Group Title: Convencion constituyente
Title: Diario de sesiones de la Convención Constituyente
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072605/00022
 Material Information
Title: Diario de sesiones de la Convención Constituyente
Uniform Title: Convención constituyente
Physical Description: 2 v. : ; 32 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba
Publisher: P. Fernandez?
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1940?]
 Subjects
Subject: Politics and government -- Cuba -- 1933-1959   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: At head of title: Republica de Cuba.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072605
Volume ID: VID00022
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002572573
oclc - 03161278
notis - AMT8899
lccn - 41000702

Full Text


3BL.-CA DE









DIARIO DE SESIONES
DE LA

CONVENTION CONSTITUYENTE

VOL. I LA HABANA NUM. 22

SESSION VIGESIMA SEGUNDA.- 23 DE ABRIL DE 1940
EXTRAORDINARIA
(CONTINUACION DEL DIA 22)

President: Sr. Ram6n Grau San Martin

Secretary : Sr. Cesar Casas Rodriguez
ecretarios: Sr. Emilio Ochoa Ochoa

SUMA RIO
A las 4 y 35 p. m. la Presidencia, reanud6 la sesi6n.-Los seiiores Delegados Mafach y Ochoa ex-
plicaron sus votos.- A petici6n del senor Delegado Cobrera Hern.ndez, se pas6 lita, respon-
diendo a la misma cuarenta y cinco seiores Delegados, comprobado el quorum, continue la
sesi6n.-La Presidencia despu6s de un debate someti6 a votaci6n nominal la enmienda al ar-
ticulo quinto del senior Delegado Capablanca, siendo rechazada por veinte y seis votos en con-
contra y diez y siete a favor.-Puesta a votaci6n la enmienda del senior Delegado Alvarez de
la Vega, al articulo quinto, fu6 rechazada la misma en votaci6n ordinaria.-Puesto a disuc~6n
el articulo quinto del Dictamen fu6 aprobado, en votaci6n ordinaria.-Lectura del articulo sexto
del Dictamen y de dos enmiendas de los sefores Delegados Mafiach y Alvarez de la Vega.-
Puesta a discusi6n la enmienda del senior Delegado Maiach, que suprime el articulo y efectua-
da la votaci6n nominal fu6 aprobada por veinte y nueve votos a favor y diez y ocho en con-
tra, quedando por lo tanto suprimido el articulo. Lectura del articulo septimo del Dictamen,
aai como una enmienda del senior Mafiach, puesta a discusi6n fu6 aprobado el primer parra-
fo de la enmienda, siendo aprobados el segundo y tercer pArrafo del articulo del Dictamen,
siendo aprobado el parrafo segundo de la enmienda, que suprime el pArrafo final del articulo
septimo del Dictamen. En votaci6n ordinaria y sin debate fu6 aprobado el Art. octavo del Dic-
tamen. Lectura del Art. noveno del Dictamen,, el cual sin debate y en votaci6n ordinaria fu6 apro-
bada.-El sefior Delegado Ichaso propuso un receso hasta las tres p. m. del siguiente dia, el
cual fu6 aprobado en votaciCa prdinaria.-La Presidencia en virtud del aouerdo anterior, sus-
pendi6 la sesi6n a las ocho y cincuenta p. m.







2 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Se reanuda
la sesi6n.
(Eran las cuatro y treinta y cinco p'. m.).
EstA en el uso de la palabra el senior Alvarez, pa-
ra explicar su voto.
SR. ALVAREZ (AURELIO): Renuncio a la explica-

SPRESIDENTE r.''" SAN MARTIN) : Tiene la
114 -a serio'r lohaso, para explicar su voto,
''Sr IH .-a. I F'h'N ,.i:s..) Renuncia a la explica-
tii'.i le irote '.
RR. Pi;EIDENTE (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Mafiach para explicar su voto.
SR. MARACH (JORGE): Sefior Presidente y sefiores
Delegados: Sencillamente para explicar el voto ne-
gativo que este Delegado di6 en lo que se referia al
problema suscitado sobre los limits de Matanzas y
Santa ('lara. Ese voto negative no prejuzgaba en
I.. a..Iluit.: el conteriido de la enmienda, sino que se
referia a la forma, entendiendo este Delegado que
es material legislative y por consiguiente incumbe al
Congress resolverla.
SR.'Pr.-:EIDENTE (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Ochca, para explicar su voto.
SR. OCHOA (EILIO) : Sefior Presidente y sefiores
Delegados: Si he votado que no, es porque entien-
do que esta cuesti6n es material a tratar por el Con-
greso en una legislaci6n posterior.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Se va a dar
lectura a una enmienda.
(El Oficial de Actas tee):
Sr. President de la Asamblea Constituyente.
El Convencional que suscribe propone a la Asam-
blea Constituyente la siguienfe.
ENMIENDA.
El Articulo 5 del Dictamen que se dispute qtie-
darh redaetado en la siguiente forma:
"Articulo 5.-El territorio de la Repfiblica
se divide en las seis Provincias que existen ac-
tualmente y 6stas en terminos municipales, pu-
diendo incorporarse una a otras o dividirse pa-
ra formar nuevas provincias, mediante acuerdo
de lis municipalidades y aprobaci6n del Con-
greso."
Sal6n de Sesiones de la AskAmblea Constituyente,
a los veintifin dias del mes de abril de mil novecien-
tos cuarenta.-Dr. Carlos Prio Socarr6s.
ST. CABRERX (JUA.N): Tengo dudas sore el quo-
rur.
nR. PREcTi:ENTE (GRA .,\N 1 MARTIN): ie'vaa pa-
a'r lisa. .
E (M i Oficiil dk Actas pasa 4is0a).
SR.' P~~tflnErtE (GatAt SAN M.\RTINT): Fa1ta at-
gin seflor Delegado por responder al pase de lista?


(Silencio.)
Han respondido al pase de list 46 sefiores Dele-
gados.
Respondieron al pase de lista los sefiores: Alomd,
Alvarez de la Vega, Andreu, Bravo Acosta, Bravo
Correoso, Cabrera Herndndez, Capablanca, Casano-
va, Casas, Cordero, Corona, Cortina, Coyula, Cuer-
vo Navarro, DellundeW Dihigo, Diu te, Est. ca Fue-
yo, Galano, Garcia Agiero, Gar. ii Rru.lr;,te. Guis
Incldn, Herndndez de la Barca, Ichaso, Jay, Lau-
rent, Ldpez Negr6n, 'Malach, Marinello ,Martinez
Sdenz, Mesa, Meso, Mujal, NO4ez Mesa, Ochoa, Ori-
zondo, Prieto, Prio, Roca, Rodriguez Cartas, Sdn-
chez, Silva, Villoch, y Gxau.
RHay quorum.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Se va a dar
lectura a varias enmiendas presentadas.
(El Oficial de Actas lee):
A LA CONVENTION CONSTITUYENTE
El Delegado firmante propone oportunamente a
esa Asamblea, en relaci6n con el articulo VI dei
Dictamen de la Secci6n de Organizaci6n Nacionai,
Ciudadania y extranjeria, lo siguiente:
"Como el articulo VI del Dietamen compren-
de preceptos atinentes unicamente a la organi-
zaci6n interior del territorio national, que cual-
lesquiera fueren sus modificaciones o prescrip-
ciones, en el propio articulo previstas por los
dictaminantes, no imprimirian character externo
alguno a la personalidad Juridico-Politica del
Estado Cubano, asi como por no constituir tam-
poco material permanent, proponemos que ese
articulo sea llevado a un titulo especial en el
que especificamente cuadraria mejor su inclu-
si6n y que podria dencminarse asi":
"De las Divisiones Territoriales del Estado,
sus Regimenes de Gobierno y Alministraci6n, sus
Funciones y Relaciones con los Organismos Dirigen.
tes del Estado.
La Comisi6n Ccordinadora mantiene como articu-
to 5 de su dictamen el pArrafo primero del que pro-
puso como VI la .Secci6n de Organizaci6n Nacional,
Ciudadania y Extranj.eria, suprimibndole los dos ph.
rrafcs finales que lo complementaban, para llevar-
los, segdn expresa en la pAgina 111 de su menciona-
do Dietamen, a la Secci6n de Provincias y Munici-
pios. Al hacer esto no s61o desarticula la unidad de
las bases atinentes a la integraci6n territorial del
Estado sino que incurre ademks, en la contradie-
ci6n de atribuir primero limits permanentes a ]as
Provincias, para preveer despues, la posibilidad de
su variaci6n. Ve6moslo si no:
El articulo 5 de referencia dice: "El territorio
de ]a R,-.,hli.u d se divide en Provincias y stas
en Tr'niiriios Miunic-ipale.-. Las acetuales pro\';n-
cias se denominaran: Pinar del Rio, La Haba-
na, MAtailAs, et., etc., on S.t, nr./tfoles i,;t i '".
En la p6giia mencionada la Coniiiii':ii nCoordina-
dora express lo siguiente:







DIARIO DE SESIONES DEI LA CONVENCION CONSTITUYENTE 1


"En el que ahora es articulo 5 de la Comisi6n
Coordinadora fueron suprimidos dos pdrrafos que
se dejaron para considerarlos cuando se llegara a
la Secci6n de Provincias y Municipios.
Estos parrafos dicen:"
"Las Provincias podrin incorporarse unas a
otras, o dividirse para former nuevas Provincias, o
niodificar sus limits mediante acuerdo de los res-
pectivos Organismos Provinciales' etc., etc.

Atendiendo a lo anteriormente expuesto, tenemos
el honor de reproducir nuestra expresada proposi-
ci6n, solicitando de la Asamblea que acuerde llevar
el articulo 5 del Dictamen de la Comisi6n Coordi-
nadcra, con el nfimero que le corresponda, al Titulo
o Secci6n en que se defina la division territorial,
adicionado con los dos pdrrafos que complementaban
ademds el articulo VI del Dictamen de la Secci6n
de Organizaci6n Nacional, Ciudadania y Extranje-
ria, con el titulo y la redacci6n siguiente:
TITULO .
"DE LAS DIVISIONS TERRITORIALES DEL
ESTADO, SUS REGIMENES DE GOBIERNO Y
ADMINISTRATION, SUS FUNCIONES Y RE-
LACIONES CON LOS ORGANISMOS DIRIGEN-
TES DEL ESTADO."
"'Articulo........-El territorio de la Repfiblica
se divide en Provincias y estas en TWrminos Muni-
cipales.
"Las Provincias podrin incorporarse unas a otras,
o dividirse para former nuevas provincias, o modi-
ficar sus limits mediante acuerdo de los respecti-
vos Organismos Provinciales y aprobaci6n del Con-
greso.''
"Tambi6n podrin incorporarse uncs Municipios
a otros, o dividirse para constituir municipios dis-
tintos o alterar sus limits en la forma que establez-
can esta Constituci6n y la Ley."
Sal6n de Sesiones de la Convenci6n Constituyente,
en la Habana, a los diez y ocho dias del mes de
abril de mil novecientos cuarenta. Aurelio A. Alvarez.

SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Se va a dar
lecture i otra enmienda presentada.
(El Oficial de Actas lee):
Enmienda al Art. 5
El territorio de la Repfiblica se divide en provin-
cias y 6stas en TUrminos Municipales.
Ramiro Capablanca.
ISR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Se pone a
discusi6n la enmienda del senior Capablanca.

SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Pido la palabra...
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Bravo Acosta.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): En primer lugar,
senior Presidente, para rogar que se d6 lectura a la


enmienda que se va a discutir... Como se han lei-
do varias, hay que saber sobre cual se va a tratar.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Se va a dar
lecture a la enmienda del senior Capablanca.
(El Oficial de Actas la lee nuevamente).
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : Pido la palabra...
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el sefior Bravo Acosta.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Para un ruego a!
senior Capablanca...
Quiero en este ruego, distinguido compafiero, que
no pueda parecer, --muy lejos de eso-, que es algo
que pudiera ser, en la tdcnica parlamentaria, una
ensefianza o una indicaci6n...
Este primer pirrafo esta contenido en el Dicta-
men...
'Creo que lo que se propone S. S. es suprimir ei
segundo parrafo y asi pcdriamos llegar, de una ma-
nera mds concrete, a mantener el primer parrafo y
suprimir el segundo, si lo acuerda la Convenci6n,
encaminando su enmienda en ese sentido, ya que eu
cuanto al primer pirrafo todas las enmiendas estiin
contextes.
SR. CAPABLANCA (RAMIRO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra on senior Capablanca.
,SR. CAPABLANCA (RAMIRO): La enmienda mia es
sustitutiva del articulo; de modo que, como dice
muy Oblen el companero Sr. Bravo Acosta, compren-
de s6lo ese primer parrafo.
Como hay varias enmiendas presentadas y adverti
en el dia anterior que se debatia el problema de la
denominaci6n de las Provincias, de la possible uni6n
de las mismas o de su division para constituir dos
o mis, etc., yo present esta enmienda, porque en
otros articulos, correspondientes al regimen provin-
ceal, se desenvueeve esta material.
Por ejemplo: acabo de oir la lectura de una en-
mienda segfin la cual las Provincias podran unirse
o dividir:e, alterar sus limites, etc. Pero esto es-
tA comprendido en un articulo del Regimen Provin-
cial, y, como esta material la vamos a encontrar al
estudiar dicho regimen, es por lo que propongo en
la enmienda que en esta parte inicamente se diga
que el territorio de la Repiblica ge divide en Pro-
vincias y 6stas en t6rminos municipales.
Es ese el fundamento de la enmienda que someto
a la consideraci6n de la Asamblea y ruego a los
compafieros le impartan su aprobacion.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : senior President y
sefiores Delegados: no es mi prop6sito diseutir sobre
esto, sino procurar adelantar el trabajo... Si to-
das las enmiendas coinciden en mantener este primer
pArrafo, y la Presidencia lo estima oportuno, pode-
mos dividir la discusi6n de este articulo en sus dos
parrafos: discutir primero el primer parrafo, con el
que creo que estamos conformes todos, y, en cuanto
al segundo, que el senior Capablanca formule una







4 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


onmienda suprimi6ndolo, que seria la mIs radical en
este case,
De otro modo podrian producirse enmiendas adi-
cionales al aprobarse la del senior Capablanca.
SR. CAPABLANCA (RAMIRO) : Acepto la indicaci6n
del senior Bravo Acosta y pido la supresi6n del se-
gundo extreme, lo que hare por escrito.
SR. PRESIDENT (GRAUO SAN MARTIN): Hay otra
enmienda que modifica tambikn el primer phrrafo,
es la del senior Prio Socarris.
SR. PRIOR SOCARRAS (CARLOS): Yo la rtl'Cr o y me vno
a la enmienda del senior Capablanca.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Por retira-
da la enmienda del senior Prio.
Vamos a dicutir la supresi6n del segundo pirrafo.
SR. ALVAREZ (AURELIO) : Sefor Presidente: Pido la
palabra.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Aurelio Alvarez.
Sn ALVAREZ (AURELIO) : Sefior Presidente y seio-
res Delegados: De modo breve... Parecia indicado
que las enmiendas se hubieran clasificado.... El
que habla tiene formulada una que pide la supre-
si6n del precepto, llevdndolo a la Secci6n del Titu-
lo *que trata de la division territorial.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Se va a dar
lectura al primer parrafo del articulo 5o. del Dicta-
men y a la enmienda.
(El Oficial de Actas lee el primer pdrrafo del ar
ticulo 5o. del Dictaamen).
SR. ALVAREZ (AURELIQ: Con la venia de la Pre-
sidencia.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Tiene la pa
labra el senior Alvares.
SR. ALVAREZ (AURELIO) : Voy a leer el predmbulo
de la enmienda, argumentado en forma breve.
"El Delegado firmante propuso oportunamente...
(Continia leyendo.)"
Aqui ha venido el error de suponer que esta
enmienda estaba mantenida al articulo primero del
Dictamen de la Comisi6n Coordinadora.
Esto es lo que dice la Comisi6n Coordinadora (lee)
Pero la propia Comisi6n Coordinadora en su in-
forme a esta Asamblea, al no haber podido rendir
su tarea dice (lee).
Hemos anotado ya la contradiccion que surge al
acordar la division territorial que mantiene las pro-
vincias con sus actuales limits, aunque la Comisi6n
Coordinadora le haya dado elasticidad a la redacci6n
del precepto, puesto que impedird que las provin-
cias puedan dividirse para crear otras nuevas. Por
ello la enmienda que pide Ilevar ese precepto al ti-
tulo correspondiente, discuti6ndolo cuando se trate
de la division territorial en provincias y munici-
pios.


SR. CAPABLANCA (RAMIRO): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Capablanca.
SR. CAPABLANCA (RAMIRO) : Como el compafiero
Alvarez no me ha concedido la interrupci6n que ha-
bia solicitado mientras exponia los razonamientos a
favor de su enmienda, quiero aclarar que mi enmi.en-
da no dice lo que 61 aca;ba de manifestar ni consta
tal ccntradicci6n, porque mi enmienda finica y ex-
clusivamente se limita a consignar que el territo-
rio de la Repfiblica se divide en Provincias y 6stas
en T6rminos Municipales.
Es despues, cuando se discuta el Titulo corres-
pondiente al regimen provincial, cuando podria es-
tablecerse que ]as provincias pueden unirsc, sepa-
rarse, etc., sin que por esto exista contradicei6n al-
guna, con lo que expresa el articulo que se dispute.
Yo dije en mi enmienda, a !a que se acaba de dar
lectura, y seria convenient volver a leer, que el te-
rritorio de la Reptiblica se divide en provincias, y
istas en TUrminos Municipales.
Esto es lo que dice, exclusivamente.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : la enmienda
del senior Capablanca se va a leer nuevamente.
(El official de acts la lee nuevamente.)
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : A diSeu-
si6n la enmienda del senior Capablanca.
ISR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : Quiero lianlar la
atenci6n sobre lo siguiente: que la Convenei6n sepa,
si es que ha de aprobarse la enmienda del seofio
Capablanca, si queda suprimido el segundo pdrrafo,
porque si es asi la interpretaci6n que va a dar la
Presidencia, yo voy a solicitar entonces, la palabra
en contra de la enmienda.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Se. tilnde
que queda suprimido.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : Pido La p.alala.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Bravo Acosta.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : senior President y
sefiores Delegados: La Secci6n, a que correspondi6
el studio de este asunto, estim6 y estima que el
adecuado es este lugar; haeer un sefialamiento de
las provincias que actualmente constituyen la Re-
pfiblica. No va ese precepto eneaminado a prohibir,
.en manera alguna, el que puedan en el mariana,
agruparse o dividirse las respectivas Provincias,
pues desde el 20 de Mayo, cuando empiece a regir
la Constituci6n, es necesario sefialar cuantas son las
provincias en que estA dividido el territorio.
Como muy bien sefialaba sobre este particular el
seficr Marinello, en el dia de ayer, de que era in-
dispensable colocarlo en este lugar, cuando se habla
en la Secci6n correspondiente al territorio de la Re-
pfiblica. Debe sefialarse, y sefialarse no s61o que esta
dividida en Provincias, sine sefialarse tambi6n cu6n-
tas son las Provincias actuales.
Se podria alegar, como habia una enmienda que
fuE retirada, de que en algunas Constituciones no






DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


se sefiala las Provincias de que se constitute un te-
rritorio, y yo puedo leerles, senior Presidente y sefio-
res Delegados, que en la Constituci6n de Chile, en
la del Peri, y en otras naciones, como en la Argen-
tina y en la de Mexico, que se toma como un ejem-
plo de Constituci6n por muchos aficionados a las
nuevas Constituciones, que todas tienen clasificadas
cuAles son las Provincias en que se divide el territo-
rio y en algunas casi se sefiala el territorio con una
clasificaci6n distinta de cual es la Provincia o el
Estado del pais.
Si se aprueba la enmienda del senior Capablanca y
entiende la Presidencia que ha de quedar suprimi-
da la denominaci6n de las provincias actuales, yo
estimo, manteniendo el dietamen de la Comisi6n con
cuya Presidencia me honraros, que es necesario se-
fialar esto, en la forma en que esto en el Dictamen,
y por tanto solicito de la Coivenci6n que rechace la
enmienda del senior Capablanca, y que sea el Dicta-
men el que en definitive se apruebe.

SR. CAPABLANCA (RAMIRO) : senior Presidente: pa-
ra un turno de medio minute.
SE PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Tiene la pa-
palabra el senior Capablanca.
SR. CAPABLANCA (RAMIRO) : senior Presidente y se-
fiores Delegados: Para decir a los compafieros sim-
plemente, en respuesta al turno consumido por el
senior Bravo Acosta, que todo lo que 61 propone pue-
de hacerse, si la Asamblea lo estima asi, en la parte
correspondiente al Regimen Provincial. En modo
alguno mi enmienda impide que se cambie la deno-
minaci6n de las Provincias; si la Asamblea asi lo
estima, puede hacerse en su oportunidad.
Sn. ALVAREZ (AURELIO) : Pido la palabra en con-
tra.
SR. PRESIDENT (GRAUI SAN MARTfN) : Tiene la
palabra el senior Alvarez.
SR. ALVAREZ (AURELIO) : Para solicitar de la
Asamblea que se discuta la enmienda que ha formu-
lado el que habla, por ser la mds radical, ya que pi-
de la supresi6n del precepto.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN). En la en-
mienda del senior Alvarez se propcne algo que esta
en el mismo Dictamen, en el Dictamen de la Comi-
si6n Coordinadora; es deeir, que el territorio de la
Repfiblica se divida en Provincias y Terminos Mu-
nicipales.
SR. ALVAREZ (AURELIO) : Pero no en este lugar, se-
fior Presidente.
Ruego excusa a la residencia, porque no estA en
mi animo molestar a la Asamblea; pero debo hacer
una aclaracion.
En contra del criterio respetabilisimo del senior
Bravo Acosta, estimando sin jactancia que manten-
go el criterio mis acertado, ya que el Dictamen al
fijar el territorio dice: (lee).

Sigue el otro precepto: (lee).

Y aqui viene lo referente al territorio (lee).


Despues procederk, al tratar del Regimen Provin-
cial y Municipal, describir la division territorial;
pero el territorio, en lo que tiene de bdsico para la
unidad national y a los efectos de la Constituci6n,
ya estA descrito...
Cuanio iaya de dividirse el territorio en Pro-
vincias y Municipios, alli cabrA la division territo-
rial.
El qu.e habla solicita en su Enmienda otro lugar
para el precepto que se discute, prometiendo no mo-
lestar mis a la Asamblea sobre el asunto.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): En cuanto
a lo que propone el senior Alvarez, la Presidencia de-
be manifestar que en estos moments esta a discu-
si6n la ctra Enmienda. Desde luego podria fusionar-
se en Enmienda con la otra, si los firmantes de la
que se debate lo autorizan. Pero, ahora, se esti es-
tudiando la otra Enmienda.
Dentro de breves moments sera discutida la En-
mienda del senior Alvarez y entonces comprobaremos
si se rechaza o se admite su tesis.
SR. ALVAREZ (AURELIO) : Acato la resoluci6n de
la Presidencia. Quise solamente dar un aporte, y
despu6s, aceptar el criterio de la Asamblea.
SR. ALOMI (FRANCISCO) : senior Presidente: Pido
la palabra.
SR. PRESIDENT (GRAU' SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Aloma.
SR. ALOMA (FRANCISCO) : Yo rogaria al senior Ca-
pablanca, que me aclarase, porque al principio el
dijo que la enmienda, en manera alguna, tendia a
suprimir el precepto.
Yo quiero saber si la Enmienda del senior Capa-
blanca es una Enmienda sustitutiva o una Enmien-
da que se va a agregar al precepto.
SR. CAPABLANCA (RAMIRO) : senior Presidente: Pi-
do la palabra para aclararle al senior Alomi.

SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Capablanca.
SR. CAPABLANCA (RAMIRO) : Como decia el com-
paniero senior Aurelio Alvarez, hace unos moments,
se habla en el Dictamen del territorio de la Repi-
blica, y no me parece que esta demas, en este lugar,
que se diga despu6s, no importa que se haya inter-
calado algfin articulo mal situado, porque despuis
la Comisi6n de Estilo puede colocarle en su lugar
correspondiente.-que dicho territorio se divide en
Provincias y 6stas en Thrminos Municipales.
.SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): ISe pone a
votaci6n la Enmienda del senior Capablanca.
Sa. BRAVO ACOSTA (ANTONI) : Votaci6ni nominal
sefor Presidente.
SR. PRESIDENT ('GRAU SAN MARTIN): A solicited
de un senior Convencional, se va a votar nominal-
mente. Los sefiores Convencionales que est6n de
acuerdo se serviran votar que si; los que no esten de
acuerdo votar6n que no.






6 DIARI3 DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


(Se efectia la votacidn.)
SR. PFESITOPNTE (GRAU SAN MARtRN): LFalta al-
grn sefior De'egadc por votar?
(Silencio).
Han votado 43 sefiores Delegados: 26 que no y
17 que si.
Votaron on contra los sefiores: Alomd, Alvarez
de la Vega, Andreu, Bravo Acosta, Bravo Correo-
.t, Cabrcra llerndndez, Cordero, Corona, Cortina,
Coyula, Dellunde, Duarte, Fueyo, Galano, Garcia
Agiiero, Garcia Rodriguez, Guds Incldn, L6pez Ne-
g'd6n, Marinello, NOiez Mesa, Prieto, Roca, Rodri-
!; ez Carias, Sdnchcz Silva, y Z,,il;,'.
Votaron a favor los sefiores: Capablanca, Casas,
Cuervo Navarro, Chibds, Dihigo, Esteva, Herndn-
dez de la Barca, Manach, Martinez Sdenz, Mesa,
Mujal, Ochoa, Parrado, Prio, Rodriguez Rodriguez,
Villoch y Grau.
Queda reehazada la enmienda.
Se va a dar lectura a la enmienda del senior Au-
relio Alvarez.
(El Oficial de Actas la lee nuevamente).
'SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Se pone a
discusi6n la Enmienda.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : Pido la palabra en
contra.
SR. CAPABLANCA (RAMIRO) : Pido la palabra en
contra.
SR. MUJAL (EUSEBIO) : Pido la palabra a favor.


da, porque la Presidencia acaba de orden'ar la lectura
como sustitutiva del nAimero correspondiente al die-
tamen. Si es sustitutiva de este hay que discutirla
ahora, y por ello, pido la palabra en contra. Si lo
que el senior Aurelio Alvarez propone es que se tras-
lade a otro lugar, la enmienda del senior Alvarez, con
perd6n de 61, no esti redactada en forma que pueda
ser tratada en el sentido que 61 indica, y tiene que
proponer una enmienda en el sentido de que se sus-
penda la discusidn de este asunto en este lugar y
que se lleve a discutir cuando se trate de la Secci6n
de las Provincias y de los Municipios. Pero si se da
cuenta de que es una enmienda sustitutiva de este
precepto, hemos de discutirla en este moment, y si
result rechazada, no puede despues llevarse a nin-
gin otro lugar.
SR. ALVAREZ (AURELIO) : De todas maneras, gra-
cias, senior Delegado Bravo Acosta, si hubiera podi-
do ilustrarme sobre la forma en que hubiera podido
redactar mi enmienda, pero es lo cierto que esta re-
dactada correctamente. Voy a leerla nuevamente.
No son sino consideraciones que se sugieren como
enmienda sustitutiva formulada al articulo quinto
El articulo de referencia dice:
"El territorio de la Repfblica... (lee).
Ahora el que habla, atendiendo a lo anteriormen-
te expuesto, tiene el honor de reproducir su propo
sici6n, solicitando de la Asamblea que acuerde llevar
el articulo quinto del dictamen de la Comisi6n Coor-
dinadora, con el niimero que le corresponda, a la
Secci6n en que se defina la division territorial...
(lee).


SR. PRESIDENTE ('GRAU SAN MARTIN) : Tiene la Estimo que la enmienda esta redactada correcta-
palabra el senior Bravo Aeosta en contra. mente.


SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : Sefior President
y sefiores 'Convencionales: Por las mismas razones
expuestas anteriormente, y, ademAs, pcrque la En-
mienda del senior Aurelio Alvarez se refiere a lo que
puede ser agrupaci6n o division de las Provincias
y este extreme si entiende el Convencional que habla
que puede ir a la Secci6n correspondiente de las
Provincial, porque hay que distinguir entire una
cuesti6n que debe ir colocada en este precepto y otra
que debe ir colocada en la Seccidn correspondiente.
La Secci6n que tuvo a su cargo el studio de este
problema, entendi6 que aqui en este lugar de la
Constituci6n debe hacerse la ncmenclatura de c6mo
se divide el territorio cubano.
Sr. ALVAREZ (AURELIO) : No es sino por el
mejor orden de la discusi6n en los debates.
La enmienda no pide que se incluya en el lu-
gar del articulo quinto del dietamen esto que se
propone.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): ,Qu6 se ha pro-
puesto por lo tanto
iS,. ALvAREn (AuRELIO) : Estaba proponiendo
su remisi6n a la Secci6n del Titulo correspon-
diente a la division territorial,
SR. BRAVO ACOSTA (ANTNIO) : Yo ruego a la Pre-
sidencia que me qu6 es lo que se propone en la enmien-


SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Desde luego, por
tres ocasiones mi distinguido compafiero el senior
Aurelio Alvarez, ha hablado con respect a su en-
mienda. Es la primera vez que le oigo la lectura
de lo que en definitive 61 propone y este particular
no es lo que se ha leido por orden de la Presidencia,
sino se ha sometido a discusi6n una enmienda sus-
titutiva del articulo quinto.
Yo ruego a la Presidencia, con todo el respeto que
tengo para ella que determine quo es lo que se va
a discutir. Si es el traslado como dice el senior Au-
relio Alvarez, de este precepto, para discutirlo en
la oportunidad que corresponda, o es la sustituci6n
del articulo quinto del dictamen, para entonees yo
poder hacer uso de la palabra en la forma que sea
convenient.
(SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Primero:
que se traslade al Capitulo del R6gimen Provincial
y Municipal, y otra modificativa que se acaba de
leer. Tiene dos parties la enmienda.
SR. CAPABLANCA (RAMIRO) : Pido que se lea nue-
vamente, senior Presidente, porque tengo entendido
que la enmienda dice algo mis.
.SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Se va a
leer nuevamente.
(El official de actas la lee nuevamente.)







DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 7


SR. BRAVO ACONTA (ANTONIO): Continfio en el
uso de la palabra, sefor Presidente. Yo entiendo que
los particulars a que se refiere la enmienda del se-
fior Alvarez, ni siquiera pueden ser discutidos en
esta oportunidad. No obstante ello, yo voy a aceptar
que se discuta.
Los problems que plantea el senior Aurelio Alva-
rez, es como cuesti6n previa al acuerdo de la 'Con-
venci6n de que este asunto se resuelva ahora, y des-
pues se lleve a otro Capitulo.
Dada la organizaci6n hecha por las distintas Sec-
ciones, corresponde en aquella oportunidad tratar
el problema de la agrupaci6n o division de las Pro-
vineias.
Sigo entendiendo que aqui en esta parte de la
Constituei6n, como cuesti6n t6enica, tiene que decla-
rarse que es lo que integra o como se divide el te-
rritorio de la Repfiblica, y como se denominan. Sigo
manteniendo el dictamen presentado por la Secei6n
correspondiente y ruego a los sefiores Delegadcs que
rechacen la enmienda del senior Aurelio Alvarez y
que se apruebe, en definitive, el dictamen presen-
tado por la Secci6n.
SR. CAPABLANCA (RAMIRO): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT ('GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Capablanca.
SR. CAPABLANCA (RAMIRO): iSefior Presidente y
sefiores Delegados: El articulo quinto del dictamen
dice textualmente "el territorio de la Repfiblica se
divide en Provincias, y 6stas en T6rminos Munici-
pales. Las actuales Provincias son: Pinar del Rio,
Habana, Matanzas, las Villas, Ca.magiiey y Oriente,
con sus actuales limitss"
Derrotada mi enmienda que tendia a que sold-
mente se expresara en este lugar que el territorio
de la Repfiblica se divide en Provincias y estas en
T6rminos Municipales, admito que el articulo quede
redactado como viene en el Dictamen de la Comisi6n
Coordinadora, pero que no se le agregue la parte
que se refiere a la division de las Provincias, porque
eso ya es material especifica del regimen provincial,
donde no se habla del territorio de la Repfiblica, si-
no de las Provincias. Aqui se esta hablando del te
rritorio Nacional y bien esti que se divida en Pro.
vincias, y 6stas en T6rminos Municipales, y hasta
que se determine el nombre de las Provincias con sus
actuales limits. El articulo del dictamen, y apro-
vecho la oportunidad para expresar mi opinion so-
bre este particular, no es contradietorio con el ar-
ticulo del regimen provincial que habla de la alte-
raci6n de limits, aunque aqui se habla del nombre
de las actuales Provincias y de sus limits actuales,
"lo cual no quiere decir que en el future no pueda
haber una Provincia ms, mni impide tampoco que
en el future esos limits se modifiquen.
Derrotada mi enmienda, repito, acepto el articu-
lo del dictamen tal como esta y solicito se rechase la
enmienda del senior Alvarez, porque esta enmienda
entra on lo que es exclusive de la Secei6n que se re-
fiere al R6gimen Provincial.
SR. MUJAL (EUSEBIO) : Pido la palabra.


SR. ALVAREZ (AURELIO): La habia solicitado antes.
SR. MUJAL (EUSEBIO): Tengo entendido, senior
Prisidente, que el senior Alvarez habia pedido la pa-
labra can anterioridad a mi. Yo le cedo la prima-
cia en el turno, aunque no el turno.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Alvarez.
SR. ALVAREZ (AURELIO) : senior Presidente y se-
fiores Delegados: Veome compelido a una reiterada
explicaei6n de mi infortunada enmienda, al no ha-
ber podido darme a entender, apenado de que en el
record de la Convenci6n aparezca que ninguno de
los sefiores Delegados la hubiera comprendido.
Estoy pidiendo expresamente que no se discuta el
precepto de mi enmienda, por considerar que des-
pues de haberse definido el territorio national en
lo fundamental, no debemos establecer una nueva
definici6n territorial, sino cuando definamos las Pro-
vincias y Municipios, en la Secei6n que corresponda.
Estoy solicitando esto solamente en el deseo de que
se resuelva acertadamente por la Convenci6n, sin
aspirar en definitive a que se apruebe o desaprue-
be lo propuesto, sino a realizar mi deber y a que
conste en el Diario de Sesiones mi atenci6n a las lo-
bores de la Constituyente, de la manera que en-
tiendo debo darle mi aporte y nada mis. Rechccese
la enmienda o aceptese aunque desde luego me seria
mis satisfactorio que fuera aprobada, el hecho es que
ni el doctor Bravo Acosta ni el doctor Capablanca
han captado su verdadero sentido, lo que ella pro-
pone. Solicita, que no se establezea en este lugar la
division territorial, sino que tal se haga despu6s en
el lugar que deba hacerse esa definiei6n.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el sefior Mujal.
SR. MUJAL (EUSEBIO): Sefior Presidente y sefio-
res Convencicnales: Yo c42o que 6sta es uni
euesti6n rdpida y breve.
Simplemente estoy en contra de que se fije el ac-
tual limited a las Provincias, por lo cual estoy total-
mente en desacuerdo con el Dictamen. Vot6 con la
enmienda del senior Capablanca, y al ser derrotada,
me parece prictica la presentada por el senior Aure-
lio Alvarez, porque remite a la ley el asunto. En
cambio, de aprobarse el Dictamen, habrAn de admi-
tirse los actuales limits, sin posibilidades de varian-
tes; y remiti6ndonos a la aprobaci6n de la enmien-
da del senior Alvarez, que remite a su lugar adecua-
do la cuesti6n territorial de divisions provinciales y
municipals, y asi enando se discuta esto, se fijarin
per medio de la ley los limits que deben tener las
actuales Provincias.
En este problema, -y no quiero honrar con ello
la ausencia de algunos compafieros Convencionales,
sobre todo, la del senior Ferrara, que ha presentado
a la mesa, a travis del senior Cortina, el criterio de
que en estas cosas no se debe establecer un criteria
fijo-, entiendo que los actuales limits si serian una
camisa de fuerza en este convenio a que nosotros
queremos llegar, por eso estoy de acuerdo con lo que
propcne el senior Alvarez, para que se inserted en el
lugar adeonado la enmienda que 61 ha propuesto.







8 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENCION CONSTITUYENTE


SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : A votaci6n
la enmienda del senior Alvarez.
Los que est6n de acuerdo con ella se serviran le-
vantar el brazo.
(La minoria de los sefores Delegados asi lo hace).
Desechada la enmienda.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Se pone a
discusi6n el articulo quinto.
,SR. GuAs INCLAN (RAFAEL): Sefior Presidente y
sefiores Delegados: Para haeer una observaci6n en
reierencia at texto de este Articulo Quinto que dice
asi: (Lee).
Dentro de texto gramatical de este precepto hay
la expresi6n de un simple conocimiento geogrAfico,
nada mks. El texto dice: que las actuaes Provincias
son las que enumera, con sus limits actuales. QuB
razbn hay para expresar un simple conocimiento
geogrifico en un Texto Conwtitucional? No hay nin-
guna limitaci6n de future, no hay ninguna concep-
ci6n ferrea sobre el nimero de las Provincias y so-
bre el limited de ellas, sino simple determinaci6n de
los actuales, las que alli se denominan en la forma
que reza el precepto.
Por estas consideraciones, por estimar que este
simple conocimiento gecgrffico no tiene que ser un
preceplo constitutional, me opongo al mismo.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : A votaci6n
el Articulo Quinto.
Los que est6n ccnformes con el Articulo Quinto, s-
serviran levantar la mano.
S. a minoria de los sefjores Delegados asi lo hace).
ei;zad( ci arli ulo Quinto.
oe .a a dar lectura al Articulo sexto.

(El Oficial de Actas lee):
... LuOLO 6.-La Capital de la Repfiblica es la
i udad de la Habana.
SR. PRESIDENT (GRAU .SAN MARTIN): Se va a dar
lectura a una enmienda supresiva, del senior Mafiach.
(s l Oficial de Actas lee):
ENMIENDA
Se suprime el precepto marcado con el nfimero 6
en e. Dictamen de la Comisi6n Cocrdinadora.
3.-La fijaci6n de la Capital de la Repfiblica no
tiene, a juicio del Delegado firmante, relieve consti-
tucional, por lo cual precede suprimirla.
Sa,6n de Se1iones de la Ccnvenci6n Constituyente,
a los 22 dias del mes de abril de 1940.
(F).-Jorge Mafiach Robato, Delegado.

SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Se va a dar
lecture a una enmienda del senior Aurelio Alvarez.


(;El Oficial de Actas lee):
MODIFICATIVA
A LA CONVENTION CONSTITUYENTE
El Delegado firmante viene a reproducir la en-
mienda adicional que formulo oportunamente al ar-
ticulo VII de la Seeci6n de Organizaci6n Nacional,
Ciudadania y Extranjeria y que ahora solicita sea
aprobada en relaci6n con el articulo 6 del Dictamen
de la Comisi6n Coordinadora atendiendo a que la
Constituci6n debe vigorizar las tradiciones naciona-
les, consagrando por medio de heehos singulares que
exalten su recordaci6n los sucesos hist6ricos excepcio-
nales que registra nuestro calendario patri6tico, co-
me son el once de enero y el diez de abril, conmemo-
rativos del incendio de Bayamo y de la primera
Asamblea Constituyente Cubana de la Repiblica
en armas, dejAndolo redactado en la siguiente forma:
Articulo...... -La Capital de la Repufblica es
la Ciudad de la Habana, pero los dias once de ene-
ro y diez de abril de cada afio, que serin festivos, el
asiento del Gobierno se traladark a las ciudades
de Bayamo y GuAimaro respectivamente."
Sal6n de Sesiones de la Convenci6n Constituyen-
te, en la Habana a los diez y ocho dias del mes de
abril de mil novecientos cuarenta.-Aurelio A. Al-
varez.
(El Oficial de Actas lee):
A LA CONVENTION CONSTITUYENTE
El Delegado firmante tuvo el honor de proponer
a la Asamblea la aprobaci6n de un articulo adicional
al Dictamen de la Secci6n de Organizaci6n Nacional,
Ciudadania y Extranjeria, seguidamente del que des-
cribia el Escudo Nacional, recomendando la adop-
ci6n de un lema 11-i'n.li .m', al igual que lo han adop-
tado otras naciones y para honrar el que utilizaran
nuestros gloriosos libertadores.
Proponer ahora que dicho articulo adicional pre-
ceda al 8 del Dictamen de la Comisi6n Coordinado-
ra, con la siguiente redacci6n:
"Articulo ...... -El lema de la Repfiblica ser6
"'PATRIA Y LIBERTAD". fnico que podrd ser
ut lizado en los dccumentos y escritos oficiales".
Sal6n de Sesiones de la Convenci6n Constituyen-
te, en la Habana, a los diez y ocho dias del mes de
abril de mil novecientos cuarenta.-Aurelio A. Al-
varez.
ISB. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Por ser la
enmienda del senior Mafiach la que mds se aparta,
se pone a discusi6n.
(Silencio.)
Se pone a votaci6n. Los que esten de acuerdo se
serviran levantar la mano.
SR. MARINELLO (JUAN): Sefior Presidente, qu6
es lo que se va a votar.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): La enmien-
da del senior Mafiach, que propone la supresi6n del
Articulo.
SR. PRIO SOCARaiS ('CARLOS): Pido votaci6n no-







DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE !


SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Se va a pro-
ceder a la votaci6n nominal. Los que est6n de acuer-
do con ]a ennienda votarAn que si; los contrarios vo-
tarin que no.
(Se efectdaa la votacion.)
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Han votado
47 sefiores Delegadcs. 29 que si y 18 que no.
Votaron a favor los sefiores: Andreu, Cabrerc.
Herndndez, Capablanca, Casas, Cordero, Coyula,
Chilb4s, Dellunde, Dihigo, Esteva, Fueyo, Garcia
Agiiero, Gu6ds Incldn, Herndndez de la Barca, Ma-
niach, Marinello, Martinez Sdenz, Mesa, Mujal;
Ochoa, Orizondo, Parrado, Roca, Rodriguez Cartas;
Rodriguez Rodriguez, Sanchez, Silva, Villoch y
Vinnent.
Votaron en contra los sefiores: Alroia Alvarez de
la Vega, Bravo Acosta, Bravo Correoso. Casavnoca,
Corona, Cortina, Cuervo Navarro, IDunrle, Galda'o,
Garcia Rodriguez, Ichaso, Lopez Negr6n, Ni,;, Me-
sa, Prieto, Prio Zaydin y Grau.
iQueda aprobada la enmienda.
SR. PRESIDENT ('GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Guds Incldn, para explicar su voto.
SR. GUAS INCLAN (RAFAEL) : senior Presidente y
sefiores Delegadcs:
Dos palabras tan s61o para explicar mi pensamien-
to. Desde luego que en aquellos que han votado fa-
vorablemente esta enmienda, no ha habido el Animo
de discutir que la Habana es la capital de la Repfi-
blica. La Habana es la capital de la Repiblica y lo
,era durante much tiempo por derecho propi6, per
la misma raz6n que lo es Paris .de Francia, y Was-
higton de los Estados Unidos.
Hemos votado favorablemente la enmienda, pur-
que creemos que esta expresi6n simplemente geo-
grAfica, no debe ser un precepto constitutional, o
sea, por el mismo argument que nos oponiamos a
la aprobaci6n del articulo anterior; ademis, porque
la determinaci6n en un precepto Consti ucional de
que la Habana es la capital de la Repfiblica, tiene
implicaciones legales, que en algfin moment pudie-
ran ser embarazosas. En el caso de una gravisima
epidemia, en el caso de una invasion del territorio,
en el caso de una guerra en que hubiese la necesidad
perentoria de cambiar la capital de la Repuiblica, nos
encontrariamos con un precepto constitutional fe-
rreo que obligaba a .que residiera en la Habana.
Bien es verdad que cuando llegan circunstancias
de esa naturaleza, la Constitucidn se olvida, porque
la vida manda, pero es preferible que en todas las
ocasiones la Constituci6n march de acuerdo con la
vida.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Tiene la pa-
labra el senior Prio Socarris, para explicar su voto.
SR. PRIO ISOCARRAS (CARLOS): senior President y
sefiores Delegados.
Lamento que scbre todo, los artieu'os que se re-
fieren a esta expresi6n igeogrffica, el quinto y el
s6ptimo, hayan sido aprobados de la manera que


lo ban sido. No me parece constitutional, ni t6cnico ni
juridico ,el que aparezcan las denominaciones de las
provincias. Esta bien en los estados federales que
aparezcan los estados que componen la federaci6n o
confederaci6n, pero en esto de las provineias, me pa-
rece reducir nuestro criterio fundamental de lo que
estamos haciendo, yendo a una lecci6n de geogrfia
de c6mo estd actualmente dividido.
Como en otra parte del Dictamen se dice que po-
drA dividirse y subdividirse, habrA que modificar la
Constituci6n cuando llegue la oportunidad de divi-
dir las provincias, o habria que poner, por ejemplo:
Pinar del Rio nfimero dos. Yo entiendo que estar
denominaciones no deben estar en la Constituci6n.
Ademds, esto de las seis provincias no da la sensa-
ci6n del tamaiio de nuestra naciona'idad, ni de nues-
tro pueblo, ni del niamero de habitantes.
Generalmente, los demhs paises estkn mds subdi-
vididos territorialmente, y quien lea desde otro pais,
sin ccnocer geografia ni estar adentrado en estas
cuestiones extranjeras, este precepto constitutional,
se hara una idea pequefia de nuestro pais, y ademas,
no hay congruencia en una Constituci6n de 318 ar-
ticulos, y esta division territorial de 6 provincias.
Por otra parte, para ser congruente, no debia vo-
tar a favor de la capital, aunque estimo tambi6n que
la capital de ]a Repiblica de Cuba es tan conocida o
mas que Cuba.
En otros continents, en el asiAtico, por ejemplo,
conocen mas la Habana, porque oyen mensionar el
tabaco habano, que a Cuba, y traeria nna confusion
cuando les hablaran de Cuba.

SR. PRESIDENT (GRAu SAN MARTIN): Se va a dar
lectura al Articulo 7.
(El official de actas lee):
ARTICULO 7.-La bandera de la Rep~blica es
rectangular, de double largo que ancho y se com-
pone de cinco franjas horizontales de un mismo an-
cho, tres azules y dos blancas, dispuestas alteruada-
mente. Junto al asta present un triangulo equA;a-
tero rojo, que ostenta en su centro una estrella blan-
ca de cinco puntas, orientada una de 6stas hacia
arriba. Uno de los lados del triAngulo es verti-
cal, toma toda ]a altura de la bandera y forma al
horde fijo de vista. La estrella estd inscripta
en una circunferencia imaginaria, cuyo diAmetro es
igual al tercio de la latitud de la bandera. El color
es azul turqui.
En los edificios, fortalezas y dependencias puibli-
cas y en los actos oficiales, se izarA fnicamente la
bandera national; y las extranjeras, en los casos y
en la forma permitidos por el Protocolo y por los
usos internacionales, los tratados y las leyes.
Por excepci6n podrd enorbolarse en la ciudad de
Bayamo, declarada monument national, la bande-
ra de Carlos Manuel de C6spedes.
El himno national es el de Bayamo compuesto por
Pedro Figueredo, y sera el finico que se ejecute en
todas las dependencias del Gobierno, cuarteles y ac-
tcs oficiales. Los himnos extranjeros podrdn ejecu-







10 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


tarse en los casos expresados anteriormente en re-
laci6n con las banderas extranjeras.

El escudo de la Repiblica tiene la forma de una
adarga ojival, partida hasta los dos tercios de su
altura, por donde la divide una linea horizontal. El
campo superior asi formado represent un mar, a los
lados derecho e izquierdo del cual, que correspon-
den respectivamente al Norte y al Sur, asoman, fren-
te el uno del otro, dos cabos o puntas terrestres. En-
tre dstas, cerrando el estrecho que forman, se ex-
tiend.e de izquierda a derecha, suspendida en el
aire, una lHave de oro, con su palanca hacia abajo.
Al fondo, el disco solar emerge sobre el horizonte
hasta el cuarto de su difmetro vertical y esparce sus
rayos por todo el cielo del paisaje. El cuartel o es-
pacio inferior de la dereeha es bandeado con cinco
listas de color azul turqui y blancas, azul la mfis
alta e inclinadas todas a de izquierda a derecha; y el
tercer espacio o cartel figure un valle, en el medio
del cual se alza una palmer y detrAs de esta dos
montafas, completando el blas6n ligero celaje. Sir-
vele de soporte un haz de varas cuyo extreme infe-
rior asoma por debajo de] v6rtice de la ovija y el
superior por la parte central del jefe del escudo,
sosten'endo como corona del mismo un gorro frinic,
vuelto hacia la derecha y decorado con una estrella
de plata de cinco puntas. Una rama de eneina y otra
de 'aurel, cuyos extremes superiores se inclinan ha-
cia dentro sobre el jefe por los lados derecho e iz.
quierdo, respectivamente, orlan el escudo.
SR. PRESIDENT (GRAU' SAN MARTIN): Se va a
dar lectura a oecho enmiendas modificativos del Ar-
ticulo que acaba de leerse.
(Fl Oficial de Actas lee).
El De'ecrado que suseribe, inconforme con' la re-
rlaci'n rada en el D'c*amen de la Comisi6n Coor-
'-alador, a1 artice'o maeardo en el mismo con el
'-nm'n o 7 nronone one dicho precepto diga.:

Articulo 7.- la Ban-lera de 'a Pepuiblica e"
,ie se se 7 en ' Forta'e-a Ael Morro de la
F?-'-a'a e' rl 20 rpe Mavo de 1902 al trans-
-'*'r"e Ins nodores fiblicos al pueblo de Ouba
"i pe-ondo nacinra1 es 01 ore como +a1 es+A esta-
le-iao nor 'a Tev. E1 h;mw'o nePoonal er el de
Pq-~"rmo commnesto por Pedro F:ee-edo. La
rPeh'i 'n no re-ono-err ni ccn.agra-6 con ca-
rActer naQional, o+ra bandera. himno o escudo
que aquellos a que este articulo se refiere.
J. Ma!ach
SR. M:R'CT-i (JORGE) : Pide la palabra

PQR PeR inSrTTi (fGPT,; SAN MARTIN) : Tiene la
palabra el senior Mafiach.
"R MAAN'RTT (.TCRVE : So~ 'Ov Pr-sidentoe v s-iioros
De'eg-Io: Sin dnl^a nor ln error, en la leepCra se
ha omitido par+e de la enmienda. La enmienda pro-
pone oue el primer narrafo de es+e extenso articulo
del dietamen. Fea suPtituido por el Durrafo que aca-
ha de leer el locutor: oue se respeten los dos pArra-
foR cen*rales del die*amen y que se suprima el pk-
rrafo final.


