<%BANNER%>
HIDE
 Title Page
 Primer directorio de la caja del...
 Prólogo - Un año más de labor y...
 Notas para historia de la prensa...
 El periodismo en la radio, por...
 El mito del periodismo, por José...
 Periodismo de antaño - La sinceridad...
 Apuntes sobre el periodismo en...
 Girardín y el periodismo moderno...
 Bombos y palos, por Rodolfo...
 El periodismo en Santiago de Cuba...
 De un lejano ayer, por Gaspar de...
 El dolor de crear, por Esther...
 Cualquier tiempo pasado fué mejor,...
 Héroes y símbolo, por Robert López...
 Jubilados y pensionados - Compañeros...
 Párrafos inconclusos, por Marcelino...
 Pie de grabado, por F. Moreno de...
 Elogios del corrector de pruebas,...
 El arte y el periodismo - Mateo...
 "El Mundo", periódico de información,...
 La prensa sportiva, por Abel...
 En el año 2040, por Diosdado del...
 Discurso por los periodistas, por...
 Una estrella de la radio, por Carlos...
 Explosón de caldo gallego, por...
 Un reportaje retrospectivo, por...
 San Miguel y yo, por Enrique H....
 Desatinos y neologismos periodísticos,...
 Divagaciones de un periodista jubilado,...
 La economía de transición en el...
 Apuntes históricos relativos al...
 Una regocijada anécdota del gobernador...
 Periodistas de tierra y periodistas...
 De los viejos tiempos idos (versos...
 Relación de periodistas inscriptos...
 Relación de periodistas jubilados...
 Relación de pensionados
 Relación de jubilados fallecidos...
 Cantidades pagadas
 Table of Contents
 Advertising














El Periodismo en Cuba
ALL VOLUMES CITATION SEARCH THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00072533/00004
 Material Information
Title: El Periodismo en Cuba
Alternate Title: Libro conmemorativo del día del periodista
Physical Description: v. : ill. ; 24 cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana?
Creation Date: 1940
Publication Date: 1935-
Frequency: annual
regular
 Subjects
Subjects / Keywords: Journalism -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: serial   ( sobekcm )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1935-
General Note: "Libro conmemorativo del día del periodista"
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000937460
oclc - 26888326
notis - AEP8630
lccn - sn 92022137
System ID: UF00072533:00004

Table of Contents
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Primer directorio de la caja del retiro de periodistas 1935-1937
        Page 5
        Page 6
    Prólogo - Un año más de labor y lucha
        Page 7
        Page 8
    Notas para historia de la prensa de Cuba anterior a 1850, por J. Llaverias
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    El periodismo en la radio, por Eduardo González Manet
        Page 85
        Page 86
    El mito del periodismo, por José Hernández Cuzmán
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Periodismo de antaño - La sinceridad en la critica, por J. P. de Acevedo
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Apuntes sobre el periodismo en Trinidad, por Francisco Marín Villafuerte
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Girardín y el periodismo moderno (fragmentos de un ensayo inédito), por Antonio Iraizós
        Page 109
        Page 110
    Bombos y palos, por Rodolfo Arango
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
    El periodismo en Santiago de Cuba (reseña hi-tórica), por Juan María Ravelo Asensio
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    De un lejano ayer, por Gaspar de la Cruz Beci
        Page 127
        Page 128
    El dolor de crear, por Esther Costales
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Cualquier tiempo pasado fué mejor, por Manuel Martínez Mole
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Héroes y símbolo, por Robert López Goldarás
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    Jubilados y pensionados - Compañeros periodistas, demandamos cooperación, por Modesto Morales Díaz
        Page 141
        Page 142
    Párrafos inconclusos, por Marcelino Blanco
        Page 143
        Page 144
    Pie de grabado, por F. Moreno de Ayala
        Page 145
        Page 146
    Elogios del corrector de pruebas, por Mariano P. de Acevedo
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    El arte y el periodismo - Mateo Torriente Bécquer, gloria hecha de Cuba, por Eduardo Torres Morales
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    "El Mundo", periódico de información, por Tomás Montero
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
    La prensa sportiva, por Abel Du-Breuil
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    En el año 2040, por Diosdado del Pozo
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
    Discurso por los periodistas, por Jorge Mañach
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Una estrella de la radio, por Carlos Robreño
        Page 181
        Page 182
    Explosón de caldo gallego, por Gustavo Robreño
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    Un reportaje retrospectivo, por Luis R. Lamult
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
    San Miguel y yo, por Enrique H. Moreno
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
    Desatinos y neologismos periodísticos, por Ducazcal
        Page 213
        Page 214
    Divagaciones de un periodista jubilado, por Napoleón Gálvez
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
    La economía de transición en el "Papel Periódico", por el Dr. Julio Le Riverend
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
    Apuntes históricos relativos al periodismo en el partido judicial de San Juan de los Remedios, por José A. Martinez Fortun y Foyo
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
    Una regocijada anécdota del gobernador "Felo" Guás, por Luis de Juan Puñal
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
    Periodistas de tierra y periodistas del aire, por José de la Guardia
        Page 257
        Page 258
    De los viejos tiempos idos (versos de don José Ma. Gálvez), por Tom Fox
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
    Relación de periodistas inscriptos después de Octubre de 1939
        Page 265
    Relación de periodistas jubilados hasta el día 24 de Octubre de 1940
        Page 266
        Page 267
    Relación de pensionados
        Page 268
    Relación de jubilados fallecidos hasta Octubre de 1940
        Page 269
    Cantidades pagadas
        Page 270
    Table of Contents
        Page 271
    Advertising
        Page 272
        Page 273
Full Text



EL

PERIODISMO


EN CUBA


LIBRO CONMEMORATIVO
DEL DIA DEL PERIODISTA


24 DE OCTUBRE
1 9 4 0








PRIMER DIRECTORIO DE LA CAJA DEL RETIRO

DE PERIODISTAS 1935 1937

PRESIDENT:
Rafael Ma. Angulo.
Septiembre 1935 a Junio 1936

Modesto Morales Diaz.
Delegado de las Asociaciones de Periodistas del Interior.
Junio de 1936 a Septiembre de 1937
Por las Empresas de la Habana.
Enrique H. Moreno y Jorge Fernandez de Castro.
Por la Asociaci6n de Reporters.
Oswaldo Vald6s de la Paz y Amado Diaz Silvera.
De Septiembre 1935 a Mayo 1936.
Por la Asociaci6n de la Prensa de Cuba.
Mariano P6rez Acevedo y Gustavo Rey de Zayas.
Por las Empresas dl' Interior.
Antonio Gonzalez Mora.
SUPLENTES:
Francisco Moreno Pla, Miguel A. Tamayo, Juan Corzo
y Rodrigo Alvarez del Real.


DIRECTORIO ACTUAL 1939-1941

PRESIDENT:
Enrique H. Moreno.
DELEGADOS:
Antonio Gonzalez Mora y Luis Rodriguez Lamult.
Por las empresas de la Habana.
Rafael de Armas y Diosdado del Pozo.
Por la Asociaci6n de Reporters.
Mariano P. de Acevedo y Gustavo Rey de Zayas.
Por la Asociaci6n de la Prensa de Cuba.
Modesto Morales Diaz.
Por las Asociaciones del Interior.
Francisco Moreno PlI.
Por las Empresas del Interior.
SUPLENTES:
Alfredo Perez, Juan Corzo, Virgilio GonzAlez,
Roberto Diaz Morales.


























Nuevamente, vencido un afio mis, el Direc-
torio del Retiro de Periodistas, se siente obli-
gado, sinceramente agradecido, y por ello por
este medio, quiere testimoniar su reconoci-
miento a los estimados compafieros que cola-
boraron en el Cuarto volume de "El Perio-
dismo en Cuba" e igualmente express los
mismos sentimientos, a todos los anunciantes
de esta edici6n, ya que su cooperaci6n la ha-
ce possible.
Separadamente, el Directorio quiere ofre-
cer sus sinceras gracias al capitin Joaquin
Llaverias, Director del Archivo Nacional, por
su valiosisima participaci6n, que significa al-
go trascendental, pues su labor de investiga-
ci6n y la sucesiva divulgaci6n, hacen que,
efectivamente, sea perdurable la existencia
que tuvieron los peri6dicos cubanos de los
tiempos preteritos.














Un afio mas de labor y lucha...


Responde la aparici6n annual de este "Libro del
Periodista", a una conquista de sumo valor e interns
para nuestra Clase. Arrostramos en 1935 un am-
biente de desconfianza, en el cual habia de influir el
temor a las cosas nuevas y la idea fija de que en
Cuba y en la prensa singularmente, no podia arrai-
gar un sistema de seguros sociales sobre la base eco-
n6mica del aporte personal.
Vencidos por la fuerza de los hechos desde cinco
afios a la fecha, aquellos escepticismos y malos au-
gurios, lo cierto es que el "Retiro de Periodistas"
se desenvuelve con normalidad y eficacia en una
6rbita modest, por ahora, pero que resisted con for-
tuna el ser companado con entidades andlogas de
mns amplios recursos.
La'defensa y el mejoramiento de la profesionali-
dad significant, junto con los aspects de retiros y
pensions, uno de los primeros compromises de labor
de nuestra instituci6n. Al travys del afio que acaba
de transcurrir, se han logrado pasos pricticos, des-
pues de sostenida gesti6n en la esfera official, en el
sentido de establecer el caricter obligatorio del
Carnet del Periodista en las tareas informativas de
las Oficinas Piblicas.
Y es digno de mencionarse aqui tambi6n, el re-
ciente acuerdo adoptado por la Facultad de Ciencias
Sociales de nuestra Universidad Nacional, respect
a llevar a la practice la creaci6n de la Escuela de
Periodistas. En ese mismo acuerdo. se incluy6 la
mny acertada designaci6n del Catedritico, doctor
Pablo F. Lavin, para hacer cristalizar tan vehemente
aspiraci6n de los periodistas cubanos.
Las piginas que siguen, hist6ricas unas, otras de
compilaci6n legislative y sobre temas amenos y su-
gerentes, reflejan por encima de todo un espiritu
cordial y solidario y de tendencies progresistas do-
minante entire nuestros compafieros de ayer y hoy.
Afrontamos ahora confiados el porvenir, pues nos
alientan los iiltimos satisfactorios hxitos alcanzados,
resultado de tenaces campafias, encaminadas a elevar
- en lo possible el nivel cultural y moral y las posi-
bilidades materials de la profesi6n.







EL PEHIODISYO EN CUBA


NOTAS


PARA LA HISTORIC DE LA PRENSA DE CUBA

ANTERIOR A 1850

POR JOAQUIN LLAVERIAS
(De la Academia de la Historia de Cuba)



MEMORIALS DE LA SOCIEDAD PATRIOTIC
DE LA HAVANA:" (1)

En un expediente del Archivo Nacional referente al cultivo del affil en
Cuba (Gobierno General, leg. 327, nim. 15.727), hallamos un ejemplar de una
antigua publicaci6n titulada Memorias de la Real Sociedad Econ6micas de la
Habana, que sera siempre de las mis proveehosas y necesarias para el cono-
cimiento de nuestra historic patria, por las valiosas materials incluidas en sus
numerosas piginas. Como es 16gico suponer, tenemos que hablar de dicho
peri6dico de acuerdo con el plan que nos hemos trazado de antemano; pero
harto dificil rsulta ocuparse de un asunto tratado ya de antiguo y extensa-
mente. No obstante, procuraremos sugestionar lo menos possible nuestro pen-
samiento con lo much que hemos leido en distintas obras sobre las eitadas
Memorias, y concretar este trabajo a los studios realizados con vista de
sus propias piginas.
Y sin jactancia grande ni pequefia, pero si con la noble satisfacci6n que
anima a aquellos que pueden sentirse complacidos cuando logran por resultado
de las investigaciones met6dicas y constantes, aumentar siquiera sea un tan-
to el caudal exacto y preciso de la Bibliografia Cubana, declaramos aqui que
nos sentimos muy pagados al haber presentado reunidos por orden cronol6-
gico los fascimiles de las diferentes portadas que ha tenido el 6rgano official
tensible las variantes que durante un siglo ofreci6 dicha publicaci6n, y ad-
de nuestra Sociedad Econ6mica. Asi, el lector podrd observer de manera os-

(1) Han sido tantas las personas interesadas en que didramos mayor
amplitud al" trabajo relative a esta importantisima publicaci6n peri6dica,
qu vi6 la luz en extract en el Libro del pasado afio, que, a pesar de su ex-
tensi6n, vamos a complacerlas.









EL PIZ3XODXSXO UN GVBA


tensible las variantes que durante un siglo ofreci6 dicha publicaci6n, y ad-
virtiendo, de paso nosotros, que se ha reproducido fielmente el format o ta-
mafio de eada series. (1) Tambi6n nos ha parecido que serd de proveeho pa-
ra los que hagan colecci6n de las Memorias, incluir ciertos detalles, como la
paginaci6n, etc., que hallarin al final de la descripci6n que hacemos de
eada series.
SE'RIE PRIMER
En los titulos I y VIII de los "Estatutos para una Sociedad de Amigos
de la Ciudad de San Crist6bal de la Havana, a beneficio de sus moradores,
de los de sus Campos, y utilidades comdn del Estado ", existen tres articulos
relacionados con las Memorias de dicha corporaci6n, que dicen cuinto sigue:

19-El Instituto de esta Sociedad de la Havana, es promover la Agricul-
tura y Comereio, la crianza de ganado e Industria, Popular, y oportunamente
la Educaci6n e Instrucci6n de la juventud: en cuyos objetos imprimira y da-
ri al publico todos los anos sus Memorias.
69-En las Memorias se publicaran las ocupaciones mibs importantes de
aquel afio, y una relaci6n hist6rica de las materials y discursos que se acor-
daren imprimir, formando una obra peri6dica, con examen de los progress
de otras Sociedades, que la sirven de estimulo.
7--En las mismas se colocarain los cdleulos de aumentos y baxas, de la
introducci6n y exportaci6n, con otras curiosidades conducentes al fin de su
institute: concluyendo las Aetas con la relaci6n de Ics Socios, y de los mapas
y dibuxos presentados que puedan contribuir al bien pdblico, y a su instrucci6n.

He ahi el origen de las Memorias de ia Sociedad Patri6tica de la Havana,
de las que fu6 su primer redactor el Presbitero Felix FernAndez de Veranes,
si hemos de career lo afirmado por todos los autores consultados por nosotros,
con la sola opinion contraria del Dr. Alfredo Zayas

Conforme a lo dicho por Bachiller, en siub Apuntes para la historic de
las letras y de la instrucci6n pdblica en la Isla de Cuba", hemos repetido
que esas Memorias fueron redactadas por el Pbro. D. Felix Veranes, pero de-
bemos rectificar en este punto al erudito escritor, pues que Veranes solo
redact6 el vol. 3o de las Memorias, no siendo todavia miembro de la Sociedad
cuando salieron a luz las dos anteriore-. (2).
En la Junta General de 11 de Diciembre de 1793, el Secretario de la
Sociedad, que lo era D. Juan Manuel O'Farril, ley6 el plan que habia forma-
do para la publicaci6n de las expresadas Memorias, y se aprob6 dfndose el
encargo de formarlas con la consult de los Sres. Director D. Luis Pefialver
y Censor D. Nicolas Calvo; en 20 de noviembre de 1794 se dispuso la impre-
si6n del volume que correspondia a 1793, pero a causa de haberse ausentado
el Sr. O'Farril no llev6 a efecto lo dispuesto, hasta que se comunic6 al Pbro.
D. Agustin Caballero para la e.lici6n de la obra, y en Agosto de 1795 se re-
cibieron los 200 ejemplares mandados tirar. (3).

Y agrega el doctor Zayas, que las Memorias de 1794 fueron preparadas

(1) VWanse los fascimiles de referencia en el Boletin del Archivo Na-
cional, La Habana, enero-febrero 1917, tomo XVI.
(2) Fue admitido como socio en 11 de diciembre de 1797. (N. del A.).
(3) Memorias de la Real Sociedad Econ6mica de Amigos del Pals de
la Habana, Habana, 1895, Serie X, t. II, p. 129-131.









ZT PZXIODIEBO EZ OUBA


tambi6n por el Sr. Juan Manuel O'Farril y, ademas, expone a conti-
nuaci6n que:

En 15 de Febrero de 1799 se design al Pbro. D. Felix Veranes para que
redactarse las Memorias correspondientes a 1795, y en Junta de 23 de Marzo
de 1804 hizo present que su ausencia le habia impedido cumplir esa comi-
si6n, yero que se disponia a realizarla; lo que hizo, dando cuenta de ello en
Junio 27 del propio afio. Pas6se el trabajo de Veranes al Censor D. Jos6 de
Arango, que lo devolvi6 elogiAndolo, y se acord6 quedase en la Secretaria
hasta que los fondos de la Sociedad permitiesen imprimirlo, y que el Pbro.
Veranes redactase las Memorias de 1796 y subsecuentes afios.
El Sr. Bachiller parece indicar que lleg6 a la piblica luz el volume de
1795, y que Veranes termin6 el de 1796, no nos consta ni uno ni otro parti-
cular. El mismo Sr. Bachiller enumera las materials contenidas en las Me-
morias de 1795, entire las cuales se deben mencionar una Memoria del Pbro.
Caballero sobre reforms en los studios; otra de D. Jos6 Maria Pefialver
sobre necesidad de un Diccionario Provincial; y un Informe del bar6n de
Humbolt acerca del terreno de Guanabacoa. (1).

En el primero y segundo toinos de las Memorias de referencia que hemos
examinado prolijamente, no hay datos relatives a la persona que ocup6 la
direcci6n del citado peri6dico; pero en el tercero, o sea el correspondiente a
1795, aparece en su titulo:

Escritas. / Por el doctor Don Felix Veranes, Capellfin / la Real Armada,
Socio de nimero.

El t. I carece de introducci6n, y el II, en su primera pagina, anuncia
que la Sociedad Patri6tica de La Habana "pub:icarri gustosa todas las ideas
que con el loable fin del fomento de todo este pais, pueda former y quisiera
comunicarla cualquiera de sus habitadores". Igualmente el t. III esta pre-
cedido de una larga introducci6n, en que s6lo existed un parrafo consagrado
a las Memorias, que dice:

Las memories de este Cuerpo patri6tico correspondiente a los aios de
1793, en que tuvo principio, y siguiente 1794 han hecho ver al pfiblico con
los mAs bellos c(oridos cuantos pasos di6 la Sociedad para llegar al brillan-
te estado en que se halla. Los nombres de los ilustres amigos, que contri-
buyeron con sus riquezas y sus conocimientos al bien de la humanidad, ade-
lanto de las artes, y fomento de la agriculture, estan perpetuados en aque-
llos anales para que la posteridad admire sus virtudes civicas, y las present
como dechados a las generaciones posteriores.

De esta primera series finicamente se publicaron tres volfimenes en los
afios 1793, 1794 y 1795 (2), quedando inedito el t. IV, correspondiente a
1796, por haber tenido que marchar a Espafia, a causa de una grave enferme-
dad que le acometi6, el doctor Fernandez Veranes, a quien la Sociedad Pa-
tri6tica habia encomendado la confecci6n del volume de referencia. Por
uiltimo, debemos dejar consignado que, aludiendo al escudo de la ciudad de

(1) Ibidem, p. 129-131.
(2) Este no vi6 la luz hasta el afio 1804.








EL 3ZEIPODZMO Z.N CU"


La Habana, que figure en la portada del primer ndmero de las Memorias,
leemos el interesante pArrafo siguiente en la obra Escudos Prlmitivos de
Cuba (1):

He aqui el escudo de armas de la Ciudad de San Crist6bal de La Habana
que podemos llamar el primero, es decir, el m(s antiguo que conocemos que
haya sido grabado, y tambien el primero publicado en un peri6dico. Ya a
este merito es necesario agregarle otro, como es el ser dieho escudo obra del
celebrado grabador habanero del siglo XVIII Francisco Javier Baez. Lo
hemos reproducido directamente de la edici6n original, o sea de la portada
del primer nimero de las Memorias de la Sociedad Patri6tica de la Havana
(1793), y para cuya corporaci6n fu6 grabado.

Coordinaci6n de la series primera: t. I, 1793, 189 p.; t. II, 1794, 198 p.;
t. III, 1795, 158 p.

SERIES SEGUNDA
La Real Sociedad Patri6tica a partir del afio 1796, dej6 incumplidos sus
estatutos en lo referente a la publicaci6n de las Memorias, si bien es cierto
que durante dicho period di6 a luz otros trabajos de interns general y ocu-
p6 su atenci6n en asuntos utilisimos.
En 4 de enero de 1817, el Sr. Juan Nepomuceno de Arocha elv6 un informed
a dicho Corporaci6n que, despubs de aprobado, se convirti6 en el prospect
de la segunda series de las Memorias de la Real Sociedad Econ6mica de la
Habana, en que proponia que 6stas se imprimierap por cuadernos mensuales
que al fin de afio formasen uno o dos volfmenes. Debia contener cada nd-
mero o cuaderno los informes relatives a los trabajos de las seceiones y las
noticias que contribuyeran a la formaei6n de la estadistica de la isla de Cuba,
discursos originales, traducciones selectas, extractos de obras peri6dicas y en
especial de las Memorias de las Soeiedades E'con6micas de Espafia e Indias
y tambien de las extranjeras. Sobre la redacci6n del peri6dico, se acord6
ponerla a concurso para mayor imparcialidad y estimulo, siendo indispensa-
ble que los aspirantes escribieran un discurso, por opinar la Sociedad que
era necesaria una persona que trabajara por amor a las letras, mins que por
la utilidad pecuniaria, y de estilo sencillo, puro y claro, evitando toda afec-
taci6n de elocuencia y erudici6n.
Fu4 designado un redactor interino, cuyo nombramiento recay6 en ei
Sr. Jos6 de Arazoza, conocido impresor y escritor piblico, que di6 a luz la
primera coleeci6n, correspondiente a los doce meses del afio 1818, donde apa-
rece una Advertencia en que se manifiesta que contiene dicho nimero las ta-
reas de la Real Sociedad Patri6tica, durante 18i17 y trabajos de la See-
ci6n de Educaci6n, etc.
Asi continian las Memorias sin interrupei6n hasta el mes de marzo de
1820, en que terminan con el nimero 39. Pero a consecuencia de lo dispuesto
en la real orden de 20 de febrero de 1822, en que se previno su prosecu-
ci6n, las vemos empezar con el nimero 40, correspondiente al 19 de abril
de 1823.

(1) Por Domingo Figara-Caneda ob. Habana, 1913, p. 26-27.









EL PERIODISNO ZN CUBA"


En esta nueva 6poca tuvo tambien a su frente a un hombre de letras, cl
Sr. Francisco Javier Troncoso, quien en un breve exordio manifiesta quo
habiendo recibido de la Sociedad el "honorifico eneargo de redactar estas
Memorias, no puede menos que llamar la atenci6n de los amigos socios para
que contribuyan con sus luces a sostener esta magnifica empresa dedicando
sus trabajos a un objeto de tanto interns, como que de 6l depend la obra
mis important del hombre que es la instrueci6n de la juventud, fuente y
origen de todos los bienes que han de hacer felices a los pueblos".
De esta segunda series s61lo hemos visto cineo vol6menes. siendo el illtimo
de 6stos el correspondiente: "A. los doce meses del aflo de 1824 y cuatro
meses mas del de 1825".
El Dr. Vidal Morales y Morales, en su clasificaci6n de las Memorias,
sostiene que son cinco los tomos de esta series; pero los Dres. Alfredo Za-
yas y Ram6n Meza, en las suyas respectivas, dicen que son seis.
Coordinaci6n de la series segunda: t. I, 1817, 446 p.; t. II, 1818, 445 p.;
t. III, 1819, 362 p.; t. IV, enero-marzo 1820, 94 p. y abril-difiembre 1823,
304 p.; t. V, 1824 y enero-abril 1825, 792-1-16 p. (1).

SERIES TERCERA

Diez aflos apasaron sin publicarse las Memorias de que nos venimos ocu-
pando. No por ello abandon la ilustre Corporaci6n que las tenia a su cargo,
la noble obra del engrandecimiento de nuestra intelectualidad; pues ademas
de las Actas generals (2) y el voldmen que dio a la estampa la Secei6n de
Historia con el titulo de Materiales relatives a la Historia de la Isla de
Cuba, recogidos y redactados por ana Comisi6n especial (3), su Comisi6n de
Literature, de la que fu4 Secretario una figure conspkcua, el inolvidable
Domingo del Monte, proyeet6 en 1830 imprimir un peri6dico trimestral por
el estilo de los que se editaban en Europa para la propagaci6n de las mejo-
ree doctrinas en materials cientificas y literarias. Mas con noticias de que
otras personas ilustradas trataban igualmente de publi-ar con el mismo
objeto otro papel, bajo el titulo de Revista y Repertorio Bimestre de la Isla
de Cuba, hubo la idea de reunir en una s61a ambas empresas, lo que di6 por

(1) En la colecci6n de la biblioteca de la Sociedad Econ6mica de Ami-
gos del Pals de la Habana, que nos ha servido para esta clasifieaci6n, apa-
rece incomplete el t. V., que s61o comprende de la p. 305-361, y cuyo tiltimo
cuaderno es el 59 del mes de noviembre de 1824, de donde salta al cuaderno
de abril de 1825, numero 64, con las p. 1-16. Pero visto dicho t. V. que com-
pleto existe en la Biblioteea Nacional, contiene los cuadernos 60-61, 62 y 63,
de diciembre de 1824 y enero, febrero y marzo de 1825, con un total el vo-
Idmen de 792 p., y seguidamente el cuaderno de abril en la forma antes
expresada.
(2) Los tomos publicados desde 1828 hasta 1833, contienen ademas de
las actas de la Sociedad Patri6tica, los trabajos presentados a ella por sus
individuos, de suerte que vienen a ser como una continuaci6n de las Memo-
rias, y por lo tanto deben ser consultados por los que deseen estudiar la labor
de dicha Corporaci6n, durante los afios a que esos vol6menes correspondent.
(3) Este tomo, 1inico publicado, comprende la primera edici6n de la
obra Llave del Nuevo Mundo antemural de las Indias Occidentales. La Ha-
bans descriptive por Jos6 Martin Felix de Arrate.









3 MI UODsZSF 33 CUUA


resultado la fusi6n, saliendo el primer ndmero del peri6dieo en mayo-junio de
1831, con el nombre citado antes, atendiendo a que estaba ya compuesto e
impreso cuando comenzaron las conferencias para la reuni6n; pero bajo los
auspicios de dicha Comisi6n de Literatura, que revisaria los articulos que
habian de publicarse. Mas tarde, en agosto del propio afio, vi6 la luz el
segundo nimero con el titulo de Revista Bimestre Cubana, para distinguirlo
del anterior. Despubs aeord6 la Comisi6n de Literatura en 7 de abril de
1832, en vista de la cesi6n hecha a la misma por el Sr. Mariano Cubi y Soler
de la propiedad de dicho peri6dico, que se encargara de su direcei6n el sabio
cubano Jos6 Antonio Saco, quien acept6 gustoso, como hacia siempre con todo
aquello que redundaba en beneficio de su amada patria. La Revista Bi-
mestre Cubana, se public hasta el t. III (1834), y hace afios comenz6 el vol.
IV, con la direcei6n de los Dres. Fernando Ortiz y Ramiro Cabrera, corres-
pondiendo el primer nimero a los meses de enero y fcbrero de 1910 y edita-
da por la Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais.
Expuesto en el anterior pirrafo lo realizado por la Sociedad Patri6tica,
durante la decada en que no salieron las Memorias, continuaremos manifes-
tando que en el afio 1835 la Comisi6n correspondiente remiti6 al censor Lie.
Jos6 Antonio Olafeta, el prospect que de aqu6llas habia aprobado la junta
preparatoria, a fin de obtener la censura previa, siendo este funcionario de
opinion que tenia que clasificar como un nuevo peri6dico el restablecimiento
de las Memorias de la Real Sociedad Patri6tica de la Habana. Concedido
el permiso con sujeci6n a lo dispuesto en el reglamento de eensura, principi6
la tercera series con el t. I, que comprendia los nfimeros de noviembre y di-
ciembre de 1835 y los de enero a abril de 1836, redactados por una eomisi6n
del seno de la citada Sociedad, hasta el t. XVII, en que se agrega en su titu-
lo: "compuesta de los Sres. D. Joaquin Jos6 Garcia y D. Francisco de Paula
Serrano". El primero fund en La Habana el peri6dico El Esquife Arran-
chador, y el uiltimo fu6 un conocido escritor pdblico.. En noviembre de 1845,
con el t. XX, ces6 la publicaci6n de la tercera series de las Xemorias, que
en su titulo hubo de recibir algunas variantes.
No debemos dejar pasar inadvertido, antes de terminal esta series, que
en julio de 1839 la Sociedad Patri6tica solicit6 tambi6n autorizaci6n del Go-
bierno para la publicaci6n de un peri6dico semanal titulado La Antorcha,
que se repartiria gratis entire las personas menesterosas del campo, y cuyo
papel se consideraria como un ap6ndice de las Memorias.
El censor inform que no era oportuno conceder el permiso, porque el
peri6dico de referencia no seria dedicado inicamente al fomento de la agri-
cultura, sino a otros asuntos, para lo que ya contaba dicha corporaci6n con
las eitadas Memorias.
Coordinaci6n de la series tercera: t. I, noviembre 1835-abril 1836, 485 p.;
t. II, mayo-octubre 1836, 447 p.; t. III, noviembre 1836-abril 1837, 482 p.;
t. IV, mayo-octubre 1837, 502 p.; t. V, noviembre 1837-marzo 1838, 536 p.; t.
VI, abril-septiembre 1838, 480 p.; t. VII, octubre 1838-marzo 1839, 476 p.;
t. VIII, abril-agosto 1839, 482 p.; t. IX, septiembre 1839-febrero 1840 88 p.;
t. X, marzo-septiembre 1840, 472 p.; t. XI, octubre 1840-marzo 1841, 462
p.; t. XII, abril-octubre 1841, 481 p.; t. XIII, noviembre 1841-abril 18b2,
p.; t. XII, abril-octubre 1841, 481 p.; t. XIII, noviembre 1841-abril 1842,









ZX. PE3IODZSMO ZN OUBA


488 p.; t. XVI, mayo-octubre 1843, 480 p.; t. XVII, noviembre 1843-abril
1844, 480 p.; t. XVIII, mayo-octubre 1844, 516 p.; t. XIX, noviembre 1844-
abril 1845, 478 p.; t. XX, mayo-noviembre 1845, 52i p.

SERIE CUARTA

En enero de 1846 princip6 esta series con el nombre de Memorias de la
Real Sociedad Econ6mica de la Habana (1), dirigidas solamente por el Sr.
Francisco de Paula Serrano, quien hubo de arreglar la publicaci6n a dos
vol6menes por afio, constando de seis entregas cada uno. Notables mejo-
ras fueron introducidas en esta nueva etapa, no dando eabida a ningdn ar-
ticulo no original y que tratara de materials que tuviesen un interns local y
positive. Animado su redactor de las mejores intenciones, con el fin de ele-
var al grado que correspondia a un peri6dico que eperaba fuera el primero
en La Habana, se rode6 de un excelente grupo de colaboradores, entire los
que figuraron los Sres. TomAs Romay, Francisco Muiioz del Monte, Bias
Maria de San Millin, Emilio Auber, Ram6n de Palma, Jos6 Luis Casaseca,
Weneeslao de Villa-Urrutia, Jose Antonio Echeverr.a, Felipe Poey, Nicolas
de CArdenas y Rodriguez, Jos6 y Francisco de Frias, Rafael Matamoros, Joa-
quin Santos Suarez, Antonio Bachiller y Morales, Jos6 Maria de la Torre,
Tranquilino Sandalio de Noda, Francisco Javier Ramirez, Antonio Zambra-
na, Gabriel Maria Foxa y otros del resto de la isla, Espaila y el extranjero.
Esta series, que por error fu6 denominada segunda, siendo efectivamente
la cuarta, segfin la enmienda heeha con tinta que se observa en el facsimile
que humibos de reproducir en el Boletin del Archivo Naeional, tornado del ejem-
plar de la Sociedad Econ6mica, comenz6 con nueva numeraci6n en las en-
tregas, hasta terminal en junio de 1849, con el t. VII.
Coordinaci6n de la series cuarta: t. I, enero-junio 1846, 413 p.; t. II,
julio-diciembre 1846, 411 p.; t. III, enero-junio 1847, 394 p.; t. IV, julio-
diciembre 1847, 422 p.; t. V, enero-junio 1848, 392 p.; t. VI, octuhre 1848-
marzo 1849, 432 p.; (2) t. VII, abril-junio 1849, 191 p.

SERIES QUINTA

L'n la documentaci6n del extinguido Gobierno Superior Civil de la Isla
de Cuba (leg. 1603), existe un expediente con datos interesantes relacionados
con esta nueva series, donde consta que el Sr. Francisco de Paula Serrano.
director de las Memorias, solicit de la Real Junta de Fomento un auxilio
pecuniario de cien pesos, puesto que la Sociedad Econ6mica s6lo contribuia
con treinta y cuatro pesos mensuales, no lastando con esa cantidad v los
dosEientos sesenta suscriptores para cubrir el costo de la publicaci6n. La
Junta de Fomento prometi6 acceder, siempre que fuera cambiado el titulo
del peri6dico en esta forma: Anales de las Reales Juntas de Fomento y So-

(1) Habi4ndose agotado distintos ninmeros de esta series, fueron reim-
presos durante la publicaci6n de la misma, variandose no s6lo las portadas,
sino el tipo de letra del texto.
(2) No aparecen en la colecei6n de la Sociedad E-on6mica, como tam-
poco en la de la Biblioteena Nacional, los meses de julio-septiembre 1848,
que no deben haberse publicado, puesto que en la paginaci6dtp hallamos
alteraei6n alguna. .9

15








IS. P~E~ODM3 O BI CUBA


ciedad Econ6mica de la Habana, y que se insertaran los acuerdos de ]a ex-
presada Junta, las explicaciones de los inventos, litografias de los pianos etc.,
cuya conditional aeept6 la Sociedad Econ6mica y aprob6 el Gobierno de Es-
pafia por real orden feehada en 30 de mar. ; de 1849; pero con la obligaci6n
de remitir coleceiones de los Anales narneionados a la Biblioteca Nacional de
Madrid y- al Ministerio de Ia Gobernaci6n.
En julio del propio afio de 1849, aparece cl peri6di o en la forma acor-
dada, con una larga Introducci6n suserita por su director, Sr. Francisco de
Paula Serrano, y de la que tomamos estos puirrafos:

Si alguna vez puede anunciarse una publicaci6n en terminos elevados, y
con ofreeimnientos encarecidos, nada es mis natural y razonable que colocar
en estas circunstancias al peri6dico que hoy aparece sustituyendo a las an-
tiguas Memorlas de la Sociedad Econ6mica, ensanchando su esfera y aumen-
tando su importaneia con el titulo de Anales de las Reales Juntas de Fo-
mento y Sociedad Econ6mica de la Habana, a solicitud nuestra, con infor-
mes motivados de ambas corporaciones, apoy-ados por nuestro Esemo. Sr.
Gobernador y CapitAn general Conde de Alcoy, y con aprobaci6n del Supremo
Gobierno en Real orden de 30 de Marzo iltimo; porque bien podemos pro-
meter mucho con las seguridades de cumplir todos los articulos de un pros-
pecto luminoso; bien podemos ameritar el peri6dico sin atribuirnos gloria,
sin aparecer poseidos del fatuo orgullo de suficiencia; porque por su misma
naturaleza ha de presentar un campo vastisimo, lleno de producciones yvalio-
sas de todo g6nero, en el gran nimero de objetos comprendidos en las ramos
de ilustraci6n y fomento, de subsistencia, bienestar y engrandeecimiento de
esta interesante posesi6n, conservada por ]a Provincia a la altura en que se
hall, a pesar de todos los inconvenientes que la rodean, como para osten-
tarla virgen, en medio de las oscilaciones del siglo, rica en medio de ]a pe-
nuria y desastres de otros pueblos.
La Direcci6n de los Anales puede decir, sin una presunci6n ridicule, que
no es possible coneebir unas publicaciones mis interesantes, mfis tiles y mis
dignas de merecer el sufragio de los hombres ilustrados, de los hombres de
espiritu pdblico, de todos aquellos en fin, que tienen bien colocado el cora-
z6n, y para quienes el amor del pais en que han nacido o en el que conservan
bienes y afeeciones, en una existencia placida y tranquila, en vinculos de
fraternidad y uni6n, no son vanas palabrer:as que quedan fria y esteriles
en los labios.
Los Anales serfin el 6rgano de todos los actors, de todos los pensamientos
y proyectos de dos corporaciones que han sido y son el alma y la vida en
todos los ramos del saber y de la prosperidad piblica. Sus provechosos
trabajos, sus escritos multiplicados y la ejecu-i6n de sus obras, todo aparece-
rfi en estas piginas. 'n ellas se conservar6 la memorial de los hechos y las
cosas, junto con el nombre de la Autoridad que propone el beneficio, de log
hombres que diseuten y realizan los medio? de ejecuci6n. Los Anales en
una palabra, no se escriben en cuadernos manuables solo para ser lefdos
hoy; serAn el padr6n veridico, el mais exacto documento contemporaneo en
la Historia de los progress de la enviadiable Cuba; porque en ellos no solo
se anotarfin lop hechos actuales, sino que tambiin se devolveran los de una
antigiiedad remota, darnin a luz memories, informs y proyectos que yacen
olvidados en los archives, ofreciendo siempre buenos recuerdos de los nom-
bres y las cosas tiles, para instrucci6n y estimulo, y sobre todo, para que
sirvan de terminos de comparaci6n, inico medio de conocer si adelantan o
retroceden los pueblos.

En 1851 coneluy6 esta important series, compuesta de cineo vollimenes.
Coordinaci6n de la serie quinta: t. I, julio-diciembre 1849, 414 p.; t. II,









EL PIUUIODNUMO RN CV3L


enero-junio 1850, 429 p.; t. III, julio-dieiembre 1850, 431 p. (1); t. IV, enero-
junio 1851, 431 p.; t. V, julio-septiembre 1851, 216 p. (2).

SERIES SEXTA

Comenz6 en noviembre de 1853, y termin6 en septiembre de 1857. Di-
rigi6 la misma desde su principio hasta el final de 1856, el historiador Jacobo
de la Pezuela, y el filtimo afio, o sea el de 1857, el habanero Juan Agustin
Ferreti, a quien se atribuye la denuncia de la conspiraci6n de Los Soles y
Rayos de Bolivar, que di6 por resultado el extrafiamiento de nuestro gran
poeta Jose Maria Heredia.
El t. I, que comprende desde noviembre de 1853 hasta septiembre de
1854, contiene lo siguiente:
Materias diversas, 379 p.
Cr6nica Comercial, I-CICI p. (3).
Secci6n Cientifica, 372 p.
El t. II, 1855, 759 p.
Y el t. III, 1856, 286 p., que aparece encuadernado con el t. IV,
1857, 422 p.
Al titulo del peri6dico fu6 agregado la palabra Memorias, por lo que se
nombr6 Anales y Memorias de la Real JUnta de Fomento y de la Real So-
oiedad Econ6miea de la Habana.

SERIES SEPTIMA

Desde enero de 1858, y no a partir del mnes de diciembre de 1857, como
hemos leido en algunas obras, comienza el period de esta series de los Anales
y Memorias de la Real Junta de Fomento y de la Real Sociedad Econ6mica,
sin las palabras de ia Habana incluidas en su titulo, hasta terminar en mar-
zo de 1866, con el t. XI.
Fueron nombrados directors de dicha publicaci6n los Sres. Alvaro Rey-
noso, socio de m4rito de la Econ6mica y sabio quimico, y Pr6spero Massana,
secretario de la Secei6n de Historia y Bellas Artes de la propia corporaci6n
y literato distinguido; pero este filtimo ces6 con el t. II, continuando s61o
Reynoso el resto de la series.
Eh el t. I, lese esta dedicatoria: "Al Esemo. Sr. D. Josd Gutierrez de
la Concha, Marques de la Habana, Vizeonde de Cuba, Teniente General de

(1) A partir de este tomo, no aparecen los cuadernos con la fecha del
mes respective en ningdn lugar, sino con el nfimero de orden y el del vo-
limen a que correspondent los mismos; pero como eada uno de los ts. III y
IV contiene seis cuadernos, o sea un semestre, porque se repartian mensual-
mente, y el t. V consta de tres cuadernos, podemos asegurar basados en la
hip6tesis de que desde julio de 1850 hasta septiembre de 1851, fueron publi-
cados quince cuadernos, que esta series alcanz6 s6lo al filtimo mes y aflo
citados. Los autores que manifiestan que termnin6 en 1852, han tenido en
cuenta fnicamente que este afio es el que figure en el pie de imprenta del
t. V, pusto que el cuaderno de septiembre de 1851 fu6 repartido a princi-
pios del afio siguiente.
(2) Este tomo qued6 trunco.
(3) En el t. I de esta series, que existe en la Biblioteca Nacional, no
se eneuentra el particular a que se refiere este rengl6n; pero en su lugar
aparece el siguiente: Secci6n de Historia, 196 p.









31. PUIUODZIEO ZN CUBA


los Ej6reitos Nacionales, Capitan General Gobernador general, military y
civil de la Isla de Cuba &. &. &." Tambi(n los directors haven un llama-
miento al piblico en sentidas frases, y de donde tomnamos lo que sigue:

Debemos, mas que a nuestros propios mereecimientos, a la consideration
de la Real Sociedad Econ6mica de amigos del pais la alta honra de que ee
nos haya encargado la direction de sus Memorias y de los Anales de la Real
Junta de Fomento. Al aceptarla hemos contado mas que con nuestra su-
ficiencia con el entusiasmo y la f6 viva que la santa iaea de contribuir al
bien de nuestra patria ha despertado en nuestro corazon con la ilustrada
cooperation de todos los que en algo estiman el adelanto intellectual y mate-
rial de la isla de Cuba, con la proteecion de los que convengan en la utilidad
de nuestros trabajos, y finalmente con el apoyo que todos los ramos de la
instruction piblica han merecido A la primer autoridad del pais en las
dos 6pocas de su digno mando.
Nadie desconoce entire nosotros lo que debe Cuba a los esfuerzos de la
Real Sociedad Econ6mica, que hoy cobra nueva vida bajo la direction del
appreciable y entendido Sr. D. Antonio Zambrana, y de la Real Junta de
Fomento, esas dos corporaciones que han sido siempre para ella organos de
su progress y de su ilustracion, y pocos serfn, asi lo esperamos, los buenos
patricios que nieguen d la publication que hoy comenzamos a dirigir su
ayuda y protection, toda vez que nuestro objeto no es otro que contribuir
por meadio de los Anales y Memorias A que el desarrollo de las ciencias, de
la buena literature v de las artes marche en relation con lo rico de la loca-
lidad y con las aventajadas disposiciones de sus habitantes.
Los Anales y Memorias renacen hoy, pues, contando con la cooperation
de los buenos amigos del pais, con la laudable pretencion de servir los inte-
reses de la civilization en la isla de Cuba. Las ciencias en todo su vasto
campo, la agriculture, la industrial y el comercio, serfin objetos predileetos
de que se ocuparan, y especialmente de aquel ramo de su industrial agricola-
fabril que forma hoy, su principal riqueza, respect del cual procuraremos
poner fa nuestros lectores en intima relacion con los adelantos mas notables,
oferta a cuyo cumplimiento damos principios desde el present nfmero.

Y debemos observer que hubo de llamarse a esta series, equivocadamente,
"Serie IV", en lugar de "Serie VII", como correspondia, y conform apa-
rece en la enmienda hecha en la portada de la colecei6n de la Sociedad
Econ6miea.
Coordinaci6n de la series septima: t. I, 1858, 352 p.; t. II, 1859, 388 p.;
t. III, 1859, 350 p.; t. IV, 1859, 323 p.; t. V, 1860, 27:3 p.; t. VI, 1861, 274 p.;
t. VII, 1862, 437 p.; t. VIII, 1862, 448 p.; t. IX, julio-diciembre 1864, 382
p. (1); t. X, enero-diciembre 1865, 701 p.; t. XI, eneio-marzo 1866, 179 p. (2)

SERIES OCTAVA

Varios aiios pasaron sin que la Sociedad Econ6mina dispusiera la con-
tinuaci6n de su peri6dico official, que habia desaparecido en 1866, por falta
de recursos para su sostenimiento, segfin se manifest en oficio dirigido al

(1) Hasta este tomo no aparecen los cuadernos divididos por meses en
esta series, como tampoco por afios, habifndonos servido de guia en los ante-
riores el pie de imprenta de cada volume. Tambien debemos llamar la
atenci6n respect a que no figure el ifio de 1863.
(2) Eh la Sociedad Econ6mica no existed el t. XI; pero si en la Bi-
blioteca Nacional.









EL PZUIODI3XO EN VUBA


Gobernador General de la Isla de Cuba, que hemos tenido delante. Sin em-
bargo, en 1877 acuerda la Corporaci6n hacer un esfuerzo para seguir tenien-
do una representaci6n en la prensa del pals, y design al escritor MArcos
de J. Melero para la honrosa empresa de dirigir la publieaci6n de las Memo-
rias de la Real Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais de ia Habana,
que en noviembre del uiltimo afio citado di6 a la estampa el primer cuaderno;
con la promesa de que sus pAginas habian de contener:


Ip-Resdmenes de actas de las juntas celebradas por la Corporacion.
29-Memorias, discursos, informes y otros escritos ofrecidos A la misma
Institucion por sus dignos miembros.
39-Datos de interns piblico concernientes a la Seccion de Educacion del
Cuerpo Econ6mico, especialmente desde que fund y tiene a su cargo la
ESCUELA ZAPATA, segfin disposition testamentaria del filAntropo bene-
factor de la nifiez desvalida Dr. D. SALVADOR JOSE ZAPATA.
49-Documentos de historic antigua y arqueologia, relatives a la isla
de Cuba.
5---Apuntes para la historic de las Ciencias, de las Letras, de las Be-
llas Artes y de las ensefianzas de estos ramos en el pals.
69-Escritos referentes a poblacion y fomento material del mismo.
79-Estudios especiales respect de nuestra industrial agricola en sus
diversas producciones.
89-Trabajos de vulgarizaci6n de las Ciencias Fisico-Naturales y Bus
aplicaciones A las demis Ciencias, a la Industria, A las Artes y A la Eco-
nomia domestica.
99-Estudios y noticias acerca de la Exposicion de Filadelfia.
10---Variedades.

A pesar de lo expuesto, las Memorias no tuvieron de vida mis que seis
meses, pues en abril de 1878 dejaron de publicarse. Forma esta series un
volume de 394 paginas.

SERIE NOVENA

La Sociedad Econ6mica, en sesi6n celebrada el 3 de enero de 1880, que
presidio el Dr. Manuel GonzAlez del Valle, hubo de acordar "que las Me-
morias reapareciesen por creerlas indispensables, tiles y sobre todo de Es-
tatuto: que se declarasen A los Socios de honor y de merito protectors de
ella, A fin de que tomaran various ejemplares y que se nombraran del Comit6
de publication, A todos los Secretarios, en union de los Sres. Vidal Mo-ales,
Marcos Melero y Eusebio Vald6s Dominguez, por reconocerseles amor A esta
clase de trabajo".
Poco despuds, en abril de 1880, principi6 de nuevo la publicaci6n de las
Memorias de la Real Sociedad Econ6mica de Amigos del Pals de la Habana,
dirigida por el notable medico Dr. Rafael A. Cowley, con la cooperaci6n de
los individuos que figuran en el frontispicio o portada.
Esta series de las Memorias puede considerarse de las mas amenas e in-
teresantes, por el material que contienen los cuatro tomos a que alcanza; no
siendo esto 6bice para que resultara impossible continuarlas, porque las sus-
cripciones no cubrian los gastos de la impresi6n.
Coordinaci6n de la series novena: t. I, abril-diciembre 1880, 403 p.; t.










ir. PEZBODIMO Z CUBA


II, enero-diciembre 1881, 416-I-IV p.; t. III, enero-diciembre 1882, 229-I-IV.
p. y t. IV, enero 1883 y terminal en la p. 240 (1)

SERIES DECIMA

El Dr. Alfredo Zayas fu4 el director de esta series de las Memorias de
la Real Sociedad Econ6mica de Amigos del Pals de la Habana, que comen-
zaron en enero de 1894 y terminaron en diciembre de 1896, comprendiendo
tres tomos.
Las condiciones para la publicaci6n y demAs datos sobre las mismas
aparecen extractadas en la siguiente advertencia:

En ]a junta general de la Real Sociedad Econ6mica, de 20 de Enero
ultimo, se nos autoriz6 para la publicae~6n de estas Memorias. La moci6n
que presentamos en solicitud de esa autorizaci6n, contenia las condiciones
en que hemos de llevar a efecto nuestro prop6sito, y son las siguientes:
Daremos un cuaderno mensual que no tendril menos de 16 paginas, con
anuncios intercalados, y en las hojas de la cubierta.
Los Amigos del Pals recibirfn gratis el peri6dico, y los que no siendolo
se suseriban a 6ste, abonarAn una pequefia cuota que fijaremos en $0.80 ets.
plata por trimestre adelantado.
Todo el change de la publicaci6n quedark h la disposici6n del pdblico en la
Biblioteca de la Sociedad.
Al fomento de la misma Biblioteca se dedicart, despubs de cubiertoo
los gastos de impresi6n y repartici6n, cualquier suma sobrante de lo que
recaudemos por anuncios, y cuotas de los suseriptores, y de los socios que
voluntariamente satisfagan ]a que hemos fijado A aquellos.

Coordinaci6n de la series dkcima: t. I, enero-diciembre 1894, 158 p.; t.
II, enero-diciembre 1895, 148 p.; t. III, enero-diciembre 1896, 153 p.

SERIES UNDECIMA

Hemos llegado a la filtima series de las Memorias de la Sociedad Econ6-
mica de Amigos del Pals de la Habana, en cuyo titulo no existe naturalmen-
te la palabra Real, por haber cesado ya la dominaci6n de Espafia. Data su
salida del afio 1901, aunque corresponde el inieo volume publicado a las
tareas de dicha Sociedad durante los doce meses de 1899. Esta series la
dirigi6 el distinguido literate Dr. Ram6n Meza. 861o contiene 196 p. de
actas de juntas generals, informes, mociones, oficios etc.
A partir de esta fecha, 6nicamente ha venido publicando la Sociedad
Econ6mica de Amigos del Pais de La Habana una Memoria annual de sus
trabajos reglamentarios, etc., y cuya publicaci6n ha estado a cargo de sus
distintos Secretarios, a saber:
Dr. Ram6n Meza y SuArez Inclan, hasta 1910.
El Dr. Manuel Vald6s Rodriguez, de 1911 a 1913.
Y el Dr. Antonio J. de Arazoza, de 1914 a 1916.
Para nuestro trabajo hemos examinado las dos coleeeiones de las Me-

(1) Estos dos filtimos voldmenes estAn en la Sociedad Econ6mica en-
cuadernados juntos, pero el t. IV qued6 trunco; habi6ndonos sido impossible
comprobar la fecha en que termin6 esta series, porque en la Biblioteca Na-
cional no existe dicho ejemplar.








Mr. PrU3xOwInx 2 OURA


morias que hasta ahora se tiene noticias de que son las mas completas, o
sean las de la Biblioteca Nacional y la de la Biblioteca de la Sociedad
Econ6mica de Amigos del Pais de La Habana.


"EL REPARON":

Bien sabido es para nuestros eruditos que el real decreto referente a la
libertad de imprenta, fechado en la isla de Le6n a 10 de noviembre de 1810,
fu6 conocido en Cuba antes de que tuviesen noticia del mismo las primeras
autoridades de la Colonia, ya que el Diario de la Habana, anotAndose un
6xito informative, hubo de copiarlo de otro peri6dico de Espafia en su edi-
ci6n del lunes 21 de enero de 1811. Pero comunicado oficialmente podo
despu6s al capitAn general D. Salvador de Muro, Marques de Someti~blos,
procedi6 a su circulaci6n en seguida, declarando en todo su vigor la libre
emisi6n del pensamiento y creando la Junta de Censura, que la compusieron
los Dres. Jos6 Maria Sanz, Luis Hidalgo Gato, Rafael GonzAlez y los pres-
biteros Domingo Mendoza y Jos6 Agustin Caballero.
La mencionada Junta, segfin el historiador Jacobo de la Pezuela, a
pesar de su impotencia, "Evit6 con sus precauciones y firmeza much, des-
manes de la prensa de esta primera poea". :
El precepto mis importantes de la citada ley fu6 el siguiente:

Articulo 19 Todos los Cuerpos y personas particulares, de cualquieta
condiei6n y estado que sean, tienen libertad de escribir, imprimir y publicar
sus ideas political sin necesidad de licencia, revision 6 aprobacion alguna
anteriores A la publication, bajo las restricciones y responsabilidades que se
expresarAn en el present decreto

En los demds articulos venia dicho decreto a establecer prudehitei res-
trieciones, aboliendo todos los juzgados de imprenta; responsabilizando a los
autores e impresores de los abusos de la libertad; sujetando s6lo los escritos,
sobre material de religion, a la censura de los ordinarios eclesiasticosi que no
podian negarla sin audiencia del interesado; dejaba en libertad a los. auto-
res de poner 6 no sus nombres en los escritos, aunque debia constar el del
impresor, lugar y afio de la impresi6n, y al impresor quien era el .au or o
editor, tomando sino sobre si toda la responsabilidad. Y procuraba, en fin,
garantir la libertad de imprenta; pero exigiendo a la vez condiciones. para
que fuese conocido el autor o editor y hacer de este modo segiura 'la res
ponsabilidad legal y moral conltrn cl que abusase de sus prerrogativa'.
Muchos fueron los papeles que vieron la luz pl)blica at amparQ de 1 ley
de referencia, entire ellos, el titulado El Reparfn, del cual Bachiller y
Morales s61o supo lo que sigue:

EL REPARON.-Peri6dico semanal, al principio en medio pliego en 49
espafiol: desde el nfimero 51, tomo segundo, se aument6 a dos nfmeros por
semana; empez6 en 1812 y continue el siguiente. Se imprimi6 pot D.' Pedro
Palmer. Su tendencia era la critical (1). ,:

(1) Apuntes para la historic de las letras, y la instrucci6n pfiblica de
la isla de Cuba por Antonio Bachiller y Morales, Habana, 1869, t. II p. 119.








21- PIl.ODXBO ZN CUBA


Jacobo de la Pezuela, Jos6 Maria de la Torre, Aurelio Mitjans, E'asebio
Vald6s Dominguez, Alfredo Zayas y otros acuciosos investigadores que han
escrito acerca de la prensa.anterior a 1850, no han agregado un dato mas a
lo transcrito en el pArrafo que anteceae.
La colecci6n complete que hemos tenido a la vista, gracias a la genti-
leza de uno de nuestros pinos nuevos inas talentosos y del que much debe
esperar la bibliografia cubana, el Dr. Ram6n Infiesta, bibliotecario del Cen-
tro Asturiano de La Habana, se compone de noventa y un nfimeros, fecha-
do el primero el jueves 1: de febrero de 1812 y el filtimo el sabado 29 de
mayo de 1813.
De acuerdo con la costumbre de la epoea, toda publicaci6n peri6dica re-
partia un anuncio breve antes de darse a luz, donde exponia al pdblico sus
prop6sitos, hallindose concebido el de El Repar6n de este modo:

PROSPE'CTO
DE UN NUEVO PAPEL PERIODIC TITULADO
EL REPARON
SR. PUBLIC.
Aqui tiene V. un titulo el mas bonito para declamar contra la infrac-
cion de las leyes y el 6rden; contra la advitrariedad y despotismo; contra
los charlatanes y los hip6critas, contra todo aquello en fin que merezea re-
formas y correcciones: la critical de los vicios, la guerra declarada A el abuso
y preocupaciones serk parte de su objeto, A mas la political, la policia, las
costumbres, Ia education y el teatro sufririn sus reparos mas 6 menos pun-
santes segun lo pida el estado de la enfermedad; y filtimamente repararan
sobre cuanto sea digno de repararse, ya sea en prosa ya en verso conform
le parezca: sentado que sabra no perder el decoro A V. aun cuando se vea
precisado A medir sus fuerzas con aquellos que no conocen otras armas que
las personalidades odiosas sin que por esto se entienda que dexe de sacu-
dirse el polvo como cualesquiera hijo de vecino si le llega su vez.
Todo papel que se remita serA publicado por el Reparon, con mas 6
m6nos prontitud, segun se lo permit el recargo de la redaccion, estando
cada autorcillo, como es de career, la defense y responsabilidad de sus hijos,
pues el Reparon no hara del manchego ni aun por la misma princess
Micomicona.
Este papel se publicara en la imprenta de D. Pedro Nolasco Palmer los
jueves de cada semana en medio pliego doblado del mismo modo que 6ste;
aunque en un carActer de letra mas pequefio, sin que por esto se drea V.
que le sea prohibido salir entrosemana si le acomodAre, 6 si la material lo
require, pues para hacerlo el Sr. mio es muy duefio de su voluntad.
Los que quieran subscribirse tendrAn el papel en su casa por la friolera
de tres reales al mes, advertidos de que si hubiere entrosemana pagarAn A
mas medio rl. por nim. y del mismo modo por no cortar algun discurso see
aumente el medio pliego: los no suberitores pagarAn un rl. por cada nuim.
Nosotros esperamos que V. Sr. pfiblico, sera servido A las mil maravillas,
y que nuestros esfuerzos por el bien general no serAn infitiles: en este con-
cepto cuentan con la consideration de V. los redactores de
el Reparon.

En el editorial o fondo del primer nfimero, que se titula "Reparo pri-
mero", nada se agrega a lo prometido en el Prospecto, ya que se trata de
un articulo relative a este subtitulo "Leges absque Magistratu inutiles",
cuyo comienzo el lector podrA encontrar en la pagina principle.









EL PBBIODSLBO EN OUBA


Varios son los articulos de igual denoiminaci6n que el anterior, dedica-
dos a una acerba critical al gobierno, autoridades, midicos, etc., correspon-
diendo el segundo a la defense en forma enirgi a y briosa de la libertad
de imprenta.
En el cuarto nfmero, siempre oculto bajo el seud6nimo dc "El Reparon",
como igualmente result hasta el final, sin revelar su nombre, el redactor del
peri6dico hace su corta autobiografia de esta manera:

A LOS CURIOSOS
El vulgo literario parece que ha manifestado convulsiones A vista de
mis primeros nfmeros. Unos pronostican una gran tormenta que deber'
descargar sobre mi: sino es paradoxa que las plants necesitan de riego
para producer los mejores frutos icuanto esa nube tarde en enrarecerse!
Otros se despabilan por conocerme, icuantos calculos! icuantas presunciones!
es un Puffenderfl, dicen unos, otros: e un pobre Diablo A quien el deseo
de relucir le ha hecho meter, en los cascos hacerse escritor; aquellos dicen
en cuanto A lo fisico: es un hombron con cara de fiera, brasos y piernas
nerviosas, ojos penetrantes y volubles, voz aterradora; estos: es un figurilla
con espiritu foleto que donde quiera se introduce, tan pronto esta en el
protocolo de un escribano, como entire las zarandajas de un baratillo. lUnos,
y otros se engailan delinear6 mi retrato.
Mi estatfra no pasa de median. MAs bien se me puede Ilamar delgado
que grueso. Tengo un caracter amable y amistoso con los buenos, duro e
inflexible con los malos. Mi edad es de veinte y ocho ailos. Amo la sabi-
duria. Mis acciones modelan 1 n]a ley. Soy espaf ol americano. Mi pa-
tria es la nation. No temo A los poderosos, cuando estAn de mi parte la
razon y la justicia. No conozco otro idioma que el de la verdad. La igle-
sia cat61lica apostolica me cuenta en el nuimero de sus fieles. El bien ge-
neral me mueve A escribir. La libertad de imprenta serA mi custodia. Y
por filtimo aprecio la soledad sin ser misAntropo, y sin que por esto dexe
de tener amigos y compafieros. iQuien ahora podral desconocerme! cuales-
quiera al verme si trahe A la memorial tan individuals sefias dirt este es
el REPARON.

La mayor parte de los trabajos que ocupan las columns de El Reparon
figuran tambidn suscritos con seud6nimos o iniciales, hallAndose algunos con
firmas obseuras, como las de Juan Jos0 Valdes, Joan Judas Veles, Jenaro
Cemas, Mateo Matas, Andres Januhen, Antonio Ranz Romanillos, Jos6 Leal,
M. Gerona, Estanislao Sarime de Brama, Ldo. Juan Bosmeniel y Fiesco, Bo-
que de la Casa, J. H. de Otero, Aquiles Aristogiton, Eusebio de Bardoxi y
Azarar, J. P. y, Vela, J. Chirino Vela, Felipe Sinchez Ordofiez, Juan Cam-
pafia, Francisco E'spoz y Mina, coronel y comandante general de Navarra,
quien dirige un Manifiesto '"A mis paisanos contra la intrusa diputaci6n", y
]a del funesto Dr. TomAs Gutierrez de Pifieres, escritor procaz e insolente a
quien el gobierno del capitan general D. Francisco Dionis;o Vives tuvo ne-
cesidad de expulsar de la Isla, no obstante su condici6n de espafiol.
Entre las curiosidades que se hallan en El Repar6n aparece en el primer
numero un suelto titulado "Literatura" alusivo al manuscrito de la historic
de La Habana, que dice:

Los Sres. Philaletes y Phil6logos siguen desarrollando el famoso manus-
crito de la historic de ]a Habana, hallado iltimamente en el herculano de
Arrate, y nos han explicado que lo trabajado antes por los redactores de la








3a M MODZ3AO RN OCUR


Enciclopedia conserve la obscuridad de su origindt griego: ahora si que lo-
gzar6mos ver esta historic deseada en aquel estilo floriado, claro, y dulee que
le es connatural lque hallazgo!!! jilabate pavo!

Tambi6n en el cuarto ndmero existe otro suelto recordando a Ia policia
el capitulo 28 del bando de buen gobierno, prohibiendo a toda clase de
personas el uso de garrotess" con los penas de diez dias de trabajo en los
caminos A los de color v diez ducados de multa a los blancos.
Tema interesante result el relative a la situaci6n entonces de la Europa
que aparece en el n(imero 5, bajo el titulo "Reparo 49", de donde se copia
este pirrafo referente a Cuba:

No han faltado atentadores A la tranquilidad de esta isla; pero las ideas
de estos han sido ahogadas en su origen por las prontas disposiciones del
gobierno, a. quien no podr6 sin agrabio despojar de la gloria de haber sos-
tenido la quietud en nuestros pueblos; tanto que no falta quien asegure que
de results de esta calma y por consult berval de los gefes respectivos se
ha dispuesto en las fortalezas y baluartes de esta plaza el desmonte de una
parte de su artilleria, como efectivamente se ha verificado en las primeras,
y debe haeerse en los segundos, esta disposicion que llamar6 sin engaiiarme
anti-politica, merece la mas several critical. La economic, si es la causa,
debe comenzar por la separation del innecesario nfimero de empleados en
el cuerpo politico que sin aprobacion Real disfrutan sueldo, y jamas debe
llegar A debilitarse nuestra fuerza: la prudencia aconseja star siempre pre-
venidos: la isla de Cuba es una joya tan preciosa, que muchos monarcas no
se desdefiarin de pretender colocarla en su diadema: la patria exige
vigilancia.

Y en el "Reparo 39" movi6 el asunto de la farola del Morro de La Ha-
bana que durante cuarenta y siete afios para construirla se cobraron 4 pesos
a cada buque saliente, sin haberla plantificado en tan dilatado tiempo, ni
saberse el destino de aquel dinero.
En el n6mero 30 el redactor de El Repar6n public lo siguiente:

Cuando me propuse publicar este peri6dico fu6 uno de mis principles
objetos la reform de la administration del erario real viciada casi desde su
instalacion en esta isla y corrompida subseeivamente por la ineptitud de
cada gefe de oficina haciendose independiente en el manejo interior de su
cada gefe de oficina haciendose independiente en el manejo interior de su
ramo, modelaba sus procedures al antojo fi a plantillas nada anAlogas al sis-
tema general. De aqui result precisamente la falta de m6todo eierto en la
cutenta y razon, y de esta falta el des6rden, la mesaptitud, y confusion que
se advierte en esas oficinas euyos negociados puestos a cargo de ineptos hi-
jos de la adulacion jams pueden llegar al tono que deben tener para su
concordancia respective con el todo del ramo.
La precedent real 6rden es una prueba de que el gobierno supremo
conoce las ventajas que puede producer al erario national la hacienda de esta
isla bien manejada: conspira i ello del modo que le parceci6 mas oportuno;
pero al mismo tiempo que toma los medios de mejorarla, dexa su gobierno
politico en las miamas manos que la conduxeron a& la decadencia en que se
ve. La hacienda real de la isla de Cuba necesita mis de una cabeza cauta
y reflexiva que de nna mano dgil que se dexe arrastrar :i la pluma por ]as
sugestiones de los malos. La hacienda real de esta Isla, pide otra elase
de reform mas general, quiz.is llegard el dia en que se desenvuelban estas
ideas; por ahora veamos cual es el resultado del arreglo.








ML PNUUZODUNO BN CUBA


Sefiores de la junta: meditad vuestras operaciones, un pliblico just
estA en espectaeion de .ellas: velad, ved que mi phlna esta resuelta A com-
batir la injusticia.
El Reparon.

De igual modo en los ndmeros 51) y 66 existen esLas advertencias:

No se publican ni publicarin jama s en este papel eartas an6nimas que
se dirijan a la redaecion: en este concept los autores de alguros que se han
recibido en estos ultimos dias podrAn acercarse al Repar6n que procedera
segun el decreto de libertad de imprenta y lo que tiene dicho en su prospect.
Habiendo variado este papel de repartidores, se suplica A los Sres.
subscriptores que los dos meses corridos del present afio no los abonen sino
baxo la firma del redactor.

El Repar6n, que fu6 un peri6dico de fuerte oposici6n, vi6 la luz en la
"Habana. Imprenta de D. Pedro Nolasco Palmer" y desde el nfimero 13,
camnii6 su colof6n de este modo: "Habana: en la imprenta de D. Pedro
Nolasco Palmer, 6 hijo".
No sali6 siempre los jueves, segdn se ofreei6 en el prospect, sino que
a contar del ndmero 50, fecha 5 de enero de 1813, se aument6 a dos nfimeros
por semana, conformne se explica en e.ta.
ADVERTENCIA

Para dar lugar Ai la publication de. muehas materials fitiles, 6 innume-
rables papeies de que se hall recalgada esta redaccion, hemos acordado pu-
blicar en adelante dos nudmeros semanales de Ai medio pliego, quo saldrdu los
martes y. sAbados de cada una, aumentAndose A los sefiores suscriptores dos
reales sobre los tres que pagaban mensualmente.

Con excepei6n de los numeros 9, 13, 16, 46, 47, 52 y 64, todos los demas,
hasta el 91, que fu6 el iltimo, se compusieron de 4 paginas, agregAndose a
la izquierda del titulo de El Repar6n desde el ninmero 42, que c'orrespondi6
al 12 de noviembre de 1812, lo siguiente: "Tomo II''.
Varios suplementos existen en la coleceiOn dei citado peri6dico, fecha-
dos en 16 de julio, 22 de octubre, 19 de noviembre-con un articulo *Al
Moderado D. Simon Bergafio y Villegas", firmado por "Zurra" y "Al
Sefior D. Francisco Arango y Parreiio electo diputado en Cortes", con un
"Madrigal" que suscribe "El Reparon"-y 10 de diciemb)re de 1812.
En las pAginas de El Repar6n, ademins de las pol6micas con sus colegas
Diario Civico, La Abeja, La Cena, El Patriota Americano y sAtiras contra
los m6dicos, se publicaron "Oeurrencias del iLia", "P6rdidas", "Correo
Politico Literario ", Literatura ", "Policia ", Epigramtas", "' Fbulas ",
"Reniates", "Teatro", "Ventas", "Poesia.", Mineralogia", "Impre-
sos", "Remitidos", 'ompras", P6rdidas ", Loteria", Politica'';
"Variedades", "Aneedotas" y en el nuiimero 65 en un cecrito dirigido al
"Sr. D. Prudeneio de Hechevarria, (alias) el anti-ergotista, gurrupi6 del
fantAstico Bergaiio", se defiende al ilustre presbitero halancro Felix Varela.








EL PWEIODZ3MO ZN CUDA


"LA PERINOLA":

Cuando concebimos el prop6sito de ilustrar las paiginas del Boletin del
Archive Nacional con la "copia exacta, hecha por medio del fotograbado,
de ha primera plana de los peri6dicos mais antiguos de Ia isla de Cuba publi-
cados hasta 1850, que existiesen en el Archivo o fuera de 6l, ya en biblio-
tecas pbblicas o ya en particulares", segin manifestamos en El Figaro (Ha-
bana, 15 y 22 de diciembre de 1918), nos fu6 ofrecida, con much amabili-
dad, una valiosa coleeci6n de impresos de dicha elase por su poseedor nues-
tro distinguido amigo el Lcdo. Francisco de P. Coronado, Secretario enton-
ces de la Academia de la Historia de Cuba. Y despu's, cumpliendo su ge-
nerosa oferta, ha puesto en nuestras manos los tomos correspondientes a
los papeles titulados La Perinola, El Mosquito, La Lira de Apolo, La Mosca,
El Tel6grafo Habanero y El Descubridor Politico, cuyos facsimiles (1) apa-
recen con sus informaciones respectivas Pero como s6lo -n la Bibiioteca
National se conservan algunos nuimneros de La Lira de Apolo, no existiendo
de todos esos peri6dicos citados nada en las otras institu:iones an'logas de
La llabana, result, por tanto, que las coleeciones del senior Coronado son
de inestimable valor para nuestra bibliografia. Por esta raz6n, vamos a
extractar lo que aparece en el catbilogo niim. 17 de 1916 (Biblioteca Ultra-
marina), del librero de Madrid, Sr. Pedro Vindel, sobre los mencionados
papeles:

403. LIRA DE APOLO (LA). Numeros 1 a 8. Habana, Arazosa y
Soler, 1820. En 49 ............. : ........................ 400 pesetas.
406. MOSCA (LA). Nfimeros 1 a 7. Habana, Imprenta de D. Pedro
'Nolasco Bolofia 1820. En 49 ........................... 40 pesetas.
407. MOSQUITO (EL). Nfimeros 1 a 14. Habana, Oficina de Arazo-
sa y Soler, 1820. En 49 ............ ....... .............. 550 pesetas.
409. PERINOLA (LA). Nimeros 1 a 9. Habana, Arazosa y Soler,
1812. En 4Q ............................................ 450 pesetas.
415. TELEGRAFO IHABANERO (EL). Nimeros 1 a 16. Habana,
Jmprentas: del ciudadano Jose Bolofia, y "Liberal", a cargo de don A. R.
del Manzano, 1821. En 49 .............................. 1.200 pesetas.

Ya sabemos e6mo Ileg6, y a que alto precio, a una biblioteca cubana,
esa rica colecci6n, donde no se menciona El Descubridor Politico, porque los
ejeinplares de &ste pertenecieron ali lustre patricio Dr. Tomfs Romay y fueron
donados al Ledo. Coronado por la Sra. Beatriz Navarrete.
Las citadas publicaciones fo man parte de aquellas que vieron la luz du-
rante los periods de la libre imprenta, en los alos de 1812 y 1820, y sus
titulos dan una idea de su estilo y contenido.
P1l mais antiguo de la series a que nos vamos a referir, es La Perinola.
Comenz6 a publiearse el martes 25 de febrero de 1812, y no el 2 de dicho
mes, como asegura Bachiller y Morales. Lo fund y dirigi6 el impresor y
escritor pfblico D. Jose de Arazosa, quien firma todos los articulos con su
(onoeido seud6nimo de El Patan Marrajo. Fue un semanario liberal, sa-
tirico, con una literature de mal gusto, dedicado principalmente a denunciar

(1) VWase Boletin del Archivo Nacional.








EL IRZLODISMO EN CUBA


los vicios. La salida no se ajust6 La. un plan metodi-o, pues se publicaron
nimeros en diferentes dias de la semana, ya nmarte-, ya minireoles, jueves
o sibados, vendiendose al precio de un real.
En su primer ndmero apareci6 un eorto program de lo que se proponia
el editor, que dice asi:

En un tiempo en que despues de tanto silen:io se ha desatado la lengua
para hablar A banderas desplegadas de lo que se piensa, de lo que se ve; y se
oye; en un tiempo en que tantos escritores buenos 6 malos pigmeos 6 gigan-
tes han cortado sus plumas para llenar el papel y fatigar las prensas con
discursos de toda especie; en un tiempo, digo, en que deben brillar los bue-
nos ingenios en beneficio de sus coneiudadanos, ; no parecera atrevimiento
que un patan abandonando la soledad y el cultivo de su hacienda, se intro-
duzca de hom y de coz en esta ciudad, nada menos que A escribir sobre mate-
rias muy agenas del que no sabe otra cosa que coger el harado y former
cuatro surcos? A la verdad que es grande animosidad inezelada con bella-
queria y no faltara quien me gradue de neeio; pero A mi se we dA un bledo
mientras no ofenda A persona determinada, y mientras me acompafie un
gigante amigo mio, capaz de arredrar l euantos viciosos vagan por esas
calls, pues el formidable baston que empufla es una eneina regular que
de un golpe puede aplastar a cien mil veguillines. Mi objeto no es otro que
el de hablar con la debida moderation de cuanto se me antoje en los dias
que me parezea, una 6 dos veces a la semiana, tres 6 cuatro veces al mes, y
todas estas habladurias se anunciarAn por el Diario, asi como lo han hecho,
sin embarazo alguno, de sus papeles, el insigne I). Manuel Marvurveano autor
del Pensil 6 Pernil, y el jamas alabado D. Mariano de! Rey Aguirre, escri-
tor de ciertas d6cimas que para entenderlas ha sido precise busear un int&r-
prete arabigo. 'Mi. Animo es el de ridiculizar el vicio con los mis negros
colors. En el retrato que de 6l se haga no faltara tal vez algun vicioso
que se apropie la pintura, y creyendo mala fe y malignidad en el autor, pro-
rrumpa en quexas que no deben producer otro efeeto que el de su delacion y
hacerse reo, sin ser llamado A juicio. Lo s6, aunque palurdo, distinguir la
satira laudable, licita y honest, de la denigrativa infame v escandalosa. La
primer sirve para la correction general indicando los defectos que dafian a
la sociedad, y en la segunda se emplean las almas baxas, que por rencillas
particulares se vengan de su enemigo por este medio vil. Apoyados pues
en estos rectos y s61idos principios caminar6 sin teinor, despreciando chis-
mes y hablillas de necios; y si hubiere alguno que se embone el suyo, buen
provecho le haga. Mi estilo ya se sabe que es ramplon, machucho, y d6
site suelas sin andar con frases lampifias, ni rodeos que solo se usan en la
gente culta y en las oraciones inaugurales: y como yo no entiendo de letras,
para mi son muy" gordas todas aqufellas figures ret6ricas. Se ha titulado
este papel la Perinola para traher al retortero A los viciosos y hacerles dar
mas vueltas que las que se dan en el juego del cineo por uno.

Este primer ndmero se agot6 en seguida, siendo necesario que el editor
lo reimprimiese

...para los que gusten former la coleccion de todos los que irAn saliendo.

S6lo contiene la colecci6n naeve nfimeros, compuestos de ocho pAginas,
exceptuando el 3 y el 8 que alcanzan a 10; mas debemos Ilamar la atenci6n
respect a que en el dltimo, que correspondiO al jueves 23 de abril de 1812,
se hall un articulo al final con este aditamento: (Se continuara); lo que
prueba, o que se dej6 truneco dicho trabajo, o que se 'ontinu6 la publicaci6n.








3. PfB3IODZBIO E CUBA


Nos inclinamos a career lo primero, entire otras razones, porque Bachiller y
Morales y D. Jacobo de la Pezuela, a pesar de los elements de que dispu-
sieron, no lograron ver nunca nada mas que esos nueve nfmeros, y porque
el Diario de la Marina, en cuya imprenta se tiraba La Perinola, y que anun-
ci6 siempre, en la fecha correspondiente, la salida de cada uno de los nueve
nimeros, no volvi6 a mencionar este papel (despuds de anunciar la apari-
ci6n del nuimero noveno) hasta el 13 de mayo de 1812, en que insert
este aviso:

IMPRESOS
En esta imprenta y en la esquina de la Obrapia, se hallarAn de venta...
juegos completes del papel titulado la Perinola...

Los nfimeros del 5 al 8, ambos inclusives, contienen distintos grabaditos
en la primiera pigina, que son las ilustraciones mas antiguas que hemos visto
en los peri6dieos de aquella 6poca. El pie de imprenta dice: "Habana-
Oficina nueva de Arazosa y Soler".
Y cuando teniamos publicado lo que antecede (1), recibimos una carta
muy provechosa del distinguido histori6grafo Dr. Manuel Pdrez Beato, fun-
dador y director de la interesante revista El CuriosG Americano, quien
nos dice cuanto sigue:

Acabo de recibir el ndmero iltimo del Boietin del Archivo, que he leido
con el placer que leo todos los ndmeros. La relaci6n de los peri6dicos anti-
guos la encuentro muy interesante y espero tener algdn tiempo desocupado
para estudiar el asunto y ver si puedo contribuir con algo, como es el deseo
de Vd., para dar a este asunto todo el auge que se pueda con la ayuda de
los aficionados.

Leo en el numero dicho del Boletin, que se supone que el peri6dico La
Perinola no public rmas que 9 niimeros y se dan las razones que parecen jus-
tas; pero es el caso que yo poseo por casualidad el ndm. 10, que contiene 8
p&ginas y corresponde al dia 29 de abril de 1812 (Mi6rcoles). Tiene en la
primera pagina un grabado que represent un hombre hincado de rodillas.
Contiene un articulo titulado "Demandantes" (y, un) "Dialogo entire D.
Patricio y su muger Dofia Cecilia, extractado de la comedia titulada la esposa
prudent 6 las consecuencias del juego, tuyo autor es el mismisimo de la
Perinola ".
Como Vd. halir:A oulservado este peri6dico desdice much de su autor,
que public otras veces irticulos muy instructivos sobre diversos asuntos. De
todas manera, coino todo lo quo se refiere a nuestra cultural antigua ha subido
de precio, no es raro que los libreros se dejen pedir y cobrar por esas rarezas.

El doctor Perez Beato con la exacta descripci6n que hace en los parrafos
que acaban de leerse, ha prestado un buen servicio-que mucho le agrade-
cemos-a la historic del periodismo en Cuba.
Por tanto, no queda ya duda que del citado papel se publicaron diez nl-
meros. Y aliora debemos observer, respect a este filtimo, que en su pie de
imprenta aparece suiprinida la palabra "nueva", quedando escrito en esta
form: "H'lbna:il:-Oficina de Arazosa y Soler"; como taimbi6n que en 61
no se prosiguen los Consejos de Sancho Panza A sus hijos, principiados en el
nfimero 7, seguidos in el 8 y 9, y en este filtimo, anuneia'ndose que continuarian.

(1) V. Boletin del Archivo Hacional, 1920, t. XIX, p. 6-18.










EL 1ZZIIXODIUO MR CUBA


"LA LIRA DE APOLO":

El primer peri6dico escrito enteramente en verso, segin lo que hemos
podido averiguar, que vi6 la luz en Cuba, fu6 La Lira de Apolo, que dirigi6
tambien el Sr. Ignacio Valdes Machuca. Se imprimi6 en la "Habana: Ofi-
eina de Arazosa y Soler, impresores del Gobierno Constitueional", y' co-
menz6 el jueves 4 de mayo y termin6 el 19 de julio de 1820. En su cabeza
tiene un curioso grabado en madera que represent una lira entire palmas y
laurel, Caleagno, en su Diccionario Biogrkfico Cubano (New-York, 1878, p.
641), dice que se publicaron en dicho papel

...versos de Zequeira, Heredia y principles poetas de la 6poca...

Y, ademis, colaboraron Prudencio Hechavarria y O'Gaban, Manuel de
Avellaneda, Manuel Morillo Mufloz, J. D. Vald6s, Lucas Maria de Villaescusa,
Manuel Gonzalez del Valle y muchos otros que firmaron con diferentes seu-
d6nimos o anagramas, segdn consta en el sumario de los ocho ndmeros da-
dos a luz.
En la portada aparece un soneto, que puede leerse fiilhnente, sobre el
restablecimiento de la Constituci6n, y que es un exordio o preAmbulo sus-
crito por Tirzo, seud6nimo de La Lira de Apolo, que no sabemos si con 61 se
ocultaba su redactor, el senior Valdes Machuca.
Bachiller y Morales nos cuenta que hay en los trabajos

..4firmados por H. pensamientos atrevidos y poesias de imkgenes; pero
ciertos giros especiales que destruyen el efeeto que de otra manera pudieran
colocarlos en el rango de buenas composiciones (1)

Al, frente de todos los ndmeros, que se componian de 8 piginas, se leen
los siguientes sificos:

Honor de Febo, deliciosa Lira,
En los banquetes del supremo Jove,
salve, pues eres de mi mal alivio
Cuando te invoco.

Y antes de concluir, debemos llamar la atenci6n respeoto a que el nd-
mero 6 esti feehado el "jueves 22 de junior ; el 7 el "sAbado 1 de junio"
y el 8 el "sabado 1 de julio", correspondientes todos al afio de 1820; y lo
que prueba el error ineurrido en la fijaci6n de las fechas de los dos 1iltimos.

"LA MOSCA":

El domingo 14 de mayo de 1820 sali6 el primer ndmero de un peri6dico
satirico titulado La Mosca, que dirigia el escritor sudamericano Sr. Jos6 An-
tonio Miralla. Tuvo la rareza de que en sus columns no se publicara ar-
ticulo ninguno subscrito con nombres propios, sino con seud6nimos, moti-

(1) Bachiller, ob. eit., t. II, p. 128.










EZ PEZIODZIMO EN CUBA


vado 6sto, de seguro, por sus ataques a las autoridades y sus campafias en
pro de la honradez de los tribunales de justicia del foro en general.
Dice Bachiller y Morales que el epigrafe de dihho papel "era una peri-
frasis" de El Esquife (1), con efecto, el epigrafe de 6ste dice asi:

Mas corrigen las critics festival
Que las s6rias y amargas invectivas.
Y el de La Mosca reza de este modo:

Con mas acierto y vigor,
Que la several invectiva,
'Una critical festival
Corta el abuso mayor.

A continuaci6n se public en el nfimero 1 este editorial:

Buenos dias, Sefior Mosquito. iCuanto, cuanto no traigo que comunicar
A V.! Mi primera visit va A abrir un vasto campo a sus especulaciones
political, y A estrechar entire nosotros el lazo de la amistad mas tierna.
Me hallaba profundamente dormida, cuando me despert6 el ruido, que
hacen los placeros con sus voices y los cencerros de sus cabalgaduras: en
aquel moment hubiera querido salir de mi verde atalaya; pero mis deseos
cesaron al notar que ]a Sefiora Aurora no iluminaba aun sino debilmente el
horizonte; no obstante, como soy mosca curiosa y en estremo result, viendo
que mi vecino Pantaleon abria su ventorrillo y que various de los capesinos
se acercaban a 1 ai tomar cafe y, A esperar que diese el Ave-Maria para en-
trar en la Ciudad, me fui aproximando sigilosamente a uno de los robustos
ramos de mi Seiva fronterizo ai la puerta de dicho ventorrillo, donde con
bastante claridad percibia lo mas minimo que alli se hablaba.
Poco tiempo habia pasado cuando dos de aquellos hombres, despubs de
haberse calentado las tripas con un tazon de agua turbia y caliente, A la
que mi vecino Pantaleon bautiza con el nombre de cafe, entablaron una gran
reyerta relative al estado actual del Gobierno, y al cabo de mil alteracio-
nes de ningun merito, dixo uno de los dos.-Muy buena seri, tio Juan, la
Constitution, pero f mi no me entra, en razon de que todo anda como an-
daba. V. no ignora que aun tenemos que regular A los hambrientos gatos *
del puente de Chaves una portion de todo lo que traemos, y que de no haserlo
asi, hay las de San Quintin, por que nos quieren barrenar les capachos de
huevos, y haeernos vacear todo lo que contienen los serones sin exceptuar ni
aun los tabacos de nuestras bejigas. Con que dejemonos de cuentos, siem-
pre estamos tan inal como antes.--Hombre, repuso el otro, todo se ira arre-
glando, pues ya ves que no es possible tender at un tiempo A muchas cosas.
Dias pasados oi deeir que las sabias Cortes habian pensado cortar de raiz
estos abusos intolerables, por medio de una reform utilisima para todos los
que tienen la desgracia de tratar eon semejantes fariseos, y no dudo que el
primer cuidado de este ilustre cuerpo, asi que este reunido, serA pone- en
execution una medida tan just y, ventajosa para los agricultores.-Quiera
Dios que asi suceda, tio Juain, replica el deseontento, si de ese modo logra-
mos coger sin merma el fruto de nuestras fatigas y sudores; por que, amigo,
entire los malos tiempos, los vichos, la primicia, los diezmos y los gavilanes
del puente de Chaves, de las puertas de la Ciudad y de los mereados nos
arrebatan el sustento, sin darseles un pito de que nuestras families perescan.
Y no es esto lo peor; pues si con la miseria que nos queda compramos lo ne-

(1) Boletin del Archivo Nacional, 1916, t. XV, p. 214-215, 237.
(*) Salvo el guante 1i la metafora. (N. del A.'









EL PEZNODISMO N" CUBA


cesario A la vida, tenemos que darles alguna parte para que nos permitan pa-
sar por los parages indicados.
Aqui llegaban, Seflor Mosquito, estos buenos hombres, cuando el cafio-
nazo de la madrugada les acord6 que las puertas de la ciudad iban A ser
abiertas, y tomando sus caballos se dirigieron A los puestos donde habian
de expender sus frutos, dejandome absorta lo que acaba de oir. Impacien-
te esper6 que el Sol nos aclarase, para tener el gusto de ir A participar A
V. un acontencimiento tan notable, con el fin de que esta proxima noche haga
una viajadita A los lugares donde moran los tales gavilanes, y examine es-
crupulosamente si es cierto el relato del labrador, por que, mientras V. no
me asegure su verdad, no puedo prestarme A ereer que -an escandalosos des-
ordenes se permitan en una poblacion ilustrada; y mas cuando los que sufren
las consecuencias fatales de semejantes hechos, son aquella parte de hombres
honrados destinados al noble y duro exereicio de abrir las entrafias de la
tierra, para enriqueeer y sustentar las demas clases del Estado; ellos gozan
en todas las naciones civilizadas de los privilegios mas grades, y serA una
mengua que entire nosotros se miren con abandon.
Con esto, y ancioso de hacer nuevos desteubrimientos, me marcho, desean-
do A V. mil prosperidades.

Las pAginas del peri6dico estuvieron siempre a disposici6n de cuantos
quisieron denunciar algfin abuso, conforme se infiere de sus eseritos y de este:

AVISO AL PUBLIC
Cuando quiera una persona
Algun abuso advertir
Puede sin miedo ocurrir
A la Mosca Criticona.

Ya en el ndmero 2 aparece '-ariada la forma tipogriifica del frontis,
pero siempre teniendo por vifieta una mosca en los 7 que se publicaron, to-
dos de 8 p., menos el 1 y 3, que son de 4, en la "Iniprenta de D. Pedro No-
lasco Bolofia extramuros". La feeha del uiltimo corresponde al 13 de
junio de 1820.


"EL INDICADOR CONSTITUTIONAL":

El Indicador Constitucional, diario de La Habana, cuyo nfimero 1058
existe agregado al "Espete. promovido pr. el Esemo. Ayuntamto. de esta
ciudad (Habana) sobre cortar el abuso introducido en el foro de admitirse
las petieiones al fiado", comenz6 a publicars.e el 1s de junio de 1820. Nos-
otros hemos examinado en la Biblioteca Nacional una colecci6n de este pe-
ri6dieo, que principia con el ndniero 3, correspondiente al mues y afio antes
citado, y terminal con el nimero 1245, fecha del 1, de noviembre de 1823.
Bajo el membrete de El Indicador Constitucional, figure el epigrafe
siguiente: "Malo periculosam libertatem quam quietum servitium"-Pre-
fiero una libertad llena de riesgos .1 la esclavitud aunque quieta. No sa-
bemos hasta que kpoca continue publicindose dicho epigrafe y la traducei6n
que aeabamos de copiar, porque en la coleeci6n de dicho peri6dico que tu-
vimos delante, faltan los nuimeros desde 12 de febrero de 1821 (nfim. 257)
hasta el 24 de mayo del propio afio (nuim. 359), y ya en 6ste observamios que
continfia eFtampandose el epigrafe latino; pero con otra traducci6n que dice:









ZL P7NQOD=XSO RN CURL


"Mas quiero peligrosa libertad que tranquil esclavitud". Ademns, hay
otro salto en la indicada colecci6n, que comprende desde el 31 de mayo de
1822 (ndm. 741) hasta el 22 de marzo de 1823 (ndm. 1018).
El peri6dico meneionado apareci6 sin ninguna vifieta, pero el ndmero
359 a que hemos hecho antes referen{eia, tiene a la cabeza un grabado en
madera, aleg6rico, representando a Mercurio, este con el caduceo en la dies-
tra, rodeado de atributos de comercio, y al fondo un velero de grail porte.
La inscripci6n o titulo que forma la cabeza, se hall repartido del siguiente
modo: El Indicador Constitucional Reinado de la Ley.
Sc imprimi6 primero en la, "Habana: imprenta LIBERAL, i& cargo de
D. Tiburcio Campe", y despubs en la "Imprenta del Comercio de I). Anto-
nio Maria Valdes, enalle del Teniente Rey casa ndm. 81".
El principal redactor de El ladicador Constitucicnal lo fu6 el periodista
Sr. Evaristo Sinchez, y hasta el 9 de septiembre de 1820 perteneci6 a su
cuerpo de redacci6n el Sr. Jose Joaquin Garcia. En el mismo se reprodu-
jeron, segdn Bachiller y Morales, "buenas poesias de la Peninsula, entire
ellas "La Beneficencia" de Lista, algunos versos de Hecheverria, Ramos,
Vald6s y Dorilo (Valle) ".
Este peri6dico hubo de ser denunciadc en distintas ocasiones a la Jun-
ta de Censura, por autoridades y particulares. Lleg6 a tener nmuhisimos
suscriptores y sus otros colegas de La IIabana propalaron la terminaei6n del
citado diario por carencia de escritos que insertar en sus columns, rumor
que los redactores desmintieron en el n6mero del 13 de junio de 1820.

"CORREO POLITICO, LITERARIO Y

MERCANTIL DE TRINIDAD":

De un important peri6dico de larga duraci6n, que eomenz6 en 3 de
septiembre de 1820, feeha esta que s61lo cita el histori6grafo Carlos M.
Trelles (1), y termin6 en 1869, titulado, primero, Correo Semanai de Trini-
dad, despubs Correo Politico, Literario y Mercantil de Trinidad, y finalmen-
te Correo de Trinidad, sin que nos haya sido possible hallar ningdn n6mero
de la primera de ellas en parte alguna. Pero si tenemos la seguridad que
fu6 su primitive nombre el citado por nosotros, por haberlo comprobado en
documents oficiales.

Bachiller y Morales refiere que
"D. Jos6 Julian Castafleira (sic), empe-
z6 a publicar el Correo Semanal en esta 6poca (1820) y puede decirse que
introdujo el folletin de los papeles p6blicos de la Isla, pues desde los prime-
ros ndmeros dedic6 la parte inferior del peri6dico a la publication de artieu-
los amenos y jocosos, siendo dado a la sAtira, y manejando la lira con tanta
y aun mis destreza que la humilde prosa. La Linterna Magica por Zacarias,
nuevo mago del oriented, el Teatro burlesco y otras producciones escritas con
oportunidad y, gracia, dieron merecida importancia al Correo. No es esto
entrar en un andlisis detenido del papel que adolecia por otra parte de los

(1) Bibliografia Cubana del Siglo XIX, Matanzas, 1911, t. I, p. 178.








EL IZBIODIOX0 EN CUBA


defects de la 6poca. La limitada extension del Correo fu6 ampliAndose
hasta su conversion en diario en el afio de 1847. Es inexacto quo el Correo
sc publicase al principio dos veces a la semana co!no so ha escrito en una
reciente publication: hasta su primer titulo indicaba su aparicion semanol (1).
Ademns, otro autor de cierta nombradia, como lo fu6 el naturalista D.
Ram6n de la Sagra, nos cuenta que la primera imprenta que se estableei6 en
Trinidad fue para el peri6dico El Correo, que fund en 1820 el Sr. Crist6bal
Murtra, agregando que en 1847 pas6 a otras manos, escribiendo en 61 diaria-
mente, j6venes muy ilustrados, como D. Fernando Echemendia, los hermanos
Echerri y otros. Descendi6 despues a salir a luz solo tries veces por sema-
na, hasta 1851, que le comprO el Sr. I). Justo G. Cantero, redactadandole pri-
mero D. Antonio V. Iternmindez y alora cl joven Cort6s (2), antes mencio-
nado, como diario y de mayores dimensions (3).

No sabemos cual de los dos autores citados anteriormente esta en lo
cierto en lo que toca al nomibre de la persona que fund el Correo Semanal de
Trinidad; pues mientras Bachiller y Morales en dos lugares distintos de sus
Apuntes (4) mantiene (que fu6 el sefior "Jos6 Julidn Castafieira" (sic),
la Sagra en su Historia dire que Crist6bal Murtra. Y Francisco Calcagno, en
su Diccionario Biogrffico Cubano (5) describe que el citado Murtra en "1820
introdujo en Trinidad la imprenta y fund El Correo, primer peri6dico de
;:quella localidad'". Y al hablar este mismo autor de Jos6 Julian Castifieira,
que asi como acaba do ser escrito era su apellido, y no Castafieira, inanifiesta
que este en "1820 fund el Corrco Semanal, primer peri6dico de Trinidad,
donde habia ya imprenta desde 1804, lo hizo despues bisemanal y fu6 pos-
teriormente diario: en la misma ciudad public La Linterna MAgica y el Tea-
tro Jocoso, obras festival y de critical contemporanea, era poeta y prosista,
y se le dice introductory aqui de los folletines en la part inferior del pe-
riodieo". (6) Calcagno no solo se contradice en lo que respect al nombre
del fundador del peri6dico de Trinidad, sino que tambien en lo relative a la
introduction de la imprenta en esta ciudad.
Ahora bien, creemos de nuestro deber hacer present que en los primeros
treinta aios del siglo XIX, nos encontramos en los expedientes que se incoa-
ban en solicitud de licencia para publicaciones peri6dicas, que las mismas por
lo general se concedian a los impresores, quienes despu6s encargaban a una
persona de su confianza o de arraigo en la localidad, la redacci6n del papel
para que habian sido autorizados. Por cuya raz6n no es aventurade supo-
ner que el impresor Murtra fuera el concesionario para dar a la estampa el
Correo Semanal de Trinidad, y que designase al escritor Castifieira para
dirigir el peri6dico menaionado.
Sea o nn esto lo sucedido en el present caso, ojali que posteriores re-
buscas nos permitan aelarar debidamente este punto tan important. Para
ello necesitamos el concurso de nuestros lectores, a los cuales rogamos que
nos comuniquen tualquier noticia que nos pueda ilustrar sobre este particu-

1) Bachiller, ob. eit. t. II, p. 10.
(2) Jos6 Antonio Cortes, poeta nacido en Santiago de Cuba.
(3) Historia fisica, econ6mico-politico, intellectual y moral de la Isla
de Cuba, por D. Ram6n de la Sagra, Paris 1861, p. 70-71.
(4) T. II, p. 10 y 127.
(5) New-York, 1878, p. 445.
(6) Caleagno, ob. cit. p. 183.









ZL PMASODIUMO ur ouA*


lar u otro de los tratados en nuestros trabajos, que redunde en provecho de
la exactitud de nuestra contribuei6n a la historic del periodismo en Cuba.
En el Correo colaboraron el poeta camagiieyano Esteban de Jesuis Bo-
rrero (1) quien public, en el nfimero del dia 15 de agosto de 1853, el ro-
mance Amira, que fu6 su primera composici6n. Rafael Maria de Mendive,
que en 1840 di6 a luz en dicho peri6dico muehas de sus mejores poesias, y
tambi6n el ge6grafo Jos6 Imbern6 y Navarro, gaditano, director en 1871 de
El Eco Espafiol, que fund en Trinidad para combatir saiiudamente los idea-
les cubanos durante la guerra de los Diez Afios.
El Correo hubo de ser denunciado en muchas ocasiones a la Junta de
Censura por sus escritos injuriosos, a pesar de que tenia cierto carficter ofi-
cial, dado que en sus columns se insertaban los asuntos de oficio y, noti-
cias mis importantes de justicia. Publicaba, adeinms, escritos de literatu-
ra, agriculture, comercio y fomento.
Los tres variantes que hemos tenido a la vista, correspondientes a los
aflos de 1824, 1829 -y 1830 del peri6dico a que nos referimos, dice el colof6n:
"Imprenta de D. Crist6bal Murtra e hijos". En el frontispicio se hallan se-
fialados los dias en que fueron publicados los citados ejemplares. Y como
nota curiosa, creemos oportuno manifestar que el Correo de Trinidad inser-
t6 una "Noticia hist6rica y geogrAfica" de dicha ciudad, subscrita por el
Sr. Francisco Lavall6e, cuyo trabajo reprodujo el Faro Industrial de la
Habana de los dias 3 y 4 de agosto de 1842, y sin que en el citado articulo
conste dato alguno con qu6 poder aumentar los expuestos.


"El SABELO TODO 0 EL ROBESPIERRE HABANERO:"

El Sr. Julio Ponce de Le6n, director que fue del Archivo Nacional, nos
facility various ejemplares de los peri6dicos titulados El SBbelo Todo o el
Robespierre Habanero y el Mercurio Civico, que formaban parte de su biblio-
teca particular, y con el objeto de que los utilizaramos en las notas que ve-
nimos publicando sobre, la prensa cubana.
Muy pocos son en realidad los datos que hemos hallado relatives a los
papeles mencionados, y por ello nos conformamos con la reproduci6n de los
facsimiles de las primeras plans de los mismos. (2) Indudablemente que no
necesitamos decir esto como una advertencia para la mayoria de nuestros
lectores; pero sirva siempre para los pocos que por no fijarse con todo el
detenimiento necesario, pueden considerarnos responsables de las deficiencias
de que precisamente no somos culpables nosotros. Ademnis, no debe olvidarse
que el espacio de que disponemos, no nos permit, como quisi6ramos, acom-
pafiar cada peri6dieo de los respectivos detalles bibliograficos.
Volviendo ahora al primero de los dos peri6dicos que acabamos de men-
cionar, diremos que el precursor ilustre de nuestra bibliografia, nos dice lo
que sigue:

(1) Padre del malogrado Dr. Esteban Borrero Echevarria.
(2) V6ase Boletin del Archivo Nacional.









EL PERIODISMO EB CUBA


EL SABELO TODO,-Robespierre Habanero.-Se public los miircoles
y sbbados, primero en la Imprenta de D. Antonio Maria Yaldes y luego en
la D. Jos6 M. Bolofia (1).

No obstante, los numeros que hemos tenido a la vista, compuestos de 4
pdginas, y que correspondent a los dias 26 de abril, 31 de mayo y 7 de junior
de 1821, fueron publicados los jueves.
Ahora bien, dicho papel es cierto que fu6 bisemanal; pues debajo de su
titulo, se lee:

Este peri6dico sale dos veces a la semana, tiene abierta su suscripci6n
por el precio de un peso al mes.

Seguramente que el cambio tipogrifico de su primera plana se debi6 a
la circunstancia de pasar de la "Imprenta del Comercio de D. Antonio Ma-
ria Vald6s" a la "Oficina del ciudadano Jos6 Bolofia, calle de la Obrapia
No. 37", como tambi6n el constar primero de dos columns y despues de
una sola.
Del examen que hemos realizado del texto de los tres nfmeros citados,
inferimos que el peri6dico defendia a los antiguos cuerpos de militias disci-
plinadas, de los euales era su 6rgano. En sus columns aparecen disposicio-
nes de la Subinspecci6n de los mismos y comunkiados en que se censura acre-
mente al capitin general de esta Isla, entire otras cosas, por no haber
atendido.

... a la composici6n del calabozo inquisitorial que sirve para custodiar,
mortificar, enfermar y acabar con los infelices milicianos del batall6n de
pardos de esta plaza (2).

Los dem"s trabajos no tienen ninguna importancia: subscriptos con seu-
d6nimos, a excepei6n del titulado "Economia political de J. J. Rosseau, que
firma Casimiro de Lima y Armas, y algunos versos muy mial escritos.
El primer vocablo del subtitulo del papel a que nos venimos refiriendo,
es decir, el del apellido del famoso convencionmQ f-anecs, es una imitaci6n
del peri6dico que en igual 6poca publicebase en Madrid, o sea El Robespie-
rre Espaflol.


"EL AMIGO DE LA CONSTITUTION":

El Amigo de la Constituci6n, que empez6 a publicarse en La Haba-
na en agosto de 1821 y lleg6 hasta 1823, segfin Antonio L6pez Prieto (Par-
maso Cubano, Habana, 1881 t. p. I, p. LVII), insertaba poesias satiricas al-
gunas originales de escritores del pals y otras copiadas de peri6dicos de
Espafia.
Bachiller y Morales, en el t. II, p. 130, de sus Apuntes para la historic

(1) Bachiller, ob. cit. t. II, p. 131.
(2) El SAbelo Todo o el Robespierre Habanero, Habana, 26 abril 1821.









EL PEBIODISNO EN CUBA


de las letras y de la instruccion pfiblica de la Isla de Cuba (Habana, 1860),
lo incluye en el afio 1821, bajo esta forma:

"El Amigo de la Constituti6n".

Los dos ejemplares cuyos facsimiles hemos tenido a la vista, correspon-
den, el n6mero 538, al 28 de febrero de 1823, impreso en La Habana por
SebastiAn M. de Morales, y al cual falta en su titulo el articulo El, nom-
brdndose s6lo Amigo de la Constituci6n, y el nfimero 596 al 29 de abril del
mismo afio, imprenta de la Amistad, encargada a Campe, pero con el citado
articulo agregado.
De El Amigo de la Constituci6n, que veia la luz pfblica diariamente,
no hemos lallado mas pormenores que los acabados de citar, y una denuncia
hecha a la Junta de Censura por Jos6 Maria Quintana, del nfmero 239 del 30
de abril de 1822.
No debe confundirse dicho peri6dico con El Amigo del Pueblo, papel
politico, critic y literario de La Habana, que fund en 1821 el escritor Die-
go Tanco, y quien sostuvo grandes pol6micas con sus colegas del grupo exal-
tado, y en el cual so publicaron versos del inmortal cantor del Nidgara.


"MERCURIO CIVICO":

Y pasemos ahora al Mercurio Civico, peri6dico politico, critic y litera-
rio, que comenz6 a publicarse en La flabana el s~bado 15 de septiembre de
1821 en la "InImprenta del Comercio de D. Antonio Maria Vald6s, calle del
Teniente rey nfim. 81", con 4 puginas de texto, a dos columns, y la siguiente:

INTRODUCTION

Al tomar la pluma para dar principio a la carrera espinosa de propagar
Il iiustracion, contribuyendo a former el espiritu piblico y rectificar la opi-
nion extraviada, no podemos dejar de invocar el sagrado nombre de libertad,
libertad por la cual hemos luchado y derramado nuestra sangre: libertad
que al fin hemos conseguido y que procuraremos conservar, don precioso que
ni la falacia ni la perfidia podran ya quitarnos, pues una triste experiencia
nos acaba de ilustrar, manifestindonos la gran diferencia entire el reinado de
la ley y el de los caprichos.
Lejos de nosotros sin embargo la espantosa idea de ver la imagen de esta
libertad en una furiosa vacant recorriendo las cables con hachas y ala-
ridos: "Veaimosla, respet6mosla y ador6mosla con el Sr. Martinez de la Ro-
sa, en la figure de una grave matrona, que no se humilla ante el poder, que
no se mancha con el desorden. Aprendamos y acostumbr6monos a ser libres
a usar de esta libertad no cual niflos traviesos, que corriendo por los cam-
pos se estravian y pierden la senda que lo.s uiaba, sino cual j6venes reflexivos,
que sin Ilevar el paso tardo de la ancianidad, ni la veloz carrera de la ni-
fiez, marchan inalterables por el camino de la felicidad haeia el temple de
la gloria.
Dos graves males debemos evitar como destructores del espiritu piblico,
y enteramente contrarios a la solidez que se require para arraigar el siste-
ma de nuestros restablecidos derechos: egoismo y preoeupaci6n. El ciudadano
que no toma parte active en los negoecios del estado, que conserve una total
indiferencia y desprendimiento es un mal ciudadano que dafia a los demas
y se dafia asi mismo. jAy de nosotros, si todos se manejasen de esta suertel








L PYZBIODIBXO EN CUBA


&C6mo se formard entonees la opinion pfiblica? CC6mno se fomentara aquel
espiritu popular, aquel espiritu vigoroso y energico, que es la base funda-
mental de un gobierno libre?
Enumerar los males causados por 9la preocupacion seria former la histo-
ria de los pueblos, que se prestaron gustosos a sujetar a los mis libres al
principio, o perecieron envueltos en sus mismas ruinas, o doblaron la cerviz
al yugo de sus opresores; bastara deecir que la preocupacion es un obstaculo
para conocer la verdad, que ella nos pone en estado de no percibir las razo-
nes por las que aceaso vendriamos en conocimiento de la falsedad de nuestras
opinions; y que con ella, faniticos por un sistema o por las ideas de un
individuo que tuvo el arte de dominarnos, somos sordos a cuanto se nos es-
pone, no damos lugar a la reflexion, y tachamos precipitadamente de per-
versas y anti-sociales las m;iximas, que no convienen con las nuestras.
Tales son joh pueblo! los escollos que debes evitar, raz6n y, justicia mira
tu dos guias, guias, cuyo paso es mesurado y cuerdo, guias que removeran
todo principio cimentando la igualdad, la libertad, la seguridad. Lejos pues
de ti el acaloramiento y la precipitacion: oye tranquilo las esposiciones de
la verdad, los sofismas de la malicia y las necedades de la ignorancia; pro-
cura pereibirlo todo y aprende a distinguir lo bueno de lo malo, mientras
que el Mercurio civico sin degradar con la vil adula ion el alto caracter de
ciudadano, sin traspasar los limits de la moderacion, y con toda la energia
que inspire la verdad, defiende tus derechos, y ('orrige tus vicios; mientras
tendiendo la vista por el campo de lis necesidade< pilblicas, reclama en tu
nombre su remedio; mientras procura presentarte con toda la exactitud posi-
ble, las ideas de una sana political y de una moral pura, mientras exige la
reform de los abusos, y finalmente mientras pone en practica todos los me-
dios que puedan hacerle gloriar con el just titulo de amante de la libertad.

Bachiller y Morales juzga con encomio la labor de los redactores del
Mercurio Civico, cuando dice:

...Se distingui6 por el tono decente con que trat6 las cuestiones de que se
ocup4, ora de doctrine political, ora de literatura... (1).

E igualmente el malogrado critico Aurelio Mitjans emite juicio favora-
ble sobre el citado papel, pues refiere que:

... El Mercurio Civico y El Censor Imparcial, si no dieron a luz obras
maestras de poesia y de critical, promovicron y fomentaron las afieiones li-
terarias (2).

Hasta la pAgina 48, nfmero 12, correspondiente :l lunes 24 de diciem-
bre de 1821, aleanza la colecei6n quit del Mercurio Civico poseia el sefior
Ponce de Le6n, donde al final se lee:

Nota:-Con este numero se complete el tercer mes.

No salia con puntualidad mas los dias de la semana escogidos para su
publicaci6n eran los lunes, sfbados y domingos. Y en los ejemplares ya ci
tados, existen estos articulos sobre political:

(1) Bachiller, ob. cit., t. II, p. 131.
(2) Estudio sobre el movimiento cientifico y literario de Cuba, Ha-
bana, 1890, p. 252.









EL PZRXOD=SO 23 CU3A


Espiritu del papismo.
La anarquia.
Poder Judicial.
Sucinta idea del modo de enjuiciar la inquisici6n modern.
La ignorancia.
Didlogo entire un hacendado y D. Cristio.
Los asuntos municipales fueron tratados con pieferencia, como tambi6n
los literarios, de donde sacamos los siguientes titulos:
Poesia in6dita. La felicidad.-F. M. T.
Julia o la nueva Eloisa.
Romance. La separaci6n.-Anfirzo.
Elegia. El suefio del infortunio.-Anfirzo.
Milagro de un Buldero en un lugar donde no querian tomar la bula( Vida
de Lazarillo de Tormes).
Costumbres de Otaiti. Dialogo.
Se publicaban, ademAs, trabajos cientificos, comunicados, an6edotas, etc.,
pero no contenia anuncios. Y como la mayoria de los peri6dicos de aquelloe
tiempos, no faltaba a 6ste despu6s del titulo su epigrafe, que decia:

Pulehrum est. benefacere reipublicae, etiam bene dicere haud absurdum
est.-Salustio.

La publicaci6n de referencia la dirigi6 el agrimensor y escritor pfbli-
co D. Desiderio Herrera, y aunque lamentando much que hasta el present,
toda nuestra diligencia no nos haya proporcionado cuanto es de desearse,
respect a aquellos periodicos que con el titulo de Mercurio Civico, El Mer-
curio, etc., han visto la luz entire nosotros, debido a unas noticias que de-
bemos al nunca olvidado amigo Domingo Figarola-Caneda, Director que fu6
de la Biblioteca Nacional, podemos consignar que dicho senior public en
La Habana (1876-1877) un semanrio titulado El Mercurio, a donde en el
nfimero de 19 de enero de 1877 el tambien malogrado bibli6grafo cubano Dr.
'Eusebio Valdds Dominguez escribi6 un Examen bibliogr&fico sobre el peri6-
dico titulado Mercurio Civico; de vuyo examen, asi como del semanario
donde hubo de insertarse, nos ocuparemos si es que la buena suerte nos permi-
te Ilegar a encontrarlos.


"EL TELEGRAFO HABANERO":

El Tel6grafo Habanero, fue un peri6dico semanal, politico, literario, con
tendencies mas6nicas, que dedic6 muchos de sus articulos a diferentes mate-
rias, como reforms de la crceel, realengos, etc. No hemos hallado ninguna
noticia relative al nombre del redactor; pues aunque various trabajos apare-
cen autorizados con las letras E. R., entire 6stos el suelto anunciando la sus-
pensi6n del papel, debemos tener present que entonces era nmy freeuente
usar dichas iniciales como abreviatura de El Redactor.
Se public por primera vez el viernes 5 de octubre y termin6 el domingo
16 de diciembre de 1821, sin viiieta, ni variaci6n en su frontis en los 16
nfimeros que fueron dados a las estampa. Y examinando la colecci6n nota-









E3L PE=XODBSXO EN OUMA


mos que los nfimeros del 1 al 4, son de 16 p.; del 5 al 10, de S p.; el 11, de
12 p. y del 12 al 16, de 8 p.
Este peri6dico comenz6 a imprimirse en la Oficina del ciudadano Jos6
Bolofia, calle de la Obrapia No. 37"; mas al final del ndmero 7 apareci6
esta advertencia:

La determination que el redactor ha tenido necesidad de tomar para
continuar este peri6dico de mudar de imprenta, produce con harto disgusto suyo
el retardo que ha sufrido la publicaci6n de este ndmero; pero los sucesivos
llevarfin el peri6dico fixado en el prospect: el redactor solicita de los Sres.
suscriptores la consideration de esta escusa y espera obtener su indulgencia
a si como ha obtenido su favor y complacencia.

Por cuya causa el colof6n fu6 variado a partir del ndmero 8 en esta
forma: "Imprenta Liberal, al cargo de D. A. R. del Manzano, calle de S.
Ignacio, ndm. 25".
El suelto relative a la suspension del peri6dico, dice cuanto sigue:

NOTA.-Habiendo crecido mis males en t6rminos que no me permiten
aplicacion alguna, he resuelto suspender por ahora la redacci6n de este pe-
ri6dico y lo participo a los sefiores suscriptores a quienes retribuye espre-
sivas gracias por el favor que les ha dispensado.-E. R.

Ojald podamos Ilegar en nuestras investigaciones a conocer el nomnlre
de la persona que fund este ameno semanario!


"EL DESCUBRIDOR POLITICO":

En 1821 se publicaron s6lo dos nfimeros de un peri6dico titulado El Des-
cubridor Politico, en cuyo encabezamiento no hay noticia del lugar, dia ni
mes en que di6se a luz, conoci6ndose el afio y otros detalles bibliogrificos por
el pie de imprenta, que dice: Habana.-1821. Oficina de Arazoza y Soler,
impresores del gobierno Constitueiofial". El primer ndmero contiene 16 p.
y el segundo 19, y ambos este proverbio latino:

Multa renascentur quae jam cecidere,
Cadentque quae sunt nunc in honore.

Y el primero esta declaraci6n al comienzo:

Con el antecedente titulo y epigrafe nos hemos propuesto publicar un
papel que no seri peri6dico, ni estari sujeto a otras reglas sino las que las
circunstancias exigieren. Su duracion serA en el mismo sentido, siendo de
nuestro deber el advertir que solo nos proponemos escribir lo que creyese-
mos oportuno sin insertar ariculo alguno comunicado, para los cuales so-
bran en esta ciudad peri6dicos acreditados y mas met6dicos. No escribiremos
tampoeo bajo la influencia de nadie, y menos, guiados por ninguna clase "de
espiritu de partido. Todo habanero y todo espafiol podrA leer nuestras opi-
niones, porque estamos muy seguros de que todos encontrarAn retratada su
alma en nuestro sentimiento, y espresados sus votos en nuestros pensamientos.
No se oira de nosotros mas que el acento de una sola vez, pues no tratamos









EL P-E3IODISMO EN CUEA

de espresar nuestra opinion part ular, sino la de today la isla. Si alguno, sin
embargo, se creyere atacado en nuestros discursos protestamos, con toda la
sinceridad de nuestro corazou, que nuestro ninimo no es dirigirnos contra
persona alguna, sino a destruir la desastroza puerilidad de los partidos que
neciamente disputan miserai)les pequefleces, tal vez a la orilla del abismo
en que irian a precipitarse los tristes restos de su mal entendido interns y
eseesivo orgullo. Y esperamos de nue- tros lectores que no tendrau a mal el
que hallamos substituido esta sencilla advertencia en lugar del prospect
que no tenemos tiempo ni ceemos necesario hacer.

Ademans. estos otros trabajos:
Nfimero 1.
Editorial, andnimo. p. 1.
Political, an6nimo, p. 2.
Nilmero 2.
Reflexiones sobre el estado actual de la libertad de imprenta en esta
ciudad, an6nimo, p. 1.
Como lo indica su titulo, se trataila de un peri6dico politico, defensor de
la paz y de la uni6n de los habitantes de Cuba para contrarrestar la influen-
cia extranjera y evitaa que 6stos aprovechando

...nuestras turbulencias y diseneiones para fomentar sus riquezas...

llegaran hasta

...apoderarse de la isla (1).

Respect a dicho iperi6di.o, Bachiller y Mlorale.; sdlo escrihe esto:

El Descubridor. El primero en la imprenta de Arazoza, y el segundo:
La Tertulia de la Alameda en la Tormentaria. Anunciados en el Diario de 10
de Febrero de 1821. Se ocup6 de los abuses del foro y entire sus redactores
cont6 a Sancho Panza (2).

Como se ve, pues, el sabio maestro no tuvo a la vista El Descubridor
Politico, porque si no hubiera dado su titulo complete y pormenores del papol.
Es de creerse que del mismio aparecieron nicainmente los dos nmneros que
forman la colecci6n que describiios: pues D. Tomaus Romay, que era muy es-
crupuloso en todas sus cosas, no habria encuadernado los dos primers ]n-
meros nada mis, si de 6sta publicaci6n liubieran visto la luz otros.


"GAZETA DEL GOBIERNO DE MATANZAS":

En 1821, sin poder fijar la feeha exacta de su primer niumero, comenzo
a publicarse un peri6dico titulado Gazeta de Matanzas, uyvo impresor, fun-
dador y redactor lo fu6 el Sr. Juan Justo Jiminez, quien en dicho aiio tras-
lad6 a la bella ciudad de los dos rios su imprenta "La Constancia". En

(1) El Descubridor Politizo, halana, 1V21 ndm. 1, p. 14.
(2) Ob. cit., p. 132.









EL PERIODISMO EN CUBA


su primer 6poca sali6 el citado peri6dico tries voices por semana, o scan los
martes, jueves y saibados, habi6ndole concedido la Adininistracinii de Rntas
de Matanzas el privilegio de insertar los avisos y noti'ias oficiales.
Y de un articulo titulado Apuntes para la Historia de Matanzas.-La
Imprenta.-1813 a 1814, debido a la plumia del author do la historic de ref,-
rencia, todavia inedita, Sr. Francisco Jimeno, copiamiios caanto sigure .so lre
la segunda 6poca del peri6dico antes miencionado:

Matanzas, por su iniportancia y estado de prosperidad, necesitaba del
establecimiento de una iniprenta y peri6dico, independiente de las eventua-
lidades de la political; y desde los primeros meses de 1824 se abri6 por el
norteamericano 1). Tomids Federiro Kid la Imnprenta de Gobierno comenzan-
do a publicar los miinrcoles y sibados la Gaceta de Gobierno de Matanzas,
que insertaba las ordenes de las autoridades, copiala algunas noticias de los
papeles de Espaila y de la Habana, destinando el resto a anuncios judiciales y
econ6micos. Continue de esa manera hasta 1828, 6poca de la aparici6n de
la Aurora de Matanzas, trasforinindose en Redactor Mercantil y concluyendo
por desaparecer en 1829 o 30.

Nosotros hemos encontrado dos nmiieros unidos ti un expediente "Pro-
movido ]por D. Jos6 Pereira, editor de la Aurora de Matanzas, en solicitud
de que se le nombre imipresor de Real Ilacda. y se revoque el jitulo espedido
a favor de D. Ambrosio Jose Gonzilez y 1). Jos( Antonio de Velazeo", que
correspondent a esta nueva 6poca, que priiicipio el minircoles 7 de enero de
1824 con el titulo de Gazeta del Gobierno de Matanzas, cambiando por c la
z del primer vocablo. En el colof6n de los expresados ejeinplares se lee:
"Imprenta del Gobierno de Matanzas, por 1). Toui:'s Federico Kid".
Tambi6n sobre el Redactor Mercantil a que se refiere Jimeno, e-cribe
Bachiller y Morales esto que copiamnos:

1828

REDACTOR MERCANTIL.-Con este noumbre se public en este afio la
antigua Gaceta de Matanzas en dicha ciudad.
1829
REDACTOR MERCANTIL.-Periddico diario ei: el que se reasumio la
antigua Gaceta de Matanzas.

"EL AMIGO DE LA PAZ":

A pesar de la escrupulosidad con que ltmiio consultado aquellas obras ci-
tadas en estas piginas, que de alguna inaner:i l::n echo referencia a piibli-
caciones peri6dicas, como igualinente los articulo- de nuestros distinguidos
compatriotas Antonio Bachiller y Morales, Eusebio V\ald6s Dominguez, Fran-
cisco Jimeno y Domingo del Monte, publicados en la Revista de Cuba, so-
bre la miisma material, no ihemos visto nada relacionado con el papel de Puer-
to Principe titulado El Amigo de la Paz.
El nfimero enrontrado en el Archivo Naciional est.i iipreso, en "Puerto
Principe 1823-Imprenta Constitucional a -:irgo de I). Jos6 de Irra ". Tie-
ne la fecha del 15 de julio de 1823: y soe mblicala los m1rtes, jueves y sy-










EL PERIODMUMO EN CU13.


bados, con materials de oficio, disposiciones gulernativas, actas del ayunta-
miento, ocurrencias de gobierno, ect. Y estfibamos redactando una carta Con
destino a un amigo resident en Camagiiey, con el objeto de que nos facilitate
cuantos datos le fuera possible conseguir sobre dicho peri6dico y otros pu-
blicados en la propia ciudad, cuando nos fu6 entregada la eontestaci6n a un
escrito que dirigimos al Sr. Francisco Perez Vizeaino, Archivero de Protoco-
los de la citada provincia, y de quien habiamos solicitado noticias sobre co-
leccioics antiguas de la Gaceta de Puerto Principe. :lt senior P6rez en su
respuesta nos refiere que fui "a la Sociedad Popular, de la que por su an-
tigiiedad, esperaba obtener algdn resultado, y me encuentro que nada hay
respect a lo que a V. le intere-a". Y agrega que "algunos particulares que
conservan algo antiguo y son aficionados a las letras, no conservan nada de
tantos afios porque con las guerras, emigraciones etc., lo han perdido".
Tambi6n nos adjunta el senior P6rez Vizeaino el oficio que le dirigi6 a 61 el
Sr. Secretario del Gobierno Civil, donde en primer lugar pens6 hallar da-
tos, y cuyo escrito por su cariieter official e importancia hist6rica transcri-
bimos ad p6dem litterae:

Repfiblica de Cuba
Gobierno Provincial de Camaguey
Camagiiey, Agosto 31 de 1917.
Sr. Archivero General de Protocolos.
Ciudad.
Muy distinguido amigo:
Con verdadero sentimiento comunico a usted que en el Archivo de este
Gobierno Provincial no existen peri6dicos que se remonten a la fecha de
los afios 1819 y 1820 y del Ayuntamiento se me comunica que el hermoso Ar-
chivo que alli habia de todas las publicaciones que existieron en Camaguey
al iniciarse la Repuiblica se di6 la orden de su destrucci6n v asi se realize
siendo Alcalde de la Ciudad el general Armando Sfnchez Agramonte.
Lo que con verdadera pena pongo en su conocimiento.
Respetuosamente,
(f). J. Z. BazAn,
Secretario de la Admon. Provincial.


No es possible, despues de las declaraciones transcritas, realizar ninguna
gesti6n encaminada a obtener de los centros oficiales de Caniagiiey noticias
relatives a la prensa peri6dita de la susodicha ciudad.


"EL LIBERAL HABANERO":

Entre p)apeles ya ininteligibles existentes en el Archivo Nacional, ha-
llamos un prospecto del peri6dico titulado El Liberal Habanero, que fu6 de
los pocos que hubieron de proseguir la political defendida con much tenaci-
dad por el grupo de jOvenes distinguidos que redactaron El Americano Li-
bre, y su sucesor, El Revisor Politico y Literario, contra las pol6micas de
El Espafiol Libre, la Concordia Ctbana y otros mantenedores de las doctri-
nas reaccionarias.
Dicho prospect decia cuanto sigue:








EL PRZUODXSXO MW CUBA


PROSPECT
DE UN NUE'VO PERIODIC
TITULADO:

El Liberal habanero, bajo los auspicios de los redactores del Americano
Libre, que mis desembarazados ya de las ocupaciones que hicieron suspen-
der su publieaci6n, estAn espeditos y prontos a seguir aquellas tareas, y en
medio de una borrasca political, que conterna hoy a todos Ies hombres verda-
deros amantes de la libertad, se present a la palestra de un pueblo ilustra-
do como el de la Habana a sostener con todo el car'cter v firmeza propias
de un liberal exaltado, la preciosa joya que euatro coronas conjuradas nos
quieren arrebatar.
Cuando los pueblos al favor de sus heroicos esfuerzos llegan venturosos
a recobrar sus sagrados y preciosos derechos sociales, que los monareas mal
aconsejados de hombres perversos y malignos han, en todos tiempos, inten-
tado usurpar, ise entregarian despu6s sin peligro a una casi total indiferen-
cia en el cuidado de conservarlos? tPermitirfin indolentes que el borr6n de
la apatia venga a marchar aquellas ilustres piginas de la historic, en que una
pluma diestra pinte con viveza las hazafias y proezas a que les arrastraba
el deseo de mejorar su situation. social, y por las que se grangearon las ben-
diciones gratas de los demis pueblos que los observan para imitarlos? ;De qud
sirvieran, entonces tantos torrentes de sangre derramada, y tantas victims
sacrificadas al triunfo de la libertad?
Si los d6spotas del norte de la Europa, firmes en sus sistemas de opre-
sion, se han coaligado para sofocar esta prenda tan querida, que cual otra
ave FAnix renace de sus ruinas, jqu6 debemo4 hacer para sostenerla.? Bas-
tari solo que midamos la fuerza por la fuerza? Qu6, las armas, las calami-
dades, el esterminio etc., han de ser nuestros finicos abogados en tan just y
santa causal jPor qu6 no hemos de oponer tambien los sanos principios de
la raz6n, la verdad y la filosofia? ;No deben ser estas nuestras prinicipales
defensoras?
Aprovechemos sin perder un instant del feliz tiempo en que la duke li-
bertad de la prensa nos present un amino tan dilatado y anchuroso, para
hacerle conocer a toda la especie humana los inalienables e imprescriptibles
derechos que ni aun la misma Divinidad quiso coartarnos; y entonces aque-
llos mismos sanguinarios que ahora nos amargan y asustan, abandonaran, mial
que les pese a su furor y encono, el disparatado proyeeto de oprimir y vejar a
los pueblos. Estendamos por todas parties la ilustracion, y reposemos con
tranquilidad. Quitemos de sobre los ojos de esos ignorantes que componen
la fuerza conque nos amenazan los enemigos de la libertad, el velo de las ti-
nieblas que los cubre, y nada entonees tengamos que temer. Ved aqui, que-
ridos compatriotas habaneros, el primer objeto que ha de llenar el peri6dico
que con timidez y desconfianza de su buen 6xito os ofrecemos.
Por segundo, nos proponemos reformer en alguna parte las eostumbres
de nuestra patria, toda la vez que sus hijos son tan susceptil)les de las me-
jores impresiones.
La critical llenarA tambien su merecido huequecito, pues nadie mejor
que ella sabre refrenar los abusos y pasos tortuosos de la sociedad.
La poesia ocupara igualmente algunas de nuestras paiginas, procurando
que sea siempre de los autores m'is selectos. En fin, declarando la guerra
mas sangrienta a la superticion y fanatismo, cuyos abu-os hemos de demos-
trar con toda la evidencia y claridad possible, (onseguiremos que la ilustra-
cibn y el deleite vayan continuamente mezelados en todos los nfimeros del pe-
ri6dico que con tanto gusto consagramos a nuestros paisanos y habitantes
todos de esta deliciosa y envidiable isla, por cuya prosperidad y felicidad nos
desvelamos.
Los Redactores.









EMr PERIODISMO EN CUMA


A continuaci6n del prospect se hall esta:

Nota:-Este peri6dico constarA de dos pliegos cada semana, y sin dia
determinado: llevard el mismo caricter de letra y forma de la de este pros-
pecto: abonarin los subscriptores un peso cada mes, y darfi principio luego
que complete el nimero que se necesita para cubrir sus costs.

MAs abajo d*1 titulo de El Liberal Habanero, se lee como epigrafe:

La libertad es hija de la ilustracion y esta tambi6n lo es de aquella.

Y despues un articulo de introducci6n en el primer numero, que copiado
integro es como sigue:

Si podemos nosotros llegar algdn dia a ocupar un lugar, aunque peque-
fio, en el catAlogo de los escritores pfiblicos, vamos desde luego a aspirar a
61 con la mas noble ambicl6n. Procuraremos Ilenar nuestro encargo con
toda la dignidad, decoro y consideration que se merecen los ilustrados habi-
tantes de la rulta Ifabana. Bien conocemos que la empresa es harto dificil
y penosa, atendida nuestra corta edad, poco talent, escasos conocimientos,
y lo que es nirs, ninguna esperiencia; pero s'i el deseo de ser tiles a nuestros
conciudadanos en unas circunstancias tan critics como las actuales, en que
una horda de series envileecidos quieren destruir nuestra preciosa libertad, es
capaz de hacernos acreedores a alguna indulgencia, nosotros la esperamos de
la conocida bondad de nuestros lectores, la misma que ya en otro tiempo se
han dignado dispensarnos.
Plenamente convencidos de que el finico objeto de todo buen peri6dico o
papel pfiblico, no debe ser otro que esparcir las sanas doctrinas de la razon
universal, nos esforzaremos cuanto sea possible en hacerlo asi, y procuraremos
al mismo tiempo darle todo aquel deleite y amenidad necesaria a dulcificar en
algfn tanto el hastio que por lo regular causa un studio puramente serio.
Sabido es que las sociedades deben el grado de cultural y civilizacion en
que hoy se encuentran, al poderoso influjo de la prensa, con much razon
en aquellos paises que, tan venturosos como nosotros gozan de una racional
libertad. Y teniendo esta bella oportunidad, seriamos tan apaticos que deja-
semos nosotros de cooperar tamnbi6n por medio de ella al mejor adelantamien-
to de las lure- ? No, compatriotas: nosotros hemos jurado a la faz del mundo
entero desvelarnos incesantemente por el bien y felicidad general. Sostener-
nos siempre en el ipanteon de la libertad con toda la firmeza de nuestro ca-
ricter, es nuestro primer intent: la ley conservadora de la sociedad sera
el muro inespugnable que opongamos a las alevosas tentativas del crime
y ]a perversidad. El apoyo de las autoridades legitimainente constituidas,
serA otra de nuestras sagradas obligaciones: en fin, todo lo que pueda con-
tribuir, repetimo, a nuestra dicha y prosperidad, ha de ser el objeto de nues-
tros continues tralhajos; y coimo quiera que la uni6n de esta variada pobla-
ci6n es tan necesaria para la conservaci6n do nuestra existeneia political, que
de otro modo es pre.aria, la invocaremos y sostendremos a todo trance.
iPlegue al ciclo oir benigno nuestros fervientes votos por ella, y hacer que
nuestras dl6iles tareas no scan (omo los cAntaros de las hijas de Dando, que
se derramaban infriituosamente! Nada moAs apetecemos.

Como so especifica en la nota antes transcrita, eada nfumero de El Libe-
ral Habanero, se componia de diez y seis piginas, y, ademas, con este pie de
imprenta:

"HABANA:-1S23. Imprenta del Comercio de D. Antonio M. Vald6s,
calle del Teniente-rey, nfim. 81".









EM FERIODISMO EN 0U8A


ri ejemplar complete que del citado peri6dico hemos examinado en la
Biblioteca P6blica de la Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais de La Ha-
bana, se encuentra en muy mal estado de conservaci6n, seguramento que por
la acci6n del tiempo.
S61o se publicaron diez y seis n6meros, pues al final del 61timo figure
la siguiente advertencia:

Nota:-Con este nfimero se complete el filtimo del segundo mes, y se
suspended por ahora la publication de este peri6dico.

No tenia anuncios, ni tampoco con-ta en su frontis el dia y mes en que
era dado a la estampa. Mas si recordamos suspender su publication" a los
barazados ya de las ocupaciones que hicieron suspender su publicaei6n" a los
"redactores del Americano-Libre", quo fucron los mismos que continuaron
con el El Revisor Politico y Literario, y que este 61timo dej6 de publicarse
el 30 de agozto de 1823, no result equivocado conjeturar que El Liberal
Habanero di6se a luz despubs de la fecha antes expresada, no continuan-
do, de seguro, por haberse abolido la ley sobre lihertad de imprenta.
De los peri6dicos de aquella 6poea es el que menos eitado aparece en las
obras o trabajos literarios que han tratado de nuestra antigua prensa. El
que mas datoE aporta, el principle de la bibliografia cubana. refiere que "fu6
enemigo de la coronaelon de Iturbide en M1jico contra el cual manifesto siem-
pre mala voluntad", y que insert "varias poesias de Ortiz con sus seu-
d6nimos conocidos", habiendo reproducido "una proclama del Gefe Politico
de Puerto Principe que es interesante a la historic de la 6poca en cuanto
muestra la agitaci6n en que estuvo". (1).


"GACETA CUBANA":

Despubs de La Habana, ninguna otra ciudad miis que nl de Santiago de
Cuba di6 a la estampa mayor nfimero de publicaciones periddicas de todas
classes y matices en el transcurso comprendido desde 180l0 hasta 1850. Y
buena prueba de ello hemos dado con la insereidn do noticias do muchos
papeles de aquella capital do Oriente, euya libta aumentamos con la Gaceta
Cubana, que principi6 a salir en el afio de 182S.
Este peri6dico, que entire los dos vocablos que componian su titulo, os-
tentaba el escudo de Santiago de Cuba, dice on su eolof6n: "Imprenta del
Colegio Seminario, por D. Jos6 Eugenio Toledo, impresor de Gobno. por S.
M". Se publicaba tres veoes por semana, y Bachiller y Morales, en el 1829,
al referirse al Diario de Santiago de Cuba, que se publie6 tambi6n en dicha
ciudad, dice que 6ste "sustituy'6 a la Gaceta Cubana". (2).
Y en el afio 1830, agrega:

DIARIO DE SANTIAGO DE' CUBA.-Se public en un pliego de papel
espafol con caracteres grandes y por consigaiente con poea lectura, casi
siempre Ileno con la parte* official, noticias y anuncios. Lo public D. Jos6

(1) Bachiller, ob. cit., t. II, p. 134.
(2) Bachiller ob. cit. t. II, p. 138.









EX PZBIODISNO EN CVBA


Eugenio Toledo impresor de Gobierno y sali6 a la luz en la imprenta del Co-
legio Saminario (1).

Sin embargo, nosotros hemos visto el nfmero 234 de la Gaceta Cubana,
correspondiente al 12 de mayo de 1830, ya sin el escudo de Santiago de Cu-
ba en la cabeza, lo que demuestra que el cambio de nombre de este uiltimo
papel nunca fu6 con anterioridad a la fecha indicada.

"EL PUNTERO LITERARIO:"

El dos de enero de 1830 vi6 la luz pdblica en La Habana el primer nd-
mero de un peri6dico semanal, nombrado El Puntero Literario, impreso en
]a Oficina de D. Jos6 Boloiia, impresor de la Real Marina por S. M.". Pe-
ro dias antes de su salida, reparti6 profusamente el siguiente prospect:

EL PUNTERO LITERARIO
Tal serA el titulo de un papel que constarA de un pliego comun y pro-
met6mos dar a luz los sAbados de cada semana. Se insertaran en 61 las ma-
terias siguientes:=composiciones y doctrinas que mnerezcan la atencion de
los afectos A las bellas letras:=juicios sobre el merito de ellas, observAndo-
se la mayor imparcialidad:=epigramas, y otros versos sin que se nos olvide
la amenidad ni el cuidado en la election. Los que gusten contribuir con sus
luces al bien de la literature, nos enviarAn sus apuntes, articulos 6 reflexio-
nes: en la inteligencia de que sera de nuestro cargo el correr con la censura,
aun cuando sea impugnando nuestro modo de pensar, siempre que, como lo
esperamos, se guard el decoro debido.
La suscripcion, mi6ntras no salgan mas nfimeros, serA de seis reales a]
mes, en 6sta imprenta, en la libreria de RAmis bajo la casa Filarm6nica
frente a la imprenta del Gobierno y en el almacen de papel esquina de Santo
Domingo a las calle, del Obispo y de Mercaderes, dejando noticia cada subs-
critor de su nombre *y casa. Cuanto haya nfimero suficiente para los gas-
tos de impression eumplirfin su oferta.
Los Redautores.

Y de acuerdo con nuestro prop6sito de documentary lo mas possible estas
resefias hist6ricas, transcribimos el escrito que aparece al frente del nui-
mero 1 de El Puntero Literario, articulo que desde antafio ha sido costum-
blre dar como program al surgir una nueva publicaci6n.
Dice asi el trabajo de referencia:

AGUINALDO PARA LOS CLASICOS
Pisando Againaldos
De bello matiz
RomAntico llega
El afio feliz:
Despeja las sombras
Su entrada gentil:
Los clasicos lloran
Y me hacen reir.
-jPues no me he reir?-iA qu6 andamos con miramientos, si son gentes

(1) Ibidem, p. 139.








EL YEUXODZUMO EN CUBA


que huelen a paganos, aunque no lo sean? Va la prueba; pero con su
introduction.
Muriose un pobre extrangero... aqui-dos cuadras de mi casa en un
cuarto interior; despues de acompaniar su cadaver amortajado A a la neglig6
hasta el Cementerio de los ingleses; asisti con el Comisario del barrio al
inventario de los rezagos de muebles que se vendieron en pronta almoneda
para el pago de los alquileres que dej6 en deuda; y vinome a cuento un li-
bro rotulado "'El Espectador 6 el S6crates modern tom. 5. impreso en Ams-
terdan aflo MDCCXLVI". Lo compr6 en una peseta-y bien lo valia el
retrato del frontis sacado A buril con la perfection de aquellos tiempos. Es
nada mnnos que el del eblebre Richard Steele (Q. E. P. D.) Esto baste para
justificar que el libro no es robado.
Antes dije, y no de valde, que me vino ;' cuento, porque ojeando el tal
libro encontr6 un edicto dirigido A los literatos de aquella 6poca que parece
cojeaban del mismo pi6 que algunos de la present, y mutatis mutandis,
estaba concebido en estos t6rminos:
EDICTO
"Por cuanto a que, segun todas las noticias, se confirm la paz de la
"''Rusia con la Turquia, informados de que hay algunos ingenios que inten-
"tan lucir su vena po6tica, celebrando tan dichoso acontecimiento:-en lo
"'que est6 de nuestra parte queremos precaver y corregir el vitando Gali-
"matias que oscurece y desgracia la verdad y la belleza de los pensamientos.
"''Al prop6sito NOS ordenamos espresamente a todo el que escriba 6 en
"adelante escribiere sobre dicha material ui otra a a su semejanza tenga
en la memorial las siguiente reglas.
"la.-Que ha de hacer sus versos sin esperar como un papamoscas la
"influencia de Apolo, ni invocar alguna de las llamadas Musas, y que cuide
de no sacrificar su Catecismo a sus composiciones.
"2a.-Se veda con el mayor rigor el dar comision t Mercurio paira que
"vaya con mensajes acerea de la paz.
"3a.-Prohibese que Minerva tome la forma de alguno de los plenipo-
"'tenciarios empleados en tan important negocio.
"4a.---Se abstendrin de achacar a: los Destinos la muerte de tantos mi-
"llares de hombres; porque es ficil, en tiempos cristianos, encontrar la causa
"inmediata en la p61vora, las balas y el cation. Ni la necesidad de la rima
"valga de escusa.
"5a.-Siendo de temerse que Neptuno haga papel en las diversas obras
"'que se hallen en borrador; repugnamos hasta su mention; escepto que sea
"alguna que otra vez por rara metafora, cual simil 6 cual alusion. Aun en
"estos indultados deslises se procedera con escrupulosa circunspeccion.
"6a.-Por la razon poderosa de que cuanto tiene relacion las artes de la
"palabra y con los diversos modos de influir sobre las ideas y los efectos
"estA ligado con objetos gravisimos:-proscribimos y condenamos al fuego
"toda composition que de hoy en adelante se haga, en la que se meta A Jl-
"piter con rayos, truenos 6 con el ejercicio de alguna autoridad que le ne-
"'gamos abiertamente: y estrafiamos de la jurisdiction de la literature Cas-
"tellana A todo ajente de la Mitologia, y A toda relation de hechos no erei-
"'bles en buena conciencia.
"--Por tanto: mandamos A todos los tip6grafos, lit6grafos, estereoti-
"picos, y demis impresores hagan guardar y garden lo dispuesto; pues los
"facultamos, caso de rebeldia por parte de los escritores, para que dejen
"'en blanco los nombres de los Dioses y Semidioses 6 nomemclaturas falsas
"que encuentren en los manuscritos que le eleven, con lo que harin un gran
"servicio & la literature Romantica, que repugna todo lo que no sea lozano,
"bello, vario, especial y por lo m6nos verisimil; porque lo demas es traducir
"friamente y parodiar con fatiga de la imagination, que cuenta entire sus
"placeres mas pareciados el de la claridad." Orillas de Almendares y enero
1 de 1830.=Ifligo del Jagtiey.=-Rodrigo de la Seiba.-Ante mi-Garci
SAnchez del Palmar.=Trovador.









EL PERIODIS3O EN CU33A


El anacronismo que parece notarse en este edicto es efeeto del mutatis
mutandis con que ha sido preciso darle a luz; y adviertase para quo no se
tenga por ap6crifo.

No tenemos noticia de quin fuera el fundador do El Puntero Literario,
cuya vida s6lo alcanz6 al n6mero 18, fecha del sabado 1, de mayo do 1830;
pero si sabemos que formaron su cuerpo de redacei6n eseritores tan distin-
guidos como Domingo del Monte, Antonio Bachiller y Morales, Joss Antonio
Cintra y Anacleto Bermudez, quienes hicierou de dicho papel una de las
nmejores pulienlicones de Cuba, logrando

...introdi:'ir en el pais el gusto de las formas romanticas que enipezaban A
tomar boga por esa 6poca en Espafia (1).

Ademi;s, sern necesario con-ultar la coleeci6n de El Puntero Literario
antes do escribir la historic del teatro en Cuba; pues para hacer un 'studio
concieizudo, sobre material tan interesante, existen en dicho periudics mu
chos dalos de gran valor.
Ei Puntero Literario publie6 un suplemento ci -'tbado li de febrero de
IS30, que contiene la "Cancion Epilalamica al feliz enlace de S. M. el Sr.
D. Fernando 7T con la Serenisima Sra. Dofia Maria Cristina de Borbon, por
1D. Maniuel .Jos6 Quintana, impreso en Madrid en la iiprenta Real de 6r-
den de S. M."
La cabeza del periddico vari6 desde el ndimero 10 en su forma tipogrA-
fiea, y la colecci6n complete que hemos tenido delante perteneio al ilustre
bibli6grafo 1). Antonio Bachiiler y Morales. Los recibos del pago de la
;;uscripei6n extendidos a su nombre y firmados por Garci-Sfanchez del Pal-
mar (2), se encuentran eosidos a la citada coleccion; y en la actualidad for-
ma parte la misma del archivo del nunca olvidado l;r. Vidal Morales y
Morales (3).
Ningun asunto de mois interns para terminal esta parte de nuestra
resefia, que recorder un juicio sobre el peri6dico de Puerto Principe titulado
El Titere Hablador, que se hall inserto en El Puntero Literario del dia
1<; de enero de 1830.
Es la antecedente la primera notiria que hemos visto relative a la exis-
tencia de El Titere Hablador; pues ni Juan Torres Lasqueti en su obra sobre
Puerto Prindipe (4) lo menciona, como tampoco lo cita Bachiller y Morales,
Jos6 Maria de la Torre, Pezuela, Guiteras, Del Monte, Vidal Morales y
Morales, Vald6s Dominguez, Jimeno, Alfredo Zayas y Carlos M. Trelles, es-
critores todos que se han ocupado de bibliografia cubana en peri6dicos y
en sus libros respectivos.

(1) Diccionario geogrifico, estadistico, hist6rico, de la Isla de Cuba,
por don Jacobo de la Pezuela, Madrid, 1863. t. III, p. 524.
(2) Con esta firma apirecen, igualmgnte, muchos iarticulos en El
Puntero Literario.
(3) A dos amigos muy queridos, el ya fallecido Oscar Sall6s y al Dr.
Jos6 Antonio Fern:indez de Castro, debemos la atenci6n de habernos permi-
tido el examen de los diez y ocho nfmeros del mencionado peri6dico.
(4) Colecci6n de datos hist6ricos-geograficos y estadisticos de Puerto
del Principe y su jurisdicci6n, Habana, 1888.









EL ,RZObXISEO EN CUB3A


"CRONICA HABANERA:"

De los numerosos expedientes del Negociado de Imprenta del extinguido
Gobierno Superior Civil de la isla de Cuba, que radical en el Archivo Na-
cional, hemos tenido delante uno promovido en 1824 por el "Ber. D. Antonio
Carlos Ferrer, solicitando publicar un peri6dico con el titulo de Cr6nica
Habanera" (1). En la instancia, que aparece en su primera foja, hacee
constar el sefior Ferrer, que en

1830, tuvo del Escmo. Sr. D. Franco. Dionisio Vives, gobernador de esta ciu-
dad, la competent licencia para publicar un papel peri6dico que con el titulo
de Correo estaba destinado a poner al corriente de cuantas noticias ocurrie-
sen, asi politics, como artisticas y de otras classes; por motives de mi par-
ticular interns mud6 la formula y titulo del peri6dico, public:Indolo sema-
nalmente, desde noviembre del mismo afio hasta mediados de 32, en que
otras ocupaciones mas lucrativas me impidieron su continuation, con el nom-
bre del Regaflon de la Habana, que tuvo may buena arojida y jams motive
Ia mas leve advertencia ni insinuacion ni del gobierno, ni de los Sres. Censores.
Hoy que nuestra sabia Reina Gobernadora fomenta 4 incita las empre-
sas de esta elase; que el esponente v6 un campo mins vasto y desembarazado
para la ejeeucion de la suya, y que entusiaFinado por las medidas y refor-
mas qe. van a hacer la felicidad de la hionarquia trata de renovar su papel
en los t6rminos que espresa el adjunto prospecto, siguiendo pr. norma la
moderation y el respeto debido a1 las Autoridades; que ha sido siempre su
distintivo; pero como pa. ello es necesaria la licencia del Gobierno.
A V. E'. suplico se sirva renovarla, premiti6ndome la publication del
mencionado peri6dico con el titulo de Cr6nica habanera, cuyo prospect
acompaiio, en los t6rminos que previene el real decreto de 4 de enero de
este afio, declarando libres de censura, como lo estan pr. la misma disposi-
cion, las materials qe. no necesitan este requisite 6 determinando la persona
a que he de someter el eesamen, del modo qe. sea el superior agrado de V. E.

El referido prospect dice lo siguiente:

PROSPECT

Contrast singular seria que publici ndo'e en la corte do nuestro reino
obras y peri6dicos de todas classes y sobre todas materials que generalizan
las notieias, difunden los conocimientos e inculcan las buenas noeiones po-
liticas, cientificas v artisticas, la Habana, la ilustrada capital de la isla de
Cuba, no imitase este 6til y saludable ejemplo; y que ofreciendole su posi-
cion, sus medios tan grandes y el estenso comercio que mantiene con todos
los puntos del globo, proporciones las mas ventajosas, vea reducida sus em-
presas de esta elase a los dos inicos dinarios que hoy circulan, los cuales
aunque insertan a veces articulos interesantes, particularmente sobre comer-
cio y literature, estan casi eselusivamente destinados :'i lo que un papel que no
cuenta mas que un dia de ecsistencia, y que transcribe la letra los im-
presos de la peninsula.
Por nuestra fortune, una de las mas sabias reforms de la inmortal
Cristina, ap6nas empez6 a regir la monarquia espafiola, ha sido tratar de que
se propaguen por todos los medios la instruction y las buenas ideas; y para
conseguir estos resultados ninguno tan t prop6sito como la publication de
peri6dicos, en los cuales por discusiones imparciales y sensatas se pongan
en claro los verdaderos principios; la moderada libertad de imprenta, y el

(1) Leg. 652, exp. nfim. 20428.









Y A1 3O"AZ3XO XX OU35A


permiso de discurrir sin trabas y de combatir los errors, los abusos y las
perjudiciales preocupaciones. De aqui, la decidida protection que nuestra
sabia Regenta dispensa d tales escritos, permiti6ndoles, dandoles fomento y
establecidndolos por si misma; de aqui, lo que por todas parties se multipli-
can y progresan; de aqui, el memorable decreto de 4 de Enero, aboliendo
la censura en lo que no toque A la religion, A las medidas gubernativas y a
la verdad hist6rica; y de aqui, finalmente, las interesantes materials que
contienen, las verdades que enseiian, y las doctrinas tan favorables al trono
y A la nacion que difunden y sostienen.
Para coadyuvar A intenciones tan loables y pagar el tribute A que es
acreedora la patria de todos sus hijos, tratamos de publicar un peri6dico que
saldrd, por ahora, los midrcoles y sabados de cada semana. La Cr6nica ha-
banera, revista political, literaria y commercial, tal es el titulo conque lo pre-
sentaremos. Por demas es decir que en la Cr6nica no solo se publicarAn to-
das las noticias que puedan interesar, cualquiera que sea su clase, sobre las
cuales haremos comentarios, razonamientos 6 discursos, siempre que los me-
rezcan, sino que la parte principal la ocuparAn disertaciones cientificas,
bien sobre algun punto de political, de material de jurisprudencia, 6 bien
sobre media administrative 6 asunto de interns vital en el comercio, dis-
cusiones literarias, acerca de juicios y critics de obras que se publiquen,
examen de doctrinas que se sostengan 6 de controversial que se susciten; y
composiciones escogidas de todas classes, originals 6 remitidas que merezean
ocupar la atencion de los lectores, por filtimo, los cuentos picantes, las anec-
dotas entretenidas y las narraciones instructivas, sin olvidar nunca en estos
articulos ni en aquellos que el prmer objeto del peri6dista ha de ser la
amenidad y la instruction; sin caer en la pesadez y esterilidad que muchos
no han querido evitar: en una palabra, ciencias, artes, industrial, todo entra
en las atribuciones de la Cr6nica; y como ficilmente se habra ereido su
revista political, literaria y commercial no esti reducida A nuestra nation, sino
que instruira de todo lo notable que ocurra en las demas.
El precio de suscripcion serA 10 rs. al mes, llevados los nilmeros A los
puntos que se designed dentro de la ciudad, 6 remitidndolos por el correo
al lugar donde quieran, siendo el porte de cuenta del suscriptor, lo mismo
que el de las comunicaciones que se hagan por estafeta.
Suseribase desde hoy en la libreria de la imprenta del Gobierno, des-
pacho del Diario.
(Imprenta del Gobierno.)

Consta igualmente que se concedi6 la licencia para la publicaci6n del
citado papel. Pero no nos ha sido possible encontrar un ejemplar del mis-
mo, ni aparece incluido dicho peri6dico en las bibliografins hasta aliora
dadas a luz.
El senior Ferrer que fu6, seg6n Calcagno, un

...aficionado A las letras, escribi6 en Cuba multitud de articulos de utilidad
pfiblica, sobre viajes, derecho, instruction pfiblica, literature, mejoras ma-
teriales, con los cuales, con el seud6nimo Demetrio, 6 sus iniciales, 6 las letras
F. H., colabor6 en El Regafion que redactaba su padre (1),

D. Ventura Pascual Ferrer, peri6dista muy conocido a principios del
siglo XIX.
La Cr6nica Hab.,nera debi6 tener muy corta existencia, puesto que su
fundador parti6 para Europa en 18-:5.

(1) Diccionario Biografico Cubano, por Francisco Caleagno, New
York, 1878, p. 277.









EL PEWIODISMO EN CUBA


"EL FENIX DE SANCTI-SPIRITUS":

En un expediente que existe en el Archivo Nacional (1), sobre el esta-
blecimiento de una imprenta en Sancti Spiritus, se hall una solicitud subs-
crita por los Alcaldes de dicha Villa, que copiada textualmente dice:

Con esta feeha decimos al Exmo. Sefior Capn. General lo que sigue.-
Persuadidos de cuanto puede cooperar al bien de esta Poblacion una im-
prenta que facility al sistema judicial la publication de sus ordenes, A su
gobno, politico la circulation de noticias, y A su industrial agricola fabril y
commercial relaciones y conocimientos proyeetamos y hemos logrado exta-
blecerla por ajuste particular, con D. Domingo Deve-a, que bajo la censura
de D. Tomas de Pifia abogado de la R. A. del Disto, individuo que reune las
cualidades necess., A la inmediata inspection 'y responsabilidad de las auto-
ridades locales y a las superiores ordenes de V. E. se obliga A imprimir se-
manalmte. dos papeles, de conformidad al prospect de que incluimos a
V. E'. un ejemplar. Atendida la docilidad del vecindario, que en tantas vi-
cisitudes ha manifestado firmesa en sus principios, y adheen. a su gobno.,
no es dudable que se observarAn inviolablemte. las Leyes y disposicios.
relatives pa. alcanzar como esperamos y suplicamos el supr. permiso y apro-
vaen. de V. S.-Y lo trascribimos a V. S. A sus fines.
Dios gue A V. S. ms. as. Sto Esptu Febo. 25 de 1834.-Gaspar Carbonell.
-Auto. del Valle.

El gobernador y capitAn general de la Isla aprob6 el proyecto, despu6s
de oir el parecer de la primer autoridad civil y military de la provincial,
brigadier Jos6 Co'ppinger, quien manifesto que:

Es indudable qe. los Pueblos caminan A perfeccionar su ilustracion po-
niendo en ejercieio todos los elements qe. los conduscan A este interesante
fin y el de la imprenta, es en mi concept, el mas aprop6sito cuando se ob-
servan reliosamte. las Leyes, la moral ppca., y el respeto debido A las auto-
ridades constituidas, no menos qe. el qe. los hombres deben guardarse en
Sociedad...

Y en el informed emitido por los fiscales de S. M. a virtud del estable-
cimiento de una imprenta y peri6dico en Sancti Spiritus, se leen estos
phrrafos:

Los Fiscales conceptuan notoriamente utiles las imprentas en las po-
blaciones donde se establescan, siempre que se adopten las medidas conve-
nientes para precaver los abuses qe. pueden comet6r los impresores en cl
ejereicio de sus respectivos oficios. A 6sto es A lo qe. principalmente debe
ocurrirse en la concession de la licencia que se pretend, ya sea en Sti Es-
piritus 6 en otro lugar qe. se quiera. Nuestras Leyes han dictado sabias,
acertadas y muy prudentes medidas qe. se deben adoptAr en ]as liceneias
para impression de libros, relaciones, cartas, apologies, panegiricos, discur-
sos, gacetas y periodicos de cualquier clase qe. sean: y siempre que se pro-
cure su puntual observancia, no habri ningun temor en quo se multiplique
las imprentas.
Unas de las mas importantes reglas A qe. debe llamarse la atencion del
Sor. President es, A qe. de ninguna manera permit qe. la imprenta que
se trata de establecer en Sti-Espiritus, ni otra alguna qe, se establesca en

(1) Gobierno Superior Civil, leg. 652, nfim. 20425.









EL PEBIODSXO EZN CUBA


cualquier Villa 6 Ciudad, intervenga ni sea regente de ella, religioso, clerigo'
ni otra persona privilegiada, sino es que precisamente todas corran y est6n
al cargo y responsabilidad de seculares sugetos A la jurisdiecion real ordi-
naria. como est5i prevenido pr. la Ley de la Novisima Recopilacion.

El prospect del peri6dico a quo se alude en la solicitud antes transcrita,
y que fue el primer impreso echo en Sancti Spiritus, dice cuanto sigue:

EL FENIX
PROSPECT
El impulse benbfico y protector de un gobierno ilustrado y maternal
alcanza hasta los mas remotos confines de la monarquia espafiola: por todas
parties se agitan los hombres honrados y virtuosos, los amantes sinceros del
trono y el santuario, los hijos fieles y sumisos de la inmortal Cristina, ege-
cutora de la uiltima voluntad del monarea cuya p6rdida deploramos, para sos-
tener la corona en las sienes de su augusta hija y nuestra legitima soberana
]a seiiora dofia ISABE'L II, t quien Dios come de bendiciones para dicha y
consuelo del pueblo espahiol, y confusion de sus perfidos enemigos. Una
nueva era empieza, y de entire el estrdpito de las armas se ven nacer las
ma.s sabias reforms y las mas saludables mejoras en todos los ramos de la
administration del estado. La prensa peri6dica no ha sido la filtima a sen-
tir la saludable influencia del regimen vivificador que tantos dias de glo-
ria promote a la patria; y el titulo del papel que bamos A publicar estA des-
tinado a conservar la memorial de esta venturosa renovacion, pues asi como
el Fenix al sentir los rayos del sol naciente renace de las eenizas de la pira
en que consumi6 su cansada vejez, asi la antigua y venerable monarquia de
San Fernando se levanta hoy llena de gloria, y brillante de juventud y loza-
nia, al aparecer sobre el orizonte de las Espafias el nuevo sol de la s-egunda
ISABEL, que no sera menos grande, ni menos digna de nuestro amor, que
lo fue la primera, de grata y feliz recordacion. Cooperar hasta donde al-
cancen nuestras debiles fuerzas al cumplimiento de los felices vaticinios,
que ya empezamos A ver realizados por medio del prudent y sabio gobierno
de ]a excelsa viuda del inclito monarca que acaba de terminar su carrera
mortal, es el fin que nos hemos propuesto en la redaccion de este papel, ilus-
trando en cuanto de nosotros depend la opinion piblica, pues estamos inti-
mamente persuadidos de que la ignorancia para nada es buena, y que la sa-
biduria es la base y s61ido fundamento de toda virtud y toda felicidad. Pa-
ra conseguir tan noble objeto tendrA eabida en nuestras columns las noti-
cias mas importantes que encontremos en los peri6dicos na('ionales y estran-
geros A que estamos suseritos, las 6rdenes y providencias del gohierno, asi
las de interest general, como las que mas particularmente tienda al fomento
y prosperidad de la isla de Cuba, los articulos mas curiosos 6 instructivos que
sore eiencias, artes y variedades; las comunieaciones que gusten dirigir-
nos las personas laboriosas y amantes de la dicha y gloria de su patria, las
noticias y avisos econ6mikos v comerciales que se ofrezean y en suina
todo aquello que en nuestro dicta'men pueda contribuir a la instruction y
recreo do los que se dignen favorecer nuestra patri6tiea empresa.
EL FENIX so publicani' los lines y los jubves de cada semana, en un pliego
de marea mayor quc contendra doce columnas: los suscritores de esta villa
le recibiran en su casa en los dias sefialados, por el moderado preclo de un
peso mensual, que pagaran adelantado; a los de fuera se les remitird franco
de porte, por el precio de cuatro pesos por trimestre, que pagaran en la mis-
ma forma. El celo y puntualidad en el cumplimiento de estas promesas es
la divisa que han adoptado-Los Editores.

Como todo trabajo de caradter hist6rico ha de estar bien doeumentado
para que result mas interesante y, veridico, afiadimos lo que relacionado








EL PEREODISKO EN CUBA


con El rFnix de Sancti Spiritus nos refiere el historiador de la citada villa,
Lcedo. Rafael F61ix P6rez y Luna, en estas linens:

Acariciabase habia algdin tiempo en Sancti-Spiritus el proyeceto de esta-
blecer una imprenta y publicar un peri6dico; pero fu6 a fines de 1833 y
principios de 1834 cuando algunos vecinos de los que mas se ocupaban del
progress y engrandecimiento de esta poblacion, tomaron decidido empeiio
en atraer a la misma aquel beneficio, de que disfrutaban los vecinos pue-
blos de Trinidad y Villaclara. Entre dichos vecinos, segdn las noticias que
hemos podido adquirir, se .contaban el Sr. Coronel D. Antonio Modesto del
Valle, los Ledos. don TomAs de Pina y Don MAreos Fernandez Morera, el
bachiller don Francisco Maria Ramirez, don Indalecio de la Paz Zamora y
Ldo. don Rafael P6rez Salom6n. Gracias a las gestiones de ellos, a su in-
fluencia y sus relaciones, hizose realizable el patri6tico designio; y en Fe-
brero de mil ochocientos treinta y cuatro vinieron a esta villa don Domingo
Devesa y don Bartolom6 Diez con todos. los aparatos Aitiles y enseres necesa-
rios para fundar un establecimiento tipogrifico.
A fines del citado mes de Febrero circul6 entire estos moradores un
prospect que excit6 la curiosidad de todos, asi por la idea del progress que
con 61 se significaba, como por ser el primer document que veia la luz,
impreso en Sancti-Spiritus. Se anunciaba en el propio document la publi-
cacion de un peri6dico que apareceria en breve bajo el titulo de El F6nix,
cuyas tendencies eran en el sentido de la mas firm adhesion al trono de
Isabel II. El referido titulo se adopt con alusi6n a los contratiempos que
la naci6n espafiola habia experimentado en el primer tercio del siglo, y 6
la perspective favorable que ya se presentaba; pues elevada al sacro solio
aquella reina nifia, objeto de las mhs alhagiiefias esperanzas, debia entender-
se que la monarquia, renaciendo de si misma, se veria pronto restituida a
su natural explendor, y que la segunda Isabel se ostentaria digna del aplau-
so y renombre que alcanzara la primer,
El Fenix se habria de publicar los lines y los ju6ves de cada semana,
en un pliego de marca mayor, dividido en doce columns, siendo de un peso
mensual adelantado el precio de la suscrici6n. El primer nfmero vi6 la luz
pfblica el fines 3 de Marzo, (1) dedicadas sus principals columns 6 la
descripci6n de las fiestas y regocijos de que ya hemos hecho relaci6n con-
tray6ndonos k la proclamaci6n y jura de la Reina Isabel. No habiendo entire
nosotros por entonces, personas que tuvieran el hilbito de escribir para el
pfblico, no es de extrafiarse que el peri6dico oen su primera 6poca ofreciera
muy pocos escritos originals, y s6lo de vez en cuando se ocupara de acon-
tecimientos y noticias locales. Limitabase por lo general 6i copiar de los
peri6dicos de la Habana lo que a juicio de los editors pudiera ser para los
lectores de esta localidad mis interesante, dando preferencia 't los parties
y novedades concernientes i la guerra civil que entonces principiaba en
Espafia.
Era el ilustrado Br. Pbro. D. Gregorio Quintero uno de los pocos veci-
nos que alguna vez se oeupaban en rcdactar ,scritos ': prop6sitos para dar
amenidad a El F1nix, en cuyo nfimero 14 se ve inserto el discurso con que
aquel benem6rito eclesiastico da gracias la Diputaci6n PatriOtica, por la
benevolencia con que le recibi6 en el nuimero de sus individuos (2).

Una reform important observamos en el .itado periodico desde el afio
de 1835. En su frontis apareci6 un grabado representando el ave F6nix
en el aceto de revivir saliendo de sus propias ceni7as. Y al cumplirse el

(1) 1834.
(2) Historia de Sancti-Spiritus, Saneti-Spiritus, 1889, Segunda Parte,
p. 239-241.








EL PWN3ODIIBO RN CUBA


primer afio de su publicaci6n, di6 a luz El F6nix un editorial en que se re-
comendaba la utilidad que en cualquier poblaci6n reportaba un papel pdblico
destinado a difundir noticias, avisos, etc. y daba las gracias al Ayuntamien-
to, subscriptores y al coronel Antonio Modesto del Valle, quien habia pro-
tegido la empress con el mayor entusiasmo y desinter6s.
En 1841 se interrumpi6 la publicaci6n de El Fenix, por contar muy po-
cos susbcriptores; pero en enero de 1842, un reducido nfmero de intelec-
tuales espirituanos comenzaron a trabajar porquie se restableciera dicho pe-
ri6dico, y dirigieron al gobernador de Trinidad que lo era a la saz6n el va-
liente general Narciso L6pez, un memorial para obtener el correspondiente
perm iso. "sta ::u (:iidad pas6 el asunto a consult del magistrado honorario
asesor titular de ese gobierno, quien inform6 favorablemente.
Y despu6s de cumplidos los requisitos legales, los vecinos de Sancti
Spiritus recibieron con verdaderas muestras de -omplacencia el primer nd-
mero de la segunda 6poca de El F6nix, que apareci6 el 19 de febrero de 1842,
dirigiuo por el poeta y literate espaiol Rafael Hernindez de Alba, official
del Escuadr6n de Lanceros del Rey, quien tenia como auxiliar al editor y
duefio de la imprenta Sr. Domingo Devesa, y al inteligente impresor Sr.
Bartolom6 Diez. Ese mismo dia publicaron sus redactores un suelto de sa-
lutaci6n, que copiamos seguidamente:

iQu6 signos de pfblica prosperidad nos descubre al rayar sobre nosotros
la risuefia aurora de este dial Un sol refulgente ilumina nuestro espacioso
orisonte, y dora las riberas del caudaloso Yayabo: un balsAmico ambiente
mece las floridas plants que sombrean su alveo: un nuevo orden de cosas,
y un dichoso porvenir auguran desde este moment la felicidad espirituana.
Si, ya asoma, ya se acerea, ya esta aqui:kqui6n? la fortune, la felicidad de
Sancti-Spiritus, el 6rgano de la ilustracion, la nueva imprenta, El F6nix: si,
si, ese antiguo peri6dico que hoy se restablece y se vuelve a publicar con
el mismo mote de la ave A quien se atribuye la propiedad de renacer de sus
cenizas, y en realidad, hoy se v6 esto entire nosotros. ;Salve papel venturo-
so, salve mil veces simbolo inmortal regenerador de nuestra prensa peri6di-
ca, que con el movimiento de tus alas, soplas el fuego de la ilustracion en
nuestro pueblo! Toma por princ'pio en la publication de tus columns, los
recuerdos de la practice de una sana moral como base en que se funda toda
buena sociedad entire los hombres: Difunde las razones de necesidad y con-
veniencia que tenemos, para que unidos los inimos dispersos del pueblo
hagan sus habitantes una sola masa, que traiga la dicha, y ahuyente la dis-
cordia que siempre acarr6a los males que le son consecuentes: muestra a los
vecinos de nuestra propia raza, la utilidad que les viene de aplicarse al ejer-
cicio de las Artes mecenicas, abjurando el caduco error de creerlas bajas y
viles en el siglo XIX, en que desaparecidas las tinieblas, han sido sustitui-
das por las luces, y esclarecido por ellas, que son ocupaciones honrosas, dig-
na y acrehedoras del aprecio pfiblico, y de la protection del alto gobierno
por leyes sabias y justas, que y'a entraron en los c6digos de la nacion. Di-
rije tu palabra en las columns, no para injuriar A un vecindario pacifico,
sino para corregir con tino, suavidad y dulzura aquellas rancias costumbres
y males detestables que por desgracia siempre se traslucen en los pueblos:
combat con vigor al vicio, y ensalza la virtud cual corresponde para que el
vicioso deteste aquel y por conviction adopted la senda de esta; y hecho todo
habris cumplido con la mission A que te obliga el deber del peri6dico dedi-
cado al interns general, y por ello desde ahora y para cuando todo suceda
te felicita cordialmente tu apacionado suseritor.-El tertuliano.









Er, PEmUoIMko E N cuBm


El F6nix fud muy favorecido entonces, pues el senior HernAndez de Alba,
que usaba el seud6nimo Varapalo, escribi6 muchos y variados articulos y
composiciones podtieas, que dieron amenidad a la publicaci6n y contribuy6
A, que colaboraran otros escritores y fuese muy solicitado y, leido en Sancti
Spiritus y en toda ]a Isla.
A partir de 1859, dice la Sagra (1), se public diariamente El Fdnix.
Y respect a su duraci6n hemos leido que lleg6 al aio de 1868; mas nosotros
s6lo hemos visto hasta el nfimero 405 del 16 de diciembre de 1845, que aun
salia los martes y viernes do cada semana.
Hoy se public El F6nix, pero dice en la eabeza afio XXIV, lo que obli-
ga a suponer que los proseguidores de este titulo tuvieron interns en dejar
consignado que el peri6dico do ahora no era el continuador del primer F6nix,
a excepci6n del titulo.


"EL LATIGO DE CUBA":

Con motivo del pronunciamiento del general Manuel Lorenzo en Santia-
go de Cuba, fueron muchos los peri6dicos quo alli se publicaron, todos do
corta duraci6n, contandose entire ellos uno satirico, titulado El Latigo de
Cuba. El historiador Jacobo de la Pezuela nos refiere que dichos papeles
"reprodueron en Santiago durante algunos d.as articulos de la misma insi-
pidez y extravagancia quo tanto habian hastiado a la ciudad, a la Habana
y A otros pueblos durante el trienio de 1820 a 1823 (2). El primer nime-
ro do El LAtigo de Cuba corre.-ponde al 30 de octubre de 1836, y como los
cinco mils que de la misma publicaci6n hemos tenido delante, fu6 dominical
" se tir6 en la "Imprenta Liberal de Espinal".
En dicho peri6dico, donde colabor6 el poeta oriental Manuel Maria
P4rez hallamos esta
ADVERTENCIA
Descoso el inico individuo que en la actualidad estd hecho cargo de la
redaceion de este peri6dico, de satisfacer las dudas de ciertos Sres; les ad-
vierte, que, aunque destituido del talent y conocimiento que distinguen A
aquellos, no por eso deja (sin estampar su firma, pues jamas lo ha hecho, en
production agena) de llevar por si solo la redaccion del LAtigo de Cuba. El
amor a su patria, y el deseo de que se corrijan los abusos de toda especie,
que no tienden A otro fin (unos) que i destruir la libertad y todos los de-
rechos que nos declara cl C6digo de Cfidiz, al paso que otros conspiran con-
tra la moral y la salud pfillica; le hacon superar las dificultades, no con
poco temcr. rue se oponen A satisfacer cual debiera los deseos de los lecto-
res de e te peri6dico. Si poseyera los talents y conocimientos que adornan
v aquellos Sres. nada entonces temeria A las hablillas, que oye con desprecio
EL REDACTOR DEL LATIGO.

En ninguna parte hemos visto dato alguno relative al nombre del re-
dactor del papel expresado.

(1) Ob. cit., p. 101.
(2) Historia de la Isla de Cuba, Madrid 1878, t. IV, p. 292.









EL PERZODISMO EN CUIR


"EL PASATIEMPO CUBANO":

En la propia ciudad de Santiago de Cuba, y durante el movimiento po-
litico a que hemos aludido al hablar de El LAtigo de Cuba, comenz6 a publi-
carse el sabado 19 de noviembre de 1836, en ]a "Imprenta de Gaspar, Calle
Sto. Tomas", un peri6dico literario, con 4 paiginas, titulado Ei Pasatiempo
Cubano; pero de mayor formnato que el citado antes. S61o hemos visto el
nnmero correspondiente al sabado 19 de noviembre de 1836 (1), y en el que
se inserta un articulo que claramente refleja las ideas de sus redactores,
concebido en estos t6rminos:

La Redaccion en su primer dia de vida, en este dia cabalmente consa-
grado 6 la Reina mas amada no puede callar, no puede negar el labio al
fervor de sus efectos. Los corazones Cubanos, esos corazones en todos tiem-
pos profundamente adictos A la causa de la Libertad, palpitan hoy de amor,
y de respeto al pronunciar el nombre de ISABEL. ;Nombre sagrado que
debiera volar de labio en labio como el acento precursor de la victoria.
comno el mejor y mas seguro garante de las Patrias Libertades! Hombres
indignos, empero, de hollar la faz de la tierra, lo eseuchan con horror, lo
pronuncian con menosprecio, porqu6, simbolo de gloria y ventures para los
hombres sensatos, no se conforma, ni liga con sus dafiadas ideas de esclavi-
tud, y de oprobio. ;Malvados! cuando ven A toda Espafia regocijarse, y
celebrar con jubilosos canticos al Angel tutelar que la salv6 del precipicio;
cuando en todas las calls, en todas las plazas, en todos los hogares, oyen
sonar bafiado en fervorosas bendiciones el nombre ecselso de ISABEL II;
ellos rugen en silencio, y maquinan en sus negros corazones la desunion de
los libres (inico medio de derrocar el alto templo alzado A la Constitucion
sacrosanta. Mas no lo sonseguirAn. Los Espafioles conocen a fondo, por
esperiencia costosa que en la union esta la fuerza. Ligados por unos mismos
intereses, reunidos bajo el pendon de la causa de la Patria, de esa Patria
que tantos sacrificios les cuesta y tantos otros le pide en las actuales cir-
cunstaneias, se apifian ya 5 su alrededor, y levantan impAvidos sus pechos
para resistir el golpe de las futuras desgracias. Y el muro que hacen es
fuerte por que esti cimentado en el amor de los Pueblos, en el voto es-
pont5neo de una Nacion belicosa, en la ilustracion, y las eyes de este si-
glo en que vivimos.
Todo regimen no liberal, toda institution que no tienda a conservar los
derechos sagrados 6 imprescriptibles del hombre, es efimera, es falsa por-
que marcha contra el torrente de la voluntad general. Nos gozamos en re-
petirlo. E'l cetro de los D6spotas se ha roto en Espaiia, y se ha roto para
siempre.
El que suba A su trono ha de ser Liberal, por que el Pueblo que debe
gobernar es libre por conviction. Si se desliza, eaerA; si levanta a las nu-
bes, lo esconderain entire el polvo.
Cristina, y el vAstago que de ella se deriva, es decir, la beneficencia
present, y la esperanza future, ban vuelto A la Iberia desconsolada los ga-
Ilardos blasones de su escudo, su gloria. y su representation Nacional.
Han puesto en su manos el santo C6digo de Cidiz, y ella lo ha estrecha-
do contra su tremulo seno. Si: Espaiia ha saludado eon gritos de regocijo,
ha recibido con lgrimas en los ojos, con gozo en el corazon aquella libertad
que abandon con lamentos. La ha recibido como una Madre A la hija
que perdi6 entire el tropel de un numeroso concurso, 6 entire el espanto, y
fragor de una borrasca imprevista. Y ec6mo pudiera sufrir por mas tiem-
po las afrentosas eadenas, que con mas 6 menos alivio, con mas 6 menos
esperanzas, deslucian la alteza de su nombre, y cargaban de mengua y de

(1) V4ase Boletin del Archivo Nacional, t. XVII, p. 155.










EL PERZODI=MO EN CUBA


oprobio su lamentable ecesistencia? ZC6mo pudiera sufrirlas viendo a Por-
tugal romper las que le ech6 D. Miguel ,alza,,t, y ser dichoso bajo el r6-
gimen constitutional, y la Reyna Dofia Maria? La Libertad y el Despotis-
mo se pesaban en Europa. Era forzoso lanzarse, era forzoso que la mano de
la Espafia agarrase fuertemente el idolo que tal vez no tornaria mostrarse.
Era forzoso, y' lo hizo; guiada por ISABEL y CRISTINA sent6se, y con-
trapes6 a las Potencias del Norte. Su liga con la Francia, Inglaterra, y
Portugal vino a firmar la Soberania en las sienes del Pueblo libre, y a dar
vigor y eterna vida al trono augusto de ISABEL II.
Espafia en fin ha respirado y presto sera si es que no nos engafia el
deseo, presto sera que la veatmos subir al alto rango y paralelo de las demas
Naciones Europ6as. La march que ahora sigue es la march creciente de
un imperio que prosp6ra, la mareha de todo Pueblo que sacude las Desp6ti-
cas trabas para volarse a la cima de la dieha y del poder. Si consejeros
p6rfidos, 6 ineptos estraviaron su politico rumbo; si la perversidad y el fa-
natismo destrozan su inocente seno, 6 inundan en sangre y llanto sus mas
dichosas comareas; patriots sabios 6 ilustres corren ya a empufiar el timon
del Estado, en tanto que otros a aniquilar para siempre las estfipidas hor-
das de D. Carlos.
La Redaccion se regocija, la redaccion se levanta a contemplar en el
porvenir las lisongeras esperanzas, a dar f6 y voz & los hechos que prev6e.
;Quiera el cielo oir nuestros votos encendidos por la paz y prosperidad de
la Metr6poli, por ISABEL y CRISTINA, y por que eterna sea entire nosotros
la CONSTITUCION que nos rige, fuente ineesausta de la riqueza social, la
seguridad, y la gloria!-R. R.

Muy pocas son en efecto las noticias que hemos podido reunir referen-
tes a los dos peri6dicos de Santiago 5e Cuba mencionados filtimamente; pero
en cambio nos compensa esta carencia de dutos, la certeza de que el title
de aqu611os no ha sido citado antes en la formal complet:i que 1 hemos
hecho ahora.


"EL PLANTEL":

En el entresuelo de la casa sita en la antigun c'lle de la Muralla (1)
esquina a la de La Habana, donde se celebral)an las asiduas tertulins lite-
rarias del grupo de intelectuales que se reunian alrededor de Domingo Del-
monte, -a quien tanto debe nuestra literattiira-litlbo de iacer la idea de
la fundaci6n de una revista denominada El Plantel, dirigida por el acendra-
do y exquisite poeta Ram6n de Palma y el eastizo Y mu'y velebrado escritor
Jos6 Antonio Echeverria, y con la valiosisima vi)l;:boraci6n de Pedro A.
Auber, Manuel Jos6 Carrera, Jos' Jlainto lMilanms, Jos6 Zacarils Goniizlez
del Valle, Rafael Matamoros y Tellez, Felipe l'Poe.. M\Ixtnuel Del Monte, Pedro
Morilla, Ram6n de Mesonero Roomanos y otros :muantes de las iuenas letrus.
El prospect con que se di6 :t (,iniocer al tfilli 1 el papel de referencia,
dice asi:

EL PLANTEL
Los fines que nos proponemos en esta publication son los siguientes:
Difundir conocimientos tiles en todas las classes de la sociedad, ha-

(1) Asi se conocia desde el afio de 1691. Despu6s en 1763, se le di6
el hombre de Riela.








EL PEZIODZIMO ZI CUBA


ciendo aplicacion de las ciencias y las artes A nuestra industrial y nuestras
necesidades.
Dar A conocer curiosidades naturales, cientificas, artisticas 6 hist6ri-
cas, con preferencia de la America, y en particular de la isla de Cuba.
Publicar articulos biograficos de las personas que mas se hayan distin-
guido en nuestro suelo desde su descubrimiento, y dar noticias de hombres
celebres de los demas paises. Generalizar principios de moral, de educa-
cion y de derecho civil, haciendo conocer, A los que no est6n al cabo de
ellos, los deberes del hombre; sin escluir la religion como espinosa y deli-
cada, pues nuestro objeto no es promover dudas ni controversial, sino apoyar
la fe y las doctrinas del Evangelio.
Facilitar el conocimiento de los negocios comunes de la vida, ensefian-
do sus trAmites y diligencias, y la intervention en ellos de los ministerios y
tribunales.
Todo sera redactado en language claro y sencillo, y los articulos irAn
ilustrados con laminas, siempre que lo exija la material, sin sefialar coto al
nfmero y tamafilo de ellas, aunque nunca seran menos de cuatro en ca-
da entrepa.
Como nuestro objeto es interesar A toda clase de lectores, se dedicarA
una parte de la obra A literature y amenidades, comprendiendo en 6sta la
mfsica. y la moda; y para mas captarnos la proteccion y benevolencia de
las damas, incluiremos cada dos entregas un figurin, copiado del peri6dico
mas reciente de Paris, y grabado por el mejor artist que se eneuentre.
Esta obra se publicar' en cuadernos de ocho pliegos, que saldrdn A me-
diados de eada mes, y constara de dos volImenes en cuarto mayor, cada uno
de los cuales se compondrA de doce entregas.
El precio de suscripcion, por un mes, serA de cuatro reales, pagaderos
al recibirse el cuaderno; y suscribi6ndose por tres meses, de diez reales,
que se cobraran al principio de cada trimastre.

PRINCIPLES COLABORADORES
D. Pedro Alejandro Auber.
Dr. D. NicolAs Jos6 Gutierrez.
D. Domingo del Monte.
D. Manuel Jos6 Carrera.
D. Felipe Poey.
D. Pedro Morilla.
D. Jos6 Jacinto Milands.
El Curioso Parlante de Madrid. (1).
ENCARGADOS DE LA DIRECTION
D. Ram6n de Palma.
D. Jos6 Antonio Echeverria.
Se admiten suscriptores en" la imprenta y libreria de Oliva, plazuela de
Sto. Domingo, bajo la casa de Gobierno.
HIabana: imprenta de R. Oliva, editor, 1838.

Y recordamos que sobre este document recibi6 Del Monte una carta
de su amigo F6lix Manuel Tanco y Bosmeniel, fecha 16 de agosto de 1838,
en la cual le dice que

...todo lo que esta escrito en este prospect me gusta, menos el que sea
colaborador el Curioso parlante, que vive en Madrid: ignora los anteceden-
tes que haya pa. que este individuo escriba desde alli sobre asuntos ame-


(1) Don Ram6n de Mesonero Romanos, c6lebre costumbrista espafiol.









EL PER1ODISKO EN CUBA


ricanos, y sobre todo, cubanos, segun el citado prospecto-tal vez se habrA
querido, digo yo, manifestar al pfiblico y al gobierno que se quiere la inde-
pendencia de la metr6poli, hta para pensar y, escribir-si asi fuese, es mu-
cha pruda. la de los editors, 6 del que tuvo el pensamto.

Los directors en cumplimiento de lo ofrecido dieron a luz el primer
cuaderno en septiembre del afio 1838.
'Muy poco tiempo permanecieron Palma y Echeverria al frente de la
direeci6n de El Plantel. Despu6s de la salida del tercer cuaderno, corres-
pondiente al mes de noviembre de 183S, dieron a la publicidad una earta en
el Diario de la Habana del 28 de diciembre del filtimno ailo <'itado, conce-
bida en estos t6rminos:

MANIFESTATION
QUE HACEN AL PUBLIC LOS DIRECTORS
DEL PLANTEL
Despues de haber merecido el favor del pfblico, hasta el punto de reunir
cerea de mil suscriptores al Plantel, despu6s de haberno sprestado el ilustre
cuerpo patri6tico su protection, v cuando eonthbamos con los mas favora-
bles elements para llevar honrosamente i cabo nuestro empress, pareceri
acaso estrafio que anunciemos habernos separado de la direcci6n de una obra
creada por nosotros, y sobre la cual nos asistian derechos incontestables.
Pero nosotros creemos que no hay g6nero ninguno de convenio que haya de
anteponerse al deber: a este principio hemos sacrificado consideraciones de
interest y de amistad, y por cumplir siempre con 61, renunciamos ahora la
dirececion de dicha obra; pues queriendo su editor alterar las condiciones con
que mdtuamente nos comprometimos, y bajo las cuales nos presentamos al
pdblico, no entablamos litijios, ni admitimos tran.aecliones, porque argiiirian
de nuestra part 6 el hombre de el dinero, 6 una represible debilidad do que
bien pronto se nos acusaria.
Asi dejando libres desde este punto a los sefiores colaboradores de su
compromise con nosotros, y rindiendo las mas humildes gracias a la Real
Sociedad Patri6tica, y A todos los que jenerosamente han protejido nuestros
debiles esfuerzos, manifestamos al pfiblico que desde hoy cesa nuestra res-
ponsabilidad en la direecion del Plantel, al cual podr6 darle su editor el
giro que le plaza.
Habana 25 de Diciembre de 1838.-Ram6n de Palma-Jos6 Antonio
E'ieheverria.

Pero como en este escrito no se declaran los ve--daderoq fundamentos de
la retirada de sus firmantes, vamos a oir a Del Monte refcrirlo:

El Plantel ees6 de serlo pa. nosotros, despu6s de la publication del 3er.
no., pues el editor se trag6 6 los pobres novatos de los dos directors. iHas
de career que tuvo la avilantez, concluido el trimestre, de salirles con 6 ps.
pr. toda ganancia?-La picardia era clara, pues esta obra peri6dica contaba
ya, gracias al buen nombre de Echeverria y Palma, con mas de mil suscrip-
tores; cosa inaudita en esta tierra.-Palma le di6 sus mogicones, se separa-
ron ellos y todos los demas colaboradores, y hoy esta en manos el papel de
Torrente y otros bichos de semejantes ralea, que le han quitado el character
cubano y original que tenia, embuti6ndolo de traducciones y paparruchas:
te he borrado de la suseripeion (1).

(1) Carta dirigida a Jos6 Luis Alfonso, Marqu6s de Montelo, fecha
"Habana 10 de Febrero de 1839", publicada en la Revista de ia Biblioteca
Nacional, Habana, 1910, t. IV, p. 93-94.









ZL ?ZRZODISMO EN CURA


Ya sabemos, pues, la causa de la voluntaria renuncia de tan distingui-
dos escritores, quienes fueron sustituidos por D. Jos6 Maria Andueza, viz-
caino, autor de varias obras dramdticas e hist6ricas y redactor que habia
sido del Noticioso y Lucero, Diario de la Habana, etc. y por D. Mariano To-
rrente, tambien espafiol, que cultivaba la literature.
El editor de El Piantel, Sr. Ram6n Oliva, nada manifest referente a
los cambios habidos en la direcci6n; nmas si sobre otras reforms en proyec-
to, seguin el suelto que va a leerse:

NOTA

El Editor del PLANTEL, cr6e de su deber informar al pfiblico, que el
motivo de no haberse impreso aun en 61 ningun articulo del Sr. Mesonero,
conocido por el CURIOSO PARLANTE, es no haberse recibido todavia nin-
guno de los que, segin su convenio, debe remitir desde Madrid. Empefia-
do el Editor en que su obra merezea cada vez mas la pfblica aceptacion, no
omite por su parte cuanto pueda contribuir i granjearsela; asi se notary la
mejor calidad del papel empleado en esta entrega. Bien conoce que las li-
minas no son tan buenas como 61 quisiera, por la falta de artists en este
ramo; pero debiendo llegar de un moment a otro las prensas de una im
prenta litogrifica, cuyos operarios estin ya en esta ciudad, ha hecho pro-
posiciones al director de ella; y si, como es de esperarse, este las acepta, se
atreve A promoter que tal vez desde la pr6xima entrega, podrA presentarlas
litografiadas. Quizds se notard que habiendo sido iluminados los figurines
del primer cuaderno, salgan ahora los de 6sta tan solo impresos en papel de
color; pero el Editor se ha determinado hacerlo asi, a ejemplo del Instruc-
tor, peri6dico de Londres, por la demora ai que espone la carencia de dies-
tros iluminadores, much mas habiendo que esperar hasta los filtimos dias
para aprovechar las modas mas recientes de Paris. En cuanto al m6rito de
las composiciones del PLANTEL, el Editor present por garantes los nom-
bres de los colaboradores que han escojido los sefiores encargados de su di-
reccion, cada uno de los cuales se empefiard sin duda por su parte en acre-
centar la reputation que haya sabido granjearse.

Y en el Diario de la Habana del 3 de enero de 1839, di6 a luz este
anuncio:

Al Pliblico.-El editor del Plantel pone en conocimiento de los Sres.
suscriptores que apesar de haber cesado en su direction los Sres. Palma y
Echeverria, seguird publicando esta obra adornada cada entrega con 4 I5-
minas litografiadas que se hallan ya en su prensa. Anunciara anticipada-
mente el dia en que se verifique la entrega pr6xima y al mismo tiempo una
noticia de las materials que contenga. Espero fundadamente que el pdblico
hallari en el cuaderno que muy pronto sometera A su juicio imparcial, es-
mero en la redaccion, amenidad en las materials y destreza artistic en la
litografia. La correccion del dibujo y limpieza de estampado, dieron ya
en la corte de Espafia una reputation honrosa al artist que asocia hoy su
habilidad i1 la publication del Plante,

Hasta la quinta entrega no apareci6 el primer articulo del Sr. Ram6n
Mesonero Romanos a quien se refiere el editor al comienzo de la nota que
fantecede. Se titulaba "El tel6grafo de la puerta del sol" y suscrito por
'el Corresponsal Madrileflo.
En la cuarta entrega ceuya publicaci6n sufri6 alguna demora y en donde
fu6 variada su cabeza, colocindose nueva vifieta, se insert esta:









EL PEEIODISMO EN CUBA


NOTA.-Vencidos los inconvenientes que entorpecieron la publication
de esta euarta entrega, que hasta ahora no habia podido repartirse, la ofrece
nuevamente su editor A los sefiores suseritores y al pdblico, satisfecho de
haber puesto cuanto ha estado de su parte para hacerla mas digna de la
atencion de sus lectores, A quienes ofrece que la publication seguirf haci6n-
dose con la possible eficaeia, asi como con todo esmero, no solo en la eje-
cueion, limpieza y novedad de las estampas, sino en la election de los ma-
teriales de que han de componerse los subsecuentes euadernos, para lo cual

Y en la sexta entrega tambiin se prometian csta retormas:

ADVERTENCIA
El editor del Plantel, impulsado siempre por el desco de corresponder
dignamente al favor que le dispensan los seilores Museritoret, cree que debe
repetir en esta entrega, ultima del segundo trimestre, que no ha omitido
gastos, ni las dilijencias que ha juzgado oportunas, para hacer esta obra mAs
digna del pfiblico, lo que se vanagloria de confesar, puesto que no duda que
los filtimos resultados han correspondido mejor :' sus desvelos, y espera que
seguirAn correspondiendo mas en grande, al pas que la olira se v'ya haciendo
mas acreedora de la consideraci6n pUbllica.
Los sefiores suscritores, por medio de ia comparaci6n de las entregas que
van repartidas, notarfin la diferencia de uams a otras, y el editor se lisonjea
al pensar que esta diferen'ia resultart en iheneficio del esmero que tiene
por complacer a cuantos favorecen sus nempr'esa.
Animados de estos mismos sentimientos, la dispuesto que desde la pr6-
xima entrega Ileven todas una cubierta lermosaimente litografiada en lugar
de la impresa que se ha dado hasta aqui; la que, asi como las demfis l1mi-
nas, cuya muestra sale ya en este euaderno, seriin ejecutadas en el estable-
eimiento litogrAfico de la Real Sociedad PatriOtiea.
Los redactores que dirijen el Plantel no deseansarAn por su part con el
objeto de amenizarle, escojiendo para sus articulos aquellos miateriales quo
desde luego ofrezean mAs interns, ora en la parte de amenidad, ora en la
eientifica, ora en la de literature y artes. Con esta mira darn de cuando en
cuando traducciones de buenos articulos que los hay. y muy selectos, en
inglis, frane6s e italianos; porque no se screen tan calpaees que puedan do su
propia cosecha, es decir, por si solos, amenizar una obrli hasta el estremo
de que se haga interesante por la variedad de la nmaterias escojidas que
contenga.
Y a fin de evitar que se hagan nuevas recnlaniaciones por el retardo con
que se han exhibido las primeras entregas de los trimestres, a causa de toner
que cobrar al mismo tiempo el imported de 6stos; eree convenient prevenir
a los sefiores suscritores, que despu6s de repartido este eunderno, se les re-
mitirAn los reeibos correspondientes al abono del tercer trinmestre.

Fu6 El Plantel quien primiero aprovechO la introduncion en la isla de Cu-
ba del arte de la litografia, publicando en su cuarta entrega una vista de la
plaza de las Catacumbas, en Alejandria, con esta firmn: Litografia Espa-
fiola, Habana. Preeedi6 a dicha estampa on traiajo (le dl sfior Torrente, con
el titulo de "Historia de la litografia".
En el Noticioso y Lucero correspondiente al 3 de fclrero de 1839, so iu-
blic6 bajo la firma de El Dulce una larga impugnici6n a esa euarta entre-
ga, donde se trata de probiar que todos sus articulos eran hist6ricos. Pero
en el mismo nfimero del citado diario contest dicha impugna -idn Un Re-
dactor del Plantel, manifestando que en el caso uiie asi fucse, no probaria









ax InmonzsO MI cuIBA6


un defecto, y, analiza, para demostrar lo contrario, los trabajos que salie
ron en la mencionada entrega. Tambidn se refiere El Dulce al articulo del
senior Torrente sobre la "Historia de la Litografia", para asegurar que en
El Mercurio de Espafia del mes de febrero de 1827, se public un trabajo con
el titulo "Litografia", no precisamente igual, mas si con las mismas ideas,
el mismo orden, diferenciandose s6lo por el lenguaje propio de ambos escri-
tores. Y en el Noticioso y Lucero, fecha 11 del propio mes y afio, el autor del
articulo "E'l primer dia del afio", que apareci6 en las pbginas 110-112 de
El Plantel, suscripto con las iniciales F. G., contradice duramente a El Dulce
por el juicio critic que hizo de su producci6n
En El Plantel no s61lo colaboraron Del Monte, Palma y Echeverria y los
meritisimos escritores citados en el primer pArrafo, sino que en sus columns
figuran estas otras firmas:
Mariano Torrente; R. Torrado Quiroga; B. J. Crespo; M. M; (Silvio Pe-
llido); N. P. P., (NicolAs Pardo Pimentel); F. G.; J. M. de A., (Jose6 Maria
de Andueza); C. R; T. H.; C. S; P. L; A. F; E.M; F.J.F, (Francisco
Javier Foxa); F. M; F. L. V; A. B. C; Ontanio; Uganol; (Lerminier), etc.
Y Calcagno en su Diccionario BiogrAfico Cubano (New York, 1878, p.
90) al referirse a la labor literaria del inolvidable D. Antonio Bachiller y Mo-
rales, manifiesta que:

... El Plantel y otros se engalanaron con los rasgos de su inteligencia.

Asi nos explicamos que sobre el valer de la citada revista escribiese un
inspirado bardo matancero lo siguiente:

Tocante al Plantel, digo a V. que me parece una de las mejores publica-
ciones que corren en la isla y que el articulo de Echeverria (1) ha agregado
much a todos los de la pandilla matancera. Celebran en 6l el donaire de la
frase siempre eastiza y la amenidad con que present una material que otro
hubiera tratado irida y desnudamente: hagame V. el gusto de decirle que nos
d6 muchos trozos conmo el ya dado: que ademis de ser asunto que nos atafle,
lo parla 61 tan noble y graciosamente que a todos nos embelesa (2).

Y en otra Monte en 10 de diciembre de 18.18, se hace alusi6n a unas poesias del mismo
Echeverria en tono tan encomii;stico como este:

Dile a Echeverria de mi parte que sus versos del Plantel son bellisimos
y dignos del ingenio de Zorrilla, pero muy superior a los de 6ste por su ex-
celente espiritu y laridad: tu art. Moral Religiosa, es lo mejor que ha salido,
para mi gusto, en lo, :; Planteles.

Tambien en el ('entin, el mnuy ilustrado cubano D. Jose Luis Alfonso,

(1) Se refiere al articulo titulado "Estudios hist6ricos, Diego Velaz-
quez", que public E'eleverria en el primer cuaderno de El Plantel corres-
pondiente al mes de la feeha de la carta.
(2) Carta de Jose Jacinto Milanhs a Del Monte, fecha "Matanzas y
setiembre 25 de 1838", que forma parte del Cent6n Epistolario de Domingo
del Monte, publicado por la Academia de la Historia de Cuba.









ZL PZZIODIMO ZN OUZA6


despu6s Marques de Montelo, le dice a Del Monte en carta fechada en Pa-
ris a 12 de diciembre de 1838 que le

... ha gustado el plan del Plantel y much nui's los nombres de los di-
reetores y colaboradores que me pones en tu carta. Con tales fundamentos,
no puede menos de ser bueno y tener aceptacion.

Prometia Alfonso en la misma carta enviar plar si publicaci6n dos o tres
composiciones, con la condicional de

...si la censura permit que se inipriman sin poner puntitos en lugar de
renglones, imprimalas Vd. en buen hora.

Respecto a los gralados opinaba de este nodo:

En el Plantel he visto un figurin, no mial dibujado, pero si miny mal
grabado; particularmente las earnes. Al pie me choc6 el provin-ialismo tfi-
nico que creo no debieron haber puesto y juntito estai ln palabra tocado que
si bien es castiza, ninguna muchaeha de Cuba la entender:i, pues ellas no
dicen sino peinado. Concilie Vd. esa contraposicidn. Yo estoy porque se des-
tierren los provincialismos cuando no son necesaria espresar obgetos pu-
ramte criollos y que por tanto caraeen de nombre casellano.

Del Monte juzga necesario la consult de El Piantel, la Revista Bimes.
tre Cubana y otros papeles de la decade de 1830S a 1840 para los que quieran
conocer el estado de la literature en la isla de C, ba en aquella 6poca:

...teniendo siempre en cuenta el observador, que dichos peri6dicos es.
tuvieron sujetos, como est'in los del dia, a la censura previa, siendo 6sta
mas o menos rigurosa, comio suede siempre y en todas parties, segfin ha si-
do mins o menos mneticulo-o o mezquino el car:iutir particular de los cen-
sores. (1).

El propio Del Monte en carta al nmarqu's de Yontelo le halbla sore el
origen de El Plantel en esta forma:

...quedo enterado de lo que me ordenas respecto a la Mariposa y lo de-
mAs que salga: yo te lo compralia todo, tanto parn que forinaras juicio del
estado de la literature en tu tierra cuanto por foiientar el espiritu de ella.
pues muchas veces una mala publicaci6n es en usa y origen de otra buena.
La Cartera y la Spre. Viva produjeron el Plantel, enyo ler. No. saldri' a prin-
cipios del entrante: .... (2).

Igualmente mereciO dicha revista a ]i:i.hiil!lr y Mor tles este juicio:

Este peri6dico eientifico, literario y de mnodas, se puIli(6i con l:'ainias
en madera y con figurines grabados e iluminiados. Hasta la p;iginai 98 no va-
ri6 de redactores; pero desde esta hasta la pag;ina 284 en que terrninO, caml)i6"
de carliter, liaci6ndose menos local la pulli,-m-ion. La Real Sociedad Pa-

(1) Revista de Cuba, Habana, 1882, t. II, 1p. 533.
(2) Revista de la Biblioteca Nacional, Habana, 1910, t. IV p. 81.








EL PZZZODZSMO EN CUBA


tri6tica se suscribi6 por un nfimero de ejemplares que se repartian en las
eseuelas. Siempre se leerin con interns los articulos referentes a Cuba, escri-
tos por Delinonte, Echeverria, Palma y otros calaboradores: Este peri6dico era
pintoresco, uno de los primeros de su 6poca en Cuba (1).

El historiador D. Ja-olbo de la Pezuela dediea a El Plantel estas lines:

Sali6 a luz en f61io en la imprenta de Oliva con medianos grabados so-
bre madera y figurines grabados e iluminados tambi6n medianamente. Pero
los articulos que insert indemnizaron con muchas ventajas a sus suscrito-
res de las defects que podia tener la estampa. Baste decir, que la mayor par-
te fueron obras de don Ram6n Palma y don Jos6 Antonio Echeverria, de eu-
yos trahabjos hemos utilizado muchas noticias en los nuestros. Aunque la
suscrici6n a El Plantel fu6 numerosa y, se leyeron con mayor interns los
artieulos relatos s a la Isla que en 61 publiearon sus mismos directors, el
inteligente don Domingo Delmonte y otros literatos, ees6 su pubilacion por
motivos que ignoramos (2).

Y de nuestro malogrado critic Aurelio Mlit aiE copiilmos este pi'irrafo:

El Plantei fue fundado por Ramn6n de Palma y Jos6 Antonio Echeve-
rrin, en 1838. Al principio pullic6 trabajos series, de Echeverria sobre Mo-
rell, de Domingo del Monte sore instrncci6n, biograficos por Palma y de
Historia Natural por Poey. Despu6s pa'r6 a poder de AnduezI y sus articulos
fueron imns ligeros (3).

Ya hemos expuesto nuniito han escr:to nuestras plumnas iuis acrelitadas
en relaci6n con peri6dico de tan amena literature como El Plantel, que tuvo
la pa rti'.ularidad de qu( en sus piginas se publicase el articulo "Moral re-
ligiosa", que did ocasion a la e6lebre pol6mica entire Del Monte, autor del
misnio, y el beneminrito patricio D. Jose de la Luz y Caballero.
Alora debeimos consigner que el total de p:gina;- de que se company este
peri6dico asciende a 290, y no a 284, como dice Bachiller y Morales. Con-
sistid el error en que despuis de la 289, el cajista :oloc6 el guarismo 284. Y
a prop6sito, no estd deiais observer que aparecen otras erratas en la pagi-
nacien; pues de la nunmero 49 pasa a la 44 y sigue la 51. En lugar de la
1::5 figure la 132, hallando-c duplicada la 2(65, que salta a a1 267. El pie de
imprenta es igual al que aparece en el facsimile de la portada, donde se hace
constar el formato dc las diez entregas publieadas. las cuales contienen su
indices de miaterias.
Y terminaremos trans.riliondo lo que respect al ceec del papel de re-
ferencia describe Del Monte al marques de Montelo en carta dirigida a Pa-
ris con feclit "Ilabana 27 de Mzo. de 183:9":

El editor propietario del Plantel ha quebrado y suspenders la publicaci6n
dc esta obra, pues asi que se cumpli6 el 2"' trimestre, y vieron los suscriptores

(1) Bachiller, ob. cit. p. 144.
(2) Diccionario geogrifico, estadistico, hist6rico, de ia isla de Cuba,
por Don Jacoho de la Pezuela, Madrid, 1863, t. III, p. 525.
(3) Estudio sobre el movimiento cientifico y literario de Cuba, por
Aurelio Mitjans, Habana, 1880, p. 116.









EL PEEXODISMO EN CUBA


la distinta indole que habia tornado, se borraron infinitos. Palma anda en
tratos pa ver de comprarle la propiedad de dha. obra a sn ducilo, y volver
a hacerse 61 cargo de ella junto conmigo y Echeverria: en este easo te volve-
r6 a suseribir (1).

No lleg6 a vias de hecho el plan sobre restaura i6n d, El Plantel, qui
se proponian los sefiores Palma, Del Monte y Echoeverria.


"REPERTORIO MEDICO-HABANERO":

Nos satisface declarar que fuimos los prinmeros en haeor referen.ia a i!;
publicaci6n del Repertorio M6dico Habanero (2), iyo icentenario se cum-
plira en noviembre del present afio de 1940, habiendo entonees eserito to sigue:
Con anterioridad a 1840 la producci6n literaria de Cuba relative a Imedi-
cina, se eneuentra repartida en publicaciones tan interesantes eomno el Noti-
closo y Lucero, Diario de La Habana, Memorias de la Sociedad Econ6mica,
La Siempreviva, La Cartera Cubana, La Moda o Recreo Semanal del Bello
Sexo, La Marippsa, etc., Pero en el citado afio apareei6 el Repertorio M6di-
co-Habanero, primer peri6dico dedieado solamente a cieneia tan necesaria :a 11
vida humana, y el cual fund en La Habana el eminent eatedr:atico de Ania-
tomia de nuestra Universidad Dr. Nicolds Jos' Guti6rrez con la cooperal-iol
de D. Ram6n Zambrana y Vald6s y D. Luis Costales, quienes fueron sus pri
meros redactores.
En el Archivo Nacional existent datos acerea de Ia autoriza'i6in que soli
cit6 el doctor Guti6rrez del Gobernador Superior Civil para su publit'-aiiiu
la equal fu6 favorablemente informada por el censor D. Josf Antonio 'i,
Olafieta.
Y tambien consta, que despues de cumplido con lo dispnesto en l:i Ily
de imprenta entonees vigente, vi6 la luz en noviembre de 1840 el primler
nfimero del citado peri6dico con la siguiente introduiieion:

La isla de Cuba, colocada por su opulleni y:1 por s0 .ilu t racial i 'iin c!
rango que ocupan hoy las principals capitals de Europa, ve aparever por
primera vez en este dia, un peri6dieo cientifico que von el nombre de Reper-
torio Midico-habanero ofrecemos a la estudiosa juventud de nuestra patria.
Cuando en todos los ramos del saber human so han publieado en estos filti-
mos tiempos eeselentes producciones, vi6ramos con dolor n la Medicina per-
manecer en silencio; empero hoy se levanta magestuosa a oeupar el lugar
que le corresponde en el horizonte de nuestra ilustraci6n.
Cualesquiera que fuesen los obstAeulos que presentara la publicaei6n d>
este repertorio, era preciso removerlos en el dia y acomieter la empresa; asi
lo escige imperiosamente la lentitud con quc piarece ha marehado l:i eien-
cia entire nosotros, no obstante, los nmuchos y distinguiidos profesores que eon
talent y dignidad la egercen; y decimos imperiosainente porque el estado
actual do nuestra eivilizaei6n se resiente de la falta de una obra donde se
hubieran publicado sin interrupei6n his observaciones de tantos y tan sobre-
salientes prfieticos como hemos tenido v de otros inuehos no inenos respeta-
bles que aun existen y cuyos mnateriales serial prcviosos datos para formnar

(1) Revista de la Bibloteca Nacional, lHabana, 1l10, t. IV. p. 97-i9s.
(2) Boletin del Archivo Nacional, Ilabana, 1921, t. XX, p. 202-220.









EL PEZODIBSMO EN CUBA


l:t historic mndica del pais, la de sus enfermcdades end6micas, de las estacio-
nales y finalmente la de inuchas epidemias que han visitado nuestras playas
sembrando la muerte y la desolaci6n por todas parties y de las cuales apenas
c con-ervan hoy confusos detalles. Tal vez con el auxilio de estos documen-
tos pudicramos al present darnos razon de la.s causes que modifican ciertos
afeceiones presentaIndose en alglinos afios con mias intensidad que en otros,
bajo diferente aspect y con diverse terminaci6n, y aun tendriamos una
complete monografia de cada enfermedad confirmada con observaciones, e
ilustrada con sabias v liiininosas refleesiones.
Lo mismo liodria dccirse con respect a la bot;nica midica del pais, a
pesar de que en el dia un professor de reconocido mirito, se ocupa en la en-
sefianza de c-te raino important, haciendo conocer cientificamente a nuestra
juventud las producciones vegetales tan abundantes en nuestro suelo. Sin
embargo, es necesario estudiar -on mAis cuidado su aplicaci6n provechosa en
cl tratamiento de algmvas enferniedades. Causa h]istima el olvido en que
Iaeen sepultadas nmultitud de plants miedicinales que pudieran reempla-
zar con ventajas a las traidas del estrangero, al pIso que otros, miis bien por
efecto de una mnera tradici6n golo se eniuentran en uso en manos del vulgo,
on el el nombre de reinedios caseros ;y cuantas no se hallar'in regadas por los
hiermosos y floridos enampos de Cuba, sin que layan sido toeadas por la ma-
11no del hoinmre, ni sometidus al crisol de la observ.ioidi. ?
No obstante parece que la naturaleza quiso colocar los remedios al lado
de los males y darnios auxilios bastantes y niuy eficaces para subvenir a
inuestrau necesidades. Los jugos acuosos de muechas plants, los Aceidos suaves
y por lo mismo refrigerantes, de otras, se encuentran profusamente en este
suelo. en done un calor a veces de noventa grados mantiene en continue es-
eitacion nue-tro organisimo; la floor de la calentura, el frailecillo etc., plants
emllticas purgantes se dan en abundancia en aquellos lugares, donde las
fiebres y disenterias liacen grandes estragos durante la estaci6n de las aguas.
El tabla-o, qu( con ilanta razol sc miria coilo una lroducci6n de verdadera
ri(,eza colonial ;no ha empezado 3ya centre his manos de algunos profesores
a ser por su virtud narectico- cre un medio poderoso de combatir el t6tano,
111no de nuestros iulets oi1s mortifero,? 'ues iMen, esta necesidad de la cien-
vi:n, el co .ciniiniito de ueistros inales propiios y el de los medios curativos que
la naturaleza les tiene reserrvdo, creiemos quc empezara a satisfacerse por me-
dio de nuestra Repo)rtorio. Las observaciones en 61 impress, llegartin al
alcance de todo el cuerpo facultativo, se aumentaran sin duda las esperien-
cias y podemos linsongearnos quc en algin tiempo muy poco o nada tendre-
imosq (qlu desear'.
Si a 1o dicho sc agrega que cn esta ohra 110 nos limitaremos a las obser-
va:iiones y cscritos de nuestros ipricti~os, sioll quiie stractaremos tambifn
del estrangero, lo inejor y inms interesante que l)roduzca, proporcionando de
este inodo un recu-rso sencillo de estar al corriente de los progress de la
ciencia, tendremuos sobrndas razones para asegurar qiue traerfi grandes ven-
tajas y ser;i de una utilidad positive la publicari6n del Repertorio M6dico
Habanero.
Cada ncimero de esta obra estara indistintanniente dividido en cuatro
s(c ciones: en la primer con el titulo de Cliniea m6dico-quirurgica, espondre-
mos la constitucidn medica y las enfermedades que hayan reinado en el mes
anterior, terininando -on el estado de hospitals; y como no se trata sola-
niente de hacinar hecho,, sino de apre'iar su valor, irAn las observaciones
seguidas de cuantas reflecciones puedan hacerse, tanto acerca de las enfer-
medades en question coino del efecto que los remedios hayan producido.
La segunda scceidn estaria destinada a lo? trabajos originales sobre cual-
quier raino de la ciencia.
La tercera con el titulo de Bibliografia, serviri' para anunciar obras
nievas con el juicio critic cuando lo consideremos de utilidad y para el
ustracto de las que inerczcan estudiarse.










EL PEZIODBSMO EN CUBA


La cuarta con el titulo de Variedades contendra el anuncio de medicamen-
tos secrets prohibidos en Francia, el de los permitidos y alguna otra noticia
que por so naturaleza no tenga eabida en las secciones precedentes.
Y finalmente advertimos quoe omo el objeto que nos proponemos al pu-
blicar este Repertorio es difundir los conocimientos mndicos en nuestro pais,
recibiremos con gusto cuantos datos y observaciones quieran comunicArse-
nos: sus paiginas estarAn siempre abiertas para admitir los trabajos de nues-
tros comprofesores que se dirijan a conseguir tan important objeto. Nos-
otros nos congratulamos sobremanera al' ver lucir el dia tan deseado en que
la ciencia, de consuelo para la humanidad, y de satisfaction para los ilustres
trados y celosos profesores que se dignan contribuir Con sus talents al en-
grandecimiento de la ciencia y al honor del pals a quien consagran sus
desvelos.

Como se ha visto en el document que antecede, se dividia cada nmlne-
ro en cuatro seceiones, con un total de 16 piginas y tamnafio de 25 por 16
centimetros.
E'1 1rimner tomo, que so publico6 iensualmente y que fu6 editado en la
"Imprenta Literaria", comprende doce cuadernos. que alcanzan desde no-
viembre de 1840 hasta octubre de 1841, con 192 pAginas, figurando repetido
con el niumero 10 el cuaderno correspondiente a septiembre y con el 11 el de
oetubre, que debi6 ser el 12.
Del irimero al segundo tomo, o "Serie 2a.", segfin reza en la cubierta,
pasaron algunos meses; pues en 16 de julio de 1842, fue cuando volvi6 a sa-
lir el Repertorio Mddico-Habanero, hajo la direcci6n tambien del doctor
Gutierrez, mas sin que figurase en el frontispicio el nombre del doctor Zam-
brana y Vald6s, que aparece sustituido por el de D. Cayatano Lanuza.

Sus redactores se dirigieron al p1ilivio Ie este modo:

INTRODUCTION

Nadie inegar;i la utilidad de que cireulen por medio de la imprenta los
conocimientos de la M1dicina y sus auxiliares, y la necesidad particular que
tienen los diferentes departamentos de nuestra Isla, donde la falta de libros
ipriva a los profesores de alcanzar al nivel de la Ciencia, y a los enfermos
de socorros que pueden aliviarlos, y aun preserver su vida. La buena acogida
v el apoyo que ha encontrado el Repertorio en nuestros comprofesores y en
los alumnos de nuestra escueln, es una prueba de hecho de lo que dijimos en la
interrupei6n las observaciones de tantos y tan sobresalientes practicos como he-
mos tenido v de otros muchos no menos respetables que aun existen cuyos mate-
riales serian preciosos datos para former la historic m6dica del pais, la de sus
tenido v de otros muchos no menos respetables que aun existen cuyos materia-
les serian preciosos datos para former la historic m6dica del pais, la de sus
enfermedades end6mieas, de las estacionales v finalmente la de inmuchas epi-
demias que han vTsitado nuestras playas senibrando la muerte y la desola-
i6on por todas iTartes, y de las cuales apenas se conservan hoy confusos deta-
Iles. Tal vez con el auxilio de estos documents puid6rainos al present dar-
nos raz6n de las causes que modifican Ciertas afecciones presentindose en
algunos afios con miis intensidad que en otros, bajo diferente aspecto y con
diverse terminaci6n, y aun tendriamos una complete monografia de cada en-
fermedad confirmada con observaciones, e ilustrada con sAbias v luminosas
reflexiones.
Empero esta obra hasta el dia, efecto del celo de los que cultivan la
medicine con amor, no se ha difundido cuanto exige imperiosamente la ne-










EL PUZIODISNO ZN CUBA


cesidad del pais; y cuanto exige la misma obra para su estabilidad y regular
publicaci6n. El celo ilustrado de los Sres. Gefes de la Rl. Renta de Correos,
recomendiindola a todos los administradores de la Isla, y conformAndose con
inuetra propuesta para el recaudo de los portes y valor de los ndmeros, le
ha :ihierto todos los medios posibles de eirculaci6n que tanto necesitaba. Y
esta protection eficaz, nos da a nosotros la aptitud de cumplir los deseos de
muehas personas benembritas, de que el Repertorio sea tambien uitil para los
que no son profesores, y se encuentren a distancia de ellos, o quizas entera-
imentu privados de su auxilio.
En efecto cuando las enfermedades reinantes tienen un caricter de gra-
vedad, o mien se hacen molestas por su generalidad, todos ansian por lo me-
dios de precaverlas, y con freeuencia la ignorancia y el temor hacen adop-
tar privaciones que no se sufren siempre sin inconvenientes. Nuestros con-
sejos profilActicos, dirigidos a todos en estos casos de alarma, serAn el re-
sultado de una consult de diferentes y acreditados profesores, que inspiren la
confianza tan necesaria.
La Higiene, esta parte importantisima de la Medicina, cuyo objeto es
conservar la salud, y precaverse de las enfermedades, se tratark de modo que
est6 al alcance de aodos. La educaci6n fisica de la infancia, por desgracia
abandonada demasiado generalmente; o bien sobreeargada de preeauciones,
muchas veces perjudiciales, hara que nuestroe consejos se estiendan mas allA
de los limits de la Higiene, y procuren a las madres conocimientos para ma-
nejarse con esperanza de acierto en la practica de la Medicina domestica de
los nifios.
El alimento, la bebida, el vestido, la habitaei6n, los trabajos, la limpic-
za:, todo lo que pertenece a la Higiene de los siervos es un objeto de sumo
interest ; CuAntas veces se les priva de un alimento sano y econ6mico por
falta de conocer el modo de prepararle sin dispendio? La redacci6n cuenta
sobre este objeto con datos que estima dignos de que lleguen a noticias
de todos.
Encomendada la asistencia de las enfermerias de los siervos en nuestros
campos a facultativos que las visitan muy de tarde en tarde, su cuidado csta
casi siempre, y en algunas fines enteramente, a cargo de dependientes le-
gos en la material, que asi administran los remedies mis arriesgados, como los
mas inocentes; todos por una rutina sin discernimiento. De aqui nace que
todo el mundo tiene sus remedies con una creencia fanitica en ellos; y pen-
samos que difundiendo los conocomientos racionales hasta donde puede al-
canzar la Medicina domnstica haremos 6til su prastica, y sobre todo, inspi-
raremos el temor a los grandes agents m(dicos, y moderaremos el arrojo con
que se emplean en perjuicio de la salud y con riesgo de la vida de los hombres.
Las heridas, fractures, dislocaciones y dem.is accidents que exigen el
soeorro de la cirugia, necesitan atenderse convenientemente, interim llega el
facultativo, que algunas veees estA a distancia de leguas: y hay much easos
en que sin estos auxilios urgentes peligran los enfermos: y nosotros nos pro.
ponemos generalizar el conocimiento de estos socorros necesarios.
,De forma que sin salir de los limits de la Medicina, daremos a su cono-
cimiento la estensi6n quo imperiosamente reelama nuestro pals. Quizas tra-
taremos materials que parezean initiles al professor instruido; pero ellas ser-
viran a lo emnos para allanarle los obstAculos que le presentan en la praetica
la ignorancia y las preoeupaciones.
La riqueza de vegetales con que la naturaleza ha dotado a nuestra Isla,
es una mina que esta aun por beneficiciar; y hoy repetimos nuestras pala-
bras de noviembre de 1840. "Causa listima el olvido en que yacen sepulta-
das una multitud do plants medicinales, que pudieran reemplazar con venta-
jas a las traidas del estrangero; al paso que otras, mas bien por efeeto de una
mera tradici6n solo se encuentran en manos del vulgo con el nombre de re-
medios caseros", Algunos amigos de la Cieneia nos han ofreecido sus tra-
bajos; y nosotros invitamos a todos nuestros lectores a quo nos comuniquen
cualquiera conoeimiento por diminuto que sea. sore un objeto do tanta
importancia.









EL. PZXODXBO ZI CVIA


En fin: la considerable riqueza de la Isla en ganado vacuno y eaballar,
y el notable atraso en que esta la Veterinaria entire nosotros, nos ha decidido
a dar algunos conocimientos sobre las principles y mas mortiferas eaferme-
dades de aquellos ganados. En el desempeflo de esta parte; si alguna vez
sacamos algunas indicaciones de la patologia comparada, lo mas general sera
reducirnos a conoeimientos praeticos y usuales en provecho de los ganaderos.
Temeridad indiscutible seria en nosotros cargar con tamafia empresa
sobre nuestros d6biles hombres; pero repetimos que el calo de nuestros com-
profesores y de otros hombres de saber nos ayuda; y con su poderosa coo-
peraci6n y nunestros buenos deseos esperamos continuar la obra hacidndole
iltil a la humanidad, a la ciencia y a nuestros suscriptores.-N. J. Gutierrez,
Dir.-Luis Costales.-C. Lanuza.

Para la publicaci6n de esta segunda parte del peri6dico, fui' lneoesaria
la protecei6n pecuniaria de diferentes corporacione, eintro ell:is, lI de Ia
Real Junta de Fomento, a donde dirigieron sus redanetore tel siguiente s creto:

Sr. Dn. Antonio Ma. de Escobedo, Secretario de )a R1. Junta: de Fomento.
Por la introducci6n del adjunto nuimero del Repertorio M6dico habanero
que tenemos el honor de incluir a Vs. verA que los que le redactamos nos he-
mos propuesto en bien del pais estender los conocimientos medicos a la Higiene
y Medicine de los esclavos y, a la Veterinaria respect al ganado vacuno y ca-
ballar. Estos objetos que forman una parte tan considerable de la riqueza del
pais la mAs efectiva asi como la mas espuesta a perdidas por ]as enfermeda-
des son al mismo tiempo elements vivos de la agriculture y por lo tanto no
creemos una temeridad aspirar a que la Real Junta de Fomento acuerde dar
su protection a un peri6dico que destina una parte a In prosperidad del
primer manantial de la riqueza cubana.
Asi esperamos que penetrado Vs. tanto de la utilidad del Repertorio co-
mo de la necesidad de fomento que tienen estas obras elevara, a la considera-
ejemplares que tenga a bien segfin su generosa y habitual protecei6n sin ne-
cesidad de que una instancia nuestra de motivo a un espediente que distrai-
ga la atenci6n de la Real Junta de otros objetos de mis importaneia.
Dios gue, a Vs. muchos afios.
Habana y Julio treinta y uno de 1842.
NicolAs Jos6 Guti6rrez.
C. Lanuza (1).
En sesi6n celebrada por tan utilisima Corpornci6n on 19 dtl oetuhre de
1842, ee acord6 esta respuesta:
Sres. D. Nicolas Jos6 Gutidrrez y D. C. Lanuza.
La Junta de fomento de agriculture y Com. en session de 19 del mes
antor. acord6 suscribirse pr. doce egemplares del Repertorio medico habanero
al precio de 2rs. ftes. cada uno, pagaderos al tiempo de hl entrega. Y lo
comunico a V. SS. en concept de que hoy pasn este neuerdo a la Contaduria
do la Corporacion pa. el abono respective.
Dios & 7 noviembre 1842.
Ger6nimo Valdes (2)
Ant. Ma. Escovedo,
Secretario.

La segunda series, que se reparti6 quincenalnento, cinprende desde 16 de
julio de 1842 hasta 16 de febrero de 1843,
(1) Archivo Nacional, Real Junta de Fomento de la Isla de Cuba, leg.
q9, exp. nfim. 4,203.
(2) Ibidem.








EL PZIUODZSMO RX CURA


alcanzan a la pAgina 160; pero con la particularidad de que el nmiero 3 apa-
cere mareado con el 4 y que los de octubre, noviembre y diciembre de 1842,
o sean el 6, 7 y 8, correspondent al 19 y 16 de eada uno de los citados meses,
sin que fueran aumentadas sus piiginas.
L; tercera series, sin ninguna introducci6n a so coioienzo, abarca de la
palgina 161 a la :104, eon doc'e cuadernos, fechados de 1' de marzo a 16 de
agosto de 1843.
Y ]; cuartai series continue en Inl paginn 305, terminando en la 348, con
cuatro cuadernos, que correspondent al 1' y 1i de septiembre v 1Q y 15 de
octubre de 1843.
El pie de imiprenta de in euiirta de la segunda series, dice asi:

11 a lb a n a.
Imprenta de Palmer, calle de O'Reilly nfim. 6.
1842.

Y el tamailo de todas las series es igual al menvionado en el tonto primero.
Cuando en 184:1 se hizo cargo de la direcei6n del Repertorio M6dico-Ha-
banero el Dr. Manuel Vald6s Miranda, comenz6 a gestionar la fusi6n con el
Boletin Cientifico, que habia fundado el Dr. Vicente A. de Castro y el Ldo.
Justino Vald6s Castro; pues la falta de recursos y la corta circulaci6n de
aiiias puilicaciones, aconsejial; esa salvadora media. Acordada la refun-
dici6n, se convino llamnarla Rapertorio M6dico-Habanero y Boletin Cientifi-
co, saliendo'en esta formia a p; rtir del 1P d novienIbre de 1843, en que sus
reda stores se dlirigieron :1l pihiivn de est i maner;i:

INTRODUCCION

Uno de los mejores miedios de conocer el grado de ilustraci6n de un
pueblo, es el examen de las obras que en 61 se publican. La Habana ha visto
desaparecer suceesivamente las de ; 'rActer frivolo y sostenerse hasta la con-
clusion aquellas en que las .ieniiias y la literature dfindose las manos, pro-
curaban :A la vez instruction y distracciones. Nosotros acometimos ]a em-
presa de publicar un peri6dico vientifico puramente m6dico, mas careciendo
de la colaboraci6n necesarin v limitando el circulo de sus materials, moria
ya en flor, 6 solo podia ser leido por los m6dicos cirujanos.
En tan critics circunstancias, temerosos de que 4desmayase el entusias-
mo de un peri6dico (que por su naturaleza merece protection) por la falta
de fuerzas (on que por si solo pudiera sostenerse; y contando hoy con elements
de que carecia el Repertorio M6dico-Habanero, emprendemos de nuevo re-
mediar en lo possible los perjuicios que ya preveiamos con la muerte de una
obra de tanta importancia, de tanta trascendencia. En tal concept hemos
querido unir el Repertorio Medico al Boletin Cientifico. De este modo, A
la par que hacemos mas llevadera la empresa, se deduce claramente la uti-
lidad que ha de resultar de esta union; pues al mismo tiempo ampliamos
mas el circulo de las materials (ue habian de abrazar estas obras aislada-
mente. E.cusado nos parece inculcar aqui las ventajas que esta fusion nos
ha de proporeionar comunicfindonos los conocimientos adquiridos 6 que pue-
dan adquirirse.-Para mayor claridad y, 6rden en las materials de cada en-
trega, se dividir' en dos seeciones; la primer seri destinada para colocar
los articulos de medicine, cirujia, farmacia, en una palabra, todos los ramos
puramente m6dicos. En la segunda section se espondrA todo lo relative La
las demas ciencias naturales, como son fisica, botanicaW quimica, agriculture,
industrial etc., sin olvidar la historic natural. En fin el Repertorio Medico









EL PEBRODISMO EN CUBA


y Boletin Cientifico estfi destinado para recopilar his observ'i iones te6rieas
y prAicticas de tantos profesores como lionran nuestro sun.o, qili por su p1o-
sicion, ilustrariin con sus eseritos al praietico que no so halle colorado nll
circunstaneias tan favorables, sin dejar de esponer lai part te6ria de eada
una de las ciencias que se han do tratar en este Repertorio M64ico y Bole-
tin Cientifico y todos los casos notables oeurridos on el Vstrangero. Coimo
nuestro objeto es fomientar y popularizar los conoiiiiientos que la ignoran-
cia de los idiomas priva ai various profesores do star al corriente de los ade-
lantos cientificos, con particularidad en li:s ceiencias naturales, las paiginas
de esta obra estarian a la disposition dv todos loh scilores que quieran lion-
rarnos con sus producciones; seguros que encontrarini ciabida cualquie'ra que
sean sus doctrinas, tan pronto como so ptieda y cil el 6riden de su revision.
Al emprender de nuevo tan grata tarea:, no nos ha inmpulsado otro deseo
que el de ser fitil at nuestra patria, puel nos. oestimuln el vonsiderables movi-
miento que observamos p)or todas plartes en la viencias, cspc'sci:llmente en lIs
naturales.-La Redaccion.

El primer tomio, despues de efectuada la uniOn dit anmbiis publiciciones,
que corresponde al voluien 11 del Boletin Cientifito, st ctinmone de quince
euadernos con 410 pfiginis y se public. quincnalimi'ntc, de-de lat fehlia ll-
timamente citada hasta el 15 do junior dic 1844. >.', taiiinlio es imenor qut:
el del Repertorio Medico-Habanero, pues s01o minid 22 poir lt; cntimctros, y
tiene este pie de imprenta:

llilhania.
Imprenta de 1). Manuel Soler (i>lad;i.
ealli de la Murallin iinimero 2.
1843.

El volume IIl const: dit do. ie niiii iros, mniiilrniiilidi s de' 1 drt .julio
de 1844 a 15 de enero de 1845, con 288 p|igins. c ivdii:' dl matecria:s :al final.
A] principio do este voluminen, so eniictitr' (esto Iril'iogo:.

HA BAN.A

Al empezar nuestras tareas en este tercer volfimen, fuierza es dirijir-
nos los que con la bonded inas constant, haii favorceido nuestros esfucr-
zos, y con la que hemnos podido veneer los obstriculos que so presentan con
freeueneia en esta capital, para proseguir el curso de las publieaciones cien-
tificas. El termino de nuestro segundo volfiiien, comprueba la incesante
actividad quo hemos emipleado para obteniir el fin que nos propusimos, des-
pertando al mismo el entusiasmio por hla ciencia. I a IIabana lia visto apa-
recer otro peri6dico m6dieo (1) cuando el Repertorio vive hliay cnatro :afios.
y ha estimulado ft los prfieticos :i escribir.
La espresion inis sincere; dc gr;iiiud, quiie podemos diar 'i los que (on-
tribuyen al sosteninmiento de cst pI:taIel. s tcotinuiiar con lia mismia actividad,
sin alterar en nada las bases tuite sent u:ii1ndo Ior Ii: ve'z prinera vit lia
luz pdblica. Nuestrow favorecdlores salwn los s:icrificios que nos Iha costa-
do sostenerlo, primero por patriotisiin, y despu1 s por el mnismo sentimiento,
y ademas, el do gratitud, sin que jamutis liay n militadt el int present redaceion, como en las otrnai. 1:i.jo las cuales 1ncii y prosiern.

(1) El articulista se refiere al Observador Habanero, que comenz6 a
publicarse el 1" de mayo de 1844, y que' fundii el Dr. Julio .aceinto Le-Rive
rend, professor de la Tniversida de I l laltana.










L PZUIODKBMO MN CUBA.


Las critics y juicios que algunos Diarios nos han hecho, en nada ban
contribuido para aumentar 6 disminuir su positive ecsistencia. Las varia-
ciones que alguna vez hemos adoptado en mejora del papel, han sido hijas
de nuestra conviccion, Antes bien, que de la influencia que haya podido ejer-
ccr en nosotros la prensa pcri6dica. La idea de obsequiar a los suseritores
con obras tiles y de un merito indisputable, dadas en pliegos adjuntos al
euerpo del papel, ha sido nuestra; pues el Bepertorio, primero que ningun
otro Diario, ensefi6 el amino de poder dar a los suscritores, sin costo algu-
no, obras que no habian visto la luz pdblica, por lo costoso de su impression.
En la actualidad, estamos dando dos en castellano, y traducidas aqui, y sen-
timos no poder satisfacer la ansiedad de algunos lectures, que ya quisieran
verlas concluidas. El compendio de Historia natural. y la Fisiologia e Hi-
giene de los hombres dedicados a los trabajos literarios; son dos obras que
apreciarAn en alto grado los hombres instruidos, sin que esto diga que re-
v.lanmamos ningun laurel por este trabajo.
Algunas medidas de la ilustrada Junta de Sanidad, y otras, que por
dcsgracia, aun no estfn puestas en plant; pero si recomendadas por ella
como tiles, tal, como la reform y mejora de las cloacas, han sido hijas de
nuestra petulancia, si so quiere, en escribir sobre los puntos que le conciernen.
Sujetos 6 una responsabilidad ante la ley, mas de una vez hemos tenido
que templar cl fuego que inspira la verdad, cuando emprendemos combatir
el error. Nuestros suseritores saben los desafectos que nos hemos eoncitado,
por ser fieles fi la mission de escritores imparciales; y, bajo estos anteceden-
tes, el Repertorio M6dico dejari primero de cesistir, que toreer el sendero
trillado por la razon y la imparcialidad. El grito apasionado del charlatan,
nos causa bien poca impression.
En este tereer volume no hacemos otra alteracion, que la de dar las
dos entregas on una; con lo que esperamos poder aumentar las paginas que
antes d:ibamos on los dos numeros; y asi cmpezaremos desde hoy nuestras
tareas, empero del diagn6stico de nalgunos seudo-rmedicos y periodistas, sobre
l:i vida y cesistencia de este Repertorio.
La Redaccion.


El Repertorio M6dico-Habanero y Boletin Cientifico comenz6 su volu-
men IV el 1" de febrero de 1845, cesando definitivamente en el mes de abril
de este afio.
Ehntre las firmas que suscriben los notables trahajos quo sobre medici-
ni, cirujia, historic natural, botinica, quimica, farmacia c higiene pufblica y
privada vieron la luz en sus columns, antes y desputis de la reunion de am-
has publieaciones, se cuentan las de Nicolas .lose Gutierrez, M. R. Ay'll6n,
E. G. del Valle, Luis Costales, B. A. de Ariza, .T. de lI L. Hernindez, D. 1M.
Govantes, J. de Selgas y Alonso, I. Zambrani, Julio Jacinto Le-River6nd,
M. Quibus, M. Roig y Bravo, F. L. de Arzuro, C. de Fonsee:, F. G. del Valle,
.1. L. Valdes, A. Fossati, R. J. Blanco, M. S. (Chamorro. F. de P. Grinea,
Raui'mn L. Chaple, C. Lanuza, P. A. Auiber, -M. V. Mirimnda, F. de P. Her-
naindez, J. Sainchlz, Juan Pinkt, .lustino Vald's Castro. J. Atinasio Valdes
Y Vicente A. do Castro.
Tambi6n e publiiaron y repartieron on pliego- apa rte, que despubs
formaron tomos, las Nociones elementales de historic natural por G. Delaf-
oossc, traducidas por G. Navarro y Felipe Pocy; la Memoria hist6rica del
c6lera morbo en la Habana por el Dr. Manuel Piedra: la Fisiologia 6 higiene
de los hombres entregados a los trabajos literarios poi J. H. ReveillM tradu-
cida por Antonio Bachiller y Morales.









EL PEZIODXSMO Z3 CUBA

Adems, se abri6 cun us p'lginas una discusi' in sob e ]i iaturaleza de la
fiebre amarilla, euya iuvitaci6n apareec oil el ufinero del 19 de abril do
1843. coneebida en estos t6rminos:

Cuando la Esipaila,. la Francia. la mayor pirtr' t la Europa y el coner-
cio de casi todas las naciones estai siempr'e eu la espectativa dc las medi-
das, mareha, gravedad y inortalidad do la fiebre amiarilla, fuerza es quo nos-
otr'os nos oeupemos cou preferencia de esta cuferirtedad que hace -i veces
pagar bastante caro, 1 los no aelimatados, su domicilio en esta envidiada
Antilla. vy n su consecuencia procuramos con'ittr ;i todos los profesores, asi
liabaneros. nacionales eomo estrangeros. para que lomen part en la discu-
sion franca. noble y lenl que pensamos sostenur. ya sea sore la naturaleza
de fiebre oimarilla. yn sobre su tratamiento proft'iltico y i-urativo; : cuyo
efecto le, asegunranos desde ahora: quo la imup:rri:liidad scr'i nu',stra divisa,
conmo ya lo hemos empezado si comprobar. con i: prescuto y npnaus empe-
zada disc usion.-Sensi l c es (uil :an111 hoy lo coi t('lmo- l (itros con una
complete monografia sobre este mal que h:t pr vt:do u1n ainmpo tan vasto
para la observacion.-y en la que profundos rs'ritores pudieran haber enri-
queeido la eieneia y el pais con el resultado de sus esperiencias. Mas nunca
es tarde para las empresas do esta magnitude; asi lo creemos, sobre todo
cuando ellas se versan en obsequio de la humanidad y prosperidad de nues-
tro f6rtil suelo. De modo que los profesores que teniendo un campo grande
para la observucion se desdefien 6 desatiendan, de tomar parte en esta in-
vitacion que les dirijimos, nos pondrAn on la necesidad de citar su conduct
m6dica sobre esta enfermedad, que por acaso puede servirnos de punto de
partida para nuestros juicios 6 investigaciones, 6 en la do llamarlos negli-
gentes inte la opinion public, sean cuales fueren los motivos que "i ellos
nos liguen en consecuencia de nuestra education cientifica. Buseamos la
verdad, hacienda abstraccion de todo: ai ella es Li la que queremos; pues est&
vinculado en el fondo de nuestros corazones el sagrado deber que hemos
contraido con el pfblico y con la humanidad, tanto mayor, cuanto que esta-
mos hoy en aptitud de cumplir; puesto que contamos con este papel m6dico.
A eada escrito le pondremos la fecha de su reecibo, y veri la luz pfiblica
sin otra demora quc la precise para la correction, quo por aeaso pueda tener
que hacer, si no viene en buen original.
La Redaccion. (1)


Y el Dr. Juan Santos Fernafndez, Presidente que fiun de In Academia dc
Ciencias Medieas, Fisivas y Naturales de La Ha>i.na en un tralaijo intitulado
"Historia abreviada de la prensa m6dica en Cuba", so refiere :,1 Reperto-
rio Midico-Habanero on la forma quo sigue:

Cupo al doctor don Nicolais Jos6 Guti6rrez la doble gloria de hlabcr sido:
primero, el fundador de la Prensa M6dica en Cuba y mias tarde, el creador
de la Academia de Ciencias. No es frecuente entire nosotros que un indi-
viduo de avanzada edad, despu6s de reunir, mereed al ejercicio professional,
bienes de fortune. se retire de 6ste, no para holgar sino para consagrarse de
ileno fi aI vida y progress do una institution que como la Academia de Cien-
cias, mantuvo inc6lumne el prestigio do aquellas al traves de circunstancias
poeo adecuadas para tender "s, su desenvolvimiento en un pais exclusiva-
mente mercantile.
Este var6n ilustre para el que no tendr.i la culture cubana fra-es de
elogios que Ilenen la media de sus merecimientos, fu6 el que en 1840 416 :'
la estampa el primer peri6dico m6dico que titul6 Repertorio Medico Ha0hanero.
Le aeompaiiaron on su obra los doctors don Raim6n Zam)mrni y don Luis

(1) Pepertorio Medico-Habanero Habana. 1943. t. III, p. 192.








EL PENIODIBMO EN GU3


Costales; Zambrana, miembro de una familiar ilustre de la Habana. que ha
dado ;i las letras y v1 las ciencias mas de un soldado benem6rito, fu6 cl primer
Seeretario de la Academia de Ciencias y dadas sus cualidades de eximio li-
terato 6 inteligente midico, ayud6 al fundador de la institution con el acier-
to que desempefi6 en la Universidad la CAtedra de Patologia MWdica.
Costales, de una familiar no menos fecunda en intelectuales, secund6 ad-
miirableiiiente los prop6sitos de ambos. (1).

Las colecciones del Repertorio M6dico-Habanero y Boletin Cientifico,
que existen on la Biblioteca Nacional y en la de la Soc'iedad E',on6mnica de
Amigos del Pais de La Habana, no estan completas. La que consultamos
para confeccionar este articulo, la debimos a la amabilidad de iuestro viejo
\ desaparecido amigo el Dr. Jorge Le-Roy, Secretario que fut' de la Arade-
mia de Ciencias, quien nos la facility para su studio on l:1 Biblioteei de
dichm beinem6rita Corporaci6n.


LOCOMOTORR DE CARDENAS":

Locomotor de CArdenas fue el titulo del primer peri6dico que se trat6
de establecer en esa bella ciudad de la provineia de Matanzas. Y los pro-
movedores de la empresa dos escritores dominicanos, Alejandro y Francisco
Javier Angulo y Guridi, y el habanero Jos6 Agustin de Quifiones, quienes en
instancia dirigida al "Esemo. Sor. Presidte. Gobernadr. y Capn. Gral.", le
manifiestau que creada

mun Tenencia de Gobierno y una Real Aduana en dicho pueblo, considerable-
mente aumentados sus habitantes y su comereio, y por filtimo habilitado su
puerto, con lo cual sus relaciones en el estrangero le ponen en el easo de
,-rear un 6rgano efieaz para comunicar sus adelantos y sus necesidades;
parece indispensable que tambien se le conceda el alto benefieio de un pe-
ri6dico. Si Esemo. Sor. de un peri6dico tal como lo han concebido los es-
ponentes, en que se imponga al pueblo de los mandates de su gobierno. para
que estos tengan su nmas esacta observancia, en que se le diga el estado de
la plaza en la part industrial y mereantil y en que se le proponga cuantos
recursos tiendan A su adelanto sin descuidar otros asuntos no menos esen-
eiales que la sabiduria de V. E. les eesonera de referir. Esta mejora: que
por si dice su valor, seria una palanca poderosa que elevara el pueblo de
(Cardenas at la categoria del de Matanzas con el transcurso del tiempo ha-
'iendo memorable el gobierno de su benevolo protector entire sus leales y
lhonrados moradores.
Los postulantes, E'scmo. Sor., j6venes huerfanos y los dos filtimos emi-
grados desde la infancia, sin mas recursos para subsistir que el eseaso fruto
de su laboriosidad; intentaron hace meses impetrar de V. E. el consenti-
miento que ahora para establecer en el dicho pueblo de Cardenas un peri6dico
official, econ6mico miereantil y literario igual en las formas al pliego que ri-
tualmente avompafian y titulado: "Locomotor de Cardenas". Chocaron A
poco con el obstiiculo de la fianza y el desaliento reemplaz6 a su entusiasmo;
pero sabiendo que V. E. acaba de conceder la licencia para la publication de
"La Aurora Cubana" que verA la luz pfiblica en esta capital, han desperta-
do de nuevo A su proyeeto y cedido tambien A las ecsortaciones de various
ilustrados vecinos de aquel pueblo, suplicando escuche con benevolencia sus

(1) Anales de la Academia de Ciencias M6dicas, Fisicas y Naturales
de la Habana, Habana, t. XLII, p. 174.








EL PR31&OD!3MO EN CVBA


clamnores. Hoy coino antes carecen de la suma que se ecsijen en fianzas;
pero deseosos de coronar su noble empresa, esperan que V. E. se digne ad-
mitirle en defecto de aquello, la mitad de las utilidades deducidos los costs,
euy-a mitad sera entregada por semestre al Sr. Administrador de Rentas
Reales en aquel pueblo. Este ingreso que es un equivalent de la espresada
fianza darn a conocer a V. E. que no es el interns mezquino el que domina en
los esponentes, sino como espresaron al principio la santa causa de la ilus-
tracion de aquel pueblo floreciente. Por tanto.
A V. E. Suplican con el mas profundo respeto que tomando en conside-
racion cuanto dejan espuesto, se digne espedirles su permiso con consult si
fuere necesario de uno de sus ilustrados Asesores, para publicar tres veces A
la semana, y diario euando la importancia de la suscricion lo permit el "Lo-
comotor de CArdenas", pasando oficio al Sr. Administr. de aquellas rentas
para que recaude en su oportunidad lo que dejan espresado. Gracia que
esperan merecer de la ilustracion profunda de V. E.-Haba. y Noviem-
bre 13 de 1843.
Esemo Sor.
Jos6 A. de Quiflones. Francisco Angulo.
Alejandro Angulo.

Tambien hubo de hallar obstiicnlo? el censor Olafieta para la pulblicacion
de este peri6dico, fundando su negative en iguales razones que las especi-
ficadas en el expedient de La Guirnalda, esto es, por entender que segfin
el real decreto de l' de junio de 1836, necesitaba de real licencia, y :gre-
gando ahora que:

Estos mismos inconvenientes se habian pulsado euando un D. Anto.
Casanova trat6 de estableeer en ('ienfuegos un peri6dico titulado la Estrella,
y entonces deseendi6 la R. II orden de 8 de abril de 1843, disponiendo por
punto general, qe. solo pudiesen hacerse publicaciones periodicas en esta
capital, Santiago de Cuba, Trinidad, Pto. Principe y Matanzas, y encargan-
do q. los censores regios llenen cumplidamte. sus funciones a' fin de prevenir
las malas consecuencias, q. el abuso de la prensa pudiera ocasionar. Esto
dispuso S. M. refiriendose espresamente a Cienfuegos, qe. no es por cierto
de menos importancia mercantil q. el Pto. de Cardenas, q. acaba de abrir-
se al trafico.
Con lo espuesto conoceri V. E. q. es impossible acceder a In solicitud vn
question.

Unidos a los antecedentes del Locomotor de C&rdenas (1) aparece un
disefio del mismo, que hemos creido oportuno publicar (2) conimo dato digno
de ser conocido.


"EL AGRICULTOR CUBANO":

El habanero y escritor pdhlieo muy distinguido, Sr. Jos6 Maria Dau,
quien se habia dedicado con especial predilecci6n a los studios agron6mi-
cos, concibi6 el proyecto de publicar una obra referente a dicho. ramo, y
desde Guanajay, donde residia, dirigi6 con fecha 5 de octuAre de 1843, ui
escrito al Presidente Gobernador y Capittin General de estQ I yos'p t-
rrafos principles son los siguientes:

(1) Ibidem, leg. 658, exp. nfim. 20709.
(2) Boletin del Archivo Nacional.
*








E2. PERIODISRO ]X CUBA


Que siendo la agriculture su aficion predilecta, ha publicado en todos
tiempos BUS ideas sobre este important ramo sin que jamas haya mereeido
la reprobacion de los peritos en esta cieneia, que puede llamarse la primer
de todas las naturales, puesfo que dA pabulo a otras vieneias, al comercio y
A la mayor part de las artes.
En el dia se eneuentra el que impetra con muchos escritos suyos que
quisiera publicar formando de todos ellos un libro. Si los incerta por parteF
en el Diario 6 en otro de los peri6dicos, seria impedir por el crecido cost
dc estos que se aprovechen de sus ideas los labradores pobres A quiones
interesan much por versar sobre agriculture praictica.
La intenecion pues del suplicante se reduce 1i publicar su obra por entre-
gas de i pliego de impression en epocas indeterminadas, cuyas entregas siendo
muy baratas, y conteniendo ideas sobre mejoras en nuestros antiguos cult
vos y consejos y reglas para introducir otros nuevos, cree que todo esto serfi
util h los hacendados y A los labradores a la vez; y el titulo de la obra sera
El Agricultor Cubano
Ni el aliciente de la ganancia ni la idea de parecer literato decided al
suplicante A emprender esta penosa tar6a, entr6gase a ella impelido por el
deseo de la prosperidad pfiblica; los que le conoeen no dudarAn un inst,nte
de la sinceridad de su prop6sito en esta virtud.
A V. E. rendidamente suplica se digne otorgarle el permiso para la im-
presion de su obra titulada El Agricultor Cubano por entregas de A pliego
de impression que se repartirAn en epocas indeterminadas, sin que para este
efecto se le hagan sufrir retardos, puesto que como es itil el objeto no podr:1
por lo mismo sino causar much bien en un pais donde son raros los agr6-
nomos que se dedican A escribir sobre nuestra agriculture de un modo aco-
modado at todas las inteligencias, y euyos escritos acerea de objeto tan pre-
ferente puedan conseguirlos hasta los labradores mas pobres at causa de la
modicidad del preeio; pudiendo estar V. E. seguro de que jamas tendra mo-
tivo de arrepentirse por haberse dignado acceder a la siplica respetuosa del
impetrante, quien espera ver cumplido su des6o, tal es el concepto general
formado de la reetitud y justification de V. E.

Esta instancia pas6 a informed del censor D. Jos6 Antonio de Olafieta,
quien manifest haber sido

...testigo de que el L. Dau ha escrito muchas cosas sobre Agricultura
y tambien sobre la question de si los brazos dedieados & ella debian ser li-
bres 6 esclavos.

Y agrega:

La obra tal como se anuncia sin determinar su extension precisa, y xli-
ciendo solamente q. ha de ver la luz por pliegos, viene a ser en sustancia un
peri6dico, y da lugar A q. A ella se apliquen las reglas que sobre periodieos
,se hallan consignadas en el reglamento de mil ochocientos treinta y cuatro.
Si en efecto es un peri6dico lo que quiere estableer, determine bien las
materials q. en 61 van A tratarse acompafiando un prospect, por que si uni-
eamente se limitase A tratar didacticamente de la agriculture sin hacer es-
chrsiones t la question de brazos libres, 6 esclavos, y a otras de semejante
twaturaleza, el peri6dico no necesitaria de real licencia pa. su publication;
S'pero si la necesitaria, y tambien censura previa y fianza si hubiese de Oeu-
parse de tales materials.
Ahora si lo que trata de dar a luz es unan obra, como 61 la llama, debe
pasarse integra y original a la censura para su impression, en el easo de que
en ella se ventilen las indicadas cuestiones que tienen tan intimo contact
con la political en Ins delicadas y especiales cireunstancias de la Isla de Cuba.










EL PEZIODXIUO EN CUBA


Conforme la primera autoridad de Cuba con la opinion del Censor, se
di6 traslado al sciior Dau, y 6ste represent nuevamente.
En el expedient incoado conil motivo dc la petiei6n del scieor Dau, que
radica en el Archivo Nacionul (1), se halla el prospect.
Por fin el senior Dau eonsigui6 la autorizvci6n, medianto la observancia
de estas reglas:

1c Puede el interesado publicar sin eensura ni Rl. licencia un peri6dico
de agriculture practice por entregas de plasos determinados 6 indetermina-
dos, de poeo 6 much volume, spre. q. el periodic no salga de aquella ma-
teria y no so mezele en cuestiones qu. tengan el character de economic poli-
ticas 6 administrativas.
2S Puede igualnte. en el mismo ramo aislado publicar cualquier obra
sin censura previa, mas pa. qe. tal production se repute por una obra, hi de
contener cada entrega inas de seis pliegos de la area del papel sellado.
3* Ni en la obra, ni en el periodic, a que se refieren los dos parrafos
anteriores puede meselarse la industrial, por qe. algunos colocan el funda-
mento de la economic political en e Isistema industrial, y pa. tratar de esta
eiencia en un periodico, so necesita do RI. liceneia y fianza, y pa. consig-
narla en una obra, de censura previa.
4" Acomodandose A las reglas qe. preceden pudiera el Lie. Dau, pasar
A la censura el prospect d'. obra 6 periodieo qe. trata de dar a luz, por q.
el presentado hace referencia .1 la industrial, y por q. los pospectos so some-
ten siempre A: ecnsura previa.

Y despu6s de acogerse el senior l)au a lo determinado en la regla pri-
mera, di6 a luz el peri6dico titulado El Agricultor Cubano, fechado el pri-
mer ndmero el domingo 7 de enero de ls44. Fitn Iste aparecio inserto un
prospect no igual al que antes hemos citado, sino cilon grandes modificacio-
nes, hechas con el prop6sito de ajustatrlo a lo impuesto por el senior Olafieta,
quien ademAs hulo de :agregar y supriimir a su :ntojo vocablos y frases,
cuando se someti6 dicho document a su .'cvsura. Por cjemplo, en el tercer
parrafo cambi6 la palabra revoluci6n por arreglar, incluy6 a Espafia entree
los paises que, como Inglaterra y Franeia,-decia I)in--habian echo su fe-
licidad perfeecionando las pr:1cticas agri.olas.
Ademals del prospecto, contenia cl primer iiuiero, como introducei6n,
"Manual del veguero", v un articulo titulado "Dlisenteria de los animals
irracionales", quo completaban sus ocho paginas, inipresas en la "Ilabana.- -
Oficina del Faro industrial.-Por Torres".
Desconociendo el total de n6imeros que so publicaroi. por no haber en
las bibliotecas de La Habana ninguna coleccion del mismo, procedimos a
examiner el diario Faro Industrial de la Habana, porque habiendosc impreso
en su tipografia cl papel del senior Dau, podia existir en aqul algula noti-
cia sobre tan interesante asunto. Y en efecto, alli aparece, on el ndmero
del dia 4 do febrero de 1844, este suelto:

EL AGRICULTOR CUBANO

Hoy se reparte el 5'' nfmero de este interesante peri6dico con que prin-
cipia el segundo mes de su publication.

(1) Gobierno Superior Civil, leg. 658, exp. numi. 20702.










ET. PERIODISMO EN CUBA


Mas a los pocos dias, o sea el lunes 1! del mes y afio filtimamente ci-
tados, se hall este aviso:

EL AGRICULTOR CUBANO
Aviso al puiblico.
Con el mayor sentimiento anuncio al respectable puiblico de esta isla.
qie he determninado suspender durante algun tiempo la publication del pe-
riOdico titulado El Agricultor Cubano: mi Animo fu6 continuarlo mientras
no me lo hubliese impedido la muerte; mas poderosos motivos me han obli-
gado A parar la obra para mejor servir despues A tan ilustrado pdblico. El
mayor obstAculo con que he tropezado en esta empresa es la dificultad que
han encontrado para repartir con la debida exaetitud el peri6dico.
Cuento con la ilustrada bondad de los sefiores suscritores del Agricultor
Cubano para que continden si6ndolo cuando vuelva este peri6dico A ver la
luz puibliec, que sera tal vez pronto, si como lo espero ocurren otros sefiores
' suscribirse con la brevedad possible ft la imprenta del Faro Industrial de
Ia Habana; pues la suscricion actual no produce ni para cubrir los costs
de impression, obligfindome esta circunstancia inesperada a hacer desembolsos
imposibles.
Jos6 Maria Dan.

El 3 de marzo del propio aio de 1844, se public lo siguiente:

EL AGRICULTOR CUBANO

En various, periddicos de esta ciudad hemos leido comunicados en que se
express gran sentimiento por la innerte del "Agricultor Cubano" y mayores
deseos de que reaparezca en la repfiblica de las letras. Tales deseos son
may justos y no podemos menos de secundar su manifestacion; pero creemos
que el mejor modo de conseguir tan fitil objeto es acudiendo :A inscribirse
en la lista de suscritores. Anunciado estA que la suscricion continuia abier-
ta, y que tan luego como compense los gastos de impression volvera: at publi-
earse el Agricultor; y sin mlibargo nadie se ha presentado iA suscribirse des-
de aquel anuneio. ;Porqu ? No puede decirse que por falta de publicidad
coando hemos publicado repetidas veees el anuncio, v cuando nuestros eble-
gas han hamllado del asunto. Acuda pues el pfiblico A suscribirse y el "Agri-
cultor Cublano". llenar:'i el vacio que esperimenta nuestra agriculture con la
falta de ese guin celoso de sus intereses.

Y en various uinmeros, a partir del correspondiente al 9 de marzo de 1844,
insert6se este anuncio:

TMPORTANTE
EL AGRICULTOR CUBANO

En el despacho de la imprenta del Faro Industrial de la Habana, se en-
cuentran de venta por seis reales sencillos los seis ndmeros de Agrieultor
Cublano, que encierra todo el manual del Veguero y ademas otros asuntos
muy fitiles para los agricultores.
En la misma imprenta estA abierta la suscricion para volver A publicar
el Agrieultor Cubano.

Por lo tanto, s6lo seis nfmeros se publicaron de El Agricultor Cubano,
siendo la fechia del filtimo, la del domingo 11 de febrero de 1844; pues nin-










EL FEXIODISXO EN CUBA


guna otra noticia figure sobre el indicado plri6dico en el Faro Industrial
de la Hlahana.
No desisti6, sin embargo, el senior Danu en su prop6sito de continual el
periodic o publicar otro nuevo, puesto que en un expediente de la extingui-
da Junta dE' Flomento de la isla de Cuba (1), hallamos este acuerdo:

En session de la Junta de fomento de Agrieultura y Como. de 5 de Marzo
de 14146 presidida por el Escimo. Sor. Gobernador Superior Civil Capn. Gral:
l.eido el dietamen del Sor. Sindico sobre la solicitud de susericion para un
periodi resolverla negativamente.-Leopoldo O'Donnell.-Antonio Ma de Escovedo.

Calcaigno nos cuenta que muchos anios despu6s el senior Dau, en 1865,
"redactd El Labrador, peri6dico tambi6n dedicado i materials agricolas y
lque en su tpoca fu6 de grande utilidad" (2).


"BOLETIN SEMANAL":

El primero de enero de 1844, comenz6 a ver ln luz en La Ilabana un
Beletin Semanal, publicado como suplemento de El Correo de Ultramar, pe-
ri6dico, este filtimo, politico, literario, mereantil e industrial, que cra dado
;i la estamipa en Paris en los idiomas frane6s y espaiiol, y coni este prop6sito:

Hace mueho tiempo que las colonies espafiolas y muchisimos otros pun-
tos do la Amiricn meridional, reclamahan :i Paris un Organo echo especial-
mnente para ellas; que se ocupase incesantemente do los interests que Ias
liga con la Europa, que las hiciese conocer de un modo regular los movi-
mientos politicos, industrials, comerciales y literarios, y sore todo quo
tomna-e su defense en Ins graves cuestiones coloniales que se han agitado al
present, y de las que dependen su suerte y prosperidad.
Esta obra hastante dificil de llevar A caho, necesitabl del concurso do
homhres ilustrados, dispuestos 'i hacer los primeros sacrificios, y bastante
resueltos para luchar contra los riesgos quo suelen correr las organizaciones
de esta natualeza. Estos hombres se han presentado, y en el moment yo
lihe reibido de ellos la mission de es-.ribir el Correo de Ultramar.
A. Granier de Cassagnac.

E'sto que ncala de leerse saliO en el primer niimero de El Correo de Ul-
tramar, feehado el 5 de septiembre de 1842. Y sus propietarios designaron
al Sr. Vital [.apeyre para el cargo de agent general, quien dirigi6 al Minis-
tro de Malrina Colonins de Espafia, la siguiente coimunicaci6n:

Madrid, 9 octubre 1843..
Sr. Ministro=Ei Correo de Ultramar, peri6dico publicado en Paris en
>espaiiol y- en franees, fu6 fundado por Mr. de Lassalle, banquero, y por el
que suscribe, con la colaboracion de escritores distinguidos. El peri6dico se
ocupa con particular cuidado de todas las euestiones que est6n ligadas "i la
prosperidad de las colonies espafiolas y A la unidad con la Metr6poli, per-

(1) Archivo Nacional, leg. 95, exp. noim. 4019.
(2) Diccionario Biogrifico Cubano por Francisco Caleagfio, New York
1878, p. 230-231.









EL P3IO!3MO ZN CUBA


siguiendo sin consideration lit political p1rfida do Inglaterra, que mira con
envidia sus magnificas posesiones de ultra marina, y quien todos los dias
trata de meter la discordia entire ellas. El Correo de Ultramar ha seguido
continuamente esa political desde su creation, lo quo le ha valido la protee-
cion de las autoridades de las islas do Cuba y de Puerto Rico. Hoy, una
oportunidad de ser todavia mas itil a Espaiia, se present para El Correo
de Ultramar. 8e trata de la union entree ella y Francia, y ese resultado
parece. tan beneficioso A los dos paises, que el Correo no ha podido ser ex-
traflo A dicho movimiento. Por consecuencia, ha publicado despu6s del 15
de septiembre una edicion especial para Paris y Europa, con el prop6sito de
defender la situation actual, como que represent las ideas eonservadoras.
En esa edicion, igual -A la do ultra marina, El Correo de Ultramar, se mos-
trara digno, por lo menos, lo espero yo, de la simpatia de los honorable, miem-
bros que component el Gabinete do S. M. C.
A punto de niarchar a la Habana en mi calidad do agent general de
El Correo de Ultramar, tengo el honor de rogar A su Exeelencia de tener la
extrema bondad de recomendar al Sr. Duque de Klusberg, en mi favor, con
eartas para los Sres. Gobernadores de la Habana, General de Marina e In-
tendente general, anunciando A dichas autoridades que El Correo de Ultramar
queda field A la line conservadora que ha adoptado, y solicitando en su favor
la continuation del inters tornado por su antecesor. Tal es el servicio
sefialado que le ruega at su Exeelencia do acordar A la agencia general de
El Correo de Ultramar en la Habana, la licencia exigida por las leyes de
indias, para imprimir A la llegada do los correos do Espafia y de los buques
de vapor an pequefio boletin con las noticias comerciales y political de Eu-
ropa, y de la isla de Cuba, euyo boletin se dedica para mandarlo A Mexico
y A Nueva Orleans, y sera siempre sometido antes de si impression a su E'x-
celencia el Capitan general, de mtanera do no publicar nada contrario A los
intereses del gobierno. Ese boletin que heimos hecho hasta hoy eon la au-
torizacion del Capitan general D. Ger6nimo Vald6s, tiene como especie re-
sultado dar iniportancia 'i la plaza de la Habana, porque gracias A esa com-
binacion .Mexieo v Nueva Orleans recibirAn noticias, que de otra manera les
Ilegarian nmuy tarde.
Tengo la esperanza que A su Exeelencia le agradaran mis deseos y re-
eibirat con su arostumibrada aimabilidad mis sentimientos do respeto con los
cuales tengo el lonor de ser, Sefior Ministro, su mas humilde y obediente
servidor.
V. Lapeyre.
Agente general del Correo de jUltramar.

Como una. 'onseeueneia del eserito precedent, el gobierno de Espafia
remiti6 al eapit:in general de la i-la de Cuba, la real orden que sigue:

Ministerio de Marin.,
De Comercio,
y Gobernaeion de Ultramar.
Seccion do Comercio
y Ultramar
Beservado
P.
Escmo Sor.
Por condueto y con eficaz apoyo del Duque de Glucksberg, Encargado
de negocios do Francia eon esta Corte, so ha entregado en este Ministerio de
mi cargo la adjunta peticion de Mr. Lapeyre agent general del peri6dico
que se public en esa capital titulado Correo de Ultramar, dirigida A que se
recomiende A V. E. el que continue dispensando A dicho peri6dico la protec-
cion que le daba su antecesor, mediante a seguir el eamino do las buenas
doctrinas doe rden y de conservation: y enterado el Gobierno provision








EL PERIODISMO EN CUBA


nal do la nation, ha tenido A Mein disponer que haga efectivamenteo V. E.,
como lo egecuto, la reeomendacion ya indicada, siempre que el referido pe-
ri6dico preste A juicio do V. E. la utilidad, que so dice, y que est6 estricta-
mente sugeto A la censura y demas requisitos que sefialan las leyes y de-
cretos de la material vigentes en esos paises. Dios gue A V. E. ma. as. Ma-
drid 13 de Octubre de 1843.
Joaquin de Frias.

Y el sefior Lapeyre on seguida de su llegada a La Habana so dirigi6 .0
"Escmo Sr. Gobr. Supr. poto. de la Isla de (uba" en esta form:

Esemo Sr.
D. Vital Lapeyre Agente general del Correo de Ultramar A V. E. con
la atencion debida espone: queo desea publicar en esta Ciudad un Suplemen
to A dicho peri6dico, en el cual se comprendan las noticias que aquel no
prede aleanzar A su salida de Paris, y se hagan conocer la verdadera situa-
'ion y acontecimientos do esta Isla A los paises inmediatos A ella, situation
y aeontecimientos quo conviene sean presentados dc una manera que des-
truya las maquinaciones do los que tienen interest en desfigurarlos. La con-
dueta que la Empresa del Correo de Ultramar present en las corresponden-
cia que de este pais so remiten A Paris, serA la misma que siga respect de
lo que se imprima en el Suplemento que deseo publicar; bien entendido que
el esponente no preseinde ni por un solo moment de las garantias que esci-
jen las leyes del Pais, ni dejara de eneargar la redaccion del Suplemento a
una persona que por si misma las ofrezea do sensatez y pureza de principios.
D. Isidoro Araujo de Lira, Redactor que ha sido del Noto. y Lueo. lo seri
del Suplemento al Correo de Ultramar: en este Supuesto.
A V. E. Suplica se digne permitir la publication de dieho Suplemento
sin period fijo, en el cual ademas de las noticias de interest de Europa se
hagan revistas comerciales y literarias y 'e inserted los anuneios industria-
les y econ6micos.
Habana 19 do Diciembre de 1843.
Esemo Sr.
A. Lapeyre.


Pasada la anterior instance: a informed del censor region D. Jose Antonio d.
Olafieta, hubo de manifestar al general D. Leopoldo D'Donnell, entonees go
bernador de esta Isla, lo que transcribimos a continuaciOn:

Eesmo. Sor.
Solicit6 D. Vital Lapeyre TRl. licencia para publicar en esta Ciudad un
periodic con el titulo de boletin del correo de ultramar por conduct y con
apoyo del Duque de Glucksberg, eneargado de negocios de Francia en Ma-
drid, y S. M. en RI. orden de 13 de octubre ultimo tuvo por convente. dis-
poner qe. VE. continuase dispensando a dho. periodic la protection qe. le
daba el digno antecesor de VE.
Lapeyre habia dieho equivocadamente en su solieitud q. el holetin s,.
publieaba anteriormente, y en la Rl. orden so manda su publication, 6 con-
tinuacion en la inteligencia de q. el q. aqui so publicaba era el mismo Co
rreo de Ultramar. Pero bien analizado su tenor, y atendidas sus palabras
y su espiritu se viene en conoeimto. de q. el gohierno supremo quiere q. 0e
periodic (cualquiera que sea su nombre) so publique presupuesta su utilidad
sujetandole estrictaniente :i la Censura y ii los demas requisitos q. sefialan
las eyes y decretos de la miateria vigentes en estos payses, y pa. esto vien.-
el espediente A mi informne.
En tales eircunstancias solo me toca decir A. VE. q. al permitirse la pu-
blicacion del periodic en question, si V. E. la consider convent. so hagan









Z16 PZZbODXSMO MN CUBA


ai la vez las preveoniones siguientes 1". q. se consigne en la Seeretaria de
este gobo. politico la fiinnza pecuniaria di-puesta en el reglamento de 1834;
2*. q. se sugetc ;i previa censura, para lo cual puede V. E. designer el cen-
sor q. la de ciintnder en sit despacho; 3". q. debiendo ser espafiol el editor,
tenga este caracter part los efectos d(le reglhiiento vy eyes de la material D.
Isidoro Araujo do Lira, penin-ular pr:ctico comn escritor de periodicos,
eonocedor de lhi ciiestion de lltr'imair y -efialado eonlo redactor por el mismo
Lape\re; 4". q,. d( todo esto so da euntta A S. M. pa. los efectos convenientes.
Habana 21 d( diebre. do 184:3.
Esemo Sor.
Jos6 A de Olaieta.

-Nosotros heiios copiado integra la opinion do Olaficta, porque aclara
precisamente un punto dudoso quo surge de la lectura del escrito dirigido
por Lapeyre al Ministro de Marina. en lo relative a que el Boletin Semanal
se publicalm ciin aiiterioridad al ) do ottubre de 1843, fechoa ('sta del men-
cionado escrito.
Concedida, pue-, la licencia al senior Lapeyrc y heclio el dep6sito de
mil ochoeientos (invuenta pesos quo el Reglaiento de Imprenta prevenia,
so publieod el primeiir iilniero del Boletin Semanai, conformie decimos arriba,
en la mnafiana del 1 de cnero do 1844, coupnuesto do cuatro pAginas y en la
"Imprenta do I). Manuel Soler y Gclada, etlle de la Muralla nfim. 20".
El citado nuimero s6lo continue do intcris un extracto de las oeurren-
cias halidas en Il Mundo, durante el afio do 1843, Y. ademafs, este aviso:

A LOS LECTORES

Autorizado on forma para publicar en esta capital un Boletin que sir-
viera como supliemento al Correo de Ultramar, con sujecion A todas las res-
tricciones y garantias que cesijen las leyes reglainentarias de la prensa en
este pais, debo manift-star at los suscritores quo al encargarme de esta pu-
blicacion. cuento inas que con mis d6biles fuerzas con su indulgencia y con
mi decidido emipcio do contribuir como siempre A la defense de los intereses
de este pais, quc on para mi los do la Nacion.
E'l Boletin iontendrit una cronica comprensiva de todas las noticias, y
se ocupari' tambien dc todas las cuestiones que redunden en beneficio del
pais, pero sin entrar en ninguna pol6mica en quo se mezele la personalidad.
Las intimiia relaciones del Boletin con la Agencia del Correo de Ultra-
mar, y las que esta tiene asi en Espfiai como en el estrangero, me facilitan
las noticias miiws (sneactas v de inns interest para los suscritores, de esta Isla
y del esterior. Proiiurnr' quo el servicio del Boletin sea digno de ellos y no
olvidarc, sicmnpre q(u sea compatible con lis dimensions del papel, el unir
at las tiles his olras de anmenidad.
Isidoro Araujo de Lira. (1)

El Boletin Semanal continue( hasta el niiuniro ;4, feelia del 21 de agosto
de 1844, on cuyo dia el efiior Aralljo de Liraa romunicd al (Golierno que se
suspendiii cl p iihdivo, Y public eon cl iiiimo esto artiiilo:

A NVESTIRO LE('TORI'S

Las dificultaides insuiiperlepr s (iue nii un principio e0 presentaron para

(1) Fiu cel -f.ior Araiijo dc L.ira cl primer director del Diario de la
Marina.









EL PBZ=ODZSMO ENG CBA


que pudiera recibirse aqui regularmente el Correo de Ultramar: la circuns-
taneia de que los vapores de la mala real inglesa no nos trajeran las filtimas
feehas, circunstancia nacida de esas misinas dificultades y sobre todo el
deseo de suplir en euanto fuera possible hlas faltas de aquel peri6dico, fueron
origen del establecimiento del Boletin Semanal. Pero una vez dada al Co-
rreo toda la iniportancia de que es susceptible una publication de su clase:
llegando fi nosotros con hias filtimas fechas de Paris que traen de esta ca-
pital las comunicaeiones que con tllas existen, hasta el punto de que ap6nas
podemos afiadir nada A: lo que (i1 1l se pulilica, nuestro Boletin career ya de
objeto pues career de interns. ]'or est:is razones suspendemos desde hoy
su publication.
Para llevarla :' cabo tuvinmos qu liacrer to plequeiios sacrificios, pero
estos eran nada cuando podian ser fitiles Ai los suseritores: por otra parte
al Correo de Ultrainar han comenzado Ai unirse otra especie de publicaciones
interesantes para aquellos, y coiinoci'dolo heinos ereido que el aumientarlas
seria para ellos preferible a reileir el paiel qlue les dahanios semanalmente,
y que conmo ya heinos dicho se veia inutilizado por la grande extension que
desde algun tiempo se ha dado ;i los asiuntos de Espaiia en el C'orreo de Ul-
tramar y por las grades mejoras ,lue este hli ndquirido. No hay question
de interest par la mi ietr6poli (iqute n 1 no sc trutc coin el inayor deteniiiento
y cordura. no hay noticing important quc tiin i'l no tenga eniidla; sus corres-
pondencias de Madrid y Ba Prcaelnii hlin duiplicado finalin;ment el placer de
su leetura, pues que ap(inas'dc.j:an yi que dies(c.r. hnasta en sii part mate-
rial las refornias heeh:s hinii v i l : ii d !i.:" !:i 'iil riin |i que ln il se
insertaba.
Las promless hhias so hn tll iii iiid, y :ira logrnrlo no hlia esnseado
gastos la empresa del Correo: <-reemos que l suii ritores deben lih.erle jus-
ticia, pues que han visto introduiir sui-tiv:nini-nitc mejoras que no pueden
llevarse A 'abo sino a costa de prando- dispindiin. Los suseritores pidie-
ron una revista literaria y sr ls di iifiisiiihliiueiite un cuaderno en que se
insertan las miejores produceioune literari:is asi espafiolas como estrangeras:
lan pedido reforimas en el peri.ldiv, y ,s:is reformas seo hn heeho y de Amin-
rica ha salido para Paris con cl oji,.ito Oi dirigir la part de la redaccion
espafiola un j6ven distinguido per so talento y si instruction, asi como el
studio que del Nuevo muniido hii:tl hai cho duiirnti largos aiios de residencia
en 41el; y por filtimo, como unia lpruelai del interest que In enipresa se toma
porque los suseritores del Corren scan -ueiciiei: dlos, no dehemos olvidar que
ellos son los primeros que en este pii- hIecn oen eipafiol la famosa novela de
Eugenio Sue, tan esperada y quet t:into la il:. que I :ihlar asi en Euro pa co-
mo en Am6riea.

El 6iltimo nilmero del Boietin Semanal, aiiiiiique igual al primero on el
total de pliginas, aplarece o alo l igunli vi:ricioiits ci -a i i'i v iil iyor for-
mnato, agregando, que dice sou oloftin: *l* liiint:i deil U(iiiernio y Capita-
nia general por S. M.".


BIBLIOGRAFIA

Memorias de la Real Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais de la Ha-
bana, Habana, 1793-1901; Diario de la Habana, llahana, 1S11: El Descubri-
dor Politico, Habana, 1821; El Sibelo Todo o el Robespierre Habanero, Ha-
bana 1821; Repertorio Medico-Habanero, itll:iiiin, 1843; Apuntes para la his-
toria de las letras, y la instrucci6n pfiblica de la isla de Cuba, por Antonio
Bachiller v Morales, Habana, 186(i: Historia fisica, econ6mica-politica, in-
telectual y moral de la Isla de Cuba pr 1). ?amiiidn de lai Sagra. Paris, 1861;









EL PE3191ODZEXO RN CUBA


Diccionario geogrifico, estadistico, hist6rico, de la Isla de Cuba, por D. Ja-
cobo de la Pezuela, Madrid, 1863; Diccionario Biografico Cubano, por Fran-
cisco Calcagno, New York, 1878; Historia de la Isla de Cuba, por Jacobo de
la Pezuela, Madrid, 1878; Revista de Cuba, Habana, 1882; Colecci6n de da-
tos hist6ricos-geogrificos y estadisticos de Puerto del Principe y su jurisdic-
ci6n, por Juan Torres Lasqueti, Habana, 1888; Historia de Sancti Spiritus,
por Rafael F. Perez, Sanuti Spiritus 1888; Estudio sobre el movi-
miento cientifico y literario de Cuba, por Aurelio Mitjans, Habana, 1890;
Boletin del Archivo Nacional, Habana, 1902-1938; Revista de la Biblioteca
National, Habana, 1910; Bibliografia Cubana del Siglo XIX, por Carlos M.
Trelles, Matanzas, 1911; Escudos Primitivos de Cuba, por Domingo Figarola-
Caneda, Habana, 1913; Biblioteca Ultramarina, Madrid, 1916; El Figalo,
Habana, 1918; Cent6n Epistolario de Domingo del Monte, La Habana, pu-
blicaci6n de la Academia de la Historia de Cuba. 1923-1938.







EL PE3IODIOO ZN CU3A


EL PERIODISMO EN LA RADIO


Por Eduardo GONZALEZ MANET.

S E ha diseutido much en Amnrica como en Europa, las posi-

bilidades del periodismo en la Radio; es decir, en prensa ha-
blada. usando como vehiculo la Radiodifusi6n.
Y es curioso ob.servar que, Cuba, es el finico pais en que el
periodismo aereo tiene una existencia legal, definida precisamente
en el Decreto Ley No. 172 de 1935 que creo el Retiro Periodistico
y que es la base en que se apoya el Decreto Presidencial No. 732 de
11 de abril de 1938. orginico y regulador del ejercieio de la Prensa
Area.
Sentemos en l)rincilpio y de anteiano que. para Cuba es una
gloria que debe a los periodistas que intervinieron en la redacci6n
del Deereto-Ley No. 172 de 1935-haber abordado y resuelto tan
espinoso asunto. cristalizando la existencia legal del periodismo
aereo o del periodismo hablado que, si aun no puede haber alcan-
zado su mias alto grado de perfeceionamniento, se enciuentra en fran-
ca via de feliees culminaciones. por los progress ttecnicos alcan-
zados por la Radiodifusiimn n Cuba. y por el excelente material
human de que dispone. el periodismo professional, con lo que hace-
mos significada y expresada excllusi(i (del iperiodismo arrivista, no
professional.
Entre los pulblicistas que haii st:fialado o pretendido sefialar, las
fronteraw insalvables que separan el periodisino y la radio, se esti-
ma, en grades Iineas. que las diferencias fundamentales tienen ra-
z6n de ser pior el origen. po>r la finalidad, p)or la naturaleza y por
]as modalidades de ambas manifestaciones de tan honda gravita-
ci6n p]iblica como son el periodismo y la radio.
Nace la primera diferencia segin uii tratadista, de los prinei-
pios eminienteniente t6enieos quiie gohiernan la Radio, ]a segunda
de los objetivos que cumple en el seno de la sociedad y la tercera,
de las propias y singulares caracteristicas de la instantaneidad, de
la capacidad de acci6n y de la fuerza de sugesti6n de la radio sobre
el espiritu piilblico. por su forma peculiar de tradficir y reflejar
la vida.
Se alega, ante la realidad indiseutible de que la Radiodifusi6n,
por sus principios teciuicos, constituye originalmente un monopolio
absolute del Estado. y el hecho de que ninguna emisora podrh es-








EL PERIODIEMO EN CUBA


tablecerse o explotarse por un particular o por una empresa cual-
quiera, sin licencia especial expedida por el Gobierno, que el pe-
ri6dico lablado carece del sentido de libertad que caracteriza a la
prensa impresa, ya que huelga demiostrar que no es necesaria nin-
guna licencia o autorizaei6n para editar cualquier forma de expre-
sion, las que, ademiAs-revistas o periodicos pueden coexistir en
forma ilimitada, sin que el funcionamiento de knos afecte a los
otros. Los que tal afirmaci6n formula, se quedarAn absortos al
saber que s6lo en La HIabana funcionan veinte y dos plants radio-
emisoras comerciales, las que oeupan algunas frecuencias mas de
las que nos asigna las convenciones internacionales, con tres edi-
ciones informativas diarias en cada una de ellas y un nuimero infi-
nito de "flash" intercalados en los programs anunciados siem-
pre en forma expresiva y alarmante, sin que se molesten entire si, ni
much menos al pfblico que parece esperarlos con verdadera vo-
luptuosidad.
No hay duda de que, bajo el punto de vista de su finalidad,
la radiodifusi6n y la prensa, tienen por igual una misi6n educado-
ra y ambas estin destinadas a servir ai pfiblico; no hay que ol-
vidar tampoco (qe. mientras la prensa eserita recoge libremente
las palpitaciones de la opinion popular y sirve de int6rprete a sus
aspiraciones, y el servicio que presta la radiodifusi6n en otras par-
tes, implica. por el contrario, una acci6n sobre el pueblo, en que
la primera es el sujeto active que obra sobre el segundo, propor-
cionando progranas encaminados a elevar su cultural y constitu-
yendo un instruniento que el Estado control, para secundar sn
acci6n civilizadora... A pesar de todas esas evidencias, y de la
necesidad incuestionable de regular en forma menos liceneciosa y
alarmante, el ejereicio del pensamieuto hablado al trav6s del mi-
cr6fono, por medio precisamente del Retiro Periodistico, finico or-
ganisnmo autorizado para identificar la personalidad del periodis-
ta professional, siempre habrA de tenerse en cuenta los eminentes
servicios que esa prensa ha prestado y debe prestar a la pfiblica in-
formaci6n, llevando a cada casa en cada moment, inmediatamen-
te, la filtima noticia, national o extranjera, sin que result un ex-
ceso que algunas docenas de hombres vivan o pretendan vivir, de
lo finico que hoy esta al alcance de nuestro innumerable profesio-
nalismo universitario o graduado en eseuelas especiales.
Quiero decir... idel aire!

Octubre de 1940.


CORTESIA DE LA

CIA. AZUCARERA DE GUINES








EL PEBIODISMO EN CUBA


EL MITO DEL PERIODISMO.

Por Jos6 HERNANDEZ GUZMAN.

Envio:
a Enrique H. Moreno.
A usted, amigo estimado, en quien veo ia majestad del
periodismo, por su inquebrantable amor a 61, dedico estos
pobres pensamientos mios, en la seguridad de; su calor y
en la esperanza de su bondadosa acogida.
Agosto, 18 de 1940.
J. H. G.

L UCIIANDO siempre en uiia obra coiiiii ; mlidi liacia iunI mismo
fin; march el periodista con la vista v\animiia iy el espirilti
enhiesto hacia adelante. No le detiene el inleri.s, ini le empiujai
otra ambici6n que el triunfo iin el proposilo y la victOria on el pen-
samiento. Marcha en amiable (eaarad(eria itiiot souliilo cviidadoso
de la discipline, en conquista de la opiniiin y sin letenierse mas
que cuando la batalla ha leriniiiiado, o cae rendidI) n la il'o fa coni'ifi.
Asi son los hombres del periodim.iiio v\ y vi-en'll con el ideal
por bandera, forniaindo n e.jiecito de des|prnoei]til)s en el inte-
r6s voluble de la gloria terrenal.


Son sieinpre asi mis pensamlientos, ein st liIotuii, ionistanite,
cuando rememoro el pasado periodistico mito. e-in <(ie lo1( el ca-
mino de la imprenta. Asi seuiii peniisando en la privit ita dt mis lu-
chas diarias, cuando liechii ombre inme '(,1rciim itl probleillas di-
ficiles, acompafiado por i)eriodistas de viler: y asi. ioiy. en la tran-
quilidad de mi retiro voluntario y de mi satif'echa ancianidad.
pienso del mismo modo, y hago las consideraviones naurailes (lie
la experiencia me ha ensefiatdo y los hieihos me IwiiebI)in.


El periodista. eterno uchiador por (,I hin a.ijetiio-. ive tan le-
jos entire si, como unido en el quijotismo, en (que goza desfaeiendo
entuertos y conquistando D)ulineas. Es el ,geniti de la exponta-








EL PEZXO1DIsO EN CUBA


neidad; es el enamorado de los muiiecos que dibuja; y es el laza-
rillo de todos los ciegos: el franciscano de todas las creencias.
El mediocre lo acosa, lo persigue, lo busca y lo conquista; el
sabio lo reeibe con afecto. lo atiende y lo admira. Para todo el
mundo la letra de molde y el adjetivo carifioso, tiene un valor ina-
preciable. Porque los unos quieren conquistar algo que no tienen,
algo que huscan. todo lo que envidian; y los otros, que lo tienen
todo. no quieren morir en el olvido y luchan por la ininortalidad.


El periodista va pasando asi la vida, satisfecho y content.
con la cruz de su romanticismo sobre sus hombros y con la satis-
facci6n de los aplausos que recibe y de las luchas que sostiene. En
eso, todos son iguales, no hay categoria; todos son rominticos,
desprendidos y franciscanos. Esta es la vida y son las acciones del
verdadero hombre de letras, de aquel cuya vocaci6n es el periodismo.
Conociendo la humanidad como la conoce. no practice siempre
el escepticismo, sino la bohemia. buscando la perfecci6n de los ido-
los que fabrica. Como la cigarra (le la fibula, pasa los dias y los
meses cantindole al ,1 ainaminte, al (pu va y viene, al que le olvida
mnis tarde, cumndo en el invierno (Ie la vida, el pobre periodista no
tiene provisiones. Y. iasta esta realidad, que conocen los grande
y los chicos del periodismo, es olvidado ficilmente por los hom-
bres de letras. ; I'or qu6 esa despreociipaci6n, por que ese olvido de
si mismo. de los suyos. ie la clause en general?


En todas las 6pjcas y en cuiants ocasiones fu6 nuestro tema el
periodismo, mostramos obsesi6n en el pensamiento que encierra
el titulo de este articulo. El periodista ha contribuido y contribu-
ye a dario a ha ereoi.in del nitol dc todo aquel que con razon y sin
ella, liende a flbrioear so mitologia. Esto, entire nosotros, no es un
secret. Do quieria eva;intainos ti 11buslo o creatnos la necesidad del
monumento. Ia ineixperiencia el exagerado entusiasmo, la interesa-
da exhibici6n. iha.e iposible siempre, en todo period politico can-
dente y en today nmiiieitinea revoluci6n,; lace possible, repetimos,
y casi indispenishible. la creaci6n de los heroes, de los inmirtires y


AGUA MINERAL DE MADRUGA "ROCA AZUL"
DE LA FINCA
"EI, COPY"
i'REIMIAIA CON ('RZ DE 1MERITO Y ME'DALLA
I1E OlR(i) IEN A I:XPI'OSICION IE MILAN EN 1917
PEDIDOS: A-6330








ETA PE3ZODDSMO EN CUBA


de los caudillos. Se hace necesaria la historia de cada caso, de cada
hecho y de cada hoinbre. Y lo hace e! reporter, el redactor o el
director del periddieo. por segnir ]a opinion piblica; por favore-
cer a los amigos, por seguir al compafiero o por quitarse de arriba
una mosea pesada, un impertinente.
S6lo el periodista. verdadero sohlado desconocido de la paz;
servidor direct e indirectamente de todo el mundo, que se confor-
ima con un saludo. con un aplatso o con una llamnada telef6nica;
que le sirve a la patria mais que aquellos que erigidos en caudillos la
Ilevan a la guerra para despu6s hacerse millonarios; solo el perio-
dista, no fabric su leyenda, no hace su fabula. ni describe su his-
toria. Solo el periodista no tiene su mito.
iCuil es la raz6n? CuAl el verdadero motivo?
Porque el periodista que hace la leyenda de !os deiahs. no se
cuida de la suya. Porque ellos entire si, viven felices, en camarade-
ria permanent, en bohemia eterna; sin reconocer su valores, sin
inistica elevaci6n; sin una adorable admiraci6n. Sin creerse en-
vidiosos, ni envidiados.
Segfin pienso, es una mal entendida modestia; es perder amor
a la clase, es un abandon imperdonable para el Arte y para la
Historia. Porque 61. que fabrica a diario idolos, a veees de mal
barro. debe pensar que entire los snyos, los tiene gigantes en la
orfebreria.

Esa fu( mi in.spiraci6n en una mailana Iriste. en que se me
encomendaba despedir el duelo por I;i muerte del amigo Alfredo
Santiago, director de "Heraldo ('omercial"; ese fuC el iay! las-
timero de mi espiritu, al ver ue caiai en ii fosa el cuerpo inani-
mado de un compa fivro. jefe de un peri6dico. -in ique junto a sus
restos viera mis que unos tres distinguidos directors de la nume-
rosa prensa habauinra. La pena y el dolor me embargo e hizo se-
fialar el hec(lin coio triste y lamentable, en nna organization tan
poderosa como la prensa; en un conjunto de hombres tan abiertos.
gentiles y generosos. como el periodista. Entonces fu6 cuando vino
a mi mente el pensuamiento que como titulo eubre las presents
lines.
El periodista have possible todas las memories, los mejores re-


Cortesia del

HOTEL PARK VIEW
Lujosas Habitaciones Comida Excelente
COLON N0 101, esq. a MORRO
HABANA CUBA








EL PESIODWISO EN OUBA


cuerdos y las mias famosas leyendas. El ayuda a la fabricaci6n de
todos los mitos, y presta calor ardoroso a todas las fAbulas. El es
el primero een la propaganda ajeina y el filtimo en la suya.
Repasemos in mente nuestra historic y veremos por donde
quiera un mfirtir, un sacrificio, un h6roe. Y veremos que en ningu-
na de iiuestras instituciones, ya political, ya literarias, o de cual-
quier clase. deja de haber un moiinumento, creado con el apoyo y
auxilio del p)eriodista. Solo i1, vive hu6rfano de los tributes con
que adorna a los demas.


La ausencia del reconocimiento que se debe al periodismo, no
ereo que sea obra solamene de la ingratitud de los hombres, de las
instituciones. o de la ausenciai de Mecenas; no, en ello juega un
gran papel. el inico escepticismo de los periodistas, por una parte;
y por dejaci6n de su propio compafierismo por otra. De 41, mis
que de nadie, que es indiferente al aplauso que se le tribute a la
colectividad. y que no tiene silwmpre a gloria la vida gloriosa del
propio caimarada.
Que no exageramos, y que no mentimos, lo tenemos entire nos-
otros inismos probado. Uno de los actos mis destacados, uno de los
actos mas memorables en nuestra sociedad, que inmortaliz6 mis un
hecho, es el ")Dia de las Madres". ]a obra del gran Victor Mufioz
uno de Ilo periodistas minis complete que ha produveilo esta gene-
raci6n. -Se ha heeho algo por levantarle un monument al hom-
lbre que lo levant a la memorial de todays las padres: ?Siquiera
se ha pensado en un modesto busto, erigido en cualquiera de los
jardines de nuestros parques o paseos?
; Se ha heeho algo sobresaliente para perpetuar. ipopularizar e
inmortalizar el nombre de aquellos periodistas del autonomismo.
models, de cultural, saber y valor? iPor aquellos valerosos y su-
blimes periodistas y poetas, de la Revoluci6n emancipadora.
Ellos gozan la inmortalidad de sus nombres y de sus hechos.
pero no el reenerdo de sus eompaiieros.
; Por qu6 Por nosotros mismos. Por nuestro indiferentismo.



LA CASA QUINTANA
La Casa de los Regalos
Joyeria Relojeria Limparas objetos de Arte
ANGONES y Co.,S. enC.
GALIANO 358 TELEFONOS M-9072 M-7742
H a b a n a







EL PERIODIEMO EN CUBA


No he de cometer la injusticia de no rememorar el hecho de
los que propugnaron y propulsaron el retiro periodistico; esa gota
de miel que vino a endulzar en moments confusos las amarguras
de todos los periodistas de Cuba. Porque el Estado, mins que cual-
quier otro organismo humano. tiene en el periodista el mis pa-
triota de los colaboradores y el miis decidido de sus soldados. La
democracia de Cuba no le debe a los libertadores inas que a los
periodistas.
Y no he de olvidar tampoco lo que significa para el periodis-
mo, el "Premio Justo de Lara", que es la mins entusiasta de las eon-
sagraciones de estos filtimos tiempos, al recuerdo de uno de la cla-
se. Pero es necesario y just consignar que se debe a la inicia-
tiva feliz y de cultural, de una poderosa entidad commercial, que de
ese modo ha querido rendir pleito hoinenaje a la prensa; una en-
tidad dinAmica que escogi6 entire los buenos, uno que mis quiso y
admire, cuya cultural nadie discuti6 y cuyo mncrito es probado, )ero
sin que pueda sostenerse que fuese el mis grande, ni el niejor de
los periodistas cubanos.
Cuba tuvo heroes en el periodisiimo; tuvo estilistas. linvo hlomn-
bres completos con la pluma en la miano; en la int'ormacioin, en el
reportaje, en el verso; los tuvo en todo los sectlores de 11il pe|ri-
dico, como "del soldado desconocido". Para todos los vivos scan
mis recuerdos y mi .arifio; para todos los muertos, mi fervorosa
oracion.


Citar nombres de los que fueron, todos gloriosos y civicos; y
de los que son, dinaniicos, esforzados y niodestos, tanto comio inte-
ligentes y cultos, seria area fail si no tenijera. cnmo telno, un
olvido, que pueda estimarse postergacion o preflerencia. Pero en
la mente de todos los que escriben y de los que leen periodicos,
esta labor ingente del periodista en Cuba; de ese espontaineo y
entusiasta soldado del pensamiento y de la libertad. en lodos los
pueblos; de ese centinela de la opinion pdblica. amante y desfacedor
de entuertos de todas las Dulcineas.


Casa Mimbre

"LA PARISIEN"
.MARTIN CASA, S. en C.
San Rafael Tel6fono
356- 358 A-9956
La Casa que sirve a la
mejor sociedad.







EL. PEBIODIXSO EN CUBA


Esos no son inenos acreedores al recuerdo eterno y a la perpe-
tuaci6n de sus nombres en nuestra historic. Esos tambi6n son
dignos del mito glorioso. El libertador enaltecido con raz6n y con
decoro; el h6roe cierto, el mirtir o sacrificado en nuestro suelo, vi-
ve en el bronce. en la piedra o en el mArmol. El que mis y el que
menos. tiene su lecho mortuorio y tiene sn aniversario. El que mis
y el que iiienos tiene si Homero. cantor de sus hazafias; solo el pe-
riodista tiene perdidas y olvidadas sus leyendas; solo 61 no tiene
historic, y, como la cigiiefia de la fibula muere en el frio de la in-
diferencia, sin harina en el granero.
No basta, no, que el periodismo tenga con el espl6ndido edi-
ficio de sus reporters, en la Habana, un hogar. un asilo, un pala-
cio. Obra es esa del esfuerzo personal de los chicos de la case. No
basta que una Directiva de la Prensa de Cuba, sustituya a otra,
en est6ril esfuerzo por superarse. Ni basta tampoco que el meriti-
simo periodista llegue a legislator en su patria, o a Ministro del
poder Ejecutivo. ya que aparte de sus indiscitibles m6ritos, habri
tenido que activarse en la political y bajar ; la arena del Circo. pa-
ra conquistar con sus eabriolas. el derecho que tiene en la vida pfi-
blica de su pais.
Nada de eso 1asta. No es ello nuestra mitologia, no es ello
imestro roimanticismo. ni nuestra poesia. La dfdiva espl6ndida, el
amparo material,. todo eso por bello y generoso que result, no es
el pensainiento quie esbozo en estas iohbres lines. Asi como hemos
co(itrilbuid( y contribuinios a crear el mito. ajeno, asi como
soimos los primieros en h colocaci6n de la primera piedra de todo
monumento. levantemos el nuestro y hagamos possible la verdadera
historia de nuestro periodismo. su exaltaci6n merecida y el obelisco
que las generaciones contemplen co(mo el mitno milagi'os, del desin-
leris y amonor al pir6jiino.
('!oneo el trilbuto mnis merecido a quienes teniendo como espa-
da el p])ensamiento. ]h esgriniii solaimente. en bien de la soeiedad
y de la patria.





MATERVA:

Un deleite en cada gota

y en cada sorbo un placer







ME. PER1ODINKO BE CUBA


PERIODISMO DE ANTASO

LA SINCERIDAD EN LA CRITICAL

Por Javier P. DE ACEVEDO

E SCRIBIA yo en La Habana hacia 1893, en miws de un peri6-
dico, reportaje, cr6nica de salones y de teatros, political y
hasta critical literaria... Esta tenia que ser mAs que bend
vola, pues el scenario no era grande y nos conociamos cuantos gi-
ribamos en los medios intelectuales.
El oficio de critic, nada concordante con mi juventud y es-
casa autoridad, s6lo lo asumia por el deleite que proporciona su
ejercicio al discernir aplausos o censuras, ya que "la critical es
ficil y el arte dificil" como se (lice con sobrada raz6n, aunque re
pito que yo mis bien pecaba de admirativo y de benevolo. Y esto
por complacencia y sin ningfin beneficio, pues por lo general los
elogiados a fuer de humans, no solian mostrarse agradecidos, mA
bien estimaban d6biles mis aplausos y parcas mis celebraciones.
En cuanto a ventajas s6lo recuerdo un regalo que obtuve al
llevar hasta las nubes los versos de un amigo de mi casa, quien
no se contentaba con leer en familiar los products de su ingenio.
Despues de publicada mi critical, mejor dicho apologia o panegi-
rico, fu6 a verme para darme las gracias, y entregAndome el grue-
so volfimen de los versos, me dijo: "Chico te lo has ganado. iY
con dedicatoria!"
Sin embargo el espiritu de sinceridad que nos dignifica y que
suele sobreponerse a las complacencias amigables, me hizo decir
mas de una vez lo que creia, sin cuidarme del odio africano que
seguramente me ganaba. Recuerdo un articulo que escribi sobre
una novela o cosa parecida titulada "Enriqueta Faber". obra del
senior Andr&s Clemente Vazquez, persona de dotes intelectuales.
cubano al servicio de Mejico y tratadista renombrado de ajedrez
juego en el que tambidn sobresalia. Y fud lo peregrino, que si mi
sinceridad en ese caso me produjo su natural consecuencia, es decir
la enemistad irreductible de persona significada e influyente, ello
al fin y al cabo me fu6 mas bien beneficioso, como explicar6 en
seguida al relatar lo sucedido.








XL PUIXODMUO ZN CUBA


El Sr. Vaizquez que me dispensaba una simpatice- afici6n, me
dedie6 un ejemplar de la citada obra, pididndome le escribiera un
juicio sin indulgencia, censurando libremente cuanto fuese censu-
rable. No di credito a su aparente discreci6n y me disponia a
escribir el "bombito" que con tan falsa modestia se solicitaba,
cuando lat lectura de la infeliz novela levant6 en mi un movimien-
to de protest que tradujo mi pluma en un escrito nervioso y de cen-
sura, aunque ni descortis ni agresivo.
Se trataba de un relato sobre la tradici6n de la "Monja Al-
ferez" que ha inspirado a otros literatos; historic de una mujer
que se hizo pasar por hombre y hasta obtuvo nombradia military.
No tengo hoy clara memorial de la novela de Vizquez ni de mi ar-
ticulo y no conservo libros ni papeles de la 6poca, pero si recuerdo
la impresi6n deplorable que la obra me produjo.
Lai indignaci6n del Sr. Vazquez al encontrar reparos donde
s6lo esperaba celebraciones, lleg6 al colmo, y lo peor fu6 que apa-
recieron otras critics afin menos lisonjeras, rompi6ndose el en-
canto de los elogios publicados en algunos peri6dicos y que ya
habia empezado a saborear el poco afortunado novelist. Manuel
Sanguily, que daba entonces a la estampa sus admirables "Hojas
Literaria.s". dedie6 un nutmero entero de su Revista al zarandeo
de la infeliz "Enriqueta Faber". eabiendome la satisfacci6n de
que me eitara como el primero en hacer una critical just de la obra.
Pasado algiin tiempo, tratdse fuera a MNjico un grupo de pe-
riodistas cubanos, no recordando yo ahora el motivo y siendo muy
entusiasta de esa excursion mi amigo y compafiero Francisco Va-
rona Murias, quien tuvo especial empefio en que yo fuese de la par-
tida. a lo que no puse obsticulo deseoso siempre de novedades.
Pero se enterO el C6nsul General de Mejico, que no era otro que
el Sr. Andres Clemente VAzquez, y el veto mis absolute cay6 sobre
mi nombre. marchando a la l)atria de Juarez solamente Varona
Murias y Mario Garcia Kohly, reducido nfimero tal vez debido a
otras iracundas exclusiones, y yo qued& en La Habana meditando
sobre el tema de ]a "sinceridad en la critical literaria".
Pero no tard6 en pensar que la sinceridad, ademas del con-
tento intimo. podia producer ventajas apreciables, aunque a pri-


VENTAS A PLAZOS
FACILIDADES DE PAGO

LA CASA CERNUDA
MUEBLERIA
FUNDADA EN 1873

CERNUDA Y CIA.. S. EN C.
OBISPO 517 Y 519







EL PEZZODIMO RN CUBA


mera vista se creyese lo contrario, y es este el caso de que trato.
Aquel viaje que me fu6 negado por cnemistad y enojo pudo serme
desastroso y seguramente me hubiera proporcionado desagradables
peripecias.
Francisco Varona Murias, que tanto dese6 que fuese yo su
compafiero de excursion, era c6lebre por su Animo batallador, su
espiritu agresivo y sus duelos, habicndo 6stos costado la vida a
dos de sus adversaries. Tenia entonces veinte y ocho aiios y era
de agradable aspect, menos que median estatura. pelo negrisimo
y bigote de afiladas guias, rostro triguefio y expresivo, ojos ar-
dientes, agil y airoso, con aptitudes para el periodismo y la tribu-
na, pero le falt6 sobre todo, lo mismo en la vida privada que en la
public, la moderaci6n y la media. Muy arrojado niuri6 des-
pu)s, en el cainpo revolucionario, coinbatiendo por la independen-
cia de Cuba.
M6jico es pais de arrests individuals, donde el valor se ma-
nifiesta de preferencia en el encuentro personal. Varona Murias
se sentia atraido por un espiritu tan concordante al suyo. aunuce
falto 6ste de la frialdad que corrie (l impetu mejicano. y estaba
bajo la sugesti6n de un desafio c6elere a pistola efectuado en la
capital de esa Repfiblica entire el Coronel Romero y un personaje.
cuyo apellido no recuerdo, donde pereci6 este uiltimo. Y su pri-
mer incident apenas lleg6 a esfi c.iulad fu6 un choque personal
con el Coronel Romero, que por milagro no termini en el camnpo
del honor.
Despu6s lo sucedido fu6 mais grave. Llevado por -u agresivi-
dad y sin tener.en cuenta que estaba en pais extranjero. Varona
se inspir6 en los que hacian la oposici(in al Presidente Porfirio Diaz.
escribiendo correspondencias de censura personal contra ese go-
bernante, sin preocuparse en salir de M6jico antes de que fuesen
alli conocidos sus escritos. Resultado que se le aplic el articulo
33 de la Constituci6n entonces vigente, conocido con el apelativo
':'de los extranjeros perniciosos", y Io expulsaron del pa is. de don-
de tuvo que salir por ferrocarril hasta la frontera norteamericana,
asegurindome 61 mismo haber escapado de mayores males, gracias
a la intervenci6n de espafioles influyentes. Volvi6 a La Ilabana


USE

GOMAS GENERAL
Cortesia de
Compafiia Riera, Toro & Van Twistern, S. A.
Habana 502 Habana, Cuba
?./







EL. PnEBIODINO EZ CUBA


trayendo al escritor espafiol L6pez Bago, iguhiiiente expulsado
por haber tomado parte en esa campafia.
Mario Garcia Kohly pudo a tiempo separarse de las activida-
des temerarias de Varona Murias, 1pero yo hubiera podido hacer
lo mismo cuando iba como su amigo y compaiiero, abandonindolo
en sus agobios? Por otra parte el Sr. VAzquez debi6 deplorar no
haber reprimido sus impulsos vengativos, pues sin duda su infor-
tunada intervenci6n en el asunto le vali6 hlguna reprimenda de
su Gobierno, debiendo de pensar que de ir yo con Varona Murias.
sobre quien ejercia cierto influjo, tal vez lo hubiese moderado ins-
pirandole cordura.
Otra ventaja de mi critical sincera: la consideraci6n de Manuel
Sanguily, una de las mAs altas figures del pais. Por cierto que
muchos afios despues, siendo Secretario de Estado este gran pa-
triota, me impulse en mi carrera det servieio exterior, cuando yo
me disponia a dejarla desalentado y sin esperanzas de advance.
Propuso al Presidente G6mez mi nombramiento de C6nsul en
Bruselas.
Estimo buen ejemplo para la juventud, haber puesto en evi-
dencia que la sinceridad no s6lo produce satisfacciones morales.
sino que puede evitar muy grades quebrantos.





Corlesfa de


Compaia iNaclonal e Aimenlos


Fa ricanles y Dislrluidores de la

LECIN CONDENSADA


"LA LECIPRA"








El. PERIODISMO EN UBSA









APUNTES SOBRE EL PERIODISMO EN TRINIDAD

Por Francisco MARIN VILLAFUERTE

N O es la primera vez que damos a conocer algunos datos sobre

la introducci6n de la imprenta e historical del periodismo (-n
Trinidad. Ahora vamos a ampliar con nuevo acervo de apun
tes, deseando que este humilde trabajo complazea al Directorio del
Retiro de Periodistas y al excelente amigo y compafiero, Sr. Mo-
desto Morales Diaz. el mans sincero y noble paladin de los que en
el interior hemos podido cultivar estos empefios.
Mucho se ha hablado sobre el estableeimiento de la prensa en
Trinidad y la aparici6n del printer papel periodico. En 1u ejemplar
de El Correo", del dia 3 de Septiembre de 1847, se pul)lic6 una
amplia informaci6n con motive de cumplirse cl meniionado dia el vi-
g6simo scptimo aniversario de hab)er salido a luz/ el primer ejemplar
del periodico "('orbeta Viilancia ", impreso en nil medio pliego de
papel y cobraindose tres reales de suseripeion. En las actas munici-
pales correspon)dientes a] nies de Agosto del afin 1820 fu6 en el que
qued6 estableeida la imprenta y surgi6 el primer peri6dico en Tri-
nidad. Pero hay iiis y lo daremos a conioer. ITU ejemplar del pe-
riodieo "('orbeta Vigilaneia" se conserve en esta ciudaid. Es el
nmimero 14, pAigia 60. D)elajo del titulo tien'e iimlpesis O.sta.s pala-
bras: "La suseripeiOn esta al)ierta por Tres reales al rues"; y des-
l)ue: "Correo Semaiario-Mlaritino de Trinidad". La ftcha es del
Domingo 3 de Diciembre de I820. (omin ema s exlpres:i: VERI)AD
SABIDA, Y BV'ENA VE (lI'ARDADA. En lhi )rimera plana que
es como la mitad de 1n 1)lieg o de papel espaiiol apaireve: Remitido
un "Artieulo traducido de lha Gazeta de C('aymn ii rande. de 9 de
octubre del presente afino". Al pie se hace conistar: "lmprenia del
Aficionado Murtra". Este curioso ejemplar de "('orl)eta Vigilan-
eia" aelara las (ontroversias suseitadlas por ian interesante asun-
to, porque resuelve de piano las dudas sobre la; apirici6n del lpri-
mer periodico, que, efectivamente, comenz6 a puiblicar.se en Trini-
dad el 3 de Septiembr, de 1820. ptor (orresponder 4 e.jemplares a
ese mes, 5 a Octubre, 4 a Noviembre y 1 a Diviembre. pnies el ejem-
plar que se eonserva es el nuimero 14, dia 3 de I)iviembre. como se
ha expresado.








EL PFBZODISNO EN CUBA.


AdemAs de estas aseveraciones, existe la opinion que se funda
en una solicited dirigida por Don Crist6bal Murtra al Excelentisi-
mo Gobernador Politico, que ]a publicaci6n no empez6 hasta el 20
de Septiembre; pero en cuanto al nonmbre del p)eri6dico. a pesar de
lo que se diga en contrario, parece que no se llam6 "Correo Sema-
nal Maritico de Trinidad" hasta el ahio 1823 de cuya 6poca se con-
servan algunos ejemplares y uno, niimero 59, del Domingo 8 de
Junio, que .fu6 publicado en facsimiles por el Boletin del Archivo
National (4-5 de Julio-Octubbre de 1919). reproduciendo el Bo-
letin unarticulo que public la revista "Cuba y Am6rica" (IIabana,
1914. vol. XVIII. p). 221. en cuyo articulo se dice que el Sr. Lorenzo
Soler obsequiO a la mencionada revista con un ejemplar del primer
peri6dico que se public en Trinidad y que tenia por titulo "Correo
Semanal Maritimeo de Trinidad" nuiiero 66, correspondiente al
Domingo 27 de Julio de 1823; haciendo constar el propio Boletin
que en el Archivo Nacional existia un peri6dico correspondiente al
8 de Junio de 1823, el mismo reproducido en facsimile.
Apartir de 4 de Septiembre de 1823 el peri6dico comenz6 a ti-
tularse "Correo Politico Literario y Mercantil de Trinidad", pibli-
candose los Jueves y Domingos, y la edici6n de esa fecha aparece
con el nfimero 1. lo cual viene a demostrar que -como se ha com-
probado- que fu6 el 3 de Septiembre la fecha de la aparici6n de
"Corbeta Vigilancia", despu6s "Correo", con sus distintas modi-
ficaciones.
Esa fecha del 3 de Septiembre de 1820, a que se refiere la infor-
macion publicada en el "Correo". el propio dia de 1847, y done
precisamente se hace constar el hecho de que el primer suscriptor
del peri6dico lo fue el Procurador Puiblico Don Antonio Marin y
Cano, la cita el Sr. Carlos M. Trelles, y Bachiller y Morales refiere
que Don Jose Julian Castifieira empez6 a publicar el "Correo Se-
manal", el 1820. en el estableeimiento del impresor Murtra, siendo
(Castifieira un ilustrado escritor, tanto en prosa como en verse, y
fu( 61 quien introdujo el folletin. colocando en la parte interior de
una de las plans del peri6dico. para la publicaci6n de articulos
amenos y jocosos; apareeiendo en esa forma, "La linterna MAgica,
por Zacarias", "Nuevo Mago de Oriente", "El teatro Burlesco"



HOTEL LINCOLN
Comodidad Lujo Confort
200 Habitaciones 200 Bafios Excelente Cocina
Precios Moderados
GALIANO Y VIRTUDES








EL PE3LODZBXO ZZ OUBA6


y otras producciones que contribuyeron a la just fama que disfru-
t6 desde sus principios nuestro primer papel peri6dico, que debe ser
orgullo legitimo para los trinitarios.
Respecto a las distintas opinions de Bachiller y Morales, Tre-
lles, Calcagno y La Sagra, acerca de la persona que fund el primer
peri6dico en esta ciudad, es 16gico pensar, como lo manifiesta un tra-
bajo del Boletin del Archivo Nacional, que el impresor Murtra fu6
el concesionario para dar a la estampa "Correo Semanario Mari-
timo De Trinidad" -aunque ninguno ha dicho que antes de esta
denominaci6n apareci6 en mis gruesos earacteres de letra el nom-
bre "Corbeta Vigilancia"- y el escritor Castifieira, designado
para la direcci6n del peri6dico mencionado. La Sagra que visit
esta ciudad el afio 1859, consigna en sus "Memorias", algunos da-
tos referentes a peri6dicos que entonces se publicaban, haciendo
menci6n principal de "El Correo", que decia fundado por Don
Crist6bal Murtra y redactado por Don Antonio Cort6s, que sucedi6
en la direcei6n de dicho peri6dico a Don Antonio V. Hernhndez,
desde 1851, 6poca que "El Correo" fu6 adquirido por Don Justo
German Canteroy se publicaba solamente tres veces por semana.
El propio La Sagra agrega que desde fines de 1846, por falleci-
miento de Murtra, sus hijos y socios fueron autorizados para con-
tinuar publicando el peri6dico con el nuevo nombre de "Correo de
Trinidad", con el caricter de diario, escribiendo en 61 j6venes muy
ilustrados, como Don Fernando Echemendia, los hermanos Manuel,
y Fernando IIernandez Echerri, que edit6 en esa imprenta un tomo
de poesias titulado "Brisas de Cuba". y various mas aficionados a
las letras.
En nuestro primer pal)el periodico colaboraron los mis distin-
guidos escritores de la 6poca, pues. entire otros trabajos valiosos, pu-
blie6 "El Correo" muy inspiradas poesias de Rafael Maria de Men-
(live, en 1840; Francisco Lavall6e insert una Noticia Hist6rica Geo-
gr'Afica de Trinidad, importantisima. que fu6 reproducida por "El
Faro Industrial", de La Habana, el 4 de Agosto de 1842; el poeta
"PlAcido" di6 publicidad a varias composiciones, el 1843, entire
ellas, el soneto clasico "Las Pasiones"; el romance "Amira", pri-
mera production del poeta camagiieyano Esteban de Jesuis Borrero,



MOLINA Y COMPArIA
Impresores y Papeleros
Libros Libretas Sobres Blocks Binders Tipos
MURALLA 55 y 57
Telff. A-1118. Cable y Teldgrafo "Libros". Apart. 1762
HABANA








EL. PEBIODIBMO EZ CUBA


vi6 la luz el 15 de Agosto de 1853, y asi muchos mas trabajos no-
tables.
Hasta 1869 continue la publicaci6n del "Correo", que desde
sus comienzos tropez6 con dificultades, como lo expresa el propio
Murtra en su instancia de 19 de Septiembre de 1841, siendo denun-
ciado muchas veces a la Junta de Censura, por estimarse injurios,.s
algunos de sus escritos; aunque su carActer mis bien official, publi-
cando tambien asuntos de interns general e informaciones locales,
mereciendo especial atenci6n el movimiento del Puerto y relacio-
nes de los products importados y exportados. La crisis de su pu-
blicaci6n culmin6 en su total cese, el miencionado afio de 1869, sien-
do factors principles los sucesos (iqe trajo consigo el estallido de
]a revoluci6n de Yara.
No cabe duda que a Don Crist6bal Murtra es a quien se dabe
la implantaci6n de la imprenta en Trinidad; vizcaino muy active y
de conocimientos variados, que dej6 una distinguida sucesicn, sobre-
saliendo brillantemente su hijo Don Francisco, que en 1845 fund
la impreta y peri6dico "Hoja Econ6mica", en CienfuegoM; en 1855
estableci6 en Bayamo el primer taller tipogrAfico, fundando el pe-
ri6dico "El Boletin"; estableci6 en el afio 1856 en Manzanillo la
primera imprenta, asi como el primer peri6dico "El Eco"; y o-n
1859 empez6 en Matanzas su obra "Dicecionario Tipografico Cuba-
no", pasando despuns a Sancti Spiritu donde tambien fund im-
prelnta y edit6 el periodico "La Revista" y compuso un folleto
taimbi(Sn titulado: "Reglamento para el G(remio de Impresores".
Pero como no se trata del Ioceto biog'rAfico del distiinguido tri-
nitario Don Francisco Murtra. sino de breve historical de nuestro
periddico "El Correo", volvamos al tema. En algunos ejenmplares
de ese peri6dico se publican anuncios de realizacione,, de libros y
colecciones encuardenadas del propio periodico y algunas de esas
colecciones se conservan en esta ciudad. La del afno 1824 (lue posee-
mos complete da principio con el nfimero 35 y fecha Jueves 1Q de
Enero; el ])eriddico se titula lPolitico-Literario y Mercantil de Tri-
nidad, con el lema PRODESSE OMNIBUS. Por cierto que en la
edici6n correspondiente al Jueves 29 de Enero se inserta un oficio
del 15 de ese mnes y ailo, del Excelentisimo Sefior Presidente Gober-
nador y Capitan General de la Isla concediendo a Don Crist6bal
Murtra, e hijo, ]a licencia que solicitaba para publicar el peri6dico,
a que se referian en su inforniaci6n de 19 de Diciembre anterior;
extremo que hace constar el periodico desde su ediciin siguiente,
nfimero 44 de 19 de Febrero.
Si el "Correo" se publicO los ailos 1868-69. no podemos afir-
marlo. La fecha del afio de su inicio (1820) hasta 1867 hemos visto
ejemplares y los poseemos en nuestra.s coleecciones de peri6dieos
locales. El de feeha posterior que tenemos a la vista corresponde al
Martes 3 de Diciembre de 1867. de tamaiio mayor y el forimato com-
pletamente distinto a los aiios anteriores, sobresaliendo various cli-






3M PEZZODI3MO Z OUNBA


ch4s de anuncios de medicines extranjeras. Del iunico aiio que no
se conserve en esta ciudad ningfin ejemplar es de 1821; pero, por
fortune, en el notable libro "Anales y Efem6rides de Remedios y
su Jurisdicci6n", Tomo VIII, Apendice segundo, a)arecee en la pa-
gina 49, "Que las primeras actas contienen impresos del "Correo
Semanario de Trinidad" de 28 de Enero que trata de "la reconci-
liaci6n y uni6n de todos los espafioles". Ilallazgo que se debe a la
inteligente acuciosidad del Dr. Jos6 3M. Fortfin.
Terminaremos el breve, aunmque brillante historical de el "Correo",
pudiendo asegurar que en sus colimnas se encuentran todos los da-
tos que un cronista necesitaria para desentrafiar pfginas en extremo
interesantes del auge de Trinidad -en todos los 6rdenes- y su de-
cadencia, durante el siglo pasado. Y otro extremo importantisimo
como la fecha de la introducei6n de la imprenta en Trinidad, bue-
no es sefialar que es de estimarse de antes de la aparicion de "('or-
beta Vigilancia, el 3 de Septienibre de 1820, pues poseemos im-
presos anteriores a esa feeha, heehos en Trinidad, asi es que raz6n
es aplicable a los argurmentos de Calvagno, Trelles y liachiller, res-
pecto a la existencia de imprentia en Trinidad desde 1804; puidiendo
ser que hubiera algfin pequefio taller. para impresos de mayor uso.
como los empleados para ventas de esclavos.
Innumerables han sido las publit'aiones .que han visto luz en
esta ciudad despues del hist6rico "Correo"; y vamos a intentar




CORTE[SIA DE


COMPAiIA


RON IACAPDI, S. A.


Cerveceria NATUEY


SANTIAGO DE CUBA H A DANA







ZL P3ZZODZUMO M OCUBA


relacionarlas con minuciosidad, habiendo previamente colecciona-
do los ejemplares; y lamentando que, como es natural en trabajos
de esta indole, incurramos en omisiones sensibles al desconocer algiin
peri6dico o revista, de los muchos que se han publicado, desapare-
ciendo la mayor parte prontamente ya por no haber tenido arraigo
en la opinion pfiblica, falta de recursos, o por las persecuciones de
Gobierno.
La Sagra informa que por el tiempo de su visit a Trinidad,
1859-60, se publicaba otro peri6dico titulado "Hoja de Anuncio",
transformado mis tarde en "Hoja Econ6mica", editkndose en la
imprenta de Don Rafael Orizondo, abierta en Agosto de 1857; en
esta imprenta se editaron algunas obras, como la traducci6n de un
tratado sobre el manejo de las armas y un tomo de versos del ins-
pirado vate trinitario, Manuel Orgalles. En la misma 6poca co-
menz6 a publicarse un peri6dico denominado "El Siglo", de corta
vida, que se imprimi6 en un taller perteneciente al Sr. Guerrero,
que disponia de las mejores prensas en Trinidad. En la imprenta del
Sr. Orizondo se edit6 un libro de versos del poeta esclavo Ambrosio
Echemendia, impreso que tiene su cubierta en esta forma: "Mur-
murios del Tayaba. Poesias Por Micsimo Hero de Neiba, Trinidad
Trinidad de Cuba Oficina Tipogrifica de Rafael Orizondo 1865".
Entre los peri6dicos haremos menci6n de "El Imparcial", que
fund Don Policarpo Barafiano y Gutierrez, en el afio 1861, y defen-
di6 los intereses espafioles en esta Isla. En "El Imparcial" ingre-
s6-de aprendiz a los doce afios de edad, con rudimentaria instruc-
ci6n, en 1875 el Sr. Jos6 HernAndez Guzman, otro de los trinitarios
que han figurado por su brillante actuaci6n en el campo del perio-
dismo que han figurado por su brillante actuaci6n en el campo del
periodismo y la imprenta. "El Eco Espafiol", fundado en el 1871
por el ge6grafo gaditano Don Jos6 Invern6 y Navarro, quien fu6
un professor distinguido, pero como periodista combati6 con dureza
los ideales cubanos. "El Tel6grafo" que en ciertos periods puede
decirse fu6 como una continuaci6n de "El Correo", teniendo sim-
patia y aceptaci6n entire el element cubano, publicandose bajo la
direcci6n de su propietario el Sr. Mariano Iznaga Amat, desde 1878
hasta su fallecimiento ocurrido en el afio 1911. Fue redactado va-
rios afios por el Sr. Jos6 M. Irarragorri y Cadalzo, aficionado a los
asuntos hist6ricos; continuando despues con distintos directors
hasta 1923, que siendo 6rgano de la Asociaci6n de Veteranos y Pa-
triotas, termin6 su publicaci6n siendo su director el Dr. Viriato
Guti6rrez y Redactor, el Dr. R. R. Altunaga.. En "El Tel6grafo"
colabor6 el poeta Fco. de Iracheta.
El "Diario de Trinidad", dirigido por Don Victoriano S. Bu-
ruaga, que fue de tonos moderados y respetuosos, apareciendo en
1887, hasta el cese de la Soberania Espafiola; asegurando el Dr.
Francisco A. Ravella, en un trabajo que dedica al poeta y patriota
Antonio Hurtado del Valle que "El Hijo del Damuji", fu6 funda-