Group Title: Convencion constituyente
Title: Diario de sesiones de la Convención Constituyente
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072605/00030
 Material Information
Title: Diario de sesiones de la Convención Constituyente
Uniform Title: Convención constituyente
Physical Description: 2 v. : ; 32 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba
Publisher: P. Fernandez?
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1940?]
 Subjects
Subject: Politics and government -- Cuba -- 1933-1959   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: At head of title: Republica de Cuba.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072605
Volume ID: VID00030
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002572573
oclc - 03161278
notis - AMT8899
lccn - 41000702

Full Text



05UICA De


DE LA


CONVENTION


CONSTITUYENTE


VOL. I LA HABANA NUM. 30


SESSION TRIGESIMA.-6 DE MAYO DE
EXTRAORD INARIA
(CONTINUACION DEL D1A 4)


Sr.
Presidentes: Sr.


Joaquin Martinez Saenz
Rainmn Grau San Martin


,,, Sr. Emilio Nuiiez Portuondo
Secretaries: Sr. Emilio Ochoa Ochoa

SUMARIO
A las cinco p. m., la Presidencia reanuda la sesi6n ordenando pase de lista, a la que respondieron
cuarenta y ocho sefiores Delegados, por lo que comprobado el quorum continue la sesi6n.-
La Presidencia da la bienvenida al seno de la Convenci6n y 6ste pronuncia frases de agradeci-
miento.-Lectura en virtud de acuerdo anterior de los articulos del veinte y cuatro al treinta y
tres inclusive, asi como las enmiendas present adas por los Sres. Delegados Ferrara, Dellund6,
George y Alvarez de la Vega.-Puesta a voiaci6n la enmienda del senior Delegado Ferrara,
con la parte aceptada por su autor de la enmienda del senior Delegado Alvarez de la Vega,
la Asamblea le imparti6 su aprobaci6n en votaci6n ordinaria, quedando as.i sustituido el ar-
ticulo veinte y cuatro del Dictamen.- El sefor Delegado Bravo Acosta, interest de la Asam-
blea, el aplazamiento de la discusi6n hasta la pr6xima semana, de los articulos veinte y cinco
y veinte y seis, lo que puesto a votaci6n es aprobado por la Asamblea.-Lectura del articulo
veinte y siete y a las enmiendas presentadas por los sefiores Delegados Ferrara, Alvarez de la
Vega, Garcia Agiiero, Robau y la Sra. Delegrdo Hernandez de la Barca, la que pone a diacu-
si6n la Presidencia, por ser la mAs radical, sin nims debate fueron rechazados el pkrrafo prime-
ro a solicitud del senior Delegado Rey y en votaci6n ordinaria los pkrrafos, Segundo, Tercero
y Cuarto.-Sometida a discusi6n la enmienda del senior Delegado Ferrara, fu6 aprobada en vq-
taci6n nominal por treinta y dos votos a favor y veinte y uno en contra.-Explicaron .us vo-
tos los sefiores Delegados- Mujal, Casanova, Guis Inclkn.-Lectura del voto explicado del se-
nor Delegado Benitez.-El senior Delegado Casanova propuso, y la Asamblea asi lo acord6, la
concesi6n de un receso hasta las cuatro p. m. del siguiente dia, suspendiendo la Presidencia la
sesi~n en tal virtud, a las ocho y quince p., m.


II


1940


C U'9 -








2 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Se va a pa-
sax list.
(El Oficial de Actas pasa lista.)
Han respondido al pase de list 48 sefiores Dele-
gados.
Respondieron los sefiores: Acosta, Alvarez Gonzd-
lez, Alvarez de la Vega, And'reu, Benitez, Bravo
Acosta, Calvo Tarafa, Capablanca, Casanova, Coro-
na, Cuervo Navarro Dellunde, Dihigo, Don, Duarte,
Esteva, Fernindnz de Castro, 'c.rrara, Ferro, Gar
cia Agiero, Guds Inhldn, Hernindez de la Barca,
Hornedo, Laurent, Maceo, Mailach, Marinello, Mar-
tinez Fraga, Mesa, Meso, NiV ez Mesa, Orizondo,
Prieto, Prio, Rey, Roca, Rodriguez Cartas, Rodri-
guez Rodriguez, Sdnchez Mastrapa, Sudrez Ferndn-
dez, Vilar, Villar, Villoch, Vinent, Ochoa, Niiez
Portuondo y Martinez Sdenz.
Han respondido al pase de lista 48 sefiores Dele-
gados. Hay quorum
'Se reanuda la sesi6n.
((Eran las 5 p. m.)
SR. ALVAREZ GONZALE7 (RAFAEL): Pido la pa-
labra.
SR. CaIAs (EDUARDO): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Tiene la pa-
labra el senior Alvarez GonzAlez.
SR. ALVAREZ GONZXLEZ (RAFAEL) : Senior Presi-
dente y sefiores Delegados: Hago uso de la palabra
para Ilamar la atenci6n de la Asamblea especial-
mente de esta Mesa, de un hecho que esta ocurrien-
do con una frecuencia extraordinaria y es que a la sa-
lida, o mejor dicho, a la terminaci6n de las sesiones
una cantidad extraordinaria de personas esperan a los
Delegados con objeto de tributaries una critical, que se-
ria just si fuera pronunciada o fuera hecha con ci-
vilidad. El insulto no es critical, el atropello no es
critical. Los Delegadcs que estamos aqui y que en
defense de los los principios que venimos a defen-
der y de los grupos que nos han traido aqui, defen-
demo. con serenidad, defendemos con civismo
esos principios, pero nosotros no venimos aqui o
exponernos a que se nos inisulte y se nos pretend
atropellar, como estA ocurriendo. Yo quiero llamar
respetuosamente ]a atenci6n sobre estcs hechos
que de continuar como van traeran un mal resul-
tado. Yo suplico, pues, a la Presidencia, no por
temor, sino por el que diran de inuestra patria que
presencien que los bombres de esta 4poca soportan
el insulto cuando estAn laborando por la patria. Si
los demAs estAn dispuestos a tolerarlo, yo, por mi pa"-
te, no lo estoy.
'SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : La Presiden-
cia darA cuenta a la Jefatura de Policia para que
se tomen las medidas oportunas.
El senior ChibAs habia pedido la palabra para ha-
cer. una Moci6n en relaci6ri con este asunto?
Sn. CHIBAs (EDUARDO): Queria hacer una refe-
rencia a esto.


SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Si me lo per-
mite, yo preferiria, que si ha de exponer algo a la
Asamb]ea lo pospusiese para una sesi6n determina-
da, porque no hay una Moei6n y con este sistema de
trabajo podriamos estar laborando toda la tarde
sin llegar a nada.
SR. ALVAREZ GONZALEZ (RAFAEL): La Presiden-
cia me perdonard, pero no hay nada que proponer;
es algo que se pide que no hay necesidad siquiera de
pedirlo.


SR. CHIBA.S (EDUARDO) :
en ese caso, en la primer
para hacerlo con motivo de
de suscitar.


Yo me referir6 a ello,
oportunidad que tenga
los debates que se han


SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Muchas gra-
cias, senior ChibAs.
Se procedera a dar lectura a una comunicaci6n
recibida.
(El Oficial de Actas lee).
La Habana 4 de Mayo de 1940.
,Sr. President de la Asamblea Constituyente.
Ciudad.
Honorable Sefior:
El Comit6 Ejecutivo de la Federaci6n Na-
ciornal de Sociedades Cubanas de la Raza de 'Color,
reunido en sesi6n permanent para mejor viabili-
zar su cooperaci6n a la tarea transcendental enco-
mendada por todo el pueblo de Cuba a ese Poder
Constituyente, tom6 el acuerdo de expresar a la Asam-
blea su entera satisfaccei6n por la elevaei6n patri6tica
demostrada al aprobar por unanimidad el Articulo
23 de la niueva Constituci6n, tal como ha quedado
redactado.
Tal proceder afirma la fe de esta Federaci6n Na-
cional y de las seis Federaciones Provinciales, en
que la Asamblea actuarA con igual alteza y eficacia
en cuanto a regular las garan'tias complementarias
que por su propia virtualidad y a travys de un pro-
ceso norma1, stable v efectivo, aseguren a todos
los cubanos una igualdad de oportunidades en el
trabajo.
En cumplimiento de aquel acuerdo y con la sfi-
plica muy interesada de que se sirva dar cuenta con
esta comunicaci6n al pleno de la Asamblea, nos sus.
cribimos de usted, muy atentamente,
POR. EL OOMITE EJECUTIVO DE LA FE-
DERACION NATIONAL DE SOCIEDADES CU-
BANAS DE LA RAZA DE COLOR,
(Fdo.) Arquitecto Gustavo E. TKrrutiU, Delegado
Nacional; Pastor de Albear ?i Friol, Asesor Tecnico;
Pr Narciso L6pez, Presidente de la Federaci6n
"rovincial de Pinar del Rio; Dr. Francisco Goyri,
President de la Pederaci6ri Provincial de la Haba-
na; Tnqeniero Agustin Iznaga, Presidente de la Fe-
deracion Provincial de Santa Clara; Dr. Francisco
Guillen. President de la Federaci6n Provincial de
Camagiiev; Profesor Mario Lacret Paisan, Presiden.
te de la Federaci6n Provincial de Santiago de Cuba.







DIARIO DE SRSIONES DE LA'CONVENCION CONSTIETUYENTE 3


SI. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Se procede-
ri a la discusi6n de los articulos 24 y siguientes,
hasta el 33 del Dictamen sobre Derechos Individua-
les, cuya discus16n qued6 suspendida hasta esta
oportunidad. El senior Oficial leera el articulo.
(El Oficial de Actas lee).
ARTICULO 24.-Las eyes penales tendran efec-
to retroactive cuando sean favorables al delicuente
o procesado. .Se excluye de este beneficio a los fun-
cionarios y empleados piblicos que cometan delitos
dolosos con ocasi6n del ejereicio de su cargo, a los
reos de delitos electorales de cartcter doloso y a los
los delitos contra los derechos individuals que ga-
rantiza la Constituci6n.
Tampoco favorecerd a los excluidos de este bene-
ficio la derogaci6n de la Ley Penal con posteriori-
dad al hecho cometido, debiendo aplicarse la vigen-
te en el memento de la infracci6n.
ARTICULO 25.-iLas leyes civiles no tendrAi efec-
to retroactive, salvo que la propia ley lo determine
por razones de orden pfiblico, de utilidad social o de
necesidadnacional, sefialadas expresamente en la
ley, con el veto conforme de las dos terceras parties
del nfimero total de miembros de cada Cuerpo Cole-
gislador. Impugnado el fundamento de la retro-
actividad en via de inconstitucionalidad, correspon-
dera al Tribunal de Garantias Constitucionales y So-
ciales, decidir sobre el mismo, sin que pueda dejar
de hacerlo por raz6n de forma u otro motive eual-
quiera.
En todo caso en la propia ley habri de estable-
cerse el grade, modo y forma en que se indemnizarin
los dafios, si los hubiere, que la retroactividad in-
fiera a los derechos o intereses adquiridos legitima-
mente al amparo de una legislaci6n anterior.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SIENZ): Entiende es-
ta presideneia que la enmienda mds radical es la dcl
refior Orestes Ferrara, porque tiende a sustituir con'
tres Articulos siete Articulos del dictamen. Pero et
senior Aurelio Alvarez ha hecho enmiendas a la en-
mienda propuesta por el senior Orestes Ferrara. Yo
me permitiria suplicar a los dos que nos permitie-
ran seguir el curse del debate articulo por articulo,
y que el doctor Ferrara, donde crea que debe su-
primirse uri Articulo del dictamen lo proponga asi
como cosa previa, porque si no, hay una series de en-
miendas presentadas a cada uno de los articulos, de
tal naturaleza, que la discusi6n se haria muy difi-
cil.
SR. FERRARA (ORESTES): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (MARTfNEZ SkENZ): Tiene la pa-
labra el senior Ferrara.
SR. FERRARA (ORESTES) : S.il'i Presidente y se-
Lores Delegadcs: Desearia seguir la indicaci6n del
Sr. President, en primer t6rmino, per un deber de
cortesia y, despu6s, difiriendo de su inteligencia mis
clara en el asunto; pero en realidad no suprimo ni uno
solo de los articulcs. Yo los compendio, le doy una
forma, que, a mi entender, es m1is: general y constitu
cional. Creo que todo lo que -esti consignado, o
casi todo lo que esti consignado en el Dietamen, res-


ponde a cierta necesidad hist6rica, dolorosa, per la
cual ha pasado ei pueblo cubano, y por lo tanto, es
deber nuestro enmendar para el porvenir, y evitar
que los mismos males del pasado, se puedan repe
tir.
Pero no he querido dejar a la Convenci6n Cons-
tituyeute, la labor de dictar preceptos que son para
la Ley de Enjuiciamiento Criminal y, menos, pre-
ceptos que son evidentemente de iegiamento de 'o-
licia; y yendo todavia mis ala, preceptos que son
de la plena competencia de un iteglamento de Pri-
siones. cSeria un error nuestro, un error tecnico, si
no un error juridico, consignar en la Constituce6n
tales preceptos, porque la enpequefieceria, la redu-
ciria, no a la Carta Magna, no a la Carta f'unda-
mental, no al Estatuto Constitucional, a la base po-
litica, en la eual se debe fundar toda legislaci6n fu-
tura de Cuba, sine algo especial, circunstaneial, de-
terminado, que esta muy lejos de encontrarse en
ninguna Constituci6n.
Me he puesto sefiores Delegados, a estudiar cou
debida conciencia, que es lo que han hecho los otros
paises del mundo, y con excepci6n de una sola Cons-
tituci6n, que voy a nombrar, -la Constituei6n Ve-
xicana, que va ain mas lejos que el Froyeeto nues-
tro- me he encontrado, que ninguna otra Consti-
tuci6n tiene sore esta material mAs que uno, dos,
muy excepcionalmente, tres articulos, y que en nin-
guna Constituci6n del mundo aparecen preceptos tan
determinados y especificos come los que se encuen-
trai en el Dictamen.
,Debo declarar ademds, que creo que mi enmienda,
en cuanto a libertades pfiblicas, en cuanto a princi-
pros, es todavia mas amplia que ei Dictamen. Peor
ejemplo, yo consigno el principio de que el Habeas
Corpus es un procedimiento global, en que se dis-
cute la libertact del ciudadano, y le doy un aleance
much mis amplio que el mere procedimiento, en
que se va a discutir ciertamente si esti bien aplica
do, y si ha side bien presentado.
Consigno algo mas: que aun sin presentarse el
detenido, el juez puede deeretar su libertad, por-
que asi el delincuente que se sustrae, o que se detiene
en circel privado de libertad, o sea en contra de la
voluntad de la Ley, a una persona, tiene el que cl
realize, double delito: el delito de haberlo privado d.
libertad contra su voluntad, y all mismo tienpo, el
de haber desobedecido una orden judicial.
He heeho la declaraci6n, que me parece muy just
tambien, y liberal, ampliamente liberal, que nunca
debe considerarse a un procesado culpable o delin-
cuente, mientras no se haya dictado una sentencia,
y que debe gozar de libertad en todos los cases, me-
nos los excepcionales, en que la Ley puede deeretar
la supresi6n de aquella libertad que todo hombre hen-
rado en la s'.'ciedlai: esta gozando.
De manera, que con estos principios en los cua-
les me he fundado, senior Presidente y senior De-
legados, con estos principios, he querido dar a la
future legislaci6n cubana, las bases amplias, el pen-
.samiento exacto de esta Asamblea, para que en el
dia de mafiana, honorablemente, los poderes del Es-







4 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


taoo qute nos sustituyan, puedan escribir las leyes
apropiadas y los Reglamentos debidos.
Esta ha sido la raz6n que he tenido al presentar
esta Enmienda, pero, senior Presidente, yo deseo ha-
cer una pequeiia violaci6n del Reglamento, que creo
que el senior Presidente'me la concedera.
Esta es la primera vez que hablo ante mis com-
pafieros, despu6s del incident del primero de mar-
:o. 'No deseo nunca, entretener a esta Asamblea
Soberan'a con un caso individual mio, que no- vale
la pena; pero tengo el deber de dar las gracias a
esta Convenci6n por su generosidad; debo dar las
las gracias tambi6n el Presidente de este alto orga-
nismo, al Dr. Grau San Martin, por la actitud que
asumi6 el dia que tuve el aludido incident; quie-
ro tambien desde esta alta Tribuna, enviar al se
fios Presidente de la Repdblica las manifestaciones
de mi mayor agradecimiento, lo mismo que a las au-
toridades todas y a la prensa, y sobre todo, a este
buen pueblo cubano, que siempre he amado, y que
morir6 ainando.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : En nombre
de la Asamblea y en el mio propio, quiero dar ta
bienvenida al Dr. Ferrara y sentirnos honrados de
que podamos conlar con su coneurso.
No habiendo sido possible seguir el ordenamien'o
que sugeria esta Presidencia por razones conocidas
que se han alegado, vamos a pasar a discutir la en-
mienda del senior Aurelio Alvarez, para pasar dos-
pu6s a ]a enmienda del senior Ferrara y posterior-
mente a la del senior Dellund6.
Se va a leer la enmienda del senior Alvarez para
que la Asamblea est6 mns al tanto de su contenidc.
(El Oficial do Actas da nuevamente lecture a la
enmienda del senior Alvarez al pdrrafo segundo dt,
la enmienda del senor Ferrara).
SR. PRESIDENT (IARTINEZ SAENZ) : Se concede
dos turnos: uno en pro y otro en contra.
SR. FERRARA (ORESTES): Para una cuest:sn do
crden pido la palabra.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Tiene la pa-
labra el senior Ferrara.
SR. FERRARA (ORESTES) : Esta Enmienda es al
parrafo segundo de mi Enmienda. Seria itil dis-
cutir y votar antes el pArrafo primero, porque si el
parrafo primero no es aprobado, dificilmente podria
pasarse al pirrafo segundo.
SR. PRESIDENT (-ARTINEZ 'SAENZ) : Tiene raz6n el
senior Ferrara.
(El Oficial de Actas lee).
ARTICULO 24.-No existe delito o pena sin ley
procedente 1l acto que se perssigue, ni se dictark
sentencia contra el procesado rebelde. Las leyes pe-
nales tendrAn efecto retroactive cuando sean favo-
rables- al delineuente. Se excluye de este beneficio
a los funcionarios y empleados pfblicos que come-
ten delitos dolosos en el ejercicio de su cargo y i
los ciudadanos todos reos de delitos electorales, los


cuales deberan ser juzgados aplicandoseles las penas
de la ley vigente al moment del delito.
.(Fdo.) Orestes Ferrara.
SR.' PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Para discu
tir este primer parrafo se conceden dos turns: uno
en pro y otro en contra. Nadie pide la palabra en
contra?
(Silencio).
No pidiendose en contra, no se concede a favor.
A votaci6n. Se aprueba?
(Senales afirmativas).
Aprobado el primer pArrafo de la enmienda.
SR. ZAYDIN (RAM6N): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (M[ARTINEZ SAENZ): Tiene la pa-
labra el senior Zaydin.
SR. ZAYDIN (RAMN) : Yo habia presentado una
enmienda que estaba sobre la mesa, y que trataba
de coordinar el articulo 24 con la enmienda del Dr.
Ferrara, tomando de esta iltima enmienda la pri-
mera part, y de la enmienda del senior Alvarez la
segunda.
'SR. PRESIDENT (MARTINEZ SIENZ): Realmente
por cuesti6n de orden, el primer pArrafo ha sido
aprobado. Esti en la Enmienda adicional y la ha-
biamos dejado para el final; por eso me parece quo
no se puede...
SB. ZAYDIN (RAM6N) : La votaci6n ha recaido
sobre qu6 pArrafo?
SR. PRESIDENTE- (.MARTfNEZ SAENZ): La votaci6n
ha reeaido sobre el primer parrafo del Articulo 24,
tal como esta redaetada la Enmienda del.sefior Fe-
rrara, que dice: (la lee).
SR. ZAYDfN (RAM6N) :Coinciden.
SSR. PRESIDENT (MARTINNEZ SAENZ) : Yo sugeri-
ria al senior Zaydin, que se comunicara con la 'Coml-
si6n de Estilo a ese respect.
SR. ZAYDIN (RAM6N): Yo quiero explicar que
coincide perfectamente con la del senior Ferrara, en
cuanto a los dos principios cardinals que ex-
presa la Enmienda. Yo no habia tratado nada mis
que de ajustarlas a la t-nica juridica del modern
C6digo de Defensa Social. Es cuesti6n que la Co-
misi6n de Estilo la tenga en cuenta.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Vamos a pa-
sar al segundo pArrafo del Articulo 24.
.Se va a dar lectura a la Enmienda del senior Au-
relio Alvarez.
(El Oficial de Actas lee).
A LA CONVENTION CONSTITUYENTE.
El Delegado firmante tiene el honor de proponer.
a la Asamblea que el parrafo segundo de la enmien-
da propuesta por el Convencion'al Dr. Orestes Fe-
rrara al articulo 24 de la Secci6n Primera del Titulo
Cuarto del Dictamen de la Comisi6n Coordinadora,
quede redactada en la siguiente forma.








DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 5


Las eyes penales tendrdn efecto retroactive cuan-
do favorez-an al delincuente. Se excluye de este be-
neficio, en los casos quc haya mediLdo dolo a los
funcionarios o empleados pfiblicos que de.incan en
el ejercicio de su cargo y a los responsables de
dclitos electorales y contra los derechos individuals
que garantiza esta Constituci6n, los cuales deberdn
ser juzgados aplicindose-es las pei:as de la Ley vi-
gente at moment de delinquir.-Sal6n de Sesioncs
de la Convenci6n Constituyente, mayo 6 de 1940.-
(Fdo.)Aurelio A. Alvarez.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): El Sr. Ferra-
ra, pidi6 la palabra.
SR. FERRARA (ORESTES): Ni en contra, ni a fa-
vor. Sino para a-eptar la enm:enda del senior Au-
rclio Alvarez. En realidad, yo hab a quitado a los
delincuentes, por delitos contra los derechos indivi
duales, porque me parecia que siendo el delito o la
delincuencia...
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Sefior Ferra-
ra: ]a Asamblea no ha o'do bien la lectura do la En-
mienda del senior Alvarez, se le va...
,SR. FERRARA (ORESTES): La finica diferencia es
6sta: que se afiade la excepei6n, de futuras -eyes
que puedan disminuir el delito y ]a pena, y se fina-
do a los delincuentes en contra de los derechos indi
viduales. En esto consi-te la enmienda del senior Au-
relio Alvarcz.
SR. ZAYDIN (RAM6N): Por eso, yo quisiera sa-
ber, y pedi la lectura de la. enmienda, si la enmienda
del senior Alvarez comprendia solamente la excep-
cion de los delitos de caricter doloso, o si en todos
los casos, para ver entonces si hab'a con elios una
distinci6n con la enmienda del senior Fer!ara.
SR. ALVAREZ (AURELIO): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Tiene la pa-
:abra el senior Alvarez.
SR. ALVAREZ (AURELIO): Sefior Prcsidente y se-
flores Delegadcs: como ha informado el doctor Fe-
rrara, mi Enmienda se limit a comprender en la ex-
cepei6n para funcionarios pfibicos y pa a quienes
cometan delitos electorales, a aqucllos que vayan con-
tra los derechos individuals garantizados por la
Constituci6n, en cuyos tres casos deberA mediar dolo.
El Dictamen y la Enmienda del senior Ferrara ex-
cluyen a quienes cometieren delito contra los dere-
chos individual s. Esto, sencillamente, es lo que di-
ferencia la Enmienda del Dictamen y el Doctor Fe-
rrara la acepta...
SR. M RTINEZ FRAGA (ANTONIO): (Intrrumpien-
do): La Enmienda del senior Alvarez, va mAs al'A,
y la del senior Ferrara no erea el tipo esp6cifo de do-
!oso en 'uanto a los delitos electorals; hay diferencia.
SR. ALVAREZ (AuRELID): Tiene ra76n S. S.
SR. FERRARA (ORESTES): Pido la palabra.
Sr. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): La tiene S. S.
SR. FERRARA (ORESTES) : Desearia que el senior
Alvarez, asi conro yo lo he acompaiiado cn la tota
lidad de su alteraci6n, me acompaniara a mi en esta
part, de quitar la calificaci6n de dolosa a los deli-
tos electorales, porque en realidad, en cuanto a am-


nistias, nosotros no restringimcs nada. La restric-
ci6n constitutional puede ser burlada. El Pariamen-
to puede calificar de delitos no dolosos una series de
delitos que en efecto lo son, y cormo se tra.a de una
amnistia, o sea una Ley de perd6n, es 6sta lo que se
tiene que aplicar, y no el concept juridico del C6-
digo, que alifica aquellos de itos de dolosos Evitemos
:sto, puesto que ya tenemos el ejemplo: nuestro Par-
lamento ha votado una Ley de amnistia de delitos
electorales dolosos, y el Presidente ha vetado la Ley,
pero mafiana, pudi6ramos tender un Presidente que
'a sancionara y la restricci6n constitutional no
se comenta por error.
Sn. MI'RINELLO (JUAN): Yo creo que el senior Fe-
rrara sufre un error. No estamos tratando precisa-
mente de problems de amnist a o indulto, sino de la
cetroactividad...
SR FERRARA (ORESTES): Esta es una formula in-
directa de amnistiar.
SR. MARINELLO (JUAN) : Pero no tiene las mismas
caracteristicas.
SR. FERRARA (ORESTES): Identica finalidad.
SR. MARINELLO (JUAN): Las razones political a
que se refiere el senior Ferrara, tienen ocurrencia
cuando se trata concretamente de cuestiones de am-
nistia, y estamos en el caso de la retroactividad de
leyes penales, que no es lo mismo, y por lo tanto, no
afluyen en esto las razones a que el senior Ferrara se
refiere...
SSR. FERRARA (ORESTES) : No hay duda de que t6c-
nicamente, hay diferencia entire la amnistia, y una
nueva Ley que rcduzca la pena o que anule el del.to.
Pero fundamentalmente, y (sta s la raz6n "mens-
regis" de este precepto fundamental, lo que se quie-
re evitar es, una amnistia direct. jNo es cierto, se-
fior Alvarez, que esta es su intencl6n...?
Sn. ALVAREZ (AURELIO) : Si.
SR. FERRARA (ORESTES): Pues si la intenci6n del
senior Alvarez es la m a, esa es la intenci6n de los
autores del precepto. En este caso, hay que evitar
ia burla, el "falsus legis" y el precepto tiene que
ser macizo, decidido, terminante, no debe ser un
precepto que permit una pueria de escape.
SR. ALVAREZ (AURELIO) : Para contestar a la so-
licitud del senior Ferrara. Parece que estando de
acuerdo, hay un poco de confus'6n al juzgar el con-
oenido de la Enaienda. Efectivamente, como hace
anos moments expresara, va dir.gido a que en es-
tas tres figures de delito, deba necesariamente me-
diar dolo para que no puedan ser amnis:iados, para
que no pueda apiicirselcs la retroactividad de las le-
yes, sino vigente al tiempo de cometer el hecho de-
lictuoso. Y de ahi que no habiendo expresado el
Dictamen, ni tampoco la enmienda del doctor Fe-
rrara que no debia coneurrir dolo, para que pudie-
a tener ret o ctividad la ley, habitn:h(s exc nido
tambi6n los delilcs electorales, el cue habia formula
.u enmienda preceptuando que debcr mr.ediar en
'os tres casos, ya que si en material electoral se co-
me en numerosos h-chos doloscs, e- fac'l tambi6n in-
,urrir en simples infra'cioncs sin dnimo delic':uoso.
Por ello ruego al Convencional doctor Ferrara,
que acepte la formula que he propuesto.








6 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


.SR. FERRARA (ORESTES): Esta bien, no insist.
SR. 'CORTNA (Jost MANUE1) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): A favor o
en contra?
SR. CORTINA (JosE MANUEL): En parte en con-
tra y en part a favor; porqae no quiro nada mas
que hacer una aclaraci6n, y adopt la posicl6n nece-
saria para poderla hacer.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Tiene la pa-
labra el senior Cortina.
SR. CORTINA (JOSt MRANUEL) : Sefiores Delegados:
Hace various afios, tuve la iniciativa (:e proponer quc
figurara por primera vez en la legislac 6n co- s itu
cional cuDana un precepto que prohibiera la amnis
tia de los delitos electorates de caracter doloso.
Esta idea la formula en las postrimerias del r6gi-
men politico que precedi6 a la iltima Revolucion,
cuando propusj una Reforma Constitutional teadien
te a dar t6rmino a aquel regimen y a seialar pautas
constitucionales y political al pueblo de Cuba, me
jorcs y mis previsoras que las existentes.
Cuando propuse la no amnistia de delitos electo
rales, fui objeto de vigorosas impug.ia ions entire
los Representantes y Senadores del antiguo Congre
so. A pesar de estas impugnaciones, mi tesis triunf
en dicho Congreso.
Despues, en la Comisi6n llamada "de Mediaci6n",
de la que form parte, volvi a proponer id6ntlca re
forma y obtuve la aprobaci6n uninime de aquel a
Ccmisi6n.
Postcriormente, la idea sigui6 triunfando, y al dic-
tar el Presidente Mendieta la Ley Cons'itucional que
nos esth rigiendo, qued6 el principio convertido en
precepto obligatorio y esti vigente hoy, con mas o
menos limitaeioncs e interpretaciones.
En todos los casos en que mantuve esa idea, lo
hice reguilndola en el sentido de que la p-ohibi-i6n
de amnist'a s5lo se refiriera a los delitos dolosos, o
sea, aquellos en que ha mediado una intenci6n deli
berada de carfcter delictuoso; y cxclui de la prohibi-
ci6n a los delitos cometidos por ignorancia o per sim-
ple imprudencia. Quise con esto cvitar que el pre-
cepto fuera demasiado oneroso y dificil de cumplir.
Coincido con el Convencional senior Alvarez en re
conocer que hay en la ley electoral un mecanismo
complicado, que puede determinar gran cantidac'
de delincuentes por imprudencia. Si no se limitare
]a prohibici6n a los casos de delincuen-ia dolosa, a'a
so el precepto fuera muy severe y prrduciria una re
acci6n contraria a su vigencia, o determinaria san
ciones penales demasiado debiles.
Con ]a modest autoridad que me da el haber si
do el iniciador y mantenedor de esa reform, soy
partidario de mantener la c-lificaci6n de dolosos pa-
ra los delitos no amnistiables, pero ha de bacerse
tambi6n en forma de que el precepto no sea b-rladlo
por medio de leves que den. caricter retrea tivo a
la sunrcis6n del delito, porque esto llevaria a hacer
infitil el precepto.
Las pasiones e internees politicos eneortrar'a-
tambi6n por ahi una brecha para que con*inuara la
funesta prictica political de nuestro pais, de que los


delitos electorales no sean castigados nunca, porque
siempre se les perdona, por medio director o indi-
retos. No existe ley electoral que tenga valor alguno
si no tiene sanciones que se cumplan. Esa es la cau-
sa principal de la reiteraci6n cr6nica, que hay entire
nosotros, de fraudes electorales.
El precepto propuesto aclara este punto: se pro-
hibe al Congreso que se hagan calificaciones poste-
riores del delito, para que a trav6s del princpio
juridico de que no puede haber pena donde no hay
delito, no se obtenga la amnistia indirecta. A este
respect, no se debe poder modificar el tipo del de-
lito sobre los hechos consumados.
Lo que expresaba el senior Ferrara podria consig-
narse tambi6n. Claro es que si en el moment en que
se realize el acto, 6ste no estA penado, no puede apli-
carse n'nguna sanci6n; pero si estf penado el hecho
cuando se realize, no debe haber posibilidad de sus-
raer este hecho de la pena, con eartcter retroacti-
vo.
Debe legislarse en forma que el infractor se en-
auentre ante los Tribunales con preceptos legales
imposibles de cambiar, lo mismo sea en su concept
de delito doloso, que en su concept de delito por
imprudencia.
Lo esencial es que el precepto rija en forma que
sea eficaz, para que produzca los efpcto. sociales
que pretendemos, que fueron la causa fundamental
de esta trascendental reform, que constitute una
innovaci6n necesaria en nuestro Derecho Constitu-
'ional.
Yo creo que el precepto que discutimos, si se man-
tiene inflexible, sera una fuerza poderosa de puri-
ficaci6n de las elecciones y una garantia permanen-
te de la soberania popular, burlada constantemente
por artificios y por leyes de amnistia, dictadas a
veces por los mismos que se han beneficiado con el
fraude.
SR. PRIO SOCARRAS (CARLOs): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): La tiene S. S.
SR. PRIo SOCARRAS (CARLOS) : Las manifcstaciones
del senior Cortina arrojan un poco mIs de luz en
la posibilidad que tratamos de evitar de que se bur-
le el precepto por motive de la calificaci6n.
Llama ]a atenci6n a quicn se inicia en los proble-
mas electorales ver con el desparpajo que se burla
la ley. El hombre mfs falto de infuencia se ofrece
a firmar todo lo que se le d6 a firmar, seguro de ser
amnistiado despu6s de las elecciones. Es un mal ver-
dadero con el que se tropieza a cada instant y hay
que llevar un precepto a la Cons'i'uci6n que evite
]a burla de la ley en material electoral; pero el ca-
lificativo de doloso puesto por el senior Alvarez lo
3reo exsesivo.
Con prohibir amnistiar el delito doloso no reser-
vemos el caso. Fijemonos que es distinto nuestro C6-
digo de Defensa Social al Penal de 1870. Ahora se
distingue entire culpable per imprudencia o desco-
nocimiento y asi a mi juicio, el problema lo obvia-
mos prohibiendo hacer una ley de caracter retroac-
tive casi dejando como imprudencia o culpa lo que
ha sido un delito doloso. Asi obviamos el problema.







DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 7


Per todas estas consideraciones, soy partidario de
la enmienda, tal come viene presentada por el Con-
vencional Ferrara sin que sea en esto demasiado pun-
tilloso, admitiria que se salvara el error come lo pro-
pone el senior Ferrara.
SK. PRESIDENT (MARTINEZ S-AENZ): Agotados los
turnos, se pone a votaci6n la enmienda del senior
Alvarez. Los que esten conforme se servirdn alzar
la mane.
(La mayoria de los senores Delegados lo hace).
Aprobada.
Con esto dames termino al articulo 24 y vamos a
entrar en el 25; pero antes, vamos a dar lectura a
una comunricaci6n del Partido Dem6crata Republi-
cane.
(El Oficial de Actas lee).
Habana, Mayo 6 de 1940.
Sr. President de la Convenci6n Constituyente.
Capitolio.
Ciudad.
Distinguido compafiero:
En la sesi6n celebrada en el dia de hoy
por el Comit6 Parlamentario del Partido Dem6cra-
ta Republican, en la Convenci6n, se acord6, per
unanimidad, designer lider al Dr. Antonio Bravo
Acosta y Sub-Lider al Dr. Francisco Dellund6 Mus-
telier; asi come ratificar en la Secretaria del mismo
al Dr Santiago Rey Pernas.
De used atentamente amigo y compafiero,
(Fdo.) Dr. Antonio Bravo Acosta, Delegado a la
Constituyente per Oriente.


SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ):
hlea se da per enterada...


La Asam-


(Seiales afirmativas).
Enterada.
Se va a dar lectura al articulo 25.
SR. BRAvo ACOSTA (ANTONIO): Sefior Presiden-
te: Pido la palabra para una proposici6n incidental.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ S.ENZ): Tiene la pa-
labra, para una proposici6n incidental, el senior Bra-
vo Acosta.
SR. BRAvo ACOSTA (ANTONIO): Hago esta pro.
posici6n incidental al amparo de los articulos 60 y
61 del Reglamento, torque la Convenci6n va a en-
trar ahora en la discusi6n de los articulos 25 y 26,
que se refieren a la retroactividad de las leyes en
los asuntos civiles.
El Partido que represent, y tango la seguridad,
de que -los otros tambi6n, porque he cambiado im-
presiones con los lideres de los distintos Partidos,
con distinguidos compafieros, tienen el prop6sito de
abordar esos problems con absolute serenidad y
procurando el bienestar de la Repfblica en cuan-
to se refiere a esos preceptos constitucionales; lle-


vando a esos preceptos definitivos la solidez que es
indispensable para el mantenimiento econ6mico da
]a Repfiblica, pero al mismo tiempo teniendo ei
cuenta la situaci6n especial que confrontamos, crea-
da per hechos anteriores, per hechos del pasado, en
relaci6n con las leyes de moratoria hipotecaria y en
relaci6n tambi6n con la venta de solares a plazos...
dos problems que la opinion pdblica esta mirando
asomada al balc6n de la Constituyente, para ver qua
hace esta Convenci6n en relaci6n con estos dos asun
tos, y por ello de formular una proposici6n inciden-
tal al amparo de preceptos reglamentarios.

Este problema de la moratoria ha side torado en
consideraci6n por la Secci61i de Hacienda y Econo-
mia; pero no ha podido ser todo lo estudiado con
detenimiento por la Comisi6n Coordinadora, ni tanm-
Poco pareec que ]o ha sido per otros compafieros que
componen el plero de la Convenci6n.
Queremos llevar las dos medidas: la que garan-
tiza el future bienestar de la iRepfblica, y la que ga-
rantiza tambien la tranquilidad y el sosiego de.-un
gran niimero de ciudadanol cubanos, deudores y
acreedores, que esperan con sobresalto cukl ha de
ser la soluci6n a ese problema.
Per eso he de solicitar de todos los campafieros el
aplazamiento de las discusi6n de estos dos proble-
mas, a fin de que puedan ser estudiados con el de-
teniiniento y el inters que requieren, y rogar quo
este aplazamiento sea hasta la pr6xima semana, en que
]a Comisi6n Coordinadora haya podido llegar a los
problems de Hacienda y tengan formada una con-
ciencia con respect al problema de la moratoria to-
dos los sefiores Delegados...
Porque pudiera resultar que enfrentkndonos en
este memento con esos precepts adoptAramos una
aetitud que fuera exclusivamente conservadora, po-
ejemplo, y entonces nos cerriramos las puertas pa-
ra tratar del otro problema que queda pendiente.

Lo que pretendemos es unir ]a discusi6n de lo.-
dos problems y per eso ruego a los compafieros que
splacen la discusi6n de estos preceptos, para ser dis
cutidos conjuntamente con el problema de la mo-
ratoria, en la pr6xima semana.
'SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Se pone a
votaci6n..
SR. CUERVO (PELAYO) : Sefior Presidente: Pido
la palabra, para una aclaraci6n.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Trathindosg
de una aclaraci6n y del senior Pelayo Cuervo, aun-
que est6 planteada una cuesti6n incidental, no vec
inconveniente...
Tiene la palabra el senior Pelayo Cuervo.
SR. CUERVO (PELAYO) : .Sefior Presidente y sefio-
res Convencionales: Es para aelarar que este pro-
blema de la retroactividad en material civil debi6 ha-
berse discutido el viernes; pero, por una enmienda
del senior Ferrara, que se estim6 convenient para
el conocimiento de la Asamblea que se repartieran
copias, se pospuso su discusi6n per veinte y cuatro
eoras.







9DIAAR1 Dt MESIONtES DE IA CONVENCION CONSTITUYENTE


Yo creo convenient que se determine con sereni-
dad la ruta de la Constituci6n en cuanto al princi.
pio permanent y a la disposici6n transitoria; pero
creo tambi6n que esto puede dilatarse de una ma-
nera casi indefinida, y creo que, como la transitoria
de este principio de la retroactividad en material ci
vir es la iltima del dictamen de la Comisi6n Coordi-
,iadora, porque lo es de la Secci6n de Economia y
Hacienda Pfiblica, result que seria el filtimo asuntj
a tratar por esta Convenci6n; creo repito, que de-
bi6ramos alterar el orden de trabajo de la Comisi6n
Coordinadora y que 6sta dictaminara sobre la tran-
sitoria dcntro de cuarenta y ocho horas y entonces
discutir conjuntamente el principio general de la
retroactividad en material civil y la disposici6n tran-
sitoria de la Secci6n de Economia y Hacienda Pfi-
blica, dentro de las cuarenta y oeho horas, y asi la
Comisi6n Coordinadora podria dictaminar en el dia
de mafiana...
Sn. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): b Me permit e!
seicr Pelayo Cuervo ... Para una aclaraci6n tam-
bien, con ia venia de la Presidencia.
Yo quiero aclarar algo mis...
iLa Comisi6n Coordinadora va a abordar el pro-
blema; pero ha coincidido que un motive, -y es
una atenci6n al Delegado que habla, que ha presta-
do su concurso permanent en la Comisi6n Coordi-
nadora, prescin'diendo de todo interns politico per-
sonal, que por un motive de initereses, no de indole
political, sino de character personal, obliga al Dele-
gado que habla, como lo ha hecho ya, a solicitar tree
dias de la Convenci6n para ausentarse de esta lo-
calidad, y ha obtenido de los distinguidos compa-
ieros de la Comisi6n Coordinadora el que vayan
pianeando el studio de este problema a fin de quw
a mis tardar el lunes pudieramos traer a la Convi-
ci6n ambas cosas, estudiadas ya.
SR. PELAYO (CUERVO): Estoy conform con qu"
sea el lunes, pero quiero que se aclare que el lune
vamos a diseutir el precepto y la transitoria, con.
juntamente.

SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): ) Esta con-
forme la Asamblea con la proposici6n presentada?
(Seales afirmativas).
Aprobada.
Se va a dar lectura al articulo 27.

(El Oficial de Actas lee).
ARTICULO 27.-No podrd imponerse la pena de
muerte, salvo eni los siguientes casos:
1) los delitos de caricter military, cometidos por
miembros de las fuerzas armadas.
2) los de traici6n y espionaje en favor del ene-
migo, aunque sean cometidos por no aforados,
siempre que exista un estado de guerra con
naci6n extranjera.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Se va a dar
lectura a varias enmiendas presentadas.


(El Oficial de Actas lee).
ARTICULO 27.-No podra imponlerse la pena de
muerte salvo en los casos de miembros de las fuerzas
armadas por delitos de car6cter military de eiuda-
danos culpables de traici6n y espionaje en favor del
enemigo en tiempo de guerra international.
(Fdo.) Orestes Ferrara.
(El Oficial de Actas lee).
A LA CONVENTION CONSTITUYENTE.
El Delegado que suscribe tiene el honor de pro.
poner a la Asamblea que el articulo 27 de la Secci6u
Primera del Titulo Cuarto de la Comisi6n Coordi-
nadora, quede redactado en la siguiente forma.
ARTICULO 27.-S61o podra impon'erse la pena de
muerte a los culpables de traici6n o espionage a fa-
vor del enemigo en caso de guerra international.
Sal6n de Sesiones de la Convenci6n Constituyente
en la Habana a los seis dias del mes de Mayo ds
mil novecientos cuarenta.
(Fdo.) Aurelio A. Alvarez.
(El Oficial de Actas lee).
A LA CONVENTION CONSTITUYENTE.
La Delegada que suscribe propone la siguiente:
ENMIENDA.
,Que el articulo 27 de] Dictamen de la Comisi6n
Coordinadora sea sustituido por el articulo del Die-
tamen formulado por la Secci6n de Derechos Indivi-
duales y Garantias Constitucionales, que dice asi:
"En ningfin caso podra imponerse la pena de
muerte. La pena maxima de prisi6n no excederd de
veinte afios. El C6digo Penal establecerA la liber-
tad condicional por buena conduct. Dentro de las
tres legislatures siguientes a la promulgaci6n de es-
ta Constituci6n, el Congreso votarA una reorganiza-
ci6n del sistema penitenciario, orientdndolo cienti-
ficamente hacia la transformaci6n del delincuente,
m6s que a la simple represi6n del delito".
'Sal6n de Sesiones de la Convenci6n Constituyenite,
a los cuatro dias del mes de mayo de mil novecien-
tos cuarenta.
(Fdo.) Dra. Alicia Herndndez de la Barca.
(El Oficial de Actas lee).
A LA CONVENTION CONSTITUYENTE.
Los Delegados que suscriben, inconformes con la
modificaci6n acordada por la Comisi6n Coordina-
dora, sobre el precepto en que la Secei6n de Dere-
chos Individuales trata la pena de muerte, sostiene
el criteria de dicha Secci6n y propone a la Asam-
blea: Que el articulo 27 quede redaetado en la for
ma siguiente:
ENMIENDA.
"En ningfin caso podra imponerse la pena do
muerte. La pena maxima de prisi6n no excederi
de 20 afios. La organizaci6n del sistema peniitencia-








DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


rio se orientari, cientificamente, hacia la regenera-
ci6n del delincuente y, no al simple castigo del de-
lito".
Sal6n de Sesiones de la Asamblea Constituyente,
a los 22 dias del mes de abril de 1940.
(Fdo.) Salvador Garcia Agiiero; Jzuaw Marine-
llo; Blas Roca; Espleralnza Sdnchez, Romdrico Cor-
dero.
(El Oficial de Actas lee).
A LA CONVENTION CONSTITUYENTE.
El Delegado que suscribe, en relaci6n con el in-
ciso No. 2 del artieulo 27 del Dictamen de la Comi
si6n Coordinadora, tiene el honor de someter a la
consideraci6n de sus compafieros la siguiente:
ENMIENDA.

El inciso 2 del citado articulo 27 quedark redac-
tado asi:
2) "Los de traici6n y espionaje en favor de cual-
quier naci6n extrarijera, aunque sean come-
tidos por no aforados".
Sal6n de Sesiones de la Convenci6n Constituyen-
te, a los 18 dias del mes de Abril de 1940.
(Fdo,) Dr. Mario Robau.
SSR. PRESIDENT (AMARTINEZ SiENZ): La enmienda
de la Dra. Alicia Hernandez de la Barca parece se'
que es la que mas so aparta del Dictamen y por lo
tante se pone a discusi6n en primer lugar.
Se conceden dos turnos: uno en contra y otro en
pro.
Por haberse solicitado asi se le va a dar lectu-
ra nuevamente a la enmienda.
(El Oficial de Actas da lecture nuevanmente a la
enmienda de la Dra. Herndndez de la Barca).
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SENZ) : I Algfn se-
lior Delegado desea hacer uso de la palabra en con-
tra?
SR. FERRARA (ORESTES) : Pido la palabra en con-
tra.
SR. PRESIDENT (MART:NEZ S1ENZ) : Tiene la pa-
labra el senior Ferrara.
SR. FERRARA (ORESTES) : En primer t6rmino, pa-
ra hacer mds facil a la distinguida conventional 'i
defense de su enmienda; en segundo termino, para
felicitarla, ya que mujer al fin, pone su sentimien-
to al servicio de la bondad y de la pieda-; y en fil-
timo termino, para decir que no encontrkndome en
sus mismas condicion'es, soy completamente contra-
rio a esa enmienda.
Yo nombraria desde ahora, si esta Asamblea b'
pudiera haeer, al senior Convencicnal Garcia Agiie-
ro y a la distinguida sefiora, miembro de esta Asam-
blea, que ha presentado la enmienda, como Ponentes
de este magnifico plan de regeneraci6n del delito,
al traves del penal en el cual se eneuentra el delin-
cuente.


Desearia que ellos, tuvieran por lo menos, una sim-
ple idea sobre esta material, para poderles;-expli-
car c6mo el delineuente nato o el delincuente pasio-
na! pueden redimirse con un acto del Congreso, don
;na decision, ccn una Ley. Desgraciados Represen-
tantes de la Naci6n, que han estado treinta y ocho
afios sentados en la Cdmara de Representantes y-en
el Senado, y no han tenido la idea luminosa, de pre-
;entar la regeneraci6n de estos delincuentes, cierta-
mente mis dificil, que la regeneraci6n del genero
lmmano.
Senior Presidente y sefiores Delegados: Estas
ideas de regeneraei6n del delincuente, son viejas
ideas, que algunas veces llegan, con el vapor correo,
qriere decir, con much retraso.

No hay penalista que crea en ellas. Ha sido la
gran guerra. No es possible que en un penal haya
regeneraci6n. El hombre que en su hogar, bajo las
Caricias de la madre, del calor y la protecei6n del
padre, del afecto de los hermanos, en una sociedad
honorable no se ha regenerado, Ise va a regeneral
en la delineueincia, con los otros delincuentes, en Ill
infamia comfin?
SIIab6is estado en la ercel alguno de vosotros?
Yo creo que si. Pues yo tambi6n. Conozco los pe-
nales; y conozco los penales de los dos mundos. To-
do alli se encuentra, pues no es mis el penal, quo
una universidad del delito. Modificadla como
querais, haced todas las alteracion'es y modificacio-
nes; seguid todas las medidas que en los Estados
Unidos se tomen, en Italia, en cualquier otra parte,
nos encontrareis mas que la competencia de uno con
otro, a decirse las hazafias antisociales, que habian-
cometido durante el tiempo de libertad.

Creo que el Convencional Bias Roca queria irite-
rrumpirme.
,SR. Rock (BLAs): Pas6 ya la oportunidad, Dr.
Ferrara.
SR. FERRARA (ORESTES): Pero S. S. buscaba esa
oportunidad cuando yo estaba desenvolviendo el
concept de mi idea.
'SR. ROCA (BLAS): Cuando hacia la descripci6n
del hogar donde el hombre no ha podido regene-
rarse.se le olvido esto: que bajo el acicate de la mise-
ria y del hambre, no podia regenerarse. Para tener
el cuadro complete de la madre, del hogar, del hi-
jo, de todas esas cosas, debia haber agregado, ade-
mis la falta 'de pan y de leche para sus hijos, la
falta de lo necesario para mantenerse 61 mismo.
S.. FERRARA (ORESTES): Estaba hablando de los
factors morales, pero consider muy atinadas las
observaciones del senior Bias Roca. Yo no cofnside-
ro que el hombre es delincuente por naturaleza; con-
sidero que el hombre es delincuente por el ambien-
te. Es nuestra sociedad mal organizada. Se pro-
dcee la delincuencia, no solamente por star mal
organizada en cuanto a la pitan'za, mal organizada
en cuanto a las relaciones sociales, mal organized',
per muchos motives. Pero no soy como Blas Roca.
no soy creador de sociedades, no tengo la vanidad d2
decir que yo hago el mundo, que quiero hacerlo: 1







10 DIARIO DE SESIONES DE 1. CONVENTION CONSTITUYENTE


mundo es un product de factors hist6ricos. Por
eso no soy judic, por eso naci en el lejano Oriente,
porque yo consider que la historic es la que nos trae
la civilizaci6n, y no pienso como Carsbaid, que la
historic se puede modificar con un dictador mis o
menos fuerte, porque yo sin duda, siempre he pres-
tado todo mi amor y toda mi existencia a la causa
de la libertad.

Pues bien, qu6 puede hacerse en un penal? Si
los sefiores que proponent e imponen al Congreso la
modificaci6n legislative, o presentan un proyecto, si
-este proyesto es algo eficaz, inmediatamente yo lo
votaria, inmediatamente yo no s61o impondria al
Congress de hacerlo sino propondria en esta Asam-
blea de aprobarlo nosotros mismos, por una propo-
sici6n adicional, por una Transitoria. Pero no ten-
go fe, ni tiene fe ningfin t6cnico en esta material, en
que podamos evitar que los delincuentes se hagan
mis delincuentes. Se podrh evitar que un delincu'en-
te pasional se haga uri delincuente de oficio; se po-
drhn aplicar ciertos remedies; podrdn hacerse cier-
los actos de piedad; pero pensar y hablar de rege-
neraci6n, es algo como una idea que pas6 en una
Cimara cubana siendo yo el Presidente de la mis-
ma, en que se present un senior Representante, con
uni Proyeeto que concedia dos mil pesos a una per-
sona, a un cierto ingeniero, afirmando que habia
encontrado el movimiento perpetuo.

Si ustedes, sefiores proponents de esta propo-
sici6n eneuentran en cierta manera algo que nadie
ha enoontrado todavia, yo os felicitar6.

Mi interns en presentar mi enmienda que difiere
de esta, era, proponer un principio general, y dismi-
nuir el nimero de articulos, porque temo muy mu-
cho, que cuando nuestro proyecto Constitueional ac-
tual, o cuando sea Constituci6n llegue a manios de
los tecnicos de las distintas parties del mundo, al vei
este capitulo, y al ver que dice: Dereehos del Ciu-
dadano, dirin con much gracejo y con sobrada ra-
zon: no. Dereehos del Ciudadano, no; Derechos de]
Cindadano y Dereehos del Delincuente; y se im-
presionaran n'otablemente al ver que una represent
ci6n Yenuina de la mis alta Asamblea Cubana, se
entretenga con tanta voluptuosidad en ciertas cosas,
one ademAs de ser infitiles, demuestran un estador
-permitaseme la palabra- un poco de piedad
morbosa. de piedad excesiva, porque se piensa en
-1 delincuenite, solamente en el que esta en la cArcel.
rstA bien, hay que aliviar los dolores de los des-
heredados de la moral, pero por encima de ellos, se-
fiores, hay que acordarse tambi4n, de las victims
de estos series antisociales. Hay que acordarse de
]a niiia descuartizada, hay que acordarse de los vie-
;os asesinados, hay que acordarse de la delincuencia
de Cuba, que en menos de veinte afios ha triplicado.
'-'v que pensar que nosotros no vivimos en un esta-
do de seguridad; hay qne pensar que ten'emos enor-
mes dificultades. y que tantas pobres mujeres, por
la noche, viviendo solas en sus casas, tienen que dar
Nmeltas a la mansi6n. viendo si todas las puertas es
tAn cerradas, si puede venir alguien de fuera, hay
one ver la prensa y la cr6nica d:aria, en que no
hay mas que sufrimientos y penas.


En nombre de esos dolores yo digo a ustedes: pen-
sad que no todos los que estan en las carceles deben
merecer tanto respeto come lo merecen la descuar-
tizada y su fami~ia, el viejo asesinado, los nifios atro-
pellados, toda esa gran masa diaria, numerosisima
que sufre las consecuencias de series antisociales, qua
Mi nosotros no queremos tratarlos como en otros tiem-
pos, sino con toda piedad, sin embargo, no pode-
mos elevarles un altar dentro de nuestros corazo-
nes ni hacer concebir a la sociedad esperanzas que
no pueden realizarse...
Si. GARCIA (AGiERO (SALVADOR): Sefior Presi-
dente, para alusiones personales.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : La Presiden-
dencia no ha oido ninguna alusi6n personal.
SR. GARCIA AGiERO (SALVADOR): Yo tengo sin
embargo la seguridad de haber oido mi n'ombre y
mi apellido.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SKENZ) i Quisiera que
el senior Garcia Agiiero sintetizara la alusi6n perso-
nal, para concederle un turno para contestar.
SR. GARCIA AGUERO (SALVADOR): Pero no, si la
Presidencia iba a darle la palabra a la sefiora Ali-
cia Hernandez en defense de su enmienda, n'o ten-
go inconvenient en replicar la alusi6n despues.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SIENZ) : Tiene la pa-
labra la sefiora Alicia HernAndez.
SRA. HERNANDEZ DE LA BARCA (ALICIA): Senior
President y sefiores Delegados: Esta tarde estoy
doblemente obligada a la gentileza del senior Ferrara.
El ha dicho, y yo le doy las gracias por ello,
qui iba a hablar tn contra de mi enmienda, para qu
yo pudiese hacerlo a favor. Ademas, hemos tern-
do el gusto de oir las razones que el senior Ferra-
ra ha expuesto aqui brillantemente, en contra de
lo que hemos propuesto algunos Convencionales.
El otro motive que me obliga a dar las gracias al
doctor Ferrara, es lo que 61 ha dicho respect a mi
bondad, por mi condici6n de mujer. Pero quiero
aclararle al doctor Ferrara, de una manera termi-
nante, que aun'que me honro en representar aqui
a ]a mujer cubana actual, no he venido a la Asam-
blea Constituyente como mujer, sino como indivi-
duo, que forma parte de una colectividad y esta in-
teresado, como el que mas, en que los hechos se des-
arrollen de una manera distinta.
Si Ia raz6n que opone el senior Ferrara, o un'a de
las razones que opone a la enmienda presentada
por mi esta tarde, es que mi condici6n de mujer
me hace ver las cosas distintas, quiero declarar que
el talento del doctor Ferrara merecia otro argumen-
to. Entonces, las mujeres de Cuba podrian decir
que la Constituei6n adolecia de egoismo, adolecia do
parcialidad, porque en su totalidad esta Conven-
ci6n esta integrada por hombres, y si nos vamos a
poner a pensar que, al hacerse una enmienda, o al
hacerse un precepto se able por la condici6n de mu-
ier o de hombre, estaremos cayendo en un absurdo.
SR. FERRARA (ORESTES): Pero estaba tambien el
senior Delegado Garcia Agiiero.







DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 11


,SRA. HERNANDEZ DE LA BARCA (ALICIA) : Pero eso
se lo contestard 1.
Seiior Presidente y sefiores De'egados: Me ha mo-
vido a presentar mi enmienda como articulo susti-
tutivo al del Dictamen de la Comisi6n Coordinado-
ra, aparte de principios que tengo arraigados desde
hace tiempo, el haberlo encontrado y lo he copiado
literalmente, en el Dictamen que ha rendido a esta
Asamblea la Comisi6n de la Secci6n de Derechos In-
dividuales, de la que tengo entendido no form par-
te ninguna mujer: de manera que no hay bondad
de mujer ahi, sino convencimiento de hombres, de
individuos actuales. Ademis, creo que al referirse
el doctor Ferrara, hace un moment, al decir que no
hay penalista que crea que la supresi6n de la pena
de muerte es buena...
SR. FERRARA ('ORESTES): (Interrumpiendo). Yo
no he dicho nada de la pena de muerte, sino de la
regeneraci6n del p(-nado: soy contrario a la pena
de muerte.
SRA. HERNANDEZ DE LA BARCA (ALICIA): Quiero
decirle, que recientemente, en los moments actua-
les, a diario, se leen opinions muy valiosas, muy
acreditadas contra la pena de muerte, y ademas, pre-
cisamente favorables a la regeneraci6n del penado
en creeles, no en las covachas irimund'as que nos
gastamos en Am6rica, sino en verdaderas prisiones,
en centros de reeducaci6n. Quiero declarar que soy
partidaria de la supresi6n de la n ena de muerte,
porque al estudiar, afio tras afio, en Revistas, en li-
bros de profesores, de penalistas, de juristas y hom-
bres de ciencias, hIt llegado, por conduct de -esas
inteligencias preclaras, al convencimiento, de que.
al trav6s del desarrollo de ]a humanidad, la pena
de muerte no ha servido para ejemplarizar nada. Al
contrario, cuando el senior Ferrara se referia patkti-
camente a esos dolores que se han producido en
Cuba por criminals, queremos deeirle que se viene-,
sucediendo desde hace muchos siglos, y que la pena
de muerte no los ha suprimido. 'De manera...
SR. FERRARA (ORESTES) : (Interrumpiendo) : Es-
toy de acuerdo.
SRA. HERNANDEZ DE LA BARCA (ALIIA) : De ma-
nera que, por humanidad, como Profesora que ha
practicado medidas correctivas. con positives resul-
tados, en el modesto taller de mi Aula, llegando a la
conclusion de que, como no hay alumno malo, ni ii-
fio majadero, sino mal adaptado, no hay hombres
delineuentes, sino hombres en determinado estado
patol6gico, que delinquen por su condici6n de mal
adaptados, pido que se medite sobre que la pena de
muerte no resrelve nada.
Al travys de esas teorias modernas de juristas y
hombres de ciencia, he querido llevar la idea al seno
de la Asamblea Constituyente, para que quede de
un'a manera definida, que es necesario, si queremos
cambiar precisamente el estado de barbaric en que
se eneuentra nuestra sociedad, o que a un crimen-
se siga otro, de establecer regimenes penitenciarios
muy distintos a los que tenemos, y que ademis se
establezea en cada carcel un Centro de educaci6un,
un centro dirigido por uri pedagogo y por un me-


dico, que consider al hombre no como delincuente,
sino cono un enfermo, y que se trate de reincorpo-
rarlo a ]a sociedad.
Prec:samente, por ello, digo yo que porque aqui
no se ha heche hasta ahora caso de los distintos re-
querimientos, no de mujeres bondadosas, sino do
hombres muy inteligentes y muy duchos en estas
cuestiones; porque no se ha hecho caso a esos reque-
rimientos de establecer regimenes para poner las pe-
nitenciarias en estado adecuado para regenerar ai
delineuente, es por ello que pido que se establezca
un period de tres legislatures, a fin de que se pon-
ga esa condicional al Congreso, para que en breve
queden nuestras carceles dispuestas a servir de Cen-
tros correctives y de re-educaei6n del penado.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): 'Suficiente-
mente debatido...
SR. CARCfA AGtERO (SALVADOR): Recuerdo a la
Presidencia...
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Se ha con-
sumido un turno a favor y otro en contra.
SR. GARCLA AGUERO (SALVADOR): Quiero recordar-
le a la Presidencia que para alusiones yo tenia
aoncedida ]a palabra anteriormente, una vez que
defendiera su enmienda, en el turno correspondien-
te, la sefiora HernAndez, a fin de poder responder
yo a alusiones que me habia hecho el sefior Ferrara.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SXENZ) : Yo le roga-
ria al senior Garcia Agiiero qu, precisara la alu-
si6n porque la Presidencia no la habia oido.
SR. GARCIA AGiUERO (SALVADOR): El doctor Fe-
rrara habia aludido personalmente a este Delegado,
en ]a misma ocasi6n en que hablaba en contra de la
enmienda de la sefiora Hernindez, al referirse tam-
bien a este Delegado. Vea la Presidencia como ha
tenido, ademas, la sefiora Hernhindez la oportunidad
de haberlo oido tan bien como yo y un poco mejor
que la Presidencia.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): iFelicito a
S. S. por tener un buen oido.
Tiene la palabra el senior Garcia Agiiero.
SR. GARcf. AGijERO (SALVADOR) : El senior Ferra-
ra habia hecho alusiones a mi persona, atribuy6ndo-
me la paternidad de una Moci6n que, realmente no
me corresponde. Pero como hay en'orme semejanza
y en eso tiene la raz6n el doctor Ferrara, entire di-
cha Moci6n y la que este Delegado habia presenta-
do, claro esth que la alusi6n resultaba pertinente.
Pero el Dr. Ferrara trataba de atribuir el conte-
nido esencial de esta moci6n que le parece tan pia-
dosa, a la bondad de mujer, que, desde luego, atri-
bula como natural caracteristica de la feminidad
a ;a Dra. Hernndez.
Sin embargo, es indudable que no es s61o la bon-
dad de mujer la que puede orientar o general un-
enmienda de esta indole, si bien parece ser, segfin el
criterio del Sr. Ferrara, que es necesario exhibir fe-
rocidad de hombre para mantenerse en el puesto
contrario. Tal vez tenga por convicci6n el Dr. FP-
rrare aquella maxima que, por decirla en el idio-







12 DIARIO DE SESIONES Dig LA CONVENTION CONSTITUYENTE


ma que le es inms grato' por ser suyo, alude desde
viejos tiempos al "Home Homini lipus"...
SnR. FERRARA (ORESTES): Para su S. S. no exis-;
to'la idea. de justicia ''.
jPor qu6 pone frente a la bondad la feroeidad-'
SNo estd todavia en camino de la jnsticia que todavia
es mis luminoso.'
;,Por qu6 nc contempla esta posibilidad?
Sn. GARciA AGUEnO (SALVADOR): Porque no quie-
ro, senior Ferrara, tal como parece ousted pretenderlo,
enfrentar contra la bondad a la justicia, cosa que
no me parece lo mis adecuado en eierto modo.
SR. FERRARA (ORESTES) : Lo uho es el coraz6n:
lo otro es la inteligencia.
Sn. PRESIDENT (MARTiNEZ SAENZ) : Sefiores De-
legados estan prohibidcs los dialogos.
SR. GARCIA AOiERO ('SALVADOR): De todos mo-
dos, y saliendo ya de este pequefio coloquio, yo quie-
ro afirmar mi convicei6n de que la bondad y la juns
ticia no son contradictorias. Cuando mis podria de-
cir al Dr. Ferrara o a quien argumentase en ess,
sentido, que a veces ]a bondad excesiva puede apar-
tarse un poco de ]a justicia rigida, pero de eso a
opener, a enfrentar, la jnsticia a la bondad, me pa-
reca que Via tanta distancia como la que pretend
establecer el Dr. Ferrara en opener la ferocidad a
la bondad y en este caso si es verdad que son anta-
g6nicos los dos concepts.
Sn. FPRRARA (ORESTES) : Enfrentarse si, pero yo
no las enfrento: son camninos colaterales.
SR. GanciA AGiUERO (SALVADOR) : Continfio.. El
Doctor Ferrara nos pedia que hici6semos los que
teniamcs este criteria, el esfuerzo de organizer una
legislaci6n adecuada para realizar ese "milagro ma-
ravilloso de piedad" a que l1 se referia, que preten-
de transformar al delin'cuente y no aplicar estricta-
tamente la sanci6n rigurosa del delito.
Y decia el Dr. Ferrara que le parecia absurdo que
penswsemos en modificar o transformar al delin-,
cuente nato o al delincuente pasional.
Es possible que 6! piense que no hay manera de:
transformar a estos dos tipos de delincuentes, aun-
que tal vez tambi6n en eso yerre, porque no esta
ciertamente probado que el delincuerite pasional sea
un hombre incorrigible ni muchisimo menos, porque
no es possible considerar tal, al individuo que delin-
ca por una circunstancia determiinada, por un mo-
tivo de apasionamiento en un caso especifico.
En segundo sugar en cuanto al delincuente na-
to, nadie afirmard aue son delincuentes natos cuarl-
tos hombres comelen delitos en ]a sociedad, y es
necesario que se comprenda perfectamente que si el
delincuente nato es, en realidad, una cantidad mi-
nima dentro de la poblaci6n penal .en todos 'los pai-
ses, es much mas cuerdo tener en cuenta al resto
de !6s delincuentEs que no pertenecen a esta categc-
ria, y tratar de transformar las condiciones funda-
mentales de existencia del inidividuo en la sociedad,
y ademds, las condiciones de organizaci6n -interior


de los establecimientos penales, para que 6stos
no sean simplemento la sanci6n rigurosa, inflexible,
feroz, contra el delito cometido, sino que tiendan
fundamentalmente. ademAs de imponer la san-
ci6n transformar las condiciones personales del
individuo, a fin de que cuando se le res-
tituya a la libertac, cumplida su pena, no devol-
vamos a la sociedad un individuo que se haya colo-
eado en condiciones afin peores de aqu6llas en que
ingres6 en el penal, o que conserve las condiciones
negatives que a 61 llev6, sino que se le haya habi-
litado para vivir, dentro de la sociedad a la cual se
reintegra, la vida decorosa y honest que cumple a
todo ciudadano.
Por estas razones es por lo que nosotros no pen-
samos ciertamente que sea precise que la organ'.-
zaci6n penal vaya contra el delineuente, imponi6n-
dose estrictamente la sanci6n de modificarlo o trans-
formarlo; sin que con esto se pretend convertirse en
una instituci6n piadosa para regodeo de los indivi-
duos que alli estan confinados.
Lo que nosotros pretendemos es que no sean las
crooeles, -tal vez como las define el Dr. Ferrara,-
"nniversidades del delito", sino convertir las cAr-
celes en otra cosa; hacer de ellas instituciones que
al mismo tiempo que sancionen la pena, impidan
que el delincuente haga alli profesi6ri de fe delic-
tuosa y se convierta en un individuo todavia m6i
peligroso para la sociedad que el individuo que alli
entr6; porque si dej6ramos en esas condiciones las
cerceles, estariamos contribuyendo a arrojar a la vi-
da social cada vez que se extinga una pena, un in-
dividuo que no tiene otra misi6n en ella, por la de-
pravaci6n que ha sufrido dentro de la creel, que
deslruir ]as verdaderas relaciones de la convivencia
fecuinda.
SR. FERRARA (ORESTES) : Su enmienda no dice
eso. Dice: "La regeneraci6n". En este punto estamos
de acuerdo.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Quiero de-
cirle al senior Garcia Agiiero que no estA consumien
do un turno a favor de la erimienda.
SR. GARCIA AGiUERO (SALVADOR): Estaba respon-
di6ndole al Dr. Ferrara que me pidi6 que le dijera,
c6mo debia hacerse una legislaci6n adecuada para
resolver el problema que 61 planteaba.
SR. FERRARA (ORESTES) : Ciertamente yo estoy do
acuerdo con sus palabras, pero no con su enmienda.
SR. PRESIDENT (.MARTINEZ SAENZ): Esta puesta
a discusi6n la enmienda de ]a Dra. Alicia Hernan-
dez y el Dr. Garcia Agiiero exclusivamente puede
contestar alusiones, y no explicar el contenido de la
enmienda. Yo tendria much gusto en concederli
la palabra en ese otro sentido, si la Convenci6n acor-
dara ampliar los turns.
SR. Pffo SocARRAS (CARLOS) : Hay cuatro enmien-
das. Ya habra oportun'idad para que el Sr. Garcit

SR. GARCfA AGiUERO (SALVADOR) : Creo que la cosa
puede resolverse facilmente. Tengo much gusto en
complacer al Dr. Ferrara en la petici6n que me








DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 13


hacia de que aclarara las bases fundamentals. de real de la. deficiencia en su educaci6n-; si tomamos
esta enmienda, que son pricticamente coinc:dentes. a ese individuo, y no nos preocupamos de influir
Una de dos: si el senior Presidente quiere puede sobre 61 para transformarlo, y devolverlo despu6s
hacerse cualquiera de cstas dos cosas que a mi me que delinqui6, a la socedad de que procede, enton-
es igual: o se saca a votaci6n la enmienda de la doe- ces, una de dos, o tenemos el criterio simplIsta y a
tora Alicia HernAndez, y despua6 consume un turno la vez criminal de que este individuo queda aislado
en favor de la mia. (que es exactamente igual salvo de la socieda.d y ya no nos afecta, o de lo contrario,
pequefas diferencias minimas) o de lo contrario ter- estamos contribuyendo, a que regresado de la carcel,
minor de consumer este turno en pro de ambas en- de la "universidad del delito", -que es el criter'o
m'endas. que pretend el senior Ferrara- a esta vida coti-
S(MARTNEZ : P o qe diana nuestra, a es'a organizaci6n social, dicho in-
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Prefiero que perversion,
termine de consumer el turn en contra. dividuo no sea mis que un germen de perversi6n,
SRn. GARCIA AouER (SALVADOR): Exacto. E que no har6 sino cometer nuevos delitos, ser una
SR. GARCIA AciERO ('SALVADOR): Exaeto. El pro- fuente de contaminaciiun depmavator'a que socava
blema es el siguieute: El doctor Ferrara se inquie- las bases esenciales de la sociedad.
taba por este cambio en la organizaci6n penal, cam-
bio que como ya se ha dicho, no tiene otro prop6sito Por eso es que pretendemos, no que las carceles
que el de que no se limited restringidamente esta or- sean punitivas solamente, sino que ademas sean re-
ganizac!6n penitenciaria a imponer una sanci6n con- cducadoras; que Pean un instrument puesto en ma-
tra el hombre que del!nque, sino que trata de a.iadir nos de la sociedad no para fulminar el individuo
a los esfuerzos que realia la sociedad por medio de que compete un delito en moments determinados, si-
la Ley, para modificar las re!aciones especificas en- no que para. hacer de ese recluso un individuo que
tre los hombres, y hacer mis ficil la vida, inelnso reacc:one ventajosamen'e, aleccionado por la san-
dcl individuo, una funci6n co'ncidente de las cerce- i6n del delito cometido, y que ademas retorne a la
les. para contribuir, a su modo, a la transformaci6n vida social en mejores condiciones.
de aquellos individuos, que afin dentro del regimen Deeia el senior Ferrara, que no pretendia ser crea-
ms o menos modificado, por determinadas circuns- dor de la. sociedad, pretension que atribuye, come
tanci.s, (en la mayoria de los caros independientes como si fuera una o:adia a algunos de los Delega-
de su prop'a voluntad) van a caer dentro de las ma- dos que aqui nos sentamos; pcro prec:samente, por-
llas del C6digo Penal. que pretendemos ser creadores de una sociedad d's-
No nos parece que sea nada tan alarmante para tinta, que es por io que estamos cumpliendo estos De-
que se inquiete el senior Ferrara. Cierto que es legados, lo mejor (nos narece) de nnestra funci6n;
dificil despu6s que el Sr. Ferrara ha ana.lizado con porque esa. es la funci6n del leg!slador: no la sim-
la vieja autoridad de su palabra y con elowuencia ple preceptuaci6n mas o menos minuciosa, comine-
dramAtica. todo el problema de un modo tan bri- ra, contra de'erminados sintomas externos de la so-
llante, parece dificil, digo, y hasta. un poco osa- ciedad; el legislator ha de ser un hombre previsor,
do, empefiarse en probar lo contrar:o de lo que pien- sazaz y probo, que tran.forme las bases de la so-
sa en senior Ferrara; pero se nos antoja que el de- ciedad de acuerdo con su evoluci6n creciente, para
lincuente, en la mayor parte de los casos lo es mis hacerla mas adecuada a la exlstencia del hombre.
por las realidades deformadora.s de la sociedad pe- El senior Ferrara, qile en su discurso baca mis
sanrlo sobre 61, que por una condiei6n innata del in- o menos desdichadas afirmaciones alrededor de Carl
dividuo... Marx, -seilalAndolo ir6nicamente como un hombre
SR. FERRARA (ORESTES): Pues, hay que reformar que pretendi6 en un moment determinado trans-
la sociedad. former las bases de la sociedad-, y que a la vez,
SR. GARCif AGUERO (SALVADOR) : Hav que re- declamaba sonoramente describiendo sus personales
former la sociedad, y en esa funci6n de reformar la luchas en pro de la libertad, estaba desmintiendo lo
so-ieda.d estA siempre, -o debe es'ar siempre- el primero, al afirmar lo segundo; porque si el senor
legislator en cada Congreso, y aqui, en esta ocasi6n Ferrara ha luchado por ]a defense de ]a libertad,
trascendental, los miembros de esta Convenci6n y ha. estado tratando de ser creador de human'dades
Const'tuyente; para reformar nuestra sociedad. Pero mni, justas, se esta ufanando al evocarlo, del mismo
las cArceles no esRan fuera de la sociedad, ni el indi- delito o de su torpeza id6ntica a cuantos se esfor-
viduo, ni esta aisla.do de la sociedad para siempre zaron ayer o se empefian hoy en enfrentarse con una
despu6s one cumpla su penn: sino que ha de volver condenable realidad existente. Y nosotros, senior Fe-
a la sooiedad, y no es possible que tratemos a este rrara, queremos ser como fu6 usted, en esto de lu-
gran nficleo de hombres a quienes una sociedad de- char por la libertad; pero no estrictamente, por esa
formada deforma a su vez, como si fuesen antes libertad m6s o menos circunstancial, de un pueblo
comnlcamcnte dcsvinculados ya de nuestra vida, por que se independiza, sino por una liberaci6n total del
los cuales no hemos de tener... hombre, de las fuerzas opresoras o destructoras que
SR. FERRARA (ORESTES) : Yo no he dicho eso. una orga.nizaci6n injusta de la sociedad ha echado
SR. GARCfA AGiERO (SALVADOR) : Pero es eso 1o sobro sus cnaldas, rue convirtiendo las grandc8
que se desprende de sus pa!abras: del criterio que multitudes en. masas deprov:stas de la riqueza y d
unted ha sosten:do en esta Asambl"a. porque real- Ia cultural, de las cuales se nutren, pavorosamente,
mente, si nosotros tomamos un individuo que, mo esan universidades del delito, aue el senior Ferrara
ralmente deforma.do por ]a sociedad, que ha come- premiere a las crceles modificadoras de hombres.
tido, como consecuencia de esa deformaci6n impues- Por otra parte, para oponerse a una acci6n educa-
ta por la in.usticia e"on6mica y por la injustic;a dora de lat. c6rceles, no es argument s6lido, en boca
social determinado delito, -del cual es responsible i del legislator, la declamaci6n melodramAtica en tor







4 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


no a "la descuartizada herha paquetes", "al pobre
niiio secuestrado o atropellado", al "anciano agre-
dido por la mano criminal" o tantas otras co;as
trfgicas como ocurren a diario en el mundo preei-
samente por la organizaci6n monstruosa de esta so-
ciedad, imputable a los mismos que pretenden per-
petuar las "universidades del delito".
No es ciertamente con esos arguments con lo que
se puede combatir facilmente una transformaci6n
esencial de la sociedad y la transformac'6n comple-
mentarias de las organizaciones penales.
Nunstro concept pues, con'enido en el texto de la
enmienda en debate, subsiste a pesar del ataque sin
solidez del doctor Ferrara. Por todo es'o, nosotros
sostenemos que es necesaria la apr6baci6n de esta
Enmienda, con respect a la organization del r6-
gimen penal; y no insistimos en lo que atafie a la
pena de muerte, porque sobre este punto el doctor
Ferrara parece sent:rse un poeo... -- c6mo diria-
mors...?
SR. FERRARA (ORESTES) : iDigalo, digalo!
SR. GARCIA AGOERO (SALVADOR): Quiero decir que
el senior Ferrara, al admitir la sur.si6n de la pena
de muerte, parece sentirse un poco mas cerca de lo
que 61 llama "piedad femenina" y a la cual tan
agia.mente ataca en el aspect de la reorganizaci6n
penltenciaria.
SR. FERRARA (ORESTES): Porque no produce efec-
to, si lo produjera entonces seria favorable, pero no
con cantos de sirena.
SR. GARCIA AGUERO (SALVADOR): Exactamente, el
doctor Ferrara no quiere "oir cantos de sirena"; 61
pref'ere "hacer un solo"; no esta si cantamos con
voz de baritone, si cantamos a tone o a dfio, o uno
con voz de baritone y oro con la que tiene.
Pero de todas maneras, lo important es lo si-
guiente: Abolir la pena de muerte; (en eso estamos
de acuerdo el senior Ferrara y nosotros); y con 6sto
otro, en que discrepamos. Que es nece. ario que las
crceles no sean simplemente un element de fun-
ci6n punitive, sino que a la vez sean un element
educational; porque es inaplazable acudir a la trans-
formaci6n, no s6!o del delincuente, sino de esta so-
cledad, que, como dice el doctor Ferrara de la car-
eel -ea, toda ella "una monstruosa universidad del
delito".
SR. CHIBS (EDUARDO): Sefior Presidente: Es-
ta a discusi6n la Moci6n del senior Garcia Agiiero
SR. MUJAL (EUSEBIO) : Sefior Presidente, para
una cuesti6n de orden: Descaria que al votarse
por parties, me parece que la Prcsidencia, ha usado
un procedimiento que no cs el adeuado, de discutir
los dos moe'ones al mismo tiempo. Me parece que el
President dijo que la moci6n de la compaii ra Alicia
Hernndez, ilustre Dele-ado de nues'ro Partido, por
Sta. Clara, es la m6s radical y se discutiria prime-
ro...
SR PRESIDENT (MARTINEZ SBENZ) : El senior Gar-
cia Agiicro pidi6 ]a palabra para alusiones per-
sona!lei y despu6, consumi6 un turno, que con per-
miso de la Asamblea le concedi en pro de la moei6n
por 61 prerentada; porque la moci6n de la Sra. Ahi-
cia HernAndez se discuti6 oportunamente y se agota-
ron todos los turns.
SR. MUJAL (EUSEBIO): Simplemente yo desearia


el trato ben6volo y gentil de la Presidencia y que
se pus!era a votaci6n primero la moci6n de la com-
pafiera Alicia Hernandez y despu5s la del senior Gar-
cia Agiiero.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): ~Dando dos
turns a favor y dos en contra otra vez?
SR. MUJAL (EUSEBIO): No senior, nada mas que
en la votaci6n, a fin de que los que estamos de acuer-
do, con la sefiora Hernandez votemos de una ma-
nera y los que est6n de acuerdo con el sentido anti-
piadoso del senior Ferrara, voten en contra.
SR. CHIBAS (EDUARDO) : Sefior Presidente, yo ha-
bia pedido la palabra y quiero hacer uso de ella.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SENZ) : T'ene incon-
veniente el sefior Chibas en posponerlo hasta des-
pues que se vote la moci6n de la sefiora Hernandez?
SR. CHIBAS (EDUARDO): Es que precisamente yo
le iba a pedir una aclaraci6n a la compaliera Alicia
HFernndez en relaci6n con su moci6n.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Es que ya
se han consumido los turnos y se va a proceder
a la vo'aci6n.
SR. ROCA (BLAS): Yo propondria lo siguiente:
Que se abra ahora otro turno en contra y otro en
pro de las mociones presentadas.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SENZ): No habrh
mas turno, salvo que asi lo acuerde la Asamblea,
except en la moci6n del senior Garcia Agiiero, que
ha sido defendida pero no ha s'do combatida.
SR. CORTINA (JOSF MANUEL): Yo deseo hacer al-
guna; manifestaciones.
SR. MUJAL (EUSEBIO) : Pa.ra una cuesti6n de or-
den. No hay mIs turns ni a favor ni en contra, y
pido a la Presidencia que simplemente debe votar-
se fste asunto.
SR. CORTINA (JOS] MANUEL) : Mantengo mi dere-
-ho a hacer una aclaraci6n. En mi caricter de Pre-
sidente de la Comisi6n Coordinadora, que ha hecho
el anteproyecto constituc:onal que estamos discu-
tiendo, en todo caso tengo derecho a informar a la
Asamblea sobre los puntos de vista de la Comisi6n
Coordinadora en las reforms que se estAn tratando.
No pretend, pues, consumer ningfin turno m6s;
pero la Asamblea debe conocer, en'es de votar, el
-riterio que inspir6 el Dictamen que estamos discu-
tiendo.
SR. CHIBAS (EDUARDO) : Sefior Presidente, quie-
ro ahora hacer uso de la palabra para una acaraci6n.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Tiene la pa-
labra el senior Chibds para una aclaraci6n.
SR. CHIBAS (EDUARDO): Yo queria, senior Presi-
dente, manifestar que estoy de acuerdo con la ma-
yor parte de los extremes de la enmienda presen-
tada por la compafiera Alicia Hernandez, y estoy
ambi6n do acuerdo con casi todas las palabras di-
'ichas por el senior Garcia Agiiero.
Yo creo que se debe ir a la reform penal en nues-
'ro pa~s. que 1is cerceles no drben ser Drisiones, si-
no reformatories, en todo eso estoy absolufamente
.le acuerdo. Ahora bien. hay un punto que creo
que comprende la moc;6n de la compaliera A'icia
Hf"rngndez, sobre el cual tengo ciertas dudas y qui-
siera que ella me las a:larara; porque si son como
yo me imagine, no podr6 star de acuerdo con ella.








DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 15


Ese punto me parece un precepto musical en esta
Constituci6n que nos toca a nosotros realizar y el
fundamento, la clave de la cuesti6n, esta en esto que
voy a preguntar: j Estoy de acuerdo con la supre-
si6n de la pena de muerte; soy contrario a la pena
de muerte en tiempo de paz.
Ahora bien; yo quisiera saber si la enmienda de la
sefiora Alicia HernAndez, prohibe tambi6n la apli-
caci6n de la pena de muerte en tiempo de guerra
para el delito de traic*6n y para el delito de espio-
naje; porque en tiempo de guerra si creo que el
traidor a la Patria y el espia merecen la pena de
muerte...
SR. PRESIDENT (MARTfNEZ SENZ) : El precepto
dice: "En ningfin caso podra imponerse la pena de
muerte".
Es concluyente.
SRA. HERNANDEZ DE LA BARCA (ALICIA) : Pido la
palabra para contestar al senior Chibas.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Tiene la pa-
labra la sefiora Alicia Hernandez.
SRA. HERNANDEZ DE LA BARCA (ALICIA): La Presi-
dencia ha aclarado al senior Chib6s cuhl es el con-
ten.do de mi moci6n; que no deja lugar a dudas:
"En ningfin caso podra imponerse la pena de muer-
te". Ademis, quiero afiadir para su tranquilidad,
que he pedido lo mismo, que se vote en parties la
moci6n, para que el que no este de acuerdo con una
parte y si con otra, pueda votar.
Ademas, quiero decirle al senior Chibis, que no
tome este precepto como "musical", porque hay
otros mis musicales todavia y que ademas sera cons-
titucional todo lo que se lleva a la Constituci6n.
SR. CORTINA (Jose MANUEL) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Es que ya
estAn conumidos todos los turns y se va a proceder
a votar.
SR. CORTINA (JosB MANUEL): Lo que voy a mani-
festar, no implica ningfn turno. Ademfs, voy a ha-
blar en nombre de la Comisi6n Coordinadora, y me
parece que debo hacerlo, porque aqui se pronun-
cian constantemente discursos, y se hacen interrup-
'iones que son discursos, sobre materials de menor
importancia.
No es possible privar a la representaei6n de la Co-
m'si6n Coordinadora de aclarar, antes de la votaci6n,
cualquier particular que sea necesario.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Tiene la pa-
labra para informar el senior Cortina.
SR. CORTINA (JOS6 MANUEL) : Deseo informarle a
la Convencional sefiora. Alicia Hernandez respect a
su prop6sito de producer en Cuba una reform pe-
nitenciaria de caricter progresista.
El C6digo Penal vigente hoy en Cuba fu6 pro-
mulgado hace poco tiempo, despu6s de larga y am-
plia informaci6n, y est6 conceptuado, en el orden de
sus sanciones, asi como en su aspect penitenciario,
como uno de los mIs avanzados del Mundo. En ese
C6digo se resuelven los problems que plantea la
doetora Hernandez y se crea uns Comisi6n analoga,
encaminada a resolverlos.
SR. PRfo SOCARRAS' (CARLOS): C6digo de Defensa
Social.


SR. CORTINA (JosE MANUEL) : No. no es a eso a lo
que me refiero.
Lo que quiero aludir es a que, dentro del C6digo
Penal vigente, se crea una Comisi6n encargada de
inspeccionar y dirigir el sistema penitenciario cu-
bano y el process del cumplimiento de las sanciones.
Esta Comisi6n esta formada por especialistas y re-
presentaciones de las corporaciones a quienes incum-
ben estos problems. Esta Comisi6n tendrd el con-
trol tecnico de las carceles, y por consecuencia ten-
dra intervenci6n en toda la legislaci6n complementa-
ria que se adopted en relaci6n al C6digo de Defensa
Social vigente.
SRA. HERNINDEZ DE LA BARCA (ALICIA) : Sefior
Cortina: Quiero decirle que yo no ignore nada de
eso que hay una Comisi6n y que existe todo eso en el
C6digo de Defensa Soaial, pero que hasta ahora
las carceles siguen como estfn.
SR. CORTINA (JOSe MANUEL) : Esta Comisi6n esta
comenzando su actuaci6n, y no puede ya haberlo
hecho todo.
SR. PRESIDENT (MIARTINEZ SAENZ) : Se va a po-
ner a votaci6n la enmienda por oraciones...
SR. REY (SANTIAGO): Sefior Presidente: Solici-
to que se le vuelva a dar lectura integramente, por-
que quiero saber qu6 es lo que voy a votar, ya que
no puedo hacerlo en forma positive sobre algo que
va a tener posteriormente excepciones.
iSR. PRESIDENT (MARTINEZ SIENZ) : Asi se hara.
(El Oficial de Actas lee la enmienda nuevamente).
SRA. HERNINDEZ DE LA BARCA (ALICIA) : Sefior
President: Voy a introducir una ligera variaci6n:
donde dice el C6digo Penal, que diga: las leyes Pe-
nales.
ISR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Se va a dar
lectura a la primer oraci6n.
(El Oficial de Actas la leeQ.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Los seilores
Delegados que esten conformes, se servirin poner-
se de pie.
(La mayoria de los seiores Delegados permanece
sentada) Rechazada.
Se va a dar lecture a la segunda parte de la en-
mienda.
SR. PR'O SOCARRAS (CARLOS): Senior Prcsiden*e;
Yo no estoy conforme con esta forma de votaci6n,
casi por palabras. Eso no debe hacerse asi.
SR. CORTINA (JOSE MANUEL) : En realidad, esto no
se ha debatido.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Se habia dis-
cutido ]a totalidad de la enmienda; no obstante, la
Asamblea es soberana, si no quiere se puede am-
pliar el debate.
SRA. HERNANDEZ DE LA BARCA (ALICIA): Como
una cuesti6n de orden, pido que no se admitan tales
objeciones, senior Presidente, cuando ya est la cn-
mienda puesta a votaci6n.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Se va a vo-
tar si se concede una ampliaci6n dp debate para tra-
tar el punto concrete de la penalidad...
Los sefiores Delegados que esten conformes se ser,
viran ponerse de pie.
(La mayoria de los seiores Delegados permanece
sentada). Rechazada la ampliaei6n de debate.








16 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


Se va a dar lecture al 2do. pirrafo del precepto.
(El Oficial de Actas lo lee).
SR. PRESIDENT (MARTiNEz SAENZ) : Lcs sfiiores
Delegados que cst6n conformes se servir6n ponerse
de pie.
(La mayoria de los seniores Delegados permanece
sentada.) Rechazada.
Se va a dar lectura a otra oraci6n.
(El Oficial de Actas la lee.)
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAuENZ): Los s'iiores
Delegados que cst6n conformes se serv r.n pen rse
de pie.
(La mayoria de los seiores Delegados permanece
sentada.)
Rechazada.
SR. ZAYDIN (RAM6N): Sefior Presidente: Quiero
que conste hemos votado en contra por star todo eso
consignado en el C6digo de Defensa Social.
SR. PRESIWENTE (MAR-1NEZ SkANZ) : Se hara
constar en Acta. Se va a dar Ictura al pcrrafo final.
(El Oficial d.e Actas lo lee).
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Lcs sofiores
Dele-ados que est6n conformes se pondran de pie.
(La mayoria de los seinores Delegados permanece
sentada.~ Rechazada.
Se va a dar lectura a la enmienda del senior Gar-
cia Agiiero. (El Oficial de Actas la lee.)
SR. PRIO SOCAFRAS (CRLOS) : Eso ha side discuti-
do con la enmienda de la sefiora Hernandez.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Se habia con-
venido en quo el turno del senior Garcia Agiiero, que
estaba consumiendo y no deb'a interrumpirse. so
consideraba como un turno a favor de su enmien-
da, para discutirla y votarla separaremecnto.
SR. GARCiA AGiERO (S LVADOR) : Pido la palabra,
para haceer una aclaraci6n...
SR. PRESIDENT (MART'NEZ SAENZ) : Tione la pa-
labra, para una aelaraci6n, el senior Garcia Agiiero.
SR. GARCIA AGUERO (S'LVADDR): Lo que quiero,
sencillamento, para simplificar este pequerio ma] en-
tetndimiento, quo se produce, -precisamento por la
semcjanza de las dos enmiondas-, es seoialar, on
qu6 consistent las diferencias; y luero pedirles a los
compafieros de la Asamblea que, en lugar de harerr-e
otra vez la votaci6n fragmentariam-nte, se haga una
votaci6n global, para ahorrarnos tiempo, y no estar
entendiendonos mal.
La diferencia esencial centre las dos enmiendas
es la sipuiente: tcdo lo contenido on la enmienda de
este Dclogado esta dontro de la enm;cnda de la
sefiora Hernfndez; do aquella so ha sunrimido so-
lamente lo que se refiere a la libortad condi'onal
por buena conduct, porque entondo'-os qeo eso est6
comprendirlo dcntro de lo oue se dice de Ia ror.a-
nizaei6n del s'sterna penitoneinrio. En somundo lu-
gar. no esti especificado on costa enmienda nunstra
el tiempo quo so ha de fi:ar al Congreso para abor-
dar esa reorsanizaci6n del sistema penal.
EPa es today ]a diferonnia.
Sobre eso yo ruego a los ccmnrefi^ros, nue des-nus
que se corsfma, -si es qn e'lo ha--, el turn co-
rrespond ente, que queda por coniceder, so voten
coninntamente las enmiendas y no so haPa una vo-
taci6n fragmentaria, para poder ganar tiempo.


SR. ZAYDiN (RAM6N) : Pido la palabra, ,para una
cuesti6n de orden.
SR. PRESIDEHTE (MARTINEZ SAENZ) : La tiene S.S.
SR. ZAYDIN (RAM6N) : La cuesti6n de orden, Sr.
President y sefiores Delegados, es que esta Asam-
blea solamente puede entrar a discutir aquellos pun-
tos de la enmienda del senior Agliero que no hayan
sido objeto de vo'aci6n en la enm'enda de la sefiora
Alicia Hernandez, porque sobre los puntos que son
concordantes, de la enmienda de la seLiora Hernan-
dez, ya votados, con la nueva enmienda, no cabria
mis que una rev-si6n de acuerdos, porque no es par-
lementario que. derrotada una enmienda, vuelva a
plantearse, mediante una enmienda un poco mas ex-
tensiva, porque comprenda dcs o tres particnlares
distintos, otro punto de los que estaban comprendi-
dos en la enmienda anterior y que fu6 rechazado
por ]a Asamblea.
Por consiguiente, planteo, como cuesti6n de or-
den, a la Presidencia, que solamente se pueden dis-
cutir aquellos particulars de ]a enmicnda del se-
fior Garcia Agiiero sobre los cuales no haya recaido
acuerdo de csta Asamblea.
SR. PRESIDENT (MIRTINEZ SAENZ): Declarada
eon lugar la cuesti6n de orden planteada, porque se
ha votado sobre estos extremes...
En lo que difiere es en la or-anizaci6n del s'ste-
ma peniteneiario... (continua leyendo).
Sobre este extreme es que tendria quo hacer uso
de la palabra en contra del senior Chibis.
SR. GARCIA AGijEFO (SALVADOR): En mi criterio
el doctor Zayd'n tiene absolute raz6n. Si hace un mo-
mento yo he hecho aquella aclaraci6n a que me re-
fcria, fue sencillamente, porque he visto un cam-
Vbo de opini6n en la Presidencia en lo que se re-
feria a o6mo organizer este asunto; pero habia en-
tendido al principio que con el turno que yo consu-
mia en pro de la Moci6n de la sofiora Alicia Her-
r6ndez, y al mismo tiempo de la mia, dejaba liqui-
dado el problema.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Yo quisiera
rxplicar al seiior Garcia Agiiero lo que ha pasado.
El senior Mujal, reclam6, con el Reglamento en la
mano que so votara ampliamente y la Dra. Hernfin-
dez de ]a Barca, amparala tamhi6n por el Regla-
mento, p!di6 que se votara precepto por precepto.
SR. GAPCfA AGOERO (SALVADOR): Permitame: Es
oue mi enmieoda debe entenderve retirada porque
todo lo contenido en ella esta tambi6n on la enmien-
da de la sefiora Hernandez de la Barca, y s6lo se
diferencian en una brevea adici6n, una de la otra.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Reirada la
enmienda. Muchas gracias senior Garcia Agiiero por
su colaboraci6n.
Se va a dar lectura al articulo 27.
(El Oficial de Actas lo lee nuevamente).
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Se conceden
dos turnos uno en pro y otro en contra.
SR. PRaO SOCARRAS (CARLOS): A favor.
SR. CHIBAS (EDUARDO) : En contra.
SR. MARQUEZ STERLING (CARLOS): Yo quisiera
que se le volviera a dar lectura.









DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 17


SR. ALVAREZ (AURELIO): Para una cuesti6n. pre-
via pido la palabra.
SR. CORTINA (JosI MANUEL) : En contra de la en-
mienda del senior Aurelio Alvarez.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Tiene la pa-
labra el senior Alvarez.
SR. ALVAREZ (AURELIO): Hay una enmienda del
que habla sobre la mesa mis radiaal que la del doc-
tor Ferrara, puesto que pide que se mantenga la
pena de muerte para los cases de traici6n y espio-
naje.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Tiene razon.
La enmienda del senior Alvarez es mis radical y de-
be discutirse antes.
SR. CmIIAs (EDUARDO) : Para producirme en con-
tra de la enmienda del doctor Ferrara cuando lle-
gue la ocasi6n.
SR. CORTINA (Josf MANUEL): He pedido la pala-
bra en contra de lo propuesto por el senior Alvarez.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Vu6lvase a
leer el art. 27.
(El Oficial de Actas nuevamente da lecture al ar-
ticulo 27).
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Tiene la pa-
labra el senior Cortina en contra de la enmienda del
senior Alvarez.
SR. CORTINA (JosA MANUEL): Sefiores Delegados:
Es curioso que esta tarde tengamos que discutir si
se mata o no se mata; es decir, si se prohibe o no
la pena de muerte en un precepto constituc.onal,
con ese afAn imprudente que todos tenemos de traer
a la Constituci6n problems complicadisimos y de
variada soluci6n.
Antes de entrar a impugnar el precepto tal co-
mo lo ha propuesto el Convencional senior Aurelio
Alvarez, quiero referirme al p oblema de la pena
de muerte, desde el punto de vista juridico y so-
cial.
Yo no tendria inconvenient en que en el C6digo
Penal se ensayase la abolici6n de la pena de muerte,
porque estando hecha la reform s61o en el C6digo
Penal, podr'a despu6s restablecerse esa pena si la
social asi lo impusiese, como ha ocurrido en muchos
paises.
Si la pena de muerte fuera abolida en esa for-
ma, acaso yo votaria la abolici6n sin rcservas. Todo
cnsayo que se haga por mejorar el sistema de san-
ciones y someter nuevas reforms a la rca ci6n so-
cial, puede ser fitil, siempre que tengamos ficilmen-
te a mano la legislaci6n comfin para rectificar el
error si la innovaci6n produjera una exces'va de-
lincuencia.
Yo no soy de los que creen que la pena de muer-
te se aplica en nombre de la justicia absolute, ni
afin de la relative. Pertenezeo mas bien, en el orden
penal, a la escuela positive, en cuyos studios tuve
el honor de iniciarme en la Chtedra del eminente
profcsor Lanuza, que para desgracia de la sociedad
cubana muri6 prematuramente.
Sin ser un positivista radical, creo en el prinoinio
de que la sociedad. al castigar, no pretend hacer
justicia, sino defenders de elements morbosos que


la destruyen. El derecho a la vida es superior a to-
do concept metafisico; es un imperative del instinto
de conservaci6n: lo primero que haee todo organismo,
antes de razonar, es defenders, Acaso en nombre
de la justicia no podrian explicarse muchos casti-
gos, pero si se pueden justiiicar por la necesidad.
La escuela correccionalista olvida que la defense
social es la base real del sistema penal, y solamente
lo hace girar en derredor de la corecci6n del reo
y de su mejoramiento, sin ver que esto, a veces, es
impossible, o que una piedad exagjraca estimulando
la delincuencia, produce muchas m6s v ctimas den-
tro de la sociedad, que el dudoso n.ejoramiento del
delincuente.
Desde luego, todo sistema penal debe de tener una
parte do sistema correcciona.ista, pero no debe set
la finica base del sistema penal. Acepto y apuelbo
que se reeduque a delincuentcs y se les trate huma-
namente, pero no en perjuicio de la sociedad.
En relaci6n con la abolici6n de la pena de muer-
te, insist en que ese problema no debiera tratarse
en la Constituci6n, como no lo trata casi ningfn otro
pais de la tierra. Es una materia legis.a.iva, que
debe fluctuar en las leyes segin los resu.tados mo-
rales, estadisticos y sociales que se obtengan.
El criterio de estar consignando en la Constitu-
ci6n preceptos que requieren una debida experien-
taci6n, haee que el Estado no pueda proceder ripi-
damente a rectificar el error.
Adcmfs yo no niego que en la delincuencia de
todo hombre influyan factories ajcnos a su vo un ad,
tales como el medio moral o el medio econ6mico, la
educaci6n, la herencia, las tareas psicol6gicas o ana-
t6micas. Yo no desconozco que la ibertad moral, at-
soluta e incondicionada, no exis e. Sin embargo bay
un hecho real, que produce gran impresi6n, y es que
en las Constituciones de los pueblcs mis av'an7ados
de la tierra no se establece la abolici6n d- la pena
de miie: le sino que se trata s6lo en las leycs cuan-
d6. se iac elI ensayo.
En Inglaterra rige y se practice la pona de muer-
te. En los Estados Unidos se mantiene ]a pena- en
Francia no se ha abolido; y en general, las naciones
de m6s alta civilizaci6n en el Mundo, ii. iiyendo las
americanas, mantienen en sus C6digos (:l derecho a
imponer la pena de muerte en determ'nadas circuns-
tancias.
Por esta raz6n, nosotros acaso privemos a la so-
siedad cubana de una gran defense, impidiendo que
se mantenga en el C6digo la pena de muerte, aun-
que se practique pocas veces. En todo caso, esa san-
ci6n, que es la que mas impresi6n produce al hom-
bre, ejerceria una gran influencia p-eventi a, esne-
cialmente en los delincuentes potenciales y en los
que el concept de la impunidad constitute un esti-
mulo para llevarlos a la realizaci6n del delito.
No me preocupa tanto la influencia que cjerza la
pena de muerte en los C6d'gos sobre el delincuente
nato incorregible y de moral at ofi'da, como sobre el
delincuente pasional, -s-sep:ible de refrenarce y de
prever y darse cuenta de las consecucncias que pue-
den producirle sus acts. En un pals de tempe amen-
I to apasionado y no muy reflexive, como el nuestro,









18 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


la idea de que esta abolida la pena de muerte puede
cer un estimulante aterrador de la delikcaencia.
En la Comisi6n Coordinadora, como ocurre con
n:uchas dispcsIciones de cardeter ti'antr6piLo, en que
la voluntad de las asamblcas se inclina favorable-
mente, sin prever las consecuencias, predomin6 la
idea de abolir la pena de muerte en la mis.na Cons-
tituci6n.
Sostuve que si se queria hacer la reform, deb'a
dejarse s61o al C6digo Penal, para que fuera revo-a-
ble. Sin embargo, los que mantuvimos este eriterio,
logramos hacer triunfar dos excepciones: una para
los delitos militares y otra para los de traici6n. No
hay ningin pais en la tierra que haya abol do la
pena de muerte para los militares. El mi'itar, c:mo
hombre, es un eiudadano que debe gozar de todas las
prerrogativas y derechos que correspondent a esta
jerarquia; pero cuando ese hombre forma part del
Ejereito, es una pieva de una maquina, en la cual
los hombres esthn ligados entrap si con los resorts
me' licos y aserados de una dis-iplina implacable.
Solamente por ei'a se puede disponer del noder
tremendo y definitive que permit, con una breve
e imperiosa palabra de mando, lanzar a miles de
homb es, como una catapulta, scbre la muerte. Sola-
mente por ese poder imp!aeable y absolute puede de-
cirsele nl hombre que suprima el instinto de conser-
vaci6n y advance como el mecanismo fatal de un tan-
que de guerra.
Solamente por el rigido mecanismo de la dis2ipli-
na, impuesta con duras sanciones, puede lanzarse a
miles de hombres sobre un caos de sangre, fuego y
llamas, y puede contemplar, el que da la orden y
ileva la tremenda responsabilidad del combat, c6-
mo ellos marehan inexorablemente sobre un volcan
de metralia, en donde sus vidas han de extinguirse
para mantener la vida de la Patria que defienden.
La maquinaria military tiene que funcionar con sus
atributos clsieos, que no han podido variar los hom-
bres; tiene que sostenerse con una firrea d'sciplina,
en que la represi6n inexorable se produza siempre
cuando so rompan sus reglas y se desobedezcan sus
normas.
Y ;,por qu6 es necesario esto? Porque la mfquina
military La de ser peifecta para que pueda subsistir
De lo contrario, los hombres armados. y adiestrados
en el ejereicio de la fuerza, si se sustraen a los ri-
gores de la discipline, pueden desarticu'arse y anar-
quizarse; y un Ej6rcito sin discipline es un cancer
fatal para la sociedad.
El Ej6rcito es una de las fuerzas mis grandes y
necesarias del orden y de ia defense social y nacio-
nal; es el organismo por el cual el Estado impone
sus sanciones y sus determinaciones; es el 6rgano
llamado a defender a la soc'edad cuando 6sta es ha-
lla amenazada de muerte; es el llamado a defender a
la Patria en la hora de las grandes tragedies.
En ese instrument poderoso y necesario de la Pa-
tria, no puede permitisec que impere el desorden, ba-
jo los estimulos de la impunidad. Si la pena no pue-
de al:anzar la maxima gravedad dentro del Ejerci-
to, es fMcil, en cualquier tempo, que el choquc de
las pasiones pueda barrer el concept de la d:seipli-
na, de la obediencia y de la jerarquia. La seguri-


dad que tenga el delincuente dentro del Ejereito,
de que aun la muerte, por su prop~a mano, act su-
perior, no es cassigada con la pena de muerte y tie-
ne que ser perdonada, puede producer consecuencias
muy fatalcs, y por eso ningfin pueblo la ha elimi-
nado entire las sanciones de la Ley Militar.
No significa, sefiores, que todo delito military haya
de ser penado con la iiuerte: no. Me refiero s6lo a la
posibilidad de que scan eastigados con la muerte
ciertos graves delitos militares que destruyen la dis-
ciplina. En tiempos de paz los delitos miltares no
se castigan casi nunca con la pena de muerte. Sola-
anente tienen esa sanci6n los casos de violencia san-
grienta contra la discipline.
Nosotros realizariamos un aeto imprudente -aun-
que la intenci6n sea generosa- eliminando la pena
de muerte hasta en los delitos cometidos por mili-
tares dentro de sus obligaciones disciplinarias. Es.o
podria socavar la estabindad de nuestro Ejercito y
nuestro sistema, military, y nos haria hacer un experi-
mento que ningun pais bien organizado se ha at.evi-
do a realizar.
Por esta raz6n, y no por crueldad, es que yo me
produzco en favor del mantenimiento da la pena de
muerte entire las sanciones mili.arcs. Lo hago respon-
diendo a una serena responsabilidad de hombre de
Estado.
En vista de esto, pido a los sefiores Delegados a la
Convencein que, cuaquiera que sea nuesiru paduso
buen aeseo, se inantenga ese paincipio, por ser cun-
tilci6n esencial para proteger la discipiLna miltar.
SR. ALVAREZ (AURELIO) Retiro la enmienda.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Retirada la
enimenda trataremos la del senior Ferrara.
SR. 'ERRARA (ORESTES) : Solicito la paiabra, opor-
tunamente para una explicaci6n.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Se pone a
disuus.6n la enmienda del senor r'eriara.
SR. CHIBAS RIVAS (EDUARDO): Pido la palabra en
contra.
SR. REY (SANTIAGO): Para una cuesti6n de or-
deli. boncitadls uos turns a lavor pido uno en
contra.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ S.ENZ): Sera necesa-
rio ampliar ei debate.
SR. E'ERRARA (URESTES): Yo solicit la palabra,
snclllamence para iacer una aliaracion.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAEEZ): En ese caso
no nay ampliacion ue debaLe.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Tiene la pa-
iabra et senior ChibAs.
SR. CHIBAs (EDUARDO): Soy contrario a la en-
mienda precentada por el senor 'errara por trcs
lazones: en priner lugar, porque esta enm.enda au-
toriza la pena do muerte paia los miembios do las
Fuerzas Armadas en tempos de paz; en segundo lu-
gar, porque la expression "en tienipos de gucria in-
Lernacional" no me parece absolutamentl clara y
precisa. Yo prefcriria que so dijera: ''ou \ao.1i6n
extrainjra". Esta es una ligeia modificaci6u (que
cre6 el senior Ferrara aceptarla sin gran inconve-
niente.








DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 19


SR. FERRARA (ORESTES) : No tengo iinconveniente.
Sn. CIIIB!S RIVAs (EDUARDO): Pero, en cuanto a
!os otrcs dos extremes, yo dudo much que el senior
Ferrara complazca, por lo menos, en el primero de
ellos: la aplicaci6n de la pena de muerte a los miem-
bros de las Fuerzas Armadas por delito de care
ter military en tiempos de paz.
Yo soy contrario a la aplicaci6n de la pena de
muerte como principio general, y s6lo la acepto, y
creo que es obligaci6n de todo cubano aceptarla y
defenderla, como un caso de extrema necesidad pa-
tri6tica en circunstaneias de guerra, es decir, en tierm-
pos de guerra y en tiempos de guerra para el mi-
litar en toda ocasi6n, que haya motive de aplicaci6n
de la pena de muerte por incumplimiento de la dis-
ciplina military. Y para los civiles, en tiempos de
guerra, finica y exclusivamente cuan'do son reos del
delito de traici6n y del delito de espionage, porque
yo no puedo concebir que un pais azotado por la
guerra, sujeto a una invasion extranjera, donde sus
ciudadanos estin cayendo continuamente ba'rridos
por la metralla adversa, no le pueda aplicar, porqtin
hay un precepto constitutional que se lo impida, a
un senior espia, traidor a su patria que, eif conni-
vencia con el enemigo, le esta dando cuerita de los
objetivos de mis facil ataque por parte de ese ene-
migo del pais. En este caso pues, es patri6tico apli-
car la pena de muerte al traidor y al espia; no tiene
jusfificaci6n de ninguna clase. Ese hombre no tiene
suficiente castigo en que se le pene a veinte afios en
la crcel, cuando es responsible de la muerte de mi-
Hlares de compatriotas, por estar vendiendo los se-
cretos nacionales a las fuerzas invasoras enemigas
de su pais.
En el mismo caso, todavia mas gravemente, estin
los miembros de las Fuerzas Armadas. Yo creo que
los miembros de las Fuerzas Armadas, en tiempos de
guerra, pueden estar sujetos a la pena de muerte,
no s6lo en el caso de traiei6n y en el caso de espio-
naje, sino en el de cualquier otro tipo de delito qu,
pucda poner en peligro la seguridad national. Pero
eso, en tiempos de guerra: en tiempos de paz, yo no
encuentro ninguna justifieaci6n para aplicarle la
pena de muerte a ningin miembro del Ej6rcito.
Dice el doctor Ferrara: "autorizanido la pena de
mnerte a los ciudadanos culpables de traici6n y es-
pionoje en favor, del enemigo": Indica el doctor
Perrara: "de los ciudadanos". Yo creo que en este
sentido, ]a palabra "Ciudadanos" esta algo restrin-
gida, pcrque permite suponer que el traidor o el
espia que no fuera un ciudadano del pais, sino un
extranjero que estuviese fungiendo de espia dentro
del territorio national. Yo creo que en este caso no
habria inconvenient en aplicarle la pena de muer-
te, y seguramente se le aplicaria; pero no veo por-
que se deja entredicho esta duda en el precepto del
sefinr Ferrara. La palabra "ciudadano": 1.61 en-
tiende de que se debe maritener?
S-. FERRARA (ORESTES) : No, se puede cambiar.
Si. CIIBAS RIVAS (EDUARDO) : Creo que seria ma',
precise cambiar la palabra "ciudadanos", porque
de esta manera, sea ciudadano o no sea ciudadano,
el espia y el traidor, es decir, el espia en este easo,


debe sufrir la pena de muerte lo mismo que el ciu-
dadano...
SR. FERRARA (ORESTES) : Creo que ese easo no
lo defendia la Constituei6n, pero estoy de acuerd(.
con poner la palabra: "personas".
SR. CHIBAS RIVAS (EDUARDO) : Exactamente. De
manera que, habiendo sido complacido por el senior
Ferrara, en dos de las tres objeciones que yo le ha
cia a la enmienda presentada por 61, solo queda en
pie el primer extreme, es decir, el extreme que se
refiere a la aplicaci6n de la pena de muerte en tiem-
po de paz a los miembros de las Fuerzas Armadas.
En ese punto yo si creo que no me complacerh el
senior Ferrara.
Sn. FERRARA (ORESTES): Har6 unas declaracio-
nes despu6s.
SiR. CmIBAS (EDUARDO) : Por todas estas razone-.
por esta finica raz6n, .a porque en las otras des
objecinnes he sido complacido gentilmente por el se-
fior Ferrara, me veo precisado a votar en contra de
la enmienda presentada por 61, y en ese sentido ha-
cer mia la enmienda que habia presentado y despu6s
retire el sefor Alvarez, con la cual estoy perfecta-
m.nte identificado.
Y ahore. senior Presidente y sefiores ,Delegados,
yo quiero aprovechar esta oportunidad para referir-
me a mna series de incidents lamentables que vie-
nen ocurriendo y a uno de los cuales acaba de re-
ferirse no hace much tiempo mi distinguido com-
paiero el senior Alvarez, en relaci6n conl un inciden-
te ocurrido ayer por la tarde al terminarse esta sz-
sion.
SP.. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Sefior Chi-
hbs, estamos discutiendo la enmienda del senior Fe-
rrara. Yo no tengo inconvenient en sometrr este
otro asunto a discusi6n de ]a Asamblea, si 6sta lo
acuerda tan pronto se vote esta en'mienda; pero es-
tamos en una sesi6n un poco dificil de elaboraei6n
de preceptos constitucionales, y no nos convendria
confundir un extreme con el otro.
El senior Chibis seria tan amable que n'os permi-
tiera votar este asunto, y despu6s, si la Asamblea
esta de acuerdo, se le podrA conceder el uso de la
palabra, para ese otro asunto.
SR. CHIBAS (EDUARDO): Tengo much gusto en
esperar que se termine este debate, pero quisiera que
la Asamblea me oyera inmediatamente dspuBs.
SR. PRESIDENT (MARTfNEZ SAENZ): Esti con-
forme la Asamblea en oir despu6s de terminado este
debate al senior Chibis?

SR. ALVAREZ (AURELIO) : Propongo que se plan-
tee despu6s la cuesti6n para que la Asamblea resuel-
va si se abre debate sobre este asunto.
SR. PRESIDENT (MARTfNEZ SAENZ) : 4 Que se plan-
tee luego la cuesti6n?
Sr. ALVAREZ (AURELIO) : Si senior.
SR. PRESIDENT (MVARTNEZ SAENZ): EstA con-
forme el senior Chibfs?








20 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


SR. CHIB-S (EDUARDO): Coliforme.
SR. FERRARA ('ORESTES): I Me permit la Presi-
dencia una declaraci6n de dos segundos?
'S. PRESIDENT (MARTINEZ SiENZ) : Tiene la pa-
labra el senior Ferrara.
SR. FERRARA (ORESTES): Al presentar estos dos
articulos, enmendando ocho, no he querido hacer
mas que una obra de coordinaci6n. No he puesto
nada mio mas que generalizaciones y estas genera-
lizacioncs corresponrden a tantas otras que se en-
"uentrari en los articulos aceptados por la Comisi6n
ad hoc. De manera que en realidad, yo no teng')
convicicnes muy firms sobre el asunto, lo 1nico
que he querido, es darle forma constitutional a una
scere de precepts que me parecian mas bien pre-
ce[.tos reglamentarios, y preceptos de la Ley de
Enjuiciamiento Criminal. Esta es ]a finica finalidad
que he tenido.
Me permit una sola aclaraci6n, que es la siguien-
te:
Yo hubiera votado la proposiei6n del sefor Grau
Agfiero si hubiera correspondido a su discurso;
pero como era diferente de su discurso, por esto he
votado en contra.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Una aclara-
ci6n, Sr. Ferrara. El senior Delegado se llama Garcia
Agiiero y no Grau Agiiero.
SR. FERRARA (ORESTES) : Pido mil excusas por la
equivocaci6n.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Tiene la pa
labra el senior Prio Socarris.
SR. PRIO SOCARRAS (CARLOS): Sr. President y
Sres. Delegados: Este articulo de los Derechos Indi-
viduales eni mi eriterio, se ha votado con un poco de li-
gereza. Indiscutiblemente la Asamblea que ha to-
rnado el camino de dar garan'tias individuals, se ha
olvidado un poco de la defense de la propia so-
ciedad.
Si como express el sehor Salvador Garcia Agiie-
ro -y yo me sumo a su criterio- es convenient ir
orientando las carceles y penitenciarias haeia la mo-
dificaci6n y adaptaci6n del delincuente, me pare-
ce a mi que no se corresponde este precepto en
su pureza, con el criterio de fijar una pena ma-
xima para el delincuente, ya que no es de
apreciar en qu6 moment de acuerdo con los avan-
ces de la political criminal o el estado especial de la
sociedad en el moment en que se aplie6 la ley pe-
nal debi6 terminal esa readaptaci6n.
De todo lo aprobado aqui, lo que mis me inquie-
ta, es la fijaci6n de la penea mAxima de los veinte
afics. Indiseutiblemente la sociedad sufre en algu-
nos moments de su vida conmociones, pasiones co.
lectivas...
SRA. HERNANDEZ DE LA BARCA (ALICIA): Eso fu6
rechazado, compafiero.
SK. PRIO SOCARRnS (CARLOS): Me alegro enton-
ces de mi error, porque eso salva una gran preocu-
paci6n.


Pasado ese punto, el cual me felicito que haya si-
do votado asi, voy a manifestar los criterios por los
cuales me sumo a la moei6n del Convencional se-
ior Ferrara.
En primer lugar, porque manteniendo los mis-
mos criterios que el Dictamen', los expone de una
manera mas breve; y en segundo luagr, -y para
rehatir lo expuesto por el senior Chibas- porque la
pera de muerte para los militares es imprescindible
grabarla en la Constituci6n, si hemos dicho ya quo
no se permit, en terminos generals, la aplicaci6n
de la pena de muerte.
El military en ]a sociedad, en el moment en' que
la guerra ocurre, y ain antes de ella, tiene ciertos
privilegios, y debe tener al mismo tiempo cierta res-
ponsabilidad mayor sobre el civil.
El espionaje en tiempo de guerra, el civil o no afi-
liado estA perfectamente comprendido por todos los
Convencionales, la sociedad enton'ces a merced del
enemigo o del ciudadano que dentro de ella se ha
puesto al servicio del enemigo, la pone en peligro
hasta tal punto, que la aplicaci6n de la pena de
muerte no es en este caso como podia pensarse por
los altruistas y bondadosos, al decir del Convencio-
nal Ferrara, que es una ferocidad en su aplicaci6n.
sino m6s bien una bondad hacia la sociedad, porque
al tiempo estamos condenando a los espias y trai-
dores, estamos defendiendo a la sociedad que los al-
berga en su seno; el military al cometer el espiona-
je o traiei6n', no necesita estar en tiempo de guerra
para que le sea aplicada la pena de muerte, en mi cri-
terio. El military que por su profesi6n estA recorrien-
do los lugares do las fortalezas, donde estan pues-
tas las posibilidades de defense de un pais, con so
traiei6n o con su espionage, afn en el caso de que
no haya guerra internacion'al, esta poniendo en pe
ligro la seguridad de la naei6n y la seguridad de la
sociedad, porque tan pronto como la guerra ocurr,
la naci6n extranjera, prevalida por el conocimiento
de las cosas que el espia ha puesto en sus manos,
perjudica a su naci6n...
Esa es la causa fundamental de que se manten-
ga 1a pena de muerte contra los militares, porque en
sus relaciones con los centros militares estan cono-
ciendo ellos los secrets que puedan comprometer la
beguridad del Estado. Es por eso, compafiero sefior
Chibas, que ereo imprescindible que la pen'a de muer-
te quede para los militares, y ademas, por que la pro-
vocaci6n a la sub]evaci6n de la tropa, o por cual-
quier motive, se hace necesaria la aplieaci6n, porque
la rebeli6n de los individuos de la tropa contra sus
superiores, significaria un grave mal.
Por todas estas consideraciones, es por lo que cre)
que no debe ponerse en la Constituci6n la excepci6n
de "en caso de guerra". Yo lo dejaria tal como esta
establecido en el C6digo Penal Militar, donde esta
perfectamente normado.
SR PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Se va a dar
lectura nuevamente a la Enmienda.
(El Oficial de Actas la lee).
Sr. PRESIDENT (MARTINEZ 'SAENZ) : Se pone a
votaci6n.








DIARIO DR SESIONES DE LA CONVINCION CONSTITUYENTE 21


SR. REY PERNAS (SANTIAGO): Nominal, senior
President.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Nominal, los
que est6n de acuerdo con la Enmienda, votarAn qua
si; los que no esten de acuerdo coni la misma, vota-
ran que no.
(Se efectia el pase de lista).
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Han respon-
dido 33 a favor y 21 en contra.
Votaron a favor los sefiores: Alvarez Gonzdlez,
Alvarcz de la Vega, Bravo Acosta, Cabrera, Calvo,
Capablanca, Cortina, Coyula, Cuervo, Dellundg, Di-
higo, Don, Duarte, Esteva, Ferrara, Ferro, Lau-
rent, L6pez, Maceo, Manach, Martinez Fraga, Meso,
YXniiez Mesa, Orizondo, Prieto, Prio, Silva, Sudrez
Ferndidez, Zalydin, NiWiez Portuondo y Martinez
Saenz.
Votaron en contra los seilores: Benitez, Casano-
va, Cordero, Chibds, Perndndez de Castro, Garcia
Agi'ero, Gv.s Inclin, Herndndez de la Barca, Ma-
rinello, Mdrquez Sterling, Mesa, Moreno, Mujal, Rey,
Roca, Rodriguez Rodriguez, Sdnchez Mastrapa, Vi-
lar, Villoch, Vinent y Ochoa.
Queda aprobada la Enmienda.
Tiene la palabra, para explicar su voto, el sefior
Mujal.
SR. -MUJAL (EUSEBIO) : Sefior Presidente y sefio-
res Delegados: He votado que no, por tres razones,
que expondr4 brevemente: primero, porque mientras
no se condene a muerte a los politicos y otros sefiores
que se cogen el dinero del pueblo, en cambio, nos
exponemos, con lo que se ha aprobado, a que cual-
quier Gobierno, en moment de guerra, consider
traidores a la patria a sus enemigos politicos y los
acuse falsamente, como pas6 en Cuba en 6pocas an-
teriores, en 1916, y en el 35 y en el 36, en que se les
aelis6 de delitos que no habiari cometido, y per una
diferencia political se conden6 a muerte a ciudada-
nos, califichndolos de traidores a la patria, sin qale
tal hecho fuera cierto. Ademis, porque en cambio,
en el problema military, seria much mks severe come
planteaba el senior ChibAs, que la Enmienda votada,
porque los militares deben ser tratados con mayor
dureza que los ciudadanos, que por su aspect civil
estdn completamente alejados de la carrera de las
armas y aunque en el orden de 6tica ciudadana y
patri6tica, estoy en contra y estar4 siempre en con-
tra de los espias y traidores, tengo experiencia, no
en mis espaldas, sine en las espaldas de los demas,
de que en Cuba se ha hecho mal uso por parte del
Gobierno de esas prerrogativas que le hemos dado,
y si no, recuerden.los sefiores Convencionales que son
mas viejos que el que habla, lo que pas6 en el afin
16, cuando los Liberales se levantaron en contra del
seficr Menocal.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SENZ) : Tiene la pa
labra el senior Casanova, para explicar su voto.
Sn. CASANOVA (JosE MANUEL) : Sefior Presidente
y sefiores Delegados: Dos palabras solamente. He'
votado que no, porque soy partidario de la aplica-


ci6n de la pena de muerte y este precepto con:tituy,
una restricci6n a su aplicaci6n. Estimo que debe
aplicarse la pena en los cases de delito, cuando exis-
:a una sentencia fire del Tribunal Suprem- :o de
lo? Tribunales militares.
Sr. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Tiene la pa-
labra el senior Gois Inclin para explicar su voto.

SR. GUAs INCLAN (RAFAEL): Sefior Presidente
seilores Delegados: lHe votado que no per las ni-s-
mas razones que antes vot6 negativamente la ei!mi'.-
da de la sefiora Hernandez y del senior Garci,
Agiiero. No precisamente porque sea partidario del
niantenimiento de la pena de muerte. Soy de anti
guc y conocidamente abolicionista de la pena d.'
muerte He votado que no, sin embargo, porque wn
creo que material tan debatida come esta, tan caluro-
samente debatida, tan variable a trav6s de las le-
gislaciones, afin las mis modernas, debe ser inate-
teria de un precepto constitutional dificil de modi-
ficarse con el tiempo.
El problema de la pena de muerte, es una de esas
eternas cuestiones del Derecho que tiene dividida
la opinion en dos bandos; si nrumeroso el uno, nu-
moroso el otro tambi6n.
Sin embargo, de que durante mis de un siglo ha
invadido las meatalidades de todas las latitudes v
hay una abundantisima bibliografia contra el man-
tenimiento, es una verdad, que quien' recorra la mi-
rada per las Constituciones mas avanzadas y mas
recientes, encontrari que la abolici6n de la pena de
muerte se ha acordado per via de excepci6n y quo
la regla predominante es el mantenimiento de la pe-
na de muerte.
Si hemos visto que la n'aci6n que se ha estimado
qhe march a la cabeza en las ideas sobre el.dere-
cho penal, Italia, en un decenio ha tenido tres veces
el sistema, la ha abolido y la ha restablecido rdpi-
damente, si tenemos otros cases de restablecimiento
de. la pena de muerte, no creo que sea buena prec-
tica criminal, llevarla a un precepto rigido y f6rreo
de ]a Constituei6n.
Tengo come una de las directrices de mi mirada
sobre los problems coristitucionales ese distingo: La
Constituei6n debe recoger lo permanent; la Consti-
tuci6n es una ley de leyes, dificil de modificar. La
material que apasiona, donde -el debate es incesante,
donde la evoluci6n es constant, no debe ser material
de precepto constitutional.
Yo he estado buscando en Constitueiones recien-
.tes preceptos abolicionistas de la pena de muerte v
he encontrado en la Constituei6n de los Estados
Unidos Mexicanos un precepto de abolici6n de la
pena de muerte, pero aun dentro de la Constituei6n
mexicana abolicionista de la pena de muerte hay to-
das estas excepciones, para el delito de traici6n, pa-
ra el delito de asesinar, para el delito de homicidio
con agravante, para el delito de plagio, para el sal.
teador, para la pirateria, y en general para los de-
litos graves de car&cter military.

De manera que si 6ste es el concept mio en ma-
teria constitutional, creo que en estas materials del de-








22 DIARIO DE SESIONXS DE LA GONVEN0ION CONSTI3TUYENTE


reeho penal. afin en formaci6n, me parece peligroso
avanzar sin cautela e impremeditadamente.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Tiene la pa-
labra para explicar su voto el senior Bravo Acosta.
S 3,.. 1BRvo ACOSTA (ANTONIO): Sefior Presidente
y seiores Delegados: Mas que explicar mi voto, lo
solicited al objeto de que quedara aclarado un con-
iepto del senior MIujal en el Diario de Sesiones. Su-
fre un error el distinguido compafiero senior Mujal
al sefialar que hi:biera habido en la 6poca del Ge-
neral Menocal penas de muerte por el delito de trai-
ci6n. Muy por el contrario, hubo la hidalguia por
part de 6l de que no se fusilara a ninguno de los
eiernentos que se alzaron en armas contra su Go-
bierno.
SR. MUJAL (EUSEBIO) : Pido la palabra para una
alusi6n.
St. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : Tiene la pa-
labra el senior Mujal.
SR MUJAL (EUSEBIO) : Yo quiero aclarar que no
hubo pena de maerte, que no hubo fusilamiento sino
que se calific6 a los que se alzaron en defense de
sus derechos, -de german6filos para malquistarlos con
la cancilleria extranjera, la cual apoy6 a Menocal.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAEN) : Tiene la p'.-
labra para explicar su voto el senior Santiago Rey,
SR. REY (SANTIAGO): Sefior Presidente y sefio-
res Delegados: He votado que no, por las mismas,
por id6nticas razones que vot6 que si, a la enmien-
da sustitutiva de nuestra distinguida compaiera All.
cia HernAndez.
Scy un convencido de la inutilidad del estableci-
miento de la pena de muerte, en todos los aspecto3
en que la aprecian los distinguidos tratadistas de
derecho, pues la experiencia ha demostrado que no
es eficaz ni como ejemplo, ni como sanci6n, ni si.
quiera como un fundado temor que detenga el im-
petu del delincuente en la decision de cometer gra-
visimos delitos.
Sostengo, ademas, que ni el hombre, individual-
mente, ni en nombre de ese todo organizado que ii
llania sociedad, tiene el derecho de arrancar de su
seno hacindolo desaparecer de la misma a uno de
sus miembros, cualesquiera que sean las razones o los
motives que puedan tratar de justificar tal aconte-
cinmiento.
Brillantemente nos ha ilustrado el doctor Guhs
InclAn en su magnifica explicaci6n de voto como
de uno y otro bando, los tratadistas y los estudios,)s
de la material han abundado en razonamientos, en
pro y en contra de este largo -y debatido problema
de la pena de muerte, pero sin que pueda determi-
nlarse si es o no, material constitutional.
Yo opino, sin embargo, llegando por lo tanto .
una distinta consecuencia, que si, es un precep-
to constitutional y que si debia quedar establecido
en la Constituci6n nuestra, la abolici6n complete y
sin excepei6n de la pena de muerte.
Es de tal naturaleza la vida humani-; tiene tal


importancia la existencia del individuo, que no pue-
de menos la Constituci6n de un pais que dejar sen-
tado el criterio firme de la sociedad sobre ese im-
portantisimo prob!ema.
Soy contrario al precepto tal como se ha aproba-
do; porque estimo que sobre la pena de muerte no
pu-de haber nada mis que uno de estos dos crite-
rios: c el de la abolici6n o el de su establecimiento
sin excepci6n alguna, ni per raz6n del delito, ni por
las circunstancias anormales de la guerra, ni por
otra causa alguna, no puede pues, encontrarse en
esos razonamientos una raz6n cientifica que justifi-
que la excepci6n.
Los delitos de espiona-e y Ics que cometan los in-
dividuos pertenecientes a los institutes armados de
un pals, no pueden hacer variar el criterio sobre la
pena de muerte al extreme de llevarnos a estable-
cer excepciones, toda vez que si lo que se persigu'
con el establecimiento de la misma no es la ejecu-
ci6n simple de un castigo, sinro el medio ejempla-
rizador que tienda a evitar o disminuir el nfimero
de delitos, resultaria contraproducente el estableci-
miento de las tales excepciones.
Pero es nmis, si se atiende, inclusive, a la impor-
tancia del delito que se compete, puedo afirmar a
esta Convenci6n que habian de quedar excluidos de
la posibilidad de ser ejecutados, individuos que pue-
den en determinado moment, realizar gravisimos
delitos, much mis graves y much mas peligroscs
para la propia tranquilidad social de los que acaban
de ser comprendidos por el precepto en la forma
que se consigna.
En virtud de esas razones he votado que no y rei-
tero una vez mAs que la Constituci6n de 1940 ha
debido de dejar establecida definitivamente la abo-
lici6n de la pena de muerte, porque no con la extin-
ci6n material del inviduo, sino con una labor
educational, con un sentido meditado y progresivo es
es que puede dismirnuirse el tanto por ciento delictivo.
Acaso seria mejor procedimiento extraer al indivi-
duo peligroso del seno de la sociedad, observarlo,
curarlo y recluirlo, que quizas asi se disminuyan los
delitos enl mayor proporci6n que utilizando ese fan-
tasma que hoy se consigna en el texto constitucio-
nal, y que junto al error de aceptar la pena de muer-
te lleva el mayor auin de consagrar una excepci6n
de esta naturaleza en la. nueva Constituci6n de la
.Repfiblica.
SR. PRESIDkENTEi (MARTINEZ SAENZ) : :Se va a dar
lecture al voto explicado del senior Delegado Benitez.
"El Delegado que suscribe, quiere se haga cons.
tar en Acta, en relaci6n con el articulo del Dicta.
men sobre la pena de muerte y las enmienda al mismo
presentadas, que es contrario a todo por entender
que, de no consignarse el precepto en la Constituci6n
coritinuaria rigiendo la aplicaci6n de la pena de
muerte y de ella, para determinados delitos, siempre
coitinuare siendo partidario. Sal6n de Sesiones de
la Convenci6n Constituyente, Mayo seis de mil no-
vecientos cuarenta.-(Fdo.) Maniuel Benites.
SR. PREStDENTE (MARTINEZ SkENz) : Tiene la pa-
labra el senior Chibfi que la habia solicitado para
una cuesti6n infcidental.









DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 23


Sp. CHIBAS (EDUARDO): Sefior Presidente y se-
iiores Delegados: Yo quiero hablar esta noche, no
en defense de la dignidad de esta Asamblea Cons-
tituyente, de la dignidad de la investidura conven-
cional, que esti siendo ultrajada reiteradamente en
las afueras de este Capitolio, y, ademAs, quiero ha-
cerlo en defense de la policia del Capitolio, sobre la
cual he oido ciertos comentarios de los cuales no es
ella acreedora en ningfn sentido...

Porque, si bien es cierto que en la tarde de ayer,
al salir de esta Asamblea Constituyente, habia si-
tuada en la puerta una claque perteneeiente a de
terminado Partido Politico de esta Asamblea, dis-
puesta a atacar y a insultar a los Delegados que no
aceptaran de una manera sumisa y de una manera
incondicional todas las enmiendas planteadas por
esa delegaci6n, yo quiero decir que, si no intervino
en ese incidenite ia policia del Capitolio, fu6 porque,
antes de salir, al avistar esa claque, que no era in-
tegrada precisamente por elements de nuestra tie-
rra, sino en su inmensa mayoria por elements ex-
tranjeros, yo le pedi a esa policia del Capitolio, que,
bajo ningfin concept, pasara lo que pasara, abarn-
donara el edificio del Capitolio, y, por lo tanto,
si esta policia no intervino en el incident que se
suscit6, fu6, precisamente, a petici6n expresa del. D,-
legado que habla.
Y yo queria medir hasta donde llegaba la agresi-
vidad de esa claque extran'jejra, situada continua-
mente fuera de las puertas capitolinas para insultar
i los Delegados que no votan sumisamente las en-
miendas de determinado Partido, y por eso quise sa-
lir sin policia ninguna, absolutamente solo, sin nin-
gin amigo a mi lado, y asi sali y fui para arriba de
esa claque y atraves6 toda la plazoleta que desde la
puerta del Capitolio hasta la calle de Industria, y
aquella claque, que me gritaba a mi "machadista"
y "guerrillero", iqu6 cosa mks curiosa: guerrillero
y machadista a mi!...

1,Y qui6fnes eran, seficres Delegados, los que me
gritaban guerrillero y machadista... como preten-
diendo ofenderme ... Seguramente ninguno de ellos
se levant6 durante el regimen de Machado para de-
fender las libertades de nuestro pueblo amenazado;
posiblemente no se encontraraTi en Cuba, y, si al
guno se encontrara, no estoy seguro de que no fi-
gurara en la "Porra" o en algunos de aquellos ins-
titutos de la dictadura reinante por aquella 6poca.
Y esto es precise terminarlo...
Y aquellos sefiores que se refinen cincuenta, hasta
cien, para hacerle agresi6n y para insultar a un hom-
bre solo, cuantas veces me detuve en mi lento ca-
mino y me dirigia hacia ellos, aquellos cincuenta
hombres, por cada paso que yo daba retrocedian
tres... i Qu valientes sefiores los de esa claque!
iSR. ALVAREZ GONZALEZ (RAFAEL) : IMe permit
una interrupci6n ...
Yo hice alusi6n a este asun'to hoy, cuando empez6o
la sesi6n, porque me infnndi6 un pavor extraordi
nario ver como le seguian tantos segadores, hoces
en ristre, reclamando la cabeza del senior Chibas.


SR. CHIBAS (EDUARDO) : Yo le estoy muy agra-
decido, por la buena intenci6n de todos aquellos se-
flores que ayer pedian mi cabeza en la puerta del
Capitolio...
Pero yo queria demostrarles a estos Delegados y
a ellcs mismos, que esos segadores no son tan fie-
ros como ellos mismos se pintan...
(Risas).
Y por eso fue que quise salirles a esos sefiores que
me pedian la cabeza, solo, absolutamente solo, sin
un amigo a mi lado, rogAndole a la policia que no
interviniera, para atravesar por entire ellos hasta 1I
calle de Industria y coger el primer autom6vil d3
alquiler que pasara por alli, porque el mio estaba
por la calle de Prado.
Y asi fue, en efecto.
Esto es: inofensivos, completamente iriofensivos
son esos sefiores, que esthn acostumbrados, siempre,
a retroceder, lo mismo aqui, en la plazoleta del Ca-
pitolio, que en otras tierras lejanas; es una costum-
bre inveterada de los seficres pertenecientes a esta
escuela; son experts en la manera de retroceder y
en la de insultar desde lejos...
Pero, como quiera que sea, esto va resultando ya
un poco molesto y a esa extranjeria insidiosa que
se reune para insultar a los Delegados de -esta Con-
venci6n a la salida de] Capitolio, yo no he de ha-
cerle cargo de ninguna clase; pero a los dirigentes de
esa claque artificial, a esos si yo quiero advertirles
que se les ha de hacer responsables de los insultos o
de las agresiones de que yo sea objeto por esa cla-
que, en cualquier forma como sea agredido per
ellos..., que no fue ayer, o el s6bado por la tarde,
la primer vez que fuera victim de una agresi6n
de esos tipos cobardes y ruinfes!
No es, a pesar de todo, lo mas grave ese inciden-
te; yo quiero denunciar a esta Constituyente otro
hecho de mayor gravedad: esto si es muchisimo mas
serio que cualquier ligera perturbaic6n del orden
rali7,idn por la claque comunista, y es el empefio
que yo estoy viendo, sefiores Delegados, -y esto es
bueno tenerlo present, para ir sembrando la diso-
luci6n dentro de nuestras instjtuciones y de nuestra
nacionalidad, eada vez que se present un momen-
to precise y oportuno para sembrar esa disoluci6n
dentro de la causa de la cubanidad.
Por eso nosotros vemos que una vez tras otra,
cuestiones que tomadas sanamente pudierari parecer
absolutamente inofensivas y products del eriterio
personal de e-tos Delegados del Partido Comunista,
cuardo las tomamos en conjunto empezamos a ob-
servar que quizAs ello obedezca a un plan, a un plan
perfectamente hurdido, para ir diso'l-iendo inues-
tras institucione:, para ir disolviendo y minando
la eubanidad; y esto se hace con los pretextos mAs
falsos, con los pretextos mAs absurdos, con las ma-
yores mentiras, con ilas maybres calumnias. Asi
nosotros v6emos que se esgrime algunas veces un pro-
blema Teligioso, otras veces un problema politico o
un problema social y en otras ocasiones el proble-
ma racial, y todo con una mira political, todo coi
una mira eminentemente disolvente, la de ir disol-










24 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTIONN CONSTITUYENTE


viendo la cubanidad en bandos distintos para pro.
vocar en esta tierra alguna conmoci6n propicia, qui-
z6s, en uri pr6ximo future ante el desarrollo de los
acontecimientos internacionales en Europa.
Y quiero referirme de manera elara y de manera
terminante a estos empefios de replantear el problem
ma racial en una forma que es altamente lesiva pre-
cisamente a los intereses de esa casta que se pre-
tende disolver, siin escamoteos para ella, a los ma-
yores absurdos y a las mayors calumnias, porquo
ha habido organizaciones political que han dicho
que yo soy un enemigo, un partidario de la discri-
micaci6n racial y que en esta esfera me he prodi-
cido en contra de todo lo que sea combatir la
discriminaci6n racial. Y eso es una calumnia, iy
eso es una mentira, y eso es un insulto a la inteli-
gencia de las classes populares de mi pais, porque
hay un radio funcionando, y a pesar de eso toda-
via se me hace esta acusaci6n, cuando fu6 mia, es
lo cierto, fu' mia y no de ningfn otro Delegado la
eumienda que planteaba el prohibir la discrimina-
ci;n racial en nuestro pais, y a pesar de eso se ha
dicho en organizaciones political que yo soy contra-
rio a combatir o eliminar en mi pals la diserimina-
ci6n racial. No. Ellos son los que est6n plantean-
do el problema racial con esas mentiras queriendo
preseintar a sus enemigos politicos, como enemigOs
de la raza de color, en unas oportunidades,
como enemigos del proletariado, en otras oportuni-
dades, como enemigos de Cuba en otras ocasiones,
cuando es lo cierto que ellos son los efectivamente
enemigos por su comportamiento y por la campana
demag6gica que utilizanr para lucros politicos. Ellos
son los enemigos de la raza de color y los enemi-
gos de la cubanidad, porque en el seno de las Cp-
misiones -ya lo veremos aqui cuando llegue el mo-
mento en esta Asamblea Constituyente- ellos se
han producido y se han pronunciado en favor le
las Leyes nacionalistas, a ver si ellos no son lps
que combatieron en el pasado, son los que ahora la
vienen a defender. Todo lo contrario. Esta delle-
gaci6n del Partido Comunista que viene aqui eti-
cubriendo su enmicrida con un manto revolucionk-
rio, con un manto progresista, en realidad es la qure
represent la mAs monstruosa y reaccionaria de las
enmiendas que en esta Constituyente se han pre-
sentado, y porque yo me levanto contra esa enimien-
da, contra esa enmienda reaccionaria se me die' a
mi reaccionario y machadista.
SR. CORDERO (ROMARICO): Me permit una ii-
terrupci6n el senior Chibas, con ]a venia de la Pre-
sidencia ?
SR. CHIBAS (EDUARDO): Cuando yo termine.
SR. CORDERO (RoMARICO): Me permit una in-
terrupci6n el senior Chibas, con la venia de la Pre-
sidencia?
'SR. PRESIDENT (MARTINEZ -SENZ): Tiene la pa-
labra el senior Cordero.
SR. CORDERO (ROMARICO) : El senior Chibis -hace
un moment pedia la palabra para euestiones- inc.i
dentales. El senior Chibas ha pronunciado una se
rie de injuries y palabras en cierta forma, hacienda
un alarde de guapetoneria...


SR. CHnIBnS (EDUARDO): De guapetoneria no, gua-
petoneria la de su claque en la calle.
SR. CORDERO (RoMARICO): 4El senior 'Chibis me
permit que le aclare esta cuesti6n?
SR. CHIBS :(.EDUARDO) : Puede hacerlo.
SP. CORDERO (ROMrmCO) : Decia el senior Q'hibds
que cuando sale a la calle cada vez que iba a dar
un paso atrAs avanzaba 61 en la gran cubanidad al
cruce de nuestra .
Sri. PRESIDENT (M1ARTINEZ SAENZ): iSenor 'Cor-
dero, la Presidencia no permit que se ataque a
ningrun conventional.


SR. CORDERO (ROMARICO) :
senior Chibis lo hemos dejado
peisaba y que se desahogara
ventar.


Senior Presidente, al
que dijera todo lo que
porque si no iba a re-


-SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) :' Ruego al se-
nor Cordero que no pronuncie ciertas palabras.
SR. CORDERO (ROMARICO) : Un moment, senior
President, me esetoy refiriendo a las palabras pro-
nunciadas por el senior Chibas.
'SR. PRESIDENTS (MARTINEZ SAENZ): Es que el
Reglamento debe aplicarse a todos por igual y esta
Presidencia no permitiria ninguna referencia hecha
en mala forma a algfn conventional.
Sn. ALVAREZ GONZALEZ (RAFAEL) : Sefior Presi-
dente, para una cuesti6n de orden. Si esos son los
hombres que van a respetar la Cohstituci6n, mds
vale que no hagamos Constituci6n.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : La Presiden-
cia no permitird que ningfin otro senior Delegado se
refiera a los seiiores Delegados del Partido Revo-
lucionario Comunista en forma que nio est6 de acuer-
do con el Reglamento. El senior Chib6s que yo se-
pa, no lo ha hecho. El senior Chibas'no ha cometido
ninguna falta de respeto a ningfn Delegado del
Partido Uni6n Revolucionaria Comunista.
- SR. CORDERO (ROMARICO): El senior Chibas se ha
referido a los Delegados del Partido Comunista.
Sa. RocA (BLAS): Me permit la Presiden'cia
una aclaraci6n?
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): Tiene la pa-
labra el senior Roca.
SR. ROCA (BLaS) : El senior Cordero, hombre de
nuestro Partido y Delegado a la Asamblea Cons-
-tituyente, campesino que no sabe decir las co-
sas en forma, sino llamando al pan, pan y al vino,
vine, se levant y pidi6 ]a palabra para contestar
algun'as alusiones. Desgraciadamente le cay6 el Re
glamento encima. Pero desgraciadamente al senior
Chib~s, quizks porque es universitario y sabe decir
las cosas en una forma distinta no le cay6 el Regla
inento.
El senior Chibis se refiri6 a la claque del Partido
SComunista, y euando se referia a- algo mas apun-
taba a los que son Delegados del Partido Uni6n Re-
volucionaria Comunista, diciendo que erari los que
disolvian la nacionalidad, los que encendian la gue









DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 25


rra, y otras cosas m6s. A mi me parece que esas
palabras, aunque dichas por un universitario son
para levantar el Animo de cualquiera y obligan a res-
ponder en una forma o en otra. A mi me parec.'
que en estos casos tambi6n debia de caer el Regla-
mento...


SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) :
Roca pidi6 la palabra para contestar
que hace es una interrupei6n.


El senior Blas
alusiones y lo


SR. ROCA blast) : Es una interrupci6n. Le de-
bia haber caido el Reglamento porque estaba dicien-
do cosas el senior Chibas que en cualquier terreno
habria que contestarlas.
Se. PRESIDENT (MARTINEZ SXENZ): YO suplico
al senior Chibfs que se ajuste en sus expresiones, en
]o possible, al espiritu del Reglamento y al espiri-
tu de cordialidad necesaria para la labor que esta-
mos empefiacos en realizar, que es hacer la Con stitu-
ci6n para todos los cubanos y no con una divisi6u
entire todos los cubanos.
SR. MARINELLO (JUAN): Para contestar a una
alusi6n, pido la palabra cuando termine el senior Chi-
bas.
Yo queria...
(Murmullos en el salon).
SR. FERRARA (ORESTES): Creo que la Presiden-
cia debe cortar este debate. Creo que la Presiden
cia debe considerarlo impropio. :Se ha denunciado
un hecho: La Presidencia tomarh a su cargo las
medidas necesarias para ponerle remedio al mismo.
Yo creo que, per el honor de esta Asamblea,
por honor de Cuba, por la cordialidad que debe
existir entire nosotros, no debemos seguir discutien-
do este problema. Son asuntos que estin fue-
ra de esta Chmara. La Presidencia es la finica que
puede tomar las medidas necesarias. Aqui todos
somos Representantes del pueblo cubano. Tenemos
tiempo para hacer esta Constituci6n...
SR. Roc, (IBLAS) : Para una sola interrupei6n.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ) : El senior Fe-
rrara ha hecho una proposici6n.
Sn. RocA (BLAS): Insisto en que es para una
pequefia interru,pei6n.
Sr. PRESTDENTE (MARTINEZ SAENZ) : El senior Fe-
rra planteaba una cuesti6n incidental, y creo que en
bien de todos...
Sn. MARINELLO (JUAN) : (Interrumpiendo) : Se-
fior Presidente: De igual modo que se ha permitido
al senior Ferrara, que goza de la autoridad que to-
dos le recconocemos, hacer observaciones sobre el
asunto que se debate, yo pido, con igual derecho, se
me permit a mi tambi6n hablar.
El senior Ferrara ha dicho que nos falta tiempo
para hacer la labor esencial para la que hemos ve-
nido aqui. Y yo le digo al senior Ferrara, qu'e a
pesar de que el tiempo es corto, el senior Chibas aca-
ba de afirmar cosas que...


SR. PRESIDENT ('MRTINEZ SAENZ) : Yo le ruego al
senior Mariinello...
SR. MARINELLO (JUAN): El ha dicho cosas en
la que, ademds de ser perfectamente iiijuriosas, son
falsas. Y del mismo modo que se ha dado tiempo
al senior Chibas para eso, debe darsenos a nosotros
para ejercer el derecho elementalisimo de la defen-
sa, defense que, -que tenga la seguridad el Conven-
cional senior Ferrara, asi como el senior Presiden-
te-, aunque no fuera mis que para distinguirnos
del senior ChibAs, haria el Partido Un'i6n Revolu-
cionaria Comunista, con Ig reverencia, con el res-
peto que esta alta Asamblea se merece.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SiENZ): 6 Est con-
forme la Asamblea con la solicitud del senior Ferra-
ra,. ..
SR. CHIBAs RIVAS (EDUARDO): No debia... (Mur-
mullos en el Sal6n; no se oye la frase).
SR. MARINELLO (JUAN) : (Interrumpiendo) : Sefior
President: Con todo derecho y con toda energia
pido que conrste en el Acta de esta Sesi6n la pro-
testa del Partida Uni6n Revolucionaria Comunista,
que ha sido agredido soezmente por el senior Chi-
bis. Sin razon alguna se ha impedido a nuestro Par-
tido la contestaci6n correct a esas afirmaciones in-
calificables. Pido que de ello quede constancia, co-
mo declaraci6n de los Convericionales que hemos si-
do agredidos, y que tenemos todo el derecho, qul-
zas un poco mas que el senior Chibas, para hablar
en esta ocasi6n. Nosotros nos disponiamos a pre-
cisar con serenidad nuestra postura ante los hechos
a que el senior Chibis se ha referido. El senior Chi-
bas s61o ha planteado cosas mezquinas, absurdas y
mentirosas. A 6l se ha permitido un largo turno;
a nosotros ni una palabra. Quede de nuevo cons-
tancia de nuestra protest.
SR PRESIDENT (MARTINEZ SAENZ): El senior Ca-
sanova habia pedido la palabra. Tiene la palabra
el senior Casanocva.
SR. CASANOVA (JOSE MANUEL): Para proponer,
como cuesti6n incidental, que siendo ya las echo y
minutes de la noche, recesemos hasta mafiana a las
cuatro de ]a tarde.
SR. PRESIDENT (1MARTINEZ SAENZ) : Se somete a
votaci6n la propcsici6n incidental del senior Casanio-
va...
SR. MUJAL (EUSEBIO) : (Interrumpiendo) : Pido
la palabra en contra.
SR. PRESIDENT (MARTINEZ SXENZ): Las proposi-
clones incidentales deben someterse inmediatamente
a votaci6n. Los sefiores Delegados que esten con-
formes, con' la proposici6n incidental del sefor Ca-
sanova, o sea, recesar hasta mafiana a las cuatro de
la tarde, se servirin levantar la mano.
(Seiiales afirmativas).
Aprobado.
(Eran las 8 y 17 P. M.).




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs