• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Frontispiece
 Title Page
 Ramón de campoamor
 Recuerdos
 Doloras
 Al señor D. Marcelino Menéndez...
 Humoradas
 Cantares
 Los pequenos poemas
 Table of Contents














Group Title: Obras poeticas completas
Title: Obras poâeticas completas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072543/00001
 Material Information
Title: Obras poâeticas completas
Physical Description: 2 v. : fronts., plates. ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: Campoamor, Ramâon de, 1817-1901
Publisher: Maucci
J.L. Rodriguez
Place of Publication: Buenos Aires
Mâexico
Habana
Publication Date: n.d
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Mâexico
Cuba
Argentina
 Notes
General Note: At head of title: Ramâon de Campoamor.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072543
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 29041680

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
    Frontispiece
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Ramón de campoamor
        Page 5
        Page 6
        Page 7
    Recuerdos
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Doloras
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 48a
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113-128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Al señor D. Marcelino Menéndez Pelayo
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Humoradas
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 176a
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 180a
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
    Cantares
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    Los pequenos poemas
        Page 193
        En tren expreso
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
            Page 201
            Page 202
        La novia y el nido
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
        Los grandes problemas
            Page 210
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
            Page 217
            Page 218
            Page 219
            Page 220
            Page 221
            Page 222
        Dulces cadenas
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
        La historia de muchas cartas
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
            Page 235
            Page 236
            Page 237
        El quinto no matar
            Page 238
            Page 239
            Page 240
            Page 240a
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
        La calumnia
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
        Dichas sin nombre
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
        Cómo rezan las soltera
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
        El anillo de boda
            Page 261
            Page 262
            Page 263
        Los amores de una santa
            Page 264
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 281
            Page 282
            Page 283
            Page 284
            Page 285
        Los buenos y los sabios
            Page 286
            Page 287
            Page 288
            Page 289
            Page 290
            Page 291
            Page 292
            Page 293
            Page 294
            Page 295
            Page 296
            Page 297
            Page 298
            Page 299
            Page 300
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
            Page 304a
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
        Don Juan
            Page 315
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
            Page 321
            Page 322
            Page 323
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
            Page 329
            Page 330
            Page 331
        El trompo y la muñeca
            Page 332
            Page 333
            Page 334
            Page 335
            Page 336
            Page 337
            Page 338
        La gloria de los Austrias
            Page 339
            Page 340
            Page 341
            Page 342
        Los amores en la luna
            Page 343
            Page 344
            Page 345
            Page 346
            Page 347
            Page 348
            Page 349
            Page 350
            Page 351
        La música
            Page 352
            Page 353
            Page 354
            Page 355
            Page 356
        La lira rota
            Page 357
            Page 358
            Page 359
            Page 360
            Page 361
            Page 362
        Los amorios de Juana
            Page 363
            Page 364
            Page 365
            Page 366
            Page 367
            Page 368
            Page 368a
            Page 369
            Page 370
            Page 371
            Page 372
            Page 373
            Page 374
            Page 375
        El amor o la muerte
            Page 376
            Page 377
            Page 378
            Page 379
        Al orgía de la inocencia
            Page 380
            Page 381
            Page 382
        ¡Qué bueno es dios!
            Page 383
            Page 384
            Page 385
            Page 386
            Page 387
            Page 388
        Por donde viene la muerte
            Page 389
            Page 390
            Page 391
            Page 392
            Page 393
            Page 394
            Page 395
        El amor y el río piedra
            Page 396
            Page 397
            Page 398
            Page 399
            Page 400
            Page 401
            Page 402
            Page 403
            Page 404
            Page 405
            Page 406
            Page 407
            Page 408
            Page 409
            Page 410
            Page 411
            Page 412
            Page 413
        Las tres rosas
            Page 414
            Page 415
            Page 416
            Page 417
            Page 418
            Page 419
            Page 420
            Page 421
            Page 422
            Page 423
            Page 424
            Page 425
            Page 426
            Page 427
            Page 428
            Page 429
            Page 430
            Page 431
            Page 432
            Page 433
            Page 433
            Page 434
            Page 435
            Page 436
        El podes de la ilusión
            Page 437
            Page 438
            Page 439
        El amor de las madres
            Page 440
            Page 441
            Page 442
            Page 443
            Page 444
        El confesor confesado
            Page 445
            Page 446
            Page 447
            Page 448
            Page 449
            Page 450
        Las flores vuelan
            Page 451
            Page 452
            Page 453
            Page 454
            Page 455
            Page 456
            Page 457
            Page 458
            Page 459
            Page 460
            Page 461
            Page 462
            Page 463
            Page 464
            Page 465
            Page 466
            Page 467
            Page 468
            Page 469
            Page 470
            Page 471
            Page 472
            Page 473
            Page 474
            Page 475
            Page 476
        Utilidad de las flores
            Page 477
            Page 478
            Page 479
            Page 480
            Page 481
        Los caminos de la dicha
            Page 482
            Page 483
            Page 484
            Page 485
            Page 486
            Page 487
            Page 488
            Page 489
            Page 490
            Page 491
            Page 492
            Page 493
            Page 494
    Table of Contents
        Page 495
Full Text











R. DE CAMPOAMOR

OBRAS POETICAS COMPLETES













'I.


Vengo a hacerte mas honrada
tu vida de caracol.
LQue quieres de mi? Yo, nada.
Que no me quites el sol.

Doloras. Las dos grandezas.


ST. I. CAMPOAMOI,


,



::;5~i I. i
'-x~ d -r-;..1-






RAMON DE CAMPOAMOR
(DE LA ACADEMIA ESPAROLA)




OBlRA5 F ETICA5


COF1PLETA5



DOLORAS.-HUMORADAS.-PEQUEPOS POEMAS




TOHIO FRIIERO.



CASAS EDITORIALS
BUENOS AIRES MEXICO
MAUCCI HERM.os E HIJOS MAUCCI HERMANOS
Calle Rivadavia, N. 1435 Primera del Relox, N. 1
HABANA
Josh 'i".).i~'"*UE : .

... .. ........ .. .......
..... .......* .
















VP!9



















































U
*. U, .


U~~ ~ U U =U
U ~ U~ "U U U
U U U U
U U U^''

















RAMON DE CAMPOAMOR





Germinal, Revista malograda de la gente moza, y Vida Nueva, Sema-
naro radical, estimaban al octogenario Campoamor como uno de los suyos
y le consideraban mAs revolucionario que muchos pseudo-liberales, A pesar
de que el insigne autor de las Doloras ha sido y sigue siendo, quizA por el
buen parecer, reaccionario y conservador. No pretendian, como humoristica-
mente decia el ilustre vate, que le lIevasen A la cArcel A concluir su envi-
diable vejez; declaraban quo el gran poeta, don't I'Espagne est sijustement
fire, contra su conservaduria y frente < A sus aflciones A pasarlo bien y &
sus hAbitos de pereza *, result un agitador de ideas.
Sin ser fll6sofo, ni didActico (poeta docente), ni reflexive, Campoamor se
Sprenda de la intuici6n plAstica, del lenguaje por imAgenes y proclama como
dogma de su estdtica el arte por la idea.
De su filosofia (El Personalismo y Lo Absoluto, dos doloras en prosa)
formula el juicio zumb6n do uno de sus administradores, que parece pidi6
S dichas obras, las que devolvi6 diciendo: amo equivale A mandar expresiones, que es como no mandar nada x.
De su afAn didActico protest al escepticismo (el color del cristal con
que se mira) de todas sus poesias, que rabia de verse junto con el plAcido
y bonach6n aspect de creyente, que de su exterioridad de burguds apacible
irradia el pastoso Campoamor.
De su criteria politico, que acentu6, refutando la F6rmula del Progreso
de Castelar y que conflrm6 con sus doctrinarismos aristocrAticos, no se ha
separado un Apice. sin llegar A la Meca, A la poltrona ministerial, porque
nunca supo quitar motas, ni tomar aires de seriedad ridicule. No es de los
que identiflcan la seriedad aparatosa con el valor positive de las gentes. Si
le preguntaban: r Por d6nde es usted diputado, don Ram6n? ~, contestaba:
\ Por Romero Robledov. Al arguirle quo CAnovas Io miraba con cierto des-
vio. afiadia: No me perdona haber divulgado su avanzada edad .
De su ambici6n, dice: Yo tengo el honor do despreciar la gloria y el
dinero.. QuizA es esta declaraci6n de las que carecen de ingenuidad (y cui-
dado si el gran poeta es ingenuo). a No he necesitado dinero nunca *, repite
y aun es creible que.lo haya despreciado siempre. Pero ila gloria! ddespre-
ciarla? iqu6 cAndida mentira, aun aplicada A lo que llama la fama infame!
la que convierte A Voltaire de principle de los hombres de talent en Dios
de los imbeciles.

11 4723


Y~!11111111111111l111Illlllllllllllllilll






6 R. DE CAMPOAMOR

Campoamor, que es una sensitiva, ha soportado la censura; pero tagra-
darle? JamAs. Por evitar una critical acerba era capaz de legar hasta la
injusticia consigo mismo. Para negar que habia plagiado una poesia de Vic-
tor Hugo, dijo que no sabia una palabra de francs, y no ha habido quien
le arranque declaraci6n en contra; porque, ; debilidad de los grandes, quiere
ante todo aparecer como hombre que nada sabe y que nada estudia... 61, el
c-/gran poeta psic6logo.
A travds de su ortodoxia (garantida por la elegancia devota, que mez-
cla en el boudoir el incienso A que huele el devocionario con la mostaza de
las doloras) apenas si podria caminar, sin grave riesgo, el ingenio sutil de
Duns Scott. Las races del sensualismo podtico de Campoamor ahondan en
el misticismo literario; pero, como todos los misticos, convierte lo religioso
en la novela de lo infinite y habla de la religion del amor (Los Grandes
Problems) come el mAs emancipado de lo dogmAtico. No contradice, sine
que confirm la verdad innegable de que en todo mistico late el germen de
un heterodoxo. Carece Campoamor de la fe del carbonero, aunque t preflere
ir 6 misa A refiir con su mujer >; no le seduce la fe razonadora de Balmes,
ni el celo ardiente de FernAn Caballero, ni la creencia militant de tanto
obispo de levita: cree en la religion de la belleza, odia la de mocracia por
anti-est6tica, y del cristianismo acepta la hermosa melancolia de su pesi-
mismo, que concibe, pero que no siente, pues come dice en Los Buenos y
los Sabios:
Vive con la mania
de maldecir de su feliz estrella,
y cual buen pesimista en teoria,
e va en la vida bien y habla mal de ella .

Convierte Campoamor la ictericia moral del pesimismo, tinte gris de su
grata existencia, en penumbras y contrastes para describir los flagrantes de-
litos de inconsecuencia de la gente d'dlite (Los Grandes Hombres, Antino-
mias del Genio) con una originalidad rayana en lo parad6gico. Es 61 mismo
una paradoja de came, complacidndose on darse aires de conservador y en
verse evocado por los revolucionarios come portaestandarte de toda protest.
ISe engailan sus admiradores? iNo! Campoamor, agitando ideas aun las
mAs opuestas, es un poeta de cuerpo entero, es el POSTA, y, por tanto. 4 re-
sumen del hombre en general .
Cuanto en circunstancias dadas ha sentido la naturaleza humana, cuanto
alguna vez ha hecho latir el coraz6n, otro tanto es la material sobre la cual
trabaja el poeta, apto para ser Anacreonte 6 Angel Silesio, escribir trAgica
6 c6micamente y retratar un carActer elevado 6 vulgar. Nadie puede impe-
dirle ser moral, piadoso, cristiano, sin censurarle que no lo sea; verdadero
espejo de la humanidad, pone ante su vista cuantos sentimientos le agitan.
Los grandes poetas hablan come ventrilocuos por la boca de las personas que
representan ahora con el tone de hdroe, despuds con la delicadeza del nifio
inocente, siempre con igual verdad y naturalidad; jamAs son protagonistas
de sus obras, ni lloran fe perdida, ni maldicen dudas que no se disipan.
De tan buena cepa es Campoamor. iPor qud han de acusarle alguaciles
de la conciencia, cuando dsta es incoercible, si ha conseguido que sus auda-
cias volterianas y su perfidia sean paladeadas hasta por los mAs timoratos?
Ha sabido unir la candidez de la paloma con la astueia de la serpiente, ad-
ministrando aun A los mAs ortodoxos el veneno (segdn otros, el t6nico) de
la duda en pildoras doradas. tEs 6 no revolucionariot






R. DE CAMPOAMOR 7

Jefe politico de la provincia de Castell6n el 48, Campoamor contest a
general NarvAez, cuando le estimulaba A la reacci6n y A la arbitrariedad:
En esta provincia no hay temor de que el orden se altered, porque no te-
nemos ni un soldado>. De Campoamor, que ha asistido y aun afortunada-
mente asistira A la apoteosis de su gloria (y el inocente embustero dice que
la desprecia), no habla mal nadie, ni los muchos que le envidian. A su ex-
celsitud como artist, aiiade la condici6n ingdnita de la bondad. No tiene
que esperar A no llenar hueco para que le llegue el period de las alabanzas.
El coro general de ellas suena continue y armoniosamente. Hace ya tiempo,
Ayala, sintiendo la influencia de Campoamor y vi6ndole tan descreido, no
le queria tan bueno:

<1Hombre, no inspires amori t
Te lo ruego por Dios vivo,
ihazte malo por favor;
pues no serAs tan nocivo
en siendo un poco peor!,

A nadie extrafiard que, cuando el Gran Anciano llega A la puerta de la
libreria de Fe, sin poder bajar de su coche, en busca de alguno de los mu-
chos y muy sinceros admiradores que se complacen en saludarle, se sombree
su risuefia fisonomia con el temor del Gran Misterio (la muerte).
Si alguno quiere animarle con paliativos ad usum Delphini, podra con
testar el inmortal Campoamor como Aristipo. Asustado dste de una tempes-
tad, excitaba la risa de los ignorantes, que carecian 6 aparentaban carecer
de miedo, y Aristipo les decia: o Hay much diferencia entire lo que tenemos
que perder*.

U. -QONZALEz SGY RPaL.

















RECUERDOS




El seflor Romoro Robledo, al patrocinar la idea de la coronaoi6n de Cam
poamor, no sOlo ha probado que

...Tambidn la gente political
tiene su corazoncito...
sino que una vez mas ha dado muestra de esa final percepci6n que siompre
le ha servido de garantia para el dxito de sus campanas.
Sabe Romero Robledo perfectamente que interpret los sentimientos de
toda Espafia y, sobre todo, de la juventud espajiola, que ama A Campoamor,
porque Campoamor puso en ella siempre sus amores; porque los versos de
Campoamor tienen un perfume de eterna juventud; porque Campoamor, octo-
genario, Ileva del brazo todavia una musa fresca y risuefia que no ha pasado
de los quince abriles.
El que haya leido las Doloras de Campoamor, no puede negar una hoja
de laurel A las canas venerables del poeta. Y jquidn no so sabe de memorial
sus doloras?
Escritor de su tiempo, Campoamor ha realizado el milagro de hacer ama-
ble la amarga filosofia modern; revolucionario en Ia forma, se ha hecho
perdonar sus desaeatos a la preceptiva hasta por los ret6ricos f6siles. S61o
los beatos de criterio estrecho, de piedad limitada A unas cuantas docenas
de formulas litdrgicas, se atreven A odiarle porque les ha combatido con sns
propias armas, haciendo juegos malabares con la letra muerta, no con el
espiritu, de las Escrituras y Kempis.
*

La mayor parte de los escritores que acaban de nacer A la vida literaria
s61o conocen al poeta por sus versos. Campoamor, despuds de cumplidos sus
gloriosos ochenta afros, empez6 A retirarse A la soledad de su hogar. Si casa,
cerrada hoy A la amistad por los achaques del ilustre viejo, ha estado abierta
de par en par A la juventud hasta hace pocos anos.
Ninguna tan hospitalaria como aquella casa de la Plaza de las Cortes,
donde tanto tiempo vivi6 el autor de las Doloras.
Campoamor no ha tenido nunca despacho, en el sentido vulgar que
suele darse a la palabra. Un poeta que se describe sus versos en los pufos de
la camisa, no necesita realmente la consabida mesa-ministro, la carpeta, el
secador, la escobilla de las plumas y demAs chirimbolos de escritorio.

(1) Este artlculo lo motive la proyectada coronacl6n del seaor Campoamor, de la cual
hubo que deslstirse ante su reiterada negative A que se le dispensara tal honor. No puede
considerarse, empero, inoportuna la publicacibn del presented escrito, porque, aparte las
condiciones literarlas que lo avaloran, contiene innegable interns como revelador de algu-
nos rasgos del caracter uel eminent poeta, cuya modestia ha alcanzado la altura do as
maravilloso ingenlo.


Llllllrlilll)llliiiiiifiiiiiiillllllti~






RECUERDOS 9

Don Ram6n ocupaba con preferencia un gabinete que comunicaba con el
comedor, y en el gabinete una gran poltrona de cuero, colocada frente al
balc6n, junto A una c6moda papelera, en cuyos abiertos cajones, muy desor-
denados por cierto, rebosaban las cuartillas, los folletos, el iltimo libro re-
mitido por el autor 6 por el librero, diez 6 doce revistas nacionales y extran-
jeras y peri6dicos de todos los matices. Adosado A uno de los muros se veia
un gran armario Ileno de retortas, matraces, alambiques y todo gdnero de
uitiles de quimica. Nunca so ha sabido A qud gdnero de alquimia se dedicaba
Campoamor, como no fuera al oro... de sus versos. Frente al sill6n ocupado
por el poeta pendia del muro el retrato al 6leo de un joven de abundantes
cabellos, negra patilla, frente espaciosa y mirada penetrante. Campoamor
aseguraba, bajo palabra de honor, que aquel retrato era el suyo, all% por
el aio de... (No decia nunea el aiio).
Dos 6 tres estanterias repletas de libros, libros clasicos en su mayor parte,
completaban la poco complicada mise en scene. En el fondo del gabinete
estaba la alcoba, y en la alcoba una cama de hierro en la que hubiera po-
dido acostarse sin escripulos un cenobita.
La gota, de la cual el mismo Campoamor ha dicho que es

...la eterna compailera
de todos los dichosos de este mindo,

atormentaba ya al bondadoso escritor, que la conllevaba resignadamente
apoyando la pierna enferma en una banquetilla y cubridndose hasta la cin-
tura con una manta zamorana con tantas borlas y colorines como aquella
de su famoso Tren express.
La juventud, literaria mas desvalida, los principiantes, los provincianos
reci6n salidos de su rinc6n, eran los amigos mAs queridos del ilustre anciano.
Ali llegaban todos, seguros de que la puerta del poeta no se cerraba nunca
para ellos. En aquel gabinete han recibido muches escritores la primera ca-
ricia do la esperanza. Campoamor les alentaba, les aplaudia, y, A veces... A
veces, por un humorismo sin hiel, por un impulse irresistible de llevar A la
vida las paradojas de sus versos, les consultaba con una seriedad impertur-
bable, y con un aire de candidez que hacia morir de risa, preguntaba con
la cuartilla en la mano: iDe veras? tNo estA del todo mall iLe parece A
usted bien ?
Frecuentemente, no eran s6lo consejos y lectura los que ofrecia Campo-
amor A sus admiradores. La simple sospecha de una necesidad que aliviar 6
satisfacer, Ilevaba su mano generosa A uno de los cajones del escritorio, y
despuds de haber oido evang6licamente unos versos muy males, preslaba
cinco duros.
-Tome usted, -decia, se los doy en ore: procure usted que suban
los cambios.
Y asi encontraba la manera de dar cinco duros que valian... ciento veinte
6 ciento veinticuatro reales...
Las presentaciones solian turbar un poco A los ne6fitos, porque Campo-
amor tenia dos 6 tres preguntas y otras tantas frases que en los primeros
mementos dejaban algo parade al novel poeta:
--De mode que hace usted versos?
--Si, senior, don Ram6n,
Bueno, bueno. No me olvide usted la metafisica. Sin metafisica no
encontrara usted... ni consonantes...
El presentado (algo confuse).- No la olvidard, don Ram6n.
Don Ramdn. jUsted serA abogado 6 estudiara para abogado, verdad?
El presentado (de 100 cases en 99). Si, senior.
Don Ramdn (dAndole unos golpecitos en la espalda). Pues ya sirve
used hasta para reina madrel
Y asi siempre.
Campoamor, come los reyes, no esperaba que sus visits se despidieran,
Las despedia 61. Despuds de un ratito de charla se quejaba dos veces de la






RECUERDOS


gota, y A la tercera el fiel Ram6n nos ponia A todos de patitas en la calle;
pero cada dia saliamos queriendo mas A don Ram6n.
Para los apellidos usaba siempre Campoamor los diminutivos mAs ca-
prichosos: A Pepe Roure le llamaba Rourito; a Herreros, Herrerito; A Fer-
nando Fe, en la libreria y en todas partes... Feito...
iExcelente don Ram6n! Hace cuatro afios todavia echaba su rato do pa-
lique en casa de Fe; despu6s, ya no bajaba del coche, pero aun le veiamos
en su berlin A la puerta de la libreria. Aquello era uni jubilee; las mujeres
mAs bonitas de la corte, al salir de Lhardy, rodeaban el carruaje del poeta
-de su poeta-y le rendian, en pleno arroyo, al aire libre, donde se con-
sagran los grandes mdritos, el double tribute de su admiraci6n y su carifio...
Campoamor ya no va A casa de Fe; ya no manda parar el coche A la puerta
de la libreria. iQud ira dan los afios cuando encierran en su casa A un an-
ciano tan ilustre y tan bueno como Campoamor

**
Antes de sentirse vencido per los achaques, Campoamor daba todos los
dias un paseo per los bosquecillos del Retire. Sentado en un banco do pie-
dra 6 cruzando lentamente las verdes sendas, ha escrito muches versos, sobre
todo los que despu6s ha coleccionado con el titulo de Humoradas.
Tambidn en el Retiro le acompafiaba el culto femenino. Como A la puerta
de Fe, en la Carrera de San Jer6nimo, se detenian para saludarle las mu-
chachas casaderas, las mamAs y las niiias. Tal vez del fresco beso de una de
dstas nacid, en una tarde primaveral, y en pleno Retiro, una de las mas
populares humoradas. Quiza Campoamor, al recibir la tierna caricia infantil,
mir6 A la madre y so escribi6 en el puiio de la camisa estos dos versos im-
pregnados de la infinita melaneolia de los recuerdos:
SLas hijas de las madres que amd tanto
Sme besan ya como se besa A un santo !
La ultima vez que le encontrd en el Retiro, estaba don Ram6n dedicado
A un gdnero de sport muy curioso y original. Apuntaba A los Arboles con
un tirabeque, semejante al que usan los chiquillos para cazar gorriones, y
ponia on la operaci6n todo su cuidado.
,Qud hace usted, maestro?
-Ya lo ves: cazo pAjaros.
Y qud tal?
--Muy bien. Mira, dame unas chinitas.
-Y Imata usted muchos?--lo pregunt6 sonriendo al darle las mseni-
clones..,
Se volvi6 hAcia mi muy serio, y me replic6:
Que si mate muchost No, hijo, no; ini per casualidad! Si matara
alguno, me moriria de pena y iadi6s diversion!
...Muchas veces, cuando he leido semblanzas de Campoamor, studios
critics sobro sus obras 6 anAlisis del dxito de sus doloras, he pensado que
gran parte del encanto campoamorino se fund en ese paradojismo extranio
y amable del cazador de pAjaros decidido A morirse de pena si per un des-
cuido de punteria derribaba de su florida rama A un misery gorri6n.
Llevemos A Campoamor hojas de laurel; pero su mejor corona es su
propia bondad, esa bondad que le ha hecho decir en sus discusiones con los
beatos:
-Dejadme en paz; toda mi filosofia es esta: c S6 bueno, y te sentaras
d la diestra de Dios Padre,.

LuIs L6PEZ-BALLESTEROS.



















DOLORAS







OSAS DE L EA.
COSAS DE LA EDAD.


S4 que corriendo, Lucia,
tras criminals antojos,
has escrito el otro dia
una carta que decia:
Al espejo de mis ojos.
Y aunque mis gustos aflejos
marchiten tus ilusiones,
to han de hacer ver mis consejos
que contra tales espejos
se rompen los corazones.
IAy! jNo rindiera, en verdad,
el coraz6n lastimado
A dura cautividad,
si yo volviera A tu edad,
y lo pasado, pasadol
Por tus locas vanidades,
que son, loh nifial, no miras
mis amargas las verdades
cuanto allA en las mocedados
son mAs dulces las mentiras!
y que es la tez seductora
con que el semblante se alifia
luz que la edad descoloral...
Mas eno me escuchas, traidora?
(IPero, senior, si es tan niial ...)


Conozco, abuela, en lo helado
de vuestra est6ril raz6n,
que en el tiempo que ha pasado,
6 hab6is perdido 6 gastado
las haves del coraz6n.
Si amor con fuerzas extrailas
A un tiempo mata y consuela,
just es detestar sus saiias;
mas no amar, teniendo entraiias,
eso es impossible, abuela.
iNunca soldis maldecir
con desesperado empeiio
al sol que empieza a lucir,
cuando os viene A interrumpir
la felicidad de un sueiio?
SJamAs en vuestros desvelos
cerrAis los ojos con calma
para ver solas, sin celos,
imagenes de los cielos
allA en el fondo del alma?
Y anunca veis, en mal hora,
miradas que la pasi6n
lance tan desgarradora,
que os hagan llevar, sefiora,
las manos al coraz6n






CAMPOAMOR


Y Ano adorAis las flcciones
que, pasando, al alma deja
cierta ilusi6n de ilusiones?
Mas pno escuchMis mis razones?
(iPero, senior, si es tan vieja!...)
m.
-No entiendo tu amor, Lucia.
-Ni yo vuestros desengafios.
-Y es porque la suerte impia
puso entire to alma y la mia
el yerto mar de los afios.
Mas la vejez destructora
pronto templarA tu afan.


Mas siempre entonces, seiiora,
buenos recuerdos serAn
las buenas dichas de ahora.
--Triste es el placer gozado!
-Mis triste es el no sentido;
pues yo deeir he escuchado
que siempre el gusto pasado
suele deleitar perdido.
-Oye A quien bien te aconseja.
Inutil es vuestra rifia.
--Siento tu mal. -No me aqueja.
-(iPero, senior, si es tan nifa!...
-(iPero, senior, si es tan vieja!...)




II.


GLORIAS DE LA VIDA.

iAl fuego, cartas de adorados series,
por quien la sangre derramd viviendol
iArded A impulses de esa luz, y, ardiendo,
con vos se extinga mni fatal pasidn!
iVed cual la gloria de sus dulces rasgos
se lleva el aire en futiles despojos!
INo su partida lament6is, mis ojos,
que humo las glorias de la vida son!

IAl fuego, signos que sin fe trazaron
falsas mujeres que adoraba ciego!
VICTORIA, OCTAVIA, INAs... al fuego! ial fuego!
iMaldita sea mi fatal pasidn!
Nadie en el mundo como yo te adora I
lArda A su vez la que tan bien mentia!
jAy! iquidn, tal gloria al poseer, diria
que humo las glorias de la vida son!

IAl fuego, enigmas de infernal sentido!
Idigno sepulcro el desengailo os presta!
ICuAn bien mi madre me alejaba en 4sta
del torpe error de mi fatal pasidn!
< Huye dice el amor, porque su gloria
es pacto vil de la ilusi6n de un dia,
y al fin veras, alma del alma mia,
que humo las glorias de la vida soni*






DOLORAS


III.
VENTAJAS DE LA INCONSTANCIA.
Despuds de amarla, olvidala; que el Cielo
la incostancia al amor le did on consuelo.
(PATRICIO M. DE RAYON).


i Ay! Anoche te escuch6
(el que escucha oye su mal)
cuiado A otro hombre, por tu fe,
le jurabas fe eternal.
i Imprudente!
nadie quiere eternamente;
que pase un mes y otro mes,
y me lo diras despues.
Aunque nuestro amor fu6 extraiio,
ya no Hloro
ni mi engaiTo ni ti engaio,
pues no ignore
que la inconstancia es el cielo
que el Senor
abre al fin para consuelo
d los mnrtires de amor.


Por ultimo, horrible paso!
dijiste, al partir, de mi:
--KEs un... !Ah! Mas, por si acaso,
lo dije yo antes de ti.
Si, gacela:
aqui, el que no corre, vuela.
Lo que ti hoy de mi, yo ayer
dije de ti A otra mujer.
Que los series en amores
adiestrados,
todos son engairadores
y engaiiados;
pues la inconstancia es el cielo
que el Seior
abre al fin para consuelo
d los mdrtires de amor,


Despubs, i ingrata !, qu6 hiciste? Adi6s. To juro leal,
I fu6 el ruido de un beso aqul6! per el que naci6 en Belin,
Bien to of cuando dijiste: que nunca to querr6 mal,
- c No hice otro tanto con 41 D. si no te quise muy bien.
i Ay, Victoria, Conque adi6s.
cuin frAgil es tu memorial Navia y julio d veintidds.
Ruega A Dies que siempro calle Hoy por mi, per ti manaana.
aquella fuente del valle.... i Tal es la doblez humana!
Si me engaiias, ya antes, ducho, Si to ama algan importuno
to engaii6; 6, imprudente,
porque, aunque me amabas much, l1egases ti A amar algino,
yo bien s6 ten present,
que la inconstancia es el cielo que la inconstancia es el cielo
que el Seftor que el Seitor
abre al fin para consuelo abre al fin para consuelo
6 los mdrtires de amor. d los mdrtires de amor.


LOS SOLLOZOS.

Si A mis sollozos les pregunto d6nde
la dura causa esta de su aflicci6n,
de un i ay! que ya pas6, la voz responded:
-- a De mi antiguo dolor recuerdos son. --






CAMPOAMOR


Y alguna vez, cual otras infelice,
que sollozo postrado en la inacci6n,
de otro ay! que aun no lleg6, la voz me dice:
- De mi dolor presentimientos son.
i Ruda inquietud de la existencia impfa I
iD6nde calma ha de hallar el coraz6n,
si hasta sollozos que la inercia cria
presentimientos 6 memories son?


V.


QUIEN VIVE, OLVIDA.


ICuanto amor, Adela mia,
aqui un dia
me juraste y te jurd
ADELA.
Por cierto que fu6 en noviembre,
y en diciembre
me olvidaste y te olvid6.
EL.
Alli grabd con pasi6n
la expresibn
de que vivir es amar.
ADELA.
Bajo expresi6n tan traidora
graba ahora
que vivir es olvidar.
EL.
Aun por ti mi amor se inflama,
porque el que ama
nunca olvida, si ama bien.
ADELA.
No hagas de tu amor alarde,
que, aunque tarde,
d gran amor gran desddn


Que la dieha, ai an colmada,
si nada turba ei content.
suele trocarse en tormento;
porque cansa al coraz6n
siempre una misma pasi6n,
siempre un mismo sentimiento.
(EL CONDE DE REVILLAGIGEDO).


tL.
Entre estas ramas lay triste!
me dijiste:
- !No to olvidar6 jams,
ADELA.
No acertd, en mi error profundo,
que en el mundo
quien mds vive, olvida mds.
AL.
SCuAndo con locos extremes
volveremos
A amar con tan ciego ardor?
ADELA.
Nunca, pues ya hemos sabido
que el olvido
sigue, cual sombra, al amor.
AL.
iTiempos felices aquellos
en que, bellos,
vivir era idolatrar!
ADELA.
iQuidn entonces (Ipena fiera!)
nos dijera
que vivir es olvidarl






DOLORAS


VI.
LAS DOS ALMAS.


Ad6nde vas, alma mia,
hacia ese mundo perdido?
- A ser alma de un nacido
la Omnipotencia me envia.
Y td, alma mia, 1qu6 vuelo
sigues, ganando la altura?
-Dejo A uno en la sepultura
y voy caminando al cielo.
-Puesto quo subes, hermana,
y te hallo al bajar al mundo,
dime si es... -Un caos profundo,
que llaman cAreel humana.
Prosigue, y no tan altiva,
hermana, bajes ahora;
porque vas, siendo sefiora,
A ser del hombre cautiva.
Que en dl, con rumbo perdido,
sigue en loco devaneo
cada potencia un deseo
y un gusto cada sentidq.
Pues de ausia de goes lleno,
busca el oido armonia,
el paladar ambrosia,
6 impudico el tacto, cieno.
Asi sus gustos sin calma
van los sentidos gozando,
mientras que A merced, tlotando,
va de los suyos el alma.


Y en rumbos tan desiguales
y tan contraries vaivenes,
si el alma delira bienes,
acosan al cuerpo males.
Y amando el cuerpo la tierra,
y el alma adorando al cielo,
siempre estan, en su desvelo,
came y espiritu en guerra.
-Pues si ya, el cielo ganando,
dejaste cArcel tan flora,
I.por qud al aire, compafiera,
vas esas lAgrimas dando?
-Porque hay, hermana, en el such
series que tambidn se adoran,
y que, al dejarlos, se lloran
como al dejar los del cielo.
--Si el cielo que dejo escalas,
y al mundo voy que tu dejas,
llevemos, pues, td mis quejas
y yo tu llanto, en las alas.
Y al mundo adonde me alejo.
cuando le muestre tu llanto,
muestra mis ayes, en tanto,
al cielo hermoso que dejo.
Y ya que fatidico ardo
de ml cautiverio el dia,
con Dios queda, hermana mia.
-Hermana mia, El te guard.


NO HAY DICHA EN LA TIERRA.


De niflo, en el vano alifio
do la juventud sofiando,
pas6 la niiiez lorando
con todo el pesar de un nifio.
Si empieza el hombre penando
cuando ni un mal le desvela,
IAh!
la dicha que el ombre anhela
Addnde estd?

Ya joven, falto de calma,
busco el placer de la vida,
y cada ilusi6n perdida
me arranca, al partir, el alma.


Si en la estaci6n mas florida
no hay mal que al alma no duela,
SAhI
la dicha que el hombre anhela,
Iddnde estdl
La paz con ansia importuna
busco en la vejez inerte,
y buscard en -mal tan fuerte
junto al sepulcro la cuna.
Temo A la muerte, y la muerte
todos los males consuela.
IAhl
la dicha que el hombre anhela,
iddnde estd






CAMPOAMOR


VIII.

LA VIRTUD DEL EGOiSMO.


Si anoche no estuve, Flora,
A adorar tu talle hermoso,
es porque soy virtuoso
y me da suefio A deshora.
iPecadora!
Ya le contard A tu madre
que, porque amo mi quietud
y salud,
dijiste hoy A mi compare:
--/;Qu6 egoista es la virtud h
iC6mo he de ir con fe no escasa
A ver tus ojos serenos,
si hay cien pasos por lo menos
desde mi casa a tu casa?
Y jqud pasa
al hallarnos frente A frente?...
tQud?... tu mientes sin guarismo;
yo lo mismo.
El no ir, por consiguiente,
jes virtud d es egoismo?


Verbi gratia, el otro dia,
al verte de mi amor harta,
puse un bostezo de a cuarta
entire un paloma y un mia .
Es falsia
la de bostezar amando,
mas si hoy, con mas pulcritud
y quietud,
no he ido A amar bostezando,
ifud egoismo 6 fur virtud
Desde hoy no vuelvo A tu edda
a tomar, Flora, el sereno:
si es por egoismo, bueno:
y si es por virtud, tambidn.
Si, mi bien:
esto hard por mi salud.
aunque diga tu cinismo
que es lo mismo
la gloria de la virtud
que el triunfo del egoismo.


IX.

PROPOSITOS VANOS.
Nunca to tengas por seguro 0e
esta vida.
(KEMPIS, lib. r, cap. xx).


-Padre, pequd, y perdonad
si en mi amorosa contienda
se lleva el viento, A mi edad,
propbsitos de la enmienda.
EL CONFESOR.
-iSiempre es viento
A esa edad un juramento!
iQud pecado es hija miat
LA PENITENTE.
-El mismo del otro dia.
Y, aunque es el mismo, id templando
vuestro gesto,
pues dijo ayer predicando
fray Modesto,
que es initil la mds pura
contricidn,
si abona nuestra ternura
flaquezas del corazdn.


Ayer, padre, por ejemplo,
toc6 a misa el sacristan,
y on vez de correr al temple
corri A la huerta con Juan.
EL CONFESOR.
--Triste don,
correr tras su perdici6nl...
LA PENITINTE.
--Si, senior; mas don tan vil,
de mil, lo tenemos mil.
No hay nifia que A amor no acuda
mAs que a misa;
que el diantre a todas, sin duda.
nos avisa
que es initial la mds pura
contricidn.
si abona nuestra ternura
flaquezas del corazdn.









La verdad, tan poco ingrata
con Juan estuve on la huerta,
que, como l1 mirando mata,
hui de el... como una muerta.
EL CONFESOR.
--Dulcemente
fascina asi la serpientel
LA PENITENTE.


iNo lo extrafilis, siendo el pecho
de masa tan fragil hecho!
Si voy, cuando muera, al cielo
(que lo dudo),
ya contard que en el suelo
nunca pudo
sernos itil la mds pura
contricidn,
si abona nuestra ternura
flaquesas del corazdn.


DOLORAS 17

Y mailana Aqud he de hacer.
padre, al sonar la campana,
si 61 me dice hoy. como ayer:
cVuelve a la hucria mafiana.~
EL CONFESOR.
--IAy de vosl
jAntes Dios y siempre Dios!
LA PENITENTE.


-Es cierto, mas outre amantes
no siempre suele ser aotes.
Y, en fin, si de ser cautiva
me arrepiento,
6 me absolvdis mientras viva,
6 presiento
que es ingitil la mds pura
contricidn,
si abona nuestra ternura
flaquezas del corazdn.


LA CIENCIA DE LA VIDA.
Amarganlo tu existencla
de tu aoraz6n en daSo.
ya te ensenara esta clenola
el libro de la Experiencla,
pagina del DesengaSo'.
(E. FLORENTINO SAN%)
Seguid: veremos A qud luz impura
del porvenir el caos so illumina.
EL AOORERO.
-Mas jqui6n, desengailado. no adivina
de la vida el hor6scopo fatally
Siempre en mi ciencia so predicen bienes.
iDios los da, al hombre por amor profundo!
Despuds so augura un mal, porque, en el mundo,
larde 6 lemprano es infalibile el mat.
Seguid.
EL AGORERO.
--Si A un triste le augurAis su estrells,
alg6n placer le augurardis mintiendo;
que, aunque nuestro hado es esperar sufriendo,
la esperanza, aun sufriendo, es celestial.
Y si su suerte predecis acaso
A los que mira compasivo el cielo.
hacedles ver que, en la orfandad del suelo,
tarde d temprano es infalible el mal.
Seguid.
Tomo T. Campoamor.-2






CAMPOAMOR


EL AGORERO.

-Sabrbis mi dolorosa ciencia
si grabAis en la mente con empeiio
que es el bien, por ser bien, sueio de un suefo,
qup el mal, s61o por serlo, es inmortal.
Que ounca falta una ilusi6n gloriosa
quo alegre una existeneia maldecida,
y que en la paz de la mAs dulce vida,
tarde d temprano es infalible el mal.

XI.

VAnIDAD DE LA HERMOSURA.


A Octavia


Ni amor canto, ni hermosura,
porque dsta es un vano alifio
y, ademAs,
aqudl una sombra obscura.
OCTAVIA.
--No es mAs que sombra el carifioI
Nada mds.
Esas flores con que ufana
tu frente se diviniza
ya verAs
cuAl son ceniza mariana.
OCTAVIA.
--Nada mas son que cenizal
-Nada mds.


Y, en tu content no escaso,
Lqud dirAs quo os el content,
qu6 diras?

OCTAVIA.

-Nada mAs que viento acaso?
-Nada mis, nibia, que viento:
nada mds.

En la edad de las pasionos,
A vueltas de mil enojos,
hallarAs
aire, sombras 6 ilusiones:
inada mas, luz de mis ojos,
nada mds ...


gII.


VIVIR ES DUDAR.

Si vivir no es dudar, prenda querida,
decide, en mal tan fuerte:
Ies el fin de esta vida nuestra muerte,
d es la muerte el principio de otra vida9
Porque es nuestra existencia
turbio fanal de inescrutable esencia,
pues, cual luz mortecina,
s4lo bordes de sombras ilumina.
Siguiendo la esperanza,
quien la alcanza una vez, frAgil la alcanza;
si el aire sombra hiciera,
como la sombra de los aires fuera.







DOLORAS

Lloramos la partida
de esta que vuela inconsolable vida,
y es en la humana suerte
la vida el pensamiento de la muerto.
Nuestros pdrfidos cantos
preludios son de venideros ilantos;
que es del dolor la puerta
la que el gozo al pasar nos deja abierta.
-El mayor bien gozado
jamss es grande, hasta que ya es pasado,
pues s61o en la memorial
es grande, al parecer, la humana gloria.
Y en tan vil confusion, prenda querida,
nadie sabe inquirir, en mal tan fuerte,
si es el fin de esta vida nuestra muerte,
d es la muerte el principio de otra vida.



ODE XII. BELLEZA.
PODER' DEA BELLEZA.


(Me casol Yo, que odio eterno
.iempre profess a este.paso,
como & un paso del inferno
ya cAndidamente tierno....
ipodrdis creerlo? ]me casol
Y pues ya amo A una mujei
(siento decir que no miento)
just es que cante, y lo siento
de la belleza el poder.
Yo, que amante meritorio
llevd en Espafia mi ardor
de un jolgorio A otro jolgorio
haciendo el don Juan Tenorio
con doncellas de labor,
hoy mi ind6mita cabeza
A un yugo al fin se somete:
aqui di6 fin el sainete....
i oh poder de la belleza I
Yo, que canter A cualqnier hora:
No me da pena maldita
si tu pecho no me adora,
pues la mancha de una mora
con otra blanca se quita ,
peno por una mujer,
y apartt) rabio de celos.
IA tanto se extiende, cielos,
de la belleza el poder


Yo, que amd en la edad florida
cada eien dias a ciento,
Iya hace un mes que mi querida
es aliento de mi vida,
es la esencia de mi aliento I
Un mes en mi de terneza,
es de treinta ailos emblema;
es la vida.... es el poema
del poder de la belleza.
Con mi triste casamiento
(mis ex amadas, mi ex gloria),
iya nos arrebata el viento
tanto amor que ha sido historic,
tanta historic que fud cuentol
Mas todo es suefio, A mi ver,
en esta vida traidora:
s6lo es real, A cuartos de hora,
de la belleza el poder.
1 Ya no os dard cantilenas,
jugando al toma y al daca,
pelo, anillos, ni cadenas,
ni tantas cosas, tan buenas
para hacer nidos de urracal
Y A fe que es necia flaqueza
que, ganando mil ventajas,
s6lo estribe en zarandajas,
el poder de la belleza.







.20 CAMPOAMOR


Pues me caso, Satanas
haga A mi esposa, 6 Dies la haga
no pedir cuentas de atrAs ;
pues si el que la hace la paga,
iSanto Cristo de CandAs!
Si expiaci6n llega a haber,
siendo, cual la muerte, fuerte,
es horrible, cual la muerte,
de la belleza el poder.
jDios! A quien ofendo impio,
dad A tanto error disculpa!
perdonad mi desvario:
ipor mi culpa, padre mfo;
por mi grandisima culpal
No os vengudis de quien, si empieza
cantando la palinodia,
loa en tone de salmodia
?l powder de la belleza.


Desde hoy mis glorias de amante
se concretarAn, Dies mio,
A toner en adelante
una mujer quo me espante
las moscas en el estio.
No extraiiis que cual placer
el no ver moscas os nombre,
que A tal punto humilla al hombre
de la belleza el powder.
Hoy mi peeho, en conclusion,
pide perd6n y perdona
a cuantas fueron y son....
desde Lisboa A Pamplona,
desde Sevilla A Gij6n.
Y hoy, en fin, mi bien empieza,
6 empieza mi mal acaso:
de cualquier mode, ime case
VICTORIA POR LA BELLEZAt

KIV.


TODO SE PIERDE

Rosa, 1eonque perdiste
]a flor encantadora
que la noche te di de tu partidat
Aunque la cosa es triste....
la flor vaya en buen hora,
si fue s6lo la flor, Rosa, perdida;
mas esto me convida
(perdona) A que recuerde
que en el mundo, mi bien, todo se pierde.
Todo se pierde, lay triste!
De tu frente, antes pura,
baja, y veras con lIgrimas tus ojos;
ya ind6cil se resisted
al corsd tu cintura
sube al cuello despuds, y... jay, qu6 despojost
El ver seco da enojos,
Arbol que fad tan verde.
I Todo se pierde, si, todo se pierdel
De este pecho, tuyo antes,
perdi un dia la Have,
y cuanto en 61 guard perdi con ella.
Ilusiones amantes,
toda la villa sabe
que para ti guardaba, Rosa bella.
Mas lcuAn tarde mi estrella
hizo que al fin recuerde
qae todo (eno es verdad?) Itodo se pierdel






DOLORAS


jQub fu6 de tu hermosurat
jQud fu6 de mi terneza?
De la flor que te di, dime, Iqu6 ha sidot
Perdi6se la flor pura
Io mismo que (ioh tristeza!)
mi amor y tu hermosura se han perdido.
En el mundo es sabido
que, sin que uno se acuerde,
todo se pierde; Ioh Dios! todo se pierdet


XV.


LA COMPASSION.


-Nifia: 1por qud desvelada
suspiras con tal empefot
--El por qud, madre, no es nada;
s6lo me siento hostigada
por las quimeras de un suefio.
-El rostro, niiia, sepulta
en la holanda, que el espanto,
viendo las sombras, se abulta.
-Asi derramare oculta
entire sus pliegues mi Ilanto.
-Pronto, la noche ahuyentando,
Ilamara el alba A la puerta.
-Pues vendrA en vano ilamando,
que si ahora duermo.sofiando,
despues sofiard despierta.
jAy, que si el mundo ve ya
de una nifla el mal profundo,
que es amor en decir da!
- Pues sus razones el mundo
para decirlo tendra.
--jY en que livianas razenes
estriba el mal que te aqueja?
-En uuas tristes canciones
que, de una lira A los sones,
alzaba un hombre A mi reja.
Entrd afligida en el lecho,
qued6 traspuesta, y entonces
son6 un ruido A poco trecho
que Icual lagaria el pecho,
cuando ablandaba los broncos!
Despert6 a oirle, y la lira
no alegro la soledad;
y ahora mi pecho suspira
no se si porque es mentira,
6 porque no fu6 verdad.


Mas, lquidn aIz6 las querellasl
-Sofid que era un peregrino.
IAy de las tristes doncellas,
si al proseguir su camino
puso los ojos en ellas!
-iUn peregrino, alma mla,
cantaba en Ilanto deshecho?
-Y sofid que era el que un dia
busc6 albergue en nuestro techo
por la tormenta que hacla.
Nieves y cierzo arrostrando,
humedos ya sus despojos,
vino A la puerta llamando,
y yo se la abri, mostrando
la compasi6n en los ojos.
-lDe cuando ack se te alcanza
recorder tal desacuerdo?
-Dejadme en mi bienandanza.
iBella serA una esperanza,
pero es muy dulce un recuerdol
Aun me ocupa la memorial
cuando, la lumbre cercando,
entire ilusiones de gloria,
una historic y otra historic
me fu6, amorosas, contando.
Siempre en ellas se moria
uno que a su ingrato bien
como A sus ojos queria,
mas no me cont6 que habia
hombres ingratos tambidn.
Di6me, con chistes discretos,
conchas, cruces y regalos,
y mAgicos amuletos
que por instintos secrets,
daban pavor A los malos.


21






.9AMPOAMOR


Y los gustos de la vida
me ponderaba halagliefio
en plAtica tan sentida,
que, cual si fuese belefio
me iba dejando adormida.
Y mi amante pesadumbre,
prosigui6 astuto aumentando,
hasta que el poster vislumbre
d6bil lanzando la lumbre,
se fu6 la sombra espesando....
-iPor qu6 entonces de su fuego
rdmora no fu6 tu calma?
- Crei sus perfidias lucgo,
porque acompafio su ruego
con un suspiro del alma.


-Y Ifuiste, al rayar el dia,
.su ruta, nifia, A inquirir?
- En vano fui, madre mia;
ya el sol derretido habia
la nieve que holl6 al partir.
Corriendo desalentada
:fui de lugar en lugar....
- Y iqud hallaste, desgraciadi?
-Al cabo de la jornada
hall el placer de Ilorar.
--Cual genio, en tan triste dia,
a escuchar su frenesi,
mis ciega que 61, te impelia?
La compasidn, madre mia...
Y.... quidn la tendrd de ti?


XVI.


CORTA ES LA VIDA.


Par6se, una voz sentida,
cierto viajero escuchando,
y vi6 un ave que, rendida
al pie de un Arbol, piando
triste exhalaba la vida.
Y al ver que, al Arbol querido
mirando desde la grama,
alzaba el postrer gemido
hacia la flexible rama,
que era el sost6n de su nido..


H6 aqui dijo en su sorpresa -
la imagen de la fortune:
vagando sin ley alguna,
al fin hallamos la huesa
al mismo pie de la cuna.
Y alejandose al moment,
por templar su mal no escaso,
aiiadi6 en su pensamiento:
- lCuanto las separa? Un paso I
-iY qu6 media entire ambas? -i Viento.


XVII.

VIRTUD. DE LA HIPOCRESiA.

No eres mas santo porque to alaben,
ni mas vil porque te desprecien. Lo que
eres, eso eres.
(KEMPIS, lib. I, cap. vi).


Ya he visto con harta pena
que ayer, alma de mi alma,
mandaste colgar, Elena,
de tu bale6n una palma.
Y, 6 la palma no es el titulo
de una candidez notoria,
6 no es cierto aquel capitulo
en que habla de ti la historic.
Pues dicen que hoy, imprudente,
despuds que la palma vi6,
riendose maldiciente
cierto galan exclam6:


Mal nuestra honradez se abona
si nuestras virtudes son
cual la virtud que pregona
la palma de ese balc6n P.
Bien te hara entender, Elena,
esta indirecta cruel,
que ya es pfiblica la escena
que pas6 entire Dios, til y dl.
Pues, al mirarte, embebido,
dice entire si el vulgo ruin:
- Ya hay alientos que han mecido
las flotes de ese jardin -.





DOLORAS


Mas ti niega el hecho, Elena,
porque, en materials de honor,
antes, el C6digo ordena,
ser mdrtir que confesor.
Aunque A hablar de ti se atrevan,
siempre serA necio intent
dudar de honras que se llevan
palabras que lleva el viento.
Da al misterio la verdad,
que la virtud, en su esencia,
es opinion la mitad,
y otra mitad apariencia.


Palma ostenta, pues es uso;
que, aunque mentir no es prudent,
por algo Dios no nos puso
el coraz6n en la frente.
Nada A confesar te venza;
que engaiiar por el honor
es en los hombres vergiienza,
y en las mujeres pudor.
Y si tu honor duda implica,
no dudes que hay mil que son
cual la virtud que public
la palma de tu balcon.


XVIII.

EL CONCERTO DE LAS CAMPANAS.

(PARA MOSICA)


Por un nacido allf imploran,
y aqui por un mierto Iloran.
Cut. lo alli tocando estAn:
tdin don, din dan
tocan aqui en bronco son:
idin dan, din don


Alli un wvvo, y aqui un muerLo.
A tan monstruoso concerto,
labrando mis goces van,
Sdin don, din dan!
su tumba en mi coraz6n:
idin dan, din don!


SAy, cuan falsamente unida
va con la muerte la vida!
IQud initil es nuestro afin!
SDin don, din dan!
IQub breves las dichas son
I Din dan, din dol


IIX.

GLORIAS POSTUMAS.
(A D. Nlcomedes Pastor Diaz, con motivo de la ralsa muerte ae Mas amfga).


Aun el pesar me asesina
de cuando aquf por muy cierto
se dijo de CAROLINA
que (iDios nos librel) habia muerto.
El que menos,
con ojos de espanto llenos,
- 4 CuAnto lo siento exclamaba;
pero ninguno lloraba.
El que se muere, PAsToR,
6 se ausenta,
as cero que olvida amor
en su cuenta.


Los que esperan fe en muriendo,
jcuAnto yerran
Bueno 6 malo, A lo que entiendo,
al que se muere lo entierran.
No hay ser que, al i Dios le perdonel
con que hace al muerto un regalo,
si es su enemigo, no entone
el Libera nos d malo.
Cantan esto
los que no aman, por supuesto;
porque los que aman muy bien,
dicen: Requiescat... Amen.






24 CAMPOAMOR

Al que ama y no ama, igual pena si al fin un deudo allegado,
le acomete, sin gemir,
exceptuando alguna escena entire un mal lienzo hilvanado
de sainete. nos enterrard al morir?
Premio igual dan y reciben
los que quieren, Con tu ausencia y veintc reales,
ya olvidando d los que viven, un duro mipecho gana .
ya enterrando d los que mueren. nuestra condici6n humana
Cuando mas, los muy leales iMfaldici6n
nos recomiendan A Dios sobre tan vil coudici6n!
con dos misas de a seis reales; jNo hay mis deudos ni paricntos
total, cuartos ciento dos. que las muelas y los dientes ?
Y aun dos misas iAy! di A tu amiga, PASTon,
no son dcl todo .precisas, que, si muere,
pues con una solamente de nadie gloria ni amor
cubre un hombre el expediente... nunca espere;
iPara qu6, ansiando, vivimos pues, llenando el ataud
entire Iloro, do le encierran
y adquirimos y adquirimos con amor, gloria y virtud,
oro y oro, iat que se muere to entierrani

XX.


VIVIR MURIENDO.

Vivit, et cst vitm ncscius Ipsoa sum
(OvIoxO).


Al nacer me recibieron
la vida y la muerte on brazos,
y, al ver tan opuestos lazos,
con torva faz prorrumpieron:
-- Qud buscas aquf, perdida?-
dijo A la vida la muerte.
- 1Naci6 para ti, por suerte?-
dijo A la muerte la vida.
-Dios A mi eterna morada,
responded aquella, .le envia.
- Soy, para entrarle en ]a mia,
dice dsta, de Dios enviada.
-Pues vuelva al seno de Dios,
y su justicia decide
si es de la muerte 6 la vida, -
claman A un tiempo las dos.
Y haciendo audaz cada una
presa en el misero infante,
Ileno de llanto el semblante
me levant de la cuna.
Entre ambas camino incierto,
dudando mi fantasia
si antes de nacer vivia,
6 si es que,' al nacer, he muerto.


Los que en la vida fui dando
desde mis pasos primeros,
cual dados en sus linderos
los fu6 la muerte contando.
Camino, y en mal tan fuerto,
la mente desvanecida,
nombra desvelo A la vidA
y llama suefo A la muerte.
Ponen, con locos empeiios,
mis sufrimientos A prueba,
desvelos, si el sol se eleva,
si se alzan las sombras, suefios.
Y asi van al alma mia
suefio y desvelo asediAndo,
uno tras otro pasando
como la noche y el dia.
Si de la vida, por suerto,
el breve tdrmino dejo,
conmigo doy sin consejo
en el confin de la muerte.
Y A veces tan dulces lazos
forman la muerte y la vida,
que una en otra confundida,
van una de otra en los brazos.






DOLORAS Z.

aSi en mi atadd, por fortune, tAd6nde, en tan ciego abismo,
dard mi primer vagito, voy tras de ensueiios que adoro,
6 por fortune habra sido tanto, que entire ellos ignore
lecho de muerte mi cunal si sombra soy de mi mismol
Si he muerto al nacer, por suerto, ISaeadme ya, Dios clemente,
tA que me asedia la vida? de un abismo tan horrendo,
Y si esta aun no estA cumplida, 6 eternamente muriendo,
ipor qud me asedia la muertet 6 viviendo eternamentel

XXI.

IMTADA DE NADA. NADA POR NADA.
Por cosas de este mundo
nunca te apures,
que no hay mal que no acabe,
ni bien qne dure.
(cANTAE)

Nada me importa. Al sentimiento extrailo,
ni en el bien gozo, ni en los males peno;
si ahogo en el no importa el propio dailo,
sepulto en un wipaciencia!w el dailo ajeno.
Esperando mi mal, mi bien engailo;
.' paso lo malo en aguardar lo bueno;
y asi el alma, en si misma sepultada,
da A habido y por haber nada de nada.
Me es todo igual. Nada el placer me import
ni al hosco aspect del dolor me irrito;
si el mal la .senda de mi vida acorta,
prorrumpo sin rencor: Estaba escrito.
Cuando sus iras mi destine aborta,
-- uen semblante d mal tiempo,- me repito;
y asi, cerrando A la pasi6n la entrada,
grab en mi coraz6n:- Nada par nada.
Nada me importa. Que dard no ignore
sepulcro al bien y al mal en mi indolencia.
Sd que mi amor han de curar, si adoro,
el tiempo, el gusto, otro placer, la ausencia.
La presunta ilusi6n templa mi lloro,
amarga mis delirios la experiencia,
y de afectos en lid tan encontrada,
es lema de mi fe: Nada de nada.
--Me es todo igual. Como insaciable hiena
me hiere el desengafio carnicero,
pero en mi herida, sin placer ni pena,
sepulcro doy al universe entero.
[Oh vida indtil, de pesares lenal .
SOh estdril mundo, donde el'V le .tno .sei ;.
Pues os debo et''epra *.* / ..
nada de nada .o .do'., hadh por nada.

.. ...'.",.-..






26 CAMPO'AMOR


XXII.

VAGUEDAD DEL PLACER.


--Al que antes cumpla su anhelo
logrando la dicha extrema
de dar A su sien diadema
hecha de luces del cielo .
Asi una turba ligera
de nifios baja diciendo,
tocadas del Iris viendo
las aguas de una pradera.
Siguen el monte csquivando,
y crece sa empefio loco,
en tanto que, poco A poco,
va el Iris su luz menguando.
Y cuando de su ornamento
crelan la sien orlada,
vieron su luz disipada
como fantasma en el viento.
--Cdmo esl-desdeelmonteerguido
proguntan cuantos los miran.
Y alzan los ojos, suspiran,
y les responded: i Ya es ido t
Menlira! -bajan diciendo
los que ven clara su lumbre,
y en tanto ganan la cumbre
mustios los otros sublendo.
II.
Porque sus lindos reflejos
son, al tocarlos, ficciones,
cual son de cerca ilusiones
las que ventures de lejos.
El Iris, siempre inconstante,
se va mostrando inseguro,
A los que bajan, obscure,
y a los que suben, brillante.
t Cdmo es ? en ronco alarido
gritan los antes burlados;
y los de ahora, extasiados,
tristes responden;;- Ya es ido!


-lMAentira!-dicen bajando
los que poco antes mintieron,
y a los de abajo se unieron
prestos el monte esquivando.
In.

Juntos, con pueril anhelo,
se agitan con ansia ardiente,
corriendo de fuente en fuente
tras los matices del cielo.
Y todos, dando A cual mAs
gusto A su pecho anhelante,
unos gritan: -i Adelante!
y los de adelante: -iAtrds!
Y '- r-n orden ni guia,
aqui y aiindiscitrricron,
y ni alli ni aqui !e vieroa,
y.en todas parties lucia.
Y, al verde desvanecido,.
con mas vergiienza que eu ios,
vueltos al cielo los a~ :s,
exclaman todos; -1- ..a es idol

IV.
Asi en eterno cuidado,
atlui y alli, nuestro intent
corre fugaz por el viento
tras un placer nunca hallado.
Que el hombre, en su desacuerdo,
llama, al verle en lontananza,
si es delante, una esperanza
y si es detras, un recuerdo.
Y aun no marc6 en su sentido
el gusto una vana huella,
cuando, imprecando su estrella,
suspira y dice: YA Es iDpl

KIII.


UTLTIMAS ABJURACIONES.

iVpy 4 morilI Prenda del alma mia,
.*st'e'l:'cept6'de ints, qauimeras es;
., "ed, leed, y' le la ~~ori'a.*itpia
.'. de tanto error abjurar6,d'sspp~s

... ... -....:...
...........







DOLORAS

EL HIJO (leyendo)
Cuna de rosas al nacer hallamos .
EL PADRE.
-iMentira! Abrojos al nacer nos dan.
EL 1IJO.
-- Rosas, la vida al comenzar, hollamosr.
:EL PADRE.
--Falso! iLos pies por entire abrojos van
iVoy A morir! Las bArbaras memories
que cl fin amargan de mis horas~ved.
iCuimulo abyecto de entrailables glorias!
Leed, por Dios, y escarmentad; leed.
EL HIJO.
v Su vida el hombre de ilusiones puebla
EL PADRE.
jAy! Necio error d la ilusidn llamad.
EL HIJO.
-- Hye la edad de la raz6n cual niebla >>.
EL PADRE.
-itHorror! Pasad, horas sin fin, pasad!
iVoy A morir! De nuestra vida escasa,
pasa en engafios la primer mitad;
la otra mitad en dosengafios pasa:
inunca olvid6is esta cruel verdad!
EL HIJO.
K ;Triste es dejar del mundo Ja presencia!
EL PADRE.
--iMundo, os doy ledo mi postrer adi6s! o
EL HIJO.
a Perece el bienestar con la existencia .
EL PADRE.
-- Muerte, del hombre el bienestar sois vos


XXIV.

QUIEN MAS PONE, PIERDE MAS.

Es la constancia una estrella Este refrAn que te canto,
que d otra luz mds densa muere; tiene, amor mio, tal arte,
d quien mds con ella quiere, que su verdad A probarte
menos le quieren con ella. con una conseja voy.







28 OAMPOAUOR


Fud una nifia de quince aiios
el duende de esta conseja,
y aunque la nifia ya es vieja,
aun dice entire angustias hoy:
Que es la constancia una eslrella
que d otra luz mds densa muere;
y d quien mds con ella quiere,
menos le quieren con ella.
Tuvo la nifla un amante
A quien, id6latra, un dia,
-Te he de querer le decia-
hasta despuds de morir.
Y si con Dies avenida,
corta mi aliento la muerte,
dejard el cielo por verte. -
Tal dijo, sin advertir
que es la constancia una estrella
que d otra luz mds densa muere;
y d quien mds con ella quiere,
menos le quieren con ella.
Muri6 la nifia, y cumpliendo
de su antiguo amor los gustos,


dej6 el pais de los justos
y al mundo el vuelo tendi6;
y cuando alegre A su amante
con alas de Angel cubria,
--Ves cual dej6-le decia-
el cielo por ti?-Mas, johl
que es la constancia una estrella
que d otra luz mds densa muere;
y d quien mds con ella quiere
menos le quieren con ella.
Durmi6 el Angel A su lado,
y, de otra esfera anhelante,
sus alas cort6 el amante
y en ellas al cielo huy6.
Y al encontrarse la nifia
victim de un falso trato,
lorando vi6 que el ingrato
subiendo al cielo cant6:
Es la constancia una estrella
que d otraluz mds densa muere,
y d quien ma ":.*nella quiere,
menos le quieren cosn i.- --


XXV.


AD6IS PARA SIEMPRE.

A oarolina.

Por que no inflel juzgu6is A mi memorla,
aunque os digo, por siempre. al huit de vos,
la eternamente lamentable histona
vais A escuchar de mi primer adios.

lozana, y pura y celestial cual vos*..
iQuien, al dejar A un ser tan adorable,
podrA decirle: IPara siempre adiOsl

cParti... y ]a fams me cont6 su muertea.
iGuardeos el cielo de su Auerte A vos!
Y al recorder su abominable suerte,
dejad que os diga: jPara siempre adids

Pues siempre, herido de dolor tan flero,
desde aquel dia, como ahora A vos,
A cuantos series con el alma quiero,
lAdids, lee digo, para siempre adios






DOLORAS


XXVI.

BENEFICIOS DE LA AUSENCIA.


Agur, Irene; hasta cuando,
no te lo podr6 decir;
por Dios, que al verme llorando,
ganas me dan de reir.
SQui6n creyera,
flor de mi natal ribera,
que si lloro A los dos pass,
me reird A los tres escasosi
Esto me recuerda, Irene,
que algin dia
lei contigo una Higiene
que decia
que, conforme A la experience
de un doctor,
es un bdlsamo la ausencia
que cura males de amor.
Ya te escribird, mi bien,
ca. hs penas me atormenten,
aunque, d ojos que no ven,
corazones que no sienten.
iQub infinite
sera tu amor... por escritol
Mas dice Santo TomAs
que ver y career, y no mAs.
Este refrAn no te corra,
advirtiendo
que el liempo todo lo borra,
y sabiendo
que, conform A la experiencia
de un doctor,
es un bdlsamo la ausencia
que cura males de amor.


i Qub yertas son las francesas I -
to dird todos los dias;
-Iqud heladas!--si son inglesas;
y si italianas, qu6 frias -
Y entretanto
mil y mil serAn mi encanto.
iAh, cubren tanta ficci6n
las alas del coraz6n!
Hermosa Irene, ten calma.
iPor qud Iloras?
No Ilores, prenda del alma,
pues no ignoras
que, conform A la experiencia
de un doctor,
es un bdlsamo la ausencia
que cura males de amor.
Parto, por fin, ya amanece;
adi6s, alma de los dos;
ruega A Dios que no tropiece
por esos mundos de Dios.
Si hoy te adoro
con la obstinaci6n de un moro,
tal vez me ablande mariana
el fuego de otra cristiana.
Si, que aunque este amor es cierto,
Iay presume
que el amor de un ido 6 un muerto
siempre es humo;
pues, conform & la experiencia
de un doctor,
es un bdlsamo la ausencia
que osra males de amor.

XXVII.


EL AMOR INMORTAL.


AtrAs! que ya los altares
velan las sombras profanas,
y al vulgo de estos lugares
le llaman A sus hogares
con su oraci6n las campanas.
lAtrAs! y no en loco tema
traigas revuelta en la falda,
simbolo de tu fe extrema,
esa florida guirnalda
de tus amores emblema.


Torna, loca, A tu alquerfa,
porque, si bien lo contemplo,
es necio, por vida mia,
dejarme asi cada dia
lleno de hierbas el temple.
-He de ver su sepultura,
pese A sus iras crueles,
pues bien nos predica el cura
que nunca el Dios de la altura
cierra su casa A los fieles.






so CAMPOAAIOR


-Asi te azucen traidores
alguna vez sus mastines,
por tus ofrendas de amores,
los duefios de los jardines
en donde robas las flores.
Y pues que en tal desacierto
sigues con cordura poca,
qu6date ahi, y ten por cierto
que gana muy poco un muerto
con la oraci6n de una loca. -
iCuitada, que en su quebranto
no hall en la tierra consuelo,
lo busca en el cielo santo,
y sordo tambidn el cielo
las piiertas cierra A su llanto!


Haye, nifia, que A esa puerta,
entire nocturnos reflejos,
pareces ya de una muerta
la sombra que vaga incierta
lIorando gustos anejos.
Huye, que de amor ajena,
como A image de la muerte,
llamAndote el alma en pena,
de horror la comarca llena
cierra las puertas al verte.
iPobre loca, que en su intent,
sin que de su afin so corra,
ama con ardor violent
memorial que el tiempo borra,
cenizas que Ileva el vientol


iOh, muy !oca es quien no ha oido,
porque escarnecerla puedan,
que en este mundo flngido
s61o pagan con olvido
A los que van, los que qucdanl


XXVIII.

BUENAS COSAS MAL DISPUESTAS.

Epi tola 4 Emlia.
(SATIRA CONTRA EL GINERO HUMANO.

Verdadera miseria es vivir en la tie.
rra. Cuanao el nombre quiere ser mas
espirltual. tanto ie sera mas amarga la
Vlda; porque slente mejor, y vo mas
claro los defectos de la corruption hu-
mana.
(KBMPIS. lib. i, cap. xxII.)

INTRODUCCI6N.
Del hombre, Emilia, las virtudes canto,
anque al hombre al cantar, siempre sin calma,
cayendo estA sobre mi risa el llanto.
Dicen que leva la moral la palma
con el fisico el alma comparando,
mas tan ruin tiene el cuerpo como el alms.
Perdonad mi opinion los que llamando
al hombre la mejor de las conquistas,
un culto le rendis; Iculto nefando!
llablo con vos, ilusos moralistas,
con vos, factors de virtudes, hablo,
que en el hombre mirais cosas no vistas.
Vos, alzando un aurifero retablo,
pondis al hombre en preeminente nicho,
siendo digno de altares como el diablo.






WOLOaAS 31

Vos, que la amais por barbaro capricho,
sois, su hip6crita instinto disculpando,
mas hip6critas que 61: lo dicho, dicho.
Vos, al hombre en vosotros adorando,
vivis, amantes de vosotros mismos,
la humanidad falaces incensando.
iHuid con tan revueltos silogismos
A la luz con que alumbro temerario
del coraz6n los multiples abismosl
Derrocad por pudor vuestro scenario,
6, agitado A mi voz el pueblo, arguyo
que os rompera en la frente el incensario.
Mas ya de vos, sin ahuyentaros, huyo,
porque, altivo, desprecio A los histriones,
y en santa paz mi introducci6n concluyo.
Cuando, cual don de sus mejores done,
Dios hizo al hombre, le adopt por hijo,
y en su afin le colmi de bendiciones.
Y en cuanto al hombre an Sefior bendijo,
Si ennobleces con esto tu existencia,
serAs mi ser mAs predilecto, -dijo.
Y en prueba de inmortal munificencia
ech6 A sus pies con paternal content
la fe, el amor, la gloria, la conciencia,
el honor, la virtud, el sentimiento.

EL SENTIMIENTO.

tQub dirds que hizo el hombre, ain inocenta,
al verse de virtudes opulentof
(No te rias, Emilia.) Lo siguiente:
Al sentimiento se acerc6 al moment,
y echando al coraz6n enhoramala,
se coloe6 en la piel el sentimiento.
La aprensi6n, vive Dios, no fu6 tan mala,
porque en su alma el dolor jamAs se ceba,
pues siempre fAcil por su piel resbala.
Asi el dolor de la mas triste nueva,
si un aire se lo trae, cuando pasa,
otro aire, cuando pasa, se lo lleva.
Y asi el alma en sentir es tan escasa,
cuando antes, por la piel, el sentimiento
con impetus brutales no traspasa.
iAy, por eso se olvidan al moment
al muerto padre, que A llorar provoca,
la ausencia de un amigo y de otros cientol
Y asi el alma en su fondo nunca toca
la lumbre de unos ojos que se inflaman,
el regalado aliento de una boca.
Y por eso nunca oye A los que la aman,
euando, con voces de dolor gimiendo,
del coraz6n contra las puertas llaman.






CAMPOAMOR


Y solamente con la piel sintiendo,
al hombre vil con coraz6n vacio
(de golpes y estocadas prescindiendo),
s61o le afectan el calor y el frio.
iLo has oido, bien miot
iSdlo le afectan el CALOR y el raiot
II.
LA CONCIENCIA.
El hombre, por su infamia 6 su inocencia,
se puso en el estdmago, y no es broma,
la augusta cualidad de la conciencia.
Por su conciencia el hambre A veces toma,
y por eso en el hombre nadie extrafia
que su deber olvide porque coma.
lEl alma enciende, en implacable saila,
ver la conciencia A la opresi6n expuesta
de un atrac6n de trufas y champafia!
En alta voz mi coraz6n protest
contra esta rectitud del hombre fiero,
puesto que de l1 la rectitud es esta.
iQuidn espera en la fe de un caballero,
si otro contrario regal6 su panza
(hablo siempre en metAfora) primerot
jQuidn verA sin impulses de venganza
que un cuarter6n de... (cualquier cosa) inelinl
de la justicia la inmortal balanzat
(Misera humanidad, A quien domina
ya de una poma la frugal presencia,
ya el aspect vulgar de una sardinal
JamAs un noble eseucha con paciencia
que llame A su despensa algln ricacho
general tentacidn de la conciencia.
IA qu6 alma sin doblez no causa empacho
ver que el hombre, honrosisimas cuestiones
las reduce A cuestiones de gazpacho?
Decid, Ioh diplomAticos varones!
los muchos tratos que hacen y deshacen
pechugas de perdices y pichones.
El hambre 6 el interds deshacen 6 hacen
cuanto ofrece aumentar nuestra opulencia,
pues como dicen los que pobres nacen:
El hambre es quien regular ]a conciencia >.
Aiade A tu experiencia,
que el hambre es quien regular la conciencia.
In.
EL HONOR. LA VIRTUD.
VparoD t HONOR, Emilia, y no te asombre,
puso el hombre en la lengua, y por lo mismo
de honor y de virtud tanto habla el hombre.







DOLORAS


De su virtud y honor el heroism
ponder altivo, hablando y mas hablando,
silogismo aRadiendo ,A silogismo.
Siempre al hombre mas vil verAsle alzando
un pedestal done su honor se ostente,
las frases con las frases combinando.
Rico 6 pobre, el mortal eternamente
llama A su honra el amor de los amores;
i maldito charlatan, y cuAnto miente!
Jam6s A la virtud faltan loores
do las doncellas en la linda boca,
crater que Mayo corona de flores.
Hay tanta lengua que el honor evoca,
que, ya ofuscada mi raz6n, no explico
si A risa, A llanto, 6 A indignaci6n provoca.
Perpetuamente en expxesiones rico,
i que hermoso fuera el hombre si tuviese
las entrafias tan bellas como el pico!
En general, si hay uno que os confiese
que es la virtud su solo patrimonio,
bien poddis exclamar: x i Que pobre es aso!.
O buscad de su honor un testimonfo;
verdis que por dos cuartos... (y son cars)
honra y virtud se las vendi6 al demonio.
Pues come dijo el padre Notas-Claras
(que era un fragile muy sabio, por mis mengua);
-Salvo alguna excepci6n (que son muy raras),
no hay honor ni virtud mins que en la lengua. -
1 Lo has entendido? i Oh mengua ,
i No hay honor ni virtud mnds que en la laegua -

IV.

EL AMOR.

SQuA hizo el hombre-dirds, Emilia bella,
con la llama de AMo i?-- Ay El idiota
la torpe sangre so inflamsn con ella.
Y asd, de amor si el huracAn Ie azota,
por sus entranas circulando ardiente,
el torpe incendio A los sentidos brota.
Lleva el amor su. antorcha diligent
por aldeas, por villas y por plazas,
de naci6n en naci6n, de gente en gentle.
Diablo es amor de angelicales trazas
que, estirpes con ostirpes confundiendo,
las razas as'mila con la razas.
Ora hicia el lecho conyugal corriendo,
de alta estirpe pervierte el tronco honrado,
de un ruin Arbol el germen ingiriendo;
Tomo I- Camloamor, 3








Z4 CAMPOAMOR

ora, en traje modesto disfrazado,
la inocencia sorprende en la cabala,
do mirtos y do rosas coronado;
ya con infame ardor, montando en saiii
la augusta luz de la imperial diadema
con niebla etcrna el deshonor empaila;
y en el furor de su ilusi6n extrema,
con vil incesto, ignominiosamente
el santo hogar donde nacimos quema.
Pasa, gozada, una ilusi6n ardiente,
joh futil brillo de la gloria humanat
como todos los goces, de repente.
Y hasta los fuegos que tu pecho emana,
mailana acabarAn, Emilia mia;
isi, Emilia mia, acabarAn mafianal
El m6s seguro amor que el cielo envia,
entire el mont6n de los recuerdos vaga,
despu6s que pasa un dia y otro dia.
iEs triste que el amor, que tanto halaga,
se extinga, no apagandolo, en pavesas,
6 en cenizas se extinga, si se apaga!
Mas, pese a las promesas mAs express,
muere el amor mAs tierno, confundido
entire cartas y dijes y promesas.
Y A llegar facilmente reducido
al tdrmino infaliblo de la muerte,
en cenizas 6 en pavesas convertido,
fuego es amor que en aire se convierte.
Advierte, Emilia, advierte:
IFuego es amor que en aire se convierte!

v.
LA FE. LA GLORIA.

La bribonada, Emilia, 6 la simpleza,
cometio el hombre de poner FE y GLORIA
done estA la locura, en la cabeza.
Por eso en nuestra mente transitoria
la fe, que muchos con placer veteran,
es tan fdtil cual rApida memorial.
Y aunque se indignen los que en ella esperan,
la gloria es suefo, Joh! si, simple embeleso,
eembra, ilusi6n, 6 lo que ustedes quieran.
IA cuAnto exceso arrastra, A cuAnto exceso,
ese tropol de imAgenes que crea
la propiedad fosf6rica del seso!
iPor la gloria el mortal llegar desea
A la inmortalidad! iNombre rotundo!
jBuen lugar para el tonto que lo real
Por la fe, en este pidlago profundo,
mil cosas aguardamos tras la losa;
joh esperanza dulcisima del mundol






DOLORAS 35

Y s61o por la gloria, AQuf RSPOSA -
grabamos en sonoras'expresiones,
- DON FULANO DE TAL, QUE FUE TAL COSA. -
Y por mis que en tan vagas emociones
su eristencia malgasta con empefio
(su destine es correr tras de ilusiones),
gloria y fe para el hombre son un suefio.
No lo olvides, mi duefio:
ijloria y fe para el hombre son un suealol

coNCLUSI6N.

Ya que mi atroz prolijidad laments,
voy, Emilia, A decir, por consiguiente.
lo quo es el hombre en resumidas cuentas:
Ahoga el interns primeramente
su honor y su virtud, su fe y su gloria,
y con frio y calor tan s61o siente.
En fin, porque ya abrumo tu memorial,
de las virtudes llorar6 la ausencia,
pues mi pasi6n por ellas te es notoria.
IFE, SENTIMIENTO, AMOR, HONRA. Y CONCIENCIA,
pues se os desprecia, abandoned el suelo,
ensuefios de mi cAndida inocencial
iTornad, fuentes del bien, tornad el vuelo
para castigo de la humana gente,
6 vuestra patria natural, el cielo
iGLORIA Y VIRTUDI Yo os juro tiernamento
que al alejaros, desgarrAis atroces
el coraz6n donde os guard inocente.
iHuid, A mi pesar, huid veloces,
leves emblemas del orgullo human,
sonoros ecos de proscritas voces!
iAdi6s! Y, por dar fin, b6soos la mano,
pues ya me Ilena de mortal despecho
la convicci6n de que predico en vano.
Que a ahogar el hombre sus virtudes btecho,
s6lo le han de afectar, A pesar mio
(por Dios, que este final desgarra el pecho),
calor, hambre, interest, amor d frio...
Aprdndelo, bien mio:
ICALOR, BAMBRE, INTZERS, AMOR 6 FIio'l...

XXIX.

IAY DEL QUE NACE 6 MUERE!

Adi6s por siempre, hijo del alma mial -
an triste anciano al espirar clamaba;
y el tierno infante que su sien besaba,
- lA i6s por siempret el infeliz deia.







36


DESEO.
-Roman, tu ciencia es ineierta;
me ha dicho quien bien lo.sabe
que es la pureza una Have
que abre del cielo la puerta.
--Victoria, per Dios, ahora
de la juventud gocemos,
porque, despuds que espircmos,
lo que ha de pasar se ignora.
No gozo per no penar,
- Pues es igual, A mi ver,
gozar para padecer
que padecer por gozar.
Si Dios nos cierra su gloria,
en el inferno, algin dia
sera inmortal, alma mia,
de este placer la memorial.
Porque un recuerdo tan ruerte
de tan grande bienandanza, .
traspasa, cual esperanza,
los limits de la muerte.
Hoy mis deseos coronas
del favor mas soberano,
con esta tr6mula mane
quo en tu embriaguez me abandonas.
Deja que en ansia tan loca
una mi frente A tu frente,
porque me ahoga el ambient
que no perfuma tu boca.
Pon en tu blando extravio,
para calmar mis antojos,
tus ojos junto a mis ojos,
tu coraz6n junto al mio.


PLACE.
Es,imposible, Victoria,
que haya un tormento
quo me haga olvidar la gloria
do este memento.
No, quien dicha tan eumplida
A ver lleg6
ni en la eternidad la olvida.
-iAy, no! lAy, no!-
Mi ser do tu ser recibe
mutuos placeres;
y, pues uno en otro vive,
nuestros dos series,
en tan dulce parasismo,
Ino es eierto, di,
que son parties de un ser mismol
-iAy, sil IAy, si!-
Si cuestan horas serenas
penas sin cuento,
vale un inferno de penas
este moment.
Di si en ta virtud pasada
tu alma encontr6
satisfacci6n mAs colmada.
-IlAy, nol Ay, no!-
Modera tu ardor, querida,
por un instant,
quo no hay deleite en la vida
mAs adelante....
SVictoria!- Romanm La muerte
A mi... Y mi...
-- llenos lay do esta suerte.
-lAy, sil iAy, sit-


CAMPOAMOR

Verti4 cl viejo la lAgrima postrera
y verti6 la primera el nifio en tanto;
y confundidas ultima y primer,
simbolo fueron de su igual quebranto.
tCu.l 14grima, decid, en mal tan fuerte,
del coraz6n brot6 mis doloridat
(La del que el mal primero hall en la mvida,
6 la de Aquel que un bien hall en la muorta ?...

XXX.
HISTORIA DE UN AMOR.
Poro, i8 alcanza Jo que deseahb, s,.tt
luego pesadumbre por el remordiirnento
do la concienoia quesigui6 A so apelro...
(KEMPIS: Imitacind de Cristo, lib. I. ca-
pitulo VI).

L. I.





DOLORAS of


HASTIO.
IPas61 La hiel de un repugnante hastfo
ya en tu indolencia paladeando vas;
jamds mi fe te pagara, bien mfo,
ese rubor que devorando estas.
Jamas
-IJamdsl
IPas61 Yo he abierto el insondable abismo
do to inocencia sepultando iras:
el placer es verdugo de si mismo;
jamds el gusto sin dolor veras.
--Jams t
--I amds!
iPas6! Por culpa de un fugaz content,
siendo ludibrio de ti misma estAs;
ya el pufial de un atroz remordimiento,
iperd6o! jamds lejos de ti veras.
--Jamas?
-lJamds, paloma sin candor, jamdsl,.

XXXI.
PORVENIR DE LAS ALMAS.


Si de vuestra hija fud estrella
dar tan nilia el alma A Dios,
lay, feliz mil veces vos!
idichosa mil veces ella!
Pues ya huella
las celestiales alturas,
no halle en vos nunca lugar
el pesar,
porque para almas tan puras,
morir es resucitar.

iPara qud llorAis perdida
esa prenda de amor tierno,
si por un lugar eterno
dej6 un lugar de partida
Si es la vida
caos de dudas y penas,
Squidn la muerte, al que bien quiere,
no preflere,
si el que vive, vive apenas,
y resucita el que muere?

Siempre, llena de consuelo,
viendo A un ser puro sin vida,
la multitud, de fe henchida,
prorrumpe:- IAngeles al cielol


A ...., en la muerte de su hfja.
Ni (~ qud duelo
es mostrar, cuando la carga
de la existencia maldita
Dios nos quita,
si tras de una vida amarga,
muriendo se resucita ?
No dd A vuestra alma afligida
la mAs leve pesadumbre
esa negra incertidumbre
del mds alld de la vida.
Si es mentida
la fe de ulterior solaz,
at menos, los que viviendo
van gimiendo,
en otro mundo de paz
resucitardn muriendo.
Ya habitat, aunque el desconsucla
os haga implacable guerra,
un triste menos la tierra,
y un dichoso mAs el cielo.
De su vuelo
irdis vos, muriendo en pos,
si A Dios dais en implorar
sin cesar,
pues para justos cual vos,
morir es resucitar.






33 CAMP0A16O!R


XXXII.
TODOS SON UNOS.


Voy A contaros la historic
de una entrafiable pasi6n,
aunque se haga, A su memorial,
pedazos mi coraz6n.
Quehayhistoriasque, aunquepasan,
por siempre, A nuestro despecho,
los ojos en llanto arrasan
y ayes arrancan del pecho.
Pues siempre entire las pasiones
hay una A cuyos reveses
se agostan las ilusiones
como al estio las mieses.
Cuento la historic querida
de esa pasi6n desgraciada
que, aunque amarga nuestra vida,
sin ella la vida es nada.
Pues tras de ese amor tan tierno,
siempre queda en la memorial
todo el dolor del inferno,
todo el placer de la gloria.
No hay mortal afortunado
para quien la triste idea
de un buen querer mal pagado,
eterno dogal no sea.
Si la mujer con rigores
paga tan tiernos quereres,
si es tan cruda en sus amores,
hombres, Ilo que son mujeres!
U.
Pues cuento de amor historians,
copiard letra por letra
el libro en que sus memorial
grababa la hermosa Petra.
Despuds de amar con locura,
tuvo de morir la suerte;
que hay males que s61o cura
el bAlsamo de la muerte.
Petra, cual dije al principio,
su historic dej6 al mundo hecha,
y en ella hasta el menor ripio
es para el alma una flecha.
Pues no hay sensible lectora
que, al repasar sus anales,
si A todo ilorar no 1lora,
no exclame:-Aqui de mis males.-
Pues llega en ella A hacer ver,
de su ciencia en testimonio,


que es un dngel la mujer,
y que es el hombre un demonio.
Y despuds que al hombre injuria,
con frases por el estilo,
de este modo el dngel furie
coge de su historic el hilo:
Que no hay fe en hombres con-
[templo-
(prosigue la hermosa Petra)
- y son de esto buen ejemplo,
Pablo, Juan, Luis, Diego.... eteetra.
De esta manera injuriando
sigue nombres tras de nombres,
y al fin concluye exclamando:
-Majeres, 1lo que son hombresi
U.
Si A los dos sexos igualo,
es porque inflero con pena
que, si es el hombre algo malo,
es la mujer no muy buena.
Donde las toman, las dan,
asienta un refrAn de amor;
y, cual dice otro refrAn,
d un picaro, otro mayor.
A buena fe, mala fe;
A un adelante un arredro;
quien rmds mira menos ve;
tan bueno es Juan como Pedro.
Con cuyos verses, acaso
probar A los hombres plugo
que el que es victim en un paso,
en otro paso es verdugo.
Por eso s6 que, al que falso
A una mujer asesina,
le han de servir de cadalso
las rejas de otra vecina.
Y la que dice-no quiero,-
sd que amara a otro coplero,
aunque epitaflos le cante.
Porque esta es la ley mAs tristo
que impone amor justiciero:
e Cuando quise, no quisiste,
y ahora que quieres, no quiero.
Pues hombre y mujer son series
con fe igual y various nombres,
hombres, lo que son mujeres!
mujeres, Ilo que son hombresl





DOLORAS


XXXIII.
PROXIMIDAD DEL BIEN.
En el tiempo en que el mundo informed cstaba,
cre6 el Seiior, cuando por dicha extrema
el paraiso terrenal formaba,
un fruto que del mal era el emblema,
y otro fruto que el bien simbolizaba.
Del miserable AdAn al mismo lado
el Seiior coloc6 del bien el fruto;
pero AdAn nunca el bien hall6, ofuscado,
porque es del hombre misero atributo
huir del bien, del mal siempre arrastrado.
El fruto que del mal el simbolo era
puso Dios escondido y muy lejano;
pero AdAn lo encontraba donde quiera;
abandonando en su falaz quimera,
por el lejano mal, el bien cercano.
jAy! Siempre el hombre, en su ilusi6n maldits,
su misma dicha en despreciar se empeiia,
y al seguirla tenaz, tenaz la evita,
y aunque en su mismo coraz6n palpita,
Ilejos, muy lejos, con afAn la suefial...

XXXIV.

PLACERES TRISTES.


Que te admire no es justo,
si A bostezar empiezas,
la turba que a admirarte va al teatro.
lQuien ha de ver con gusto
que pertinaz bostezas
una vez, y otra vez, y tres y cuatrol
jAy, prenda que idolatro,
ahora s6, A pesar mio,
que es el placer la fuente del hastiol
Si el ver tantos galanes
tu bostezo provoca,
Iqud haras cuando estds sola, Rosalia ?
No juzgu6, ivoto A Sanes!
tan inmensa esa boca
que hA poco me llamaba w vida mfa .
ICuanta raz6n tenia
quien dijo sabiamente
que son los goes del hastio fuentel
En tus ojos serenos
hoy se ve una zozobra
que ya la bilis de tu madre exalta.
IQu6 echas de mAs 6 menos?
iEs tu madre quien sobral


ISoy yo (Iquidralo Dios!) lo que tefalta ?
IPor qu6 el dolor te asalta?
(SerA cierto, bien mio,
que es elplacer la fuente del hastio?

Desde... (ya td me entiendes),
yo tambidn, Rosalia,
con honda penai ay de mi triste! lidio.
iC6mo en rubor te enciendes!
jLlora, si, vida mina,
despuds de tanto amor, tanto fastidio I
Lloremos (pese A Ovidio),
aunque mi amor lo siente,
i que son los goces del hastio fuenlel

Si el placer que gozamos
nuestras almas abisma
en un fiero dolor que nos devora,
tras la virtud corramos,
pues tan s61o A si misma
eternamente la virtud se adora.
;Oh, malhaya la hora
en que aprendi, bien mfo,
que es el placer la fuente del hastio I





40 OAMPOAMOR

XXXV.

LA DICHA ES LA MUERTE.
1 Sarcasmo ruin de la suerit
para el alma dolorida,
no ver hermosa la vida
sino al dintel de la mucrtel
(E. FLORENsTNO SA.Z).


-- Nifio! A quien guard el maternal cuidado
pues que mi pecho tras la dicha va,
tal vez la dicha encontrar6 a tu lado.
LA MADRE.
-|Llorando el nifio entire mi seno estil
SId mds alld
II.
jlHermoas! solo, en extranjera tierra,
prestadle dicha A quien tras ella va,
pues tantas dichas vuestro amor encierra.
LAS HERMOSAS.
Triste del ser que idolatrando estil
SId mds alld
III.
-IMagnatesl hoy vuestra piedad implore;
loco mi pecho tras la dicha va;
si el oro da la dicha, prestadme oro.
LOS MAGNATES.
-IVed que amagandoos el pufial estal
I Id mds alld
IV.
A ncianos! presa de infernal batalla
ni pecho en pos de la ventura va.
INi al borde mismo de la tumba se hallal
SLOS ANCIANOS.
-INi al borde mismo de la tumba estkl
SIld mds alld i

XXXVI.

LA OPINION.

(A m(f 5uia ra prima Jactnta Wthte de Llano, en la muerte de as Afha).
/ IPobre Carolina mial Un clerigo. -Empiece el canto.
iNunca la podrd olvidarl El doctor.- iCes6 el sufrir!
Ved ]o que el mundo decla El padre. -I Me ahoga el lantoi
yiendo el fdretro pasar; La madre. Quiero morir





DOLORAS 41

Un muchacho. I Qud adornada I IDuerme en paz! dicen los bue-
Un joven. I Era muy bella! -- Adi6s! dicen los demas. (nos.
Una moza. iDesgraciadal Un fildsofo. IUno renosl
Una vieja. IFeliz ella! Un poeta. IUn angel masi

SXXVII.

IQUIr N SUPIERA ESCRIBIR!


*- Escribidme una carta, sefor cura.
Ya se para quidn es.
--Sabdis quidn es, porque una noche obscure
nos visteis juntos? Pues. -
-Perdonad, mas... -No extrafio ese tropiezo.
La noche... Ia ocasi6n...
Dadme pluma y papel. Gracias. Empiezo:
Mi querido Ramdn:
iQuerido?... Pero, en fin, ya lo habdis puesto...
Si no querdis... Si, si
-;Qud triste estoy! tNo es eso?-Por supuesto.
-i Qu6 triste estoy sin til
Una congoja, al empezar, me viene...
IC6mo sabdis mi mal?,..
Para un viejo una nifia siempre tiene
el peeho de cristal.
(Qud es sin ti el mundo? Un valle de amargura.
1Y contigo? Un eddn.
Haced la letra clara, seiior cura,
que lo entienda eso bien.
--El beso aquel que de marchar d punto
te di...-- C6mo sabdist...
Cuando se va y se viene y se esta junto,
siempre... no os afrentdis.
Y si volver tu afecto no procura,
tanto me hards sufrir...
--Sufrir y nada mAs? No, senior cura,
ique me voy A morirl
1Morirt Sabdis que es ofender al cielol...
-Pues, si, senior; morirl
-Yo no pongo morir.- IQue hombre de hielol
IQui6n supiera escribirl
n.
ISefior Rector, senor Rector! En vano
me querdis complacer,
Mi no encarnan los signos de la mano,
todo el ser de mi ser,





CAMPOAMOR


Escribidle, por Dios, que el alma mfa
ya en mi no quiere estar;
que la pena no me ahoga cada dia...
porque puedo llorar.
Que mis labios, las rosas de su aliento,
no se saben abrir;
que olvidan de la risa el movimiento
A fuerza de sentir.
Que mis ojos, que 1l tiene por tan bellos,
cargados con mi afAn
como no tienen quien se mire en ellos,
cerrados siempre estAn.
Que es, de cuantos tormentos he sufrido,
la ausencia el mAs atroz;
que es un perpetuo sueiio de mi oido
el eco de su voz...
Quo siendo por su causa, i el alma mis
goza tanto en sufrir!...
Dios mio, icuaatas cosas le dirfa
si supiera escribir!,..

III.
RPILOGO:

-Paes sefior, bravo amor! Copio y conclayo:
A don Ramdn... En fin,
que es infitil saber para esto arguyo
ni el griego ni el latin. -

XXXVIII.

AMAR AL VUELO.
A la nMfia Asuncion de zaragoza v del Pfno.


Asi, nifia encantadora,
porque tus gracias no roben
las huellas que el tiempo deja,
juega como niiia ahora,
como nifia cuando joven,
como joven cuando vieja.
Por mis muchos desenganos,
te ruego, Asunci6n querida,
que ames mientras tengas vida
como amas A los seis aros.
Justamente, de ese modo;
amando desamorada;
asi, no queriendo nada;
esto es, queri6ndolo todo:
anhelante y sin anhelo,


ya resuelta, ,a indecisa,
pasa de la riSa al duelo,
pasa del duelo a la risa;
asi, de prisa, de prisa:
todo al vuelo, todo at vuelo.
II,
Sd amorosa y nunca amante;
lleva A la vejez tu infancia;
sd constant en la inconstancia;
6 en la inconstancia constant;
que en amor oreen los mas duchos,
contra los quo son mAs locos,
que en vez de los pocos muchos.
valen mAs Igs muchos pocos.








DOLORAS


Y cuando tu labio bese,
que formule un beso insApido,
Inerte, estent6reo y rapido...
Pues... asi, lo mismo que ese.
Nunca beses como loca,
besa como una loquilla;
jamAs, jamAs en la boca;
.siempre, siempre en la mejilla;
ten present que la abeja,
queriendo entrafiar la herida,
la desventurada deja
entire la muerte la vida.
m
ISi! si lo mismo que hoy eres
la hermosa entire las hermosas,
ser, mientras vivas, quisieres
dichosa entire las dichosas,
tal ha de ser tu divisa:
amar muy poco y de prisa,
como hacen las mariposas;
aunque no importa realmente
que ames infinitamente,
si amas influitas cosas.
Iv.
Son tan cuerdos mis consejos,
que me atrevert A jurarte
por mis ojos que, aunque viejoe,
adn, Asunci6n, al mirarte,
aspiran A ser espejos,
que aplicando estos consejos
A mi vejez, todavia
pienso curar, hija mfa,
. de mi coraz6n las lagas;
llagas lay! que no tendria,
si yo hubiera hecho algin dia
lo que te acoiftejo que hagas.


V.
Para ver si es verdadero
lo que un ap6stol revela,
--que lo fijo es pasajero,
que s61o es real lo que vuela, -
tiende el rostro, hermosa nifia,
como ese cielo sereno,
ya al cielo, ya A la campifia,
y veras de una mirada
que es lo mAs rico 6 mAs bueno
lo que vuela 6 lo que nada,
como la espuma en los mares,
eD el cielo los fulgores,
en los Arboles las flores,
los celajes en el viento,
en el viento los sonidos,
la vida en nuestros sentidos,
y on la vida el pensamiento.
vI.
Sigue el plan A que to exhorto,
amando al vuelo; hazte cargo
que el viaje es largo, lmuy largo!.
y el tiempo es corto, imuy cortol..
Sd ligera, no traidora;
sopla el fuego que no abrasa;
quiere, como el que no quicre;
sea siempre, como ahora,
tu lanto, nube que pasa,
tu risa, luz que no muere.
Ama much, mas de modo
que estds siempre enamorada
de un cierto todo que es nada,
de un cierto nada que es todo.
Si ries, olvida el duelo;
si Iloras, pasa A la risa;
asi... de prisa, de prisa;
todo al vuelo, todo al vuelo.

XXXIX.


EL BESO.
Mucho hace el que much am&.
(RKMPIS, lib. I, cap. xv).


Me han contado que al morir
un hombre de coraz6n,
sinti6, 6 presumi6 sentir,
en CAdiz repercutir
un beso dado en Cant6n.
LQud es imp*sible, Asunci6n?


Veinte afios hace que di
el primer beso jay de mil
de mi primera pasi6n...
ly todavia, Asunci6n,
aquel frio que senti
hace arder mi coraz6nl







44 CA


Desde la ciega atracci6n,
beso que da el pedernal,
subiendo hasta la oraci6n,
uiltimo beso mental,
es el beso la expansion
de esa chispa celestial
que inflam6 la creaci6n,
y que en su curso inmortal
va, de crisol en crisol,
su intense llama A verter
en la atm6sfera del ser
que de un beso encendi6 el sol.
in.
De la cuna al ataid
va siendo el beso, a su vezi
amor en la juventud,
esperanza en la nifiez,
en el adulto virtud,
y recuerdo en la vejez.
Iv.

IVas comprondiendo, Asunci6n,
que es el beso la expresi6n
de un idioma universal,
que, en inextinto raudal,
de una en otra encarnaci6n
y desde una en otra edad,
en la mejilla es bondad,
en los ojos ilusidn,
en la frente majestad,
y entire los labios pasidn?
v.
INunca se despierta en ti
un recuerdo, como en mi,
de un amante que se fudi
Si me contests .que si,
eso es un beso, Asunci6n,
que en alas de no s6 qud,
trae la imaginaci6n.
VI.
IGloria A esa obscura serial
del hado en ineubaci6n,
que es el germen inmortal


MPOAMOR

del alma en fermentaci6n,
y a veces trasunto flel
de todo un mundo moral;
y si no, digalo aquel
de entire el cual y bajo el cual
naci6 el alma de Plat6n

vU.

IGloria A esa condensaci6n
de toda la eternidad,
con cuya tierna efusi6n
A toda la humanidad
da la paz, la religion:
con la cual la caridad
siembra en el mundo el perd6n;
himno A la perpetuidad,
cuyo misterioso s6n,
sin que lo oiga el coraz6n,
suena en la posteridad!

VIn.
IVas comprondiendo, Asunci6n?
Mas por si acaso non crees
que el beso es el conductor
de ese fuego encantador
con que A este mundo que ves
ha animado el Criador...
prueba A besarme, y despubs
un beso veris c6mo es
esa copa del amor
llena del vital licor
que en el human festin,
de una en otra boca, al fin
llega, de afin en afAn,
A tu boca de carmin
desde los labios de AdAn.

Ix.

Prueba en mi, por compasi6n,
esa clara iniciaci6n
de un obscure porvenir;
y entonces, bella Asunci6n,
comprenderas si, al morir,
iun hombre de coraz6n
habrA podido sentir
en CAdiz repercutir
un beso dado en Cant6n.






bOLORA9 45

XL.

LO QUE ES ETERNO.
,ieicada al Conds de San Luis con molivo de la fUndaciOn del Teatro Espario

I.
LA INTELIGENCIA.
Pasan un siglo y cien, el tiempo pasa
como Escita que mata A la carrera;
verdugo y creador, en cuanto impera
lo humilde encumbra y lo soberbio arrasa.
La vida el tiempo A cuanto existe tasa,
mas, siempre indtil, su guadaila flera
sobre el grande Plat6n, era tras era,
con excusado afAn pasa y repasa.
Y es que la idea que en los cielos flota,
flja cual Dios, como de Dios esencia,
del tiempo m6vil la guadafia embota.
Por eso, al declinar de la existencia,
de entire las ruinas de los mundos brota,
crisAlida inmortal, la inteligencia.
II.
LA VIRTUD.
Pendlope es el tiempo, que hoy se afana
en destejer la vida ayer tejida;
no hay en el mundo edad que un sol no mida,
ni hay un sol que resista A alg6n maiiana.
S61o del tiempo en la extension lejana
sobrenada de S6crates la vida;
que es bella espuma la virtud salida
del Oceano de la vida humana.
Y es que de la virtud el santo anhelo
burla del tiempo la eternal victoria,
sobre cuanto hay mortal alzando el vuelo.
Por eso como esencia de la gloria,
va cual perfume embalsamando el cielo,
sagrada eflorescencia de la historic.
In.
EL TEATRO.
El tiempo, ese Saturno cuya saila
se goza en devorar sus creaciones,
JamAs en sus sangrientas irrupciones
su temple arrasarA, gloria de Espafa.
No extirparA del tiempo la guadafia
ese estadio de her6icas acciones;
no se extingue la voz de los Platones,
ni el brillo de los S6crates se empaia.






46 CAMPOAMOR

Cuando tu obra inmortal al munido asombre,
mostrando ejepnplos de virtud y ciencia,
glorioso entire ellos son irA tu nombre.
i Ah! i dichoso el que adhere su existencia
a la virtud, perpetuo bien del hombre,
y A la eterna vordad, La inteligencia!

XLI.

FUENTE INAGOTABLE.
A mi amigo don Teodoro Guerrero.
I.

i Am6 una vez, y dos, immensamente,
y tres.... y acaso mis!
i Del corazdn la inextinguible fuente
no so agota jambs!
i AMagnifico estA el bailey! i Encantadora
so halla prendida asi!
,Resumen do la vida en una hora
es la existencia aqui.
;Mirad qu6 hermosa est! i Si no la mhiro
siquirra en ilusiin,
falta una. cosa al aire que respiro!...
I Otra vez, corazdn!
II.
Al ientras bailamos ay! el tiempo vuela...
pero, q qu6 hemos de hacer?
La vida humala al fin s6lo es la tela
do que se hace el placer.
Alli va. i No, no a Mi pensamiento,
de su image en pos.
aqui y alli, en La tierra y on el viento
la croas, como Dios.
i Maldito craaz6n, que nunca cesa
do mudar y quearer!
i La came de mi espiritu es hoy esa,
como otra ha sido ayer !
i Ira del cielo! Come nunca tierna,
babila con otro.... i Oh Dios!
i La breve vida veces es etorna !
Ya va un instante... dos...
Ni una mirada de su amor merezco!
Van cuatro.... sois.... Pardiez !
i Cuando ella no me mira me aborrezco'
Van echo... nueve... diez...






DOLORAS

(Y once van yal ILa eternidad enter
tarda tanto en paSart...
1Oh, cuinto gemiria, si pudiera
gemir sin respirar!
Vamos como ella, A enloquecer con esa,
y con esta tambidn...
- iDivino, Concepci6nl i Bravo, Teresa!
IQue si vas bien? iMuy bien!
No quisiera mAs dias de content;
Mercedes, por quien soy,
que de besos te dan de pensamiento,
cuantos te miran hoy. -
tHuyamos de ella, huyamos, alma mial
tC6mo huir, imaldici6nl
si exceptuando su amor, todo me hastial
iOtra vez, corazdni

III.

tEn baile! IVedla, como siempre, hermosal
--tQue estoy muy triste, Inds I
Tfi no entiendes mi pena, eres dicnosa.
IQue es porque no amof jPues!
Se te ha subido, Inds, con el content
al rostro el coraz6n;
y eso no es, vive Dies, el sentimiento;
eso es la sensaci6n.
jEn bailey IEn baile! -Tu semblante augura
castidad y salud;
bien dicen, Asunci6n. que la hermosura
es casi una virtud.
(Qui6n hoy, responded, tus encantos labral
(Dices que es la pasi6n
ventura que deshace una palabral
(ICruell ITiene raz6n!)

IV.

(IAlli pasa otra vez! Mas no; os mi anhelo
que se lo forja asi...)
-jQue en que pienso, Leonor, mirando al cielo,
iQub he de pensar? En ti.
lQuidn besara, mi bien, labios tan bellost.,
Mas perdona, Leonor;
quise decir: poner el alma en ellos...
iBendigo tu pudor!
Cuando te vi, cruz6 por mi cabeza
un pecado venial...
(Si habran dicho por ti que es la belleza
demonio temporal






48 CAMPOAIMO

Tu pupila, esa entrada de los cielos,
me liena de embriaguez;
no eres mia, Leonor, y tengo celos.
SQue es envidia ? Tal vez.
-i Bella milsica A fe! i CuAl correspond
su acento A mi pasi6n !...
Esto lo of con ella no s d6nde....
i Siempre ella, coraz6n!
i Qub sufrir! Luz, no sufras; es el modo
de que sufran por ti;
una mujer que me lo cuenta todo,
me lo ha contado asi.... -
Pas6 el bailey y ia noche. Con el dia
ya. vendrA otra embriaguez!....
A Donde la muerte estA de esta agonia?...
; Otra vez, coraz6n! i ay, otra vez '
XLII.
ilMAS!... I WAS!...
iPiensas satisfacer tu apetito
Pues no lo alcauzaras.
(KEMPIS, lib, I cap. XX)
I.

Brindemos por Salom6n, de eslab6n en eeslab6n
que con tan cuerdo saber una cadena inmortal.
nos pinta la condici6n i MAs! Divina aspiracidn,
del alma de la mujer. A otra transliguracion,
Ved, per ejemplo, A Leonor, como asi nos lo hacen ver,
que ya del Rhin A Merced, en perpetual evoluci6n,
ve girar en derredor las gramas con germinar,
los frescos de la pared; las flores con florecer,
y cansada, de gozar, los frutos con madurar,
aunque no harta de sentir, los Arboles con crecer;
llena de pasidn quizAs, y en su anhelo de legar
y sin quizas, de elixir, A mbs alto porvenir,
sintidndose derrumbar cuanto siente, con sentir,
A una postrer libaci6n, llega como el hombre A amar;
ioh insaciable coraz6n! y el ihonbre, supremo ser,
aundiceensufieos: i s !.i MAs!.. de todo infinite en pos,
con pensar y con querer
II. sube A arcngel, y ademAs
llega hasta eonbeberse en Dios.
i MAs! i Ms Suiprema explo0si6n i Mis, alma mia! MAs !... i Ms !...
del pensar y del sentir,
misteriosa evocaci6n II.
de un obscure porvenir,
proliffica emianaci6n i Rhin El mds, en conclusion,
que entire gozar y sufrir, es el anhelo eternal
en electric ascension de toda la creaci6n,
corre en eterna espiral siendo en fuerza desigual,












































Y cuando muerto le vi6,
Hero, cual Leandro fiel,
se arroj6 al agua y muri6
como 61, por el y con 61.
Doloras. Hero y Leandro

T. CAMPOAMOR 4


E~ ~
~,---~








DOtORAS 49


en la material, atracci6n,
tendencia en el vegetal,
en lo vital, sensaci6n,
pensamiento en lo humanal.
Mds, como alma, cs religion;
como espacio, inmensidad;
como cuerpo, coraz6n;
como tiempo, eternidad;
y entire amar y florecer,
entire pensar y sentir,
a un n aspira mejor
cuanto fu6, y es, y ha de ser,
ya fruto, ya Arbol, ya flor.
iElixirl 1ilds elixir!
iBrindisl... al rnds de Leonor.

Iv.

Il rds... de todo! iVenga Rhini
Mds aire! Abrid el balc6n
y veremos la extension
de esa Australia celestial,
cuyas islas de coral
las piedras miliarias son,
con que el principio sin fin
marca la imaginaci6n
de ese insondable caudal,
de esa eterna sucesi6n
que no tiene fin jams,
tiempo y espacio, expresi6n
del mds, del uiltimo mds!...


V.
IRhin! Mds en el tiempo iqu6 cst
Contad un dia y un mes,
luego un siglo, despu6s mil,
siglos de siglos despuds
con la cabeza febrile
por siglos multiplicad,
y despuns que acumuldis
a toda una eternidad,
si no amengua vuestro ardor
jams, jamAs y jamAs,
aun acumular poddis
cien oternidades mas,
del postrer jamds al fin...
jSiempre mds! iGloria a Lconor!
iRhin, Ganimedes, rnds Rhin!...
vr.
iRhin, Rhin! Como en la evasion
del tiempo que se nos va,
tambidn se halla en la extension
ese eterno mns allA;
sumad un mundo, dos, tres,
y cuatro, y mil, y un mill6n
y mil millones despubs,
y hallar6is, en conclusion,
de vuestras sumas al fin,
del postrer mundo al trav6s,
siempre otro mundo detras...
IRhin, Ganimedes, mds Rhin !...
iMds!...muchomds/l... Imuchomdsl!',

XLIII.


COSAS DEL TIEMPO.
Pasan veinte afios: vuelve 61,
y al verse, exclaman 61 y ella:
(- Santo DiosIt y 6ste es aqudl?...)
(- Dios mio! Iy dsta es aqudllal...)

XLIV.
ENGAROS DEL ENGAiO.
iCunto creia en ti, cuAnto crefa!
-Te juro que, aunque inflel, soy inocente.
-- No pensabas amarme eternamente?
Yo lo pensaba asi, querida mia.
De mi error en disculpa, este letrero
sobre mi tumba dejard grabado:
Perd6nale al infiel que te ha engaiado,
porqu6 A si mismo se engai6 primero .
Tomo t, CamPoamor.-4


DOLORAS


49 ,







50 cCAMPOAMOR

XLV.

TODO ESTA EN EL CORAZON.

La'reina que enloquecia
por don Felipe el Hermoso,
la tumba al ver de su esposo,
-iTodo esta allil1-se decia.
SMs restos exhum6 un dia,
mas nada alli vi6; y asi,
en vez del todo esta alli, -
desde tan triste ocasi6n,
senalando al coraz6n,
decia: ITodo estA aqui I -


XLVI.

SQUE ES AMOR?

Cual es ecda uno en lo interior,
tal Juzga lo de fuera.
(KEMPIS, lib. XI, cap. IV).

Dudando, Entiquata, tu bura inocencia,
si amor, que aun no sientes, es dicha 6 dolor
Ipretendes que diga mi amarga experiencia,
ifeliz, pues lo ignoras! qu6 cosa es amort
IAlzad de las tumbas, y al par de la brisa
oruzad, bellas sombras, dejando el no serl
La Estuardo, Francisca, Lucrecia, Eloisa,
idementes sublimes! decid: tqu6 es querer?
-Querer, un misterio-comienza la Estuardo-
que 6 dos funde en uno, partiendo uno en dos.
-tQub son tus amores, amor de Abelardo?
Infierno de dichas y cielo sin Dies.
No amar siendo amada prosigue- no es vida:
no ser nunca amante ni amada, es no ser;
querer, el infierno, no siendo querida;
mas, siendo querida, la gloria es querer. -
iPerdona, oh perpetuo pudor de la historic,
perdona A mi musa, si evoca en tropel
los nombres que fueron escAndalo 6 gloria:
Cleopatra, la Cava, Teresa, Raquell
Dejad los sepulcros, falange divina,
tomando A mi acento las formas de ser;
Elena, Artemisa, Judith, Mesalina,
honor 6 vergiienzal decid: ,qu6 es quererl







DOLORA 5L

Decidme si es flebre que el alma envenena,
6 sOlo un deleite que se und al pudor:
Semiramis, Safo, Nin6n, Magdalena,
ifalsarias eternas! jqu6 cosa es amor?
Teresa la santa, mAs bien la divina,
- Amor dice junta ternura y deber.
- Amar es -replica la vil Mesalina-
hallar el descanso, cansando el placer.
Amor pierde dicen la Cava y Elena -
la fe y patria siempre, los goces jamAs.
- Es dice gimiendo de amor Magdalena -
gozar much, y luego ilorar much mas. -
Y Safo, con flebre de amor que no espera,
- Morir por quien se ama prorrumpe es querer.
- Es cierto responded Lucrecia aitanera: -
morir por quien se ama, si se ama el deber
--Vivir en la mente--prosigue Artemisa--
de aquel que am6 much y am6 porque si.
- Vivir siempre en otro-murmura Eloisa.
Semiramis dice: Vivir otro en mi.
--Hablar con el aire!--de amor satisfecha,
imal haya su bocal prorrumpe Nin6n:-
amores sin crime, son suefios sin fecha;
pasi6n que no afrenta, no es digna pasi6n. -
IEn fin! thalla el que ama la gloria 6 el inferno?
IAqui las perjurasl ILas fieles aqui!
Decidme, en resume, lo que es ese eterno
deseo que miente, minti6ndose A si.
-- Morir! dice Safo. Francisca, el incestol-
Teresa, -laquel mistico amor del amor!--
Judith y Lucrecia, gozar con lo honest! -
Cleopatra, la orgial Raquel, I el pudor! -
iSilencio! Asi al mundo volvieron demente;
y aun dudan hoy locas, mAs locas que ayer,
si amor da delicias, 6 si es solamente
perder la ventura buscando el placer.
1Huid, falsas dueflas de todos los duefios
que el mundo anegaron en llanto por vos;
que haceis de la vida ya un suefio de suefios,
que haedis de la came ya un monstruo, ya un diost
SAmor en vosotras es todo, 6 no es nada,
verdad 6 mentira, virtud 6 placer?
iOdiosa falanje del mundo adorada,
pues sois siempre un caos, tornad al no ser
iMaldito aquelarre de diosas, que ignora
si amor cura 6 mata, si afrenta 6 da honor
Ya oiste, Enriqueta; si sabes, ahora
responded td misma: jqu6 cosa es amor?-







CAMPOAMOR


XLVII.

LAS DOS GRANDEZAS.


Uno altivo, otro sin ley,
asi dos hablando estan:
-Yo soy Alejandro, el rey.
- Y yo Di6genes, el can.
Vengo A hacerte mAs honrada
tu vida de caracol.
SQud quieres de mi?- Yo, nada.
Que no me quites el sol.
Mi poder es... Asombroso,
pero A mi nada me asombra.
- Yo puedo hacerte dichoso.
-Lo sd; no hacidndome sombra.
Tendras riquezas sin tasa,
un palacio y un dosel.
- Y para qud quiero casa
mAs grande que este tonel?
Mantos reales gastards
de oro y seda.- INada, nadal
SNo ves que me abriga mas
esta capa remendadal
Ricos manjares devoro.
- Yo cor pan duro me allano.
-Bebo el Chipre en copas de oro.
-Yo bebo e! agua en la mano.
Mandard cu4nto tu mandes.
- iVanidad de --..A vanast
Y a unas miseria.- tan grandes
las llamAis dichas 1 amanast


Mi poder A cuantos gimen,
va con gloria A socorrer.
ILa gloria! capa del crime.
Crimen sin capa iel poder
--Toda la tierra iracundo
tengo postrada ante mi.
i Y eres el duefio del mundo,
no siendo dueiio de tit
Yo sd que, del orbe duefio,
sere del mundo el dichoso.
Yo sd que tu Altimo sueio
serA tu primer reposo.
Yo impongo A mi arbitrio leyes.
-iTanto de injusto blasonas?
--Llevo vencidos cien reyes.
-iBuen bandido de coronas
Vivir podrd aborrecido,
mas no morird olvidado.
Vivird desconocido,
mas nunca morird odiado.
IAdi6s, pues romper no puedo
de tu cinismo el crisol!
iAdi6s! ICuAn dichoso quedo,
.pues no me quitas el sol! -
Y al partir, con mutuo agravio.
uno altivo, otro implacable,
miserable! dice el sabio;
y el rey dice: Imiserable


XLVIII.
"ACHAQUES DE LA VEJEZ.
No confies ni estribes sobre la
ca a hueca,porque toda carnees
heno y toda su gloria caerA come
floor ,
(KEMPIS, lib. XI, cap vzll


Si no me ataran loc pies
la gota, y lo que no lo es,
contigo iria.hasta el fin
de este encahtado Jarsn.
iRompamos la marchA, puesi
;Eal A la una, A laI dos,
a las... Ipor vida de ,Dios!
Wanme, no me ':' nds.


II.
SAh! c6mo enciende de amor
de tus ojos el color,
el mismo con que Rafael
nos pinta la caridad
A su dulce claridad,
cien vueltas A este verjel
diera de buen grado, Inds.
Mas tqud importa imaldici6n!


52






DOLORAS


que me arrastre el coraz6n,
si me flaquean los pies?
in.
IBien! De nuevo tu beliad
nueva extension da A mi ser,
y de mi primera edad
ya casi siento el placer.
Inds, jqu6 felicidad
si ahora a mi voluntad
igualase mi poder!
Ya di un paso. ,Vuelve A mri,
fuego de micoraz6n,
de ese 6ter universal
donde en deliquio inmortal
de expansion en expansion
toda la vida verti!
Otro paso. iBien! iMuy bien!
Como el de V6nus, tambidn,
Inds, tu talle espailol
arrastra A cuantos lo ven,
subiendo do sol en sol
derechos hasta el-Eddn.
IVes? Ya me sionto ascender;
demos la vuelta hasta el fin
de este encantado jardin.
iA ver c6mo march, A ver!
iDices que tiemblo? iNo... no...
es que la tierra, cual yo,-
vibra tambidn de placer!
bOyes? iCuAn bien con su amor
celebra ese ruisefior
nuestro epitalamio actuall...
Pero per vida de tal,
que A los tres pasos, Inds,
del exceso del sentir
se me van algo los pies...
Y ademas, al'percibir
c6mo me hiela el sudor.
ya comienzo A presentir
que ese inocente cantor
A la entrada del Eddn,
en vez de este mutuo amor,
acaso ifatalidad!
estA cantando mAs bien
mi uni6n con la eternidad!
Iv.
IAy, Inds! ino puedo mAs!
pongamos al viaje fin.


Aqui estoy bien, y ademas
siempre estA donde td estas
el oasis del jardin.
iGracias, mi esposa! iTd ain croes
que este coraz6n senil
no es un Arbol sin calor,
cuando con tan tierno amor
mi mano coges, Inds,
con el mismo aire gentil
con que se coge una forl
jAy! ignora tu bondad,
como ignor6 mil ilusi6n,
que es indtil la beldad
cuando ya en el coraz6n
queda s61o la raz6n,
flor de Ia esterilidad!
Sent6monos, pues, aqui,
A las puertas del Eddn;
y mieniras maldigo asi
este cuerpo baladi,
perdona el error de quien
se estA muriendo por ti.
Muriendome, Inds, isi! isif
por eso creyendo voy
que, evaporado, ya soy
errante espectro ne mi.

V.

Mas si no alcanzo al honor
de dar dos vueltas 6 trees,
no es per falta de valor,
como tu sabes, Inds;
tan solamente ioh dolor!
per estos malditos pies
no puedo entrar, como ves,
en el temple del amor.
Y ya que has llegado A ver
que para poder entrar
s6lo me falta tener
los pies que me han de llevar,
te prometo, hermosa Inds,
que en cuanto yo tenga pies,
en ti, por ti, y para ti
ird hasta el temple que ves,
y alguna vez mas allA...
IDices que ahora? jAy do mil
La voluntad estA aqui;
mas ly los pies? iAhi est&l...






OAMPOAMOR


XLIX.

SUFRIR ES VIVIR.
A Ia querldo amigo don Eduardo BUStllfo


Maldiciendo mi dolor,
A Dios clamd de esta suerte:.
-Haced que el tiempo, Sefior,
venga a arrancarme este amor
que me esta dando la muerte. -
Mis sdplicas escuchando,
su interminable camino
de orden de Dios acortando,
corriendo, 6 mis bien volando,
como siempre, el tiempo vino.


Y- voy tu m&l A curar-
dijo; y cuando el bien que adoro
me fud del peeho A arrancar,
me entr6 un afan de ltorar
que aun, de recordarlo, lloro.
Temiendo por mi pasi6n,
penas sufri extrafias,
que aprendi6 mi coraz6n
que una misma cosa son
mis penas y mis entrafias.


Y feliz con mi dolor,
grit6 mi alma arrepentida:
--Decid al tiempo, Sefior,
que no me arranque este amor,
que es arrancarme la vida. -


LOS DOS ESPEJOS.


En el cristal de un espejo
A los cuarenta me vi,
y hallAndome feo y viejo,
de rabia el cristal rompi.
Del alma en la transparencia
mi rostro entonces mire,


y tal me vi en la conciencia,
que el coraz6n me rasgu6.
Y es que, en perdiendo el mortal
la fe, juventud y amor,
se mira al espejo, y... imal!
se ve en el alma, y... Ipeor!


LA FE Y LA RAZ6N.


I.

La reina de Suecia un dia,
recibiendo gravemente
lecci6n de filosofia,
a Descartes le decia
con gravedad 1o siguiente:

-Lleviis, maestro, al exceso
de mi ignorancia la fe:
PIENSO, luego soy. No es eso:
pienso, luego sd que se.
Ya veis que empiezo a dudar,
como vos, para career.
Pero antes de comenzar,


A don Nicomedes Martin MafeOS.

decide: es ser el pensar?
jAcaso el ser es saber?
No os alterdis; con paciencia
probard que vuestra ciencia
puede resumirse asi:
Yo soy lo que es. Consecuencia:
No hay verdad en la experience
ni dicha fuera de mi,
pues que saca la conciencia
fe, dicha y verdad, de si.
tMi deducci6n no es probadat
Sin duda, pues la acomodo
6 vuestra tesis sentada:






DOLORAS 55


Yo soy sdlo el ser; de modo
que si es mi conciencia todo,
todo lo demas es nada.
IOh maldito escepticismo!
iNo estAis viendo, hombre inhumane,
que con atroz ateismo
lanza vuestra impia mano
A Dios y al mundo a un abismo,
siendo el pensamiento human
de sus juicios soberano
y fnico juez de si mismol
jHorrible es la ciencia, si,
que hasta de la fe el consuelo
mata; pues juzgando asi,
si existed Dios en el cielo,
s61o es porque existed en mil
i Maestro! vuestra opinion
que es ilusi6n confesad,
y si no es una ilusi6n,
mi mente es la autoridad:
]a dicha es mi coraz6n;
soy lo que es; y en conclusion,
mi verdad es la verdad,
mi raz6n es la raz6n.

II.

Descartes, despu6s de oir
A su alumna en aquel dia,
de tristeza que tenia
se puso el pobre A morir,
y asi muriendo decia:
iAy! iqu6 puedo conocer,
gran Dios, si ignore yo mismo
si es igual pensar y ser?
SC6mo salvard el abismo
que hay entire el ser y el saber?
SD6nde estAs, raz6n que adoro?
IValedme, adorada fel
SCual es la verdad que explore
Ya s6 que soy: bien, ly quA?
SNada Excepto el s6 que sd,
todo lo demas lo ignore.
INoble raz6n! Isanta fe!
lEternamente estard
entire una y otra en suspense?
No hay duda; pienso que pienso,
mas lo que pienso no s6.


iSerA verdad que mi ciencia
va del ateismo en pos,
y que, sin fe ni experiencia,
no existe mas ley de Dios
que la ley de la conciencia?
IGrande es mi error, pese A tal!
Soy, porque pienso; ty despudst
Despubs ya no hay bien ni mal,
pues cada hombre entonces es
centro del mundo moral.
1Y c6mo ha de hallar el alma
en este mundo quietud,
sin virtud que dB la calma,
sin fe que de la virtud?
iSacadme, Dies de bondad,
de esta eterna confusion!
iMi verdad es la verdad?
Mi raz6n es la raz6n?--

In.

Cuando Descartes muri6,
Cristina, del sd que sd
las eonsecuencias sac6,
y a Monaldeschi mat6,
di6 A su trono un puntapid,
su religion abjur6,
y al fln refugio busc6
en la cat6lica fe.
Tal fu6 su historic. De suerte
que, de cuanto hay aburrida,
yendo hacia la eterna vi4a
que no muere con la muerte,
el c6lebre sd que sd
di6 al olvido, y de este modo
hall6 la ciencia en la fe,
ltima verdad de todo.
Y pr6xima ya A llegar
A aquel uiltimo moment
en que engafiar el pesar
es nuestro solo content,
decia con humildad,
pidiendo al cielo perd6n:
-Recibe, Dios de bondad,
mi postrera confesi6n;
es la fe mi autoridad,
es el mal mi coraz6n.
INo es mi verdad la verdad!
iNo es mi raz6n la raz6nl





56 CAMPOAMOR

LII.

LAS CREENCIAS.
Deja todas las cosas transit
rias, busca las eternas. Qub es
todo lo temporal sino enganoso I
(KEMPIS, lib. II, cap. .)
1. III.


Queriendo un rey discutir
las creencias, llama gente
de Ocaso, Sur, Norte, Oriente,
tanto que puedo decir
que esta alli el mundo present.
II.
BELLEZA.
El rey su noble cabeza
cort6s inclina hacia el suclo,
abre la sesi6n, y empieza:
--Se discute la Belleza,
raro present del cielo.
Es lo negro la hermosura -
dice uno de negra tez. ,
Otro blanco:-Es la blancura.
- Lo azul un indio murmura;
y un chino: la amarillez.
Si tal clama uno. No tal -
gritan otros replicando.
Dice un griego: Es lo ideal. -
-.Un frances: -La gracia andando. -
Un inglds: Lo original. -
Queda el rey meditabundo,
siguen los demAs sus huellas,
y piensa: En career me fundo
que si hay en 61 cosas bellas,
no hay tipo bello en el mundo.-
Pausa. A tan locos extremes
calla el concurso. Y despues
dice un sabio: Segiin vemos,
la belleza no es lo que es,
sino que es lo que queremos. -
Fijada asi la cuesti6n,
pregunta otro sabio: iQu6 es
la belleza, en conclusion,
si lo feo en un lap6n
es lo bello en un inglis? -
Nadie A esto respuesta da.
El gran rey calla y suspira,
y dice: Apabemos ya;
la belleza s6to esta
en los ojos de quien mira.


GLORIA.
Nueva expectaci6n. Despu6s
prosigue el Rey: Discitamos
si nuestra gloria s61o es
el G61ghota, en que dejamos
los primeros treinta y tres.
-De Bruto es la indignaci6n.
-Es de Ctsar la grandeza.
--La vanidad en acci6n.
- Toda la humana simpleza,
fundida en una iluai6n.
-Placer de lo extraordinario.
- Humo que despite luz.
-Luz que despite un osario.
- Dicha de Ilevar la cruz
A la cumbre de un calvario.
i Gloria! grandeza pequei'a.
- Dolor que canta una trompa.
- Verdad de todo el que suefia.
- Bazar en que el hombre ensefia
de su miseria la pompa.
Espacio quo un aire Ilena.
- Abrir tumbas con la espada.
- Morir viviendo en esccna.
- Es un n6ctar que envenena.
- Es darlo todo por nada. -
No viendo sino loeura
en dada tan espantosa,
con la mis honda amargura,
- iLagloria! el gran rey murmura, -
i poca cosa, poca cosa l
IV.
JUSTICIA.
-4QuB es justicia, y d6nde se ha
dice el Rey. A nombre tal, [lla? -
se alzan grandes y canalla,
gritando unos: ILa metralla! -
diciendo otros: iEl pufial!
La justicia es el humor.
- Lo just es la autoridad. -
Los grandes: Es la bondad..-
Los reyes: Es el rigor. -
El pueblo: Es la libertad.





DOLORAS


Es dicen los escogidos -
que al bueno el que es malo tema. -
Y exclaman los oprimidos:
-La justicia es este lema:
iDESDICIADOS LOS YENCIDOSI
A tan discord rumor
dice alto el rey: IBasta ya! -
Y en voz baja: Pues, senior,
todo espectAculo estd
dentro del esplendor.

v.
VIRTUD.

Sigue el rey con emocion,
pero con noble actitud:
- -La virtud es la ilusi6n?
jEs prueba una buena acci6n
de quo hay tipo de virtud?-
Y un sabio: Hay virtudcumplida -
responde, si hay quien se atreva
a obrar siempre como deba;
mas Ipuede haber en la vida
juicio que este a today prueba--
De este sabio A la opinion
se adhiere otro sabio mAs:
-- Qud es virtud, en conclusiOn,
si hay puntos donde jams
resisted nuestra raz6n? -
La virtud, dice un pagano -
es el placer que va unido
al bello ideal human.
--La virtud dice un cristiano -
es el deseo vencido. -
Y exclama la juventud:
- La virtud no es la fortune. -
A lo cual la multitud
dice: Mas, sin duda alguna,
la fortune es la virtud. -
Y un hombre que, irracional,
toma por ciencia el desddn,
dice: Regla general:
didad cuando os hablen bien;
creed cuando os hablen mal. -


Es tristeza. Es el content.
- Es sufrir. Es la salud. -
Y un epicireo opulento
prorrumpe: Virtud virtud
Cuesti6n de temperament.
A este axioma el Rey No hay tal.
A replicar se apresura;
-la virtud es.inmortal;
si el mundo es un cenagal,
buscadla siempre en la altura. -
VI.
RELIGION.
Una tras otra ilusi6n
mirando desvanecidas,
- Veamos la Religidn, -
dijo el gran Rey, ya caidas
las alas del coraz6n.
Uno: Es fe. Y otro: Es concion.
-Esloeterno.-Eselnoser. Icia
- Es fuerza. Es benevolencia.
- Es de Confucio la ciencia.
- Es de Mahoma el placer.
Silencio! el gran Rey proflere
la religion viendo hollada; -
creer s61o lo que agrada
es todo; lo que se quiere,
y lo que es todo es nada.
IInftilmente, traidora,
dardos la impiedad te lanza,
religion que el mundo adora,
fuente de nuestra esperanza,
de esta virtud que no llora!
iNunca el alma racional
podra career que eres suefio,
balsamo de todo mal,
luz A travds de la cual
todo en el mundo es pequefiol
VII.
Call6, y A una cortesia
que hizo al pueblo el rey, de pie,
todo el concurso aquel dia,
creyendo lo que creia,
por donde vino se fu6.


LII.
AMOR Y GLORIA.


Sobre arena y sobre viento
lo ha fundado el cielo todo,
lo mismo el mundo del lodo
que el mundo del sentimiento.
De amor y gloria el cimiento


s61o aire y arena son.
iTorres con que la ilusi6n
mundo y corazones llena,
las del mundo sois arena,
y aire las del coraz6n!





58 CAMPOAMOR

LIV.
NUNOA OLVIDA QUIEN BIEN AMA.


Ya que este mundo abandon,
antes de dar cuenta a Dios,
aqui para entire los dos
mi confesi6n te dird:


--Con toda el alma perdonv
hasta A los que siempre he odiado.
IA ti, que tanto te he amado,
nunca te perdonardi

*LV.


TODO ES UNO Y LO MISMO.
(Axioma de Schelllg)
A mi amigo el marquis de MIfolif,
PRIMERA PART.
A LO IDEAL FOR LO REAL.


I.
Juan amaba tanto A Luisa
como A Luis queria Juana;
y aunque me exponga a la risa
de la multitud liviana,
dird que su simpatia
rayaba en tales extremes,
cual la que tener podemos,
td A tu esposa, y yo A la mia.
Si, marquis, no os cause espanto
el que ponga frente A frente
su encanto con nuestro encanto;
pues poddis career flrmemente
que, aunque no se amasen tanto,
se amaban inmensamente.
ii.
Mas la muerte, esa tirana
que siempre el mal improvisa,
llevAndose a Juan y a Juana,
solos dej6 a Luis y a Luisa.
m.
Llorando la mala suerte
de los dos que se murieron.
los vivos casi estuvieron
a las puertas de la muerte.
ISiempre A nuestra vida humana
es otra vida precisal
Asi Luis qued6 sin Juana,
como al perder A Juan, Luisa,
sin que nadie amenguar pueda
las lAgrimas layl quo llora;
como se queda el que queda
cuando al que se va so adora.


Desde entonces, poco A poco,
tan loca ella como 1l loco,
por cuantos sitios frecuentan,
marchan con pasos inciertos
Titan tristes! itan pensativosi
que parece que alimentan
las almas de los dos muertos
los cuerpos de los dos vivos.
Y al verlos tan s61o atentos
A su ventura ilusoria,
sombras de dos pensamientos
que alumbran desde la gloria,
llama la gente liviana,
sirviendo al vulgo de risa,
Sla loca por Juan a Luisa,
y a Luis a el loco por Juana *.
v.
[Luisa feliz, que en un duelo
toda su delicia encierra,
cual Angel que por la tierra
cruza de paso hAcia el cielo!
Suefia, suefia, Angel hermoso,
en tu dicha malograda,
porque la dicha sofada
les un suefio tan dichoso!...
IDichoso Luis! Sus tormentos,
en su sueflo delicioso,
trueca en bellas ilusiones,
lo que es horrible, en hermoso,
la realidad, en visions,
dias de angustia, en momentos...
IUna y mil veces dichoso
aquel que sus sensaciones
transflgura en pensamientoal






D LORAS 59


SEOUNDA PART.

A LO REAL FOR LO IDEAL.


I.
Rogar con cierto misterio
en un cierto cementerio
A una sombra se divisa;
es que por Juan reza Luisa.
Otra sombra que hay cercana,
es Luis que reza por Juana.
Se lamentan los dos vivos
por sus muertos respectivos
con coraz6n tan ardiente.
que al mirarse frente A frente,
dicen la una y el uno:
-iQub importuna!-iQua importuno!-
Y Luis huyendo de Luisa,
y Luisa de Luis huyendo,
se marchan, casi corriendo,
y corren, casi de prisa.
II.
En el mismo cementerio
y con el mismo misterio
se hallan los dos otro dia,
y mientras Luisa exclamaba:
- Cuando mi amante vivia
le hallaba donde le hallaba,
y hoy, que en la tumba me espera,
su sombra estA donde quiera,
lanzando quejas amantes,
dice Luis del mismo modo:
-Si todo estaba en ti antes,
ahora thi estas en todo. -
Y esta vez menos esquivos,
6 de agradarse mAs ciertos,
despuds de orar por los muertos
se hablaron algo los vivos.

In.
Desde entonces los amantes
dijeron, siempre con fuego,
una larga oraci6n antes,
y un corto diAlogo luego;
mas consignar bien import
que, despuds de algunos dias,
se fueron haciendo cargo
que la oraci6n ya era corta
y el di&logo era ya largo.


IV.
Saliendo del cementerio,
mas ya sin ningfin misterio,
se miraron otro dia,
diciendo, lquidn lo creerial
- iEs buen mozo! iPues es bella!
- iPero aqudl! lAy! iPero aqudlla!...-
Y ella de amor suspirando,
y Luis ain de amores loco,
ya no corren, van marchando,
pero marchan poco A poco.
V.
Asi el buen mozo y la bella,
al promediar la semana,
ioh fidelidad humana!
-iSe parece A Juan! -dice ella;
y el dice: IParece Juana!-
(iPobres Juana y Juan1) Dicho esto,
uno con otro se junta,
hacidndolo 61, por supuesto,
en honor de la difunta;
y ella admiti6ndole al lado
con temor aun no fingido,
pues si el vivo era ya amado,
aun el muerto era querido.
VI.
Mas era tal la insistencia
de su enamorada mente
en dar A su amor present
de su muerto amor la esencia,
que su alma, siempre indecisa,
piensa que mira realmente
en Luis, de Juan la presencia;
la sombra de Juana, en Luisa.
Y es que nuestro sentimiento,
por arte de encantamiento,
haciendo cuerpo la idea
y lo ya muerto existence,
transfigura eternamente
lo que ama en lo que desea.
VII.
En conclusion; cuando se aman
con un amor verdadero,
asi mutuamente exclaman:
- iComo A 61 y por 61 to quierol





60 CAMPOAMOR


--ITe ame como A clla y por ella! -
Asi el buen mozo y la bella,
fingiendo vivo lo muerto
y haciendo falso lo cierto,
que eran los muertos creian,
creyendo lo que querian.
Y desde entonces, el duelo


trocando todos en risa,
Luisa A Luis y Luis A Luisa,
despuds de aquella semana,
se prestan mutuo consuelo,
creyendo quo Juan y Juana
harAn lo mismo en el cielo.


LVI.
EL SEXTO SENTIDO.


I.
Viendo en el mundo el Seioor
desorden por donde quiera,
quiso darle un director
y dijo de esta manera:
Cinco sentidos di al hombre,
y no me entiende jamAs.
Dard A un ser que al mundo asombre
un sexto sentido mAs.
Quiero hacer al mundo don
de un hombre de alma gigante,
grande cual la religion,
como la gloria brillante.
Fe y saber broten sus labios
cual brota el verano flores,
mds doctor que los mAs sabios,
mAs bueno que los mejores.
De la humana criatura
cese el eclipse moral.
ISalve a mi mejor hechura!-
dijo, y naci6 Blas Pascal.
IH.
Al ver pasar su existencia,
ya meditando, ya orando,
con much fe y mis paciencia,
dice un hombre meditando:
Oh Dios! Cuanto mAs compren-
menos soy yo comprendido; [do,,
iqud cilicio es tan horrendo
el don de un sexto sentido!
Si bestia al hombre llamd,
los Angelcs murmuraron;
cuando Angel le apellid6,
las bestias me calumniaron.
Mi talent y su talent
no estAn de acuerdo jamAs;
6 quitame el pensamiento,
6 dAselo A los demAs;
Hallo sus deseos locos,
sus pensamientos informes,
sus remordimientos pocos,
sus sensaciones deformes.


Con lo porvenir sostienen
de lo present el afAn;
Iporvenir! jsombras que vienen!
ipresente! Isombras que van!
Da fe el hombre A su provecho,
y cree s61o en su interns;
y el que ve el mundo al derecho,
dice que lo ve al revds.
iSeilor! ya A tan hondo anhelo
mi coraz6n se rindi6,
enfermo de mal del cielo.-
Dijo Pascal, y enferm6.
In.
Entre oraci6n y oraci6n,
entire Ilorar y gemir,
A un hombre, un santo var6n
le ayuda asi A bien morir.
Cuantos afanes pordidos
en crear tan noble hechural
Para los cinco sentidos,
el tener seis es locura.
De gozar el mundo ahito,
fljo s61o en lo present,
ni sospecha lo infinite,
ni la eternidad presiente.
iQud condici6n tan menguada!
Mezcla el hombre de alma y lodo,
para lo infinite es nada,
si para la nada es todo.
De orgullo y de envidia llenos,
cual siempre, dejan atrAs
los muchos que saben menos,
al uno que sabe mas.
Para el mundo, que sin fe
presume much y ve poco,
es necio el que menos ve,
y el que ve mAs es un loco.
iPascal, pues con santo anhelo
to mata del cielo el mal,
vuldvete A tu patria el cielo!... -
Dijo, y muri6 Bias Pascal.







DOLORAS 61


LVII.

LOS DOS PECADORES.


Tu pecas porque me adoras,
y yo peco por gozar,
y en tan diverse pecar,
yo rio cuando tu Iloras.
iMaldigo mis dulces horas,


y bendigo tu tormentol
Podra tu remordimiento
llevarte A un dichoso estado.
iYo si que soy desdichado,
que peco y no me arrepientol


LVIII.

MUERTOS QUE VIVEN.

I mn hermano notIfco don Jost Maria Vaidds, en la muerte
de su htja Guillermilna.


Con tierna melancolia
van a una nifia A enterrar,
y el padre, al verla pasar,
dice llorando: -iHija mia l
ILa pierdo cuando aun vivia


con la fe de la ilusi6n l... -
Mas se templ6 su aflicci6n
mirando al cortejo, y viendo
tantos que, sin fe viviendo,
llevan muerto el coraz6n.


LIX.

LAS DOS LINTERNAS.

i don Ounlermo LaverSe Rtds.


I.
De Di6genes comprd un dfa
la linterna a un mercader;
distan la suya y la mia
cuanto hay de ser A no ser.
Blanca la mia parece;
la suya parece negra;
la de d1 todo lo entristece,
la mia todo lo alegra.
Y es que en el mundo traidor
nada hay verdad ni mentira:
todo es segin el color
del cristal con que se mira.

U.

Con mi linterna 61 decia -
no hallo un hombre entire los series. -
jY yo que hallo con la mia
hombres hasta en las mujeres!
Elllam6. siempre implacable,
fe y virtue teniendo en poco,


A Alejandro, un miserable,
y al gran S6crate, un loco.
Y yo lcrddulo! entretanto,
cuando mi linterna empleo,
miro aqui, y encuentro un santo;
miro allA, y un mdrtir veo.
ISi! mientras la multitud
sacrifice con paciencia
la dicha por la virtud
y por la fe la existencia,
para 61 virtud fu6 simpleza,
el mas puro amor escoria,
vana ilusi6n la grandeza,
y una necesidad la gloria.
iDi6genes! Mientras tu celo
s6lo encuentra sin fortune,
en Esparta algin chicuelo
y hombres en parte ninguna,
yo te juro por mi nombre
que, con sufrir el nacer,
es un hdroe cualquier hombre,
y un Angel toda mujer.






CAMPOAMOR


In.
Como al rev6s contemplamos
yo y 61 las obras de Dios,
Di6genes 6 yo engafiamos.
1CuAl mentira de los dos?
IQuidn es en pintar mas flel
las obras que Dios cri6l


El cinismo diri que 61;
la virtud diri que yo.
Y es que en el mundo traidor
nada hay verdad ni mentira:
todo es segun el color
del cristal con que se mira.


EL MAYOR CASTIGO.


Cuando, de Virgilio en pos,
fu6 el Dante al inflerno A dar,
su conciencia, hija de Dios,
dej6 A la puerta al entrar.
Despu6s que A salir volvi6,
su conciencia el Dante hallando,


con ella otra vez carg6;
mas dijo asi suspirando:
-Del inflerno en lo profundo,
no vi tan atroz sentencia
como es la de ir por el mundo
cargado con la conciencia.


LXI.

MUSICAL QUE PASAN.

Todas las cosas pasan, y te con ellas
(KEMPIs, lib XI, cap. I).
r mi querido amigo don Facundo Goil.


t.
A ,dsica! -Qu aliento dan,
y qud esperanza sin fin,
el re-tin-tin del clarin,
del tambor el ra-ta-pldn!
iYa aproximarndose van
iTambor y clarin resuenen!
iCuAl la esperanza entretienen!
iC6mo el coraz6n abrasan!
Estas muisicas que pasan,
iqu6 alegres son euando vienen!


II.
IM6sica I Conforme avanza
ya el tambor 6 ya el clarin,
causa aliento el re-tin-tin,
da el ra-ta-pldn esperanza.
Se aleja... y ya en lontananza,
mas bien que gozoso afan,
tristeza sus ecos dan.
NNo hay bien seguro en el mundol
lQud ligubres son, Facundo,
las milsicas que se van I

II.


IAy! INi al principio ni al fin
nos dan A algunos ardor
el ra-ta-pldn del tambor,
del clarin el re-tin-tin
-ITu esplin, Facundo, y mi esplin,
para misicas estAn!
iPoco nuestro antiguo afan
las misicas entretienen,
ni cuando alegres se vienen,
ni cuando tristes se van






DOLORAS SO

LXII.
EL CAF].
A lm amtgo don Enrique Saavedra, marquis de Aufidb.
I.
SCaf! Tal es la'cuesti6n: Admiraos y e-:ucbhad:
(Hizo Cabanis tan mal por descubrir del cafd
al decir que es la raz6n 61 s61o la propiedad,
fruto de una digesti6n sin duda tan sabio fud
de la masa cerebral? el diablo en la.aiitigiiedad
Sin ir mas lejos, marquis, jDecis que no?Pues yo se
Ic6mo me podrAs negar de unsa'pientisimo atltor
que el rico caf6 que ves, que.dice y prueba,qne fud
6 es cosa que piensa, 6 es de Nufna el legislator
material que hace pensart la ninfa Egeria, el cafe;
iGloria a ese vital licor, y aiiade, poco despuds,
espiritu material, que fu6 este noble licor
6, si os parece mejor, de S6crates, sabio autor,
material spiritual; el genio, diablo 6 lo que es.
incomprensible hacedor De modo, caro marquis,
de una dicha artificial; que con este talismAn
secret elaborador han vuelto el mundo al revys,
de un frenesi racionall del uno al otro confin,
IYo no extrafiard, pardiez, S6crates, Numa y Satan,
que su semilla al probar, y cuantos brujos, en fin,
las aves alguna vez, han sido, son y seran.
ea deliciosa embriaguez Esto es lo cierto. Y si no,
hablen en vez de cantarl Squidn como el cafd marc6
de la fortune el vaivdn,
SOtra taza! y I otra! A fe y Napole6n arrastr6
que asegura con ra6n, hoy al mal, mailana al bien?
no se qui6n ni sd por qu6, LQue qui6n tal cosa crey6?
ni recuerdo en qud cent6n, Todos; y ms creo y
que en cada grano el caf que ya feliz, ya infeliz,
lleva un sabio en embrin...acaso una ota ms
Yo quiero ser sabio... jois? le di6 el triunfo de Austerlitz,
dadme sabiamente, pues, y una de menos quizAs
una taza, y dos, y tres... le hizo huir en Warterloo.
iMarquds! iquerido marquds! Y aun pienso otra cosa, y es
itendri raz6n Cabanis? que obedeciendo, marquds,
a la rara propiedad
n. de un caf6 de calidad,
gaje de algfin holandds,
iCafedI y mAs cafM!- Ven, ti, corriendo en la inmensidad
a dar a mi sangre ardor, Benito Espinosa, en pos
del suefio infalible bu, de una inflnita verdad,
man4 que oxida el dolor, lanz6 esta inmepsa iniiedad:
balsamo a cuya virtud -Dios es todo, y todobes Dios. -
mi premature vejez ATengo 6 no tengo raz6nI
siempre recobra otra vea Pues antes de coneluir,
la alegria y la saludl todavia vais a oir






CAMIPOAMIOR


la mAs extrafia opinion
que muchas veces a herir
viene mi imaginaci6n,
y es que llego A presumir
si sera el caf6 ese ser
que en una edad y otra edad
siempre aspira A comprender
la misera humanidad.
jNo es cierto, Padre Voltaire?
Marqu6s de Auii6n, ino es verdad?

II.

jCafd! icaf61 yimAs caf6
Ahitadme de ese elixir,
past de almas, sin el cual
fuera el human existir
casi un suefio vegetal,
pues en electric ardor,
en el ser mAs baladi
hace del afecto amor,


y del amor frenesi...
iAh! Ique caiga sobre ti
del orbe la bendici6n,
del alma sabroso pan,
borrachera de ilusi6n,
a cuya mdgica acci6n
es un Etna el coraz6n,
es la cabeza un volcAn!
1Y quidn no honrara el poder,
marquis de Aufi6n, de un licor
que hasta hace alegre el dolor,
que hace mas vivo el placer,
que da al brazo mAs vigor,
A la monte inmensidad,
A los ojos claridad,
al coraz6n mAs amor,
y alas A los mismos pies...
tanto, que, como t0 ves,
no echo A volar por un trish...
IMarquds! iquerido minr.i,:!
itendrA raz6n Cabanis?

'XIII.


DRAMAS DESCONOCIDOS.


Cuando el pueblo A Otelo vi6
que, matando a la que adora,
dice: Muera la traidora
que el alma me asesin6, -
tu rostro el color perdi6


llorando el fin de la bella;
yo, de 61 pensando en la estrella,
dije mirAndote: IInflel!
Isi no te mato como 61,
me asesinaste como ella! -


LXIV.

LA METEMPSICOSIS.


I.
Hall una historic, lector,
en un viejo pergamino,
donde prueba un sabio autor
iayl que el variar de destino
s6lo es variar de dolor.
II.
FLOOR.
Flor, primero, abandonada
centre unas hierbas brot6,
envidiosa y no envidiada;
sin ver sol me marchitd,
llorando y sin ser llorada.


BRUTO.

-A bravo alazAn subi,
y de victoria en victoria
tias mil riesgos, consegui
para mi dueio 1] gloria
y la muerte para mi.

PAJARO.

-Ave despuds, hasta el llanto
Dies me conden6 A expresar
con las dulzuras del canto:
cante, si, mas cantd tanto
que al fin me mat6 el cantar.






130LORAS


MUJER.
-Mujer, y hermosa, nacf;
amante, no tuve fe;
esposa, burlada fui;
lo que me am6 aborrefi,
y me burl6 lo que am6.
SABIO.
-Hombre al fin, ciencia y verda
buscando en lid malograda,
fu6, desde mi tierna edad,
mi objeto la inmensidad
y mi tdrmino la nada.


DICTATOR.
-En mi, cuando CUsar ful,
su honor la gloria fund.
Siempre vine, vi y venci;-
adoptd un hijo lay de mi!
creci6, le am6 y me mat6.
HOMBRE.
d La escala transmigradora
de mis cien formas y mode
vuelvo ya a bajar, y ahora
un hombre soy que, cual todos.
vive, espera, sufre y llora.


m.
Despuds de saber, lector,
la historic del pergamino,
jqud importa ser hombre 6 flor,
lay! si el variar de destiny
s61o es variar de dolor?

LXV.

LAS DOS TUMBAS.


ICuan honda, oh cielos, sera,
dije, mi tumba mirando,
que va tragando, tragando,
cuanto naci6 y nacera!
Y huyendo del vil rinc6n
donde al fin serd arrojado,
los ojos meti espantado
dentro de mi coraz6n.


Mas cuando dentro mird,
mis ojos en 61 no hallaron
ni un ser de los que me amaron,
ni un ser de los qua yo amd.
Si no hallo aqui una ilusi6n,
y alli s6lo hallo el vacio,
acuAl es mAs hondo, Dios mio,
mi tumba, 6 mi corazOn?...

LXVI.


LA COMEDIAN DEL SABER.
A mi amigo don Tomas Rodriruev Rubf,


(Asunlo, lo que es verdad,
Gradas de curiosos llenas.
Lugar de la accidn, Atenas,
Epoca, en la antigiiedad).
(Gran pausa. Escena primera.
Come el que se duerme andando,
sale HERACLITO llorando,
y dice de esta manera):
IAy I mi ciencia es bien mengua-
pues nada en el mundo s6; [da
Tnmn I. Campoamor -6


si sd que hay Dios, es porque
DE NADA NO SE HACE NADA.
Respeto la autoridad,
que es de los inicuos valla.
- iFalso! (grita la canalla).
(Los nobles dicen): Verdadl
HERACLITO: YO imagine
que es la autoridad de un rey
poder que la humana ley
saca del poder divino.




CAMPOAMOR


No hay mAs dicha que el deber;
todo aquel que hombre se llama
darA por honra la fama
y el poder por el saber.
Dad, A los buenos, honors,
y castigo A los demAs...
(Aqui le silban los mds
y le aplauden los mejores).
Nuestra vida debe ser
por nuestras faltas llorar,
meditar y meditar,
career e siempre career.
(Rumores. Despuds quietud).
HERACLITO: En conclusion,
la just moderaci6n
da saber, paz y virtud.

n.
(Gime ITERACLITO, y d poco
sale DEM6CRITO, y mira,
y al ver que el otro suspira,
se echa d reir como un loco).
(Segundo acto. El pueblo estd
asi cortds, de callado).
HERACLITO: iDesgraciado
DEM6CRITO:-iJa! ija! ija!
HERACLITO:--Es duelo todo.
DEM6CRITO:--Todo es juego.
HE ACLITO: El alma es fuego.
DEM6cRTO: El alma es lodo.
(Calla HERACLITO y mrurnmura):
- -Todo en la vida es miseria!
(Y DEM6CRITo): Es material
todo en el mundo, y locura!
Materia sin albedrio
son Dios, el hombre y el bruto;
el Atomo es lo absolute;
lo finico real el vacio.
Fil6sofos, que en el mundo
buscAis lo cierto, iapartad!
Si existe, estA la verdad
dentro de un pozo profundo.
Es del alma universal
parte nuestra alma tambidn. -
(Muchos, casi todos): --Bien -
(Y pocos, muy pocos):- i Mal I
DSM6CarTO: Un torbellino
de Atomos en movimiento
son Dios, la vida, el content,
la justicia y el destine.
Cuanto existed en derredor,
de lo que existia se hace;


y hasta el hombre crece y nace
cual nace y crece una flor.
Y asi, lo que ha de existir
nacerA de lo existent.
iPueblo! goza en lo present,
y olvida lo porvenir.
(Risa. -Aplauso general).
DEMOCRITo: En conclusion:
el alma es la sensaci6n;
el placer es la moral. -
Vivir, es career y pensar
(dice HERACLITO, gimiendo).
(Y DEM6CRITO, riendo):
- iVivir ... sentir y gozar.
(Llanto y risa. -El cielo, en tanto,
sigue su curso imparcial,
pues hasta el fin, le es igual
nuestra risa 6 nuestro llanto
Y uno y otro concluyendo,
queda un band y otro band
con HERACLITO lorando,
con DEM6cRITO riendo.
Y asi, pensando en pensar
si ha de llorar d reir,
ve el hombre su vida huir
entire reir y llorar).
m.

(Ruido. Dudas. Desencanto
Sale en el acto tercero
SiCRATES, cual dice Homero,
ridndose bajo el llanto).
S6cRATEs: -Sin ton ni son
rifle aqui un loco a otro loco;
ano veis que entire much y poco
estA la moderaci6n?
La fe del uno es menguada;
grande es del otro la fe;
yo s6lo una cosa sd;
y es que sB QUE NO SE NADA.
CoN6cETz, debe ser
de nuestra ciencia el abismo,
quien se conozca A si mismo
sabrA cuanto hay que saber.
Para la ciencia, rehacias
las plebes... (El pueblo today
lo silba aqui de tal modo,
que S6CRATES dice): iGracias
Siempre el pueblo soberano
revela al hombre impartial
la presencia universal
de un universal tirano.






DOLORAS


, (Nueva silba. Sensacidti).
S6oRATES: De m alma rey,
s61o obedezco A la ley
quo Dios puso en mi raz6n.
(Ruge la chusma indignada).
S6CRATES:- Y de tal mode,
quo el hombre es centro de todo,
y todo ante el hombre es nada.
S61o hay un Dios... (Gran rumor
entire la vil multitud).
S6cRATES:- Dios de virtud,
del bien y lo bello author.
A un Dies solo, fe tribute
un coraz6n come el mio...
(Y el pueblo grita):-- A ese impfo,
Ila cicuta! Ila cicutal
(Y mientras del pueblo el celo
lo arrastra d tan mala suerle,
S6cRAxEs dice):- ILa muertel
I iltima bondad del cielol -
(Y asi, no alegando excuse,
no salva esta vida ruin,
que, cual la hiel, le da final
un vase de Siracusa.
SQuidn mejor su juicio empleat
SEl sabio, d el pueblo homticida
Si el sabio, igloria d la vida!
Si el pueblo Imaldita seal)
Ir.
(Acto cuarto Se alborofa
la plebe d DI6oENEs viendo
taza y linterna trayendo,
la alforja y la capa rota.
Al empezar, iracundo
Di6oENEs silba d los tres,
come le silba despuds
d Di6GENES todo el mundo).
DIO6GNES:- Pruebo que es vana
toda regla de raz6n,
en este suefio en acci6n
que llamamos vida humana,
si & preguntaros me atrevo:
dde quidn antes se original,
el huevo de la gallina,
6 la gallina del huevot
(Todos tres su menosprecio
le hacen d DI6aENES ver, ,
y dste hace d los trees saber
rs desprecio hdcia el desprecio).
DI6GENES: Nada hay formal;
esta vida es una gresca


tragi-c6mico-burlosca
j ocoo-sentimental.
No hay ninguna cosa cierta
mAs, que son vuestras locuras
escenas de criaturas
junto A una tumba entreabierts,
El pensar, career y sentir,
no es sentir, career ni ponsar;
eso so debe llamar
nacer, creeer y morir.
Si aplico aqui mi linterna,
ni con un hombre tropiezo.
ILa vidal eterno bostezo,
si no es una falta eterna.
IMundol esfuerzos sin deber,
virtudes sin religion,
puntos de honor sin raz6n,
y crimenes sin placer.
(Los unos prorrumpen):- IFuera
(Los otros exclaman): IBravo
(Y todos gritan al cabo,
dstos): [Viva (aquellos):- Muera l
(Yo al ver d todas, me rio,
pues llorar no puedo ya.
iDdnde el depdsito esta
de las Idgrimas, Dies mio?)
V.
(El pueblo d la conclusion
muestra, al partir tristemente,
aire de duda en la frente,
y angustia en el corazdn).
(Dice dste al irse):- IA pensarl
(Y aquel murmura):--A sentir!
(Uno): ;A reirl 1A reirl
(Y otro): -A liorarl IA llorarl
(Resumen):-- Qud es el vivirt
-SENTIR, uno. Otro:-CREER.
Este:-CREER Y SABER.
Y aqudl:-NI CAREER NI SENTIR.
SQud es el mundo?-Lo que vemos.-
IY el saber -Lo que se ignora.-
Y i ud es Dios? Lo que se adora. -
IY vrtud Lo que queremos. -
Y aunque mds el pueblo a!canza
con sU VIRTUD-ARMONIA,
con su F-SABIDULRiA,
y con su DOS-ESPERANZA,
los sabios al escuchar,
ignore el pueblo que hacer,
si ha de dudar 6 career
si ha de reir 6 llorar).





"0O CAMPOAMOR


LXVII.
LA VERDAD Y LAS MENTIRAS.
A don Frnando Alvarez v Ouijarrot


Cuando por todo consuelo,
un sacerdote, al nacer,
nos dice en nombre del cielo:
- Polvo es, y polvo ha de ser, -
dicen, en coro armonioso,
el peeho de gozo leno:
la nodriza: -SerA hermoso; -
y la madre:-iSerA buenol--
Y luego, allA en lontananza
gritan en acorde son:
- iSera feliz la esperanza;
y-I serA rey! -la ambici6n.
Y yendo el tiempo y viniendo,
aqui, lo mismo que alli,


la religion va diciendo:
- IPolvo es, y polvo serai!-
Con vanidad y codicia,
dicon, sin reir jams:
-1 SerA un Cresol-la avaricia;
y el orgullo: -ISerA mAsi -
Y exclaman con hlero acento
de todo saber en pos:
- 1SerA Homero! -el sentimiento,
y la raz6n:- ISeri Dios!-
Y en tanto la religion,
al morir, como al nacer,
repite: No hay rcmisi6n;
polvo es, y polvo ha do seri


LXVIII.

LA AMBICI6N.


A un monte una vez suhi,
y de cansado me echd;
mAs luego que lo bajd,
de conflado cai.
-IDdjame, ambici6n, aqui


hasta morir descansandol
SQud ganar6 ambicionando,
si cuanto mAs suba, entiendo
que me he de eansar subiendo,
y me he de caer bajando?


LXIX.


LOS GRANDES HOMBRES.


De Yuste en el santhario,
Carios Quinto, emperador,
valientemente el calvario
subiendo de su dolor,
ver su entibrro determine
cual resuelto capitAn,
doblado como la encina
rota por el huracAn.
Ya en el atafid metido
come en lecho sepuleral,
cay6 cual le6n herido
que lleva el dardo mortal.
Y al tiempo en que se cay6,
mirAndole de hito en hito
una vieja murmur6:
- Qu6 feo y qu6 viejecito! -


Y cuando la multitud
cree que el grande Emperador
est& mAs que en su ata~id,
sepultado en su dolor,
el, frunciendo el entrecejo
y fijo en tan vana idea,
dice:--Que soy feo y viejol
iElla si que es vieja y fea!-
QQu6 le importara al cuitado
mas bello 6 mis joven ser,
si esas cosas ya han pasadj
para nunca mas volver?
Del Dies irce eo rumor
,ya consternaba el ambiente,
y aun dice el Emperador:
- iHabrA vieja impertinentet -






DOLORAS 69


Mientras el canto bosqueja
todo el horror de aquel dia,
al Rey la voz de la vieja
el coraz6i le roia.
Y es cosa particular
no pueda un var6n tan fuerte
una burla despreciar,
il6, que desprecia la muerte!
Don Carlos siente iracundo
el coraz6n hecho trizas,
y el canto prosigue:- iEl mundo
se convertira en cenizas!-
La vieja, del funeral
oye entretanto el solfeo,
como diciendo: Si tal,
muy viejecito y muy feo. -


Y airado Su Majestad
sigue: Bruja del inferno! -
Y el canto: --Por tu bondad
librame del fuego eterno I -
Calla el core; alza el semblant i
pAlido el Emperador,
surgiendo alli semejante
A la estatua del dolor;
y cuando el monje imperial
vuelve A su celda apartada,
mostrando algo de fatal
en su frente devastada,
por todo su ser refleja
santa humildad, pure amor;
tan s6lo mir6 A la vieja
con humos de emperador.
LXX.


LOS RELOJES DEL REY CARLOS.


Carlos Quinto, el esforzado,
se encuentra asaz divertido,
de cien relojes rodeado,
cuando va, en Yuste olvidado,
hacia el reino del olvido.
Los ve delanto y detras
con ojos de encanto llenos,
y los hace ir a compas,
ni minute mas ni menos,
ni instant menos ni mas.
Si un reloj se adelantaba,
e} imperial relojero
con avidez lo paraba,
y al retrasarlo exclamaba:
-Mas despacio, Imajaderol-
Si otro'se atrasa un instant,
va, lo coge, lo revisa,
y aligerando el volante,
grita: Adelante, adelante,
majadero, mis aprisa! -
Y entrando un dia, Qud tal?--
le pregunt6 el confesor.
Y el relojero imperial
dijo: -Yo ando bien, senior;
pero mis relojes, mal.
Recibid mi parabi6n, -
sigui6 el noble confldente;
-mas yo creo que tambi6n,
si ellos andan malamente,
vos, sefor, no andAis muy bien.
INo fuera una ocupaci6n
mis digna, unir con paciencia
otros relojes, que son,


el primero el coraz6n,
y el segundo la conciencia--
Dud6 el Rey cortos mementos,
mas pudo al fin responder:
-iSi! mis 6 menos sangrientos,
s61o son remordimientos
todas mis dichas de ayer.
Yo, que agoto la paciencia
en tan necia oeupaci6n,
nunca pens6 en mi existencia
en poner el coraz6n
de acuerdo con la conciencia. -
Y cuando esto proferia,
con su tictac lastimero,
'cada reloj que alli habia
parece que le decia:
-IMajaderol jMajadero!...
i Necio I prosigui6; al deber
debi unir mi sentimiento,
despuds, si no antes, de ver
quo es una carga el poder,
la gloria un remordimiento.-
Y los relojes sin duelo
tirando de diez en diez,
tuvo per fin el consuelo
de ponerlos contra el suelo
de acuerdo una sola vez.
Y afiadi6: Tendis raz6n:
empleando mi paciencia
en mas santa ocupaci6n,
desde hoy pondre el corazda
do acuerdo con la conciencia.







70 CAMPOAMOR


LXXI.

LO QUE HAOE EL TIEMPO.

A Blanca Rosa de Osma.


Con mis coplas, Blanca Rosa,
tal vez te cause cuidados,
por cantar
con la voz ya temblorosa,
y los ojos ya cansados
de llorar.
Hoy para ti s61o hay glorias,
y danzas.y flores bellas;
mAs despuds,
se alzar n tristes memorial
hasta de las mismas huellas
de tus pies.
En tus fiestas seduetoras,
Ano oyes del alma en lo interno
un rumor
que, ligubre, a todas horas
nos dice que no es eterno
nuestro amor?
iCuAnto A career se resisted
una verdad tan odiosa
tu bondadI
Y esto fuera menos triste,
si no fuera, Blanea Rosa,
tan verdad.
Te aseguro, como amigo,
que es muy raro, y no te extraile,
amar bien:
siento decir lo que digo;
pero, lquieres que to engafle
yo tambi6n t
Pasa un viento arrebatado
viene amor, y a dos en uno
funde Dios;
sopla el desamor helado,
y vuelve A hacer, importuno,
de uno, dos.
Quo amor, de egoismo lleno,
A su gusto se acomoda
bien y mal;
en 61 hasta herir es bueno;
so ama 6 no se ama: esta es toda
an moral.


IOh! iqud bien cumple el amante,
cuando ann tiene la inocencia,
su deberI
Y Ic6mo, mas adelante,
aviene con su conciencia
su placer!
tY es culpable el que, sediento,
buscando va en nuevos lazos
otro amor?
ISil culpable como el viento
que, al pasar, hace pedazos
una floor.
iVerdad que es abominable
que el coraz6n vagabundo
mude asi,
sin ser por ello culpable,
porque esto pasa en el mundo
porqne sit
Se ama una vez sin media,
y ann se vuelve & amar sin tino
mAs de dos.
ICuAn versAtil es la vidal
ICuin vano es nuestro destino,
santo Dios!
iL lleve tu labio ayuno
A algdin manantial querido
de placer,
donde dichosa, ninguno
te ensefie nunca el olvido
del deber.
Siempre el destine inconstante
nos da cual vil usurero
su favor;
da amor primero, y no amante;
despuds much amante, pero
poco amor.
Tranquila A veces reposa,
yr otras se march volando
nuestra fe.
Y esto pasa, Blanca Rosa,
sin saber c6mo, ni cuando,
ni por qu6.






DOLOPLAS 71


Nuan a3 establ e el deseo,
ni he visto jamAs terneza
siempre igual.
Y i A que negarlo? No creo
ni del bien en la fljeza,
ni del mal.
Este ir y venir sin tasa,
y este moverse impaciente,
pasa asi,
porque asi ha pasado y pasa,
porque si, y lay! solamente
porque si.
ICuAn indtil es que huyamos
de los fAciles amores
con horror,
si cuanto mAs las pisamos,
mas nos embriagan las flores
con su olorl
El cielo sin duda envia
la lucha A la tormentosa
juventud;
pues Iqud mdrito tendria
sin esfuerzos, Blanca Rosa,
la virtud?
IAyl un alma inteligente
siempre en nuestra alma divisa
una flor,
que se abro infaliblemente
al soplo de alguna brisa
de otro amor.
Mas dirAs: --Y en qu6 consiste
que todo A mudar convidal -
lAy de mil
En que la vida es muy triste...
Pero, aunque triste, la vida
es asi.
Y si no es amor el vaso
donde el sobrante se vierte
del dolor,
pregunto yo:- Es digno acaso
de ocuparnos vida y muerte
tal amor


Nunca sepas, Blanca Rosa,
qu eas la dicha una locura,
cual yo se;
si quieres ser venturosa,
ten much fe en la ventura,
much fe.
Si eres feliz alg6n dia,
Iguay que el recuerdo tirano
de otro amor
no se filtre en tu alegria,
cual so desliza un gusano
roedorl
Td eres de las almas buenas,
cuyos honrados amores
siempre son
los que bendicen sus penas,
penas que se abren en flores
de pasiOn.
Con tus visions hermosas,
nunca de tu alma el abismo
llenaras,
pues la fuerza de las cosas
puede mIs que Hircules mismo,
imucho mAs!....
Si huye una vez la vcntura,
nadie despuds ve las flores
renacer
que cubren la sepultura
de los recuerdos traidores
del ayer.
SY quidn es el responsablo
de hacer tragar sin media
tanta hiel?
ILa vidal idsa es la culpable!
La vida; s61o es la vida
nuestra inflel.
La vida que, desalada,
de un vertigo del inferno
corre en pos.
Ella corre hAcia la nada;
(quieres ir hAcia lo eterno'
V6 hbcia Dios.


1Sil corre hacia Dios, y El haga
que tengas siempre una vieja
juventud.
La tumba todo lo traga;
s61o de tragarse deja
la virtud,





72 CAMPOAMOR


LXXII.

FIN Y MORAL DE LA ILIADA.

Despuds que Troya fu6, several Esparta,
muerto su rey, de liviandades harta,
A Rodas sin piedad desterr6 A Elena,
donde la ahorc6 celosa Polixena.
Pero antes que el honor del sexo bello
como un cisne al morir doblase el cuello,
la dijo asi el verdugo: --Por ventura,
quieres mAs que la dicha tu hermosura?
La reina, que tu mal tanto desea,
te dejarA vivir si te haces fea;
ponte estas hierbas sobre el rostro, hermosa,
y siendo horrible, vivirAs dichosa.
INo vale mis ser fea afortunada,
que hermosa, y por hermosa desdichada--
Call6 el verdugo y suspir6; mas ella,
prefiriendo el no ser, A no ser bella,
cogi6 el dogal, y se lo at6 de suerte
que, A su belleza flel, se di6 la muerte;
y mAs que vivir fea y venturosa,
pretfri6 ser ahorcada, siendo hermosa.

LXXIII.

LA CIENCIA NUEVA DE VICO.
I.


A un cierto maestro vi
en cierto pueblo explicar
A varies nifios, a mi,
y al sacristan del lugar.
Y recuerdo, aunque era un chico,
que comenz6 de esta suerte:
-Ved: ciencia nueva de Vico;
nacimiento, vida y muerte.
Circulo de toda historic,
renacer tras de acabar:
fabula, entusiasmo, gloria,
la muerte, y vuelta A empezar.
Asi, ya unida, ya rota,
sigue esta rueda fatal,
sin que se turbe una nota
del concerto universal.
All el Egipto entreveo;
vida, gloria, senectud,
Reyes Pastores Proteo, -
Cambises; la esclavitud.
iCielo de dichas y penasl
Uega la Greeia. iAtenci6nl


Los Argos Esparta Atenas. -
Filipo; la humillaci6n.
Mudando nombres y nombres,
en rdpido movimiento
rodando van pueblos y hombres
cual hojas que arrastra el viento.
IFenicial Ved A Sid6n,
la reina antigua del mar.
Cartago Pigmale6n. -
Nabuco, y vuelta A empezar.
Dioses Hdroes Invenciones,
Asi, abyectas 6 gloriosas,
van, como veis, las naciones,
los hombres, pueblos y cosas.
IRoma! Tras su edad divina,
por Cdsar llega A Tiberio.
Numa Cat6n Mesalina, -
Reyes Repiblica Imperio.
Pasan asi en raudo giro
y en perpetual evolnci6n,
Alejandro, como Ciro,
como CUsar, Napole6o.-






DOLORAS _1


.


Y al ver que de nuevo empieza
gu incesante torbellino,
ponidndonos la cabeza
cual la rueda de un molino,
-0 vuestro Vico es un tonto,
6 yo no sd qud pensar;--
dijo al maestro de pronto
el sacristan del lugar.
-No es gran m6rito el zurcir
la historic de esa manera;
nacer, crecer y morir;
eso lo sabe cualquiera.
Pese a vuestros pareceres,
ino valdria much mis
decir A todo: Polvo eres
y en polvo te volverds ? -


Mira el maestro al que cree
legar de Vico A la altura,
como quien dice: (--Este lee
los libros santos del cura -).
Y en su silencioso afAn,
que esto imagine se inflere:
(-Dice bien el sacristan,
todo lo que nace muere--).
Y murmur6: (-De manera
que mi ciencia estA demAs,
si un libro santo cualquiera
ensefia esto y much mAs-).
Y al fin niiiosl -prorrumpi6,
-despuds de circulos tantos,
podr6is saber mAs que yo
leyendo los libros santos.
Pues hoy por ellos me expliw
c6mo puede ser que sea
much mas sabio que Vico
el sacristAn de una aldea.

LxxIv.


LA HISTORIC DE AUGUSTO.

r.


A Ovidio empieza A leer
su historic el emperador,
pues dice que quiere ser
cual Cdsar, autor y actor.
Hombre sin Dios y sin ley,
que de su provecho en pos,
pdrfido antes, se hace rey,
necio despuds, se hace Dios.
En su historic disculpaba
sus faltas candidamente,
cosas que Ovidio escuchaba
con el rubor en la frente.
Verdad que almundo hari honor
la que llamo era Juliana?-
dijo A Ovidio, el salteador
de la libertad romana.
Con un dictamen muy just
quiso Ovidio honrar su labio,
porque al fin perdona Augusto,
despuds que se venga Octavio.
-Y, francamente, sefior,-
dijo, de modestia lleno:
- si sois bueno como ,ctor,
como autor no sois tan bueno. -
0-con altivo semblante
replica el emperador:


--que soy muy buen comediante,
pero muy mal escritor.-
Sell6 el rey su augusto labio,
call Ovidio, no sin susto,
pues siempre al fin venga Octavio
los disimulos de Augusto.
II.
Cay6 Ovidio en el desliz
de llamar, poco despuds,
A Livia, la emperatriz,
Ulises con guardapids .
Tuvo el rey por ofensivo
este madrigal tan bello,
tcnando esto por motive
para vengarse de aquello.
Y A Ovidio desterr6 Augusto
de la Circasia A un rinc6n,
eomo buen tirano, injusto:
falso, como buen histri6n.
III.
Muriendo Octavio inmortal,
entire grandes dignos de 41,
les pregunta asi: Qud tal
represents mi papell -


-~---- --- TO







74 CAMPOAMOR


Y contest Ovidio A Octavio
desde la orilla del Ponto:
- Represent como un sabio
lo quo pens6 como un tonto. -
Mari6 Octavio, el iracundo;
pereci6 Augusto, el sagaz:
el que di6 la paz al mundo
ya ha dejadb al mundo en paz.


Conque, iqud tal? Lo repito
con mas raz6n que despecho:
has hecho muy bien lo escrito,
y escrito mal lo que has hocho.
Doy al mundo el parabidn.
iFalso! aun preguntas qui tatl
Como c6mico, muy bien;
como emperador, muy mal.


LXXV.


ANTINOMIAS DEL GENIO.


Sentado indolentemente,
cierta noche de verano,
con una pluma en la mano
y una luz frente por frente,
esta Napole6n Primero
sumando con much afAn,
puesto A un lado aquel gaban,
y A otro lado aquel sombrero.
Suma, de intent, muy mal,
entire espantado 6 iracundo,
todas las muertes que al mundo
cost su gloria imperial.
Y cuando ya A traslucir
llega una cifra espantosa,
se lanza una mariposa
sobre la luz A morir.
Su muerte pr6xima, al ver,
sinti6 el h4roe compasi6n;
que al fin, aunque Napole6n,
era un hijo de mujer;
y con bendvola calma
la separ6 dulcemente,
pues los que matan la genfe
pueden tambidn toner alma.
El, que came de cald6n
pudo A los hombres llamar,
ve A un insecto peligrar
con pena en el coraz6n.
Ni ella cede, ni 61 se para,
y con la intenci6n mAs terca,
cuanto mAs ella se acerca,
tanto mas 61 la separa.
Tal vez el emperador
llorara de sufrir tanto,
si 61 pudiera tener llanto
para el ajeno dolor.


IAy! una vida tan ruin,
1no habia de enternecer
al que acabaha de hacer
del universe un botint
SY luego la coalici6n
dirA que no era perfect
el que en salvar A un insect
fund un suefio de Col6nl
Sigue la lucha emprendida
entire 61 y ella, y de esta suerte,
mientras busca ella la muerte,
le da Napole6n la vida.
Y asi el empeiio sigui6
por ambos con frenesi;
la mariposa en que si,
y Napole6n en que no.
La salva al fln, y victoria -
exclama con alegria
el que hacia y deshacia
a cafionazos la historic.
IVictoria! IVictoria, pues!
jDios inmenso! jDios inmensol
IDe esa acci6n suba el incienso
hasta tus divinos pies! .
Aquella alma generosa
que verti6 de sangre un mar,
IcuAnto luch6 por salvar
la vida A una mariposa
IQue alguno de tal bondad
cuente A la Francia la'gloria,
luego la Francia A la historic,
y dsta A la posteridadl
Y td, ciega multitud,
pobre care de cafidn,
di por l1: iOh compasi6n,
tf eres s61o la virtudl-


74


CAMPOAMOR






DOLORAS 40


LXXVI.

ZAS DOLOIRAS.
A doila xuana nlarlera d Csampos


iConque una buena dolora
me pides, Juana, tan llena
do candor?
Tal vez tu inocencia ignora
quo serA, si es la mas buena,
la peor.
ITe he de alabar, famentido,
desventuradas ventures
que goed,
y amores quo he aborrecido,
- inagotables ternuras
que agot ?
Perdona si en mis doloras
sicmpre mi pecho destila
[a ansiedad
de unas sombras vengadoras
que asaltan mi no tranquil
soledad.
JamAs en ellas escrito
dejard, imb6cil 6 loco,
el error
de que el bien es inflnito,
ni quo es eterno tampoco
el amor.
Bueno es que, aunque terrenales,
nuestras ventures amemos,
pero I ah
bienes de aca son mortales;
ila dicha y el bien supremos
son de all I
iQu6 inconsolables cuidados
da el ver desde la rendida
senectud,
los tesoros disipados
de la por siempre perdida
juventud
IQud manantial mAs fecundo
de enganiosas esperanzas
es amor!
IQu6 doctor es tan profundo
en tiles enseiianzas
el dolor!
ICuan ciego el amor, cuAD niego,
falta al deber mAs sagra'tol
Y es de ver


c6ino at amor faltan luego
los que primero ban faltado
al deber.
tPdrfldo amor, y cuil huyo
tras los primeros moments
del ardor
tSanta amistad, que concluyo
por cumplir los juramentos
del amor
Siento A fe que esta dolora
hiera, Juana, tu ternura,
mas ya ves
que toda dicha do ahora
es siempre la desventura
de despuds.
Por eso, olvidado, quiero
ya s61o el eterno olvido
esperar;
aunque del mundo en que espero,
mAs siento el haber venido
que el marchar.
Hasta do mi, el pensamiento
hastiado y arrepentido
del vivir,
huye cual remordimiento
que del crime cometido
quiere huir.
Aunque, de dolor ajenos,
la vida ven placentera
los demas,
si la despreciara menos,
yo acaso la aborreciera
much mAs.
Deja ya, coraz6n mio,
cuanto encuentras deleitable,
sin saber
que al gozar mueres de hastio,
galeote miserable
del placer.
jLa vidal ICuAn facil fuera
sus mAs aciagos moments
soportar,
si en el pecho se pudiera
algunos remordimientos
enterrar






76 'AMPOAMOR


Mas jay! Juana encantadora,
cuAl de espanto retrocede
,tu candor,
al mirar que esta dolora,
si es buena, tampoco puede
ser peor
Y es que derramo sincere
de mi dolor la media
sin querer,
siempre que las aguas quiero
de mi soiiolienta vida
remover.
Ya, cual todo penitent
en lodo derribado
por su cruz,
me agito impacientemente
por revolverme hicia el lado
de la luz.
Yo antes vivir anhelaba.
mas hoy morir s61o fuera
mi ilusi6n, /
si estuviese como estaba
el dia de mi primer
comuni6n.
IJuanal el respeto adoremos
que aun nos liga complaciente
al deber,
y los lazos desatemos
que habra el tiempo tristemente
de romper.
iA qud esperar a maiiana
en dejar esto, y de aquello
en huir,
si aunque td lo sientas, Juana,
lo que no dejemos, ello
se ha de ir?


Al fin, de tu santo celo
las huellas de buena gana
sigo flel.
Cuando va el perfume al cielo,
todo lo que siente, Juana,
va con 61.
Ya en mi indtil existencia,
s61o el impetu modero
del dolor
con paciencia y mas paciencia,
ese valor verdadero
del valor.
Y hoy que humilde, si antes tierno
sus culpas el alma mia
va A expiar,
Iperd6name, Dios eterno!
jentonces lay! no sabia
sino amarl
Ya en nada inmutable crco
mAs que en Dios Omnipotente,
y tambidn
en que engafia mi deseo
por ilevarme mAs clemente
hicia el bien.
iSi! me lleva al bien cumplido,
que busco cual nunca fuerte,
pues ya s6
que, aunque todo me ha vencido,
hoy vencer6 hasta la muerte
con la fe.
Y adi6s, Juana, que extasiado,
del supremo bien que anhelo
voy en pos.
1Quidn sera el desventurado
que s61o mirando al cielo
no halle A Dios?...


LXXVII.
LA GRAN BABEL.


L

Reflere el vulgo agorero,
que de los cantos del mundo
el tarard fu6 el primero
y el tururu fu6 el segundo.
Y hay quien cree que estos sonidos
de tururg y tarard
son los iltimos gemidos
que una lengua al morir da.


A D. Rafael Oabezas.

Oye, y al fin de esta historic,
Idichosos, Rafael, los dos,
si al perder la fe en la gloria,
aun nos queda la de Diost
U.
A un romano un caballero
regal6 un pAjaro un dia,
que, lo mismo que un Homero,
voces del griego sabia.





IOLORAS 77


Y es fama que el patrio idioma
charloteaba con tal fuego,
que al pajaro todo Roma
le llam6 el iltimo griego.
Si con preguntas la gentle
le importunaba quizA,
respondia impertinent
el pajaro: Tarard.
SQub es tarard? pregunt6
lleno el romano de celo.
Soii6 un sabio, y contest:
- iTarard? Patria del cielo. -
Que a un suefio, hambrienta do fama
se agarra la tradici6n,
como un naiffrago A la rama
prenda de su salvaci6n.
Despuds de much aprender,
ni al cabo de la jornada
lleg6 el romano A saber
que tarard no era nada.
S61o por presentimiento
pudo asogurar un dia
que era el pAjaro del cuento
el que mas griego sabia.
Y es que sin duda perece,
cual lo mezquino tambidn,
hasta aquello que merece
de Dios y la historic bien.
in.

Pues dando A esta historic cima,
reflere otra tradici6n
que siendo virrey en Lima
nuestro conde de Chinch6n,
le regalaron un dia
un loro expert en historic,
el solo eco que existia
de la peruviana gloria.
Quidn fu6,-lepregunta elconde, -
el primer rey del Peru?-
Habla el loro, y le responded
en ronca voz: Tururu.


--ISabremos qud frase es dsta? -
dice un sabio el espafiol.
Suefia el sabio y le contest:
Tururu? Patria del sol. -
El pobre sabio aqui miente,
cual minti6 iluso el de allt.
tQuidn renuncia fAcilmente
A la ilusi6n que se va?
Toda lengua y today gloria,
cumplida ya su misi6n,
se tiende sobre la historic
como un fdnebre cresp6n.
Pues lo mismo aqui que allA,
en Roma y en el Peru,
como el griego a un tarard
lleg6 el inca A un tururu.
IPaciencial En queriendo el cielo
nuestras glorias eclipsar,
no nos deja mAs consuelo
que el consuelo de Ilorar.

Iv.

Muy pronto, Rafael, quizA,
por mAs que de ello te espantes,
cual Homero un tarard,
serA un tururd Cervantes.
iCuAnto los hombres se humillan
viendo el eclipse total
de estas estrellas que brillan
en nuestro mundo moral!
i Ay I esta lengua en que esta
brillando un vate cual tu,
IdarA fin en tarard,
6 acabarA en tururd?
Corre el tiempo, y confundido
lo grande con lo pequefio,
juntos en perpetuo olvido
los une un perpetuo suefio.
Mas ti, cual yo, A Dios alaba,
pues ya sabemos los dos,
que alli done todo acaba
es donde comienza Dios.

lVIII.


TODO Y NADA.


i Cunta dicha y cuinta gloria I-
dije, entire humillado y fiero,
leyendo una vez la historic
del emperador Severo. "
Y cuando a verle llegud
subir 6 Key desde el lodo,


- yo, en cambio- humilde exclam6,
no fui nada, y nada es todo. -
Mas con humildad mayor,
vi que al fin de la jornada
exclam6 el emperador:
- Yo fui todo, y todo es nada.






78 CAaIPOAMOR


LXXIX.

LOS DOS CETROS.

1860.
A B. A. R. el Prinepe de Asturias (D. Alfonso XYH)


Vine un convent A heredar,
y al mismo convento, anejo
un temple A medio arruinar,
donde hall un santo muy viejo
encima de un viejo altar.
Cogi un bast6n que tenia
de caila el santo bendito,
y dentro un papiro habia
que, por don Pelayo escrito,
de esta manera decia:

U.

Escucha, lector, la historic
del postrer rey espafiol,
y A los que amenguen su gloria
les ruego que hagan memorial
que hay manchas hasta en el sol.
Meses anduve cumplidos
del rey don Rodrigo en pos,
desde el dia en que, vendidos,
fuimos en Jerez vencidos
los del partido de Dios.
Hall, al fin al rey de Espaila
al pie de este santuario,
llevando un cetro de cafla,
pobre pastor solitario,
rey de una pobre cabafia.
Y al verme, casi Ilorando,
Rodrigo habl6 de esta suerte:
- Porque te estaba esperando,
no me hall ya descansando
en los brazos de la muerte.
Llegud aqui desesperado,
cuando mi trono se vid
por traidores derribado....
IDios los haya perdonado
como los perdono yo!
Desde entonces, entire flores
vagando por los oteros,
recuerdan d mis dolores,


el cetro, amigos traidores,
la calia, mansos corderos.
Tu, elegido por mi amor
y mi heredero por ley,
escoge aqui lo mejor
entire este cetro de rey
y esta cai a de pastor.
S6 humilde d grande. Yo ahora
me quedo d ejercer, content,
la virtud que el cielo adora,
que es el arrepentimiento
que en la sombra reza y llora.-
Dijo, y siguiendo el destiny
de su alegre adversidad,
lleno de un fervor divino,
tom6 Rodrigo el camino
de la eterna soledad.
Yo, Pelayo, os doy la historic
del postrer rey espailol,
y a los que amengiien su gloria
les ruego que hagan memorial
que hay manchas hasta en el sol.
IDios eterno! ly de estas flores
he de dejar los senderos,
recordando A mis dolores
el cetro, amigos traidores,
la cafla, mansos corderos?
ISil que aunque mi alma cansada
tomaria de buen grado
el arado por la espada,
tomo por ti, patria amada,
la espada en vez del arado.
Parto, y lo escrito, al marchar
con la cafla al santo dejo. -
Caila que A mi vino A dar
cuando hall aquel santo viejo
encima de un viejo altar.
Y he aqui por qud suerte extraila
del rey don Rodrigo, asi
ha llegado cetro y caria,
grande el cetro, al rey de Espafia,
y humilde la cafla, A mi.







DOLORAS,


III.
A vos, Principe y Senior,
desde la cuna rodeado
de todo human esplendor,
os escribo dsta, sentado
sobre unas hierbas en floor.
Vinimos por suerte extraiia
f un tiempo A heredar los dos,
vos su cetro y yo su cana;
vos el cetro real de Espafia,
yo el que humilde llev6 Dios.
Cansancio 6 tedio espantoso
el cetro os dar& algin dia;
la cafia, mis venturoso,
al menos layl os daria
en la obscuridad reposo.
Yo, en vez de rey desdichado,
serd un dichoso pastor,
pues ya el mundo me ha enseilado
que, entire el cetro y el cayado,
el cayado es lo mejor.
ICuAnto serdis bendecido
desde mi humilde rincen,


cuando os eleven perseguido,
la calumnia, si vencido;
si vencdis, la adulaci6nl
Cuando yo ande indiferente
por el monte 6 por el Ilano,
a vos os dira la gente:
--rey ddbil!-si sois clemente;
si justiciero, i tirano I -
ICuAl serA vuestro cuidado,
mientras que todo, Seilor,
yo lo olvidard, olvidado
en mi trono, recostado
de humildes hierbas en floral
Noble cual vuestra naci6n,
6 vuestra madre imitad,
en cuyo real coraz6n
se aman justicia y perd6n,
se abrazan dicha y verdad.
Y Dios, para bien de Espafia,
de su graeia os dd el tesoro.
Dado en mi pobre cabafia,
yo, el rey de cetro de caila,
A mi rey de cetro de oro.


LXXX.
LOS IO3S MIEDOS.


I.
Al comenzar la noche de aquel dia,
ella, lojos de mi,
-jPor qud te acercas tanto?-me decia.-
!Tengo miedo de til


LA VUELTA-


Despuds de un viaje por mar,
volviendo hbcia su alqueria,
oye Juan con alegria
las campanas del lugar.


Y, despuds que la noche hubo pasado,
dijo, cerca de mi:
-PPor qu6 te alejas tanto de mi ladol
ITengo miedo sin til
XXI.
AL HOGAR.
I,
Llega, y maldico lo inolerto
de las ventures humans,
al saber quo las campanas
tocan por su padre A mucrto,


LXXXII.

A REY MUERTO, REY PUESTO
SEl principle de toda tentacidn es no
ser uno constants.,
(KBMMs. Li1, i, cap. xn).
Muri6 por ti; su entierro al otro dfa
pasar desde el balc6n juntos miramos,
y, espantados tal vez de tu falsia,
en tu alcoba los dos nos refugiamos.






8 CAMPOAMOR

Cerrabas con terror los ojos bellos;
el requiescat se oia. Al verte triste,
yo la trenza besd de tus cabellos,
y-i Traici6n! Sacrilegio! -me djiste.
Seguia el de profundis, y gemimos...
El mucrto y el terror fueron pasando...
y al ver luego la luz cuando salimos,
1Qu6 vergienza! exclamaste suspirande.
Decias la verdad. lAquel entierrol...
1iE beso aqud6 sobre la negra trenza!
iDespuds la obscuridad de aquel encierrol...
iSacrilegiol ITraici6nl iMiedol iVergiienzal

LXXXIII.
HASTIO.
Sin el amor que encanta,
la soledad de un ermitailo espanta.
IPero es mas espantosa todavia
la soledad de dos en compaiiial
LXXXIV.
LAS DOS COPAS.


Le diio A Rosa un doctor:
- Se curan de un modo igual
las dolencias en amor,
en higiene y en moral.
Yo, aunque el m6todo condene,
lo dulce en lo amargo escoudo:
esta copa es la que tiene
dulce el borde, amargo el fondo.
Dios, sin duda, asi lo quiso,
y esto siempre ha sido y es:
tomar lo amargo es preciso
bien antes 6 blen despuds.-

n.

Rosa luego. de ansia llena,
dice en su amoroso afan:
-Miezclados cual dicha y pena
lo dulce y lo amargo van.


Merced A doctor tan sabio,
ye. aunque tarde, mi raz6n,
que aquello que es dulce al labio
es amargo a] coraz7n.
Yo, que hasta el postrer retoiio
agostd en mi edad primera,
brotar no verd en mi otoiio
flores de mi primavera.
Fui dejando, por mejor,
lo amargo para el final,
y esto, segun el doctor,
sabe bien, mas sienta mal.
Cumplird una vez so encargo:
ti, copa segunda, ven,
pues tomar antes lo amargo,
si sabe mal, sienta bien.
Oh, cuAn sabio es el doctor
que cura de un modo igual
las dolencias en amor,
en higiene y en morally

XXXV.


MAL DE MUCHAS.
-iQu6 mal, doctor, la arrebat6 la vida?-
Itosaura pregunt6 con desconsuelo.
- uri6 dijo el doctor -de una caida.
- Pues de d(6nle cay6? Cay6 del iel(,.





DOLORAS 81

LXXXVI.
BODAS CELESTES.
To vi una sola vez, s61o un moment;
mas lo que hace la brisa con las palmas
lo hace en nosotros dos el pensamiento;
y asi son, aunque ausentes, nuestras almas
dos palmeras casadas por el viento.

LXXXVII.
LAS DOS ESPOSAS.
Sor Luz, viendo A Rosaura cierto dia
c' casAndose con Bias,
Oh, qu6 esposo tan bello se decia.
-IPero el mio lo es mas--
Luego en la esposa del mortal miraba
la risa del amor,
y, sin poderlo remediar, Illoraba
la esposa del Seiior!

LXXXVIII.
CONVERSIONES.
Brot6 un dia en Rosaura el sentimiento
de su primer amor, y en el moment
volando un Angel, con fervor divino,
para guiarla al bien del cielo vino,
mientras un diablo del inflerno, ardiendo,
para arrastrarla al mal, lleg6 corriendo.
Ante Rosaura bella,
Angel y diablo, enamorados de ella,
divinizado el diablo se hizo bueno,
y el Angel se impregn6 de amor terreno;
y al ser transfigurados de ese modo
por voluntad del que lo puede todo,
fud el Angel al inferno condenado,
y el diablo al cielo fud puriflcado.
jDe qud gracia y malicia estarA llena
mujer que con mirar salva 6 condena?

LXXXIX.
MEMORIES DE UN SACRISTAN.
I.
Dos de abril.-Un bautizo.-IHermoso dial
El nacido es mujer; sea en buen hora.
Le pusieron por nombre Rosalia.
La nifia es, cual su madre, encantadora.
remo I. Campoamor.--







82CAPOMO


Ya el agua del Jordan su sien rocia;
todos se rien, y la niiia llora.
Cruza un hombre embozado el presbiterio;
mira, gime y se aleja: aqui hay misterio.
II.
A unirse vienen dos, de amor perdidos.
El novio es muy galAn, la novia es bella.
iSerAn en alma como en cuerpo unidos?
Testigos: primas de l1 y primos de ella.
En nombre del Seiior son bendecidos.
Unce el yugo al doncel y A la doncella.
Dejan el temple, y al salir se arrima
un primo A la mujer, y 61 A una prima.

IIIn.

IUn entierrol Dichosa criatural
jFud muerto, 6 se muri6? ITodo es incierto
Solos estamos sacristAn y cura.
ICuAn pocos cortesanos tiene un muertol
Nacer para morir es gran locura.
Suenan las diez. La iglesia es un desierto.
Dejo al muerto esta luz, y echo la lave.
Nacer, amar, morir: despuds... lquidn sabe!

XC.

EL ANONIMO.

Sobre la tumba de ella escribi6 un dia:
-lPor darte vida A ti, me material
Y al otro dia, por autor incierto,
con.lApiz al final se vi6 afiadido:
aSi ella hubiese vivido,
ya do hastio tal vez la hubieras muerto a

XCI

NUEVO TANTALO.

Hay un rinc6n maldito en el inflerno
desde el que, en vaga y celestial penumbra,
para aumentar el sufrimiento eterno
otro rincn del cielo se columbra.
aPor qud de mi alma el tenebroso invierno
]a hermosa luz de tu semblante alumbra,
si es mirarse en tias ojos retratado
hacerle ver el cielo a un condenado?


82


CAMPOAMOR







DOLORAS


XCII.

EL ALMEZ.

I.
Junto A este mismo almez, A Rosa un dia
hicevotos de amarla eternamente.
Se estA oyendo en el aire todavia
de mi acento el rumor.
tPor qu6 siento, mis votos olvidados,
esclavo de otra fe, nuevos ardores?
Pasa el tiempo de amar y ser amados,
mas no pasa el amor.
n.
Otro dia, a Rosaura encantadora
al pie del mismo almez jurd lo mismo,
y recuerdo que entonces, como ahora,
cantaba un ruisefior.
Pas6 el tiempo, y los nuevos ruisefiores
vinieron A cantar A otra hermosura;
porque se van amados y amadores,
pero queda el amor.
III.
Despuds, al pie de este Arbol, he sentido,
extAtico mirando A Rosalia,
moments de emoci6n, en que he perdido
para siempre el color.
IAyl IPasarAn, como pasaron antes,
si no el amor, las almas qhe lo sienten?
ISi, Que es siempre, siendo otros los amantes.
uno mismo el amort
IV.
Almez, A cuyo pie tanto he adorado,
de amores que aun vendrAn, altar querido,
que enciendes, recordando mi pasado,
de mi sangre el ardor...
ti morirAs, cual muere nuestra llama,
y otro Arbol nacerA de to semilla,
porque, aunque es tan fugaz todo lo que ama,
es eterno el amor.
V.
Y cuando el mundo, al fin, sea extinguido
y se oiga en las regions estrelladas
del orbe entero el ultimo crujido
en inmenso fragor,
Dios, de nuevo la nada bendiciendo,
de ella hara otros almeces y otros mundos,
6 irt un hervor universal diciendo:
-I Amor! iamor I iamorl...








XCIII.

IASII
Mira hAcia allA. Tu eldctrica mirada
ppor qu6 so clava con ardor en mfi
IEs mi pecho un volcAn! IMuero abrasadat
INo me mires asi!
--Mira hAcia acA. Tus ojos inconstantes
ya ho se clavan con ardor en mi.
Si he de vivir, mirame asi.. como antes...
Fijate bien: lasi!
XCIV.
EL ALMA EN VENTA.
Asi con SatanAs Julio habl6 un dia:
- ,Quieres comprarme el alma?- Vale poco.
-Tan s61o por un beso la daria.
- Antiguo pecador, ite has vuelto loco?
--La compras? -No.- -Por qud Porque ya es mfa.
XCV.
EL OJO DE LA LLAVE.
No te ocupes en cosas ajenas nl
te entrometas en las cosas de los
mayores.
(KEMPIS, lib. xi, cap. 1)
UI
A. LOS QUINCE AROS.


Dos hablan dentro muy quedo;
Rosa, que A espiar comienza,
oye lo que le da miedo,
ve lo que le da vergiienza.
Pues tqud hara que asi la espanta
su amiga, A quien cree una santaf
No sd qud le da sonrojo,
mas... debe ver algo grave
por el ojo,
por el ojo de la Have.
El coraz6n se le salta
cuando oye hablar, y despu6s
mira... mira... y casi falta
la tierra bajo sus pies.
!fAy Si ya A vuestra inocencia
no desflor6 la experiencia,
no mirdis por el anteojo
del rayo de luz que cable
por el ojo,
por el ojo de la lHave.
Desde que A mirar empieza,
de un volcdn la ebullici6n
sube A encender su cabeza,
va a inflamar su coraz6n.
Claro: el ser que piepsa y siente,


siempre, cual ella, en la frente
tendra del pudor el rojo
cuando de mirar acabe
por el ojo,
por el ojo de la Have.
De aquel anteojo A merced
mira mas... y mas... y mas...
y luego siente esa sed
que no se apaga jamAs.
Mas qud ve tras de la puerta
que tanto su sed despierta?
iQud? Que, A pesar del cerrojo,
ve de la vida la clave
por el ojo,
por el ojo de la Have.
Haciendo al peligro cara,
ve caer su ingenuidad
la barrera que separa
la ilusi6n de la verdad.
Pero iqu6 ha visto, senior?
Yo s6lo dird al lector,
que no hallarA mAs que enojo
todo el que la vista clave
por el ojo,
por el ojo de la llavo.


84


CAMPOAMOR






bOLORAS


Siguen sus ojos mirando
que habla un hombre A una mujer,
y van su cuerpo Inundando
oleadas de placer.
So amiga, de gracia Ilena,


Inoesmuy buenallahl isi,muy bue oat,
pero thay alguien cuyo arrojq
de ser mirado se alabe
por el ojo,
por el ojo de la Have?


A LOS TREINTA AROS.
Mas, quince aieos despuds, Rosa ya sabe
con ciencia harto precoz,
que el mirar por el ojo de la Have
es un crime atroz.
Una noche de abril, A un hombre espera:
la humedad y el calor
siempre son en la ardiente primavera
c6mplices del amor.
HIdmeda noche tras caliente dia...
Rosa aguarda febril.
iCuAnta virtud sobre la tierra habria
si no fuera el abril!
Y como ella ya sabe lo que sabe,
despuds que el hombre entr6,
de hAcia el frente del ojo de la Have
cual de un espectro huy6.
Y cuando al lado de dl, junto a el sentada,
en mudo frenesi
so hablan ambos de amor sin decir nada,
Rosa prorrumpe asi:
--El ojo de la Have estA cerradot
lAy, hija de mi amort
Si ella mirase, como yo he mirado.a
Voy A cerrar mejor.
XCVI
MIS LECTURES.
Despuds de Job, para templar mi enojo
leo cantos de Byron con ardor;
pero, espantado de los dos, arrojo,
si A Job con pena, A Byron con horror.
Entre un vil muladar y un negro inflerno,
me quita dste la fe, y aqud6 la calma;
y al fin, entire el antiguo y el modern,
preflero el Job del cuerpo al Job del alma.
XCVII.
CUANDO PITOS FLAUTAS...


Nunea de joven, mi bien,
me diste a besar tu mano,
y hoy me besan, siendo anciano,
tus nietas cuando me ven.
Las mandas besar A quien


tu no has besado jams,
porque humillAndome vas,
por medios de.astucia llenos,
joven... por carta de menos,
viejo... por carta de mas.






130 CAMPOAMhOR


XCVIII.

LO DE SIEMPRE.


Un galAn la adoraba,
y ella reia, mientras 61 Iloraba.


Despu6s de cierto dia,
mientras ella loraba, 61 se refa.


XCIX.
EL JUEGO DE LAS GRAMATICAS.


Para entenderse mejor,
dos que se vieron y amaron,
con avidez estudiaron
ella ruso y 61 francs.


Pero pronto un nuevo amo.
sus lenguas vino A cambiar,
y tuvieron que estudiar
ella espaiiol y 61 ingles.


LA VIUDA Y EL FILOSOFO.
ELLA. IMuerto mi bien, me niatara la penal
EL. Ay! CuAnto envidia ese dolor mi hastiol
ELLA.- Urna es mi coraz6n de polvo llena
EL. Mi pecho es un sarc6fago vacio
ELLA.- INo hay suerte tan cruel como mi suerta I
EL. IDichosa la que am6 y ha sido amadaI
ELLA. Hoy en mi coraz6n reina la muertel
EL. En el mio es peor: reina la nada

CI.

Para querer a un rico, que es un neoao,
por pobre me entregaste al abandon.
Si ha sido por codicia, te desprecio;
si ha sido por amor... ite lo perdonol

CII.
AMORES DE ULTRATUMBA.


Que le enterrasen mand6
Almanzor el aguerrido.
centre el polvo recogido
en las batallas que di6.


De una muerta que ador6,
y A la que nunca he olvidado,
cuando me muera, enterrade
entire sus restos serd.


(Yo, mas feliz que Almanzor,
en mortaja diferente,
gozard perfectamente,
1i 61 la gloria, yo el amore'







DOLORAS Bl


CIII.

ELLOS Y ELLAS.

So quieren dos, y 61 y ella
de amor 6 de bondad el pecho lRene,
mientras 61 nos pregunta: IEs bella, es bella -
ella va preguntando: -Es bueno, es bueno?

CIV.

EL AMOR Y LA FE.

A, fe del retrato de Quintana, en el dlbum de la senora eondesa de Atnfudt .

JamAs cant6 la fe ni los placeres,
pero prob6 su musa soberana
que no son ilusiones los deberes
ni el patriotism una palabra vana.
Mas, no adorando A Dios ni A las mujeres,
Lc6mo amaba y creia el gran Quintana?
Yo, exceptuando el amor, nada deseo.
Si suprimis Dios, en nada creo.

CV.

QUESTION DE NOMBRE.

De una hermosa pagana la existencia
salv6 un cristiano, y con fervor divino
la pagana di6 gracias al Destino,
y el cristiano alab6 A la Providencia.

CVI.

EL GAITERO DE GIJON.

i mi sobrina Gullermina Campoamor y Domingues.

I. 11.


Ya se esta el baile arreglando.
Y el gaitero jd6nde estA?
-EstA A su madre enterrando,
pero en seguida vendrA.
-Y IvendrAt-Pues jqud ha de hacer?
Cumpliendo con su deber
vedle con la gaita... pero
co6mo traera el coraz6n
el gaitero,
el gattero de Gij6nI


IPobre! Al pensar que en su casa
toda dicha se ha perdido,
un llanto oculto le abrasa,
que es cual plomo derretido.
Mas, como ganan sus manos
el pan para sus hermanos,
en gracia del panadero
toca con resignaci6n
el gaitero,
el gaitero de Gij6n.





88 CAMPOAMOOR

Ixl.


No vi6 una madre mAs bella
la naci6n del sol poniente...
pero ya una losa, de ella
le separa eternamente.
iGime y tocal Horror sublime!
Mas, cuando entire dientes gime,
no bala como un cordero,
pues ruge como un le6n
el gaitero,
el gaitero de Gij6n.
Iv.
La nifia mAs bailadora,
- i Aprisa le dice I aprisa I
Y el gaitero sopla y llora,
poniendo cara de risa.
Y al mirar que de esta suerte
llora A un tiempo y los divierte,
isilban, como Zoilo A Homero,
algunos sin compasi6n,
al gaitero,
al gaitero do Gij6n


Dice el triste en su agonia,'
entire soplar y soplar:
-iMadre mia, madre mia,
c6mo alivia el suspirar -
Y es que en sus entraiias zumbr
la voz que apag6 la tumba;
Ivoz que, pese al mundo entered,
siempre la oira el coraz6n
del gaitero,
del gaitero de Gij6nl
VI.
Decid, lectoras, conmigo.
1CuAnto gaitero hay asil
tPreguntais por qui6n lo digo?
Por vos lo digo, y por mi.
iNo veis que al hacer, lectoras,
doloras y mAs doloras,
mientras yo de pena muero,
vos las recitAis, al son
del gaitero,
del gaitero de Gij6n ...

CVII.


LOS EXTREMOS SE TOCAN.
Mientras la abuela una muiieca alifia
y, haciendose la niia, se consuela,
haci6ndose la vieja, usa la nifia
el bAculo y la cofla de su abuela.

CVIII.

LA CONDIOI6N.


Al regresar del otero,
Ileno de gozo y cariiio
les di6 A una nifia y un nifio
dos pAjaros un cabrero.
Dindole un beso primero,


la niiia al suyo solt6;
al pAjaro que qued6
no se le pudo soltar,
porque el nifio, por jugar
el cuello le retorci6.


CIX.
LAS TRES NAVIDADES.
i.
Colg6 un zapato Luz con blanca mane
en la noche de Reyes al sereno.
Pas6, hacienda de rey, Ana su tia,


-






DOLORASg

y, al despertar la nifia muy temprano.
viendo de dulces e zapato ieno,
se puso colorada de alegria.
II.
Puso Luz su zapato en la ventana
en la noche de Reyes con recato.
Pas6 un rey. que era un joven de alma pura,
y Luz, al despertar por Ia mailana,
encontrando una flor en el zapato
se puso colorada de ternura.
III.
Ya es Luz una mujer; mas suele ahora
El zapato colgar to mismo que antes,
y un Creso, queen poder no hay quien le ven za
pasa haciendo de rey, y ella. A la aurora,
al ver lleno el zapato de brillantes,
se pone colorada de verguenza.

Cx.

QUESTION DE FE.

Ya el amor los hastia
y hablan de astronomia;
y en tanto que 61. impio,
llama al cielo el vacio,
lella, con santo celo,
llama al vacio el cielol

CXI.

AMOR AL MAL.

Per mas que me avergiienza, y que lo Uoro,
no te amd buena, y pdrflda te adoro.


CXII.

VERDAD DE LAS TRADICIONES.

I. n.

Vi una cruz en despoblado Y... [oh pdrflda tradioi6nl...
an dia que al campo fui, cuando del campo volvi,
y un hombre me dijo: Alli otro hombre me dijo: Alli
mat6 a un ladr6n un soldado. mat6 a un soldado un ladr6n.






to CAMPOA36OR


CXIII.

MAL DE AMOR.

lYa no tengo esperanza
de que acabo jams la pena mia,
poes al perder en ti mi conflanza
no he perdido el amor quo to tenfal


CXIV.

LA NOCHEBUENA.


Son hija y madre; y las dos
con frio, con hambre y pena,
piden en la Nochebuena
una limosna por Dios.
II.
Hoy los Angeles querrAn -
la madre a su hija decia-
que comamos, hija mia,
por ser Noehebuena, pan. -
III.
Y al anuncio de tal fiesta
abre la madre el regazo,
y sobre 61 a aquel pedazo
do sus entraias acuesta.
Iv.
Al pie de on farol sentada,
pide por amer de Dios...
Y pasa uno... y pasan dos...
was ninguno le da nada.
v.
La nifia, con triste acento,
- Pero y nuestro pant decfa.
-Ya Ilega -e respondia
la madre... IY I!egaba et vientol


Mientras de placer gritando
pasa ante ellas el gentio,
la niia llora de frio,
la madre pide llorande.
VII.
Cuando otra pobre como ella
una moneda le ech6,
recordando que perdi6
otra niia como aqudlla,
VIII.
-lYa nuestro pan ha venidolt
grit6 la madre extasiada...
Mas la niiia qued6 echada
eomo un pAjaro en su nido.
Ix.
iLlama... y llama .... Desvario:
Nada hay ya que la despierte:
duerme, esta helando, y la muerte
s61o es un sueio con frio.
x.
La toca. Al ver!. tan yerta,
se alza, hacia la luz la atrae,
se espanta, vacila... y cae
A plomo la niiia muerta.


Del suelo, de angustia llena,
la madre a su hija levanta,
y on tanto un dichoso canta:
- Esta noche es Nochebuenal...





DOLORAS Vi

CXV.

LAS BUENAS PECADORAS.

Despuds de dias de tormentas llenos
te vi en misa rezar con santa calma,
y dije para mi: Del mal el menos:
da el cuerpo al diablo, pero A Dios el alma!

CXVI.

LA LEY DEL EMBUDO


De su honor en menoscabo
falt6 un esposo A su esposa;
ella perdon6 amorosa,
y el piblico dijo: Bravo
Falt6 la mujer al cabo,


harta do tanto desddn,
y el falso esposo itambi6n
perdon6 a la esposal No;
el esposo la mat6,
y el pdblico dijo:- Bien!


CXVII.

ROGAD JA TIEMPO.


Marchando con su madre, Inds resbala,
cae al suelo, se hiere, y disputando
se hablan asi despuds las dos llorando:
-iS1 no fueras tan malal...-No soy mala.
- Qu6 hacias al caer?... ilba rezando!

CXVIII.

HERO Y LEANDRO.


A Hero Leandro adoraba,
y, por verla, enamorado
el Helesponto cruzaba
todas las noches A nado.
Iu.
Y, segin la fama cuenta.
Hero una luz encendia
que en las noches de torment
de faro al joven servia.
II.
Una noche A Hero, cansada
de mirar hacia Bizancio,
rendida, aunque enamorada,
S )rmirse el cansancio.


Y esto su amor no mancilla,
pues todas, lo mismo que Hero,
tienen el cuerpo de arcilla,
aun teniendo alma de acero.
V.
Y lo mAs triste es que, apenat
la pobre Hero se durmi6,
cuando un aire, desde Atenas,
la luz, soplando, apag6.
VI.
Viendodl la luz apagada,
sinti6 aquel olvido tanto,
que, maldiciendo A su amada,
abras6 el mar con su llanto.






CAMPOAMOR


VII.
Y queriendo, 6 sin querer,
de pena se dej6 ahogar,
sin que 61 pudiese saber
si le ahog6 el llanto 6 la mar
VIII.
Lo cierto es que al desdichado,
al rayo del sol primero
la tormenta le ech6, ahogado,
al pie de la torre de Hero.


Y cuando muerto le vi,
Hero, cual Leandro fiel,
se arroj6 at agua y muri6
como 61, por 61 y con 6l.
x.
IQue ellas, fuertes en amar
y flacas en resistir,
si duermen para esperar,
despiertan para morirl


OXIX.

GUARDS INITILES.

i.
Ya anocheci6: Iquieres que hablemos, Lola
aqui, A solas los dos?
-La que es buena, senior, nunca estA sola;
pues estA con su madre 6 estA con Dios.

u.
-Lola, tes verdad que un dia os encontraron
solos, alli, A los dos?
-Eso es porque aquel dia se quedaron
mi madre en casa, y en el cielo Dios.

CXX.

OONTRASTES.


I.
IMucho le amaste y to am6!
iRecuerdas por quidn lo digo?
Era tu amante y mi amigo.
IAmaba, sufri6... y muri6!
Cuando su entierro pas6,
todos te oyeron gemir;
mas yo, Inds, al presentir
que lo habias de olvidar,
sent, vidndote llorar,
la tentaci6n de reir.
II.
Al afio just oh traici6n!
al baile fuf de tu boda,
y allf, cual la villa toda,


vi el gozo en tu coraz6n.
IY el muerto? iEn el pante6n
jAyl cuando olvidada de 61
A otro jurabas ser flel,
yo, al verte reir, gemi,
y dos lAgrimas verti
amargas como la hiel.
IPrimero amor, luego olvidol
Aqui tienes explicado
por qu6 en el bailey he llorado
y en el entierro he reido.
ISiempre este contrast ha sido
ley del sentir y el pensar!
IPor eso no hay que extrafiar
que quien lee en lo porvehir,
vaya A un entierro A reir
y acuda a un baile A llorarl







DOLORAS


CXXI.

EL PAJARO CIEGO.

1.
Porque dicen que un pajaro en cegando
canta mas y mejor,
los ojos le vaci6, como jugando,
Casilda A un ruisefior.
n.
y despuds jcant6 mas y con mAs fuego
el ruisefior? IAh, sil
Se siente mAs cuando se estA mas ciego.
jEsto lo s6 por mil

CXXII.

DOS LIBROS DE MEMORIES.


LO ESCRITO EN EL LIBRO DE AL.

Asi se hace uno querer.
iCuAnto gusto A aquella fatua'
con mis postures de estatua!
Miro... y mira... Al fin, mujer.
Escribe para hacer ver
que tiene las manos bellas.
jSe va? Pues sigo sus huellas,
porque prueba su rubor
que ya estA muerta de amor.
Esta es como todas ellas.


LO ESORITO EN EL LIBRO DE ELLA,

Aquel don Juan de parade
pone, para enternecerme,
los ojos como quien duerme:
cree el muy necio que me agrada
IQud osadia en la miradal
IQu6 modos tan importunos
Me voy, me voy; hay algunos
que, amantes dignos de algunas
screen que todas somos unas
porque ellos todos son unos.


CXXIII.


EL AMOR Y EL INTEREST.


Sentia envidia y pesar
una nifia que veia
que su abuela se ponia
en la garganta un collar.


-INecial-la abuela exclam.--
(Por qud me envidias asi?
Este collar ira a ti
despuds que me muera yo.-


Mas la niiia, que aun no vela
con la flcci6n la codicia,
le pregunta sin malicia:
Y smoriras pronto, abue!&a







CAMPOAMOR


CXXIV.

LO QUE SE PIENSA AL MORIR.


Cree la vulgar opinion
que el alma de un moribundo
piensa, mAs que en este mundo,
en Dios y en la salvaci6n.
Oye, Leonor, la canci6n
que hiri6 el pensamiento mio
al son del eco sombrio
de mi funeral campana:
- Cuct, cantaba la rana,
cucO, debajo del rio*.
I.
Partiste, y del sentimiento
en cama enfermo cai,
y cuando A exhalar por ti
iba ya mi iltimo aliento,
embargo mi pensamiento,
en vez de tu amor y el mio,
este cantar tan vacio
que oi de nifio A mi hermana:
-.-Cuc, eantaba la rana,
Guct, debajo del rio*.


Y como todo el que olvida
es de salud un dechado,
despuds que te hube olvidado
volvi otra vez A la vida.
Aun vivo muerto, querida,
pensando con hondo hastio
que tfl, en vez del canto mio,
oirAs, al morir, mariana:
a Cuci, cantaba la rana,
cucO, debajo del rio..
IV.
IA qu6 tan grande inquietud
para llenar la memorial
de tantos suefios de gloria,
de amor y de juventud,
si, al Ilegar al atafid,
podrAn tu pecho y el mio
no oir mAs que el tema frio
de esta canci6n de mi hermana
Cuct, cantaba la rana,
cuvc, debajo del rio.

oXXV.


LOS PROGRESS DEL AMOR.
I.
Asf un esposo le escribi6 A su esposa:
0 vienes 6 me voy. iTe amo de modo
que es impossible que yo viva, hermosa,,
un mes lejos de til
IMi amor es tan profundo, tan profundo,
que te preflero A todo, A todo, A todo!....
Y ella exclam6:-i No hay nada en este mundo
que 61 quiera como A mit
11.
Mas pasan unos meses, y la describe:
SIQud hermoso debe estar nuestro hijo amad6o
IS1Oo l1, el solo en mis entraiias vive!
Piensa en e1 mAs que en ti.
Su cuna se pondrA junto a mi cama.
No hay cielo para mi mas que A su lado a.
Y ella prorrumpe: Es que, el ingrato, ya ama
al hijo mas que A mil i






DOLORAS Vb


II.
Despuds de.algunos afios le escribia:
Espdrame. Ya sabes lo que quiero:
much orden, much paz y economic.
tEstas Yo soy asi.
Cierra el coche: me espanta el reumatismoi
avisale que voy al cocinero .
Y ella pens6:- Se quiere ya A si mismo
mas que al hijo y a mil


CXXVI.

EL ULTIMO AMOR.

I.

Ve un hombre amante a una mujer muy bells.
mas, per fatal disposici6n del hado,
ella es mis joven, y 61
calla su amor, porque le apartan de ella
treinta afios, en que el triste ha derramado
un mar de llanto y hiel.

n.

iQud pasa mego? Nada. Que entretanto
que ella un amor inmenso, aunque tardio,
mira en 41 con piedad,
por la parte de alla del mar de llanto,
Adi6s, dice 61,- iltimo sueiio miol
lHasta la eternidad ...

CXXVII.

VENUS SACRATISIMA.

Una estatua de Venus Citerea
vi6 un abad en un huerto abandonado;
la visti6, r con fervor
llevAndosela al temple de una aldea,
transform aquella afrenta del pas4do
en virgen del pudor.
IGrande jmpiedad! tLa diosa que en Orients
se hace adorar porque al desnudo ostenta
su hermosura carnal,
cubierta con un velo en Occidente,
encantando A los fleles, represent
la belleza morally






Y S CAMPOAMOR

IHondos misterios de la fe que ignorol
Se deja Venus contemplar sin velo,
y es ideal lo real.
Mas se cubre despuds con seda y oro,
y Venus pasa del Olimpo al Cielo,
y es lo real ideal.

CXXVIII.

UNA CITA EN EL CIELO.

En la noche del dia de mi santo
(A Londres me escribiste)
Smira la estrella que miramos tanto
la noche en que partiste .
Pas6 la noche de aquel dia, y luego
me escribiste exaltada:
SUni en la estrella A tu mirar de fuege
mi amorosa mirada .
Mas todo fu6 ilusi6n; la noche aquella,
con harta pena mia,
no pude ver nuestra querida estrella...
porque en Londres llovia.

CXXIX.

ROSAS Y FRESAS.

I.
Porque lleno de amor te mand6 un dia
una rosa entire fresas, Juana mia,
tu boca, con que A todos embelesas,
bes6 la rosa sin comer las fresas.
II.
Al mes de tu pasi6n, una mafana
te envid otra rosa entire las fresas, Juana;
mas tu boca, con ansia, y no amorosa,
comi6 las fresas sin besar la rosa.

CXXX.

EL GRAN FESTIN.


De un junco desprendido, A una corriente
un gusano cay6,
y una trucha, saltando de repente,
voraz se lo trag6.







DOLORAS 97

8n martin-pescador cogi6 A la truoba
con earnivoro afan,
y al pAjaro despuds, tras flera lucha,
to apresb un gavilan.
Vengando esta cruel carniceria,
un diostro cazador
di6 un tiro al gavilAn, quo se comfa
al martin-pescador.
Pero lay! al cazador desventura
que al gavilAn hiri6,
por cazar sin licencia y en vedado,
un guard lo mat6.
A otros nuevos gusanos dar, vida
del muerto la hediondez,
para volver, la rueda concluida,
A empezar otra vez.
II.

IY el amor? tY la dicha? Los nacidQp]
ino han de tender mfs fn
que el de ser eomedores y comidos
del universe en el atroz festin?...

E EJEI.
E BUEN EJEMPLO.


Dej6 un proyeetil perdido,
do una batalla al final,
junto a un asistente herido,
medio muerto A un general.
Mientras grita maldiciente
el general: i Voto a bri6s I -
resignado el asistente
murmuraba: i Creo en Dios I -
Callan, volviendo a entablar
este didlogo al morir:
-- 1T qud haces, BlasI- 1Yo? Rezar.
iY vos, seiiort iMaldecirI
lQuidn te ensefi6 A orar?-Mi madre.
- 1La mujer todo es piedadi
--Y A vos A jurarI-Mi padre.
-Claro: siendo hombre...-Es verdad.
Rezad, senior, como yo.
- Eso es tarde para mf.
Yo no creo... porque no.
Tu por qud crees Porque si.


-Ya hay buitres on derredor
que nos quieren devorar.
-iSon los Angeles, senior,
quo nos vienen A salvarl--
Y ambos decian verdad,
pues A menudo so ve
que hall buitres la impiedad
donde hall angeles la fe.
Adi6s, senior D6nde vas?
-Voy allL...-ID6nde es alli?
- A la gloria... Y dejas, Bias,
a tu general aqui?
No me dejes, mal amigo.
- Pues venga esa mano...- Ten;
y, aunque dudd, ird contigo,
creyendo en tu Dies tambidn. -
Y asi, cuando ya tenian
una misma fe los dos,
abrazados repetian
el Creo en Dios. ICreo an Dios !


Y, come era ya un creyente,
pas6 Io que es natural;
quo, abrazado A sa asistente,
subi6 al cielo el general,
Temo I. CamPOtrImr.-7






CASPOASIOR


CXXXII.
LA LEY DEL HAMBRE.


Corre la madre al motion,
adonde el xencor la llama,
dejando un aiiio en la cama,
bello como un serafin;
nifio que al ver junto al lecho
de una Virgen el retrato
que d'a alegre y sin rccato
a un niiio Jesis el pecho,
con hambrien.to frenesi
ansioso 4 la Virgen toca
en los pechos y en la boca,
como diciendo: (i A mi, a mi '.


SPero, auncque con vivo anhlelo
el niio el pecho pedia,
la Virgen so sonrela,
mis impasible que el cielo.
Y mientras la madre hiere
grit.ando: <( i Muora el tirano !
y ambrienta y puinal en mano
lucha y lucha, y mata y mere,
el niiio ex6nime y yerto,
hundo el dedo en el papel,
gime airado, tira de 61,
rasga el cuadro y cae muerto.


SAsi, venciendo a los dos
del hambre la dura loy,
ella, inicua, mata al rey,
y 61, impio, rasga a Dies!

CXXXIII.
LO QUE ES EL OLIMPO.


1 Qu6 es el Olimpo? Para el niiio, un juego
de piojaios, de mifsicas y flores. -
gQuB es para el jbven?-Lupanar de amores,
eterna formal dol Elfseo griego. --
Q Qua es para el hombre? Para el hombre ciego
es un temple de glorias y de honors;
y el viejo se lo finge es sus dolores
como un rinc6n de paz y de sosiego. -
Y el viejo ya senil 1en qu6 convierte
del Olimpo la espl6ndida morada? -
En un no scr que es menos que la muerto.
i Asi la infancia y la vejez helada
van cambiando el Olimpo de esta suerte
en flores, en amor, en paz, en nada!

CXXXIV.
LOS TRES GUARDAPELOS.

I.

La madre de mi ainmor, que esti en el cielo,
cuando era nifio adn, come un tesoro
llevaba en nin hermoso guardapelo
cabellos mios del color del oro.







DOLORAI 99

ILn.
Otra mujer, que con el alma today
me quiere, tan leal como hechicera,
aun guard desde el dia de mi boda
un rizo de mi oscura cabellera.
IIn.
jAh! iComo nadie, por horror al frfo,
quiere hoy tocar de mi cabeza el hiclo,
ya solo para ti, cabello mio,
mi sepulcro sera tu guardapelol

cXXXV.

VIAJE REDONDO.

I.

LA IDA.

Parte el buque, y le bate inftilmento
la tempestad. iPor qub6
Porque, al ir, latormenta es impotent
contra el genio y la fe.
Sobre el buque los pAjaros cayeron
cansados de sufrir.
Los hombres, sin piedad, se los comieron;
sali6 el sol, y IA vivirl
lQud hermoso es el principio de la vidal
isentir, career, triunfar!
IUn viaje, en buque nuevo, es a la ida
un festin sobre el marl
II.

A LA VUELTA.

Nada, & la vuelta, A resistir aleanza
los impetus del mar.
ISin juventud, sin fe, sin esperanza,
es initial lucharl
De pedazos del buque hacienda naves,
y ansiando otro festin,
en c6moda actitud vieron las aves
el naufragio hasta el fin.
Y haciendo ellas despuds lo que antes vieron,
con un hambre voraz
as aves A los hombres se comieron...
y itodo qu.la en pazl




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs