• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Foreword
 I
 II
 III
 IV
 V
 VI y VII
 VIII
 IX
 X
 XI
 XII
 XIII
 XIV
 XV y XVI
 XVII
 XVIII
 XIX
 XX
 XXI
 XXII
 XXIII
 XXIV
 XXV
 XXVI
 XXVII
 XXVIII
 XXIX
 Conclusion














Group Title: La Inmaculada Concepcion : documentos y noticias para la historia de la archidiocesis de Sto. Domingo, primada de America
Title: La Inmaculada Concepciâon
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072561/00001
 Material Information
Title: La Inmaculada Concepciâon documentos y noticias para la historia de la archidiocesis de Sto. Domingo, primada de Amâerica
Physical Description: 119 p. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Cipriano, 1886-1958
Publisher: Imprenta Franciscana
Place of Publication: Ciudad Trujillo R.D
Publication Date: 1946
 Subjects
Subject: Historia -- Santo Domingo (Arquidiâocesis)
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Dominican Republic
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references.
Statement of Responsibility: Cipriano de Utrera.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072561
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 10434823

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Foreword
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    I
        Page 9
        Page 10
    II
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    III
        Page 20
        Page 21
    IV
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
    V
        Page 28
        Page 29
    VI y VII
        Page 30
    VIII
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
    IX
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    X
        Page 41
        Page 42
    XI
        Page 43
        Page 44
    XII
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
    XIII
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
    XIV
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    XV y XVI
        Page 61
    XVII
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    XVIII
        Page 69
        Page 70
        Page 71
    XIX
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
    XX
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
    XXI
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    XXII
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
    XXIII
        Page 90
        Page 91
    XXIV
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    XXV
        Page 107
    XXVI
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    XXVII
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    XXVIII
        Page 117
    XXIX
        Page 118
    Conclusion
        Page 119
Full Text








fl IfiflTCUflAD COnCEPCIOn









FRAY CIPRIANO DE UTRERA, o. m. cap.


La Inmaculada Concepcion

DOCUMENTS Y NOTICIAS PARA LA
HISTORIC DE LA ARCHIDIOCESIS DE
STO. DOMINCG, PRIMADA DE AMIERICA


Con las licencias ordinarias y de la Orden


IMPRENTA FRANCISCANA
CIUDAD TRUJILLO, R. D.
M C M X L V I.
I2 t















ADVERTENCIA

El present studio cae en tus manos sin aparien-
cia de trabajo cumplido y acabado, por ser solamente
un acopio de documents y noticias que a su tiempo
puedan henchir algunas pdginas de la Historia eclesias-
tica de la Archidi6cesis de Santo Domingo de la Isla Es-
pafiola, cuando acierte a florecer alg6n buen seguidor
de los pasos del Rdo. Carlos Nouel, primero autor de la
Historia de la Iglesia Primada de las Indias.
Material hist6rico, por ventura casi agotado aqui
en lo documentario sobre el progrediente culto y devo-
ci6n a la Virgen Inmaculada, su.elecci6n no ha sido he-
cha por indiferente arbitrio, sino por ser mi mariana ad-
vocaci6n predilecta, como primada entire todas las que
haya abrazado en mi vida, y tan antigua en mi que pre-
cedi6 al uso de la raz6n, fenecida ya la madre que me
di6 vida. Y aunque sea verdad que el tema de este pe-
quefio studio no es transcendent en la historic domini-
cana, es en ella needsario, y hele vinculado, por via de
notas, tan bastante caudal de referencias ineditas en
tanto grado interesante, que el provecho que de su uso
redundare para conocimiento general, lleve consigo la
salutaci6n del afecto cordial con que el trabajo ha sido
preparado y dispuesto; siendo cosa cierta que son mu-
chos los cabos de la historic patria a que no-puede asir-
se la iniciativa particular en tareas de investigaci6n por
much afici6n que la incline a los asuntos hist6ricos.
Este studio es cabalmente la expresi6n escrita de
un acto habitual de religion, por estas lines confesado
y confirmado.












Era muy puesto en raz6n de alma agradecida que,
despues de una tan fructuosa labor de cinco afios en el
Archivo:General de Indias (Sevilla), comenzada y aca-
bada en el nombre de Nuestro Senior Jesucristo, diese
yo pfiblicas y permanentes gracias al mismo Jesus, Sal-
vador, honrando con estas primicias de aquella labor
a su Inmaculada Madre: ad Jesum per Mariam.
Bajo del imperio y fuerza de tan poderoso Nombre
tuve salud fisica y tranquilidad spiritual, alegria y A-
nimo juvenile, despierto, atento, firme y constant por
todo el quinquenio, de suerte que vine a hacer del pro-
pio Archivo General de Indias mi verdadero hagar, mi
genuina patria, donde las atenciones y el afecto cari-
fioso del personal y la camaraderie de los demis inves-
gadores me unieron a aquel monument, sepulcro vivo
de tantas glorias muertas, que, habiendo dejado por
azar de concurrir en dia que ningdn otro investigator
asisti6, el Director (Sr. Bermddez Plata), advirtiendo
mi ausencia, dijo a un portero: "Vaya a ver por escs
salones si se ha desprendido algAn sillar del edificio...."
Empresa expuesta a much peligro fu6, ciertamen-
te, emprender un viaje maritime con aquel voluminoso
acerbo de copias de documents, unas escritas en cifra
y otras manifiestamente claras sobre asuntos de fuertes,
cafiones, municiones, guerras, etc., en tiempo de la mas
feroz guerra que en el mundo ha habido; pero en el
Nombre de Jesus todas diligencias practicadas tuvieron
el Buen Suceso.
Relaciones Culturales (Sr. Marqu6s de Aufi6n) del
Ministerio de Asuntos Exteriores del Estado Espafiol,
patrocin6 aquella empresa, ligando a sus propios oficios
el eslab6n de la Legaci6n Britdnica de Madrid, que me
accgi6 amistosamente y orden6 al sefor c6nsul in-











gl6s de Bilbao que me diese official document de inmu-
nidad de toda censura military; los funcionarios ingleses
en la Isla Trinidad, y los norteamericanos de San Juan,
P. R., no ya no rompieron los precintos, sino que ga-
rantizaron su inviolabilidad; la Compafiia Trasatln-
tica Espafiola desde Bilbao a la Habana, y la Cuban
American Maritime Co (su president J. M. Sande jr)
desde la Habana hasta el puertp de Ciudad Trujillo, tras-
portaron aquel cargamento absolutamente libre de cos-
tos (flete y derechos fiscales), por pura liberalidad y
simpatia hacia labor tan tesoneramente sostenida para
la cultural hist6rica de la Reptiblica Dominicana, y el
Ministro de 6sta (Sr. Virgilio Diaz Ord6fiez) y el C6n-
sul General dominicano (Sr. Pedro Hungria), en la Ha-
bana, interpusieron sus buenos oficios por recomenda-
ci6n de la Secretaria de Estado de Relaciones Exterio-
res de la Repiblica; que todo vino a parar, para los
efectos de la custodia y seguridad de dichos papeles,
como si los angeles del cielo hubiesen sido los conduc-
tores mismos de tan precioso tesoro que, cierto, pasari
a ser del dominio de los estudiosos dominicanos. Con-
tribuci6n permanent de los religiosos Capuchinos es-
pafioles de Andalucia al studio de la Historia domi-
nicana.
ZY qu6 mejor seia de mi gratitud religiosa al San-
tisimo protector Nombre de Jesus por tantos beneficios
recibidos, que honrar a Maria con la publicaci6n, por
primicia dada a la Iglesia de Santo Domingo, de cuanto
he podido juntar pertinente al culto de Nuestra Sefora
en el misterio augusto de su Purisina Concepci6n?
Fr. Cipriano de UTRERA.


Ciudad Trujillo 3 de mayo de 1946.










Descubrimlento d6 I& Isla Espailola


Al Rvmo. Sefor Don Octavio A. Beras,
Arzobispo Coadjutor de Santo Domingo, en
la ocasi6n de su Episcopal consagraci6n, la
Provincia Capuchina de la Inmaculada Con-
cepci6n de Maria, de Andalucia, Espana.


I.

C UANDO el ilustre navegante don Crist6bal Col6n
di6 vista el 5 de diciembre de 1492 a un puerto,
el primero de la hermosisima Isla de Haiti a que
se acercaban las naves descubridoras, pfisole, como pri-
micia de su filial amor a la Madre de Dios, el nombre
de Puerto Maria. Otro dia siguiente, de si avisado de
la proximidad en que se estaba de celebrada fiesta ma-
riana en todas las iglesias del mundo cat6lico, y ya den-
tro del puerto al que habia puesto nombre, por honra
del Santo del dia, 6 de diciembre, di6le nombre de San
Nicolas. Prosigui6 ruta, y, habiendo entrado en otro el
7 de diciembre, le nombr6 Puerto de la Concepci6n con
j6bilo de todos los de su nave, que por ventura hubieron
de omitir el devoto y conmovedor canto de la Salve ma-
rinera por la cerraz6n de las nubes e incesantes lluvias
de aquella tarde y todo el siguiente dia, de la Concep-
ci6n de Nuestra Sefiora. Soseg6se la tempestad y, pro-
siguiendo jornada, impuso a tan hermosa isla el 9 de
diciembre, en el esplendor de una mariana de radiant
sol despu6s de 16bregas largas horas do espera y tedio
el nombre evocador de glorias y de proezas por remem-
branza de Espafia: la Isla Espaiiola. Tres dias despu6s,










10 La primer Crux en la Isla Es.)nigoloT
atraido, enamorado de su suelo, de sus plants, de su
graciosa hermosura, hizo hacer una Cruz grande que
la sefiorease, y ya dentro de un lindo puerto, mand6
que se pusiese (en un alto muy vistoso, en serial que
Vuestras Altezas tienen la tierra por suya, y principal-
mente por seal de Jesucristo y honra de la Cristian-
dad,> iMemorables fechas estas fechas de diciembre!
Si por aquel acaso Ilegar tales dias los tres prime-
ros nombres cristianos, o siquiera los dos, impuestos a
parajes de la Espafiola, pudiera pensarse ser arbitrio
devote, o pia ordenaci6n de un var6n eminente en devo-
ci6n a la Madre veneranda del Divino Redentor de la
familiar humana, ello es cierto que, a poco andar el tiem-
po, los mismos primeros nombres de San Nicolas y la
Concepci6n se unieron tan apretadamente en el centro
vital y cuna de la civilizaci6n cristiana del mundo des-
cubierto con la protecci6n de MARIA pura y limpia,
que, bajo de estas dos advocaciones, naci6 para la Igle-
sia, y para Espafia y sus Am6ricas la primer institu-
ci6n americana de cristiana caridad, para remedio de
dolientes y abrigo acogedor de navegantes y viajeros,
que, presa de todo lo aciago, victims de fatigosos via-
jes, del trabajo duro contra la violencia del viento y en
climas mortiferos, y en medio de incompasivos ojos,
hartas veces quedaban en tierra extrafia a su propia
malaventurada suerte, sin caridad que los acogiese y
curase y sanase, o entire los pliegues de una mortaja
envolviese y devolviese a la tierra los cuerpos de ella
misma formados.
Ni menos jubilaci6n de fdlgida luz para la Isla Es-
pafiola (considerada por madre de las demAs posesiones
del dominio hispano en las Am6ricas, porque de ella sa-
lieron sus guerreros y misioneros) irradi6 aquella sa-










fndeflrl6n de SRant I)oninnro 11

grada ensefia exaltada en patetico moment el 12 de di-
ciembre de 1492, dia primero de la nueva Era de Cristo
en mundo nuevo, albor precursor de la buena nueva
del ,
porque en el mismo dia, afio de 1531, y en lo alto del Te-
peyac, dign6se la Madre de Dios dejarse ver de Juan
Diego, el inocente y sencillo indio que varones apos-
t6licos de la SerAfica religion bautizaron e instruyeron
en la fe; y, en prenda de tan celestial real manifesta-
ci6n y porque Ella queria ser venerada en aquella al-
tura de todas las generaciones hispanas e indo-hispi-
nicas conducidas por los pastures de la Iglesia, le envi6
al obispo franciscano fray Juan de Zumarraga, Ilevando
envueltas en su burda tilma rosas materials de un
verjel milagroso. Rosas que en presencia del obispo apa-
recieron de pintura alrededor de una Imagen de Maria
nifia, cabalmente Maria Santisima en aquella figura-
ci6n que conocemos propia de la Inmaculada Concepci6n
y llamamos <'Nuestra Sefiora de Guadalupe>, Patrona
principal de las Americas.

II.

Casi a los fines del afio de 1496 (fecha desconocida),
don BartolomB Col6n ech6 los fundamentos de una po-
blaci6n en los confines occidentales del cacicato de Hi-
giiey, en sitio riberefio del rio de la Hozama, con nombre
de Santo Domingo. I Cinco afios, poco mAs, lleg6 a du-

1 En la averiguaci6n de fecha clerta (afio, mes y dia) de la fan-
caci6n de la Capital de la Rep. Dominicana, no hemos logrado dar paso
ajustado a la media del asunto, no obstante atenci6n persistent y avi-
sada. El siguiente dato, de suyo interesante y por demsis curioso, no se
da aqul como prueba, porque originalmente es meramente enunciativo,
arropando un recuerdo vivo en la memorial de todos, como testigos pre-
senciales. El Oidor y a la vez Juez de Residencia, Alonso L6pez de Ce-
rrato, tomaba las declaraciones juradas, en 1544, a los vecinos del mu-














12 Escaso fomento de la villa de Santo Domingo

rar aquel asiento sin haber alcanzado ningdn fomento
consistent, ya por su exigua poblaci6n (ajena a radi-


nicipio sobre la administraci6n de los propios y rentas de la Ciudad en
la construcci6n de la cerca de la misma Ciudad, o murallas que por en-
tonces se levantaban al lado Oeste de ella. Estas obras hablan pasado
ya del perlodo de preparacl6n, como acarreo de materials, enramadas
para bueyes y carretas, casetas para herramientas, cocinas, lefieria,
etc., cuando fu6 fijada la fecha de la Bendici6n de la Primera Piedra:
dia 5 de agosto (justamente el 5 de agosto), solemnidad del Santo Pa-
tr6n de la Ciudad y Titular primario de la Catedral. En aquel juicio
por parte del Cabildo secular se presentaron muchas Preguntas para
un interrogatorio en cierta informacl6n por testigos, y la pregunta 22
decla ast: "Item, si saben &c. que la dicha obra se comenz6 y asent6
la primera pledra de la dicha cerea el dia de Santo Domingo del aiio
pasado de quinientos y cuarenta y tres, quo fun el mismo dia que se po-
bl6 esta Cibdad la primera vez, aviendo pasado cincuenta aitos; y si
saben que aquel dia se dixo misa, solene misa en el mismo lugar don-
de IfuC el principio de la dicha obra por el arcediano don Alvaro de Cas-
tro, y bendijo las primeras piedras y la dicha obra el dicho Seflor Obis-
po y Presidente (Fuenmayor), que se hall present, y toda, o la mayor
parte de la Cibdad y las personas principles della, y que con acuerdo
y parecor del dicho Seiior Presidente y Oidores, y presents ellos, se le
di6 ropa al Maestro Mayor della (Rodrigo de Liendo), para que con
mA'is voluntad Cl trabajase en ella y para mAs favor y animo de la di-
cha obra". A. G. I., Justicia 59.
Donde el acierto y desacierto contenidos en esta pregunta, a cargo
de todos los sefiores del Cabildo, es efecto de la creencia general enton-
ces, eliminadas en todos las species de la fundaci6n de la Ciudad en
dla domingo, o porque el padre del primer Almirante se llam6 Domin-
go. El nombre de la Ciudad no pudo star a la ventura del dia y San-
to del dia en que se fundara la Ciudad, por ser la fundaci6n la ejecuci6n
de un intent que coordina previamente cuanto atafie al acto de la fun-
daciih, como el nombre que se le ha de dar para siempre, ni aquello fu6
easo fortuito o event indiferente, de cuyo dia se toma nombre, en honra
del Santo del propio dia, como el haber Ilegado Col6n en 6 y en 8 de di-
ciembre a parajes costeros que nombr6 San NicolAs y ConcepciOn, res-
pectivamente; por eso la creencia popular en 1544 no parece cosa fir-
me, y adn menos con el arrimo del c6mputo de cincuenta aflos cabales,
transcurridos desde la primer fundaci6n hasta la bendicifn solemne de
la primera piedra de las murallas de la segunda fundaci6n, porque
tal nOfmero de afos no pueden comprenderse en aquel decurso de tiem-
po. Y ast queda esto, sin reparo para el 5 de agosto, porque esa era la
feeha exacta del dia de Santo Domingo en aquellos tiempos.
Pero, para no dejar a cargo del curioso buscarse element. de jui-
cio sobre esta fundaci6n, es este el lugar de decir que Gonzalo Fer-
nfndez de Oviedo (que en el decurso de la residencia ya insinuada de-
puso easi contra todos los residenciados en el plan de chismes), escri-
bMa aquellos aflos que don Bartolome Col6n habfa llegado primer vez
al puerto [que despuds tuvo nombre] de Santo Domingo el 5 de agos-
to de 1494; de este decir del cronista, que era un decir de no pocos,
tom6 cuerpo le creencia de que tal nombre impuesto a la villa tuvo o-
rigen de la coyuntura de aquel arribo del Col6n a la ribera de la Ho-
zama el referido dia, y esto mismo abraz6 Juan de Castellanos por
lectura en Oviedo o por aserto de vecinos, pues puso la dicha fundaci6n
al afio de 1494; y mas tarde hubo escritor que dijese lo mismo con
tan delgado fundamento, que no hay manera de quitar fuerza al men-
tls lue el P. Las Casas di6 a la afirmacidn de Oviedo.
Para la aslgnaci6n del dia de la primer fundaci6n, huelga de to-
do punto buscar apoyo en fecha determinada, reparandose en que asl












tos religlosos de la Orden de San Francisco de Aiq 13

caci6n permanent y muy adelgazada por estar no po-
cos en abierta rebeli6n errante), ya por lo deleznable
de sus casas, ya por diferentes causes naturales. 2
El 15 de abril de 1502 surgi6 frente a la villa par-
te de una gruesa flota, 3 a la que despu6s se uni6 la o-
tra. Habia llegado una lucida expedici6n-de colonos, con
un personal de nominaci6n real para cargos y oficios y
hasta doce sacerdotes de la Orden de San Francisco de
Asis para erigir en poblaciones convenientes sus mo-
rasterios, en que se instruyeran los indios en las cosas
de la cat6lica fe, y los cristianos fuesen asistidos en la
administraci6n de los sacramentos y demAs ejercicios
de religion. El primer monasterio 4 que habian de edifi-


como a las mlna. viejas d16 el Almirante nombre de San Crist6bal, en
honra de su santo, para la nueva poblaci6n en la costa sur de la isla
ya en mente el Adelantado se tendria nombrar Santo Domingo, en hon-
ra de su padre Domingo, segin se vislumbra de este decir del P. Las
Casas: "Sali6 del puerto de la Isabela (el Almirante, la vuelta a Espn-
fia).... y porque tenla noticia del puerto de Plata, que estaba siete n.
ocho leguas de la Isabela, desde el primer viaje quiso irlo a ver. y
que fuese con 1e el Adelantado, y mand6le salir en tierra con diez
hombres para ver si habla agua, con intinci6n de hacer all! una po-
blaci6n; hallaron dos arroyos de muy buen agua, pero el Adelantado,
dijeron que neg6 haber agua porque no se Impidiese la poblael6n de
Faunto Domingo; sali6se para tornarse por tierra a la Isabela el A-
delantado, y fuse su camino el Almirante". En recambio, para 1i
fecha de la segunda fundaci6n, convene reparar precisamente en el 5
de agosto; porque hablendo desolado la villa de Santo Domingo aquel
huracAn de junio de 1502; y no siendo este grave accident tan fugaz
que no deje tras st frecuentes o continuadas Iluvias, poniendo gran des-
trucci6n por donde pasa de Ileno; como a grandes males, poderoso
rcmedio, si se tiene, y, cuando no, poderosos arbitrios para tenerlo
y aplicarlo, unos tantos cuantos dfas para la deliberaci6n a ratos, en-
tre tantos escollos que hay que salvar por perentorios, son poca di-
laci6n, y asi se supone que lo corrido desde el dia o dias del huracan
hasta principles de agosto, fu6 el tiempo que se tard6 hasta quedar
resuelta la traslaci6n.de la villa y su ejecuci6n inicial: de que parece
como circunstancia poderosamente congruente, que la fecha del 5 de
agosto, siendo la del Santo patron de la villa, serala fecha de la tra-
laci6n por via del hecho. Y era fecha posterior al cicl6n, mientras que
la misma en 1496 fu6 anterior a la llegada de Bartolom6 Col6n.
2 Ninguna pudo ser peculiar de aquel paraje.
S3 Constaba la flota de tres naos (zozobr6 "la Ribida" con 120
personas en el viaje a la Espaniola), diez y nueve carabelas y un bar-
co (perdidos, menos seis u ocho al comenzar el retorno a Espaila.) Es-
te nimero, que se forma a. vista de los Asientos de Armadas, no se o-
pone el dicho de Las Casas: "32 naos y navios, entire chicos y grandes".
4 Entre las diligencias instruiidas al intent de conotrucci5n de igle-
sia capaz en el convento franciscano. hay una informaci6n de abril de














Convonto de San Franeisro dl AUf*


car, en la villa junto a la Hozama, y fu6 cabeza de la
provincia franciscana de Santa Cruz de las Indias.


1544. Juan de Mosquera, "alcalde por S. M." a la primera pregunta
"dixo que el afio de quinientos e dos vino a esta Cibdad e Isla el Co-
mtcniaiior don Nicolas tie Obando per Governador della, per mandado
(del Hey Catholico y de la Reyna Dofia Isabel, de gloriosa memorial,
y este testigo vino en la misma flota, y a la sazon que entraron en
este puerto estaba el pueblo de la otra banda, de poca vezindad, y en
aquella sazon no estaba poblado el monesterio de Sefior San Francisco.
ni havia cosa del, y que en aquella flota vino por Provincial del mo-
nesterio de Seiior San Francisco desta Cibdad y de toda la Isla fray
Alonso del Espinal". "A la segunda pregunta dixo que sabe este
testigo que, despues de venido a esta Isla el dicho fray Alonso del Es-
pinal, Provincial, so pasO el pueblo a esta parte donde agora estA,
y el dicho Comendador fray Nicolas de Obando fund esta Cibdad, y
reparti6 solares a todos los vezinos, y hizo repartimlento para el di-
.ho monesterio de Sefior San Francisco del solar donde agora estA
lundado; y luego el dicho Provincial y frayles hizieron hazer una casa
do paxa done dixesen misa, y despues, dende a cinco o seis afios, vine
un huracan grande que les derribO todo lo que tenfan hecho para el
dicho monesterio de paxa, y a la sazon tenlan edificado de canteria
todas las paredes que estaban, y enrasado para se cubrir, y aquel hu-
racan vine en el mes de agosto del dicho aflo de quinientos e ocho, y
lo derrib6 todo por el suelo y todos los otros edificios que estaban edi-
cados en esta Cibdad, y este testigo los video por vista de ojos, come
la pregunta lo dize". "A la tercera pregunta dixo que sabe este tes-
tigo que el dicho afio de quinientos e ocho con una gran torment e
huracan que vine a esta Cibdad e Isla derrib6 el dicho huraean todo
lo que estaba edificado para la dicha iglesia de Seflor San Francisco,
y despues, dende a cierto tiempo se torn a hazer la iglesia; y que
s:be este testigo que .a capilla mayor que agora esta hecha, la hizo
a su costo el Adelantado don Francisco de Garay, porque le diesen
alli entierro para e1 y para sus parientes". A la 60 pregunta dijo
haber visto los cimientos abiertos para la actual iglesia nueva, "y so-
bre ellos mas de dos tapias de canterfa labrada sobre los cimientos" (y
fu6 la obra que RIodrigo de Liendo todavia en 1555 no tenia termina-
da, ni se concluyf por falta de dinero hasta bien entrada la segunda
mitad del siglo XVII.) A. G. I. Santo Domingo 10, 93.
Para acabar la obra de Liendo con alguna ayuda del Rey, se hizo
informaci6n en el tribunal eclesiAstico el 8 de febrero de 1612, y dijo
el procurador del convento, fray Antonio de Gama, en su petici6n, que
"no falta m:is que cubrilla, y asimismo e6mo import el acabarla, por
ser pequefia la que sirve en su lugar y estarse cayendo, come se cay6
los afios pasados la capilla mayor, y quan just es que la magestad
de nuestro sefor haga merced a esta ciudad y convento para acabar
dicha iglesia, atento a las dichas causes y ser el primer convent don-
de en una capilla, que hasta hoy en 4l so conserve, fus en la que se
cclebr6 la primer misa en el descubrimiento de las Indias...." Con-
'c-pto que muy mAs al just puso en su declaraci6n el maestrescuela
Crist6bal deo Llerena, de 67 afris de edad, expresando que desde que e
sabia acordar, aquella iglesia estaba "en el punto y manera done hoy
estA.... y que ha oido decir siempre que el dicho convent de San Fran-
cisco fu(- rl primnero, y la primer iglesia que sc plant en esta ciudad
de Santo Domingo en esta parte del rio para la ciudad, y que hastt
nhora dura una capilla dentro de Ia iglesia, que hoy estA vieja y en
sI acabada y que cada dfa se va cayendo, en la qual dicha capilla so
eelebr6 la primer misa en esta ciudad, y asl por star dicha Iglesia
dondee hoy celebran los oficios tan vieja y maltratada.... etc." --
A. G. I., Santo Domingo 25.












1)on frey Nioeor. de Ovando- Clel6n de 1501


Al frente de tan copiosa multitud de hombres de
intent venidos para dar a la isla el realce de una orga-
nizaci6n political, social y religiosa (como fundamento
de vida civilizada y culta y como seminario inmediato
para asistencia segura de las tierrras que se estaban
descubriendo), lleg6 un nuevo Gobernador: don frey
Nicolas de Ovando. 5
Cuidadoso andaba este Cabeza en coordinar sin a-
gravio de los vecinos el repartir asientos a Ics con 61
recienvenidos para que edificaran sus casas, y en el ha-
cer casas para oficiales del Rey, 6 cuando un huracin
sobrevino, corriendo junior primero entrante 7 despu6s
de la arribada, con cuyo accident sustanci6 a toda satis-
facci6n (por haber quedado todos en igual desamparo)
el Ardua tarea de la distribuci6n de solares, ordenando

5 Sucesor de Francisco Bobadilla; su tit., 3-IX-1501; sali6 de San-
licar de Barrameda, 13-II-1502; lleg6 a la Isla, 15-IV-1502: gobern6
con pr6rroga del t6rmino que se le di6 de tres aiios, por la satisfac-
ci6n de su persona, hasta a llegada de don Diego Col6n, en VTI-1509,
y pasado el termino de su residencia, recibi6 la c6dula real preceptora
de su retorno a Espafia. Fu4 extremexio.
6 Mencionados por Las Casas: Lie. Alonso Maldonado, alcalde ma-
yor, hombre probo; Villacorta, tesorero real ;Crist6bal de Cu6llar. con-
tador (descontador, por manirroto); Diego MArquez, veedor; Jer6-
nimo Grimaldo, que recordaba como mercader que hizo casas de pie-
dra y no como factor, factor; Rodrigo del Alcazar, fundidor del oro.
No eran todos nuevos en la Isla.
7 El Padre Las Casas no tuvo memorial de huracAn para 1508, y,
en cambio, escribi6 de otro, cuando en el cap. L del lib. II de su
"Historia de las Indias", con el recuerdo de los festejos mfituos entire
Ovando, gobernador laliente, y don Diego Col6n, entrante y Ilegado
en julio de 1509, dice: "Acabadas las fiestas, o casi en ellas, para las
aguar, porque no haya en esta vida consuelo ni alegrla sin mezcla,
sobrevino una tormenta y tempestad de las que hay por estos mares
y tierras, que los indios Ilamaban huracAn.... que no dej6 de toda esta
ciudad cuasl casa inhiesta. Eran entonces las casas de paja y de ma-
dera y habia pocas de piedra." FernAndez de Oviedo record en sus
escritos dos huracanes: el de-1508, mencionado per Juan de Mosquera
(viase nota 4, p&g. 13) y por otros varies sujetos en la misma oca-
si6n, y para el que el cronir=ta dedic6 un pasaje descriptive del fen6-
meno destructor; y el de 1509, al que quitaba mayor importancia en
raz6n de sus menores dafios. Por esta aclaraci6n, a que fuerza la fal-
ta de memorial del dominico, no debe ponerse en duda que la antigile-
dad que tuvo la iglesia pequefia de San Francisco se remonta al afio
de 1508 o principles de 1509, segun Mosquera y otros sujetos, y lo a-
bona Oviedo, que no a 1509 o princivios de 1510, con apoyo en la in-
suficiencia memoraticia de Las Casas.














16 Mudnnza de Ia villa r. S.nto Domingo

que el nuevo asiento se-pasase a la banda occidental de
la Hozama, 8 ya en un extreme de la region que tenia
nombre de Yaguate. Y al impulso precavido de todos,


S "Tuvo (Ovando) sola esta conslderacifn, conviene a saber, por-
que todos los pueblos que habIa de espafioles en toda esta Isla estaban
y hoy estdn desta parte de acA, y porque los que viniesen de la tierra
dentro a negociar y tratar con el Gobernador, y con los vecinos desta
ciudad y con las naos, no tuviesen. impediment, por estar en medio
el rio, eperando a pasar ellos y sus caballos en la barca o barcas que
babia de haber, porque afn entonces no las habia, porque no pasaban
de una parte a otra sino en canoas; barquillos de indios. Pero en la
verdad, para la sanidad, mejor.... estaba de la otra parte, o banda". -
Las Casas.
9 En "Palabras Indigenas", per don Emiliano Tejera, se ha reco-
gido la dicci6n Yaguate, aplicada a cierto termino territorial de todos
conocido. Nombre que bien pudo ofrecerse a don Apolinar Tejera para
no divagar tan sin fruto sobre cuAl fud el asiento que se tuvo pre-
iente en la designaci6n de la Sede arzobispal en el instrument papal
de eiccci6n de di6cesis e Iglesias Catedrales en la Espafola. El P. Las
Casas en "Historia de las Indias", cap. XLI del lib. II, dice de un pi-
loto que todos los estudiosos de nuestra Historia pueden conocer por
diferentes papeles: "En estos dias el Cbmendador Mayor mand6 a un
piloto lamado Andr.s de Morales...., que anduviese todos los rincones
desta Isla y pusiese por escripto cuAntos rios, y cuAntas sierras, y
cuantos montes, y cuAntos valles, con la disposici6n de cada uno
nue en ellos hallase. No pude ver yo esta descripciOn despues que cat
en buscarla, puesto que (aunque) muchos ainos antes, si cayera en ello,
me la diera el mismo Andres de Morales". Y a esta indigencia de Las
Casas para escribir cosas de la Espafiola, puede atribuirse el no haber
dado en a. raz6n ni con la region de la nominaci6n de Yaguata para
Sede Arzobispal en la .Espafiola. De alguna forma hubo de exhibirse
al Pontffice la division territorial de la .Isla, incluidos en las parties
de cada division los territories comprensivos de cada part, que es de-
cir, un piano, en el que estaba evidence el nombre de Yaguata o Yagua-
te, y el signo y cl nombre de Puerto de Santo Domingo, inscritos en el
territorio de aquella denominaci6n. Per eso en la bula "Illius fulciti
presidio" de 16 de octubre de 1504, se dice: "Nos.... ad ipsius Dei lau-
dem, et gloriam, ac venerationem Beatce gloriosoe Virginis Marie, to-
tiusque celestis curim jubilationem, Hyaguata, et Magua, ac Bainu.
provincias, terras, sive oppida, in dicta Insula consistentia civitatum
titulo.... Auctoritate apostolica, tenore priesentium insignimus, illaque
in civitates; et in provincia Hyagnata, in qua est Portus Sancti Domi-
niel AC EADEM HYAGUATENSIS, unam Metropolitanam Hyaguaten-
sem nuncupandam sub invocatlone Beatae Marlie Virginis.... etc." Segan
este instrument papal, al paraje que en el territorio y provincia Ya-
guate donde se represent la situacibn del Puerto de Santo Domingo,
hubo deliberado intent de nombrar Yaguata o Yaguate. come que
expresa identificado el mentado Puerto con la propia ciudad de Ya-
ruata, literalmente: ae Oadem Ilyaguatensls. Nombre eclesiAstico que
habria de incorporarse a los elements geogrAficos de la "Hierarchia
Catholica"; sino que la Bula no prosper, ni sus efectos.
Bien podria argiiirse que por la segunda ereccidn de Sedes, de 8
de agosto de 1511, quedaron suprimidas las Iglesias de Yaguate, Bai-
noa y Magua, por aquella raz6n que se expresa: "Empero, constAn-
donos que dicha isla y lugares para la permanencia de dichas igle-
sias sean incOmodos, asl por su situaci6n, come por la dificultad de
conseguir las cosas necesarias...." Y que asimismo a Pedro Yaguatense,
Garcia Bainense y Alonso Magiiense se les quitardn las tales denomi-













'San Franelsen. primer Iglesla" de cal y ladrillo 17

sin la inquietud de levantiscos (que en el irse de la is-
la, por voluntad o por presura, perecieron con la flota
en la ocasi6n del huracn furioso), la nueva villa co-
menz6 a florecer, ripidamente con casas de madera, y
a compas muy mIs lento con edificios de tapia, y tam-
bien de piedra. o1


naciones episcopales "llamadas asi por los dichos lugares respecti-
vos". Por cuya raz6n la sede Yaguatense pudo no haber sido la ciu-
dad de Santo Domingo, sino otra distinta, fuese por la parte oriental
o de Higiiey, fuese por la occidental o de Jaragud, ambas dentro de
aquella nominaci6n Yaguatense. Conque asi se reduciria todo el asunto
a la misma incertidumbre hasta hoy mantenida contra la claridad
del texto de la primer erecci6n, sin apoyo bastante en el texto de la
segunda. Y para la inteligencia de esta se ha leer la suplicaci6n enca-
minada al Papa con palabras como estas: "En atenci6n a la dispost-
ci6n del lugar, suavidad del aire y fertilidad de la tierra, los Reyes
Cat6licos concibieron grandes esperanzas de que dichas Iglesias.... se-
rIan pingfies en lo futuro......; mas ahora, con madurez de tiempo Y
consejo, y considerada atentamente la condici6n del lugar (sc. isla),
se ha vistc. ser impo.ible que tres obispos puedan vivir con decoro y
gobernar con decencia, y que ain a dos de ellos les serA sumamente
dificll el poder sustentarse." Y era el preAmbulo de la stiplica para
que S. S. en atenci6n a !o expuesto, "se digne suprimir al mismo tiem-
po las tres iglesias de referencia y extinguir totalmente sus nombres...."
y "erija y cree de nuevo solamente dos Catedrales" en la Espafiola.
Por manera que, siendo los nombres primitivos meramente de orden
geogrAfico, y habitndose de cambiar aquellos nombres por raz6n del
cambio de lugar escogido para las nuevas Sedes, se enuncia por acu'
mulaci6n en la bula que se cambian todos tres lugares, cuando en
realidad lo que se cambia son los tres nombres excogitados por la San-
ta Sede en vista de carta o piano, y se asignan otros tres nombres por
deseo y voluntad del soberano espafiol, con mAs el camblo de dos
parajes, quedando solamente el uno de ellos, como antes: aquel cuyo
obispo no careceria de medios de subsistencia, y se le aumentaba de-
coro de vida, siquiera fuese por la eliminaci6n de un obispado en la
Espafiola. Y ya se reconoce por una y otra bula, que el Puerto de
Santo Domingo (y misma Yaguata) de la primera bula, es Santo Do-
Iningo en la segunda. Como que con independencia de la letra de la
primer, con frecuencia se us6 algin tiempo llamar a dicha ciudad
Santo Dominzo del Puerto de la Espafiola.
Y de paso se agrega aqul cun impertinente ha sido el arbitrio
de quien escribi6 que la ciudad de Santo Domingo se llam6 Santo Do-
mingo del Puerto, sin otro aditamento, porque este nombre nunca o
rarfsima vez se us6, ni aquel tan largo en estilo Ilano, sino Santo Do-
mingo; y afin mAs cursi parece la novisima mania de esto tempos
cuando se afirma tan candorosamente que la Capital de la Isla Es-
pafiola tenfa nombre de Santo Domingo de GuzmAn, confundi6ndose,
sin mAs fundamento que el antojadizo, el nombre del santo patrono
de la ciudad con el nombre llano de la ciudad: Santo Domingo, jamds
encorbatado con el aditamento de Guzmdn.
10 Ovando, el piloto Roldan, Grimaldo, Briones.... son recordados
por Las Casas como vecinos que labraron sus casas de piedra. -El 15
de julio de 1527 se abri6 en la Audiencia una informaci6n, solicitada
por Francisco Tostado, escribano, y en el interrogatorio se lee: "Item,
si saben e conocen que yo vine a esta Isla mAs a de veinte y seis afios,












,18 I'rimera misa on Iglesla de cal y csant

La comunidad franciscana, 1 asimismo, empren-
di6 la fAbrica de su convento, y lo hizo de maderas y ya-
guas en el terreno que en un alto muy fresco le seiial6
el gobernador, y en su iglesia se dijo la primera misa
con asistencia de una sociedad convenientemente orga-
nizada. 12
Era esta Orden religiosa por entonces y de muchi-
simos afios atrAs, esto es, desde su origen, fiel culti-
vadora de la devoci6n a Nuestra Sefora en su purisima
concepci6n, sin que por cr6nicas ni documents anti-
guos pueda rastrearse tan general devoci6n con otros

e soy de los primers pobladores que vinieron con el Comendador
Mayor de Alcdntara, Gobernador que fu6 por S. M. Item, si saben
que despues que bibo en esta cibdad de Santo Domingo, e hedeficado
al principio muchas casas de paxa fast que se supo fazer de cal e
ladrillo, e despu6s e fecho ocho o nueve casas de piedra, que son las
que tengo en la Plaza, que son siete, e otras en que vivi6 el licenciado
Villalobos, que son por todas ocho casas de piedra, e que por fazer
los dichos hedeficios y casas, a sido cabsa de se ennoblecer esta cib-
dad, e otros se an animado a hazer lo mesmo, e que yo ful de lot
primeros que comengaron a hedeficar de piedra en esta cibdad".-
A. G. I. Santo Domingo 9.
11 "Item, los religiosos de la horden de San Francisco que Sus Al-
tezas mandaron yr, e mas quatro legos para servidores suyos, por
mandamiento del Rey e Reyna, nuestros sefiores; e los religiosos que
partieron en la armada fueron: fr. Alonso de Espinar, fr. Bartolom6 de
Turuegano, fr. Antonio de Carri6n, fr. Francisco de Portugal, fr. An-
tonio de los MArtires, fr. Maseo de Zafra, fr. Pedro de Hornachuelos,
fr. Bartolom6 de Sevilla, fr. Juan de Hinojosa, fr. Alonso de Horna-
chuelos, fr. Juan de Escalante, fr. Juan frances, fr. Pierre frances." -
No se dicen los nombres de los legos. A. G. I., Libros de Armadas,
afios 1501-1502, ff. 6 y 40v. A los que se agregaron los anteriormente
venidos: fr: Rodrigo Perez, fr. Juan de la Deule, fr. Juan de Tisin, fr.
Juan de Trasierra y fr Juan de Robles; ausente ya fr. Francisco Ruiz.
12 Sobre cuando se dijo la primera misa en tierra, o en aguas de
America", nada se toca aquI por no juntar fantasia a fantasias, que es
la suerte que ha cabido a ese tema por no haberse hecho distinci6n de
primer misa, primer misa en tierra americana, primera misa en
lugar sagrado u oratorio, primer misa solemn en lugar sagrado. El
asunto generalmente ha de considerarse con inteligencia de que el Al-
mirante para oir misa solamente necesit6 de la compafia de sacerdote
con recado para decirla, voluntad de oirla y orden para que se dijese,
sin aguardar ni siquiera el domingo inmediato, ni otra ninguna cir-
cunstancia cualquiera. Asl se lee en la "Historia de las Indias" por
Las Casas: "En 7 de julio (1494), sali6 el Almirante a tierra por
oir Misa y, estAndola oyendo, lleg6 un cacique o seflor viejo...." qua
parecla serlo de aquella tierra (Manzanillo, Bayamo, etc. en Cuba).
Y el 7 de julio fu6 lunes. A esta que en alguna historic de Cuba
se llama primera misa en Cuba", handle puesto fecha de 13 de junior
de 1494, y dicese celebrada por el P. Boil, que nunca estuvo en Cuba.
Alguno escribi6 que el 7 de julio fu6 domingo; error.










PToetrinn enneepelonlsts 19

titulos o advocaciones con que es venerada en la Igle-
sia la Madre de Dios; y eran hijos del Serafin de Asis
los que en escuelas teol6gicas, con mis ahinco que por
sermones polemizantes, propugnaban y defendian con la
mayor parte de los santos Doctores de la Iglesia la pre-
servaci6n de la Santisima Virgen de la mancha original
con que nacemos los descendientes de Adan, previstos
por la eterna Sabiduria de Dios Trino y Uno los m6ritos
de Cristo, cuya humana naturaleza tom6 ser y forma
de la sangre purisima de esta Virgen, exenta de toda
mancha. No pensaban asi todos los buenos hijos de
de tan bendita madre; pues, juzgandola comprendida en
la comfin y general maldici6n que pesa sobre el human
linaje por via de origen, decian que, en gracia de su pre-
destinaci6n de Madre del Redentor, qued6 santificada
en punto diferente y otro del instant primero de su
ser natural, para asi quedar redimida por la misma ra-
z6n que todos los hijos de Adan, "en quien todos sin e-
xenci6n y sin excepci6n (decian) pecamos". iComo si
la preservaci6n decretada por Dios en virtud de los me-
ritos del mismo Cristo Redentor no fuese muy mas ex-
celente y singular forma de redenci6n!
La devoci6n y culto de la Orden a Nuestra Sefiora
de los Angeles, advocaci6n distinta de "Concepci6n", re-
afirma este criterio franciscano, porque Maria es Reina
de los espiritus ang6licos, entire muchos titulos, por ser
superior en limpieza y pureza original a todos ellos.
Esta piadosa opinion serafica no era ya patrimonio
de los hijos de San Francisco, antes anidaba en todo
cat6lico pecho no enredado en silogismos cerrados, sino
abiertos a la contemplaci6n de las excelencias de Maria
segfin que para Ella pudo, convino y con efecto obr6 la
inagotable e ilimitada dispensaci6n de Dios; con todo,










20 Sanfo omn~ngo,. efudad mffa' snt
sutilezas de entendimiento no eran prendas comunes
entire los mismos cat6licos.
Puede considerarse como ajustada a verdad de or-
den consuetudinario, que los franciscanos, sobre quie-
nes hubo de recaer en extension y en intenaidad la car-
ga de las atenciones espirituales de la colonia hasta
que se estableci6 la jerarquia eclesiastica, area com-
partida con cl6rigos seg6n aumentaba el nfmero de ad-
venedizos, fueron sujetos escogidos par sus superiores,
ejemplares por su observancia, como por su predicaci6n
y piedad; fueron tambien fervientes propagadores de
la devoci6n a la Virgen en su Concepci6n privilegiada,
porque hist6ricamente, y sin que en ello pueda nunca
jams forjarse duda, la primera hermandad y Cofradia
c familiar con caracteres comunes en todos sus miembros
de devoci6n mariana, tuvo su principio en la villa 13 dc
Santo Domingo en honor de la Concepci6n de Maria.

III.

Corrfan los dias laboriosos de Ia etapa de train y
trabajos y penalidades para todos los vecinos que, por
lograr con afanes de emulaci6n el establecimiento de
sus casas en la nueva villa, tenian harto en qu6 entender
por si mismos aunque nunca experimentados en labor
tan propicia a manifestaciones del egoismo que endu-
rece el coraz6n, fen6meno colectivo que no sino por me-
dios colectivos se puede contrarrestar.
No eran pocos los infelices estantes en la villa para
quienes ni habia solar que reclamar, ni quienes de ellos

13 Cludad desde que se cre6 en ella Sede episcopal, segfn erecci6n:
por la propia raz6n se dijo lo mismo de la Concepci6n de la Vega. No
ve conoce otra raz6n, y ast quedaron en ser de villas Santiago, Puer-
to de Plata y las otras de aquellos primeros tiempos.











Apreturas y miserlas en la nueva pobla.rfin 21

se sirviesen para el trabajo primordial de la hechura de
casas y poblaci6n. Eran aquellos tristes el desecho de
las embarcaciones por su pobreza de recursos agravada
por enfermedades crueles o rebeldes, achaques contrai-
dos en la inestable, angosta, desprovista y desaseada
atm6sfera de cimaras insoportables para el hombre sa-
no de los barcos; cuAnto mis para los enfermos, a quie-
nes, por una sombra de piedad (prevenci6n de no tirar-
los al mar, si morian), dejaban abandonados a la cari-
dad en los dos o tres puertos habitados en Indias, y solo
aquellos dias en la Espaiola.
Vi6se entonces tomar cuerpo aquella vision de con-
cursos de hambrientos amarillosos y tambaleantes que,
si en Espafia formaban fila a la puerta de hospitals o
Casas de Misericordia, en la Espafiola procedian hacia
la altura del franciscano convento, y cuyos moradores,
atentos por su parte a buscar el remedio de extinguir
lo que, en aquellos primeros tiempos, no podian por si
solos ni siquiera de puerta en puerta solicitar. 1

Faltan noticias de las diligencias hechas, que se
reducirian a dos: el incitamento a la caridad, con ser-
mones frecuentes en oportuno e inoportuno tiempo, y
el proponer arbitrios conducentes al Gobernador; mis
fatigable el logro por medio de sermones, pero ocupa-

14 La insalubridad pfblica fu6 siempre caracteristica en el co-
mienzo de las fundaciones de pueblos con copia abundante de pobla-
dores, mayormente si era improporcionada a los recursos de subsis-
tencia y capacidad para poner los parajes en ambiente de favor a la
colectividad. La Isabela mereci6 dictado de "tumba de los espaioles."
Tiempos adelante Puerto de Plata, SamanA, San Carlos.... fueron otras
tantas tumbas. Como la primer fundaci6n de Santo Domingo, asi
fuE la segunda adverse a la salud pfibllca. El franciscano fr. Juan
Deleudelle, de la expedici6n de Bobadilla, en carta de 12-X-1500 a
fray Francisco de Cisneros: "Vinimos aquf a esta isla muy buenos,
aunque poco o much a todos nos prob6 la tierra de calenturas, de
manera que, cuando las carabelas se partieron, ya todos estaban bue-
nos, except fr. Rodrigo y yo, que afn no estamos libres de ellas."
Y Las Casas, en op. cit. lib. II, cap. XI: "Como el Comendador Ma-










CaBfldo ablerfo (To TO e (, navienire (de 1509


ei6n provechosa, si el Gobernador acogia con interns la
demand franciscana, que, en puridad, era simple cono-
cimiento del oficio en el superior: regir comb padre, y
amar como gobernador.

IV,

Dia 29 de noviembre de 1503.
En las casas de Cabildo se han reunido cuantos de
autoridad, de representaci6n y de valer estAn en la vi-
lla, porque la convocatoria ha sido tan extensive, que
todos los veeinos, estates y habitantes, deben concu-
rrir, y para ello se ha mandado pregonar y se ha pre-
gonado "en los lugares acostumbrados desta dicha villa
por voz de pregonero de Francisco de Moguer, prego-
nero della." 15 Presentes el Gobernador, la Justicia y
Regimiento, los Oficiales Reales, caballeros e hidalgos
y cuantos interesados y curiosos habia, hizose Cabildo
abierto, como en los casos de responsabilidad comin se
hacia, en que Ilevaria Ia palabra incitativa aquel bien
autorizado fr. Alonso de Espinar, superior de los fran-
ciscanos, la voz compulsive el Gobernador, y la decisi-
va de todos, que abrazaron unAnimes y conformes lo que
habia dado pi6 a la junta comunal: la creaci6n de un
Hospital para enfermos peregrinos y de Ia isla, debajo
el amparo del mismo Gobernador, convocante y propo-
nente, patronato del mismo Gobernador en sus dias, y
de la propia villa por el 6rgano vivo de todas sus fuer-

yor video cuando luego vino que, acabada la harinilla y bizcocho, la
gente ilucha que trajo comenz6 a hambrear, y parte dellos a morir,
y muchos mas a enferinar...." Hambres, calor, humedad, miasmas,
insectos, mosquitos en nubes, trabajos inusitados, medicaci6n insufi-
ciente, todo fu6 parte para acudir a remedio, por la instituci6n del
1 hospital.
15 Literaci6n tomada de un document de 1505.









El P. Eseinar y Ovando, fervlentes ronepelonistas 23

zas de acci6n y sujetos de calidad en todos tiempos a-
yuntados en corporaci6n de caridad, que en el acto de
este mismo cabildo abierto se pergefi6 y, en consecuen-
cia, en el mis breve t6rmino se estableci6.
En la exposici6n de este asunto el P. Alonso de
Espinar no hubo de divagar inftilmente: Los enfermos
destituidos de hogar, sin parientes, pobres; la falta de
asistencia mermaba en la colonia vidas interesantes
para el fomento de la poblaci6n, etc.; son las enferme-
des y la muerte el reato que imprimi6 en la humana na-
turaleza la culpa del progenitor Adan, y como escudo
y amparo y patrocinio de aquella necesaria obra, de ca-
ricter tan permanent, necesitada de frecuentes y cre-
cientes limosnas para fines tan continues y apremian-
tes y seguros, por derivados del tribute ineludible a la
miseria de la humana condici6n, propuso a todos que
para erigirse el Hospital, se estableciera el organismo
protector en forma de Cofradia, debajo la advocaci6n de
la Concepci6n de Nuestra Sefiora, para que, como Cria-
tura excelsa creada por Dios pura, limpia, libre de toda
mancha de pecado, en su misma prerrogativa de Reina
y Madre de Dios nunca aprisionada en las redes de la
mas remota ni impersonal culpa, su misericordia santa
sustentase por siempre la intentada empresa.
La palabra del franciscano y su propuesta (si a-
caso fu6 iniciativa suya) de abrazarse por titular de la
instituci6n hospitalaria la Concepci6n de Maria, hubo
de ser para Ovando gratisimamente admitida. Es cons-
tante que este Gobernador am6 a la religion de San
Francisco y a sus religiosos, quizAs por ser miembro
de la Tercera Orden de Penitencia, y, mis seguro, por
su afinidad a las doctrinas de la escuela serifica tocante
a la preservaci6n; era por entonces Comendador de La-











24 Iundacri6n del Hospital de Ia Concepei6n y San NIrotie

res en la Orden de Alcantara, y en aquellos dias se le
hacia Comendador Mayor, con aquel quid de tales Ca-
balleros, que hacian voto de castidad en honra de la
pureza de Nuestra Sefiora. 16 Y aquel prop6sito tom6
ser: el Hospital se dijo de San Nicolas de Bari, en me-
moria del Comendador; la Cofradia de caridad recibi6
nombre de la Concepci6n, y el conjunto moral y mate-
rial del institute tuvo titulo de Hospital de la Concep-
ci6n y San Nicolas de Bari, quedando asi unidos desde
entonces los propios primeros nombres cristianos, que
ya se tiene referido. Sucesivamente, y con el empeiio
que se supone en el principio de esta instituci6n, dieron
en ella sus nombres todos los caballeros de distinci6n,
y otros vecinos de la Isla. A su ejemplo, salvo muy raras
excepciones, lo mismo hicieron en el trascurso de los
tiempos cuantos se preciaban de hidalgos y devotos de
Maria; no pocos dejaron casas de su propiedad para
dotar de rentas el Hospital, Ovando a la cabeza de to-
dos, y todos contribuyeron con limosnas al intent de
edificar la Casa-hospital y su iglesia en honor de sus
santos tutelares.
La primera iglesia, propiamente capilla, fu6 de ta-
blas y palmas; la segunda iglesia se levant6 muy re-
ducida, de material consistent; sus comienzos en 1519
en los dias de don Rodrigo de Figueroa y debajo la
16 En 1546 se permiti6 a los Caballeros de la Orden de Alcntara
sustituir el voto de castidad con el voto de defender la preservaci6n
y limpieza inmaculada de Maria en su Concepci6n pasiva y en el pro-
pio instant primero de su ser natural.
17 "Juez de residencia y Repartidor de caciques e indios"; :u ti-
tulo, 9-XII-1518; tom6 posesi6n, 27-VII-1519; gobernO s6lo un afio,
porque habiendo sido restablecida la Audiencia (de cuatro Jueces de
Apelaci6n u Oidores, con Presidente, el primero de los cuales, Fr. Luis
de Figueroa, nunca lleg6), por Cedula de 17-V-1520, en fin de julio del
mismo aflo entraron a gobernar los jueces, don Rodrigo con ellos como
Oidor, lo cuales cesaron en las funciones administrativas el 11-XT-
1521, que tom6 la posesiOn del gobierno don Diego Col6n. Por C. 11. de
S-IV-1521 se di6 comisi6n al Juez Crist6bal Lebr6n de Quiiiones para
residenciar a Figueroa, y lo hizo a partir de G-X-1521; pero Figueroa













as treq Igleslas del Hospital do San i~lolsf 25

vigilante parca mano de Miguel de Pasamonte; 1 igle-
sia que con mirada restrospectiva nombraron la vieja,1"
desde que por la abundancia de rentas y continuidad de
limosnas y mandas testamentarias, se levant el San-
tuario de la Concepci6n o Iglesia de San NicolAs (ter-
minada en 1552), 20 y cuyas ruinas, en nuestra 6poca,
con tanto amor y respeto se conservan, pero sin haber


ces6 totalmente de ejercer cargo alguno en la Isla el 15-VII-1521; ha-
biendo retornado a Espafia, vivid en Zamora. A. G. I., Justicia 45,
Contadurla 1050, Patronato 174.
18 Su tftulo da Tesorero real, 7-XI-1508; lleg6 a la Isla en XI-150S
y muri6 en Santo Domingo el 21-II-1525.
19 Se ha reconocido que la capilla de Altagracia, hoy lateral en
iglesia muy mas capaz, es de una antigiiedad prelativa a la que tuvn
el derruido temple de San NicolAs, y que nada repugna para que se
tenga como la iglesia o capilla, mencionada en la nota que se sigue a
la present con dictaot de "la vieja". Asf las palabras del arzobispo
Carvajal y Rivera en su carta al rey, de 2-XII-1695 vasee "Diluci-
daciones HistOricas", del autor, tomo I, pMg. 232) vienen desfigurando
los hechos antiguos; pero ahora se reconoce Que.cuando la imagen de
la Concepci6n se pasO a la iglesia nueva, alguna imagen o cuadro de
la Virgen de Alta Gracia se puso en la iglesia vieja, Wi no destruida
por diferentes motives; de ellos el que pudiesen oir misa desde sus le-
chos las enfermas que tenlan enfermeria apart.
20 "Item, si saben que la fundacion e principio questa Casa tiene
fu6 el principio en novienbre del afno de mill e quinientos y tres ailo%,
que los vezinos desta cibdad hizieron congregation con el Comendador
de Alcantara don Frey Nicolas de Ovando, Governador desta Isla por
el Rey Don Fernando, sefor della, y todos ellos hordenaron una Co-
fradia y Hermandad en honrra de Nuestra Seiors' do la Concepclon,
los quales hordenaron ciertos capitulos y hordenanzas que se avian
de guardar en esta Cofradia para recoger las limosnas de lo que so
avia de cunplir en las dichas hordenanzas.
"Item, si saben que los dichos Oficiales y hermanos de la dicha
Cofradia labraron lo que primero se labr6 deste dicho Ospital, lo que
agora se dize lo viejo, de limosna para donde se curasen los proves
Enfermos en el aiio de mill e quinlentos e diez y nueve ailos.
"Item, si saben que al principio que por los dichos vezinos se
hizo ia dicha Cofradia, e para el intent de que de las limosnas uvie-
se un Ospital done se recogiesen los proves enfermos que ocurrian
e venian de todas parties, no uvo possible a los principios de tener en
el dicho Ospital e curar mas de seis proves enfermos, y asi por hor-
denanza de la dicha Cofradla no podian entrar mas porque no avia
possible.
"Item, si saben que desde el afio de diez y nueve hasta oy a avi-
do tantas limosnas que se an dado por los vezinos que en estos afios
an sido cofrades, y de otras personas particulars, estantes y habi-
tantes, que se '- a hecho y edifleado una casa muy grande y tan
principal, con tanta costa y fundamento, que, oy dia, si se uviera de
labrar, costarla mas de dozientos mill pesos desta moneda que corre.
"Item, si saben que en el dicho Ospital en la obra nueva, se hi-
zieron aposentos principles donde los proves enfermos se subieron e
pusieron con sus lechos e camas, quitandolos de la obra vieja, su-
biendolos a la, nueva los enfermos de calenturas en el aio de cin-













El Cementerlo exterior del Hospital


habido pensamiento de acci6n por obra de poner dichas
ruinas debajo del amparo de la Virgen Inmaculada, e-
rigi6ndose, en testimonio, sobre el terreno donde des-
cansan los cuerpos de tantos soldados defensores de la
tierra, de la religion, de la lengua y del espiritu his-
pAnicos contra invasores soberbios en los tiempos de la
colonia, una estatua o Imagen de Nuestra Sefiora, del
titulo con que por mds de tres siglos se vener6 en el
interior de aquella iglesia, y en el altar de la sala alta
de su enfermeria sobre la iglesia.
El culto de Nuestra Sefiora de la Concepci6n en la


quenta y dos, Y en la obra vieja se curan en sus piegas apartadas,
enfermeria de heridas y enfermeria apartada de bubas, y otra piega
apartada donde se curan mugeres".
(De una informacidn hecha el 5 de junio de 1577 en presencia
del Oidor Cabezas de Meneses por comisi6n de la Real Audiencia, en
la que declararon: Rodrigo Lucero; Pero Nifiez, "gurujano"; Juan
Beltrdn de Caicedo; Hernando de Sepfilveda; Antonio de Cuevas, a-
bogado; Hernando Brenes, escribano pdblico; Rodrigo Peldez, Juan
Caballero Baztn y el can6nigo Crist6bal de Llerena. Este iltimo dijo
saber cuanto se le preguntaba "porque del tienpo que se acuerda es-
te testigo, avia poco tienpo que se avia acabado de edificar la obra
nueva, y vi6 pasar los lechos de los enfermos a ella." Tenia cuando
esta informaci6n 32 afios de edad (siete en 1552.) A.G.I. San-
to Domingo 23.
"Item, si saben y tienen noticia por relacion, o por vista de
recaudos autenticos, o en otra qualquier manera, o por haberlo oido
a sus antepasados, que Don Frey Nicolas de Ovando...... hizo y fun-
d6 el dichc Hospi(al en el afio pasado de mil y quinientos y tres, a
los velnte y nueve de noviembre, para el efecto &o.
"Item, si saben que el dicho Hospital se hizo y fund con bienes
temporales y hacienda patrimonial del dicho Gobernador...... y de o-
tros criados del Rey, y de alcaldes, regidores y vecinos de esta ciu-
dad, y otros forasteras que luego fueron contribuyendo con sus li-
mosnas y con cuyo acuerdo y parecer se hizo la dicha fundaci6n.
"Item, si saben que la dicha fundaci6n del dicho Hospital, con
todos sus capitulos y condiciones y ordenanzas, estaba escrito en un
Libro de marca mayor, aforrado en pergamino, que slempre estuvo
en el archive de dicho Hospital, hasta que los ingleses luteranos quo
tialan per capitAn a Francisco Drake, per el mes de enero del pre-
sente afio de ochenta y seis entraron, y robaron esta ciudad, y la sa-
quearon, y quemaron la mayor part de ella, y particularmente ro-
baron el dicho Hospital, y desde entonces falt6 el dicho Libro y o-
tros muchos papeles, Bulas y Breves del dicho Hospital, como ha fal-
tado much cantidad de papeles de todos los oficios de los escribanos
de ella, y archives y Casa del Cabildo".
(De una informaci6n de 15S6, con declaraciones de Lope de Bar-
decl; bachiller Melchor de Mesa, pbro. y Capellan Mayor del Hospi-
tal; Jer6nimo de Pedralvarez, regidor; Alonso Pdrez; Gaspar de Ri-
vera; licenciado Juan Perez, medico del Hospital con trece aios de












Donantes de cnsas an Hosnital de la Conepelp4-n 27


festividad del 8 de diciembre se hacia cefiido al ccrto
destino de las rentas: lo mAs para la curaci6n de los po-
bres enfermos y lo estricto para el culto y sostenimien-
to de un CapellAn Mayor, padre y ministry de los en-
fermos y Rector en su iglesia y servicio del altar; 21
y porque los diputados y mayordcmos cofrades (ocho
por todos) de elecci6n annual levaron el gobierno y ad-
ministraci6n ccngregacional y hospitalaria por el sis-
tema de alternaci6n semanal, cumpliendo su obligaci6n
a titulo cristianamente gratuito, parece que rara vez,

servicio en 61; Juan Caballero BazAn, ,odrigo Pelaez, Juan Benito
de Arteaga y Juan Perez de Velazco. Y al pie de la informaci6n el
parecer del Presidente Crist6bal de Ovalle, y Oidores Arceo, Fernsn-
iez de Mercado y Villafafia.) En este mismo expediente, romo ale-
gato para basar algunas declaraciones de lo perdido, estf la:
"Memoria de las personas que dieron sus blenes patrimoniales al
Hospital de San Nicolis, Cofradia die In Concepclon de Nuentrn Serorn.
de esta Ciudad de Santo Domingo de la Isla Espafiola, asi para su
fundaci6n, como despu6s para su aumento y conservari6n:
Primeramente, don Frey NicolAs Hernando de Porras,
de Ovando, Comendador Ma- Diego de Pedrosa,
yor de AlcAntara, Gobernador Juan Gonzdlez, (1527)
que fud de esta Isla y del res- Alonso de Arce,
to de las Indias, Islas y Tie- G6mez de Cieza,
rrafirme del mar Oc6ano, fun- Gonzalo G6mcz, (1511)
dador de la dicha Casa y Alon.o Trujillano,
Hospital. Alonso Jimenez, (1512)
El factor Sanmartfn, HernAn Martin, (1513)
Antonio de Velosa, Jer6nimo L6pez,
Catalina de BazAn, Francisco de la Roca (1517)
Francisco de Solls, Francisco Martin, (1512)
Diego de Lima, Juan de Espadafia,
Alonso de la Fuente, (1S13) Pascual Martin,
Catalina VAzquez, (1513) Diego del Valle,
Alonso Perez RoldAn, Pedro L6pez de las Islas y su
HernAn L6pez, vecino de San- hijo;
tiago, Juan Martinez MorAn, (1513)
Gaspar de Losada. Vicente Diaz,
El Tesorero Pasamonte (1508) Pedro L6pez, (1512)
Amador Martin, Diego Alonso, vecino de la Ya-
Crist6bal VelAzquez, guana.
Los que hasta aqui con escritura dejaron casas y tribute, que son
rentas conocidas, sin otros muchos viajeros y forasteros que han de-
jado sus limosnas y haciendas, en particular para los gastos y sus-
tento de los pobres de la dicha Casa." A.. GI. Santo Domingo 14.
(Los afios entire Dar6ntesis se han afiadido en este impreso para que
no se tengan por fundadores los sujetos relialados, por constar que en
tales afios se les di6 en Sevilla licencia para pasar a la Espafiola.)
21 Se consegula entrar en el cargo por oposici6n, s6lo dependiente
de la Cofradla hasta que en los primeros afios de la centuria 17- fu5
Duesto el Hospital debajo el Patronato Regio.











28 La Concepcl6n de la Vega, cindnd, obfbn.tlao.

tal vez nunca, se hizo material de litigio (sobre puntos
tocantes al regimen intern) Ilevada por apelaci6n al
Consejo de Indias, a esto quizas se deba el no haber (a
lo menos, conocidamente) document que arroje luz so-
bre modalidades eventuales del ejercicio del culto; y se
supone rectamente que la solemnidad del 8 de diciem-
bre fu6 en todo tiempo sufragada modestamente con
renta del Hospital, aunque asistido el Capelldn por la
piedad de los fieles, es decir, por los propios cofrades a
titulo personal y privado. 22 La ruina que en las rentas
como en el edificio y en las imagenes y cosas del culto
ocasion6 la depredativa invasion del Drake en 1586 in-
duce a pensar la decadencia de este Hospital por much
tiemp. 23

V.

El 26 de septiembre de 1512 hizose en Sevilla la
erecci6n de la Iglesia Catedral de la di6cesis y ciudad
de la Concepci6n de la Vega por su primer obispo don
Pedro Suarez Deza, qui6n le di6 por titular y patron
a la bienaventurada Virgen Maria en su Concepci6n in-
maculada; fu6 caso de ilaci6n natural del nombre-que
la ciudad tenia, como esta lo recibi6 del fuerte asi nom-
brado, a cuya sombra y protecci6n se pusieron los pri-
meros fundadores. Nombre sin otra raz6n conocida,

22 Con imposici6n de tributes afectos al culto de la Concepci6n; y
por eso hubo en el Hospital cinco capellanes menores para las misas.
23 En la informaci6n de 1577 se citan bastantes noticias del Hos-
pital y Cofradla: tenia el Hospital seis capellantas redituantes, la.
primer y principal fundada por Ovando, que dej6 seis pares de ca-
sas, de done se cumplfa su voluntad; -en las fiestas se declan mi-
sas cantadas "con 6rgano", *en la iglesia que estA dentro del Ospi-
tal*; que el dia de la Concepci6n se hacian las elecciones nuevas
de nuevos oficiales, "que son tres diputados, tres mayordomos, un te-
sorero y un escribano", lue asisten y visitan los enfermos y Ilevan
cuenta diaria de gastos, &c.












Terremoto devastador de 2 de diclembre e l151 29

sino la devoci6n del primer Almirante; quien en.la vis.
pera de su muerte tuvo un recuerdo personal de la vi-
lla, por haber recibido en ella, o en sus cercanias, con-
suelo intense en tribulaci6n vehemente como fruto de
invocaci6n fervorosa a la Augusta Trinidad de Dios. 2
Derrocada que fu6 aquella iglesia de la Concepci6n
y los demds edificios de la ciudad por un fuerte terre-
noto, 25 se hizo nueva y modest iglesia en el paraja
a donde se pasaron los vecinos; y hasta hey y perp6-
tuamente la Inmaculada Concepci6n es titular del dis-
trito que desde 1605 es de mera categoria parroquial. 2?

24 "Diro a don Diego, mi hijo, e mando que tanto 61 tenga rental
del dicho Mayorazgo y herencia que pueda sostener en una capilla, que
se haya de facer, tres capellanes que digan cada dia tres Misas: una
en honra de la Santisima Trinidad, e otra a la Concepci6n de Nues-
tra Seftora, e otra por Anima de todos los fieles difuntos, e por mi
Anima, e de ml padre, e madre, e muge. E que si su facultad abasta-
re que haga la Capilla honrosa, y la acreciere las oraclones e preces
por el honor de ia Santa Trinidad, e si esto puede ser en la Isla Es-
pafiola que Dios me di6 milagrosamente, holgarla que fuese alli don-
de yo la invoqus, que es en la Vega que se dice In Concepelon".
25 Generalmente se admite que la Vega tuvo una mudanza: la
que se hizo despu6s de la destrucci6n de, sus edificios en 15(2, a ori--
11as del Carnm. Puede sospecharse otra para los primeros tiempos,
porque al principio se dijo ser la Concepci6n el mismo pueblo de Gua-
rionex, donde los espafioles comenzaron a edificar sus casas, media
legua distant del fuerte de la Concepci6n, y a cuyo abrigo tambi6n
se levantaron viviendas por los espafioles, que recibieron ayuda y
compafila de vecindad de los que hablan estado en el Guaricano o
pueblo de Guarionex hasta que este cacique se levant en armas o,
ciando no, hasta las inquietudes que produjeron los brios de sojuzga-
mlerto que el Adelantado despleg6 en toda la comarca de la Vega y
del Cibao; y afin este asiento fu6 reducido a nada temporalmene, los
espafioles atrlncherados en el fuerte por la pujanza de los indios.
Ha sido comprobada cOn atenci6n estudiada la fecha del 2 de di-
ciembre de 1562, como propia del terremoto. Se dice la misma fecha:
- en carta de 13-TI-1563, de la Audiencia: estAn las firms del Pre-
sidente Arias de Herrera, oidores EchagoiAn y Caceres; en carta
de 16-II-1563, del Presidente Arias; en carta de 6-X-1563, del dean
y Cabildo cathedral de la Vega. Y en una informaci6n de 1577, al
intent de conseguir que la Catedral se leve por el rey a Santiago
de los Caballeros, se pregunta a los testigos: "Primeramente, si saben
que el afio pasado de mil y quinientos y sesenta y dos, en dos dfas del
mes de diciembre, ubo en esta ciudad y en today la Isla un terremoto
y temblor de tierra tan grande, que derrib6 y ech6 por el suelo los
edificios del temple de esta Cathedral Iglesia, de tal manera que hasta
los cimientos de la dicha Iglesia vinieron al suelo. y ansimismo arrui-
n6 y asol6 el dicho temblor las casas y edificios que abia de piedra en
la dicha ciudad." -A. G. I., Santo Domingo 94.
26 Las dilieenoias "l rey oara la supresi6n del obispado de la
Vega comenzaron en 1590; la presentaci6n de can6nigos de Santo Do-












30 La nMe.ornda. Sinodos dforesanor.

En ella hubo una Cofradia de la Concepci6n de Nuestra
Sefora en el tiempo colonial.


VI.

Tal vez por sola la devoci6n general a Maria Santi-
sima en su Concepci6n inmune de culpa, la antigua vi-
lla del Cotui, originalmente "La Mejorada," 2 tiene
tambien por titular de su iglesia parroquial la Inmacu-
lado Concepci6n; de las circunstancias o motivo par-
ticular de esta dedicaci6n nada se conoce al present.


VII.


En la legislaci6n de la Iglesia dominicopolitana la
fiesta de la Concepci6n ocup6 siempre su antiguo pues-
to "de precepto".

mingo en can6nigos que eran antes de la Concepci6n, en 1606.
27 De La Mejorada han sido reconocidos con toda atenci6n los do-
cumentos siguientes que tratan de sus principios: una informaci6ni
de parte de Antonio Rodriguez, vecino de la villa en 1540, que dijo
tener vecindad de 22 afos y ser de los primeros que hicieron casa junto
a las minas, cuando aquello era distrito de la villa Buenaventura; -
una informaci6n de 6 de junio de 1533, con 22 preguntas en interns
del procomin cotuisano, cuyos pormenores forman muy a su punto
el historical de la villa, sus disidencias con las justicias de la Buena-
ventura, visit de los PP. Jer6nimos a las minas, quejas a que aten-
dieron, autonomitt que concedieron al poblado que nombraron enton-
ces "La Mejorada", sefialamiento de terminos, calidad de villa; in-
tormaci6n al intent de pedir ensanche de terminos y confirmaci6n
del tltu!o de villa; -una cedula real de 22-XI-1533, por la que pedal
el Emperador noticias oficiales del ser de La Mejorada, instrument
en que se scribi6 despues de la data y antes de la firm real: "En-
tiwndese que los alcaldes y otras justicias que asI ejercieren la dicha
jurisdicci6n en los dichos terminos (antes ampliados), hayan de n-
.~,r y ejercer en nuestro nombre y de los Reyes que despu6s de Nos
vinieren." Cedula con sobrefecha el 12-XII-1539 y firma del Cardenal
de Sevilla, Gobernador General, y rfibricas de los Sefiores del Consejo.
- cargos contra Fuenmayor, descuidado en la ejecuci6n de lo man-
dado en 1533; decreto de Fuenmayor, para que se ejecute aquello,
en fuerza de la segunda yusi6n de 1539, con acuerdo de la Audien-
cia de 2-VII-1540; un testimonio de todo, de orden del juez L6pez
de Cerrato, para juntarlo a la Residencia de los Ministros de la Au-
diencia, su fecha 18-XI-1544.-- A. G. I., Santo Domingo 9, 10 y Jus-
ticia 58. (La iglesia de Hincha dedicOse en 1785 a la Inmaculada
Concepci6n de Marla.)












Virisltudes: In miala moioeda 31

Asi se ve en el texto del Sinodo diocesano de 30 de
junio de 1610; 2S en el del Concilio Dominicano de 1622
celebrado con asistencia de los prelados de la provincia
eclesiastica de Santo Domingo, Cuba, Puerto Rico, Ca-
racas y Jamaica; 2 y en la letra del Sinodo diocesano
de 5 de noviembre de 1683, aunque con una categoria
nada concorde con el rito de la Iglesia y el compromise
colectivo de los naturales y vecinos de la Isla. 30

VIII.

La Isla Espafiola ha sido llamada con much pro-
piedad "la isla de las vicisitudes". Muchas fueron 6s-
tas en el iltimo cuadrante de la centuria XVI y comien-
zos de la siguiente.
La moneda provincial, de fabricaci6n local, se en-
ferma en manos de mercaderes a tanto extreme, que
apenas hay quien la muestre; en su lugar, y con fun-
ci6n de dinero sonante, tiene curso cotriente el fardo
trashumahte de cueros de toro. Tal vez un "debo y pa-
gar6" lleno de firmas de traspaso, va de mano en mano
hasta caer de nuevo en poder, por deuda, del mismo que

28 Enum6ranse 43, demAs de los domingos. La de la Concepci6n no
se expresa con nota ninguna restrictive. A. G. 1., Santo Domingo 93.-
29 Sesi6n tercera (de 13 de nov. de 1622), pardgrafo VII, "De die-
)bus festivis per annum observandis"; en que se enumeran 39 dias de
precepto comunes en today la Provincia. (V6ase ".El Concilio Domini-
cano de 1622", del autor, pAg. 41.)
30 Tftulo III, "De la observancia y guard de las fiestfis." Incli-
yense 37, y centre las 21 que tienen el signo de dos cruces, esta la d-
la. Concepci6n. Con 'tal signo so reconocia ser fiesta que no obligaba
a negros, mulatos y esclavos por privilegio de Paulo III, "y asI decla-
ramos que los quo deben gozar de 61 en nuestro Arzobispado, preals-
mente son los indios y mestizos, negros venido- de Angola, o de otra
parte de la India oriental, .y mulatos libres o esclavos, except los
mulatos de esta ciudad, porque cesa en ellos la raz6n del privilegio,
pues tienen bastante capacidad; y que los que gozaren de 61, no pue-
den ser compelidos a trabajar en las fiestas, pero podrAn harerlo, si
quisieren; y porque siendo los mAs oficiales de diferentes oficios en
bien visto el no conformarse en la guard de este precepto". A. G. I.,
Santo Domingo 93. (Referencias en la p;'g. 113 y sigs.)











32 Vlcisitudes: Universidad-Establo

lo exfendiera. Cuanto se arbitra y se legisla todo cons-
pirr para sumir la tierra en mayor angustia y miseria.
Efecto de tan gravisimo mal es la soledad de la
inteligencia en el ambito del Estudio y Universidad de
Gorj6n; en vez de preceptores y estudiantes que den vi-
da y calor a las aulas, son mulos, y burros, y chivos
los que entran y salen y revuelven el ambiente de este
centro del saber: ya no son voces de lectores y estu-
diantes las que se oyen, sino votos y fieros de gafianes
y carreteros, chirriar de ruedas, rebuznos y ladridos
de bestias, y sobre la losa sepulcral del fundador Gor-
j6n ya no hay flores, ni quien con piedad rece una ora-
ci6n; hase visto de continue (reducida la capilla a chi-
quero, cuanto lo consiente el descuido), estirrcol de ca-
bras sobre ella. Culpa es del Cabildo de la ciudad y sus
regidores, porque han dispuesto de las rentas, cuyo mon-
to, que antes rentaba 2.000 ducados, (palabras del ar-
zobispo Fr. Andr6s de Carvajal, en carta de 20 de- abril
de 1576, al rey):
"agora
en estos tiempos no renta mill e quinlentos reales, de arte
que no ay para catredas ni ay para capellanla, y qued6se
el Regimiento con quarenta mill ducados que, como dixe,
rendlan dos mill ducados de mala moneda, y mas digo, de
buena, y agora no rinden mis de los dichos mill e quinientos
reales, so color de que la dicha moneda que rescivieron a
menguado tanto en la estimaci6n y valor, que los pesos que
entonces valfan mas de un ducado, vale cada uno agora po-
co mAs de un real.... y a los que miran este negocio con o-
jos christlanos, les parece iniquidad grande que el dicho Re-
gimiento aya resclvido los dlchos pesos de buena moneda y
d6 los reditos de mala; por lo qual no ay quien lea grama-
tica, ni artes, ni teulogla, por donde viene la ysla a much
menos, que los hijos naturales della no tienen donde es-
tudiar. Suplico &c." A. G. I., Santo Domingo 93.

La acci6n ejecutiva del Visitador Rodrigo de Ri-
bero enviado por el rey para que restituya a. su primiti-
vo ser la instituci6n gloriosa de Gorj6n, justifica el











Vlelsitudes: Ovalle el Neclo. Frahcis Drake '33

clamor del Arzobispo; dicta disposiciones, desalbja las
bestias, repone las cdtedras, fija salaries a los precep-
tores, llama a la juventud.... y Espafia una vez mas da
testimonio de su nobleza en favor de la Espafiola; pe-
ro....
Aquella bendici6n descendi6, por desdicha, en un
atardecer de brumas, a cuyo crepfsculo lleg6 a la Isla
su primer Gobernador individual y CapitAn General de
ella, 31 Presidente de la Audiencia, Crist6bal de Ovalle,
el mismo que, apenas arrib6, imagine sin fundamento
estar al frente de la ciudad mejor defendida del mundo
contra cien escuadras, y a la que abandon, rio de la
Hozama arriba, en la noche triste de la invasion del
Drake.
Por treinta dias la Primada ciudad americana fu6
presa de robos y saqueos, incendios de templos, hospi,
tales, conventos; de desolaci6n de casas y archives, de
profanaci6n de im6genes, hasta quedar enteramente es-
poliada de cuanto los vecinos dejaron en sus hogares,
con mas las joyas que pudieron salvar en la huida, en-
tregadas al invasor de grado o por fuerza antes de re-
tornar a la ciudad, precio del rescate pedido para, antes
de alejarse aquella fatidica expedici6n britana, no or-

31 Desde la salida en 1523 de don Diego Col6n, la Espafiola no tu-
vo Gobernador con titulo personal de gracia real, y esta funci6n to-
c6 slempre a la Audiencia, no import el nfimero 'de ministros que
por tiempo hubiese en ella (de cinco a uno) ; del Cabeza de este cuerpo
se dijo, por esta raz6n, "Presidente", y los Presidentes "presidie-
ron", no gobernaron. Gregorio Gonzalez de Cuenca, Presidente, di6
en gobernar por si (bien se sabia el fundamento de esta conduct)
sin cautelarse del disgusto de los Oidcres, que le clavaron los dientes
por tal novedad. Ovalle, sucesor inmediato, trajo sendos titulos per-
sonales para su double oficio de Gobernador-Capitan General y de Pre-
sidente de la Audiencia. Esta qued6 inhibida al mismo tempo de todo
ejercicio que no fuese de potestad judicial. El hecho que don Luis Co-
16n se titulase Gobernador y de facto tuviese en ejercicio un teniente
de gobernador, y un Alguacil Mayor, que lo era de la ciudad de San-
to Domingo, y a su voluntad un teniente de alguacil mayor, es a-
sunto que, cuando menos, para la historic, require base documental
congruente, si se quiere definir con acierto la material; estado de co-
sas que termin6 en 1557.














34 Vicisltuldes: Ln Ca ferlvt eeer \-4r>i

denar su Jefe aplicar fuego a la mecha que habia de
encender la p6lvora destinada a volar la profanada,
mancillada y atrozmente escarnecida Catedral; 2 que
a s6lo ese precio de entregar el clero los vases sagra-
dos que habian salvado, y las mujeres sus joyas de oro


32- Consta que los ingleses, en su cartel general de la misna Ca-
tedral, removieron loss que cerraban bocas de b6vedas sepuIcrales,
y utilizaron aquellos huecos de "bate" y vaciadero de desperdicios de
cocina.
F En noviembre de 1540 Pedro Salazar di6 muerte a Pedro Gu-
tierrez. Preso ya, evadi6se cuando vio coyuntura, pero tan mala. que el
indio ClfIa, verdugo que servia en la carcel, le di6 alcance, y amhos
rodaron "en Ia calle que atraviesa la plaza", "en la calle que estd he-
cha plaza"; Iteg6 el alcaide de la c6rcel, Ramirez, y di6 favor al verdu-
go; acerc6se Nicolas LOpez, oficlal de la Secretaria de la Audlennia,
y asisti6 a Salazar, y, Juntos otros vecinos, ayudaron al fugitive y lo
netieron en Catedral. En el process hubo de ventilarse si cuando el
alcaide se acerc6 a la pelotera y L6pez puso embarazo a Ramfrez. y
los vecinos cubrieron el cuerpo caido de Salazar, se estaba precisa-
mente en lugar sagrado, y asilo o refugio conseguldo, y entire las prue-
bas presentadas se nunt6 la siguiente:
"Yo, Diego de Herrera, notario apost6lico por el Abtoridad Apos-
t6lica, y secretario de los muy reverendos sefiores Dean e Cabildo de
la Santa Iglesia Catredal de Nuestra Sefiora de la Encarnacidn desta
Cibdad de Santo Domingo del Puerto de la Isla Espaiiola de las Tndiaa
del mar Oceano, hago saber y doy f(e a todos los sefiores que la pre-
sente vieren, que Dios Nucstro Sefior prosper y guard de mal, c6mo
en el Libro Capitular de la dicha Santa Iglesia, en principle del, estA
un ahto que su tenor dice en esta gulsa:
"Domingo velnte y seis dias del mes de marco de mill y qnulnlen-
tos y catorze afios. Este dia el Mruy Reverendo Sefior Don Pedro Sna-
rez de Deza, Oblspo de la Vega, bendijo la Iglesla de pledra delta Cih-
dad de Santo Domlngo, qutes esta Iglesta, estando presented por testf-
gos el Seior Don Diego Colon, Almirante y Visorrey, Oovernador des-
in .Islas y Tierra frme, y Miguel de Pasamonte, tesorero del Rey
Nuestro Seiior, y los llcenclados Vtllalobos y Matlenzo y Ayllon, Oydo-
res por Su Alteza. y el bachiller Roldan y Juan Mosquera, alraldes or-
dinarlos, y todo el Regimlento desta Cibdad con much part del pue-
,blo."
"Lo que parece que en los abtos adelante estA firmado de E.tevan
de la Roca, notario apost6lico, secretario que fue del dicho Cabildo.
En fde de lo qual, de pedimento de NicolAs L6pez, escrivano de S. I.,
que dixo della tener necesidad, di la present f"e para que dello sean
ciertos e certificados ques asl: en la dicha Cibdad de Santo Domingo,
nueve dias del mes de noviembre de mill y quintentos y quarenta y
uno, testigos que fueron presents a el ver sacar, corregir, concertar
con el dicho Libro original, Anton DIaz y Juan de Lobaton. Y yo, Diego
de Herrera, notario apostdlico y secretario de los muy reverendos se-
fnores DeAn y Cablldo desta Santa Iglesia de Santo Domingo, present,
ful al ver sacar, corregir y concertar el dicho abto, y por ende fize
este mio signo a tal. En testimonio de verdad. Diego de Herrera,
notarlo y secretario del Cabildo."
Juan Mosquera, testigo present de la bendici6n como alcalde ordi-
nario en 1514, declare asl en 1541: "....y que el snelo que bendljo (el
obispo) es toda la cuadra dende la calle que va de la plaza por d"-
lante de la casa de Caravajal a la mar hasta la calle que va por la













YVilsltudes: La CateIral resfatnda 35

y piedras preciosas que se echaron encima en su fuga,
se di6 salvaci6n al edificio material de la Iglesia Ca-
tedral de Santo Domingo, la obra singular del hasta
ahora apenas conocido de nosotros: el maestro mayor
Luis de Moya. 3


otra parte de la plaza por delante de la casa del tesorero hacia la mar,
y que la dicha quadra era y es del esquina del solar que agora posee
Domingo de Vergara, que era de Tordesillas, y ansimismo lo que o-
cupa la calle y cementerio que la Iglesia posee, haciendo la calle deste
testigo; y que para la dicha bendicion sallan de la una calle a la otra
en el anchor que dicho tiene, que al parecer deste testigo con el viaje
viene a dar a la esquina que sale de la casa del tesorero cabe la carcel,
entire la qual, dejando en anchura de una calle hacia la Iglesia su ti-
nedo bendito, y se pusieron ciertas cruces donde acaba la huerta del
secretario Ledesma hasta lo que dicho tiene."
El arcediano Alvaro de Castro, que estuvo present a la bendi-
cifn, declar6: "....y se puso una cruz enfrente de la esquina de la casa
done vive el tesqrero hacia la carcel, y otra a la esqulna de la casa
del secretarlo Ledesma, y otra a la otra esquina de la plaza, frontero
de las casas de Vergara, y la otra a la otra esquina junto al solar
de Zuazo, y en medio se puso una cruz donde se dixo el oficio y lo mAs
de la bendici6n estuvieron en donde al present est&n, frontero de la
casa del tesorero (la averiguaci6n judicial se hizo sobre el terreno).
Iorque alll estaba limpio." A. G. I., Justicia 58.
33 Al vacar la dignidad de Maestrescuela en 1537, el neopresbItero
Gonzalo de Moya prctendi6 que el Rey se la diese, y en la informa-
ci6n por testigos, entire diferentes preguntas, se hallan las siguientes:
"Primeramente, si conocen a mil, el dicho Gonzalo de Moya, cl&-
rigo, hljo legitimo del dicho Luis de Moya, maestro mayor de las o-
tras de la Iglesia Catedral desta Cibdad de Santo Domingo, y de Ines
Morillo, su legitima muger, vezinos y moradores desta Cibdad de San-
to Domingo....
"....y si saben que el dicho Luis de Moya, mi padre, HA SIDO Y
ES MAESTRO MAYOR DE LA OBRA E OBRAS DE LA IGLESIA
CATHEDRAL DESTA DICHA CIBDAD MAS HA DE VEINTE A-
ROS, y es asimismo a alarife desta kibdad." -A. G. I., Santo Do-
mingo 10.
En el "Catalogo de Pasajeros a Indias", ("redactado por el Perso-
nal facultativo del Archive General de Indias bajo la direcclin del Di-
rector del mismo, Don Crist6bal Bermfidez Plata"), vol. I, pag. 93,
Sevilla, 1940, se lee al n6m. 1303: "Luis de Moya, hijo de Gonzalo de
Moya y de Beatriz Garefa, vecinos de Sevilla, y su criado Alonso Ruiz.
- 8 de agosto (aflo 1513)". Donde, aunque no se express su oficio,'
o profesi6n, nada obsta para identiflcarsele con el Maestro Mayor, por-
que este es padre de un Gonzalo, y el pasajero a Indias, hijo de un
Gonzalo; y porque la fecha de su despacho para pasar a Indias se a-
delanta, o, siquiera, en ella se embebe la enunciaci6n para deposici6n
positive hecha por testigos, de que en 1537, Luis de Moya ha sido y
es maestro mayor de la obra e obras de la Iglesia Catedral desta dieba
Cibdad mfls ha de velnte afios, en cuyo tiempo y aun antes del comlen-
zo de la obra de la Catedral, vivid de su profesiin y form hogar con
Ints Morillo; bien que, como no se expresan en el Catalogo impreso
sino varones (y las hembras cuando pasaban sueltas) no se sabe si
Moya vino aeaado. ni afn contando con que en 1512 se did despacho
para que pasase Tom! de Morillo, vecino de Sevilla, de quien tampoco
se menclona la familiar que traerfa consigo. Conque queda plenarla-
mente probado Po ya que Alonso Rodriguez no vino a Santo Domingo












Vlelsitudles: bespobflaefn de If bands del Norte


Ovalle el Necio muri6 de repente; 4 y.... de repen-
te casi cobr6 tanto brio la peste del contrabando que,
para su extinci6n (aunque incierta), se invent la des-
poblaci6n de los pueblos de las bandas del Norte y Oes-
te de la Isla; arbitrio infeliz, impoliticamente abrazado,
de un natural de la tierra,35. Y al cerrarse para espafio-
les y criollos el paso de una guardarraya que discrimin6
la Isla en dos porciones: *tierra franca y tierra vedada,
se abrieron a los enemigos cien puertas, enteramente
expeditas para que todas cAfilas de malas bestias po-
blasen parte del Norte y todo el Oeste y Sur; sin que
por medio human possible, no obstante los esfuerzos
hechos, se les pudiera expulsar con eficacia no mas de


(y se han publicado pasajes de instruments protocolares con pos-
terioridad a la negaci6n declarada en esta Ciudad hace ya'veinte a-
fios, sino que Moya, el hist6rico y Int6ntico arqultecto, fue en una
pieza el Maestro Mayor y el Alarife (planeador y constructor) de esta
Catedral, o mayor y principal porci6n de su edificio.
Consagraci6n de la Catedral.-- En "Relaciones de Santo Domingo",
de E. Rodriguez Demorizi, vol. I, p. 230, donde estd el dicho de Al-
cocer: "Ia dedicacion de la Iglesia se reqa a postrero de agosto con oc-
tava", se puso nota: "Segin Alemar, ob. cit. pp. 17 y 24, la Catedral
fu6 consagrada el 31 de agosto de 1541. Parece que hubo una segunda
consagraci6n, en 1605. V. Fr. C. de Utrera, tredral de Santo Domingo>, en Boletin EclesiAstico de Ia Arquidi6cesis
de Santo Domingo, ntim. 29, 1938." En carta de 15-1-1665 el arzo-
bispo'Cueva escribi6 al rey: "y ahora se dispone la consagraci6n de
mi Tglesia Cathedral, que se estd reedificando, que estaba perdida."
Cotejados Alcocer y Cueva, merece atenci6n, entire aquellos reparos,
el rebaje de la parte alta de la Capilla Mayor que motive Ia remoci6n
o rehajado del altar mayor que ocasion6 la perdida del signo capi-
tal del altar consagrado, y por eso se hizo la consagraci6n. Pero de-
ducirse que la primera consagraci6n fuN hecha el 31 de agosto de 1541,
por el dicho de Alemar, simple y mero recolector de noticias hist6-
ricas, no es razonable. Consta que la Catedral se abri6 al culto pfiblico
en 1536 y no se consagr6 por entonces, y se sabe que el obispo Fuen-
mayor no tenta por conclusa la obra de la Catedral en 1543. Se ausen-
t6 en 1544, y como volvi6 ya arzobispo y su Iglesia constituida en
Metropolitan, es verosimil que fuese entonces su consagracidn. Con-
que queda ampliado el texto citado, inserto en el Boletin, ut supra.
34 El 29 de noviembre de 1586, poco m6s o menos al filo de esta
fecha con la anterior, pues en cartas del mismo tiempo se dice del 28
y del 29 el mismo acaecido. Le sucedi6 interinamente el oidor mrs an-
tiguo, Pedro de Arceo; hubo dudas si le tocaba el oficio personalmen-
te, pues no constaba declaraci6n real, se hizo consult y Ovalle no
eonsinti6 en gobernar colegiadamente.
35 Baltasar L6pez de Castro, cuya descendencia se acab6 en su
siglo; su hijo, hom6nimo, c. con dofia Ana de Salamanca; sin sucesi6n.










V'I hulldesgt Spresln del Ohispadl de la Vera 37

cuarenta afios de haberse hecho la despoblaci6n. 3
El clero catedralicio debia ser ya muy flaco en ma-
teria de prestancia intelectiva, porque un arzobispo es-
cribi6 al rey: "Y asi hay en esta Iglesia muchos igno-
rantes que ain no saben leer y son can6nigos, como es
el can6nigo Bardeci, y otros de esta misma harina o
salvado...." 37 Y de los criollos pretendientes a preben-
das, que alardeaban de conseguirlas como hijos de con-
quistadcres y primeros pobladores, decia el mismo pre-
lado no querer anteponerlos por tal calidad a otros de
capacidad y aplicaci6n, porque de preferirlos, "los muy
ignorantes e idiotas llevarian las prebendas; porque,
aunque cuando nifios estudian algo de gramitica, cuan-
do mayores siguen las inclinaciones de las negras, cuya
leche mamaron, y no hay hacerlos leer una suma, ni es-
tudiar, porque dicen que la tierra es dejativa, y no lo
es para otras cosas malas en que se ocupan." 38
Por otra parte, los gajes del contrabando no salian
a luz con el mismo sosiego de lo bien adquirido; vestiase
bien y comiase mal. El arzobispo vestia y comia del to-
do mal. Por remedio propio y para que los prebendados
no excusasen su asistencia al coro, solicit del rey la
supresi6n del Obispado de la Vega y que sus rentas a-
liviasen al clero Catedral de Santo Domingo; se logr6
el intent en 1605, y esta fue una mds de las desdichas
de entonces, pues por ello la Isla perdi6 buena parte de
su honra.




36 La despoblaci6n de los hatos del valle de Neiba, Azua, Bant. y
del austro de Santiago, llamada "segunda despoblaci6n", fue tan per-
niciosa como la primera, nmbas ejecutadas por Osorio.
37 Carta de 29 Jullo cOe 3595 A.G.I., Santo Domingo 93.
38 Carta de 24 julio de 1595 A.G. I., Santo Domingo 93.












P1e4olac6i1 doe rog cfrasfrtoa cowvenflnreai


IX.

Esta tendencia al contrabando corria pareja con c-
tra correlativa. Los que por si no podian negociar quien
les mejorase el regalo de la vida y el fausto de su ro-
paje con fruto de comercio prohibido, 3 ibanse poco a
poco de la Isla; dicese aqui de religiosos, cuya inmuni-
dad institutional de movilizaci6n a efecto de llenar los
cuadros de families conventuales, servia a maravillas
en dias de elecciones, coyuntura liana para mudarse a
convento menos afligido de calamidades, dando un si
para oficios o destinos en lugares para ser cabeza de
rat6n, conque viviesen con alivio y sin temores a so-
bresaltos en sucesos inopinados; entire 6stos, los terre-
motos y los huracanes. 40
Los frailes dominicos, como mIs conspicuous por el
superior predicament de sus actividades en pilpito
y c6tedra, nota caracteristica de su institute, de men-

39 "Las cosas que me quedan que advertir a V. M. son, que esta
reducci6n y mudanza lo han sentido generalmente todos los vecinos
de esta Isla, particularmente los de Santo Domingo, porque gozaban
con mas seguridad de los rescates que hacian los de la banda del Nor-
te, sacando ellos las brasas con las manos de los otros, traydndoles
de aquellos lugares las mercaderfas que alli rescataban aun en mas
bajos precious que ellos las compraron de enemigos, porque, como no
tenlan otra salida despu6s del consume de sus casas, sino la venta a
los de Santo Domingo, de fuerza les habian de dar los lienzos y las
demAs cosas, como estos otros las querfan.... y asI se puede decir que
aquellos eran esclavos y sfbditos de estos otros." Carta de Antonio
Osorio al Rey, de 8-VII-1605. A.G. I., Escribania de CAmara 110.
40 Pedro Caballero Bazan, Procurador de la Isla en la Corte, re-
present6 que, sobre la destrucci6n casi total que hizo el Drake, "ago-
ra por el mes de octutre del ano pasado [1591] hubo un huracAn tan
fuerte que derroc6 ochenta y dos casas principles y destroyed los man-
tenimientos y en el puerto todos los navios que habla los hizo peda-
sos que no fueron de provecho:" Cicl6n que abati6 la iglesia de San-
ta BArbara. En una informaci6n de mercedarios los cyclones entire 15S8
y 1597 fueron dos. Otro el 12 de septiembre de 1615, y es el que men-
clona fr. Gabriel Tellez en su Historia de la Merced. El memorial de
Caballero Bazan en A. G. I., Santo Domingo 73.
"Estaba tan introducida esta mala contrataci6n en aquella tie-
rra, que en los conventos y monasteries habia tiendas en que se ven-
dia ropa rescatada, que se conocla muy claramente en los gEneros y
precios...." Relaci6n semi-oficial de la despoblaci6n hecha, escrita por
Baltasar L6pez de Castro. A. G. I., Escribania de Camara 7A/4 -
Acabada esta despoblaci6n, la desbandada fu6 mayor.











Conventos: religlosos crlollos y imnlnsulares g9

guada notoriedad local o temporal a veces, como enton-
ces en la Isla Espafiola, marcan el sello de postraci6n
a que Ilegarian coetineamente franciscanos y merce-
darios, cuyos principles sujetos, por salir de mal afio,
siempre tuvieron raz6n para hacer ausencia, esperd-
rales en otra part honor de una prelacia, o calabozo co-
mo pr6fugos de la obediencia. A veces tambi6n la ideo-
logia de un superior banderizo (en toda religion pudo
haberlo donde unos eran blancos y otros no tanto, por-
ci6n de nativos y porci6n de importados) puso en con-
tingencia el cr6dito de sus antiguos buenos ejemplos,
y si esta lacra extendia la raiz a material de decision
por pluralidad de votos debajo de pend6n de opinions
gregarias, se daba pufial trapero a las glorias del pro-
pio institute. De la division en castas nacia la inade-
cuada distribuci6n de las families; y este desorden de
los de arriba causaba evidencia de la insignificant ca-
lidad de los mis components de las comunidades en
descenso de honor: los analfabetos. Se cuenta con que
la exaltaci6n ad major en unos y el tribute a la muerte
en otros, redujeron siempre los espacios brillantes de
la tradici6n, si bien, o si mal amada o custodiada.
Fr. Tomas de Blanes, Visitador de los dominicos
de la Provincia de Santa Cruz de las Indias, Orden de
Predicadores, sujeto recomendado por los cinco "ases"
de la misma Provincia,* escribi6 al Monarca en su Real
Consejo de Indias:
"Entre muchas cosas en que esta Provincia tiene nece-
sidad del favor y amparo de V. Mjd., es frailes que ven-
gan de Espafia de todas edades, viejos y mozos, predicadores
y confesores y legos, porque de todos estan ndtablemente
faltos los conventos, que, tratandose las haciendas fielmen-

Carta de abono y recomendaci6n del P. Visitador, 19-VIII-1606:
firman: fr. Jacinto de Soria, Provincial; y los cuatro definidores de
Provincia fr. Hernando de San Pedro, fr. Juan Diaz, fr. Antonio Me-
jia y fr. Gregorio Velazquez. A. G. I., Santo Domingo 97.












4a tLos dominfcos, stn cafedrax, esfudfean ert Esasi

te, pueden tener ocho fralles; no tienen cuatro por no ha-
berlos, y Oste de Santo Domingo, que es la cabeza y es capaz
de treinta a cuarenta religiosos, no tiene adn para fr al co-
ro. Conventos hay que, saendo de la Orden de Santo Domin-
go, estan sin un predicador, y perlados fay en fa Provincia,
que yo los consfento por no haber otros con que ocupar er
pllpito, que si 'os huliera, ya ya los hublera quitado y con-
denado a graves penas......" Pide la concesi'6n de religiosos
que de Espafia vengan: "y para que V. Mjd. me iaga esta
limosna y merced, se ha do advertir que esta Provincia es
de muy gran servlci de Dios y de V. I si esta gobernada
como conviene". Slempre ha habido quien predique, "si nc
ha sido en este tempo de esterilldad, en que nos han Ido
faltando, porqtue el Provincnal pasado, a trueque de no tener
frailes de rspana, ha querido quedarse yermo de fectores y
predicadores, y aun quien reciba el hAbito sin latin falta ya
en la tierra,. y cuandoi iene alguno es maravifla, y luego se
ordena sin saber M en la rnisa". A. G. 1., Santto Domingo 93,

Donde parece flotando en toda su amargura un
reproche que bien mereci6 el ya ex-Provincial Fr. Juan
Mejia, que es el aludido, por cooperador en la decaden-
cia de los estudios entire dominicos; bien que 6stos, pa-
ra no ahogarse en tanto mar de desastres y miserias,
enviaran a otros centros del saber candidates para la
restauraci6n de las letras y demAs ministerios pfiblicos
de la Provincia.4


41 "Sefior: Fr. Baltasar de Acevedo, de la Orden de Predicadores
y natural de la ciudad de Santo Domingo en la Isla Espafiola, vino a
estas parties de Espafia con licencia de su perlado a estudiar; ha apro-
bado sus studios, y se quiere volver a su Provincia. Slnlia 8-" --
"D(sele [licencia] para volver a su cuenta". En 21 de die. de 1603.
A.G, I., Santo Doningo 24. "Sefior: Fr. Alonso Calder6n, ae la
Orden de Predicadores, natural de la ciudad de Santo Domingo en la
Espafiola, dice que con licencia de su Provincial vino a Espafa a es-
tudiar, y que tiene acabados sus studios y licencia de su General pa-
ra volverse a su convento, como consta de la dimisoria de que hace
presentation. Suplica &c." "Vuelva como vino" [a expenses pro-
pias.] En 21-V-1611. Ibidem, Santo Domingo 25. -' "Por la pro-
sente, yo, fr. Cypriano de Montoya, prior del convent de N. Sra. de
Atocha [Madrid], doy licencia al P. fr. Esteban de Zamora, para que
saque licencia del Rey nuestro senior para volverse a su Provincia, que
es la de Santa Cruz, de donde vino a estudiar, como consta por la li-
cencia que presentarA con esta. Por verdad lo firm" en 3-11-1612. El
sujeto habla ido a Espafia en 1605; su licencia para volverse a la Es-
pafiola el 12-II-1612. Ibidem, Santo Domingo 25. Con estos tres
casos hallados podra colegirse la suma angustia de los flacos studios
p6r ajuel enttonces en la Isla, cuando ya ni los dominicos podian con











lieiitauracin de eqtudlos. El Seminario Conciliar


X.

La reacci6n contra aquellas vicisitudes, cuyo reme-
dio estaba en la mano del bien interesado, no falt6; y
sus favorables efectos son tambi6n del dominion de la
Historia.
Fray Agustin DRvila y Padilla,42 insigne sucesor
de Fray Nicolas de Ramos, 4 movido, como buen domi-
nico, del incitamento que a los Obispos se hizo en el Sa-
grado Concilio Tridentino, consigui6 obrar la funda-
ci6i del Seminario Conciliar, incorporandole los adel-
gazados aunque saneados bienes de Gorj6n de tiempo
atras vinculados a la ya ruin Universidad de Santiago
de la Paz, cenicienta en la Historia Patria. Y de nue-
vo la juventud, o porci6n, se estimul6 a los studios e-
clesiAsticos: sacerdotes criollos de reconocida capaci-
dad fueron en adelante acrecentAndose en nimero. 44
Los frailes dominicos, con el refuerzo de alumnos
conventuales que volvian de Espafia laureados, cimen-


tanta inopia de maestros siendo tan grande afln para cumplir con la
obligaci6n de coro.
42 Ilustre escritor dominico, mexicano; presentado por Felipe III
para la Silla de Santo Domingo en 1599; licencia para ir, 9-II-1600:
exhibi6 sus bulas en el Consejo y se mand6 dArsele testimonio de e-
lYas, y sus ejecutoriales, 6-VI-1600 : despacho de embarque, 7-VI-1600.
Murl6 en su sede el 26-VII-1604. A. G. I., Contrataci6n 5261; Con-
taduria 1055; Santo Domingo 1, 24, y 268 (IV, ff. 32v,33, 34v.)
43 Franciscano observante, gran te6logo y escritor; fu6 uno de los
jueces calificadores de las respuestas de Fr. Luis de Le6n en la cau-
sa que se le sigui6 por sus proposiciones; primero obispo de Puerto
Rico (fiat de 12-II-1588) ; fiat para Santo Domingo, 13-VII-1592; eje-
-cutoriales, 27-1-1593; probablemente ya en Santo Domingo, a virtud
de C. R. de ruego y encargo para que se le diera al electo el gobierno,
S-VI-1592. Habia nacido el 6-II-1531, y muri6 en el ejercicio de la
santa pastoral Visita en 1599. A. G. I., Santo Domingo 900, H5.
44 "Universidades de Santiago de la Paz y de Santo TomAs de A-
quino y Seminario Conciliar de la Ciudad de Santo Domingo de la
Isla Espaflola", del autor, es la finica obra que se ha eserito sobre las
Universidades de la Espafloln sin forzarse o adultararse el sentldo ob-
vio de las fuentes documentales en el studio de dichas instituciones,
por no ser-parte el ciego amor patrio para cambiar los sucesos pasados.












.42 La TitlTrifddi de Iaf dnminirnfs

taron nuevamente la permanencia de lecciones; y con
la llegada posterior de veinte religiosos (que fueron re-
partidos entire various conventos), 4 de ellos tiles para
empleo de citedras, cobraron valor para ir poniendo en
pfiblico su intitulaci6n de Universidad, aunque el titulo
para proceder asi estuviera "sub judice", y ellos cerra-
ran los ojos a la incolora conduct que hubieron de se-
fialarse en ocasi6n que pudo haber sido, con Tnejores
asideros, muy favorable a su religion y de gloria bri-
Ilantisima en las pAginas de la historic de su Provincia
y, si se quiere, de la Isla, por aquello de que el bien es
difusivo de suyo. 4 Su labor universitaria fue en ade-
lante eficaz y constant, aunque con enormes lunares
en raz6n de sus ningunas constituciones, mala raiz del
escaso estimulo para equipararse a cualquier otra Uni-
versidad con entidad propia por su creaci6n, organiza-
ci6n y vitalidad resistente a las vicisitudes y achaques
del propio claustro.

45 Por concesi6n real de 4 de marzo de 1607.
46 En 1568 se vieron en grave aprieto los dominicos por la inter-
ferencia del Fiscal en material de grades conferidos en virtue de lo
que Ilamaban bula de Paulo III. Para situarse en terreno llano de po-
der conseguir la piedad real en tan mal negocio, pellizcado por el fis-
cal de la Audiencia, Santiago del Riego, concadenaron los ramos de un
memorial con estos puntos: a) reconocimiento de no tener ellos ca-
pacidad legal para dar grades, por defecto de sanci6n real; b) nunca
hubo, desde que usaron de la bula, inconvenientes ningunos de aquella
practice de dar grades; c) todo redundaba en beneficio de los estu-
diantes y de la ciudad; d) petici6n para poder usar de la bula; e) qu3
la merced les viniera con declaraci6n de legitimaci6n de los grades
que hasta entonces hablan dado y facultad para seguir dAndolos; f) y
remisi6n de un expediente informative con un testimonio autorizado
de lo que !lamaban bula. --Expidi6se Cedula Real para que la Audien-
cia informara antes de procederse a la anulaci6n o a la concesi6n de
lo pedido, y parece que por no tener la cosa estado, que se presumiera
la concesi6n, nada se hizo despues por los dominicos, y es histOrico
que este incident no se toc6 en el pleito del "setecientos" entire je-
suitas y dominicos. Estos, no pudiendo sanear los instruments en su
poder para proseguir la pretension en 1571, ahuecaron el ala; y sola-
mente se reconoce que en 1595 intentaron (era la tercera tentative)
entrar en la Universidad de Gorj6n como catedrAticos de Teologi
Moral per oposicion; se di6 la Cedula Real para que la Audiencia in-
formara sobre el asunto, y esta vez fue un dominico quien quit el
resuello a los dominicos: el arzobispo DAvila Padilla, fundando en la
Universidad de Gorj6n el Seminarlo Conciliar, como queda dicho. La












T.Os mnitedarlos: Fr. Gabripl Tllez ("Tirso de Molina") 43

Y el 10 de abril sali6 de Sanldcar de Barrameda u-
na expedici6n de frailes mercedarios para restaurar la
discipline regular y los studios en la Provincia suya de
San Lorenzo, convento principal en la ciudad de Santo
Domingo. Eran siete sujetos: los dos de corta estadia
en la Isla en raz6n de sus oficios, por ser el uno Visita-
dor, y el otro elegido muy en breve para concurrir a ge-
neral capitulo en Espafia. Este iltimo fue el celebrado
Tirso de Molina, religioso de "frente elevada," su nom-
bre Fray Gabriel Tellez.
Con la llegada de estos religiosos, en su convento
-de la ciudad de Santo Domingo
"asentaronse studios que hoy dia [164131 ermanecen, lu-
cen con lucimiento extrafio de sus naturales sin necesitar ya
de lectures extranjeros, porque aquel clima influye muchot
ingenio:i capacisimos puesto que perezosos, y, en fin, los qut
antes los tentan lastima, desputs la convirtieron en envidia,
de manera que no fueron las persecuciones pocas (siendo yo
testigo) que se padecieron por algunos de la mAs aplaudida
religion, que no qulsieran fueran nuestras mejoras tantas....
Especialmente se introdujo en aquella cludad...." (Historia
de la Merced, por fr. Gabriel T1llez, f. 461v., MS. copia del
original hecha por fr. Ram6n Serrotaro, text incluido en
el gobierno del General 429, fr. Dalmacio Sierra. Bibl. de la
Real Academia do la Historia, Madrid.)


XI.

Cuando dichos mercedarios arribaron a la ciudad,
duraban todavia las conmociones piblicas de los ilti-
mos acaecidos funestos de esta series aqui ligeramente
recordada: un terremoto y un ciclon, en 1615. 4,

cxtensi6n de los documerntos quo a estas species tocan, no se aco-
inoda a la extension de las notas de este libro.
47 Terremoto: "Destroz6 el afo mil seiscientos diez y siete, a los
1principios de 61.... &c." (Vease "Ntra. Sefiora de las Mercedes", ed. de
19i2, pAg. 56, del autor, la letra narrative; el texto fontal cit. en 'l
cuerpo del present studio, it supra.) No se ha confrontado la copia












Tprremotn do ceptiemlbre de 161$


Siguidndose la narrative de T6llez, cosa sorpren-
dente es que el vecindario buscase refugio en la Iglesia
de las Mercedes con sefiales patentes de grietas anti-
guas y muy necesitada de reparos, 48 Iglesia que el te-
rremoto o temblores de 1615 redujo a mayor detrimen-
to, y que esto no acobardase a persona, bien que a cau-
sa de las maravillas que el mismo religioso relata, y
que fueron motivo de un revivir de la piedad, y de un
volver los ojos en busca de la protecci6n no desmentida
de aquella gran Madre; movimiento de spiritual fer-

con el original. En "Relaci6n de la Isla Espaflola", de Luis Jer6nimo
de Alcocer, se sefiala este terremoto para septiembre de 1614. (Vease
"Relaciones Histbricas de Santo Domingo" vol. I, Colecci6n de E. Ro-
driguez Demorizi; ed. de 1942, pAg. 216.) Al aserto de Alcocer se
sum6 el autor en su obra cit. de las Mercedes, pAg. 56, nota 71, con-
tra TOllez. Pero la obra de Alcocer tiene muchos pasajes inexactos,
como en la de T(llez hay falta de memorial, y un interns deliberado
en mezclar species que debieran separarse, y separaci6n de cosas
que debleron juntarse. Y parece que Alcocer ni T6llez est6n en el
punto de sefialar el tiempo del terremoto, segfn una Cedula Real de
16-IX-1623, en .que se asumen concepts de una carta de los Oflcia-
les reales que declan que el Cabildo eclesidstico "no puede proveerse
de las cosas necesarias para el servicio del culto divino, ni acudir al
'reparo del cuarto del Cabildo que, con un gran temblor que hubo el
auio de [mil] seiscientox y quince, se abri6 y maltrat6, de manera
que corre muy gran riesgo de caerse." A. G. I., Santo Domingo 94.
Cicl6n. "CesO la tempestad y terremoto...." (Tllez. op. cit. f. 262v.)
A estas palabras del mercedario se puso nota (la 81, en la pagina 60
(del studio del autor: "Ntra. Sefiora, de las Mercedes", ed. de 1932: "A-
quf da a entender Tellez dos adversidades diferentes, si no es que en
temnestad y terremoto se dice del terremoto y sus efectos en el A-
nimo de los mortales". Pero hubo ciclln en la Isla el 12 de septiembre
de 1615; el date es exacto; y las palabras de Tellez estAn en su pun-
to como de dos sucesos simultAneos. Por otra parte, en este mes y afio
desaparecl6 barco y pasajeros, entire los que estaba el nuevo arzobis-
po fr. Diego de Contreras, que sali6 de la Habana para Santo Domingo,
y nunca se supo mas de el ni de los demAs, aunque por ficeiOn com-
putativa, aclarado no saberse cuando muri6, se puso haber sido, en
cuanto a distribucifn de diezmos en septiembre de 1615.
48 El da 11 'de julio de 1611 informaba la Audiencia sobre el esta-
do de la Iglesia de las Mercedes, como se le habIa ordenado por C. R.
de San Lorenzo de 14 de junio de 1609. Fueron llamados los maes-
tros de arquitectura, albanilerla y canterta para que diesen su pare-
cer sobre costos: respondiendo la Audiencia, dijo "que el techo del
coro de la Iglesia, que es alto y de b6veda. estA a medio riesgo de
caerse y que para su reparo tiene necesidad de desenvolver el casco
y cruceria y abatir el testero hasta las repisas volantes aue estAn
a la part de fuera, y meter de la misma banda dos estribos y un
arco en lo bajo del coro, y volver a former de ladrillo la cruceria,
hbveda y solar, para que aquel cuartel quede en punto terciado, etc."
Los dafios databan desde la quema que hizo el Drake, y subsiguien-
tes fen6menos ffsicos.--A. G. I. Santo Domingo 97.










Dnmi1nlos y nmerednrlos a gulf n snte mAs meou 45

vor, diestramente conducido hasta culminar con el vo-
to y juramento de tomar por Patrona a Nuestra Se-
flora de las Mercedes.

XII.

Tenian los frailes dominicos una muy bien ganada
fama para sefiores de los pdlpitos, y entire ellos habialos
tenaces seguidores de la opinion menos cristiana y ma-
riana acerca de la doctrine de la Concepcion pasiva d&
*Maria, dicen que por bandera de escuela y como disci-
pulos de Santo Tomas; aunque cada fraile instruido, o
no, pensase como dominico, o como cristiano particular,
sin ataduras de escuela. Es el caso que dominicos fue-
ron los contrarios en el pilpito de los sermones o pro-
posiciones sustentadas por los j6venes teologos del con-
vento de la Merced. Replicas pfiblicas asi sustentadas,
no eran infrecuentes, como se sostuvieran al margen
del peligro contra la fe, y para celar este inconvenient
eran los dominicos los llamadcs tradicionalmente a de-
fenderla. Por un defecto de este celo, unido a la petu-
lancia o defecto personal, en que se llama a la parte la
presunci6n, no se dice que los dominicos, sino engreidcs
de entire ellos, trataron de lucir sus ingenios sin prove-
cho para el propio honor y en descr6dito de los merce-
darios.
Procedian 6stos de conventos en ciudades donde
el movimiento concepcionista propugnador de la "pura
y limpia Concepci6n Inmaculada de Maria, desde el
primer instant de su ser natural", en aquellcs anios
se difundia con tanto calor y empefio, que no ya te6-
logos consumados y te6logos en ciernes se sumaban a
l6, sino que el pueblo todo, con demostraciones agremia-










Exuotltein rellgoga enw Im Cludad die Ranto DomIngco


das, colegiadas, infantiles y de artesania, recorria las
calls procesionalmente, cantando jubiloso en honra de
la preservaci6n de Nuestra Sefiora, multiplicAndose ca-
da dia los ejercicios concepcionistas en iglesias y en
catedras, para llevarse el peor partido los ruines en la
glorificaci6n de la que Dios corona con poder, sabidu-
ria y amor por Reina espl4ndida de limpieza de la Cor-
te del cielo, sobre la limpieza sin tacha de los nueve
grades en que cri6 a los Angeles. Los encopetados te6-
logos que terciaron contra este movimiento que partia
de las entrafias de la tradici6n sostenida por los mis
de los Santos Padres de la Iglesia, forzosamente hubie-
ron de destinar sus papeles escritos para otros usos de
primera necesidad.
Si se quiere, los mercedarios recienllegados traje-
ron consigna de propagar la por entonces opinion pia-
dosa concepcionista, y asi lo practicaron en coyuntura
tan favorable en honra de la Virgen Santisima, y sem-
braron la buena semilla con intent de lograr de inme-
diato el sazonado fruto de la confesi6n popular de Es-
pafia en el pueblo tan recientemente conmovido por los
sucesos que muchos decian haber visto mientras ocu-
rrieron los frecuentes temblores de tirra, y que, cuando
estos religiosos arribaron, estaban sometiendose a los
tramites de una informaci6n judicial en el tribunal e-
clesiastico para dar noticia a S. M., de quien se espe-
raban mercedes con que restaurar las iglesias de los
daios experimentados, como para ayudar a los intentos
del Regimiento de la Ciudad. Estibase en el caso de
solicitar nueva prorrogaci6n de exenciones de derechos
reales, como peri6dicamente se hacia, y ya iba muy ade-
lantada la 6ltima prorrogaci6n por veinte afios.
La material predictable tan a pechos tomada, ya por








nortrina de )A preservariBA "e MAviA 47

Fr. Gabriel Tllez, ya por fr. Diego Gonzalez, o por sus
otros tres compaileros: fr. Diego de Soria, fr. Juan Gu-
ti6rrez y fr. Hernando de Canales, predicadores y Lec-
tores en su convento y restauradores de los studios,
tenia el sello de la iniciativa en ciudad nada enterada de
matices de la doctrine cat6lica en las escuelas teol6gi-
cas; y es suposici6n recta que estos mercedarios ocupa-
ron su pfilpito a fuer de paladines de la preservaci6n de
Maria. Y por parte de los dominicos, con Lectores brio-
sos, tales como fr. Jacinto de Soria, fr. Juan Maldonado,
fr. Juan CAncer y fr. Esteban de Zamora, se procedi6 a
recortar las alas y las galas mercedarias desde el pilpito
conventual, contradiciendo el tema de la preservaci6n, y
exaltando el de la santificaci6n, conque a dos manos tra-
taron de mantenerse en el aplauso de los auditorios y
en el sequito del alumnado, echando agua fria a la cu-
riosidad de los fieles, tan propensos a toda novedad, que
una cosa entendian, oyendo a dominicos en las aulas, y
otra escuchaban en la Iglesia de la Merced. La raz6n no
acierta a juzgar con tino el proceder de los dominicos,
si cualquiera de ellos, y deben incluirse todos, reconoce
que la cAtedra del Espiritu Santo no es dignificada por
quien en ella levanta su voz, cuanto persuasive y hones-
ta, para disminuir o empequefiecer con discuros y razo-
hes la "llenez de gracia" que tuvo la Madre de Dios, pues
admitian aquella Ilenez por via de santificaci6n, y la
negaban por via de incolumidad de culpa, con ser 6sta
gracia santificante que previene, preserve, defiende, ce-
la, guard, inmuniza, y se adelanta al pecado; y aquella
borra y limpia al alma del pecado que la ocupaba, man-
chaba y deformaba; gracia santificante posterior en to-
do al pecado. Como que no puede haber dominico en
La Espafola para quien el concept "preservaci6n" no











8g Los dominifos nnulan en part el Intento mercedarih

tenga su propio y genuine sentido. La vanidad, con todo,
foment6 aquellos arrests, pero los arrests no fomen-
taron desde el pilpito dominicano la piedad de los fieles.
Y si lo que pretendieron se redujo a poner obsticulos al
movimiento de la defense jurada de la preservaci6n, ga-
naron la partida, pero a titulo de contradictores de la
limpieza de Maria sobre la culpa universal de origen. 4
Si en punto a doctrine cosecharon mercedarios a-
quel resurgir de devoci6n mariano-concepcionista, que
decididamente encauzaron para la consecuci6n de que la
Ciudad eligiese por Patrona jurada a Ntra. Sra. de las
Mercedes, en cuya iglesia se habian visto las maravi-
las (contadas por Tellez) en las ocasiones tan aciaga-
mente unidas de cicl6n y terremoto; en el convencer
a las entidades representatives del vecindario y del Rey
para que.aquel Patronato recayese en el pueblo obligado
por juramento a sostener siquiera pasivamente el pri-
vilegio de la preservaci6n de Maria, no tuvieron la mis-
ma suerte. Achac6 T6llez a sus 6mulos la omisiva coope-

49 En Ia cuesti6n debatida nada podfa dar pie, que el uno de los
poleristas se efialara por menos cat6lico que el otro; pero la mis-
ma enjundia del asunto y el rumbo de los concepts situaron a domi-
hicos en calidad de amantes hijos de Maria que recortaban la pleni-
tud de gracia en la Madre de Dios, sin constarle por la Sagrada
Escritura expresi6n positive de la delincuencia original en la per-
sona,de la Santlsima Virgen; y a los mercedarios en calidad de hi-
jos que asumian como hecho positive que, si Cristo no permiti6 que
Pedro quedase sumergido en el agua por haber dudado un moment
de la consistencia de sus pies, cuando ya andaba sobre ella, ha-
biendole ordenado que se llegase a El (habia Pedro saltado al agua),
much menos hubo de consentir en su decreto de predestinaci6n de
Maria, que la que no habia de dudar en cosa del plan divino de la
redenci6n del genero human. fuese anegada en el mar de la culpa,
ni afin de la culpa de origen; porque ella no fu6 en la mente divina
criatura elegida entire muchas para ser Madre en el tiempo del Ver-
bo divine, sino fnica criatura perfect, segregada de todas y apart
de todas, con calidad su ser, en la mente divina, de tal Madre en el
tiempo. Si Dios previ6 la caida del hombre y se decreto a sI mis-
mo por Redentor, enviando a su Hijo al mundo para que en came
mortal y con vestidura de pecador, todo lleno de todas nuestras
miserias menos el pecado, para ser Sacerdote y Victima, Zc6mo no
habTa de prevenir que su sangre inocente procediera de sangre ino-
cente en vaso mundfsimo e incontaminado, esto es, sin sombra de pe-
cado?









No se Jura Por Ia cladad ta defensa de la preservaei6n


raci6n de la Ciudad a tan laudable intent, y en ello no
ns de ponerse duda, por ser constant que en la vida de
relaci6n, si el sentir general esta comprometido en la vo-
luntad de unos pocos, todavia se adelgaza el n6mero de
los que influyen para que los votos decidan sin represen-
taci6n en causes individuals contra la comunidad re-
presentada. Y es el caso que no nos consta si la comu-
nidad del vecindario abrigaba el anhelo de la comuni-
dad mercedaria, ni si dominico tuvo influjo en el caso;.
Fr. T1llez se sabria bien lo que hubo de expresar en sus
escritos.
Aunque T6llez no pueda ser autoridad en su dicho
en cuanto a la inducci6n direct o indirecta de domini-
cos, tcdavia seria digno de studio el caso si hubiese
quien de ello hubiera tratado, no siendo mercedario. Y
porque lo que nada obsta por si s6lo, puede no ser opor-
tuno en un tiempo. Que si la Iglesia no defini6 esta doc-
trina hasta 1854, no es much que el Cabildo de la ciudad
de Santo Domingo moderase la impaciencia mercedaria
que, a cuenta de una pol6mica ante pfblico ajeno a su-
tilezas del studio y de la piedad, todo lo queria conse-
guir en breves dias. Era para el Cabildo secular cosa
cierta cuanto el vecindario decia de la protecci6n de la
Virgen Santisima de las Mercedes. Cada un regidor,
"como uno del pueblo", era testigo de los sucesos, es-
taba influido de los mismos afectos; el clamor general,
o la aspiraci6n capitular, o la proposici6n mercedaria
remat6 en la aceptaci6n del voto; pero del acta capi-
tular en que se contiene el acuerdo de que la Ciudad
admitia el Patronato de la Virgen de las Mercedes, se
saca en claro, por la frialdad de las palabras y circuns-
tanciales motives que se expresan sin alma o sin calor,
que atn en esta part official arafi6 cuanto pudo quien,










Sl Sit relf oe Vr. GlrrfeIt T1Stw

teniendo vergiienza de near gloria a la Virgen, no la
tuvo para legar a la postericlad un acts ilida, sin ex"
presi6i de la vida circunstancial que motive : el voto.
He aqui lo que Fr. Gabriel Tellez escribi6 para
todos 'nogotros:
XIII,

"Especialmente se introdujo en aqueHa cludad e
Isla la devoci6n de la linpieza preservada de la Con-
cepci6n purinima de nuestra Madre Reins, cosa casi in.
c6gnita en los habitantes de aquel pedazo de mundo des-
cubierto. o Mand6se a todos loe de nuestra religion en
el Cap. General de este Maestiro, "I que se defendiese
en la citedra y en los pdlpitos esta verdad p:adosa y yo
hice mAs que opinable, 52 siendo una de las principals
instrucciones que llevAbamos; y cuando no lo fuera, la
devoci6n per si mismo hiciera lo que los hijos deben
por tal Madre.
"No es creible el gozo con que abraz6 aquel pueblo
est, doctrine: nobles y comunes, hombres y mujeres,
viejos y nifios, parece que, industriados, ]a esperaban;
pues con ser nueva a sus oidos, como he sigiificado, se
les asent6 en las almas de manera que, aunque los o-
puestos eran %seilores de los auditorios>, y las volun-
tades de todos hasta entonces, desde que advirtieron
su contumacia en la defense de la opinion contraria, to-
talmente los desampararon. Y las noches y los dias

65 AJuitada- ralabraq. en 1662 nadie tenfa memorial viva de los
etf.i:t o dJe I,.. -r ,ni il a la, I l : i.. ,n el. 1615 pero es clerto que
en toed.: tl ,Ik... I,-.i... .11 isi6n ,* r.-.'.i.ei..- llo.
51 Fr. F'rr.. -.r.o l.- Rivera, 379 General en la series.
S52 D, '1" 'lli p r'r" ni.':. In(,-r l .-'r de aquel movmlrento, y asl seria
ctiando en ti.. i ll.ja wi o .uiule- r:orda r la cooperaci6n de sus compa-
ros. QI ,,ra t.:-rI- ;, 41.il~ la orden en Capitulo General, Al fin todo en
Utt narrativa es en gloria personal y en personal .'*:;1.-l..." i los in-
cidentes que' experrnl-ini6 en su cOrta estadis efn La E-paola.
(t Que es un der;r r6piecto de solo 1e aSunto dl-ilnido: porque












ProcelIoneq mo'ulareii a in lgh,,.n dle its kertedet


sin cesar en procesiones y conctirsos, frecuentaban ai
centenares nuestra Iglesia. Salian los mariners de sus
naves, tendidas sus banderas, 54 y con hachas encendi-
das en las manos e instruments belicos, 65 parece que
se ofrecian virtualmente a morir en el patrocinio de
tan just causa. Los muchachos, sin diligencia ni ain
noticia de sus padres, se convocaban, y, gastando en
velas y cirios lo que la amorosa importunaci6n sacaba
de sus madres, con estandartes y estampas de este mis-
terio compasivo salian por las calls en cuadrilla a nues-
tro Templo, cantando villancicos y motetes a la Pri-
vilegiada Virgen y Reina de la original justicia.
"Religiosos hubo entonces de los que en Espafia
atribuyen a su Orden 6 esta devoci6n por hija de su ce-

los dominicos siguleron siempre con buen credito en el ramo de la
-...l-..,'r. i aun mercedarios a.i'*iI:.., ., los dominicos para de ellos
i'ill.Ir givi(.ic en casos a que no alcanzaban dentro de las constitu-
clones de la Orden; pero se bastaban a si mismos en los studios
disciplinarios.
54 Hicieron en Santo Domingo lo que ya habian practicado en Se-
villa en iguales circunstancias concepcionistas; como lag demos demos-
traciones fueron inducidas por testigos oculares en la capital andaluza.
55 Todos los navlos de buen porte tenlan sus proplas defenses de
caflones, mosquetes, p6lvora y municion para hacer frente a corsa-
rios de igual, o menor pujanza; pero; tenlan orden de huir, si la fuerza
contraria se reconocia ser mayor. Ningan barco escapaba a la vista
de estas defenses; como el fraud era frecuente, prestAndose secre-
tamente los maestres sus aperos, y devolvi6ndolos en iddntica forma,
muchas veces acaecid que' navios espafloles, de bastante tonelaje, su-
cumbieran al empuje arrollador de la gente de barcos Inferiores. T6-
lles se reftere al aspect decorative de los mariners, como solemos
'ver hoy a los bombers en march y formaci6n.
56 Alude a la Orden Franciscana. Ello es cierto que los merce-
dlarlos nr:, estaban a la vanguardia .n aqiul ,nor\iljlnnto .n Espafia;
lo ordenad:. en el Capitulo General, qIii- dl.e T.rllz, conflrmira quE los de
la MTer.l.1 r r.,r, i-en:r'lrl '- it- rlthini, hni,. F'r n.r no es ilc dudarse
ue Iw fran.ri-'alo .arlini.-i':ii a la ztca .-n Santo Domine..', .y es se-
guI: 'lu. e u e-lin I, pl,'-Irc-.:. n :.n-n .lar &i -'rdllr o d -u rPersorial
y de u lufiliio El 2I de noviembre de 1617 la Audiencia recomenda-
ba a i r,. I r. r.r,-oia o.,: fr. Juan de GAlvez, Provincial que habia sido
y C-Girdl.'in actual del convento de esta Ciudad (es el aludido por Te-
llei qu- Iba n E~ciia por religiosos para este su convento. Tamblin
en la f('tha anterlirr, I'* de noviembre, el Cabildo secular hacfa al rey
la lIrrr.pil recomendacidn en carta que firmaban con los dos alcaldes
de este ar,, los regldores Antonio de Ordas, Luis Guerra de Alvarado,
don,Pedro de Consuegra y Qutfiones, Juan Oril. .1- Sandnro-.'l. ,il.d JTuan
Fern. nd.'t T.:rr.'iehried y Roque Godine -/di E iol.sr. I.,
Santo [7i.nincr v'7.












52 tas fareeedeg, entro de Ia devc~f6n generaf

lo (como si desde el primer dia de los principios de la
nuestra no nos la hubiera vinculado su purisima Sefio-
ra aun hasta en la blancura de nuestro hibito) que, di-
ciendoles yo un dia: Zc6mo, Padres, han permitido
que este oculta tantos afios en esta tierra verdad tan
en servicio de la pureza impecable de Maria, pues en
las demas provincias se atribuyen su defense?, me res-
pondi6 el mAs autorizado de ellos: Padre, porque lo po-
deroso de los que predican 7 lo contrario es tan valido,
que, co'mpetir con ellos, nos faltaria el sustento. i Qu6
proposici6n tan temerosa y tibia! iy qut contraria a
los sucesos nuestros! Pues siendo nuestra Casa la me-
nos aplaudida y frecuentada S y nuestra hacienda tan
d6bil, creci6 con esta devoci6n de tal suerte su cr6dito
y la asistencia de la ciudad devota, que no se desemba-
razaba nuestra Iglesia un solo instant desde que ama-
necia hasta las mediasnoches; y fu6 tan abundante la
limosna con que acudieron y hasta agora acuden todos,


57 "Predican", dicho del moment actual, porqcne no se presume
que dominicos tratasen la material sino por prurito de contradicci6n,
(me de haber tenido la costumbre, otro gallo les cantara a su vez des-
de el convento franciscano, de tener sujetos hAbiles. Para tenerlos, so
dice en la nota anterior c6mo lo pretendian en 1617. Tampoco es de-
cente afirmar una tal pregunta a los franciscano:; con palabras coio
las que se inventa Tellez, si tenia repair en producer cuesti6n en tir-
minos de ninguna cortesanfa, como: "pues en las demas provincias
se atribuyen su defense?". Y es ilano que cualquiera describe con today
aquella libertad y antojo, pero por ninguno motive pierde el decoro en
conversacion respetuosa con respetables religiosos. Conque en el des-
pacharse Tllez con cuchara grande, manifiesta ingenio ducho par:
escribir comedies en prosa, y sabrosas eran las que forjaba en vercio.
58 Antes del terremoto y cicl6n, y adn muchisimo antes; o no se
entiende c6mo es la psicologfa de las multitudes. TWllez tien el cuida-
do de apartar su atenci6n, en este paso, de cuanto escribi6 sobre PI
terremoto y maravillas, determinantes de aquellas concurrencias de un
pueblo agradecido, y pinta el cuadro come efecto de sus sermones, ol-
vidados muy en breve. Mu6vese el pueblo por su fe y su piedad, con
mAs motive y raz6n si es pueblo curioso y novelero, porque esper%
del cielo protecci6n de seguridad en horas que teme el fragor de cuanto
antes vi6 y sinti6, y por to general del clamor, spiritual y corporal-
mente se extremeci6. Los sermones, por pat4ticos, por insinuantes que
sean, no produce el afecto del Animo que solicit con instancias verse
libre de los efectos de terremotos, como estos efectos que por dias a
todos mantiene con el alma entire los dientes, at canto de la pordici6n,












1V:1 Voto del Pntronnto de 'tra. Sra. de In* 3tereedes


pobres y ricos, libres y esclavos, que es suficiente, no
s6lo para el adorno de aquella ccopia de nuestra Reden-
tora, pero afin para sustentarse nuestros frailes, sus
alumnos.

"Intentamos los recienvenidos, conociendo el gene-
ral afecto con que seguian todos esta piadosa verdad y
la fe con que abrazaban la inmunidad de su limpia Con-
cepci6n, que la Ciudad admitiese por Patrona a nuestra
Imagen milagrosisima con voto expreso de su Inmacu-
lada preservaci6n; y aunque el Presidente Gobernador
de aquella Audiencia e Isla 5o lo contradijo, y con 61 al-
gunos Oidores 6o y validos (tan poderosa fu6 con ellos
la familiaridad del superior de los contraries 61), pudo
mis el afecto y devoci6n de los restantes, y asi la Real
Audiencia 62 y el Cabildo o Regimiento de aquella cris-

59 Don Diego G4mez de Sandoval, desde 1606. Por clerto que en
sus filtimos afios moro en una celda de mercedarios.
60- Oidores: Lie. Gaspar de NarvAez y Valdelomar, su titulo de
30-X-1604 ; -li. Juan Martinez Tenorio, que habia llegado a su des-
tino el 10-VII-1605;--lic. Rodrigo de ValcArcel, su titulo de 12-VII-
1614; despacho de emb., 9-III-1615. No habla Fiscal; el titular, lie.
Jer6nimo de Herrera, acababa de ser deportado a Espafa por orden
del Presidente G6mez de Sandoval, el 1-IX-1616.
61 No hay sinceridad en la pluma de Tellez. Las razones, oldas de
todos, con que dominicos trataban de impugnar a los de la Merced, no
tienen peso en T6llez para sefialarlas como causales de la abstenci6n
d!el Presidente y Oidores algunos; fuera reconocer fuerza en la dia-
I6ctica dominicana, siendo aquella abstencifn tan pesada para el es-
critor famoso; no el talent, no el ingenio, sino la maldad y trapa-
ceria habian de ser en la historic mercedaria la influencia puesta en
acto para estorbar el juramento de la preservaci6n. Al fin, para mer-
cedario, la culpa es de dominico en todas diferencias dominico-mer-
cedarias. Pero entire legos el talent estriba en no meters en teologlas
si los maestros discuten "hasta el asta". Y la jerarqula hasta entonces
no habla definido la doctrine. Fr. Jacinto de Soria habia side com-
pafiero del arzobispo DAvila Padilla; en la despoblaci6n de los pue-
blos de la banda del Norte intervino por cornsidn de don Antonio O-
rorio cerca de los retirados en el valle de Guaba para que los persua-
diese a la obediencia. Siendo Provincial (1608-10), procedl6 contra
Sor Leonor de Ovando en asunto de la cavilacitn de Osorlo, y por la
solemnidad eminentemente dura con que instruy6 el expediente, que-
<16 en situacidn de no servir para taco de la sandalia monjil de Sor
Leonor. A. G. I., E'crib. de CAm. 11B. Es el aludido por el mer-
cedario. Prior en 1611-13, y Provincial en 1614-17.
f;2 So admite el aserto, come en 1736 se reconocid el voto de la Au-
diencia. en fuerza de la tradicl6n. Este afio, queriendose saber judi-
cialmente si la Audiencia hizo dicho voto, orden6se sacar compulsa de













f Aeta Cdapitufat de fytka de PFrtrwatha, 1619


tianisima repuiblica, con fiestas y demostraciones re-
gocijadas y otra vez no vistas semejantes, la vispera
de su Natividad gozosa y tambien su dia, vinieron en
procesi6n a nuestra Iglesia y celebrando el incruento
Sacrificio (en que predic6 el nuevo Vicario General 3),
Ja juraron por inica Patrona 4 el ya reducido Presi-


los libros de dicho Tribunal, y sus results fueron como se sigue:
"Reconoclmlento de los Libros de Acuerdos.- En la Ciudad de
Santo Domingo en veinte y seis dias del mes de noviembre de mil se-
tecientos treinta y seis aiios, el Selior Licenciado don Francisco Ja-
Vier, de la Fuente y Santa Cruz, Oidor y Alcalde del Crimen de esta
l.eal Audiencia y Chancilleria, en conformidad de lo prevenido en el
auto del veinte del corriente, y acompaiiado de mi, el present Escri-
bano de Camara, paso a las Casas Reales, habitacidn del Sofior Pre-
sidente, Gobernador y Capit&n General, Coronel don Alfonso de Cas-
tro y Mazo, y, enterado dicho Senor Presidente del context del citado
auto, entreg6 al expresado Seior Oldor dos Libros de Acuerdos; eo
uno comenz6 en el ailo de mil seiscientos setenta y site, y el otro en
el de mil seiscientos veinte y ocho; y habiendo sido el voto que se re-
fiere por el P. Procurador del Convento de Nuestra Sefiora de la Mer-
ced en el de mil seiscientos y diez y seis, no se hall raz6n de l1 en
los enunciados Libros, aunque se reronocieron con todo cuidado, por
haberse comenzado el mas antiguo de los dos doce aaos despues del
* en que se hizo el voto; y el no existir otros Libros de Acuerdos mas
antiguos quizds provendrd de la polilla que acomete en esta Isla a
todo g6nero de papeles, que es inevitable, y a mayor abundamiento
me remito a los enunciados libros; y firm S. Sria. el Sefior Oidor esta
diligencia; de ello doy fe. Fuente. -Don Juan de Quevedo y Vi-
llegas, Escribano de CAmara".- A. G. I., Santo Domingo 264.
63 Fr. Juan G6mez, de cuyas prendas de gobierno so alarta Fr. Ga-
briel Tellez, por ser demasiado mozo para el cargo.
64 Acta Capitular del Cabildo de la Ciudad de Santo Domingo refe-
rente al Voto, cuya letra carece del soplo de vida que pudo haber to-
nido en raz6n de las circunstancias del terremoto y conmocidn del pue-
blo y su aslstencla y devoci6n ante la Virgen de las Mercedes. Obser-
vese la determinaci6n de la Natividad de Nuestra Sefiora, congruente
-con la 6poca del terremoto, y dia de la celebrari6n mercedaria, sin pa-
fabra expresiva del asunto de la "preservaci6n":
"En la Ciudad de Santo Domingo, en lunes, veinte y nueve dfas
del mes de agosto de mil seiscientos y diez y seis afios, se juntaron en
las Casas de Cabildo .a Justicia y Regidores de esta Ciudad, es a sa-
ber: Don Diego de CAceres Caravajal y Baltasar Tello de Guzman,
alcaldes ordinarios; y don Alvaro Caballero Pimentel, y Pedro Fer-
nandez de Ortega, y Luis Guerra de Alvarado, y Juan Orttz de San-
doval, y don Juan Fsrnilndez de Torrequemada, regldores, para tratnr
en las cosas del servicio de S. M. y bien de esta republica y uso de-
ella, y lo que se trat6 y acord6 es lo siruiente:
"En este cabildo se trat6 de hacker voto a la Natividad de la Ma-
dre de Dios, que es a ocho de sentiembre, reconocidos de los honeficfo
nque de su bendita mano se reciben, ofreciendose per sus esclavos, y
tomAndola por su Patrona e Intereesora con su bendito Hijo, para que
nos ampare y nos libre de los terremotos y temblors de tierra que
pueden suceder en esta Isla, y otros trabajos: para lo cual se acord6
por todos que se nombren dos Comisarlos en la formal que se han ho--
cho los demAs votes que esta Ciudad tiene, para que se le haga en












F1 Cloro er el voto de las llermeoe. dato nepatlvo


dente y sus Oidores y Oficiales 65 por su Chancilleria, y
por su Ciudad los Regidores, e6 ofreciendo costear per-
petuamente cada afio en semejante fiesta las que con
demostraciones generosas hizo y hace, que son las mis
festival y regocijadas que en aquella Isla se celebran. 67
T6llez ni dccumento conocido mencionan al Cabildo
eclesiastico en relaci6n con el voto de la comunidad de
vecinos; y esto nos fuerza a seguir adelante sin dar no-
ticia particular de cl6rigo alguno en el asunto.68

las manos de un sacerdote en la Madre de Dios de las Mercedes para
siempre jams, obligAndose a asistir a los Oficios divinos de Misa y
Serm6n, en forma de Ciudad, una vez en el afio, que es el dia de la Na-
tivldad de Nuestra, Sefiora, que es a ocho de septlembre, y fiesta que
hacen los religlosos de su Casa; y asimismo se acord6 que se haga
voto para siempre jams que en su vispera, aquella noche, se hagan
todos los artificios de fuego de p6lvora y otros fuegos de pipas y lu-
minarias, que es lo que se hace a los demas Santos; y otro dia des-
puCs se corran toros en la placeta de dicho Convento, y se hagan las
harreras necesarias para la dicha fiesta; y para hacer el dicho voto
y hacer las dichas fiestas por este afo se nombra por Comisarios al
alcalde Don Diego de Caceres Caravajal y a Don Alvaro Caballero
Pimentel y a don Alonso Fernandez de Fuenmayor, regidores, a los
cuales, y a la mayor parte de ellos, se les da comisidn en forma, y
para que se libre lo que se gastare en la dicha fiesta sobre el Mayor-
domo, el cual lo pague de los propios y rentas con libranza de la ma-
yor parte de ellos, refrendada del escribano del Cabildo y del dicho
Mayordomo, a quien se le pase en cuenta lo que asI pagare; leye-
ronse algunas peticiones; por ellas parecerA lo proveido., Y con esto
se acab6 el cabildo. Don Diego de CAceres Caravajal. Pedro Fer-
nandez de Ortega. Ante ml, Fernando Ruiz de Salazar, escribano
de Cabildo." A. G. I., Santo Domingo 264.
65 Contador: Antonio de Ordas, su tit. de 12-VII-1613.--Tesorero
interino (por defunci6n del titular, Santiago de Balmaseda), don Lope
L6pez de Morla; nombr. del Presidente de 20-X-1614. Oficiales de
la Audiencia: Alguacil Mayor, Baltasar L6pez de Castro y (Ponce)
Sandoval; Secretarios de CAmara, Agustin Gutitrrez y Alvaro PAez
Maldonado; Chanciller, don Juan Bcltran de Caicedo; Registro, Manuel
GConzAlez de Melo; Relator interino, Gaspar de Azpichueta.
66 Regidores: se mencionan en la nota 56 excepto Godfnez de Es-
cobar, que entr6 en 1617) y nota 64. Eran tambi6n: Francisco L6pez
de Almansa, Nicolks L6Oez de Ayala. Juan Civerio Mojica, Baltasar
de Sepfilveda; Alguacil Mayor de la Ciudad, don Francisco Rodriguez
Franco; Alf6rez Real don Juan Rodrfguez Franco; Depositarto Gene-
ral y regidor, Alonso Est6vez de Figueroa; Secretario, Fernando Rufz
de Salazar.
67 Por la letra del Acta capitular notaa 64), las fiestas de calle y
a expenses de Rentas y Propios, no eran diferentes en grado de las
que se haclan a otros patrons por voto (San Saturnino, San Pedro
de Mor6n, San Miguel ArcAngel) en vigencia. La devoci6n de particu-
lares harla lo demAs, para que fuesen como Tllez dice, sobreentendido
el inexcusable roncurso de los religiosos de la Merced.
68 Luis JerOnimo de Alcocer, en "Relaci6n sumaria del estado de
la Isla Espailola," en su referencia del Hospital de San Nicolas, di-










Cerftmen iferarfo-mnarinnar n Law Mercedes, 14f15

XIV.

Entre los regocijos y fiestas de la celebraci6n del
Patronato de Nuestra Sefora de las Mercedes, fu6 "no
menos c6lebre la de una just literaria que autoriz6 la
solemnidad can el cr6dito de los ingenios de aquel nue-
vo orbe"; escrib6 Tellez, omitiendo nombres.
Segdn uso y costumbre de celebrarse danzas en la
propia Iglesia de las Mercedes en las fiestas patronales
aquellos tiempos, coligese que este certamen se desen-
volvi6 en la iglesia, sin otra providencia que la de apar-
tar de ella cuanto, siendo de culto, desdecia de la calidad
del acto celebrativo, presidido desde luego por la alteza
superior de la imagen de Nuestra Sefiora.
Fr. T611ez, en obra de gratos recuerdos persona-
les, 69 dice de si que concurri6 en aquella just con dos
canciones, tres glosas, dos romances a lo rdstico y una
canci6n real; 6sta galardonada con voto, unanime.
Hace al intent del present studio el reproducir
aqu6llas relatives a la preservaci6n de Maria Santi-
sima; y con ellas engalanamos las paginas del present
studio con tanta mayor raz6n cuanto su reproducci6n
se hace en el mismo ambiente local que tenia el poeta
cuando se agit6 ferviente en honra de la Inmaculada
Concepci6n, en el mismo temple donde con paternidad
aut6ntica de emoci6n, por ventura 61 mismo recit6 can
toda devoci6n y calor sus poco felices versos.

ce: "Estd fundada en 6ste Hospital una Cofradfa de la limpinl Con-
cepelon de Naestra Seiiora.... todos los mins veeino: tienen devotion
de ser cofrades desta Cofradia clue hace fiesta solene a S de diziem-
bre a la llmpia Concepclon de Nuestra Sefiora." (Relariones Hi st6ricas
de Santo Domingo", E. Rodriguez Dem.orizi, v. I, p. 251.) Donde ya no
se dice "Concepci6n" a secas, sino "limpia Concepoi6n".
69 "Deleytar Aprovechando I por el Maestro Tirso d~ Molina....
Aio 1635. I .... I En Madrid...." Otra ed. en Madrid, 1677. Hay u-
tn tercera edicl6n.














Glosa primer. de Tirso de Molina, preriada.



Culpa original en qulen
FubI Madre de Dios, serial
Rlgurldad, si Maria
Es digna de tanto blend,


GLOSA.

El ser qulen, sin dependencia,
Es proplo de la sustancia
Que estd en la divina esencla;
Que es fInica circunstancla
Ser el quien por excelencia.
Y ansi, pues cuadra tambitn
A Dios ser el Sumo Bien,
Y el pecado es mal en suma,
No pondrA ninguna pluma
Culpa original en quien.

Este quien (que en la pureza
De Maria, mi esperanza,
Hizo clara su limpleza),
Se igual6 en una balanza
A nuestra naturaleza.
La eterna Sabiduria
Para esto eligi6 a Maria:
Luego esta c&ndida estrella
MAs limpia que el Sol (pues ella
I'u MIadre de Dios), seria.


Y si hizo el s6n concertado
De aquel dflo en un supuesto
Que el Verbum caro ha cantado,
No es bien que en ella haya puesto
Disonancia de pecado.
Conforme esta opinion pla,
SerA bArbara herejia
El defender que en pecado
Cristo en tiempo fu6 engendrado,
Riguridad, al Maria.


S61o harAn de su limpleza
Ejecutoria segura
Los dos, pues tienen nobleza:
Por gracla la Virgen pura,
Cristo por naturaleza.
Mil parablenes les den,
Pues son hidalgos los dos,
El porque es el Sumo Bien,
Y ella que, Madre de Dios,
Es digna de tanto bien.














58 Glosa sePnnldn, ide Tirso de MIolna. premIdaa



Culpa original en cuien
Fu6 Madre de Dios, seria
Riguridad, si Maria
Es digna de tanto bien.


GLOSA.

Aquel quien, a quien Luzbel
Se atrevi6, de quien no hay dos
Porque no hay igual con El,
Conforme el ,Qnin como Dios?
Que di6 triunfos a Miguel,
Hizo a su Madre tambien
Un quien sin igual, a quien
Nadie igualarse pudiese;
Porque ninguno pusiese
Cnlpa original en qulen.

No tiene ser el pecado,
Y por eso el pecador
A la nada es comparado,
Pues deshizo lo mejor
Que en 61 Dios habia criado.
Di6 el ser human Maria
A Dios, que le engendra y cria;
Luego si el pecado es nada,
La que (siendo preservada),
Fu6 Madre de Dios, seria.

Fu6 luego al darle ese ser
En el instant primero,
No pudo ser y no ser;
Luego ese ser verdadero
Sin culpa le vino a hacer;
Conforme aquesta fe mia
Yo ser castigo dirla
Del hombre bien merecido,
Si en culpa fue concebido;
Riguridad, si Maria.

El que tiene a Dios por Padre,
De quien horeda aquel ser
Que al Verbo es raz6n que cuadre,
iC6mo habia de querer
Hacer de villana Madre?
Nombre de Reina la den
Los que su pureza ven
Que, pues la culpa atropella,
Dios primero, y despues ella
Es digna de tanto bien.














Canrl6n. tie Tirso. lnI Nativilad de Maria Inmaculada 59



HermosTsima Aurora,
Luna jamAs menguante, siempre Ilena,
Sol, cuya luz ningdn planet iguala,
Pues todo el mundo en vuestra ausencia llora;
VengAls mil veces muy en hora buena,
Que ya con Vos no puede haberla mala;
Vuestra belleza y gala
Causa a la tierra espanto:
Los rayos son del sol, puntas del manto
Que os cubren con luz grata,
Chapines con virillas son de plata
Los de la Luna en ellas,
Y vuestro apretador son doce estrellas.
Con una entera saya
De came de doncella hab6is salido,
Y siempre ha de quedar la saya entera,
Que aunque della Su Alteza escogido haya,
Por ser tal, un gir6n para vestido,
Vestirse d6l sin que se rompa espera.
Jub6n de primavera
SacAis, Princesa hermosa,
Pues sois lirio, clavel, mosqueta y rosa,
Siendo trencilla de oro
La caridad que en Vos virgen adoro;
Y con tales trencillas
CausAis al cielo y tierra maravillas.
Con joyas infinitas
Os adorniAs de mil diamantes Ilenas,
Pues os da el Santo Espiritu sus dones,
Vuestras virtudes son las margaritas
Que penden (no de sartas y cadenas,
Que en Vos no hay culpa, ni ha de haber prisiones).
Pues Dios por vuestro medio nos perdona;
Y en Vos la Bula veo
Del plenisimo y nuevo Jubileo
Que absuelve a culpa y pena
Con gracia, pues estais de gracia llena.
Una paloma blanca
De vuestro ebirneo cuello, Nifia, pende
De infinite valor, que es infinita,
Y un Agnus Dei, que os hace noble y franca
Del pecho vil, que nuestra sangre ofende,
Que es Agnus Dei que los pecados quita;
Y en fe que solicit
El Rey como a su Esposa,
Que salgAis, Reina augusta, mAs airosa.
Los cielos cristalinos
Sus Angeles os dan para meninos,
Siendo vuestros archeros
Las jerarqulas, para engrandeceros.
Asombro de belleza
Sails a luz, para que el mundo os goce,
Pisando vuestros pies al Aspid fiero;
Y cuando os ve nuestra naturaleza,














.60 Romance "a lo rdstico". de Tirso de folina (fragmento)

Apenas por su hija os reconoce;
Que es ella nube oscura, Vos lucero.
En Vos busca primero
Aquel lunar o mancha
Que en el hombre sus llmites ensancha,
Con que nos parecemos
Al protopecador de quien nacemos,
Mas no hall en Vos ninguna,
Porque Vos, sin lunar, pisdis la Luna.
Si por pena prolija
Suele juzgar el parto que ha pasado
La que en vez de var6n una hija pare,
Con el parto dicloso de tal hija,
No cabe de content el monte y prado,
Ni Joaquin halla albricia en que repare,
Ni hay pobre a qulen no ampare;
Ana, de gozo lena
Remoza su vejez, pierde su pena,
Y el cielo, aunque es Septlembre,
Hace que Flora primaveras siembre;
Porque con alegria
La bienvenida demos a MARIA.


Y del romance a lo rdstico en honor de la Nativi-
dad de Maria, y en que pone satira en labios de un pa-
tin (fingiendo en l1 mas juicio prActico que en el do-
minico encopetado, su contender), se reproduce este pa-
saje, persuasive de la recia porfia que en vano podriase
hoy describir, siendo el campo de batalla lo sagrado de
los templos, y las armas pura doctrine en su fondo y
tajos y tiros de raciocinio en su forma:


Mi blen, guarded no os aojen;
Mas no harin, mi Polida,
Que vueso Padre, nueso Amo,
Cuando huistes concebida,
De azogue vos di6 una cuenta,
Que hu6 su gracia divina
Contra ell ojo del pecado,
Ddl vos soldemente limpia.
Que haya a quien desto le pese,
Y, por llevar su porfla
Adelante, nos reproche,
i Ya es mAs tema que doctrinal
Qu6 de mala gana diera
La gracia quien vos la quit,
(Si 1l huera Dios) a su Madre,
Pues con vos en puntos mira.











La Inmaculadit en el Ai o Cristiano del 1. Croisset 61

Dfgasme tfi el regat6n:
Aquesta prerrogativa
ISAcasla tf de tu bolsa,
Que tAnto mos la escatimas?
Pardiez, que eres hombre escaso,
Pues que la gracia limits
Que Dios da con manos largas.
Y que parece avaricia.
Al que es escaso, rapaces,
Correlde, dAndole grita,
Y cantad: ;Viva la Reina
Sin pecado concebida!

XV.

En el "Afio Cristiano" (del Padre Croisset, version
del P. Isla), al 8 de diciembre, hdllase una historic sin-
tetizada de la veneraci6n y culto a la Inmaculada Con-
cepci6n de Maria desde el siglo I de la Era Cristiana
hasta los tiempos presents; es un calido historical, en
que no entra enunciaci6n apreciable del asunto respec-
to de Espafia; y aunque aqui tampcco haya de darse
cabida a cuanto a Espafia toca, lo que se hizo ei confor-
midad de la voluntad del Soberano, considerado el am-
biente de aislamiento de esta tierra, fu6 apenas una
fulguraci6n de la piedad y de la fe con que en Espafia
se festej6 el gran acontecimiento de haber hablado la
Eterna Roma.

XVI.

Para entrar en la narraci6n del acontecimiento
insular en honra de la Inmaculada Concepci6n, es bien
de recorder el siguiente pasaje de la Bula Dogmitica
Ineffabilis Deus:
"Ipsi namque predecessors nostri suarum par-
tium esse duxerunt, et beatissims Virginis Conceptio-
nis festum, et conceptionem pro primo instant tam-











62 La DPel~trrc ein del Romano Pontifice Alelandro VII
quam verum cultus objectum omni studio tueri ac pro-
pugnare. Hinc decretoria plane verba, quibus Alexan-
der septimus decessor noster sinceram Eccleske men-
tem declaravit, inquiens: Sane vetus est Christifide-
lium verba ejus beatissimam Matrem Virginem Mariam
creationis atque infusionis in corpus fuisse special
Dei gratia et privilegio, intuitu meritorum Jesu Christi
ejus Filii human generis Redemptoris, a macula peccati
originalis pr.eservatam immune, atque in hoc sensu
ejus Conceptionis festivitatem solemni ritu colentium
et celebrantium".

XVII.

Felipe IV que, como heredero de su piadoso padre,
Felipe III, fu6 tenaz en la devoci6n a la Madre de Dios,
siendo de si propio tan remiso para dotar la nave del
inmenso dominio espafiol de pilots y sabios experts,
puede decirse que, por sus preces apretadamente cons-
tantes, fu6 grande parte para el triunfo definitive de
la Inmaculada. Hasta entonces la Iglesia no habia pa-
sado a actividad alguna, salvo a contener los ruidos en el
orden de las prohibiciones de tratarse el discutido pun-
to en pdblico, o fuera de las aulas conventuales y uni-
versitarias, y condenando una acre proposici6n de Bayo
que contenia el aserto de que Maria habia contraido la
culpa original, y que las miserias inherentes a la fla-
queza humana habian sido en ella efecto de haber estado
incursa en la mancha com6n de origen. Declaraci6n ex-
plicita, despu6s de lo asentado en el Concilio de Trento,
de no ser su intenci6n incluir a Maria Virgen entire los
contrayentes de aquella mancha, 6so es lo que Felipe
IV, con tanto celo solicitado, tuvo la dicha de conseguir










CUdula real de 26 de marzo de 1f62 63

del Romano Pontifice Alejandro VII, quien, por su bre-
ve apost6lico de 8 de diciembre de 1661, y durante la
telebraci6n de singulares fiestas en la Basilica de San
Pedro, declar6 al Orbe Cat6lico la doctrine y mente de
Santa Iglesia, de que se hace enuncio aut6ntico en el
pasaje arriba transcrito de la bula Ineffabilis, del Santi-
simo Padre Pio IX.
El mundo cat6lico salt6 de gozo, y los que se pre-
ciaban de serlo redujironse a la unidad de sentir con
el Pontifice que declaraba la mente de la Iglesia toda;
Espafia, con sobradisima mayor raz6n, se extremeci6,
y del uno al otro confin de ella las solemnidades maria-
nas quedaron libres para siempre de las arremetidas so-
fisticas de los contrarios a la creencia comfin sobre el
privilegio de redenci6n singular de la Madre singular de
nuestro Divino Redentor.
El 26 de marzo de 1662 fu6 expedida una C6dula
real circular a todos los Obispos y superiores religiosos
de Indias, con remisi6n del texto del breve. Por ella se
ordenaba que con la magnificencia y suntuosidad posi-
bles se diesen gracias a Dios por la consecuci6n dichosa
de la declaraci6n pontificia de la genuine inteligencia
que debia justamente darse a la mente de la Iglesia so-
bre la Concepci6n de Maria y el espiritu obvio de la li-
turgia de aquella fiesta annual del 8 de diciembre; y se
les exhortaba juntamente a que preparasen los ani-
mos de los fieles con la instrucci6n mis eficaz, vali6n-
dose del concurso de los sabios y pios religiosos de las
respectivas di6cesis, con el fin de que el pueblo pudiera
juntarse en unidad de sentimiento y de fe a sus guias
y maestros, y agradecer al Dador de tanto bien aquel pa-
so tan significativo para el adelantamiento de la univer-
sal creencia cat6lica a dogma de religion.












64 Lo (tominleflO llanadns

El propio movimiento peninsular persuadia al jura-
mento ptblico y solemne de tan santo Misterio, como e-
jemplo y espejo en que se mirara el clero todo, al pare-
cer, tan a la zaga en la Isla por hAbito de inacci6n; y por
la misma orden real quedaron los religiosos afectos a la
sublime obra,,en raz6n de Ilevar siempre el peso de los
piilpitos propios, demAs del de la Catedral, 70 de instruir
a los fieles en aquella doctrine, adelantandose con pala-
bras y obras en el abrir el camino para la glorificaci6n
de la Inmaculada Virgen Nuestra Sefiora.

Mucho iba de un tiempo a otro entire dominicos, o ya
por haberse ellos templado en su banderiza fogosidad
en lo que satiricamente habia denominado el P. T1llez
por boca de un hombre ristico, "tema" (en que dan los
locos), o ya por ser negocio flojo para su cr6dito de te6-
logos ir contra corriente para sacar tan deslucida hon-
ra (como penitencia), por gobernarse en este asunto

70 La inopia perdurante de competentes sujetos del Cabildo para
la predicaci6n y la aversion general en todos para predicar sin retri-
buci6n como premio del trabajo y esfuerzo personal, fueron dos caras
duras a que los sefiores prebendados habian de tender en los comien-
zos de cada aio para asentar en la tablilla pfblica la n6mina de pre-
dicadores de oficio en la Catedral. Uno di6 en el clavo para sacudir la
carga de todos los trabajados sefiores, y, en consecuencia, diOse ins-
truccibn a Pedro de MobellAn, agent de negocios del mismo Cabildo
en la Corte, quien present Memorial, exponiendo que el Cabildo ecle-
siastico de Santo Domingo era muy pobre, y que por no tener la mesa
capitular con que pagar estipendios de sermones, muchos dias de Cua-
resma no se predicaba a los fieles; que como los religiosos reciblan de
la real pledad el vino para sus misas y el aceite para la Idmpara de
sus iglesias, fuesen obligados (a hacerse dignos de tan liberal merced,
acudiendo, sin derecho a reclamo alguno) a predicar en la Catedral los
domingos, mi6rcoles y viernes de Cuaresma, y sefaladamente los do-
mingos de noviembre y de Septuagesima y QuincuagSsima y demas
dias de tabla. El fiscal, aunque uni6 en un mismo espiritu lo que an-
tes habla pedido el Cabildo para tomar en sI el oficio de cura de la Ca-
tedral y la Sacristfa mayor de ella, y su dolfn por la supresi6n hecha
de una canongla a beneficio de extraflo a su propio Cuerpo, opt6 el
no "retorcer el argument" cuando en otras pretensiones ponfa embara-
zos a dicho Cabildo, y apoy6 lisamente esta solicitud (10-V-1631) ; y el
Consejo la adopt, mediante acuerdo de expedirse Cedula por ruego y
encargo a los Provinciales de las Ordenes (?-VII-1631). Y desde en-
tonces los sermones sin estipendio de la Catedral estuvieron al cargo
rutinario de dominicos, franciscanos y mercedarios. A. G. I., Santo
Domingo 27A.












-I nrazobhsnm don Vranelseo de In Cnera NIaldonado


vueltos de espaldas a San Pio V, Pontifice que procedi6
del propio gremio, que prohibit en 1567 las discusiones
piiblicas contra la inmaculada Concepci6n de Maria, co-
mo lo hicieran aqui en 1616, reviviendo movimientos
semejantes que merecieron la reiteraci6n de aquellas
prohibiciones, una hecha por Paulo V en 1617, y otra por
Gregorio XV en 1622; o ya porque, como los francisca-
nos y mercedarios, recibieron directamente la misma fe-
liz nueva y el soberano exhorto para que instruyesen a
los fieles, y se rindieron sin repugnancia notoria. 7
Faltan noticias directs que guien la pluma en el re-
hacer el process de los preparativos enderezados para la
celebraci6n del juramento; bastan, empero, las referen-
cias pr6ximas y remotas, consentdneas con el asunto,
para poder reconstruirse algunas piginas de la Historia
Eclesiastica de la Archidi6cesis con la central personali-
dad de don Francisco de la Cueva Maldonado, de quien
escribi6 Nouel muy contra querer: "De los actos de este
Prelado no tenemos noticia alguna. Los documents que
hemos consultado no nos dan ninguna luz." 72
Don Francisco de la Cueva Maldonado, 73 arzobis-

71 Hay carta de fr. Pedro de Vargas, superior de dominicos en fun-
ci6n de prior, fecha en 15-XII-1662, participando a S. M. el recibo de
Cedula Real y Breve pontificio, celebraci6n hecha de la fiesta, etcetera.
Parece referirse a solos dominicos. A. G. I., Santo Domingo 2.
72 "Historia Eclesidstica de la Arquidi6cesis de Santo Domingo,
Primada de America", tomo I, pig. 271.
73 Prebendado en Santiago de Galicia, declase "Colegial mayor ac-
tual del Colegio Mayor de San Salvador de la Universidad de Sala-
manca"; sucedi6 en la Silla de Santo Domingo a don Francisco Pfo
de Guadalupe y Tellsz; presentado por el Rey el 27-III-1661; despa-
chos que Ilegaron a Roma el 1-IX-1661; despacho real para pasar a
la Espafiola, en mayo del propio afo; despacho de embarque, el 9-VII-
1661; salid de CAdiz con el nuevo Gobernador CarvaJal y Cobos y lle-
g6. su desembarco por la bahia de Andres, 17-VII y 31-VIII-1661, res-
pectivamente; tom6 posesi6n como Gobernador eclesiAstico por ruego
y encargo, el 2-IX-1661; fue preconizado, pero sus bulas quedaron sin
despachar hasta aclararse la falta de cr6dito de su apoderado para po-
der cubrir los gastos de expediente y demand por deuda instruida
contra dicho agent; fiat de S. S., 21-VIII-1662; ejecutoriales, 22-I-
1662; Cedula real para que jurase la observancia del Patronato reglo,
22-V-1662; presentaci6n de sus bulas y ejecutoriales en el Cabildo e-













66 Carta del arzohlspo al rey, de 15 de septfembre de 196T

.po electo, que regia la Iglesia de la Espafiola como gober-
nador eclesiastico de encargo del Rey, segfn costumbre
para que asi los prelados adquiriesen pr6ctica y ciencia
en propio ambiente en tanto les llegaban las bulas y se
consagraban, escribi6 a S. M., en su Consejo de las In-
dias carta (15 sept. 1662) en que, entire otras cosas, de-
cia con relaci6n a la celebraci6n ordenada:

"El Cabildo de esta Ciudad, siendo Presidente don
Bernardino de Meneses, jur6 y vot6 este santo Misterio,
imitando a las ciudades de Espafia. Yo, Sefior, estoy dis-
poniendo le vote y jure el Cabildo de esta Santa Iglesia
y Clero, como lo han hecho las Iglesias de Espafia; espe-
ro de Dios lo conseguir6, 74 y sera el mismo dia en que
celebra la fiesta de la Inmaculada Concepci6n de la Vir-
gen Santisima. No halle aqui tan fecundado esto, 7 co-
mo lo pens6, porque en esta ciudad e Isla s61o hay con-
ventos de Sto. Domingo, S. Francisco y Ntra. Sefiora de
la Merced. 76 Publiqu6 un edicto (aunque dejindolo vo-

clesiAstico. 25-IX-1663; juramento y toma de posesi6n de esta Silla,
27-IX-1663; consagr6le en Puerto Rico el obispo fr. Benito de Rivas.
y le inmpuso el palio, 15 y 17-VIII-1664; muri6 en su Iglesia, 15-X-1GC6.
74 Esta expresi6n convince de no haberse obligado a persona al-
guna para que jurase, por raz6n de la propia naturaleza de todo voto;
I'ero del context de esta carta es manifesto tainbion que, a pesar de-la
fuerza del breve pontificio, todavia era bien dificil lograr la unidad en
la verdad. El propio silencio sobre quinnes fueran renuentes, determi-
na que aqui no se haga pausa en ellos; poro a muy buen seguro que
para admitir en honor de si propios y de su decencia propia, cualquier
adulaci6n de cualquier insignificant, tales renuentes mostrarian, fina-
iuente agradecidos, su absolute conformidad aunque fuese sore falso.
75 Especie que es cierta en cuanto pudo colegir, versando el asunto
entire clirigos; pero A.c6mo explicar que el Cabildo de la Ciudad hu-
biese votado y jurado la defense de la preservaei6n "a imitaci6n do
las ciudades de Espafa", y ello (suposici6n) despues de la victoria
contra ingleses (1655)? Porque si se hizo por imitaci6n, y nada mis,
fu6 much hacer sin fecundaci6n por sermons a estilo de fondo come
los del P TOllez en otro tiempo, si es, como es, cierto que aquel reli-
gioso no fecund6 su doctrine en el Cabildo de la Ciudad, aunque tan
ruidosamente se explay6 en su empefio.... Pero no hemos dado con
document que corrobore lo que escribi6 este arzobispo (funci6n do
acci6n de gracias no es come voto y juramento en accidn de gracias)
y por eso tan magnifica especie para la mistoria no se junta a este
studio por no tenerse a la mane apoyo documentario.
7G 'Sin sentido obvio, come lo tuviera, si estuviese escrito: "con ha-












Pon Pedro de Carvajal y Cobls. President y Gobernador 67

luntario), concediendo cuarenta dias de perd6n a los
predicadores que dijesen en el principio del serm6n: A-
labado sea el Santisimo Sacramento y la Inmaculada
Concepci6n de la Virgen Nuestra Sefiora, concebida sin
mancha de pecado original; y a los oyentes que repitie-
sen las mismas palabras. En esto no hubo dificultad;
en los predicadores pocos son los que lo excusan." "

Muy diferentemente de como solia ser la corres-
pondencia entire el Presidente de la Audiencia o la Au-
diencia y el Arzobispo, vi6se ir a una y otra potestad
con un solo coraz6n, pues el Presidente y Gobernador
don Pedro de Carvajal y Cobos 78 y el arzobispo Cueva,
pasajeros en una misma ocasi6n de navios, estrecha-
ron la amistad que nada en el campo de sus respectivas
jurisdicciones pudo involucrar la baba de la "polilla"
tan apegada siempre a los constituidos en alto oficio.79

ber en esta Ciudad e Tsla conventos.... etc." El silencio del arzobispo
acerca de la parte que en ello tocaba al clero propio, es notorio.
77 Alabanza indirecta del comfn de los files, porque repetfan las
palabras del predicador, como 6ste las dijese.
78 Sucesor de don Juan de Balboa Mogrobejo en la Presidencia
de la Audiencia y Gobernaci6n de la Espafiola con titulo real de 11
de abril de 1661; di6sele licencia real para pasar a su gobierno el 4
de mayo del mismo afio; despachado por la Casa de la Contrataci6n
de Sevilla el 19 de julio siguiente, hizo el viaje en compafila del Ar-
zobispo Cueva Maldonado; lleg6 a la Isla el 31 de agosto, e hizo des-
embarco por la bahia de Andres, con cautela de no dar tiempo a su
antecesor para ocultar papeles que debia ver en la residencia a que es-
taba sujeto, y entr6 en Santo Domingo el 2 de septiembre siguiente
y el mismo dia tomo la posesi6n de sus cargos; ces6 el 26 de agos-
to de 1670 e hizo entrega del puesto y oficlos al sucesor Zayas Bazdn.
En 14 de abril de 1688 se expidieron uniforms Cedulas Reales, con
la orden de que este sujeto fuese hecho preso donde se le hallase, y
se remitiera a Puerto Rico para ser alli castigado por los muchos ex-
cesos que de algunos afos atrAs venla cometiendo en material de con-
trabando que se le hablan sustanciado por junio de 1686, y en la mis-
ma fecha se di6 orden al Gobernador de Maracaibo para que se apo-
derase de su persona, por tenerse entendido estaba en dicha Provin-
cia, a donde lleg6 en un navio que compr6 en Jamaica para hacer sa-
ca illcita de corambre. No pudo ser habido y por C. R. de 22 de sep-
tiembre se repitieron las mismas Ordenes a todos los Gobernadores do
Indias. A. G. I. ContrataciOn 5432, Contaduria 1068, Santo Domin-
go 197, 268.
79 Estuvieron desunidos: Figueroa y Geraldini; Maldonado y el
iledn Duque de Rivera; Vera y Fr. Andres de Carvajal; Ovalle y L6-
pez de Avila; Vega Portocarrero y Fr. Nicolds de Ramos; Osorio (A.)










Unf6n do Ias auforIdades real y ectesifitica en 1O662


Gracias a esta uni6n, pudo el arzobispo sin peligro
de emulaci6n adversa, ganarse la emulaci6n de Carva-
jal y Cobos cuando, habiendo reeibido en el mes de ma-
yo de 1662, directamente de Roma, remisi6n ganada
por su agent de bulas, un ejemplar del breve de Su San-
tidad, lo hizo traducir y, con la aquiescencia del Go-
bernador, publicar en la Catedral inter solemnia missa-
rum; mds al just, en la propia principalisima solem-
nidad de la Ciudad, dia de Corpus Christi, que fu6 en 30
de mayo, no conocida ni aun recibida la C6dula real de
26 de marzo anterior; publicaci6n que hizo, y lo decia en
.la misma carta que arriba se cita, so por conocer que
era la devoci6n del Rey; ocasi6n asimismo propicia pa-
ra otras demostraciones esenciales, como haberse orde-
nado por el Gobernador que a la serial que se diera, al
cabo de la lectura, la arcabuceria estacionada frente a
la Catedral y las naves surtas en el rio, y mientras la
tropa abatia sus banderas en honra de la Inmaculada
Concepci6n, hiciesen las salvas de estilo; porque en lo
demds, todo se dejaba en la espera de las 6rdenes de Su
Majestad.
Desde mayo, pues, hasta diciembre los esfuerzos
del prelado para unificar las voluntades fueron quizAs
continues para adelgazar el ndmero de los renuentes,
cuya reducci6n puso en las manos de la Virgen Maria,
y con estudiada exhortaci6n a los fieles, en el mismo
acto les encareci6 que los cuarenta dias de indulgencia
que el Padre comfn concedia, en su breve, a los que re-
zasen de rodillas las avemarias al toque de la oraci6n,
las aplicasen para merecer que en todo el Arzobispado

y D&vila yy Padilla; ChAvez Osorio y Pedro de Oviedo; Meneses Bra-
camonte y Guadalupe y T611ez; Balboa Mogrobejo y el mismo Guada-
lupe, La lista puede se4uirse para despu6s de Carvajal y de Cueva.
80 A. G. I., Santo Domingo 93.










Al toque de la Orarl6n. un mInuto de crneitn


fuesen todos los fieles de un solo sentir con el sentir de
la Iglesia sobre la Inmaculada Concepci6n. Stiplica tan
fervorosamente acogida que, desde el mismo dia de la
publicaci6n del breve en la celebraci6n eucaristica, vi6se
aqui, como antes en Sevilla vieron muchos, que toda la
ciudad de Santo Domingo, al toque de la oraci6n, guar-
daba tan profundo silencio como si fuese ciudad desier-
ta, y en la calle hasta el negrillo pequefiuelo, todos se
arrodillaban al rezo del Avemaria. Como lo hace cons-
tar este prelado en la carta referida.


XVIII.

La obligada relaci6n del prelado de dar cuenta al
a S. M. del cumplimiento de la Codula de 26 de marzo
"para tenerse por entendido", fu6 satisfecha con la re-
misi6n de un corto expediente, transunto de los tres ac-
tos sustanciales de la material con carta-aviso de dicha
remisi6n, instrument bastante de orden informative
por generalidad, insuficiente para la historic local cir-
cunstanciada. Eran aquellos tres actos: el acuerdo capi-
tular ordenador de la celebraci6n del juramento, el tex-
to hist6rico del motive religioso, y la certificaci6n del
juramento prestado. No conservAndose ya nada docu-
mental en el archivo eclesiAstico del gobierno y adminis,
traci6n y actos del arzobispo Cueva y Maldonado, faltan
aqui copias de las diligencias practicadas, tan intere-
santes, de la actualidad religiosa de aquella solemnidad,
esto es, noticia de la acci6n individual de cada designado
y la conjunta de todos, como en cr6nica, exponente efi-
mero de la piedad y de la fe explayadas para y en solo
un acto de religion pdblico y solemne. Con todo, el exa-










70 Aenerdo del Cnaildo elesifisftio, 5 die. 166ro
men del primero y tercero t6rminos del expediente ha-
lla material para la reconstrucci6n del hecho.
Resulta del primer t6rmino de dicho instrument
que el 5 de diciembre de 1662 por convocatiria, exten-
dida al propio Prelado, se juntaron los prebendados en
la Sala Capitular debajo la presidencia del Sefor Arzo-
bispo (que, en puridad, impuso su criterio, aceptado por
todos menos uno), hicieron el debate, se tomaron los
puntos conclusos, y de todo se hizo despu6s el acta, for-
ma instrumental de las conclusions, que Ilevaban nom-
bre gen6rico de "acuerdos del Cabildo".
Infi6rese de su context que una delegaci6n de los
prebendados di6 forma official a cierta inteligencia pre-
via entire el prelado y las autoridades reales y munici-
pales sobre participaci6n en la celebraci6n por modo ac-
tivo, conformando la conduct con los propios procedi-
mientos de S. M., que habia hecho con la Real Familia
el voto de defender la Inmaculada Concepci6n; comi-
si6n, que, pro-f6rmula, se consign6 con efecto de favor,
por conocerse de la cuenta rendida que el Presidente
y Audiencia toda, y la Justicia y Regimiento, en acci6n
de gracias por la Victoria contra ingleses en 1655 (me-
moria revivida con singular afecto por la remuneraci6n
en metAlico que a los infelices combatientes, hijos de
una tierra tan arruinada y triste, se habia practicado
en el curso de cinco jornadas de pagamento entire el 11
y el 19 de noviembre del afio anterior, en un scenario
tan extenso, animado y alegre como era todo el Ambito
de la plaza mayor), querian practicar el juramento; de
cuya resoluci6n se derivaba que la Misa del juramento
adquiriria calidad accidental de "fiesta de tabla".
En la formaci6n del acuerdo capitular fu6 parte
principal la aceptaci6n, ya conocida, del Cabildo ecle-









Juramento: el doniniigo. 10 de dicienibre de 1662


siastico del voto jurado, propuesto por el Prelado, la for-
ma del texto que habria de leerse para conocimiento ge-
neral de los motives del juramento (letra que parece
hecha por el propio Arzobispo, por el centralismo a qu(
tiende en uno de los compromises que los prebendadcs
suscribieron), y la fijaci6n del dia de la solemnidad
para el 10 de diciembre. Y fu6 acuerdo inducido de cir-
custancias relatives a la vida propia, aut6noma, de las
comunidades religiosas y de la Cofradia de la Concep-
ci6n, que no solamente tenian pleno derecho para so-
lemnizar sus propias funciones (es la Concepci6n In-
maculada de Maria Patrona de la Orden Franciscana, y
era tambi6n del Hospital de San Nicolas) con aquella
magnificencia possible por norma y por tradici6n, y even-
tualmente por gratitud a Dios con el progress alcanza-
do en la firmeza de la doctrine mediante el breve del
Papa, y por iltimo esfuerzo de oradores que simulti-
neamente avivaban en los fieles la devoci6n, con citaci6n
a la asistencia general en la funci6n catedralicia en uni-
dad pfblica de amor filial y de fe a la Inmaculada, y por-
que el acto solemn de Catedral era corona y meta de
todo aquel movimiento circunstancial, siendo cierto que
para brillar de prestado se debia estar a prestaciones,
sobre voluntarias, gustosas y sosegadas.
Consta tambi6n por dicho acuerdo que la Misa se-
ria celebrada con exposici6n del Santisimo Sacramento;
y que en ella habria serm6n (en olvido quien fuese el
orador, y presimese fuera el propio electo, comisionado
por el Rey para ejecutar la C6dula): que el juramento
seria piestado por los prebendados (los que en el mismo
acuerdo firmaron al pie del document que seria leido),
y por todo el clero secular present, cantores de capilla
y hasta el iltimo monaguillo; por el Presidente y Jue-










72 EI Gobernador, Vicepatrono Reglo de la TIlesIa Catedral
ces y demis Oficiales de la Audiencia; por los Regidores.
y Justicia en forma de Ciudad, Caballeros y demis ve-
cinos que quisieran; y que en adelante uno y otro Ca-
bildo, con expreso consentimiento conocido, tendria por
constituci6n propia y para siempre jams, que los miem-
bros nuevamente presentados para su recibimiento en
sus oficios, habrfan de prestar el mismo juramento. Y
en el acta se consign tambidn la noticia de haberse
de publicar un bando para que el vecindario todo a-
decentase el frente de sus casas, y las engalanase, y en
las dos primeras noches pusiesen en ellas luminarias, y
se animasen a demostraciones de jfbilo, y que Io propio
debian obrar los eclesiasticos por avisos que el prelado
habria de darles.
Y son todos los particulares del acta capitular, co-
nocidos por la sintesis de ella, segin el primer extreme
del expediente. *

XIX.

Bandos del 6 de diciembre de 1662.
En el acto ceremonial del juramento de Ta preser-
vaci6n de Maria Inmaculada, don Pedro de Carvajal y
Cobos ha de intervenir como representante real, ** en
quien, como en espejo han de mirarse: el Rey, por lo
que su lugarteniente debe obrar, y los vasallos por el e-
jemplo que deben imitar; y ha de tomar el mismo jura-
mento a cuantos hayan determinado hacer su propia
confesi6n jurada, como tengan oficios principles ema-
nados direct o indirectamente del rey o al tenor de las

Se reproduce mAs adelante: psg. 92 y sigs.
El Gobernador era Vicepatrono Regio y ejercia el oficio en los
casos que tocaban a la prerrogativa del Patronato de los Reyes sobre
las iglesias y eclesiAsticos de Indias. No se daba titulo al Vicepatrono
porque la ley preceptuaba que fuera el Gobernador de cada Provincia.











'TinnAd param I solemnidnd de la Inmaculada Cbncepel6n 73

leyes vigentes, y de los demds del pueblo en cabeza del
Cabildo de la Ciudad, que se ha asociado a la celebra-
ci6n, en forma de Ciudad como en cabildo abierto: Jus-
ticia, Regimiento, nobles Caballeros y hombres buenos.
Trompetas y tambores (en prActica traditional pa-
ra el anuncio de cuanto interest a todos por su natu-
raleza official rompen la march de los funcionarios, a
quienes toca hacer la publicaci6n solemne del bando or-
denado por la autoridad, previniendo la formaci6n de los
milicianos, o urbanos de la ciudad, cuya presencia a
pie firme frente a la Catedral tendri la misma fuerza
de ordenanza como en tropa del Presidio, en raz6n de
haber de intervenir en la solemnidad activamente la
misma persona moral del Soberano, en homenaje region
a la Soberana Sefiora, Madre de Dios y Reina de tierra
y cielos. 81 Fecha anunciada: el domingo pr6ximo veni-
dero, 10 del corriente.
Al band del Gobernador para el acto del 10 de di-
ciembre hubo de seguirse lecture del bando de policia
al propio fin para conseguirse el estado decent de aseo
las calls con el retire a sus chiqueros de chivos, cabras
y carneros, y limpieza y adorno e iluminaci6n de sus
casas en las noches vesperal y festival, y a entregarse a
las recreaciones licitas en semejantes acontecimientos

81 No conocido el texto de este bando. Puede equipararse, desde
luego, a otro del mismo Carvajal y Cobos, de 8 de julio de 1G66, para
la aclamaci6n de Carlos II; por el cual "mandaba y mand6 que part
el 25 de este mes de julip, dia del Ap6stol Santiago, acudan a sus
banderas los vecinos de esta Ciudad de las cuatro Compaillas [milicia-
nas] del Batall6n, sin que por ninguna causa ni pretexto falte nin-
guno a obllgaci6n tan precise, como se espera de tan leales vasallos
de S. M. Y para este dia y el consecutivo...... manda que todas las
rersonas, de cualquier calidad que sean, ee quiten los lutos y, pasados
los dichos dos dIas, se los vuelvan a poner conmo antecedentemente;
y que de este bando se saquen los testimonios necesarios.... y.... se fi-
jen en las calls pDblicas de esta Ciudad; y para que venga a noti.
cia de todos, se manda publicar". (Los lutos suprimidos en raz6n
[verosimil] de fausto, contra raz6n de nefasto: la muerte de Felipe
IV, conocida al mi.mo tiempo que la exaltaci6n al trono de Carlos II.)
-- A. G. I., Santo Domingo 90.













74 'obrexa de la FAbrica de la. Catedral

de jibilo national, despu6s del acto principal de la devo-
ta funci6n, y que cada uno del pueblo pusiese de si lo
que en su possible estaba, por tratarse de fiesta tan en
servicio de la Madre de Dios, en que tan interesada es-
taba la Ciudad,82 en voz de su Cabildo.


Consecuentemente, la Santa Iglesia Catedral debi6
decorarse con todo aderezo para la extraordinaria cele-
braci6n. Poca cosa, si en lo que iba del siglo y en lo que
ain restaba de su curso no podia ataviarse con las galas
y joyas y alhajas y prendas de los tiempos anteriores
a la afrentosa injuria que le habian inferido el Drake
y su chusma protestante. s3 Hasta el propio monarca ha-
bia encogido su mano, antes liberal, hasta el afio 1602,
despues de haberse enterado de la culpabilidad que en
el desastrado lance cupo a cuantos debieron defender
*

82 Los bandos pfiblicos sollan tener el mismo itinerario, con progre-
si6n a la extension de la ciudad; los de buen gobierno partian de la
Plaza de Armas, o explanada corta frente a las Casas Reales (Audien-
cia y residencia del Gobernador y CapitAn General) ; los dispuestos por
el Cabildo o Regimiento, de la Plaza Mayor, hoy de Col6n. En gracia a
!as "Seiloras Monjas", en las grandes celebraciones, el piquete do
bando, y los "pascos" de motive soberano, pasaban por delante de
los respectivos monasteries. El paseo del Sello Real enviado a la
Audiencia con ocasi6n del anuncio de un nuevo advenimiento, comen-
zaba en la Marina, hacia el recorrido y terminaba en la Audiencia,
pero el itinerario tenia ademas un curso adicional que comenzaba en
la casa morada del Alf6rez Real, portador juridico del nuevo Pen-
d6n Real, hasta la Marina, y otra adici6n semioficial desde la Audien-
cia a la dicha morada, donde el Alf6rez Real agasajaba larga y epulo-
namente a los magistrados, ediles, militares, y pueblo, dia que para
alguno de tales Alftreces se igual6 casi al de una bancarrota.
83 "2. Iten, si save que del tienpo antiguo, quando esta ciudad
estava en su prosperidad y riqueza y primera adornaci6n despues de
averse fecho este sancto temple y acavado, le avian quedado muchas
cosas ricas y muy buanas, como eran ymagenes, retablos, docel, relox,
canpanas, lanparas, organos, core y otras cosas anexas y necesarias
para la dicha yglesia, digan". Juan de Salazar, vecino de unos veinte
afnos a la fecha, y de 58 de edad. "a la segunda pregunta dixo que del
tienpo de los dichos veynte arios a esta parte, video tener la dicha sane-
ta yglesia grande adornacion, rica y sontuosa, con ricos retablos de
altares e ymagenes doradas y do grandes manos de artifices labradas,
de gran debucion a causa de edificio spiritual en los files xptianos,
lo equal manifestava la gran rilueza que esta tierra tuvo los tienpos
antiguos, pues tan costosos y lustrosos adornatos tenfa, y venfan offi-
ciales tan primes a fama de la riqueza por los dichos tienpos; y que












Los dos novenos (de los diezmos) del Rey 75

el dominio de la Corona con esfuerzos de abnegaci6n
y sacrificio de la misma vida; y cuando se movi6 a pres-
tar atenci6n a los reclamos del Cabildo eclesi6stico, hi-
zolo a media y proporci6n de la misera actividad de los
naturales en orden del fomento de sus granjerias y fru-
tos, concediendo a la fabrica de la Catedral los mengua-
dos dos novenos que le tocaban de los diezmos, tan esca-
sos y ruines como correspondia a la ocultaci6n de frutos,
obstinada practice de comerciar secretamente con ex-
tranjeros, indolencia en el blanco para dedicarse por si
al cultivo de la tierra, y otras causes que hicieron de la
tierra mas opulencia y feraz la mas pobre arruinada de
todas. 84 Hasta el afio de 1654 es cosa cierta que de tal
merced real a la fAbrica de la Catedral se hicieron quin-
ce prorrogaciones, cada vez solicitadas con exposici6n
de causes y motives de justificaci6n; 5 solicitudes dos

demaa de lo susodicho avia muy ricos organos en la dicha sancta y-
glesia doblados, y muy rico y sontuoso y calificado coro, sillas e asien-
to y lugar arcobispal y para los denas beneficiados, con sus rexas, edi-
flcios e pinturas e dorado e labor de canteria primo y vistoso, que
dava content a el pueblo en verla, y ansimismo avia relox, canpanas,
lanparas, docel y otros aparatos ricos y honrosos." (Y a la 3P pre-
gunta dijo que): "....y siempre a visto este testigo renovado y reedi-
ficado y crecido el ornato de todas las cosas preciosas que la dicha
sancta yglesia tenia, porque ay gran debucion y de generosos animos
en dar, y ayudar, proveer y adornar la dicha sancta yglesia, de manera
que antes yba en aumento el ornato y la debucion de los vecinos para
ello...." (De una informaci6n por testigos de los dafios que en la Cate-
dral hizo el Drake, de 18-III-1586.) A. G. I., Santo Domingo 94. -
A vista de diferentes reliquias que hasta el present se conservan, no
debemos en adelante aventurarnos a entender declaraciones, como la a-
qui citada, en sentido absolute de las palabras, sino, juzgindose ser to-
do cierto, si se consider en conjunto, o gensricamente, en realidad no
todo se perdi6 ni destruy6, porque especifica y objetivamente, siquiera
con merma o maltrato, hay cosas no perdidas.
84 Por el texto de la erecci6n de la Catedral se reconoce que la di-
visi6n de diezmos se haela en cuatro parties, y que, mencionada la dis-
tribucl6n y destinaci6n de dos de ellas, se manda: "Relique vero dune
parties quarter iterum in novem parties dividends decernimus, quarum
duas eldem Serenissime Maiestati. in superioritatis, & jurispatronatis
signum, futuribus temporibus percipiendas, & levandas applicamus, de-
cernimus, & declaramus." A. G. I., Santo Domingo 93.
85 Defn y Cabildo, previniendo la interrupci6n de la merced real
de los dos novenos, hablan solicitado en 1660 prorrogaci6n por doce a-
fios para conseguirla siquiera por cuatro. En el plan de mala gana,
el Consejo acord6 el envlo de una CAdula (su fecha de 22-II-1661) pa-
ra que el arzobispo informase sobre aquella pretefsi6n y diese noti-














g7 El rey culere recabnr sus dos novenos de los dlezmos

veces denegadas, y iltimamente en vias de interdic-
ci6n por perentorias necesidades de la Corona. s


XX.

Hagamos ahora una corta visit a la Catedral, ya
preparada con sus atavios para la solemnidad de mafia-
na, domingo infraoctava de la festividad de.la Concep-
ci6n. *

cia justificada de la cantidad a que ascendlan los dos novenos desde la
fltima prorrogaci6n, y de su inversion. Los tasadores pasaron al pre-
lado la certificacion de solo el aflo de 1659, alegando que las planillas
de los demis aios no estaban en estado. Montaron en 1659 272.000
maravedis, que haclan 8.000 reales y 22 mrs. El arzobispo arregl6 el
valor general con las demas rentas de la fAbrica y fiJ6 su cantidad
en 22.000 reales de plata, cuya distribuci6n enumeraba: en salario de
Mayordomo, pertiguero, cuatro cantores y cuatro monaguillos, se in-
vertfan en el afo 5.800 reales de plata; en gastos de Semana Santa v
-fiestas, 'apitulo de cera, vino, incienso, limpieza, etc., 5.800 reales,
porque en plaza era muy caro y escaso todo lo de iglesia; que en 1659
se gast6 en ornaments y ropa blanca 3.000 reales, y en reparos de
f Abrica, 2.500 reales; y que todo subla a 26.000 reales, hablendose su-
plido lo que no alcanzaban los diezmos de la erecci6n con los dos no-
Venos de concesi6n, con diferentes donativos de cl6rigos y de files.
(Carta de 22-V-1662.) A. G. I., Santo Domingo 93. Concesi6n
por cuatro aflos el 21-V-1663. A. G. I., Santo Domingo 1.
86 Por CIdula real de 19-III-1662 se orden6 al Presidente que re-
mitiese a la Contadurfa del Consejo de Indias los dos novenos de los
diezmos, cumplldo que fuese el tErmino de la Oltima prorrogaci6n he-
cha a la fAbrica de la Catedral, providencia obligada por las atencio-
nes de la guerra con Portugal. Esta C R. habase cruzado en el mar
con carta del prelado electo de 22-V-1662, y Oste hubo de escribir otra
(fueron varias con la misma fecha de 15-IX-1662) reforzando los mo-
tivos por la penuria inveterada de las rentas de la Catedral; que Bal-
boa Mogrobejo habIa consumido la moneda "mancerina" que habia co-
rrido, y ya no habla plata; que tampoco habia expolios de prelados
difuntos; que vino, aceite, cera, lienzos, etc., no podfan conseguirse si-
no a elevado precio; que no habla, como en otros tempos, quienes con
deliberado espiritu de devoci6n, diesen limosnas sefialadas para el sos-
tin del culto; demAs de estarse siempre muy trabajados de las results
del mal cumplimiento del pago de los diezmos, escasez de primicias,
etc. que todo se conjuraba para mantenerse los prebendados en inquie-
tud por el mal cobro de los diezmos, y el propio prelado parecidamen-
te a vista, del desgobierno domestico-administrativo de su propia casa.
- A. G. T., Santo Domingo 93. -- En la carta de 22-V-1662 hizo hin-
capi. el prelado para que la prorrogaci6n pedida por el Cabildo fnese
lor los doce afios para hacer cuatro cetros de plata y los cuatro ca-
peros que debtan asistir en las fiestas de S. M. y en las demas solem-
nes del afio, "porque no hay, y se sirven de dos que sirve una cofra-
dla, que son de hechura tosea". Ibidem. VWanse tambi4n las "Re-
laclones Hist6ricas de Santo Domingo", Colecci6n de E. Rodriguez
Demorizi, la Relaci6n de Alcocer, en el capitulo "Iglesias", pag. 219
del volume I.
Domingo infraoctava, dice el Instrumento, por ser el domingo si-











La Capllla Mayor de la Catedral 77

Esta Capilla Mayor, separada del resto del temple
por una reja de madera con canceles, consta de dos par-
tes: la del fondo, con piso superior al de la otra parte,
es el presbiterio, reducido; a la mesa de altar, de mam-
posteria, dieron los antiguos por retablo pinturas mura-
les que lo semejen; todo perdido, por la injuria de la hu-
medad y del calor, o por retoques de color sobre color,
sin arte y sin esmero. 87 Aqui, a la izquierda, o lado del
Evangelio, armase estrechamente para el Pontifical el
trono del Ordinario, cuando personalmente 61 ha de ser
el celebrate, y todo su aparato, en el tiempo que corre,
se reduce a un envejecido dosel, una silla de brazos, dos
taburetes y escafio. 8 El altar mayor esti ya compuesto
con candelabros, sacras, atril y frontal, todo de plata;
algunas de tales alhajas, suerte fu6 sin par suceso que,
por cumplirse en balanza el peso correspondiente al va-
lor de 25.000 ducados concertados con el invasor el afio
de 1586, se salvaran. En todo este tan limitado espacio
presbiterial han de moverse no mAs que los ministros
y sirvientes del altar y del Pontifice, sin interferencia
ni mezcla, no ya de legos que nada han de hacer, salvo


guiente al dia de la festividad del S de diciembre; pero la festividad
no tenla entonces octava ritual.
87 V6ase "La Catedral de Santo Domingo", por Luis E. Alemar,
grabado entire las pAgs. 48 y 49.
88 El trono que hoy dia se mantiene en la Capilla Mayor, provi-
dencla del extinto Mons. Nouel, recon6cese haber sido antes fragmen-
to notable de altar en anteriores tiempos. (Vease op. cit. de Alemar,
grabados que siguen a las pDginas 12 y 76.) Pero a la vez podrA
presumirse que para la formaci6n de aquel altar se aprovech6 cons-
trucci6n antigua, si es caso de poder identificarse ese trono actual, en
que esta grabado el afio 1540, con el trono prelacial del primitive coro,
el destrozado por los ingleses en 1586. El licenciado Castafieda, en u-
na relaci6n con curlosos cargo contra Fuenmayor (quien le habia em-
barcado para ante el Consejo bajo de partida de registro), escribi6:
"Tiene trazada una claustra en la Iglesia mayor de Santo Domingo,
claustraga que dizque quiere que se haga a costa de la fabrica, y quo
se hagan sillas en el coro, no estando la Iglesia proveida como con-
viene de ornamentos y libros, y habiendo hecho gastar en trees sillas
oue hizo en el coro mil quinientos ducados, poco mAs o menos...." -
A. G. I., Justlcia 58.













78 Prestaclones de ornaments preclosos la Catedraf,

estorbar el ritmo severe de los ritos y los movimientos
inherentes preceptuados por el Ceremonial de Obispos,
pero ni siquiera la clerecia convocada o espontdnea, cu-
ya presencia es absolutamente pasiva; su lugar est. en
el piano inferior del coro. Ornamentos y demis enseres
de altar y sacristia, ya esti todo en punto; lo que no es
propiedad de la fabrica, prestado lo han iglesias, cofra-
dias o conventos.

No reparemos much en la desnudez de los muros
de esta capilla; porque puede ser que alguno de los ve-
cinos tarde o temprano haga el bien de invertir bien
el caudal mal adquirido. 11

Estas dos tribunas que tan desgraciado arte y as-
pecto muestran, son hijas legitimas del consorcio inse-
parable que mantienen entire si el reducido recinto y
la pobreza centenaria de la fabrica.

89 Don Rodrigo Pimentel, mencionado entire los regidores en 1662,
alcalde ordinario de la Ciudad en 1683, fallecido el 25 de mayo de es-
te aflo.
El arzobispo Fernandez Navarrete al Rey en carta de 26-VIII de
1683: "En estos tiempos, aunque calamitosos, se ha obrado en esta
Iglesia cuanto ha sido possible. I-Izose un terno blanco, tres frontales,
patio de pfilpito, tres albas muy buenas, y una capa preciosa que yo
dl con otras cosillas, que vuestro Obispo de Caracas [dice de Fr. An-
tonio Gonzalez de Acuia, tambidn dominico] me habia enviado. Pu-
slironse celosfas fuertes y algo espesas en doce ventanas rasgadas
que estan cercanas a las b6vedas, en forma que no se impida la luz y
se estorbe la much agua que por ellas entraba; a otras seis bajas
se han hecho rejas de muy buena madera, conque parece otra la I-
glesia. Antes que falleciese don Rodrigo Pimentel [supra], me di6 dos
piezas de tafetdn listado de Granada para que se hiciese colgadura
para la Capilla Mayor, con dos piezas mAs de raso blanco la una, y
de morado la otra; coste6 la Iglesia la hechura de la colgadura, la
cual se estren6 dfa de Corpus [17-VI-1683]: la vista del dosel y al-
fombra de V. M., la caus6 muy alegre a todos; jamAs se vi6 la Iglesia
mis grave y autorizada que en este dia. A mis ruegos dej6 tambiIn
don Rodrigo dos mil pesos para hacer un retablo on el altar mayor;
para este fin se los pedl, esta ya comenzada la obra que se pudiera
haber hecho cien aiios ha." A. G. I., Santo Domingo 93. Y en o-
tra de 26-VI-1684, dice del altar: "estd ia acavado, ha salido mui her-
moso, remitase con vnas vistosas armas de Vuestra Magestad; esp6-
rase el oro para dorarle." Y de la colgadura dice "que coge today la
capilla mayor con site varas de alto y veinte y quatro de ruedo, que
es lo que tiene la Capilla Mayor". Ibidem.












El Altar del Juramento 79

En esta delantera de la Capilla, bajo de cuyo en-
ladrillado pavimento duermen (en espera del sonido de
trompeta apocaliptica llamando a juicio a vivos y muer-
tos) algunos descendientes del primer Almirante de las
Indias (a que se ha de juntar otro que mafiana mismo
hard juramento colectivo en honra de la pura y limpia
Virgen Maria 90), es costumbre que el Presidente de la
Audiencia, Gobernador Vicepatrono Regio de todas las
iglesias del arzobispado, y los ministros de ella, y la Jus-
ticia y Regimiento de la Ciudad, en las misas de tabla
ocupen puesto, y ain se queden a veces bien estrechog
y malhadados;91 porque si los dichos ministros coin-
ciden en estar casados y con hijas, y madre, y sobrinas
y entenadas, y sus hijas; a que pueden agregarse las
residents viudas de anteriores Oidores, y sus hijas....


90 Don Luis Col6n, mencionado en 1662 entire los estudiantes de
.hAbito talar, fuo hijo de don Luis Col6n y de doiia Maria Castellanos,
baut. en Catedral el 1-VI-1643; su defunci6n registrada en Catedral
el 17-I-1681 con estas palabras: "d. Luis Col6n, pobre de San Lazaro".
Su padre fu6 hijo de don Luis Davila Col6n de Toledo, que habia ca-
sado dos veces: primero con dofia Maria de Rojas y Guzm&n, hija del
Alguacil Mayor de la Audiencia Juan Francisco de Rojas (que lo fue
de Alguacil Mayor de la Audiencia, hom6nimo, y de dofia Isabel de
Grajeda, hija del oidor Alonso de Grajeda); y despues con dofia Fran-
cisca de Sandoval. Los registros parroquiales de Catedral de aquellos
tiempos se conservan fragmentariamente; dan noticia del segundo ma-
trimonio de don Luis Davila ColOn de Toledo, y de Crist6bal, bautizado
el 6-IV-1603. Don Luis Davila Col6n de Toledo, que tambin se de-
cia don Luis Col6n de Toledo, fue hijo de Luis D6vila Guillen y de
dofia Maria Col6n de Toledo, hija de don Crist6bal, cuyos padres fue-
ron los Virreyes don Diego y dofia Marla. Luis DAvila Guillen pas6 a
Espafia, y por various alos estuvo pretendiendo para su hijo don Luis
el Ducado de Veragua; era difunto en 1597. El mayorazgo de DA-
vila, institucibn de Francisco Davila en favor de sobrino Gaspar, pas6
de 6ste (que lo perdi6 por crimen), a Juan Daza Davila, marido de El-
vira Guillen, tambien DAvila; sucedi6 en el mismo el hijo Luis, mari-
do de la biznieta del Descubridor, y a su muerte entr6 su hermano
Juan Daza DAvila, marido de dofia Mariana de Benavides; sucedi6le
el hijo don Gbmez DAvila Benavides, y despu6s recay6 en don Juan, su
hijo, y, por morir soltero, pas6 a su hernana Maria Ana, mujer que fu6
de don Rodrigo (VI) de Bastidas, y se unieron en uno los dos mas no-
tables mayorazgos inhtituldos en la Espafiola. -El leproso don Luis
tuvo cuatro hermanos: Francisco (baut.), 19-V-1639; Miguel, 10-III-
1641; Francisca, 21-VII-1646; Elena, 6-III-1648.
91 Don Antonio Osorio abri6 puerta a la costumbre de colocarsa
la Audiencia, cuando el tempo de calor daba ocasi6ri, al centro de la
iglesia para cobrar el aire pasante entire sus laterales puertas.












80 La Capinf Mayor para Ins nunorfdndes

todo este mujerio sefioril, con sus alfombrillas, silliness
o catrecillos de labor y arte, cojines, almohadas, reclina-
torios...., manifiestamente por fuero illegal e intruso, lo
Ilena todo; bien advertidas con auto-avisos de vanidad4
y soberbia de la vida, para discutir a la mujer e hijas
del Teniente Rey, o del Sargento mayor, cuando lo hay
con ejercicio de gobernaci6n military, un palmo de a-
quella pieza; como que ya registra la historic que has-
ta las santas imagenes puestas en sus andas en ocasi6n
de cultos a ellas correpondientes, han side expulsadas
de esta Capilla mayor, en atenci6n a bravas demands
de alguna muy poderosa presidentta, o de las muy i-
lustres sefioras "oidoras". 92

En el centro de la nave central se ha levantado un
come altar portAtil; esti en 61 una imagen de la Limpia
Concepci6n, por ventura del Hospital de San Nicolas,
prestada per su Cofradia. 93 Y a los lados de este altar,.

92 "Hay aqui otro abuso: que siendo la Capilla Mayor tan estre-
cha que tiene doce palmos de ancho, ocupan la mitad el Presidente s.
el Audiencia, con sitial, sillas y almohadas de seda, que a(luT usan; y
la otra mitad todas las mujeres, con haber tambien Ckdula de V. M.
que manda que ninguna mujer, ni de Presidente, ni de Oidor, se slen-
te dentro de la Capilla Mayor; pero aqul no hay mas CMdula Real que
la que cada Oldor quiere que haya; y llega la ocupaci6n que causan en
la Capilla, que han echado de ella la Imagen de Nuestra Sfiiora que
se ponia en andas, y otras imAgenes de Santos Abogados y Patro-
nos, que en sus dias estaban dentro desde las vfsperas en medio de la
capilla, y ya no pueden estar. Tambi6n tiene mandado el Audiencia
que ninguna inujer Ileve a la Iglesia tapete, ni estera, ni tarimin, de
donde se sigue que masi no van a misa mayor en todo el ailo las mu-
jeres de esta ciudad. qie es gran fLstlma; y las muljeres y parientas
de los Oldores tienen todas alfomhra en la Capilla Mayor y cada una
dos almohadas de seda para sentarse y otras dos delante una sobre
otra, que parece sitial. Todo este desorden hay, y en hablando el Ar-
zobispo, dirAn que desautoriza a la Audiencia" (Carta de Fr. Agus-
tin DAvila al Rey, de 25-X-1603.) A. G. I., Santo Domingo 93.
93 Informe de la Audiencia, de 1757, da por extinguida esta Cofra-
dia en el gobierno de Castro y Mazo. En dicho tiempo el arzobispo
Fr. Juan de Galavis di6 en apretar tornillos, y a las cofradfas impuso
subordlnacien al Cabildo eclesiastico, quien, como Cura de la Cate-
dral, habia de gobernar las procesiones dentro de su felivresta con el
signo de su cruz procesional y ciriales, con mas la presencia de suJeto
delegado, moder:dor del acto vial; y, reconomido que fuera este dor"-
cho, el prelado abria su mano para que, mediando pacto, sustanclado












El Coro de la Catedral 81

un sitial a la izquierda para el Arzobispo, y otro a la
derecha para el Presidente, sobre alfombra vieja todo,
y various adornos breves ccncernientes.
Este Coro, que ocupa dos tramos intercolumna-
res de la nave central, con esa double hilera de macizos
asientos que lo rodean, estara bien todo de bote en bo-
te, con prebendados libres de ministerio de altar y pre-
lados y predicadores de las religiones en la fila superior
o alta;94 mientras que los cantores, presbiteros, comu-
nidades de frailes, cofradias representadas, estudiantes
y personal dependiente de los ramos curial y cural, ocu-
par6n lo demAs del espacio coral para obrar conforme
a ellos tocare para el acto de la procesi6n, a indicaci6n
del Maestro de Ceremonias.

Y todo el recinto del temple, salvo tener modestos
bancos para ancianos y d6biles, estA desembarazado de
sillas, reclinatorios, rodilleras, para no soliviantar' los
puntillos de honra, frecuentes y frivolos en otros tiem-
pos, que dieron la victoria al banco, por decision del
Real Consejo de Indias. Los asientos (taburetes) que

con honorarios rubicundos, quedasen redimidas de la sujecion corporal
u>t la procesi6n a aquella cruz parroquial procesional. La Cofradia de
lI. Soledad, como rondnclora del Santo Entierro de Cristo con esta-
ci6n en Catedral, pleite6 algin tiempo, y en los dias del arzobispo Al-
varez de Abreu, sucesor de Galavis, paso por el aro. La de la Concep-
ci6n hizo todo su possible para evadir la fuerza de una cedula real de
23-V-1734, ganada por Galavis para introducirse en el Hospital y vi-
'Itarlo de oficio; forcejaron mayordomos y diputados, y sucumbleron,
Sport no tener auxilio de la Audiencia, o porque, habi6ndosele nega-
do, el profundo disgusto les determinara a disolverse. Habla entire ellos
solidarios con parientes en otras incidencias con el propio Arzobispo y
este desgraciado negocio acabaria con tan venerable instltuci6n. -
A. G. L. Santo Domingo 317.
94 "Aprobamos y confirmamos la cogtumbre loable que ay en este
Cindad, seguida y observada por nuestros antecesores, de que a los
prelados y personas graves de las religiones se les de lugar en las si-
Ilas altas del coro, y en las procesiones entire los prebendados; y man-
damos se haga lo mismo con los compafneros de los sefiores Prelados
como se ha hecho con los nuestros y otros de nuestros antecesores, sin
que por esto se haya entendido jamAs se cause discontinuaclon o des-
union de un Cuerpo de Cavildo." (Segunda Sinodo diocesana, de
28-X-1685, tit. III, cap. 19) A. G. I., Santo Domingo 93.












82 Dfas de galas pfiblicas en Santo Domlngo

son preceptivos para el rito, no estorban; y las liberta-
des inherentes a la clase mujeril que tiene escudo en el
disimulo de todos, hardn como siempre hacen, para des-
quitarse de la soledad a que las obliga el aislamiento le-
gal que sus maridos, y ellas con ellos, deben observer
en el territorio todo de la Audiencia.

XXI.

Casas Reales y del Cabildo lucen en sus balcones y
portales colgaduras y tapetes de procedencia peninsu-
lar y extranjera; 9 la tribune del Cabildo eclesiAstico,
frente a la Plaza Mayor, no desmerece en comparaci6n
con lo mAs del vecindario: por aqui sibanas, por alld
colchados, y, a imitaci6n de la Casa del Concejo, las
Cruces de las calls (en algunos de sus cruces) adorna-
das estin con tiras y flecos y cadenetas de papel de va-
riado color."
Despu6s del toque de la Oraci6n y como adelantan
las sombras de la noche, van siendo iluminados los edi-
ficios principles, las torres .de las iglesias y casas del
vecindario: brilla la quieta luz en candelabros con pa-

95 La ruindad cr6nica de las Cajas Reales y de Propios de la Ciu-
dad de Santo Domingo di6 pie a que Audiencia y Cabildo secular, para
adecentarse en las fiestas de noble personaci6n official, atisbasen las
oportunidades de subasta de mercancias descaminadas para proveerse
de sedas, brocados, tisfies, alfombras, tapetes, candeleros, parabrisas y
otras cosas, a costo minimo, cauci6n hecha de que el pregonero o rema-
tista cerrase las puestas en cierto punto sobre que no recayese el car-
go por fraud en las residencias de cuentas, por soplo de "uno del
pueblo". De esta suerte se tuvo lo necesario cuando Contador y Te-
sorero tueron juntamente regidores por aquellos sus oficios. En cam-
bio, la Iglesia Catedral nunca tuvo auge decorante, si no mediaban
mercedes reales y donaciones particulares, 'como en estas notas se de-
clara bastantemente.
96 En cuentas del Ayuntamiento (tenidas a la vista) de tiempo
limitado en ocasi6n de residencias, hay capftulos de datas por compra
do papel en relaci6n con fiestas; era para el exorno de tipo effmero
a costa del Ayuntamiento, ta! como lo hemos conocido, que afn hov
dia lo practican los de corto haber, aunque en el arte se haya pulido
semejante atavIo, que todo fue y es ahora y siempre arbltrio de su-
plir con lo deleznable lo que la mala fortune no adqulere consistent.











Noches de galas pfibllras en Santo Domingo 83

rabrisas y por dondequiera velones despiden humo y
pestilente olor de sebo quemado; la vocinglera turba
de chiquillos y mozalbetes acude a los parajes en que
las candeladas se permiten si el terral favorece a des-
viar de la ciudad humo y pavesas y, como en coyuntu-
ras semejantes, alguna rondalla alegretea las calls prin-
cipales, si ya no es la misma que junto a la Catedral al-
ternaba sus cantatas y piezas lijeras de la festividad
ocurrente con el repique general de las campanas. 9T Y
en el tiempo intermedio desde el toque de la Oraci6n al
de la Queda (que en noches como 6sta s61o tiene efecto
para el cerrar de las puertas de la Ciudad, postigos semi-
abiertos con vigilancia soldadesca), mozas de buen tono
en compafia de parientes y galanes, se hacen visits,
precedidas de esclavos con sus jubones y zaragiielles de
servicio sefiorial, que portan linternas o faroles artis-
ticos que agracien el acto de la festival visitaci6n. 9"


97 Sc presume quo en 16C2 perduraba la costumbre que Fr. Gabriel
T6llez Intencionadamente refiere como espectAculo singular circuns-
tancial en honra de la Virgen de las Mercedes en el Misterio de la Con-
cepci6n de Nuestra Sefiora; los coros infantlles, o pequefias tunas de
muchachos, tuvieron Epoca de dilatada duraciOn, como las tunas ju-
veniles: y de las infantiles hay todavia reminiscencias en algunas ciu-
'dades de Hispano-amfrica, con giras callejeras en dias de Navidad y
con prop6sitos de galard6n; como tambicn hay vestigios de las ron-
dallas varoniles, aunque con ejemplares enajenados de motive reli-
gioso. A dichas tunas iba encaminada la intenci6n del legislator, cuan-
do en e! Sfnodo diocesano de 2S-X-1685, cap 79.del tit. V. mand6: "Y
porque se ha entendido que los m'nistros del coro, como son sochan-
tres y capellanes, siendo de su principal obligacion la residencia en 'l
a. las horas y otros ministerios determinados, suelen faltar con pre-
textos de acudir a entierros y mfisicas, mandamos que de aqui ade-
lante no falten del coro con ningun pretexto, pena de cuatro reales de
plata por la primera vez, ocho por la segunda y por la tercera la
que arbitraremos, y para ello nos dara aviso el que presidiere, y en-
cargamos al dicho president hava se ejecuten dichas penas, las cua-
les aplicamos a la fabricn de nuestra Catedral". Presumimos que la
supervivencia de las "dcrimas" fun solamente lo que quedo de la anti-
gua conexi6n que para las tunas mantuvieron mfsicos, cantores y "poe-
tas" populares.
98 En la vida ordinaria el alumbrado pfiblico se reducea a lampa-
ras votivas en algunas easas, y conventos. ante el cancel de la Real
Audiencia, en el puesto de guardia, y tal cual otra u otras de varia ao-
tividad dom6stica; el paclfico transeunte nocturno, para salvar beaches
secos o anegados, y eludir tropezones de ronda, por sl o por su escla-












84 Bailes y saraon

Las banderias entire vecinos principles, al presen-
te "activas" por haber Visitador que est6 averiguan-
do los hechos de mala gobernaci6n de dos'gobernadores
pasados, 9 facilitan la multiplicidad de los esparcimien-
tos de sal6n, comoquiera que sin embozo y sin sospechas
pueden juntarse amigos afines en comunidad de ardides
y trampantojos; y el vulgo, a quien nada le va que los
primates se descuernen, por diferentes cabos de la ciu-
dad, ya en las calls, ya en las casas, se entrega a la
diversion mas comfin de la hora: por doquiera suena el
tambor y con instruments mfsiccs sostienese prolon-
gadamente los bailes; por ventura ya habrdn pasado
los tiempos en que el temple se convertia en sarao, pero
corren los tiempos en que las salas de baile se decoran
pintorescamente con atributos del temple. 100


vo, se alumbraba los pasos; en las noches de luminarias cedla su pues-
to la necesidad al lujo y, entire gente principal, al boato. En toda casa
bien aderezada se tenla junto al portal el mataluz, aparato de lata o
lat6n de forma adecuada para matar hachas y antorchas. -Por aqtle-
Ilos tiempos la artesania contaba con el oficio de "candelero".
La vana ostentaer6n (que se anida por un igual en ricos y pobres,
sino que pobres se ridiculilan antes que ricos) en las ocasiones de
fiestas, se colige del mismo defecto en los entierros, cuando la escasez
dle dinero obligaba a dar las ofrendas en species cualesquiera, a vista
del cap. 19 del tit. VII del Sinodo diocesano de 5-XI-1683 (reforzado
por el cap. le del tit. V del Sinodo de 28-X-1685): "Ordenamos que en
los entierros se eviten profanidades y ostentaclones vanas que no pue-
den servir de socorro a las almas de los difuntos, ni de edificaci6n a
los vivos; en cuya atenci6n prohibimos que se Ileven en los entierros,
honras y cabo de aio, mds carneros, canastas y botijas que las que
han de dejar de ofrenda en las iglesias; por estar entendidos que,
concertAndose con los parrocos por algun tanto, Ilevan, por vana osten-
taci6n, muchas mAs botijas y canastas varias de los que les pagan, y
los curas y tenientes que lo consintieren, pierdan las ofrendas que re-
cibieren: la mitad de ellas para los pobres de aquella parroquia, y la
otra mitad para la fAbrica de la iglesia."
99 Visitador Sancho de Ubilla contra los piocedimientos de los ex-
Gobernadores ZAfilga y Balboa. Vease Oldores, pAg. 98, nota *
100 En el libro "Nuestra Sefiora de las Mercedes", del author, pA-
gina 43, y al texto de Fr. Gabriel Tellez sobre las fiestas octavarias pa-
tronales, done dice: "Todos estos dlas, por estar la santa Imagen
descubierta, estAn encendidos doce cirios blancos y doce velas de a
libra, en bland6n y candeleros de plata; y todas las noches hay saraos
y danzas en la Tglesia ...", se puso nota: "El autor (T1llez) dice que ta-
les danzas dentro de la Iglesia de las Mercedes eran de usanza en la
isla. No hemos visto en ningin document sefales de esta usanza, y
juzgamos que eran caso fnico en la ciudad, tan estrechamente ob-












10 de diclembre de 1662: eelebracl6n del voto y Juramento 85


XXII.

De Ia celebraci6n religiosa en Catedral no ha llega-
do hasta nosotros sino aquella part que tocaba a la ce-
remonia del juramento acordado de defense de la doc-
trina de la Purisima Concepci6n de Maria; y aunque
en realidad no fue del caso darse fe de lo que era co-
rriente en los particulares agents del rito y ni siquiera
de la prActica protocolar en elrecibimiento de la Real
Audiencia en Catedral, que todo se hacia siempre se-
gun el estilo establecido por leyes (salvo ciertas dife-
rencias que la costumbre, por una parte, y el relaja-
miento de la discipline, por otra, se establecieron, no sin
haberse en diferentes tiempos suscitado controversial
y discordias en el orden de competencias y de molestias,
como ocurri6 en la Espafiola repetidas veces),101 to-
davia se omitiercn enunciaciones que en papeles seme-
jantes relatives a solemnidades del culto se ven enu-

servado en respeto de la santa Imagen que presidia tales regocijos,
(lue su honestidad escapO a las disposiciones coercitivas de los Sinodos
de 1683 y 1685. Presumimos que estas danzas de caballeros y mujeres
veladas fueron bailey de figura. Ain hoy se observan estas danzas en
la Catedral de Sevilla, ejecutadas por los "seises" en las festividades dtl
Corpus Christi y de la Inmaculada ConcepciOn".
De los excess contra la moral cristiana da raz6n lo dispuesto en
-el cap. 39 del tit. V del Sinodo diocesano de 28-X-1685: "Porque pue-
den seguirse muchas ofensas de Dios Nuestro Sefior de los concursos
en casas particulares con el pretexto de hacer fiesta a la santa Cruz
de Mayo, a San Juan Bautista, y otras fiestas; prohlbimos que en nin-
Suna casa particular se hagan ni compongan altares para semejantes
iestas y concursos con ningfn titulo, de dia ni de noche, pena de ex-
comuni6n mayor late sententise, y de otras a nuestro arbitrio."
101 El gobierno de mas exacerbacl6n en materials de competen-
cias, en raz6n de rescates, fue el del arzobispo Fr. Nicolas de Ramos,
y por puntos de preeminencia y honor de la Audiencia, el gobierno
de don Antonio Osorio vs. Fr. Agustin DAvila Padilla, y con referen-
cia a expoliaciones, el de Gabriel Chdvez Osorio contra Fr. Pedro de
Oviedo. Asimismo el de los resentimientos por facultades reales y co-
misiones singulares, fu6 el gobierno del obtuso don Joaqufn Garcia
Moreno contra el arz. Portillo y Torres. Semejantemente, fueron riva-
les don Alfonso de Castro y Mazo y el arzobispo Fr. Juan de Galavis,
por no querer ninguno de los dos conciliar cada noche el suefio sin ha-
ter planeado una nueva molestia con que amargarse mutuamente la
vida, hasta que un burn dia concertaron dejarse de tantas necedades.










86 No hubo Misa Pontffleal

meradas. Asi, en esta fiesta del juramento se ech6 en
olvido la menci6n del orador y del canto solemne del
Te-deum laudamus y de la procesi6n catedralicia con
el Santisimo Sacramento, y por lo tocante a la Misa, tan
solamente aparece el nombre del dean don Pedro Se-
rrano Pimentel,102 celebrate, por no estar consagrado
el electo, pues en caso de consagrado hubiera celebrado
Misa Pontifical.
Es deducci6n correct que casi toda la ciudad se
congreg6 en la Iglesia mayor; y, aunque parezca extra-
nio, que la gente llana del pueblo, especial mulatos y ne-
gros, hiciese mayoria de concurrencia. No se entienda
que los fieles de clase media y principal fuesen pocos,
sino que de ninguna manera podian, fuera de ennoble-
cer el concurso por su calidad y la fiesta por inteligen-
cia de los motives con que se hacia, competir en nf-
mero, sin embargo de su excelencia de clase. Negros y
mulatos hubieron en dia tan grande de desplegar in-
sensata vanidad de trajes y vestidos. Su gusto y boato
en ello era ya patrimonio antiguo.
Desde los primeros tiempos coloniales, cuando pe-
quefios tejuelos de oro corrian de mano en mano en
funci6n de moneda, el vicio del lujo se hizo tan general
y con tan gravisimas results contra la santidad del
hogar cristiano, que nunca con mas raz6n se dijo que
el demonio era hembra. Subi6 de punto el embeleco de
vestir a cualquier costo, despu6s que en la Isla se es-
tableci6 una como pequefia Corte junto a la Virreina do-
fia Maria de Toledo, que, propiamente hablando, la pre-

102 DeAn don Pedro Serrano Pimentel, hijo leg. de don Pedro -
y de dofia Isabel [Lucero] de BIetances; baut. en Catedral por el ar-
zobispo Ddvila Padilla el 10-X-1603. Prebendado, sus ascensos: Racio-
nero, nombr., 23-VIT-1622; Can6nigo, tit., 26-VIII-1633; Arcediano,
nomb. y decr., 2 y 13-VIIT-1625, tit., 10-TX-1639; Deln, nombr. y
tit., 13-I y 28-III-1645. Muere el 3-III-166G.












El luJo de los vestidos entire nezros y mulatos 87

sencia de la Virreina lleg6 a no ser necesaria para que
el boato se explayase en cualesquiera regocijos; en el
hecho, la tal Corte qued6 desplazada por si propia de
toda concurrencia official, no ya por el desvio de los po-
derosos por raz6n de hacienda en oro, perlas y joyas
de subido valor, y por el resultado de tan dorado or-
gullo, como fu6 limitar a la nobleza a su esfera relu-
ciente cerca de los Virreyes, cerrando siempre contra
sus privilegios y prerrogativas (de que fueron hartos
los efectos de tal antipatia), sino tambi6n y muy prin-
cipalmente para estar a cubierto de la gangrena social
de la emulaci6n de lujo en gente de naturaleza ociosa,
rfstica, o plebeya.'03 Y fue raz6n para que families


103 Gonzalo FernAndez de Oviedo contra los vicios corrientes de la
Cludad de Santo Domingo, declaraba en 1544 ante el lie. L6pez de
Cerrato: "....y tan malo y perjudicial para esta repfiblica es los tra-
ges esorbitantes de sedas y carmesles que traen personas baxas y de
poca calidad, y sus' mugeres e cortesanos, oficiales y sus mugeres,
tanto que ellas traen mantos de tafetanes de seda y chapines de seda
e otras ropas de seda, todo junto, y de tal manera que una ducluesa
estarla muy bien vestida, y sus maridos y otros por casar, de poca
calidad, traen says y jubones, y afin algunas capas de damasgo e
terciopelo, o raso, o tafetanes de seda, y qualquiera trae espada con
vaina de terciopelo; hasta tanto que algunos roperos y alfayates quo
venden ropa vieja, o de aquel arte, tambien traen la vaina de tercio-
pelo, e muchos hombres baxos capas cuchilladas e aforradas en ter-
ciopelo, y zapatos de terciopelo negros y de colors, y aun algunos
cayrelados, y ast desta y de otras maneras que seria largo de dezir,
prozede ponerse en necesidad y gastar sus haziendas mal gastadas,
dando ocasi6n a muchos que tengan ruin vida con sus mugeres, e
continue guerra, porque no les dan lo que traen otras mugeres qua-
lesquiera, puesto que sean pobres y necesitadas muchas y muchos de
los que esta locura de vestir exercitan, y que las mugeres se ocupen
en esto y no en hilar, porque en toda esta cibdad no ay solas do3
ruecas que este testigo aya visto, aunque ay gran cantidad de muge-
res...." A. G. I., Justicia 62.
El Arzobispo Fr. Domingo FernAndez Navarrete, al rey; capltulo
de carta de 26 de agosto de 1683. "Vestldos de mulatos y negros. -
Ordename V. M. le informed sobre si hay que reformar en la demasia
y superfluidad de los vestidos de los negros y mulatos de esta Isla. He
predicado, Sefior, contra este abuso introducido en esta tierra y he ha-
blado veces sobre I6; y, si bien me acuerdo, dije en una ocasl6n a
vuestro Presidente, vi6ndole vestido de gala: Vuestra Sefioria y los
caballeros de esta Ciudad se hablan de vestir de estamefia para dife-
renciarse de los mulatos y negros. Telas en los armadores, camisas de
o!in y bretafias, medias de seda, tafetan double y las mejores puntas
de Flandes con otras cosas, i.qui6nes gastan mAs que esta gente? Las
guarniciones de MilAn y mantos de seda con puntas, las mulatas y
grifas son las que mis consumer. Lo que a veces he oido decir para












6 OJeada restrospectiva; lnuo y miseria

principles de la ciudad se conservaran libres de las ta-
chas que marcaban sello en las generaciones...... Con
que no se quiere dar a entender que, apart de promis-
cuaciones sociales (en que la igualdad de todos se esta-
blece en raz6n de la degeneraci6n de educaci6n en los
mnenos y el nfimero de los mas que consigue romper y
destruir la diferencia de classes tambi6n en la clase
de nobles o hidalgos semejantes vicios tenian carta de
naturaleza, rota a veces con la punta de la espada en
igual o en desigual contienda.104
Acab6se el oro, pero no el desorden en el vestir, ni
las deudas en raz6n del vestido, ni el juego por costum-
bre y hdbito. Para el fomento de tal vanidad todos sa-
bemos los arbitrios que se practican, lo que no todos
practicaron; pues como se acabase el beneficio de mi-
nas, el comercio fuese ninguno, la agriculture quedase
reducida a los brazos del negro esclavo y los esclavos
pocos donde las calamidades eran muchas o muy fre-
cuentes, como terremotos, plagas de insects, tempes-
tades de cicl6n, avenidas y anegadas por torrenciales
Iluvias, y su contrario de sequia persistent por afios
y aiios, cualquier terrateniente poderoso podia no te-

excusarlos es, que como la gente blanca es tan poca, necesitamos de
esta gente para las ocasiones Qcue se pueden ofrecer, conque conviene
tolerarlas y no desazonarles. Ellos son tan soberbios que, reonociendo
esta falta, suelen decir que dentro de pocos ailos vendra el gobierno
a sus manos". A. G. I., Santo Domingo 93.
Las dos representaciones antecedentes, que muestran la continuacl6n
nunca reformada del lujo, hacen ver cudn ineficaz fu la orden dada
al Almirante y Virrey don Diego en C. R. de Valladolid, 12-XI-1509,
para que atajase y prohiblese el uso excesivo de sedas y brocados que
se Introdujo en la Corte del Virreinato de las Indias, ciudad de Santo
Domingo.
104 Los homicidlos y asesinatos perpetrados por personas princi-
cipales en raz6n de venganza por adulterio, son relativamente pocos
durante la'epoca colonial. Mas numerosos fueron los lances y las fu-
gas o ausencias por rompimiento de esponsales; a la mitad del siglo
XVI el mayor nfimero de delincuentes lo da el juego, las pendencias
por embriaguez entire la gente comfn, y en todo tiempo el nfmero de
omancebados es muy crecido, tocando buena parte a la gente prin-
cipal, menos castigada por los alcaldes que la vulgar.











M chas mu.'eres espaiolas no pneden aslsltr a Ia celebracl6n 89

ner qu6 juntar en fecha tal ni la cantidad necesaria
para pagar deuda de 50 pesos, porque tambi6n lleg6 a
acabarse la moneda, y a darse la gente species por mo-
neda; arzobispo hubo que en el corral de su casa tuvo
horno de carbon para acudir a las propias necesidades,
y el arzobispo Cueva Maldonado cont6 al rey que nun-
ca sino aqui se hall en el caso de celebrar misa por es-
tipendio, y varies prelados dejaron de tener mis ser-
vicio que de uno o dos esclavos.... S61o por una vida
limpia y cristiana pudo ofrecerse en la ciudad multi-
tud de ejemplares families, sobre todo mujeres, que,
siendo de noble generaci6n, frecuentaban la iglesia sola-
mente antes de la salida del sol para cumplir con el pre-
cepto, por no tener vestido aparente con que presentar-
se a vista de las dem6s; lo y se presupone desde luego
que, en la fiesta que se narra, no pocas sefioras de acen-
drada cristiandad, a quienes justamente cabia un pues-
to de honra en la Catedral por su pobreza inmaculada,
dejasen de asistir, y que las del vulgo Ilenasen la nave
con la prestancia de sus vistosos trapos, costumbre tan
no desarraigable, que en 1685 el arzobispo Fernandez
Navarrete obr6 lo que pudo para dignificar el atavio
de las imAgenes santas, mas escasas de ajuar y ador-
naci6n que mujeres de tahures, malandrines y mer-
caderes, a quienes eclesiAsticos pedian de prestado pa-
ra fiestas ornatos que a aquellas hembras sobraban.106

105 "Y porque somos informados que asl en esta ciudad como en
los lugares de la tierra adentro hay muchas mujeres espafiolas tan
pobres que, para cumplir con los preceptos de la Iglesia. se valen de
pedir vestidos prestados, y les es dificil hallarlos la Semana Santa y la
de Pascua siguiente, por usar entonces sus duefios de ellos, de que se
sigue no powder muchas cumplir con dichos preceptos, etc." (Del Sinodo
diocesano de 1685, cap. 59 del titulo VIII. Y en el texto del Sinodo de
1683 se lee que tales seioras olan misa los domlngos y demAs fiesta
de precepto a la hora del alba, por ser la de menos notorledad para
estn1 vp"onzantes.)
106 "En conformidad y observancia del Decreto del senior Urbano













90 Concurrencla del elero secular y regular


XXIII.

Terminado el santo Sacrificio de la Misa, Gregorio
de Cabiedes, 10o teniente cura de la Catedral, subi6 al
pfilpito y en alta voz di6 lectura al instrument que con-
tenia el motivo de la celebraci6n; Autoridades, clero y
pueblo escucharon en pie, y acabada la lecture concer-
niente al Cabildo y personal eclesiastico, el escribano
pdblico de la ciudad, Luis de Casillas,108 ley6 el motive
del juramento con texto adecuado a la fe que habian de
prestar todos los del estado secular, y comenz6 la pres-
taci6n del dicho juramento en la forma consignada en
el acta, o segundo extreme del expediente; primero to-
dos los del clero con el Arzobispo a la cabeza,10 y en pos

VIII, mandamos que las imAgenes de Nuestra Sefiora, y de otros san-
tos y santas, por rico que sea el vestido, se componga sin modo alguno
que parezca profano y a uso del siglo, sino con la santidad y pureza
Gue las mismas Imdgenes piden, y no han de aderezar dichas ImT g?-
nes para los altares, fiestas y procesiones, con oro, joyas o cadenillas,
ni piedras preciosas del uso secular y que hayan de volver al uso co-
mfin y profano de los seculares, sino con los vestidos y adornos qu'
tienen reservados. Y declaramos que se podrdn pedir y poner las jo-
yas y adornos de unas imAgenes a otras, y rogamos y encargamos a
los RR. PP. Prelados de las Religiones ast lo ordenen y manden so
ejecute pues lo manda asi Su Santidad." (Del Sinodo de 1685, cap. 2?
del tftulo IV. El decreto que se cita, de 15-III-1642.)
107 Hijo de Juan de Cabiedes y de Maria de Balmaseda, baut. en
Catedral el 21-V-1626, con nombre de Juan Gregorio; estudi6 en el
Seminario-Universidad de Corj6n, pero el titulo de Bachiller so Ic did
en el centro dominicano, cuyas aulas, por defect de rents en el de
Gorj6n, frecuentaban los aspirantes al sacerdocio; teniente cnra de la
Catedral con nombr. de 27-1-1657; fiscal eclesiistico duranto la va-
cancia producida por la muerte de don Francisco Pio, con noinbr. d-
15-III-1660; Maestro de Ceremonias actual, y por eso toca a el dar
lecture al manifiesto. Su padre, capit6n, habia sido Tesorero real in-
terino en 1647 por nombr. que le di6 el gobernador don Nicolis de Ve-
lazco. A un su hermano Juan una bala de cafi6n, de las muchas que
lazco. A un su hermano Juan, una bala de cafi6n de las muchas que
tiraron los ingleses contra los defensores de la ciudad durante la in-
tentona de 1655, le arrane6 una pierna y despu6s Ia vida.
10S Hiio leg. del escribano pffblico Luis de Casillas y de Ursula do
Carvajal, baut. en Catedral el 17-VIII-1622 ; todavia en 1691 Luis, hi-
jo, ejercia su oficio de escribano.
109 Los.nombres que se dan en esta nota estAn tonados de una
list hecha por el arzobispo Cueva Maldonado en 1662, conio de suje-
tos del estado clerical, capaces de asistir con sus personas en la oca-
si6n de cualquier insulto de enemigos, de que se tiene aviso. La list
es de mayo, y se presupone que, en su mayoria, pudieron asistir a la
celebraci6n del voto y juramento:
Concurrieron con oficio o simple asistencia, respective: Prebenda-















Snperiores de las Ordenes: su aslstencla 91


el President de la Audiencia, Oidores, Justicias, Re-
gidores y Caballeros y vecinos. No parece que mujeres
hiciesen el juramento en el acto glorioso, incorporado
desde ahora en la historic de la Iglesia dominicana. 11


dos, bachiller Gregorio de Cabiedes, teniente cura de la Catedral.
- lic. Gaspar L6pez de Carrizosa, cura de Santa Bdrbara; lic. Miguel
de Villafafie. capellAn mayor del Hospital de San Nicolas; lic. TomBs
Ilodriguez de Sosa, capellan de la Fuerza real; licenciados Bartolome
G6mez de Escobar, Francisco Mendez de Salazar y Juan del Castillo;
bachilleres Baltasar Estevez de Figueroa, Juan Bautista de Saavedra
y Garcia de Ovalle; Juan Mufioz de Carrasquilla y Francisco de No-
boa, Capellanes; Luis Costilla de Nocedo, Manuel GonzAlez de Gue-
vara y Domingo de Echevarria (o Chavarri), Preceptores del Coleglo
(o Universidad de Gorj6n); Luis de Herrera, Pedro de Medina Del-
gadillo, Juan Martinez, Miguel GonzAlez de Guevara, Ambrosio Ro-
mnn, Francisco Caballero, Miguel de Cabiedes, Jose Sampayo, Diego
de Plasencia, Francisco Asensio, Benito FernAndez de Brito, Esteban
L6pez de Zamora, Luis de Cea, sacristAn mayor de San NicolAs, y A-
lonso de Salcedo y Estrada, Presbiteros. Manuel de Rivera y Diego
de Muros, sacristanes menores; Martin y Juan de Nava, Juan Puer-
toalegre y Marcos del Rosario, monaguillos. En el Coro sirvieron:
Juan TWllez, Maestro de Capilla; Andr6s Dionisio de Cea, Sochantre;
Antonio Garcla, Organista; Jos6 SAnchez de Hinojosa, Pedro de An-
drada, Luis Adame, Manuel P.rez Sardina y Gaspar Adame (con eda-
des entire 18 y 27 arios, y no se cuentan los de menor edad), cantores.
- Engrosaron el cuerpo de asistencia los estudiantes de habito talar
del Colegio de Gorj6n: doctor Juan de Solares, Luis de los Olivos, Die-
o IMadera (sacristAn de Santa BArbara), Juan Bautista de Andrada,
Pedro Nolasco, Francisco de Frias, Luis Mosquera Montiel, Francisco
de Medina, NicolAs FernAndez de Montesdoca, Pedro Ortiz de Sando-
val, Juan Antonio de Santiago Mosquera, Jos6 de Paredes, Juan Ro-
drfguez Gir6n, Juan de Torres, Ignacio de Bastidas y Avila, Antonio
Gir6n de Castellanos. Gregorio Sampayo, Alonso y Francisco Facundo
de Carvajal Quifones, Hip6lito Saldafia, Antonio Mosquera, Diego
Medrano, Luis Costilla, don Luis Col6n, Jos6 Lucena, Fernando de
Ierrio, Alonso de Lerma, Juan VAzquez, Francisco Gonz&lez de A-
raujo, Miguel de Villafafia y Antonio Sim6n de Heredia y Melo. Y
en lugar convenient se pusieron los estudiantes de traje seglar, del
mismo Colegio: Diego Mosquera, Francisco Saldafia, Pedro de Medina
y Almansa, Jose Silvestre de Carvajal, don Juan Solano, don Fran-
cisco de Tapia, don Juan de Valencia, don Lorenzo LiflAn, Diego Nl-
fles y Francisco del Rosario. Y estuvieron atentos a su propia obli-
gaci6n: Alonso Adame, pertiguero, y Bernardino Gonzalez, mayordoma
de FAbrica. iL I)ominicos: Fr. Alonso de Carvajal, prior exprovin-
cial; Fr. Pedro de Vargas, superior: Fr. Fernando de Plasensia, presen-
tado; Fr. Antonio del Rosario. predicador conventual; Fr. Raltasar de
Villafafla y Fr. Pedro Garcia, lectures; la comunidad canstaba este aflo
de 36 religiosos. Franciscanos: Fr. Mateo de Villarrasa, guardian;
Fr. Juan de los Reyes, vicario; Fr. Juan Travieso, definidor; Fr. Juan
de Silva, Fr. Mateo Cordero, Fr. Francisco de Santiago y Fr. Sim6n
Pallano, predicadores; la comunidad, 31 religiosos. Mercedarios:
Fr. Juan de Frias, provincial: Fr. Bartolom6 de Benavente. comen-
dador: Fr. Jer6nimo de Paredes, definidor; Maestros Fr. Diego de
Soto, Fr. Juan Mlosquera y Fr. Nicolas de la Concepcibn; eran 34 ra-
liEioros de familiar conventual. Jegnitas: Rector P. Jaime de To-
rres v P. Francisco Alvarez y 4 condjutores. A. G. I., S. D. 93.
110 Urbano VIII habia restringido el nfmero de las fiestas de am-











Texto del expelldeite. primer extremsp


XXIV.

Texto del expediente informative de la celebraci6n
del juramento y voto concepcionista:

"Yo, Juan Fernandez de Villafranca, Secretario de
los Sefiores Dean y Cabildo de la Santa Iglesia Metro-
politana de esta Ciudad de Santo Domingo y Notario
del Juzgado Eclesiastico de ella: Certifico a todos los
que la present vieren, c6mo estando en la Sala Capi-
tular de la dicha Santa Iglesia los Sefiores Dean y Ca-
bildo de ella, con quienes concurri6 el Illmo. Sefior Don
Francisco de la Cueva y Maldonado, Arzobispo de este
Arzobispado, del Consejo de S. M., acordaron en cinco
dias del mes de diciembre del afio pasado de mil y seis-
cientos y sesenta y dos, que, en atenci6n a los benefi-
cios que habia recibido esta Ciudad e Isla de la Virgen
Santisima y Madre de Dios, asi el ailo de seiscientos y
cincuenta y cinco en la invasion que el enemigo inten-
t6, y en otras necesidades y calamidades, trabajos y
enfermedades de que le ha librado, y otras que reco-
noce y experiment, demis de ser particular la devo-

bos preceptos en 13 de septiembre de 1642, y entire las que dej6 en su
primitiva fuerza no se juntaba la de la Concepci6n de Nuestra Sefiora.
Felipe IV suplic6 que fuese incluida entire las fiestas de guardar en los
dominios de Espafa, porque de tiempo inmemorial asi se observaba
en ellos, gracia que alcanz6 por document pontificio de 10 de noviem-
bre de 1644, de Inocencio X. Esta es la tfnica referencia que se hall
para antes de 1662 en Nouel (op. cit. t. I, pag. 269) acerca del culto
de la Inmaculada; y al tratar de este punto Nouel no ha hecho mAs
que utilizar datos de IernAez sin detenerse a aclarar que la fiesta de la
Concepci6n de Maria no era de ambos preceptos en toda la Iglesia Uni-
versal, y que Urbano VIII, restringiendo el nfimero de fiestas, dejaba
abierta la puerta para que las de precepto nacionales que se reclamasen,
entrasen en el cat'logo de las dispuestas por la Iglesia para los paf-
ses que justamente por esta via quisiesen seguir observAndolas de-
bajo la autoridad permisiva del Pontlfice Romano, no por costumbre o
tradici6n national alguna. La fijaci6n al 8 de diciembre no era, como
parece interpretarse lo que dice Nouel, cosa nueva para la celebracifn,
sino conformaci6n del dia festive en Espafia al dia del rito estableci-
do en la Iglesia Universal.










tistorlal del voto y juramento 93

ci6n de dicho Cabildo con la Virgen Santisima; de que
se hiciese voto por dicho Sefior Illmo. Arzobispo y
Sefiores Dean y Cabildo, cuyos nombres constant en el
voto que aqui va inserto, de defender la Inmaculada
Concepci6n de la Virgen Santisima, Madre de Nuestro
Sefor Jesucristo, concebida sin mancha de pecado ori-
ginal, y que se hiciera el dia diez de diciembre del di-
cho afio, que era la dominica infraoctava de su fiesta,
con toda la solemnidad possible, conforme a la orded
que se habia de dar al Maestro de Ceremonias, estando
descubierto el Santisimo Sacramento, celebrandose con
Misa y Serm6n; y para que hiciera el mismo voto la
clerecia de esta Ciudad y Arzobispado, obligAndose a
guardarlo en la forma y de la manera que se ha de es-
pecificar; y para que se hiciese saber a Su Sria. el Se-
fior Maestro de Campo Don Pedro de Carvajal y Cobos,
Caballero de la Orden de Santiago, Presidente de la
Real Audiencia, Gobernador y Capithn General de esta
Isla, y al Cabildo, Justicia y Regimiento de esta dicha
Ciudad, y que se les suplicase asistiesen a dicha fiesta
y hiciesen el mismo voto, juntamente con dichos Seiio-
res, o cuando elSefior Presidente y Regimiento deter-
minase, atento a que no le tenia hecho capitularmente,
ni puesto en sus libros por constituci6n perp6tua, por si
y en nombre de los demds vecinos de esta Ciudad, y
como se habia hecho en Espafia y otros Reinos, y S. M.
(que Dios guard) lo tenia mandado, y que hiciesen el
mismo voto todos los Capitulares que fuesen entrando
a ejercer sus dichos oficios antes de darles la posesi6n
de ellos; se di6 comisi6n a los Sefiores Can6nigos Juan
de Rivera y Francisco Diez Madera, y para de lo que
respondiesen llevasen raz6n a dicho Cabildo para que
se pusiese en el libro de 61. En cuya conformidad pa-










94 IIlstorlal del rofo y juramenfo
rece que, habiendo ejecutado su legacia los dichos Se-
fiores, respondieron que asi el Sefior Presidente como
los Seiiores del Cabildo, Justicia y Regimiento, habian
dicho que no s6lo querian asistir al voto y juramento,
sino que por si mismos en forma de Cabildo y Ciudad
le querian hacer, jurando y votando tambi6n de guardar
y defender que la Virgen Santisima Nuestra Sefiora
fu6 concebida sin mancha de pecado original, y hacerlo
estatuto perp6tuo por los que al present son y adelan-
te fueren y entraren a ejercer los oficios de alcaldes y
regidores, y que asistirian al voto con Su Seiioria Illma.
y demis Sefiores de su Cabildo. Y asimismo certifico
que el sdbado nueve del dicho mes de diciembre se ech6
bando por gobierno para que todos los vecinos, estan-
tes y habitantes, de cualquier estado y condici6n que
fuesen, pusiesen luminarias en festejo y regocijo de la
fiesta que el dia siguiente se habia de hacer; y con orden
de S. Sria. Illma. se di6 aviso a los eclesiasticos para que
las pusiesen en demostraci6n de alegrfa; y por uno y
otro estado se ejecut6 con gran lucimiento; y en con-
formidad de lo acordado se hizo el juramento y voto
el dicho dia diez de diciembre, a las diez del dia, en la
forma y de la manera que se sigue:

En el nombre de la Santisima Trinidad, Padre,
Hijo, y Espiritu Santo, tres personas y una divina esen
cia, y de la gloriosa Virgen Santa Maria, concebida
sin mancha de pecado original, y de los gloriosisimos
Arcingel San Miguel; Santiago, Patr6n de Espaia,
y Santo Tomas Ap6stol; y Santo Domingo Patriarca,
Patr6n de esta Ciudad e Isla, San Pedro de Mor6n y
San Saturnino, a quienes tenemos por Abogados; de-
bajo de la protecci6n de nuestro Santisimo Padre Ale-













Expedlente: Texto del voto y-J.ramento 95

jandro S6ptimo, Pontifice Maximo de la Santa Iglesia
Cat6lica Romana: Sea notorio a todos, que Nos el licen-
ciado D. Francisco de la Cueva y Maldonado, electo Ar-
zobispo de esta Santa Iglesia Catedral Metropolitana
de esta Ciudad de Santo Domingo de la Isla Espafiola,
Primada de las Indias; y los licenciados D. Pedro Se-
rrano Pimentel, Dean de esta Santa Iglesla, y Juan
Bta. de Olivares, arcediano; D. Melchor de Torres,
Chantre; 112 y Luis Jer6nimo de Alcocer, Tesorero,113
Dignidades; y los demis Can6nigos y Racioneros que
estamos presents y firmamos este juramento; estan-
do juntos en esta Santa Iglesia Catedral haciendo lo


111 El arcediano Juan Esteban Bta. de Olivares, h. 1. del alferez
Francisco de y de dofia Gregoria de Artiaga; hieto paterno de Es-
teban Rodriguez Buitrago y Maria de Olivares, madrilefios;.nieto ma-
terno de Juan Sdnchez e Isabel de Porras; baut. en Catedral, 19-III-
1603. Estudi6 en la Universidad de Gorj6n, su tit. de Bachiller el 15-
X-1623; Cura de Azua, tit. de 26-VI-1626; Ten. Cura de la Catedral
desde 1630. Prebendado, sus ascensos: Racionero, nombr., deer. y tit.,
26, 29-X y 20-XII-1639; Can6nigo, nombr. y tltulo, 5, y 28-V-1645;
Tesorero, 9-XII-1652 y 28-1-1653; Chantre, 30-V y 23-VI-1653, Arce-
diano, 6-XI y 22-XII-1656; Dean, 29-VIII y 24-IX-1666. Muere el
4-VIII-1668.
112 El chantre don Melchor de Torres, h. I. de Domingo de- y de
dofia Aldonza de Acevedo; nieto paterno de Melchor de y de dofia
Ana del Castillo; nieto materno de Baltasar Garcia y de dofla Aldon-
za de Acevedo, antiguos pobladores de la Isla; hidalgos. Naceria en
1603. Orden6se presbitero el 8-IX-1632; Visitador General del Arzo-
bispado en 1651 y 1654, como Provisor por don Francisco PIo Guadalu-
pe y TCllez. Prebenddo, sus ascensos: Racionero, nombr., deer. y tit.,
22, 24-XII-1636, 12-II-1637, entr6 en junio sig.; Candnigo, 13, 17 y
24-XII-1641; no Tesorero; Maestrescuela, nombr. y tftulo 10-VII y
3-VIII-1651, entr6 en 1653; Clantre, 7, 14 y 31-XII-1660; Arcediano,
tit., 30-V-1667, entr6 en 1670; Dean, nombr., deer. y tit., 3, 10 y 28-
X-II-1670. Muere en 1677.
113 H. leg. de Gaspar de los Reyes y de Emiliana de Ocampo; nieto
paterno de Bernardo de la Paz, procurador de la Casa de Contrata-
ci6n de Sevilla, y de Maria Ruiz; sus abuelos maternos antiguos po-
bladores de la Isla; baut. en Catedral el 29-X-1598. En una informa-
ci6n de servicios, de 30-XII-1625: "Si saben que el dicho Luis Jer6-
nimo de Alcocer es persona h8bil y suficiente, y que, por serlo, el Maes-
tro don Fr. Pedro de Oviedo, arzobispo.... le nombr6 per Catedratico de
la Catedra de tercera de Gramttica y Ret6rica de la Universidad de
Santiago de la Paz de esta ciudad, la cual al present lee con apro-
baci6n de toda ella, digan". Su titulo de Bachiller, en la de Gorj6n, el
14-1-1624. Ten. Cura de la Catedral desde 1625. Prebendado, sus ascen-
sos: Racionero. nombr., deer. y tit., 21-1, 18-II y 10-III-1626; Can6ni-
go. 6, 9 y 22-XII-1636; Tesorero, 5, 11 y 22-II-1661; Maestrescuela, 6,
10 y 28-X-1662. Muere en 1668.










Expedlente: Texto del vofo y jurnmu'nto


antes conferido y resuelto en nuestro Cabildo, unifor-
memente decimos que, considerando las muchas y gran-
des obligaciones que este Cabildo y Clero de esta Ciu-
dad tiene a la Emperatriz de los Cielos y Sefiora Nues-
tra, por los comunes y particulares beneficios que le
confiesa y particularmente en la invasion que el inglSs
intent contra esta Ciudad e Isla el afio pasado de mil
y seiscientos y cincuenta y cinco; reconociendo que la
honra de esta Serenisima Seiiora corre, pues ab aeterno
la escogi6 pl Padre por Hija, y el Hijo por Madre, y el'
Espiritu Santo por Esposa, Templo y Sagrario suyo,
a quien los supremos espiritus reconocen por Reina y
Sefiora; y todo el pueblo cristiano, alumbrado con la fe,
por Madre de misericordia, llena de gracia, consuelo de
todos los fieles, amparo y protecci6n del Cristianismo,
y que continuamente esti en el tribunal de Dios inter-
cediendo por el perd6n de nuestras culpas; con corazo-
nes humildes y devotos, pios y aficionados, la confesa-
mos, veneramos y engrandecemos en todos los Miste-
rios en que nuestra Santa Madre Iglesia la reconoce y
ensalza, y esperando a tener y career por fe su preser-
vaci6n del pecado original que la Santa Iglesia Romana
nos obligue con determinaci6n especial, como entende-
mos que por la misericordia de Dios y por los m6ritos
de su Santisima Madre lo hard; entretanto de comuin
consentimiento determinamos de obligarnos por voto y
juramento de defenderlo y profesarlo debajo de Ia ve-
nia y protecci6n de la Santa Sede Apost6lica, a quien
tuvimos siempre, y tendremos la debida obediencia,
como Cabildo tan cat6lico y religioso, siguiendo el ejem-
plo de nuestro Cat6lico y Religiosisimo Rey D. Felipe
IV el Grande, que Dios guard muchos afios, en la de-
voci6n y afecto de esta proposici6n, nos habemos que-










Expeditnte: Texto del voto y lurnrentn


rido juntar capitularmente en este lugar sagrado de
nuestra Igles;a Catedral de Santo Domingo, donde con
tantas veras se ha tenido y tiene esta doctrine y con
tanta devoci6n se celebra esta fiesta, para hacer el ju-
ramento y voto pfiblico que en nuestro Cabildo deter-
minamos; y asi, congregados capitularmente, en voz y
en vez de todas las Dignidades, Can6nigos y Racione-
ros de esta Santa Iglesia y Clero de esta Ciudad, pre-
sentes y ausentes y futures; considerando, pues, que
ab aeterno escogi6 Dios a esta Seiiora por Madre, la
preserve tambien de aquella culpa que todos los hom-
bres heredan de nuestro primero padre Adin, y que esta
santa y piadosa doctrine la celebran generalmente las
religiones sagradas y muchas la defienden por voto es-
pec:al, como tambi6n los santos prelados Arzobispos y
Obispos, muchas Comunidades y Universidades de Es-
pafia y otros Reinos, y sobre todo la Santa Iglesia Ro-
mana con fiesta tan solemne celebra esta preservaci6n.
como es manifiesto por las Bulas de los Sumos Ponti-
fices, y Oficios divinos que han instituido, y particu-
larmente la Bula que nuestro muy Santo Padre Alejan-
dro Septimo, su data en Roma en Santa Maria la Ma-
yor el dia ocho de diciembre del afio antecedente de
mil seiscientos y sesenta y uno, tuvo por bien de expe-
dir en declaraci6n del Santo Misterio de la Inmaculada
Concepci6n de la Virgen Santisima con clhusulas tan
favorables como deseadas y solicitadas para mayor glo-
ria, culto y veneraci6n de Nuestra Sefiora por nuestro
Cat6lico Rey y Sefor Felipe IV, conformes a la devo-
ci6n y de toda la Iglesia Cat6lica, mandando por su
Real C6dula, su fecha en Madrid en veinte y seis de
marzo de este present aio, que en hacimiento de gra-
cias se celebre fiesta per tan feliz determinaci6n, que














08 Expediente: Texto del voto y Juramento

el Cabildo de esta Santa Iglesia y su Real Audiencia y
Conventos de esta Ciudad han ejecutado,* y que para
alentar mA~ esta devoci6n, abriendo el tesoro de la Igle-


"Han ejecutado", esto es, no se ha interpuesto suplicaci6n y se ha
procedido a su cumplimiento. En carta del prelado dicese que los con-
ventos van sucesivamente hacienda la fiesta ordenada por la Cedula.
pero de tales palabras no se infiere precisamente que los conventos
hiciesen el voto, pues mercedarios lo tenlan hecho desde muchos aflos
atrAs, bien que pueda suponerse que los franciscanos lo hicieran tam-
bien; no asI los dominicos, que en el hacer de la fiesta daban cumpli-
miento a lo mandado; pues el voto era voluntario. Por lo que ataile
a los Seilores de la Audiencia, Oficiales reales, y dependientes del alto
Tribunal. nada se dice en la certificaci6n del acto; y cuando haya de
deducirse que, con efecto, tales sefiores siguieron el ejemplo del Presi-
dente, ello serla como particulars, porque la Cedula no hablaba con la
Audiencia; por eso se observe en la certificaci6n que a quienes primero
tom6 el juramento el sailor Carvajal fueron los alcaldes, desputs a re-
gidores, representatives de la Ciudad. Y cuando se quiera suponer que
los Oidores no hicieron el voto, el silencio sobre este particular, apoya
la conjetura. He aquI las noticias concernientes a los seflores de la
Audiencia, Oficiales reales, y oficiales del Tribunal:
Oldores: Licenciado don Gaspar VElez Mantilla, bachiller en cano-
nes, 30-V-1644; bachiller en leyes, 5-IX-1645 (titulos de Salamanca);
oidor: nombr., IX-1654; deer. y tit., 6 y 12-X-1654; licencia para ir
a su destiny y despacho de embarq., 9-X y 24-XI-1654; embarc6se y
lleg6, 13-11 y 8-IV-1655; muri6, 19-VII-1668; enterrado en San Fran-
cisco; -lic. don Diego L6pez de la Puerta, nombr., 29-VIIT-1653; de-
creto y tit., 25-IX y 12-X-1654; lie. de ir y despacho, 27-IX y 5-XII-
1654; vino con el anterior; promovido a la Audiencia de Santa Fe en
1664; lie. don Sancho de Ubilla: primero con tit. de fiscal, y lie.
de ir, 13 y 22-XI-1657; se le hace tambin oidor; nombr., decr. y tit.,
7, 21 y 23-VI-1558; despacho de embarque, y salida, 13 y 16-VI-1659,
con comisi6n de residenciar a Balboa Mogrobejo, oflcio que comenz6
a ejercer el 22-VIII-1659; orden real de no entrar como Oidor en la
Audiencia (27-V-1661) hasta que acabase la Visita; murid el 5-XI-
1665 y fue sepultado en la Catedral; don Pedro de Toledo Venegas,
nombr., deer. y tit., 10, 12-II y 6-III-1659; lie. de ir y despacho, 16-III,
y 5-IV-1659; no seguirfa hasta Santo Domingo sino cuando residen-
ciase al gobernador de Puerto Rico, y en la comisi6n muri6; lie.
oon Jacinto de Vargas Campuzano, nombr. fiscal, para alivio de Ubi-
lla, nombr. y tit., 17-VI y 24-XII-1658; lie. de ir y despacho de em-
barque, 24-XII-1658 y 17-1-1659; lleg6 a su destiny, 9-VIII-1659; su
nuevo oficio de Oidor (en calidad de supernumerarlo por defecto le-
gal de asistencia de Ubilla y Venegas), nomb., decr. ytit., 22 y 29-111
y 27rV-1661; oidor despues sucesivamente de PanamA y Santa Fe, v
\Alalde del Crimen en Mexico; habia estudiado en la Universidad de
Toledo: bochiller en cdnones por Salamanca, tit., 24-IV-1645; cate-
dratico en Salamanca y Toledo. Contador real, Diego Hernandez Ca-
marena; su titulo de future de Tesorero o Contador, primera plaza que
vacase, el 13-XII-1654: entr6 Contador; suspendi61e Zfiliga y Avella-
neda; repuesto el 3-IX-1659. No habia Tesorero titular en 1662, y el
Contador bacia sus veces. Secretarlos de CAmara: don Antonio de
-leredia, noble, natural de AlcalA de Henares; su titulo de 11-XII-163C,
lo renunci6 el 7-1-1676. Diego Mendez de Salazar, su titulo de 21-X-
1643 (aunque antes lo era interino por nombr. de 14-IT-1639): todavia
en el cargo en 1686. Chanciller, Antonio de Sampayo. desde 1651;
muri6 en el oficio en 1672. Algunall mayor (And.), Antonio Ortlz de
Sandoval, fltimo beneficiario en el dudoso derecho sucesoral al oficio,










Expediente: Texto del voto y uramento 99

sia, enriqueciesen de gracias e indulgencias a todos los
que la profesaren; deseando entrar en la parte de tan
grandes intereses, hacer este agradable servicio a la
Virgen para consuelo propio nuestro, edificaci6n de los
fieles y reconocimiento humilde que debemos a la que
es Madre de Dios y de todos los pecadores, delante del
mismo Dios Omnipotente, trino y uno, Padre, Hijo'y
Espirltu Santo, y de la bienaventurada Madre de Dios
y de nuestros gloriosisimos Abogados 114 y de todos los
Angeles y Santos de la Corte celestial, y de todos los
presents, que prometemos por testigos, juramos y
votamos que ahora y siempre afirmaremos y defen-
deremos que la gloriosisima Virgen Nuestra Sefiora
fu6 concebida sin mancha de pecado original, y que
nunca cay6 en ella esta mancha, sino que en el instan-
te de su concepci6n dichosa y de la uni6n de su alma y
cuerpo, fu6 prevenida de la divina gracia y preservada
de la culpa original y esto por los meritos de la Pasi6n
y Muerte de Cristo Nuestro Redentor que habia de ser
su Hijo, previstas ya en el divino Consistorio, por lo
cual fu6 verdaderamente redimida y con mis noble g6-
nero de redenc'6n que todos los otros hijos de Adin,
y que en esta verdad, y por la honra de la Santisima
Virgen, con la ayuda de Dios Omnipotente, viviremos y
moriremos; y para que sea stable, fire y permanent
para siempre jams, en esta Sta. Iglesia Catedral de es-
ta Ciudad de Santo Domingo hacemos estatuto y defini-
ci6n con toda la autoridad y poder que nos es concedido

merced real otorgada a Balta'ar 1L6pez de Castro Sandoval, por el ser-
vicio de su padre; titulo a Ortiz de Sandoval de 27-VIII-1660.
114 Como se dice al principio, referido a Santo Domingo, patrono
la Ciudad e Isla; a San Saturnino, abogado contra las plagas de hor-
migns; a San Miguel Arcingel, abogado contra las viruelas (Alcocer),
o contra la disenterlf (como se enuncia en cuentas del Ayuntamiento
g'astos en la fiesta votiva anua)) ; y a San Pedro de Mor6n, cuya abo-
gacla se desconoce cull fuese.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs