<%BANNER%>
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Por octava vez
 Front Matter
 Notas para la historia de la prensa...
 "El eco de la siguanea" y la prensa...
 Periodismo de Antano: Cronistas...
 La prensa clandestina Francesa
 Reportajes retrospectivos - Blasco...
 Rene Lufriu Alonso, patriota, educador...
 Cuban butifarring and chorithing...
 El primer manumisor de Cuba, un...
 Elogio a la prensa
 Periodicos ocasionales
 Sobre la prensa y el periodist...
 Parrafitos
 Tirando de la manta
 Periodismo y tabaco
 El inciso "J"
 Satisfechos los jubilados
 Marti y la universidad
 Habas cocidas
 El sorteo...al fin
 Periodismo
 Ojos y oidos del mundo
 La gaceta
 Las leyes periodisticas
 La libertad de imprenta en...
 Notas del retiro
 Table of Contents
 Back Cover














El Periodismo en Cuba
ALL VOLUMES CITATION SEARCH THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072533/00008
 Material Information
Title: El Periodismo en Cuba
Alternate Title: Libro conmemorativo del día del periodista
Physical Description: v. : ill. ; 24 cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana?
Creation Date: 1944
Publication Date: 1935-
Frequency: annual
regular
 Subjects
Subjects / Keywords: Journalism -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: serial   ( sobekcm )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1935-
General Note: "Libro conmemorativo del día del periodista"
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000937460
oclc - 26888326
notis - AEP8630
lccn - sn 92022137
System ID: UF00072533:00008

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Por octava vez
        Page 5
        Page 6
    Front Matter
        Page 3
        Page 4
    Notas para la historia de la prensa de Cuba
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    "El eco de la siguanea" y la prensa provinciana
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    Periodismo de Antano: Cronistas de salones
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    La prensa clandestina Francesa
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    Reportajes retrospectivos - Blasco Ibanez, Pancho Meluza, Rodrigo Borgia y Manuel Garcia
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    Rene Lufriu Alonso, patriota, educador y escritor
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Cuban butifarring and chorithing company
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    El primer manumisor de Cuba, un periodista
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Elogio a la prensa
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    Periodicos ocasionales
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Sobre la prensa y el periodista
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Parrafitos
        Page 109
        Page 110
    Tirando de la manta
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Periodismo y tabaco
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
    El inciso "J"
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Satisfechos los jubilados
        Page 125
        Page 126
    Marti y la universidad
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
    Habas cocidas
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 138a
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    El sorteo...al fin
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
    Periodismo
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
    Ojos y oidos del mundo
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    La gaceta
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Las leyes periodisticas
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    La libertad de imprenta en America
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    Notas del retiro
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
    Table of Contents
        Page 204
    Back Cover
        Back Cover 1
        Back Cover 2
Full Text
EL
De


LIIl CIN EMSE ATIV O
EIDIj nI.L PE1RIf1STA


LA HABANA
1 9 4 4


DIODISMO
4 CUBA






























































..3

7 ~ ~ r.




3.- -.3...




.3wlr ..rt~i .--








EL


PERIODISMO


EN CUBA


LIBRO CONMEMORATIVO
DEL DIA DEL PERIODISTA


1944














LATIN
AMERICI












Por Octava Vez...


It L Directorio del Retiro de Periodistas, una vez mAs,
ofrece al p6blico cubano su contribuci6n annual a la biblio-
grafia national con este octavo volume de la series "El
Periodismo en Cuba", iniciada felizmente en 1935, al
constituirse la Instituci6n P6blica, por el Decreto Ley n6-
mero 172, de 23 de agosto de ese afio.

Este volume, como sus antecesores, contiene trabajos
de compafieros de profesi6n, que levan a la letra de molde
palpitaciones de la inquietud del moment y el trasunto de
epocas preteritas, que, sin duda alguna, en su dia, contri-
buiran al conocimiento hist6rico de peri6dicos, periodistas
y de la propia profesi6n.
Parte principal de este volume y ocupando sus pri-
meras piginas; es la sexta porci6n del valioso aporte que a
la Historia del periodismo cubano ofrece el tan estimado
Capitin Joaquin Llaverias, miembro de la Academia de
la Historia, con sus interesantisimas "Notas" sobre los pe-
ri6dicos que se editaron en los primeros sesenta afios de
existencia de la prensa national.
El Directorio del Retiro de Periodistas, sabedor de la
alta significaci n de este aporte, rinde con estas lines su
testimonio de agradecimiento al Capitan Llaverias, y de
igual manera lo ofrece a todos los colaboradores, compafie-
ros periodistas y anunciantes, que con su ayuda material
y generosa, hacen possible la realizaci6n del esfuerzo que esle
octavo volume de "El Periodismo en Cuba" significa en
todos los 6rdenes.








PRIMER DIRECTORIO DEL RETIRO


DE PERIODISTAS 1935-1987


PRESIDENT:
Rafael Ma. Angulo.
Septiembre 1935 a Junio 1936
Modesto Morales Diaz.
Delegado de las Asociaciones de Periodistas del Interior.
Junio de 1936 a Septiembre de 1937
Por las Empresas de la Habana,
Enrique H. Moreno y Jorge Femrndez de Castro.
Por la Asociacl6n de Rep6rters,
Osvaldo Vald6s de la Paz y Amado Diaz Silvera.
De Septiembre 1935 a Mayo 1936.
Por la Asociaci6n de la Prensa de Cuba,
Mariano P6rez Acevedo y Gustavo Rey Zayas.
Por las Empresas del Interior,
Antonio GonzAlez Mora.
SUPLENTES:
Francisco Moreno Pli, Miguel A. Tamayo, Juan Corzo
y Rodrigo Alvarez del Real.



DIRECTORIO ACTUAL 1943-1945

PRESIDENT:
Enrique H. Moreno.
DELEGADOS:
Angel Gutirrez Cordovi y Joaquin de la Cruz.
Por la Asociaci6n de Rep6rters.
Antonio Gonzalez Mora y Alfredo Pereda.
Por las Empresas de la Habana.
Mariano P. de Acevedo y Jos6 R. Gutierrez.
Por la Asociaci6n de la Prensa de Cuba.
Jorge Colas SuArez.
Por las Asociaciones del Interior.
Francisco Moreno Pla.
Por las Empresas del Interior.
SUPLENTES:
Agileo Darias, Virgilio Morales Diaz, Enrique H. Moreno Pli
y Margarita Navarro.







ML PUBIODISMO EN CUBA- 1944


"NOTAS"
PARA LA HISTORIC DE LA PRENSA DE CUBA
(ANTERIOR A 1850)

For JOAQUIN LLAVERIAS
(Do In Academia de Ia Historli de Cuba)

"EL FRAYLE":
En la imprenta de Pedro Nolasco Palmer, -que fu6 sin
duda la que mas contribuy6 a principios del siglo XIX al auge
del movimiento literario, por las facilidades que su duefio
brindaba a todo escritor que a 61 acudia con algfin manuscri-
to para su publicaci6n- se comenz6 a dar a la estampa, el 4
de enero de 1812, el peri6dico titulado El Frayle.
Como era costumbre de la 6poca, insert6se primera-
mente el Prospecto en el Diarlo de la Habana del dia 3 del
propio mes y aiio, figurando tambi6n dicho document en la
colecci6n que tenemos a la vista, y el cual dice asi:

PROSPECT
de un nuevo papel perl6dlco titulado el Frayle.
MN sutor ultra crepidam.
Una de las lecciones mis Ilenas de sabiduria, que se han
dado al mundo, es la que indican las palabras de mi tema.
ApBles, celebre pintor de la isla de Coos, se dice que exponia
a la censura pfiblica sus obras a fin de corregir sus defects.
Llega un zapatero, y critical el calzado de una de sus pintu-
ras. ApBles corrige inmediatamente este defecto. Critical el
zapatero en seguida las piernas de la imagen; y Apeles irri-
tado con su audacia le cierra la boca con estas palabras: "Ne
sutor ultra crepidam": zapatero a tus zapatos.


-7-








EL PEBIODISMO EN CUBA 1944


Lo que A Apeles con el zapatero nos sucede, senior pd-
blico de la Habana, con algunos de los escritos que ocasional-
mente ha producido la libertad de la imprenta. No contents
con rajar, cortar, abrasar en aquellas materials en que, "si
superis flacet", pueden tener alguna inteligencia; entran,
salen, discurren por las que acaso no han saludado en su vi-
da. Uno de estos es el senior Patriota Americano. Este Gerion
de los periodistas (1), que ya se bautiza y se llama Patri6phi-
lo, Hom6philo, Veritasphilo; ya se confirm y muda el nom-
bre en el de Philopatris, Philantropo, y Philaletes; y ultima-
mente recipe por agregado al senior Philologos; (2) para que
sea mas monstruosa la quimera C3) ha dado en su peri6dico
un discurso "sobre las instituciones religiosas" en que se
manifiesta casi nada instruido en la material, y bastante preo-
cupado contra los Frayles.
Con qu6 ,no podr6 yo decirle como ApBles al zapatero:
ne sutor ultra crepidam, zapatero A tus zapatos? esto es lo
que intent, Sr. piblico: soy frayle, y me glorio de serlo, por
consiguiente estoy mejor instruido en las cosas de los frayles
que los sefiores Patr6philo, Hom6philo, Veritisphilo, Philo-
patris, Philantropo, Philaletes y Phil6logos. No haya miedo
que yo agite qilestiones de bana caprina, ni que haga mi cau-
sa A roso y velloso; por que aunque calvo no tanto que se me
vean los sesos. Defender, si, los frayles; pero en lo que sean
defendibles; por que yo tambien confieso que de todo hay en
la viia del Sefior, en lo demis no me meters, como no sea
por incidencia: me digan que traspaso mis terminos.
Se dara un papel sobre el asunto el sabado de cada se-
mana, desde el corriente mes de enero en la imprenta de D.
Pedro Nolasco Palmer, a donde podran acudir A suscribirse
por el corto precio de tres reales al mes los amantes de ...
El Frayle.

(1) A Gerion rey de Espafia, di6ron los poetas tres cuerpos por haber
m:andado en las tres islas Mallorca, Menarca, Ibisa; 6 por haber tenido tres her-
manos del mismo nombre que reynado i un tiempo. (Nota del autor).
(2) Toda esta algarabia de nombres no significa otra cosa que Patrio-
philo y Phil6patris el amante de la patria; Hom6philo y Philintropo el amante
del hombre y de la humanidad; Veritasphilo y Philantropo el amante de la ver-
dad. Philologos es un hombre temible: es nada menos que el amante de la gra-
Initica, de la ret6rica, de la poesia, de las antigiiedades, dq la historic, de lu cr-
tica i interpretaci6n de todos los autores... ;Santo Dios; Con quien tenemos
que haberlas! David no devi6 hallarse mas timido al frente de Goliat. Sin em-
bargo, no hay que terer; & la manera de David le tiraremos cuatro chinitas, y
luego le degollaremos con sus propias armas. (N. del a.)
(3) Quimera mostruo poitica, cabeza de leon, vientre de cabra, cola de
dragon. (N. del a.)


-8-








EL PEBIODISMO EN CUBA 1944


Conocemos ya el prop6sito del fundador de El Frayle,
que lo fu6 el habanero y military espaiol D. Francisco Mon-
talvo y Ambulodi, quien en el Prefacio ratifica cuanto se aca-
ba de leer, agregando que se proponia "purgar los institutes
religiosos de las calumnias del "Patriota Americano" (1) y
destinar el product de su peri6dico "deducidos los gastos de
la imprenta, para mantener uno, o mAs soldados al mando del
inmortal Rovlra."
Pero no s6lo se dedic6 El Frayle a la defense de las ins-
tituciones monacales y al ataque de los articulos publicados
en El Patriota Americano, -peri6dico este que fu6, como es-
cribimos en otra ocasi6n, el mejor y mis interesante publi-
cado hasta entonces en Cuba-, sino que se consagr6 a com-
batir rudamente a la Masoneria, como lo demuestrau los mu-
chos trabajos sobre la material que di6 a luz en sus colum-
nas, con el fin de contrarrestar el establecimiento en la HIa-
bana de una Logia constituida bajo los auspicios del Gran
Oriente de Pensylvania.
Sin embargo, tuvo El Frayle poca suerte en sus campa-
fias, pues cuentan algunos historiadores, que no logr6 restar
suscriptores a El Patriota, el eual, segfin Pezuela, era "muy
superior a los demis en su trabajo y gusto", comparado con
aquellos papeles que salieron amparados por la ley de liber-
tad de imprenta. Y respect a los francmasones, s6lo consi-
gui6 popularizarlos con la inserci6n de sus reglamentos, ce-
remonias, etc.
El propio Pezuela, en su Diccionarlo GeogrAfico, Esta-
distico, Hist6rico, de la Isla de Cuba, califica a El Frayle de
"bien escrito con mejor estilo que la mayor parte de los de-
mis peri6dicos" de entonces.
Y ahora, para complement de cuanto dejamos expues-
to, relacionamos a continuaci6n las materials contenidas en
los treinta y siete ndmeros publicados de El Frayle, con un
total de 442 paginas, y no 342, como dice Bachiller y Mora-
les, quien, seguramente, no se fij6 en la repetici'n de pdgi-
nas a que hacemos referencia mas adelante:

(1) Sobre el citado papel nos hemos ocupado en este libro anteriormente,


-9--








EL PBRIODIBMO EN CUBA- 1944


Numero 1
Prefacio .................................... 1
N ota ......................................... 14
NLmero 2
Idea de la vida religiosa ......................... 15
NOmero 3
La viia religiosa es mis perfect que la del comlin de
fieles .................................... 24
Numero 4 (1)
Diversidad de los institutes religiosos .............. 36
Advertencia ................................... 44
Numero 5
Origen de causa de la multitud de institutes religiosos. 45
Numero 6
Diversi6n .................................... 55
Numero 7
Soluci6n it una objecion contra el origen de causa de
los institutes religiosos ...................... 68
Papel rem itido ............................... 75
Numero 8
Otra objecion contra el origen de causa de la multitud
de institutes religiosos ........................ 78
Numero 9
Origen del tiempo de los institutes religiosos........ 92
Numero 10
Interrupcion ................................. 103
Instruccion remitida al Director Sevelloni por el gene-
ral Bonaparte el 18 Brumario del afio quinto de la
Reptiblica francesa, quien la remiti6 el 21 del mis-
m o al Directorio ............................ 103
Numero 11
Reglas antiguas .............................. 112
Advertencia .................................. 119
NGmero 12
Reglas modernas ............................. 119
NImero 13
Regla de S. Francisco .......................... 136
Numero 14
Audacia, ignorancia, calumnia pfitida .............. 146
NGmero 15
Paradoxa .................................... 155


- 10 -







EL PEBIODISMO N CUBA 1944


Numero 16
Franc-Masones ...............................
Numero 17
Hipocresia ...................................
Ndmero 18
Disefio de los trabajos de la Logia ................
Disefio de los trabajos de la Logia de fran-masones de
la Habana .................................
NGmero 19
Concluye el discurso princiapado en el nim. anterior..
Nimero 20
.Recepcion de masones .........................
Nimero 21
Segunda jornada .............................
A viso .......................................
NGmero 22
Tercera jornada ..............................
Entrem s ..................................
Advertencia ..................................
Numero 23
Preloquio ....................................
NOmero 24
Observacion ................. .................
Remitido por El Escrupuloso ....................
Respuesta pronta por El Frayle ..................
Numero 25
Monasterios en poblado .........................
Numero 26
Frayles en poblado ...........................
Remitido por M. M. ............................
Contestacion por El Frayle .....................
Numero 27 (1)
Clericato de los monges ........................
NGmero 28 (2)
DiAlogo 19 ...................................
Senior Expectador por El Frayle ............ ....

(1) Con este nfmero comenz6 el tomo II


163

179

187

189

199

209

221
240

241
252
254

256

268
274
274

276

283
287
288

292

201
209


(2) Debemos llamar la atenci6n respect a que a partir le este n6mero, la
paginaci6n de El Frayle aparece repetida; pero comienza nuevamente con la 201,
en vez de continuar en 301.


- 11 -







EL PERIODISMO EN CUBA- 1944


Nimero 29
Al Expectador por El Escrupuloso ................
Respuesta un poco detenida al Escrupuloso ........
Fragm entos ..................................
De orden superior ............................
N ota .......................................
Numero 30 (1)
Correspondencia por El no Escrupuloso ............
Respuesta por El Frayle ........................
Respuesta por El Frayle ........................
Al editor del Frayle por Escrupuloso ..............
Respuesta por El Frayle .......................
Vuelta con el escrupuloso ......................
Sefior amante de la prudencia, por El Frayle ........
Numero 31
Diilogo 29 ................................. ..
A Chinchilla .................................
Nimero 32
Segunda correspondencia por Escrupuloso .........
Respuesta por El Frayle ........................
Viene ahora el no escrupuloso y dice por El no
escrupuloso ...............................
Respuesta por El Frayle ........................
Nimero 33
Dialogo III por El Frayle .......................
Nimero 34
Reim presion .................................
Espafoles ...................................
Numero 35
Continuia el discurso comenzado en el nfimero interior
Numero 36
Finaliza el discurso principiado en el nminero XXXIV
por F. Francisco Solchaga ....................
Numero 37
Segunda reimpresion ..........................
Delaci6n ai todo hombre que piense, 6 sea respuesta a1
imparcial resident en Filadelfia por El Frayle .


210
212
223
224
226

250
252
255
256
258
259
260

262
266

268
270

272
274

276

284
285

292


310

325

325


(1) Aparece un salto en la paginaci6n desde la marcada con el 226 hasta
la 250, cuyo error debi6 consistir en no haberse publicado el nfmero correspon-
diente al 25 de julio de 1812, lo que se anunci6 de esta manera: "A fin de esta
semana no se dara Frayfe. Es necesario auc todos descansemos. Por esto sale aho-
ra duplicado".


- 12 -








EL PERIODISMO EN CUBA 1944


A los sabios y religiosos espafioles ................ 338
Correspondencia por M. V. M. M. ................ 339
Respuesta por El Prayle ........................ 341
El Frayle, que se public siempre los sabados, sobrevi-
vi6 poco a su antogonista, pues ces6 el 26 de septiembre de
1812, siendo su tamafio igual a El Patriota Americano, o sea
de 15 por 10 centimetros.

"EL ARGOS":
Los movimientos politicos en pro de la libertad de las
naciones hermanas de AmBrica, trajeron por consecuencia
que entire el gran nfimero de inmigrantes que arribaron a las
playas de Cuba a comienzos del siglo XIX, se contaran algunos
elements de notable valer, que luego hubieron de figurar en
nuestra vida piblica alcanzando just renombre.
No es possible que podamos citar a todos en este trabajo
de reducidas proporciones, pero si estamos obligados a re-
cordar a los que influyeron en el desenvolvimiento litera-
rio de esta Isla de manera tan significativa, como lo fueron
D. Domingo Delmonte y Aponte, nacido en Venezuela, quien
en compafiia de su padre.D. Leonardo Delmonte y Medrano,
natural de la Repfiblica Dominicana, y tronco de tan ilustre
familiar, lleg6 a Santiago de Cuba a comienzos del aiio 1810,
siendo un nifio. D. Jose Antonio Echevarria, quien al igual
que su paisano y amigo entrafiable el primero de los Del-
monte citados, fu6 traido a esta Isla de muy corta edad. El
argentino Jos6 Antonio Miralla, de grata recordaci6n por ha-
ber tomado parte active en la conspiraci6n de los Soles y Ra-
yos de Bolivar, y de quien se han ocupado con bastante ex-
tensi6n, haciendole justicia, escritores tan distinguidos, co-
mo Juan Maria Gutierrez (1) y Antonio Iraizoz (2). Y el co-
lombiano Jose Fernandez Madrid, que lleg6 a ocupar la Pre-
sidencia de su pais natal, sobresaliendo, ademis, como me-
dico y agr6nomo experimentado.
El movimiento revolucionario de los generals Rafael

(1) Un forastero en su patria.. (Revista Cubana, Habana: t. XVII, p.
29-40, 132-153).
(2) Un precursor olvidado: El argentino Jose Antonio Miralla (Lcctu-
ras Cubanas, Habana; 1924, p. 59-77).


- 13 -







EL PEEZODIONO EN OCUA- 1944


Riego y Antonio Quiroga, que devolvi6 a los sfibditos espafio-
les la libertad de imprenta durante el period constitutional
de 1820 a 1823, lo aprovech6 FernAndez Madrid para fundar
en la Habana un peri6dico politico, cientifico y literario titu-
lado El Argos, con el deseo de servir-decia en el primer nii-
mero- del modo que le fuera possible a esta Isla su patria
adoptive. Se asoci6 en esta empresa con Miralla, refiere Gu-
ti6rrez, para

escrbir en el sentido de la democracia y de la independencia
americana,
e
influir en la political del continent y en especial en la de los
habitantes de M6jico, en donde acababa de dar. Iturbide el
grito de rebeli6n (24 febrero 1821).
Agregando, respect a las relaciones de amistad de Mi-
ralla y FernAndez Madrid, que era

natural presumir que entire el argentino y el colombiano que
habian vaciado sus pensamientos y pasiones political en el
molde de las columns del Argos, existiese una especial ana-
logia de caricter y en las propensiones del espiritu, cultiva-
do ambos por la discipline de la escuela y por la ensefianza
prActica que proporcionan los viajes (1).
Ahora bien, con el fin de que se pueda conocer el prop6-
sito de los fundadores de El Argos, reproducimos la intro-
ducci6n que apareci6 en el primer nfimero, que dice cuanto
sigue:
Se han anunciado muchos peri6dicos, y los mas han es-
pirado en su cuna por falta de alimento, es decir de subs-
criptores. La suerte de otros ha sido semejante A la de cier-
tos insects que solo duran veinte y cuatro horas. Confesar6
francamente que tengo mis recelos de que A este podra muy
bien sucederle lo mismo, y me fundo en los siguientes moti-
vos. Primero: porque soy incapaz de darle un interest digno
del pliblico; se convendra que esta razon vale por ciento.
Segundo: porque ademas de mi incapacidad tengo otras ocu-
paciones preferentes, y solo destinar6 para su desempefio los
ratos en que habia de ir al teatro y A los toros. Tercero en fin,
porque no pienso ensuciar el papel con injuries y persona-
(1) Ob. cit.


- 14 -








EL PERIODIBMO EN CUBA 1944


lidades, cosas que agrada a muchos, y pica la natural malig-
nidad del miserable corazon human, sin dar la molestia de
ocupar la atencion pdblica sobre asuntos serious.
Sin embargo de cualquier modo que sea, saldra de cuan-
do en cuando algtin nminero del Argos porque deseo servir
del modo que me sea possible, a esa Isla, mi patria adoptive.
Constara de dos parties, la primer political: y la segunda
cientifica y literaria.
No saldrd en dia determinado, porque no quiero escla-
vizarme; pero probablemente no pasara semana sin que salga
por lo menos un pliego.
Si hubiere nimero competent de subscriptores, lo
atender6 a mas.
Tengo una coleccion de poesias in6ditas que insertard
en el mismo peri6dico. El modo favorable con que el pTiblico
ha recibido las que he publicado hasta ahora, me hace espe-
rar que juzgara estas con la misma indulgencia.
Las personas que quieran favorecer este peri6dico, re-
mitirin sus producciones bajo cubierta, dirigida al editor del
Argos, dejAndolas en cualquiera de sus despachos.
Los susbcriptores adelantarAn un peso,'por el que se le
daran ocho pliegos: estos dejaran apuntado su nombre, calle
y casa, donde se les llevard. A los no subscriptores les costara
mas caro.
Se admitirAn subscriptQres, y despachara este peri6dico
en esta imprenta, en el despacho del agua de soda junto a
los oficios, y en las boticas de D. Agustin Hernandez y D. An-
tonio Mendoza.
Comenz6 a publicarse El Argos el lunes 5 de junior de
1820 y termin6 el lunes 5 de marzo de 1821, sin dia fijo de
salida, y con un total de treinta y cuatro nfimeros, imprimien-
dose del 1 al 21 en la Habana-Oficina de Arazoza y Soler,
impresores del Gobierno Constitucional.
Y del 22 al 24 en la
Habana.-Imprenta Fraternal, de los Diaz de Castro.
No tuvo ntimero exacto de plans y su format fu6 de
19 por 14 centimetros. Con motivo del cambio de imprenta,
vari6 el tipo de letras de su titulo.
Hechas estas necesarias explicaciones sobre el peri6dico
de referencia, cuya colecci6n sera siempre indispensable con-
sultar para former juicio respect al estado politico y litera-
rio de Cuba a principios del siglo XIX, debemos manifestar


- 15 -







EL PEBIODISMO EN CUBA 1944


que en relaci6n con la importancia del mismo, ha emitido su
autorizado juicio el sapiente publicista D. Marcelino Menen-
dez y Pelayo, quien al ocuparse del movimiento literario de
Cuba en aquella 6poca, relata que entire los peri6dicos des-
collaba

entire todos El Argos, dirigido por el poeta colombiano D. Jo-
se Fernandez' Madrid, con quien colabor6 el argentino Mi-
ralla (conocido principalmente por dos buenas traducciones:
una de la elegia de Gray, y otra de las cartas de Jacopo Or-
tis, de F6scolo) (1).

Y nuestro primer bibli6grafo, D. Antonio Bachiller y
Morales, describe que en El Argos

se publicaron los versos y poesias del Dr. Madrid y excelentes
articulos politicos, econ6micos y literarios. (2).

Tambien el nunca olvidado humanista D. Domingo Del-
monte elogia los trabajos publicados en El Argos en su Bi-
blioteca Cubana (3).
En el Diccionario Biogrifico Cubano (4) su autor, D.
Francisco Calcagno, recuerda que Fernandez Madrid pu-
blic6 en El Argos sus poesias ineditas tituladas Las Rosas,
que celebr6 el prestigioso literate caraquefio D. Andres Bello.
Muchas fucron las producciones de interns singular que
vieron la luz en El Argos y que han dado a esta publicaci6n
just fama, mercciendo especial citaci6n las Cartas a Emi-
lia sobre la Mitologia por C. A. Demoustier, cuya traducci6n
en prosa y en verso suscribe el argentino Miralla. Y un ar-
ticulo referente al Estado de la imprenta en la Habana, en
1820, que, como una contribuci6n mas y en atenci6n a esti-
marse hoy verdadera rareza bibliogrifica conseguir una co-


(1) Historia de la Poesia Hispano-Ainericana, Madrid: 1911, t. I, p. 228.
(2) Apuntes para la Historia de las letras, y de la instruccidn ptblica de
la Isla de Cuba, Habana: 1860, t. II, p. 126.
(3) Biblioteca cubana. Lista Cronoldgica de los libros indditos I impress
que se han escrito sobre la Isla de Cuba y de los que hablan de la misma derde
su descubrirnieno y conquista hasta nuestros dias formado en Paris en 1846.
Habana: 1882.
(4) New-York: 1878.


- 16 -







ZL PERIODISMO EN OZA 1944


lecci6n complete de El Argos, hemos resuelto inseratarlo a
continuaci6n:

ESTADO DE LA IMPRENTA EN LA HABANA
Se ha publicado en estos dias muchos papeles, ya suel-
tos, ya insertos en los peri6dicos de esta ciudad. No tenemos
A la vista ninguno de Bllos, ni m6nos sabemos quienes sean
sus autores, pues casi todos han sido an6nimos. Asi que pro-
cediendo con el candor franqueza 6 imparcialidad que ha di-
rigido y dirigira siempre nuestra pluma, vamos a examiner 6
impugnar algunas opinions contenidas en 6llos, que recor-
damos, sin tocar por lo demas en nada a las personas de sus
autores, como hacen muchos para nuestra desgracia y des-
cr6dito. Comenzar6mos exponiendo las diversas opinions
que hay acerca de la libertad de la imprenta 6 indicando, si
nos es possible, cuales son los limits a que debe llegar a su
uso, y cuales aquellos en que comienza su abuso.
No es estrafio que despues de tanto tiempo de opresion
6 injusticia de todo g6nero, al recobrar la libertad nos sal-
gAmos de aquella justos t6rminos, dentro de los cuales debi6-
ramos circunscribirnos. Cuanto mas comprimido ha estado
el resort, tanto mas violent sera su reaction. Esta ley es
tan cierta en el mundo fisico, como en el moral. Los esce-
sos de la libertad de la imprenta entire nosotros dependent, 6
de ignorancia 6 de malicia, de errors 6 de pasiones. ,Por
qu6 los hombres instruidos no tratan de ilustrar A los unos,
y escarmentar A los otros escitando contra 61los la indigna-
cion y desprecio del pfiblico, A quien ofenden con su impru-
dencia, y d quien pretenden hacer c6mplices de sus rastreros
resentimientos, de su negro encono y mezquinas rencillas?
Hay dos classes de hombres entire nosotros: los unos
creen que no hay libertad, sin tumultos; que no habra felici-
dad, mientras que no sean ultrajadas, arrastradas por las ca-
lles, 6 espelidas fuera del pais las personas que no son de su
agrado: piensan estos mismos que no se usa de la libertad de
la imprenta, cuando los papeles pfiblicos no estan irenos de
torpes sarcasmos, groseras desvergiienzas 6 indecentes per-
sonalidades. Hay otros, por el contrario que dan A las palabras
abuso de la Imprenta, una estensi6n imaginaria. Estos se
subdividen en dos g6neros, que pecan igualmente 6 por ig-
norancia, 6 por malicia. Al primer g6nero pertenecen muchos
hombres de bien, ciudadanos pacificos moderados y amigos
del 6rden; 61los creen que este no puede conservarse en me-
dio del movimiento y agitaci6n que produce tantos papeles
diferentes, contiradictorios, en los que yA se alaba A un ma-


- 17 -







EL PEKIODISMO EN aUBA- 1944


gistrado y se eleva hasta las nubes; ya se le vitupera se acu-
sa su conduct. se critical y ridiculizan sus procedimientos.
Al segundo g6nero pertenecen muchos hip6critas, que ha-
cian su negocio en el anterior sistema acosta de la substancia
del infeliz pueblo: muchos malvados,. que quisieran estar
siempre abrigados a la sombra del despotismo, escondidos
entire las tinieblas del misterio porque no les conviene cier-
tamente que se presented sus operaciones A la faz del pfiblico:
muchos fantasmones, que se juzgaban de otra especie, y sin
mis m6rito acaso que sus ejecutorias, despreciaban con ri-
sible desden, los miserables.!, al m6rito, A la virtud y al ta-
lento.
Con respect A los del primer g6nero, que por ignoran-
eia se asustan de la libertad de la imprenta, y se figuran que
61la es incompatible con el 6rden y tranquilidad piblica,
convendria que se les ilustrase manifestandoles los incalcu-
lables bienes que produce, y producirA constant en lo succ-
sivo: que los males de su abuso no pueden balancerarlos; que
son precarios y so remediartin con el tiempo infaliblemente
en consecuencia de la misma libertad de la imprenta. Las
gentes se iran acostumbrando 6 conccer que no todo lo que
se estampa en letra de molde merece cr6dito: que las decla-
raciones vagas y apasionadas contra un magistrado 6 un ciu-
dadano, nada prueban si no estAn apoyadas con hechos bien
calificados. Los detractors y calumniadores sufrirAn A su
tiempo el fallo de los trihunales competentes, que les apli-
carAn las penas asignadas por la ley, igualmente que el fallo
de la opinion pliblica que han querido estraviar, y asi ellos
como los que piensen imitarlos se convencerin de que lejos
de hacerse populares, se hacen odiosos y despreciables. El
pueblo tiene en todas parties un instinto admirable para apre-
ciar el m6rito de los ciudadanos, y penetrar las intenciones
buenas 6 malas de los escritores. Y puesto que para tales
gentes prueban mas los ejemplos que los raciocinios, cit6nse-
les los de la Gran-Bretafia y Estados-Unidos, naciones donde
se goza de absolute libertad de imprenta, se mantiene el 6r-
den ,la administration se perfecciona, y el pueblo prosper
en todos sentidos. La libertad de la imprenta es el mas pre-
cioso de los derechos sociales, por que es la salvaguardia de
todos 1llos, y el mas s6lido fundamento del edificio de los
gobiernos representatives.
Sin libertad.de imprenta no puede haber espiritu ni opi-
nion pliblica y sin 6sta, las autoridades constituidas no tie-
nen contrapeso, y el gobierno se hace absolute, porque A la
fuerza del poder que da el aprecio y consideration pfiblica.
Los peri6dicos sobre todo, son utilisimos; ellos son los cen-


- 18 -







EL PEEODIsON EN OMBA 1944


tinelas que velan sobre la seguridad de la plaza, y repiten
diariamente el alert; son la escuadra sutil que defienden
nuestras costas. Ellos corren como el fuego el6ctrico, y pe-
netran al mismo tiempo a los palacios de los grandes y a las
chozas de los infelices; los leen juntamente el marques y el
artesano. Todas las classes del Estado se ilustran, a todas se
estiende su ben6fica influencia. Los papeles piblicos son el
mayor freno de los malos, y el mejor estimulo y recompensa
de los buenos; los magistrados, todos los empleados pdblicos
saben que son observados y se ven en la necesidad de esco-
ger entire su deber 6 su reputaci6n, alternative irremediable.
Por mas imprudehite que sea un magistrado, es impossible que
no se contenga. A algunos les he oido decir que contindan y
continuaran los abusos, a pesar de la libertad de imprenta. Yo
creo que no tienen razon, y que esto es absolutamente im-
posible, porque suponiendo que haya magistrados 6 jueces
que hubiesen perdido del todo la vergiienza, siempre teme-
rian al m6nos perder sus empleos; y asi aunque la libertad
de la imprenta no haga santos, harA soquiera que los malos
A su pesar practiquen el bien, cumpliendo con sus obligacio-
nes. A cuantos favorites, A cuantos sobornadores, a cuantas
queridas se les habra dicho en estos dias... no se puede, los
papeles publicos, los agraviadus clamaran... Hay mas,
los representantes del pueblo necesitan igualmente del fre-
no de la censura pfiblica, porque 6llos en verdad no tienen
otro ninguno. la responsabihidad de las corporaciones se pue-
de decir que es nula; de mancomun hacen las cosas, y nin-
guno responded en particular. Asi es precise que el pfiblico los
observe y pueda denunciarlos, si no Ilenan sus deberes. Yo
he oido tambi6n decir a algunos, A nadle respetan los papeles
pdbllcos, ni aun A los representantes del pueblo, ni al Cabll-
do, nl A la Junta provincial: ningun hombre de blen querri
mandar. Perd6nenme estos sefiores, porque se engafian muy
much. Si los buenos son calumniados, ellos acrisolarAn su
conduct y se vindicaran: la indignacion del piblico, y la
espada de las leyes caerdn entonces sobre sus detractors, y
aquellos conseguirAn un triunfo glorioso. Lo repito, el pfi-
blico se ensefiarad no career cierto cuanto ven en letra de
molde, y como buen juez, no fallara sin haber oido A las dos
parties.
Pero; determiner las personas con sus nombres y ape-
illdos, oh! esto esto es demaslado! No sefiores, esto es ne-
cesario, y sin esto la libertad de la imprenta seria insignifi-
cante. Supongo desde luego que cuando se nombra un sugeto
es solo en asuntos pfiblicos, que se indagard y censurara su
conduct official, no privada. Hacer lo segundo es el colmo


- 19 -







EL PEBIODISNO EN CUBA- 1944


de la malevolencia y depravaci6n, el abuso mas horrible y
criminal de la libertad de imprenta. La execracion pfiblica.
y el castigo de la justicia deben caer sobre el hombre de mal
corazon que osare levantar el velo de las miserias y defects
dom6sticos.
Ni los ciudndanos, ni los magistrados 6 quienes se ofen-
da en los papeles pillicos injustamenfe, deben callar. Digolo
porque algunos juzgan que este es el mejor partido. El si-
lencio puede tenerse como una especie de confession: el ho-
nor y la reputation son un hien tan precioso como delicado,
y no deben descuidarse. No hasta el convencimiento de nl
propio conciencia: porque nuestro honor no depend del
concept que formamos de nosotros mismos, sino del que los
otros forman. Es precise por tanto conducir A los detractors
ante el piiblico. y perseguirlos ante los tribunales.
Con rospeeto A los que maliciosamente claman contra
la libertad do In imprenla, ellos procuran disfrazar sus in-
tenciones con toda la cautela y artificio possible. Siempre
preludian sus diseursos con la siguiente 6 semejante salva-
guardia: la Constitucion es cosa santa: el anterior Goblerno
era malo, y uquien ha de probarlo? Pero ,como sufrir tam-
poco este maldito abuso de la imprenta? Todos quieren dar
eyes, todos quieren gobernar y reformar el mundo; si digo
que nos hemos echado unos escritores! .. Tales son poco
mns 6 menos las espresiones de que usan los satelites y alle-
gados dcl fenecido despotismo. No es necesario dar muchas
sefias para que so les distinga: ellos son por lo comun bien
conocidos. Pero como algunas veces usan de su mismo len-
guaie algunnas personas verdaderamente honradas v de bue-
na intencion. conviene que se tenga alguna clave para dis-
cernir los unos de los otros. Sirva. pues, de regla general es-
ta. Los que en los sels afios fatales han hecho piblica osten-
taclon de su pretendida fidelidad al Rey persigulendo A los II-
berales, cebAndose con sus despojos y procurando substltuir-
se en sus empleos, todos estos son services de corazon, Incu-
rables y dignos de ser encerrados en un hospital de Insensa-
tos. Por el contrario. los ciudadanos y magistrados que du-
rante la misma desastrosa 6poca han alibiado la suerte de los
patriots desgraciados, protegidolos de la arbitrariedad, y
tratindolos personalmente con el interest y consideration de-
hida la virtud, todos estos son verdaderamente liberals, y
no pueden ser enemigos de la Constitucion ni de la imprenta
libre. No cumpliria yo con lo que debo A la justicia, si no obe-
decirse A los impulses de mi corazon agradecido citando en-
tre 6stos al Escmo. Sr. gefe politico y al de la Hacienda na-
cional de esta Isla.


-20-








EL PERIODIBMO EN CUBA 1944


Me he estendido mas sobre esta important material de
lo que era mi intencion; pero ya que he hablado de los ene-
migos de la imprenta, voy A probar que son mas de lo que se
piensa, pues que lo son en realidad muchos de los que se di-
cen sus amigos. Acostumbrados 6stos A que se les oiga como
ordculos, cuando llega el caso de que se impugnen sus opi-
niones, haci6ndolo con la decencia y dignidad correspon-
diente se dan al moment por ofendidos, se encarnizan con-
tra los que juzgan sus antagonistas y conservan un resenti-
miento indeleble. Me consta que hay en este pais hombres
de esta naturaleza entire los que creiamos liberals.
Olros son tan ciegos y apasionados que no solo se conju-
ran contra los autores que le han criticado, sino tambien con-
tra los editors de los peri6dicos, y lo que es mas, contra sus
impresores. Su conduct es parecida a la de los turcos que
cuando pierden una batalla naval, en su furor azotan las
aguas del mar.
El editor de un peri6dico por el hecho de insertar un
papel ageno 6 remitido, no lo adopta: puede ser contrario a
su opinion propia; asi es que en un periodic mismo se puc-
den insertar y de hechos se insertan con frecuencia papeles
absolutamente contradictorios. Sus verdaderos autores son
los finicos responsables de 61los. i,Qu6 diremos, pues, res-
pecto de los impresores, que no hacen inms que colocar me-
canicamente las letras? Perseguirlos, insultarlos por esta
causa, no es el colmb de la ceguedad mas reprensible?
Nuestro animo, al comenzar a estender este arliculo, f'iu
hacer algunas breves observaciones sobre las principles mu-
terias que han sido el objeto de los papeles piblicos en estos
dias, a saber: libertad de imprenta, elecciones, iniigracion
de estrangeros &c. Dejar6mos pues, estas interesantes ma-
terias para los nfimeros siguientes de este peri6dico.
J. F. de M.

Y como se trata igualmente de un document poco co-
nocido, relative a la conduct political de Fern;indez Madrid,
con respect a la cual hemos leido diversas opinions en las
varias obras consultadas para la composici6n del present ar-
ticulo, creemos oportuna su reproducci'ii aqui.

AL PUBLIC.
El Cludadano Jos6 F. de Madrid.
Se han publicado multitud de imposturas relativamente
a mi conduct political en la Nueva-Granada. Por el respeto


- 21 -








EL PWUODISKO EN OMZA 294


que debo al pfiblico, voy A hacer una relacion que sera tan
breve, como sincere. Ninguno estaba autorizado para levan-
tar el velo de lo pasado, pues que el gobierno de la nacion lo
ha prohibido repetidas veces severamente; pero cedo gustoso
de mi derecho, y doy la mas complete libertad A mis enemi-
gos para que puedan hacerlo. Nada tengo de que avergon-
zarme.
Me hallaba en Cartagena de Indias en 1810 a tiempo en
que se verific6 la revolution que prontamente se comunic6
al resto del reino. L6jos de ser del nimero de sus autores, no
tuve en ella parte alguna, grande ni pequeiia. Si la hubiese
tenido, no lo negaria pues que ningun cargo se me podria ha-
cer ahora por esto. El primer destiny que obtuve fu6 el de
sindico procurador general, en el que ya se conocera que no
pude influir en lo politico, siendo el ayuntamiento un cuerpo
puramente econ6mico.
Poco despues se me nombr6 diputado al Congreso gene-
ral de las provincias. Este tambien era un cuerpo meramente
legislative, que nunca intervino en nada gubernativo, ni de
administration de justicia. Asi no pude hacer mal a nadie, ni
menos ser sanguinario. Cuantos me conocen saben que no
lo soy por carActer. En el Congreso permaneci hasta poco an-
tes de la entrada del general Morillo en Santa-F6, tiempo en
que se me encarg6 del gobierno. Lo resisti en vano, porque
se me oblig6 A admitirlo. Autorizado por dos secrets del
Congress, entabl6 inmediatamente desde el mismo Santa-F6
una negociacion de paz con el coronel Calzada y general Mo-
rillo, la que no habiendo tenido efecto, march hacia Popa-
yan. En el transito recibi una carta del coronel La-Torre, que
me escitaba para que me pasase a Santa-F6, ofreci6ndome
una complete garantia. Le contest que la estendiese A todos
mis compafieros y demas individuos comprendidos en la re-
volucion, y se haria cuanto deseaba. En Popayan reuni la ofi-
cialidad del pequefio ej6rcito que alli habia: les manifesto los
dos decretos del Congreso que me autorizaban para abrir una
negociacion de paz y que en consecuencia me dirigia de
nuevo al coronel La-Torre. Ellos me contestaron que nada
habia que esperar, que ni se admitiria, ni m6nos se cumpli-
ria ninguna transacci6n. Persuadido de que nada podia hacer
en favor de aquellos pueblos desgraciados, hice division de
la presidencia, ante una comision del Congreso, autorizada
por 6ste. Se me admiti6, y se nombr6 en mi lugar, a un ofi-
cial, que poni6ndose al frente de aquel pequefio ejercito,
march A estrellarse contra los muros del general Samaso.
Yo me interned A una montafia desierta a donde mis ami.
gos me remitieron una carta en que el general Morillo me


-22-







IL PEZIODZSMO EN CUBA 1944


indultaba en consideration de los pasos que habia dado para
la paz. Asi es que no se,me form causa ninguna. En todo el
curso de mi vida, jamas he tenido que comparecer delante
de ningun juez. Mil indultos, algunos ilimitados, se han pu-
blicado sucesivamente: cualesquiera de ellos me compren-
deria, aun cuando yo tuviese causa pendiente, lo que es fal-
sicimo. No lo es menos el decir que ofreci hacer descubri-
mientos importantes: todas mis comunicaciones se impri-
mieron en la gaceta real de Santa-F6; desafio para que se me
ensefie una sola espresion que lo indique. Solo serian capa-
ces de semejante villania las almas bajas de los que aqui se
han declarado tan gratuitamente mis enemigos.
En consecuencia de solicitud de mi familiar me di6 el
general Morillo pasaporte para seguir a establecerme y ha-
cer mi carrera en Espafia. Aun los que habian sido condena-
dos, como gefes y autores de la revolution han salido de sus
prisiones, y mientras se conduzcan bien, nadie puede inquie-
tarles. Por novisimas reales 6rdenes se prohibe a los virre-
yes y gobernadores de Am6rica el hacer salir sin causa for-
mada, ni por pura media de political, a ningun ciudadano,
como ya estaba dispuesto por nuestras leyes. Puedo asegu-
rarlo; nadie tiene que tacharme. Que citen un hecho, que me
acusen mis enemigos. Mi conduct ha sido la de un ciudada-
no honrado pacifico y laborioso. Las leyes me protegen, la
Constitucion es mi escudo, cuento con la estimacion de los
hombres de bien, y me gozo de merecer la enemistad y aver-
sion de los malos. Habana 17 de diciembre de 1820.
Jos6 Fernandez de Madrid.

Ademis, en El Argos se transcribian trabajos insertos en
peri6dicos de Espafia y se atacaba a los religiosos, encon-
trAndose en sus columns todo lo que se expresa a conti-
nuaci6n:
Numero 1
Introducci6n ................................ .. 1
Political Miras de los extranjeros sobre la Isla de Cuba. 2
Observaci6n, por J. F. de M. ..................... 5
Estados-Unidos ............................... 7
Ciencias. Alemania ............................ 8
Literature. Soneto ............................ 8
Numero 2
Espafia ...................................... 1
Political. La Espafia en 1808 y 1820, por J. F. de M... 2
Papeles piblicos, por J. F. de M................. 10


- 23 -







EL PEEZODISKO EN CUBA 196


Literature, por'J. de M. ......................... 12
Poesias ineditas, Al lorito de Laura, por J. F. M. .... 14
Con motive de ir cundiendo las ideas liberals hasta
en Constantinopla, dijo un Dr. servil el siguiente:
Soneto, por J. F. de M. ...................... 16
A viso ....................................... 16
Numero 3
Political .....................................
Espafia ...................................... 3
Representaci6n presentada a la Junta Superior de Ga-
licia, por los Americanos residents en esta provincia 7
Literature. Poesias inBditas. Las rosas, por J. F. de M. 10
Erratas ..................................... 12
Numero 4
Political. Sintomas de revoluci6n en Portugal ........ 1
Espafia ...................................... 2
Economia political. Proyecto de una moneda provincial
fitil para todos y principalmentle para los pobres,
por J. F. de M. ............................ 5
Literature. Poesias in6ditas. Rosa tercera. El Deleite,
por J. F. de M .............................. 8
Fabulilla .................................... 12
Numero 5
Estado de la imprenta en la Habana, por J. F. de M. .. 1
Noticias extranjeras ........................... 7
Literature. Rosa cuarta. El dia de Amira, por F. de M. 8
Nimero 6
Idea del estado de la Europa y America ............ 1
Sefior Redactor del Argos, por Francisco Ruiz ...... 4
La Poblaci6n y la riqueza, primeros apoyos del po
der national, penden mas inmediatamente de la agri-
cultura, que de cualquiera de las demas profesiones
lucrativas y aun mAs que de todas juntas ........ 4
Ciencias. Sobre la luz ......................... 9
Literature. Rosa sexta. La marva-rosa, por F. de M... 10
Numero 7
Noticias extranjeras ........................... 1
Economia political. Finaliza el discurso principiado en el
nim ero anterior ............................ 3
Literature. La pretenci6n por despedida. Soneto, por
J. de M..................................... 7
Soneto, por H. ................................. 8
A viso ....................................... 8


-24-







EL PERIODISKO EN OUABA- 1944


Numero 8
Political ............... .............. 1
Observaci6n, por J. F. de M.................. 2
Ciencias. Medicine. Sobre la pildora de Ugarte, por J.
F. de M. ................................... 4
Literature. Poesias ineditas, Rosa septima. El orgullo
vencido, por J. F. de M ....................... 12
Nimero 9 (1)
Noticias extranjeras ....................... .... 1
Political. i.Podremos ser libres Lo permiten nuestras lu-
ces y nuestras costumbres? por J. F. de M. ...... 2
Cortes, por J. F. de M. ........................ 6;
Literature. Poesias ineditas. Rosa octava. La incons-
tancia, por J. F. de M. ......................... 7
NGmero 10
Noticias extranjeras ........................... 1
Sociedad Europea del bien pliblico ............... 1
Observaci6n, por J. F. de M .................... 2
Espafia ...................................... 2
Political. Contra-revoluci6n en Zaragoza, por J. F. de M. 3
Provincias-Unidas del Sud-AmBrica. Comunicaci6n del
enviado en Paris D. Jose Valentin G6mez, al Secre-
tario de Estado en el Departamento de Gobierno. .
Memoria entregada al enviado de las provincias unidas
del Sud-America D. Jos6 Valentin G6mez por su Ex-
celencia el Bar6n de Reneval, Ministro de Relaciones
Exteriores de Francia ........................ 11
Literature. Poesias iniditas. Rosa novena. La Salud,
por J. F. de M............................... 15
Nimero 11
Remitido. Soberania del pueblo y elecciones popula-
res, conforme a la Constituci6n political de la Mo-
narquia Espafiola, por Jos6 Antonio Miralla ..... 1
Literature. Poesias in6ditas. Rosa d6cima. A mis Ma-
dres, por J. M. de M. ......................... 11
Aviso ....................... ................ 12
Nimero 12
Habana. Confederaci6n Patri6tica, por J. F. de M. Ma-
nifiesto de los americanos que resident en Madrid, a
las naciones de la Europa, y principalmente a la Es-

(1) De seguro que por un error aparece este ejemplar con el nimero 8,
en vez del 9.


- 25 -







EL PERIODIIMO EN OUBA- 1944


pafia demostrando las razones legales que tienen
para no concurrir el dia 28 de mayo a elegir diputa-
dos que represented los pueblos ultramarinos donde
nacieron .................................. 5
Am erica del Sur .............................. 15
Poesias ineditas. Rosa und6cima. Mi corona y sepultu-
ra, por J. F. de M. ........................... 15
Sobre las reuniones tumultuarias, por J. F. de M.. 18
Remitido desde Francia. A la constituci6n Espafiola,
poesia, por S. ............................... 19
Ssuscripci6n en favor de las victims de Cddiz ...... 20
Aviso ........................................ 20
Numero 13
Espaila ...................................... 1
America del Sur. Proclama del Sr. Gobernador de Car-
tagena de India, por Gabriel de Torres.......... 2
Reflexiones political ..........................
Literature. Principales acontecimientos de la vida del
c lebre Volney ............................. 4
Poesias in6ditas. Oda. La noche de luna, por J. F. de M. 5
A viso ....................................... 8
Numero 14
H abana ..................................... 1
Espafia ...................................... 1
Monarquia y Republicanismo, o la Gran-Bretafia y los
Estados-Unidos ............................. 3
Variedades. Sobre las Diputaciones provinciales .... 3
Sociedades Patri6ticas, por S. de M. ............. 6
Poesias ineditas. Defense de la Rosa primera, titulada
la virginidad, por J. F. de M. ................... 7
N ota ........................................ 8
Numero 15
Political. Votos de los americanos a la naci6n espafiola,
por Manuel de Vidaurre ..................... 1
Nuimero 16
Political. America del Sur. Comunicaci6n del General
Morillo por medio de un parlamento enviado al So-
berano Congreso en Guayana; y respuesta dada por
aquel Cuerpo .............................. 1
Extracto de una carta dirigida al Editor del Patriota..
Observaciones sobre la opinion de que ni la Espafia ni
la America se hallan en estado de constituirse bajo
de un gobierno libre, por J. F. de M. ............. 4


-26-







L PEBIODISMO EN CUBA 1944


Literature. Poesias in6ditas. Canci6n, por J. F. de M. 15
La informaci6n de Amira. D6cima, por J. F. de M..... .15
Nmmero 17
Political. Inglaterra ............................ 1
De la libertad de los antiguos, comparada con la de los
m odernos .................................. 1
Observaciones sobre la propiedad de una sola Cimara
en el Congreso national Espahol ................ 4
Diputaci6n provincial, por J. F. de M............. 8
N ota ....................................... 8
Ndmero 18
Political. Don Antonio siempre el mismo............ 1
Defense de la poligamia, por un visir.............. 5
Respuesta de un aleman en defense de la monogamia.. 6
Ciencias. Aumento a la material m6dica, y nuevas fuen-
tes de riqueza para esta Isla, por J. F. de M....... 7
Poesias in6ditas. Cartas a una amiga, lIor J. F. de M.. 10
A viso ....................................... 12
NUmero 19
Political. Forma de gobierno que conviene a la Espafia 1
Literature. Respuesta a la contestaci6nde P. Y. A., por
Jos6 Antonio Miralla ........................ 9
Poesias in6dita. Al retrato ,de Amira, por J. F. de F. 12

Nimero 20
Political. Defense de la Constituci6n espafiola contra el
injusto ataque hecho por el Redactor del Correlo
Brazllense, en su ultimo ntimero de abril de este afio
de 1820, publicado en Londres ................ 1
Sobre las leyes civiles y eclesiasticas .............. 7
Variedades. Historia de la aparici6n de un difunto ... 8
Cortes.-Am6rica, por J. F. de M. ................. 10
Literature. Poesias ineditas. Elegia, por J. A. Miralla. 14
Canci6n, por J. F. de M. ....................... 16
A dos hermanas, poesia ........................ 16
A viso ....................................... 16

NUmero 21
Political ..................................... .
Sobre reform de la Constituci6n, por los afrancesados. 6
Sobre la suerte de las Am6ricas, por J. V ........... 9
El Indio Constitucional. A todos los americanos .... 13
Extracto del Manifiesto de la Junta Provincial de Ma-
drid a las Cortes ........................... 17


-27-








EL PERIODISMO EN CUBA 1944


Literature. Oda anacre6ntica. La Palomilla ausente, por
J. A. M. .................................... 25
N(imero 22
Didlogo de D. Prudencio y el Editor, por J. F. de M. .. 1
Sobre la abolicion de los diezmos. .................. 5
Avisos ....................................... 8
Nimero 23
Political Noticias extranjeras ................... 1
Nuestras diferencias: sus peligros: sus remedies, por
J. F. de M. ................................. 2
La America indicada a Col6n. Episodio del canto Viti-
tulado, Poema de los tres reinos de la naturaleza, por
J. F. de M. ................................ 8
Numero 24
Political. Sobre la revoluci6n de Espaila, por F. L.. 1
Asi se miente!, por J. F. de M .................... 8
Poesia. D)cima, por J. F. de M ................... 8
Nimero 25
Political. Ojeada sobre Madrid y Lisboa &c. ........... 1
Observaci6i, por J. F. de M. ..................... 4
Variedades .................................. 5
Descubrimiento interesante. Carta de M. J. Robinson
dirigida al Dr. Mitchell de Nueva-York ........ .. 5
Poesia descripliva. Sobre los efectos del fuego en la
guerra, por J. F. de M .......................' 6
A visos ...................................... 8
Numero 26
Political, por el Marqu6s de CArdenas de Monte-Her-
m oso ..................................... 1
C iencias .................................... 7
Advertencias, por L'n amigo del Editor ............ 8
Nimero 27
Political. Relaciones entire el espiritu del cristianismo y
del liberalism o ............................. 1
Nota del traductor, por F. X. T ............... .. 13
Traducci6n. por J. A. M (La libertad a Nice. Palinodia
a Nice). ................................... 13
El traductor a Malvina ......................... 17
Algo de Am6rica, por J. F. de M.. ... ... ....... 17
Ciencias .................................... 20
Errata ...................................... 20


- 28-








EL PERIODISMO EN OBA 1944


Numero 28
Variedades. Un ciento de preguntas por ahora sobre
frailes y sobre rentas eclesidsticas ............... 21
Literature. Cartas a Emilia, sobre mitologia, por C. A.
Demoustier, traducida por D. Jose A. Miralla ...... 30
A Malvina, poesia ............................. 32
A viso ....................................... 33
Numero 29
Variedades ................................ .. 33
FAbula indiana sobre el sefiorio .................. 38
Literature. Cartas a Emilia, sobre la mitologia. Carta
primera, por J. A. M. ......................... .4
Dfcima, por J. F. de M. ......................... 43
Remitido. A. Elvira, enojada, Soneto por Tirzo .... 4. A
A visos ..................................... 44
Numero 30 (1)
Remtido. Abuso de imprenta, por Un suscriptor ..... 41
Industria. Informed del Coisulado de Cartagena (id In-
dias a la Suprema Junta Provincial de la mnisma 42
Literature. Cartas a Emilia, sore la mitologia. Carta
segunda, por J. A. M. ......................... 46
A viso ...................................... 48
Numero 31
AmBrica. Isla de Santo-Domingo. Manifiesto do la co-
rrespondencia entire el gobierno do esta part espa-
fiola v el de la vecina de la Repiiblica de Haiti, entree
verdadera o falsa misi6n del teniente coronel Desir
Dalmassi, por Sebastian Kindelhn .............. 49
Industrial. Manufacture de la hilaza del plutano. por
J. I. P. .............................. .... 54
Literature. Cartas a Emilia, sobre la mitologia. Cart
tercera, por J. A. M. ......................... 60
Ddcimas improvisadas ......................... 63
El C61ico de Catalina, decima .................... 64
A visos ...................................... 64
Ndmero 32
Political. Remitido. Los rumors del dia, por Un sus-
criptor .................................... 65
Carta de Berlin al editor del Espafol Constitucional en
Londres, por El Patriota Pruslano .............. 66

(1) La paginaci6n de este nimero comienza con el guarismo 41. en lugar
del 45, como debia ser, toda vez que el anterior ejemplar terminal con el 44.


- 29 -








EL PERIODISMO EN CBA 1944


Literature. Cartas a Emilia, sobre la mitologia. Carta
cuarta, por J. A. M. ................................ 68
A viso ....................................... 72
Ndmero 33
Political. Am6rica del Sur ....................... 73
Literature. Cartas a Emilia, sobre la mitologia. Carta
quinta, por J. A. M. ......................... 75
A viso ....................................... 80
Numero 34
Political. Sobre la libertad de imprenta ............ 81
America. Representaci6n que hizo la Audiencia de San-
ta Fe al Consejo de Indias, por Juan Jurado y Laynes
y Francisco de Mosqiiera y Cabrera ............. 83
Variedades. Apuntes sobre la supertici6n .......... 85
Literature. Cartas a Emilia, sobre la mitologia. Carta
sexta, por A. M. ........................... 88
Extracto de las observaciones que hace el editor de la
Gaceta de Santa Fe de Bogota, del 10 de octubre de
1819. a consecuencia de la anterior representaci6n
de la Audiencia, que hemos insertado, y fud hallada
en el archive, que se dej6 por la premura con que
salieron las autoridades de aquella capital ........ 92
Ya se habra podido comprobar, por el Sumario que aca-
bamos de reproducir, cuanta riqueza contienen las piginas
de El Argos.

"La Mujer Constitucional":
Muchos fueron los periodicos que en los comienzos del
siglo XIX, durante el period de la segunda 6poca Constitu-
cional, salieron en Cuba por vez primer en ese aditamento
en su titulo, o se lo aiiadieron despu6s, como sucede por
ejemplo, con el Diario Constitucional de la Habana, Diarlo del
Goblerno Constitucional de la Habana, Noticloso Constitu-
clonal, Gaceta Constituclonal Puerto Principe, Gaceta Cons-
tituclonal, El Indicador Constitucional, El Amigo de la Consti-
tucl6n, Gaceta Constitucional de Cayo Puto, El Impert6rrlto
Constitutional, El Esquife Constitucional y otros que no re-
cordamos; pero que, como La Muger Constitucional, defen-
dieron con tes6n el sistema de gobierno implantado entonces
en Espafia.


- 30 -








EL PERIODISMO EN OUA 1944


El tiltimo de los papeles citados, que es precisamente al
cual nos vamos a referir, corresponde su primer nfimero al
jueves 3 de mayo de 1821, habi6ndose presentado al piblico
de esta manera:

Creo que es innecesario emplear el tielupo en hacker pa-
negiricos a la Constitucion: seria dar A entender que las mu-
geres necesitamos que nos la recomienden y nos hagan co-
nocer las ventajas de esa Constitucion, tan sabia como jista,
tan henefica como equitativa. Es innegable qie con ella se
disiparin los errors, que puedan haberse tornado eli la pri-
mera education, 6 en alguna mala escuela, 6 lo que es lo
mismo, en los libros que por desgracia han cundido tanto en
Espafia: que no es otra cosa, que una facultad de escribir y
publicar lo que cada individuo piensa y puede decir: por me-
dio de 6sta, se esclarecen las materials mas importantes a la
sociedad, todos pueden juzgar de las razones, y se aclara la
verdad: se uniforman el modo de pensar y las inclinaciones.
estableci6ndose asi una voluntad general, que hace una
fuerza equivalent o la do muchos ejircitos. Finalmeite,
omitiendo otras muchas ventajas que pudiera afiadir: con
esa libertad se estimula (1) el amor propio de los que soi
capaces de escribir, y su aplicaci6n al studio: do aqui es que
nadic puede negar la felicidad que es, tener Constitucion.
Mas no se debe dejar obrar libremente la fuerza fisica
y moral del hombre, por que al moment nace la emulacion.
El corazon concibe inmensos deseos, y el espiritu so ensan-
cha con la misma extension a todos los prestigious de la fan-
tasia: desear 6 imaginar son los dos puntos sobre que giran
las acciones de los mortales; y la historic ofrece infinitos
ejemplares, por lo que se demuestra evidentemente que solo
una buena Constitucion, que tenga por base (como la nues-
tra) la virtud y la ilustracion, es la que hace felices a los
pueblos, y sin ella todo engrandecimiento es aparente y pre-
cario.
No puede haber felicidad, done falta la virtud: es cier-
to que esta por si sola no basta para constituirnos verdade-
ramente dichosos, fisicamente hablando, por que nuestra fe-
licidad depend de vArios goces deben ser puros, sencillos y
moderados, pues de lo contrario, se oponen a nuestra dicha.
i,Y d6nde estln esas cualidades de los hombres, quo se ti-
tulan virtuosos? Si ellos son puros, sencillos y moderados,

(1) Digalo el nfimero 4 del Aviso al pueblo, luego que vi6 mi prospect.
(N. del a.)


- 31 -








EL PERIODISMO EN CUBA 1944


por qu6 no ponen los medios para que las mugeres a quienes
rara vez se las concede, con otras varias, se ponga en para-
lelo? No hay cosa mas comfin que decir los hombres, si ellas
leyeran la Biblia, si ojeAran los buenos publicistas, si se les
diera otra education; mas al paso que nos hacen estos car-
gos. no advicrten que ellos mismos tienen la culpa; pues
tambi6n hay muchos que afirman, que las mugeres solo de-
hen emplearse en las labors do manos y otras atenciones
dom6sticas, no m6nos materials y propias para conservar
eipbrutecidos nucstros entendimienlos, que mecanicas para
reducir.nos ti un estrecho circulo, por que sin duda nos con-
sideran aut6miatas. 6 irracionales que no tenemos una razon
que cultivar: esto nace. de que los hombres que se esplican
de este modo, han perdido la suya, pues a no ser asi, con-
fesarian, que si las j6venes emplearan en ilustrarse, el
tiemnpo que malogren on ocupaciones tan pesadas como fri-
volas, sahrian conocer sus verdadcros intereses en el esta-
do de solteras. elegir atinadamente un buen marido, for-
mando no solo su propia felicidad y la de aquel, sino la de los
hijos. y en much part la de la sociedad.
Esta no puede ser. ni aun medianamente perfect,
mientras los hijos no reciban oportunamente por la boca de
siis madres, las primeras lecciones de la virtud; mientras
ellas no span nias de lo que saben, no habrA hombres me-
jores. por que satisfechos que con cualquiera friolera llenan
si propension de agradarlas, que no somos unos meros ins-
1rumentos del placer. y no nos abanddnaran despreciaran
en cuanto no nos consideran fitiles, fijando toda su atencion
en oljetos m6nos dignos de ocupar la de un corazon sen-
cible.
Ello es quo ha variado el sistema de gobierno: la mo-
narquia absolute, so ha hecho moderada, y por qu6 los hom-
bres, no han de dejar su poder absolute Siempre es indis-
pensable que haya una cabeza: pero como buenos constitu-
cionales ejerzan en sus casas el pader legislative y dejen A
las imugeres el ejecutivo: pues yo entiendo que cuando la
Constitucion ha sefialado el poder legislative a las C6rtes, es
por que en ellas se consider la nacion, en quien estd la so-
berania que es la cabeza: el ejecutivo con otras prerrogati-
vas, el brazo derecho de ese cierpo. y el judicial el izquierdo:
asi pues, las mugeres en lugar del judicial, tengamos el eco-
nomico, y resultarai que ser6mos los dos brazos de nuestros
pequefios estados, que son las casas; poro habiendo Constitu-
cion, iser los hombres absolutos! es cosa dura. iY cuAl pue-
de ser el resultado de semejante conduct? Tener A las po-
bres mugeres sepultadas en la ignorancia, y por consiguiente


- 32 -







EL PERIODISMO EN COUA -1944


que algunas sean tan bdrbaras y crueles con sus hijos, sin
advertir, que mientras se hallan en la niiiez, no son acreedo-
res a que se les castigue con la inhumanidad que lo hacen
cada vez que lloran; y algunas, que los malos ratos que les
ocasionan sus maridos, los desahogan con descargar la ira
sobre aquel inocente, fruto de su matrimonio.
Los regafios que el viejo
Echa al muchacho,
Son truenos del invierno
Que ahuyentan al verano.
No para aqui el resultado, sino que educados por un
servilisimo tan despreciable, luego que Ilegan 4 la adolescen-
cia, no tienen el carActer de un hombre libre, ni Animo para
presentarse como tales. Hombres! quereis mas desgracia, ni
unas consecuencias mis tristes de vuestra conduct? Y el
hijo que ha observado el manejo arbitrario de su padre, que
hara en la sociedad? olvidado del lugar que ocupa y aco-
tumbrado A vcr los ejemplos del d6spota dom6stico, no gus-
ta del sistema liberal. Bien conozco que los que est6n con-
naturalizados con ese manejo desp6tico, no leeran gustosos
mis advertencias: pero si se aprecian de constitucionales, re-
flexionen e::e el Rey, de su libre y espontanea voluntad, ha
jurado la constitution, se ha desnudado del poder absolute,
y en cada orden que espide, recomienda su observancia, por
que como padre tierno de sus stibditos, quiere el bien de la
numerosa familiar espafiola: y asi podrian tomar ejemplo y
desprenderse los hombres del poder arbitrario que observan:
si no mudan su sistema, esten ciertos que siempre hahra li-
berales en lo esterior.
Tambi6n es verdad, como dijo cierto escritor, que hay
mugeres que anonadan 6 entierran a sus maridos en vida,
hasta el punto de que nadie se acuerde de ellos en el mun-
do: no se saben si viven 6 mueren; solo sirven entire su fa-
milia para ser el ejemplo de un silencio timido y de una per-
fecta sumisi6n. Ellos hacen todo lo que deben hacer aque-
llas, m6nos parir, y estas entienden y ordenan todo lo que
les corresponde a aquellos: habitan meses enteros en una
misma casa sin el menor peligro en encontrarse, por que so-
lo son unos meros vecinos: ellos pagan el cocinero y la mu-
ger es quien come: pues nada tienen de comun, mesa apar-
te, cuarto aparte, y todo aparte. i,Y de qu16 dimana esto? de
no conocer las mugeres hasta que line llegan sus derechos,
y tambien de que ese marido, ha sido educado con el mayor
servilismo: yo creo que no sera comprendido ningun cons-
titucional verdadero, en el niimero de esos mentecatos; esto
lo puede asegurar con mas razon que alguna otra; pues es-
toy cansada de oir a muchas en las concurrencias privadas,


- 33 -








EL PERIODIBMO EN CBA- 1944


que se rien de la ciega obediencia de sus maridos. Tengan
en hora buena, el poder ejecutivo y econ6mico; pero no se
usurpen el legislative; y los que tienen 6ste, no quieran ser
tan obsolutos que entiendan que sus esposas les deben un va-
sallage el mas sumiso.
Mi6ntras las costiimbres no se amolden al sistema cons-
litucional, no consiguiremos que fi-uctifique ese arbol sa-
listifero que tantas zozobras ha co3tado que retofie, y serA,
vAna la esperanza de aquellos que creen que nuestros hijos
observaran con mas escrupulosidad la Constitucion, por que
siguiendo el m6todo de educarlos, del modo que se practi-
ca, nada conseguiremos. No oculte el marido las obligacio-
nes que tiene para con su esposa, sea ing6nuo para que ella
lo sea, y no convierta en misterios. las materials mas trivia-
les. por que siendo la muger por si naturaleza, tan astuta,
apostarA con el hoinbre perdonAndole la evidencia; pues ya
lleg6 nla poca de que se ilustren, la misma novedad de la
prensa libre. las moverAi leer cuanto encuentren, y saldran
de los engafios en que las hayan tenido sumergidas, asi co-
mo todo cindadano ha visto por el discurso preliminary de la
Constitucion, las leys heneficas que estahan dictadas en la
monarquia pero que el despotismo, tenia sin ejercicio: de
manera que aunque oigimos 6 los enemigos de ella, ponde-
rar que ese Codigo. es cosa nueva dificil de practicarse, po-
d6is decirle que una muger probara, que no es la primer vez
que en Espafia ha gobernado un sistema igual; y para rele-
varme de la prueba, me remito A los fueros de cada provin-
cia, como Aragon. Catalufia, Vizcaya, &c. donde todavia
existian, y ahora con mas razon, leyes y fueros constituclo-
nales.
LA REDACTORA.
No hemos encontrado ninguna noticia reference a quien
pudiera ser La Redactora, que no descubre su nombre en to-
da la colecci6n del peri6dico. Sin embargo, no creemos fue-
ra una mano femenina la que lo escribiera, dado el analisis
hecho por nosotros de los articulos publicados, y teniendo en
cuenta, ademas, que Bachiller y Morales al citar a La Muger
Constltuclonal, dice:
Di6 A luz los .juves. I). Jose Boloiia, en su imprenta, es-
te papel que si bien en la forma tenia un pliego espafiol, la
fea 6 intense vifieta que ]e adornaba y lo grueso de la letra
lo reducian A muy corta lecture (1).
'(1) Apuntes para la Historia de las letras, y de la instruction prblica de
la Isla de Cuba, Habana, 1860, t. II, p. 131.


- 34 -








EL PERIODISMO EN OUA 1944


Todo hace presumir que los seud6nimos La Redactora,
Una Habanera, Una Casada, Una Muger y La R. con que se
ocultaba la persona que escribi6 el peri6dico de referencia,
no era otro su autor sino Jos6 Severino Boloiia, el cual bien
se sabe fu6 un aficionado a los versos y muy particularmente
a las d6cimas, cuya clase de composiciones aparecian al co-
mienzo de casi todos los nimers de La Muger Constituclonal
y en el resto de su texto.
El lema usado, no vari6 en los doce nfimeros dados
a la estampa, ni tampoco la viiieta, que como se ha visto, la
califica de "fea e intense" el ilustre bibli6grafo antes men-
cionado.
Las materials de que se compone la colecci6n del citado
papel, son las siguientes:

Ndmero 1
Editorial por La Redactora .................... 1

Numero 2
D6cim a ..................................... 1
Moneda por La R ............................. 3
(Remitido) Espresion que dedica una Habanera i la
Muger Constitucional, poesia por M. J. F. T..... 4
Contestacion de la Redactora A la misma De M. J.
F. T., poesia, por La R. ...................... 4
Decima por La R ............................ 4
Numero 3
D6cima ................................ .... .
Matrimonio ...................... ..... ...... 1
FAbula por La R ............................... 3
(Remitido) Romance lirico, poesia, por Una Habanera 4
Numero 4
Octava ............... ....................... 1
H isterico .................................... 1
Escuelas ............................ ........ 4
(Remitido) Cancion patri6tica, poesia, por J. T ... 4

Numero 5
Policia ...................................... 1
Pastefero A tus pasteles por La R ................ 2
(Remitido) Un casado, poesia, por El MIsmo ....... 4


- 35 -








EL PURIODISON EN CUBA 1944


Numero 6
Advertencia de la Redactora ................... 1
Estimada amiga por C. M. ..................... 1
(Remitido) Mi desconsuelo, poesia, por Uno de tantos. 3
Otro, poesia. por Una casada .................. .. 4
Numero 7
Observaciones sobre el carActer de los hombres .... 1
Reflexion sore la venganza ................. .. .. 3
Elogio A las bordadoras que han hecho gratis, la ban-
dera del primer hatallon estramuros, poesia, por
LaR. .................................... 4
Numero 8
Modestia de las mugeres ..................... .. .
Dialago. Entre Damon y Pamela, poesia. ............ 2
A n6cdota .................................... 2
Exmo. Ayuntamiento por La redactora ............. 3
Poesia. por La R. ............................. 3
Rermitido. Sobre el papel de los constitucionales titu-
lado aviso important. poesia, por Un ciudadano. 4
Ndmero 9
Elogio de las mngeres compuesto por un marido .... 1
(Remitido) por S. J. V. ......................... 3
Respuesta por La R. ............................ 4
(Remitido) Triste lamentacion que hace una habane-
ra en las circunstancias del dia, poesia, por J. T.. 4
Otro 6 la R. poesia. por Una amiga ................ 4,
Numero 10
P oesia ...................................... 1
Editorial ..................................... 1
FAbula. El diamante y el lapidario. poesia. por la R.. 3
D6cimas remitidas por un apasionado. por J.B....... 4
Nfimero 11
Editorial por La Redactora .....................
Remitido.- Oda. por M. M. D .................... 3
Otra, poesia. por Una muger .................... 4
Nuimero 12
Rasgo filos6fico sobre la hermosura .............. 1
P olicia ............................... ........ 3
(Remitido) por J. S. ............................ 4
Respuesta por La R. ........................... 4

En este lltimo nfimero aparece la siguiente advertencia:


- 36 -








EL PlRIODIBUO EN CUBA- 1944


Es tan respectable el piblico, que la menor falta que se
cometa con 61, la estimo por un delito de lesa-sociedad. Yo
creo que si no le diera una satisfaccion por el ridicule nime-
ro anterior, se me conceptuaria por infractora del convenio
que hice con 61 por mi prospect; 4 no haber lenido la des-
gracia de haberme enfermado de un fuerte garrotillo, el mis-
mo dia cinco que salio el nnimero 10, no hubiera sucedido
semejante falta; pues aunque el material estaba en borra-
dor, no me permiti6 el terrible mal, tomar las medidas con-
venientes, y el hines en medio de mi gravedad, dirigi d la im-
prenta aquello que habia mas ineligible, aunque conocien-
do lo escaso. Si el pfiblico queda satisfecho con esta ing6nua
confession, sera double el honor que le dispense a la conva-
leciente-Redactora.

Y concluimos manifestando que La Muger Constituclonal
ces6 el jueves 19 de julio de 1821, siendo su tamaiio de 30
por 21 centimetros.

"SEMANARIO DE MATANZAS":
Muy a nuestro pesar, no podemos extendernos en la na-
rraci6n de noticias references al peri6dico titulado Semanario
de Matanzas, porque la colecci6n que tenemos a la vista no
se Tialla complete, faltando cntre otros, el primer inme-
ro, donde el exordio explicaria todo lo relative a las condicio-
nes de la publicaci6n. Ahora bien, si aseguramos que comen-
z6 a ver la luz el 8 de sepliembre de 1822 y termin6 con el
niimero 12, fechado el 24 de noviembre del mismo ano, en el
que aparece al final lo que sigue:

NOTA.
Los Redactores de este peri6dico avisan a sus suscrip-
tores que este serd el iltimo nimero, 4 causa de que otras
atenciones indispensables no les permiten continuar en se-
mejantes tareas, que aunque al parecer pequet'ics, vieuen al
rin A ser una obligaci6n, que ha de interrumpir sus otros de-
beres, 6 no prestar today la atencion 4 su desempeiiou.
Del citado nimero 12, se hizo una segunda edici6n; pues
despu6s de la Nota antecedente figuran los dos vocablos que
subrayamos, siendo de colegir que el aumento de tirada se
debi6 a un Maniflesto que hubo de insertarse bajo la firm
del Dr. Juan Jos6 Hernindez, sobre el expediente que preten-


- 37 -








EL PERIODI1MO EN CUBA- 1944


di6 instruir sumariamente para quejarse ante las Cortes de
los atentados contra la Constituci6n y las leyes, cometidos
por el jefe politico subalterno D. Cecilio Ayll6n, y en cuyo
document se copian la representaci6n fiscal y el auto de la
Audiencia de Puerto Principe.
Pero acerca de la persona que fund el citado peri6di-
co, ningiln dato hemos encontrado en las obras de Pedro An-
tonio Alfonso (1), Antonio Bachiller (2), Jose Mauricio
Quintero (3), Carlos M. Trelles (4) y en la Lista Cronol6glca
que se public en la Revista de Cuba bajo la firm de Domin-
go Delmonte, ni en los trabajos sobre Bibliografia Cubana
que dieron a la estampa en la misma Revista el propio Ba-
chiller y Morales y los escritores Eusebio Vald6s Dominguez
y Francisco Jimeno, como tampoco en los articulos que con
el titulo de Tipograffa Cubana public el histori6grafo
Dr. Manuel P6rez Beato en su interesante peri6dico El Cu-
pioso Americano. Sin embargo, nosotros pensamos que bien
'pudiera ser que el abogado habanero D. Juan Justo Jim6nez,
que se estableci6 en el giro de imprenta en Matanzas en 1821
y fund la Gaceta de la citada Ciudad, fuera, ademis del im-
presor, el editor o director del Semanario de que hablamos,
toda vez que no sabemos de otro escritor que en la 6poca de
referencia se ocupara del fomento de la literature en la cu-
na de Jos6 Jacinto Milan6s, Emilio Blanchet, Luis Victoriano
Betancourt y Salgado y tantos otros que dieron lustre a las
letras matanceras.
Bachiller y Morales, que parece tuvo a la vista alguna
colecci6n complete del Semanario de Matanzas, lo juzga na-
da notable. Nosotros opinamos de igual manera que el sabio
bibli6grafo, asegurando que a no ser las poesias El rizo de pe-
lo y Melancolia, que debidas a la pluma del genial bardo Jos6
Maria Heredia aparecen en los nimeros 11 y -12, no hemos
hallado cosa alguna digna de especial menci6n.

(1) Memorias de un Matancero, Matanzas: 1854.
(2) Ob. cit.
(3) Anpntes para la Historia de la Isla de Cuba con relacidn a la Ciudad
de Matansas desde el atio de 1693 hasta el de 1877. Matanzas: 1878.
(4) Bibliografia Cubana del Siglo XIX, Matanzas: 1911. (Comprende el
tomo I desde 1800 hasta 1825).


- 38 -








EL PERIODISMO EN CUBA 1944


El Semanario de Matanzas sali6 siempre los domingos
de la Imprenta de la Constancia, a cargo de don Juan Justo
JimBnez, siendo su tamailo de 19 por 13 centimetros y cons-
tando cada exemplar de 8 a 16 pAginas.

"EL APOLO HABANERO":
Constituye una rareza de los liempos en que comenz6 a
publicarse el semanario de misica El Apolo Habanero, la de-
dicatoria que aparece al frente de su primer iumero, fecha-
do el domingo 10 de enero de 1836, y la que dice cuanto
sigue:

Al Escelentisimo Sefior Don Jos6 Maria de Herrera y
lerrera, Conde de Fernadina, Pr6cer del Reino,
Gran Cruz de la Orden Americana de Isabel la Ca-
t6lica, Caballero de la Real y )istinguida de Car-
los III, Gentil Hombre de CGmara de S. M. con ejer-
cjcio, Coronel agregado al RIegiminento de Mili-
cias Disciplinadas Caballeria de esta Ciudad &c. &c.
Escelentisimo sefor.--Publicar El Apolo Habanero ha-
jo los auspicios de V. E., es anunciar sus muds brillante s6-
quito, y presagio de indefectible progress, pulC que una ma-
no benfica y protector de las bellas artes, se digna admitir
ofrenda, que con particularidad merece su atencion.
Prevalido de las bondades que V. E. dispense d las ar-
tes, y en particular al de la mfisica, 6s que sometemos El
Apolo Habanero a la alta protection de tan digno Mecenas,
Tmpe`trando su indulgencia.
Dignese V. E. acoger tan pcquefio obsequio, y mirarlo
con la benevolencia que le es caracteristica, y que admiran
por siempre sus mas atentos seguros servidores Q. B. S. M.-
Escelentisimo senior.
Francisco Montero y Pino.-Lorenzo Mier y TerAn.
El habanero D. Francisco Montero y Pino, apasionado por
la miisica y el canto, se asoci6 a D. Lorenzo Mier y Teran,
quien tambi6n era un aficionado a la filarmonia, y fundaron
El Apolo Habanero, en cuya primer entrega apareci6 este
DISCURSO PRELIMINARY
La necesidad de ilustrarse agita el mundo entero, el es-
tado de cultural, toma rapidos progress, nadie gusta en la
6poca actual ignorar las cuestiones que a su presencia se


- 39 -







EL PERIODISKO EN CUBA 1944


ventilan, y 6sto nace del estado de education que se mantie-
ne. El idioma de las artes y ciencias llega todos los dias a po-
pularizarse. Ha desaparecido el tiempo de los secrets; y el
que hoy dia venga A hablar misterios de su arte se ridiculi-
za; y por esta razon, como se quiere saber con perfeccion, es
indispensable aprender pronto; y iqu6 medio mas propio a
conseguir las nociones indispensables en las artes? La pu-
blicacion de los escritos por los cuales se trasmiten los co-
nocimientos A media que el estado de civilizacion adelanta.
Estos escritos abren el deseo a los estudiosos A buscar nue-
vos medios, obtener ideas claras y exactas de los objetos A
que se dirigen sus descubrimientos en las ciencias y artes.
De las que administran A la facultad imaginative los
mas grandes placeres, es uno la mfisica, pues que, siendo
don de la misma naturaleza, no necesita para su perception,
sino el agent que la da, y he aqui la causa porque todo ser
por medio del 6rgano sensitive concibe el sonido con mas 6
menos exactitud, de que hace tener la mfisica su fundamen-
to en la naturaleza.
Articulando la criatura la primer voz manifest el pri-
mer sonido, segiin el g6nero de passion conque la espres6. La
c6lera prorrumpe en gritos: la ternura mas sensitiva es la
mas dulce, pues que la glotis se modifica, y aunque en soni-
do incorrect, la edad y el arte lo dulcifica, y por medio de
reglas exactas, viene a perfeccionarse, y de esta perfection
tienen origen el conjunto de voces, segun las ineflexiones
mas 6 menos agudas y el sentimiento conque se produce.
Resulta, pues, que de estas ineflexiones melodiosas, junto
con los acentos, la media y duracion produgeron un len-
guaje que Ilamamos miisica.
Las primeras histories, las primeras arengas. y los pri-
meros hechos se espresaron en verso; antes que la prosa se
adopt la poesia, y esto provino de que las pasiones hablan
primero que la razon; asi sucedi6d la miisica, que no cono-
ciendose sino la melodia, y el sonido variado de la palabra, los
acentos forma.ron el canto, las cantidades, la media, y se
hablaba tanto por los sonidos y por el ritmo como por las ar-
ticulaciones y las voices; y asi, hablar y cantar en su origen,
era una misma cosa, y aqui es la ventaja de la lengua grie-
ga, que rica en acentos, ritmo y conjuntamente con sus ar-
ticulaciones y voices, producia los efectos, que en el len-
guaje del dia nos falta, cosa que no podemo csoncebir, y que
lo creemos por los veridicos atestados de nuestros sAbios.
No es de maravillarse, que bajo tales principios, haya
sido la mtisica en todas las edades admitida como un placer
indispensable.


-40-







EL PERIODISMO EN CUBA 1944


Los fil6sofos, desde la mas antigua ancianidad, y segun
lord Racon, los asirios, los egipcios, los griegos, los latinos,
todos, todos admitian la ensefianza de la mdsica como pro-
cisa ilustracion de la juventud. Las naciones modernas, adop-
tando el principio de sus padres, lo tienen tan de precisa uti-
lidad, que con particularidad se esmeran en su doctrine, y
asi vemos con jfibilo difundirse en la sociedad perfecciones
en la juventud y bello sexo, que substrayendose de las peno-
sas fatigas de la vida, se entreguen al inocente placer de los
sonidos armoniosos, que enagenan los sentidos y los Ileva ii
inirse con el Creador de quien dependent.
En vista de esto zqui6n se resistirAi i admitir tales ver-
dades. Quien dudara de la indispensable necesidad de
aprender la m6sica, de sentir la muisica y de patrocinar la
miisica? Veo que todo ser rational se apresura i este fin, y
empefian mi pluma A esforzar mis trabajos por si logro el
intent, y por tanto imploro la protection de nuestro supe-
rior Gobierno, de todas las autoridades que nos dirigen, d.,
todos los grandes y sefiores del Reino, de todos los seiiores
suscriptores sabios 6 ilustrados, de los benem6ritos artists,
socorran con sus luces la insuficiencia de las mias, a fin que
con tales auxilios pueda llevar el deber que me he impuesto
al t6rmino propuesto.

Ademis, la division de las materials de El Apolo Habane-
ro, se anunciaba que seria esta:

Conocimientos tecnicos de la misica.--Analisis de
obras, 6peras, misas y otras do sii class, argumentos de 6pe-
ras y cuanto concierna al arte, obras que se publiquen, auto-
res, compositores, invenciones, representaciones y remiti-
dos en la material t6cnica.

Mucho sentimos no poder ahora dar cuenta de todo lo
que apareci6 en los doce nuimeros que vieron la luz de El Apo-
lo Habanero, toda vez que s6lo el primero nos ha sido facilitado
por nuestro distinguido compafiero y amigo el Dr. Francis-
co de Paula Coronado (1), no existiendo ningii-i ejeimplar
de ese papel en la Biblioteca Nacional, ni en la de la Socie-
dad Econ6iica de la Habana, que son las mis ricas en pu-
blicaciones peri6dicas.

(1) Tambien debemos a este culto escritor la exquisite fineza de haber-
nos facilitado de su nutrida biblioteca particular, para este trabajo, las coleccio-
nes de El Frayle y de La Muger Constitucional.


- 41 -







EL PERIODIB1O EZN CUBA- 1944


Mas si debemos hacer referencia de que en el nimero
que tenemos delante, se insert un bello articulo titulado
Mdsica y una noticia sobre la aparici6n en la Habana de una
compaffia de 6pera italiana, que debut con Los Capuletl y los
Montecchi, poema en tres actos del c6lebre poeta Felipe Ro-
mani y mfisica del inspirado compositor Vicente Bellini.
Bachiller y Morales facility otras noticias en relaci6n con
El Apolo Habanero, pues dice que:
Fu6 su objeto el tecnicismo de la ciencia y di6 A luz va-
rias composiciones musicales en papel de colors, por ejem-
plo la cancl6n de la Rosa. La parte critical la desempefiN ha-
ciendo el juicio de obras, operas y otras composiciones. El
epigrafe del prospect, en papel azul, pues eran inclinados A
los colors los redactores, fu6 el siguiente:-"Civilizate y
pensards".-En ese peri6dico se publicaron algunas de las
preciosas danzas que compuso el aficionado filarm6nico D.
N. Muiioz y Zayas, del cual se imprimi6 poco, y debia haber-
se conservado la coleccion de sus composiciones, que el atra-
so de la 6poca ha hecho se pierda para la historic del arte.
El autor de los Recuerdos de Bellini merecia esa ofrenda gra-
ta de sus conmpatriotas (1).

Nosotros agregaremos, que se imprimi6 en la "Habana.
Imprenta de Terin-Estramuros, calle de Manrique niimero
62", que si tamafio era de 22 por 16 centimetros.

"EL ALBUM CUBANO":
I)e un periidico de muy corta duraci6n, suprimido por
un fikase arbitrario de la primera autoridad de esta Isla, mal
aconsejada por el retr)grado censor D. Jos6 Antonio de Ola-
fieta, nos vamos a ocupar ahora.
En la Secretaria del Gobierno General de esta Isla, se re-
cibi6 a mediados del afio 1848, la siguiente instancia:

Escmo. Sr. President Gobor. y Capn. Gral.
D. Leonardo Jacobo Bravo y Soria y D. J. Ramon de Vi-
!lalon y HechavarO, naturales de la ciudad de Sgo. de Cuba
y vecinos de esta, a V. E. con el debido respeto esponen:
Que deseosos de propender en algun modo A la ilustracion del

,(1) Apuntes para la Historia de las letras, y de la instruction piblica de
la Isla de Cuba, Habana, 1860, t. II, p. 142.


- 42 -








EL PERIODISMO EN CUBA 1944


pais, han concebido el designio de hacer en esta capital uia
publicacion en dos entregas mensuales, que con el titulo de
Album Cubano comprenda no solo sus escritos, sino tam-
bien, los de distinguidos colaboradores de buena reputation
y fama en la literature, ciencias y artes.
Dispuesto siempre V. E. a favorecer cuanto tienda al
adelanto y cultural de los pueblos, cuyo mando le esta con-
fiado, sera, asi lo esperan, el mas firm protector de su em-
presa; y siendo el objeto de esta publicaci6n tratar de ma-
terias puramente literarias, sin mezclarse con ella en doe-
trina alguna political, principios contrarios A la moral, reli-
gion 6 sana filosofia, y menos aun question alguna que con-
cierna a las atribuciones del Gobierno, gozan por el mismo
hecho los aspirantes del beneficio que la munificencia sohe-
rana les dispensa, ecsimiindolos de la obligacion de prestar
fianza y constituir dep6sito, segin la Real Orden de primero
de Junio de 1834 comunicada a esta isla.
A V. E. toca, pues, secundando las miras de S. M., coope-
rar con sus nobles facultades 6 la realization del proyecto,
en cuyo concept no dudan los interesados ocurrir a V. E.
Suplicandole se sirva otorgarles la correspondiente li-
cencia en el decreto que merezca esta respetuosa instancia,
pues en ello hard merced y gracia que esperan de los nobles
oficios de V. E. en la Habana a 31 de mayo de 1848.

Exmo Sor.,
Leonardo J. Bravo. J. Ramon de Villalon.

FuB D. Leonardo Jacobo Bravo notable jurisconsul-
to oriental, que promovi6 la Sociedad Econ6mica de Santia-
go de Cuba y se dedic6 al periodismo. Su companiero D. Ra-
m6n de Villal6n y Hechavarria, tambi6n ejerci6 la abogacia
y escribi6 una obra sobre Apicultura, que obtuvo bastante
6xito.
La instancia que se acaba de leer, fu6 informada por el
censor D. Jos6 Antonio de Olafieta en el sentido de que dicha
publicaci6n necesitaba para ser autorizada de la real licen-
cia, previa censura y otorgamiento de diez mil reales de
fianza.
No conforme con este criterio del censor los seilores
Bravo y Villal6n, insistieron en su pretension, exponiendo en
contrario los fundamentos que siguen:

Demasiado prudent, Esemo. Sor:, y quiza en algk part
fundado est6 el informed del Sr. Censor; mas nosotros al mo-


- 43 -







EL PERIODISMO EN CUBA- 1944


lestar la atencion de V. E. vamos a demostrar que no ha sido
en un todo conforme con las ben6ficas disposiciones de S.
M., y que S. S. I. en medio del inmenso cimulo de negocios
que lo rodean y i merced de un celo escesivo en el cumpli-
miento de sus deleres, ha podido equivocar el concept que
revela el Real decreto de 4 de enero de 1834 que constitute
el reglamento de imprenta y censura.
En efecto, aunque esa disposicion soberana prohibe es-
presamente y en t6rminos grales la publication de toda obra,
papel, folleto 6 peri6dico sin los requisitos espresados por el
Sor. Censor, tambien asienta desde el primer articulo del ti-
tulo prim. las escepciones que escluyen toda duda, ps. qe.
dice asi: "Declaro libres de censura y de licencia todos los
"libros y papeles que traten primeramente de oficios meca-
"nicos y artes, de literature, matemiticas, astronomia, na-
"vegacion, agriculture, comercio, geografia, material mili-
'tar, botanica, medicine, ciurgia, anatomia, farmacia, fisi-
'ca, quimica, mineralogia, zoologia y demAs clencias natu-
"rales y esacta y de materias econ6micas y administrativas".
El articulo 22 del titulo 29 espresa hablando de los censores
y censuras que no se imprimird peri6dico alguno sin Real
licencia como no sea t~cnico, 6 que trate de artes, ciencias
naturales y literature; el 1" del Reglamento para censura de
peri6dico se refiere en un lodo a este, y el 14 lo amplifica
aun mas, puesto que permit la publicacn. de materials poli-
ticas y administrativas, spre. que se presented A la censura
los escrilos sin enmiendas ni afiadiduras, para que el censor
haga en ellos las modificaciones que consider oportunas.
Aqui tiene V. E. Escmo. Sor. bien claras y terminantes
las escepciones que 6 S. M. plugo establecer en beneficio de
las obras que tratan del adelanto e ilustracion pdiblica, y bien
claro y terminate esta que, siendo nuestra proyectada pu-
blicacion de literature, ciencias y artes, debe gozar de los
privilegios y esenciones que la munificencia soberana ha
concedido 6 los de su clase: por eso las reclamamos nosotros
del ainiio justiciero de V. E., que convencido de la razon con
que lo hacemos, no vacilard en acordarnos el permiso.
A V. E. toca concedernos el que hemos solicitado, a pe-
sar de lo espuesto por el Ilmo. Sor. Censor, y no hai duda
de que esta en sus facultades, como lo demuestran el ar-
ticulo 50 del Real decreto citado y los hechos que ya en to-
da la Isla, ya en esta capital han tenido lugar. En el afio de
1845 se concedi6 licencia por esta Cap- gral. para publicar
las Flores del Siglo, en el de 46 para El Prisma, los Ensayos
Literarios, El Semanario, la Semana Literaria, y El Collbri,
posteriormente para la Abeja Literaria, y en estos tiltimos


-44-








EL PEKIODIBWO EN CUBA 1944


dias por V. E. mismo para El Artista, publicaciones todas qne
bien las consider el Sr. Censor como obras 6 como peri6di-
cos, no por eso dejan de tratar las mismas materials qe. he-
mos indicado en nuestro memorial anterior, ni de hallarse
en las mismas circunstancias en que se encuentra nuestra so-
licitud. Y '.como pues, sii esas publians rone han tratado de
literature, ciencias y artes se ha concedido permiso, no se
concede A la nuestra? como si a ellas no fu6 prohibido tratar
de esas materials. se prohibe a la nuestra? ;.como si no les fuii
necesario la R1. licencia, se nos ecsige A nosotros? Esto es in-
conciliable, y V. E. tiene el medio de convencerse de los he-
chos one dejamos citados, sore los que Ilamamos altamte, sn
atencion, pidiendo que certifiqunr el Sr. Srio. Politico A fin
de que con sus results y los antecedents pase esta instan-
cia al censor ne V. E. tuviere i hien designer, pa. qe. es-
ponga lo que juzgue mas acertado para la concession de
nuestra justa solicited. En este concept ocurrimos ; V. E.
suplicAndole que en consideration i cnanto dejamos esImLi-
to se sirva mandar pasar esfa petition al censor que Juzpgu
convenient y concedernos con su informed la liencir, qlu
solicitamos gracia insticia que espernmos mcrecer de los
nobles oficios de V. E. en la Hahana 4 20 de junio do 1S48.

Parece que las razones aducidas en los pirrafos trans-
critos. dieron lugar a que variase de opinion el censor Olafietn.
quien inform al CapitAn General D. Federico Roncali. con-
de de Alcoy, lo que se expresa a continuacidn:

En su primer solicited decian simplemente qe. tenian
por objeto tratar de materials ulramente literarias sin mez-
clarse en la political en principios contrarios A Il moral. re-
liaion 6 sana filosofia: y con esto decian hastante pa. qe. se
viniese en conocimiento de qe. no escluian los bliics prin-
cipios, religiosoos, morales. y filos6ficos. Esto qniere decir
que tratarian en buen sentido esas materials: y la Relipion.
la Moral y la Filosofia, son cosas qe. no pueden tratarse en
un peri6dico, sin qe. pa. 61 haya dado S. M. permiso.
Otro tanto debe decirse dt las materials literarias. haijo
cnya denomination se comprende casi todo lo qc. es objeto
del saber human.
El Reglamento conoce dos classes de periOdicos: unos
pnramente t6cnicos. 4 qe. traten de artes. ciencias naturals
y exactas y literature, y otros qe. no son tcenicos. Los pri-
meros pueden publicarse sin real licencia, sin fianza y hasta
sin censura previa, y todos los demas necesitan de aquellos


-45 -







EL PERIODISMO EN UBA 1944


requisitos. El peri6dico a q. se refierian los interesados en su
primera solicitud era notoriamente de la segunda clase y por
eso he consultado, como siempre, que se Ilenasen las solem-
nidades del Reglamento.
Ahora insisted al parecer en la misma pretension y se
toman el trabajo de transcribir los articulos reglamentarios,
en qe. acaso no han pensado mucho, y ya se ve qe. entire los
peri6dicos puramente tecnicos no enumera el Regla-
mento a los qe. traten de Religion, Moral, Filosofia y ma-
terias literarias, esos peri6dicos no pueden contener
otra cosa, como ya se ha visto, que artes, ciencias natu-
rales y exactas y literature, y volver6 a indicar que la lite-
ratura no es lo mismo que las materials literarias. en qe. de-
seaban escribir con amplitud los aspirantes.
No anduvieron por cierto muy felices en la inteligen-
cia del Reglamento, y otro tanto parece sucederles cuando
desciendcn al terreno de los hechos. Colocados en ese lugar
citan varias publicaciones, de las cuales no recuerdo tener
noticia official, pero es hien seguro, qe. ellas no constituyen
un periolico, por que, d constituirle, precisas habrian sido
la RI. licencia y la fianza, 4 no ser qe. fueran t6cnicas.
Pero volviendo al Album Cubano afiadir6 solamente, que
si es tdenico, y limitado a artes, ciencias naturales y exactas
y literature, puede ver la luz sin rl. licencia, sin fianza y
sin censura previa.
Es esto mas todavia qe. lo solicitado por los editors, y
veran en esta esplicacion del Reglamento qe. el censor no
niega ni piensa negar lo qe. S. M. concede.
Puede V. E. otorgarles la publication en estos tOrminos,
sin mas requesito qe. el que traigan a la censura el prospec-
to arreglado 4 estas doctrinas, qe. pudiera trascribirseles, si
V. E. no encuentra en ella reparo.

Concedi6, pues, el conde de Alcoy el permiso solicitado
con fecha 30 de junior de 1848; pero el censor Olafieta ente-
rado por los diaries de la Habana de la pronta salida de El
Album Cubano, manifest que habiendo llegado el moment
de que dicho

... peri6dico thcnico vea la luz sin censura previa con-
forme al Reglamento y d lo dispuesto por V. E. de conformi-
dad con mi consult; y como es possible y aun facil qe. salga
de sus verdaderos limits, en lo qe. habria inconvenientes gra-
ves, precise se hace qe. V. E. se sirva mandar se prevenga al
editor 6 impresor, que sin perjuicio de los ejemplares qe. de-

-46-








EL PERIODISMO EN CUBA -1944


ben pasar a Secretaria, juntamente con el prospect impre-
so por separado pa. agregar al espediente, remita i mis ma-
nos 6 a las del otro censor a election de V. E. un ejemplar de
cada nimero el mismo dia en qe. se tire pa. examiner si en
esta publication se guardian los precisos limits del Regla-
mento, 4 fin de hacer efectiva en otro caso la responsabili-
dad en qe. haya lugar.
Hago estas indicaciones en cumplimiento doe mi deer, y
por que veo muy possible la infraccion, y prcveo todos los
males, qe. ella en otro caso pudiera producer.
Dios guard A V. E. muchos afios, Iab" 12 de novre.
de 1848.
Exmo. Sor
Jos; AQ de Olafieta.
No consta en el expediente que radical en el Archivo Na-
cional (1) que se hiciera ninguna prevenci6nl a los sefiores
Bravo y Villal6n, conform solicit el censor (lafiela. Asi,
fu6 que, sin que pasara por la censura, se public el 20 do
noviembre de 1848 la primer entrega de El Album Cubano,
con un extenso introito, y el cual por la circunstancia de ha-
her sido la causa del decreto sore el cese del periudico, nos
parece important su reproducci6n.

Dice asi:

INTRODUCTION
Nada se adquicre sin trabajo, ni aunn el
pensamiento. La inteligencia duerne sini
se le despierta: el cuerpo so entorpece sin6
hace ejercicio: el alma misma que tan bri-
Ilante se manifiesta en la nifiez, se calina
i se embota sin6 se la llama sin iloterrip-
cion A nuevas obras (Mr. L. Ainm Martin).
Murieron ya los gastados, tristes i fatales privilegios qe.
en la edad media condenaron A la dura esclavitud id la igno-
rancio los principios inconcusos de la condicioni hiimana. El
siglo que ha pasaido: el siglo de los 'il6sofos i de los moralis-
tas, de los esc6pticos i de los ateos, de los esclusivistas en
economic, de los doctrinarios en political, de los humanita-
rios en teorias: el siglo de los desgobiernos; de las revolucio-

(1) Gobierno Superior Civil, legajo 662,, exp. nim. 21063.


- 47 -








EL PERIODISKO EN CUBA 1944


nes, de las anarquias, de los Terrores i de la Guillotina, ese
siglo ha sido el que en sus heterog6neas aspiracioncs ha da-
do muerte a los abuses i A las preocupaciones, que en el 6rden
social, debilitaban, enervaban 6 impedian los progress que
de largo tiempo demandaba el imperio de la civilizacion. A
ese siglo todo lo debemos. (1) Los fil6sofos de Ferney i de
(~inebra, 1'Alembert, Diderot, Mably, Condillac, Locke, Leib-
nitz, Descartes, Hume, Maquiavelo, Montesquieu, Becaria,
Bentham, Filangieri i otros muchos con sus opuestas doctri-
nas, con sus encontrados principios, estudiados, propagados,
difundidos en un mismo siglo, han sido los hombres que pre-
pararon i estendieron las ideas adelantativas; las ideas
que removiendo la sociedad, debian regenerarla. Sus
opinions, sus tendencias revueltas en un mismo fondo
ul)leron en todas las cabezas, fermentaron en todos
los corazones, anticipaido asi una revoluci6n que no po-
dia menos de suceder, pues A pesar de las trabas que se le
ponian por las preocupaciones de su 6poca, sucedi6, 6 mejor
dicho la preocul)acioin la precipiti, la desbord6; i gracias a
sus medidas coercitivas, hoy gozamos los beneficios de la
ilustracion. Los monarcas ilustrados con las lecciones de la
centuria anterior, i advertidos prudentemente por la espe-
riencia, conocieron si alta mission, i el engrandecimiento i la
felicidad de los pueblos que gobernaban llam6 altamente su
atenci6n.
Hubo un tiempo en que los tesoros de la ciencia no eran
confiados mas que 6i algunos pocos; en que los conocimien-
tos no debian pasar del estrecho circulo de aquellas personas
que por su position podian adquirirlos, no para comunicar-
los. ii para hacerlos brillar inas esparciendolos sino para cul-
tivarlos secretameinte como un placer, como una diversion i
nunca como una necesidad grande i util: porque los nobles los
principles i aun los reyes de aquella desgraciada 6poca hu-
bidranse considerado degradados si una voz se hubiera le-
vantado haciendoles conocer la obligacion en que estaban de
ilustrar sus inteligencias. (2) En una 6poca tan ominosa, el
(1) Ved lo que dice el erudito i juicioso escritor D. Manuel de Seijas
Lozano en sus recomendablcs articulos sobre la indole de los Tribunales en Es-
pafia. "Ese mismo siglo (hablando de 18) con su caracter esceptico i disolvente,
'"traz6 el giro que habia de tomar el que alcanzamos naturalmente social i con-
"servador. A el debemos ese cspiritu de anilisis que ha regulado la critical, su-
"getado A eximen los hcchos y las cosas, i preparando el caracter circunspecto
"que habia de distinguir el siglo diez i nueve".
(2) De prop6sito no hemos querido citar aqui esa desgraciada era. que
todos los que hayan abierto la historic conocerin perfectamente, por que no
queremos dar lugar A que se nos suponga con inimo de descender A particula-
ridades. Todos saben que esa epoca fui para nuestra mengua, de alguna dura-
cion. i que por ella pas6 la Europa entera.







EL PERIODISMO EN CUA 1944


cultivo de las letras i de las ciencias indicaban el ocio de la
paz, i los reyes, los principios i los nobles eran hombres para
quienes la guerra se hiciera una necesidad, las batallas un
festin i la sangre de sus vasallos derramada por sus capri-
chos, una ablucion que borraba las manchas de sus escudos.
Pero felizmente esa 6poca no podia ser duradera, i sus tor-
tuosas preocupaciones, sus abusos inveterados i sus feudos
opresores debian ceder ante una fuerza superior.
La antorcha de la filosofia iluminando hasta sn fondo
ese caos en que la razon se estraviaba, difundi6 por todas
parties el conocimiento de sus errors i de entire la confu-
sion i el desorden sali6 la luz que habia dc alumbrar todos
los estremos del mundo conocido.
La historic, abriendo enl6nces sus oscuras piginas al
brillo de la civilizacion que comenzaba A establecer su bc-
n6fico dominio, ensefi6 i los hombres el ejemplo de los in-
signes varones que les precedieron, coment6, regulariz6 i
midi6 con el auxilio de la moral todas sus acciones, sefialan-
donos lo que digno de imitarse en ellas habia. La jurispru-
dencia simplificada perdi6 las sangrientas manchas con que
aparecia cubierta a nuestros ojos. i el c6digo que aseguraba
la tranquilidad i la propiedad individual, sirvi6 de base a la
legislation que se proponia garantizar la felicidad del ge-
nero human. Las ciencias i las artes. que tuvieron so cuna
en las poeticas i risuefias provincias de la Italia, renacieron
del estado triste y lamentable'i que se vieron condenadas, i
un nuevo impulso las coloc6 en el grado de esplendor A que
jamas se vieran Ilegar.
La literature en fin, asomando sus galanas y graciosas
formas, lo abraza, comprende i resume todo. Ya baja con
el fogoso Dante A los infiernos, i no encontrando en 1 ciia-
dros mas tristes ni sombrios, ni escenas mas sensibles i des-
garradoras que aquellas de que 61 mismo habia sido testigo,
nos pinta la division de los duefios de Florencia, i los bandos
y partidos de los Giielfos i Gibelinos; ya con el dulcisimo Pc-
trarca canta bellisimos versos al amor i la virtud, 6 inmor-
taliza el nombre de Laura; ora con Alfieri retrata al hom-
bre i present el combat de las pasiones i de la razon: o con
el Bocaccio encuentra atractivas i embellece las ciencias
que hasta ent6nces parecian mon6tonas i pesadas: luego nos
ensefia los nombres gloriosisimos del Boyardo, Ariosto, Ti-
cino, Maquiavelo, (1) Guiciardini i otros muchos hasta
(1) Enti6ndase que hablamos de 6ste literariamente. Como poeta dra-
mitico, el critic Laharpe lo consider el primero que di6 a conocer la intriga
y el verdadero diilogo c6mico: como historiador es digno A veces de compa-
rarse al autor a quien se propuso imitar mas por su tratado del Principe y por sus
principios merece no ser nombrado jams.


- 49-








EL PERIODISMO EN oMsA 194


presentarnos por diltimo al competitor del divino Homero, al
infeliz i apasionado Tasso. Todo se reanima, todo aparece de
nuevo en un campo en que las flores entretegidas i las guir-
naldas de brillantes prismas ofrecen gloriosa corona de am-
hicionada inmortalidad al escritor que se present con las
lujosas galas de la naciente restauracion. Ricos ensuefios,
esplendoroso porvenir conciben las celebridades que en
aquella 6poca desean con un gran genio "haber nacido un
siglo despues para gozar de las ventajas que tantos grades
hombres han proporcionado a la humanidad (1).
Y ann por algun tiempo despues sigui6 acreciendo i es-
tendi6ndose mas i mas el horizonte de la reformada litera-
tura: i con mui corta diferencia, Espafia acepta el noble reto
que en nombre de las letras hacen i Europa entera los ada-
lides de la floreciente Italia. Alli brillan los Garcilasos, los
Mendozas, los Riojas, los Leones, los Granadas, los Cervantes
i en fin tantos otros escritores que en todas las materials y en
cada uno de los g6neros a que se dedicaron, dieron a conocer
que los suibditos de los reyes de Castilla podian aclimatar en
el suelo i i orillas del Po nacian espontaneas i sin esfuerzo
alguno.
Esparci6se por la Europa entcra el deseo de adelantar en
las ciencias, las artes i la literature, i duefia nuestra metr6-
poli del Nuevo Mundo. rica con los tesoros que de 61 sacaba,
no lo es m6nos A los ojos de todo el orbe en los fecundos ve-
neros de sus granldes talents i justas celebridades.
Espana poseia la fiueiit i a ella ocurrieron rindiendo
tribute las demas naciones (ue luego debian negarle sn ori-
ginalidad. Francia 6 Inglaterra, Alemania i los demas paises
continentales. i aun la inisma madre del renacimiento, ha-
Ilaron en ella algo digno de imitar; i no podia m6nos de su-
ceder asi.
La protection que i las letras i d las ciencias dispensa-
ron los monarcas espafioles: el estimulo que supieron sem-
hrar entire sis sibditos i el prestigio que algunos de ellos,
como D. Juan II. los Reyes Cat6licos i Carlos V, dieron A su
cultivo ocupAndose ellos mismos en su engrandecimiento i
Splendor: todos estos fueron motives para que la literature
so presentase on miustro suelo con mas aparatos de graiide-
za que no habia tenido en otros paises. Sin embargo de tan
justas causas i buenas razones que habia para career que de-
bian s r duraderas centre nosotros esa gloria i esa grandeza.
miui pocos anios despues dehiamos sufrir la pena de verlas
derner visiblemente.
No es nuestro inimno hacer aqui un curso de historic de
la literature. Hemos querido tan solo asentar estos prece-

(1) Ariosto en sus composiciones latinas,


- 50 -








EL PUNIODISMO IN OBA 1944


dentes para unir sus consecuencias a los principios que es-
pusimos en el primer parrafo de esta introduction; por eso
pues diremos tan solo lo que todo el mundo sabe i lo que ha
advertido un entendido escritor espaiiol (1) "que mientras
al esterior nuestro poder se estendia fuera de todo limited, el
de nuestra libertad political, el de nuestras ideas se circuns-
cribia & terminos mui precisos". Asi empez6 el decaimiento
de nuestra supremacia literaria, i poco a poco desmembrada
la monarquia por las sangrientas guerras que hubo de sos-
tener i por las divisions intestines 4 que diera lugar propia
riqueza i n.uestros favorables elements, ella misma olvid6 el
sistema que antes habia adoptado, acogiendo los principios
que debian sepultarla en el oscurantismo i la ignorancia:
troc6 sus medios de ventajas, i sucumbi6.
La imprenta que habia sido descubierta (2) por la 6po-
ca que anteriormente hemos hecho referencia; la imprenta
que estendio el imperio de la ilustracion, que generaliz6 en
cada pais los conocimientos que antes eran vagos i dificiles
de proporcionarse; la imprenta que en Espafia fu6 introdu-
cida cuando se auguraba su era de gloria 6 inmortalidad, que
fu6 recibida quizas, como en ninguna parte, con sefiales evi-
dentes de fervoroso entusiasmo, que fu6 aplaudida, enalteci-
da y casi divinizada, la imprenta misma no pudo detener la
rApida caida con que descendia hacia el abismo el mas bri-
Ilante period del engrandecimiento de las letras (3). Aba-
ti6se el noble i generoso espiritu de los antiguos reyes de
Castilla, que ocupados en la division de sus contiendas poli-
ticas, i ap6nas potentes para cargar sobre sus hombros el
peso de una monarquia que estendiendo sus confines hasta
las margenes del Rhim, tenia aquende los mares del Oc6ano
vastos dominios que gobernar, dejarop de influir tan venta-
josamente como antes en el cultivo de las letras, much mas
necesitando luego ocuparse esclusivamente nuevo escritor
para volver en seguida a sumarse en su indiferente en enfre-
nar los impetus de rebellion que 4 cada moment, ;i cada ms-
tante se descubrian en los recientes suiditos de su Corona.
Estas causes, indudablemente demasiado grandes, impi-
dieron el adelanto que era de esperarse, i mui pronto las
naciones vecinas i los paises mas lejanos que habian estado

(1) D. Pablo Mendibil.
(2) La imprenta fue descubierta en el siglo 15 por Juan de Gutenberg:
se cree que tan notable suceso ocurri6 por los afios de 1442. En Espafia aparece
su introduction en el de 1459, aunque muchos autores no la sefialan hasta 1465
6 1470.
(3) Indudablemente era la 6poca mas gloriosa para las letras; pero car-
comida por sus cimientos la antigua monarquia espafiola, cay6, i con ella vino aba-
jo el ostentoso aparato de nuestra literature; ni aun la prensa pudo moderar su
caida.


- 51 -







UL PEZODISVO RN CUBA 194


sometidos el influjo de la civilizacion, siguieron los mismos
pasos de retrogradacion, que en Espafia habian empezado. La
Europa entera qued6 por largo tiempo sepultada en el oscu-
rantismo, i solo de vez en cuando lanzaba la prensa a la in-
mortalidad un nombre nuevo: solo de tiempo en tiempo bri-
Ilaban cual fugaz relAmpago. las luces de algun nuevo escri-
tor para volver en seguida A sumirse en su indiferente esta-
do; mas alzase entonces el siglo de Luis XIV, i de su seno
salen aquellos distinguidos escritores que en todas parts de
Europa, merced A los buenos principios, levantaron su voz
clara y energica para reclamar los derechos que debian pre-
sentar al ciudadano como hombre de ilustracion v de adelan-
to. Entonces las prensas jemian con los escritos de los fil6so.
fos i lanzaban esa multitude de ohras, ya buenas, va malas. que
debian producer la nueva regeneracion en el siglo actual: y
efectivamente asi ha sucedido.
El siglo 19 que inaugur6 su entrada con la caida de los
tronos legitimos. que ahri6 su march A una serial del dedo
fPrreo del gran Emperador. ha sido el heredero de las teo-
rias de la filtima centuria, i con su espiritu frio, calculator i
positivisfa. i con las reglas de la sana critical. ha medido sus
fendencias: ha examinado. analizado. concertado i depurado
al aeeptar el legado las condiciones que envuelve el codicilo,
i gracias A esa religiosa escrupulosidad. no nos hemos sedu-
cido por el brillante prestijio de que aparecia rodeada la li-
teraturn del pasado siglo.
Tos principles i los reyes que despues de la restauracion
political volvieron ;i ocupar los tronos que hahia dejado va-
cantes la desaparicion del tirano que esclavisara la voluntad
de los pueblos. educados con las tristes, amargas, pero ver-
daderas lecciones de la desgracia. convencidos de su propia
esperiencia de la importancia de los buenos principios i atra-
vendo del destierro i del cautiverio el deseo de volver a sus
files vasallos la felicidad que no habian dudado compromc-
ter nor su rescate. aceptaron desde el moment todas las
condiciones ice median en el pacto entire los soberanos y los
pueblos. Asi desde luego se pudo asegurar el progresivo ade-
lanto que debian tener la literature, much mas cuando los
mismos monarchs no se desdeiiaban en cultivarla. prestan-
dola de ese modo today la protection que nunca habia obteni-
do. Ellos mismos se mezclaban en los negocios mas impor-
tantes para su mayor gloria: presidian las cuestiones que po-
dian interesar A las letras, oyendo las libres i francas discu-
siones que ocasionaban las reforms de una nueva escuela, i
dictaban i sus ministros justos decretos que aseguran para
siempre el lauro glorioso que ciie sus augustas frentes.
iLoor eterno Ai los que Ilenando asi su noble mission, saben
conquistarse el amor y veneracion de sus sfibditos! Gloria


- 52 -








31t PEXIODIBKO EN OlUkA 1944


imperecedera a los que, satisfaciendo las ecsigencias de los
principios sociales, garantizan i aseguran el porvenir brillan-
te que estd reservado i las bellas concepciones del espiritu
-Porque cuando los reyes prestan protector sombra a las
letras, no pueden estas m6nos que ilegar al grado que el fa-
vor i la protection quieran sefialarles acomodtindose a las
necesidades i circunstancias de la epoca.
Si queremos echar una oje ada sobre cl eslado de la li-
teratura en Francia, (1) ver6mos que en estos filtimos tiem-
pos algunos espiritus generosos e ilustrados han tratado de
ilevar A cabo una nueva regeneracion en las ideas, han com-
prendido el medio de dirigirlas, i en todas sus obras resaltan
sierilpre las tendencies grandes i beiificas que les han ani-
mado. El interns de las masas, su cultural, su engrandeci-
miento i sn suerte enter es la que depend de esas grandes
cuestiones sociales que en la novel, en el drama, en el poe-
ma, en los discursos, en las memories i en fin en todas las
composiciones literarias, han pensado decidir sus autores.
Las teorias de humanidad, de socialism, de coiunidad i de
interns general son las que ocupan la atencion de esos gran-
des escritores, que olvidando sus resentimientos, sus rivali-
dades i sus individualidades, solo recuerdan que d sus escri-
tos esti confiada la noble mission de represenlar los derechos
'de los pueblos. (2)
En las Asambleas, en el parlamento i en las CAmaras se
levanlan las mismas voces, i Arago, Laffitte, Dupont, Lamar-
line, Odilon-Barrott i Cormenin, se olvidan de los bancos a
que pertenecen, i pocos se cuidan si los de la berecha o los
de Ia Izquierda aplauden 6 silvan, gritan 6 apruevan: su guia
es la salvation del estado, su lema la representation nacio-
nal. Y qu6 se debe decir de Guizot i Thiers, los antagonists
parlamentarios, el uno lejitimista, el otro doctrinario, el uno
maligno i familiar, el otro austero i grave, representative el
primero de la aristocracia i el segundo de la democracia
ecldctico aquel, fatalista este, y ambos los mayors y mas

(1) Al haber escogido nosotros esta nacion no ha sido por considerarla
como la primera en el estado de la civilizacion, sino porque cs la que en mas
corto termino ha pasado por todas las crisis political y literarias, i porque al ha-
blar de ella no se puede suponer que tratamos de lisongerar: puesto que en u
desgraciado exomonarca, a quien tenemos que hacer alusion, es hoi un poder nu-
lo. Nunca la adulacion dirigiri nuestra pluma: cuando no podamos decir la ver-
dad, callaremos.
(2) Hace muy pocos dias ha manifestado ideas contrarias en el discurso
que ley6 en el Liceo el Sefior Don Bias Maria de San Milian. Nosotroc respe-
tando la opinion de tan distinguida persona, no podemos sin embargo convenir
en que esas doctrinas (la del socialism i comunismo) hablando literalmente, sean
hijas de la decadencia. Pueden no creerse basadas en antiguos principios, pcro no
desecharse completamente. La literature es la espresion de la sociedad.


- 53 -







EL PEEIODIBMO EN OUBA- 1944


ilustrados periodistas de su tiempo? ique se puede decir de
estos ministros de oposicion, de estos politicos de la 6poca,
de estos literatos que en si han reasumido las doctrinas mas
encontradas, las teorias mas volubles i los principios mas
opuestos? El cuadro que los present en todas sus fases sera
el que contenga todos los hechos necesarios para graduar el
eltado de la literature contemporanea en el vasto territorio
de la hoi Repfiblica francesa; porque en efecto, hasta la len-
gua que para espresar sus ideas se han formado Gousin i
Jouffroy, esa lengua que un gracioso 6 ilustrado escritor de
nuestros dias (1) ha llamado "lengua hinchada de proposi-
elones falsas, erizada de t6rminos infecundos, que no pue-
den comprenderse, hueca sin ser profunda, afirmativa sin
certiTumbre, razonadora sin 16iica, dogmAtica sin conclusion
i sin pruebas" esa misma lengua es la que han hablado esos
grandes hombres, i con la cual se han adaptado A todas las
modificaciones que estaba reclamado la filosofia modern.
Todos estos precedentes que en la culta Francia tuvie-
ron principios recorrieron mui pronto las demas naciones de
Europa, i salvando las distancias que el Occ6ano interpone,
se vieron tambien acoger en los Estados de Am6rica, i pro-
pagarse i difundirse con una velocidad admirable por todos
los confines del universe. Se pudiera haber dicho que era la
ilustracion que volaba en alas del pensamiento; las ideas de
civilizacion Ilevadas por los inventos de Filton; el progress
comunicado por los parties telegraficos.
La Isla de Cuba, cuyos adelantos tocamos hoi palpable-
mente, en la 6poca poco satisfactoria para las letras en Eu-
ropa, daba claramente muestras de no sentir las violentas
convulsions que ajitaban a esta, porque arrullaba al blando
murmullo de sus palmares, negligente en la felicidad ficticia
que se habia idado, poco se cuidaba del adelanto de las cien-
cias i las artes, ocupAndose solamente en el cultivo de la tie-
rra. El descubrimiento de la imprenta no fue conocido en clla
hasta muchos aiios despues, no apareciendo antecedente al-
guno que revele su introduction antes del aflo de 1698 (2).
Mui natural pareci6 que los cubanos acogieran con cla-
ras muestras de entusiasmo un invento que debieron career
aseguraria como en todas parties la felicidad pfiblica; pero
mui al contrario sucediO, ellos no pensaron que fuera la im-

(1) Timen. Libro de los oradores.
(2) Entre los muchos errors de que adolecen los Elementos de Crono-
logia, publicados por D. Jose Maria de la Torre, es uno de ellos i muy grande
fijar la introduction de la prensa en esta Isla hacia los afos de 1747. Muy bien
pudo suceder que hasta entonces no se conociera en esta capital; pero no sucedc6
asi en Santiago de Cuba, donde segun hemos visto en unos documents de sus
archives, la imprenta primera que se introdujo fue en el afio de 1698.


- 54 -








EL PlRIODISMO EN CUBA 1944


prenta element bastante poderoso para constituir en algun
modo los bienes que luego han reconocido haber reportado
con ella. Cerca de un siglo despues, por los afios de 1793,
aparece el primer beneficio que resultara al puiblico con la
iltroduccion del gran descubrimiento pues hacia esa 6poca
vid la luz el Papel Peri6dico, que publicado en esta ciudad,
abri6 la send a otras muchas publicaciones que le siguieron
mas 6 menos inmediatamente. La buena acogida que tuvo ese
Pitil ensayo preludiaba para nosotros uia epoca feliz de ilus-
tracion i adelanto glorioso, que nos hace entreveer hoi un
ristieilo porvenir; asi en el dia son miuchos i mui variadas las
publicaciones que lanzan las prensas de todos los pueblos de
la Isla. Pero saiios permitido aventurar aqui nuestro hu-
nilde concept, asegurando que el estado en que hoi se ha-
lla la literature cubana, no es el que correspoidia al tiempo
que hace tfu introducida la imprenta; verdad es que los in-
eonvenientes han sido mayors ti principios de este siglo.
Si la literature es la espresion verdadera de la sociedad,
si se la consider conio el term6netro de la civilizacion, i si
ella revela la tendencia de los gobernantes, indudable es que
la protection que en esta Isla i en estos iltimos tieinpos ha
dehido t algunos gefes ilustrados, ha sido el mayor paso que
se ha adelantado. Por 61 vernmos hoi gemir infatigables lus
prensas, presentando cada vez mas obras que indican los ri-
pidos adelantos que en las ciencias, i en las artes hemos
hecho. Mas ;cuantos i cutin grades hubieran sido ellos, si la
fraternidad que debe reinar centre los habitantes de una miis-
ma isla, les hubliera heciho conocer que el plaui doe mm colu-
ioracion vasta, al tiemipo que estrechaba los vinculos de la
hermandad, dilataba el circulo de niiestros naeientes progric-
sos! Cuantos i cut~i grandes triunfos debiamos esperar de
esa asociacion de inteligencias que se l)ropisiese llevar a
cabo la realization de un pensamiento que present el pro-
yecto de reunir en una sola publication los diversos trabajos
de todos los que habitan este suelo venturoso i de los que
fiera de 61 se interesan por su felicidad!
Por que no hemos de tomar ejemplo en la culta Fran-
cia, y ya que la imitamos en sus ridiculeces i caprichos, rio lo
hacenos tamlbiei en sus grandes ideas i elevadas concep-
ciones? iPor qui ese espiritu de asociacion i de conunidad
que ella ha procurado establecer en sus doctrines, no ha de
seguirse por los que ]a toman por model? i.Seiti acaso ne-
cesario que hagamos notar aqui las ventajas i utilidades que
consigo trae un sistema de esta naturaleza?... No; conoci-
das son por todas las personas ilustradas, i nunca pudi6br-
mos decir mas de lo que el sabio Lamenais espres6 en aque-
las palabras: "No hai hombre alguno que pueda levantar por
si solo este peilasco; pero Dios ha proporcionado su peso de


- 55 -








EL PEfRIODISMO EN CA 1944


manera que jams sirva de obsticulo a los que viajan reu-
nidos". (1)
El conceptuoso sentido de sus formas parab6licas habla
de una forma demasiado elocuente para que nosotros in-
tentemos por mas tiempo insistir en un punto en que casi
todos van de acuerdo. Asi la fraternidad, la asociacion de las
inteligencias, la colaboraci6n de los hombres ilustrados i
amantes del pais sert la base sobre que debe elevarse algun
dia el monument que atestigiie nuestro valor i suficiencia;
porque cada uno de esos gloriosos nombres, cada uno de esas
brillanles reputaciones, formando una ptgina de nuestro Al-
bum, trayendo un grano de arena para nuestro edificio, ten-
dran el placer i el orgullo de haber cooperado grandemente
a levantar i sostener la obra que hemos proyectado. Grandes
fil6sofos, m6dicos cientificos, insignes oradores i sabios en
fin, en todos los ramos que on nuestra situaci6n, pueden se-
guir la march de la civilizacion europea, son los hombres
que con sus escritos han de afectar la regeneracion, que en
nuestro humilde sentir, consideramos precisa 6 indispen-
sable.
La literature no es mas que la forma de que se reviste
el pensamiento, i. en todas las ciencias, en todas las artes su
predominio sojuzgard siempre el entendimiento human,
guiiiiindole por la send que el buen juicio i la sana razon le
han trazado. Felizmente deshecha ya de las trabas en que
estuvo envuelta i ligada en el fillimo tercio del pasado siglo,
campea ahora li)re i galana, con sus bellos matices, con sus
ilusiones i tendencies de refinamicnto, marchando por un
campo de floridos lauros, evocando los gloriosos i antiguos
recuerdos i fijando complacer la vista en el bello horizonte
qlie se present, en el risuenio porvenir.
i.I a qu6 dele hoi tan agradable, tan ventajosa feliz exis-
tencia? D6bela sin duda alguna a la prensa, i esa palanca
grandiosa que ha removido los cimientos de los mas remotos
sucesos, que ha unido 6 nuestra memorial la idea de todos los
Iiempos. qule ha fijado la suerte de las necesidades moder-
nas: pero mas inmedialameinte debela el periodismo que pre-
cede en los descublrimientos del entendimiento human, que
asegura los nuevos inventos, i los reproduce i comunica en
todas las lenguas i i todas Ins regions en que su inperio se
egeree. i.No ha sucedido asi en las naciones mas cultas i
en todos los paises del mundo civilizado?
Sin salir de nuestra misma isla podemos preguntarnos:
(1) Lamenais supone un pefiasco que embaraza el camino A algunos via-
geros. hasta que reunidos otros mas que Ilegan le remueven i facilitan el transi-
to: dice el "el viagero es el hombre, el viaje la vida, el pefiasco las miserias
que encuentra a cada paso en su camino".


- 56 -








EL PIRIODISMO EN CUBA 1944


i,cual era su riqueza, cudl su felicidad antes del estableci-
miento de esta uitil invention? Triste i abatida, su frente no
lucia, sus ojos Idnguidos e inertes estaban oscurecidos por el
polvo -de la ignorancia; mas vedla hoi como ostenta su g(en-
tileza i vigor, como se goza en la contemplation de su ser,
i cuando poderosas naciones so agitan en terrible tempes-
tades, ella reposa pacifica i tranquila en el mar de las deli-
cias, cual el rico potentado que, satisfechas sus necesidades,
se aduerme con confianza en el lecho del placer ...
i,Por qu6 pues en esia epoca de calma y de sociego para
nosotros no hemos de atrevernos A planter un vehiculo nue-
vo que promueva el estimulo i el adelanto en las ciencias?
;.Morir6 este proyecto al tiempo de nacer, cuando su exis-
lencia es acreedora 6 las simpatias de todos los amniaes del
pais? No lo creemos asi, i much menos cuando esa grande
colaboracion, esa vasta asociacion de las inteligencias, no es
una question de interns material i servil, sino de interest no-
ble, humanitario i socialist. No podre morir nuestra empre-
so, porque elements tan bien combinados, causa de tanto
engrandecimiento nunca podran producer sino frutos que les
correspondan en su grandeza y miagnitud.
Adem6s permitasenos aqui digamos dos palabras antes
de concluir sobre un incidence que tiene much relacion con
esos antecedents que acabamos de esponer. IHaIlnimos del
Escmo. Senior Conde de Alcoi bajo cuya ben'fica sombra
aparece nuestra humilde conception. A su notoria ilustra-
cion i active celo por cuanto tienda A la felicidad de los pue-
blos que gobierna, debemos hoi la publicacion de nuestro pe-
ri6dico. En l1 quizas ocupard su nombre algunas piginas, i
sin lisonja, i solo en la verdad de los hechos, podrd S. E.
ver que cuando Clefes tan distinguidos como 61 no so desde-
finan en prestar noble protection a las ciencias i d las artes,
estas florecen i encumbran la mano que les brinda su apoyo.
Nada mas por hoi polemos manifestar. El prestijio e in-
fluencia, que como primera autoridad, ejerce sore nosotros,
podria creerse que guiaba nuestra pluma. Tal vez llegue el
dia que el ilustrado Conde de Alcoi, retirado. de esta Isla
que con tanto tino rige; cuando repose A la sombra de sus
laureles, descansando de las honrosas fatigas que este go-
bierno le causara, vea on las paiginds del Album un recuerdo
de sus virtues, una prueha del afecto que el pueblo le tri-
buta, i una espresion de nuestra just gratitude.
Ya debeinos concluir aqui esta larga y pesada introduc-
cion; nos hemos detenido mas de lo que hubieramos queri-
do; pero forzoso era remontarnos ii lejanos antecedentes de
que debiamos de sacar una luz brillante (lue nos ha de con-
ducir.


- 57 -







EL PERIODISMO EN CUBA 1944


Hai en el Paralso Perdido, dice el elegant i profundo
Aim6-Martin, un leon cuya creacion no esta aun concluida.
Se le vB salir 4 medias de la tierra que le produce: sus ojos
brillan, sus crines se agitan, pero su cuerpo no es mas que
una masa inerte 6 inmovil, pegada d la tierra, esperando im-
paciente la filtima chispa para lanzarse. iImagen sublime del
linaje human! Solo tiene viva ]a cabeza: lo demos esti sin
inovimiento. Haced que penetre alli la luz! iSacad el leon
de la nada, dadle posesion de su imperio!-He ahi nuestro
deseo. LA ILUSTRACION!
Leonardo J. Bravo.

Como dejamos dicho, no fu6 del agrado del censor Ola-
fieta el luminoso trabajo que se acaba de leer, ni el resto de
los articulos publicados; pues en seguida que recibi6 el pe-
ri6dico, se dirigi6 al Presidente Gobernador y Capitin Ge-
neral de esta Isla, en esta Forma:

Ecmo. Sor.
Con fecha dc aver hd llegado a mis manos el Album Cu-
bano del 20 de este lines, y siento decir t V. E. al ver el pri-
mer numero (prescindiendo de las demoras con que se me
hA pasado) que ha sucedido exactamente lo qe. se me habia
figurado al ver la pretencion de los jovenes estudiantes sus
editors. Fui por eso muy esplicito en mi dictamen de 27 de
junio ultimo y clasifiqu6 con minuciosidad las materials qe.
podian tratarse en un peri6dico t6cnico destinado inica y
esclusivanmente, 4 ciencias naturales y exactas, aries y lite-
rattira.
Un papel de esa especie podia publicarse sin censura
previa, y al decirlo asi, dije taml)ien qe. pa. un periodico de
otir clase se necesitaba de Real licencia, fianza y censura.
Crei convenience hacer esas advertencias pa. qe. supie-
sen los editors la linea de sus deberes, 4 fin de no traspa-
sarlos y esponerse ;i graves responsabilidades, y cuando se
les di6 la licencia sc les impuso tambien de su censura dan-
doles copia de ella pa. su gobo. y fines correspondientes.
Sin embargo de eso como si nada se les hubiera adver-
tido publican el primer nuinero al caho de algun tpo. olvi-
dandose de todo lo mandado y consignando en 61 un articulo
de costuimbres, otro de jurisprudencia, unos fragments de
Lord Byron, cosas qe. no son del g6nero de las tecnicas de
qe. habla el reglamcnto, y unas poesias, qe. suponen desde
iilego el pensamiento de qe. toda composicion po6tica (culqa.
qe. ella sea) puede alli insertarse, con todas abstraccion de
sus fines y te(ndencias.


- 58 -








EL PERIODISMO EN CUBA 1944


Hasta la introduction se recorre aun qe. muy por enci-
ma la historic de la literature (qe. tampoco es material de un
peri6dico tecnico) enlasindola con la historic political de al-
gunas naciones, mas delicada todavia; y lo qe. es mas repa-
rable se habla con interns y hasta con encomio de las teorias
de humanidad, de socialism y de comunismo qe. llevaron la
Europa al estado en qe. hoy se encuentra, y suspira por que
estas ideas se apliquen A la literature cubana, sin cuidarse de
qe. produzean aqui los mismos frutos de bendici(n qe. en
Francia.
De todo esto result; primero, qe. no se ha dado ni po-
dido darse licencia pa. la publication de un periodic qe. de
todo trata segun su primer nimero, menos de ciencias nati-
rales, artes y literature en la acepcion puramente ltenica y
didactica del Reglamento; 29, que ademas se insertan mate-
rias qe. no podrian figurar, ni aun en periddico qe. se pu-
blicase con licencia Real y afianzado, sin quedar gravemente
espuesta la responsabilidad del censor que tales demasias
permitiese; 39, que si continia en la misma march son in-
calculables los males y peligros de una publication qe. abri-
ria las puertas a otras mil del mismo g6nero; 49, qe ino puede
continuar en manera alguna con infraccion tan notoria de los
reglamentos y aun de la forma en q. V. E. do acuerdo con
ellos otorg6 el permiso pa. un peri6dico puramlte. tcnico y
no para otra cosa.
Y esto es cuanto tengo qe.,decir a V. E. correspondiendo
a la confianza qe. se ha servido hacerme en comunicacioii do
14 del corriente relative al encargo de star atento di la 1pu-
blicacion de dicho peri6dico.
Dios guard t V. E. muchos afios. Haba. 27 do novre.
de 1848.
Exmo. Sor.
Jose M de Olafieta.
Y con fecha 19 de diciembre del mismo afno, firm el
conde de Alcoy la siguiente resoluciOn:

En vista de lo informado pr. la Censura so declara ca-
duca la licencia concedida ai Dn. Leonardo Jacoho Bravo pa-
ra la publication del Album Cubano, en I cual cesard en el
acto de ser retirada pr. el Comisario de Ordenes.
Alcoy.
No pes6 en el animo de este gobernante la atenci6n quo
tuvo el senior Bravo al dedicarle su peri6dico, segfin aparece
en la portada. Y a prop6sito, debemos referir el por q,6 de
no figurar en ella el nombre del senior Villal6n.


- 59 -







EL PErIODIIMO EN CUBA 1944


En el Diario de la Marina correspondiente al domingo 5
de noviembre de 1848, se lee esta noticia:

Album Cubano.-El apreciable joven D. Ramon de Vi_
Ilalon nos ha escrito suplic6ndonos participemos al ptblico
que se ha separado de la redaccion de aquel peri6dico que
pronto debe publicarse bajo la sola direction del Sr. D. Leo-
nardo Jacobo Bravo.

Mas no se expresa toda la verdad en las lines que ante-
ceden, puesto que el senior Villal6n en escrito que consta en
el expediente respective, asegura que se separa de la direc-
ci6n del peri6dico, no s6lo por su mal estado de salud, sino
"por el deseo de acceder a las indicaciones de su padre", lo
que confirm el censor Olafieta en carta dirigida a la prime-
ra autoridad de esta Isla, donde refiere.

que el padre legitimo de D. J. Ramon de Villalon, al
saber con sentimiento qe. su hijo, cursante todavia en esta
Universidad, se habia escrito en el nimero de los colabora-
dores del Album Cubano interpuso sus oficios y mandate pa.
separarle de tan premature y arriesgada empresa.

No imagine el senior Bravo que su peri6dico pudiera ser
suprimido, porque al final de la primer entrega promote
cuanto sigue:

A NUESTROS SUSCRIPTORES

Nuestros lectures habran podido ya conocer por la debil
mniestra que presentanlos, lo que luego podemos hacer, si el
favor con que miran nuestra publication se estiende por al-
gin tiempo mas. La abundancia de materials i la variedad
miie exije su colocacion, no nos ha permitido insertar en este
niimpro los articulos de los Sres. colaboradores D. Anacleto
Bermudez, 1). Jose A. Cintra i otros originals de nuestro
paisano el Sr. I). Porfirio Valiente; pero en los siguiente se
les dar6 cabida, satistechos como estamos. de que han de
agradar al piblico.
Nosotros hemos ofrecido mejorar en todo lo possible
nuestro Album i esta oferta que voluntariamente hemos he-
cho, nos constitute en una obligacion que nos serd bastante
grato poder cumplir. Elementos tenemos para ello, deseos
grandes de llevarlo a cabo: pero si una desgracia superior &


-60-







XL PERIODISMO EN CUBA 1944


nuestras d6biles fuerzas matase nuestras ilusiones, si el des-
engafio viniese luego d herir nuestros proyectos de mejora y
de pogreso, entonces nada seria suficiente para minorar el
sentimiento grande i just que nos quedase: sini embargo.
nuestros suscritores verian los esfuerzos que harianos para
salvar de una muerte premature nuestra polre )publicacioi. i
A no lograrlo, nos verian volver la fax hacia el pueblo para
quien escribimos, i ilenos de noble indignacion pronunciar
las cdlebres palabras, de fatidico reenerdo, con que los gla-
diadores de Roma anunciahan a los Emperadores si poster
hora de vida:--"C ar, Morituri Te salltant".
L. J. Bravo.

Y tambi6n insert esa advertencia:

Los articulos inserts en el Alibum, anqliue son propie-
dad de la Redaccion, pueden reimpriniirse en los debris !po-
ri6dicos de la Isla.
El precio de suscricion es 2 rs. fs. por c(iilerg'n i onstl
ciudad. i tres en los demas puilLos de la Isla. i sw hall ailier-
ta en las imprenta Fraternal. lib)reria dti Charlain. secretar'i
del Liceo, Isla de Cuba. inipreita do la .\Ale.jn: es-rinlr(is.
imprenta de Torres, en la de Barcina I e l e ccologio (Cllibailn.
En los demas pueblos de la Isla, en los liinares (qe dosigiialn
los corresponsales.

Dc seguro que el Album Cubano huil)ira sido ina brnicita
publicaci6n, si en sus columnnas llegan a cscribir las pe'ro-
nas que su director incluia como colaboralores, sepi'in esla
list:

En Cuba:
Anacleto Bermfidez, J. Antonio de Cintra, Porfirio Va-
liente, Manuel Gonzalez del V., J. Zacarias G. del Valle, Ra-
m6n de Palma, Mariano Rodriguez Palmer, Nicol6s Gutie-
rrez, Manuel Costales, Felipe Poey, Antonio Bachiller, Her-
menegildo Coll de Valdemia, Jos6 Maria de Cardenas, Leo-
poldo Turla, Anselmo Sudrez, Rafael Hornmndez de Alba.
Fernando Hernandez, Juan Gilell y Rent6, Fray Jos6 Antonio
de Avila, J. Bautista Sagarra, L. Alejandro Baralt, Francisco
Baralt, Pedro Santacilia, Vicente Jistiz, J. Antonio Perez,
Manuel Gir6n, Francisco Sorzano, Manuel Antonio Mariflo,
Emilio Bravo L6pez, Manuel Borjes, Jose J. Hernandez, Jose


- 61 -







BL PEBIODIBMO BN CUBA- 1944


M. Bravo, Francisco de P. Bravo, Federico Garcia Copley,
Carlos Varona, J. R. Betancourt, Miguel Tol6n, Victoriano
Betancourt, Francisco J, de la Cruz, Fernando Echemendia,
Juan Garcia y Quiroga, Juan Pablo Garz6n, Francisco Diaz de
Villegas, Santiago Cancio Bello, M. Hernandez y Echerri,
Francisco Z. Baztin, Rafael F. Cueto, Jorge Milanes.

En Madrid:
Francisco M. del Monte, Manuel Valiente, F. de Carde-
nas, Nicomedes Pastor Diaz, Luis Hechavarria, Rafael Baralt,
Francisco Orgaz, Jos6 Bilnes, Manuel Bret6n de los He-
rreros.

En Barcelona:
Rafael H. y Echerri, Antonio Sendras, Victor Balaguer,
Jos6 Antonio Balmafiis.

En Nueva York:
Gaspar Betancourt Cisneros, (El Lugarefio), Alonso Be-
tancourt, Pedro Agiiero, J. Jacinto Milan6s, Federico Milanes.
Ior ello fu6 que los peri6dicos de entonces lo recibie-
ron con frases encomidsticas, como La Prensa, por ejemplo,
que en su nimero dcl 30 de noviembre de 1848, public es-
ta gacetilla:

El Album Cubano.-So ha comenzado a repartir la pri-
mera entrega de una nueva publication literaria titulada El
Album Cubano, peri6dico de literature, ciencias y artes, de-
dicado al Escmo. Sr. Conde de Alcoy, y dirigido por D. Leo-
nardo .. Bravo y Soria. Esta impresa dicha entrega en la
Imprenta de la Abeja, calle de Compostela n6mero 165, y es-
th variada 6 interesante, haciendo concebir fundadas espe-
ranznas de que sera iina buena publication, como sinceramen-
to dcseamos al Sr. Bravo y Soria, su director.

La enlrega a que nos referimos, (tamafio 27 x 19 cms.),
contenia este material:
Bravo (Leonardo J.)'-Introducci6n.
A nuestros suscriptores.


-62 -







EL PEBRODISOK EN CUBA- 1944


Echemendia (F).-Jurisprudencia.-Juicios ejecutivos.
Heredia (Jose Maria)--Literatura segunda.-Libros.
Hernfndez (F.)-Costumbres.-Galeria de tipos.
PlAcido (1)-La envidia.-(In6dito).
Tadeo (2)-A Cuba.-Dedicada al Sr. D. Gaspar Be-
tancourt y Cisneros, (El Lugarefo).
Valiente (Porfirio)-Confesi6n del Giaur.-F'raginen-
tos de Lord Byron.

El peri6dico dirigido por el senior Bravo, tuvo alguna se-
mejanza en su nombre con la revista qiincenal pulblicada
afio despu6s, en 1860, por la poetisa camagiicyana (ertrudis
G6mez de Avellaneda, con el titulo de Album Cubano de lo
Bueno y lo Bello.


Usted puede confiar en

LONGINES
el reloj de m6xima precision.
Seleccione el model de su
agrado en nuestra extensa
colecci6n; Longines ofrece
un estilo distinguido en cada
modelo.


~mn


- 63 -









EL UNICO JABON A BASE DE MANTECA DE CACAO,
LANOLINA
Y BENJUI /


GRAVI
present por primer vez reu-
nidos en una solo formula, tres
products tradicionalmente fa-
mosos para embellecer el cutis

DERMOS: UN TRATAMIENTO DE BELLEZA HECHO JABON


64 -








EL PERIODIBMO EN OUBA 1944


"EL ECO DE LA SIGUANEA"
Y LA PRENSA PROVINCIANA

Por FERNANDO LLES


Alki por 1915, en una edici6n extraordinaria del peri6dico "El
Mundo", apareci6, ocupando toda la plana numero 13 de esa
edici6n, un remedo de peri6dico provinciano, que se titulaba "El Eco
de la Siguanea". Correspondia esta edici6n de "El Mundo" al dia
primero de afio y se publicaba a titulo de inicio de la labor annual del
gran peri6dico capitalino. Seg6n supe, muchos anios dcspuds, Antonio
Herrera, administrator de la empresa periodistica, cncargo a Enrique
H. Moreno la confecci6n de ese n6mero extraordinario, y fu6 Victor
Mufioz quien tuvo a su cargo la invenci6n y redacci6n de aquella
parodia regocijada de peri6dico provinciano, titulada "El Eco de la
Siguanea". Obra maestra de la ironia de Victor Mufioz, aparecia es-
crita con desenfadado gracejo y con un estilo satirico de primer orden.
For su format era un muestrario de tipografia anacr6nica, v desde el
titulo de la publicaci6n hasta el 6iltimo suelto, aparecian impresos con
letras irregulares, de todos los tamafios de titular, en un pandemonium
del mis abigarrado conjunto, tal cual si algin espiritu burl6n se hu-
biera entretenido en mezclar y distribuir las fuentes de titulares para
tan endiablada tarea. El texto no iba en zaga a esta obra de orates,
y en el se mezclaban, hasta en una sola linea, las letras de seis hasta
doce puntos, tal como si alguien se hubiera entregado a una tarea de
loco, mezclando y revolviendo los tipos de los cajetines. Las plecas
aparecian sin orden, mezcladas con "bigotes", corondeles, cuadratines
v otros menesteres de imprenta, en cualesquiera lugares; los "cntrefi-
let" se adornaban con orlas inverosimiles de esquelas funerarias; las
secciones se abrian precedidas de vifietas de anuncio de "caballitos",
quemazon de tienda de ropa o desafio de "base-ball". Las iniciales
de apertura, ridiculamente historiadas, completaban el cuadro. Aque-
Ilo era, en fin, lo mis divcrtido que pueda imaginarse, en relaci6n con
una sitira despiadada.
Si a todo esto se agrega que las glosas del texto estaban aderezadas
con la sal del sarcasmo y la intenci6n de un toro de Miura, se tendri
un concept cabal de la clase de chanza y de la broma endemoniada
que con aquella parodia de peri6dico se nos gastaba a los periodistas
provincianos.


- 65 -







BL PEBIODISKO EN CUBA- 1944


A la saz6n, vo era director de "El Imparcial", de Matanzas, pe-
ri6dico que fund en 1912 con Justo Betancourt, y en el que ya en
1i 1 figuraba, como socio y administrator de la empresa, el senior Flix
U. Casas. Entre los tres habiamos realizado un esfuerzo impropio de
estos ambientes para dotar a la publicaci6n de los mejores elements,
v habiamos adquirido, inclusive, un monotipo flamante, no como ma-
quina auxiliar para la empresa, sino como unica para fundir tipos de
texto v algunos menores de titular. Le habiamos agregado cuatro pi-
ginas y el pcri6dico aparecia, en realidad, con una presentaci6n nada
desdefiable. Amorosamente cuidado, en cuanto a la redacci6n, con-
fieso ahora-modestia aparte-que en nada desmerecia a los mis nota-
bles de la capital, v si se tienen en cuenta estas circunstancias, es de
imaginarse la indignaci6n que habia de producirme un exabrupto como
aquel de "El Eco de la Siguanea".
Nuestro peri6dico no era tipogrAficamente perfect ni much me-
nos, aunque si acceptable. Sin linotipo y con una prensa reumatica,
Fdlix Casas hacia milagros con el ponchador y el molde del monotipo,
rindiendo una labor diaria de veinticinco galeradas de fundici6n. El
rcgente, Elias Planas, magro hasta lo incredible, v a quien el inolvidable
Jorge Enrique S~iez Medina dijo una vez, al verlo por primer vez, que
ya lo conocia, porque recordaba haberlo visto en una lata de sardinas;
el prensista Manuel G6mez y los cajistas nos secundaban denodada-
mente en la tarea, econ6micamente desastrosa, si se tiene entendido
que los peri6dicos de Matanzas, por su proximidad a la Habana v por
la invasion rapida de diaries capitalinos, nunca han podido constituir
cn la Atenas de Cuba una empresa lucrative, con la 6nica excepci6n de
"El Jej6n", mientras yo lo dirigi, de 1916 a 1919, el que, por un sis-
tcma especial ideado por mi, se editaba con todas las diarias noticias,
nacionales v extranjeras, adelantindose su salida en unas horas a los
de la capital y alcanzando su circulaci6n, antes que los capitalinos, to-
das las combinaciones de trenes del interior, cuando aun no existia la
carretera central.
Aquella sitira de "El Eco de la Siguanea", pues, me mortific6
profundamente y rechac6 el exabrupto con una indignaci6n impropia
del caso satirico, aunque si muy propia de mi juventud de entonces.
Aunque mi replica indignada era de caricter colectivo, porque yo no
sabia qui6n era el periodista directamente responsible del flagelo, me
Ilegaron noticias de que seria retado a duelo por alg6n compafiero de
la capital. Yo habia perdido mi condici6n de ofendido, al replicar de
aquel modo, y me convert en ofensor, con lo que me quedaba sin el
derecho de elegir duelo y armas. No sabia esgrimir por entonces y


CORTESIA DE
LA CASA QUINTANA"
ANGONES Y Co.. S. EN C.


-66-








EL PEIWODIIKO EI NUSA 194


me hubiera hallado en una situaci6n apretada, de ser retado a espada
o sable. Pero las cosas no pasaron de alli, tengo entendido que me-
diante la intervenci6n del inolvidable Wifredo Fernindez, director, por
entonces, del diario capitalino "El Comercio".
Ahora bien. 1D6nde esti la relaci6n entire este trabajo y el titulo
del mismo? Hoy confieso que lo que por entonces me pareci6 una
agresi6n gratuita e imperdonable, di6 un magnifico resultado, como
antecedente de un mejor entendimiento entire todos los periodistas na-
cionales, capitalinos o provincianos. Todos no teniamos cartel en la
Habana-donde ya existia una asociaci6n de reporteros-como Ducaz-
cal, por ejemplo; pero el incident sirvi6 para conocernos mejor y para
despertar en nosotros un espiritu national de clase, que hasta entonces
no existia. Por manera que en este camino los periodistas cubanos se
adelantaron a las corrientes de fraternidad y sindicalismo que mis tarde
adopt la political gremial del agudo estado de socialismo que caracteri-
za a los dias del present, porque s6lo un afio o dos despues Wifredo
Fernindez convocaba a todos los periodistas cubanos para celebrar en
la Habana una asamblea national de profesionales del periodismo. Se
celebr6 este acto, y alli hubo el primer intercambio-que yo recuerde-
de problems y de opinions relacionados con el penodismo national.
Yo acudi como delegado por Mathnzas, y aunque a nada prictico se
lleg6 por entonces, no cabe duda que el paso estaba dado y que el
espiritu de asociaci6n habia nacido en el sector de la prensa national
con aquel acontecimiento. Mis tarde ya sabemos hasta d6nde ha
llegado este prop6sito, con el Retiro de Periodistas, con la id6nea y
flamante Escuela de Periodismo, la colegiaci6n national y el sentido de
capacidad, de honestidad, de responsabilidad y de selecci6n, en una
palabra, que ahora tiene nuestra clase y rige sus prop6sitos construc-
tivos y nacionalistas.
Por manera que, al respect de aquella aparici6n ins6lita de "El
Eco de la Siguanea", a la reacci6n que produjo, en cuanto a la prensa
provinciana se refiere, y a lo que result finalmente, si no como una
consecuencia exclusive y direct de este suceso, si como causa aprecia-
ble, se deben, en buena parte, el sentimiento de compafierismo, la afi-
nidad de ideas y de prop6sitos que ahora nos unen, y el progress que
denuncia en nuestra patria ese sector del pensamiento national, vivo,
diario y present a cada hora, en la mentalidad y en el sentimiento de
los cubanos.
En buena hora, pues, se edit6 "El Eco de la Siguanea". Rectifi-
car es de sabios, y yo, aunque no soy sabio, rectifico.


CORTESIA DE

FREDERICK SNARE CORP.
PASEO DE MARTI 360 HABANA


- 67 -













iFuma usted
Cigarros Americanos?


Si Ud. es fumador de
aigarros americanos
PRUEBE el cigarro
tClub


20 CIGARROS
SI5())







XL PEZIODISMO EN CUBA 1944


Periodismo de Antafio

CRONISTAS DE SALONES

Por JAVIER PEREZ DE ACEVEDO


Yo fui cronista de salons a fines del siglo pasado en la Habana.
Aquellos podrian Ilamarse "los tiempos heroicos dcl oficio". Nada de
las grandes ventajas que se alcanzan hov. Nos contentibamos con al-
guna sonrisa femenina de agradecimiento, un apret6n de niano mas
persistent de lo reglamentano, quizis la iniciaci6n de idulces relaciones
que despues senan seriamente amorosas.
El precursor de la 6poca fu6 H6ctor de Saavedra con cl scud6nimo
de "Fleur de Chic". Hasta entonces los llamados "gacetilleros" so-
lian s6lo describir alguna fiesta social, pero esto cuando se trataba de
un suceso resonante. Mais bien se dedicaban a los tcatros, que solian
procurarles provecho.
"Fleur de Chic" ejercia de cronista social con la desenvoltura de
quien era solicitado por otras ocupaciones, viajcs y una propia vida
mundana. Pronto abandon la cr6nica asidua, atraido por arios eim-
pefios, Ilevado a la magistratura v al servicio exterior sin que olvidase
sus aficiones literarias. Continuamos un grupo dc ji6cncs bien rela
(ionados, que ya fungiamos de periodistas: RaIl Car, Manuel S. Pi-
chardo, que firmaba "El Conde Fabiin"; Juliain de Aviala, Mario Garcia
Kohly, algfin otro y el que describe estas lincas, todos los cuales llcgamos
despues a importantes pucstos, especialincnte en cl scrvicio exterior
de la Republica. En ese mismo campo del servicio exterior, figuraron


CORTESIA DEL

HOTEL "PLAZA"
VIVA COMO EN SU PROPIA CASA


- 69 -







EL PEMODIUMO EN 05k 1944


despu6s otros cronistas sociales distinguidos: Miguel Angel de la Cam-
pa, Pr6spero Pichardo (Florimel), Nicolas Bravo...
No ddbamos trascendencia ni much menos a esas cr6nicas, ya
que no nos faltaban trabajos mis series, pero, sin embargo, en ellas se
reflejaba nuestra personalidad. Asi mostribase en "Fleur de Chic"
el boulevardierr" que recordaba siempre a Paris; Raiil Cay, "hijo de
ingles", era muy sobrio (sobrio en el estilo, se entiende); Pichardo,
trasluciendo al literate y al poeta; Ayala, razonador que demostraba
con pruebas la brillantez de una fiesta; Garcia Kohly era ya el orador
adjudicando por lo menos tres adjetivos a las damas que celebraba.
Sobre mi no se qu6 decir. Un tono ligero me parecia el mas adecuado
al asunto.
No he hablado de Enrique Fontanills, que comenz6 entonces en
"La Habaha Elegante", demostrando ya su aptitud para el halago.
Pero Fontanills merece parrafo aparte. Paulatinamente se fu6 hacien-
do un professional. Tuvo para sus afines el acierto de concretarse al
oficio de cronista, Ilegando a ser un personaje algo asi como el gran
sacerdote de la modern cr6nica mundana habanera. Nos conocimos
muy nifeos al estudiar las primeras letras y despuds nos tropezamos en
las redacciones de los peri6dicos. No fu6 un "amateur" como los
arriba citados, pero la dedicaci6n de Fontanills en absolute a la cr6nica
de salones no se debi6, sin duda, a falta de dotes para otros trabajos,
smo acaso a su concept justificado mis adelante, de que aquello podria
ser una profesi6n lucrative. A ella le dedic6 todas sus actividades y un
espiritu ingenioso y sutil. Se form al propio tiempo un estilo muy
suyo que luego ha tenido imitadores. El "asistird" refiri6ndose a una
fiesta que merecia su presencia ha quedado cual algo proverbial. En
su trato daba muestras de sutileza, con algo de elegant impertinencia.
Una an6cdota: En los ultimos tiempos de la revoluci6n cubana lleg6 a
la Habana un military sueco para estudiar la guerra. Era un joven ru-
bio, muy alto, vistiendo elegant uniform, con todas las caracteristi-
cas de la raza n6rdica. Nuestro cronista, siempre se sinti6 atraido por
los extranjeros y pronto lo vimos paseando en coche con el visitante.
Este, en los paseos, trataba de adquirir datos, y le pregunt6 una vez:



CORTESIA DE LOS




laloraillios Vielsa- P s11111[l. I.


- 70-







EL PEBIODISMO EN CUBA- 1944


--Es verdad que la gente distinguida ha huido de la Habana?
Fontanills se content con responder:
--No ha notado usted que yo no he saludado a nadie?
Volviendo al grupo de cronistas 'amateurs" del que yo form
parte, debo decir que aunque como queda expresado, nos solicitaban
otros empefios y entire 6stos la vida teatral v hasta la critical literaria
v artistic, aparte de ocupaciones mejor retril'uidas y que nos permitie-
sen labrarnos un porvenir, no dejamos de practical a cr6nica mundana
con una relative seriedad. Asi la consideribamos como un exponente
de la alta vida, y la defendiamos de intromisiones, circunscribicndola a
un mundo muy limitado, no permitiendo el ficil acceso a ese circulo
exclusive, como ahora se dice.
Por eso en las listas de los asistentes a las fiestas sociales, aun de
las que por su carActer ben6fico u otras causes, eran muv concurridas,
nos limitibamos a mencionar a un grupo escogido que formaba el lla-
mado grann mundo", llevando al frente las damas de alcurnia y el bri-
Ilante batall6n de sefioritas que capitaneaban las Fcrnandinas (Josefi-
na y Elena Herrera), y en cuanto a los del sexo fucrte, aparecian los
considerados como conocidos, no muchos, por cierto. Esas listas redu-
cidas no pasaban de ocupar un cuarto dc column cn los peri6dicos v
esto cuando el concurso habia sido cxtraordinario. Listas que forma-
ron una especie de directorio de la gente distinguida. Aparecer en
cllas era la aspiraci6n de infinidad de personas. como la sociedad
antigua habanera sufria ain las consecuencias de la guerra de los Diez
Aiios, cran pocos los adinerados que en clla figuraban. No faltaban
los ricos, pero nadie a titulo de rico. Las "leaders" sociales, muchas
de las cuales vivian en el Cerro, entonces el barrio aristocratico, faltas
de coclie circulaban por los tranvias.
Fontanills fu6 el primero que abri6 las compuertas que defendian
ese mundo escogido. La compuerta sigui6 ensanchindose mis cuando
los "amateurs" de la Cr6nica fuimos dejando el oficio. Despu6s fue-
ion los nuevos elements traidos por la corriente de los tiempos, des-
bordAndose hasta el punto de ocupar sus nombres columns v mas co



CORTESIA DEL



Ing. CRISTOBAL DIAZ

HABANA


- 71 -






AL PERIODZBMO EN MMA 1944


lumnas de las hojas impresas. Hoy el cronista mundano ya no puede
ser exclusive. Nuevas capas sociales arriban sin cesar y el dinero, cam-
biando de manos, aumenta el n6mero de los pocos que antes ocupaban
un baluarte de dificil conquista. Los cronistas profesionales no son
rigurosos. Siguen las corrientes de la 6poca, y se inclinan ante la de-
mocracia triunfante. En su grupo figuran inteligentes y letrados pro-
pios para m~s altos empenos, pero se hallan a gusto dentro de la pro-
fesi6n creada por Fontanills, acomodindose a un present ficil que les
permit no pensar much en el future.
Algunos nombres bien conocidos: Luis S. Varona, Alvarez Cafias,
Luis de Posada y su hermano Joaquin; Mario Castellanos, Julio de C6s-
pedes, Baguer, Eduardo Cidre, Eduardo Fontanills, etc., etc. Entre
ellos, como brillante excepci6n, tom6 puesto hace poco Rafael Suirez
Solis, que actia en distintas actividades periodisticas, literarias y artis-
ticas, y que podria llamarse "amateur", aunque estA muy bien retri-
buido en un gran peri6dico. Otra excepci6n es Varona, president de
la Asociaci6n de la Prensa, que no se concrete ni much menos a la
cr6nica. Aparte de que algo parecido pasa entire los profesionales ac-
tuales, pues no todos siguen por complete el ejemplo de Fontanills.
Pero si Solis en algo recuerda a los antiguos "amateurs", no trata
de modificar la cr6nica mundana. Ya no es possible el cambio. La
antigua desapareci6 como tantas cosas que pasaron. Por mi parte, yo
saludo con afecto a los profesionales del dia, muy hallados en sus plci-
das tareas, que sin duda son muy capaces de mas importantes trabajos.
Por que mas importantes? Todo lo que se hace bien merece ser con-
siderado, y es un excelente oficio el de Ilevar registro de los que brillan
y se divierten, consagrando nombres de elegantes beldades y haciendo
palpitar los corazones femeninos con una menci6n preferente o un
amable adjetivo.


COMBAT DOLORES Y RESFRIADO0







QUITA EL DOLOR.

2 CAUMA-LOS HERVIOS ,

3 BAJA LA FIEBRE


- 72-


AMIE







EL PESIODIBMO EN CTUBA 1944


"LA PRENSA CLANDESTINE FRANCESA"

Por el doctor JOSE AGUSTIN MARTINEZ


-I-

Si alg6n mentis mereciera la tesis fascista de que la desmoraliza-
ci6n del pueblo de Francia y su falta de valor habian sido los factors
principles de la derrota, la presencia en los subsuelos de la ensangren-
tada Republica, de la prensa clandestine, bastaria para un prop6sito
rectificador.
Mientras la prensa "legal" se entregaba cobardcmentc al invasor
nazi, quemando sus naves tras un decidido "colaboracionismo" inte-
gral, muy parecido a una traici6n flagrante, miles de patriots francescs
exponian a diario sus vidas para producer en los s6tanos de las casas
abandonadas, en los desvanes polvorientos, o cn la soledad de los bos-
ques extraviados, muchos millares de hojas inflamadas de patriotism
en las que ardia a diario la llama de la rcbeli6n v vibraba dc continue
el himno de la resistencia.
Estas hojas clandestinas le han dicho todos los dias al pueblo de
Francia, a ese "petit people" al que con tanta emoci6n como justicia
se referia Jacques Maritain, que la guerra no cstaba pcrdida, que la
Repfiblica no habia desaparecido, que los ideales democniticos de la
gran Revoluci6n de 1789 no habian naufragado, que era ncccsario tener
fe en los destinos de la naci6n que fut cuna de la libertad, de la igual-
dad y de la fraternidad de los hombres v de los pueblos. Esas hojas
clandestinas han reanimado la quebrantada moral de los franceses v
ban sido el pan spiritual de muchos dcsgraciados quc sin csti alimento
patri6tico habrian quizis desfallecido. Han servido, tambi6n, para de-
mostrar al nazi esclavista, que su dominio dcl pueblo sojuzgado era

CORTESIA DE LA
COMPFARIF DE MERCADOS PUBblCOS
HABANA


- 73 -







EL PBBIODISIO EN CUBA -1944


temporal y efimero, que los cuerpos podian doblegarse bajo el litigo y
caer destrozados ante la ametralladora, pero que las almas volaban hacia
la luz de los dias futures de justicia, de rehabilitaci6n y de castigo.

-II-

Entre estas hojas de libertad desticase "Coinbat". Con regula-
ridad desesperante para la Gestapo "Combat" ha venido apareciendo
quincenalmente, casi sin interrupci6n, aun cuando con frecuencia cam-
biando de imprenta o publicindose simplemente en hojas mimeogra-
fiadas cuando la persecuci6n policiaca se hacia demasiado dura. Hacia
mediados de 1943 "Combat" publicaba tiradas que a veces alcanza-
ban hasta 68,000 ejemplares, cifra fantastica si se consideran las cir-
cunstancias bajo las cuales se imprimia el peri6dico v si se tiene en
cuenta que el mismo se confeccionaba en la llamada Zonaa ocupada"
o de "colonizaci6n alemana", bajo las mismas fauces de la odiosa
Gestapo. "Liberation", otro de estos peri6dicos clandestinos, se pu-
blicaba en la zona no ocupada y habia Ilegado a alcanzar en 1942 una
circulaci6n de mis de 60,000 ejemplares. "La Voix du Nord", "Franc
Tireur", "Libre France", "93", "France d'Abord", "Recistance",
"Le Populaire", etc, etc., forman una legi6n que ha combatido a los
invasores tan poderosamente como pudieran hacerlo varias bien equi-
padas divisions, porque ellos, con sus incesantes denuncias, sus infla-
madas arenas, su vigilancia estrecha y sus eficientes trabajos de espio-
naje, han ido minando hasta un punto incredible la confianza arrogan-
te de los alemanes y la infame sumisi6n de los "colaboracionistas".
Puede decirse que no ha habido crime ni violencia cometida por
los alemanes y sus odiosos aliados que no haya sido denunciado por
estos valientes peri6dicos del subsuelo. Muchas veces las autoridades
alemanas se vieron obligadas a retroceder frente a las campafas de estas
hojas tan pequenias de tamaiio como grandes en audacia. Uno de estos
casos fu6 cuando denunciaron el mal uso que los alemanes hacian de
los viveres y ropas que la Cruz Roja Americana remitia, los que en
vez de ser entregados a los civiles necesitados se distribuian en las can-
tinas de los regimientos alemanes y se enviaban descaradamente a Ale-
mania. Ante la amenaza de la Cruz Roja Americana de no enviar
nuevos embarques, las autoridades alemanas se vieron precisadas a obe-
decer las instrucciones con arreglo a las cuales se hacian estos em-
barques.
Los colaboracionistas P6tain, Laval, Deat, Darlan, de Brinon y
otros muchos son objeto incesante de sus ataques; muchas veces estos

CORTESIA DE

PERNAS Y C.o
HABANA


- 74 -







RL PIMIODX3MO RN OUZA 1944


traidores han debido temblar ante la voz que sale de las entrafias de la
tierra recordindoles que alg6n dia Francia seri libre otra vez y que
todos estos crimenes que ahora se cometen, serin cumplidamente cas-
tigados. Y no solamente los grandes traidores; tambien los colabora-
cionistas de segunda fila, el Alcalde de Nantes, el de Lille y otros infi-
nitos culpables de bajezas y traiciones a la sagrada causa de la patria,
han leido con espanto en estas hojas viriles cuil es la suerte que los
aguarda.
Seria interesante coleccionar estas hojas desprendidas del arbol de
la libertad, de ese frondoso arbol de la libertad que, nacido en Francia,
no ha de secarse jams porque sus races estan en el mismo coraz6n del
hombre. En la edici6n de "Combat" correspondiente al mes de di-
ciembre de 1942, se lee:
"He aqui la diferencia que existe entire el concept que un cola-
boracionista tiene del honor, de la libertad y de Francia, y nuestro con-
cepto: Su idea del honor; la rendici6n de Francia, de su flota, de su
ejercito. Colaboraci6n. Guerra a nuestros aliados. Nuestra idea del
honor; los ejercitos de la Francia Combatiente luchando en los campos
de batalla hasta obtener la victoria. La lucha secret y sin cuartel de
las Fuerzas de Resistencia, contra el enemigo y sus c6mplices. Su idea
de la libertad; Libertad, honors y poder para los traidores y los entre-
gradores. Prisiones, campamentos de concentraci6n y cuadros de fusi-
lamiento para los patriots. Una mordaza para la prensa. Nuestra li-
bertad; la verdad propagada a pesar de todo por el General DeGaulle
y nuestra prensa subterrinea. Nuestros militants, testificando aun
dentro de las rejas de las circeles. Mafiana, nuestras libertades restau-
radas y protegidas por aquellds que han sabido sufrir por ellas.
Su Francia; Miseria, Terror, Deshonra. Nuestra Francia; Libertad,
Igualdad y Fraternidad".
Donde quiera que ha caido un francs en defense de su patria,
bajo las balas asesinas de los birbaros ocupantes, la prensa clandestine
francesa ha levantado una plegaria, un grito de ira, o un juramento de
venganza.
Si la llama de la resistencia ha podido continuar brillando en
Francia, es a la prensa subterranea y clandestine a la que este verdadero
milagro se ha debido.


Cortes i a del

Dr. Jose Igndcio de Id Cdmdrd

President del

BANCO DEL COMERCIO

75 -








RL PREIODIShfO EN OUBA- 1944


A fl V; VA vft
a ma i-


~Zwr o
1 -.2-% :- =7 6" -
'" MAIr


- 76 -








EL PERIODIBMO EN CUBA 1944


Reportajes Retrospectivos

BLASCO IBASEZ, PANCHO MELUZA,
RODRIGO BORGIA Y MANUEL GARCIA...

Por JESUS J. LOPEZ

Un historiador es un reporter cqu no ticnc prisa. No Ic prccipita
el impulso de dar la noticia antics quc otro rcp6rter. Un bucn rep6r-
ter es un buen historiador. v un bucn historiador tiene que ser un bucn
reporter; porque aunque no le domina la vclocidad de la infonnaci6n,
se expone a que otro historiador Ic marchite cl tcma. Viccntc Blasco
Ibaiiez se propuso rcivindicar la mcmoria dcl papa valcnciano Alcjan-
dro VI, negando las fechorias atribuidas a aqucl individuo v procurando
conquistar un poco dc rcspeto para aquella familiar de facincrosos cm-
purpurados v em-papados. Pero no lo logr6. Imposiblc, con la com-
probaci6n de las dcsvergiienzas v los crimcncs rcalizados por Rodrigo
v su tribu de malhechores.
Pancho Meluza cs otra cosa. No dcj6 quc pasaran los silos para
aclarar la historic de Manucl Garcia, El Rcv de los Campos de Cuba.
Viven personas que conocieron a Manucl Carcia, anigas v cncmigas
del famoso guajiro dc Quivican, v todas convicncn-por lo menos todas
las que han informado a Meluzai-cn quc Manuel Garcia fu utn pa-
triota y no un bandolero. En aquella cpoca cra ficil confundir a los
hombres de la manigua cuando asaltaban a la gcntc, sccucstraban v cxi-
gian dinero para la revoluci6n; v, adcmas, las autoridades calificaban
de alzados y bandidos a todos los quc sc rcbelaban conlia cl Gobicrno.
Esto ocurre siempre, en todas parts, hasta quc los rcbcldcs ganan, que
entonces se hacen autoridades y pcrsigucn v Ilaman bandoleros a los
que siguen sus cnsciianzas. Lo cicrto c irrefutable cs quc Manucl Gar-


CORTESIA DEL


SR. AMLETO BATTISTI

77 -







BL PEBIODIBMO EB COUA 194<


cia fu6 nombrado comandante del Ej&rcito Libertador por la Junta Re-
volucionaria de Key West, y trajo una expedici6n armada hasta la costa
de Matanzas y di6 dinero para la Revoluci6n. Pancho Meluzi esti
dispucsto a probarlo con documents irrefutables, con testimonios ver-
bales y con su espada.
M1eluzai no quiere ser historiador. Es un buen reporter. Durante
various anos pas6 por radio la vida de Manuel Garcia. Despues vendi6
diez mil ejemplares de un librito contentivo de pasajes destacadisimos
en la existencia del... ZBandolero? ZComandante? Para los veci-
nos de la zona en que operaba Manuel Garcia, el discutido personaje
era un sujeto muy popular, y s6lo la traici6n di6 a la policia oportuni-
dad de una emboscada en que cayera el intrepido... ZComandante?
Bandolero?...
No hay descendientes de Manuel Garcia. Meluzi no tiene el de-
seo de congraciarse con herederos poderosos, como ocurre con otros
bandidos. Meluz~ es un reporter que indaga y da informes periodisti-
cos, talando la marafia de errors v descubriendo aspects ignorados del
cdlebre guajiro. Los que le escriben espontineamente, los que firman
actas con declaraciones trascendentales, los que van ante Meluzi a con-
tarle an6cdotas y aventuras de Manuel Garcia, son series vivientes y no
fantasmas; son vicjos moradores de los t&rminos en que Manuel Garcia
correteaba a caballo v se burlaba de la guardia civil y de los terrible
gobernadores militaries. Infundia pavor y cariflo, seg6n el trato que
daba a los que se inmiscuian en su existencia plena de azares y peligros.
Vive un anciano, el senior Alfonso Cruz, que era muy pequefio cuando
fu6 secuestrado por Manuel Garcia, v dice que el cuidado y la ternura
con que le entretuvo el Rey de los Campos de Cuba habian sido tales,
que llor6 al ser entregado a sus padres y siempre quiso volver al campa-
mento de Manuel. Don Manuel Sanguily y Juan Gualberto G6mez
visitaron a Manuel Garcia y aceptaron doce mil pesos en oro para la


EXTRACT *
LOCION Mais Oui
P 0 L V 0 S PRONUNCIEE ME UI


IE Fr U MEE I A


IB U U O I S

LOS PERFUMES QUE DAN PERSONALIDAD


78 -





3a DEL
IJUSTAVO C.
EL PERIODISMO BN CUSA 194

revoluci6n. ZBandolero? ZComandante? No inspira el deseo de la
polemica. Ignoro el misterio. Meluzi garantiza que en cualquier ins-
tante podri probar su reportaje. Para 61 Manucl Garcia fu6 un pa-
triota, v hay el claro antecedente de que para los espaiioles dc entonces
Manuel Garcia estaba en el cuadro de los mas odiados enemigos, y para
los cubanos era el gallardo defensor de la libertad. Recuerdo una cosa,
teniendo yo de catorce a quince alios. Mi padre era amigo dc un
scior cuyo nombre no recuerdo, persona seria y decent, v en su casa
se alojaba un anciano corpulento y taciturno, a quien nunca oi hablar.
Estaba enfermo de la vista y no salia mas que para ir al consultorio de
su m6dico. Habia Ilegado con la recomendaci6n de un pariente de la
esposa del senior amigo de mi padre. Un dia oi en mi casa un diilogo
entire mis padres y descubri que aquel individuo habia tenido rclaci6n,
no s6 cuil, con Manuel Garcia. Estoy hablando de 1902o a 1904. En-
tonces mi padre relataba algo a mi madrc, ignorando que yo escuchaba,
v dijo: -El viejo se violent cuando llaman bandido a Manuel Garcia.
Jura que no era un mal hombre y que muri6 por la libertad de Cuba.
El viejo es veteran.
Mis o menos, eso lleg6 a mi. Muchas vcces he pcnsado en aquel
criollo y no he logrado recorder el nombre, que no se ocultaba a nadie.
Lo que puedo afirmar es que el amigo de mi padre v su familiar le tra-
taban con respeto, y siemprc le Ilamaban algo que si no era un grado
military, era seniorr". En aquella epoca me interesaba m6s una Teresa
gordita y afable que vivia lejos de la morada en que se alojaba el vete-
rano, y yo no ponia much atenci6n a detalles ajenos, por exceso de


- 79 -


CORTESIA

DE LOS


Cigarros




Tril id Hno.







EL PERIODISMO EN CUBA-1944


dedicaci6n a los mios. Total, Teresa me bot6, en cuya determinaci6n
estuvo muv acertada.
Este fibro de periodistas result muy adecuado para recoger una
impresi6n periodistica, v Pancho Meluza esti hacienda periodismo ex-
traordinario con respect al difunto Manuel Garcia. Si fue un bandido
o un patriota, no me afecta. Estoy hablando de Meluzi, y no de Ma-
nuel Garcia; v creo que no hay en el mundo quien se atreva a decir
que Meluzi fud c6mplice del Rey de los Campos de Cuba, porque me
parece, a primcra vista, que no habia nacido este hibil reporter. Tan
habil, que ha cstado diez afios reuniendo documents, hablando con
gente conocedora y acumulando informaciones para justificar su esfuer-
zo reivindicador. Es mis equitativo defender la memorial de Manuel
Garcia, un pobre luchador de la vida, que la del Papa Alejandro VI
con su distinguida familia...

(Especial para el anuario del Retiro de Periodistas. Manuel Gar-
cia di6 much qud decir a los peri6dicos; y Rodrigo el valenciano no
di6 nada. Los periodistas tenemos que estar con Manuel Garcia).


SIlii9AS


PAR LAVAR Y FREGAR PONGA EL

80 -


uU A TRABAiAR
'ia~nPr;ieM







EL PURIODISMO EN CUBA 194


RENE LUFRIU ALONSO, PATRIOTA,

EDUCADOR Y ESCRITOR

Por J. DUCAZCAL


(1889- 1943)

A las nueve de la maiiana del viernes, 5 de marzo del pasado afio
1943, en su residencia contigua al domicilio de la Academia Nacional
de la Historia, de la que fu6 secretario durante algunos afios, ces6 de
latir el coraz6n de Ren6 Lufrifi Alonso, aniquilado su organismo por
torturante enfermedad que en el transcurso de ocho meses, ante la per-
plejidad de eminentes clinics y la ineficacia e impotencia de diversos
procedimientos y recursos terap4uticos, le someti6 al tormento de infer-
nales dolores, hasta que la muerte, en resoluci6n piadosa, insensibiliz6
y paraliz6 su cuerpo y liberty su espiritu de la pnsi6n de la came en-
ferma. Durante el curso de su enfermedad sus mis adictos amigos
y admiradores nos interesibamos diariamente por el estado de Lufrii,
digno de todo carifio y gratitud, porque 61 era un misionero de la amis-
tad, siempre propicio y dispuesto a defender, favorecer y consolar a
sus files amigos, y aun a personas mis o menos conocidas de 61, en
incontenible impulse de altruismo, que algunas veces le hacia salir de
su hogar a medianoche para acudir a un lugar distant en que sufria,
victim de cualquier desgracia, un ser human, acreedor a su afecto
generoso.
Tuvo angustias trigicas la prolongada enfermedad de este hombre
noble y estoico, que en carta del 5 de septiembre de 1942, respondiendo
a otra mia, me decia con sutil humorismo: "Decir lo que tengo es aca-

CORTESIA DE

COMPAlIA CENTRAL "LA DICHOSA"
OBISPO Y COMPOSTELA H A B A NA

81 -








ML PERJODISMO EN CUBA 1944


so descifrar un arcano. No lo s6; las eminencias han resuelto utilizar-
me de conejillo de Indias, v por la mariana dcclaran que "cl perro
puede estar hidr6fobo", y por la tarde, que "puede estarlo o no". No
sC si el perro sov yo o el dolor; lo que si se es que el dolor tiene rabia.
En fin, parece que cl remedio esti en algiin hallazgo casual. Mientras,
dia y noche, soy la presa desventurada de una jauna, que danza su alali
sobre mis carnes, m6sculos, nervios... En fin, hay que ser discipulo
de Marco Aurelio, v sonreir ante el dolor hasta que me venza". "Per-
done que rcalmentc no contest su carta. Reuma o polineuritis, esto
cs un infierno, y en cl infierno no se puede escribir".
La ciencia m6dica declar6 pontificalmente, pocos dias antes de
su muerte, que Lufrii era victim de un cancer que le roia el higado
v un pulm6n. Un colapso cardiac puso fin a tanto horror, y en la
mafana del sAbado, 6 de marzo, veinticuatro horas despu6s de su fallc-
cimiento, era scpultado su cadaver en el pante6n de su familiar, en el
Cemcnterio de Col6n, ante la doliente expectaci6n de un gran cortejo
dc amigos y admiradorcs de Lufriu, cuyo elogio p6stumo pronuncio
cordial v clocuentemente ante el sepulcro uno de sus predilectos amigos,
el ilustre diplomAtico doctor Cosmc de la Torriente.
*
*0 *
Rcn6 Lufrii Alonso, dc ascendencia provenzal, naci6, en el seno
de hogar honorable y acomodado, en el pueblo de Calabazar, de la pro-
vincia de la Habana, el 16 de mayo de 1889. Fueron sus padres Emilio
Lufriu Hidalgo e In6s Alonso Carpio. Su luminosa memorial, remon-
tandose a los siete afios de su edad, evocaba los dias terrible de la re-
concentraci6n del terrorist Weyler, durante la guerra emancipadora del
o5, v Lufriu recordaba haber visto, en el barrio del Cerro, grupos de in-
feliccs families campesinas que agonizaban de hambre y de enfermcda-
des, sobre el fango de las calls, despu6s de haber sido desarraigadas de
sus bohios. Quizi la vision de aquellos horrores de la guerra estimul6
mis en el niflo Lufriu el surgimiento de la intense pasi6n patri6tica que
fu6 una de las caracteristicas de su personalidad. El patriotism era
consubstancial en 61, como virtud vital y hereditaria que desde su infan-
cia habia podido admirar en su tio el ejemplar patriota y caballero Fran-
cisco Lufriu, heroe v mArtir de la epopeya libertadora del 68, cuyo just
elogio constituy6, murchos alios despu6s, el tema de un discurso acad6-
mico suyo. A 61, como a Unamuno, le "dolia la patria", y por eso
mismo, cuantas veces, al notarlo preocupado, meditabundo o sordamen-
te colerico, con motive de cualquier atentado a la dignidad o a los inte-

CORTESIA DE

GARCIA & DIAZ, LIMITADA
LONJA DEL COMERCIO HABANA

82 -








EL PERIODIBMO EN CUBA -1944


reses fundamentals de la Rep6iblica, hube de decirle yo: Que no le
duela tanto Cuba! ". Y asi, por su inevitable pasi6n cubana, se le amar-
gaba y se le entristecia la vida y se le afectaba la salud, que en Lufriu pa-
recia ser endeble y quebradiza, acaso por el excesivo predomnio de su ser
spiritual sobre su organismo fisiol6gico. iCuAntas noches de insomnio
le fueron absorbiendo la vitalidad fisica, en su desmedido amor a la lec-
tura y al studio! Porque Ren6 Lufriu fu6 un cabal autodidacto, devo-
rador infatigable de pAginas que le proporcionaron el tesoro de la cultu-
ra que asimil6 su fino y poderoso talent. Entre sus mayors devociones
intelectuales y artisticas figuraban Descartes, Mirabeau y Gambetta, el
gran fil6sofo del m6todo y la duda y los grandes dominadores de la tri-
buna, a todos los cuales podia apreciar mejor por leerles en su idioma
original, el francs, que poseia correctamente. Entre los escritores espa-
fioles preferia a Larra, el genial Figaro. Con su delgadez asc6tica y sus
grandes ojos negros e indagadores, provistos de lentes, me rccordaba la
fisonomia del inmortal fil6sofo cubano, padre F6lix Varela, cuyas ense-
fianzas admiraba y practicaba en el orden intellectual y en el patri6tico.


Entre sus primeros iniciadores en la scnda dcl studio tuvo Ren6
Lufriu al maestro Carlos Vasseur y Valdcs G6fiez, director de un acre-
ditado colegio. Despues estudi6 el bachillerato, en el Jnstituto Provin-
cial de la Habana, y finalmente obtuvo, en la Universidad Nacional, el
titulo de doctor en Filosofia y Letras. Inclinado a la pedagogia por
vocaci6n de su espiritu, y bien preparado para ejercerla por su cultural
especializada, cultiv6 particularmente la literature, la historic, la 16gica
y la moral civica, materials de que fu6 professor en los colegios "Cervan-
tes", "San Francisco de Paula", "Newton", "Maria Luisa Dolz" y
"La Gran Antilla". Tambi6n tuvo algunas classes particulares a domi-
cilio. En junio de 1922 inaugur6 su colegio-academia "Habana", con-
forme a la mis modern organizaci6n pedag6gica, con su secci6n de
internado y un cuerpo select de profesores. En esta obra cultural y
patri6tica, que lleg6 a un alto grado de perfecci6n y eficacia, por lo que
fu6 considerado tal plantel privado como el mejor de su clase, en Cuba.
durante aquel tiempo, puso Lufrii todas sus energies, sus entusiasmos y
sus esfuerzos; pero cuando alcanzaba su gran colegio-academia el noveno
ailo de existencia, en 1931, la siniestra dictadura machadista, ya en pleno
imperio del terror, oblig6 a Lufri6, valeroso opositor a aquel regimen
criminal, a clausurar y liquidar su important empresa educadora. En-
tonces el ilustre maestro se vi6 espiado, acusado, perseguido, y hasta re-


CORTESIA DE

THE TRUST COMPANY OF CUBA

OBISPO No. 257 LINEA 705. VEDADO


- 83 -







EL PERIODISMO EN CUBA- 1944


cluido en el Castillo del Principe, sometido a un regimen carcelario
oprobioso y a las demasias v los abuses de un juez military, servidor de la
dictarura imperante. Recuerdo que el buen Ram6n A. Catali, fiel
amigo de Lufriu, que le defcndia de aquella persecuci6n, me refiri6 al-
gunos de sus episodios. Asi qued6 trunca la obra pedag6gica de Lufriu,
aun recordada afectuosamentc por algunos de sus fieles discipulos, que
tambien tuvieron en el colegio-academia "Habana" una bonita revista
titulada "Yara", v desde 1931 se 'i6 envuelto el maestro en el oleaje de
la political, en la candente oposici6n provocada por la tirania machadista.
Sin temor a la miseria, ni a la prisi6n, ni a las amenazas de asesinato,
Lufriu sigui6 combatiendo aquel regimen dictatorial, al lado de los lide-
res Cosme de la Torriente v Manuel Mirquez Sterling, v cuando en el
verano de 1933 surgi6, al influjo bendfico del embajador'Welles, el Co-
mit6 de la Mediaci6n, para poner fin a los horrores y las zozobras del
machadato, actu6 como secretario de tan important organismo circuns-
tancial, cuvas actas v otros documents del mismo se proponia utilizar
para escribir la historic de aquel period tormentoso de Cuba. Unido
a Carlos Manuel dc C6spedes v Ouesada por fuertes lazos afectivos-co-
mo tambi6n lo cstuvo a Cosnie de la Torriente, Manuel Mirquez Ster-
ling y Ram6n A. Catali-, cooper a ]a exaltacion del mismo Cespedes al
cargo de Presidente provisional de la Repiblica, el 13 de agosto de 1933,
en medio de aquel torbellino de pasiones, violencias y errors que fue
consecucncia del derrocado regimen machadista. Cespedes, el ecuini-
me Cdspedes, digno de regir a un vais como Suiza, pcnso en dar a Lufriu
un cargo en su gabinete presidential; pero, al fin, de acuerdo con el mis-
mo Lufriu, le design Ministro Plenipotenciario en la Rep6blica Domi-
nicana. cargo en el que ces6 pocos meses despues, siendo Mendieta jefe
del Poder Ejecutivo. En 1937, durante el gobierno de Laredo Bru, fue
nombrado Director de Relaciones Culturales y jefe del Archivo Diplo-
mitico, de la Secrctaria de Estado, double cargo en que actu6 hasta su
fallecimiento, en marzo de 1943.


Su iniciaci6n en la political national ocurri6 hacia 1909, en las filas
del partido Liberal y al lado de Alfredo Zayas, cuyo talent pleno de se-
renidad y habilidades siempre admir6; pero gradualmente fue alejandose
del mundo politico, despuds de haber laborado generosamente en los
diaries "La Noche" y "La Opini6n", siempre atraido especialmente
por sus amores literarios y patn6ticos a las regions del studio, de la
alta cultural v de la dignificaci6n republican. Ciertamente su intense
sentido moral y su spiritual delicadeza no podian contemporizar con


CORTESIA DE
P. FERNANDEZ Y COMPANIA
IMPRESORES


- 84 -







EL PERIODISMO EN CUBA 1944


ciertas realidades de nuestra political, a lo que parece referirse en su ar-
ticulo "La juventud cubana y el medio", de su libro Letras y naciona-
lismo, del que son las siguientes palabras, alusivas a la corrupeo6n am-
biental: "Escoger centre danza placida o mon6logo descsperado, cuando
todo invita a lo primero y nada, ni siquiera la esperanza de aprobaci6n,
estimula lo segundo, es impossible, salvo para temperamentos de minrti-
res o heroes que, a mandate imperioso de la conciencia, quieren serlo,
lo son en definitive, en prolongada, silenciosa tragedia, en cuyo desarro-
Ilo torturante s6lo cosechan carcajadas burlonas de los positivistas v en
cuvo final ven, desgarrados, que el propio ejemplo de su noble dolor
s6fo sirve para matar los prop6sitos de emulaci6n ".
Ren6 Lufriu, ejemplo limpio de la minoria pura entire los elements
politicos actuantes en los primeros afios de la Repiblica, perteneci6 a
la juventud idealista incontaminada de aquellos dias, crcvente en el
ideario de Marti; no particip6 de la orgia escandalosa de los negocios
ilicitos a la sombra del poder piiblico, v sufri6 dignamente la tragedia
de la honradez pobre, "las innobles melancolias de los apuros pecunia-
rios", segiin la frase sugestiva de Disraeli. Fur entonccs cuando, segin
me confess, tuvo que comerse materialneintc a clisicos, rominticos v
modernos, al vender a bajo prccio muchas de las ncjores obras de su
nutrida biblioteca, para atcnder a la subsistencia de su hogar, y tambien
cuando emprendi6 la publicaci6n de una seric de intcresantes biogra-
fias, en forma concisa y igil, contenidas en folletos, tales conio las del
czar Alejandro II, Mirabeau v Gambetta, bellas producciones literarias
que merecieron just 6xito.
Su pasi6n patri6tica, su fervoroso amor a una Cuba noble, grand,
honest y progresista, le impuls6, despu6s de 1933, a la colaboraci6n
con el insigne Carlos Ilanuel de C6spedcs cn la fundaci6n del partido
Centrista, fuerza moral de la opinion que aspiraba a equilibrar la vida
de la Reptblica entire los extremismos de derecha e izquierda v a depurar
v mantener la verdadera democracia. Este hermoso sueno del patrio-
tismo se desvaneci6 ripidamente por falta dc ambiente propicio cn los
ambitos de la naci6n agitada y confusa, a pesar de la propia virtualidad
del ideal concebido y de la elocuente propaganda que se le hizo, parti-
cularmente por la palabra de Lufriu, que, adcmas de cscritor tempera-
mental y de s6lida cultural, era orador faicil y vehement v conferencista
notable, forjado en el ejercicio del magisterio. Sus iltimas manifesta-
ciones en esta fase de su talent fueron las oraciones funiebres que pro-
nunci6 ante los sepulcros de C6spedes y Catalh, al inhumar sus cadave-
res; las tres brillantes conferencias que ofreci6, en mayo de 1941, en
el Circulo Notarial, sobre la evoluci6n de la democracia en uba, y
las que desde enero a junio de 1942, ya en visperas de ser atacado por
el terrible mal que le mat6, pronunci6, sobre temas patri6ticos v cultu-

CORTESIA DE

LAMPARILLA TOUS Y CO. H A B A N A


- 85 -







EL PEBIODISMO EN CUBA 1944


rales, en el Ayuntamiento de esta capital, en Matanzas, en Cardenas,
en el "Lyceum" sobre Narciso L6pez y ante la tumba del venerado
Luz y Caballero, el 22 de junior del citado afio, ultimo de su actividad
vital en este mundo.
Su reputaci6n literaria esta consagrada a perpetuidad en las obras
cuyos titulos aparecen a continuaci6n, en las que se a6nan la reflexi6n
critical, la alteza del pensamiento y de la emoci6n y la correcci6n de
la forma, animada por rasgos elegantes y por fulguraciones espl6ndidas:
Carlos Manuel de Cespedes, Antonio de la Piedra, la epopeya de
una mariana, El caso de Antonio Bello, Letras y nacionalismo, Ensayos
dc divulgaci6n hist6rica, Manuel Sanguily, El hijo del Libertador, Fran-
cisco Lufriu, h6roe y mirtir; Contestaci6n al Sr. Manuel M~rquez Ster-
ling, El impulse inicial, La ficci6n constitutional en nuestra historic,
El secret de Gambetta, El idilio del czar Alejandro II, La juventud de
Mirabeau, La sintesis de la tradici6n national, La vida de la Academia
de la Historia de Cuba, Manuel Mirquez Sterling, escritor y ciudadano,
La doctrine de la Rep6blica (prblogo), Adi6s a Carlos Manuel de C6s-
pedes.
Dej6 en preparaci6n la segunda parte de la biografia de Marquez
Sterling, una biografia de Rafael Montoro, un libro sobre la mediaci6n
diplomitica en Cuba en 1933 y otro de recuerdos y an6cdotas de su
propia vida.
En el conjunto de sus obras sobresalen El impulse inicial, studio
profundo de las consecuencias de la influencia inglesa en el progress
de Cuba, por virtud de la ocupaci6n de este pais por la Gran Bretafia,
a fines del siglo XVIII, y Carlos Manuel de Cespedes, el primer libro
de Lufriu, publicado en 1915, ofrenda efusiva de admiraci6n y amor al
''mas intense y atormentado" de los creadores de la Repuiblica Cubana,
como llama el propio author al var6n excelso de "La Demajagua".
Su labor periodistica y literaria la realize especialmente Lufriu en
las revistas "Cuba Ilustrada", "Cuba y America", "Nuestro Siglo"
y, sobre todo, en "El Figaro", donde actu6 sucesivamente como secre-
tario de redacci6n y como subdirector, identificado con el noble Catali
en el amor a la revista que fu6, casi durante medio siglo, 6rgano maximo
de la cultural de Cuba. Al morir, era Lufriu secretario de redacci6n de
la flamante 'Revista de la Habana", fundada por el Dr. Torriente en
1942.
La vida de Ren6 Lufriu Alonso, tronchada por la muerte en la
madurez de sus cincuenta y cuatro afios, fu6, en resumcn, un alto ejem-
plo de bien, de labor fecunda y de servicio generoso a supremos idea-
les: a patria, la verdad, la justicia, la belleza, a los que su noble y dind-
mico espiritu ofrend6 el tesoro de su talent, de su saber y de su fe.

CORTESIA DE

RAUL PERERA


-86-







EL PERIODISMO EN CUBA- 1944


CUBAN BUTIFARRING AND

CHORITHING COMPANY.

Por GUSTAVO ROBRElRO

La industrial del "perro caliente" (hot dog) ha tornado carta de
naturaleza en nuestro pais con tal arraigo v firmeza, que raro es el ba-
rrio de la Habana donde no se fallen, distribuidos equitativamente por
las esquinas, various puestos de "fritas" en los que, alternando con tales
fritangas, se expenden centenares de esos "Franckfurters" empotrados
en pan con mostaza y cebolla, sin que nuestro estado actual de guerra
con los nazis haya hecho disminuir la venta de ese embutido amostaza-
do, de origen francamente alemin.
Y es que, por lo visto, el paladar v el est6mago humans no entien-
den de fronteras ni banderias gastron6micas e igualmente dan belige-
rancia al criollisimo "fufi" de plhtano macho, que el beefsteack ingles,
los macarrones italianos, la ensalada rusa o el repollo a la hamburgueJa.
Tal es el criterio eclkctico alimenticio aceptado por los habaneros
quienes, ain conociendo la genesis teutona del "perro caliente", lo
engullen con avidez verdaderamente canina.
Pero lo que ignoran muchos de sus consumidores es que los tales
"canes cilidos" fueron popularizados en Cuba por dos periodistas dcl
patio y no, ciertamente, de los que por su insignificancia o mediocridad
pueden llamarse "periodistas de perro", sino que, por el contrario, eran
dos grandes figures del periodismo cubano, justamente consagrados por
su s6lida cultural, su talent, su brillante v original estilo v su absolute
conocimiento de las multiples fases del periodismo modern, en todas
las cuales supieron distinguirse y brillar con luz propia, dejando, a su
paso por la prensa, luminosa estela de su ingenio v su saber.


CORTESIA DE

ABBOTT LABORATORIES
LEALTAD 152 TELF. M-2100


- 87 -







XL PIRIODISMO EN MUA 1944


Fueron estos: Victor Mufioz y Rafael Conte, mis inolvidables ami-
gos y queridos compafieros, desde que juntos trabajibamos en "La Dis-
cusi6n" el diario cubano para el pueblo cubano que dirigia inte-
ligentemente Manuel Maria Coronado y en el que Victor y Rafael ini-
ciaron su brillante y triunfal carrera periodistica, aunque, desde luego,
no fu6 en aquella cubanisima publicaci6n donde aprendieron a freir
butifarras ni a manejar otros embutidos que las noticias falsas o exage-
radas con que las agencies cablegrificas suelen obsequiar al pdblico.
El debut de mis dos amigos como butifarreros advino muchos
aiios despues, cuando ejerciendo ambos de cronistas de sports, en dis-
tintos diaries, Rafael sugirio a Victor la idea de pedirle a Basilio Za-
rasqueta, administrator del front6n Jai-Alai, el permiso para establecer
en ese centro deportivo un puesto de "perros calientes", bien que mo-
dificindoles a 6stos el perruno nombre ingl6s de "hot dog" e inclu-
y6ndolos gen6ricamente en la "Cuban Butifarring and Chorithing Co.",
letrero que los nuevos industriales colocaron en lo cimero de su pequeia
tienda portatil, una vez logrado el permiso que el buen Basilio no titu-
be6 en conceder a quienes, a mis de cronistas, eran sus antiguos e inti-
mos amigos.
Y era de ver con que entusiasmo, diligencia y espiritu commercial,
aquellos dos talentosos bohemios, (hasta entonces totalmente ajenos
a negocios de indole culinaria), situados a ambos lados del humeante
puesto, a compis del chisporroteo de la hirviente manteca, voceaban y
encarecian las bondades del articulo, instando a adquirirlo a cuantos por
alli pasaban, coaccionando a los amigos para la forzosa ingesti6n del
ex6tlco bocadillo y ain llamAndose a caricter con los que se resistian a
probarlo.
Rafael, sobre todo, que era el mis vehemente, hiperb6lico y locuaz
de la raz6n social Conte-Mufioz, agotaba el ditirambo en elogio de la
fabricaci6n cubana de embutidos, confeccionados, seg6n 61, con los
mejores, mis sanos y bien cebados cochinos del mundo y del pan ad-
junto, amasado y horneado, con exclusividad, por experts panaderos
de Viena. Y iguay del que osara dudar de tales excelencias!
IIasta la mas estrecha y cilida amistad que siempre nos uni6 a
Conte y a mi, estuvo a punto de enfriarse, o por lo menos, de entibiarse,
a causa de un "perro caliente", (no obstante la paradoja que de ello
hubiera resultado) al "emperrarse" mi buen amigo en hacerme ingerir
una de sus butifarras, precisamente en una 6poca en que yo creia (aun-
que sin fundamento) estar enfermo del est6mago y, voluntariamente,
sin prescripci6n facultativa, me habia sometido a una dieta rigurosa
que excluia toda clase de came, y, especialmente, la de cerdo. En vano


CORTESIA DEL

Ing. Demetrio Castillo Pokorny


88-







EL PERIODISMO N CUBA 1944


fu6 que Rafael, tozudamente, agotara todos los medios de persuasion
para quebrantar mi firme proposito anti-carnivoro y la aversi6n a la
came de puerco, que mi pretensa gastralgia rechazaba con religiosa con-
vicci6n judAica; e inmtiles resultaron, asimismo, los juramentos y las
promesas de que aquel "perro" relleno de cerdo, no me haria dafio
alguno.
Mi negative era absolute, irrevocable, definitive. Por lo que Conte,
dejindose levar, un instant, de su natural violento, me dijo en tono
airado:
Bueno, cual es tu temor? jTe vas a morir por comer esto?
-Pudiera ser-, contest con sequedad.
-Pues chico: una vida que depend de una butifarra, agrego
sentenciosamente -, no merece la pena de conservarla. iMurlete ya!
Y aquel exabrupto, no exento de 16gica, pero que, seguramente,
no le habria yo tolerado a quien no fuese, como Rafael, mi intimo ami-
go, lejos de molestarme, provoc6 mi hilaridad v prorrumpi en una es-
truendosa carcajada, que irrit6 a6n mis al buen Rafael (como siempre
que alguien le Ilevaba la contraria), pero transcurridos unos cuantos
segundos, vino hacia mi, noblemente, reconociendo la imtemperancia
de su dicho y abrazAndome en desagravio; abrazo que acepte de mejor
grado que la butifarra en litigio y que no llegu6 a probar, por el mo-
mento, si bien horas mas tarde, en la tranquilidad de mi hogar, luego de
meditar sobre la justeza de aquella sentencia casi salom6nica, mand6
freir un par de butifarras, que con pan, cebollas v mostaza irrumpieron
en mi est6mago, sin ultenores consecuencias funestas; con lo que di
por curada mi ilusoria afecci6n gastrica, disponiendome a comer, desde
esa lejana fecha, toda clase de carnes, pescados, huevos, viandas, etc., de
todo, en fin, lo que he venido hacienda hasta hoy, sin que mi calumnia-
do aparato digestive me haya dado que sentir, como tampoco volvi6 a
hacerlo mi pobre amigo Rafael Conte, correspondiendo asi a mi acen-
drado carifio que le acompafi6 hasta la tumba.
Claro esti y bien lo sd, que mi regreso a la normalidad digestive
no es un dato de interns general, pero es el complement de esta an6c-
dota periodistica que he traido a colaci6n para constatar, cn este libro
nuestro, que el auge y popularidad obtenidos en Cuba por los "perros
calientes" constituyen un exito del periodismo, logrados por dos de
sus mis valiosos representantes, que si bien abandonaron al poco tiempo
el negocio, no fue por falta de magnificos rendimientos (que ambos
socios se encargaban de jugar y perder en el propio front6n) sino por
lo que el nuevo oficio contrastaba con su fino y delicado espiritu y su
temperament nada propicio a tan prosaicos y mantecosos quehaceres.

CORTESIA DE
Purdy & Herderson Company
LA METROPOLITAN 718 HABANA. CUBA


- 89 -








CORTESIA DE LA


[oplill Lchr11111a di


24
24
24
24


CONCHA 1 y 3


Telfonos:


56
57
58
59


Circuit Teatral

Ernesto P. Smith



ALKAZAR
COMDI)IA
ENCANTO
FAUSTO
FAVORITE
FLORENCIA
STRAND
UNIVERSAL


CORTESIA
DE


K-LISTO KILOWATT
"SU SIRVIENTE ELECTRIC"


Cia CabaO e Cwc dad


- 90 -


EL PEBIODISMO EN CUBA 1944







EL PERIODISMO EN CUBA 1944


LA COMISION NATIONAL DE

PROPAGANDA Y DEFENSE DEL

TABACO, ANCORA SALVADORA

DE LA RICA HOJA.



En realidad, de verdad, la que debi6 ser nuestra primera indus-
tria por la fama mundial que ha dado a nuestro pais, ciertamen-
te ha venido sufriendo, en los iltimos anos idos, trastornos sin
cuento y hasta por adversidad del destiny reveses insospechados
antes. Pero como todo tiene su fin en la vida, ahora tenemos que
la industrial del tabaco, en todos sus sectors desde el cultivo, su
recogida, empaque, almacenaje, fabricaci6n v trAfico hasta saborear
los puros mas ricos del mundo sin que haya hoja que puedan imi-
tar a la nuestra va logrando su reconstrucci6n, por decirlo asi,
hasta cimentarse sobre bases indiscutibles de 6xitos v ventajas pa-
ra cuantos del tabaco, que son muchos entire nosotros, viven v li-
bran sus subsistencias diarias.
;A qu6 se debe, esencial y fundamentalmente, ese cambio tan
beneficioso para nuestro rico tabaco habano?
La cosa no necesita esfuerzo mental alguno. Es obvio dcdu-
cirlo. Merced a los influjos inteligentes de los que forman v cons-
tituven la Comisi6n Nacional de Propaganda v Defensa del Ta-
baco Habano, el Gobierno dict6 un decreto regularizador de los
precious, de abajo a arriba, es decir, de las vegas donde se cultiva
y se obtiene la rica y aromosa sin igual en ninguna de las latitudes
de la tierra hasta el fumador que es la iltima persona a donde
va a parar el puro que se hace disolver mediante el humo delator
de lo bueno que se fuma.
Pero es mis: cuanto ha hecho, hace y seguiri haciendo la Co-
misi6n Nacional de Propaganda y Defensa del Tabaco Habano
mediante esfuerzos ingentes, no es del dominio p6blico. Porque


- 91 -







RL PEXIODISMO EN CUBA- 1944


cuantos en dicho important Organismo laboran y se mueven son
elements de vasta ilustraci6n y que rehuyen, comunmente, todo
alarde de acci6n, no simpatizando con el exhibicionismo. Enton-
ces vemos que la Comisi6n aludida; es decir, sus miembros, tra-
bajan con todos sus afanes y su talent todo en bien del tabaco; y
sin la menor ostentaci6n formula sugerencias constantes al Go-
bierno, v llevan a cabo, fuera del pais no obstante las dificultades
momentineas para ellos en los actuales moments de acci6n be-
lica, propaganda efectiva y hasta se atreven valganos la pala-
bra en su honor y en el mejor de los reconocimientos a tantear
cerca de diplomiticos y paises amigos, cuanto de ventajas tendrian
si se Ilevasen a cabo tratados tiles que comprendiese el tabaco ha-
bano. Y asi, en efecto, laboran con intensidad esos elements en
beneficio positive del tabaco.
Ahora tenemos un magnifico augurio que, mas que ello, cons-
tituye una afirmaci6n rotunda de seguridades para nuestro taba-
co, que por lo visto nos esti evidenciando dias de felicidad y de
grandeza para la industrial cubana. Nos referimos a las grandes
6rdenes procedentes de los Estados Unidos de Norte America as-
cendentes a various millones de pesos en tabaco cubano, lo cual ha
venido a cimentar, con rapidez insospechada, la consabida indus-
tria.
Y aunque nada se diga al respect, nosotros lo diremos: si no
hubiesemos contado con una Comisi6n como la que tenemos,
habriamos seguido girando en un circulo vicioso y nuestra indus-
tria se veria, como hasta no hace much tiempo, sufriendo los
contratiempos propios de muchas circunstancias que ahora no que-
remos referir por ser innecesario.
De todos modos, bien merece el honor del reconocimiento
la Comisi6n Nacional de Propaganda v Defensa del Tabaco Ha-
bano, la cual, en nuestro concept, debiera tener mis amplias fa-
cultades y ser aln much mis aut6nomo como organismo de lo
que ha venido siendo hasta nuestros dias. Es nuestro criterio leal
y sincere.




EL TABACO HABANO es el simbolo de la

aristocracia entire todos los tabacos del mundo.

Los CIGARILLOS CUBANOS son fabricados

con TABACO HABANO.


-92-








2L PERIODI0MO EN CU3A- 1044


EL PRIMER MANUMISOR DE

CUBA, UN PERIODISTA

Por A. NUREZ PARRA.


Joaquin de Agiiero y Agiiero, el humanista mis grande de Am&rica
-tan grande cuanto incomprendida su grandeza, que acaso super
a Lincoln, a Oglethorpe y a Guillermo Penn, es el objctivo de mi avi-
zoraci6n historic.
En constant comunicaci6n con Gaspar Betancourt Cisncros, pu-
blicista y revolucionario quien en carta a Domingo Delmonte ma-
nifiesta admiraci6n hacia aquella gigantesca alma, Agiiero se hizo
periodista e impresor; improvisaci6n impuesta por el sacro imperative
de la Patria, por su amor a la libertad, por su anhelo de igualdad entire
todos los hombres.
Secundado por un magnifico grupo de camagiieyanos a quiencs di-
rigia, Agiiero establece una imprenta clandestine en Nuevitas, v en
1849 inserta en el esporAdico "peri6dico" que dirigc una proclalna de
la Junta Patri6tica Promovedora de la Libertad de Cuba, que habia pu-
blicado "El Correo de los Dos Mundos", de New York.
Aquel valiente periodista improvisado que fcra Joaquin de Agiiero
y Agiiero, fundador y president de la Sociedad Libertadora de Puerto
Principe, lanza su clandestine "peri6dico" LA HOJA SUELTA", ca-
racterizada por los incendiarios panfletos del abnegado publicista cuya
memorial encarna el mas brillante timbre de orgullo del legendario Ca-
magiiey y del periodismo de tierra adentro.
En sus ansias separatists, Agiiero labor como periodista subterri-
neo, y sin que sea possible localizar la imprenta; lo hacc fervorosamente
en la Sociedad Libertadora de Puerto Principe, y en 185o funda la Lo-
gia Revolucionaria de Camagiiey, cuyo cuadro forman el, Francisco de

CORTESIA DE

KODAK CUBANA LIMITED

93-







EL PERIODIBMO EN CUBA 1944


Agiiero, Joaquin de Agiiero y Sinchez, Antonio Ma. Agiiero, Serafin
Recio Agramonte, Juan de Dios Arango v otros lugarefios que se jura-
mcntaron como soldados de la cubanidad.
Pero la actividad patri6tica del publicista Agiiero se extendia a
mayor radio de acometividad: era corresponsal, agent y repartidor del
peri6dico cubano de New York "La Verdad", en el que trabajaban por
Cuba Libre Gaspar Betancourt, Cirilo Villaverde, Pedro Agiiero Vic-
toria, Jose Ma. SAnchez Iznaga y Crist6bal Madan.
El 3 de mayo de 1851, habidndose tenido conocimiento de la cons-
piraci6n de Agiiero por imprudencias de confesonario, quien el
30 de abril habia salido de Camagiiey con rumbo a las Tunas de Ba-
yamo en excursion revolucionaria, se llev6 a cabo en la Ciudad Pr6cer
la aprchensi6n de various patriots; y fucron conferidos a galeras como
"rehencs, a fin de que pagaran con sus cabezas cualquier perturbaci6n
armada o manifestaci6n de protesta, segin declaration delgobernador
Lemcrv, y mis tarde recluidos en el Castillo del Morro para ser depor-
tados a la penitenciaria de Cidiz, el entonces jovencito Salvador Cisne-
ros, Serapio Rccio, Manuel de Jes6s Arango, Fernando Betancourt,
Francisco de Quesada y Jos6 Ram6n Betancourt.
El patri6tico gesto de Agiiero se resolvi6 en un tremendo fracaso.
La contribuci6n del apresto mambi se circunscribi6 a 43 cubanos anhe-
lantes de libertad. Y en la madrugada del 23 de julio, como resultado
de traidora felonia que plasm6 el mis negro borron en la gesta separa-
tista, cn Punta de Ganado eran aprehendidos y rudamente maltratados
Joaquin de Agiiero y Agiiero, Jos6 TomAs Betancourt, Miguel Benavi-
des, Fernando de Zayas, Miguel Castellanos y Adolfo Pierra. Estos dos
l6timos fueron condenados a diez afios de presidio. Agiiero y los otros
tres mArtires recibieron la condena de morir en garrote vil, segun sen-
tcncia de 9 de agosto de 1851, en tanto al traidor que los entreg6 se le
premiaba cn Espafia con el bien retribuido cargo de Contador del Tri-
bunal Superior de Cuentas del Reino.
El que tcnia a su cargo el consumer la obra de aquella traici6n,
esto es, cl verdugo Callejas, fu6 misteriosamente envenenado cuando
ingeria un ron y en la mariana del dia 11 apareci6 su cadaver tirado en
lo quc es hoy Parque Agramonte. Pero esto no paraliz6 la acci6n de la
scntencia, pues de un plumazo Lemery obvi6 diligencias y al dia si-
,uiente Joaquin de Agiiero y Agiiero y sus compaiieros de martirio eran
fusilados por la espalda, por traidores al sagrario de la integridad hispana.
Ahora bien, la condici6n improvisada de periodista al servicio de
la Patria y todos sus sacrificios por 6sta, no modelan, precisamente, la
mis destacable personalidad del h6roe. En 61 concurre la singular ca-
racteristica de haber sido el primer manumisor de Cuba a costa de

CORTESIA DE

HAVANA COAL Co.

94 -








BL PERIODISMO EN UBA 1944


su hacienda, para haccr hombres de csclavos; no para engrosar filas
revolucionarias, cual ocurriera en el 68.
La generosa escritura de manumisi6n, de fccha 23 de encro de
1843, esta protocolada en la notaria camagiieyana del Lcdo. P6rcz
Vizcaino.
El peri6dico cubano editado en New York "La Revoluci6n", de
31 de marzo de 1870, conservado en la Biblioteca Nacional, dice:
"Aunque parezca digresi6n, es convenient y no fuera de proposi-
to, recorder las palabras de Joaquin de Agiiero sobre la esclavitud:
"--CuAl es el derecho que tiene un hombre para apodcrarse de
otro por fuerza y venderlo como si fuera una propiedad suya? gQuc
principio de justicia puede autorizar a nadie para comprar, no digo un
hombre, su hermano ante Dios y la Naturalcza, pero ni aun una cosa
cnalquiera adquirida por los mismos medios? Ninguno; cicrtamentc,
ninguno. Y no se diga que nosotros no tenemos la culpa de los crimc-
nes de nuestros antepasados, porque si en las cosas comuncs estamos
obligados, por un principio de rigurosa justicia, a la restituci6n de la
cosa mal adquirida, con mayor raz6n lo estamos cuando sc trata dcl
derecho sagrado e inalienable de la libertad personal, que es la base v
el complement de todos los derechos del hombre. Dc consiguicntc,
estamos obligados a reparar la injusticia de nuestros antcpasados, dcvol-
viendo la prerrogativa y el derecho de hombres a nuestros hermanos,
los hombres de color, a quienes s6lo cl abuso mis brutal dc la fucrza y cl
olvido de todo buen principio de moral, de justicia y de humanidad
han podido traer a semejante estado de degradaci6n y vilipcndio".
"-Se comenta much en Puerto Principe dccia Gaspar Betan-
court a Domingo Delmonte, en carta de 2 de abril de 1843 el gene-
roso rasgo de Joaquin Agiiero, dando libertad a sus esclavos. El jovcn
esti muy mal parade. El general mand6 que lo hicieran comparecer para
contestar a cierto interrogatorio sobrc qud lo motive a dar libertad a
sus esclavos. Todo se ha hecho v parece que el sumario siguc adelantc,
no ya sobre lo de la libertad, sino sobre palabras que virtio apcstando a
abolicionismo v a diabluras. Yo le he aconsejado que sc vava al Norte
cuanto antes, pues no s6lo tienc contra si al gobicrno, sino a muchos
de sus paisanos. Hoy es delito tener y hasta manifestar tcncr compasi6n
de los esclavos: la humanidad, el buen trato, nada de csto sc pucde rc-
comendar en el dia, porque son sin6nimo de abolicionismo".
Joaquin Agiiero y Agiiero, que fuera ac6rrimo revolucionario, y
periodista por necesidad patri6tica, se destaca cn la historic por su hu-
manista fisonomia de primer manumisor dc Cuba; y por cllo so cxplica
que en Camagiey, a iniciativa de dofia Mariana Bctancourt Garay y
con el concurso de la cultisima Laudelina Agiiero Veloz, se est6 lle-
vando a cabo una cuestaci6n para erigir un monument a su memorial
en el lugar donde fuera fusilado.

CORTESIA DE
CELSO GONZALEZ HIERRO


- 95 -









CONSTRUYA SUS
EDIFICIOS CON
HORMIGON,
HAGA SU HORMIGON
CON CEMENT
"EL MORRO"


Compaiia Cubana de Cemento Portland


MANZANA DE

GOMEZ 334.

HABANA


XNNTO rFORTLUAK



rA RESISTENCIA RAPSoA
=.Wad


- 96 -


IL PEBIODISMO EN CUBA- 1944


CORTESIA DE LA

NUEVA COMPASIA AZUCARERA




GOMEZ MENA




MANZANA DE GOMEZ 238
HABANA


H(DUS~U

8111
NACIONAL







EL PERIODIBSMO ZN OUA 194


ELOGIO A LA PRENSA

Por ANASTASIO FERNANDEZ MORERA


Dios habl6 a Mois6s desde lo alto del monte Sinai, entire sombras
de nubes, relampagos y truenos, y el pueblo de Israel, predilecto, si
bien amedrentado, escuch6 a Dios en el dictado de discipline y de
moral social mis elocuente que han concebido los siglos hasta el dia...
Pero auin faltaban alas al verbo de Dios mismo y, Gutemberg le prest6
alas. Desde entonces, Sinai de las Artes, las Ciencias y las Letras es la
Prensa; y desde 61 habla, tambi6n, a veces entire nubes, relimpagos y
truenos, y a veces entire el reflejo manso y suave de un crepuisculo, o
los rayos purisimos y ardientes del sol del mediodia, el alma individual
o colectiva a las generaciones presents y futuras, de un extreme a otro
del planet, para confortarlas en el ejercicio de todas las virtudes... La
Prensa es alma reverente de las cosas muertas, tanto como de la misma
realidad... Desde el palacio altivo y soberano a la cabafia pobre y
d6bil, doquier la luz del sol se ha abierto paso, el signo mis edificante
y generoso de la democracia en todos los tiempos: el peri6dico, la re-
vista, el folleto, el libro, en fin, Ileva su entendimiento a las concien-
cias retardadas, y las pone en contact con hombres y progress anti-
guos y modernos, ya, si edificantes, para ofrecerles ejemplos que seguir;
o, ya si empedernidos, para maldecir sus vicios y sus yerros... No es
digna asi la misi6n de la Imprenta de la magnificencia de la voz divina?

Se ha dicho siempre que la Prensa es el Cuarto Poder del Estado,
y hay que convenir en que no es un poder en tal sentido, emanado del
capncho basico de un pueblo. Es una omnipotencia en los destinos de
la sociedad. Y lleva sus designios hasta las secrets regions del espiritu.
Ella transform, crea o destruye; triunfa del tiempo y del espacio;
idiomas, costumbres, religiones: todo a sus fines obedece. Las tiranias
tiemblan a su paso; la ignorancia se hace luz; la virtud, la raz6n, la
justicia, la libertad, la democracia: toda noci6n del pensamiento recibe
a su influjo aliento bienhechor, y hasta los mismos brutos y las cosas en
ella encuentran su himno de alabanza... zQu6 poder mas ilustre pre-
sencio alguna vez la humanidad...?

CORTESIA DE
Riera Toro & Van Twistern
97 -







EL PERIODIBMO EN OUEA- 1944


Contemplemos ahora a Gutemberg. Ante sus ojos no hay mas que
un solo punto. Su concepci6n es generosa; sus alcances habian de ser
retrospectivos, desde el primer' dia, no important realidades no adver-
tidas, hasta perderse en la continuidad infinita de los siglos... Empero,
es 6sa su vision, mistica y pura:
"Dios sufre que multitud de almas se vean privadas de su palabra
divina, a las cuales no puede descender. La verdad religiosa esti cautiva
en un pequefio numero de libros manuscritos, que guardian su tesoro
comun, en vez de difundirlo. Rompamos el sello que encierra las cosas
santas; demos alas a la verdad, y que la encuentren en la palabra, no ya
escrita con grandes gastos por la mano que se fatiga, sino multiplicada
como el aire por mAquina infatigable, todas las almas que vengan a este
mundo...!"
iQue elevaci6n de espiritu hay en sus palabras...! iY la encontra-
mos, si...! De entonces aci s6lo ha podido hablarse de la libertad del
pensamiento: he aqui la conquista mis grande en la evoluci6n de los
pueblos v las razas. La Providencia dot6 al hombre de la raz6n v de la
voz; pero dej6le la raz6n, el pensamiento, encerrado en los estrechos
limits de su propia concepci6n y de su voz. Gutemberg, vino, en
efecto, a cmanciparlo: bien como caja de misica y perfumes que abrie-
ra en lo alto del espacio, para inundar cl universe en todas partcs...!
Redimir un pueblo rompiendo sus cadenas, es cosa que hace del hom-
brc un semidios. Redimir el pensamiento es completar la obra de Dios
cn excelsa creaci6n de mundos v virtudes; es codearse con la Providen-
cia, para marchar juntos en la realizaci6n gloriosa de su imagen y sc-
meianza, asi abajo, en el lodo, como en las alturas inefables de su
Solio...!

La profesi6n del periodismo no es mero sacerdocio. Ha de ser sa-
crificio: consagraci6n y amor por todo cuanto ha de dignificar la vida
humana, asi en espiritu como en materia... O el periodista es un ser
superior en tal sentido, o no es el periodista... iEspiritu de sacrificio;
desinterds, abnegaci6n...! Ya lo he dicho antes... El Sinai, tribune
de la palabra de Dios; la Imprenta, tribune de la palabra humana: por-
tavoz de Dios y el hombre...! iOjali esta verdad tan grande exalte toda
conciencia entire nosotros.. !Y asi la Prensa, en todas parties, obedezca
por siempre a su virtud creadora...! iAmor y Fe...!
Mas qud seria la civilizaci6n, la humanidad, dentro de pocos afios,
si fuera possible echar atris lo andado en el camino de la Imprenta; sin
letra impresa, encerrado otra vez el pensamiento en sus estrechos limi-
tes...? iEsclavitud, ruina, cadalso, confusion, antro de muerte...!
(Del libro inddito: "Psicologia de la Composici6n. Prosas Varias".

CORTESIA DE LA

Cimara de Comercio de la Repdblica de Cuba


- 98 -