<%BANNER%>
HIDE
 Front Cover
 Advertising
 Front Matter
 Nuestra efemerides
 Notas para la historia de la prensa...
 Marti, periodista de pura...
 "Atenas" destruida por las...
 En servicio de periodistas
 Biografia y periodismo
 Historia de la prensa musical en...
 Funcion educacional del period...
 Hombres y cosas de Santiago de...
 Las pequeneces de las grandeza...
 Noche de guardia
 Articulos telepaticos escritos...
 Zenea periodista
 Charles A. Dana
 Salamanca y su gente
 Mision del periodista
 Apreciaciones
 Primeros cronistas de la camar...
 El tabaco y la prensa tecnica de...
 Palabras sobre un buen compane...
 Su primera decada
 Modesto morales diaz
 Recordando a un famoso periodi...
 El silencio es mejor...
 Diez anos de ascension
 El periodista pre-revolucionar...
 Periodista
 El periodismo en palma soriano
 La asociacion "union de periodistas...
 El retiro es tranquilidad
 Notas del retiro
 Table of Contents
 Advertising














El Periodismo en Cuba
ALL VOLUMES CITATION SEARCH THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072533/00009
 Material Information
Title: El Periodismo en Cuba
Alternate Title: Libro conmemorativo del día del periodista
Physical Description: v. : ill. ; 24 cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana?
Creation Date: 1945
Publication Date: 1935-
Frequency: annual
regular
 Subjects
Subjects / Keywords: Journalism -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: serial   ( sobekcm )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1935-
General Note: "Libro conmemorativo del día del periodista"
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000937460
oclc - 26888326
notis - AEP8630
lccn - sn 92022137
System ID: UF00072533:00009

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
    Advertising
        Page 1
    Front Matter
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    Nuestra efemerides
        Page 5
        Page 6
    Notas para la historia de la prensa de Cuba (anterior a 1850)
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Marti, periodista de pura fibra
        Page 33
        Page 34
        Page 35
    "Atenas" destruida por las erratas
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    En servicio de periodistas
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    Biografia y periodismo
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Historia de la prensa musical en Cuba
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    Funcion educacional del periodismo
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Hombres y cosas de Santiago de Cuba
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    Las pequeneces de las grandezas
        Page 69
        Page 70
    Noche de guardia
        Page 71
        Page 72
        Page 73
    Articulos telepaticos escritos con un garrote
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
    Zenea periodista
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
    Charles A. Dana
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
    Salamanca y su gente
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Mision del periodista
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
    Apreciaciones
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    Primeros cronistas de la camara
        Page 111
        Page 112
        Page 113
    El tabaco y la prensa tecnica de Cuba
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
    Palabras sobre un buen companero
        Page 121
        Page 122
    Su primera decada
        Page 123
        Page 124
    Modesto morales diaz
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Recordando a un famoso periodista
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    El silencio es mejor...
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    Diez anos de ascension
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    El periodista pre-revolucionario
        Page 151
        Page 152
    Periodista
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    El periodismo en palma soriano
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    La asociacion "union de periodistas de sagua la granda, lo que persigue y ha logrado
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    El retiro es tranquilidad
        Page 167
        Page 168
    Notas del retiro
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
    Table of Contents
        Page 216
    Advertising
        Page 217
        Page 218
Full Text


DE
DI


MIIODIIMO
I CUBA


.,..
~


* CONMEMORATIVO
DIA DEL PERIODISTA


LA HABANA
1 9 4 5





















RERRfER
SELLO DE OMO


Lf- (OBAT14
QUE LfAS N1UJERS 1DMIkFIN
Y LOS HOMEkfS PREFIEkEN


Cuando tenga


visit COCA-COLA es Io mhs natural -- Gusta a todos
TOME ___


xxxxx EXXX XXXXXII








EL
LATIN

COLL~ECTI o


EN (






LIBRO CONMEMORATIVO
DEL DIA DEL PERIODISTA


1945








PRIMER DIREOTORIO DEL RETIRE
DE PERIODISTA8 1935-1937


PRESIDENT:
Rafael Ma. Angulo.
Septiembre 1935 a Junio 1936
Modesto Morales Diaz.
Delegado de las Asociaciones de Periodistas del Interior.
Junio de 1936 a Septiembre de 1937
Delegados por las Empresas de la Habana,
Enrique H. Moreno y Jorge Fernandez de Castro.
Por la Asociaci6n de Rep6rters,
Osvaldo Vald6s de la Paz y Amado Diaz Silvera.
De Septiembre 1935 a Mayo 1936.
Por la Asociaci6n de la Prensa de Cuba,
Mariano P6rez Acevedo y Gustavo Rey Zayas.
Por las Empresas del Interior,
Antonio Gonzalez Mora.
SUPLENTES:
Francisco Moreno Pl6,, Miguel A. Tamayo,
Juan Corzo y Rodrigo Alvarez del Real.



DIRECTORIO ACTUAL 1945-1947

PRESIDENT:
Enrique H. Moreno.
DELEGADOS:
Angel GutiBrrez Cordovi y Joaquin de la Cruz.
Por la Asociaci6n de Rep6rters.
Antonio GonzAlez Mora y Alfredo Pereda.
Por las Enpresas de la Habana.
Mariano P. de Acevedo y Jos6 R. Guti6rrez.
Por la Asociaci6n de la Prensa de Cuba,
Jorge Colds SuArez.
Por las Asociaciones del Interior.
Francisco Moreno Pli.
Por las Empresas del Interior.
SUPLENTES:
Guillermo P6rez Lavielle, Virgilio Morales Diaz,
Enrique H. Moreno Pla y Margarita Navarro.








Compk~ K-

Precio .........----------- --

Precho



















7 t e
PQ'
















Nuestra Efemerides


C uando el reloj del Viejo Cronos marc6 la al-
borada del domingo 9 de septiembre de 1945, se
cumpli6 la primer d6cada de la existencia del Reti-
ro de Periodistas, la Instituci6n primer de su
indole que tuvo la America toda, por virtud del
Decreto-Ley NO 172 de 1935, que calz6 con su firm
el President Carlos Mendieta y como Secretario
del Trabajo, quien fuera figure de primer line en
el periodismo y la literature cubanos, aquel bien
amado de las letras que fu6 Emilio Gaspar Ro-
driguez.
El President Mendieta y su Secretario de Tra-
bajo, dieron el espaldarazo final a la Instituci6n que
propugn6, resuelto y decidido, el Dr. Rafael MW An-
gulo, autor del Proyecto de Decreto-Ley, que mar-
cando el paso a las naciones de nuestra lengua
barri6 para siempre, los negros nubarrones que en-
tenebrecian el incierto mariana, prefiado de pobreza
que esperaba al periodista en los dias tristes de su
ancianidad o invalidez y asegur6 a viudas e hijos de
periodistas, modest pero segura, pension que haria
llevadera la existencia infeliz, sin el compafiero y
el padre.
Este decimo primer afio que se inicia en la
vida del Retiro de Periodistas, marca con hito in-
destructible, el final de la jornada inicial, prolon-
gada, dura, que ha llevado el Organismo y que ha








asegurado para siempre la supervivencia de la Ins-
tituci6n
Como en los afios anterior s, el Retiro de Pe-
riodistas, public ahora el Noveno volume de "El
Periodismo en Cuba" y al hacerlo, cumpliendo la
tradici6n, tan vieja como 61 mismo, pone en letras
imperecederas, apuntes, datos, hechos, colabora-
ci6n que un dia, mis o menos lejano permitira ha-
cer integra, la historic del periodismo cubano, de
sus instituciones nacionales y locales, de sus empre-
sas, de sus mis representatives figures, porque es-
tos vol6menes, recogen de afio en aflo, la palpita-
ci6n real y verdadera de la inquietud que es el pe-
riodismo modern y haciendo resefias se hace paso
a paso la historic, que es el reportaje del pasado.
A los colaboradores de "El Periodismo en Cu-
ha" de 1945, a cuyas paginas abren paso estos sen-
cillos pArrafos, va el agradecimiento del Directorio
del Retiro que extiende tambien su reconocimiento,
con toda efusi6n, plena de cordialidad, a los que
con su contribuci6n de publicidad, hacen possible la
edici6n.
Para el Capitin Llaverias, esponthieo, asiduo,
diligente y valioso colaborador, vaya tambien la floor
de nuestras gracias mis efusivas.







EL PBKIODISKO 31 OUA 1945


"NOTAS"
PARA LA HISTORIC DE LA PRENSA DE CUBA
(ANTERIOR A 1850)
Por JOAQUIN LLAVERIAS
(De la Academia de la Historia do Cuba

"EL COLIBRI".
En el studio que venimos realizando de las publicacio-
nes peri6dicas anteriores al aflo de 1850, nos hemcs encon-
trado denominaciones rarisimas en sus frontis. Y ahora nos
topamos con una interesante revista, cuyos fundadores esco-
gieron para su titulo el nombre de una avecilla perteneciente
a la division de las paserinas tenuirostras, llamadas asi por lo
endeble de su pico. Nos referimos al colibri, que constitute
con los pijaros moscas una familiar numerosa, caracterizdndo-
se por el resplandor metalico de su plumaje, como tambi6n
por su bello collar tan resplandeciente como las piedras pre-
ciosas, el cual tiene en el pecho y sobre la cabeza plumas es-
camosas de una forma especial.
Fu6 el iniciador del nuevo peri6dico el habanero D. Ilde-
fonso de Estrada y Zenea, quien cuando se dirigi6 al Gober-
nador Superior Civil de esta Isla en 27 de noviembre de 1845,
con el prop6sito de que se le permitiera publicar por entregas
mensuales una obra literaria con el titulo de Colibri de las
Damas, ya era muy conocido como prosista y poeta; pues ha-
hia colaborado en las columns La Prensa, Revista de la Ha-
bana, La Aurora y otros papeles de la 6poca.
La solicitud de referencia la inform el censor D. Ram6n
Medina y Rodrigo, en esta forma:
Exmo Sor.
Puede V. E. conceder la licencia que solicit, D. Ildefon-
so de Estrada y Zenea, para publicar una obra en cuatro tomos


-7-








EL PERIODISMO EN CUBA- 1945


y por entregas de seis pliegos iguales al sellado, con el titulo
de "El Colibri de las Damas" en cuyo caso puede tambien
nombrar V. E. el censor que deba revisar dha obra, a quien se
le pase el prospect, para que bajo su censura se imprima.
Con lo que contest el oficio de V. E. de 27 de Nove. il-
timo, devolviendo al mismo tiempo el prospect y memorial
presentados por el interesado.
Dios gue. i V. E. ms. as. Habana y Diciembre 4 de 1845.
Exmo. Sor.
Ram6n Medina y Rodrigo.

En vista del informed favorable que antecede, se concedi6
por el general D. Leopoldo O'Donnell la correspondiente au-
torizaci6n al senior Estrada y Zenea. designando a la vez al
citado Censor para la revision de la obra.
Pero en el expediente relative al particular existente en
el Archivo Nacional (Gobierno Superior Civil, legajo 658,
expediente, num. 20762,) no consta el Prospecto aludido, el
cual encontramos inserto en el Diarlo de la Habana del 20 de
junio de 1847, cuya copia dice asi:

EL COLIBRI.
Dedicado a las damas.
Esta publicaci6n se pone bajo la protecci6n de las Da-
mas. Su titulo es El Colibri. iQuerrd decir que los articulos
que se publiquen serdn frivolos? No por cierto. El Colibri,
por sus brillantes atavios y sus formas elegantes, merece ser
comparado a una dama; pero su valor conocido y denodado,
es digno de la estimaci6n del otro secso y de los aplausos de
ambos: tambien sabe, como la abeja, volar de flor en flor con
acertada elecci6n y sacar miel. Por otra parte, quien dice mu-
jer, dice hija, hermana, amiga, amante, esposa y madre. iQuB
asunto de amistad y amor dejard de interesarle? iQu6 cues-
tiones de educaci6n 6 interns social le seran indiferentes?
Modas, costumbres. novelas, composiciones poeticas lla-
marin la atenci6n de una parte de nuestras lectoras, literatu-
ra, historic, ciencias fisicas y naturales, agradard, no lo du-
damos a todas; y las que no se inclinen al studio profundo
de la lengua castellana, apreciarin estos conocimientos en
otros, y darn el pliego al hijo 6 al hermano para que sea mis
estimado y querido de sus conciudadanos. No descuidaremos
la Bibliografia o noticia de las publicaciones nuevas en todos
ramos que se hagan en Espafia, en los paises extrangeros, y en
el nuestro. De tiempo en tiempo daremos por estraordinario
una contradanza nueva.


- 8 -








EL PEBKODIBMO EN CUBA 1945


La primer entrega se publicard el 15 del pr6ximo mes,
acompafiAndola una ldmina litografiada de las dos species
de Colibri que se conocen en la Isla, y mas adelante daremos
figurines y retratos.
Contamos con el auxilio de muchos colaboradores que
desean favorecer nuestra empresa. Entre ellos los Sres. Ldos.
D. Jose Maria de la Torre, D. Antonio Bachiller y Morales y
D. Felipe Poey nos han autorizado para anunciar sus nom-
bres, lo que hacemos, con agradecimiento. Tambi6n pondre-
mos a contribuci6n los escritores espaiioles que mas se han
acreditado por la pureza del lenguaje, tanto en prosa como en
verso, sin tener la pretension de llenar el peri6dico de com-
posiciones originales.
Cuando se present al pdblico una novel 6 un tratado
elemental de alguna ciencia, se dispondra la paginaci6n de
manera que al fin pueda el que quiera estraerlo y conservarlo
aparte.
El Colibri saldrd dos veces al mes, los dias 19 y 15. Cada
entrega se compondrA de seis pliegos de impresi6n en buen
papel y en cuarto. El precio es de dos reales sencillos, que se
pagaran al tiempo de recibirla. Ildefonso de Estrada y Ze-
nea.-Andr6s Poey.
PUNTO DE SUSCRIPCION.
En la Habana.-Imprenta del Gobierno.-El Telesco-
pio: calle del Obispo.-Libreria de D. A. Martinez, encuader-
nador, calle del Teniente Rey, nim. 17.-Sombrereria la
Universidad, calle de O-Reilly.
Estramuros.-Jesis Maria, en la plazuela de la iglesia,
botica de D. Valentin Urbano.-En la imprenta de D. V. To-
rres, calle de la Reina, nfim. 35.
Matanzas.-Imprenta de D. Juan Roquero.-Para el in-
terior de la Isla se remitirAn las entregas al precio de 3 rs.
sencillos, francas de porte.
Como se acaba de ver, junto con la firm de Estrada y
Zenea aparece la de D. Andr6s Poey, hijo del famoso natura-
lista D. Felipe, tan conocido y admirado por todos los cuba-
nos. Como su padre, naci6 Andr6s en La Habana, distinguidn-
dose por sus aficiones a los studios de la fisica y la meteoro-
logia.
En el parrafo inicial de la introducci6n que so hall al
comienzo del primer cuaderno de El Colibri, que seguida-
mente insertamos, explican sus redactores el por qu6 de no
haberse dado a la estampa el peri6dico a pesar del tiempo
transcurrido desde que concibieron el proyecto y fue aproba-
do por la Superioridad.
-9-







EL PERIODISMO EN CUBA 1945


EL COLIBRI.
Desde el pasado enero de 1846, habiamos formado el
proyecto de establecer esta publicaci6n; animados por uno de
nuestros mejores amigos nos aventuramos a publicar enton-
ces el prospect, que por aquellos dias circul6 entire un corto
niimero de gentes, igracias a la legalidad del repartidor a
quien se lo encomendamos! Nosotros, confiados en que todas
aquellas personas que tan vivo interns toman por cuanto pue-
de contribuir al engrandecimiento de las letras en nuestra
patria, tendrian un conocimiento de nuestro proyecto, fran-
camente, nos admirabamos de ver como no secundaban nues-
tras buenas intenciones, hasta que mas tarde la esperiencia
nos hizo conocer el motive de esta conduct.
Asi es, que desalentados por nuestra parte, insensible-
mente nos fuimos abandonando del proyecto, aunque con
gran dolor de nuestro coraz6n, y con la esperanza de poderlo
realizar en mejor epoca. Y ved aqui que esa 6poca ha llegado
ya para nosotros, con todo lo bello del entusiasmo, y lo posi-
tivo de una numerosa suscrici6n, la que no dudamos ha de ir
en aumento cada dia, porque el pfiblico quiere que se le tra-
te con alguna consideraci6n, que no se le interest sino en ma-
terias que scan de una utilidad bien conocida, y cuando esto
sucede, vemos que l1 es el primero en sostener aquello que
necesita de su amparo, y que siempre vive en el agradeci-
miento de cuanto se hace por 1l.
Asociados con el laborioso joven D. Andres Poey, hijo
del apreciable Sr. I). Felipe, hemos tenido el gusto de haber
vuelto a anunciar nuestra publicaci6n, con mejoras conside-
rables, las cuales han hecho sin duda que en tan breves dias
hdyamos podido reunir el gran nfimero de suscritores con que
contamos; bastantes por ahora a cubrir los innumerables gas-
tos que tenemos. Dichas mejoras, como el pfiblico vera, son
las siguientes: 1a la baja del precio; 24 la garantia de unas
firmas tan acreditadas como la de los Sres. Poey (D. Felipe)
Latorre, Bachiller y etras no menos conocidas que sucesiva-
mente ir6n apareciendo, y por ltitimo las ldminas, contradan-
zas, figurines y retratos que la acompafian y que tanto han de
adornarla. Pero la idea principal no se ha adulterado en lo
mas minimo, es decir, la de establecer un peri6dico dedicado
a nuestras Damas, en el que tengan ademnis de las noticias de
las modas mis recientes, bellas pdginas de lectura, tanto en
prosa como en verso; de manera que en su totalidad venga A
former una especie de Mosaico literario, y como este no solo
puede interesar al bello secso, sino que tambien al secso feo
querra disfrutar de su lecture, no descuidaremos ni un solo
punto aquellas ramos de s6lida instrucci6n que son tan fitiles
y que se hallan comprendidos bajo la palabra ciencias, y cree-
mos que nuestras bellas nos perdonarAn el robo, si es que asi


--10-








EL PERIODISMO EN OURA .1945


se le puede Ilamar que les hacemos de algunas piginas para
el ya indicado objeto, teniendo en consideracidn el beneficio
que puede reporter al pais, g las letras y aun a ellas mismas,
porque saber a todo el mundo interest, y mas que todo a la
muger.
De manera, que lo mismo se escribira nuestro peri6dico
para la j6ven elegant amiga de fiestas y de bailes, que para
el j6ven amante de las letras; y asi para el hombre de gran-
des conocimientos en todos los ramos que comprende el sa-
ber human, como para la madre de familiar, cuya felicidad
consiste en la tranquilidad de su hogar domestico y cuya
principal ocupaci6n es la ensefianza de sus hijos; porque to-
dos han de encontrar en l1 esa sabrosa lecture que es el pas-
to del alma, y que insensiblemente siembra en el coraz6n de
los j6venes la semilla que ha de producer el arbol de la virtud.
Y para una madre 6qu6 mas iitil que una publicaci6n de este
g6nero? para una joven iqu6 mas elegant ni econ6mico que
este peri6dico que la ofrece cada quince dias seis pliegos de
esmerada impresi6n, en los cuales se comprende, variedad dc
articulos, obras dramaticas, composiciones po6ticas, y sobre
todo una esacta noticia asi de las diversiones del dia, como
de los trages y peinados con que con mas elegancia pueda
presentarse en ellas, teniendo A la vista el figurin de la ilti-
ma moda? Y todo esto por solo una peseta sencilla! I)Decid-
nos si es possible pueda establecerse una pubiicaci6n mnis ba-
rata que la nuestra? Pero lo que mas present hemos tenidio,
es que regularmente el mayor nmmero de suscritores habian
de ser hijas de familiar, y una joven iqu6 mas puede sacrifi-
car de sus pequefios ahorros que una peseta cada quince dias,
para adquirir una publicaci6n que es sin duda alguna, part
integrante de su toilette? Pues creednos, si aun fuese possible
ponerla mas barata no dejariamos un solo instant do hacerlo.
Pero aun no son estas todas las ventajas que ofrecemos,
dos pliegos destinados a la inserci6n en planillas de las mejo-
res novelas, tanto originales como traducidas y que constitu-
yen 32 piginas de lecture estray6ndolas del cuerpo del peri6-
dico y encuadernandolas separadamente, (para lo cual avisa-
remos con anticipaci6n el encuadernador que mas barato
pueda hacerlo) servirAn a ir formando una pequefia bibliote-
ca que podrAn regular a sus amigas en bonito tafilete el dia
de sus natales,; porque qu6 mejor regalo puede hacerse que
el de un libro? Y aun mas, las bellas dilletantes formaran su
repertorio de lindas contradanzas, que espresamente se com-
pondrAn para el Colibri.
Las Idminas y retratos que ofrecemos podrtn colocarse
en pequefios cuadros que serviran de adorno al aposento de
nuestras elegantes, y por uiltimo, la entrega toda en las ma-
nos de una hermosa, sera tan necesaria para formarnos una
idea de su g6nio 6 de su cultural como lo es la pucha de flores


-11-








EL PEBIODISMO EN OUBA 1945


sobre el jarr6n de China de su tocador para formArnosla de
su delicadeza, porque habeis de saber lectoras preciosisimas,
que alli se ve un colibri donde hay una rosa.
Y siendo vosotras flores,
MAs bellas que el aleli,
Os faltard un Colibri
Que admire vuestros primores?
La idea que abrigamos al titular nuestra publicaci6n, con
el nombre de esta linda avecilla de los tr6picos, ha sido para
significar que asi en la pequefiez de sus hojas habia de ence-
rrar variedad de materials, como ella en la pequefiez de sus
plumas variedad de colors, y que asi tendriamos necesidad
de recorrer buenas obras para estractar lo mejor que en elias
encontrasemos, como ella de recorrer miles de flores para
encontrar la miel.
Habana 14 de Julio de 1837.
Ildefonso de Estrada y Zenea.

Sali6 el primer nimero de El Colibri, sin los vocablos de
"las Damas", como reza en el permiso concedido por la Su-
perioridad, el 19 de julio de 1847, siendo recibido por la cri-
tica con frases de aliento para sus redactores, las cuales vie-
ron la luz en el peri6dico de mis circulaci6n de entonces, que
lo era el Diarlo de la Habana, figurando en su edici6n del 18
del citado mes y afio, lo que sigue:

EL COLIBRI.
Bastaba la amistad que nos une a los apreciables redac-
tores del nuevo Colibri para que sin repugnancia alguna nos
hubi6ramos contado como uno de sus suscriptores. Esperamos
de sus buenas disposiciones una cosa digna de la atenci6n del
publico harto fastidiado con obras literarias, que a fuerza de
promesas y recomendaciones parece gastan todo el m6rito
con que luego pudieran presentarse. Sentiriamos el que una
triste prevenci6n, resultado necesario del desengafio, se le-
vantase contra el Colibri y que exhaust de recursos perecie-
se al nacer. Pero gracias A una porci6n escogida entusiasta
de literature, pronta siempre & animar en sus ensayos, a los
j6venes que a ella se dedican, la primer entrega ha salido a
luz, no con el aparato y efimera pompa de otras producciones,
si con la delicadeza y sencillez del ave cuyo nombre Ileva y la
seguridad de gozar de una hermosa existencia.
Cuanto en si encierra este primer cuadreno es notable,
no tan solo por ser casi todo 61 original, sino porque al paso


-12-







EL PERIODISMO EN CUBA 1945


que cumple A fuer de elegant con las damas, cuya benevolen-
cia exige, satisface la avidez cientifica y la positividad inheren-
te al otro sexo.
Comenzando por la lmina, preciosamente litografiada 6
iluminada por D. Andr6s Poey, que represent las dos espe-
cies de colibri de esta isla, cuya historic natural acompafia el
mismo, y terminando por la bien espuesta tradici6n cubana,
titulada la Cruz de Bronce, (su autor D. F. L. de Brifias), na-
da mas puede exigirse en esta primer parte A los sefiores
Redactores.
El nuevo periodista que con el articulo Mi nombre y yo
se da a conocer por Ildefonso, comienza bajo muy buenos
auspicios; si bien no es esta la primer vez, que hayamos te-
nido el gusto de leer, suyos, muy buenos trozos de prosa.
Sinceramente felicitamos A los Sres. Estrada y Poey por
la buena inauguraci6n de su peri6dico, y deseamos obtengan
con bien marcado cr6dito, una numerosa suscripci6n que les
proporcione el fruto merecido A sus desvelos.

Efectivamente, el cuaderno de referencia, contiene un
texto muy interesante y variado, suscrito por Ildefonso de
Estrada y Zenea, Felipe y Andr6s Poey, Luis GAlvez de Mon-
talvo, etc; como igualmente el resto del tomo, compuesto de
192 paginas, con articulos sobre ciencias, literature, histo-
ria, bellas artes, costumbres, novelas, composiciones po6ti-
cas, noticias locales, biografias, juicios critics, mAximas,
an6cdotas, modas y lminas en colors.
Al final aparece una "Lista de los sefiores suscriptores al
Colibri", con esta

ADVERTENCIA
Siendo varias las listas de los Sres. suscriptores, por ha-
Ilarse dividas en barriadas 6 manzanas para el mejor gobier-
no de los repartidores, no serA estrafio hAyamos dejado de
poner algunos involuntariamente, del mismo modo hemos re-
petido otros; A los primeros suplicamos se sirvan pasar aviso A
esta imprenta que se les pondra, A los segundos rogamos dis-
pensen esta falta; pero en particular de quien mas indulgen-
cia reclamamos es de las damas A quienes siendo Srtas. se
les haya incluido en la list de las Sras. y vice-versa.
Cuenta el Colibri en Bayamo veinte y tres suscriptores,
en CArdenas trece, y no se publican los de Matanzas, Puerto-
Principe, Cuba y otros puntos de la Isla, por no haberse reci-
bido adn.


-13-







EL PEMIODISMO EN CUBA- 1945


El indice de las materials de este tomo, como el de los
demas de que carece la colecci6n de El Collbri, hemos de pu-
blicarlo a la terminaci6n de este articulo, no s61o por la uti-
lidad que reportara a los investigadores encontrarlos reuni-
dos, sino tambi6n porque ni en la Biblioteca Nacional (s61o
pose los tomos segundos de la primer y segunda series ni
en la de la Sociedad Econ6mica de la Habana (aparece en-
cuadernado un ejemplar que ademas de no estar complete,
result un mare-magnum dado que su paginaci6n responded
a este orden: 1-32: 1-32; 98-128; 97-128; 97-164; 161-194;
1-96; 89-160; 25-88 y 161-196), se halla complete, debien-
do a la gentileza de un amigo a quien much estimamos, ya
fallecido, el Dr. Roque E. Garrig6, un volume que contiene
el tomo antes referido y el quo dirigi6 D. Antonio Garcia Gu-
ti6rrez, de cuyo andlisis nos ocuparemos mds adelante.
La cubierta del tomo II de El Colibri, no es igual a la del
primero, hahi6ndose suprimido de la misma el nombre del
Dr. Andr6s Poey, sin que en el texto, ni en la introducci6n
que reproducimos en seguida, se haga ninguna advertencia
respect a las causes de su separaci6n.

A NUESTROS SUSCRIPTORES
Al comonzar la segunda series de nuestra amena publica-
ci6n, no podemos m6nos que dirigir, como por via de Tr6logo,
cuatro palabras a nuestros numerosos suscriptores. Tan lue-
go como formamos el proyecto de establecer el Colibri, fu6
nuestra primer idea, que acompafiase 6 cada nimero, 6 a ca-
da dos nfimeros por lo monos, un figurin, una danza i otro
oquivalente. En nuestra nrimera entrega dimos la preciosa
limina que representaha las dos species de Colihries que se
conocen on la Isla y que hicimos iluminar, no deteni6ndonos
en el nuevo gasto oue esto nos traia, norque la recibiesen nues-
tros suscriptores con today exactitud, y como un pequefio ob-
sequio que quisimos haver A nuestras damas on particular.
Apenas so habian acahado de iluminar las 800 que se tirn-
ron cuando ya como quien dice, teniamos la segunda entre-
pn encima v asi fu6 oue no tuvimos tiempo de disponer la li-
mina 6 danza que habia de acomnnfiarle, v nos vimos en el
nreciso caso, por no faltar tambi6n a esto. de darla el dia pre-
fijado. aunque con el sentimiento do que fuese sola. Llea6
la tercera entrega. y para esta ya teniamos list la preciosisi-
ma danza aue generosamente nos habia cedido nuestro aore-
ciable amigo el Sr. D. O. de M. A. y Ila oue habia puesto el
titulo de nuestro peri6dico. Bellamente litografiada, en una


- 14-







EL PERIODIBMO EN CUBA 1945


hoja de papel marquilla y generalmente aplaudida por inte-
ligentes a quienes se la oimos tocar, os la repartimos con
tante mas placer, cuanto que de este modo repardbamos la
nota con que de poco activos se nos habia calificado. Dife-
rentes motives que no son del caso enumerar, hicieron que
despu6s, (bien a pesar mio) no volvi6semos a ofrecer en to-
do el tomo, ni uno solo de cuantos trabajos litogrificos ha-
biamos ofrecido. Hoy de un todo reformada nuestra elegant
publicaci6n, ofrecemos a nuestros amables suscriptores, que
en lo adelante daremos el 45 de cada mes un figurin de la il-
tima moda. Cuando por retardo 6 por cualquier otro motive
no podamos dar el figurin ird en su defecto una contradanza
nueva 6 un retrato. Los dias 1P sin aue se estime como una
obligaci6n, procuraremos insertar uno 6 mas articulos de cos-
tumbres a los que acompafiarin grabados en madera, 6 bien
caricatures. ya originales, ya tomadas de los peri6dicos de la
Peninsula 6 del estrangero. La parte tipogrifica, seguiri con
el esmero que hasta aqui. pues estando encargada al mismo
Sr. D. Vicente Torres, sera en un todo igual a la del tomo pri-
mero, debiendo antes advertir, que las plans de este segun-
do tomo, como podra observarse, son mayors que las del
primero, pues aunque asi tuvimos que escribir mas, tambi6n
el agradecimiento serd mayor de parte de nuestros suscrip-
tores.
En cuanto a la part literaria, amenos y variados articu-
los, sentidas y elegantes comnosiciones veran la luz pdblica
en las paginas de nuestro peri6dico, pues contamos al efecto
con la cooperaci6n de personas cuya capacidad 6 ilustraci6n
son bastante conocidas v cuyos nombres por si solos bastan i
former una representaci6n al peri6dico en que aparezcan. Si
con tan buenos auspicios v mediante la esactitud de los re-
partidores, no prosper el Colibri y sigue como hasta aqui dis-
frutando el favor de las hermosas a quienes se les dedica, cul-
pa sera de su mala estrella; si por el contrario, se verAn nue-
vamente satisfechos mis deseos.
Habana y Octubre 14 de 1847.
Ildefonso de Estrada y Zenea.

Este segundo tomo nos parece de mas m6rito que el pri-
mero, no s6lo por las importantes materials de que tratan los
articulos insertos en sus 194 piginas, sino por la calidad de
algunos de los nombres que aparecen suscribi6ndolos, tales
como Francisco Orgaz, Leopoldo Turla, P. Santacilia, Juan
Miguel de Losada y otros.
Con motive de haber cambiado su residencia para Ma-
tanzas el senior Estrada y Zenea a fines del afio de 1847, aban-

15 -







EL PERIODISMO EN CUBA- 1945


donando poco despues la Isla con rumbo a Espafia, no conti-
nu6 al frente de El Colibri, haci6ndose cargo de su direcci6n
D. Antonio Garcia Guti6rrez, quien escribi6 en el iltimo cua-
derno, pagina 189, este suelto:

AL PUBLIC
Con el pr6ximo nfimero del Colibri, empezard el primer
tomo de la segunda 6poca de este peri6dico literario, que tan
buena acogida ha merecido en toda la isla de Cuba. La nueva
direcci6n, al hacerse cargo de esta empresa, no se ha pro-
puesto otro objeto que el de contribuir al mayor adelanto de
las letras, prestando su debil impulse al ya dado, pero toda-
via incierto, de nuestra aplicada juventud; sin que por esto
se crea que abrigamos pretenciones ridiculas, presentAndonos
como ap6stoles 6 maestros. Nuestros esfuerzos aislados, nada
valdrian, lo sabemos; pero a lo menos, alguna gloria nos ca-
bria, si logramos colocar una sola piedra en el edificio comfin.
Hecha esta ingenua confesi6n, comenzaremos nuestros
pobres ensayos con el calor que nos infunde un buen deseo.
ya que no con el suficiente ingenio para dar cumplida cima A
tan ardua como espinosa tarea; pero lo que mas nos estimu-
laba para ]levarla a cabo. es la notable indulgencia con que
el pfiblico ha protejido otros muchos peri6dicos semejantes,
y en este just convencimiento se encierra nuestra mejor y
mis complete esperanza. A pesar de 6sto, estamos intima-
mente convencidos de que nuestros trabajos no han de encon-
trar en todos la misma henevolencia, torque es impossible con-
tentar las exigencias inmoderadas de unos, y las opinions
casi siempre encontradas de todos: por lo tanto, creemos de
nuestro deber consignar aqui lo que sera nuestro peri6dico
en lo sucesivo, para que nunca pueda acusArsenos de haber
defraudado esperanzas, que estamos 16jos de querer ali-
mentar.
Dedicado el Colibri al bello sexo, y vanagloriAndonos de
encontrar en esta hermosa mitad del g6nero human, un apo-
yo firme y generoso. no cumoliriamos con el objeto de nues-
tra publicaci6n. si de ella hiciesemos un campo de several
doctrinas, y discusiones empalagosas: amenizaremos, si. en
cuanto mas sea dable, sus pAginas. dando en ellas lugar a todo
aquello one juzguemos digno de ver la luz pfiblica. y aprop6sito
para entretener y deleitar a cuantos nos lean. No queremos
decir nor esto. que nos abstengamos de una manera absoluta
de entrar alguna vez en cuestiones literarias, cuando estas
no sean demasiadamente abstractas 6 de escaso interns; por
manera que en este punto no corran nuestras lectoras gran
riesgo de fastidiarse.
Con respect a la parte material del peri6dico, no se ha-
ra ninguna variaci6n notable: porque si bien proyectamos ha-

16-







EL PERIODISMO EN CUBA 1945


cer algunas mejoras en lo sucesivo, de ningun modo so alte-
rard la forma de los cuadernos, ni la impresi6n y calidad del
papel, llenando en esto por objeto el que los suscritores a la
primer epoca del Colibri, puedan encuadernar. si gustaii
toda la colecci6n, sin la falta de armonia que habia de resui-
tar en otro caso.
EstA para concluirse la novel de Alejandro Dumas, ti-
tulada Paulina, y tan pronto como esto suceda, empezar6mos
la publicaci6n de otra que ya estamos traduciendo del mismo
autor.
Nota:-Este n6mero sale el dia 31 de diciembre, con el
objeto de completar en este afio el tomo segundo de la pri-
mera 6poca: en adelante, se publicard este peri6dico los dias
15 y tiltimo de cada mes.

Con el cambio de director, no vari6 la estructura de El
Colibri en su interior, aunque si en la cubierta, en cuya pri-
mera entrega, correspondiente al 15 de enero de 1848, so
hace aparecer como el primer tomo de la segunda 6poca, se-
giun se anunci6 en el aviso antes transcrito.
Y como nada hemos dicho reference a la personalidad
del nuevo director de El Colibri obligados estamos a mani-
festar que no era cubano, como sus antecesores, sino que
D. Antonio Garcia Guti6rrez naci6 en Chiclana (Cadiz) en
1813, de padres labradores, quienes a costa de grandes es-
fuerzos lo educaron, con el deseo de que estudiara medici-
na; mas decidido a seguir la carrera literaria, se ensay6 en
las letras infructuosamente durante largo tiempo, hasta que
al fin logr6 en 1836 que representaran su drama "El Trova-
dor", el cual fue calurosamente aplaudido, siendo esta la pri-
mera vez que un autor compelido por el piiblico saliera a la
escena, para aclamarlo. Residi6 algfn tiempo en la Habana,
la que abandon para establecerse en MWrida de Yucatan, don-
de escribi6 y public varias obras notabilisimas, terminando
su vida gloriosa en Espafia.
Muchos de los trabajos en prosa y verso que cncierran
las 188 piginas del primer tomo de esta series, se deben a la
pluma de Garcia Guti6rrez, notandose, sin embargo, la falta
de las firmas conocidas que hubieron de dar brillantez a los
dos tomos anteriores, caracteristica que se observa igual-
mente en el tomo segundo, cuya primer entrega lleva la fe-
cha del 15 de abril de 1848.


--17 -








EL PERIODISMO EN CUBA 1945


Por causa que no se explica, pero quien sabe lo motiva-
ra su partida para M6jico, dej6 Garcia Guti6rrez la direcci6n
de El Collbri a contar de la entrega iltimamente citada, aun-
que en la cubierta aparece su nombre, como tambi6n su fir-
ma al pie de articulos posteriores a las paginas 25 y 26, en
que se lee esta noticia:

EL COLIBRI.
Al dejar la direcci6n del Colibri pareceria ingrato a los
ojos del puiblico de la Habana, si no le manifestase de una
manera inequivoca mi agradecimiento. La bondad con que los
numerosos suscritores de este peri6dico han acogido mis po-
bres tareas, pudiera envanecerme, a no abrigar la convicci6n
de mi poco merecimiento; pero aun asi es mayor mi gratitud,
puesto que A las simpatias de mis amigos y del piblico en ge-
neral, he debido esa favorable acogida, esa protecci6n cons-
tante v siempre grata para el que es objeto de ella.
Por otra parte tengo la satisfacci6n de anunciar que des-
de hoy ocupa mi puesto en la direcci6n de este peri6dico, don
Juan Miguel Losada, joven laborioso, muy estimado del p.i-
blico. y que ha dado en diversas ocasiones muestras de claro
y distinguido ingenio. Debo por lo tanto, esperar que todos los
que han manifestado un inter6s tan asiduo en sostener esta
nuhlicaci6n. seguirin favoreci6ndola con la eficacia que has-
ta ahora. Siempre coadyuvar6 en lo que pueda a los adelan-
tos del Colibri no solo con mis humildes composiciones, sino
con las de mis amigos Zorrilla, Rubi y otros autores esti-
mados.
A. Garcia Guti6rrez.

Al empezar sus tareas la nueva direcci6n del Colibri,
cuenta. antes que todo, con la indulgencia de los lectores;
animada de los mejores deseos, conociendo su escasa sufi-
ciencia y contando con ]a colaboraci6n de entendidos 6 ilustra-
dos escritores. la direcci6n cree poder Ilevar adelante sus no-
bles prop6sitos.
Segfn el parrafo antecedente escrito por nuestro amigo
D. Antonio Garcia Guti6rrez, el Colibri serA favorecido nor
Ins recomendables firmas de otros literatos muy conocidos
del pfiblico. Enti6ndase pues que nuestro principal objeto es
)ropagar la aficion 6 la lectura: las personas ilustradas encon-
trarin en las piginas de este peri6dico un pequefio pasatiem-
po, y los que no lo sean, el aliciente, el estimulo para dedi-
carse 6 conocer otras obras de m6rito y de importancia.
El que nos ilumine con sus juiciosos consejos, ese nos
nrobara su amistad. sus buenos deseos, su interns por el ade-
lanto y gloria de las bellas letras.


-18-







EL PWMODSUMO EN CUBA 1945


Este peri6dico obtendrd todas las mejoras de que sea
susceptible: nosotros pondremos los medios, al pfiblico toca
darnos su ilustrado fallo.
En esta entrega empieza la publicaci6n en planillas de
los "Recuerdos" de la condesa de Merlin, nuestra distingui-
da compatriota. Muy pronto ofreceremos una leyenda, en
verso, titulada La Virgen de Barcelona.
Al hablar de algun establecimiento piblico, no serA por
preferencia a ninguno; sino porque interesados en dar favora-
bles y tiles noticias ya de modas, ya de otra cosa semeiante,
tenemos empefio en corresponder dignamente 6 la confianza
de los lectores. Nos honramos con la amistad de muchos
apreciables mercaderes y estamos prontos 4 dar lugar en nues-
tro peri6dico A todo aquello que merezca recomendarse: por
consiguiente, cualquiera que fuere la persona 6 el ohjeto
acreedor a nuestra consideraci6n, podrd contar con el d6bil
apoyo que brindamos.

Lleg6 este segundo tomo dirigido en su totalidad por el
aventajado escritor floridano D. Juan Miguel de Losada has-
ta la pdgina 194. Pero al comenzar el siguiente volume, si
bien con el mismo titulo, se hizo aparecer como una nueva
series, correspondiente al tomo primero.
Nada hallamos a su final, pigina 124, relative a la con-
clusi6n de El Colibri, que de seguro muri6 por motivo de la
indiferencia del pfiblico, dado que carece de interns cuanto
vi6 la luz en esta series, exceptuando los trabajos en prosa y
verso suscritos por Losada, quien con entusiasmo colabor6 pa-
ra vivificar el peri6dico que naci6 protegido por una larga
list de suscriptores.
Los cinco tomos de que constant las tres series de El Coll-
bri, fueron impresos en la tipografia de D. Vicente de To-
rres, que estuvo situada en la calzada de la Reina nimero 35.
Ahora, como prometimos, encontraran los lectores en
sus indices los titulos y firmas de cuanto se di6 a la estampa
en el peri6dico de referencia.

INDICE
del tomo 1, bajo la direcci6n de D. Ildefonso de Estrada y Ze-
nea y D. Andr6s Poey.
EL Collbrf, por Ildefonso Estrada y Zenea......... 3
El Colibri, por Andres Poev ................. .. 7
Mi nombre y yo, por Ildefonso .................. 13


-19-








EL PERIODISMO EN CUBA- 1945


Discurso sobre las ciencias en general, por Felipe
Poey ............................... 16, 33 65
El Colibri, poesia, por I. de E. y Z. ................ 20
El Pastor de Filida, por Luis GAlvez de Montalvo .... 23
Utilidad que report a las Sefioras hacerse el peinado
por manos de peluquero, por Ildefonso .......... 26
Mensajes del Colibri, a sus lindas suscriptoras, 30, 61
91, 123, 158 .............................. 178
A Maria, poesia, por J. Ruiz y G6mez .............. 38
Materiales para la Historia de la Isla de Cuba sacados
de la Historia de los Piratas de America, escrita en
flamenco en 1666 por Esquemeling y traducida por
D. Antonio Freire, 39, 76, 102 ................ 146
A una amiga ................................. 43
Col6n. Afio de 1492, poesia, por A. B. v M. .......... 44
Ficci6n moral sore la muerte, por Baltasar GraciAn. 48
La Cuhana. poesia, por J. Fornaris .............. 52
Descripci6n political del imperio de la China, por A.
Poey, 54, 84, 111 ........................... 151
A la Esperanza, poesia, por Ildefonso ............ 60
T'n dia en la Habana, por Relator ... ............. 68
Un suefio de mi vida, poesia, por F. L. de Brifias .... 73
Letania de la joven casadera ................... 80
Cantos, poesia, nor El Cisne ................... 82
Enigramas, por E. F. Sanz, J. M. Villergas y Santos Hi-
dalgo ..................................... 87
Sobre el bosaue de Bellwe. por Jovellanos ......... 88
Horror, poesia, por Ildefonso ................... 90
Soneto ...................................... 94
C erro ...................................... 95
Dos 6pocas de la vida, nor Eduardo Garcia Lebredo .. 97
En el Album de una sefiorita. poesia, por J. V. Herrero 101
A las estrellas, poesia, por Jose Fornaris .......... 105
Sobre educaci6n primaria en Inglaterra, por Antonio
Bachiller y Morales ......................... 108
A Laura en el baile. noesia. por Joaquin Prieto Solis.. 1 0
A. ... poesia, por Ildefonso ..................... 116
Ouimica vegetal, por Antonio Caro .............. 118
Trozo elocuente sacado de un diseurso sore los men-
digos imnresos en Madrid (1817), por el Dr. D. Ti-
burcio Hernindez ........................... 119
A Ursula. poesia. nor Manuel Urbano Siinehez ....... 4 2
La doncella de Orleans ..................... 129 161
El Arroyo, noesia. por Felipe Poey ................ 133
Memorias del Domine Lucas, por D. A. J. .......... 139
Recuerdo, noesia, por Adela ................. 143
La Viuda. Trozo sacado del mundo por dentro. por Fran-
cisco de Quevedo y Villegas ................... 144
Mi anhelo, poesia, por P. M. y L. ................. 149








EL PERIODISMO EN CUBA- 1945


iPara ti!, poesia, por Ildefonso .................. 150
Emoci6n. A Laura, poesia, por R. Pastor de Castro ... 154
Influencia del tabaco en la salud ................. 156
Despues de la luvia, poesia, por El Cisne .......... 170
A mi critic, por I;defonso ...................... 171
D. Justo, poesia, por Fernando Trigueros .......... 176

INDICE
del tomo II, bajo la direcci6n de D. Ildefonso de Estra-
da y Zenea.
A nuestros suscriptores, por Ildefonso de Estrada y
Z enea .................................... 3
Literature. Mujeres griegas ..........5, 33, 65, 129 101
A Laura, poesia, por R. Pastor de Castro ............ 8
La Amistad, por Sir Eduardo Young ......... ..... .
A ndcdota .................................... 10
Consejo a las solteras .......................... 11
El sepulcro de Napole6n, poesia, por Juan Arolas .... 12
Pensamientos, por Sabino de Losada ............ .. 13
Al Morro, poesia, por Juan Miguel de Losada ........ 1;
Modas, por Ildefonso .......................... 18
La Bachillera, por Rosirfina ..................... 20
Clase de gramdtica. El Maestro y los nifios. Di6logo... 23
Mensajes del Colibri. A sus amnables iectoras, 28, 59,
126, 156 ......................... ........ 190
Un amor que ya es de Dios, poesia, por S. Garcia de la
Huerta ................................... 36
Diferencia entire los ojos del hombres y la mujer ..... 37
Lord Byron. Fragmento in6dito haliado entire sus pa-
Deles ..................................... 38
Anecdota ..................................... 39
La favorite del sultAn, poesia, por Juan Arolas ...... 40
Hernani y Rodolfo o el poder de la misica. Traducida
del francs por F. C. de A. ................... 41
Fragmento, poesia, por El Cisne ................. 46
Desencanto, por Andrds S. ....................... 49
A n ecdota ................................... 52
Al folletinista del Diario de la Marina ............. 53
Una fisonom ia ................................ 55
Literature modern. El fusil encantado. (Traducido),
por Ildefonso .............................. 57
Romance, por P. Santacilia ..................... 69
Encantos de la naturaleza. Dedicado a mi amigo Manuel
Nfifiez y Vega, por Andrds S. .................. 71
Anecdotas ................................... 76
El fusil, poesia, por A. Ribot y Fontser6 ........... 77
La loca de Bastilica. Recuerdos de la C6rcega. Tradu-
cida para el Colibri por Flora .................. 80


-21-








EL PERIODISMO EN CUBA 1945


An6cdotas ................................... 88
Ana Bolena de Inglaterra ........................... 89
El Sol (A Don Fernando Corradi), poesia, por Fran-
cisco Orgaz .................... 95
Semblanzas de Lamartine, Trad. por J. M. Salas y Qui-
roga ......................... ............. 97
Paz domestic, poesia, por Leopoldo Turla ........ 103
Dei establecimiento de los primeros lugares ........ 107
Receta important. A las madres de familiar ........ 110
La Virgen de AmBrica, poesia ................... 112
El medico y la sondmbula ...................... 115
A la brisa, poesia, por Adela ................... 116
Modo de adquirir un marido .................... 117
Mi 4lbum, por Eduardo G. Lebredo .............. 1.19
La estrella polar. A Flora, poesia, por Eusebio Fausti-
no C. ...................................... 122
Pensamientos de la Sefiorita Deluzy ............ 125 145
Ilusiones, poesia, por Juan Miguel de Losada ...... 133
Consideraciones sobre la situaci6n y porvenir de la li-
teratura cubana .......................... 135
A la gigantesco Ceiba de la Alameda vieja, poesia .... 142
Antes que te cases mira lo que haces .......... 146 176
A xxx, poesia, por xxx ......................... 150
Totum resolutum ............................. 151
A Leopoldo Turla, poesia ...................... 154
Anecdota traducida del persa .................... 154
)e la literature peri6dica ............... .. .. 166
Serafina. Fragmento de una leyenda, poesia por Juan
Miguel de Losada ........................... 172
Un suspiro al trovador, poesia, por xxx ........... 180
Sentencias .................................. 180
Estudios morales. La mujer incr6dula ............. 181
A l ptiblico ................................... 189
Tienda de las Sefioras ......................... 194

INDICE
del tomo I, nueva series, bajo la direcci6n de D. Anto-
nio G. Gutierrez.
Biografia de I). Manuel Bret6n de los Herreros, por A,
Garcia GutiBrrez ............................ 3
La flor m archita .............................. 11
Poesia, por xxx .............................. 17
Literature. Hallazgo important, por A. G. Gutierrez.. 20
La tumba ignorada, poesia, por A. Garcia Gutirrez. 26
Album del buen tono ............ 28, 62 137, 162 188
Sobre la poesia en la dramitica ............ 33, 65 93
A J. de los A. M. en la muerte de su hijo, poesia, por
E. A. de Castro ............................. 36


-22-








EL PERIODISMO EN CUBA 1945


Jose Jacquard, por M. P. ..................... 39 69
A. D. Javier de Le6n Bendicho, enviandole unos guan-
tes que se habia dejado en casa del autor, poesia
por J. F. ................................... 45
Contestaci6n al soneto precedent. Al Sr. Marques de
Tabuerniga, poesia, por J. de L. B. .............. 46
Sr. Director del Colibri, por Julieta ............... 47
Herm osura .................................. 47
El poeta y la mujer, poesia, por A. Garcia Guti6rrez 50
Sentencias tomadas de autores ingleses ............ 54
Pensamientos morales ......................... 55
Proverbios chinos ............................ 57
Sentencias de Shakespeare .................. .. 57
A la noche, poesia, por El Cisne ................. 58
A la luna, poesia, por Vicente S. ................ 76
El m inero ................................... 77
El sepulcro de una virgen, poesia, por A. Garcia Gu-
tierrez ................................... 85
Fisiologia de los enamorados, por C. de C. ......... 88
Literature del Siglo XIX ........................ 97
A la sefiorita Dofia D. S. M. poesia, por E. A. de Castro 103
El rostro pdlido .............................. 107
Una lagrima, poesia, por A. Garcia Gutierrez ...... 115
Reflexiones acerca del destiny de las mujeres, escritas
en francs por Mme. Friedel, y traducidas, libre-
mente por la Srta. Dofia M. S. C. .............. 117
De las necesidades del g6nero human en general .... 121
Desaliento, poesia, por A. G. Gutierrez ............ 124
La academia silenciosa, o los emblemas, traducido por
la Srta. Dofia M. S. .......................... 128
FAbulas, por J. E. Hartzembusch ............. 129 172
Mesa revuelta ............................ 131 177
Causas que determinan a algunos hombres a no casarse 134
Los consuelos del anciano, por el Doctor Jost ....... 135
El carifio anticipado, poesia, por J. J. Pesado ........ 136
Dos palabras sobre la literature antigua y modern,
por M. ..................................... 141
El angel y el poeta, poesia ...................... 150
Fray Bartolomeo, por Alejandro Dumas ........... 153
La partida de dados, por Amalia B ................ 165
De las cualidades que constituyen el merito de una
m ujer .................................... 173
A E. xxx, poesia, por E. A. de Castro .............. 175
Rigor injusto, poesia, por A. Garcia Guti6rrez ...... 177
Las ciencias y el siglo XIX .................... 181
INDICE
del tomo II, nueva series, bajo la direcci6n de Juan
Miguel de Losada.


-23-








EL PERIODISMO EN CURA- 1945


Sobre la posibilidad de que comience la educaci6n de
las nifias desde los primeros moments de su exis-
tencia .................................... 3
El consejo de amor, poesia ...................... *
Costumbre. Influencia de las mujeres en la sociedad.. 8
Con motive de haber Ilegado a la corte cantidad de poe-
tas cultos, poesia ........................... 12
Respuesta, poesia ............................. 13
Flores de la humanidad ........................ 13
Espafia, poesia, por A. Garcia Guti6rrez ............ 15
Ei puente del diablo. Leyenda suiza, por A.B.C.D .... 17
La mujer, poesia, por Manuel Cao y Montiel ........ 22
Album del buen tono .......................... 22
El Colibri, por A. Garcia Gutierrez ................ 25
Hogar dom6sitco, por M. Costales ................ 27
Raz6n del fuerte. Fibula, por Jeremias de Iocaransa. 29
Los dos gemelos, por el Vizconde de Culincourt ..... 31
A un rizo, poesia, por Casto de Iturralde ............ 39
La fuga del Conde de Castilla .................... 40
A B xxx, poesia, por A. G. Gutidrrez ............... 44
Constancia, poesia, por J. M. de Losada ............ 45
La familiar de los Medicis ....................... 46
A un pdjaro, poesia, por J. M. de Losada ............ 49
Album ...................... 55, 186, 120, 157 194
Miguel Palcogolo, por Jos6 Sevilla ............... 57
El Sol (A Don Fernando Corradi), poesia. por Francis-
co O rgaz .................................. 63
Ana Bolena de Inglaterra ...................... 66
El lirio azul, poesia, por A. G. GutiB rrez ............ 76
Una academia de nifias, por M. Costales ............ 79
Obras de puiblica utilidad .................. 181 (1)
Mi lindo jazinin, poesia, por J. M. de Losada ........ 183
M ddicos Cirujanos ........................... 184
Soledad, poesia, por El Cisne ................... 79
La danza cubana, por Ildefonso .................. 82
A... Amor impossible, poesia, por Raimundo de la Vega 83
Mensajes del Colibri a sus amables lectores ........ 84
Literature. Mujeres griegas ................... 97
La muerte del cosaco, poesia, por Ildefonso ........ 101
Consideraciones sobre la situaci6n y porvenir de la li-
teratura cubana .................... ........ 102
Ceremonial caballeresco, poesia, por Juan Arolas .... 107
La sonrisa ................................... 108
Tinieblas, poesia, por J. M. de Losada ............. 112

(1) Dc la pagina 80 salta a la 181, correspondiendo perfectamente el tex-
to de la 80 con el de la 181, o sea con el trabajo firmado por Costales, aparecien-
do despues de la 186 otra vcz cl 79, y continuando sin alteraci6n hasta el final.


-24-








EL PEPIODISMO EN CUBA 1945


Bodas de los judios de Marruecos ................. 115
A Juan Miguel, poesia, por Juan Gtiel y Rent6 ...... 118
El Colibri. Carlos Magno ....................... 125
Dolora, poesia, por R. Campoamor ................ 130
Jorge W ashington ............................ 1..
Auras de Abril (A Manuel Costaies, mi amigo), poesias,
por Juan Miguel de Losada .. ............... 137
A los Artesanos. El zapatero y los enanitos .......... .142
El Rey de Hannover .......................... 144
Cuentos fantasticos de Hoffmann ............. 146 181
Revista de negocios, eclesiasticos ..... ........... 150
A mi ahijada, poesia, por Miguel Rodriguez Ferrer .... 155
Carlos M agno ................................ 10
La pastor abandonada, poesia, por Juan Miguel de Lo-
sada ................................... 1 9
iAlucinaci6n!, por Juan Bermudez de Castro ........ 171
El Alba, poesia, por El Cisne .................... 177
Roma antigua, por J. H. Garcia do Quevedo ........ 1. 4 8
El artist, poesia, por Amparo L6pez del Bafio ...... 18)
Educaci6n, por Sabino de Losada ................ 192
INDICE
del tomo I, nueva series, bajo la direcci6n de Juan Mi-
guel de Losada.
La Soledad, por Sabino de Losada ................
En la montafia, poesia, por Gabino Tejado .......... I 1
Dofia Maria Cafiete, por Juan Miguel de Losoda ...... 17
Dios dispone, poesia, por P. de Madrazo ............ 23
Un amante desesperado, poesia, por J. Guiil6n Buzarnlii 25
A la burra de Balaam. poesia, por J. E. IIartzemiluchi 2
Cr6nica local ........................ 21, 61, 92 124
Adelantos pfiblicos ............................ 3:3
La primavera, poesia, por C. G. Pedroso .......... 3!
La bella fornarina ............................ 45
Florencia, por Jose Heriberto Garcia de Quevedo. 55 65
Una flor, poesia, por Secundino .................. 5!
Fabulilla, poesia, por A. Medina .................. (6 )
A Asturias, poesia por Gabriel Ortiz ............... 75
Apuntes sobre el poema religioso: la virgen de los Do-
lores, por D. Joaquin Jose Cervino ............. 81
La Revista Militar. Peri6dico de arte, ciencia y literatu-
ra military. Director fundador el Brigadier D. Eduar-
do Fernandez San Roman ..................... .90
Academia de Santa Teresa ...................... 97
Liviandad, poesia, por El Cisne .................. 101
El Cartero, por Nicolas de Roda ................. 105
Peregrinaci6n, poesia ......................... 111
Poesia, por Eudaldo de Medialdua ................ 112
A el pan, poesia .............................. 119


-25-







EL PEIODISMO EN CUBA 1945


"LA CARABINA DE AMBROSIO":

No fu6 nuestro prop6sito extendernos mrs alli del afio
de 1850, en las notas que como contribuci6n a la historic de
la prensa peri6dica venimos escribiendo, pero la circunstan-
cia de haber encontrado en el Archivo Nacional una causa
criminal seguida por el delito de imprenta, que contiene el
primer y ainico nimero publicado del papel titulado La Ca-
rabina de Ambrosio nos ha decidido a impedir que se pierda
para la bibliografia cubana este antecedente, que result de
importancia, toda vez que la supresi6n se debi6 a creerse a
sus redactores en complicidad con los revolucionarios de
Yara.
En 28 de enero de 1869 los sefiores Manuel Hernindez
y Crespo y Antonio Maria Aguilera participaron a la Secre-
taria del Gobierno Superior Politico de esta Isla que, con
arreglo al articulo 49 del decreto sobre libertad de imprenta,
comenzarian la publicaci6n del peri6dico a que antes hemos
hecho referencia. Y el domingo 31 del citado mes y afio,
apareci6 el primer nimero con el subtitulo "Por un par de
peines" y este exordio:

PROFESSION.
Sepan ustedes queridos amigos, que me comprais, que
mi muy amado padre y senior se llamaba Ambrosio, y que te-
nia una carabina cuyos tiros se escapaban siempre por la cu-
lata. A pesar de ser mi padre un buen cazador, lleg6 crearse
tan mala fama, que a toda cosa insignificant se le llamaba la
Carahina de Ambrosio.
Yo hered6 de mi padre y senior la dichosa arma de fue-
go y trat6 de componerla. Propfiseme un dia ver sus defects y
observe: primero, que el cainn estaba sucio, y segundo, que
el gatillo no servia. Compuse estos defects, y hoy por fortune
los tiros no salen por la culata sino por donde deber salir. Mi
carabina dej6 de ser mondrquica como el Diario, moderada
como la Voz de Cuba y conservadora como Dofia Desideria.
En una palabra, sali6 republican federal y dispuesta & can-
tar la palinodia. Lo mismo a Dulce que a Perez Calvo, a Gis-
pert que 4 Sopimpa, les dird clarito y muy alto como se han
de portar, puesto que ya la carabina esta compuesta, y lo de-
mis ellos lo saben.
Carabina.


-26-








EL PERIODISKO EN OUD -1945


La causa criminal que en seguida fu6 incoada en el Juz-
gado de Jesds Maria por ante el escribano D. Bernardo del
Junco, la origin un suelto que sali6 en la segunda column
de la tercera plan, que dice asi:

Hace dias que nos estamos comiendo unos confites y Pios
IX, que con dificultad se encuentran otros mejor confeccio-
nados. Pero vean ustedes lo que es el gusto! Mientras nos-
otros nos tiramos la papa suave, la familiar de Oriente con-
fecciona un esquisito pastel compuesto de nitrato de potasa,
azufre y carbon.

Bien dijo D. Sisebuto!
En cuestiones de tragar,
Unos comen por variar
y otros por variar de gusto!

La denuncia la hizo al Alcalde Mayor de Jesfis Maria el
Regente de la Audiencia Pretorial de la Habana, quien in-
terpret6 dicho suelto de esta manera:

Claramente se comprende que la familiar de Oriente 4
que se refiere, la constituyen los insurrectos del )eparta-
mento Oriental de esta Isla; con la papa suave indica la tran-
quilidad de que gozan los vecinos de este Departamento, y el
pastel de nitrato de potasa, azufre y carbon 6 sean los compo-
nentes de la p6lvora significa los peligros que corren aque-
llos insurrectos, deduci6ndose de lo dicho que las frases trans-
critas tienden a exaltar el amor propio de los ciudadanos pa-
cificQs estraviAndolo en sentido de que deben tomar part
en la revoluci6n, por lo cual tengo el honor de denunciar a
V. E. dicho suelto por si con su superior criterio conceptual
que debe procederse criminalmente contra el que result
responsible.

Aceptado el criteria expuesto, se libr6 la orden de pri-
si6n contra el impresar del peri6dico D. Jos6 Vila, duefio de
la imprenta sita en la calle de los Angeles nimero 20, embar
gAndole los enseres de la misma, habiendo declarado que el
autor del suelto lo era D. Manuel HernAndez, natural de la
Habana, soltero, estudiante de farmacia y de 23 afios de
edad.
En el acto fue detenido HernAndez, quien preguntado
sobre el sentido verdadero del trabajo aludido, dijo:


-27-








EL PEBIODISMO EN CUBA- 1945


Que al decir que nos estamos comiendo, confites y Pios
nonos, hizo alusi6n a los tiros de estos dias pasados en que se
han confundido los vecinos pacificos con los que no lo eran;
y al decir, que nos tiramos la papa suave, y que la familiar de
Oriente, confecciona un esquisito pastel compuesto de nitra-
to de potasa, azufre y carbon, ha hecho relaci6n d ios encuen-
tros de las tropas, con los insurrectos del departamento Orien-
tal en los cuales est9s han sido derrotados por la fuerza de
la p6lvora causdndole grandes destrozos originando dichos
insurrectos un pastel que tiene alarmada toda la Isla.
Tambi6n guard prisi6n D. Antonio Maria Aguilera,
quien declare ser natural de la Habana, soltero, de 23 anios
de edad y licenciado en farmacia, manifestando que tenia el
caricter de editor responsible de La Carabina de Ambrosio,
siendo el director Hernindez y Crespo, autor del suelto que
motive la causa.
El Ldo. Pedro Fernandez de Castro, Fiscal de Imprenta,
en vista de lo actuado, dictamin6 lo que sigue:
Que en este procedimiento consta ya de una manera in-
duditable que D. Manuel Herndndez es el verdadero responsa-
ble del suelto denunciado, pero en cuanto a la culpabilidad
que por ello haya podido contraer no hay otra prueba que el
concept particular del que suscribe respect a la significa-
cion verdadera de las frases contenidas en dicho sueito, y co-
mo las ideas se han emitido alli rcdactdndolo en sentido figu-
rado y el autor en su instructive da una explicaci6n entera-
mente distinta de lo espuesto en la denuncia; se hace indis-
pensable, entire el acusado que afirma y el reo que niega el
que aparezca en autos el dicho de personas imparciales y es-
pertas que vengan A fijar la verdad legal y sirva de funda-
mento a la peticion fiscal (lefinitiva. En tal virtud opina este
Ministerio que deben ser citados los redactores de tres de los
peri(dicos diaries de esta Ciudad, a fin de que, con vista de
los t6rminos en que estA cscrito el articulo denunciado, ma-
nifiesten la significaci6i que a su juicio practice tengan las
races en 61 contenidas; y que hecho esto se le pasen de nue-
vo los autos para lo que correspond.
Tal es su parecer salvo siempre el mas acerlado de V. S.

De acuerdo con el parecer transcrito, fueron citados D.
Antonio Morales Rodriguez y D. Antonio de Padua Bosch,
redactor el primero de La Prensa y el segundo del Diarlo de
la Marina, quienes informaron:

Que el suelto del Peri6dico La Carabina de Ambrosio que
leen en este acto, no desenvuelve una idea de manera que
pueda apreciarse con exactitud la intenci6n del autor que des-
de luego se v6 ya bastante embozada; por lo que no les es da-


-28








EL PEBIODISMO EN CUBA 1945


ble manifestar la significaci6n exacta de las fraces cn cl suel-
to contenidas.

Pasadas las actuaciones a manos del tamnbiCn Fiscal de
Imprenta Ldo. Eugenio Arias, opin6 cuanto sigue:

Terminado con esto el sumario, pasa la causa al que sus-
cribe para que emita su dictamen, y por lo que arroje dc si
el procedimiento, y por el oscuro sentido del escrito denun-
ciado, no puede aquel ser otro que el espuesto nor los redac-
tores de los diaries citados. En efecto, comprende el Fiscal
de impre-ita que acaso !a intencifn de Herndndez al escribir
el suelto publicado no seria la misma que indica en su inda-
gatoria, y antes hien pudiera suponerse que fuese precisa-
mente la contraria: pero no hay el suficiente motive ni aun
indicios bastantes para dar a sus palabras otro sentido. por
mas que este sea ambiguo y dudoso: en el estricto v material.
su significado no ataca ni ofende fi instituciOn. autoridad 6
persona alguna, y ann cuando, como el antecesor doli (qre sus-
cribe, pudiera creerse que las frases "lai famiia de oriented"
significasen los insurrectos del departamento oriental de
la Isla, existed el mismo fundamoneto para suponer que a;udon
i las tropas que los combaten como dice el procesado, y do
esta manera pueden ir interpretindose tod las las demas pla-
bras por este emp;eadas. Asi, pues, y en vista de oue no hay
merito ninguno para condenarle. pero (qe tampoco hay lo-
suficientes para aseanrar por compieto la falta de intlnciin
en el suelto denunciado el Fiscal de imprenta es de opinii':
nue se absuelva de 1~ instancia ; 1) Manuel Hier'nindJzx y
Crespo, declarando las costas de oficio y cancelanido la fiai-
za que ha prestado.

El defensor de Hernandez Crespo. Ldo. F(lix Erenchiun
Director que fu6 de los Anales de la Isla de Cuba ("Dicciona-
rio administrative, econ6mico, estadistico y legislative".
Afio de 1855. Hahana.-Imp. del Tiempo-1856-62, 49 5 ts.)
solicit el sobreseimiento de la causa, dictindose sentencia
absolutoria en primer instancia: pero no conforme Hernin-
dez Crespo apel6 por ante la Audiencia Pretorial, cuyo tri-
bunal revoc6 el auto apelado y lo absolvi6 libremente en 26
de febrero de 1870.
Asi termin6 esta causa, que di6 lugar a que La Carabina
de Ambrosio dejara de ver la luz pfiblica.
El notable histori6grafo Dr. Alfredo Zayas y Alfonso en
un interesante trabajo titulado "La libertad de imprenta en


-29-







EL PERIODISMO EN CUBA 1945


la Habana", que public en La Habana Literaria -revista
quincenal que fund en compafiia del inolvidable autor de
"La mas fermosa", el popular escritor Enrique HernAndez
Miyares, y la cual a partir del nimero 9 del afio II qued6 ba-
jo la exclusive direcci6n del doctor Zayas- ofrece una rela-
ci6n numerada de todos, o casi todos, los peri6dicos que vie-
ron la luz durante la efimera libertad de imprenta concebida
por el capitan general D. Domingo Dulce en el afio de 1869.
En esa relaci6n include el doctor Zayas La Carabina de Am-
broslo, mencionandola en esta forma:

67-Enero 31.-LA CARABINA DE AMBROSIO. Por un
par de peines.
Imprenta de Villa: un nimero, que carece de importan-
cia. ("La Lihertad de Imprenta en la Habana" (1869) por
Alfredo Zavas. La Habana Literarla, Habana, 30 diciembre
1892, afio II, p. 285).

Ademas de la introducci6n y el suelto a que hemos he-
cho referencia, contiene La Carablna de Ambrosio varies
articulos mis titulados: "Los gritos de Don Homogeneo",
"Ocios", poesia; "Un Cuadro de Rafael"; "A Juliana", poe-
sia; "Noticias" y "Carabinazos", suscritos con seud6nimos
y todos de un marcado sabor jocoso.
En conexi6n con La Carabina de Ambroslo nos encon-
tramos un dato que no dehemos dejar de apuntar. En el se-
gundo nfimero de una hoja peri6dica nombrada Zurrlagazos,
que sin fecha alguna se public en la imprenta del ya citado
Villa, y bajo el titulo "Al general Dulce, A la Voz de Cuba,
Prensa y Moro Muza", aparece este parrafo:

Nosotros hemos visto un comisario de barrio recojer una
tirada, sin denuncia del Fiscal, hemos presenciado la conduc-
ta observada por algunos guardias municipales, que i plana-
zos han ahuventado A los vendedores de ciertos peri6dicos:
tenemos noticias de que denunciado "El Farol" v "El Poli-
zonte" se constituv6 el tribunal pleno en la Imprenta donde
vieron la luz, y habiendo declarado el impresor quienes eran
los autores de los articulos denunciados fueron aquellos redu-
cidos A orisi6n; tambien se nos ha comunicado que en iguales
circunstancias el "Eco del Pilar" fu6 suspendido, pero su di-
rector no fu6 preso sino multado; y sabemos que en identico
caso no fu6 ni preso, ni multado el author de un articulo de la








EL PERIODISMO EN CUBA 1945


"Carabina de Ambrosio", denunciado tambien, y en su lugar
con violacion espresa de la ley, fu6 encerrado en la circel pli-
blica el inocente duefio de la Imprenta donde se imprimi6 el
peri6dico. iHabra 6 no razon para career que se puede abusar
del filtimo decreto? iHabra 6 no razon para rechazar los tri-
bunales ordinarios como incompetentes para castigar los de-
litos de imprenta? i.Habrd 6 no razon para pedir el estableci-
miento del Jurado?

Pero no se amilanaron los sefiores Hernandez y Aguile-
ra por la causa que se les sigui6, pues amparados en la liber-
tad de imprenta decretada por el general D. Domingo Dulce
y Garay, publicaron un nuevo peri6dico denominado Los De-
rechos del Pueblo debemos el conocimiento de cste ejem-
plar al querido amigo y compafiero el cultisimo Dr. Francis-
co de P. Coronado, quien posee en su biblioteca particular
una rica colecci6n de peri6dicos rarisimos), con este subti-
tulo "Segunda parte de la Carabina de Ambrosio y dirigida
por los mismos peines".
Los redactores explican al puiblico su aparici6n en estas
cortas lines:

Habiendose escapado un tiro por la culata a la Carabina
de Ambrosio. peri6dico inocente que dirigian un par de pei-
nes: el Sr. Fiscal les ha hecho pasar un susto de Tres hemo-
les y algo mas, por cuya razon en su segundo niimero muda
de nombre, llamandose en lo adelante: Los Derechos del
Pueblo.
Ay! fiscalito...
Que se va A hacer
Si A Carabina
La quieres prender.

Vida efimera tuvo tambi6n este papel, compuesto como
La Carabina de Ambrosio de cuatro hojas, con un tamaino de
20 x 30 centimetros, sin que viera la luz public mas que el
primer nfimero, dedicado casi exclusivamente a combatir a
La Voz de Cuba, peri6dico que fund y dirigi6 D. Gonzalo
Castafi6n.
No tiene fecha el ejemplar a que aludimos, en cuyas co-
luinas figure, sin importancia alguna, este material: "La
V'nz de Cuba y el general Dulce"; "Claridades"; "La verdad
con careta"; "Las cosas van como van y no como deber ir";


-31 -







EL PERIODISMO EN CUBA 1945


"A prop6sito de cigarros", poesia; "Historia de la revolu-
ci6n espafiola"; "Sucesos del dia"; poesia, y anuncios, con
cste colof6n: "Imprenta de Villa, Angeles 20".
El doctor Zayas y Alfonso en el trabajo antes mencio-
nado, lo recuerda de este modo:
79-Febrero 10-Los derechos del pueblo. Segunda par-
te de la Carabina de Ambrosio. 1)irigida por los mismos
pines.
Un solo ninier'o: iimprenta de Villa.
Carece de interns.




















VITAMINAS, quo suelen ascasear en sus alimentos, dando por reultado el
qua se sianta listed mcntalmcnte depr;mido, cansado, nemrioso. Las invest.
tigaciones nran demostrado qua la mayoria de los alimentos qua diariamenta co.
memos son pobres en vitaminas del Complcio B, necesar;as para la saud fisica
y mental. La LEVADURA FLEISCHMANN es una de las ricas fuentes n-
turalas del Complejo Vitaminico B. Formn cl saludable hdbito da incluir dos
Pastillas d Levadura Fleischmanna fresca en su aimentacion diarla.



mLEmAUA FEISI UANL5N .e n.


-32-








EL PPXIODISMO EN OUSh -1943


MARTI, PERIODISTA DE PURA FIBRA

Por GONZALO DE QUESADA Y MIRANDA.


Pocos son los pueblos del mundo que pueden enorgulle-
cerse de contar con una figure tan extraordinaria como la de
Marti. Y menos ain le ha cabido a la clase periodistica de
otros paises el alto y singular honor de haber tenido en active
militancia un hombre del inmenso genio y la enorme bondad
del Ap6stol de la libertad cubana, que hizo de su pluma an-
torcha de justicia y espada para alcanzar la independencia
de su patria y luchar sin descanso por el decoro y la dignidad
no ya del cubano sino del hombre en todas las latitudes, sin
distingos de razas y classes.
Ya, en anteriores ocasiones, en mi "Marti, Periodista"
y en el mismo libro "El Periodismo en Cuba" de 1942, hube
de destacar la fecunda y brillante labor del Maestro como pe-
riodista revolucionario, en su adolescencia y en los afios ma-
duros de propaganda emancipadora para su patria, como re-
dactor y cronista en la "Revista Universal" de Mexico, como
fundador de peri6dicos, y, sobre todo, como corresponsal de
"La Opini6n Nacional" de Caracas, "El Partido Liberal" de
Mexico, "La Naci6n" de Buenos Aires y muchos otros cono-
cidos por los estudiosos de su vida y de su obra.
Como era natural, de acuerdo con su asombroso genio,
sus enormes conocimientos, su maravilloso talent, y a tono
con la tendencia periodistica de su tiempo, sin que olvide-
mos su condici6n de latino, el periodismo de Marti fu6 ma-
yormente literario. Y en rigor sus mejores articulos, los que
le han ganado la inmortalidad son posiblemente aquellos de-

CORTESIA DE
P. FERNANDEZ Y COMPANIA
I MPRESORES

-33-








EL PERIODISMO EN CUBA- 1945


masiado extensos, filos6ficos o artisticos para corresponder
a los canones de la prensa modern, que ain en los paises
de lengua castellana ha evolucionado tanto en los iltimos
cincuenta afios, por la influencia yanqui, con sus servicios de
cables, y noticias "sindicadas".
De ahi que acaso algunos de nuestros periodistas actua-
les pudieran Ilegar a considerar a Marti como un periodista
incapaz de actuar con 6xito en nuestros inquietos tiempos de
sensacionalismo. Bastaria recordaries que su temperamen-
to eminentemente nervioso, su actividad de ardilla, su
voluntad f6rrea y su amor a ]a verdad, hubieran hecho de e1,
de haber sido necesario, y de no estar primordialmente em-
peiiado en la lucha por la independencia de Cuba, un repor-
tero de primer, capaz de darle al mas listo y valeroso perio-
dista de nuestros tiempos mas de un "palo". Porque por algo
asegur6 el inmortal cubano que el periodista era un soldado.
soldado de la noticia, que se debia al pfiblico, a su progress
y bienestar, y al creciente afin del lector de "estar al dia"
con las tltimas palpitaciones locales e internacionales.
Y bastaria sefialar las dramiticas cr6nicas de Marti de
la inundaci6n de Johnston, del terremoto de Charleston, de
la muerte del Presidente Garfield, de la ejecuci6n de los
anarquistas de Chicago, para probar, sin lugar a dudas, su ca-
pacidad como periodista de t6cnica actual. O sus comenta-
rios de los acontecimientos politicos en Europa y los Estados
Unidos para consagrarlo como columnist de asuntos interna-
cionales. A lo que podriamos agregar sus gacetilas en la "Re-
vista Universal", sus critics de mfisica y pintura en el "Sun",
o sus sentidas cr6nicas sociales, verdaderas filigranas de
buen gusto, en la secci6n "En Casa" de Patria, para justifi-
car su indiscutible condici6n de periodista complete, ducho
en todos los aspects del oficio. y hasta en lo tecnico, mostra-
do en los emplanes de "Patria", en los encargos tipogrAficos
que hacia desde la manigua a sus fieles lugartenientes Gon-
zalo de Quesada y Ar6stegui, Benjamin Guerra y Sotero Fi-
gueroa.
Mas, accediendo a un ruego especial de mi viejo y buen
amigo Enrique H. Moreno, encyclopedia viviente de la histo-
ria cubana, quiero insistir una vez mis sobre este particular
para demostrar si incredulos hubiera todavia, que Marti tam-

CORTESIA DE

THE TRUST COMPANY OF CUBA
OBISPO No. 257 LINEA 705, VEDADO

-34-







EL PZEIODISMO EN CUBA 1945


bien supo cultivar la nota de franco reporterismo, en lengua-
je vigoroso, pleno de grifico colorido, a la usanza modern.
Veamos tan s6lo esta muestra elocuente. Tritase de un
tragico accident en los ferrocarriles elevados de Nueva
York. De ello describe Marti a "La Naci6n", con fecha 8 de
mayo de 1886:
"IOtro muerto en el ferrocarril elevado! iUna pobre ita-
liana cortada en dos por la maquina ciega! iLa sangre de la
infeliz chorreando por los rieles, los empleados del ferroca-
rril recogiendo de prisa en la calle la came majada! Un dia
salta el tren del carril, a pesar del guarda-riel, y el durmiente
de seguridad, y no mueve un miller de series humans, por-
Sque es alta la noche, y el tren va vacio. Otro dia caen a la ca-
l!e, echados por una portezuela abierta de la plataforma, ca-
torce pasajeros, s6lo seis se alzan vivos".
iNo es acaso este pArrafo vibrant suficiente para pro-
bar lo anteriormente afirmado, que Marti fuW un periodista
complete, tal como lo calificara ese otro indiscutible maestro
de periodistas, el gran viejo Charles Dana del "Sun", que so
honr6 IlevAndolo a su lado, a las columns de su pujante rota-
tivo neoyorquino?
iLeanse con amor y cuidado las brillantes cr6nicas de
nuestro Marti, que en ellas habran do encontrar nuestros pe-
riodistas de hoy y de mafiana como el supo dar siempre a la
actualidad de ]a noticia tres grandes factors de positive va-
lor y perdurabilidad; sagacidad, conocimiento de la material
tratada, y el constant palpitar de un coraz6n honrado, em-
pefiado en el bien de la humanidad!


CORTESIA DE LA



[oipalal 111orea dl [Iba

2456
2457
Telf onos: X 2 4 5
CONCHA 1 y 3 2 4559

-35-








EL PEBIODISMO EN CUBA- 1945


"ATENA8" DESTRUIDA POR LAS ERRATA8

Por ANTONIO IRAIZOZ.


Cuantos sentimos en la edad moza la "divina fiebre" de
las letras, seguramente tenemos alguna an6cdota periodistica
que recorder de los anhelos y delirios de la 6poca juvenile. Ar-
mando Palacio Valdes, en sus "Aguas Fuertes", describe con
el humorismo suave que le distingue, la redacci6n de "La
Abeja", -semanario cientifico y literario-, que alcanzO
dos niimeros y termin6 por una trifulca en la buhardilla don-
de se reunian sus diez y nueve redactores. Motiv6 la pelea
cierta discusi6n hist6rica sobre el rey castellano don Pedro,
el Cruel, segiin unos, o el Justiciero, segfin otros, que el pun-
to no lleg6 a aclararse por el intercambio de porrazos.
A los veinte afios, esa vocaci6n invincible del periodis-
mo y de la literature nos lleva a proyectos delirantes. Quere-
mos ver en letra de molde nuestras prosas inflamadas. nues-
tros versos rominticos, nuestras critics sociales y political.
Y, claro esti, dificilmente se admiten nuestros trabajos en las
revistas de jerarquia, o en los diaries de extensa circulaci6n.
Entonces se nos ocurre former con los aficionados de nuestra
edad, un grupo, una capilla, y sacrificdndonos la holsa editar
una publicaci6n. Siempre hay uno, el menos literate, que dice
tener modo de conseguir anuncios. Otro, que piensa ha de
atraer al pfiblico con sus cr6nicas deportivas, diciendo las
verdades que callan los cronistas de nombradia. El que aspira
a critic teatral -antes con un carnet se entraba gratis en
cualquier especticulo- esta seguro de que los empresarios,
al leer sus resefios, subvencionarAn inmediatamente la revis-
ta. Muchas ocasiones el problema esta en repartir los cargo
de la redacci6n. No alcanzan. Aunque siempre se pierde algu-


CORTESIA DEL

Ing. Demetrio Castillo Pokorny

-36-







EL PERIODISMO EN CUBA 1945


na cooperaci6n, el problema del "staff" se arregla bastante
bien. Nosotros pusimos dos directors, un administrator,
-el que prometia conseguir anuncios- un subdirector, un
jefe de redacci6n, un director artistic, un secretario de re-
dacci6n, un redactor jefe, el cronista social-puesto muy so-
licitado por el que se creia mas galante en sus costumbres y
atildado en el vestir- un cronista de "sports" y un revistero
teatral. Las funciones de muchos cargos no estaban bien deli-
mitadas; pero lo important era que todos los que se sacrifi-
caban por la revista que "venia a llenar un hueco en el estadio
de la prensa", tuviesen oportunidad de lucirse, de sonar, de
ver su nombre al frente de la publicaci6n.
Todavia conserve el primer y inico n6mero de aquella
"revista quincenal ilustrada" a la que pusimos el nombre de
"Atenas", y donde yo decia que simbolizaba "algunos planes
juveniles forjados en horas robadas al placer", que era "em-
blema de constantes afanes mantenidos por voluntades nue-
vas". Despues de un trozo tribunicio, con respect a nuestro
amor a la belleza, a la justicia, terminaba diciendo: "Mas ...
cuando las cabelleras se tornen en blancas; cuando las arru-
gs surquen los rostros; cuando las negras cavilaciones susti-
tuyan a los suefios de rosas; cuando el coraz6n lacerado en
vez de amar, desprecie, no dudamos que entonces.. "Ate-
nas" no se publique".
No fu6 necesario esperar ni las canas, ni las arrugas, ni
las cavilaciones. "Atenas" muri6 al nacer. iLa mataron las
erratas! Tenia diez y seis pdginas. En cada una aparecieron
diez erratas. Ciento sesenta erratas en aquellos primorosos
trabajos, causaron tal desaliento entire los esforzados "ate-
nienses", que nadie se dispuso a volver a dar un centavo para
sacar el segundo nimero.
Yo habia conseguido del gran poeta espafiol Salvador
Rueda, unas composiciones ligeras y fragantes, como para
postalitas femeninas. Se las destrozaron. Un articulo del doc-
tor Cuevas Zequeira en estilo cervantesco, sali6 hecho una bi-
rria y comido de disparates. Otro bardo, que habia confeccio-
nado unos versos titulados "Entre bohemios", donde escribi6
"Franceesca" para que rimase con "cita romancesca", le pu-
sieron Francisca v le "escacharon' los serventesios. El cuen-
to de Rend Lufrid, "El loco nfmero 14", volvi6 loco a su au-

MANTEQUILLA PURA COMO LOS RAYOS DEL SOL
N LA
QUESO CREMA
EL ALIMENTO COMPLETE FORTALECE Y DELEITA


-37-







EL PERIODISMO EN CUBA 1945


tor: queria comerse vivos a los cajistas de la imprenta. Habia
una pAgina cientifica de Serafin Garcia Galbraith, informan-
do a sus lectores la aparici6n de un nuevo planet: Eros. Daba
la noticia como cosa fresca. Pero hacia mas de veinte y dos
afios que el asterisco 433, -notable por acercarse a la Tierra
mds que Marte- habia sido descubierto y fijada su trayec-
toria.
Como la revista era ilustrada, y no teniamos fondos sufi-
cientes para ordenar grabados, tomamos de la vieja imprenta
el clis6 de un anciano con patillas, y dijimos que era Mr.
Goldwyn Smith, "notabilidad cientifica mundial", fallecido
recientemente. iEn Cuba nadie lo conocia! Otros grabados,
recogidos en el taller, eran el retrato de Esperanza Iris, en-
tonces muy en boga, y una fotografia de La Gran Piedra, nues-
tra curiosa montafia oriental, que venia muy bien como "pie-
dra" de relleno para una de las filtimas paginas.
Eduardo Cidre era nuestro cronista social. Alli empez6,
creo. Se puso en la secci6n todo lo melifluo que el caso reque-
ria. Hablando de una "muchacha de sociedad" dijo que "te-
nia el poder de las flores para sugestionar. Ella posee el mis-
mo perfume de las rosas que se cultivan con interns y que se
abren al soplo de las brisas tropicales". Eduardo Cidre empe-
z6 asi. Despuds ha rectificad. Hoy es un ameno y discreto
cronista social.
Al evocar "Atenas", la efimera "Atenas" del 25 de agos-
to de 1910, pienso que los suefios de entonces fueron antici-
pos de realidades. Los que de aquel grupo perseveramos en el
periodismo, en las letras, logramos ser algo... A mi, por lo
menos, la afici6n me ha ayudado a vivir. No creo que aquello
fu6 ninguna tonteria juvenile, sino un ensayo. A fuerza de gol-
pes se aprende. Por eso me alegraria que la juventud de aho-
ra hiciese las misrpas locuras que nosotros, tuviese id6nticos
anhelos. Siempre serA mejor que la gente moza suefie y deli-
re con las revisticas que no suelen pasar de las primeras edi-
clones, que dedicarse a tirar piedras al Capitolio ...



CORTESIA DEL



Club Nautico de Marianao


-38-







EL PEEIODISMO EN CUA 1945


EN 8ERVICIO DE PERIODISTA8

Por ENRIQUE GAY CALBO.


En el aflo 1921 los periodistas de algunos Estados de la
Uni6n norteamericana vinieron a Cuba en excursion turistica,
deseosos unos de conocer la tierra en donde habian peleado
los voluntarios de aquella naci6n. Sin duda se les habia ha-
blado, en la escuela, del esfuerzo heroico de sus conciudada-
nos, que derrotaron a los valerosos descendientes de los con-
quistadores de Am6rica, aguerridos y bien fortificados en
nuestra Isla. De los cubanos naturalmente, no sabrian otra co-
sa in;s que ciertos episodios, como el famoso del Mensaje a
Garcia, por el que, a la verdad, ante la Historia, no pudo el
teniente Rowan ser el abnegado y voluntarioso cumplidor del
deber que muestra el pintoresco relato de Hubbard. Lo his-
t6rico es que Rowan realize su labor facilmente por la coope-
raci6n de los revolucionarios de Cuba, autorizados para ello
por el Gobierno de la Reptiblica en armas y traido hasta nues-
tras playas y Ilevado a Jamaica por medio del regular sistema
de correos establecido entire la Revoluci6n y la Delegaci6n
que tenia a su frente a don TomBs Estrada Palma.
Otra inexactitud inculcada a los nifios de las escuelas del
Norte, y desde luego a los periodistas visitantes, fu6 la de que
nuestra libertad habia sido conquistada exclusivamente por
las tropas de los Estados Unidos, y dada luego con generosi-
dad a los cubanos por los gobiernos de aquella naci6n.
Se advertia en los periodistas ese orgullo de creadores
de nacionalidades, aumentado con el nacimiento de la Rcpfi-
blica de Panamd, recuerdo tambi6n del Presidente Theodore
Roosevelt.

CORTESIA DE

ORBAY Y CERRATO
FABRIC DE MUEBLES

-39-






EL PERIODISMO EN CUBA 1945


Venian muy curiosos por conocer el desenvolvimiento
del periodismo y de las instituciones que para ellos habian na-
cido al contact y ante el ejemplo de la vida norteam3ricana.
Los periodistas cubanos, no organizados ain en la forma
de hoy, designaron a un grupo de compaiieros que soli6 hacia
Cayo Hueso para iniciar desde alli la cordial recepci6n a los
camaradas visitantes. Hubo banquet en un hotel fabricado
con aspect de convento colonial espafiol en aquela pobla-
ci6n de origen cubano. En el curso de la comida se inici6 el
trabajo de informaci6n de nuestros compafieros, incansables
en proporcionar datos, noticias y referencias. Hablaron prin-
cipalmente los nfimeros para exponer la situaci6n econ6mi-
ca, las formas de la poblaci6n, las caracteristicas del perio-
dismo y de la vida mTiblica, el grado de adelanto en todos los
6rdenes y principalmente en la prensa. Despues, viaje de re-
greso a Cuba durante la noche.
Estibamos frente al Morro con las primeras luces del
dia, y pudimos apreciar la interesante vista de La Habana,
que present a la avidez de los viajeros el collar de luces del
Malec6n, y en la perspective algunos grandes edificios y re
sidencias, iglesias y fibricas industriales.
Asomados a la borda, los periodistas extranjeros contem-
plaban sorprendidos el panorama urbano que no esperaban
encontrar.
-Todas las casas son de mamposteria -dijo a mi lado
una joven perteneciente a un peri6dico de Macon, en Georgia.
-La Habana y todas las poblaciones tienen sus casas de
mamposteria -le contest.
Luego, los agasajos, las fiestas, las excursions y las vi-
sitas a los peri6dicos mejor instalados, y el natural empefio
de parecer adn mas a los ojos de los forasteros. Los que ha-


CORTESIA DE

CHOCOLATES FINOS




"LA ESTRELLA"


-40-







EL PMIUODISXO EN OUBA- 1945


blaban ingles ponian toda su voluntad en demostrarlo con
eficacia. Algunos se entendian en frances con los excursio-
nistas. Los mds, en castellano, hablado en forma pintoresca.
Los periodistas cubanos tuvimos interns en dar buena
impresi6n de nuestra vida. Aunque estAbamos en la liquida-
ci6n de un apasionado period electoral, pr6digo en encruci-
jadas e intrigas, no llevaron los compafieros una opinion des-
favorable, y las nociones primaries de la ensefianza hist6rica
norteamericana fueron rectificadas en su conciencia.
Recuerdo que, a pesar de no decirlo claramente, acaso
por cortesia, mas de uno dej6 traslucir la convicci6n de que
nuestras costumbres civilizadas, en la mayor parte de los as-
pectos, nacieron en la muy reciente 6poca de la Ocupaci6n
norteamericana y de que todo lo anterior era salva y ballu-
ceo. Alguno abri6 los ojos en 0 mayuscula cuando le dijimos
que La Habana fu6 ciudad universitaria antes que las de los
Estados Unidos. Vieron ejemplares de nuestro Papel Peri6-
dico, de 1790, y supieron que existia la biblioteca piiblica de
la Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais desde 1793, y
que nuestros viejos centros de cultural fueron establecidos
todos por iniciativa de los cubanos en un pasado remote.
Llevaron un buen bagaje de conocimientos y de estima-
ci6n los periodistas del Norte que nos visitaron en 1921.
Tal es la memorial de un servicio a nuestro buen nom-
bre, sencillo y callado, hecho por los que en aquellos ya leji-
nos dias trabajabamos en el periodismo habanero.





LONDON CALLING

The Weekly Magazine
Published by the BBC

ARTICLES, ILLUSTRATIONS AND PROGRAMME DETAILS


British Bureau of Information SUBSCRIPTION $2
MALECON 217 HAVANA A YEAR .U


-41-







EL PEUIODIRMO EN CUBA 1945


BIOGRAFIA Y PERIODISMO

Por ERNESTO ARDURA.


Los dos g6neros que se despliegan con mis vigor en
nuestro tiempo son la biografia novelada y el periodismo.
Obedecen a ciertas necesidades de la 6poca, que busca an-
siosamente soluciones a sus problems y no se conform ya
con lo meramente imaginative, sino que quiere hallar el res-
paldo real de las cosas, la sustancia hist6rica o humana, de-
tbis de la obra literaria.
La biografia, por una parte, represent la realidad vivi-
da por hombres que nos antecedieron, que tuvieron ante si
graves problems que resolver y fueron capaces de superar-
los. El hombre actual busca en ellos el ejemplo para enfren-
tarse con la realidad problemAtica que le ha tocado vivir. Se
siente esc6ptico, desconfiado del mundo y de si mismo, y ex-
perimenta la necesidad de compafias alentadoras. Si se refu-
gia en las obras de ficci6n, esa forma de evadirse no le re-
presenta en cambio ningiin consuelo ni esperanza. Cuando
retorna a la trajinada realidad, se encuentra radicalmente
desorientado ante ella. Entonces, recurre a la biografia. Pe-
ro ya no se content con el cronic6n hist6rico, cargado de fe-
chas, citas y enormemente aburrido. Ha gustado de las exce-
lencias literarias de la novel, de su superior expresiii artis-
tica y no puede renunciar a ella. De ahi que la biografia no-
velada, que tiene el aporte de lo hist6rico, pero a su vez posee
la fluidez de la prosa imaginative, sea el g6nero de preferen-

CO.RTESIA DE

JESUS AZQUETA

-42-







EL PERIODIBO EN CUBA 1945


cia, en el cual satisface su necesidad apasionada de verdad,
junto con el regusto de la creaci6n literaria.
La biografia novelada no es, pues, sino un product del
nuevo espiritu de las genes de nuestro siglo. Virginia Woolf
ha constatado el fen6meno en Inglaterra y lo describe asi:
"Todas nuestras relaciones se han tornado diferentes: entire
amos y sirvientes, entire marido y mujer, padres e hijos; y
cuando las relaciones humans cambian, se produce al mis-
mo tiempo cambios en la religion, en las costumbres, en la
political, en la literature. Admitimos que uno de esos cambios
se realize hacia el afio 1910". Palabras que cita Andre Mau-
rois en su ensayo sobre la biografia modern. El mismo autor
frances, que por otra parte es uno de los mis altos realizado-
res de dicho g6nero, enumera sus principles caracteristicas,
resumi6ndolas en las siguientes: investigaci6n valiente de la
verdad, cuidado por la complejidad de la persona y consuelo
ante la duda del hombre modern. Para nosotros, la iltima
cualidad debiera ser la primer, ya que nos luce la esencial,
la que da la t6nica del nuevo g6nero.
No creo que valga la pena enumerar a sus mis brillantes
cultivadores. Todos los conocen bien. Baste decir que biogra-
fias como la de Disraeli y Shelley, de Maurois; Fouche, de
Stephan Zweig; Victorianos Eminentes, de Lytton Strachey;
el Marti, de Mafiach y Don Manuel, de Luis Alberto Sanchez
merecen ocupar sitios de honor en el cortejo reducido de las
grandes creaciones literarias. Todas ellas estdn realizadas
de un modo semejante; hay un asunto central, un tr6molo
dominant, alrededor del cual se teje la biografia. En Dis-
raeli predomina el tema de las flores; en Shelley, el del mar;
en Marti, el deseo de la redenci6n patri6tica; en Don Manuel
(biografia de Gonzdlez Prada) la superaci6n de su pais por
la obra de las juventudes. Son libros en los cuales podemos
aprender la lecci6n de la continuidad en la obra hist6rica o
literaria y de la fe indeclinable en la acci6n constructive.
El auge del periodismo en nuestra 6poca se explica por
razones que estdn bien a la vista. Es un acortador de distan-
cias, taladra corazones y voluntades adonde el libro no es ca-
paz de legar. Ofrece todos los g6neros y obliga a cierta con-
tinencia de palabras que el lector de miiiesir tiempo, por lo
regular atareado en multiples actividades, sabe agradecer con
el concurso de su niquel. No es extrafio, pues, que los mejo-
res escritores de nuestro tiempo, o hayan comenzado por ser
periodistas o concluyan en serlo, para poder crearse un circu-

CORTESIA DE

RIVER Y MENDEZ

-43-







EL PERIODISMO EN CUBA 1945


lo mas amplio de lectores. En nuestra patria, el peri6dico ha
sido vehiculo, a la vez que de invectivas sin trascendencia
(y aludo a la intrascendencia en su aut6ntico sentido romAn-
tico, es decir, lo que no sale propiamente del sujeto; 6ste las
pronuncia, las recibe y nadie le hace caso) ha sido a la vez,
digo, expresi6n de producciones de verdadera calidad litera-
ria; nuestro deber mis urgente es tratar de que asi siga suce-
diendo, que ia prensa no se convierta en mera agencia de no-
ticias, sino en 6rgano vivo del pensamiento y de las necesida-
des del pueblo.
Dorothy Thompson, la eminente columnist norteameri-
cana, ha dejado traslucir c6mo en el diario se describe la his-
toria del dia y sospecha que acaso "de entire los millones de
palabras que escriben los periodistas en esta 6poca, algdn dia
encuentre alguien la clave esencial". Para ello, quiere Do-
rothy Thompson que el periodista sepa muchas cosas, pero
sobre todo que "posea la imaginaci6n intuitive de los gran-
des poetas, para abarcar adn de modo pequefio la naturaleza
de las fuerzas que mueven el mundo". Querer semejante co-
sa es pretension que acaso mueva a risa a muchos de nues-
tros compafieros. Pero no import. Lo que proclama la gran
diarista norteamericana. es que sobre el periodismo se con-
gregan las mdximas posibilidades y que seria una I stima que
los que tienen la suerte de ejercerlo, no lo utilicen en su mis
amplia y fecunda proyecci6n. Si el peri6dico se limit a las
bajas pasiones, a posturas enfermizas, a deformaciones e in-
sustancialidades, de nada sirve. Realiza s6lo su esencial fun-
ci6n cuando se convierte en un instrument creador de pro-
greso, de adelanto, de historic, cuando tiene el espiritu ima-
ginativo para las grandes empresas, -como los poetas-,
cuando no emponzofian el ambiente con diatribas inutiles, sino
que sirve al pais con honradez, decoro y limpieza.



CORTESIA DE LA



ASOCIACION DE COLONOS


DE CUBA


-44-








EL PEBIODISMO EN CUBA 1945


HISTORIC DE LA PRENSA MUSICAL EN CUBA

Por JOSE R. COSCULLUELA.


Una investigaci6n sobre el origen de los peri6dicos musi-
cales en Cuba es labor de suyo ardua, si se tiene en cuenta que
la mtisica, a principios del siglo pasado, y annque existian inuy
buenos cultivadores de ese arte, no estaba tan extendida y
arraigada para exigir necesariamente un 6rgano que reflejase
al pfibiico sus tendencies y progress.
Nos referimos a una 6poca posterior al aflo 1810, ya que
diez afios antes "la mfisica debia tener muy poca importan-
cia cuando s6lo se encuentra en la historic de este pais, asi
como en sus archives y bibliotecas, alguna que otra pobre
tradici6n". Y si, por entonces, el peri6dico diario alcanzaba
muy pobre desarrollo, claro estA que no se explica la existen-
cia de peri6dicos musicales en semejante estado del propio
arte, y durante much tiempo la cr6nica musical o la revista
musical estuvo limitada a las representaciones de 6peras
cuando alguna compafiia nos visitaba y los periodicos, por
regla general, le concedian muy escasa importancia.
Las fuentes que pueden servirnos de consult, desde lue-
go, muy contadas, ban sido los propios peri6dicos de la 6po-
ca. y afin asi. buscando y rehuscando entire las colecciones
polvorientas de nuestras bibliotecas, no es possible escribir
una resefia complete sobre la material,
Los escritos de Serafin Ramirez, incluyendo La Habana
Artistica, que contiene infinidad de noticias referentes al
desenvolvimiento de la mfisica en Cuba: el Diccionarlo de
Calcagno que, aunque incompletas, nos ofrece noticias de
nuestros mfisicos ya olvidados: y la multitud de articulos di-
seminados en distintas publicaciones, no expresan con deta-
Iles precisos los principios de nuestra prensa musical que, de-

CORTESIA DEL
Dr. Tomas Felipe Camacho

-45 -








EL PERIODISMO EN CUBA- 1945


bido a su corta circulaci6n, mAs que al tiempo que las sepul-
ta en el olvido, s6lo cabe citarlas.
El primer peri6dico musical que hubo en Cuba, si hemos
de seguir el testimonio de Ramirez, fu6 El Filarm6nico Men-
sual, que apareci6 en la Habana, en mayo de 1812. Probable-
mente su vida fu6 ldnguida, pues no hemos encontrado mis
noticias, nii io hemos visto mencionado en los escritos de
aquella 6poca. Despu6s sigui6 El Apolo Habanero, peri6dico
semanal de misica, cuya fecha de aparici6n Calcagno la fija
en 1835 y Ramirez en enero 17 de 1836, siendo probable la
equivocaci6n del primero. En este peri6dico se insertaron
varias composiciones de Don Nicolas Niifiez y Zayas, aficio-
nado a la filarmonia, del que se conserve una de sus mis
hellas, la que Ileva por titulo Recuerdos de Bellini. El Apolo
Habanero murid poco despu6s de su aparici6n.
En 1835 el Diarlo de la Habana publicaba, de vez en
elando. algunos articulos de mfisica, casi siempre relaciona-
dos con ;a compafiia de 6pera que actuaba en el Teatro Prin-
cial!, (este teatro estuvo situado primeramente en la Alame-
da de Paula) donde se representaban obras de Rossini, Mor-
lachi y Mercadante. Precisamente, fu6 6sta la primer com-
pafiia de 6pera italiana que vino a la Habana, y debut en ese
teatro con la Elisa e Claudio de Mercadante, el 16 de enero
de 1834. En la edici6n del Diarlo de la Habana, correspon-
diente al doce de febrero de 1835, en que tuvo efecto el es-
treno de Ana Bolena, aparecieron cr6nicas de El Musiqulllo,
pseud6nimo de Enrique GonzAlez, violoncellista y professor
de canto, que vvi6i mds de ochenta afios. En las siguientes edi-
ciones de el Diarlo de la Habana, como de otros peri6dicos,
leemos articulos de pol6mica musical de Confiado Leal, Cos-
me Felpilla. Arrepentido, Ahonado de la derecha, Abonado
de la izquierda. "pol6micas mis agrias e injustas que suaves
y razonadas". Los mismos artists que representaban las
obras intervenian con frecuencia con cartas firmadas, expli-
cando su actuaciin en la esccna, Ilamando la atenci6n del pi-
blico sobre tal o cual pasaje e invitindolo para que asistiera
a su heneficio. Adelaida Pedrotti, Montreson, Joaquina Pen-
trot, Elisa Papanti, Higinio Castafieda, Luciano Fernasari, dan
buena prueba de o1 que decimos hasta el punto de que, leyen-
do los ejemplaros de aquella 6poca, podriamos decir que eran
los propios artists los que escribian las cr6nicas teatrales.
En la Moda o recreo semanal del bello sexo, en el Album
y Recreo de las damas de los aflos 1835 al 1838 aparecieron

CORTESIA DEL

DR. J. A. LOPEZ SERRANO

-46-








EL PERIODISMO EN CUBA 1945


tambi6n cr6nicas sobre arte musical. Pablo Veglia colabor6
en el Diario de la Habana con articulos sobre miisica y pintu-
ra. Pedro Rafflelin, nacido en la Habana en 1796 y que se de-
dic6 por algiin tiempo a la composici6n, fund en Filadelfia
un peri6dico mensual de muisica titulado Lira Cat6lica, que
contenia misas, motetes, himnos, antifonas y que circul6 pro.
fusamente en esta Isla.
Por los afios 1839 al 40 el entusiasmo de los habaneros
por la mdsica tom6 proporciones extraordinarias: fueron va-
rias las compafiias de 6pera que nos visitaron, todas alcanza-
ron gran 6xito; pero, hasta 1842 no tenemos noticias de nin-
guna otra publicaci6n dedicada a los asuntos musicales.
Fu6 6sta la Revista Musical de la Habana, fuindada por
Don Jose de Trespuentes, mfisico de gran saber, autor de va-
rias obras dramiticas y que, por algiin tiempo, desempefi6
el cargo de Maestro de Capilla en la Iglesia de la Catedral.
Fuc Presidente de la secci6n de miusica del Liceo een 184
y escribi6 excelentes articulos de critical musical bajo los
pseud6nimos de Vetusto Claro. Severo Franco y Justo Risue-
iio. Ademis, fund dos academics de mfisica en los ailos 1823
y 1842 y trat6 de fundar un Conservatorio. La Revista Musi-
cal de la Habana circul6 muy poco.
A fines del afio 1848 vino a la Habana la compafia de
6pera italiana de la Steffono, que en opinion de Serafin Ra-
mirez, puede considerarse como la mejor que hemos oido en
punto de calidad y cantidad de artists hasta los primeros
afios de la Repiiblica. El entusiasmo por !a miisica aumenta-
ha cada vez mis. Los periOdicos y revistas dedicaban sus co-
lumnas a las funciones y el pfiblico no se cansaba de aplaidii
noche tras noche aquellas magnificas representaciones. "Im-
posible seria formarse una idea, -escribe Ramirez,- de lo
que fu6 la Hahana en el period comprendido de 1840 a 1870.
La miisica era el encanto de todos, las reunions filarmini-
cas el alma de nuestra sociedad, a tal punto que ya no daban
tregua y de las unas habia que pasar a las otras, advirtiendo
que todas eran a cual mis selectas. El cultivo del arte se ha-
hia generalizado de tal manera que habria sido impossible ha-
llar una casa en donde no se le pagara buen tributo. Compa-
fias liricas de primer orden y concertistas de extraordinario
m6rito nos visitaban frecuentemente, dejando al partir algin
recuerdo a nuestros establecimientos piadosos. Las socieda-
des artisticas y literarias tomaban a su vez incredible impulse


CORTESIA DE
Riera Toro & Van Twistern

-47-








EL PEBBIODISMO EN CUBA 1945


y por tiltimo, con el modesto nombre de aficionados apare-
cian artists de alto rango".
En El Artista, peri6dico que fund Aguiar y dirigi6 des-
pu6s Suzarte en 1849 aparecieron algunos articulos sobre
mnisica. En el uiltimo nfimero correspondiente a aquel afio, se
insert una pieza de miisica original de Pablo Desvernine ti-
tulada El Ad Libitum. Pablo Desvernine, uno de nuestros mas
destacados pianistas, escribi6 en los peri6dicos de aquel tiem-
po muy notables articulos sobre el arte del piano. En 1856,
Ilevado de su gran amor al arte, fund la Revista Musical Ar-
tistico Literaria e Ilustrada, cuyo primer nimero apareci6 el
15 de febrero del propio afio. Otro de nuestros grandes, el in-
signe violinist Jose Domingo Bousquet, escribi6 admirables
articulos de estetica y critical musical. "En sus fallos era in-
dependiente y terrible; no queria elogios, pero tampoco los
prodigaba". "En ningiin caso, -escribia,- debe un artist
tocar mal; si no se siente dispuesto, si no tiene voluntad de
hacerlo, que no lo haga, eso es lo mejor". En un trabajo que
public en cl Diario de la Marina, (septiembre de 1856) en
defense propia, dice: "Esfilo, en la dicci6n musical, es la ex-
presi6n de las distintas pasiones y sentimientos del hombre,
segfin el caracter particular de cada composici6n".
Antes de 1866 public en Cuba Literaria algunos traba-
jos que fueron muy leidos y que poseen verdadero m6rito.
Leemos en Calcagno: "Con la apertura de la secci6n de mui-
sica clisica, de que ha sido uno de los principles apoyos, des-
pu6s de su letargo y con nuevo brillo prepare la pagina mas
hermosa de la historic de las bellas artes en Cuba".
La vida de los peri6dicos era entonces sumamente dificil,
y todavia mis de los peri6dicos musicales, que, como es sabi-
do, circulaban tan poco, que hoy si se encuentra alguno que
otro ejemplar. puede considerarse un milagro. Asi vemos que
una publicaci6n literaria ( y siempre las publicaciones litera-
rias eozaron de mAs favor que las musicales), amena e ins-
tructiva como Cuba Literarla, en la que colaboraron nuestros
mis grandes escritores, pudo decir, al Ilegar a su segundo to-
mo: "En un pais, donde la muerte de los peri6dicos literarios
pstA tan prdxima a su nacimiento, vivir algunos meses es una
fortune que a pocos es dado disfrutar. Y much mas si se
atiende a la anarquia que reina entire los mismos que cultivan
las letras. Con tantas y tantas circunstancias disolventes es
precise una fuerza de voluntad muv poderosa para continuar
en un camino erizado de espinas y de abrojos".

CORTESIA DEL
Dr. Federico Laredo Brdi

-48-








EL PEBIODISMO EN CUBA 1945


Las publicaciones musicales, como dijimos, levaron una
vida lInguida y enfermiza. Con la misma facilidad que na-
cian, desaparecian. Ahora vamos a ver cuatro publicaciones
que se suceden en cortos intervalos de afios. Primeramente
tenemos La Revista Musical fundada en 1882 por el senior
Enrique A. Lecerff. Esta revista dur6 seis meses. A esta sigui6
Cuba Musical, publicada el 15 de octubre del mismo afio, y
dirigida tambien por el senior Lecerff. Puede considerarse co-
mo una continuaci6n de la anterior. Era quincenal y s6lo pu-
blic6 tres nimeros. El Mundo Artistico, revista quincenal de
mrisica, teatros y bellas artes, segfin rezaba en la portada,
apareci6 el primero de enero de 1884. El senior Anselmo L6-
pez fu6 el editor propietario y Gabriel Morales Valverde (Ed-
gardo) director. Colaboraron en esta publicaci6n firmas co-
mo las de Espadero, Azedrate, Ramirez, Pefia y Gofii, Cervan-
tes, Montero, Varona, Arizti, Desvernine, SuArez Inclan, Vi-
PIate, GonzAlez G6mez, Diaz Albertini, Salcedo y otros. El fil-
timo nimero de El Mundo Artistico apareci6 el 20 de diciem-
bre de 1885. Hace afios reapareci6 este peri6dico, bajo la di-
recci6n de Isidoro Corzo, y termin6 siendp literario bajo la
direcci6n de Arturo Carricarte, en el afio 1905. En 1886 se
fund en la Habana Popaganda Musical, que s6lo tir6 cinco
ediciones.
Por entonces, otras revistas publicaron excelentes tra-
bajos sobre arte musical. No podemos olvidar La Revista de
Cuba (1878) en que escribi6 durante algfin tiempo Serafin
Ramirez y tambi6n otros que con gran tes6n dedicaron sus
actividades en el campo de la literature musical; y no dejare-
mos de mencionar La Habana Elegante (1883). Diarlo de la
Marina, El Pals, La Tribuna y otros peri6dicos diaries en que
aparecieron diversos escritos de nuestros misicos mis re-
nombrados.
En 1889 fund Serafin Ramirez, la Gaceta Musical, en la
que por espacio de cuatro afios prodigy sus conocimientos en
pr6 de la cultural patria. Ramirez fu6 uno, si no el primero,
de los que mis investigaron en nuestra historic artistic, de
tal manera que su obra, que ya hemos citado repetidas veces,
es como un foco luminoso en medio de la oscuridad que en-
vuelve la historic de las artes en Cuba. Su revista es verdade-
ramente notable, pues con su perseverancia, su entrafiable
amor al arte, luchando siempre con los obstAculos que le ce-
rraban el paso, y que 61 conocia perfectamente, supo llevar
adelante una publicaci6n que podia considerarse fracasada

CORTESIA DE

F. W. WOOLWORTH Co.

-49-








EL PERIODISMO EN CUBA 1945


en un ambiente en que otras tantas perecieron. La Gaceta
Musical dej6 de publicarse en 1903.
Otro de nuestros mis sobresalientes misicos, el maes-
tro Jos6 Marin Varona, que luego fu6 Capitan Director de la
Banda de Artilleria, fund ]a revista Cuba Musical, que veia
la luz quincenalmente en esta Ciudad. El primer mimero se pu-
blic6 en primero de septiembre de 1903. No fu6, en rigor, una
revista exclusivamente dedicada a los asuntos musicales, pues
aunque su titulo parecia indicarlo, es lo cierto que en la pri-
mera edici6n se decia: "Podria entenderse que Cuba Musical
habra de ocuparse exclusivamente en asuntos musicales o que
con el divino arte se relacionen. Y no es asi, porque afin con-
cediendo nuestra revista especial ateaci6n a la mfisica, sus
columns se ufanaran rindiendo culto a la amena literature,
y al arte en todas sus manifestaciones". Colaboraron en ella
Ubago, Baralt, Blanck, Valdivia, Mufioz Bustamante y Nin. El
filtimo nuimero de Cuba Musical apareci6 el 15 de junio de
1905.
Bellas Artes es el titulo de otra revista musical quince-
nal, fundada en la Habana el primero de febrero de 1908 por
el Maestro Guillermo M. Tomas, Director que fu6 de la Ban-
da Municipal de la Habana y notable divulgador de la mfisica
clasica y modern, a trav6s de sus conciertos sinf6nicos en el
Teatro Nacional de la Habana. Nosotros podemos decir que
Bellas Artes ha sido una de las mejores revistas musicales
que hemos tenido. Impresa lujosamente, con bellos grabados,
contenia articulos de gran interns. Fueron sus colaboradores,
entire otros, Rafael Pastor, Carnicer. Fuentevilla, Pedroll, Nin
y Fink y Saenger. Bellas Artes dej6 de publicarse a los seis
meses de su fundaci6n.
No dejaremos de citar el Boletin Musical de la Habana,
que no fu6 propiamente un peri6dico musical y si de anun-
cio y propaganda del almac6n de pianos del senior Anselmo
L6pez; de igual manera que la Revista de la Socledad Fllar-
m6nioa, fundada por Nin y que vivi6 muy poco (1910) y la
Revista Marin Varona boletin mensual del Conservatorio Mas-
riera (1916,. La revista Bohemia, dirigida por el senior Mi-
guel Angel Quevedo, obsequi6 a sus suscriptores durante dos
afios con un suplemento mensual bajo el titulo de Bohemia
Musica, donde se publicaron muy interesantes trabajos de
critical e historic musical. Dej6 de publicarse este suplemen-
to en 1914.

CORTESIA DE

J. GALLARRETA y Co.

-50-








EL PE&IODIBMO EN CUBA- 1945


En el afio 1914 aparecieron en nuestra Capital dos im-
portantes revistas: Arte, dirigida por el Dr. Luis A. Mustelier
y como Jefe de Redacci6n e! Dr. Juan J. Remos. Se publica-
ba decenalmente v durante mis de cuatro afios realize una
labor encomiable de propaganda musical, con notabilisimos
trabajos sobre nuestros mdsicos. Y la revista Mdsica, dece-
nal, tambi6n, dirigida por el Sr. Lino E. Cosculiuela, que lleg6
a adquirir much circulaci6n, repartiendo en todos los nime-
ros un Album de piezas de misica. Esta revista, pasados seis
ainos, cambi6 su titulo por el de Mtisica Magazine, publicin-
dose entonces mensualmente.
Entre los peri6dicos aparecidos en los dltimos afnos cita-
remos Cuba Musical de Jos6 Calero; Gaceta Musical (1934)
dirigida por el Dr. Ricardo M. Aleman; Musicalia (mensual)
del Sr. Antonio Quevedo (1937); Boletin Musical editado
por la Casa Iglesias; Conservatorio, revista del Conservatorio
Municipal de Milsica de la Habana y otros mis.




SCUANTO DURAN LOS BESOS QUE EL LE DA?

SI usted tiene mal aliento, sus besos no serin tan
largos como usted ansia. Y usted puede tener
mal aliento, sin saberlo.
Protijase, use Colgate que elimina el mal aliento.
Su espuma, que tiene un modern :.igrediente lim-
piador, penetra entire diente y diente, aun donde el
cepillo no toca, y elimina los microbios y residues
de comida, que causan el mal aliento. Colgate limpia
y embellece los dientes, fortalece las encihs y deja
la boca fresca y perfumada.
Haga que los besos de el sean largos... muy largos...
Tenga un aliento perfumado. Use Colgate.



T RTM-W


-51-








EL PEBIODISMO EN CUBA 1945


FUNCTION EDUCATIONAL DEL PERIODISMO

Por el DR. JOSE AGUSTIN MARTINEZ.


Cuando desempefiando el que estas lines describe las fuu-
ciones de Ministro de Educaci6n, lleg6 a sus manos all por
el afio 1942 el Proyecto creador de la Escuela de Periodismo
que propugnaba calurosamente el distinguido senador de la
Repfiblica senior Vasconcelos, fu6 su decision inmediata con-
vocar sin demora alguna al Consejo Nacional de Educaci6n
que, bajo la presidencia del Ministro, funcionaba en aquel
Departamento de Administraci6n Pfiblica.
El periodismo cubano habia sido, hasta entonces, un jue-
go "amateur". Sin restarle brillo alguno a esta manera nobi-
lisima de ejercitar los "deportes", me parecia a mi que ha-
bia Ilegado el moment de abandonar los viejos moldes do-
tando al periodismo cubano del carActer professional que
exigia la madurez intellectual de nuestros hombres de pluma.
En pocas sesiones, como es necesario que se hagan las
cosas en nuestro pais para que no se malogre la intenci6n o
se detenga el impulse, el Consejo Nacional, examine y re-
escribi6 el Proyecto Vasconcelos, siendo en su consecuencia
promulgado el Decreto nfimero 1441 de 21 de Abril de 1942,
que tuve la alta honra de calzar con mi firm, junto a la del
President de la Repdblica, General Fulgencio Batis-
ta y a la del Primer Ministro, Jefe del Gobierno, Dr. Car-
los Saladrigas, entusiastas partidarios ambos de la oportuni-
sima idea.
Y asi naci6 la actual Escuela Profesional de Periodismo
"Manuel MArquez Sterling".
La funci6n de la Escuela de Periodismo, segfin nosotros
la entendemos, no es s6lo la de former individuos mas o me-
nos capacitados para el ejercicio de las augustas funciones
que el sistema social modern ha confiado al periodista. El

CORTESIA DEL

SR. AMLETO BATTISTI

-52-







EL PERIODISlO EN OURA- 1945


titulo de una profesi6n cualquiera, esto es bien sabido, no so-
lanente no prueba la capacidad para ejercerla, sino que ni si-
quiera la presume. Otro tanto sucede con los titulos que ex-
pida la flamante Escuela.
El periodista, hoy, tiene una funci6n mas alta. El peri6-
dico modern, como dijera en discurso reciente el Sr. Torres
Bodet, Secretario de Educaci6n del Gobierno de Mexico, es
"el libro del pueblo". El pueblo, por desgracia, no compra
muchos libros. El libro es caro, limitado generalmente a una
sola rama de los conocimientos humans. Ain las Enciclope.
dias llamadas "populares" estan fuera del alcance econ6mico
del hombre medio, cuando por su extremada concisi6n no re-
sultan contraproducentes o sencillamente inftiles.
En cambio el peri6dico es barato, oportunista, corre fd-
cilmente de mano en mano, no hay que guardarlo, no ocupa
sitio en el hogar o en la humilde habitaci6n del que lo adquie-
re; y en la variedad de los temas que puede tratar en una mis-
ma edici6n, Ilega a todos los gustos y toca a la puerta de todos
los espiritus, satisface todas las ansias, inform a todos de lo
mis esencial, de aquello que por ser de actualidad palpitante
es mis interesante o mas necesario conocer.
De aqui la importancia creciente del peri6dico, como 6r-
gano educational.
Bien estan las Escuelas Nocturnas y tantas otras tentati-
vas que de continue se hacen para que el hombre o la mujer
que no tuvo en su infancia oportunidad adecuada de instruir-
se, pueda llegar a alcanzar un minimum de conocimientos in-
dispensables para la vida y el bienestar individual. Todo cuan-
to se haga en este sentido debe ser acogido con entusiasmo;
al fin y al cabo el oc6ano mas grande se compone de humildes
gotitas de agua. Y estas gotitas de agua en la apariencia in-
significantes forman las enormes olas que barren los obs-
ticulos y transforman las sociedades y los pueblos.
Pero el peri6dico, la hoja impresa que de dia en dia reco-
rre nuestras calls, que penetra en las casas con la luz del sol,
o que distrae las filtimas horas de vigilia del ciudadano, tiene
una oportunidad much mas favorable para influir en el des-
arrollo de la cultural de un pueblo, y, lo que es mis importan-
te adn, en la formaci6n de la conciencia colectiva, en la edi-
caci6n fundamental de los ciudadanos.
Por la lecture de los peri6dicos mas importantes de un
pueblo cualquiera, es ficil formarse idea de la cultural media y
del grado de educaci6n alcanzada por sus habitantes. La pren-

CORTESIA DE

RAUL PERERA

-53-







EL PERIODISMO EN CUBA 1945


sa de Cuba, particularmente, como es l6gico, la que se publi-
ca en la Capital de la Repliblica y se difunde anchamente, gra-
cias a la Carretera Central, por todas las localidades del inte-
rior, hace honor a nuestro pais y a los hombres que entire nos.
otos se han dedicado y se dedican a la ingrata area de con-
feccionarla.
Pero es necesario intensificar la tarea educational de
nuestra prensa. Para que un peri6dico cumpla de verdad su
prop6sito no ha de limitarse a ser un simple 6rgano de infor-
maci6n. La noticia de fi!tima hora, el detalle interesante -del
filtimo acontecimiento, la sagaz investigaci6n de un reporter
alrededor de un hecho cualquiera, incluso un crime, no cons-
tituyen el fin principal de un peri6dico inspirado en el servi-
cio pfiblico. La defense de la justicia y de la libertad de los
ciudadanos, la exaltaci6n del bueno y la pfiblica denuncia del
malo, el amparo a los d6biles y a los oprimidos, contra los po-
derosos y los fuertes, la vigilancia mas estrecha sore la mo-
ral puiblica de los gohernantes, la proyecci6n ante la contem-
placi6n del pueblo de los ideales democraticos del gobierno,
la salvaguardia de los intereses pdiblicos, las campafias por
el mejoramiento colectivo, etc., etc.
ZD6nde encontrar un panorama mds amplio, un horizon-
te mis extenso, un prop6sito mas ftil? Pues ahi estA el ver-
dadero papel de la prensa modern.
Dichoso el pais en el que los 6rganos de publicidad atien-
dan a este program tan facil de realizar y de tan 6ptimos
resultados .. !


CORTESIA DE




(I zd jxxgal jnk 4rf anuu



HABANA CUBA



-54-







EL PERIODISMO EN CUBA 1945


HOMBRES Y COSAS DE SANTIAGO DE OUBA
(Recuerdos de un santiaguero)
A Armando Balnia, cordialmente.
Por JOAQUIN NAVARRO RIERA ("DUCAZCAL").


Recordar es volver a vivir, ha dicho algdin sabio, y fre-
cuentemente yo compruebo esta verdad cuando, al mirar con
la vision del espiritu hacia lo preterito, siento revivir series y
cosas que conoci realmente. Arraigado durante muchos afios
en mi ciudad native, Santiago de Cuba, de la cual sali ya en
la madurez de la vida, alli convivi en nobles relaciones afecti-
vas con personalidades superiores cuyo recuerdo perdura lu-
minosamente en mi memorial. Estas evocaciones abarcan
afios, los filtimos del regimen colonial espafiol, y los prime-
ros de la R.epfiblica instaurada el 20 de mayo de 1902.
A la luz de los recuerdos de mi infancia veo destacarse
la noble y several silueta de un sabio, altruista y patriot, el
insigne m6dico y cirujano doctor Felipe C. Hartmann, native
de Baracoa, que asimil6 su gran cultural cientifica en varias
de las mas importantes capitals del mundo, y que finalmen-
te se constrifi6 a vivir en Santiago de Cuba, donde ejerci6 su
profesi6n y prodig6 los tesoros de su saber y de su filantro-
pia durante mis de medio siglo, hasta su muerte, ocurrida
en 1899. Aun me parece verle con su alta y sefiorial estatura,
su profetica barba blanca, sus ojos azules de penetrante mi-
rada, provistos de relucientes espejuelos; trajeado de dril
blanco o de casimir gris claro, y recorriendo las calls de la
ciudad sobre un caballo sencillamente enjaezado, en sus visi-
tas de medico, como lo hacian entonces en Santiago todos los
representantes de la ciencia de Hip6crates. El doctor Hart-
mann era un sacerdote de la medicine, un gran creyente en
los misterios y la inmortalidad del espiritu human, un ena-

CORTESIA DE

FORD MOTOR Co.
-55--







EL PEBIODISMO EN CUBA 1945


morado de la libertad de Cuba y un delicioso humorist, de
tipo ingl6s. Una calle de Santiago perpetfia su nombre.
Laureano Fuentes Matons (Lauro) es una de ias mas le-
gitimas glorias artisticas de Santiago de Cuba y de toda Cuba.
Fu6 un genial violinist y compositor, admirado dentro y fue-
ra de su terrufio. Nacido en 1825 y fallecido en 1898, supe-
rior al ambient y a la 6poca en que vivi6, caso admirable de
mnisico autodidacto, fu6 un artist de temperament romin-
tico, dominador magistral del violin, int6rprete apasionado
de ia ajena y de la propia mfisica, mentor musical de nume-
rosos discipulos y director de orquesta. Entre su fecunda la-
bor de compositor sobresalen su poema siuf6nico Am6rica,
la march Col6n, la 6pera Seila y algunas obras religiosas y
canciones tipicamente cubanas, plenas de nuestra melodia
ambientai, sin exotismos africanos ni yanquis; pero su obra
magna fu6 su propio hijo, Laureanito Fuentes Perez, pianist
encantador y tambien compositor de lindas melodies cuba-
nas, que tenia el don de fascinar con su arte pianistico de bru-
jo a cuantos lo oyeran. Este pianist fu6 admirado por maes-
tros como Salcedo, White, Cervantes, Granados, Godowski
y Adela Verne. Al inmortal Fuentes Matons tambi6n debemos
un libro interesantisimo para la historic de nuestra cultural,
Las artes en Santiago de Cuba, publicado en 1893.
La fecunda actuaci6n del maestro Rafael P. Salcedo y de
las Cuevas llena nuis de medio siglo en la evoluci6n cultural de
Cuba. Naci6 en 1844, se educ6 artisticamente en Paris, donde
fu6 discipulo de ic Couppey, Heller, Bazin y otros ilustres
profesores del Conservatorio de la gran ciudad, y desde 1865
hasta 1917 ejerci6 especialmente el magisterio del piano en
Santiago de Cuba; fund y sostuvo la "Sociedad Beethoven",
en cuyos periodicos conciertos brillaban sus mejores disci-
pulos, algunos de la select calidad de Angelina Hill, Maria
Ferrer d'Ocagne, Lolita Bravo Puig, Josefa Gir6n, Belen Go-
doy, Delia de Hechavarria, Victoriano Agostini y Ricardo
Eguilior; organize y dirigi6 una escogida orquesta sinf6nica,
y su concurso personal fue siempre valioso, eficaz y generoso
en temporadas operuticas, en funciones ben6ficas y en cuan-
tos actos era solicitado. Era asombrosa la actividad de aquel
hombre, del amanecer a la medianoche, recorriendo diaria-
mente las casas de sus numerosos discipulos, organizando tal
o cual acto, ensayando un program. Y todavia tenia tiempo
y disposici6n adecuada para revelar su talent en la composi-
cion de obras como las sinfonias Lumen, Arma virumque cano

CORTESIA DE

GARCIA & DIAZ LTDA.


-56-







EL PERIODISNO R1 OUBA 1945


y otras, y en diversas piezas pianisticas. Talentoso, dinamico
y cultisimo, fu6 dignisimo representante del supremo arte
musical y de la mAs refinada cultural europea en Santiago de
Cuba, y en todas las manifestaciones de su ser brillaba y son-
reia el esprit que 61 supo aspirar y cultivar amorosamente en
el ambiente de Paris. En mayo de 1915, con motive de sus
bodas de oro con la miisica, le fue tributado un grandiose ho-
menaje en su natal ciudad, donde falleci6 el 15 de abril de
1917, fecha de su asecensi6n a la inmortalidad.
Entre otros notables mtisicos santiagucros que recuerdo
hay que citar al benemerito Rodolfo Hernandez Soleliac, cu-
ya excesiva modestia le mantuvo en lamentable retraimiento
cuando le sobraban facultades y m6ritos para destacarse co-
mo compositor exquisite y como director de orquesta, cua.i-
dad 6sta filtima que revel6 en los conciertos privados de la
"Sala Haydn", del simpAtico amateur alemain German Mi-
chaelsen. Herninez Soleliac fu6 tambi6n un concienzudo
maestro de piano. Tenia un alma angelical.
Hay que recorder tambien al brillante pianist Luis Du-
tocq Heredia, primo del cantor del Niagara y del cincelador
de Les Troph6es, discipulo de Marmontel y primer premio
del Conservatorio de Paris, desaparecido por incurable en-
fermedad en la plenitud de su talent y de su arte; al insigne
violinist Antonio Figueroa, laureado en Paris, y ai valioso v
entusiasta maestro Juan de Moya Portuondo, distinguido
compositor y pianist, organista de la Basilica de Santiago y
colaborador en la fundaci6n del "Club Mozart" y del "Liceo
de Santiago de Cuba". Es autor de la bonita march Heredia,
estrenada en inolvidable fiesta en homenaje a la gloriosa me-
moria del poeta de la "Estrella Solitaria". Igualmente son dig-
nos de menci6n la sobresaliente pianist Josefa Calzado y
los competentes profesores TomAs Planes Ferrer, Agustin
Lobo Destrade, Ram6n Figueroa Morales y Gustavo Rogel,
cooperadores todos a la cultural musical cubana.
Habia en la calle de San Jer6nimo, entire las de San Pe-
dro y San FBlix, una gran casa sefiorial que fu6, durante mu-
chos afios, foco ardiente del patriotism cubano: la casa de
la familiar Sanchez Hechavarria, donde actuaha como un ver-
dadero patriarca de la fe patri6tica el licenciado Urbano de
los mismos ilustres apellidos. Alli se labor siempre por la li-
bertad de Cuba, lo mismo en aquellos periods de la ilusi6n
autonomista que cuando fue precise conspirar resueltamen-
te por el ideal de la independencia patria. Por aquella casa so-
lariega desfilaron pr6ceres, heroes y tribunos de la causa cu-

CORTESIA DEL

Sr. SEGUNDO CASTELEIRO

-57-







EL PERIODISMO EN CUBA -1945


bana, .tales como Antonio Maceo, Guillermo Moncada, Flor
Crombet, Jose Lacret Morlot, Jos6 Maria Galvez, Antonio Go-
vin, Carlos Saladrigas, Rafael Montoro, Eudaldo Tamayo Pa-
v6n, Emilio Bacardi Moreau, Alfredo Betancourt Manduley,
Antonio Bravo Correoso, y de aquella misma casa partieron
unos para el campo de la guerra y otros para la emigraci6n
revolucionaria, los mas destacados miembros de la prestigio-
sa familiar, entire ellos el general Francisco SAnchez Hechava-
rria, despu6s primer gobernador civil de Oriente en la nueva
era de la Repiiblica; el coronel Pedro Hechavarria SAnchez,
medico distinguido; el comandante Mariano Sanchez Vai-
llant, que ofrend6 su juventud a Cuba, y el venerable pr6cer
Urbano SAnchez Hechavarria, jurisconsulto, orador y conse-
jero de sus compatriotas, que sintieron el influjo de su fe, de
su .alento y de su poderosa simpatia. Ya bastante anciano fa-
lleci6 siendo president de la Audiencia de Santiago, en 1900.
En 1879 fue deportado a Espafia, y en 1895 emigr6 a Costa
Rica.
De aquel grupo de laborantes y conspiradores que fre-
cuentaban la casa de los SAnchez Hechavarria se destac6 des-
puds como lider victorioso del pueblo oriental el licenciado
Antonio Bravo Correoso, que en resonante discurso de espi-
ritu separatist se habia ya manifestado en la tribune political
de la "Sociedad Filarmnnica Cubana", en diciembre de 1886,
reci6n Ilegado de la Universidad de la Habana, donde aca-
baba de obtener merecidamente el titulo de abogado. Hijo de
un martir de la revoluci6n del 68, Bravo Correoso fue, du-
rante su larga y fructifera existencia, extinguida el 2 de ene-
ro de 1944, un vigoroso campe6n de los derechos y del pro-
greso del pueblo cubano, al que sirvi6 y honr6 con su verbo
oratorio y con su labor legislative en las Convenciones Cons-
tituyentes de 1900 y de 1940 y en various periods de su cargo
de senador por Oriente. Fu6 siempre un sincere defensor y
mantenedor de la democracia y del imperio de la ley, y por su
active participaci6n en la causa separatist fu6 deportado a
Espafia, en 1895, por orden del general Martinez Campos, y
de Madrid logr6 evadirse para ir a continuar laborando en la
Junta Revolucionaria de Nueva York. Antes del 95 ya se ha-
bia entrevistado con Marti en la gran ciudad del Norte. Bravo
Correoso ha dejado huella indeleble en el alma de Oriente
por su luminosa y recia labor political y juridica. Fu6 cierta-
mente un sembrador de ideas y un conductor de multitudes,
que nunca se dej6 inspirar por el interns utilitario ni por el
odio.

CORTESIA DEL

Sr. Eutimio Falla Bonet

-58-







EL PBBIODISO EN CUBA- 1945


En la legi6n de los grandes patriots y ciudadanos de
Cuba hay que inscribir el nombre esclarecido de Emilio Ba-
cardi Moreau. Tuve multiples ocasiones de penetrar en las
intimidades de su ser, y por eso proclamo la grandeza y la
integridad moral de aquel hombre que consagr6 su talent,
su cultural, su energia, su fe apost6iica, lo mejor de su vida a
la causa de la redenci6n de su patria y del progress human.
Su amor a la independencia de Cuba le atrajo la persecuci6n
del gobierno colonial, que dos veces, en 1879 y en 1895, le
aprision6 y envi6 a los presidios espafioles de Africa. Era el
arquetipo del revolucionario romantic, descendiente espiri-
tual de los hombres de la Enciclopedia y de la Revoluci6n
francesa de 1789, abrevado en el caudal hirviente de la prosa
y los versos de Victor Hugo. Se enfrent6 gallardamente a la ti-
rania de la fuerza y del error, y asi fu6 separatist y librepen-
sador, adversario noble del militarism y del clericalismo fa-
natico. Comparti6 su dindmica actividad entire la direcci6n
de su gran industrial licorera, productora del mejor ron del
mundo, la defense de los supremos ideales morales y politicos
de que vivi6 enamorado y el cultivo de las letras. Es autor de
las "Cr6nicas de Santiago de Cuba", en diez volfimenes; de
las novelas hist6ricas "Via Crucis" y "Dofia Guiomar" y de
otras ineditas, de las biografias de Pio Rosado y Florencio Vi-
lanova y de. la condesa de Merlin, del libro de impresiones de
viaje "Hacia tierras viejas" y de varias obras dramiticas, en-
tre ellas "Hacia el abismo", estrenada, en 1912, por la compa-
iia de Virginia Fabregas. Tambidn cultiv6 la pinlura, y esti-
mul6 el progress de las bellas artes en general fundando la
Academia de esta indole que ain existe en Santiago y el nota-
ble Museo-Biblioteca, de la misma ciudad, y fu6 president del
Ateneo, tambi6n de Santiago de Cuba. En su propia ciudad
native erigi6 un monument a la memorial del marino ingl6s
Lambton Lorraine, defensor de las vitimas del "Virginius";
perpetu6 el recuerdo de algunos patriots cubanos mirtires,
promovi6 la conmemoraci6n del primer centenario del naci-
miento de Heredia, en 1903, y coloc6 en la fachada de la casa
natal del mismo poeta una gran lipida con un fragmento de
su oda al Niagara. A su paso por la vida Bacardi prodigaba ac-
ciones y obras de bien y de belleza. Actu6 dignamente como
alcalde municipal de Santiago y como senador por Oriente, y
cuando surgi6 la grave crisis national de 1906 fun de los
contados legisladores que se esforzaron, sin lograrlo, para
evitar la intervenci6n extranjera prevenida por la Enmienda
Platt. Aquel patriot integ6rrimo hubiera sido un ejemplar

CORTESIA DEL

3r. Ricardo Nufnz Portuondo

-59-







EL PERIODISMO EN CUBA- 1945


President de la Repfiblica por el conjunto de cualidades fun-
damentales que atesoraba y por su apasionado amor a Cuba.
Otro fiel amante y benefactor de Santiago fu6 el doctor
Ambrosio Grillo Portuondo, notable medico que prodigaba
generosamente su ciencia entire los pobres, y que figure siem-
pre en la vanguardia de los partidos politicos de espiritu li-
beral y progresista, por jo que tuvo que emigrar a la Reptibli-
ca Dominicana al estallar la guerra del 95. Puso su facil pa-
labra al servicio de la propaganda political en los inicios de ;a
vida republican de Cuba como digno colaborador de Bravo
Correoso, Bacardi y otros lideres id6nticos, y cuando ocup6
dignamente el cargo de alcalde municipal de Santiago realize
cuanto pudo en beneficio de la ciudad, fund una liga anti-
tuberculosa y ofrend6 una gran estatua de bronce en homena-
je al patriot cubano Francisco Vicente Aguilera. Era todo
bondad y amor a la cultural, a la humanidad y a la patria. Ac-
tualmente se trata de inaugurar en las montafias del Cobre,
cerca de Santiago, un gran sanatorio antituberculoso con el
nombre del doctor Grillo, merecido homenaje ai benefactor y
hombre de ciencia.
En la n6mina de benefactores de Santiago, tanto cuba-
nos como extranjeros, hay que citar al dean de la Catedral de
la misma ciudad, el padre Bernardo A. Pico, de vida ejempiar,
quien leg6 toda su fortune para la fundaci6n de la Casa de
Beneficencia de aquella poblaci6n, y cuyo nombre ha sido
aplicado a la antigua calle del Hospital; al can6nigo Jos6
Tranquilino Callejas, el popular padre Callejas, inteligente
m6dico home6pata, protector de los pobres, autor de un "Dic-
cionario critic" y escritor de ingenio satirico, que sostuvo
una interesante poldmica con el famoso poeta epigrainatico
y periodista espafiol Juan Martinez Villergas, director del sv-
manario "El Moro Muza"; al notable quimico y hombre de
abundante cultural general Luis Carlos Bottino, hijo de Ita-
lia, arraigado desde su juventud en Santiago, donde fu6 c6n-
sul de su naci6n durinte muchos afios v donde tambi6n fund
una gran farmacia, con laboratorio quimico, que aun existe:
espiritu amplio y generoso que se identLfic6 con el pais que
adopt como segunda patria y en que cre6 familiar y muchos
afectos por su altruismo y por su cooperaci6n al progress de
la ciudad, en la que introdujo, el primero, el alumbrado elec-
trico y el hipnotismo cientifico, que estudi6 en Paris, en el


CORTESIA DE


GALBAN, LOBO y Cia.


-60-








EL PERIODIBMO EN CUBA 1945


hospital "La Salpetriere", bajo la direcci6n del sabio Char-
cot, y cuyo conocimiento trasmiti6 a los principles medicos
de Santiago que frecuentaban su laboratorio como si fuera
una academia cientifica, y al noble alemin GermAn Michael-
sen c6nsul de Alemania y Austria-Hungria, entusiastico ama-
teur musical, fundador de la "Sala Haydn", del "Club NAuti-
co", de Santiago, y de una cocina econ6mica que atenu6 el
hambre de la poblaci6n santiaguera durante el horrendo pe-
riodo de la reconccntraci6n de Weyler, y tambi6n reforma-
dor de la bella alameda del puerto de aquella ciudad, alame-
da que ostenta el nombre de Michaelsen desde en vida de esle
inolvidable benefactor.
En la perspective del pasado, que se nos muestra a veces
con difusa claridad lunar, contemplo ahora, aislados o con-
fundidos, tantos hombres y cosas de Santiago de Cuba, que si
me propusiera hablar de todo eso tendria que escribir, no un
simple articulo, sino todo un libro de historic. Recuerdo aiin
-y conste que s6lo tenia a la saz6n seis afios- la mafiana
de junio de 1878 en que hicieron su entrada solemn en la
capital de Oriente el general Martinez Campos, el entonces
"Pacificador", y los ej6rcitos espafiol y cubano reconciliados
despuds del convenio del Zanjon. A los soldados mambises
se les llam6 entonces "los convenidos", y desfilaron aquella
mafiana, como los espafioles, bajo los various arcos triunfales
que adornaban la ciudad. Poco mds de un afio despues, el 26
de agosto de 1879, a las nueve de la nochle, se conmovi6 la ciu-
dad de Santiago, como por casa de uno de sus peri6dicos te-
rremotos, con motive del estallido de la llamada "guerra chi-
quita", cuyo movimiento initial fu6 encabezado por los ague-
rridos patriots Guillermo Moncada, Jos6 Maceo y Quintin
Banderas, que, al salir de nuevo al campo de la lucha aquella
noche, seguidos por numerosos mambises, dispararon sus ar-
mas contra algunos agents del recienfundado Cuerpo del Or-
den Ptiblico, policia del Gobierno, y tambien al aire, para
anunciar su patri6tica resoluci6n. A esos disparos respondie-
ron con nutridas descargas las fuerzas espafiolas-ej6rcito,
policia, Guardia Civil,-y la poblaci6n, sorprendida y conster-
nada, pudo sentirse en pleno campo de batalla. Despues,


CORTESIA DE LA



Empresa Naviera de Cuba


-61-








EL PERIODISMO EN CUBA 1945


renaci6 el terror integrista de los tiempos de Valmaseda, Bu-
rriel, Gonzaiez Boet, asesinos uniformados, que recibian ins-
piraciones del conciliabulo del "Circulo Espafiol", situado
frente a la Plaza de Armas, y entire cuyos mas destacados
miembros, sedientos de sangre cubana, figure un sacerdote,
el padre Lecanda, que acaso fuera de los cuban6fobos que se
complacian en presenciar, desde la azotea del Palacio Arzo-
bispal, los fusilamientos de patriots cubanos que se efectua-
ban frecuentemente en la explanada del Matadero de reses,
al fondo de la bahia de Santiago. Durante el nuevo terror
colonial se distinguieron, entire otros cuban6fobos, el general
Polavieja, el coronel Asensio, etc., secundados por esbirros
y espias militares y civiles que mantenian al pueblo como en-
cadenado y amordazado. En aquellos dias de 1879 a 1882
fueron detenidos, casi siempre a medianoche, numerosos ciu-
dadanos, que eran condiicidos despu6s a la carcel o al Castilo
del Morro, y finalmente, a los presidios de Africa, al de la Isla
de Pinos o a la muerte, que les era infligida, como en el caso
de N6stor Reginfo, en cobarde asesinato. Habia vapores que
salian de Santiago para Espaiia repletos de deportados. Uno
de los mas caracterizados patriots perseguidos de aquel pe-
riodn fu6 Emilio Bacardi Moreau, desterrado a Chafarinas.
Y como hasta en medio de lo mAs trAgico y doloroso suele
surgir alguna nota c6mica, se cuenta que en moments de ir
al Morro un grupo de press, uno de 6stos, al oir una voz de
mando del jefe military de la escolta que indicaba un movimien-
to de la tropa y en que sonoba la palabra cabeza, creyendo, lle-
no de angustia, que les iban a matar, grit6: "iAy, mis hijos.
mis hijos!" El general Polavieja dej6 un recuerdo execrable
en Santiago de Cuba. El dia de su partida, hubo un cubano de
gran coraz6n -Luis Bravo Correoso- que, penetrando en
el camarote del viajero, pudo pegar alli una hoja de papel en
que aparecia un soneto condenatorio que comenzaba asi:
"Monstruo feroz, aborto del infierno", y concluia con estos
versos: "iOjala que te trague una ballena y te vaya a...
hecho pelota-- en la plaza mayor de Cartagena!"
En 1882 pareci6 iniciarse una tregua de paz y de espe-
ranza para Cuba. El gran partido Liberal Autonomista, en cu-
ya jefatura supreima irradiaba una constelaci6n de patricios,
de sabios y de egregios oradores, como Monforo, Fernandez
de Castro, Miguel Figueroa, hizo vibrar el espiritu del pueblo

CORTESIA DE LA


Casa Turull

-62-








EL PERIODISMO EN CUBA 1945


y encaminarle mas a la meta de la libertad. Fu6 entonces
cuando el diputado a Cortes cubano Bernardo Portuondo Bar-
cel6, coronel de ingenieros del ej6rcito espafiol, visit a San-
tiago y fu6 objeto de various resonantes homenajes por parte
de sus compatriotas. En la "Sociedad Filarm6nica Cubana",
sede del mis puro cubanismo, hubo un gran mitin politico.
Un concurrente al acto, el joven y simpAtico periodista Pablo
JTistiz, Ileno de ardor patri6tico, al escuchar la palabra del in-
signe Portuondo, prorrumpi6 en un "iViva la Autonomia!",
que le vali6 una pena de destierro a pocos kil6metros de la
ciudad, y todo porque el gobierno colonial, ciego y terco, no
veia afin las seiiales de los tiempos y vivia aferrado a su poli-
tica torpe de exclusivismos, recelos y codicia insaciable. iY
menos mal que la pena impuesta entonces a Jiistiz se limit
a un simple destierro, a poca distancia de Santiago, y no lleg6
al fusilamiento, como en el memorable caso de Cornelio Ro-
bert, en 1869, s61o por haber lanzado un grito semejante!
En 1882 tambien hubo un resurgimiento de vida cultu-
ral y artistic en la noble Santiago. Un grupo select de ar-
tistas y aficionados fund, sin aparatosas formalidades, en la
casa del maestro Juan de Mova Portuondo, situada en la calle
alta de San, Pedro, el "Club Mozart", donde se celebraron in-
teresantes veladas musicales y literarias. A poco aquel mo-
desto "Club" se transform en el briliante "Liceo de Santia-
go de Cuba", inaugurado solemnemente en la noche del 17
de febrero de 1883 y cuya existencia decline y se extingui6
rapidamente, pues ya en 1885 habia desaparecido aquella
asociaci6n de alta cultural. En muchas de sus veladas se ma-
nifest6 el portento !irico de "Cbalia" Herrera, soprano seme-
jante a la celeberrima Maria Barrientos, siempre aclamada
fren6ticamente por la sociedad santiaguera. Esta admirable
artist, de fama continental, que actualmente reside en Nue-
va York, cargada de afios y de gloria, y de cuyo retorno a la
patria se ha tratado recientemente, es hernana de otras dos
notables artists, Caridad y Esperanza, tambien cantante la
primer, desposada con el fino caballero y baritone Sebastiin
HernAndez Mancebo, e hijas todas del digno comandante de


CORTESIA DE




HAVANA COAL Co.








EL PERIODISMO MTN CUBA- 1945


la Marina espafiola don Pedro Diaz de Herrera, que destinado
a Santiago como capitan del puerto, se identific6 prontamen-
te con aquella culta sociedad, a la que brind6 el tesoro artis-
tico de sus mencionadas hijas. Por el recinto del "Liceo"
tambien desfilaron otros notables artists y aficionados y li-
teratos, poetas y oradores, entire ellos los hermanos Francis-
co, Fernando y Juana Ibarra, el bajo Liberato Dalmau, Rafael
Sierra Villal6n, Miguel Jos6 Portuondo, Dolores Fajardo Or-
tiz, Catalina Rivolta, Rafaela Navarro, Rosa Ibarra, Francisco
Ortiz, Francisco de Paula Bravo y Soria, insigne abogado y pa-
triota, president del mismo "Liceo" Enrique Camargo,
Francisco Chaves Castro, talentoso letrado costarricense, pa-
dre de una distinguida familiar cubana; Andr6s Navarrete,
Juan Rey Brouchet, Emiliano Castillo Jfistiz, refinado poeta,
autor del libro "Esperanzas v dudas" y fundador director de
la revista literaria "E, Renacimiento"; Vicente Jtistiz y Por-
tuondo, orador acad6mico, y el insigne Desiderio Fajardo Or-
tiz ("El Cautivo"). poeta, orador, periodista, pedagogo, re-
volucionario, literato de amp!ia cultural y hombre de magn.-
tica simpatia, fundador director del semanario iiterario "El
Mercurio", y cuyas recitaciones po6ticas, de obras originales
suyas, conmovian al piiblico del "Liceo". Esta sociedad tam-
hien hizo p'iblica su biblioteca.
Institiciones anilogas al "Liceo" eran, en aquella 6po-
ca, el "Club de San Carlos", que ain subsiste, y la "Socie-
dad Filarminica Cubana", de imperecedera memorial, des-
aparecida efectivamente en 1895, poco despu6s del inicio de
la guerra de independencia. Algunos de los m4s celebres ar-
tistas del siglo XIX, como Adelina Patti, Gottschalk, Sivori.
etc(tera, actuaron en aque! centro de cultural, que tambien
fui foco de conspiraci6n separatist. Sus fiestas artisticas y
sociales fueron siempre espl6ndidas, y en ellas lucieron el
talento de nuestros artists y literatos y la belleza y la elegan-
cia maravillosas de nuestras mujeres.
Hubo en Santiago, aJll por 1879, en la calle de San Ba-
silio, una sociedad cultural con caracteres de ateneo, denomi-
nada "La Luz". de vida muy efimera, pero que seria un 6r-
gano de expansion spiritual para aquella poblaci6n someti-
da entonces. como toda Cuba, al regimen opresivo y suspicaz
de la colonia. Igualmente existieron unos cuantos teatrillos
mrs o menos privados, en los patios de algunas casas. en cu-
yos escenarios se revelaron, a veces, verdaderos int6rpretes
del arte, tales como Aniceto Valdivia, afios despu6s "El con-
de Kostia" en la critical artistic y literaria y entonces resi-

CORTESIA DEL
Dr. Carlos Miguel de Cespedes


-64-








EL PERIODIWMO EN OU3A- 1945


dente en Santiago de Cuba; Juan Bernardo Bravo, los her-
manos Ibarra, etc.
Entre los cultivadores de la pintura, desde mediados del
siglo XIX hasta ahora, recuerdo a Cuadras, Collazo, Federico
Martinez, Guevara, Carb6, Jose Joaquin y Fl6ix Tejada Revi-
Ila, Jos6 Bofill, Antonio Vallejo, Juan Emilio Hernandez, al-
gunos de ellos, como Jose Joaquin Tejada, Herndndez y Bo-
fill, de sobresaliente calidad.
Nuestro periodismo -el periodismo santiaguero- tiene
una honrosa ejecutoria desde los tiempos de Manuel Maria
P6rez, "El Redactor", "El Eco de Cuba", "La Patria", "La In-
dependencia", "El Triunfo" y "El Cubano Libre" hasta los
actuales del "Diario de Cuba", "Oriente" v "Libertad". En el
ndmero de nuestros mds conocidos periodistas hay que recor-
dar y citar a Francisco Baralt y Celis, Emilio 0 de Aguirre-
zdbal, Joaquin Miranda Cotilla, Francisco Serret Capello,
Jose Tamayo Lastres, Ram6n Navarro Villar, Desiderio Fa-
jardo Ortiz ("El Cautivo"), Eduardo Yero Budu6n, Mariano
Corona Ferrer, Alberto Duboy, Bernardo Callejas, Gast6n B.
HernAndez, Eduardo Gonzilez Manet. Eduardo Abril Amores,
Ren6 Fiallo, Rafael Est6nger, Carlos Dellund6, Carlos E. For-
ment, Juan M. Ravelo y algiin otro que involuntariamente
pueda quedar omitido en esta ripida recordaci6n.
Cuantioso es el nimero de nuestros pedagogos y educa-
dores, entire los que afin recuerdan las nuevas generaciones
a monsieur Jean B. Chauvin, Juan Portyondo Estrada, Ma-
nuel FernAndez Rubalcava. Juliat Parreno, Jose Rosell Du-
rAn, Isidro Limonta, Luis Alejandro Mustelier, el Dr. Alayo,
Luis M. Buch, Jos6 T. Ofiate, Manuel de Jesuis de Pefia y Rei-
noso, Luis Oscar Marissy, Jose Besse, Jos6 Romeu, Carlos
Sim6n, Manuel Odio, Emilia y Mariana de Arce, las sefioritas
Guerra. las sefioritas Serra, Angeles Ramirez de Martinez,
Caridad Martinez de P6rez. Y con referencia a nuestos inte-
lectuales, en general, viven en la memorial y en la admiraci6n
de muchos santiagueros los nombres del insigne matematico
Villafafie, justamente admirado en Espafia; los jurisconsultos
Rafael Tamayo Fleites. Jose Planas. y Tur. Rafael Duharte.
Eudaldo Tamayo Pav6n. tambi6n literato insigne y patricio
ejemplar; Manuel Yero Sagol, hAbil abogado, politico y hom-
bre de letras. Procedente de la generaci6n ilustre de fines
del siglo XIX, que presenci6 el nacimiento de la Repiiblica,
es el doctor Luis FernAndez Marcan6. cuyo amplio y flexible
talent abarca por igual el conocimiento del derecho, de la

CORTESIA DEL

Dr. CARLOS SALADRIGAS

-65-








EL PERIODISMO ENI CUBA 1945


critical literaria y de la historic, poseedor de una riquisima
biblioteca, y de quien aun esperan sus fieies admiradores
nuevas manifestaciones de su talent en algiin libro, por lo
menos. Distingui6ronse en el campo de las letras Jose Marti-
nez Badell ("Ruy Bias"), de filiaci6n romantica, animador
de la actuaci6n de la "Sociedad Filarm6nica Cubana"; el poe-
ta Rafael Pull6s Palacios, tambi6n ardiente patriot; Jos6
Fatj6 Specht, escritor vibrant y colorista, y el competent
histori6grafo Angel Navarro Villar.
Personalidad distinguida de Santiago, donde pas6 los filti-
mos afios de su vida, hasta su muerte, y donde se le veia co-
mo una sombra hist6rica, fu6 el capitmn espafiol retirado Fe-
derico Capdevila Mifiano, el heroico defensor de los calum-
niados y sacrificados estudiantes del 71. Entre los mejores
amigos de Capdevila, miembros tambi6n del "Grupo Libre-
pensador Victor Hugo" y colaboradores del peri6dico "El
Espiritu del Siglo", figuraban el Dr. Hartmann y Emilio Ba-
cardi Moreau.
No faitan todavia cubanos de otras regions, particular-
mente de la Habana, que se refieren a Santiago como si fuera
"el campo", la selva, un lugar mcntaraz, poblado de manigua-
les y de series inferiores y primitivos. Tal apreciaci6n es efec-
to de crasa ignorancia. La civilizaci6n penetr6 en Cuba por
Oriente, y Santiago fu6 capital de la Isla antes que la Haba-
na. En el orden patri6tico recuerdese que desde Hatuey hasta
CBspedes los mAs grandes actos de rebeldia por amor a la li-
bertad se originaron en Oriente, y que de allA, donde desem-
barc6 Marti, vino la arrolladora invasion del 95 que recorri6
asombrosamente, con Maceo a la cabeza, toda la enorme ex-
tensi6n de Baragudg a Mantua. iPobre Santiago, c6mo te ig-
noran todavia! Con referencia a la importancia urbana de
Santiago de Cuba recuerdo ahora dos opinions autorizadas
que escuch6, afios ha, no mAs de treinta, de labios del ilustre
escritor argentino Manuel Ugarte y del c6lebre actor espafiol
Enrique Borras. Una noche, en el gran comedor del entonces
flamante hotel "Venus", concurrido a la saz6n por lo mas se-
lecto de la sociedad oriental en damas aristocraticas, de so-
berana belleza y elegancia irreprochable, y en caballeros de
impecable aspect, Ugarte, movido por espontnnea admira-
ci6n, me dijo: -"Creo ahora que estoy en Paris". Y otra no-
che, a la salida del fenecido teatro "Heredia", contemplando
Borras aquella calle de Saco, resplandeciente de limpieza, in-
tensamente iluminada con grandes focos el6ctricos y cuaja-

CORTESIA DEL
Sr. Francisco Bartes

-66-








EL PEIODISMO EN CUBA 1945


da de incontables autom6viles de lujo de las families santia-
gueras que salian del teatro, exclam6 el insigne tragico:
-"iEsto parece una gran capital europea!"
Conviene que algunos cubanos conozcan estas opinions
de dos extranjeros eminentes que admiraron a Santiago.
En rigor de verdad, este articulo mio es s6lo una ripida
evocaci6n de hombres y cosas que conoci personalmente o
por fidedigna referencia. Y al escribirlo, me ha impulsado so-
lamente mi cordial afecto al terrufio native, cuya actual ma-
la situaci6n, por inveterada negligencia official principal-
mente, tenemos que lamentar cuantos queremos a aquel pe-
dazo de la patria cubana, de indiscutible importancia hist6-
rica. Hace algunos afios, evocando, como ahora, a Santiago
de Cuba, escribi los dos siguientes sonetos, que dediqu6 a
mi querido amigo el poeta Ernesto Buch:
Santiago de Cuba
I

Cefiida por cadena de montafias
y besada por plAcida bahia,
se adormece en letal melancolia,
y otras veces retiemblan sus entranias.
Fundado por VelAzquez, de su puerto
zarp6 Cortes en aventura suma
a retar el valor de Moctezuma,
aunque en la empresa resultara muerto.
Saqueada por pirates, su riqueza
fue proverbial, y su coraje estoico
brilla entire sus blasones de nobleza;
pero es su mAs cspl6ndido trofeo,
air6n de lo po6tico y lo heroico,
ser la cuna de Heredia y de Maceo.
II

En su ambiente de fuego, la epopeya
hizo latir los recios corazones,
y surgieron las justas rebeliones
que corona la solitaria estrella.

CORTESIA DEL

Sr. Alejandro Molina

-67-








EL PERIODISMO EN CUEA 1945


Su gigantesco Puerto de Boniato
le brinda la vision de lo infinite,
y al animo tremante arranca un grito
de admiraci6n en sfibito arrebato.
i Oh, td, noble ciudad, donde el imperio
de Espafia hundi6se en tragica mafiana,
y la tierra fu6 infierno y cementerio,
tienes, como sonrisas de la vida,
mujeres de belleza soberana
que el alma adora y que jams olvida!


DIEZ AAOS HA...

Inesperada y gratamente, por virtud de un Decreto-Ley
del gobierno del president Mendieta, en agosto de 1935, fu6
creado el retire de los periodistas cubanos. Hay que recono-
cer y elogiar el alto espiritu de justicia de esta instituci6n le-
gal que ha servido para aumentar el prestigio del periodismo
en nuestro pais y para garantizar, en lo possible la subsisten-
cia decorosa de algunos hombres que, al cabo de una existen-
cia enter consagrada a la fatigosa y arriesgada labor de la
prensa cotidiana, quedaban privados de todo recurso econ6-
mico y expuestos a las torturas de la miseria material. Gra-
cias a ese retire estan a salvo de la mendicidad muchos re-
presentantes del cuarto poder del Estado.
Celebremos la fundaci6n de nuestro retire, agradezca-
mos su buena obra a los fundadores, y tambi6n hagamos cons-
tar nuestra gratitud a los fieles compafieros que desde 1935,
en turnos sucesivos, han actuado dignamente en el Directo-
rio de la instituci6n, en servicio y defense de nuestros inte-
reses, y entire los cuales debemos mencionar particularmen-
te al benemerito Enrique H. Moreno.



CORTESIA DE LOS




Lobo trios liela-Plasea S. I.


-68-







RL PERIODISMo EN CUBA 1946


LAS PEQUEifECES DE LAS GRANDEZAS

Doce mil pesos para Juan Gualberto G6mez con comillas.

Por JESUS J. LOPEZ.


El President de la Repuiblica entreg6 a los periodistas
un cheque por doce mil pesos, para pagar premios profesio-
nales bajo la advocaci6n de Juan Gualberto G6mez. Hay mu-
cha gente nueva, incluso en el periodismo, que no sabe con
certeza quidn fu6 Juan Gualberto G6mez, como ignore la bio-
grafia de otros muchos magnificos periodistas que pasaron.
No s6 si en la Escuela de Periodismo existe alguna catedra
destinada a ensefiar lo que significaron para las letras cuba-
nas, y para la historic de Cuba, vigorosas figures de la pren-
sa. Entonces no habia radio y todo quedaba en las bibliote-
cas. Todavia seria facil presentar a los estudiantes models
irreprochables de lo que fu6 nuestro periodismo, en todos los
aspects de la profesi6n, aquel periodismp intr6pido, augus-
to, elocuentisimo, civico hasta el martirio muchas veces. Se-
ria bueno, como principio de inspiraci6n generosa, que los
muchachos de hoy se enteraran bien de lo que se hacia en
los viejos peri6dicos, lo que representaban para la dignidad
de la clase ciertos periodistas... aunque se corra el riesgo
de establecer comparaciones enojosas ..
Juan Gualberto G6mez se mantuvo a la mds limpia altu-
ra professional, y se ha torado su nombre como simbolo para
premier a los periodistas actuales. El doctor Grau San Martin
ha contribuido a tanta honra con doce mil pesos del Gobier-
no para recompensas en muy nobles lides del entendimiento,
y es justicia y cortesia que debemos agradecer al senior Pre-
sidente de la Repfiblica. Y, sin embargo, Juan Gualberto G6-
mez nunca tuvo doce mil pesos. Para que su nombre ilustre

CORTESIA DEL

Dr. Rogelio Diaz Pardo

-69-







EL PERIODIBMO EN CUBA 1945

aparezca en los peri6dicos decorado con suma tan afable, hay
que ponerlo entire comillas, porque el dinero es para algo
que Ileva su nombre, no para 6l. Se debati6 en la pobreza, y
susbsisti6 decoroso y feliz. Era feliz porque escribia a su gus-
to, porque era periodista medular, porque de otra manera no
se puede ser periodista ... Escribi6 lo que pensaba y lo que
sentia, y lo escribia bien; por eso fu6 perseguido, pues nunca
se persigue al que describe mal, debiendo ser lo contrario si
el mundo no estuviese saturado de arbitrariedades. Sus ene-
miigos, que eran los enemigos de la libertad cubana, le de-
portaron de su patria y le secuestraron en la suya; y en aque-
lla tierra, tan lejana de Cuba, donde se hallaba comprendido
entire los hombres peligrosos que trabajaban por la indepen-
dencia de esta isla, se maravillaron al conocer un cubano de
tanto talent, y su enemistad se acentu6 con la admiraci6n,
pues cuanto mas brillantez le descubrian, mis temores les
inspiraba. Un periodista de tal valor intellectual era mis peli-
groso que un vulgar rascapapeles. Comprendian los politicos
inteligentes de la Colonia que con aquel cerebro funcionando
por la revoluci6n, quiedaba justificada la orden de arrest y
permanencia forzosa fuera de Cuba.
En los iltimos tiempos de Juan Gualberto G6mez hablaba-
mos arrinconados en un pequefio cafe que habia junto al dia-
rio "La Lucha", en la calle de Amistad. El magnifico anciano
aun usaba su cerebro complete. Amenisimo y disponiendo
de sorprcndente memorial, resultaba explotable mentalmen-
te: no habia mas esfuerzo que impulsarle con cualquier pre-
gunta, un leave comentario, un cuento de actualidad, y espe-
rar. Encendia su tabaco y hablaba En verdad os digo, y
muchos aun pueden decirlo, que era un placer escuchar a don
Juan. Como me di el gusto de haber oido antes, en la libreria
de Morl6n, a don Manuel Sanguily. Tiempos que huyeron,
pero que conservan suficiente recuerdo impreso, y que seria
sano brindar a los estudiantes de periodismo.
Pero don Juan vivi6 y muri6 sin dinero. iEra tan perio-
dista, que eso result natural! Se lee y se oye: Doce mil pe-
sos! para "Juan (ualberto G6mez", hay que pintar comillas
al principio y al fin de ese nombre. Anot6moslo con melanco-
lia, pero casi nunca puede ser de otro modo... Y gracias
que siquiera sea asi, porque tan seguro esta el piblico de que
un periodista no puede ser mAs que un muerto de hambre,
que cuando ui periodista prosper y se enriquece, se dice que
es un sinvergiienza ...

CORTESIA DE LA

Compaila de Jarcias de Matanzas

-70-







EL PEBIODISMO EN CUBA 1945


NOCHE DE GUARDIA

UN SONETO EN COLABORACION

Por JOSE CONANGLA FONTANILLES.


Transcurria el afio 1908. Gobernaba en Cuba Mr. Mogoon.
Enfrente del Partido Liberal, beneficiario de la Revoluci6n
de Agosto de 1906, surgia el Partido Conservador; y uno y
otro partidos se esforzaban por agitar la opinion pfiblica, con
vista a las justas electorales pr6ximas. Frecuentes mitines,
banquetes, manifestaciones nocturnas con humeantes candi-
lejas, excursions de la plan mayor de cada partido a provin-
cias, etc., todo ello era, en "aquel entonce<", la preocupaci6n
mdxima de los principles rotativos habaneros.
Por otro asunto de circunstancial interns mostraba aten-
ci6n la prensa cubana, en aquellos dias: un malhadado De-
creto del volumniso proc6nsul interventol, pxr el cual se pre-
tendia equiparar los practices de botica a los Farmaceuticos
universitarios. El diario CUBA, 6rgano conservador, abri6 y
sostuvo una campafia, la m6s active en contra del Decreto, y
moviliz6 las cases estudiantiles, las profesionales el Claustro
de nuestro primer centro docente, hasta conseguir la deroga-
ci6n de tan enojoso capricho magooniano.
El CUBA tenia sus oficinas y talleres en la calle Obis-
po, frente al hist6rico caser6n donde funcion6 la primitive
Universidad y luego el Instituto de Segunda Ensefianza de es-
ta capital. El CUBA, en esa 6poca, se preciaba de reunir una
de las Redacciones mas nutridas del diarismo habanero. A ella
pertenecian: como Director, D. Miguel Espinosa, magistral
editorialista; como Administrador, el caballeroso D. Jose Ma-
ria Villaverde, que antes administr6 largo tiempo el "Diario
de la Marina"; y entire los redactores, el malogrado Angel

CORTESIA DEL

Dr. Guillermo Alonso Pujol

-71-







EL PEIIODISMO EN CU3A 1946


Gabriel Otero, Enrique Corzo, Rafael Conte, Emilio Morales
de Acevedo, Enrique Fontanills, Dofia America Pint6, Tom4s
Felipe Camacho, Gustavo Sanchez Galarraga, Jose Maria,
Emilio y Panchin Viilaverde, y un grupo de inmejorables re-
p6rters. Por mi incansable actividad juvenile en aquellos dias
se me tenia confiada especialmente la jefatura de Redacci6n
y, con otras misiones, el cierre de la edici6n matutina.
A cada redactor le correspondia, por turno, cubrir una
guardia nocturna, hasta el cierre del peri6dico. iRecuerdos
inolvidables los de esas guardias, transcurridas siempre en
franca y animosa camaraderie! Una de aquellas noches, en
que le toc6 a D. Enrique Corzo compartir la guardia conmigo,
empezamos a charlar sobre literature. Ya se sabe que Corzo
adquiri6 muy legitima fama de agudo critic literario, y co-
mo tal lleg6 a ser el terror de los malos poetas y de los seudo
escritores. Corzo, ademas, era tenido por rancio espafiolista,
tal vez por su seud6nimo de RUY DIAZ, o por reflejo del in-
transigente integrismo de su senior padre, Fiscal apasionado
en las postrimerias de la Colonia, opositor irreductible contra
las ideales libertadores, y ni siquiera tolerante contra el auto-
nomismo.
No recuerdo de qui6n parti6 la iniciativa, si de Corzo o
de mi; pero aquella noche, para hacer mrs agradable la guar-
dia, decidimos ambos componer un soneto en colaboraci6n.
-Proponga usted el tema -me dijo Corzo.
Y en el acto, no s6 por cual inducci6n s6bita, con el pro-
p6sito un tanto maquiav6lico, seguramente, de explorer has-
ta qu6 limite, la aguda inteligencia de D. Enrique Corzo pu-
diera sentirse emancipada del patrioterismo clasico espafiol,
se me ocurri6 proponer que nos sirviera de asunto para el so-
neto inminente, la consabida hazafia del legendario Guzman
el Bueno.
Acept6 Corzo la sugerencia. Convinimos en que los ver-
sos impares los escribiese 61, y yo los pares. Sin otra mira que


CORTESIA DE



Regalias "El Curio"


EL CIGARRO IOE SATISFACE


-72-







EL PEEZODIBNO EN CUA 1945


la de adaptarnos a las exigencias ret6ricas en la forma-pues-
to que nada convinimos sobre el possible fondo de la compo-
sici6n-nos entregamos a la tarea. Y el soneto qued6 termi-
nado de esta guisa:
GUZMAN EL BUENO

Te hemos visto en los muros de Tarifa
descompuesta la faz, la lengua fuera,
rechazando a tu esposa lastimera
que en vano sollozaba como sifa.
Puesta de tu hijo estb la suerte a rifa;
y ante la turba que te ruge, fiera,
arrojas el pufial por la contera
cual si el reto tomaras a engafiifa.
y te llaman el bueno! Vamos, hombre;
el loco deberian de llamarte,
y aun de bruto te cuadra el sobrenombre;
que a un bruto, solamente, como Marte,
se le ocurre entregar a su chiquillo,
para ser transformado en picadillo!
El logro bastante rApido de la humorist composici6n,
nos produjo complacencia a sus improvisadores. A mi, en es-
pecial, halagome la coincidencia de criteria que entire ambos
habia surgido, para juzgar la parricida actitud que en las His-
torias chauvinistas de la Espafia official se le atribuye al le-
gendario tarifefio.
Enrique Corzo se sonri6 francamente al descubrirle la
sorpresa regocijante que me causaba el hecho inconcebible
de que el espiritu simb6lico de Ruy Diaz, o sea del super
aguerrido CID CAMPEADOR, a trav6s de la pluma de mi ilus-
tre compafiero de guardia, compartiera mis antipatias y mis
repulsas bien cordiales contra la absurd o fabulosa hazafia
del protagonista de nuestro soneto! ...


CORTESIA DE



LA PASIEGA

-73-







EL PE33ODISIO EN CUBA 1945


ARTICULOS TELEPATICOS
ESCRITOS CON UN GARROTE

RECUERDOS DE UN PERIODISTA

Por RAFAEL SUAREZ SOLIS.

Por haber de todo en el periodismo, desde la terrible co-
rrecci6n de la prosa ajena hasta la tambi6n "ajena" tarea de
la direcci6n, he escrito alguna vez los telepaticos y oniricos
articulos de un ser lejano de mi y de si mismo. El descubri-
miento por poco me cuesta la vida a la cuenta de un garrote
much menos telepatico que los articulos.
Salia yo del "Diario de la Marina" cierta mafiana camino
del almuerzo. Atravesaba la calle de Zulueta y, siguiendo la
de Teniente Rey, me meti en los portales que desembocan en
la de Monserrate. Nadie en los largos portales. S6lo yo du-
rante mis primeros pasos. Pero he aqui que al otro extreme
aparece un hombre joven, alto, grueso, de andar resuelto y
con un bast6n en la diestra que Miguel de Marcos hubiera
llamado pavoroso.
El hombre del bast6n pavoroso pareci6 animarse al verme.
lo present Porque notarlo a distancia no me lo permitia la
vista que ya entonces la tenia tan mala como ahora. La idea
de la ajena animaci6n me la di6 aquel garrote que era el ma-
yor que manos feroces han empufiado nunca. Una estaca re-
polluda, como diria el otro pavoroso animador del idioma que
es Luis Alfredo L6pez M6ndez.
-i Aqu6l garrote es para mi:-me dije al dictado del
subconciente.
Me arrim6 a la pared y el otro hizo lo mismo. Me corri
luego para el lado de babor -el de las columnas- y aquel


CORTESIA DEL

Dr. Jose Ignacio de Id Cdmdrd

-74-







EL PERIODISMO EN CUBA- 1945


acorazado human hizo otro tanto. El bast6n, como movido
por un temporal de rencores, empez6 a trazar perfectos mo-
linetes en el aire. Regres6 al centro de la ruta y por alli se
decidi6 el enemigo al abordaje. Era un ataque frontal, de
proa, de los de "a ver qu6 pasa". Ya mi presbicia distinguia
el color de sus ojos el6ctricos, negros como una nube de ve-
rano. Debajo de los ojos, una sonrisa al rojo blanco. Ese blan-
co dentifrico que los psiquiatras llaman o -debian llamar-
"blanco epil6ptico".
Aquel hombre asi armado ya lo habia yo visto alguna
vez, cubierto de pieles, barbudo y carnicero, en algin otro
moment tragico de mi vida. "iAh, si!" Cuando los cartagine-
ses de Anibal, segin un relate del pacifico notario que me
inici6 en el studio de la Historia de Espafia. El mismo ibero
que se entretenia en pintar al fresco bisontes en la Cueva de
Altamira.
Animado por mis ojos de gacela sorprendida, se plant
frente a mi a la just distancia de la estaca, abiertas las pier-
nas, como el Coloso de Rodas, para escupirme esta pregunta:
-Usted es Suarez Solis, Zverdad?
-Uno de ellos.
-iCuil?
-Rafael.
-iAja! iY qui6n soy yo?
-Usted dir4.
--,Conque he de ser yo quin lo diga? iYa! Para venirse
luego con que no me conoce.
Empec6 a recobrar la serenidad en cuanto me di cllnnta
de la locura del sujeto. Era un loco que tenia raz6n porque
enarbolaba aquel garrote. Y a mi s6io me cabia ensayar ser
loquero. Y en nombre de la astucia, empec6 a sonreir.
-Sin embargo -le dije-, su cara no me cs descono-
cida.


CORTESIA DE




KRESTO

EL ALIMENTO INTEGRAL PERFECT


-75-







EL PEBIODISMO EN CUBA 1945


-Claro-ataj6-. Como que la cara es el espejo del al-
ma, y el alma me la ha robado used.
-i No me diga!
-Me la roba todos los dias. Usted se ha olvidado de mi
irombre, porque todos los dias pone el suyo debajo de mis ar-
ticulos.
--Eso quiere decir que mis articulos son suyos?
-Exacto.
-i Es curioso!
-i Es uno desvergiienza! Y no estoy dispuesto a tolerar-
lo por m~s tiempo.
-Pero ide d6nde le robo los articulos?
-iDe d6nde va a ser?... iDe la cabeza!
-- CuAndo?
-Eso es lo que no he podido averiguar, y lo que usted
me va a decir ahora mismo del modo mis explicit, antes de
que se lo saque yo del cuerpo con esta sdplica que tengo en
la mano.
-Vamos a ver si le complazco. ,A qu6 hora describe us-
ted sus articulos?
-Ahi esta el misterio. No los escribo nunca. Usted no
me da tiempo a redactarlos. Usted me los roba directamente
del cerebro. A las diez de la noche me pongo a meditarlos.
Elijo el tema, lo discurro, lo compongo con la imaginaci6n.
Y cuando ya estd todo listo me acuesto para que el articulo
repose un poco y poder copiarlo fresquito a la mariana si-
guiente. Me levanto a ponerlo en maquinita. Pero antes cojo
el peri6dico, lo abro por su pdgina y ialli estA mi articulo, fir-
mado por usted y con un olor a tinta que me ofende como una
carcajada! iQu6 explicaci6n me da usted de su infame con-
ducta, de su escandaloso compafierismo?
-Por lo pronto -le respondi- quisiera que me permi-
tiese abrazarle
Usted me estA haciendo un favor enorme. Me evita ir a
ver a la persona que mis falta me hace: un m6dico. Crei que
s6lo el medico podia sacarme de la duda que me mata. ,A
qu6 hora dice usted que piensa sus articulos?


CORTESIA DE LOS ALMACENES



"FIN DE SIGLO"


- 76-








EL PERIODISMO EN CUBA 1945


-A las diez de la noche.
-iExactamente! A esa hora es cuando yo, todas las no-
ches, me siento a la mdquina de escribir para redactar mis
trabajos. Ni me ocupo de buscar tema. Pongo el papel, me
recuesto en la silla a meditar y me entra un sopor del que ni
yo mismo me doy cuenta cuanto dura. A esos de las once
vuelvo en mi. Miro el papel en la mdquina y he aqui que el ar-
ticulo est4 escrito. Lo titulo, lo firm y a la imprenta. En un
principio crei que, en el fervor de la inspiraci6n, no me daba
cuenta del tiempo y del trabajo. Pero empezaba a sospechar
de un trabajo y un sopor que no me fatigaban, ni siquiera
percibia. iQu6 caso mis curioso, verdad?
El hombre, desconcertado, el bast6n sin el coraje caver-
nicola de antes, se qued6 mirAndome desde su ya apaciguada
locura. Y yo, aprovechando como buen loquero aquella vaci-
laci6n, volvi al uso de la elocuencia:
-Pero esto no puede quedar asi. Usted no puede que-
darse sin sus articulos ni yo con los articulos suyos. No es
hora para mayors averiguaciones. i,Quiere used visitarme
esta tarde a las tres en el peri6dico para poner en orden nues-
tras ideas y nuestros intereses?
--A las tres?
-A las tres.
Un apret6n de manos. iY un enorme suspiro en la plata-
forma del tranvia!
Mucho antes de las tres hablaba yo con Jos6 Carballeira,
el conserje del "Diario". para contarle 'el caso y suplicarle
por Santa Marta de Hortigueira que cuando viera a un hom-
bre prehist6rico con un garrote de este tamafio en la mano...
-,,De este tamafio?-me pregunt6 Jos6 abriendo en
cruz sus brazos perezosos.
-Algo por el estilo.
-Hace ya mis de una hora que te espera.
Desde aquel moment empez6 un juego al escondite que,
iniciado en la redacci6n del periodico, se extendia diariamen-
te por las calls de Zulueta. Teniente R.ey y Prado, hasta el
Parque Central. El garrote, como si estuviera sembrado en la
selva virgen, crecia en la mano de aquel hombre segin la
apreciaci6n de mis preocupaciones.
Hasta el dia en que yo no se qu6 m6dico, qu6 policia o
que autom6vil elimin6 de mis articulos la telepatia de aquel
garrote armado de locura.

CORTESIA DE LA


COMPARIA LITOGRAFICA DE LA HABANA

-77-








EL PERIODISMO BE CUBA 1945


ZENEA PERIODISTA

Por JOSE RAMON GUTIERREZ.


La Instituci6n "Amigos de Zenea", que custodia celosa-
mente el prop6sito que hace afios inspire la piedad filial de
Piedad Zenea -y supo encontrar eco imperecedero en el co-
raz6n de un grupo de cubanos generosos- renueva en la efe-
merides luctuosa de cada 25 de agosto, el recuerdo de la vi-
da y la obra del inmortal cantor de la tristeza.
De Juan Clemente Zenea como poeta y martir se habla
siempre en esas conmemoraciones anuales, seguramente por-
que 61 fu6, por antonomasia, en los fastos de nuestra lirica
her6ica, "el poeta-mirtir", sin que al evocarlo podamos sepa-
rar esos calificativos que parecen correr paralelamente a su
nombre.
No obstante, hay un t6pico, una faceta destacadisima en
la vida de Zenea que no ha sido estudiada todavia con el amo-
roso cuidado que merece. Nos referimos a aquella otra acti-
vidad suya, patri6tica y literaria al propio tiempo, tan apre-
ciada y reclamada por sus contemporaneos, y en la que alcan-
z6 las glorias transitorias que -como un sino- s6lo es dable
alcanzar en esa profesi6n: su actividad periodistica.
De Zenea como periodista trataremos brevemente en es-
tas notas, en la esperanza de que alguien, con tiempo y ca-
pacidad para tan noble empresa, ofrezca a su memorial el ho-
menaje de traer al cabal conocimiento de nosotros su exten-
sa y vibrant producci6n periodistica de casi cuatro lustros,
nue ha quedado olvidada en muchas publicaciones de la
6poca.
No fu6 Zenea periodista por accident, sino por honda y
sincere vocaci6n al oficio, a la manera de entonces. La pren-

CORTESIA DE

REX CINEMA
VIVES Y Co.

-78-








EL PEBIODISMO EN CUBA 1945


sa no fu6 para 61, simple repositorio de sus juicios sobre los
sucesos del moment, sino vehiculo eficaz para hacer prose-
litos a la causa de la independencia de Cuba, execrando las
injusticias de la Colonia, que su genuine sensibilidad perio-
distica sabia captar en sus Angulos mis salientes.
Casi coetineamente a su labor puramente literaria surge
su actividad como periodista, en la que no cejara sino meses
antes de su muerte.
A los 17 afios hizo sus primeras armas en el diario "La
Prensa de la Habana", con el seud6nimo de Adolfo de la Azu-
cena, escribiendo tambi6n articulos de costumbres bajo la
firm de Espejo del Coraz6n.
Vinculado con algunos militants del oficio, so vi6 com-
plicado a los 20 afios en la causa seguida contra el primer
mirtir de la prensa cubana, Eduardo Facciolo, por la publica-
ci6n de "La Voz del Pueblo", que lo oblig6 a emigrar a Nueva
Orleans. En esta ciudad, su ya arraigada vocaci6n lo lleva a
escribir en "El Correo de la Luisiana", "El Independiente" y
"El Faro de Cuba", donde libr6 una destacada campafia pe-
riodistica contra el gohierno espafiol, combatiendo el estable-
cimiento en los Estados Unidos de sucursales de la Comisi6n
Military Ejecutiva y Permanente -que radicaba en Cuba-,
para perseguir las actividades de los patriots en el extran-
jero.
Requerido por el C6nsul de Espafia en aquella ciudad
para que cesara en tales publicaciones, ripost6 con un gesto
viril, enviando al CapitAn General !a colecci6n de los peri6di-
cos donde aparecieron sus airados articulos de protest, lo
que le vali6 que en causa seguida en rebeldia, en 1853. fuera
condenado a muerte, por haber desafiado con su gesto "cn
la persona de esa autoridad, a toda la naci6n espafiola".
La sentencia condenatoria, que es un document qur
honra la historic del periodismo cubano y su aporte a la cau-
sa de la independencia, dice asi:
"Por cuanto, el dia 18 de marzo iltimo, el Bri-
gadier General Don Francisco Velasco, Presidente
de la Comisi6n Militar de esta ciudad, di6 autorlza-
ci6n al Teniente Coronel Don Pedro Pablo Cruces.
para que actuara como Juez Instructor en la causa
que debia iniciarse contra Juan Clemente Zeneu.
por el delito de traici6n.


Sc a u dl. I V
En cada gota un deleite. En cada sorbo un placer.

-79-








EL PERIODISMO EN CUBA 1945


"Por cuanto, el sumario de la causa hecho en
cumplimiento de dieha autorizaci6n y en ausencia
de la parte acusada, en rebeldia, ha sido leido ante
el Consejo de Guerra, reunido hoy en esta plaza.
"Con vista del informed del Juez Instructor, y
las indicaciones verbales de Don Fernando de Ochoa,
Consejero Legal del Consejo.
"El Consejo encuentra que el delito de traici6n
cometido por Juan Clemente Zenea, por publicar en
el extranjero los articulos que aparecen en el suma-
rio, ha sido debidamente probado, y que dicho deli-
to ha sido agravado por Zenea, al haber 61 mismo
remitido, bajo su firm, un ejemplar de dichos ar-
ticulos, a S. E. el Capitdn General: desafiando, en la
persona de esa autoridad, a toda la naci6n espafiola:
por tanto, condena a dicho Juan Clemente Zenea,
de acuerdo con el articulo primero de la Ley, segun-
do capitulo, sdptima partida, por unanimidad, a !a
pena de muerte, en garrote vil, y al pago de las cos-
tas del present juicio; no debiendo ejecutarse esta
sentencia, sin embargo, sin dar a Zenea el derecho
de defense; todo ello en caso de que pueda ser cap-
turado.
La Habana, diciembre 6 de 1853.
(Fdo.) Francisco Velasco, Ram6n Sanz, Pedro
Aguilar, Joaquin Gil, Rafael Mas, Juan M. de Ramos.

De regreso a Cuba, a virtud de la amnistia decretada por
el nuevo Gobernador de la Isla, Juan de la Pezuela, colabor6
en peri6dicos y fund "La Revista de la Habana", que dur6
cerca de dos afios y dej6 de editarse por orden del gobierno,
porque los articulos alli publicados por Zenea, sobre political
extranjera v otros t6picos patri6ticos, la hacian sospechosa
de "filibusterismo".
Escribi6 tambi6n en "El Almendares" y otras publicacio-
nes, con tal asiduidad que no en balde asegura Enrique Pi-
fieyro, su bi6grafo y amigo, que "apenas habra peri6dico al-

CORTESIA DE

F. SCOTT Y CIA.
AGUIAR 362 TELFS. A-8204 Y M-6840 HABANA

-80-







EL PEZIODISMO EN CUBA 1945


guno editado en la Habana entire 1855 y 1868 que no contenga
alglin articulo suscrito con su nombre".
Peri6dicos de Espafia publicaron articulos suyos. En Me-
xico fu6 tambien periodista, redactor por algiin tiempo de!
"Diario Oficial".
Y finalmente, cuando la guerra del 68 se desencaden6
sobre Cuba, corri6 a Nueva York a library en las pdginas del
peri6dico "La Revoluci6n" su mis vibrant campafia en favor
de los ideales de los cubanos. En aquella trinchera de honor
permaneci6 hasta septiembre de 1870 en que, al abandonar
Pifieyro su direcci6n por las disenciones entire "aldamistas"
y "quesadistas", volvi6 a Cuba a cumplir la errAtica misikn
que habria de culminar en su martirio.
Esta sucinta relaci6n de su actividad periodistica, sabi-
da por muchos, ha sido olvidada siempre ante las otras glo-
rias mayores de Zenea, pero sigue urgida de una amorosa y
extensa revelaci6n.
Nuestra historic recuerda a Zenea como uno de sus mnr-
tires mas atormentados, nuestra lirica como el primero de
sus poetas elegiacos, pero la prensa cubana le debe todavia
el homenaje de reconocerlo y destacarlo como uno de los pe-
riodistas que mas ardientemente ofreci6 el fuego de su pluma
a la causa de nuestra libertad.


CORTESIA DE LA

NUEVA COMPARIA AZUCARERA




GOMEZ MENA




MANZANA DE GOMEZ 238

HABANA


-81-








EL PERIODISKo EN CUBA 1945


CHARLES A. DANA

Por WALFREDO J. RODRIGUEZ.


El 4 de julio de este afio, en horas de la tarde, ante una
gran concurrencia, fue develado en Camagiiey el primer bus-
to de Franklyn D. Roosevelt erigido en el mundo. FuB inicia-
tiva de un miembro del Colegio Provincial de Periodistas de
Camagiiey, senior Juan B. Castrill6n, Director de la CMJK,
"LA VOZ DE EL CAMAGUEYANO". El lugar del emplaza-
miento del busto es uno de los mas c6ntricos de la ciudad le-
gendaria: la Plaza de Charles A. Dana, antiguamente de Las
Mercedes, y muchas de las personas que se reunieron alli esa
tarde ignoraban qui6n fuW Charles A. Dana y que razones hu-
bo para poner su nombre a una plaza pfiblica de una ciudad
cubana. En diciembre de 1894, en una gran fiesta que cele-
braba en Filadelfia la "New England Society of Pennsylva-
nia", su Presidente present a quien iba a hablar, con las si-
guientes palabras: "Nos honramos esta noche con la presen-
cia de quien es universalmente reconocido por sus compafie-
ros de profesi6n y por el piblico en general como el mis des-
tacado periodista de los Estados Unidos; equivale a decir,
hoy, de todo el mundo". Se trataba del mismo Charles A. Da-
na que honr6 Camagiiey llevando su nombre a la Plaza de Las
Mercedes. Le agradeci6 asi la ayuda que Dana prest6 a Marti
en New York solicitando su colaboraci6n para el "Sun" y a la
causa revolucionaria cubana defendiendola desde su peri6di-
co, uno de los mis importantes de fines del siglo pasado.
Aunque sea brevemente, recordemos la venerable figure
del editor del "Sun" trazando a grandes rasgos detalles salien-

CORTESIA DE

COMERCIANTES DETALLISTAS DE CUBA
Comp. de Seguros, S. A.
Seguro.Obrero y de Incendios.
CHACON 205, TELEF. M-2556. MABANA

-82-







EL PERIODISMO EN CUBA 1945


tes de su vida y del periodismo de su 6poca en que fu6 6l figu-
ra de altos relieves.
Dana naci6 en Hinsdale, N. H. el 8 de agosto de 1819. De
joven trabaj6 en una tienda y a los 20 afios ingres6 en TIar-
vard, donde no pudo llegar a graduarse porque se le presen-
t6 un padecimiento en la vista que lo oblig6 a abandonar la
Universidad. Por aquel entonces las doctrinas del socialist
francs Francisco Maria Fourier, habian logrado algunos
partidarios en los Estados Unidos que, en diversos lugares,
organizaron comunidades sobre las bases de organizaci6n de
la sociedad que preconizaba Fourier. El entendia que la hu-
manidad debia de dividirse en agrupaciones o falanges inte-
gradas por 1,600 a 1,800 individuos con determinada exten-
si6n de tierra laborable, gobierno propio, etc., en las que la
labor de cada cual seria igualmente retribuida y los benefi-
cios distribuidos entire el trabajo, el capital y el talent. Mds
que por otros motives, por su exaltaci6n del espiritu de coo-
peraci6n, las doctrinas de Fourier, que tenian el imperdona-
ble defecto de sus ribetes, comunistas, tuvieron esos partida-
rios entire los cuales descoll6 George Ripley, que organize
en 1841 "The Brook Farm Institute for Agriculture and Edu-
cation", especie de retire al cue fueron hombres distinguidos
e idealistas, entire otros Nathaniel Hawthorne John L.
Dwight y Charles A. Dana. Dana y Ripley se identificaron mu-
cho, asociAndose en la publicaci6n del Harbinger (El Precur-
sor), en Boston, 6rgano del "fourierismo" en los Estados
Unidos. La "Brook Farm" culmin6 finalmente en el fracaso
a que siempre estuvo llamada y Dana, que tambien habia he-
cho periodismo para el Chronotype, ingres6 en el Tribune de
New York en 1847. peri6dico al que va tambi6n Ripley como
critic de arte y de literature, capacidad en que estuvo du-
rante 31 afios.
La actuaci6n de Dana en el Tribune marca la primera
gran etapa periodistica de su vida que dura quince afios. Des-
pues de ser corresponsal del propio peri6dico y de otros en
Europa durante various meses, al regresar adquiere acciones
del "Tribune", donde mds adelante es designado su "mana-
ging editor" cargo que ocupa hasta 1862.
El "Tribune" habia sido fundado por Horacio Greeley cl

CORTESIA DE LOS ALMACENES

"LA BORLA"
Distribuidores ainicos de los Casimires
y Muselinas Inglesas "CLUBMAN".
GALIANO No 562. HABANA.
-83-








EL PERIODI1MO EN CUA 194


10 de abril de 1841. En tres semanas tenia 5,500 ejemplares
de circulaci6n y en site, 11,000. Antes de la Guerra Civil ya
tenia 45,000 suscriptores. Gre.ley, animado por el 6xito que
habia tenido en peri6dicos politicos como el Jeffersonian y el
Log Cabin (85,000 ejemplares), comenz6 con el "Tribune"
con cuatro paginas de cinco columns, una terrible guerra
con el "Sun", que lleg6 al ataque personal organizado contra
los vendedores. Ambos se vendian a un centavo. A los dos afios
elev6 su precio a dos centavos y entonces dej6 de ser rival
del "Sun" y pas6 a serlo del "Herald", que era tambi6n de dos
centavos. A ninguno de sus dos rivals logr6 superar Greeley
en las ediciones diarias. En cambio en la edici6n dominical,
que empez6 a aparecer el 2 de septiembre de 1841, alcanz4
un 6xito notable, Ilegando en 1860 a 200,000 ejemplares.
En toda esa labor Dana fu6 uno de los mas valiosos auxi-
liares de Greeley como "managing-editor", cargo que fue el
primer periodista que ocup6, tomada la denominaci6n del
"Times" de Londres. En rigor se puede atribuir a Dana much
parte de la responsabilidad directive del "Tribune" durante
el tiempo que en 61 estuvo, pues en las ausencias de Greeley,
repetidas y prolongadas como consecuencia de sus activida-
des political, Dana asumia la plena direcci6n del peri6dico y
siempre escribi6 para su pagina editorial.
La Redacci6n del "Tribune" fuM, en ciertos moments,
brillantisima y le di6 a la publicaci6n un gran prestigio y una
enorme influencia por su seriedad, su 6tica y sus elevados
principios. De caricter avanzado en sus opinions political,
decidido enemigo de la esclavitud, idealista, Greeley simpa-
tiz6, como Dana, con el espiritu de cooperaci6n que preconi-
z6 Fourier y con las nobles aspiraciones de justicia social que
tan brillantemente exponia Ripley, predicador de extraordi-
narias facultades. Asi, el "Tribune" defendi6 el "fourieris-
mo"; pero sobre todo, defendi6 la abolici6n de la esclavitud,
al extreme de que los contemporineos consideraron sus cam-
pafias como factor que much influy6 en la formaci6n del
mas decidido espiritu pfiblico antiesclavista. Cuando en sep-
tiembre de 1862 publicabase la Proclama de Emancipaci6n,
el "Tribune" puso un cintillo a toda plana que decia: "Dios
bendiga a Abraham Lincoln".
Dana y Greeley. que coincidieron en tantos puntos, tu-
vieron divergencias fundamentals acerca de la forma en que
el peri6dico debia producirse frente a acontecimientos de la

CORTESIA DE

Purdy & Henderson Company
LA METROPOLITAN 718 HABANA, CUBA

-84-







EL PERIODISMO El CUBA 1945


Guerra Civil y la renuncia de Dana se produce y su salida del
"Tribune".
Dana traz6 el plan para publicar una encyclopedia y du-
rante sus filtimos seis afios en el "Tribune" y en sociedad
con Ripley la edita bajo la denominaci6n de "Nueva Enciclo-
pedia Americana" (1857-63), que ellos mismos supervisan,
diez afios despu6s, al publicarse una revista (1873-6) titula-
da "Enciclopedia Americana". De 1857 fu6 tambi6n el libro
de Dana "The Household Book of Poetry", que alcanz6 va-
rias ediciones.
Cuando sale del "Tribune", Dana, que 30 afios despues
diria en un discurso que no habia "un cargo puiblico impor-
fante que un buen periodista no est6 perfectamente bien pre-
parado para ocupar", es mandado por Lincoln al frente como
observador y designado Secretario Auxiliar de Guerra
(1863-4).
Sale de la Administraci6n pfiblica y va a Chicago a edi-
tar el "Republican". Pero el periodismo de New York lo lla-
ma y forma una compafiia para editar un peri6dico nuevo en
la gran metr6poli, a la que llega con tales prop6sitos. Sin em-
bargo, se le ofrece en venta el "Sun" y la compafiia decide
pagar por 61 la suma pedida: $175.000. Alli comienza la se-
gunda y filtima gran etapa de la vida periodistica de Dana:
ha de dirigir el "Sun" hasta su muerte en 1897.
El "Sun" habia sido fundado por Benjamin H. Day el 3
de septiembre de 1833, siendo el primer peri6dico que se
vendi6 con exito a un centavo. Con un prestigio grande ad-
quirido en el "Tribune", Dana desarroll6 en el "Sun" una
de las labores periodisticas mas brillantes que se recuerdan
en New York.
El peri6dico estaba en situaci6n dificil, como casi todos
los peri6dicos americanos, que entraron en crisis despues de
la guerra. Su circulaci6n era de 43,000 ejemplares cuando
lo adquiriere Dana; pero 30 meses despues puede darse el
gusto de contratar espacio en su rival el "Herald" para anun-
ciar que estaba a la cabeza de todos sus competidores con
una tirada promedio de 102,870 ejemplares diaries, que si-
gui6 ascendiendo hasta tener mds de 130,000 en 1876.
,A qu6 se debi6 el 6xito de Dana? Sencillamente a la ca.
lidad del periodismo que se hizo en el "Sun". En primer lu-
gar se procur6 que el peri6dico estuviera bien informado y
en ello no ahorr6 Dana ninglin esfuerzo. El "Sun" publicaba

CORTESIA DE LA

COMPARIA CENTRAL "LA DICHOSA"
Obispo y Compostela Habank
-85-








EL PEBIODISMO EN CUBA -1945


las noticias muchas veces, antes que otros peri6dicos. Pero,
ademds, Dana logr6 que su peri6dico se escribiera extraordi-
nariamente bien, no ya en sus editoriales, sino tambien en
sus informaciones generals. Sent6 citedra de periodismo vi-
vo, elegant, desenvuelto. En el lenguaje de sus redactores y
reporters, las noticias de aparente poca importancia, cobra-
ban un especial interns, porque Dana siempre quiso y logr6,
que se destacara lo que de human hubiera en cada caso y lo
que mds pudiera apelar a los sentimientos personales del lec-
tor. Fu6 su lenguaje tan Ileno de desenfado y novedad, que se
lleg6 a decir que el "Sun" "hacia el vicio atractivo por la
mafiana y el "Post" hacia la virtud desagradable por la tar-
de", con lo que se indic6 la diferencia de estilo de ambos pe-
ri6dicos. Durante muchos afios, dos grandes periodistas se
ocuparon del sector de las noticias en el "Sun": Chester S.
Lord y Selah M. Clarke, uno de los mejores maestros de pe-
riodismo y de quien fueron discipulos Julian Ralph y Arthur
Brisbane. En el orden editorial, ya puede suponerse a qu6
grado de buen lenguaje se Ilegaria. El propio Dana y auxilia-
res como William O. Bartlett y Francis P. Church, hicieron
un editorialismo que se consider, afin hoy, el mejor en la
historic del periodismo americano.
La Redacci6n del "Sun" estuvo generalnente integrada
por hombres de talent. Hombres como Amos J. Cummings,
Isaac W. England (mAs tarde administrator) y James S.
Pike, trabajaron con Dana y lo ayudaron a buscar j6venes
brillantes, muchos de ellos de amplia cultural, a los cuales fi-
jahan buenos sue;dos y aseguraba un empleo permanent,
John B. Bogart, "city-editor" del "Sun" en esta 6poca fu6
quien le dijo a un reporter la frase que se convirti6 en uno de
los dichos mis popularizados de la profesi6n: "Cuando un
perro muerde a un hombre, eso no es noticia; pero cuando un
hombre muerde a un perro, eso es noticia" y que algunos
atribuyen al propio Dana. Arthur Brisbane, que lleg6 a nues-
tros dias y que trahaj6 a las 6rdenes de Bogart, lo considera-
ha el mejor maestro de periodismo que America habia cono-
cido.
Mott, de quien tomamos muchos de los datos contenidos
on este trabajo, consider que Dana no enfoc6 algunas cues-
tiones con la seriedad que ameritaban y que ello hizo que no
llegara a tener nunca la influencia que la calidad de sus es-
critos merecia. Es decir, que a veces se sacrifice el fondo de
la cuesti6n en beneficio de producer un efecto ridiculizante
o simplemente humoristico. Ejemplo de ello su "apoyo" a


-86-


Alfredo Fernandez
San Miguel 313 Telefs. A-6348 y A-6938 Habana








EL PERIODISMO EN CUBA 1945


Greeley, su antiguo jefe y asociado del "Tribune", a quien
ridiculizaba al propio tiempo llamandole "El Lefiador de
Chappaqua". Estas y otras cosas, como atacar a muchos a la
vez, eran tticticas para aumentar la circulaci6n; pero anali-
zando las campafias editoriales del "Sun" se observe en ellas
un ideario permanent que las inspire de inmejorable calidad
moral y que en el orden politico es francamente liberal y per-
manentemente vigilante de la administraci6n pfiblica para
denunciar y combatir sus lacras, lo que estaba facilitado por
su independencia de los partidos politicos. Sin embargo, se
va notando en Dana una inclinaci6n hacia el conservadorismo
y el hombre de la Brook Farm en 1845, dista much del Da-
na de treinta afios despues, que es americanista hasta la exa-
geraci6n, enemigo de toda huelga y defensor de los intereses
mercantiles.
El punto record de la circulaci6n lo aicanza Dana el 8
de noviembre de 1876, cuando imprimi6 220,000 ejempla-
res, cifra nunca alcanzada en America hasta entonces. Sobre
1880, se regulariz6 alrededor de 150,000. Luego descendi6.
Fu6 en este "Sun" de Dana donde escribi6 Jose Marti.
Horacio Rubens nos relata la entrevista ("Liberty"): "Es
interesante recorder que Marti no llevaba much tiempo en
New York cuando atrajo la atenci6n de Charles A. Dana, el
brillante editor del "New York Sun". Las obligaciones con-
sulares de Marti eran muchas, pero 6l se ganaba la vida es-
cribiendo para publicaciones hispano-americanas. Tenia bri-
Ilantes condiciones naturales de critic y una asombrosa can-
tidad de conocimientos. Dana supo de Marti y de sus cualida-
des y no perdi6 tiempo en tratarle el asunto.
-",C6mo se gana usted la vida?-pregunt6.
-"Con mi pluma, dijo Marti.
-"Bueno, entonces -dijo Dana-, Ud. puede hacer
algunos articulos para el "Sun" sobre literature y cualquiera
de las artes que le interesen.
-"Pero -dijo Marti, dudoso-; yo no domino el ingles
bastante.

CORTESIA DE


"LA EMPERATRIZ"
ARTICULOS PARA CABALLEROS

SAN RAFAEL 260. HABANA.

-87-








EL PERIODISMO EN CUBA 1945


"Dana consider eso como de poca importancia:
-"Escriba en cualquier lenguaje que usted quiera. Yo
me ocupar6 de la traducci6n".
Y de Gonzalo de Quesada y Miranda ("Marti, Periodis-
ta"), son los siguientes parrafos:
"Pero much mi~s important fu6 desde luego, para
Marti, desde todos los puntos de vista, su colaboraci6n en el
gran diario "The Sun", donde hall la noble y generosa ayu-
da del notable periodista norteamericano Charles Anderson
Dana, buen amigo de los cubanos, quien puso las columns
de su peri6dico al servicio de la causa revolucionaria.
"Marti sentia una honda veneraci6n por aquel anciano
de aspect patriarcal, de blanca barba y bigote. "Las frases
de Dana, -escribi6- tienen algo de acero. Se ven bajo los
articulos dos espadas que vibran y relampaguean".
"Dana a su vez le encomend6 al joven cubano cr6nicas
de arte, de las cuales son especialmente notables la titulada
"Los poetas contempordneos espafioles" y otra sobre el poeta
ruso Pouchkin.
"Y era tal la belleza y vigor de la prosa y el pensamiento
martianos, que Dana le describe en una ocasi6n, lamentandose
de que sus articulos no los escriba directamente en ingles, si-
no en espafiol o francs, que "aiiii despu6s de traducido y con
dificultad de reproducir su elocuencia y efecto de una mane-
ra satisfactoria, siempre es de lo mas agradable tener la opor-
tunidad de leer un manucristo suyo, al tratar de verterlo al
ingl6s".
La labor de Dana como autor es notable y ademas de las
obras ya citadas, edit6 en 1883, con el Dr. Rossiter Johnson,
"Fifty Perfect Poems" y con el Gen. J. G. Wilson una "Vida
del General Grant". En 1895 y 1896, respectivamente, pu-
blic6 "The Art of Newspaper Making" y "Lincoln and his
Cabinet". Cuando muri6 dej6 sin publicar "Recoliections of
the Civil War" y sus "Eastern Journeys", que se editaron
p6stumamente.


BANCO GELATS
OPERACIONES BANCARIAS EN GENERAL
APARTADOS DE SEGURIDAD
SECCION DE CAJA DE AHORROS
CHEQUES DE VIAJEROS
CARTAS DE CREDIT DE VIAJEROS Y
DE CREDITS COMERCIALES

-88-








EL PMU3ODISMO E11 OA 1945


En todo moment y hasta su muerte, ocurrida en Glen
Cove, L. I., el 17 de octubre de 1897, Dana simpatiz6 con la
causa de la independencia cubana, la que el "Sun" defendi6
en sus columns. Simpatiz6 con Jose Marti, ayudanlolo per-
sonalmente. Cuando nuestro Ap6stol muri6, Dana public en
el "Sun" el siguiente suelto:
"Hemos sabido con punzante dolor la muerte, en el cam-
po de batalla, de Jos6 Marti, el jefe de los revolucionarios cu-
banos. Lo conocimos much y desde hace largo tiempo, y lo
estimAbamos intensamente. Por un largo period, que comen-
z6 hace unos veinte afios, fu6 colaborador de "The Sun", es-
cribiendo sobre temas de bellas artes, en las que tenia sili-
dos y extensos conocimientos, y sus ideas y conclusions eran
originales y brillantes. Era un hombre de genio, de imagina-
ci6n, de esperanzas, de valor; uno de esos descendientes de
la raza espafiola que, a su nacimiento en America y sus natu-
rales instintos, ha agregado el espiritu revolucionario que los
espafioles del present Ilevan en si. Su coraz6n era tan apa-
sionado como lleno de fuego, sus opinions eran ardientes y
lienas de aspiraciones y muri6 como hombres de su temple
pudieran desear morir: batallando por la libertad y la inde-
pendencia...
"De tales heroes no hay muchos en el mundo, y su se-
pultura de guerrero prueba plenamente que, en 6poca como
6sta, material y positivista, hay espiritus que lo saben sacrifi-
car todo por sus principios, sin recibir nada por ello.
i Honor a la memorial de Jos6 Marti y paz a su alma viril
y generosa!"
Cuando Dana muri6 se le considederaba el periodista
mas notable de fines del siglo. Su talent lo llev6 a esa cfs-
pide y su gran coraz6n de hombre contrario a toda opresi6n le
hizo amar a Cuba y desear su libertad. Quiso, ademds, como
hemos visto, a nuestro Marti y nos lo ayud6.
Por eso Camagiiey llev6 su nombre a la Plaza de las Mer-
cedes, hace muchos afios. Alli done ahora ha situado, debajo
de una joven ceiba, el primer busto de Roosevelt en el mundo.

CO RTESIA DE

"EL RELAMPAGO"
De
CARLOS ALONSO
Autom6viles y Accesorios en General.
CONCHA 969. TELEFONOS X-3331, X-3332, X-3333
LUYANO.

-89-







EL PERIODISKO EN OU1A 1945


SALAMANCA Y SU GENTE
(De una novela inedita).
Por JAVIER P. DE ACEVEDO.


A fines de 1889 Jaime Aguirre trajo de Madrid carta de
presentaci6n para el general Salamanca que le habia propor-
cionado su cufado, de bastante influencia en las esferas poli-
ticas espafiolas, crey6ndose en la obligaci6n de presentarla.
Ya avisado el Gobernador General le sefial6 audiencia fAcil-
mente y una tarde del mes de Noviembre, el joven se person
en el Palacio de la Plaza de Armas, gran edificio aunque no
grandiose, hoy mejorado notablemente al ocuparlo por com-
pleto el Ayuntamiento de la Habana, su verdadero propietario.
En aquella 6poca el Ayuntamiento ocupaba una pequefia
parte del edificio, donde tambidn se acomodaban oficinas del
Gobierno y otras de character military. Ain asi tenia un buen
alojamiento la primera atoridad de la Colonia. No hall Jai-
me muy lucida la escalera principal por donde subian y baja-
ban empleados, oficiales del ej6rcito y personas de distinta
significaci6n. Entr6 al llegar al piso alto en una sala cuadra-
da, especie de antecdmara, donde con aires de importancia
los ayudantes del Capitan General inquirian los nombres de
los visitantes.
Aguirre figuraba entire los que debian ser recibidos.
Convers6 con los ayudantes, entire los cuales habia un hijo del
pais, jefe de Milicias, que hacia ademas veces de Mayordo-
mo de Palacio, con quien estaba emparentado. A poco sali6
del interior un hombre atin joven, sin sombrero, con el as-
pecto de pertenecer a la casa, de barba recortada, apuntan-

PAPELERIA, ENCUADERNACION

BELMONTE
LA CASA DE LOS CARNETS


MONTE o. 60HABAN


MONTE No. 80


HABANA








RL PEBIODISMO EN OUNA 1945


dole la calvicie, bien vestido al estilo madrilefio, afable en el
gesto y la sonrisa, a quien fu6 presentado Jaime. Era Texi-
fonte Gallego, periodista espafiol y secretario particular de
Salamanca. Atento con el joven procur6 que fuese recibido
pronto. No parecia un lince, pero si con la percepci6n que
dan la vida periodistica y la political.
Al pasar al despacho del Capitan General, lo hall Agui-
rre sentado junto a una gran mesa de escribir, con la silla
vuelta hacia la entrada. De tipo vulgar, vestia con descuido el
traje de rayadillo azul y blanco, usual en los militares espa-
fioles mientras estaban en Cuba. Como signo de su categoria
el fajin de seda roja con dos entorchados de oro sobre el cha-
leco, que se descubria por llevar la guerrera abierta. El ros-
tro duro con bigotes y ancha perilia al estilo de Napole6n
III. Su aspect era mas bien el de un military de los que 1laman
de "cuchara", aunque hubiese estado en academias y pertene-
ciese a familia aristocrAtica, hijo de la Condesa de Campo
Alange, celebre por su desenfadado ingenio. La palabra scca,
el tono sin matices, respiraba mal humor. Con gesto que qui-
so hacer amable acogi6 al visitante, indictndole que se sen-
tase. Trat6 de agradarle, quizts por su parentesco con per-
sona influyente de Madrid, a lo cual daba gran importancia,
aunque quisiese aparentar lo contrario. A pesar de su rudeza
tenia mAs de politico que de military. Realmente no lo habian
popularizado cam'pafias guerreras sino parlamentarias. So
oratoria era pobre y mon6tona, pero decia cosas atrevidas.
Habl6 a Jaime con poca ilusi6n y voz tspera:
-Quisiera hacer algo por Vd. Su cufiado es de lo mejor
de la clase. Pero no dispongo de destinos. All en Madrid, ha-
cen los nombramientos, y de ello se aprovechan.
El joven le dijo respetuosamente que no solicitaba des-
tinos, pues ocupaba un puesto en el Banco del Gobierno. Esto
pareci6 gustar al general, quien empleando mas franqueza
sigui6 diciendo:
-Por poco que se me ayude en Espafia acabar6 con la
inmoralidad administrative. He realizado algo. Falta ain mu-
cho. Esto acabara por perderse si a tiempo no se pone reme-
dio. Alli no se cooper, al contrario ...
No extrafi6 much a Jaime esa libertad de lenguaje, pues
eran blen conocidas las intemperauv,s del pintoresco gober-

CORTESIA DEL

IESTAUVIANT "TCLIAFCq"
Meca de los Gastr6nomos.
AGUILA Y BARCELONA. TELF. M-2021.
-91 -








EL PEXIODISMO ElN OSA 1945


nante. Mas raro efecto le hizo lo que dijo a un jovencito ru-
bio, bien vestido, que habia entrado sin anunciarse:
-iHola MatagAs! (nombre 6ste de un bandido celebre)
ZRobaste much hoy en la Aduana?
El interpelado, mostrando alguna turbaci6n al ver a un
extrafio, nada replica.
-Aqui lo tiene Vd. -dijo el general dirigi6ndose a Jai-
me.- Es mi ahijado y lo tengo en la Aduana. Parece que no
roba un dia mAs que otro, pues sus compafieros le dan una
buena cantidad para que no vaya a la oficina.
Extraordinarias palabras, despues de los alardes por me-
jorar la administraci6n puiblica y hasta de algunos actos lla-
mativos, lo cual explicaba lo incongruente del personaje y el
fracaso de sus gestiones. Levant6se Aguirre terminada su au-
diencia, al tiempo que entraba alguien en el despacho. De
estatura median, mas bien grueso, de barba tirando a gris
y expresi6n astuta, el nuevo visitante era Pedro Antonio To-
rres, Secretario del Gobierno General, uno de los mas impor-
tantes cargos de la Colonia, quien despu6s de saludar al Ge-
neral se dirigi6 a Jaime dici6ndole con voz untuosa:
--zC6mo le va pollo?
Contest el joven amablemente, aunque gustara muy
poco de la persona. Lo conoci6 en casa de su cufiado, en Ma-
drid, y siempre le habia dado la impresi6n de falso, opinion
bastante extendida. Se cambiaron algunas palabras banales,
mostrando Torres mds consideraci6n de la que podia mere-
cer un joven poco significado, pero se trataba de quien te-
nia un pariente con influencia political en Espafia. Al salir
Aguirre, hall6se con Texifonte Gallego, que le pregunt6:
--iEstA ahi dentro Torres-
Ante la repuesta afirmativa afiadi6:
-Pues me voy. No me gusta el hombre y el general no
me necesita.
Busc6 su sombrero, y ambos bajaron la escalera, demos-
trando el secretario particular gran simpatia por el cubano.
A los pocos escalones toparon con una persona de aspect ju-
venil, aunque no fuese joven flaco, feo de cara, con larga na-
riz y expresi6n inteligente. Gallego la present:

PAPELES DE ENVOLVER CARTUCHOS BALAS

CASA E"ANCEHITC"
ALMACEN DE PAPEL.-PAPELES DE FANTASIA
EFECTOS DE ESCRITORIO
MURALLA 161. TELF. A-4466. HABANA.


-92-








EL PEBIODISMO EN UBA.- 1945


-Fidel Dominguez, gran periodista, que vino con nos-
otros.
Con el auxilio official habia fundado un peri6dico en la
Habana titulado "La Prensa", de traza madrilefia, que fu6
gustado, no aclimatdndose despu6s de la muerte de Salaman-
ca, debido tambi6n a que Dominguez abandon pronto a Cu-
ba, parece que por su horror a los desafios entonces muy al
uso en la capital. Siguieron la march amigablemente y ya en
el zaguAn se enfrentaron con tres militares, dos de alta gra-
duaci6n. El principal de ellos, sobre el uniform de rayadillo
de corte elegant Ilevaba el fajin de seda roja y un entorcha-
do de oro, insignia de General de Divisi6n. Tras 61 marchaba
un joven official, de ojos azules, delgado, con tipo de persona
educada, y los cordones de ayudante. El otro jefe, corpulento,
de rostro afable, mostraba las tres estrellas de coronel. Salu-
dos respetuosos de Texifonte y de Fidel Dominguez. El gene-
ral se detuvo haciendo signo de que se acercasen. Era el ge-
neral Lachambre, Ilegado con Salamanca, que lo hizo Ins-
pector General de Somatenes, denominaci6n extrafia en Cu-
ba, para la persecuci6n del bandolerismo. Ain con el unifor-
me colonial parecia uno de esos "gomosos" madrilefios que
habia popularizado Cilla en el "Madrid C6mico". El cuello de
'la camisa muy alto, la barba negra larga y bien recortada, el
bigote engomado, los modales distinguidos. Jaime recordaba
su silueta caracteristica en los teatros de la Corte. Al acer-
cArsele Texifonte le pregunt6 Lachambre:
-Usted viene de arriba, digame ji,uien estA con el ge-
neral?
Muy atento contest el interpelado:
-Don Pedro Antonio Torres.
-Caramba, -dijo Lachambre- siempre lo encuentro,
pero no import, tengo que subir. Voy a darle una buena no-
ticia al general.
-i.Algfin 6xito contra el bandolerismo? -interrog6 el
periodista en busca de noticias.


"'*L IDALACIO ID C ISTAL"
Almac6n Importador de Ferreteria, Loza, Cristaleria,
LAmparas y Objetos de Fantasia.
MIGUEL LASTRA
(S. en C.)
Neptuno y Campanario. Tel6fono A-0315.
Tel6grafo "Paralage". Apartado 612 Habana.

-93-








EL PERIODISMO EN CUBA -1945


-Ya se sabr4 todo. Nada puedo decir todavia. Son mis
bien esperanzas que creo se realizaran.
Jaime se habia separado, pero como Lachambre lo mira-
ba con atenci6n, tal vez atraido por su buen aspect, se creyo
Texifonte en el caso de hacer las presentaciones.
-Permitame, mi general, que le present a un joven
cubano muy distinguido, que ha seguido su carrera en Ma-
drid. Don Jaime Aguirre, hermano politico de Don Francisco
Rios, diputado que se indica para una Subsecretaria. Luego
nombr6 a los militares -El General Don Jos6 Lachambre,
Inspector General de Somatenes; el Coronel Elias, Jefe de
la Policia; el Capitdn Monteverde.
Los militares estuvieron afables y despu6s de los saludos
siguieron hacia la escalera. Jaime y los que podrian Ilamar-
se sus nuevos amigos, ya en la gran arcada o portal en ei fren-
te del Palacio, conversaron un rato:
-Ha conocido Vd. hoy lo principal de los que hemos
venido con Salamanca, y salvo mi modest persona, pueden
considerarse lo mejor, con la excepci6n de Don Pedro Anto-
nio Torres, -lc dijo el periodista.
-Si, he notado que no gusta a nadie. A mi tampoco me
agrada- dijo Jaime.
-Se explica, porque la doblez no es atrayente. Pero me
parece que pronto saldremos de 61. Como creo es Vd. perso-
na discreta le dir6 que Salamanca harto de sus procedimien-
tos le prepare una caida sensacional. En cuanto a Lachambre,
muy gomoso y bastante tronera, es leal y valiente. Hombre de
mundo y de acci6n. Elias gran persona. Un gran jefe de po-
licia.
Se detuvo un coche de dos caballos frente a la arcada,
anunciando su caricter official, el ancho gal6n de oro del co-
chero. Descendi6 del carruaje un personaje, alto. muy alto,
de gafas, sombrero de copa, que se apoyaba en bast6n con
borlas de autoridad. DetrAs un joven, 'inquieto y simpAtico.
-Ahi tiene Vd. al que faltaba -sigui6 diciendo el pe-
riodista.-Don Carlos Rodriguez Batista, Gobernador de la

CORTESIA DE


La Confederacidn del Canada
Sociedad de Seguros sobre la Vida.
Oficina Principal: Toronto, CanadA.
Oficinas en Cuba: Aguiar 361. HABANA.
ATILIO LEON
Gerente Divisional.


-94-








EL PERIODISMO EN CUBA- 1945


Habana, que se ha hecho muy popular. Es cubano, lo mismo
que su secretario particular. El gobernador salud6 afable al
grupo, Ilevando la mano al sombrero y seguido del secreta-
rio entr6 en el Palacio.
-Parece simpatico -dijo Aguirre-- pero digame
iqui6n es un joven rubio que entr6 en el despacho del gene-
ral cuando yo estaba alli sin hacerse anunciar y a quien tra-
taba Salamanca con gran confianza?
-Un protegido poco important -contest6 Domin-
guez.- Su padre ocupa un alto cargo, pero la influencia le
viene de lado materno. En el equipo del general los hay de
algin m6rito, que ya Vd. conoce, otros indeseables. Existe
tambi6n un grupo de comparsas y entire estos se halla el jo-
ven rubio. Pero aunque la mayoria de los auxiliares sean de-
ficientes, el general con su buen deseo podria hacer much si
tuviera el cardcter apropiado para una acci6n eficaz. Yo me
temo un gran fracaso.
El secretario particular, Texifonte Gallego, no decia pa-
labra, oy6ndolo todo con una sonrisa forzada. Acaso estuvie-
se de acuerdo con el periodista, pero su cargo le impedia los
comentarios. Jaime aunque muy interesado en la conversa-
ci6n pens6 que debia marcharse, pues era ya la hora de la es-
grima y la ducha. Despidi6se afable y se cambiaron los ofre-
cimientos y amabilidades de uso. Llam6 a uno de los coaches
de mejor aspect, entire los situados en la Plaza de Armas,
diciendo al cochero:
-Calle del Prado, gimnasio de Granados.
Durante el trayecto recordaba lo que habia visto y oido.
Muy extrafio el aspect del Gobernador y CapitAn General,
que no parecia pertenecer a familiar aristocrdtica, y mas ex-
trafias las frases que le oyera. Algunas cualidades no le fal-
tarian, pero en cuanto a discrecidn no poseia la mas minima.
El personaje, por otra parte, resultaba mas bien simpAtico,
aunque diese la imprcsi6n de un deplorable gobernante.


LA CAMERA"
Compafiia de Seguros, S. A.
Accidentes del Trabajo, Riesgos y Accideiites c
Incendios-Fianzas.
Manzana de G6mez 526 a! 530. Telifono:
(Centro Privado)
Apartado No. 869. A-2151 A-2152 A-2153
HABANA, CUBA.

-95-






EL PEBIODISMO EN OBA 1945


Tres cualidades
esenciales para today
muier de buen gusto,
y que reunen siem-
pre los articulos de


REINA ASUILA
-96-


ESTRELLA


SOP-


VW7







EL PElIODIBUO EN OU3A 1945


MISSION DEL PERIODISTA

Por EDUARDO TORRES MORALES (*)


iMisi6n iMisi6n! iCual es el concept que se mantiene
de la misma? iC4mo la definimos? ,De qu6 manera la expli-
camos? Las respuestas a estas interrogaciones son muy fa-
ciles de consignar: Entrafia una singular responsabilidad, sir-
ve de punto de apoyo en la realizaci6n de un plan, es un es-
fuerzo que esta presidido por un sentido her6ico. Es tambi6n
la acci6n de enviar. O es el poder que a alguien se confiere
-en tantas areas de actividades modernas y por quienes ocu-
pan destacadas posiciones. representan determinadas entida-
des o ejercen un control social, politico, religioso o de otra
indole-para que lo politico en forma o de modo que conven-
ga al buen 6xito de la finalidad perseguida.
De esta diferencia basica o fundamental, en la misi6n
que a cada uno corresponde, surge su m6rito propio. No pue-
de el military cumplir la que ha de realizar el poeta, ni es ha-
Ila el predicador en condiciones personales de aceptar la que
solamente ha de tender un professional de la medicine. Para
cada uno, de cuantos discurren por el dilatado horionte de
la humana existencia, el dinamismo de producer o de coope-
rar como un humilde arquitecto a la grande obra constructi-
va del mundo future o el calido desempefio del cometido que
le concierne, envuelve un prestigio cardinal y a veces cxclu-
sivo. Mientras el process de la superaci6n avanza, en eque-

(*) Discurso leido en el Soberano Consejo de Caballeros Kadosh, "Luis de Clouet
Nfimero 8" (Grado Nao 30 de la Masoneria Filos6fica), de Cienfuegos, en
la noche del 18 de agosto de 1945.

CORTESIA DE

CARDIN Y CIA.
MURALLA 212. HABANA.
APART. 2647 TELF. M-3553.

-97-








EL PERIODIBMO EN cUNA 1945


llos que logran la fortune de alcanzar su ruta, la conciencia
de este empeiio se clarifica y sirve de acicate al ejercicio del
carActer y al desarrollo de la personalidad.
En la comunidad organizada, el espectAculo que se ofre-
ce ante la mirada del observador o del espiritu dado al exa-
men acucioso, envuelve indudable semejanza, con el que se
destaca en la vida de las abejas, de los pequefios insects hi-
men6pteros, que son el emblema de la actividad y del traba-
jo y que aparecen dibujados, con grupos de columns, en las
paredes de la Camara de segundo grado, de la Masoneria sim-
b6lica. El sentimlento de la Justicla, sol del mundo moral, se-
grin la frase de Luz y Caballero; la discipline civil que forja
el maestro; el respeto integral a las ]eyes; los principios de
equidad econ6mica y political; la libertad para la expresi6n
de las ideas, etc., todo ese ciclo que se produce en el seno del
conglomerado social, se endereza a establecer una protec-
ci6n adecuada, que es fuente enjundiosa de estimulos en mu-
chas ocasiones, para el esfuerzo individual, honest o sana-
mente inspirado.
TIRANIA. DE LA PROFESSION
Si en la entrafia del organismo colectivo, donde nacen
los ideales propulsores del progress o los afanes de la renova-
ci6n perenne, efectuamos una bisqueda atinada, descubrire-
mos enseguida que alli se encuentra, imbuido plenamente de
su misi6n, el que fuera en el pret6rito emborronador de cuar-
tillas o soldado de la letra de molde, el que es ahora periodista
professional o t6cnico en el laboratorio de publicidad, tirani-
zado siempre por la obligaci6n inevadible de reflexionar, de
propiciar el vuelo de su pensamiento, de reflejar la actuali-
dad, de orientar el estado de opinion, de lograr que los mis
bellos o hermosos prop6sitos, echen raices o se radiquen
profundamente en el campo de la actividad hist6rica.
DARSE POR ENTERO
Jorge Mafiach. en un discurso leido hace un lustro en la
velada conmemorativa del "Dia del Periodista", en la Asocia-
ci6n de Rep6rters de la Habana, recogia una pagina del gran
columnist frances Gustavo Planche. En estos parrafos, se
describia en t6rminos desconcertantes la vida y la obra del
hombre que labor en la redacci6n. Expresaba que era uno
manera ruinosa y precipitada do gastar las facultades propias,

CORTESIA DEL

CAFE "LA ISLA"
GALIANO Y SAN RAFAEL. HABANA.

-96-








EL PEBIODISMO EN CUBA 1945


sin parang6n possible con ningiin otro ajetreo; que al redactor
o comentarista se le tomaba ingenuamente por un ser privi-
legiado, reservado para los placeres y las vanidades; que na-
die comprendia que por el contrario era digno de compasi6n,
porque se daba "todo entero" o en perpetuo holocaust, por-
que con el transcurso de los dias, veia morir sus mejores ilu-
siones.
RESULTADO INEVITABLE
Planche significaba que el periodista permanecia ente-
rado de muchas cosas que los demis ignoraban: de reputa-
ciones cimentadas en articulos bien pagados, de 6xitos es-
plendidos que en verdad no eran mAs que deplorables fraca-
sos, de artists presentados como geniales, que ni auin entire
gentes mediocres tenian derechos autenticos a exponer sus
obras. Agregaba que si el escepticismo, la tristeza, la incrc-
dulidad, la acumulaci6n de desengafios y la desconfianza, lle-
vaban al diarista a reintegrarse a la vida ordinaria o a abando-
nar la profesi6n, se le notaba silencioso y grave, convencido
de que no le seria possible reconquistar su juventud perdida,
mostrando en el rostro estrujado y en el cabello encanecido,
el resultado inevitable de su dedicaci6n a una excesiva labor
mental.
Coincidia Mafiach con el juicio expuesto nor Planche.
que nosotros aceptamos, aunaue desplazando un tanto su con-
tenido acido, de duda y de infortunio, para asegurar aue cier-
tamente es una misi6n que demand el sacrificio del reposo
fisico y moral, en el grado que normalmente pueden todos
disfrutar v que obstaculiza o levanta valladares insalvables, a
los emDefios mIs recios, cuando se encaminan al inmediato
logro de cars o elevadas ambiciones.
NUESTRO DESTINO
Creemos, sin embargo, aue el enfoque del destino del
periodista, no debe quedar limitado a estas fronteras. que
son el product de su experiencia personal, de su rebeldia o
de su adaptaci6n al medio o de los mktodos que emplee para
el cultivo de sus relaciones. Tampoco estimamos que ha do
ser enjuiciado, acudiendo al examen de su actuaci6n en los
diversos sectors tecnicos y profesionales: la fundaci6n de
un diario, la organizaci6n de los servicios, la captaci6n de la

"La Ambrosia Industrial"
Chocolates Conservas
Galleticas Tasajo
Confituras Fideos
Apartado 635. HABANA, CUBA.
-99-