Si el senior Presidente me permit aprovechar la
oportunidad para explicar lo que consider ser m6-
ritos de la enmienda, voy a hacerlo.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTfN): Puede ha-
cerlo.
SR. MANACH (JORGE): Problamente si el locutor
hubiera leido todo este articulo, hubiera tardado
diez o quince minutes.
Es un articulo que tiene cerca de seiscientas pa-
labras. Se estd acusando a la Convenci6n de estar
elaborando un Texto Constitucional excesivamente
largo. Yo creo que asi es.
Me parece que el prop6sito de este articulo es
sefialar los emblemas y el Himno de la Repiblica en
forma tal, *que esa referencia sea inequivoca, de ma-
nera que no se preste a sustituciones de ningfin gB-
nero. Pero mientras mis lac6nica, mds concisa, sea
esa descripci6n, mas propia es de un texto Consti.
tucional.
Por consiguiente, en vez de una descripci6n de-
tipo herAldico que va pormenorizando todos y ca.
da uno de los detalles de la bandera y del himno,
cosa que es propia para una descripci6n de tipo le-
gal, no Constitucional, la enmienda propone un pA-
rrafo sumamente sint6tico.
Per otra parte, en cuanto a la bandera, ]a en-
mienda incidentalmente consagra un gran aeonteci-
miento hist6rico: el moment en que se iz6 por pri-
mera vez, en la Fortaleza del Morro de la Habana,
la bandera de la Repfiblica. Nadie podrd tener nin-
gin g6nero de dudas acerca de cual es la bandera
que se iz6 en la Fortaleza del Morro al trasmitirsele
al pueblo .de Cuba los poderes piblicos.
De manera que la referencia es segura e inequi-
voca.
En lo que se refiere al escudo, basta con decir que
el escudo serk tal como estd establecido por la Ley.
Y en cuanto al himno, se le caracteri,,a suficiente-
mente con decir, que es himno compuesto por Pe-
dro Figueredo.
Por lo demds, se respetan' del dictamen los dos
pdrrafos centrales, que pueden leer los sefiores De-
legados, y sobre los cuales huelga todo comentario
por parte mia..

SR. I'RESTDENTE (,GRAU SAN MARTIN): gAlgfin se
fior Delegado pide la palabra en contra de la en-
mienda?
SR. NfTJEZ MESA (DELIO) : Pido que se lea la en-
mienda otra vez.
SR. P'io SOCARRnS (CARLOS) : Y al mismo tiempo,
los dos pdrrafos del Dictamen para que se yea com-
pleta la redacci6n.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Se, va a dar
lectura a la enmienda del senior Mafiach.
(El Oficial de Actas lee nuevamente la enmien-
da del senor Maiach).
SR. GUAS INCLAN (RAFAEL) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN); Tiene la
palabra el senior Guas InclAn.







DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 11


Su. Guis INCLAN (RAFAEL) : Sefior Presidente y
sefiores Delegados: Como la votaci6n de esta enmien-
da, en el caso de que fuera favorable, excluiria el
tratamiento de las otras enmiendas presentadas en
relaci6n con este problema, yo suplico la lectura de
todas las eniniendas que han sido presentadas a este
precepto, de modo que cada Delegado pueda for-
mar un juicio complete de las distintas iniciativas
que haya a este respect.
ISR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Se va a dar
lectura a otra de las enmiendas.
(El Oficial de Actas lee).
ENMIENDA AL ARTICULO 7
La bandera de la Repfiblica es la de Narciso L6-
pez.
Dra. Alicia Herndndez.
SRA HERNANDEZ (ALICIA) : Pido la palabra: para
hacer una aclaraci6n.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra la Sra. Alicia Hernan'dez.
SRA. HERNINDEZ (ALICIA) : El lector omiti6 decir
que la enmienda presentada por mi es solamente al
primer pArrafo del articuo 7.

(El Oficial de Actas lee.)
El Delegado que suscribe present a la considera-
ci6n de la Asamblea la siguiente enmienda al ar-
ticulo 7.
ARTICULO 7.- La bandera de la Repfiblica,
cuyas peculiaridades se expre;an a continuaci6n', es
la que trajo a estas playas el mayor General Narciso
L6pez, concebida por Miguel Teurbe To'6n y reali-
zada. por ]a benemerita Emilia Casanova.

Sal6n de ,Sesiones de la Asamblea Constituyente,
a veinte y tres de abril de mil novecientos cuaren'ta.
-Primitivo Rodriguez.
SR. ALV\AREZ (AuRE.IO) : Retiro la enmienda que
tengo presentada en relaci6n con este asunto.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Queda re-
tirada la enmienda del senior Alvarez.
(El Oficial de Actas lee:)
A LA CONVENTION CONSTITUYENTE
El Delegado que suscribe propone, en relaci6n
con el Dictamen de la Comisi6n Coordinadora, la
siguiente.
ENMIENDA
La filtima, oraci6n del primer pirrafo del articu-
to 7 dird:
"El color azul es turqui."
Sa!6n de Sesiones de la Convenci6n Constituyen-
te, a los 22 dias del mes de abril de 1940. Doctor
Jorge Ma'ach Robato, Delegado.

SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTINN: Ya se ha
dado lecture a todas las enmiendas.


La enmienda del senior Mafiach es la que mis se
aparta del articulo.
SR. ALVAREZ (AURELIO) : Pido la palabra.


SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN):
palabra el senior Alvarez.


Tiene la


SR. ALVAREZ (AURELIO) : Con la venia de la Pre-
sidencia: para hacer un ruego al doctor Mafiach, es-
peran'zado de que lo atienda. Han coincidido nume-
rosos Delegados en reconocer que la bandera de
Narciso L6pez es la Bandela Cubana, no porque
se iz6 en el Morro, sino porque nos la dimos y supo
de todos nuestros sacrificios, culminados en el he-
cho hist6rico que la enorbol6 el 20 de mayo al cons-
tituirse la Repuiblica.
'SR. MARACH (JORGE) : Acepto la enmien'da del se-
nor Alvarez, y de paso, Sr. President, queria
decir, que tengo una brevisima enmienda presenta-
da que dice: "el color es azul turqui", precisando,
para salvar un error del dicTamen, que el color azul
que figure en la bandera, es el azul turqui. Y cla-
ro esta que esta enmienda s6lo la mantendria en
caso de que no prosperase la primera.
SR. RCCA (BLAS) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la pa-
labra el senior Bias Roca.
SR. ROCA (BLAS) : Tengo entendido que en la Sec-
ci6n en que se discuti6 este problema, los sefiores
Portuondo y otros Delegados, presentaron un' Voto
Particular que elevaron a. la Comisi6n de Enmien-
das, para que fuera traido al pleno de la Asamblea.
Como no lo he oido entire las diversas enmiendas
que se ban leido, quisiera que se me informara si
es esta la oportunidad para discutirlo, porque esta
intimamente relacionado con este problema.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Se va a dar
lectura a ese Voto Particular.
(El Oficial de Actas lee).
VOTO PARTICULAR
Los Delegados que suscriben, miembros de la Sec-
ci6n de Organizaci6n Nacional, Ciudadania y Ex-
tranjeria de la Convenci6n Constituyen'te, en rela-
ci6n con el articulo 8 del Titulo I sobre Soberania
Nacional, muestran su inconformidad con la forma
en que aparece en el dictamen' por entender, que se
involucran concepts ccnstitucionales con preceptos
que resultan meramente reglamentarios, y por lo.
tanto, que no deben aparecer en la Con'stituci6n de
la Repfiblica.
Describir en la Constituci6n la Bandera, el Es-
cudo de la Repfiblica, y el Himno Nacional, es ad-
misible, pero determinar en las oportunidades y lu-
gares pfiblicos en que deba neceeariamente izarse la
bandera national o ejecutarse el Himno, con exclu-
ni6n de cualquiera otra insignia o mfisica, parece
evidence, que no es propio de una Constituci6n que
debe contender preceptos de car6cter general, que
han de regir durante muchos afios, y que en ninguna
oportunidad deben reflejar opinions political par-
tidaristas, del moment.







12 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


Mantenemos que el citado articulo 8 debe quedar
redactado en la siguiente forma:
ARTICULO 8.-La .bandera de la Repfiblica es
rectangular, de double largo que ancho, y se compone
de cinco franjas horizontales de un mismo ancho,
tre, azules y dos b'ancas, dispuestas alternativamen-
te. Junto al asta present un triangulo equilatero
rojo, en cuyo centro aparece una estrella blanea de
cinco puntas, una orientada hacia arriba. Uno
de los triAngulos es vertical, ocupa toda la altura
de la bandera y forma el borde fijo de 6sta.
La estrella esta inscripta en una circunferencia
imaginaria, cuyo difmetro es igual al tercio. de la
latitud de la bandera.
El color azul es turqui.
El Himno Nacion'al es el de Bayamo, compuesto
por Pedro Figueredo. El escudo de la Repfblica
tiene la forma de una adarga ojival, partida hasta
los dos tercios de su altura, por dpnde lo divide una
line horizontal. El campo superior asi formado, re-
presenta un mar, a los lados derecho e izquierdo del
cual, que corresponden respectivamente al Norte y
al Sur, asoman, frente uno de otro, dos cabos o pun'-
tas terrestres. Entre 6stas cerrando el estreeho que
forman, se extiende de izquierda a derecha, sus-
pendida en el aire, una have de oro, con su palan-
ca. hacia abajo. Al fondo., el disco solar emerge sobre
el horizonte hasta el cuarto de su diametro vertical
y esparce sus rayos por todo el cielo del paisaje. El
euartel o espacio inferior de la derecha es bandeado
con cinco listas de color azul turqui y blancas, azul
la mas alta e inclinadas todas de izquierda a dere-
cha; y el tereer espacio o cuartel figure un valle,
en el medio del cual se alza una palmer y detrAs
de 6sta dos montafias, completando el blas6n lige-
ros celajes.
Sirvele de soporte un haz de varas cuyo extreme
inferior asoma por debajo del v6rtice de la ojiva y
el superior por la parte central del jefe del escu-
do, sosten'iendo come corona del mismo un gorro
frigio, vuelto haeia la derecha y con una estrella
pentagonal de plata en su parte inferior. Una rama
de encina y otra de laurel, cuyas puntas se inclinan
hacia dentro sobre el jefe, por los lados derechos e
izquierdo, respectivamente, orlanr el escudo.
Sal6n de Sesiones. de la Secci6n de Organizaci6n
National, Ciudadania y Extranjeria de la Conven-
ci6n Constituyente, a los nueve dias del mes de
Marzo de 1940.
(Fdo.) Doctor Emilio Niiez Portuondo. Dr.
Foernand del Villar. Dr. Juan Marinello. Es-
peranza S.4nchez Mastrapa. Antonio Martinez
Fraga.
ISR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Leido el Vo-
to Particular como enmienda al articulo, podriamos
tratar la enmienda del senior Mafiach, que es am-
pliamente modificativa y sustitutiva, primero.
SRA. HERNANDEZ (ALICIA) : Senior President: Yo
estimo que la entnienda presentada por mi a la me-
sa es la mas radical...
iSR. ROOA (BLAS): Sefior Presidente pido la pa-
labra.


SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Bias Roca.
SR. ROCA (BLAS) : Para una proposici6n inciden-
tal, senior Presidente y sefiores Delegados, sobre la
forma de discutir este problema...

Aqui tenemos dos asuntos: el primero que trata de
la descripci6n del escudo, de la bandera y del himno
national, y un segun'do que es el relative a la re-
glamentaci6n de cuando se toca el himno, donde se
iza la bandera, etc. Parece que todos estamos de
acuerdo en modificar una descripci6n tan extensa
como la heeha en el Dictamen'. El Voto Particular
del senior Nfifiez Portuondo propone la supresi6n de
este prrrafo totalmente y en ese sentido modifica
mas que ninguna otra enmienda el Dictamen; pero
yo quiero insistir en la con'veniencia de discutir los
dos problems separados.

SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Se va a
leer la enmienda de la Sra. HernAndez.

(El oficial-de actas la lee nuevamente):
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): jEntiende
la Asamblea que es la mas radical la enmienda pre-
sentada por la Sra. Hernandez?
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Senior Presidenite:
Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Bravo Acosta.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : La Sra. Hernandez
propone que sea reconocida como bandera national
Ja que trajo Narciso L6pez, a nuestras playas, y el
senior Mafiach propuso que fuera, y hace la descrip-
ci6n, que fuera la bandera que se enarbol6 en el Mo-
rro de la Habana el 20 de Mayo de 1902, que, en
definfitiva, es la misma de Narciso L6pez... El Sr.
Mafiach acept6 la indicaci6n del senior Aurelio Al-
varez, en el sentido de que se consignara, ademhs,
que era la de Nareiso L6pez.
Sn. MAfACH (JORGE): Oombinando los dos con-
ceptos: la de Narciso L6pez, que se iz6 en el Morro
el 20 de Mayo de 1902.
'SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Podriamos enton-
ces ir a la discusi6ni por phrrafos no como quiere el
senior Bias Roca, una cuesti6n' primero y otra des-
pu6s, sino por parrafos... Como Presidente de la
Secci6n estaba obligado a defender la totalidad del
Dictamen, porque le di mi asentimiento, pero creo
que es viable que se refundan las distintas enmien-
das a fin de consign'ar lo que todos queremos con
respect al primer pdrrafo,: que la bandera nacio-
nal sea la que trajo a nuestras playas Narciso L6-
pez, y en ese sentido pudieran armonizarse las en-
miendas de various sefiores Convencionales con' la
del senior Mafiach, puesto que 61 agrega que fu6 la
que se enarbol6 en el Morro de la Habana el 20 de
Mayo de 1902, y en conereto que se discuta por pa-
rrafos, a fin de poder llegar mas rdpidamente a la
resoluci6n de este problema.
SR. COYULA (MIGUEL): Sefior Presidente: Pido la
palabra.







DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 13


SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tien'e la
palabra el senior Coyula.
SR. COYULA (MIGUEL) : Para hacer un ruego a la
Sra. HernAndez...
El senior Mafiach ha manifestado que l1 acepta
gustoso armonizar el concept que contiene la en-
mienda de la Sra. HernAndez con el concept que
contiene la por 61 presentada, es decir, que se con-
signe de manera que sea expresi6n sintetica de su
pensamiento: que la bandera de Narciso L6pez, es
la que se elev6 en el Morro de la Habana el 20 de
Mayo de 1902.
Como esto responded a la inspiraci6n de nuestra
distinguida compafiera, yo me permit rogarle que,
en vista de que es, al fin' y al cabo, el triunfo de
su inieiativa, y porque seria lo mis practico. para
ganar tiempo y simplificar el debate, que ella reti-
rase su enmienda, en vista de que estA recogida
por la del senior Mafiach.
SRA. HERNANDEZ DE LA BARCA (ALICIA) : Quiero
contestar al senior Coyula que no. tengo inconvenien-
te y, por tanto, la retire.
SR. CHIBAu (EDUARDO) : Sefior Presidente: Pido la
palabra.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior ChivAs.
ISR. CHIBAs (EDUARD) : En el mismo caso de la
enmienda de la Sra. HernAndez esti la presentada
por el senior Primitivo Rodriguez, que ha sido in-
cluida, tambi6n, en la nueva enmienda del Sr. Ma-
fiach, que viene a ser un'a refundici6n de las en-
miendas del senior Alvarez, de la Sra. HernAndez y
del compafiero senior Primitivo. Rodriguez, enmien-
da que comprende las tres, en cuyo caso estimo que
podrian estos compafieros retirar sus enmiendas y
votar con la del Sr. Mafiach.
SR. RODRIGPEZ (PRIMITIvo) : Pido la palabra...
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la pa-
labra el senior Primitivo Rodriguez.
SR. RODRIGUEZ PRIMITIVEO) : No me parece mal, se-
fior Presidente y sefiores Delegados, la sugereincia
del senior Chibas; pero yo le suplicaria al senior Ma-
fiach que agregase que la bandera de la Reptiblica,
cuyas peculiaridades se expresan, fue la, que se tra-
jo a estas playas por el Mayor General Narciso L6-
pez, fue la concebida por Teurbe Tol6n y realizada
por la benemdrita Emilia Casanova, y voy a expli-
carme, brevemente, si me lo permit la Asamblea...
Honrar honra.-Narciso L6pez, que no tiene en-
tre nosotros el monument que cuadra a su genero-
sidad y a su infortunio, que tenga al menos en la
Constituci6n de la Reptblica la consagraci6n que pi-
de su decidido amor a nuestraj libertades. Miguel
Teurbe Tol6n, matancero de conspiraciones y de le-
tras, cuyo conocimiento del simbolismo de afiejos
misterios, le l1ev6 a concebir la eslrel!a solitaria
dentro del triAngu!o ro o, con la excelsa grandeza del
significado que ello tuvo dentro del culto egipcio a
Osiris. Y Emilia Casanova, ejemplar esposa de .Ci-
rilo Vilaverde, y exceptional mujer que merced a


su cultural y relaciones, trat6 cartedndose con Hugo
y Gariba di, de expandir entire personas de singular
valia, el derecho de Cuba a ser independiente, son
circunstancias que los hacen inolvidables y dignos de
esta evocati6n, que sin embargo tiene su justificaci6n
mIs alta, en' el hecho universalmente reconocido de
haber sido ella, Emilia Casanova, la confeccionadora
de la bandera patria, que trajo como palio de liber-
tad a nuestra tierra el intr6pido y aludido general
venezolano Narciso L6pez.
Son razone-, las apuntadas mIs que suficientes para
que en nuestro texto constitutional, de la misma
manera que se honra la memorial de Perucho Figue-
redo, el inspirador de nuestro himno y se honra la
memorial de 'Carlos Manuel de COspedes, tambien de-
be honrarse la memorial de Miguel Teurbe Tol6n y
la de la benem6rita Casanova, con' lo cual yo creo
que quedara zanjada esta cuesti6n.
SR. MARACH (JORGE): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Tiene la pa-
labra el kefior Mafiach.
SR. MAIACH (JORGE) : Tengo la mayor veneraci6n
por las figures patricias a que se ha referido el se-
ior Primitive Rodriguez; pero, realmente, mi preo-
cupaci6n mayor es la de la sobriedad en el texto
constitutional, y francamente no creo que debamos
convertir a la Constituci6n en una especie de pan-
te6n de figures ilustres, de manera que la referen-
cia mIs simple seria la ideal.
Sostengo la enmienda en la forma en que fu6 pre-
sentada.
SR. RODRIGUEZ PRIMITIVEO) : Acepto tal como esta
la en'mienda del compafiero Mafiach. Estimo que
seria verdaderamente just, tender mis sugerencias,
pero desisto de insistir en ellas para no abusar de
la cansada atenci6n de esta Asamblea.
'SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : a discusi6n
la enmienda del sefior Mafiach, por parrafos.
(El official de Actas da lectura al primer pdrrafo.)
SR. PREISDENTE (GRAU SAN MARTiN): Se pone a
diseusi6n.
(Silencio)
A votaci6n.
iSe aprueba. ?
(Seiiales afirmativas):
Aprobado.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Se le va a
dar lectura al segun'do pdrrafo.
(El Oficial de Actas lee: "El escudo national").
SR. MARACH (JORGE) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la pa-
labra el senior Mafiach.
SR. MARACHI (JORGE) : Pido la palabra para de-
a.r constancia en el Diario de Sesiones, de un deta-
lle que no deja de ser curioso. El escudo national,
tal como estA descrito, tal comb se halla establecido







14 DIARIO DE BESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


por la Ley, esth descrito en un Decreto de don To-
m6s Estrada Palma. Curiosamente se desliz6 en ese
Decreto un error casi c6mico, que fu6 objeto de una
den'uncia, por asi llamarla, del Ingeniero Planas, de
la Sociedad Geogrifica de Cuba.
De acuerdo. con la descripci6n en el Deereto, el
sol del escudo, que se supone que sea naciente, como
corresponde a una Repfblica que surge, no es un
,ol naciente, sino un sol poniente, de suerte que el
simbolismo seria el de una Repfblica en su ocaso.
Eso debe ser corregido, y quisiera que quedara cons-
tancia en el Diario de Sesiones, de que al describir
el escudo, como en la enmienda se establece, se san-
cione por la ley future el error contenido en aquel
Decreto de don Tomis Estrada Palma, que debera
ser rectificado.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Bravo Acosta.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): El senior Mafiach,
al presentar su enmienda, mantiene y sostiene los pd-
rrafos segundo y tercero, y entonees hay que modi-
ficar el pdrrafo cuarto, que habla del escudo.
Ruego a la Presidencia, si lo estima 'bien, que
ponga a discusi6n los pArrafos segundo y tercero,
a fin de que recaiga votaci6n sobre ellos, y enton-
ces entrar en el parrafo cuarto, que es al que se
refiere el compafiero Mafiach. Ya aeordamos que
se discutiria por parrafos; vamos a discuitr el se-
gundo y el tercero y despu6s entrar en el otro,.
SR. MARACH (JORGE) : Para objetar el procedi-
mienio del sefior Bravo Aeosta. Me parece il6gico.
DeLemos ir a los pdrrafos de la enmienda y no del
dietamen.

SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): No tengo incor-
veniente.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Que se on-
tinfe discutiendo la enmienda.
(El Oficial de actas lee: El escudo nacional...)
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Se aprue-
ba ?
(Sciales afirniativas).
Aprobado..
(El Oficial de Actas Iee: La Republica no rec.oo-
cerd ni consagrard con cardcter national otra ban-
dera. ..)
SR. PRESIDENT (IGRAU SAN MARTIN) : A votaci6n.
.Se aprueba?
(Se iales afirmativas).
Aprobado.
(El Oficial de Actas lee: Qu6 se suprima el pd-
rrafo final del precept del Dictamen...)
SR. CHIBAS (EDUARDO) : Se mantiene en el parrafo
segundo y tercero del Dictamen.)
SR. MAAACH (JEoRGE) : Pido la palabra para una
cuesti6n de orden.


SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Mafiach.
SR. MAhACH (JORGE) : Me parece que lo l6gico so-
ria pasar a corisidera.r el segundo phrrafo del Dic-
tamen.
ISR. PRESIDENT (GRAU' SAN MARTIN): g Esth de
acuerdo la Asamblea en que se suprima el iltimo
parrafo de la enmienda?
(Seiales afirmativas).
Aprobado.
Se va a dar lectura al 2o. y 3o. pdrrafo.
(El official de actas lee: En los edificios, fortalezas
y dependencias piblicas y en los actos oficiales...)
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Se pone a
discusi6n.
S. BUSTO (FERNANDO) : Pido. la palabra.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Busto.
SR. BUSTO (FERNANDO) : Para pedir, sefiores De-
legados, que fijen su atenei6n sobre esto. Segura-
mente que pasa desapercibido de los sefiores Dele-
gados. Cuando se habla que en los edificios p6bli-
cos y en las fortalezas no se use mas que la ban-
dera national, no advierten que hay una fortaleza
en Cuba que necesariamente tiene que usar otra ban-
dera, que es el Morro, donde estkn todas las bainde-
ras que anuncian llegadas de barcos, mal tiempo y
tambi6n de sanidad y otra series de banderas de use
international.
SR. CHIBAS (EDUARDO) : iMe permit una inte-
rrupciOn ?
SR. BUSTo (FERNANDO) : Con much, gusto.
SR. CHIBnS (EDUARDO) : La enmienda ha aclarado
perfectamente cuando se dice: Se izard finicamente
]a bandera national, etc. Se pueden comprender los
casos en la forma permitidos por el protocolo y por
los usos internacionales, los tratados, las leyes, etc.
Sn. BUSTO (FERNANDO): Hablo de banderas ex-
tranjeras; 6sas no son extranjeras sino de uso
n'acional.
SR. PRIO 'SOCARRS ('CARLOS): Son gallardetes.
SR. BUSTO (FERNANDO) : No son gallardetes, son
banderas. No son extranjeras. Llamo la atenci6n
sobre este heeho para que deje su regulaci6n en este
caso concrete, porque estoy pensando que alguien
puede ver al trav6s de mis palabras que yo trato
de defender otra bandera, que no defiendo; pero
que la defend en otras ocasiones y que seguir6 de-
fendiendo.
Me refiero solamente a algo que escapa al jui-
cio sereno.
Me refiero solamente al Morro de la Habana, y
al de Santiago de Cuba.
SR. CHIBAS (EDUARDO) : Creo que esto se podria
solucionar perfectamente ddndole una interpretaci6n
adecuada al caso que sefiala S. S. En un easo sen-






DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE I!


cillisimo; debe interpretarse por esta Convenci6n
que no se refiere al caso de una bandera, sino al de
unr gallardete.
SR. BUSTO (FERNANDO) : O afiadir aqui: se iza-
rk la bandera national y extranjeras o signos in-
ternacionales...
SR. GUis INCLAN (RAFAE) : Sr. President: Soli-
cito que por la Presidencia se ordene la lectura de
aquella parte de la Enmienda del senior Maiach,
ya aprobada, que declara como. 1nica bandera na-
cional la de Narciso L6pez, porque realmente, a mi
juicio, esta declaraci6n ya resuelve el problema.


Por consiguiente, yo pido la palabra en un turn
a favor de la Enmienda del senior Emilio Nfifez Por-
tuondo.
SR. PRESIDENT (IGRAU SAN MARTIN) : Se va a dar
lectura al tercer pirrafo del Dictamen.
SR. ICHASO (FRANCISCO) : Se entiende aprobado el
parrafo segundo?
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): No.
SR. ICHASO (FRANCISCO) : Yo pido que se d6 lec-
tura al parrafo segundo e inmediatamente se pon-
ga a discusi6n.


Quisiera volver a oir nuevamente esa parte de la SR. PRESIDENTE (GRAU ISAN MARTIN): Va a dAr-
Enmienda ya aprobada. sele lectura.


SRA. ITERNANDEZ DE LA BARCA (ALIBIA) : Sefior
President: Pido la palabra, para una cuesti6n de
orden.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra la sefiora Hern'Andez de la Barca.
SRA. HERINDEZ DE LA BARCA (ALICIA) : Es sola-
mente para rogar a la Presidencia que me informed
si en este debate se va a seguir el ordn ya estable-
cido, consistent en dos turns a favor y dos en con-
tra, o si, por el contrario, se va a hacer una excep-
ci6n.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): La Presi-
den'cia desea manifestar que en este caso, tratAn-
dose de la bandera de la Repfiblica, se haee una li-
gera excepci6n, permiti6ndose a la Asamblea que
evada en algo el cumplimiento del Reglamento, a1
objeto de que todos puedan tener la alternative do
manifestarse segun su parecer. Sin embargo, la
Asamblea, si lo desea, puede manifestarse en contra
de este criterio de la Presiden'cia, o seguir del modo
en que vamos, si lo estima convenient.
SR. GuAs INCiN (RAFAEL): Sefior Presidente:
Yo deseo manifestar que no habia solicitado turno
en relaci6n con este problema sino que he pedido
simplemente, por via ilustrativa, la lectura de la
parte de la Enmienda ya aprobada, que a mi jui-
cio, esclarece este problema.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Al no eni-
contrarse en la mesa, de moment, la Enmienda a
que se refiere el senior Guas, la Presidencia ruega al
,efi(r Mafiach, autor de la misma, que, caso de con-
servar copia de ella, se sirva darle lectura al par-
ticular.
SR. MANACH (JORGE) : Con much gusto. El pa-
rrafo dice asi:
(El senior Mafach lo lee):
SR. GuAs INCLAN (RAFAEL) : Exactamente: Esti-
maba este Delegado que esa declaraci6n es mas efi-
caz y mas trascendente que la de esta parte del Dic-
tamen que estamos diseutien'do.
SR. ROCA (BLAS) : En este pArrafo., queria aclarar
que esta a discusi6n el Voto Particular que presen-
tara como Enmienda aqui el senior Emilio Nifiiez
Portuondo y otros, que suprime en parte el parrafo
que estamos discutiendo.


(El official de actas lo lee):
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Se pone a
discusi6n el parrafo segundo.
SR. ROCA (BLAS): senior Presidente: Yo pido la
palabra a favor de la Enmienda que suprime ese
pArrafo, pues me parece que la Enmienda tiene pri-
macia, y mas radical porque trata de suprimir to-
talmente este parrafo, y parece lo mas adecuado
que se discuta en este moment.
SR. ICHASO (FRANCISCO): Sefior Presidente: Pido
]a palabra para una cuesti6n de orden.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Ichazo.
SR. ICHASO (FRANCISCO) : A la Presidencia toca
resolver las cuestiones de orden. Ya se planted con
anterioridad esa cuesti6n y la Presidencia resolvi6
que se iba a discutir primero la Enmienda del se-
for Mafiach. iSin embargo, puede conciliarse este
eriterio con el del senior Roca, discutiendose el pri-
mer parrafo de la enmienda del senior Mafiaeh, al-
ternativamente con la Enmienda del senior Roca. Si
el senior Roea se opone a dieho parrafo, evidente-
mente esta defendiendo su Voto Particular. De este
modo, ahorraremos tiempo.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN). Tiene la
palabra el senior Blas Roca.
ISR. ROCA (BLAs) Sefior Presidente y sefiores De-
legados: Yo no pido mAs que la aplicaci6n del Re-
glamento y que se cumpla lo que hemos acordado.
Aeordamos discutir por pArrafos, tomamos como
base para la discusi6n, el realizarlo por pArrafos.
Hemos llegado al segundo parrafo del dictamen. En
su proposici6n el senior Mafiach pedia que no se dis-
cutiera en ese moment el parrafo de su enmienda,
y que se discutiera el segundo parrafo del dietamen.
Sobre este segundo, parrafo hay una enmienlnda
que lo suprime.
Es por tanto, la enmienda m6s radical y debe
discutirse con antelaci6n.
ISR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Entonces,
el senior Bias Roca, quiere hablar en pro o en con-
tra del segundo pArrafo del Dictamen?

SR. ROCA (BLAS) : En contra.






16 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


SR. ICHASO (FRANCISCO): Pido la palabra a fa-
vor.
SR. 'CHIBiS (EDUARDO) : Pido la palabra a favor
SR. PRESIDENT ('GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Roca.
Sn. ROCA (BLAS) : Sefior Presidente y sefiores De-
legados: Voy a usar de la palabra brevemente, por-
que a traves de la discusi6n de todos estos primeros
articulos, nos hemos abstenido de intervenir para
no alargar la discusi6n' con problems que cons.de-
ramos no fundamentals. Hemos preferido ir votan-
do simplemente levantando nuestras manos, sobre lo
que creemos mds acaecuado a los fines que persigue
la Constituci6n y a la mejor redacci6n de la misma,
antes que estar continuamente hablando sobre pro-
blemas que no van al fondo del asunto fundamental
que debe ser traido a discusi6n, a la verdadera dis-
cusi6n de la AEamblea Constituyente.
Sin embargo, tomo la palabra en este asunto pero
lo he de hacer con toda la brevedad que el mejor
trabajo de la Asamblea require.
La enmienda aprobada del senior Mafiach en el
seniido de que haya como finica bandera nac;onal,
la establecida en la Constituci6n, y en las leyes, e
ampliamente comprensiva de] cardLter de lo que se
quiere hacer aparecer indirectamente en este se-
gundo pirrafo.
Pero ahia falta ademds, traer este segundo pa-
rrafo, para suprimir la oportunidad de que en los
cuarteles y en las estaciones de policies, y otros edi-
ficios pfiblicos, se alee la bandera llamada del Cua-
tro de Septiembre; y haeia fa'ta tambW6n otro pd-
rra o para prohibir que un himno compuesto en me-
m.ria de este dia Cuatro de Septiembre se toque en
los cuarteles.
Y, pree'samente, voy al fondo del problema: No
o on o a est. porque sea regl-mentarios o no,
porque en muchos problema; que a arentemente teni-
gan ese carheter, me levan ar6 a defenderlos. Mc
opongo a ese precepto simp'emente por que prohibe
izar la ban era del 4 de septiembre en los Cuarte
les y en otras dependencias Pfiblicas. No veo el po-
qu6 la constituci6n tiene que prohibir esto.
jQue es la bandera del Cuatro de Sept'embre? La
Bandera del Cuatro de Septiembre es la bandera de
la revoluc:6n cubana; la bandera que se alz6 con laa
reivindicaciones del pueblo cubano, cuando una par-
te importanti-ima de los soldados, opuesta al rigi-
men de opresi6n que en el ej6rcito habia, opuesta a
un regimen' que durante afios y afios lo tiran'z6, en
un ambiente en que todo el pueblo de Cuba estaba
reelamando sus reivindicaciones, encabez6 el senti-
miento de todos los soldados que se consideraron
parte del pueblo de Cuba y levantaron sus reivindi-
caciones. hae'en'do ]a madrugada hirt6rica del Cua-
tro de Septiembre.
Aquel dia el renacimiento de la nacionalidad, el
espiritu de la liberaci6n de Cuba, tuvo lugar y yo
creo que esa fecha hist6rica no es una vergiienza pa- i
ra Cuba ni para los cubanos; no. es una vergiienza
para el pueblo de Cuba, sino que es un timbre de


orgullo. Nosotros debemos defender la bandera del
4 de septiembre, porque simboliza con sus colors
aquella madrugada; simboliza el heeho, finico en la
historic, de que sargentos, cabos y soldados, fueran
elevados de golpe y porrazo, de un dia para otro y
en masa a la calegoria de capitanes, tenientes coro-
neles y de oficiales de toda indole dentro del ejer-
cito. Ese hecho hist6rico que sefiala el moment en
que tiene lugar la mis grande compenetraci6ni en-
tre el pueblo y el ej6rcito, no, veo por qu6 hay que
deprimirlo por un parrafo de la Constituci6n, es-
tableciendo que la bandera que lo simboliza o el
himno que lo interpreta tengan que ser suprimidos
de tales o mis cuales dependencias. Creo que, por
el contrario, los Conven'cionales que estAn por el
I,,.:- ,'.- y el advance de nuestro pais debian de ve'-
en esto el simbolismo de la transformaci6n conti-
nua, debian de ver en esa reverencia, la posibilidad
de los avances sucesivos, la posibilidad de que no
avan nuevos retrocesos porque el cuatro de Sep-
tiembre no se mantuvo siempre en progresi6n hacia
adelante, sino que ha tenido tambien una 6poca de
retroceso, just es reconocerlo. El espiritu que ani-
m6 ese movimiento se ha ido debilitando poco a po-
co por la division de las fuerzas que lo animaron y
por la interferencia de los capitanes .de la economic,
ya que aunque por ese movimiento los sargentos del
Ej reito fueron a ocupar grades supericres, no fue-
ron sin embargo los sargentos de la economic a ocu-
par tambi6n los puestos de capitanes directors de
ella, de la economic national.
Como los eapitanes de la economic mantuvieron
sus privilegios y no fueron derrotados, han ido po-
niendo en juego sus inifluene'as para ir desvirtuan-
do poeo a poco el espiritu del 4 de Septiembre, cuan-
to en ese cuatro. de Septiembre represent un avan-
ce y un progress.
SR. PRES-DENTE (GR.U SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Zaydin.
SR. CHIBIS (EDUARDO) : Yc habia pedido la pala-
bra tambi6n.
Sn. ZAYDIN (RAM6N) : Primero la pidi6 el senior
Ieha;o y por lo tanto debe hacer uso de ella primero.
SR. PRESIDENT (GRAU 'SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Ichaso.
SR. ICHASO (FRANCISCO) : Parece senior Presiden-
te y sefiores Delegados, que hemos toeado un punto
neur6lgico, para decirlo con la expresi6n eni bo
ga. Pero pecariamos de elusivos, se nos podria a,cu-
sar de falta de decision para abordar los problems
cubanos, si no nos enfrentAsemos con 6ste, revesti-
dos de la mayor serenidad, pero con el afin' de re-
reiolverlo constitucionalmente, es decir, de una y
vez y para, siempre. ;QuB pen-ariamos del cirujano
que ante la llaga abWerta, siguiese de largo y'se abs-
tuviese de aplicar el adecuado, cauterio? A primer
vista parece obvio que despues del primer pdrrafo,
harto elocuente, de la enmienda del compafiero Ma-
fiach, traigamos a la Constituci6n este segundo p6-
rrafo tan concrete, tan' reglamentario casi, pero por
qu6 lo traemos ? Con el Animo de zaherir a al-
guien? g-Con el prop6sito de lastimar alguna sensi-
bilidad? No. Tenemos el mayor respeto para todas







DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 17


las banderas, para todos los escudos, para todos los
emblemas, aunque ellos simbolicen movimientos po-
liticos, tendencies o ideas adversas a las nuestras.
Basta que represented' estados de conciencia o de
emoci6n, mantenidos de tbuena fe, para que merezcan
la consideraci6n y el respeto de todos.
Pero, sefiores, la bandera jqu6 represent, que
es en realidad? El el simbolo de la nacionalidad, el
atributo por excelencia de la so'berania. ,Y es que
la nacionalidad y la soberan'ia pueden dividirse?
Cuando intentamos equiparar en rango una bande-
ra, por much que esta bandera represent para una
parte del pueblo, con la bandera national, que nos
represenrta a todos, estamos adoptando una tactica
semejante a la de esos movimientos totalitarics de Eu-
ropa, que lo primero que hacen es bajar de los mis-
tiles la bandera national, la bandera consagrada per
la tradici6n y por la historic, para sustituirla, co-
mo en el caso de la Alemania nazi, por la bandera
que tiene la swAstica siniestra en el centro. No im-
porta que la suspicacia pueda salirnos al paso. La
suspicacia puede pensar lo que quiera. Nosotros lo
finico que nos proponemos es que las banderas que
represented movimientos locales o circunscritos, las
banderas que puedan tener una existeneia efimera
en la historic de la naci6n, se puedan usar, pero s6-
lo en aquellos lugares donde responded a un senti-
mie)to unAnime de sector o grupo, donde no
puedan suscitar polemica. La finica bandera que no
levan'ta pol6mica de ninguna clase, la finica recono-
cida y venerada por todos los cubanos, es la bande-
dera que los Libertadores pasearon en ]a manigua,
y por eso queremos que sea la finica que se enarbo-
le en las fortalezas y en todos los edificios de la
Repiblica. En cuanto a las demhs banderas, nuestro
Partido, muy celoso de los lemas y los simbolos, tie-
ne su bandera y tiene su himino, y a nosotros no se
nos ocurriria, sin embargo, tratar de equiparar esa
bandera y ese himno a la bandera y al himno na-
cional. Afn en el caso de que nuestro movimien-
to politico triunfase, no seriamos capaces de tal cosa.
No tratamos, pues, de desdefiar nri de impedir el
uso de otras banderas respetables. Que usen las su-
yas, los regimientos, las instituciones pfiblicas o pri-
vadas, los partidos politicos. Lo fnico que queremos
es que esas banderas no puedan ser equiparadas en
rango y en dignidad a ]a bandera que nosotros te-
nemos el deber de levantar por en'cima de todas, de
poner en el punto mks alto de nuestros mhstiles, por-
que por algo y para algo fu6 agujereada por las
balas enemigas y tifi6 su trikngulo con la sangre de
nuestros mdrtires.
(Aplanos.)
ISR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
palabra el senior Chibas.
Sa. CHIBIs (EDUARDO) : Al levantarme esta tarde
para defender la ensefia national de ninguna ma-
nera pretend que mis palabras puedan intepretarse
como una discriminaci6n contra cualquier sector de
la vida ciudadana. No! Cuando yo defiendo aqui
como simbolo exclusive de la nacionalidad, la ban-
dera de Cuba, estoy defendiendo la bandera de los
cubanos todos, de los cubanos sin excepei6n, porque


en una Repfiblica unitaria, en una Repfiblica jo-
ven, en una Repiblica que acaba de nacer con nue;-
tro siglo, nosotros, Convencionales, tenemos la obli-
gaci6n moral de ve!ar por el mantenimiento de la
unidad national, de la unidad 6tnica, de la un'idad
fundamental en todos los aspects de la vida ciuda-
dana, y como expresi6n maxima de esa unidad na-
cional, est~ la bandera de Cuba.
No puede haber...
SR. ALoAN (FRANCISCO): i Me p-rmite el Sr. Chi-
bs, una ligera interrupci6n, coni la venia de la Pre-
sidencia?
*SR. CHIBAS (EDUARDO) : Con much gusto.
SR. IRESIDENTE (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
,palabra el senior Aloem&.
Sii. ALOMA (FRANCISCO) : En el precepto aprobado
esth totalmente definido lo que decia el senior Icha-
so y lo que estaba manifestando tambi6n el distin-
guido compafiero. Por consiguiente, creo que esta-
mos aqui andando sobre terreno movedizo, porque
ya el precepto aprobado dice todo lo que esta ex-
plicando S. :S.
Creo que no se ha pretendidc aqui, ni por un mo-
mento, no defender la bandera national. Por con-
siguiente, rogaria a la Presidencia se diera lectura
al texto ya aprobado de la enmien'da del senior Ma-
fiach, que resuelve esta cuesti6n fundamentalmente.

SR. MANACH (JORGE): Para una aclaracion, con
la venia de ]a Presidencia. El pArrafo final del pri-
mer apartado aprobado, dice: "Que la Repfibli-
ca. ." (continfa leyendo)
El pirrafo no prescribe en n'inglin moment que
no se pueda exhibir en pfiblico ninguna otra ban-
dera en igual rango o a igual nivel de paridad qu'
la bandera cubana. Eso no est& dicho, y no fu6 la
intenci6n del Convencional que habla, al redactar
el mismo, el que eso se considerara implicito.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Continfia
en el uso de la palabra el senior Chibis.
SR. CHIBAS RIVAs (EDUARDO) : Si fuera como di-
(e el Convencional, senior Alom~, yo no s6 entonces
porque alglin Delegado se levanta en el seno de es-
ta Convenci6n para combatir el parrafo segundo,
que no hace mis que precisar de una manera ter-
minante el pArrafo primero de la enmienda presen-
tada por el senior Mafiach. Estoy de acuerdo con
esa apreciaei6n. Creo que es necesario establecer esa
delimitaci6n de una manera categ6rica, y por eso es
que estoy defendien'do el parrafo segundo, como
he de defender tambi6n el parrafo tercero. Entien-
do que no debe, en una Repfiblica democrAtica, una
joven Repfiblica democr6tica como nosotros, en que
el espiritu national no esta perfectamente formado
todavia, establecerse una dualidad de enseiias. No.
Para nosotros, para la inmensa mayoria de los cu-
banos, una ensefia national es suficiente. No. se ne-
cesitan dos ensefias nacionales. Eso esta bueno y se
estila, en los paises totalitarios, eni donde existed dua-
lidad de banderas: la bandera official de Alemania y
la bandera de la swastica del movimiento naciona-







18 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTIONN CONSTITUYENTE


lista; en Italia, donde existe la bandera del Reino
Italiano y existe la bandera fascista; pero aqui en
Cuba, donde no existe un regimen totalitario, don-
de estamos en un regimen democrdtico, entiendo que
no deben existir dualidad de ensefias de ninguna
clase, y esa bandera cubana, al defenderla nosotros,
no es que la consideremos una bandera nuestra
opuesta a otra bandera cualquiera: de ninguna ma-
nera. Nosotros estamois defendiendo esa bandera,
porque es la bandera de los cubanos todos, y tengo
la seguridad que dentro de las propias filas del Ej6r-
cito Cubano, de la oficialidad y de los soldados de
nuestro Ej6rcito, hay tanto empefio como el que pue-
da tener un Convencional cualquiera de la cposici6n
en defender la bandera national. Para ellos esa es
la bandera que vale, para ellos esa es la bandera por
la cual estoy seguro estarian dispuestos a arriesgar
su vida y arriesgar su bienestar en defense de la
misma. No se trata de opener una bandera a la
otra. No. Se trata, sencillamente, de defender la
bandera de todos. La bandera mia, la bandera de'
Coronel Batista, la bandera del Coronel Pedra2a, la
bandera de los cubanos todos, sin excepci6n. Y creo
que tambi6n debia ser la bandera de los cubanos
,comunistas, aunque no me atreveria a llegar a ase-
gurar tantisimo como eso...
Ahora, yo si quiero aclarar algo que se ha dicho.
aqui, y que no puede pa ar desapercibido de nin-
guna manera. Yo he oido con cierta sbrpresa, con
extraordinario asombro, al secretario general del
Partido Comunista., Bias Roca, levantarse para de-
fender la bandera del cuatro de Septiembre, tal co-
mo si quisiera anteponerla a ]a bandera national,
que izaran Maeeo y Marti y los heroes que lucharon
en nuestras guerras de independen'eia; anteponer o
contraponer a esa bandera, que es la bandera de to
dos, la, bandera del euatro de septiembre.
Tengo !a seguridad de que ningfin Miembro del
Ej6r ito craria a lanto. Ese no puede ser el espiritu
cel E 6rcito eubano. Yo estoy firmemente con'ven-
cido de eso. Pero no es por eso por lo que mas me
ha extrafiado esa defense de u cuatro de septiembre
rea'izada por el senior Bias Roca, donde se ha de-
mostrado mas papista que el Papa, sino en que sea
precisamente Bias Roca, que sea preciiamente el
Secretario General del Partido -Comunista, el que
en esta tarde venga aqui a entonar un canto de loa
al cuatro de sept'embre. No, no tiene derecho a
eso e1 senior Bias Roca, derecho moral... ; eso po-
demo", hacerlo nosotro7, algunos de los Delegados
que se sientan en eston bancos de aqui. Nosotros si
podemois hab'ar del Cuatro de Septiembre, porque
cuando era rie-go y peligro esa pa'abra revolucio-
naria. nosotros esthbamos el cia'ro de Sept;embre;
aquella mafiana revolueionaria por exceleneia en
nnoe;tra his+oria, y estibamos desde aouela madru-
gada de ]a Revo'uci6n que surgiera el cuatro de
Sentlembre, y Fe ampl:ara el 10 de peptiembre, con
'as armas en la mano, defendi6ndola tambien' el dos
de Octubre y el oeho de Noviembre, podemos ha-
blar nosotros del cuatro de Septiembre; pero es in-
E6]ito esta loa al cuatro de Septiembre. a la calidad
revolucionaria del movimiento sentembrista, en bo-
ca de un bombre, del See-e+taio General de un par-
tido que durante el period Algido del Septembris-


mo, cuando si vibraba la Revoluci6n en forma pura,
atacaba sin cuartel y lo llamaban movimiento reac-
cionario, movimiento. imperialist, contra la naciona-
lidad, contrario a la democracia. Ah! los que decian
tal del cuatro de Septiembre, los que llenaban las
paredes de la Habana con aquellos letreros: '"Pedi-
mos el derrocamiento de ese Gobierno de asesinos;
de -Grau San Martin, de Antonio Guiteras y Fulgen-
cio Batista", no tienen autoridad para. venir aqui a
entonrr unra loa al Cuatro de Septiembre. No I Por
que si cuando el movimiento del Cuatro de Septiem-
bre era todo lo revolucionario que explica el iSr. Bias
Roea, por que no estaba 61 en ese momen'io a su la.-
do, sino en frente del septembrismo?
No s6 puede actuar con esa inconsecuencia en la
vida pfblica, de ninguna manera.
SR. BRAvo ACOSTA (ANTONIO): Ne permit una
interrupci6n ?
Sa. CHIBr s RIvAs (EDU.RDO) : No Se la puedo per-
mitir ahora.
Sn. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : Muchas gracias.
SR. CHIBAS RIVAS (EDUARDO) : Perd6neme el com-
pafiero, pero se la voy a permitir cuando termine de
desarrollar mi idea.
.SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): En cambio, yo
siempre le permitir6 al compafiero interrumpirme
cuantas veces lo solicite.
SR. CHIBAS RIVAS (EDUARDO): Es que decia el se-
fior Bias Roca...
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO) : Para una cuesti6n
de orden, senior Presidente.
'SR. CHIBAs RIVAS (EDUAaRDO): Por eso no queria
permitirle la interrupci6n, porque sabia lo que ve-
nia.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la
pa'abra el senior Bravo Aeosta.
;SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Para rogar a la
Prenidenc'a que Ilame ]a atenci6rn a los sefiores De-
legados, en t6rmino general, a fin de que procuren,
en servicio de la Convenci6n y de Cuba, no traer en
los problems de discusi6n de la Constituci6n, cues-
tiones political partidaristas. Es un ruego a la Pre-
sidencia.
SR. CITIB1S R'VAS (EDUARDO) : Me parece muy
bien, por eso es que estoy defendiendo a la bandera
cubana.
Sn. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Y en eso me tiene
a su lado.
SR. CHIBAS. RIVAS (EDUARDO): No fui yo quien
planted un problema politico partidista, sino por el
contrario, &sos son los que estiman que es una dis-
crimin'aci6n contra ellos, que es una ofensa perso-
ial d'rigida contra ,ellos el defender la bandera
de Cuba. Esos son los que quieren llevar el partidis-
mo a esta discusi6n.
Decia el senior Bias Roca, que el movimiento del
4 de Septiembre, se habia ido debilitan'do, que su
espiritu revolucionario se habia ido consumiendo






DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 19


gracias a la intervenci6n posterior de los capitanes
c.e industrial -ai no ion sus palabras textuales, es-
tan nuy ce-ca de Ic;, texiuales pronunciadas por e.
senior Roca.
Estoy de acuerdo con el concept expresado por
Bias Roca, el movimiento del 4 de Septiembre ha
ido dcavirtunidose en otro sentido completamente
ajeno al movimiento inicial, pero ocurre que en' el
moment o algido de la revoluci6n septembrista,
e.qui estibamos nosotros respaldando ese mavi-
miento revolucionario, y s6!o ahora, cuando por la
confesi6n del senior Roca, ese movimiento ha sido
desvirtuado y se ha apartado de su fuente revolu-
cionaria inicial, ahora, cuando ha cambiado en' otra
cosa ese movimiento, nosotros estamos frente a 41, y
es entonces cuando estA dominado ya por los capita-
nes de industrial y las grandes fuerzas imperialistas,
segfiT 41 mismo confiesa, que hay partidos que antes
nos combatieron cuando estaba ahi Guiteras, y los
grande revolucionarios se abrazan al Septembrismo..
Fijense en el contrast extraordinario entire la po-
sici6n del senior Roca y la de nosotros aqui.
Pero hay un punto que no podemos permitir que
pase desapercibido, y es el relacion'ado con la ban-
dera del 4 de Septiembre. Como Blas Roca no es-
taba en ese movimiento, ni su partido tampoco, des-
conoce algunas euestiones elementales, desconoce,
por ejemplo, que esa bandera del 4 de Septiembre
a que 41 se refiere y con tanto calor defiende, s6lo
surgi6 cuando ya comenzaba a derivar hacia cam-
pos distintos el movimiento inicial del 4 de Septiem-
bre, porque esa bandera surgi6 durante el Gobierno
del Coronel Mendieta, que no era precisamente el
movimiento revolucionario initial.
No es la bandera del Septembrismo grande y re-
volucionaria la bandera 6sa, sino de una etapa pos-
terior cuando ya se estaba debilitando dentro del
movimiento el espiritu revolucionario, que confiesa
Bias Roca, cuando surge la bandera del 4 de Sep-
tiembre.
En realidad, el movimiento del 4 de septiembre
no ha tenido mas que una sola bandera; nosotros,
los que hicimos aquel movimiento y nos pusimos
a su frente, arrastrando todas las mAs grandes res-
ponsabilidades de la historic national, los que afron-
tamos en el orden inteleetual y tambiin' en el orden
de' sacrificio y de las armas como el primero, el
movimiento del 4 de septiembre, en los cuatro meses
que estuvimos a su frente, no conocimos mks que
una bandera, que era entonces la finica del movi-
miento septembrista, la misma que enarbolara Ma-
ceo ,en los campos de Cuba Libre, la de Narciso Lii-
pez, la que se izara en el Morro el 20 de Mayo de
1902.
Esa era entonces, y fu6 durante todos esos meses
Algidos del verdadero movimiento septembrista, la
inica bandera que flotaba en las fortalezas milita-
res y en los edificios; no se conoeia otra bandera,
eso fu6 otra creaci6n' posterior.
Ahora aqui yo defiendo la bandera del 4 de Sep-
tiembre y la del 20 de Mayo, y la del 10 de Oc-
tubre y la del 24 de Febrero, la bandera inica de


todo el process revolucionario de Cuba, desde el
desembarco de Narciso L6pez, desde esta tarde en
la Convenci6n C(onstituyente, la bandera grande, la
bandera que comprende a todas las otras banderas.
Que haya gallardetes esta bien, como hay gallar-
detes utiversitarios y de sociedades de sport, perfec-
tamente bien; todo. mi respect y consideraci6n mas
devotos tienen esos emblemas particulares, pero por
encima de esos emblemas particulares, por encima
del ej4reito o de la marina o de la bandera de la
Universidad de la Habana, esta la bandera national,
y esa es la finica que debe flotar en las fortalezas
militares, en los edificios pfiblieos y en las dependen-
cias oficiales, y yo quiero que eso se establezca asi,
de una manera precisa y de manera clara, contun-
dente, en un precepto constitutional, porque nos-
otros, 'Delegados del pueblo de Cuba en su totalidad
estamcs ojl-gados a crear simbolos que unan,
que a!ienten a la unidad national, la unidad espl-
ritual de nuestro pueblo, y nunca dejar escape;i
por donde pueda infiltrarse la division y el resque-
brajamiento de la unidad national.
Por eso, atendiendo a eso, sin que esto implique
desdoro para ninguna en'sefia del Ej4rcito ni de la
Universidad ni de los intitutos o de cualquiera otra
instituci6n cubana, por respectable que sea, muy res-
petable es la instituci6n del Ej6rcito, que tiene to-
dia mi devoci6n y todo mi respeto-, por encima de
todo eso, por encima de esas ensenias privadas, esta
la unidad national, esta la necesidad de unir a los
cubanos todos, por encima de las diferencias parti-
daristas y political; es por eso que pido hoy a la
Convenci6n Constituyente, se acuerde por unani-
midad establecer de manera clara, de manera pre-
cisa, para que no haya lugar a divisions intestines
o divisision'es intelectuales de nuestro pueblo, que
establezca que en las fortalezas militares, que son
centros del coraz6n de la Reptiblica, y en los edifi-
Bios pfiblieos, que son edificios del Estado, solamen-
te pueda flotar la misma bandera que paseara en
sus manos Maceo, de la Punta de Maisi al Cabo de
San Antonio, que solamente pueda flotar la bande-
ra national, la bandera de la Repfiblica de Cuba,
(Aplausos.)
ISR. PRESIDENT (GRAU' SAN MARTIN) : Tiene la
palabra el senior Coyula.
SR. COYULA (MIGUEL): Sefior Presidente y sefio-
res Delegados: Si no hubiese tenido otras razones
para solicitar el uso de la palabra, justificaria mi
determinaci6n el espectaculo que ofrece esta Asam
blea.

Los que somos partidarios de mantener el parra-
fo Segundo del Dictamen de la Comisi6n Coordina-
dora en el Articulo que nos ocupa, queremos preci-
samente impedir que en' otros campos de las activi-
dades cubanas se presented debates como 6ste, dis-
cusiones parecidas a la discusi6n eni que han inter-
venido los sefiores Blas Roca y Eduardo Chibas.

Los que somos partidarios de este pkrrafo del Dic-
tamen, queremos que haya en Cuba, inica y ex-
clusivamente, como simbolo de soberania, una ban-
dera que pueda ser, que tenga que ser, la bandera







20 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION OONSTITUYENTE


de todos los cubanios. Para darle su verdadero nom-
bre, la llamaria bandera del amor.
Somos partidarios de mantener el parrafo en
las condiciones que lo defendemos, porque estima
mos que ello interest a la armonia ciudadana, a law
unidad colectiva, al sentido homog6neo de la patria.
Tal ensefia es res6men de todo lo que simboliza una
bandera santificada por el heroismo, que represen-
ta, adem~s, sacrificios que ocupan en la Historia de
Am,6rica casi un' siglo y que colocan al pueblo cu-
bano al lado de aquellos pueblos hermanos que pue-
den presentarse a la consideraci6n del Continente y
a la consideraci6n del mundo civilizado con los ma-
yores relieves de dignidad.
En 1850 y 1851, sabemos todos que el General
Narciso L6pez, levant6 en campos de nuestra tierra
la bandera que preside los trabajos de esta Asam-
blea. Sabemos tambi6n que en 1868, despues de o e-
ripecias inolvidables encaminadas a la dignificaci6n
cubana, esta bandera fue simbolo de bravura en
las manos de eubanos que supieron luchar gallarda-
mente, algunos hasta la hora triste y gloriosa de
su muerte.
Esta ban'dera, despues, en la llamada Guerra Chi-
quita, fu6 la inspiradora de aquellos que se llama-,
ron Calixto Garcia, Emilio Nifiez, Francisco Ca-
rrillo y otros que no neeesito mencionar, porque
basta reconocer la cultural colectiva de esta reunion
y la personalisima de cada uno de los Delegados que
la integran, para saber que conocen perfectamente
los antecedentes de nuestra Historia.
Tal bandera, Sres. Delegados, que fue despues en
1892 la colocada por Marti en el Coraz6n de las emi-
graciones para levantar el sentimiento de una n'ue-
va rebeldia y hacer possible un esfuerzo nuevo que
resultaria victorioso para la independencia de nues-
tro suelo, es la que enarbolada el 24 de Febrero de
1895, en Baire e Ibarra, viene a la Habana, ideo-
16gicamente, como er un cofre, en el coraz6n de
los revolucionarios mas puros, y como un simbolo
de unificaci6n patri6tica en la mano de aquel pa-
tricio que habia presidido la Republica en armas,
Bartolom6 Mas6-quien con ella tocaa las puertas
de Jos4 Maria GAlvez, de Rafael Fernandez de Cas-
tro, de Eliseo Giberga, de Rafael Montoro, de Jos6
Antolin del Cueto y de todos los grandes de la
Evoluci6n en Cuba, y les pide, en ifombre de la
patria, que concurran y actu6n pricticamente en
la consolidaci6n de la patria, organizada como Es-
tado.
Es la bandera que sirvi6 al propio Bartolom6
Mas6, asistido de dos inolvidables criollos -Mayfa
Rodriguez y Eusebio Hernancoz-par, responder
a. las palabras hist6ricas de Montoro cuando con
gran'deza indiscutible pronunci6 aquella frase: "A
situaciones nuevas, hombres nuevos", contestandole
-repito-el ilustre Mas6 con las palabras genero-
sas del Manifiesto de Monte Cristi: "la Repfiblica
cordial con todos y para el bien de todos."
La que yo he lamado bandera del amor, fue glo-
rificada en los campos de Europa en 1917 y 1918,
cuando nuestra Repuiblica, en' la modestia de su
expresi6n geogrAfica y en la simb6lica grandeza de


su esfuerzo magnifico, se sum6 al intent de liber-
tar a todos los pueblos del mundo. Nuestra bande-
ra ya se habia unido en San Juan y 'Caney a la bani-
dera de Washington y Lincoln, para perpetuar en
la Historia de America y en el sentimiento y el res-
peto universales, la hidalguia y la gloria, al pro-
pio tiempo que la bravura, de las huestes que man-
daba el famoso Calixto Garcia. Esta ban'dera, que
yo pienso influye sobre el sentimiento de Chibas y
de Bias Roca; porque al fin y al cabo, puede ser
que .el sentido filos6fico de la idea comunista sepa-
re al senior Roca y sus compafieros del que habla,
pero seguramente los acerca el apego a la tierra
donde han nacido.
Sea, pues, este precepto, aceptado por la Con-
venci6n, y aceptadndolo haremos honor a tantas
tumbas ignoradas, sobre las cuales estaba espiritual-
mente la bandera de la patria cuando caian los
libertadores de 1868 y de 1895. Honrando a esta
ensefia, honramos lo que simboliza cuando acompa-
fia en su retirada. a la otra vida a esos pobres gue-
rreros de la Patria (de los cuales quedan pocos) y
que van rin'diendo su tribute a la muerte.
Asi, Sres. Convencionales, en nombre -de la Pa-
tria que es de todos -aunque estemos divididos por
ideas polhticas-acordemos que en los edificios y
fortalezas de la Repfiblica, ondee -como simbolo
supremo de soberania- la hist6rica bandera de
Nareiso L6pez.
'SR. MUJAL (EUSEBIO) : Para una cuesti6n de or-
den...
Yo he oido con muchisimo interns las palabras
aqui pronun'ciadas por el compafiero senior Icharo,
el compafiero senior Chib6s, el Comandante Coyula,
asi como tambi6n el diseurso del senior Bias Roca;
pero nosotros tenemos que ganar tiempo y he no-
:tado que la Presidencia que se ha llevado de
ese criterio generoso que siempre tiene y ha permi-
tido que se consuman tres turnos a favor y eso me
hace suponer que se habrAn de consumer tres turn'os
ien contra; habrA alusiones personales, es claro! el
senior Bias Roca habra de contestarlas y el debate
se va a prolonear. De esta manera asecuro aue no
vamos a terminal, en dos dias s6lo hemos aproba-
do seis o site articulos de la Carta Fundamental.
Por lo tanto, estimo que la Presidencia debia ser
un poco mas several y esto lo digo con todo el res-
peto que me merece, cosa de que se cumpla el Re-
glamento y que s6lo se concedan los turnos regla-
mentarios, dos a favor y dos en contra, nada mas y
que sea lo mas breve possible en esta misma cuestiin
de las alusiones personales, porque ya en pasadas
sesiones tenemos la experiencia de lo aue son las
alusiones personales... un discurso politico que al
fin y al cabo traera alusiones personales de este
lado y serin contestadas del otro; p si esto sigue
nor este amino, desde ahora, pido la Dalabra tam-
bien' para alusiones personales que entiendo que se
me han hecho.
Sn. PRESIDENT (GRAU SAN MARTfN) : Tiene la pa-
labra en contra el senior Garcia Agiiero.
SR. GARCIA AoftERO (SALVADOR): Sefior Presiden-
te y sefiores Delegados. Yo me temo que a estas






DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 21


horas mi palabra fria y lenta desentone un poco en
la Asamblea, sobre todo despues que hemos escucha-
do el atildamiento ret6rico del sefor Ichaso y los te-
rremotos verbales del senior ChibAs.
Sin embargo, confieso que ambas cosas han te-
nido, si no tuviesen otra, una utilidad indudable,
la de darnos el placer de escuchar la exaltaci6n iri-
dudable, la de darnos el placer de escuchar la exal-
taci6n evocadora y sentimental de nuestras glorias
patrias en la palabra del Comandante Miguel Coyu-
la.
Yo no quiero insistir en otro diseurso, porque
despu6s de este del senior Coyula, casi todos queda-
rian pAlidos y porque, ademas, entiendo, come el
sefixr Mujal, que estamos desperdiciando un buen
tiempo necesario.
Sin embargo, casi confieso que seria muy extra-
fio, (aunque le extrafiase a muchos) verme a mi,
que ayer combat la invocaci6n al favor de Dios,
pararme en esta Asamblea, esta tarde, tal vez pa-
ra invocar el favor de Dios, con tal de que seamos
ul. poco cuerdos.
Pricticamente, nos hemos salido de lo fundamen-
tal en el debate; se estaba discutiendo un articulo,
o la part especial de un articulo contenida en su
pirrafo segundo, que alude a si se puede o no le-
vantar otras banderas, que no sean la bandera na-
cicnal, en los edificios pfiblicos, fortalezas, etc...
El compafiero Blas Roea tom6 la palabra para ex-
po''er su criterio en contra del articulo mencionado;
y los discursos sucesivos, pronunciados en contra de
su criterio, han tratado, estrictamente, de presentar
a] compafiero Bias Roca y al Partido a que 61 repre-
senta, y del cual formamos parte seis Delegados en
esta Asamblea, agrediendo el simbolo intocable de
la handera national.
Francamente. me pareee muv hibil desde un pun-
to de vista politico ese planeamiento; pero desde un
punto de vista fundamentalmente prictico, me pa-
rece perfectamente nocivo para los intereses popu-
lares.
Por otra parte, yo declare, con la autoridad de
quien milita en el Partido en cuvo nombre hablo,
que nada es mhs falso, total y absolutamente falso,
que la nretensiSn que intent atribuirnos semejan-
te hostilidad a las esencias de la Patria.
iNada de eso!... El compafiero Blas Roca no
ha pretendido, ni que se suprima la bandera na-
cional, ni que se olvide, ni que se iguale en rango ni
se equipare a ella en nada a las demis banderas po-
s'bles de cualquier organizaci6n.
No existe un s61o pais del mundo en que exista
ademAs de la bandera national otra bandera de igual
rango, y acaso seran muy pocos los pauses de la tie--
rra en los cuales las otras se intent equipararlas a
]a band-era national; porque no se salva impune-
mente, quien pretende destruir las esencias niaciona-
les de un pueblo y quien vaya en contra de las as-
piraciones de su conciencia... y porque no es fi-
cil, ni much menos, ni por decreto, ni por una sim-
pre propaganda, destruir la labor de afios o siglos,


lo. sentimientos que se van acumulando en una uni-
dad nacional... Eso es absurdo.
'Cuba tendra toda la vida su bandera; la tendra
en tanto esa bandera represent el acerbo de todos
los (sfuerzos, los dolores, las tristezas, las alegrias,
todo lo que significa la concresi6n de su nacionali-
dad; la tendra siempre y la respetaran, indudable-
mente, todos los Partidos que existain en esta Na-
ci6n, desde el Comunista, a quien tanto se pleten-
de representar come agresor, destructor, etc., d,
las esencias y espiritus nacionales, hasta el iltimo
de los Partidos mas conservadores: todos respeta-
ran, indudablemente, las esencias fundamentals de
la Patria...

Porque s61o sobre ella y s6lo a base de ella, po-
drian existir despuis los Partidos que pretendan,
eli iltima instancia, haeer, los unos frente a los otros,
la felicidad del pueblo per ]a via del sistema que
ertimen mas adeeuado.
El Partido Comunista no tiene ningfin int.ers en
negar nada de lo qu'e ataie fundamentalmente a lo
que es el intimo sentimiento national, y tiene, si,
much interns en que se sostenga y se respete, -
especialmente por todos los que hablando en su nom-
bre la han vilipendiado y escarnecido muchas ve-
ces- la bandera national.

Sin embargo, si hemos de venir a esta Asamblea
a estarnos entreteniendo en juegos de dimes y dire-
tes politicos, en ataques y contra-afaques que no
pueden tener utilidad para un pueblo que nos man-
do aqui a otra eosa, y no a granjearnos de un mo-
do mis o menos demag6gico la simpatia popular,
por un discurso francamente politico, estaremos
traicionando la fundamental misi6n que aqui tene-
mos.
Yo quiero referirme estrictamente a lo que se tra-
1a en este articulo: nero ouiero sefialar que encuen-
tro cierta contradicci6n entire las palabras del senior
Ichaso, que defiende la permanencia del parrafo se-
gundo, y el pfrrafo mismo.
El Doctor Ichaso dice, con un criterio a mi juicio
muy euerdo, oue bien podian existir dentro del pais
todas las banderas posibles, las banderas de los regi
mieitos, las banderas de los partidos politicos. de
tales o cuales instituciones que quisiesen simbolizar
en un pedazo de tela con cuatro colors combina-
dos, las cosas que scan esenciales en su entidad; pe-
ro queria el senior Ichaso que no se tratase de equi.
narar en range a la banera national, ninguna otra
que pudiera surgir despues, corn motive de tal o eual
acontecimiento politico o de otra indole. Muv bien,
y si es eso lo que uropone el senior Ichaso y lo que
sostienen los que defienden el pfrrafo segundo. es-
tamos de aunerdo el compafiero Roca y los seis Dele-
vados del Partido Comunista y a mi juicio toda la
poblaci6n national: pero es otra cosa lo que exnresa
este p~rrafo si-undo que no dice sin'o 1o contrario. d-.
lo aue acaba de afirmar el Sr. Ichaso, porquP nieg-i
el dereeho y la posibilidad de que en los edificios,
fortalezas, dependen'cias. pueda izarse mas bandera
one la bandera national. Entonces, en que que-
damos ?







22 DIARIO DE SESIONES DE LA OONVENCION CONSTITUYENTE


SR. ICHASO (FRANCISCO): M,Me permit una in-
terrupci6n ?
SR. GARCIA AGiERO ('SALVADOR) : Con much gus-
to.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Tiene la pa-
labra el senior Ichaso.
SR. ICHASO (FRANCISCO): Yo sostuve que se po-
dian izar otras banderas, que pudi6ramos llamar
banderas locales; pero que deben ser izadas en aque-
llos lugares en que sea adecuado izarlas, por ejem-
plo: las de los regimientos, en sus respectivos cuar-
teles. Pero no hay ninguna raz6n para que en to-
dos los edificios pfiblicos de la Naci6n, sean o no
regimientos, se use otra bandera como la que se esta
usando actualmente, que es la national y justamen-
to al lado y en el mismo rango que la national.
SR. GARCIA AGtiERO (SALVADOR): 'Quisiera pre-
guntarle al senior Ichaso, -sin que pretend enta-
blar diAlogo,- si uri cuartel es un edificio social?
SR. ICHASO (FRANCISCO) : Si, sefor.
SR. GARCIA AGtiERO (SALVADOR): Me basta. Me
parece muy bien, -vuelvo a repetir- lo que afir-
ma el sefor Ichaso; pero si -eso es lo que se preten-
de, entonces nosotros no tenemos otra cosa que sos-
tener, sino precisamente eso que dice el senior Icha-
so, que es, repito, la posibilidad de que existan boan-
deras de tal o cual indole, la del Partido A B C, la
del 4 de Septiembre, la bandera del Partido Comu-
nista, la de cualquiera instituci6n de que se trate
y que se utilicen estas banderas en la forma en que
sea precise y dispongan las leyes.
,SR. ICHASO (FRANCISCO) : Por ejempilo: Ud.
cree que es oportuno que un Secretario de Despa-
cho, por el hecho de pertenecer a un Partido poli-
tico, enarbole en su departamento junto a la
bandera cubana la de su partido politico?
SR. GARCIA AGUERO (SALVADOR) : La pregunta se-
ria obvia si no fuese inteneionada. Claro esta que
.'o result nada adecuado, que el senior Secretario
de Despacho X enarbole oficialmente alli, en el edi-
ficio pdblico donde esti instalada la Seeretaria la
bandera de su Partido; pero nadie pretend seme-
jante cosa, y eso prhcticamente result prevista en
la formulaci6n anterior correspondiente a la enmien-
da ya aprobada del senior Mafiach, en la cual se en-
tiende, o se afirma, que la banfdera official o nacio-
nal es solamente la bandera que us6 Narciso L6pez
"al llegar a estas playas", como decia el sefior Pri-
mitive Rodriguez, y que mis tarde se enarbol6 en
i1 Morro a la inauguraci6n de la Repiblica. Claro
esta que si esto se afirma, las dem6s cosas son ob-
jeto de reglamentaci6n y correspondent, no a la Cons-
tituci6n, ciertamente, sino al Reglamento, que estas
cosas fija. Se entieinde de antemano que la bande-
ra del A B C, ni la del Partido Comunista deben
izarse, desde lu'ego, en un edifieio official que no tie-
ne nada que ver con estos Partidos; pero esto no
impide que la redacci6n de este pdrrafo segundo sea
perfectamente inadecuada, si lo que se pretend sos-
tener es lo que afirma el senior Ichaso, en lo eual
no tenemcs ninguna discrepancia.


SR. ICHASO (FRANCISCO): Yo le garantizo al com-
pafiero que la bandera del Partido Comunista po-
drA seguir usandose en los actos del Partido Comu-
riista, como la del Partido Liberal o la de nuestro
Partido: ello no excluye absolutamente el uso de cier-
tas banderas que son muy respetables; pero se tra-
ta de que en los edificios pibblicos no se tenga que
enarbolar, como ccurre hoy, la bandera cubana con
otra.
SR. GARCIA AGJiERO (SALVADOR): Comprendo bien
lo que dice y comprendo bien lo que quiere decir el
senior Ichaso; pero lo que quiero aclarar es, sefiores,
que este parrafo no se ajusta a lo que 61 dice; lo
que dice es cosa distinta y que va much mas alli
de lo que el Sr. Ichaso pretend, porque el parrafo
afirma que "en los edificios, fortalezas y dependen-
cias pfiblicas y en los actos oficiales, se izarh unica-
mente la bandera national y las extranjeras etc."
(lee). Lo demds no hace al caso; este parrafo nie-
ga -lo niega explicitamente,- la posibilidad, por
ejemplo, de que en un acto celebrado en un cuartel,
en una fortaleza o en otro lugar semejante, se ice,
ademas de la bandera national, la bandera de los re-
gimientos tales o cuales, o la bandera del cuatro de
Septiembre, si es que queremos seguir girando en
torno a la piedra del escAndalo; posibilidad que, en
cambio, admite, en su argumentaci6n el senior Icha-
so al decir que efectivamente pueden eni un cuartel
izarse la bandera del regimiento, u otra, caracte-
ristica de esa organizaci6n. Lo que pretendemos y
entendemos es, sencillamente, que esto no diga lo
que dice; y como ademas suprimiendo esto, y afir-
mAndose en la enmienda aprobada del senior Ma-
fiach que la bandera national no es m6s que 6sa
que preside como ha de presidir todos los actos de esta
nacionalidad), la Convenci6n Constituyente, eso que-
da automAticamente encomendado a la regulaci6n
que establece que s6lo la bandera national puede
izarse en determinados lugares, queda a esa regla-
mentaci6n, repito, la posibilidad de impedir que
ninguna otra bandera ni la de nuestro Partido, ni
la de otro, ni la de cual o tal organizaei6n military,
vaya a izarse donde no debe ondear mAs que la na-
cional.
Por esta raz6n, repetimos, aqui entendemos que
con la formulaci6n ya aprobada eti la enmienda del
sefor Mafiach y con la supresi6n de estos dos arti-
culos o pdrrafos del articulo site, se resuelve el
problema, nos ahorramos unos cuantos discursos
mis, y nos quitamos de encima estos dimes y diretes
politicos que estAn dando al traste con la posibilidad
de que este pueblo, que quiere una patria y una Cons-
tituci6n, vea c6mo en nombre de esa patria tan so-
bada, utilizando como banderia political estas cues-
tiones, se le escamotea la posibilidad de tener la
Constituei6n adecuada.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tienet la pa-
labra el senior Bias Roca.
SR. ROCA (BLAS): Voy a ser por segunda vez
breve al contestar alusiones personales, a pesar de
que fueron extensamente hechas. Voy a ser breve,
porque insist en que aqui lo fundamental es ga-
nar tiempo para votar la Constituci6n, puesto que
ein lo que nos queda de ejereicio de este mandate






DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 23


conferido por tres meses, tenemos que votar a raz6n
de 16 articulos diaries, y la muestra la estamos vien-
do con los dias de trabajo que hemos tenido.
Antes que nada, quiero contestar a la alusi6n que
me hacia fraternalmente el Comandante Coyula, y
quiero agradecerle antes que nada, sus palabras;
pero vean c6mo sus palabras envuelven, al mismo
tiempo, la misma idea, la misma falsa idea, que ha
tratado de extenderse en este H.emiciclo, de que nos-
otros estAbamos con nuestra palabra ultrajando la
bandera national, la del triingulo rojo y de la es-
trella solitaria. Han salido aqui tres oradores a
favor del mantenimiento de este Articulo, a decir
que lo haeian para defender la bandera national,
y, Iqui6n ha atacado a la bandera national? hquien
ha dicho aqui media palabra contra ella?
Sabemos exactamente la fuente de todas estas co-
sas. Cuando se asesin6 a Mella en M6xico, la noti-
cia se extendi6 en Cuba diciendo que habia ultra-
iado a la bandera national; y Mella fue el Lider y
fundador del Partido Comunista de Cuba; y, esta
calumnia repetida continuamente durante much
tiempo, es la que de nuevo se quiere levantar, o se
ha pretendido levantar en este Hemiciclo, y es nue-
vamente el subterfugio que se quiere utilizar para
atacar por referencias, lo que no se queria atacar di-
rentamente, lo que quiere presentarse como que no
es un ataque a determinadas instituciones, un ata-
que al derecho de determinadas banideras, sino una
defense a la bandera national.

La banedra cubana, la de Narciso L6pez, la izada
el dia 20 de mayo de 1902, esa bandera, tiene en su
constituei6n la sangre de los que pelearon por la
independeneia de Cuba; tiene la sangre dce nues-
tros antepasados, tiene la sangre y los dolores de
la m.s larga epopeya por la liberaci6n del pueblo,
pero no la sangre s6lo de las classes altas de la so-
eiedad cubana, de los amos de esclavos del 68; tie-
ne, principalmente, la de los campesinos explotados,
tiene la sangre de los obreros maltratados, tiene la
sangre, no en forma de gotas rojas, depositadas en
los campos de batalla, sino en forma de gotas de
sudor, exprimidas de las frentes de los obreros de
Tampa y Cayo Hueso, de los tabaqueros y despali-
lladores, por los sudores de inuestros obreros del pa-
sado, por la sangre de nuestros libertadores en la
manigua redentora, per la sangre de nuestros mar-
tires, esa .es la bandera del pueblo de ICuba; esa
bandera con la que a veces se cobijan los enemigos
del pueblo de de Cuba, esa bandera que utilizari los
mismos que combatieron en contra de la liberaci6n
de nuestro pais, esa banora que se mancilla usin-
dole a veees para tapar Tqarifiosamente los mas su-
cios manejos y los mfs malos negocios, no tiene la
culpa de que se le utilice mal. Esa bandera es la
bandera del pueblo de Cuba, de los trabajadores de
Cuba, y tambi6n nuestra bandera.
Tenia que aclararlo definitivamente para impedir
que continuara la calumnia corriendo como moneda
de curso legal y trayendose, incluso, al local de la
Convenci6n Constituyente, para hacer una referen-
cia por segunda mano a determinada especie que se
ha echado a rodar en contra nuestra.


Aelarado esto, -y lo he aclarado en honor a la
palabra vibrant y conmovedora del Comandante
Coyula- yo quiero contestar, brevemente tambien,
algunas alusiones personales.
Decia un senior Delegado en el seno de la Asam-
blea, oponi6ndose concretamente a que se levante la
bandera del 4 de Septiempre en los cuarteles y for-
talezas, que ]e dieron nacimiento, que le extrafiaba
verme a mi defendiendo y hablando a favor del Cua-
tro de Septiembre.
Otra especie como la anterior.
Combatimos determinados aspects del Gobierno
surgido del Cuatro de Septiembre, no por lo que te-
nia de revolucioriario, no por lo que tenia de avan-
ce, no por lo que tenia de levantamiento surgiente
de la gente de abajo que queria transformarse en
fuerza motriz de la histcria cubana, sino por lo que lle-
vaba de reaeecionario en su seno, por aquellos que
se estaban enearamando para hacerlo retroceder.
Entonees, en esos mementos de peligro, no estaba-
mos en los puestos de mando de la nave del Es-
tado; estabamos abajo, precisamente sufriendo to-
dos los peligros y todas las persecuciones, que no
desaparecieron ni aun con el movimiento del Cuatro
de Septiembre, despu6s de tantos afios de dolor y de
clandestinaje, de luehas y prisiones, de asesinatos en
contra de los miembros de nuestro Partido. Por esos
ideales que no acaban de encuadrar en el Cuatro do
Septiembre, contra la posibilidad del retrocso; pa-
ra que el Cuatro de Septiembre no fuera solamente
un movimiento politico que levantara en determina-
das capas sociales a determinados hombres, sino que
levantara al pueblo de Cuba y removiera todo el
subsuelo, todas las bases y fuentes de nuestra so-
ciedad, y que entrara a realizar ]a transformaci6n
de nuestra economic, para evitar los retrocesos que
hemos tenido, para eso, empujAbamos al cuatro de
Septiembre. No lo combatiamos como lo combatie-
ron otros que hoy defiendeni la moci6n del senior De-
legado que se extrafiaba de vernos defendiendolo.
No lo combatiamos desde la acera de enfrente, sino
empujhndolo", tratando de llevarlo a que se ocu-
paran los centrales, a que la tierra se repartiera,
a que se hiciera la verdadera revoluci6n, que estA es-
crita en su bandera y que el pueblo estaba esperan-
do. Estabamos, precisqmente, "empujando" por
ahi; y, hoy, al levantarnos, estamos otra vez defen-
diendo la sencia de aquel movimiento e impulsin-
dolo desde el mismp Angulo de nuestras convicciones.
Un ejemplo: INadie puede deeir que, en estos
treinta afios de Repfiblica, las ensefianzas de Mar-
ti, contenidas en el manifiesto, tantas veces aqui
mencionado, de Monte Cristi, se han aplicado...
La Repfibliea no ha sido con todos y para todos,
sino con todos y para unos cuantos. Y a pesar de
eso, a nadie se le ocurriria hoy combatir las ense-
fianzas de Marti, combatir la fuente de sus doctri-
nas por el hecho de que no hayani sido bien, y co-
rrectamente aplicadas.
Se puede discutir este aspect, o los otros de Mar-
ti. Se pueden discutir tales detalles de su obra;
se puede no esta de acuerdo con algunas de sus pro-
pias orientaciones mantenidas a lo largo de su vil







24 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION OONSTITUYENTE


da; pero lo fundamental, aquello que nos mueve hoy,
aquello que todavia hoy tiene vigencia y acfualidad,
porque todavia tenemos que luchar por aquellos
preceptos fundamentals que 61 nos legara, y que
no han podido llevarse a cabo de una manera de-
finitiva, en nuestra Repdblica, hoy lo defendemos
de todos los ataques.
Del mismo modo, a pesar de todo lo que puede
haberse debilitado o perdido del movimiento del
Cuatro de Septiembre, este sigue representando
aquel impulso generoso del primer memento, y aquel
impulse continuamos defendidndolo, no s61o pasiva-
mente, como recuerdo hist6rico, sino tratando. de
impulsarlo hacia adelante, de que se profundice, de
que se haga lo que el Cuatro de Septiembre quiso
hacer en Cuba, de que se llegue a aquello que fue
bandera de aquel instant, de que se cumplan to-
das sus proyeceiones en todos los aspects de la vida
national.
He ahi nuestra defense del 4 de Septiembre; ha
ahi por quB defendemos la posibilidad de que en los
cuarteles sea izada esta bandera, para a su alrede-
dor mantener las ideas que le dieron origen, ir sem-
branido las ideas del 4 de Septiembre, y preparando
las in'stituciones para su culminaci6n definitive.
Ojala que esta Constituyente pueda hacer la obra
profunda en lo econ6mico, en lo social y en lo poli-
tico que esta esperando el pueblo de Cuba, porque
entones con esta bandera, o sin esa bandera, o con
ninguna otra bandera, el pueblo de Cuba verdade-
ramente empezaria a ser libre y a ser feliz.
Muchas gracias.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Amplia-
mente debatido va a someterse a votaci6n el segun-
do pirrafo del Dictamen, que queda exeluido de la
enmienda del senior Mafiach.
Los sefiores Convencionales que estei conformes
se serviran manifestarlo.
(Senales afirmativas).
Aprobado.
Se va a dar lectura al tercer parrafo.
(El Ofical de Actas lo lee).
SR. PRESIDENT (.GRAU SAN MARTIN): Se pone a
discusi6n.
(Silencio).
Se somete a votaci6n. SSe aprueba?
(Seiales afirmativas).
Aprobado.
'Se va a dar lectura al articulo octavo.
(El Oficial de Actas lee).
ARTICULO 8.-El idioma official de la Republi-
ca es el espafol.
,SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTnN): Hay una
enmienda. Se le va a dar lectura.


(,l Oficial de Actas lee).
A LA CONVENTION CONSTITUiYENTE.
El Delegado que suscribe tiene el honor de pro-
poner a la Asamblea que el articulo 8 del Dicta-
men de la Comisi6n Coordinadora, correspondiente
al Titulo Primero, sobre Organizaci6n Nacional, Ciu-
dadania y Extranjeria sea enmendado sustituyendo
la palabra espafiol por eastellano, dejindolo redae
tado asi:
ARTICULO 8.-El idioma official de la Repibli-
ca es el Castellano.
Sal6n de Sesiones de la Convenci6n Constituyen-
te, en la Habana a los veinte y tres dias del mes de
abril de mil novecientos cuarenta.
(Edo.) Aurelio A. Alvarez.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Se pone a
discusi6n ]a enmienda.
SR. MANAcH (JORGE) : Pido la palabra en contra.
SR. ALVAREZ (AURELIO): Pido la palabra.
SR. BRAvo ACOSTA (ANTONIO) : Pido la palablra.
Si. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Tiene la pa-
labra 61 senior Mafiach.
SB. MAIACH (JORGE): Muy brevemente, porque
no es cosa de hacer una conferencia sobre la histo-
ria del lenguaje. La denominaci6n de casteliana
que se le da a la lengua espafiola es una denomina-
ci6n de carecter regionalista, asociada a cierta ten-
dencia centralista en la peninsula espafiola. Esa
denominaci6n estA la francamente desacreditada.
He tenido un poco de experiencia en esto, y puedo
asegurar que en todas las instituciones docentes y
acad6micas la palabra "castellana" tiende a ser sus-
tituida por el adjetivo "espafiol". La palabra "cas-
tellana", aplicada al idioma, tuvo un origen hist6-
rico andlogo al de la palabra "toscano" en Itaida.
Hoy no se dice el lenguaje toseano como se decia
en tiempo de Dante y Petrarca: se dice lenguaje
italiano. Castilla ha dejado de ser un factor cultu-
ral predominantes para ser simplemente un factor
hist6rico, y la pa]abra "castellano" es un vestigio
arqueoi6gico dentro de la lengua, que no tiene es-
pecial pertinencia.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Tiene la pa-
labra el senior Aurelio Alvarez.
SR. ALVAREZ (AURELIO) : Sefior Presidente y se-
nores Delegados: Cuando formal esta enmienda
al dictamen de la Secci6n de Organizaci6n Nacional
y Ciudadania, advirtiendo que ademds de sus ilus-
trados miembros, habia actuado en elia nuestro ilus-
tre compafiero doctor Jorge Mafiach, tuve el pro-
p6sito de retirarla. Asi se lo anuncie a 61, expre-
sAndole que me consideraba en situaci6n de infe-
rioridad respect del criterio que mantuvo con sus
demas ilustrados compafieros, sobre la mAs adecua-
da denominai6n del idioma que debiamos adoptar
para la Repfblica, si espafiol o eastellano.
Quedaba sin embargo, una duda en mi mente y
he venido a traerla a la Asamblea, pese a toda la







DIAR1o D1 9ESIONES DE LA CONVEIWION CONSTITUYENTE 21


autoridad desde luego, del doctor Mafiach, en cues-
tiones filol6gicas, en cuestiones de lenguaje, en cues-
tiones literarias, y pese tambi6n a la autoridad que
reconozco en los demis sefiores Delegados que for-
maron parte primero de la Secci6n de Organizaei6n
National y Ciudadania y posteriormente de la Co-
misi6n Ccordinadora. Formular6 mis dudas a la
Asamblea para que ella resuelva. Pondre a la
Asamblea n no con mi criterio enfrente al de los au-
tores del Dietamen.
El que habla estima, con criterio de notables au-
toridades, que es castellano el nombre de nuestro
idioma y no espaiol. Por mi mismo hare al res-
pecto algunas consideraciones pese al natural te-
mor de lastimar con ellas la mente ilustrada de los
sefiores Convencionales.
Sabemos que la naci6n espafiola, aquella que pu-
do tener un idioma denominado espafol, no cobra
forma hasta que unidas por el enlace de Isabel y
Fernando, las antes Coronas de Castilla y de Ara-
g6n, surge del hecho la unidad espafiola; pero antes
de 6sto, el pueblo espafiol habia escrito en el len-
guaje castellano toda su historic y cuanto contsi-
tuye su mejor cultural; y si ese lenguaje, de menor
sentido filol6gico que spiritual, por asi decirlo, fu6
el que nos leg6 la naci6n descubridora, ya que coin-
cidi6 con la conquista de America el moment en
que Espafia adquiere la gran preponderancia que la
!lev6 a ser duefia y sefiora del Mundo; si 6so fu6 -1
lenguaje heraldo de la naci6n descubridora, de nues-
tros padres y si fu la hermosa lengua de Castilla
nuestra herencia, y no la denominada con el nom-
bre de espafiola; si el idioma que ha recogido toda
la grandeza de Espafia y que traduce todo lo que
hay de exquisite en ella, es la lengua de Castilla, no
nos explicamos por qu6 adoptar para la Repfiblica
cubaria el idioma espafiol.
Dije antes que queria dejar enfrentado con el cri-
terio del doctor Mafiach y con el de los demas miem-
bros de la Comisi6n Coordinadora, los que me ban
hecho molestar la atenci6n de esta Asamblea.
"Cactellano: M. Idioma Castellano, o sea, lengua
national de Espafia".
"De esta novel no conocemos traducci6n nin-
gun'a en eastellano. Valera".
"Diccionario Encielopedico Hispano-Americano,
editado por Montaner y Sim6n, Barcelona". De
bastante reciente edici6n.
"Diccionario de la lengua castellana: "Este Ti-
tulo se ha dado a cada una de las ediciones redac-
tadas por la Real Academia Espafiola".
Reconoce la Real Academia Espafiola, y ya saben
los sefiores Convencionales como esta integrada es-
ta Academia, por las autoridades mas capaces en
material filol6gica de Espafia; reconoce la Acade-
mia Espafiola el idioma castella como el habla del
pueblo espafiol: "Espafiolizar, Castellanizar. Para
espafiolizar una palabra basta que la usen los espa-
fioles. Para castellanizarla, conviene acomodarla al
genio especial de nuestra lengua; mas claro: con-
viene que la modifiquemos segfin la analogia y la so-
noridad de nuestro idioma".


Esta hablando Roque Barcia, en sus admirable
"Sin6nimos Castellanos".
"Voz espaiiolizada quiere decir voz corriente.
Voz castellanizada quiere decir voz ajustada a nues-
tra lengua".
Sigue hablando Roque Barcia: no el que informa.
Pero el Articulo Cuarto de la Constituci6n de la
Repfiblica Espafiola, dice asi:
"El castellano es el idioma official de la Repfi-
blica".
Aqui estA el texto de la Constituci6n Espafiola:
No negar6n los sefiores Convencionales que los Cons-
tituyentes que redactaron esta Constitucion no te-
nian capacidad para discernir sobre el idioma que
debia adoptar la Repfiblica Espafiola, tratandose del
suyo propio y de la mentalidad de los ilustres inte-
lectuales que la redactaron.
SR. CUERVO (PELAYO): Me permit una inte-
rrupci6n con la venia de la Presidencia ?
SR. ALVAREZ (AURELIO): Con much gusto.
SR, CUERVO (PELAYO): Como el senior Alvarez
cita el Articulo Cuarto de la Constituei6n espafola,
tengo los comentarios a la Constituci6n espafiola.
Ese problema fue hondamente discutido, y por el
concept espafiol se decidieron Ortega y Gasset, Mi-
guel Unamuno y la propia Academia Espafiola, en-
tendiendo que el vocablo castellano era algo sepa-
ratista y que el idioma era el espafiol. De manera
que, aunque triunf6, por haber mayoria de caste-
Ilanos en la Asamblea, la voz "castellano", los co-
mentarios que tengo de la Constituci6n espafiola ex-
plican que las mIs altas autoridades alli presents,
y la propia opinion de la Academia Espafiola era
que el idioma era. el espaiool.
SR. MARINELLO (JUAN): gIMe permit el senior
Alvarez una interrupci6n, con la venia de la Pre-
sidencia.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Accede el
senior Alvarez a la interrupci6n del senior Marinello''
SR. ALVAREZ (AURELIO): 'Con much gusto.
SR. MARINELLO (JUAN): Era para decirle que
esa formulaci6n es explicable y obligada en una
Constituci6n Espafiola: el texto de la Constituci6n
de la Repfiblica Espafiola se refiere al castellano,
porque en la Peninsula se hablan otros idiomas: el
catalan, el vasco, el gallego, y otros mas, y debe
especificarse que de los idiomas hablados en la pe-
ninsula no se toma como official, como national, sino
el que se habla en Castilla.
Alli esta bien; pero si para nosotros ya no es el
idioma de una region espafiola, sino la contribuci6n
hist6rica de la naci6n descubridora y colonizadora
de nuestras tierra. Debe decirse, pues, en nuestra
Constituci6n: idioma espafiol.
SR. ALVAREZ (AURELIO): Sefior Presidente y se-
fiores Delegados: Concluir6 inmediatamente.
La raz6n aducida por el Delegado Cuervo Nava-
rro no ha podido convencerme. He citado textos, no








26 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVFNCION CONSTITUYENTE


he hecho aseveraciones que no haya contestado; pe-
ro muchisimo menos, si no todo lo contrario, han po-
dido llevar a mi animo duda alguna respect a la
razon que me asiste, las aportadas a la discusi6n
por el distinguido Convencional, senior Marinello,
porque preeisamente y debido a su cultural, la fic-
.jedad de su argument ha sido manifiesta.
Si el idioma que quiso darse a la Repiblica Espa-
fiola al confeecionar su texto constitutional fu4 el
castellano, incuestionablemente que 6ste es el idio-
ma de esa Naci6n, sin que nada tuviera que hacer la
denominaci6n del "espafiol", que estima mAs ade-
cuada el senior Marinello, por el hecho de que en Es-
pafia se hablan distintos dialectos, ya que por esto
y pcrque dentro de los dialectos estk el espafio, la
Consttuei6ni espafiola adopt para Espafia el
espiritualidad espafiola, precisa desterrar, para que
cerrar el culto de patria que mont6 en guerra a
la intelectualidad espafiola y al pueblo espafiol, con-
tra los que dominant en Espafia. Y porque somos
un pueblo nuevo, debemos honrar ]a preciada tra-
dici6n que nos leg6 el noble pueblo, no la Espafa
del General Franco.


na toda agresi6n belica realizada contra la voluntad
de los pueblos, aspira a vivir en paz con los dem6s
Estados y a mantener con ellos relaciones y vincu-
los de cultural y comercio.
"El Estado cubano hace suyos los principios, for-
mas, pricticas y aeuerdos del Derecho Internacional
que, propendan a la solidaridad humana, al respeto a
]a voluntad de los pueblos, en la reciprocidad y entire
los Estados y al fomento y garantias de la paz y
de la civilizaei6n universales. Tcda norma de dere-
cho Internacional que consagre estos principios serh
incorporada al derecho positive cubano".
Sal6n de Sesiones de la Convenci6n Constituyen-
te, a veintid6s de abril de 1940.
(Fdo). Juan Marinello; Esperanza Sdnchez; Bias
Roca; Salvador Garcia Ag';:ero; Romdrico Cordero;
CGsar Vilar.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Se pone :1
discusi6n la Enmienda.
SR. MARINELLO (JUAN): Pido la palabra, para
defender la enmienda.


Se. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Se pone a Sn. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Tiene la pa-
votaci6if la enmienda del senior Alvarez. labra, a favor, el senior Marinello.


Los que esten conformes se servirAn levantar el
brazo.
(La minoria de los senores Deleqados asi lo hace).
Rechazada la enmienda.
SR. ALVAREZ (AURELIO) : Sefior Presidente, pido
que conste en el Diario de Sesiones la enmienda y las
notas leidas.
SR. MUJAL (EUSEBIO) : Y tambi6n los que vota-
ron a favor.
Sn. PRESIDENT (IGRAU SAN MARTIN) : Asi se hard.
Se va a dar lecture al Articulo 9.
(El Oficial de Actas lee).
ARTICULO 9.-Cuba condena la guerra de agre-
si6n; aspira a vivir en paz con los demAs Estados
y a mantener con ellos relaciones y vinculos de cul-
tura y de comercio.
El Estado cubano haee suyos los principios y nor-
mas del Derecho Internacional que propendan a la
solidaridad humana, al respeto de la soberania de
los pueblos, a la reciprocidad entire los Estados y
a la paz y la civilizaci6n universales.
Se va a dar leetura a una enmienda a este ar-
ticulo.
(El Oficial de Actas lee).
A LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE.
Los Delegados que suseriben, inconformes con el
criterio de la mayoria en la redacei6n dada al ar-
ticulo 9 del Titulo Primero, formula la present
enmienda para que este articulo quede con la re-
dacci6n siguiente:


SR. MARINELLO (JUAN): Sefior Presidente y se-
fiores Delegados:
Muy brevemente, para defender ]a Enmienda pre-
sentada al Articulo del Dictamen de la Comisidn
Coordinadora.
Sospeeho que muchos de los que me oyen habrAn
calificado ya este precepto, entire las que la densa
oeurrencia del senior ,Guds Inclhn ha Ilamado mAs
de una vez, preceptos musicals, es decir, simple
afirmaciones romanticas, alejadas del carActer ju-
ridico, exigible que deben tener los preceptos de la
Carta Fundamental.
o creo, sin embargo, senior Presidente y sefiores
Delegados, que se trata de una afirmaci6n doctri-
nal de enjundia y de especial significado para una
naci6n como la nuestra.
Creo que interest mucho que los que se reunen
para dotar a su pueblo de organizaci6n adecuada al
mejor desarrollo de los intereses legitimos, hagan
una afirmaci6n seria, enirgica, sobre el criterio que
profesan en relaci6n con el hecho de la guerra; no
como lo haee el Articulo del Dictamen, diciendo que
"Cuba, la representaci6n de su pueblo, el Estado
cubano, condena toda guerra como manera de deci-
dir las diferencias entire las naciones".
Hace un inrstante, leia yo las indicaciones que
envia a esta Asamblea el Convencional Ferrara, im-
pedido de asistir a nuestros debates, y veia, -con
satisfacci6n lo digo--, que 61 hace esa misma indica-
ci6n a la Asamblea. Estimo que no debe hablar s61o
como lo hace el Dictamen, de la guerra de agresi6n;
debe hablarse de toda guerra, debe ser una condena
ci6n difinitiva y solemne del hecho mismo de la gue-
rra como de dirimir las diferencias humans.


"Art. 9.-Cuba repudia la guerra como manera IPero, afin hay otra cosa, sefiores Delegados. Yo
de decidir las difereneias entire las naciones, conde- agregaba; -agregdbamos, mejor dicho, los Repre-







DIARIO DE SESIONES DE LA CONVEKCION CONSTITUYENTE 27


sentantes todos de Uni6n Revolucionaria Comunis-
ta, porque todos firman esta Enmienda-, agregd-
bamos que debia consignarse, condenamos, ademis
toda guerra y especialmente la agresi6n b6lica rea-
lizada contra la voluntad de los pueblos. 'No es este
extreme del precepto tampoco una afirmaci6ri ro-
mAntica o ineficaz; creo que a los pueblos pequefios
como el nuestro, les interest afirmar este punto de
su Constituci6n, ahi donde se consignan los criterios
fundamentals sobre el Estado, sus caracteristicas.
su organizaci6n y sus relaciones, al respeto a la vo-
luntad de los pueblos en toda oportunidad, pero mu-
cho mis cuando contra esa voluntad se abate el po-
der, muchas veces veces incostrastable, de una fuer-
za guerrera.
Debemos, compafieros Convencionales, mirar con
valentia al porvenir; puede ocurrir, quizAs ocurra,
en tiempo cercano, que quiera imponerse a Cuba la
concurrencia a una guerra international cuyos ver-
daderos intereses est6n muy distantes de los que im-
portan a nuestro pueblo.
Hay, pues, que decidir en un precepto lo general,
el repudio a la guerra como instituci6n, como so-
luci6n, y lo especifico, el repudio firme a toda agre-
si6n realizada contra la voluntad de los pueblos, que
en lo general y en lo particular, la guerra...
SR. ALVAREZ (AURELIO): VMe permit el senior
Marinello, con la venia de la Presidencia?
SHa conocido la historic de la humanidad algin
pueblo que haya sido agredido voluntariamente?
SR. MARINELLO (JUAN) : Agredido voluntaria-
mente no.
SR. ALVAREZ (AURELIO): Si, porque S. S. se re-
fiere a agresiones contra la voluntad de los pueblcs.
SR. MARINELLO (JUAN): Digo yo, que condena-
mos, que debemos condenar, especialmente toda gue-
rra de agresi6n. ~QuB cosa es una guerra de agre-
si6n? Una guerra, claro esta, contra la voluntad do
los pueblos; a eso precisamente me refiero, y no veo
que haya contradicci6n, sino una perfect identidad
entire lo que digo y lo que parecen encerrar las pa-
labras de la interrogaei6n del Convencional senior
Alvarez.
SR. ALVAREZ (AURELIO): S. S. trata de justifi-
car una contradicci6n en que realmente s, encuentra
porque, por ejemplo, debe estar suponiendo que Ru-
sia no agredi6 a Finlandia, sino que Finlandia qui-
so ser agredida.
SR. MARINELLO (JUAN) : El Conrvencional senior
Alvarez, con un chiste, -porque yo no creo, dada
su capacida y competencia que pueda ser otra co-
sa que lo que acaba de expresar-, confunde lamen
tablemente criterios qjue son de una claridad me-
ridiana: los que se expresan en nuestra enmienda.
Decimos nosotros: Cuba repudia la guerra como
modo de dirimir las contiendas intern'acionales. Y
repudia la guerra de agresi6n, -a eso me refiero-,
y claro esta, que cuando hay una agresi6n tiene que
producirse cotnra la voluntad de los pueblos, por-
que las finicas guerras que no tienen ese caricter
son las de independencia, que son guerras sagradas,


guerras buenas, las finicas justificadas. Por ejem-
plo, a la que acaba de referirse hace un moment,
de una manera acertadisima, el senior Alvarez: a
la guerra magnifica, de heroicidad y de grandeza
insuperables del pueblo espailol contra la agresi6n
nazi-fascista y ]a traici6n internal. A ese tipo de
guerra me refiero, y sabe que a ella me refiero el
senior Alvarez de ]a Vega.
Pero, vamos a seguir sustentando y en palabras
brevisimas y finales lo que queda de la Enmienda
de nuestro partido.
Decimos, en la iltima parte del precepto, que los
principios prdcticos y normas del Derecho Interna-
cional que propendan a la solidaridad humana, al
respeto de la voluntad de los pueblos, a la recipro-
cidad entire los Estados y a la paz y la civilizaci6n
universales.
Enfdticamente, del modo que interest a uni pue-
blo pequefio, debe decirse: no una referencia a la so-
berania de los pueblos, que no es, como sabe la ilus-
traci6n de las Asamb!ea, exactamente lo mismo que
voluntad popular, que es cosa mas amplia, mis in.
teresante a una comunidad pequefia, cuya voluntad
cierta es mil veces quebrantada.
Decimos que esos criterios internacionales, esas
formas, esos principios y esas prdcticas debe tener-
las como suyas el Estado Cubano, y agreganos, to-
mando en este punto, (muchos de los presents lo
sahen), un extreme del Articulo similar de la Cons-
tituci6n de ]a Repfiblica Espafiola, que toda norma
de ese tipo, d, las que propenda a la solidaridad hu-
mana, al respect te la voluntad de los pueblos, a las
reciprocidades antre los estados, y al fundamento y
garantia de toda civilizaci6n, seaii incorporados por
Cuba a sus derechos positives.
Con ello queremos, desde luego, hacer eficaz un
preeepto que tiene en relaci6n con Cuba una impor-
tancia innegable por circunstancias que no pueden
ocultarse a ]a ilustrada atenci6n de los sefiores Con-
vencionales.
SR. BRAvo ACOSTA (ANTONIO) : Pido la palabra en
contra.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): El senior
Mujal la pide a favor...
SR. ZAYDIN (RAM6N) : Pido la palabra en contra.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Por mi parte es-
toy dispuesto a renunciar a la petiei6n que hice an-
tes, y estoy de acuerdo en que haga uso de la pala-
labra el senior Zaydin.
SP. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Tiene la pa-
labra el senior Zaydin.
SR. ZAYDIN (RAMON): Sefior Presidente y sefio-
res Delegados: He pedido ]a palabra en contra de
la enmienda, para mantener, en cambio, el precepto
del Dictamen tal y como esta redactado.
Este precepto no es musical. Este precepto no es
de aquellos que pueden considerarse desde un punto
de vista abstract, como infitiles en la Carta Cons-
titucional. Al contrario, propende a trazar una






28 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


orientaci6n de principios a la political international
de Cuba. Nuestro pais ha vivido desde la proclama-
ci6n de la Repuiblica sin una orientaci6n definida
en la political international. Nos han interesado mas
las cuestiones de nuestra political internal y cons-
tantemente hemos escuchado critics y ataques con-
tra la falta de una political international. Pero en
los filtimos afios -esta critical se ha acentuado, y se ha
acentuado porque la political international, a traves
de la prensa y de la radio, ha llegado a difundirse
en las capas todas de nuestra sociedad a orientarlas
y a former estado de conciencia y proyeeciones so-
bre la inter-independencia econ6mica y political de
todos los estados de la comunidad international. Y
pueblo pequefio el nuestro, pero situado ventajosa-
mente por la naturaleza frente a un gran continent,
a la entrada de un canal que pone edi comunicaci6n
dos oceanos, y con ellos a tres parties del hemis-
ferio, hace que precisamente pueda aproveehar en
su political international, para bien de la economic
cubana, y de la defense de la integridad national,
y de la conjunci6n de los valores de su riqueza na-
cional, esa situaci6n topogrAfica, geografica que el
destiny le ha dado, y que nosotros los hombres de
Cuba, no hemos sabido aprovechar.
Y este precepto trata asi de sentar un principio
dogmitico que sirva de direcci6n, de guia a la po-
litica international de Cuba, y tiene y abarea various
acpectos; y por ello me van a permitir los sefiores De-
legados que subraye cada uno, especial y particu-
larmente aquIl en que el Dictamen difiere. El Dice
tamen hace esta declaraci6n categ6rica y terminan-
te: repudia o condena la guerria ofensiva, la guerra
de agresi6n. La enmienda, por el contrario, va mds
alla. La enmienda dice que Cuba repudia la gue-
rra como manera de decidir las diferencias entire las
naciones; condena toda agresi6n realizada contra la
integridad del pueblo. Y no es lo mismo: no hay
pais en el mundo, no hay estado modern que pue-
da condenar la guerra, la guerra asi en abstract,
porque no obstante todos los esfuerzos realizados a
travys de Conferenicias Internacionales, de Congre-
sos Internacionales, de Institueiones creadas por la
Sociedad de las Naciones y por el Pan-Americanis-
mo para zanjar las cuestiones, discordias y diferen-
cias que surjan entire dos Estados de la comunidad
international, por los medios pacificos, como son la
conciliaci6ri y el arbitraje, no se ha logrado todavia
contender ese movimiento de expansions political
que depend muchas veces de las razones econ6micas
en que los pueblos se debate y que los llevan a ve-
ces por el institnto natural de conservaci6n, a olvi-
dar los sentimientos de la paz en busca de los re-
cursos para satisfacer las demands perentorias de
sus ansias.
Y en ese sentido no.podemos condenar la guerra
entire las naciones, porque no es lo mismo el con-
cepto de naci6n que de estado. Por eso el Dicta-
men dice "estado" y no "naci6n".
Naci6n era Cuba cuando surgi6 con la Guerra de
Independencia luchando por su emancipaci6n. El
E-tado es una unidad, es la sociedad organizada po-
liticamente sobre una unidad geogrifica, con una
organizaci6ri de poderes plblicos que le dan per-
sonalidad juridica en la comunidad international.


La naci6n no es eso. La naci6n es algo concrete
y abstract a la vez: es una comunidad de hombres
vinculados por factors, por caracteres, por psicolo-
gia, por idioma, por historic, por ansla, por espe-
ranzs de redenci6n y condenar la guerra entire las na
clones, seria tanto como condenar a aquellos paises,
Sa aquellos pueblos, a aquellas naciones que injusta-
mente, como hiciera Cuba una 6poca, tienen el de-
recho de apelar a las armas si sus respeetivos pue-
blos no tuvieran el sentido de darle independencia,
con la dignidad que su conciencia,, reclamaba.
Asi no es possible que en una Constituci6n en que
nosotros tenemos que fijar perfectamente el concep-
to t6enico de las palabras, podamos confundir el con-
cepto de naci6ri con el concept de estado.
Por otra parte, no es possible tampoco, que nos-
otros neguemos ni condenemos la guerra como manera
de ventilar las diferencias con otras naeiones, por-
que en otro precepto de este propio articulo habre-
mos de acordar que sea el Parlamento cubano, que
sea el Congreso cubano el que tenga la facultad de
acordar la declaraci6n de guerra. Y es asi, porque
no obstante ser Cuba y tenerlo que ser, enemiga de
la guerra, no sabemos si en determinadas ci:cuns-
tancias, en defense de la nacionalidad, en defense
de su territorio, en defense de sus valores espiritua-
soberania nacional, tenga que apelar a las armas
les, morales, sociales y econ6micos, en defense de su
porque una situaci6n de diferencias o controversial
con otro pais lleve a esa necesidad. Y esa clase de
guerra, de defense, esas guerras no son condenables
especialmente cuando ellas son provocadas por los
pueblos grandes a los pueblos pequefios al tratar de
imponer su voluntad.por medio de la fuerza...
En cambio, el principio nuestro de decTarar y con-
denar la guerra de agresi6n, es eso un principio mo-
ral de una po'itica international cubana, defensive
de la integridad de la soberania national. Son es-
tas guerras de agresicn que consistent en atacar a
los pueblos d6biles vali6ndose de esa misma situa-
ei6ri, ataeada por los pueblos fuertes, son estos pue-
blos que necesitando sus materials primas se valen
de todos sus recursos para con estos pueblos peque-
fios a fin de lograrlo. Son esas guerras imperialis-
ta que van hacia la anexi6n de esos pueblos ricos en
materials primas que ellos necesitan para su indus-
trializaci6n. Son aquellas fuerzas que las nacione;
fuertes tratan de coritrolar mediante las armas y
veneer mediante las mismas armas. Y frente a ello,
sefiores Delegados, es necesario que nosotros deten-
gamos, que nosotros condenemos esa guerra, conde-
nemos la guerra de agresi6n, porque Cuba jams,
dentro dr. su political international habrk de ape-
lar a las armas para culminar en la expansion te-
rritorial, en contra de los intereses humans y na-
cionales de otro pueblo, porque seria tanto coiro
neoarle al Parlamento cubano, representante de la
soberania national, en moments y circunstancias
de peligro el derecho a velar por la soberania na-
cional, por ]a integridad del territorio national, y
por est articulo nosotros aparecemos violando la
constituci6ni.
La otra parte es igual al Dictamen: "Cuba aspi-







DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 20


ra a vivir en paz con los demAs estados... (continUia
leyendo).
El Estado Cubano, segfn el Dictamen que yo de-
fiendo ,persigue igualmente lo mismo cuando dice:
(Lee).
Yo creo, sefiores Delegados, que se debe rechazar
la enmienda y aprobar el articulo, porque este define
de una manera amplia y conceptua la political future
de Cuba, con una claridad tal que no puede existir
equivocaci6n in err6nea interpretaci6n, lo cual suce-
deria si se aprobara la enmienda que ha sido presen-
tada.
SR. PRESTDENTE (GRAU SAN MARTfN) : Tiene la pa-
labra el senior Mujal.
SR. MUJAL (EUSEBTO) : Sefior Presidente y sefiores
Delegados: Voy a hablar en pro de la enmienda pro-
puesta por el senior Marinello y otros Convencionales,
sin que me preocupe en lo mds minimo de donde pro-
cede la moci6n, sino la intenci6n que la misma encie-
rra.
Se nota, desde el primer moment, que finicamen-
te en el primer pArrafo es donde hay diferencia que
yo califico de fundamental. El senior Zaydinr, primer
orador en defender el Dictamen, ha querido sefialar
la necesidad de que Cuba condene la guerra de agre-
si6n y la posibilidad de que Cuba, por tanto, no con-
dene la guerra defensive. No hay texto constitutional
en el mundo, ni sentimiento huma.no que pueda obli-
gar a un pueblo que no se defienda, y por tanto con-
denar la guerra defensive. Pero es que la palabra agre-
siSn ha sido utilizada precisamente en sentido con-
trario por otros pueblos, como el Jap6n contra China,
que la ha invadido pretextando el temor de ser agre-
dido; usando el mismo procedimiento vemos a Alema-
nia invadien'do a Checoeslovaquia, para evitar, re-
pito, segiin ellos, ]a agresi6n. Y asi nos encontramos
que de esta manera, el concept de la guerra defen-
siva se ha transformado en la guerra de agresi6n.
Por tanto, la enmienda del senior Marinello, cuan-
do dice que se repudie la guerra como manera de de-
cidir ]a diferencia entire naciones, esta velando para
que se league a la intencidn de coordinar, mejor di-
cho, a una intenci6in coordinadora, antes de llegar a
una guerra defensive, que seria el tipo de guerra en
la cual estariamos de acuerdo en que Cuba entrara.
Pero es que el senior Zaydin nos ha hablado de la
Liga de las Naciones y de la Confederaci6n Paname-
ricana como un' recurso de varias naciones para evi-
tar ]a guerra y que no ha podido evitar, y no la ha
podido evitar, porque ambas entidades han estado
al servicio de naciones interesadas, y que cuando les
ha convenido a esas naciones, la guerra se ha decla-
rado o no se ha declarado. Cuando a Inglaterra le
ha convenido lo ha hecho. Le ha impuesto sanciones
a Italia en relaci6n con la invasion de Abisinia, pero
no ha sido nada mas que una decla.raci6n' te6rica. El
Pacto de Laval con Italia no ha sido nada mas que
una cuesti6n de m-isica de la Liga de las Naciones...
SR. CASANOVA (JOSP MANUEL): IMe permit una
interrupci6n S. S. con la venia de ]a Presiden'cia
SR. MUJAL (E.USEBIO) : Con much gusto.
SR. CASANOVA (JOSE MANUEL) : Tanto Inglaterra
como Franeia, senior Mujal, declararon un bloqueo
econ6mico con sanciones contra Italia con consecuern-
cias muy graves para la misma. No es una cuesti6p


de misica como dice S. S., sino que surti6 gran efee-
to y fu6 objeto de preocupaci6n para Italia, que ca-
si la lleva a la guerra.
SR. MUJAL (EUSEBIO) : Yo agradezco la aclaraci6n
del senior Casanova, pero mAs que nadie se lo debe
agradecer la Liga de las Naciones, al tener en' Cuba
tan magnifico defensor como el Convencional senior
Casanova.
Pero nos encontramos que mientras Francia e In-
glaterra bloqueaban' a Italia, los motors italianos se
movian en Abisinia con el petr6leo de esas mismas
naciones. Y todos sabemos que ahora, filtimamente,
se intent llevar a la America Latina a la guerra, ar-
gumentando que la zona extraterritorial seria de 300
millas. No obstante esto, cuando Inglaterra ha regis-
trado a los barcos dentro de estas 300 millas, ha teni-
do a bien, por sus relaciones con los Estados Unidos y
demAs naciones aceptar esta teoria, que ha sido una
provocaci6n a la guerra, porque alargar este limited
hasta las 300 millas, no ha sido otra cosa que provocar
a la Am6rica Latina para que entrara en' una guerra
y Cuba no tiene nada que ganar en una situaci6n de
guerra semejante, ni geogrAfica ni topograficamente.
Cuba no tiene por qu6 depen'der de una series de in-
tereses econdmicos, y que hombres j6venes tengan que
ser lanzados a la guerra para servir esos intereses ex-
tranjeros que no tienen ninguna importancia con el
panorama de la naci6n cubana, porque esto no seria
mas que servir intereses extrafios que en nada afectan'
a nuestro pueblo.
Yo sostengo, por tanto, de que la segunda parte de
la enmienda esta absolutamente igual que el Dicta-
men; donde hay una diferencia es en lo primero, co-
mo precisamente al final de ese parrafo primero, que
dice: condena toda agresi6n, etc. (lee)... Es oue se
va a realizar una agresi6n, como dice el conventional
Alvarez, contra Cuba por la voluntad de los propios
cubanos? No hay tal cosa. Cuando se haza una agre-
si6n contra la voluntad de Cuba, a Cuba, ella por
lo tanto, rechazara ess arresi6n, que asi se condena
expresamente, y ese Parlamento a que alude el se-
fior Zaydin tendrA la facultad, si es que se quiere, a
la vez patri6tica y moral, de poderle declarar la gue-
rra a quien viene a invadir nuestro suelo y no hara
falta, que el Parlamento declare la guerra, ya oue
nosotros tomaremos las armas, si es que las tenemos,
para defender la integridad de nuestro suelo, sin ne-
eesidad de one el Parlamento tenga que declararla,
y si ese Parlamento no se reuniera a. pesar de ello, el
pueblo de Cuba haria la guerra. Entonees, todo aquf
se basa en' qe si la palabra agresi6n figure o no en
el texto constitutional; es toda la cuesti6n y precisa-
mente torque en esa palabra agresidn se puede ocultar
desienios precisamente contrarios a los que nosotros
queremos, por lo tanto, ni estimamos one sea conve-
niente para Cuba, que para defender interests de afue-
ra tengamos qne entrar en una guerra y s61o lo ha-
remos para defendernos de una invasion extranjera,
que es ]o finico prActico y no para servir intereses nue
no responded a ningfn criteria de ventajas econ6mi-
eas para nuestro pais y que si cuando nos dan alcu-
na ventaja econ6mia., es porque han tenido ventaias
econ6mieas extraordinarias.
Por estas razones y por otras nue no se eseapan a
los sefiores convencionrales, por la comedian. aue hav
en todo el mundo con esta- alabra de aresidn, onue
las naciones menores, cuando son agredidas se dice






30 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


que son las que agreden a las mayores, porque aqui
se condena la guerra de invasion a otro pais, porque
quiere tratar de mantener a Cuba fuera de un con-
flicto b6lico en el cual no va a ganar nada, ni modifi-
ear sus miseros salaries; pero, en cambio, muchos de
los hombres j6venes de Cuba morirhn en esta pelea.
,Por todo esto me proclamo defeinsor de la enmienda
presentada y pido a la Convenci6n que la apruebe,
rechazando por lo tanto, el art. 9 del Dictamen.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Tiene la pa-
labra el senior Cortina.
SR. CORTINA (JOSE MANUEL) : Sr. President y se-
fiores Delegados: Mantengo el Dictamen como esta.
Creo que es una redacci6n que, si no es perfect, es
casi perfect, por lo adecuada que es a Cuba, a sus
conrdiciones hist6ricas peculiares y tambi6n al momen-
to politico universal.
En la Enmienda propuesta por el senior Marine-
1lo y sus compafieros en la firma de la proposici6n,
se pide algo angelical. Es una especie de paloma blan-
ca, que. sale del seno de sus optimistas corazones con
Animo de posarse en unr mundo tranquilo y pacifico,
que no existe. Se predica dulcemente, en los terminos
de sus concepts, que no se acuda a ninguna guerra,
y se ignora que ahora mismo hacen guerra de con-
quista hasta las nacioines que predican paz y socia-
lismo universal. Es algo paradisiaco, que puede dis-
cutirse en la tierra prometida del Sefior, pero que
no tiene nada que ver con este oscuro mundo, de vio-
lentos contrastes y de rudos conflicts. Acaso podria
tener justificaci6n en un'o de esos periods raros en
la Historia, en que la paz universal se ha mantenido
largo tiempo.
Ahora disuena, de un modo estridente, con la triste
realidad que afronta la Humanidad. Estamos en un
pavoroso moment de la Historia, en que Lloyd Geor-
ge declar6 en Inglaterra que parecia aqu6l en que se
sienten los truenos y saeudimientos de un enorme te-
rremoto, y no se sabe c6mo quedarin los pueblos, los
edificios y los territories, cuando termine la conmo-
ci6n.
Ahora hay unr terremoto de ambieiones y de pug-
nas gigantescas, cuya enorme fuerza destructora cam-
biar6 las fronteras de los pueblos, el nombre de las
naciones, los concepts constitucionales de la convi-
vencia y los mapas politicos del mundo, de la propia
manera que los terremotos de las primitivas edades
desviaban el curso de los rios, subian o bajaban las
montaias y modificaban la fisonomia de la tierra hir-
viente.
En este moment, la Humanidad esta bajo una reac-
ci6n que responded seguramente a fuerzas sociales y po-
tencias nuevas, creadas por la superpoblaci6n del
Universo y sus necesidades. Hay una guerra de pro-
porciones tiranicas y en donde se va a definir una
nueva filosofia de convivencia de los hombres, y aca-
so despu6s a crearse por reacci6n ese Super-Estado
future, al que incumba dominar y anular las fuer-
zas de destrucci6n que, como veneno fatal, siempre
se esthn produciendo en los subsuelos de las socieda-
des y en la agitada conciencia de los hombres.
Ha caido rota en pedazos la Liga de las Naciones,
que ha sido el primer gran ensayo de un nuevo tipo
de superior humanidad y civilizaci6n'; pero imperfee-
to e incapaz de realizar sus fines, porque sus poderes


coactivos han sido inferiores a las potencias que te-,
nia que encauzar y disciplinary o reprimir.
Sin embargo, esa Liga de las Naciones, que te6ri-
camente avanz6 tanto y que fu6 tan optimista, n'un-
ca conden6 la guerra defensive; nunca conden6 la
guerra de un modo absolute. Se limit siempie a con-
denar la guerra de agresi6n; pero no toda clase de
guerras, porque hay guerras que son tan necesarias
como el respirar para vivir. No veo, sefiores, en qu6
podamos fundarnos nosotros para establecer ahora,
en esta Antilla que calificaban los descubridores de
"lave y antemural del Continernte Americano", una
catedra de pacifismo sobrehumano, declarando a to-
dos los pueblos que nos cubrimos los ojos con las ma-
nos para no ver lo que nos rodea, y que condenamos
evang6licamente la guerra bajo todos sus aspects,
en todo moment y en todos los instantes.
La Doctrina de Monroe, en sus filtimos tiempos, ha
sido definida como una Doctrina continental de reci-
proca y solidaria defense de todas las Naeiones del
Continente. Los Estados Unidos de Norte America
la propusieron en esa forma en Buenos Aires, y asi
fu6 aceptada por todos. Sin este concept, que robus-
tece nuestro poder de defense, pero tambi6n nuestra
obligaci6n, Cuba no podria estar segura de su sobera-
rnia future, frente a los cambios violentos y ambicio-
sos que hoy se produce en Europa v que seguramen-
te tendran su repereusi6n en America.
En estas condiciones, no podemos presentarnos
nosotros ante los demhs pueblos del Continente, di-
clendo que condenamos ]a guerra bajo todos sus as-
pectos, incluvendo el defensive, y que somos absolu-
tamente pacificos; aue queremos las ventajas de la
solidaridad en la defense si se nos ataca, pero no
queremos aportar nuestra parte de sacrificio, guerra
y san'gre, para defender de peligros el Continente
Americano.
SR. MUJAL (ETTSEBIO) : Me permit la palabra pa-
ra una aclaraci6n ?
SR. CORTINA (Jos MANUEL) : Con gusto.
SR. PRESTDENTE (GRAU SAN MARTIN) : Tiene la pa-
labra el senior Mujal.
SR. MU.TAL (EUSEBTO) : He oldo que ousted hablaba
de la Doctrina de Monroe, one era aceptada por todas
las Naciones. No estoy realmente muy versado, easi
en nada: pero much menos en cuestion'es internacio-
nales. Me parece recorder one en todos los palses en
one se ha. aspirado a ser libre, en America, han con-
denado a la Doetrina de Monroe como una frase in-
terven'cionalista del imperialismo americano, y nues-
tra Repfiblica ha protestado contra tal doctrine.
SR. CORTTNA (JOSf MANUEL) : Me comnlace mu-
cho haber oldo al Convencional seffor Mujal, v much
mAs que me hava tratado de ese asnecto histrico de
la Doctrina de Monroe. aue contestar6 inmediatamen-
te. Yo tuve el honor de ir a la Conferencia de Bue-
nos Aires, como Secretario de Estado y Presidente de
la Delegaci6n Cubana. y entire mis compaf.eros se en-
contraba nmestro compaflero, el Conveneional senior
Ramin Zaydin.
Cnando llepamos alli. la Doctrina de Monroe, aun-
que habia sido objeto de interpretaciones mrs o me-
nos fra~mentarias, era torlvia un'a Doctrina unilate-
ral, proclamada por ]OR Estados Unidos: y por sus
aplicaciones en el Continente. v espeeialmentp en la
zona de la America Central, Mexico y las Antillas, se








DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 31
--)


consideraba como una political inorteamericana sos-
pechosa y peligrosa, por sus elasticas interpretacio-
nes.
Estas condiciones de la Doctrina de Monroe la ha-
bian hecho objeto de critics reiteradas y de ataques
muy fuertes por parte de estadistas e internacionalis-
tas prominentes de las Naciones Latiio-Americanas.
Es cierto que la Doctrina de Monroe tuvo, durante
much tiempo, carActer unilateral. Esto ocurri6 prin-
cipalmente cuando las Naciones suramericanas no se
habian consolidado.
No obstanite las critics que podian hacerse a esta
Doctrina, ella impidi6, en una fecha en que la Ame-
rica era muy d6bil, que Europa reaccionara sobre esta
zona y reconquistara de nuevo las feraces tierras del
Continente y volviera a hacer aqui una political co-
lonial. Tuvo su 6poca la Doctrina de Monroe, en' la
que tuvo que ser como fu6, por las condiciones hist6ri-
cas en que se produjo como valladar frente al lla-
mad Pacto de Familia europeo.
Despuns, esta Doctrina ha ido variando y adqui-
riendo matices nuevos, de acuerdo con las necesida-
des hist6ricas, y hay que incorporar esos nuevos as-
pectos del problema a la diseusi6rf del alcance y natu-
raleza de la Doctrina de Monroe.
Los Delegados de todo el Continente, convocados
por iniciativa del Presidente Roosevelt en Buenos
Aires, discutimos esta declaraci6n y la definimos y
precisamos en esta forma, que ha desvanecido ya su
primitive concept hist6rico y ha trarisformado la
famosa declaraci6n en un pacto de garantia mutual
americana. Por virtud de esta interpretaci6n y de-
finici6n del concept, todas las Naciones americanas
declararon y pactaron que un'a agresi6n hecha a cual-
quiera de ellas, constitnia una agresi6n a todo el Con-
tinente, que nos obligaba a unirnos para rechazarla.
En virtud del Pacto de Buenos Aires, la Doctrina
de Monroe ha pasado a ser un element fundamental
para la defense del Continente en cuanto a toda agre-
si6n del exterior, y tambi6n para custodiar y defen-
der la independencia de cada una de las Naciones
American'as, no s6lo frente a una agresi6n que viniera
del exterior, sino tambi6n contra una agresi6n que vi-
niera del propio Continente.
A este respect, me complace recorder a la Asam-
blea que tuvimos el honor de gestionar, de una ma-
nera direct, como Presidente que fuimos de la Dele-
gaci6n Cubaria, el Pacto llamado de No Interven-
ci6n. Como es sabido, en la Confereneia de Montevi-
deo, anterior a la de Buenos Aires, se acord6 la lla-
mada Declaraci6n de los derechos y deberes de los
Estados; pero en este document los Estados Unidos
de Norte Am6rica no definieron su aetitud frente a
la possible intervenci6n de un pueblo del Continente
en los asuntos interiores de otro, y especialmente hi-
cieron reserves sobre los pactos internacionales que
existian entire Cuba y los Estados Unidos de Norte
America.
Por el Protocolo de No Intervenci6n a que me re-
fiero, los Estados Unidos retiraron esas reserves y se
pact, de un modo expreso, por todas las Naciones del
Continente, incluyendo los Estados Unidos de Norte
America, que quedaba. proscripto de la political del
Continente el que ninguna naci6n de esa zon'a ale-
gue derecho ni necesidad de intervenir ni direct o in-


directamente, en los problems interiores de ningin
Estado Americano.
Se pact igualmente que si esta intervenci6n se pro-
ducia, el pueblo agredido o intervenido tendria de-
recho a convocar a consult a todas las demds naciones
del Continente, para defenders de la agresi6n y to-
mar las medidas que la evitaran, por la via de conci-
liaci6n y arbitraje.
He creido convenient, como complement de lo
que he dicho sobre ]a Doctrina de Monroe, recorder
este important Tratado, en cuya formulaci6n y
acuerdo tuvimos unia intervenci6n personal y direc-
ta, porque para Cuba tiene extraordinaria trascenden-
cia y fu6 el complement necesario a la abolici6n de
la Enmienda Platt que acababa de hacerse. Con ese
Tratado complementario qued6 evitada y prohibida
la political de intervenci6n que fu6 usada en
otros paises antillanos y de la America Central
que no tenian Enmienda Platt, y que, de mantener-
re, tambi6n podia intentarse sobre Cuba, a pesar de
la abolici6n de ]a Enmienda Platt.
Como puede observa.r ]a Asamblea y el Conven'cio-
nal senior Mujal, en Buenos Aires se produjeron
transformaciones en los principios politicos de la
Doctrina de Monroe y sus derivaciones, que han eli-
minado los motives de critical a que se ha aludido
ariteriormente. Ahora la Doetrina de Monroe, con-
vertida en Pacto Continental, es un escudo poderoso
de defense de la integridad de todo el Continente y
de ]a soberania de cada una de sus naciones.
Aclarado el punto objeto de la interrupci6n que se
me hizo, voy a completar mi pensamiento.
Nadie puede pensar que la guerra sea el mejor me-
dio de dirimir las discordias entire los estados, ni tam-
poco sostener que la deban desear ni usar los pueblos.
No estoy pues, combatiendo las posibilidades finales
de una. tesis completamente pacifista. En el future del
progress estoy de acuerdo en que ]a humanidad pue-
da llegar a la paz permanent algfin dia, sobre todo
cuando ten'ga un organism international o super-es-
tado que reprima y castigue la delincuencia de los
estados.
No debe ser la guerra el medio de diri-
mir las discordias entire los pueblos, pero no
podemos avanzar tanto que rechacemos, en el estado
actual del mundo, la guerra en todas sus formas y
oportunidades. No podemos nosotros sentar princi-
pios tan' radicales, sin separarnos de la realidad uni-
versal. Ademis, no debemos producer a nuestro Pais
la sensaci6n de que no debe pensar jams en la gue-
rra, como un element de defense.
Yo creo que Cuba, como naci6n, debe aspirar a ser
una gran naci6n. No deseo que nuestro pueblo crea
que en una Humanidad sacudida por terremotos pa-
sionales constantes, pueda vivir pacificamente siem-
pre, cosechando eafia de azficar a la sombra de las
palmas y distribuyendo su product tranquilamente
en los mercados, como si no hubiera peligros y ase-
chanzas mortales en el Mundo.
Pienso que un pueblo que no aspira a ser podero-
so y grande, y que no esta resuelto a defender su in-
tegridad en todas las formas, es un pueblo an6mico
conidenado al retroceso. Quien se detiene, retrocede.
Todo pueblo debe tener la pasi6n del poder, el ansia
de ser grande e influyente, en un noble sentido de ci-
vilizaci6n y convivencia. La Humanidad se enigran-







32 DIARI3 DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


dece por la suma de capacidades de los pueblos que
la componen. Si Cuba no tiene en la medula de su
espiritu estos sentimientos, sera una naei6n debil,
egoista y materialista, y desposeida de esa especie
de germern vital que explica el crecimiento y gran-
deza de los Estados. No se crea una Naci6n entire
largas guerras y dificultades infinitas, como las que
tuvo que veneer Cuba, para luego encerrarse en un
humilde cireulo de timidos horizontes y vulgares ape-
titos.
Por otra part, no debemos hablar tanto de paz.
No debemos hacerlo en forma que nuestra juventud
y nuestros hombres crean que en ningfin caso tienen
que empufiar las armas.
No creo tampoco que debamos incitar a ]a guerra:
al contrario. Yo no propicio el espiritu guerrero, cruel
y amoral, pero si el espiritu de defense, que me lle-
va a recomendar que todos los cubanos est6n prepa-
rados, en todo tiempo, para arrostrar la muerte y pa-
ra defender la Patria con las armas en la mano.
Yo desearia que en la Escuela Cubana, junto con' las
otras ensefianzas, se diera instrucci6n military obli-
gatoria a los j6venes cubanos. Esta educaci6n seria
muy convenient, por lo que tiene de disciplinante
dignificadora del caxidcter; y ademds, por lo que im-
plica de ejereicio fisico, contribuiria a aumentar la
robustez de los cubanos.
Soy favorable, no s6o1 a la instrucci6n military obli-
gatoria, sino al servicio military obligatorio, como un
element de defense, como una forma de educaci6n
ciudadana y exaltadora del patriotism.
No voy a continuar tratando esto, porque entiendo
que no es material especial del debate, aunque he
aprovechado la oportunidad para dejar sentado aqui
mi criterio sobre la educaci6n military.
Creo que he demostrado que no hay necesidad de
cambiar una sola line del precepto que ha puesto la
Comisi6n' Coordinadora. El articulo discutido tiene
amplitud generosa para significar que nuestro pue-
blo no quiere la guerra como medio de dirimir las
diferencias entire los pueblos, pero no debemos haeer
una condenaci6n tan absolute que implique que no
aceptemos la. guerra cuando seamos objeto de una
agresi6n'. Debe quedar claramente significado que el
cubano, frente a la agresi6n, estd siempre dispuesto
a la guerra.
La Liga de las Naciones, como dije anteriormente,
fua un organismo pacifista y, sin embargo, jams con-
den6 la guerra en un sentido absolute, como aqui se
ha propuesto. 1 Por qu6 hemos de pensar nosotros que
todos los pueblos, en todos los tiempos, nos han de
proteger? Es peligroso e imprudente career en un in-
ternaeionalismo generoso, que no existed ni existira en
much tiempo.
Los pueblos bien constituidos, en primer t6rmino
confia.n su defense a su propio brazo, y se protege
con sus propias armas, su valor y su sacrificio. Pien-
so que los cubanos deben mantenerse, en la vida de
America, con fuerzas suficientes para hacerse respe-
tar y con un temperament de lucha adecuado para
saber defender su territorio y contribuir a la defen-
sa de la libertad del continent si fuere necesario. Si
este f6rreo y viril principio no hubiera existido antes
entire nosotros, no seriamos libres. Nadie le hubiera
regalado a los cubanos la n'acionalidad, ni la bandera


ni Ia independencia, en nombre de las cuales estamos
reunidos aqui para revisar nuestra Constituci6n.
Vamos a leer el precepto que defendemos.
'Cuba condena la guerra de agresi6n.. "
Esto significa que no nos aliaremos a la agresidn
y que no nos pondremos junto a los que tengan s6lo
brutales aspiraciones de poderio o pretendan realizar
actos de pirateria international.
Con este concept queda fijado el criterio de Cu-
ba para actuar en esas circunstancias.
Decimos despu6s: "aspira a vivir en paz... Esto
quiere decir que no deseamos la guerra como medio de
dirimir las cuestiones entire los Estados.
Despu6s agregamos: "y a mantener con las na-
cions relaciones nacidas de vinculos de cultural y de
gobierno". Con esto declaramos que no aspiramos a
conquistar ni a atropellar a nadie, y que no nos su-
maremos a ningfin Estado para realizar esto.
Despu6s se agrega.: "El Estado Cubano hace su-
yos los principios y normas del Derecho Internacio-
nal". Los principios del Derecho Internacional son
que las cuestiones entire los Estados se sometan a es-
tudio y arbitraje, y que previamente, antes de ir a la
guerra, se acuda a todos los medios de conciliaci6n
pacifista. Es decir, que decimos algo bastante pareci-
do a ]o que se propone, en cuanto a la t6cnica del
procedimiento, dado que procuraremos ajustarnos a
las normas del Dereho Internacional frente a los con-
flictos que el Estado Cubano pueda tener. Lo que
no hacemos ni debemos hacer es declarar, de manera
enfAtica y rotunda, que condenamos Ia guerra en to-
do caso, porque puede haber un moment en que la
guerra sea vital para el mantenimiento de la inde-
pendencia y de la soberania de los cubanos.
Ademis, sefiores, un pueblo debe ser educado con
sentimientos gen'erosos, pero no se le debe debilitar
el cartcter. La Patria no es una dddiva afortunada
del Destino, sino la resultante de ]a virilidad y ener-
gia del pueblo que la tiene, y nunca debemos decir
nada que pueda significar a nuestro pueblo que la
Patria se puede sostener a tra.vs de la historic sin
saberla defender con todas las armas y en todos los
casos.
Yo creo que debe decirse a todo nifio que la Patria
es el recinto en donde un pueblo mantiene su historic,
su dignidad y su felicidad. Debemos decirle que la
Patria es la resultante acumulada de los sacrificios
de muchas generaciones, pero que no la merecen ni
pueden tenerla los hombres que s6lo deseen vivir tran-
quilos y egoistas y que no tengan, en el fondo de su co-
razon y de su conciencia, el prop6sito de sacrificarse
y morir, si fuere necesario, por ella.
Este concept parece rudo, pero es, sin embargo, el
eje de acero que explica la supervivencia de las na-
ciones frente a la ambiei6n de los demas pueblos. No
han sobrevivido nun'ca las naciones que no han te-
nido esta voluntad de mantener heroicamente su sitio
bajo el sol cuando ha llegado la tempestad.
Registrese la Historia y se vert que todo pueblo
debilitado por doctrinas political materialistas y ener-
vantes, ha desaparecido o ha sido dominado y sola-
mente los que, en el moment preciso, tienen supremas
energies espirituales, son los que han sobrevivido.
No hagamos en la Constituci6n declaraci6n de un
amor absurdo a la paz incondicional, porque esto se-






DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 3.


rd un mortal narc6tico spiritual que debilitard la
energia y el patriotism vigilante y combative de los
cubanos.
SR. MARINELLO (JUAN) : Pido la palabra, para re-
ferirme brevemente a algo que ha dicho el compafiero
Cortina.
SR. PRESIDENT (GRAI; SAN MARTIN) : Tiene la pa-
labra el senior Marinello.
SR. MARINELLO (JUAN): Sefior Presidente y sefio-
res Delegados: Yo me felicito, a pesar de reconocer
lo urgido que estamos de realizar una obra rapida
y eficaz, de que la Enmienda presentada por nuestro
Partido al Dictamen, haya elevado el tono del debate,
dindole la oportunidad de estimar en lo que valen',
palabras por demis cultivadas, especializadas en pro-
blemas de tanta importancia como las que acabamos
de escuchar; pero yo diria, con todo respeto, que esa
elocuencia, que esa sabiduria, no eran del todo in-
dispensables porque no se encontra.ban atacados en
ninguna media loJs principios que han querido de-
fender. Oyendo a los sefiores Zaydin y Cortina yo he
caido en una formulaci6n infeliz: ha traicionado el
pensamiento de Uni6n Revolucionaria Comunista.
VeAmoslo.
El senior Cortina decia, al comenzar su interven-
c.6n, que la formulaci6n del Dietamen de la Comisi6n
le parecia casi perfect. Nosotros tuvimos la intenci6n
fracasada como se ve, de quitar el "Casi"; quisimos
hacer una innovaci6n fracasada, segfn parece, no por
mal enfoque politico de la cuesti6n, sino vuelvo a de-
cir, por una expresi6n infeliz. El senior Cortina decia:
en el mas alto terreno, en' el orden de los principios, en
al campo de los deseos mis limpios, yo tengo que con-
denar la guerra, como medio de dirimir las discordias
entire las naciones"... ; pero la. realidad de todos los
dias me dice, que hay instantes en que las guerras
ion justas y por tanto plausibles, en modo alguno
condenables". Eso, y no otra cosa, fu6 lo que quiso
cxpresar la Enmienda de Uni6n Revolucionaria Co-
mun'ista. Esa condenaci6n desde lo alto, como postura
filos6fica, como criterio politico, el mAs irreprochable
que pueda expresarse en una Constituci6n, eso es lo
que quisimos. La propia enmienda dice despu6s, de
la manera mas en6rgica que condenamos las guerras
injustas; el que lea con un poco de interns las cosas,
tiene que reconocer que toda la sabiduria aqui expre-
sada por los compaiieros, que han debatido en este
problema est6 fuera de lugar, porque precisamente
no estamos en desacuerdo, sino unidos en lo funda-
mental.
Me refiero ahora a las consideraciones cultisimas
del senior Zaydin: no quedar6 in'diferente ante una
guerra de independencia, ante el caso, mil veces po-
sible, en que se repita la historic, del esfuerzo cubano
por darle a la naci6n personalidad political.
Una expresi6n desacertada ha llegado al punto
que el doctor Cortina nos ha querido calificar de pa-
cifistas angelicales. Yo le diria al doctor Cortina que
el que revisase brevemente, ligeramente, la acci6n
de "Uni6n Revolucionaria Comunista" frente a los
hechos del mundo, quizAs tuviera que reconoeer,-en
esto no hay vanidad, ni interns en quedar sobre nin-
gfin otro Partido-, que en los filtimos tiempos nin-
guna instituci6n cubana ha hecho esfuerzos mayores,
ha puesto interns mis hondo, para auxiliar a los que


luchan en guerras justas. Yo puedo afirmarle por ha-
ber estado con el esfuerzo minimo de mi presencia en
la mis hermosa guerra libertadora de nuestros tiem-
pos, en la gran contien'da espafiola, yo puedo decir
que no ha sido otra la actitud de los Partidos Comu-
nista.; del Mundo, frente a las guerras justas.
Asi, pues, compafieros, estamos absolutamente de
acuerdo. Queremos que la guerra desaparezca, por-
que nosotros estimamos que la guerra no la produ-
ce mas que una organizaci6n social injusta que lleva
en su entrafia la agresi6n. Si estamos contra la orga-
nizaci6n que la produce, tenemos que estar contra
la guerra misma, como modo desdichado de dirimir
diferencias entire grupos humans, entire naciones, en-
tre Estados, entire pueblos.
Eso es lo que queriamos afirmar, pero como pare-
ce que no estuvimos afortunadoa en este punto, y que
nuestra expresi6n fu6 entendida de modo muy distin-
to al que quisimos, rectificamos en lo formal nues-
tro criterio y proponemos que la part primera de
la enmienda quede redactada asi: "Cuba propugna
la resoluci6n pacifica de la diferencia entire los pue-
blos". Despu6s seguird el texto del Dictamen que
eondena a la guerra de agresi6n. De este modo no
hay cohonestaci6n de agresiones contra los pueblos,
no hay indiferencia ante guerras justas. Se ve el in-
ter6s del pueblo de Cuba de que league el moment,
ojalA pronto, en que una organizaci6n social que no
tenga en su naturaleza la opresi6n, permit a los
hombres dirimir tdoas las cuestion'es por los me-
dios pacificos del Derecho Internacional. Hacia ese
Derecho, hacia esas soluciones, debe propender todo
pueblo pequefio que necesita mAs que otro pueblo
de la fuerza de la justicia para defender sus intereses
Igitimos.
Si la enmienda se acepta de este modo, yo creo,
compa.fieros, que esta resuelto el equivoco, entendida
rectamente nuestra opinion y cabal el tratamiento del
problema. Ojala la Constituci6n cubana, sea, en esto
no casi perfect, como decia el Convencional Corti-
na, sino perfect en la obra de recoger profunda pal-
pitaci6n' de nuestro pueblo, apasionado de la justicia
y amante de la paz.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN): Se pone a
votaci6n la enmienda del senior Marinello.
Los que esten conformes con la misma se servirin
levantar el brazo.
(La mayoria de los senores Convencionales no le-
vantan el brazo).
Rechazada la enmienda.
Se pone a discusi6n el articulo del dietamen.
(Silencio).
Se pone a votaci6n. ~Se aprueba?
(Seiiales afirmativas).
Aprobado.
Se va a dar lectura a una enmienda adicional.
(El Oficial de Actas lee).
A LA CONVENTION CONSTITUYENTE
El Delegado que suscribe propuso oportunamente
,a la Asamblea que el Titulo Primero del Dictamen







;4, DIAlIO D1E USIONEA DE LA CONThNCIO4 CONSTITUYENTE


de la Se-eoi6n de Or-anizaciln Nacional, Ciudadania
y Extranijeia, fuera adii:.ina.lo con' dos preceptos
que en .seguida pasaif a reproducir coni ruego de que
sean aprobados, adicionando el propio Titulo del Dic-
tamen de la Comisi6n Cooidinadora, redaetados asi:
ARTICULO -.-La Repfiblica de Cuba brinda
y reconoce el derecho de asilo a los perseguidos po-
liticos, siempre que los acogidos a 61 respeten la so-
berania y las leyes nacion'ales".
"ARTICULO -.-El Estado no autorizari la ex-
tradici6n de reos de delitos politicos ni intentara ex-
traditar a los cubanos reos de esos delitos que se re-
fugiaren 'en territorio extranjero".
'Cuando conforme a la Constituci6n y las leyes pro-
cediere la expulsion de un extrantjero del territorio
national, no se verificair hacia territorio del Estado
que pueda reclamarlo".
Sal6p1 de Sesiones de la Convenci6n Constituyente,
en la Habana, a los dieciocho dias del mes de abril de
mil novecientos cuarenta.
(Fdo). Aurelio Alvarez.
SR. PRESIDENT (GRAU' SAN MARTIN) : A discu-
si6n' la enmienda.
SR. BRAVO AdOSTA (ANToNIO) : Ruego a la Presi-
dencia ordetie que se d6 lectura nuevamente a la
enmienda.:
(El Oficial de Actas da lecture nuevamitnte a la
enmienda).
SR. ZAYDIN (RAIM6N) : Pido ]a palabra para una
cuesti6n de orden.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Tiene la pa-
labra el senior Zaydin.
SR. ZAYDIN (RAM6N) : Sr. Presilenite y isefiore.s De-
legados: La cuesti6n de orden es muy sen'iilla. Esta
enmienda a mi juicio, corresponde a la parte de los
Derechos Individuales. Precisamente reeuerdo 'que6
al revisar la Comisi6n Coordinadora el dictamen de la
Secci6n Correspondiente, encontr6 que hay algo re-
lacionado cori esta enmienda. Por consiguiente, yo
creo que la oportunidad de su tratamiento no es esta.
SR. CORTINA (Josf MANUEL-): Apoyo la proposi-
ci6n del senior Zaydin.


SR. PREIDENTE' (GRAUI SAN MAlRTimI): EstA de
aierdo la Aiamblea con la propbsi, Oin del senior
Zaydiq?
l(. ,s firms a 1,tivas,.
Acordado.
SR. I'H.\sil (FR.\NCIsc'O, : Sefior P viidente, pro-
pongo que se suspend la sesi6n para f unirnos ma-
mafiana a las tres.
SR. MARINELLO (JUAN) : Estimo que es buena esa
hora de las tres de la tarde.
SR. MitJAL (EU.'Eni:i) : No vamos a tener tiempo
de teirminar. Creo que a las tres es lo mismo que a
las ciatr'). Si vamds' a trabajar diariamente cuatro o
(iln-":, horan no vanmos a terminar y tenemos que dar-
nos cuenti'de la rep,:.inlnhilidil1 que tenemos. Si nos
runnilim.s a las tres para itar siempre reunidos has-
fa las'one 6 las doce;, t"starii con ello de acuerdo, pe-
ro si es para que 4, .i-,ipenpi1a la s'.-ri'i a las nueve,
no estoy eonifErinie.
SRA FTERNANDEZ DE LA BARCA (ALICIA) : Pido la pa-
labra.
SR. PRE-IDENTE (GRATJ SAN MARTIN): Tiene la pa-
labia'la sefiora Alicia IHernhindez:
SRiA. IH'RNAiDEZ (ALICIA) : Debemos continuar
lihastd terminna el dictainen de Ciudadania y Extran-
jefa', porqiie tengo eintenilid que al paso que vamos
maiy po'o vaidos"a avanzar, y si es que tenemos que
aprobtr a raz6n'de 16'articulos por dia y termiinamos
en iiantn comienza la discusi6n, creo que vamos muy
mnal, y 'quiero dedir n colncreto que se continue la
spsIicil.'

SR. AtVAnEZ (AUmEIO')': \Ap.yo la proposici6n de
la sfic.ra Alicia IIeruniinez.
SR. PRESIDENT (GRAU SAN MARTIN) : Se pone a
votaci6n la l r..pi'iiin del senior Ichaso de que se
conceda un' recess hasta mariana a las tres de la tar-
de. iLo acuerda asi la Asamlulea .
(Se idles afirm~tivas).
Aprobado.
(Eran las 8 y 50 P. M.)




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs