• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Preomio
 Capítulo I: La Alcuna Genealógica...
 Capítulo II: ¿Por qué nos encontramos...
 Capítulo III: La Magna Epopeya...
 Capítulo IV: Descubridores y Conquistadores...
 Capítulo V: Tiempos Nuevos, Hombres...
 Capítulo VI: La Cuna del Neose...
 Capítulo VII: La Cuna del...
 Documentos
 Indice onomastico
 Table of Contents






Group Title: De Sefarad al neosefardismo : contribuciâon a la historia de Colombia.
Title: De Sefarad al neosefardismo
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072542/00001
 Material Information
Title: De Sefarad al neosefardismo contribuciâon a la historia de Colombia
Alternate Title: Documentos coloniales originados en el Santo Oficio del Tribunal de la Inquisiciâon de Cartagena de Indias
Physical Description: v. : illus., facsims., ports. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Croitoru Rotbaum, Iðtic
Archivo Histâorico Nacional (Spain)
Publisher: Editorial Kelly
Place of Publication: Bogotâa
Publication Date: 1967-
 Subjects
Subject: Jews -- History -- Colombia   ( lcsh )
Sephardim -- Colombia   ( lcsh )
Inquisition -- Colombia -- Cartagena   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Colombia
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references.
Bibliography: "Documentos": v. 1, p. 199-395; "Relaciâon documental del Archivo Histâorico Nacional (Madrid)": v. 1, p. 397-415.
General Note: Vol. 2 has special title; Documentos coloniales originados en el Santo Oficio del Tribunal de la Inquisiciâon de Cartagena de Indias; and imprint: Bogotâa, Tip. Hispana.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00072542
Volume ID: VID00001
Source Institution: The Isser and Rae Price Library of Judaica
Holding Location: The Isser and Rae Price Library of Judaica
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 01888363
lccn - 68075846

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
    Title Page
        Page 2
    Preomio
        Page 3
    Capítulo I: La Alcuna Genealógica del Judaismo
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
    Capítulo II: ¿Por qué nos encontramos aquí?
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 30a
        Page 30a
        Page 30c
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Capítulo III: La Magna Epopeya Sefardita
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 66a
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Capítulo IV: Descubridores y Conquistadores de Tierra Firme
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 134a
        Page 135
        Page 136
        Page 136a
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 152a
    Capítulo V: Tiempos Nuevos, Hombres Nuevos
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
    Capítulo VI: La Cuna del Neosefardismo
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 180a
        Page 181
        Page 182
        Page 182a
        Page 183
        Page 184
        Page 184a
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
    Capítulo VII: La Cuna del Neosefardismo
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
    Documentos
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377-402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
    Indice onomastico
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
    Table of Contents
        Page 429
        Page 430
        Page 431
Full Text

















DE SEFARAD AL NEOSEFARDISMO






ITIC CROITORU ROTBAUM


DE SEFARAD

AL

NEOSEFARDISMO
(Contribucidn a la historic de Colombia)



TOMO I






1967
EDITORIAL KELLY
BOGOTA, D. E.


















PROEMIO


El present trabajo tiene su origen en la efemerides del
sesquicentenario del nacimiento de la ciudad de Barranquilla,
capital del Departamento del Atlantico, en la Repiublica de
Colombia, festejada en el afio 1960. Comenzando con algu-
nas intervenciones periodisticas, para subsanar omisiones de
orden hist6rico que desvirtuaban los m6ritos de la partici-
paci6n del element judio en el milagroso auge de la anti-
gua villa, que actualmente ostenta el bien merecido galar-
don de "Puerta de Oro" de Colombia, sigue ahora como
product de la afici6n hacia el studio de los problems
suscitados por la presencia del judaismo en esta tierra que
es la REPUBLICAN DE COLOMBIA, en Iberoam6rica.
Representa este primer tomo un intent de familiariza-
ci6n del lector con algunas nociones que en el decurso de
los siglos han quedado confusas en su significado y torcidas
en su esencia a causa del espiritu de la 6poca; al mismo
tiempo que es un intent de asentar en la historic colom-
biana ciertos hechos de importancia, en los cuales el ele-
mento judio ha desempefiado un papel bastante trascenden-
tal. Procura igualmente precisar la formaci6n y desarrollo
de- algunas de las comunidades hebreas en el territorio de
la republican, con miras a incluirlas en la Historia General
de las Didsporas, para mejor garantia de exactitud e inequi-
voco testimonio de lealtad.
Sin pretenciones de erudici6n cientifica o literaria al-
guna, pero, esto si, con el fervoroso deseo de contribuir a
la mutua comprensi6n para el permanent mejoramiento de
las relaciones interhumanas, dedico este tomo a today la ju-
ventud colombiana, sin distingos de origen, credo ni color.


-1-




















Capftulo I

La Alcurnia Geneal6gica
del Judaismo






















ESCUDRIAANDO EL PASADO


Tal vez ningin vocablo de los idiomas cultos de nues-
tros dias tiene mayor uso que el destinado a identificar al
ente judio y su respective naci6n. No por aquello de su edad
hist6rica, bastante respectable, como que se remonta al ori-
gen de los pueblos mds antiguos, cuando al surgir el he-
breo se identifica con el nacimiento del monoteismo en Ur
de Caldea -donde vino al mundo el Patriarca Abraham
(Abram) en el afio 2266 antes de la era cristiana-; tam-
poco por la difusi6n de la Biblia que es la transcripci6n
de las propias tradiciones orales -comenzada por los judlos
en el siglo noveno anterior a Jesfis- acerca de Dios, del
Mundo por El creado y Su Ley para regirlo, con exposici6n
del desenvolvimiento de la prehistoria humana y de las di-
ferentes 6pocas de la antigiiedad del pueblo israelita. Indu-
dablemente, estos nuevos concepts han contribufdo bastante
para sacar a los judios -naci6n pequefia, pobre y d6bil-
del anonimato en que se encontraban al principio y colo-
carlos de car a alas gigantescas naciones que se disputaban
el dominio del mundo de la 6poca. Derrotados al fin mill-
tarmente, tuvieron la suerte de todos los vencidos de aque-
llos tiempos: perder la patria y sufrir la esclavitud de los
destierros. Es cuando empieza a extenderse el horizonte de-
su influencia spiritual y prepare de este modo el ambiente
para el triunfo ulterior del cristianismo, que en sus primi-


-5-








tivas formas representaba una acci6n de cismdticos judfos
encaminada a adaptar la Fe de la Tora a la vida y costum-
bres del mundo gentil.
Con la entrada del nuevo credo al predominio spiritual
del mundo de origen greco-romano -educado en el espiritu
de las tradiciones mitol6gicas y de sus embrolladas filosofias,
totalmente diferentes del contenido biblico de los patriarcas,
videntes y legisladores- y por el afdn de mis pronta con-
solidaci6n de su influencia, empez6 la desvirtuaci6n de lo
dogmatico de esencia divina de las ensefianzas del Maestro
salido de la sinagoga, acentuandose el prevalecer del Nuevo
Testamento con el establecimiento de un nuevo y diferente
credo consagratorio de un ritual distinto, que por su origen
y naturaleza humans era susceptible de pecar. El ulterior
derrumbe del Imperio romano y el ascenso del Cristianismo
al dominion spiritual de los poderes terrenales entrafia la
aparici6n de un proselitismo por inercia y con esto se abre
camino al empleo de la violencia, como m6todo para la im-
posici6n del nuevo credo.
Fue en tales circunstancias como las voces "yehudi",
"judaeus" y "hebrayo", arraigados en el habla primitive de
griegos, romanos, cartagineses, celtiberos, visigodos, etc., se
transmiten y naturalizan en suelo europeo desde los mismos
albores de los idiomas que originaron al actual espafiol y al
portugu6s, en los cuales desde la Edad Media se han incrus-
tado clertos sin6nimos despectivos que reflejan fiel y signi-
ficativamente la metamorfosis de la convivencia cristiano-
judia en el decurso de los siglos hasta la expulsion .
A la expansion politico-militar europea en los demas
continents le siguieron, como compafieros de conquista, la
penetraci6n y el incremento del proselitismo evangelizador
de absolutamente todas las ramas surgidas dentro del cris-
tianismo, llevando consigo e incorporando al lenguaje de la
universalidad lingiiistica estas voces imprescindibles del sa-
grado credo impuesto por la fuerza.
Y de esta manera, anclado por el Descubrimiento en el
suelo del Nuevo Mundo, el idioma de Castilla se impuso
desde el principio como vehiculo de mutua revelaci6n de las
civilizaciones transatlanticas. Mas, con la llegada de los
emisarios del Santo Oficio, en fiscalizaci6n spiritual de los


-6-








"aventureros espafioles"4 y de los aut6ctonos catequizados,
es cuando el lenguaje peninsular trasplanta a estas tierras
todo el tesoro despectivo logrado por el arrebatador fana-
tismo de los inquisidores en su batalla secular contra el
judaismo.
Troquelado asi el espiritu iberoamericano en el trans-
curso de trescientos afios, asimila hasta la 6poca de la eman-
cipaci6n political la judeofobia afn persistent en cierto
grado en la idiosincrasia popular de algunas republicas
suramericanas de nuestros dias, a pesar de las multiples y
ben6ficas influencias alli obtenidas como consecuencia de
la revoluci6n francesa y de la emancipaci6n norteamericana.
De justicia es mencionar aqui la actuaci6n de buen nf-
mero de eclesiasticos en las filas emancipadoras, por cuyo
sacrificio de franca rebeldia a su superioridad jerdrquica que-
da amparado el prestigio del clero de origen criollo como
participe en la consagraci6n del verdadero amor al pr6jimo
en las Cartas Fundamentales de todas las Repfiblicas surgi-
das sobre las ruinas del anacr6nico imperialismo inquisito-
rial y con anticipaci6n de siglo y medio al Concilio Vati-
cano II .
Hoy por hoy, cuando la semilla del odio al ser human
ha llevado a la division del mundo en bloques de rivalidad
aniquiladora, estamos presenciando la forzosa reconsideraci6n
de la doctrine cat6lica -LY las demas iglesias cristianas
qu6 mas esperan?- con respect al artificial problema crea-
do a los judios en el decurso de tantos siglos pasados. Al
diflogo entablado desde Roma, tendiente a substituir la
hasta ahora humillante coexistencia cristiano judia por una
armoniosa y constructive convivencia present y future, hay
que prestarle, sin vacilaciones, la colaboraci6n mas sincera
y leal. Porque aparte del peligro comfn que nos amenaza
y las explicitas consideraciones aducidas por el Concilio, el
catolicismo ha proporcionado al mundo civilizado su formal
confesi6n de arrepentimiento por los errorse" cometidos
hasta ahora contra "EL PUEBLO DE DIOS", como la re-
ciente doctrine anomina a los judios.
ConfesaF~rperd onar! Y esto merece algo mas todavia.


-7-


























NOTAS


(1) "En la religion judia, la Escritura que sigue a la Tori no es mis
que comentario, iluminaci6n y secuela. Los libros de Mois6s
permiten vislumbrar el future de Israel, que se cumple en el resto
de la Escritura. El tiempo despliega a la vez triunfo y derrota.
Hace surgir valores espirituales que brillan como estrellas. Sa-
muel, David, Isaias, Ezequiel y los restantes profetas, una verda-
dera constelaci6n de santos y videntes cuya luz ain ilumina el
mundo. El tema conductor resuena en las l6timas palabras de Ma-
laquias el iltimo de los profetas: "Acordaos de la Ley de Moises,
mi siervo, a quien yo di en Horeb preceptos y mandates para todo
Israel". (HERMAN WOUK, Este es mi Dios, Ed. Plaza & Hanes,
Barcelona, 1961, pig. 199).
(2) Etimol6gicamente "Tora" significa "ensefianza". En sentido biblico
es la Ley, "los Diez Mandamientos" que Mois6s recibi6 en sus pro-
pias manos como las palabras del Creador. Ibidem, 20.
(3) JOSE AMADOR DE LOS RIOS. "Historia social, political y reli-
giosa de los judios de Espafia y Portugal". (Ed. Aguilar, Madrid,
1960). "Ensanchados los limits del Imperio, multiplicibanse las
cartas-pueblas, extendianse los fueros y crecian a su ejemplo los
privilegios, aun en el interior de los antiguos reinos, constituyen-
do al cabo un sistema de inmunidades y franquicias que se con-
traponian al principio del sefiorfo y del feudalismo, anulando en
gran manera los repetidos conatos que habia demostrado 6ste
por dominar en las Espafias.
Cupo a los pobladores judios desde los primeros moments
buena parte de estas libertades adheridos siempre a toda novedad
que favoreciera su situaci6n, y empefiados de continue en todo
movimiento de los ej6rcitos cristianos que pudira ganarles con-
sideraci6n o brindarles con provechosa granjeria". PAg. 98.
"...si bien procuraba no dar autoridad a los segundos sobre
las personas ni haciendas de los primeros, igualaba sus condicio-
nes personales con las de los cristianos, ganando asi la estimaci6n


-8-









de la raza proscrita, como ha ganado con tal conduct la consi-
deraci6n de las futures edades.
Tal era, pues, la condici6n social de los judios durante el
imperio de Alfonso VII, ya en las comarcas de Castilla, ya en las
de Arag6n y Navarra con relaci6n principalmente a los morado-
res cristianos. Alfonso habia dado entire tanto generosa acogida
a los judios, expulsados de los dominios musulmanes, primero por
Yusuf y su hijo Aly y despu6s por Abd-el-Numen, aumentando
con ellos las antiguas pueblas hebreas, o constituyendo otras
nuevas, tales como Tlascala en las tierras de Toledo, Fr6mista en
las de Valladolid, y Carri6n en las de Palencia. Respetada en ellas
la religion mosaic, sacerdotes, alcaldes, jueces sayones eran desig-
nados por el Consejo (aljama), constituyendo 6ste en cada locali-
dad una especie de repdblica, en que todos conspiraban con su
ciencia y su trabajo al pro comunal, sin que les fuera dado ena-
jenar heredad alguna, no constando antes el consentimiento de
todos los pobladores. El nieto de Alfonso el Bravo no se dedig-
naba por iltimo de tener en su corte de Toledo sabidores hebreos,
preparAndoles de este modo los brillantes dias de gloria que en
aquel mismo recinto les esperaban, como no se habia dedignado
de colmar de honras y distinciones al docto Rabbi Jehudah Aben-
Joseph Aben Hezra, llamfndole a su imperial consejo y dindole
al cabo el titulo de principle (nassi), con el cargo de Almojarife
mayor de su casa y palacio. Ibidem, 110-111.
"En las ciudades, villas y aldeas, sometidas a la dominaci6n
mahometana; en las rescatadas por Carlo-Magno, por sus inme-
diatos sucesores o por los condes sus feudatarios; en las conquis-
tadas por los soberanos de Barcelona y por los demis condes
catalanes, que se reconocieron sus s6bditos, moraban, pues, y aun
opulentaban los descendientes de Judd, entregados alli lo mismo
a las artes industrials que al comercio, y no ajenos por cierto
del cultivo de las ciencias. Ampurias y Gerona, Vich y Manresa,
Barcelona y Cervera, Tarrega y Tortosa, Tarrasa y L6rida, con
otras muchas poblaciones no menos ricas del antiguo condado,
parecian competir con Tarragona en la protecci6n concedida a
los hebreos dentro de sus muros, ofreciendo poderoso incentive
a su ingenio y a su actividad para multiplicar sus riquezas.
Ibid., 137.
"Al preclaro nombre del Rey Sabio, como cultivador de las
ciencias, aparecen indisolublemente unidos, en la historic del
siglo XIII, los de aquellos respetados astr6nomos y fil6sofos del
judaismo que, herederos y representantes al par de las doctas
Acadepias de C6rdoba, Sevilla, y Lucena, perpetuaban por va-
rios caminos en la ciudad de Toledo la envidiada fama de un
rabbi Samuel ha-Levi, un Isahak Aben-Joseph Aben-Hezra y un
Abraham Aben-Dior, claros ornamentos de la nueva corte caste-
Hlana bajo el afortunado imperio de Alfonso VI y de Alfonso VII.
A los inmarcesibles laurels, que le coronaron como legislator
del pueblo cristiano, enlizase de igual manera el no vulgar galar-
d6n de haber establecido, con mhs elevadas miras que el mismo
don Jaime de Arag6n, un solo derecho "en las cosas comunales"
de todos sus vasallos, concediendo ademis en las leyes generals


-9-









muy especial consideraci6n a la grey mosaic, y legitimando, por
tanto, su existencia en una esfera superior a la de los fueros,
cartas-pueblas, edictos diocesanos, cAnones provinciales y privi-
legios locales, y aun de familiar, de que intentara un dia sacarla,
sin 6xito cumplido, la poderosa mano de Alfonso VIII". Ibidem,
265-266.
"A estos medios de prosperidad, que excitaban en todas las cla-
ses sociales, por ley natural, la desconfianza y la malquerencia
de los cristianos, para quienes era vejaci6n insufrible tanta for-
tuna, unfanse los que nacian del cultivo de las ciencias m6dicas,
del comercio, de las artes industriales y aun de los oficios me-
cfnicos, fuentes para los judios de incalculables riquezas; y por
coronamiento de semejante edificio, en medio de las desespera-
das necesidades que aquejaban de continue a la grey cristiana,
practicaban tambi6n el insaciable ejercicio de la usura.
En tal situaci6n y con tan significativos precedentes se inau-
guraba el siglo XIV. La levadura de los odios de religion y aun
de raza, pronta siempre a fermentar, agriada ahora por el
especticulo de la prosperidad judaica, jams legitimada a los
ojos de los cristianos, no podia permanecer intactiva; y dado el
mis ligero fomes, no era dudoso que hirviese, aunque no por
igual en todas las 6rbitas sociales...
Brotando su vividora llama al terminar la decimotercera cen-
turia, en el suelo de Catalufia, y dentro de las esferas clericales,
propagabase al comenzar el siglo XIV a la Espafia central, toman-
do plaza en los tribunales eclesiasticos y subiendo hasta los mis-
mos concilios provinciales. El ejemplo, rechazado primero por los
reyes, hallaba luego imitadores en regions mis populares; y al-
zandose repetidamente en las Cortes del Reino la respetada voz
de los procuradores de Le6n y Castilla, celebrdbase apenas una
asamblea general sin que resonaran en los oldos de los reyes las
querellas y acusaciones de sus sfibditos, dirigidos siempre contra
la generaci6n hebrea. A separarla totalmente de la cristiana; a
anular los privilegios que aseguraban su independencia civil y
religiosa; a quitarle toda intervenci6n y preponderancia en la
administraci6n del Estado; a despojarla de cuantos bienes y con-
quistas habian acopiado y realizado en tantos siglos; a entregarla,
en fin, sin amparo ni defense, a los heredados odios de raza, enca-
minibanse sin tregua ni descanso las querellas y las acusaciones
de los representantes del pueblo espafiol, mAs energicas e insis-
tentes cada dia, dada la natural resistencia que hallaron mis
de una vez en el mismo trono.
Mientras por tal camino se establecia y organizaba la ya
entablada persecuci6n -de que, como va insinuado, lograron
hurtarse una y otra vez los descendientes de Judi bajo el manto
de los reyes-, alzAbase contra ellos el formidable ariete del pro-
selitismo. Como obra de caridad evang6lica, y porque asi cumplia a
los preceptos de la Iglesia y a su political personal, habianse mostra-
do los mis ilustres reyes de toda Espafia grandemente protectores
de cuantos abrazaban la fe cristiana, colmindolos de honras y
riquezas. No era, durante el siglo XIV, menos generoso este
linaje de protecci6n, ni producia tampoco menores resultados.


-10-








Llevaba, no obstante, dentro de si grandes e indeclinables peli-
gros; y en tanto que primero los concilios provinciales y los,
reyes, y despu6s las turbas populares, promovieron, alentaron y
concitaron, cada cual a su modo y con sus medios privativos, el
proselitismo, brotaba en el double campo de cristianos y judios la
cizafia de la desconfianza y la discordia, cuyos frutos debfan ser
a poco andar tan amargos como sangrientos..." Ob. cit., 269-270.
(4) RUFINO BLANCO-FOMBONA: El conquistador Espaiiol del siglo
XVI, Ediciones Nuestra Raza, Madrid, 1921, Pg. 11.
(5) MARIO GERMAN ROMERO: Participaci6n del Clero en la lucha
por la Independencia; y GUILLERMO HERNANDEZ DE ALBA,
Sumarios de los Procesos contra los cl6rigos patriots, Ed. Kelly,
Bogota, 1966.
(6) "Descendiendo a consecuencias prActicas y mis urgentes, el Con-
cilio inculca el respeto hacia el hombre, de tal manera que todos
los grupos sin excepci6n considered a su pr6jimo como a un "otro
yo", (Documentos completes del Vaticano H, 4) edici6n, 1966,
Edit. Mensajero-Sal Terrae, Bilbao-Santander, pg. 146 ap. 27).
"Es inhuman que la autoridad political caiga en formas tota-
litarias o dictatoriales que dafian los derechos de la persona o de
los grupos sociales". (Ibid. pg. 195).


-11-






















Sem6ntica de los Vocablos Incriminatorios


HEBREO


La trayectoria geneal6gica de la estirpe engendrada en
la tribu del patriarca Abraham, parte del afio 2348 anterior
a la 6ra cristiana, cuando empez6 la repoblaci6n de la Tierra
con la simiente salvada del diluvio por Noe, padre comiin
del g6nero human y el primer mortal prendado del sabor
del zumo de la uva hasta el t6rmino de sus 950 afios de vida.
Segin el G6nesis (Caps. 10 y 11) la line descendiente de
las generaciones postdiluvianas (No6-Arphazad-Sala-Heber-
Peleg) marca el primer jal6n de la historic humana en los
dias de Peleg, cuando "fue repartida la tierra" (Gen. 10-25),
"en sus naciones~", a la que sigue la etapa (Reu-Sarug-
Nach6-There-Abram), a cuyo termino Abraham acomete los
preliminares del surgimiento del pueblo hebreo (Gen. 12-1,
2,5,7).
Basados en el nombre de Heber, el mencionado antece-
sor de Abraham (Abram) hubo entire los historiadores del
pasado quienes idearon (Yehuda Ha-Levi, entire ellos) su re-
laci6n etimol6gica con el vocablo "hebreo"', tesis actualmen-
te abandonada por complete.
Arraig6 en cambio la interpretaci6n rabinica, aceptada
tambi6n por los exkgetas cristianos del Antiguo Testamento,
vinculando el nombre de Abraham a su procedencia geogri-


- 1-








fica de Ur -ciudad en la antigua Caldea- (Gen. 11-28, 31)
situada al otro lado ("eber") del Eufrates, seg(n unos, o
del Jordan, segin otros, con respect a Canaan 2. Abraham
el hebreo (Gen. 14-13), a manera de apodo, lo llamaban los
tribefios circunvecinos, con la intenci6n de identificarlo como
Jefe de una morada distinta.
Entre las sutilezas interpretativas de algunos sabios con-
temporaneos naci6, entire otras, una teoria segin la cual la
forma griega hebraios, de la cual deriva el latino hebraeus,
no procede del original biblico "ibri", sino mas bien del ara-
meo "ibra'i"3. Pero con esto no se desvirt-ia en caso alguno
la validez de la interpretaci6n rabinica; sino, al contrario,
la afianza mas, ya que demuestra la transplantaci6n del voca-
blo hebreo al idioma arameo, cuando los acontecimientos his-
t6ricos relacionaron al pueblo de la Biblia con el poderio mili-
tar de Babilonia.
Pero, hay algo mas interesante todavia: iltimamente y
a raiz del descubrimiento de las inscripciones de Amarna 4,
ha surgido el intent de relacionar el origen de los hebreos
(ivri) con los asi llamados habiru (habiri-abiri, o epuri-
hapirfi), grupos de individuos que hostigaban a los natura-
les de Canadn en la 6poca contemporanea a la salida de los
israelitas de Egipto 5. En esta vez la confusion proviene de
considerar a los habiri y epuri como pueblos, o tribus indi-
vidualizados en grupos 6tnicos determinados, en vez de tomar-
los como en realidad se presentaron: una clase social desva-
lida, compuesta de elements subordinados (militares, escla-
vos, asalariados, etc.) que se unieron a los israelitas en la
huida de Egipto (Gen. 12-38) 6.


-14-























NOTAS


(1) DAVID GONZALO MAESO: Revista Hispano Americana Nr. 176
de 1961.
(2) "L'hebreu, e porqu6 esra discenderit d'Heber (10,25), o, m6s aviat,
perq6 procedia de I'altra part del JordA. Aquest opositin donat a
Abram es una prova de 1'origen no israelita d'aquest capitol y de
la seva antiguitat". BUENAVENTURA UBACH: El Genesi t. I.
Ed. Monestir de Montserat M.CM.XXVIII, p. 100.
"Abram wird hier "der HebrAer" genant, wohl weil betont wer-
den soil, das er, der Fremde, Eingewanderte, Hilfe leistete". Dr.
PAUL HEINISCH: Das Buch Genesis, Bonn, 1930, p. 219-220.
"Uivri als Epitheton Abram's, der hier zum erstenmal in diesen
Cap. genant wird. Sonst werden die Israel nur von oder gegeniiber
von Frenden Hebrier genant". Dr. AUGUST DILLMANN, Die
Genesis, Leipzig, 1892, p. 211.
(3) Id. DAVID G. MAESO, cit.
(4) Constan estas inscripciones de 350 tabletas de barro encontradas
en 1887 debajo de un mont6n de antiguas osamentas en el pueblo
de Amarna en Egipto. Escritas en letras e idioma babil6nico, con
excepci6n de tres, son en su mayoria cartas dirigidas a los farao-
nes egipcios Amenopis III y Amenopis IV por los dirigentes de
Asiria y Babilonia, y en mayor nimero por los vasallos sirios y
palestinos. Reflejan estas inscripciones la extraordinaria impor-
tancia de la expansion political y cultural asirio-babil6nica en el
mundo civilizado de la 6poca y especialmente en el area de
Siria y Palestina. Revelan tambi6n la situaci6n reinante en Ca-
naan en el period inmediatamente anterior a la inmigraci6n
israelita y por lo tanto estAn siendo consideradas como las mis
antiguas noticias al respect. Algemeine Enziclopedie, Tom. III,
Edit. Dubnov Fond, Paris 1939, p. 295.
(5) D. G. MAESO, cit.
(6) A. MENES: El primer milenio de historic judia. Algemeine Enzi-
clopedie. Tom. I idn alef, p. 107, aclara: "... el nombre de habiri
no lleva el significaod de bandidos que generalmente constant de
gente sin hogar y sin patria".


- 15 -






















ISRAELITA


Entre las multiples paradojas que ilustran las vicisitudes
de la milenaria historic judia, aparece muy curioso, si no es
possible considerarlo significativo, el hecho del Tercer Reich
aleman al haber instituido burlonamente -con animo de
alerta racial y visos al correspondiente trato- la identifica-
ci6n de sus judios, agreg&ndoles el patronimico "Israel" co-
mo generico de todo apellido, porque al resurgir el pueblo de
la Biblia con el derrumbe del regimen nazista y el naci-
miento del actual estado soberano israelita 1, este mismo vo-
cablo ha sido adoptado para designer al nuevo pais y a sus
respectivos moradores.
ZA qu6 se debe esta curiosa coincidencia?
O, 6tal vez, tan extremada ironia del destino en el ajus-
te de criterios entire los verdugos nazis y los sionistas emigra-
dos a Palestina, perteneciera a los hechos singulares que ha
suscitado en todos los tiempos la imaginaci6n active de los
temosos ortodoxos del pueblo perseguido, al atribuir la super-
vivencia national a designios incontrolables?
Empero, el uso del vocablo israelita se impone, ademds,
como consecuencia de su studio semantico, para lo cual, des-
de luego, la Biblia represent la fuente primitive, como todo
lo relacionado con el pueblo por medio del cual tom6 cuerpo.
Alli, la voz israel aparece por, vez primera en el relate
seg6n el cual le fue impuesto a Jacob -nieto de Abraham-


- 17-








el cambio de nombre: "No se dird mAs tu nombre Jacob,
sino Israel: porque has peleado con Dios y con los hombres,
y has vencido" (Gen. 32-28; 35-10) 2. A partir de este acon-
tecimiento, el texto sagrado viene empleando constantemen-
te el vocablo Israel (con muy raras excepciones, como en
Gen. 49-1,2), no solo para identificar a Jacob, sino tambi6n a
sus descendientes tomados en conjunto: "los hijos de Israel";
o, "la casa de Israel" (Gen. 45-21; 46-5,8; 47-27; 48-16; Ex.
16-31); a las tribus por ellos engendradas (Gen. 49-16,28);
y asimismo al pueblo que originaron en sus 430 afios de per-
manencia en Egipto (Ex. 1-7,9; 12-40) 3, de donde salieron
como congregacidn religiosa del monoteismo abrahamico bien
definido (Ex. 5-1,2; 35-1,4,20).
A esta misma 6poca pertenece la "Estela Israelita" -un
recuerdo de victoria del farabn Meneptah (1225-1215 a. C. N.),
encontrado en la Geniza (cementerio de libros sagrados ju-
daicos) del Cairo y conservado en el famoso museo de esta
misma ciudad- donde por vez primera aparece reproducido
grAficamente el vocablo Israel4.
Mas fue en los tiempos del rey David cuando tal vocablo
adquiere su complete significado al reconocer una determi-
nada naci6n, y abarca en su sentido politico, conservado has-
ta hoy a pesar de todas las viscisitudes, la evocaci6n simul-
tAnea del concept de su respective patria, dentro de linde-
ros definidos del territorio national (2 Sam. 5-1,3; 24-2,5,6,
7,8,9; 1 Cron. 28-8).
El gran cisma politico encabezado por Jeroboam -en
cumplimiento de la profecia de Ahias (1 R. 11-29 y sig.)-
se tradujo en la formaci6n de dos Estados rivals, sobre la
grandiosa nacionalidad dejada por el sabio rey Salom6n: el
uno, de las Diez Tribus con capital en Sichem, que por ser
mayoria retuvo el nombre de Israel; y el otro, el de la tribu
de Judi, cuya sede, Jerusalem, qued6 de capital religiosa y
spiritual de la totalidad del pueblo, confirm y consolida
definitivamente este concept de nacionalidad (1 R. 4-20,25;
11-11,12,13: 12-16; 2 Cron. 10-16) .


-18 -

























NOTAS


(1) El dia 5 de lyar 5708 del calendario israelita, que corresponde al
15 de abril de 1948, fue proclamado el actual estado de "Israel",
ulteriormente reconocido por las Naciones Unidas.
(2) Al comentar este parrafo el sacerdote catalan BUENAVENTURA
UBACH ("El Genesis", Ed. Monestir de Montserrat, Tom. I, trad.
castellana 1960, p. 191) dice: "donde se ve que el autor sagrado
hace de Israel un nombre que parece compuesto del verbo SARA,
luchar, en el imperfecto y del sustantivo EL, Dios. La Vulgata
traduce de un modo mis claro: "Porque, habi6ndote mostrado
valeroso contra Dios, 1cuinto mis prevalecerAs contra los hom-
bres?", para reforzar mas adelante esta interpretaci6n en la pag.
200 con la cita del texto Gen. 35-10, "...dicens,: Non vocaberis
ultra Jacob, sed Israel erit nomen tuum. Et apelavit eum Israel".
En "Das Buch Genesis" del Dr. PAUL HEINISCH Tomo I-Bonn,
1930, p. 324. la interpretaci6n del mismo texto es: "Israel deutet
er als "Kempfer mit El" (is sara el), aber iiber die "Ethymologie"
hinausgreifend er noch daran, das Jacob auch mit Menchen ge-
kimpft und sie besigt hat: mit Essau, undem er schon im Muter-
leibe bei der Geburt die Hand noch dessen Fersse ausstreckte,
spiter ihm listig die Erstgeburt abkaufte un ihm schliesslich
un dem Segen betrog, mit Laban, indem er dessen Herden zu
'seinen Eigentum machte. In dem Namen ist auch eine Vorher-
verkindigung der zukunft enthalten, und so liegt schliesslich in
dem Namen selbst schon ein Segen, wie ihn begert hat: wie du
bisher nicht iuberwunden werden konntest, so wirst du auch
yetzt Essau iiberwinden, wenn er dir entgegentrit. G. W: Du hast
dich stark gezeigt im Kampfe mit Gott, und auch im Kampf mit
Menschen wirst du Siegen bleiben".,
Y en cuanto al Gen. 35-10 agrega: "Den Namen "Israel" hatte
Jakob nach dem Kampf mit dem h6heren Wesen am Jakob en-
fangen, Dort war der Name auch begrundet worden".


-19-









Con anterioridad AUGUST DILLMANN, en su "Die Genesis"
editada en Leipzig en 1875, habia comentado: "So Ist die Umna-
mung in Israel nicht blos eine ehrende Anerkennung," sondern
selbst schon eine wertfolle Gabe, ein Segen. Der seltene Ausdruk
"sara" ist hier gewalt, wegen "israel", und dieser Name also als
Gotteskimpfer d.h. Kimpfer mit Gott, erklart".
(3) A este respect BUENAVENTURA UBACH -en "El Genesis",
tom. II, edici6n original en catalan del afio 1927- dice: "Una
natalitat extraordiniria ha estate en tot temps un fenomen natural
a 1'Egipte, afavorit pel clima i per la prodigiosa abundar d'ali-
ments. Fins a esser plena d'ells la terra; primer la de Gossen, i
despres, a poc a poc, tot 1'Egipte, sobretot el Delta".
Y en la citada obra de PAUL HEINISCH se afirma: "Gerade
in Aegypten soil Jakobs Nachkomenschaft sich so vermehren,
dass sie zu einem Volke wird (p. 396), para agregar luego (en
su segundo tomo de 1934, al comentar el texto Ex. 1-7): "Die Israe-
liten vermehrten sich so stark, dass das Tel Gessen ihnen allmih-
lich nicht mehr geniigend Raum hot; "das Land", nimlich "das
Land Ramses" Gen. 47, 11 wurde voll von ihnen, sie verbreiteten
sich also allmihlicli iiber die Ausiedlung der Familie Jakobs andeu-
ten wollte. Sie konten sich dann nicht mehr auf Viezucht bes-
chrinken Gen. 46, 34; 47, 6, sondern mussten in den Stldten, in
denen sie sich niederliessen, verschidene Handwerke lernen und
Handel treiben".
(4) Prof. A. L. SUKENIK "Geschichte fin der yidischer archeologie".
Algemeine Enziklopedie, Yidn Alef, Dubnov-Fond Paris, 1939,
column 37.
(5) He aqui la interpretaci6n modern de este vocablo, de acuerdo
con su evoluci6n lingilistica, segfn el Diccionario de la Real Aca-
demia Espafiola, edici6n XVIII, Madrid, 1956: ISRAELI, (De
Israel) adj. Natural o ciudadano del Estado de Israel U.t.c.s.lI
Perteneciente a dicho Estado; ISRAELITA, (Del lat. israelita)
adj. Hebreo, 1a y 40 aceps. Apl. a pers. 6.t.c.s. 11 2. Natural de
Israel U.t.c,s. 11 3. Perteneciente a este reino; ISRAELITICO, CA.
(Del lat. israelita, 3) acep.).


-20-




















JUDIO


"Y concibi6 otra vez, y pari6 un hijo, y dijo: Esta vez
alabarb a Jehova: por esto llam6 su nombre Judd" (Gen.
29-35). Asi reza el texto biblico, donde por vez primera aso-
ma en el lenguaje la raiz del vocablo que habrd de simbo-
lizar la agitada historic de los hijos de Israel. Fueron pala-
bras de Lea, hija de Laban, aramita, y primera esposa
-substituida-- de Jacob, al nacerle su cuarto hijo, en ala-
banza a Dios por haberla aventajado sobre su hermana
Raquel, la que por su hermosura acaparaba todo el afecto
del comfin esposo1.
Despues, tomando formas nuevas por la ampliaci6n de
su significado, la voz "Judd" se repite sucesivamente en el
texto sagrado: en el testamento spiritual del Patriarca Jacob,
cuando al bendecir a sus hijos design a Judd como la tribu
mAs distinguida de su descendencia; le asigna la predestina-
ci6n guerrera, fundadora de la "Dinastia Eterna" y refun-
didora de "los pueblos" (Gen. 48-8,9,10,11,12); proporciona de
su seno a Bezalel, arquitecto y artifice de la morada y uten-
silios para el culto de JehovA (Ex. 30,31,32,33,35); la tribu
que por conduct de su principle, Nasson de Aminadab, fue
primera en "ofrecer su ofrenda el primer dia", al instituirse
el culto establecido por Mois6s (Num. 7-12); encabeza y man-
da la march del pueblo israelita hacia la "Tierra Prometida"
(Num. 10-14); inicia con David el Reino de Judd --de mayor
duraci6n que el de Israel-, como tambi6n la unificaci6n de
la patria y de la nacionalidad, en acepci6n political de tales
tlrminos, am6n de haberse impuesto la tribu de Judd sobre


-21-








las demAs en el orden military y religioso (Juec. 1-2,4,8,10,18;
Rut. 4-12,18,19,20,21, que se complementan con Gen. 38-18,
26,29; 2 Sam. 2-4,11; 3-10,21, seguidos de 5-1,3, del mismo
texto).
El profeta Nehemias repite en various lugares el vocablo
"Juda", y fue el primero en emplearlo en el plural, como
tambien en hacer la primera menci6n del "hablar judaico"
(Neh. 13-23).
En Jeremias la voz Judd abarca la gama lograda en su
evoluci6n morfol6gica, hasta la destrucci6n del primer Tem-
plo (Jer. 2-28; 3-7,8,18; 5-11,20; 7-2,17,34; 44-24,26).
En cuanto al libro de Esther, el t6rmino "judio" se con-
sagra definitivamente en sentido marcadamente national,
politico y religioso, desde los tiempos del rey Assuero (510
a. J.), cuando esta expresi6n lingiiistica empieza su evasi6n
mas alli del ambiente estrictamente national, y se abre paso
en los multiples idiomas de las naciones dominadas por el
poderio persa, desde el Eufrates al Nilo (Esth. 3-13; 8-9).
El levantamiento de los Asmoneos (Haschmoneos) -co-
nocidos y recordados mas con el nombre de Macabeos, por las
hazafias de Judd Macabeo 2- contra la persecuci6n religiosa
implantada por los herederos de Alejandro Magno -los Sel6u-
cidas, de origen griego-, determine el establecimiento de re-
laciones diplombticas entire los judios y romanos, asimismo
con la ciudad de Sparta, que culminaron en tratados de
alianzas bilaterales. En las tabletas de bronce enviadas a este
efecto a Jerusalem por el Senado romano, aparecen simultd-
neamente con la alianza military, la expansion lingiiistica del
vocablo "judio" a tierras y lenguas europeas 3.
Del texto "Macabeos" result tambien el significado reli-
gioso tomado por el vocablo "judio" en esta misma 6poca, ya
que empieza a ser utilizado no tan solo en el aspecto politico
e international, sino de puertas adentro, en la acepci6n de
miembros de la comunidad hebraica, como es claro en 15,12" 4.
De alli en adelante, el t6rmino judio sigui6 incorporfn-
dose al resto de los idiomas mundiales, a raiz de los posterio-
res hechos politicos y militares que ocasionaron el auge y
derrumbe del Imperio romano, el afianzamiento y la expan-
si6n del cristianismo, el descubrimiento del Nuevo Mundo y,
por culminaci6n, en nuestros dias, el genocidio perpetrado
por el national socialismo alemin 5.


-22-


























NOTAS


(1) "Jud& hebr. Jehudha, assomat amb el verb, Hifil hodha, Hoar";
BUENAVENTURA HUBACH: El Genesl. Ed. Monestir de Mont-
serat, M.CM.XXVIII, nota 35, pag. 175.
En el "The Soncino Chumach" ed. by The Rev. Dr. A. Cohen,
1947, encu6ntrase la siguiente explicaci6n: "The letters of this
name form the words 'praise' an 'Lord'," pig. 173, nota 3.
(2) La historic de los Macabeos se refiere a la 6poca post-biblica
(174-135 a.J.) y forma parte de los textos denominados "ap6cri-
fos". Es muy probable que esto explique la causa de no haberse
conservado su original hebreo (u aramita) sino solamente su
traducci6n griega, incorporada en la "Septuaginta", segun la opi-
ni6n de A. TSERICOVER -Algemeine Enziklopedie tom. Alef.
col. 285 (en yiddisch), Ed. Cyco, New York, 1950-.
Se trata de dos libros distintos, sobre el mismo relate: Maca-
beos I, cuyo autor se desconoce, fue escrito en los afios inmediatos
a los hechos que relata; Macabeos II, escrito mas tarde directa-
mente en griego, de los cinco libros de Jas6n de Cirene.
(3) "Si el pueblo de los romanos fuera primero atacado, o lo fuere
alguno de sus aliados en todo su imperio, el pueblo de los judios
les prestara auxilio, segin las circunstancias le dicten, con plena
lealtad (25)" ... "Asimismo si primero el pueblo judio es atacado,
los romanos le ayudarin lealmente, segdn las circunstancias le
dicten (27)" -1 Mac. 1-8- ... "los principles y la ciudad de
Sparta, a Sim6n sumo sacerdote, y a los ancianos y a los sacer-
dotes y a todo el pueblo de los judios, sus hermanos, salud ..."
(1 Mac. 1-14).
(4) D. G. MAESO, ob. cit. donde entire otras cosas dice: "En cuanto
al Nuevo Testamento, judios es la denominaci6n usual de los
"hijos de Israel", si bien alguna vez ofrece especial matizaci6n
p. e. habitantes de Judea, Jn. 4,9,22)".
(6) Acerca de la evoluci6n lingiistica del vocablo "judio", como tam-
bi6n en lo que se refiere a la aparici6n y curso seguido por las


-23-









palabras despreciativas derivadas de este mismo t6rmino he aqui
parte de la literature al respect:
Del Diceionario de la Lengua Castellana en qae se explica
(el verdadero sentido de las voces, su naturaleza y calidad, con
las phrases o modos de hablar, los proverbios o refranes, y otras
cosas convenientes al uso de la lengua. Dedicado Al Rey nuestro
senior Don Phelipe V (que Dios guarde, a cuyas reales expenses
se hace efta obra compuesta por la Real Academia Espafiola -
En Madrid: En la Imprenta de Francisco del Hierro, Impresor
de la Real Academia Efpafiola, 1726-; Judio, dia. f.m. y f. El
profeffor de las ceremonies y ritos de la Ley antigua de Molf6s.
Lat. Judaens. Fuer. R. lb. 4. tit. 2. 1. 4. Ningun judio ni Judia
no fea ofado de criar fljo de Chriftiano ni de Chriftiana. Judio.
Llaman los muchachos A los que en las procefiones de Semana
Santa van tocando las trompetas y bocinas. Lat; TUBICEM PER-
FONATUS. Judio. Voz de defprecio y injuriofa, que fe ufa en
cafos de enojo 6 ira: y tamblen para notar i alguno de que tiene
raza, 6 executa cofa que parece que di & entender que la tiene.
Lat. Judaeus. Quev. Muf. 6. Rom. 30.
Dame, c6mprame, y envia,
tengo por malas palabras;
que JUDIO, ni azotado,
pues que no cueftan, no agravian.

Judio, dia. adj. Cofa perteneciente a Judios. Lat. Judaicus.
a-um. Quev. Muf. 5. letra. Satyr. 7.

Y he vifto fangre JUDIA
hacerla el much caudal,
como papagayo real.

Marrano. f.m. Lo mifmo que Cochino. Lat. Porcus. Sus. PUEN.
Conven. Ub. 2. cap. 5. par. 2. Del tiempo que los Judios eftuvieron
en Efpafia fe llama el puerco marrano. Marrano. Ufado como ad-
jectivo fignifica lo mifmo que Maldito u defcomulgado. En efte
fentido no tiene much ufo. Lat. Marranus. Marian, Hist.
Efp. lib. 6. cap. 7. Dice que el que quebrantare aquella dona-
clon fea anathema, marrano y defcomulgado. PUENT. Conven.
lib. 2. cap. 5 par. 2. En lenguaje Efpafiol Judio marrano es decir
lo mifmo que Judio defcomulgado;
Del Diccionario critic etimol6gico de la Lengua Castellana,
por J. COROMINAS (Edit. Gredos, Madrid, 1954), Judio, del lat.
Judaeus id. 1a, doc.: origenes del idioma (Cid, Berceo, etc.). El
tratamiento de -D- parece indicar una leve influencia culta, pues
aunque esta consonante intervocAlica se conserve ampliamente
en castellano, la caida de la misma es casi general en posici6n
pret6nica; en portugu6s el carfcter de culto de juden es claro
Compp. cat. juen, etc.); el tratamiento de -ABUS- es regular, pa-
ralelamente al de MEUS, DEUS, etc.
DERIV. Vid. Malkiel, Univ. of. Calif. Publ. in Semitic Philol.
XI, 327-38. Judia "h'abichuela" (1555, Laguna; 1591, Percivale;


-24-










Oudin): no esta clara la explicaci6n semAntica, quiza porque al
cocerlas salen en seguida al agua (a diferencia de los garbanzos,
que permanecen en el fondo), tal como el judio no se deja bau-
tizar; o bien la denominaci6n se aplic6 primeramente a un tipo
de habichuela caracterizado por alguna mancha de color, o por
su color general amarillo, tal como los judios debian llevar dis-
tintivos semejantes en la Edad Media; a no ser que se trate de
una comparaci6n de la forma cornuda de las vainas con el pafio
en forma de cuernos que los provenzales obligaban a llevar a los
judios medievales (de donde oc. peis jouziou, sic. pisci judo
"pez martillo", Ancona lumaga guidia caracoll"), segdn propone
Magliorini -(AGI XXXVI, 94), que es hasta ahora la hip6tesis
mejor documentada, pero falta probar que tal distintivb se llev6
en Espafia; judiar, judi6n. Judiada. Judiar v. tr. I"humillar, mal-
tratar"? en el uruguayo F. Silva Vald6s ("lo quisieron 'judiar',
pero luego de various fracasos se convencieron de que estaban
frente a un var6n que no se dejaba 'arrear con las riendas',".
La Prensa de B. A., 26-VII-1942). Judihuelo (1605, Picara Justina;
en la ac. 'habichuela', V. judia); judezno (Berceo, Mil. 647d, 721b,
758c, etc.). Judeeria (judaria en Nebr.). Judiego ant. (APal. 46
d, s.v. aspaltus; Nebr. "judiega cosa: hebraicus"), para vino ju-
diego, vid. A. Castro, D. S. Blondheim y J. Leite de V. en RFE
VII, 383-2; IX, 180-1; XI, 66-69; esta forma provendri de judego
(JUDAICUS) con -i- por influjo posterior de judio; comp. cat.
jui'c, -Tga- JUDEICUS,-A. Judiento arag. ant.: letra a 'escritura
hebraica', en el Fuero de Navarra (Tilander, p. 240). Cultismos:
judaico; judaica; judaismo (Berceo); judaizar (Nebr.), judaizante,
judaizaci6n.
Colmeiro, Enumer. II, 284, cita judia y judijuela como nom-
bre del Phaseolus vulgaris en Laguna y en Palmireno (1573), sin
precisar bien en cuil de los dos se halla cada variante (judijuelo
en Laguna segdn Aut.); judias negrillas y judias blancas, respec-
tivamente, en Murcia y en Arag6n, segdn Cienfuegos (1627). -
Covar. que por lo demis s61o recoge en este sentido judigiielo
(id. C. de las Casas), explica "dichas asi, porque hirviendo en
el agua caliente, saltan para arriba". No creo que se refiere con
esto al miedo de que acaba de hablar como tipico de los judios.
De judigiielo sale el judeps. Zurgwilo, Zirg 'especie de judia'
(RFE XXXIV, 56-57)- Asin, Al-And. IV, 401, sospecha que
judia 'habichuela' sea un arabismo sin relaci6n con el adjetivo
judio, para lo cual se funda en que giidiya 'aparece traducido
liibiyW' (= alubia, en el Tag al-Ards --lxico recopilado en
Oriente, fin S. XVIII-), y agrega que ambas denominaciones
serian de origen persa en arabe, lo cual parece ser cierto en el
caso de alubia, pero en persa no parece haber nada parecido a
giidiya', y como por lo demas esta palabra es desconocida en ara-
be, lo razonable es career que sea hispanismo. Rohlfs, ZRPh. XL,
340, aprobado por M-L (REW 4598), cree se trata de una FABA
JUDAEA, alusivo a la procedencia oriental de la habichuela. Com-
para la denominaci6n alemana tiirkische Bohne, pero 6sta se refe-
rird a la importaci6n de America, tal como el ingl. turkey "pavo".
Tambien compare el calabr. suraca 'habichuela', que parece re-


-25-










presentar FABA SYRIACA; pero el supuesto FABA JUDAEA
tendria que venir entonces de la 6poca romana, cuando todavia
los judios habitaban en Palestina, lo cual es inverosimil dada la
fecha modern de judia, y la escasa extension de esta denomina-
ci6n espafiola, ajena a America y a buena parte de Espafia (An-
dalucia, etc.). Fuera del castellano no conozco paralelos, pues el
balear judia citado por Serra (1772), segin Colmeiro, sera cas-
tellanismo; es possible que jnia signifique 'habichuela' en el pasa-
je que cito del ampurdanps Pous i Pages, aunque no hallo confir-
maci6n en diccionario alguno, y esta forma seria castiza en cata-
lan, comp. cat. ant. juTa 'mujer israelita' (de truites am juies,
de costelles am sanfaina, de bacallf vestit am casaca d'ou i sense
guarniments de cap mena, de butifares de tots, estils i conditions
si'n varen lleminjear entire mare i filla". Quan se fa nosa II 141).
Comp. los sin6nimos Habichuela, Alubia, Frijol, Poroto, Chaucha.
Del DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPASOLA, XVIII
Edici6n de la Real Academia Espafiola, Madrid, 1956.
Juderia. f. Barrio destinado para habitaci6n de los judios. II
2. Cierto pecho o contribuci6n que pagaban los judios. 11 3. ant.
Judaismo. Jeudezno, na. m.f. ant. Judihuelo o hijo de judio. Judia-
da. f. Acci6n propia de judios. [1 2. p. us. Muchedumbre o conjun-
to de judios. 11 3. fig. y fam. Acci6n inhumane. 11 4. fig. y fam.
lucro excesivo y escandaloso. Judiar. m. Tierra sembrada de
judios. Judiego, ga adj. ant. Perteneciente a judios. I 2. Dicese de
una especie de aceitunas, buena para hacer aceite, pero no para
comer. Judihuela. f. d. de Judia. Judihuelo m. d. de Judio. Judio,a
de lat. iudaeus, y este del hebr. yehudi, de la tribu de Judi) adj.
Hebreo, 1a a 48 aceps. Apl. a pers. it. c.s. 11 2. Natural de Judea.
U.t.c.s. 11 3. Perteneciente a este pais de Asia antigua. 11 4. fig.
Avaro, usurero. 11 5. m. Judi6n. |I de serial. Judio convertido, a
quien se le permitia vivir entire cristianos, y para ser conocido
se le hacia llevar una serial en el hombro. i[ Al judio dadle im
huevo i pediros ha el tozuelo. Al judio, dadle an palmo y tomari
cuatro, refrs. contra los que en vez de agradecer el favor recibido,
molestan al que se lo ha dispensado con nuevas importunaciones.
C1 Cegar como la judia de Zaragoza, Ilorando duelos ajenos, expr.
con que se moteja'a los que sin obligaci6n ni motive justificado,
se interesan demasiado por los asuntos ajenos. Judaizaci6n. f. Ac-
ci6n y efecto de judaizar. Judalzante. p. a. de judaizar. Que
judaiza U.t.c.s. Judaizar. (Del lat. judaizare). intr. Abrazar la
religion de los judios. 11 2. Practicar piblica o privadamente ri-
tos y ceremonies de la ley judaica. Judas. (Por alusi6n a Judas
Iscariote, por quien alevosamente Jesfis fue vendido a los judios).
m. fig. Hombre alevoso, traidor. Ij 2. Gusano de seda que se en-
gancha sin hacer su capullo. 1j 3. Alma, arbol, beso, mano, pelo
de Judas. 11 4. fig. Muiieco de paja que en algunas parties ponen
en la calle durante la Semana Santa y despubs lo queman. 1I Es-
tar hecho, o parecer, uno a Judas. fr. fig. y fam. Tener roto y
maltratado el vestido; ser desaseado.


-26-






















Capitulo II

Por Que nos Encontramos Aqui?























MAREAS INMIGRATORIAS JUDIAS EN
SURAMERICA


Poco, o casi nada, se conoce de la historic' de los judios
suramericanos. Hasta la fecha, apenas se encuentra aislada-
mente en Argentina, Chile y M6xico, uno que otro trabajo
de historiografia local, debido mds bien a los asuntos relacio-
nados con la administraci6n comunitaria de los j6venes con-
glomerados judios de aquellos paises. Con excepci6n de los
valiosos ensayos de Jos6 Monin y Boleslao Lewin 01, unos cuan-
tos intents de reunir ciertas huellas dejadas por los cripto-
judios, se han limitado a extractar episodios aislados de los
studios esbozados sobre la inquisici6n americana, por inves-
tigadores despreocupados totalmente del interns hacia lo ju-
daico, sin mfs repercusi6n que afiadir material extra, con o
sin raz6n, a los episodios extravagantes del g6nero folletines-
co. En general, los hombres de ciencia -arque6logos, histo-
riadores y soci6logos- de esta parte del mundo, poca impor-
tancia le han dado al asunto; y en cuanto a los consagra-
dos especialistas europeos, ni uno se ha dignado hasta ahora
adentrarse --siquiera por mera curiosidad, o en arrebato de
la pasi6n investigativa- en tan interesante y apasionada
cuesti6n, am6n de la ain no sospechada para el just enfo-
que de los candentes fen6menos socio-politicos que fermen-
tan la vida iberoamericana.


-29-







El hecho que en ninguna Historia Patria, de absoluta-
mente todas las repfiblicas situadas al sur del Rio Grande,
se pueda encontrar ni la mis remota alusi6n a cualquier
episodio relacionado con el aporte judio a los aconteceres del
pasado, acusa no solo una flagrante injusticia para la vero-
similitud que condiciona la ciencia hist6rica, sino que simul-
taneamente propicia la sospecha acerca de haber existido una
conjura -expresa al principio y tdcita despubs- con el fin
de seguir ocultando el lado desconrocido de acontecimientos
incontrovertibles que distinguen y honran a los adictos a la
ley de Moises. Porque no de otro modo puede considerarse
este persistent silencio guardado por quienes estructuraron
los patrons que han servido de moldes a todas las narracio-
nes hist6ricas, confeccionadas hasta la fecha.
Basta repasar con cierto cuidado el catdlogo de libros
consultados que llevan las esmeradas obras de historic, y mds
ain los de especialidad bibliogrdfica (como la Historiografia
Indiana de FRANCISCO ESTEVE BARBA, Ed. Gredos, Madrid),
para advertir que desde el Descubrimiento, hasta la Emanci-
paci6n, los cronistas e historiadores de peso han llevado los
hfbitos de las 6rdenes religiosas o estaban a sueldo de la
monarquia espafiola'.. Bajo influencia y autoridad de tales
maestros, a los que se ha sumado la poderosa e inquebranta-
ble fe y tradici6n inculcadas en los austeros claustros for-
mativos de la intelectualidad criolla, no debe extrafiar el
arraigo de las formas de ignorancia en lo que atafie a judios
y a su estirpe. Para sustraerse a toda suspicacia, y evitar su
propia deshonra, nadie osaba aventurarse en quijotadas inte-
lectuales de esta naturaleza.
Hasta no much, los mismos judios arraigados en suelo
americano procuraban pasar inadvertidos como tales, sin de-
jar de serlo secretamente, y profesar su culto religioso en
algunos casos hasta el sacrificio, con el riesgo de la vida en
la 4poca colonial, cuando se origin6 aquella simbiosis gene-
rativa del especifico hibridismo judaico conservado hasta hoy
en numerosas families criollas, en determinadas comarcas
geogrkficas 2.
Toda esta desconsideraci6n mostrada hasta ahora por las
esferas mns o menos oficiales, esta siendo desbordada iltima-
mente por la irrefutable abundancia de testimonies acerca
de la presencia del judaismo en Am6rica, desde los mismos


-so-

















-q ,... ...
...i ..--- .?. -, ( -,- ^ :

-t -l Sc. a ~? s j .l 1"
.-A J- I ,'i"

t _.-,- ., ~.,.,..... ;.-" -, ,.. a P...- 1. .. ; .-, s1t. -" ,.
.,----(2,1 L, --i? .v.3"-- .--, ,-l- -' ..,- -C'--.7.:--.,nJ .9 e ".


.a... A' i.r. ^ .a.q..,* ',
-.; I a, A _. X -



9',P' f l;P ** L



._ L. ..: .. -, .a -t .. r ...s. ,c ,L.''- -...
-.-...-S. ....,p.- r-






,i4.' .. "-'-p- 7-l..%.C .. >. i .-. ..y ..n-a ....


--A.,,. ..fl-, ,;-S N i.P .. ,&,...,C---- Q' es W".S..
l..l-.>. -,,.."' .1-, -, .


I a,,r^-^' ." ht. ...a. s ... ? 3! ..t r S
Fotoscopia del original del Decreto de expulsion de los judios de Es-

pafia, dictado en 12 por los Reyes .Cat6 s. .a
at-.^-" ,i.. j t ,? CsweftnjCtj 3


--*^^^SI^'E' Ccs a ^- i .l ..i-["*^ a ..
n~f.,.r''. *-".'^ ^^ i -'" i**? 9-= to e *0*2*"

ar- 1: ^ **-* ?*9..* **




pai.a .d e.n -12r los ReyCesC 1icos.^Mi;tfi^










pafia, dictado en 1492 por los Reyes Catolicos.


















lz, r, .3 7:f-'

















nc -a -
3i;uj ~ Z~~ LI Uv-

____; J!~V~ air~ '.-*$.s9~~ "





x w











al--



~J A








(Z".
~ '-~'
c', JV._";;~;-*.~F J, J .S ..,Ci C ~
FJ ~* -It--- '" "~





































































































".*&. .-*<







albores del Descubrimiento s, pruebas que al ritmo de su ac-
tual irrupci6n acabarAn por imponerse muy pronto, a seme-
janza del irresistible furor de un caudaloso rio, obstaculizado
en su curso normal.
Empero, a mAs de esto y al lado de todo un ben6fico
caudal de virtudes peculiares ibericas (que es forzoso recono-
cer, a pesar de la adversa literature denigrante vertida en
abundancia por propios y extraKios4), las masas emergidas a
la vida ciudadana al cese del regimen peninsular, comenza-
ron su integraci6n national acechadas por toda una series de
taras y prejuicios inherentes a su diversidad 6tnica. Indios,
blancos y negros necesitaban de tiempo para fundirse y adap-
tarse a leyes biol6gicas y sociales comunes, como tambi6n
para llegar a la conciencia del significado de los privilegios
logrados por la genialidad de los Libertadores y el tesonero
sacrificio de los Pr6ceres de su emancipaci6n. En la supera-
ci6n de tales deficiencies radicaba entire otras el sosiego del
animo de rebeldia, que mantiene en efervescencia hasta hoy
a la totalidad de las-repfblicas iberoamericanas, como exte-
riorizaci6n del innato carActer racial, principal obstdculo en
la colaboraci6n individual y colectiva entire las poblaciones del
hemisferio.
Esta falta de madurez national ha sido el factor decisive
en el estallido de las guerras civiles, cuyas funestas conse-
cuencias -la sensible matanza de poblaci6n y la destrucci6n
de los escasos bienes de fortune heredados de la colonia-
han repercutido substancialmente en restar a Colombia el
moment decisive de la corriente migratoria europea, que
caracteriza la segunda parte del siglo XIX.
Corresponde esta 6poca al spectacular advance iniciado
por Norteam6rica y algunos paises europeos, debido a la series
de descubrimientos e inventos que al iniciar las transforma-
ciones radicales en la economic mundial y en la vida del
hombre, provocaron las grande crisis migratorias europeas,
especialmente de judios rusos y centroeuropeos victims los
primeros de las inhumanas persecuciones antisemitas, y los
otros de los trastornos ocasionados por los cambios en los
m6todos de producci6n (en Alemania y Austro-Hungria).
Frente a semejante estado de cosas, los j6venes estadis-
tas de algunas repiblicas americanas se esfuerzan en encon-
trar soluciones practices, y a este efecto propugnan reforms


- 31-







audaces. Es asi como surgi6 el principio de libre inmigra-
ci6n, consagrado constitucionalmente en la Argentina en
1853, por el siguiente articulo:

"El Gobierno Federal fomentard la inmigraci6n
europea, y no podrd restringir, limitar ni gravar con
impuesto alguno la entrada en el territorio argentino
de los extranjeros que traigan por objeto labrar la tie-
rra, mejorar las industries y ensefiar las ciencias y las
artes".

A partir de este moment los representantes diplomiti-
cos argentinos en Europa, acometen la tarea y la siguen con
perseverancia por varias d6cadas continues, buscando atraer
preferentemente emigrantes reclutados entire labradores cam-
pesinos y pequefios artesanos. Les otorgan toda clase de in-
centivos: desde costear los pasajes y el primer afio de subsis-
tencia, hasta facilitar parcelas gratuitas de 25 hectareas, con
equipo y bestias de labranza, semillas y exoneraci6n de im-
puestos. Los primeros centenares de colonos oriundos de Suiza
y Saboya llegan en 1857; hasta 1895 el nfimero de inmigran-
tes sube a un milldn ciento noventa y cinco mil. En esta
cifra estdn incluidos los primeros judios aschkenasitas 6a lle-
gados como colonizadores a la Amdrica del Sur, a partir del
14 de agosto de 1889, cuando ciento veinte families, que suma-
ban 827 almas, fundaron la colonia Moisesville, en memorial
de Mois6s, el Libertador y Legislador que sac6 a los judios de
la esclavitud egipcia. Provenian estos colonos de humildes
aldeas agricolas judias, ubicadas en las antiguas gubernias
rusas de Kamenetz Podolsk y Besarabia 6, las que junto a
otros territories raptados por los Tzares a los paises limitro-
fes, se extendian a manera de franja estrat6gica frente al
Occidente, desde el BAltico al Mar Negro. Alii vivian alrede-
dor de dos y medio millones de judios, confinados a soportar
la peor degradaci6n fisica y moral en el estrecho limited de
sus "zonas de residencia". Leyes antisemitas, inspiradas des-
de las altas esferas de la Iglesia Ortodoxa -encabezada en
aquellos afios por el tristemente famoso Pibiedonostzeff-
complementaban la series de pogroms 7, sistemiticamente tra-
mados en los mismos circulos de la cruel Ohrana g, llevaron
al paroxismo del sufrimiento a la poblaci6n judia.


-32 -








Otro tanto ocurria al lado opuesto del rio Prut -frontera
rusa con el reci6n surgido reino de Rumania, despu6s de la
unificaci6n de Moldavia con Valahia por Alejandro Juan
Cuza 9, y la guerra de independencia contra los turcos en
1877, bajo Carol I de Hohenzolern Sigmaringen-, donde la
barbarie antisemita desatada, en emulaci6n a sus aliados
rusos, hizo la vida insoportable a otros 265.000 fieles a la
ley mosaic.
De nada sirvieron las protests de la "Alianza Israelita
Universal" o, como tampoco las de la inteligencia rusa, en
cuyas filas se encontraban numerosas personalidades de pres-
tigio mundial, encabezados por Le6n Nicolaievich Tolstoi, ya
que el eco despertado en las esferas intelectuales y diploma-
ticas de Londres, Paris y Berlin -rectoras de la political mun-
dial de aquel entonces- se desvanecia rdpidamente ante su-
periores "intereses de Estado", que en el lenguaje diplomatico
significaban en aquellos dias, como ahora, concesiones finan-
cieras e industriales, obtenidas en el vasto y virgen territorio
pravoslavo y en la rica reci6n nacida Rumania.
Frente a tan desesperada situaci6n, la reacci6n del ins-
tinto de conservaci6n del pueblo judio no tard6 en manifes-
tarse, como en tantas ocasiones similares de su pasado, to-
mando cuerpo una fuerte corriente migratoria. Y como esto
ocurria en pleno siglo XIX, el siglo de las emancipaciones
nacionales de los pueblos y el del nacimiento de las agrupa-
ciones socio-econ6micas de las masas populares, esta corrien-
te migratoria judia se manifest en dos distintas direcciones,
segdn la ideologia de sus propugnadores. Los agrupados en
las organizaciones "Am Olam' "1, la mayoria, se encamina-
ron hacia la libre y rica Am6rica (E. U.), y los "Bili" 12, una
muy select minoria, que se dirigieron a Palestina.
En sus comienzos, esta emigraci6n se limitaba a gente
menos menesterosa, que sufragaba por si sola los gastos del
viaje; mis tarde, cuando las filas de los expatriados se vie-
ron engrosadas por compactas masas de gente humilde, en
su mayoria labradores, operarios manuales, comisionistas y
pequefios comerciantes, tuvo que intervenir la ayuda filan-
tr6pica de sus hermanos occidentales. Es cuando aparece y
sobresale la providencial figure del multimillonario judio
alemAn Bar6n Mauricio de Hirsch, con residencias a la vez
en Paris y Londres, que despu6s del fracasado intent de pro-


-33-








mover ante el gobierno de Petersburgo la adopci6n de medi-
das legislativas tendientes a mejorar la existencia de los judios
rusos con medios econ6micos por 61 ofrecidos, tom6 sobre si
la gigantesca tarea de patrocinar este movimiento migrato-
rio de sus infelices hermanos. A sus desveladas preocupacio-
nes e instancias se funda en Londres, el 24 de agosto de 1891,
la "Jewish Colonization Association" (J. C. A.) de carActer fi-
lantr6pico, cuyos prop6sitos estAn definidos en el articulo 39
de su acto constitutivo:
"Facilitar a los judios, residents en paises de Europa y
Asia, donde estan perseguidos por leyes especiales y despoja-
dos en lo que a derechos politicos se refiere, para emigrar a
otras parties del mundo, done puedan gozar de los derechos
politicos y demas que son inherentes al ser human. Para tal
fin, la J. C. A. se compromete a fundar colonies agrarias en
diferentes regions de Norte y Suramerica, como tambi6n en
otros paises".
De este modo, la ca6tica inmigraci6n comenzada en
Suram6rica, dos afios antes, toma forma dirigida, cuando el
17 de febrero de 1892 la J.C.A. se asienta legalmente en la
Argentina. Hasta entonces el nfimero total de colonos judios
inmigrados subia en aquel pais a mns de 4.000 almas, inclu-
yendo a los fundadores de Moisesville. Y cada dia arribaban
nuevos inmigrantes llevados por la "fiebre argentina", ain
antes del establecimiento de las oficinas de registro de la
J. C. A. en la misma Europa.
Con anterioridad a esta inmigracidn aschkenasita, "resi-
dia en Buenos Aires y Rosario un corto miller de judios, sin
coherencia de comunidad, sin culto organizado y sin vinculo
sostenido con sus correligionarios europeos. Se congregaban
en muy exiguo nfmero en las festividades solemnes, para
leer en voz alta un capitulo de la Biblia, u oir una oraci6n
musitada laboriosamente por un celebrante elegido en la
reuni6n" 3
En la misma situaci6n, mas o menos, se encontraban las
demis repiblicas del subcontinente, con excepci6n de las po-
sesiones inglesas, francesas y holandesas, del Caribe, donde
residian numerosas families sefarditas, descendientes de los
expulsados de Espafia por el decreto de los Reyes Cat6licos
del 31 de marzo de 1492, y por el del 5 de diciembre de 1496
del Rey don Manuel de Portugal.


-34-








El arraigo de estos judios en las Antillas se remonta y
se confunde con el establecimiento del regimen colonial ford-
neo, por cuanto representaban un precioso aliado en la lucha
sostenida por espacio de varias centuries contra Espafia y
Portugal, debido a sus aptitudes en los negocios y el dominion
de los idiomas peninsulares, conservados hasta nuestros dias
en nostalgica tradici6n familiar. Los primeros sefarditas arri-
maron a estos remotos lugares por necesidad de establecer
su campo de actividad econ6mica, atraidos por las fabulosas
riquezas de las Indias y, a veces, por nexos de afinidad fami-
liar con los cristianos nuevos y criptojudios pasados de la
Peninsula al Nuevo Mundo para sustraerse a la several fisca-
lizaci6n de las intimidades de su vida familiar por el Santo
Oficio.
En lo referente a la existencia de "judios pfiblicos" en
las repfiblicas iberoamericanas, con anterioridad a la men-
cionada inmigraci6n argentina y a las actividades de la
J. C. A., se puede afirmar que se debi6 a la ilegada de inc6g-
nito, aislada e individualmente, a partir del estallido de los
movimientos de emancipaci6n, cuando se interrumpieron las
actividades de los tribunales inquisitoriales. Provenian ellos,
casi todos, de las Antillas, y algunos lucharon como volun-
tarios bajo las banderas libertadoras14, a pesar de que en las
noticias de la 6poca figuran confundidos como ingleses, fran-
ceses u holandeses, nacionalidades que ostentaban forzosa-
mente, en virtud del derecho de soberania reinante en sus
lugares de residencia habitual.
Los escasos aschkenasitas que arrimaban en aquel en-
tonces, venian en su mayoria como representantes de casas
de comercio europeas, avidas de reemplazar en los negocios
el vacio dejado por el cese de la dominaci6n espafiola, y a
veces tambi6n en son de aventura personal, como comenza-
ron a legar tambi6n algunos judios orientales oriundos de
los paises de habla drabe, del Asia Menor y del Norte de
Africa. Todos estos judios eran varones j6venes, en la pleni-
tud de sus fuerzas fisicas, para quienes las fatigas del largo
viaje, como tambi6n la ca6tica situaci6n political, military y la
inseguridad personal entire criollos y aborigenes, levantaban
menos cuidado que si fueran padres de familiar con arraigo
en el hogar y con preocupaciones para los suyos.


-35-
4








Lejos y aislados totalmente del ambiente judio donde
nacieron y se educaron, altamente apreciados entire los aut6c-
tonos por su contextura fisica, laboriosidad, altas prendas
morales y sanas costumbres, encontraron inmediatamente ca-
lurosa acogida en la sociedad criolla, a la cual no tardaron
en vincularse bajo el imperio de las ineludibles leyes natu-
rales, terminando casi todos en matrimonio --civil o eclesias-
tico-- con distinguidas j6venes, de la misma manera que los
cristianos nuevos y criptojudios de la 6poca colonial. Asi se
explica el origen de tantos apellidos judios ostentados actual-
mente por numerosas families nacionales, en la totalidad de
las repfiblicas iberoamericanas 1.
Sin haber cesado completamente, este fen6meno sigue
todavia, pero como es natural, debilitandose marcadamente
desde el surgimiento del Estado de Israel y a raiz del libre
incremento de la educaci6n religiosa de la juventud judia
-tan celosamente garantizada por las legislaciones vigen-
tes- y mds por el espiritu de convivencia en las iltimas
d6cadas, al que contribuyen en buena parte los estableci-
mientos educativos fundados y costeados por las comunida-
des judias, donde reciben educaci6n buen nfimero de nifios
y j6venes cristianos.
Estimuladas por la prosperidad de Argentina, alcanzada
con su political de puertas abiertas, las demAs repfblicas
iberoamericanas no tardaron en imitarla en mayor o menor
grado, y de este modo afluyeron a estas tierras unos 50.000
judios, entire los afios 1891-1898, cuando se hizo mas noto-
rio el 6xodo en masa de esta gente.
Con la entrada del siglo XX, la situaci6n del judaismo
en el oriented europeo se torna mAs angustiosa afin. En 1905
estallan en Rusia revueltas populares como consecuencia de
la mala conducci6n de la guerra contra el Jap6n. Para des-
viarlas de su cauce, los agents del gobierno, con el apoyo
de la Iglesia Ortodoxa, se empefian y logran canalizar el
general descontento hacia los judios, que alli han servido
siempre como dique para contener y aplacar la furia del popu-
lacho contra la autocracia imperante. Otra ola de pogroms
envuelve de nuevo las gubernias del BAltico, Polonia, Ucrania
y Besarabia, donde residia la mayoria de los judios que, masa-
crados en masa, robados en sus bienes y quemadas sus mora-
das, quedan postrados para much tiempo.


-36-









Elocuente testimonio de este estado de cosas, es el poema
de Haim Nahman Bialik -bardo,nacional y renovador del
antiguo idioma hebreo- que aqui se transcribe:

La ciudad del exterminio
Levantate y ve la ciudad del exterminio, recorre sus estancias,
contempla con tus ojos y palpa con tus manos, sobre los muros,
sobre las vigas, sobre las piedras y sobre el encalado de las paredes,
la sangre coagula y el tu6tano, ya endurecido, de las victims.
Encaminate desde alli hacia las ruinas y los montones de escombros,
atraviesa las paredes desportilladas y los hornos destruidos,
alli donde el pico ahond6 la brecha y ensanch6 el portillo,
dejando al descubierto la negruzca piedra y los ladrillos recocidos:
te parecerAn bocas abiertas de lUagas malignas,
sin curaci6n ni alivio posibles.
Tus pies hundirdn en un revoltijo de plumas y desechos,
entire montones de cascotes, entire fragments de libros y pergaminos:
toda una ruina de un improbo trabajo, el final desastroso de una dura labor.
Mas no te detengas entire las ruinas; dirigete hacia el camino
donde empiezan a florecer las acacias y te recibirAn con sus aromas,
aunque entire sus flores pululan las plumas, y el aroma que exhalan
[es como sangre;
hasta tus sentidos llegarA aquel extrafio olor, como ofrenda
de la amable primavera; mas no te maravillara por ello.
Con sus multiples saetas de oro herirA el sol triunfante,
y multiplicara sus destellos en los trozos de cristal, como para disipar
Ctu pena.
Pues Dios convoc6 juntamente la primavera y el exterminio;
el sol brill6, la acacia floreci6 y el asesino asesin6.
Desde alli entraras en el patio, en el cual hay tin poyo,
y sobre este poyo fueron inmolados juntamente el judio y su perro;
una misma cuchilla acab6 con ellos, y al mismo estercolero fueron echados,
donde, confundidas sus sangres, sirven de past a los cerdos.
Mafiana el aguacero se llevarA en medio de los detritos y la bazofia,
pues desaparecerA en una hoyada o nutrira las raices de los cardos,
y todo serA como si no hubiera sido, y todo volverA a su no ser.
Te treparAs hasta las algorfas sombrias, y alli te fijaras
d6nde mora y se oculta el pavor mAs terrible de la muerte,
y a trav6s de todos los agujeros, de todos los rincones tenebrosos,
veras unos ojos, unas pupilas que silenciosamente te observan.
Son los espiritus de los martires, almas en vela, desoladas,
que se han retirado, mudas, en un rinc6n bajo el tejado de la buhardilla.
Alli las alcanz6 el hacha homicide, y allf han vuelto
para sellar con su mirada postrera
todo el dolor de su muerte infitil, toda la tristeza de su vida.
Aqui se han acogido, trimulas y azoradas, y juntamente desde su
escondrijo reclaman por la afrenta inferida, y su mirada parece
preguntar: jPor qu6 fue?


-37-









iY quidn seria con Dios en la tierra para soportar tal silencio?
Si elevas tus ojos al cielo, encontrarfs que las vigas estin silenciosas,
destilando calladamente sus sombras sobre ti, y si interrogas a las arafias,
testigos vivos, testigos oculares, ellas te informarAn de los hechos:
acerca de unas entrafias reventadas y rellenas luego de plumas;
acerca de los clavos que hendieron una nariz, del mazo que machac6
Eunos crfneos;
acerca de los hombres que fueron degollados y suspendidos, luego,
Ede un poste;
acerca del nifio lactante que fue hallado junto a la madre apufialada,
y, estando 61 dormido, apretaba adn el helado pecho de su madre;
acerca del muchacho que, al ser rematado, muri6 exclamando:
"iMadre mia!"
He aqui que sus miradas se perpetdan, exigiendo la vindicta de parte
Ede mi pueblo.
Otras infamias como estas te contarian las quietas arafias,
horrores que dan escalofrio en las entrafias, que dejarian inerte
a tu alma, de una muerte absolute y perpetua.
Mas te reprimiras, ahogarAs en tu garganta todo suspiro;
seplltalo en las honduras de tu coraz6n antes de exalarlo,
escapa de alli y sal; he aqui la tierra, indiferente, sigue su curso,
y el sol, como anteriormente, inunda con su resplandor la tierra.
Desde alli bajaras y penetrarAs en los 16bregos s6tanos
donde fueron violadas por hombres inmundos las hijas de tu pueblo,
una doncella o mujer hebrea por cada siete incircuncisos,
la hija violada ante los ojos de su madre, y la madre ante los ojos
Ede su hija,
y la violaci6n tuvo lugar ya antes, o durante, o despuds del degiello;
con tu mano puedes palpar la almohada ensangrentada,
el cobertor y el lecho do saciaron su lujuria estos jabalies, estos potros
Esalvajes,
mientras blandian en su mano el hacha que destilaba sangre.


J. N. BIALIK (Shirim, pAg. 320).


Otro tanto ocurria en 1907 en Rumania, con el levanta-
miento de los yobagos 16, sublevados en demand del agro
imprescindible para el sustento, que unos cuantos miles de
rapaces latifundistas, duefios del noventa por ciento del suelo
agricola y forestal del pais, explotaban sin escrdpulo ni mise-
ricordia en su exclusive provecho. La cruel represi6n del just
movimiento, con un saldo de 11.000 victims campesinas, in-
fluyo para que los desmanes capitaneados por el magisterio
rural y los popes de las aldeas, tomasen en su iltima fase
forms antisemitas, con la consiguiente matanza de judios,


-38-








el saqueo y la hoguera, principalmente en las provincial de
Moldavia y Muntenia, donde las viejas comunidades judias
remontaban hasta cuatrocientos afios de existencia.
Muticidios de esta naturaleza acabaron de rebasar la me-
dida de lo humanamente soportable, y las masas de pobla-
ci6n judia de aquellos paises cayeron fbcil presa de la psico-
sis migratoria, que se prolong hasta el estallido de la pri-
mera guerra mundial. Suman estos emigrantes 1'986.000 al-
mas, entire los afios de 1899-1914, y de estos, trescientos mil
salieron solamente en el lapso de un afio, comprendido entire
julio de 1905 y julio de 1906, inmediatamente posterior a la
guerra ruso-japonesa.
De esta crecida cifra han sido admitidos 1'486.000 en los
Estados Unidos de Norteambrica, 250.000 en diferentes paises
del occidente europeo, 7.000 lograron entrar a Palestina y
82.423 llegaron a la Argentina. Otros 72.577 se repartieron
entire Africa del Sur, algunos paises asiasticos, Canada e
Iberoambrica (M6xico, Curazao, Aruba, Panama, Venezuela,
Peru, Colombia, Brasil, Uruguay y Chile). Es esta la 6poca
en que los judios aschkenasitas asoman por vez primera en
Colombia en grupos familiares, pues, asi como lo menciona-
mos anteriormente, individuos aislados legaban siempre a
raiz de la penetraci6n econ6mica de los paises comerciales e
industriales de ultramar, o en son de pura aventura personal.
Los afios marcados por la primera guerra mundial, en
que se interpone la forzosa suspension del movimiento migra-
torio judio, se caracterizan por otra racha de calamidades en
su haber. A mds de exterminarse mutuamente los hijos de
Israel como nacionales de los bandos en pugna, la poblaci6n
civil judia de las zonas afectadas por los frentes de batalla
-que corrian y se estabilizaron la mayor parte del tiempo
en las gubernias fronterizas rusas (Silesia, Polonia, Besara-
bia), en la Galitzia y Bucovina austriacas, en la llamada
Rusia SubcarpAtica y Rumania, tierras con muy alto porcen-
taje de poblaci6n hebrea-, conoci6 un terrible period que
hace recorder la triste 6poca de los "ultramontanos" en Espa-
fia, con robos y asesinatos cometidos por la soldadesca rusa
y rumana, amen de los vejdmenes generalizados en los terri-
torios de retaguardia, donde motejados de "bestias rojas",
eran vigilados como espias en potencia a favor del enemigo
alemn 17.


-39-








Pero el colmo de los padecimientos judios lleg6 apenas al
final de la guerra, con la defecci6n rusa de las filas aliadas
y el estallido de la revoluci6n de Kerensky, en marzo de
1917, seguida y substituida en octubre del mismo aflo por
la de los lamados "bolcheviques", capitaneados por Vladimir
litch Ulianov-Lenin, y Leon Bronstein-Trozky, las que a su
turno originaron la series de contrarrevoluciones encabezadas
por los generals "blancos" Denikin, Wrangel, Kolceag, Pet-
liura y Balahov, am6n de otros muchos jefes militares tzaris-
tas de menor categoria, cuyas tropas se transformaron en
bandas de merodeadores de efimera duraci6n, pero de muy
larga y dolorosa recordaci6n para los judios.
Sin exagerar, esta fue la 6poca del mayor holocaust
soportado por el judaismo ruso en toda su historic, y la noche
mis negra de toda la historic del pueblo judio hasta aquel
entonces.
En tanto que los rojos consideraban globalmente a los
judios como la parte mas consciente de la parasitaria clase
burguesa -enemigos del proletariado y aliados de la contra-
rrevoluci6n al servicio de las potencias militares occidenta-
les- l1enando con ellos las cArceles, o desmembrando su vida
familiar con deportaciones distintamente dirigidas para pa-
dres, madres e hijos, a las remotas e inhospitalarias tundras,
estepas y desiertos siberianos, si no los pasaban por las ar-
mas; los bandidos blancos, imbuidos por el heredado anti-
semitismo religioso de las masas eslavas, aguijoneados por el
trAgico fin del Zar Nicolas II y de su familiar, a manos del
nuevo regimen nacido como consecuencia de las ensefianzas
del judio Carlos Marx, y dirigido por el judio Leib Bronstein
(Trozky), entraban a saco y exterminio indiscriminado de
todo asentamiento judio en las vastas extensions territoria-
les holladas por sus hambrientas y batidas tropas.
Fgcil- es comprender que dadas las excepcionales circuns-
tancias de esta massacre en masa, y las que siguieron despues
en la lucha para la consolidaci6n del Estado sovi6tico, jams
se conocerd con exactitud el nfmero de judios muertos y el
valor de sus bienes desaparecidos en esta ocasi6n. Por lo gene-
ral, y de acuerdo con los informes aportados por muchos cen-
tenares de miles de refugiados, que huyendo despavoridos a
trav6s de campos y bosques, afortunadamente lograron las
fronteras, poco guarnecidas de vigilancia a raiz de la ebulli-


-40-








ci6n de las tropas, y alcanzaron internarse en los paises veci-
nos, se ha estimado el niunero de aquellos nmrtires en muchos
centenares de miles, lindando tal vez con el mill6n.
En cuanto a los "refugiados", asilados temporalmente en
los paises limitrofes, se vieron obligados muy pronto a tomar
de nuevo el camino del 6xodo, forzados por el rigor de las
legislaciones sobre extranjeros y a la necesidad de estabili-
zar su vida. Y de nuevo aparecieron dos corrientes migra-
torias distintas, tanto por el volume y la direcci6n geogrd-
fica, como por la finalidad de la meta spiritual que las
caracterizaron.
For lo regular, estos refugiados judios se sumaron al
torrente migratorio que, al terminar la guerra, se volc6 desde
Europa hacia el Nuevo Mundo, donde, ademas de la paz pibli-
ca definitivamente consolidada en las repdblicas del Centro
y Sur, reinaba un general bienestar econ6mico producido por
las exportaciones de todo orden hacia el viejo continent
arruinado y hambriento por la contienda que acababa de ter-
minar. Escogieron estos judios su future albergue, movidos
por el instinto de conservaci6n, y sin mis designio que el
de terminar cuanto antes con las penurias de todo orden,
que los tenian agobiados.
A esto se debe la Ilegada a suelo americano de 663.042
almas judias, en el intervalo que va de 1919 hasta el final
de 1933, con la discriminaci6n inmigratoria siguiente:

E. U. de Norteam6rica is ....... 457.000
Canada ...................... 50.000
Argentina .................... 83.100
Brasil ....................... 32.236
Uruguay ...................... 8.286
Cuba ......................... 2.420
M6xico ....................... 12.000
Colombia ..................... 3.000
Venezuela ..................... 2.000
Peri .......................... 1.000
Chile ......................... 8.000
Panam a ....................... 1.000
Ecuador ....................... 500
Otros paises .................. 2.500

-41-








La segunda corriente, infima por el nimero de sus inte-
grantes pero no asi en la calidad de la gente, se componia de
hombres y mujeres j6venes, entire los que abundaban estu-
diantes, universitarios y profesionales intelectuales, educados
todos en el espiritu del idealismo sionista, con una recia volun-
tad forjada por las adversidades de los iltimos lustros, em-
prendi6 la march hacia la tierra de sus ancestros -Palestina-,
administrada por la Gran Bretafia desde su liberaci6n del
dominio otomano (en cuya contienda particip6 una Legi6n
Judia, que fue el primer ej6rcito combatiente de esta naci6n
desde los tiempos de Bar Kohba), como mandataria de la Liga
de las Naciones. Fueron 12.000 aquellos inmigrantes que aflu-
yeron a Palestina en aquel period, que concluy6 con el adve-
nimiento del Tercer Reich inspirado en la political agresiva
del Nacional Socialismo alemdn.
Al legar a la patria aniquilada hacia dos mil afios por las
legiones romanas, sabian ellos, por la preparaci6n recibida,
que para el logro de sus empefios se requeria la integral
ofrenda de sus propios series. Ahora, aparte de la adversidad
political en que estaba envuelto el asunto, encontraron la his-
t6rica patria de los biblicos vergeles, de la leche y de la miel
convertida en areniscos y pedregales por el abandon, la indo-
lencia y la maldad de los que la detentaron hasta entonces;
el alegre y bendecido Jordan, con los refrescantes manantia-
les que hacia 61 fluian, se presentaba bajo el desolador aspec-
to de extensas zonas pantanosas, con la muerte en asecho en
sus contornos; los valles y collados donde otrora brotaban los
afamados vifiedos, los abundantes abetos y los riquisimos pas-
tos estaban cubiertos de tupidas malezas y mares de espinas
convertidas en guaridas de chacales y de merodeadores bedui-
nos, amenazantes y peligrosos por igual. ZY qu6 no sabian
y sentian ellos sobre Palestina, su tierra, la patria de todos
los judios...?
Coincidia esto con la nominaci6n, el 30 de enero de 1933,
de Adolfo Hitler como Canciller de un gobierno de concen-
traci6n, que el Presidente, Mariscal Pablo von Hindenburg,
estuvo obligado a constituir y acceder al dia siguiente (19
de febrero de 1933), a la disoluci6n del Reichstag (Parlamen-
to del pais). Comenzaba con ello el mas peligroso capitulo
de la historic contempordnea, sin que la anticuada diploma-
cia de los aliados occidentales fuera capaz de advertir el


-42-








alcance y significado que representaba la farsa urdida por el
national socialismo con el incendio del palacio del Reichstag
y la publicaci6n de los decretos de emergencia, que en el fon-
do representaban la consumaci6n del golpe de Estado. Porque
a partir de aquella macabra noche del 27 de febrero de 1933,
cuando las llamas national socialists se levaron junto con
la estructura material del Reichstag toda la esencia political
que el vocablo encerraba, se habia iniciado el mas terrible
de todos los capitulos registrados por la historic de la
humanidad.
Los judios alemanes puestos fuera de toda ley, comenza-
ron a revivir los horrores soportados por sus antepasados en
la Edad Media, cuando fueron aniquiladas las mas florecien-
tes de las comunidades del judaismo tudesco, y los antiguos
instintos primaries del autodenominado "Herrenvolk" (naci6n
de caballeros) empezaron a regular las relaciones con ellos.
Y no podia esperarse cosa distinta, ya que el partido Nacional
Socialista, levado al poder por la libre voluntad de la enorme
mayoria del pueblo alemdn, estaba en el gobierno para cum-
plir a cabalidad todo su bien acogido program electoral, entire
cuyos principles puntos ideol6gicos figuraban: la supresi6n
del tratado de Versalles, motivado por las vergonzosas repa-
raciones y demis humillaciones para el orgullo de la naci6n
alemana; liquidar definitivamente el problema judio, por ha-
ber sido ellos el factor decisive de la postraci6n en que la
naci6n alemana se encontraba; y salvar la civilizaci6n de la
amenaza roja, por medio del dominio nazi sobre la faz de
la tierra 19
Entre tanto, en la espera del inevitable choque con la
Uni6n Sovi6tica, el Tercer Reich recibi6 no solamente la via
libre en el trato dispensado a sus judios, por representar 6ste,
en opinion de la diplomacia, un asunto interno concerniente
a la soberania alemana, sino y al mismo tiempo, ayuda eco-
n6mica para su rearme, en cuya financiaci6n contribuyeron
direct e indirectamente no pocos banqueros judios20.
En tales circunstancias, la buena 16gica aconsejaba la
iniciaci6n de un vasto movimiento migratorio judio, cosa que
no aconteci6 a causa de las peculiaridades del judaismo ale-
man, de tal manera que muy pocos fueron de entire ellos
los que abandonaron su "Vaterland" en aquellos aciagos dias.
La mayoria, atados al progress econ6mico, politico, cultural


- 43-








y cientifico de la naci6n, a la que se incorporaron fisica y
espiritualmente; asimilados a los alemanes en su imaginaria
superioridad, con menosprecio de sus demas hermanos de
sangre, a quienes motejaban "ostjiiden"; encumbrados hasta
aquel entonces en los puestos piblicos, y encaminados a la
ascensi6n en las jerarquias militares, no podian concebir, co-
mo'abnegados "Deutschen von jiidischen glauben" (alemanes
de religion judia) que se consideraban, la continuaci6n por
much tiempo de la anormalidad reinante, y en la esperanza
de la pronta reacci6n favorable se sobrepusieron a todo sacri-
ficio, considerando una vez mAs esto como su parte en el
aporte al process de regeneraci6n que los nuevos tiempos exi-
gian a todos los buenos alemanes.
De esta manera 400.000 judios alemanes, embaucados por
su propia ceguedad y egoismo, han dejado de abandonar al
Tercer Reich, cuando.todavia habia posibilidad de marcharse,
llevando consigo parte de sus haberes, en condiciones pareci-
das a los acontecimientos del 6xodo sefardita de 1492. Sola-
mente cuando la voracidad teutona puso al mundo ante he-
chos cumplidos de perturbaci6n del orden politico y econ6mi-
co international, que alarmaron a los grandes paises occiden-
tales21, cundi6 el pinico en las filas del judaismo, atrapado
entire las brutalmente extendidas fronteras del Tercer Reich.
Apenas entonces los judios alemanes, despertados a la reali-
dad, comenzaron a correr hacia las fronteras en busca de sal-
vaci6n, y solamente muy pocos tuvieron la suerte de lograrla.
En esto se desat6 el vendaval de las Panzerdivisiones sobre
territorio polaco y comenz6 la Segunda Guerra Mundial, se-
Illndose definitivamente el triste destiny de la mayor part
del judaismo europeo hacia el aniquilamiento, con el conoci-
do saldo de seis y medio millones de victims.
De los rescatados de tan triste destino y que antes del
estallido de las hostilidades b6licas fueron acogidos provisio-
nalmente en algunos paises aliados y neutrales, muchos se
quedaron radicados definitivamente alli (ciertos sabios de fa-
ma universal, algunos magnates de la industrial y finanza
alemana con anteriores s6Iidas conexiones en el exterior y los
profesionales y cientificos capacitados para integrarse a la
industrial y economic del pais asilante), y el resto transfor-
mados en menesterosos de pfblica caridad se quedaron a car-
go de las instituciones de beneficencia judias (Joint, Hayas,


-44-








Hicem, Alianza Israelita Universal, etc.), que lucharon deno-
dadamente para encontrarles albergue allende los mares, en
los paises de todos los continents.
Es impossible y faltariamos a la verdad, tratar de estable-
cer siquiera aproximadamente el nimero de emigrantes judios
escapades de las garras nazistas, porque ademAs de la emigra-
ci6n legalmente conocida, los medios clandestinos desempe-
fiaron el papel primordial en aquella ocasi6n. Pero de los datos
que trabajosamente se han podido colegir, llegaron y se esta-
blecieron en las repdblicas Hispanoamericanas, con proceden-
cia de Alemania y los territories por ella anexados, el siguiente
nimero de judios:

Argentina .................. 10.476
Brasil ..................... 19.000
Colombia .................. 1.000
Chile ...................... 8.000
M 6xico ..................... 3.000
Uruguay ................... 6.714
Venezuela .................. 600
Otros paises ............... 1.500

Se debe tan corto ndmero a las leyes de inmigraci6n res-
trictivas, vigentes ya en todos los paises del hemisferio; a la
influencia de la tan poderosa y temida diplomacia alemana
de la 6poca, a la presi6n de los residents alemanes, de sus
descendientes, familiares y allegados entire los aut6ctonos, y
principalmente a los exagerados escrfpulos electoreros de
ciertos Jefes de Gobierno de los paises del hemisferio.
Es innegable que lo logrado ha sido no solo un alivio
para el judaismo universal, sino una obra de caridad humana
que, apenas hoy, a la luz de lo acontecido, se puede juzgar
en su inmenso y oportuno valor. Pero ante la magnitude de
la catastrofe acontecida, el mundo se da cuenta de que esta
ayuda ha significado muy poco, ya que en ninguna de las
repfiblicas iberoamericanas han tenido lugar movimientos or-
ganizados de opinion piblica a favor de las victims del tota-
litarismo. La timida voz de cierta elite spiritual ha sido
tefiida siempre de reserves de orden chauvinista, que les ha
restado la autoridad del eco en las esferas gubernamentales
y la necesaria influencia en el grueso de la poblaci6n.


-45-








La historic colombiana no puede sefialar en este sentido
el nombre de paladin alguno, y este miller de judios alema-
nes que han logrado arraigarse en el pais, lo deben todo a
influencias de orden diplomdtico, econ6mico y hasta eclesids-
tico, a pesar de que las afinidades de sangre y espiritu que
unen a los colombianos a los judios, demandaban una mayor
y mas desinteresada ayuda y cooperaci6n.
Con el estallido de la guerra el 3 de septiembre de 1939,
que se extendi6 a los cinco continents, la historic del judais-
mo mundial ha torado rumbos inesperados en todos los 6rde-
nes, y su caracteristica principal ha sido la nueva orienta-
ci6n y distribuci6n en su demografia. El derrumbe del pode-
rio military del Tercer Reich, la creaci6n del Estado de Israel
y su continue desenvolvimiento, han propiciado el retorno a
su patria ancestral de los remanentes que sobrevivieron al
holocaust alemdn, a los que se unieron en la iltima decada
los convoyes de judios arrojados por la persecuci6n en los
paises de habla Arabe.
Israel es hoy por hoy el inico pais en el mundo cuyas
fronteras estin abiertas de par en par a la libre e indiscri-
minada inmigracion del judio que la desea, haciendo con esto
cesar la presi6n que ciertos estadistas temian injustificada-
mente por part de la inmigraci6n judia. En los iltimos dos
lustros, el ndmero de judios iberoamericanos qued6 estacio-
nario, observdndose mas bien una d6bil tendencia en ciertos
grupos juveniles de retornar al solar biblico y unirse al des-
tino de ISRAEL, la patria political, spiritual y religiosa del
judaismo de todo el mundo. Ello no quiere decir que los judios
arraigados en Iberoam6rica contemplen a los respectivos paises
donde se encuentran actualmente, como residencias transito-
rias; ya que por el tiempo que llevan alli establecidos, por
los vinculos fisicos y espirituales que a estas tierras los unen,
por el nacimiento de sus descendientes, por las tumbas que
guardian a sus desaparecidos, por la adquisici6n del idioma,
de las costumbres y de la idiosincrasia de las naciones res-
pectivas, en medio de las cuales estdn vinculados con su tra-
bajo, con sus bienes y sus'aspiraciones como gente de buena
voluntad y leales ciudadanos, ellos consideran estas Patrias
adoptivas, a la par de los criollos, con valor y significado
igual para su porvenir.


-46-








En la actualidad, el nuimero de estos judios en el conti-
nente americano sube a la cifra de 6'733.708 almas, reparti-
das en esta forma,

Argentina ................... 550.000
Brasil ....................... 150.000
CanadA ..................... 262.000
E. U. de Norteamerica ....... 5'612.000

Del resto de 150.000, que viven esparcidos en todas las
demos repfiblicas y territories del hemisferio, a Colombia le
correspondent apenas unas ocho mil almas, proporci6n insigni-
ficante, frente a una poblaci6n global de 17'482.420 habitan-
tes, segin el censo efectuado en 1964.


-47-


























NOTAS


(01) JOSE MONIN: Los Judios en la America Espafiola (1492-1810),
Biblioteca Yavne, Buenos Aires, 1939; BOLESLAO LEWIN: El
judio en la ipoca colonial, un aspect de la historic rioplatense,
Buenos Aires, Colegio Libre de Estudios Superiores, 1939.
(1) Bartolom6 de las Casas, religioso dominico esp. (1474-1566); Her-
nindez de Oviedo y Vald6s, historiador y naturalista, capitin,
alcaide de la fortaleza y castillo de Santo Domingo en la isla
Espafiola, cronista del monarca (1478-1557); FRANCISCO LO-
PEZ DE GOMARA, capellAn de Hernin Cortes (1510-1560); An-
tonio de Herrera y Tordecillas, historiador y cronista personal
de Felipe II, que lo nombr6 "Cronista mayor de America" (1559-
1625); Fray Pedro de Aguado, (1513-1589?); Juan de Mariana,
te6logo, escritor e historiador (1536-1623); Lucas Fernindez
Piedrahita, obispo, historiador (1624-1688); Juan de Castellanos,
lleg6 a America en 1540 o 1541, fue parroco en Tunja (1522-
1607); Fray Pedro Sim6n, franciscano, lleg6 a Santaf6 en 1604
(N. 1574-M.?).
(2) He aqui una prueba perentoria acerca de la existencia de una
numerosa colonia de "cristianos nuevos" en ANTIOQUIA, en el
primer cuarto del siglo XVII:


Archivo Hist. Nacional CARTAGENA DE INDIAS
Legajo 1620/6 PROCESOS
PEDRO LOPEZ

Baltazar de Arauxco en la Audiengia de]a tarde dela santa in-
reconciliado quisicion de Cartagena alos tres delmes de
enero de mil y seiscientos y veinteycinco
afios estando en ella el senior ynquisidor Dr. Agustin de Ugarte
sarabia por sumandado fue traido de las carceles secrets un hom-


-48-









bre del que fue reciuido juramento enforma deuida de derecho
y socargo de el prometio de degir la verdad asi en esta audiengia
como

Pedro Lopez entodas las demas que con el setubiesen hasta la de-
descendiente terminaci6n de su causa y que guardara secret de-
de hebreos todo lo que uiese y entendiese en el discurso de
ella, y preguntado como sellama de donde es na-
tural y vegino y que edad y oficio tiene y que el alcayde ahecho
relaci6n que apedido audiencia que pues esta en ella di-
Relacion ga para que lahapedido y entodo verdad.dixo.que se-
llama Baltasar de Arauxo que despues en el discurso
de suvida declarara y dira los mas nombres que atenido asi, en
Reinos extrafios como en los de su majd.natural que alpresente
era de la ciudad de santa f1 de Antiochia (el subrayado es mio:
I.C.R.) de oficio mercader de edad. que dixo ser detreinta y nuebe
afios.aquarenta y que apedido la dicha Audiencia para pedir en
ella misericordia atento que espontaneamente y desdeluego quiere
entrar confesando todos sus pecados y culpas y lo que ha come-
tido contra la fee y crehencia delaley ebangelica denuestro senior
Jesuchristo.que tiene predica y ensefia la Santa yglesia catolica
Romana dela qual confesa auer viuido apartado pasandose ala
lei de moysen viuiendo en ella y teniendola por mejor para su-
salbacion, no, obstante que por haber sido instruido, enlafe6. de Je-
suchristo y sulei ebangelica supo y entendio quela dicha Lei de
moysen era contraria, a ella porla qual dicha lei de moysen con-
fesa estar gircumpidado como tal judio.y debaxo.del dicho prin-
cipio de su confession y dela verdad que dicho tiene volbio apedir
denuebo misericordia, y penitengia detodo lo que entiende confe-
sar que ha echo y cometido en el discurso de su vida.
Este reo fue testificado por un testigo maior varon de que
auia como site afios que pasando por cierto lugar destas yndias,
el dicho baltasar de Arauxo. y diciendo era natural dela villa de
bayona en galicia oyendo nombrar altestigo leabia preguntado de
donde era y diciendole quedela dicha ciudad de oporto en portu-
gal el dicho arauxo. abia dicho que dela misma ciudad auia el
conocido aotro hombre del apellido del testigo, el qual con su
muger y demas familiar se abia embarcado enla dicha Villa deba-
yona junto con el dicho arauxo.y sumadre para flandes con otros
christianos nuevos de la dicha ciudad de oporto y quetodos ellos
y el, dicho Arauxo.yban huyendo dela inquisicion y que abria
como anio y medio, quele auia dicho cierta persona que nombro que
al dicho Arauxo, le abra visto enla ciudad de santafee. de Antiochia
en estas yndias y preguntando el testigo, que dixese y declarase,
que causa ubo, o que razones precedieron para que el dicho
Arauxo. se declarse con eltestigo. y le dixese que auia ydo huien-
do dela inquisition en compania de su madre, respondio que nin-
guna fratinisagion ubo.entre los dos mas delo que dicho tiene
y que entonces auia dicho el dicho Arauxo al dicho testigo. que
como se auia casado con christiana bieja siendo christiano nuebo.


-49-









Contra P9 en Audiengia dela mafiana que con este reo se tubo
lopez a diez y ocho dias del mes de febrero de milyseis-
cientos y veinteicinco. dixo. sea acordado que abra
como ocho o nueve afios que estando en la ciudad de garagoga y
trabando amistad en ella con pedro Lopez pulpero que alpresente
esta en dicha ciudad. y le tiene su hacienda pedro nufiez de
bohorquez y viniendo a conogerce por christianos nuebos se de-
claro con este el dicho pedro Lopez. y dixo. que era judaicante
y que guardaba la lei de moysen y en su obserbancia hacia lo
que podia y enparticular se acuerda le dixo. que guardaba los
sabados por fiesta no trabajando en ellos quando podia escu-
sarlo y poniendo se camisa limpia por guard de dicha fiesta
y aunque es hombre corto de razones pregunto a este y se in-
formo de los rrictos y cermonias que hacian los judaigantes en
las sinagogas, de turquia i como guardaban la lei de moysen
a que sele satisfico declarandose con el, en las dichas preguntas
y diciendo como auia estado en dichas sinagogas judaigando
Sp en ellas en compania de su madre y otros mu-
conrapez y Lu- chos portugueses que auian ydo huiendo dela in-
Liopez y L quisicion. y por espacio de un afio que este se co-
is ranco munico con el dicho pedro Lopez viendose mu-
chas veces en las mas de ellas siempre los dos trataban de los
casos de la lei de mo y sen, manifestandose y declarandose el
dicho pedro Lopez que viuia en ella = ytem dixo. que en dicho
tiempo que estubo en caragoga uio este que mui amenudo se
comunicaban y estaban de ordinario juntos los dichos luis Franco
y pedro Lopez de quien este tiene declarado son Judios judai-
cantes y los tiene por tales y que lo que tiene dicho es lo que
le abenido ala memorial i de que se acuerda i a acordado i es
la verdad ............................................... ...
.. ... .... .................. ........ ...... .... ....

(Folio 10, verso) ... "y en este estado le sobrevino tercero tes-
tigo muger beatriz hernandez viuda de andres de sosa vecino
de la ciu-d de caragoca, nl- dela del fondon en portugal recon-
ciliada que auia sido por la inq-on de seuilla .............
de edad que dixo ser de diez y nuebe aveinte afios poco mas
omenos la qual dixo. que por descargo de su congiencia uiene
adegir y manifestar aeste sancto officio que auia de ocho anuebe
meses que auiendo ydo esta denuebo ala dicha ciudad de Gara-
goga con el dicho su marido y entrando auisitarlos. y dar la-
buenuenida Padro Lopez portugues que uino preso aeste sancto
officio. y entiende esta al present en el y despues de auer cum-
plido con la uisita y salidose preguntando esta al dicho su ma-
rido quien era aquel hombre respondio el dicho andres de sosa
que ella no conocia aquel hombre que era uno que auia estado
preso en la inquisicion delima con el y con su hermano del
dicho andres de sosa y que ellos auian salido libres y el dicho
pedro Lopez con sanbenito por judio judaigante ...............
(Vid. DOCUMINTOS Nr. 15).


-50-









Algo acerca del semitismo antioquefio.

Estaba ya listo para ser entregado a la imprenta este trabajo,
cuando llam6 mi atenci6n un articulo aparecido en la revista
bogotana "Cromos" (N9 2578, del 20 de marzo de 1967, pigs. 12
y sigts.), donde bajo el titulo: "'Los antioquefios descienden de
los judios?" se actualizaba el problema del semitismo antioquefio.
Como yo habia tratado aqui esta cuesti6n apenas incidental-
mente -habiendome reservado su discusi6n a fondo para el se-
gundo tomo, donde aparecera bajo el capitulo referente al des-
cubrimiento de Antioquia- y teniendo en mi poder ciertos da-
tos preciosos, ignorados totalmente por los historiadores del pais,
me considered obligado a anticiparme, revelando desde ahora uno
de los resultados positives de mis investigaciones; y esto con el
animo de ahorrar la repetici6n de errors que, hasta ahora, han
contribuido al oscurecimiento del problema. Porque son muchos
quienes --como el historiador norteamericano Sr. James J. Pear-
sons Th. D.- basados en la "Conferencia leida en el Sal6n de
Grados de la Universidad de Antioquia, en la noche del viernes
7 de julio de 1922 por el Dr. EMILIO ROBLEDO" siguen obsti-
nados en la creencia de que el hecho hist6rico acerca del origen
semita de los antioquefios no es otra cosa que "una leyenda
ap6crifa".
Ocurre que en mis investigaciones acerca del Descubrimiento
de Antioquia habia tropezado con la obra "Colonizaci6n antio-
quefia en el Occidente de Colombia" del mencionado Sr. Pear-
sons versionn castellana, pr6logo y notas por EMILIO ROBLEDO
M. D. Edit. Imprenta Departamental de Antioquia, 1950), donde,
en la pig. 64, el autor pretend fallar definitivamente el viejo
pleito acerca del origen judio de los paisas en la forma siguiente:
"La leyenda persistent pero ap6crifa de que los inmigran-
tes de los siglos XV y XVI fueron judios espafioles que huyendo
de la Peninsula buscaron refugio en estas montafias, ha recibido
un golpe definitive por el Dr. Emilio Robledo, de Medellin, quien
ha escudrifiado su origen en un viejo libro sin importancia, es-
crito por Manuel Antonio del Campo y Rivas, quien vivi6 en
Cartago antes de su promoci6n a Oidor de las Audiencias de
Guatemala y M6xico. Ni las cr6nicas primitivas, ni los volu-
minosos documents de los archives de Medellin y Bogota, su-
gieren semejantes origenes. No hay tampoco ningin registro de
la Inquisici6n, de judlos que se hayan encontrado en Antioquia,
a pesar de haberse hallado en Tunja, Pamplona y Bogota. De
las 767 sentencias dictadas por el tribunal de Cartagena en dos
centuries, setenta y ocho fueron contra judlos pero ninguno de
ellos era de Antioquia".
Como tal afirmaci6n esta totalmente reilida con la realidad,
segin se deduce de los documents emanados del Tribunal de
la Santa Inquisici6n de Cartagena de Indias (reproducidos en
esta obra), decidi reanudar mi investigaci6n a este respect -de
esta vez en Colombia, donde me encontraba-. Y fue asi como
al examinar las fuentes logr6 conocer toda la polemica susci-
tada entire los eruditos del pais en 1921 y 1922, la que aparece


- 51 -









publicada integramente en el "Archivo Historial", 6rgano del
Centro de Estudios Hist6ricos de Manizales (afio III, NQ 54,
de octubre 1921), donde se encuentra reproducida tambi6n la
Conferencia del Dr. Emilio Robledo, a la que me refiero arriba.
De este modo comprendi que la clave del problema planteado
radicaba en el "Compendio Hist6rico de la fundaci6n, progress,
y estado actual de la Cindad de Cartago en la Provincia de Po-
payan en el Nuevo Reino de Granada de la America, Meridio-
nal; y de la Portentosa aparici6n y renovaci6n de la Santa
Imagen de Maria Santisima, que con el titulo de Nuestra Sefiora
de la Pobreza se venera en el Convento de Religiosos de S. Fran-
cisco de la misma Ciudad, con alguna noticia de sus maravillas"
de Manuel Antonio del Campo y Rivas. Y tuve la suerte de en-
contrar esta obrita (de la cual hay noticia que existen solamente
cuatro ejemplares), en la Biblioteca Luis-Angel Arango, la que
tiene uno de los dos ejemplares existentes en Bogota, donde se
halla catalogada bajo el nfimero 98655 C. 15. c. en la sala "Co-
lombia". Pero, cual no fue mi sorpresa al hacer la lectura del
mencionado texto. No queria career a mis ojos y relei dos veces
mis la obrita, de cabo a rabo. Cosa incredible, pero cierta! Nada
de lo afirmado por el historiador Dr. Emilio Robledo y atribuido
al cronista cartagiiefio en su famosa "Conferencia dictada en la
Universidad da Antioquia en la noche del viernes 7 de julio de
1922", se comprobaba. En esta forma al desvanecerse el funda-
mento de la empecinada negaci6n, sustentada por la mayoria de
los historiadores antioquefios, quedaba firme mi convencimiento
acerca del origen judio de los primeros pobladores antioquefios,
tanto m&s cuanto que segdn ciertos documents existentes (reser-
vados para el segundo tomo de esta obra), el mismo descubridor
y conquistador de las tierras de Antioquia -don JORGE ROBLE-
DO- fue descendiente de judios, al igual que dofia Maria de Car-


vajal, su desafortunada esposa.
Para la comprobaci6n de lo
textos:

Afirma el doctor Emilio
Robledo:

"Hacia fines del siglo XVIII
se escribi6 un Compendio His-
torial sobre la fundaci6n y es-
tado de la ciudad de Cartago y
de la portentosa aparici6n y re-
novaci6n de la virgen que se
venera con el titulo de Nuestra
Sefiora de la Pobreza en el Con-
vento de San Francisco de di-
cha ciudad. El autor de este li-
bro fue el doctor don Manuel
Antonio del Campo Rivas, na-
tural de la dicha ciudad de
Cartago, quien despu6s de ha-
ber sido Colegial y Profesor del


dicho, van aqui los respectivos


El texto verdadero de Manuel
Antonio del Campo y Rivas
Parte Segunda. Capitulo In.

De la renovaci6n y perfec-
ci6n de la pintura del Lienzo
y su traslaci6n a la Nueva
Cartago donde de present
se venera.

En los tres reins de la natu-
raleza mineral, Vegetal, y Ani-
mal, por ordinaria Providencia
y 6rdenes naturales (aunque ad-
mirabilisimo) nacen, crecen y
se perfeccionan las cosas, pero
sus segregadas del origen de su
fecundidad, si no parecen, por


-52-









Colegio de San Bartolomb, fue
ascendido a Oidor de la Audien-
cia de Guatemala y luego a Oi-
dor y Alcalde del Crimen de la
Real Audiencia de M6jico. Es-
te personaje de tan altas parties
parece que escribi6 de oidas y
sin tener a la vista documents
de verdadero valor hist6rico, en
cambio parece haber sido dota-
do de una imaginaci6n fecunda
a la par que calenturienta, como
puede verse por lo pertinente
que voy a transcribir aqui, to-
mando de la segunda parte, ca-
pitulo III de la obra citada. Dice
asi el senior Oidor:
4Ya hemos dicho que Jorge
Robledo, uno de los Tenientes
de Belalczar, desert del Ade-
lantado y fund las ciudades de
Anserma (Santa Ana de los Ca-
balleros de Anserma, se llam6
despues) Cartago, Arma y An-
tioquia. Anserma viene de anser
que quiere decir sal; otros di-
cen que de azmenga, por ser
muchas las salinas u ojos de
agua que hay en toda esa co-
marca. Cartago fue llamado asi
por ser dicho Robledo native
de Cartagena de Levante en los
reinos de Espafia, y la mayor"
parte de los soldados cartagi-
nenses. En sus principios se lla-
m6 Nueva Cartagena...>
Muchas inexactitudes hay en
este pirrafo, pues sabido es que
no fue Robledo el fundador de
Arma, sino Miguel Mufioz por
orden expresa de Belalcfzar:
que Cartago nunca se llam6
Nueva Cartagena, y que aquel
nombre se le puso, no porque
su fundador fuera de Cartagena
de Levante, pues se sabe que
otro fue su solar, sino porque
la mayor parte de sus soldados
que lo acompafiaban habian ve-
nido de Cartagena de Indias,
unos con el infortunado Badi-
11o y otros con Luis Bernal y
Juan Graciaro.


lo menos no se aumentan por
aposici6n; ni los artefactos 6
Manufacturas se forman y per-
feccionan por el acaso sin el
auxilio del arte. Se necesita se-
guramente un impulse y poder
extraordinario. Desahoguemos
el pecho, no suspendemos mis
la atenci6n, oigan todas las gen-
tes lo que voy a referir, perci-
ban bien el suceso todos los
que habitan el mundo.
El Lienzo horadado se resa-
n6 por si mismd y los aguje-
ros 6 portillos se retexieron sin
auxilio de mano humana; y la
Pintura que parecia un bosque-
jo 6 resto de alguna que pudo
ser, se perfeccion6 y renov6 mi-
lagrosamente. El Sabio Rey Don
Alfonso, en una de sus leyes
de partida dice: "QuB miraglo
es cosa que vemos, mas no sa-
bemos donde viene 6 esto se
entiende quanto al Pueblo co-
munalmente, mas los sabios 6
los entendidos bien entienden,
que la cosa non puede facer na-
tura sin artificio del home, que
del Poder de Dios bien tan so-
lamente 6 non de otro". En otra
Ley dice: "Miraglo tanto quie-
re decir como obra de Dios ma-
ravillosa; que es sobre la na-
tura usada de cada dia, 6 por
ende acaece pocas veces, 6 pa-
ra ser tenido por verdadero ha
menester que haya en 41 quatro
cosas. La primera que venga
por el poder de Dios e non por
arte. La segunda, que el mira-
glo contra natural, ca de otra
guiza non se maravillarian los
hombres de 61. La tercera, que
venga por merecimiento de San-
tidad 6 de bondad que haya
en si aquel por quien Dios lo
face. La quarta, que aquel mi-
raglo acaesca sobre cosas que
sean sobre confirmaci6n de la
FE". Baxo de 6ste principio po-
drA hacer juicio el piadoso lec-
tor de la prodigiosa Renova-


-53-









Pero dejamos hablar nueva-
mente a nuestro flamante com-
patriota:
decir alguna cosa relative a es-
tas fundaciones: el Mariscal de
animo muy esforzado, como lo
manifest en todas sus empre-
sas, trajo bastantes families gi-
tanas, esto es, de origen egip-
cio; porque gitano en nuestro
romance no es sino la transfor-
maci6n de esa misma palabra.
Dej6 catorce families en Antio-
quia, o Santa F6, que traslad6
Juan de Cabrera al otro lado
del rio grande de Santa Marta o
Cauca, cuatro en Cartago, pues
en Arma y Anserma no dej6,
y las otras pocas en los llanos
de Buga que lu6go fue presidio
con el nombre de Villarica de
Guadalajara. Pero los gitanos
se bajaron todos al Valle de
Aburri, en donde estaban los
mayores. Todos se quedaron a!li
y s6lo Anserma se pobl6 enton-
ces de gente noble, porque mu-
jeres vinieron muy pocas en
compafiia de dofia Leonor de
Carvajal que era la legitima de
Robledo...
egipcios se habian establecido
en el valle de Aburra, y alli
se han aumentado en todo ese
dilatado pais; siendo con ellos
que se fund la Villa de la
Candelaria de Medellin, porun
soldado de los de la Conquista
de M6jico en recuerdo de Her-
nAndo Cortes de Espafia .....

son por excelencia mAs anda-
riegos que los mismos judios de
las demAs parties del mundo, y
su talla y manera participan
much de los dichos moriscos;
habiendo hecho en Espafia y
Portugal, con singularidad en
los reinos de Valencia, muy
buena compafifa con los moros,
pero aunque no se aposentaron


ci6n del Lienzo 6 Imanisimo de
Nra, Sefiora de la pobreza, se-
gun el merito plenisimo de la
information, la que extractare
prolixamente.
El primero testigo es el Dr.
D. Josepth de Castro, y Rada,
Cura, Vicario, Juez Eclesiasti-
co Sinodal de aquel Obispado,
quien con toda la solemnidad
del Juramento declare, que des-
de que tuvo uso de razon ha-
bia oido decir uniformemente
a todos los vecinos y naturales
de Cartago asi Sacerdotes como
Seculares, que la Imagen de
Nra. Sefiora de la Pobreza era
Renovada por si, sin que hu-
manas manos hubiera interve-
nido en su Obra, lo que habia
oido decir, especialmente alLic.
Don Juan Felix de Herrera,
Presbitero, Sacristan mayor de
aquella Parroquial, y al Lie.
Don Manuel de Castro y Men-
doza, Cura Vicario, y Juez Ecle-
siastico, su antecesor, quienes
decian, era un remedo en su
Renovacion A la que venera la
devocion Christiana con el titu-
lo de Chiquinquiri; porque una
devota muger llamada Maria
Ramos, reconociendo este Lien-
zo, que era con el que limpia-
ba las ampolletas y limparas
de la Iglesia, vi6 ser una Imi-
gen 6 antigua pintura de Nues-
tra Sefiora, y que por su devo-
ci6n compuso un bastidor de
cafias, y en 61 puso el lienzo,
en el cual se lleg6 a ver la pin-
tura con la perfeccion que te-
nia, quando intes con dificul-
tad apenas se conocia. Que di-
chos Eclesidsticos aseguraban
esta noticia, como que de cier-
ta ciencia la deponian de vista
sus antepasados, y que 6llos
como ancianos lo habian oido
a los mismos Testigos presen-
ciales, pues murieron de mas
de 80 aflos cada uno, y refe-
rian este suceso con el entu-


-54-









en ninguna parte sino por la
fuerza, en donde mis perma-
necieron era en Algeciras. De
alli segfn la trata de Sevilla,
se trajeron para el Nuevo Reino
y otros para la provincia de
Chile, bajo la partida de regis-
tro de -moros tornadizos-, o
sea cristianos nuevos, para vi-
vir y poblar, como queda dicho,
en lugares apartados de la mar
del norte y en tierras Asperas
y montuosas. A estos les dio el
Mariscal la tierra de Aburr&,
hasta el Cerro llamado de Buri-
tic&, que hoy es el limited de la
Gobernaci6n de Popayin, y ellos
quedaron satisfechos por serdi-
cha tierra la mas abundante en
oro que hay en todo ese dilata-
do Continente, pues los reales
de Minas de San Jer6nimo de
N6vita, el CitarA ni Santa Maria
la Antigua del Darien le igua-
lan ....... ... ... .. .......

blado y su mezcla con los in-
dios, porque el Mariscal si obli-
g6 a sus soldados a casarse con
indias, es casi toda la gente que
hay en esta comarca; debemos
sin embargo, exceptuar las ciu-
dades de Antioquia, Arma y Ca-
ramanta, donde hay alguna no-
bleza espafiola de Asturias y de
Galicia. Pero todos son buenos
cat6licos y sibditos fieles, y
aunque hay poca clerecia y nin-
gun convento ni misiones por
ser dilatados y fragosisimos los
caminos de Popayan y Santa F6
de Bogota, de donde pudieran
proveerse de curas de almas y
apost6licos varones del Hmo. y
Reverendisimo senior don Jer6-
nimo Obreg6n y Mena, dignisi-
mo Obispo de Antioquia (que
este fue el titulo que le dio en
su erecci6n al de Popayin su
Santidad Paulo III) acaba de
hacer dilatada visit de ese go--
bierno y los Chocoes (donde yo


siasmo, ternura y reverencia
debidos A un portento seme-
jante. El mismo Doc. Castro
declare que habia 10 afios que
habia lastimado el Lienzo de
6sta Imagen, por haberse caido
de la Iglesia, y que vi6 tres o
quatro roturas en 61 tamafio de
una quarta, y A los 8 afios si-
guientes se reconoci6 que los
hilos del Lienzo se iban re-
texiendo unos entire otros, con
igualdad y proporcion, y que
en aquella fecha y6 no habia
agujeros ni serial de ellos, y so-
lo habia quedado un pequefio
del tamafio de un real de A
quatro entire el abierto, como
testigo, que aunque mudo, era
el mas elegant.
. El segundo testigo es el Maes-
tro Don Francisco Martinez
Bueno, Presbitero, natural de
Cartago, de 34 afios de edad,
cuya Declaraci6n es en todo
conforme A la anterior; y afia-
de que con la practice que te-
nia de adornar Imagenes para
sus festividades, reconocio es-
tar ya cerradas las roturas que
habia tenido, y que solo habia
quedado una serial para m4mo-
ria del milagro, continuandolo
en otro rasgon que un sacrile-
go ladr6n le hizo al tirar de
una pulsera 6 manilla que le
rob6 hacia 4 afios, y que en
aquella occasion, advirti6 que
esta rotura estaba ya texiendo-
se 6 cerrAndose como las de-
mas, y que como notoria, y ex-
puesta a la vista, la habia pre-
dicado en un Panegirico de es-
ta Sefiora; cuya Imagen se mi-
raba ya en un estado de perfec-
cion, y que no la excendia al-
guna de las muchas que habia
visto. Que era muy parecida a
la de ChiquinquirA y que mu-
daba de colors en su Nove-
nario, poniendo A veces rosado
el Rostro, y otras pilido"..


-55-









era Teniente Gobernador y Ase-
sor) quedando muy satisfecho
de la cristiandad de los hijos
de la Provincia de Antioquia.
4Juzgamos que la circunstan-
cia de ser cristianos nuevos o
sea tornadizos, los hizo tomar
con empefio nuestra sagrada re-
ligi6n, temerosos talvez de ser
perseguidos por la santa inqui-
sici6n. Y de observarse es tam-
bi6n el haber dejado todos sus
supercherias y s6quitos de sus
sauries; sus malos oficios y en
algo su incansable veleidad de
andar y apropiarse tierras para
poblar, lo cual nos inclinamos
a career que es una especie de
castigo eterno de no legar ja-
mis a la tierra de promisi6n
que ellos despreciaron cuando
el caudillo de Dios, Mois6s, fue
a librarlos de la esclavitud de
los faraones. En much debe
haber contribuido a su nueva y
regular indole el entronquecon
los indios que, como hemos vis-
to ya, no existen puros. El Ma-
riscal y su Teniente Suero de
Navas siguieron laudable cos-
tumbre, que otros conquistado-
res despreciaron, de hacer ca-
sar a los colonos, y no permi-
tian repartir las indias ni co-
meter bigamias; Asi fue que no
hubo uno solo que no fuera obli-
gado al matrimonio si era sol-
tero en Espafia. De aqui nacen
que en este Pais se verifiquen
tantos matrimonios, siendo prfc-
tica ya inconcusa el casarse des-
de muy j6venes. Sienmbargode
lo expusto, las costumbres afri-
canas, o sean moriscas, predo-
minan much, en especial en
cuanto a siembras, bastimentos
y rozas. No conocen otro ali-
mento que el maiz reducido a
la comida llamada alcuzcuz en
Ceuta, Gibraltar, Tdnez, Fez y
toda aquella tierra de infieles:
ellos lo Haman masamorra que
otros dicen mazamorra; pues


"El tercer Testigo es el Doc-
tor Don Francisco de Ayal y
Rueda, Cura del pueblo de Opi-
ramf y sus anexos, natural de
Cartago, de edad 30 afios, con-
teste con los anteriores, y ex-
playa en referir por menor la
semejanza de esta Imigen con
la de Chiquinquir&, afiade que
17 afios antes, aprendiendo La-
tinidad en aquel Convento de
S. Francisco, vi6 clara y dis-
tintamente en Lienzo varias ci-
suras de tamafio de un geme, y
otras mas pequefias que habian
acusado los trozos de madera y
pedazos de pared, que cayeron
con la ruina de la Iglesia, y que
ya estaban tan unidos los hilos
que parecia no haber habido
tales lesiones 6 cisuras en el
Lienzo.
"El quarto Testigo es el Li-
cenciado Don Pedro Ignacio
Ayala de Rueda, Presbitero,
Sacristan mayor de la Parro-
quia de Cartago, oriundo de
ella, de 30 afios, conviene com-
pletamente con los Presedentes
Declaraciones, y afirma que
con motive de ayuda Misa
siendo nifio, vi6 distintas rotu-
ras en el Lienzo, que no hacia
memories quantas eran, pero
que se acordaba de una grande,
y que por ella se vefa la pared
f que estaba arrimado el Qua-
dro: y que asi esta rotura como
las otras se habian cerrado mi-
lagrosamente, de modo que pa-
recia todo bien texido, y solo
habia quedado la serial de una
rotura pequefia del tamafio de
un real para memorial. Que en
muchos afios que frequent la
Iglesia advirti6, que la Imigen
se habia ido perfeccionado y
embelleciendo con sus adornos.
Que en los afios pasados apenas
se divisaban los quatro Angeles
de las esquinas del Quadro, y
que ya estaban patentes y per-
fectos; concluyendo que la


-56-









por ser masa de moros se le
ha dado este nombre>.
Hasta aqui el senior Oidordel
Campo y Rivas, y aunque no
es mi prop6sito refutar la le-
yenda de nuestro origen semi-
ta, pues siempre he considerado
honor grande el de pertenecer
a una raza que se ha distingui-
do por el orden, la economic y
la labor perseverante, y que ha
dado hombres como Maim6ni-
des. Montaigne, el P. Mariana
Lord Beaconsfield, los Rotchild
y millares mis, no es possible
pasar inadvertidas las numero-
sas inexactitudes, en obsequio
de la verdad hist6rica.
Sabido es por todos los que
han tenido en sus manos algu-
nos de los cronistas primitives
de estas tierras, que el conquis-
tador de Antioquia no trajo mis
familiar que la suya propia, y
eso en su segundo viaje; y que
no creyendo prudent aventu-
rarse con su esposa dofia Maria
de Carvajal, del ilustre marque-
sado de JoJar (no dofia Leonor
como err6neamente dice el au-
tor que estoy glosando), dej6 a
aquella y a su s6quito de don-
cellas en San.Sebastian de Bue-
navista, adonde el infortunado
Mariscal no volvi6 nunca mas.

Se equivoca por la mitad de
la barba el senior Oidor cuando
afirma que la Villa de la Can-
delaria se fund con gitanos en-
cabezados por un soldado delos
de la conquista de M6jico; pues
es bien sabido que esta pobla-
ci6n, fundada en 1675 por Mar-
cos L6pez de Restrepo, Pedro
Celada Vl6ez, Pedro Guti6rrez
Colmeneros, Roque GonzLlez de
Fresneda, F61ix Angel del Prado
y otros, fue llamada Medellin
no por la patria del conquista-
dor de M6jico sino por don Pe-
dro Portocarrero y Luna, Conde
de Medellin, quien como Presi-


Imagen era muy parecida A la
de Chiquinquira.
El quinto Testigo es Don Jo-
seph Lopez de Avila, Regidor
Alferez Real en propiedad. Al-
calde Ordinario mas antiguo, y
oriundo de Cartago Viejo, de
50 afios de edad; su declaracion
es contest con las anteriores,
y depone haber visto y conoci-
do el Lienzo muy maltratado,
y con algunas grietas 6 roturas
de A xeme, y que ya se habian
cerrado milagrosamente, que-
dando solo una corta sefial en
la union de los agujeros, para
ser patente el prodigio.
El sexto Testigo es Don Basi-
lio del Castillo y Rada, Regi-
dor, depositario General, de
edad de 44 afios, que declara lo
mismo que los antecedentes, y
que ocularmente reconoci6 va-
rias roturas en la Manta y en
la Imfgen que se habian serra-
do; que solo habia quedado
muy corta para mayor admira-
cion del portento; y que en sus
dias habia reconocido la perfec-
cion A que por si misma habia
Ilegado esta ImAgen.
El septimo Testigo es Don
Salvador Manuel de Ayala, Te-
niente General y Justicia ma-
yor de aquel Partido, de edad
32 aiios, confront su declara-
cion con las anteriores, y tam-
bien afirma de vista muy por
menor las roturas del Lienzo,
y su resanacion, milagrosa y
tambien la perfeccion a que
habia llegado aquel Quadro,
apareciendo muy visible y
hermosas las ImAgenes de la
Virgen del Nifio Dios y los
quatro Angeles, quanto antes
apenas se divisaban los bultos;
que la Orla de flores r6tulo es-
taban muy claros, y los colors
del Lienzo muy vivos y her-
mosos, y tanto que parecia aca-
baba de salir la Obra manos
de un pintor, siendo asi, el mis-


-57-









dente del Consejo de regencia
de dofia Mariana de Austria,
firm la cedula de erecci6n.
En su afin de fantasear so-
bre origenes antioquefios, nues-
tro oidor los hace descender
ora de los judios, ya de los mo-
ros o bien de los gitanos cuando
no de los indios: y hasta las
mismas leyes de semAntica su-
fren al quererlas hacer encajar
en el molde de sus teorias; v6a-
se sino, lo que acontece con la
palabra mazamorra, la cual, se-
gin el, significa masa de moros


mo lo habia visto antes muy
apagados y muertos.
El octavo Testigo es Don Pe-
dro de Chaves y Rada, vecino
de Cartago, de 40 afios, su de-
claracion conviene con las
otras, y dice que A su Madre
Dofia Maria de Rada y Oviedo
oy6 siempre referir la milagro-
sa aparicion de aquella imagen
A Maria Ramos, y que el vio
quatro roturas, una junto a la
cara de la Virgen del ancho de
seis dedos, otra cerca del ros-
tro del Nifio de quatro dedos,
otra en el pecho de Nuestra Se-
flora de una quarta, y otra al
pie algun mas tamafio, que se
habian texido milagrosamente,
y permanecia la corta fnica se-
iial del grandor de un real de
A dos para mayor obstentacion
del portento; que ayudo a su
Padre Felix de Chaves A el
Lienzo en un bastidor y enton-
ces repar6 que iban cerrando
los agujeros, y si al cabo de
tiempo que se coloc6 en otro
bastidor conrespaldo, advirti6,
que antes no estaban los colo-
res tan vivos y patentes ......


(3) JOSE AMADOR DE LOS RIOS: Historia social, political y reli-
giosa de los judios de Espafla y Portugal, Aguilar, Madrid, 1960,
p6gs. 754; MANUEL SERRANO Y SANZ: Origenes de la domi-
naci6n espaiiola en America, Casa editorial Bailly-Bailliere, Ma-
drid, 1918, pags. CCLXIV-CCLXIX; JULIO CARO BAROJA: Los
Judios en la Espafia Moderna y Contemporanea; JOSE MONIN:
Is Judios en la America Espafiola, iob. cit.; BOLESLAO LE-
WIN: ob. cit.
Cf. Documentos N9 1.
(4) R. BLANCO-FOMBONA: El Conquistador Espailol del siglo XVI,
ediciones Nuestra Raza, Madrid, 1921; MIGUEL HERRERO GAR-
CIA, Ideas de los Espafloles del siglo XVII, Gredos Madrid, 1966.
(5) Segdn "L'Anuaire Israelite" de Paris, reproducido por JAMES
K. HOSMER, en su Historia de los Judios en las edades Antigua,
Media y Moderna, Madrid, Edit. El Progreso, 1893, pags. 311-313,
la estadistica de la poblaci6n judia en 1885 arrojaba los siguien-
tes datos:


-58-










EUROPA


Alemania ............. ........
Austria-Hungria ................
Francia .........................
Inglaterra .............. .........
Italia ..........................
Paises Bajos ....................
Rum ania ........................
R usia ...........................
Turquia .........................
B 61gica ........................
Gibraltar ......................
Suiza .........................
B ulgaria .......................
Dinam arca .....................
Espafia .......................
Grecia .......................
Servia ........................
Suecia .......................


562.000
1.644.000
130.000
60.000
40.000
82.000
265.000
2.552.000
104.000
3.000
1.500
7.000
10.000
4.000
1.900
3.000
3.500
3.000


ASIA


Turquia AsiAtica ...............
Rusia Asiatica ...................
Persia ........................
Asia Central ....................
India .........................
China ............... ..........


AFRICA


Egipto ...........................
T 6nez ........................
M arruecos .....................
Tripoli ................... .....
A bisinia .........................


AMERICA


Estados Unidos ..................
Otras repfiblicas .................


OCEANIA


Islas y Australia ................


195.000
47.000
18.000
14.000
19.000
10.000



8.000
5.000
60.000
6.000
200.000



23.000
20.000



12.000


-59-









(5a) Los judios originarios de tierras que adoptaron como idioma una
mezcla lingiiistica incrustada sobre un derivado del idioma alemAn.
(6) JOSE MENDELSON: G6nesis de la colonia judia de la Argentina
(1889-1892), incluida en la obra "50 afios de colonizaci6n judia en
la Argentina, D.A.I.A. Buenos Aires, 1939, pigs. 85-143.
(7) Asonada antisemita con el fin de robar, destruir y matar.
(8) Policia secret tzarista.
(9) Principe moldavo, ajeno por complete en su origen y principios
politicos al teorizante y politico antisemita rumano professor Ale-
jandro C. Cuza, de la Universidad de Iassy (Rumania).
(10) Sociedad fundada en Paris en 1860 por judios, para la defense y
emancipaci6n de sus hermanos perseguidos en todo el mundo.
(11) Movimiento de tendencia agraria colectivista, cuya traducci6n es
"Pueblo del Mundo".
(12) Agrupaci6n nacionalista para el resurgimiento del pueblo judio
sobre bases culturales en su patria ancestral, Palestina.
(13) ALBERTO GHERCHUNOFF: Noticia sobre la inmigraci6n judia
a la Argentina, incluida en la obra "50 aiios de colonizaci6n ju-
dia en la Argentina, D.A.I.A. Buenos Aires, 1939, pags. 45-64.
(14) El Almirante Luis Bri6n, mulato, medio judio de Curazao, hijo
de Pedro Bri6n y Maria de Trox (NINA BROWN BAKER: He
Wouldn't be king, the story Simon Bolivar, New York, 1941);
ISAAC S. EMMANUEL: Precious stones of the Jews of Curagao,
-Curacao Jewry 1656-1957-, Bloch Publishing Company, New
York 1957, pig. 426); De otros judios que se enrolaron bajo las
banderas de Sim6n Bolivar en la lucha de independencia con-
viene destacar los nombres de dos holandeses que anota Alfredo
Hasbrouck: "George Henriquez arrived in 1820 and his service
as a lieutenant in the campaings of the Magdalena and of the
south, taking part in the battles of Cienaga de Santa Marta, Ja-
guachi and Pichincha. Henry Samuel (or perhaps the name should
be Samuel Henriquez as O'Leary writes it) joined in 1817, was
appointed captain and adjutant, and continued in the army until
1822 when he retired for disability". (ALFRED HASBROUCK:
Foreing Legionaires in the liberation of spanish South America.
Columbia University Press, New York, 1928, p. 360).
AdemAs David Castello Montefiore fue uno de los judios que
financiaron las campafias de Bolivar, que se radic6 ulteriormente
en Bogota en 1846, donde muri6. (SERGIO ELIAS ORTIZ: Bole-
tin Cultural y Bibliogrifico, vol, VII, N9 2, 1964, pigs. 223 y sigts.).
En los lugares oportunos del tomo II se diri mas acerca de
este palpitante tema.
(15) Sobre el particular se encontrarAn detalles en cada ocasi6n donde
se habla del surgimiento de los nfcleos de poblaci6n mis antiguos
del pais.
(16) Campesinos semiesclavos cuya suerte estaba englobada en la pro-
piedad del suelo donde vivian.
(17) Ilustrativo a este respect es el caso acaecido a dos humildes mu-
jeres judias que sorprendidas pronunciando la palabra "bomba"


-60-









en el mercado de lassy (en la 6poca de la primera guerra mun-
dial) al quejarse una de ellas de no haber podido conseguir "ha-
bas" (denominadas vulgarmente "fasole bomba", en el idioma
rumano), fueron llevadas a los calabozos de la Corte Marcial,
donde despu6s de various meses de arrest preventive tuvieron que
purgar cada una otros meses de cArcel como resultado del juicio
a que fueran sometidas.
(18) El regimen de cuotas por paises de origen, introducido reciente-
mente en este pais, fue important obstAculo para que la inmigra-
ci6n judia alcanzara mayor volume.
(19) "Construiremos en el Brazil una nueva Alemania. Alli tendremos
cuanto necesitamos.
Por otra parte, tenemos derechos sobre ese continent, donde
los Fugger, los Welser y otros pioneros alemanes poseyeron en
otros tiempos dominios y factories. Nuestro deber consiste en re-
construir ese viejo patrimonio, que una Alemania degenerada
dej6 dispersarse. Ya pas6 el tiempo en que debiamos ceder el
paso a Espafia y a Portugal y desempefiar en todas parties el papel
de segundones". ...
"Les daremos ambas cosas: capitals y espiritu de empresa.
Les daremos incluso una tercera cosa: nuestras ideas political.
Si existe continent donde la democracia es una insensatez y un
medio de suicidio, desde luego es America del Sur. Se trata de
convencer a esa gente de que puede y debe arrojar su liberalism
y sus ideales democrAticos por la borda. Sienten todavia vergilenza
de hacer ostentaci6n de sus buenos instintos. Se creen obligados
a representar la farsa democrAtica. Pues bien, esperaremos al-
gunos afios, si es menester, y les ayudaremos a desecharlo. Natu-
ralmente, habrA que enviarles gente de la nu6stra. Nuestra
juventud debe aprender a colonizar... Esta es la misi6n que no
se lleva a cabo con bur6cratas correctos y gobernadores acompasa-
dos. Hacen falta para aquellos paises j6venes despabilados. No es
cosa de mandarlos al despoblado o a desbrozar las selvas virge-
nes. No; nos hace falta gente que tenga acceso a la buena sociedad.
jPodemos utilizar las colonies alemanas que tenemos ya alia? ..."
"Debemos iniciar dos movimientos diferentes: un movimiento
leal y un movimiento revolucionario..."
"Nuestras armas son invencibles. Nuestros conquistadoress' tie-
nen un cometido mas dificil que los de antes; por eso sus armas
exigen mis delicado manejo". (HERMAN RAUSCHNING, antiguo
Jefe Nacional Socialista del Gobierno de Danzig: Hitler me dijo,
ediciones Atlas, Madrid, 1946, pegs. 69 y 70).
(20) "Debo reconocer que los judios me prestaron en mi lucha un
concurso ftil. Al comienzo de nuestro movimiento, cierto nimero
de judios me sostuvo financieramente. No tenia mas que levantar
el dedo mefiique, y acudian presurosos en mi ayuda. Reconocian
de qu6 lado estaban la fuerza y el 6xito". (Ibid. ob. cit. en la
nota 19).
(21) El 19 de octubre de 1933 Alemania se retire de la Sociedad de
Naciones; el 7 de marzo de 1936 ocurre la ocupaci6n alemana de
las zonas renanas desmilitarizadas; el 11 de marzo de 1938 Austria
es ocupada por tropas alemanas; del 2 al 30 de septiembre de


-61-









1938 se firma en Munich el acuerdo "Chamberlain" cedidndosele
a Alemania la region Sudete; el 19 de octubre de 1938 las tropas
alemanas entran en territorio sudete; el 28 de octubre de 1938,
cruzan la frontera hacia Polonia 18.000 judios alemanes, a causa
de las manifestaciones antijudias del 9 al 12 del mismo mes, por
el asesinato en Paris de Ernst von Rath, a cuya consecuencia los
judios alemanes tuvieron que pagar una multa de MIL MILLO-
NES de marcos; el 15 de marzo de 1939 tropas alemanas entran
a Checoslovaquia y establecen el "Protectorado"; el 23 de marzo
de 1939 la ciudad lituana de Memel es ocupada por las fuerzas
alemanas; el 23 de agosto de 1939 von Ribentrop firma en Mosie
con Molotov el pacto ruso-germano de no agresi6n y un protocol
secret adicional sobre el reparto de Polonia; el 19 de septiembre
las tropas motorizadas alemanas invaden a Polonia y provocan el
estallido de la II Guerra Mundial.


-62-





















Capitulo III

La Magna Epopeya Sefardita


























SEMANTICA DE OTRAS VOCES


Antes de adelantar en la material, y para mejor aclara-
ci6n de lo que seguidamente se dird, no estA de mAs analizar
el significado de ciertas voces estrechamente a ella vincula-
das, pues de otro modo quedariamos atados indefinidamente
a las err6neas o malintencionadas interpretaciones, de las
cuales estdn plagadas la mayoria de los relatos hist6ricos refe-
rentes a los judios.
Empezando con el vocablo "sefardita", o "sefaradita",
cuyo contenido evoca la causa y el origen de toda la historic
del judaismo espahol, diremos que 6ste deriva de la voz he-
brea Sefarad, mencionada escriturariamente por vez pri-
mera en el libro del profeta Abdias I, 20: "Y los cautivos
de aqueste ej6rcito de los hijos de Israel poseerdn lo de los
Cananeos hasta Sarepta; y los cautivos de Jerusalem, que
'estan en Sepharad, poseeran las ciudades del mediodia".
Hechos y relatos ulteriores confirman plenamente este pa-
recer, que prevalece continuamente en la opinion de la in-
mensa mayoria de los comentaristas rabinicos y respectable
ndmero de exegetas cristianos, a los que debemos seguir
ante cualquiera otra opinion, ya que los primeros -nacidos,
educados y dedicados toda la vida al studio del Viejo Tes-
tamento- y los segundos -investigadores que no pueden
ser tachados de parcialidad a favor de los hebreos- tienen
mayor autoridad interpretativa acerca del aut6ntico espiritu


-65-









encerrado en el idioma materno de unos, con el cual estan
compenetrados los otros.
Ademis, despubs de la conquista de Canaan -en su
huida de Egipto- al desbordarse los israelitas sobre la costa
del MediterrAneo y absorber a los aut6ctonos Fenicios, se
extendieron en los dominios que 6stos ejercian por medio
de su afamada flota maritima sobre todo el litoral hasta las
Columnas de H6rcules. De tal modo result perfectamente
verosimil que en los tiempos del Rey Salom6n encontrAbanse
judios que poblaban las antiguas colonies fenicias, en subs-
tituci6n o estrecha colaboraci6n con aquellos que fundaron
muchos asentamientos en diversas parties de las conocidas
tierras situadas al occidente (== "sefarad", en hebreo), en
relaci6n a la posici6n geogrifica de Palestina, su patria1.
De lo cual result implicitamente solucionada la vieja con-
troversia que dividia la opinion de los historiadores acerca
del memento de la aparici6n del ente judio en la Peninsula
Ib6rica 2, tesis planteada por los doctors rabinos sefarditas
en las postrimerias de la expulsion, cuando sostuvieron, en
sus frecuentes y obligadas controversial religiosas, no sola-
mente sus derechos iddnticos al aborigen peninsular, sino
el hecho de haber estado completamente ajenos los judios
sefarditas al lugar y circunstancias del calvario y la cruci-
fixi6n de Jesus. Rechazadas antafio tan razonables como
justas opinions y alcanzado por el sectarismo su prop6sito
de aniquilamiento del judaismo espafiol, asistimos, con satis-
faccion, en nuestros dias, a la reparaci6n otorgada a los adic-
tos a la ley de Moises, como obra de la justicia inmanente,
mediante la "Declaraci6n sobre las relaciones de la Iglesia
con las religiones no cristianas" cuando se afirma: "Aun-
que las autoridades de los Judios con sus seguidores recla-
maron la muerte de Cristo, sin embargo, lo que en Su pa-
si6n se hizo no puede ser imputado ni indistintamente a
todos los Judios que entonces vivian ni a los Judios de hoy".
(Documentos completes del Vaticano II, 4' edici6n, Edit.
Mensajero, Bilbao y Sal Terrae, Santander, 1966, pdg. 424).
La lejania del tiempo, la ignorancia que prevalecia, y
mas que todo la barbarie de la Edad Media, han impedido
que los monumentos arqueol6gicos probatorios de la presen-
cia judia en la Peninsula Ib6rica lleguen hasta nosotros.
O, tal vez --qui6n sabe?- tales hallazgos estan reservados


-66-




















































Museo Arqueol6gico Nacional. Madrid.
Epitafio del Rebbi Jacob, procedente de Merida (Espafia).








al mafiana hist6rico! En todo caso, aparte del famoso epi-
grafe de Adra, que Amador de los Rios describe y clasifica
como perteneciente al final del siglo II, o principios del III,
y como nuevo eslab6n hacia el logro de la comprobaci6n
pertinente, es digno de mencionar el reciente descubrimiento
hecho en M6rida (Espaiia) del epitafio del Rabbi Jacob,
en exhibici6n actualmente en el patio del Museo Arqueol6-
gico de Madrid 3.
En cuanto a la actual etimologia del vocablo "Sefarad",
su mas reciente definici6n es la insertada en el "Diccionario
de la Lengua Espaiiola". publicado por la Real Academia,
-XVIII edici6n, Madrid, 1956-, donde aparece:
"Sefardi. (Del hebr. sefardi, Espafia). adj. Dicese del ju-
dio oriundo de Espafia, o del que, sin proceder de Espafia,
acepta las practices especiales religiosas que en el rezo man-
tienen los judios espanoles. U.t.c.s.".
Es de observer que la segunda parte de esta definici6n
es fundamentalmente inexacta y a la vez incongruente en
nuestros dias; porque la sola practice del rito heredado y
conservado entrafiablemente por los descendientes de los
expulsados de Espafia no puede otorgar a otros la calidad
de tales, la que se transmite fnica y exclusivamente por
heredad corp6rea; como tampoco se puede volver aschke-
naz, yemenita, bukari, etc., el sefardita "que aceptara las
practices de los ritos respectivos". Las diferencias rituales
en la religion mosaica son insignificantes, limitdndose sola-
mente a uno que otro ceremonial distinto, adquirido por
cada conglomerado a raiz de ciertos acontecimientos hist6-
ricos locales (oraciones recordatorias de persecuciones y
martirios memorables; cambios en el orden de las mismas
oraciones; "nig2in" (melodia) en que se pronuncia el texto
litirgico). En caso alguno se trata de diferencias dogmati-
cas, ya que el fundamento y la doctrine de la religion es
id6ntico para todos los judios, y aquel que intent cualquier
desviaci6n en este sentido incurre en apostasia (abjuraci6n,
o renegaci6n).
A mas de esto, el mismo diccionario, a la par de todos
sus hermanos idiomdticos, consigna -cual m6s, cual me-
nos- ciertos terminos despectivos destinados inicialmente
para identificar al ente de origen judio. En general tales
voces, engendradas al vaiven de las vicisitudes hist6ricas


-67-








del sefardismo en decurso de los tres siglos anteriores a la
expulsion, al mantenerse vivas en la Peninsula despu6s de
su barrida de la "raza maldita", de donde pasaron y se in-
corporaron al idioma de la familiar de naciones iberoame-
ricanas, representan el testimonio de las relaciones judeo-
cristianas a trav6s del tiempo y a la par comprueba el em-
pefio en el cultivo expreso del odio hacia los judios por parte
de fanAticos evangelizadores en las tierras del Nuevo Mundo.
Para comprobar tamafia conjura basta considerar algu-
nos de los vocablos aludidos, siguiendo el orden cronol6gico
de su respective aparici6n.
Asi, en el "Diccionario de la lengua castellana en que
se explica el verdadero sentido de las voces, su naturaleza
y calidad, con las phrases o modos de hablar los proverbios
o refranes, y otras cosas convenientes al uso de la lengua,
dedicada al- Rey nuestro senior Don Phelipe V (que Dios
guard) a cuyas reales expenses se hace efta obra compuesta
por la Real Academia Espahola. En Madrid: En la Imprenta
de Francisco del Hierro, Impresor de la Real Academia Ef-
pafiola. 1726, encu6ntranse las voces siguientes:
Conversion. f. f. Mudanza, de una cofa en otra. Viene
del latino Converfio, que significa efte mifmo. La av. Empr.
54. Efte es el peligro de los Reinos y de las Republicas, y
la caufa principal de fus caidas, conversiones y mudanzas.
Conversion. Significa tambi6n mudanza de la vida: y
regularmente de la mala a buena. Lat. Ad meliorem vitae
frugem converfio. Recep. lib. 2 tit. 2. III. Al tiempo que los
Moros del Reino de Granada fe convertieron, fe affent6, que
todas las efrituras que eftuvieffen hechas hafta el dia de
fu CONVERFION, les fueffen guardadas. Sant. Ter. Su vid.
cap. 9. Era yo muy devota de la gloriofa Magdalena, y mu-
chas veces penfaba en fu CONVERSION, en efpecial quando
comulgaba. Fonsec. Vid. de Christo, tom. 4. p. 139. El prin-
cipio y origen de fu CONVERFION fueron lagrimas de fu
Madre.
Converso, sa. adj. Lo mifmo que Convertido. Dicefe co-
munmente de los Infieles, Moros y Judios, que fe reduce
a la Religi6n Chriftiana. Viene del Latino CONVERSUS,
que fignifica efto mifmo. CHROn. del R. D. JUAN el II Afio.
10. cap. 105 El qual envi6 A un hombre fuyo, llamado Ro-
drigo de Velez, que era CONVERSO, hijo de un converfo
de Velez.
Tornadizo, za. adj. que fe aplica al que deferte de al-
gun partido, 6 profefibn. Lat. DEFERTOR. PERFUGA. Chron.
Gen. part. 3. cap. 10. E efte Alihatan guifb para fi cinco


-68-








mil Caballeros que le guardaffen: e los tres mil eran Chrif-
tianos tornadizos Mex. Hift. Imper. Vid. de Juliano. Acae-
ci6... que un transfuga, 6 tornadizo de los Perfas, que ve-
nian por guia entire otros en fu exercito, gui6 falfamente A
Juliano.
Marrano. f. m. Lo mifmo que Cochino. Lat. Porcus. Sus.
PUENT. Conven. lib. 2. cap. 5. Par. 2. Del tiempo que los
judios eftuvieron en Efpafia fe llama el puerco marrano.
Marrano. Ufado como adjective fignifica lo mifmo que
Maldito fi defcomulgado. En efte fentido no tiene much
ufo. Lat. Marranus. Marian. Hift. Rfp. lib. 6. cap: 7: Dice
que el que quebrantare aquella donacion fea anathema,
marrano y descomulgado. PUENT. Conven. lib. 2. cap. 5.
par. 2. En lenguaje Efpafiol Judio Marrdno es decir lo mifmo
que Judio defcomulgado.
En cuanto al DICCIONARIO DE LA REAL ACADEMIA
ESPASOLA, en su u~ltima edici6n Marrano. (Del ar. maha-
rram, vedado, prohibido, aplicado al cerdo) m. Puerco. 1 2.
fig. y fam. Hombre sucio y desaseado o que no hace las co-
sas con limpieza. U.t.c.s. adj. 1! 3. fig. y fam. El que procede
o se porta mal o bajamente. U.t.c. adj. 11 4. fig. Apliedbase
como despectivo al converse que judaizaba ocultamente. 11 5.
m. y f. an. Persona maldita o descomulgada.
Tornadizo, za. (De tornar). Que se torna, muda o varia
facilmente. Dicese en especial del que abandon su creencia,
partido u opinion. Christianos TORNADIZOS. U.t.c.s. 11 2. m.
Cad. Alcornoque.
Por su parte el "DICCIONARIO CRITIC ETIMOLO-
GICO DE LA LENGUA CASTELLANA" por J. COROMINAS
(Ed. Gredos, Madrid, 1954), aclara:
Marrano, en la ac. 'cristiano nuevo' es indudablemente
aplicaci6n figurada de marrano 'cerdo', vituperio aplicado por
sarcasmo, a los judios y moros convertidos, a causa de la
repugnancia que mostraban por la care de este animal; en
el sentido de 'cerdo' es palabrd propia del castellano y el
portugubs (marrao), probablemente tomada del ar. mdhram
(mahran es pronunciaci6n vulgar) 'cosa prohibida', por la
interdicci6n que imponia la religion musulmana a la came
de cerdo, 1a doc.: 965...
En cuanto a la aplicaci6n a los judios y moros reci6n
convertidos, me remitir6 a la copiosa y eruditisima resefia de
Farinelli, en su librito fundamental Marrano, Storia de un
Vituperio (Ginebra, 1925), y en particular a las pAgs. 29 y ss.,
cuya documentaci6n no es possible resumir aqui; recordar6
que en este sentido el vocablo, partiendo de Castilla, empez6
a extenderse por Europa ya a fines del siglo XIII, era gene-
ralmente conocido en Italia desde principios del XV, y acab6


-69-







difundi6ndose por toda Europa, pero se abus6 de 61, hasta
el punto de aplicarlo como insulto a todos los espafioles y
finalmente a cualquiera, en tono de desprecio; el resultado
fue que como injuria cayese en decadencia en Espafia desde
el siglo XVI. Del castellano pas6, como nombre de los judai-
zantes y moriscos relapsos, no s61o a los idiomas allende el
Pirineo, sino tambi6n en portugu6s y castellano marrano
(marranes, f. pl., h. 1460, Spill. v. 13.852), como revela la
terminaci6n del vocablo, ajena a ambos idiomas Compp. port.
marrao 'cerdo').
"La indagaci6n etimol6gica debe tender a dos proble-
mas: 19) identidad o diversidad fundamental del vocablo en
sus dos significados: converseo' y 'cerdo'; 29) etimologia de
marrano 'cerdo'. El primero en realidad ya no debiera plan-
tearse despu6s del trabajo definitive de Farinelli, acogido es-
pecialmente en este punto, con la aprobaci6n decidida de
todos los critics: Schuchardt, C. MichaBlis, Bait, D. Alonso,
y obras de consult tipicas como Jiidisches Lexikon o el
REW de M.-L.; uno tan ponderado, y ajeno al debate, como
Migliorino, manifest6 enfaticamente que el asunto quedaba
terminado. La idea de separar las dos acs. habia nacido de
infortunada ocurrencia de Mariana, de traducir arbitraria-
mente por "sea anatema, marrano, y descomulgado", la f6rmu-
la latina Anathema maranata sit, donde el aramico ma-
ranatha 'maldici6n', nada tiene de comun, por el origen, ni
siquiera por el sentido, con marrano, improperio 'vulgar lan-
zado, no contra los herejes y descomulgados, sino contra los
conversos, sospechosos de ser relapsos; las repetidas prohibi-
ciones papales y reales contra el uso de la voz marrano,
prueba ya que no era t6rmino eclesidstico y culto como
maranatha, (!) -sino insulto de la plebe, que las altas esfe-
ras rechazaban (solamente despues de haberse extendido su
uso a los espafioles en general; nota del autor) como ajeno
al lenguaje y contraproducente en.sus efectos. Sin embargo,
la ocurrencia de Mariana tuvo 6xito en Espafia, porque per-
mitia echar un manto culto y forastero sobre una expresi6n
que los espafioles se oian aplicar injustamente por los extran-
jeros hostiles, como voz espafiolisima (vid. Farinelli, passim,
y en particular pags. 68 y as.); tanto 6xito tuvo la idea, que
todavia la ampara la Academia con su autoridad, atribuyen-
do a marrano el sentido de "persona maldita y descomulga-
da", que nunca tuvo precisamente...".
"Tampoco es verdad que marrano converseo' no se pueda
documentary antes de 1291. Esta es la fecha del primer ej.
ultrapirenaico (Toulouse), pero claro que en la Peninsula
hubo de ser mas antiguo, aunque es natural que no se haga
frecuente hasta que arrecian las persecuciones al acercarse
el fin de la Edad Media...".


-70-







"En cuanto al origen de marrano 'cerdo', es cuesti6n
algo mias oscura. No creo que haya relaci6n con el cat. marrd
"morueco', cat. occid. mardA (S. XIII, Cost. de Tortosa p. 124),
alto-arag. mardano, vasco fr. marro, gasc. y langued. mardan,
mar (rou), mdrri, marrot, cuya Area se excluye mutuamente
con la de marrano; la question del origen de este otro voca-
blo queda para el DE Cat., aunque desde luego parece mis.
probable una procedencia prerromana (Schuchardt, XRPh.
XXXVI, 36; Rohlfs, BhZRPh. LXXXV, par. 47), que la deri-
vaci6n del latin MAS, MARIS, 'macho' (G. de Diego, RFE
VIII, 410) que no explicaria la -rr-. Claro que no se puede
descartar la posibilidad de que el cast. marrano venga de una
base tambi6n prerromana, pero distinta, etc., etc.
DERIV. Marrana, 'hembra de marrano', eje de la rueda
de la noria (porque grufie), 'pieza del molino donde gira el
pe6n del rodezno' (Vigon). Marranada, marranalla (cruzado
con canalla). Marrancho y marranch6n.


--71-


























NOTAS


(1) "La version aramea de la Biblia de Jonatan ben Uziel traduce
"Tarsis" (1 Re., XXVII, 49; Jer., X, 9 por Afriqui = "Cartago"),
sin duda debido a la supremacia commercial que ejercia en las
costas africanas. La version de los Setenta y la Vulgata (Is.
XXIII; Ec. XXVII, 12), inspiradas en esta misma idea, la iden-
tifican con Cartago. El "Jasip6n", sin embargo, la sitia en Tar-
shus, y el sabio comentarista modern I. L. Gordon, en su co-
mentario a Isaias, II, 16, dice que "Tarsis" es la ciudad de Tarte-
sus, que se encontraba en el suroeste de Sefarad, cerca del rio
Guadalquivir, en lo que coincide con la mayor parte de los cri-
ticos modernos...
"En cuanto a 'Sefarad' la que indica el citado pasaje de Ab-
dias la estimamos distinta de 'Sefardi', que conquist6 Sarg6n, su-
mindola a sus territories del noroeste de Asiria".
"El primero que tradujo por 'Ispania' o 'Aspania' (= Espafia)
el nombre 'Sefarad' que menciona Abdias fue, como ya hemos
dicho, Jonatan ben Uziel ...
"Por otro lado, la 'Pasitto' que es la traducci6n siriaca mAs an-
tigua de la Biblia, cuya redacci6n remonta a la misma epoca que
la del 'Targum' de Jonatan, traduce tambi&n 'Sefarad' por Espafia.
"A nuestro parecer, en los tiempos biblicos el nombre de 'Tar-
sis' y en los postbiblicos el de 'Sefarad', suponian, en boca de los
habitantes de Palestina, aquellas comarcas occidentales de ultra-
mar muy lejanas, que habian colonizado los Fenicios y donde
iban a establecerse, con fines comerciales, un nfmero conside-
rable de judios. Creemos que en cada una de esas regions debi6
de predominar un nombre que la determinaba particularmente,
y a pesar de esto, debi6, sin duda, de ocurrir algo parecido a lo
que sucede hoy cuando hablamos de America, sin especificar pais
alguno de los muchos que forman parte del nuevo continent. Por
esto vemos que Jonatan identifica 'Tarsis' con 'Afriqui' o sea
Cartago y sus posesiones (I Re. XXII; Jer. X, 9), probablemente


-72-









incluyendo bajo esta denominaci6n a todo el litoral que va de
Cartago a Tarsteus, bajo la denominaci6n fenicia y reconoce que
el nombre de 'Sefarad' designaba la Peninsula Iberica solamente.
Inspirados sin duda en la misma idea, la version de los Setenta
primero, luego la de Jonatin y mis tarde la Vulgata (Is. XXIII;
Ec. XXVII, 12) localizaron a Tarsis en Cartago.
"Volviendo al pasaje del libro de Abdias (I, 20), donde men-
ciona a 'Sefarad', el texto hebraico original es algo confuso y la
mayoria de las traducciones que se han hecho reflejan la misma
dificultad. Veamos qu6 dice: 'Vegalat ajal aza bibnei israel ascher
knanim ed zarfat; Vegalat Yerischulaim ascher besfarad irschu
ad...
"Para comprender este versiculo, tenemos que recurrir al
'Targum' de Jonatin, que lb aclara en estos terminos: 'Y los des-
terrados de este pueblo de hijos de Israel que estdn en la tierra
de los Cananeos hasta Sarfat, y los desterrados de Jerusalem que
en Ispania (Espafia) heredarAn las ciudades de la tierra de me-
diodla'.
"La version de Jonatan ha sido generalmente admitida por la
mayoria de los ex6getas biblicos hebreos, y al estudiar este pa-
saje, el conocido comentarista francs Rasi (Rabi Selom6 Ishaqi)
del siglo XII, dice que Jonatan ben Uziel traduce Vegalut ajal
aza por Vegalut ema adin teniendo en cuenta que uno de los sig-
nificados de ajal proviene de jail (= legi6n, multitud, ejercito
-Cf. Is. XXIV, 2). Este gran comentarista cree que la primera
mitad del versiculo en cuesti6n se refiere a una parte de las diez
tribus que han sido deportadas por Salamanasar y que fueron
desterrados de los dominios de los cananeos, y fenicios hasta
'Sarfat', que todos identifican con Francia. Aqui Rasi se hace el
int6rprete de la tradici6n talmidica y midrdsica, de la emigra-
ci6n de los Girgasitas en Africa y en occidente, al ser conquistada
su tierra por Josu6 y los invasores judios.
"Y antes de Rasi, uno de los mis grandes poetas espafioles
de fines del siglo XI y principios del XII, el celebre fil6logo y
poeta granadino Mose Ibn Ezra, al tratar de historic del estable-
cimiento de los judios en la Peninsula Ib6rica dice que la menci6n
'Sefarad' que hace Abdias, se refiere a Espafia...
"Otro comentarista del siglo XII, el bien conocido gramitico
de Narbona, Rabi David Qimhi, hijo del celebre traductor an-
daluz Rabi Yosef ben Ishaq Qimhi, afirma en cuanto refirien-
dose al pasaje biblico 'ascher kneanim ad zarfat' explicando
'veam es kneanim ad zarfat ascher galu' que la profecia de Isaias
afecta el porvenir y se refiere 'a los que deport6 Tito y que fue-
ron exilados a tierras de los pueblos de Alemania, Slavonia, Sar-
fat, a la que llaman Francia, y a tierras de Sefarad, que 1laman
Espafia; y los hijos de Jerusalem, son los que emigraron a Se-
farad'.
"...Don Ishaq Abrabanel, el famoso rabino y hombre de
Estado espafiol de fines del siglo XV, al explicar la lecci6n Ve-
gala ajal aza dice: y el principio de este destierro de los hijos
de Israel, que se hubieran marchado como cananeos hasta Sarfat,


-73-








o sea Francia, y asimismo acaeci6 con los desterrados de Jeru-
salem que estin en Sefarad, o sea Espafia.
"Abrabanel terminal diciendo que la cautividad de Jerusalem
en Sefarad estaba integrada por los hijos de Judd que habian
sido deportados a Espafia cuando la destrucci6n del primer tem-
plo y que se habian establecido en Lucena y Toledo".
El autor -LAREDO- menciona a Rabi David Ben Arye Loeb
Altschul, rabino de Praga, comentarista clAsico del siglo XVII
que en su obra Mezudot dor completada y publicada por su hijo
Yehiel Hil-el, dice: "En el texto biblico que precede, estA dicho
que los de la casa de Jacob heredarAn el mediodia, etc.". Luego
estf explicando qui6nes de entire ellos serAn los herederos, di-
ciendo: "Esta multitud de desterrados de Israel, que vivian con
los cananeos que huyeron de su tierra en tiempos de JosuB y
cuyo lugar de morada se extiende hasta Sarfat y tambien los
exilados de Jerusalem que moraban (besefarad) en Espafia, he-
redarfn las poblaciones del mediodia".
"La literature hebraica postbiblica identifica siempre Sefarad
con Espafia", y para reforzar esta afirmaci6n, nuestro autor
-LAREDO- cita al c6lebre rabi toledano del siglo XII, Rabi
Yehuda Al Harizi, quien dice: "..;. y debido a que una parte
de la tribu de Judd encontr6 refugio en Espafia, como dicen las
escrituras"; ... "Y los desterrados de Jerusal6n que en Sefa-
rad, etc., etc. ..."
En cuanto a la etimologia de la palabra Sefarad, el autor
agrega: "Segdn algunos arque6logos, los asirios dieron al Asia
Menor el nombre de Sefarad, que queria decir 'Occidente', pro-
bablemente por ser 6sta la region mis occidental que cay6 bajo
su influencia. Este nombre aparece en caracteres cuneiformes
bajo la grafia 'sariftu'. El autor de una obra geogrifica astro-
n6mica hebraica, an6nimo, del siglo XVI, cuyo manuscrito se
conserve en la Biblioteca Nacional de Madrid (N9 5477), deriva
tambien el nombre de 'Sefarad' del asirio y explica que esta
palabra quiere decir 'Sof aharez', el fin de la tierra por parte
de occidente".

"jImplantarian los fenicios, en su extension por la cuenca del
Mediterrineo y en sus colonies mfs lejanas, el nombre de 'Sefa-
rad', que pura y simplemente denotaba 'occidente', como los grie-
gos denominaron aquella region 'Hesperides'?" (Comparese las
radicales SPRD y heSPeRiDes)...
"Si bien vemos aparecer en el Talmud y en el Midras los
nombres 'Galia', 'Ispania' (o 'Aspania'), 'Mauretania', 'Barbaria',
'Cartagni', 'Afriqui' y 'Lubia', para designer respectivamente a
Francia, Espafia, Mauritania, Berberia, Cartago, Africa (prov. de
Cartago) y Libia, por multitud de razones, autores hebreos, una
vez derrumbado el imperio romano, volvieron a aplicar nueva-
mente, a ciertos pauses, sus nombres biblicos tradicionales y desde
entonces hasta hoy se volvi6 a 11amar a Espafia 'Sefarad' y a
Francia 'Sarfat'. A pesar de esto, algunos autores del siglo XIII
persistieron en calificar de sefardfes a ciertos sabios norteafri-
canos, probablemente inspirados en la idea primitive biblica de


-74-








que 'Sefarad' designaba a todos los paises al occidente de Pales-
tina, o mis bien para emparentarlos con la floreciente cultural
de Sefarad, cuya influencia se habri extendido sobre todo el
norte de Africa. Asi vemos a Rabi Abraham, hijo de Maim6ni-
des, en su obra Melhamut A, mencionar a Rabbenu Nissim de Kai-
ruan, entiree los sabios de Sefarad que es la tierra de 'occidente'
y a Rabi Yeda'yah ben Abraham Bedersi (En Bonet), en su carta
a Rabi Selomo ben Aderet, de Barcelona, citar a Rabbenu Sa'adia
Gaon, de Tayum, 'uno de los Gaones sefardies'. Excepto estas
raras excepciones, toda menci6n de 'Sefarad' en cualquier es-
crito desde la Edad Media hasta nuestros dias, se refiere exclu-
sivamente a la Peninsula Ib6rica. A. I. LAREDO, El nombre de
'Sefarad', revista Sefarad, Madrid, edit. Inst. Arias Montano,
afio IV, fasc. 1, pp. 350 y sigts.
(2) "... dadas las aut6nticas relaciones con sirios, tirios y fenicios,
que dejamos reconocidos, no parece repugnante, y antes- si pro-
bable y bien cimentado, el que las trajesen con muy respectable
antigiledad a la Peninsula Ib6rica...
"He aqui, pues, el concept en que ya apuntamos que acaso vi-
nieron los judios a nuestra Peninsula much antes que asentaron
en ella su plant los romanos...". AMADOR DE LOS RIOS,
"Historia social, political y religiosa de los Judios de Espafia y Por-
tugal", Aguilar, Madrid, 1960, cap. I, pigs. 32 y sigts.
(3) Descripci6n sacada del catilogo de adquisiciones del mencionado
Museb,'para los afios 1958-1961:
"Entre los siglos VIII al X hubo de fallecer en Merida el
rabbi Jacob, hijo del rabbi Senior. Muri6 a los sesenta y tres
afios de edad, lleno de sabiduria y ejerciendo seguramente la
medicine. Un hijo suyo, Sime6n de nombre, hizo construir el
sepulcro de su padre, en el que se puso este bellisimo y po6tico
epitafio, copiado con absolute respeto a las grafias originales,
puestas entire corchetes las que faltan y punteadas debajo las
mutiladas.
SIT NOMEN (DNI.BEN) EDICTUM QUI BI
UIUICAN EN MOR(TIUI)CAT BENIAT PAX ET
3 PAUSET IN SEPULCRO TUO: EGO IACOB FI
LIUS DE REBBI SENIOR PAUSO ANIMO
SUPORANS IN SORTE IUSTORUM ABLIGA
6 TUS IN LIGATORIUM VITE ANGELI PA
CIS APERITI PORTA(S) PACIS DICITI ILLI
INGREDE CUM PACE: VIXI ANNOS
9 LXIII REPLETUS SAPIENTIAM
PREDUCENS ARTEM ARTIVICUM:
(E)GO SIMEON FILIUS DE REBBI IA(CO)B EDIVICABI DO.
12 ...) MI(.) SAM PAX
Al rengl6n primero da principio un signo o simbolo que tiene
la figure de una hache "minilscula". Podria verse tambi6n en
61 un enlace de las letras IH. Todo ello, en castellano podria
ser asi:


-75-









Jehovah (?). Bendito sea el nombre del Sefior, el cual da la
vida y la muerte. Venga la paz y reposo en tu sepulcro. Yo, Jacob
hijo de rebbi Senior, descansando con animo tranquil en la suerte
de los justos, vinculado al haz de la vida -oh angeles de la paz:
abrid las puertas de la paz, decide: entra con paz -vivi sesenta
y tres aios Ilenos de sabiduria, ejerciendo el arte de los artists
(la medicine?). Yo, Sime6n hijo del rebbi Jacob, edifiqu6 la
casa...! Paz!
La inscripci6n, partida por medio, de arriba abajo segfin el
orden de la escritura, se ha encontrado en MBrida, pero los dos
fragments en ocasiones diferentes, de modo que han estado se-
parados, y aun perdido uno de ellos, Dios sabe cuinto tiempo.
El de la izquierda lo conoci6 ya Hiibner, quien lo insert con el
nimero 34 en sus Inscripciones Hispaniae christianae, y en la
pagina 19 del correspondiente Suplementum. No hay noticia al-
guna de las circunstancias del hallazgo; pero segifn las erosiones
y desgaste de la piedra, quiza hacia much tiempo que habia
sido descubierta cuando la vi6 Hiibner en casa de don Juan Fer-
nandez; acaso habria servido de umbral, durante afios, en alguna
casa, o fue hollada constantemente en cualquiera otro servicio
andlogo. Despues de estudiado por Hiibner se perdi6, y de 61
nada volvi6 a saberse hasta que entire los afios 1939 y 1945 apa-
reci6 en los almacenes del Museo de Arte de Barcelona, publi-
cAndolo de nuevo los sefiores Millas y Cantera, incluido con el
numero 289, en sus Inscripciones hebraicas de Espafia.
El fragmento de la derecha apareci6 en las excavaciones de
Merida, en una tumba que estaba flanqueada con piedras orna-
mentales de arte visigodo, segln el testimonio del senior Almagro
Basch, director de aquellas excavaciones, quien deposit la ins-
cripci6n en el Museo poco antes de la primavera de 1957 y muy
poco despues del hallazgo del epigrafe. Tuvo conocimiento de
este hecho don Juan Ainaud de Lasarte, director del Museo de
Arte de Barcelona, quien se interest en la utilidad de reunir los
dos fragments en el Arqueol6gico Nacional. Despues de algunas
gestiones tuvo la gallarda actitud de enviar generosamente el
fragmento del Museo de Barcelona al de Madrid, en donde se
recibi6 en 1960.
El interns de esta inscripci6n singular estriba en todos sus as-
pectos, en estar esculpida en un cimacio de arte visigodo, en las
formas de las letras y en la ejecuci6n, en su latin que deja tras-
lucir fonetismos importantes, en la expresi6n literaria del epi-
tafio y en su contenido, en el que se sintetiza la biografia de un
ilustre hebreo emeritense.
Los dos fragments se completan exactamente y contienen la
inscripci6n entera, salvo p6rdidas insignificantes y restituibles con
seguridad, except en la iltima linea, casi desaparecida por el
desgaste. El letrero se esculpi6 en la cara superior, de 47 centi-
metros por lado, de un cimacio de colunma de mirmol blanco,
de 10 cm. de alto. Las cars oblicuas, visible en la fibrica, estin
decoradas con ruedas de radios curvos, acusando para la pieza
un arte visigodo muy tardio del siglo VII. Arruinado el edificio
en el que estaba puesto el cimacio, se aprovecharlan sus mate-


-76-









riales en usos posteriores, y asi fue como se vino a labrar en
aqul6 el epitafio de Rebbi Jacob.
La inscripci6n carece de fecha expresa, pero a mi juicio de-
dicese de los datos objetivos que proporciona la misma inscrip-
ci6n. Son en resume los siguientes:
19 El epitafio estf escrito en una pieza arquitect6nica del
siglo VIII, en tal parte de la misma que no se pudo escribir hasta
despues de arruinado el edificio al que perteneci6. Tal escritura
no pudo esculpirse verosimilmente sino despues del afio 713, fecha
de la ocupaci6n y destrucci6n de M6rida por los musulmanes.
29 El trazado y escultura de las letras delatan una fecha de
ejecuci6n posterior a la conquista arabe. Si bien es cierto que
algunas de las caracteristicas de las formas grAficas se encuentran
en epigrafes emeritenses de 6poca visigoda, es igualmente cierto
que la caligrafia de algunas, particularmente de las aes y eses,
y especialmente la de la te, no se encuentran en las inscripciones
de Merida anteriores al siglo VIII, como tampoco la manera de
esculpir, acusando todo ello un grado de evoluci6n epigrffica en
M6rida posterior al siglo VII y paralelo al que la escritura mo-
numental alcanz6 en otros focos de la B6tica, particularmente en
C6rdoba durante los tres primeros siglos de la dominaci6n mu-
sulmana.
39 Otro tanto cabe decir del latin del epitafio, cuya fon6tica,
deducida de su ortografia, y cuyo lexico y construcci6n acentfan
caracteristicas que si aparecen en inscripciones de 6poca visigoda
son s6lo esporidicamente, mientras en la inscripci6n emeritense
son la t6nica general, lo que ha de atribuirse a su cronologia mis
avanzada.
49 El propio contenido del epitafio proporciona argument muy
favorable a la fecha que se deduce de los caracteres externos de
la inscripci6n: su paralelo con el epitafio italiano de Leah, del
afio 832. Sobre ello se registran multitud de semejanzas entire el
texto de nuestro epitafio y los posteriores medievales a partir del
siglo X. Son muy estrechas a trav6s de sus variantes, mientras no
pueden registrarse igualmente con los de 6poca visigoda, tan esca-
sos por otra parte. Todo lleva de la mano a estimar el epitafio de
Jacob como contemporineo mis o menos del italiano de Leah y
como enlace cronol6gico entire los espafioles anteriores al siglo VIII
y los medievales del siglo X, en adelante.
En conclusion de cuanto queda expuesto, creo que el epitafio
de Jacob hubo de escribirse entire los siglos VIII y X, sin que su
propia originalidad, que hoy por hoy lo erige en monument Anico
de aquellas centuries, autorice una atribuci6n cronol6gica mis
precisa (1). J. M. de N.
(1) Para mis detalles y bibliografia, v6ase mi articulo El Rebbi
Jacob, hijo del Rebbi Senior, en Sefarad, XIX (1959), pigs.
78-91.


-77-























LA HAZARA CUMBRE DEL SEFARDISMO


Al ahondar todo el complejo de problems suscitado por
la simultaneidad que relaciona la expulsion de los sefarditas,
con el descubrimiento del Nuevo Mundol, se induce sin difi-
cultad lo que en realidad tales hechos representaron, respec-
tivamente: causa y efecto del mayor suceso protagonizado
por la estirpe de Israel, desde la proclamaci6n del Monoteismo
como fundamento bdsico de su religion.
Porque, por much que se continuara en ocultar la ver-
dad, o fomentar la duda acerca del origen judaico de Crist6bal
Col6n, las poderosas presunciones y nuevos indicios, revelados
a media que la ciencia de la historic y sus auxiliares avan-
zan, vienen a confirmarlo, y no parece ya lejano el dia en
que tal cosa serA evidencia para todos. Pues en la actualidad
semejante convicci6n parece exclusive privilegio de preclaras
inteligencias y eruditos, versados en reconstituir la pasada
realidad, separindola de los artificios empleados antafio para
el amoldamiento de pruebas sobre hechos hist6ricos, segin
determinados intereses y conveniencias.
En nuestros dias, la falta de reconocimiento de tan tras-
cendental hecho por parte de los cristianos, se debe princi-
palmente al exceso de precautelativa timidez --subconscien-
te residue de acumulados prejuicios en vias de superaci6n-;
y en cuanto a los judios, esta obstinada e injusta persisten-
cia de seguir ignorando el origen judaico de Crist6bal Col6n,


-79-








hay que atribuirlo a su vivo y alertado instinto de conserva-
ci6n -mantenido y reforzado inicamente por el valladar reli-
gioso-; pues, la acci6n del Descubridor, nacida del interest
de supervivencia de los "renegados", estaba encaminada a
amparar y perpetuar el peor acto de envilecimiento para un
judio: el de abandonar a JehovA y su Ley.
No obstante, en la inmensa variedad de producciones
cientifico-literarias que abarca la selva de escritos sobre la
material, desde las mas extravagantes y mentirosas hasta las
mas interesadas y acomodaticias2, apenas encu6ntrase una
que otra obra en busca sincera de la verdad cientifica, y en
tales casos, por lo general, las desviaciones sobre senderos se-
cundarios desmerecen, si no frustran por complete, la posibi-
lidad de alcanzar el objetivo principal. En el inico y excep-
cional caso donde la investigaci6n supo y logr6 mantenerse
entire los estrictos linderos del problema3, el 6xito alcanzado
es evidence, si bien para haber resultado todavia mas rotundo,
se necesitaba mayor dosis de audacia en la argumentaci6n,
sin el temor de incurrir por esto en el pecado de insolencia
alguna.
Ya que la empresa del descubrimiento lo fue de orden
puramente particular, y la intervenci6n de los Reyes Cat6li-
cos tuvo mis bien cardcter simb6lico en su fase inicial -para
cubrir con su soberania el riesgo de una eventual agresi6n
de terceros sobre las tierras por descubrir-, ,por qu6, enton-
ces, tan obstinada oposici6n mostraron las esferas eclesids-
ticas a una empresa donde el tesoro pfblico (la real hacien-
da) no arriesgaba cosa alguna?
Y cuando la intervenci6n papal estipul6 la delimitaci6n
para Espafia y Portugal de las zonas que estaban por descubrir,
Lera possible que la Curia Romana -esta instituci6n tan pre-
cavida y celosa de su prestigio- tomara cartas en el asunto
sin previa informaci6n acerca deltodo de la cuesti6n, implici-
tamente del "curriculum vitae" del atrevido navegante?
Sin duda hubo intercambio de correspondencia diploma-
tica al respect entire los Soberanos Cat6licos y el Papa, acla-
ratorias de muchos interrogantes y cuestiones suscitadas por
tan magna empresa. ZD6nde estarian tan preciosos documen-
tos? ZQui6n tiene interns en ocultarlos? ZPor qu6 y hasta
cuando...?


- 80-








Si por las muy conocidas circunstancias, la escoba y la
hoguera del Santo Oficio tuvieron que liinpiar el solar ib6ri-
co de todo vestigio del judaismo, de su influencia y de sus
m6ritos -por lo cual se estAn estrellando todos los intentos
que se vienen haciendo en mas de un siglo para aca de en-
contrar las reliquias materials a este respecto-, esto no es
el caso con los archives secretso" de la diplomacia vaticana.
Alli todo debe estar intacto como revelador. Es hacia aquel
lugar a donde la ciencia tiene que dirigir sus miradas, sus
pasos; y cuanto antes. iTantos son los estudiosos laicos y
de sotana, de absolute "confianza", que podrian trabajar
con provecho para despejar definitivamente esta como muchas
otras cuestiones, y contribuir a la mejor convivencia de "Jose"
y "sus hermanos"!
Los nuevos vientos que soplan, fortalecen la esperanza
en que el eco de esta insinuaci6n llegarA hasta la Santa Sede,
para que la "luz" ilumine al fin la verdad y con ella la ciencia.



Entre tanto, y con el material logrado, se han obtenido
notables progress, al despejar buen nfimero de las inc6gni-
tas suscitadas, lo que sirve de aliento y estimulo para seguir
insistiendo en las siguientes preguntas:
ICuAl fue el incentive real que suscit6 en Col6n tamafia
terquedad para aferrarse sin limited a la comprobaci6n de la
posibilidad de abrir otro camino, mas ventajoso, hacia Cipango
(la India)?
4A qui6n impelia directamente el interns en el 6xito de
tan novedosa empresa?
Si a primer vista la actitud del "ambicioso sofiador" pa-
rece justificada por su "indomable carActer", no menos plau-
sible aparece la posibilidad de haber contemplado Col6n, una
o mas veces, el abandon de su proyecto ante la unknime
desconfianza, a causa de tantos contratiempos y fracasos en
sus gestiones, y principalmente debido a la creciente penuria
moral y material soportadas a trav6s de unos diez afios de
continue e infructuosa insistencia. Exhausto y desanimado,
por lo curtido y fuerte de su contextura fisica, el genial mari-
no debia haber recibido consuelo y estimulo por parte de otros


-81-








series para no haber abandonado sus planes y no haberse
doblegado a las adversidades. Solo asi es humanamente expli-
cable tan extremada paciencia, tanta fortaleza spiritual y
tanto vigor fisico hasta el moment de alcanzar su primer
triunfo: el patrocinio de su empresa por los Reyes Catllicos.
IQui6n, o quienes fueron aquellos que, como hados propi-
cios, lo han llevado a la inmortalidad?
En nuestros dias, el acuerdo es casi undnime acerca del
papel desempefiado por los "influyentes cristianos nuevos",
para la obtenci6n de la decision real favorable al proyecto
del "desconocido extranjero".
A este mismo respaldo hay que atribuir tambien la auda-
cia del mendicante de ayer, en el trato con los soberanos para
la fijaci6n de las Capitulaciones, si no es demasiado atrevi-
miento pensar en la posibilidad de haber sido &stos mismos
los inspiradores de tan descomunales exigencias. Erguido y
altanero, completamente nuevo, renacido como el ave F6nix,
llega a imponer sus puntos de vista, y los Reyes acatan sus
pretensiones, despu&s de soportar y ceder en un trato, casi
de igual a igual. ,Por qu6 todo esto...? La misma influencia
de los poderosos conversos, en trance previsible y como alter-
nativa "in extremis", para zafarse con 6xito de las amena-
zantes garras del Santo Oficio. Pues no es concebible que per-
sonajes tan astutos hayan otorgado toda su protecci6n y tan
decidida influencia por mera afinidad sanguinea con tan mis-
terioso personaje.
Si es verdad que el afAn de posibles logros materials ha
sido el incentive principal que ha determinado la interven-
ci6n de los poderosos cristianos nuevos, Cipango -tierra
extensa y fabulosamente rica, en la exaltada imaginaci6n del
future Almirante merecia el mismo cr6dito a los demds ale-
gatos suyos- encerraba la posibilidad de servir en caso even-
tual como refugio y asilo paradisiaco a todos aquellos cuya
vida pendia del frdgil hilo, en manos y a discreci6n de la
Santa Inquisicion.
Debian haber pesado tales consideraciones otro tanto co-
mo aquellas de proteger el eventual descubrimiento con algu-
na soberania national, para comprender el 6por qu6? de la
abstenci6n de Col6n de ofrecer sus planes a cualquiera de
las "Hansas" (asociaciones comerciales) existentes, las mas
interesadas en semejantes proyectos a raiz de su indole de


-82-








monopolizadores del comercio international, y a la vez supe-
riores en recursos financieros a cualesquiera de las monar-
quias europeas de la kpoca.
En cuanto a la financiaci6n del primer viaje hacia las
Indias, ya nadie le pone atenci6n a la version inicial -la
leyenda acerca de la venta de las joyas de Dofia Isabel- deci-
siva en la consolidaci6n del mito de los Reyes Cat61icos-,
que a pesar de su descr6dito, sigue inculcndose todavia en
las fragiles mentes de la nifiez iberoamericana. La documen-
taci6n de los investigadores modernos y contemporineos, hizo
imponer exitosamente la reconstituida realidad: fueron los
riquisimos "cristianos nuevos", -aquellos mismos por cuya
gesti6n se obtuvo de los Reyes la aprobaci6n del proyecto tan
combatido- los que proporcionaron los dineros necesarios
para tan memorable hecho.
Y cuando consideramos las dificultades de 6ltima hora
encontradas por Col6n en el reclutamiento de la tripulaci6n,
quedamos sorprendidos c6mo, de la general burla -promovi-
da y fomentada entire la poblaci6n marinera de Palos de
Moguer por los hermanos Pinz6n y Martin Alonso- se opera
bruscamente la colocaci6n de estos tres enemigos en posi-
ci6n de animadores, administradores y proveedores de vitua-
Hlas, hasta el punto que desembolsaron medio mill6n de ma-
ravedies para acelerar los preparativos del viaje. Tan repen-
tino cambio en la actitud de unos marines incultos, descon-
fiados y cautos -como debia haber sido en general la gente
de su condici6n en aquel tiempo, cuando hasta los nobles y
diplom&ticos espafioles brillaban por su ignorancia--4, hace
pensar que tamafio desprendimiento y magnanimidad tuvo
algo que ver con la bolsa de los protectores de Col6n, maes-
tros avesados en el arte de las componendas.
IY qu6 decir de los tripulantes y acompafiantes del
Almirante en el primer viaje?
Mucho se ha escrito ya acerca de esto; con todo, hay
cosas que merecen ser repetidas, tanto porque las nuevas
generaciones poco saben de ellas, como tambi6n por las inter-
pretaciones a que se prestan ahora al ser concatenadas con
los avances investigativos mas recientes. Asi es el caso con
estos versos encontrados entire los papeles dejados por don
Isaac "Abarbanel" (Abrabanel), reveladores del origen judio
de Rodrigo de Triana y de otro acompafiante de Col6n:


-83-








A las dos de la mafiana,
"I, I", Rodrigo de Triana
Diz a un portugu6s: "Qual cinta
Dende el cAgar de la Pinta,
Vese agora, e non es vana".
Este demand: "GUeana?"
"CAta, cata alli ihen-i!"
Vela e diz: "iUeana hen-i!"
Estonce grita el primero
Fuerte, ca era mariners:
"Navegantes, itierra, tierra!"

De la misma manera hay que recorder que los treinta
y nueve hombres dejados por el Descubridor en la isla Espa-
fiola "sobre aquellos por sus tenientes Diego de Arana, natu-
ral de C6rdoba, Pedro de Guti6rrez, repostero de estrado del
Rey, criado de despensa mayor, y Rodrigo de Escovedo, natu-
ral de Segovia, sobrino de Fr. Rodrigo P6rez, .....y un
fisico y un sastre..." eran todos judios7, o de la catego-
ria de "un Luis de Torres, que habia sido judio, y sabia diz
que hebraico y caldeo y aun algo arabigo..." 8
QQui6nes fueron los 24 presidiarios que iban en la tripu-
laci6n, sacados de las cArceles por Col6n, en virtud de la orden
cursada por "Coloma suspendiendo todos los process crimi-
nales, para aquellos que quisieron acompafiarle?"
ZY qui6nes estos otros acompalantes "que se aficionaron
a ir con 61 por curiosidad y otros criados y cognoscientes
suyos", aparte de los noventa marines de la tripulaci6n?
LNo seria just pensar que toda esta gente eran judios
o cristianos nuevos, que por instinto de conservaci6n arries-
garon voluntariamente sus vidas? De otro modo no se expli-
ca c6mo los pudo aceptar a bordo el jefe supremo de la
expedici6n.
Y a prop6sito del instinto de conservaci6n del pueblo
judio: iCuAnto deben los judios de nuestros dias al descu-
brimiento del Nuevo Mundo! Ha sido el continent america-
no el que salv6 de la perdici6n otros tantos millones de judios,
como aquellos sacrificados por el genocidio nazista en pleno
siglo XX. De este modo ha sido possible alcanzar el suefio
milenario de la resurrecci6n del Estado de Israel, garantia
religiosa, political y demografica de supervivencia del judais-


-84-








mo, que como ninguna otra naci6n ha contribuido mas con
su ingenio, actividad y martirlo a la prosperidad y adelanto
de todas las tierras, donde las pasadas adversidades lo han
obligado a arrimar.
Si la gratitud hacia el Descubridor ha llevado a los here-
deros del antiguo Nuevo Reino de Granada, a ensefiorearse
al entrar en la historic de la civilizaci6n del nombre del
Almirante, bautizando a la nueva entidad de derecho inter-
nacional con el nombre 'de "REPUBLICA DE COLOMBIA",
gesto que despert6 ecos y logr6 imitadores en Panama con
el nombre de la ciudad de "Col6n"; en los Estados Unidos
de Norteam6rica con el Estado de "Columbia", que la Gran
Bretafia no tard6 en adoptar para una de sus posesiones,
denominindola "Columbia Britdnica", lpor qu6 la humani-
dad entera sigue tolerando el mas ingrato de los atropellos
que a la verdad y a la justicia se han cometido, conservan-
do impasiblemente el nombre del continent descubierto por
Crist6bal Col6n, bajo un vocablo que aprestigia y engran-
dece el nombre de Americo Vespucio, debido a su "primer
mapa impreso del Globo Terraqueo (afio 1507), por Martin
Waldseemiiller"?
jHasta cuando la ciencia podrd tolerar tan evidence ana-
cronismo?
Pueblos relativamente j6venes y otros apenas surgidos en
nuestros dias, dieron suficientes muestras de virilidad y sen-
satez, al cambiar nombres geograficos que desfiguraban el
sentido hist6rico de sus intereses y prestigio nacionales. Asi
ha ocurrido en la Rusia Sovi6tica, donde San Petersburgo se
llam6 Petrogrado y ahora es Leningrado; Stalingrado sigue
siendo Volgogrado; lo mismo en el Congo, la antigua Leo-
poldville tiene su nombre nuevo de Kinshasa.
6No puede la OEA, y a trav6s de ella, por medio de la
UNESCO, la organizaci6n de LAS NACIONES UNIDAS, aco-
meter esta reparaci6n que toda la familiar humana le debe
al SUPREMO ALMIRANTE, como tardia pero siempre bien-
venida recompensa de homenaje y reconocimiento impere-
cederos? /
Se estremece la conciencia y tiemblan los mismos fun-
damentos de la ciencia, cuando la prioridad en los debates
de los asuntos hist6ricos del Nuevo Mundo lo tiene el nom-
bre del sitio done ancl6 y pis6 tierra por vez primer el


-85-








indomable Descubridor, al llegar a la meta de su genial sue-
fio, y no lo que mas importa, causa y origen de la redenci6n
de una cuarta parte de la humanidad, toda esta tierra que
es nuestro continent integro -salvaguardia de la civiliza-
ci6n y esperanza del mafiana de todos los hombres-, cuyo
nombre debia ser CRISTOBALIA, vocablo que satisface por
complete las mAs variadas y extremes exigencias etimol6gi-
cas, political y religiosas. 0, 4no sera que la suerte de la
memorial de Col6n tiene que seguir el mismo sino de la del
pueblo que lo ha originado? Pues a media que avanzamos
hacia la certeza de su ascendencia judia, surgeon y se inten-
sifican los intentos de quitarle el m6rito de su hecho singu-
lar por medio de "barandanadas" de factura vikinga -como
la reciente patrafia de la Universidad de Yale, al utilizar un
mapa falsificado-, o al estilo ruso -de original todo el pro-
greso anterior de la humanidad en esta naci6n-.


-86-


























NOTAS


(1) En su carta "In nominee D. N. Jesu Christi", dirigida a los Reyes,
junta al "Diario de Navegaci6n", para darles cuenta del Descu-
brimiento, Col6n dice: "Asi que despu6s de haber echado fuera
todos los judios de todos vuestros reinos y sefiorios, en el mismo
mes de Enero mandaron vuestras Altezas a mi que con armada
suficiente me fuese a las dichas partidas de Indias;" (CHRISTOBAL
COLON: El Descubrimiento de America, Ed .Ercilla, Santiago de
Chile-1942).
Aplazado por dos dias, el 6xodo de los sefarditas comenz6
el 2 de agosto y seg(n el mismo Diario "Partimos Viernes 3 dias
de Agosto de 1492 afios, de la barra de Saltes, a las ocho horas":
(De manera que la tripulaci6n y los acompafiantes debian haberse
embarcado en el puerto el dia anterior).
Con respect a la primer parte de esta nota debemos tener
en cuenta las fuentes varias, donde se confirm que la decision
de los Reyes de "arrojar a los judios de sus reynos y sefiorios
"fue tomada en Enero", -mucho antes de la promulgaci6n del
Edicto (30 de Marzo de 1492), y, si bien comenzaron a tratar con
Col6n luego que entraron en Granada, no concluyeron las capi-
tulaciones con 61 hasta el 17 de abril. Al cotejar los diferentes
datos sobre ]a causa del intervalo que medi6 para la promulga-
ci6n del Edicto, aparecen, entire otros, estos dos interesantes epi-
sodios: el primero, "Abrabanel crey6 que su influencia lo capa-
citaria para evitar el desastre. Se apresur6 a entrevistar a los
monarcas y les ofreci6, en nombre de sus correligionarios, una
enorme cantidad de dinero, a condici6n de que revocasen el de-
creto. Varios amigos de Don Isaac, eminencias de Espafia, apoya-
ron su petici6n. Fernando, interesado mis en su propio enrique-
cimiento que en la glorificaci6n de la Iglesia Cat6lica, estaba a
punto de ceder, cuando intervino Torquemada. Se conservan da-
tos que demuestran que el Gran Inquisidor, cuando se enter
de las negociaciones que se estaban U1evando a cabo, apresurada-
mente se present ante los soberanos y mostrando en alto un


-87-









crucifijo, exclam6: "Judas Iscariote vendi6 a Cristo por treinta
piezas de plata; Vuestras Majestades estan dispuestas a entre-
garlo por trescientos mil ducados. iAqui esti, vendedlo!". Estas
palabras, junto con la influencia de sacerdotes fanaticos, induje-
ron a la Reina, que en general, era mas atrevida que el rey, a
insistir en la ejecuci6n del edicto, y, finalmente, su voluntad
triunf6 sobre la de su esposo". El otro episodio: "De las persona-
lidades israelitas bien conocidas en la Espafia de aquella 6poca,
s6lo el acaudalado recaudador principal de los impuestos y rabi
en jefe, Abraham Senior, y sus hijos, asi como su yerno Meir,
aceptaron el bautismo. Al respect hay informes en el sentido de
que Don Abraham se convirti6 en un acto de desesperaci6n, por
no tener otro partido que tomar en vista de que la reina, a quien
el ministry de finanzas era absolutamente indispensable, le ame-
naz6 con original mayores infortunios a los judios que salian
del pais, si se negaba a ceder. En verdad la corte rebosaba de
alegria por la conversion de Abraham Senior y de su familiar.
Los Reyes Cat6licos en persona, asi como el cardenal, fueron
padrinos del bautismo. Los ne6fitos adoptaron el apellido de
Coronel, y sus descendientes, mas tarde, llegaron a ocupar pro-
minente posici6n al servicio del Estado, en la administraci6n
piblica de Espafia". (Prof. Dr. H. GRAETZ: "Historia del Pueblo
de Israel", Ed. La Verdad, Mexico, D. F. 1940, pgs. 223-227).
(2) Sobrepasan de mil los escritos acerca del origen del Almirante
y materialmente result impossible para cualquier investigator
consultarlos todos. De los muchos hemos estudiado: R. Beltran
y R6zpide. Crist6bal Col6n y Crist6foro Colombo" y Crist6bal
Col6n Genovis?; Harrise, Cristophe Colomb.; Ribeiro Patrocinio,
A Nacionalidade Portuguesa de Cristovan Colombo; Luis de
Ulloa, Crlst6bal Col6n Catalin y El predescubrimiento hispano-
CatalAn de Am6rica en 1473; Celso Garcia de la Riega, Col6n,
espafiol; su origen y patria; Henry Vignaud, Histoire critique de
la Grande Entreprise de Cristophe Colomb, 1911; Gwyn Jones,
El primer descubrimiento de America, Ediciones de Occidente
S. A., Barcelona, 1965 y toda la series de articulos publicados en
el diario madrilefio A.B.C. de 1965 hasta septiembre de 1966, por
Torquato Luca de Tena, director, para impugnar esta obra. Ade-
mas van aqui una curiosa tesis, planteada recientemente, a raiz
de nuestras propias investigaciones y un comentario sobre un
libro aparecido en 1930.

"Juan Cerda Jos6 Antonio, 30.
FELANITX (Mallorca).

Sr. Croitoru:

Dispensame en la tardanza en contestar y inicamente para
cursar recibo de su muy atenta e interesante carta.
Dentro de unos dias recibira un esbozo de various puntos de
vista mios en torno a la cuna del descubridor de America.
QuizA seran poco conocidos pues no los he expuesto nunca
ya que los trabajos que tengo publicados no habian caido en un
punto que ahora relaciono, y es que el Principe de Viana, herma-


-88-










nastro de Fernando, estuvo preso en el castillo de Santueri, radi-
cando en el termino de Felanitx y tuvo descendencia de una joven
l1amada Catalina, este probable hijo nacido en la finca llamada
S6n COLOM, de donde tom6 el nombre y que los hijos del pro-
pietario fueron pr6fugos por haber torado parte contra Fernando,
posiblemente tambi6n 61; radicando dicha casa en la alqueria
ROJA Tierra Rubia, como firmaba Bartolomb Col6n, llamindose
actualmente Ca CAPITAN.
Este descendiente del Principe de Viana salido de Fernando,
no es extrafio encuentra la benevolencia y el carifio que tenian
los reyes con 61, hasta el punto de concederle el titulo que Almi-
rante y Visorrey de las tierras descubiertas y por descubrir en
1492, titulos que uno no puede admitir que se concedieron a un
plebeyo, ni tampoco habia consentido del duque de Alba que
una sobrina se casase con un hijo de un tejedor.
Disp6nsame esta lata y hasta pronto. Se reitera su S. S. y amigo
Juan Cerd&".


COLON FUE JUDIO?

Su verdadero nombre descubierto en documen-
tos hebreos. Tesis sostenida por historiadores por-
tugueses.
(Traducci6n de "The Sunday Times", de Lon-
dres, junior 19 de 1930, por Nicolas Garcia Samu-
dio, para el Boletin de la Academia Nacional de
Historia de Bogoti. Vol. 18, pgs. 633-634).

Dos eminentes historiadores portugueses, sefiores Antonio de
Serpa y Santos Ferreira, sostienen la tesis de que Crist6bal Col6n
fue de ascendencia judia y que fue nacido en Portugal. Afirman
los citados autores que su prueba se halla en los documents (o
inscripciones) genal6gicas de la familiar real de Braganza; el nom-
bre verdadero de Col6n, agregan, fue Salvador Goncilvez Zarco.
Las inscripciones, que se hallan en una portada, estan escritas
en portugu6s, pero las referencias a Zarco estan en hebreo. Zarco
fue hijo de una nieta de Joao Goncdlvez Zarco, primer donatario
de Funchal, en las islas de Madeira. Su padre, agregan, fue el
infante Fernando, quien fue el padre del Rey don Manuel I, y
su madre fue judia.
La tesis de que Col6n fue de ascendencia judia es sostenida
por el historiador espafiol Celso Garcia de la Riega, quien afirma
que fue nacido en Santa Maria, Galicia, y que ocult6 el hecho
de ser judio, debido a la impopularidad de esta raza en aquellos
tiempos.
La teoria aceptada de que Col6n fue hijo de un tejedor y
nacido cerca de G6nova, es ridiculizada por los dos historiadores
portugueses, quienes dicen que el hijo de un tejedor no podia
haber tenido la educaci6n que evidentemente poseia Col6n. Decla-
ran tambi6n que el Rey Juan II, de Portugal, jams habria diri-
gido cartas al hijo de un tejedor.


-89-









Los mencionados historiadores han escrito un libro sobre la
material y hacen notar que antes del descubrimiento de Am6rica,
Diego Col6n, hijo legitimo de Col6n, habia sido paje de don Joao,
heredero de los tronos de Castilla y Arag6n, segin lo afirma el
corresponsal en Lisboa de la prensa britanica unida.
Fue para ocultar su verdadera personalidad que Salvador
Zarco cambi6 su nombre por el de Crist6bal Col6n, y agregan
que 6ste jams escribi6 en italiano y que siempre us6 tipicas
expresiones portuguesas.
(3) SALVADOR DE MADARIAGA: Vida del Muy Magnifico Sefior
Don CRISTOBAL COLON, Ed. Sudamericana, Buenos Aires, 1959.
(4) "Pero aun prescindiendo de la Inquisici6n, no fue el espafiol de
aquel tiempo, ni lo fue el de tiempos anteriores, ni lo fue el de
ulteriores tiempos, muy amigo de studios. En la 6poca de los
Reyes Cat6licos y aun mis tarde, -"no circulaban mas libros
-recuerda un escritor de la misma Espafia- que los de devo-
ci6n". (Pompeyo Gener: Herejias, pg. 221; edici6n Barcelona, 1888).
En los dias de los primeros Borbones, "en Espafia no hay Aca-
demias ni escuelas, ni quien ensefie artes o ciencias. Los nobles
apenas saben firmar. La ignorancia de la Corte es tan crasa que
un aspirante a un alto cargo diplomatico preguntaba si Amsterdam
es mis lejos que La Habana; otro, si Antverpia pertenece a Por-
tugal o a Catalufia; mientras que un tercero pretend ir a Malta
por tierra. Y la nobleza es lo mfs distinguido de la Naci6n".
(Id. pgs. 220-221).
(5) MANUEL SERRANO y SANZ, ob. cit. pg. CCXLVI, nota (1).
(6) CRISTOBAL COLON, ob. cit. pgs. 153, 154.
(7) Del studio publicado por la revista bonaerense "COMENTARIOS"
en su nfmero de la segunda parte de 1964 (es cita de memorial,
por la cuesti6n de siempre con los escritos prestados a los amigos
que se olvidan de devolverlos).
(8) CRISTOBAL COLON, ob. cit. pg. 69.


-90-






















LA EXPULSION DEL SEFARDISMO


Al acaecer la uni6n matrimonial entire Fernando de Ara-
g6n e Isabel de Castilla (en cuya perfecci6n --de paso sea
dicho- desempefi6 destacado papel Rabbi Abraham Senior),
la situaci6n del judaismo en los reinos de los consortes era
relativamente satisfactoria, con todo el continue hostigamien-
to eclesiAstico y a pesar de los repetidos desafueros del popu-
lacho. Judios y cristianos nuevos manejaban con tino la ma-
yor parte de las fAbricas existentes; impulsaban directamente,
o por medio de financiaci6n, la actividad agropecuaria; con-
trolaban practicamente el mercado monetario y el movimien-
to crediticio, principalmente la Banca; el comercio estaba en
sus manos; requeridos constantemente por los Grandes, por
los Purpurados y por los Monarcas, a raiz de su probada e
insustituible capacidad, se encontraban' administrando buena
parte de los bienes piblicos y privados. En las guerras contra
el Moro, los encontramos colaborando estrechamente con los
Reyes Cat6licos, aportando fuertes contribuciones, adquirien-
do cuantiosas cantidades de avales (titulos de pr6stamo) y
como proveedores de subsistencia y materials para los ej6rci-
tos cristianos.
Ante este estado de cosas, sus enemigos, movidos por la
envidia y la inveterada costumbre del espafol de las gestas
heroicas de adquirir riquezas por medios violentos 1, inconfor-
mes con el resultado de la "hoguera" inquisitorial -introdu-


-91-








cida a raiz de la Bula del Papa Sixto IV- decidieron ponerle
coto a todo esto, exigiendo la generalizaci6n de la media de
expulsi6n vigente en Andalucia 2. Pero los Reyes, que se en-
contraban totalmente entregados a la Reconquista de Grana-
da, se resistieron, contemporizando la decision -al igual que
en otros casos de no menor trascendencia- hasta ver arriada
la bandera de Boabdil de la cipula musulmana. Y lograda,
al fin, tan trabajada victoria, la demand contra los judios
surgi6 de nuevo, en esta vez con mayor impetu. Intentaron
resistirse otra vez los Monarcas, especialmente la Reina, que
tantas veces en el pasado demostr6 much prudencia y sen-
sibilidad 3. Pero los enemigos de los judios, mareados con el
triunfo sobre los moros, extremaron sus presiones y en su
agresividad llegaron a las amenazas, a la coacci6n.
Don Fernando, "Home era de verdad, comoquiera que las
necesidades grades en que le pusieron las guerras, le facian
algunas veces variar. Placiale jugar todos juegos, y en esto
gastaba algzn tiempo mds de lo que debia; e comoquiera que
amaba a la Reyna su muger, pero ddbase a otras mugeres" 4,
fue el primero en ceder. Conocedor como quien mds de la quie-
bra en que se encontraba la hacienda real (el Estado, en
aquellos tiempos de poder absolute) a raiz de las continues
guerras 5 y del despilfarro de la Corte 6; obsesionado por la
general "sed de oro" en que vivia el hombre espafiol de su
tiempo; el Rey, hambriento del precioso metal amarillo7 y
con la esperanza de rehabilitar su economic a expenses de
la legendaria riqueza de los judios s -al igual que todos sus
vasallos y sfibditos- opt6 por ingresar en el bando de los
partidarios de la expulsion. Y la Reina -mujer al fin, sen-
sible y cansada de tanta presi6n por parte de su confesor y
demds consejeros eclesiAsticos-, que se oponia a media tan
extrema, tuvo que inclinarse ante el dominio marital de su
consorte 9 y acompafiarlo en estampar juntos sus firmas sobre
el document 10, que habr& de mancillar perennemente un
reinado, que, de otra manera, habria quedado de eterno ejem-
plo para la posteridad 1.
Con la consumaci6n de este nuevo 6xito alcanzado por
el sectarismo religioso sobre los judios, se llev6 a cabo el ani-
quilamiento del mayor y mejor conglomerado de este pueblo
en el mundo de la 6poca, que afect6 a un nuimero no inferior


- 92 -








a un mill6n de almas. Van incluidos en esta cifra, los que
por afecto a las reliqulas de sus mayores o para conservar
sus fortunes, al igual a los temerosos -por las enormes difi-
cultades y los riesgos del viaje en aquella 6poca de inseguri-
dad general- y los que por sus condiciones y circunstan-
cias especificas aceptaron el bautismo (en desacuerdo a los
cAlculos contradictorios existentes, el nfmero de estos debia
haber alcanzado a mis de la mitad de la cifra total de la
poblaci6n judia); los que por no poder soportar tanta trage-
dia prefirieron suicidarse -y de estos no fueron pocos-; los
enfermos y los infractores al edicto, quedados en suelo patrio,
en espera de algin milagro; y los desterrados, cuyo nfmero
alcanz6 seguramente la cifra de unos 400.000, al juzgar des-
apasionadamente, sin exageraci6n, y tomando en cuenta las
cr6nicas contemporineas, los comentarios de los mas presti-
giosos historiadores posteriores, como tambi6n el nuimero de
los sefarditas descendientes de aquellos expulsados que en el
siglo XVII se encontraban radicados en los principles paises
de Europa, el Norte de Africa hasta el Mar Rojo, por el cer-
cano Oriente -especialmente en el Imperio Otomano- hasta
Persia, y en las tierras del Nuevo Mundo 12
Estas cifras son de las mas cercanas a la realidad; resul-
tado del mismo m6todo de cAlculo empleado por Amador de
los Rios (pdg. 302 de su "Historia social y religiosa de los
judios de Espacia y Portugal", referente al afio de 1290);
"... puede calcularse que el nfimero de varones de veinte
afios o ya casados que formaban la poblaci6n judaica (pues
se excluian de todo censo las mujeres, los menores de aquella
edad y los que no tenian dicha condici6n) ascendia pr6xima-
mente por aquellos dias, s6lo en los dominios castellanos, a
854.951...". Y no debe extrafiar que despu6s de cumplidos
dos siglos de diferencia en el tiempo, la poblaci6n judia no
ha aumentado gran cosa, pues estos dos siglos, precisamente,
fueron los mas terrible que soportaron los judios espafioles,
siglos empleados fructuosamente en el trabajo preliminary de
sus enemigos, hasta lograr la expulsion. Porque a partir del
siglo XIV -"el siglo de la ferocidad, como un retroceso en
la historic de Europa"- la floreciente suerte de los hebreos
se troc6 en toda la Peninsula Ib6rica en una vida permanen-
temente acosada, objeto de vejamenes en cuanto a sus vidas
y a sus bienes.


-93-








"Las matanzas comenzaron en Arag6n y Navarra. Los
pastores del Pirineo, en nimero de 30.000, hicieron una razzia
espantosa en el Mediodia de Francia y en las comarcas espa-
fiolas fronterizas. En vano los excomulg6 Clemente V. Aque-
llas hordas de bandidos penetraron en Navarra (afio 1321);
quemaron las aljamas de Tudela y Pamplona, y pasando a
cuchillo a cuantos judios topaban. Y aunque el infante de
Arag6n, don Alfonso, extermin6 a los pastores, los navarros
seguian a poco aquel mal ejemplo, incendiando en 1328 las
juderias de Tudela, Viana, Estella, etc., con muerte de 10.000
israelitas. En 1360 corre la sangre de los judios en Najera y
en Miranda de Ebro, consinti6ndolo el bastardo Trastamara,
que hacia armas contra don Pedro... Vino el afio 1391, de
triste recordaci6n, y amotinada la muchedumbre en Sevilla,
con los sediciosos discursos de Hernan Martinez, asalt6 la
Juderia, derribando la mayor parte de las sinagogas, con
muerte de 4.000 hebreos. Los demds pidieron a gritos el
bautismo. De alli se comunic6 el estrago a C6rdoba y a toda
Andalucia cristiana, y de Andalucia a Valencia, cuya riqui-
sima aljama fue completamente saqueada. S61o la poderosa
y elocuente voz de San Vicente Ferrer contuvo a los mata-
dores, y asombrados los judios, se arrojaron a las plants
del dominico, que logr6 aquel dia portentoso nfimero de con-
versiones".
"Poco despu6s era incendiada y puesta a saco la aljama
de Toledo. Mas en ninguna parte fue tan horrenda la des-
trucci6n como en el Call de Barcelona, donde no qued6 pie-
dra sobre piedra, ni judio con vida, fuera de los que a filtima
hora pidieron el bautismo. Codicia de robar y no devocidn
(ya lo dice el canciller Ayala), incitaba a los asesinos en
aquella orgia de sangre, que se reprodujo en Mallorca, en
LUrida, en Arag6n y en Castilla la Vieja, en proporciones
menores, por no ser tanto el nfimero de los judios. Duro es
consignarlo, pero es preciso...
"El ndmero de conversos del judaismo, entire los terro-
res del hierro y del fuego, habia sido grande. S61o en Va-
lencia pasaron de 7.000""..
Con el restablecimiento de la realidad acerca de los
mencionados acontecimientos quedan impugnadas todas las
maestras falsificaciones hist6ricas, forjadas a trav6s de los
filtimos siglos, por los interesados en justificar las ignominias
y crimenes cometidos contra los judios en la Europa me-
dieval. De modo que, la teoria de "Undad reUigiosa encima
de la raz6n de Estado", al igual que la de "Las expulsions y
los exterminios" -como resultado de la "batalla por la exis-
tencia" donde "la raza inferior sucumbe siempre y acaba


-94-








par triunfar el principio de nacionalidad mds fuerte y vigoc
roso", al igual a todas las demas del mismo molde, resultan
a la postre ffitiles lucubraciones de cierta filosofia political,
que hdbilmente envuelta en el deslumbrante ropaje de la
ficci6n potica ha logrado, hasta ahora, embaucar el criteria
y la buena fe de inmensos conglomerados humans confia-
dos en el recto juicio de sus guias y caudillos.
JamAs los grandes Estados, del pasado como del pre-
sente, han logrado conseguir y conservar su unidad national
encima del libre y voluntarioso consentimiento de sus fuer-
tes y compactados nicleos de minorias 6tnicas, estando 6stas
identificadas con la historic de la tierra que guard las re-
liquias de sus antepasados, por el idioma, las tradiciones,
la toponimia y el amor de su progress. Injusticias y medios
violentos siempre han llevado a los agresores mis alla de
su decadencia national, a veces al desmoronamiento. Tarde
o temprano, los perturbadores de la correspondencia que
preside en la existencia de la naturaleza humana, van co-
nociendo constantemente el inexorable veredicto de la evo-
luci6n, al ser eliminados del concilertoi universal de vida
soberana entire las naciones de nuestro planet.


-95-

























NOTAS


(1) "Ya en tiempos de Fernando el Cat6lico y Carlos V, observaron
los extranjeros el apego de los espafioles hacia el dinero obtenido
con poco esfuerzo, aunque se arriesgue para obtenerlo la paz del
hogar, la vida misma. Son amigos de la guerra -expone el em-
bajador veneciano micer Andr6s Navajero- y van a ella o a las
Indias para adquirir riquezas por estos caminos mejor que por
otros". (BLANCO FOMBONA, "El conquistador espafiol del siglo
XVI". pg. 169).
(2) Vid. Doc. 2. ("Del comienzo de la Inquisici6n"); igualmente Doc.
3. ("De c6mo comenzaron en Sevilla a prender y quemar y recon-
ciliar los herejes judaicos"); id. Doc. 4. (Carta de Fernando del
Pulgar dirigida a D. Diego Hurtado de Mendoza arzobispo de
Sevilla).
En la pfgina XV del Estudio Preliminar de JUAN DE MATA
CARRIAZO, que hace a la "Cr6nica de los Reyes Cat6licos", por
su secretario Fernando del Pulgar (Ed. Espasa Calpe), este
afirma: "Estos documents nos ilustran maravillosamente sobre
la mfs antigua polemica en torno a la Inquisici6n de los Reyes
Cat6licos, lo cual basta para prestarles un valor exceptional.
Pero en el caso concrete de nuestra biografia, aporta viva luz,
positive y negative, para penetrar en el pensamiento del cronista
y secretario, y nos explican su apartamiento temporal de la corte.
En ellos encuentran corroboraci6n los indicios que reuno en su
lugar y que hacen muy verosimil la afirmaci6n de Clemencin,
por desgracia no documentada, de que Pulgar era un cristiano
nuevo, es decir, un converse o hijo de conversos, de procedencia
judia" ... Y a continuaci6n, en la pig. XXI, cita la Carta de
Clemencin, cuyo texto es: "En palacio servian a la inmediaci6n
de la Reina y gozaban de su favor y confianza los secretaries
Fernando Alvarez, Alfonso de Avila y Fernando del Pulgar, todos
tres cristianos nuevos; pero al mismo tiempo se hacia en Guipizcoa
un estatuto para los que viniesen de famillas judias no pudiesen
casarse ni morar en aquella provincial, y el gremio de los pedre-


-96-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs