• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Acknowledgement
 Title Page
 Informe del jefe de despacho
 Antecedentes historicos
 Convención constituyente
 Leyes, convocatorias, disposiciones...
 Camara de representantes: constitucion...
 Primera legislatura
 Segunda legislatura
 Tercera legislatura
 Cuarta legislatura
 Estadistica economica de la...
 Gobierno del presidente don tomás...
 Gobierno provisional
 Gobierno del presidente mayor general...
 Gobierno del presidente mayor general...
 Gobierno del. Presidente doctor...
 Gobierno del general gerardo machado...
 Estado de la recaudación del fondo...
 Deudas de la república : empréstitos...
 Appendice
 Derecho internacional privado






Title: Memoria de los trabajos realizados durante ... Legislaturas del ... periodo Congresional transcurrido del ... al ...
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00067436/00014
 Material Information
Title: Memoria de los trabajos realizados durante ... Legislaturas del ... periodo Congresional transcurrido del ... al ...
Physical Description: v. : ports. ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza.
Publication Date: 1917
Frequency: biennial
regular
 Subjects
Subject: Legislation -- Cuba   ( lcsh )
Legislative histories -- Cuba   ( lcsh )
Politics and government -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Statement of Responsibility: República de Cuba, Cámara de Representantes.
Dates or Sequential Designation: T. 1 (mayo 5, 1902-enero 9, 1904)-
Numbering Peculiarities: Tom. 1-2 issued in 2 vols. each, the second vol. of each includes the dates covered by the 1st vol.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00067436
Volume ID: VID00014
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 04276100
lccn - sn 93026727

Table of Contents
    Acknowledgement
        Page 1
    Title Page
        Page 2
    Informe del jefe de despacho
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 12a
        Page 13
        Page 14
    Antecedentes historicos
        Page 15
        Page 16
        Indice de los documentos que se insertan
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 107a
            Page 108
    Convención constituyente
        Page 109
        Page 110
        Constitución de la república, reformada en 9 de mayo de 1928
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
            Page 152a
    Leyes, convocatorias, disposiciones electorales y documentos relacionados con la renovación de la cámara
        Page 153
        Page 154
        Comunicación del señor presidente de la junta central electoral, interesando una relación de los señores representantes que cesan el primer lunes de abril de 1927
            Page 155
            Page 156
        Comunicacion de la presidencia de la camara de representantes, remitiendo la relacidn de loss senores representantes que cesan el primer lunes de abril de 1927
            Page 157
            Page 158
        Ley de 15 de diciembre de 1925, fijando el numero de representantes que habran de elegirse por provincias y modificando varios artlcu'los del codigo electoral
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
        Ley adicionando el articulo 246 del codigo electoral, y estableciendo disposiciones quo faciliton la termination de las elecciones de 1° de noviembre de 1926
            Page 167
            Page 168
        Convocatoria de la junta central electoral, para las elecciones de 1° de noviembre de 1926
            Page 169
            Page 170
            Page 171
        Comunicaciones de las juntas provinciales electorales, remitiendo las certificados de election de los senores representantes
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 180a
        Actas do las sesiones en que quedo constituida la camara
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
            Page 187
        Comunicaciones de la camara al senor presidente de la republica y al senado, participando su constitution
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 190a
        Dictámenes de las comisiones de actas
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 204a
        Comunicaciones de la cámara al señor presidente de la república y al senado, participando la proclamación de los señores representantes
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
    Camara de representantes: constitucion de este cuerpo colegislador
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 118
        Page 218a
        Cuadro estadístico de los señores representantes nativos -de la provincia que representan, de otras provincias o de ninguna de la república
            Page 219
        Candidatos a representantes que, corresponden por provincias; representantes que cesan, continúan y comienzan en abril de 1931
            Page 220
        Mayoría de votos obtenida por los partidos conservador y liberal en las elecciones para representantes de 1924 y 1926
            Page 221
        Estado demostrativo de los votos obtenidos en las elecciones para representantes, desde 1908 a 1926 por el partido liberal
            Page 222
        Representantes que cesan el primer lunes de abril
            Page 223
            Page 224
        Representantes que cesan el primer lunes de abril
            Page 225
            Page 226
        Filiación política, por provincias, de los señores representantes
            Page 227
            Page 228
        Cuadro estadístico de los habitantes de cada provincia, los representantes que corresponden a cada una y las mayorías y minorías obtenidas por los partidos políticos en las elecciones de 1908 a 1926
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
            Page 238a
        Comisiones permanentes a que pertenecen los senores representantes
            Page 239
            Page 240
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
        Mayoría y minoría de los partidos políticos en las comisiones permanentes
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
    Primera legislatura
        Page 261
        Page 262
        Informe del jefe de despacho
            Page 263
            Page 264
            Page 265
            Page 266
        Mociones presentadas
            Page 267
        Relación, por materias, de las proposiciones de ley presentadas: (indice de las materias que comprende)
            Page 268
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 281
        Proyectos de resolución remitidos por el senado
            Page 282
            Page 282a
        Acuerdos adoptados por las comisiones
            Page 283
            Page 284
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
            Page 289
            Page 290
            Page 291
            Page 292
            Page 293
        Proyectos de ley formulados por las comisiones
            Page 294
        Estado demostrativo de los trabajos efectuados por las comisiones
            Page 295
        Comisiones especiales
            Page 296
        Acuerdos adoptados por la cámara
            Page 297
            Page 298
            Page 299
            Page 300
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
            Page 315
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
            Page 321
            Page 322
            Page 323
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
        Estado demostrativo de las sesiones
            Page 329
        Cuadro estadístico de los debates
            Page 330
            Page 331
            Page 332
            Page 333
            Page 334
            Page 335
            Page 336
            Page 337
            Page 338
            Page 339
            Page 340
            Page 341
            Page 342
            Page 343
            Page 344
            Page 345
            Page 346
            Page 347
            Page 348
            Page 349
            Page 350
            Page 351
            Page 352
            Page 353
            Page 354
            Page 355
            Page 356
            Page 357
            Page 358
            Page 359
            Page 360
            Page 361
            Page 362
            Page 363
            Page 364
            Page 365
            Page 366
            Page 367
            Page 368
            Page 369
            Page 370
            Page 371
            Page 372
            Page 373
            Page 374
            Page 375
            Page 376
            Page 377
            Page 378
            Page 379
            Page 380
            Page 381
            Page 382
            Page 383
        Proposiciones y proyectos de ley remitidos por el senado a los efectos del artículo doce de la ley de relaciones
            Page 384
            Page 385
            Page 386
            Page 386a
        Proyectos de ley remitidos por el senado a los efectos del artículo diez y ocho de la ley de relaciones
            Page 387
        Proyectos de ley de la cámara remitidos al senado a los efectos del artículo diez y ocho de la ley de relaciones
            Page 388
            Page 389
            Page 390
            Page 391
            Page 392
        Proyectos de ley del senado resueltos por la camara del artículo diez y ocho de la ley de relaciones
            Page 393
        Proyectos de ley de la cámara resueltos por el senado
            Page 394
            Page 395
            Page 396
        Proyectos de ley del senado pendientes de resolución en la cámara
            Page 397
        Proyectos de ley de la cámara pendientes ele resolución en el senado
            Page 398
            Page 399
            Page 400
        Proyectos de ley elevados al ejecutivo por la cámara
            Page 401
            Page 402
            Page 403
        Datos remitidos por el ejecutivo
            Page 404
        Datos pendientes de envío por el ejecutivo
            Page 405
        Proyectos de ley devueltos por el ejecutivo
            Page 406
        Relación de las leyes promulgadas
            Page 407
            Page 408
        Indice de las leyes promulgadas
            Page 409
            Page 410
            Page 411
        Leyes promulgadas
            Page 412
            Page 413
            Page 414
            Page 415
            Page 416
            Page 417
            Page 418
            Page 419
            Page 420
            Page 421
            Page 422
            Page 423
            Page 424
            Page 425
            Page 426
            Page 427
            Page 428
            Page 429
            Page 430
            Page 431
            Page 432
            Page 433
            Page 434
            Page 435
            Page 436
            Page 437
            Page 438
            Page 439
            Page 440
            Page 441
            Page 442
            Page 443
            Page 444
            Page 445
            Page 446
            Page 447
            Page 448
            Page 449
            Page 450
            Page 451
            Page 452
            Page 453
            Page 454
            Page 455
            Page 456
            Page 457
            Page 458
            Page 459
            Page 460
            Page 461
            Page 462
            Page 463
            Page 464
            Page 465
            Page 466
            Page 467
        Relacion de los mensajes presidenciales, remitidos durante la legislatura
            Page 468
            Page 469
            Page 470
            Page 471
            Page 472
            Page 472a
            Page 473
            Page 474
            Page 475
            Page 476
            Page 477
            Page 478
            Page 479
            Page 480
            Page 481
            Page 482
            Page 483
            Page 484
            Page 485
            Page 486
            Page 487
            Page 488
            Page 489
            Page 490
    Segunda legislatura
        Page 491
        Page 492
        Mesa de la camara
            Page 493
            Page 494
        Relación, por materias, de las proposiciones de ley presentadas. (indice de las materias que comprende)
            Page 495
            Page 496
            Page 497
            Page 498
            Page 499
            Page 500
            Page 501
            Page 502
        Acuerdos adoptados por las comisiones (indice de las materias que comprende)
            Page 503
            Page 504
            Page 505
            Page 506
            Page 507
        Acuerdos adoptados por las comisiones
            Page 508
            Page 509
            Page 510
            Page 511
            Page 512
            Page 513
        Proyectos de ley, formulados por las comisiones permanentes
            Page 514
            Page 515
        Estado demostrativo de los trabajos realizados por las comisiones 515 comisiones mixtas del congreso
            Page 516
        Acuerdos adoptados por la cámara
            Page 517
            Page 518
            Page 519
            Page 520
            Page 521
            Page 522
            Page 523
            Page 524
            Page 525
            Page 526
            Page 527
            Page 528
            Page 529
        Estado demostrativo de las sesiones
            Page 530
        Cuadro estadístico de los debates
            Page 531
            Page 532
            Page 533
            Page 534
            Page 535
            Page 536
            Page 537
            Page 538
            Page 539
            Page 540
            Page 541
            Page 542
            Page 543
            Page 544
            Page 545
            Page 546
            Page 547
            Page 548
            Page 549
            Page 550
            Page 551
            Page 552
            Page 553
            Page 554
            Page 555
            Page 556
            Page 557
            Page 558
            Page 559
            Page 560
            Page 561
        Proposiciones y proyectos de ley remitidos por el senado, a los efectos del artículo doce de la ley de relaciones
            Page 562
            Page 562a
        Proyectos de ley remitidos por el senado, a los efectos del artículo diez y ocho de la ley de relaciones
            Page 563
        Proyectos de ley remitidos por la cámara a los efectos del artículo diez y ocho de la ley de relaciones
            Page 564
            Page 565
            Page 566
        Proyectos de ley de la cámara resueltos por el senado
            Page 567
            Page 568
        Proyectos de ley del senado resueltos por la cámara
            Page 569
        Proyectos de ley del senado pendientes de resolución en la cámara
            Page 570
        Proyectos de ley de la cámara pendientes de resolución en el senado
            Page 571
            Page 572
        Datos remitidos por el ejecutivo
            Page 573
        Datos pendientes de envío por el ejecutivo
            Page 574
        Proyectos de ley elevados al ejecutivo por la cámara
            Page 575
        Por el senado
            Page 575
            Page 576
        Proyectos de ley devueltos por el ejecutivo
            Page 577
        Relación de las leyes promulgadas
            Page 578
            Page 579
        Indice de las leyes promulgadas
            Page 580
            Page 581
        Leyes promulgadas
            Page 582
            Page 583
            Page 584
            Page 585
            Page 586
            Page 587
        Relación de los mensajes remitidos por el ejecutivo
            Page 588
            Page 589
            Page 590
    Tercera legislatura
        Page 591
        Page 592
        Informe del jefe de despacho
            Page 593
            Page 594
        Mesa de la cámara
            Page 595
            Page 596
        Mociones presentadas y pendientes-de resolución
            Page 597
        Relación, por materias, de las proposiciones de ley presentadas. (indice de las materias que comprende)
            Page 598
            Page 599
            Page 600
            Page 601
            Page 602
            Page 603
            Page 604
            Page 605
            Page 606
            Page 607
        Acuerdos adoptados por las comisiones
            Page 608
            Page 609
            Page 610
            Page 611
            Page 612
        Estado demostrativo de los trabajos realizados por las comisiones
            Page 613
        Comisiones mixtas del congreso
            Page 614
        Acuerdos adoptados por la cámara
            Page 615
            Page 616
            Page 617
            Page 618
            Page 619
            Page 620
            Page 621
            Page 622
            Page 623
            Page 624
            Page 625
            Page 626
            Page 627
            Page 628
            Page 629
            Page 630
            Page 631
            Page 632
            Page 633
            Page 634
            Page 635
            Page 636
            Page 637
        Estado demostrativo de las sesiones
            Page 638
            Page 638a
        Cuadro estadístico de los debates
            Page 639
            Page 640
            Page 641
            Page 642
            Page 643
            Page 644
            Page 645
            Page 646
            Page 647
            Page 648
            Page 649
            Page 650
            Page 651
            Page 652
            Page 653
            Page 654
            Page 655
            Page 656
            Page 657
            Page 658
            Page 659
            Page 660
            Page 661
            Page 662
            Page 663
            Page 664
            Page 665
            Page 666
            Page 667
            Page 668
            Page 669
            Page 670
            Page 671
            Page 672
            Page 673
            Page 674
            Page 675
            Page 676
            Page 677
            Page 678
            Page 679
            Page 680
            Page 681
            Page 682
            Page 683
            Page 684
            Page 685
            Page 686
            Page 687
            Page 688
            Page 689
            Page 690
            Page 691
            Page 692
            Page 693
            Page 694
            Page 695
            Page 696
        Proposiciones y proyectos de ley remitidos por el senado, a los efectos del artículo doce de la ley de relaciones
            Page 697
            Page 698
        Proyectos de ley remitidos por el senado, a los efectos del artículo diez y ocho de la ley de relaciones
            Page 699
            Page 700
        Proyectos de ley remitidos por la cámara a los efectos del artículo diez y ocho de la ley de relaciones
            Page 701
            Page 702
            Page 703
            Page 704
            Page 705
            Page 706
        Proyectos de ley de la cámara resueltos por el senado
            Page 707
            Page 708
            Page 709
            Page 710
        Proyectos de ley del senado resueltos por la cámara
            Page 711
            Page 712
        Proyectos de ley del senado pendientes de resolucion en la camara
            Page 713
            Page 714
        Proyectos de ley de la cámara pendientes de resolución en el senado
            Page 715
            Page 716
            Page 717
            Page 718
            Page 719
        Datos remitidos por el ejecutivo
            Page 720
            Page 720a
        Datos pendientes de envío por el ejecutivo
            Page 721
        Proyectos de ley elevados al ejecutivo por la cámara
            Page 722
        Proyectos de ley elevados al ejecutivo por el senado
            Page 723
            Page 724
            Page 725
        Proyectos de ley devueltos por el ejecutivo
            Page 726
            Page 727
        Relación de las leyes promulgadas
            Page 728
            Page 729
            Page 730
            Page 731
        Indice de las leyes promulgadas
            Page 732
            Page 733
            Page 734
            Page 735
        Leyes promulgadas
            Page 736
            Page 737
            Page 738
            Page 739
            Page 740
            Page 741
            Page 742
            Page 743
            Page 744
            Page 745
            Page 746
            Page 747
            Page 748
            Page 749
            Page 750
            Page 751
            Page 752
            Page 753
            Page 754
            Page 755
            Page 756
            Page 757
            Page 758
            Page 759
            Page 760
            Page 761
            Page 762
            Page 763
            Page 764
            Page 765
            Page 766
            Page 767
            Page 768
            Page 769
            Page 770
            Page 771
            Page 772
            Page 773
            Page 774
            Page 775
            Page 776
            Page 777
            Page 778
            Page 779
            Page 780
            Page 781
            Page 782
            Page 783
            Page 784
            Page 785
            Page 786
            Page 787
            Page 788
            Page 789
            Page 790
            Page 791
            Page 792
            Page 793
            Page 794
            Page 795
        Relación de los mensajes remitidos por el ejecutivo
            Page 796
            Page 797
            Page 798
    Cuarta legislatura
        Page 799
        Page 800
        Informe del jefe de despacho
            Page 801
            Page 802
            Page 802a
        Mesa de la cámara
            Page 803
            Page 804
        Mociones presentadas y resueltas
            Page 805
        Relación por materias, de las proposiciones de ley presentadas (indice de las materias que comprende)
            Page 806
            Page 807
            Page 808
            Page 809
            Page 810
            Page 811
            Page 812
            Page 813
        Subdivision Level 1
            Page 814
            Page 815
            Page 816
            Page 817
            Page 818
            Page 819
            Page 820
            Page 821
            Page 822
            Page 823
        Proyectos de ley formulados por las comisiones
            Page 824
        Estado demostrativo de los trabajos realizados por las comisiones
            Page 825
        Comisiones especiales
            Page 826
            Page 827
            Page 828
            Page 828a
        Comisiones mixtas del congreso
            Page 829
        Acuerdos adoptados por la cámara
            Page 830
            Page 831
            Page 832
            Page 833
            Page 834
            Page 835
            Page 836
            Page 837
            Page 838
            Page 839
            Page 840
            Page 841
            Page 842
            Page 843
            Page 844
            Page 845
            Page 846
            Page 847
            Page 848
            Page 849
        Estado demostrativo de las sesiones
            Page 850
        Cuadro estadístico de los debates
            Page 851
            Page 852
            Page 853
            Page 854
            Page 855
            Page 856
            Page 857
            Page 858
            Page 859
            Page 860
            Page 861
            Page 862
            Page 863
            Page 864
            Page 865
            Page 866
            Page 867
            Page 868
            Page 869
            Page 870
            Page 871
            Page 872
            Page 873
            Page 874
            Page 875
            Page 876
            Page 877
            Page 878
            Page 879
            Page 880
            Page 881
            Page 882
            Page 883
            Page 884
            Page 885
            Page 886
            Page 887
        Proposiciones y proyectos de ley remitidos por el senado, a los efectos del artículo doce de la ley de relaciones
            Page 888
            Page 889
            Page 890
            Page 891
        Efectos del artículo diez y ocho de la ley de relaciones
            Page 892
            Page 893
        Proyectos de ley de la cámara resueltos por el senado
            Page 894
            Page 895
            Page 896
            Page 896a
        Proyectos de ley del senado resueltos por la cámara
            Page 897
        Proyectos de ley del senado pendientes de resolución en la cámara
            Page 898
        Proyectos de ley de la cámara pendientes de resolución en el senado
            Page 899
            Page 900
        Datos pendientes de envío por el ejecutivo
            Page 901
        Datos remitidos por el ejecutivo
            Page 902
        Proyectos de ley elevados al ejecutivo por la cámara
            Page 903
            Page 904
            Page 905
        Proyectos de ley devueltos por el ejecutivo
            Page 906
        Relación de las leyes promulgadas
            Page 907
            Page 908
            Page 908a
        Indice de las leyes promulgadas
            Page 909
            Page 910
        Leyes promulgadas
            Page 911
            Page 912
            Page 913
            Page 914
            Page 915
            Page 916
            Page 917
            Page 918
            Page 919
            Page 920
            Page 921
            Page 922
            Page 923
            Page 924
            Page 924a
            Page 925
            Page 926
            Page 927
            Page 928
            Page 929
            Page 930
            Page 931
            Page 932
            Page 933
            Page 934
            Page 935
            Page 936
            Page 937
            Page 938
            Page 939
            Page 940
            Page 941
            Page 942
            Page 943
            Page 944
            Page 944a
            Page 945
            Page 946
            Page 947
            Page 948
            Page 949
            Page 950
            Page 951
            Page 952
            Page 953
            Page 954
            Page 955
            Page 956
            Page 957
            Page 958
            Page 959
            Page 960
            Page 961
            Page 962
            Page 963
            Page 964
            Page 965
            Page 966
            Page 967
            Page 968
            Page 969
            Page 970
            Page 971
            Page 972
            Page 973
            Page 974
            Page 974a
            Page 975
            Page 976
            Page 977
            Page 978
            Page 979
            Page 980
            Page 981
            Page 982
            Page 983
            Page 984
            Page 985
            Page 986
            Page 987
            Page 988
            Page 989
            Page 990
            Page 991
            Page 992
            Page 993
            Page 994
            Page 995
            Page 996
            Page 997
            Page 998
            Page 999
            Page 1000
            Page 1001
            Page 1002
            Page 1003
            Page 1004
            Page 1005
            Page 1006
            Page 1006a
            Unnumbered ( 1029 )
            Page 1007
            Page 1008
            Page 1009
        Relación de los mensajes remitidos por el ejecutivo
            Page 1010
            Page 1011
            Page 1012
        Archivo : expedientes ingresados por legislaturas
            Page 1013
        Estado del archivo: copias mimiograficas
            Page 1014
        Cuadro estadístico de mociones, proposiciones de ley, enmiendas y votos particulares presentados por los señores representantes y debates en que han intervenido
            Page 1015
            Page 1016
            Page 1017
            Page 1018
            Page 1019
            Page 1020
            Page 1021
        Proyectos de ley vetados por el jefe del estado, desde la constitución de la república hasta la terminación del décimotercero período congresional
            Page 1022
            Page 1023
            Page 1024
            Page 1025
            Page 1026
            Page 1027
            Page 1028
            Page 1029
            Page 1030
            Page 1031
            Page 1032
            Page 1033
            Page 1034
            Page 1035
            Page 1036
        Proyectos de ley del senado pendientes de resolución en la cámara del cuarto al duodécimo período congresional
            Page 1037
            Page 1038
            Page 1038a
        Proyectos de ley de la cámara pendientes de resolución en el senado, del cuarto al duodécimo período congresional
            Page 1039
            Page 1040
            Page 1041
            Page 1042
            Page 1043
            Page 1044
            Page 1045
            Page 1046
            Page 1047
            Page 1048
            Page 1049
            Page 1050
            Page 1051
            Page 1052
            Page 1053
            Page 1054
            Page 1055
            Page 1056
            Page 1057
            Page 1058
            Page 1059
            Page 1060
            Page 1061
            Page 1062
            Page 1063
            Page 1064
            Page 1065
            Page 1066
            Page 1066a
            Page 1067
            Page 1068
            Page 1069
            Page 1070
            Page 1071
            Page 1072
            Page 1073
            Page 1074
            Page 1075
            Page 1076
            Page 1077
            Page 1078
            Page 1079
        Ayuntamientos creados o restablecidos por el congreso, desde la constitución de la república
            Page 1080
            Page 1081
            Page 1082
            Page 1083
            Page 1084
            Page 1085
            Page 1086
            Page 1087
            Page 1088
        Miembros de la mesa de la cámara de representantes: presidentes
            Page 1089
            Page 1090
        Vicepresidentes primeros
            Page 1091
            Page 1092
        Vicepresidentes segundos
            Page 1093
            Page 1094
            Page 1094a
        Secretarios
            Page 1095
            Page 1096
            Page 1097
            Page 1098
            Page 1098a
        Cuadro demostrativo del aumento de representantes por provincias
            Page 1099
        Ayuntamientos de la república : censo de población provincia de pinar del río
            Page 1100
            Page 1101
        Provincia de la habana
            Page 1102
            Page 1103
        Provincia de matanzas
            Page 1104
            Page 1105
        Provincia de santa clara
            Page 1106
            Page 1107
        Provincia de camagüey
            Page 1108
        Provincia de oriente
            Page 1109
            Page 1110
        Censo de población por provincias
            Page 1111
        Estado comparativo del aumento de población en la república
            Page 1112
        Secretarios de despacho del poder ejecutivo durante el período de gobierno del general gerardo machado y morales
            Page 1113
        Décimotercero congreso: señores representantes y senadores por povincias
            Page 1114
            Page 1115
            Page 1116
            Page 1117
            Page 1118
            Page 1118a
    Estadistica economica de la republica
        Page 1119
    Gobierno del presidente don tomás estrada palma
        Page 1120
    Gobierno provisional
        Page 1121
    Gobierno del presidente mayor general José Miguel Gómez
        Page 1122
    Gobierno del presidente mayor general Mario G. Menocal
        Page 1123
    Gobierno del. Presidente doctor Alfredo Zayas y Alfonso
        Page 1124
    Gobierno del general gerardo machado y morales
        Page 1125
    Estado de la recaudación del fondo especial de obras públicas
        Page 1126
    Deudas de la república : empréstitos realizados y cantidades pendientes de pago en el primer semestre de 1926 a 1927
        Page 1127
    Appendice
        A 1
        A 2
        A 3
        A 4
        Exposición de motivos
            A 5
            A 6
            A 7
            A 8
            A 9
            A 10
            A 11
            A 12
            A 13
            A 14
            A 15
            A 16
            A 17
            A 18
            A 19
            A 20
            A 21
            A 22
            A 23
            A 24
            A 25
            A 26
            A 27
            A 28
            A 29
            A 30
            A 31
            A 32
            A 33
            A 34
            A 35
            A 36
            A 37
            A 38
            A 39
            A 40
            A 41
            A 42
            A 43
            A 44
            A 45
            A 46
            A 47
            A 48
        Disposiciones generales
            A 49
            A 50
            A 51
        Disposiciones transitorias
            A 52
        Disposiciones para la aplicación del arancel
            A 53
            A 54
            A 55
            A 56
            A 57
            A 58
            A 59
            A 60
            A 61
            A 62
            A 63
            A 64
            A 65
            A 66
            A 67
            A 68
            A 69
            A 70
            A 71
            A 72
        Arancel de importacion
            A 73
            A 74
            A 75
            A 76
            A 77
            A 78
            A 79
            A 80
            A 81
            A 82
            A 83
            A 84
            A 85
            A 86
            A 87
            A 88
            A 89
            A 90
            A 91
            A 92
            A 93
            A 94
            A 95
            A 96
            A 97
            A 98
            A 99
            A 100
            A 101
            A 102
            A 103
            A 104
            A 105
            A 106
            A 107
            A 108
            A 109
            A 110
            A 111
            A 112
            A 113
            A 114
            A 115
            A 116
            A 117
            A 118
            A 119
            A 120
            A 121
            A 122
            A 123
            A 124
            A 125
            A 126
            A 127
            A 128
            A 129
            A 130
            A 131
            A 132
            A 133
            A 134
            A 135
            A 136
            A 137
            A 138
            A 139
            A 140
            A 141
            A 142
            A 143
            A 144
            A 145
            A 146
            A 147
            A 148
            A 149
            A 150
            A 151
            A 152
            A 153
            A 154
            A 155
            A 156
            A 157
            A 158
            A 159
            A 160
            A 161
            A 162
            A 163
            A 164
            A 165
            A 166
        Indice del arancel
            A 167
            A 168
            A 169
            A 170
        Apéndice : decreto 1594 de 1927
            A 171
            A 172
            A 172a
            A 173
        Decreto N° 51 de 1928
            A 174
            A 175
            A 176
            A 177
        Circular N° 14 de 1928
            A 178
            A 179
            A 180
        Circular N° 17 de 1928
            A 181
            A 182
            A 183
            A 184
        Convenio Comercial entre los gobierno -de Cuba y España: decreto 1660 de 1927, declarándolo en vigor
            A 185
            A 186
            A 187
            A 188
            A 189
            A 190
    Derecho internacional privado
        A 191
        A 192
        "Codigo bustamante," aprobado por la sexta conferencia internacional panamericana
            A 193
            A 194
            A 195
            A 196
            A 197
            A 198
            A 199
            A 200
            A 201
            A 202
            A 203
            A 204
            A 205
            A 206
            A 207
            A 208
            A 209
            A 210
            A 211
            A 212
            A 213
            A 214
            A 215
            A 216
            A 217
            A 218
            A 219
            A 220
            A 221
            A 222
            A 223
            A 224
            A 225
            A 226
            A 227
            A 228
            A 229
            A 230
            A 231
            A 232
            A 233
            A 234
            A 235
            A 236
            A 237
            A 238
            A 239
            A 240
            A 241
            A 242
            A 243
            A 244
            A 245
            A 246
            A 247
            A 248
            A 249
            A 250
            A 251
            A 252
            A 253
            A 254
            A 255
            A 256
            A 257
            A 258
            A 259
            A 260
            A 261
            A 262
            A 263
Full Text









Cy / a /ea








^aemmee e^^cw-czi- cz -^e-M-t e e'^ ^a-ni7' a t~e-ce-'ic aed e aa -

aweda2r ed as aD e Oced-o-

onto a do c4Catz~flWe/ edd wea dr i

sern one e4o a ie ~ acade eet d.



na c a1 tca aeode



afiwuac~^ e ai ^)/ 'L esda cot a- -
^y^/- ^ ^c ^yyL'^^/^C^ colt6/accbri-








REPUBLICAN DE CUBA







GAMArA DE REPRESENTANTES




DECIMOTERCERO PERIOD CONGRESSIONAL





MEMORIAL

DE LOS TRABAJOS REALIZADOS DURANTE LAS
CUATRO PRIMERAS LEGISLATURES DEL DE-
CIMOTERCERO PERIOD CONGRESSIONAL,
COMPRENDIDAS DEL CUATRO DE ABRIL DE
MIL NOVECIENTOS VEINTE Y SIETE AL TREIN-
TIUNO DE MARZO DE MIL NOVECIENTOS
VEINTE Y NUEVE


PRECEDIDA DE DOCUMENTS Y AN-
TECEDENTES HISTORICOS DE LA REVO-
LUCION DE INDEPENDENCIA Y DE LA
CONSTITUTION DE LA REPUBLICAN RE-
FORMADA EN MIL NOVECIENTOS VEINTE
Y OCHO. Y CON UN APENDICE EN QUE SE
INSERTA EL ARANCEL DE ADUANAS Y EL
CODIGO DE DERECHO INTERNATIONAL
SPRIVADO

TOMO DECIMOTERCERO

VOL. I






HABANA
IMP. P FERNANDEZ Y CA.
PI Y MARGALL 17
1929















Habana, 30 de Marzo de 1929.

Sr. President de la CAmara de Representantes y de la
Comisi6n de Gobierno Interior.
Honorable senior:
Cumpliendo lo dispuesto por esa Presidencia, se pu-
blica al terminar la Cuarta Legislatura, con la regulari-
dad de siempre, el tomo d6cimotercero de la Memoria de
]a Cdmara de Representantes.
No puede comprender este tomo todo el actual Perio-
do Congressional, que constarh de oeho legislatures, a fin
de armonizar el regimen de labor congressional con las dis-
posiciones de la Reforma de la Constituci6n de la Repi-
blica, que fija ahora por trienios la renovaci6n de este
Cuerpo y prorroga hasta mil novecientos treinta y uno la
que habria de realizarse en el entrante mes de Abril. Al
mantenerse en la Constituci6n el mismo sistema actual
,de dos legislatures en cada afio natural, los pr6ximos Pe-
riodos Congresionales constarAn de seis y la Memoria se
publicara eada tres afios. El siguiente volume habrA de
hacerse, sin embargo, en Abril de mil novecientos treinta
y uno, y comprendera las cuatro iltimas legislatures del
D6cimotercero Periodo.
Rindiendo un tribute de justicia a la gesti6n admi-
nistrativa de los miembros de su Mesa, la CAmara, por
unanimidad, les ratific6 su confianza en la sesi6n de ca-
torce de Noviembre de mil novecientos veintiocho, acor-
dando que continuasen en el desempefio de sus cargos has-
ta la renovaci6n de este Cuerpo en mil novecientos treinta
y uno.
En veintitr6s de Diciembre pr6ximo pasado, falleci6
en esta Ciudad, el .Secretario de la Camara senior Anto-
nio de la Guardia Montalvo, cuyas dotes de caballerosi-
dad y correcci6n conquistaron la simpatia y aprecio de to-
dos los miembros de este Cuerpo, que lament sinceramen-
te tan sensible perdida. En la vacant de Secretario fu6
elegido por unanimidad el senior Jos6 R. Cruells Reyes, que










desempefi6 ese cargo en el pasado Periodo Congresional.
Tambi6n por renuncia de los sefiores Manuel Plana Ro-
driguez del Rey y Vito M. Candia de Le6n, Primer Vice-
presidente y Secretario de la Camara, fueron elegidos,
respectivamente, en treinta de junior de mil novecientos
veintisiete, los sefiores Quintin George Vernot y Jose Al-
berni Yance.
De extraordinario interns por todos conceptos, es el
piesente volume de la Memoria, que califica esta Jefa-
tura como el mas important de todos los publicados, no
s6lo por las leyes fundamentals que contiene, sino tam-
bi6n por los multiples antecedentes de character hist6rico,
de consult y de orden econ6mico que en el mismo se in-
sertan.
Figuran en su comienzo, precedidos de un informed
en que se explican los motives de su publicaci6n, distintos
doeumentos referentes a la organizaci6n y finalidad
del Partido Revolucionario Cubano; las proclamas
dirigidas al pueblo de Cuba, conminindolo a la lu-
cha por la conquista de su libertad y explicando a las
demis naciones las circunstancias de ineludible necesi-
dad que imponian aquella determinaci6n, asi como los
prop6sitos que se perseguian al reclamar por la fuerza
de las armas el reconocimiento del derecho .de soberania
alcanzado por la sociedad cubana e inlitilmente impetra-
do en el campo de la doctrine, de la idea y de la justicia.
Aparecen despues, los documents que mediaron para la
intervenci6n en la guerra contra Espafia, de los Estados
Unidos de Norte Am6rica; los preliminaries de la paz,
hasta su concertaci6n en Paris, el diez de Diciembre de
mil ochocientos noventa y ocho; los manifiestos de las
Agrupaciones y del Gobierno de la Revoluci6n, exponien-
do al pais la situaci6n de aquellos organismos, ni recono-
cidos ni deseonocidos por el Gobierno de ocupaci6n al ce-
sar la soberania espafiola, y las aetas de entrega de la Is-
la y toma de posesi6n del Gobierno military. Luego se pu-
blica la Constituci6n de la Repfiblioa reformada en nue-
ve de Mayo de mil novecientos veinte y ocho.
DespuBs de la labor parlamentaria, durante las cua-
tro legislatures, se inserta un Apindice, con la Exposiei6n












de Motivos de la Comisi6n TWcnica Arancelaria y el Aran-
cel de Aduanas en vigor desde diecinueve de Octubre de
mil novecientos veintisiete, media que constitute el mas
seguro paso haeia nuestra positive independencia econ6-
mica y que represent la obra culminate de los dos Po-
deres directors de la Naci6n. Y al final de dicho Ap6n-
dice, aparece el "C6digo Bustamante", de Derecho In-
ternacional Privado, que aceptaron los representantes de
las Naciones que concurrieron a la Sexta Conferencia
Panamericana a nombre de sus Gobiernos, y que ya rige
en nuestra Republica, en relaci6n con las de Panama, Re-
piiblica dominicana, Peri, Brasil y Nicaragua. Dicho 06-
digo, es un timbre de gloria para la naci6n eubana que lo
propuso por mediaci6n de su autor, el eminente interna-
eionalista doctor Antonio Sanchez de Bustamante, y en-
cierra la conquista fecunda del derecho individual en
concordancia con el derecho colectivo de las naciones, inm-
cando en el mundo la prueba mas efeetiva de la tenden-
cia general hacia la universalidad del derecho ciudadano.
Tambi6n se incluyen, ademas de los cuadros compa-
rativos del Presupuesto y el estado eeon6mioo de la Na-
ci6n, varias estadisticas de la importaci6n y exportaci6n
en la Repuiblica, y su comereio con los otros pueblos, y nn
studio especial de la situaci6n de la industrial azucarera.
Multiple ha sido la labor de la CAmara en las cuatro
primeras legislatures de este Periodo, y alcanza no sola-
mente a la aprobaci6n de las distintas leyes que a ellas
correspondent, sino tambi6n al studio, en comisiones, de
otros fundamentals problems de inter6s pdblico.
11.-.--ii especial menci6n en este fltimo aspect, la
Comisi6n de Justicia y C6digos y la Comisi6n Especial
designada para el studio de nuestros problems econd-
micos y especialmente el de la industrial azuaarera. Apro-
bada por la Camara la Moci6n de los sefiores Zaydin N
otros, disponiendo que dicha primera Comisi6n redacte
un informed sobre un Proyecto de C6digo Penal, a fin de
inaugurar las sesiones en el nuevo edificio del Congre.o,
discutiendo dicho asunto, comenz6 sus trabajos invitando
a todas las personas que en la Repfiblica se han distin-
guido por sus studios en esa material, para que concu-












rriesen a exponer su eriterio, y utilizando el propio Sa-
16n de Sesiones de este Cuerpo, ha celebrado distintas
reuniones, oyendo a los ..,,.,,.,-- conferencistas que concu-
rrieron. El detalle de la labor, apareee en sus t, .1. i,,
correspondientes a la Cuarta Legislatura.
La Comisi6n Especial para el studio de los proble-
mas econ6micos y especialmente el de la industrial azuca-
rera, fu6 elegida a Moci6n de los sefiores Castellanos y
otros, y la integran el Presidente de la Camara, los lea-
ders de los Partidos Politicos, los Presidente, de Comi-
siones Permanentes, los autores de Proposiciones de Ley
en relaci6n con esas materials y diez 1',w,-:, Representan-
tes. La Comisi6n ha venido reuniendose los mi6reoles de
cada semana, de cinco a site de la tarde, y a sus sesiones
han concurrido las personalidades, entidades y corpora-
ciones que mas directamente conocen el problema en es-
tudio, exponiendo sus apreciaciones y razonamientos. Di-
chos informed constituyen aetualmente un interesante
volume, y representan la mis acertada fuente de estu-
dio para la confecci6n del Proyeeto de Ley que habrd de
redaetarse. En el capitulo de Comisiones E'.:'.;.,, co-
rrespondiente a la Cuarta Legislatura se inaerta un ex-
tracto de sus acuerdos, y se publican ademtnis distinto,
trabajos estadisticos dispuestos por la misma.
Convocada la CAmara a sesi6n extraordinaria, en tres
de Octubre de mil novecientos veinte y site, eoncurri6
ella el Honorable Presidente de la Repfblica, y ley6 a es-
to -Cuerpo, por primer vez en nuestros anale- republica-
nos, su Mensaje interesando la adopei6n de medidas cir-
cunstanciales que remediasen la situaci6n de la industrial
azuearera. Leido el M.wn-,,i.. expuso verbalmente su cri-
terio sobre este problema, declarando la confianza que
abrigaba en cuanto a la cooperaci6n de la C(imara. Esta
aprob6 en dicha sesi6n la Ley reclamada.
El dia trece de Marzo de mil novecicnios veinte y
ocho, recibi6 la CAmara en acto solemne, a los sefiores
miembros del VII Congreso de la Prensa Latina, reunido
en la Habana.
Durante los meses de Abril y M.i, de rail noveeien-
tos veinte y oeho, se reuni6 en el edificio de la Cimara











la Segunda Convenci6n Constituyente de la Repfblica,
la que aceptando el galante ofrecimiento de esa honora-
ble Presidencia rindi6 su labor utilizando las oficinas y
e! personal de este Cuerpo; y a esa media, que permiti5
a aquella Asamblea disfrutar el beneficio de una orga-
nizaci6n ya eneaminada y perfect, como la imprimida a
nuestros servicios administrativos, se debi6 en gran par-
te la prontitud con que realize su cometido. Sin demorar
los trabajos correspondientes a la Clmara, cada dependen-
cia prest6 sus servicios como si se tratase de este propio
Cuerpo, y al finalizar su labor la Convenci6n, fu6 publi-
cado el Diario de Sesiones, que mereei6 el elogio pfiblico,
por la rapidez y minuciosidad con que fu6 confeccionado.
Tambien durante los dias diez, once y doce de Sep-
tiembre de mil noveeientos veinte y ocho, se reuni6 en este
edificio el Segundo Congreso Nacional de Municipios y en
los tres primeros dias de Marzo pr6ximo pasado, el Pri-
mer Congreso Notarial de la Repfiblica, cuyos organis-
mos, como la Convenci6n Constituyente, designaron Jefe
de Despacho al que suscribe.
La labor realizada por el personal de este Cuerpo Co-
legislador es digna de las mejores) alabanzas, tanto por cI
celo y actividad con que rindi6 su trabajo, como por as
capaeidad, ya comprobada en largos afios de servieios.
Satisfecha se siente esta Jefatura del bien ganado con-
cepto administrative de esta oficina, pero reconoce, en
justicia, que el cxito de su gesti6n lo debe exclusivamen-
te, tanto a ]a cooperaci6n del personal subalterno, como a
la confianza y franco apoyo de esa honorable Presiden-
cia, siempre dispuesta a contribuir con todo gu esfuerzo al
prestigio del Cuerpo que represent.
Son leyes importantes de este Periodo, las que se re-
lacionan. Primera Legislatura: reorganizando el Cuerpo
de Aviaci6n del Ejereito; reformando la Constituei6n de
la Repuiblica; estableciendo la forma en que se hart la
sustituei6n de los jueces; consagrando el segundo domin-
go de Mayo de cada afio, para rendir un tribute de venc-
raci6n y respeto a las madres; autorizando l3 Ejecutivo
para la venta de nueve millones de pesos en obligaciones
del Tesoro; eximiendo de derechos de practicaje a los bu-









ques de empresas cubanas, siempre que sus capitanes y
oficiales fuesen cubanos; estableciendo el retire maritime;
creando la Comisi6a Nacional de Propaganda y Defensa
del Tabaco Habano; creando la Comisi6n Nacional de De-
fensa del Azicar y estableciendo medidas relacionadas
con la zafra de la industrial azucarera y Ley de Presu-
puestos Generales de la Naci6n para el afio fiscal de 1927
a 1928. Segunda Legislatura: concediendo arnistia por
delitos y faltas contra el orden pbiblico, dafio a la propie-
dad y contra las personas, cometidos por obreros, estu-
diantes, patrons o sus empleados; declarando dia de fies-
ta national el 16 de Enero de 1928, sefialado para la
apertura de la Sexta. Conferencia Internacional Pan Ame-
ricana; dividiendo el Juzgado de Primera Instancia e Ins-
trucci6n de Giiines, en uno de Primera Instancia y otro
de Instrucci6n y elevando la categoria del Partido Judi-
cial de Pedro Betancourt. Tercera Legislatura: prohibien-
do el trabajo nocturno en las panaderias; estableciendo
determinados impuestos para combatir, con su product
la tuberculosis; coneediendo amnistia por delitos electo-
rales cometidos con ocasi6n de las tiltimas -lecciones; ra-
tificando el convenio celebrado entire los Seeretarios de
Obras Pfblicas y de Hacienda en representaci6n del Esta-
do y The Chase National Bank of the City of New York,
y por el cual obtuvo aquel un credito de cincuenta millo-
nes de pesos, para el pago de obras pfiblicas realizadas;
condonando las multas e impuestos que se adeudaban al
Estado y reorganizando el Departamento eneargado de la
administraci6n y cobranza de los mismos; modificando va-
rios articulos de la Ley Electoral, para de acuerdo con la
reform constitutional celebrar las eleeciones de primero
de Noviembre de mil novecientos veinte y oeho; enmen-
dando distintos preceptos de ]a Ley que autoriz6 la reali-
zaci6n de un plan general de Obras Piblicas, y la Ley de
Presupuestos Generales de la Naci6n para el afio fiscal
de mil novecientos veinte y ocho a mil novec!entos veinte
y nueve. Cuarta Legislatura: C6digo Notarial; dispo-
niendo la vigencia de la Ley que autoriz6 la revision de los
Aranceles de Aduana; modificando el articulo oehen-
ta y seis de la Orden noventa y dos de mil oehocientos no-









venta y nueve sore el re(urso de casa.ci6n; concedien-
do amnistia por delitos de caricter electoral cometidos con
motivo de las eleeciones filtimamentle eelebradas; estable-
ciendo el retiro y jubilacion de los Registraidores de !a
I'ropieda.d; facultando la elecci6n de los Gobernado-
res Provinciales cn periods consecutivos y autorizando
at Ejeeutivo para celebrar cvonvenios lbeneficiesos a low
intereses nacionales con la Compaiia de Mercados de
Abasto y Consmno de la ciudad de la Iabana.
Por la gran extension de este volume, i'u necesario
suprimir del mismo la inscrci6n de los Mensajes Prei-
denciales, los cuales, con autorizacion de esa Iresidencia
se publican, conjuntanente con la Aeoria, o n un It
especial.
Comprende el presented, ademAis de los antecedentes
ya relaeionados, los siguientes asuntos: convocatorias, cir-
culares y disposiciones de la Junta Central Electoral, e'
relacin con las eleceiones de primero de Noviembre de
mil noveeientos vei)te y seis; dictAiennes de la Comisi6n
Especial de Actas de la Cmlnara sore proclamacion de lo;
sefiores Representantes elegidos en dichos comicios; co-
nmnicaciones y documents relatives a dicha proclalna-
ei6n y aetas de constituci.ln de la Ci'kmara, hasta la desi'-
nacidn de la Mesa definitive; Mayoria de votos obtenidos
por los PIartidos Liberal, Conservador y Popular en las
eleceiones para Rlepresentantes de primero dc- Noviembre
(de mil novecientos veinte y seis; Estado demostrativo de
los votos obtenidos en las eleeeiones para Representantes,
ni los afios de mnil novecientos ocho, mil novwcientos die;',
mil iove(-ientos doce, rmil noveeientos- catorce, mil nove-
cientos diez y seis, mil novecientos diez y ocho, mil nove-
cientos veinte. mil novecientos veinte y dos, mil nove-
;entos v,'inte y enatro, y Iiil noveeientos veinte y seis,
por el J'artido Liberal; Estado demostrativo de los votos
obtenidos en las elecciones iara Representantes, en diihos
afios. por. el Partido Conservador Nacional; Mayoria d,
votos obtenida por el Partido )Popular Cubano, en las
elecciones para Representantes de ilil novecientos veinto
a mil novecientos veinte y seis, en las provincias en que
obtuvo representacion: filiaii in political, po:' provincia'i,










de los sefiores Representantes; Cuadro estadistico de los
sefiores Representantes natives de la provincia que repre.
sentan, de otras provincias o de ninguna de la Repfiblica;
Cuadro estadistico de los habitantes ,de cada provincia, los
Representantes que correspondent a cada una y las mayo-
rias y minorias obtenidas por los Partidos Politicos en
las elecciones verificadas en mil novecientos ocho, mil n,-
veeientos ,diez, mil novecientos doce, mil novecientos ca-
torce, mi] novecientos diez y seis, mil novecicntos diez y
oeho, mil novecientos veinte, mil novecientos veinte y dos,
mil novecientos veinte y cuatro y mil noveeientos veinte
y seis; Candidatos a Representantes que correspondent per
Provincia, Representantes que cesan, continfan y comien-
zan el primer lunes de Abril de mil novecientos treinta
y uno; Representantes que cesan el primer lunes de Abril
de mil novecientos treinta y tres; Comisiones Permanen-
tes a que pertenecen los' sefiores Representantes y Ai ,,i,' i
y Minoria de los Partidos Politicos en las Comisiones Per-
manentes.
Cada Legislatura, abarca las materials siguientes: In-
forme del Jefe de Despaeho, sobre los. asuntos que se
tramitaron; Mesa de ]a CAmara; -.,'!..r.- Representantes;
Comisiones Permanentes; Mociones presentadas y resuel-
tas; Mociones presentadas y pendientes de resolucidn;
P'roposiciones de Ley presentadas; Proyectos de Resolu-
ci6n; Acuerdos adoptados por las Comisiones Permanen-
tes; Comisiones Mixtas del Congreso; Proyectos de Ley
redactados por las Comisiones Permanentes; Comisiones
Especiales; Estado demostrativo de los trabajos realizados
por las Comisiones; Acuerdos adoptados por la Camara;
Estado demostrativo de las sesiones; Cuadro Estadistico
de los Debates; Proposiciones y Proyeetos de Ley remiti-
dos por el Senado a los efectos del articulo doce de la Ley
de Relaciones; Proyectos de Ley reniitidos por el Senalo
a los efectos del articulo diez y oeho de la Ley de Rela-
ciones; Proyectos de Ley de la CAmara, remitidos al Se-
nado a los efectos de dieho articulo; Proyeetos de Ley
del Senado resueltos por la CAmara; Proyeetos de Ley
de ]a Camara resueltos por el Senado; Proyeetos de Ley
del Senado pendientes de resoluci6n en la CAmara; Pro-
yectos de Ley de ]a CAmara pendientes de resoluei6n en










el Senado; Datos remitidos por el Ejecutivo; Datos pen-
dientes de envio por el Ejecutivo; Proyectos de Ley el--
vados al Ejecutivo por la CAmara y por el i-enado; Pro-
yectos de Ley objetados por el senior Presidente de la Re.
pidblica; Leyeo, promulgadas y rela.ci6n de los M.-n- .es
Presidenciales.
Al final del volunen, se insertan los siguientes asun-
tos: Cuadro Estadistico de Mociones, Proposiciones de
Ley, Enmiendas y Votos Particulares presentados por los
sefiores Representantes y debates en que han intervenido;
Proyectos de ley vetados por el Jefe del Estado, desde la
constituci6n de la Repuiblica hasta la terminaci6n del De-
cimotercero Periodo Congresional; Proyectos de Ley del
Senado, pendientes de resoluci6n en la Camara, del Cuar-
to al Duod6cimo Periodo Congresional; Proyectos de ley
de la CAmara, pendientes de resoluci6n en el Senado, del
Cuarto al Duod6cimo Periodo Congresional; Miembros de
la Mesa de la Camara de Representantes, Presidentes, Vi-
cepresidentes primeros, Vicepresidentes segundos y Secre-
tarios: Ayuntamientos creados o restablecidos por el Con-
greso desde la constituci6n de la Repliblica; Representan-
tes Suplentes para el DBcimotercero y D6cimoeuarto Pe-
riodo Congresional, correspondientes a la eleccei6n de pri
inero de Noviembre de mil noveeientos veinte y seis; Cua-
dro demostrativo del aumento de Representantes por pro-
vincias, a partir del primer Periodo Congresional; Ayun-
tamientos de la Repuiblica; Censo de Pohlaci6n, de 1887 a
1920; Censo General de ]a Repfiblica, por provincial; Es-
tado comparative del aumento de poblaci6n en la Repi-
blica, de 1887 a 1920; Secretarios del despacho del Po-
der Ejecutivo, durante el period de Gobierno del Gene-
ral Gerardo Machado y Mlorales; DWeimotercero Congreso:
.Sres. Representantes y Senadores por provincias; Presu-
puestos de la NaeiOi : Cuadros que eomprend(n los ingre-
sos y los egresos, desde el primero de Enero de mil ocho-
cientos noventa y nueve en que ocup6 militarmente la
Isla el Gobierno de los Estados Unidos de Am6rica, hasta
el ailo en curso; Recaudacidn del Fondo Especial creado
por la Ley General de Obras PNiblicas; Cuadro iCompara-
tivo de los presupuestos generals de la Naci6n, en que se
especifican las cantidades calculadas por el Ejecutivo y










las aprobadas por el Congreso; Cuadro eomparativo de las
cantidades destinadas en las leyes de presupuestos para
personal, material o servicios, obras p6blicas e interests
y amortizaci6n de la. Deuda Interior y Exterior. Den-
das de la Repfiblica: Empristitos realizados, expresAn-
dose la cantidad nominal por la que fu6 contratado, efec-
tivo obtenido, intereses, banqueros que realizaron la ope-
raci6n, eantidad pendiente de pago en el primer semestre
de 1''- a 1929 y fecha de su vencimiento.
Oportunamente fu6 publicado el sexto tomo del Indi
ce Legislative, que comprende los Periodos Congresiona-
les Und6cimo y Duodkeimo, encontrandose al dia esta uti-
lisima obra en la que se inserta la legisla,ci6n de la Repi-
blica; un cuadro demostrativo de las feehas ei que so
aprobaron por ambos Cuerpos Colegisladoref y sanciona-
ron las eyes de esos Periodos, y los sumarios de las sOesio-
nes celebradas por la Camara.
De Ud. respetuosamente,
Rafuel lMorales,
Jefe de Despacho.
























(tu


DR. RAFAEL GUAS INCLAN
President de la C&mara de Representantes




























Camara de Representantes





ANTECEDENTES Y DOCUMENTS QUE SIRVIERON DE
BASE AL PARTIDO REVOLUCIONARIO CUBANO QUE PRE-
PARO Y MANTUVO LA GUERRA DE INDEPENDENCIA;
MANIFIESTOS LANZADOS AL PAIS, EXPLICANDOLE EL
CHARACTER Y FINALIDAD DE LA REVOLUTION; INTER-
VENCION DEL GOBIERNO DE LOS ESTADOS UNIDOS DE
NORTE AMERICA EN LA GUERRA CONTRA ESPARA; PRE-
LIMINARES DE LA PAZ; TRATADO ENTIRE LOS ESTADOS
UNIDOS Y ESPANA, CONCERTANDOLA; ENTREGA DE LA
ISLA Y TOMA DE POSESION DEL GOBIERNO MILITARY
AMERICANO



















Habana, Marzo de 1929.


Sr. President de la Camara de Representantes y de la
Comisi6n de Gobierno Interior.

Honorable senior:

Fuente feennda de ilustraci6n para la Historia y
ejemplo admirable de patriotism y desinter6s para las
futuras generaciones, son sin duda los antecedentes de
organizaci6n y finalidad del Partido Revolueionario Cu-
bano que prepare y mantuvo la Guerra de Independen-
cia; las proclamas y douinmentos que se lanzaron al pue-
blo de Cuba haeihndolo vibrar de entusiasmo por la Li-
bertad; las resolueiones del (Gobierno Americano en fa-
vor de la causa de Cuba libre; log escritos de las Canei-
llerias concertando la paz que trajo como secuela nuestra
soberania y las actas de entrega de la Isla y toma de po-
sesi6n del Gobierno Militar, por deleogacin dfi Presidente
de los Estados Unidos.
Dificil result en la. actualidad la obtenei6n de todos
esos doumentos de inapreciable valor hist6rico, cuyas eo-
pias se conservan en los archives nacionales, y puede ase-
gurarse que una gran mayoria de la present generaci6n
ios deseonocoe on absolute, cuando por e ceontrario, debie-
ra propenderse a su divulgaciOn com0o la mis efectiva
Inuestra doe enseianza civiea para nuestra iuventud.
El Senado de la Republica, en el primer volume de
sin Mlemoria, publicada el afio de mil novecicntos diez y
ocho, insert todos esos documents, y ese important
trabajo, por siu valioso contenido, se agot6 tan rapida-
mente quo no se encuentra ni en las Biblioteeas de ambos
Cuerpos Colegisladores.
I'or osa razon ha ertinmado esta -lefatura de un inte-
res extraordiinario el reproducirlos en la present Memo-
ria de la CA(mara.
Ley&nddolos, el espiritu sc sublima y nos sentimos im-
pregfl'ndos del (ulce romanticism que embargaba en
aquellos tiempos el alma cubana. El amor a la Patria
libre despierta en nuestros corazones al magico llama-
miento de la prosa admirable de Marti, contenida on el
eolebre Malnil..i.. de Montecristo. C6mo so comprende










entonces la portentosa capacidad de aquel Ap6stol de ]as
multitudes para conducirlas cieganmente a hI conquista del
ideal que forjara su mente prodigiosa, henehida de ideas
de justieia, libertad y patriotism. Sus ideates, sus pro-
p6sitos, la concepei6n de los problems de la revolnci6n
quo se iniciaba y el l..-.!r.-j.i de ]as Itil h... i que
habrian de surgir at 'e6ontituirse (Cuba en Nari6n. iide-
pendiente, aparecen tan elaramente esbozados, que sin es-
fuerzo de voluntad se Ilega a la mis complete percepeij'n
de su ii idl.1I 11I Aquella irresistible atracci6n que oaa-
sionaba su verbo o',-,:,,i. e impetuoso, pareec que emai:a
tambi6n de los parrafos in.i .,i!.,,. de su prosa, que Ie-
ga a nosotros como torrente de ideas que luchan por no
quedarse en el cerebro que las inspire.
El eubano, al reimemorar aquel pasado glorioso, sienr
te ,el orgullo de sus grandezas espirituales. Logrados !)s
ideals de Marti tras ?ruentos sacrificios y heroicidades,
estamos en el amino de la grandeza material de la Pa-
tria. Y cabe a este Honorable Congreso, como digno eje-
cutor de las ansias de independencia, libertad y engran-
decimiento que dominaban al Ap6stol sublime, la satisfac-
ci6n de haber contribuido, en la ,- I I dispositiva en que
se desenvuelve su acci6n, a que pueda el cutano, en ]a
realidad de la vida, sentirse tambiti orgulloso dc su ',-
pacidad civic para tan altos empefios.

JRAFA d l)eLspaLro.
Jefe d, Despacho.
















INDICE DE LOS DOCUMENT QUE SE INSERTAN

ASUNTOS PAGINAS

Partido Revolucionario Cubano:
Bases de organization .. . 19
Estatutos secrets 21
Manifiesto de Monte-Cristi, declarando las cau-
sas finalidades y procedimientos de, la Re-
voluci6n .. 25
Instrucciones para el alzamiento, comunicadas
al Delegado senior Juan Gualberto G6mez 33
Intervenci6n de los Estados Unidos de Am6rica:
M,.-,lie del Presidente Mac Kinley al Congre-
so de su Naci6n, solicitando autorizaci6n pa-
ra intervenir en el problema de Cuba 35
Resoluei6n Conjunta del Congreso Americano
de aenerdo con el Mensaje anterior 50
Documentos de las Cancillerias al ser inminente la
declaraci6n del estado de guerra
Telegramas cursados entire las Secretarias de
Estado de ambos paises y sus respectivos Em-
bajadores, en Washington y Madrid 51
Preliminares de la paz:
Telegramas del Ministerio de Estado de Espt-
fia al Eil.:1 iador de dicha Naci6n en Paris,
para que se recabase del Gobierno Frances
la autorizaci6n necesaria a fin de que el Em-
bajador de aquella Na(i6n en Washingtou
pudiese representar al Gobierno Espafiol an-
te el de los Estados Unidos de America, en
las negociaciones preliminaries de la Paz; do-
cumentos que mediaron para la firma (el
Protocolo en que se estipularon las bases del
future Tratado de Paz y se eoneert6 la
suspension de hostilidades 54
Concertaci6n de lai paz:
Tratado Fuscrito en Paris por los Plenipoten-
ciarios (ie amlas Naciones 81












ASUNTOS PAGINAS

Manifiestos al Pueblo de Cuba
Manifiesto del General BartolomB Mas6, Presi-
dente de la Repfiblica, a los habitantes de
territories cubanos no ocupados afin por las
Fuerzas del Ej6rcito Libertador .. 87
Manifiesto de los Eiii.l.., Revolucionarios
Cubanos al Pueblo de Cuba . .. 100
Proclama al Pueblo Cubano y al Ej6rcito Li-
bertador, del Generalisimo Miximo G6mez. 105
Entrega de la Isla:
Declaraciones del General del Ej6rcito Espa-
fiol Adolfo Jimenez Castellanos, en los mo-
mentos de entregar el Gobierno de la Isla de
Cuba, al Mayor General John P. Brooke,
Jefe de la Divisi6n de Cuba del Ejereito
Norteamericano . 106
Contestaci6n del General Brooke 106
Alocuei6n del Mayor General Brooke al Pueblo
de Cuba, al hacerse cargo del Gobierno 107















PARTIDO REVOLUCIONARIO CUBANO

BASES DE ORGANIZATION Y FINALIDAD Y ESTATUTOS SECRETS

ARO 1892

I

El Partido Revolucionaxio Cubano se constitute
para lograr con los esfuerzos reunidos de todos los hom-
bres de buena voluntad, la independencia absolute de la
Iila de Cuba y fomentar y auxiliary la de Puerto Rico.

II

El Partido Revolucionario Cubano no tiene por ob-
jeto precipitar inconsideradamente la Guerra de Cuba, ni
lanzar a toda costa al Pais a un movimiento mal dispues-
to y discorde, sino ordenar, de acuerdo con cuantos ele-
eientos vivos y honrados se le unan, una guerra generosa
y breve encaminada a asegurar en la paz y el trabajo la
felicidad de los habitantes de la Isla.

III

El Partido Revolucionario Cubano reuniri los ele-
mentos hoy existentes y allegard, sin compromises inmora-
les con pueblo u hombre alguno, cuantos elementos nue-
vos pueda, a fin de fundar en Cuba por una guerra de es-
piritu y mrtodo republican, una naci6n capaz de asegu-
rar la dicha durable de sus hijos y de eumplir en la vida
hist6rica del Continente, los deberes que su situaci6n geo-
grkfica le sefialan.

IV

El Partido Revolucionario Cubano no se propone per-
petuar en la Repiblica Cubana, con forms nuevas o con
alteraciones mhs aparentes que esenciales, el espiritu au-
toritario y la composici6n burocrAtica de la Colonia, sino
fundar en el ejercicio franco y cordial de las eapacidades









legitimas del homibre, un pueblo nuevo y de sincera de-
mocracia, capaz de veneer por el orden del trabajo real y
el equilibrio de las fuerzas sociales los peligros de la liber-
tad repentina en una sociedad compuesta para la escla-
vitud.
V
El Partido Revolucionario Cubano no tiene por obje-
to llevar a Cuba una agrupaci6n victoriosa que consider
la Isla como su presa y domino, sino preparer con cuan-
tos medios eficaces le permit la libertad del extranjero,
la guerra que se ha de haeer para el decoro y bien de to-
dos los eubanos, y entregar a todo el Pais la patria libre.

VI
El Partido Revolucionario Cubano se establece para
fundar la Patria una, cordial y sagaz, que desde sus tra-
bajos de preparaci6n y en cada uno de ellos, vaya dispo-
ni6ndose para salvarse de los peligros internos y externos
que la amenacen, y sustituir el desorden econ6mico en
que agoniza con un sistema de hacienda piblica que abra
a su pais inmediatamente a la actividad divers de sus ha-
bitantes.

VII
El Partido Revolucionario Cubano cuidarA de no
atraerse, con heeho o declaraci6n alguna indiscreta duran-
te su propaganda, la malevoleneia o suspicacia de los pue-
blos con quienes la prudencia o el afecto aconseja o impo-
ne el mantenimiento de relaciones cordiales.

VIII

El Partido Revolucionario Cubano tiene por prop6-
sitos concretos los siguientes:
1 Unir en un esfuerzo continue y comfin la aeciSn
de todos los eubanos residents en el extranjero.
2? Fomentar relaeiones sinceras entire los factors
hist6ricos y politicos de dentro y fuera de la Isla, que pue-
dan contribuir al triunfo rkpido de la guerra y a la ma-
yor fuerza y eficacia de las instituciones que despues de
ella se funden y deben ir en germen en ella.
3? Propagar en Cuba el conocimiento del espiritu y
los m6todos de la Revoluci6n y congregar a los habitantes
de la Isla en un nimo favorable a su victoria, por me-
dios que no pongan innecesariamente en riesgo las vidas
cubanas.










4 Allegar fondos de acci6n para la realizaci6n de
su program, a la vez que abrir recursos continues y nu-
merosos para. la guerra.
5 Establecer discretamente con los pueblos amigos
relaciones que tiendan a acelerar con la menor sangre y
sacrificios posibles, el 6xito de la guerra y la fundaci6n
de ]a nueva Republica indispensable al equilibrio ame-
ricano.

IX

El Partido Revolucionario Cubano se regird conform
a los estatutos secrets que acuerden las organizaciones
que lo fundan.

ESTATUTOS SECRETS DEL PARTIDO REVOLU(CTONARIO
CUBANO

Articulo I.-El Partido Revolucionario Cubano se
compone de todas las asociaciones organizadas de eubanos
independientes que acepten su program y cumplan con
los deberes impuestos en 61.
Articulo II.-E1 Partido Revolucionario Cubano fun-
cionarA por medio de las asociaciones independientes, que
son la base de su autoridad; de un Cuerpo de Consejo
constituido en cada localidad, por los Presidentes de to-
das las asociaciones de ella y de un delegado y tesorero
electo anualmente por las asociaciones.
Articulo III.-Los deberes de ]as asociaciones son:
1 Adelantar por toda especie de trabajo, los fines
generals del Programa del Partido, y realizar las tareas
especiales que la ocasi6n, o los recursos y situaci6n de ea-
da localidad hiciesen necesario, y de las euales seran ins-
truidos por sus Presidentes, miembros del Consejo.
2 Allegar, y tener bajo su custodia, los fondos de
*guerra.
39 Contribuir, por la cuota fija que las necesidades
crecientes imponen, y por los medios extraordinarios qne
sean posibles, a los fondos de acci6n.
4? Unir y disponer para la acei6n, dentro del pen-
samiento general, por la atracci6n y la cordialidad, cuan-
tos elements de toda especie le sean allegables.
5 Impedir que se desvien de la obra comfun los ele-
mentos revolueionarios.
60 Recoger, y poner en conocimiento del Delegado
por medio del Cuerpo de Consejo, todos los datos que ]e
puedan ser fitiles para la organizaci6n revolucionaria den-
tro y fuera de la Isla.









Articulo IV.-Los deberes del Cuerpo de Consejo
son:
19 Fungir de intermediario continue entire las aso-
ciaciones y el Delegado.
2? Aconsejar y promover cuanto conduzca a la obra
unida de las asociaciones y de la localidad.
39 Aeonsejar al Delegado los recursos y m6todos
que las asociaciones sugieran, o sugieran los Presidentes
reunidos en el Cuerpo de Consejo.
4 Examinar y autorizar las eleceiones de cada. lo-
calidad.
59 Dar noticia quincenal al Delegado dp los traba-
jos de las asociaciones o indicaciones del Cuerpo de Con-
sejo, y exigir del Delegado cuantas explicaciones se re-
quieran para el mejor conocimiento del espiritu y meto-
dos con que el Delegado cumpla con su eneargo.
Articulo V.-Los deberes del Delegado son:
1 Procurar por cuantos medios quepan, la realiza-
ei6n, sin atenuaei6n ni demora, de los fines del program.
2 Extender la organizaci6n revol.uionaria en el ex-
terior y muy principalmente en el interior, y proeurar el
aumento de los fondos de guerra y de acci6n.
39 Comunicar a los Cuerpos de Consejo cuantas no-
ticias y encargos se requiera a su juicio para la eficacia
de su cooperaci6n en la obra general.
49 Disponer eeon6micamente de los condos dc ac-
ci6n que se alleguen y de que el Tesorero es Depositario
responsible.
59-Hacer visar por el Tesorero todos los pagos del
fondo de acci6n, y en caso de guerra todos los pagos que
se hubieran de baoer por los servicios que por su natu-
raleza general recayesen en sus manos.
6? Arbitrar todos los recursos posibles de propagan-
da y publieaci6n y de defense de las ideas: revolucionarias
y mantener los elements que allegue en la disposici6n
mis favorable a la guerra inmediata que fuere possible.
79 Rendir cuenta annual, con un mes por lo menos
de anticipaci6n a las nuevas eleeeiones, de los fondos de
acci6n que hubiese recibido y de su empleo y-caso de
guerra-de los fondos que le hubiese cumplido emplear.
Articulo VI.-Los deberes del Tesorero son:
19 Visar todos los pagos que el Delegado autorice.
2? Llevar las cuentas de los fondos recibidos y de
su distribuei6n.
39 Responder de los fondos que por el Delegado se
le entreguen en dep6sito.









47 Rendir, en uni6n del Delegado, cuenta annual
de la inversi6n y estado de los fondos.
Articulo VII.-Cada Cuerpo de Consejo elegird un
President y un Secretario que recibiran y distribuiran,
entire los Presidentes de las Asociaciones, las comunicacio-
nes del Delegado y autorizaran las comunicationes que los
Presidentes de las Asociaciones deseen dirigir al Dele-
gado.
Articulo VIII.-Caso de vacant de un Presidente
de organizaci6n entrara a llenarla el que result electo
President.
Articulo IX.-Caso de muerte o desaparici6n del
Delegado, el Tesorero lo pondrA en comunicaci6n inme-
diata de los Cuerpos de Consejo, para proceder sin de-
mora a nueva elecci6n.
Articulo X.-Caso de que un Consejo ereyera por
mayoria de votos inconvenient la permanencia del De-
legado en su encargo, tendra derecho de dirigirse a los de-
mAs Cuerpos de Consejo exponi6ndoles su opinion fun-
damentada, y el Delegado se considera.r depuesto, si asi
lo declaran los votos de todos los Cuerpos de Consejo.
Articulo XI.-Caso de career un Consejo por mayoria
de votos convenient alguna supresi6n o adici6n al plan
y estatutos, pedira al Delegado que proponga la reform
a los demas Cuerpos, y el Delegado, una vez acordada,
estara a ella.
Articulo XII.-No podra votar en las elecciones
anuales de Delegado y Tesorero, sino la asociaci6n que
cumpla con los deberes del plan y los estatutos, y cuente
por lo menos veinte socios conocidos y aetivos.
Articulo XIII.-Cada Asociaci6n tendri un voto
por cada grupo de veinte a eien miembros.

PARTIDO REVOLUCIONARIO CUBANO

DELEGATION

En virtud de propuesta hecha a los Cuerpos de Con-
sejo de este Partido a iniciativa del de Key West, quedan
modificados los Estatutos secrets en la siguiente forma:
"El Partido Revolueionario reconoce desde esta fe-
cha como Jefe Delegado inico del mismo al Representan-








24

te official de la Repfiblica de Cuba en los Estados Unidos,
responsible de sus actos ante el Gobierno que lo ha nom-
brado."
En su consecuencia queda suprimida la elecci6n de
Delegado por el Partido, pero no la de Tesorero, la cual
seguirA haci6ndose como hasta. ahora.
ToMAs ESTRADA PALMA.
New York, 1 de abril de 1896.













EL PARTIDO REVOLUCIONARIO CUBANO A CUBA
MANIFESTO DE MONTECRISTI, DECLARANDO LAS CAUSES, FINALIDADES
Y PROCEDIMIENTOS DE LA REVOLUTION.
La Revoluci6n de Independencia, iniciada en Yara
deapu6s de preparaci6n gloriosa y cruenta, ha entrado en
Cuba en un nuevo period de guerra, en virtud de orden
y acuerdos del Partido Revolucionario en 3el -ll .L iero
y en la Iila, y de la ejemplar .,- -.,1 ;.i en 61 de to-
dos los elements consagrados al saneamieloto y emanci-
pacion del Pais, para bien de Amnrica y del mundo; y
los Rtpresentantes electos de la Revoluci6n que hoy se
confirm reconocen y acatan su deber-sin usurpar el
acento y las declaraciones s6lo propia, de la majestad de
la Republica constituida-de repetir ante la Patria, que
no se ha de ensangrentar sin raz6n, ni sin just esperan-
za de triunfo, los prop6sitos precisos, 1,l; .. del juicio y
agenos a la venganza, con que se ha compu'sto y llega-
rA a su victoria rational, la guerra inextinguible que hoy
lleva a los combates, en conmovedora y prltuente demo-
cracia, los elements todos de la sociedad de Cuba.
La guerra no es, en el concept sereno de los que afin
hoy la representan, y de la revoluci6n pfibliea y respon-
sable que los eligi6, el insano triunfo de un partido cu-
bano sobre otro, o la humillaci6n *.iiI;'-i. de un grupo
equivocado de cubanos; sino la demostraci6n solemne de
la voluntad de un pais harto probado en la guerra ante-
rior para lanzarse a la ligera en un conflict solo termi-
nable por la victoria o el sepulero sin causes bastantes
profundas para sobreponerse a las cobardias humans y
sus various disfraees, y sin determinaci6n tan respectable
para ir firmada por la muerte que debe imponer silencio
a aquellos cubanos menos venturosos que no se sionten
poseidos de igual fe en las capacidades de sa pueblo ni
de valor igual con que emanciparlo de su servidumbre.
La guerra no es Ia tentative caprichosa de una inde-
pendeneia mAs temible que ftil, que s6lo tendrian dere-
cho a demorar o condenar los que mostrasen la virtud y
el prop6sito de conducirla a otra miAs viable y segura y
que no debe en verdad apeteeer un pueblo que no la pue-
da sustentar; sino el product disciplinado de la reunion
de hombres enteros que en el reposo de la experiencia se
han delcidido a encarar otra vez los peligros que cono-
cen, y de la c,.a-'. I.:i i;.'n cordial de los cuhanos de mis










divers origen, convencidos de que en la conquista de la
libertad se adquiere mejor que en el abyecto abatimiento
las virtudes necesarias para mantenerla.
La guerra no es contra el espafiol que, en el seguro
de sus hijos y en el acatamiento a la patria que se gancn
podra gozar respetado, y aun amado de la libertad quo
s6lo arrollara a los que le salgan, imprevisores, al cami-
no. Ni del desorden ageno a la moderaci6n probada del
espiritu de Cuba, serA cuna la guerra; ni de la tirania.
Los que la fomentaron, y pueden ain Ilevar la voz, de-
claran en nombre de ella ante la Patria su limpieza de to-
do odio, su indulgencia fraternal para con los cubanos ti-
midos o equivocados, su radical respeto al decoro del hom-
tire, nervio del combat y cimiento de la '. pil, .1. su cer-
tidumbre de la actitud de ]a guerra para ardenarse de
modo que contenga la redenci6n que la I.~-l.i. la rela-
ci6n en que un pueblo debe vivir con los deinAs, y la rea-
lidad de la guerra es, y su fterminante vg91ntad de res-
petar, y hacer que se respete, al espafiol neutral y honra-
do, en la guerra y despu6s de ella, y de ser piadosa con
el arrepentimiento, e inflexible sl6o con el vieio, el crime
y la inhuianidad. En la guerra que se ha reanudado en
Cuba no ve la revoluei6n las eausas del jdbilo que pudie-
ra embargar al heroismo irreflexivo, sine las responsa-
bilidades que deben preocupar a los fundadores de pue-
blos.
Entra Cuba en. la gnerra con la plena seguridad, in-
aceptable s61o a. los cubanos scdentarios y pareiales de la
competencia de sus hijos para obtenor el trinnfo por la
energia de la revoluci6n pensadora y magnilima y de la
capacidad de los cubanos, eultivada en diez ailos primeros
de fusion sublime, y en las praeticas modernas del gobier-
no y el trabajo, para salvar ]a patria desde su raiz de
los desaeomodos y tanteos, necesarios al principio del si-
glo, sin comunicaciones y sin preparaci6n, en las repu-
blicas feudales y te6ricas de Hispano-America. Punible
ignoraneia o 'alevosia fuera d.esconocer las causes a, me-
nudo gloriosas y ya generalmente redimidas de los tras-
tornos americanos, venidos del error de ajustar a mol-
des extranjeros, de dogma inoierto o merea rlaci6n a sn
lugar de origen, la realidad ingenua de los praises que co-
nocian s61o de las libertades el ansia que las conquista, y
la soberania que se gana con pelear por ellas. La concen-
traciOn de la cultural mental literaria en las capitals; el
*err6neo apego de las repiblicas a las costumbres seio-
riales de la colonia; la creaci6n de caudillos rivals con-
siguiente al trato receloso e 'iU., I ii. de las comareas










apartadas; la conl7ici6n rudimenitaria te la inica indus-
tria agricola o ganadera; y el abandon y desd6n de la
fecunda raza indigena en las disputes de credo o locali-
dad que esas eausas de los trastornos en los pueblos de
Am6rica mantenian, no son de ninglin modo los proble-
mas de la sociedad eubana. Cuba vuelve a la guerra con
un pueblo demoeritico y culto, conoccdor celoso de su de-
recho y del ageno; o de cultural much mayor, en lo mAis
humilde de 61, que las masas llaneras o indias con que,
a la voz de los heroes primados de la emancipacion, so
mudaron de hatos en naciones las silenciosas colonies de
Ambrica; y en el crucero del mundo, al servicio de la gue-
rra y a la fundacion de la nacionalidad le vienen a Cuba,
del trabajo creado y conservador en los pueblos m6s hA-
biles del orbe, y del propio esfuerzo en la persecuci6n y
miseria del pais, los hijos lucidos, magnates o siervos, que
de la 6poca primera de acomodo, ya vencida, entire los
components heterogkneos de la naci6n cubana, salieron
a preparar o en la misma isla continuaron preparando,
con su propio perfeccionamiento, el de la nacionalidad a
que concurren hoy con la firmeza de sus personas labo-
riosas y el seguro de su educaci6n republican. El civis-
mo de sus guerreros; el enltivo y benignidad de sus arte-
sanos; el empleo real y modern de un nfimero vasto de
sus inteligencias y riquezas; la peculiar moderaci6n del
campesino sazonado en el destierro y en la guerra; el
trato intimo y diario, y rApido e inevitable unificaci6n de
las diversas seceioies del pais; la a.dmiraci6n reciproca de
lai virtues igualesi entire los eubanos que de las diferen-
cias de la esclavitud pasaron a la hermandad del sacrifi-
cio; y la benevoleneia y aptitud crecientes del liberto, su-
periores a los raros ejemplos de su desvio o encono,-
aseguran a Cuba, sin ilicita ilusi6n, un porvenir en que
]a, condiciones de asiento, y del trabajo inmediato de
un pueblo feraz en la repTiblica just, excederin a la di-
sociaci6n y pareialidad provenientes de la pereza o arro-
gancia que la guerra a veces cria, del reneor ofensivo de
una minoria de amos caida de sus privilegios; de la cen-
surable promura con que una minoria a.un invisible do li-
bertos deseontentos,-pudiera aspirar, con violaci6n fu-
nesta del albedrio y naturaleza humianos, al respeto so-
cial que sola y seguramente ha de venirles do la igualdad
probada en las virtues y talents; y de la sdibita despo-
S'"ln. en 'ran part de los pobladores letrados de las
ciudades, de la suntuosidad o abundancia relative qae
boy les viene de las gal'e.las inmnoralcs y ficiles de la co-
lonia, y de los oficios que ( labrhn de desapirecer con la










libertad. Un pueblo libre, en el trabajo abierto a todos,
enelavado a la boca del universe rico e industrial, susti-
tuird sin obstAculo, y con ventaja despu6s de una guerra
inspirada en la mns pura ..i ., y mantenida con-
forme a ella, al pueblo avergonzado done el bienestar
s6lo se obtiene a cambio de la complicidad expresa o ti-
cita con la tirania de los extranjeros menesterosos que la
desangran y corrompen. No dudan de Cuba, ni de sus
aptitudes para obtener y gobernar su independencia, los
que en el heroismo de la muerte y en el de la fundaci6n
callada de la patria, ven resplandecer de continue, en
grandes y en pequefios, las dotes de concordia y sensatez
s6lo inadvertibles para los que, fuera del alma real de su
pais, lo juzgan, en el arrogante concept de ai propios, sin
mids pode" de rebeldia y creaci6n que el que asoma timi-
damente en la servidumbre de sus quehaceres coloniales.
Do otro temor quisiera acaso valersle hoy, so pretex-
to de prudencia, la cobardia: el temor insensato, y jams
en Cuba justificado, a la raza negra. La revoluci6n, con
su carga de mArtires, y de guerreros subordinados y ge-
nerosos, desmiente indignada, como desmiente la larga
prueba de la emigraci6n y de ]a tregua de la Isla, la. ta-
cha de amenaza de la raza negra con que so quisiese ini-
cuamente levantar, por los .,-.!,. ,1;.' *-, del regimen de
Espafia, el miedo a la revoluci6n. Cubanos hay ya en Cu-
ba de uno y otro color, olvidados para sieinpre-con la
guerra emancipadora, y el trabajo done unidos se gra-
dfan-del odio en que los pudo dividir la esclavitud. La
novedad y aspereza de las relaeiones sociales, consiguiien-
tes a la mudanza silbita del hombre ajeno en propio son
menores que la sincere estimaci6n del cubano blanco por
el alma igual, ]a afanosa cultural, el fervor de hombre
libre, y el amable earicter de su compatriot negro. Y
si a la raza le naciesen demagogos inmundos, o almas Avi-
das cuya impaciencia propia azuzase la de su color, o en
quien se convirtiere en injusticia con los demnis la piedad
por los suyos,-con su agradecimiento y su cordura, y su
amor a la patria, con su convicei6n de la neeesidad de
autorizar por la prueba patent de la inteligencia y la
virtud del cubano negro la opinion que afin reine de su
incapacidad para ella y con la posesi6n (de todo to real
del derecho human, y el consuelo y fuerza de la estima-
ci6n de cuanto en los eubanos blaneos hay de justo y ge-
neroso,-la misma raza extirparia de Cuba el peligro ne-
gro, sin que tuviera. que alzarse a 61 una sola mano blan-
ca. La revoluei6n lo sabe, y lo proclauna; ia emigracidn
lo proclama tambi&n. Alli no tiene el eubano negro es-











cuelas de ira, como no tuvo en la guerra una sola enlpa
de, ensoberbecimiento indebido o de insubordinaei6n. En
sus hombres anduvo segura la repiblica a que no atentW
jams. S61o los que odian al negro ven on el negro odio;
y los que con semejante miedo injusto t1li'_.a-,'! para
sujetar, con inapetecible oficio, las manos que pudieran er-
guirse a expulsar de la tierra cubana al ocupante co-
rruptor.
En los habitantes .-poi!. de Cuba, en vez de la
deshonrosa ira de la primer gierra, espera hallar la re-
voluci6n que ni lisonjea ni teme, tan afetuosa neutrali-
dad o tan veraz ayuda, que por elias vendr:) a ser la gue-
rra miis breve, sus desastres menores, y inms iacil y ami-
ga la paz en que han de vivir juntos padres e hijos. Los
cubanos empezamos la guerra, y los cubanos y los espafio-
les la terminaremos. No nos maltraten, y no so les mal-
tratara. Respeten, y se les respetarh. Al acero respond
el acero, y la amistad a la amistad. En el peho antillano
no hay odio; y el cubano saluda en la muerte al espaiool
a quien la crueldad del ej6rcito forzoso arrane6 de su ca-
sa y su terruiio para venir a asesinar en pechos de hom-
bre la libertad que 61 mismo ansia. MAis que saludarlo en
la muerte, quisiera la revolucion acogerlo en vida; y la
republican sera tranquilo hogar para euantos espafioles
de trabajo y honor gocen en ella de la libertad y bienes
que no han de hallar ain por largo ticmpo en la lenti-
tud, desidia y vicios politicos de la tierra propia. Este
es el coraz6n de Cuba, y asi sera la guerra. tQun eneni-
gos espafioles tendr, verdaderamente la revoluci6n? SSe-
ra el ejercito, republieano en much part, que ha apren-
dido a respetar nuestro valor, como nosotros respetamos
al suyo, y mas siente impulses a veees de unirsenos que
do combatirnos? Serin los quintos, educados ya en las
ideas de humanidad, contrarias a derramar sangre de sus
semejantes en provecho de un cetro intitil o una patria
codiciosa, los quintos segados en la flor de su juventud
para venir a defender, contra un pueblo que los acogeria
alegre como eiudadanos libres, un trono mal sujeto, sobre
la naeidn vendida por sus guias, con la complicidad de
sus privilegios y sus logros? Serk ]a masa, hey humana
y culta, de artesanos y dependientes, a quienes, so pre-
texto de patria, arrastr6 ayer a la ferocidad y al crime
el inte.rs de los espafioles acaudalados que hoy, con lo
mas de sus fortunes salvas en Espafia, muestran menos
celo que aquil con que ensangrentaron la tierra de su ri-
queza cuando los sorprendi6 en ella la guerra con tola
su fortune ? 10 serdn los fundadores de families y de in-










dustrias cubanas, fatigados ya del fraude de Espafia y de
su desgobierno, y como el cubano, vejados y oprimidos,
los que, ingratos e imprudentes, sin miramiento por la
paz de sus easas y la conservaci6n de una iiqueza que el
regimen de E1q. j. i, amenaza mAs que la revoluci6n, se re-
vuelvan contra la. tierra que de tristes risticos los ha. he-
eho esposos felices y duefos de una prole capaz de morir
sin odio por asegurar al padre sangriento un suelo libre
al fin de la discordia permanent, centre el criollo y el pe-
ninsular; donde la honrada fortune pueda mantenerse
sin cohecho y desarrollarse sin zozobra, y el hijo no yea
entire el' beso de sus labios y la mano de su padre la som-
bra aborrecida del opresor ? QQu6 suerte clicirnii los es-
l.,,iii. .: la guerra sin tregna, I,.[i.- -. o disimulada, qne
amenaza y perturba las relaciones siempre inquietas y
violentas del pais, o la paz Ii iIi.., que jams so con-
seguiri en Cuba sino con la independencia? iEnconarin
y ensangrentaran los espafioles arraigados en Cuba la
guerra en que pueden quedar vencidos? gNi con qu6 de-
recho nos odiaran los espaioles, si los eubanos no los odia7
mos? La revoluci6n emplea sin miedo este lenguaje, por-
que el deereto de emancipar de una vez a Cuba de la inep-
titud y eorrupei6n irremediables del gobierno de Espafia,
y abrirla franca para todos los hombres al mundo nue-
vo, es tan terminate como la voluntad de mirar como a
cubanos, sin tibio coraz6n ni amargas memories, a los as-
pafioles que por su pasi6n de libertad ayuden a conquis-
tarla en Cuba y a los que con su respeto a la guerra de
hoy rescaten la sangre que en la de ayer man6 a sus gol-
pes del pecho de sus hijos.
En las formas que se d6 la revoluci6n, conocedora
de su desinter6s, no hallarla sin duda protexto de repro-
che la vigilante cobardia, que en los errors formales del
pals naciente, o en su poca suma visible de repl~blica, pu-
dieso procurar raz6n con (que negarle la sangre que le
adeuda. No tendra el patriotism puro causa de temor
por la dignidad y suerte future de la patria. La dificul-
tad de las guerras de independeneia en Am6rica, y la le
sus primeras nacionalidades, ha estado, mAs que en la
discordia de sus heroes y en la emulaci6n y recelo inhe-
rentes al hombre, en la falta oportuna de forma que a la
vez contenga el espiritu de redenci6n que, con apoyo de
impetus menores, promueve y nutre la guerra, y las prac-
ticas necesarias a la. guerra, y que 6sta debe desembara-
zar y sostener. En la guerra iniciada ha de ihallar el pals
maneras tales de gobierno que a un tiempo satisfaga la
inteligencia madura y suspicaz de sus hijos cultos y las










condiciones requeridas para la ayuda y respeto de los de-
mais pueblos y permitan-en vez de entrabar--el desarro-
lo0 pleno y termino ripido de la guerra fatalmente nece-
saria a la felicidad pdblica. Desde sus raices se ha de
constituir la patria con formas viables, y de si propias
nacidas, de modo que un gobierno sin realidad ni sanei6n
no la conduzea a las parcialidades o a la tirania. Sin
tender, con desordenado concept de su deber, al uso de
las facultades integras de constituci6n, con que se orde-
nen y acomoden, en su responsabilidad peculiar ante -1
mundo contemporineo, liberal e impaciente, los elemen-
tos experts 3y novicios, pot igual movidos de impetu eje-
cutivo y pureza ideal, que con nobleza id6ntica, y el titu-
io inexpugnable de sui sangre, se lanzan tras el alma y
guia de los primeros heroes, a abrir a la hummanidad una
republica trabajadora; s61o es licito al Partido Revolucio-
nario Cubano, deelarar su fe on que la revolaci6n ha de
hallar forms que le aseguron, en la unidad y vigor in-
dispensables a una guerra culta, el entusiasmo de los ca-
banos, la ,iu! i :i de los espafioles y la amistad del
mnundo. Conocer y fijar la realidad; componcr en molde
natural la realidad de las ideas que produce o apagan
los heehos, y la de los hechos que nacen de las ideas; or-
denar la revoluei6n del decoro, el sacrificio y la cultural
de modo que no quede el decoro de un solo hombre lasti-
mado, ni el sacrificio parezea inintil a, un solo cubano, ni
la revoluci6n inferior a la cultural del pais, no a la ex-
tranjeriza y desautorizada cultural que se enajena el respe-
to de los hombres viriles por la ineficaeia de sus resulta-
dos y el contrast lastimoso entire la poquedad real y la
arrogancia de sus est6riles poseedores, sino al profundo
conoeimiento de la labor del hombre en el rescate y sos-
ten de su dignidad; 6stos son los deberes, y los intentos
de la revoluci6n. Ella se regirk de modo que la guerra,
pujante y capaz, de pronto casa firm a la nueva repu-
blica.
La guerra sana y vigorosa desde el naeer, con que
hoy reanuda Cuba, con todas las ventajas de su experien-
cia, y ]a victoria asegnrada a las determinaciones finales,
el esfutrzo excelso, jamis recordado sin unci6n, de sus
inmarcesibles heroes, no es solo boy el piadoso anhelo de
dar vida plena al pueblo que, bajo la inmoralidad y ocu-
pacion crecientes de un amo inepto. desmigaja o pierde su
fuerza superior en la patria sofocada o en los destierros
esparcidos. Ni es la guerra insuficiente prurito de con-
quistar a Cuba con el sacrificio tentador, la independen-
cia political que sin dereeho pediria a los' cubcnos su bra-










zo si con ella no fuese la esperanza de crear una patria
mas a la libertad del pensamiento, la equidad de las cos-
tumbres, y la paz del trabajo. La guerra de independen-
cia de Cuba, nudo del haz de islas donde se ha de cruzar,
en plazo do pocos aiios, el comercio de los eontinentes, es
suceso de gran alcance humano, y servicio oportuno que el
heroism juicioso de las Antillas presto a la firmeza y
trato just de las naciones americanas, y al .,;]i,1; 1.. amn
vacilante del mundo. Honra y conmueve pensar que cuan-
do eac en tierra de Cuba un guerrero de la independon-
cia, abandonado tal vcz por los pueblos ineautos o indi-
ferentes a quiene' so inmola, cae por el bien mayor del
hombre, la confirmaciOn de la Repfiblica moral on Ame-
rica, y la creaci6n de un Archipi6lago libre donde las na-
eiones respetuosas derramen las riquezas que a su paso
han de caer sobre cl erucero del mundo. Apenas podria
creerse que eon semenjantes mArtires y tal porvenir, hu-
biera cubanos que atasen a Cuba a la monarquia podri-
da y aldeana de Espana y a su miseria inerte y viciosa!
A la revoluei6n cumplird maiaana el deber de expli-
car de nuevo al pais y a las naciones, las causas locales, y
de idea e interns univerasl, con que para el adelanto y
servicio de la humanidad reanuda el pueblo cmancipador
de Yara y Gudimaro una guerra digna del respeto de sus
enemigos y el apoyo de los pueblos, por el rigido concep-
to del derecho del hombre, y su aborrecimiento de la ven-
ganza est6ril y la devastaci6n infitil. Hoy, al proclamar
desde el umbral de la tierra venerada el espiritu y doc-
trinas que produjeron y alientan la guerra entera y hu-
manitaria en que se une afn mis el pueblo de Cuba, in-
vencible e indivisible, s6anos licito invocar, como guia y
ayuda de nmestro pueblo, a los magninimo.- fundadores
cuya labor renueva el pals agradeeido y al honor quo ha
de impedir a los cubanos herir, de palabra o de obra, a
los que mueren por ellos. Y al declarar asi en nombre de
la patria, y deponer ante ella y ante su libre facultad de
constituci6n, la obra id6ntica de dos generaeionesi, sus-
eriben juntos la deelaraci6n, por la responsabilidad co-
min de su representaei6n, y en muestra de la unidad y
solidez de la revoluci6n cubana, el Delegado del Partido
Revolucionario Cubano, creado para ordenar y auxiliar
la guerra actual, y el General en Jefe electo en 61 por to-
dos los miembros activos del Ej6reito Libertador.
Monteeristo, 25 de Marzo de 1895.
JosE MARTi.--M. G6MEZ.
















ADICION
INSTRUCCIONES PARA EL ALZAMIENTO

Al C(. Juan Gualberto Gdmez y en Rl a todos los gru-
pos de Occidente.
En vista de la situaci6n propicia y ordonada de los
elements revolucionarios de Cuba, de la demand peren-
toria de algunos de elloe, y el aviso reiterado de peligro
de la mayoria de ellos,--y le las medidas tomadas por el
exterior para su concurrencia inmediata y ayuda sufi-
cientc;-y luego de pesar los detalles todos de la situa-
ci6n, a fin de no provocar por una parte con esperanzas
eng-aiosas o fnimo d6bil una rebeli6n que despu&, fuera
abandonada o mal servida, ni contribuir por la otra con
resoluciones tardias a la explosion desordenada de la re-
beli6n inevitable,-los que suscriben on representaci6in el
uno del Partido Revolucionario Cubano, y el otro con au-
toridad y podor express del General en jefe eleeto, Ge-
neral Maximo G6mez, para acordar y comunicar en su
nombre desdr: New York todas las medidas nccesarias,
id cuyo poder y' autoridad da fe el Comandante En-
rique Collazo, que tambi6n suseribe,-aeuerdan comuni-
car a usted las resoluciones siguientes:
T.-Se autoriza el alzamiento simultmnco, o con !a
mayor simultaneidad possible, de las regions comprome-
tidas, para la fecha en que la conjunci6n con ]a acci6n del
exterior sera ya ficil y favorable, que es durante la se-
gunda quincena, y no antes, del mes de Febrero.
II.-Se consider peligroso, y de ningfin modo re-
comendable, todo alzamiento en Occidente que no se efee-
tile a la vez que los de Oriente, y con los mayors aeuer-
dos posibles en Camagiiey y las Villas.
III.-Se asegura el concurso inmediato de los valio-
sos recursos ya adquiridos, y la ayuda contimua e incan-
sable del exterior, de que los firmantes son actors o tes-
tigos, y de que con su honor dan fe, en la certidumbre de
que la emigraci6n entusiasta y compact tiene hoy la vo-
Inntad y eapacidad de contribuir a que la gaerra sea ac-
tiva y breve.
Actuando desde este instant en acuerdo con estas re-
soluciones, tomadas en virtud de las demandas express
y urgentes de la Isla, del conocimiento de las condiciones








34

revolucionarias de adentro y fuera del pais, y de ]a de-
terminaci6n de no consentir engafio o ilusi6n en medidas
a que ha de presidir la mis desinteresada vigilancia por
las vidas de nuestros compatriotas y la oportiuidad de 'u
sacrificio, firmamos reunidos estas resoluciones en New
York, a 29 de Enero de 1895.
En nonlbre del General Gomez.
Jost Ma. RoDRiGdVz. El Delegado del P. R. C.
ENi:i -.'j COLLAZO. Josl MARTi.















INTERVENTION DE LOS ESTADOS UNIDOS
DE NORTE AMERICA

MENSAJE DEL PRESIDENT MAC KINLEY, AL CONGRESS
DE SU NACION SOLICITANDO AUTORIZACION PARA
INTERVENIR EN EL PROBLEMA DE CUBA

Al Congress de los Estados Unidos:
Obedeciendo al precepto de la Constitueiain que orde-
na al Presidente informal al Congreso de tiempo en tiem-
po sobre el estado de la Uni6n y someter a su consideraci6n
las medidas quo juzgue necesaria y urgentes, creo de mi
deber dirigirme ahora a este alto Cuerpo respect a la cri-
sis grave que ha surgido en las relaciones entire los Eotados
Unidos y Espafia, con motive de la guerra que durante
mAs de tres ainos ha devastado la vecina Isla de Cuba.
Esto lo hago por raz6n de la intima conexidn de 'a
cuesti6n cubana con el e~tado de nuestro propio pais de
la Uni6n y por la grave responsabilidad que incumbe aho-
ra a la Naci6n, si ha de seguir ia tradiconal political de
nuestro goobierno, do a(uerdo con los preceptos sentadlos
por los fundadores de la Reptdblica y religiosamente ob-
servados por las sueesivas Administraeiones hasta el pri -
sente dia.
La actual revoluei6n no es mns que la continuaci6n
ld otras, insurreciones similares que han ocurrido en la
Isla de Cuba contra la dominaci6n espafiola, dentro de
an peoriodo de cerca de medio siglo, cada una de las ena-
les ha obligado a los Estados Unidos a grande esfuerzos
y gastos para mantener las leyes do neutralidad, han caiu-
sado enormes p6rdidasi al comernio y trafico, han proda-
cido malestar y disgusto centre nuestros eonciudadanos y
por la prActica de crueles y barbaros procedimiientos, con-
trarios a las guerras civilizadas, han ofendido los senti-
mientos humanitarios de nuestro pueblo. Desde que co-
menz6 la present revoluci6n en Febrero de 1s5, este
pais ha visto los !i'l! 0- canmpos que estAn a nuestras
puertas arrasados por la espada y por el fuego en el cmr-
so de una lucha no igualada en la historic de IP Isla e in-
comparable, en cuanto al ndmero de combationtes y en el
ensafiamiento de la contienda, a ninguna revoluci6n de










los tiempos modernos de otro pueblo anmetido, batallando
por sacudir el yugo de su metr6poli.
Nuestro pais ha contemplado a una comunidad en
otros tiempos pr6spera, reducida a una comparative mi-
seria, su comereio lucrative casi paralizado, su excepcio-
nal produeci6n disminuida, sus campos devastados,
sus ingenios arruinados, y sus habitantes pereeiendo a
millares de hambre. Nos hemos visto obligados, observan-
do la estrieta neutralidad que preseriben nnestras leyes
y que la ley de todas las naciones ordena, a custodiar
nuestros mares, a vigilar nuestros puertos, para prevenir
cualquier aeto illegal en ayuda de los ehbanos.
Nuestro comereio ha sufrido, los capitales invertidos
por nuestros conciudadanos en Cuba han sido grande-
mente perjudicados y la eeanimidad y paciencia de
ruestro pueblo ha sido puesta a prueba tan rudamente
hasta producer una peligrosa intranquilidad en nuestros
conciudadanos, que, se ha exteriorizado inevitableimente
de vez en cuando en nuestra Legislatura Nacional, y esas
;, 11,;. .-r,,.;,-....., enteramente agents a nuestro euei'po
politico, llaman la atenci6n y se interponen eu el camino
de la estrecha devoci6n al mejoramiento dom&stieo, que
conviene a un bien equilibrado estado cuya. mdxima pri-
mordial ha sido evitar todo rozamiento con el1 extranjero.
Todo esto debia neeesariamente despertar y '.. iivamente
ha despertado el mayor inter&j por part dol Gobietrno,
tanto en el de mis predecesores como en el mio.
En Abril, 1896, los dafos que sufri6 nuestro pais por
causa de la. guerra cubana fueron tan onerosos que mi
predecessor bizo un esfuerzo para concertar un tratado de
paz por la mediaei6n de nuestro Gobierno en. forma hon-
rosa para Esparia y su insurrecionada colonia, sobre la
base de un gobierno propio para Cuba, bajo la bandera
y soberania de E.I, ., Esto fracas6 por negative del go-
bierno espafiol, entonces en el powder, a considerar cual-
quier forma de mediaei6n, o plan de arreglo que no co-
menzase por la complete sumisi6n de los insurreetos a la
madre patria y despu6s ella misma resolveria lo que con-
viniese concederles. La guerra continuaba sin dominar-
se. La resistencia de los insurrectos no disminuia.
Los esfuerzos de Ei..-p I aumentaban, tanto por el
envio de tropas frescas a Cuba como por sumar a los ho-
rrores de la lucha una nneva e inhumane fase, sin pre-
cedente, felizmcntt on ]a hiMtoria modern de los pue-
blos cristianos civilizados. La politi-a d ddevataci6n y
eoncentracion inmugurada por el bando del Capitin Ge-
neral, de Oetubre 21, 1896, en la Provincia de Pinar del










Rio se extendi6 y abarc6 toda la parte de la Isla a donde
podia llegar el dominion de las armas espafiolas, por ocu-
paci6n o por operaciones militares. Los campesinos, in-
eluyendo a todos los moradores de las comareas agricolas
del interior, fucron llevados a las ciudades guarneeidas
por las tropas, o a lugares aislados ocupados por ellas.
El envio y movimicnto de provisions se prohibia, los
campos se devastaban, las viviendas se destechaban y
quemaban, los ingenious se destruian y, en fin, todo lo que
podia desolar y hacer impossible la existencia humana .?n
la isla se ordenaba por uno u otro de los partidos conten-
dientes y era ejecutado por los poderes de que cada uno
disponia.
En la 6poca en que empez6 a ejercer la present ad-
ninistraci6n (hace un aio) la llamada rcconcentraci6n,
se habia heeho efectiva en la mayor parte de las cuatro
provincial centrales y occidentales, Santa Clara, Matan-
zas, IIabana y Pinar del Rio.
La poblaci6n rural ascendente poco mas o menos a
300,000 fu6 llevada por manadas a las ciudades y sus in-
mediaciones, privada de los medios de tender a su sub-
sistencia, sin albergue, envuelta en miseros harapos y en
las peores condiciones sanitarias. Como la eseasez de ali-
mentos crecia por Ja devastaei6n de las despobladas areas
de prodluccidn, las privaciones y necesidades se convirtie-
ron en miseria y hambre. De mes a mes se aumentaban
las defuneiones de un modo alarmante. En 'I.r'. de
1897, segnin estadisticas de origen espaiiol Ja mortalidad
centre los reconcentrados de results del hambro y de las
cnf. i i.-.l.I.,; inherentes, exeedia de un 50%o del nimero
total.
Ningiin alivio practice se daba a los necesitados. Las
recargadas eiudades sufriendo ya de la eseasez general,
no podian proporcionarles ayuda. Las denominadas "zo-
nas de cultivos" establecidas en las areas comprendidas
dentro de las fortificaciones militares, resultaron iluso-
rias como remedio para los necesitados. Esos desgra.ciados
eran en su mayoria mujeres, nifios y ancianos debilitados
por las enfermedades y el hambre, no podian labrar la
tierra para su sostenimiento propio y el abasto de las
ciudades, porque ni tenian apero., ni semillas, ni al-
bergues.
La reconcentraciOn que se habia adoptado como me-
dida de guerra, para privar a los insurreetos de todos los
recursos, seg-in confesaban sus autores, tuvo el predesti-
nado resultado. Como dije en mi mensaje del pasado Di-
ciembre, eso no era una guerra civilizada, sino una exter-










minaci6n. La finica paz que podia producer (ra la del de-
sierto o la de la tumba.
Mientras tanto la situaci6n military de ]a isla habia
dado un cambio notable. La extraordinaria actividad que
caracteriz6 el segundo afio de la guerra, cuando los insu-
rreetos invadieron hasta los intactos campos de Pinar del
Rio y llevaron el saqueo y la destrucci6n muy cerca de
las mismas murallas do la Habana, habia, caido en una.
lucha tenaz en las provincial Centrale y del Este. Las
armas espailolas reeuperaron su dominion en la provincia
de Pinar del Rio y part do Ia Habana, pero en las con-
diciones en que estaban los campos ninguna ventaja po-
sitiva resultaba. Afin asi, pareialmento contenidos los re-
volucionarios se mantenian iiiin. -, en sus prop6sitos, y su
conquista y sumisi6n, finicas condiciones eseneiales .esti-
puladas por Espaia, como base para la paz, parecian tan
lejanas como en los albores de la guerra.
En este estado de cosas se encontr6 mi administra-
ci6n frente a tan grave problema. Mi mensaje de Diciem-
bre iltimo examinaba la situaci6n y narraba los pasos da-
dos con objeto de aliviar lo critic de ella y abria el ca-
niino para alguna forma de honroso arreglo. El asesinato
del primer Ministro, CAnovas, cambi6 el Gobierno de Es-
pafia. La anterior administration adicta a la subyugaclon
sin coneesiones, di6 lugar a la de un partido mis liberal
dedicado much antes a una political de reformasi, envol-
viendo un amplio principio de gobierno propio para Cu-
ba y Puerto Rico.
Las proposiciones de este Gobierno hechas por su
nuevo enviado, el General Woodford, tratando de una in-
mediata y efectiva mejora en la condici6n de la Isla, aun-
que no fu6 aceptada hasta el extreme de admitir media-
ei6n en ninguna forma, fu6 recibida con aseveraciones de
que el gobierno propio, en una fase muy avanzada iba a
ofreeerse a Cuba, sin esperar que terminase la guerra, y
que se emplearian en adelante m6todos mis humanitarios
en el curso de las hostilidades. Coincidiendo con estas ma-
nifestaciones, el nuevo gobierno de o .1, ;., continue y
complete la political ya empezada por su prcdecesor, de-
mostrando amistosa consideraci6n a esta naei6n, libertan-
do a los ciudadanos americanos detenidos por uno u otro
motive conectados con la insurreeci6n, de modo que a fi-
nes de Noviembre, ni una sola persona que Luviese el me-
nor derecho a nuestra protecei6n national, qued6 en una
prisi6n espafiola.
Mientras estas negociaciones se llevaban a cabo, au-
mentaba la miseria de los desgraciados reconcentrados y










la mortalidad alarmante entire ellos reelama!ba muy seria
atenci6n. El 6xito que habia alcanzado la limitada medi-
da de alivio levada per los agents consulates s los ciuda-
danos americanos que sufrian entire ellos con el dinero
expresamente dedieado para socorrorlos por la resolucin
conjunta aprobada en Alayo 24 de 1897, alent6 el huma-
nitario pensamiento de extender igual auxilio a la gran
masa de necesitado,. Esta proposition fu6 admitida por
las autoridades espaiiolas.
El 24 de Diciembre filtimo, propuse hacer 'una apela-
ci6n al pueblo americano, invitindolo a contribuir con di-
nero y provisions para socorrer a los infelices que mo-
rian de hambre en Cuba, y el 8 de Enero publiqu6 igual
proclama, anunciando la eonstituei6n de un Comnit Cen-
tral de Auxilios, compuesto por tres miembros que repre-
sentasen la Cruz Roja Nacional Americana y los elemen-
tos religiosos y materials do la comunidad, radicando en
la ciudad de New York.
Los esfuerzos de este Comiti ban sido infatigables y
han logrado mincho. Los arreglos para la libre transpor-
taei6n a Cuba han ayudado bastante al caritativo prop6-
sito. El Presidente de la Cruz Roja Americana y repre-
sentantes de otras organizaciones contribuyentes, ban visi-
tado generosamente a Cuba y cooperado con el C6nsul Ge-
neral y las autoridades para distribuir eficazmente los
auxilios recolectados por las gestiones del Comit6 Central.
Cerea de $200,000 en dinero y viveres han aido ya recibi-
dos por los necesitados y se les enviari much mis. Los
viveres han sido eximidos de derecho y el tranhporte al in-
terior se ha arreglado de manera que los auxilios que al
principio s6lo podian hacerse efectivos a la Habana y 'as
ciudades grades, pueden extenderse ahora por los pue-
blos, si no en todos, a muehos de los necesitadrc'.
Millares de vidas se han salvado ya. La necesidad
de rn eambio en la condici6n de los reconcentrados ha si-
do reconocida por el Gobierno E,"paiol. En dias pasados
han e:ido revoca das las ordenes del General Weyler. Se
dice que se permitirA a los reconeentrados volver a sus ho-
gares y que se les ayudara para que reasuman los traba-
jos para su sustento y tranquilidad. Se ha ordenado a
Obras Piblicas para que se les den empleos y la suma de
$600.000 ha sido asignada para aliviarlos.
La guerra de Cuba es de tal naturaleza que muy le-
jos de la subyugaci6n, ni exterminaci6n, parece, sin em-
bargo, impracticable concluirla por una victoria military
decisive por ninguno de los contendientes. La alternati-
va esta en el ai-.'.t.Lii;." J;- .. de una u otra part, o tal











vez de ambas; una situaci6n parecida fu6 I.,.liIIuI.,.,.
la que termin6 la guerra de los diez i-,.- con. el paeto dAi
Zanj6n. La perspective de tal dilataci6n y conclusion de
la preseante contienda, es una contingeneia que dificilmen-
te podrA aguardar con ecuanimidad el mundo civilizado.
y menos que nadie los Estados Unidos, afectados y per-
judieados como estamos profunda e intimanmente con su
mera existencia.
Dindome cuenta de esto, he creido de mi deber, por
espiritu de simpatia no menor a los espafiole. que a los
cubanos, que tienen tanto que perder con la t'..1.- ii'
de la lueha, busear el medio de una inmediata termina-
ci6n de la guerra. Con este fin, someti deapu&,_ de algunos
preliminares, por conduct de nuestro nii .. en Ma-
drid, el 27 del pasado, las proposiciones de un armisticio
al Gobierno Espafiol, hasta el 1' de Octubre, para la ne-
gociaci6n de la paz mediante los buenos -... .- nuestros.
Ademnis pedi la inmediata revocaci6n de la orden de
concentraci6n, para que se permitiera a los campesinos
volver a sus faenas y que los necesitados fuesen auxilia-
dos con provisions y viveres de los Estados Unidos, en
cooperaci6n con las autoridades espafiolas, para suminis-
trar complete alivio.
La contestaci6n del Gabinete espafiol se reeibi6 en la
noche del 31 del pasado. Ofreeia como medio de proporcio-
nar la paz en Cuba confiar la preparaci6n de ella al Par-
lamento insular, puesto que la eolaboraci6n de este cuer-
po habia de ser necesaria para alcanzar el remultado final,
toniendo entendido, sin embargo, que los poderes reserva-
dos por la Constituci6n al Gobierno Central no se amino-
rarian, ni disminuirian. Como el Parlamento Cubano no
se reune hasta el pr6ximo 4 de Mayo, el Gobierno F-: I' ".i
no se opondrA por su part a aceptar la suspension de
hostilidades en seguida, si fuese pedida por los insurre-
tos al General en Jefe, a quien perteneeia en tal caso de-
terminar la duraci6n y condiciones del armisticio.
'Las proposiciones hechas por el General W ..!.. If..1 y
la respuesta del Gobierno j'.-il;..1, cuyos textos tengo a
la vista, son en sustaneia lo anteriormente expresado.
Las funciones del Parlamento Cubano en la cuesti6n de
"preparar" la paz y el modo en que debera haeerlo, no se
expresan en el memorandum espaniol, pero por los infor-
Imes explicatorios del General Woodford, sobre las discu-
siones que precedieron a la I....r h.-. final, se despren-
de que el Gobierno I:'lin' convene en dar al Congreso
Insular plenos poderes para plantear la paz a los insu-
rreetos, pero sobre si ha de ser por medio de negociacio-










nes direetas o indirectamente por medidas legislativas na-
da dice.
Con esta ultima tentative respect a la paz, fraeasa-
da ante el Gobierno Espafiol, el Ejecutivo .e ve obligado
a dar por terminada su gesti6n.
En mi mensaje annual de Diciembre itltimo, dije:
"De las medidas que no se han probado afn, quedan
"solamente: El reconocimiento de la independencia de
"Cuba. La intervenci6n neutral para terminar la guerra
'imponiendo un compromise rational entire los conten-
'dientes, e intervenci6n a favor de una o de otra parte.
'No hablo de anexi6n forzosa, porque eso no es possible
"pensarlo; segfn nuestro c6digo do moralidad seria una
"agresi6n criminal."
Por tanto, analic6 estas alternatives bajo el punto de
vista de las mesura.das palabras del Presidente Grant, ex-
presadas en 1875, cuando despu6s de siete afios de erue-
les destructivas y sanguinarias hostilidades, lleg6 a la con-
elusi6n de que el reconocimiento de la independencia de
Cuba era impracticable e indefinible, que el reconocimien-
to de beligerancia no estaba justificado por los hechos a
juIicio de las leyes pfblicas. Expliqu6 especialmente el fil-
tinm aspect del asunto, seialando las inconveniencias y
peli.roi positives de un reconoeimiento de beligerancia
que a !a vez que aiadia a la pesada carga de mantener
milestra neutralidad dentro de nuestra propia jurisdic-
ci6n, no podia en ningfin sentido extender nuestra influen-
cia o buenos oficios en el territorio de las hostilidades.
Nada ha ocurrido desde entonces que haya hedlo va-
riar mi modo de pensar en este respect y reeonozco en-
teramente ahora, como entonces, que expedir una procla-
na.cicn de neutralidad, por cuyo procedimienlt el asi lla-
mado reconocimiento de beligerancia se daria por hecho,
no podria por si sola, si no estuviese secundado por cual-
quiera otra acci6n, determinar nada sobre ]a finalidad
por la cual laboramos, la inmediata pacifieaci6n de Cuba
y la terminacidn de las desgracias que pesan sobre la Isla.
Volviendo a la cuestidn de reconocer en estos momen-
tos la independencia del present gobierno insurreeto de
Cuba, encontramos en nuestra historic, desd,' muy atrAs,
precedents seguros.
EstAn iien compendiados en mensaje del Presidentc
Jackson al Congreso en Diciembre 21 de 1836, a prop6sito
del reconocimiento de la independencia de Texas. Decia
1e:
"En todas las contiendas que han surgido de las re-
"voluciones de Francia, de las disputes referentes a las co-










"ronas de Portugal y Espafia, de los moviraientos revo-
"lucionarios de esos rhinos, de la separaci6n de las pose-
"siones de ambas Am6ricas de los gobiernos Europeos y
"de las constantes y numerosas luchas por el dominion en
"la Am6rica espafiola, ha sido la acci6n de nuestro Go-
"bierno tan exactamente de acuerdo con nuestros justos
"principios, que en las circunstancias miAs critics he-
"mos evitado toda censura y no hemos encontrado mis
'perjuicio que el i..:. iero desvio por part de aqu6llas
-contra quien, por la fuerza de los hechos, nos hemos vis-
"to obligados a decidir."
"De este modo hemos hecho saber al mundo que la
politicala uniform y prietica de los Estados Unidos, es
"evitar toda ingerencia en disputes que atafien exelusiva-
"mente al gobierno interior de otras naciones y eventual-
"mente reconocer la autoridad del partido que prevalez-
"ca, sin relaci6n a nuestros particulars interests y pun-
"tos de vista, ni a los motives de la controversial original.
SPero en esto, como en toda situaci6n dificil, nos hemos
"reguardado adhiriendonos estrietamente a nnestros
" principios fundamentalss"
"En las contiendas entire Espafia y sus insurreceio-
"nadas colonies, nos mantuvimos a distancia y esperamos,
"no solamente a que el nuevo estado probara su habili-
"dad para protegerse, sino. a que desapareciese el peligro
"donde fuese nuevamente subyugado. Entonees solamen-
"te se les reconoci6. Ese fu6 nuestro procedimiento con
"el mismo M6xico. Es cierto que respccto a Texas la au-
"toridad civil de M.':.w..: ha sido expulsada, so ej6reito in-
"vasor derrotado, el propio Jefe de la Repftblica captu-
"rado y todo powder para dominar el recientemente orga-
"nizado Estado de Texas, completamente aniquilado den-
"tro de sus confines. Pero por otra part, hay, en apa-
"rieneia al menos, una inmensa. disparidad de fuerza fisi-
"ca del lado de M6xico. La Repiblica M'exicana bajo otro
"Ejecutivo esti replegando sus fuerzas a las 6rdenes de
"un nuevo jefe y amenaza hacer otra invasion para re-
"cuperar sus dominios perdidos."
"Cuando surja esta amenazada invasii6n, la indepen-
"dencia de Texas se considerara como suspendida y aun-
''que no exista nada peculiar en las relaciones de los Esta-
"dos Unidos respect a Texas, nuestro reconocimiento de
"indepenlencia en semejante crisis no concordaria con ]a
"prudente reserve a que nos hemos considerado ligados,
"hasta ahora, para tratar iguales asuntos."
Sobre esto prosigui6 considerando Andrew Jackson
que se corria el peligro do imputarse a los Estados Uni-










dos motivo de egoista interns, vista nuestra anterior re-
clamaci6n del territorio de Texas, y el propsito manifies-
10 de lo,; Texanos de solicitar el re'onoc.imiento de la indc-
pelndeneia eomio ina probabilidad cde incorporar a Texas
on ]a Union, terminando de eota manera:
''La prudencia, pues, pareee dietarnos que todavia
"debemos mantenernos alejatdos y conservando nuestra
"prcsente actitud, si no hasta que el mismo )16xico o una
"de las grades potencias extranjcras, reconozca la indo-
'pendencia, del nuevo Gobierno, al meno,, hasta que el
'transeurso del tiempo o el curso de los acontecimientas
'hayan probado, fuera de toda duda, que el pueblo de ese
'*pais tiene aptitudes para mantener su soberania y para
' sostencr el Gobierno eonstituido por ellos. Ninguno de
"los partidos contendientes puede quejarse de esta con-
"ducta. Continudndola no hacemos mas que proseguir la
"politiea estableeida desde tiempos atris por nuestro Go-
"bierno; una political que nos ha asegarado cl respoto y
"la influencia en el extranjero c inspirado !a confianza
"en nnestro propio pais."
Estas son las palabras del en6rgico y patrii'tio Jack-
son. Demuestran que los Estados [Unidos, ademas de la
prueba impuesta por las leyes publicas, como condici6n
para el recoiotimiento de la independencia por tn Esta-
do neutral; (es decir, que el pais insurreccionado debera
constituir do heeho un euerpo politico, teniendo un go-
bierno en sustancia como tambi6n en el nombre, poseido
de los elements de estabilidad y formando "de facto", si
so le dejase sl6o, un Estado entire las Nacions, razonable-
mente capaz de cumplir los deberes de un estado), ha
intpuesto a su propio gobierno tratando de casos como Ss-
tos, tambi6n la condici6n de que el reconocimnento de na-
cionalidad independiente no se debt otorgar a una colo-
nlia insurrec(tonada hasta que el peligro de ser snuyuga-
da nuevamente por su metr6poli haya pasado por com-
pleto.
Esta. extrema prueba fu6, en efecto, aplicada al caso
de Texas. El Congreso, a quien el P'residente Jackson re-
miti 1la cuesti6n como una que "probablemente conduci-
ria a la guerra" y por consiguiente era un asunto que ne-
ecsitaba "una anterior inteligencia con ese cuerpo a qnien
finicamente compete declarar la guerra y al laue solamen-
te corre-ponde suministrar todas las provisions para sos-
tener sus peligros", doj6 el asunto del reconoi.imiento de
Texas a discreei6n del Ejeeutivo, disponiendo nada mis
que se enviase un Agente diplomitico cuando el Presiden-
te estimate que la Repfblica de Texas habia llegalo a











sar 'un Estado independiente." Asi fu6 reconocida por
el President Van Puren que comision6 un Eneargado de
Negocios en Marzo 7 de 1837, despu6s que oMexieo habia
abandonado una tentative de reconquista de] territorio
de Texas y cuando no existia ya contienda alguna entire
las insurreccionadaa provincial y su antigua !oberana.
Yo dije en mi mensaje del pasado Diciembre:
"Debe ser seriamente considerado si la. insurrecci6n
'cubana posee fuera de toda discusi6n, los atributos de
'nacionalidad que finicamente pueden mere.'er el recono-
"eimiento de beligerancia a su favor.'
La misma exigencia deberd ser no menos seriamente
considerada cuando haya de tratarse el grave asunto del
reconocimiento de la independencia, pues no ha de ser
menor la condici6n positive aplicada al aeto mayor que al
menor, mientras que, por otra part, las influenciasi y
conseeuencias de la lucha en la political interior del Esta-
do que reconoce, que forman importantes factors cuando
se trata del reconoeimiento de beligerancia, son secunda-
rios, si no con raz6n eliminables, cuando la caesiti6n ver-
dadera es si la comunidad que pide el reconoeimiento es
o no independiente fuera de toda eventualidad.
Ni bajo el punto de vista de la conveniencia creo yo
que seria juicioso, ni prudent que este Gobimrno recono-
ciese on las actuales circunstancias la titulada Repiblica
de Cuba. Tal reconoeimiento no es necesario para permi-
tir a los Estados Unidos intervenir y pacificar la isla.
Comprometer ahora a este pais a reconocer determinado
Gobierno en Cuba puede traernos situaciones embarazosas
respect a obligaciones internacionales con la organizaoi6n
reconocida. En caso de intervenci6n, nuestra condueta
tendria que sujetarse a la aprobaci6n o desaprobaci6n de
tal Gobierno; se nos pediria que acal.emos sus disposi-
ciones y que asuminsemos ]as relaciones de una amigable
aliada.
Cuando mis adelante se compruebe que hay dentro
de la isla un Gobierno capaz de desempefiar los deberes
y cumplir las funciones de naci6n independiente y que
naturalmente tenga las .I.. Ii adeeuadas y los atributos
de nacionalidad, puede semejante G-obierno ser pronta-
mente y de buena voluntad reconocido y las relaciones y
los interests de los E.r ,i... nidos se ajustar'in con tal
naci6n.
Quedan las formas alternatives de intervenci6n para
terminar la guerra, sea como neutrals imparciales, in-
poniendo un compromise rational entire los contendientes,
o como aliados activos de un partido o del otro.










En cuanto a lo primero no debe olvidarsc que durante
los filtimos mese-, las gestiones de los Estados Unidow han
sido positivamente de amistosa mnediaci6n en muehos senti-
dos, ninguno de ellos .concluy-ente, pero tendientes todos a
ejercer fuerte presiOn para el logro de una pacifieaci6n
definitive, just y honrosa para los intereses de anmbas
parties. El espiritu de todos nuestros actos ha sido hasta
ahora un formal y desinteresado deseo dc paz y prospe-
ridad para Cuba, ageno a toda diferencia entire nosotros
y Espafia y no mancillado hasta aqui por la sangre de ciu-
dadanos americanos.
La forzosa interveneio6n de los Estados Unidos coao
neutrales para terminar la guerra, de aeuerdo con los am-
plios dictados de humanidad y siguiendo muches prece-
dentes hist6ricos en que naciones vecinas hau intervenido
para contender infitiles sacrificios de vidas, a causa de
sanguinarios conflicts en los c ,I1,1. de su territorio, es
justifiable sobre bases razonables. Envuelve, sin em-
bargo, una actitud hostile haeia ambos partidos conten-
dientes tanto para imponer una tregua, como para diri-
gir una transacei6n eventual.
Las bases para tal intervenci6n puIden sumarse bre-
vecmente de la manera siguiente:
Primero: por la causa de la humanidad y para poner
fin a las atrocidades, a los derramaumientos de sangre, al
ihambre y a la miseria que existen ahora al. y que los
contendientes no pueden o no quieren remedial, ni miti-
gar. No es una respuesta decir que todo esto sueede en
otro pais perteneciente a otra naei6n y, por lo tanto, no
tenemos que ver con eso. Es especialmente nuestro deber
por que esti precisamente a nuestras puertas.
Segundo: Debemos procurar a nuestros conciudada-
nos de Cuba la protecei6n de vidas y la, indemnizaci6n
de la propiedad que ningfin gobierno de alli puede o quie-
re darles; con ese fin terminar la situaci6n aue les priva
de protecei6n legal.
Tercero: El derecho a intervenir puede justificarse
por los muy serious perjuicios que experiment nuestro
comrercio, el trAfico y los negocios de nuestro pueblo por
la desenfrenada destrucci6n de la propiedad y devasta-
ci6n de la isla.
Cuarto: Y lo que es de mayor importance. La actual
situation de los asuntos de Cuba es una constant amena-
za para nuestra tranquilidad e impone gastos enormes a
este Gobierno. Con semejante conflict, empefiado duran-
te afios y ailos en una isla tan inmediata a nosotros y con
la que nuestro pueblo tiene tantas relaciones comerciales;










cuando las vidas y la libertad de nuestros conciudadanos
estin en constant peligro, cuando sus propiedades son
destruidas y ellos arruinados; donde nuestros, barcos mcr-
cantes est5n expuestos a ser apresados y son seeuestra-
dos a nuestras propias puertas por los barcos de guerra de
una naci6n extranjera; las expediciones Iln.i W 1..i que
no podemos impedir completamente y las molestas cues-
tiones y embrollos que suscitan, todo esto y mns que no
nccesitamos mencionar, traen por resultado relaciones ti-
rantes y una constant amenaza a nuestra tranquilidad y
nos obliga a estar en un semi pie de.guerra con una na-
ci6n con ]a que estamos en paz.
Estos elements de peligro y desorden ya sefiala.do,,
se han manifestado notablemente por un trigico suceso
que ha conmovido just y profundamente al pueblo ame-
ricano. Ya he trasmitido al Congroso el informed del Tri-
bunal Naval de investigaci6n sobre la destrueci6n del bu-
que de guerra "Maine" en la bahia de la Habana, en la
noehe del 15 de Febrero. La destrucci6n de este noble
barco ha llenado de inexpresable horror el coraz6n nacio-
nal. Doseientos cineuenta y ocho bravos marines y dos
'I..!. -, de nuestra Armada *.--ni ..-, en la imaginaria
seguridad de una bahia amiga, han sido ]anzados a ]a
muerte, llevando el dolor y la miseria a sus hogares y su-
miendo en profunda pena a la naei6n.
El Tribunal Naval de investigaci6n, que no es nece-
sario decir, tiene la complete confianza del Cobierno, ha
declarado unAnimemente que ]a destruccion del Mair.e F':l
eausada por una explosion exterior-por una mina sub-
marina-no determine responsabilidades. Eso queda por
fijar.
De todos modos, la destrucci6n del Maine por cual-
quier causa exterior, es una patente y solemn prueba de
tn estado de cosas en Cuba intolerable. Demuestra que
la situaci6n es tal que el Gobierno Espafol no puede ga-
rantizar la seguridad y resguardo de un barco de la. Ar-
mada Americana en misi6n do paz y en su derecho en la
bahia de la Habana.
Ademis, dir6 a este respect que en reciente corres-
pondencia diplomutica, un despacho de nuestro Ministro
en Espafia de 26 del pasado, contiene una dcclaraci6n del
)!;i~j !., de Relaciones Exteriores, asegurando positiva-
mente que Espafia hara todo lo que el mas alto honor y
justicia demanden en la euesti6n del "Maine." La res-
puesta a que me refiero, del 31 del pasado, expresa tam-
bi6n la buena voluntad de Espafia on someter a un arbi-
traje todas las diferencias que puedan surgir de este asun-











to y posteriormente lo comunica en nota de 10 del co-
rriente el Ministro 1Espafiol de Washington del modo si-
guiente:
lespecto a a diversidad de criterios sobre el ori-
"'en del suceso, de( las comisiones americanm y espafiola,
"propone Espaia lque los hechos sean investigados por
'una comiaidn imparcial de experts, cuya resolucidn
"acepta de antemano."
A esto no he dado ninguna respuesta.
El General Grant, en 1875, despues de analizar las
casess de la contienda como se presentaba entonces, de una
prolongaci6n aparentemiente indefinida, dijo:
"'Soy de opinion en este easo que otras naciones se
"veran obligadas a asunir la responsabilidad que les co-
"rresponde y que reflexionarin seriamente qu. las minicas
'medidas posibles que quedan son la mediaei6n y la in-
"tervenci6n. Debido tal vez a la gran distancia que sepa-
'ra a la isla de la peninsula, los partidos contendientes
parecen no tender entire ellos mismos ninguna personali-
'dad de la confianza de ambos que modere las exaltadas
"pasioncs y que actie como pacificador. Advirtiendo es-
"to, les fueron ofrecidos los buenos oficios de los Estados
"Unidos en los primeros dias de la contienda, sin nin-
"gun m6vil egoista, por interns humanitario y por since-
"ra amistad hacia los dos partidos, pero fueron entonces
"reihusados por Espaiia, reconoeiendo al minmo tiempo
"que mas adelante serian indispensables. Niniuana insi-
"nuacion se ha recibido que demuestre que en la opinion
"de EsFpafia ese moment ha llegado. Y todavia continfa
"la lueba con todos sus tremendous horrors y todos sus
perjuieios para los interests de los Estados Unidos y de
"otras naciones. Cada partido parece muy capaz de cau-
'sar dalao al otro asi como a todo 1o que tenga relaci6n y
"'ependa de la paz en la isla; pero parecen ineapaces de
"lograr ninguna transacci6n y ambos han fracasado has-
"ta ahora en olbtener algfin 6xito que demuestre la pre-
"ponderancia de un partido que puela domninar la isia
"eon exelusi6n del otro. En estas circunstancias la me-
diaci6n o la intervenci6n aparentan ser la 6nica alterna-
"tiva que, mis tarde o mars temprano, deberdi ser invoca-
"da para la terminaci6n de la lucha."
Eni el 6'iimo mlensajc annual 1: m:ni inlllm iato p)rele-
ccsor, durante el conflict pondiente, decia:
"Cuando sea manifiesta la impotencia de Espala
"para sofocar la inshurreceion y se demuesitr qe q su sobe-
"rania ha dejado de existir en Cuba, para todos los fines
"que le dan derecho a ella, y cnando una dese'perada lu-









"cha para su restablecimiento haya degenerado en una
"guerra que no significa mis que un infitil saerificio de
"vidas y la complete destrucci6n del objeto mismo que
originala el conflict, se presentarA una situaei6n en la
" cual nuestras obligaciones respect a la soberania de
"Espafia serAn reemplazadas por mis elevadas obliga-
"clones que no titubearemos en reconocer y cumplir."
'En mi mensaje annual al Congreso de Dieiembre 1l-
timo dije:
"El porvenir, no lejano, demostrara si la, !'id-i,.n-
''able condici6n de una paz honrosa, lo mismo para Cu-
"ba que para Espaiia, asi como tambien equitativa para
"los interests nuestros, tan intimamente 11i .. il eon el
"bienestar de Cuba, tiene probabilidades do aleanzarse.
".Si no otra y mayor acci6n tendran que ejercer los Esta-
"dos Unidos. Cuando este tiempo llegue se determinarA
"tal gesti6n por deber e indiseutible dereecho. Se enfron-
"tard sin duda ni vaeilaei6n, por el .eonocimiento de la
"obligaci6n que este Gobierno se debe a si mismo, al
"pueblo de los [-.L.i. Unidos que le ha conliado la pro-
"teeci6n de su honor y de sus interests y por humani-
"dad."
"Seguros de nuestro dereeho, sin ofensa de nuestra
"parte, aetuando exelusivamente por elevados motives
"patri6ticos, no movidos por la ira, ni por egoista inters,
"elC Gobicrno continuard velando por los dereelhos y las
"propiedades de los ciudadanos americanos y no cosara
"en sus *:-i'l. ,.- por lograr con gestiones pacificas una
"paz que deberA ser honrosa y duradera. Si mis adelan-
"to los aconteeimientos nos obligan, por respeto a nos-
"otros mismos, a la civilizaci6n y a la hunanidad, a in-
"tervenir por la fuerza, no sera por culpa nuestra, sino
"fnicamente porque la ncesidad de semcja~n e acto. sea
"tan diafano que merezea el apoyo y la aprobaci6n del
"mundo civilizado."
Una larga prueba ha demostrado que el objeto por
el cual ha empefiado Espafia la guerra no puede alcan-
zarse. La llama de la insurrecci6n puede encenderse o
atenuarse, pero no ha sido, y, esta plenamente demostra-
do, que no so extinguira por los metodos, empleados has-
ta aqui. La finica esperanza de mejorar esta situaci6u,
quc no cs possible tolerar por mas tiempo, es la forzosa pa-
cificaci6n de Cuba. En nombre de la *humanidad, en
nombre de ]a civilizaci6n, para proteger los interests ame-
ricanos que peligran y por los que tenemos el dober y el
derecho de velar, la guerra de Cuba tiene que cesar.











En vista de estos hechos y consideraeiones, pido al
Congress que autorice y de powder al Presidente para que
tome las medidas que den por resultado la complete ter-
minaci6n de las hostilidades entire el Gobierno de Espa-
fia y el pueblo de Cuba y el establecimiento de un gobier-
no fire, capaz de mantener el orden y de observer sos
obligaciones internacionales, consolidando la paz, la tran-
quilidad y la seguridad de sus conciudadanos, asi como
la nuestra, y para emplear las fil. i. -. militares y nava-
les de los Estados Unidos en cuanto scan necesarias a es-
tos fines.
Y en interns de la humanidad y para ayadar a pre-
servar laa vidas del pueblo necesitado de la isla, recomien-
do que la distribuci6n de viveres y provisions se conti-
nie y que se conceda un credito del Tesoro Piblico para
suplenmentar la earidad de nuestros coneiudadanos.
La decision pertenece ahora al Congreso. Es una
responsabilidad solemne. He agotado todos los esfuerzos
para remediar la intolerable situaci6n *que tenemos a
nuestras puertas. Preparado para. ejecutar todas las
obligaciones que me imponen la Constituci6n y la Ley,
aguardo vuestra resoluei6n.
Ayer, despuBs de la redacci6n del present mensaje,
recibi un informe official comunicAndome que en reciente
Decreto de la Reina Regente de Espafia, so ordena al Ge-
neral Blanco proclamar una suspension de hostilidades
para preparar y facilitar la paz. La duraei6n y los. de-
talles de dicha suspension no me han sido comunicados to-
davia.
Este hecho con todas las otras consideraeiones per-
tinentes, merecera, estoy seguro de ello, vuestra just y
*cuidadosa atenci6n en la solemne deliberaci6n que vais a
comenzar. Si esta media obtiene un resultado favorable,
entonces nuestras aspiraciones como pueblo eristiano,
amante de la paz, serin realizadas. Si fraeaea, no sera
mAs que una nueva ju-ti,..a .., para nuestra proyeetada

WILLAM MAC KINlEY.















RESOLUTION CONJUNTA DEL CONGRESS AMERICANO


"Considerando que el aborreeible estado de cosas que
"ha existido en Cuba, durante los tres ultinos afios, en
"Isla tan pr6xima a nuestro territorio, ha herido el sen-
" timiento moral del pueblo de los Estados Unidos, ha si-
"do un desdoro para la eivilizaci6n cristiana y ha llegado
"a su period eritico con la destrucci6n de un barco de
"guerra norteamericano y con la muerte de 266 de entree
"sas .....1.I y tripulantes, cuando el buque visitaba
"amistosamente el puerto de la Habana.
"Considerando que tal estado de cosas no puede ser
"tolerado por mds tiempo, seggin manifest ya el Preai-
"dente de los Estados Unidos, en .tL-,i. que envi6 el
"I1 de Abril al Congreso, invitando a 6ste a que adopted
'resolnciones.
"E1 Senado y la Camara de !R-.i -. 1.- -i. rennidos
"en Congreso, acuerdan:
"Primero.-Que el pueblo de Cuba es y debe sor li-
"bre c independiente.
"Segundo.-Que esi deber de los Estados Unidos
"exigir, y por la present su Gobierno exige, que el Go-
"bierno espailol renuncie inmediatamente a su autoridad
"y gobierno en Cuba y retire sus fuerzas, terrestres y
"navales, de las tierras y mares de la Isla.
"'I .., ,,.-Que so autorice al Presidente de los Es-
"tados [Uidos y se le enearga y ordena que utiliee todas
"las fuerzas militaries y navales de los Estados. Unidos,
"'' lame al servicio active las militias de los distintos Es-
"tados de la Uni6n, en el numero que sea necesario para
"llevar a efecto estos acuerdos.
"Y euarto.-Que los Estados lUnidos, por la presen-
"le uimegan que I'-,-... i ninguln deseo, ni intenci6n de ejer-
"ccr jurisdicci6n, ni soberania, ni de intervenir en el
"Gobierno de Cuba, ;-i no cs para su pacificaci6n, y :i,-
"man su prop6sito de dejar el domino y g.obierno de la
"Isla al pueblo de 6sta, una. vez rcOalizad, dicrlha paci-
Sf'cacidn.."
















DOCUMENTS DE LAS CANCILLERIAS AL SER INMINENTE
LA DECLARACION DEL ESTADO DE GUERRA


El ti-,, ,i de Estado de EspaiTa
Al Minisiro Plenipotenciario de Espaian en Was-
hington.
(Telegrama)
Madrid, 19 de Abril dc 1 '".
Manteniendo mis anteriores instrueciones, encargo a
V. E. que pida. sus pasaportes tan pronto como el Pre-
sidente firme la Resoluci6n votada por ambas Camaras,
retirindose, con todo cl personal diplomitico a sus 6rde-
res y marchando al Canada.
Res.pecto a los (Cd6sules, doy a V. E. aimplias facul-
tades para proceder segun au criteria y seglin aconse.jen
las circunstancias.

El Ministro Plenipotenciario de Espaiia evi W l-1 i','on
Al Minislro de A.i,.., de Esp(ania.
(Telegrama)
Washington, 20 de Abril de 1 '1.
El President acaba de firmar la ley. HIf dirigido al
Secretario de Estado la siguiente Nota:
"Sefior Secretario: La Resoluci6n adoptada por el
Congress de los Estados Unidos de AmBrica y saneiona-
da hoy por el Presidente es de tal naturaleza, que hace
impossible mi permanencia en Washington y me obliga a
rogar a V. E. se sirva disponer que se me expidan mis
pasaportes.
La protecci6n de los interests espafioles quedard con-
fiada a los sefiores Embajadores de Francia y Ministro
de Austria-,Iungria.
En esta ocasi6n, para mi muy dolorosa, tengo. la hon-
ra de reiterar, etc."
He reeibido del Departamento de Estado copia, de
las instrucciones dirigidas a Woodford. La pnrte que nos
interest dice asi:
"Si a la hora del medio dia del skbado pr6ximo, 23
de Abril corriente, no ha sido comunicada a este Gobier-











no por ol de Espafia una complete y satisiactoria res-
puesta a esta demand y resoluci6n, en tales termincs
quo la paz de Cuba quede asegurada, el Presidente pro-
cederd, sin ulterior aviso a usar el poder y autorizacion
ordenados y conferidos a 61 por dieha Resoluei6n tan cx-
tensamente como sea neeesario para obtenerla en et'cto."
Salgo esta noche para el Canadd.
Polo.


!, J!inistro de Eslado de Espaia
1A Ministro Plenipoieliario de los ..' .I.,, Unidos
en Madrid.

Palaeio, 21 de Abril de 1898.
Ex.emo. Sefior:
Muy senior mio: En cumplimiento de un penoso de-
ber, tengo la honra de participar a V. E. que, sanciona-
da por el Presidente de la Repfiblica una Resoluci6n de
ambas Camaras de los Estados Unidos que, al near la
legitima soberania de E-p.id y amenazar con una inme-
diata intervenei6n armada en la Isla de Cuba, equivale
a una evidence declaraci6n de guerra, el Gobierno de S. M.
ha ordenado a su Ministro en Washington que se retire
sin pr:dida de tiempo, del territorio norteamericano, con
todo el personal de la Legacion.
Por este heeho quedan interrumpidas las relaciones
diplomiticas que de antiguo existian centre los dos paises,
eesando today comunicaci6n official entire sus respectivos
Representantes, y me apresuro a ponerlo en conocimien-
to de V. E. a fin de que adopted por su parte las dispo-
siciones que crea convenientes.
Ruego al propio tiempo a V. E. se sirva acusarme
recibo de esta Nota, y aproveeho, etc.
(Firmado) Pio Gulldn.


El Ministro de los Estados Unidos en Madrid
Al Ministro de Estado de, Espaiia.
Madrid, 21 de Abril de 1898.
Exemo. Seiior:
Tengo el honor de acusar recibo, hoy por la mI.,,'i. ,
de su Nota de esta feeha, informindome que el Ministro
espafiol en Washington ha reeibido orden de retirarse con
toda su Legaei6n y salir, sin p6rdida de tiempo, del terri-








53

torio de Norteam6riea. V. E. tambi6n me inform que
por este acto quedan rotas las relaciones diplomitieas en-
tre los dos paises y cesan las comunicacioncs entire los
respectivos Representantes. Por lo tanto he telegrafiado
hoy al C6nsul de Am6rica en Barcelona que ordene a los
1Representantes (Consulares de los Estados Unidos en Es-
pafia entreguen sus respeetivos Consulados a los C6nsu-
les britanicos y salgan de Espafia en seguida. Por mi
part he entregado e.ta Legacion a ]a Embajada de S. M.
Britinica en _\.,i,.1 Esta Embajada se encargarA, desde
ahora, de los interests americanos en Espaila. Yo suplico
ahora el pasaporte y salvo-condueto hasta la frontera
franeesa para mi y el personal de esta Legaci6n. Me pro-
pongo salir esta tarde a las cuatro para Paris.
Aprovecho, etc.
(Firmado) Stewart L. 'Woodford.















PRELIMINARIES DE LA PAZ


El Mi4inistro de Estado de Espafna
Al Embajador de dicha Naci6n en Paris.
(Telegrama)
Madrid, 18 de Julio le 1 '*.
Juzgando hacedero que nos ayude el Gobierno Eran-
ces, si a bien lo tiene, para llegar hasta el Gobierno ame-
ricano, ruego a V. E. averigiie si el Em1l. i..1dc de Fran-
cia en Washington, que esti eneargado de los negoaeios de
Espafia y posee la clave No. 74, nos pudiera presentar at
Secretario de Estado, Mr. Day, una comunicaci6o del
Gobierno espafiol, dirigida al Presidente de la Rep6bliea
de los Estados Unidos, en la cual se le invita a poner tbr-
mino a la situaci6n angustiosa de la Isla de Cuba, mos-
trando a Espafia dispuesta a convenir en los medios de
pacifieaei6n de aquella Isla, si se estima possible concer-
tarlos sobre bases aceptables. Nuestro argument princi-
pal estriba en los padecimientos impuestos per la guerra
a los habitantes de aquella Antilla, hoy totalmente blo-
queada, hasta el punto de que no podamos cnviarle sub-
siatencias. El Ejbrcito pudiera sostenerse durante algiu
tiempo; pero careciendo de fuerza naval bastante a pro-
teger los envios de vituallas, existe una inferioridad no-
toria de los respectivos medios de acci6n. Para solicitar
los buenos ofieios del Embajador de Francla en Was-
hington, ruego a V. E. pregunte al I'F,,-i., de Negoeios
Extranjeros si puede autorizar a M. Cambon: 1o para
presentar un Ai. ,j:-i. al Presidente de la Repdblica de
los Esftados Unidos por medio del Seeretario de Estado o
direetamente, seg6n estime oportuno; 2? para. negociar la
suspension de las hostilidades como preliminary de las ne-
gociaciones definitivas segfn las instrucciones que trans-
mita este Gobierno, en el caso de que el contenido de es-
te Mensaje fuese objeto de aprobaci6n por parte del Go-
bierno Americano. Sirvase, pues, V. E. solicitar de ese
Ministro de Negocios Extranjeros la autorivaci6n indica-
da. Espero su contestaci6n.










El Embajador de Espauia en Paris
Al Ministro de Estado de /.Il ..r.
(Tclegrama)
Paris, 20 de Julio de 1898.
Acabo hablar con Minislto de Negocios Extranjeros,
l ecual me ha dicho que tratandose asunto 1an importan-
to, necesita aprobaci6n Presidente Consejo de Ministros
, President Republica, cerea de los cuales apoyara re-
sueltamente nueetro desco. No creo recibir contestacion
definitive hasta pasado mafiana, porque Presidente de la
Repuiblica esta Ramboillet y Ministro Negocios Extranjc-
ros no podrii verle antes por eneontrarse en Eermo y ser
mafiana dia de recepcei6n diplomatic Miniusterio.
Lesn y Cuastillo.

El Embajador de Espaiu en Paris
Al Ministro de, Eslado de I ".:.
(Telegrama)
Paris, 21 de Julio de 1898.
Ministry de Negocios Extranjeros acaba de manifes-
laimne, despues de haber visto Presidente de la Repdbliea
y President del Consejo de Ministros, que Gobierno
Ifranc6s autoriza a su Embajador en Washington: 1, pa-
ra presentar al Presidentc de ]a Repfibliea de los Estados
1rnidos mcnsaje le] (lobierno de S. \.;l 2', para solicitar
armislicio preparatorio de negoeiaci6n de pa./. Mini'stro
de Negocios Extranjeros me dice, estarA dispnesto, a ,o-
municar al Embajador de Franeia en Washin'2ton el men-
saje y las instrucciones en cuesti6n.
Como le hieiera notar que V. E. me indicaba, sin duda
con objeto de ganar tiempo, la conveuieneia -*I. -, 111, w
directamente a M. Cambon, me contestO que le pareci,
lo natural servir 61 de conduct para. las eomunicaciones
de nuestro Gobierno, tanto miis euanto que su interven-
ci6n en este asunto es, segin me dijo, y repiti6, absoluta-
mente desinteresada.
Len i COstillo.

Al/ Embaj(aor de Francia en Washington.
Madrid, 22 de Julio de 1898.
Exemo. Sefior:
Antorizado por el Ministro de Negocios Extranjeros
de lIrancia, tengo el honor de dirigirme a V. E. para ro-










garle se sirva prestar un sofialado servicio al Gobierno es-
.pafol. TrAtase de hacer llegar a manos del sefor Presi-
dente de la Rcpiblica de los Estados Unidos, ya sea di-
rectamente o por medio del Seeretario de Estado, segfin
estime V. E. mis convenient y conforme al mejor re-
sultado, el Miensaje de este Gobierno que va -.-!: i ii .'
adjunto. En el caso de que el Presidente lo reeiba y es-
t6 dispuesto a dar una contestaci6n inmediata, ruego a
V. E. transmita la respuesta por tel6grafo. De todos mo-
dos, ruego a V. E. se sirva comunicar haber depositado
el Mensaje en manos del Presidente o del Seeretario de
Estado, a fin de saber que ha sido entregado y reeibido.
Muy obligado quedarA el Gobierno espafiol a los baenos
oficios de V. E., y aproveeho esta ocasi6n para ofrecer
a V. E. las seguridades de mi alta consideraci6n.
El Dwque de A! ...l...'',, del Rio.

Al Honorable ll-,i:.,,h, IR. Day, Secretario de Esladco de
los Estados Unidos de, Am6rica.

Seiior -Secretario:
Ruego a V. E. se sirva dar cuenta al Sefior Presi-
dente de la Repdbliea del adjunto IM.:u..i- :
"Sefior Presidente: Tres meses ha que la Repdblica
"de los Estados Unidos declar6 la guerra a Espafia, por-
"que esta no consentia la independence de Cuba, ni se
"allanaba a que sus tropas evaeuaran la Isla. Resignada
"acept6 la Naci6n espafiola tan desigual contienda limi-
"tindose a defender sus posiciones, sin otra esperanza
"que la de dificultar la empreza acometida por la Repi-
"blica americana y el mantenimiento de su honor. Ni las
"duras pruebas a que nos ha sometido la adversidad, ni
"el cAlculo de probabilidades con que pudiera sentirse
"abrumada nuestra esperanza nos impedirin luchar has-
"ta el agotamiento del iltimo de sus medios ofensivos y
"defensivos. Pero esta firme resoluei6n no cierra nues-
"tros ojos ni obsiurece nuestro entendimiento para ver
"y juzgar las responsabilidades en que incurririan las
"dos Naciones contendientes ante el mundo civilizado por
"la continuaci6n de la campafia. Sobre los efeetos inevi-
"tables de toda lucha armada para los paises que la man-
"tienen, se ha de sentir en esta guerra con mayor inten-
"sidad el padecimiento inftil e injustificado de los habi-
"tantes de todo un territorio por el cual slente Espaia
"los afectos del antiguo lazo que con 61 la unen; padeci-
"miento al cual no ha de ser indiferente ningin pueblo










"del Viejo o del Nuevo Mundo que respete los principios
"de humanidad. A remediar tales dafios, ya bien inten-
"sos, y evitar los futuros, afin mis .graves, pueden acudir
"ambas naciones si por acaso hay bases de inteligencia
'para dirimir la contienda pendiente por medios distin-
"tos del empleo de las armas. Juzga E-p.:l:, i possible ha-
"llar estas bases, juzga tambien su Gobierno que asi lo re-
"eonoce el del pueblo americano."
"M itivos existen para entenderlo de tal suerte por
"amigos de entrambos paises. Ganosa la Naci6n espafiola
"de probar una vez mAs que en la present guerra no ha
"sido guiada por otro m6vil sino guardar el prestigio de
"un honrado nombre, asi como en la que mantuvo con
"los insurrectos cubanos s61o se inspiraba en el deseo de
"salvar la Gran Antilla de los peligros de premature inde-
"pendencia, en la hora actual mira mis por los sentimien-
"tos engendrados por el vinculo de la sangre que por
"los deberes y derechos de la metr6poli.
"Dispuesta se hall Espafia a salvar a Cuba. de los
"estragos de la guerra devolviendo a sus habitantes la
"paz si los Estados Unidos estdn prontos a concurrir en
"esta obra. El Presidente de la Repfiblica y el pueblo
"amerieano conocerin por este escrito el pensamiento, de-
"seos y prop6sitos de esta Naci6n. Restanos ahora escu-
"char del Presidente las bases sobre las cuales pueda sen-
"tarse un estado politico definitive para la Isla de Cu-
"ba y la terminaei6n de una lucha que no tcndria objeto
"legitimo, una vez acordados los procedimientos de paci-
"ficaci6n para el territorio cubano. En nombre del Go-
"bierno de S. M. la Reina Regente tiene el honor de di-
"rigirse a V. E. con la mas alta consideraci6n.-El Du-
"'que de Almod6var del Rio, Ministro de Estado."
Aprovecho, senior Secretario de Estado, para ofrecer
a V. E. las seguridades de mi alta consideraci6n.
El Duque de Almoddvar del Rio.

El ,',i, r .,i,, de .EJ.,''In en Paris
Al Ministry de Estado de 'o;, i.,, Naci6n.

Paris, 27 de Julio de 1898.
El U1,I r.,, de Negocios E:t.tr..i.j r.. me comunica,
en este moment la nota verbal signiente: "Monsieur
"Cambon se present el 26 de Julio en la. Casa Blanca y
"entreg6 al Presidente Me Kinley la traduceidn inglesa
"del mensaje del Duque de Almod6var, despu6s de haber-
"le dado lectura. El Presidente contest: "que se felici-










"taba de recibir el mensaje que yo acababa de presentar-
"le en nombre de E-,pl,' o; que -...i. i t;. i eon sus
"Consejeros y que me rogaria volver a la Casa Blanea
"para recibir ,su contestaci6n y hallar conmigo de dicho
"mensaje." Afiadi6 que "si yo tenia ya que hacerle algu-
"nas observaeiones, las oiria con gusto." "Aunque hasta el
presentt, contest yo, no recibi mis que la misi6n de
"presentar el mensaje, me creo autorizado a expresar la
"esperanza de que despuis de los (xitos de esta eampa-
"fia, Mr. Me Kinley se vert inducido, por la gloria, a
"mostrarse humanamente cristiano y generous." Contes-
"tanto a una pregunta del Secretario de Estado, que
"asistia a la conversaeiOn, dije: "que si el mensaje del
"Gobierno de S. M. aludia sore todo a la ...p i. i 11
"de Cuba, es Ip"'"'-w el estado de cosas que reinaba en la
"Isla, habia sido la causa initial de la guerra; que si se
"suprimiera esta causia del conflieto, en condiciones igual-
"mente aceptables para ambos passes la guerra dejaria,
"en consecuencia, de tener raz6n de ser." '"Si, compren-
"do a used bien, contestO6 I Day, Espafia a la vez que
"se limit a pedirnos que busquemo.s de comiin acuerdo
"la manera de resolve la cuesti6n de Cuba, desearia sa-
"ber en qu6 condiciones podrian terminar las hostilida-
"des en todos los puntos donde las hay autualmnente."
"Contesti que, a mi pareeer, el comienzo de las negocia-
" ciones parecia implicar la ternminacin de la guerra pa-
"ra las infelices poblaciones que soportan sus estragos."
"Habi6ndome, por fin, I.,. i.I .., Mr. Mac Kinley si
teniaa proposieiones que formuilar en nombre de Espa-
"fia, contested que, al anunciar al Ministro de Estado es-
"pafiol que su mensaje habia sido entregado y aceptado,
"le rogaria me suministrara los medios de tomar part en
"la conversation a que el Presidente de la Repiblica se
"proponia invitarme desde que so pusiese de acuerdo con
"su Ministro de Negaociosl Extranjeros."
Le06n y ('Y .. ',.

El, Ministro de Estado I. Espai~a
Al Embajador de *i;. i,, Nacidn en 1J','i

M\l.b .I, 28 de Julio de 1898.
Recibidos los dos telegramas de V. E., fecha 27.
Examinado su eontenido por el Consejo de Ministros, se
acord6 telegrafiar al Eil,'.l.. 1. de Franeia en Was-
hington lo que sigue. Ruego lo trascmita V. E. traducido
al franes a e senior \11i.'.. de Negocios E-I .,i.:,l-:











"El Gobierno espafiol ha recibido por coducto del Em-
"bajador de Espafia en Paris, el cual, a su vez, lo ha te-
"nido del Ministerio de Negocios Extranjeros, copia del
"telegrama referente a la presentaci6n del mensaje de
"este Gobierno al Presidente de la Repfblica de los Es-
"tados Unidos, y a la conversaci6n mantenida por V. E.
"con el Presidente y Secretario de Estado, acerea de la
"significaci6n y alcance de dicho document. Con gran-
"disimo acierto ha contestado V. E. las preguntas de
"sus dos interlocutores y este Gobierno se apresura a ex-
"presar a V. E. la gratitud por la manera en que ha
"presentado las cuestiones que surgeon en este comienzo
"de negociaciones. Apresirase tambi6n a s-lministrar a
"V. E. los medios de tomar parte en la conversaci6n a
"que se propone invitarle el Presidente cuando contest
"al mensaje, y como ampliaci6n del texto de este mismo,
"para que V. E. pueda desarrollar las indicaciories en
"e1 contenidas, autoriza a V. E. para exponer lo siguien-
"te: El Gobierno de Espafia estaria dispuesto a aceptar,
"no s6lo el procedimiento que asegure pacificamente a
"Cuba el destino que quiera darle la mayoria de sus ha-
"bitantes, sino cualquiera otra soluci6n que conduzca a
"la pacificaci6n de la Gran Antilla. Este Gobierno esen-
"charia reconocido una respuesta del senior Presidente de
"la Repiblica que le permitiera discutir dignamente esta
"soluci6n y cualquiera otra que pueda ser requerida co-
"mo consecuencia de la guerra, suspendiendo desde Ine-
"go el infitil sacrificio de la salud y de la vida, no s5lo
"de los combatientes, sino tambien de aquellos que en
"uno y otro campo mueren indefensos y extenuados -n
"presencia de la contienda. Entiende este Gobierno q.e
"con esto se ofrecen los mAs amplios horizontes para que
"el Presidente de ]a Repiblica pueda concretar las ba-
"ses de mutua inteligencia y aeordar desde luego la sus-
"pensi6n de hostilidades."
Almod6var.

El Ministro de Estado de Espaia
At Embajador de dicha Nacidn en Paris.

(Telegrama).

Madrid, 28 de Julio de 1898.
Para conocimiento del Embajador de Francia en
Washington, ruego a V. E. made traducir al francs 'o
que sigue y lo entregue al Ministro de Negocios Extran-











"jeros para ser trasmitido a M. Cambon: "Muay confi-
"deacial. Como aclaraci6n del sentido del telegram de
"esta tarde sobre las disposiciones del Gobierno espaiiol
"para coincidir con el Presidente de la Rep6blica de los
"Estados IUnidos en las bases preliminares a una nego-
'ciaci6n de paz, conviene a V. E. conocer el pensamien-
"to de este Gobierno, a fin de marehar en la conversa-
"ci6n que se entable, apoyado en la certeza de cuales
"sean nuestros prop6sitos. En la guerra con los Estados
"Unidos hay necesidad de distinguir el fin de ella y los
"medios que han empleado para conducirla. El fin era
"la separaci6n de Cuba de los dominios de la Corona de
"Espafia. Los medios han sido y son los ataques a otras
"dependencias coloniales de la naci6n espafiola. Sobre lo
primeroo se halla Espafia 'dispuesta a aceptar la solucin
"que plazaa a los Estados Unidos: independencia absolu-
"ta, independecia bajo el protectorado o anexi6n a la
"Repblica americana; prefiriendo la anexi6n definitive,
"porque mejor garantiza la seguridad de vidas y hacien-
"das de los espaioles alli establecidos o fincados. En
"cuanto a lo segundo, que 'expreso en mi telegram an-
"terior en esta forma: cualquier otra soluci6n que pueda
"ser requerida como consecuencia de la guerra", enten-
"derk V. E. que se refiere a las pretensiones que ten-
"gan los americanos fuera del territorio de Cuba, ya sea
"por hechos de armas realizados que constituyan ocupa-
"ci6n transitoria, ya sea por gastos ocasionados en la
"campafia. Asi como en lo relative a Cuba no hace este
"Gobierno ninguna reserve, debe mantenerla sobre lo se-
"gundo. Admite ciertamente el principio de indemnizar
"en la proporci6n y medida razonables; pero desea que
"conste su irresponsabilidad en los gastos innecesarios;
"estimando innecesarios tambi6n ciertos heehos de ar-
"mas como base de un derecho sobre el territorio en don-
"de se han realizado. No hay tampodo motivo para olvi-
"dar que la naci6n espafiola no provoc6 la guerra, y aun-
",que la fortune nos ha sido adverse, entiende este Go-
"bierno que no hayan de quedar al arbitrio del vencedor
"los territories extrafios a Cuba que hayan sido hostili-
"zados por los Estados Unidos. Mcho agradecere a
"V. E. que a este prop6sito investigue las disposiciones
"de Mr. Mac Kinley en punto a Puerto Rico y Filipinas.
"Si el Presidente se inclina a presentar en breve plazo
"las bases concretas para una inteligencia, y observe
"V. E, que se acomodan a las ideas de este Gobierno en
"cuanto a sus lines generals, sirvase V. E. acelerar la
demanda de suspension de hostilidades que desea lograr











"pronto este Gobierno para impedir los safrimientos del
"hambre en las Antillas y los horrores de las matanzas
"en Filipinas. Una vez de acuerdo en lo cardinal, se
"puede proclamar el armisticio, sin perjuicio de empezar
"cuando se estime oportuno la negociaci&n de paz. Co-
''mo indicaci6n me permit haeer la de que se evitara
"todo cuanto pudiera tener sabor de Congreso interna-
"cional. Seria el medio mejor para una rapida inteli-
"geneia que cada uno de lo dos Gobiernos nombrara su
"Delegaci6n para negociar en un punto neutral. Ningu-
"no mis indicado que Paris. De las altas dotes de V. E.
"que ha tenido Espatia la fortune de asegurar en su be-
"neficio, espera much este Gobierno, y su agradecimien-
"to, como el de la Naci6n, serAn porporcionados al insig-
"ne servicio que V. E. les presta. Almod6var." Antes
"de terminar el cifrado de este telegrama, reeibo el de
"V. E. de las seis de la tarde, cuya segunda parte, o sea
"la referente a indicaciones hechas por M. Cambon,
"queda contestada por este despacho y el anterior.
Almoddar."

Del Secretario de Estado de los Estados Unidos
Al Ministro de Estado de 1,',j.i'".
"Al Exemo. senior Duque de Almod6var del Rio,
"Ministro de Estado de Espafia. Exemo senior: El Pre-
"sidente ha recibido en la tarde del martes 26 de Julio,
"de manos de S. E. el Embajador de Francia, que para
"este efecto representaba al Gobierno de S. M., el men-
"saje firmado por V. E., como Ministro de Estado en
"nombre del Gobierno de S. M. la Reina Regente de
"Espafia, fecha 22 del mismo mes, relative a la posibi-
"lidad de terminar la guerra que actualmente existe en-
"tre Espafia y los Estados Unidos. El Presidente ha
"recibido con satisfacci6n, por una parte, la insinua-
'ciOn de que los dos paises podrian esforzarse en bus-
"car de comdin acuerdo las condiciones en que pudiera
"quedar terminada la present lucha, y, por otra par-
"te, la seguridad de que Espaila cree possible una inte-
"ligencia sobre este punto. Durante las laboiiosas nego-
"ciaciones que precedieron a la apertura de lae hostilida-
"des, el Presidente trabaj6 con todas sus fuerzas para
"evitar un conflieto, abrigando la esperanza de que Es-
"pafia, en consideraci6n a sus propios intereses y a los de
"las Antillas espafiolas y de los Estados Unidos, hallaria
"medio de acabar con el estado de cosas qua ha pertur-
"bado constantemente la paz del hemisferio occidental, y










"que en oeasiones diveroas habia puesto a ambas naciones
"a dos pasos de la guerra. El Presidente hace constar,
"con profundo disgusto, que sus esfuerzos encaminados
"a mantener la paz, se vieron frustrados por aconteci-
"mientos que impusieron al pueblo de los Estados Unidos
"la convicci6n inalterable de que s61o la renuncia por par-
"te de Espafia de su soberania en Cuba, soberania que ya
"no se encontraba en estado de hacer respetar, podria po-
"ner t6rmino a una situaei6n que habia llegado a hacerse
"intolerable. Por espacio de afios enteros, y en considera-
"ei6n a las susceptibilidades de Espafia, el Gobierno ame-
"ricano respet6, mediante el ejereicio de sus poderes y a
"costa de grande -..- !.r,... para su Tesoro, las obliga-
"ciones que le imponia la neutralidad. Pero lleg6 por fin
"el moment en que, segin se le habia advertido a menu-
"do a Espafia, se hacia impossible mantener mAs tiempo
"esta actitud. El espectcdulo a nuestras puertas de un
"territorio f6rtil, arrasado por el hierro y el fuego, entre-
"gado a la desolaci6n y al hambre, era de los que nuestro
"pueblo no podia considerar con in i i.r. iI ;i. Cediendo
"en consecuencia a lo que exigia la humanidad, cl pueblo
"americano resolvi6 suprimir las causes cuyos efectos le
"afeetaban profundamente. Con este fin, el Presidente,
"autorizado por el CIir..... pidi6 a Espafia que retirara
"sus fuerzas de mar y tierra de Cuba para poner al piue-
"blo de la Isla en situaci6n de darse a si mismo un gobier-
"no. A esta peticidn contest EI'. i.i rompiendo sus re-
"laciones diplomiticas con los } I:rI; ., Unidos, y declaran-
"do que consideraba la aceidn del Gobierno americano co-
"mo origen de un estado de guerra entire ambos paises.
"El Presidente de la Repfiblica no ha podido menos
"de sentir pesar, viendo que la cuesti6n puramente local
"de la reform de gobierno de Cuba tuvo dc este modo
"que transformarse y adquirir proporciones de un conflic-
"to armado entire dos grades pueblos. Sin embargo, ha-
"biendose aceptado esta eventualidad, con todos los ries-
"gos que envolvia, ha proseguido las hostilidades por tie-
"'rra y mar en el ejericiio de sus deberes y de los derechos
"que confiere el estado de guerra, con objeto de obtener
"lo mAs pronto possible una paz honrosa. Al hacerlo asi,
"se ha visto obligado a servirse, sin economizarlas, de las
"existencias y fortunes puestas a su disposici6n por sus
conciudadanos, a los euales se han impuesto eargas y sa-
"crificios indecibles, superiores con much a toda estima-
"ci6n material. Si gracias a los esfuerzos patri6tieos del
"pueblo de los Estados Unidos ha sido designal la, lucha,
"segdn puede ver V. E., el Presidente de la Reptiblica











"estA dispuesto a ofrecer a un adversario valeroso genero-
"sas condiciones de paz. En consecuencia, pues, contestan-
"do a la pregunta de V. E., va a formula las condicio-
'nes de paz que aceptarA eon estos moments con la res-r-
"va de la aprobaei6n ulterior del Senado de los E:Lados
"Unidos. Al discutir la euesti6n de Cuba, V. E. da a
" enten(der que t". ." habia deseado ahorrOr' a Cuba los
"'. ;I.,,,* de una independencia. premature. El Gobierno
"de los Estados Unidos no ha compartid'o hls aprensiones
''de Espaiiu sobre este punto, pero piensa, que en las con-
diciones de perturbucidn y abatimiento en que estd la
"'Isla, esta neocesita, ayuda y direccion, que e' Gobierno
"americano se halla dispnesto a otorgarle. Los Estados
"Unidos pediran: Primero: la renuncia por 1Espafia de to-
"da pretension a su soberania o a sus derechos sobre Cu-
''ba y la inmediata evacuaci6n de la Isla. Segundo: el
"Presidente de la Republica, deseoso de dar prneba de una
"sefialada generosidad, no presentarA ahora ina petici6n
"de indemnizaeiOn pecuniaria. Sin embargo, no puede
"permanecer insensible a las p6rdidas y a los gastos oea-
'sionados por la guerra a los Estados Unidos, ni a las re-
"elamaciones de nuestros conciudadanos, con motivo de
"los dafios y perjuicios que ban sufrido en sus personas
"y bienes durante la filtima insurreeci6n do Cuba. En
"conseeueneia, esta obligado a pedir la cesioil a los Esta-
"dos Unidos y la evacuation inmediata por Espaila d
Puerto Rico y de las demAs lslas que se hallan actua;l-
"mente bajo la soberania de Espafia en las Indias Oci-
"dentales, asi como la cesi6n en las Ladrone-: de una Isla
que sera designada por los Estados Unido-. i. i..
"por las mismas razones, los Estados Unidos tienn titulo
"para ocupar y o(cuparan la ciudad, la bahia y el puerto
"de Manila, osperando la eonclusi6n de an tratado de paz
"que debera determinar la intervenci6n (en francs, con-
"Ir6le), la disposici6n y el gobierno de las Filipinas.
"Si las condiciones ofrecidas aqui son aeptables en
"su integridad, los Estados Unidos nombrarin Comisa-
"rios que se eneontrarAn con los igualment" autorizados
"por Espafia, con objeto de arreglar los detalles del tra-
"tado de paz y de firmarlo en las condieiones arriba in-
"dicadas. Aproveeho esta ocasi6n para ofrecer a V. E.
"las seguridades de mi mas alta consideraci6n.
William. Day.
Washington, 30 de .Julio de 1898. "










El Em bajiador de Francia en Washington
At Ministro do Estado de Espaiua.

Washington, 31 de Julio de 1898.

"Sefior Duque: Seglin anunci6 a V. E. en mi ante-
"rior telegrama, despues de la lectura de su contestaei6n
"al mensaje de V. E., el Presidente me invite a hacer
"las observaciones que me sugirieran las peticiones for-
"muladas por los Estados Unidos; inspirindome en las
"instrucciones con que me honr6 V. E., en previsi6n de
"esta conferencia, empec6 por insistir en la distinci6n
"que convenia bacer entire la cuesti6n de Cuba, causa ini-
"cial del conflict hispano-americano y las nuevas cues-
"tiones que surjan del resultado de las operaciones de
"que han llegado a ser teatro las demis posesiones de la
"Corona de Espifia. En lo que se refiere a Caba, contes-
"tt, 1-:p.',.i estd dispuesta a llegar en la via de las con-
"cesiones mis lejos adn de lo que pide el articulo prime-
"ro de las condiciones de paz indicadas en s contesta-
"ci6n por el Presidente de la Repdblica; Espafia persis-
"te en temer para la Isla los peligros do una independen-
"oia prematiwra, y, digase lo que se quiera, el Gobierno
"federal compare esos temores, puesto que el General
"en Jefe de las tropas americanas no ,ha permitido a sas
"aliados cubanos entrar en Santiago de Cuba despues de
"la rendici6n de esta plaza. Asi es que en interns de las
"personas y de los bienes de los espafioles, de los extran-
"jeros y afin de los americanos que alli resident, Espafia
"llegaria hasta ceder a Cuba a los I.'i/.- Unidos. Infi-
"til es decir, que en esta eventualidad los Eslados Unidos
"quedarian moralmente obligados a pedir, por medio de
"plebiscito, a las poblaciones eubanas si deseaban former
parte de la uni6n fderal. Abordando inmediatamente
"el articulo dos, puse de manifiesto la contradicci6n que
existede entire la declaraei6n de desinterks formulada por
"los Estados Unidos al principio de la guerra y el espiri-
"tu de conquista que revelaban condiciones tan duras pa-
"ra Espafia. Al reelamar la cesi6n de Puerto Rico y de
"una de las Ladrones pareece, le dije, que ceden V. E. a
"la opinion que se ha i.iri:iile recientemente, segln la
"cual se quiere considerar como una conquista definitive
"todo territorio en el cual la suerte de las armas ha per-
"mitido poner la plant a un soldado americano; opinion
"contraria al deredho y cuya falsedad basta a demostrar
"la evacuaci6n de M: ii.'i por las tropas federales. El Se-
"cretario de Estado me interrumpi6 entonees para hacer-










"me observer que en la Historia se encontraria dificil-
"men otro ejem'plo de un vencedor que despues de guerra
"costosa no pidiese una indemnizacion pecuniaria; es
"verdad, contest, ipero no es la cesi6n de la Isla de Cu-
"ba la mis rica de las indemnizaciones? Exigiendo ade-
"m'as las restantes Antillas y una de las Ladrones los
"gastos de la guerra por grandes que hayan sido, exce-
"derian la media de las responsabilidades que debe so-
"portar Espafia, a la cual ha sido contraria la fortune.
"A fortiori, agregu6, las peticiones formuladas en el ar-
"ticulo tres, son a prop6sito para comprometer en Ma-
"drid el 6xito de esta negociaci6n preliminary, sobre todo
"si se mantienen entire las palabras "contrtle" y gobierno
"de Filipinas la palabra posesi6n, que parece poner des-
"de ahora en duda la soberania de Espaiia sobre esta Co-
"lonia. Observari V. me dijo entonees el Presidente de
"la Repfiblica, que mis peticiones, en lo que se refiere a
"los dos primeros articulos, no admiten diLcusi6n; dejo
"a las negociaciones el cuidado de resolver la cuesti6n de
"las Filipinas. Si las fuerzas americanas permanecen
"hasta hoy en sus posesiones, es para obedecer a un de-
"ber que me imponen respect de los residents y extran-
"jeros los progresos... Viendo al Presidente de la Repfi-
"blica resuelto a no modificar los t6rminos del articulo
"tres, hice un llamamiento tan apremiante a su generosi-
"dad que pareci6 conmovido, y, a pesar de la opooicion
"del Secretario de Estado Day, mand6 reemplazar la pa-
"labra posesi6n por la de disposici6n, que no prejuzga el
"resultado de las negociaciones y que no tiene el mismo
"sentido global. Habiendo salido el Secretario de Esta-
"do para hacer esta modificaci6n en el texto, el Presiden-
"te de la Repfiblica me habl6 familiarmente y me expre-
"s6 el pesar de que Espafia no pidiera la paz despu6s del
combate naval de Cavite. "Las condiciones que enton-
"ces hubi6ramos exigido, me dijo, habrian sido menos du-
"ras que las de ahora, asi como el rechazar mi petici6n
"actual expondrr necesariamente a Espafia a mayores
"sacrificios. Ruego a V. E., senior Embajador de Fran-
"cia, que lo haga comprender asi en Madrid". "Cuando
"volvi6 a entrar el Secretario de Estado se discuti6
"la cuesti6n del lugar donde se encontrarian los negocia-
"dores, y Mr. Mac Kinley express el deseo de .que fuera
"en Washington, donde seria perfeetamente acogido el
"Plenipotenciario espafiol. Por fin conform a las ins-
"trucciones de V. E. hice una apremiante tentative pa-
"ra obtener la suspension de hostilidades. El Secretario
"de Estado, Day, habia querido suberdinarla a la que










" (aqui dice el telegrama una palabra indescifrable) de
"los negociadores, pero, a ruego mio, el Presidente de la
"Repfiblica consinti6 en concederla en seguida que V. E.
"me hiciera saber que aeeptaba las negociaeiones sobre
"las bases indicadas por el Gobierno i..-l.,. y que me
"autorizaba a i_,_jl.- en su nombre el acta preliminary
"que pone t6rmino a las hostilidades. La conferencia de
"que he tenido la honra de dar cuenta a V. E. dur6 dos
"horas y media.. Este solo detalle indicarA los esfuerzos
"que he heeho para justificar, defendiendo lo mejor que
"he podido los interests de Espafia, la confianza de que
"me ha dado prueba V. E.
"Asi como tengo el pesar de no haber obtenido ma-
"yores concesiones, tengo el temor de que las resoluciones
'' de la Casa Blanca sean en lo sucesivo inquebrantables.
"Ruego a V. E., senior Duque, acepte Mas segurida-
"des de mi alta consideraci6n.
J. Cambon."


El Ministro de Estado de Espaia
Al Embajador de. Francia en los Esrtados Unidos.

Madrid, Agosto 1" de 1898.

"Sefior Embajador: He recibido los dos telegramas,
"conteniendo el primero la contestaci6n que ha tenido a
"bien dar el Secretario de Estado al mensaje dirigido al
"Presidente de la Repfiblica de los E-i.i.., Unidos por
"este Gobierno de S. M., y el segundo narrando la con-
"versaci6n mantenida por V. E. con dieho Sefior Presi-
"dente, despu6s de recibir la referida contestaci6n. An-
"tes de pasar adelante, cumplo muy gustoso las 6rdenes
"de mi Augusta Soberana y el encargo de mis colegas de
"Gabincte expresando a V. E. la gratitud de que nos
"hallamos poseidos por la manera en que se ha esforzado
"defendiendo los intereses de Espafia y el feliz acierto
"con que ha interpretado las indicaciones confidenciales
"que tuvo el honor de bacerle para que pudiese acudir
"con elements a la. conversaci6n a que le invitaba el
"Presidente. Por la relaci6n de ella obtiene el Consejo le
'Ministros csclarecimientos necesarios sobre la eilastici-
"dad del Gobierno federal en las negociaciones que se
"intentan. Ruego, sin embargo, a V. E. me permit ex-
"ponerle algunas observaciones que a su discreeidn some-
"to para que de ellas haga el uso m&s condicente al 6xi-
"to de estas tentativas y a nuestro provecho."










"El Gobierno de Espafia consider inoportuno dis-
'cutir las causes de la guerra y los procedimientos por
donee se lleg6 a ella, pero no puede aeeptar la respon-
'sabilidal de haberla declarado, pues no entendi6 hacer
'otra cosa que protestar contra el acuerdo del Congreso
"de la Repiblica cuando para no oir su notificaci6n hizo
"cesar las relaeiones diplomaticas. La declaraci6n de gue-
"rra fu6 solemnemente hecha por el Congreso de los Es-
"tados Unidos con el fin de obtener la independencia y
"libertad de Cuba; de done se infiere que el favorecido
"seria en todo caso quien debiera indemnizar los sacrifi-
"cios de existencias y fortunas puestas al servicio de la
causaa cubana. Por esta raz6n deberia esperarse que los
"Estados Unidos siguieran la condueta de Austria y Pru-
"'sia cuando para emancipar los Ducados enviaron un
"ej6reito contra Dinamarca. El tratado de 30 de Octu-
"bre de 1864 estipul6, como era just, que los ducados
"'pagarian los gastos de la guerra, y Espafia. estaria dis-
"puesta a que sobre Cuba pesara la indemnizaci6n, ora se
"procediese par la adjudicaci6n inmediata, como V. E. se
"ha servido proponer, o en la forma de prenda pretoria;
"en todo easo necesitaria el Gobierno saber si, dado que
"la demand de la cesi6n de Puerto Rico se fund en que
"el Gobierno de la Repiblica no puede ser insensible a
"las p6rdida.s y gastos o-casionados a su Naci6n, no ha-
"bria medio en sustituir a esta otra forma de compensa-
"ci6n en territoriosi tal p&rdida y gastos. Espera el Go-
"bierno de S. M. que tratandose simplemente de una da-
cicn en pago, los Estados Unidos no mostriarin empenio
"en imponer al que reputan obligado, la dura ley de ena-
"jenar lo que, sin haber estado jams en litigio, tiene un
"precio de afecei6n especialisimo. Desearia pucs, saber si
"cuando fueran desoidas las justas razones alegadas por
"V. E. y en este despacho confirmadas, sobre la manera
"'de satisfacer a expenses de Cuba los gastos de su libe-
"racidn acogeria el Presidente de la Repibliea el prop6-
"sito de admitir en sustituei6n de Puerto Rico otra forma
"de compensaci6n territorial.
"El tercer punto, en que se determine la forma de
"disponer de las Islas Filipinas, parece falto de precision
"a este Gobierno. Ha suplido las deficiencies que en 61 se
"advierten, suponiendo que no hay cuesti6n respect de
"Ja soberania permanent de Espafia en aquel Arehipi6-
"lago y que la ocupaci6n temporal de Manila, su puerto y
".- babia por el Gobierno federal solamente ha de du-
"rar el espacio necesario para un acuerdo entire ambos
"'paises sobre reforms administrativas. Asimismo que-










"daria bien entendido que toda diseusi6n acerca de tales
reformss seria privativa de Espafia y de los Estados
SUnidos.
"Eselarecidas las bases segunda y tercera en ]a forma
"y media que estime vuecencia convenient, agradecerA
"este Gobierno se sirva telegrafiar el resultado y sus pro-
"pias impresiones, a fin de contestar ofieialmente lo que
"haya lugar, atendiendo las anteriores recomendaciones
"de V. E. en el alto valor que tienen. Aproveeho esta
"ocasi6n, senior Embajador, para reiterar a Vuecencia las
"seguridades de mi alta consideraei6n..
Alnmodovar del Rio.

El Embajador de Francia en Washington
Al Ministro de, Estado en Espaiia.
Washington 4 de Agosto de 1898. (11 y 50 mariana).

"Sefior Duque: Como el telegram fecha 2 Agosto
"que V. E. me ha heeho la honra de dirigirme y que he
"recibido esta noehe, suscita cuestiones sobre las cuales
"me era impossible dar mi opinion sin consultar de nue-
"vo al Gobierno federal, he pedido al .Secretario de Esta-
"do que tuviera a bien precisar ciertos puntos considera-
"dos insufi.ientemente explicitos por V. E. Mr. Day no
"ha creido poder prestarse a una conversaci6n sobre es-
"te punto por tomar el Presidente la direcci6n ,personal
"de estos preliminaries, y me avis6 el mismo dia que me
"presentara en la Casa Blanca. No o-cult6 al Presidente
"que el Gobierno de S. M. considera'ba excesivamente ri-
"gurosas las condiciones que se ofrecian y que considera-
"ba particularmente dura la necesidad de ceder Puerto
"Rico como indemnizaci6n de guerra. "Esta Isla, dijele,
"no ha sido en moment alguno un element de conflieto
entiree Espafia y los Estados Unidos; sus habitantes han
"permanecido files a la Corona... desearia en conse-
"cuencia que el Presidente consintiera en aceptar otra
"compensaci6n territorial en vez de Puerto Rico." Sc-
"gin era de prever, Mr. Mac Kinley se mostr6 inflexi-
"ble y me repiti6 que la cuesti6n de Filipinas era la fini-
"ca que no estaba ya definitivamente resudlta en su pen-
"samiento. Aproveehe esta declaraci6n para rogar al
"Presidente que tuviera la bondad de precisar sus inten-
"ciones en lo que possible se refiera a Filipinas. "En este
"punto, le dije, esta la contestaci6n del Gobierno federal
"redactada en t6rminos que pueden prestarse a todas las
"pretensiones de part de los Estados Unidos, y, por con-











"siguiente, a todos los temores de E-p,,.i respect de su
"soberania." Mr. Mac Kinley me contest: "No quiero
"dejar subsistente ning~n equivoeo en este particular.
"Los negociadores de los dos paises seran los que resuel-
"van cnAles seran las ventajas permanentes que pedire-
"mos en el Archipi6lago y, en fin, los que deeidan la in-
"tervenci6n controlle, disposici6n y el gobierno de Fili-
"pinas," y agreg6 "El Gobierno de Madrid puede tener
"la seguridad que hasta ahora no hay nada resuelto a
priori en mi pensamiento contra Espafia, asi como con-
"sidero que no hay nada decidido contra los Estados
"Unidos" (textual). Repliqu6 que si ha'bia comprendido
"yo bien las palabras del Presidente, la discusi6n de to-
"dos los puntos que aeababa de enumerar tendria lugar
"exelusivamente entire los dos paises interesados. El
"Presidente me contest que 6ste era absolotamente su
' pareccr.
"Siguiendo las indicaciones que V. E. me hizo en
"su telegrama del 29 de Julio, prcgunt6 entonces si en
opinionn del Presidente de la Repdblica de los Estados
"Unidos no habria mayores garantias de independence
"para las negociaciones, efectuindose 6stas en Paris, por
"ejemplo, en vez de Washington. El Presidente de la
"Republica me pidi6 algunas horas para darme su con-
"testaci6n. En i.-.., aquella misma noche estuvo en la
"Embajada el Secretario de Estado y me anunci6 que
teniaia la satisfacei6n de complacer en este punto a V. E.,
"y que, en su opinion, debian ser cinco por cada pais el
"n6mero de negociadores que se reunieran en Paris. El
"Secretario de Estado aprovech6 la ocasi6n para Ilamar
"por iltima vez mi atenci6n sobre el alcance y el senti-
"do de las condiciones propuestas por los Estados Uni-
"dos. "Debe quedar perfectamente entendido, me dijo,
"que la aeeptacion de estas condiciones por Espafia im-
"plica ipso facto para los Estados Unidos el derecho de
"exigir la evacuaei6n inmediata de Cuba y de Puerto
"Rico; es decir, sin esperar la conclusion del tratado de
"paz. De aqui no se sigue necesariamente que los Esta-
"dos Unidos hagan uso de este derecho; comprendemos
"'que la evacuaci6n suscitarA en la ejecuci6n cuestiones
"de detalle que deben resolverse por ambos Gobiernos.
"Lo que queremos ver .ii in -i.. es solamente el principio
"de nuestro derecho." HIice observer que la suspensionn
" do hostilidades supone que cada uno de los beligerantes
conservea sus posiciones. Asi valdra... cesaei6n comple-
"ta de las hostilidades... a la paz."
"Yo habia previsto que el Presidente de la Repibli-











"ca permaneceria inquebrantable; y puesto que V. E.
"me hace el honor de preguntarme mi opinion personal,
"no puedo menos de persistir en la idea de que toda va-
"cilaci6n agravaria ain el rigor de las condiciones.
"Agradecer6 a V. E., sefor Duque, que tenga la
"bondad de expresar a su Augusta So'bera.na mi profun-
"da y respetuosa gratitude por la forma gra.ciosa con que
"sc ha dignado apreciar mis esfuerzos; y dando gracias a
"sus colegas y a V. E., ruego a V. E. acopte la expre-
"si6n de mi muy alta consideraci6n.
J. Cambon."

Del Ministro de Estado de Espaila
Al Secretario de Estado de los Esta.dos Un-idos.

Al Honorable \\!I.I R. Day,
Secretario de Estado de los Estados Unidos.

M.i., ,,l, 7 de Agosto de 1898.

Sefior Seeretario: El Embajador de Francia en Was-
hington, por euyos buenos ii. ,,.. pudo enviar este Go-
bierno un mensaje al Presiiente de la Repdblica de los
Estados Unidos, ha tenido la bondad de comunicarme por
telegrafo la contestaci6n suscrita por V. E. a dieho do-
cumento.
Al examiner los razonamientos que sirven de pream-
bulo y conducen a la fijaci6n de bases concretas para es-
tablecer la paz entire Espafia y los Estados Unidos, im-
porta a este Go-bierno hacer constar en el orden de los he-
chos, que al interrumpir sus relaciones diplomaticas no
entendi6 hacer otra cosa sino rehusar la reccpeidn de un
ultimatum que juzgaba atentorio a sus derechos de sobe-
rania en la Isla de Cuba. Espafia no declare, la guerra,
habi6ndola mantenido como inico medio de ,i, il,. sus
derechos en la Gran Antilla.
A juicio de los Estados Unidos, la question pura-
mente local del Gobierno de Cuba, ha tenido que trans-
formarse y adquirir otras proporciones. De aqui deduce
V. E. que no sea ya s6lo el territorio eubano y su futu-
ro regimen el punto a resolver, sino que las perdidas de
existencias y fortunes americanas durante esta guerra de-
ban ser en alguna forma eompensadas.
Respecto a. la primera base, lo referent, al porvenir
de Cuba llegan uno y otro Gobierno a conclasiones pare-
eidas en cuanto a la incapacidad natural de aquella socie-
dad para constituir un Estado politico independiente.













Sea por insuficiencia en su complete desarrollo, como
entendemos nosotros, sea por la perturbaci6n y abatimien-
tos presented, segun V. E., la Isla de Cuba ha menester
de direcci6n. El pueblo americano no quiere aceptar la
responsabilidad de ella sustituyendo a la Naeion espailo-
la, cuyos derechos a conservar la Isla son incontestables.
Nada oponemos a esta estimaci6n. Siendo imperiosa la
necesidad de abandonar aquel territorio, mientras no ha-
ya llegado a la plenitnd de condiciones para figurar entire
el nuimero de los Estados absolutaniente soberanos, a la
Nacion que sucede a Espafia queda encomendada la vigi-
lancia y coacci6n nccesarias para evitar Jo:, riesgos de
los peninsulares y de los islefios que nos han sido leales.
Con la reserva de.la aeeptaci6n por las Cortes del Reino,
reserve que hace extensive a todas las bases propuestas,
de la propia suerte que los Estados Unidos salvan la apro-
baciOn ulterior del Senado, el Gobierno espaiol, en nom-
bre de la Naci6n, renuncia a loda pretension a la sobe-
rania de la Corona de Espafia y a sus dercchos'sobre Cu-
ba, y se compromete a la evacuaci6n inmediata de la Isla.
Pretenden los Estados Unidos a titulo de equivalen-
eia o compensaci6n por los sacrificios realizados en esta
corta campafia, la cesi6n de Puerto Rico y de las demis
Islas que se hallan actualmente bajo la so.berania de Es-
pafia en las Indias Occidentales, asi como la eesi6n en las
Ladrones o Marianas de una Isla, que seran designada por
el Gobierno federal. Esta clausaula nos despoja del filtimo
recuerdo de un pasado glorioso, lanzandonos, al mismo
tiempo que de la floreciente Isla de Puerto Rico, del he-
misferio descubierto, po,'lado y civilizado por meritorias
hazafias de nuestros mayores. Quizis hubiera sido posi-
ble compensar los perjuicios de los Estados Unidos me-
diante otras cesiones territoriales; la inflexibilidad de la
demand nos fuerza a ceder, y cedemos la Isla de Puer-
to Rico y las demins Islas poseidas por la Corona de Es-
pafia en las Indias Occidentales, asi como una Tsla del Ar-
chipielago de Marianas, que designar-i el cGoierno Ame-
ricano.
La base ri.fj i. a las Islas Filipinas pareee a nues-
tra inteligencia demasiado indeterminada. En primer
termino el titulo invocado por los Estados Unidos para la
oeupaei6n de la bahia, puerto y eiluad de Manila, espe-
rando la conclusion de un tratado de paz, no puede ser
el de conquista, porque la ciudad de Manila se defiende
ain, y, a pesar del bloqueo por mar y el asedio por tie-
rra, aquel por la flota americana y 6ste por las fuerzas
que acaudilla un inligena alentado y pertrechado por el











Almirante, la bandera espafiola no ha sido arriada. En
segundo lugar, el Archipi6lago Filipino se hall intact
en poder y bajo la soberania de Espaiia. Entiende, pues,
el Gobierno espafiol, que la ocumpaci6n temporal de Mani-
la habrd de constituir una garantia. Dicese que en el Tra-
tado de Paz se determinard la intervencidn, la disposi-
ci6n y el gobierno de Filipinas, y como la intenci6n del
Gobierno federal queda por demas velada en esta elausu-
la, interest a este Gobierno consignar que, aceptando la
base terccra, no renuncia a priori a la soberania total del
Archipielago Filipino, dejando a los negociadores el cui-
dado de estiptular acerca de las reforms aconsejables por
la situaci6n de aquellas posesiones y el nivel de cultural
de sus naturales. El Gobierno de S. .M. acepta la base
tercera acompafiada por la deelaraci6n supradicha.
Tales son las observaciones y aclaraciones que tiene
el honor de exponer el Gobierno espafiol al contestar la
comunicaci6n de V. E. y aceptar las bases ofreeidas, con
la reserve de la aprobaci6n por las Cortes del Reino, a
que le obligan sus deberes constitucionales. El acuerdo
de ambos Gobiernos implica la inmediata suspension de
hostilidades y el nombramiento de Comisarios para arre-
gla.r los detalles del Tratado de Paz y firmarlo en las
condiciones arriba indicadas.
Aprovecho esta ocasi6n para ofrecer a V. E. las se-
guridades de mi muy alta consideraci6n.
El Duque de Almoddvar del Rio.

El Ministro, de, Francia en Washington
Al Ministro' de, Estado de, Espauia.

Washington 10 de Agosto de 1898.

Sefior Duque: Tambien ha sido esta ve6 en la Casa
"Blanca, en presencia de Mac Kinley y por expreso de-
"seo suyo, donde he comunicado al Secretario de Estado
"el telegram de 7 de Agosto en que V. E. declara que
"el Gobierno de Espafia acepta las condiciones impues-
'tas por los Estados Unidos. Esta lectura contrari6 visi-
"blemente al Presidente de la Repfiblica y al Secretario
"de Estado. Despu6s de un silencio prolongado, me dijo
"Mr. Mac Kinley: "Yo habia pedido a Espafia la ce-
"si6n y, por consiguiente la evacuaci6n inmediata de las
"Islas de Cuba y de Puerto Rico; en vez de la aceptaci6n
"categ6rica que esperaba, el Gobierno espafiol me dirije
"una Nota en que invoca la necesidad de obtener la apro-
"baei6n de las Cortes; no puedo prestarme a entrar en










"estas consideraciones de orden interior. Hice observer
"que al conformarse el Gobierno de S. M. con sus debe-
"res constitucionales, no hacia mAs que imitar al Presi-
"dente, al cual le estAn impuestas obligaciones anAlogas,
"y que, en su contestaci6n de 30 de Julio, habia reserva-
"do expresamente la ratificaci6n ulterior del Senado fe-
"deral; afiadi que, si bien el Gobierno de Madrid trataba
"de mantenerse dentro de los limits de sus facultades,
"no por eso dejaba de aceptar en todas sus parties las pe-
"ticiones de los Estados Unidos. Todas mis observaciones
"fueron indtiles. Viendo que estaba a punto de terminar
"la conversaci6n, rogu6 entonces al Presidente me dijera
"qu6 prendas de su sinceridad podria darle Espafia.
"Habria, me contest, un medio de poner tPrmino a to-
"do equivoco; podriamos nosotros preparar un proyecto
"de Protocolo que reproduzca las eondiciones propuestas
"a Espafia en los mismos t6rminos en que ya las he for-
"mulado, y que fijen los plazos en que se nombrarin por
"una parte los Plenipotenciarios encargados de negociar en
"Paris el Tratado de Paz, y por otra parte comisiones es-
"peciales encargadas de determinar los detalles de la eva-
"cuaci6n de Cuba y Puerto Rico. Rogar6 a V. E. que
"comunique este Proyecto de Protocolo a Madrid, y que
"pida al Gobierno espafiol la autorizaci6n para firmarlo
"en su nombre. Entonces, pero solamente entonees, se
"suspender'n las hostilidades; mi Comisi6n se pondri,
"dentro de los plazos convenidos, en relaci6n con las Au-
"toridades Militares de la Habana y de San Juan; este
"solo hecho constituiria a mis ojos el principio de ejecu-
"ci6n que espero de Espafia." El Presidente de la Repp-
"blica agreg6 que, en su opinion, este document preli-
"minar no tendrA por objeto ni por efecto mnis que con-
"sagrar, sin dilaci6n alguna, el acuerdo de los dos Go-
"biernos sobre los principios mismos de la paz; y que,
"por tanto, no seria necesario reservar en 61 ni los dere-
"ehos de las Cortes ni los del Senado federal, llamados
"unicamente a ratificar el Tratado definitive. El pro-
"yecto de Protocolo me sera comunicado probablemente
"maiiana; sus terminos seran, sin duda, de una rigurosa
precisionn. No debo ocultar a V. E. que tengo la per-
"suaci6n de que no se admitirA en 61 ninguna modifica-
"ei6n, y si me fuese licito expresar aqui, por much que
"me cueste, mi convicci6n, diria que si el Gabinete de
"Madrid no cree possible aceptar ese document, Espafia
"no tendria ya nada que esperar de un vencedor resuel-
"to a sacar todo el partido possible de las ventajas que










"ha obtenido. Sirvase aceptar, senior Duque las segurida-
"des de mi muy alta consideraci6n.
Combon."

El Ministry de Fra.ncia en Washington
Al Ministry de Estado deq Espaiia.

Paris, 11 de Agosto de 1898.

"Washington, 11 de Agosto de 1 ''. (Recibido el
"11 a las 7, 15, nfmero 273, continuaci6n a mi telegra-
"ma, numero 271, para el Gobierno de IMadrid).

PROTOCOL

"William R. Day, Secretario de Estado de los, Es-
"tados Unidos y Su Exceleneia Monsieur Cambon, Eni-
"bajador Extraordinario y Plenipotenciario de la Rep(-
"blica francesa en Washington, habiendo recibido res-
"peetivamente al efecto, plenos poderes del Gobierno de
"los Estados Unidos y del Gobierno de Espana, han for-
"mulado y firmado los articulos siguientes, que preeisan
"los t6rminos en que ambos Gobiernos se han puesto de
"acuerdo, relativamente a las euestiones abajo designa-
"das, que tienen por objeto el estableeimiento de la paz en-
"tre los dos paises, a saber:
"Articulo 1l-Espafia renunciarA a toda pretension a
"su soberania y a todos sus dereehos sobre Cuba.
"Articulo 2-Espafia cedera a los Estados Unidos
"la Isla de Puerto Rico y las demas Islas que actualmente
"se eneuentran bajo la soberania de Espafia en las In-
"dias Occidentales, asi como una Isla en las Ladrones,
"que serA escogida por los Estados Unidos.
Articulo 3'-Los Estados Unidos ocupar'in y conser-
"varan la ciudad, la bahia y el puerto de Manila en espe-
"ra de la conclusion de un Tratado de paz, que debera
"determinar la intervenei6n controlle, la disposici6n y
"el gobierno de las Filipinas.
"Articulo 4-Espafia, evacuard inmediatamente la
"Isla de Cuba, Puerto Rico y las demis Islas que se en-
"cuentran actualmente bajo la soberania espnfiola en las
"Indias Oeeidentales; con este objeto, eada uno de los
"dos Goobiernos nombrarb Comisarios en los diez dias que
"seguiran a la firma de este Protocolo, y los Comisarios
"asi nombrados deberAn, en los treinta dias que seguirin
"a la firm de este Protocolo, eneontrarse en la Habana,
"a fin de convenir y ejecutar los detalles de la evacua-











"ci6n ya mencionada de Cuba y de las Islas espafiolas
"adyacentes; y eada uno de los dos Gobicrnos nonrbrar'l
"igualmente, en los diez dias siguientes at de la firm de
"este Protocolo, otros Comisarios que deberin, en los
"treinta dias que seguirAn a la firma de este Protocolo,
"encontrarse en San Juan de Puerto Rico, : fin de con-
"venir y ejccutar los detalles de la evacuacion antes men-
"cionada de Puerto Rico y de( las demis Islas que se en-
"cuentran actuallenle bajo la sobcrania d- Espafia en
"las Indias (ecidentales."
"Articulo 5"-Los Estados Unidos y Espafia nombra-
"rin para tratar de la paz cinco Comisarios a lo mnis, por
"eada pais; los Comisarios asi nombrados dcberAn eucon-
"trarse en Paris el prinero !e Octubre de mil ochoei(n-
"tos noventa y ocho lo mas tarde, y proceder a la nego-
"ciaei6n y a l conclusion de un Tratado de paz; este Tra-
"tado quedarAi sujeto a Ia ratificacidn con arreglo a Iis
"formas constitucionales de cada uno de ambos paises.
"Artieulo 6--lna. vez terminado v irmado este
"Protocolo, deberain suspenderse las hostilidades en los
S"dos paises, y a este efecto se deberAn dar 6rdenes por
"cada uno de los dos Gobiernos a los Jefes de sus fu(-r-
"zas de mar y tierra tan pronto como sea possible.
"Hecho en Washington en ejemplar double, inglhs y
francsc, por los abajo I ini (..., ite pone1 n al pie su
"'fi ma y :,llo el .................... de mil ochoeientos
S"noventa y ocho.
Camnbon.'

El Ministry de Francia en W, V ,.I., ,
Al Ii,.'. i., de Estado de Espaiia.

(Telegrama).
Paris, 11 de Agosto de 1898.
Washington, 11 de Agosto de 1898.-Sefior Duque:
"Al transmitirme el proyecto de Protocolo cuyo texto he
"1t, i. r.,r. i., a V. E., el Secretario de Estado me ha di-
"rigido una carta que puede resumirse como sigue:
"Aunque la Nota entregada ayer en la Caa, Blanca
"contiene en su espiritu la aceptaci6n por Espafia de las
"condiciones propnestas por los Estados Unidos, en su
formaa no particulariza bastante explicitamenteo,lo qne
"sin duda se debe a que ha tenildo que ser traducids y
"cifrada varias wvces. Parece, por consemteneia, que la
mantraa mAs segura de evitar today mala inteligenpia
"sea precisar las bases sobre las euales van a estableccrse










"las negoeiaciones de paz en un Protocolo que firmaria-
"mos ousted y yo en nombre respectivamente de E'-l, I-i. y
"de los E.li.i,, Unidos." Seguin esta carta prueba, la
"conversaci6n que hemos tenido esta mariana con Mr.
"Day ha modificado de manera notable la impresi6n que
"le habia producido la contestaci6n del Gabinete de Ma-
"drid y las disposiciones en -ii, anoche lo dej6. En
"efecto, si bien el Proyecto de Protocolo, reproduce en su
"integridad las peticiones hechas por el Gobierno federal,
'"es de observer que, gracias al uso del future, estas peti-
"eiones no obstante seguir siendo muy precisas, no tienen
"ya el caracter de inmediata exigibilidad que revestian
"en la Nota de 30 de Julio. Esta atenuacion es particu-
"larmente visible en el articulo 4%, que es 'l en que he
"eneontrado mayor dificultad para hacer adoptar las mo-
",'I .. ..."z, de redacci6n que me parecian indispensa-
"bles. Al dejar a Comisarios especiales el cuidado de de-
"terminar las condiciones en que deba procederse a !a
"evacuaci6n de Cuba y Puerto Rico, y al \1; I. un pla-
"zo de treinta dias para encontrarse en la Habana y San
"Juan, parece evidence que los Estados Unidos no exigen
"sino en principio la evacuaci6n inmediata, estipulada en
"la cabeza de este articulo. Por otra parte, la intenci6n de
"no dar a este Protocolo mins que el character de un acuer-
"do previo, result del articulo 5?, en el cual, volviendo
"sobre las declaraciones que me habia heeho la vispera
"relativamente a las obligaciones constitueionales del
"Gobierno de Espafia, el Gobierno federal reserve expre-
"samente la ratifieaci6n del Tratado de paz por los po-
"deres legislativos de ambos paises. Finalmente, segfin
"los terminos del articulo 6., a la firm del Protocolo se-
"guira inmediatamente la suspension de las hostilidades.
"Tengo la satisfacci6n de anunciar a V. E. que acabo de
"recibir una earta de A- I. Day, en que da a conoccr
"la intenci6n que tiene el Gobierno federal de tomar,
"apenas se suspendan las hostilidades medidas prontas y
" .....I.. para facilitar el abastceimiento de Cuba."
"Sirvase V. E. aceptar sefior Duque, las segurida-
"des de mi muy alta consideraci6n."
J. Cambon.

Del Minisiro de EstaCdo de Espania
At r,,; '.:.,1. r de Fra/ncia, en Washingt1 mon.
Madrid, 11 de Agosto de 1'.
Sefior Embajador: Los tres telegramas de V. E. re-
ferentes, el primero a la entrevista con el Presidente 3e











la Repfiblica y el Secretario de Estado en la Casa Blanca
para presentar la nota de este Gobierno; el segundo, con-
teniendo el Protocolo, y el tercero que comenta dicho do-
cumento, ban sido torados en consideraci6n por el Con-
sejo de Ministros en el dia de hoy. La resoluci6n del Go-
bierno de S. M. ha sido aceptar en todas sus parties el
texto redactado por el Gobierno federal. Como conse-
cuencia de la aceptaci6n del Protocolo, que implica la sus-
pensi6n de hostilidades entire las dos parties beligerantes,
desea este Gobierno hacer constar que espera del de los
Estados Unidos emplee todos los medios hasta alcanzar
que las fuerzas separatists en Cuba se a'bstengan de to'da
agresien. Por este mismo telegram, tengo el honor de en-
viar a V. E. la plenipotencia que S. M. la lReina Regen-
te, en nombre de sa Augusto Hijo el Rey D. Alfonso
XIII, se ha servido ordenar sea conferida a V. E. con la
autorizacion del Seijor Presidente de la Repiblica Fran-
cesa, para que pueda firmar sin otra formalidad o demo-
ra, el Protocolo convenido, cuyo texto se ha servido V. E.
trasmitirme en su telegrama de 11 de Agosto. Por correo
remitir4 a V. E. el instrument en formalizaciin de estos
plenos poderes por telegrafo. Tengo una muy viva satis-
facci6n, .. ,..r Embajador, por orden de S. M. la Reina
Regento y en nombre del Gobierno, que representan e in-
terpretan los sentimientos de la Naci6n espafiola, de ma-
nifestar a V. E. el reconocimiento a los einlientes servi-
eios de que Espafia le es deudora.
Aproveeho esta o easi6n para reiterar a V. E. las se-
guridades de mi alta consideraei6n.
Almoddvar del Rio.

El Embajador de Francia en Washington
At Mlinistro, de Estado de Espana.

(Telegrama).

'Wahi;ir..n. 12 de Agosto de 1898.-En virtud de
"los plenos poderes que S. M. la Reina Regente ha tenido
"a bien mandar conferirme, con autorizaci6n del Presi-
"dente de la Repfiblica Francesa, y que V. E. me ha
"heeho la honra de comunicarme por medio ,de un telegra-
"ma de 11 de Agosto, he firmado hoy a las cuatro y me-
"dia al mismo tiempo que el Sceretario de Estado y en
"presencia del Presidente de los Estados Unidos, el Pro-
"tocolo cuyo texto conoce V. E. Mister Mac Kinley
"quiso firmar inmediatamente despu6s en mi presencia
"el decreto mandando a los Jefes de ]as fuerzas federales











"de mar y tierra que suspendan inmediatamente las hos-
"tilidades. Mientras hay tiempo para quo llegue una 3r-
"den analoga a los Jefes de las fuerzas reales, los I'. ..
"americanos quedarAn eada, vez que se persente la oca-
"si6n .... ........... .(indescifrable en. ] texto fran-
"ces) a avisar oficiosamente a los oficiales espafioles de
"la suspension de las hostilidades. Al manite'tar al Se-
"cretario de Estado que mis plenos poderes serian regula-
"rizados ulteriormente, tuve el cuidado de poner en su
"conoeimiento que el Gobierno de S. M contaba con que
"el Gobierno federal tomaria las medidas neccsarias para
"invpedir today agresi6n par, parie de las fuerzas separa-
"tistas en Cuba. Terminada la misi6n que V. E. me ha
"confiado con asentimiento de Gobierno, ruetgo a V. E.,
seniorr Duque, que tenga la seguridad de que me consider
"ro sumamente honrado con la iIn.oi! d.!-..i de los sen-
"timientos que V. E. ha tenido a bien expresarmne por
"orden de su Augusta So'berana, asi como en nombre del
"Gobierno y de la Naci6n espafiola; y aproveeho esta
"ocasi6n para repetir a V. E. las seguridades de mi may
Altaa consideraei6n.
J. Camb6n.

El Ainistro de Estado de Espaiia
A 8. E. M. Jules ( i,,.';,, ,rui1rid;., de Francia, en
Wasihington.

Madrid, 13 de Agosto de 1898.

Seiior Embajador: Por el amable intermediario del
Exemo. senior Embajador de Franeia en esta Corte, he re-
eibido hace pocas horas el texto del ',-.-1w.:11 i, por el que
se sirve manifestarme haber firmado ayer a las cuatro y
media de la tarde, conjuntamente con ese 'elor Secrela-
rio de Estado, y en presencia del senior Pre.sidente de la
Replblica, el texto del Protocolo fijando las bases de la
paz entire Espafia y los Estados Unidos de Norte Am6ri-
ca, enterandome asimismo de la suspension inmediata de
las hostilidades, deeretada por la Proclama de Mac Kin-
ley, de las medidas adoptadas para darla a conocer ofi-
ciosamente a los Jefes de las fuerzas ,-',..., y de las
gestiones heehas por V. E. para asegurar la abservancia.
del armisticio por parte de los separatists de Cuba. En
este moment acabo d ddar conocimi.ento de la comuniea-
ei6n de V. E. al Consejo de .:in'-tir.-, reunido en ple-
no, el cual ha torado acta con aprobaci6n de la firm de
tan important instrument, disponiendo a su vez se














transmit a los Jetes do nuestros ej6rcitos la orden de
abstcnerse de toda hostilidad contra las tropas america-
nas de mar y tierra.
Reiterando a V. E. la expresi6n del agradecimiento
de S. M. la Reina Regente, mi Augusta Soberana, y de
su Gobierno, por el acierto con que ha sabido ilevar has-
ta su termino una negociaci6n de tanta trascendencia pa-
ra Espafia, aprovecho esta oportunidad para ofreeer a
V. E. las seguridades de mi alta consideraci6n.
Almod6vac del Rio.

El Emibajudor dc Francia en Madrid
Al II 11..:, d(e Eslado dei Espaiia.

Sefior Duque:
Nuestro Ein .i i..i1.. en Washington, a quien habia
participado el deseo de V. E. de conocer lo mis pronto
possible los nombres de los Comisarios americanos que han
Sde encargarse del arreglo de la cuesti6n relative a la eva-
euaeidn do las Antillas, me comunica los informed si-
guientes, aquiiridos en el Departamento de Estado.

IIan sido designados para Cuba:
El Mayor General (General de Divisi6n) Wade.
El Contraalmirante Sampson.
El Mayor General Butler.

Han sido designados para Puerto Rico:
El Mayor General Brooke.
El Almirante Schley.
El Brigadier General Gordon.

Espero powder dar mariana a V. E. los dlemis infor-
ines que desea conocer.
Aproveeho, senior I)uque, esta oportunidad para rei-
lerarle las seguridades de mi alta consideraci6n.
(Firmado) I'atenotre.

El .lMinistro de Estdlo de Espaiia
Al EKnbajudor de Francia cn .lMadrid.

Palacio, 20 de Agosto de 1898.

Excmo. Senior:
Teng'o la honra de poner en conocimiento de V. E.
que, en cumplimieonto de las preseripciones del articulo
cuarto del Protocolo firmado en Washington el 12 del ac-










80

tual, han sido nombrados Comisarios para convenir y eje-
cutar los detalles de la evacuaci6n de la Isla de Cuba los
Excmos. seiiores:
Don JuliAn GonzAlez Parrado, General de Divisi6n.
Don Luis Pastor y Landero, Contraalmirante, y
El senior Marquis de Montoro.
Y para el mismo objeto en Puerto Rico, los Exemos.
senores:
Don Ricardo Ortega y Diaz, General de Divisi6n.
Don Eugenio Vallarino y Carrasco, Capitan de Na-
vio de primera clase, y
El Illmo. senior D. Josg Sanchez del Aguila, Auditor
de Divis.in.
Aprovecho, etc.
El Duque de Almo-ddvar del Rio.
















TRATADO DE PAZ DE 10 DE DICIEMBRE DE 1898
ENTIRE LOS ESTADOS UNIDOS Y ESPANA

Los Estados Unidos de America y S. M. la Rema
Regente de Espafia, en nombre de su Augusto Hijo Don
Alfonso XIII, deseando poner termino al estado de gue-
rra hoy existente entire ambas naciones, ban nombrado
con este objeto por sus Plenipotenciarios, a saber:
El President de los Estados Unidos de AmBrica, a
William R. Day, Cushman K. Davis, William P.
Frye, George Gray, y Whitelaw Reid, ciudadanos de los
Estados Unidos;
Y su Majestad la Reina Regente de Espafia, a
Don Eugenio Montero Rios, Presidente del Senado,
Don Buenaventura de Abarzuza, Senador del Reino, Mi-
nistro que ha sido de la Corona, Don Jos6 de Garnica, Di-
putado a Cortes, M.ig-i!.iii del Tribunal Supremo, Don
Wenceslao Ramirez de Villa-Urrutia, Enviado Extraor-
dinario y Mili-ri., Plenipotenciario en Bruselas; y Don
Rafael Cerero, General de Divisi6n.
Los cuales reunidos en Paris, despuBs de haberse co-
nunicado sus plenos poderes que fueron hallados en bue-
na y debida forma, y previa ]a discusiOn de las materials
pendientes, han convenido en los siguientes articulos:
Articulo I.-Espafia renuncia todo dereeho de sobe-
rania y propiedad sobre Cuba.
En atenci6n a que dicha Isla, cuando sea evacuada
por Espafia, va a ser ocupada por los Estados Unidos,
mientras dure su ocupaci6n, tomariin sobre si y cumpli-
ran las obligaciones que por el hecho de ocuparla, les im-
pone el Derecho Internacional, para la proteci6n de vi-
das y hacienda.
Articulo II.-Espafia cede a los Estados Unidos la
Isla de Puerto Rico y las demais que estiin ahora bajo su
soberania en las Indias Occidentales, y la. Isla de Guam
en el Archipi6lago de las M.iriii.- o Ladrones.
Articulo II.-Espafia cede a los Estadoy Unidos el
arehipielago conocido por Islas Filipinas, que compren-
de las islas situadas dentro de las lines sigaientes:
Una linea que corre de Oeste a Este, eerca del 200
paralelo de latitud Norte, a travys de la mitad del canal
navegable de Bachi, desde el 118 al 1270, grades de lon-










gitud Este de Greenwich, de aqui a lo largo del ciento
veinte y site (127) grado meridiano de longitud Este de
Greenwich al paralelo cuatro grades cuarenita y einco
minutes (4 45') de latitud Norte; de aqui siguiendo el
paralelo de cuatro grades cuarenta y einco minutes de
latitude Norte (40 45') hasta su interseeci6n con el me-
ridiano de longitud ciento diez y nueve grados y treinla
y cinco minutes (119 :., ) Este de Greenwich; de aqui
siguiendo el meridiano de longitud ciento diez y nueve
grades treinta y cinco minutes (1190 35') Este de Green-
wich, al paralelo de latitude siete grades cnarenta minn-
tos (70 40') Norte, a su intersecei6n con el eiento diez y
seis (1160) grado meridiano de longitud Este de Green-
wich, de aqui por una linea recta, a la interseeci6n del d6-
cimo grado paralelo de latitude Norte, con el ciento diez
y ocho (118) grado meridiano de longitud Este de
Greenwich, y de aqui siguiendo el ciento diez y oeho gra-
do (118) meridiano de longitud Este de Greenwich, al
punto en que comienza esta demarcaci6n.
Los Estados Unidos pagarAn a Espafia la surna de
veinte millones de dollars ($20.000.000) dentro de los
tres meses despnus del canje de ratificaciones del presen-
te tratado.
Articulo IV.-Los Estados Unidos durante el t6rmi-
no de diez afios a contar desde el eanje de la i.,ii ...1.I. [.
del present tratado, admitirin en los puertos de las Islas
Filipinas los buques y las mercancias .1p.,-il -, bajo !as
mismaa condiciones que los buques y las mercancias de los
Estados Unidos.
Articulo V.-Los Estados Unidos, al ser i i..I.., el
present tratado, trasportaran a ]'-:'n' a su costa, los
soldados espafioles que hicieron prisioneros de guerra las
fuerzas americanas al ser eapturada 31 II.. Las armas
do estos soldados les seran devueltas.
Espatia, al canjearse las ,it! I..i..i del present
tratado, procedera a evacuar las Islas Filipinas, asi como
la de Guam, en condiciones somejantes a las acordadas
por las Comisiones nonmbradas para concertar la evacua-
ci6n de Puerto Rico v otras Ilas en las Antillas Occiden-
tales, segfin el Protocolo de 12 de Agosto de 1898, que
continuar; en vigor hasta que scan completamente cum-
plidas sus disposiciones.
El t6rmino dentro del cual sera completada la eva-
cuaci6n de las Islas Filipinas y la de Guam, serA fijado
por ambos Gobiernos. SerAn propiedad de Espafia ban-
deras y estandartes, buques de guerra, no apresados, ar-
mas portAtiles, cafones de todos calibres con sus monta-











jes y accesorios, p6lvoras, municiones, ganado, material y
efectos de today elase pertenecientes a los ejercitos de mar
y tierra de Espafia en las Fl'.p,.i.. y Guam. Las piezas
de grueso calibre, que no scan artilleria de campafia, co-
locadas, en las fortificaciones y en las costas, quedarAn en
sus emplazamientos por el plazo de seis meses- a partir
del canje de ratificaciones del present tratado, y los Es-
tados Unidos podrAn, durante ese tiempo, comprar a Es-
pa.fia dicho material, si ambos Gobiernos llegan a, -n
acuerdo satisfactorio sobre el particular.
Articulo VI.-Espafia al ser firmado el present tra-
tado, pondrai en libertad a todos los prisioneros de guerra
y a todos los detenidos o press por delitos politicos a
consecuencia de'las insurrecciones en Cuba y on Filipinas
y de la guerra con los Estados Unidos.
Reciprocamente, los Estados Unidos pondran en li-
bertad a todos los prisioneros de guerra hechos por las
fuerzas americanas, y gestionarAn la libertad de todos Ics
prisioneros espafioles en powder de los insurrectos de Cu-
ba y Filipinas.
El Gobierno de los Estados Unidos transportarA, por
sui cuenta a F-1, oi., y el Gobierno de Espafia trasporta-
ra, por su cuenta a los I-,t.i, .. Unidos, Cuba, Puerto Ri-
co, y Filipinas, con arreglo a la situaci6n de sus respec-
tivos hogares, los prisioneros que pongan o que hagan po-
ner en :,i-ri,,,i respectivamente, en virtud de este ar-
ticulo.
Articulo VII.-Espafia y los Estados Unidos de
America renuncian mutuamente, por el present tratado,
a today reclamaci6n de indemnizaciOn national o privada
de cualquier genero de un Gobierno contra el otro, o de
.us sfibditos o ciudadanos contra el otro Gobierno, que
pueda haber surgido desde el comienzo de la filtima insu-
rrecci6n en Cuba y sea anterior al canje de r i l .. .. -.
del present tratado, asi como a toda indemnizaci6n en
concept de gastos ocasionados por la guerrd.
Los Estados Unidos juzgaran y resolver.an las recla-
maeiones de sos conciudadanos contra Espafi:, a que re-
nuncia en este articulo.
Articulo VIII.-En cumplimiento de 1o convenido
en los Articulos I, II y III de este tratado, Espafia re-
nuncia en Cuba y cede en Puerto Rico v en 1~s otras Islas
de las Indias Occidentales, en la Isla de Guam y en el
ArchipiElago de las Filipinas, todos los edificios, mue-
lles, cuarteles, fortaleza, estableeimientos, vias pdblicas y
demis bienes inmuebles que con arreglo a dereeho son del











domino piblico, y como tal correspondent a la Corona de

Queda por lo tanto declarado que esta renuncia,
cesidn, segfin el caso, a que se refiere el parrafo anterior,
on nada puede mermar la propiedad, o los derechos que
correspondan, con arreglo a las leyes, al poseedor '.,- .-
co, de los bienes de todas cases de las provincias, muni-
cipios, establecimientos pfblicos o privados, corporaciones
eiviles o eclesiastieas, o de cualesquiera otras coleetivida-
des que tienen personalidad juridica para adquirir y po-
seer bienes en los mencionados territories renunciados o
cedidos, y los de los individuos particularss. i.l-i.-i-i.
que sea su nacionalidad.
Dioha renun(cia o cesi6n, segan el caso, incluye todos
los documents que se refieran exelusivamente a dicha
soberania renunciada o eedida, que existan en los Archi-
vos de la Peninsula.
Ouando estos documents existentes en dichos Archi-
vos y solo en part correspondan a dicha soberania, se
facilitaran copias de dieha parte, siempre que scan solici-
tadas. Reglas anilogas habrin reciprocamente de obser-
varse en favor de Espafia, r.especto de los doeumentos
existentes en los Archivos de las Islas antes mencionadas.
En las antecitadas renuneia o cesi6n, seglin el caso,
se hallan coimprendidos aquellos derechos de la Corona de
l.]p..i,., y de sus Autoridades sobre los Archivos y Regis-
tros oficiales, asi administrativos como judiciales de di-
chas islas, que se refieran a ellas, y a los derechos propie-
dades de sus habitantes. Dichos Archivos y Registros de-
beran ser cuidadosamente conservados y los particulares
sin excepcei6n tendrAn derecho a sacar, con arreglo a las
leyes, las copies autorizadas de los contratos, testamen-
tos y demAs documents que formen ,parte de los protoco-
los notariales o que se eustodien en los Arehivos adminis-
trativos o judiciales, bien 6stos se hallen en EI'.l,.i, 0
bien en las Islas de que se hace menei6n anteriormente.
Articulo IX.-Los stibditos ,.l II.II-, naturales de
la Peninsula, residents en el territorio cuya soberania
Espafia renuncia o cede por el present tralado, podran
permaneser en dieho territorio o mareharse de 61, con-
servando en uno u otro easo todos sus derechos de Id1':'"
dad, eon inclusion del dereeho de vender o disponer de
tal propiedad o de sus products; y ademis tendrin el
derecho de ,i.-r. .- su industrial, comereio o profesi6n, su-
jetAndose a este respect a las leyes que sean aplicables a
los demas extranjeros. En el easo de *que permanezean
en el territorio podrAn conservar su nacionalidad espa-










fiola haciendo ante una Oficina de Registro dentro de un
ailo despuBs del cambio de ratificaciones de este Tratado,
una declaraci6n de su prop6sito de conservar dicha na-
cionalidad; a falta de esta declaraci6n, se considerard
que ha renunciado dieha nacionalidad y adoptado la del
territorio en el eual pueden residir.
Los derechos civiles y la condici6n political de los ha-
bitantes naturales de los territories aqui cedidos a los Es-
tados Unidos se determinarAn por el Congreso.
Articulo X.-Los habitantes de los territories cuya
soberania Espafia renuncia o cede, tendrcn asegurado el
libre ejercicio de su religion.
Articulo XI.-Los espaiioles residents en los terri-
torios cuya soberania cede o renuncia Espauia por este
tratado, estarin sometidos en lo civil y en lo criminal a
los tribunales del pais en que residan con arreglo a las
leyes comunes que regulan su competencia, pudiendo
comparecer ante aquellos en ]a misma forma y emplean-
do los misraos procedimentos que deban observar los ciu-
dadanos del pais a que pertenezca el Tribunal.
Articulo XII.-Los procedimientos judiciales pen-
dientes al canjearse las ratificaciones de este tratado, en
los territories sobre los cuales Espafia renuncia o cede su
soberania, se determinaran con arreglo a las reglas si-
guientes:
1.-Las sentencias dictadas en causes civiles entire
particulars o en material criminal, antes de la feeha men-
cionada, y contra los cuales no haya apelaci6n o easaciin
con arreglo a las leyes espafiolas, se considerarAn como
firms, y serAn ejecutadas en debida forma por la Auto-
ridad competente en el territorio dentro del cual dichas
sentencias delhan eumplirse.
2.-Los pleitos civiles centre particulars que en la
fecha moncionada no hayan sido juzgados continuaron
Ls4 tramitaci6n ante el Tribunal en que so halle el proce-
so. o ante aquel que lo sustituya.
3.-Las acciones en material criminal pendientes en
la fecha mencionada ante el Tribunal Supremo de Espa-
fia contra ciudadanos del territorio que segfin este trata-
do deja de ser espafiol, continuaran bajo su jurisdicci6n
hasta que recaiga la sentencia 1dl-flnili a; pero una vez
dictada esa sentencia, su ejecuci6n sera encomendada a
la Autoridad competent del lugar en -que la acci6n se
suseit6.
Articulo XIII.-Continuaran respetAndose los dere-
chos de propiedad literaria, artistic e industrial, adqui-
ridos por espafioles en las Islas de Cuba y en las de Puer-










to Rico, Filipinas y demns territories cedidos, al hacerse
el canje de las i.ii,-!., 1..1 de este tratado. Las obras
espailolas cientificas, litcrarias y artisticas, que no scan
peligrosas para el orden pfblico en dichos territories, con-
tinuarin entrando en los mismos, con franquicia de todo
dere&ho de Aduana por un plazo de diez afios a contar
desde el canje de ratificaciones de este tratado.
Articulo XIV.-E-.I'.I podrA establccer Agentes
Consulares en los puertos y plazas de los territories cuya
renuncia y cesi6n es objeto de este tratado.
Arti'culo XV.-El Gobierno de eada pais concederd,
por el termino de diez aios, a los buques mercantes del
otro, el mismo trato en euanto a todos los dereehos de
puerto, incluyendo los de entrada y salida, de faro y to-
nelaje, que concede a sus propios buques mereantes no
empleados en el comercio de cabotaje.
Este articulo puede ser denunciado en cualquier tiem-
po dando noticia previa de ello cualquiera de los dos Go-
biernos al otro con seis meses de anticipae:6n.
Articulo XVI.-Queda entendido que cualquiera
obligaci6n aceptada cn este tratado por los Estados Uni-
dos con respect a Cuba, esta limitada al tienipo que du-
re su ocupaci6n en esta Isla, pero al terminar dicha oen-
paci6n, aconsejardn al Gobierno que se establezca en la
Isla que acepte las mismas obligaciones.
Articulo XVII.-El present tratado serai ratificado
por el Presidente de los Estados Unidos, de acuerdo y con
la aprobaci6n del Senado, y por S. M. la Reina Regente de
Espafia, y las ratificaciones se canjearin en Washington
dentro del plazo de seis meses desde esta feeha, o antes
si possible fuese.
En fe de lo cual, los respectivos Plenipotenciarios
firman y sellan este tratado.
Ileeho por duplicado en Paris, a 10 de Diciembre del
afio mil ochocientos noventa y ocho.
(seal). (seal).
'ngenio Montero Rios. William R. Day.
(seal). (seal).
B. de Abarzusa. Cushlman K. Davis.
(seal). (seal).
J. de Garnica. William P. Frye.
(seal). (seal).
W. R. de Villa Urrutia. Geo. Gray.
(seal). (seal).
Rafael Cerero. Whitelaw Reid.
(seal). (seal).












MANIFESTO DEL GENERAL BARTOLOME MASO,
PRESIDENT DE LA REPUBLICAN EN ARMAS

A LOS HABITANTES DE TERRITORIES CUBANOS
NO OCUPADOS AUN POR LAS FUERZAS DEL
EJERCITO LIBERTADOR

Firmadas ya por Espafia las capitulaciones que, co-
mo preliminares de la paz definitive, le ha impuesto el
Gobierno ,le los Estados Unidos y convenidos en ellas ]a
renuncia y apartamiento por parte de la misma Espaiia
de toda pretensi6n de soberania sobre Cuba, ]a inmedia-
la evacuaci6n de. la Isla por sus tropas y Autoridades y
la cesaci6n de las hotstilidades, el Consejo de Gobierno
que presido, creado para constituir un centro que diera
a la Revoluci6n Cubana unidad de direction, ha entendi-
do que debia disponer que las fuerzas cubanas suspendie-
,snii tambien la lucha contra las tropas de Espafia y sus
auxiliares en la present contienda; orden que circulada
ya, abre nn nuevo period a nuestra actividad political;
que si ha. llevado a cabo uno de sus prop6sitos miis pri-
mordiales, aun no puede estimarse que su area ha con-
cluido, pues que afin no esta fundada estable y definiti-
vamcnte, aquella "Repiblica Cubana" que ha constitui-
do el ideal que pnso la.s armas en nnestras nmanoss y qiue
hasta el memento present nos ha tenido combatiendo con-
tra el mayor de los obstaculos que se oponian a su realiza-
ci6n definitive.
Ahora que hal cesado las hostilidades, abora que Es-
pafia ha renunciado a toda pretension de soberania sore
nosotros, ahora que empezamos a ser, real y positivamen-
te, un pueblo libre, El Consejo de Gobierno creek que esta
en el easo de dirigirse a los distintos elimentos de la po-
blacion cubana que ain no sc encuentran bajo su inme-
diata autoridad, pues estima indispensable hacerles cono-
cr los prop6sitos para lo venidero de los hombres de la
TRevoluci6n y la future norma de su conduct political.
ITe aquii, lo que explica y justifica la present aloeuci6n.
Siempre tuvimos fe, una fe inquebrantable, en que la
perseverancia valiente, y si necesario fuera, heroica, en
el sacrificio, nos hubiera emancipado de Espafia en vir-
tud del propio esfuerzo, pero no era possible que se nos
ocultasen los males que una prolongaci6n indefinida de la
lucha hahria de traer sobre la poblaci6n cubana, afiadi-
dos a los que ya, forzosa y necesariamente habria produ-
cido la guerra que por mis de tres aios sostuvimos con-










tra Espafia. La entrada en escena de un factor poderoso
y decisive, con el que contamos siempre, es la verdad, y
hacia el que en todo tiempo se volvieran los corazones de
los eubanos, ha evitado esos males interiores y ha puesto
a los desastres de la campafia un tOrmino breve, para
bien de todos; brevedad que nosotros misimos, entregados
a nuestras propias fuerzas-hay que confeiarlo no.ble-
mente, m.xime tratindose de una evidencia notoria-no
hubidsemos podido lograr. He aqui el titulo mayor que
han adquirido los Estados Unidos para considerarse
acreedores de nuestra gratitud. Cuando mAs podiamos
considerarnos desamparados del mundo los cubanos, cuan-
do el egoismo de unos y la ignorancia de otros respect
de nuestros problems e internal condiciones hacian que
todos nos deelarasen discolos y obstinado por no aceptar
halagos, insidias y amafios que Espafia, como un colmo
de libertad political, nos ofrecia, entonces el pueblo de los
Estados Unidos, su Congreso, su Gobierno, se hicieron
cargo de nuestra situaci6n, vieron claro en elli y tomaron
sobre si la tarea de acabar de redimirnos de un yugo in-
soportable, de una manera eficaz y pronto, porque nues-
tros sufrimientos no podian ni debian prolongarse a sus
puertas, a su misma yista, dada nuestra proximidad geo-
gr'Afica y las intimas relaciones de comercio, de industrial
y de cultural que existian de antiguo entire ellos y nos-
otros. Han cumplido brillantemente el program que se
trazaron y afin han heeho algo mis, pues que no s6lo a
nosotros, sino a todos los oprimidos por Espafia han li-
brado de la opresi6n, en forma mis o menos distinta; y
hasta definitive e irrevocablemente han resuelto toda
complieacidn espafiola en AmBrica. No les regatearemos,
pues, una gratitud que tienen tan bien ganada, que hacer-
lo asi, a nosotros mns que a nadie i" t iin.1; I.,
,Sienta bien, asi en los pueblos como en los hombres,
el ser agradecidos, el reconocer y el corresponder a los
,beneficios. Pagandoles con ingratitud no lograriamos, si-
no la propia deshonra; y en esto como en todo, ahora co-
mo en cualquier circunstancia, y tal vez mis que en otra
alguna, por lo mismo que hoy comienza para nosotros la
vida de las Naciones,. debemos poner cuidado escrupulo-
so en que quede a salvo e intacto el que podemos consi-
derar y consideramos como nuestro honor national, del
que ya debemos estar celosos, pues que ya ,-omos en un
todo responsables de nuestros actos, pues que ya resulta-
mos un pueblo libre.
Para ello, para pensar en el modo de lograrlos y ati-
nar con los medios de hacerlo asi, es este moment apro-












piado instant en el que todos los cubanos debemos reca-
pacitar acerca de cuAl debe ser nuestra conduct. Permi-
ta, pues, el pueblo de Cuba a los que componen el Conse-
jo de Gobierno que le expongan su manera de ver acer-
ca de nuestra actual situaci6n frente a los Estados Uni-
dos, cuAl debe ser nuestra condueta y euales fon nuestras
aspiraciones, cuales las obligaciones que han de cumplir
respeeto al future bienestar de su Patria aqullos a quie-
nes nos dirigimos y cuAles tambi6n son nuestros comunes
deberes y las tendencias que deben informal la manera
que todos adoptemos para resolve en un porvenir pr6-
ximo, nuestros mis graves problems politicos.

Despu6s de una lucha parlamentaria memorabilisi-
ma, cuyos accidents y peripecias a6n se encuentran fres-
cos en la memorial de todos, el Parlamento aimericano de-
cidi6 la intervenei6n de los Estados Unidos en la guerra
de Cuba al objeto de que el pueblo de este pais fuera de
facto independiente y libre, reconociendo el derecho que
para serlo tenia y removiendose el obstaculo que hasta
entonces lo impidiera: la presencia de las fuerzas espafio-
las en Cuba. Al decidirse esto, no se reconoei6 la existen-
cia legitima de ningfin Gobierno cubano. El que a Cuba
regia en nombre de la soberania de Espafia fu6 declarado
virtualmente ilegitimo, como emanado de esa misma so-
'berania, y a removerlo con ella han venido dirigidos los
esfuerzos de los Estados Unidos. El que nosotros consti-
luimos para la Revoluci6n y los territories en que ella do-
minara no fu6 reconocido; pero no ha sido hostilizado y
hoy queda en pie sin que los Estados Unidos bayan dado
paso alguno para desalojarlo de los lugares en que ejer-
ce sus funciones, sin que lo hayan mirado, en conseeuen-
cia, como un nfceleo de autoridad emanado de una fuen-
te ilegitima y viciosa, que para el bien general del pueblo
de Cuba convenia resolver o destruir.
No podia ser de otro modo. Los Estados Tnidos no han
querido venir a mediar en nuestra contienda con Espaila
en condiciones tales que apareciesen como los favorece-
dores de una fracci6n political, sino de todo el pueblo de
Cuba; han entendido que ellos no podian imponer a las
poblaciones cubanas, auin entonces dominadas por Espa-
fia, el Gobierno que se habian dado asi mismo los revolu-
cionarios, que estaban en condiciones de expresar libre-
mente su voluntad con su voto; han querido que removi-
do el obsticulo que a la libre emisi6n de ese voto se opo-
nia, diga el pueblo de Cuba, integro, complete, total, cuil
es el Gobierno que desea rija sus destinos en lo future.












Pero en medio de todo, la intervenei6n demuestra quo los
Estados Unidos han debido reconocer que la inmensa ma-
yoria de la poblaci6n cubana estaba de acuerdo con el
principio que nosotros representamos, pues que hizo su-
yo nuestro program y se lanz6 a la guerra !,-tiiir"i.m..i.
nuestra bandera: Ja de independencia absolata de esta
tierra infortunada. En estas condiciones no era possible
que nos hostilizaran, ni que considerasen que la autoridad
que ejereemos dentro de la Revoluci6n era ilegitima y da-
fina para la felicidad de Cuba. Con esto nos ha bastado
para continuar en nuestros puestos. Ello nos ha pareci-
do suficiente para no disolvernos y para proeurar que es-
ta misma autoridad que hemos recibido de una Asamblea,
elegida por los elements de una poblaei6n resident en
los lugares que nuestro EjBreito ocupaba, se conserve y
robustezea en vez de desaparecer y de amenguarse; y
ello, en las presents cireunstancias, nos basta para per-
severar en este prop6sito, sin nimno de conseguir por nin-
guna elase de obstinaci6n ventajas personales; antes al
contrario, prolongando nuestros sacrificios a61o porque
creemos que el decoro nos lo impone, que nos lo ordena
nuestro deber mis estrecho y que hasta nos lo recomien-
da el bien de nuestra Patria, que debe ser siempre la
supreme aspiraci6n de sus hijos.
Bastaria para que asi lo pensisemos el considerar que
nos encontramos al frente del Ejercito Cubano y de sus
mIts director e inmediatos auxiliaries en la :injp.,i ,--ca-
yos diputados en esa Asamblea a que aludimos nos han
elegido-para que nos di6semos cuenta do que seria por
nuestra parte dejar incumplida la mis primordial de
nuestras obligaciones el determinarnos a abandonar estos
puestos de honor, de verdadero honor para nosotro', en
los que nos han colocado esos hombres meritisimos, que
tienen tras si una larga y noble historic de ineontables sa-
. ilri-... heehos en aras de la Patria, y dejarios a ellos sin
el ndicleo principal de nuestra organizaci6n, como a un
simple rebafio sin pastor, dispersos y confuses. Haeia ehos
y para con ellos tenemos primordiales obligaciones, y io
es por cierto, el modo de cumplirlas, el adoptar la plicida
determinaci6n de mareharnos a la vida tralnquila y rela-
tivamente c6moda, de nuestros hogares, dejindolos sin
apoyo, direcci6n, ni consejo, dedicAndose cada cual de
nosotros a la reconstrucci6n de la propia casa abandona-
da, con olvido radical de los intereses colectivos. Nues-
tro deber es llamar la atenci6n de esos hombres hacia la
fase actual de nuestro problema, decirles irancamente
nuestro parecer sobre ella, continuar en nuestros puestos











y convocar, como hemos convocado, una nueva Asamblea
en la que ellos, por medio de sus representantes directa-
mente elegidos, decidan aeerca de su situaci6n y su des-
tino.
La convocatoria de esta Asamblea es, por lo dem.s,
por nuestra parte, el cumplimiento de un deber constitu-
cional. El caso esta previsto en el articulo 41 de nuestra
Constituci6n actual: "Si Espafia, sin acuerdo previo con
"el Consejo de Gobierno, evacuase todo el territorio, se
"convocarA una Asamblea que tendrl las mismas faculta-
"des que se especifican en el segundo parrafo del articulo
"anterior". (Proveer interinamente al regimen y gobier-
no de la Repuiblica hasta que se reuna la Asamblea Cons-
tituyente definitive). Cierto que en el caso preciso y ta-
xativo que se indica en la segunda parte de ese articulo
41 no nos encontramos; pero la Constituci6n no podia
haber previsto una intervenci6n extranjera ni haberse re-
dactado como contando, desde luego, con la misma; y de
todos modos, el espiritu del transcrito precepto nos im-
ponia la obliga.ei6n de convocatoria, pues que Espafia, an
el fondo de las cosas, sin convenirlo con nosotros previa-
mente, se retira por complete de Cuba.
Esta Asamblea que convocamos, no estA llamada,
pues, a decidir definitivamente sobre nuestra constitu-
ci6n, sino sobre los problems internos nuestros y sobre
la entidad gubernamental cubana que debe aspirar a di-
rigir interinamente los asuntos pdblicos mientras se con-
voca y reune una Asamblea General Constituyente, com-
puesta de los representantes de todos los cubanos. A -s-
ta segunda Asamblea de que hablamos pertenecera tan s6-
lo el decidir de cosas tan traseendentales y en ella es 16-
gico que estemos representados cuantos debamos former
la. nacionalidad cubana, con olvido complete de anterio-
res diferencias, pues que para algo se hace la paz y nues-
tro pueblo necesita una pacificaci6n total y complete que
no se conseguiria cuando un partido triunfante, con un
regimen de exclusion y de venganza, cometiera el crimmn
de dar formas nuevas a la pasada lucha.
Pero de acuerdo con nuestra Ley Electoral, con lo
que su articulo 1? dispone, no podemos ahora llamar a las
urnas sino a los ciudadanos cubanos que residan en el
territorio que ocupamos. No podemos, por otra parte, afin
sin precepto que lo dispusiera, convocar elecciones en nn
territorio no colocado bajo nuestra inmediata autoridad.
Seria absurdo. Las decisions, pues, de esa Asamblea, re-
presentarin la voluntad del element revolceionario mAs
direetamente active; y precisamente por ello entendemos











indispensable dejar ver claro a los que no podrAn en las
mismas tomar parte, nuestro mode de pensar en el mo-
mento actual, el que pudi6ramos decir nuestro program
politico. Si entonces, en esa Asamblea, los representan-
tes de las fuerzas mas vivas de la Revoluci6n acordaran
la disoluci6n de este Consejo de Gobierno, cumpliriamos
con ese acuerdo como con todos los de la precedent
Asamblea hemos cumplido; pero no lo aconsejaremos le
seguro, sino que recomendaremos todo lo contrario; y
aqui queremos explicar el por quA.
'Continuemos los que ahora estamos al frente de los
intereses que se nos han confiado o elijanse otros-lo cual
podemos decir honradamente que seria para nosotros lo
mis grato, pues nos descargaria de una inmensa responsa-
bilidad,-entendemos que de todos modos los elements
que hasta ahora han combatido deben continuar organi-
zados, sin disgregarse, ni disolverse; y lo entendemos
porque pensamos sinceramente que de este nicleo de au-
toridad constituido en el pais y que hoy nosotros repre-
sentamos, ha de nacer forzosamente la base mAs funda-
mental de la future legalidad cubana. Ya hemos dieho
que la acci6n political y military de los Estados Unidos ha
destruido en Cuba toda organizaci6n emanada de la sobe-
rania espafiola. Rompiendo ese lazo de soberania, que por
siglos nos uni6 a nuestra antigua M'etr6poli, ha dejado a
Cuba con un derecho constituido, suma de preceptos le-
gales que regulaban nuestra existencia social y que ema-
naban de nuestras pasadas fuentes de derecho; destina-
dos los unos a durar afin mis o menos tiempo, porque no
son incompatible con el nuevo orden de cosas que va a
establecerse; otros destinados a desaparecer o transfor-
marse incontinenti, porque con ese orden nuevo no se
pueden compaginar. Es evidence, por tanto, que en 'Cuba
tiene que crearse una nueva fuente de derecho, y que esa
fuente debe ser cubana. No puede menos do ser asi, des-
de el memento en que el Gobierno de los Estados Unidos
viene a cumplir en Cuba una ley votada por su Parla-
mento y sancionada por su Presidencia, la joint resolution
que motive la intervenci6n, clara y terminante acerca de
este punto. Y al crearse, per muchas precauciones que se
tomen, siempre habrA un punto capital en el que el pro-
blema se planted en los tarminos irreducibles que vamos a
exponer.
Suponiendo que el Gobierno de los Estados Unidos,
inspirAndose hasta el final en las ideas que al principio
de esta alocuci6n deciamos que parecian inspiiarlo, se de-
cide a prescindir per complete de nuestra organizaci6n










actual, asi ahora como mis luego, y desea convocar una
Asamblea Constituyente en la que el pals entero, por su-
fragio universal, nombre sus representantes y decide de
su future Gobierno y su future regimen politico, de todos
modos a la convocaci6n de esa Asamblea deberA preceder
un precepto legal que diga qui6nes son los votantes, esto
es, quienes tienen derecho a ser considera.dos como for-
mando part integrate de.l pleblo cubano. Esa Asam-
blea determinara nuestro regimen constitutional para el
porvenir; las autoridades, los poderes, que de ese regimen
se originen, determinarin legitimamente acerca de nues-
tro dereeho future; pero este derecho future nuestro des-
de sus mAs generals lines hasta sus detalles reglamenta-
rios mis infimos, se originarA de esa nuestra constitucion
definitive, como la Constitucidn nacerA de la Asamblea,
como la Asamblea de los sufragios de aqullos que en su
elecei6n hayan torado parte. Pero el origen fundanmen-
tal de todo esto, la piedra angular de nuestra legalidad
venidera, estarA sin duda en ese concept que fija quid-
nes son los que tienen derecho al voto.
Y entonces, de dos una: o toda nuestra future lega-
lidad emana directamente del arbitrio de una potencia
extranjera que ocupa militarmente parte del pais y que
arroja, como el Jefe galo, su espada en la balanza, de
nuestros destinos, o emana de un acuerdo con nosotros,
que somos hoy el finico niicleo de autoridad cubana que
existed en el pais. A este nficleo so le ha respeta.do, como
antes dijimos. No se le ha reconocido; pero no se le ha
condenado ni hostilizado. Se conoce sobradamente so
existencia, se sabe su origen, no se ignora que cubana y
bien cubana es su procedencia; y si el vetcedor de Es-
pafia no le ha dado su expresa, sanci6n, al menos le ha de-
jado conseicntemente ejercer sus funeiones, ha utilizado
en su campaiia los servicios de sus subordinados en el or-
den politico y administrative y sus soldados han combati-
do teniendo al lado a los soldados que crearon y sostuvie-
ron siempre a este organismo, cuya existencia no puede
discutirse, ni desconocerse.
Nosotros suponemos que el Gobierno de los Estados
Unidos, una vez evacuada completamente Cuba por los
espafioles, tender a su alrededor una mirada, para ver
qu6 es lo que encuentra en el pais. Nuestro deber no es
conducirnos de modo que encuentre un mont6n desorga-
nizado y disperse, sino un nfieleo de organizaci6n de ori-
gen local, cubano de los pies a ]a cabeza y que sea el mis-
mo o el director e inmediato sueesor de aqul1 que en los
mementos de la intervenei6n ostentaba el program que











para pelear con Espafia hicieron suyo los Estados Unidos.
Tenemos una plena confianza en el sentido moral de este
gran pueblo, en su delicado instinto de las conveniencias
political, para no career que entonces, el eneontrar esta
organizaci6n, este centro de autoridad y powder legitimos,
no acuerden con 61 para legitimarlas, ddndoeis un origen
que no sea exclusivamente extranjero, las lines mas ge-
nerales, las mis capitals bases de una legalidad que pa-
ra bien de todos en esta tierra quieren ellos dejar esta-
blecida como resultado final de su intervenci6n. No sere-
mos ni tan ingratos, ni tan locos, ni tan torpes, que ha-
biendo ansiado y aplaudido su intervenci6n en la guerra,
les neguemos el derecho a intervenir en la creaci6n de un
nuevo orden de cosas del que ellos, parcialmente, ser6n
siempre responsables ante el mundo; pero tambi6n tene-
mos que creer que afin en el pueblo americano de boy es-
ta bien vivo el recuerdo de aquel consejo de Franklin
honestyy is the best policy", que en tantas ocasiones de
su historic, en esta misma que a nuestra contienda se re-
fiere, ha inspirado su conduct y ha presidido decisions
levantadas y generosas. En tal virtud, si quieren que en
el future derecho de Cuba no se vea siempre an origen ab-
solutamente extrafio a Cuba, al tender a su alrededor esa
mirada, en ese future ya tan pr6ximo, contaran, para de-
terminar y resolver, con la organizaci6n political y gu-
bernamental, de origen cubano, que eneuentren estable-
eida y funeionando en el pais.
Y cumpliremos tambiin, subsistiendo, con otro deber
no menos primordial. A los hombres que ain contindan
en las filas de nuestro ej6rcito, a sus auxiliares mas pr6-
ximos, a los que habiten el territorio que ocupamos, no
podemos dejarlos entregados a si mismos. Dejaron ma-
chos su .hogar, que hoy estd destruido, un techo que ya no
existed tal vez para los mis de ellos en estos mementos,
una familiar que puede estar dispersa, si les queda toda-
via. A estos hombres ic6mo decirles hoy que marchen
solos y sin rumbo a abrirse cada cual como pueda su ca-
mino en la vida, sin faltar a altos deberes que la con-
ciencia impone y sin exponer a riesgos gravisimos a ellos
mismos y aun a todo el pais? Es precise acaso disertar
largamente sobre cosas tan evidentes y elaras para que se
comprendan? No es manifiesto que, aiin desde este pun-
to de vista tan s6lo, el pais cubano entero, el Gobierno
mismo de los Estados Unidos, los propios elements qne
nos son hostiles de los que component la actual poblaciin
de Cuba, tendrin por qu6 agradecernos el que permanez-










camos en nuestros pulstos respectivos, el que aboguemos
porque el Consejo de Gobierno quede constittido?

Pero no tan s6lo a nosotros nos quedan deberes que
-umplir. Afn los tienen tambi6n, graves y trascendenta-
les, aquellos elements de la poblaci6n eubana, todavia no
,. i!,,.l,, de una manera pfibliea y ii, ii!i, i:, porque
hasta hoy, se lo ha impedido la necesidad de vivir en po-
blaciones sujetas a las autoridades espafiolas y ocupadas
por los soldados de Espafia. Sabemos bien que de ellos la
inmensa mayoria esti y ha estado siempre con noootro;.
Con sus auxilios, no tan s61o con los de nuestros compa-
triotas emigrados, hemos podido subsistir. Todas sus se-
cretas manifestaciones de simpatia, todas las pruebas que
nos han dado de que la experimentaban por la que, a.i
para ellos como para nosotros, era casa eom6n, estin vi-
vas en nuestra memorial y en nuestros corazones; y cs
precisamente su afectuoso reeuerdo lo que hoy nos ins-
pira mAs ,e.iii:.'.; eonfianza inquebrantable en que, si
no con nosotros personalmente, con lo que nosotros repre-
sentamos esti eonforme la inmensa, la abrumadora ma-
yoria del pais cubano. Pe'ro este pais cubano tiene aho-
ra la obligaci6n de decirlo y de decirlo claro, que ya no
hay recomendaciones de la prudencia que aeonsejen el si-
lencio, pues que han pasado los peligros anteriores y pues
que ya no es crime deeir en voz alta lo qiu se Ileva de
antiguo en el fondo del eoraz6n.
Aun antes de que Ilegue el moment definitive de la
convocaci6n on Cuba de una Asamblea Constituyente, la
gran masa de la poblaci6n cubana puede manifestar sus
sentimientos y sus ideas acerca de este particular. Tiene
a su disposici6n todos los medios para hacer piblicas adhe-
siones a determinado credo politico, a determinado orden
de cosas, a la entidad que los represent. Puede decirlo
por el peri6dico, en la tribune, por el : j. i i..-'; por
cuantos medios al uso sirven para aceentuar y determinar
el estado de una corriente general de opinion, pueden to-
dos bhacer patent que miran al Gobierno levolucionario
como su propio Gobierno, que acatan su autoridad como
emanada de fuente que reconoeen legitima, qu. con lo que
61 represent tienen todos una comunidad de aspiraciones.
Haci6ndolo asi robustecer6n la situaci6n nuestra, no
la personal de los que hoy forman este Consejo de Go-
bierno, sino ]a de la entidad misma que hoy nosotros re-
presentamos y mariana otros mas dignamente podran re-
presenlar; no dejarin lugar alguno a la duda de que el
Partido revolucionario, el Partido radicalmente separa-











tista, el que, al organizrse, en cuerpo politico, nos puso
a su frente una vez iniciada la Guerra de Independeneia
patria, pueda no representar las aspiraciones de la easi
totalidad del pais, sino s6lo las de una fracci6n batalla-
dora del mismo, que empufi6 las armas y se lanz6 a la lu-
cha. En suma, pidi6ndoles piblieas, elaras y terminantes
adhesiones no a las personas, que hoy lo componen, sino a
la entidad revolucionaria que asumi6 el titalo "Conse-
jo de Gobierno de la Reptiblica de Cuba", les pedimos que
hagan ver a los propios Esados Unidos que no se equivo-
caron al intimar a E-p..6.. que sacara sus ifur.:.i de mar
y tierra de Cuba y de las aguas cubanas y que renuncia-
sen a toda pretensi6n de soberania sobre nuestra tierra,
porque al sostener como sosteniamos esa soloei6n eual la
finica teniamos a nuestras espaldas a la casi totalidad
del pueblo de Cuba; pues las excepciones, en contra siem-
pre hemos creido que han sido poquisima>, pareciendo
mayors y pudidndose en alguna ocasi6n dar aires de ma-
yoria, s61o porque la coaeci6n, el temor y la amenaza de
violentas e inicuas persecuciones tuvieron siempre aca-
l1ados y escondidos en muehos los verdaderos sentimien-
tos del cubano.
ComprenderA el Gobierno de Washington, hhaciendolo
vosotros de ese modo, que no representamos tan s6lo a esa
fracci6n, a esa minoria mis o menos audaz y guerrera,
inica que ha empufiado las armas, sino que somos el ex-
ponente del sentimiento general cubano; y asi cuando
tienda a. su alrededor esa mirada de que antes hablAbamos
se encontrari no s6lo con nuestra organizaclen, sino con
la expresi6n mAs franca, mas pfblica, mis general que
fuere possible, de vuestros sentimientos y de vuestra vo-
luntad.
Entonces, y s6lo entonces asi nosotros como vosotros
habremos todos cumplido con nuestro deber.
Cfimplenos ahora, antes de terminar, consignar una
especie de protest, que sin ella no podemos poner fin a
estos renglones. Protestamos de que no nos anima un
prop6sito egoista de entronizar en Cuba ninguna espe-
cie de banderia, que no pretendemos, en virtud de un es-
piritu de exclusivismo, acaparar para unos cuantos la di-
recci6n de los asuntos piblicos de Cuba. Todo nuestro
pasado desmiente semejante acusaci6n que por algunos
se nos ha dirigido. Desde el afio de 1892, cuando en 10 de
Abril se constituia el Partido Revolucionarlo Cubano en
el extranjero, por ser impossible su vida legal dentro de
la patria, ese Partido, del que directamente venimos y del











que hemos llegado todos a former parte, en el articulo
quinto de sus bases constitutivas decia: "El Partido Re-
"volucionario Cubano no tiene por objeto llevar a Cuba
"una agrupaci6n victoriosa que consider la Isla como
"su presa y dominion, sino preparar por cuantos medios
"eficaces le permit la libertad del extranjero, la guerra
"que se ha de hacer para el decoro y bien de todos los
"cubanos, y entregar a todo el pais la Patria libre."
De aeuerdo con esta manifestaci6n primordial han
estado siempre bands y proclamas emanados de este
Consejo, asi como el que le precediera. Lo propio que
queda transcript, con palabras distintas, lo dijimos en
24 de Abril del present anio, en una proclama que se pu-
blic6 en el nfmero de "Patria" correspondiente al 15 de
Junio: "Queremos la independencia para Cuba y para
"todos los cubanos y el disfrute de leyes justas para to-
"dos los extranjeros que en Cuba residan. Nuestra mi-
"si6n es obtener la independencia para que despu6s el
"pueblo cubano, procediendo libremente establezca sus
"instituciones pdblicas, y organize la administraci6n que
"crea mAis acomodada a las exigencias y necosidades del
"pais."
En este sentido nos hemos manifestado siempre y no
es ahora que venimos a deeirlo. Afn en la determinaci6n
de quienes podrAn considerarse cubanos, de quienes ten-
dran dcrecho a votar nuestra Asamblea Constituyente de-
finitiva, de las condiciones para optar por nuestra nueva
nacionalidad, hemos de traer el criterio mias amplio que se
conciba possible; y tan seguros estamos de que es abruma-
dora nuestra mayoria en el pais, que ni afiu desde el
punto de vista de una conveniencia piblica nos arredra-
ria el colocar en condiciones de emitir su voto a muchos
que duramente nos han combatido.
No es, pues, nuestra actitud una actitud de intransi-
gencia y de codicia political. _I,I!I~l. mil veces seriamos
y deberiamos serlo por todos nuestros hermanos, si des-
honrasemos con manchas tales la series ya larga de nues-
tros pasados y enormes sacrificios, a los que miramos con
cierto orgullo, si Aste en alguna ocasi6n es licito, como
nuestro titulo mayor a la consideraci6n de ios que en
convivencia con nosotros han de estar en lo venidero; y
mAs afin si perturbisemos nuestra propia obra con el en-
tronizamiento de vicios politicos repugnantes y dafiinos
para nuestro future bienestar. La Patria podria decir-
nos que el merito que pudiera tener nuestro efuerzo para
crearla quedaba deslucido y hasta anulado por el desm6-
rito que consigo llevaria el deseo de convertir en prove-












cho egoista la finalidd de nuestro esfuerzo extraordina-
rio por la libertad y el gobierno de nosotros por nosotros
mismos.
Pero es que si hasta hoy hemos luehado contra Espa-
fia con las armas en la mano, advertimos que adn no ha
concluido nuestra lucha, siquiera ella revista en estos mo-
mentos, una forma completamente distinta, que nuestro
secular enemigo se prepare a empufiar otras armas con-
tra nosotros, en su sana inveterada contra nuestro pais y
sus hijos. En nosotros existe un sentimiento natural que
nos lleva haeia la Independencia patria. Por ella vienen
luchando sin tregua varias generaciones de cabanos. Por
ella se ha derramado much sangre propia y se ha amon-
tonado much ruina y en todos los drdenes del sufrimien-
to se ha sufrido much, muecho y much. Es 16gico que
amemos nuestro ideal y nuestra bandera. No puede ser
en nosotros pecado ese amor. Pero porque aspiramos a
nuestra Independencia nuestros enemigos aspiran a otra
cosa y ya qne Cuba no ha podido continuar siendo suya,
no quieren que sea nuestra, sino de un tereero a quien
odian, pero al que quieren convertir en instrument de
una aversion que parece ser mayor y experimentarse con-
tra nosotros mismos.
Este tereero es precisamente aqu6l que tan eficaz-
mente nos ha ayudado a redimirnos de nuestra antigua
opresora; los que antes nos oprimian, debiles, sumisos,
humildes siempre para con el que les parece fuerte, em-
piezan a decirle que 0l debe quedarse con nuestra tierra,
para sembrar entire 61 y nosotros el germen de una dis-
cordia de la que sin duda piensan aproveeharse para em-
pafiar a los veneedores la satisfacei6n de. la victoria, para
menoscabar a posteriori el noble impulse que ha llevado
a la lucha al pueblo de Washington y Lincoln, inelinan-
dolo insidiosamente a pasos que darian a su political una
apariencia de codicia; todo para perturbarnos, en fin, en
propio provecho, halagando al veneedor que completa-
mente los ha aplastado, para indisponerlo con sus compa-
fieros de victoria, que a esa misma victoria preparara el
terreno desplegando una fuerza de resistencia y una ap-
titud para soportar el sufrimiento, realmente aiin para
nosotros mismros y antes de que los heehos las demostra-
ran, en un todo inconeebibles. Ante esta nueva forma de
la antigua hostilidad nuestro deber es declarar muy alto
ciertas cosas. Queremnos ser un pueblo independiente y a
ello tenemos derecho (el cual dereeho esa misma nacidn
de Norte America solemnemente nos lo reconociera ya),
torque por serlo y para lograrlo much y mny duramen-










te hemos padecido; porque en nuestros padecimientos he-
mos demostrado una constancia ejemplar, que podia ins-
pirar tan s61o el enamoramiento de un ideal que colocara
a 6ste por encima de todos los bienes de la vida. Tenemos
al propio tiempo eonfianza, una plena y absolute confian-
za, en la pureza de las intenciones con que los Estados
Unidos han venido a auxiliarnos en nuestro combat de-
sesperado y sin tregua y no abrigamos sobre la finalidad
do sus prop6sitos ni la sombra de una duda. Sentimos
por ese pueblo noble y grande una gratitude tan profun-
da como el favor que de ellos hemos recibido, lo merece
y exige. Deseamos vivir con 61 en pacificas y cordialisi-
mas relaciones, como no puede ser menos, dada la histo-
ria de nuestro pasado respective. Y estamos sobre todo
dispuestos cumpliendo nuestros deberes como ciudadanos
de un pueblo libre y culto, que ellos tan pcderosamente
han contribuido a former, a ser custodios feles en nues-
tra patria del orden, la eivilizaci6n, la tendencia al pro-
greso, la libertad civil y political; cuantos bienes en par-
te hemos conquistado y en parte les debemos, para des-
cargarlos de la responsabilidad que ante ei mundo han
contraido, ayudindonos a nacer como estado indepen-
diente y para nuestro propio bienestar y benefieio.
Y ahora afiadamos a nuestra anterior promesa y a
nuestras precedentes manifestaciones un juramento de
ha.cerlas efectivas. Juremos ante nuestros amigos, ante
nuestros enemigos, ante el mundo entero y ante la coa-
ciencia propia que asi lo cumpliremos, por la memorial de
nuestros padres que murieron adorando ese ideal y tras-
miti6ndonos su culto, por el recuerdo de nuestros herma-
nos que cayeron en la pelea para sellar este triunfo con
su sangre y por el ansia ardiente que hemos de sentir por-
que el fruto de tantas 16grimas y tantos dolores sea, al
menos, la felicidad de nuestros hijos.
Patria y Libertad, Camagiiey, Septiembre 1 de 1928.
El President de la Repdblica,
Bartolom6 Mad6.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs