• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Half Title
 Dedication
 Table of Contents
 Errata
 Dos palabras
 Notas de un repatriado - Santiago...
 El legado de un marino
 Correspondencia "casi" privada
 Entre compadres
 Apuntes sobre la regeneración
 La información de los conspícu...
 Comentos y filigranas
 Conclusion














Group Title: Desastres y la regeneracion de Espana
Title: Los desastres y la regeneraciâon de Espaäna
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072559/00001
 Material Information
Title: Los desastres y la regeneraciâon de Espaäna relatos e impresiones
Physical Description: xiv, 208 p. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Rodrâiguez Martâinez, Josâe
Publisher: Est. Tipogrâafico "La Gutenberg"
Place of Publication: La Coruäna Spain
Publication Date: 1899
 Subjects
Subject: Spanish-American War, 1898   ( lcsh )
History -- Cuba -- Revolution, 1895-1898   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
Spain
Phillipines
 Notes
Statement of Responsibility: J. Rodriguez Martâinez.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072559
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 07909649

Table of Contents
    Title Page
        Page i
        Page ii
    Half Title
        Page iii
        Page iv
    Dedication
        Page v
        Page vi
    Table of Contents
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
    Errata
        Page xi
        Page xii
    Dos palabras
        Page xiii
        Page xiv
    Notas de un repatriado - Santiago de Cuba
        Page xv
        Page xvi
        La ciudad - Los jefes
            Page 1
        Defensas militares
            Page 2
        Llegada de la escuadra del general cervera
            Page 3
        El punto flaco
            Page 4
        Desembarco del enemigo
            Page 5
        Ataque á la plaza de Santiago de Cuba
            Page 6
            Page 7
            Page 8
        Capitulados
            Page 9
            Page 10
        Los campamentos
            Page 11
            Page 12
        Cabes sueltos
            Page 13
            Page 14
        Estadística - Todavia mas sobre las buenas disposiciones de nuestros generales
            Page 15
        Apéndices
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
    El legado de un marino
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Correspondencia "casi" privada
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    Entre compadres
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Apuntes sobre la regeneración
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    La información de los conspícuos
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
    Comentos y filigranas
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
    Conclusion
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
Full Text

J. RODRIGUEZ MARTINEZ


ZoJa baatsrss

ii la r cna rarifn


(4 sp#iana



RELATOS E IMPRESIONES




LA CORUNA
Est. tipogrifico (La Outenberg)
CALLE DE LA BARRERA, 19
1899










[n kulrn IR -rqmrkh hiidn d Eqman














Dedica este modesto traajo los viruosdi
y eminentes republicans D. Nicolds Salme-
ruJn y Alonso, D. Francisco Pi y lar gall y
D. Jose M." Lsquerdo, su admirador

EL AUTOR.


















INDICO



PAGINAS

bOS PALAi3RAS ..........
NOTAS DE UN REPATRIADO.-SanOtiag de IC.uba.
I.-La ciudad . . 1
II.-Los Jefes ... . t
III.-Defensas militares . .. 2
IV. -Llegada de la escuadra del general Corvera ... .
V.- El punto flaco . . 4
VI.-Desembarco del enemigo. . . 5
VII.-Ataque a la plaza de Santiago de Cuba . .
VIIl.-Capitulados. . . ... 9
IX.-Los campamnentos. ..... ... 11
X.-Cabos sueltos . . .
XI.-Estadistica . .. 1
XII.-Todavia mias sobre las buenas disposiciones de nuestros ge-
nerales..... . .. 15
Apindices.
Salida de la escuadra del general Cervera 10
Objetivo de la salida . . .. 13
A pindice segundo.-Weyler . ...... 1
Epilogo.-Como se perdi6 el crucero"Reina Mercedes,, 2
EL LEGADO DE UN MARINO.- Nuestra carter.
La Escuadra "embotellada,,. . .... 3.
El mandate de salida. . .. 33
El desastre.
Como empieza. . .. . 33
Combatiendo. . . . ... 31
"Arria bandera,, .. . . 35
Otra victirna. . . 36
Vencidos . .. 37
Hermanos en la desgracia . . 38
La triste noticia . 38
Nobleza .. ........ ........ .. 89
Nobleza . 39
Como acaba ............... 39
TrIs de almirante, "almirante,,.
El parte de un sustituto . . .. 41
Peripecias desastrosas . . . 42
El desenlace . 43
Los grande pequehos.
El "Furor,,. . .. 44
El "'Plut6,,. . 45








Viili.
PAGINAS


Habla Sampson.
Para Washington ... . . .. 47
De recepci6n . 48
El principio del fin . 49
Sigue "la caza,,. . .. 50
Los guardianes . . 51
Para terminar . .. .. 52
Los restos
De exploraci6n. . . . 54
Consecuencias . 55
Triste estadistica ... ..... ... .. ... 57
De potencia a potencia. . ....... 59
Fuerzas enemigas . 61
CORBESPONDENCI "CASI,, PRIVADA.-( fMonsiettr Quixotes.
"Introibo ad altare Dei, ..........
"Acabada la epistola,,... y va otra . . 67
Y sigue otra... . 69
Y otra mas. . 71
Despues de... lo dicho .. . .... 7
El parche iltimo . 75
ENTnre COMPADRES.--Coneiena el jiueo.
iiiNos matamnos!!! ..... . ... 79
Hay que mirar por la familia.... . .... 79
Intermedio .. . .. 8.O
Lo dicho: ih morir! 8
"Julian: que tids madre,, . . .81
La tapadera . . ... 81
'"El acab6se,, ... .. ... 81
APUNTESSOBBE LA REGENERACI6N.
La regeneraci6n .. . *.. 85
Al Pueblo 87
La canalla . ........... 87
iHip6critas! . . .88
" Hay que distinguir!,,. . .. 88
For of struggle (La lucha por la vida) . . 89
Las classes directors . 89
Las'partidas y los partidos .... . ... 91
El militarism y la iglesia ... . 93
La instrucci6n, la clase obrcra y la teocracia . .. 96
La Prensa y la Opini6n ..... 9
Antes de la guerra, en la guerra y despues de la guerra 103
tQue sucedi' en la guerra? .. . ....... 105
Intuici6n popular . .108
DespuBs de la guerra . 109
Post nibila Fcwbus. . .. 110
Rumores. . . ...... 111
El Regreso . 11
Carne de patria.
Meditaci6n . 114
La Ilegada . ...... 114
Visita y reconocimimiento . ... 115
El iesembarco." . .. ....... 116











PAGINAS


Patriotismo y Justicia . . * 117
Romanticismos internacionalcs. . 119
El desastre de Cavite . ......... 124
Desde Manila . . . 128
Consecuencias de la guerra y preliminaries de "La Paz,,.
El protocolo . ..... 130
Las credenciales . ... ....... 131
Tratado de paz, . . * 1 33
Ramillete p6stumo de moralidades espaflolas . .. 187
Liquidacidn.
Oido a la caja... isefiores burgueses! . ... 139
iOtro cuadrito! . 141
iY... otro! -. . .. 142
Y v .. otro 14
,Y ahora? ;Ahora un... Museo. . .. 14
&oluciones ..........146
Ligas... y media ... ...... .. 147
LA INFORMATION DE LOS CONSPICU:OS. --Habla la part contrqria. 140
Sagasta . .. .. 15,1
Ctnovas . 151
El de Tetuan (Duque "cadet") ..... .1. 1.52
Vega Armijo ............. 154
W eyler 154
Canatejas .... . 1.... 54
Silvela .. .. .... 163
Castelar. 161
Maura ...... .... ......... 161
La parte fiscal . . * 166
"Ignotus" .. . 166
Cajal .. . .. 166
Piernas . . .. 172
Habla la defense ................ 172
Salmer6n ... ....... 17
Pi y Margall.. .... . 1.......
Benot . ....... .... * 180
COMENTOS Y FILIGRANAS.
Alzadas la garantias .. . 186
Otra filigrana ............. .. 18
Imagen de la muerte. . ... * 187
Puntos filipinos .. .... ....* 18
Indisciplinados.. . ........ 188
La Comisi6n de Paris. . 189
MAs sobre la prensa ........ 190
El Regionalismo . * 194
La Asamblea de productores . .. ... 195
Asi se empieza ... *. * 197
Final comento .. * 199
CONCLUSIONES... ............ 199
El feminismo ... ** *............ 203
Los actuales desastres . .. .. 207























"El buon sentido del lector,,-frase hecha, y sancionada poir tina antigda
y bue-a costumrbre-bastarA para salvar, de seguro sir ningin esfuerzo, los
ern ores 6 deslices, pocos 6 muchos (no pocos, probablemente) contenidos en
este iibro. La preeipitaci6n con quo va echo bien puede disculpar ciertas
iniucias. nunca absolutamente inevitable. Por oso nos limitamos A hacer-
nos cargo tan s6lo de dos escapes que no tienen escape.
En cl apartado "Romnanticismos internacionales,, pagina 120, linea 2.a~ l.
pluma, mas que volando, se fue, y citamos al sinfortunado Presidente de la
lIepub.ica, Sadi Carnot" cuando el citado debiera ser su digno sucesor Fhlix
Faure, reciente 6 inesperadamente muerto en Paris. Falta crasisima de eru-
dici6n.. .-; Perd6n porella!
El el apart "La Comisi6n de Paris,,, y en su linea 3."-22 de la pagina
183-hacieudo justicia debida al grande, piramidal 6 inconmensurable Meco,
y refiriindonos A sus reconocidisimos talents, no ya la empecatada pluma,
sino nuestra'endemoniada letra, fud causa del yerro, que tampoco echamos
de vem en la apresurada correcei6n de pruebas; .y asi, sin haberlo escrito, so
dice economicsos, cuando, como escribimos, debiera decirse "can6nicos,,.
'ecito grosso.-;Perd6n por... MECO!


iAh--Se nos olvidaba.
Tambidn en la pAgina 208, la final del libro, y en la line 23, pendltin~a
del pliego, dicese: "precisada", debiendo decir: "preciada".
iQu6 conste!


-'U----





* U.-,


DOS PALABRAS

Por la verdad, que es grande, con6cesela valia, gran-
de tambien, de quien la dijo:-No es cosa ficil hinchar
un perro, pero much mAs dificil adn es hacer un libro.
Eso vino a decir Cervantes. Y que dijobien, nos consta...
Perdida tenemos la cuenta de tantos y tantos infeli-
ces como hemos asistido, desgraciados de esos que en
amontonamiento infecto, cual averiada mercancia, han
sido ahora reembarcados en lo.que fu6 Espafia para vol-
ver a morir en lo que afin Espafa es hoy. aQui6n piensa
en recorder su nimero?
Uno de ellos, digno jefe del Ejercito, poy quien en
vano hicimos, para salvar su vida, cuanto nos fu6 dable
y era debido, aunque sin grandes esperanzas desde un
pripcipio, nos honr6 legondonos, poco antes de morir,
un cuaderno con sus notas intimas, que aceptamos con
profundo reconocimiento. Con el mismo hubimos de
aceptar poco despu6s otro legado con que tambidu nos
distingui6 a su muerte otra victim, un ilustrado official
de la Armada, cuya vida defendimos tenazmente. Des-
de entonces consideramos ambos manuscritos como de-
p6sito sagrado, y obligados nos creimos a darles pu-
blicidad.
Eso liacemos, sencillamentey sin el menor asomo de
pretension ninguna por nuestra parte.
En suspense hasta estos dias las ya famosas uGaran-
tias constitucionales,,, hubimos forzosamente de dar A
nuestro modestisimo trabajo la extension que para el
libro exije la vigente Loy de imprenta. De ahi nues-
tra ampliaci6a apresurada, precipitada, vertiginosa-






XIV.

mente hecha. Bien se echari de ver leyendola... Nos-
otros no nos paramos Di & eso.
Con la lealtad que es nuestra de siempre, decimos
le que sentimos.
Que cada cual juzgue... honradamente.

Josk RODRiGUEZ MARTINEZ.

La Coruta 27 de Febrero de 1899.









NOTAS DE UN REPATRIA0














.AdLIvertoIeiola




El autor de estas humildes notas, actor en muchos
casos y espectador en otros de los sucesos que relata, en
su deseo de consignarlos con toda exactitud, fija a ve-
ces una sola fecha, quo es la ciorta, y i veces tambidn
indica dos 6 mAs, en las que seguramente estA com-
prendida la que corresponde al hecho anotado. Esto
iiltiino lo hace. cuando trata de algo ocurrido durante
su corta ausencia de la capital, po" haber sido destina-
do .con un destacamento A nn (Cant6n dependiente do
Santiago de Cuba y distant in iy pocos kil6metros de
la plaza.












Santiago de Cuba

.-4-



I.

La ciudad

La plaza de Santiago de Cuba, antigua capital de la Isla, es hoy
considerada, para los efectos oficiales, como la segunda de dicha Isla,
por mAs que su pobfaci6n, riqueza y comercio, sean inferiores A los de
Cienfuegos y Matanzas. Se halla situada en la costa S. del Departamento
Oriental, siendo capital del mismo.
En todas las luchas contra la madre patria, esta ciudad y provin-
cia, se han distinguido por el numeroso contingent de enemigos que
han proporcionado para la guerra.
La plaza, desde el primer afo de la insurrecci6n, no contaba con
mAs medios de subsistencia que los importados del exterior, si se excep-
tuan las frutas, que abundan en sus inmediaciones, los combustibles y el
forrage para el ganado, que el enemigo no podia talar: nada habia sem-
brado ni previsto para tender las necesidades de sus habitantes. Esta
situaciOn daba por norma corriente un continue pesimismo, por lo que
en el alto comercio todas las importaciones que se hacian, eran muy li-
mitadas, por cuya causa A los pocos dias de declararse el bloqueo se
sintiera ya la escasez de los articulos de primera necesidad.
Asi las cosas, ocurri6 la guerra con los Estados Unidos, declarada
oficialmente el 21 de Abril del aiio de gracia de 1898.

II.

Los Jefes
La defense de la plaza y provincia se ballaba encomendada al Gene-
ral D. Arsenio Linares Pombo, Comandante en jefe del 4.0 Cuerpo de
Ejdrcito, y como Gobernador Militar de la plaza y su Zona exterior, al de
Division D. Jos6 Toral. Desde la declaraci6n de guerra, ambos tenian su
residencia en la misma plaza. El primero, sin que se le conozca haya
realizado ning~n echo de merito durante la campaina insurrecta, ha ob-


11 1 I







-2--


tenido por la misma tres grandes cruces (de ellas dos con pension) ig-
norando el que esto describe si habra conseguido tambien la de San Fer-
nando que tenia en gesti6n; aparte de haber sido ascendido de ge-
neral de Brigada A Teniente General. ,De qu6 modo ha correspondido
A la Naci6n este recompensado? En el curso de eslos desalifados ren-
glones se dara alguna contestaci6n.
El segundo, Toral, obtuvo dos grande cruces (una pensionada) y
el entorchado de General de Divisi6n. Sus meritos tampoco se sabe por
donde andan.

III.

Defensas militares

Por la parte de tierra la plaza de Cuba es completamente abierta,
habiendose construido durante la insurrecci6n una alambrada en su
ronda exterior, con portillos en sus vias principles que se hallaban
constanntemente custodiados, cada uno por una pareja de la Guardia Civil.
De noche se aumentaba la vigilancia con algunas parejas de ronda, y
un official constantemente, relevdndose, basta rdsultar en dos turnos
toda la noche. En la parte del mar, sobre la entrada del canal del puer-
to, que solo da paso A un barco, por su angostura, existed una antiqui-
sima fortaleza del siglo diecisiete, conocida con el nombre de ((Morro
de Cuba). Esta se desmorona ella sola y la poca artilleria que tiene, de
la misma epoca, se hallaba desmontada, sin que fuera possible utilizarla,
piles ademas de ser completamente ir.itil enfrente de la artilleria mo-
derna. el movimiento de trepidaci6n producido por sus'disparos echa-
ria abajo la ya citada y caduca fortificaci6a.
Despuds de declarada la guerra con los Estados Unidos se pens6 en
reparar tan punible abandon de defense, y al efecto se emplaz6 una
bacteria de seis piezas A la izquierda del Morro, en el mismo monte que
esta emplazado, y otra de cuatro piezas, al otro lado de la entrada del
puerto, en el monte de la aSocapa). Todas estas piezas eran de sistema
antiguo y completamente inutiles contra los modernos acorazados, sien-
do lo mejor de las piezas, dos de A 16 centimetros que se sacaron
del inservible crucero Reina Mercedes. La actividad que se despleg6
para emplazar. estas baterias fue tanta que cuando se present el primer
crucero enemigo A la vista del puerto, el 17 6 18 de Mayo, s6lo habia
montado un cafi6n para el que existian tres granadas cargadas, y cuan-
do roto el fuego por aqu68 se trato de contestar, sucedi6 que ninguna es-
poleta servia para las tres granadas citadas. Las baterias, pues, se ter-
minaron de emplazar bajo el sitio y fuegos del enemigo con muy sensi-
bles bajas por nuestra parte. Puede decirse que la finica defense de aquel
puerto, la constituian s61o los torpedos sumergidos en su canal.
En la linea de tierra, de un desarrollo de 8 kil6metros, como ya se
ha dicho, s61o la defendia una alambrada: se abrieron en su parte exte-
rior algunas zanjas-trincheras, que fuW toda la defense que liegO A tener.
Esta line se reforz6 con dieciocho 6 veinte piezas de artilleria, de una









antigiledad tan remota, que es dificil precisar el siglo Aque pertenecian;
de esas piezas que se ven arrinconadas por los parques, y que se necesi-
tan artilleros muy despreocupados que se atrevan 6 dispararlas, pues
s61o so emplean ya en algunos puntos para guard cantones. Con los
elements descriptos habia que contrarrestar los acumulados por el
enemigo en su linea de ataque, entire otros, ciento y pico de cafiones de
tiro rapido y de los sistemas mas perfeccionados con sin nfimero de
ametralladoras.

IV.

Llegada de la Escuadra del General Cervera

El 19 de Mayo entraron en el puerto de Santiago de Cuba los 4 cru-
ceros y dos destroyers que la componian, produciendo su llegada in-
menso jfibilo en la guarnici6n y en todo el element espafiol.
Se creia que aquella era la vanguardia de otra escuadra mas po-
derosa; mas las esplicitas manifestaciones de los marines de que no es-
perarAn mAs y el conocimiento que pronto se tuvo del estado en que
habian Ilegado, hizo ver la triste realidad, pues Ilegaron sin carbon,
que a tener que caminar algunas millas mAs se hubieran quedado de
boyas, sin viveres de ninguna clase, mal municionados y el mejor de
los cruceros mal artillado. La escasez en aquella plaza de los elements
que necesitaban, en particular viveres y carbon, ofreci6 muchas difi-
cultades para que pudieran conseguirlos, trascurriendo asi mas dias de
los que convenian, mientras que el enemigo, al segundo dia de haber
legado nuestros cruceros, se present6'frente A la boca del puerto con
mas de treinta buques, entire los de guerra sus mAs potentes, y tras-
atlanticos de much andar y bien artillados.
En tal situaci6n, los barcos nuestros quedaron desde entonces en-
cerrados. El enemigo ya no se separo ni un moment con sus mejores
barcos de enfrente de la boca del puerto, teniendo constantemente de
noche various focos eldctricos que hacian impossible toda salida afn al
mAs pequefio bote. Con frecuencia atacaba las bahias del (cMorro) y
aSocapap lanzAndose en cada uno de 6stos ataques algunos cientos de
proyectiles, excepcion del ataque del 6 de Junio en el que se calcula
que lanzaron como seis mil, sin que en tan repetidos ataques lograran
desmontar un solo de nuestros cafiones, pero si causAndonos muy sen-
sibles bajas en el personal, debido al malisimo emplazamiento que se
di6 a las baterias, hijo todo de la imprevisi6n y precipitaci6n con que
hubo que emplazarlas. En cuanto A nuestros fuegos, por la deficiencia
ya dicha de nuestra Artilleria, aunque se contestaba A todos sus ata-
ques, ninguna mella se hacia en las corazas de sus potentes barcos.
El 19 6 20 de Junio la Escuadra enemiga se vi6 considerablemente
aumentada con la llegada de 49 grandes transportes que conducian la
primer expedici6n, con artilleria y much material de guerra. Ante
semejantes preparativos parecia lo natural y logico que nuestros gene-
rales se hubiesen fijado on aquellos puntos de la costa que mAs proba-







-4-


bilidades ofrecian para un desembarco, pero... continuaron como si
nada grave ocurriera.
Por la importancia que ha tenido el punto que se esti tratando, se
nos ha de permitir que hagamos una ligera descripci6n de la costa por
donde desembarc6 el enemigo, para que se pueda former juicio de las
medidas tomadas por nuestros Generales.

V.

El panto flaco

Siguiendo desde la boca del puerto do Cuba, hacia el Este, se en-
cuentra en primer t6rmino la pequeia playa de aAguadoress a dos le-
guas de distancia, la que s6lo es accessible en botes para tomar tierra.
Se hall desierta en tiempos normales, sin que haya construcci6n ni
embarcadero de ninguna clase. Por las actuales circunstancias la vigi-
laba alguna fuerza de Infanteria para prevenir desembarcos. Siguiendo
en la misma direcci6n hallase a cinco leguas de Cuba la playa del aSibo-
neyD, de alguna mas importancia que la anterior, pues tiene un muelle
donde pueden atracar remolcadores y goletas, siempre que no sean de
much calado. Esta playa, tambidn desierta en otro tiempo, se halla muy
animada desde el afio 1883, que se estableci6 una gran empresa ameri-
cana para la explotacidn de mineral de hierro, que tanto abunda en
aquella costa (aCompaiiia de Yuraguan, o0 (Yuragua Compafiib). Yura-
gua 6 Firmeza es el purito donde el mineral se extrae para ser conduci-
do al biboney; pero, que por las condiciones de los barcos que se ha
dicho solo puede admitir esta playa, no lo embarcan en la misma y es
conducido por un ferro-carril paralelo A la costa, hasta la bahia decan-
tiago de Cuba, por donde lo expoi'tan para el Norte. Ferrocarril, cons-
trucciones de la playa y minas, todo pertenece A la misma Emnpresa
Americana, ya citada. Continuando par la misma costa, A dos leguas
de distancia 6 A siete de Cuba, se lega A la playa de (tDaiquiri-, donde
se halla establecida otra gran empresa americana para la misma explo-
taci6n que la anterior, con muelle de primera clase donde atracan los
transportes de nueve y aiez mil toneladas y en los que descargan el mi-
neral los mismos trenes que lo conducen derde los arrancaderos por un
ferro-carril. En las tres playas citadas habia alguna fuerza de lofante-
ria para prevenir desembarcos.
Dias antes de la declaracion de guerra, el personal de estas dos
Empresas, todo americano, las abandon marchindose at Norte, y de-
jando todo su material.
Por aquellos dias salio de Cuba una comisi6n tecnica nuestra, com-
puesta de personal del Estado Mayor, Artilleria 6 Ingenieros, col objeto
de proponer al General los medios adecuados de defense de los puntos
que considerase convenientes. Dicha comisi6n solo recorri6 la parte de
costa que queda descripta, y segin rumor pitblico, no pudo menos de
ver el peligro que constituia el muelle de la Empresa de Daiquiri,
haci6ndoseloasi present al General Linares, al- que evidenciaron Ja









necesidad de volarlo, pidi6ndole al efecto la dinamita que considerabari
necesaria. Contestacidn del General-siempre segin rumorptfblico-:
RQue'no le hicieran mAs proposicionesen tal sentido y que dejaran las
cosas de Daiquiri tal y como se hallabans.
Si en verdad se di6 6 no tal contestaci6n, no lo puede asegurar el
que esto describe, pero el resultado practice es comosi se hubiera dado...
Si un chino hubiese gobernado aquello, aunque nunca hubiera salido
del fondo del Asia, con s6lo haberle dicho la importancia que tenia, es
seguro que hubiera mandado volar aquel muelle y a cuantos se hubie-
ran opuesto ello. Para que se pueda apreciar toda la importancia que
tenia hay que tener en cuenta que si se hubiese abierto al enemigo el
puerto de Santiago de Cuba, no hubiera podido desembarcar con la
facilidad que lo hizo por Daiquiri, pues los muelles de Cuba s6lo
pueden ser abordados por vapores de poco mas de mil toneladas, mien-
tras que el Daiquiri es de los primeros del mundo.

VI.

Desembarco del enemigo
En la madrugada del 22 de Junio, precedidos de 12 buques de gue-
rra, los 49 transportes de que se ha hecho merito abordaron la playa
de Daiquiri. Los de guerra rompieron el fuego con todos sus cafiones
contra la pequefa fuerza de infanteria que nosotros teniamos en aquella
playa. Los cien cafiones, 6 mAs, del enemigo, disparando sin cesar, no
lanzaban una lluvia de proyectiles, como vulgarmente se dice, sino que
nublaban el sol form ando un verdaderb toldo de metralla.
En tal situaci6n, nuestras reducidas fuerzas, sin mas defense que
sus fusiles entonces initiles ante las formidable corazas, tuvieron que
abandonarles la playa, lo que aprovech6 el enemigo para abordar el
muelle, en el que atracaban los transportes de dos en dos, vomitando
seguidamente por sus grandes botalones batallones formados, artille-
ria enganchada y grandes carretones de 4 ruedas con toda clase de ma-
.terial; tirados por 8 mulas de una alzada desconocida para nosotros,.
pues cuando despues las vimos nos parecian dromedarios. Todo, todo
salia formado 6 enganchado como salen las tropas A una formaci6n por
la gran puerta de un cuartel. jQue ocasi6n se presentaba para un Ge-
neral previsor si hubiera tenido las mines preparadas para hacerlas ex-
plotar desde larga iistancia por los procedimientos de que boy se dis-
pone, explosionn que verificada en el moment critic del desembarco,
ya que no quiso hacerse antes, hubiera sido de efectos desastrosos para
el enemigo! A as el sefor General Linares ansioso de demostrar de otro
modo su agradecimiento por tanta recompensa recibida, vino A hacer
facil cuanto pudo la empresa del enemigo.
Para que se pueda former juicio de la importancia de Daiquiri, di-
remos que solo en aquel punto podia hacerse desembarco semejante,
pues A derecha 6 izquierda del puerto de Cuba en toda su costa y en
mAs de 30 leguas por cada lado, afin dejandolo todo desguarnecido,







6 -
-5-

ilando miAs, con grandes riesgos y much tiempo, hubieran podido
desembarcar algunos miles de infants, pero sin artilleria ni el demas
material y ganado que llevaban. En Daiquiri, en pocas horas, desem-
barceron m6s de veinte mil hombres, much y excelente artilleria y
todo el material para acampar ese Ej6rcito.
TambiBn hay que tener en cuenta que el (nico camino por donde
podia rodar la artilleria que llevaban y los demas grande vehiculos
con todo su valioso materi.il, era el que conduce de Daiquiri a Cuba,
pues todos los demas que salen 6 entran en dicha plaza no son mAs que
malos caminos de peat6n, como lo prueba el hecho de que en tiempos
normales todos los inmensos y valiosos products que deaquella region
son conducidos por grades arrias 6 recuas a lomo. Ahora, bien; te-
niendo en cuenta todos estos datos (,porque no se vol6 el muelle de Dai-
quirii (,Porque el enemigo se aventurO en sus propias costas 4 embar-
car materials de tanta importancia? ,Verdad que parece que de ante-
mano debia de tener la complete seguridad de donde podia desembar-
carlo? Conteste el que sepa a estas preguntas.
Qu6 medidas se tomaron despu6s del desembarco? Ordenar que
las fuerzas nuestras que se hallaban en las playas de Siboney y Daiquiri
(cuatro 6 cinco compahias, en junto) salieran & batir al enemigo. Como
eran soldados espaholes no se arredraron ante aquel formidable Ej6r-
cito y cumplieron la ordqn, bati6ndolo por espacio de algunas horas en
que le causaron no pocas bajas; pero al fin tuvieron que retirarse ante
el formidable nimero, retirada que se les orden6 hasta el mismo San-
tiago de Cuba. Desde aquel moment ya no se les molest mAs.

VII.

Ataque & la plaza de Santiago de Cuba
Se ha dicho anteriormente que el enemigo desembarc6 el 22 de
Junio, y bien pronto se le incorpor6 un respectable contingent como
de cinco a seis mil insurrectos, formando entire todos aproximadamente,
unos treinta mil hombres. Nueve dias tardaron en acercarse A las inme-
diaciones de la plaza de Cuba, tiempo mas que suficiente para que nues-
tros generals hubiesen reunido elements bastantes para contrarrestar
lo que se les iba encima... Mas ,qu6 medidas tomaron? Ninguna. La
plaza sigui6 con las mismas fuerzas que tenia antes, de 3.500 4.003
hombres, incluso mil y pico de voluntarios del element espafiol penin-
sular 6 insular.
En la Ilamada Zona de Cuba y en diferentes destacamentos, habia
mas de tres mil hombres con comunicaci6n expedita, tanto que en 24
horas podian haberse incorporado los mas lejanos, y la mayor parte de
ellos con much menos tiempo. En Guantinamo, a 4 jornadas de Cuba,
(algunas. bastantes veces, se ha hecho ese camino en tres jornadas) se
hallaba el General Pareja con unos 7.000 hombres aproximadamente.
Nadie llam6 d estas fuerzas mAs que cuando todo estaba consumado y
para que capitularan. Es mas: en la plaza no se tom6 ni una media de









political 6 gobierno de la guerra, continuando los portiilos de acceso
con sus parejitas de la Guardia Civil, sin otra orden que observer si las
personas que salian Ilevaban contrabando de guerra; pero dejando salir
d todo el que queria, por lo que aquello era un continue jubileo en di-
reccion a los pr6ximos campamentos enemigos, sobre todo las mujeres
que salian con sus mejores galas a pasar el dia con ellos, por lo que ex-
cusado es decir si aquel enemigo estaria bien al corriente de todo Cuan-
to pasaba en la plaza.
Adem6s de los generals en jefe, Linares y su segundo Toral, se
hallaban los de Brigada Rubin y Vara de Rey. Este iltimo fu6 manda-
do al Caney, position avanzada de la plara de Cuba, con s61o tres com-
,paiias, rcuniendo como unos 500 hombres entire los que llevaba y los
que encontr6 en aquella posici6n. Dicho General, Vara de Rey, era la
esperanza del Ej6rcito por su much valer en todos concepts, sin que
esto sea alabanzas al muerto, pues su solida reputaci6n era de las que
no pueden por menos de admirarse, y se duda si s6lo por ese concept
lo mandaron A donde fuera asesinado, como desgraciadamente lo fu6.
Asi las cosas el enemigo, cansado sin duda de esperar sin que na-
die fuera 6 molestarlo, al amanecer del 1.0 de Julio atac6 resueltamente
el Caney y Cuba, dirigiendo contra el primer punto 6.000 hombres con
excelente artilleria de tiro rApido y el resto de sus huestes contra Cuba.
Los her6icos defensores del Caney- poblado al estilo de aquellos en que
una bala de Maiser atraviesa todo su caserio de part a parte-se re-
sistieron por espacio de nueve horas hasta que agotadas las municiones
tuvieron que retirarse como pudieron, quedandose en aquella hecatom-
be la mitad de ellos entire muertos y heridos; dos Comandantes muer-
tos, muertos 6 heridos todos sus Oficiales y con ignal fatal suerte el
General y sus Ayudantes.
En el ataque d Cuba, que sin interrupci6n de un s6lo moment du-
r6 hasta que se hizo de noche, se hallaban de Jefes superiores en la
linea ruestra el Comandante en jefe, Linares, el de Brigada, Rubin, y
cuatro Coroneles. El primero recibi6 una leve herida en el brazo iz-
quierdo, d3 menos importancia de las que con tanta frecuencia ban re-
* cibido nuestros heroicos soldados y que amarrandose cualquier cosa 6
no amarrandose nada, han continuado el combat sin otra aspiraci6n
que la oscuridad eterna; pues bien, nuestro Jefe pidi6 camilla y se re-
tir6 (sin duda ya no queria mas gloria) sin que volviera a dar sefales
de su presencia hasta mes y medio despu6s para embarcar.
Como es consiguiente qued6 Jefe de la linea el general Rubin, el
que seguidamente se di6 de baja y se reliro por enfermo, sin que tam-
poco volviera A dejarse ver hasta la hora del embarco.
A este ultimo general sigui6 en el mando de la linea uno de los co-
roneles, resultando que antes de declinar el dia, de los cuatro uno rru-
ri6 y lo- otros tres fueron retirados gravemente heridos. Uno de estos
tres Coroneles heridos era el de Marina, Bustamante, que muri6 d los
pocos dias en el hospital de Cuba, de results de la herida.
Desde la retirada del fltimo coronel herido, la linea qued6 sin Jefe,
pues el General Toral, que asumio todos los mandos en la noche de ese








-8-


dia 1.0 de Julio, para nada salid de la plaza 6 no ser en las pcstrimerias
de )a capitulaci6n para entenderse con el enemigo.
En tal virtud, el dia 1.0 de Julio por la tarde, la linea, repetimos, se
quedo sin jefe y solo cada uno de los de cuerpo atendia al frente que te-
nia delante; pero quien verdaderamente hizo el milagro, para que el
enemigo no tomara A viva fuerza la plaza en ese dia, fu6 ese incompa-
rable soldado espafol; heroe obscure, que muerto de hambre y envuel-
to por nubes de metralla, y cuando ya las numerosas huestes enemigas
los creian sepultados bajo la misma, les salian al encuentro y al grito
mAgico de "Viva Espafia,, las rechazaban como timidas palomas ataca-
das por hambriento gavilan, y eso que no Ilegarian a dos mil los defen-
sores en el punto mas dispulado por el enemigo, que'era el centro de la
linea.
Con la noche termind el fuego, y al amanecer del siguiente dia-2
de Julio-el enemigo lo rompid de nuevo con la misma furia, durando
como dos horas, al cabo de cuyo tempo el coronel Aldea, que aquella
manana lleg6 A la linea con unos 700 hombres, fue quien se hizo cargo
del mando, apagando todos los fuegos enemigos como a la media hora
de su legada. Al medio dia y A las diz de la noche inicio nuevos ata-
ques que inmediatamente eran sofocados.
El 3 y al romper el dia, comno de costumbre, comenz6 el ej6rcito
invasor nuevo y furioso ataque que, como los anteriores, fue re-
chazado.
En la maiiana de este dia, despues del fuego, el enemigo pas6 al
General Toral la primera intimacion de que se rindiera la plaza, ame-
nazando en caso contrario con el bombardeo. Esta intimaci6n fuM recha-
zada con energia.
Aquella noche lleg6 A la plaza, procedente de la de Manzanillo, el
Coronel Escario con una fuerza de 3.500 a 4.000 hombres y dos piezas
de montania. Tan oportuno refuerzo no dej6 de recibirse con regocijo,
pero A la vez apenaba el alma pensar en la falta de viveres, pues si para
los que defendian la plaza eran ya escasisimas las existencias, ,qu6 iba
A ser con el aumento de consume de los recien Ilegados? Estos expedi-
cionarios Ilegaron A la plaza con una sola racion de repuesto que con- '
sumieron al dia siguiente de su arribo.
El Coronel Escario, entusiasta, de sblida reputaci6n y muy querido
del Ejercito, era una garantia para todos. Desde su Ilegada, y como
mas antiguo que el Coronel Aldea, se hizo cargo de la linea exterior.
A los tres 6 cuatro dias fu6, por el cable, ascendido A General de
Brigada.
Queda dicho que el enemigo intim6 por primera vez la rendici6n
de la plaza el 3 de Julio. A partir de ese dia no dejaron de cruzarse plie-
gos entire el enemigo y la plaza hasta el 10 por la tarde que rompid
nuevamente aquel el fuego por mar y por tierra, suspendidndolo A la
noche para reanudarlo at amanecer del dia 11 en el que lo sostuvo
hasta las tres de la tarde. En esta occasion fu6 el fuego mAs nutrido de la
parte del mar, pues en el tiempo indicado no dejaron de lanzar sobre la
plaza dos bombas cada tres minutes. DespuBs de haberlo suspendido A







-9-

la hora ya apuntada, mandaron nuevo parlamento a la plaza para que
se rindiera, iniciAndose desde aquel moment la series de negociaciones
que dieron por resultado la capitulaci6n de la plaza el 16 del mismo
Lines.
El 17 de Julio por la mai'ana, y mediante la capitulaci6n ya dicha,
entraron en la plaza las tropas americanas, entregando seguidamente
los espafoles sus ar'mas en el parque y saliendo aquel mismo dia a
acampar fuera de la ciudad.

VIII.

Capitulados

Hemos legado A la capitulaci6n de la plaza y su consiguiente ocu-
paci6n por -i enemigo. iSe apuraron todos los medios de defense antes
de Ilegar a es;e extreme? Ya hemos dicho algo sobre los medios emplea-
dos y medidas adoptadas por los Generales que tenian el mando in-
mediato de la plaza y no queremcs pasar adelante sin dedicarle dos
palabras al General en Jefe de today la Isla.
En que pensaba este sefor al ver la insistencia de un enemigo por
espacio de ineses contra una plaza determinada, que no orden6 acudir
A la misrna siquiera veinte mil hombres, teniendo corno tenia bajo su
mando nis de doscientos mil, entire tropas regulars 6 irregulares?
Nosotros no sabemos que pensar.
De la Habana se hacian las remesas de subsistencias para el EjBr-
cito que habia en aquella part Oriental y tan bien atendido estaba este
servicio, que A los quince dias de declararse el bloqueo ya no quedaban
en la principal factoria-que era la de Santiago de Cuba--ms viveres
para elsoldado que arroz y aceite. De este filtimo articulo se daba cada
dia 20 mililitros para el soldado, cantidad inferior, como se ve, A la
que cualquier mortal se toma en una ensalada. En cuanto A la existencia
del arroz tampoco se debe A la previsi6n de las autoridades superiores
de la Habana, sino A la circunstancia de haber burlado el bloqueo un
barco alemAn, descargando en calidad de dep6sito 14.000 sacos que lle-
vaba, de done se surti6 la Administraci6n military local. Sin la opor-
tuna llegada de este barco (el vapor iPolariaa) es dificil suponer lo que
hubiera comido aquel Ejercito.
Queda ya dicho algo sobre las medidas militares adoptadas por los
Generales que habia en la plaza y el General en Jefe de la Isla. Veamos
ahora que medidas de Gobierno tomaron en tan dificiles circunstancias
y cuando por raz6n de las mismas tenian el poder omnimodo en sus
manos, como sucedo en tales casos.
Sabido es que casi desde los comienzos de la insurrecci6n, el co-
mercio importador, influido por la atmosfera pesimista de entonces,
hacia sus pedidos al exterior muy limitados, por lo que al establecerse
el bloqueo, come consecuencia de la declaraci6n de guerra con los Es-
tados Unidos, el temor de quedar pronto sin viveres fud fundado y se
hizo general. Ya se ha dicho tambidn que del campo la insurrecci6n no








- io0 -


dejaba venir nada & la plaza. Para colmo de desdichas, los importado-
res, muy patriots en los circulos y paseos, eran muy comercianles en
sus escritorios, y a los pocos dias, todos los articulos de primera nece-
sidad se habian encarecido en un quinientos per ciento. Tal eormidad,
que nada justificaba, puesto que despues del bloqueo nada recibieron y
asi ni ain podian alegar el riesgo corrido, levant el consiguiente cla-
moreo, bien justificado por cierto, corno protest contra los que pare-
cian empefiados en condenar A la miseria mas espantosa A la mayor par-
te de la poblaci6n. En tan critics circunstancias si no se ponia remedio
pronto, todo el nmundo temia una inmensa catAstrofe dentro de la misma
ciudad y todos los ojos se volvian hacia los generals esperando que
con sus facultades tomaran medidas que pusieran termino A tan arries-
gadisima situacion...
Lectores pacientes, Ics que tengais calma, para seguir con atenci6n
cuantas verdades aqui se consignan, 6tomasteis vosotros alguna media
para normalizar en lo possible aquella situaci6n? Pues lo mismo hicie-
ron nuestros flamantes generals, Linares y Toral. Solamente y cuando
bien le pareci6, la autoridad civil public una alocuci6n reconiendan-
do que no se subieran mas los precious en los articulos de primera ne-
cesidad.
Si A consecuencia de tanto abandon la catcistrofe tan temida no
ocurri6, fu6 porque se encontr6 con una vAivulapor donde desahog6 1o
que hubiera sido tempestad humana. Desgraciadamente, la valvula con-
sisti6 en verse impelidas A emigrar en grades masas, families enteras
en direcci6n al campo insurrecto, y asi muchos voluntaries, sobre todo
de la clase artesana, (sin trabajo por efecto de las circunstancias) que
llevaban mAs de tres ailos sufriendo las penalidades de un continue ser-
vicio en las filas leales, se vieron obligados A rasgar sus uniforms y a
abandonar sus armamentos marchandose con sus families A mendigar
el sustento en el campo de aquellos rebeldes que tanto tiempo habian
tenidoenfrente. iA centenares desaparecian cada noche! ,Y quidn po-
drA censurar al que se muere en la lucha por la vida? No queremos ha-
cer conentarios sobre extreme tan doloro.-o.
Si por lo que respect A la poblaci6n civil nuestros generals no se
movieron con mas interns del que queda dicho, veamos el que se toma-
ron por la military para prevenir la cuesti6n de subsistencias.
Queda ya dicho de qu6 manera estaban surtidas las factories milita-
res, quecondenaban al soldado A vivir con una misera racion; pues
bien, en la Zona por nosotros ocupada y que solo se abandon despues
de la capitulaci6n de la plaza, se podian haber requisado como dos mil
reses vacunas y si era necesario se podian haber aprovechado igual-
mente algunos miles de caballos entire los que tenia el Ej6rcito entiree
los de las fuerzas montadas y los de Jefes y oficiales pasaban de mil) y
la poblacion civil; si ademas se hubiera ordenado una requisa en de-
bida forma de almacenes, tiendas y casas particulares de aquellas pu-
dientes que habian hecho acopio para bastante tiempo; si todo 6sto se
hubiera hecho, decinos. la alimentaci6n del Ej6rcito, sana y nutritiva,
se hubiese asegurado para bastantes meses. No se alarme el lector por-







--K -1

que hayamos incluido las casas particulares entire la requisa, pues tin
vecindario que al anuncio del bombardeo abandon en masa la pobla-
cion dejdndola desierta y dirigiendose al campo enemigo, donde per-
naneci6 doce dias, regresando cuando se hizo la capitulaci6n; A un ve-
cindario asi, par6cenos que no es much que se le saquen de su casa
los viveres que ha dejado expuestos A la destrucci6e y el incendio como
en tales casos ocurre. Solamente ante el temor de que se declarara una
peste por muerte de los animals que habian dejado encerrados dentro
de las casas, al cabo de algunos dias se abrieron varias sacando de ellas
infinidad de reses caballos, pr6ximos a espirar por no tener quien
los cuidara. Teniendo todo esto en cuenta, ,qu6 no se hubiera recogido
con una requisa general bien ordenada y ejecutada, como queda dicho?
Pues nuestros generals como siempre, como si no existieran, iy el po-
bre soldado con su eterna raci6n de arroz con sal y sus 20 mililitros
de aceite!
Solamente por ciertos Jefes de Cuerpo, celosos de la fuerza que
mandaban, se alteraba en algo el cuadro de la misera raci6n del solda-
do, procurAndose alguna res cuando podian adquirirla; pero 6sto, ni
era general en los que lo hacian ni podian hacerlo todos, ya por caren-
cia de fondos unos, y otros por la diseminaciOn en que tenian sus fuer-
zas y punto aislado y de forzosa permanencia en que ellos se encontra-
ban. Asi hubo. muchas unidades, las mAs, que por espacio lo menos de
dos meses no tomaron otro alimento que el tantas veces ya dicho de
arroz y aceite.
Con un EjBrcito, en las condiciones fisicas que se hallaria, como no
podia menos de hallarse el que asi era tratado, se llego A la ya referi-
da capitulaci6n para seguidamente corneter el crime de los crimenes,
quizAs el mas espantoso que piueda registrar la historic en el present
siglo, corno asi lo calific hasta el mismo general americano que tom6
posesi6n de la plaza. Nos referimos A los mortiferos campamentos en
que se coloc6 la fuerza capitulada.

IX.

Los campamentos

Para que se tenga alguna idea del lugar de aquella hecatombe, de-
dicaremos algunas lines por via de descripci6n. A cuatro kil6metros,
pr6ximamente, de la plaza de Cuba, direcci6n at Este de la misma, por
donde el enemigo llego para atacarla, corre 6 se desliza el rio de San
Juan, de muy poco caudal de aguas en la 6poca de la seca y con gran-
des desbordamientos de su cauce en la lluviosa, que es la que reinaba
cuando la fuerza se acamp6. En las mArgenes de este rio y en sus terre-
nos mas bajos, siempre inundados en la Opoca Iluviosa, existe un in-
menso foco de paludismo en todo tiempo, hasta el extreme de matar la
vegetaci6n, pues sOlo se ostenta alli alguna muy raquitica, y se carece
hasta de pastes en un pais donde tanto abundan, causa de que ni el ga-
nado pueble en ninguna epoca aquella mal sana parte; en estolterre


..,... ,,............,.







- 12 -


ftos, decimos, se acamp6 & aquellos pobres soldados, que medio muer-
tos de hambre habian sabido contener A numeroso y potente enemigo
sin que le cedieran una pulgada de terreno en sus repetidos ataques.
Para completar el cuadro, diremos que la falta de vegetaci6n ya
anotada, permitia sin dafio alguno y facilmente construir cobijas que
defendieran A aquellos desgraciados del sol tropical, de la humedad tan
daftina durante la noche y de los diaries aguaceros caniculo-tropicales
que hubo que aguantar durante aquella triste jornada. pero la carencia
absolute de todo material de acampar por parte de nuestra administra-
ci6n, dej6 al soldado indefenso contra tantos elements malsanos. Con-
taban tan s6lo algunos con una deficient hamaca y los mas fnicamente
con una manta de no mejores condiciones, prendas ambas, que era
raro el dia que no se calasen por los pertinaces aguaceros torrenciales
que convertian los campamentos en perp6tuos lodazales.
Para alimentaci6n se llev6 por nuestra Administraci6n aquel con-
sabido arroz y...... jvergienza es decirlo! el enemigo nos completaba la
raciOn, dAndonos care en lata y galleta, articulos dstos dos fltimos que
el harhbre hizo comer los primeros dias, pero que luego no habia e.t6-
mago que pudiera soportarlo por su mala calidad. te completaba este
cuadro empleando para todos los usos las fangosas aguas del ya dicho
Rio San Juan, (nica bebida que alli entraba. Con conocimiento de estos
datos y teniendo en cuenta el estado andmico en que se encontraba
aquel personal, por la deficient alimentaci6n A que por tan largo tiem-
po habia estado sometido, A nadie le extrafiara la catAstrofe que alli se
verific6. A los pocos dias, por ceutenares empezaron A enfermar.
iCuanto no debi6 sufrir el alma grande y noble del digno General
Escario, finico Jefe de alta graduaciOn que fu6 alli A compartir las pena-
lidades, l1, opuesto A la capitulaci6n, cuando diariamente veia pasar por
delantede su tienda aquel triste 6 interminable cortejo de camillas!
Seguros estamos de que le pesaria una y mil veces no haber realizado
opdrtunamente un acto lanzAndose al combat, en la certidumbre que
no hubiera tenido tantas bajas como las que aquella situaci6n causaba.
No sabemos si tantos pesares abatieron su espiritu 6 si su naturaleza
fisica se rindi6 como la de tantos otros; el caso es que sali6 de aquellos
lugares como habia salido tanto desgraciado: enferino. Para que el con-
traste fuera mayor y a los sufrimientos fisicos no faltasen tambien los
morales, en las alturas pr6ximas rodeAndonos por complete, se halla-
ban los Batallones enemigos con sus expldndidos campamentos forma-
dos por grandes called alineadas, de amplias tiendas de campaha.
Por lo que pueda servir para la apreciaci6n de los resultados del
campamento, diremos: que antes de ir A los mismos, y en los dias mas
dificiles que pasamos en la plaza, nos sorprendia que en medio de tan-
tas dificultades tuvidramos un afo tan bueno de salud, pues no habia ni
un solo caso de fiebre amarilla ni apenas mas enfermos que ese tanto
por ciento que generalmente hay en toda aglomeracion de gente; en fin,
que puede decirse que s61o teniamos en el hospital los heridos de los
combates. Por las expediciones de los Ilamados repatriados que de aque-




* > -' #9 p


13 -

lla parte de Cuba vinieron, puede juzgar el paciente lector lo que fue-
ron aquellos campamentos.

X.

Cabes sueltos

Retrocedamos ahora un poco para explicar algo que qued6 pen-
diente.
Segfin era piblica voz, en los dias que siguieron al desembarco del
enemigo, como todo el que estaba en antecedentes se lamentara de la es-
casa Artilleria que teniamos en ]a plaza, sobre todo la de combat en
campo abierto, el general Cervera, Jefe de la Escuadra, pe acerc6 al
general Lina res y le hizo ofrecimiento de toda la Artilleria de desembar-
co que tenia en los cruceros de tiro rApido, que era much y buena,
ametralladoras y municiones de todas classes. El general Linares dicen
que contest que no necesitaba nada. Si di6 6 n6 esa contestaci6n no lo
sabemos, pero el resultado practice fud, que teniendo todos esos elemen-
tos en los buques, no se utilizaron cuando tantisima falta hacian. Con
ellos, y reconcentrando en la capital lasfuerzas destacadas A que enotro
capitulo hemos aludido, es seguro que no solo se hubiese contrarrestado
al enemigo en sus fuerzas de desembarco, sino que habriasido comple-
tamente dorrotado. No se hizo asi y los funestos resultados que se si-
guieron bien cars cuestan A la Naci6n.
En tal disposiciOn las cosas. el enemigo, despues del desembarco
que queda dicho verifico por la playa de Daiquiri el 22 de Junio, tuvo
tiempo.de Ilevar los transportes A sus costas, coger la segunda expedi-
ci6n y desembarcarla, isin que nosotros hubieramos reconcentrado ni
aun aquellos destacamentos que como el del Cristo y otros poblados,
s6lo distaban algunos kil6metros y que sentian el fuego de ]a plaza
cuantas veces se rompia! De este modo se prepararon las cosas para
llegar el dia 10 de Julio, en que el enemigo nos rode6 por complete
en la linea de tierra con un cord6n de cafiones y una fuerza aproxi-
madamente, con sus auxiliares los insurrectos, de 40.000 hombres,
todo A la distancia de unos 700 6 800 metros de la plaza, cortandonos
toda clase de elements, incluso agua y forrage, sin que ya en la plaza
se contara mas que con aquel consabido arroz.
En tales condiciones la capitulaci6n se impuso despues de los corn-
bates por mar y tierra de los dias 10 y 11 de Julio. Al Ilegar A este ex-
tremo. el General I inares, desde el escondrijo donde se hallaba, di6
sefiales de su existercia redactando un larguisimo cablegrama para el
Gobierno de la Naci6n y General en Jefe de la Isla, exponiendo la im-
prescindible necesidad de tener que capitular, y entire otras cosas decia
que no contaba mis que con once mermados batallones, lo que A nos-
otros nos parece algo err6neo, pues el batall6n que menos, en aquella
fecha, todavia contaba con 800 plazas, y algunos pasaban de mil. Ni
tampoco eran once solo los batallones corno dice el celebre cablegrama,
sino doce. Igualmento no hace mehci6n de mAs de dos mil guerrilleras






- 14 -


eon que contaba, como de mil caballos de fuerzas montadas, entire Es-
cuadrones, Guerrillas de Cuerpo y locales, todas con buen ganado y
mejor personal. Estas fuerzas montadas no las hicieron tomar parte en
ninghn combate. Tambi6n habia Compafias de Artilleria, Ingenieros,
Guardia Civil y algunas otras fuerzas. No sabemos si el citado General
tendria muchos deseos de venir A lucir tantas grandes cruces y entor-
chados COMO SE GANo 6 le seria desagradable oir el horrisono silbido de
las bombas enemigas. El caso Wfu que aquel cablegrama inclin la ba-
lanza en el sentido de la capitulaci6n y se capitul6 como ya queda di-
cho. Terminaremos lo que al ataque de la plaza se refiere dando la cifra
de las bajas habidas en uno y otro Ejdrcito, y despuds los nombres.y
nimero de los Batallones nuestros, para que no se nos tache de mur-
muradores de aquel celebre cablegrama.-El enemigo, segun versions
por nadie desmentidas, en los dias uno, dos y tres de Julio, tuvo muer-
tos y heridos, dos Generales, 4 Coroneles, 8 Tenientes Coroneles y en
total de fuerzas SEIS MIL HOMBRES aproximadamente. La d6bil posici6n
del .Caney, segfn confesifn de ellos mismos, les cost 1.800 bajas. Las
nuestras, en los mismos dias, entire muertos, heridos y desaparecidos,
segin datos oficiales, que el que esto describe contribuy6 A former, un
General; 4 Coroneles, (dos muertos y dos heridos) dos Comandantes
muertos y tres heridos y en total setecientos y pico. El General muerto,
lo fu6 como es sabido Vara de Rey, pobre victim asesinado dos veces:
la primera al mandarlo en la forma que se mand6 con tan escasisimas
fuerzas A posici6n tan desairada; y la segunda, por la beneficencia de
los humanitarios enemigos.'A las tres de la tarde del dia 1.0 de Julio,
marchaba el convoy de camillas, entire ellas la del General-que Ilevaba
las dos piernas atravesadas por bala-cuando fu6 acometido A boca de
jarro, siendo de advertir que iba sin la mas pequefia escolta, haciendo
sobre los heridos y conductores, un fuego horrible que di6 por resul-
tado la total destrucci6n del convoy sanitario, protegido por la bandera
blanca. ITal fu6 la caballerosidad de aquel humanitario enemigo!
De este modo terminaron aquellos desgraciados heroes, en que
solos 500, sin otra defense que sus pechos y fusiles, resistieron por es-
pacio de nueve horas, las avalanchas de seis mil enemigos con excelen-
te artilleria de tiro rapido, cedi6ndoles el puesto solamente cuando se
les acabaron las municiones! iLoor eterno, queridos compaieros!






--15 -


XI.

Esta dstica

BH aqui ahora los batallones que habia en la plaza.
C:uerpos m_ Nero de batallenes.

Regimiento Infanteria de Asia, noim. 55 1
Id. de Cuba, nmn. 65 . 2
Id. de Isabel la Cat6lica,\ndm. 75 .. 2
Id. de la Constituci6n, nOmr. 29 .
Id. de San Fernando, num. 11 (a)
Id. de Andalucia, nim . 1
Batall6n peninsular de Talavera, nim 1
Id. de AlcAntara, n6m. 3 .1 i
Id. Cazadores de Puerto Rico, num 1
Provisional del mismo nombre, nium 1
Suma. 12
Ia) Estos dos batallones tenian algunas companies en los destacamentos
pr6ximos A Cuba, de que se ha hablado ya.
Por esto entendemos no se pueda decir que eran batallones nier-
mados, pues, si A su debido tiempo aquellas companiias no se les reu-
nieron, fud porque no se quiso que se reunieran. No cerraremos lo que
a Cuba se reliere, sin dar & conocer tambi6n, que en los destacamentos
de referencia, mientras en la plaza principal no habia mAs viveres que,
los que se han dicho, en las pequefias factories de estos destacamentos
se perdieron bastantes miles de raciones de buenos viveres; sucediendo
como en la del Caney que al ser atacada, tenia seis mil raciones de hari-
na y galleta de la misma clase con todos los demas articulos de garban-
zos, alubias, chorizos, cafe, azicar y todo lo que constitute Ia ,raci6n
complete. Como en la dicha habia viveres en otras factories destacadas,
y todo se perdi6 por no haber sido reconcentradas fuerzas y elements.
En dichas raciones abundaba tambien el vino.

XII.

Todavia.mas sobre las buenas dispo-
siciones de nuestros generals

Dependientes de esos destacamentos habia otros diseminados en
pequeiios fortines capaces de resistir proyectil de Remington, no de
Maiusser, guardando pasos dificiles de caminos y ocupando ciertas posi-
iones elevad s, todo 4 la vista de Cuba. 4Creeran ntestros lectures que






- 16 -


los mandaron retirar toda vez que con el nuevo cariz de la guerra de na-
da servian ya? Pues no senior; sino que el dia 30 de Junio, cuando el
enenigo hacia 8 dias que habia desembarcado y se hallaba a las puertas
de la Ciudad, el dia 30 de Junio, decimos, vispera del ataque i'quellos
pequefios destacamentos fueron racionados para todo el mes de Julio!
Y claro, sucedi6 lo que habia de suceder; que tuvieron que abandonar-
los de mala manera y perderse algunos miles de raciones, donde tanto
sobraba. gVerdad, cars lectures, que vamos diciendo bastante parasen-
tir, que en vez de mandar aquello quien lo mandaba, no hubiese tenido
el mando algin chino, algin esquimal 6 cualqnier otro por el estilo, que
nunca hubiera estado en Cuba? Vamos A terminar A lo que a esta plaza
de Cuba se refiere con una noticia que creemos ha de ser del agrado de
nuestros lectures. Ya se ha dicho de que manera se aliment6 al soldado
por espacio de much tiempo; pues bien, para consuelodel mismo y de
las almas sensibles que sufran al pensar en aquellos desgraciados, les
diremos: que al frente de aquella Factoria Militar y como Administrador
deA misma se hallaba el Oficial 1.o delCuerpo Administrativo del Ejdr-
cito D. J. O. Como este empleo es asimilado al de CapitAn en el Ejdrcito,
el sueldo que le correspondia y cobraba era de 125 duros mensuales.
Con este sueldo hizo giros A la Peninsula de bastante consideraci6n en
diferentes ocasiones: se le conocia una querida que en alhajas solo em-
ple6 para la misma sumas muy importantes y para el sostenimiento de
la misma se calculaba que invertia mil duros mensuales.-i,QuB c6mo
hizo todo 6sto? Pues de la misma manera que al embarcarnos gir6
ochenta mil duros, cuando los demas lo hicimos debiendonos desde cin-
co pagas al que menos hasta diez A algunos y sin siquiera darnos las de
march. iiii .........!!!!!! La casa donde hizo el giro en Santiago de Cuba
fud la de Bahug y CompafiaD sobre otras casas de Madrid. iVerdad
que en medio de tanta miseria 6sto consuelal Se me olvidaba decir que
este senior 0. di6 algunos paseos por el campamento, pero no enferm6.

APENDICES

Salida de la Escuadra del General Cervera.

Ya se ha dicho fecha y condiciones con que lleg6 A aquel puerto
de Cuba. Desde su llegada puede decirse que qued6 prisionera de la
escuadra enemiga, formada por treinta y tantos A cuarenta buques,
bastantes de los cuales son de los mejores que se pasean por los mares.
La nuestra.ya se sabe que se componia de los tres cruceros construidos
en los Astilleros del Nervi6n, de otro adquirido en Italia (el Col6nl. y
dos Destroyers. En cuanto A estos dos BARQUITOS, los Destroyers, cree-
mos (tengase en cuenta que en este particular no hacemos mAs que
emitir nuestro pobre juicio) que podrian figurar dignamente en un mu-
seo de inutilidades al lado de la carabina del c6lebre Ambrosio. Al
menos este es el juicio que nos merece, tundado en los negatives re-
sultados para el combat que hasta la fecha hemos visto. Con tales ele-








- 17 -


mentos para nadie podia ser dudoso el resultado que nosctroshabiamos
de tener en lucha tan desigual. Antes de describir el moment critic
de la salida, diremos que cuando el enemigo desembarc6 en tierra, con
objeto de relbrzar la line de defense de la plaza, desembarcaron tam-
bien de nuestra escuadra mil hombres al mando del Coronel Busta-
mante, los que se hallaron en todo el combat del 1. de Julio, portan-
dose tan adn: irablemente como era de desear al ladode sus compahieros
del Ejercito de tierra.
Estos bravos marines scllaron con su sangre el paso por las trin-
cheras, y entre ellos, coro ya queda dicho anteriormente, sucumbi6 el
inteligente y valeroso coronel que los mandaba. El dia 2 del mismo
Julio reembarcaron estas fuerzas en sus respectivos cruceros, y al si-
guiente dia 3, las nueve y media de su mafiana, abandonaban la
bahia de Cuba. Esta salida dicen que fu6 obedeciendo 6rdenes superio-
res. Nosotros creemos que fue un gran error. pues para nadie era du-
doso el desastre que habian de tener en la lucha tan desigual que ilan
a entablar, tan desigual como jams habrA ocurrido otra en el mundo;
mientras qu si se hubieran quedado en tierra, no solamente los mil
hombres que habian desembarcado sino otros mil mas que podian ha-
berlo hecho y ademAs su artilleria de desembarco y ametralladoras,
con las demi.s fuerzas que queda dicho debieron haberse reconcentra-
do, es' seguro que el Ejercito americano d- tierra hubiera perecido
todo. En anteriores lines digimos algo sobre las condiciones materials
que concurren en la entrada 6 salida del puerto de Santiago de Cuba,
que slIo pujde hacerlo d la vez un barco y esto con buen practice en
tiempos normales. Para juzgar de la salida de nuestros buques de gue-
rra hay que afiadir 5. las dificullades ya dichas el tener que ir salvando
las lines de torpedos que para defense estaban sumergidos en el canal.
Habida esta consideraci6n se vendrd en conocimiento de que lo que
hubiera sido in gran actor para nuestros buques, el salir a m.xima
presi6n de su3 miquinas, quedaba excluido por complete, pues que ni
aufn media mtnquina ni cuarto de miquina no podian salir, sino con
march muy lenta para evitar una segura catistrofe en los referidos
torpedos.
El enemigo que dia y noche acechaba su presa, apenas divis6 la
pr6a del primer crucero, con todos sus numerosos buques en semicir-
culo convergiendo sus fuegos a la boca del puerto, rompi6 horriscno y
nutrido cafioneo que apenas si la mente puede concebir. 6C6mo aquellos
deficientes ba-'cos nuestros pudieron llegar 6 perecer donde perecieron?
iS61o aqu el pufiado de valientes marines espaioles es capaz de empre-
sa semejante! Ellos eran los primeros que con conciencia plena de un
seguro desastre, acometieron la empresa sin otra esperanzaque ir al ton-
do del mar como .recompensa de su amor 6 la Patria. Sin embargo el
que esto describe no ha podido menos de extrafiarse al regresar a la Pa-
tria, tan querida como desgraciada, el oir vituperar a muchos A aquel
puflado de valientes, que quiz.s llegaron en valor y patriotism donde
jams llegaron pocos de los que la Historia Universal les da el dictado
de heroes legendarios.










A los que asi los han juzgado nosotros no podemos menos de de-
cirles que si los pueblos se engrandecieran con las derrotas de sus hi-
jos, Espana se vanagloriaria de aquella tristisima jornada, como la mas
grande de las derrotas conocidas. Creemos, no obstante, que algfn dia
se hara la luz neceuria y con verdadero conocimiento de los hechos se
harA la justicia que se me'recen los desgraciados heroes del Mar Ca-
ribe. Otros, no tan mordaces corno los primeros, se contentan con de-
cir que porque no salieron de noche. Error, pues no se hubiera con-
seguido mas que aumentar el nimnero de victims, toda vez que el
enemigo constantemente tenia enfocados, a la boca del puerto, sus pode-
rosos reflectores, al extreme de hacerse impossible la salida (sin ser vis-
tos, como en pleno dia) al mis insignificant bote. En fin, que para
nosotros, la salida sl6o en tales condiciones constitute por si sola una
pd.gina de heroismo hasta entonces desconocida.

Objetivo de la salida

No a combatir s6lo por el combat, pues que esto, mas que teme-
ridad hubiera sido locura suicide. El objetivo, segufn tenemos entendi-
do, era romper el cerco enemigo y ver de legar, si no todos, el mayor
nufmero de barcos possible A; la Habana, considerando que si acaso logra-
ban llegar siquiera dos, constituiria una victoria, pues que sirviendo
de base a los dem6s barquitos que habia en la Habana, al amparo del
extenso radio de acci6n de sus baterias. podian haber cambiado la faz
de la guerra al menos por lo que A Santiago de Cuba se refiere, puesto
que hubieran estado constantemente amenazando la posici6n enemi-
ga de Cayo Hueso, y por consiguiente, obligando A la escuadra enemiga
a abandonar las aguas de Santiago de Cuba. Tan laudable prop6sito fue
impossible consegiirlo, por la enorme desigualdad de medios materia-
les que concurrian en la lucha.
Ya digimos antes en que condiciones se verian nuestros cruceros
para salir del puerto y de que modo eran vigilados por el enemigo al
divisar la primera pro~r de cada uno. Pues bien, apesar de aquella ba-
rrera tan formidable, nuestros barcos se abrieron paso por ella, y a
tener las condiciones de velocidad que cuando las pruebas en el Nervion,
que tantas veces nos hirieron los oidos, de que en march forzada te-
nian 22 millas por hora y con tiro natural 20, a tener esta velocidad,
decimos, es seguro que hubiesen realizado su objetivo. ;Pero si no
andaban ni catorce millas! Lo que pas6 despues, desgraciadamente ya
lo sabemos todos. Aqui solo afiadiremos que el primero que sucumbi6
fu6 el insignia Almirante Maria Teresa, que falto ya de gobierno e in-
cendiado tuvo que irse sobre la costa A pocas mills .del puerto y d la
vista todavia del Morro de Cuba. Sigui6 d'este, algo m.s lejos, el Oquen-
do, despues el Viz:caa! y por ultimo el Colon. Este de algo mejores
condiciones que los otros, fue a caer d cien millas del puerto de salida.
De este modo termin6 nuestro poder naval, creyendo por nuestra parte
que no podia terminar de ruejor manera para nosotros, pues para los
que pretendieran otra cosa deben de tener en cuenta que no eran san-










tos nuestros tripulantes para que hubieran hecho milagros, sino que
eran marines y humanamente no pudieron hacer mrs. Otra de las cen-
suras que hemos oido dirigir por aquel hecho, es que no se le causa-
ron bajas al enemigo, a lo que contestamos que antes de abandonar A
Santiago de Cuba, vimos en un campamento enelmgo un peri6dico de
los Estados Unidos, que publicaba el parte dado por el Almirante de
la Escuadra enemiga, manifestando haber tenido quinientas bajas y
algunas averias.


APENDICE SEGUNDO


Por la relaci6n que ha tenido la llamada insurrecci6n de Cuba con
la guerra americana, no terminaremos este trabajo sin enitir algunas
consideraciones sobre diclia insurrecci6n. He dicho la llamada in-
surrecci6o cubana porque ai mi pobre juicio mejor cuadraria el adjetivo
de americana, y con mis propiedad guerra americana desde su princi-
pio, con la diferencia, que desde el 24 de Febrero de 1895, que estall6,
hasta el 21 de Abril de 1898, los americanos nos ban hecho la guerra
con careta y desde esta l0tima fecha en adelante se la quitaron. A los
cubanos les reserve el papel de esbirros 6 instruments ciegos, que en
perjuicio de ellos mismos y de toda la nacion han venido haciendo.
Sabido es que al estallar la insurrecci6n se hallaba al frente de la Isla
(no queremos decir gobernando porque aquello no era gobernar) el gene-
ral Calleja, de funesta memorial, quien no solo se content con preparar
el terreno para que el movimiento se iniciara, sino que despues de
haber estallado hizo todo lo que pudo para que tomara incremento,
como lo prueba los parties que daba al Gobierno, quitdndole toda im-
portancia y diciendo que no necesitaba ni una peseta ni un hombre
mas porque nada significaba lo ocurrido. Y no es lo malo que lo dijera
sino que asi lo hacia; es decir, nada, ni moverse para reprimir lo que
en un principio hubiera costado tan poco. En ia 6poca de la gesti6n de
este General puede decirse que no teniamos enemigos en los Estados
Unidos, ni habia prensa filibuster en aquel pais. iPorque todos se ha-
bian instalado en la Habana y otras poblaciones de la Isla. iSi, por ver-
gonzoso que parezca hay que decirlo todo! En la Habana funcionaban
los principal es centros de conspiraci6n, en la misma ciudad se escri-
bian a ciencia y paciencia de nuestros gobernantes los peri6dicos fili-
busteros que mns odio han vomitado contra Espafia. El nombre de es-
paiol era hasta un peligro el pronunciarlo y gracias a la excesiva pru-
dencia de 6s;os, se evit6 que ocurrieran a diario colisiones, y que co-
rriera la sangre en la Capital; pero, ,que much que asi se procediera,
cuando de la mesa del General, el mismo dia del movimiento insurrec-
cional, de la mesa del General decimos, hubo comensal que sali6 de la
misma para xr ponerse al frente de una partida! Para los que crean
que exageraraos lo sometemos al testimonio de cientos de miles de per-
sonas de la Habana y de toda la Isla. .








- 20 -


Por fin el Gobierno de la Naci6n acord6 el relevo de tan funesto go-
bernante. Para sustituir al relevado se nombro A un Principe de la mi-
licia, A quien la Naciln le habia dado cuanto puede alcanzar el ser hu-
mano en su trAnsito por la tierra, por grandes que sean los meritos
que contraiga, confiri6ndole, cuando fuW nombrado, las facultades mis
discrecionales que Gobierno alguno haya concedido a Delegados suyos,
en ningun tiempo, y poniendo A su disposicion cuantos elements, en
hombres, dinero y material de todas classes, se le antojaron. UDe que
manera correspondi6 para con la Naci6n, por tanta merced recibi a, y
qu6 uso hizo de tantas atribuciones y tantos elements puestos a su
disposition? Los funestisimos resu'tados obtenidos en su nunca bastan-
te acriminada gestion contestan por nosotros. iCuAn facil les hubiera
\sido, tanto A 6ste como A su antecesor, i tener conciencia del puesto
que ocupaban y algunas nociones de gobierno, siquiera de las que posee
el filtimo alcalde pedaneo, cuAn iacil, decimos. les hubiera sido ahogar
tan criminal como in usta insurrecci6n, con los elements que tenian a
su disposici6n; pues sabido es lo debiles que eran en sus comienzos,
esas hordas de gentes indisciplinadas y sin organizaci6n de ninguna
clase! i,Mas, c6mo la habian de ahogar si en sus procedimientos resul-
taban ser los Jefes y directors de la misma insurrection, en vez de los
responsables de perseguirla? Lo frescas que afn estin las llagas abier-
tas A la Naci6n por tan funestas gestiones, nos ahorran el trabajo de
entrar en detalles, porque todo el mundo sabe y tendra muy present,
desgraciadamente, inms de lo que nosotros pudieramos decirle sobre el
particular. Lo que no pasaremos en silencio, es la convicci6n que tene-
mos de que estos dos gobernantes, con su criminal modo de proceder,
sentaron las bases de todo el murallon, que hoy, derrumbindose sobre
nuestra infortunada Patria, la tiene aplastada. Del mismo modo que el
primero, este segundo general tuvo que ser relevado y para sustituirle
todo el mundo sabe que se nombro al general

Weyler

SComo al hacer este trabajo, no tenemos la pretension de escribir
ning(in libro ni folleto para el puiblico, puesto que tnenios plena con-
ciencia de nuestra absoluta incapacidad para tal empresa, solo nos he-
mos propuesto vaciar aqui algo asi de monton informe de materials,
que si acaso puefan servir A artifice competent para construir con
ellos la obra que nosotros no podemos llevar A cabo. Lo que funicamenty
rogamos a aquellos de nuestros lectores que tengan calma suliciente
para leernos, es que crean que cuantos materials echamos A este
mont6n son hijos de la verdad mis pura y aquilatada que jamAs se haya
podido decir.
Suplicamos igualmente se nos crea que si por acaso en los juicios
que hemos de enitir sobre la gesti6n del general Weyler pareciesen
algo apasionados, no se nos tome por est6mago agradecido ni por otras
cosas que se le parezca, pues tan ajustado A la verdad ha de ser como
todo cuanto Ilevamos expuesto, porque al hacerlo prescindimos de







- q1 -'


nuestra humilde personalidad y solo nos guia el mis sincere patriotis-
mo y deseo de hacer justicia & quien se lo merece.
Como muestra haremos constar que nos encontrdbamos en la Isla
antes de empezarse la insurrecci6n, que tomanios parte desde el primer
moment en su persecuci6n entrando en activas operaciones, pasando
de una A o:ra provincia y buscando siempre aquella en que m6s arre-
ciaba la luJha, terminando nuestra odisea en el departamento Oriental
v todos los ataques y bombardeos que sufri6 la capital del mismo, hasta
su capitulaci6n; que hemos derramado alguna sangre y perdido la salud,
quizas par.i siempre y ,Sabeis, lo que somos? Pues lo mismo que si
nunca hubieramos ido a la Isla a ver y pasar tanta miseria. Todavia
Smas; del general Weyler, conservamos un oficio, contestaci6n d una
instancia que le dirigimos en stplica de alguna recompensa por mu-
chas operaciones de campaiia, entire ellas algunos encuentros y toma de
campamen os enemigos, en cuyo oficio y en su parte dispositiva, se nos
dice: ano si puede acceder a vuestra petici6n por no tener derecho 6
ello). Hechas estas salvedades, paso a decir algo sobre la gesti6n de
este tercer caudillo.
Lleg6 el general \Veyler a la Isla a hacerse cargo de su mando en
condiciones tales que pocas veces, 6 quiz6s ninguna, se habrA encon-
trado general alguno y con mas dificultades. El enemigo, sino triunfan-
te, por Io inenos se hallaba ensoberbecido yen posesi6n de todo el te-
rritorio de la Isla, A excepci6n de lo que pisaban nuestros soldados; el
pueblo leal Espafia completamente abatido; el espiritu military muy
decaido y en Io material casi desorganizado; los centros de filibusteris-
mo funcionando a la luz del dia en la Habana, y no pocos otros puntos
de la Isla y, en fin, encontro6 todo el pais hecho un caos, todo por obra
y gracia de la desacertada gesti6n anterior, que si en 1o gubernamental
fu6 mala, en lo military descendio tan bajo que mas que un principle de
la milicia parecia que aquello lo habia tenido entire manos el genio dei
mal enemigo, para prepararse ocultamente a su triunfo. Trabajo,
tiempo y no poco, le cost al general Weyler saber por donde se anda-
ban bastantes miles de hombres del Ejercito que radie sabia de ellos ni
aparecian datos de los mismos en ningun centro ni oficina. Con una ac-
tividad incansable, desde el memento en que tom6 posesi6n de su espi-
noso mando, se dedic6 sin descansar un moment a reorganizarlo todo,
consiguiendo al poco tiempo levantar el espiritu p6blico, purgar en
gran parte, sino en absolute, a todo el pais de tanto enemigo como habia
en las poblaciones, mAs temibles A veces que los que se hallaban en el
campo con las armas en la mano, reorganizar el Ej6rcito y sobre todo
levantar su espiritu military, emprendiendo tambien activas operacio-
nes, que si no dieron todo el resultado que era de apetecer, por lo
menos consigui6 alejar de las inmediaciones de la capital al primer
caudillo de ]a rebeli6n, teniendo que irse hacia Oriente en vergonzosa
huida, pudiendo decirse que su personalidad ha sido un mito durante
la gesti6n de este General, pues que siempre permaneci6 oculto, apesar
de algunos parties de corresponsales de peri6dicos yjefes de columns,
no siempre veridicos. El segundo jefe de la rebeli6n, pero el primero







- 22 -


por su audacia y otras condiciones, fuN encerrado con sus feroces y nl-
merosas huestes de color en la provincia de Pinar del Rio, merced A la
trocha llamada de "Mariel Majana", al inmediato mando del valiente y
digno general Arolas. Ya que incidentalmente hemos hablado de la c6-
lebre trocha, tan discutida por algunos, diremos, segfin nuestro pobre
juicio, que respondi6 eficazmente A los fines para que fuA construida,
pues A ella se debe la rpuerte del mas feroz de los cabecillas y la com-
pleta destruccion de todas sus huestes conque se le encerr6 en Vuelta
Abajo.
Ahora bien, para los que critical aquella obra porque con ella no
se acab6 la guerra, disp6nsenos les digamos que culpen A su imagina-
ci6n poc no haber vislumbrado el poderoso enemigo oculto que desde
el exterior dirigia y sostenia la campafia, dispuesto A todo trance A que
todas las provincias de la Isla apareciesen siempre insurreccionadas
para conseguir el ideal que se proponia: la intervenci6n, seguida de lo
demAs que despues ha tenido, hasta apoderarse de todo, merced A la
seguridad de nuestros llamados hombres de Estado. Como no es nues-
tro Animo hacer una cr6nica de la insurrecci6n ni aun seguir paso A
paso la gesti6n del General Weyler, por las razones de incompetencia
de que ya hemos hablado, nos concretaremos solo a decir algunas pa-
labras sobre el modo que ha sido juzgado. Seg6n la prensa de los Esta-
dos Unidos, sus cAmaras y una gran part de aquel pueblo, dicho Ge-
neral era un m6nstruo, un sanguinario y otros epitetos con que A dia-
rio lo insultaban, insultos y calumnias que tambien hacian extensivos a
todo el Ejercito Espafiol; y no era lo peor que los enemigos exteriores
nos calumniaran asi, sino que en 9casiones nuestra misma prensa, bien
por servir interests bastardos, politicos 6 por lo que fuese, el caso era
que por lo que respect al General se ponia de parte de la prensa ene-
miga, con lo que, mal que le pese, ha contribuido A los males que hoy
todos lamentamos.
El General Weyler no fue sanguinario; exigi6, si, de los tribunales
competentes impusieran las penas correspondientes que en nuestros
C6digos estan previstas, A los reos de crimenes de lesa majestad A la
P.tria y aiin creemos que en esto fuW muy parco, pues por nuestra
part contesamos, que jams habiamos creido que pueblo alguno, por
salvaje que fuera, pudiera cometer los horrendos crimenes, vergiienza
de la humanidad, cometidos por los salvajes 6 insurrectos cubanos.
Si A los que asi procedian se les iba A dar dulces, como hacian los dos
primeros Generales en Jefe de la campafia. entonces rasgar ios codigos
6 decir que no se han escrito para nosotros sino para los chinos y que
nuestras Audiencias no condenen A ningun reo A la ultima pena, porque
tenemos la firme conviccion de que el mayor de los criminals que han
hecho subir al patibulo es un santo comparado con el mejor de los in-
surrectos cubanos. No nos detendremos A describir ninguna de las sal-
vajadas que diario cometian, porque vale mas para quien no las haya
sabido que siga ignorandolas. Pues bien; por perseguir como se mere-
clan A 6stos monstruos se le ha llamado sanguinario y se le ha insulta-
do en todas las formas.-La reconcentraci6n. He aqui otra material que









explotaron en gran abundancia tanto los enemigos exteriors como in
teriores para preparar y conseguir el relevo del General y sin embargo,
el General Weyler, no hizo la reconcentraci6n, pues que cuando 61
lleg6 A la Islala reconcentraci6n ya estaba hecha. Apesar de nuestra
insuficiencia, conflamos llevar el convencimiento at animo de nuestros
lectores sobre cuanto llevamos expuesto en este particular.
Cuando la rebeli6n, burlAndose de aquel c6lebre Principedela mili-
cia lodej6con su numeroso Ej6rcito A retaguardia, invadi6 las tres provin-
cias occidentales de la Isla, las mas ricas y pobladas, en las que todo lo
llev6 A sangre y fuego, pudiendo decirse que arras6 con las tres cuartas
parties dela poblaci6n urbana, excepci6n delaprovincia de Pinar del Rio,
quede las 10 parties serian destruidas lo menos 9. Tal era la facilidadque
encontraban para su criminal obra destructora por la escasisima fuerza
armada que habia en las tres provincias. ,Qu6.se hizo de aquella nume-
rosa multitud que qued6 sin albergue y que por huir de los demAs es-
pantosos crimenes que se cbmetian no se paraba ni auin A recoger la
ropa necesaria paracubrir sus desnudeces? Pues ir corriendo A refu-
giarse como podia en la capital de la Isla y demas pueblos que se con-
servaron, merced A alguna fuerza que pudo reconcentrarse en los
mismos. Y he aqui como se form el primer factor y mds numeroso de
la tan cacareada reconcentraci6n. En.dichas tres provincias, no obstan-
te la importancia de la riqueza que en tabaco tiene la de Pinar del Rio,
la principal riqueza de todas es el az(car. Miles y miles de personas
vivian del fomento y producci6n de esta industrial, ya como operarios,
colonos, empleados de todas classes 6 infinitos industriales A que da vi-
da dicha producci6n. Pues bien; destruidas muchas fincas, parade el
trabajo en todas las restantes y arrasados y desolados sus campos,
pronto la miseria invadi6 los hogares de tantos miles de almas como se
ha diclo vivian de esa industrial y aI qu6 recurso apelaron para poder
vivir y salvar tat situaci6n? pues uni6ndose A los otros y. formando asi
el segundo factor y total de la reconcentraci6n. Pues bien; todo ocurri6
antes de llegar el general Weyler la Isla.
Muy cierto es que como todas las reglas tienen excepciones, esta
tambi6n la tuvo, pues no dej6 de quedar alguna gente en el campo,
,pero quienes eran los que A tal se atrevieron? los adictos A los salvajes
destructores, los que eran vida y alma de ellos y que permaneciendo
en aquella situation, les servian mejor que si estuvieran con las armas
en la mano, ya sirvi6ndoles de correos, espias y como asesinos de nues-
tros pobres soldados rezagados. Cuando el General se dirigia en activas
operaciones contra determinada provincia, ordenaba la reconcqntra-
ci6n de estos esbirros, que no fueron a aumentarla, pues que en tal
disyuntiva se iban. former. en las filas de sus cofrades.
Con to expuesto creem3s haber dicho bastante paraquese formever-
dadero juicio de qu6 manera se form la tan cacareada reconcentracion.
Lejos de haberla tormado, como creemos haber demostrado, el General
Weyler trabij6 macho para aliviar, en lo possible, la suertede tantodes-
graciado, ya fomentando obras p6blicas para quetuvieran ocupaci6n yya
ordenando y protegiendo zonas de cultivo en los centros donde se en-


- 23 -1










Contraban, A cuyo efocto public muchas y atinadas disposiciones, en
las que no siempre se vi6 bien secundado por las autoridades locales,
hasta el extreme da tener que tomar providencia con algunas.
Noes nuestro -inimo presenter al General Weylercor oel necesarin
y dechado de todas lasvirtudes,pues admitimos que'su gestioh no diera
los resultados que eran de apetecer y que tendra sus defectos como cada
hijo de vecino; pero tambien entendemcs, que si aquella situation po-
dia haberse salvado, 61 era c1 inico liamado a-salvarla. Por lo tanto su
relevo lo coneeptuamos error de errors, habiendo sido preferible mil
veces el abandon de la Isla, como se hizo con la de Santo Domingo.
Al relevar A dicho General, so exigi6 A su sucesor, otro Principe de la
milicia, que implantara en la direcoi6n de la carpania el mismo siste-
ma que habian empleado los dos primeros Generales en Jefe que tuvo.
Ante tan criminal media entendenos que no puede haber conciencia
honrada que no se subleve. Nosotros admitimos que se olvide la histo-
ria, que nadie ensefie sus pdginas, much menos A nuestros llamados
hombres de Estado, todos ellos pozos de ciencia 6 indignos por lo tanto
que se rebajen i leer lo que escribiero: algunos pelagatos, pero ;por
los clavos de Cristol que so hallen, como aun so hallaban, manando
sangre A tbrrentes las profundas heridas abiertas en el coraz6n de la
Patria, par los dos primeros generals y quo so exija al cuarto, que
implanted los mismds procedimientos, esto ya no es error de errors,
sine crime de crimenes, sin perd6n divino ni human para los quo
tal cometieron! Cuonta, quo no hablarnos en presencia de los tunestos
resultados obtenidos, pues para ninguno de los alli residents, que
nos preciaramos de espafioles, dejAbamos de ver palpablemento to que
iba A suceder. A los quince dias de esta nueva situaci6n, la insurrec-
cion habia aumentado el doscientos por ciento. Apelamos al testimonio
de cuantos hombres honrados habia en la Isla. En lin, que el relevo
del General Weyler fu6 el triunfo de Norte America. Todo lo demAs
que despues ha venido no ha side mns quo Ilevar A ejecuci6n aquel
triunfo que tan ficilmente le proporcionaron nuestros imperdonables
gobernantes.
Conjuntamente con la nueva direcci6n quo se daba A la campana so
implant6 en la Isla un nuevo regimen politico. La autonomia. Como no
somes politicos no podemos decir, si dicho regimen hubiese side con-
veniente darlo 6 no en otra ocasi6n; pero en las circunstancias que se
di6 entendemos que no pudieron ser mis inoportunas; sus resultados
asi lo han patentizado, per mhs que no fuera necesario el que se im-
plantara para saber lo que podia dar de si, mas que a nuestros infuma-
bles gobernantes, que en cuanto a los domas mortales de sobra rabian
to que habia da suceder antes de su implantaci6n. El Gobierno central,
exigi6 al dar ess regimen, que todos los destinos do la Administraci6n
de la Isla sa proveyeran con individuo; del partido autonomista y jaqui
te quiero ver escopeta! No puso en poco aprieto a los prohombres de
diCho partido rec identes en la hiabana. i,Qu por quA? Pues por la sen-
cilia raz6n de que no existia tal partido, en In acepcidn de la palabra.
Cierto, muy cierto es que A Madrid Ilegabin todos los arios algunos








que metian much ruido y a los que por desgracia nuestros detestable
politicos les daban mrAs oil.os de los que al caso convenia. Tambien es
cierto quo en la [labana existen unos con i'eputaci6n de mnuy hombres
de estado ellos y hasta si se quiere tambidn dicen que son muy patrio-
tas y adictos a !a madre Patria; en fin, una Plana Mayor en toda regla.
Ahora lo que no se conoce es el Fjcicito que randan, como no sea el
de la manigua. En corroboracibn de todo no nos dejarin mentir los es-
fuerzos sobrehumanos que tuvieron que hacer, hasta el extreme de te-
ner constantemente en la manigua, algoasi a modo de comisiones de
recluta, suiilicando A aquellos caf'res que fueran A ocupar destinos. ,Que
si lo consiguieron? Si y no. Como D)ios di6 A entender consiguieron ir
Ilevando algunos; A estos porque les convenia para sus fines particu-
lares y mejor servir A la causa de los filas de donde salian, los otros y
sobre todo los que iban para ocupar destinos de confianza siempre con
la mira puesta en el negocito de aprovechar la primera oportunidad que
se les presentara para volverse A los suyos, como asi lo hicieron, por
supuesto en compariia de los centavos que tenian A su cargo,'como po-
drin atestiguarlo las sefioras cajas de algunas Adrninislraciones y Adua-
nas, que las pobrecitas las dejaban aquellos infelices maridos comple-
tamente vacias. ,Que nada de Asto se ha dicho por aqui? Pues cu6nten-
selo usted,s A la seilora censura que vegetaba por aquellas latitudes.
De este temple de moralidad eran las armas que, A fuerza de suplicar y
mendigar, se conseguian en los nmaniguales y con las que se proponian
conseguir la victoria nuestros conspicuous gobernantes. En otro orden
de consideraciones ya se sabe el fruto que di6 el nuev4. regimen, pues
nadie habrd olvidado el desgraciado fin que tuvo el teniente coronel de
Ingenieros, seflor fluiz. Por nuesta parole tenemos que afiadir que, para
mayor desgracia, no fu la sola victitna que inmolaron, sino que hubo
otras varias, no menos lamentables, por proponerse la misma empresa
que aquel. Ya queda dicho que tambidn por alli habia censura. Me
parece que amnos diciendo bastante en apoyo de nuestra tesis de que
en la isla no habia partid6 autonomista Digo, A'no ser que lo tuviera
imetido eh so hueca cabeza de calabaza el flarnante autor de la Constitu-
ci6n Antor .inica. Si por acaso alli lo tuviera, no estaria de mas que un
buen operator, con el escalpelo 6 bisturi se la reconociera, pero .ien
reconocida, para ver de encontrar al fugitivo.
Vamos a poner t6rrnino a es'te ap6ndice demasiado largo ya, po-
niendo de nanifiesto un contrast. Mientras al pobre soldado\ en cam-
pafia no se le daba ni un real de sus sobras para que siquiera pudiera
comprar un poco de jab6n y layar su ropa, los flamantes empleados del
nuevo regirnen cobraban sus pagas al dia, pues para ellos era cuanto se
producia'en el pais, y cuenta que todavia quedaba la principal renta, la
de Aduanas.
Aqui camos fin A nucstro trabajo, pero antes permitidnos dos pa-
labras. Ilustres filantropos, grandes humanistas que no podeis menos
de anatematizar la guerra: procurad suprimir al hombre de la faz de la
tierra y poblarla de santos. Cuando esto hayais logrado, quizas pueda
conseguirse el logro de -vuestros ut6picos suefios; pero creed que mien-


-- ', Mt








tras sean hombres los que pueblen la tierra, las guereas serAn siempre
lo que fueron y to que son, guerra, guerra, guerra; destrucci6n, des-
trucci6n y destruccion.
Aunque visto un honroso uniforme, no creais que por eso soy me-
nos enemigo que vosotros de dicha calamidad; la detesto como el que
mis y entiendo deben apurarse todos los recursos posibles y hasta im-
posibles, si cabe, antes de llegar A romper las hostilidades; pero si apu-
radotodo no se hapodido evitar y hay que apelar A ese doloroso extreme,
entonces dejaros de patios calientes, pues desgraciado del contendiente
que en esa forma se vaya.hacia el otro. MAs le vale, antes de disparar el
primer tiro, concederle todo lo que le pida su enemigo y despues besar
le los pi6s.
iA la guerra con la guerra!
En el reinado de D. PrAxedes I, A 19 Noviembre de 1898.
Por el Repatriado del EjCrcito Espai~ol,
BRIGIDO ESPINA Y AMARGURA


EPILOGO


Come se perdi6 el cruoero <

En anteriores lines de este trabajo .nos hemos ocupado con fre-
cuencia de la gesti6n del general Toral, casi siempre emitiendo con-
ceptos dignos de censura, cuando no algp mAs graves; mas como quiera
sepamos que en una ocasi6n quiso mostrarse A la altura que debe de
estar siempre un general de verguenza, A fuer de cronistas imparciales,
vamos A hacerle justicia por esta vez, por mds que su arranque de ener-
gla y buena intenci6n, si es que la tuvo, no diera otro resultado que la
p6rdida del buque que nos ocupa, sin provecho alguno para el objeto
que se perseguia, y A este props to ant6jasenos que le pasa A este per-
sonaje como A algunos desgraciados series en esta misera vida: que en
fuerza de no practicar mAs que el mal, si alguna vez tratan de hacer
bien, result que siempre les sale mal por el habito que ya tienen ad-
quirido. Y algo de esto, conform dejamos dicho, acaeci6 al general en
cuesti6n con la p6rdida del crucero de referencia. Dicho hermoso buque
de nuestra Marina de guerra, de tres mil y pico toneladas y de modern
construcci6n, formaba part de la Escuadrilla permanent de' aquellas
aguas y llevaba prestando servicio, sin haber limpiado fondos ni hecho
reparaci6n alguna en sus maquinas desde el principio de la insurrec-
ci6n, 6 sean tres afios aproximadamente. Por dicha causa sus fondos
estaban muy sucios y sus calderas casi.inservibles, resultando de un
andar nulo. Asi las cosas, at declarar la guerra los Estados Unidos, no
pudo dArsele otro destino que colocarlo'de bacteria flotante A la entrada


I .







-.* -

del puerto, ilonde resisti6 various ataques de la Escuadra enemiga, tt-
niendo al fia que retirarlo al interior, pues falto de coraza protectora
no hubiera ;enido mis remedio que sucumbir ante los formidable
arietes que constantemente le atacaban.
Mandaba el crucero, como primer Comandante, un Capitan de Na-
vio cuyo nombre desconocemos y el que para nada lo sentimos, pues su
reputaci6n, no s6locomo marino, sino hasta como espafol, dejaba much
que desear. De segundo Comandante tenia un Teniente de Navio, del
que no tuvimos nunca el honor ni gusto de conocerlo personalmente y
del que con verdadero sentimiento ignoramos tambi6n hasta su nombre,
pero al que la voz p(iblica le concedia merecedisima reputaci6n de Ma-
rino y patriota, siendo por consiguiente el anverso de la medalla de su
primero. Este insigne Marino, el segundo, se hallaba mandando el bu-
que en uno de los various ataques que como hemos dicho sostuvo en la
boca del puorto, cuando fu6 herido mortalmente por un casco de gra-
nada rechazando toda clase de auxilio de sus subordinados y animAndo-
los al combat, hasta que espir6 sobre cubierta con las siguientes pala-
bras: ((Hijos mios, no os ocupeis de mi y no abandbneis vuestro puesto
por nada.i El proyectil al herirle le llev6 casi todoel abdomen, espirando
pocos moments despues sobre cubierta, conform dejamos dicho. La
Ciudad de Santiago de Cuba le rindi6 un gran homenage al ser condu-
cidos sus restos d aquel Cementerio. ijLoor eterno!!
Al declararse la guerra y establecer el bloqueo los americanos,
ademas del crucero de que venimos ocupindonos, quelaron en el mis-
mo puerto los vapores mercantes: el MAjico de la companlia Trasatlanti.
ca, el Mortera de la comparfia de Navegaci6n del Norte de la Isla y otro
vapor de la compania del Sur. Quedaron ademis algunas pequefias em-
barcaciones de las que no consideramos digno hacer menci6n. En cuan-
to a los tres barcos mercantes citados rogamos al lector los tenga en
cuenta por lo que luego diremos. En el estado que quedan descriptas
las cosas llego la triste maiana del dia 4 de Julio, en que se recibi6 la
noticia de haber sucumbido tambien el crucero Coldn, ultimo delos que
formaron la llamada Escuadra de Cervera.
Con tan tristes nuevas parece que el general Toral pens6 en lo de-
ficientes que eran las baterias que defendian la entrada del puerto y en
event de que el enemigo intentara un golpe de audacia forzando las li-
neas de torpedos, pens6 en afiadir a estos algunos otros elements de
defense, para cuyo efecto llam6 d su despacho al capitan de navio don
Pelayo Pedamonte, primer comandante de aquel puerto y al de la mis-
ma graduacion, que ya hemos dicho ignoramos su nombre, primer co-
mandaute del crucero Reina Mercedes. Una vez en su despacho ambos
marines les hizo present el deseo que perseguia, contestandole ambos
que no encontraban mas medios de defense que emplear. El general no
se conform con la respuesta 6 insisti6 ea que buscasen mas medios de
defense 6 en caso contrario se lo dijeran por escrito para que en todo
tiempo constara y quedara a salvo su responsabilidad. Ante estos apre-
mios del general los marines entablaron larga discussion que dur6 algu-
nas horas, proponiendo varias medidas que seguidamente eran dese-







- 28.-


chadas por ellos mismos. Por fin tocaron la cuesti6h de sumergir
algln barco en 1e canal donde se hallaban puestos los torpedos y A este
efecto empezaron por discutir las condiciones que reunia cada uno de
los tres vapores mercantes quc hemos dicho habia en puerto. Los tres
eran de construcci6n metAlica yen cuanto A dimensions uno las daba
en todo aproximadamente iguales al crucero y los otros dos uno algo
mis y el otro algo menos.
De lo expuesto se deduce que en tales condiciones, alguno de los
tres barcos, sumergiindolo, habia de dar el mismo resultado que si se
sumergiera el crucero, pero a aquellos marines ninguno les satisfacia
mas que el de'guerra y tras la larga discusi6n que queda dicho, consi-
guieron del General la autbrizaci6n para sumergir el dicho de Guerra.
Al retirarse del despacho del general mAs que dos caballeros, parecian
por su actitud y-modo de andar, volviendo con frecuencia hacia atras la
cabeza, dos series que hubiesen acabado de cometer una mala acci6n 6
el temor que sin duda les asaltaba de que les retiranse la autorizaci6n
que Ilevaban. Por lin consiguieron su prop6sito, y en aquella plaza, que
como ya hemos dicho variasveces de tantos elements se carecia, se ech6
A pique un barco que tenia A su bordo viveres para algunos meses de
toda su tripulaci6n,compuesta de cerca de 300 hombres y que se halla-
ba en tierra ayudando al Ej.rcito. De dichos viveres formaban parte al-
guqas reses vacunas que tambien se sumergieron. Nose cuidaron ni aun
de la ropa de la marineria y oficialidad que se hallaba en tierra y que
tambien fu6 al fondo del mar, como igualmente su valiosa Artilleria en
aquellas circunstancias. pues tenia algunos caiiones moderrios de fAcil
desembarco y que hubieran sido muy eficaces en la line de tierra; tenia
ametralladoras, fusiles de repuesto y abundantes municiones de todas
clases. Pues bien; con todo se fu6 al fondo del mar y... ;no hubo una
mano justiciera que encerrara en un camarote A aquellos dos Capitanes
para que se quedaran para siempre en los profundos abismos, mejor
que verlos cobrar unas pagas'que tan ignominiosamente devengan!
Despues de todo, el resultado completamente nulo, pues fu6 sumergido
en lugar que para nada entorpecia la entrada del puerto. El hecho de
preferir este barco A cualquiera otro de los'tres mercantes que habia,
unido A la conduct de los dos Capitanes que lo sumergieron, acab6 de
confirrnr la malisima reputation de ambos como marines y hasta como
espafoles. Desde luego esta fuera de toda duda que si no era suficiente
uno solo de los mercantes podian haberse sumergido los tres, con lo que
se hubiera conseguido, no solo ayudar A la defense, sino cerrar por com-
pleto el puerto. Conservando el crucero ademas y establecido como ba-
teria flotante en lo mAs interior de la bahia, podia haber desalojado al
enemigo de la mitad lo menos de su linea de ataque de tierra, emplean-
do tan s6lo su artilleria gruesa y haber desembarcado, como se ha di-
cho antes, la de pequeilo calibre. iQue porque no se hizo asif Pues no
lo sabemos, como no sea que se hiciera de ese modo para que no des-
mereciera del cuadro general de todas las desastrosas medidas que en
aquella plaza se tomaron A fin de que al enemigo le fuera mas fAcil su
triunfo.







- 29 -


Como at reanudar este trabajo no era nuestro objeto otro mAs que
el de dar a conocer'la p6rdida del buque que lo, ha motivado y como
creemos haber dicho bastante sobre el particular, hacemos punto final.


Cuando estabamos escribiendo los anteriores apuntes, vimos en
un anuncio de peri6dico, que por el Teniente de Navio de primera de
nuestra Escuadra, D. Jose Muller y Teijeiro, 2.0 Comandante que fue
del Puerto de Santiago de Cuba hasta que ces6 nuestra soberania en
aquella plaza, se ha escrito una cr6nica de los combates y capitulaci6n
de la misma. Conocimos a dicho senior Muller, asi como A su superior
gerdrquico el Capitan de Navio D. Pelayo Pedemonte, Comandante
Jefe del misino puerto, en aquella plaza. La cornpetencia literaria del
ya dicho senior Muller es much y no dudarnos que su crdnica estarA
bien escrita; pero en cuanto A imparcialidad reservamos nuestro juicio
hasta conoceria, pues dudamos que en la misma aparezcan las censu-
ras, nada lisongeras, A que se hicieron acreedores ambos Comandantes
de aquel puerto. Cuando nos ocupamos de los marinos que iban A las
6rdenes del General Cervera, nose nos olvidaban los Comandantes del
puerto de Cuba, pero nos decidimos por el silencio para los mismos,
porque hubieramos tenido que hacer el reverso de la medalla. Igual-
mente pasamos en silencio las censuras, moy amargas, que encontra-
mos para el Teniente Coronel de Artilleria, Jefe de aquel Parque, senior
de Melgares Todo esto no tiene nada de extrafio, en medio de todo,
pues siempre se ha dicho que donde la cabeza anda mal todo cuanto
de ella depercde forma digno cuadro de la misma.
Fin del epilogo.
P. O. de J. Ramos
ESPINA.











El legado de ua marine














NUESTRA CARTER


La Eacuadra >
Almiranfe Escuadra d General en Jefe.-Julio, 1.0, noche.
El enemigo ha avanzado, aunque no much, porque la defense ha
sido brillante. Para salir Escuadra necesito reembarcar lagenteque
tengo en tierra. General Toral consider, y yo ratifico, que faltarle mi
apoyo significa inmediata perdida de la plaza. Ruego V. E. me de ins-
trucciones.--Cervera,

El mandate de saUda
General on Jefe d Almnrante Escuadra.-Julio, 2, mahana.
En vista de las condiciones en que be encuentra esa plaza, salga
V. E. inmediatamente.-Blanco.

E3L I3E3QASTRE

Come empieza
Excmo. lllmo. Sr. General en Jefe del Ejdrcito de op:raciones de la
Isla de Cuba.
Excmo. 6 Illmo. Sr.:
En cumplimiento de las 6rdenes de V. E. I., con la evidencia de lo
que habia de suceder y tantas veces habia anunciado, sail de Santiago
de Cuba con toda la Escuadra que fue de mi mando, en la maiaana del
3 del corriente Julio.
Las instrucciones dadas para la salida eran las siguientes: El In-
fanta Maria Teresa, buque de mi insignia, habia de salir el primero,
siguidndole sucesivamente el Vizcaya, Colon, Oquendo y destructores.
Todos los barcos tenian todas sus calderas encendidas y con presi6n.
Al salir el Teresa, empeifaria el combat con el enemigo que estu-
viera mras aprop6sito, y los qulele seguian procurarian dirigirse al O. A
today fuerza de maquina, tomando la cabeza el Vizoaya. Los cazatorpe-
3









deros habian de mantenerse, si podian, fuera del fuego, espiando un
moment oportuno para obrar, si se presentaba, y tratar de escapar con
su mayor andar si el combat nos era desfavorable.
Los buques salieron del puerto con una precision tan grande que
sorprendi6 a nuestros enemigos, quienes nos han hecho muchos y muy
entusiastas cumplimientos sobre el particular.
Tan pronto como sali6 el Teresa, rompi6 el fuego, A las 9-35, sobre
un acorazado tipo Indiana, que se encontraba A la boca, y el Iowa, que
estaba proximo, pero dirigiendose A toda maquina sobre el Brooklyn,
que se encontraba al S. O. y que nos interesaba tratar de poner en con-
diciones de que (no pudiese tratar de utilizar su superior andar. Los
demas buques empefiaron el combat con los otros enemigos que acu-
dian de los diversos puntos donde estaban apostados. La escuadra ene-
miga constaba aquel dia de los siguientes buques frente a Santiago de
Cuba: New York. insignia del contraalmirante Sampson, Brooklyn, in-
signia del comodoro Scheley, Iol., Oregon, Indiana, Texas y various
buques menores, 6, mejor dicho, trasatlanticos y yates armaros.

Combatiendo

IRealizada la salida, se tom6 el rumbo mandado y el combat se ge-
neraliz6 con la desventaja no s6Io del nimero, sino del estado de nues-
tra artilleria y municiones de 14 cm., que conoce V. E. por el telegrama
que le puse at quedar a sus 6rdenes. Para mi no era dudoso el exito,
per mas que alguna vez crei que no seria tan rdpida nuestra destruc-
ci6n. Al Infanta Maria Teresa un proyectil de los primeros le rompi6
un tubo de vapor auxiliar, por el que se escapaba much, que nos hizo
perder la velocidad con que se contaba; al mismo tiempo otro rompia
un tubo de la red de contraincendios. El buque se defendia valiente-
mente del nutrido y certero fuego dbl enemigo, y no tard6 much en
caer herido su valiente comaidante, capitAn de navio, D. Victor M.
Concas, que tuvo que retirarse; y como las circunstancias no permitian
perder un segundo, tome por mi mismo el mando director del buque,
esperando ocasi6n de que pudiera lamarse al segundo comandante,
pero este no Ileg6 porque el combat arreciaba, los muertos y heridos
calan sin cesar y no habia que pensar en otra cosa que en hacer fuego en
tanto que se pudiera.
En tal situaci6n teniamos fuego en mi cAmara, donde debieron ha-
cer explosion algunos de los proyectiles que alli habia para los cafiones
de 57 mm.; vinieron d participarme haberse prendido fuego al cangrejo
de pops y caseta del puente de popa, al mismo tiempo que el incendio
iniciado en mi camara se corria al centro del buque con gran rapidez, y
como no contAbamos con' agua, fu6 tomando cada vez mis incremento,
siendo impotentes nosotros para atajarlo.
Comprendi que el buque estaba perdido y pens6 desde luego en
done lo vararia para perder menos vidas, pero continuando el combat
en tanto que fuera possible,


- 34 -







- 85 -


Desgrac adamente el fuego ganaba terreno con much rapidez y
voracidad, por lo que envi6 uno de mis ayudantes con la orden de que
se inundaser los pafioles de popa, encontrindose aquel ser impossible
penetrar en os callejones de las cJmaras a causa del musho humo y del
vapor que salia por la escotilla de la mrquina, donde tambi6n le fu6
impossible penetrar a causa de no perritir la respiraci6n aquella abra-
sadora atmonfera; por tanto fu6 necesario dirigirnos a una playita al
O. de Punla Cabrera donde embarrancamos con la salida, al nismo
tiempo que se nos paraba la maquina: era impossible subir municiones
ni nada que exigiera ir bajo la cubierta acorazada, sobre todo A popa de
las calderas, y en tal situacion no habia que pensar mSs que en salvar
]a parte que se pudiera de ]a tripulaci6n, de cuya opinion fueron el se-
gundo y tercer comandantes y los oliciales que se pudieron reunir, a
los que consult si creian que podia continuar el combat, contestando
que no.

<<;Arria bandera!>>

En tan Lenosa situaci6n, habiendo empezado las explosions par-
ciales de los dep6sitos de las baterias, di orden de arriar la bandera e
inundar todos los pafioles; la primera no pudo ejecutarse a causa del
terrible incendio que habia en la toldilla, habi6ndose quemado al poco
rato.
Ya era tiempo: el fuego ganaba con much rapidez y apenas hubo
el suficiente para abandonar el buque cuando ya el fuego llegaba al
puente de proa, y eso ayudados por dos botes americanos que llegaron
como tres cuartos de hora, despu6s de la embarrancada.
Entre lo: heridos estin el teniente de navio D. Antonio L6pez
Caron y alferez de navio D. Angel Carrasco y faltan el capitAn de In-
tanteria de MArina D. Higinio Rodriguez, al quecreo mato un proyectil,
el alferez de navio D. Francisco Lemares, segundo medico D. Julio )iaz
del Rio, el maquinista mayor D. Juan Montero y el de segunda D. Jose
Melgares, cuoo cadaver sali6 A la playa. El salvotaje se hizo tirandose al
agua los que sabian nadar, intentando tres veces llevar una guia A tie-
rra, lo que sclo se consigui6 a ultima hora y ayudados por los dos botes
americanos de que Ilevo hecho menci6n. Nosotros arriimos un bole
que parecia bueno e inmediatamente se fu6 A pique, y se ech6 al agua
un bote de vapor que solo pudo hacer un viaje, porque tambien se fu6
a pique, por efecto de las averias que tenia, al intentar venir a bordo
segunda vez, quedando agarrados 6l los tres 6 cuatro hombres que lo
Ilevaban y que salvaron unos f nado y otros los recogi6 un bote ame-
ricano.
El comandante, ayudado por buenos nadadores, habia ido d tierra;
el segundo y lercero dirigian a bordo el embarco y, necesitindose direc-
ci6a en tierra, cuando ya venian los botes americanos, yo me fui i nado
ayudado por dos cabos de mar Ilamados Juan Llorca y Antonio Sequeiro
y mi hijo y ayudante, teniente de navio, D. Angel Cervera.









Concluido el desembarco de la gente, fui invitado por el official
americano que mandaba los botes de seguirle A su buque que era el
yate armado Gloncester, A donde fui acompafiado de mi capitan de ban-
dera, de mi hijo ayudante y del segundo del buque, que fue el ultimo
que lo abandon.
D'irante este period el aspect del buque era imponente, porque
se sucedian las explosions y estaba para aterrar a las almas mejor
templadas.
Nada absolutamente creo que pueda salvarse del buque y nosotros
lo hemos perdido todo, liegando la inmensa mayoria absolutamente des-
nudos la plhya.

Otra victim

Pos minutes despues que el Teresa embarrancaba el Oquendo en
una playa como A media legua al O. de el, con un incendio parecido al
suyo, y se perdieron de vista por el O. el Vi:caya y el Coldn, persegui-
dos por lo escuadra enemiga. Segin me ha manifestado el contador del
Oquendo, inico official que esta en el mismo buque que yo, la historic
de este desgraciado buque y su heroica tripulaci6n es la siguiente, que
tal vez se rectifique algo, pero sOlo en detalles, no en el fondo de los
hechos.
El desigual y mortifero combat sostenido por este buque se hizo
mas desigual aimn porque, al poco tiempo de comenzado, un proyectil
enemigo entro un la torre de proa matando a todo el personal de ella
menos on artillery que quedo muy mal herido. A la bacteria de 14
centimetros, barrida por el tuego enemigo desde el principio, s6lo le
quedaron dos caiones fitiles con los que continue defendidndose con
una energia incomparable. Tambi6n la torre de popa qued6 sin su ofi-
cial comandante, muerto por un proyectil del enemigo que entr6 al
abrir la puerta para poder respirar; porque se axfisiaban dentro.
No conoce el contador la historia de la :ateria de tiro rapido y s6lo
sabe que disparaba seguramente lo mismo que toda esta valiente tripu-
laci6n.
Hubo dos incendios: el primero, que se domino, ocurrio en el so-
Ilado de proa, y el segundo, que se inici6 a popa, no se pudo dominar
porque no daban agua las bombas, quizas por las mismas causes que en
el Teresa.
Los ascensores de municiones de 14 cm. faltaron desde el princi-
pio, pero no faltaron municione, en la bacteria mientras que pudo batir-
se, por los repuestos que a prevention se habian puesto en todos los
buques.
Cuando el valiente comandante del Oquendo vi6 que no podia do-
minar el incendio y no tenia ningun calidn en estado de servicio, fud
cuando se dicidio a embarrancar, mandando previamente disparar to-
dos los torpedos, menos los dos de popa por si se acercaba algun buque
enemigo, hasta que, llegado el iltimo extreme, mand6 arriar la bande-
ra moments despues que el Teresa y previa la consult a aquellos ofi-






- 37--


eiales que estaban presents. Los comandantes segundo y tercero habi an
ya muerto. El salvamento de los supervivientes fu6 organizado por su
comandante, que ha perdido la vida por salvar la de sus subordinados.
Ilicieron una balsa, arriaron dos lanchitas, hnicas embarcaciones que
les quedaban tiles, y iltimamente fueron auxiliados por embarcaciones
americanas y, seg(n me dijo un insurrecto con quien yo habld en la
playa, tambidn les auxili6 un bote que 6stos tenian.

Vencidos

Sublime era el espectaculo que presentaban estos dos buques; las
continues explosions que se sucedian sin cesar, no acobardaban a es-
tos valientes que han defendido sus buques hasta el punto de no haber
podido ser hollados por la plant de ningun enemigo. Cuando fui invi-
tado por el official americano A seguirle, segin digo a V. E. I. anterior-
mente, di instrucciones para el reembarco al tercer comandante don
Juan Aznar, A quien no he vuelto A ver desde entonces.
Al legar al buque americano, que era el yate armado Gloncester,
encontr4 alli una veintena de heridos, pertenecientes en su mayor part
A las dotaciones de los cazatorpederos, los comandantes de estos, trees
oficiales del Teresa, el contador del Oquendo, y nos reunimos entire to-
dos hasto noventa personas pertenecientes A las dotaciones de la es--
cuadra
El comandante y oficiales del yate nos recibieron con las mayores
tenciones, esforzandose p3r tender A nuestras necesidades, que eran
de todo genero porque llegabamos absolutamente desnudos y hambrien-
tos; me manifesto el comandante que como su buque era pequefio, no
podia recibir aquella masa de gente 6 iba A buscar un buque mayor que
los embarcara.
Los insurrectos con quienes yo habia hablado me habian dicho que
con ellos tenian unos doscientos hombres, entire los que habia cinco 6
seis heridos, y mfe afialieron, de parte de su je'e, que si queriamos ir-
nos con ellos les siguitramos y no3 auxiliarian con lo que ellos tenian,
A lo que les contest que dieran las gracias A su jefe y le dijeran que
nosotros nos habiamos rendido A los americanos, pero que si tenian
medico les agradeceria que curara A una porci6n de heridos que te-
niamos en la playa, algunos de ellos muy graves.
Al comandante del yat3 le comunnqu6 esta conversaci6n con los
insurrectos y le supliqu6 reclamara nuestra gente, lo que me prometio,
enviando al efecto un destacamrnto con bandera. Tambidn envio algu-
nos viveres d la playa, de que estaban tan necesitados.
Seguimos despu6s al 0. hasta encontrar el grueso de la escuadra,
de la que se destac6 el crucero auxiliar Paris, y nuestro yate sigui6
hasta frente A Cuba, donde recibio 6rdenes, con arr eglo & las que unos
fuimos trasbordados at Iowa y otros Io fueron A otros barcos, siendo
Ilev ados los heridos al buque hospital.












Hermanos en la desgracia


Durante mi permanencia en el yate pedi a los comandantes de los
cazatorpederos 'oticia de la suerte que les habia cabido, teniendo el
sentimiento de saber su triste fin.
1)e lo ocurrido al Furor puede V. E. enterarse detalladamente por
la adjunta cbpia del parte de su comandante; en el encontro una muerte
gloriosa el capitan de navio D. Fernando Villaamil, y el ntmero de ba-
jas acredita como se ha conducido este pequefio buque, cuyo coman-
dante lambi6n fdu herido levemente.
Tambien acompaFio A V. E I. copia del parte que me ha producido
el comandante del 'vlr'..,,, quien tambien estA herido en un pie, y cuyo
buque tiene en este dia una historic tan gloriosa como su companero, y
ambos como no puede pedir mas ni el mas exigente.
Cuando llegue al Iowa donde fui recibido con toda clase de honors
y consideraciones, tuve el consuelo de ver en el portalon al bizarre co-
mandante del Vizcaja, que sali6 d recibirme con su espada ceifida,
porque el comandante del Iowa no quiso que se desprendiera de ella en
testimonio de su brillante defense. Adjunta es tambien copia del parte
que me ha producido, por el cual vendra V. E. I. en conocimiento de
esta historic tan parecida a la de sus hermanos OQjendo y Teresa, lo
que prueba que los mismos defects han producido las mismas des-
gracias, habiendo sido todo cuesti6n de tiempo. En el Iowa estuve has-
ta el 4 por la tarde, que fui trasbordado al San Luis, donde encontr6 al
general segundojefe y al comandante del Colon.


La triste noticia

Cuando, estando ain en el Iowa, se incorpor6 el almirante Samp-
son, le pedi permiso para telegrafiar a V. E. I., haciendolo en los si-
guientes terminos. (En cumplimiento de las 6rdenes de V. E. sali ayer
mafiana de Cuba con toda la Escuadra y despues de un combat desi-
gual contra fuerzas mas que triples de las mias, toda mi Escuadra qued6
destruida, incendiados y embarrancados Teresa, Oqendo y TVicaya,
que volaron; el Colon, segun informed de los americanos, embarrancado
y rendido; los cazatorpederos a pique. Ignoro aun las p6rdidas de gen-
te, pero seguramente suberi de seiscientos muertos y muclos leridos,
aunque no en tan grande proporci6n. Los vivos somos prisioneros de
los americanos. La gente toda rayando A una altura que ha merccido los
placemes mas entusiastas de los enemigos. Al comandante del Vizcaya
le dejaron su espada. Estoy muy agradecido A la generosidad e hidal-
guia con quc nos tratan. Entre los muertos esta Villaamil y creo que


- 38 -









Lazaga. Entre los heridos Concas y Eulate. Hemos perdido todo y nece-
sitar6 fondos.-Cervera. -4 Julio 98.) en cuyo telegram hay que rec-
tificar la suerte del Plut6n, que no fuW echado A pique, sino que, sin
poderse sostener A flote, consigui6 embarrancar, como V. E. I. verA en
el parte de su bizarre comandante.
Una vez en el San Luis, el general segundo jefe y el comandante
del Col6n me enteraron de su triste suerte, produciendo el primero el
parte de que acompaio copia tambi6n, absteni6ndome de comentarios
que huelgan respect d un parte producido por este distingiido gene-
ral, de hechos ocurridos fuera de mi vista.

Nobleza
Restame decir a V. E. I. para completar los rasgos caracteristicos
de esta liigubre jornada, que nuestros enemigos se han conducido y
conducen actualmente con nosotros con una hidalguia y delicadeza que
no cabe mAs: no s6lo nos han vestido como han podido, desprendidn-
dose de efectos no solo del Estado sino de propiedad particular, sino
que ban suprimido la mayor parte de las hurras por respeto A nuestra
desgracia y no aumentar nuestra amargura: hemos sido y somos objeto
de entusiastas felicitaciones por nuestra acci6n y todos a. porfia se han
esmerado en hacernos nuestro cautiverio lo mas llevadero possible.
Ignoro adn las p6rdidas de gente por estar repartidos en diversos
buques, pero estarAn en las ideas que hace concebir el telegram antes
inserto.
Como acaba
En resume: La jornada del 3 ha sido un desastre horroro-
so, como yo habia previsto; el nhmero de muertos es, sin embargo,
menor del qne yo temia; la Patria ha sido defendida con honor, y la sa-
tisfaeci6n del deber cumplido deja nuestras conciencias tranquilas, con
s61o la amargura de lamentar la p6rdida de nuestros queridos compa-
fieros y las desdichas de la pAtria. A bordo de este buque hay, ademas
del segundo jefe y yo con nuestros ayudantes, un jefe, cuatro oficiales
y treinta y dos individuos del Infanta Maria Teresa; el contador y trein-
tay cinco individuos del Oquendo; los tres comandantes, once oficiales,
siete guardian marinas y trescientos cuarenta y siete individuos del Viz-
caya; los trees comandantes, catorce oficiales y ciento noventa y un in-
dividuos del Col6n; el comandante, el maquinista mayor y diez indivi-
duos del Furor; el comandante, un official y diecinueve individuos del
Plutbn, y el teniente de navio de primer D. Enrique Capriles, A quien
embarqu6 de trasporte en el Vizcaya cuando dej6 el mando de la pro-
vincia.
De toda este gente envio A V. E. I. relaciones que continuar6 cuan-
do tenga noticias de los demas.
Tambi6n acompafio A V. E. 1. relaci6n de los Jefes, Oficiales y
Guardias marinas muertos, heridos, contusos y desaparecidos, y otra
de los heridos no oficiales que hay en este buque: la gran masa de he-
ridos esta A bordo del buque hospital, que es el vapor Solace.


-- 3M -










Como comprendo que V. E. I. podrA tener dificultades para traS-
mitir esta comunicacl6n al Gobierno, me permit enviarle un traslado
al Excmo. Sr. Ministro de Marina.
De los hechos particulares dignos de menci6n, que no afectan al
conjunto de la acci6n, dare parte por separado, A media que los vaya
conociendo.
Dios guarde A V. E. I. muchos afios.
A bordo del crucero auxiliar americano San Luis.
Pascual Ca ervera.
CONTRALMIRANTE


4.... -















TRAS DE ALMIRANTE "ALMIRANTE"



El parte de un sustituto

Excmo. Sr.:
El official que tiene el honor de dirigirse A V. E. es el mAs antiguo
de los de la dotaciOn del crucero Almirante Oquendo que sobreviven al
combat del dia 3 de Julio (iltimo, por lo que se cree en el.deber de dar
cuenta 4 V. E. de lo ocurrido en 61 en el buque de su destiny y pone en
su superior conocimiento to que sigue:
Iniciado el movimiento, se toc6 A zafarrancho de combat y el ofi-
cial que suscribe pas6 A ocupar su puesto, que era la caseta de obser-
vaci6n de torpedos del puente de popa, desde la cual pudo observer los
movimientos de la Escuadra enemiga, encontrandose 6sta A la salida
del buque navegando en line de fila, rumbo al 0., y en cabeza el cru-
cero Brooklyn. Una vez franco del canal, se siguieron las aguas del
matalote de proa y se rompi6 el fuego por la banda de Br., siendo cons-
tantemente hoshlizados por los buques enemigos, especialmente por el
acorazado Iowa y el crucero Brooklyn, siendo A~.ts tambi6n los que
preferentemente fueron batidos por nuestras baterias, por pasar, a jui-
cio del que suscribe, A una distancia de ellos inferior a 3.500 metros.
Se continue navegando hasta dejar al Yowa algo retrasado por la aleta
de Br., pero al alcance de su artilleria, encontrandose en estos momen-
tosel Broc klyn por la amura de la misma banda y los demis buques
navegando por la popadel Yowa, A distancia. Esta era la situaci6n de
la Escuadra enemiga al ser avisado por el tubo acustico de haberse in-
cendiado las cAmaras de popa, viendo al salir de la caseta que las lla-
mas salian por Ka escotilla de oficiales en la toldilla, y, comprendiendo
era impossible dominar aquel por las proporciones que tenia, fu6 al
puente de proa A dar cuenta at senior Comandante en el moment en
que ya se disponia A varar el buque, gobernando sobre E., y temiendo
que los torpedos de proa explotasen en el moment de la varada, si
esta era may violent, por ir completamente listos, lo mismo que los.
demAs tubos, indic6 al senior Comandante la conveniencia de que se
disparasen, operacion que se efectu6 en la camara extrema de proa, por
el Alferez de Navio D. Alfredo Nardiz y personal A sus 6rdenes.
En el moment en que el buque embarrancaba, Ilenas de muertos
y heridos las cubiertas, la artilieria infitil y devorados por el incendio,
el senior Cornandante orden6 al que suscribe se arriara la bandera pe.








- 42 -


Po tanto por la poca energia con que di6 la orden, como por la vacila-
ci6n natural en los que debian ejecutarla, no hubo lugar A que la triste
orden se cumpliera: el fuego que en aquei moment tenia grandes pro-
porciones, quem6 la driza y la bandera cay6 entire las llamas.
Esto es cuanto el que suscribe, ha podido apreciar del combat,
por estar por su destino aislado del resto del buque; los demas detalles
que incluyo continuaci6n, son reconstituidos de las noticias y dates
adquiridos posteriormente.

Peripecias desastrosas

Las 6rdenes dadas a las dos baterfas y torres fueron graduar las
alas a distancias que variaron desde 2.409 metros 5 3.200; al cuarto
disparo del caion n.o 6 de 14 ctm., salt6 el cierre roto por el eje de giro,
matando 6 hiriendo A los sirvientes y dejando ciego al artillery; A los
pocos moments eran tanlas las bajas en la bacteria superior, entire las
que se contaban el Comandante de ella, Teniente de Navio D. Enrique
Maria L6pez, y Alferez de Navio D. Juan Diaz Escribano, ambos heri-
dos, que s61o los cafiones 2 y 4 pudieron ser cubiertos, continuando
hacienda fuego hasta que rotos los dos ascensores y en la imposibilidad
de subir proyectiles con aparejos, por impedirlo los Incendios.declara-
dos en las caniaras centrales de popa y proa, se continuaron dispa-
rando los proyectiles que estaban en cubierta, y que, a falta de otros
conductores, acarreaban el Teniente de Navio D. Enrique Maria Lopez,
el Guardia Marina D. Quirino Gutierrez y tercer Condestable Antonio
Serrano Facio. La bacteria de tiro rApido qued6 en su mayor parte des-
truida, desmontados various caFiones y muerto 6 herido casi todo su per-
sonal, y entire los muertos los Comandantes 2.0 y 3-0. En la torre de
proa, al disponerse para hacer el tercer disparo, entr6 un proyectil por
entire el cation y la caiionera y destrozando parte del carapacho, mat6
al Comandante de ella, Teniente de Navio D. Enrique Rodriguez BAr-
cena y al tercer Condestable Francisco Garcia Pueyo y dej6 muy mal
herido al artillero Jos6 Arenosa Sixto. rompiendo ademas la tuberia y
aparat6s; en la de popa tambi6n fu6 muerto por un casco de granada su
Comandante, Teniente de Navio D. Alfonso Blanco y Navarro. Una gra-
nada que.entr6 en la cAmara de torpedos de popa, dej6 fuera de coin-
bate A todo su personal, y a los pocos moments explotando otra en la
central de popa, ocasion6 bastantes bajas, entire ellas el Alferez de Navio
D. Emilio Pascual del Pobil, que fue herido. Dispuesto por el senior Co-
mandante la inundaci6n de los pafoles, A consecuencia de los incen-
dios, traslad6 esta orden el Teniente de Navio D. Tomas Calvas al pri-
mer Maquinista D. Juan Pantin, el que fu6 A cumplimentarla a la cA-
mara central de proa donde estaban ardiendo los maleteros de la gente,
consiguiendo inundar los pafioles de proa, no pudiendo inundar lo3 de
popa por el voraz incendio que consumia el comedor y camarotes de
oficiales, las taquillas de las classes y las despensas. Este incendio se
comunic6 seguidamente A la plataforna de popa por las maderas incen-
diadas que caian por la escotilla del ascensor y hubiera ocasionado el








43-

inmediato incendio y voladura del paniol de 14 ctm., si el tercer dot,
destable GermAn Montero y el mariners de i.' Luis Diaz no hubieran
tapado sus escotillas, primero con cuarteles de madera y despu6s con
camas mojadas, y no consiguiendo A pesar de sus esfuerzos desmontarel
ascensor para.arriar la tapa de la escotilla, abandonaron la plataforma
cuando les era impossible permanecer en ella, cerrando antes los patio-
les de 28 clm.

El desenlace

Despues de varado el buque y por orden de su Comandante, se pa-
raron las mAquinas, se abrieron las seguridades y se desalojaron las mA-
quinas y calderas, empezando el salvamento: para llevarlo A cabo hubo
que renunciar A los botes grandes, por impedir el incendio armarlos y
estar otros inutilizados, consiguiendose echar al agua el chinchorro,
que se fu6 -' pique, utilizAndose con 6xito las dos lanchitas y teniendo
lugar hechos distinguidos. de los que asi como de los ocurridos en el
combat, doy cuenta A V. E. por separado. Al arrojarse al agua el que
suscribe, quedaban en el castillo el Sr. Comandante, el Alferez de navid
D. Alfredo Nardiz, algun3s individuos de marineria, el primer Contra-
maestre D. Luis Rodriguez y el primer Maquinista D. Juan Pantin; es-
tos dos iltimos aseguran que despu6s de mi salida el Sr. Comandante
que rehusaba salvarse, cayo por uiltimo en cubierta IlevAndose las ma-
nos al pecho, presa al parecer de un ataque de disnea y, auxiliAndolo,
cubrieron su cuerpo con una bandera al creerlo cadAver, de 0l que tu-
'e noticia A bordo del vapor Harnard.
El buque qued6 varado A una distancia de diez 6 doce millas, pr6-
ximamente, de la boca del puerto de Santiago de Cuba.
Es cuanto tengo el -honor de poner en el superior conocimiento de
V. E en curIplimiento de mi deber.
Camp Long-Portsmouth-Navy-Yard-20 de Julio de 1898.
Adolfo CalaDndria.
TENIENTE DE NAVIO














LOS GRANDES PEQUEROS


El Furor>>

A las 9-30 de la maiiana del 3, y previa orden del Jefe de la escua-
drilla de torpederos, que venia A bordo, desatracamos del muelle de las
Cruces de Santiago de Cuba y nos pusimos en movimiento siguiendo
las aguas del Oquendo; y antes de Ilegar a Punta Gorda empezamos A
sentir el fuego del combat entire la vanguardia de nuestra escuadra y
la enemiga y caer cerca del buque various proyectiles. Poco despues, en
la boca del puerto, dispuso el Jefe meter A cstrioor y seguir a toda fuer-
za de mdquina hacia el O. las aguas de la Escuadra, rompiendo el fuego
sobre el enemigo y recibiendo desde el primer moment enorme canti-
dad de proyectiles de la mayor parte de la escuadra enemiga.
Inmediatamente empezamos A sentir los desperfectos y bajas causa-
das por tan nutrido fuego, ocurriendo estos en el orden siguiente: rotu-
ra de un tubo de vapor en la maquina; destrucci6n del cilindro media
de Estor; inundaci6n de la popa y hundimiento de 6sta; rotura de una
caldera; mayores destrozos en la maquina; destrucci6n de las tres cal-
deras restantes; fuego en varies sitios del buque, siendo el de mayor
intensidad el de la camareta de maquinistas, bajo la cual estaba el pafiol
de granadas; por iltimo, rotura del servo-motor del tim6n y guardines:
todo esto tuvo lugar progresivamente y en muy poco tiempo, sin que
durante 61 dejAramos de hacer fuego sobre el enemigo, notando ya so-
bre la cubierta gran numero de heridos y algunos muertos.
A las 10-45, pr6ximamente, y en vista de todo lo expuesto que iba y
puse en conocimiento del Jefe de la Escuadra, dispuso embestir A tie-
rra, Io que ao pudimos conseguir, y considerando el buque perdido, y
no pudiendo dominar el fuego que invadia la popa y centro, y teniendo
mis de la mitad de la dotaci6n fuera de combat y el barco sin gobierno
ni mAquina, dispuso el jefe arriar la bandera y los botes, y en estos y
con los salva-vidas se fueren A tierra los que pudiesen hacerlo, cuya
orden di al segundo comandante, alcanzando algunos proyectiles A va-
rios de los que a nado se dirigian A tierra.
Cesado el fuego enemigo, atracaron A bordo dos botes de un yat
americano, en los que embarcamos los pocos que quedabamos A bordo,
sin que el enemigo hiciera mss que pisar la cubierta, y al darse cuenta
de la situaci6n, embarcar precipitadamente temiendo una explosion,
c6mo asi sucedi6 poco despues de desatracar del barco, el cual se fue a
pique A una milla larga de tierra.








- 45 -


Reconstituida la lista de la dotaci6n., compuesta de 75 hombres,
ban quedado ilesos 11 individuos, 8 muertos han podido identificarse,
10 heridos ban sido recogidos y de los 16 individuos restantes que flgu-
ran en lista como desaparecidos, aunque algunos quedaron muertos en
cubierta sin ser possible su identificaci6n, y otros lo fueron en el agua,
abrigo la esperanza, que deseo sea realizada, de que una part de ellos
haya ganado la tierra.
Entre los muertos identificados, tengo el sentimiento de comunicar
A V. E. que figure el que fuW mi digno jefe el distinguido y brillante
Capitan de navio Sr. D. Fernando Villaamil.
Todo lo que pongo en conocimiento de V. E., en cumplimiento de
mi deber.
A bordo del San Luis, 8 de Julio de 1898.- Firmado.

El >

Excmo. Sr.:
En cumplimiento de las 6rdenes recibidas del Sr. Jefe de la Divisi6n
de Torpederos, A las 9-30n m. del 3 del actual, largu6 las amarras dadas
al muelle de las Cruces y maniobr6 convenientemente para dejar el
puerto de Santiago de Cuba.
Sobre el pequefio poblado de Cinco Reales me encontraba, cuando
empece A Qotar la caida de proyectiles, consecuencia natural del corn-
bate trabado entire la vanguardia de nuestra Escuadra y la enemiga;
continue siguiendo exactamente las aguas del Furor, segin orden reci-
bida, y una vez proximo A desembocar, rompi el fuego contra los buques
mAs pr6ximos y di avante a toda fuerza; con una lluvia de proyectiles,
fui saludado al encontrarme fuer del puerto y de gobernar hacia el
0.: asi empez6 el combat, recibiendo mAs fuego a media que avanzaba
e iba entrando en el centro de Escuadra Americana.
Pr6ximamente A las 10-45 un proyectil de grueso calibre atraves6
el sollado de la marineria, se inund6 rapidamente y meti6 el buque de
proa; casi al mismo tierpo otro ( otros proyectiles chocaron contra las
calderas de proa y las explotaron y otro entr6 por el pafiol de municio-
nes de mi cAmara, que, ademAs de producer una via de agua, trajo con-
sigo un incendio en diho lugar.
En las circunstancias sefaladas seguia navegando ahn, aunque con
velocidad no crecida y siempre duramente hostilizado por los America-
nos, A cuyo fuego no dej6 de contestar; mas viendo que por mementos
el buque se hundia por el agua entrada A proa en la camara de calderas
yen la mia, consider que el buque no podia tardar en sumerjirse y trat6
de embarrancar en una playa pequefa que tenia pr6xima; mand6 meter
sobre Er. y entonces note la falta de gobierno por haberse inutilizado el
servo-motcr y solo uno de los guardines; continue el buque su march
avante y embisti6 contra las rocas destrozando por complete su proa;
por esta parte salt A tierra una parte de dotaci6n. por disposicion mia
al tratar de hacer el salvamento; otros se echaron al agua por Er. ganan-
do algunos la tierra; entonces abandon el puente, fui a mi c4mara, tome







- 46 -


el paquete de cuanto reservado tenia de V. E. y del Jefe de la Divisi6n
de Tbrpederos, y esto, unido al cuaderno de seniales de reconocimiento
n.o 32 y al C6digo y clave de Perea, lo arroj6 al agua, arriando despues
]a bandera; segui hacia proa y ya no me fue possible ganar tierra por
haber cambiado el buque de position; Ilanim6 la canoa que con algunos
hombres iba para tierra y embarcando en ella pude tomar las rocas,
sintiendo A poco una explosion y poco despues que el buque quedaba
sumergido hasta la cubierta.
Cesado el fuego de los Americanos. mande izar un trapo blanco,
viniendo A recogernos un bote de aquellos, que nos condujo A uno de
sus buques.
De la dotaci6n nos encontramos presents 21 individuos, entire ellos
cinco heridos; los restantes componen el numero de los muertos y
desaparecidos, segfn la relacion que ya tuve el honor de entregar
aV. E.
Es cuanto tengo el honor de poner en el superior conocimiento de
V. E.. en cumplimiento de mi deber.
En la mar, a bordo del San Luis, 6 de Julio 1898.














HABLA SAMPSON (*)



Para Washington

U. S. Flagsliip "New-York" First Rates of Sant.o de Cuba--July 15-1898
Sir:-Tengo el honor de remitiros elsiguiente parte sobre el corn-
bate y destrucci6n de la Escuadra Espafiola mandada por el Almirante
Cervera, frente a Santiago de Cuba, el Doringe 3 de Julio de 1898.
Los buques enemigos salieron del puerto entire 9-35 y 10 de la ma-
fana, apareciendo la cabeza de-su column por cayo Smith A las 9-31,
ysaliendo del canal cinco 6 seis minutes despues.
La posici6n de los buques de mi mando frente a Santiago de Cuba
en aquel moment era la siguiente: el buque insignia New-York estaba
4 millas at E. de su puesto de bloqueo y pr6ximamente a 7 de la entra-
da del puerto.
Yo habia pensado ir a Saboney, acompafiado por oficiales de mi
E. M., A conferenciar con el general Shafter para ponernos de acuerdo
acerca de las operaciones, lo cual habia juzgado necesario en vista de la
inesperada resistencia de la guarnici6n de Santiago de Cuba. Envi6 a
tierra mi Jefe de E. M. con objeto de que arreglase una entrevista con
el general Shafter, que estaba enfermo. Me preparaba para ir A su cuar-
tel general, y mi bnque insignia estaba en la mencionada posicidn, cuan-
do la Escuadra Espafiola apareci6 en el canal. Los dernas buques esta-
ban en su posici6n ordinaria de bloqueo, destribuidos en semicirculo
cerca de la boca del puerto, en el siguiente orden: de E. A O., el Indiana,
pr6ximamente a milla y media de tierra; el Oregon (el puesto del New-
York era entire estos dos) Yowa, Texas y Brooklyn, eats lltimo A dos rni-


(*) Lo. anteriores documents son perlectamente aut6nticos; no lo es
menos, seguramente, este. FAltale, sin embargo, la rigurosa exactitud de los
que le preccden-literalmenite transcritos-ya que, por su origen, hubo de
ser traducido con la mayor fidelidad.-Debidindonos A la verdad, par6cenos
procedente esta advertencia, quo hacemos extensive A los trabajos que corn-
pletan esta 'eccion, de una certeza absolute. Respetando escrupulosamente
el texto, ni aun quisimos subrayar una sola palabra de las muchas subraya-
blcs, permiti6ndonos tan s6lo dividir en apartados el original para facilitar
mas su lecture,







- 48 -


lias al 0. de la entrada de Santiago La distancia de los buques A la en-
trada de Santiago era de una y media 6 dos millas A cuatro, siendo esta
ltima el limited de la distancia de bloqueo durante el dia.
La extension del arco formado' por los buques era prdximamente
de ocho millas. El Massachussets habia salido A las cuatro de la maia-
na para Guantinamo A hacer carb6n, su puesto era entire el Yowa y el
Texas. Los cruceros auxiliares Gloncester y Vixen estaban mAs cerca de
tierra, el t.o al E. y el 2.0 al 0.
El torpedero Ericson f'u acompaniando al buque insignia al Sibo-
ney y sigui6 con 61 durante la caza, prestando muy buenos servicios re-
cojiendo los naffragos y prisioneros del T'izcaya. Acompaio un dia-
grama que muestra de manera aproximada la posici6n que indico de los
buques de mi mando.
Los buques espatiolas salieron rapidamente del puerto con una
velocidad de ocho d diez millas y en el orden siguiente: Infanta Maria
Teresa (insignia) Vizcaya, Cristobal Colon y Almirante Oquendo La
distancia entire estos buques seria de unas 800 yards, por lo que el
tiempo transcurrido desde que apareci6 el primero por la boca hasta
que sali6 el filtimo, fu6 solo de unos 12 minutes escasamente. Si-
guiendo al Oquendo y a una distancia aproximada de 1.2C0 yards, sa-
1i6 el caza torpederos Furor y despues el Plut6n.
Los cruceros enemigos, tan pronto como pudieron, rompieron un
fuego vigoroso y salian del canal envueltos en el humo de sus caniones.

De recepci6n

Las tripulaciones de nuestros buques estaban, cono domingo, for-
madas para la revista. Varios de los buques hicieron simultAneamente
la seal (Los buques enemigos se escaparon), y mandaron zafarrancho
de combat. La gene acudi6 prontamente a los caiiones y pr6xima-
mente ocho minutes despu6s, rompieron el fuego los buques que do-
minaban la entrada del puerto. El New-York dirigi6se con presteza
hAcia el enemigo, hacienda la seal c(Estrechar las distancias A la boca
del puerto y atacar A los buquess y aumentando gradualmnente la velo-
cidad, hasta que al final de la caza alcanz6 la de 16 1/'2 villas estrechan-
do rApidamente la'distancia al Colon.
Mi buque no estubo nunca al alcance de los fuegos de los buques
espafioles y su inica part en el fuego fu6 al pasar frente A las baterias
de la boca del puerto, e hizo unos cuantos disparos A uno de los caza-
torpederos en el moment que intentaba escapar del Gloucester. Los
buques espafioles despuds de salir del puerto, pusieron la proa al O.,
navegando en column cerrada y aumentando la velocidad todo lo posi-
ble de sus miquinas. Los buques bloqueadores de combat hicieron
proa al Morro en el moment de aparecer el enemigo, avivaban rApida
mente sus fuegos v rompieron un rapido, bien sostenido y destructor
fuego que prontamente consiguio apagar el de los espanoles.
La velocidad inicial de los buques espafioles hizo que rapidamente






- 49 -


cortaren la linea de los bloquPadores y el combat se desarrcll6 en for-
ma de caza, en la cual el Brooklbyn y el Te.cas, tuvieron desde el principio
los primeros puestos. El Brooklyn se mantuvo siempre a la cabeza. El
Orergn, navegando desde el cornienzo de la accion con una velocidad
asombrosa, ocup6 siempre en la caza un lugar preeminente. El lowa 6
Indiana hicieron un buen trabnjo, pndiendo Ilegar a tiempo de emba-
rrancar el Vi:caya, A pesar de no poder desarrollar tanla velocidad co-
mo los anteriores, despues de lo cual dejaron la caza volviendo A Santia-
go A ocupar su pesto de bloqueo. Estos buques recogieron muchos
prisioneros. El Vixen, juzgando que la acornetida de los bnques espaflo-
les podian ponerlo entire dos fnegos, se cnloc6 detras de nuestra colum-
na y permaneci6 asi durante el combat y la caza. El h:ib I manejo del
Gloncester y su valiente fuego excit6 la'admiracion de todos, y, habiendo
sido testigo de sus meritos, lo recomiendo al Ministerio de Marina. Es-
te yate es un crucero auxiliary, veloz v no enteramente desrrovisto de
protecci6n y posee una buena bacteria de tiro ripido. Estaba -apostado
A unas dos millas, pr6ximamente, al S. E. de la boca del puerto 6 in-
mediatamente se aproximo rompiendo el fuego contra los buques gran-
des. Previendo la salida del Furor v Plut6n, el Gloucester fu6 levantando
presion y cuando los cazatorpederos salieron, pudo acudir pronta-
mente, rompiendo sobre ellos un fuego nutrido y mortifero. Durante
este tiempo, el Gloucester estuvo bajo el fuego de la bacteria de la Socapa.

El principio del fin

Dentro de los 20 minutes, desde que salieron del puerto de Santia-
go, los cascos del Pluton y Furor fueron destrozados y dos tercios de
su dotaci6n fuera de combat. El Pluto, fu6 varado y desapareci6 con
la marejada. El Furor se fue A pique en much fondo pocos moments
despuis. Los cazatorpederos debieron sufrir much con el fuego de las
baterias secundarias de los buques de combat, Iowa, Indiana y Texas,
pero yo creo que el factor decisive en su ripida destrucci6n, fu, el cer-
tero y ripido fuego del Gloncester.
Despu6s de recoger los supervivientes de los cazatorpederos, el
Gloncestel prest6 muy buenos servicios salvando A la dolacion del In-
/anta M.a Teresa.
La t6ctica empleada por los espafioles para escapar navegando en la
misma direcci6n yen formation hizo desaparecer toda duda tActica,
comprendiendo desde luego cada uno de los buques de los E. U. cua!
era su deber: estrechar las distancias al enemigo y perseguirlo. Esto fue
prontamente ejecutado.
Como ya tengo dicho, el primer impelu de la escuadra espafiola
hizo que se adelantaran a los buques bloqueadores, los cual-s no pudie-
ron desarrollar inmediatamente igual velocidad que aquellos. pero los
enemigos suirieron much al pasar, y el Infanta M." Teresa y Oquendo,
fueron incendiados probablemente por las granadas lanzadas sobre ellos
en los primeros quince minutes del encuentro. Despues he sido infor-
mado que la bomb de contra-incendio? del Teresa habia sido 'averiada
4







- 50 -


por uno de nuestros proyecliles primeros, por lo cual no pudo domi
narse el fuego en diclo buque. Envueltos en densas nubes de humo de
sus incendiadas cubiertas, estos dos buques cesarcn de combatir y va-
raron en la costa. El Infana fM. Teresa Ai las 10-15, prdximamente, de
Ja manana, en Nima Nima, A 6 millas y media de Santiago de Cuba, y el
Oquedo A las 10-30, proximamente, en Juan Gonzalez, A 7 112 millas,
escasas, del puerto.
El Vi:ca!ya qued6 silencioso bIjo el fuego de los buques cazadores.
El Crist6bal Coldn se adelant6 much y pronto qued6 fuera del alcance
de los caniones de los buques anericanos. El Vi:caya fue tambidn in-
cendiado y quince minutes despuesde las once pu-o la proa A tierra y
var6 en el Aserradero, unas 25 6 30 millas de Santiago de Cuba; entera-
mente ardiendo y hacienda explosion sus repuestos de municiones en
cubierta. A unas 10 mills al 0. de Santiago, se le hizo sefiales al In-
diana de que volviese A la boca del pnerto y en el Aserradero se orden6
al Iowa que volviese tambien A ocupar su puesto de bloqueo. El Glon-
cester acompafiado por el Ericson y el Hist, recogieron la tripulaci6n
superviviente del Vircaya asi conio el llouward y el Gloncester recogie-
ron la del Oquendo y Teresa.
La recogida de los prisioneros, inclnvendo los heridos de los incen-
diados buques espatioles, fue uno de los hechos mas brillantes del dia;
los buques estaban ardiendo de popa a proa, sus caflones y reserves de
municiones explotando y de un moment a otro se esperaba que el fue-
go llegase A los pahioles, pero ninguno de estos peligros fue obst6culo
para que nuestros oticiales y mariners dejasen de cumplir con sus de-
deberes humanitarios.

Sigue >

Quedaba inicanmente de los buques espafioles el Colhn, que era el
iejor, y mds veloz. Obligado por su situaci6h a navegar pr6ximo a la
costa, su unica salvaci6n consistia en sostener una velocidad superior
A la de los buques cazadores.
Cuando el Vizcuqla emnl)rranco, el Colbin se habia adelantado unas
6 millas al Brooklyj y al Oregon, p-ro su esfuerzo disminuyo y los bu-
ques americanos empezaron A entrarle. Detrls del BIookIy y Oregon,
iban el Texas, Vixenv y New-York y se \vi evidentemnente desde el puen-
te de este lltimo que todos los buques americanos ilran adquiriendo
ventaja en la caza y perdia el Coli5 toda probabilidad de escapar.
A la 1-10 el Brooklyn y Orc,'y ronmpieron el fuego, y 20 minulos des-
pues arri6 el Colon su bandera yembarranc6 A la entrada del Rio Taoqui-
no, distant 48 millas de Santiago. El 6bmandannte de' Brooklyn, capital
de navio Coak, ft6 bordo A recibir la rendiciOn. Cusndo su bole paso
por el costado de mi insignia le Iice llamar, recibi su part y encargue
al Orpgan del trabajo de salvar el Coldn, si era possible, y que los prisio-
neros fueran Ilevados al Resolulo, el cual nos habia acompaiado en la
caza. El pomodoro Scheley, orden6 A su jefe de E. M. que permitiera a
los oficiales rendidos conservar sus efectos personales, cuya orden no









Wfu modificada por mi. El Coldn no fuN daiiado por nuestro fuego y pro
hablemente tampoco sufri6 mucho al varar, A pesar de que lo etectu6 A
toda mAquina.
El sitio en que var6 era tan acantilado que seguranente con solo
el trabajo de la mar hubiera salido de la varada, pero sus valvulas ce
fondo fueron abiertas traidra nentc, yo estoy seguro de ello, despues
de la rendici6n, y Adespecho de todos los esfuerzcs se fue a pique.
Cuando lleg6 a ser evidence que era impossible ponerlo A flote, fu6
empujado con la misma proa del New-York, mianejado hAbilmente por
su Comandante Capitkn de navio Chaadivick; to coloco en aguas de
poco fondo y podra.ser salvado. Si se hubiera dejado ese barco, se hu-
biera ido a pique en aguas de much fondo y se hubiese perdido total-
mente. Yo miro esta complete' 6 iinportante victoria sobre las fuerzas
epaiolas como el resultado linal de varias semanas de Arduo y cerra-
do bloqueo, tan efectivo de noche que le hizo desechar al enemigo la
idea de escapar durante ella y deliberadamente lo intent efectuar A la
luz del dia. Asi me lo ha confirmado de palabra el Comandante de
Colon.

Los guardianes

Me parece oportuno describir aqui. brevemente, la manera como
fue efectuado el bloqueo. El puerto de Santiago de Cuba, es por natu-
raleza fAcil de bloquear, pues no teniendo mds que una sola boca, si2n-
do esta angosta y habiendo much fondo hasta muy cerca de tierra, no
presenta'dificultades para la navegaci6n en los alrededores de laentra-
da. Cuando Ilegu6 frente A este puerto el dia 1." de Junio, habia luna
Ilena y la luz de ella era suficiente, durante la noche, para que ningun
movimienrto en la boci pasara desapercibido para nosotros, pero lleg6
el nobilinio y empezaron las noches oscuras, siendo entonces la opor-
tunidad para que se escapara el enemigo 6 para que sus torpederos
intentarai, un ataque contra los buques bloqueadores. Estaba seguro
de que el Merrimac, tan gallardamente echado A pique, no obstruia la
canal, por lo tanto mantuve el bloqueo del modo siguiente: A los bu-
ques de crnbate se les asegur6 por turn la mission de alumbrar la ca-
nal de entrada, movi6ndose convenientemente frente A la misma, A una
6 dos millas de distancia del Morro, segin las condiciones atmosf6ricas,
alumbraban directamente el canal; el alumbrado integro de toda la an-
chura del canal, hasta milla y media dentro de la boca, era tan brillan-
to que hasta el movimiento de las pequenas erbarcaciones podia ser
descubierto.
El porque las baterias no hicieron fuego sobre los buques que
alumbraban, ha sido siempre un secret para mi, pero, sin embargo,
asi fue. MNy cerca de la boca se situaban tres b(tes armados y un poco
mis distantes tres buques pequeios, generalmente yates armados y
siempre que pude disponer de ellos, uno 6 dos de nuestros torpederos.
De este modo, nada podria salir del puerto que nos pasara desaperci-
bido,






-- 59 -

Cuando llcg6 el ejercito invasor, que hizo muv critical la situacidn
del Almirante espaliol, redoblamos la vigilancia. La distancia para el
bloqueo nocturno fue reducida d dos millas para todos los buques. y
uno de combate fu colocado al lado del buque que alumbraba con toda
su bacteria apuntando A la canal para que pudiera romper el 'uego in-
mediatamente que un buque espafiol apareciera en l6. El Massachussets,
que, como ya he dicho habiaido aquella mariana a Guaitianamo, estuvo,
como los otros, muchas noche, en este servicio y merecio mejor suer-
te que la de haber estado ausente aquella maiiana. Por ultimo, para la
inejor informaci6n del Ministerio de Marina. envio copia de las 'rdenes
que, de tiempo en tiempo, fueron dadas relatives al modo de llevar el
bloqueo. Cuando tode el trabajo se ha hecho tan bien, es diticil hecer
distinciones. El objeto del bloqueo de la Escuadra de Cervera fue Ile-
vado a termino de una manera brillante y todos participaron en el: el
Comodoro jefe de la 2. division, los Comandantes de los buqucs, sus
oficiales y dotaciones.

Para terminal

El fuego delos buques de combat fue poderoso y destructor y la
resistencia de la escuadra espaflola se quebranto much cuando salio
fuera del alcance de los 'uertes de tierra. La buena velocida, desarro-
Ilada por el Orec.(on, le hizo ocupar un puesLo a la cabeza de la linea de
caza y el Cristobia C(,Iin no se entreg', hasta que aquel buque disparc
sobre el sus granadas de 13 pulgadas (33 cm.) Esta hazafia, afiadida al
brillante record efectuado por este hormoso buque de combate, habla
altarente de la habilidad y cuidado con que ha sido inanejado durante
sus servicios sin precedente en la historic de los buques de su
clase.
La posici6n que ocupaba el Br'ookIln en el bloqueo le di6 gran
ventaja en la caza, la cual conserve hasta el fin. empleando su hermosa
bacteria con excelente resultado. El Te. us v Newv-York adelantaron mu-
cho en la ultima hora de caza y uingiun accident sobrevino al Bro, klpIl
y al Oregon al acelerar so mnarcha para perseguir al Cristobal Colon,.
Desde el moment qua este buque espailol no pudo conservar alta pre-
si6n, el resultado no fue dudoso, y en verdad que no respondio A lo que
de el podia esperarse. Promediando el tiempo y la distancia desde que
dicho buque espafiol salio de puerto hasta que embarranc6 an Rio Tao-
quimo, result que desarroll6 unavelocidad de 13'7 millas.
Ni el New York ni el Brooklyn, se detuvieron para avivar sus cal-
deras de proa; emprendiendo desde luego la caza, avivaron al mismo
tiempo con la mayor rapidez possible todas sus calderas. Haberse dete-
nido paralevantar presi6n en las calderas representaba un retraso de
15 minutes, 6 sean 4 millas en la caza.
Varos de nuestros buques sufrieron averias por el fuego del ene-
migo, el Brooklyn mas que ningin otro. pero aquellas no fueron de
Sran consideration, siendo la mas grave la recibida por el Iowa. Nu es-
tras perdidas fueron un muerto y various heridos del Brooklyn. Es dtficil







- 53 -


txplicar como nuestras p6rdidas pers'onales y materials fueron tan pe-
quefias en un combat con buques modernos del mejor tipo, pero puede
ser causa de ello que el fuego de los espafioles fue pobre.,y que el nues-
tro, bien diiigido y nutrido, barrio las baterias enemigas, quedando
muertos 6 heridos sus sirvientes. Esto fu6 confirmado por los prisione-
ros y por la propia observaci6n.
Los buques espafioles, cuando zarparon del puerto, salian envuel-
tos en el humo de sus propios caltones, pero al aumentar la velocidad
quedaron iibres de 1l. El fuego de las baterias de tiro rdpido de los bu-
ques de combat tue may destructor. Al examiner los destruidos buques
enernigos, se vi6 que el Oquendo habia sufrido de una manera terrible,
sus costados estaban acribillados por nuestros proyectiles y sus cubier-
tas sembradas de restos humans de los que habian perecido.
Los parties oficiales del Comodoro Schley y de los demAs Coman-
dantes son adjuntos.
Hace unos dias hice former una comisi6n que examinara los bu-
ques destruidos, bajo et double punto de vista sobre el resultado del fue-
go nuestro y hechos inilitares que de 61 se desprenden y sobre la pro-
babilidad de salvar algunos y destruir los restantes. El informed de la
comisi6n sera enviado prontamente.
Very respechfully.
W. T Sampson-Rear Almiral U S. Navy-Conmander in chief
United States Naval force North Atlantic Station).


-~-~--~aA-













LOS RESTOS



De exploraci6n



Reconocimiento de los buques espatoles por la segunda colnisi6n,
compuesta del .Lient Coman Rodgers (Iowa,) Lient Coman
Executive Officer Masson (Brooklyn), Lient Nicholson (Ore-
gon) Passed-Assisttan-Engineer Bennet (New-York), Pas-
sed-Assistan- Engineer Me El-roy Chief Engineer del
Gloncester; Lient Capchart (New-York) g Naval Construc-
tor Hobson.



Segin esta Comisi6n se encuentran:
Cristobal Col6n.-Acorazado de 1.' clase con 6 pulgadas de acero
por protecci6n, no solamente en la linea de agua, sino en la bacteria de
6"; este buque tan s61o estaba herido por proyectiles ocho veces, porque
el estuvo casi siempre fuera de tiro por protegerse por otro buque y
finalmente por haber hecho una buena corrida, las averias de mis con-
sideraci6n fueron hechas por el Brooklyn y Oreg6n, siendo 6stas una
granada que entr6 por la aleta de Br., atraveso la camara de oficiales y
salio por Er., otro proyectil di6 en la misma faja explotando y otro
atraves6 la proa. Ninguna de estas averias fue suficientemente seria,
para ponerlo fuera de combat, siendo mayores las recibidas por su
contrario el Brooklyn, la manera como este buque le tiraba, el terrible
fuego de los canones d6 13"., del Oregyn yque escapar era impossible,
parece explicar su rendicion.
Vizcaya. --Crucero acorazado de la misma clase que el Te.cas y
Maine, con 2 cafiones de 28 cm. y 10 de 14 cm. con protection parcial
en la flotaci6n, d. 10 y 12 p-lgid s. Este bac,,o fue especial presa del









Brooklyn y Oreg6n, aunque el Texas, despuds de su obra destructors
sobre el Oquendo y Teresa, ayud6 A gran distancia. Este buque fue he-
rido con proyectiles desde 4 A 8 pulgadas catorce veces, once por pro-
yectiles de 6 libras y por canones de 1 libra. Los cafiones de 8 pulgadas
del Brooklyn y Oregon y los de 4 y 5 pgs. de los mismos buques, des-
garraron su eutructura eacima de la faja blindada casi en pedazos, mien-
tras los cainones de 6 y 1 libra barrian A los que cubrian la bacteria; el
Texas disparo algunos de 6 pulgadas y el Iowa algunos de 4 pulgadas.
SNinguno de 12 y 13 pulgadas le hiri6.
Infanta M. Teresa. -Buque insignia, de la misma construcci6n que
el Vizcaya, fu mnuy castigado y el unico que fuW herido por proyectiles
de 12 y 13 pulgadas. Dos de esta clase penetraron en su interior y la
posici6n de uno de ellos tenderia a demostrar que el disparo fu6 hecho
por el Te.cas y el otro por el Oreg6n, Iowa 6 Indiana. Una granada in-
dudablernente del Brooklyn, porque fue el fnico buque en linea con el
Teresa, cuando fue hacia el 0., entr6 por la mura de babor y explolO
matando en la cubierta cuatro hombres de la dotaci6n de un cafi6n. Es-
te es el tiro que dice Cervera vino del Brooklyn y puso fuego al barco.
La gran dificultad del Teresa, lo que precipito su rendici6n, fuW que la
tuberia de contra-incendios fu6 cortada, no siendo possible apagar el
fuego que ecliaba a la gente de sus cafiones.
Almirante Oquendo.-Crucero acorazado igual i los anteriores, tuvo
el mis terrible bautismo de fuego, except los Destroyers. Su obra
muerta era u na enorme masa de cascos de acero y sus cubiertas estaban
llenas de muertos y moribundos. Fu6 herido por babor las veces si-
guientes: 4 veces por granadas de 8 pulgadas, 2 por las de 6 pulgadas,
3 veces por las de 4 pulgadas, probablemente del Iowa, y 42 veces por
las de 6 libras. Las heridas hechas por las de 1 libre parece demostrar
que 1 tfue batido por toda la Escuadra americana. Uno de los descubri-
mientos fue, que una granada de 8 pulgadas, que pego en la torre de
proa, precisainente en la abertura de paso del caf16n por el carapucho,
entrO dentro de la torre y mat6 al official y A los sirvientes, el primero
de 6stos muertos aim estaba en su puesto.


Consecuencias

En el reconocimiento se vio que algunos de los torpedos estaban
dentro de los tubos dispuestos para lanzarlos.
Se comprob6 que el Infanta Maria Teresa, Vizcaia y Oquendo fue-
ron destruidos por las explosions en el interior de dichos buques de
las granadas americanas, prendiendo fuego y ardiendo totalmente todas
las obras de madera, except las proas y las popas, mostrando asi la
importancia del fuego en las maderas, como lo habia previsto Mister
Nicholson.
Muchos de los caliones a bordo de los buques espaioles se encon-


- 55 -









traban eargados, probando esto la necesidad que tuvieron de abando,
nar los sirvientes de dichos cafiones sus puestos.
Uno de los hechos mas interesantes fuM el gran nimero de aguje-
ros hechos por proyectiles de 5 pulgadas en los costadus del Infanta
lMaria Teresa y Vi:caya y el sin niunero de agujeros en el costado del
Oquendo, pero no era possible decir si estos eran de granadas de 4 6 5
pulladas. Coino el .uico barco de los que tomaron part en la acci6n
que I evaba cahones de 5 pulgadas, era el crucero Brook!l/n, es eviden-
te que el buque del comodoro Szhley, estuvo al principio, medio y fin
de la pelea.
El uso de la madera en los buques de guerra, debe de ser reducido
lo mds possible. Los tubos de lanzar torpedos por encima de la flotacion
son un peligro para el buque que los Ileva y no deben de ser instalados
en realidad mids queen los torpederos. Todas las bombas de contra-in-
cendios deben de ser instaladas bajo la linea de agua y de la protectriz.
Las bateri as de cafiones de 6 libras deben de ser altamente estimadas.
Estas son las conclusiones de esta comisi6n, despues del reconoci-
miento de los buques de la Escuadra de Cervera, despubs del combat
del 3 de Julio, conclusions hechas en vista de las anteriores averias y
que deben servir de lecci6o para la construcci6n de los nuevos buques
americanos.















TRISTE ESTADlSTICA

Resmen de bajas ocurridas en la Escuadra

Teresa Vizcaya Oquendo Colon Furor Platitn

SMuertos...... a 3 1 "
Jdrs. lleridos...... 1 1 a 1 1
De saparecidos *

SMuertos...... 5 (5 4 .
Ociales. II ridos ...... 3 2 5 1 2
Dsapa)arecidos N ) ) >

SMuertos...... 1 1 a 2 ,
Coanirncarc i I-Ieridos ...... 1 I I ,
I Desaparecidos 1 .

Murttos...... 2 8 8 a 1 ,
'onlde4ables. Heridos...... 2 2 3 n a
Desaparecidos 2 a

Muertos...... 2 7 a
Maquinistas. Heridos ...... 1 2
Desaparecidos 2 a 8

Muertos...... 1 a
PracticanteR. Heridos...... I D ) ) 52
Desaparecidos a

Muertos...... 23 48 37 1 3
(aset Marina Heridos...... 23 44 28 5 4
ytropa Desaparecidos 117 7 34 31


Totales........ 183 122


133 7 59 47










Dotaciotes

Teresa. 562
Viscaga 473
Oquendo 488
Colon 551 .
Furor 73 .
Plut6n 71

Total 2.218'


TOTAL. DE BAJAS

S. 183
S. 122
S 133
. 7
S. 59
S. 47

551


Nota. -Con los oficiales se comprcnden los Guardias Marinas.
Otra.-Con los Maquinistas se comnprenden los aprendices de
mhquinia.
Id.-Con ladenominaci6n de classes so comprendo la Maes-
tranza.


















DE POTENCIA A POTENOIA



C mparaci6n entire Iis Buques Espafioles y Americanos que
asistieron al combat del 3 de Julio de 1898


Brooklyn 8 caniones de 20 em.
onkCrere 12 l2 "
Acorazallo 12 A> 57 mm.
9.280 4 "n 42 >
tenehdas 4 ametralladoras.

S4 carionesde32'5cm.
AcorazadIo 8 n 20
Oregon 4 a ) 15
10.300 2"0 > 57 mm.
ltnelaila i n 42 >
4 aimetralladoras.

S4 (a'cines dl' ( ) crm.
Alorazaldo 8 \ U >u
Yowa J n 10) )
uiar: 20 57 mm.
(noehda, 6 4"2 "
4 ariietrallaIdoas.

4 9 'ialoI do e32-5 cm.
Aora'. 8 n I20 >
Indiana 4 ) ) 15 ))
10.300 O2 57 mmn.
ioaerladal ( n 442
4 amctralladoras.


rcentro
Teresa

Toneladas.


Cruccro
Vizeaya
7.000
toinelads



I'ruecro
Oqnendo

lonelad1li


i2 catones do 28 cm.
10 >t 14 >
8 57 mm.
8 37 >
2 amotralladoras.


2 ca~iones de 28 cm.
10 14 )
8 ) a 57 mm.
0 8 37 ,
2 ametralladoras.


2 Carl)!oOS de 28 c(lm.
\10 14 a


:2 ame r illadoras.


Acorazalo 10 caronos do 15 cm.
S a ) 12
Cristihal ..
ColOn 10
10 f 37
G.SlIoele""- 2 ametralladoras.


? "1-V










S2 cafiones de 30 cm.
i ), 15
12 )) 57 mmn.
10 a 42 ,
f 4 ametralladoras.


Cala-
torpedero
Furor


torpidero
P'lt6n


2 cafiones de 75 mni.
2 )) 57
2 Anttralladoras Maxin.

2 caiones de 75 mm.
2 a a 57
2 Ametirllaidoras Maxin.i


Crocerauiiliar 5 cai onles.de 6 libras.
Gloncester 4 ) 3

Cruceroauxiliar \ 4 caionos de 6 libras.
Vixen I 3 ametralladoras Mlaxin.







Resiti en cl de la Artillerfa en los


Buques americanos


Canones de grueso calibre
Id. de median id.
Id. de tiro rapido

Totales. .


Buques espaioles


4G
32
152


230


-4-


I'rucero
Texas
I.400
ionelndas
















FUERZAS ENEMIGAS



Buques americanos de que disponih el almirante Sampson para el

bloqueo de las costas de Cuba y Puerto Rico.


Hist
Horned
IHudson
Indiana
Iowa
Iris
Justin
Laucauter
Lebanou
Loyden
Leonidas
Mangrove
M;imiurg
Machias
Maple
Marblehead
Marietta
Mac-Lane
Miailonomoch
Montgomery
Morri I
May-Flower
Naslville
Neuzmscot
Newark
New- Port
New-York
Niagara
Oeida
Osceola


m.
m.
m.
(1.
a.
n.
rm.
nt.
m.
m.



C.
c.
C.
c.
c.

C.
e.
Irn.
re.
c.
in.
c. p.
c.
c. a.
In.
In.
m.


Aramenda
Alexander
Algonquin
Amphitrite:
Annapolis
Armeria
Bancrofh
Blake
Casins
Castine
Caesar
Cincinati
Cu'shing
Detroit
Dixie
Dolphin
Dorothea
Dupont
Eagle
Ericson
Feru
Fish-Hauk
Foote
Gloucester
Hamilton
Hannibal
Harivard
Hasok,
Hri'cules
Helena







- 62 -


Oreg6n
Paullier
Peoria
Pompey
Porter
PuritAn
Resolute
Rodgers
Samoset
Saturn
Scundia
Sapio
Sioux
Solace
Stilletto
St. Louis
St. Paul
Sterling
Sivance
Supply
Teamseh
Terror
Uncas
Vesubius
Vicks-burg
Vixen
Wasp
Wheeling
Winslow
Windon
Wilmington
Wompatuck


(.
t.

In
t.
114.
in.
i .
t
In.



nt.
in.
in.
In.
1t.
In.
in.








C.
nm.



nt.
it.
in.
In.


c. d.
c.
nz.
m.
c.
i.

c.
In.


W\oobury
Yalu
Yankee
Br'ookl3yn
Matssa0cl assets
M rriimac
Ncw-UOrleatis
Scorpi6n
Texcas


n%.
c.
c.
c. a.
a.
rn.
c. p.
In.
C. a.


I LSLMIFN


Acorazados ........... 4
Cruceros acorazados.. 3
Id. protegidos .. 2
Id. dinamitero... 1
Cruceros ............. 23
Torpederos ........... 9
Monitores ............ 3
Buques mercanIs..... 5(;

Total... 101


(I.
c. a.
c. /p.
c. d.
c.
t
Inr.
/lit,


- Acorazado.
- Cui iero acorazado.
- I. protegido.
- I. Id ditnanitero.
- Crum LhCo.
- nlorpedor.

- Morcantc.














Crrespondenia, casi, privada


' *** <&:.. 'K

















PARRA -'os

entresacados de algLuas cartas dirigidas for

el General ** (*) j distintos hombres politicos
de la Peninsula



"INTROIBO AD ALTARE DEI"

EXCMO. SR. D.
Haoana 25 Mayo 1898.
Los monientos no pueden ser mas solemnes: he vacilado mucho
antes de fornar concept de la situaci6n y de decidirme a exponer mis
ideas; pero consider ineludible decir algo de lo que se me ocurre y
voy A decirlo A V. sin rodeos con la conciencia plena de que cumplo un
deber al hacerlo.
La guerra con los Estados Unidos nos plantea un problema de muy
dificil solucion. Tenemos en el interior las bandas insurrectas alentadas
y Ilenas de esperanza en la ayuda de la Confederaci6n americana y te-
nemos ademas, -las fuerzas de mar y tierra de esa misma Confederacion
movi6ndonos guerra por el exterior.
Hace ya un mes largo que la isla de Cuba estA bloqueada: que los
Estados Unidos tienen en nuestros mares dos fuertes escuadras y gran
nilmero de barcos auxiliares ciiendo el litoral; concentran tropas, para


(*) Segundo Cabo entonces, al parecer, de la Capitania general de la
Habana.







66 -

invadirnos, en las costas cercanas y se disponen de todos modos y ma-
neras A estrecharnos.
Por todo auxilio, la Metr6poli nos ha enviado, hasta ahora, la es-
cuadra Cervera con cuatro barcos medianos v dos destroyers que, a
fuerza de audacia y habilidad, han podido entrar en el puerto de San
tiago de Cuba. Si esta escuadra se deja bloquear, seri vencida sin corn-
bate y si se ve obligada A combatir, sucumbira con gloria, pero sucum
birA.
Seguiremos en tanto bloqueados agotando nuestras escasas subsis-
tencias y con los Onicos 53.000 hombres de Inlanteria del Ejercito, al-
gunos mas de Caballeria, Artilleria, Ingenieros y Guardia civil y los
guerrilleros, de lidelidad mias 6 nienos dudosa en trances supremos,
auxiliados, en los pueblos, por los voluntarios, habremos de resistir en
Santiago de Cuba, Manzanillo, Hlolguin, Jibara, Puerto Principe, la tro-
cha del Jicaro, las Villas y todo el Departamento occidental.
Pero yo creo, no yo solo, muchos mas creen conmigo, que Espafia
podia y debia salir victoriosa de esta contienda y para ello hubiese bas-
tado que el Gobierno hubiera hecho un esfuerzo de primer intenci6n,
enviando una escuadra seria que pudiese luchar; hombres para este
Ej6rcito, armas, viveres y barcos para forzar el bloqueo. Aprovechando
la falta de preparaci6n de los Estados Unidos en el-comienzode la cam-
paia, hubi6semos obtenido el triunfo seguro y decisive. No se ha he-
cho, y sean cualesquiera las causes que lo han impedido, tendremos que
deplorarlo seguramente.
La opinion, que se habia manifestado aqui firme, ha empezado A
decaer. Tenia la genLe f( ciega en la prisa con que Espafia habia de acu-
dir en auxilio de los espafoles de Cuba, v en que. A estas horas, se ha-
brian despejado los horizontes. Hoy, piensa que Espafa ha abandonado
A Cuba, que la condena al sacrificio y que no queda, A los que aqui de-
fienden la Patria otro arbitrio que morir valerosamente entire escom-
bros y cenizas.
Creo que no ha de faltarnos este supremo consuelo, y ounque yo
siga siendo de los optimistas que cuentan con la victoria, no dejo de
pensar en que acaso acierten los que no lo son, y pido A Dios Onica-
mente que no falte A ninguno de mis compatriotas la abnegacion nece-
saria para lograr que nuestra bandera nos sirva de sudario el dia en
que no pueda servirnos mis de ensefia.
Y no importuno a V. mas. Demasiado le digo para que deduzca
V. de lo que apunto cual es la verdadera situaci6o que-atraviesa la [ia-
bana y la isla de Cuba. S6palo V. A lo menos y haga de mis noticias, li-
bremente, el use que consider necesario.
Desea A V. salud etc...








- 67 -


"ACABADA LA EPISTOLA,... Y VA OTRA


EXCMO. SR. D.

Habana 27 Mayo de 1898.


La opinion empieza A estraviarse y quien sabe si la inepcia y la falta
de amor patrio de los Ministros de la Guerra y de Marina nos preparan
un conflict de orden pGblico interior que seria el mejor plato de gusto
de todos para nuestros enemigos.
Entre l1 gente de mayor intransigencia empieza A decirse que esla-
mos vendidos y que si el Gobierno no ha entregado ya la isla es porque
todavia no se atreve con la opinion: que eso v n6 otra cosa significa el
que no se compraran A tiempo, cuando nos los vendian, los acorazados
italianos; el que el Ministro de la Guerra no haya mandado armas y mu-
niciones, ni puesto sobre las armas para enviarlos enseguida la mitad
siquiera de los hombres que mand6 Azcarraga para combatir la insu-
rrecci6n: que el Ministro de la Guerra es el mayor criminal de todos A
pesar de sus desplantes, porque ha debido exigir al Gobierno que le
dejaran libertad de acci6n para acudir en defense de la Patria amenaza-
da 6 dimitir sin consideraci6n de ninguna clase. Pero ;qu6 entiende de
guerra ni do combates el Ministro de la Guerra? ,C6mo puede apreciar
quien no siente calor, lo que demand la dignidad national? Muy sen-
cillo y facil es cruzarse de brazos en un sill6n del despacho y dejar que
se hunda el mundo cuando no le cae a unc encima.
Es lo mismo que la historic del corso. No hay escuadra; estamos
bloqueados hace 36 dias; los americanos, para hacer efectivo su blo-
queo, han armado una porci6n de barcos mercantes ,que es eso mis
que el corso? Y nosotros no podemos dar patentes A los que las piden.
Capturan barcos nuestros de comercio; los declaran buena presa y los
venden, ponen bandera espahfola para acercarse falaz y traidoramente A
nuestros puertos y nosotros no podemos hacer otra cosa que espsrar A
pie fire que al fin se les ocurra desembarcar para tener siquiera el
gusto de batirnos con ellos. Nuestra correcci6n exquisite sera por res-
peto A las potencias y las potencias ni protestan siquiera de la violacion
del derecho international que los yankees efectufan A toda hora.
Y EspaBa no se le.vanta como un solo hombre para barrer A esos
Gobiernos y A esos politicos traidores 6 imbeciles que no tienen sangre
ni decoro. (r) Y los espafioies que estan en Cuba no se explican ese


(*) Muy bien dicho.-Nota nuestra.








- 68 -


rebajamiento y esa cobardia (1) y piensan que las autoridades les en-
gafiamos y que no hemos dicho al Gobierno cuAl es la situaci6n de
Cuba. Y ahn cuando saben y miran nuestra resolution inquebrantable
de resistir y luchar hasta perecer, dudan de nuestra previsi6n y del
juicio que hemos formado de este problema y piensan que callamos
porque no crean que sentimos debilidad y se decidirAn A arrastrarnos
un dia i otro... y yo creo que bardn muy bien despues de todo. (2) Y
estamos entire el martillo y el yunque dispuestos A sufrirlo todo, por
culpa de esos Ministros incapaces y malvados que no saben que quieren
ni a d6nde van: que no tienen entereza para salvar a Cuba y que no tie-
nen valor para decir que quieren que se pierda Cuba, sin pensar en que
despues de perderse Cuba quedar6 Espafia reducida a potencia de undd-
cima clase; que son tan miopes que no advierten que con un esfuerzo
varonil 4 tiempo hubieramos ya vencido a los americanos (;?) y dado el
primer paso para la regeneraci6n de Espafia, condenada, si sucumbi-
mos aqui, A perde'r Puerto Rico, Filipinas, Canarias y Baleares.
Infames y torpes, eso son los Gobiernos que nos rijen y los poli-
ticos que les sirven y apoyan y todo indiferente en esta contienda es
criminal 6 -insensato, porque de esta contienda sale Espafia triunfante
y respetada 6 queda en peores condiciones que Portugal y que Grecia.
Antes perecer entire ruinas y escombros: antes morir mil veces
entire llamas y cenizas; asesinando A todo el que por timido y por debil
infiltre la cobardia en nuestras filas y pida gracia y misericordia.
Si sigue ese abandon miserable de los Gobiernos y Espaha lo tole-
ra, antes de encerrarnos en la Habana, cuando la invasion sea tan so-
perior d nuestras fuer: as que d ello nos obligue, (3) incendiaremos pue-
blos y fincas, siembras y frutos, destruiremos cuanto haya en los cam-
pos y nos dispondremos a caer aqui, cuando no quede piedra sobre
piedra.
No tengo inconvenient alguno en que se sepa que cuanto le digo
soy yo quien lo dice, y cuanto mAs tremenda sea la acusaci6n que pu-
diera haceren las CAmaras por consecuencia de mis informed, mAs me
complaceria en haber contribuido A ello.
No escribo unos articulos acerca de todo esto, porque nunca me
sirvo del an6nimo y no podria lirmarlos pues que las leyes me lo im-
piden. Los escribiria muy sangrientos, si pudiese poner mi nombre A
su pie. Pero no dude V. que si sobrevivo, he de decir algo fuerte, in-
tencionado, duro y prActico. Y no voy A tardar much tiempo en co-
menzar mi labor para que, si muero, quede echada la semilla en terre-
no bien abonado. Como mi bandera es la de la Patria y no quiero al al-
zarla otros provechos que el de volver por su honra y por su decoro,



(1) No sabemos que tampoco hayan ellos hecho nnyun milagro, ni en-
tonces ni... hasta ahora.-Nota nuestra tambien.
(2) Pero no lo han hecho, ni pensado siquiera.
(3) Subrayado por nosotros para el rsalte,







69 -

(iomo Ia predicaci6n es tan facil y el m6vil tan grande me han de sobrar
correligionarios, proslilos y partidarios.
Porque en filtimo t6rmino no quiero ni ain ser quien mande, sino
quien obedezca y sirva al que tenga talla para dirigir ese movimiento
de indignaci6n y de furor patri6ticos. Alli veremos lo que ocurre al
final de la jornada cuando los campos se deslinden.
Y nada mAs por hoy.



Y SIGUE OTRA


EXCMIO. SR. D.

Ilabana I Junio de 1898,


Como verin Vds. por los cablegramas, aqui se hace todo cuanto se
puede para contrarrestar las empresas yankees y no cedemos en eso.
Excepto el Gobierno de la Naci6n espafiola, todo el mundo se conduce
lo mejor cue puede, pero nadie llega A comprender la conduct de ese
Gobierno, y menos que nadie el que conoce algo de lo que decide y re-
suelve, y sobre todo de lo que practice.
Sigue la escuadra Cervera bloqueada y asediada en Santiago de
Cuba, que tiene veinte barcos americanos A la vista: seguimos aqui con
un cerco de barcuchos en el horizonte, y en cuarenta y cuatro dias de
bloqueo que ya levamos, no ha entrado ni un barco con viveres de
ninguna parte: y las subsistencias se agotan y este asunto esencialisimo
va a ser el que nos ponga en mayores apuros.
Es gracioso, mientras tanto, lo que hace el Gobierno que s6Io nos
acude y alienta'con palabras huecas; que demuestra una apatia crimi-
nal 6 una ineptitud inconcebible. Aqui la gente, que no deja de tener
gracia ahn en estos trances, dice que el Gobierno de la Naci6n espahola
ha proclamado la neutralidcd en la contienda entire Cuba y los Estados
Unidos, y que esa ley de neutralidad es la finica que sabe guardar y
cumplir. Me parece que el epigrama no puede ser mis sangriento y doy
A V. mi palabra de que no he sido yo quien le ha hecho, ni lanzado la
phblico.
Lo que yo hago es devorar la indignaci6n en silencio y dolerme de
no poder quebrantarlo aqui. Los laborantes y los insurrectos atizan la
hoguera cuanto pueden y los espafioles y los voluntarios estan ya en
insurrecci6n mansa. El contlicto de orden piblico de que le hablaba a
V. se avecina, porque s6lo estA contenido ante la esperanza de que hay
otra escuadra navegando hacia aca en apoyo 6 en socorro de la de Cer-







- -j() -


vera. Onando la opinion se persuade de que no es asi, s6lo Dios sabe Io
que va A pasar en la misma Habana.
No se secretes de alta political ni los diria si los supiese ni a ellos
puedo referirme. Algo muy grave debe ocurrir sin embargo y del Con-
scjo de Ministros mismo, por much que quieran reservArselo, sa dran
las indiscreciones. En lo que digo A V. me hago eco sencillamente de
lo que es de dominion piblico y anoto los giros y decisions de la opinion
que esta muy agitada 6 inquieta, que anontona tempestades y que nos
prepare moments muy amargos.
El no haber comprado el Gobierno los acorazados extranjeros que
tuvo en sus manos dias antes de la guerra, el desatino imponderable de
enviar esa Ilamada escuadra Cervera que estA bloqueada en Santiago de
Cuba, el abandon, que demuestra en todo orden de cosas Ilevado de
no sabemos que optimismos 6 que indeterencias, la incapacidad que ha
demostrado y sigue demostrando para acudir en defense de la Patria
amenazada, estAn formando una atm6sfera tan densa y peligrosa que
mas es impossible. Y no hablo por temores y sobresaltos que todo el
mundio aqui sube y reconocc y proclauvnr que no siento, porque he for-
mado la resoluci6n de sacrificarme por nmis deberes de espaiol y de
soldado, sino porque es precise que alguien tenga el valor y la arro-
gancia y el patriotismo de decir lo que ocurre y quiero decirlo a V. para
que V. lo repita A los cuatro vientos amparandose en mis honrados y
exactos informes. Quiero morir aqui, cuando Ilegue la hora; pero qui-
siera que mi patria saliese victoriosa, aunque yo caiga, como pudiese
haber salido si hubiese tenido 6 tuviese A estas horas un Gobierno de
altura, de pundonor y de amor patrio que deberia haber puesto en
armas toda la Peninsula, armado todos los barcos mercantes, ocupado
el dinero de todos los espaFioles y enviado A Espafia A morir 6 triunfar
a Cuba, en vez de dejarla entregada A los ataques del enemigo exterior,
A las asechanzas de los enemigos interns y a la conflagraci6 n de san-
grientos motines de sus misinos hijos leales, sin enviar hombres, barcos,
armas, municiones ni viveres; sin atreverse a hacer mAs que deplorar
como viejas plafiideras las desgracias y desastres que pudieran venirse-
nos encima.
Quiero decirlo y proclamarlo valientemente, porque no pueden arre-
drarme las consecuencias de decirlo cuando no me arredran las de afir-.
mar aqui que debemos volar con la Ilabana antes de que se capitule,
pegando fuego A los depositos de polvora y dinamitae incendiando pre-
viamente A la poblaci6n por sus cuatro puntos cardinals.
Pero va que nosotros ejecutemos esta resoluci6n adoptada. sepa
Espaila enter que sus Gobiernos, que pudieron dar a Espafia la victo-
ria y la grandeza, no supieron ni quisieron hacer otra cosa quo enco-
jerse de hombros y la condenaro- al suicidio.
Algunos de nosotros sobrevivira A los sucesos que se preparan y
ese dira al mundo, tarde, psro lo dira, a quienes deben exigirse respon-
sabilidadcs por la muerte de la Patria. Mientras Ilega ese dia, no calle
V. y levante la voz en el parlamento y en ta prensa o en done tenga
ocasi6n de hacerlo y pida explicaciones ptblicas de su conduct A los


- --- ----... I --.. --'--' I I




- ~ Vi'


que tienen tin augustos deberes que cumplir desde el Gobierno y no
cumplen nirguno de los mas elementales y sencillos.
La cosaes muy clara y el que no la v6 es porque no quiere verla.
El Gobierno conoce lo que ocurre y su proceder es criminal; criminal,
porque si no sabe 6 no puede remediar nada, no debe continuar nn
moment a cabeza de un pais que tendra seguramente en alguna
parte hombres que hagan algo mds de lo que hacen ellos. Todo, renos
lo que sucede ahi mientras la Patria se desmorona.
Cono la anterior copio esta carta para repetirsela d V. y para que-
darme con un ejemplar de ella fin de dejarla en dep6sito a los que
ienten y piensan como yo.
Salud el.c.



Y OTRA MAS


EXCMO. SR. D.

Ilabana 10 Junio de! 1898.


En los mismos moments en que Santiago de Cuba se veia asediada
por veinticuatro barcos americanos, teniendo encerrada la escuadra
Cervera en el puerto; en que embarcaban una expediciOn invasora so-
bre el mismo Santiago de Cuba y preparaban otra expedici6n sobre
Puerto Rico, el Ministro de la Guerra pretendia que saliese de Cuba la
escuadra Cervera.... ipara Filipinas!
iQu6 conocimiento de los sucesos y de la situacion, que conciencia,
qu6 aptitudes y que frialdad revela esa pretension que no hubiera sido
otra cosa que un delito de lesa Patria!
P6rque ya no se trata con semejante desatino pensado y acordado
por el Gobierno todo, de lo que significa la presencia en aguas de Cuba
de la escuadra Cervera, ni de su escasa fuerza enfrente de las dos escua-
dras americana-, sin6 de que esa disposici6n hubiese sido la prueba
palmaria y flagrante A los ojos del mundo, del abandon de Cuba, la
mas paladin confesi6n de impotencia, la certidumbre para los espafio-
les deac~de que son verdal sus sospechas, de que se hallan vendidos
y la sublevacion de los voluntarios peninsulares, la deserci6n al campo
insurrecto do las fuerzas movilizadas que afun estan al lado nuestro, el
auje de la insurrecci6n y la p6rdida indudable de Cuba y de cuanto en
Cuba tenem'os en mennos de una sernana.
Si los hcinbres que intentaron y pensaban realizar eso, no tienen
perturbada l. raz6n, seria precise career que son unos excepticos cri-
minales.









Los Estados Unidos tienen en su pais. sus recursos, su base de
operaciones A ocho horas de Cuba, objeto primordial de su codicia y de
sus objetivos; y en vez de mandar a Cuba Espaia enter' combatir con
los Estados Unidos, se le ocurre A los hombres de estado que dirijen la
naci6n Ilevar los cuatro barcos medianos que enviaron aqui a combatir
en Filipinas, donde la escuadra yankee de Asia no tiene base, ni viveres,
ni carb6n, ri municiones, sin pensar en que al anuncio de acercarse la
nuestra a Filipinas dejando esto desamparado completamente, no se to-
maria la pena de esperarla siquiera, sin6 que se iria a San Francisco de
California para dejarla burlada y lejos del lugar en que hade resolverse
la guerra. Materialmente, hoy, la escuadra Cervera sola, no nos sirve
mAs que para tener entretenida una escuadra americana en bloquearla;
pero el efecto moral dehaberla enviado a Filipinas, adonde no bubiera
podido tampoco llegar ,a, habria sido desastroso.
Porque aqui, repito, s6lo esta contenida la opinion porque cree que
hay otra escuadra navegando hicia aca para reunirse A la de Cervera.
Hay cosas que se ven y no acaba uno de convencerse de ellas y eso
ocurre con el asunto de que hablo A V. hoy. Poco trabajo le costara
comprobarlo ahi porque es much la gente que ha intervenid3 en el
para que hayan guardado reserve A pesar de lo que la reserve les im-
porta.
Las islas Filipinas estan en una situaci6n gravisima, tal vez ya per-
didas, por la misma falta de previsi6n y de interest que nos ha traido al
estado en que nos vemos.
ti los 400 millones votados para aumento de la Marina no hubiesen
ido A parar sabe Dios d6nde, por despilfarros 6 cosas peores, y hubiese
habido en Filipinas una escuadra que opener A la americana que se ha-
llaba hace mucho tiempo en aquellas aguas esperando los acontecimien-
tos, no habria ocurrido el desastre de los barcos que alli teniamos y no
se hubiese venido encima esta tormenta que puede arrebatarnos nuestra
soberania alli j,Pero que podria hacer para cambiar la situaci6n la es-
cuadra Cervera? Para llegar, necesitaria to meros dos meses y dentro
de este tiempo aquello estarA resuelto. Si los indigenas se van del lado
de los yankees, Filipinas estA perdido para nosotros. Si no se van con
ellos, los yankees no pueden conquistar nada alli. Esto es tambien tan
claro como la luz del dia para todo el mundo menos para el Gobierno.
Saliendo para Filiinas ahora la escuadra Cervera, sipodia salir, nada
haria en provecho de Filipinas; pero en cambio seria causa de la p6r-
dida de Cuba.
No falto A mis deberes con darle mis informs. Por el contrario
creo que cumplo al hacerlo con los que de modo ineludible me impone
mi patriotism y mi empefio de que si no podemos obtener el triunfo
complete que deberiamos lograr, seamos A lo menos vencidos con
gloria.
El bombardeo de las obras de defense de Sintiago de Cuba el dia 6
ha abierto la serie de operaciones de importancia de los Estados Unidos
contra esta isla. Diez barcos de combat en primera linea y catorce mas
en segunda, han estado arrojando proyectiles durante tres horas en n(-









tero que pasa de 1.500 granadas. Intentaron primero echar a pique 1d
Meerrimac en el canal, para hacer impossible l1 entrada y salida de bar-
cos: no-lo lograron y el Merrimac estA en el fondo sin obstruir el canal.
Ahora, han pensado en cerrarlo echando A pique uno.6 mis barcos car-
gados de ce'nento que fraguaria al sumergirse y formaria una roca que
seria precise volar con dinamita en bastantes dias de trabajo.
Si lo consiguieran, los barcos de Cervera quedarian encerrados en
el puerto sin poder hacer nada para oponerse al deemnbarco del Ej6r-
cito regular con que quieren invadir aquella region, hasta que se fran-
queara el canal y en tanto los americanos podrian dividir y fraccionar
sus escuadras.
dEs todo esto claro y evidence? ,C6mo no lo ven ahi los hombres
de gobierno? ,Cual es el m6vil de sus acciones y de su political? iEs que
solo sirven para andar mendigando de las potencias europeas que se
encogen de hombros, una paz que no quieren obtener honrosa y de
provecho por medio de una guerra airosa y afortunada? ,No compren-
den que cuanto mayor sea su inercia y su humillaci6n mas y mas difi-
cultan todas las soluciones? iQue dolor y que verguenzal Si no hay bar-
cos ni otros recursos .para cuando se espera A decretar el corso y la
guerra a sangre y fuego?
Ya sabia yo y creo habdrselo dicho A V. al comienzo de esta campa-
na, que no contariamos para realizarla con nada mas que las bayonetas
de nuestros soldados, finica cosa que nunca nos ha faltado para supre-
mo consuelo de nuestras desventuras. Pocos 6 muchos, ellos serAn los
fnicos que cumpliran A conciencia sus sagradas obligaciones y confor-
ta el espiritu tener la certidumbre de que ellos habrAn de dejar limpia
de mancha la honra de la bandera, Adespecho de todas las indiferencias
que envilecen la patria en estos moments mismos. (*)
No importa: sacaremos inc6lume el honor de las armas; pero si
contraemos el compromise formal de hacerlo asi, tambi6n hemos con-
traido unos cuantos ya el de hacer pfblico ante el pais y ante el mundo,
el process de lo culpados y responsables de cuanto acontece y de cuan-
to pueda sobrevenir. bi no hay en el Codigo penas que aplicarle,, ni en
la sociedad espafiola tribunales que les juzguen y condenen, que vayan,
a menos, 6 las pAginas de la historic, con el padron de ignominia que les
corresponde, a figurar como factors de los duelos y desventuras de la
Patria.


(*) Cervera cede la palabra A Linares, Toral y demis compaheros riai'lit
res -Nuestra.


-.- ..











bESPUES DE... LO DICHO


EXCMO. SR. D.

Habana 30 Junio de 1898.


Nadie atina aqui a explicarse lo que sucede en la Penisula, ni c6mo
continia el Gobierno actual en el poder, ni qu6 significant esa calma y
esa indiferencia en que vegeta el territorio de la metr6poli.
Ni nos envian hombres, ni barcos, ni municiones, ni viveres, ni
dinero; continue el Gabinete como el CAndido de Voltaire en el mejor
de los mundos possible, y en cambio todo peligra y todo amenaza resol-
verse en cataclismos.
La filtima consignaci6n pagada A las tropas es la de Mayo del ailo
97, no hay numerario, ni credito ya y, si han legado algunos barcos
con viveres, muy pocos, al cabo de dos meses largos de bloqueo, s61o
dos han venido de Europa; el Laffite, frances, A Nuevitas y el Reina
Cristina A Cienfuegos, este iltimo con unas 460 toneladas de carga ha-
biendo podido y debido traer 7.003.
Entre tanto se hall asediada Fantiago de Cuba por mar y por
tierra. Los barcos de Cervera embotellados alli, como dicen los yan-
kees, han recibido orden de salir A todo trance y esperamos A ver si
saldrAn. Si no lo logran, 6 habrA que volarlos dentro de aquel puerto,
6 corren grave riesgo de caer, con aquella plaza, en poder de! enemigo.
Si perdemos Santiago de Cuba la depresi6n moral scrj terrible,
nos quedaremos ademis sin cable yen incomunicacion con el mundo.
Si Cervera consigue cscapar de aquella ratonera, pod rj cambiar
de puerto en donde verse bloqueado, a menos que consiga venir aqui,
finico sitio en que, al abrigo de las baterias de la plaza, podria, quizAs,
intentar algo un dia fi otro.
Solo saliendo de alli con fortune seria possible salvar la plaza de
Santiago de Cuba 6 hacer por lo menos que se prolongase su resisten-
cia, por que obligaria A ir tras nuestros barcos todos 6 la mayor part
de los barcos de combat americanos
Se ha ordenado A la brigada de Guantanamo y a una de Manzanillo
que marchen, por tierra, en socorro de Santiago de Cuba que solo tiene
viveres para el mes de Julio. Se intent levarles mas; pero por tierra
es impossible y por mar dificilisimo.
Si cae Cuba en poder de los yankees, se envalentonaran extraordi-
nariamente, la insurrecci6n crecera en grandes proporciones y el efecto
aqui sera desastroso.
(Qud es lo que se proponent los hombres phblicos de la Naci6n es-









paiola? Puestos a hacerlo mal, impossible serial lograrlo 'rns cumpii-
damente.
,Y el Ministro de la Guerra? Asombra leer sus telegramas y sus de-
cisiones: no envia gente porque teme que caiga en poder del enemigo;
dice que todos los caiiones son pocos para artillar las plazas de la
Peninsula y que no puede comprar mas porque no hay dinero. Y el de
Marina organize una tercera escuadra que dejard en Espana probable-
mente para que no le tomen el puerto military de Cartagena 6 el -Estan-
que del Retiro y cae en el lazo americano con esos temores, ysus
arrogancias y desplantes vendrdn A ser al final lo mismo que los del
Ministro anterior que envi6 los barcos de Cervera sin caiones bastan-
tes ni apropiados, con granadas initiles y estopines que no sirven, sin
viveres ni dinero, segfin el mismo Cervera dice y todo es igual y lo
mismo en el seno de ese Gobierno desdichado queva a liquidar A Espaiia
entera dejAndola d6bil en todas parties para que en todas parties sea ba-
tida en detail y vencida en conjunto.
Cerradas las Cortes, la prensa sin orientaci6n ni calor patrio y el
pais cruzado de brazos, vamos empujados por el destino de los pueblos
imbeciles a la desmembraci6n y A las desdichas todas. Pero ibah! i,Que
importa todo eso? El fatalismo musulman preside y gobierna la altiva
Iberia y si su ruina estaba escrita debemos resignarnos exclamando tan
solo iDios es grandel
Salud, etc......



EL PARCHE OLTIMO


EXCMO. SR. D.

I abana 4 Julio de 1898.


Ayer sali6 del puerto de Santiago de Cuba la escuadra Cervera for-
zando el bloqueo: supimos primero que atraves6 la linea enemiga com-
batiendo y que A las 11 de la mafiana se perdi6 en el horizonte con
rurbo a OesLe. Luego, que en el combat tuvieron averias los destro-
yers Terror y Plut6n y uno de ellos fuW volado en la boca del puerto por
su tripulaci6n para no caer en poder del enemigo y el otro embarranc6
en Punta Cabrera. Hoy por la maiana han Ilegado noticias sospechosas
y desagradables del Oquendo y del Maria Teresa.
Las tropas de desembarco sitiadoras de Santiago de Cuba intima-
ron aver la rendici6n, amenazando con arrasar la plaza. Han acumula-
do alli gente, barcos, artilleria, recursos de toda especie y aquello esta
muy delicado.


-I


- 1 -z









Esta go rra es de iaaroe; tienen los ameridatiOS doA aciiadras aqui
y multitud de monitors, cruceros, yattes y barcos auxiliares en ni-
mero que no baja de ciento. Son duefios del mar y Espafia nos manda
aqui, por junto, la escuadra Cervera; A Filipinas la escuadra CAmara, y
el resto, si lo hav, permanece por ahi.
De moment debi6 venir aqui todo, bueno y malo en much no-
mero y otro seria el curse de la campaeia. No quiero ya calificar la con
ducta del Gobierno; todos los adjetivos serian pAlidos para condenar su
geeti6n.

Salud etc.
Por la copia,
Ell P3E. A stete.













PNTRE COMTADRSG

(PASILLO BUFO-TRAGICO)















COMIENZA EL JUEGO



;ilNos matamos!!!

Telegramna al Ministro de la Guerra, del dia 9 de Julio, del Capitdn
general.
El ejcrcito, dispuesto siempre A sacrificarse por la patria, estA in-
tacto hasta ahora y conserve todo su espiritu, pues se sostiene en San-
tiago de Cuba con vigor despu6s de combates brillantes, en los cuales,
aunque haya perdido terreno, lo ha disrutado valerosamente y causado
grandes perdidas al enemigo. Conceptlio, por lo tanto, que seria mal
recibida por las classes militares la idea de paz, y mis afir el abandano
del territorio que con tal decision defiende.
Con viveres y municiones podremos sostenernos muchos meses, y
aun vender cara la victoria, si es que Ilegaba A obtenerla el enemigo,
aunque la posesiOn absolute del mar de que gozan los americanos
hara siempre la vida penosa por la faltade subsistencias, angustioso el
combat por la -scasez de municiones y dificil el gobierno por las alte-
raciones frecuentes del orden piblico que ha de acarrear el hambre.
Resumiendo: el Ejercito en general quiere la guerra por el honor
de las armas y el suyo propio, y le seria muy doloroso alandonar sin
disputarle al enemigo una sierra que viene conservando hace tantos
arios, 4 costa de su sangre; lo mismo pienso y he pensado yo siempre.

Hay que mirar pop la familia...

Telegrama del Ministerio de la Guerr'a, del *12 de Julio de 1898.
Recibido su telegrama n(im. 202, sorpr6ndeme que una vez salva-
do su honor ese indomable Ejercito, como indudablemente y con admi-
raci6n de todas naciones lo ha sido para gloria patria en ese campo de
Santiago de Cuba, persista en mantener guerra en !a que seguramente
no ha de conquistar mAs laureles, ni conseguir otro resultado que el de
rendirse por falta de viveres y municiones en breve plazo, pues no es de
career que sentida por enemigo su pujanza en mencionado campo, se
apresure a sufrlr nuevas perdidas cuando con extremar el bloqueo e
impedir auxilio de aqui, puede sin nuevos sacrificios de sangre apode-
rarse de esa isla.
Tampoco me explico su tenacidad en mantener posesi6n on tierra







- 80 -


ingrata que nos repele y se hace odiosa con sus deseos de separarse de
su madre patria anteponiendo el Ej6rcito su dolor por abandoparlo A la
ruina y desolacion que tan funesta persistencia y ciego suicidioacarrea-
ria a tan desventurada naci6n, que ante la perspective que la espera,
clama por una paz honrosa, que ahora podria ser ocasi6n de alcanzar;
pero sea como quiera y sin dejar de sentir en el fondo del alma legitimo
orgullo como espafiol y soldado por levantados deseos de ese Ejercito
sin rival, entiendo y deduzco que no empiecen tan fieros y ncbles arran-
ques para que se quebrante su discipline y pueda dar nunca al olvido
sus deberes de obediencia y sumisi6n a las disposiciones del Gobierno,
ateniendose siempre a dejar a salvo el honor de las arenas.
Creo, pues, que cualesquiera que puedon ser csas disposiciones, el
Ej6rcito las acatard y no pretenders constituirse en un peligo para la
patria, acarreando ademas la trste suerte de sucumbir de hambre y
falta de medios de resistencia.
Deseando, sin embargo, tener de ello absolute seguridad, y esta
s6lo puede dArmela parecer de V. E., le ruego me lo haga conocer lo
antes possible porque los moments son critics y decisivos.

Intermedio

Telegrama del General enjefe al ministry Gterra, 13 Julio 1898. R.O ni-
mero 318.

Siendo de suma gravedad y trascendencia los particulares com-
prendidos en el telegrama reservado de V. E. num. 107, y hallandose
ausentes al frente de sus tuerzas la mayor part de los generals no me
serA possible hasta mafana contestarle.
Ruego V. E. me dispense esta pequefia demora encaminada al me-
jor acierto.

Lo dicho 1i morir!

Telegrama al Ministro Guerra del General en jefe, 14 Julio 1898. R.0 ni -
mero 236.

La opinion dominant en este Ejercito, de la cual participamos sus
generals, esta por la continuaci6n de la guerra, considerando que el
honor de las armas exige ain mAs sacriticio; pero nunca serA obstaculo
para el cumplimiento de las ordenes del Gobierno, que obedecerA como
es su deber.
Profundamente agradecido por mi parte a las lisongeras frases que
me dirige V. E. en su telegram del 12, es muy penoso para mi mani-
festarle que yo no puedo continuar al frente de este Ejdrcito en el caso
dequeel Gobierno so decida 4 hacer la paz.







81 -

< madre>

Telegrama dil Presidente Consejo ministros d Gobernador general, 1t
Julio del 98. R.o ().
Duefios absolutos del mar los americanos, sabiendo por experiencia
lo costoso q.e le es pelear con nuestros valientes soldados, se liritardn
en adelante A estrechar mAs el bloqueq y bombardear impunemente los
puertos, deatacando al mismo tiempo buques de combat para atacar a
Puerto Rico, Canarias, Baleares y algunas poblaciones de la Peninsula,
dando lugar centre tanto A que, ayudados por los indios, consigan la do-
minacion de Filipinas y, de seguro, perturbar tambie el orden piblico -
en el interior de la Nacion.
Deber ineludible de todo Gobierno es evitar tantos y tan irreme-
diables males, procurando' todo trance el t6rmino de la lucha tan des-
igual y desastrosa. La paz hoy podria hacerse en condiciones aceptables
y honrosas siempre para el Ej6rcito, pero rendida por el hambre laisla
de Cuba, perdida Manila, rendido Santiago, ocupado parte si no todo
Puerto Rico, bombardeadas las poblaciones mis irnmportantes de nuestro
litoral, no habrA que pensar en la paz. La descomposidi6n y la ruina
de este desventurado pais habrin acabado con todo.
Yo confio que en vista de estas razones, V. E. y Generales A sus 6r-
denes, tan amantes de las instituciones y sobre todo del pais, sabrin
responder de la discipline de ese valeroso ejercito y de su obediencia 6
las resoluciones de Gobierno en favor de la paz. Espero con ansia su
respuesta que le suplico de con toda urgencia.

La tapadera

Telegrama ddl General cnjefe at Presidencte Consejo ministros, 1' Julio
1898. Ii.
La opinion unAnine en este Ejercito, de la que participant conmigo
todos sus generales, estd por la guerra, creyendo no se ha hecho lo bas-
tante para dejar tan alto como seria de desear el honor de las arnas, y
por tanto vera con hond3 sentimiento el abandon de la isla que con ,
tal bravura ocupa y defiende, pero puede V. E. estar seguro de que aca-
tarA las 6rdenes del Gobierno y no sera obsticulo a sus decisions, de
ello, respondan-los generals.
Deseo a. V. E. el mayor acierto ep estas dificiles circunstancias.

<>

Telegrama dLI General en jefe d Ministro Gucrra, 17 Julio 1898. R.o
Esta mahana se ha verificado entrega de Santiago de Cuba sin in-


(*) De much miga todo e1; sobre todo para el porvenir, que se precipita
.6


'~v~?sP3~~d~~- '~'~-i; ''''









tervenci6n alguna de mi autoridad, segfin parte que he trasmitido,
A V. E.
A pesar de ese desmembramiento de fuerza, el Ejercito contin(a in-
tacto y la guerra puede continuarse sin rmas que enviarnos los viveres
que se pueda, conpreferenciade bandera neutral, buscando el medio de
enviarnos tambien municiones en igual forma 6 A la ventura 6 buscar
misma suerte que Puerto Rico que han recibido ya dos cargamentos.
La caida de Santiago no tiene verdadera importancia military F uede de-
cirse que la guerra ailn no ha empezado. Dispongo desde luego la con-
centraci6n de las divisions de Ilolguin y Puerto Principe para manio-
brar segin los movimientos del enemigo. La campafia decisiva ha de
desarrollarse de la Trocla para ac. y ha de perder much gente el ene-
migo para avanzar en esta estaci6n.- Es copia.-El general jefe de Es-
tado Mayor general.-Por orden.-El coronel de Estado Mayor, Ram6n
Vivanco.)
Y el cabie, aburrido, se di6 por gastado.


- 8? -


1 ---~;-~s~~ZBi-~oo ----




















APNTES SOBRE LA REENERAION


~'?
.~:




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs