Group Title: Convencion constituyente
Title: Diario de sesiones de la Convención Constituyente
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072605/00001
 Material Information
Title: Diario de sesiones de la Convención Constituyente
Uniform Title: Convención constituyente
Physical Description: 2 v. : ; 32 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba
Publisher: P. Fernandez?
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1940?]
 Subjects
Subject: Politics and government -- Cuba -- 1933-1959   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: At head of title: Republica de Cuba.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072605
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002572573
oclc - 03161278
notis - AMT8899
lccn - 41000702

Full Text



~giACA


DE


DE 0
'1Q


SESISNES
E Sc


DE LA


CONSTITUYENTE


VOL. I LA HABANA NUM. 1


StSION


PRIMERA


(INAUGURAL). -


9 DE FEBRERO


DE. 194 0


Presidentes: Sr. Federico Laredo Brd
resiene Sr. Antonio Bravo Correoso


Secretaries:


Antonio Bravo Acosta
Antonio Bravo Correoso
Salvador Acosta Casares
Eusebio Mujal Barniol


SUMARIO
SA las tre5 y quince p. m., ocupan la Presidencia el Honorable senior Presidente de la Reepblica, Coro-
nel Federico Laredo Bri, y las Secretarias los sefiores Antonio Bravo Correoso y Antonio Bravo
Acosta, inaugurando el acto de esta Asamblea, rogando al delegado de mayor edad ocupe la Pre-
sidencia y a los de menor edad ocupen las Secretarias.-Ocup6 la Presidencia el Sr. Antonio Bra-
vo Correoso'y las Secretarias !os sefores Eusebio Mujal Barniol y Salvador Acosta Casares,
quedando cgnstituida la Mesa de Edad de la Asamblea.-El Sr. President del Tribunal Supe-
rior Electoral hizo entrega al Sr. President de la Asamblea de la documentaci6n electoral.-La
Presidencia declar6 abierta la. sesi6r, inaugural de la Convenci6n Constituyente y despu6s de
manifestaciones de caricter patri6tico, formula votos para el mejor 6xito de la misma.-El Pre-
sidente de los Boy Scouts de Regla, hace entrega de una bandera cubana, la cual fu6 colocada en
la Mesa Prjesidencial.-El senior Secretario Mujal pas6 list, a la cual respondieron sesenta y nue-
ve senors Delegados, por lo cual la Presidencia, comprobada la presencia de sefores Delegados
par& el. quorum reglamentario, dispuso continuase la sesi6n.-El Delegado Dr. Busto present
Ia renunoia del delegado Sr. Francisco Rivero San RomAn, electo por el Partido Uni6n Naciona-
lista por la Provinoia de la Habana, asi como la de los tres sustitutos.-La Presidencia signified
quo trasladaria los escritos a la Comisl6n de Actas correspondiente para su definitive rpsolu-
:oion.--1 Delegado Sr. Mafiach pronunci6 un discurso en nombre y representaci6n de los Parti-


Di


RIO


CONVENTION


' *y










2 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE

dos Revolucionario Cubano (Aut4ntico), Dem6crata Republicano, A. B. C. y Acci6n Republica-
na.-El Delegado Sr. Cortina pronunci6 un discurso a nombre y representaci6n de los Partido?
Liberal, Uni6n Nacionalista, Conjunto Nacional Democritico y Nacional Revolucionario (Realis-
ta).-El Delegado Sr. Marinello pronunci6 un discurso en nombre y representaci6n del Partido
Uni6n Revolucionaria Comunista.-La Presidencia declare que a fin de cumplimentar lo dispues-
to en el C6digo Electoral, procedia la elecci6n de las dos Sub-Comisiones de Actas, .concediendo
para ello un receso de diez minutes; eran las 6 p. m.-Reanudada la sesi6n a las seis y diez p.
m.. resultaron electos miembros de la primera Sub-Comisi6n de Actas los sefiores Antonio Bravo
Acosta, Aurelio A. Alvarez de la Vega, Santiago Rey Pernas, Amaranto L6pez Negr6n y Arturo
Don Rodriguez.--Fueroin proclamaldos miembros de la Segunda Sub-Comisi6n de actas los sefiores
Miguel A. Suarez Fernandez, Jos4 R. Andreu Martinez y Salvador Garcia Agiiero.-La Presiden-
cia de conformidad con el articulo 286 del vigente C6digo electoral, concedi6 un receso, hasta el
pr6ximo martes, dia trece, a las diez de la mariana, suspendiendo en tal virtud la sesi6n, a las
siete y veinte p. m.


SR. PRESIDENT (LAREDO BR1) : Comienza el acto
(Eran las 3 y 15 p. m.)
(El Honorable Sr. President de la Repiblica lee.)
Con la representaci6n que ostento, saludo a los
compatriotas que van a ejercer el mandate que les
otorgara la Repiblica para redactar la nueva Cons-
tituci6n.
Al dirigiros la palabra en el umbral de vuestro
deber repito las muy excelsas que reiteradas una y
otra vez son siempre nuevas: "Tan grandes respon-
sabilidades suelen caer sobre los hombres que no nie-
gan su poca fuerza al mundo y viven para aumentar-
le el albedrio y el decoro que la expresi6n queda co-
mo velada e infantil y apenas se puede poner en una
enjuta frase lo que se diria a un amigo en un abra-
zo"
Para rendir la ingente labor tienen ustedes la
gran fuerza que las grandes cosas de la. Patria nece-
sitan: el fuego del amor patrio que ha iluminado con
resplandores deslumbrantes la ruta de los fundado-
res desde Narciso L6pez a trav6s de todas las luchas
por la organizaci6n national hasta este moment en
que Cuba ha puesto en vuestras manes ]a obra mas
dificil que pueda imaginar la mente humana.
No fu6 cosa muy difieil una Constituci6n en las
horas serenas en que circulaban en el mundo, come
articulos de fe per nadie discutidos, reglas juridicas
cuya ineficacia e injusticia se demostraron al inten-
sificarse las actividades humans y en cuyos tiem-
pos parecian conquistas valiosas las que consagr6 la
Revoluci6n Francesa con las palabras de libertad,
igualdad y fraternidad y su teoria de la voluntad
popular expresada por la voz del Parlamento en la
votaci6n de las Leyes. Tiempos en que la familiar
se asentaba sobre la autoridad paternal, en que la
libertad se encuadraba en marco de peregrina estre-
chez, en que la propiedad era el derecho de gozar y
disponer de las cosas y en que las obligaciones s6lo
nacian de la Ley, los contratos y casi contratos y los
actos culposos.
Cosa mas grave es hacer una Constituci6n en el
moment que vive la humanidad cuando chocan como
feroces combatienes los adalides de un marcado in-
dividualismo que clama por la defense de su fami-
lia, de su propiedad, de su libertad, con los paladi-
nes de teorias que ponen por encima de la Ley y del


contrato, la satisfacci6n de las necesidades colectivas
a las cuales tienen que rendir pleitesia la letra ri-
gida de los preceptos legales y la severidad de las es-
tipulaciones contractuales.
Tennis pues que conciliar lo que parece irrecon-
ciliable y eso va a ser vuestro trabajo y vuestro
triunfo.
Cuba espera de vosotros, sefiores Congresistas, al-
go extraordinario. Quiere que le d6is la f6rmula
salvadora que armonice en lo politico el derecho que
el hombre tiene a su libertad de pensamiento, de tra-
bajo, con el derecho que la colectividad tiene a que
tales actividades sean factors de progress comfin.
Cuba espera que, en orden a la familiar, salv6is la cri-
sis que sufre en el mundo esta instituci6n, base y
asiento del conglomerado social. Cuba espera de
ustedes, en orden a la propiedad, que concili6is el
respeto sagrado que merece este premio el trabajo,
garantia de sosiego y amparo a la familiar con la ne-
cesidad de utilizarla en bien de la Repiiblica.
Y en el orden politico, vosotros sab6is lo que los cu-
banos quieren por haberlo expresado en los progra-
mas de sus Partidos.
Todo esto vaticina una carrera dificil, pero triun-
fal, pues el Cuerpo de elecci6n popular que ha naci-
do en cuna tan limpia y con abolengo tan brillante,
16gico es que haga honor a la pureza de su nacimien-
to.
Por rara excepci6n en los combates de la ciudada-
nia habeis surgido con pulcros blasones. El sufra-
gio mas puro gener6 vuestra existencia y la consa-
graci6n de vuestro mandate arranca de la misma
entrafia del pueblo que los eligi6 y al que no pod6is
traicionar como esos Mandatarios que derivan sus po-
deres del fraude y la encrucijada electorera.
Y por ello estamos seguros de que, los convencio-
nales de 1940 ganarAn para el escudo de la Constitu-
yente, los preelaros timbres, fnicos que anhelan los
hombres libres, los del honor y el talent.
Tengo esa seguridad y por ello me siento enalteci-
do al haber tenido la honra de saludaros en vuestro
advenimiento a esta Asamblea levantando acta de su
constituci6n y al poner a vuestra disposici6n, a nom-
bre del Poder Ejecutivo, la mansion que se honrar"
al daros hospitalidad y cuantos elements materia-
les or sean necesarios,











DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 3


He terminado.
(Aplausos.)
SR. PRESIDENT (LAREDO BRi) : El Delegado de
mayor edad y los dos Delegados mis j6venes, ten-
dran la bondad de pasar a hacerse cargo de la Mesa
Provisional.
(Los Sres. Bravo Correoso, Salvador Acosta y Eu-
sebio Mujal, ocupan la Presidencia y las Secretarias.
respectivamente.)
(Eran las 3 y 25 p. m.)
SR. PRESIDENT (BRAVO CORREOso) : La mas alta
representaci6n del Tribunal Superior Electoral, hace
entrega a la Convenci6n de toda la documentaci6n
referente a la elecci6n de los Sres. Delegados y la
Convenci6n la recibe por mi representaci6n.
Ruego a los sefiores presents, que esten ocupando
asientos y no sean delegados, los desocupen para que
los sefiores Delegados puedan sentarse.
Sefores Delegados: La acumulaci6n de los afios,
ni siquiera sospechados, acaso respondiendo a de-
signios desconocidos, ordenados por quien en todas
las religiones de los pueblos se reconoce su existen-
cia, quien nos manda a todos; los afios acumulados,
digo, en mi persona han determinado que ocupe es-
te sitial y experiment el honor sefialadisimo de pre-
sidir la Convenci6n.
Me figure que la vida, cuando creia que se esfu-
maba, me reservaba este moment de supreme satis-
facci6n, como superviviente de aquellos insignes
Maestros, con exclisi6n, mia, que suscribieron y con-
feccionaron nuestra Carta Magna del afio 1901, que
aprovechara esta oportunidad, reviviendo su re-
cuerdo, para rectificar la ideologia o replicar a las
critics infundadar que se hayan formulado sobre la
obra political que efeetuamos continuando o comple-
tando la gran iniciativa surgida en medio de las ma-
lezas de GuAimaro para, la Repfiblica Revolucionaria.
Protestando mis respetos a las opinions contra-
rias esta Convenci6n entiendo que es la segunda...
(Aplausos en el Hemiciclo) que se refne en Cuba
desde que el mis alto Tribunal Supremo de la Na-
ci6n, dej6 entrever en su Jurisprudencia, algo va-
cilante, cuando el General Machado puso sus manos
pecadoras en la Constituci6n de 1901 so pretexto de
reformarla, que se habia realizado una obra nula,
est6ril, encerradas las Constituciones entire Gudima-
ro y el present no hay soluci6n de continuidad,
estAn vinculadas ambas generaciones.
Es evidence pues, yo recuerdo el period Cons-
tituyente se abri6 desde que se reform la Constitu-
ci6n en el afio 28. Y que, para fortune de Cuba, va
a cerrarse ahora, despu6s de tantos afios de irregu-
laridades de intranquilidad, de sufrimientos y de
preocupacicnes, para ratificar las que venian ya con-
signadas y adicionar todas las garantias y todos
los derechos que las modificaciones de los tiempos
recomendasen a todos los cubancs, misi6n esta que
va a ser, en definitive, la iltima expresi6n de nues-
tra conciencia national,


Yo pensaba, y permitaseme que en algunos pun-
tos hable de mi persona, siquiera para servir de acla-
raci6n hist6rica a lo que nosotros hagamos aqui. Re-
cuerdo que fui el autor del Articulo 115, tan discu-
tido en nuestra Constituci6n, reljroducido en todas
las Leyes Constitucionales que se han promulgado
despues y ese Articulo 115, obedeci6 al primer acuer-
do que tuvimos los que nos honramos con former
parte de la Comisi6n Redactora del Ante-proyeeto
de la Constituci6n.
SCuG l fu6 ese acuerdo? Nosotros nos pregunta-
mos: g Vamos a hacer.obra duradera? La afirmativa
fu6 la respuesta.
Hagamos impossible la Reforma de nuestra Cons-
tituci6n cuando 6sta no respond a una verdadera
y sentida necesidad de la Repfiblica.
Con tal prop6sito se estableci6 el procedimiento
sefialado en ese Articulo, a saber: exigiendo un
quorum extraordinario, de la votaci6n favorable de
las dos terceras parties de cada uno de los Cuerpos
Colegisladores; asi acordada, esa reform tiene que
ser sometida a la consult de la sociedad eubana, seis
meses despues para que no result obra de los Par-
tidos que en un moment determinado, cediendo a
las presiones de los Centros gubernamentales o del
mismo apasionamiento de los partidos representa-
dos en el Congreso.

Yo no hablo por mi sola cuenta, que poco valgo;
pero cuando cubanos honorables y representatives
como Labra, exSenador por Cuba, y el insigne publi-
cista espafiol Posada y otros, escribieron y han ma-
nifestado que esa Constituci6n de Febrero de 1901,
era una obra cientifica y perfeeta, y que era una ca-
lumnia la tilde que se le ponia de que habiamos sido
simple eopistas de la Constituci6n norteamericana, es
lo cierto que todas las Constituciones de la Am6rica,
registraban en sus bases el principio de los derechos
individuals y aun cuando algunos gobernantes y
otros quieren desconocer la letra, no se toman el tra-
bajo de consultarla ni estudiarla.
(Aplausos.)
Y por eso es, sefiores para probar o no la reform
acordada por el Congreso, en la base que primera-
mente se redact6 se fijaba que el numero de Dele-
gadcs fuera igual al total de Representantes y Se-
nadores; la Convenci6n fuera integrada por igual
numero de Representantes y Senadores suma-
dos. El delegado- Fernrndez de Castro propu
so un delegado por cada 50 mil habitantes y fu6
desechada la enmienda. Tambi6n el Delegado Juan
Gualberto G6mez present otra enmienda sefialando
un Delegado por cada 50 mil habitantes. Si solamen-
te treinta y uno son suficientes para la estructura-
ci6n del Estado y c6mo es possible que para enmen-
dar un articulo, sin importancia, convoquemos a una
Asamblea maxima en la cual vengan 250 Delegados?
El argumento era fundado y entonces pedi la sus-
pensi6n del debate y fu6 autorizada por la comisi6n
para aceptarla. La base qued6 redaetada, tal co-
mo decia la enmienda de Juan Gualberto G6mez: un
Delegado por cada treinta y cineo mil habitantes. -
Diseutida y aprobada la Constituci6n fuM entregada










4 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


a la Comisi6n de Estilo presidida por el lustre es-
tadista Sr. Sanguily, a quien le pareci6 literariamen-
te mas adecuada la frase "aprobar o desaprobar."
Los sefiores Delegados, no necesitan lecciones de
nadie indudablemente recordardn que la Constitu-
ci6n no es un Reglamento. La Constituci6n debe
ser una obra duradera. Cuando Ilegue el momen-
to; cuando surja la necesidad de reformarla, se re-
formarA por el consensus general, piblico, pero no
por la presi6n de los Partidos.
Hemos venido luchando afics atrbs, por el resta-
blecimiento del orden constitutional legitimo. Nos-
otros vamos a hacer obra nueva. Hoy como ayer,
como aquellos manigiieros en GuAimaro, participa-
mos de la misma ideologia, y si ellos trataron de
acertar, atendiendo mas a las necesidades de aque-
llas circunstancias de la lucha, tambi6n nosotrcs
habremos de luchar, y por fortune ahora la haremos
en paz; defendiendo nuestra soberania. Somos li-
bres, no tenemos lazos de ninguna clase; en tiempos de
Espafia teniamos el Partido Autonomista, que lleg6
a despertar la concieneia national por nuestros dere-
chos.
Yo fui uno de los fundadores y propagandistas y
lo declare y reconozco que la principal obra nuestra
fu6 la de despertar el ardor patri6tico de los cuba-
nos, haci6ndoles conocer sus derechos a la libertad y
hasta a la independencia.
Alguna que otra vez se oian algunas palabras o
frases que resultaban mortificantes para los cuba-
nos. Era cuando el ilustre y austero Presidente de
la Repdblica, frente a aquellas sublevaciones en
Oriente, cuando se le notici6 esto, encontrindose 61
en Santiago de Cuba, quiso ir personalmente y di-
jo aquella frase de que "no habia ciudadanos en Cu-
ba; hacen falta ciudadanos": esa fu6, pues, su ini-
ca respuesta frente a aquellos hechos.
Mas tarde vino otro, desastre, la caida de la Repfi-
blica, y esto se atribuy6 a ciertas circunstancias. Yo
necesito aclarar todo esto y hacer un poco de his-
toria, puesto que nuestra historia tiene tambi6n sus
fraudes, sus falsedades. Ya se inician por todas par-
tes las rectificaciones,
Asi, pues, aprovecho esta ocasi6n, para precisar o
referir algo que pueda ser desconocido por muchos
que me honran con su atenci6n,
Mi liquidaci6n terrenal va ya en advance; he vivi-
do demasiado, y supongo que me faltar6n pocos afios;
pero hay ciertas cosas que no pueden dejar de de-
cirse, porque deben servir, por lo menos, de studio
y de rectificaciones a algunos concepts que se han
emitido contra eminentes patriots.
La caida de la Repfblica no fu6 un acto de sober-
bia del Honorable Presidente Estrada Palma. Yo
he sido uno de sus consultores; he venido, llamado
expresamente, desde Oriente, para su resoluci6n de
renunciar, Todos teniamos al Ministro americano
como un sincere y leal amigo de Cuba. El senior
Steinhart era el mediador entire el Presidente Ro-
osevelt y el Presidente de Cuba; y cuando el senior
Steinhart lo visit en altas horas de la madrugada


para notificarle que habia ya una nueva orientaci6n,
el senior .Steinhart advirti6 que el Presidente Roose-
velt le suplicaba que continuara el sefior Estrada
Palma al frente de la Presidencia, porque 61 estaba
convencido de que el senior Palma, con el Partido
Moderado y sin 61, seria reelecto en la Presidencia
de la Repfblica, y tenia entendido que los alzados
estaban dispuestos a acatarlo a 61 como continuador
en la Presidencia; y que se exigiera la renuncia de
los Representantes y Senadores. Estrada Palma con-
test6 "yo no puedo seguir gobernando en Cuba, por-
que yo no tengo autoridad, ni fuerza moral para
'ello. Seria un Presidente debido a la benevolen-
"cia y tolerancia de los que me combatieron, y no
',me encuentro con fuerza moral para aceptar el car-
"go; y, despu6s de todo, si se declaran fraudulen-
"tas las elecciones para Representantes y Senado-
"res, todavia con mayor raz6n me declare sin fuer-
"zas para aceptar el cargo, porque en esas mismas
'boletas en que se hacian esas postulaciones, tam-
"bin yo. era candidate a la Presidencia.."
Muchos, creian que los Estados Unidos -y per-
d6nenme esta nueva digresi6n interferian porque
cuando estdbamos reunidos los congresistas atravesa-
ban las called marineria y soldados americanos y pre-
cipitadamente se levantaban puentes de madera pa-
ra cruzar el rio Almendares, con ametralladoras, ca-
fiones, acemilas y con un fuerte material de guerra.
Y entonces surgi6 ]a necesidad de oir a los comisio-
nados del Presidente Roosevelt; dos prominentes abo-
gados americanos que vinieron a ese efecto a visitar-
nos, los Sres. Taff y Bacon, dos figures importantes
de la political americana. Nos hicieron ver que la pre-
ensi6n de los rebeldes no podia ser oida por Roose-
velt, porque para ellos, para los Estados Unidos, el
Gobierno constituido era intangible, reconocido por
ellos. Claro esta, estas cosas iban a mantener el
espiritu animoso de los que estabamos con el Partido
Moderado, apoyando la situaci6n del 'Gobierno; pe-
ro no pasaron cuatro dias sin que una asamblea del
Partido se reuniera y en ella se acord6 no integrar
quorum en la Sesi6n nocturna convocada para desig-
nar el sustituto presidential Los nacionalistas, por
sus Jefes General Nifiez y Doctor Diego Tamayo,
nos hicieron saber que ellos tampoco concurririan.
En nombre de Oriente hice constar en el acta de la
sesi6n, nuestra oposici6n a concurrir, puesto que
el acto violent de no reconocer nuestro derecho pa-
ra elegir al que mejor nos pareciera pondria en evi-
dencia la political norte americana ante la Am6rica
Central y del Sur.
Se dict6 una proclama, que se public en la 0'a-
ceta, pero no se reparti6, donde los .Estados Unidos
explicaban por qu6 tomaban posesi6n de la Isla
de Cuba, nuevamente, y decian que porque no ha-
bia gobierno, mejor dicho, que su gobierno no ga-
rantizaba el orden...
Recuerdo entonces, lo estoy viendo y su presen-
cia en este acto me hace revivir el hecho: que en la
mariana aquella, nefasta para Cuba, se encontraban
en el Hotel Inglaterra junto con el ilustre General y
valeroso caudillo Sr. Menocal... (Aplausos) el Ge-
neral Eug.eio Sanchez Agramonte, Don Manuel Ro-
driguez Fuentes, otro' General, y dos personas mAs.











DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


Subi6 a mi habitaei6n el General Sanchez Agra-
nronte, y me dijo: "Bravo: Esta Ud. todavia en con-
dciones de que pueda prestar un nuevo servicio a
Cuba, "ICuAl", respond "Pida Ud. sesi6n extraor-
dinaria para revocar el acuerdo de la junta de ayer".
"No perdamos mAs el tiempo; ya esta consuma-
do... ", le contest. "No senior, insisti6 Agramonte
ya se encontrari un candidate", "iQui6n es ese
senior repliqu6"? "Mire, mostrandome un papel fir-
mado por los Comisionados Taft y Bacon, a nom-
bre de Norte-Am6rica, atestiguando que aceptaban
como un candidate capaz de restablecer inmediata-
mente el orden al 'General Mario Menocal... (Aplau-
sos.) Y Uds. han visto al General Menocal"?...
y han hablado con 61?, dije; "Ahi abajo esta, con-
testaron. Me vesti entonces apresuradamente y sa-
limos juntos a entrevistarnos con el senior Manuel
Maria Coronado, director de nuestro peri6dico, 6r-
gano del Partido, "La Diseusi6n"...
Y el senior Alfredo Zayas habia estado por la ma-
fiana en el hotel y me habia dejado dos tarjetas en
las que me decia que queria hablar conmigo y me
extrai6 que el jefe entonces de la revoluci6n qui-
siera entrevistarme. Yo adverti en la reuni6n que
no acostumbraba, en cuestiones de political, hablar o
hacer algo sin que hubiera personas que oyeran,
lo que yo digo, para dejar comprobadas todas mis ac-
tuaciones, prestAndose a acompafiarme los Sres.
Agramonte y Rodriguez Fuentes, y otros sefiores.
Y fuimos a casa de Zayas. El senior Zayas me
expuso "Vamos a ponernos de aeuerdo e ir a la tar-
de a la Asamblea y proponer un sustituto"... En-
tonces dijo el .Sr. Sanchez Agramonte: "Aqui traigo
el candidate. Lcs americanos lo aceptan si nos-
otros lo designamos...
iQui6n es el afortunado ese?", respondi6 Zayas,
y el General Sanchez Agramonte dijo: "El General
Menocal."
Inmediatamente, replic6 el Sr. Zayas: "No, Me-
nocal no pur"de ser, pcrque no tiene la edad consti-
tucional y como los americanos han venido aqui pa-
ra restablecer la Constituci6n y el orden, 61 no puede
ser". Y el General Menocal qued6 descartado.

Y entonces dijo el sefor Zayas: "Yo tengo un can-
didato". Quien es? "Soy yo", respondi6 61, y a
eso le contest Agramonte: "No, ese no, porque en-
tonees los moderadcs nos alzamos. Esa Gaceta a
que he heeho referencia, no eireul6; pero por la ma-
drugada, cuando el Congreso no di6 el sustituto,
Roosevelt, por cable desde los Estados Unidos, dict6
a Taft y Bacon la alocuci6n al pueblo: "Nosotros no
aceptamos ya ningfin candidate; ejercitamos el de
recho que nos da la Enmienda Platt para intervenir
en Cuba; porque en Cuba no hay gobierno, el go-
bierno reconocido en Cuba es un gobierno que no
tiene la forma tripartita de que estaba constituido,
es decir, los trees Poderes: el Poder Ejecutivo, el Po-
der Legislativo y el Poder Judicial."
Voy a terminar: Cada vez que oigo, -por .qu6 no
decirlo? soy sincere, cada vez que veo posibilidades
de que no puede haber un Gobierno complete en la Re-


pfiblica de Cuba, que se estan cumpliendo plazos,
t6rminos y periods electorales para realizar determi-
nadas funciones comiciales, que se modifican las le-
yes cada 48 horas; recortando los t6rminos, para po-
derlos ajustar a los acoplamientos del case; yo tiem-
blo que llegara un moment en que pudi6ramos caer
en similar dificultad de la que se encontr6 Estrada
Palma. Por falta del Ejecutivo se aplic6 la En-
mienda 'Platt. Somos vecinos y tampoco podemos mo-
lestar a otros, etc.
La Isla de Cuba esta rodeada de agua per todas
parties; la naturaleza la cre6 asi, precisamente, pa-
ra que no dependi6ramos de nadie. En tiempos de -
Espafia teniamos, cuando defend.amos la autonomia,
con los amplios derechos individuals, libertad le
prensa, libertad de pensamiento, etc; teniamos, re-
pito, libertades..Hay, pues, que precaver.
Tuvimos otro period en que todavia no estaba-
mos emancipados, por que Cuba estaba sufriendo, no
la intervenci6n, sino la Administraci6n, no hay que
confundir los dos concepts. Cuba no estuvo in-
tervenida mAs que una vez: Cuando cay6 Estrada
Palma. La primera fu6 la ocupaci6n de Cuba, ad-
ministrada per los Estados Unidos, para entregarla
al Gobierno que resultara electo.
Y ya sabemos, hoy dia, todo lo hermoso de aquella
mAxima francesa: "Primero el Derecho", que des-
pu6s se ha venido rectificando, y ha sido lo contra-
rio: La fuerza rige oprimiendo al d6bil. Debemos
ser, pues, muy precavidos. Ahora no tenemos qui6n
nos apoye, ahora no tenemos qui6n i-os respalde, no
tenemos Potencia que haga suyos nuestros errors y
nuestras equivocaciones. Ahora somos nosotros
mismos los finicos que tenemos que responder de
nuestros propios actos. Si nosotros no tenemos se-
renidad bastante para resolver nuestros problems,
rcs(lvi6ndolos de acuerdo con la justicia eA derecho
y las conveniencias sociales, estamos nuevamente
perdidos. Cuba no marcharA con paso firme. A
nosotrcs nos imcumbe eso.
Yo no soy fascista, no soy demagogo, pero yo quie-
ro ver establecido en mi pais un Gobierno fuerte de
orden, no fuerte porque venga a apalear a los ciuda-
danos, no. En eso no consiste un Gobierno; 6ste
resultara fuerte cuando cuente con el consensus Y
con la consideraci6n y con el apoyo de todos los ciu-
dadanos. Ello se obtiene con leyes justas, con una
administraci6n honest y dispuesta a tender Ics ver-
daderos intereses de la naci6n. No a hacer alardes
por medios injustos de nuestra riqueza, sino a aco-
medarnos a lo que los recursos propios del pais nos
consientan.
Hasta ahora no hay motive de preocupawiones. To-
dos venimos a laborar por ese Gobierno. Yo quiero
una Repfiblica Unitaria, no una Repfiblica de Esta-
dos pequefios, en una palabra, una Federaci6n. To
defender con mi modesto voto y mi desalifiada pa-
labra en el seno de la Constituyente, a la que desde
hoy me honro en pertenecer, lo que entiendo que es
necesario. A mi no me asustan las reforms que se
demanden, m6s o menos exageradamente. Todas se-
ran aquilatadas, y hemos de actuar con el prop6sito
mas firme de transigencia.











6 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENC0ON CONSTITUY1NTE


Yo apelo a la dignidad y patriotism de los sefo-
res Delegados que estdn aqui. Ese prop6sito mio se-
rf compartido por todos. Vamos a servir a Cuba.
Si a pesar nuestro no lograramos tal finalidad; si
fueramos tan desventurados que el mismo Dios, el
principio de todo, quien todo lo puede, nos abando-
nara, entonces, arrepentidos, confesemos que somos
culpables, rodilla en tierra miremos hacia arriba, y
en honda, sencilla y profunda advocaci6n, en la que
todos confiemos, digamos: jDios, salva a Cuba! Es
cuesti6n de honor, de dignidad colectiva, que Cuba
march progresivamente por el camino de la civili-
zaei6n, sin escollos de ninguna clase en su carrera;
parodiando la c6lebre frase del gran abogado italia-
no Muratori, defendiendo al Ministro de Bellas Ar-
tes Mauricio Mazzi ante el Senado Italiano, acusa-
do de peculado "disponed hasta de la vida del Mi-
nistro, pero no le quit6is el honor..-.
Que Dios os ilumine Sefiores Delegados que nos
ilumine a todos, porque yo me siento tambi6n en la
necesidad de ser iluminado.
(Aplausos).
SR. PRESIDENT (BRAVO CORREOSO): Sefiores, el
Representante de los Boys Scout va a hacer entrega,
como un donativo valiosisimo a la Convenci6n, de
una Bandera Cubana (Aplausos) y ellos creen que
nosotros sabremos apreciar el valiosisimo obsequio,
y que en todo moment tendremos este recuerdo pa-
ra inspirarnos en estos muchachos del porvenir que
esperan que tengamos la bandera cubana atendida
y cuidada, hermoseando los salones de la Conven-
ci6n. Este joven va a leer la dedicatoria.
(Un joven de los Boys Scouts lee.)
BOYS SCOUTS DE REGLA
A LA CONVENTION CONSTITUYENTE


La bandera de "La Demajagua" que bordara una
patriota inolvidable, cobij6 e inspire a la Asamblec
Constituyente de Guhimaro, la primera Carta Fun-
damental de Cuba libre.-Los Boys Scouts de Regla,
cooperando en lo que esti a su alcance a la tarea de
encauzamiento ciudadano que hoy comienza, ofrecen
a esa Convenci6n, para que se cobije y con su histo-
ria gloriosa se inspire, la bandera que cubre la tum-
ba de nuestro gran Marti a cuya sombra debe ger-
minar la legislaci6n organizadora de la cubanidad.
Regla, nueve de febrero de 1940.-Ngstor Nodarse,
Presidente.-Casimiro Ruiz, Secretario.-Oscar Poey
Bonachea, Comisario.
(Aplausos.)
(El Sr. President (Bravo Correoso), acepta en
nombre de la Convenci6n, la bandera entregada y
da las gracias.)
(Aplauscs.)
SR. PRESIDENT (BRAVO CORREOSO): Los ujieres
pasaran a recoger la documentaci6n.
SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): Pido la palabra.


SR. PRESIDENT (BRAVO CORREOSO) : Tiene la pa-
labra el senior Bravo Acosta.
;SR. BRAVO ACOSTA (ANTONIO): iSr. President y
Sres. Delegados: Para hacer un ruego a todos los cu-
banos que en este moment se sienten inspirados y
poseidos de un gran entusiasmo patri6tico, y que ocu-
pan las tribunas, porque vamos a entrar en las labo-
res de la Convenci6n. Momentos antes estabdmos en
los preliminares de la inauguraci6n y ya se 'han lle-
nado esas fonnalidades. Desde este moment, en que
el Sr. President anuncia que se va a recoger los cer-
tificados, es necesario-y es un ruego que hago a to-
dos los cubanos-que nos dediquemos a trabajar, sin
interrupciones de ningdn g6nero, a fin de que la
Asamblea se produzca sin manifestaciones de ningu-
na clase, y sin nada que pueda entorpecer la labor
de los sefiores Constituyentes. Es un ruego que ha-
cemos a todos los presents a fin de que podamos des-
envolvernos dentro de los cAnones que sefialan la Ley
Electoral y el Reglamento de 1901, que hemos adop-
tado para esta ocasi6n.
Es un ruego a todos los cubanos.
SR. PRESIDENT (BRAVO CORREOSO) : Se va a pa-
sar lista de los sefiores Constituyentes.
Ei SECRETARIO (MUJAL) : pasa lista.
SR. PRESIDENT (BRAVO CORREOSO) : Hau respon-
dido al pase de list 69 sefiores Delegados:
(Alvarez Gonzdlez, Alvarez de la Vega, Andreu,
Benitez, Boada, Bravo Acosta, Busto, Cabrera Her-
ndndez, Calvo Tarafa, Capablanca, Casanova, Ca-
sas, Corona, Cortina, Coyula, Cuervo Navarro, Cuer-
vo Rubio, Chibds, Dihigo, Don, Esteva, Ferndndez
de Castro, Ferro, Galano, Garcia Agiiero, Garcia Me-
nocal, George, G6mez Arias, Granda, Grau, Guds
Incldn, Herndndez de la Barca, Hornedo, Jay, Lau-
rent, Maceo, Maiach, Marinello, Mdrquez Sterling,
Martinez Fraga, Martinez Sdenz, Mendigutia, Mesa,
Meso, Moreno, Nuiez Portuondo, Ochoa, Orizondo,
Parrado, Pons, Prieto, Prio, Rey, Roca, Rodriguez
Cartas, Rodriguez Rodriguez, Sdnchez Mastrapa,
Silva, Sudrez Ferndndez, Vilar, Villar, Villoah, Vi-
nent, Zaydin, Salvador Acosta Casares, Ewsebio
Mujal Barmol, Antonio Bravo Correoso.)
Por consiguiente queda cubiferto el quorum, y
queda aunque con cartcter provisional, constituida
la Asamblea.
SR. DEL BUSTO (FERNANDO): Pido la palabra
SR. PRESIDENT (BRAVO CORREOSO): Tiene la pa-
labra el senior del Busto.
SR. DEL BUSTO (FERNANDO): Para presentar a
la Asamblea la renuncia ante Notario Pfblico, del
cargo de Delegado del senior Francisco Rivero San
Roman, y los tres sustitutos.
SR. PRESIDENT (BRAVO CORREOSQ) : Como la
Asamblea todavia no estd constituida definitivamente
se le dard traslado a la Mesa que ha de sustituirnos,
Nosotros no tenemos facultad para ninguna otra co-
sa, sino para proceder ahora a la designaci6n de las
Comisiones que han de examiner las Actas de los
Sres. Delegados.












DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE A


Tiene la palabra el senior Jorge Mafiach.
SR. MANACH (JORGE) : Lee.
Honorable senior Presidente de la Repfiblica.
Sefor Presidente:
Compafieros Delegados a la Asamblea Constitu-
yente:
Pueblo de Cuba:
Los partidod Revolucionario Culbano, Dem6era,
ta Republican, Acei6n Republicana y A B C, que
por una notoria coineidencia de principios y de ac-
titudes concurren unidos a esta Asamblea, me han
conferido el honor de designarme para que me di-
rija hoy a Uds. en su comin representaci6n. Tan
consciente estoy, sefiores, de cuinto este honor exce-
de a mis personales aptitudes y merecimientos y de la
dedicada responsabilidad que entrafia, que no me
he avenido a aceptarlo sino como un mandate pdbli-
co mks, en que mi tarea, exenta de toda proyeccin6
personal, queda limitada al intent de recoger, con
toda la fidelidad que me sea dable, el espiritu en que
esos partidos acuden a esta cita trascendental que
les ha dado el pueblo de Cuba.
Estamos, sefiores en, la solemne culminaci6n de
todo un process hist6rico. La Asamblea Constitu-
yente que hoy se inaugu-ra no es un episodio adven-
ticio, no es una casual peripecia juridica, no es un
mero trdmite politico resultante de un juego ines-
perado de contingencies pfiblicas o arbitrariamente
querido por ninguna voluntad parcial. Es la rea
lizaci6n de un largo y dramitico anhelo national
hondamente arraigado en el terreno moral de la pa-
tria, donde s6lo vino a florecer esta esperanza cuan-
do abri6 en 61 muchos surcos el dolor. Detras de es-
ta cima hay un largo camino, y hay muchas cruces
a lo largo de 61. Con sangre y angustia se fecund6
la posibilidad hist6rica a que hoy nos asomamos. La
pasi6n pol6mica tambi6n ha. quedado atrds. El
viento barri6 todos los rencores esteriles. En la glo-
ria del recuerdo inmarcesible o en la piedad del ol-
vido generoso, se han serenade ya definitivamente
los muertos y se han calmado, para la obra fecunda,
las memories agitadas que ellos dejaron. Hay aca-
so una solidaridad,'que a nosotros no se nos alcanza,
en el reposo del mas alla: el eterno hospedaje de la
muerte no puede ser sino una conciliaei6n de to-
dos los opuestos. Tal vez hasta en lo hist6rico huma-
no las razones contrarias, las conductas adversas, se
sirvan reciprocamente y el devenir de un pueblo este
heeho tanto por los que afirman como por los que
niegan. Tal vez el verdadero progress s61o encuen-
tre su equilibrio entire la impugnaci6n y la resisten-
cia. Fuera de lugar y de prop6sito estaria aqui y
ahora la palabra pol6mica y sectaria. Pero hay un
deber sagrado que cumplir por encima de toda par-
cialidad, y es el deber de respeto a lo ejemplar hu-
mano, el deber de gratitud a los que, con un ideal o
con otro, supieron padecer por 41. Por eso, sefiores,
estoy seguro de la aquiescencia de esta Asamblea
cuando pido que, puestos todos de pie, dediquemos
un pensamiento emoeionado --sin distinci6n de po-
siciones ni de ensefias- al reeuerdo de todos los que


cayeron a un lado o al otro del Aspero camino que
nos ha traido a esta eminencia hist6rica.
(La Asamblea se pone de pie.)
Vamos a deliberar aqui sobre una rectificaci6n de
las bases juridicas ael vivir cubano. Nos toca, pues,
alterar la primera sustentaci6n que a esa vida nues-
tra le dieron, hace treinta y nueve afios, los funda-
dores de la Repiblica. i Grave tarea esta, sefiores!
Poner nuestras manos en una obra que el sacrificio
y la austeridad hieieron sagrada! iEnmendar, con
la menor autoridad de nuestras vidas llegadas s61o
al goce de la libertad, lo que hicieron aquellas vidas
trabajadas en la privaci6n de ella y consagradas por
el heroism! Sea, para aquellos patriots veneran-
dos, los Constituyentes del afio 1, la otra ala de
nuestro recuerdo agradecido! (Aplausos.)
No es en rigor nuestra voluntad la, que nos ha mo-
vido a esta empresa de rectificaci6n. Es ese reque-
rimiento mas profundo que el tiempo va cuajando
en el hond6n de la conciencia national a lo largo de
la experiencia colectiva. La ley cambia porque cam-
bia la vida. Del afio 1 a esta parte, nuestra exis-
teneia se ha hecho mas compleja. Elementos obje-
tivos entonces incalculable han venido a entretejerse
en ella. Nociones mas cefiidas sobre el modo de ser-
vir el destino human se han abierto paso en el mun-
do. iSobre todo eso, hemos tenido la experiencia
negative de la norma insuficiente o frustr6nea: es-
tructuras y reglas que los fundadores supusieron efi-
caces han sido desbordadas por las nuevas necesida-
des, o se han rendido a las viejas asechanzas. Al
acomodarnos a esta nueva situaci6n, no estamos en-
mendando la plana a los fundadores, sino, por el con-
trario, cumplimentando su mas hondo prop6sito. En
este sentido cabe decir que la Constituei6n de 1901,
como todas las constituciones fundadoras, fu6 s61o
una hip6tesis: un plan provisional de vida pfiblica,
sujeto ticitamente, por aquellos mismos patricios, a
las results de la experiencia.
La ideaci6n te6rica de entonces se va a nutrir aho-
ra de sustancia hist6rica. S61o la matriz misma de
aquella ideaci6n nos est6 vedado alterar, y es la vo-
luntad que los patricios tuvieron, y que nosotros
compartimos, de que la Repfiblica cubana estuviese
consagrada a la sustentaci6n de la libertad y de lo
que Marti llam6 "la dignidad plena del hombre",
que es cosa que necesita de algo mas que la libertad.
Una consigna democrdtica -que no es s6lo vocaci6n
insular nuestra, sino vocaci6n americana-es la, con-
dici6n inica a que viene obligado este empefio reno-
vador, en que el pueblo de Cuba va a normar su vi-
da a la luz de su propia experiencia.
Se ha hablado much, sefiores, de la soberania de
que esta obra debe estar investida. Si es verdad-y
estoy seguro de que nadie lo duda- que es el pue-
blo mismo de Cuba, sobre el cual no hay en esta is-
la nada ni nadie, el que, por habernos conferido su
representaci6n en comicios purisimos, va a hablar
aqui por nosotros; si esto es verdad, la Asamblea se-
r6 soberana mientras, en efecto, sepamos ncsotr. a ser
fieles al pueblo, y dejard de ser soberana en la me-
dida en que olvidemos o falseemos deliberadamente
su mandate. (Aplausos) La soberania no depend











8 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


tanto de un externo acatamiento posterior cuanto de
una actitud interior nuestra de lealtad y de respon-
sabilidad. Cualquiera que sea el destine de nuestros
acuerdos, ellos serin soberanos si nacen soberanos, es
decir, si proceden de una suma de conciencias inde-
pendientes en su fuero mas intimo. (Aplausos.) La
soberania de esta asamblea, la finica que nos interest
a los efectos de la dignidad hist6rica, s61o podria
estar garantizada por el cumplimiento ineludible del
deber en que cada uno de nosotros esta de poner a
un lado todos los pruritos y t6dos los cAlculos de
persona o de partido para tender exclusivamente a
la demand de Cuba, al servicio de Cuba, que es la
patria de todos.
Este espiritu, que estoy seguro anima a la tota-
lidad de esta Asamblea, es el espiritu que me ha si-
do dado percibir directamente, sefiores, entire los
mandatarios de los partidos en cuyo nombre hablo.
Vienen estos hombres a la Convenci6n Constituyente
profundamente percatados de la primacia de su de-
ber national y de su responsabilidad hist6rica. So-
mos hombres de partido precisamente por que somos
hombres libres; porque el ser libre supone el poder
optar por uno de los tantos nicleos de ideas que so-
licitan a la mente humana, y el poder trabajar por
la realizaci6n de esas ideas elegidas. El partidis-
mo nace, pues, de un acto de libertad. Esa misma
radical dignidad e independencia en que se origin6
nuestra discipline hace que, al ejercitarla, nos sinta-
mos s61o dependientes de lo ideal, y no de las servi-
dumbres prActicas o pasionales a que el ideal a veces
se ve sometido. Somos hombres libres de partido, y a
la puerta de este recinto, en que se van a tratar no
cosas de grupo, sino cosas de patria, hemos dejado
todo sectarismo rutinario, toda cegadora prevenci6n,
toda terquedad est6ril que la militancia haya podido
engendrar. (Aplausos.)
Venimos s6lo adscritos a nuestros principios y afin
ellos abiertos a toda limpia persuasion. Esta Asam-
blea se ha logrado, como todos .ustedes saben, tras
un largo process pol6mico que, desgraciadamente
lleg6 en algfin moment a presentar ominoso eariz
en parte sin duda por la misma vehemencia de las
voluntades en pugna. Los principios politico y ju-
ridico en que se apoyaron los partidos por quiencs
hablo fueron, primero, el de que la Repfiblica habia
ya Ilegado al limited precise hasta el cual podia con-
llevar un regimen de provisionalidad, por lo cual no
era prudent prolongarlo por mis tiempo; y despu6s,
el principio juridieo de que, puestos a terminar ese
regimen, la norma debia preceder al hecho y el he-
eho debia atenerse lo mas estrictamente possible a la
norma nueva que se estableciera.
Ese fu6 el double sentido de la consigna "Constitu-
yente primero; elecciones despues", que sometimes
al pueblo de Cuba. (Aplausos) Esa tambien la raz6n
de que los -partidos en euyo nombre hablo recomenda-
ran una renovaci6n total e inmediata de personas en
las magistraturas electivas. No contempl6, pues, la
Oposici6n nuevas provisionalidades factuales, ni capri-
chosas desviaciones de la legalidad, cuanto menos el
intent de falsear los fines estrictamente constitu-
yentes de esta Asamblea, o de traer a ella persona-
lismos que s61o hubieran servido para empequeiecer


