<%BANNER%>
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Preface
 Notas para la historia de la prensa...
 Ramon A. Catalá el último sostenedor...
 Martí, periodista y corresponsal...
 En el Crepúsculo colonial, por...
 "Angelito", por Fernando Lles
 El periodista soldado, por Jesús...
 Un año brillante del periodismo...
 Una cábala de Victor Muñoz, por...
 A través de la vida, por Héctor...
 "El suelto" en la vieja prensa,...
 Debe de prepararse el periodismo...
 Una información que se anticipa,...
 El periodismo y el periodista,...
 Martí - Filósofo del Deber, por...
 Trayectoria historica del periodismo...
 Artículos telepáticos escritos...
 El Día del Periodista, por Conchita...
 Rafael usatorres perdomo, periodista...
 A los escritores y artistas de...
 Breve historia del retiro de periodistas,...
 Periodistas Jubilados hasta Octubre...
 Relación de pensionados
 Relación de jubilados fallecidos,...
 Estado de situación de fondos del...
 Table of Contents
 Legislación social y política del...
 Back Cover














El Periodismo en Cuba
ALL VOLUMES CITATION SEARCH THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072533/00006
 Material Information
Title: El Periodismo en Cuba
Alternate Title: Libro conmemorativo del día del periodista
Physical Description: v. : ill. ; 24 cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana?
Creation Date: 1942
Publication Date: 1935-
Frequency: annual
regular
 Subjects
Subjects / Keywords: Journalism -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: serial   ( sobekcm )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1935-
General Note: "Libro conmemorativo del día del periodista"
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000937460
oclc - 26888326
notis - AEP8630
lccn - sn 92022137
System ID: UF00072533:00006

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
        Page 5
    Preface
        Page 6
    Notas para la historia de la prensa de Cuba - Joaquín Llaverías
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    Ramon A. Catalá el último sostenedor de El Fígaro, por Ducazcal
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
    Martí, periodista y corresponsal incansable, por Gonzalo de Quesada y Miranda
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    En el Crepúsculo colonial, por Javier Pérez de Acevedo
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
    "Angelito", por Fernando Lles
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    El periodista soldado, por Jesús J. López
        Page 63
        Page 64
    Un año brillante del periodismo cubano, por Lisandro Otero Masdeu
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    Una cábala de Victor Muñoz, por Gustavo Robreño
        Page 69
        Page 70
        Page 71
    A través de la vida, por Héctor de Saavedra
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    "El suelto" en la vieja prensa, por Mariano Pérez de Acevedo
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Debe de prepararse el periodismo cubano, por Luis Rodríguez Lamult
        Page 79
        Page 80
        Page 81
    Una información que se anticipa, por Tomás Montero
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    El periodismo y el periodista, por José Hernández Guzmán
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Martí - Filósofo del Deber, por Roberto López Goldarás
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Trayectoria historica del periodismo cubano, por Rafael Soto Paz
        Page 95
        Page 96
    Artículos telepáticos escritos con un Garrote, por Rafael Suárez Solís
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    El Día del Periodista, por Conchita Castanedo de López
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Rafael usatorres perdomo, periodista y patriota, por Benito Alonso y Artigas
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    A los escritores y artistas de América, por Pastor del Río
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Breve historia del retiro de periodistas, por Enrique H. Moreno
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
    Periodistas Jubilados hasta Octubre 24 de 1942
        Page 148
    Relación de pensionados
        Page 149
    Relación de jubilados fallecidos, jubilaciones extinguidas y pensiones eztinguidas
        Page 150
    Estado de situación de fondos del retiro en 30 de Junio de 1942
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    Table of Contents
        Page 161
        Page 162
    Legislación social y política del periodismo en Cuba
        Page i
        Page ii
        Page iii
        Page iv
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
        Page xx
        Page xxi
        Page xxii
        Page xxiii
        Page xxiv
        Page xxv
        Page xxvi
        Page xxvii
        Page xxviii
        Page xxix
        Page xxx
        Page xxxi
        Page xxxii
        Page xxxiii
    Back Cover
        Back Cover
Full Text

-/L


DIODISMO

4 CUBA


p


LIBRO COnmDMORTIIVO
OGL DI0 D(L PEHIODISTA


LA HABANA
1 9 4 2


*IVy
















-ELN_ CU7FIS~~







I U IEtIY f LIIA

















01








IDliMODISMO


E CUBA




LIBIO COMMEMORATIVO
DEI r IA DEL PDEIODISTA


1942






EL

DERIODISMO


EM CUBA


LIBRO CONMEMORATIVO
DEL DIA DEL PERIODISTA


1942








PRIMER DIRECTORID DE LA CAJA DEL RETIRED
DE PERIODISTAS 1935-1937

PRESIDENT:
Rafael Ma. Angulo.
Septiembre 1935 a Junto 1936

Modesto Morales Diaz.
Delegado de las Asociaciones de Periodistas del Interior.
Junto de 1936 a Septiembre de 1937
Por las Empresas de la Habana,
Enrique H. Moreno y Jorge Fernindez de Castro.
Por la Asociaci6n de Rep6rters.
Osvaldo Valdis de la Paz y Amado Diaz Silvera.
De Septiembre 1935 a Mayo 1936.
Por la Asociaci6n de la Prensa de Cuba,
Mariano Perez Acevedo y Gustavo Rey Zayas.
Por las Empresas del Interior,
Antonio Gonzilez Mora.
SUPLENTES:
Francisco Moreno Pli, Miguel A. Tamayo, Juan Corzo
y Rodrigo Alvarez del Real.


DIRECTOR ACTUAL 1941-1943
PRESIDENT:
Enrique H. Moreno
DELEGADOS:
Angel Gutiirrez Cordovi y Guillermo P6rez Lavielle.
Por la Asociacl6n de Reporters.

Antonio Gonzilez Mora y Luis Rodriguez Lamult.
Por las Empresas de la Habana.

Mariano P. de Acevedo y Gustavo Rey de Zayas.
Por la Asociacl6n de la Prensa de Cuba.

Jorge Colis Suirez.
Por las Asociaclones del Interior.

Francisco Moreno Pli.
Por las Empresas del Interior.
SUPLENTES:
Joaquin de la Cruz, Virgilio Morales Diaz, Enrique H. Moreno Pla
y Agustin Alvarez Estrada.








2 A feliz iniciativa que en 1935 tuvo el primer Direc-
torio del Retiro de Periodistas de editor un Libro,
idea que culmin6 en la edici6n de "El Periodismo en
Cuba" de aquel ahio, se mantiene como bella, hermosa
e interesante tradici6n por los components de ese
Organismo y por eso en 1942, aparece este sexto vo-
lumen de la series, que en nuestro sentir no desmerece
de sus cinco predecesores.
El Directorio del Retiro de Periodistas, por este
medio expresa, de la manera mas efusiva, su. testimoinio
de reconocimiento a los colaboradores del volume dc
1942 y muy preferentemente al ilustre miembro de la
Academia de la Historia el Capitdn Joaquin Llave-
rias, que viene ocupando desde 1939 el sitio dc honor
en el Libro, reviviendo con gran amenidad, pulcritud
historic y abundancia de referencias, la vida intense,
plet6rica de interest, aunque a veces efimera de los
papeles impresos que constituyen la prensa cubana des-
de 1782 hasta la mitad del siglo pasado, o sea la ter-
cera parte de la vida periodistica national, inquieta,
a veces febril, siempre digna, que precedi6 a la gran
prensa de la hora present.
Este sexto volume de "El Periodismo en Cuba" es
possible editarlo por la cooperaci6n generosa del co-
mercio, la industrial, entidades y particulares que con
anuncios y referencia de cortesia, produce el medio
econ6mico indispensable.
A esos valiosos auxiliares de la present edici6n, nos
es grato ofrecerles por este medio nuestro reconocido
testimonio de agradecimiento.







EL PERIODISMO EN CUBA


NOTAS

PARA LA HISTORIC DE LA PRENSA DE CUBA

ANTERIOR A 1850
POR JOAQUIN LLAVERIAS
(DE LA ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA)


"LA CONCORDIA CUBANA":

A la exquisite cortesia de un amigo muy querido, el Dr. Francis-
co de Paula Coronado, Director de la Biblioteca Nacional e Individuo
de numero de la Academia de la Historia de Cuba, debemos el poder
escribir en esta ocasi6n sobre un peri6dico que con el titulo de La Con-
cordia Cubana (1) vi6 la luz hace mas de cien afios.
Entre los muchos papeles que se publicaron durante la segunda
epoca constitutional, se distingui6 La Concordia Cubana por su cam-
pafia tenaz a favor de las doctrinas reaccionarias, negando a este pais
un derecho tan primordial para la vida de los pueblos esclavos, como
lo es su libertad, sobre la cual sustentaba teoria tan peregrina como
la que seguidamente va a leerse y que se encuentra en su primer nu-
mero:

Libertad...! 6Pero que hombre naci6 libre? desde los primeros
moments en que recibe el aliento vital empieza a padecer, y va-
li6ndose de las espreciones de un sabio "todos los hombres nacen en
una sujecion absolute; en una dependencia continue por su debili-
dad y por sus necesidades no puede vivir sin el socorro de otro. El

(1) En perfect estado de conservaci6n adquirl6 el doctor Coronado en la Ii-
breria de Garcia Rico. de Madrid, la colecc16n de este periddico,* con destino a su
selects biblioteca particular.







EL PERIODISMO EN CUBA


debe ser gobernado durante un gran nfmero de afios; y la mayor
parte de las leyes no lo emancipan sino cuando haya corrido mas
de la cuarta parte de la mas larga vida, segun las probabilidades
comunes". Los achaques de su infancia, la patria potestad, el rigor
de los maestros, el imperio de las leyes, su propio interns en la
mayoridad, es una cadena que lo sujeta y prime. LCuando goza
el hombre de libertad? En el instant que pretend huir de toda
opresion, en aquel mismo instant caba su total ruina buscando en
la licencia lo que no pudo hallar ni en los suefios de esa pretendida
libertad. Todo le halaga mi6ntras calcula sobre las teorias: se ali-
menta con la esperanza, pero al poner en practice esos falsos resor-
tes de una remota feiicidad se abre bajo sus pies un abismo de ma-
les de que rara vez puede escapar.
Ah! si el temerario solo 61 padeciese, diriamos que, libres sus fa-
cultades, tiene derechos sobre si mismo: Lpero que derechos tiene so -
bre el inocente nifio, la casta doncella, sobre la tierna madre, el fici
esposo y sobre el mas caro amigo que son las primeras victims de
los malvados? No quiero no mudanzas peligrosas; harto caro estan
costando a mis hermanos. No violentemos la naturaleza; el tiem-
po y las circunstancias son los maestros, no los hombres que todo lo
destruyen cuando quieren precipitar las cosas. Ahi esti el volcAn
a la vista, huyamos de sus labas; ahi esti la sepultura y el abismo
para los i-ncautos y los perversos. Corred, corred que la muerte os
esta llamando: invocad esa falsa libertad; sacrificar vuestros pa-
dres, vuestras esposas, vuestros hijos y vuestros amigos; renunciad
los mas caros intereses. Ah! bdrbaros, Lestais seguros que a tantas
desgracias y sacrificios se seguira la suerte venturosa de vuestros
sucesores? LYa no seran ni suibditos ni vasallos? LYa no seran mas
que amos y sefiores? LNo vivirdn sujeto A leyes, reyes pero ni aun a
hombres? 6Se acabaran las penas y los delitos? iCuantas imigenes
no ocupa el porvenir de los sucesos!
En circunstancias de tal naturaleza, no podemos dejar correr la
important isla de Cuba por todos los peligros en que se han pre-
cipitado las provincias del continent americano, nos hemos pro-
puesto auxiliar y fortalecer su moral pfiblica fundados en principios
de eterna verdad, demostrados y que estan a la vista de todos sus
habitantes: los publicaremos guiados mas bien por nuestros desecs
de inmutable felicidad que no por la superioridad de nuestras luces
siempre escasas, cuando meditamos el tener que dar publicidad a
nuestras producciones: admitiendo al mismo tiempo otras que nos
dirijan, si penetrados de este mismo interns quieran tomar parte en
objeto tan important algunos patriots.
La isla de Cuba goza de un gobierno libre y lo ha gozado desde
30 afios a esta parte, no solo por las franquicias que se le han dis-
pensado, sino por las circunstancias que concurrieron A su engran-
decimiento. Ella no podrd dar un paso retrogrado de ninguna ma-
nera, a no ser que quieran precipitarla. Al contrario, esta pr6xima
a sentir un nuevo grado de mas prosperidad si sus habitantes per-
manecen en aquella cordura y con aquella relevant conduct con
que han ensefiado a todos los pueblos A discernir sus verdaderos in-
tereses.

Y refiriendose La Concordia Cubana a la independencia alcanza-
da en aquallos dias por algunas de nuestras hermanas de America y a
los movimientos revolucionarios que en pro de igual ideal sostenian los
hombres iniciados en los Soles de Bolivar, describe:


-8-







EL PERIODISMO EN CUBA


Bien se entiende que nos dirijimos a la isla de Cuba, a esta Ha-
bana, a este pueblo dechado de la fortune, pero objeto ya de tantos
observadores calculistas que se creen poderte hacer mas feliz, 6 que
te miran desgraciada porque tu dicha no ha sido fabricada por sus
manos. 6Y que pretenden por primer ensayo de sus delirios? pre-
tenden que borres de tu memorial hasta la id6a de la gratitud pa 'a
darte un nuevo aspect de felicidad: quieren obligarte a que seas
perjura, a que seas infiel, a que hagas traicion a tus mismos senti-
mientos, a que rompas todos los vinculos de la naturaleza y de la so-
ciedad, a que sacrifiques las ventajas mas ciertas por simulacros
funestos y horrorosos, a que esos campos fertiles y de abundancia
se conviertan en escombros y ruina, a que el hijo niegue al padre,
el hermano al hermano, el amigo al amigo. Se intentan colocar
temores y negras desconfianzas en lugar de la buena fe; se pre-
viene y se sorprende con hip6tesis desorganizadoras de todo buen
sentido el cardcter noble y franco de los hombres honrados; se re -
mueven las pasiones conduci6ndolas a las mas vehementes protests
de odios y venganzas: se hace de un amigo fiel e inocente, un mal-
vado, un criminal suponiendolo irreconcilable enemigo; se detes-
ta, se conmina y se lleva al suplicio antes de que ni aun sepa si ha
sido capaz de delinquir: se adormece con soporiferos a los incau-
tos para que traguen el mortifero pufial de la desolacion. 6Y es
possible que se aleguen derechos y principios eternos de future pros-
peridad sobre victims y desgracias y sobre la humanidad ultraja -
da? Tales son los resultados que se estan mirando de esa decantada
independencia que funestamente esta pululando en todo el orbe ame-
ricano; y tales son las doctrinas de los perversos a que te convidan,
Patria mia, esos tigres esternos 6 internos que esperan en tu ruina
el alimento de sus insaciables entrafias.
Ya no te llamards Cuba: este nombre espafiol reconocido por
todo el mundo culto, no te es propio ni puede adelantar tu fortu-
na: te llamaran Gran Cubanacdn titulo oculto en las pdginas de la
antigiledad: solo esta metamorfosis abrird un nuevo camino a tu
future felicidad, asi como el de Ahuanac para Mexico, Columbia para
C'aracas, y Cundinamarca para Santa F6 ha sido la serial de la for-
tuna que les estaba reservada, tal como se esta mirando. Luego se
hard un arreglo en los meses y afios y hasta -en la ecliptica; se cam-
biara el idioma, se hara mas que lo que hizo la convention de fran-
cia pues se crearan mas torbellinos que los que admitio' Descartes, y
tal vez, sucederan mas repetidos eclipses y apareceran con mas fre-
cuencia corhietas y exalaciones; no lo dudo.
iO Habaneros! no es possible que un delirio ni una ciega credulidad
pueda obscurecer vuestra prevision y vuestros sentidos, no, no.

La Concordia Cubana se fund, pues, por el escritor D. Francis-
co Javier Troncoso para contrarrestar los principios liberals que en
El Americano Libre y en El Revisor Politico y Literario,

de los alumnos de San Carlos, apoyados por El Liberal Habanero,

levantaron

serena y dignamente la bandera de las nuevas ideas political,

dando-como muy bien dice el sapiente critic D. Aurelio Mitjans


-9-






EL PERIODISMO EN CUBA


en su notable Estudio sobre el movimiento cientifico y literario de Cu-
ba-
hermosos ejemplos de cordura y sensatez en las libres discusiones,

y sosteniendo
con honradez y con perseverancia la raz6n y la utilidad de las con-
quistas alcanzadas

hasta e! aiio de 1823.

Y nuestro mis coracterizado bibli6grafo del siglo pasado, D. An-
tonio Bachiller y Morales, afirma que el objeto de La Concordia Cu-
bana

fu6 sostener el movimiento politico y aun preparar el cambio de sis-
tema que ya se aseguraba

en la fecha que comenz6 a darse a la estampa, agregando que la

prudencia y moderaci6n con que se redact6 el papel y las ideas de
gobierno que contenia, debieron contribuir a que se fomentasen los
sentimientos de adhesion a la metr6poli entire sus autores (2)

El Correo Semanal de Trinidad, que dirigi6 D. Crist6bal Murtra,
atacaba, duramente, al senior Troncoso; pues iste en varias ocasiones
aparece denunciando articulos insertos en dicho peri6dico como in-
juriosos a su persona
Sobre la personalidad del director de La Concordia Cubana, nos
cuenta D. Francisco Calcagno lo que sigue:

TRONCOSO (Francisco J.)-En 1822 dirigia El Espectador Eco-
ndmico: escribi6 al afio siguiente La Concordia Cubana: luego El
Regafzon; por 1825 redact6 las Memorias de la Sociedad Econ6mica
D. Francisco Javier Troncoso escribi6 en la Habana una Memoria
sobre poblaci6n blanca: y una Descripci6n de la fiesta de 30 de
Mayo 1827, celebrada en la Habana en la instalaci6n del Departa-
mento de varones, en la C. de Beneficencia (3).

Mas nosotros tenemos necesidad de aclarar algo de la noticia que
antecede, pues El Regaiion a que alude Calcagno no tuvo conexo al-
guno con El Regahon de la Havana y El Substituto del Regaiion de

(2) Apuntes para la historia de las letras, y de la instrucci6n pfblica de la
isla de Cuba, Habana, 1860, t. II, p. 135.
(3) Diccionario Biogrdfico Cubano, New York, 1878, p. 627.


-10-







EL PERIODISMO EN CUBA


la Havana que fund en 1800 el escritor habanero D. Buenaventura
Pascual Ferrer, como tampoco con El Nuevo Reganion de la Habana,
que despuis se nombr6 s6lo El Regaiion, y que comenz6 a dar a la
estampa en 1830 el abogado D. Antonio Pascual Ferrer, hijo del an-
terior, renovando la publicaci6n que habia fundado su padre en el
ultimo afio del siglo XVIII, segun manifestamos en el Boletin del
Archivo Nacional (4) al ocuparnos de ambos perio6dicos.
De El Regaiion citado por Calcagno, dice Bachiller y Morales io
siguiente:

El Regafi6n.-Pliego en 40o. espafiol en la imprenta de D. Jose de
Bolofia, gratis para los suscriptores de la Concordia. Tenia la mis-
ma indole que su principal (5)

Ahora bien, Troncoso declara en el numero 13 de La Concordia
Cubana, correspondiente al 21 de septiembre de 1823, no ser redac-
tor de El Regaiion de referencia, toda vez que dice:

Como el Regafion se reparte gratis 6. los mismos suscriptores de
la Concordia y por el mismo repartidor, hemos creido muy oportu-
no el decir, que los Redactores de este papel no son los del Regafion;
aquella es otra empresa empefiada en obsequiar a nuestros suscrip-
tores con sus ocurrencias a su propio cost, pues no ha querido abrir
suscripcion.-LL. RR.

Tampoco redact6 Troncoso las Memorias de la Real Sociedad
Econ6mica de la Habana en 1825, sino la series que di6 principio con
el numero 40 en abril de 1823 y terrnin6 en abril del primer afio citado.
Pasaremos en seguida al anilisis de La Concordia Cubana, que
por primera vez sali6 el 10 de agosto de 1823, imprimi6ndose desde el
numero 1 hasta el 40 en la "Oficina del ciudadano Jos6 Bolofia, calle
de la Obra-pia no. 37". Y del numero 41 al 48, en la "Oficina del
Gobierno y capitania general por S. M.".
A manera de program insert en su primer nuimero estas lines:

La espresion viva de este titulo, seria bastante para dar a co-
nocer el important objeto de este peri6dico. Establecer una mutua
confianza de interns comun entire estos habitantes: conducir esta
opinion por todo el mundo relacionado con nuestros intereses; di-
fundir ideas y principios sanos, oportunos y de conveniencia; pre-
venir los riesgos por medio de la persuasion y convencimiento; sos-

(4) 1918, t. XVII, p. 129-150.
(5) Ob. cit., p. 135.


-11-






EL PERIODISMO EN CUBA


tener al gobierno que felizmente nos dirije, y desvanecer errors que
puedan perjudicar y aun comprometer aquella apreciable conduct
que en todos tiempos, ya felices ya calamitosos, ha distinguido este
pueblo, y de cuyos buenos resultados ha disfrutado siempre su in-
alterable reposo y su bien estar, es todo lo que ofrecen sus edito-
res; si se tuviese en bastante estima el llevar a un punto de unidad
la fuerza moral y el espiritu p-dblico de un pueblo que no aspira a
otra cosa que a la seguridad de sus bienes y personas, y a la tran--
quilidad y armonia sobre la que esta cimentada su grande felici.-
dad.

Al final del n6mcro antes citado, se haila esta nota:

Quisiera escribir a satisfaction de todos, pero esto no puede ser-
El hombre que ama al hombre me apreciara: el malvado y el que
especula sobre las desgracias agenas me aborrecerl- El que goza de
libertad leerd ansioso todos los principios que la constituyen; el ser-
vil solo se complacera en ver modos de eneadenar todos los atri-
butos mas esenciales del hombre. Jamas hubo constituciones para
los perversos, ellos viven fuera de la ley. Para ellos todos son de-
rechos y concesiones pero nada de deberes; esta balanza no existe en
]a 6rbita de su exaltacion. iOh santa Constitucion! En ti hall el
hombre todas sus regalias: lo que nos falta, tal vez, son manos pu-
ras que te manejen.

Y para que se pueda juzgar mejor sobre la indole del peri6dico
que ocupa ahora la atencio6n d nuestros lectores, vamos a reproducir
integro un "Aviso important" publicado en su niimero del 14 de sep-
tiembre de 1823, que dice cuanto sigue:

En el sistema que se han propuesto los editors de la Concordia
Cubana. deberia dudarse si pudiese haber alguna persona particu--
larmente agraviada en todos los discursos, doctrinas, y maximas pu-
blicadas en este papel en los 11 nfimeros que han salido hasta la fe-
cha. Sin embargo aparece una queja de un Quitefio en el Indica-
dor (6) del 10 del corriente con relacion a la ofensa que habia re-
cibido en el discurso de la Concordia no. 7-Soles y Carbonarios:
que dice: "Descubiertos estos antse, se avergonzaran sus pros6litos
de "haberles pertenecido en ningfin tiempo; pues veian en ellos,
cn vez de Habaneros celosisimos a quienes la exaltacion pudiera dis-
culpar de sus errors, y en quienes el amor 6a su patria hubiese lle--
2ado ya a rayar con el fanatismo, una turba estrafia de advenedizos
Fin fortune, sin hogar y sin patria conocida; verian al espulsado
de Espafia, por sus crimcnes, al huido por sus maldades de Nueva-
E pafia, al desertado de Colombia, al que se vino huyendo del Peril,
de Cundinamarca, de Campeche, de Quito, de Chile y en fin de
todas parties del mundo: verian aspectos sucios, asquerosos y de te-
nebrosisimo agilero: y en fin conocerian que la suma de todas las
fortunes de estos Ap6stoles de infeccion, esceptuando uno que otro,
no equivalia a la necesaria para pasar uno solo, una vida tranquila
sin necesidad de trabajar"

(6) Se refiere al peri6dico El Indicador Constitucional, que v16 la luz en 'a
Habana desde lo. de Junto de 1820 hasta lo. de noviembre de 1823, segfin publica-
mos en el Boletin del Archlvo Nacional, t. XVI. 1917, p. 316-320.


-12-







EL PERIODISMO EN CUBA


Ya v6 Vd. Sr. Quitefio, que de esta suerte se darian por agra
viados todos los Espafioles de ambos mundos que han venido 6 este
suelo. aplicandose cada uno en particular una antitesis que el mas
limitado no pudo mirar sino como una doctrine relacionada direc-
tamente con los increpados en el verdadero testo de aquel discur-
so: y con todo se sefiala en 61, aquella part& de escepcion que siem-
pre hay en todas cosas y personas.
6Como la Concordia Cubana, papel dedicado a difundir id6as
sanas de pfiblica conveniencia, y a desvanecer errors que pudieran
perjudicar los intereses de esta isla y comprometer el honor de sus
habitantes, predicando la union y fraternidad de todos los Espa-
fioles bajo la dominacion inmutable de su gobierno dulce y equita-
tivo, pudiera dirijirse contra estos mismos Espafioles que huyendo
de las convulsiones ruinosas se acojen A la mansion pacifica de es-
te suelo? Vea Vd. Sr. Quitefio el final del no,, anterior a este, y se
convencerd del sano cartcter de los editors de la Concordia; y que
conocen como Vd., cuan digno son de nuestra compassion todos aque-
llos que aborreciendo las guerras intestines y escapando de sus ho-
rrores unos, y otros siguiendo al lejitimo gobierno Espafiol vienen a
colocarse entire la fidelidad y el amor patrio de los Cubanos. No era
precise comentar esta asercion ni hacer otra aclaracion de las ma-
ximas de la Concordia: pero tampoco creere que se pretend con-
fundir con los hombres honrados una multitud de picaros, que cons-
ta con demasiada evidencia, se han introducido en este suelo ven-
turoso a predicar teorias de destruccion- S.ibemos de cuanto interest
seria para las provincias desidentes el llevar al estremo de la nuli-
dad, la fiel adhesion de esta Isla a la Madre Patria. Si 6 estas Pro-
vincias les conviene 6 costa de sangre y de desolacion buscar su in-
dependencia de la Espafia, alli se las haya: el tiempo decidird este
problema de felicidad que se est6 resolviendo con el cuchillo en la
mano entire padres, hijos y hermanos. La posteridad confirmari. si
este movlmiento ha sido dimanado de los principios de convenien.-
cia 6 de un erupto de la animadversasion y venganza.
A nosotros nos correspond el dirigir la opinion, a la paz, "a la
concordia y a la union, evitando tantos males que estremecen a la
humanidad. Es de nuestro resort el ahuyentar los perversos que
quieran envolvernos en estos desastres. Conocemos demasiado el
caracter y dulce indole de estos habitantes, y que no puede ocultarse
que algunos inocentes 6 incautos han sido provocados ror insidlas
estrafias, y misioneros francos. No han nacido no, en e suelo ezas
falsas doctrinas con que han sorprehendido a muchos jovenes acce-
sibles por la lenidad de sus costumbres. En todos los paises hay
hombres malos y buenos. La C'oncordia solo se dirije a principios
generals que abrazan la felicidad comun de esta dichcsa isla. Ja-
mas se extraeria a problems sefialados: al gobierno corresponde
calificar las acciones de sus particulars; su conduct puiblica y
privada sera el mejor garante de si4 tendencia a las costumbres pfi-
blicas y al regimen establecido del pueblo en que vivan y perma-
nezcan. Asi como el Quitefio, tambidn conocemos otros de esos
paises que merecen toda nuestra consideration; y es una mengua
de la debilidad humana el atribuir a la Concordia Cubana que en
el nimero 7 se sacrifiquen victims: y si no fuera por no salir de
los limits de aquella constant moderacion y dulzura con que he
mos presentado y seguiremos presentando a estos habitantes ias
sendas de sus verdaderos intereses, de su tranquilidad y bien estar,
diriamos que en el primer parrafo del remitido del Sr. Quitefio pre-
cisamente envuelve una desafeccion marcada a nuestra honorifica
empresa. Pero no; lo creemos de buenas y sanas intenciones, y cuan-
do de tanta multitud de escritores como han salido a. la palestra


-13-






EL PERIODISMO EN CUBA


con la libertad de imprenta, defendiendo tanto cemulo de derechos,
todos han enmudecido cuasi de repente, es muy estrafio que solo se
presten los critics con demands individuals.
El que autoriz6 el no. 7 de la Concordia es un Habanero tan
grande como una casa, (no le quede la menor duda) de honor, fra-
ternidad y hospitalidad; pero tambien es de los que est.n persuadi-
dos que hay de iguales circunstancias en todos los paises del mundo,
aunque el que suscribiese dicho numero 7 no fuera un Habanero pu-
ro y neto.-LL. RR.

En los numeros 24 y 25, correspondientes al 30 de octubre y 2
de noviembre de 1823, que se publica':on juntos, aparece referente a
los dias de salida, esta nota:

Advertimos a. nuestros suscriptores, que los dias en que sale la
CONCORDIA son el Judves y Domingo de cada semana, que son ocho
nimeros al mes; bien entendido que si alguna vez se retarda al-
guno, 6 es porque van dos nuimeros juntos por no dividir alguna ma-
teria important, 6 por alguna ocurrencia que no esta en nuestra
mano poder evitar.
Tambien no es forzoso hacer present, que si cobramos adelan-
tado antes de cumplido el mes a algunos Sefiores suscriptores, ea
por que vamos pagando las impresiones segun van saliendo.

La Concordia Cubana prometi6 en su ultimo numero del afio 1823,
que se continuaria publicando en 1824, dando preference atenci6n a
las

materials economicas y political todas anexas a la prosperidad co-
mun y correlativas a las facultades que imponen las leyes sobre las
Impresiones pfiblicas.

Y haciendo efectiva su anterior promesa, manifestaron sus redac-
tores en los n6meros de los dias 18 y 22 de enero de 1824, que habian
creido de su

deber y muy convenient al Interds pfiblico, dedicar nuestras flti-
mas tareas en este peri6dico, a los establecimientos tan relaciona-
dos con la felicidad de estos habitantes, principalmente aquellos de
indispensable necesidad y que son susceptibles de reform, atendien-
do & nuestra local situation y a los medios que proporciona el esta-
do de riqueza de esta Isla, sin embargo de algunas circunstanclas
menos favorables en el dia que en otros tiempos. En el nfimero
anterior, hemos dicho alguna cosa sobre el empedrado de las ca-
lles; y ahora creemos oportuno dirigirnos al establecimiento y orden
interior de la Carcel public: a6 cuyo objeto no podemos presentar
mejores ideas que las espresadas en el informed que una comision
present al Ayuntamiento suprimido, sobre reparar aquellos males
originados por la mala administration de esta casa, y que ahora
el Escmo. Ayuntamiento perpetuo no dejarA de tomar una part
muy active en objeto tan important y de tanta transcendencia.


-14-






EL PERIODISMO EN CUBA


Tambiin se ocup6 con interns La Concordia Cubana de presen-
tar un plan para la ripida extinci6n de los incendios, que en aquella
epoca resultaban muy frecuentes en La Habana por la circunstancia
de existir en extramuros muchas casas de guano.
Y conforme con el prop6sito que nos trazamos de incluir en es-
tos trabajos una relaci6n de las materials contenidas en los peri6dicos
que careciesen de sus correspondientes indices, vamos a verificarlo,
significando que La Concordia Cubana encabezaba algunas veces sus
articulos con aforismos o epigrafes.

Nimero 1

Editorial ...... ................. 1
Nota . 4

Nimero 2

Una mutua confianza de interns comiin entire estos
habitantes, seri uno de los primeros resorts de
su pfiblica felicidad . ......... 1

Numero 3

Causas que influyeron en la separacion de la Ame-
rica Septentrional de su Metr6poli la Inglaterra 1

Nimero 4

Editorial por Un habanero (7) .. 1
Si la Espafia sucumbe al poder de la Francia destru-
yendo el sistema constitutional, qu6 deberia ha-
cer la isla de Cuba? .. 4

Numero 5

El malvado siempre vive con temor por Unos Patrio-
tas ..... .. .. ...... 1

(7) Usaban este mismo seud6mino por la epoca en que se publicaba La Con-
eordta Cubana, los sefiores Diego Franco, Jos6 de Arango y Nufiez del Castillo y
Francisco Arango y Parrefio, segfin aparece en el Diccionario Cubano de Seudoni-
mos por Domingo Figarola-Caneda, La Habana, 1922.


-15-






EL PERIODISMO EN CUBA


Numero 6
Protecci6n, respeto e influjo de la Espafia sobre esta
isla . . 1

Numero 7
Carbonarios y Soles por un Un habanero .. 1

Numero 8
La prudencia es la unica reguladora de nuestras ac-
ciones 1
Advertencia . 4
Nota 4

Numero 9
gQu6 se entiende por liberals y services en boca de
los independientes? por El hijo de la Habana 1

Numero 10
Los pueblos aman los gobiernos segin los beneficios


que de ellos reciben


. 1


Numero 11
La opinion, encierra la idea de un
en concurso de la pluralidad de
Aviso important por LL. RR. .


naufragio dado
votos .. . 1
12


Numero 12


Liberalismo
Aviso


1
. 4


Ntmero 13
Obra de manera que todas tus acciones tiendan a tu
propia conservaci6n y a la de tus semejantes
Advertencia por LL. RR.
Aviso


-16-









Ntimeros 14 y 15
Editorial por Un habanero hacendado
Nota .....................
Real Cidula . .


Ntmero 16
Proyecto de emancipaci6n: proyecto de escandalo


Nimero 17
Toda asociaci6n supone gastos comunes
deben contribuir todos los asociados
banero hacendado ..

Ntdmeros 18, 19 y 20
Desagravio por Otro Doctor......

Ntmero 21


La educaci6n influye
los pueblos .



Seguridad pfiblica


demasiado sobre el espiritu de


Nimero 22


Nimero 23
Difundir ideas y principios sanos,
conveniencia .


oportunos y de


Numeros 24 y 25
Continuaci6n de la material del n6mero anterior .. 1
Nota ..... .. ............... .. 8

Ntmero 26
La religion es el fundamento de la buena educaci6n 1


-17-


EL PERIODISMO EN CUBA


. 1
. 5
.6


a los cuales
por Un ha-






EL PEIODIBMO EN CUBA


Nimero 27
Continuaci6n de la material empezada en el nfimero 23 1

Nimero 28
El que separindose del camino de la ley quiere vin-
dicar la ley por los medios que la misma no per-
mite, no puede considerarse exento de delito .. 1

Niumero 29
Continuaci6n al proyecto empezado en el nimero 17 1

ANumero 30
Del seno de la naturaleza no debemos tomar reglas
para medir los decretos de la Providencia .. 1

N6mero 31
La fidelidad atrae la felicidad de los pueblos ... 1

Nimero 32
La paz es el mejor garante de la felicidad p6blica 1

Ntmero 33
Del sabio es mudar de consejo .. .. .. 1

Nimero 34
Lo que se esculpe en los inimos de los hombres, subs-
tituido de unos en otros, dura lo que dura el
m undo .. .. . 1

Nimeros 35 y 36
Continuaci6n de la material del nfimero 27 .. 1

Ntmero 37
Exaltaci6n . .. . 1


-1I-







EL PERIODISMO EN CUBA


Ntmero 38


Editorial .. .. .. ...........


Ntimeros 39 y 40


Editorial .


Nimero 41

Delaciones o acusaciones secrets
Prisiones injustas ..........


Nzmero 42

Political .. .. .

Niimero 43

Policia de salubridad comodidad y ornato

Nimeros 44 y 45

Economia
Alumbrado .. ..


Puentes Grandes


Nimero 46

. .. . . . 1


Ntmero 47


Sobre incendios ......
Reparaci6n provisional de calls


Nimero 48

Observaciones sobre policia de seguridad .
Fin de La Concordia Cubana por Francisco Javier
Troncoso .. .


El referido peri6dico termin6 su publicaci6n con el n6mero 48 el
dia 31 de enero de 1824, despidi6ndose sus redactores del p6blico con
el siguiente articulo:


--19-


. . 1


3







EL PERXODIBMO EN CUBA


FIN DE LA CONCORDIA CUBANA
Con este nuimero se completan 48, que A ocho por mes, son los
seis a que me he constituido con various suscriptores que quisieron
honrarme con este delicado encargo. Al tomar sobre mis cortas luces
este penoso trabajo, solo me animaba el que tal vez ye pudiese con-
tribuir en alguna manera a la felicidad de esta Isla y al bien-.estar
de mis conciudadanos, conduciendo la opinion piblica por el cami-
no de sus verdaderos intereses. Tocaba casi en la imprudencia, el
que solo y sin mas auxilio que mis limitadas ideas me arrojase A
sostener un peri6dico, que debia tocar mas de una vez en el intrin-
cado laberinto de las opinions political, cuando dstas habian sol-
tado todos los diques de los diversos caracteres y de las pasiones,
lisongeadas por la autoridad de la imprenta libre. Fuesen 6 no me-
ras teorias, era de necesidad descorrer el velo a muchos errors y
A falsas doctrinas presentadas a la sencillez y buena fM, con otras
nuevas, cuya conviction tocase al corazon y le hiciese ver la luz
fisica de la verdad, por la esperlencia de un intimo 6 infallible sen-
timiento- Si esta empresa ha correspondido A los nobles fines de
su objeto, a mi no me corresponde el decirlo: dejo A estos dignos
habitantes el concept que pudieran merecer mis d6biles esfuerzos
empefiados por la just causa de sus mas caros intereses, de su tran-
quilidad, de su seguridad. Sin embargo yo debo lisongearme de ha-
ber sido recibida la Concordia Cubana por los hombres de bien, co -
mo una espresion viva y evidence serial de su civismo y de su esqul-
sita moral: y encontrando en mis propios sentimientos la inica re-
compensa a que pudiera aspirar, debo honrarme toda la vida con
la memorial de esta redaccion, autorizandola al pie de su filtimo nu-
mero.
No por eso me atribuird el trabajo integro de este periddico to-
do original, pues debo algunos nfimeros a personas movidas por el
propio interns que honraron este papel con sus producciones. De
los 48 nimeros redactados, los 14 son agenos, aunque en muchos hay
parrafos enteros mios siguiendo las ideas y el language de sus au-
tores que asi me lo permitian; y los 34, son originales, fruto de mis
pequefios conocimientos, y mas bien, de mis desvelos por el bien de
mis semejantes. Es cierto que en ellos no se encontrara una pro-
funda erudicion, ni una correccion de estilo digna de talents ilus-
trados y sublimes; porque a la verdad, el tiempo era muy angus-
tiado para no faltar A la obligacion que me habia impuesto de dar
semanalmente dos pliegos, y me alcanzaban las horas para escri-
bir, y corregir al mismo tiempo dos y tres veces la Inexactitud de
los tip6grafos: y mas era preciso tender a la esencia del objeto que
A disimulables y pequefias faltas en la nomenclatura.
Yo debo hacer la just protest ante el pfblico habanero, que al
tomar la pluma para sostener la march tranquila de los esenciales
intereses de estos moradores, jamas, jamas he mirado las personas
y si las cosas: las consideraciones y los respetos que me han mereci-
do mis compatriotas, han sido siempre el esclusivo objeto de mi mo-
ral y mi education: a nadie he ofendido que pueda titularse hom-
bre de bien.
El proyecto de la Concordia Cubana se ha cumplido, A mi enten-
der, puntualmente: los Sres. suscriptores creo habran quedado sa.
tisfechos, y esto solo me basta y es suficiente premio a mi asiduo
trabajo. Yo les doy las mas espresivas gracias y principalmente A
aquellos que honraron mis producciones hasta el t6rmino de este
peri6dico: y ojala pudiera complacerlos dedicandome toda la vida
en beneficio suyo. Pero no puede ser, porque otra atencion mas
natural, cual es la de tres tiernos hijos, me imponen en este mo-


--20--







EL PERIODISMO EN CUBA


mento doubles cuidados para ocuparme en su subsistencia y educa-
cion. La isla de Cuba goza de toda felicidad bajo los auspicios de
au digno Capitan general el Escmo. Sr. D. Francisco Dionisio Vives,
y yo gozo de' la complete satisfaccion de haberme podido ocupar al-
gunas veces de sus verdaderos intereses, que es cuanto pudo hacer
y lo que puede ofrecer.
Francisco Javier Troncoso.

Y ahora concluiremos manifestando que La Concordia Cubana
constaba, regularmente, de cuatro piginas, siendo a veces aumenta-
das 6stas hasta el n6mero de ocho, mas siempre con igual tamafio: 29
por 18 centimetros, costando la suscripci6n un peso al mes.

"LA MARIPOSA":

Tambiin en 1838 comenz6 a ver la luz en La Habana una re-
vista dirigida por el quimico espafiol D. Luis Casaseca y por D. Ca-
yetano Lanuza, author, entire otras obras, de la novela El Oculista, pu-
blicada en esta ciudad en 1842.
La Mariposa fui la denominaci6n escogida por los citados sefio-
res para el nuevo papel, en cuyas piginas se encuentran articulos so-
bre literature, quimica, industrial, medicine, modas, geografia, m6sica,
fisiologia, historic, teatro, bibliografia, toxicologia, novelas, cuento.,
poesias, noticias tiles, etc.
En el Diario de la Habana correspondiente al lo. de abril de
1838, hemos hallado el prospect, que dice cuanto sigue:

PROSPECT LA MARIPOSA
En un jardin de flores cientificas,
artisticas y literarias.
Obra que constard de seis tomos en octavo mayor, de 320 pa-
ginas cada uno, divididos en cuatro cuadernos; dos de los cuales se
publicaran cada mes.
6Y de que va a poblarse este jardin? De un poquito de todo,
m6nos de religion y de political.
El orden y la esposicion de las flores sera conforme al natu-
ral character del animalito que va a servirnos de cicerone. Ya se sabe
que A una mariposa no le gusta mas que volar de flor en flor sin
detenerse en ninguna, siempre festival y juguetona.
Si fuera de moda no escribir mas que lo necesario, ya estaba
acabando el prospect. Pero 6que se diria de la; Mariposa y su jar-
din si se aventurase uno con tan pocas palabras? Asi para no in-
currir en tan singular anomalia se tratarA de satisfacer A la cu-
riosidad de pormenores, aunque al fin de decirse menos de lo que
contiene aquel prospect en miniature.


-21-








EL PERIODISMO EN CUBA


jCon que el jardin que brinda la Mariposa no es mis que un
almac6n de fruslerias, de juguetitos, para entretener a los ninos?
Ifo: por Dios, no. Cuando la flor sea sustancial, ira derechita al ca-
liz a saborearse con su esencia, abandonando las rainas y much mas
las espinas, porque la Mariposa no pretend ser catedratica, ni su
jardin es un curso de todos los conocimlentos humans. Si la floor
es hermosa, la llevara en sus piecesitos y la colocara en su jardin
sin quitarle hoja. Si es estravagante se reirA de ella sin picarla:
sl es venenosa, la indicara A todo el mundo para que los animalitos
inocentes eviten como puedan su ponzofia.
6Y que especie de flores de la familiar de las clencias encontrare-
mos en ese jardin? La Mariposa procurara traer & 61 las nuevas que
produzcan los vastos cercados en donde se cultivan aquellas; se supone
si son buenas. No es esto decir que se contentara con lo nuevo solamente.
Hay tampoco nuevo en este viejo mundo, que el jardin se quedaria de-
sierto y la pobrecilla Mariposa se moriria de hambre, si en aquel no hu.-
biera mas que flores virgenes, de ningun otro animalito tocadas. Las que
no le gustan, la que le dan asco, son esas flores que pasando la Mari-
posa en abeja, y de abeja en abejarruco, sin p6len, sin aroma, sin
brillo lacias y asquerosas, no halagan mas que al depravado paladar
de las babosas y de las lombrices-
ZY de las flores de las artes? Entendamonos: las artes de utili-
dad, las industriales, iluminadas con la antorcha de la Fisica, de la
Mecanica y de la Quimica, ofrecen muchas flores tiles para el jar-
din; pero entire ellas escogera la Mariposa las mas propias de su
character; pues ya se sabe que ni quiere ensefiar como se fabric un
telescopio, ni como se hace la operation de la catarata.
Segun esos las flores de esa especie 4se reducirAn A recetas? No
esclusivamente, por que entire ellas habrA tambien noticias, infor-
mes, avisos y aplicaciones que amenicen el jardin y den a la Marl-
posa agradable y futil entretenimiento. Mas 6por que no ha de ha-
ber recetas, si son fitiles? El Baron Thenard regal6 a la Academia
de las Ciencias de Paris una receta contra las ratas; y ni la Ma-
riposa presume de mas delicada que uno de los primeros quimicos
de la Europa, ni el jardin ha de ser mas mal contentadizo que aquel
cercado de arboles colosales.
Pasemos ahora a las artes destinadas A nuestro placer; no por
que las otras no lo causen tambien, y aun mas s6lidos; sino porque
su principal objeto es agradar: y por eso se han llamado nobles:
pues, sin duda, es much mas noble agradar y divertir, que trabajar
y padecer. En el cercado de esas flores no habrA muchas, porque las
buenas son raras; y como se sabe, A la Mariposa no le gusta sino
lo bueno. Asi sin tocar en ellas de temor de marchitarlas, las con-
templara algunas veces, examinara sus parties y la armonia de su
conjunto, entreteniendo el tiempo con placeres sencillos 6 inocen-
tes.
LY tocara la Mariposa en los artists? Por ahora no sabe como
acomodar a un artist en una flor; pero si Ilega A hacer este des-
cubrimiento, no desechara de su jardin esta especie de ramillete.
6Y de las flores de las letras habra muchas? Eso depend de
su buena 6 mala fortune, por que la Mariposa no quiere mas que las
bellas; y en la cosecha de la letras hay tambidn bellas con arrebol, y
otras con almagre; de forma que sera necesario que ella le pase sus
alitas y la sacuda un poco para observer su natural contentura co-
mo igualmente su artificio. Mas cuidado no se vaya & career que la
Mariposa va A ensefiar como se compone un soneto 6 un sermon:
ella misma no lo sabe. Y por otra parte no quiere decirlo todo para
dejar algo que adivinar a los que frecuenten su jardin.


-22-







EL PERIODISMO EN CUBA


6Y contara historians la Mariposa? Son tan interesantes las his-
torias, si son curiosas y nuevas, que contarA las que convengan con
su natural inconstancia; esto es las que no sean largas. Y esto le
gusta tanto, que si en el diluvio de novedades que nos inunda, no las
encuentra a su gusto las inventara.
4Hola? 4Con que la Mariposa sera novellsta? Tal vez se creerA
que va a avergonzarse por ello. Pues no, aunque modest, no es
espantadiza. Los libros sagrados no son mdnos respetables por con-
tener varlas de estas ficciones que en ellos llamamos parabolas; tal
es entire otras la hermosisima del hijo pr6digo. Afilen ahora sus
armas todos los critics de este g6nero de composiciones, que gus-
tan, han gustado y gustaran mientras el hombre sea curioso y sen-
sible; esto es mi6ntras exista.
Por desgracia la Mariposa para este objeto, como para casi to-
dos los demas, no cuenta mas que con sus buenas4 intenciones; pero
si el destino la tiene condenada a los silvidos 6 a servir de sopori-
fero al que no lo ha menester; prefiere esta triste suerte A la de mala
traductora y copista de retratos con cisco sobre papel picado.
La Mariposa ha dicho que sera siempre festival y juguetona; y
desearia saberse como se ha de componer esto con tan diversas f lo-
res, como ha de comprender su jardin. Ven 'aca, curiosidad deses-
perada: citame un gdnio mas festivo que el del historiador del In-
genioso Hidalgo; y con todo, en muchas parties habla como un Ca-
ton. 6Por qu6 la juguetona Mariposa no ha de ser razonable cuando
los juegos sean impertinentes? Eso seria hacerla loca; y ella no
es mas que juguetona. Los genios festivos tamblen suspiran, 110-
ran, gimen, se exasperan, se horrorizan, &a. cuando hay causa su
ficiente para estos sentimientos penosos; pero no son obstinados en
ellos, y vuelven a su natural, luego que pasan las circunstancias
que de 61 lo separaron, precisamente como los series, los llorones, los
melanc61icos, rien tambien, aunque sea poco y con violencia, para vol-
ver al instant A su t6trica constitution. Asi pues, 66 curiosidad im-
portuna? la Mariposa, festival y juguetona por character, hablara ra-
zon cuando convenga, y tambien harA llorar y rabiar segun la oca-
sion.
Todavia falta una pregunta- LSerA satirica la Mariposa? iAh!
IAh! iAh...! Alli va revoleteando sin querer contestar... Oigamos
lo que dice... Serd inocente... Ya se fud. Sin embargo, se sabe de
buen original que tiene un grande acopio de gasas para cubrir las
flores picantes y maliciosas, de forma que nadie las yea.
Ahora, lector bendvolo, si regalas A la Mariposa con alguna flor
de las que no estAn prohibidas en su jardin, ella la recibira aletean-
do de gratitud.
Si le gusta, la festejera y colocarA en un tiesto segun a la fa-
milia a que pertenezca: y si no le gusta, la conservara con much
cuidado en un florero para lo que se va A decir.
La Mariposa sabe que no se regala una flor para que se seque
sin que nadie la huela ni la yea; y como los gustos sobre las flores
son tan diferentes como sobre todas las demas cosas, no es just
que la flor que no agrade A la Mariposa muera,en el olvido: asi, te
deja el derecho de reclamar; y con este titulo tu flor entrara en su
jardin. Mas como un reclamado sin decir pot quien es igual a cero,
preciso sera que sl reclamas, sea con tu nombre. Todavia falta un
punto que ventilar. 6Te permitirA la Mariposa que entres en su
jardin con redes y mangas para cogerla? Ya se sabe que es jugue-
tona, y sera muy de su gusto poder evitar tus ardides y asechan-
zas; y no solo te admitira, sino que te convida A estos juegos, con
tal que no seas pesado ni fastidioso. Mas si intentase alguno ata--


-23-







EL PEERIDI5MO EN CUBA


carla con trabuco d otra arma de bandolero, el seri el burlado,
porque ella se ira volando y ridndose en busca de otras flores. El
primer cuaderno saldrA hoy lo. de Abril.
En el interin invitamos A nuestros amigos y a todos los aman-
tes de las Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes, a que nos favorez-
can con sus luces, con las que contamos para llevar a cabo una em-
presa tan superior a nuestras fuerzas.-Habana 3 de Marzo de 1838.-
Jose Luis Casaseca-Cayetano Lanuza.

Y referente a los precious y lugares de suscripci6n, agrigase:

El precio de cada cuaderno sera de cuatro reales pagaderos al
tiempo de la entrega en casa de los sefiores suscriptores. Los que
deseen suscribirse, podran hacerlo dirigiendose a casa de los prople-
tarios calle del Prado nfim. 67, en La Alameda de estramuros, 6 a
la libreria de Cova, calle de Ricla, n(im. 14, 6 a la de Temis, calle de
Mercaderes nim. 6.

El primer nfimero de La Mariposa apareci6 el lo. de abril de
1838, a la vez que el prospect, y como introito se insertaron los si-
guientes versos:

LA MARIPOSA A LA HABANA
L6brega, muda Noche,
escucha los gemidos
de un triste, si no eres
para mi tan cruel, como el destino.
Separate del lecho
del avariento rico;
y deja a los amantes
sus horas disfrutar en sus delirios.
Mis ayes dolorosos,
su ligubre ruido,
contigo simpatizan
much mas que el amor, y sus hechizos.
Naci en un dulce clima,
donde el prado florido
Jamas de su hermosura
despoja el Aquilon, ni seca Estio.
Los placeres, las risas,
el amor, los amigos,
la paz y la abundancia
me hacian tan feliz, cual nadle ha sido.
Mas plugo a la fortune
al airarse conmigo,
y arranc6me a la dicha,
que en mi patria goc6, y ya he perdido.
Mirame desterrado,
mirame sometido
del viento A la inconstancia
en la fragil mansion en que suspiro
Y cual si a cielo y tierra
plugiese mi martirio,


-24-






EL PERIODISMO EN CUBA


huyo del bien, volando
do me arrastra veloz el hado Implo.
Quizds d cruda muerte
sucumbiendo, el destino
me hace arder cual arista,
de los rayos del sol secan los rios-
iQu6 tristes habitantes
seran los que conmigo,
mi padecer sufriendo,
se compadeceran del sufrir mio!
Tales eran mis penas,
y tal mi desatino,
aun ya dentro del puerto
de esta Isla feliz... Qu6 desvario!
iPerd6namelo, Habana!
Aun no te habia yo visto;
y naci en las llanuras,
por do Guadalquivir pasa tranquilo.
6Contar6 tus bellezas?
60 tu cielo benigno?
O60 bien de la abundancia
del cuerno el derramar en tu recinto?
Imposible seria
a un pobre silbatillo
entonar tus loores.
Ddjame, pues, gozar tus atractivos.
Y mirame que absorto,
si a tus hermosas miro,
gracias que par no tienen,
me embriagan de placer, y pierdo el juicio.
A .Dios, patria, a. Dios, risas,
A Dios, amor ami-os,
en la hechicera Habana
en este nuevo Eden, todo lo olvido.


No lleg6 a seis tomos La Mariposa, como prometieron sus fun-
dadores en el primer pirrafo del prospect: finicamente se publicaran
tres. El primero compuesto de 4 cuadernos con 80 piginas cada uno,
except el uiltimo, que no cuenta mis que 70 piginas y 5 hojas sin
numerar, dedicadas a los siguientes particulares: Noticia, Nota, A los
Sres. Suscriptores, Indice de las materials que contiene el tomo pri-
mero y Erratas del cuaderno cuarto. El tomo segundo con 95 pigi-
nas y el tercero con 93, segdin el ejemplar encuadernado que a la vis-
ta tenemos. Pero antes de fijar la atenci6n sobre la duda que nos
ofrece la totalidad de las piginas que contiene el segundo volume,
convenient sera trascribir a continuaci6n el aviso que figure al final
del tomo primero:


-25--







EL PERIODISMO EN CUBA


A LOS SRES. SUSCRITORES
La mayor facilidad de encontrar en este mercado buen papel
espaiol, y de un mismo tamafio, ha decidido al editor de la Mari-
posa a imprimir en 61, el segundo y sucesivos volumenes.
Para mayor comodidad de los lectores, se publicara esta obra
por cuadernos de cuarenta y ocho paginas cada uno, poniendo el ti-
tulo solo en el primero de cada tomo; y se repartiran a los suscriptores
todos los saibados, principiando el primero del pr6ximo julio.
Tambidn se ha observado el embarazo que ofrece para el pron-
to repartimiento al cobrar u imported al tiempo de la entrega; y pa-
ra obviar a este inconvenient, los SS. suscritores pagaran un peso
cada mes vencido. De cuyas disposiciones result un aumento de
setenta paginas en cada tomo, y un sesto de disminucion en el pre-
cio.
Los nfimeros sueltos del tomo lo. cuyo precio es cuatro reales,
se venden en las librerias de Palmer, calle de S. Ignacio nfimero 101;
de D. Jos6 Bold, plaza do armas frente a la sala capitular: de Mas,
calle de Ricla (la muralla): en la de la Union, calzada del Monte;
en la tienda de ropas la Quemazon, calzada de S. Luis Gonzaga; y
en la botica del Diorama-
En las mismas esta abierta la suscripcion, y se venderAn los cua-
demos de los otros volfimenes A dos reales cada uno.

Conforme a lo dicho en el segundo pirrafo, la obra se publicaria
en cuadernos de cuarenta y ocho piginas; mas como el segundo tomo
alcanza a 95, no hay equivocaci6n possible respect a que fueron s61o
dos cuadernos los que aparecen que vieron la luz. Y en el Noticioso
y Lucero del 9 de julio de 1838, se anuncia la salida del cuaderno pri-
mero del tomo segundo con esa misma paginaci6n.
Sin embargo, un literato de muy grande y merecida reputaci6n, D.
Domingo Delmonte, le remiti6 a Paris a su intimo amigo D. Jos6
Alfonso en 28 de julio de 1838,

...tres nums. del 20. tomo de la Mariposa... (8),

y en 25 de agosto del afio citado ultimamente le envi6 el

... cuaderno 40o. tomo 2o. de la Mariposa... (9).

Y esto se ratifica en carta posterior, fecha 11 de septiembre del mris-
mo afio, en que le dice que ya le mand6

...el cuaderno 40. del 2do. tomo de la Mariposa (10).

Sumado, pues, el total de piginas de los cuatro cuadernos envia-

(8) Revista de la Biblioteca Nacional, Habana, 1910, t. IM, p. 164.
(9) Ob. Cit. t. IV, p. 85.
(10) Ibidem.


-26-






EL PERIODISMO EN CUBA


dos por Del Monte a Alfonso, debia componerse el segundo tomo de
192 piginas.
Ahora bien, el Dr. Manuel Perez Beato, cuyas informaciones me-
recen entero credito porque acostumbra abrevar en las mejores fuen-
tes, esti concorde en lo que respect al total de la paginaci6n de los
tres volimenes; pues nos ilustra de este modo:

Afio 1838.-La Mariposa, por don Jos6 Luis Casaseca y D- Ca-
yetano Lanuza-Tres tomos en 8o. espafiol con 310 paginas sin los
indices y notas 95 y 93... (11).
Y el sapiente Bachiller y Morales no alude al n6mero de piginit
de esta revista; pues solamente la cita asi:
1838
LA MARIPOSA, por D. Cayetano Lanuza; desde el nimero 3o
en adelante. Imprenta de Oliva (12).

Ningun otro antecedente hemos hallado relative a la paginaci6n
de dicha revista; pero si la certeza de que ya no veia la luz en 26
de mayo de 1839, toda vez que Del Monte informa al citado Marquis
de Montelo en esa fecha, que
...concluido el Album, muerta la Marlposa... (13).

le adjuntaba una cuenta de various impresos, y en donde estin inclui-
dos dnicamente el segundo y tercer tomos de La Mariposa. Y por
cierto que ademis de las razones aducidas en pro de nuestra sospecha
de que fueran mis las piginas publicadas del segundo tomo de La
Mariposa, ha venido un nuevo dato a corroborar esta creencia e in-
cluir en igual recelo al tercer tomo, puesto que en las cuentas men-
cionadas carga Del Monte un peso por cada uno de esos dos 61timos
volfimenes. Y si recordamos que el cost de los cuadernos era de
dos reales, que antiguamente tenian un valor de veinticinco centavos,
no dejan los n6meros lugar a error respect a que Alfonso recibi6
cuatro cuadernos por tomo.
El senior Casaseca separ6se de Lanuza despues de publicado el se-
gundo cuaderno del primer volume; pues ya en el tercero no aparece
su nombre en la cubierta del mismo. Y en el Diario de la Habana
(11) El Curioso Americano, Habana, 1893, t I, p. 208.
(12) Apuntes para la historic de las letras, y de la instrucci6n pablica de la
isla de Cuba, Habana t. III, p. 230.
(13) Revista de la Biblioteca Nacional, Habana, 1910, t. V. p. 38.


-27-







EL PERIODIBMO EN CUBA


del 13 de mayo de 1838, se da cuenta de dicha innovaci6n en esta
forma:

LA MARIPOSA
El inico redactor propietario actual de la Mariposa informa a
sus amigos y al pdiblico que continuAndola en los mismos t6rminos
que se anunci6 en el prospect saldri el cuaderno 3o. el 16 del co-
rriente, y los demas en lo sucesivo cada 15 dias.-Cayetano Lanuza.

A causa, sin duda, de la separaci6n de Casaseca hubo de sufrir
alguna demora la salida del mencionado cuaderno, porque en la p. 240
del t. I, se lee:

El editor espera que los sefiores suscritores tendrdn la bondad
de disimular la tardanza en la publication de este euaderno; que
no ha estado en su arbitrio impedir.

Poco mis nos queda por referir

...de la pesadisima Mariposa... (14).

segun la califica Del Monte. La mayoria de los articulos publicados
lo fueron sin firma, no apareciendo suscritos mis que seis, que los son
por Francisco Gavito, El Guajiro, La Bruja, C. Lanuza, Un Miron y
El autor de la Monja.
No insertamos el indice de las materials del volume primero, por-
que consta al final del mismo; pero lo hacemos seguidamente con los
del segundo y tercero por carecer de ellos el ejemplar de que nos ser-
vimos e ignorar si se publicaron o no, puesto que en la Biblioteca Na-
cional y en la P6blica de la Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais
de La Habana, no existe el papel de referencia, con el cual hubi&ra-
mos podido comprobar debidamente las anomalias sefialadas.

MATERIALS DEL TOMO 1I.
Ligero examen del Compendio de las lecciones de Quimica Ge-
neral dadas por Mr. Gay-Lussac, traducido por el professor D. Jos6
Luis Casaseca, Cayetano Lanuza, p. 3.
La Mariposa a Triboulet, p. 9.
A Almaviva, p. 16.
Remitido. Cuestion de Justicia, p. 19.
Modas, p. 22-
Como va el mundo, poesia, p. 26.
Marta, p. 33.

(14) Ibidem, t. III, p. 156.


-28-







EL PERIODISMO EN CUBA


A Almaviva. Saldo de una cuenta que tenemos pendiente, p. 84.
El Guillermo, p. 89.

MATERIALS DEL TOMO III.
Historia. Fragmento, p. 3.
La Cartera, p. 11.
Epigramas, El autor de la Monja, p. 14.
Medicine, p. 16.
Fernando, p. 19.
Articulo estravagante. El Majadero, p. 69.
Lamentaciones que hacen llorar gotas de sangre, p- 73.
Literature, p. 83-
Toxicologia, p. 89.
iViva! iViva! iViva!, p. 92.

Escritas y en poder nuestro las pruebas de imprenta de las lines
que acaban de leerse, nos sorprendi6, ya cuando pensibamos no hallar
ningun otro dato en las columns de los dos peri6dicos mis importan-
tes de la 6poca, como lo fueron el Diario de la Habana y Noticioso y
Lucero, que este ultimo, en su niumero del domingo 11 de noviembre
de 1838, public el siguiente anuncio:

LA MARIPOSA
El primer nfimero de su continuation se ha publicado hoy; con-
tiene:
Aviso A mis suscritores.
Celestina, novela.
Arturo, novela romintica.
La bomba en la cena.
Maximas del Dr. Concreto.
Francisquillo y su mama, Cuento, poesia.
El Amandi y su rivera, poesia.
Precio medio real
Se vende y suscribe en las librerias de don Jos6 Maria Palmer,
calle de S. Ignacio nfimero 101, en la de Temis, calle de Mercaderes,
en la de Cova, calle de la Muralla, y en la de la Bella Union, cal-
zada del Monte.

Y nueve dias despuis, o sea el 20 del propio mes y afio, este otro:

LA MARIPOSA
Nfimero 2-Materias que contiene-La tia Maria, novela.-Es-
cena conyugal.-Maximas del Dr. Concreto.-Errequicho de Pachin
Anton al Mariposa-O rapacifio i la Mariposa.-Diosa do seu amo-
res.-Letrilla satirica.--Soneto.
La suscripcion continfaa abierta a medio real el ejemplar de ca-
da nfimero de esta obra en los puntos siguientes: en la libreria de
D. Jose Maria Palmer, calle de S. Ignacio nim. 101; en la de Temis,
calle de Mercaderes, nimero 6; en la de Cova, calle de la Muralla
nim. 14, y en la Bella-union, calzada del Monte.


-29-






EL PERIODISMO EN CUBA


En seguida cotejamos los materials contenidos en esos dos nui-
meros con todo el correspondiente a los volimnenes de la propiedad
del doctor Coronado, y no apareciendo nada igual en el indice del pri-
mero, ni tampoco en los del segundo y tercero que arriba insertamos,
podemos ya asegurar que hubo de comenzarse un nuevo tomo, sin que
en los diarios antes mencionados exista ninguna otra noticia en reli-
ci6n con La Mariposa, desde la fecha iltimamente citada hasta el 31
de diciembre de 1839.

"EL PRISMA":

D. Alejandro Angulo y Guridi, hijo de Santo Domingo, Repi-
blica Dominicana, quien residi6 durante algunos afios en Matanzas,
cultivando con 6xito las bellas letras, y D. Victor Kruger, oriundo de
alemanes, padre de la inspirada poetisa habanera Rosa Kruger, soll-
citaron del general D. Leopoldo O'Donnell, Gobernador Superior Ci-
vil que fue de esta Isla, que se les concediera licencia para publicar
por entregas un peri6dico exclusivamente literario con el titulo de El
Prisma.
El censor D. Ram6n Medina y Rodriguez, a quien como disponia
el reglamento de imprenta entonces vigente, se le traslad6 para infor-
me la instancia de los sefiores Angulo y Kruger, manifest con fecha
20 de febrero de 1846, lo que sigue:

Exmo. Sor.
Es arreglada la solicitud que han hecho a V. E. D. Alejandro An-
gulo y Guridi y D. Victor Kruger, para que se les permit publicar
por entregas, de seis y medlo pliegos, del tamafio del espafiol, 6 sease
sellado, una obra bajo el titulo El Prisma; y por consiguiente puede
accederse a dicha solicitud; y en caso de hacerlo asi V. E. seri ne-
cesarlo que elija el censor que deba revisar los materials de la indi-
cada obra.
Con lo que contest el oficio de V. E. de 10 del que gira (15).

En vista de lo expuesto por el censor Medina, fue otorgado el
permiso, y en el mes de mayo del afio de 1846, vi6 la luz pfiblica !a
primera entrega de El Prisma conteniendo esta introducci6n:

Cuando la efervescencia literaria que hoy excita i esa juven-
tud, asi dispuesta a entusiasmarse hasta el delirio, como ftcil en
(15) Archivo Nacional. Goblerno Superior Civil, legajo 660, exp. nfim. 2838.

-80-







EL PERIODISMO EN CUBA


volver a su ingdnita apatia, casi parece autorizar a cualquiera para
penetrar en el hollado campo de las letras: cuando esa fiebre, esa
ansia de publicar, que excede los litnites de la exageracion, conta-
gia y trastorna todos los cerebros, como una epidemia general y des-
tructora: cuando para engalanarse con el habito de director de
una publication, vemos que solo se juzga necesario consultar la vo-
luntad, no la conciencia ni la aptitud, y que, por lo tanto, se cree
inutil presentar antecedentes que hablando en favor de la obra,
inspiren desde luego alguna confianza de buen 6xito: cuando todo
esto se observa en nuestros dias de una manera bien patente, nadia
extrafard, por cierto, que nosotros tambien nos presentemos como
editors de esta obra miscelanea, si se consider que en parte jus-
tifica nuestro arrojo esa misma reaction de que hemos hecho m&-
rito. Imberbes j6venes, acometemos este ensayo, sin mas titulo que
nuestro amor a todo lo bueno y lo bello, sin mas apoyo que el bien
d6bil de un piblico, cuya paciencia esta agotada, y con muy corto
caudal de recursos propios; pero en cambio, sostenidos por nuestra
decidida aficion a las letras, por los mejores deseos en favor del ade-
lantamiento intellectual de nuestra tierra, y lo que es mas aun, por
el auxilio de amigos tan generosos 6 ilustrados como entusiastas por
la propagacion de las buenas ideas, a que sabran contribuir con sus
escritos. Y decimos todo esto por exigirlo asi nuestra conciencia, y
no para ostentar esa hip6crita modestia, con que a menudo se dis-
frazan las inmoderadas pretensiones de un orgullo desmedido. Asi,
pues, desde ahora manifestardmos lo mismo que habran de decir
nuestros lectores a vuelta de algunas entregas: todo el mdrito de
El Prisma esta encerrado en los trabajos de sus colaboradores: sin
estos no pasaria de ser una de tantas rapsodias con que se nos ha
infestado ltimamente...
Donde los hechos han de hablar, las palabras son superfluas, in-
ducen charlatanismo. Si ellos merecen la estimacion general, ellos
tambien bastan por si solos A captArsela, y si no, de seguro que no
se librarian de la indiferencia publica por procederles el relumbron
de esa fraseologia pomposa en que siempre se deslien las promesas,
para alucinar a los candidos. Si esos hechos llenan nuestros de--
seos, si realizan nuestras miras, y el piblico, juzgindolos dignos de
su cultural, les dispensa su patrocinio; habremos con ello conseguido
el finico galardon que codiciamos en esta empresa, fecunda en sin-
sabores, cuanto mezquina en lauros. Pero si no obtenemos el dxi-
to que ansiamos, si viene un desengafio a demostrarnos que es un
error contar solo con esperanzas y deseos del acierto, seguramente
que no idearemos causes para paladear nuestro amor propio. Culpa
serd de nuestra insuficiencia, culpa tambien de los que, prometidn-
donos su auxilio, dejasen de hacerlo efectivo por desidia 6 desalien-
to; porque adelantada como se halla nuestra tierra, no es creible
que niegue su apoyo y sus aplausos a cuanto pueda merecerlos, y mu-
chos m6nos, que con ellos acoja lo que redunde en su descredito.
Decir lo contrario, es incurrir en el error, tan craso como pregona-
do, de que en Cuba las letras no encuentran protection, ni quien
sepa apreciar sus bondades y bellezas: error grosero, vulgarisimo,
que admira tenga cabida hasta en personas de criterio, y que nunca
podremos aceptar ni como un consuelo en el event de frustarse este
proyecto-
Los fines que nos proponemos en esta obra, se reasumen en dos
palabras: instruction y recreo. Adoptamos la forma miscelinea por-
que creemos que esta clase de publicaciones, bien dirijidas, son sus-
ceptibles de producer mas utilidad que aquellas exclusivamente con-
sagradas a un solo ramo del saber human.
Ademas, por medio de ellas, es mas fMcil, mas sencillo, difundir


-31-







EL PERIODISMO EN CUBA


en las masas del pueblo ciertos principios sanos, ciertas doctrinas
saludables, que bajo la forma several de un tratado de moral 6 de
ciencias, tarde 6 quiza nunca, se abririan paso hasta ellas: y esta
consideration envuelve un objeto demasiado primario y atendible, pa-
ra que desde luego no entrase de preferencia en las miras de la obra.
Cuidar6mos por lo mismo, que la parte de El Prisma destinada d es-
te punto de la mayor entidad y trascendencia, se present con toda
sencillez y aun si se quiere, con ligereza, para mas adaptarla a nues-
tra indole, a fin de que produzca los mejores resultados, despertan-
dcI y propaganda el gusto por la adquisicion de mociones fitiles y pro-
vechosas, en que se interesan la moral y la religion, y sin las cua-
les no hay mejoras de costumbres, ni bienandanza en los pueblos. Y
ved aqui que El Prisma corresponderd a su nombre; porque este se-
ra el color mas vivo que refleje. Esas doctrinas, esos principios sa-
nos y conservadores son de tal importancia y magnitude, que no pro-
curar arraigarlos, mas que mengua, es delito imperdonable: prin-
cipios y doctrinas que quisieramos ya ver, por decir asi, encarnados
en todos los corazones, y que deben inculcarse y hacerse venerar,
como los dogmas de la religion, como los axiomas de una ciencia, pues-
to que sin ellos no es possible pensar en que se erija a la ilustracion,
el augusto santuario que el siglo ya reclama de nosotros. Pues bien!
ellos reflejaran en El Prisma como el Sol que debe iluminarnos, y
aunque aparezcan engalanados con los matices del iris, y por tan.-
to, varios en la forma, una sera su esencia, uno su fin: difundir
las ideas, las maximas de los buenos, sin las cuales la santa causa
del adelantamiento de los pueblos solo seria un nombre y nada mas,
vacio de sentido, y nulo.
Al lado de esas piginas, tanto el j6ven entregado al studio de
las ciencias 6 las letras, como el que cultiva por aficion las bellas
artes, ambos hallaran otras que les estimulen, que alimenten su in-
clinacion, que satisfagan sus deseos. Esto por lo que toca a la part
seria de la obra: respect de la amena, nos lisonjeamos de antemano
que el bello sexo a quien se consagra, solo verd composiciones en
prosa y verso que sean dignas de el por selectas y acendradas, y a
cuya lectura pueda, sin temor ni peligro, dedicar sus moments de
ocio. Todo en ella ha de ser pureza, honestidad y uncion: sus galas
recatadas y sencillas, habran de exhalar un esquisito olor a lim-
pieza, habran de hacer gustar aquel recogimiento, y aquel idealis-
mo indefinibles, que sienten y comprenden en la voz harpada y pe-
netrante, 6 en la mirada spiritual y evangelica de una virgen mo-
desta y ruborosa: y sus fines, respetando y sosteniendo la moral y
la virtud en sus altares, siempre habran de tender a sembrar ma-
ximas purisimas de honor y religion. Teniendo present que la mfi--
sica forma una parte, sobradamente atendida, de la education de
la muger, hemos pensado repartir con cada entrega una contradan-
za fi otra pieza pequefia, que con corta diferencia, tenga sus di-
mensiones, except en los casos de acompafiarse alguna ldmina 6
grabado.
No imitaremos a los que, privando de ser siempre originals des-
culdan el interns y olvidan las ventajas que siempre trae consigo la
noticia de descubrimientos 6 inventos tiles, asi en ciencias como
en artes, por no acudir algunas veces en su busca a las fuentes es-
trangeras. Asi pues, daremos cabida A traducciones tiles acompa-
fiandolas de laminas, si se requieren para la mejor inteligencia; pero
siempre teniendo en cuenta los limits de El Prisma y la variedad
que constitute su naturaleza.
Verdad es que la obra que hoy ofrecemos al pfiblico, no puede
presentarsele como una novedad, cuando ha visto nacer muchas
iguales a ella; pero tal vez se le encuentre alguna en nuestro firme


-32-







EL PERIODISMO EN CUBA


prop6sito de satisfacer, en cuanto nos sea dable, las exigencias del
buen gusto y los adelantos de la 6pica; prop6sito en el cual desde
luego reconocemos una deuda harto interesante para ser olvidada.
Y al hablar asi, no se crea que nos dejamos alucinar por las ilusio-
nes de una imaginacion entusiasta y joven: conocemos que ese pro--
p6sito hace mds ardua y dificil nuestra empresa, y que para llevarla
a cabo honrosamente, es preciso estar dotados de una energia y cons-
tancia a toda prueba; pero en vez de arredrarnos, ese mismo con-
vencimiento nos hard redoblar nuestros esfuerzos y sabra empefiar
nuesto noble amor propio hasta obtener el buen concept del pfi-
blico, hoy tan poco acatado, tan en poco tenido. En todo caso, si el
6xito no corona nuestros esfuerzos, tal vez no faltard quien aplauda
la intencion.
Los Editores.

Se publicaron en la primera series siete entregas, correspondientes
a los meses de mayo a noviembre de 1846, con un total de 180 pigi-
nas. Y para que se pueda apreciar debidamente el merito de los
trabajos dados a la estampa en el peri6dico de referencia, como la ca-
lidad de quienes los subscribian, damos a continuaci6n el indice de ma-
terias con el nombre de sus autores:

LITERATURE

Aguiar y Loysel. (Gonzalo J. de)-La mujer y la Artista.
Alonso y Fernindez. (Francisco)--Obstetricia sobre la importancia y
progress del studio de la cirugia ,
Angulo y Beer. (Andris)-El destino de la mujer.
Jose Antonio Zirraga.
Pensamientos de Lamartine.
Academias de nifias.
Angulo y Guridi. (Alejandro de)-Sistema de congratulaciones en li-
teratura.
D. Jose Maria Heredia (ldmina)
Las flores.
Huracanes.
Auber (Emilio)-Transformaciones vegetables.
Bachiller y Morales (Antonio)-Historia del az6car.
Comercio.-Del consume del aziicar.
El hombre-macao.
Betancourt (Jose V.)-La mujer buena.
Crespo (Rosa)-A mi patria.


-gs--







EL PERIODIBMO EN CU3A


Cruz (F. J. de la)-Educaci6n del bello sexo cubano.
Manzanillo.
Baracoa.
Cuyis (F. C.)-A la memorial del Sr. Alejandro Ramirez.
liminaa)
Chancel (M. D.)-La misi6n de la mujer.
Del Monte (M.)-Orgullo literario.
Diaz Albertini (Agustin)-Anacronismo del siglo XIX.
Docaransa (16) '(Jeremias de)-Dem6crito y Hericlito.
Garay y Heredia (Manuel)-Soneto sobre soneto.
Garcia Coplei (Federico)-Horas serenas.
Garcia Gutiirrez (A.)-Despedida.
Soneto.
Gonzilez del Valle (Jos6 Z.)-Novelas.
Obras de D. J. J. Milanis.
Grovares (Juan Feliciano de)-Pablo.
Un suefio.
Las nuevas Leonas.
Guiteras (Eusebio)-El Vesubio.
Matrimonio sin amor.
Heredia (Jose Maria)-Al Oceano.
Abuzaid.
Hernindez de Alva (Rafael)-Ventajas de la uni6n.
Hidalgo (V. K. de)-La madre.
Algo sobre novelas.
Raptos del alma.
Libro de lectura para los nifios.
Pensamientos.
Sobre las declamaciones contra los malos versos.
Amor al trabajo.
Jiminez de Le6n (Ram6n)-Flores y estrellas.
L6pez de Brifias (Felipe)-A la Avellaneda.
Llera (J. de M.)-El abogado.
Madrigal (Rafael)-Economia rural.

(16) JOB6 Maria de Cardenas y Rodriguez.


-34-






EL PERIODISMO EN CUBA


Massana (Serafin)-Sobre la utilidad de reducir a escritura pfblica
los contratos.
Milanis (J. J.)-Traducci6n de Victor Hugo.
A mi hermana cantando.
Morej6n (Ram6n de la Paz)-Perros jibaros.
Palma cana (ldmina)
La Gia (limina)
Mufioz Delmonte (Francisco)-El verano de la Ha- ana.
Palma (R. de)-La danza cubana.
P. de C. (R.)-Recuerdos.
Quifiones (J. A. de)-Margaritas.
La habanera.
Suirez y Romero (A.)-Devaneos y recuerdos del campo.
Tol6n (Miguel T.)-Escrito en un ilbum.
Versos.
La Riberefia del S. Juan.
Turla (Leopoldo)-El misionero.
Ugarte (Lucas Arcadio de)-Uno de tantos.
Vilez (Ram6n)-A Heredia.
El Pan de Matanzas.


Yadeage-Amor ideal.
Zirraga y Heredia (Jos6 A.)-La
LL. RR.-Introducci6n.
Dignidad del amor (trad.)
Truenos.
Mesa revuelta.
Apuntes estadisticos.
Terremotos.
Ciencias en la edad media.


campana de la agonia.


MUSIC
Sanguily (Manuel Raoul)-El Prisma.
Sierra (Jose)-Los ojos azules.


Al final de la siptima entrega (noviembre de 1846), se lee esta
advertencia:


--5-







EL PERIODISMO EN CUBA


Con la present entrega se complete el primer v61umen y con-
cluye la primera series de esta publication, que continuaremos, bajo
el 6rden y la forma que nos aconseja la experiencia, tan luego como
veamos allanados algunos inconvenientes que ahora estamos to-
cando.

El pie de imprenta, seg6n el facsimile de la portada, reza de este
modo en todas las entregas de la primera series:

Habana.
Oficina TipogrAfica de Barcina,
calle de la Reina, nimero 8.
1846.

Y el tamafio tambi6n el mismo, o sea, 28 por 18 centimetros.
Tiempo despues, y conforme prometieron los redactores de El
Prisma en la advertencia que dejamos transcrita, se continue la publi-
caci6n de este peri6dico en 1847, insertindose en la primera entrega
de la segunda series este program.

A LOS SUSCRIPTORES

Desembarazado ya de los obstAculos de que se hizo mencion en
la entrega setima y ultima del Prisma, y conforme con lo que es-
t6nces mismo se prometia, vuelve otra vez aquel a aparecer desde
hoy, comenzando con este nimero primero la nueva serie de esta
publicaci6n peri6dica. Parecenos infitil decir a nuestros suscripto-
res, lo que tal vez debieramos a los que no lo sean: a saber que no
resucita nuestro peri6dico, porque hasta ahora no ha muerto toda-
via. Ignoran estos flltimos las causes de la prolongada demora que
ha precedido a su reaparicion, y tal vez hayan los primeros, sin
ignorarlas, juzgado demasiado larga esta demora, 6 por lo menos, mas
larga de lo que de esperarse habia. A los suscriptores pues les con-
testamos, que destruidos de una vez y para siempre en el largo in-
t6rvalo de esta intermission, innumerables inconvenientes, conse-
guida la mejor organization possible y asegurados todos los recursos
necesarios, nos hallamos al fin poseedores de amplisimas faculta-
des para promoter como formalmente prometemos, junto con el exac-
to cumplimiento de cuantas condiciones se haya impuesto el Prisms
6 en adelante se impusiere, el mas prolijo cuidado en la election de
las materials, que Ilenarin sus columns, y la mayor regularidad pe-
ri6dica en su salida. Y si al hablar de esta ufltima, asegurando que
sera regularmente peri6dica, no decimos tambien que sera constant,
y que continuara indefinidamente, aunque por nuestra parte pudi6-
ramos comprometernos a ello, es tan solo porque no ignoramos has-
ta que punto depend de la simple voluntad de los suscriptores el
sostenimiento de las empresas a 6sta semejantes.
Segun se habia anunciado tambien en la filtima entrega del pri-
mer tomo, hemos hecho en la parte material una variacion nota-
ble adoptando en lugar del tamanio en folio, otra forma mas propia
de esta clase de publicaciones, mas comprensiva, y de la que po-
dra servir de muestra este nufmero primero.


-36-







EL PERIODISMO EN CUBA


No esta nuestro peri6dico esclusivamente dedicado a tal 6 cual
ramo del saber human, porque presentard constantemente siete de-
partamentos, correspondientes a las siete grandes subdivisions de
todos los conocimientos humanos, a saber: las ciencias morales y fi-
los6ficas: las positivas y exactas: las historicas y descriptivas (ar-
queolojia, historic, biografia, viages:) las sociales, religion, derecho
moral: las sociales pr6cticas, industrial, comercio, agriculture 6 en
fin toda aplicacion de las ciencias fisicas a las artes: literature cri-
tica, bellas artes y poesia. Asi el Prisma recibiendo toda la luz, la
reparte y la descompone en siete rayos elementales-
Habra particular studio en la election de los articulos que se
inserten, cualquiera que sea su naturaleza: en cuanto 6a las com-
posiciones pokticas habra mas que cuidado, porque habra severidad.
Y no por esto se entienda que pretendemos ofrecer al publico sola-
mente composiciones escelentes; pues no se ignora que en estos ca-
lamitosos tiempos de nuestra literature provincial a aquella critical
que se atreve a demandar buena sintasis y sentido comun al ver-
alsta, bien puede calificarse de several
No desdefiaremos las buenas traducciones de articulos escelen-
tes de ciencias y literature general y comparada: sin embargo, no
es esta publication una de esas colecciones de traducciones, estrac-
tos, copias &c. Apreciamos estas miscelaneas instructivas, variadas y
divertidas; y si decimos que no sera de esta especie nuestro reper-
torio, es con la sola mira de marcar el character especial de nuestra
obra. Tiene esta por particular objeto: primero, satisfacer los de-
aeos de la juventud ilustrada que anhela hace tiempo por una pu-
blicacion donde vea reunidas las firmas de los mas distinguidos es-
critores de la Isla: y en segundo lugar ofrecer d estos filtimos las
piginas dt un peri6dico no contaminado por el sucio farrago con
que inundan novelas escritorzuelos las columns de los papeles dia-
rios. El Prisma finalmente, sera el periodico habanero por escelen-
cia y hara recorder el Album, el Plantel y la Revista Bimestre. Asi
es que reproducira en sus paginas, accediendo a los deseos de un
sin nfimero de suscriptores, algunas de las mas notables produccio-
nes de las que con aplauso general vieron la luz en aquellas obras
de que apdnas quedan algunos ejemplares en circulacion.
Contando pues, con la constant colabiracion ae los escritores
mejor reputados de nuestro pais, y apoyados en nuestro fire pro-
p6sito de dirijir con el mayor studio una publication digna de la
parte mas ilustrada de nuestros lectores, no concluiremos, por par-
ticularisimas razones que no queremos tener la franqueza de espo-
ner al pfiblico, repitiendo las trivialidades que en pr6logos y prospec-
tos se acostumbran, ni queremos culparnos de antemano por el mal
6xito que probablemente nos espera-

A pesar de los buenos prop6sitos de los redactores de El Prisma,
s6lo se public una entrega mis, para asi terminar definitivamente la
vida de este peri6dico, en cuya corta colecci6n figuran las firmas de
escritores muy distinguidos de aquella ipoca.
El tamafio, conforme se anuncia en el program, fu6 reducido
(23 x 16 cms.), alcanzando los dos n6meros que vieron la luz de la
segunda series a la pigina 104 e imprimiindose ambos en la tipogra-
fia de J. M. de Eleizegui.


-37-






EL PERIODISMO EN CUBA


Y prosiguiendo nuestra costumbre de dar a conocer el conteni-
do de los peri6dicos que ocupan la atenci6n de los lectores, trascribi-
mos seguidamente los titulos y autores de los trabajos de las dos en-
tregas mencionadas.

Segunda Serie-Cuaderno lo.

Baralt (Luis Alejandro)-Mujer o ingel.
Delmonte (Domingo)-Del destino de la poesia en el siglo XIX.
Govantes (Josi Agustin)-Discurso pronunciado en la clase de De-
recho Pitrio del Real y Conciliar Seminario de la Habana el afio de
1819.
Hernindez (F.)-Instrucci6n P6blica.-Sistemas de ensefianza.
Lugarefio (17) (El)-Escenas cotidianas.
Palma (R. de)-Problema social.
La flor de Artemisa.
Pichardo (Gabriel)-En un album.-Poesia a Don Jose Jacinto Mi-
lanes.
Plegaria.
Prentice (Luisa)-Farsa de un artist.

Segunda Serie.-Cuaderno 2o.

Alonso y Fernindez (Francisco) y Gutiirrez (Nicolis Jose)-Proyec-
to de una Academia de Ciencias Medicas en la Hhabana el afio de 1826.
Bachiller (Antonio)-Historia del az6car en Canarias.-Fragmento.
Baralt (Luis Alejandro) -Poesia.
Caro (Antonio)-Quimica industrial de los distintos medios que pue-
dan emplearse para la fabricaci6n del vinagre: su ixito, utilidad, y
modo de reconocer su sofisticaci6n.
Castell6n (Amalia)-La hija del Almirante.-Episodio hist6rico del
reinado de Enrique II.
Castell6n (A. P.)-Los encantos de Mercida.-Poesia.
Franchi A. de H1. (Luisa de)-A Zorrilla en su poesia "La Virgen
al pie de la Cruz".-Soneto.

(17) Gaspar Betancourt Cisneros.


-38-






EL PERIODISMO EN CUBA


Lugareho (El)-Costumbres. Ahi van atris.
Milanis (Jose Jacinto)-Atares al ponerse el sol.-Soneto improvisado.
Peoli (J. J.)-Bellas Artes.-El escultor Tenerani.-Minardi.--Chi,'-
rici.-Pasco y Haimundo Valz.-Schrader.-La iluminaci6n de la cii-
pula de San Pedro.
Querubin de la Ronda (18)-Mi vocaci6n para escribir y mi retrato
Suirez y Romero (A.)-Literatura.-Carta a su amigo J Z G. del V.

Al final del articulo que con el titulo Del destino de la poesia en
el siglo XIX, suscribe el ilustre humanista D. Domingo Delmonce ma-
inifiesta el editor que se ha escogido el mismo para comenzar esa se-
rie por "considerarlo como uno de los mis notables" de los publicados
sobre tan interesante asunto.


(18) Ambrosio Aparicio.


-39-





EL PERIODISMO EN CUBA


.0 -

II I"
QD


-40-






EL PERIODISMO EN CUBA


RAMON A. CATALA, EL ULTIMO
SOSTENEDOR DE "EL FIGARD"

Por Ducazcal


Paulatinamente, tal como fue muriendose su amada y famosa
revista literaria El Figaro fue extingui6ndose tambi6n la vida del
notable escritor, periodista y benefactor de la cultura cubana Ram6n
A. Catala y Rives, aniquilado por incurable y complicada enferme-
dad que le paraliz6 en el lecho, durante largo tiempo, hasta fallecer
el 10 de noviembre de 1941. Contaba, al morir, la edad de setenticineo
ailos, pues naci6, en esta ciudad, el 18 de agosto de 1866. Al ser
enterrado su cadaver, en el Cementerio de Col6n, en la tarde del
11 de noviembre, despu6s de haber estado en capilla ardiente, en la
Academia Nacional de Artes y Letras, de la que fu6 secretario ge-
neral durante treintiiin aflos, desde la fundaci6n de dicha corpora-
ci6n cultural en 1910, hizo el Dr. Rend Lufrifi, en emotivo discurso,
el elogio de la personalidad y la obra del Dr. Catala, sembrador de
bien en este mundo de maldad, al travis del cual pas6 con dignidad
y simpatia, eircundado de los mismos afectos que 61 prodigaba, con
sus hechos y sus sonrisas, inspirado siempre por los dietados de su
generoso coraz6n.
Fue ciertamente el noble CatalA un misionero de la bondad y la
cultural, tesonero en su obra, a pesar de los fracasos de sus altos pro-
p6sitos, dignos de una recompensa que no tuvo en nuestro ambient
de incomprensi6n o de indiferencia para ciertas cosas del espiritu,
y a pesar tambien de la ingratitud con que le pagaron algunos entes,
"viboras humanss, como 61 solia llamarlos, a quienes Catala habia
alentado y protegido en su hogar literario de El Figaro, y que des-
pues, ya con alguna personalidad, intentaban negar o menospreeiar
al que era su paternal iniciador...
Su nombre vivirk siempre unido al recuerdo de El Figaro, !a
brillante e inolvidable revista semanal ilustrada que, tras diversas
alternatives de buenos y malos tiempos, Ueg6 a durar euarenticinco
afios y merecer renombre y estimaci6n en las principles naeiones
del mundo. En junior de 1885, un grupo de j6venes amantes de lae
letras y de los deportees y recreos sociales, entire los que se destacaban
el poeta Manuel Serafin Pichardo, Crescencio Sacerio y Ram6n A.
Catala, con mayor suma de entusiasmo que de dinero, resolvi6 fun-


-41-






EL PERIODISMO EN CUBA


dar, por iniciativa y bajo la direcci6n de Rafael Barzaga y Herrera,
distinguido caballero bayames, la citada revista, que naci6 muy hu-
milde, con pobre format material, pero con tales alientos de vida
y progress, que ocho ailos despu6s, en 1893, ya habia adquirido es-
tabilidad, organizaci6n administrative, imprenta propia y verdadera
importancia de empresa periodistica y cultural. En los comienzos de
El Figaro colaboraron con sus fundadores los Sres. Jos6 Ramiro, Juan
Prieto, Joaquin Oro, Cesar Cancio, Enrique Fontanills y Francisco
Chac6n (.alitib,'li, :).
Fueron notables y son memorables las tertulias de El Figaro,
particularmente en su easa de la calle del Obispo, animadas y real-
zadas por la concurrencia a ellas de pr6ceres de las letras, el arte,
el patriotism y la political de tan select calidad como Varona, San-
guily, Montoro. Valdivia, Hermida, Emilio Bobadilla, el Dr. Ar6s-
tegui, Ezequiel Garcia Ensefiat, H6ctor de Saavedra, Hernandez
Miyares, Casal, Manuel de la Cruz, Mariano Aramburo, Carricarte,
los Urhbach, Nicolas Heredia, Jesfis Castellanos, Ren6 Lufriu, Jos6
Manuel y Nestot Carbonell, Mario Mufioz Bustamante, Max y Pedro
Henriquez Urefia, Alfonso Hernandez Cati, Federico Henriquez
Carvajal, Osvaldo Bazil, casi todos ellos colaboradores de la publi-
caci6n, que igualmente tuvo el concurso active de algunos eminentes
escritores de Espafia, Hispano Am6rica y otros paises. En aquellas
deliciosas tertulias vespertinas tomaron parte, a su paso por la
Habana, Rub6n Dario, MAximo Soto Hall, Santos Chocano, Icaza,
Diaz Mir6n, Urbina, Julio Florez, Ugarte, Rueda, Villaespesa, Sd-
ssone, Ricardo Arenales, es decir, cuantos escritores y poetas famoso.s,
atraidos por el renombre de la gallarda revista cubana, deseaban co-
no(cerla de cerca, y en cuya casa, presidida por Pichardo y Catali,
encontraban la mAs grata recepci6n.
Conservaba CatalI en su fiel memorial, y relataba con gracia d*
causeur, numerosas anbedotas de algunos de aquellos ilustres amigos
y visitantes de El Figaro, especialmente del genial Ruben Dario, gran
derroehador de dinero y de su genio po6tico. Es de lamentar que
el buen Catala no escribiera un libro con todo aquel caudal de re-
cuerdos de nuestra vida literaria que 61 conservaba en su mente. De
algunas de aquellas interesantes cosas que 61 nos contaba recuerdo
ahora esta ocurrencia: Lleg6 Rub6n Dario a la casa de El Figaro, y
le dijo a CatalA: -"Hagame el favor de pagarle al chauffeur que
estA ahi, en la puerta". Catala, en seguida, asi lo hizo, y pudo saber

CORTESIA DE

"LA CASA QUINTANA"
ANGONES Y CIA., S. EN C.


-42-






EL PERIODISMO EN CUBA


que se trataba de un servicio automovilistico de algunas horas, va-
lorado en unos ocho o diez pesos. Despu6s el gran poeta de la Mar-
cha triwnfal le dijo al director y administrator de El Figaro: "-De-
me unas hojas de papel de cablegramas... Hoy, en la miseria; ma-
fiana, rico". Redact6 ripidamente tres o cuatro mensajes, dirigidos,
respectivamente, a ilustres y poderosos amigos suyos, de Buenos
Aires, Nueva York, Rio de Janeiro, Paris, etc., en t6rminos como
6stos: "Situaci6n critical. Ru6gole gireme quinientos d61lares.-
Rub6n Dario". Y efectivamente, dentro de las veinticuatro o cuaren-
tiocho horas subsiguientes podia contar el maravilloso lirico peticio-
nario con un total de cuatro mil o cinco mil pesos, que finalmente se
le esfumaban como un ensuefio en aquella vida andariega y anirquica
que 61 llevaba.
Consagr6 Catala a El Figaro lo mejor y lo mas extenso de su
Tida, casi medio siglo de labor, de afanes, anhelos y sacrificios. Supe
alguna vez que habia ilegado a vender una casa de su propiedad para
poder pagar deudas de su empresa periodistica y mantener a salvo
el cr6dito de El Figaro. Esto se llama dignidad y decencia.
En sus mejores tiempos de producci6n y fama, cuando, por
ejemplo, un certamen de belleza femenina le representaba un in-
greso de quince o veinte mil pesos. tenia El Figaro personal literario
de sobra, y pagaba buenos sueldos. Era en los tiempos dorados de
las er6nicas sociales de Enrique Fontanills, Panchito Chac6n (San-
tibdfiez) y otros paladines de la antigua y espl6ndida aristocracia
habanera, cuyo refinamiento y cuyo lujo admire la princess Eulalia
de Borb6n, infant de Espafia, en su visit a esta capital, en 1893.
Pero en sus periods de crisis solia verse Catali casi aislado en su
oficina, tan s6lo con algin fiel amigo y cofrade literario como Rend
Lufriu, que fu6 sub-director de la revista durante algin tiempo,
y con el buen Cruz, el viejo regente de la imprenta, que alli con-
sumi6 los filtimos afios de su vida laboriosa. En tales circunstancias,
cuando de todos los fundadores de El Figaro s6lo quedaba sosteniendo
la revista el perseverante Catala, fu6 mks intense y complicada que
nunea la lueha en que agotaba sus energies el valioso escritor, eni-
morado de aquella revista que 61 se empefiaba en mantener con todos
sus antiguos prestigious, como una bandera de la cultural eubana,
ondeando sobre las ruinas de un monument de ideales, pero to-



Ferrocarriles Unidos de la Habana
COOPERAN GUSTOSAMENTE
CON EL
RETIRO DE PERIODISTAS


-43-






EL PERIODISMO EN CUBA


davia digna de ser saludada en toda la extension del mundo de las
letras.
Tras various cambios de domicilio, creo que fu6 en la calle de
la Habana, cerca de la calle de la Muralla, donde, en 1930, se ex-
tingui6 irremediablemente la existencia de la benembrita revista
fundada en 1885, y la cual hizo brillar el nombre de Cuba en los
espacios de la cultural mundial. Consideremos el intimo dolor de
Catala ante semejante suceso, y sepase que mis de una vez, despu6s
de la muerte de El Figaro, pens6 Catali en su possible resurrecci6n...
Ademis, acaso se consolaria pensando en que habia hecho todo lo
que l61 pudo para sostenerlo.
Entre los mejores frutos de su pluma sobria, atinada y elegan-
te, hay que mencionar la cr6nica Motivos de la semawna que CatalA
escribia para cada ni.mero de su revista hebdomadar.ia. Y fu6 siem-
pre de notar y alabar el desinter6s, la sencillez y la ausencia de tod&
presunci6n con que Catala realizaba su labor literaria, y la genero-
sa simpatia con que admiraba la de sus colegas y estimulaba la de
los principiantes, que siempre tuvieron abiertas para ellos las pi-
ginas de la select revista, y algunos auxilios pecuniarios.
Anilogos a esos Motivos de la semana fueron, despues, los su-
gestivos articulos de la series titulada Del lejano ayer, que public,
durante algunos meses, alli por 1932, en el Diario de la Marina,
articulos evocadores de personas y cosas interesantes de nuestra
historic, material que Catala cultiv6 concienzudamente, como pu-
diera probarlo su Historia de Cuba, en various tomos, que ha dejado
in6dita, y de la cual me hablaba con noble fervor, acariciando la
remota esperanza de poder publicarla...
Quiza lo mks notable que su fina y cultivada inteligencia forjd
es el studio Divagaciones sobre la novela, dado a conocer por su
autor en solemne sesi6n inaugural de un curso de la Academia Na-
cional de Artes y Letras, en 1926. TrAtase de una muy valiosa ex-
posici6n sintitica, bien inspirada por recta critical, con abundante
documentaci6n y vaciada en depurada prosa, de la historic de la
novela en el mundo entero, desde la antigiiedad helenica hasta nues-
tros dias ca6ticos. Este notable studio da la media de la capacidad
literaria de Ram6n A. Catala, que nunca alarde6 de lo que en rea-
lidad era: un escritor juicioso, reflexivo, parco y de nobles ideales,
ademis de haber sido, por su generosa y ahincada labor en la em-
presa de El Figaro, sostenido contra viento y marea, durante casi
medio siglo, un positive benefactor de la cultural national.
Sirvi6 asimismo a 6sta con su larga y eficaz actuaci6n en el

CO13 TESIA DE

ALFREDO FERNANDEZ
SAN MIGUEL 313 TELEF. A-6348

-44-







EL PERIODISMO EN CUBA


cargo de secretario general de la Academia Nacional de Artes y
Letras, en que mereci6 ser reelecto, aflo tras afio, en el transcurso
de mis de treinta.
De su labor academica son testimonio sus correctas Memorias
anuales de la Corporaci6n, y el recuerdo que dej6, en cuantos le
conocieron en este aspect, de su ecuanimidad y discreci6n en todas
sus funciones.
Supo actuar igualmente en la Presidencia de la Asociaci6n Na-
cional de la Prensa; en la administraci6n del Heraldo de Cuba, como
fiel auxiliar del director, entonces, de este peri6dico, el insigne
Manuel Mirquez Sterling; en el cargo de letrado consultor de la
Secretaria de Justicia y de la de Hacienda, que sucesivamente
desempefi6, y en las delicadas misiones oficiales que le confi6 el
Gobierno de Cuba como delegado suyo en la Exposici6n Universal
de Paris, de 1900, y en Congresos y Conferencias habidos en Bue-
nos Aires, Santiago de Chile, Santo Domingo, etc. Habia en Catalk
dotes de fino diplomitico y exquisite caballerosidad, y resultaba per-
sona grata para todo el mundo. Sabia sonreir, complacer, trajearse y
proceder siempre como todo un gran senior.
Avido siempre de superarse dignamente, obtuvo, ya en la ma-
durez de la existencia, y por virtud del studio y su capacidad, el
grado de Doctor en Derecho Civil, que le fue conferido por la
Universidad Nacional, y asi corona los studios de su juventud y
toda la ilustraci6n que fu6 adquiriendo en diario contact con los
libros y con la vida.
Entre los galardones que mereci6, tenia el de miembro de la
Academia Cubana, filial de la Academia Espafiola de la Lengua, y
el grado de Oficial de la Orden Nacional de Cespedes.
Al salir de esta vida, vencido por la implacable y prolongada
enfermedad que le recluy6, durante muchos meses, en su hogar,
donde siempre tuvo, como su angel bueno, a su adorada, talentosa
y ejemplar hija Raquel, espiritu de brillantes facetas intelectuales
y morales, pudo sentirse satisfecho, entrafiablemente satis-
fecho, de haber cumplido ampliamente con todos sus deberes, rea-
lizando con el poder de su inteligencia, de su coraz6n y de su vo-
luntad una vasta labor de bien, porque fue un obrero incansable de
la cultural y del altruismo, un misionero de las letras y del amor que,
aun en sus moments de dolor y escepticismo, supo sonreir...

Sin miedos, sin temores, sin angustias, que tanto afectan a
su salud, ast se sentird usted cuando viaja en

TI ANVIA
SEGURIDAD COMODIDAD CONFORT E HIGIENE






EL PERIODISMO EN CUBA


MARTI, PERIODISTA Y CORRESPONSAL
INCANSABLE

Por Gonzalo de Quesada y Miranda


Tres fueron los peri6dicos que fundara Marti, o mejor dicho pu-
blicaciones, que su genial mente concibi6 y su gran coraz6n caloriz6
como vehiculos de su portentoso pensamiento, puesto al servicio de
la dignidad y el decoro del hombre.
Fue el primero, su La Patria Libre, cuando el inmortal cubano
s6lo contaba con 16 afios, y durante la libertad de prensa, decretada
por el General Dulce. Pero de aquel pequefio peri6dico de Marti,
en el que sali6 su drama patri6tico-simb61lico Abdala, solamente vi6
la luz un numero, el 23 de enero de 1869, impreso en la imprenta
y libreria "El Iris", Obispo 20 y 22, en la Habana.
Su segunda publicaci6n fue la Revista Venezolana, de la cual
salieron dos nimeros, correspondientes al 1 y 15 de julio de 1881,
en Caracas, quedando suspendida, al verse Marti obligado a abando-
nar a Venezuela, debido a la malquerencia que le conquist6 con el
dictador Guzmin Blanco su articulo sobre el fallecido pensador re-
belde Cecilio Acosta.
Y su tercer peri6dico fue Patria, por 61 fundado en Nueva York,
el 14 de marzo de 1892, y que hubo de ser el vocero del Partido Re-
volucionario Cubano.
Es en Patria donde se puede apreciar quizis mejor la extraordi-
naria laboriosidad y capacidad polifac6tica de Marti. Pues en un
solo nfimero se encuentra amenudo un medular trabajo revoluciona-
rio suyo al lado de una bella cr6nica sobre m6sica o literature, o al-
guna de esas intimas notas suyas que titulaba "En Casa".
Pero acaso result aun mis interesante y curioso destacar la la-
bor de Marti como corresponsal de numerosos peri6dicos sur y centro
americanos, y cuya extensa lista hube de publicar en mi libro Marti,
periodista, junto con los nombres de las revistas en que colabor6 o


-46-






EL PERIODISMO EN CUBA


dirigi6, de las que hay que recorder en primer tirmino "La America"
y "La Edad de Oro", de Nueva York.
De los peri6dicos de "Nuestra America" a los que envi6 mis co-
rrespondencias esti primeramente el gran diario La 'Naci6n de Buenes
Aires, despuis, por su importancia, La Opini6n Nacional de Cara-
cas, y finalmente El Partido Liberal de Mexico.
Hoy, con el servicio de informaci6n por hilo director, cables y
radio, son cientos las noticias que se reciben diariamente en una re-
dacci6n. Marti asombra por la manera eficaz con que suplia esa falta
de servicios para esos peri6dico de los que fue preciado corresponsal.
En cada vapor enviaba no ya una sola, sino a veces varias correspon-
dencias y en ellas no s6lo abarcaba con pluma brillante y sagaz ob-
servaci6n los sucesos todos de los Estados Unidos, sino tambiin los
mis importantes acontecimientos en Europa, principalmente Espafia,
Francia, Italia y Alemania. (Y cada correspondencia era de cinco, diez
y a veces de mis piginas!
Como dato curioso sefialar6 que Marti inici6 su colaboraci6n en
La Naci6n de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1882, siendo la
filtima a ese diario de fecha 26 de marzo de 1891, siendo el total de
correspondencias al peri6dico bonarense mis de doscientas, que junto
con las publicadas en otros diarios de "Nuestra Am6rica" forman
casi una veintena de voldmenes de sus obras.
No olvidemos tampoco los articulos de Marti para The Sun de
Nueva York, cuyo director Charles A. Dana, tanto admirara a Marti,
que cuando 6ste cay6 de cara al sol, en Dos Rios, le dedic6 este ho-
menaje a que todo periodista bien pudiera aspirar, como el mis bello
epitafio sobre su tumba:
"Hemos sabido con punzante dolor la muerte en el campo de
batalla de JOSE MARTI, el jefe de los revolucionarios cubanos. Lo
conocimos much y desde hace largo tiempo, y lo estimibamos inten-
samente. Por un largo period, que comenz6 hace unos veinte afios,

CO RTESIA DE
ALMACENES "LA BORLA"
-PAR N-4
Gonzilez, Tamargo y Cia., S. en C.
Ave. de Italia 562 Tel6fono M-8610


-47-





EL PERIODISMO EN CUBA


fue colaborador de "The Sun", escribiendo sobre temas de bellas ar-
tes, en las que tenia s6lidos y extensos conocimientos, y sus ideas y
conclusions eran originales y brillantes. Era un hombre de genio,
de imaginaci6n, de esperanzas, de valor; uno de esos descendientes de
la raza espafiola que, a su nacimiento en Am&rica y sus naturales ins-
tintos han agregado el espiritu revolucionario que los espafioles del
present Ilevan en si. Su coraz6n era tan apasionado como llieno
de fuego, sus opinions eran ardientes y llenas de aspiraciones, y mu-
ri6 como hombres de su temple pudieran desear morir: batallando por
la libertad y la independencia.
De tales heroes no hay muchos en el mundo, y su sepultura de
guerrero prueba plenamente que, en 6poca como ista, material y po-
sitivista, hay espiritus que lo saben sacrificar todo por sus principios,
sin recibir nada por ellos.
jHonor a la memorial de JOSE MARTI y paz a su alma viril
y generosa!"



El Porvenir de los Suyos
Depende de Usted.
LA LOTERIA NATIONAL
puede resolverle este pro-
blema por muy poco dinero.


MIL PESOS
Gana ahora cada fracci6n
del PREMIO MAYOR.
Juegue Billetes de la Loterla Nacional y Boletos de Beneficencia


LOTERIA NATIONAL DE CUBA


-48-







EL PERIODISMO EN CUBA


EN EL CREPUSCULO COLONIAL...

LA CARTA DE DUPUY DE LOME Y LA
VOLADURA DEL "MAINE".

Por Javier Pirez de Acevedo


Dos hechos fortuitos ejercieron decisive influjo en los postreros
tiempos de la guerra por la independencia de Cuba, precipitando
la intervenci6n de los Estados Unidos y por tanto el esperado
triunfo. Fueron los que se enuncian en el titulo de este articulo
y aunque imprevistos pueden tambien considerarse como consecuen-
cia de errors anteriores, sin que por ello se exagere el determinismo
hist6rico. Su trascendencia y resonancia harin que siempre figure
en nuestros anales hist6ricos, pero acaso los pormenores comiencen
ya a envolverse en las brumas de lo borroso e incierto. Oportuno
seri quizds recorder algunos de esos detalles, veridicos al par que
pintorescos y por lo misino muy expresivos. En orden cronol6gico
habrA que empezar por la carta de Dupuy de Lome, quien se hizo
famoso debido a una torpeza, asi como otros son celebres por los
aciertos.
El politico espafiol Jose Canalejas, algo alejado de la acci6n
direct de su Gobierno, resolvi6 de acuerdo con el jefe del Minis-
terio, Sagasta, realizar algunas gestiones privadas en favor de la
paz cerca de las esferas oficiales de Washington y de la Delegaci6n
revolucionaria cubana de New York. De una entrevista con el Pre-
sidente Mac Kinley no sali6 mal impresionado, no siendo lo mismo
en las que sostuvo con los personajes separatists, Enrique Jose
Varona entire otros, que le demostraban la imposibilidad de una
soluci6n que no fuera la independencia.
Pero no fu6 lo peor para sus gestiones ese fracaso sino un su-
ceso inesperado, del que fun causa indirecta, y que di6 al traste con
la trabajosa armaz6n de la political de acercamiento entire Madrid
y Washington. El "diablillo azul" que surge en los mifs graves
instantes hizo una de las suyas, algo asi como una travesura que
cambi6 Ia faz de los sucesos.
Tom6 en la ocurrencia el "diablillo" la forma de un joven de
condici6n modest, inteligente, de alguna lectura y ansioso de me-
dro, apellidado Escoto, que en esa 6poca andaba sin trabajo deter-
minado por las redacciones de los peri6dicos en la Habana. Cana-


-49-






EL PERIODISMO EN CUBA


lejas de regreso de los Estados Unidos visit la capital de Cuba,
donde necesitando de un secretario por haberse ausentado el suyo,
le ofrecieron en el semanario "El Figaro" a Escoto, como apto para
el cargo interinaimente. Ya en funciones el nuevo secretario quiso
aprovechar las circunstancias sin parar mientes en los medios, y
como hallase entire las cartas lIegadas al Hotel Inglaterra donde
vivia Canalejas un gran sobre dirigido a 6ste con el membrete de
la Legaci6n de Espaiia en los Estadcs Unidos, la consider presa
de consideraci6n, aunque no esperase que fuese de tanta importan-
cia, guardAndola sin entregarla al destinatario.
Se trataba de una carta del Plenipotenciario Dupuy de Lome
haciendo apreciaciones menos que benevolas sobre los politicos nor-
teamericanos y entire ellos del Presidente Mac Kinley, tales como
estas aludiendo al Mensaje de 6 de diciembre al Congreso: "Yo lo
consider malo. Adem~is de la natural e inevitable groseria con que
se repite cuanto han dicho de Weyler la prensa y la opinion en
Espafia, demuestra una vez mas lo que es Mac Kinley, d6bil y po-
pulachero, y ademas un politicastro que quiere dejarse una puerta
abierta y quedar bien con los "jingoes" de su partido". Y de todo
el texto del escrito del Representante de Espafia trascendia ademis
el deseo de ganar tiempo y de engafio, cuando su Gobierno queria
inspirar confianza en Washington. Verdaderamente no se explica
como un diplomAtico de alguna reputaci6n pudo dar al correo esos
desahogos, sobre todo sin el amparo de la valija o de las claves.
Escoto si demostr6 viveza al par que poca seguridad como -se-
cretario, mas viveza que los corresponsales de los peri6dicos neo-
yorkinos a quienes ofreci6 en venta la carta y que no la creyeron
digna de un sacrificio pecuniario. Cabe admitirse que obr6 por pa-
triotismo al prescindir de la 6tica; en la terrible lucha por la in-
dependencia de nuestro pais. El hecho de proponer la venta pudo
ser medio de buscarse recursos para ir a los Estados Unidos, ase-
gurando al mismo tiempo una publicidad favorable a la causa
cubana.
Como los periodistas norteamericanos no se mostraron dispues-
tos a ]a compra, quemAndole ya el papel en el bolsillo, Escoto se
abri6 a los sefiores Federico Mora y Agustin de la Guardia, Repre-
sentantes en la Habana de la Delegaci6n Revolucionaria de New
York, quienes comprendiendo que era aquel un buen auxilio para
]a gran causa que defendian, hicieron embarcar al poseedor del


-50-







EL PERIODISMO EN CUBA


precioso document para los Estados Unidos. La Delegaci6n acogi6
muy bien a Escoto, como era natural, disponiendose a sacar el mejor
partido possible de la carta sustraida, que hizo ain mfs efecto del
que se speraba al publicarse una fotografia el nueve de febrero.
Aument6 el efecto, la resonancia que produjo la explosion del cru-
cero "Maine" en la bahia de la Habana, el segundo traseendente
suceso a que he hecho referencia.


En los incidents inmediatos que llevaron el "Maine" a la Ha-
bana, dando ocasi6n a que explotase en aguas cubanas de un modo
spectacular, y sin que haya podido determinarse de un modo claro
las causes de la catfstrofe, fu6 el "diablillo azul" un periodista
ingenioso, batallador y agresivo, Ricardo Arnaut6, quien en su
peri6dieo "El Reconcentrado" hacia violentas campaiias contra los
que se sefialaron por sus durezas en la triste 6poca de Weyler.
Aludiendo a un capitan del ej6rcito espaiol que se marchaba a la
peninsula encabez6 un suelto con el titulo "Fuga de granujas". Los
compafieros del military estimaron aquello como un insulto colectivo,
y siguiendo practices nada respetuosas de las leyes, un grupo de
oficiales atac6 la redacci6n de ese peri6dico, salvandose el director
por su serenidad de una agresi6n que hubiera podido serle funesta.
Siguieron a tal ataque manifestaciones tumultuosas contra los
peri6dicos "La Discusi6n" y el "Diario de la Marina". El pri-
mero dirigido entonces por Antonio Martin Rivero despues de una
suspension, habia acentuado su acritud contra la dominaci6n his-
pana, y en cuanto al segundo de tradiciones conservadoras y ya de-
fensor del regiknen auton6mico era por esto muy impopular entire
el element espafiol intransigente. Esas asonadas fueron en extreme
piiblicas, pues ambos peri6dicos tenian su redacci6n en los alre-
dedores del Parque Central. "La Discusi6n", en la propia Acera


CORTESIA DE


La Compania Moderna de Construccion

CONTRATISTAS DEL ESTADO



Amargura 8 Telf. A-4323 Habana


-51-






EL PERIODISMO EN CUBA


del Louvre y el "Diario" en el edificio que ocupa hoy muy agran-
dado el hotel "Plaza".
Pareeia llegar el moment en que cometieran los espafioles todas
las faltas. La atm6sfera caldeada por los disturbios excit6 el fnimo
de los contrarios al regimen auton6mico que funcionaba de un modo
mis bien nominal, siendo necesaria la intervenci6n de la fuerza
pfiblica contra los que gritaban "viva Espafia", poniendo a las
autoridades en el brete de considerar tal grito como subversivo.
Como gran nfimero de los manifestantes formaban parte de la
milicia conocida con el nombre de los "voluntarios", uno de los
jefes de 6stos hizo tocar llamada, suponiendo que reunidos y bajo
cierta discipline military se apaciguarian sus ardores. Pero el re-
medio result contraproducente.
Esa milicia urbana en la que generalmente predomina la gente
del comercio es por lo regular element de orden y sensatez, pero
los voluntarios espaiioles de Cuba, guardaban tradiciones de in-
transigencia y de rebeldia contra su propio gobierno. En horas de
sangriento furor colectivo habian sacrificado victims inocentes
durante la primera insurreeci6n cubana, y en esa 6poca llegaron a
deponer a la primera autoridad de la colonia, el general Dulee, ha-
llandolo demasiado conciliador. Este caso pareci6 a punto de re-
petirse con un gobernante de semejante character, pues reunidos y
armados los manifestantes hicieron mas grave la actitud por ellos
asumida. El general Blanco oy6 los gritos de "abajo la autonomia",
lanzados por los "voluntarios" en el patio de su propio palaeio.
Como el ejercito permaneci6 fiel al representante de Espafia
cesaron al dia siguiente los tumultos, pero ya el efecto quedaba pro-
ducido. A Washington llegaron los mis alarmantes rumors re-
forzados por los informes del C6nsul Lee, tan amigo de los patriots
cubanos, y no tard6 el crucero acorazado "Maine", que hizo su
entrada en la bahia de la Habana en "zafarrancho de combate.
La noche del 15 de febrero una terrible explosion conmovi6 toda
la Habana. Pronto se supo que habia volado el bello buque de
guerra, pereciendo parte important de sus tripulantes. No se ex-
plicaban las causes. En la gran Repfiblica vecina se crey6 el hecho
intencionado, no siendo extrafio que la opinion de ese pais asi lo
estimase, pues es dificil que el pueblo acepta como suceso casual
el que llega muy a punto y con character determinante. Hoy ya no


Para comer y beber bien....
RESTAURANT Y BAR "LA MODA"
DE FERNANDEZ Y ANTELO
INDUSTRIAL Y SAN MIGUEL TELEFONO M-6841


-62-







EL PERIODISMO EN CUBA


se toma en serio tal dictamen, lo cual no quiere decir que no haya
quien afin lo acepte. En Cuba se creyo, menos en un atentado. Ha-
bia que descontar la participaci6n de las autoridades y en cuanto a
los espafioles exasperados contra los Estados Unidos, so hallaban muy
deprimidos para que se lanzaran a realizar un heeho de esa clase.
Eso si, contribuyeron a ello, aunque de un modo indirecto, al pro-
mover los tumultos que llevaron el "Maine" a la Habana.
Por su parte, la prensa estaunidense alimentaba el sentir del
pueblo sin necesidad de presentar pruebas, ni de grandes esfuerzos
imaginativos, pues es fAcil avivar las llamas de las pasiones colee-
tivas, y mas cuando 6stas respondian a sentimientos que se fueron
fortificando durante los afios de la insurrecci6n cubana. Un corres-
ponsal neoyorkino, Scovell, present muy serio a la censura de las
autoridades espafolas un cablegrama que decia sencillamente: "Un
individuo desde un bote arroj6 una bomba sobre el crucero "Maine"
produciendo la explosion". Al decirsele que aquello era falso con-
test6 sin inmutarse: "Si, pero es sensational". Rechazado el parte
pudo enviarse en pocas horas a Key West. Y en New York los
j6venes cubanos, uniendo el buen humor a la propaganda patri6tica,
achacaron el desafuero a personajes pintorescos o inexistentes, co-
mo Paco Diaz, Eva Canel, Pilongo, etc., nombres que registraban
cuidadosalmente reporters mis activos que avisados.
Y la guerra entire Espafia y los Estados Unidos estall6 en el
mes de abril, seis meses tal vez antes de lo que podria esperarse
(ahorrindose asi, miserias y vidas) debido a la carta famosa de
Dupuy y a la explosion del crucero "Maine".



NO CALIENTE EL AGUA EN CUBOS
Use un Calentador




B~fiese
c6modo,
barato
y prActico
con agua
caliente
y sabrosa.


"LA CASA DEL PERRO" Neptuno 210 Habana


-63-






EL PERIODISMO EN CUBA


AN G ELITO
CUENTO DE AMBIENTE CUBANO

Por Fernando Lies


Lleg6 a la ciudad, procedente de sus campos nativos, un valle,
una region baja de negra tierra, que se inunda y se pudre en los
veranos, entire los herbazales de "guinea" y "parank", bajo los
copiosos aguaceros de los meses mrs calidos del equinoccio, y el
desbordamiento de las aguas del rio, o mis bien arroyo de muy
escaso caudal, desde noviembre hasta abril.
Fu6 la infancia de "Angelito", la de la inmensa mayoria de
los niflos campesinos de Cuba, es decir: dramitica, de manso y
diario drama, y trdgica, muchas veces, en filtimo resultado. Hom-
bres que se engailan con la diaria dieta del boniato coseehado en
el "conuco"; con el platano "burro" casi siempre, y el de "vianda"
en ocasiones; con la yuca, la malanga y el maiz de "agua" o de
"frio", segfin las 6pocas; o ya con el jarro de agua azucarada;
o el guarapo de la cafia madura, que, despu6s de los primeros frios
de diciembre, y de enero, present el movible oceano de sus espi-
gas amarillas, donde se columpian las densas bandadas de negros
"toties", que llenan de bullicio, con su peculiar algarabia, la di-
latada extension de los inmensos cafiaverales. Hambre y desnudez,
porque del cuerpo flAcido del pequefio, de vientre abultado y de
extremidades raquiticas, vientre vivero del parasitismo intestine!,
que arruina la salud de los nifios en las campifias cubanas, colga-
ban los harapos deshilachados de su finico vestido, blancos y limpios,
en fuerza de sufrir el diario chapuz6n de la batea.
En el bohio, de techo de "guano" y piso de tierra, por donde
discurren a su antojo las escasas gallinas; la puerca, seguida de su
prole hambrienta y escandalosa; y el perro, generalmente sarnoso,
que atrapa las moscas en el calor del estio, la vida afectiva parece
haber sido desterrada del coraz6n de sus moradores, como si se
tratara de un lujo inutil, o de una debilidad, que no cabe ya en
el espiritu de aquellos para quienes la existencia no es otra cosa
que un cuadro diario de desamparo y desolaci6n. A unas varas
apenas de esta morada primitive, donde la promiscuidad de hom-
bres y de bestias es cosa obligada, por la misma naturaleza de ese
sistema bUrbaro de vida, Alzase la "guasima", o el Arbol a cuya


-54-







EL PERIODISMO EN CUBA


sombra se coloca la pipa del agua, donde se agitan, por quintillo-
nes, las larvas de los mosquitos; y la batea, donde se le "da un
ajo", con escaso jab6n, a la ropa miserrima de los pobladores del
bohio. A esta sombra tambi6n, una escuilida yegua, llena de la-
cras y de mataduras, espanta con el rabo, las moscas que zumban
en la calina de los t6rridos soles de agosto, como enjambres de
negras abejas.
A lo lejos, la torre de un ingenio rompe la monotonia del pai-
saje, pero no el silencio del panorama; un silencio obstinado, ter-
co, circular y profundo, que pesa, como una atm6sfera de plomo,
sobre la enorme extension del valle dilatado; un silencio que se
filtra en el coraz6n de los series, y que s6lo interrumpe, en ocasio-
nes, el mujido del toro que pace en el lejano "cuart6n"; la c6lera
del labriego, que injuria, a gritos, la pareja de bueyes retobados,
o que barzonean, perezosos, sobre el camell6n; ]a voz de los mon-
teros, que rueda en el mudo crepfisculo vespertino, sobre la paz
solemne de la tarde; el zureo de las "rabiches", que lanzan su obs-
linado reclamo amoroso, en dos notas musicales prolongadas; o el
trino del sinsonte, que se columpia en el penacho de una palma;
y todo en medio del bochorno, que cae del cielo, como una mortaja,
luminosa y ifona.
Este fu6 el medio en el que se desarroll6 la infancia de
"Angelito", hasta los nueve afos. Hutrfano de madre, vivi6 al
amparo de su padre, jornalero dedicado a las faenas del campo,
valetudinario a los cincuenta afios, y de sus tias solteronas, hoscos,
sombrios y callados uno y otras, como cariAtides vivientes, que hu-
bieran sido lanzadas a deambular entire los tabiques de "yagua"
del bohio, o como otros tantos aut6matas, que se movieran en aquel
estrecho cubil, en un remedo escenificado de una personificaci6n de
Niobe, la diosa del silencio y del dolor.
Pesados y lentos transcurrieron asi los dias pueriles del mu-
chacho, que s6lo hallaba placer en ale jarse de la casa inhospita-
laria, de la que toda forma de human afecto o de familiar alegria,
habian huido para en jams. Absolutamente analfabeto hasta en-
tonces, nadie se habia preocupado para iniciarlo en ]a mis rudimen-
taria forma de educaci6n, en un medio en que la diaria y terrible
lucha con la mis espantosa miseria, era la iunica reacci6n vital que
aun mantenia en pie a los pavorosos fantasmas de aquel hipogeo de
momias trashumantes, que s6lo en ocasiones dejaban escapar la

C 0 R T ES I A

ILM-4178 HAVANA, CUBA
M-4178 HAVANA, CUBA


-65-






EL PERIODISMO EN CUBA


mansa tortura de su intimo dolor y la desolaci6n del oscuro dra-
ma de su vida,en las notas de una "tonada" guajira y en la letra
de una "decima" amorosa, tristes ambas, lacerantes, resignadas y
fatalistas, llenas de eta profunda desolaci6n del alma del "fol-
klore andaluz de que proceden.
"Angelito" vegeto, por consiguiente, en este medio hostile,
huraiio, sombrio y refractario a toda forma de amor o de piedad.
Su infancia fu6 la flor que se abri6 en el paramo y que dobl6 la
debil corola sobre el mustio tallo, al contact con las primeras ri-
fagas abrasadoras de aquel maldito desierto del espiritu. Su alma
se recogi6 en si misma y se torn6 recelosa, herm6tica y sombria,
semejante a uno de esos cactus que crecen solitarios, en la infinita
extension de la llanura desertica. Si alguna forma de responsa-
bilidad social, religiosa o sencillamente 6tica, hered6 de sus ma-
yores, se ahog6 en aquel silencio y abandon de su pobre hogar,
donde su almita de nifio se cerr6 para siempre a los mas simples
goes y ternuras del coraz6n, que convirtieron en risuefios, com-
prensivos, tolerantes y esperanzados, los horizontes -por muchas
razones inhospitalarios y sombrios- de la existencia humana.
Ni un solo recuerdo placentero le quedaba de su nifiez, porque
cuando con ello quiso mis tarde recomponer el pasado, no vi6 sino
el cuadro de hostilidad, de miseria y de abandon, que le ofrecia
la vida familiar, y hasta la misma naturaleza de los series y cosas
que lo rodeaban. El era capaz de apreciar el aspecto risuefo y
agradable de la existencia, y aun la belleza y la armonia de los series
y cosas que conoeia, porque en su ancestro llevaba esa chispa de
romanticismo y de ensuefio, que enciende en el alma de todos los
nifios una rendida y silenciosa admiraci6n hacia los misterios de
la Naturaleza; pero de sus tristes experiencias, s61lo recordaba que
1 era un proscripto de aquella maravillosa riqueza, que ofrecia
sus dones por todas parties, y el hondo resentimiento que un dia tras
otro iba acumulando en su infantil espiritu, aquella inexplicable


DESE SU TRAGO
CON


CANADA DkY

"El Champafia de los Ginger Ales"


-56-






EL PERIODISMO EN CUBA


injusticia del mundo que lo rodeaba. Supo que habia nifios felices,
porque 61 conocia a los hijos de un rico vecino, el hacendado Don
Bartolo, cuya casa comfortable se alzaba a s6lo unos cientos de
varas del bohio de "Angelito". Veialos pasar, esquivandolo por
su pobreza, con sus hermosas jaulas de trampa, bien nutridos, ves-
tidos y calzados, hacia la punta del "monte criollo' y los sembrados
de malanga, donde ya estaban armadas las "casillas", para apre-
sar codornices y palomas, y donde los sefiuelos aprisionados lan-
zaban sus reclamos, que debian atraer, para atraparlos, a sus sel-
vkticos congeneres, tomeguines y negritos, que mais tarde llenaban
la pajarera de los nifios felices. Veialos en el dia de Reyes, mos-
trindole, jubilosos y de prop6sito, los bellos y complicados jugue-
tes que les dejaron los Magos. Y 61 no tenia nada, sino un odio
sombrio, que, de mas en mas, se fijaba en su espiritu, contra aquella
injusticia de los dioses y de los hombres. Le habian dicho -y 61
lo creia- que Melehor, Gaspar y Baltasar, eran aquellos que ro-
dearon de oro, incienso y mirra, la cuna de Jesfis -el dios nifio--
en el pesebre de Beln, y no podia comprender por que lo olvidaban
y despreciaban los buenos Reyes. Seguramente 61 era un nifio per-
petuamente condenado a sufrir hambre y abandon, y en su calen-
turienta imaginaci6n, identificaba a los Magos con el soberbio Don
Bartolo, a quien veia pasar todos los dias, jinete en su hermoso
alazkn, y quien ni una sola vez en su vida se dign6 fijarse siquiera
en el nifio hu6rfano, semidesnudo y enfermo.
Tal era "Angelito" cuando el azar lo llev6 a residir en la
ciudad mas inmediata del lugar de su nacimiento. Acogido como
lo que era, como un nifio huerfano, en el hogar de una familiar de
limitados recursos, se vi6 de pronto trasplantado a un medio, para
61 absolutamente extrafio. Como no podia explicarse a qu6 sen-
timientos obedecian el afecto y la amorosa solicitud que lo rodearon
desde el primer moment, su reacci6n era, cabalmente, la de un
animalejo indomesticado, que grufie y se eriza, al contact de la
mano que intent acariciarlo. No podia concebir que se le quisiera,
por el mero hecho de ser un nifio huerfano, y a sus grandes ojos,


PARA REGALOS DE GUSTO
PRECIOUS ECONOMICS
Visite los Grandes Almacenes


"LA SORTIJA"
MONTE 63 Frente a Prado


-57-






EL PERIODISMO EN CUBA


que reflejaban la desolaci6n de su infantil espiritu, se asomaba el
asombro que le producia aquella amorosa y gratuita conduct de
las personas que lo acogieron, como un hijo mis, en el seno de
aquella familiar.
Bien nutrido y decentemente calzado y vestido ahora, el nifio
erecia y se desarrollaba en su medio nuevo de la ciudad, sin sufrir
aparente cambio en su naturaleza moral de intravertido y de
mis~intropo. A duras penas y tras una perpetua coacci6n, suave,
pero diaria y active, se logr6 de 61 que acudiera a la escuela de la
ciudad, correspondiente a la demarcaci6n escolar de su nueva mo-.
rada. Lleg6 hasta el quinto grado, pero no fu6 possible lograr de
61 que continuara los studios, a lo que se oponia sin estridencias,
pero con la terquedad propia de su temperament morbosamente
anirquico. Su vida, en adelante, fu6 exteriormente, la de casi to-
dos los adolescents de su edad: reuniones diarias a determinadas
horas, con sus j6venes amigos, generalmente los mis radicales de
ese extraaio sector de la puerilidad rebelde, que fuma marijuana y
sigue las normas de violencias dictadas por algfin miembro de e6-
lula juvenile comunista; cine por la noehe, especialmente para pre-
senciar las "films" de las proezas de "Pancho Villa" y Emiliano
Zapata en M6xico, los atentados terrorists en diversos lugares del
mundo, los crimenps del gansterismo en la gran repfiblica norte-
americana; radio a todas horas. especialmente las truculentas no-
velas, donde el "h6roe" de turno reconstruye el mundo de la moral
y del derecho, con su peligrosa ignorancia, y en fin, todo lo que
significa violencia y rebeldia contra las normas sociales y juridicas
de la present civilizaci6n.
A pesar de esta propensi6n y de estas malas compaffias, "An-
gelito" s6lo lleg6 una vez, ebrio de alcohol y de marijuana, a la
morada de sus protectores. Alli le condujeron. convulso y grave-
mente intoxicado, sus amigos y unos vecinos piadosos. Cur6 y amo-
nestado severamente por el jefe de la casa, prometi6 no reincidir
en aquel horrible vicio. Siempre habia sido respetuoso alli; pero
desde entonces su conduct fu6 un modelo de discipline y de obe.
diencia. En su alma oscura, atormentada por las sombras de una
infancia, infeliz, implacable en su desamparo y en su crueldad mo-
ral, se abri6 paso lentamente, ese superior sentimiento de la digni
dad humana, que hay en la obediencia, cuando 6sta es debida a los
que la merecen, por su excelente conduct y por la honestidad, sin


CORTESIA DE LA

COMPANIA AZUCARERA DE GUINES


-68--






EL PERIODISMO EN CUBA


transigencias ni artificios culpables, de una vida social superior,
just en lo possible, laboriosa y disciplinada. QuizAs comprendi6 os-
curamente -porque no hay maestro en la vida, como la ensefianza
del ejemplo- la verdad que encierra ese viejo aforism o, segfin el cual
se acepta qui no estin Ilamados a mandar todavia, los que no ban
aprandido a obedecer. Tal vez, un dia tras otro, esta ensefianza fil-
tr6 en su anii ic. sin conducirlo a mks profundas reflexiones, la cer-
tidumbre de que vivia en un mundo jerArquico, donde alguien se ha-
bia granjeado el derecho de mandar, porque era, al mismo tiempo,
digno de ser obedecido. Posiblemente lleg6 a comprender en aqueila
casa, que su derecho a la libertad de expresi6n y de conduct, estaba
supeditado al derecho de las libertades y de la conduct de los demnts,
en el ejercicio de una comiin libertad con orden. El tenia un derecho
y "podia hacer"'', pero hasta cierto punto. Esta experiencia reiterada,
se compadecia muy mal con lo que a diario escuchaba en la radio,
en el cine y en la calle, sobre una libertad absolute, sin deberes so-
ciales reciprocos, mantenida por los ap6stoles de la violencia irres-
ponsable, sin prop6sito juicioso ni justificaci6n adecuada, que se pro-
ponen construir el mundo clasista y exclusivista de sus privilegios
burgueses y rentisticos, o de su dictadura proletaria.
Fluctuando entire los dos extremos de esta paradoja, "Angelito"
acab6 por confesarse que no comprendia las contradicciones y lai com-
pleja dimension de la vida social, tan sencilla en apariencia, si solo
se trata de imponer "el derecho" de lo "mio" o de lo "tuyo". Re-
nunci6 a explicrselo por cualquier medio, y de los diez y ocho a los
veinte afios, final de su corta y dramktica vida, tendi6 a replegarse
mas y mas en si mismo, obedeciendo a la imperative inclinaci6n mi-
santr6pica de los dias de su infancia desolada. Enmudeci6 casi, presa
de una logofobia morbosa, y se hizo inaccesible a toda expresi6n de
sentimiento, que no se relacionara, intimamente, con las exigencias


-59-


Compare.... Compruebe.... y Comprari

ZENITH
La maxima calidad en Radio


DISTRI BUI DOES:

Compania lacional de Efectos ElIctricos
Edificio Centro Asturiano (por San Joad)
TelWfs A-0239, A-0240 Apartado 2202






EL PERIODISMO EN CUBA


biol6gicas de su instinto. Fu6 entonces cuando lo mis dramitico de
aquella oscura vida, entr6 violentamente en acci6n. Se enamor6 y
fu6 correspondido, mas como si todas las potencias de su espiritu, has-
ta entonces tenebrosas y apteras, tendieran a conquistar el universe,
en alas de una imaginaci6n de puber enamorado, sus ojos sorprendi-
dos por la nueva luz de aquel poderoso estimulo, se deslumbraron de
improvise, ante la magnificencia del especticulo. Am6, y am6 con
pasi6n salvaje, como un furioso Otelo, an6nimo y adolescent.
Pero un dia -un mal dia- la preferida de su coraz6n le dijo
"Angelito", tii eres un muchacho sin porvenir, y no podris casarte
conmigo nunca. A mi me require de amores otro muchacho con mit
posibilidades para eso, y he decidido romper contigo y decirte quo
no me visits mis".
j Que efecto hicieron estas palabras en el espiritu del muchacho?
;Las crey6 o se imagine que sofiaba, en medio de una espantosa pe-
sadilla? 4 Que nueva, terrible y definitive crueldad, era aquella que
le asesinaba el alma y lo lanzaba, como un guifiol, inerte y roto, en
una tiniebla luciferina de infierno?
Crey6 no escuchar bien, y replica por toda respuesta: "Repiteme
esas palabras, querida". La terrible sentencia no se hizo esperar, y
"Angelito" aterrado, la oy6 en silencio........................
Sali6 sin decir nada, y unas horas despu6s, ya de noche, armado
de un revolver, llam6 de nuevo a la morada de su novia. La mala
fortune quiso que aquella saliera a recibirle. Nadie oy6 una palabra;
nadie escuch6 un reproche, sino la explosion de cuatro disparos, cer-
teros y mortales, tres sobre el cuerpo de la infeliz muchacha, que in-
tent6 huir, y uno. fulminante, sobre el coraz6n de "Angelito", cuan-
do la vi6 caer definitivamente abatida........................
Entre cuatro velas, en el severe sarecfago, yace el cuerpo de
"Angelito". Sus padres adoptivos, lo lloran en silencio. Acaso se
recriminan intimamente, por no haberlo obligado a comprender la
necesidad de labrarse un porvenir, causa indirecta de aquel drama.
Fueron dibiles con 6l, y aceptan resignados, pero arrepentidos, las
consecuencias de aquella debilidad.
El ambiente es de tragedia. Las pobres tias de "Angelito" han
llegado desde el cercano valle, para "velarlo" y llorarlo. Son las
tristes Niobes, cubiertas de harapos, que ya hemos visto deambular,
mudas de resignado fatalismo, sobre los pisos de tierra del miserable


CORTESIA DEL


Colegio "LA SALLE"


-60-







EL PERIODISMO EN CUBA


bohlo del valle; pero lo mas trigico, lo mis espantoso, lo que produce
un escalofrio de horror, es el rostro del cadaver, donde la muerte
grab a buril, como un drama compendiado, el silencio, la desolaci6n,
el desamparo, el desamor y la miseria de la infancia de aquel pobrc
niflo, asesinado por un negro azar, que tantas cosas decide, porque .
"Angelito" lo mat6 su infancia sin afeetos, sin ternura, sin piedad
y sin horizontes. Lo mat6 el silencio, aquel espantoso silencio del valle
native, que la muerte escenific6 a buril sobre su rostro...
El cuerpo de "Angelito" yace ahora en el cementerio de la ciu-
dad, inmediatamente al lado de la tapia del norte de la Neer6polis.
Pr6xima a su tumba, una palma real, que la sombrea, extiende sus
verdes penachos, y en lo cimero de esta palma eleva todos los dias
un selvitico sinsonte, la canci6n de sus trinos a las bellas y uberrimas
campifias cubanas, f6rtiles y hermosas; pero que, no obstante, en-
cierran millares de esos mansos dramas, donde la desolaci6n, el des-
amor, la miseria y el silencio, pulen las bellas aristas de las almas
de los nifios campesinos, como pobres piedras, lanzadas a rodar en
corrientes impetuosas, sobre el lecho de rios desbordados.


L PE~P~ 1 IVOVELV5C'o


-61-






EL PERIODISMO EN CUBA


GENERAL @ ELECTRIC

LA MARCA DE GARANTIA QUE DEBE EXIGIR EN
TODO ARTICULO ELECTRIC



Radios Refrigeradores Bombillos

Motores Ventiladores


MATERIALS DE INSTALACION



Preferido por
los GRADES
ldel Teatro y la
Radio por sus
magnificas
voces.
30 Models
Distintos

VgALOS EN LA INTERNATIONAL DE PRADO 256
o llame a su tel4fono A-6100 preguntando condiciones.
GRANDE FACILIDADES DE PAGO


SI NO DICE "PILON"
NO ES CAFE
SABROSO HASTA EL ULTIMO BUCHITO


-62-






EL PERIODIBMO EN CUBA


EL PERIODISTA-SOLDADO

Por Jesus J. L6pez


Siempre hubo corresponsales de guerra. Pero no siempre hubo gue-
rra como esta que estin viviendo los corresponsales, representantes de los
viejos cornetas pasados. Cuando se entraba en acci6n, el corneta re-
petia las 6rdenes y cargaba sin mis arma que su inofensivo instrumen-
to. Podia morir, pero no matar. Hoy es el corresponsal ese sencilla-
mente admirable h&roe, que busca la mejor noticia y para encontrarla
tiene que entrar en los mis terrible escenarios de la lucha; y no lleva
otra defense que su casco de acero, su pluma-fuente y su entusiasmo de
periodista. Cada periodista en la guerra es un mariscal, y es un maris-
cal que gana batallas y que dice al mundo lo que vi6 en el combat.
Quienes c6modamente, con buena luz, con un vaso de refresco o una
taza de caf6, en su casa tibia o en el sal6n del club lee u oye por radio
las hazafias de otros que cuenta el periodista, no piensa que los otros
morian y mataban mientras el periodista ponia su existencia en cada
acci6n que significara noticia.
Es verdad que muchos periodistas han deshonrado a la profesi6n,
pero la profesi6n tiene glorias inmarcesibles en periodistas que no
midieron el peligro y aceptaron toda la magnitude que tuviese la hora
feroz, para servir a sus lectores y auditors la nota impresionante de
una batalla terrible por su violencia. Cualesquiera que fueran las fal-
tas de algunos periodistas, el mundo civilizado ha de olvidarlas en
homenaje a los corresponsales de guerra, a veces mirtires de su deber
y siempre intrepidos trabajadores que se hacen victims de la obliga-
ci6n impuesta por si mismos. Despues de la guerra a los periodistas de
todas las naciones deben poner aparte las procedencias individuals y
hacer a los corresponsales de guerra una demostraci6n afectuosa de
reconocimiento por sus admirables esfuerzos para la gloria professional.
Hay un .periodista, un corresponsal de guerra, que empez6 transmi-
tiendo noticias del campo donde se batallaba y aun no ha olvidado su
entusiasmo periodistico. Se llama Winston Churchill. Despues de


-63--







EL PERIODISMO EN CUBA


muchos afios, primer ministry de la Gran Bretafia, acude a los luga-
res donde la pelea es mas dura y observa las alternatives de los corn-
bates. Mis que como primer ministry de tan poderoso imperio, Mr.
Churchill actia como periodista, como viejo informador que quiere
ver y oir para contar, mas que enterarse por las referencias de sus
oficiales. Un periodista no se conforma con que le digan lo que pas6:
quiere estar present en lo que pase.
Hoy no tienen relieve los cronistas, los comentaristas, los tecnicos,
los ilustres escritores en sus depachos tranquilos; la importancia del re-
porter es supreme. El corresponsal de guerra dice la filtima palabra
y es mis a:endido que cuantos insignes periodistas opinen sobre la st-
tuaci6n. Un corresponsal de guerra es un periodista-soldado que di
a los espectadores distantes la visualidad real, y cada linea de una co-
rrespondencia suya es un milagro o de buena suerte ,porque al terminal
un trabajo informative se ha realizado el prodigio de que el temerari.
soldado sin armas est& con vida. Y la oraci6n por el alma del periodis-
ta que muere en acci6n de guerra no puede ser mas sencilla: era na-
tural.


-64-







EL PERIODISMO EN CUBA


UN AFIO BRILLANTE DEL
PERIODISMO CUBANO

Por Lisandro Otero Masdeu


N OS PRODUCE pesar no poder afrontar con honda decision
un trabajo con la extension y el acopio de datos que require la
importancia del tema que nos proponemos desarrollar y que,
positivamente, result casi imprescindible para una obra del tipo de
la que edita cada aiio el Directorio del Retiro de Periodistas. En
un libro intitulado "El Periodismo en Cuba" publicado por un
organismo de tan preponderante importancia debe contenerse una
acuciosa relaci6n de cuanto ha ocurrido en el pais en el afio que
abarca el volumen en cuesti6n, haciendo de la prensa y del perio-
dismo centro de todas las actividades humans de la naci6n ya quo
-como ha escrito un modern autor- la historic del periodismo no
puede aislarse de la historic general de la civilizaci6n. Pero ni la
limitaci6n del espacio que se nos destina en esa obra, ni el tiempo
de que disponemos, -demasiado embargado en otras actividades del
oficio, desde la direcei6n de los asuntos de la Asociaci6n de Rep6rters
de la Habana (Circulo Nacional de Periodistas) -nos permiten el
placer que supone enfrentarse eon una labor de esa magnitude, em-
pero que, como en ninguna otra occasion seria mas propicia la opor-
tunidad.
Sin embargo, al corresponder a ]a gentil invitaci6n del frater-
nal compaiiero senior Enrique H. Moreno, president del Directorio
del Retiro de Periodistas, para que figure un modesto trabajo nues-
tro en ese libro, no debemos subestimar el asunto a tal grado para
no aprovecharlo, y ofreeer en cambio, de modo somero, nuestras im-
presiones subrayando algunas de las proyecciones del periodismo
cubano en este afio de actividades, no sin aceptar con toda sinceri-
dad, que hemos entrado francamente en un period de evoluci6n
constructive y renovadora.
Es innegable que desde hace tiempo el periodismo en Cuba se
ha conquistado por su propio esfuerzo un lugar preferente en el pe-
riodismo latino-americano, no solamente por haberse adelantado en
sus progress a cada una de las 6pocas en que ha subsistido, sino
tambi6n porque cumpliendo su mision social se ha incorporado al
ritmo del advance de la prensa mundial, conquistando sobre la mar-


-66-







EL PERIODISMO EN CUBA


cha, elogios ponderados de aquellos hombres que con mayor respon-
sabilidad han sido considerados como especialistas en la tecnica y
en la literature propias de peri6dicos y revistas.
No vamos, por tanto, a referirnos a los progress de cada en-
tidad periodistica por separado -porque la labor resultaria de ver-
dad improba- pero es menester que recojamos, resumi6ndolas, al-
gunas de sus manifestaciones de advance desarolladas por el perio-
dismo de nuestro pais, considerindolo como clase, durante los ill-
timos doce meses.
Hace poco mis de un afio se acentuaba la abulia entire nosotros
y algunos agoreros, y muchos descreidos anunciaban dias de terrible
desuni6n y de fracasos inevitable para la profesi6n. Los llamados
intrusos, por una parte, y la falta de cohesion de los mas obligados
dentro del periodismo, por otra, permitian con mis o menos posi-
bilidades que tomara incremento una situaci6n derrotista. Ante ese
euadro surgi6 entonces una nueva tendencia que representaba anhe-
los de superaci6n y se aviv6, poco a poco, un intimo afin de trabajar
para lograr rectificaciones y rumbos distintos capaces de cristalizar
en soluciones definitivas que dejaran afirmados en postulados de
6tica professional, la responsabilidad de la clase, y fijados en deberes
del conglomerado social el porvenir de los periodistas, de modo tal
que, al poner al servicio de la comunidad la dignidad de una pro-
fesi6n que debe ser respectable y respetada, se garantizara a su vez,
la estabilidad de los hombres que a ella se dedican.
De ese estado de inquietud, incubado entire valores negativos y
en el seno de grupos que afin mantenian esperanzas de mejoramiento,
se consigui( formal una fuerza nueva que se apoy6 en la Asocia-
ei6n de Reporters de la HIabana, (Circulo Nacional de Periodistas)
acordindose '-esolver con urgencia los graves problems que sobre-
pesaban sobre todos y cada uno de los periodistas y ejercia una
presi6n de irresistible irresponsabilidad en la propia comunidad.
Es decir, que mientras se comprendia que el periodista cubano ne-
cesitaba resolver multiples cuestiones que le afectaban en su psiquis
tanto como en el aspect material, tambien se advertia que nos que-
dabamos a la retaguardia en el progress general que seguian los
demis grupos de hombres integrantes de la naci6n, en perjuicio de
]a propia organization del Estado.
Se percibia claramente una double obligaci6n: con nosotros y
con el resto de la comunidad. Y esa double idea del deber fu6 la que


C O RATES IA


HAVANA COAL Co.


-66-







EL PERIODISMO EN CUBA


reuni6 en la Habana el Primer Congreso Nacional de Periodistas,
obteniendose tan halagadores resultados y fu6 de tanta traseen-
dencia su obra, que se ha marcado como un jal6n inolvidable en
la historic del periodismo en nuestro pais, fijdndose dos 6pocas
bien delimitadas, una que se referira a los afios anteriores al Con-
greso, y otra, la que se comenz6 a contar desde la fecha de su ce-
lebraci6n.
Por primera vez en Cuba -y asi consta en el acta final de
la gran asamblea- se declar6 oficialmente el alcance de la misi6on
rectora del periodismo proclamindolo "una profesi6n liberal, des-
tinada a informar y orientar la opinion, censurar y sancionar las
actividades pfiblicas de los habitantes de una region y divulgar la
eultura en el pueblo de un pais", reclamando que, "para ejercer
la profesi6n de periodista es necesario poseer una s6lida moral in-
tangible y una capacidad intellectual evidence", se le fij6 al Estado
la obligaci6n de proporcionar una existencia digna a los periodistas
profesionales mediante una legislaci6n adecuada que les garantice
el salario o sueldo minimo, los descansos necesarios, la jornada
mAxima, el seguro contra la invalidez, los accidents del trabajo,
la prevenci6n contra las enfermedades profesionales, la vejez, el
desempleo y las demas contingencies del trabajo, asi como la jubi-
laci6n por antigiiedad y la pension por causa de muerte a sus deudos.
Libremente se declar6 que el periodista tiene el deber de cum-
plir su misi6n sin mas culto que el respeto a la verdad; interesar
que los 6rganos de publicidad cooperen con los que trabajan y lu-
chan por la democracia y propagar los ideales democrAticos, reafir-
mando los principios de libertad en que se inspiran las sociedadea
eivilizadas, y gestionar por medio de leyes que se garantice el de-
recho de fiscalizaci6n de la prensa en raz6n de la funci6n pfiblica
que se le reconoce, sin mas limitaciones que las sefialadas constitu-
cionalmente.
Proclam6 como atentado y violaci6n a la Constituci6n de la
Repfblica cualquier ley, reglamento, disposici6n o media gober-
nativa que coarte, restrinja. dificulte, obstaculice o impida el li-
berrimo ejercicio a la libertad de palabra y expresi6n del pensa-
miento por medio de la imprenta u otro procedimiento y sin que,
constitucionalmente, pueda jamnis establecerse la censura previa, ni
clausurarse peri6dicos, ni impedirse la salida de los mismos, pues


Hoy en la Guerra
Mafiana en la Paz
Recuerde: R CA VICTOR


-67-






EL PER1ODISMO EN CUBA


deben ser, y son, los Tribunales de Justicia los finicos capacitados
para conocer y juzgar, no sobre los delitos de imprenta que ya no
exislen entre nosotros, sino sobre los delitos comunes que se cometan
por medio de ia imprenla: condeiiando pcblicamente la actuaci6n
de todo gohcriiaile. funvioniario o particular que en el ejercicio de
sus ifunjciones inpida la liibr emisi6n del pensamiento, asi como
reelinar la dcc!aratoria do il'eialidad de cualquier organismo eco-
n6mniio, social o politico que limited ]a libre funci6n de la prensa
euliana.
Conio puede apreciarse en el anterior resume, el periodismo
reelami derecho.s, pero se impuso deberes, consciente del papel que
estaba desempefiando. Se vigoriz6 una confraternidad que ausen(i5
privilegio-s y pretericiines y prendio en cada mente el juramento
de que habia que lIihar para que esos acuerdos no fueran simple
palabras escritas en la.s aclas del Congreso.
Los Plod'res del 'Essado C(ubano. cada uno en su oportunidad
y en cada orasion presenlaia, han dado vigencia a tan elevados pro-
posilos. Ya estiin coinrelado.s. mucihos de ellos, en documents ofi-
eia!cs y tan pronto miarcen como instituciones nacionales la Escuela
Professional de Periodismo y el Colegio Nacional de Periodistas, en-
trarin en ejecuciOn la mayor parte de esos acuerdos, que se com-
pletan con una r'eormiia del Retiro Periodistico, modern y humana,
que acaba de ser aproblada.
La Esenela, la ('oloiaci6n y la reform del Retiro, son como
el tripode en que se ha echo descansar todo ese maravilloso pro-
graima de accion construcliva. Dejaremos pues, de estar en la re-
laguiardia, para colocariios a la cabeza de ese nfieleo de constants
constructores que formanii los trabajadores del mundo, obteniendo
con mayor knfasis el respeto de cuantos tienen la responsabilidad
de contribuir al mejoramiento de la humana especie, porque ya,
-fuertes los espiritus, fuertes y clarificadas las filas- estaremos
enrolados con iguales deberes y derechos en el carro victorioso del
progress.





PARA SALUD Y VIGOR


TABLETAS VITAMINICAS FLEISCHMANN

ES LO MEJOR
-6--







EL PERIODISMO EN CUBA


UNA CABALA DE VICTOR MUROZ

Por Gustavo Robrefio


Ningfin lugar mis apropiado para referir anecdotas y ocurren-
cl;s de periodistas, que este libro, cuyo objeto es relatar, mais o me-
nos suscintamente, la historic del periodismo en Cuba; y es esta
raz6n la que me aninia a contar aqui una anuedota in6dita de aquel
gran periodista que fue Victor Mufioz, tan intimo amigo mio como
yo lo fui de l61, sin tibiezas intermitentes, desde su regreso a Cuba,
en Noviembre de 1898, terminada la guerra de Independencia, has-
ta el dia de su muerte en el extranjero y, en el que, por ser conce-
jal, fu6 traido de New York, tendido en la Sala Capitular del Ayun-
tamiento de la Habana y visitado en la capilla ardiente por el pue-
blo todo, que se afanaba en rendir guardia de honor y mostrar su
espontinea adhesi6n y simpatia, al periodista mis popular que ha
habido en nuestro pais, a traves de to(Los los tiempos; siendo asi,
que esa misma aeta edilicia, product de una votaci6n abrumadora,
fu6 obtenida por Victor Mufioz sin haber gastado en ello un solo
centavo, ni siquiera haber estado en Cuba durante el period co-
micial, ni afin el dia mismo de su elecci6n, que le fu6 comunicada
por cable.
Y es tanto mis de anotar esa popularidad inmensa, cuanto que
Victor Mufioz, trabajador ineansable, en su modestia infinita, ocul-
t6 siempre su nombre, calzando con pseud6nimos las diferentes see-
ciones que, (a mas de traducir los cables) redactaba en el diario
"El Mundo", del que fu6 fundador, vida y sost6n, sin que ese in-
sistente cuanto infitil affn de conservar el an6nimo, lograse impe-
dir que, al fin, se hicieran igualmente populares las firmas ap6cri-
fas de Frangipane, Marquesa de Fontenois, Un Tal Muiioz y Attache.
Muchos y muy regocijados episodios hay en la accidentada vida
de este intellectual, algo bohemio, creador en Cuba del "Dia de las
Madres", periodista hasta la m6dula, emigrado politico, conspira-
dor, lector de tabaqueria, inventor de una ingeniosa y pintoresea
terminologia beisbolera, actor teatral, traductor, humnorista e intro-
ductor en la Habana, junto con Rafael Conte, de los "perros ca-
lientes" (Butifarring Store) por una concesi6n expresa de Basilio
Zarrasqueta, en el Front6n Jai-Alai. Pero sin insistir en estos he.
chos, mis o menos conocidos, voy a relatar la aniedota p6stuma del
gran escritor ,ealificindola asi, porque me fu6 dada a conocer la


-69-







EL PERIODISMO EN CUBA


noche de su velorio en el Ayuntamiento, por el Padre Viera, aquel
buen cura parroco del Cerro, generoso benefactor de los pobres,
a quienes ayudaba con sus ahorros, redactor de la cr6nica religiosa
de "El Mundo" y admirador y amigo entrafiable de Victor Mufioz
quien, sin ser un "calambuco" (ni menos un descreido), gustaba
de charlar con el culto y bondadoso sacerdote, en los pocos ratos
de oclo de que podia disponer en la redacei6n, ya que, en rigor, ha-
bia entire ambos algunos puntos de contact en cuanto a hombria de
bien y otras buenas cualidades, aunque no en ciertas aficiones, pues
en tanto el Padre Viera, sobrio, abstemio y ordenado, era incapaz
de jugar ni ain a la inocente brisea o al "carga tasajo", Victor era
un 1oco dado a "tirarle de la oreja a Jorge", distracci6n a la que
dedicaba, con fortune varia. una parte de su buen sueldo, luego de
cubrir, naturalmente, las necesidades de su honest hogar.
Y lie aqui el liecho aneedOtico que, con piadosa sonrisa, me fue
contado por el tolerant Padre Viera, ya fallecido, y de cuya vera-
cidad no es licito dudar.
Ello es que al encontrarse cierta noehe en la redacci6n, Viera
y Victor, tsi., ewmre otras cosal, Ie dijo con marcado interns a so
i.-ola~aado coinpfi'iero: -"Chico: Tu eres amigo del eura de Arro-
yo Arenas?
-Intimo. repuso el Padre. ;Por que me lo preguntas?
-Porque estoy pensando hacerme miembro de la Congregaci6n
de .Ju.sIs Nazarein y quisiera que ime presentaras al parroco de El
Cano, que, se~'in dile, e.s quien da los nombramientos.
-iMuy bici!-exclaim6 alborozado el sacerdote, dindole un
Ifurtc abrazo ai Vi.tiir-, no podias haberme dado una noticia mas
g'rala, ni que,. a a la z. Io Ifuera para ese buen cura parroeo que,
aikemlis, es excelhntc pe'rsoa y viejo amigo mio.
Qued6, pues, eonvenida la presentaci6n para dentro de un bre-
ve plazo.
P'ero transeurrieron dias sin que el redactor lAico y el religioso
vol\iernii a encontirarse y, cnando esto ocurri6, pasado un mes, el
anminb! "paTer" di.jo a :;u compailero de redacci6n con visible rego-
eijo. no exento de latinajo: -i Gaudeamus, caro Vitoque! ya esti
miinplido lu eneargo; le he comunicado al cura de Arroyo Arenas


CORTESIA



Ci A MLICA"


-70-






EL PERIODISMO EN CUBA

tu devota y cristiana determinaci6n y no s6lo se alegra y te la agra-
dece, sino que me ha exigido que te Ileve alli en seguida, para forma-
lizar tu ingreso en la Santa Congregaci6n del Nazareno. Asi es que si
te parece, iremos maiiana viernes al Santuario.
Y como Victor titubeara en contestarle afirmativamente, Viera
inquiri6, un tanto alarmado: I C6mo ? 4 Es que te has arrepentido de
tan noble, santo y bello prop6sito ?
-No lo creas-contest6 rapidamente el cabalista Victor- estoy
todavia en eso, pero.... esperate unos dias, porque.... es que hace
una semana me hice mas6n y.... estoy ganando. iD6jame apro-
vechar la buena rachal


-71-


Y FREGAR PONGA EL OSO A TRAAJAR






EL PERIODISMO EN CUBA


A TRAVES DE LA VIDA
EL VALOR DE LAS COSAS

Por Hector de Saavedra


La distinguida condesa de Pardo Bazin escribi6 al "Diario de la
Marina" una de sus muy interesantes cartas que tenian de particular,
para nosotros, es decir, para una parte de los ciudadanos de esta Re-
publica, que pone el dedo en la llaga, al discurrir sobre un asunto que
encierra capital importancia. Decia la talentosa sefiora que el Ministe-
rio de Instrucci6n PiNblica, de Espafia, la habia invitado a dar confe-
rencias y que se las pagaba. Al contarnos esa su aventura, no parece
sino que la sefiora Condesa lo ha hecho intencionalmente, sabiendo el
menosprecio que aqui gozan los escritores p6blicos, los conferencistas
y en general, todos los que no hacen azicar, tabaco, o cosa equivalent.
Debi decir a la insigne novelist, que esto ha sido siempre una
factoria y que s6lo al empefio tenaz y porfiado de una pequefia parte
-de la poblaci6n del pais, se debian las costumbres y los hibitos de la
gente civilizada. Esto es una verdad tan de bulto que nadie se atreve-
ria a negarlo, ni a6n aquellos que dicen que "semos" un pueblo culto.
Porque es un hecho incuestionable que a la fuerza hemos forma-
do una sociedad distinguida, que si no lo es en el fondo por su ilus-
traci6n, en la apariencia hace un buen papel; es innegable que mues-
tra produccio6n literaria, la de peri6dicos, no corresponde a la cultural
del pais y queremos, a todo trance, estar al nivel de las grandes ca-
pitales.
Sentado esto, debi tambi6n, informar a la estimable condesa lo
que aqui sucede: En primer lugar aqui no se entiende que con la con-
ferencia se aprende algo. Eso que es tan educativo en los Estados
Unidos, aqui no tiene valor. El concept de "la conferencia" es para
nostoros lo que en Madrid llaman "una lata". Hasta ahora no se ha
utilizado, en la colonia, el "poderio" de la tribune mas que para las
campafias electorales y el pueblo que asiste aplaude a rabiar al orador


-72-






EL PERIODISMO EN CUBA


que mis "caliente" se muestra en los denuestos que aplica al partido
contrario.
Asi es que ofrecer una recompensa a determinadas personas, que
pudieran en lo que son competentes ilustrar al piblico, es una nifieria
en la que no hemos caido.
Pero aun hay mis. Sin que nadie lo pida, ni al ramo le interest,
hay algunos sefiores que dan esas conferencias, de balde, y muy sa-
tisfechos si hay p6blico. Son los "mirtires" que ha habido en todas
las 6pocas y que nunca han cobrado sueldo.
No hay que pensar, por lo tanto, en subvencionar a nadie, como
por esfuerzo personal hicimos mis de una vez unos cuantos individuos,
de este terrufio, trayendo a Funck Bentano, Mabilland, Hugues de
Roux y otros conferencistas franceses que vinieron como si fueran ani-
males raros.
Pero, al fin y al cabo, nosotros no tenemos toda la culpa, porque
ya he dicho que el empuj6n que unos pocos dan es bien notable. Ya
vendri el tiempo en que el pueblo este mis educado y entonces el De-
partamento de Instrucci6n P6blica caeri en la cuenta de que se ensefia
mis con la palabra que con el cinemat6grafo.
Lo que si es harina de otro costal y de la que la sefiora condesa
hace muy buen pan, es esa que sefiala una profunda injusticia al pa-
garse legalmente una morcilla que se compra en casa del salchichero
y al querer que se d6, gratuitamente, el articulo que escribimos para
el peri6dico.
Eso si que no tiene guarismo, porque a todo el mundo, desde el
Rey, que apunta la sefiora condesa, hasta el zapatero, se le paga su
trabajo, y no es just que el uno con sus oropeles y el otro con su ti-
rapie puedan ganar su vida mientras que el escritor, con su talent,
no consiga que con su pluma pueda conseguir, siquiera, una misera
peseta.
De ese "mal" adoleciamos y aunque ya se empez6 a pagar y Don
Manuel Mirquez Sterling a todos siempre nos di6 la soldada, costumbre

C 0 R T E S I A
"CASA OSCAR" San Rafael 213
PARA CADA CLIENT UN MODEL INDIVIDUAL


-73-






EL PEBXODISMO EN CUBA


ha sido aqui fundar peri6dicos sin contar con los redactores, que son
casi siempre, gente pobre, porque los ricos por lo regular se inclinan
al "sport" que es ocupaci6n mis distinguida.
El caso es, por razones que seria prolijo enumerar, que habia pl&
tora de gente que escribiera y claro esti que no se pagaba. Andando
el tiempo se acreditaron algunas firmas, pero sigui6 la "guagua" hasta
que, al fin, se ha llegado a comprender que es muy legitimo cobrar el
trabajo que se hace, tanto mis cuanto que el propende a que otros
obtengan honra y provecho, o ambas cosas a la vez.
Tal es la situaci6n "financiera" de la mayor parte de nuestros
periodistas. Si la distinguida condesa, que era rica y no lo necesitaba hu-
biera querido venir a ejercer a la Habana, no se lo hubiera tenido a
bien: primero porque 6ramos muchos y muy medianos y ella con su gran
talent nos habria hecho una terrible competencia, y luego porque el
Estado es el 6nico que paga grandes sueldos sin fijarse en el mirito.
Mejor habria sido para la sefiora Condesa, que hubiere venido
de mecan6grafa.


Aguas Minerales Naturales
de

San Miguel de los Bafios










Las que recomiendan los medicos por que normalizan las funciones
de su est6mago, higado, rifiones, etc.
CAMBO & GABRIEL, S. A.
MONTE No. 103 TELEFONO A-7627
H A BA N A


-74-







EL PERIODISMO EN CUBA


"EL SUELTO" EN LA VIEJA PRENSA

Por Mariano P. de Acevedo


ESTO matarA a aquello; renovarse es vivir; lo de hoy siempre
es mejor.
Respeto esas y otras formulas parecidas, llamadas a evi-
denciar el progress continue de la humanidad. Libreme Dios de ne-
garlo, para no ser tildado de cavernicola, cosa que le encanta al co-
lega Jorge Fernandez de Castro.
Pero no me resigno por ello a dejar de pensar en algunos aspec-
tos de nuestro diarismo ya en desuso, o pasados de moda. Merecen
un recuerdo la obra y sus notables cultivadores. Vaya aqui encua-
drado en e.stas cuartillas de sabor nostAlgico y "descolorido", con
permiso de Villoch.
En nuestra prensa de antailo, el "suelto" resultaba un rinc6n
amable, un condimento sabroso, en la pAgina editorial.
Preferido de un grupo de lectores, precisamente por ser breve,
y responder la mis de las veces a la actualidad candente. Rival del
"fondo" por su tono ligero, sutil o punzante en ocasiones, solia
hacer mks efecto y motivar comentarios y pol6micas, que no hacian
otra clase de extensos trabajos periodisticos.


En aquellos "sueltos" se tocaban los acontecimientos del dia,
lo mismo el politico o el social, o el ultimo crimen, el escindalo fi-
naciero o el tribute necrol6gico. Les daba caricter su estilo ficil,
la frase oportuna ingeniosa o punzante. Mordida o vibraci6n, segfin
lo pidiera el asunto.
Sin embargo el "suelto" tuvo su moment trascendental duran-
te la filtima guerra de independencia. Se piensa enseguida en el
maestro Antonio Escobar. cuando dedicaba sus audaces alusiones a
la march de Anibal en los Alpes, en coincidencia con la invasi6u
de G6mez y Maceo.
Tales deslices de "La Discusi6n" al repetirse con diversos mo-
tivos, no los "tragaban" los censores militares de Weyler. De ello sa-
ben muchas cosas Pancho de Paula Coronado y el galaico criollo Jesius
Maria Bouza. El hAbil esfuerzo "laborante" acab6 en la ruidosa


-75--







EL PERIODISMO EN CUBA


supresi6n del peri6dico y en la deportaci6n a Espafia de Antonio
Escobar.
Despues, ya en los primeros afios de la Reptiblica y en el propio
diario de Coronado, tuvimos sueltistas de pro, cual Enrique Her-
nandez Miyares, de alma cubanisima y de lira castiza a veces; y el
malogrado Jesds Castellanos, hombre de letras magistral en todos
los generos.
Ilernandez Miyares solia poner en unas lines, sentimientos, vi-
vacidad y sano humorismo. En dias de brega con los rescoldos co-
loniales, escribi6 bajo este titulo: "Pifia, mamey y zapote". Como
el suelto sali6 largo, la DirecciOn complacida le concedi6 el titulo
de honor del editorial. rompiendo los graves moldes.
Estimulado por tales cases, es natural que este modesto cura si-
guiera sus aguas. Recuerdo que al concluir la revoluci6n de 1906
se anuneio un grand meeting en el Teatro "Payret". Asi rezaba el
program: "OcuparA el scenario el estado mayor en pleno del
ejercito triunfador".
La lucha political ardorosa de entonces demandaba por lo me-
nos algfmn alfilerazo de los caidos, ante el alarde "agostino". No
se me ocurri6 imada mils expresivo que reflejar mi asombro: "En el
scenario, no eaben los generals y jefes".
El sueltecito hizo roncha. Algunos flamantes caudillos y oficia-
les de alta graduaci6n querian tomar el caso en serio. por la burla
intolerable.
IPero nunca falta un holmbre de buen sentido que dijera: "Des-
pu\ss de todo tiene raz6n el peri6dico". Nuestros cuadros de altos
jefes no caben en el teatro. j Quikn los acomoda en el scenario ?
Y no pas6 de ahi el escozor.


Enojoso y expuesto a olvidos deplorables, es toda p'gina evocative
fiada a la memorial que falla. Del cuerpo brillante de Redactores de
La Discusidn en aquellos afios, basta citar a Alvaro de la Iglesia,
Hector de Saavedra, Mario Garcia Kohly, Gast6n Mora, Francisco
de P. Coronado, Tomfis Julia, Miguel Coyula, Eduardo Dolz, Sixto
L6pez Miranda, Vald6s Portela, Napole6n Galvez, Eduardo Varela
Zequeira, Mariano Aramburo, Gustavo Robrefio, Jesfis J. L6pez,
Francisco Hermida, Carlos Velazeo, Frau Marsal, Max Henriquez

CORTESIA DE

ALMACENES INCLAN
Confecciones para Sefiora.
Habana Camagtiey Santiago de Cuba Holguin


-76-







EL PERIODISMO EN CUBA


Urefia, Rafael Conte, Enrique Trujillo... Se comprende por el eco
de esos nombres, que todos tenian dentro algin buen "suelto" y
iucheo rios.
Otra aclaraci6n para evitar las acostumbradas exclamaciones:
i abi no estan todos; y ademis en otros peri6dicos lucian excelentes
sueltista.s! Estas notas no intentan presentar la hiistoria compen-
diada del "suelto" en la vieja prensa eubana, ni por lo tanto poner
sordina a los notables de otras Ihojas; sciwillamenie hago esta evoca-
eiOn del Circulo Periodistico, donde me movi rodeado de valiosos
compaileros, ya desaparecidos los mas de ellos por desgracia.


Pregunto: j Por que en los papeles de ahora se ha ido esfuman-
do el suelto y decaido sus sueesores del core del "entrefilet"?
No me atrevo a ofrecer otra raz6n decisive que la misma fuerza
del tiempo, del afdn innovador y acaso del cambio de las aficiones
del pfiblieo lector, si bien a este apenas se le suele consultar.
Puesto que abundan los cofrades con madera de "sueltistas",
que adoptaron otras pautas amenas -la cr6nica humoristica y el
mosaico ecustico- convengamos en el que el "suelto" ya pas6 igual
que las gaeetillas de los del Monte y los Dominguez. Todos pasaron
con su epoca, y el pante6n existe en las empolvadas colecciones en
la Biblioteca de la Sociedad Econ6mica. Alli refrescan sus espiritus
Susini de Armas, Roberto PWrez de Acevedo, .los6 Manuel Ximeno
y otros incansables investigadores.
Termino, pues ya esto no es un suelto de antafio, de los que
afioro, ensalzo y recomiendo. Peca de prolongado y trist6n.



Z'b Instituto del Niiio

Sociedad de Servicios Medicos
exclusivamente para Nifios

Carlos III U-1014
Marqu6s Gonzalez Telefonos U-1015
Estrella U-1016

H A B A N A


-77-







EL PERIODISMO EN CUBA


El Centro Asturicno cle Io HiabLna

Orgillo legitimo de Espa.ia y especialmente de Asturias,
lo es tambien de Ciuba.


Esta gloriosa entidad que, como bien decimos en el sub-
titulo, es gloria de Espaila, especialmente de Asturias y
tambi6n de Cuba, nos brinda al calor de su prosperidad, la
magnifica cooperaci6n de sus dirigentes, hombres capacitados
que aman a esta tierra como a la suya propia. El prop6sito de
aquel grupo de cincuenta asturianos integros que, presididos
por D. Antonio Gonzalez Prado hizo possible llevar a feliz t6r-
mino la iniciativa lanzada por el inolvidable compafiero y pe-
riodista cultisimo D. Lucio Suarez Solis en su articulo "La
Soluci6n que vi6 la luz en el semanario "IIeraldo de Asturias '
en el alio 1885, se ha visto colmado por el 6xito mns lisonjero.
Su Casa de Salnd "La Covadonga" ha merecido los mins cAlidos
elogios de cuantos nos visitan, admirados de la labor cientifica
y de utilidad extraordinaria que alli se desarrolla, y de su
sector educational, que cuenta por millares a los educandos
de ambos sexos, y su biblioteca por la que desfilan a diario cen-
tenares de hombres y mujeres, pregonan lo que hist6ricamente
ha sido el espiritu de Asturias y de lo que de 61 se puede es-
perar siempre.
Estrecha y firmemente vinculado a la sociedad cubana,
el Centro Asturiano de la Habana ha tenido siempre las mis
gentiles deferencias con la clase periodistica, y asi lo consig-
namos con el sentimiento natural de una reciprocidad bien
merecida por parte de los obreros de la pluma.


-78-







EL PERIODISMO EN CUBA


DEBE DE PREPARARSE EL PERIODISMO
CUBANO A LA LUCHA DE
LA CULTURAL
LA ESCUELA DE PERIODISMO, EN FORMA UNIVERSITARIA,
RIGIDA, HA DE CREAR AL PERIDDISTA
CUMBRE DEL MARIANA

Por Luis Rodriguez Lamult


Termina el afio de 1942, sin que se hayan Ilevado a vias de apli-
caci6n prictica los decretos presidenciales destinados a crear la cole-
giaci6n obligatoria del periodista cubano y a fundar la Escuela de
Periodismo, cauces fecundos para el necesario engrandecimiento de
la profesi6n por excelencia divulgadora de ideales, de acontecimientos,
de descubrimientos y de investigaciones cientificas.
Todo parece indicar que tales decretos, dictados al conjuro de
las urgencias del trascendental problema que plantea al periodismo
cubano el advance de los acontecimientos mundiales, adolecen de faltas
observadas por personas doctas en material de ensefianza professional.
Pero no es aconsejable abandonar el prop6sito por efecto de cri-
ticas, si istas son sinceras y tienen por objeto lograr una creaci6n ver-
daderamente eficiente.

UNIVERSIDAD
La mayor critical que se hace al proyecto de Escuela de Periodismo
es la de que se pretend crear una organizaci6n burocritica, sin nexo
con las demis ensefianzas profesionales, con profesores designados sin
una justificaci6n previa de conocimientos pedag6gicos. Porque pu-
diera haber grandes conocedores de material periodistica, sin reunir,
no obstante, condiciones de maestro, sIn llevar en su carter conoci-
mientos de metodologia, esa ciencia indispensable para el professor de
cualquier material.






EL PERIODISMO EN CUBA


Los mis conocedores de la material docente, estiman que al crear-
se la Escuela de Periodismo, debe de ser completamente universitaria.
Con profesores que vayan a sus citedras mediante oposici6n rigurosa
y con alumnos que hayan aprobado el bachillerato. Si para ingresar
en cualesquiera de las otras escuelas de la Universidad es indispensable
el titulo de bachiller, por qu6 no ha de ocurrir Lo mismo en la de Pe-
riodismo?
Tan important como la carrera de medicine, de abogacia, de
ingenieria, etc., tiene que ser la de periodismo. Y si se pretend crear
para el future un periodista concordante con los progress que han de
surgir con la post-guerra, es necesario que se funde la Escuela dentro
de las mayores exigencias acadimicas.
Se ha combatido por alguien la fundaci6n de la Escuela de Pe-
riodismo, afirmando que el "periodista nace", como el poeta, y que no
se le puede "construir" con ensefianzas escolares. Indudablemente que
el periodismo require, de manera fundamental, mis que ninguna otra
profesi6n o actividad humana en general, predisposici6n especial, amor
a la noticia, espiritu alerta para saberla buscar o encontrarla en los
acaecidos diarios del lugar donde se act6a; pero, sin discusi6n de nin-
guna clase, ha de resultar de mayor utilidad a la profesi6n y a la colec-
tividad, aquel periodista por instinto, que una, a esa condicional, s6lida
cultural general.
Debe de saberse, que el periodista esti obligado por imperioso
mandate de su trabajo, a tratar temas disimiles. Puede verse obligado
a escribir sobre material agricola, de igual manera que acerca de cues-
tiones hacendisticas, y en todo los casos debe de ser competent. Claro
esti que el periodista no tiene que set abogado, pero no debe confun-
dir un hurto con un robo ni con una estafa; no ha de ser ingeniero,
pero debe de saber distinguir entire un arco g6tico y una column ro-



CORTESIA DEL


Club Nautico de Marianao


-s0-





EL PERIODISMO EN CUBA


mana; no ha de ser medico, pero debe de conocer la enorme diferen-
cia entire el tifus y la tifoidea. Estos sencillos ejemplos tienen por ob-
jeto demostrar cuin necesario se hace el bagaje cultural del periodis-
ta, sin que queramos ilegar aqui a problems internacionales y de so-
ciologia, que de manera tan apremiante se van presentando a trav6s de
los dias que avanzan ...
Los destinos de la Humanidad del porvenir estan fundamentados
en la cultural y en el mayor progress de los pueblos libres, y no es po-
sible que el periodismo cubano se quede a retaguardia de este ingentu
movimiento de lucha y de conquistas por mejores dias para los hom-
bres del mafiana.


"EL PALACIO DE CRISTAL"
Almac6n Importador de:
Ferreteria, Loza, Cristaleria, LAmparas y Objetos de Fantasia
MIGUEL LASTRA
(S. EN C.)
NEPTUNO Y CAMPANARIO TELF. A-0315
TELEGRAFO "PARALAGE" APARTADO 612 HABANA


CO RTESI A DE LA



Compania Lechera de Cuba


Concha 1 y 3


Telefonos: X


-81-


2456
2457
2458
2459






EL FERIODISMO EN CUBA


UNA INFORMATION QUE SE ANTICIPA (1)

Como termin6 la espantosa contienda, entire los continentes.-Los
negocios del planet, encauzados por rectos caminos.-Cambios
profundos, nuevas direcciones, procedimientos justos, se hi-
cieron indispensables para la uni6n de los pueblos.

Por Tomds Montero

La radio habia difundido la noticia en breves instantes. Nun-
ca la imAgen tan vulgar, fue usada con mAs propiedad: "Como un
reguero de p61lvora". Todas las grandes ciudades del mundo, New
York, Londres, Roma y Berlin, Madrid, Lisboa, Paris, Buenos Aires,
Tokio, Rio de Janeiro, La Habana, la acogieron con jfibilo inusi-
tado, porque el armisticio acaso, pondria fin a las hostilidades, a
la espantosa y prolongada contienda. Era el primero de enero del
afio dos mil. La guerra habia durado mas de sesenta afios. La ce-
lebraci6n de la fiesta del nuevo afio, coincidia con la del cese de
]as actividades bdlicas en todos los frentes. Por las calls, una
muchedumbre enloquecida, tremolaba las banderas de las naciones
triunfadoras. La paz entire los pueblos era el anhelo de todos, pues,
los combatientes, en Europa, en America, asi como tambi6n en la
India. el Jap6n y China, se eneontraban extenuados. El final de
la guerra, se presentia ya, porque la raz6n y el buen juicio se
habian hecho luz en todas las conciencias, venciendo la locura y
la ceguera de los fankticos. En el horizonte, el arco-iris de la com-
prensi6n brillaba ya para los humans, anunciando una nueva era.
La paz fu6 pronto realidad.
Lo primero que ella trajo consigo fue, que los negocios del
mundo se encauzaran ahora, por buenos caminos. Nuevas direc-
ciones, cambios profundos, procedimientos mas justos, se hicieron
indispensables para la uni6n de los pueblos.
Acordado el armisticio, los comisionados de los distintos Es-
tados, se reunieron en el Vaticano, presididos por el Papa Pio XV.
En los primeros moments, cost Dios y ayuda, poner de acuer-
do a los delegados. El Papa propuso y se acept6 la designaci6n de

(1) Capitulo del libro pr6ximo a publicame, "Un Mundo
Viejo que desaparece".


-82-







EL PERIODISMO EN CUBA


un tribunal que actu6 en las dificultades que surgieron e intervino
en los pleitos que se presentaron. La Paz se pudo hacer, porque
las naciones vencedoras renunciaron a las indemnizaciones fijadas,
pues, las vencidas, por haber quedado arruinadas, no tenian con
que pagar.
Los iniciadores de la guerra, Hitler, Mussonm y los jefes de
los otros Estados, Winston Churchill, Roosevelt, todos habian muer-
to, no pudiendo ver el final de la misma. El mapa del universe
hubo de ser variado una vez mas.
La acci6n de Pio XV en la reunion de delegados, se encamin6
primeramente, al desenvolvimiento de las energies pacificas de los
pueblos; despues, se dirigi6 a la unificaci6n de las distintas classes,
lo que, gracias a su tacto, discreei6n y lhabilidad, obtuvo casi, sin
violencias. Las conquistas de la ciencia, haciendo ficil y fecundo
el cultivo de las tierras, contribuyeron mucho al afianzamiento de
la paz. Un comercio international bien organizado, permiti6 la dis-
tribuci6n equitativa de los products entire todos los pueblos. Poi-
teriormente, se logr6 un estado de justicia entire los hombres, ase-
gurando un minimum de bienestar para muchos de ellos. Los
esfuerzos de estadistas, bien intencionados y capacitados, contri-
buyeron much, a la realizaci6n de este program. El hombre de
la post-guerra, mejor preparado para cumplir su misi6n, que sus
antecesores persiguen ahora, igualmente la utilidad y la belleza,
procurando satisfacer, al propio tiempo, las necesidades del espiritu
y la material.
Los Estados Unidos de Norte Amsrica y Alemania, quedaron
comprometidos a distribuir su enorme y magnifica producci6n de
tanques, bombardeadores y demis material de guerra, entire todos
los Estados, grandes y pequefios, mediante oportunas compensacio-
nes.
China, con el concurso de los Estados Unidos, que di6 instrue-
ci6n military a sus oficiales y la provey6 de modernos armamentos,
qued6 convertida en una gran potencia, tan fuerte como el Jap6n.
La Gran Bretafia ofreci6 la independencia al Canada; pero
efectuando un plebiscito el pueblo resolvi6 continuar auton6mica-
mente con la bandera de su vieja metr6poli.
El criterio en la India no pudo unificarse, y tras una series
de contiendas enconadas, entire las distintas razas y creencias re-


CORTESIA DE LOS
Comerciantes Detallistas de Viveres
COMPARIA DE SEGUROS. S. A.
Chac6n No. 25 Telefonos M-5556 y M-9838






EL PERIODISMO EN CUBA


ligiosas, la independencia del poderio ingles qued6 asegurada, si
bien influencias asikticas, y eslavas, siguen prevaleciendo sin que
se advierta todavia un criterio mayoritario que asegure el predo-
minio.
El planteamiento y resoluci6n de los problems econ6micos y
el surgimiento de fecundos y grandes ideales, president en la paz,
el nuevo ordenamiento social. Los hombres estan luchando no s6lo
por su enriquecimiento, sino tambien para su prestigio y para su
gloria.
Despubs de la guerra, ese orden ha experimentado muy pocos
cambios. Eso si, el Poder y la Riqueza, estan ahora mejor distri-
buidos. Al consagrarse ese hecho, ha surgido un nuevo Derecho,
que permit la felicidad de un mayor nfimero de series. La sociedad
ha mejorado por esta causa; pero el coraz6n human continue mo-
viendose por iguales impulses que en el alborear de la humanidad
sobre la tierra!...
Un descendiente de Don Antonio Sanchez de Bustamante y
Sirv6n -su bisnieto o tataranieto-, expert internacionalista del
moment, fu6 llamado por el Papa para ponerlo al frente de la
Ofieina de la Post-Guerra, que qued6 instalada provisionalmente,
en el Vaticano, la magnifica residencia de los sucesores de San
Pedro.



CORTESIA DE LA

NUEVA COMPARIFA AZUCARERA



GOMEZ MENA




MANZANA DE GOMEZ 23B

HABANA


-84-







EL PERIODISMO EN CUBA


EL PERIODISMO Y EL PERIODISTA

Por Jose Herndndez Guzmin


Nuevamente el tiempo nos marca la fecha conmemorativa del
periodista en Cuba; otra vez el 24 de oetubre, nos recuerda el deber
en que estamos, de no olvidar este dia, sefialado ya como nuestro,
desde el afio de 1935. Y nuevamente se me dispensa el honor de
invitarme a escribir en el libro annual del Retiro: Periodismo en Cuba.
Nada es para mi mas grato que esta demand, y nada mas
honroso, para quien como yo ama la clase a que pertenece, y se
vanagloria del solo carnett" que Ileva como prenda de honor: el
del periodismo. Periodista me llam6 cuando nifio aun, parando
letras para los peri6dicos, me complacia en llevar las cuartillas de
una mesa a otra de la Redacci6n, o hacia una gacetilla, o escribia
un mal suelto. Periodista me llamaron luego, y hasta maestro, los
que me vieron envejecer, luchando en la prensa y suspirando por
ella.
Ved, pues, si es honroso para mi este encargo, y es satisfactorio
hacer lo possible por llenar a satisfacci6n, con mi pobre y vieja
pluma, la invitaci6n del querido y honorable Presidente del Retiro
actual.

El Periodismo, y los periodistas, fu6 tema mio en distintas oca-
siones. Nunca en ninguna de las etapas de mi vida, he dejado de
filosofar, pensar y escribir sobre lo mismo; porque mi larga exis-
tencia me ha permitido, y hasta me ha empujado, a sobradas re-
flexiones sobre el periodismo y los periodistas, sin desertar de sus
filas, ni dejar de ser exclusivamente de la clase; a pesar de la des-
uni6n, que es mas caracteristica en nosotros, que en eualquiera otra
colectividad; y a pesar de la ojeriza y la envidia, que es mas vi-
sible en una gran parte de los que escriben y de los que hacen de
la libertad del pensamiento, su profesi6n. Quiero ser claro y sincero.
La desuni6n entire nosotros, es la causa de gran parte de nues-
tros males o contrariedades, y el motivo por el cual no se ha de
evitar la invasion de los qpe, improvisados periodistas, invaden el
periodismo.
Nuestros problems y nuestras diferencias, no son, ni han sido
nunca, problems de derecho, ni de political, y menos, econ6micos:


-85-






EL PERIODISMO EN CUBA


Hoy como siempre, tienen que ser de moral. La moral se aprecia
con la conciencia, con el respeto a los demis y con el ejemplo en las
acciones. El periodista cubano, lo he dicho varias veces, no es ni
mfs malo, ni mis bueno, que el periodista de otros paises. Si acaso
el nuestro es hoy mas ingenuo, si tenemos en cuenta las improvisa-
ciones y el ilamado ahora, periodismo del aire. En estos Oiltimos
tiempos, mas que en ninguna otra ocasi6n, nuestros periodistas se
han desenvuelto respondiendo al medio, respondiendo a exigencias
de improvisaciones impuestas por circunstancias, que hicieron como
natural aquello de: "a rio revuelto, etc."...
Ahora bien, nuestras faltas y defects, si salen a la superficie,
si se conocen, si se comentan y repiten, no es culpa de enemigos nues-
tros, sino por nuestra propia culpa, por nuestra falta de verdadero
compafierismo, por nuestra desuni6n, que es defecto que nunca he-
mos dejado de tener, a pesar de los esfuerzos de aquellos que luchan-
do por el prestigio y honor periodistico, han fundado "Asociaciones"
y "Circulos" de verdadera significaci6n.


El periodista (me refiero al verdadero) nunca luch6, ni lucha,
ambicionando un porvenir, ni persiguiendo la gloria; solo aspira al
triunfo de sus ideas y al 6xito de sus informaciones. Decir la ver-
dad en un articulo vibrant y enjundioso, es su silenciosa glorifica-
ci6n; anticipar una inteersante noticia, la victoria mas sonada de
su vida. Hacer un bien, levantar un caido, e inflar un perro, es la
religion mis quijotesca de su imaginaci6n. Todo por amor a una
clase noble, eficiente, recia y distinguida, que de todo sabe y a todo
se atreve, sin haber tenido el amor propio de fabricar para si el
palacio de su historic y el mito de su generaci6n.
SY por qua, todo esto, nos hemos preguntado nosotros?... Pues
sencillamente porque somos asi, como nos dibuja un refrAn vulgar,
del que ahora quiero valerme: "candil de fuera y oscuridad de la
casa". Nosotros no hacemos nada por nosotros; ya que lo que puc-
de decirse conquista nuestra, ha sido con el empuje de elements
ajenos a nuestra profesi6n; y cuando uno de los nuestros, eficaz,
entusiasta y probo, continfa la obra, o la emprende, todas son pie-
dras en el camino, para entorpecer su carrera. Esto no se lo sefialo
como perversidad; es obra de la bohemia que gusta vivir el perio-

CORTESIA DE
"LA PREDILECTA"
DE HIPOLITO BOUZA
Pianos, Joyas, Objetos de Arte, Antigiiedades, LAmparas, Etc.
SAN RAFAEL 803 AL 807 TEL9FONO U-2530


-86-






EL PERIODISMO EN CUBA


dista, con desprecio de su interns y hasta el de la gloria, que es
aspiraci6n de todo mortal.
Y no debiera ser asi, siquiera por el espiritu de conservaci6u,
que es innato, hasta en los irracionales; no debe ser; porque el pe-
riodista es un veradero soldado de la libertad y un ap6stol de los
mAs nobles ideales.

~Abundan los periodistas, que en folletos, conferencias, ar-
ticulos y libros, han divulgado las virtudes, las luchas, excentrici-
dades y grandezas de nuestros grandes periodistas, de los que sa-
lidos del comiin de la colectividad, han dado brillo a la prensa y
han honrado a Cuba con su sabiduria?
Fueron muchos, muchisimos, los que en nuestro periodismo,
han merecido de la posteridad, honors y gloria; y no pocos los que
tienen ganado el respeto y la admiraci6n de sus compatriotas y
compafieros, entire nosotros, y entire los que dedicados a las letras
en el mundo, pueden vanagloriarse de su profesi6n.
Cr6ase que si sefialo como causa de nuestros males, o confusion,
la indiferencia y desuni6n en nuestros problems, es porque no creo
que haya un motivo fundamental para ello. S6 que se murmura del
"arrivismo" y de la "rebatifia", que es consecuencia de las revo-
luciones que hemos padecido, y que en nosotros ha marcado ya un
mal end6mico, que no perdurarh toda la vida, y much menos si el
periodista se propone cerrar el paso a todo advenedizo.
El periodista de Cuba, quiero repetirlo, es igual al de todos
los pueblos de la tierra, y su nombre y prestigio no desmerece nada,
en paralelo con los de cualquiera otro lugar; pero es indiscutible,
que en la mayoria de los casos responded al medio que integra la
sociedad en que vive, o responded a las exigencias morales de la Ad-
ministraci6n pdblica o del que gobernando, restringe la libertad del
pensamiento.
Pensemos en esto, y propongamonos consolidar nuestras rela-
ciones en el piano afectuoso y digno a que somos acreedores por


LOCION
POLVOS MV is Oui
EXTRACTOS (Prontneiese ME Ul)
PERFUMERIA

S0 U J 0 I perfumes ue
13 G P idan Personahidad.


-87-







EL PERIODISMO EN CUBA


cultural, educaci6n e historic, y por lo que significa en el mundo
de las letras, la palabra periodismo; y por la admiraci6n que obtiene
siempre, un buen periodista.
Pensemos que si la confraternidad y la uni6n que aconsejamos
a los demis, la convertimos en base de nuestra existencia, llegaremos
a ser, de verdad, lo que dicen que somos: el "Cuarto Poder del
Estado". Llegaremos a ser ese poder, pero por nuestra moral y
nuestras virtudes, y no habrd poder inmoral y desacreditado, que
acabe con nuestra vida y nuestro cr6dito.


En octubre del afio 1931, en el Pr6logo de mi libro LA RE-
VANCHA -periodo del General Machado- escribi lo siguiente:
'Desde luego que en nuestras contrariedades o desenganos, na-
die es culpable mns que el propio periodista, el verdadero periodista,
el periodista honrado; que uni6ndose de buena fe a los explotadores
de la opinion pfiblica, o politicos falaces y embaucadores, han pres-
tado siempre ciego y desinteresado apoyo a los que en todo movi-
miento o revolucion, no persiguen otro bien que el bien propio y su
interns personal.
"Se ha dado en llamar el "Cuarto Poder", al poder del perio-
dismo. Y el periodismo, segfin avanzan los dias, y con ellos, el v6r-
tigo de lo mecanico, el vertigo de lo impossible en el Progreso, y la
libertad "licenciosa" del hombre; el periodismo, en fin, para la
efectividad de su fuerza y la de su poder, necesita como los demis
poderes de la tierra, la fuerza bruta de soldados y cafiones".
Y, como esto es impossible, digo ahora, y es ut6pico, y roman-
tico, debe nuestra fuerza descansar solamente, en nuestra uni6n y
en nuestras virtudes.


CORTESIA DE

G R A L T
O'REILLY No. 457 HABANA
*

DISTRIBUIDORES DEL RADIO

LA P H L I P S EA
LA GRAN CALIDAD EUROPEA


-88--






EL PERIODISMO EN CUBA


MARTI: FILOSOFO DEL DEBER

Por Roberto L6pez Goldards


Un fil6sofo constructive, cuya obra es como un surtidor de
energies para la humanidad, como un oasis done el viajero toma
fuerzas para proseguir la jornada, como una cantera inagotable de
fe done se fortalecen las almas: eso es Jose Marti.
Doctrinista del deber lo llamamos en cierta ocasi6n, porque a
nuestro juicio hizo del deber una doctrin'a. Fil6sofo del deber quere-
mos llamarlo ahora: fil6sofo del deber y de la vida.
Vitalidad infinita y uniform hay en toda su obra, bloque macizo
de pensamiento y de alma. En todo lo que hemos leido del Ap6sto!
hemos encontrado siempre el punto referencial del deber, un fondo
de filosofia vital. Por eso no hemos dejado de pensar que todo hom-
bre de dolor, amargado o triste, desencantado o decepcionado, puede
levantar su espiritu en las obras de Marti, que son como un t6nico
del alma.
En su proyecci6n de bien, en su luminoso apostolado, afirm6 en
los versos sencillos:

Cuando al peso de su cruz
el hombre morir resuelve,
sale a hacer bien, lo hace, y vuelve
como de un bafio de luz.

<,No resume esos cuatro versos toda una filosofia de vida?
No tienen un sentido human? Eso es tambien: un bafio de luz, lo
que recibe el alma que se empapa del verbo martiano, verbo cuya
elocuencia puede medirse por su efecto, por sus consecuencias: la
redenci6n de un pueblo.
No es 6ste un trabajo documental, sino un enfoque somero. No
queremos abundar por eso en citas de deber. No podemos sin em-
bargo, dejar de aludir, con una demostraci6n mis de la proyecci6n


-89-






EL PERIODISMO EN CUBA


humana, constructive y vital de Marti, a aquel discurso formidable,
donde en su campafia de rebelde misionero de la libertad, dijese con
su verbo privilegiado, al hablar de los heroes muertos: "Sobre las
tumbas de nuestros heroes, elevamos el himno de la vida".
Que en un moment de su existencia -y nosotros estimamos
que como artist y hombre supersensitivo, en muchos momentos- haya
sentido su alma inundada de tristeza, y haya podido afirmar, como
consta en algiun document que guard el doctor Gonzalo de Quesada
y Miranda, cultor del Ap6stol: "Estudi6 al hombre y lo he encontrado
malo", no quiere decir que su linea fuera negative o pesimista. Toda
su vida fue la de un optimista, un hombre que sostuvo que el mejor
escritor no era el expositor de detalles sino el que siempre Ilevaba el
pensamiento "a lo general y a lo grande". Fu6 un idealista que tenia
el concept mis claro de la realidad. Fu6 un hombre superior.
Fil6sofo vital, lleg6 a afirmar que burla a la Naturaleza quien
no pone la capacidad toda con que fu6 dotado en cada obra que rea-
liza, y dijo que cada hombre debia estar siempre donde fuera mis
util, donde sirviera mejor.
Amaba el deber, y por el deber -que siempre estaba con 6l, se-
grin sefial6 en versos dolientes, in6ditos todavia- renunciaba a todos
los placeres. En esos versos apost6olicos -excepcionales por su matiz
tambi6n confiesa el Mirtir de Dos Rios:
Yo lloro -es verdad que Iloro-
mirando tanto tesoro ,
de arte que a mis ojos pasa:
iSiempre tan pobre el decoro,
siempre mi fortune escasa!
Por soberbia no lo digo;
pero no Ilega a mi puerta,
ni un amigo:
parece una casa muerta;
hfimeda, hueca, desierta;


CORTESIA DE LA

Asociacion de Colonos de Cuba


-90-






EL PERIODISMO EN CUBA


ElI Deber esti conmigo!
El sabe que tiene un coraz6n
". decidido
a morir en el olvido
antes que morir manchado".

y, sabe que tiene siempre a su lado el Deber.
En lo hondo de su espiritu Marti es un triste. Pero tiene en su
espiritu un temple de' acero. Su voluntad es gigante, cicl6pea. La
magnitude de su obra da la media del esfuerzo, y mis ain, de la
potencia de su alma.
Paradigma de hombre es Marti. Llen6 con creces las pruebas
que el gran poeta Kipling exigia para declarar que un hombre es un
hombre. Marti tuvo valor para comenzar de nuevo en varias ocasio-
nes, la obra. Cuando los planes de Fernandina fracasaron, tuvo fuer-
zas y reanud6 la labor. Ante los poderosos, no se sinti6 pequefio.
Ante los pequefios, ante los d6biles, no abus6 de su fuerza. Al con-
trario, al lado de los nifios, al lado de los humildes, al lado de los
pobres, para mejorarlos, para levantarlos, para defenderlos, estuvo
siempre.
Lo dijo tambiin:

Con los pobres de la tierra
quiero yo mi suerte echar.
El arroyo de la sierra
me complace mis que el mar.

Fil6sofo constructive, voluntad de acero, ciclope del espiritu,
gigante del bien, misionero de la libertad, doctrinista del deber, abo-
gado de Cuba, poeta del amor, la obra fecunda de Marti es como una
Biblia de la Patria y una especie de Decilogo del hombre honrado.






PRADO 252 TELF. M-8571


-91-








EL PERIODISMO EN CUBA


Lo que todo fumador debe conocer


Son muchas las personas que, desconocedoras de los nego-
cios tabacaleros cubanos, emiten diariamente opinions, espe-
cialmente en relaci6n con la industrial cigarrera, de la que ac-
tualmente viven direct o indirectamente, miles de families cu-
banas. Y decimos direct o indirectamente, pues tan cuantioso
es el contingent que labor en las fabricas propiamente dichas,
como en, las industries que derivan su principal negocio de ellas,
tales como son las litografias, imprentas, papelerias, fabrics de
envases, etc. Es por lo tanto, una industrial que merece atenci6n
y protection.
Depende en no pequefia parte el normal desenvolvimiento
de la agriculture tabacalera cubana de la industrial cigarrera, la
cual absorbe aproximadamente 18 millones de libras de tabacu,
que representan un 34.5% de la cosecha total en el afio.
Estd por descontado que el cigarrillo cubano, por ser elabo-
rado con el tabaco habano, absolutamente puro, es el mejor y
el mas sano del mundo. Y esto que decimos no es una opinion
particular basada en la apreciaci6n parcial de un product nues-
tro, sino por que ha sido demostrado por experiments de la-
boratorio efectuados, para mayor garantia nuestra, en el ex-
tranjero.
Entre esos experiments figure en lugar prominent el rea-
lizado sobre la nicotine en el tabaco por la important revista
medica londinense The Lancet, cuyo resultado publicamos se-
guidamente:
Si la nicotine es la sustancia que ha de ser evitada en el tabaco,
los tabacos de la Habana ofrecen una ventaja en ese aspect. Es algo
sorprendente que el tabaco torcido, consciderado generalmente como un
fuerte modo de fumar, contenga menor, proporci6n de nicotine que las
picaduras para pipas y hasta que ciertos cigarrillos. En efecto, un ta-
baco de la Habana s61o produjo tanta nicotina como un cigarrillo de
los denominados no nicotinicos (denicotinizados). Las picaduras para
pipa 'contienen la mayor cantidad de nicotine (2.40 a 2.85%); les siguen
los cigarrillos egipcios y turcos (1.38 a 1.74%); los cigarrillos de Virginia
muestran cifras similares (1.40 A 1.60%); mientras que un tabaco ingles
contiene todavia menos (1.24%); y un tabaco de la Habana di la menor
proporci6n possible (0.64%). Los cigarrillos, bien sean egipcios, turcos
o americanos, dan la menor cantidad de su total de nicotina al humor
formado, mientras que la pipa traspasa una proporci6n muy grande
(a veces entire 70 y 80%), al humo que Ilega a la boca de!l fumador. El
analisis del humo del cigarro o puro arroja cifras intermedias entire el
de la pipa y el del cigarrillo. Debe tenerse en cuenta, sin embargo, que
aunque el humo de los cigarrillos -segfin estos experimentos- ofrece
la menor objeci6n desde el punto de vista de la .nicotina, hay indica-
ciones de otras sustancias presents en ese humo, que no lo estin en el
de la pipa o el tabaco torcido -alude principalmente al furfurol- y ]as
cuales no pueden ser desdefiadas como inofensivas. Ha de considerarse
tambin que muy frecuentemente es el fumador de cigarrillos el que
result culpable de excess. El anllsis se repiti6 en varias ocasiones,
y los resultados fueron muy consistentes.

Lo anterior evidencia plenamente que el tabaco habano, con-
siderado siempre como el mejor del mundo, debido a su aroma
incomparable, es tambien el mas sano de todos, por su asombro-
samente bajo porcentaje de nicotine. Los experiments que per-


-92-







EL PERIODISMO EN CUBA


mitieron Uegar a las conclusions arriba transcritas, no hacian
ninguna referencia a los cigarrillos cubanos, siendo de suponer
que no fueron sometidos al andlisis, pero debe tenerse en cuenta
que s6lo contienen tabaco habano y estan absolutamente libres
de sustancias extrafias, cuya combustion es lo que original el
peligroso aldehido denominado furfurol, causante de irritaciones
le las mucosas y otros males que err6neamente se atribuyen a
la nicotine.
Abundando en esta material, citaremos a continuaci6n lo
que Schloesing, considerado como el "quimico del tabaco", dice
con respect a las cenizas y al humo del tabaco:
El tabaco habano fermentado contiene menos nicotine (C10 H14 N2),
que el tabaco sin fermentar de la propia vega; y que las cantidades de
amoniaco y de nicotine estAn en proporcl6n inversa, pues los mejores
tabacos tienen mas amoniaco y menos nlcotina.
El tabaco contiene, generalmente, 2% de nicotine y 0.87% de amo-
niaco. El Kentucky, 6.09% de nicotine y 0.33% de amoniaco. El Vir-
ginia, 6.90% de nicotine y 0.15% de amoniaco.
Por lo anterior se vd, pues que el tabaco habano cumple fiel-
mente los postulados enunciados por Schloesing, esto es, que la
cantidad de nicotine que contiene esta en razon inversa de ia de
amoniaco, raz6n por la cual nuestro tabaco es todo aroma y todo
calidad-
Cuando nos referimos al humo del tabaco, no debemos s6lo
considerar a la nicotine en si misma, sino tambinA a otros agen-
tes quimicos entire los que se cuenta el furfurol, un aldehido que,
como todos ellos, es irritante, y que se halla en much mayor
abundancia en los cigarrillos extranjeros que en los cubanos,
hasta el extremo de que es tan insignificant su porcentaje en
el nuestro, que practicamente carece de 1.
El cigarrillo cubano, teniendo en cuenta que no se emplean
en su manufacture materials ajenas al tabaco natural de nin-
guna clase, ya que se hace simplemente con tabaco habano puro,
tal y como lo da nuestro incomparable suelo, no s6lo esta exen-
to de furfurol, como ya dejamos dicho, sino que, ademAs, contie-
ne el porcentaje de nicotine mas bajo de cuantos se produce en
cualquier otro lugar de la tierra.
Vamos a citar, para finalizar este aspect del present ar--
ticulo en cuanto a la nicotine y al humo del tabaco, las con-
clusiones a que lleg6 el Sr. Francisco Torres Gener, persona de
amplia cultural y profundo conocedor de la manufacture de ci-
garrillos en Cuba, luego de analizar un amplio studio que sobre
la toxicidad de la nicotine y de las sales de la nicotine, asi como
de la relaci6n entire la actividad fisiol6gica del humo del ci-
garrillo y sus contenidos de nicotine realize el Dr. H. B. Haag,
Profesor de Farmacologia en el Colegio Medico de Virginia,
Richmond, Estados Unidos de America, y que corroboran plena-
mente las opinions ya expuestas por nosotros. Esas conclusio--
nes son las que siguen:
1.-Que la toxicidad del humo de un cigarrillo esta en proporci6n direc-
ta con la cawntidad de nicotine de que esta cargado.
2.-Que los efectos producidos por ese toxicidad aumentan o disminuyen,
aun en igualdad de cantidad de nicotine, por la mayor facilidad de
f


-93--







EL PERIODISMO EN CUBA


absorci6n de esta a trav6s de las mucosas, cuando ellas son irritadas
en mayor o menor grado por los aldehidos a que la combusti6n del
cigarrillo da origen, segfin su composlci6n.
3.-Que las mezclas aromdticas con que se perfuman los tabacos (rama)
para clertos cigarrillos, dan origen a la lormaci6n de aldehidos, y por
ello a la lrritaci6n de las mucosas de la garganta.
4.-Que al comparar el tabaco habano con los de cualquler otro origen
entire los comunmente usados para la fabrlcaci6n de cigarrillos, re-
sulta mas patente asin el hecho -ya evidenciado de un modo gene-
ral- por anteriores experiments de que el habano solo contiene una
proporcl6n insignificant de nicotine.
5.-Que el hecho de no usarse en la fabricaci6n de los cigarrillos ge-
nuinamente cubanos o habanos, mezcla de ningin ingredient qui-
mico, impide la formacidn, por la combustion, de los aldehidos ci-
tados, con la consiguiente disminuci6n, en casi su totalidad, de la
irrltacl6n de las mucosas, y, por lo tanto, dando las menores faci-
lidades posibles (prActicamente ninguna) a la absorci6n, a trav6s de
esas mucosas, de una cantidad de nicotine; y como hemos dicho an-
tes y esta universalmente reconocido, ella es muchisimo menor que
la contenida en cualquler otro cigarrillo de cualquier origen que sea.

Entrar en un studio amplio de esta material, requeriria
much mayor espacio del que disponemos para este articulo, y
solo nos limitaremos a exponer que, a nuestro juicio, las causes
principles que impiden el desarrollo de la exportaci6n de ci-
garrillos habanos, son: altos derechos arancelarios e impuestos
internos en todos los paises, como media de protecci6n al pro-
ducto dom6stico, control de cambio en muchas naciones; tipos
de cotizaci6n adverse de la mayoria de las divisas en relaci6n con
el d61lar; fuerte competencia del cigarrillo extranjero en los mer-
cados mundiales; derivaci6n del consume hacia el cigarrillo ru-
bio y falta de tratados comerciales que den al cigarrillo cubano
oportunidad de ampliar su consume en el exterior.

CORTESIA DE LA COMISION NATIONAL
DE PROPAGANDA Y DEFENSE DEL
TABACO HABANO





CORTESIA DE



"EL BAZAR INGLES"

MONTE Y FACTORIA

LA CASA DE LOS MEJORES ARTICULOS

Y LOS PRECIOUS MAS BAJOS.


-94-







EL PERIODISMO EN CUBA


TRAYECTORIA HISTORIC DEL

PERIODISMO CUBANDO 1)


(Por Rafael Soto Paz)


Los patriots cubanos tuvieron en la prensa clandestine uno de
sus mas efectivos medios de propaganda. Las medidas violentas que
las autoridades coloniales ponian en ejecuci6n resultaron ineficaces
para reprimir el fermento de cubanidad que vibraba en las hojas im-
presas de la epoca. Se habe que la oratoria, la reuni6n puiblica, la
estadistica econ6mica, la mfisica, la pintura, el libro de contenido po-
litico o social, y cualquier otro medio expositor de ideas, eran obje-
to de la mis aplastante represi6n. S61o en el verso y en la prensa
los hombres amantes de la libertad encontraban el vehiculo oportu-
no para expresar su pensamiento. Por esta raz6n, en poesia y en
periodismo Cuba present una legi6n de grandes figures a las que
no superan las que se pudieron destacar en las restantes manifesta-
ciones de la vida cultural.
Justo es sefialar que esta potencialidad intellectual a que hace-
mos referencia no surgi6 espontineamente. Se debe a una tradi-
ci6n que dignifica al periodismo cubano. En el afio 1764, -medio
siglo antes que en otros grandes paises del continente-, ya en La
Habana se publicaban dos bisemanarios, fundados por nativos de
esta tierra. No sera necesario significar que estos 6rganos estaban
regidos por la estrechez mental de una sociedad que oscilaba entire el
regimen de factoria y el de colonia. Pero lo esencial en este caso es
apuntar la fecha y comprender la fuerza impulsora a que ellos ten-
dian. Comenzaron registrando las entradas y salidas de las embar-
caciones, y la escueta informaci6n official. Mis tarde, el espiritu de
los criollos ilustrados oblig6 a publicar notas literarias y hechos de
otro matiz, dentro de las inevitable limitaciones ,de la epoca.
Por ello, de "El Pensador" (1764), que se supone sea el "po-
bre peri6dico" que nos menciona el historiador Pezuela, "cuya mi-
si6n casi se reducia a enunciar compras y ventas y las entradas y

(1) RAFAEL SOTO PAZ.
Nacl6 en Cruces, Cuba. 32 afios de edad. Ha publicado "La falsa cubanidad de
Saco, Luz y Del Monte", 160 pg. (1941); "Primer Congreso Nacional de Periodis-
tas", 184 pg. (1942). Dos libros en preparacl6n: "Antologia de Periodistas Cubanos"
y una "Historia del Periodismo en Cuba". Pertenece al Directorio de la Asoclaci6n
de Reporters de la Habana, y labor en la actualidad en los diarios "Pueblo", "No-
ticlero Mercantil" y "Prensa Libre", los tres editados en La Habana. *


-95-






EL PERIODISMO EN CUBA


salidas de los pocos buques que fondeaban entonces es el puerto", a
la "Gazeta de la Havana" (1782), que ofrece noticias sobre acon-
tecimientos mundiales, la sublevaci6n de las trece colonies inglesas,
describe las uiltimas invenciones, y public los bandos del gobierno,
es decir,, en el corto period de veinte aflos, ya se observa una trans-
formaci6n que cendri en el "Papel Peri6dico de la Havana" (1790),
su mis feliz resultante. En efecto, este impreso -considerado el
vehiculo en que se volcaron los anhelos de una nacionalidad en ple-
no process de formaci6n, si no pudo acoger en sus pAginas la pro-
testa native, es innegable que fud una antorcha de civilizaci6n eu
medio de aquel ambiente de ignorancia y excesivo materialism.
Luego vinieron los 6rganos separatists, los de el anexionismo a
los EE. UU., los reformistas, los defensores de una autonomia su-
jeta a Espafia, por una parte; y de la otra, la prensa integrista, ce-
rrada enemiga de toda concesi6n a la colonia, a la que se ligaba la
que mantenian los hispanistas moderados; -unos y otros, los que
se publicaban dentro y fuera del territorio-, con sus pol6micas ar-
dorosas e interminables, y sus ataques reciprocamente virulentos que
casi siempre terminabani en series lances de honor, dieron un colo-
rido tan especial al Siglo XIX cubano que la tragedia de tres Re-
voluciones sirvi6 de epilogo sangriento a tanta idea encontrada y a
tanta pasi6n desbordada. Suefios y esfuerzos, que la Repfiblica, sin-
tesis de una centuria de cruentas batallas, al cumplir sus cuarente
afios de parpadeante vigencia se apresta a hacer efectivos. Y para
lo cual servirAn de norma los transcendentales acuerdos adoptados
en el Primer Congreso Nacional de Periodistas -La Habana, Di-
ciembre 1941-, feliz concentraci6n de ese largo process hist6rico
dentro de la prensa cubana.


-96-







EL PERIODISMO EN CUBA


ARTICULOS TELEPATICOS ESCRITOS
CON UN GARROTE
RECUERDOS DE UN PERIODISTA

(Por Rafael Sudrez Solis)


Por hacer de todo en el periodismo, desde la terrible correcci6n
de la prosa ajena hasta la tambien "ajena" tarea de la direcei6n,
he escrito alguna vez los telepaticos y oniricos articulos de un ser
lejano de mi y de si mismo. El descubrimiento por poco me cuesta
la vida a la cuenta de un garrote much menos telepdtico que los
articulos.
Salia yo del "Diario de la Marina" cierta mafiana camino del
almuerzo. Atravesaba la calle de Zulueta y, siguiendo la de Tenien-
te Rey, me meti en los portales qua desembocan en la de Monserrate.
Nadie en los largos portales. Solo yo durante mis primeros pasos.
Pero he aqui que al otro extremo aparece un hombre joven, alto,
grueso, de andar resuelto y con un bast6n en la diestra que Miguel
de Marcos hubiera llamado pavoroso.
El hombre del bast6n pavoroso pareci6 animarse al verme. Lo
present. Porque notarlo a distancia no me lo permitia la vista que
ya entonces la tenia tan mala como ahora. La idea de la ajena ani-
maci6n me la di6 aquel garrote que era el mayor que manos feroces
han empufiado nunca. Una estaca repolluda, como diria el otro pa-
voroso animador del idioma que es Luis Alfredo L6pez M6ndez.
-i Aquel garrote es para mi!- me dije al dictado del subcons-
ciente.
Me arrim6 a la pared y el otro hizo lo mismo. Me corri luego
para el lado de babor -el de las columnas- y aquel acorazado hu-
mano hizo otro tanto. El bast6n, como movido por un temporal de
rencores, empez6 a trazar perfectos molinetes en el aire. Regres6 al
centro de la ruta y por alli se decidi6 el enemigo al abordaje. Era
un ataque frontal, de proa, de los de "a ver que pasa". Ya mi
presbicia distinguia el color de sus ojos elkctricos, negros como una
nube de verano. Debajo de los ojos, una sonrisa al rojo blanco. Ese
blanco dentifrico que los psiquiatras llaman o -debian llamar-
"blaneo epiliptico".
Aquel hombre asi armado ya lo habia yo visto alguna vez, cu-
bierto de pieles, barbudo y carnicero, en algfin otro moment trAgi-


-97-







EL PERIODISMO EN CUBA


co de mi vida. Ah; si!" Cuando los cartagineses de Anibal, se-
guin un relato del pacifico notario que me inici6 en el studio de la
Historia de Espafia. El mismo ibero que me entretenia en pintar al
fresco bisontes en la Cueva de Altamira.
Animado por mis ojos de gacela sorprendida, se plant frente
a mi a la just distancia de la estaca, abiertas las piernas, como el
Coloso de Rodas, para escupirme esta pregunta:
-Usted es Suirez Solis, ~Verdad?
-Uno de ellos.
-i Cukl?
-Rafael.
Aji! Y qui6n soy yo?
-Usted diri.
-Conque he de ser yo quin lo diga? Ya! Para venirse luego
con que no me conoce.
Empec6 a recobrar la serenidad en cuanto me di cuenta de ja
locura del sujeto. Era un loco que tenia raz6n porque enarbolaba
aquel garrote. Y a mi s6lo me cabia ensayar ser loquero. Y en nom-
bre de la astucia, empece a sonreir.
-Sin embargo- le dije-, su cara no me es desconocida.
-Claro- ataj6-. Como que la cara es el espejo del alma, y
el alma me la ha robado usted.
-1 No me diga!
-Me la roba todos los dias. Usted se ha olvidado de mi nom-
bre, porque todos los dias pone el suyo debajo de mis articulos.
-- Eso quiere decir que mis articuloa son suyos ?
-No, lo contrario. Sus articulos son mios.
-i Es curioso!
-i Es una desvergiienza! Y no estoy dispuesto a tolerarlo por
mis tiempo.
-Pero i de d6nde le robo los articulos?
-6 De donde va a ser?... i De la cabeza!
-- Cuindo ?
-Eso es lo que no he podido averiguar, y lo que usted me va
a decir ahora mismo del modo mis explicit, antes de que se lo sa-
que yo del cuerpo con esta suiplica que tengo en la mano.


CORTESIA DE

RECIPROCITY TRADING CO.
COMERCIANTES COMISIONISTAS
AGENTS DE SEGUROS
AGUIAR 574


-98-







EL PERIODISMO EN CUBA


-Vamos a ver si le complazco. 1 A qu6 hora describe usted sus
articulos ?
-Ahi esti el misterio. No los escribo nunca. Usted no me da
tiempo a redactarlos. Usted me los roba directamente del cerebro.
A las diez de la noche me pongo a meditarlos. Elijo el tema, lo
discurro, lo compongo con la imaginaci6n. Y cuando ya esta todo
dispuesto me acuesto para que el articulo repose un poco y poder
copiarlo fresquito a la mariana siguiente. Me levanto dispuesto a
ponerlo en nmaquinita. Pero antes cojo el peri6dico, lo abro por su
pAgina y i alli est~ mi articulo, firmado por usted y con un olor a
tinta que me ofende como una carcajada! & Qu6 explicaci6n me da
usted de su infame conduct, de su escandaloso compafierismo?
-Por lo pronto- le respondi- quisiera que me permitiese
abrazarle. Usted me esta haciendo un favor enorme. Me evita ir
a ver a la persona que mas falta me hace: un medico. Crei que s6-
lo el m6dico podia sacarme de la duda que me mata. L A qu6 hora
dice usted que piensa sus articulos?
-A las diez de la noche.
-i Exactamente! A esa hora es cuando yo, todas las notches,
me siento a la miquina de escribir para redactar mis trabajos. Ni
me ocupo de buscar tema. Pongo el papel, me recuesto en la silla
a meditar y me entra un sopor del que ni yo mismo me doy cuenta
cuanto dura. A eso de las once vuelvo en mi. Miro el papel en la
maquina y he aqui que el articulo esta escrito. Lo titulo, lo firmo
y a la imprenta. En un principio crei que, en el fervor de la ins-
piraci6n, no me daba cuenta del tiempo y del trabajo. Pero empe-
zaba a sospechar de un trabajo y un sopor que no me fatigaban, ni
siquiera percibia. Qu6 caso mas curioso, verdad?
El hombre, desconcertado, el bast6n sin el coraje cavernicola
de antes, se qued6 mirdndome desde su ya apaciguada locura. Y yo,
aprovechando como buen loquero aquella vacilaci6n, volvi al uso de
la elocuencia:
-Pero esto no puede quedar asi. Usted no puede quedarse sin
sus articulos ni yo con los articulos suyos. No es hora para mayo-
res averiguaciones. & Quiere usted visitarme esta tarde a las trees en
el peri6dico para poner en orden nuestras ideas y nuestros intereses?
-6 A las tres ?
-A las tres.


CORTESIA DE


J. Gallarreta y Cia.


-99-






EL PERXODIBMO EN CUBA


Un apret6n de manos. iY un enorme suspiro en la plataforma
del tranvia!
Mucho antes de las tres hablaba yo con Jos6 Carballeira, el con-
serje del "Diario", para contarle el caso y suplicarle por Santa
Marta de Hortigueira que cuando viera a un hombre prehist6rico
con un garrote de este tamafio en la mano...
-~ De este tamaio ? -me pregunt6 Jos6 abriendo en cruz sus
brazos perezosos.
-Algo por el estilo.
-Hace ya mis de una hora que te espera.
Desde aquel moment empez6 un juego al escondite que, ini-
ciado en la redaeci6n del peri6dico, se extendia diariamente por las
calles de Zulueta, Teniente Rey y Prado hasta el Parque Central.
El garrote, como si estuviera sembrado en la selva virgen, crecia en
la mano de aquel hombre segfin la apreciaci6n de mis preocupacio-
nes.
Hasta el dia en que yo no s6 qu6 medico, qu6 policia o qu6 au-
tom6vil elimin6 de mis articulos la telepatia de aquel garrote arma-
do de locura.




Cortesia de la

Estaci6n y Noticiero



R H C Cadena Azul


Tel6fonos Centro Privado
Estudios y Oficina: M 5 9 6 7

M-5968
Paseo de Marti 53 M 5 9 6 9


-100-