<%BANNER%>
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Primer directorio de la caja del...
 Directorio actual 1941-1943
 Notas para la historia de la prensa...
 La poesía horaciana en el "Papel...
 El general Salamanca, emigrantes,...
 "Memorias de un periodista" pro...
 "Estropead el castellano lo menos...
 Sobre el preiódico local por Arturo...
 "En viaje a Cuba" por Federico...
 Historia del periodismo en Morón...
 "Sarah Bernardt nos dejó, al fin...
 Apología de Don Juan Tenorio por...
 Los grandes del periodismo - Manuel...
 Datos sobre el periodismo en Sagua...
 S. O. S. al compañerismo en pro...
 Sobre el campo de la historia por...
 Figuras del periodismo cubano en...
 Elogio del editorialista por Mariano...
 Apuntes sobre el periodismo en...
 Lo que es la poesía por Roberto...
 Ricardo del Monte, íntimo. Su ceguera...
 El puerto. Primer reportaje cubano...
 El día del periodista por Miguel...
 El rey de los Cantadores por Luis...
 Los escritores deportivos en el...
 De los buenos tiempos viejos por...
 El camino de la vida por Jorge...
 Sin tema, sin título y sin broma...
 Notas oficiales en relación con...
 Table of Contents
 Advertising














El Periodismo en Cuba
ALL VOLUMES CITATION SEARCH THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072533/00005
 Material Information
Title: El Periodismo en Cuba
Alternate Title: Libro conmemorativo del día del periodista
Physical Description: v. : ill. ; 24 cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana?
Creation Date: 1941
Publication Date: 1935-
Frequency: annual
regular
 Subjects
Subjects / Keywords: Journalism -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: serial   ( sobekcm )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1935-
General Note: "Libro conmemorativo del día del periodista"
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000937460
oclc - 26888326
notis - AEP8630
lccn - sn 92022137
System ID: UF00072533:00005

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 1a
    Title Page
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    Primer directorio de la caja del retiro de periodistas 1935-1937
        Page 5
    Directorio actual 1941-1943
        Page 5
        Page 6
    Notas para la historia de la prensa en Cuba por Joaquín Llaverías
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    La poesía horaciana en el "Papel Periódico" por José Ma. Chacón y Calvo
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
    El general Salamanca, emigrantes, periodistas, etc. por Javier Pérez Acevedo
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
    "Memorias de un periodista" pro Rafael Suárez Solís
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    "Estropead el castellano lo menos posible" por Antonio Iraizos
        Page 73
        Page 74
        Page 75
    Sobre el preiódico local por Arturo R. de Carricarte
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    "En viaje a Cuba" por Federico Pérez Carbó
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Historia del periodismo en Morón por Pedro G. Subirats
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
    "Sarah Bernardt nos dejó, al fin sin levita" por Gustavo Robreño
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
    Apología de Don Juan Tenorio por J Rodríguez Díaz
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
    Los grandes del periodismo - Manuel Márquez Sterling por Marcelino Blanco
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    Datos sobre el periodismo en Sagua la Grande por José Pérez
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    S. O. S. al compañerismo en pro del Reriro de Periodistas por Luis Rodríguez Lamult
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    Sobre el campo de la historia por Eduardo González Manet
        Page 131
        Page 132
    Figuras del periodismo cubano en la Epoca Colonial por Ducazcal
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    Elogio del editorialista por Mariano P. de Acevedo
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
    Apuntes sobre el periodismo en Camagüey por Alberto Rivera Alvarez
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
    Lo que es la poesía por Roberto López Goldarás
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Ricardo del Monte, íntimo. Su ceguera y su muerte por J. Conangla Fontanilles
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
    El puerto. Primer reportaje cubano por Enrique H. Moreno
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
    El día del periodista por Miguel de Marcos
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    El rey de los Cantadores por Luis Juan Puñal
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
    Los escritores deportivos en el retiro de periodistas por Abel Du-Breuil
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
    De los buenos tiempos viejos por Napoleón Gálvez
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
    El camino de la vida por Jorge Colás Suárez
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
    Sin tema, sin título y sin broma por José Hernández Guzmán
        Page 217
        Page 218
    Notas oficiales en relación con las actividades del directorio del retiro de periodistas
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
    Table of Contents
        Page 223
    Advertising
        Page 224
        Page 225
Full Text
IL
DEDIODISMO
I CUBA


LIBRO CONMEMORATIVO
DEL DIA DEL PERIODISTA


LA HABANA
1 9 4 1































































































-I


--Lz-.








Iti II DI IM


CIUIIUEA


LIBRO CONMEMORATIVO
DEL DIA DEL PERIODISTA


1 9 4 1


NIf r











































I4vkI








D El IIIIM


EN CUIIIA


LIBRO CONMEMORATIVO
DEL DIA DEL PERIODISTA


5,


1941









PRIMER DIRECTORIO DE LA CAJA DEL RETIRO

DE PERIODISTA8 1935-1937

PRESIDENT:
Rafael MW Angulo.
Septiembre 1935 a Junio 1936
Modesto Morales Diaz.
Delegado de las Asociaciones de Periodistas del Interior.
Junio de 1936 a Septiembre de 1937
Por las Empresas de la Habana,
Enrique H. Moreno y Jorge Fernandez de Castro.
Por la Asociaci6n de Rep6rters,
Osvaldo Vald6s de la Paz y Amado Diaz Silvera.
De Septiembre 1935 a Mayo 1936.
Por la Asociaci6n de la Prensa de Cuba.
Mariano P6rez Acevedo y Gustavo Rey Zayas.
Por las Empresas del Interior.
Antonio GonzAlez Mora.
SUPLENTES:
Francisco Moreno Pli, Miguel A. Tamayo, Juan Corzo
y Rodrigo Alvarez del Real.


DIRECTORIO ACTUAL 1941-1943
PRESIDENT:
Enrique H. Moreno.
DELEGADOS:
Antonio GonzAlez Mora y Luis Rddriguez Lamult.
Por las Empresas de la Habana.
Angel Guti6rrez Cordovi y Guillermo P6rez Lavielle
Por la Asociaci6n de Rep6rters.
Mariano P. de Acevedo y Gustavo Rey de Zayas.
Por la Asociaci6n de la Prensa de Cuba.
Jorge Colas SuArez.
Por las Asociaciones del Interior.
Francisco Moreno Pla.
Por las Empresas del Interior.
SUPLENTES:
Joaquin de la Cruz, Enrique H. Moreno Pla
y Agustin Alvarez Estrada.









PRIMER DIRECTORIO DE LA CAJA DEL RETIRO

DE PERIODISTA8 1935-1937

PRESIDENT:
Rafael MW Angulo.
Septiembre 1935 a Junio 1936
Modesto Morales Diaz.
Delegado de las Asociaciones de Periodistas del Interior.
Junio de 1936 a Septiembre de 1937
Por las Empresas de la Habana,
Enrique H. Moreno y Jorge Fernandez de Castro.
Por la Asociaci6n de Rep6rters,
Osvaldo Vald6s de la Paz y Amado Diaz Silvera.
De Septiembre 1935 a Mayo 1936.
Por la Asociaci6n de la Prensa de Cuba.
Mariano P6rez Acevedo y Gustavo Rey Zayas.
Por las Empresas del Interior.
Antonio GonzAlez Mora.
SUPLENTES:
Francisco Moreno Pli, Miguel A. Tamayo, Juan Corzo
y Rodrigo Alvarez del Real.


DIRECTORIO ACTUAL 1941-1943
PRESIDENT:
Enrique H. Moreno.
DELEGADOS:
Antonio GonzAlez Mora y Luis Rddriguez Lamult.
Por las Empresas de la Habana.
Angel Guti6rrez Cordovi y Guillermo P6rez Lavielle
Por la Asociaci6n de Rep6rters.
Mariano P. de Acevedo y Gustavo Rey de Zayas.
Por la Asociaci6n de la Prensa de Cuba.
Jorge Colas SuArez.
Por las Asociaciones del Interior.
Francisco Moreno Pla.
Por las Empresas del Interior.
SUPLENTES:
Joaquin de la Cruz, Enrique H. Moreno Pla
y Agustin Alvarez Estrada.









EL Directorio del Retiro de Periodistas presen-
ta a la consideraci6n del pfiblico el quinto vo-
lumen correspondiente al afio en curso de "El
Libro del Periodismo". Esta obra, confecciona-
da sin alardes de erudici6n ni pretensi6n lite-
raria, compila trabajos de prestigiosos compa-
fieros y da a conocer las actividades desarrolla-
das por este Directorio en el transcurso del afio.

Queremos expresar por este medio nuestro
sincero reconocimiento para todos los compa-
fieros que han colaborado en la present edi-
ci6n y muy especialmente al Capitdn Joaquin
Llaverias, Director del Archivo Nacional, por la
valiosa contribuci6n a la historic del periodis-
mo cubano, con sus interesantes Notas sobre
este tema.

No puede olvidar el Directorio del Retiro de
Periodistas su testimonio de reconocida grati-
tud a las entidades oficiales y comerciales que
han cooperado con este organismo, hacienda
possible su edici6n.







EL PDBIODIUKO EN CUSA


NOTAS

PARA LA HISTORIA DE LA PRENSA DE CUBA

ANTERIOR A 1850

Por JOAQUIN LLAVERIAS
(DK LA ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA)


"EL REGAAON":

Cuando preparabamos los materials para este articu-
lo, al hallar en el Archivo Nacional un ejemplar de El Nuevo
Regafion de la Habana, recordamos que en meses anteriores,
hablando de publicaciones antiguas cubanas con nuestro ami-
go el Lcdo. F. de P. Coronado, Director de la Biblioteca Na-
cional, nos habia dicho que conservaba unas notas relatives a
la primera 6poca de ese peri6dico, y las que tenia escritas
desde su juventud. Con el fin de conocerlas, nos dirigimos
a su biblioteca, obteniendo que amablemente nos cediera
para nuestro trabajo las citadas notas, las cuales estAn re-
dactadas en la forma castiza que los lectores podrAn apre-
ciar en seguida:
He visto solamente dos colecciones del primitive Rega-
fion: la que perteneci6 al Dr. Nicolas Jos6 Gutierrez, que es-
taba complete, y la que fu6 de D. Antonio L6pez Prieto, a la
cual le faltaban los iAltimos diez ndimeros; yo poseo numerous
sueltos nada mas.
El Regafion lo fund el escritor habanero D. Buenaven-
tura Pascual Ferrer, quien se habia dado A conocer ventajo-


-7-








EL. PIMIODIGMO EN OUNA


samente en Espafia, primero con su Carta do un Havanero (1),
y despu6s con su interesante VIaJe A la Isla de Cuba (2). Fe-
rrer usaba entonces el pseud6nimo de Bernardo Philoletes.
Hay quien cree que Ferrer no se llam6 Buenaventura, sino
Ventura, porque asi era como firmaba; sin embargo, a este
respect cuenta 61 lo siguiente en sus Memorlas (ntimas, ain
ineditas:

"La ocurrencia de haberme puesto en el bautismo el nombre epiceno de
Buenaventura no he podido averiguar con certeza que causa tuvo, porque ni naci
el dia de aquel santo, ni en mi familiar ha habido persona alguna que se llamase
asi. Como cuadraba tan poco con la suerte que me ha perseguido, hace muchos
afios que le he quitado a aquel nombre el adjetivo que le calificaba, por ser una
verdadera antifrasis, y s61o me firmo Ventura. La devoci6n de mi padre me
afiadi6 el nombre pastoril de Pascual, que ha tenido mejor suerte que el otro;
pues por 61 era conocido en mis primeros afios, y todavia mis contemporineos no
s. acostumbran a Ilamarme de otro modo".

JFerrer habia regresado a Cuba poco despu6s de comen-
zado el afio 1800, de paso para M6xico, con una comisi6n del
gobierno de Carlos IV; pero la dificultad de las comunicacio-
nes por la guerra que Espafia sostenia entonces con el Reino
Unido, le oblig6 a quedarse en esta ciudad algunos meses,
y este tiempo lo aprovech6 en publicar El Regafion. Copio de
las Memorias intimas:

"Un misero papel peri6dico que con este titulo se publicaba en la Havana,
en una hoja de medio pliego, dos veces a la semana, era el inico que encontr6
establecido [el marquis de Someruelos al encargarse del mando de la Isla]. La
sociedad patriotic que manifestaba protegerle y que sacaba la mitad de su pro-
ducto, no tenia mas trabajo que el de nombrarle un redactor que por la otra
mitad, se obligaba i suministrar al peri6dico los articulos necesarios. Yo pens6
por lo pronto ser uno de los candidates a la redacci6n, pues aunque no tenia la ca-
lidad indispensable de ser individuo de la sociedad, el Sr. Someruelos que me ins-
pir6 la idea, levant6 este obsticulo proponiendome para ello en junta celebrada,


(1) Carta de un habanero a D. P. E., autor 6 sea Recopilador de la obra
el Viajero Universal, sobre la carta 156, puesta en el cuaderno 34, con que priw
cipia el tomo 12: por B. P. F. Madrid. Libreria de Sinchez y Ramos, 1797. 89 16 p.
La persona a quien esta Carta fui dirigida es el exescolapio y presbitero
D. Pedro Estala.
(2) Viaje a la Isla de Cuba, inserto en el tomo XX del Viajero Universal.
Su autor, D. Buenaventura Pascual Ferrer, Guardia de Corps de la Compafiia
Americana. Madrid. Afio de 1796, 89, 104 p.
El Viajero Universal 6 Noticia del mundo antiguo y nuevo lo public Estala
del afio 1796 al 1801 y se compone de 43 vol. en 89


-8-








UL PERSODISKO MR OU3A


en la que quede admitido de socio de n6mero de aquella corporaci6n; pero con-
siderando despues que mi permanencia en la Hav'ana debia ser muy corta y pre-
caria, para encargarme de una empresa tan formal resolve no insistir, reduci&n-
dome A publicar en pliegos sueltos un peri6dico semanal con el titulo de El Rega-
fion de la Havana, que solo debia durar el tiempo que permaneciese en ella. El
peri6dico de la sociedad, para cuya redacci6n fue nombrado un socio que hacia
gala de poeta [D. Manuel de Zequeira y Arango], se dedic6 casi exclusivamente
A este ramo. Todas estas novedades literarias propagaron la instrucci6n pfblica,
dieron impulso A los ingenios y material A las conversaciones; y el papel de El
Regafion que promovi6 este apreciable movimiento y que fue el blanco de la cri-
tica y afin de la satira de los demas escritores, continue dandose A luz con general
aplauso y form una especie de ipoca en los factos literarios del pais."

Ferrer lleg6 a la Habana en junior de 1800, y en ese mis-
mo mes le sugiri6 Someruelos la idea de solicitar el cargo de
redactor del Papel Perl6dico. En el acta de la sesi6n que el 5
de Julio de aquel afio celebr6 la Sociedad Patri6tica, consta
lo siguiente:

"Despues se ley6 una representaci6n de Dn. Buenavent' Ferrer Guardia
de Corps de la Compafiiia Americana manifestando vivos deseos de ser incorpo-
rado en la Sociedad, pa. lo qual pide le dispensen lo extemporaneo de su pre-
tension. La Junta teniendo consideration A Ja calidad de transeunte del pretendte.
y recordando qe. desde Madrid hizo el servicio de remitirle el proyecto de una
historic de esta Isla qe. havia escrito, 6 intentaba publicar, determine proceder a
su admission "

La historic a que aqui se hace referencia, debe de ser el
Vlaje A la Isla de Cuba, antes mencionado.
El dia 10 del propio julio se reuni6 de nuevo la Socie-
dad, y en el acta correspondiente a esa reunion, se lee lo que
sigue:

"No ocurriendo otro [asunto] qe. tratar, conferenciamos sobre la election
de Redactor del Papel Periddico que se nos acerca, y deseando hacer
su votacion del modo mas secret e imperceptible pa. evitar los comprometimien-
tos que de ordinario acompafian a estos actos, acordamos se imprimiese en quar-
tilla la lsta de los aspirantes A dha plaza, y tirado el numero de exemplares que se
gradue neces9 se traigan pa. la primera Junta qe. segun se anuncio en el Peri6di-
co de seis del corrte. deve ser la preparatoria en la qual se han de ver los me-
moriales y conferencias sobre la literature y disposicion de los solicitantes."

La manera como estd redactado este acuerdo parece in-
dicar que se ejercia presi6n sobre la Sociedad para que se in-
clinase a favor de determinado candidate, y la presi6n podia
muy bien venir de parte de Someruelos, y el candidate fa-


- 9 -








EL PERIODISMO EN CUBA


forecido podia muy bien ser D. Buenaventura Pascual Ferrer.
Dias mas tarde, el 17, efectu6se otra junta, y en el acta de
ella, se dice:

"Destinada esta session pa. examiner las representacions. de los preten-
dientes a la plaza vacant de Redactor del Papel Peri6dico y conferenciar sobre
el merito y suficiencia de cada uno, record el amigo censor el artQ veinte y dos
del Plan formado pa. este obgeto qe. prohive la asistencia A estas sessions. del So-
cio qe. fuere pretendte. y siendo comprehendido entire los concurrentes el amigo
Ferrer verific6 su salida.
Procedi6 el secretario A leer los memoriales y oficios de los candidates pr.
el orden de fhas. de su presentation resultando pr. ellos aspirantes A la expresada
Plaza el Presbitero D. Jose de Zayas y Pifia, el Capn. Dn. Francq Leysel, F. Ma-
nuel de Quesada, D. Manl. de Zequeira, D. Buenavent' Ferrer, D. Antonio de
Robredo, D. Juan FrancQ. Pachan, y Licdo. Dn. Fel1ix Veranes. Oidas sus
respectivas representaciones, conferenciado sobre la particular suficiencia y me-
rito qe. distingue a algunos de que la Sociedad tiene repetidas experiencias, y
convencidos por las juiciosas reflexiones del amigo Director quanto interest un
proceder just, 6 imparcial en la present election, se distribuyeron para ella los
exemplares de la lista de los candidates, conforme fu6 acordada en la anterior
session "

Por il1timo, la Sociedad se reuni6 otra vez el dia 24, y
he aqui lo que en el acta de esa sesi6n aparece respect del
asunto de que se trata:

"Destinada esta session pa. elegir un Redactor del Papel Peri6dico con arre-
glo al plan formado pa. este fin: precedida la convocatoria de los socios pr. medio
del citado papel, y empleada la antor. Junta pa. la preparation de este acto, nos
reunimos sesenta y un socios, presididos del Sor. Marqus. de Someruelos Govor.
y Capn. gral de esta Isla. Despues de leer el borrador del antor. acuerdo dimos
principio a la election colocando cada uno sobre la mesa la pepeleta impresa con
los nombres de los ocho candidates de qe. se hizo mension en aquel punto. Leidas
todas pr. el amigo Director, apuntando el Secretario A cada uno el nfimero ex-
presivo del grado de opinion qe. cada votante le sefial6, y sumadas separadamte.
las unidades qe. sac6 cada candidate, result D. Jose de Zayas y Pifia con dos-
cientos sesenta y dos. Dn. FrancQ Leisel con doscientos setenta y ocho, Fr. Ma-
nuel Quesada trescientos dos, D. Manuel de Zequeira trescientos cinquenta y ocho,
D. Buenavent' Ferrer doscientos quarenta y uno, D. Antonio Robredo trescientos
tres, D. Juan Pachan ciento setenta y quatro y Dn Felix Veranes trescientos dos;
y siendo la cantidad qe. sac6 D. Manuel de Zequeira la qe. mas reunio la opinion
comparative de todos los votantes qued6 elegido Redactor del Papel Peri6dico."

De todo esto, mi deducci6n es la siguiente: Someruelos
inspire a Ferrer la idea de aspirar al puesto, a la saz6n va-
cante, de redactor del Papel Perl6dloo, y para colocarlo en


- 10 -







EL PERIODIBMO EN CUBA


condiciones, lo present como individuo de nfimero en la So-
ciedad Patri6tica; una vez admitido en ella, Ferrer express
su aspiraci6n y solicit el cargo; pero la Sociedad, teniendo
en cuenta la circunstancia de no ser Ferrer un vecino de La
Habana, sino un transeunte que se hallaba aqui aguardando
s9lamente la ocasi6n de poder trasladarse a M6xico, y que
despues de cumplir en Mexico el encargo que le diera el go-
bierno de Madrid, regresaria a Espafia a dar cuenta de lo que
hubiera hecho, determine no acceder a la petici6n de Ferrer
y confiar la plaza de redactor del Papel Peri6dico a un publi-
cista domiciliado en esta capital. Tanto Someruelos como
Ferrer comprendieron que la Sociedad procedia muy cuer-
damente al obrar asi, y aunque les mortificara, no insistieron
en su pretension, pues de haber insistido, la Sociedad Patri6-
ca no habria podido negarse, en aquella fecha, a satisfacer
los deseos del Capitan General de la Isla. No obstante estas ra-
zones, algunos incondicionales del Gobernador de la colonia
votaron a favor de Ferrer en la sesi6n en que fu6 elegido el
redactor del Papel Perl6dlco. Y no s61o para ganarse algunas
pesetas, que nunca estan de mis, sino para satisfacer tam-
bi6n sus aficiones, para entretener su ocio, para demostrar
que era todo un periodista, y acaso para cobrarselas a Ze-
queira y a otros, fund entonce$ Ferrer un papel suyo, ex-
clusivamente suyo: El Regaflon de La Havana. Que Ferrer
guard cierto rencor al Papel Perl6dico, por no hab6rsele
confiado la redacci6n de 6ste, lo demuestran la paginas de
El Regafon, en las cuales, entire otros muchos ataques con-
tra el Perl6dico, se lee el siguiente aviso:

"Se suplica a los Subscriptores del papel periodic, que no se borren tan
aprisa de 61, porque todavia no se ha acabado, aunque le falta muy poco."

Entrado ya en el segundo semestre del aflo 1800, re-
parti6se del nuevo papel el prospect, cuya cabeza dice asi:
Prospecto I de la obra perl6dica intitulada: JEl Regafion. Si-
gue luego, como epigrafe, la siguiente frase, tomada de
L'Art do sentr et de Juger en mati6re do gout: "La critical es
un oficio literario encargado de exercer la policia sobre las
Ciencias, y las Artes." Y a continuaci6n se expone de esta
manera el prop6sito del papel:

"Sefior Publico.
He aqui un nuevo Peri6dico que sale a probar fortune, y necesita que Vuesa-
merced le apadrine. El es hijo de mi fantasia, y se present a exercer el oficio de
critic baxo de tal protection. El plan que tiene formado es el siguiente: "Dara a
"luz muchos rasgos de literature, asi Nacionales como Extrangeros, que se traduci-


- 11 -








UL PEIXODISMO EN CUBA


"ran, los mas interesantes y raros, que posee, extractados de las mejores obras,
"que se han publicado en Europa: HarA una critical juiciosa, y arreglada de los
"usos, costumbres, y diversiones p6blicas de esta Ciudad, y de los monumentos de
"las bellas Artes, que en ella existen: Censurara mensualmente todos los Discur-
"sos, que se dan a luz en los diversos peri6dicos que se han publicado: Finalmen-
"te demostrari a los que no lo sepan, el verdadero camino del buen gusto en las
"Ciencias y Artes".
Respecto a los dias de publicaci6n, lugar donde se ad-
mitian subscripciones y vendian ejemplares, y precio de la
suscripci6n y del ejemplar, se lee en el prospect lo que
sigue:
"Todos los Mirtes se darr a luz un nfimero de este Peri6dico, el qual se
compondri de un pliego en octavo de buena y correct impression. Subscribese a 61
en la Imprenta de Don Estevan Bolofia, calle del Sol ntumero 164, por el imported
de ocho reales al mes... Para los que no se subscriban se vende tambien en la
dicha Imprenta fi dos reales cada numero."
SD6nde se imprimi6 El Rogation? Bachiller dice: "....A
lo que parece en la Oficina del Gobierno, porque no trae el
nombre del impresor." Esta raz6n no es convincente. Mis
acertado es suponer que siendo la imprenta de Bolofia
donde se recibian las subscripciones y vendian los nimeros
sueltos, fuera en ella donde se tirase el peri6dico, pues esa
era la costumbre de la 6poca. Am6n de que el tipo de letra de
El Regaton es el mismo que tenia la imprenta de Bolofia en
aquella fecha.
El primer nfimero de El Regaion do la Havana apareci6
el martes 30 de septiembre de 1800; en el N9 XVIII, corres-
pondiente a 27 de Enero de 1801, la letra del titulo sufri6 un
cambio: fu6 sustituida por otra mAs pequefia, aunque del mis-
mo corte; y en el nimero XXII, perteneciente al 24 de febre-
ro del mismo afio 1801, anunci6 el redactor que tenia nece-
sidad de alejarse del peri6dico, pero que 6ste seguiria publi-
cAndose con el nombre de El Substituto del Regat on do la
Havana. Y con efecto, aprovechando Ferrer una oportunidad
que se le present de embarcar, parti6 para M6xico a cum-
plir la comisi6n que habia traido de Espafia, y durante su
ausencia dej6 encargado de continuar la publicaci6n del pa-
pel a su amigo intimo el naturalista habanero D. Jos6 Anto-
nio de la Ossa, a la saz6n empleado de la Real Hacienda.
Comenz6 a ver la luz El Substituto del Regaton el 3 de
marzo de 1801, con numeraci6n nueva, y continue saliendo
sin interrupci6n todos los martes, hasta el 27 de octubre del
propio afio, que ces6 en el nfimero XXXV, por haber regresa-
do Ferrer de Mexico y h6chose cargo otra vez del peri6dico.


- 12 -








EL PERIODISMO EN CUBA


El Regafnon de la Havana reapareci6 el martes 3 de no-
viembre de 1801, tambi6n con numeraci6n distinta, y esta
vez con letra diferente en el titulo: las palabras El Regaion
estAn impresas con un tipo mayor y mis grueso que el usado
anteriormente. Ademis, antes el titulo era asi: El Regafon
de la Havana I del Martes 30 de Septlembre de 1800; y lo
mismo: El Substituto del Regafion I de la Havana I del Mar-
tes 3 de Marzo de 1801; y en su nueva etapa el titulo del pa-
pel es de este modo: El Regafion I de la Havana I del Martes 3
de Noviembre de 1801. Otra diferencia: la vifieta que hay so-
bre el titulo es igualmente mis gruesa que la anterior; y otra
diferencia ain: El Reganon primero, como El Substituto del
Regafion, usaron en su numeraci6n cifras romanas, al paso
que El Regafion segundo emple6 cifras arabigas. Ferrer sos-
tuvo El Regafion hasta el nimero 24, correspondiente al 13
de abril de 1802, ndimero con el cual se despidi6 del pfiblico,
de esta manera:

"...Ha llegado ya el tiempo de que se concluya este Tribunal censorio que
tanto ha dado que hacer A los escritorcillos y poetas que han danzado en la
literature de esta ciudad. El Regafion y censor general que los dirigia esti pr6-
ximo A marcharse para la capital del reino de Espafia...
Antes que se diera A luz El Regaiion, no habia en la Havana mas papel
ptiblico que era el que salia y sale afin con el titulo de Papel Periodico, donde se
ponia alguna carta insulsa, algun delirio po&ico, 6 cuando mas y mejor, un re-
tazo del primer libro que le venia i las manos a su redactor. Asi iba pasando este
papel unas veces bien y otras no tanto, pues los subscriptores lo tomaban sin mas
objeto que el de saber la negra que se vendia, la casa que se alquilaba 6 la em-
barcacion que habia entrado. Dieronse pues a luz, por una especie de pique, los
peri6dicos titulados: La Aurora, correo politico-econdmico, que trataba de asun-
tos politicos, que existe todavia, y La Lonja mercanlil, de negocios comerciales,
que falleci6 A poco tiempo de su nacimiento. Con este motivo se fijaron limits
en las materials que habian de tratar estos papeles.
Todo iba bueno por entonces, porque cada redactor daba A luz la primera
production que se le venia A la cabeza 6 a las manos; pero di6 la casualidad que
por este tiempo, cabalmente, se di6 a luz El Regafion de la Havana, que en un es-
tilo unas veces burlesco, otras serio y otras ir6nico, se dedic6 A fijar el buen gus-
to en la literature; estableci6 su author una mesa censoria para el examen de las
distintas producciones que se publicaban, empez6 A repartir garrotazos A derecha
i izquierda contra los escritores ridicules, desenvain6 la espada contra los abusos
y malas costumbres que se notaban generalmente en el pueblo, y en fin hizo otras
cosas que todos saben muy bien. Con esta novedad se subieron de punto todos los
aprendices de literature y muchos que se tenian por maestros, y desatando las
plumas no le dejaron al papel de El Regaion flanco alguno por donde no le ata-
caran. En el Peri6dico principalmente fueron tantos los discursos y poesias que
contra il se escribieron, que Ilegaron A fastidiar hasta lo sumo, porque apenas se


- 13 -









EL PERIODISMO EN CUBA


publicaba nimero alguno en que no se tratara de El Regaiion, y todo con unas
razones tan convincentes, que daba asco leerlas. A pesar de toda esta furia de
escritos (en que sus autores no dieron un golpe en el clavo, sino todos en la he-
rradura) el papel ha subsistido, ha sido generalmente apreciado y las tareas de
su autor recompensadas, no solo en lo efectivo, sino en el comun concept. Al
mismo tiempo volvieron a sumergirse, en la obscuridad y en la nada los misera-
bles escritores que dieron A luz tanta cafila de necedades, y en el dia se ve que no
hay uno siquiera que tome la pluma para impugnar el papel de El Regaiion.
Durante la ausencia que hizo de esta ciudad, qued6 mi substitute exercien-
do mis funciones: con cuyo motivo creyendo los autores malandrines que seria
algun zanguango que se dexaria ir con la corriente, se le echaron encima de
hospice insalutato a ver si lo aturrullaban... y asi sucedi6 que cuando yo volvi de
mi viaje, lo hall empefiado en una dispute sobre un testamento que queria hacer-
le otorgar un observador que es ya difunto y que ha muerto ab intestato.
Empec6 pues mi segunda 6poca en quieta y pacifica posesion de mi cen-
soria, y no pareci6ndome bastante una mesa censoria solamente para toda mi juris-
dicci6n, me fu6 precise instituir y crear un Tribunal censorio que abrazase los dis-
tintos ramos de que me habia hecho cargo, con cuyo motivo me declare censor
general de literature, usos y costumbres de esta citudad. Hasta el present he es-
tado exerciendo estas funciones sin dispute alguna, pero siindome indispensable el
pasar a Europa y, por consiguiente, acabandose la existencia de este Tribunal,
que no era mas que interina por el tiempo de mi permanencia en la Havana, no
puedo menos de ratificar A todos mis paisanos mi agradecimiento y buen afecto,
haciendoles conocer que no he tenido otro objeto en todos mis discursos y criti-
cas que el de que enmienden los err-ores, se reformen los abusos y que se pulan
las costumbres: que mi norte en todo ha sido la razon y la verdad, no usando
en mis decisions de parcialidades, ni de otro respeto; que mi animo no ha sido
satirizar A nadie en particular, ni tocar en un apice A persona alguna que pueda
dafiarle en el honor. Mis juicios literarios se han contraido A las obras, sin nom-
brar A sus autores, y cuando he tratado de costumbres, me parece que la malicia
misma, con sus violentas aplicaciones, no podra sefialarme la menor alusion a in-
dividuo determinado. No por esto consider mi papel exento de errors: tendra
muchos, pero han sido involuntarios, pues como hombre conozco muy bien que
estoy sujeto A errar, y esta declaracion ingenua podra servirme de disculpa para
lograr la indulgencia de ellos.
Por conclusion, no dexo de tener esperanza de volver A ver A mi amada
patria y de residir entire unos individuos que tanto me han favorecido, aunque la
obligacion me separe de ella por ahora. Puede ser que la suerte mejore sus horas
en mi favor y se logren mis deseos de ser fitil A mis contemporaneos, A mi patria
y si es possible a todo el mundo. Adios, amados paisanos; con vosotros queda mi
corazon y quiera el Cielo que lo vuelva A poseer tan pronto como deseo. Los
mares, los montes, ni toda la distancia que voy A pasar, podrin disminuir un
punto este afecto que nace de lo intimo de mi alma. Adios."

El primer Regafion lleg6 a la p. 176; El Substituto al-
canz6 la 280, y el segundo Regaion termin6 en la p. 192. El


- 14 -








EL PEBIODISMO EN CUBA


cuerpo del peri6dico se componia casi siempre de dos tra-
bajos solamente: uno dirigido Al Senor Publico, que no lle-
vaba firma, y trataba de asuntos diversos, y el otro intitulado
Mesa Consorla, que Ferrer firmaba con el pseud6nimo El
Censor Mensual, y que Ossa firmaba con el pseud6nimo
El Censor Substituto. Cuando Ferrer se encarg6 nuevamen-
te de El Regaflon, este articulo se titul6 en adelante Tribunal
Censorlo, y apareci6 firmado por El Censor general. La Mesa
Censorla, primero y el Tribunal Censorlo despu6s, estaban
consagrados unas veces a la critical de los papeles del mes
anterior, y otras a la critical de las comedies que se habian re-
presentado en el mes precedent. En algunos ndmeros apa-
recen, ademAs de estos dos trabajos de ritual, unas noticias
de la ciudad, o poesias, o sueltos pol6micos, o breves infor-
maciones.
Dos peculiaridades se observan en este peri6dico: una,
que no insert anuncios: la otra, que no tiene pie de impren-
ta. Al final de la filtima pagina se lee en todos los nilmeros:
Con permlso del Superior Goblerno. Esta frase demostraba
que la publicaci6n no era clandestine.
Acerca de la importancia de El Regafon, describe el
Sr. A. C. F.. que no es otro sinf D. Antonio Carlos Ferrer,
hijo de D. Buenaventura Pascual Ferrer, lo siguiente, en la
mejor biografia de 6ste que se conoce:
"A las polImicas literarias que suscit6 El Regaiion, y A sus critics teatra-
les, se debe sin duda el desarrollo del talent del poeta Zequeira y la formacion
del inolvidable gracioso Covarrubias... Hoy todavia la lectura de El Regaiion.
cuya memorial conservan los que no son extrafios a nuestra literature, agrada y
produce efecto..."

Y Eusebio Vald6s Dominauez afirma en la Revlsta de
Cuba (Habana, 1877, t. I, p. 99) que Ferrer en El Regafon,
"... supo presentar, por primera vez articulos verdaderamente literarios de
critical teatral, refiriendose A la escena habanera, que ayudaron en much al me-
joramiento del gusto estitico de actors y espectadores".

Ferrer se sentia tan identificado con El Regaion, que
apenas llea6 a Esnafia. de regreso de AmArica. comenz6 a
publicar un bisemanario con el titulo El Reqafion General,
one dur6 mas de afin v medio. v lP vali6 el nombramiento de
Ministro Contador principal de las eajas de Cartagena de
Indias.

A esta relaci6n de la primitive fase de El Regafon de la
Havana s6lo hay que agregar, y el senior Coronado no lo ha


- 15 -








3L PUIZODISMO EN CUBA


dicho en los interesantes pArrafos que anteceden por haberse
escrito con muchos afios de posterioridad a sus cuartillas, la
opinion que en su libro La Imprenta on la Habana (1707-
1810) (3) formula el ilustre bibli6grago y publicista chileno
Sr. Jos6 Toribio Medina:

De todos los peri6dicos hispano-americanos de la co-
lonia, este es, en nuestro concept, el mejor redactado. Diri-
gido por un hombre inteligente, dotado de buen gusto y de
ilustraci6n no comfin, las pdginas de su peri6dico las consa-
gr6, en su mayor parte, A hacer la critical literaria y teatral de
cuanto papel o articulo, incluso los peri6dicos, aparecian en
la Habana y de las piezas que alli se representaban en el tea-
tro, de ordinario con cierta dureza, pero siempre con verdad.

Muchos afios despubs de la primera 6poca de este papel,
un hijo de Buenaventura Pascual Ferrer, el abogado D. An-
tonio Carlos Ferrer, que habia colaborado en various peri6di-
cos, hubo de renovar la publicaci6n del que su padre fund6
en el ultimo afio del siglo XVIII, dando a luz el primer ni-
mero el dia 2 de noviembre de 1830, con el titulo de El Nuevo
Regahon do la Habana, mas cientifico ahora que literario,
con 8 p. e impreso en la "Oficina del Gobierno y Capitania
General por S. M." Pero a los pocos meses el primero de los
citados sefiores Ferrer asumi6 la direcci6n, y entonces lla-
m6se s6lo El Regafon, Semanarlo de la Habana, el cual con-
tinu6 apareciendo los martes.
El titulo fu6 variado nuevamente a partir del nimero 53,
o sea desde el 19 de noviembre de 1831, en esta forma: El Re-
gafon de la Habana. En este dia se public un articulo en ce-
lebraci6n del primer aniversario de su salida, que vamos a
transcribir seguidamente, puesto que resefia el estado de
opinion de la 6poca y el modo de pensar del senior Ferrer, de
quien dice Justo Zaragoza en su obra Las Insurrecolones
en Cuba (Madrid, 1872, t. I, p. 247), que El RegaAon habia
adquirido

.mis importancia y aceptaci6n que ningun otro de
la 6poca, por el escogido estilo del finico redactor que lo pu-

(3) Santiago de Chile, 1904, p. 124.


- 16 -







EL PEBIODISMO EN CUBA


blicaba, quien, ocupandose de literature, de diversions y de
costumbres ptiblicas, trataba con moderada critical de corre-
gir los abusos y vicios sociales; consiguiendo el autor que sus
producciones fueran miradas con suma benevolencia por los
habaneros ,"no tanto", decia "por m6rito de la ejecucion,
como por las buenas intenciones y el ansia con que procura-
ba hacerse titil al pais el compatriota, que lo redactaba.
Dice asi el suelto antes citado:
CUMPLEAROS.

Cumplido hace un afio, carisimos lectores, que El Nue-
vo Regaflon de la Habana, siguiendo las huellas que treinta
afios antes le habia trazado su antecesor, principi6 la borras-
cosa carrera de combatir los abusos y )reocupaciones que
notara, tanto en la literature como en las sanas costumbres,
y luchar contra la ignorancia y la presuncion, que tienen la
part principal en aquellos malos efectos.
No se ocult6 Ai su penetracion que era ardua y espinosa
la empresa que a su cargo tomaha, y que habia de producirle
por fruto una cafila de enemigos y mal quistos de entire los
que, aun remotamente, se creian que il)an i ellos dirigidas
las reprensiones de la Mesa censoria. Preferible seria hubie-
ra adoptado el plan de lisongero y adulador, pues por lo me-
nos hasta ahora nlinguno so ha visto apaleado por tales ofi-
cios; por el contrario, entonces su papel seria elevado a las
nubes, principalmente por aquellos a quienes se les tributaran
clogios no merecidos: el articulo mas insignificant y el pen-
samiento mas trivial se miraria como un rasgo sublime y un
modelo de elocuencia; no quedaria escritor, por miserable
que fuese, que no le rindiera sus obsequios, ni periodista, que
a trueque, no llenase un par de columns con el juicio enco-
miastico del Adulon. Los remitidos vendrian i millares, aun-
que no fuera mas que por ver el predambulo que se ponia al
principio de cada uno, alabando el esquisito trabajo del au-
tor, y recomendando su laboriosidad, fruto de la lectura de
un libro 6 de las ideas de otro. Las suscripciones. de eso
no se hable: lo m6nos por diez ejemplares, y son pocos, se
apuntaba aquel de que, con todas sus letras, se hiciera men-
cion, como era propio del papel, en algun nfimero. Pero des-
Araciadamente su genio de hablar claro y decir la verdad lisa
y redondamente, y su ignorancia en el arte de mentir en po
blico, de donde nunca pas6 de los nominativos, le hicieron
mirar con desprecio aquella halagilefia perspective; y en
realidad hasta el present no se haya arrepentido en su
election.


- 17 -








EL PUKWDIEMO EX CUBA


No puede lisonjearse de haber desempefiado su objeto
cual debiera, ni de haber conseguido tan grandes mudanzas
como deseara a favor 6 las costumbres pilblicas de la Isla;
pero si esta firmemente persuadido que siempre ha tenido la
raz6n y la justicia A favor suyo, y que ha puesto para conse-
guirlo todos los medios que han estado A su alcance. Tampo-
co presume que hayan contribuido en algo sus critics y amo-
nestaciones en la notable y titil variacion que se ha observado
en estos tiltimos meses en los peri6dicos de la capital. Los
periodistas, dicho sea en buen hora, aunque conozcan las
fuerzas de las verdades, poco caso hacen de ellas mientras no
ven que hay quien pueda dafiarles en sus intereses particula-
res; pero aunque confiesa su poco influjo en esta parte, cree
que algo se mejoraria a los postres; prueba de ello es que ya
se iban desterrando del Diario, aquellos versos tan ramplo-
nes y remitidos tan majaderos que era una verguienza, y el
Noticioso no ponia con tanto descaro lo mismo que daba el
Diario por la mafiana. La aparicion de un antagonista de as-
pecto terrible les hizo darse prisa a salir de la apatia y aban-
dono con que desempefiaban sus encargos; y al fin las con-
tinuas reprimendas de quien nada dispensa, haria A los re-
dactores poner mas cuidado en lo que publicaban, y a los es-
critores ai producer con mas juicio y esmero.
En el ramo de costumbres, A mirado con sumo placer,
que muchos le han ayudado con sus producciones a clamar
contra los abusos que se han introducido en ellas, en detri-
mento de la moral y comodidad del-pfiblico. Sencible le es en
estremo que haya tenido tan poco fruto su oficiosidad, y que
no se mire con el interns que requieren, por parte de los que
deben hacerlo, varias insinuaciones y medidas practicables
y de utilidad comun, que se han propuesto, ya suyas 6 age-
nas, en su peri6dico; sin embargo, no por eso desmayard:
constant en su objeto de azotar todo lo que lo exija, y es-
tender aquellas ideas 6 proyectos de conveniencia general,
se persuade que, cuado no en ptiblico, se notard en los hAbi-
tos particulares el triunfo de la razon: aunque no sea mas
que uno, al que pueda convencer y hacerle desterrar invete-
radas y absurdas preocupaciones, y costumbres inherentes a
su estado 6 carActer, dard por bien empleado su tiempo, y
suficientemente recompensadas sus fatigas: Zacaso es impo-
sible este presagio?
De todos modos, El Regaflon al cumplir el primer afio
de sus tareas, da las mas expresivas gracias A los sensatos
babaneros, por la favorable acogida que ha obtenido, mas
bien por sus deseos de ser fitil, que por su suficiencia y buen
desempefio en el ejercicio de sus funciones, y estarA particu-


- 18 -








RL PNZZODZUMO UN CUBA


larmente reconocido A los que, tanto en esta capital como en
otras principles ciudades de la Isla, han protegido su em-
presa suscribi6ndose al peri6dico, que no es corto el nfimero
de estas ilustradas personas.
Ultimamente, El Regaion seguird con la misma justi-
cia 6 imparcialidad que hasta aqui sus regafios en beneficio
del pfiblico, y dird francamente su parecer, A pesar de todas
las personalidades, chocarrerias e insulseses que le dijeren
articulistas bajos y oscuros, que resentidos del juicio que
alguna obra suya, 6 por saciar pasiones bajas y rastreras se
valen de armas vedadas en las contiendas literarias, y que
reprueban los hombres de juicio. Repite que mudara de opi-
niones siempre que se le presented s6lidas razones que lo
convenzan; y declara al mismo tiempo que tratara con el ma-
yor rigor A aquellos escritorcillos despreciables, y a los que
desconociendo sus obligaciones presentan al pfiblico esta y
otras cosas impropias de su ilustracion. De nuevo invita a
los que animados de los mismos sentimientos que ha mani-
festado, les remitan sus obras, seguros de que seran admiti-
das con gusto, siempre que se sujeten al plan de redaccion
publicado en el nmimero 19 de este peri6dico.
Al terminar este breve ecsordio, 6 introduction del se-
gundo afio de sus trabajos periodisticos, declara nuevamen-
te lo que manifesto en su dicho primer nfimero, y diversas
ocasiones en los siguientes: que en nada tendra que ver con
las personas para censurar las obras. Este principio, dirAn
tal vez muchos, es muy sabido; pero nunca estA de mas el
repetirlo.

El Regation de la Habana, segdn afirman algunos auto-
res, dur6 hasta 1832, y estan en lo cierto, pues nosotros he-
mos tenido en nuestra mesa una colecci6n de esta segunda
epoca de ese peri6dico, propiedad del Lcdo. Coronado, cuyo
filtimo nfimero, el 69, corresponde al martes 21 de febrero
del citado afio de 1832.
En esta segunda 6poca se encuentra tambi6n, ahora en
su primera plana, la Mesa Censorla, articulo debido a la
chispeante y amena pluma de su redactor, secci6n que dedi-
caba al anAlisis de la prensa de aquellos dias. En ella hemos
visto citados al Lucero de Matanzas, Diarlo de la Habana,
Lucero de la Habana, La Aurora de Matanzas, etc., y esta jo-
cosa noticia relative a los domicilios de algunos peri6dicos
de entonces:


- 19 -







EL. PERODIOMO EN COMA


NOTICIAS FRESQUECITAS

El Diarlo ha establecido su redacci6n en la plazuela de
la Impavldez, inmediata A la fabrica de la Serenidad.
El Noticloso sigue en la calle de los Mercaderes, junto
al callejon del Chorro de los versos.
El almacen del Lucero se ha trasladado A la calle de la
Amargura, y su agencia en la plazoleta de las Coplas, A es-
paldas de la monifateria, y esta solicitando casa en la de los
Desamparados.
Los Anales en la calle de la Soledad.
La Revista blmestre sigue en la misma casa.
La Aurora de Matanzas en la calle del Justo Medio,
frente A la tienda del Escudo.
El Diarlo de Cuba en la calle de la Esterllldad.
El Noticloso de la misma ciudad, en la de Hace-poco.
La Gaceta de Puerto-Principe, en el callejon de la Re-
forma, frente la ermita de Mete-paja.
El Correo de Trinidad, A espaldas del solar del Mismo
pl6, A la otra puerta del Soldado polon6s.
El Regafion continfia siempre en la calle de la Obrapla,
para los perlodistas, despachando desenganos en cambio de
pesetas; y recibiendo con sangre fria las desvergfienzas y
dicterios que le regalen los escritores sueltos y adocenados.
Una singularidad tiene para nosotros El Nuevo Reganon
de la Habana: en sus columns aparecieron las primeras pro-
ducciones literarias de un cubano eminente, Antonio Bachi-
ller y Morales. Y por no comiin coincidencia, un peri6dico
que con titulo casi id6ntico se di6 a la estampa en La Haba-
na, en 1857, sirvi6 a otro cubano ilustre, Enrique Pifieyro,
para publicar sus ensayos periodisticos. L6ase lo que l61 mis-
mo nos cuenta relative a este particular:
1857-1858
El Regation (Habana. Peri6dico dominical de ciencias,
literature, artes y satirico burlesco).
Este papel, que al principio salia solamente durante la
temporada de 6pera italiana en el invierno y se vendia sobre
todo en el teatro, public numerosos trabajos mios, los mis
de ellos sin mi firma, y algunos con el seud6nimo de Gargan-
tia, que tome de la novela de Rabelais (4).

(4) Bibliografia de Enrique Pineyro, La Habana, 1924.


- 20 -








EL PEBIODISMO EN OUBA


"EL NOTICIOSO":

Sobre la fecha en que se comenz6 a publicar en Santia-
go de Cuba un peri6dico titulado El Notlcloso, que no sabe-
mos que relaci6n pueda tener con otro papel encontrado por
nosotros, de nombre parecido, en el Archivo Nacional, vamos
a dar las noticias que los eruditos Antonio Bachiller y Mora-
les y Emilio Bacardi y Moreau, nos proporcionan.
El primero de los citados autores incluye en sus Apun-
tes, en 1821, un diario de Santiago de Cuba titulado El Noti-
closo. Y a su vez, Bacardi y Moreau en sus Cr6nicas, en el
mismo afio, dice que:

Al cesar la Constituci6n de 1823, dejaron de publicar-
se todos los peri6dicos a escepcion de El Noticloso que, con
fianza de 500 pesos, sobrevivi6 hasta 1835, fusionandose con
El Redactor (5).

Agregando, en 1826, que vieron la luz en ese afio:

El Noticlero (sic) Comercial de Santiago de Cuba, im-
prenta del Real Consulado a cargo de don Loreto Espinal. (6).

Y luego en 1833, afiade:

Continda la publication de El Noticloso Comercial, que
dur6 hasta 1835, cesando por la nueva ley de imprenta, de
esa fecha, que exigia A todo editor 10.000 reales de fian-
za. (7).

Tambi6n entire las publicaciones que existian en 1836
en Santiago de Cuba, cuenta Bacardi y Moreau, que se ha-
llaba El Notlcloso Comercial. Y si volvemos a Bachiller y Mo-
rales, hallamos que entire las de 1832 refiere que:

EL REDACTOR.-Se publicaba en Santiago de Guba, y
en este mismo afio se le uni6 el antiguo "Noticioso", propie-
dad de la Sociedad Econ6mica que lo remataba cada cinco

(5) Crdnicas de Santiago de Cuba, Barcelona, 1913, t. II, p. 131.
(6) Bacardi y Moreau, obra citada, p. 206.
(7) Ibidem, p. 233.


-21-







DL PEZZODIBUO EN CUBA


afios. Hasta esta fecha duraba y continue el "Noticioso Co-
mercial" y se publicaba ademas una Lanchita, es como el lla-
m6 al "Ap6ndice": empez6 el "Noticioso" en 1821 y dur6
como el "Redactor" hasta los acontecimientos de 1836. (8).
Despu6s, el mismo autor en 1837, declara que el:

NOTICIOSO COMERCIAL de Santiago de Cuba.-Segiin
"El Redactor de Cuba" de 19 de Febrero de 1846, fu6 sus-
pendida la publicaci6n del "Noticioso" citado, en este afio
de 1837. (9).

Ahora bien, como el numimero mAs antiguo que hemos te-
nido delante, se titula El Noticloso Comercial de Santiago de
Cuba, y corresponde al viernes 14 de marzo de 1828, afio ter-
cero de su publicaci6n, segdn se expresa en su cabeza, dedu-
cimos que principid a publicarse en 1826. Ademas, para co-
rroborar este aserto, poseemos de dicho peri6dico otras cua-
tro variantes, que son:
Noticloso Comercial de Santiago de Cuba del sabado 23
de mayo de 1829, afio cuarto de su publicaci6n.
Noticloso Comercial de Santiago de Cuba del miercoles
19 de septiembre de 1832, afio s6ptimo de su publicaci6n.
Noticloso Comercial. Diarlo de Santiago de Cuba del
mi6rcoles 2 de enero de 1833, vol. I., nim. 2.
Noticloso Comercial. Diarlo de Santiago de Cuba del
miercoles 6 de enero de 1836, sin expresar afio de publica-
ci6n, ni el nimero del volume. En todos los ejemplares ci-
tados, se lee en el colof6n: "Imprenta del Real Consulado de
Santiago de Cuba por D. Loreto Espinal".
Es decir, que, analizando todo lo expuesto, tenemos que
Bacardi y Moreau sostiene que el Noticloso que comenz6 en
1821, es el mismo que dur6 hasta 1835, en que se fusion
con El Redactor; pero en 1826 relaciona entire los peri6di-
cos que vieron la luz en dicho afio, uno titulado El Noticlero
(sic) Comercial de Santiago de Cuba, que continuaba, seguin
dicho autor, publicndose en 1833, y que ces6 en 1835 por

(8) Apuntes para la historic de las letras y de la instrucci6n p~blica de la
Isla de Cuba, Habana, 1860, t. II, p. 140.
(9) Ibidem, p. 233.


-22-








EL PERIODISMO EN CUBA


las causes que relata. Sin embargo, entire las publicaciones
del afio 1836 que aparecian en la capital de Oriente, incluye
nuevamente a El Noticloso Comercial.
Bachiller y Morales, como hemos dicho antes, menciona
tambi6n, en 1821, un diario de Santiago de Cuba s6lo con el
titulo de El Noticioso, que en 1832, agrega, afin se publicaba,
siendo suspendido en 1837.
En el primer pArrafo de este articulo hemos manifes-
tado que no sabiamos qu6 relaci6n podia tener El Noticloso
de 1821, con El Noticloso Comercial de Santiago de Cuba,
que principi6 en 1826, fecha esta uiltima que hemos justifi-
cado con vista de un "expediente sobre las repetidas gestiones
de D. Loreto Espinal, para publicar en Cuba un peri6di-
co (10).
Podemos, ademas, asegurar que entire arpbas publicaciones
no hubo ninguna conexi6n. La primera fu6 un diario nacido
al calor de la libertad de imprenta. Y la segunda la fund el
citado Espinal, despues de hab6rsele expedido el siguiente
titulo:

Titulo.-Dn. Gregorio Narifio, Diputado del Real Con-
sulado de la isla en esta Plaza de Santiago de Cuba &. Por
cuanto al Escmo. Sr. Capn. Gral. de la Isla Presidente de la
Junta Supor. gubernativa del mismo Real Consulado, en ofi-
cio de veinte i nueve de marzo de mil ochocientos veinte i cin-
co dirijido A esta Diputacon. se sirvi6 autorizar el estableci-
miento de una imprenta, por medio de la cual puedan darse
al priblico todos los avisos i comunicaciones de docums. i pa-
peles del juzgado, precediendo al conocimto. i acuerdo de
este Gobierno por lo respective A su autoridad para ponerlo
en jiro con sujecion A reglas i particulares prevenciones que
tuviere A bien prescribirle: desde luego allanado como se
halla este requisite, segun consta del espediente instruido
sobre la material, i concurriendo en Dn. Loreto Espinal las
circunstancias de sus acreditados conocimientos, prActica,
buena conduct i fidelidad en el desempefio de la profession
de tipografia, en cuya clase ha ofrecido A emplearse en el
uso de la maquina i coleccion de letras que posee de su par-
ticular propiedad, le elijo i nombro como tal Impresor, con
el titulo de la Diputacion Consular de Cuba, pa. qe. bajo los
pactos i condiciones contenidas en la contrata que ha cele-

(10) Archivo Nacional, Gobierno Superior Civil, leg. 656, n6m. 20604.


-23-







EL PEBIODISMO EN CUBA


brado con este juzgado i con sujecion a las leyes i reglams.
Reales 6rdenes i disposiciones grales. y particulares del
gobno. ejerza su ministerio facultativo, dando al pfiblico en
impresos los papeles oficiales que se le encarguen de esta
Diputacion i los demas de particulares que est6n autorizados
con el pase de la censura i demas requisitos i formalidades
que esten en observancia sobre este particular; a cuyo fin i
para que pueda dar principio a sus operaciones, sin que se le
ponga embarazo alguno le despacho el present titulo firma-
do de mi mano i refrendado del infrascrito Srio. de esta
Diputacion, con el cual deberd presentarse previamte ante el
M. Y. Ayuntamto. de esta, para su reconocimiento, admission
i demAs efectos convenientes. Dado en Sant9 de Cuba a diez
de abril de mil ochocientos veinte i seis.-Gregorio Nari-
fio.-Por mandado del Sr. Diputado Consular.-Franco. AntQ
Bucareli-Secretario.

Hecha la aclaraci6n que antecede, pasamos a sefialar que
El Noticloso Comercial de Santiago de Cuba, sin el vocable
El, continue hasta 1832, saliendo por lo regular tres veces
por semana, sin dia fijo; mas desde el 19 de enero de 1833,
su redactor sefior Espinal, lo comenz6 a publicar diariamen-
te, consagrado al comercio, a la agriculture y a la industrial,
con una vifieta alusiva en el centro de su cabeza, entire las pa-
labras Noticloso y Comercial. Ademis, en las 4 p. de que se
componia dicho peri6dico, se publicaban noticias oficiales,
variedades, remitidos, ocurrencias del dia, poesias, anun-
cios, etc.
El 25 de marzo de 1835 fu6 suspendida la publicaci6n
del Noticloso Comercial, a causa de no haber podido consig-
nar su editor los diez mil reales exigidos por el articulo cuar-
to del reglamento de imprenta; pero la suspension dur6 s6lo
hasta el mes de julio del propio afio, en que se di6 cumpli-
miento a lo prevenido.
MAs tarde, el 5 de septiembre de 1836, dispuso el go-
bernador y capitAn general de la Isla, la formaci6n de causa
al senior Espinal, con motivo de un articulo inserto en el nil-
mero 348 de su peri6dico, bajo el titulo de Censura de la
Censura, terminando desde entonces la publicaci6n del mis-
mo y siendo reducido a prisi6n su editor y redactor. Despues
aconteci6 la sublevaci6n del mariscal de campo senior Manuel


- 24 -








EL PERIODISMO EN CUBA


Lorenzo en la ciudad de Santiago de Cuba, y por orden de este
fu6 puesto en libertad el senior Espinal y autorizado para con-
tinuar el peri6dico de que era propietario. Pero como recogi6
en seguida la suma que tenia depositada en concept de fian-
za, renunci6 tacitamente a proseguir en la publicaci6n de su
papel. Sin embargo, di6 a luz otro, de vida efimera, que se
titul6 Diario Constitucional, y del que dice en un informed el
censor regio senior Jos6 Antonio de Olafieta:

.que se insertaban las producciones mas aproposito
para aflojar los vinculos que unen esta Isla con la madre pa-
tria; que tambien se publicaron en su iniprenta liberal otros
articulos sueltos y un periodic titulado Latigo de Cuba (11).
destinado a la insercion de producciones atentatorias en dl-
timo resultado contra la integridad Nacional; que tiene a la
vista muchos impresos de la oficina de Espinal, y que en ellos
ve con dolor el desenfreno en que estubo la prensa en Cuba
durante noventa dias con inmninente riesgo de perderse esta
Isla pa. la Espafia y pa. el resto del Mundo; .

Espinal, durante el period a que aludimos, hubo de
cambiar el nombre de su imprenta, llamandola Liberal; pero
despues de la caida de Lorenzo, o mejor dicho, del sistema
defendido por este General, huy6 de la Isla. Mas habiendo
iegresado, solicit permiso para restablecer el Noticioso Co-
merclal, el cual le fu6 negado a virtud de los antecedentes
expresados. No obstante, ocurri6 al gobierno de Espaila de-
mandando autorizaci6n para publicar un Diario del Gobler-
no de Cuba, que di6 lugar a la real orden por la que se auto-
riz6 al gobernador y capitan general de esta Isla, para con-
ceder la publicaci6n o denegarla si hubiere causa grave. Y
oido al censor Olafieta, se resolvi6 en contra de lo solicitado;
determinaci6n 6sta que fu6 aprobada por otra real orden de
23 de febrero de 1843.
La persona que representaba en La Habana a Espinal
en sus gestiones para conseguir la reaparicion de su antiguo
diario, no era otra que el inolvidable educador cubano senior


(11) En el Boletin del Archivo Nacional, 1918, t. XVII, p. 153. 167-168, nos
hemos referido a dicha publicaci6n.


-25 -







RL PZRUODIBKO EN CUBA


Jos6 de la Luz y Caballero, como lo prueba el siguiente recibo
que obra en el expediente respective:

Como apoderado de Dn. Loreto Espinal, natural y vecino
de Santiago de Cuba, se me han entregado en Secreta. todos
los documents que ecsistian presentados pr. parte de aquel
en el espediente instruido pr. mi representado, solicitando
continuar la publication del peri6dico Noticloso Comercial
en aquella ciudad del que antes era su Editor, a consecuen-
cia de haberse dispuesto asi pr. S. E. el Gobr. y Capn. Gral.
Habana 23 de Mayo de 1840.-Jos6 de la Luz.

Y de acuerdo con nuestro prop6sito de documentary lo
mis possible los trabajos que como 6ste habrdn de contribuir
a la historic de nuestras letras, transcribimos la instancia que
Espinal dirigi6 a la reina de Espafia:

Sefiora:
Dn. Loreto Espinal, natural i vecino de esta ciudad de
Santiago de Cuba a L. R. P. de V. M. con el mas profundo
respeto, se present i dice: Que dedicado desde su mas tiem-
na infancia a las afanosas tareas de la tipografia, i despues
de haberse ejercitado muchos afios en esta ocupacion, en la
cual contrajo i se granje6 buen concept i general aceptacion,
octuvo en mil ochocientos veinte i nueve titulo de Impresor
de la Diputacion Consular de esta dicha ciudad, con el cual
abri6 a sus espensas una imprenta, de cuyos products pen-
saba el esponente sacar lo necesario para cubrir las graves i
dificiles atenciones de su larga i dilatada familiar, que ni en-
t6nces contaba, ni ahora cuenta con otro patrimonio, que con
el eventual resultado de su personal ocupacion.
Sanjadas las dificultades que siempre se presentan en
la apertura de una nueva oficina, i obtenidas las licencias
necesarias, el que espone, Sefiora, sac6 6 la luz pfiblica un
peri6dico con el titulo de Noticloso Comerclal de Santiago de
Cuba, sin reparar, en los costosos sacrificios que eran indis-
pensables, sin hacer caso del improbo trabajo que tomaba A
su cuenta, sin otro pensamiento que el hacer llevadera su
propia suerte, la suerte de su pobre familiar, estender i circu-
lar las ideas i los principios de ilustracion i de lealtad, cum-
plir como buen ciudadano la Santa obligacion de ser fitil a la
tierra que le viera nacer. El Noticioso de Cuba, march Sefio-
ra con pasos de tan acreditada moderacion, que despues de
captarse una general y piblica aceptacion, asi en esta Capital
como fuera de ella, las autoridades a quienes V. M. habia he-


-26-







EL PEEZODISMO EN CUBA


cho la honrosa encomienda de rejir i gobernar estos alo-
mados paises, jamas tuvieron motivo para sindicar los ele-
mentos i los principios desenvueltos en el peri6dico, antes
por el contrario; el esponente pone respetuosamente a los
R. P. de V. M. la adjunta documentation, en fe de lo cual vera
V. M. cual haya sido su conduct i su comportamiento, cual
su fama i su concept, cuales en fin, las consideraciones que
mereciera por el escrupuloso i severo rigorismo de sus pd-
blicos procedimientos.
Publicado Sefiora, en estos Dominios el Reglamento pa-
ra la Censura de los peri6dicos establecida por Real decreto
de cuatro de Enero del mil ochocientos treinta i cuatro, el
suplicante ocurri6 al Gobor. civil i deposit la fianza preve-
nida en el articulo cuarto, con lo cual sigui6 publicando su
papel, puesto que no necesitaba Real licencia, por no ser de
nueva publication, segun la esepcion que comprende el ar-
ticulo final de dicho Real decreto, i asi continue hasta el afio
de mil ochocientos treinta i seis, en que hallAndose enfermo
el que espone, i no pudiendo asistir A la direccon. de los tra-
bajos, por inadvertencia 6 por equivocacion, se insert un
articulo titulado Censura de las Censuras, que no estaba cen-
surado, pero qe. estaba inserto en uno de los peri6dicos que
se publicaron en la corte de V. M. De aqui tom6 orijen un
sangriento procedimiento fulminado contra el suplicante, por
el cual fu6 reducido A sonrojosa prison, sufriendo A la vez
p6rdidas i descalabros imposibles de describirse.
Las convulsiones political de los postreros meses de mil
ochocientos treinta i seis que cambiaron momentaneamente
la faz del Gobierno, dieron motivo A que el esponente obtu-
viera no solo su escarcelacion, sino la devolucion de las can-
tidades depositadas en fianza, no ciertamente por que el que
espone lo solicitase asi, sino porque el Gobierno voluntaria-
mente se apront6 A hacer la devolucion como un resultado
forzoso de las ideas i de los principios reinantes ent6nces.
Quiso la desgracia que abolido el sistema de los noventa
dias, el que suplica hubiese consumido las cantidades devuel-
tas, como hombre pobre, las habia aplicado A socorer otras
necesidades urjentes que se presentaron en la familiar, i asi
por no tener con que volver A dar la fianza, como por el an-
terior procedimiento, que revivi6 contra el que suplica, el
Gobierno, le previno que cerrase la imprenta, cesando por lo
tanto la publication del peri6dico.
En estas circunstancias, pr. huir de una nube borrascosa
que se habia formado en su ruina, tuvo que abandonar su
familiar, que qued6 sumida en la orfandad i en la mas espan-
tosa miseria, para presentarse como se present en efecto al


-27-







EL PEBIODISMO EN CUBA


Gefe de la isla, al Capitan Gral. Su causa se vi6 en la Comi-
sion military, en cuyo juzgado, oidas sus defensiones, se le
impuso una pena pecuniaria, por toda condenacion, pena que
ya ha satisfecho, todo Jo cual consta asi mismo de la docu-
mentacion adjunta.
Devuelto el siiplicante al seno de su desgraciada familiar,
i habiendo proporcionado otra vez las cantidades necesarias
para la fianza, con objeto de seguir publicando su antiguo
peri6dico, el Gobierno de Cuba no se lo ha permitido, sin el
previo Real permiso de V. M. A titulo de que el hecho de ha-
b6rsele devuelto al esponente la fianza, equivale A una re-
nuncia esplicita del derecho que Antes tenia para la edicion i
circulacion del Peri6dico. Por esta razon, conociendo el es-
ponente que el corazon de V. M. es tan bondadoso que no se
escusara de volver su vista consoladora sobre un infeliz pa-
dre de familiar, sumido hoi en la mayor miseria, i victim de
los mas depresivos i afrentosos procedimientos i persecucio-
nes, postrado a los R. P. de V. M. suplica humildemente se
digne darle su Real permiso, para publicar su antiguo peri6-
dico, con el nuevo titulo de Diario de Goblerno de Santiago de
Cuba, i que en remuneracion de los padecims. que ha sufri-
do, se digne V. M. concederle el titulo de Impresor de Go-
bierno, Intendencia i Minas de esta Ciudad, para si i sus su-
cesores, sin sueldo ni emolumento alguno, con lo cual con-
solara V. M. la desolacion de una familiar desventurada i reme-
diard las infinitas miserias que estA sufriendo. Asi lo espera
el suplicante de las notorias piadosas inspiraciones de V. M.
cuya Real Persona, guard Dios muchos afios. Santiago de
Cuba Noviembre veinte i cuatro de mil ochocientos cuarenta.
Sefiora:
A L. R. P. de V. M..
Loreto Espinal.
A esta instancia recay6 el informed del gobernador y ca-
pitan general de esta Isla, que dice:

Escmo. Sefior.-El Gobernador de la Provincia de San-
tiago de Cuba, con el oficio de que acompafio A V. E. copia,
me remitio la adjunta documentada representation en que
Dn Loreto Espinal solicita licencia para volver A publicar el
peri6dico que con el titulo de Noticloso Comercial se impri-
mia en aquella Ciudad dandolo ahora A luz con la denomina-
cion de Diarlo de Goblerno de Santiago de Cuba fundado en
las razones qe. alegan; al darle curso debo manifestar A VE.
para la resolution de la Regencia del Reyno que en mi con-
cepto no conviene la concession de esta gracia no solo porque

-28 -







EL PEREODISMO EN CUA


aun no estan apagados los enconos de los partidos de aque-
ila ciudad, por las ocurrencias qe. tuvieron lugar A fines del
afio de 36; revividas-ahora con motivo de los presentados y
que se vAn presentando en virtud del decreto de amnistia;
sino por que concidero qe, es suficiente el que alli se pubhli-
ca con el nombre de Redactor con cuya media se evitaria
el que se suscitaran entire ambos peri6dicos asuntos pol6mi-
cos, que la esperiencia hace ver que no siempre bastan a con-
tenerlas en sus justos limits la previa censura, macsime si
estan animadas del deseo de destruirse mutuamte. ambos pe-
ri6dicos como sucede cuando en el pueblo en que salen A
luz no pueden con tal industrial ganar todo lo necesario pa.
sostenerse, como no podria menos de suceder en la Ciudad de
Cuba.-Dios guard A VE. ms. as. Habana 30 de Mayo de
1841.-Esemo Sr. -Geronimo Valdes-Escmo Sr. Secreta-
rio de Estado y del Despacho de Gobernacion de Ultramar.

El gobierno de Espafia, despues de visto el anterior in-
forme, resolvi6 lo siguiente:

Ministerio de Marina, de Comercio y Gobernacion de
Ultramar.-Seccion de Comercio ,y Ultramar.-Escmo Sr.-
Habiendo dado cuenta al Regente del Reino de la esposicion
de Dn. Loreto Espinal vecino de Santiago de Cuba qe. remite
VE. en carta n9 68, fecha 30 de Mayo ultimo, solicitando la
oportuna licencia pa. volver A publicar en dha. Ciudad, con
el titulo de "Diario de Gobierno de Santiago de Cuba" el pe-
ri6dico qe. antes imprimia con el de "Noticioso commercial"
y de lo qe. espone VE. sobre el particular; ha tenido a bien
autorizar A VE. pa. la concession del indicado permiso con
arreglo y en los terminos qe. previene el reglamto. de 19 de
Junio de 1834, pa. la censura de los peri6dicos en esas Pro-
vincias, respect A qe. en el-que se establecen los medios de
contener cualquier abuso que se advierta, 6 para negar dho.
permiso si tubiese alguna causa grave y fundada qe. le obli-
gue A ello; en cuyo caso manifestara la qe. fuere pa. la reso-
luci6n de S. A. De su orden lo digo A VE. para su intelig. y
efectos oportunos Dios guard A VE. muchos afios. Madrid
19 de Agosto de 1841.-Camba.-Sr. Gobor. Capn. General
de la Isla de Cuba.

La copia de la real orden que hemos mencionado ante-
riormente, fecha 23 de febrero de 1843, es como sigue:

Ministerio de Marina, de Comercio, y Gobon. de Ultra-
mar-Seccion de Comercio y Ultramar.-Escmo Seiior-He


- 29 -







EL PP31ODISMO EN CUBA


dado cuenta al Regente del Reino de lo informado por VE. en
carta de 30 de Sete. del afio ppdo. n9 473, acerca de la solicitud
de Dn. Loreto Espinal, para que se le permit publicar en la
Ciudad de Santiago de Cuba un peri6dico con el titulo de
"Diario del Gobierno"; y en su vista denegando S A. la es-
presada instancia, se ha servido aprobar la conduct obser-
vada en el particular por VE. Lo manifiesto A VE. de orden
de S. A. para su conocimiento y gobierno-Dios &. Madrid
23 de Febrero de 1843.-Capaz-Sor. Gobernador Capitan
General de la Isla de Cuba.

No conforme Espinal con las negatives a que habia dado
lugar su gesti6n, dirigi6 al gobernador de Cuba este me-
morial:

Esemo. Sefior Gobernador.
Dn. Loreto Espinal, natural y vecino de esta Ciudad y
en 611a impresor del Real Consulado, ante V. E. con el respe-
to debido espone: Que siendo un padre cargado de numerosa
familiar no ha podido concurrir con prestaciones pecuniarias
al santo y laudable llamamiento que se hA servido hacer V. E.
para levantar el material edificio de la casa de beneficencia;
pero deseando ayudar conforme A sus facultades, A esa obra
que reclaman A un propio tiempo la humanidad, la religion y
la ley; se atreve A proponer A la ilustracion de V. E. el pro-
yecto de creacion de un arbitrio en favor de la beneficencia;
que 6s la publication de mi peri6dico qe. salga diariamente,
con las mismas dimensions del Redactor.
Mas como este proyecto ecsigiria preliminarmente el
necesario gasto de tpos y prensas &a. que el estado actual de
los fondos acaso no le permitiria; ofrece el suplicante cos-
tearlo todo y prestar la fianza que exige la ley de imprentas
por la sola retribucion de aprovecharse del peri6dico pr. es-
pacio de seis afios; durante cuyo period contribuiria men-
sualmente A la casa de beneficencia con diez pesos; y pasa-
dos los seis afios, cederA A la misma beneficencia las prensas
tipos y fitiles para que puedan adjudicarse en remate la pu-
blicacion del peri6dico y sacarse el mismo provecho que saca
la Real Sociedad patri6tica con el Redactor.
Sirvase V. E. dar favorable acojida A este proyecto qe.
hA formado el suplicante, como una prueba de su ardiente
deseo de contribuir A la noble y generosa empresa, que in-
mortalizarA todavia mas el heroico renombre de V. E.
Santiago de Cuba y veinticuatro de Octubre de mil ocho-
cientos cuarenta y seis afios.-Escmo. Sr.-Loreto Espinal.


- 30 -







EL PERIODISMO EN CUBA


El Sr. Gonzalo Villar, que desempefiaba el cargo de Cen-
sor regio, inform favorablemente esta solicitud, como tam-
bien el Gobernador politico y military Sr. Gregorio Piquero,
quien manifesto al Gobernador superior civil de la Isla que:

.no encuentra inconvenient que se oponga a dicha
pretencion pr. considerarla arreglada A las disposicion. vi-
gentes de la material, necesaria a la riqueza y Poblacion de es-
ta Ciudad, y laudable al objeto de dar impulso al Establecimt9
de Beneficencia, cuya recomendacion y la de las circunstancs.
del interesado, me obligan a impartirle mi apoyo.
Pero a pesar de todo, la primera autoridad neg6 la li-
cencia, en raz6n de los antecedentes y conduct observada
por Espinal en pasadas 6pocas.

"ANALES DE CIENCIAS, AGRICULTURE,
COMERCIO Y ARTES":

Un naturalista gallego que pis6 tierra cubana en los pri-
meros de la segunda d6cada del siglo XIX, cuyos conoci-
mientos fueron objeto siempre de discusi6n, y que se llam6
Ram6n de la Sagra, recibi6 la protecci6n decidida del Inten-
dente de Hacienda, Sr. Claudio Martinez de Pinillos, para la
publicaci6n de un peri6dico mensual, de indole cientifica,
que comenz6 a darse a la estampa en La Habana, en julio
de 1827, con el titulo de Anales de Clenclas, Agricultura,
Comerclo y Artes, en la imprenta del gobierno y capitania
general.
No debemos, pues, tratandose de un papel official, dejar
para mas adelante la inserci6n de los documents que origi-
naron su salida y que no han sido publicados hasta ahora:

INSTANCIA DEL SENOR SAGRA:
Exmo Sefior:
Si en el proyecto que me ocupa de establecer en la Ha-
bana un periodic cientifico capaz de generalizar los conoci-
mientos que sean tiles A la isla de Cuba, consigo este resul-
tado feliz, quiero deberlo a la protection que VE. se digne
prestarle, considerandolo como un papel destinado esencial-
mente por su redactor, A conservar las importantes tareas de
la administration de VE. y a ofrecer al pfiblico, tanto de


- 31 -








3! PEEIODISMO EN CUBA


america como de europa, el incremento de las rentas en la
Isla, bajo un plan sabiamente meditado, y el cuadro intere-
sante de sus aumentos en comparacion al de los afios ante-
riores. Un periodic semejante llegard A ser con el tiempo el
centro de reunion de los escritores sobre la estadistica de
la Isla de Cuba y evitard las equivocaciones en que ultima-
mente hemos visto caer a una pluma filantr6pica, sin duda
porque en la falta de datos continuados de todas las 6pocas
que recorre, se vi6 precisado a llenar los vacios con ideas de
muy diversas cabezas, con calculos de mafy delesnable fun-
damento y apoyandose muchas veces en el modo de juzgar
de personas cuyas producciones no merecen siempre el dic-
tado de sensatas. Yo consider A un periodic de Gobierno,
como el hilo del historiador que lo saca del laberinto de las
opinions individuals de partidos, y de consiguiente en 6l se
funda el dictamen de la posteridad cuando en el decurso de
sus raciocinios, en 6pocas diversas, nota aquella el carActer
de rectitud que debe distinguirle y el tino delicado que ofre-
ce un contrast singular con la inesperta 6 indeliberada opi-
nion de los hombres vulgares. En los pueblos cultos de Euro-
pa siempre algun periodic se ocupa de presentar el estado y
progress de ciertos ramos de la administration, para que el
piblico conozea el incremento recibido, sepa los recursos
hallados y pueda asi fundar, en datos positivos, su gratitud a
las personas que dirigen la march de los negocios. La Isla
de Cuba ha estendido sus relaciones comerciales a todo el
mundo, y por la riqueza y cantidad de sus producciones, por
la tranquilidad que ha disfrutado en medio de tantos volca-
nes encendidos, y por otras causes del mayor interest, escita
la curiosidad de las naciones y de los Gobiernos. Bajo este
punto de vista conviene hacerla conocer con exActitud, al
mismo tiempo que se proporcionen A sus habitantes todas
las ideas que interesan A su prosperidad y d la conservation
de las fortunes, fundada en el cultivo de sus fertiles campi-
fias. De esta suerte se sabra bien en Europa lo que es la Isla
de Cuba, su estado antiguo, su epoca actual no se separarin
los adelantos y el incremento pfiblico, de la autoridad celosa
6 ilustrada que los proporciona y facility, y los dichosos ha-
bitantes de este suelo afortunado mirarAn como un nuevo e
inapreciable don, los estados comparativos de la production
y del consumo en otros paises, las noticias relatives a los pro-
gresos industrials del estrangero, la indication de los me-
dios ciertos de prosperar, y todas las demAs ideas que un pe-
riodico bien dirigido, bajo la generosa protection de la In-
tendencia de la Habana, puede difundir y generalizar en be-
neficio puiblico.


- 32 -








EL PEIODISMO EN CUBA


Temo distraer a VE. de las arduas atenciones que le
ocupan, estendiendome mas en la indication de las ventajas
que de un periodic del objeto espresado, puede sacar un
pueblo como el Cubano, que se halla en las circunstancias
mas aproposito para apreciarlo; y hasta ofenderia a la pene-
tracion de VE. enumerando razones que le son familiares. En
este convencimiento termino suplicando a VE. se digne exa-
minar el Prospecto que le acompafio, para de su juicio infe-
rir yo si ha sido feliz mi pensamiento.
Dios guard a VE. muchos afios, Jardin-botinico de la
Habana 2 de julio de 1827.-Exmo. Sefior.-Ramon de la
Sagra.
Exmo. Sefior Intendente de la Habana.

OFICIO DEL INTENDENTE DE HACIENDA AL SR. SAGRA.

El proyecto de establecer en esta ciudad un peri6dico
cientifico con el titulo de "Anales de ciencias, agriculture,
comercio y artes", cuyo prospect me acompafia vm. con su
papel de 2. del corriente, lo consider utilisimo y aun nece-
sario en el actual estado de riqueza y civilizacion de este
afortunado suelo. Siempre pronto por mi part a abrigar y
fomentar las ideas qe. puedan influir en beneficio de esta isla
y sus fieles habitantes, acepto con gusto el peri6dico ofrecido
a nombre del Rey ntro. Sr. y mientras qe. impetro su sobera-
na aprobacion, espero qe vm. dard principio A sus tar6as con
la possible prontitud, debiendo satisfacerse de cajas Rs. sus
costs primarios, en los terminos qe tengo acordados con el
impresor titular de esta R1. hacda.
La laboriosa aplicacion y amor t las ciencias qe. vm. ha
desplegado en el desempefio de la citedra de Botanica-agri-
cola que regentea, y en otros various asuntos, me hacen pen-
sar qe. esta nueva empresa igualmente interesante al comer-
cio, A la agriculture, a la economic rural y political, y qe. pue-
de considerarse como unas memories para servir 4 las mejo-
ras y reforms de qe es susceptible nuestra situation interior,
prosperar4 ba.io la vigilancia 6 ilustrada de vm. de cuya ins-
truccion y actividad quiero prometerme los mas felices re-
sultados.
Deseo la publication del primer numero, y espero que
previa la revision y censura acostumbrada, se sirva pasarme
un egemplar de cada uno antes de su impression y doce des-
pues de hecha aquella.
Dios &. julio 231827.---. Mrnz. de Pinlllos.
Sr. D. Ramon de la Sagra.


- 33 -







EL PEBIODXSMO EN CUBA


CARTA DEL INTENDENTE DE HACIENDA AL
SECRETARIO DE ESTADO:

NQ 1.068.
Exmo Sor.
El catedratico de la clase de botanica-agricola y director
de este jardin Dn. Ramon de la Sagra, me rog6 que admitiese
bajo la protection de esta Indendencia, un peri6dico cienti-
fico que se proponia redactar y publicar con el titulo de "Ana-
les de ciencias, agriculture, comercio y artes".
Apoyandose su autor en la "mAxima conservadora" de
la paz y felicidad de que goza este suelo, gracias a la predi-
leccion que ha merecido su metr6poli, media ocupar los ni-
meros de su papel con asuntos que formen materials para de-
ducir "un cuadro general de los adelantos modernos en todos
los ramos, de los fundamentos en que estriban, y de sus re-
laciones con la industrial cubana present y future". Tal debe
ser, en su concept, el resultado de los discursos 6 investi-
gaciones sobre la historic natural, quimica, fisica, matemati-
cas, agriculture, artes y estadistica, que se insertaran en el
peri6dico, segfin observarA V. E. del prospect con que prin-
cipia la copia que le incluyo, sin contar con el articulo "Va-
riedades", de que tambien constara, qe. deja lugar A otros
asuntos m6nos graves, pero igualmente instructivos, y anA-
logos A la civilizaci6n y al buen gusto.
La aplicacion de Sagra, conocido ya en este pfiblico por
various trabajos cientificos, que ha ofrecido escribir la histo-
ria de esta Isla de que apenas tenemos algunas ligeras apun-
taciones y noticias imperfectas, y que es el primero que ha
inspirado A la juventud de este pais el gusto A la contempla-
cion de la naturaleza en el studio de la fitil ciencia de linneo,
formando buenos discipulos que prometen much A la huma-
nidad y al Estado, me hicieron acoger su proyecto con bene-
volencia A nombre del Rey ntro. Sor., que no sefiala limits A
su augusta generosidad en protection de las artes y ciencias,
y de cuanto redunde en beneficio de sus leales vasallos, y dis-
poner que se abonen por estas cajas Rs. los gastos de su im-
presion, que no pasarAn de cincuenta duros mensuales.
Los pocos publicistas de esta plaza llenan sus papeles
con noticias political estractadas de la Gaceta de esa Corte,
y otras estrangeras, y avisos mercantiles y econ6micos. Pue-
de decirse que muy rara vez contienen alguna otra cosa inte-
resante fuera de esta linea, porque faltan escritores que dedi-
quen sus lucubraciones al bien de la comunidad. El nuevo
peri6dico "Los Anales" despertara el adormido amor A las


- 34-








EL PERIODISKO EN CUBA


ciencias de que hay abundantes semillas y feliz disposicion en
estos naturales, formard y perfeccionara cada vez mas las sa-
nas ideas y espiritu pidblico, hara nacer discusiones impor-
tantes sobre la flora botanica de la isla apenas comenzada
a reconocer, y sobre various ramos agricolas que ahora estan
descuidados y olvidados por otros, cuyo lucro en su cultivo
halaga mas la codicia del labrador y del hacendado, y produ-
cira en fin las ventajas que resultan de una ilustracion que
camina sostenida por un juicioso raciocinio, y por el conoci-
miento de nuestros verdaderos intereses.
He creido hacer un servicio autorizando esta empresa
con el RI. nombre de S. M.; mas sino fuese de su soberana
aprobacion el pequefio gasto que causa, estoy pronto A satis-
facerlo de mi bolsillo, persuadido de la utilidad del proyecto.
Dios &a. Havana 24, de Julio de 1827.-Exmo Sr.-
Claudio Martinez de Pinlllos.-Exmo. Sr. Secretario de Es-
tado y del desp9 de hacienda.
REAL ORDEN APROBATORIA:
Hacda. de Indias.
Exmo. Sor.
En carta de 24. de Julio del afio filtimo di6 VE. cuenta
de haber recibido bajo la protection de esa Intendencia, A
nombre de Rey NS. la redaccion de un Peri6dico cientifico,
cuyo prospect y primer nimero acompafiaba: y al mismo
tiempo que S. M. se ha dignado aprobar el pensamiento, por
las ventajas que puede producer al bien comun y al adelanta-
miento de las ciencias y artes fitiles en esa Isla; es la sobe-
rana voluntad de S. M. que VE. cuide muy particularmente
de que en la redaccion de dicho peri6dico se cifia y circuns-
criba el autor A los precisos articulos del prospect, sin dis-
traerse A otras materials agenas de su prop6sito, 6 que pue-
dan turbar la paz, inquietar los Animos i ofender la decencia
pfiblica. Lo qe. comunico A VE. de Rl. orden para su inteli-
gencia y cumplimto. Dios gue. A VE. ms. as. Madrid 24 de
Marzo de 1828.-LuIs L6pez Ballesteros.
Sr. Intendente de la Havana. (12).
El Prospecto a que se alude en el segundo de estos do-
cumentos, dice cuanto sigue:

PROSPECT
Sea cualquiera el fundamento de la riqueza de un pais,
jams podra conservarse de un modo alhagiiefio para el go-

(12) Archivo Nacional, Gobierno Superior Civil, leg. 514, nfim. 18724.


- 35 -







EL PUMODIMWO EN CUBA


hierno y los particulares, si no se conocen los progesos in-
dustriales de las demas naciones, y se ignoran los elements
en que fundan su prosperidad. Los pueblos comerciantes
necesitan saber el estado de los cAmbios, del giro y de las
producciones del mundo entero; los manufacturers deben
hallarse al corriente de los products fabriles, del aumento
en los consumes y de la perfeccion dada a los procedures me-
cAnicos; en fin, los pueblos agricultores deben reunir 6 to-
das las noticias relatives A la producci6n y al consume, el co-
nocimiento de las causes de prosperidad y decadencia nacio-
nal y estrangera, y de las nuevas introducciones hechas en la
esfera de los cultivos, asi de objetos como de practices que
los aumenten 6 aseguren. Solo de este modo, es decir, pose-
yendo cuanto se sabe y adelante en otros paises, puede una
nacion calcular sobre su suerte future y descansar sobre el
6xito de sus especulaciones.
La actividad es el carActer distintivo de los pueblos mo-
dernos bajo el aspect industrial. El g6nio del hombre ha
puesto en contribution A toda la naturaleza y sus leyes, para
proveer al sin mimero de necesidades de que ha cercado su
existencia efimera. Las ciencias exactas, las ciencias natura-
les, las ciencias fisicas y las esplicaciones infinitas de los co-
nocimientos te6ricos, constituyen hoy dia un solo campo de
investigation, tributario de la especie humana, por el grado
extraordinario de actividad productora que ha alcanzado.
Los gobiernos cultos conocieron este principio, y en su con-
secuencia dispensan una protection decidida A todas las pro-
ducciones del talent en la esfera de lo fisico.
La isla de Cuba, como pueblo agricola y commercial y
bajo el double aspect de su poblacion y del estado de su in-
dustria rural, debe pensar s6riamente en su prosperidad fu-
tura, ahora que los progress de la agriculture colonial es-
trangera han ocasionado en los frutos del pais, variaciones de
precio nada favorable, y en unas circunstancias en que se
hace indispensable calcular en la Habana, teniendo los ojos
sobre el Brasil, la India, el Senegal &c. &c.
La isla de Cuba goza de una tranquilidad political la mas
aprop6sito para dar un ensanche productor al circulo de su
industrial: los habitantes se hayan perfectamente instruidos
sobre sus propios intereses y son unanimes en la mAxima
conservadora de la paz y la felicidad que hasta ahora han dis-
frutado: el gobierno ha concedido A este suelo todo g6nero
de franquicias, con una liberalidad cual no ofrece ejemplo
ningun otro gabinete europeo; y las autoridades locales,
identificadas al bien del pais, nunca se muestran esquivas en
remover obstaculos y allanar el camino para las empresas


-36-








BL PEBIODISMO EN CUBA


fitiles. Esta reunion de circunstancias es la mas propicia cier-
tamente, para el establecimiento de un peri6dico cientifico
que, con el objeto arriba espresado, haga conocer los adelan-
tos industriales de las demas naciones, ofreciendo al mismo
tiempo los inmensos recursos de este pais, para asegurar su
prosperidad future sobre bases inalterables.
El Redactor no se propone la simple publication de
los hechos, sino un cuadro general de los adelantos modernos
en todos los ramos, de los fundamentos en que estriban y de
sus relaciones con la industrial cubana present y future. Es-
te plan es verdaderamente nuevo, pero necesario por el gra-
do de civilizacion A que ha llegado este pais, y por el mo-
vimiento universal de la production y del consume en el
mundo comerciante. Es innegable la utilidad de este proyec-
to; con respect A su desempefio el Redactor es el primero
A dudar de su capacidad y de sus fuerzas para realizarlo.
En el 6rden de los conocimientos te6ricos de aplica-
cion a la industrial, las ciencias naturales ocupan el primer
lugar por que suministran los objetos; vienen luego las cien-
cias fisicas 6 dinamicas que tratan de las leyes de la natura-
leza puestas en accion y modificadas por el hombre, y ulti-
mamente las aplicaciones asi de los objetos como de las leyes
a la formacion de los products consumibles y esportables,
en lo cual se abrazan todas las artes industriales en general.
Hay otro gdnero ademas, de conocimientos deducidos, de
sumo interns en las naciones modernas, y es la estadistica; y
como tal serd comprendida en el plan de este peri6dico, en
el lugar que le corresponda y en la parte que convenga pre-
sentarla, conforme al objeto esencial que se ha indicado.
De consiguiente abrazard en sus nuimeros sucesivos;
19 Los diversos ramos de la historic natural, y particular-
mente la seccion de plants de la isla de Cuba. 2Q La quimica
en sus aplicaciones A las artes econ6micas 6 industriales, con
los dibujos de las mAquinas y la description de los procede-
res. 39 La fisica y las matemAticas aplicadas A la seccion y
economfa de las fabricas, 49 La agriculture, tanto en los nue-
vos descubrimientos hechos en Europa, como en las intro-
ducciones y mejoras que se consigan en los cultivos indige-
nas. 59 Las artes en cuanto interest A la industrial future de
este pais. 69 La estadistica bajo el aspect national y estran-
gero, comprendiendo en el cuadro de la riqueza piblica, los
fundamentos de la prosperidad de la isla de Cuba, es decir,
todos aquellos products que puedan servir de base A futuras
especulaciones. 79 Finalmente bajo el titulo variedades se
comprenderAn un gran nmimero de objetos, que sin ser del
plan director de este peri6dico interesan no obstante A la ge-


-37







EL PERIODISMO EN CUBA


neralidad, instruyen A todas las classes, y contribuyen A for-
mar un juicio recto y delicado en materials de buen gusto.

El t. I de los Anales de Cienclas, Agricultura, Comercio
y Artes, comprende desde julio de 1827 hasta junio de 1828,
con 385 p. y tabla de materials.
El t. II, con portada igual a la del anterior, contiene los
nfimeros comprendidos de julio de 1828 a junio de 1829, con
378 p. y tambi6n tabla de materials al final. El t. III id6ntico
a los precedentes, pero impreso en la "Habana. Imprenta de
D. Jos6 Maria Palmer", conteniendo los nuimeros de julio de
1829 a junio de 1830, con 378 p. y su tabla de materials.
Despu6s de seis meses de haber dejado de publicarse el
peri6dico de referencia, el senior Sagra continue con el t. I de
la 2Q series; pero con el titulo de Anales de Agricultura 6 In-
dustria rural e impreso en la casa de Jos6 Maria Palmer. El
volume que existe en la Biblioteca Puiblica de la Sociedad
Econ6mica de Amigos del Pais de la Habana, s6lo compren-
de desde el nuim. 1 (enero de 1831) hasta el nfim. 8 (agos-
to del mismo afio), con 260 p. y sin tabla de materials. Sin
embargo, Bachiller y Morales asegura haber "visto hasta el
niumero de Diciembre de 1831 en que termin6 el 49 tomo y
19 de la segunda series" (13).
Al dorso de la portada del primer nilmero, se encuentra
lo que sigue:

PROSPECT DE LA 24 SERIES

Este peri6dico, cuya publication se habia interrumpido
hace seis meses, continuara desde el present mes de enero,
formando una segunda series, bajo el titulo de Anales de Agri-
cultura 6 Industria rural. El Redactor se propone dar muy
poco lugar 6 las materials puramente cientificas, y estender-
se en las que estan al alcance de las classes agricultoras, asi
en los ramos de cultivo como en las de crianza de ganados y
animals dom6sticos: cada nfimero mensual, constara como
antes, de cuatro pliegos y una estampa, cuando sea precisa:
los dos primeros serin destinados 6 A memories concernien-

(13) Apuntes para la historic de las letras y de la instrucci6n piblica de la
isla de Cuba, Habana, 1860, t. II, p. 139.


- 38 -








EL PERIODISMO EN CUBA


tes a objetos de la isla de Cuba, 6 A estractos de escritos ex-
trangeros nuevos e interesantes. Bajo el nombre de Revista
estrangera, se incluirAn todas las noticias de inventos, descu-
brimientos, academias, jardines, libros &c., anAlogas con los
ramos agricolas 6 industriales que convenga fomentar en la
Isla; y al fin, bajo el titulo de Variedades, se insertaran todos
aquellos anuncios que puedan ser fitiles A los propietarios,
cultivadores y artesanos. El gran niimero de peri6dicos que
su Redactor recibe del extrangero y la vasta correspondencia
que mantiene con muchas sociedades sAbias y establecimien-
tos agr6nomos y botAnicos, le facilitan el reunir en los ana-
les todo cuanto puede interesar A los habitantes de este sue-
lo y tenerlos al dia, sobre todos los ramos en que se ocupan y
en otros mas que pueden introducirse.
El precio sera de 17 reales por trimestre, pero los suge-
tos que se abonen por un afio, pagaran solo 6 pesos, por mi-
tad en junio y diciembre. Los antiguos suscriptores, si gus-
tan ser comprendidos en la clase de los anuales, se servirAn
mandar un aviso 6 la libreria de Minerva, frente al costado de la
casa de gobierno, linico despacho del peri6dico y donde se
hallaran los tres tomos ya publicados, por el precio de 9 pe-
sos. Los habitantes de las ciudades y los pueblos del interior
de la isla, que gusten de suscribirse, recibiran los mnimeros
por el mismo precio y francos de porte.

En los mencionados Anales sostuvo Sagra, desde 1829
hasta enero de 1830, la conocida pol6mica con el benem6ri-
to Jos6 Antonio Saco, que la origin un juicio del citado Sa-
gra contra las poesias del ilustre Jos6 Maria Heredia. Saco
mantuvo, con su acostumbrada energia, sus puntos de vista
desde las columns de El Mensagero Semanal, peri6dico que
redactaba en Nueva York, en compafiia del Pbro. F61lix
Varela.
Respecto al m6rito y utilidad del peri6dico de El Ermi-
taWio del campo de Marte, seud6nimo con que firmaba Sagra
muchos de su escritos, porque segiin Saco, vivia en el Jardin
Botanico, situado en una 6poca frente al antiguo Campo Mi-
litar o Campo de Marte, hoy Plaza de la Fraternidad, halla-
mos los parrafos siguientes:

La protection dispensada A los Anales por la Intenden-
cia de la Habana es A mi ver una circunstancia que reagrava
la conduct de Sagra en el mal desempefio de su redaccion,


- 39 -







EL PWEEODISMO N OCU3A


porque debiendo haber correspondido A la confianza que se
puso en 61, elevando el peri6dico al rango que correspondia
al Mecenas, se ha aprovechado de esta misma circunstancia
para ofender A personas respetables y al generoso pais donde
habitat.
Sagra tiene la arrogancia de decir, que la opinion acer-
ca de la utilidad de los Anales es hoy dia tan unanime como
incuestionable. iOpinion unAnime, cuando las prensas de la
isla de Cuba jams han abortado un peri6dico tan aborreci-
do! iOpinion unAnime, cuando A pesar del prestigio que le
dan los nombres respetables que aparecen A su frente, ape-
nas cuenta 40 suscritores en una poblacion de 140,000 al-
mas! iOpinion incuestionable, cuando no hay un hombre de
median razon que por donde quiera que abra los Anales no
los encuentre plagados de absurdos y contradicciones!


El nos dice en la introduction al nmimero 13 publicado
en julio de 1828, que la Real 6rden fu6 espedida en 21 de
marzo del mismo afio, y asi se confirm con los mismos
Anales, puesto que en ellos no se hace mencion de la aproba-
cion hasta el nim. d6cimo correspondiente al mes del pr6ximo
abril, que es decir, diez meses despu6s de establecidos. Lue-
go si desde el principio solamente tuvieron sesenta y dos
suscritores en toda la isla, claro es, que la congregacion 6
conjuraclon contra ellos existi6 much antes de la Real apro-
bacion; y por consiguiente, es falso que el corto nimero de
suscritores proviene de los motives que supone su redactor.
Este sin duda no percibi6 el abismo en que iba A hun-
dirse al estampar semejante asercion; porque sino ,c6mo
hubiera dicho, que todos aquellos sugetos que no quleren
confesar beneflcio alguno on el paternal goblerno que los
sostlene y del cual dependent, se han congregado contra los
Anales tan solo por la circunstancla de haber merecido la
Real aprobaclon? A ser esto cierto, resultaria que tanto los
naturales como los no naturales de Cuba, de cualquier clase
y condition que sean, son desafectos declarados al gobierno
de la metr6poli, puesto que no bajando la poblacion de la
isla de 800 a 900,000 almas, y contando ahora los Anales tan
solo de 50 a 60 suscritores en toda ella, la inmensa mayoria,
6 sea toda la isla, quiere sacudir la dependencia peninsular.
A la verdad, que las tropas de la guarnicion, la marina, los
empleados, y todos los demAs que estAn identificados con el
actual sistema, deberian nombrar una comision para que
fuese A dar las gracias al senior Don Ramon de la Sagra por el
patri6tico cumplimiento que les hace. El desprecio, pues, de


-40-







EL PEBIODIBMO EN CUBA


los Anales no procede de ideas political, sino de la conduct
de su redactor; porque solamente asi pudiera ser, que un
peri6dico publicado bajo la protection de la Intendencia de
la Habana, y bajo los auspicios del Monarca, circulase a la
d6bil sombra de cincuenta suscritores. (14).

Terminaremos manifestando que la pol6mica a que nos
hemos contraido acab6 "con honor de Saco, y en mengua del
que, como advierte Pezuela, no habia medido la pujanza de su
adversario". (15).

"EL REDACTOR DE SANTIAGO DE CUBA":

La Real Sociedad Econ6mica de Santiago de Cuba co-
menz6 a publicar el martes 19 de enero de 1833 un peri6dico
con el prop6sito de insertar sus trabajos anuales, los asuntos
de oficio, las noticias political, materials literarias, agricolas,
mercantiles, econ6micas y demis que fueran interesantes a
la prosperidad piblica. Se titul6 El Redactor de Santiago de
Cuba, y lo escribian el abogado, escritor y educador oriental
Lcdo. Juan Bautista Sagarra, y los Sres. Domingo Betancourt
y Agustin de la Tejera. Fu6 su administrator el Sr. Miguel
Martinez, quien tenia a su cargo la imprenta propiedad de la
citada Sociedad.
En su primer numero di6 a la estampa un articulo bajo
la denominaci6n Esperanzas blen fundadas, donde esta ex-
puesto el pensamiento de los directors de la Corporaci6n al
decidirse a former parte de la prensa.

He aqui dicho articulo:

Al contemplar la alagilefia perspective con que se nos
present el afio que hoy comienza es muy natural a cualquier
cubano que se precie de verdadero amante A su pais, meditar
sobre los adelantos a que da impulso la Real Sociedad econ6-

(14) Coleccidn de papeles cientificos, hist6ricos, politicos y de otros ramos
sobre la isla de Cuba ya publicados, ya iniditos, por Don Jos6 Antonio Saco,
Paris, 1858, t, I. p. 296-297.
(15) Diccionario Biogrdfico Cubano, por Francisco Calcagno, New York,
1878, p. 572.


- 41 -








EL PERIODISMO EN OUBA


mica, que hasta hoy no habia dado tan autenticas muestras de
su existencia como las que ahora anuncia. En medio de la es-
casez de sus fondos solo hizo, y con razon, esforzarse en mar-
car de una manera pfiblica 6 indeleble en las pAginas de la
historic de este pueblo fidelisimo el respeto, avmor y decision
por la Real persona del just, del amado Monarca que nos go-
bierna y por cuya vida tanto hemos rogado y rogar6mos al
Dios de piedad que nos colma de bendiciones. Ya se entiende
que hablamos del vivo entusiasmo con que celebr6 el ventu-
roso enlace con la augusta Sra. Da Maria Cristina, ntra. idola-
trada Reyna (Q. D. G.) y su feliz alumbramiento, en que nos
di6 un fruto precioso que nos trae A la memorial el glorioso
reinado de Isabel la Cat6lica. Estos pasos han proporcionado,
sin duda, A la Real Sociedad la protection de los agradecidos
Monarcas, que si en todos tiempos han escuchado con benig-
nidad la voz de sus pueblos icon cuanta razon no se la esten-
derAn despues de haber visto estas demostraciones de fideli-
dad, finica recompensa que nuestra poquedad puede ofrecer
A sus Reales bondades!
Pero en este afio van siendo ya notorious los efectos del
zelo y trabajo de la Real Sociedad en el fomento de la educa-
cion primaria, de la agriculture y de otros objetos de interest
puiblico. Atada en la imposibilidad de realizar ningun proyec-
to por falta de recursos, se crey6 compelida A hacer de una
vez un sacrificio costoso, pero que le asegurase, 6 al menos le
prometiese con favorable probabilidad una renta, aunque fue-
se escasa, con que tender A sus compromises; y el genio
ilustrado que dignamente la preside le ausili6 con una pro-
teccion just y una cooperation firme y constant que la ha
pioporcionado al fin los objetos que deseaba.
El establecimiento de una imprenta, primer objeto de
sus afanes, lo hA visto ya realizado, y de 61 pueden esperarse
resultados los mas felices. La publication de este periodic le
sirve de medio para comunicar al ptiblico lo que en beneficio
suyo pueda hacer: y si una persona ilustrada se hace cargo de
su redaccion introducira en unos la aplicacion al trabajo; en
otros el gusto por las ciencias y bellas artes, bastante atrasa-
das en este pais: A otros hara que vean con abominacion los
horrores del vicio, 6 los funestos efectos de la ociosidad, al
par que sefialara los 6pimos frutos que fisica y moralmente
cosecha la industrial. iQue germen de bienes tan fecundo no
abrira este peri6dico bien dirigido! Y si se atiende al be-
neficio que puede redituarle otro germen de prosperidades
podria abrir, levantando con ellos establecimientos de bene-
ficencia, de ensefianza pfiblica, catedras de ciencias y artes,
ensayos de agriculture y otros mil objetos que se presentarian


-42-








EL PEaIODISMO EN CUBA


A disputar su preferencia, la cual ciertamente habria de ser
embarazosa, pues que todos estos ramos son, no diremos de
utilidad sino de urgentisima necesidad. Nuestra insuficiencia
nos priva A rendir A Cuba este servicio que no la negariamos
si nuestras luces igualasen A nuestros deseos. Pero si la he-
mos consagrado nuestras debiles fuerzas; si para ello nos he-
mos desprendido de las ocupaciones que nos dieran ganan-
cias pecuniarias Iquien dudara de los sentimientos que nos
animan y que con indecible gusto la ofreceriamos nuestra
pluma si fuese aproposito para conseguir estos laudables ob-
jetos? Ya lo digimos en el prospect de este peri6dico: un
sacrificio muy costoso es al que conociendo las circunstan-
cias que deben adornar al que habla al public, y no viendo-
las en 61, se atreve A echarse sobre si las murmuraciones, las
fatigas y la responsabilidad que proporciona un peri6dico,
aunque sea por pocos dias. Este sacrificio, sin embargo era
indispensable para estimular con el ejemplo a los buenos cu-
banos y dar el primer paso en una empresa tan util al vecin-
dario: itil por su objeto que tiende a la propagacion de las
luces: fitil porque evita a los habitantes los inconvenientes
de una sola imprenta en un pueblo cuya poblacion se aumen-
ta cada dia; ttil porque dara ocupacion a algunos, ensefiara A
otros el arte de imprimir, y aumentara las riquezas del pais,
como aumenta la production: y fitil, en fin, por el benefico
destino de sus producidos. Mucho habriamos de molestar A
nuestros suscritores, si refiriesemos minuciosamente los bie -
nes que nacen de este establecimiento y nuestro trabajo seria
demas, cuando su ilustracion los conoce aun mejor que
nosotros.
La libreria pfiblica en cuya formacion se ocupa la Real
Sociedad, es otro plantel utilisimo que habra de producer
pr6speros resultados a la ilustracion del pais, y del cual ha-
bia carecido hasta ahora. 1,Nos detendremos en hablar de
ellos, cuando cada lector puede representarselos, ya por la
multitud de razones que lo apoyan, ya por la esperiencia que
lo confirm? Dej6moslos que los mediten, mientras que nos-
otros pasamos A contemplar otros motives de esperanzas
alagiiefias.
Volviendo la vista A la provincia entera, vemos A ntro.
dignisimo Prelado empefiado en mejorar la suerte de la ju-
ventud estudiosa, reformando el Colegio Seminario de San
Basilio el Magno. Este establecimiento habia llegado A un es-
tado verdaderamente lamentable y del cual solo el constant
zelo y s6lida ilustracion de ntro. Ecsmo. 6 Illmo. Pastor, no
mas pudiera sacarlo. El Ecsmo. Gefe military y politico, aten-
diendo, no solo A la recta administration de justicia, A los di-


-43-







EL PERIODISMO EN CUBA


versos cuidados de la policia; A los uitiles de la education, sino
A los de un interest secundario 6 remoto. Y si al traves de la
distancia que nos separa de nuestra madre partia vemos A los
dos Augustos consortes trabajando sin cesar por nuestra
prosperidad; si leemos con detenimiento las Reales palabras
con que enjugan las lagrimas de unos, y curan los males de
otros; la diligencia con que forman codigos que nieguen la
mala fe, los recursos que le ofreciera la multitud de leyes
sueltas; la solicitud con que abren las puertas del templo de
Minerva, para que los rayos luminosos de las ciencias disipen
los males que la ignorancia pudiera acarrear A la nacion que
con sus producciones cientificas habia llenado de admiracion
y envidia A sus contemporaneos: si meditamos, por filtimo,
sobre todas estas cosas icuantos, cuantos motivos para ali-
mentar alagilefias y fundadas esperanzas! i cuantos, cuantas
circunstancias precursoras de la felicidad del pueblo Cuba-
no! Quiera pues, nuestra buena suerte que el tiempo corres-
ponda A ellas!

Tambi6n en el nmmero del peri6dico donde apareci6 el
anterior articulo, se halla este suelto:

AL PUBLIC

Esta imprenta ha comenzado la publication de este pe-
riodico, contando con la protection del vecindario, por no ser
la empresa de ninguna particular, sino de un Cuerpo consa-
grado al fomento de la prosperidad del pais, y tambien con su
indulgencia por algunas faltas que indispensablemente se ad-
vertirAn en este peri6dico, debidas A la escasez A que aun es-
tamos reducidos. Esperamos dentro de poco un surtido com-
pleto de letras, bifietas, tinta y otros uitiles de que carecemos
A esta fecha y entonces se disminuirAn nuestras faltas y con
ellas la pena que ahora nos asiste en no poder presentar el
peri6dico tal cual deseamos; mas para conseguirlo, no omiti-
remos medio alguno, haciendolo de esta suerte, cada dia mas
digno del pfiblico A que se dedica.

Como nuestros lectores habran observado, nada se dice
en ambos documents referente a que El Redactor de Santia-
go de Cuba principiara a salir en 1832, ni respect a que fue-
ra interrumpida su publicaci6n, dandose nuevamente a luz
en 1833. Y hemos querido llamar la atenci6n sobre este pun-
to, porque el autor de la Tabla gronologica (sic) de los suce-


-44-







EL PURIODISMO EN CURA.


sos ocurrldos en Santiago de Cuba desde su fundacion hasta
nuestros dias, Ambrosio Valiente y Duany, refiere que en:
1832.-Ve la luz pfiblica El Redactor peri6dico diario (16).
Otros autores que, con posterioridad a Valiente y Duany,
se han ocupado del citado peri6dico, lo incluyen igualmente
entire los publicados en 1832.
Nada mis lejos de la verdad hist6rica. Nosotros hemos
tenido la suerte de hallar en el Archivo Nacional el primer
ndmero de El Redactor de Santiago de Cuba, y el cual deja
aclarada para siempre la fecha exacta en que vi6 la luz este
papel peri6dico. Tampoco hemos encontrado un solo dato
para verificar lo relative a que El Redactor se uniera en 1832
al antiguo Noticloso, "de la propiedad de la Sociedad Eco-
n6mica", segfin se afirma en las lines que hemos copiado al
hablar del filtimo de los peri6dicos acabados de citar. Y na-
tural parece que ningfin antecedente hallaramos, puesto que
un aflo mis tarde, en 1833, fu6 cuando por vez primera sali6
El Redactor de Santiago de Cuba, finica publicaci6n que en
dicha ciudad perteneci6 a la mencionada Corporaci6n, y aun
vivia El Noticloso Comercial y continue hasta much despues
Una grave crisis hubo de pasar en 1835 El Redactor de
Santiago de Cuba, con motivo del dep6sito de diez mil reales
prevenido por el reglamento de imprenta de 19 de junio de
1834. Pero el director entonces del peri6dico y secretario de
]a Sociedad Econ6mica, Lcdo. Juan Bautista Sagarra, dirigi6
una representaci6n al gobernador y capitin general de la
Isla, don Miguel Tac6n, quien teniendo en cuenta los incon-
venientes que podia ocasionar la falta de un papel en la ciu-
dad de Santiago de Cuba donde insertar las 6rdenes guberna-
tivas y demAs asuntos oficiales, concedi6 con caricter pro-
visional el permiso para ]a continuaci6n de los trabajos de la
imprenta y publicaci6n del peri6dico, a reserve de impetrar
de ]a reina de Espafia su real licencia para library a la Sociedad
Econ6mica de esa asignaci6n.
En 1836, cuando los acontecimientos del general Lo-
renzo en Cuba, dice el historiador Jacobo de la Pezuela que:

(16) Obra citada, New York, 1853, p. 39.


- 45 -








EL PEZIODISMO EN CUBA


... .dos peri6dicos salian A luz en aquel pueblo de me-
nos de treinta mil almas: "El Noticioso" y "El Redactor". El
primero cambi6 su titulo por el de "Diario Constitucional", y
el segundo por el de "Cubano Oriental". (17).

Y este uiltimo:
..bajo la direcci6n de D. Manuel Maria P6rez. (18).

No hemos visto ningdn ejemplar del Cubano Oriental,
que s6lo tuvo de vida el cortisimo tiempo que dur6 el r6gi-
men que trajo consigo el pronunciamiento del general Lo-
renzo.
Despu6s prosigui6 El Redactor de Santiago de Cuba su
larga existencia, saliendo primero tres veces por cada sema-
na, y luego dos, hasta que el director de la Sociedad Econ6-
mica dirigi6 un oficio al gobernador politico y military de di-
cha provincia, brigadier Juan de Moya, solicitando publicar
diariamente el peri6dico, y cuyo escrito copiamos seguida-
mente:

Real Sociedad Econ6mica de Santiago de Cuba.-Las
necesidades de este vecindario, con respect A la imprenta,
han ido aumentando cada dia, como es regular, hasta el pun-
to de ser de absolute necesidad un diario. Dos ecsistian, con
el titulo de Noticloso Comerclal el uno, y Eco de Cuba el otro,
y un peri6dico bajo el de Redactor de Santiago de Cuba, pro-
piedad de la Real Sociedad Econ6mica, que tengo la honra de
presidir. Han cesado en su publication los dos Diarlos por
falta de la consignacion que la ley de imprenta ecsige, A tiem-
po que el pfiblico y aun el gobierno necesitan para las mate-
rias econ6micas y de oficio, una publication diaria; y como
estoy muy persuadido de los generosos sentimientos de V. S.,
en favor del puiblico y de la Real Sociedad Econ6mica, me tomo
la libertad de manifestarle esta necesidad, bastante notable
para que se oculte A la ilustracion de V. S., A fin de que se sir-
va acordar licencia a la Real Sociedad para que desde pri-
mero de Marzo pr6csimo pueda publicarse todos los dias el
Redactor de esta Ciudad, que estA a cargo de Dn. Miguel Mar-
tinez, conservando siempre su titulo, A no ser que el Gobierno
guste designarle otro, en menor tamafio, y con arreglo en to-

(17) Historia de la Isla de Cuba, Madrid, 1878, t. IV, p. 292.
(18) Valiente y Duany, obra citada, p. 40.


-46-







EL PEBIODISMO EN CUBA


do a la actual ley de imprenta, y demas prevenciones guber-
nativas sobre esta materia.-Dios guard 6 V. S. muchos as.
Cuba 16 de Febrero de 1837.--Juan Bautista Sagarra.

Visto el dictamen favorable del censor regio en que ex-
pone que:

.ofenderia la ilustracion de V. S. si hubiera de dete-
nerme en demostrar las ventajas que deben sentir el pfiblico
de convertir en diario el Redactor, inico peri6dico que circu-
]a hoy...

pas6 el expediente a informed del comandante general de la di-
visi6n expedicionaria pacificadora de la provincia de Cuba,
quien opin6 de acuerdo con el censor regio, sobre que:

Siendo ventajosa al pais la publication diaria del peri6-
dico finico que actualmente ecsiste en esta Ciudad en la for-
ma que lo solicita el Director de la RI. Sociedad de amigos del
pais no hallo el menor inconvenient en que V. S. se sirva
concederle al efecto la correspondte. licencia. '(19).

Interrogado el impresor y editor interino senior Miguel
Martinez para que manifestase la persona que habia de ser
el director del diario proyectado, contest que el Lcdo. Do-
mingo y su hermano Tomds Betancourt; pero no habiendo
llenado este tiltimo algunos de los requisitos que esigia el re-
glamento de imprenta vigente en aquella 6poca, qtued6 El Re-
dactor solamente a cargo del primero de los citados indivi-
duos. En tal virtud, desde 19 de marzo de 1837, empez6 a
darse diariamente dicho peri6dico en la forma y tamafio que
mAs adelante veran los lectores.
La Sociedad Econ6mica de Santiago de Cuba resolvi6
rematar cada cinco afios el peri6dico de su propiedad, ha-
biendo acordado tambi6n autorizar a su censor para visar
todas las composiciones po6ticas y articulos originales antes
de ser publicados en El Redactor, ademas de la censura del
gobierno, con el fin de mejorar el diario en la parte literaria,
sin relaci6n con la political. Mas el citado acuerdo en esta fil-

(19) Archivo Nacional, Gobierno Superior Civil, leg. 653, nuim. 20464.


- 47 -







EL PBUIODISNO EN CUBA


tima parte no fu6 del agrado del gobernador y capitin gene-
ral de ]a Isla, el cual no lo aprob6.
El Redactor se remat6, y correspondi6 su arrendamiento
al bilbaino Luis Maria de Hechavarria, quien hubo de conse-
guir del gobierno, al hacerse cargo en P9 de julio de 1843 de
la direcci6n de dicho papel, un permiso para publicar las ma-
terias oficiales con veinticuatro horas de anticipaci6n a los
demas peri6dicos que existian entonces en Santiago de Cu-
ba y que pudieran establecerse. Otras mejoras logr6 introdu-
cir el Lcdo. Hechavarria, tales como las que se anuncian en
el nidmero correspondiente al 28 de octubre de 1844, a saber:

A NUESTROS SUSCRITORES

Desde que nos hicimos cargo de la Redaccion de este
peri6dico, nos propusimos ponerlo al nivel de los primeros
de la Isla, y Ilenar las exesigencias de este numeroso, rico y
culto vecindario: pero tropezamos con dificultades que no
nos ha sido dado veneer con la prontitud que desedbamos. En
In imposibilidad de hacer ciertas mejoras en la parte litera-
ria, nos contentamos con mejorarlo en la parte material, y al
que compare el Diario Redactor de boy, con el de cuatro afios
atras siquiera, no dejara de hacernos justicia. Desde el 19 del
entrante se aumentarAn en mas de una tercera parte las di-
mensiones de nuestras columns, y nos hemos propuesto que
6 la par de su tamafio, cresca su interest y utilidad. Ya nues-
tros lectores hahrAn notado que el Redactor, es uno de los
peri6dicos de la Isla que trae con mas anticipacion las noti-
cias de Europa que pueden publicarse. Con la ventaja de re-
cibir los peri6dicos del Viejo Mundo casi siempre con antici-
pacion A la Hahana, nos serA facil insertar las noticias mas
importantes nue contengan y las sAbias disposiciones del Go-
bierno permitan. Convencidos de lo limitado de nuestros co-
nocimientos, hemos Ilamado A nuestra ayuda t las personas
cuya ilustracion puede facilitarnos tiles materials, y espera-
mos que con su auxilio el Redactor serA en lo sucesivo digno
de la culture de estos habitantes. Como nuestro Diario es un
peri6dico que hace las veces de official por ser finico, ocupa-
rAn siempre el primer lugar las materials de oficio, y seguird
luego la parte political, literaria, judicial, mercantil y econ6-
mica, conforme lo indica el titulo. Al pie de la primera se-
gunda y tercera p6gina pondr6mos un folletin de amena lite-
ratura y hemos creido que ninguna obra de las modernas
podia llenar mejor nuestros deseos que el Judlo Errante.


-48-








EL PBODIfIO ]ON cUUA


Nuestros lectores tocarAn que no es estrafio que esta produc-
cion del jenio de SuO le valiese 210000 francos. Todas las
semanas se publicardn tres revistas: una local en la que fini-
camente se dara cuenta de las ocurrencias de esta ciudad y
demas pueblos de la provincia: otra de la Isla que serA un re-
siimen de las revistas locales de los demas puntos, y otra mer-
cantil en que se presentard la importacion y esportacion de
la semana, entrada y salida de buques, precious corrientes en
esta plaza, ventas principles, aspect del mercado y cuanto
tenga relacion con nuestro comercio. A la llegada de los va-
pores ingleses publicaremos una revista de Europa que reasu-
mira lo mas important que contengan los periodicos que
se reciban. Dar6mos ademas por separado todos los Domin-
gos 16 paginas de la continuation de los Misterios de L6n-
dres, en ]a propia forma que hemos publicado las dos prime-
ras parties para que nuestros suscritores puedan tener la
obra complete, sin costo alguno. El pfiblico tendra en lo ve-
nidero la ventaja de aue sus anuncios salgan al dia siguiente
de pasarlos A esta Redaccion con tal de que se verifique antes
de las doce. Concluimos esta manifestacion asegurando a los
Cubanos que ya que se suele graduar la ilustracion de los
pueblos por el m6rito de los peri6dicos que en ellos se publi-
can, no omitiremos esfuerzos ni sacrificio alguno para que se
haga justicia A la segunda poblacion de la Isla.-R.

Sin embargo, el Lcdo. Hechavarrfa dej6 la direcci6n del
Diarlo Redactor en 1847, habi6ndole sustituido el Lcdo. Joa-
qufn Ferrer, quien la desempefi6 muy corto tiempo. En vista
de su renuncia, que la Sociedad Econ6mica acept6 con bas-
tante disgusto, fuM propuesto a las autoridades de Santiago de
Cuba para cubrir la referida vacant, el escritor y poeta
Lcdo. Luis Alejandro Baralt, el cual, sin ninguna opinion en su
contra, ocup6 la plaza, logrando aumentar el ndmero de sus-
criptores y dar much amenidad al peri6dico, y prestando

.. valiosos servicios a la instruction pfiblica y a la pa-
ciente literature de aquella ciudad. (20).

En 1848, con motivo de haber publicado la Sociedad
Econ6mica de Santiago de Cuba las bases de que debia par-

(20) Diccionario Biogrdfico Cubano, por Francisco Calcagno, New York,
1878, p. 97. 0


-49-








EL PBEIOD!SMO RN CUBA


tir el remate para el arrendamiento de la imprenta del pe-
ri6dico de su propiedad, dando lugar en ellas para la adjudi-
caci6n de las mejoras materials e intelectuales de El Re-
dactor y en igualdad de circunstancias al que ofreciera ma-
yor cantidad, se presentaron de una parte los Sres. Luis Ale-
jandro y Francisco Baralt, Jos6 Joaquin HernAndez y Pedro
Santacilia, meritisimos escritores, que ofrecian inmensas
mejoras y la cantidad de quinientos pesos al afio. De la otra
parte, el Sr. Ram6n de la Llave, que prometi6 cien pesos mds
con las mismas condiciones. Pero como result que a pesar
de las bases publicadas, la mayoria de los components de la
Corporaci6n no estaban conformes en adjudicar al segundo
de los licitadores, o sea al senior de la Llave, quien era el me-
jor postor, la imprenta y el peri6dico, ocurri6 el mismo nue-
vamente aumentando hasta mil pesos anuales la cantidad
ofrecida, sin variar las demas condiciones estipuladas. La
junta no deliber6 otra cosa que reservar la adjudicaci6n del
remate para una sesi6n posterior, por no haber asistido to-
dos los votantes a la efectuada, sin ocurrirle que podria repe-
tirse id6ntico caso y llegar el thrmino del plazo sefialado, que
era el mes de junior de 1848, no pudiendo estar expedito el
nuevo rematador por no habersele dado tiempo para cumplir
su compromise. En tan penoso estado, fu6 oido el dictamen
del director de la misma Sociedad Econ6mica, como tal y en
su caracter de censor regio interino, el cual opin6 que debia
admitirse la proposici6n del senior de la Llave en los t6rminos
establecidos, puesto que siendo el peri6dico de que se trata-
ba de indole official, por tener cabida en sus columns los
asuntos de gobierno y el ainico en la ciudad de Santiago de
Cuba para dirigir la opinion puiblica, tenia, por consiguiente,
que ser persona de confianza la encargada de su redacci6n.
El gobernador y capitAn general de la Isla, a quien fu4
sometido el particular, resolvi6 lo siguiente:

Al Gobernadr. de Cuba.-Habana 31 de Mayo de 1848.
Enterado del espediente que me dirigio V. S. con oficio fha.
26 de Marzo filt9 relative al arrendamto. de la imprenta y
periodic de la Sociedad econ6mica de esa capital, y oido el
dictamen del Iltmo. Sor. Censor Regio Dn. Jose Ant9 de Ola-
fieta y el del Sr. Alcalde mayor cuarto, he tenido pr. conve-


- 50 -








EL PEBIODISMO EN CUBA


niente aprobar la puja hecha pr. Dn. Ram6n de la Llave, que
ya ha sido admitida pr. V. S. despues de oir tambien los in-
formes que estimo oportunos, segun se deduce de su citada
comunicacion; .en cuya virtud puede V. S. hacerlo saber des-
de luego al rematador la Llave, pa. que aproveche en hacer
los preparativos necesarios los cortos dias que resta hta. el en
que ha de encargarse de la Imprenta: dando conocimiento
de todo a la Sociedad pa. su inteligencia.
Lo que digo a V. S. en contestaci6n.- Dios &*,21).

La Sociedad Econ6mica de Santiago de Cuba era opues-
ta a que el senior de la Llave redactara el diario de su propie-
dad, porque en su calidad de comerciante, no sabia una pala-
bra de lo que representaba la prensa, y, por el contrario, los
sefiores Baralt y Santacilia eran personas cultisimas y acre-
ditadas en las lides periodisticas.
Hasta aqui los datos que hemos tenido a la vista del pe-
ri6dico mAs important de Santiago de Cuba durante los pri-
meros cincuenta afios del siglo XIX, donde colaboraron los
escritores mis notables de la capital de Oriente'y del resto de
]a Isla. En sus columns public sus primeros trabajos lite-
rarios la poetisa Ursula C6spedes de Escanaverino, sobrina
del inmortal Carlos Manuel de C6spedes, y sus mejores poe-
sias Luisa P6rez de Zambrana.
Ahora pasamos a dar cuenta de las variantes encontra-
das por nosotros en el papel antes mencionado:
El Redactor. Diarlo de Santiago de Cuba, del sabado 17
de marzo de 1838.
El Redactor. Diarlo de Santiago de Cuba, del viernes 19
de abril de 1839.
El Redactor, del martes 7 de marzo de 1843.
El Diarlo Redactor, del lunes 28 de octubre de 1844.
El Redactor. Diarlo de Santiago de Cuba, del miercoles
25 de febrero de 1846.
El Diarlo Redactor, del viernes 19 de septiembre de 1848.
El Redactor, del miercoles 19 de mayo de 1850.
En este afio aparecen muchos nfimeros publicados en
papel con los colors rosa pAlido, amarillo, verde y azul.

(21) Archivo Nacional, Gobierno Superior Civil, leg. 662, niim. 20988.


- 51 -








EL PEMODISNO IN CMA


El Redactor. Diarlo de Santiago de Cuba, del martes 4
de junio de 1850.
El Diarlo Redactor. De Santiago de Cuba, del martes 15
de octubre de 1850.
El Redactor, uiltimo nfimero visto por nosotros, corres-
ponde al sabado 17 de noviembre de 4866, afio 33 de su
publicaci6n, y existe en la Biblioteca Puiblica de la Sociedad
Econcmica de Amigos del Pais de la Habana, que conserve
various ejemplares del citado afio y de los de 1842 y 1844. En-
tonces, en 1866, aparecia en su cabeza, esta advertencia:

Peri6dico politico, literario, mercantil y econ6mico.-
Da suplementos cuando la importancia de las noticias lo re-
quieren.-Es el mas antiguo del Departamento Oriental, y
pertenece A la Real Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais.

El nfimero de columns y el tamafio o format del alu-
dido peri6dico, fu6 aumentado gradualmente. Asi tambien
debemos manifestar que siempre figure impreso en la tipo-
grafia propiedad de la Sociedad Econ6mica de Santiago de
Cuba a cargo desde 1833 hasta 1847 de Miguel Martinez, y
de 4848 en adelante de Antonio Martinez.
Y ya escrito lo que antecede, recibimos contestaci6n a
una carta dirigida a un querido y benem6rito compafiero de la
1ltima guerra de independencia, el coronel Federico P6rez
Carb6, cuya carta contiene preciosos datos que enriquecen
bastante los acabados de leer sobre el peri6dico El Redactor.
Por tal rjz6n publicamos la respuesta del distinguido histo-
ri6grafo de Santiago de Cuba:
Sr. Joaquin Llaverias.
Habana.
Gracias a Dios querido amigo, que tengo letra de V.
Mucho tiempo ha transcurrido desde su carta anterior a esta
de 11 del corriente, a que voy a referirme.
Santiago de Cuba es un medio muy pobre para penetrar
en las cosas pret6ritas de nuestras letras. Ademas, la igno-
rancia, unas veces; la negligencia, otras, y las vicisitudes de
nuestras largas luchas por la libertad, han contribuido de
consuno a la desaparici6n de documents preciosos para
quienes, como V., no desmayan en hacer luz a los que ven-
gan detras con mais fortune que nosotros.


-52-







EL PERIODISMO EN CUBA


Jos6 Maria de la Torre, en su obrita "Elementos de Cro-
nologia Universal", pagina 177, sefiala como fecha de la pri-
mera publicaci6n de El Redactor de Cuba, el mes de julio
de 1832.
Bacardi en sus Cr6nlcas (tomo 29, p4g. 231) dice que
fu6 en 1833 y hasta cita nombres del Cuerpo de redacci6n;
pero en la pag4 anterior del mismo tomo se contradice y
abunda en la misma opinion de la Torre.
En los Archivos del Gobierno Civil y del Ayuntamiento
no he podido encontrar antecedente alguno que dirima la
cuesti6n, y los papeles de la extinguida Sociedad patri6tica,
asi como la biblioteca, desaparecieron en manos de un acree-
dor egoista y enemigo de Cuba. (22).
Con Vitaliano Martinez, ex-catedratico del Instituto do
20 Ensefianza, clausurado en 1869, familiar de Miguel Anto-
nio, he obtenido los siguientes datos, que doy a V. a titulo de
informaci6n:
1851.-Director, Luis Maria Echavarria.
1852.-Director, Antonio Sol6rzano Correoso, poeta,
fallecido en esa Capital.
A la saz6n se imprimia en la imprenta de Antonio Mar-
tinez y Rodriguez, calle de San German baja, pr6ximo al Ca-
llej6n del Muro y bajo su administraci6n. Le sustituy6 Mi-
guel A. Martinez y Rodriguez, hasta fines de octubre de 1862.
En diciembre de 1862, se hizo cargo de la direcci6n del
peri6dico el Lic. Joaquin M4 Manzano, hasta 1869, en que
dej6 de publicarse y fu6 sustituido por La Bandera Espafiola,
bajo la direcci6n del periodista Jos6 Antonio Peralta.
Ninguno de los peri6dicos que se publican aqui actual-
mente Ileva el nombre de El Redactor, ni ostentan un titulo
parecido. Son mas que literarios 6rganos politicos o de mera
informaci6n.
Si algin dato mis puedo conseguirle, tendrd much
gusto en remit6rselo su compafiero y amigo,
Federico P6rez Carb6.

El error de fechas en que incurren Jos6 Maria de la To-
rre y Emilio Bacardi y Moreau, lo hemos dejado aclarado con
la inserci6n del facsimil del primer ntimero de El Redactor

(22) "Si que el archivo de la "Real Sociedad Econ6mica de Amigos del
Pais", propietaria que fue de dicho peri6dico, pas6 a poder del Excmo. Sr. D. Juan
Vernacci Moreau". (Pirrafo de una carta dirigida al coronel Federico P&rez
Carb6, hablindole del diario titulado El Redactor.)


-53-








EL PERIODISMO EN CUBA .--- -----

de Santiago de Cuba (23). Como nuevos datos tenemos los re-
lativos a las personas que en los afios de 1851, 1852 y 1862
dirigieron el citado peri6dico. Asimismo lo que respect a la
fecha en que termin6 de darse a luz y el titulo de La Bande-
ra Espaiiola, que hubo de sustituirle.
Y de no poca importancia hist6rica es la noticia del fin
que tuvo el Archivo y Biblioteca de la antigua Sociedad Eco-
n6mica de Santiago de Cuba.

"EL PA8ATIEMPO":

El escritor Sr. Tiburcio Campe que figure6 en Cuba
-dice Calcagno- entire los mas liberals 6 inquietos de la
segunda 6poca constitutional" (24), fund en 1833, en la ciu-
dad de Matanzas, un bisemanario con el titulo de El Pasa-
tiempo, del cual hemos hallado en el Archivo Nacional el nii-
mero 72, del 30 de septiembre de 1834, que casualmente fu6
el uiltimo publicado y que contiene un articulo de despedida
de su redactor, que transcribimos por los datos que contiene
para la historic de nuestras letras en Cuba:

AL PUBLIC

Desde hoy suspend la publication de este peri6dico,
porque no puedo consagrarme a 61, a causa de que mis en-
fermedades continian. Cumplo, pues, la oferta que hice en el
prospect: no quiero ni debo abusar de la bondad de los se-
fiores suscritores, que me han favorecido a lo infinito. El Pa-
satiempo me daba ya para mi subsistencia; pero prefiero mi
reputation, y no puedo sostenerla llenando el papel de cosas
insulsas. Los individuos que tomaron parte en la empresa des-
de el mes anterior, tienen hoy atenciones de importancia mas
grave, y ya no les es possible seguir honrdndome con su podero-
sa ayuda.
A nadie le faltan enemigos: yo no s6 si los tengo; pero lo
cierto es que algunas personas han dicho que el gobierno ha-
bia mandado terminar la publication de el Pasatlempo; otras
que me desterraba de la isla, por las producciones originales

(23) Boletin del Archivo Nacional, Habana, 1918, t. XVII, p. 361.
(24) Diccionario Biogrdfico Cubano, New York, 1878, p. 152.


-54 -







EL PERIODISMO RN CUBA


insertas en mi papel; otras que el senior Gobernador de Ma-
tanzas me habia lanzado de esa poblacion, por los mismos mo-
tivos. Todo es falso: ni la menor reconvencion he sufrido de
ninguna de las autoridades de la isla: no he tenido ni tengo
otras razones para dejar de escribir que mis padecimientos
tan agudos como prolongados.
Todavia no he podido comprender el origen de esas fal-
sedades; porque en el Pasatlempo nada se ha impreso que no
respire el mas puro patriotism. La indignacion que en todos
los corazones espafioles produjo la atroz rebellion escitada por
el mal aconsejado principle don Carlos di6 nacimiento A ese
papel, dedicado esclusivamente A denunciar el crime del in-
fante rebelde, y a defender, del modo que me lo han permitido
mis d6biles luces, los imprescriptibles derechos con que oca-
pa el trono espafiol DORA ISABEL II, esa reina inocente 6
idolatrada, hoy la esperanza del pueblo castellano. Muy 16jos
de hab6rseme reconvenido 6 castigado por ninguno de nues-
tros gobernantes, he gozado la dulce satisfaccion de recibir
de algunos de ellos mil parabienes afectuosos y sinceros por
mis buenos deseos, y aun mas de una vez me han facilitado
documents preciosos y noticias interesantes, estimulAndo-
me A proseguir en mis tareas con nuevo brio. La verdad me
exige esta confession tan franca como ingenua.'
Lo repito: solo mis enfermedades me condenan A un
descanso que aborrezco, porque siempre, he sido amante del
trabajo; no por otra passion he tenido la osadia de escribir para
el puiblico, despecho de mi ignorancia; la culpa de ese atrevi-
miento la tienen los hombres A quienes la naturaleza ha dota-
do de talents gigantes, y por egoismo, por temores infunda-
dos, 6 por causes mas punibles, no quieren emplear sus luces
en pr6 del pueblo, aunque los sabios le deben sus vigilias.
Quiero decirlo todo: A mis enfermedades se une otra causa
para cesar por ahora en el peri6dico: si lograse algun alivio
en mis males y hubiera de continuarlo, seguiria dando las
cartas de Porra y Machuca porque las reclaman los sefiores
suscritores, y en ellas motejaba la espantosa ingratitud y los
p6rfidos manejos de la parte corrompida del clero espafiol,
que tanto ha contribuido y contribute, engrosando las fac-
ciones de Viscaya y de Navarra, & las desdichas de nuestra
patria infelice; pero una horda de asesinos ha perpetrado en
Madrid las barbaries mas inauditas, unos horribles atentados
sin ejemplos en los anales de la nacion mas religiosa del uni-
verso: esos asesinos viles, no solo han profanado el temple
del Sefior, sino que en 61 han degollado al inocente; pisotean-
do las leyes, se han constituido en jueces y verdugos de sus
desdichadas victims; han sacrificado con una rabia infernal


-55 -







EL PMIZODISMO EN CUBA

A los respetables sacerdotes de Dios, y han llenado de amar-
gura el alma sensible de la gran CRISTINA, y hecho verter
lIgrimas de sangre A todos los buenos espaioles que ahora,
en desagrabio de la justicia altamente resentida y para jus-
tificar el nombre inmaculado de la Iberia, alzan sus manos al
trono celestial y al de su Soberana, pidiendo el castigo de
esos monstruos abominables que con su inmenso crime han
procurado manchar nuestra regeneracion political. En tales
circunstancias, y cuando en los dos estamentos se halla re-
unida la representation national, yo creo que s61lo A este
cuerpo augusto toca pedir la reform del clero y contener A
los malos sacerdotes que han cambiado el incensario por el
pufial Patricida: en cuanto A mi, al m6nos, par6ceme que
debo callar, y lo hago voluntaria y gustosamente, sin el conse-
jo 6 mandate de nadie en el mundo.
Suspendo, pues, el Pasatlempo con la satisfaccion al es-
tremo lisonjera de no haber lastimado en 61 la reputation de
hombre alguno, y sin haber permitido que ningun articulista
haya manchado sus columns con la odiosa personalidad, el
p6rfido sarcasmo, la vil calumnia, el aleve epigrama, ni la
punible chocarreria. Las critics que hayan aparecido en ese
papel han sido generals, y por ello fitiles y decorosas: con-
vencido intimamente de que la sAtira personal es infame,
aunque me ha costado muchos disgustos, devolvi A sus auto-
res cuantas llegaron A mis manos. Toda mi vida har6 lo mis-
mo, aunque se acuerde A la Espafia la libertad absolute de
la imprenta.
Puede que sea esta una de las principles razones que
el pfiblico ha tenido present para favorecerme tanto, sus-
cribiendose al Pasatlempo: ello es que el pueblo habanero,
generoso con todos y en todas ocasiones, lo ha sido much
mas para conmigo acogiendo mi pobre peri6dico con tanta
benevolencia, que me condenaria al mas ingrato de los naci-
dos si por ello no le protestara mi agradecimiento eterno y
profundo.
Contando con mi pr6xima curacion, de nuevo apelar6 A
mi buena estrella, dando principio A otro peri6dico que, con
la aprobacion del excelentisimo Sr. capitAn-general, y con el
titulo de DIARIO DE AVISOS, saldrd en la Habana desde 19
de noviembre pr6ximo. Tengo el proyecto de hacer este pe-
ri6dico necesario, y si puedo indispensable al comercio, y A
todos los individuos de la sociedad que tengan alguna espe-
cie de giro. Constard de un pliego diario, y le dar6 A los abo-
nados en un precio que por equitativo cause admiracion.
El prospect aparecerA dentro de pocos dias: entretanto
cuento con la protection del pdblico, que jamas la ha negado


- 56 -








EL PBKIODIBNO EN CUBA


al hombre laborioso que le dedica sus tareas; aunque en estas
brillen mas que la utilidad comun los buenos deseos del que
se las consagra confiado en su indulgencia.
Tiburclo Campe.

El Pasatlempo a su comienzo tuvo una gran aceptaci6n,
pues ademAs de estar bien redactado, fu6 el primero que hubo
de ocuparse en cuestiones political. En sus columns di6 a la
estampa sus primeras poesias el desgraciado Gabriel de la
Concepci6n Vald6s (Plicido) y en ellas colabor6 el periodis-
ta Antonio Carlos Ferrer. Se imprimia en los talleres tipo-
graficos del gobierno a cargo de su redactor Campe.


BIBLIOGRAFIA
Viaje a la Isla de Ciba..., Madrid, 1796; Viajero Universal 6 noticias del
mundo antiguo y nuevo, Madrid 1796; La Imprenta en la Habana, por J. T. Me-
dina, Santiago de Chile, 1904; Las Insurrecciones en Cuba, por Justo Zaragoza,
Madrid, 1872; Bibliografia de Enrique Pifieyro, por Domingo Figarola-Caneda.
Habana, 1924; Cr6nicas de Santiago de Cuba, por Emilio Bacardi Moreau, Bar-
celona, 1913; Apuntes para la historic de las letras y de la instrucci6n pdblica de
la Isla de Cuba, por Antonio Bachiller y Morales, Habana, 1860; Colecci6n de
papeles cienlificos, his dricos, politicos y de .otros rams sobre la isla de Cuba ya
publicados, ya iniditos, por Jos6 A. Saco, Paris, 1858; Diccionario Biogrdfico Cu-
bano, por Francisco Calcagno, New York, 1878; Tabla gronologica (sic) de los
suresos ocurridos en la ciudad de Santiago de Cuba desde su fundacidn hasta
nuestros dias, por Ambrosio Valiente y Duany, New York, 1853; Historia de la
Isla de Cubq, por Jacobo de la Pezuela, Madrid, 1878; Boletin del Archivo Na-
cional, Habana, 1902-1939.


- 57 -








DL PnuODISMo 3 OUDA


LA OORPORACION NATIONAL DEL TURISMO


A LA PRENSA OUBANA




Cuba posee una exceptional riqueza turistica, pero
necesita, para hacerla productive, de la cooperaci6n de
todos. Sin un esfuerzo de dimensions nacionales, es de-
cir, sin el empefio constant de los poderes pdblicos, de
las empresas particulares y de cada ciudadano en cual-
quiera que sea el plano de su actividad, no se lograrA el
mdximo desarrollo de esta industrial de tan extraordina-
ria potencialidad.
S61o la prensa puede llevar al Animo de todos la ne-
cesidad de esta vasta cooperaci6n. Ella tinicamente, con
su maravillosa fuerza persuasive, puede crear una con-
ciencia turistica national, sin la cual no alcanzard nunca
nuestro turismo el auge a que Cuba tiene derecho por su
situaci6n geografica, su clima, sus bellezas naturales,
sus atractivos hist6ricos, etc.
La Corporaci6n Nacional del Turismo, que siempre
ha tenido en la prensa del pais un amplio apoyo para el
lleno de su cometido, le encarece laborar sin desmayos
en esta obra, llamada a redimirnos econ6micamente.


- 58 -







RL PBZODZIMO IN OVA"


LA POESIA HORACIANA EN EL PAPEL PERIODIC

Por Jos6 Maria CHACON Y CALVO.

Se ha afirmado, con sobrada raz6n, que la etapa del go-
bierno del General Las Casas sefiala en la historic de Cuba el
moment de iniciaci6n de una cultural aut6ctona. Se funda,
por personal iniciativa de aquel gran gobernante, la Sociedad
Econ6mica de Amigos del Pais, que es desde su actividad ini-
cial genuina rectora de una cultural national. Bajo el patro-
cinio de Las Casas se public tambi6n nuestro mas antiguo
peri6dico literario: el Papel Perl6dico de la Habana, cuyo pri-
mer nfimero ve la luz en 24 de Octubre de 1790. A partir de
1791, el peri6dico comienza a interesarse por la poesia.
En dos grandes grupos pueden dividirse las composicio-
nes que aparecen en el Papel Perl6dico: las didActicas y las
liricas. Las primeras casi siempre son, o sAtiras contra las
modas de la dpoca -y son entonces una fuente documental
muy curiosa para el studio de las costumbres- o conside-
raciones sobre lo mal mirada que estaba Id profesi6n del tea-
tro. En el grupo de las composiciones liricas prima este lema:
las dulzuras de la vida retirada. Solamente en 1791 -y t6n-
gase en cuenta que el peri6dico era bisemanal (aparecia los
jueves y los domingos)- he encontrado unas trece odas a la
soledad. Algunas son elegantes; ofrecen a veces, transcripcio-
nes literales de las Odas de Horacio, en las que el clAsico tra-
t6 ese tema, uno de los motives esenciales de su poesia; en
otras ocasiones, sobre el texto horaciano el autor an6nimo
(todas las composiciones del Papel o son an6nmas o aparecen
con pseud6nimos, muchos de los cuales adn no se han identi-
ficado) elabora una poesia de acento personal. N6tese que
este tema de la soledad es uno de los mis persistentes en la
poesia espafiola: sobre el mismo el insigne hispanista Karl
Vossler, de tan hondo recuerdo entire nosotros por sus me-
morables cursos en nuestro Instituto de Altos Estudios, ha
escrito un libro capital, cuya version espafiola vera la luz en
Buenos Aires en estos dias. Un capitulo del admirable trata-
do del maestro de Munich estA consagrado a la influencia de
nuestra America en la elaboraci6n de esa poesia de tan hon-
da raiz hispanica. Al leerlo el autor en el Congreso de Ameri-
canistas de Sevilla, en 1935, tuve la honra de comentarlo en


-59-







2LI PIZODIIMO RN CUBA


aquella sesi6n inolvidable, y a Vossler le produjo verdadero
asombro esa profusion de odas a la soledad en la iniciaci6n
de nuestra lirica.
Una de estas poesian tan s6lo he de transcribir comple-
ta: aparece an6nima, en versos saficos y tiene un acento va-
ronil y sobrio:

No te deslumbre, Fausto, la riqueza
ni el poderio de los reyes altos,
goza en paz quieta los dorados bienes
de tus abuelos.
S6lo en el mundo es bienaventurado
el que no aprecia pompas ni tesoro,
y de miserias apartado tiene
la mediania.
Buscan los hombres puestos elevados,
viven inquietos y con paso tardo,
cuando del monte llegan a la cumbre
los bate el viento.
Reinan los reyes sobre los vasallos,
el opulento manda al miserable,
mas el Dios fuerte de las alturas,
reina sobre ellos.
Mandos, riquezas, platos delicados
mis los alteran, nunca satisfacen,
mientras la muerte sobre su cabeza
vibra la espada.
i,Por qu6, Fausto, por palacios grandes
olvidaremos nuestra fiel cabafia,
si sus primores endulzar no pueden
tanta amargura?

Cuando divulgu6 y coment6 esta poesia en 1913, desde
las pdginas de Cuba Contemportnea, un critic muy sagaz y







Maravilloso product vegetal descubierto per una casualidad del destined, de pro-
pledades desconocidas hasta hoy para la Calvicie, caida del Cabello, Caspa,
eczema, seborrea, Alopecia, Picaz6n, etc., etc. Product natural, practicamen.
mt emprimentado e Inofensivo. Pidalo en todos los Establecimlentos. Precio 80 r.
Distribuci6n: Tel&fono A-9124. Habana. Cube.


-60--







RL PNIUODZUMO =I OURA


docto, D. Constantino Cabal, redactor entonces de "Diario
de la Marina", sefial6 uno de los claros antecedentes hispA-
nicos de esta elegant poesia horaciana. Acerca de este punto
tuvimos entonces una enconada controversial: hoy la recuer-
do con placer, porque ella fu6 inicio de una amistad firme, en
la que he podido aquilatar las altas virtudes del ilustre escri-
tor espafiol.
La poesia espafiola que puede servir de precedent esta
en uno de los coros de una tragedia, que fue siempre una ra-
reza bibliografica, "La Nise Lastimosa", del dominico galle-
go Fray Ger6nimo Bermiidez, impresa en 1577. Esta poesia,
al fin del acto segundo de la tragedia es tambi6n en6rgica
parafrasis del mismo tema horaciano:

Principes, reyes y monarcas sumos
sobre nosotros nuestros pies tennis,
sobre vosotros la cruel fortune
tiene los suyos.
Sopla en los altos montes mas el viento,
los mas crecidos Arboles derriba,
rompe tambi6n las mas hichadas vejas
la tramontana.
Pompas y vientos, titulos y honors,
no dan descanso mis,.ni masidulzura,
antes mAs cansan y mas suefio quitan
al que los ama.
Como sosiegan en el mar las ondas,
asi sosiegan estos pechos Ilenos,
nunca quietos, nunca satisfechos,
nunca seguros.


d'? TOME A


- 61 -


Cada botella es

escrupulosamente esterilizada








SL I2ZODISMO ]IN CUBA


No entrar6 en la vieja polemica de si la "Nise Lastimo-
sa" es traducci6n de una tragedia del poeta lusitano Antonio
Ferreira, consagrada en la leyenda de Dofia Ines de Castro de
tan vigorosa expresi6n dramitica.
La poesia horaciana en Ferreira tiene una exacta co-
rrespondencia con la de Bermfidez, en la que con tanta biza-
rria imita las odas de Horacio a Licinio. Creo que esta fuente
basta para explicar los olvidados sAficos del Papel Perl6dlco.
Recordemos uno de los pasajes de la version del Brocense:
Quien adamare dulce mediania,
no le acongojan viles mendigueces,
ni le dementan con estruendos vanos
cosas reales.
Mds here el viento los erguidos pinos,
dan mayor vaque las soberbias torres,
y en las montafias rayos fulminantes
dan bacteria.

Ain en el moment en que el coro de olvidados poetas del
Papel Perl6dlco dirige la vista a otras literaturas, persiste el
tema de la soledad. En el nimero de 17 de Junio de 1791, se
public una traducci6n de Pope, precedida por esta adver-
tencia:
"El poeta A. Pope compuso la siguiente oda cuando s6lo
contaba doce afios de edad. Los ingleses la tienen por tan
buena como las mejores de Horacio. Un aficionado al ingles
ha intentado ponerla asi en castellano".
El comienzo de la traducci6n, en general bien trabajada,
nos confirmarA nuevamente esta presencia horaciana en
nuestros origenes liricos:
i Cuan bienaventurado
es el hombre que cifie su deseo.
y cuidadoso empleo
al corto campo de su padre amado!






PRADO 252 L.' M 71


-62-







EL PEBIODIBSO It OUSJ


El recuerdo de Fray Luis de Le6n, principe de los poetas
horacianos se aviva en otros pasajes de la traducci6n:
Con leche su vacada,
trigo su tierra, lana sus carneros,
y los calories fieros,
sus Arboles con sombra regalada,
en frias estaciones
lefia sirven para sus fogones.
Versos que parecen un debil trasunto de la inmortal es-
cena ge6rgica de Fray Luis:
Cual hace la Sabina o talabresa
de andar al sol tostada,
y ya que viene el duefio, enciende apriesa
la lefia no mojada.
Y ataja entire los zarzos los ganados
y los ordefia luego,
y pone mil manjares no comprados
y el vino como fuego.
No es necesario que nuevos ejemplos vengan a fatigar
nuestra atenci6n: con los expuestos no creo que haya la me-
nor duda acerca de esta influencia horaciana en los origenes
de la poesia en Cuba.


DIENTES LIMPIOS
ALIENTO PERFUMADOI


5-10-2O35


-63-







RL PEMOD!SNO BN CUBA


EL GENERAL SALAMANCA, EMIGRANTES,
PERIODISTAS, ETC.
(Piglnas del libro In6dito "De la 6poca colonial) .

Por Javier P. DE ACEVEDO.

Tuve oportunidad de conocer muy de cerca al General
Salamanca. Esto fu6 cuando realizaba sus postreras activida-
des colonizadoras. Formaba yo parte entonces de la redac-
ci6n del "Diario de la Marina", que dirigia mi padre, y mi
natural viveza y extremada juventud me hacian desear a fal-
ta de m4s lejanos vuelos, un sitio entire los reporters que se-
guian a ese gobernante en las excursions por el interior del
pais. Por fin logr6 mis deseos y ya era tiempo, pues el viaje
que me cupo en suerte fu6 el filtimo que hizo, antes del de-
finitivo e inevitable.
No olvido la dicha de mis veinte afios en una mafiana
de Diciembre de 1889, casi de madrugada, llegando a la esta-
ci6n provisional, detrds de la Quinta de los Molinos, donde
se tomaba el tren para Bataban6, pues una de las disposicio-
nes a rajatabla del General prohibia que el llamado tren de Vi-
llanuve circulase por la ciudad, media muy solicitada por !a
opinion, pero no impuesta hasta entonces, y que despubs de-
j6 de cumplirse.
El Gobernador General me acogi6 con franqueza. De as-
pecto sencillo rayando en vulgar, vestia con desaliflo el traje
de rayadillo de los militares espafioles de esa 6poca en el tr6-
pico. Los rasgos fison6micos acentuados. La expresi6n avina-
grada, con una gran perilla al estilo de Napole6n II, signo
marcial afin usado en Espafia.El tren parti6 apenas entra-
mos en l61 los viajeros, entire los que hallT en calidad
de periodistas a JuliAn Ayala, Francisco y Julio Varona Mu-
rias, Ricardo Arnauto, Carlos Ciafio y Rafael Barzaga. Hasta
el citado puerto de Bataban6 nos acompafiaba Texifonte Ga-
llego, el amable secretario particular del General, quien des-
pues regres6 a La Habana.
Embarcamos en el vapor de ruedas "Purisima Concep-
ci6n", de poco calado como se require en nuestros mares
del Sur. Iban con nosotros los emigrantes de la peninsula,
que debian fomentar la colonia "Becerra"; un centenar con-
tando las mujeres y los nifos. A fuer de informadores y ven-
ciendo la repugnancia que, sobre todo en un barco, produce


-64-







EL PEIIODISMO EN CUBA


la atm6sfera que forma una aglomeraci6n de series en malas
condiciones higienicas, nos pusimos en contact con ellos.
Casi todos procedian de ciudades, con los oficios mas varia-
dos: sastres, maestros de escuela, tip6grafos, albafiiles, etc.
Los agricultores muy escasos, tres o cuatro castellanos, hom-
bres atezados y como inclinAndose hacia el suelo, cual si la
tierra los Ilamara. Llevaban 6stos provision de garbanzos,
recelando de las viandas criollas, y cuando con nuestras pre-
guntas los pusimos en confianza, nos dijeron: "ZSaben uste-
des si nos darn herramientas cortas? Nosotros no podemos
labrar con instruments largos". Para una colonia agricola
parecian los ainicos apropiados de toda la expedici6n.
En dos dias de viaje Ilegamos al pequefio puerto de San-
ta Cruz del Sur, despu6s de haber hecho escala en Cienfue-
gos y Casilda (Trinidad). En Santa Cruz pis6 por vez prime-
ra tierra camagfieyana, la tierra de mi madre. El pueblecito,
de una sola calle, se extendia en arco a orillas del mar. Su ne-
gocio: embarques de maderas. El General y la comitiva fui-
mos acogidos en la casa de mas importancia perteneciente al
principal exportador, no recuerdo si aleman o noruego, mien-
tras los emigrantes eran amontonados en la embarcaci6n que
por un estero debia llevarlos a la proximidad de su destino.
Tuve ademAs en Santa Cruz la gran satisfacci66n de co-
nocer a mi ilustre pariente Marqu6s de Santa Lucia, Pr6cer
por su alcurnia y sobre todo de nuestra indlependencia. Del-
gado y enjuto, con su larga barba legendaria, vestia nuestro
traje de campo, jinete en Agil caballo criollo, mostrando su
cortesia de hombre fuerte. Distanciado de la vida official de
Cuba despu6s de la revoluci6n del 68, en la que ocup6 lugar
tan eminente, no negaba su apoyo a cuanto fuese provechoso
al pais, aunque eran pocas sus ilusiones, ofreciendo gracio-
samente sus tierras para colonies agricolas.
Conoci alli ademAs al Gobernador civil de la Provincia
de Puerto Principe (Camagfiey), Enrique Capriles, marino
espafiol, quien siendo Gobernador de las islas Carolinas se
bizo c6lebre por su actitud contra los alemans cuando trata-
ron de establecerse en esas islas. Espafia reafirm6 su sobera-
nia en ellas (vendi6ndolas despu6s de la guerra con los Es-
tados Unidos a la misma Alemania), pero Capriles tuvo que
dejar el servicio activo de la Marina de Guerra, al propio tiem-
po que el Gobierno espafiol cuidaba de darle siempre destinos

CORTESIA DE LA
COMPARIA AZUCARERR DE GOINES


- 65 -







SL PESmODISMO EN CUA


civiles de importancia. Mas adelante lo encontr6 en Oriente,
cuando era Gobernador de Santiago de Cuba.
En una cafionera llamada "Manati", embarc6 la expedi-
ci6n en busca del estero que se adentraba en los bosques ca-
magfieyanos. En ellos penetramos tomando tierra en el sitio
preparado al efecto, de donde partia una trocha o sendero
reci6n abierto a filo de machete. Se nos tenian dispuestos
caballos pertenecientes al ejercito. El General, aquejado de
una filcera en la pierna, tom6 asiento en una volanta que con
gran dificultad marchaba por ese camino de traza primitive.
Para mi fu6 aquel eficaz aprendizaje de jinete, superior
al de las lecciones que junto con Pedro Pablo Rabell y Alber-
to Ibafiez tomaba en el picadero del viejo y grufi6n Sanchez
Mora, en La Habana. Y fu6 dura y peligrosa la practice, por
tratarse de caballos de fortisimo trote, hallAndose el terreno
sembrado de los trozos de Arboles y arbustos con cortes pun-
tiagudos, y la gente joven aumentAbamos los riesgos de una
caida al excitar las cabalgaduras de uno y otro, con bejucos
cogidos por el camino.
Al fin Ilegamos sin dafio a la llamada Colonia. Se habia
formado una gran plaza circular talando Arboles en la es-
plendida manigua, levantAndose algunos bohios destinados a
los servicios de caricter pdblico, y en la espesura se halla-
ban marcadas las parcelas para los emigrantes, debiendo ser
el primer trabajo de 6stos el desmontarlas y limpiarlas. Alli
pasamos la noche, regresando al dia siguiente a Santa Cruz,
con la impresi6n de que dejAbamos a la pobre gente abando-
nada en el bosque.
Pusimos los periodistas pomposos telegramas al Ilegar
al modesto puerto camagiieyano, no escatimando concepts
ni palabras, ya que el tel]grafo official se prestaba a trasmi-
tirlos sin cobro alguno. Recuerdo mi satisfacci6n de reporter
novel al entregar un despacho interminable, donde me exten-
dia en minuciosos pormenores sobre la composici6n de los
terrenos gracias a los informes t6cnicos del Ingeniero Agr6-
nomo sefior Jos6 Cadenas. Y no olvido tampoco el rostro ate-



CORTESIA DEL


CLUB NAUTICO DE MARIANAO


-66-








EL PERIODISMO EN CUBA


rrado del infeliz telegrafista, cuando apareciamos con nues-
tros paquetes de cuartillas.
El General se hallaba muy fatigado. Nada sufrido de su-
yo, lo demostr6 exageradamente con su brusquedad y las pa-
labras del 16xico menos escogido, mientras el Dr. Roura, m6-
dico official que lo acompafiaba, le hizo en piblico la cura de
la pierna. Empeor6 durante el trayecto maritime de regreso
acometi6ndole alta fiebre, por lo cual desembarcamos en
Cienfuegos, desde donde un tren especial nos llev6 en ocho
horas a La Habana.
Quince dias despu6s muri6 el General Salamanca, a la
edad de 59 afios. Se dijo que su muerte habia salvado a mu-
chos funcionarios de ir a la cArcel, entire ellos a alguien muy
encumbrado. En cuanto a la colonia "Becerra", filtimo es-
fuerzo y que sin duda aceler6 el fin del bien intencionado Go-
bernante, pronto se supo que andaban por la ciudad de Puer-
to Principe todos los emigrantes que habiamos dejado en el
monte, except unos cuantos que siguieron laborando, sin
duda los castellanos viejos que pedian instruments cortos
para trabajar bien cerca de la tierra.
Y unas pocas palabras, cual resume de mis recuerdos e
impresiones sobre el General Salamanca.
La muerte convino a su memorial. Quizais lleg6le a tiem-
po para evitarle un ruidoso fracaso. Conocido era su activo
deseo de reformar los abusos adheridos a la fuerte armadura
colonial. Entre sus buenos prop6sitos, habia proyectos de
trascendencia, que dificilmente hubieran tenido 6xito al tro-
pezar con los intereses creados afin con m6todos menos des-
cosidos y efectistas que los suyos.
Intent muchas cosas, poco meditadas unas y mal em-
prendidas otras, pero hay que abonarle en su haber el deseo
constant de hacer algo beneficioso, sin miras de logro per-
sonal, aunque le faltaran las series condiciones necesarias
para tales empresas. El dicho de que el infierno estA empe-
drado de buenas intenciones ha sido seguramente ocurren-
cia de un gran egoista. Mejor espiritu tendria quien dijo que
"con la intenci6n basta". Y todos, dejando a un lado inclina-
ciones y juicios personales, debemos considerar siempre con
benevolencia y simpatia, a los Quijotes que rompen su lanza
y caen por tierra al arremeter contra los poderosos baluartes
de los intereses y los provechos.

CORTESIA DEL
DR. TOMAS FELIPE CAMACHO


- 67 -







XI PRBIODIMO EN MUA


MEMORIALS DE UN PERIODISTA)

DE COMO MIGUEL DE MARCOS FUE EXPULSADO DEL
"DIARIO DE LA MARINA"

Por Rafael 8UAREZ 8OLI8.

Cuando Miguel de Marcos entr6 en el "Diario de la Ma-
rina" era yo alli jefe de algo. Don Nicolas Rivero, viejo ya,
conservaba todavia su fama exterior de hombre terrible. Pero
en el interior de la casa -tambi6n los redactores del peri6di-
co eran como familiares suyos- la paternidad se le estiliza-
ba cada dia mis en la sonrisa. Todo lo permitia y perdonaba
mientras no se faltase a la estricta moral de la profesi6n.
Hasta en el terreno de las creencias -1el, tan hecho a golpes
de martillo religioso- juzgaba a los hombres mas como pe-
cadores que como peligrosos descreidos. A 6stos solia llamar-
los "ateos por la gracia de Dios". Los esperaba siempre en
los graves moments de la pena. Habia, tal vez, equivocado la
carrera comenzada en el campo carlista. Y de seguirla, hu-
biera, como el terrible cura Santa Cruz, terminado en la paz
-bajo el orario de un cornetin de 6rdenes- de un convento
de jesuitas misioneros.
En cuanto a la seriedad informative dos aspects le pre-
ocupaban hasta la intransigencia: el estado del tiempo, segdin
la infalibilidad sacerdotal del Observatorio de Bel6n, y la re-
sefia en refrito de los hechos ocurridos hacia veinticinco
afios. Sobre el rigor del primer problema guard el recuerdo
de una an6cdota que contar6 otro dia, donde se pondera al
mismo tiempo el sentido que, como director de peri6dico, te-
nia de la autoridad don Nicolas Rivero. Dediquemos el espa-
cio de boy a cierto suceso con el segundo aspect de sus pre-
ocupaciones.
Para don Nicolas, tradicionalista puro, el pasado valia
mAs que el porvenir en cuanto lo condicionaba. Y nada se di-
ga del present, que solia tenerle sin cuidado. La frase "ya
pas6" era corriente en sus labios. De ahi, sin duda, el que
muchas veces abusAsemos de lo que entendiamos por su des-
den a las cosas actuales. Sin embargo, quiza al dar por pasado
un asunto cualquiera, aun siendo grave, lo echara a la cuenta


-68-







EL PEEIODIBM0 EN CUBA


de la experiencia. La frase -mis bien el gesto- valia tanto
como decir: "Que no vuelva a pasar".
Como decimos, mas que "el crime de hoy", a don Ni-
colds le interesaba el suceso de antafto. Y asi cuidaba y re-
leia con singular deleite una secci6n del "Diario" que hacia
publicar, extrayendola de la ilustre y voluminosa colecci6n,
con el titulo de "Hace 25 afios". Las informaciones apenas
ocupaban un cuarto de column, y en ellos se consignaba,
con mAxima economic de palabras, y sin ning6n comentario,
lo ocurrido aquel dia lejano, muchas veces para aleccionar a
los fren6ticos de prisa sobre la poca transcendencia que tie-
nen las mis de las angustias humans.
De esa secci6n hice responsible a Miguel de Marcos. La
gran estimaci6n que siempre me inspiraron su talent y bon-
dad quise, ponerla bajo los auspicios de la influencia profe-
sional de don Nicolas Rivero.
-Mira, Miguel. Eso que ves por ahi dando zancadas
pr6ceres, flaco como Don Quijote, con una barba blanca que
envidiaria el venerable varon que maneja las leaves del cielo,
que sonrie a nuestra vaga sombra de hombres desde la fresca
verdura de sus ojos, no es un hombre de hoy, es un dulce fan-
tasma que va y viene de las profundidades del pasado a las in-
ciertas regions del future. El "Diario de la Marina" durara
lo que su recuerdo en el odio o el agradecimiento de los hom-
bres. Te voy a designer su escudero para los recorridos del
regreso, que es cuando l61 se detiene a meditar en su rinc6n
de "Hace 25 afios". Sirvelo con lealtad, con exquisite pul-
critud. Que todo sea substantive en tus escritos. No adereces
las cosas con tus escalofriantes adjetivos. No las empavorez-
cas. Llama al pan, pan y al vino, vino. Si asi lo haces Rlegards,
si Pepin se malogra, a director del "Diario". Y si no i qu6 le
vamos a hacer!... Algin dia, nostAlgicos, charlaremos en una
redacci6n cualquiera de "aquellos tiempos de don NicolAs
Rivero".
Pues bien: Miguel de Marcos sigui6 fielmente mis con-
sejos durante algunos dias. No parecia Miguel de Marcos vis-
to a la distancia de 25 afios. Ya podia tratarse del suceso mas
truculento. Miguel, como si asistiese a Dios a la hora del Jui-


CORTESIA DE

"LA CASA QUINTANA"
ANGONES Y CO., S. EN C.


-69 -






EL PEBIODIBMO EN CUBA


cio Final, iba echando hombres desnudos de todo lo adjetivo
en la simb61lica balanza del tiempo, con la naturalidad de un
Angel -el arcingel san Miguel- para quien es igual un pre-
sidente del Consejo de Ministros que la uiltima de las beste-
zuelas del Sefior.
Pero un dia se encontr6 Miguel de Marcos al rey de Por-
tugal don Manuel de Braganza. Y vi6, desde un empolvado
tomo del "Diario de la Marina", c6mo un hombre inexplica-
ble se dirigia al monarca con un palo en la mano intentando
agredirle. La hora, el lugar, el hecho se hallaban, como de-
cimos, en la patria de Eca de Queiroz. La calidad del perso-
naje, la infima condici6n del agresor, le hicieron ver las co-
sas dignas de una emoci6n medieval, y record, sin duda, la
exaltaci6n con que Gonzalo Mendes Ramires adobaba la his-
toria de su pais a la vista de la negra y cuadrada Torre de
Santa Irenea, romAntica bajo la fria luna de febrero. Aquello
no podia sustraerse al recuerdo heroico del feroz Tructesin-
do, pariente de reyes de Castilla y de Portugal. Que le perdo-
nase don NicolAs desde su pasajera condici6n de carlista.
Z C6mo iba a tratarse a un Braganza heredero de los grandes
Ramires como a un Borb6n de la rama decadente? Y asi, aun-
que el "Diario" de hacia 25 afios no lo consignaba, el palo que
pudo haber hundido el craneo vacio de don Manuel no era,




CERVEZA POLAR




LA CERVEZA DEL PUEBLO




MAS SABROSA MAS CALIDAD


- 70 -







EL PEKIODISNO ]EN CUBA


evidentemente, una rama arrancada al descuido de un sauce
de las Bravaes. Era -Zverdad, Videirinha?- un garrote pa-
voroso.
-Oiga usted, Rafael -me preguntaba don Nicolas
aquel dia, 25 afios despues de la portuguesada-.,Cree usted
honradamente en lo pavoroso del garrote? ZNo se tratard de
un simple palo, de un simple loco y de un rey mas simple to-
davia? La verdad, a mi el que me parece un tonto pavoroso
es Miguel de Marcos. Vea la colecci6n. Cerci6rese. Y si las
cosas ocurrieron tan naturalmente como yo me imagine, y
como las relataban los periodistas de aquel tiempo, digale a
Miguel de Marcos .
Tenia raz6n don Nicolas. Aquel dia, en una carretera lu-
sitana, nadie trat6 de rendir a un le6n con un mal palo. No
existia ningfin rey de la dinastia de los Tructesindos, ni mas
garrote que un sencillo palo de escoba con el que pueden ba-
rrerse en el dia todos los troncos de este mundo. Y en cuanto
al agresor, Zpara que darle tanta importancia a un borracho
cualquiera?
Miguel de Marcos, convict de frenesi literario, prome-
ti6 solemnemente, inutilmente, que no lo volveria a hacer.
Esas cosas s6lo volverian a pasar en las novelas del muy ama-
do Eca de Queiroz.
Pero no podemos nunca fiarnos de 1A palabra de un pe-
riodista.
Y asi fu6 como dias depu6s, en las horas mAs tranquilas
de la mafiana, pas6 por mi lado un hombre con chaqu6, con
una barba de color impossible, enarbolando un peri6dico ca-
mino del despacho de don Nicolas. Aquel ilustre redactor, a
pesar de su acendrado aristocratismo, empuj6 la mampara sin



FUME CIGARROS



RegdaldS "EL CUNO"

EL CIGARRO QUE SATISFACE


- 71 -







ZL PMUODISKO EN CUBA


dignarse emplear los gentiles nudillos de la mano. "%Qu6
estaria pasando en el mundo?".
Bien pronto la voz de don Nicolds me llamaba con una
energia desconocida. Y cuando entr6 vi dos dedos ilustres so-
bre una pulgada de papel cuadrada de peri6dico. Informado,
afligido y tembloroso corri adonde Miguel de Marcos chupa-
ba, pldcido, de algo asi como el pavoroso garrote del campe-
sino portugues. Y cuando le cont6 la tragedia que se estaba
desarrollando en el despacho del director, me explic6:
-4Y yo qu6 culpa tengo? ,Qu6 culpa tiene nadie de
una 16gica asociaci6n de ideas? Hace veinticinco afios, cuan-
do todavia usaban chaqu6 los directors de los circos de ca-
ballitos, un senior empresario, Ilamado don Tiburcio P6rez,
inauguraba el de Villanueva. Estd escrito en el "Diario".
Consta en su veridica colecci6n. ,Entonces? Despubs de
aquella fecha impresionante yo no puedo career que nadie
volviera a acordarse de los chaques para andar por el mundo.
Y he aqui que mi mano, hija del razonamiento y de la exacti-
tud, al menos hasta donde puede ser sospechoso un silogismo
categ6rico deductivo, escribi6 a continuaci6n de don Tibur-
cio P6rez un inevitable Castafieda. Si ahora result que nues-
tro don Tiburcio nunca fu6 director de circo iyo qu6 culpa
tengo?
Naturalmente, Miguel de Marcos, aquel dia, a las diez
de la mafiana, fu6 expulsado del "Diario de la Marina".
A las once en punto, ya de vuelta al seno bondadoso de
don Nicolas, oia del inefable director un discurso que comen-
zaba asi:
-Mire usted joven. La historic es una cosa muy seria.
Y don Tiburcio P6rez Castafieda, a pesar de su consubstancial
chaqu6 mis serio todavia. En lo sucesivo ...




TOME CAFE "PILON"


SABROSO HASTA EL ULTIMO BUCHITO


EXIJA EL ENVASE HERMETICAMENTE CERRADO


- 72 -








EL PErIODIBMO EN OUBA


;ESTROPEAD EL CASTELLANO LO MENO8 POSSIBLE!

(Por Antornio IRAIZOS.)


Nosotros, los periodistas, somos los mds obligados a de-
fender y conservar el idioma en que escribimos. Es nuestro
mejor instrument. Asi como el carpintero, el albafiil o el
mecAnico, defienden sus herramientas, las cuidan, las lim-
pian, como medios auxiliares de su trabajo, asi nosotros es-
tamos en la obligac6n de preservar la salud de la lengua, no
s6lo por el cr6dito professional de cada uno, sino para mante-
ner la fAcil e inteligente comunicaci6n de nuestras ideas. Sin
dArnoslas de gramaticos o fil61logos, con un prop6sito mas
modesto y sencillo, conviene al negocio en que'se desarrolla
nuestra actividad, el uso correct de los vocablos que em-
pleamos, evitar los dislates que cometemos, e inhibirnos de
repetir neologismos barbaros que otros bolegas extranjeros,
por su desconocimiento del castellano, introdujeron en nues-
tra prensa. Ese horrible "citadino" para adjetivar hechos o
cosas de nuestra ciudad, el "pasadista" que a veces leemos en
ciertas plans political, y el "recorista" y el "almendaroso"
que nos han asaltado en ciertas plans deportivas, conviene
erradicarlos de la prosa diaria.
No s61o nosotros, personas letradas y de calidad, em-
plean ciertos vocablos castellanos en acepciones que no pro-
ceden. Se imaginan que meticuloso significa escrupuloso o
muy ordenado, y meticuloso es medroso. Usan calentarse por
enojarse; dintel por umbral; ensartar la aguja por enhebrar
la aguja; facclones acentuadas por facciones abultadas; ale-
brestado por brioso, ensoberbecido, y alebrestado quiere de-
cir echado en el suelo a la manera de las liebrs.
En la prensa leemos constantemente conferencista, el que
gusta de las conferencias, por conferenciante, el que las ofre-
ce; despelucado por despeluzado: despelucado significa sin
peluca; el extinto por el difunto, el muerto; "feerico" por
magico, fantAstico; mes en curso por mes actual, mes presen-
te; solventar un asunto por resolver, dilucidar, etcetera, un
asunto; vida accidentada por vida borrascosa; tarja por lapi-


- 73 -







RL PZIZODZSMO EN U0BA


da; Algido, que es frio en extreme, por algo caliente, culmi-
nante o que apasiona; etiqueta por r6tulo o marbete; "adu-
16n" por adulador; "aludir", que es referirse a algo sin citar
nombres, por mentar ,o citar, precisamente. Green que bas-
tante es much, y bastante significa suficiente. Comer bas-
tante es comer lo suficiente. De ahi que en el Foro se diga:
Poder bastante, poder suficiente.
Pretenden que "bajo un punto de vista" se puede ver,
y "bajo un punto de vista" no se ve nada, ni nada se levanta
"bajo una base".
Galicismos tan censurables como "rango" y "banali-
dad", los ofrecen en el sentido de clase, categoria, jerarquia,
o frivolidad, respectivamente. Escriben "a grandes rasgos",
por querer decir a la ligera, ligeramente, a vuela pluma. Se
hayan dispuestos "a respaldar una deuda", en vez de garanti-
zar, asegurar una deuda, porque respaldar es hacer espaldas
a uno. Conjugan el verbo satisfacer de la peor manera, cuan-
do tan fAcil seria recordando la conjugaci6n de "hacer",
aplicarla. Estiman que susceptible es quisquilloso, puntillo-
so, y susceptible es lo que es capaz de modificaci6n; tara
defecto, serial, estigma, y tara es peso que se rebaja en las
mercancias por el empaque. Dicen que "hacen political" y
que "hacen patria", y a la political se puede dedicar uno, y la
patria se forja, se enaltece, se ama, pero ninguna de las dos
se "hacen".
Claro estA que indefinidamente pudi6ramos prolongar
estos ejemplos, donde unas veces empleamos voces que no son
castellanas, otras neologismos inaceptables, y otras, siendo
castizas, en usos impropios. Como la mayor parte de nosotros
los periodistas somos hijos de la improvisaci6n en la carrera,
aunque algunos hayamos pasado por centros superiores de
ensefianza, esto en Cuba no nos da garantias ni seguridades;
todos somos mis o menos autodidactos, tenemos que pulir-
nos por esfuerzo personal, por el cuidado que pongamos en
la tarea y la consult previa en caso de dudas.
Un famoso escritor francs, que vigilaba much su len-
guaje y estilo, ofreci6 esta formula que no nos vendria mal:
revisar todos los dias una pAgina del Diccionario y leer un ca-


CORTESIA DE

"FIN DE SIGLO"
SAN RAFAEL Y AGUILA


-.74 -







EL PEBIODISMO EN CUBA


pitulo de los C6digos. Desde luego que se referia a los c6di-
gos franceses, que esthn redactados admirablemente. Nosotros
pudi6ramos apelar a los viejos c6digos espafioles que estan
redactados en buen castellano.
Quien describe en una redacci6n, siempre con premura,
entire el bullicio de las visits, de los comentarios de los com-
pafieros y el teclear de las miquinas de escribir, ciertamente
que no puede escribir a la perfecci6n, con la nitidez o el bri-
llo de esas prosas acicaladitas que se elaboran en los gabine-
tes por los eruditos y estudiosos. De ahi que me limited a la'
recomendaci6n de estropear, lo menos possible, esta preciosa
lengua que manejamos. No s6lo por nosotros, sino por la
grande influencia que ejercemos en el pdblico grande. Sin el
afan de ser puristas, algo podremos superarnos si estudiamos
u observamos un poco y con humildad revisamos nuestros
errors.
Que si don Miguel de Cervantes y Saavedra resucitase y
tuviese que escribir en un diario modern, tambien se le es-
capaban gazapos.





ETERNAMENTE

JUVENILE
horse el Nuevo jab6n Camay ayuda a
conseguir ese cutis, que today mujer
enhela, por la acci6n de sus tires nueves
cualidedes embellecedoras:
CON COLD CREAM
para conservar la tersura de la piel.
UN NUEVO INGREDIENT
para realzar la belleza del cutis.
V UN NUE VO PERFUME
que invite a la caricia.




CAMAY


- 75 -








EL PMU3ODISMO EN CUBA


80BRE "EL PERIODIC LOCAL"

Por Arturo R. DE CARRICARTE.

Hace una veintena de afios que aqu6l cumplido perio-
dista, cumplido porque dominaba todos los sectors de un
diario, pues podia, segin el tema que se propusiera, mos-
trarse ironista, pensador, sentimental, manteni6ndose siem-
pre ameno; aquel "croniquero" que solia ser editorialista
orientador y comprensivo: Victor Mufioz Riera, que si fu6
admirable escritor, tuvo otra condici6n no menos loable:
una caballerosidad a toda prueba, practice el compafterismo
de manera ejemplar y atesoraba un coraz6n generoso que
derroch6 sin media. Victor Mufioz, digo, public hebdome-
dariamente en "El Mundo", de la Habana, una pagina en que
bajo el titulo de "El Eco de la Siguanea", presentaba el su-
puesto facsimil de un "peri6dico local", evidenciando en sus
diversas secciones, en los descuidos tipograficos, en la arbi-
traria concepci6n todos los defects en que suelen abundar
esas publicaciones. Aqu6lla, como casi todas las creaciones
humoristicas, implicaba un noble prop6sito didictico; pero
su humorismo fu6 mal recibido por los compafieros provin-
cianos, que en la caricature ofrecida creian hallar agravio y
no la gentil invitaci6n a "superarse", para emplear una pa-
labra tan frecuentemente usada como raramente se realize
la acci6n que comporta el reflexivo. Claro esta que los inte-
resados podian pensar que, como express el fabulista: "arro-
jar la cara importa,-que el espejo no hay por que"; pero el
hecho fue que un aluvi6n de protests lleg6 a la Direcci6n de
"El Mundo" y "El Eco de la Siguanea" desapareci6 defini-
tivamente.
Al asumir el tema, al referirme a los "Ecos de la Sigua-
nea" o de Maragabomba, quiero consignar, como "cuesti6n
previa", que lejos de sentir animosidad (como no la sentia
Victor Mufioz) por la prensa provinciana, me inspira tantas
simpatias como respeto y que, a diferencia de mi ilustre com-
pafiero, he de tratar el asunto con toda seriedad, sin ironia
alguna, pero animado del mismo prop6sito que inspir6 al
creador de "Juan Fren6tico": orientar con absolute desinte-
r6s y sin otra pretension de d6mine.que la que puede repre-
sentar una experiencia de cuatro d6cadas en las tareas del


-76-








EL PERIODfIOXO EN OZA


diarismo, y no esporadica, sino larga y continuada y honda
reflexi6n, a los compafieros del "interior" que suelen ser mo-
delos de pulcritud, ejemplos de decoro y que practican en
grado superior una 6tica professional que no es frecuente ad-
vertir en las grandes capitals.
Son los periodistas capitalinos, precisamente, quienes
han puesto y mantienen en circulaci6n la torpe expresi6n
"del interior" para designer cuanto se refiera a algo ajeno a
la capital, como si un diario de Cienfuegos, de Guantanamo,
de Santiago, de Matanzas, se imprimieran en algin apartado
rinc6n de la isla y no en ciudades de su "exterior", que son
las costas. Por rehuir el t6rmino "provincianos", que es el
exacto y en nada agravia ni lastima, emplean un vocablo im-
propio, casi siempre inexacto y que a la postre si implica un
concept desdefioso. A ese dislate creado por los compafieros
capitalinos en su lenguaje usual, pueden agregarse otros
muchos que aqui, en la Habana, han tenido su origen: Ha-
blan de "prensa" area, como si una estaci6n transmisora
fuera para producer aire liquid; nos resefian y anuncian es-
pectaculos" radiados, como si la television fuera ya una rea-
lidad y un espectdculo se percibiera con la vista y no con el
oido, olvidando que en ingles se lhaman "espectaculos" los
espejuelos para remachar bien el concept; confundiendo
"cantidad" por ndmero, al referirse a personas y a hechos,
como si ambos vocablos pudieran .usarse con propiedad in-
distintamente; repitiendo la palabreja responsiblee" para
calificarlo todo ;personas, opinions y hasta cosas, ocurre
que por lo general lo menos responsiblee" es lo que asi se
conceptfia; insolventes y no responsables, especialmente eso
son las figurillas insignificantes que a la hora de ahora se au-
tocalifican o se distribuyen, con admirable reciprocidad el
irresponsiblee" concept ...
No son esos desatinos product de la ignorancia del pe-
riodista provinciano, que si incurre en el yerro de emplear-
los, es, precisamente, por la influencia capitalina. y, vol-
viendo a la "prensa areaa, same permitido consignar que
no creo que ella desplace ni en manera alguna supere a la
verdadera "prensa" terrestre; el "verbo volant" de los anti-


Cortesfa de
International Harvester Co. of Cuba
Vives 251 Teldfonos M-7925-24


- 77 -









EL PMUZOD!MO Mt mMA


guos mune de una noci6n tal de impunidad que por radio
escuchamos, en "espectaculo" y en solos y duos insolencias,
groserias y desatinos tales, que afortunadamente no se hallan
jams, ni afin en la mas descocada hoja impresa. Ocurre res-
pecto al radio, en relaci6n con el peri6dico impreso, lo que al
cine con el tatro y con los mfisicos; jamAs el arte teatral, la
escenografia, los cantantes, compositores, orquestas y solis-
tas disfrutaron de id6ntico auge ni tuvieron superior remu-
neraci6n, al punto de que los sueldos de una Patti o de un
Caruso que en sus dias parecieron fabulosos, hoy resultan
mezquinas propinas en comparaci6n con los de las estrellas
cinematograficas y en cuanto a la acci6n social es incompa-
rablemente superior, por su difusi6n, por lo perfect del es-
pectaculo, que cualquiera que sea su grandeza y lujo puede
Ilevarse a la mns remota y poco habitada aldea, result in-
comparablemente superior a la del teatro clasico, como "es-
pecticulo" y como audici6n. Sobre esto escribi largamente
hace no menos de quince afios desde las columns de "El
Mundo" habanero, no sin protest y escAndalo de muchos
co-criticos que sostenian tesis contrarias. La transmisi6n ra-
dial, a su vez, no matarA al peri6dico impreso, y si alguna
prueba fuera precisa para demostrar el aserto, bastara recor-
dar el hecho de que ese periodismo voceado utiliza para su
propio anuncio no estaciones transmisoras, sino peri6dicos
impresos. Sin que lo expuesto signifique, ni much menos,
que consider ineficaz, iniltil o innecesario el noticiero ra-
dial; 6ste, bien organizado, complement y aun tiene ciertas
ventajas en punto a informaci6n al peri6dico impreso, cuya
confecci6n es lenta e incomparablemente mAs costosa.
Y entremos ya de lleno en el asunto; pero conviene an-
tes de pasar adelante especificar que el periodista provincia-
no sufre de un complejo de inferioridad -y uso la expresi6n
por ser imprescindible hacerlo en esta 6poca bersogniana y
freudelina- al career que "no puede hacer un peri6dico de
tanto valor permanent, de tanto interns local y national co-
mo el que se edita en la capital"; y no para ahi la modestia
de los compafieros de provincia: suelen ellos conceder a los
de la Habana una superioridad "global" que los hechos con-
tradicen.

CORTESIA DE LOS

ARTISTS UNIDOS
HENRY WEINER, GERENTE


- 78-







EL PERIODIBSO ZN COSA


Claro esta que el tener exacta noci6n de nuestras limi-
taciones, es prenda de buen 6xito; pero en el mismo grado
para alcanzarlos precisa tenerla exacta de la positive capaci-
dad. En la Habana, no siempre figuran entire los mis cbnspi-
cuos y meritorios los periodistas habaneros: recuerden los co-
legas de cada pueblo remote en nuestro pais, c6mo las dos
revistas que sefialan ciclos definidos de nuestra superior cul-
tura literaria, "La Habana Elegante" y "El Figaro", fueron
dirigidos y fundados por los escritores "del interior": Enri-
que Hernandez Miyares y Manuel Sefarin Pichardo, ambos
ilustres poetas; antaflo, nuestro Cortina, emprendi6 la publi-
caci6n de otra revista y cuando 61 muri6 fu6 un provinciano
eximio, Enrique Jos6 Varona, quien la continue, bajo otro
titulo, y en alguna media la super y ya en nuestros dias,
otro escritor provinciano, Carlos de Velasco, fund y dirigi6
una publicaci6n de andloga importancia y notable y valiosa
al grado de que figure entire las mejores de habla castellana:
"Cuba Contemporanea". 1,Que no son bastantes estos hechos
para probar al escritor, al periodista de provincias que vale
tanto y, a veces, puede mas que el escritor y periodista haba-
nero? Pues recuerde para abonar el argument que los pe-
riodistas a quienes se ha adjudicado el titulo de "maestro",
han sido, casi sin excepci6n, "no habaneros": Adolfo Mar-
quez Sterling, Jos6 de Armas y Cardenas, Ricardo del Monte,
Juan Gualberto G6mez, entire los viejos, y'entre los mas mo-
dernos, Manuel MArquez Sterling, Gast6n Mora, y Wifredo
FernAndez. Pero hay mas afin: en periods en que en la Ha-
bana no aparecia ninguna publicaci6n literaria digna de ver-
dadero aprecio, se editaba en Manzanillo esa revista "Orto",
que es honor de Cuba; en Sancti Spiritus, "Hero", digna de
figurar en las mejores bibliotecas, y en Guiines, otra que es
muy dificil que pueda ser superada: "Cfispide", que lleg6 a
la mAxima categoria entire las grandes publicaciones de su
indole; y en Artemisa, poblaci6n pequefia y no populosa, sur-
gi6 con altivez admirable la revista "Proa", digna de paran-
gonarse con aqu6llas.
Ninguno de los grandes periodistas que he citado, fue-
ron eminencias parroquiales, sino realmente glorias nacio-


CORTESIA


HAVANA COAL Co.


- 79 -







EL P=3ODI5XO.EN OCUA


nales, no siendo habaneros. Y esto no va en detrimento de
los hijos de esta gran Habana, en la que yo he nacido y a la
que me siento vinculado por raigambre familiar e intelec-
tual; comprovincianos tengo que en ciencias y letras y en
muchos otros 6rdenes, alcanzaron nombradia universal, des-
de Don Felipe Poey a Jos6 Marti; pero el localismo es feo pe-
cado en que jams incurri y creo que, asi Dios me valga, no
llegar6 jams a incidir en l61. No, no implica detrimento al-
guno ese hecho cierto para la Habana, porque en todas las
grandes capitals se produce un fen6meno semejante: quien
nace en ellas encuentra competidores de id6ntica proceden-
cia, y, ademas, cuantos del resto del pais acuden a disfrutar
de las ventajas que una gran ciudad ofrece a sus moradores.
Para citar ejemplos convincentes, bastarA referirnos a tres
grandes capitals: Paris, Madrid y New York: Maupassant y
Zola, no fueron parisienses; ni eran madrilefios Menendez y
Pelayo, Alarc6n ni la Pardo Baz6n; ni neoyorquinos Emerson
ni Poe. Es cuesti6n de estadisticas; en todo campo de lucha
el galard6n recae en el grupo mas numeroso, no porque yo
crea en el genio gregario; estoy muy lejos de eso, sino por-
que es mas 16gico hallar un genio entire mil concurrentes
que entire diez y a las grandes urbes acuden competidores ru-
rales en nmiero que excede al de los capitalinos. Analizan-
do estas premises, le serd facil al periodista "local" conven-
cerse de que, no s6lo no le esta vedada la victoria national,
sino que, inclusive, le es facil. Para ello debe prepararse con
el ejercicio professional en su ambient native; en el pueblo
de su residencia puede ser un competentisimo tecnico, lo-
grar la ductilidad de estilo necesaria al diarista, habituarse
al empleo de esas dos armas, que son el secret del triunfo
de los grandes polemistas; el circulo vicioso -que es cosa
muy distinta de lo que con esa expresi6n se intent significar
vulgarmente- y el sofisma, que bien manejado result de-
cisivo en toda contienda dialectica. El periodista que con los
escasos recursos, intelectuales y materials, que existen en
su pueblo logre dar amenidad, interns y valor a la hoja que
publique, al llegar a la redacci6n de un "rotativo" capitalino,
podrd ensefiar antes de tener que aprender.


CORTESIA DE LOS SERORES

J. B. DIAZ & Co., S. en C.
PRADO 615


- 80 -








EL PERIODISMO EN CUBA


Ahora bien, Zpuede "hacer eso" el periodista provincia-
no? jAdquirir esa agilidad mental, hallar el tema y la noticia
de interns transitorio o permanent, de importancia o sim-
plemente de amenidad?
Seguramente, si: del escritor que afirme en privado o
en letras de molde que "no tiene tema", puede afirmarse ro-
tundamente que no es escritor; del periodista que declare que
no tiene noticias se puede, igualmente, asegurar con toda
exactitud, que no es periodista. Porque jams han faltado ni
faltaran al escritor de raza asuntos acerca de los cuales pue-
da exponer ideas propias, puntos de vista originales, y si no
tiene aqu6llas ni estos, ,c6mo podrA en justicia considerdr-
sele un verdadero escritor En cuanto a las noticias, siempre
las hay. Permitaseme referir dos an6cdotas: Una en la que
figure un Presidente de los Estados Unidos, otra de la que
fuimos protagonistas tres cubanos. Cierto reporter entrevis-
t6 a Coolidge, presentAndole un cuestionario formado por
una veintena de interrogaciones; el Presidente contest en
estos terminos:
-Las dieciocho preguntas se resume en las dos filti-
mas y 6stas las contest asegurindole que no tengo nada que
agregar.
Ante la sorpresa del periodista, Coolidge aclar6:
-Con lo que le he dicho, si es usted un verdadero pe-
riodista, puede escribir un articulo de dos rhil palabras.
La segunda anecdota es la siguiente:
Fund6 y dirigi6 en la Habana, Enrique Mazas (a quien
como periodista, patriota y hombre integ6rrimo, no se le ha
rendido la justicia que sus m6ritos reclaman, que es bien po-
co la presidencia de la Audiencia Villarefia que desempefia),
un peri6dico que titul6 Tribuna, si no me es infiel la memorial,
y me honr6 confiandome su jefatura de redacci6n. En aquellos
dias el ilustre general Eusebio Hernandez organizaba comit6s
que propugnaban su nominacion como candidate presidential
y ocurri6 que uno de esos fen6menos tan frecuentes en nues-
tras Ilchas political: del liberalism, de donde procedia, sa-
li6 para convertirse en centro de un fuerte grupo disidente y
]a actualidad consistia en el anuncio, que se comentaba ar-
dorosamente, de que el ilustre patricio se disponia a pactar


CORTESIA DE LA

Compallia de Levadura Fleischmann, S. A.


- 81 -







AL PUhIODIUMO EN OURA


con sus tradicionales adversaries los menocalistas y lo que
preocupaba la presidencia de la Reptiblica. Enrique Ma-
zas me anunci6 que marchaba apresuradamente en busca de
unas declaraciones del general HernAndez, a quien le ligaba
estrecha amistad, para que confirmAramos o desmintitramos
el rumor. A poco regres6 entristecido y desencantado, porque
su entrevistado, no obstante el gran afecto que le profesaba,
se habia negado a exponer hechos ni opinions y especial-
mente a anunciar su future conduct.
-No hay noticia -me dijo, con hondo desconsuelo.
Que no hay noticia, -le pregunt6-. Precisamente
esa negative constitute el mejor tema para una informaci6n.
Y lo fuW tan ruidosa la que de inmediato confecciona-
mos, que a poco mis le cuesta un duelo a Enrique Mazas y
produjo un tan Santoo" escdndalo, que constituy6 durante
largos dias el tema de comentarios y airadas discusiones en
todos los circulos politicos.
Siempre hay noticias y su interns depend del punto de
Vista en que se sitile el comentarista. El riesgo estA en career
ciegamente que como dijo JuArez: "Todo peri6dico es impor-
tante", s6lo por ser peri6dico o admitir como exacto, en t6r-
minos absolutos, el apotegma martiniano segiin el cual "una
idea en el fundo de una cueva" se abre paso indefectiblemente.
Del fondo de la cueva, si se tapian sus salidas, no saldri la
idea, y el peri6dico. si no se le da toda la variedad possible, si
se limitan a un solo campo sus informaciones o desdefia al-
guna. si s6lo es vocero de la opinion personalisima de su re-
dactor, jamAs alcanzarA importancia ni pesarA en ]a opinion
local ni sera apreciado en el concerto national. El periodista,
v esto no se refiere por modo exclusive al provinciano, debe
tener en cuenta one el peri6dico se public para satisfacer la
euriosidad de sus lectores en el mismo grado que para orien-
tarlo pero sin que lo uno excluya lo otro. La curiosidad tiene
triple naturaleza o. si se prefiere, hay tres curiosidades: la
cientifica. la pueril y la morbosa. Desde luego es la primera
la que debe satisfacerse con preferencia, porque ocurre, co-
mo en el caso del personaje de Molidre, que hablaba prosa
sin saber que lo hacia, todos sentimos esa curiosidad, aunque


SI QUIERE OIR MALOS PROGRAMS

SINTONICE LA RADIO CADENA "SUARITOS"


-82-







EL PZZODBMO EN OU35A


muchos no se den cuenta de ella. La estadistica, que creen
desdefiar los mis de los lectores, a ellos mismos les interest,
si al utilizarla el escritor la emplea para revelar hechos que
sin ella no seria possible esclarecer. Pero, desde luego, no he
de discutir sobre la material, cuya cumplida dilucidaci6n re-
clamarian numerosas pdginas; pero si hay que pensar, de la
misma manera que no puede una persona mantenerse "en
catedra" a toda hora sin hacerse inaguantablemente odioso,
un peri6dico que s6lo se dirija a esa curiosidad cient6fica,
desdefiando las otras dos, se hara insoportable y jamAs al-
canzara ndmero apreciable de lectores, aunque, desde luego,
en cuanto a la tercera, con vista al bien social debe ser parco
el peri6dico, ya que el contagio letal se produce con la na-
rraci6n de escenas truculentas, de crimenes singulares, como
no s6lo denuncia el rigido moralista de gabinete, sino lo ad-
vierte y comprueba el soci6logo de amplia acci6n que busca,
lejos de rehuirlo, el contact con la realidad, con el ambien-
te, con los hechos, con los hombres ..
Y dicho sea, en honor de la prensa provinciana, esa tor-
pe fruici6n para destacar los hechos del hampa, exaltar la
delincuencia, se encuentra muy rara vez en los "peri6dicos
locales", cuando abunda en los capitalinos.
En cuanto a ciertas deficiencies informativas, para des-
vanecer la autodepreciaci6n del compafiero provinciano, es
bueno recorder que billones de hombres, inclusive pensado-
res insignes, habian observado el mismo fen6meno que reve-
16 a Newton la Ley de Gravitaci6n Universal, sin que les ins-
pirara la menor reflexi6n; del mismo modo no ha de sentirse
humillado el periodista local porque se le acuse de que "deja
pasar noticias" sin concederle la importancia positive que
algunas tienen, con perjuicio del ndmero considerable de
personas extrafias a su comarca a las que pueden interesar,
y de hecho, realmente interest. Porque id6ntico fen6meno se
produce entire los diaristas de la capital, que unas veces "in-


CORTESIA DE

"LA ESTRELLA"
CHOCOLATES FINOS
50 AMrOS FABRICANDO CALIDAD


- 83 -







LIU3IOM MSM "mr O=MA


flan" noticias de ninguin valor y a sucesos de alta significa-
ci6n le niegan el comentario que reclaman; analizar el valor
real de la noticia, no es empresa de poca monta.
Noticias ... En toda comunidad las hay siempre, por-
que en aquellas, en mayor o menos escala, se produce in-
variablemente actividades industriales, o agricolas, o mari-
timas y en mayor o menor escala, intelectuales; en toda lo-
calidad hay siempre realizaciones, necesidades y posibilida-
des sobre las cuales puede discurrrise sin monotonia con in-
sitencia, porque el periodismo, a la postre, como funci6n so-
cial para edificar, para corregir, para "lograr", ha de ser re-
petici6n, segiin lo defini6 un ilustre professional norteameri-
cano, que si no estoy equivocado, fuM nada menos que
Pulitzer.
Siempre hay personas ajenas a la localidad, a las que
potencialmente interesan esas noticiasA en el periodismo lo-
cal, el noticiero puede prestar servicios importantisimos a su
comarca al dar cuenta de las condiciones especiales de la re-
gi6n; conociendolas, alguien alli radicado o forAneo, puede
sentirse estimulado para establecer una industrial, o una gran
explotaci6n agricola, ganadera, pesquera, que promueva
cuantiosa riqueza local.
Las oficinas puiblicas, son fuentes muy pocas veces con-
sideradas en su verdadera trascendencia, no de informaci6n
cominera, sino que constituyen un aporte al indice general
de la vida en la naci6n: la natalidad, los matrimonios, las de-
funciones, aportan a la estadistica national cifras de las que
no pueden prescindirse; en las zonas fiscales se halla el indi-
ce de la prosperidad o penuria, como en el Registro de la Pro-
piedad se revela el movimiento de la riqueza inmobiliaria, su
auge o depresi6n o ruina con los precious comparados con los
otros periods. La vida social, el movimiento intellectual, aun-
que parezca modesto al que lo observa de cerca, tiene un in-
ter6s grande, vivisimo para el conterrineo que estA lejos y
en alguna media al que sea totalmente extrafio a la locali-
dad. El periodista local ha de pensar siempre que su region,
su ciudad, constituyen una celula de un gran organismo y
que asi como en lo fisiol6gico cuando ellas cambian su ritmo
por aceleracidn u otra forma de desenvolvimiento, produce


CORTESIA DEL

DR. ROGELIO DIAZ PARDO


- 84 -








EL PEBBODXUMO EN OUBA


la neopasia y el cancer; el periodista que intent salir de su
propio cerco yerra y ha de pensar en que la tarea de la c6lu-
la mas modest en nuestro organismo, es tan important co-
mo las encomendades a las neuronas cerebrales que elaboran
el pensamiento; nada hay insignificant en el organismo,
cuando se trata de mantener su armonia, implica la salud y
por consecuencia la estabilidad fisiol6gica; pues del mismo
modo, en lo social no hay funci6n despreciable; el modesti-
simo barrendero contribute a la salud de la comunidad mas
directamente ain que el Ministro de Salubridad y el Jefe Lo-
cal; el carter, desempefia una funci6n de trascendencia; de
su honradez y cumplimiento depend la buena march de los
negocios de toda indole, que una negligencia o una sustrac-
ci6n en determinado moment, pueden ser la causa de una
ruina econ6mica o de un desastre sentimental. No hay ene-
migo pequefio, dice nuestro refranero; pues no hay funci6n
pdblica que no tenga consecuencia de importancia para la
colectividad.
El periodista provinciano debe tener plena conciencia
de la importancia de su labor, porque cuando la adquiera,
sentira mLs Animos para rendirla brillante y cumplida, con-
venci6ndose de que si no es su peri6dico el foco que deslum-
bra, si constitute valioso alimento para aumentar la luz que
disipa las sombras ... Pero ha de cuidarse de depurar su gus-
to; no asombrarse por cosas que no tieneft de sorprendentes
y esto que suele ocurrir al periodista "local", no es exclusive
de l61, sino de muchos de las grandes ciudades. Refiere Rodri-
guez Marin c6mo cierto petulante semi-letrado le confi6 ha-
ber descubierto un libro interesantisimo:
-Lo escribi6 -le dijo- un tal Cervantes y se titula
"Don Quijote".
En estos dias, un conocido industrial hace anunciar uno
de sus products, cierta agua mineral, la cual, asegura, "estA
esterilizada por el modern sistema de la ozonificaci6n". .



"LA NUEVA ISLA"
ARTICULOS DE LA MEJOR CALIDAD
A LOS PRECIOUS MAS BAJOS DE LA HABANA

MONTE Y SUAREZ. TELEFONO A-6893


-85-







RL P331OD13O ERN CUSA


Tan modern es el sistema que en 1899, hace 43 afios, lo
utilizaban las autoridades habaneras para esterilizar el agua
con que regaban las calls de la capital... En darle a cada
noticia su verdadera importancia, en no "descubrir" el Qui-
jote o el Mediterraneo, y en destacar la noticia de per-
manente importancia, consiste toda la diferencia entire el pe-
riodista fitil y el escribidor cretinoide que ni en su peri6di-
co local ni en un gran rotativo hara jams otra cosa que el
ridiculo ni servira para realizar obras que no sea la de con-
vertir en motivo de mofa el peri6dico en que colabora.
Al gran diario capitalino no llegan ciertas noticias que
tienen, empero, valor national y si llegan, un torpe egotis-
mo mueve casi siempre al redactor a desecharla, porque esa
solidaridad extrecha inextricable entire lo grande y lo pe-
quefio, escapa a la perfecci6n del hombre vulgar de la inteli-
gencia mediocre poco adicta a emplear en el andlisis la me-
ditaci6n y el studio necesario para contribuir al progress de
la ciencia y de las artes; la correlaci6n de detalles, el acoplar
los datos diversos para extraer de ellos lecci6n fecunda, por-
que la ciencia no consiste en otra cosa que en la clasifica-
ci6n relacionada de hechos aislados, cuya repetici6n permit
establecer leyes generals, no esta, desde luego, al alcance
de todo el mundo.
El estadista, el soci61ogo, el hacendista, el politico mis-
mo, el economist, tendrAn fuentes de inspiraci6n y material
de studio de extraordinaria importancia cuando dispongan
de una prensa "local" que se trace y realice el program
anunciado, manteniendo como orientaci6n invariable el cri-
terio de que ninguna noticia, por insignificant que parezca,
carece de verdadero interns si sabe utilizarla relacionandola
con otras analogas y, a veces, con otras contradictorias. To-
do hecho tiene trascendencia. Ninguno se produce que en
t6minos absolutos pueda considerarse aislado, del mismo mo-


Cia. Commercial Gancedo, S. A.
(Casa Gancedo)
EFECTO8 8ANITARIO8 Y FERRETERIA
E8SPECIALIDAD EN BANOS DE COLORS
AZULEJO8 DE TODA8 CLASSES

Avenlda 10 de Octubre 120 y 122 (Moderno)
HABANA.


-86-







EL PERIODISMO EN CUBA


do todo hombre en alguna media es fitil; hasta los delin-
cuentes, quienes, segfin las sarcdstica expresi6n de famoso
humorista, por lo menos sirve para justificar la existencia
de policies, de jueces y carceleros ... Ningdin peri6dico local
es insignificant ni infitil ni a despecho del prop6sito delibe-
rado o las inconciencias de sus redactores, deja de cons-
tituir un elocuentisimo exponente de la cultural y de la im-
portancin del medio en que circula; es muy frecuente leer en
la prensa provinciana articulos ,sueltos, "entrefilets", hasta
notas de las que en nuestro argot llamamos permanentes, la-
mentandose de que no alcanzan protecci6n del pfiblico local.
En los mis de los casos tienen raz6n los que niegan su apoyo
a la hoja que se empefia en ser insulsa, en desatender el in-
ter6s de la comarca para asumir cuestiones en que su opi-
ni6n no va a pesar, en las que, inclusive, nadie, fuera de los
escasos lectores del "patio" va siquiera a enterarse. Porque
entire nosotros existen peri6dicos "locales" de verdadero m6-
rito, porque no pocos realizan un program semejante al que
dejamos esbozado, hemos creido ditil exponer estas ideas cu-
ya sintesis en 6sta: La importancia, el valor de un peri6dico
local estd en relaci6n direct con su grado de localismo; que
en toda localidad hay siempre noticias de importancia nacio-
nal y que el consignarlas, comentindolas discretamente, da-
rAn tal interns a la publicaci6n, que no por espiritu protec-
cionista ni por favor amistoso, el pliblico le dard todo su
apoyo econ6mico y moral y que todo el que lo conozca, aun
siendo fordneo, aun no teniendo vinculaci6n alguna con la lo-
calidad, lo leera siempre con provecho.
En muy breves palabras: que la importancia e interns de
un peri6dico local no dependent del area vasta o de lo populo-
so del lugar donde se edite, sino de la comprensi6n exacta de
sus redactores de la verdadera y no insignificant mision que


OORTE81A DE

"ORBE", S. A.
COMPARIA DE 8EGURO8 Y FIANZA8 EN GENERAL
Esta Compaffia, legalmente autorizada, presta fianzas de
todas classes, garantizando sus operaciones con Bonos de
la Repfiblica.
President: ANTONIO SOTO CASTELLANOS.
Compostela 366, bajos. Tel6fono M-2044.


- 87 -







EL PEBMODZBMO EN CUBA


al periodismo local esta encomendada y que al realizarla pon-
gan su nobles e inteligentes empefios, prefiriendo al tema
universal, el national, a 6ste el regional, al de la region el de
la ciudad. Asi se producird lo que tiene apariencia de para-
doja pero que es una verdad positive: tendrd mas valor na-
cional cuanto menos intent ser national; quiz& su circula-
ci6n sera limitada, pero su importancia, no; porque el lector
del pueblo o de la ciudad, provinciano, s6lo siendo un necio
puede pedirle a su hoja local que lo informed tan cumplida-
mente como le es facil hacerlo a diario capitalino de cuan-
to ocurre en todo el pais y en el extranjero, pues el peri6dico
local no dispone, no le es dable disponer, de los cuantiosisi-
mos recursos, inclusive los tipogrdficos, sin los cuales el dia-
rio de la gran ciudad no puede existir: 6ste recibe la infor-
maci6n al moment, dispone de plans para insertarla, pue-
de comentarla en la mejor oportunidad, puesto que radican-
do en la gran ciudad los centros mAs importantes de la poli-
tica, de la administraci6n, las instituciones cientificas, de
letras, de arte, todo lo tiene a su alcance, para que pueda de-
nunciar un mal y reclamar su remedio o anunciar un acon-
tecimiento y analizar su consecuencia, sin recibir inspira-
ci6n o informed por trasmano. La prensa de un pais no se juz -
ga s6lo por los grandes diarios de su capital; los peri6dicos
locales forman parte de ella y del grado de valer e importan-
cia del conjunto, depend su positive m6rito o su relative
significaci6n. La Universidad constitute la cima de los ins-
titutos de ensefianza, pero serA un pedante o un inconsciente
quien le atribuya mayor transcendencia que la que tiene real-
mente la modest, la humilde y -entre nootros- tan torpe-
mente desatendida escuela elemental. Consid6rense, si se
quiere como Universidades los grandes rotativos capitalinos;
pero estimense como son muchos y pueden ser todos los pe-
ri6dicos locales en el mismo grado trascendente y en lo so-
cial de inmenso valor con que apreciamos en justicia a la es-
cuela elemental, a esos peri6dicos "locales" que se sostienen
los mas por la fuerza de su virtud y la abnegaci6n de sus mo-
destos y meritorios redactores.


COLEGIO "ANORGA"
Calle E, Numeros 151 y 153.-Vedado.-Habana.
Ensefianza Primarla y Bachlllerato.-Pupilaje.
Serviclo de Omnibus.-Nifias y NIlios.-Kindergarten.
Tel6fono F-5220. Sollclte Prospecto.


-88-







EL PEEIODISMO EN OCUB


EN VIAJE A CUBA


Por Federico PEREZ CARBO.

En 1884 visit la ciudad de Filadelfia, llamado muy ur-
mentemente por mi buen amigo y compafiero el General Emi-
lio Nfiiez, que alli tenia su residencia y habia contraido matri-
monio con una hija de Santiago de Cuba, cuyos padres habian
abandonado la ciudad natal a raiz del movimiento separatis-
ta de 1868.
El m6vil del viaje era el siguiente: se trataba de enviar
a Las Villas un emisario de toda confianza para que diera avi-
so a los veterans de la guerra grande que mandaron fuer-
zas, del pr6ximo desembarco en la Isla del General en Jefe
Maximo G6mez y de los Generales Antonio Maceo, Flor
Crombet y Francisco Carrillo. No era mi condici6n de pr6fu-
go de Espafia nada propicia para tal misi6n, pero Nfilez me
habia recomendado y no puse reparo. En Ainaro vivia un her-
mano de Emilio nombrado Jos6 Manuel, a quien conoci en Se-
villa. El me esperaba y me proporcionaria un practice que ha-
bia militado en la fuerza de Emilio despu6s del Convenio del
Zanj6n contra el que habian protestado con las armas Carri-
llo y Nfifiez, en Remedios.
Enrique Trujillo, en New York, hacia embarques de ha-
rina y frutas para Cuba en los vapores de la linea Ward y con
ese motivo conocia y era estimado por los empleados de la
Compafiia naviera.
El hizo las recomendaciones del caso y yo tom6 pasaje
en el vapor "Cuba" para Cienfuegos, via Santiago de Cuba,
desembarqu6 en Cienfuegos y segui viaje por ferrocarril
hasta Rodrigo, estaci6n en que tenia que quedarme para se-
guir a Amaro. Llegu6 a aquel desierto lugar un Sdbado de
Gloria, donde unos campesinos quemaban un mufieco, gro-
sera practice tolerada por las autoridades y estimulada por la
Iglesia Cat61ica en rememoraci6n del Suplicio de Cristo en el
Calvario.
En la dnica tienda que alli habia pude encontrar un guia
que me condujera a Amaro a donde llegu6 de noche a la hora


-89-







EL PEWODISKO EN CUBA


en que la familiar se disponia a comer. El comensal, caido del
cielo, fu6 recibido con aplauso y agasajado.
A la mafiana siguiente Jos6 Manuel y yo salimos para el
Ingenio San Francisco, propiedad de la familiar Nifiiez, que
estaba moliendo, donde qued6 en espera de la llegada del
practico que fu6 llamado por Jos6 Manuel.
Mientras llegaba el practice fui invitado por amigos de
Jos6 Manuel y por l61 mismo a una lid de gallos en el Quema-
do de Gilines y tome parte en la cabalgata, atravesando el rio
Sagua que estaba algo crecido.
En el Quemado entramos en una tienda de chinos ates-
tada de aficionados a la pelea de plumiferos para dejar los
caballos. Despues entramos en la valla, donde el ruido era
ensordecedor: en las gradas los gritos para que diera princi-
pio el espectaculo; en el redondel la campanilla agitada sin
cesar; en la cuadra el canto de los gallos impacientes por en-
trar en el combat; aquello era un infierno. No pude resistir
y me retire a la tienda, donde consegui un catre y me acost6
hasta el regreso de mis compafieros, con much dolor de ca-
beza. Todos ellos seguian comentando los incidents y resul-



Cortesia de las


Casas Alquiladoras de


Peliculas:

"RKO Radio Pictures de Cuba, S. A.", "Folx Film de Cu-
ba, S. A.", "Columbia Pictures de Cuba, S. A.", "Metro
Goldwyn Mayer de Cuba, S. A.", "Warner Bros First Na-
tional South Films Inc.", "Columbia Pictures de Cu-
ba, S. A.", "Paramount Film de Cuba Inc.", "United Ar-
tists Corp. de Cuba, S. A.", "Peliculas Nueva Universal
de Cuba, S. A.".


-90-







EL PBDIODIONO EN CUBA


tados de las apuestas y de las p6rdidas sufridas, ninguno ha-
bia ganado.
Volvimos al Ingenio y a la mariana siguiente parti con
el practice, a caballo. Yo iba trajeado con una chamarreta de
color azul y al pasar por Cifuentes unos cortadores de cafia
que trabajaban a la orilla del camino, tomindome por un vo-
luntario espafiol, me dirigieron frases ofensivos que, a carca-
jadas, celebraban los otros cortadores que daban mocha mas
distantes. Tales frases, lejos de causarme agravio, me con-
gratularon, pues fueron para mi de buen augurio, porque era
prueba evidence de que el espiritu del pueblo estaba prepa-
rado para la nueva revoluci6n.
Hicimos alto en un sitio que cultivaba un hombre de co-
lor, cuyo nombre no recuerdo en este moment, coronel del
Ej6rcito Libertador, donde pernoct6. Su casa era amplia y
comfortable, pero humilde. Celebr6 con l61 una larga confe-
rencia reservada, despu6s que la familiar se recogi6 para cor-
mir, sentados ambos sobre un ser6n. Medit6 un rato pensan-
do en el esfuerzo de aquel patriota para poner su finca en
producci6n la que iba a convertirse en un mont6n de ceni-
zas. El lo daba todo, todo por Cuba y su libertad. iQu6 ejem-
plo tan hermoso!
Visit otros veterans de igual calibre, todos dispuestos
y entusiasmados para volver a tomar las armas.
Me quedaba por ver al Coronel Gerardo Machado Caste-
116n, padre del que fu6 tristemente c6lebre en la Presidencia
de la Reptiblica y prosegui viaje para Santa Clara, la ciudad
cuna de la honorable patriota Marta Abreu.
En el camino nos detuvimos en un caserio donde se ce-
lebraba una corrida de patos, repugnante especticulo que
consistia en arrancar la cabeza al pobre anade al pasar un
jinete a escape por debajo de la maroma en que pendia el
animal.
Dos dias pas6 en Santa Clara aguardando el regreso del
Coronel Machado, que estaba ausente hacia dias en el cam-
po y se ignoraba por la familiar cuando haria su regreso.
No pude encontrar en el pueblo d6nde hospedarme. To-
do estaba ocupado por ingenieros que hacian un studio para
la construcci6n del ferrocarril central proyectado por una


CORTE81A DE LA

Compaflia de Levadura Fleischmann, S. A.


- 91 -








RL PPIXODISKO EN CUBA


compafiia francesa; pero fuera del pueblo vivian unos pa-
rientes del practice y alli descansamos.
La demora del Coronel se prolongaba y mi permanencia
en Santa Clara era peligrosa, y decidi seguir para la Habana.
En ella tome pasaje en el vapor "S6neca", de la linea Ward,
procedente de M6jico. La tarde de su salida conversaba yo a
bordo con un pasajero espafiol, comerciante exportador de
pifias, segdn l61 me inform. Durante la platica se present un
inspector de policia, muy triguefio, de grandes mostachos,
que cruz6 algunas palabras conmigo para enterarse de quin
era yo y de d6nde venia, a las que respond. No satisfecho el
agent de la autoridad, hizo un movimiento de cabeza como
si dudara. "Me parece -dijo- que usted no podra seguir
viaje". Aunque tenia yo el judio dentro del pecho, no me
falt6 serenidad para preguntarle: "i,Y qui6n pagara los dafios
y perjuicios que esta arbitrariedad me causara?" Vea usted
mis papeles que los tiene el Purser. Fu6 a verlos y al regreso
me puso la mano en el hombro dici6ndome: "Aunque s6 que
usted es espafiol, estA bien; pero conste que usted no me la
da de primo".
iQu6 misteriosas fueron para mi aquellas palabras! Pero
el comerciante espafiol a que me he referido, que presenci6
la escena, me di6 la clave del enigma, dici6ndome: "Este po-
bre policia anda en busca de dos j6venes espafioles que han
caido en quinta y no aparecen. Estan a bordo ocultos y usted
los conocera cuando abandonemos el puerto". Asi fu6 y en
alta mar celebramos lo ocurrido con una copa de cerveza.
Este proyecto de renovaci6n b6lica no tuvo la sanci6n
del entonces agitador Jos6 Marti. F,racas6 en Kingston, Ja-
maica, por la intervenci6n de la FATALIDAD; dejando pen-
diente un duelo entire los Generales Antonio Maceo y Flor
Crombet. El tribunal de honor acord6 aplazarlo para despues
de la guerra; pero ambos caudillos se reconciliaron y dieron
un abrazo al desembarcar en la playa de Baracoa, en Abril
de 1895.
Entraron amigos en la contienda final de la indepen-
dencia.
iHermosa pagina del patriotism de los Hombree del
sesenta y ochol



Compafiha Litografica de la Habana, S. A.
AYESTARAN 11 HABANA


-92-







EL PSUXODISMO EN 0123k


HISTORIC DEL PERIODISMO EN MORON

Por Pedro G. SUBIRATS.

CAPITULO PRIMERO

En la Sesi6n Rotaria del 20 de Junio de 1925, en Mor6n,
lei una conferencia sobre la Historia del Periodismo, que co-
menz6 desde las cr6nicas verbales en los p6rticos de las
Academias de Atenas y las "Actas Pdblicas" y "Actas Diur-
nas", de Roma, en la antigiiedad; a las notas escritas del mo-
vimiento mercantil de Venecia en el siglo XV, que costaban
una gaceta y llevaron el nombre de la moneda con que se
adquirian aquellos "fogli" o "Foglietti d'avisi" hasta la pren-
sa contempordnea de la mayor parte de los paises civilizados,
y terminando con el siguiente capitulo dedicado a Mor6n:
"La primer imprenta que vino a Mor6n, fu6 traida por
el Ayuntamiento para los impresos oficiales y alli se editaba
el semanario "La Voz de Mor6n", primer peri6dico que vi6
la luz en la villa del Gallo, hoy ciudad de Mor6n, en el que
colaboraron David Borroto. Antonio Nicolao y Calixto Subi-
rdts Cardona, y que administraba Antonio Cueto.
En 1880, terminada la Guerra Chiquita, hasta la finali-
zaci6n de la guerra de Independencia, no hubo una sola pu-
blicaci6n en este pueblo, pero durante la guerra organiza-
ron otra imprenta los sefiores Augusto Venegas Pazos y Fran-
cisco Vidal y Vila, donde tiraban un periodiquito, miniiscu-
lo, Ilamado "El Alacrancito", satirico, que levant ronchas
en algunas epidermis.
Despu6s de terminada la guerra de Independencia, en
la misma imprenta de Antonio Cuteo se public "La Opi-
ni6n", en su primer 6poca, afios de 1901 y 1902, que dirigia
el que tiene el honor de hablaros, del cual conservo una co-
lecci6n; vino despu6s "La Montafia", del malogrado Mateo
Pardo Jim6nez, y "La Cunagua", tambi6n del que habla.
En 1905 se public "El Gallo de Mor6n", que dirigia
Fidel Palacios Tamayo, en el cual se publicaron todos los
edictos de los juicios demolitorios de las Haciendas Comu-
neras de este Partido Judicial que comprendia tambi6n a los
municipios de Ciego de Avila y Jatibonico. Actualmente se
public por el senior Andr6s Pardillo.


- 93 -







EL 1BBOD!SKO EN CUBA


Tambi6n se ha publicado "El Jej6n", del que habla, "El
Combate", "El Clarin", del doctor Nicolas Martinez, Aboga-
do de estilo mordaz, que residi6 algfin tiempo en Mor6n y
Ciego de Avila, donde public "Las Avispas", que era (como
su nombre lo dice), un avispero politico. "El Lipiz Rojo", de
Manuel Ruiz Esper6n; "La Defensa", El Globo", "La Ra-
z6n", del que os habla; "Alpha", "Alba", "El Latigo" y otros.
Felix Rodriguez L6pez, fund una imprenta y un pe-
ri6dico que denomin6 "La Debacle", que estuvo publican-
dose por espacio de muchos afios hasta el 1931 o 1932.
Tambi6n se public un semanario, "El Tiempo", "El
Sol", de Manuel Fernandez, que ha visto la luz muchos afios;
"El Heraldo de Mor6n", "El Triunfo", de Jos6 A. Montesi-
nos; "El Clarin", en su segunda 6poca, como "Alba", que
dur6 muy poco y "El Gallo de Mor6n", que continfia publi-
cando el senior Andr6s Pardillo.
Ademas. hoy se public "El Criterio Libre", de Justo
VAzquez; "El Siboney", "La Tribuna Pfiblica" y "La Voz",
de Jos6 Ramos Rodriguez.
Termin6 aquella conferencia con el siguiente:

PROYECTO DE ESCUELA PROFESSIONAL

Ya se va moviendo la opinion en nuestra Repfiblica en
el sentido de reglamentar el periodismo dAndole caracter pro-
fesional con la garantia para la vejez o incapacidad por en-
fermedad para sus miembros. Es una idea bellisima, que no
debe abandonarse, sobre la que podrian tomarse capital in-
ter6s los organismos de la prensa habanense, estudiando con
paciencia y con prolijo cuidado un proyecto de ley que de-
beria llevarse al Congreso para que alli sea nuevamente dis-
cutido y en definitive aprobado y hecho ley seguidamente
para beneficio del pueblo y de los periodistas.
Debe hacerse una profesi6n del periodismo, especiali-
zando cada rama del mismo, no dAndole ingreso a ninguna



SE N EGOL
Radical contra la Caspa y Calda del Cabello.
Distribuldores para Cuba y Am6rica Central:
M. y E. HERRERA, 8. en C..-Industria 456.
HABANA-CUBA.


- 94 -







IL PERWODIOO UW OVUJA


persona que no est6 debidamente capacitada para el desem-
pefio del cargo que pretend ejercer, para lo que debera
crearse un Instituto en que puedan aprender a entrenarse
(como se dice ahora) los aspirantes y mediante el certifi-
cado de capacidad poder ingresar en alguna empresa perio-
distica.
Este "Instituto de la Prensa" deberA ser fundado y sos-
tenido por los grandes diarios de la Habana y algunos del in-
terior, aportando una cantidad proporcional al product ne-
to mensual de cada empresa propietaria, constituyendose un
Patronato o Directiva con miembros de esos peri6dicos man-
tenedores del Instituto, y los profesores deberAn ser elegi-
dos a voluntad de dicha junta directive.
La Escuela se dedicarA a la parte literaria y administra-
tiva de un peri6dico, dejando el aprendizaje de la parte me-
cAnica, de caja, linotipo, impresi6n, grabados, etc., a otra
escuela que podrA llegar algfin dia a crearse tambien.
Cuando se esparce a voleo un pufiado de semillas, al-
guna prende; asi, cuando se emiten ideas al pdiblico, algo que-
da y algiin beneficio se obtiene para el procomfin. iOjala que
sea 6sta una de las que germine, crezca y fructifique para el
bien general!
CAPITULO SEGUNDO

Memoria de la Organizaci6n de la Delegaci6n de la Aso-
ciaci6n de la Prensa, en Mor6n.
Con fecha veintiocho de Julio de este afio de 1927, el
senior Modesto Morales Diaz, Presidente de la Asociaci6n de
la Prensa de la Habana, a virtud de haber leido la conferen-
cia sobre la Historia del Periodismo, dada por el que suscri-
be a los Rotarios de esta ciudad, en el Hotel Ritz, el 20 de
Junio de 1925, design Delegado de la Asociaci6n en esta
ciudad al que firma, dindole instrucciones sobre la organiza-
ci6n de la Delegaci6n, en relaci6n direct con la Directiva de
]a Habana.
Despuds de estudiado el Reglamento de la Asociaci6n,


LIBRERIA PAPELERIA IMPRENTA
Efrecos de sports y QuIncalla.-MiquInas de escriblr
"REMINGTON"

CULTURAL, S. A.
"La Moderna Poesla" Obispo N9 527 Habana.


- 95 -







EL PERIOD1ZO 3N OURA


hube de pensar que debia constituirse un ComitY, que con su
directive y con un reglamento particular rigiese los asuntos
de los periodistas asociados en este municipio, y lo puse en
practice citando a los Directores de peri6dicos en circulaci6n
en esta ciudad y a los corresponsales de que habia noticia,
para que concurrieran a una reunion en mi Despacho, a la
que asistieron el dia 2 de Agosto la sefiora Flora Margarita
Ramirez, sefiorita Margot Alvarez Soler, Directora y Sub-
directora de la revista grafica "Horizontes", y el senior F6-
lix Rodriguez, Director de "La Debacle"; Andres Pardillo,
Director de "El Gallo de Mor6n"; Sim6n Valenzuela, Ad-
ministrador de "El Correo de la Trocha"; Joaquin Vinardell,
Administrador de "El Sol"; Francisco Emilio Vega, Director
de "La Opini6n"; Jose A. Montesinos, Director de "El Libe-
ral", y el Delegado.
Se nombr6 una directive provisional y se acord6 cele-
brar elecciones tan pronto fuera possible, para determinar las
personas que debian hacerse cargo de la direcci6n del Co-
mite, sefialando el dia 14 de Agosto para ese acto.
El dia 9 de Agosto, el senior Modesto Morales Diaz, co-
munic6 el acuerdo de la Directiva a la Asociaci6n de la Pren-




GENERAL @ ELECTRIC


LA MARCA DE GARANTIA QUE DEBE EXIGIR EN

TODO ARTIOULO ELECTRIC



:-: RADIOS :-: REFRIGERADORE8 :-: BOMBILL08 :-:

:-: MOTORE8 :-: VENTILADORES :-:



MATERIALE8 DE INSTALACION


-96 -








EL PEKIODZBMO XN MBSA


sa de ratificar el nombramiento de que habia hecho de De-
legado de Mor6n, enviando una copia de la ley,del Retiro pe-
riodistico al Doctor Pastor del Rio, presentado en la Cdmara
y que espera sea aprobado en el Senado en el pr6ximo No-
viembre.
El dia 15 de Agosto, elegida ya la Directiva y nombrada
la Comisi6n que habia de redactar el reglamento del Comite
o Directiva local en esta Delegaci6n, sefiores Rafael Bou,
J. A. Montesinos y doctor Pedro G. Subirits, el Delegado que
suscribe public un llamamiento a los periodistas todos de la
Prensa local, que dice asi:

A TODOS LOS COMPA1EROS EN EL PERIODISMO:

La Directivea de la "Asociaci6n de la Prensa de Cuba",
en la Habana, se ha servido designarme Delegado en esta mu-
nicipalidad (honor inmerecido para mi) estando a cargo de
esta Delegaci6n la inscripci6n de los compafieros que quie-
ran asociarse; para lo cual se propuso la constituci6n de un
Comit, local el que fu6 elegido en 14 de los corrientes en el
local de mi Bufete (Marti 123) por los que concurrieron al
llamamiento que hizo la prensa de esta ciudad para ese acto.
Se considerarin periodistas, a los efectos de la Asocia-
ci6n, no s6lo los Directores, Administradores, Redactores y
Reporters de los peri6dicos locales, sino tambi6n los Corres-
ponsales de otros peri6dicos locales y los Corresponsales de
otros peri6dicos quienes justificardn en esta Delegaci6n su
condici6n de periodistas, con el Carnet de identificaci6n y
pagando como los demis 50 centavos mensuales de cuota
para la Asociaci6n, mas lo que el Comit6 sefiale para su Te-
soro particular.


"EL SOL DE CUBA"
DE SUAREZ Y SOTO
ALMACEN IMPORTADOR DE LOZA, CRISTALERIA,
FERRETERIA, OBJETOS DE FANTASIA Y LAMPARAS.
Padre Varela 209 (antes Belascoafn)
Tel6fono U-5008 Habana.
Unicos Distribuldores de los Productos
"DIablo Rojo" Potasa Babbitt" y "Limplador Bab-o".


-97 -







EL PBEUOD!SMO ZE CBA


Solamente podrAn considerarse socios los que acepte
y certifique esta Delegaci6n.
Se hace, pues, un llamamiento a todos los que deseen in-
gresar en dicha Asociaci6n para que acudan a esta Delega-
ci6n, calle Marti NQ 123, a inscribirse.
La Ley del Retiro Periodistico fuM aprobada en la CA-
mara y se espera que en Noviembre se apruebe por el Senado
y sea Ley seguidamente.
Se ha designado una Comisi6n que integran el Dr. Anti-
ga y el senior Carricarte, y el que suscribe, para redactar las
bases del Proyecto de Creaci6n de la Escuela de Periodistas
que hice pfiblico en mi conferencia del 20 de Junio de 1925,
en el Hotel Ritz, a los Rotarios de Mor6n, y en Noviembre se
llevara al Congreso la Exposici6n de motivos y articulado que
redacten para la creaci6n del Instituto de la Prensa, de la que
se hard una profesi6n. Espero, pues, que antes del 31 de
este mes est6n asociados debidamente todos los chicos de la
prensa moronense, incluso los Corresponsales de todos los
lugares del Municipio.
Mor6n, Agosto 15 de 1927.
Dr. Pedro G. Sublrfts.

El dia 18 estaba redactado el reglamento por el infor-
mante, y reunidos el dia 19 los sefiores de la Comisi6n, se
acord6 aprobarlo, agregAndole los Sres. Bou y Montesinos el
articulo 60 integramente y que en vez de repartirse los bie-
nes de la Sociedad entire los asociados que quedaran en el
moment de la disoluci6n, fueran entregados a los asilos de
Beneficencia.
El 31 de Agosto habian abonado sus cuotas respectivas
los doce siguientes sefiores: F61lix Rodriguez LUpez, Director
de "La Debacle"; Leonila Rodriguez, Justo Vizquez, Grego-
rio Alberto, Estrella Luya, Luis VAzquez, Andr6s Pardillo, Di-
rector de "El Gallo de Mor6n"; Felix Pardillo, Jose Ramos


CORTE81A DE LA

"Metropolitan Auto Co."

AGENCIA DEC *rITUIEAI EV"
MARINA Y PRINCIPLE HABANA


-98-