el triunfo que de ellos pudiera derivarse. Quede asi
sentada la verdad de nuestra intenci6n, no ya para
la diafanidad de la Historia, sino para esta, otra dia-
fanidad mas inmediata de comprensi6n mutua en
que ahora estamos unos y otros llamados a convivir.
Felizmente, el process pol6mico a que, con ese so-
lo prop6sito, me vengo refiriendo, se resolvi6, cuan-
do mas irremediablemente obstruido parecia, con un
convenio politico que, como observe oportunamente
la Oposici6n, mas que sefialar triunfo parcial algu-
no, lo que confirm fu6 la aptitud de la Repfblica
para cumplir sus mejores destinos. Esa inteligen-
cia political comport6, como es s6lito en toda huma-
na transacci6n, una cesi6n reciproca de demands;
pero es pertinent que se diga tambi6n, para todo el
pueblo de Cuba, que ni esa cesi6n trajo consigo le-
si6n esencial alguna al principio juridico a que an-
tes me referi, ni procede que se vea dejaci6n o me-
diatizaci6n alguna de los derechos soberanos de esta
Asamblea en el ,hecho de que sus propios componen-
tes se adelantasen al process formal de ella para fa-
cilitarlo y asegurar su maximun de eficacia. Obra
libre de los delegados del pueblo fu6 aquel conve-
nio, como libre y soberano sera el Convenio final a'
que en esa Asamblea se llegue.
Si algo acredita aquel episodio previo es la altura
de miras, no incompatible con el exacto sentido de las
realidades humans, de los hombres superiormente
apoderados que en tal arreglo intervinieron. De esa,
ejemplar claboraci6n fu6 veedor mdximo el Hono-
rable Presidente de la Repidblica, Ldo. Federico La-
redo Bru. Sea 61 pues, no exclusive pero si sefiala-
damente, reeipiendario del testimonio de gratitud
que a todos esos hombres desean extender pfiblica-
mente los partidos en cuyo nombre tengo el honor
de dirigirme a ustedes.
Acaso, sefiores, estas palabras que estoy a punto
de concluir hayan logrado ya comunicarles a ustedes
la general actitud de esos partidos. Esta actitud
es de franca disposici6n a colaborar en el mis eleva-
do de los plans al fin hist6rico que aqui nos ha con-
gregado. Mis comitentes aprecian en toda su grave-
dad de implicaciones el hecho evidence de que hemos
sido llamados aqui, no para entablar initiles quere-
llas political, no para ventilar resabios de personal
encono, ni para hacer alarde de 16 diferencial y po-
16mico, sino para articular puntos de vista y para
resclver discrepancies con un fin finico y supremo
de servicio national. Vamos a hacer obra advertida
del pasado de todos y mirando al porvenir de todos
Nos asiste acaso el pequefio derecho human de ha-
cer de nuestro present lo que nos plaza; pero cier-
tamente no tenemos el dereeho a enturbiar el future
con los 'humores del present. (Aplausos.)
Los partidos Revolucionario Cubano, Dem6crata
Republican, Acci6n Republicana y A B C decla-
ran hoy, pues, por mi modesto conduct, su firm
prop6sito de contribuir con toda la serenidad de que
se sienten dotados, a mantener en esta Asamblea ese
ambiente de diafanidad y de pureza que es propio
de las alturas hist6ricas, como lo es de toda fisica
eminencia. Esos partidos no usaran de la decision
mayoritaria que pueda brindarles la conjugaci6n de











DIARIO DR SESION1EB DRI LA OONVENCION CONBTITUYENTE


fuerzas political en esta Asamblea para falsear o re-
bajar con menguados antagonismos el gran prop6si-
to de sosegamiento national a que ella responded. Esos
partidos procuraran evadir en este reciuto el deba-
te politico esteril, y lo librarian con serenidad y no-
bleza cuando les sea entablado a su pesar. Estos
partidos, aunque celosos de su doctrine y comprome-
tidos a la defense de sus programs respectivos y del
proyecto constitutional en que han procurado coor-
dinarlos, vienen a este Ambito de razonamiento li-
bres de toda cerraz6n dogmatica y de todo cAleulo
demag6gico. Estos partidos, en suma, entienden
que, dadas las circunstancias political, sociales Y
hasta morales en que la naci6n se halla hoy situada,
conviene a la mayor fecundidad y diligencia de nues-
tras labores el que predomine en ellas un sentido t6c-
nico, una sobria y sustantiva actividad, un sentido
de lo real y no de lo ut6pico, un animo de servicio,
y no de exhibici6n. Esto le ha costado ya dema-
siado dolor a Cuba, para que vengamos a hacer cau-
dal a espectAculo a su costa. (Aplausos.)
Ni aun hablando, sefiores, como lo estoy, en nom-
bre de organizaciones que son las que le dan a mi
palabra la inica autoridad que tienen, me hubiera yo
permitido hacer semejantes indicaciones acerca de lo
que debe ser esta Asamblea, si no estuviese tan segu-
ro como lo estoy de que esos votos de los partidos de
la mayoria concuerdan totalmente con los deseos
que animan a los delegados de las demis organiza-
ciones political aqui representadas. Todos hemos
librado nuestra batalla pasada con ardor, con im-
paciencia, a veces hasta con viril rudeza; todos esta-
mos llamados a library en lo porvenir nuevas jorna-
das, en que, inevitablemente, lo human volvera a dar
de si lo human. Pero todos sabemos tambien que
esto de ahora, este process constituyente en que he-
mos de convivir, es un parentesis dentro del cual to-
da pugna ha de star presidida por una voluntad
constructive. Heredamos la Patria y la Constitu-
ci6n que nos legaron los fundadores; no tenemos de-
recho a poner manos en ellas sino con gesto de fun-
daci6n.
Y, para terminar, una palabra al pueblo de Cu-
ba, que es aqui, a la vez, juez y Tarte, el principal
testigo y el solo protagonista. Si aqui estamos, es
porque el pueblo lo quiso, y estamos aqui para lo que
el pueblo quiere. Cada uno de nosotros se esforzara
por interpreter justamente ese querer del pueblo:
por asegurar su libertad, su justicia, su bienestar, su
perenne cohesion. Si a nosotros nos toca velar por-
que en todo moment nuestra palabra respond a la
voluntad de la Naci6n tal cual la hemos entendido, a
la Naci6n toda, a todo el pueblo, le incumbe celar
el mandate que nos ha conferido, vigilarnos a to-
dos de cerca la acci6n y la palabra y, en su momen-
to, pedirnos a todos cuenta de nuestra lealtad, para
que el propio pueblo sepa en qui6nes puede confiar
mafiana.
He dicho.
(Aplausos.)
SR. PRESIDENT (BRAVO CORREOSO) : El senior De-
legado Dr. Cortina puede pasar al Estrado a hacer
uso de la palabra.


El doctor Cortina se dirige al Estrado y dice:
SR. CORTINA (JosE MANUEL): Sefior Presidente;
sefiores Delegados:
Vengo aqui esta tarde, en este solemne acto de la
Repfiblica, a hablar en nombre del Partido Liberal
(Aplausos en las Tribunas); del Partido Uni6n Na-
cionalista (Aplausos en las Tribunas); del Conjun-
to National DemocrAtico, y del Partido Nacional Re-
volucionario Realista (Aplausos). El Delegado Dr.
Juan Marinello hablara en nombre de la Uni6n Re-
volucionaria 'Comunista.
Es dificil poner acordes el pensamiento y la pa-
labra, con la magna significaci6n de un aeto de es-
ta naturaleza. Los pueblos, como las tierras, se
proyeetan con accidents diversos; a veces son, co-
mo las llanuras, tranquilos y mon6tonos; a veces se
muestran hondos y oscuros, como los abismos; pero
tienen tambien instantes en que, por la superaci6n
de las fuerzas espirituales, los pueblos se vuelven
cumbres. Son estos los mementos en que las poten-
cias ocultas de lo subconsciente, que trabajan siem-
pre para mejorar y dirigir al hombre, logran domi-
nar todo lo que este tiene de movedizo, pequefio e
insociable, para proyectar hacia fuera, con energia
de creaci6n, lo que hay de permanent, s6lido y pro-
gresista en la naturaleza humana.
A mi me parece que ahora los contenidos y re-
e6nditos deseos que tiene Cuba de cambiar haeia el
bien, se acumulan aqui, como en una cumbre, para
impulsar al cumplimiento de su misi6n a esta tras-
cendental Asamblea.
No es tarea ficil conquistar una patria y, sobre
todo, conservarla, en forma que los oleajes de las
guerras de conquista o las tragedies internal, no la
hagan desaparecer. Patria y Naci6n son certifica-
dos universales de personalidad para los hijos de la
tierra en donde este concept se consolida y perpe-
tia; es el dereeho a un decoro colectivo creciente y
constructive.
No ha habido una patria que haya costado mis
esfuerzos para la fatalidad de un destine manifies-
to adverse, que esta Naci6n Cubana, creada por el
esfuerzo ferviente y constant de su pueblo y por la
sublime energia de sus guerreros libertadores.
En la creaci6n de Cuba aparecen negadas hasta
ahora las leyes soeiol6gicas del destiny manifiesto y
de los determinismos estrat6gicos; y se yergue, co-
mo una realidad fisica, la gran fuerza moral crea-
dora de la naci6n cubana, que se asienta y tiene su
origen en el civismo abnegado y en el heroismo insub-
yugable de los cubanos fundadores.
Y esta Patria hay que organizarla y encauzarla
por medio de estatutos de garantia y convivencia.
Los patriots que acordaron la Constituci6n de 1901,
de los cuales tenemos aqui una venerable represen-
taci6n en el senior Antonio Bravo Correoso, que nos
preside, trazaron reglas magnificas en una Consti-
tuci6n que encerr6, en aquellos instantes, las espe-
ranzas del pueblo de Cuba.
En aquellos dias, todavia la bandera cubana, que
flame6 en los campos de batalla, no estaba en nues-












10 DIARIO DE SESIONES Di LA CONVENTION CONSTITUYENTE


tras fortalezas ni en los palacios de gobierno. Aque-
llos patriots tenian sobre su espiritu la ansiedad
que produce siempre el porvenir de una ocupaci6n
extranjera, aunque sea de amigos y de aliados.
En la mente de aquellos cubanos, junto con la
preocupaci6n de organizer una Repiblica perdura-
ble, se agitaba la interrogaci6n del grado de relacio-
nes internacionales que habria de establecerse con
la Naci6nr Norteamericana.
Dentro de esas circunstancias, se produjo una
Constituci6n calificada de excelente en su t6enica,
por notables peritos del Derecho Pfblico. Y asi fue.
-Con ella ha vivido Cuba varias d6cadas; dentro de
sus garantias hemos desenvuelto nuestras institucio-
nes republicans y hemos ejercitado, con bastante
progress, esa forma de gobierno que tanto eleva la
dignidad humana, que lleva el nombre trascendental
y definitive de democracia.
Hemos caido y hemos errado muchas veces; hemos
cometido faltas y 'hemos tenido moments de ruda
tragedia; pero desde aquella primera fecha hasta
este moment, han transcurrido ya muchos afios, que
han producido experiencia, y ahora podemos traba-
jar, no sobre hip6tesis, sino sobre hechos hist6ricos,
sobre reacciones conocidas.
Tenemos un pueblo cuya realidad intima, moral y
civica, hemos experimentado; cuyas pasiones hemos
visto chocar en dificiles circunstancias. Conoce-
mos tambi6n el resultado de nuestras cualidades y
de nuestros defects y debilidades en la prActica del
gobierno propio. Tenemos, pues, material para acor-
dar un Estatuto Constitucional que, inspirado en
todos estos conocimientos y antecedentes, sea no un
rigido corselete, sino una malla flexible de derechos y
obligaciones, que permit encauzar y mantener el pro-
greso arm6nico de la Repfiblica.
Hay que tener en cuenta, ademds, un aconteci-
miento de gran trascendencia y que no pudieron
prever los patriots que en la Convenci6n Constitu-
yente negociaron la Enmienda Platt, transformada
despubs en Tratado Permanente.
iTragedia heroica, sefiores, la de aquellos estadis-
tas! Habia una patri6tica disparidad de criteria
entire ellos. Unos creian que servian mejor a Cuba
siendo intransigentes y neg'ndose a toda transac-
ci6n que violara o restringiera, en alguna forma, la
soberania de Cuba; creian que habia que rechazar
toda mediatizaci6n de la soberania. Otros pensa-
ban que habia, que organizer la Repuiblica rApida-
mente; crear la personalidad international de Cu-
ba sin demora, aceptando las limitaciones que se le
imponian, en la menor proporci6n possible. Los que
asi pensaban, creian que la Repiblica, al nacer, por
una reaeci6n defensive natural, se integraria en su
plenitud soberana por el process creciente de su
propia vida.
iY vean, sefiores, que la historic ha dado la raz6n
a aquellos patriots que, apretbndose el coraz6n,
transigieron buscando formulas de armonia con la
naci6n aliada e interventora! Triunfaron por po-
cos votos los partidarios de la transacci6n, y esto


determine el Tratado Permanente de Relaciones en-
tre Cuba y los Estados Unidos de Norte America,
cuyas cldusulas, si bien parecian establecerse tam-
bi6n para garantizar la soberania e independencia
de Cuba, implicaban, en cierto modo, una mediatiza-
ci6n international del Estado Cubano, de conse-
cueneias morales y materials de gran trascenden-
cia.
Se proclam6 la Repiblica, y los estadistas y par-
tidos contemplaban como un prop6sito fundamental
la abolici6n del Tratado de Relaciones, consecuen-
cia de la Enmienda Platt; pero la posibilidad de ha-
cerlo aparecia mnuy lejana.

Sin embargo, los tiempos y el esfuerzo constant
del firme patriotism del pueblo de Cuba y de sus
mejores estadistas, hicieron possible, junto con la
comprensi6n y equidad del Gobierno de Norte Ame-
rica, que el Tratado de Relaciones enitre Ciuba y los
Estadcs Unidos, denominado Enmienda Platt, fuese
abolido recientemente, dejando la soberania de la
Repfiblica libre de toda sombra, y con todo el esplen-
dor a que tiene derecho un pueblo como el de Cuba,
que ocupa, en la Historia del Mundo, una honrosa
jerarquia entire las naciones que mas sacrificios han
realizado por conquistar su independencia y su sobera-
nia (Aplausos.)
Estos hechos nos traen una profunda lecci6n: nos
ensefan, una vez mas, que en la political internal y
en la political international, el advance verdadero no
esta muchas veces en la formula cerrada e intransi-
gente, sino en la transacci6n que es la sintesis de
dos principios opuestos, pero a la vez la inica rea-
lidad possible.
Un notable escritor frances ha dicho que la poli-
tica era el arte de las posibilidades. Hoy estamos
frente a frente a una nueva etapa de la political na-
cional. Tenemos el pasado, que nos ensefia, y el pre-
sente, que pone sobre nuestros hombros una inmen-
sa responsabilidad. Hoy no podemos esperar de na-
die, extrafio a nosotros, ni el consejo, ni la direcci6n,
ni la protecci6n. La moral .que nos oriented tiene
que ser moral cubana, desde la m6dula hasta la su-
perficie; la virtud que nos inspire tiene que ser vir-
tud cubana; pero la responsabilidad total de nues-
tros actos es tambien totalmente cubana, i desde la
medula hasta el fin! (Aplausos)
No podemos esperar, en una hora en que nues-
tras paiiones nos despefien en abismos sin fondo,
que nadie nos ensefie la luz ni nos tienda la escala
la luz y la escala tienen que salir de nuestro cora-
z6n y de nuestro carcdter.

Si ,en nuiestras discordias political no sabemos
encontrar el trmino medio de convivencia frater-
nal, nuestra Patria, que va en march ascendente,
puede degen'erar o caer, carcomida por el cancer de
la incapacidad moral y de la incapacidad political.
(Aplausos)
Es'o hace, sefiores, que el moment actual ten-
ga tanta trascendencia. :oy disponemos de mu-
chos medios de acci6n que no tuvieron los patriots











DIARIO DE SESIONES DE LA OONVENCION CONSTITUYENTE II


de los primeros tiempos. Poseemos la riqueza mo
ral de una bandera national soberana. Tenemoi
una poblaci6n triplicada; una cultural mAs extend
da; una potencia social y econ6mica extraordina-
ria; pero tambi6n tenemos muy grandes dificulta
des. La Constituci6n que elaboremos, por lo tanto
tiene que ser un Estatuto de convivencia y de ac-
ci6n, que no constituya, en forma alguna, el predo-
minio sectario, fanAtico o exclusive, de ninguna ides
de partido.
Las palabras de Mafiach, al final de su elocuen-
te conferencia, tuvieron en mi mente una fuerte re-
percusi6n de entusiasmo, por la coincidencia de
nuestros pensamientos. La Constituci6n tiene que
ser un Estatuto conciso y amplio, una transacci6n
viviente y fecunda de todas las tendencies genero-
sas que animan al pueblo de Cuba. Toda esperan-
za cubana no ha de tener precisamente una realidad
en ]a Constituci6n; pero si debe tener una wpsibi-
lidad en la Constituci6n. (Aplausos).
La Constituci6n es el cauce dentro del cual debe
marchar siempre el caudaloso rio de la democra-
cia, la cual, en su potencia de creaci6n incesante,
debe poder plasmar en cada moment, dentro de
lo que la voluntad del pueblo demand al renovar
cada Gobierno, todo lo que la vida social tenga de
generoso y mejor, para aumentar la felicidad del
hombre.
No es un reglamerito lo que vamos a hacer sino un
estatuto que ofrezca marco adecuado a las garan-
tias political y a las garantias sociales; pero sin
separarnos jams de esa brfijula soberana que es
la dignidad del hombre libre como individuo, ni
de la integridad de los atributos de la verdadera de-
mocracia, que rechaza siempre, en todas sus formas
las dictaduras, cualesquiera que sean sus nombres,
dentro de un soberano espiritu de creaci6n, por me-
dio del convencimiento libre del ciudadano y la co-
laboraci6n de todos.
Es muy noble el placer que sentimos todos los
Delegados a esta Convenci6n, ante la iposibilidad
de proteger estos ideales. Aqui debemos apagar pa-
siones egoistas, y estar hermanados en ese sagrado
prop6sito de trascendente creaci6n social; y para
ello es imperiosa la solidaridad national! i Los Parti-
dos fuera; la Patria dentro! (Ovaci6n.)
Podemos ser optimistas bajo la sugesti6n de las
geniales y evangelicas predicaciones de Marti. Aho-
ra podemos impulsar, por el acierto de nuestras de-
terminaciones, una Naci6n de tan poderosa irradia-
ci6n cultural y moral, que pueda llegar a ser e'
centro de una peculiar civilizaci6n antillana que
influya en el progress moral del mundo, sobre la
base de las virtudes y l1s capacidades de los ame-
ricanos de esta zona y el vigor y la destreza political
del pueblo cubano.
Tan pronto el pueblo de Cuba encuentre la mane-
ra de utilizar, en las funciones de gobierno, sus
cualidades superiores latentes, que hey estan dis-
persas, habri sonrisa y bienestar en todos los hoga-
res. Los errors de- Cuba, en periods anteriores,
son el precio amargo que hay que pagar para apren-


- der; pero este precio tambien lo han pagado ruda-
smente todos los pueblos.

En Cuba haoy muchas fuerzas morales dispersas. La
Svirtud civic y patri6tica y el talent, no escasean en
SCuba; el ansia de hacer de nuestra Patria una tie-
. rra grande p'ara nosotros y para la Humanidad,
.la sentimos los cubanos con pasi6n; pero el arne de
coordinar estas virtudes y unificarlas, de organizer
estas energies, para proyectarlas de un modo fecun-
do desde el Gobierno, con fuerza de creaci6n perma-
Snente y sin vicios que las esterilicen, no es tarea fi-
cil para nosotros. Hemos torcido el camino muchas
veces; en otras, hemos pasado de la media, por la
exageraei6n de nuestro vehemente carActer; pero
ahora, seiiores, con los dolores que hemos sufrido,
con la experiencia que hemos adquirido y con las
Sesperanzas que sentimos en nuestro coraz6n, esta-
mos en aptitud de dotar a la Repfiblica de un Esta-
tuto Constitucionlal que, sin alterar esencialmente
la Constituci6n de 1901 en donde hay much que
debe ser respetado y que debe ser conservado-, sea
una norma que prevenga los errors, violencias o
infracciones pasados, hasta hacerlos imposibles, al
propio tiempo que permit, entire las reglas amplias
de sus preceptos, nacer, como una renovaci6n pri-
maveral, una Cuba mejor y mas bella! (Aplausos
en las tribunas)
No puede olvidarse que en Cuba han pasado waeon-
tecimientos muy graves. La Revoluci6n pasada, en
lo que ella tuvo de violencia y tragedia, no es mas
que una rebeli6n; eso no es revoluci6n: es como una
burbuja sangrienta de la verdadera revoluci6n. La
revoluci6n finica es la del espiritu. Cuando la re-
beli6n se produce sin la revoluci6n del espiritu, la
violencia es injusta, es mala y es perverse; pero si
la violencia responded a una reacci6n para hacer triun-
far un principio fecundo o una renovaci6n spiritual
progresista, entonces esa violencia se olvida, a cam-
bio de la creaci6n social generosa que produce des-
pues: fnica forma de justificarla.
No podemos negar que en los tiempos pasados ha
habido moments de profunda confusion en la ma-
nera de conducir el Gobierno y la Repiblica. Algu-
nas veces nuestros Gobiernos se han separado de la
aspiraci6n ferviente del pueblo de Cuba de gozar de
paz, libertad y progress permanentes. A veces, este
mismo sentimiento ha estado en todos los bandos,
pero la pasi6n sectaria ha impedido la compren-
si6n reciproca.
Hoy se abre el taller de trabajo creador. La Pa-
tria ha puesto en manos de esta Asamblea los po-
deres para trabajar en la obra de mejorar a Cuba.
En esa gran tarea de producer en realidad el ideal del
alma cubana, debemos unirnos.
Aqui estdn representadas todas las tendencies
political del pueblo de Cuba, y todos sus represen-
Stantes deben poner lo mejor de su inteligencia y de
su capacidad moral para abrir una via, mis ancha
y mas clara, al porvenir politico, econ6mico y moral
de la Repdblica.
La demostraci6n de que ha habido profundos cam-
bios en la psicologia del pueblo de Cuba, la tenemos











12 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE


precisamente en lo que hace pocos dias ha aconte-
cido.
En virtud de un conflict de fechas sobre la cele-
braci6n de las elecciones para la Convenci6n Consti-
tuyente, se produjo una pugna legal que lleg6 a to-
mar la, trhgica profundidad de una discordia irreme-
diable, entire dos grandes porciones del pueblo de
Cuba.
De una parte, el texto estrieto de la ley y su apli-
caci6n; y de otra, una interpretaci6n doctrinal sobre
oportunidad, capacidad, fecha y derechos de una
Constituyente, en relaci6n con el resto de las Insti-
tuciones cubanas.
Ninguna de las dos parties planted este problema
antes de celebrarse las eleeeiones. La verdad hist6-
rica es esa. El problema surgi6 euando, despu6s ae
las elecciones de la Constituyente, se vi6 que la proxi-
midaid de la fecha de las elecciones generals podria
determinar resultados contradictorios con la nueva
Constituci6n.


puede haber Patria para unos cubanos sin que haya
Patria para otros cubanos; iporque aqui la Patria
tiene que ser siempre para todcs! (Aplausos em las
tribunal).
El hecho necesario plara el bien de Cuba se pro-
dujo, por la elevaci5n moral de los Jefes de los Parti-
dos Politicos cubanos que representan las distintas
tendencies. El patriotism Ics junt6 en un moment
de lucidez y grandeza, y firmaron el Pacto de Con-
ciliaci6n, bajo cuyos 'auspicios se inicia esta Con-
venci6n.
Ese Pacto lo firmaron, para honor de sus nom-
bres ante la Historia, el Coronel Fulgencio Batis-
ta (Aplausos); el Profesor Ram6n Grau Sani Mar-
tin... (Aplausos); el Mayor General del Ej6rcito
Libertador, Mario Garcia Menocal... (Aplawsos);
el Dr. Joaquin Martinez Sdenz... (Aplausos); y
el Dr. Miguel Mariano G6mez... (Aplausos).
A esas personalidades yo las saludo, interpretan-
do el sentir unAnime del pueblo de Cuba, con id6n-
i;.t 1 twrciY\


Fuertes pasiones populares e intereses politicos se V -.lV ....'.
agruparon de una parte y de otra. Generalmente, el (Durante algunos minutes, el discurso es intearrum-
cubano, segfin afirman todos los que estudian su ca- pido p'or ruidosas, contradictorias y apasionadas ma-
rActer, odia la transacci6n y lie gusta m6s la lucha; le nifestaciones del auditorio).
agrada el rudo excitante de las pugnas violentas.
Cree, generalm.ente, que la transacciri es una humi- ...Llamo la atenci6n, sefiores, sobre que 6sta es
llaci6n.Este equivocado concept here su orgullo; una Convenci6n Constituyente; que una Constitu-
y esa escondida herida en su orgullo, lo detiene en yente es como un altar de creacian: es un temple; y
el umbral de la transacci6n y se niega a consumarla, en los temples cada uno esta obligado a reprimir sus
aunque su raz6n, en frio, le evidence la necesidad de pasiones. Todos tenemos pasiones en el coraz6ni; todos
hacerlo. tenemos fanatismos: i pero sefiores, en moments pe-
ligrosos como 6stos, no es el fanatismo ni la pasi6n


Este cubano que tiene tantas virtudes personals,
no tiene la de saber ceder razonablemente. Cuando
esta apasionado no sabe uniirse ni coordinar sus
fuerzas sociales, que, por esta raz6n, se dispersan
o anulan.
En nuestra Historia han abundado los grandes pa-
triotas y s6lo por su influencia magnetica la union
se ha producido en algunas ocasiones. En otras opor-
tunidades, minados por las discordias, hemos retro-
cedido d6cadas en nuestro progress, por no haber
comprendido que no hay progress possible en una
Repliblica, sin solidaridad; y no hay solidaridad sin
transacei6n.
Esa transacei6n, en political, es casi la finica forma
de mejorar. Pudiera decirse que el advance politico y
social se compone de tres pasos adelante y un paso
hacia atris, que es la transacci6n.
En estas condiciones, y dado nuestro carActer, po-
cas esperanzas podiamos tener de encontrar solucion
pacifica y feliz. Parecia aveeinarse otra 6poea de
sombras, en que la ira, hoscamente acumulada por
contenidas y reciprocas agresiones, habria de produ-
cir, al fin, otra feroz pugna cubierta de horror y
miseria.
Sin embargo, las predicciones pesimistas se equi-
vocaron: Cuba parece haberse renovado. El dolor
sufrido ha cambiado nuestra t6cnica political, y to-
dos, por las duras lecciones del pasado, hemos com-
prendido, como una imponente realidad, que no


lo que salva al Pais: a la Patria s6lo la salva la
Scomprensi6n!
Alguien ha dicho que el origen de las guerras es
la egoista ceguedad partidarista, que rehuye la com-
prensi6n. Los patriots que firmaron ese Pacto, todos
ellos, a quien comprendieron fu6 a Cuba, y por eso
sintieron el imperative de su deber. Todos ellos colo-
caron, por sobre resentimientos y ambiciones, ]a nece-
sidad de llegar a un acuerdo, de suerte que las fuer-
zas political que dividen al pueblo de Cuba, concu-
rrieran a la estructuraci6n definitive del Gobierno
de la Patria, dentro de una atm6sfera de respeto
grandeza y generosidad.
Se ha querido impedir que, ante otra nueva y trh-
gioa confusion de pasiones, pudieran preguntarse
otra vez los extranjeros qu6 es lo que querian los
cubancs y que es lo que nos pasaba, disponi6ndonos
de nuevo a destruir en sus basamentos esta Patria,
que es la gloria de todos y que tan inmensos sacrifi-
cios ha costado crear.
Por eso, en ese Pacto patri6tico todos han cedido
algo, y a travys del arco de honor de este Pacto de
caballeros, se ha abierto un horizonte de paz para
Cuba!
(Las manifestaciones apasionadas y contradicto-
rias, continiuan ruidosamente).
Compatriotas: ,Es que no es bastante ya la san-
gre derramada y la cruel discordia que ha habido











DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 13


en Cuba, para que ahora volvamos a abrir nuevos
abismos t
La Naci6n Cubana ocupa la posici6n mis dificil
del Continente Americano, y se halla frente a una
guerra europea, de la que pueden proyectarse hondos
e inesperados eambios en la political international
de los Estados. En esta peligrosa hora debemos
dividirnos los cubanos?
Esta es la hora del sacrificio del orgullo y la am-
bici6n, para encontrar la paz en la rectitiid moral
y en la concordia i La discordia es la muerte! i Hay
que levantarse sobre las pasiones que matan, para
moverse dentro de un noble idealismo y respeto, por-
que sin respeto no hay decoro en la Repfiblica, y sin
respeto no hay democracia!
Todos los cubanos integran una comunidad, y tie-
nen la obligacidn ide convivir con las opinions ad-
versas, respetandolas dentro de una estricta legali-
dad. A ese clima hay que llegar, porque sin ese clima
moral, la Repdblica sera un r6tulo hueco, pero no una
realidad!
i Nosotros no podemos corroer, con el cancer de los
odios, el coraz6n de Cuba! La intransigencia y It
pasi6n fratricida pueden ir arraneando, entrafa a en-
trafia todo lo que tiene de vitalidad y permanencia
el principio sagrado de la soberania national.
Por eso yo proclamo aqui la grandeza moral de lof
Jefes de Partidos, que dando de lado pasiones infe-
riores, supieron encontrar el Pacto salvador de la
Patria que abre una nueva etapa a la dignidad po-
litica de Cuba.
i Muy pobre de espiriitu es el cubano que crea qu'
este Pacto es un simple papel! Este Pacto es toda una
nueva doctrine, todo un nuevo sistema de conviven-
cia en la Repfiblica de Cuba,
1 Que se repitan siempre en nuestra Historia eso,
nobles acuerdos, cada vez que Cuba confront situa
ciones iguales! Nuestra grandeza present y future
require que siempre se produzean, cuando sea nece-
sario, estos conciertos de caballeros, estos conciertos
de honor, que faciliten afinidades patri6ticas y pro-
duzcan resultados arm6nicos y fecundos, como los
que se han obtenido.
Esto es lo que permit abrir esta Convenci6n en
una atm6sfera de creaci6n national, que hay que
admirar y secundar.
Ya nosotros no podemos pensar ni esperar que la
Repfblica nos la dirija la bondad de Dios, o el Des-
tino, o la humillante mano extranjera!
La Repfiblica ira adonde la Ilevemos. Si la lleva-
mos al abismo, alli ira sin remedio; si la cubrimos
de ignominia, sobre nosotros caerA toda la ignominia.
Responsabilidad, es el concept del moment. Esa
es la palabra: responsabilidad, responsabilidad!

Los Partidos que yo represent y que me han con-
fiado el honor de ser vocero de ellos, son tan pode-
roses y apasionados como sus contrarios; y sin em-
bargo, entire nosotros se levanta imponente el con-
cepto de la responsabilidad civica, y por ello el sen-


timiento de la coneordia vibra en el seno de esas
colectividades coo un deber del verdadero patrio-
tismo! (Grandes aplausos)
Este Convenio firmado, permit esperar un resul-
tado fecundo al hacer el Estatuto Constitucional
por esta Convenci6n.
Hay que consumer el Pacto en todas sus parties.
Faltan tramites de reciproca buena fe, quq deben
cumplirse pronto, para que se produzcan, en today
su integridad, los resultados de este viril y previsor
concerto national.
i Que- todo lo convenido se haga pronto, pirque
asi trabajamos para una Cuba de todos! i Que la pa-
si6n sectaria y fanitica tenga un limited en el deber
de hermanos!
No olvidemos, sefiores, que esta Patria cubana no
tuvo por mhximo Ap6stol a un hombre cruel, que pa-
ra unir a los cubanos usara s61o el implacable y ho-
micida acero. La Naci6n cubana, en su liberaci6n,
tuvo por Jefe y por Guia al mis evang-lico de los
Libertadores del Mundo: aquel que, hasta para sus
enemigos, pedia la rosa blanca... (Ovaci6a)
La Patria de Marti no debe ser Patria de fratri-
eidas!... (Grandes aplausos).
La Patria de Marti tiene que ser de todos, con to-
dos y para el bien de todos. (Ovaci6n.)
.SR. PRESIDENT (BRAVO CORREOSO): Tiene la pa-
labra el senior Juan Marinello, que se servirA pasar
al Estrado.
SR. MARINELLO (JUAN): Sefior Presidente y Se-
iores Delegados:
El anhelo central de nuestras masas populares en
.os iltimos afios, ha sido la posesi6n de una Carta
Constitutional a la altura de su tiempo y de sus ne-
eesidades. Uni6n Revolucionaria Comunista feste-
ja como un triunfo suyo el triunfo del pueblo que
consagra este gran moment' cubano.
A nuestra satisfacci6n hondisima se suma un ma-
tiz especifico de no poco relieve: toman asiento en
esta Convenci6n hombres de una entidad political
que significa, sin dudas, la corriente mas avanza-
da y revolucionaria de cuantas existen en la na-
ci6n. Ella dice much de la manera ejemplar en
que naci6 esta Asamblea, que cuenta en su seno to-
dos los modos de pensamiento politico cubano. Ello
fuerza a una declaraci6n responsible que es adecua-
da a este moment initial: integran nuestro Partido
muchos hombres, los militants del glorioso Partido
Comunista de Cuba, para los cuales la sociedad hu-
mana ha de mudarse integralmente. La concien-
cia political qlie los ha llevado a esa concepci6n ra-
dical es la que les ordena una adecuaci6n inteligen-
te a las etapas de nuestro process social. Uni6n
Revolucionaria Comunista no ha de ser aqui, no pue-
de serlo, impulse desintegrador sino esfuerzo cons-
tructivo. Representamcs a cabalidad un anhelo
firme y amplio del pueblo, un anhelo de justicia in-
mediata. Nuestro deber es trabajar sin sosiego por
obtener, con la colaboraci6n de los Delegados todos,
la mayor suma de justicia que la realidad permi-
ta. (Aplausos.)










14 DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE'


Integramos la Coalici6n !Socialista DemocrAtica
coincidiendo en una Plataforma Electoral, que nos
parece buena y asequible. Nos mantenemos fieles
a nuestros compromises, pero una Plataforma Elec-
toral no es una Constituci6n. La naturaleza de
esta Asamblea, la seriedad, la permanencia de su
obra, nos fuerzan al mantenimiento de convicciones
irrenunciables. Y ello es, a nuestro juicio, una cir-
eunstancia felicisima: significa que no ha de regir
ya el criterio repudiable de hacer de una Asamblea
Constituyente, eseenario de estrechos rencores par-
tidarios sino ocasi6n de pugna elevada, sincera y
en6rgiea por el bien colectivo. No habra aquii gru-
pos de oposici6n ni grupos de gobierno, habra cuba-
nos que hablarAn en voz de criterios enraizados en
los grupos, en los intereses que integran la naci6n.
La Delegaci6n de Uni6n Revolucionaria Comunista
admite y propicia en esta Asamblea todo entendi-
miento que cristalice, con sentido de realidad y de
limpieza, la justicia apetecida y possible.
Por razones numerosas y de much cuantia to-
dos hemos pensado, al entrar en este hemiciclo, en
la Constituyente de 1900. Sefial6 aquella Asamblea
la culminaci6n de un process popular consagrado
por la sangre y el sacrificio. Iba a nacer del es-
fuerzo de aquellos conveneionales, la Repiblica. de
'Cspedes, de IG6mez, de Maceo y de Marti. La Car-
ta que diera corporeidad al viejo ideal republican
debia dar muerte a todo lo que habia estorbado el
ideal, a todo lo que habia mantenido nuestra vida co-
lectiva en feudalidad opresora. Negar toda efica-
cia a aquella 'Convenci6n seria grave injusticia. Como
seria mentira afirmar que se obtuvo, por su obra,
la instauraci6n de la democracia que quiso el es-
fuerzo mnambi.
A conservar lo logrado y a lograr lo que es ya
conciencia dolorosa en nuestras masas, viene aqui
Uni6n Revoluciomaria Comunista. A afirmar !la
democracia cubana acudimos a esta sala. La de-
mocracia fu6 en el pensamiento de los libertadores
respeto infalible a la personalidad humana, a la dig-
nidad plena del hombre, que resumia Jos6 Marti. Y
ese respeto entire nosotros no ha estado nunca ni ca-
balmente expresado ni eficazmente garantizado. De
aqui ha de salir consagrado ese respeto. La demo-
cracia repudia toda distinci6n injusta. Y los hom-
bres se mantienen en Cuba divididos por el color
de la piel y la mujer es inferior al hombre. De aqui
han de salir la equiparaei6n real del hombre con la
mujer y una igualdad racial que no venga s61o de
la declaraci6n hermosa sino de la sanei6n asegura-
dora de su cumplimiento. No se concibe la demo-
cracia dentro de una economic enfeudada al extran-
jero poderoso. De aqui hemos de salir habiendo
dispuesto los caminos de nuestra liberaci6n -econ
la economic en manos cubanas-, no s6lo en el acuer-
do de la reform sustancial sino en la media un
gente, inaplazable, que pide el dolor sin tamafio de
nuestro guajiro sin tierra, sin techo y sin pan.
La democracia no puede entenderse sino como el
mando cierto de la voluntad de las grande mayo-
rias nacionales. Y una de esas mayorias, para nos-


mocracia traidora la nuestra, si de esta Asamblea
no salieran definidos y defendidos los dereehos que
al trabajador reconoce un Estado modern. Li-
bertad para organizarse, nacionalizaci6n en media
oportuna, derecho de huelga y de boycot, salario
minimo y jornada maxima, participaci6n en la uti-
lidad, descanso annual retribuido, seguro social que
cubra el desempleo, la pnfermedad, la invalidez y la
muerte. Tratamiento constitutional, en una pala-
bra, que eleve el trabajo, recordemos de nuevo a
Marti, a "derecho primero de la RepTiblica".-
(Grandes aplausos).
Dar sustento al hombre es el deber de mejorarlo.
Un Estado de nuestro tiempo ha de proveer a la
superaci6n de la vida que defiende. Y la vida, que
es derecho a la superaci6n, esta en todos los hom-
bres. Por ello, la cultural, que es hoy un privilegio,
debe ser, cuando firmemos la Carta nueva, justicia
de impossible negaci6n. S61o una ensefianza unifi-
cada y libre, de general dispensaci6n, vuelta en in-
ter6s de las capas populares, muy prendida en lo
nuestro, pero muy inquietada de ser universal, puede
borrar de Cuba ese gran crime, -recuerdo pala-
bras de Marti-, ese gran crime que es la ignoran-
cia de las masas que tienen de su parte la justicia.
(aplausos.)
Nada lograriamos si organizada una Repiblica pa-
ra el pueblo, los que la rigen desnaturalizan su ca-
rcdter. Por eso ha sido preocupaci6n primordial
de Uni6n Revolucionaria Comunista una goberna-
ci6n alejada por igual de la arbitrariedad dictato-
rial que del compadrazgo irresponsible; un gobier-
no eficaz, barato y honest; la t6enica de la admi-
nistraci6n en manos capaces y leales al pueblo. Un
poder legislative que, nacido de lo hondo de la ma-
sa, sea su representaci6n estricta; una vida local en
la que se conjugen la iniciativa y la discipline, la
libertad y la eficacia; un Ej6rcito, que, siendo el
pueblo mismo en su composici6n y actitud, signifi-
que no s6lo la garantia del progress popular sino el
impulse mfs en6rgico de ese progress.
Para nosotros, una Asamblea Constituyente goza
de soberania cuando realize el ansia popular. Para
qu6 sino para esto quieren soberania las Asambleas
Constituyentes? 'Cuando los pueblos sienten la ne-
cesidad de cambios esenciales piden, exigen, una
nueva estructuraci6n de su vida political. Para lo-
grar esa estructuraci6n en acuerdo con sus ansias
mAs hondas, piden los pueblos la expresi6n libre de
su deseo, la soberania real de su expresi6n. Por eso,
esta Asamblea sera soberana si es la ejecutora del
querer actual del pueblo de Cuba. Del pueblo, no
hay que decirlo, que forman los que sufren, los hom-
bres oprimidos del pais, no los que viven de esa opre-
si6n. (Aplausos.)
Cree Uni6n Revolucionaria Comunista que esta
Asamblea cumplird el deber que impone no s6lo la
6poca en -que se produce sino el instant mismo en
que inicia sus trabajos. Lqs imperialismos rapaces
tifien de nuevo la tierra con la sangre pura de los
pueblos. El erimen de la guerra, se advierte hoy
con mas claridad que nunea, es hijo de una organi-


otros la mis genuina, es el pueblo que trabaja, es zaei6n injusta que pone en pocas manos lo que a to-
decir, el proletariado. Falsa democracia seria, de- dos pertenece. Esta Asamblea, que es representa-











DIARIO DE SESIONES DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 15


taci6n cabal del pueblo de Cuba, ha de estar por ]a
paz, porque por la paz estA el pueblo que represen-
ta. Y el mejor modo de luchar por la paz, -por
la paz de ahora, por la paz futura.-, es contribuir
en la media modest, pero no intranscendente, que
podemos, por lograr el clima de equidad social en
que la guerra es impossible. En este esfuerzo en-
contrar6is siempre, compafieros Delegados, a Uni6n
Revclhcionaria Comunista. Fieles ial pueblo, uni-
dos firmemente al hombre del taller y del cafiave-
ral, nosotros enearamos la responsabilidad de dar
nuestro esfuerzo al logro de una Cuba duefia de si;
de una Repiblica que, al conquistar la mns just
convivencia que el instant franquee, est6 trabajan-
do por el mundo nuevo que quieren los hombres de
nuestro Partido, por el mundo en que no se levante
sobre criatura humana el poder legitimo de otra;
por el mundo en que la libertad integra sea la finica
forma de vida. (Grandes aplausos.)
SR. PRESIDENT (BRAVO CORREOSO) : Segin ]o dis-
puesto en el C6digo Electoral, procede ahora el nom-
bramiento de una 'Comisi6n que examine las actas
de los sefiores Delegados.
Se concede un receso de 10 minutes para que pue-
dan confeccionarse las papeletas.
(Eran las 6 p. m.)
SR. PRESIDENT (BRAVO CORREOSO) : Transcurri-
dos los diez minutes de receso, se va a reanudar la
sesi6n.
(Eran las 6 y 15 p. m.)
Suplico a los sefiores Delegados ocupen sus res-
pectivos asientos, para que se desalojen los pasillo3
y puedan los ujieres pasar la urna para roger las
boletas.
Mientras no se haga esto, la sesi6n no puede con-
tinuar.
-(Son desocupados los pasillos.)
SR. PRESIDENT (BRAVO CORREOSO): Restablecido
el orden, se va a proceder a la votaci6n.
Un senior ujier procedera a pasar la 4rna a los
sefiores Delegados, los cuales, al instant dc deposi-
tar su voto, dirdn en voz alta: Vot6:
(Se efectia la votaci6n.)
SR. PRESIDENT (BRAVO CORREOSO): Hay algfin
senior Delegado que, estando present, no hSya vo-
tado?
(SILENCIO).
(La Mesa vota.)
SR. PRESIDENT (BRAVO CORREOSO): Queda ter-
minada la votaci6n. Se va a proceder al escrutinio.


(Se efectia el escrutinio.)
SR. PRESIDENT (BRAVO CORREOSO): Han votado
69 sefiores Delegados. El Secretario, selor Mujal,
procedera a dar cuenta del escrutinio y de los que
han sido electos.
SR. SECRETARIO (MUJAL) : Sefior Antonio Bravo
Acosta, 40 votos; senior Aurelio Alvarez de la Ve-
ga, 40 votos; senior Santiago Rey Pernas, 40 votos;
senior Arturo Don Rodriguez, 29 votos; sefor Ama-
ranto L6pez Negr6n, 29 votos; senior Manuel Beni-
tez GonzAlez, 24 votos; senior Francisco Aloma y Al-
varez de la Campa, 5 votos.
Han sido eleetos los sefiores Antonio Bravo Acos-
ta, Aurelio Alvarez de la Vega, y Santiago Rey y
Pernas, cada uno con ouarenta votos; y los sefiores
Arturo Don Rodriguez y Amaranto L6pez Negr6n,
con 29 votos.
SR. PRESIDENT (BRAVO CORREOSO) : Quedan pro-
ciamados los sefiores Delegados a que ha dado men-
ci6n el senior Seeretario.
Se va a proceder a la votaci6n de la Sub-Comi-
si6n.
(Se efectia la votacin.)


SR. PRESIDENT (BRAVO CORREOSO):
giin senior Delegado por votar?


b Falta al-


(Silencio.)
Se va a proceder a realizar el escrutinio.
(Se efectia el escrutinio.)
SR. PRESIDENT (BRAVO CORREOSO) : Se va a dar
cuenta con el escrutinio y, por consiguiente, se di-
rd los que han quedado electos por la Mayoria. Y
anticipando los acontecimientos, como seguramen-
te no habrd protests de ningin g6nero, queda ter-
minado el objetivo de la sesil6n de esta tarde, y a
las Comisiones de Actas se les entregarin los docu-
mentos para que emitan su dictamen el pr6ximo
martes, a las 10 de la mafiana, en que se constitui-
ra la Convenci6n, en este mismo local.
La Sub-Comisi6n de Actas de los tres, queda com-
puesta por los Sres. Miguel,Suarez, Jose R. Andreu
y Salvador Garcia Agiiero, que han obtenido la si-
guiente votaci6n: 39 votos los dos primeros y 26 el
iltimo. Ademas obtuvieron votos los Sres. Francisco
Aloma, 19; R. Zaydin, 2 votos; Manuel Benitez, 8
votos; y Cksar Vilar, 1.
Por lo tanto, quedan designados los sefiores Sun-
rez, Andreu y Acosta, para integrar la Sub-Co-
misi6n de Actas. Queda terminado el acto. Muy
buenas noches sefor-es D,-legados. (Eran las 7 i.
20 p. m.)


-------'-- r~--~------




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs