• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Compendio historico de Zacatec...
 Los chichimecas
 La colonizacion minera
 La evolucion social
 Zacatecas en la lucha por...
 Zacatecas, estado libre y...
 El problema agrario de Mexico
 El problema agrario de Mexico
 El plan sexenal 1934-1939
 Cumplimento del plan sexenal...
 Colonizacion
 La Colonizacion en los sitemas...
 La colonizacion bajo el plan...
 Table of Contents






Group Title: Obras completas ...
Title: Obras completas
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00067435/00002
 Material Information
Title: Obras completas
Uniform Title: Códice Boturini
Physical Description: 6 v. : illus., port., maps (part fold., part col.) ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Mendizábal, Miguel Othón de, 1890-1945
Publisher: s.n.
Place of Publication: México
Publication Date: 1946-47
 Subjects
Subject: Indians of Mexico   ( lcsh )
History -- Mexico   ( lcsh )
Social conditions -- Mexico   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Mexico
 Notes
General Note: "Tira de la Peregrinación azteca": fold. strip in pocket of v. 3.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00067435
Volume ID: VID00002
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 03171808
lccn - 48023620

Table of Contents
    Compendio historico de Zacatecas
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
    Los chichimecas
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 96a
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
    La colonizacion minera
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 144a
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    La evolucion social
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
    Zacatecas en la lucha por la independencia
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
    Zacatecas, estado libre y soberano
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
    El problema agrario de Mexico
        Page 272
        Page 273
    El problema agrario de Mexico
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
    El plan sexenal 1934-1939
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
    Cumplimento del plan sexenal 1934-1939
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
    Colonizacion
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
    La Colonizacion en los sitemas de riego
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
    La colonizacion bajo el plan sexenal
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
    Table of Contents
        Page 331
        Image 1
        Image 2
        Image 3
        Image 4
        Image 5
        Image 6
        Image 7
        Image 8
        Image 9
        Image 10
        Image 11
        Image 12
        Image 13
        Image 14
        Image 15
        Image 16
        Image 17
        Image 18
        Image 19
        Image 20
        Image 21
        Image 22
        Image 23
        Image 24
        Image 25
        Image 26
        Image 27
        Table 1
        Table 2
        Table 3
        Table 4
        Table 5
        Table 6
        Table 7
        Table 8
        Table 9
        Table 10
        Table 11
        Table 12
        Table 13
        Table 14
        Table 15
        Table 16
        Table 17
        Table 18
        Table 19
        Table 20
        Table 21
        Table 22
        Table 23
        Table 24
        Table 25
        Table 26
        Table 27
        Table 28
        Table 29
Full Text















COMPENDIO HISTORIC DE ZACATECAS
LA POBLACION PREHISPANICA
Elementos etnogrdficos regionales.-Descripcion general.
Cuando la expedici6n de Nufio de Guzmni al occidente de Mexico
penetr6 al territorio del actual estado de Zacatecas, los cazcanes ocupaban
la zona meridional de su territorio, los zacatecos el centro y occidente y
los guachichiles el oriented. Los dos primeros hablaban lenguas pertene-
cientes a la gran familiar yuto-azteca (el cazcn a la subdivision nahuatlana
y el segundo a la nahuatloide) y el guachichil a una lengua que desapare-
ci6 sin dejar elements para ser clasificada.
La ocupaci6n del territorio zacatecano por los cazcanes era reciente,
sin duda, pues estaba relacionada con una de las uiltimas migraciones na-
huatlacas; pero de acuerdo con los vestigios arqueol6gicos -ceramica, es-
tructuras arquitect6nicas, etc.-, su territorio estuvo poblado en 6pocas
anteriores por grupos indigenas de diverse filiaci6n lingiiistica y de cultural
mAs avanzada.
El doctor Manuel Gamio, que en 1908 estudi6 la region arqueol6gica
de Chalchihuites y explore las ruinas de Alta Vista, encontr6 elements
estructurales y ornamentales de las altas cultures del sur y sureste de M6.
xico, asi como de la civilizaci6n de los "pueblos" (Nuevo Mexico, Arizona
y Chihuahua). El arquitecto Ignacio Marquina, en su "Estudio Arquitec-
t6nico Comparative de los Monumentos Arqueol6gicos de Mexico", refi-
riendose a las importantes ruinas de La Quemada --sin duda la ciudad
prehist6rica de Tuitlin, descrita por Tello- que se explore superficial-
mente en 1927, afirma que sus edificios "estin compfendidos dentro del
caricter de los monumentos tarascos, es decir, proceden directamente de
]a evoluci6n de los pueblos arcaicos que ocuparon primitivamente la re-
gi6n". La existencia de piramides en esta important ciudad sugiere otra
influencia cultural, ejercida tal vez por mediaci6n tambiin de los arcaicos,








MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


de las migraciones orientales, llamadas olmecas por Sahagin, que fueron
sus portadores. Es digna de notar la existencia de columns como soporte
de los techos de grandes salones, tanto en la zona arqueol6gica de Chalchi-
huites, como en La Quemada, cuyo origen se desconoce ani, pero que po-
dria estimarse como un possible antecedente de las columns y pilastras de
la Tula del estado de Hidalgo.
La localizaci6n de estos centros de cultural en la vertiente oriental de
la Sierra Madre Occidental y en la Sierra de Palomas, contrafuerte des-
prendido de aqu6lla, asi como las numerosas fortalezas y "grutas refu-
gios", como les llama el doctor Gamio, nos permiten suponer que estos
antiguos pobladores de Zacatecas vivian en constant lucha, tal vez con
las hordas de los zacatecos, los guachichiles y los guamares. La invasion
de los grupos nihoas que eligieron esta ruta para su migraci6n hacia el
centro de Mexico, determinaria, quizas, la migraci6n al sur de este epifoco
de la cultural arcaica evolucionada.
De acuerdo con las tradiciones que don Francisco Pantecatl, cacique
de Tzapotzingo, pequefio sefiorio teco, pr6ximo a Tepic, "dej6 escritos a
sus hijos y descendientes por memorial" las migraciones nahoas siguieron
dos rutas diferentes: una por la vertiente occidental de la Sierra Madre
(CuliacAn, Chiametla, Tzeticpac, Xalisco, etc.), infiltrindose despubs entire
los antiguos pobladores de los actuales estados de Jalisco, Colima, sur de
Michoacan, Guerrero, etc., hasta el Valle de Mexico y la otra por la ver-
tiente oriental (Nombre de Dios, Chalchihuites, Valparaiso y La Cazcana,
etcetera), hasta penetrar por Xilotepec, a Tula. Esta Relaci6n concuer-
da por tanto, con las tradiciones toltecas y acolhuas (Fernando de Alva
Ixtlilx6chitl) y con las aztecas (Tira de la Peregrinaci6n, C6dice Ramirez,
Tezoz6moc y Durin, etc.) y, ademis, result confirmada por la linggiistica
y por multiples testimonies culturales.
Segin Tello, por mandate de Huitzilopochtli, la iltima de las migra-
ciones nahoas, la de los aztecas o mexicanos, "y sus cuatro families" par-
tieron del Chicomoztoc legendario, a Cohuatlicanac, Matlahuacalan, Chi-
malco, Pipiolic, "que son los valles de Puana, Xuchil y Nombre de Dios"
Zonaa arqueol6gica de Chalchihuites y Sombrerete) en cuyos lugares se
establecieron temporalmente, continuando su peregrinaci6n "por Sain, Fres-
nillo y Valparaiso, hasta Jerez y un valle que lamaron Tuitln"; pobla-
ron una gran ciudad la cual cercaron de una muralla y torres fortisimas
y cuatro costillas" Zonaa arqueol6gica de La Quemada). "Estas iltimas
families, que fueron los mexicanos, cuando fueron a M6xico y salieron de
Tuitlan, no pasaron el rio de Toluca (rio Lerma)... porque lo dejaron
a la mano a la banda del mediodia".







COMPENDIo HIST6RICO DE ZACALECAS.


Desde Tuitlin, conquistaron los valles de Tlatenango, Teul, Xuchi-
pila y Teocaltech, poblndolos con "rdsticos mexicanos que traian, los
cuales no hablaban la lengua mexicana tan culta y tan limada como ellos",
arrojando a sus pobladores a Tepec, (Tepeque, Jalisco) Xora y Aguatitlin,
es decir, hacia la Sierra del Nayarit, fundando en el Teul, "encima de un
pefiol de pefia tajada, que tenia una entrada y no m4s, y una fuente de
agua, y le torrearon y fortalecieron porque la querian tener como amparo
de los sucesos de la guerra, y edificaron un temple suntuoso, que fue el
santuario general de ellos, donde sacrificaban a todos los que prendian
en ella (la guerra)... dejando en los pueblos recien fundados, caciques
y sacerdotes y les envi6 de Tuitln un gobernador general que les gober-
nase".
En esta interesante relaci6n encontramos muchos hechos, sin duda
veridicos, pero que no correspondent a la misma ipoca; caso de falsa
perspective hist6rica, general en todas las leyendas indigenas, incluso en
aquellas que fueron consignadas, a posteriori, en las pinturas jeroglificas.
Desgraciadamente, carecemos de exploraciones estratigrificas que nos per-
mitan verificar la realidad y establecer la sucesi6n de estos acontecimientos
protohist6ricos; pero con fundamento en datos de reconocida autenticidad,
procuraremos former alguna hip6tesis sobre los remotos acontecimientos
que se desarrollaron en el territorio del actual Estado de Zacatecas.
Es un heche perfectamente comprobado que el nahuatl, idioma de
las numerosas migraciones de las tribus nihoas, que procedentes del Nor-
oeste, se fueron posesionando de una extensa zona del centro y sur de
Mexico, era usado, aparte de los que la hablaban como lengua maternal,
como lingua franca, entire la mayoria de los grupos indigenas de diversas
filiaciones lingiiiticas, que habitaban los territories que boy pertenecen a
Sinaloa, Nayarit, Jalisco, Colima y el occidente de Michoacin. Asi vemos
que los indigenas de la jurisdicci6n de Compostela, Nay., "fuera de su
lengua bulgar Tecoxquin, (hablan) la lengua mexicana que todos entienden"
(Relaci6n de Compostela), y los coanos de la jurisdicci6n de Xocotlan,
vecinos de los cawcanes, "el lenguaje que hablan entire si es propio y solo
a ellos, y el que vsan con los espafioles es el mexicano, que casi todos
entienden y hablan" (Relaci6n de las Minas de Xocotlin). Ocurria lo
propio en la region meridional de Zacatecas, segin la Relaci6n de No.
chistlan: "es toda de una lengua en toda esta provincia y valle, la cual
se llama cazcana, y la general que todos hablan es la mexicana".
Segin la Relaci6n de Nochistlin, como se ve, el cazcln era una len-
gua diferente del nahuatl; pero debemoe advertir que es un hecho general
entire los indigenas, frecuentemente observado, que consideraban lengua








MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


diferente, tal vez por pereza mental, todo idioma que diferia del suyo,
aunque fuera por pequefias variantes fon6ticas o por el uso de sin6nimos
no habituales en su 16xico particular; diferencias que para el fil6logo no
ameritan una separaci6n dialectal. Hemos visto en la relaci6n de Pantecatl
consignada por el padre Tello, que el cazcin era la lengua hablada por
los "rtisticos mexicanos" que colonizaron la region cazcana, "no hablaban
la lengua mexicana tan culta como ellos" (los nahoas de las filtimas mi-
graciones, que se Ilamaban a si mismos nahuatlacas: los que se explican y
hablan claro el ndhuatl). La diferencia entire las dos lenguas, en conse-
cuencia, debe haber sido, aim, de poca importancia, pues fray Juan de
Guerra, que tuvo tratos con un grupo cazcin puro, nos dice: "que result ser
azteca bastante castizo" (En Jos6 L6pez Portillo y Weber. La Conquista
de la Nueva Galicia. M6xico, 1935).
Orozco y Berra, en su Geografia de las Lenguas de Mixico, clasific6
el cazcan como un dialecto mexicano, opinion que ha sido aceptada por los
fil6logos que se ban ocupado de este tema. Asign6 la misma clasificaci6n
al zacateco, con fundamento en que, "conforme al sentir de los que ad-
ministraron a los indios Zacatecos, usaban un dialecto del mexicano; a los
indios les decian zacatecos y zacateco a su lenguaje"; pero Hervas en su
Catdlogo de las Lenguas, asienta: "Me parece que tienen afinidad las len-
guas Topia, Acaxes y Tepehuana, las cuales, como la de Parras (el irritila
de Orozco y Berra), son dialectos del zacateco"; y el eminente fil6logo don
Francisco Pimentel, despu6s de compararlo minuciosamente con el mexi-
cano, afirma que "el tepehuan pertenece a la familiar sonorense 6pata-pima
y que la analogia de esta con el mexicano existe; pero analogia de grupo,
es decir, muy apartada respect a lo que se entiende por dialecto". De lo
dicho result una de dos: o aceptamos la indicaci6n de Hervas sobre el
zacateco, o no. Si lo primero, ese idioma pertenece a la familiar 6pata-
pima; si lo segundo, no queda otra noticia sobre 61, sino que existi6 un
idioma lDamado zacateco, cuyas relaciones de parentesco han quedado
ignoradas.
Por lo que hace a los mazapiles, tenemos tambi6n pocas noticias;
Hervas dice de ellos: "Al N.E. de la Zacateca esti la naci6n Mazapil
cuyo nombre es mexicano y proviene de mazati, ciervo y pil, particular di-
minutiva, por lo que mazapil significa cervatillo. Los misioneros de la
naci6n Mazapil pertenecen a los P.P. Observantes (Franciscanos de la Pro-
vincia de Zacatecas) y porque 6stos han unido los mazapiles con los
conchos, conjeturo que la lengua mazapil sea dialecto de la mexicana,
como lo es la concha". El argument no es convincente, pues los frailes
pudieron transporter a esa naci6n (los misioneros de la Provincia de Za-








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


catecas acostumbraban dar el nombre de naci6n a los pequefios grupos
o bandas nomidicas, diferenciadas de sus vecinos por la lengua o por las
'rayas" o tatuajes), a la ribera del rio Conchos, para incorporarlos a la
vida agricola en mas favorables condiciones o para librarla de la peli-
grosa vecindad de los agresivos guachichiles. Respecto a la etimologia
de Mazapil tampoco es prueba plena, puesto que la toponimia zacatecana,
toda de lengua nahuatl o espafiola, denota simplemente dos etapas de la
colonizaci6n regional, por grupos de filiaci6n nahoa, no precisamente
inexicana, en la 6poca prehispinica, y por los espaiioles desde el siglo xvi.
Por razones de caricter hist6rico, ya que carecemos absolutamente de bases
filol6gicas, no nos parece remote que, como opina Hervas, el zacateco
haya sido una lengua del grupo sonorense, nahuatlizada al contact de las
inigraciones nihoas. Por las mismas razones hist6ricas -recuerdese que
los peyoteros nayaritas van a recolectar la plant sagrada a la region
guachichil de San Luis Potosi- no seria muy aventurado pensar que
pudo existir una estrecha relaci6n entire el huichol y el guachichil, rota
por las invasiones nahoas.

Los cazcanes

El estadio evolutivo de los cazcanes, a juzgar por las Relaciones de
Nochistlin, Cocula y Teocaltiche; asi como por los importantes datos con-
signados en las cr6nicas de fray Antonio Tello y Mota Padilla, era seme-
jante al de los aztecas a su llegada al Valle de Mixico. Estaban organizados
en clanes locales -pueblos cabeceras independientes que ejercian su so.
berania sobre el territorio, mAs o menos extenso, en el que se distribuia
su poblaci6n en "sujetos", pequefias aldeas, de acuerdo con las necesida-
des agricolas o bhlicas- habitualmente en guerra de frontera con los
pueblos vecinos, incluso de su misma filiaci6n. Asi, por ejemplo, Nochis-
tlan que tenia como sujetos a Apulco, Moyahua y Tenayuca, "trayan guerra
con ciertos pueblos comarcanos", Xalpa y Yagualica.
La colonizaci6n de la region meridional de Zacatecas, realizada por
los mexicanos, con ayuda de los cazcanes, requiri6 una cruel lucha con las
tribus que a la saz6n la habitaban y que fueron arrojadas a las serranias
de Tepec, Xora y AguacatlAn y otras huyeron a La Barranca que despubs
se llam6 de San Crist6bal, donde, segfin Tello, "vivieron enjaulados, pa-
sando muchas calamidades y desventuras; en mas de doscientos y noventa
aios fue no comer sal, sino que en lugar de ella, usaban de las cenizas de
palmas silvestres, y cogiendo las espumas que creaban, las cuajaban y les
servian de sal, con que paladeaban el gusto, hasta que nuestros espafioles








MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


los conquistaron". Estas noticias, de la mas genuine fuente indigena,
pues a fray Antonio Tello no se le pudo ocurrir que la "sal de cenizas",
rica en cloruro de potasio, fuera un substitute del cloruro de sodio, nos
indica, por una parte, que la invasion mexicano-cazcana fue un aconteci-
miento relativamente reciente, y nos permit suponer que los expulsados
pudieron ser los tepecanos (de filiaci6n tepehua), los coanos y los teco-
jines.
Despues de estas luchas, "Quedaron los risticos mexicanos en pacifica
posesi6n de esta provincia y fundaron Xuchipila, que quiere decir 'flor de
sefiores y caballeros', y luego edificaron templos para la adoraci6n de sus
dioses (aunque con reconocimiento al temple de Teul), poblaron tambi6n
los pueblos de Tenango, Jalpa, Mecatabasco, Toyahua, Apozol, Mexqui-
tuta, Moyahua, Coixpalan, y otros muchisimos pueblos y pusieron (los
mexicanos) gobernadores y caciques". La conquista de los tecuaxes de
Teocaltech, que defendieron su territorio con ayuda de los zacatecos y
guachichiles -bandas cazadoras-recolectoras muy belicosas- requiri6 la
colaboraci6n del diablo que se puso, para tan apurada ocasi6n, "una cota
que llamaron los mexicanos ichcahuipil, morri6n de plumas, alfanje de
pedernal, con arco y flechas en la mano; carcaj por la espalda que caia
sore el hombro izquierdo, sandalia de piel adobada de venado, calz6n
ancho de algod6n tefiido de various colors, arregasado hasta la mitad del
muslo".
A pesar de que los conquistadores mexicanos de Tuitlin les habian
impuesto un gobernador general, segin afirma Tello, a principios del si-
glo xvi. La Cazcana no constituia un Estado politico, ni menos ain una
naci6n. A juzgar por las relaciones cazcanas que conocemos (Ameca,
Nochistlin y Teocaltiche), su evoluci6n social, semejante a la de los azte-
cas, al fundar Tenochtitlin, estaba basada en los calpullis o barrios, tenia
como fundamento los tlaxilacacales -clanes locales- gobernados por
tequitlatos, que quiere decir "mandones", que reconocian un jefe, general-
mente hereditario, aunque para ser reconocido se requiriera la elecci6n,
sin duda, de los diversos tequitlatos de la jurisdicci6n, en los que se tomaba
en cuenta, preferentemente, el valor del candidate. Existian dos classes
sociales bien diferenciadas: la clase popular, o macehuales, que andaban
desnudos, y la clase de los "valientes", "Que trayan vnas mantas de plu-
ma y vnos espejos acerados (de obsidiana) con muchas piedras verdes a
la redonda del espejo, en la trasera". (Sahagin nos refiere que los teo-
chichimecas, "traian espejos consigo, colgados a la cintura".) Esta division
tenia, seguramente, un origen 6tnico, e implicaba un incipiente regimen de
castas.








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


El senior de los cazcanes de Ameca, el toxouhquietecuani, tenia un co-
adjutor, el nahualehca, personaje de caricter sacerdotal, int6rprete de la
voluntad del dios tribal, que era transmitida por los tequitlatos a los ma-
cehuales. Los oriculos se referian principalmente a asuntos de guerra o
eran pron6sticos sobre la agriculture, y eran rigurosamente obedecidos
por el pueblo; los jefes de los barrios designaban a los que habian de ir
a la guerra y los que habian de hacer las sementeras para el senior y tenian
cuidado de cobrar el tribute, "que consistia en venados, conejos, liebres
y codornices y otras cosas de mantenimiento".
Cada uno de estos sefiorios estaba constituido por la cabecera, en
la que radicaba el senior y el gran sacerdote, con sus teopizque que propia-
mente quiere decir en nuestra lengua castellana guardss de la casa de
adoraci6n" o teocalli, desde el cual el senior ejercia su soberania sobre
un territorio, mas o menos extenso, en el que se distribuia la poblaci6n
por barrios y pueblos "sujetos", de acuerdo con las necesidades agricolas
o belicas; Nochistlin tenia como "sujetos" a Apulco, Moyahua, Tenayucan,
Teocaltech y otros lugares de menor importancia.
Dichos sefiorios estaban en guerra continuamente con los sefiorios fron-
terizos, incluso de su misma filiaci6n 6tnica; Nochistlin estaba en guerra
con Xuchipila, Xalpa, Yahualica, Tecamapuli y con los indios tarascos
que estaban a legua y media del actual pueblo de Teocaltiche; los va-
lientes peleaban con mazas o macanas con filos de pedernal y el pueblo
con arcos de tepehuaje y flechas; cada flechero llevaba en su carcaj de
cuero de venado cincuenta flechas y todos usaban para defense fuertes
escudos de recias varas entretejidas. Se declaraban la guerra por medio
de embajadores especiales, que gozaban de completes garantias, y los
prisioneros de guerra, previamente engordados para que fueran dignos
del dios y tratados con toda clase de agasajos, eran sacrificados arran-
cindoles el coraz6n, a la usanza de los mexicanos.
Su alimentaci6n se basaba principalmente en el cultivo del maiz, del
frijol, de la calabaza y del chile; pero tenia entire ellos importancia la
recolecci6n de mezquites, ciruelos, zapotes, plitanos y huamichiles; cria-
ban gallinas de la tierra (guajolotes) y ciertos perrillos llamados chichi-
tones que criaban para comer; eran, asimismo, grandes cazadores y pes-
cadores. Sus costumbres culinarias eran muy semejantes a las de los
mexicanos y aprovechaban el maguey silvestre y el cultivado por trasplante,
para obtener pulque, miel y mezcal (el coraz6n y la parte inferior de las
pencas, soasados en barbacoa), ixtle para usos textiles, material para cons-
trucci6n y remedio para casi todas sus enfermedades. Cultivaban tambi6n
el tabaco, que tenia una funci6n ritual y medicinal, a la vez que consti-









MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


tuia uno de sus placeres predilectos. Sembraban algod6n, aunque en pe-
quefia cantidad, pues las costumbres suntuarias no permitian su uso a
los macehuales.
Como en todos los grupos indigenas en la 6poca prehispinica, su
indumentaria era en extreme parca, protectora del pudor genital, mas que
de la inclemencia de la temperature. Las mujeres sabian hilar y tejer;
pero el algod6n, seg6n se desprende de las relaciones, estaba destinado a
la casta superior, pues los macehuales de la jurisdicci6n de Ameca, que
andaban totalmente desnudos, "sin ningun genero de cubertura", "usaban
todos ellos de andar calzados de cactles, que son cotares o alpargatas de
hilo de maguey y de cueros de venado", y sus mujeres "andaban de la
cinta (cintura) abajo con unos faldellines o mantillas muy cortos que les
llegaban a la rodilla, y de la cintura arriba desnudas. Estas mantillas o
faldellines llamaban cueytl, hacianlos y tejianlos de yerba que ellos llaman
zacahuitl, que quiere decir yesca... ni mas ni menos tejian y hacian
frasadas y mantas para cubrirse de noche, de esta yesca".
Vivian en poblados, mis o menos extensos, segiin la topografia del
terreno, de preferencia en las laderas de cerros y montafias, en las cer-
canias de arroyos o rios; las casas de los principles estaban construidas
con grandes adobes, con cimiento de cantos rodados, con techos de terrado
o de dos aguas, formados por tijeras de madera de encino o roble y cu-
bierta de zacate o cafas. No usaban puertas sino petates o enrejados de
ramas y su menaje domestico, muy escaso, lo constituian ollas, jarros,
cazuelas, comales, metates y esteras de varas o carrizos. Las casas del
pueblo eran "ranchos", "que eran unas casas redondas y bajas, en las que
vivian cuatro o cinco indios casados con sus mujeres". Los solares en
los que estaban construidas las habitaciones, estaban cercados de ramajes,
magueyales o nopaleras.
La mayoria de estos sefiorios tenian cerros, en cuya cumbre construian
un temple para sus dioses, fortificados con albarradas o cercos de piedras
superpuestas, que les servian en sus guerras para protecci6n de sus fami-
lias y como baluarte para la iltima resistencia. Estas risticas fortalezas
desempefiaron un papel muy important en la lucha contra los espafioles.
En la religion de estos pueblos jugaban un papel preferente el Sol
y Venus, al que consideraban su mensajero. Los de Nochistlin adoraban
tambi6n a un tecpatl, cuchillo de pedernal para sacrificios, que presentaron
a Nufio de GuzmAn envuelto en una manta ensangrentada, sin duda con
intenciones mAgicas. Los de Ameca reverenciaban en su temple un miste-
rioso numen, tal vez un tecpatl anilogo al de Nochistlin, que guardaban
en una cesta de mimbre, envuelto en mantas de algod6n, al que se le ofren-








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS 93

daban los corazones de los sacrificados; deidad que los indigenas que pro-
porcionaron los datos de las relaciones no pudieron describir, porque s6lo
los teopizques lo podian contemplar. Parece ser que en el temple de El
Teul rendian culto todos los cazcanes al dios Teopilzintli, el dios niiio, cuyo
mito desconocemos en absolute. El copal, el tabaco y el peyote tenian
una funci6n important en el culto, y los sacrificios de guerreros, e incluso
de nifios, eran el supremo homenaje para los dioses. Practicaban Lambien
la antropofagia ritual, que era a la vez un acto mistico y un recurso ma-
gico para adquirir las virtudes mis preciadas por ellos: valor, fuerza y
agilidad o la destreza de los guerreros sacrificados. El nahualismo for-
maba parte de las creencias mis arraigadas entire los cazcanes, y los hechi-
ceros curanderos tenian gran influencia sobre los individuos en sus vici-
situdes particulares y sobre la colectividad en los moments critics.




















LOS CHICHIMECAS


Zacatecos, guachichiles y guamares
Al oriented de La Cazcana, los zacatecos, los guachichiles y los gua-
mares, cazadores-recolectores trashumantes, se disputaban los aridos terri-
torios de Zacatecas, Aguascalientes y San Luis Potosi. Gonzalo de las
Casas en la Guerra de los Chichimecas nos los present, en la segunda
mitad del siglo xvi, divididos en "muchas naciones y parcialidades y di-
ferentes lenguas", en lucha continue unos con otros, con s6lo pasajeras
alianzas o "confederaciones" para acometer a los pueblos sedentarios: los
pames en el centro de San Luis Potosi, Quer6taro, occidente de Hidalgo
y la mitad oriental de Guanajuato; los guachichiles en Aguascalientes, San
Luis Potosi y oriented de Zacatecas y los zacatecos en Aguascalientes y el
centro y occidente de Zacatecas, hasta las primeras estribaciones de la
Sierra Madre en territorio de Durango.
Nos describe minuciosamente la ruda vida de las pequefias bandas,
dispersas en improvisadas aldeas para poder sustentarse, en los extensos
territories de la Altiplanicie, semideserticos, en parte, en parte cubiertos
de tupidos mezquitales y nopaleras, poblados de una fauna escasa y hui-
diza, bajo la eterna amenaza de los agiles flecheros: "Su comida es fruta
y raices silvestres, no siembran ni recojen ningun genero de legumbres, ni
tienen ningin arbol cultivado. De los frutos que mis usan son tunas y
haylas muchas de maneras y colors y algunas muy buenas. Tambi6n co-
men fruta de otro arbol que llaman mezquite, que es un arbol silvestre
bien conocido que lleva unas bainas como algarrobas, de los quales comen
y hazen pan para guardar y comer cuando se acaba la fruta... Tienen
otras frutas que llaman ditiles... De las raices que comen unas a seme-
janza de batatas o yuca. Otras son las mismas o propias a las que en
lengua mexicana llaman uautle. El maguey les es de grande ayuda y
mantenimiento, porque nunca les falta, y de &1 se aprovechan en todo lo








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


que los demis de la Nueva Espafia, except en hacer ropa (o tejidos) de l;
pero comen las hojas y raiz cocidas en hornillo barbacoaa), que aci llaman
mexcal y es buena comida y hacen vino del que been, y asi todas las
races dichas comen cocidas en hornillo, porque crudas no se pueden
comer y lo mas es mantenerse de caza porque todos los dias la suelen bus-
car, matan liebres que aun corriendo las anclaban con los arcos, y venados
y aves y otras chucherias que andan por el campo, hasta los ratones no
perdonan. Tambien algunos alcanzaban pescado y lo pescaban con flechas
y otros los tomaban en cafiales y nasas y algunos a zambullidas nadan-
do... Estos tienen el mismo (pulque como vino) y otro que hazen de
tunas (colonche) y otro de mezquite por manera que tienen tres diferentes
vinos con los cuales se emborrachan muy a menudo". Para la preparaci6n
v consume de sus alimentos y bebidas, "ninguna vasija tienen de barro ni
palo. Solo tienen unas (que) hacen de hilo (ixtle) tan tejido y apretado
que basta para detener el agua donde hacen el vino y son algunas tan
grandes como una canasta".
Su g6nero de vida n6mada obedecia a la necesidad de mudarse de
una a otra comarca, en demand de la caza y de los frutos y raices sil-
vestres. Esclavos del aguaje, se movilizaban de arroyo en arroyo y de
charca en charca, siempre por los mismos senderos, y hacian sus altos
temporales, ya en los bosques de mezquite, ya en las hostiles nopaleras.
Pedro de Ahumada, en su Relacidn de los Zacatecos y Guachichiles, nos
dice: "Su principal mantenimiento son tunas o mezquites (estos durante
cuatro meses del afio) e hazen de aquella fruta ciertos panes que guardian
entire afio; acabada esta bendimia se pasan a los tunales, que les duran casi
otros ocho meses, porque cuando se acaba el mezquite, es el abundancia
de la tuna. Alli escondidas' entire chaparrales o las espinosas nopaleras,
asentaban sus improvisadas rancherias, cuya existencia s6lo era adivi-
nada por sus amigos y sus enemigos, por los humos que desprendian las
hogueras, su inico abrigo contra las inclemencias del tiempo". Mota Pa-
dilla nos dice "que los que se tenian en algo mas que los que habitaban
como fieras en el campo, tenian unos jacalitos pegados a la tierra que hoy
se laman toritos movedizos, como los hatos de los arrieros".
Los hombres andaban desnudos y las mujeres usaban solamente un
faldellin de cuero de venado curtido. Ostentaban tatuajes de diferentes
colors y dibujos para distinguirse; los guachichiles usaban, ademis, un
bonetillo c6nico de cuero colorado, al que debian su nombre de "gorrio-
nes" y los zacatecos unas medias calzas de cuero de la rodilla al tobillo,
a manera de polaina, que les servian para defenders de la vegetaci6n
espinosa caracteristica de la region.








MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


Salvo las "confederaciones temporales" con bandas de su misma fi-
liaci6n ktnica, y aun con otros grupos diferentes, la vida social de los
chichimecas tenia como c6lula la familiar, robustecida por los enlaces ma-
trimoniales: "Tienen matrimonios y conocen mujer propia, y lo celebran
con contrato de terceria de parientes y muchas veces los que son enemigos
a causa de los casamientos se hacen amigos, por la mayor parte, cuando
se casa en otra parcialidad, sigue el varon el domicilio de la mujer. Tam-
bien tienen repudios aunque la mayor parte ellas repudian y no por el
contrario".
A pesar de estas aparentes ventajas de las mujeres, que nos harian
pensar en una filiaci6n matrilineal, si no mediara la circunstancia anotada
por fray Alonso Ponce y sus compafieros, de que "no matan mujer alguna
(de sus enemigos, incluso espafioles), porque las han menester y les sir-
ven", el sostenimiento econ6mico de la familiar pesaba principalmente
sobre la mujer: "Todo el trabajo cae sobre ellas, asi de guisar de comer
como de traer los hijos y alhajas a cuestas, cuando se mudan de unas
parties a otras, porque a los varones no les es dado cargarse, ni se cargan
de otra cosa mas que con su arco (y obligan a sus mujeres), como si
fueran propias esclavas, hasta darles las tunas mondadas". Esta division
del trabajo era tan estricta, que "si acaso se mata (el hombre) algun
venado, ha de ir (a cogerlo) la mujer (porque 61) no le ha de traer a
cuestas y asi tienen cuidado las mujeres de coger estos frutos y raices y
de aderezarlos y guisarlos cuando ellos vuelvan de caza". Era frecuente,
ademnis, segfn afirma Pedro de Ahumada, que se incorporaran a la banda
nifios de los zacatecas, y se tornaran en los mis enconadas enemigos de
aqutllos.
Su arma principal era el arco y la flecha, que manejaban con extra-
ordinaria habilidad. Durante sus luchas terrible reconocian una jefatura
military que lleg6 en algunos grupos a ser hereditaria, pero que no tenia
jurisdicci6n sobre la vida civil, ni en la paz ni en la guerra; no tenian sa-
cerdotes propiamente dichos, aun cuando los hechiceros-curanderos solian,
en los moments critics de la vida de la horda, declararse interpretes de
las potencias desconocidas que podian perjudicarlos o beneficiarlos; ni
tampoco templos o lugares destinados exprofeso al culto religioso colectivo.
Sobre este particular, nos dice Gonzalo las Casas: "son dados muy
poco o nada a la Religi6n, digo, a idolatria, porque ningin idolo se les
ha hallado ni cu, (templo) ni otro altar, ni modo alguno de sacrificar, ni
sacrificio, ni oraci6n, ni costumbre de ayuno, ni sacarse sangre de la len-
gua, ni orejas, porque todo esto usaban todas las naciones de la Nueva
Espafia; lo mis que dicen hacer es algunas exclamaciones al cielo mirando







D13TRIBV(ION DI LASIINQVA3 INDIQGNA3
IN IL TfRRITORIO DI ZACATfCAS
SIPOCA. PREHISPANICA)


1I NGUAS


Prof. MIGCUf1 0 DI MfNDIZABAL


Cz cones

Z ocalecos

G uachichiles

Guamares

Tecuexes

Tepehuan


Sii i iiliii
MI
U 4.. LL;
i |

' ^^


Cora


Jrrifi/a


Tapecoano


RUINA5 ARQUf010GICAr
C n oI //
Alla Vis/o
fl Ch opn
Mocieziut-nm a
Pe d-re os
, orn brere e
Los O biqados
Moz op il
L a Quernoda
Tenanqgo
Voap ara 2z o
lMo lofe Esco2edo
TIolfenongo
E Te u 1
Noch iplcl
Nochisiloan.


Te7 p2os y forirlcaciones
PeCroolifos y Sepulcro5


Huichol


b
d
(?
f
9
h
7
j
K
I
12
771
(')


I









COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


algunas estrellas, que se ha entedido, dicen, las hacen por ser librados
de los truenos y rayos, y cuando matan algfin cautivo, bailan a la redonda,
y aun al mismo lo hacian bailar, y los espafioles han entedido que es
una manera de sacrificio, aunque en mi parecer es modo de crueldad".

La conquista y dominacidn de los cazcanes

Cuando BeltrAn Nufio de Guzmin, Presidente de la Primera Audien-
cia de la Nueva Espafia, realizaba su expedici6n al occidente de M6xico
-ya descubierto y sometido pacificamente por don Francisco Cort6s de
Buenaventura, sobrino de Hernin Cortes- con inimo de arrebatarle esa
jurisdicci6n y opacar la gloria del Conquistador de Nueva Espafia, objeto
de su odio mAs reconcentrado y de sus mis enconadas persecuciones; so-
metidos los pequefios sefiorios tarascos y tecos de Coyna, Cuitzeo y Tona-
llan, tras de breves escaramuzas y crueles castigos, se dispuso a empren-
der la conquista de la agreste Cazcana.
Cruzada la formidable barranca en cuyo fondo corre el rio de San-
tiago (nombre que toma el rio Lerma despu6s de atravesar las aguas del
lago de Chapala), ya cerca de Nochistlin, en cumplimiento del hip6crita
formulismo establecido por reales c6dulas y capitulaciones, envi6 emba-
jadores indigenas para que los pobladores se sometieran pacificamen-
te, algunos de los cuales fueron muertos por los en6rgicos cazcanes, que
sabedores del comportamiento de los conquistadores en los pueblos veci-
nos, estaban decididos a defenders.
El dia 31 de marzo de 1530, la poderosa fuerza integrada, segfin
las declaraciones del propio Nufio de GuzmAn, en su relaci6n al rey, por
150 jinetes, 150 infants espafioles y ocho mil guerreros auxiliares (te-
nochcas, xochimilcas, chalcas, tlaxcaltecas, etc.), penetr6 en Nochistlin,
"que son tres barrios juntos en distancia de una legua, entire unos tuna-
les, los mis bien poblados que se ha visto y de muy buena manera de
casas, tierra de mejor y mayor labranza que hasta entonces se habia topado,
donde se hallaron azadas de cobre con que labrar la tierra".
Nochistlan fue abandonado por sus pobladores, que buscaron refugio
en la serrania pr6xima, siendo muertos los rezagados, en venganza de la
muerte de los embajadores, y la tropa espafiola acamp6 en el poblado para
pasar alli la Semana Santa, que fue debidamente solemnizada quemando
tres indios matlaltzincas, acusados de haberse comido un nifio. Desde No-
chistlin, Nufio de Guzmin mand6 diversos capitanes a recorrer el pais,
los cuales cumplieron su misi6n aprehendiendo como rehenes a las mu-
jeres o a los nifios y quemando los pueblos indefensos, achacando siempre








MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


a los guerreros auxiliares indigenas sus excess injustificados e infitiles.
Prosigui6 su march Nuiio de Guzmin hasta El Teul, "que es un
pefiol, nos dice en su Relaci6n, el mis fuerte que se ha visto, todo de pefia
tajada al derredor, y muestra ser cosa de much grandeza y autoridad,
porque lo mas era de edificios y cies (templos), muy suntuoso, que cada
uno de los sefiores de la provincia debia tener alli para ir a hacer sus
sacrificios, y asi dicen los naturales que era alli el mayor idolo de todos
y que era de oro, y que habia sido destruido en otros tiempos por guerra;
eran de piedra labrada muy buena en que habia piedras de dieciocho
palmos, en los que todos, con sus escaleras y figures de hombres grandes,
de piedra, donde sacrificaban; y otras cosas conformes a las que en M-
xico se hallaron, de que dicen los mejicanos que son como ellos las tenian;
habia casas de patios muy buenos; hay en 1e muchas fuentes de agua muy
buena; dice el Veedor (Peralusin de Chirinos) que estaba cosa de ver
quando lleg6, si los amigos no lo hubieran quemado". Los numerosos
caminos que de todos los puntos cardinals conducian al Teul demostraban
la importancia de esa ciudad, sagrada no solamente para los cazcanes, sino
para grupos indigenas lejanos de otras filiaciones, como se confirm des-
pues en la memorable rebeli6n.
Impaciente Nuiio de Guzmin "por el vacio que seguia acompaiiin-
dolo", segfin atinada frase de Jos6 L6pez Portillo y Weber, en su Con-
quista de la Nueva Galicia, aconsejado por un indigena que se ofreci6
de guia, continue su march hacia Tepic, en dos columns: una comandada
por Ml, que tom6 la ruta del Plan de Barrancas, y la segunda bajo el mando
del Veedor Pedro Almindez Chirinos, su lugarteniente de capitAn general.
Hemos seguido hasta aqui los itinerarios minuciosamente estudiados por
L6pez Portillo y Weber, porque estin perfectamente de acuerdo con las
diversas relaciones de la "Jornada de Nufio de Guzmin"; pero nos parece
poco probable la ruta que asigna a la column de Chirinos, que con fun-
damento en ]a categ6rica afirmaci6n de fray Antonio Tello, la hace llegar
al Cerro de la Bufa y a un poblado de indios que se asentaba en sus faldas,
en donde se erigi6 mis tarde la ciudad colonial de Zacatecas. Las noticias
que dan sobre la expedici6n Juan de Simano y Gonzalo L6pez, que tomaron
parte en ella, no hacen alusi6n a esa aldea zacatecana y la relaci6n de su
itinerario, ademais, no lo hace possible: "Anduvimos diez y siete dias de
camino, refiere Samano, que los catorce no pudimos salir de las barrancas
del rio grande", es decir, del rio grande por antonomasia, el Santiago.
Gonzalo L6pez comenta: "salimos de la barranca del rio, todavia andu-
vimos por unos llanos donde habia algunas estancias pequefias, al cabo
de los diez y siete dias, que ibamos muy fatigados de hambre... lleg6 un







COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


negro del veedor... que dijo que habia visto un pueblo grande", que re-
sult6 ser Tepic, a donde se reunieron con la column de Nufio de Guzmin.
Este, por su parte, nos dice que Chirinos le manifest que el camino "fue
el mas aspero y trabajoso que jamas se ha visto, porque en catorce o quince
dias que en el tardaron no anduvimos tres cabalgando", lo cual no podia
ocurrir si se hubieran remontado al Caii6n de Tlaltenango o al de Juchi-
pila, hasta la meseta de Zacatecas, para "tomar en su origen el rio Bolafios
y luego descender por 6ste y pasar despu6s al de Guayamota, para alcan-
zar la llanera nayarita", seglin propone L6pez Portillo y Weber; ruta
muy poco verosimil para quienes querian llegar a la Mar del Sur y,
ademAs, impossible de recorrer en diecisiete dias, ni menos ain arreando
piaras de cerdos, que son, como dice G6mara, animalss de much ca-
mino", pero que no pueden hacer jornadas de mis de cuatro leguas. No
podemos aceptar, en consecuencia, que fueran Chirinos y sus huestes los
primeros espaiioles que Ilegaron a Zacatecas, aun cuando tengamos la pena
de desechar el comentario del padre Tello: "tom6 posesi6n casi haciendo
burla de esta tierra... jQuien dijera entonces a Pedro Almindez y Chi-
rinos, que estaba de piez en la mayor riqueza que ha habido ni hay en la
Galicia!"
El primer contact de los conquistadores espafioles con los indigenas
pobladores de Zacatecas, s61o dej6 en ellos estupefacci6n por lo intempes-
tivo y cruel de la agresi6n de unas gentes extrafias, que montaban en "ve-
nados grandes y manejaban a voluntad el rayo".
Cuando la expedici6n de Nuiio de Guzmin, despues de afirmar su
dominaci6n en Culiacin y regions vecinas, inici6 la colonizaci6n formal
de los territories conquistados, fundando las provincias de San Miguel de
Culiacin, Espiritu Santo de Chiametla y Espiritu Santo de la Mayor Es-
pafia (Tepic), para consumer la conquista de los hostiles cazcanes, decidi6
fundar una poblaci6n espafiola en Nochistlan, con el nombre de Guada-
lajara.
Eligi6 para la realizaci6n de esta dificil empresa a un crudelisimo
capitan que le era muy adicto, Juan de Ofiate, seguin se puede ver en el
siguiente document: "Yo, Nufio de Guzmin, gobernador y capitin general
de la Provincia de Panuco y Victoria Garallana, y capitin general de esta
conquista de la Mayor Espaiia, por cuanto yo envio capitan y alcalde ma-
yor a Juan de Ofiate, para que vaya a las provincias del Teul y a las ellas
comarcanas a apaciguar las provincias que yo conquist6, que se hubieren
rebelado, y a conquistar otras, y porque el ejercito que con 61 va, asi de
cristianos como de indios amigos que yo envio, este en toda quietud y
orden y haya en 61 buena guard; confinado en la suficiencia e habilidad







MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


de Francisco de Arce, por la present os elijo y nombro y sefialo por maese
de campo del dicho ej6rcito y gente que con el dicho capitin Juan de Ofiate
va, fuere y estuviere, el cual dicho oficio podria usar y ejercer en todas
las cosas y casos a 61 anexos, concernientes a la forma y manera que otros
maeses de campo lo usan, y han usado en los otros campos y conquistadas
por S. Majestad, etc. Fecha den la Villa del Espiritu Santo de la conquista
de la Mayor Espafia, en tres dias del mes de Diciembre de mil y quinientos
y treinta y un afios.-Nufio de Guzmin. Por mandate del gobernador mi
senior. Hernin Sarmiento, escribano". Para facilitar la labor de Juan de
Ofiate, una vez conseguida la pacificaci6n, se le nombr6, asimismo, Alcal-
de Mayor de la Provincia de la Cazcana. La primera Guadalajara fu6
fundada, segin las instrucciones de Nufio de Guzmin, en Nochistlan.
Los fundadores de esta primera Guadalajara, segun el padre Tello
fueron los siguientes: Juan de Ofiate, alcalde mayor; Diego Vizquez, al-
calde ordinario; Maximiliano de Angulo, alcalde ordinario; Sancho Ortiz
de Zuifiiga, Juan de Albornoz, Miguel de Ibarra, Francisco Barr6n, Garcia
Ramirez, Alvar P&rez, Diego de Segles, Juan de Ojeda, Crist6bal Romero,
Juan Fernmndez, Hernando Flores, Hernando de Valle, Crist6bal de Pla-
cencia, Juan Bautista, Juan Michel, Santiago Aguirre, Martin de Villa,
Francisco de Arceo, Diego de Castafieda, Francisco Santos Acevedo, Barto-
lom6 Herrador, Juan Casado, Juan Quintana, Bartolom6 Garcia, Pedro
Cuadrado, Crist6bal Quintero, Miguel Garcia, Sancho Gutierrez, escribano
puiblico, Pedro Mateo, Benito Figueroa, Crist6bal GonzAlez, Martin VAz-
quez, Diego de Naco, Joanes de Zubia, Francisco Martin Prada, Pedro
T61lez, Bartolom6 Lorenzo, Alonso Lorenzo, Pedro de Huerta, Lope de
Medina, Antonio de Arquillada Villagrin, Pedro Gavilla.
Se procedi6 inmediatamente a la erecci6n de la villa, el afio de 1532,
construy6ndose casas provisionales y una pequefia iglesia, de la que fue
primer cura el padre Juan FernAndez, obligindose los pobladores "A darle
en nombre de la iglesia por cada afio ciento y cincuenta pesos de tepusque"
(oro bajo de 250 maravedies). Al fin del afio se hizo legalmente la elec-
ci6n de alcaldes, recayendo en Sancho Ortiz de Zuifiiga y Miguel de Ibarra,
y de regidores anuales fueron Maximiliano Angulo, Santiago de Aguirre y
el senior fray Angulo. Nufio de Guzmin confirm la elecci6n y nombr6,
por su parte, como corregidores perpetuos, elecci6n que le correspondia
"por merced de S. M." a Diego Vazquez, Juan Camino y Juan de Albornoz.
Sin tomar en cuenta a los cazcanes y pobladores de Nochistlin, el
primer ayuntamiento habia hecho entire los fundadores distribuci6n de
solares, suertes para huertas y sitios para agostadero; pero no satisfechos
con las caracteristicas geograficas y con las posibilidades agropecuarias








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


del lugar, y, sin duda alguna temerosos de la hostile vecindad de los in-
dios, aun cuando tal motive no figure en las razones alegadas en Cabildo,
el segundo ayuntamiento, previa consult con los pobladores y autorizaci6n
de Nufio de Guzmin, decidi6 mudar la villa, eligiendo el poblado indi-
gena de Tonala, en donde contaban con la ayuda de una poblaci6n sumisa.
En esta 6poca se habian dado ya en encomienda los pueblos sometidos,
aunque no tenemos raz6n pormenorizada de ellos y se disponian a hacer
el "repartimiento" de los que fueran pacificando Juan de Ofiate y sus
capitanes, pero los indios, como era natural, cumplian mal con el tribute
y las prestaciones, arbitrariamente estipulados, o se negaban rotundamente
a ello.
Pero el sitio elegido para la segunda Guadalajara no fue del agrado
de Nufio de Guzmin, pues, segtin Tello, tenia la pretensi6n de ser nom.
brado Marques de Tonali, en la misma forma que Cortes lo habia sido
del Valle de Oaxaca, con jurisdicci6n feudal, por lo cual, el afio de 1535
la hizo trasladar a la Barranca de Tlacotlan, en cuyo lugar estuvieron sus
pobladores siempre intranquilos por los continues alzamientos de los indios
comarcanos.
Nufio de Guzmin, en esa ocasi6n, seiial6 la jurisdicci6n de la Villa
de Guadalajara, "desde la provincia de Avalos, la Tecuexa, la Cazcana, los
Ayos, Penjamo, Cuinan y Cuitzeo del Rio, que son confines a la Tarasca,
Tzacatecas y Tepec y parti6 terminos con la ciudad de Compostela en
Guixicar y Tequila", es decir, el noreste de Jalisco, el sur de Zacatecas
y el occidente de Guanajuato; y al mismo tiempo reparti6 en encomienda,
entire los vecinos de Guadalajara, muchos de los pueblos de dicha juris-
dicci6n, particularmente "toda la cazcana". No tenemos datos completes
referentes a estas encomiendas; pero si podemos decir que, en general, el
comportamiento de la mayoria de los encomenderos debi6 ser tan brutal,
que promovi6 el levantamiento general en La Cazcana, que estuvo a punto
de aniquilar la dominaci6n espafiola en el occidente y noreste de M6xico.
La conquista de la Nueva Galicia fue uno de los episodios mAs negros
de la historic de M6xico, por la excepcional crueldad de Nufio de Guzmin,
que se constituy6 en sistema entire todos sus capitanes y soldados; asi como
por la insaciable ambici6n que, insatisfecha con los metales preciosos ex-
poliados a los indigenas, pretendi6 satisfacerse con el ignominioso trato
de esclavos indios, iniciado ya en grande escala por Nufio de Guzman en
su Gobernaci6n de Pinuco, con las despobladas Antillas.
Los pequefios y aun minisculos estados indigenas --con frecuencia
un solo pueblo cabecera con tres o cuatro aldeas sujetas- estaban endure-
cidos en la guerra, por sus luchas continues con los estados vecinos, esca-








MIGUEL OTHON DE MENDIZiBAL


ramuzas poco mortiferas, que ordinariamente tenian como consecuencia,
ademas de los muertos en combat, algunos prisioneros para los sacrificios;
pero su comportamiento belico y postb6lico no tenia como base, natural-
mente, ese odio racial, ese frio desprecio que caracteriz6 las relaciones
de los espafioles, en particular los de Nueva Galicia, con los indigenas,
que fueron para ellos, no hombres incluidos dentro del Derecho de Gentes,
sino series inferiores, a manera de insects, perjudiciales o tiles, segun su
actitud de rebeldia o de sumisi6n, pero insects al fin, cuyo sufrimiento
o muerte no inquietaba a sus cat6licas conciencias supersticiosas y anti-
cristianas.
El afio de 1537 lleg6 a Tonala el licenciado Diego P6rez de la Torre,
como Gobernador de la Nueva Galicia y Juez de Residencia de Nufio de
GuzmAn -preso ya en la Atarazana de la ciudad de M6xico a causa de las
innumerables quejas que recibi6 el rey sobre su comportamiento y de
los capitanes y soldados a quienes resultara responsabilidad en el process.
Por consejo de su hermano, Juan de Ofiate habia huido al Perfi, para eludir
el castigo de sus terrible crimenes, pero Crist6bal de Ofiate, capitin pru-
dente y hasta entonces humanitario, se someti6 al process y fue absuelto
de toda culpa. El licenciado Perez de la Torre iniciaba, apenas, su go-
bierno con inteligencia y suavidad, prociirando aquietar los exaltados
animos de los indigenas, en la media en que se lo permitian los abusos
v la dureza de los encomenderos, cuando muri6 en 1539, respetado y
querido de espaiioles y nativos. Sucedi6le como gobernador Francisco
Vazquez de Coronado, cargo que s6lo desempefi6 unos meses, pues fue
designado por el virrey Mendoza jefe de la expedici6n a Cibola y Quivira
(Nuevo Mexico), que parti6 de Tepic el 19 de febrero de 1540, quedando
en su lugar Crist6bal de Ofiate como Teniente de Gobernador y Capitin
General de la Nueva Galicia, quien tuvo que hacer frente a la terrible
rebeldia que se habia venido preparando lentamente.

La rebeli6n de los cazcanes

La rebeli6n de los cazcanes fue una sublevaci6n aniloga a otras mu-
chas ocurridas en el siglo xvI y aun en tiempos posteriores, que tuvo
como origen el natural deseo de los natives de liberarse de la cruel opre-
si6n de los conquistadores, a la que el renombre o la categoria de los
personajes que intervinieron en ella, ha dado excepcional magnitude y no-
toriedad.
El studio del desarrollo de los acontecimientos denota que las pro-
porciones de la rebeli6n fueron deliberadamente sobreestimadas para








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


crearle al famoso virrey una aureola de guerrero que faltaba a su fuerte
personalidad de organizador en6rgico y de probo administrator -Hernin
Cortes, en desgracia, era todavia una figure demasiado brillante para la
vanidad de sus sucesores en el poder- y apoyar la reiterada solicitud
de los conquistadores, no satisfecha con los tributes y prestaciones abusi-
vos impuestos a sus "encomendados", de que se les permitiera reducir a
la esclavitud a los indigenas.
La implacable dureza que us6 con los rebeldes el primer virrey don
Antonio de Mendoza, tuvo que justificarse por la inminencia del peligro
de perder para la dominaci6n espafiola, no solamente la Nueva Galicia,
en cuyo territorio se desarrollaron los acontecimientos, sino la Nueva Es-
pafia. En los "descargos" con que respondi6 el interrogatorio al que lo
someti6 el visitador Tello de Sandoval, atribuye la sublevaci6n a unos
indios de la serrania de Tepic y Zacatecas, que con "el habla del diablo
que ellos llaman tlatol por medio de un largo y ret6rico discurso, propa-
gaban la rebeli6n entire los pueblos cazcanes". Este discurso, que parece
haherse hecho ad hoc para demostrar al Visitador el gran peligro en que
estuvieron de "perderse las tierras", de no haber sido salvadas por la te-
rrible represi6n del virrey, con que despu6s de triunfar en La Cazcana,
"iria al diablo a guadalajara y jalisco y a mechoacin y mexico y a guati-
mala y a doquiera que cristianos huviese, los quales juntaria todos y haria
que la tierra se bolviese sobre ellos y los tomase de baxo y matase".
Fray Antonio Tello hace figurar tambi6n a los hechiceros, aunque su
version es diferente: refiere el famoso cronista, que el descontento general,
manifiesto en las diversas regions de la Nueva Galicia en forma de des-
obediencia y aun de hostilidad para los espafioles, cuando parti6 la ex-
pedici6n de Coronado con la mayoria de los hombres de armas, la que
debi6 implicar para los indigenas, fuertes gravimenes y duras prestacio-
nes, se declare abiertamente con el asesinato de Juan de Arce, encomendero
de los pueblos tepehuanes de Guayamota y Guzamota (Durango), uno de
los famosos "aperreadores" de Nufio de Guzmin, despu6s de haber sido
obligado por los indigenas, negindole el suministro de alimentos, a que
matara sus feroces mastines, cebados con care de indio. "De aqui tom6
motive para alzarse toda la sierra, hasta Culiacin y hasta Guadalajara
que fue cosa de espanto, por un abuso que tomaron de un pueblo que se
llama Tlaxicoringa, en el cual baile ponian una calabaza y bailaban al-
rededor y el calabazo entire ellos viniendo un viento recio se llev6 el cala-
bazo por los aires, y unos viejos hechiceros les dijeron que se alzacen,
porque como el viento habia levantado aquel calabazo, con el mismo
impetu echaria de la tierra a los espafioles". Sobre esta noticia, el inge-







MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


niero Jos6 L6pez Portillo y Weber, en el capitulo titulado "El Aquelarre",
de su obra Rebeli6n de la Nueva Galicia, crea una verdadera epope-
ya de salvaje grandeza, en la que hace figurar a los nahuales (brujos)
recorriendo febriles los agrios senderos chimalhuacanos, para recibir en
Tlaxicoringa, bajo la influencia del peyote sagrado (cactus ritual), la
consign y el grito de exterminio de los espafioles: Aschcanquema tehual
nahual (hasta tu muerte o la mia). Pero el comportamiento de los diver-
sos grupos indigenas del occidente de Mexico, en esa memorable ocasi6n,
no permit aceptar, en toda su sombria magnitude, la realidad de esa bella
concepci6n literaria. Claro esti que la participaci6n de los hechiceros o
nahuales fue -no obstante la discrepancia de las versions del virrey y
del fraile cronista sobre el mismo acontecimiento- no solamente probable,
sino segura, como ocurri6 pocos afios despu6s en la terrible rebeli6n de los
tepehuanes, puesto que dichos personajes, que tenian un caracter semi-
religioso, solian tomar la direcci6n de su grupo en los moments critics;
incluso es muy probable que su influencia se hiciera sentir sobre pueblos,
entire los que, por causes identicas, el descontento era profundo y el impulse
de rebeldia latente.
Pero los pequefios sefiorios que llegaron en realidad a sublevarse,
fueron ficilmente batidos, uno despu6s de otro, por el ej6rcito del virrey,
de inusitado poderio para la ocasi6n, porque falt6 unidad y colaboraci6n
entire los rebeldes, como era inevitable, tratandose de grupos en los que, por
su estadio de evoluci6n cultural, no existia la solidaridad 6tnica fuera
de los limits de la tribu y aun del clan local. Hubo, sin duda, acuerdo
y coordinaci6n inicial de esfuerzos entire Nochistlin, Juchipila, El Teul,
Jalpa y, en general, entire todos los cazcanes, quienes simultineamente
asumieron una actitud hostile para sus encomenderos; pero procedieron con
desigual energia, sin que faltaran pueblos que intentaran ayudarlos a
salvarse con sus ganados, por lo cual se puede suponer que su finalidad,
antes de que se enconara la lucha, era simplemente alejar de su territorio
a tan exigentes y crueles intrusos. Una rebeli6n general, con unidad de
direcci6n y de prop6sitos resultaba dificil, por la traditional enemistad
de los pequefios estados para sus vecinos, con los que mantenian una inter-
minable guerra de fronteras, que habia impedido la creaci6n de relaciones
comerciales permanentes, y hecho peligroso, cuando no impossible, el sim-
ple trinsito por una jurisdicci6n de los individuos pertenecientes a otra,
como se desprende claramente de una de las causes a las que los cazcanes
en la Relaci6n de Ameca (1569), atribuyen el ripido aniquilamiento de
su poblaci6n: "tambien se entiende que por las muchas leguas que agora







COMPENDIO HISTORIC DE ZACATECAS


caminan, porque en tiempo de su gentilidad no salian de los terminos de
su pueblo, y la mayor salida de camino era una legua".
Durante su estancia en Guadalajara, el virrey recibi6 alarmantes
noticias, reales o imaginarias, de los encomenderos, que tenian como prin-
cipal finalidad obtener el permiso para hacer esclavos, como lo demuestra
la carta que escribieron con el mismo objeto al gobernador Francisco Vaz-
quez de Coronado, dindole cuenta de la intranquilidad de la tierra y pi-
diendo autorizaci6n para "que estos tales que estan rebelados con los chi-
chimecas se hagan esclabos o navorios (sirvientes) por fuerza, para que
nos sirvan en nuestras aciendas y granjerias"; pero no debi6 ver el virrey
un peligro serio e inmediato, pues habiendo hecho el 15 de marzo de 1541,
por medio de fray Martin de Jes6s, guardian del Convento de Juchipila, y
de Juan Le6n, escribano de su Majestad, el "requerimiento", requisite le-
gal para hacer la guerra, en cuyo conceptuoso y refinado estilo L6pez
Portillo y Weber adivina la bien cortada pluma del senior Marroquin,
primer Obispo de Guatemala que acompafiaba al virrey en su gira, a su-
gesti6n de Crist6bal de Ofiate, que con unos cuantos espafioles e indios
amigos teniaa cercados" a "quince mil indios", no tuvo inconvenient en
regresar a Mexico, del que estaba alejado hacia seis meses, por sus andan-
zas de empresario de las expediciones de Coronado y de Pedro de Alvarado.
A la actitud defensive de los indios debia corresponder, de acuerdo
con la political y la estrategia de los conquistadores, una fulminante y
en6rgica ofensiva que mantuviera el prestigio de invencibilidad de las
armas espafiolas; lanz6se Ofiate contra el Pefi6n del Mixton y fue facil-
mente rechazado con graves p6rdidas, que produjeron confianza y osadia
en los vencedores y en todos los indigenas comarcanos.
Despues de la derrota sufrida por Crist6bal de Ofiate de manos de
los guerreros de Juchipila, los soldados espafioles se concentraron en Gua-
dalajara y pidieron auxilio al virrey Mendoza y a Pedro de Alvarado que,
en espera de zarpar con su flota del puerto de Navidad, acampaba en
/apotlin con trescientos hombres de guerra. Don Luis de Castilla, que
estaba tambi6n en la provincia de Avalos con gente del virrey, recibi6
orden de prcstar el auxilio pedido.
Alvarado, dejando destacamentos en lugares que consider estrat6-
gicos, se present en Guadalajara, altivo y desdefioso. Como no queria
perder la oportunidad de hacerse a la vela con su flota, en tiempo favorable,
festin6 su march contra los cazcanes, no sin antes menospreciar piiblica-
mente a los espafioles de Nueva Galicia que habian sido derrotados por
aqu6llos. Atac6 el Pefiol de Nochistlin con cien espafioles y numerosos
indios aliados, tarascos y cocas, sufriendo una terrible derrota que lo








MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


oblig6 a retirarse violentamente, resultando 61 gravemente herido al ser
arrastrado en su caida por un caballo que se despefi6 por impericia del
jinete. Transportado sobre un pav6s a Guadalajara, muri6 alli el 4 de
julio de 1541. La derrota y muerte de Pedro de Alvarado, uno de los mis
afamados conquistadores, estimul6, como era natural, los levantamientos
entire los pueblos teros. principalmente y, segdn refieren algunos docu-
mentos, provoc6 intranquilidad entire los indigenas de Michoacan, de Mexico
y de otras regions, como consecuencia, tal vez, de las noticias exageradas
sobre los acontecimientos de la Nueva Galicia, difundidas imprudentemente
por los propios espaiioles aterrorizados.
Los cazcanes, dos veces vencedores de tan prestigiados capitanes, de-
cidieron pasar de la defensive a la ofensiva, atacando a Guadalajara, la
principal villa espaiiola de la Nueva Galicia, el 28 de septiembre de 1541.
Crist6bal de Oiiate, que fue uno de los mins valerosos soldados de esa con-
quista, y, sin duda, el menos cruel, levant el inimo decaido de los espa-
fioles y tom6 todas las providencias para hacer frente a los indios con ciento
veintinueve vecinos y soldados, asi como numerosos indios naborios (sir-
vientes) que para sus diversas necesidades dombsticas y agricolas residian
en la villa y sus inmediaciones. Aunque Guadalajara era apenas un pe-
quefio poblado en construcci6n, contaba ya con s6lidas casas de adobe,
en tres de las cuales, fronteras a la plaza y a la iglesia, se fortificaron
los espafioles con sus mujeres, sus hijos y sirvientes, acopiando los viveres
necesarios y artillando convenientemente sus torreones.
No es possible calcular el ndmero de guerreros indigenas que atacaron
Guadalajara, porque los espafioles tuvieron siempre la costumbre de exa-
gerar la cuantia de sus enemigos, para hacer mis importantes sus triunfos
y mis justificables sus derrotas. Ni los "quince mil indios de guerra" que
se citan en la cedula real concediendo escudo de armas a Tomis Villa-
nueva, ni menos aun los 50,000 que, segin Tello, vinieron sobre la villa,
de los cuales murieron "mis de quince mil", no pueden, naturalmente, ser
tomados en serio; pero podemos aceptar que el ej6rcito cazcin fue nume-
roso comparindolo con los pequefios escuadrones que hasta entonces se ha-
bian enfrentado a los espafioles en las diversas escaramuzas. Crist6bal de
Oinate los derrot6 facilmente, aprovechando el descuido de los indios, en los
que los triunfos pasados habian creado una imprudente confianza en su po-
derio, para lanzar sus jinetes en audaces y bien coordinadas cargas. Se
retiraron los cazcanes para preparar un nuevo ataque, en previsi6n del cual
Ofiate promovi6 un nuevo traslado de Guadalajara, para alejarla de sus
tenaces enemigos, al sitio que hoy ocupa la capital del Estado de Jalisco.
Ya en Mexico, al recibir el aviso de la derrota sufrida por Crist6bal








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


de Ofiate, el virrey hizo dictar a la Audiencia de la Nueva Espafia el auto,
pregonado en la ciudad de M6xico el primero de julio de 1541, en el "que
mandaba o mandaron, declaraban e declararon deverse hazer e que se ha-
ga guerra a los susodichos e a los que con ellos estuvieren, a fuego e sangre,
a todos los indios que en dicha guerra tomasen, sean avidos e tenidos por
perpetuos esclabos e como tales se puedan tratar, eceuto los yndios que
en ella se tomaren de catorze afios abajo e las mujeres de qualquir calidad
y hedad que sean, e mandauan e mandaron que todos los dichos yndios
que ansi en la dicha guerra se tomaren de catorce arriba los ayan de
Ilevar a herrar por tales esclabos ante el capitan que por el dicho senior
visorrey fuere nombrado, para que su magestad y sus oficiales en su nom-
bre aya de Ilevar e Ileve el quinto que dellos le perteneciere y que de otra
manera no sean osados a los tener y contratar por esclabos, so pena de muer-
te y perdimento de todos sus bienes".

La destruccidon de La Cazcana

Don Antonio de Mendoza, seriamente preocupado por el cariz que
tomaba la rebeli6n y deseoso de agregar a su prestigio de gran gobernante
y al de gran descubridor que pensaba obtener con las expediciones a las
siete ciudades de Cibola y Quivira y las remotas "Islas de la Especieria"
(islas malayo-polinisicas), los lauros de gran capitin, organize febrilmente
uno de los mis poderosos ej6rcitos que hasta entonces se habian visto en
Mexico. Mis de 600 espaiioles, entire los que figuraban el oidor Maldo-
nado, Pedro Almindez Chirinos y muchos de los nuevos pobladores que
habian participado en las guerras de Flandes o de Italia y que iban a hacer
sus primeras armas contra los indigenas; bien provistos de artilleria gruesa
y de fieros mastines engolosinados con la morena came native, salieron
de Mexico el 22 de septiembre de 1541. Acompaiiaban al virrey: don
Francisco AcAxitl, cacique de Tlalmanalco, su gran amigo; don Juan y don
Mateo, caciques de Coyuacan y CuitlAhuac (Tlahmac); don Felipe Cuse-
huvhuitl, de Texcoco; Tapia, principal de Tenochtitlin; don Martin de
Tlaltelolco y otros muchos caudillos cuyos nombres no consignaron los
cronistas, al frente de los guerreros chalcos, xochimilcas, cuitlahuacas,
tlaxcaltecas, huejotzincas, cholultecos, cuauhquechultecas, acolhuas, amis-
tlanecos, tlailotlacas (mixtecos de Texcoco), zapotecas, matlaltzincas, cuauh-
titlanecas, jilotepecas y michoacanos. Los mexicanos, vistos siempre con
gran desconfianza por el virrey, fueron incorporados en las huestes, para
alejar un possible peligro de rebeli6n de la capital del virreinato, encua-
drados entire sus mis implacables enemigos: sesenta mil guerreros con sus








MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


insignias y armas tradicionales, llenos de deseo de exterminio, que iban
a vengar en los indomables cazcanes la amargura de su vasallaje.
Al anuncio de la proximidad del formidable ej6rcito, los pueblos mas
amenazados "se apeiiolaron", es decir, buscaron refugio, con sus ancianos,
sus mujeres y sus nifios, en cerros defendidos por albarradas de piedras
superpuestas y por los pechos desnudos de sus guerreros, segin su ya vieja
tactica defensive.
Pero para don Antonio de Mendoza era una ofensa a Dios y un des-
acato al rey de Espafia, tener repulsi6n y miedo ante los representantes
de una dominaci6n extrafia, que hasta entonces no habia significado para
los indigenas sino el despojo de sus pobres bienes de consume y de uso, el
hierro candente de la esclavitud en la mejilla y los colmillos de los feroces
mastines en sus carnes. iHabia que aplicarle un castigo ejemplar!
A Coyna (Tototlnn), pequeiio poblado teco, le toc6 ser la primer
victim. Previous los "requerimientos" de ley, para que vinieran de paz,
orden6 Mendoza, segin la Relaci6n An6nima, que avanzaran los peones
espaiioles "en compafia de veinte mil indios" acaudillados por don Fran-
cisco AcAxitl, entire los cuales, protegido por su flamante armadura mila-
nesa, "blandia su espada don Antonio de Mendoza". "Pelearon bravamente
los del pefiol -referia el propio virrey, en carta al obispo fray Juan de
Zumnrraga- que serian mil quinientos hombres de los que no escaparon
veinte, porque los que huian del pefiol topaban con los de a caballo...
trabaj6 porque se hiciese el menor dafo possible en mujeres y muchachos,
aunque no pudo evitarse del todo".
Como los que lograron escapar "no llegaron a veinte" y segfin declara-
ci6n de Mendoza en el "Interrogatorio" de Tello de Sandoval, los "que se
herraron por esclavos fueron solamente doscientos cuarenta y ocho, como
parece por los libros de S. M." puede ufanarse el virrey de haber hecho una
gran matanza ejemplar, para dar principio a la campafia que prometi6 seria
"a fuego y sangre". Los pueblos tecos y tecuaxes, que no supieron auxiliar
a los de Coyna, aprovecharon el ejemplo sangriento y abandonaron sus re-
fugios para recibir mansamente su castigo.
El virrey con su ejrcito, prosigui6 hacia NochistlAn a donde se le uni6
Crist6bal de Ofiate con los espafioles de Guadalajara y los auxiliares cocas,
tecos y tecoxines. Los cazcanes de NochistlAn no se atemorizaron y se deci-
dieron por la libertad o por la muerte. Tenamaxtle, el indomable caudillo
zacateco, segin Mota Padilla, rechaz6 los "requerimientos" de paz, hechos
por frailes ilustres por su caridad y por su amor a los indigenas; pero ga-
rantizado por los hombres de guerra y exterminio, con estas palabras inob-
jetables: "Yo tambiWn os requiero que en paz volvAis a vuestra Castilla, pues








COMPENDIO HISTORIC DE ZACATECAS


nosotros estamos en nuestras tierras", y esper6 el ataque tras de las alba-
rradas del "Pefiol de Nochistlan", en torno del cual el numeroso ej6rcito
virreinal estableci6 un poderoso cerco, capturando los manantiales de donde
se surtian de agua los enemigos.
Don Francisco Pantecatl, cacique de Xalpa, que se habia "apefiolado"
por miedo al caudillo de la rebeli6n, parlament6 secretamente con su enco-
mendero, Miguel de Ibarra, quien protegi6 su fuga con dos mil vasallos, sus
mujeres y sus hijos, favorecidos por la noche, hacia su minusculo sefiorio.
Debilitados por la deserci6n y la angustiosa sed, los cazcanes de Nochistlin
resistieron con bravura las acometidas de los infants y de los indigenas au-
xiliares que fueron rechazadas, obligando a don Antonio de Mendoza, "ar-
mado de todas armas", a lanzarse con los jinetes a la pelea y haciendo suibir
su artilleria para batir la tiltima albarrada, logr6 "ganar el dicho pefiol".
Viendo los cazcanes "su dahio, por no darse a prisi6n, nos dice Tello, se
despefiaban por la parte do el virrey estaba, que daba lastima verlos, porque
desta suerte murieron mas de dos mil".
Pero el implacable virrey no se apiad6 de los vencidos; seguin la Rela-
ci6n An6nima: "estando los espafioles en lo alto (del peiiol), todos los ene-
migos fueron entregados a los mexicanos y tlaxcaltecos y tarascos amigos,
los cuales dieron buena cuenta de ellos, que en poco espacio fueron muertos
y press los dichos yndios, mand6 el Visorrey que todos los prisioneros de
catorce afios arriba, se entregasen a Francisco Maldonado, Oydor de la Au-
diencia Real de M6xico para que se hiziecen esclavos y se repartiesen entire
los de a cavallo y de a pie, e hayaronse esclavos mil e setecientos, porque
los restantes eran niios pequefios".
En el combat habia caido prisionero Tenamaxtle, y el virrey, supo-
niendo que por su influencia podria obtener la sumisi6n incondicional de
todos los rebeldes, lo envi6 al "Pefiol del Mixt6n", donde se habian hecho
fuertes los de Juchipila, bajo competent custodia; pero fue rescatado por
los cazcanes, con lo que se robusteci6 el espiritu de resistencia. Nuevos "re-
querimientos" e id6ntica altiva respuesta: era indispensable para el prestigio
espafiol el ataque inmediato.
Pero fue necesario precederlo de un asedio formal que dur6 once dias,
en los cuales se llevaron a cabo numerosas escaramuzas, hasta que se inici6
el ataque definitive, en el que se pusieron en juego los poderosos recursos
del virrey, a los que los cazcanes hicieron frente con su habitual valentia.
Ya desesperaba don Antonio de Mendoza de salir airoso de la empresa,
"cuando fueron ganados y destruidos los enemigos, dice la 'Relaci6n de
Aixitl' -escrita por Gabriel de Castafieda, indio cronista del cacique
de Tlalmanalco- y esto fue tan derrepente, porque aun no habia dado








MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


orden el virrey de dar la batalla: y esto sucedi6 el jueves de la octava de la
Concepci6n (16 de diciembre de 1541), porque se estaba trabajando y
edificando y no eran muchos los que peleaban, sino algunos del ejdrcito,
porque no todos estaban armados ni prevenidos para dar la batalla...
fue milagro de dios de la manera que sucedi6". El milagro consisti6, se-
gun Tello, en el hallazgo hecho por Juan del Camino, del unico sendero
que permitia el acceso al pefiol, cuya existencia revelaron a los espafioles
los cazcanes de El Teul, que habian caido prisioneros cuando intentaron
romper el cerco del Pefiol de Mixt6n, hecho contradictorio, de ser cierto.
Los cazcanes del Mixt6n hicieron adn fuerte resistencia, sin duda para
proteger la retirada de sus families a las serranias vecinas, pues hubo
muy pocos muertos y prisioneros; pero la famosa rebeli6n de La Cazcana
habia practicamente terminado. No asi la represi6n inmisericorde ejercida
sobre los pueblos culpados de rebeli6n y aun sobre los que tenian como
finico delito el temor a la "justicia" del virrey, que alcanz6 a regions
lejanas de Jalisco y Nayarit.
La Cazcana dej6 de existir. Sus aldeas fueron incendiadas, sus semen-
teras y sus frutales talados, sus magueyeras arrancadas de cuajo y lo que
restaba de su poblaci6n se disperse en los territories vecinos; en la escla-
vitud, los hombres, en seguimiento de sus parientes esclavizados, las mu-
jeres y los nifios, pues los ancianos que no eran aptos para el trabajo fueron
aperrados, o segadas sus vidas en "hileras" con la bala de cafi6n, porque,
nos dice el mismo virrey en el "Interrogatorio", hubo necesidad de darles
"nuevo genero de muerte. .. porque sonise el castigo, teniendo respeto
a que cuando los ahorcaron lo tenian en tan poco, que ellos mismos se su-
bian a la escalera y se echaban el lazo, tentaban si estaba firme de que se
habian de colgar y ellos mismos se arrojaban y colgaban".
La rebeli6n de los cazcanes, de los tecos, tecuaxes y demas grupos in-
digenas, segin se desprende de los hechos relatados, no tuvo el caricter
de verdadera conflagraci6n de la Nueva Galicia, como se ha pretendido
para disculpar la brutal represi6n del primer virrey de la Nueva Espafia;
fue, en realidad, una series de sublevaciones locales, product de los excess
de los conquistadores mis feroces que operaron en el actual territorio de
Mexico, que coincidieron en el tiempo, por la oportunidad favorable y
por natural contagio: pero su desarrollo fue una series de episodios en los
que cada grupo, aisladamente sufri6 las consecuencias, precisamente, de
la falta de unidad. Don Jose L6pez Portillo y Weber, a quien debemos
la obra mejor documentada sobre esos acontecimientos, La Rebeli6n de
los Cazcanes, nos da en pocas lines la clave de sus terrible resultados:
"La rebeli6n del viejo Chimalhuacin (asi llamada esa region de Mexico)








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS 111

era casi general, y grande el valor de los alzados; pero su sentimiento de
colaboraci6n result muy relative. Concertaban alianzas, perfeccionaban
ciertas empresas... ; mas no Ilegaron a sentir la identidad de necesidades
al extreme de emprender una operaci6n coordinada a largo plazo y con ver-
daderas concentraciones"; en resume, falta de solidaridad entire los gru-
pos por la carencia de un concept itico unificador, deux ex machine de la
conquista de Mexico.
La historic ha procurado que se olvide la terrible crueldad del ven-
cedor de La Cazcana, para no empafiar la gloria de "El Padre de los Indios"
y, naturalmente, ha olvidado del todo la heroicidad indomable del ven-
cido: Tenamaxtle.



















I.A COLONIZACION MINERA


La fundacion de los minerales
Las condiciones antropogeograficas del territorio que constitute en la
actualidad el Estado de Zacatecas, dieron a su colonizaci6n una finalidad
preponderantemcnte mineral; pero fueron las caracteristicas culturales de
su poblaci6n prehispanica y los trigicos sucesos hist6ricos a que nos hemos
referido, los que determinaron que esa colonizaci6n fuera total, por asi
decirlo, puesto que. para organizer su vida, el colono no cont6 con nada
positive existence, sino con factors negativos como la implacable agresi-
vidad de zacatecos y guachichiles, y tuvo que descubrir las zonas mineras
y las salineras; que elegir la ubicaci6n de sus poblados en los lugares que
le parecieron mAis adecuados; que trazar sus caminos, localizar los recur-
sos forcstales para oltener madera de construcci6n y combustibles -lefia
v carl6n- indispensable para el laboreo y beneficio de los metales, y,
por iltiimo, establecer las explotaciones agropecuarias que contriluyeran a
Ilenar sus necesidades, aunque fuera en modest proporci6n, puesto que
como observe sagazmente el padre Arlegui, famoso cronista de la Provin-
cia Franciscana de Zacatecas, "tierra abundante para cosechas no hace buen
naridaje con minas de fundamento".
El propio Arlegui nos describe con frase brillante este febril proceso
coloniizador: "A todos los minerals ricos que se descubren luego acuden
al c(co sonoro de la plata, de cuantos lugares hay en America, y como el
sitio en que descubren es infructifero de los necesarios mantenimientos, lo-
gran los labradores y criaderos de los contornos el expendio de sus semillas
y ganados; y como estos solos no pueden dar abasto al gentio que concurre,
se ven precisados otros o por la necesidad o la codicia, a descubrir nuevas
labores y poblar nuevas estancias de ganados aun en las tierras de mayor
peligro de los biArbaros, disponiendo Dios por este medio que aunque las
minas decaezcan, queden las tierras vecinas con nuevas labores y estan-








COMPENDIO HISTaRICO DE ZACATECAS


cias bien pobladas y con suficiente comercio entire sus pobladores". Asi
fue y, en cierta media, sigue siendo la realidad econ6mica y social de
Zacatecas.
El origen de la colonizaci6n de Zacatecas -puesto que los anteriores
contacts de los espafioles con los pobladores de su region meridional
fueron belicos y trigicamente despobladores- se debi al descubrimiento
de la zona mineral de Zacatecas, rcalizado por el bachiller Juan de Tolosa,
vizcaino, el 8 de septiembre, dia de la natividad del afio de 1546.
Conio ocurre en todos los acontecimientos que adquieren fama a pos.
teriori, las noticias que han Ilegado hasta nosotros sobre el descubrimiento
y poblacion del mineral de Zacatecas discrepan en detalles. Tomando de
las diversas fuentes los datos verosiniiles, nos atrevemos a reconstruir el
important suceso en la siguiente forma: segih Tello, despucs de la terrible
rcpresion de los cazcanes, Crist6bal de Ofiate, habiendose suprinido la
gobernacion de la Nueva Galicia que quedo sonictida a la Real Audiencia
v a los alcaldes mayors de las diversas jurisdicciones, procurando por evi-
tar que la abandonaran sus pobladores, procureo buscar minas para que
tuviesen en que entretenerse los espaiioles y algun aprovechamiento, y des-
puls tie laber descubierto las minas de Xaltepec. junto a Compostela, done
so saca:la much cantidad (de plata) descublri6 las mintas ricas de Culia-
cdn y las de Etzatlin: las dio a los vecinos del rcyno (de Nueva Galicia),
y por su orden se descubrieron las minas dte Guachinango (Guachinango) y
P'urificaci6n". A este gran esfuerzo de proporcionar a los pobladores de
Nueva Galicia una base economic diferente del tribute y de la agriculture
consuntiva, se debi6 tanibitn el descubrimiento de Zacatecas.
En su magnifica Descripci6n de los Reynos de Galicia y Vizcaya
v Leon, Alonso tie Mota y Escobar, obispo de la Nueva Galicia, afirma
(que iu esclavo zacateco, que viendo a su namo tan ansioso por descubrir
minas de plata, le dijo: "Si tanto hazes por ese g6nero yo te Ilevare donde
inches Ils manos y hartes tu cobdicia. Oydo esto por Joanes de Tulosa,
sin decir nada a sus companfiros espafioles partio secretanlmnte Illvando
por guia a este indio su esclavo".
Gonzalo de las Casas en su Guerra de los Chichimecas afirma con
enter conocimiento de causa --pues fue actor en dichos aconteciiientos-
lque "de los esclavos que se hizieron en la dicha guerra de Xalisco (contra
los cazcanes y zacatecos) se truxeron a Taxco, y a otras minas desta nueva
espaia, y de ellos, se huyeron y se bolvieron a sus tierras, y por no tenerse
alli por seguros metieron entire los Zacatecos que donde como ya dies-
tros en minas, conocieron los metales, y los mostraron y dieron a los es-
pafioles a yntensi6n que no los truxesen a labrar minas de por aca, pues








MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


tan cerca de sus tierras los tenian y este principio tuvieron aquellas minas
tan nombradas de Zacatecas".
La participaci6n de los indios cazcanes o zacatecos en el descubri-
miento es perfectamente acceptable, pues fueron habitualmente los indige-
nas quienes dieron las informaciones previas para la exploraci6n mineral;
pero siendo el territorio de Zacatcas, except La Cazcana ya sometida,
peligrosa "tierra de guerra", no es verosimil que Juan de Tolosa se aven-
turase solo a la exploraci6n. Arlegui nos dice que Tolosa entr6 con gente
de guerra, probablemente algunos espaiioles, indios amigos (cazcanes, te-
cos o cocas) y cuatro frailes de los que solamente se sabe el nombre del
principal, fray Jer6nimo de Mendoza, pariente del virrey, habi6ndose ol-
vidado el de los otros, "por la poca curia del pais e incendios del convento
de Zacatecas y sus archives".
En la 6poca de su descubrimiento, la comarca de Zacatecas, segin las
noticias que recogi6 Mota y Escobar de sus primeros pobladores o sus in-
mediatos descendientes: "Era todo este ambito de serrania y vosque... el
mas famoso coto de corios, liebres, conejos y perdices y palomas que tenia
ningun senior en el mundo, y ansi gozauan del los sefiores y caciques que
lo poseian cuya nation y vasallos se llamauan Zacatecas, de cuyo nombre
se le quedo a esta Ciudad de Zacatecas". Nos refiere Arlegui que en
el cerro llamado La Bufa, los zacatecos tenian un fuerte (albarradas) y
en "la cumbre... continuamente sus centinelas para que descubriendo
desde alli a los enemigos, (los guachichiles) diesen aviso para defenders
de sus asaltos".
Afirma el cronista franciscano que la intervenci6n de los frailes evit6
la lucha entire Juan de Tolosa y sus soldados con los indios zacatecos,
quienes despues de escuchar, por medio de interpretes, los profundos ra-
zonamientos de los frailes sobre la religion cat6lica, la grandeza y poderio
del monarca espafol y las ventajas que les reportaria someterse a los
representantes de la Iglesia y del rey, "conociose el gusto con que asis-
tieron (asintieron) a lo propuesto; pues luego trajeron cantidad de sus
pobres y groseros mantenimientos para obsequiar a sus hubspedes, din-
doles maiz, pavos, venado y otras species de caza que sin mas alifio que
el que les puede administrar el fuego, eran sus opiparas viandas: cosas
que en la ocasi6n mostraron la sincera voluntad con que las ofrecian".
Es poco creible que los indomables zacatecos hubieran olvidado, en s61o
catorce aiios, la brutal represi6n de la rebeli6n de los cazcanes, en la que mu-
chos de ellos perecieron, para entregarse pacificamente; mis probable es,
por el contrario, que sorprendidos en su serrania en esa fecha memorable, se








COMPENDIo HIST6RICO DE ZACATECAS


retiraran para iniciar, en condiciones favorables, la sangrienta y tenaz
lucha con los colonizadores, a la que a su tiempo nos referiremos.
En el escudo que le fue concedido a Zacatecas en 1580, figuran los
retratos de los cuatro principles fundadores: Juan de Tolosa, Crist6bal de
Oiiate, Diego de Ibarra y Baltasar Termiiio de Bafiuelos, aun cuando la
Relaci6n de Zacatecas (1603) consider, ademas entire estos, a "Vicente
Zaldivar, a Juan Zaldivar y a Diego Hernandez de Proafio, con otros que
en aquella saz6n concurrieron", discrepancia que tal vez podria interpre-
tarse en el sentido de que los cuatro fundadores expensaron los gastos
de la expedici6n de descubrimiento dirigida por Juan de Tolosa, por lo
cual se les consider como primeros en derecho, aun cuando la expedici6n
estuviera integrada por mayor numero de espafioles, asi como indios alia-
dos y esclavos indios y negros.
Despubs de los primeros cateos y ensayes de metales, que revelaron
leyes muy altas, "que hubo algunos, nos dice Mota y Escobar, aunque
muy pocos que tuvieron la mitad de plata de manera que de un quintal
de tierra salian dos arrobas de plata, pero generalmente acudian a los prin-
cipios a diez, quince, veinte y treinta marcos por fundici6n de cada quintal,
con lo qual se comenqaron a poblar estas minas a much priesa y fueron
los primeros pobladores soldados que mis cerca de este sitio se hallaron
y juntamente comenCaron a venir al reclamo de la plata much gente de
Mexico y entire ellos mercaderes con mercadurias". En el afio de 1562,
segiin la "Descripci6n de Zacatecas" del Conde de Santiago de La La-
guna, existian ya en esa jurisdicci6n que comprendia Pinuco, 35 haciendas
de beneficio por azogue, las cuales de acuerdo con las noticias del erudito
historiador zacatecano don Elias Amador en su Bosquejo Hist6rico, per-
tenecian o Ilevaban sus nombres por haber sido propiedad de las siguientes
personas: "Juan de Ofiate, Diego de Ibarra, Juan de Zaldivar, Juan de
Tolosa, Pedro de Ahumada Simano, Alonso de Villaseca, Baltasar de Ba-
iiuelos, Ana del Corral, Crist6bal de Arguello, Juan de San Pedro Goti,
Antonio de Salas, Gonzalo de Avila, Gaspar de Ortega, Hernando de Moya,
Bernardo Perez, Pedro de Piez, Pedro de Tovar, Diego Maldonado, Pedro
Benito, Alonso Gutierrez del Campo, Teresa de Morales, Pedro de Torres,
Francisco de Le6n, Gonzalo de Salazar, Ambrosio Rio Duque, Rodrigo
Paez, Alonso Hernandez Galavis, Diego de Rivera, Juan del Valle, Juan
Lopez Zavala y Pedro G6mez de Contreras".
La colonizaci6n espafiola, en general, adoleci6 de un afin de extension
sin limits, aun cuando las nuevas jurisdicciones, nominalmente sometidas,
fueran un desierto inhospitalario. La participaci6n directive de hombres
nacidos en la meseta castellana, regionn de nomadismo y de dispersion








MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


del esfuerzo", seguin la atinada frase de Gonzalo de Reparaz, en su Histo-
ria de la Colonizaci6n, hizo perder al espafiol, conquistador o colonizador,
la noci6n de la distancia y cada nueva empresa, si agregaba virtualmente
el patrimonio y soberania real, miles y aun cientos de miles de kil6metros
cuadrados, creaba el problema, en ocasiones insoluble, de las comunica-
ciones, de los transported y del aislamiento cultural.
Apenas se habian iniciado las exploraciones de los recursos mine-
rales. casi ilimitados, de la zona de Zacatecas, cuando partia un grupo
de espaiioles hacia el ignoto norte, en demand de nuevas minas. El afio de
3556, nos refiere la Relaci6n de la Villa de San Martin y Llerena y Minas
de Sombrerete (1585) "movidos con animos varoniles, partieron Martin
P6rez de Uranza, Martin Renteria, Martin de Urrutia, Martin de Ofiez y
Martin de ZArraga, Martin de Gam6n, Miguel de Castro, Pedro de Hermo-
sillo, Juan Navarro, Juan de Loera, Diego Verdugo de Vega, Diego de
Villalobos, Juan de Zumayo y el Licenciado Juan Garcia, presbitero, ca-
n6nigo de la Catedral de M6xico, la mayoria de ellos vascongados".
Aunque la "Relaci6n" afirma que en "mas de ocho o nueve afios no
se entendi6 ni supo que tierras ni poblaziones hubiese, desde las dichas
minas (de Zacatecas) adelante, hazia la parte del poniente, norte y sur",
el hecho es inexacto. Matias de la Mota Padilla en su Historia de la Con-
quista de la Nueva Galicia atribuye a Juan de Tolosa el descubrimiento
de las minas de San Martin Llerena y de las salinas de Santa Maria. Es
perfectamente l6gico que el descubridor de Zacatecas hiciera una explo-
raci6n general de la region, ayudado de las informaciones de los indigenas,
aunque dejara para mas tarde su colonizaci6n, puesto que estaba ocupado
en la fundaci6n de Zacatecas. La region de San Martin, por otra parte,
segiin asienta fray Antonio Tello, en el afio de 1552, habia sido visitada
a iniciativa de la Real Audiencia de Compostela y su importancia minera
reconocida, aunque no aprovechada, por otro explorador infortunado: Gi-
nes Vazquez del Mercado, que a su costa y, con lujo inusitado, que lo
hizo derrochar mais de $ 50,000, organize en Guadalajara una fuerza de
cien hombres para explorer los minerales de la Nueva Galicia. El vanidoso
capitan estuvo peleando various dias sobre las minas de Xocotlin, ven-
ciendo a los indios; pero despreci6 sus minerales, que seis afios despues
habian atraido a "mas de 500 espafioles y producian grandes cantidades
de plata". Dando un enorme rodeo por Tepic, penetr6 a Valparaiso, en
territorio de Zacatecas y "fu6 a salir al valle de los Ranchos, y encontr6
aquellas minas, y no hizo caso de ellas, sino que pas6 a Chalchihuites, San
Martin, Sombrerete y Avifio y aunque encontr6 minas tambien no quiso
hacer cuenta de ellas. Continue en busca del cerro de oro y plata del que








COMPENDIO HISTORIC DE ZACATECAS


le habian informado los indios de Valparaiso, descubriendo al final el que
de su nombre conocemos como Cerro de Mercado, al que abandonaron
despreciativamente por no ser de metales preciosos". De regreso de tan
fatigosa y poco fructifera expedici6n, fue herido, con various de sus com-
pafieros, en la cienaga de Sombrerete, por los zacatecos de Sain, de donde
fue levado a El Teul, a la casa del encomendero Juan Delgado, donde
muri6, siendo enterrado en el convento franciscano.
El padre Arlegui hace figurar entire los descubridores y fundadores
de San Martin a fray Jer6nimo Mendoza, a quien atribuye la evangeliza-
ci6n y reducci6n a la vida agricola de los zacatecos de los valles de Poana,
Xuchil y Nombre de Dios (todos en el Estado de Durango), a donde se
unieron con 61, el dia 11 de enero de 1556, los franciscanos que habian
solicitado de fray Francisco Bustamante, provincial de Mexico, fray Pedro
Espinaveda, fray Diego de la Cadena, fray Jacinto de San Francisco y el
donado Lucas. Las noticias sobre el particular fueron confusas desde su
origen, puesto que promovieron la dispute de jurisdicciones entire Diego
de Colio, por la Nueva Galicia y Francisco de Ibarra, por la Nueva Viz-
caya, quien pretendia ser fundador de Nombre de Dios y Durango, lo cual
origin un largo litigio en que la parcialidad de don Luis de Velasco hizo
perder a Zacatecas esa important zona; pero los datos conocidos permiten
suponer que fray Jer6nimo, bien haya sido en compafiia de los coloniza-
dores de San Martin o antes, lo que parece mis probable, fue el iniciador
de los trabajos evangelicos en el territorio que despues constituy6 la Cus-
todia de Zacatecas, e hizo en 61 las primeras congregaciones indigenas en
el actual Estado de Durango, favoreciendo la creaci6n de una region
agricola y ganadera que consolid6 Francisco de Ibarra, al elevar a la ca-
tegoria de villas, las congregaciones indigenas de Nombre de Dios y
Analco.
De la Relaci6n de las Minas de San Martin --que se Ilamaron asi
"por causa que la mayor parte de los dichos descubridores tenian nombre
de Martin"-, se desprende que es inexacto, como afirman algunas autori-
dades, que Martin P6rez hubiera fundado dicho mineral en calidad de
alcalde mayor de Zacatecas, que nunca tuvo. Por el contrario, algunos
de los compafieros de Perez iban huyendo de las autoridades zacatecanas,
despu6s de haber sido expulsados por el oidor Moronel de Xocotlan, a
causa de su vida ociosa y turbulenta de peligrosos duelistas; en la que
descollaba Martin Gam6n, hombre valiente y gran soldado que, despues
de haber sido distinguido con la jerarquia de maestre de campo por Fran-
cisco de Ibarra, capitin general de la Nueva Vizcaya, al decir de Baltasar
de Obreg6n, en su Historia de los Descubrimientos, este se vio obligado,








MIGUEL OTIiON DE MENDIZABAL


por graves actos de crueldad e indisciplina, a aplicarle la pena de muerte.
El mineral de San Martin no fue explotado por su riqueza argenti-
fera, sino por la abundancia de sus mantos plomosos, a cuya causa les
Ilamaron "Vetallana" "porque en aquella saz6n valia la greta y cendrada
que procede del plomo... sin la cual no se puede fundir los metales ni
sacar dellos plata, en dichas minas de Zacatecas, a ocho y diez pesos de
minas cada quintal porque se traya el plomo de Espafia y de las minas
de Izmiquilpa, que hay hasta las minas de Zacatecas ochenta leguas".
Explorada convenientemente la comarca, localizadas las minas y las
aguas potables para la poblaci6n y el ganado, asi como para las necesida-
des del laboreo, y escogido el lugar donde debia erigirse el real, fueron
a Zacatecas para proveerse de bastimentos, fuelles, herramientas, azogues
y esclavos negros; calaron tiros y socavones y comenzaron a construir igle-
sias y casas de adobe, techadas de tejamanil y entire ellos eligieron a un
Francisco Batidor, que vino "despues que las dichas minas se poblaron,
por Alcalde Mayor, para que los tuviese en justicia"; elecci6n que fue apro-
bada por la Real Audiencia de Guadalajara, de la cual, a solicitud de los
vecinos, obtuvieron, asimismo, que se concediera a su fundaci6n el titulo
de villa.
El trAfico de las cendradas, modesto, pero seguro, no satisfizo la am-
bici6n de los pobladores, que se lanzaron por todas direcciones en busca
de nuevos minerales -cada mineral se convertia automiticamente en cen-
tro colonizador- Chalchihuites, Real de los Reyes (los Ranchos), Sombre-
rete, Villa de Llerena, (1671) y Nieves (1564).
Una acci6n colonizadora tan rapida e intense nos permit suponer
que la afluencia de nuevos colonos era constant, pero su dispersi6n en
los nuevos reales de minas los dej6 a todos prActicamente indefensos an-
te las concentraciones, mis o menos numerosas, de los guerreros indigenas
que los atacaban en sus poblados, en sus beneficios, en sus estancias de
labor y crianza y en sus transportes. Por esta raz6n y por el abandon
de las minas cuyos minerales descendian de ley, consecuencia de un con-
cepto err6neo sobre la mineria y, en parte, de falta de recursos econ6-
micos y de trabajadores para intensificar las labores en proporci6n al
empobrecimiento de las vetas, la despoblaci6n parcial y aun total era fre-
cuente, como lo podemos observer en el cuadro que se insert en la pagina
siguiente, formado con datos correspondientes a los afios de 1556 a 1610
y que anota las vicisitudes de esta zona minera.
Del Real de San Martin partieron, tambi6n, los descubridores de los
reales de Avifio, San Lucas y Santiago, de los que fue despojada la alcal-
dia mayor de Sombrerete a consecuencia del litigio entire Diego de Calio










COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS 119

ZONA MINERA DE SOMBRERETE (1556-1610)

Pobla- Trnbajadorro IIaciendas de beneficio
Pobla-
Reales de minaq Aflos dores e- Farla- por por aso- por mu- por
paflolk Libres von (3) fuego gue la agus

San Martin. .... .. 1556 15 (1) x x
(4) 1585 ... .. x 5 5 ..
(5) 1610 .... x x 5 5 .
Chalchihuites. (2) 1557 40 x 6 6
(6) 1585 10 x x 3
(7) 1610 20 100 x 4 3 1
Reyes (Rancho.. .. (8) 1557 48 x 8 .. 8
Sombrerete.. .. .. (9) 1558 200 x 12 ..
1585 ....x 4 4
(101 1610 30 x x 5 5
Nieves ....... 1584 5 x x 5 5 ..
1585 17 x x 5 .. 5
1610 ..... x x .... 5 5 ...

Joachin ....... .. 1610 2 x x 2 2 .

(1) La x significa que no se conoce el ndmero precise.
(2) La fecha de la fundaci6n de Chalchihuites, Reyes y Sombrerete es aproximada.
(3) Los esclavos eran indios y negros.
(4) "De muchas haciendas que habia se han despoblado, unas porque vendieron al Comendador
Diego de Ibarra y otras porque, por no tener gentle, no se podfan sustentar... Se beneficial
al present por azogue" (Relaci6n de las Minas de San Martin, etc.)
(5) "Mas se sustentan con unas huertas de manzanas, que no con las minas" (Descripci6n de los
Reynos de Galicia, etc.)
(6) "Se han despoblado por los asaltos de los indios zacatecos que les matan el ganado de trabajo
y los trabajadores" (Relaci6n, etc.)
(7) Junto al Convento de Chalchihuites se fund6 el pueblo del mismo nombre, con tlaxcallecas
enviados por D. Luis de Velasco (1591) y zacatecos congregados: "habrA mas de cien vecinos"
(Descripa6n, etc.)
(8) "Fueron abandonados por los asaltos de los indios chichimecas" (Relaci6n, etc.)
(9) "Fueron estas minas en su principio muy pr6speras, los metales de gran ley y el beneficio por
fundici6n. (Decripcidn, etc.) "Han venido en much disminuci6n... a causa de no tener in-
dios de servicio no se labran las minas. ..no se pueden sustentar; a cuya causa muchos de
los vecinos de dicha villa se han ido a vivir a otras parties" (Relaci6n, etc.)
(10)"Estan muy caldas por haberse acabado los metales ricos y los que han quedado son de baja
ley y se benefician por azogue" (Descripcid6n, etc.)

y Francisco de Ibarra, siendo a la postre incorporados a la Nueva Vizcaya.
De alli parti6, asimismo, la expedici6n de descubrimiento, conquista y
colonizaci6n de la Provincia de la Nueva Vizcaya, entire cuyas numerosas
fundaciones figure la de las ricas minas de Bonanza, en el territorio de los
indios mazapiles, por cuya raz6n se le denomin6 Real de Mazapil. Poste-
riormente (41600?) se descubri6 el mineral de Cedros, "donde ay dos
yngenios de agua en que benefician metales por fundici6n, son algunos de
buena ley y ansi se saca much plata" (Descripci6n, etc.), que no debieron








MIGUEL OTIIu)N DE MENDIZABAL


ser suficicntes para la cantidad de metals que las minas producian, pues
la misma autoridad nos dice: "En la Hacienda de Patos (propiedad de
Francisco de Urdifiola, hoy general Cepeda, Coal.) habia un yngenio
de agua donde se muelen y beneficial por fundici6n los metales que se
sacan de la Mina de Cedros".
Segiti la Relacion de las Minas de San Martin, Villa de Llerena
y Mlinas de Sombrerete (1585) y Descripci6n de los Reynos de G(ili-
cia. etc.. (1008-1010), la falta absolute de agua impidi6 a los mineros
de Mazapil establecer sus propios beneficios y tuvieron que recurrir a los
que habian establecido diversas personas para hacer frente a esa contin-
gencia, niuy frecuente: "y porque parece que esti la pregunta a la mano
que para que son estos yngenios (los ingenios establecidos en el rio Gran-
de) de fundir y afinar metales pues no hay metales ni minas. Respondemos
a esto que en la tierra adentro de la Vizcaya ay muchos metales de fun-
dici6n de buena ley, y es que la tierra de donde se sacan es tan esteril que
no ay aguas para beneficiarlos y ansi los traen en carretas a estos yngenios
y a otros que en las riberas deste miismo Rio ay donde los funden y afi-
nan y sacan la plata, costeando todo lo necesario para este beneficio de lefia
y carbon los sefiores de los yngenios, pagandoles la maquila que llaman
los que traen los mctales, que comunmente es el tercio (o) la mitad de la
plata segin los nietales son de mas alta o baja ley" (Descripci6n, etc.). Al-
guno de los duefios de estos ingenios de los rios, beneficiaban tambien los
metales de propias minas lejanas. La empresa de transportar los mine-
rales no era ciertamente ficil y segura: "se dificulta el trasporte en carre-
las (de las minas de Mazapil) por la falta de agua (el linico aguaje entire
Mazapil y el rio Grande era La Grufiidora, que purgaba terriblemente a
las bestias) y el peligro de los indios guachichiles... porque han muerto
y matan cada dia much cantidad de espafioles y mestizos e indios y
les llevan las nmulas y caballos". (Relaci6n de las Minas de San Martin).
Los primeros ingenios de este tipo, es decir, destinados a maquilar mine-
rales ajenos, fueron los de Juan de Tolosa, sobre el que no tenemos datos
concretos y el de Diego de Ibarra, que parece haber sido llamado despubs,
"de Medina", sin duda por el nombre de su nuevo propietario, y que tenia,
a principios del siglo xvni cuatro beneficios de fuego movidos por agua;
el ingenio de L6pez de Loats, que pas6, por herencia de su esposa, a pro-
piedad del capitin Francisco de Urdifiola, con el nombre de Santa Elena
de Rio Grande. segun Saltillo de Vito Alessio Robles, y que tenia en
esa misma 6poca cuatro beneficios de fuego movidos tambi6n por agua, y,
por ultimo, el ingenio del rio de Sain, llamado de Juan Fernindez de Cas-
tro, que en 1585 pertenecia a Juan Guerra y que tenia cuatro hornos de








COMPENDIO HISTORY I CO DE ZACATECAS


fundir y dos de afinar el plomo (hornos de vaso). Esta negociaci6n fue,
sin duda, pr6spera, pues a principios del siglo siguiente se vio olligada,
segin Mota y Escobar, a establecer en las cercanias otro ingenio mnis.
El mismo origen popular que el Real de San Martin, tuvieron las mi-
nas de Fresnillo (el alcalde mayor Alonso Alcaraz Mesa, por orden de la
Real Audiencia de la Nueva Galicia, hizo contestar, separadamente. el cues-
tionario relative a esa famosa zona mineral, en enero de 1585 a Pedro Me-
dina, Francisco Ruiz, Alonso Tabueya, Juan Huidobro y Pedro Caitan,
fundadores y mineros de los reales del Fresnillo y San Demetrio, llamado
despues de los Plateros. Las cinco relaciones coinciden en lo general: pero
aportan datos particulares de importancia): el alio de 1566 salieron de
Zacatecas, "con cierta noticia" Antonio del Valle, Pedro Medina, Diego
del Castillo y Juan Ral6n; pero errando el camino, descubrieron minas de
plata en un cerro al que por haber llegado el 8 de octubre, dia de San
Demetrio, lo denominaron con tal nombre. Como no existian aguas su-
perficiales en la comarca, perforaron pozos en una cafiada pr6xima al cerro
para establecer su poblado. Acudieron otras muchas gentes al reclamo del
nuevo mineral, algunas de las cuales, al cabo de cuatro meses, pasAronse
a explorer en el famoso Cerro de Proafio, Ilamado asi por haberlo descu-
bierto, afios antes, Diego HernAndez de Proafio. Fundaron su poblado
junto a unos manantiales y un fresno pequefio, en un paraje del camino
que conduce de Zacatecas a San Martin y Mazapil, a causa de lo cual le
llamaban "El Agua del Fresnillo", donde hacian noche carretas y viajeros.
Fueron sus pobladores Alonso Gonzalez (portugues), Jacome Schiafino
(chipriota), Pablo Torres (castellano), Francisco Ocampo, G6mez de Fletes
y Alonso de Tabueya y Francisco Ruiz. Por el afio de 1580, mineros de
Fresnillo encabezados por Francisco Ruiz, descubrieron tambin el mineral
de Charcas, en el actual territorio de San Luis Potosi.
El desarrollo de los reales de Fresnillo, aunque sometido eventualmente
a las mismas contingencies hist6ricas, por la concentraci6n de sus pobla-
dores y por la cercania de Zacatecas, fue mis normal. En 1585 "tiene el
pueblo de Fresnillo seis haciendas de minas de sacar plata por el beneficio
de fundici6n y del azogue, y otros muchos vecinos y mercaderes; y el pue-
blo de Sant Demetrio tiene quatro haziendas de sacar plata por el bene-
ficio de azogue y fundici6n, y pocos mis vecinos; tiene cada uno (de los
minerales) su beneficiado (pirroco)". A principios del siglo xvi, segfin
Mota y Escobar, "ay treinta vecinos espafioles assi mineros como mercade-
res, ay doze haziendas con sus ingenios molientes y corrientes que benefi-
cian los metales por azogue que todos ellos muelen con mulas, son de baja
ley y ansi son estas minas pobres aunque tienen abundante servicio de









MIGUEL OTION DE MENDIZABAL


yndios y algunos esclavos... el Real que Ilaman de Los Plateros, ay solo
dos haziendas".
La region sudeste de Zacatecas no habia sido explorada, desde el
punto de vista minero, porque era uno de los mis peligrosos territories
de recorrido de los guachichiles, zacatecos y guamares confederados en la
lucha sin cuartel contra los espafioles. "Puede asegurarse con todo fun-
damento, nos dice don Elias Amador, que Pinos comenz6 a ser conocido
conio mineral hasta fines del siglo xvi (1582 a 1584) cuando Don Juan
de Oiiate emprendi6 la conquista o invasion de algunas tierras al Occidente
y Norte de Zacatecas, pues antes de dicho capitin ningfin otro habia pe-
netrado con tal objeto en dicho rumbo"; pero a principios del siglo si-
guiente, Mota y Escobar encontr6 ya la region colonizada, y bien comuni-
cada: "Saliendo de Zacatecas a la parte del Oriente, se va a un Real de
Minas que Ilaman la Foncalida que esti a seis leguas, con dos ingenios
donde se beneficiaban los frutos de las minas de Cieneguilla y Habana".
Despuis de las Salinas de Pefiol Blanco, ya en explotaci6n y hacia el sur,
el pueblo de la Pendencia, "que son mineros donde ay siete haciendas co-
rrientes y molientes de beneficio de azogue y moderada ley. Los metales
que aqui se benefician, los sacan de dos parajes. Vno llaman el Pefiol
Blanco (mineral del actual municipio de Noria de Angeles) y otro Sierra
de Pinos... caminando entire norte y oriented, estan las minas del Spiritu
Santo, en las quales no ay mas que vn solo minero, aunque tan pr6spero
que tiene muy grueso beneficio de metales de fundikion y parte de azo-
gue... La justicia es Alcalde Mayor proveido por la Galicia". Al oriented
de esta jurisdicci6n, iltima de la Nueva Galicia, comenzaba la de la
Nueva Espafia.
Por illtimo, en el afio de 1608, seglin el padre Tello, Juan de Sala-
yandia, vizcaino, con sus hijos mulatos, descubrieron el famoso mineral
que se llam6 "Ramos" por haberlo encontrado el Domingo de Ramos, que
se pobl6 rApidamente por haber descubierto Domingo Montero otras cuatro
vetas ricas; "acudieron muchos mineros de diferentes parties, y otras per-
sonas ricas, entire las cuales fue el capitan Gabriel Ortiz, minero de San
I.uis y Sierra de Pinos y el Gobernador (de Nueva Vizcaya) Francisco
de Urdifiola que residia en Rio Grande, en el ingenio de Santa Elena, y
Agustin de Zavala y Domingo L6pez Pinilla, todos los quales enviaron
sus agents, except el Pinilla que era pastor. Todos tomaron parties de
minas, v se fue continuando la poblaci6n, y los que estaban lejos, llevaban
los metales a sus haciendas con carretas, que todo se sufria por ser de mu-
cha ley. El capitan Hordifiola los llevaba al Rio Grande y Gabriel Ortiz
a su hacienda del Espiritu Santo y Zavala a Tzacatecas, que no hicieron








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


hacienda en aquellos cuatro afios 6 cinco hasta que haciendo labores y
pozos en las minas dieron suficiente (agua) para haber molinos de i
caballo, y lavar los metales: al principio fu6 la ley de a marco y medio
y dos marcos, y de alli para arriba, sin muchos esmoloques de plata virgen
que se hallaban en trechos y muchas y muy hermosas piedras de various
colors (6palos), muy finas tejidas de hilos de plata, y unos dientes como
de cristal, entire los cuales salian unos cabellos de plata virgen, que los
hacian vistosos, y de estos se Ilevaron a Espafia muchos, con que hicieron
lermosos calvarios". Quince minas trabajaron en la veta y la poblaci6n
que, iniciada en 1610, bien pronto cont6 con 800 vecinos. El mineral de-
pendia politicamente de San Luis Potosi y de la Nueva Espafia: pero su
vida econ6mica y social estaba intimamente conectada con Zacatecas.

Las salinas de Santa Maria de Pefi6n Blanco y Anexas

Para el beneficio de los metales por amalgamaci6n con azogue, era
indispensable usar grandes cantidades de sal, que convenia localizar en
las cercanias de los minerales, para evitar gravar su precio con los fletes.
Juan de Tolosa, segfn Mota y Padilla, descubri6 la primer salina que
fue sin duda la de Santa Maria, a juzgar por la Relaci6n de Fresnillo
hecha por Francisco Ruiz (1585), quien contest a la pregunta relative
del cuestionario en la siguiente forma: "Como hazia levante ay vnas sa-
linas en el camino de los Charcos -mineral de Charcas (San Luis Potosi)
diez leguas de estos dos pueblos (Fresnillo y San Demetrio) lllmanse de
Santa Maria, son tres en circuit de una legua: la vna de los pobres, la
otra de Zaldivar y la otra la .vieja: son de su magestad, y la sal que en
ellas se coje se vende a los mineros para el beneficio de sacar plata por
azogue: son muy provechosas en este reyno". De donde se deduce que du-
rante los primeros afios de la colonizaci6n de Zacatecas, una de las minas
de Santa Maria fue explotada libremente por los miners de pocos recursos
v las otras dos por particulares hasta que pasaron a propiedad del rey
al establecerse el monopolio de Estado en 1580. El erudito historiador
zacatecano Elias Amador, en su bien documentado Bosquejo Hist6rico
de Zacatecas, nos dice que en 1562 "la sal que usaban en la amalgamaci6n
con azogue, era la que se conoce por saltierra y la producian espontinea-
mente varias lagunas salobres, aunque en cantidad insuficiente, por lo
cual "esa escacz comenz6 a ser causa de abuses y disturbios mineros, por
!o cual en auto del Cabildo de 15 de Diciembre de 1562 se mand6 que el
dia de San Andr6s de cada afio se reunieran todos los duefios de las ha-
ciendas de plates en la Salina Grande, diez o doce leguas al Oriente de








MIGUEL OTI0 6N DE MENDIZABAL


Zacatecas a efecto de repartirles la saltierra, de la cual disponian de pre-
fcrencia los mas aslutos o poderosos, con perjuicio de los demas mineros,
hasta el extreme de que varias veces se acudi6 al Rey con quejas sobre
este asunto". Se trata, sin duda, de la laguna de Santa Maria.
En la Relaci6n de la Villa de San Martin y Llerena y Minas de Somr
brerete (1585) se afirma que "por los oficiales de su magestad que re-
siden en las Minas de los cacatecos, se vende a quatro rreales de plata la
fanega y cuesta de traer hasta esta villa a siete reales y medio o a ocho
la fanega. E a muchos miners que la compran en esta villa y su juris-
dicci6n a casi todos, les cuesta a diez e ocho e a veinte rreales la fanega",
lo cual indica que, a mas de haberse monopolizado su producci6n por el
Estado, era motivo de acaparamiento commercial, merced, sin duda a la
concentraci6n de los transportes en manos de unos cuantos comerciantes
poderosos.
Por el afio de 1582-1584, Juan de Ofiate descubri6, seg6in el padre
Arlegui, las importantes salinas de Pefi6n Blanco, al sur de las anteriores.
Estas salinas quedaron incorporadas al monopolio, y su administraci6n
cstala a cargo de un alcalde mayor con un ayudante, lo propio que las
salinas de Santa Maria, quienes desempefiaban sus labores en tiempo de
secas, por dos o tres meses, con trescientos indios comarcanos para cada
salina. El beneficio s6lo "es coger la tez de la sal que se haze y cuaja
en vnas lagunas salobres, nos dice Mota y Escobar, que con las pluvias
del cielo se hazen y en tiempo de las secas se consume el agua y queda
convcrtida en la misma tierra hecha sal. La primer barredura de la tez
desta tierra es mejor y mas pura sal, que la segunda trae mexcla de alguna
tierra y la tercera mas de donde se Ilamo saltierra". En el aiio de 1608
cuando se escribi6 la Relaciin de Nuestra Sehiora de los Zacatecas, de
dichas salinas "sacanse cada alio cuarenta mil anegas y vale cada un qua-
tro reales".
Tal sistema se modific6 posteriormente, IlevAndose a cabo la explota-
ci6n por asentistas o arrendatarios. En la cedula real expedida en Madrid
el 22 de fehrero de 1648, se especifican las condiciones en que se ha-
cia el contrato, "obligindose A dar (el asentista) 60,500 fanegas de sal-
tierra. con calidad que le hubiesen de dar 12,686 pesos 5 reales cada afio
de mi caja real". A principios del siglo xvi, el asiento se hacia por
20,000 fanegas y los oficiales reales, contra lo estipulado, pretendian,
segin c6dula del rey al duque de Albuquerque de 6 de marzo de 1703,
que entregara en lugar de sal, 10,000 pesos en efectivo, lo cual demuestra
un descenso tanto en la producci6n, como en el consume, sin duda, corres-
pondiente a una crisis temporal de la mineria. El asiento se concertaba









COMPENDIO HIIST RICO DE ZACATECAS


de diez afios en condiciones muy irregulares, pues en 1722 se ajust6 por
17,000, en 1732 por 25,000, en 1742 por 27,000, en 1752 por 13,025 y
en 15,550 el filtimo arrendamiento que termin6 en 1777; lo cual hizo que
el contador official real de la provincia de Zacatecas, don Juan de Aranda,
promoviera que se pusieran en administraci6n por cuenta de la Real Ha-
cienda, como se efectu6 desde 1778, hasta la Independencia. La region
salinera que se llam6 de Santa Maria del Pefin Blanco y Anexas, que
comprendia todas las lagunas y salitrales del occidente de San Luis Po-
tosi y oriented de Zacatecas, era considerada como la mas important del
Estanco Real de las Salinas y su producci6n aument6 considerablemente
bajo la administraci6n official, segfin se podra ver por el siguiente cuadro
que figure en la "Historia de la Real Hacienda, Ramo de Sal", de Fonseca
v Urrutia.

*VENTA DE SALES Y ARRENDAMIETNTO DE TIERRAS"
\ 0 S 0'ro Ilu o-totr ls (;:.tos V:;lor liquido

1778 .. 106 9S2 4 0 t1 051 0 ti 90 02S 3 6
1779 ... .. .
17S0 7.0 061 3 0 10 095 4 2 39 96t5 6 10
1781 95 955 i i 6 342 4 10 S,) 6l3 1-S
1782. -9S 125 6( 16 3(69-0 3 I8 -181 61
1783 .. 13S 1190 6 i1 572 2 10 121 546 5-S
1741. 19 073 2 0 38 0141 6 S 15S 028 34
1785.. (67 207 1 0 12 18' 7 S 55 017 1 -1
1786 ... .. 3" >33 0 0 10 4S7 1 0 25 1-157 0
1787. 92 027 7 0 9 16S 5 1 S2 859 1 11
1788 .. 53 99 3 0 6 i 239 i 17 729. 3
9' 4 l.' ; 1 ; ; Ij' 7',;> ; il SOS 21 ;


Esta media perjudic6 gravemente a los asentistas, generalmente za-
catecanos o vecinos de Zacatecas, privandolos de las grande utilidades
que, con poco trabajo y riesgo, obtenian en los diez aiios que duraba el
asiento. Para dar una idea de su cuantia, transcribiremos la comparaci6n
que hace la "Historia de la Real Hacienda" del iltimo arrendamiento
con el primer period de administraci6n:

Comparaci6n de utilidades respect de la administraci6n
al arrendamiento
I'P so, s R 'al-.s (;rs.

Valor liquid de la administraci6n ....... 808 421 1 7
RebAjese el arrendamiento anterior 35,550








MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


Pesos Reales Grs.

cada afio. ....................... 363486 4 7
Ventajas a favor de la Real Hacienda ..... 444 934 5 0


44 934 pesos 5 reales 0 gramos que hubieran sido utilidad liquid del
asentista, con s6lo un dep6sito de 10,000.
La administraci6n de las salinas de Santa Maria del Pefiol Blanco
y Anexas, sostuvo los precious y salaries que habian sido habituales du-
rante los arrendamientos, que eran los siguientes:

COSTO Y PRECIOUS DE SAL EN EL LUGAR DE PRODUCTION
POR FANEGA DE 8 ARROBAS
Costo por Preeio por
Salinas Jurisdicei6n Clases de sal fanega en lanega en
reales reales

Administraci6n Pefiol
Blanco. ............. Charcas, S. L. P.. Saltierra (33% de sal) I/e 4
Salitral del Morro ..... Ojo Caliente, S. L.P Sal blanca de grano
grueso............ 3 24
Salitral de Gomera... Ojo Caliente, S.L.P. sal blanca de grano
grueso............ 3 24
Sus-ADMINISTRACION
Santa Clara.... .. Charcas, S. L. P.. ... Sal blanca de grano
grueso............ 2 24
Zaldivar..... Charcas, S. L. P.... Sal de espumilla. .... 2 22
Santa Maria... Charcas, S. L. P..... Sal de espumilla..... 2 22
La Doncella. Charcas, S. L. P..... Sal de espumilla..... 2 22
Santa Ana.... Fresnillo, Zac ....... Sal blanca de grano
grueso............ 2 24

Los costs de producci6n por fanega variaban much, segin se ve, de
una salina a otra, de acuerdo con la tecnica que requeria cada cosecha.
En Pefiol Blanco, cuya producci6n era la mas segura y abundante, la
saltierra se juntaba simplemente con un rastrillo de madera, y se trans-
portaba en costales de ixtle o jerga a los "montones", recibiendo el tra-
bajador un disco de limina con valor de un grano y 12 de los cuales, con
un costo de 1 real, formaban seis fanegas con un precio de venta de 24
reales. La sal de espumilla cuya cosecha no era segura, se hacia tambi6n
por medio de rastrillos, pero requeria un trabajo lento y delicado. La sal
blanca de grano grueso se formaba y cosechaba bajo el agua, para lo cual
sc metian los trabajadores descalzos em la laguna y con las manos iban
recogiendo los granos de sal en unos chiquihuites (cestones de carrizo), en
donde se dejaban orear por tres dias, depositindolos despubs en los al-








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


macenes. Todos los operarios trabajaban a destajo, "habiendo algunos
que ganaban al dia cuatro o seis reales".
El transport por cuenta de los mineros o por fleteros, "asi por la
escasez o falta de aguas y de pastos en los caminos, como porque los ca-
rreteros y arrieros se ocupaban en labores del campo", se hacia principal-
mente de agosto a noviembre y eran poco activos en el resto del afio. Una
mula podia transportar fanega y media o sean 12 arrobas y una carreta
de 12 bueyes, treinta fanegas o sean 300 arrobas. El precio del flete por
fanega de 8 arrobas era aproximadamente de 2 reales por jornada de 10
leguas, por lo cual el valor de la sal variaba segfin la distancia de los mi-
nerales; pero como la saltierra llevaba un 66.66% de peso muerto, en los
lugares lejanos, como Bolaiios, Guanajuato, Sombrerete o Matehuala, era
preferida la sal en grano, pues era pura y naturalmente pagaba menor
flete por la misma cantidad de cloruro de sodio.
De una manera general podemos afirmar que el sistema de adminis-
traci6n fue mis favorable a la economic de Zacatecas, pues si impidi6 las
ganancias de los asentistas, evit6 la especulaci6n de los comerciantes po-
derosos que acaparaban la sal para venderla a los miners a precious ele-
vados, dado que la administraci6n entregaba la sal a los mineros a cr6dito,
te6ricamente de un afio -de enero a diciembre- aunque en realidad a
pagar a fines del mes de diciembre. A los arrieros y carreteros que tra-
jinaban con sal, por su valor, en la salina, mas el flete, se les concedia
un cr6dito de un mes. Con ligeras variantes, tal sistema estuvo vigente
hasta la Independencia.
Aunque la mayor parte de las salinas correspondian politicamente
a San Luis Potosi, tuvieron su origen en las expediciones colonizadoras
de los fundadores de Zacatecas y fueron un complement indispensable
para su economic.
Con el descubrimiento del mineral de Ramos termin6, practicamente,
la colonizaci6n de la provincia minera de Zacatecas, que dur6 60 afios,
pues aunque con posterioridad se descubrieron numerosas minas, ello co-
iresponde al process ordinario de la explotaci6n minera.
El desarrollo de la vida econ6mica y social, segiin se ha visto, fue
muy irregular en los diversos minerales y zonas mineras, tanto por causes
naturales -agotamiento o empobrecimiento de las vetas, inundaciones,
etc6tera- como hist6ricas: las vicisitudes de la lucha tremenda que, por
mis de medio siglo, sostuvieron los zacatecos, guachichiles y guamares
con los colonos que pretendian reducirlos a la servidumbre o expulsarlos
de sus territories, e incluso por la continue hostilidad y la esporidica








MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


agresi6n de los grupos marginales -tepecanos, huicholes, coras y tepe-
Iuaices- que, comno es l6gico, retardaron la prosperidad regional.

Los puntos de apoyo forestal y agropecuario

La explotaci6n mineral demandaba desde su iniciaci6n, como es 16gico,
los articulos de consume y uso indispensables para el sostenimiento de la
poblaci6n, y los materials para la construcci6n, el laboreo y beneficio
de los minerales. De los primeros, entire tanto, se creaban regionalmente los
puntos de apoyo de labranza y crianza y aun manufactures locales, eran
abundantemente provistos por el comercio de todas las mercancias del pais
o del extranjero que necesitaran, a cambio de sus metales preciosos; los
segundos. por el gran volume de su consume y lo elevado de los fletes,
que afectaban seriamente los costs de ser adquiridos en lugares lejanos,
requerian fuentes pr6ximas de aprovisionamiento, que eran consideradas
como complement indispensable de la colonizaci6n mineral, particular-
mente los bosques que suministrarian la lefia y carbon para las fundi-
ciones y la niadera para los ademes.
A mediados del siglo xvi. la situaci6n forestal del territorio del es-
tado de Zacatccas era, Iatiuralmlente, muy diferente de la actual, pues en
mayor propor'ion que en otras regions del pais, las crecientes necesidades
graviltaron niis intensamente sobre las reserves locales, que se explotaron,
en ocasiones, hasta la total desforestacion, provocando por la erosion el
afloramicento( de las rocas: asi vemios que en la sierra de Zacatecas, donde
"lla ia (en la rpoca de stu descubrimiento) much arboleda y monte en
eslas (iqebradas, las quales todas se an acabado y talado con las fundi-
clones de inanlera iquie si no son vnas palmillas siluestres otra cosa no a
qulediado". Por causa del deslave de los terrenos de las montaiias, la Re-
Imci;n de N'estra Seflora de los Zacatecos, medio siglo desputes de la
llegada de los espafioles, nos dice respect a esa jurisdicci6n, que abar-
caba toda la sierra: "De semnnteras no se trata en esta ciudad ni las hay,
por ser la tierra esteril y inutil para ellas, conio lo son todas las semillas
de acarreto".
Los fundadores de la zona mineral del noroeste de Zacatecas, San
Martin, Clalchihuites, Sombrerete, Nieves, etc., desde un principio procu-
raron organizer sus puntos de apoyo forestal, agricola y ganadero: la Re-
lacion de San Mariin, Villa de Llerena y Minas de Sombrerete (1585),
tantas veces citada, dice respect a San Martin: "Los montes que ay en esta
Villa y su comarca son en much cantidad de arboles de enzinos acopados
y bajos, los cuales ilevan bellotas, aunque pequefias e algunas son dulces:








COMPENDIO 11ISTORICO DE ZACATECAS


e otros enzinos ay que son muy altos y de coraz6n colorado: esta es madera
mas rrezia; para ejes y ruedas de carretas y carros ay otros arboles que
llaman robles; que tienen la hoja mas ancha e muchos pinares de tres
suertes: unos arboles que corre much rrezina de ellos, son muy altos,
son para hazer vigas y tablas, porque son sin ramas ni nudos; otros que
lienen muchas ramas, casi desde el pi6: estos tienen muchos nudos, son
mas asperos, sirven para leila para afinar el plomo e sacar plata... No
hay frutas de la tierra: es abundante en pasto".
Se fund Sombrerete "a dos leguas y media de San Martin, por un
camino ancho y de much monte de enzinas y pinos". En toda la region
que constituy6 la alcaldia mayor de Sombrerete abundaban los recursos
forestales y las condiciones favorables para los cultivos agricolas y la
crianza de ganados: pero los asaltos continues de zacatecos y guachichiles
y la falta de gene, aun para los trabajos mineros, dificultaron por much
tiempo la estabilidad de los centros de colonizacion. Asi el riquisimo mi-
neral de Los Reyes o de los Ranchos tuvo que ser abandonado por sus
pobladores y Chalchihuites no goz6 de la tranquilidad para dedicarse al
cultivo, hasta que se establecio en las cercanias del mineral la colonial
ilaxcalteca, fundada por orden de don Luis de Velasco en 1591, que sirvi6
de niicleo de fijaci6n a varias families tonaltecas y chichimecas.
La situaci6n de los poblados miners sin apoyo agricola era angus-
tiosa, mis por la falta de forrajes para los animals, (Icqe de alimentos para
la poblaci6n, "porque los yndios salteadores les llevan las mulas con que
funden e afinan e muelen los metales, ques uno de los ex'edivos daiios
que les pueden hazer, porque como los mineros ecdtrn de Ioche las mulas
al campo para que paste y puedan sustentarse para trabajar de dia, por-
que por ninguna via los pueden sustentar de noche, ansi por ser muchas,
como por no tener ni haber quien coja yerba para podellos sustentar, las
traen al campo todos los mineros de todas las poblaziones de minas y se
las llevan dichos yndios, e quedan perdidas e destruidos los mineros, asi
por no tener con que hazer hazienda ni acarrear sus metals, como porque
cada mula bale por lo menos Iincuenta pesos de oro e de alli arriba".
Por esta raz6n, afrontando estos terrible obstaculos, ademis de "las
estancias de Trujillo, del Comendador Diego de Ibarra y Juan de Tolosa",
a pocas leguas de las minas de Sombrerete, en el rio de Sain, tuvo "Juan
FernAndez de Castro, pobladas haziendas de estancias de ganados mayores
e menores e de labor de pan cocer (que) estan en esta dicha jurisdicci6n
y en much riesgo y peligro, por los muchos yndios de guerra salteadores
que andan por aquella comarca, que de ordinario les llevan las yeguas
v caballos e ganados; e de una estancia de ganado mayor que el dicho







MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


Juan Guerra tiene pollada en el nacimiento de dicho rio de (ain... le
han Ilevado los ganados abra veinte dias, y es en tanto grado los dafios
que hazen los dichos yndios que si Dios nuestro senior y su Magestad no
lo remedian no se pueden sustentar estas dichas haciendas".
El mineral de Nieves "carece de monfes, es tierra rraza toda a la
rredonda, no tiene lefia sino es de unas sabinas-grandes que estin en el
rio, que dellas y de la lefia que trae el rrio quando viene de avenida cre-
cido", se proven en parte; pero "a seis leguas de la Villa de Llerena estin
unas estancias de ganado mayor y de labor de pan cocer (trigo), de Fran-
cisco de Aguilar; y dos sitios de carboneros que hacen carbon para las
dichas minas de Nieves". Ademis, junto al ingenio del capitan Alonso
L6pez de Loys, "el qual se benefiCia con una azequia de agua que a sa-
cado del Rio Grande de mas de una legua, con la qual asimismo riega mu-
chas tierras de estancia de labor de cocer pan (trigo)". Ya se ha dicho
que este ingenio, lo mismo que los demis del rio Grande, beneficiaban los
metales de Mazapil que eran traidos en carretas; es seguro, en consecuen-
cia, que de regreso fueran cargadas con los products agricolas de que
carecian en aquella region. Lo propio debi6 ocurrir con el mineral de
Cedros perteneciente a esa misma jurisdicci6n, parte de cuyos metales se
beneficiaban en la Hacienda de Patos, pues sus abundantes y variados pro-
ductos estuvieron destinados principalmente, desde su fundaci6n, al apro-
visionamiento de los minerales de Zacatecas. La probabilidad se convierte
en certeza, si se consider que tanto las minas de Bonanza y Cedros en Ma-
zapil, como las haciendas de Patos y de Rio Grande, a principios del si-
glo xvi, eran propiedd de don Francisco de Urdifiola.
La rica zona agricola de Nombre de Dios, creada tambi6n por los
fundadores de San Martin, aun cuando por la dispute de jurisdicciones
entire la Nueva Galicia y la Nueva Vizcaya, fue retenida en dep6sito por
la Nueva Espafia durante muchos aiios, debe considerarse como uno de los
principles puntos de apoyo de los minerales zacatecanos, como lo prueba
"La Descripci6n de la Villa de Nombre de Dios" (1608): "En su juris-
dicci6n que es de seis leguas hacia todas parties, estan pobladas y se abitan
veintisiete o veintiocho casas de labor, las catorce en los valles de la Puana
v de Suchil y Real de Santiago y las demas repartidas por el termino...
De la cosecha de trigo y maiz que se coge en estos valles se sustentan
muchos pueblos a la redonda para donde se trafica hasta mas de treinta
leguas. Acude el trigo de ordinario a quince o veinte hanegas; el maiz
veintiocho; los frijoles a quatro o seis, Cebada no se siembra ni coge en
cantidad que se pueda vender. Quando hay heladas acude el trigo a diez.
Hay tierras en abundancia para muchos vecinos y yndios, aunque fuesen








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS 131

cinco o seis mil mas de los que ahora hay... Por el provecho del riego
de las labores y por la molienda (del trigo) son muy notables los rios
que riegan los valleys, uno el de Puana y otro el del Suchil. En este estan
los molinos, tres de ellos a una legua poco mis o menos de la Villa, y los
otros mas distantes a quatro, seis y siete leguas. Todos los molinos son
de una piedra y muelen con el agua de las labores, ansi dejan de moler
en el tiempo que se riegan; pero esto no hace falta, porque no hay tanto
trigo cuando los molinos pueden moler... Arboles silvestres de la tierra
son los mezquites, que como queda dicho sirven de lefia... La sabina
es un arbol grande, bueno para madera de que se hacen vigas para inge-
nios y para edificios. Frutos de la tierra no hay mas que las que llaman
capulines... y tunas... c6gense en los huertos frutos de castilla, higos,
uvas, granadas, membrillos, melocotones, albaricoque (chavacanos), nue-
ces, c6gense tambi6n hortalizas de Castilla, coles, nabos, rabanos, pepinos,
melocotones, peregil, culantro, ajos y cebollas... Siembrase trigo (de
riego), maiz (de riego y de temporal), frijoles, lentejas, anis, cominos".
Los trabajadores eran muy escasos, tanto para la labranza como para la
mineria; los mineros pagaban "dos reales y de comer cada dia".
Aunque la villa de Nombre de Dios, "iba en disminuci6n, porque
el torpe trato dado a los zacatecos y tepehuanes que comenz6 a pacificar
y a fijar en aldeas, fray Ger6nimo de Mendoza, y los franciscanos de la
Custodia de Zacatecas, los hicieron alejarse y tornarse enemigos, se nota
en esta zona agricola mas estabilidad que en los minerales".
La poblaci6n de la Villa de Nombre de Dios, sin contar la de las
minas, era en 1608, la siguiente:

T. .l Espafiolm (1) Indiar (2) Negros Mulatod
neral h. m. h. m. h. m. h. m.

TOTALES.......... .. 7 55 50 10 6 10 ..... 6
Espaioles casados con espaflo-
las ....................... 40 40 ... .. ..... .
Espanoles casados con mulatas .... 3 ...... ...... ... .. ... ... ..... 3
Mulatas casadas con indios. ... ... .. .... 3 ...... ........... 3
Espafoles solteros........... ...... 12 10 ... .. .....
Negros esclavoR ............. .. .. .... ......... ... 6 9 ...
N egros libres ................ ..... ... ..... ...... ..... 1..
Indios libres ................ ...... .......... 100 ...... ... ...

(1) En general "los vecinos son labradores, pocos oficiales, sastres hay tres".
(2) "Los que habitan en el pueblo son advenedizos de tres naciones, mejicanos, tarascos y to-
naltecos". Seguramente al enumerar a los indios se tom6 en consideraci6n solamente a los
hombres; por To cual debemos suponer una existencia de 100 indias y 300 nifios de las diver-
sas razas y mezclas, aproximadamente, lo cual darta una poblaci6n de 527 individuos.








MIGUEL OTIIN DE MENDIZABAL


Las cinco relaciones de las minas de Fresnillo nos hacen una deta-
lada enumeracion de los recursos forestales, agricolas y ganaderos de
que disponia esa jurisdiction, en 1585: "Hes tierra liana -dice la Re-
lacion de Francisco Ruiz- hazia la parte del norte (y) de levante, v
de muy buenos pastos: crianse muncha cantidad de ganados bacunos: ay
much hestancia de ciadores hasta las minas que Ilaman de las Charcas
(San Luis Potosi) ... Hazia la parte del sur, una legua deste rreal hay
vnas grades y estendidas sierras de much lefia de enzina y pino de la
cual se proven hestos pueblos ie lefia y carbon y madera para casa. .
en medio de estas sierras se haze vn halle hazia el puniente, Ilamado de
Trujillo, Ir Ho llaarse deste nombre el primero que tomo estancia y poblo:
pasan dos rrios: el uno se llama Rrio chico y el otro Rrio Grande. en
el equal ay muchas estancias de ganado mayor y de labores de trigo y
maiz... Por sima deste balle. hazia el naciniiento del rrio ay otro valle
Ilamado Balparaiso tiene leste inombre por ser muy fertil de agua y pastos,
scrcado de miiucihas s ierrs lanas de ganados vacunos: desavilado de gente
ia ct;ui de la guierra (ton los zacalecos)". Pedro de Medina en su Rela-
cirn nos dice lque en el rio Crande "se han hecho muchas zacas (canales
de derivacii6n) v labores de regadios para coxer trigo vy molinos para
mollelo t molerlo)".
"A la part del slur, destos pueblos, nos describe el mismo Pedro
de Medina. estAi la Villa de Xerez, poblada de labradores, nueve leguas
dellos: caminiando por entire cerros y montes, mal camino: tiene esta co-
imarca otras muchas poblaciones y estant'ias en los dichos valleys y arriba
del rrio arriba referido, a dos v tres y nmas leguas, a done ay much
cantidad de ganado v laborers. Todos los dichoos calinos V comnarcas es
tierra de guerra v no se puede caminar sin notable peligro si no llevan
soldadots tid guiiarici6n y nm11 bil'i arnmados. y con todo esto hazen mil da-
nios v lutertes los diclos guachichiles. destruyendo estancias y robandoles
los ganados". Juan tie litlalgo, en su Relacion nos proporciona los si-
guientes datos complement rios: "Generalmente ay pocas aguas en esta
comlarca, y. con todo esto, se dan muy bien todos los arboles de Espaiia,
en especial durazno, meinbrillo, maanzanas perales y tiruelos, albaricoque
(clavacanos) y mejor las parras. porque dan muy buenas vbas. Ay muy
buenos pastos y son muy generals en toda la comarea, por lo qual se cria
gran abundaln:ia de ganado mayor: esta tierra muy abastecida de trigo
y maiz, ortalitas y legumlbres, asi de cosecha como de acarreto" (llevados
por los comerciantes en carretas).
as res iia de agriculture, ganaderia y las explotaciones forestales se
fueron ampliando a media que los consumes de los minerales aumenta-









COM PENDIO HISTOni CO DE ZACATECAS


ban y que el incremento de la poblaci6n en general to requeria; pero salvo
en La Cazcana, en donde las propiedades comunales indigenas limitaron
el acaparamiento de la tierra por los espaiioles, en el resto del territorio
tuwo un desarrollo latifundista de un tipo particular, que podriamos llamar
de "lase territorial nobiliaria".
Verdaderaniente extrafio resultaba que mientras Zacatecas no logr6
obtener del rey ni siquiera ejidos, se permitiera y aun se estimulara la
concentracion de grades propiedades rurales en individuos consagrados
a otras actividades absorbentes. como la mineria o el comercio. muchos
de los cuales no tenian, a pesar de sus grande recursos economics, nin-
g"in interes por la prosperidad de la agriculture y la ganaderia.
Los primeros latifundistas de Zacatecas fueron Juan de Tolosa, Diego
de( Ibarra, don Rodrigo Rio de la Loza. que tuvo sus propiedades en la re-
gion de Sombrerete y en el Valle de Poanas, perteneciente a la jurisdic-
ci6n de la Nueva Vizcaya, cuya production se destinaba preferentemente
a las minlas de Zacatecas, lo propio que las propiedades rtisticas de don
Francisco de ULrdiiiola y sus descendientes. los inarqueses de San Miguel de
Aguayo, quienes ademais de sus estancias y labores del Rio Grande po-
seian las importantes ihaiendas de Coahuila, en particular la hacienda
de Patos y que surtia las minas de Mazapil y Cedros. Don Elias Amador,
en su Bosqueijo lHistorico, nos dice que una cronica de San Agustin
asegura que por los afios de 1570-1586, Diego de Ibarra, duefo de la
hacienda de Trujillo, herraba cada afio hasta 33,000 becerros y Rodrigo
del Rio, hasta 40.000".
En la primer d&cada del siglo xvii, seguin la Descripcien del obis-
po Mlota y Escobar, se ihabiai iniciado los cultivos y la crianza en el
\alle de Valparaiso: "Ocho Leguas desde Valle (el de Trujillo o del
Rio Grande) en la derecera del Sur, cae algo mas templado donde se
crian muchos ganados mayors, y es muy fertil de pastos y aguas, y frutas,
ique por serlo tanto le pusieron el nombre de Valparaiso, ay en el muchas
estancias pobladas (de ganado) y labores de trigo y maiz, para cuvo
beneficio bajan a alquilarse algunos indios barbaros (tepecanos) de aque-
Ila sierra de Tepec limitede occidental del caii6n de Bolafios, que nace
en Valparaiso) que arriba diximos en el pueblo de Colotlan... y son de
un mismo duefio estos dos values (Trujillo y Valparaiso), y los sitios, ga-
nados. y labores que en ellos caen y emos referido".
Como se ve claramente, en esta region mineral privilegiada por su
riqueza mineral y asolada por las incursiones de los guachichiles, zacate-
cos, y amenazados por huicholes, coras, tepecanos y tepehuanes, el lati-
fundio fue, con todas sus limitaciones y defects, la finica forma de pro-








MIGUEL OTH6N DE MENDIZiBAL


mover el desarrollo agropecuario, pues la pequefia propiedad, salvo en el
caso de los cafiones de Tlaltenango y Juchipila y en Nochistlan, donde exis-
tia una numerosa poblaci6n indigena sedentaria y agricola, no hubiera
disfrutado de las mis elementales garantias, ni dispuesto de trabajadores,
pues el aliciente de los salaries y partidos que ofrecian las minas atraian
a todos los trabajadores eventuales.
Nada nos podri dar una idea mejor del process de formaci6n de la
gran propiedad en Zacatecas, que los latifundios del coronel don Fernando
de Campa, primer Conde de San Mateo de Valparaiso, con la adverten-
cia de que, si el conde fue temporalmente minero afortunado, la mayor
parte de su vida estuvo entregado a los trabajos agricolas, ganaderos y
forestales.
En la memorial del gobierno del estado de Zacatecas, correspondiente
al afio de 1874, en el magnifico informed de la jefatura political del partido
de Fresnillo, encontramos los siguientes datos: "El Conde D. Fernando
de la Campa y Cos, natural de Andalucia existi6 poco mis 6 menos A
principios del siglo pasado. Su caricter fire y emprendedor lo llev6
i los terrenos en que hoy esti situada la hacienda de Ameca fundada por
61 en las mirgenes del rio Michis. Con poco trabajo y menos dinero con-
quist6 los vastos terrenos de que eran duefios los indios, y con el tes6n
que le era genial, emprendi6 grandes trabajos desde Ameca hasta la sierra
donde Ilegan los terrenos del Nayarit. Se dirigi6 despubs en busca de
nuevas empresas al valle en que estin situadas actualmente la Villa de
Valparaiso y la hacienda de San Mateo y desde luego fund una hacienda
de San Miguel que hoy pertenece A la Sra. Da. CArmen del Hoyo. En
seguida se ocup6 de Lobatos, algo de San Agustin del Vergel, y parece
que Valparaiso tambi6n le perteneci6. A mediados del siglo pasado, fund
i San Mateo y con indecible empefio hacia progresar los trabajos... Des-
pu6s que el Conde D. Fernando se install en los terrenos que habia con-
quistado, fundadas ya las haciendas de Ameca y San Mateo, hizo un
regal fabuloso al virrey de M6xico y obtuvo la adjudicaci6n de las tierras
que poseia. San Mateo abrazaba en el siglo xvmI las haciendas de Val-
paraiso, Corrales, Ameca, Sauceda, Abrego, La Presa, El Centro y Tru-
jillo, y mis tarde el Jaral, El Cubo, Gallinas, Cerro Prieto, La Encarna-
ci6n, San Marcos (Loreto), Agostadero (Villa Garcia), Pilatos, el Carro
(Gonzalo Ortega), Santa Elena y El Molino, todas estas fincas en tierra
afuera, y Juan P6rez, Santa Catarina, San SebastiAn, Carbonera y la Ta-
pona (Guadalupe Victoria), por tierra adentro (en la Nueva Vizcaya).
AdemAs tenia casas muy costosas en M6xico, en Guadalajara, en San
Luis y en Zacatecas. Como ejemplos de riqueza, se asegura que San Mateo








COMPENDIO HISTORIC DE ZACATECAS


cosechaba 10,000 arrobas de lana en el afio, cuyo esquilmo se vendia en
Guadalajara hasta $ 7 arroba. Se mataban 30,000 cabezas de ganado me-
nor y se vendia el sebo en M6xico a raz6n de $ 3 arroba".
Frente a esta liberalidad del gobierno virreinal con los magnates, que
lleg6 a lo absurdo en el siglo xvi, con las mercedes y composiciones
de los marqueses de San Miguel de Aguayo, descendientes de Francisco de
Urdifiola, en Coahuila y Zacatecas, contrast este hecho singular: un grupo
de indios lefiadores y carboneros obtuvo autorizaci6n del Conde de Santa
Rosa, don Bartolom6 Bravo de Acufia, para explotar un monte que existia
al sur de una de sus haciendas (Bafi6n). A principios del siglo xvm, la
aldea de lefiadores habia crecido tanto, que sus vecinos lograron la cate-
goria de pueblo con el nombre de Burgo de San Cosie, y de curato en
1712, y otro de los condes de Santa Rosa construy6 de su peculio la iglesia
parroquial con un costo de $ 15,000; pero no le hizo donaci6n ni venta
del terreno, que tenia un valor insignificant. En el burgo de San Cosme
vivi6, en la double calidad de desterrado y de cura el doctor Jose Maria
Cos, h6roe de la Independencia y alli se refugiaron algunos de los deudos
del caudillo Allende, perseguidos por los realistas, por lo cual el 20 de
marzo de 1828, el Congreso del Estado le concedi6 el titulo de Villa, con
la condici6n de que el Ayuntamiento, por los medios legales, adquiriera la
propiedad del terreno sobre el que estaba ubicada la villa. La hacienda
de Bafi6n, enorme latifundio formado por 25 ranchos y 4 estancias, per-
tenecia entonces a don Lorenzo de la Canal, quien opuso obsticulos para
deshacerse del terreno, hasta que el obispo de Guadalajara intervino, prest6
$ 1,500 de un capital piadoso para adquirirlo, erigi6ndose en Villa de
Cos el burgo de San Cosme el 12 de abril de 1845. Este naturalmente fue
un caso normal pues la mayoria de las localidades except los minerales
y las poblaciones importantes, estaban ubicadas en terrenos particulares.
La Villa de Xerez de la Frontera, hoy Ciudad Garcia, fue fundada
el afio de 1569, por orden de la Real Audiencia de Nueva Galicia, con ob-
jeto de opener un obsticulo a las incursiones de los guachichiles: "fue el
primer fundador y poblador della, segiin la Relaciwn, Pedro Carrillo
Divila y Pedro Caldera y Martin Moreno, y ansi fueron viniendo, de dia
a dia, y Ilegaron a ver en la dicha villa treynta y seys vezinos espafioles,
cazados y solteros y de present (1585) ay doze y no mas". En la 6poca
de su fundaci6n, en su comarca "avia pueblos de yndios, a legua y a legua
y media y dos leguas; los quales se an despoblado por guerra que tuvieron
con otros yndios de otras naCiones... y la naii6n de los yndios desta co-
marca que se an despoblado heran Zacatecos... heran quatro pueblos...
y en ellos podia aver hasta duzientos hombres de arco y flecha". Segu-








MIGUEL OTH N DE MENDIZABAL


ramente los agresores eran guachichiles. Estos pueblos tributaban "mayz,
gallinas y tomines" y se gobernaban ya a la usanza espafiola por sus al-
caldes y regidores electos. Estos indios, sin duda alguna, trabajarian a
salario con los pobladores espafioles de Jerez y su alejamiento debe ha-
ber contribuido a la notoria despoblaci6n de dicha villa, que era la cabe-
cera de la Alcaldia Mayor de Xerez y Valle de Tlaltenango.
Los vecinos espafioles de Jerez, ayudados de esclavos y trabajadores
indios de repartimiento (distribuci6n semanaria que hacian los alcaldes
mayores del 5% de los indigenas habiles para el trabajo de sus respectivas
jurisdicciones political, que en este caso debieron ser los de Tialtenango
y sujetos; los cuales recibian un pequefio salario) "an tenido y tienen por
granjeria hordinaria sembrar y recoger mayz y llevarlo a vender a las
dichas minas de los Sacatecos, y otras dispuestas para ganado mayor y
menor no vsan tenello por los dichos yndios de guerra, que lo poco que
an tenido se lo an Ilevado muchas vezes; hanze vezinos espafioles de la
villa, sin muchos yndios de su servicio".
Aunque Jerez, segun la Descripci6n de Mota y Escobar, estaba ro-
deada de vastos recursos forestales: "hacia la uanda del poniente esta
cercada de serranias muy agras y montuosas de pinos y encinas y hacia
levante y las mas parties esta cercada de serranias andables montuosas de
encinales" resultaba tan peligrosa su explotaci6n por la continue asechanza
de los guerreros indigenas, que preferian traer madera de otras parties,
incluso para sus construcciones, como puede verse claramente en este pi-
rrafo de la Relaci6n de Xerez: "los edificios de las cassas en que biven
en esta villa son cassas bajas sin sobrados, de tapias de tierra muerta (ado-
bes): y las cubiertas (techos) con vigas y terrados de tierra; la qual
madera se trae de los montes de Tlaltenango, diez y ocho leguas de aqui,
ques a donde se labra la dicha madera, porque por causa de la guerra no
la vsan sacar de las sierras comarcanas a ella".
Esta situaci6n cambi6 en los veinte afios siguientes, a consecuencia
del pacto de paz que se celebr6 en 1591, entire las bandas zacatecas y gua-
chichiles y don Luis de Velasco, por mediaci6n del capitan Caldera, por
el cual pacto prometieron los chichimecas "que se someterian a los Espa-
fioles, segun afirma el Pr. Andr6s Cabo en Los Tres Siglos de Mexico,
si anualmente se les suministraban las carnes para el abasto de su naci6n
y ropa". Debido a este acto politico del virrey, a principios del siglo xvil,
los habitantes de Jerez, "viendo que este valle era fertilisimo y abastado
de pastos de grande aprecio para ganados se convirtieron de soldados en
labradores, y tienen haciendas y heredades gruesas de maiz que con la
vezindad de la Ciudad de Zacatecas, venden a veinte o treinta reales ha-








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


nega, y este es el trato principal con que grangean y viven estos vecinos.
Anssi mismo tienen otro trato que es de maderas y carbones que tienen
fundados en las grandes montafias pobladas de espesura y arboledas que
esta Villa tiene a dos y tres leguas. Tienen salida estas maderas y car-
bones en la Ciudad de Zacatecas y en las demas minas comarcanas por
lo much que de un g6nero y otro se gasta en los yngenios, en las afina-
ciones y ensayes de la plata y todo se tragina en carros y carretas por que
ay caminos llanos para ello". La Relaci6n de Nuestra Seiora de los Za-
catecos (1608) nos da la noticia del volume de este comercio: "la leia
y madera que se consume en la ciudad y sus minas y beneficios. .. man-
dari cada afio mas de treinta mil pesos" ($ 500,000 de nuestro actual
peso, aproximadamente).
La Cazcana. Simultneamente a la colonizaci6n minera de Zacatecas,
ia destruida Cazcana se comenzaba a repoblar lentamente con los supervi-
vientcs de la terrible represi6n del virrey Mendoza y con algunos mexica-
nos, tecos, cocas y tecuaxes. En 1584, afio en que se escribi6 la Relaci6n,
en todo el Valle de Tlaltenango, "que corre desde la dicha Villa de Xerez
hasta el pueblo del Teul..." "podri aver entire chicos y grandes, hombres
y mujeres, mis de tres myll personas, y que en tiempos pasados solia aver
much mas gente de la que al present ay, y que los yndios que de present
ay estan poblados en diferentes parties del valle, por sus poblazones, y son
mnovibles (agiles) de entendimiento y contrataci6n, hablan la lengua mexi-
cana y es la suya natural la cazcana". Su poblaci6n estaba distribuida
en Tlaltenango, la cabecera donde residia el gobernador indigena y el be-
neficiado (pirroco), y 11 sujetos con sus correspondientes alcaldes y regi-
dores. El Teul, en donde estaba el convento franciscano, era administrado
por los frailes, y gobernado lo propio que sus cuatro sujetos, por sus res-
pectivos alcaldes. Todas las localidades tenian su iglesia y su casa de
comunidad y en Tlaltenango habia "una casa de hospitalidad para yndios
nturales quando se ofrece necesidad de traerlos a ella".
Las sierras de Tepeque y Juchipila, que limitaban el valle, "son muy
montuosas de pinos y encinales y otros arboles silvestres de la tierra. En
la planicie del valle se cultivaba de temporal y de humedad, cerca del rio
Tlaltenango". Tenian sus magueyeras "de trasplante y muy abundante le-
chuguilla". En El Teul habia muchos Arboles frutales, lo mismo que en
algunos de los sujetos. "Se crian en gran cantidad gallinas de Castilla y
de la tierra... por la horden de Spafia. Vivian en casa de adobe con te-
chos de terrado y otros de paja. La contrataci6n y granjeria que en el di-
cho valle ay asi entire los espafioles, como los naturales, es el mayz y chile
y frisol, que se coje en 61 de ordinario, y dello se sustentan y pagan su tri-








MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


buto; el cual pagan en mayz y tomines y gallinas de Castilla conforme a la
tasaci6n que cada pueblo tiene". Ademis, en las serranias de Tlaltenango,
a principios del siglo xvii, por la calidad de las maderas y por la demand
creciente de los minerales y poblados agricolas, "tienen otra muy gruesa
(actividad econ6mica) de astilleros en las montafias comarcanas en que
hazen carros, y carretas y otras cosas menudas de madera..."
Nochistlin y sus sujetos -Toyahua, Apulco y Tenamayuca, pertene-
cientes a la Alcaldia Mayor de las Minas de Tepeque y Juchipila y Corre-
gimiento de Nochistlin", tenian "como aparece por la tasaci6n, duzientos
y cincuenta y dos tributaries y antes que se conquistaran avia mas de 4 000
yndios, y despues de la rebeli6n, como se alqaron los hazian esclavos y
mataron muchos; y despues acabo (la) pestilencia de biruela en la que
murieron muchos; y abra ocho afios (1556), poco mis o menos, que de
otra peste que les di6 murieron de las tres parties las dos; y desta manera
an benido en diminuci6n hasta el dicho nimero. Y los que agora ay estan
en pueblos formados y permanentes y que para yndios son de mejor enten-
dimiento que otros que ay en el Reyno... y es toda una lengua en toda
esta provincia y valle, la qual se llama cazcana, y la general en que todos
hablan es mexicana".
"Este dicho pueblo esta asentado en una loma liana y rassa; tiene por
la banda del Norte una serrania muy alta y aspera de grande (arboleda);
de la parte de levante es tierra rassa y fertil de pastos, y est6ril de frutas,
y no se dan sino algunos arboles de durazno, y abundosa de maiz, frisoles,
chile, calabassas ques el bastimento de los naturales de esta provincia...
tratan y venden el maiz y otras legumbres que cogen, asi en el mercado
como fuera del y pagan sus tributes en maiz, gallinas y reales... Andan
vestidos, algunos de abito de espafiol, y los demas en su abito hordinario
de yndio quest manta y casisa y saguelles (calzones)... antiguamente
vivian mas y mas sanos que de present, por que no eran tan trabajados
como de present lo son."
Desgraciadamente no conocemos la Relaci6n de la jurisdicci6n de
Juchipila, hecha en 1584; pero la Descripci6n de los Reynos de Galicia,
etcetera, del obispo Mota y Escobar, nos da interesantes noticias de ese
valle, a principios del siglo xvII, que pueden compensar la falta de dicho
document: "Es pues este pueblo de Juchipila de temple caliente, doctri-
na de frailes franciscanos y de encomenderos ay ciento treinta vecinos (650
personas) pasa por junto a el vn rio caudaloso donde pescan muchos bagres
y mojarras. Tiene tierras fertilisimas de maiz y trigo, danse muy bien
frutos de castillas como son membrillo, granada, wa, higo y nuez, y tam-
bi6n de la tierra. Ay gran cria de gallinas, hazen asi mismo much can-








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


tidad de miel de maguei que pasa y se vende por todo este Reyno. En los
alrededores hay grandes montafias y serranias pobladas de arboles silves-
tres y particularmente vna mancha de grandes pinales... Tienen un valle
fertilisimo que riega todo el por azequias sacadas de este Rio grande (el
Juchipila), y ay seis o siete labores de espafioles donde siembran trigo y
maiz y cada una tiene su molino (de trigo), y en las montafias de este
pueblo ay dos o tres astilleros que solo hazen carretas." En el mismo va-
lie estaban repoblados los pueblos de Apozol, "con ciento y seis yndios
vezinos de encomenderos" y Atotonilco "con cinco o seis vezinos y admi-
nistrados por los franciscanos"; Jalpa y su sujeto Mecatabasco (Tabasco),
"con ocheta y treinta cabezas de familiar doctrine de cl6rigos que se pro-
vee conforme al patronazgo Real por el Presidente (de la Real Audiencia
de Nueva Galicia)... "los cuales (pueblos) tienen por granjeria criar
aves y hazer miel de maguey cogen much maiz que por ser tierra templa-
da y f6rtil se da muy bien".
Alli terminaba La Cazcana a principios del siglo xvn, pues entire Me-
catabasco y Zacatecas no habia "en este comedio ninguna poblazon de yn-
dios ni espaiioles, sino muchas estancias de ganados mayores y menores, y
tambi6n labores (agricolas) de Espafioles" (hacienda de Tayahua).
El progress de todos los pueblos cazcanes prosigui6 sin interrupci6n
notable durante toda la 6poca colonial, constituyendo uno de los mis im-
portantes apoyos agropecuarios de los reales de minas zacatecanos, pues
la s6lida fijaci6n de sus poblados servia de valladar para las incursiones
de los zacatecos y guachichiles y su vida econ6mica se desarroll6 sin per-
turbaciones.
En 1691 algunos de los agricultores de estas haciendas y ranchos pi-
dieron autorizaci6n a la Real Audiencia de Guadalajara para fundar un
pueblo, que les fue concedida, ejecutAndose el 4 de febrero de 1692. Esta
poblaci6n creci6 ripidamente y en 1747 se le dio la categoria de villa con
el nombre de Villa Gutierre del Aguila (hoy Villanueva), en honor del
President de la Audiencia. A fines del siglo aparece ya como asiento
del subdelegado que habia radicado anteriormente en Juchipila. Su ju-
risdicci6n aharca al cafi6n de Juchipila y a Nochistlin. Al hacerse la divi-
si6n territorial de la Nueva Espafia para organizer las intendencias, la
jurisdicci6n de Juchipila form parte de la Intendencia de Guadalajara,
en tanto que la jurisdicci6n de Tlaltenango form parte de la Intendencia
de Bolafios.
La situaci6n de la jurisdicci6n de Juchipila, desde el punto de vista
demogrifico, a fines del siglo xviii, de acuerdo con las Noticias Varias








MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


de Nueva Galicia, Intendencia de Guadalajara, era la que reflejan los cua-
dros que se insertan en la paigina siguiente.
Segdn la misma fuente de informaci6n, dicha jurisdicci6n era muy
fecunda "en chile, maiz y trigo, que salen a vender a los reales de Zaca-
tecas y Bolafios; se cosechan anualmente 100,000 fanegas de maiz, 4,000
de frijol, 200 cargas de chile, 2,500 de tlalcahuate (cacahuate), de 2 a
3,000 de trigo, 4,000 becerros, 2,000 potros, 100 muletas, 1,000 cabezas
de ganado de cerda y 15,000 de lana". Toda la poblaci6n vivia, funda-
mentalmente, de la agriculture y la ganaderia; pero se habian desarrollado
algunas actividades especiales, como la curtiduria en Mecatabasco, el cul-
tivo de frutales y hortalizas en Juchipila, la engorda de cerdos para la fa-
bricaci6n de jab6n, los tejidos de manta, la curtiduria y la fabricaci6n de
zapatos para los mercados de "tierra adentro". Un desarrollo anilogo debe
haberse realizado en las jurisdicciones de Nochistlin y Tlaltenango, du-
rante el siglo xvII, sobre el que no encontramos datos concretos.
La jurisdicci6n de Aguascalientes qued6 tambi6n incorporada a la
Intendencia de Guadalajara, pero economicamente fue desde su origen
un complement de la vida econ6mica de Zacatecas, pues sus products
agricolas y forestales tenian su principal consume en los minerales zaca-
tecanos. San Jose de la Isla, que despues de la Independencia pas6 a for-
mar parte del estado de Zacatecas, y hoy es uno de sus municipios, a fines
de la dominaci6n espafiola era un pueblo de Aguascalientes, "con 304 in-
dios aplicados al corte de maderas y fabricaci6n del carb6n que expenden
en Zacatecas"; y el Real de Asiento de Ibarra, en Zacatecas, proporcionaba
a toda la zona central un element indispensable para el beneficio de la
plata: "inmediato a este Real se encuentran 10 minas de Magistral (6xido
de hierro y cobre), de que se sirven los de Guanajuato, Zacatecas, Bolafios
y otros, pagando en ellos mismos la carga del corriente i 20 reales".
En 1801 la Intendencia de Zacatecas present al virrey una instancia
para que Juchipila y Aguascalientes fueran incorporados a su jurisdic-
ci6n; pero el virrey no se consider capacitado para resolver el caso, tur-
nandolo al Consejo de Indias, que tampoco lo resolvi6 por las vicisitudes
political que se presentaron hasta la Independencia.
La Alcaldia Mayor de Pinos, por su parte, abundante en bosques, co-
mo lo indica su nombre, ademAs de la explotaci6n de lefia y carbon para
sus beneficios, y de los cultivos fundamentals -maiz y frijol- que pro-
ducian en abundancia sus haciendas, se especializ6 en el aprovechamiento
de agaves silvestres y cultivos para la fabricaci6n de "mezcal" y para las
manufactures de fibras duras, ixtle y lechuguilla (costales, lazos, reatas











Europeos I 1npfif Indios Mestizos Mulatos Caata 0

c 2 500 Villa de Gutierre del Aguila (Villanueva, cabe-
cera. Residencia del subdelegado) ....... 6 2 863 2 342 ........ 398 1 118

c 2 000 Mecatabasco. (Cabecra de Partido) ... ... .... 964 965 97 244 ....
Guanusco ............................... .. .. . 260 () ......... ................. .
o
c 1 000 Jalpa (Tenientazgo) ................... ...... 1 132 (2) 742 () 137 (2) 112 (2) ...
Teocaltiche (pueblo) . 124 ...... .

2 500 Juchipila (Tcnientazgo) 9 1 156 (') 294 (1) 146 (4) 843 (4) .. .
San M iguel ............... ... ... 127 ... ... ... .....
C uxpala ......... .. .. 179 .. .... o ,
Moyahua ... . .. .. 347 .. ... ..
M ezquituta. ............ 0 ... .... -

4 000 Nochi.tldn.................. .. 2 2 266 781 139 195 (6) ........ o
Toyahua ........ ........ .. ... .. 260 ... .... ~) ..
A pulco................. ..... .. ...... .... 149 ...... ...... a
T enayuca ............. ... .. 216 ... ... .......... .

1 300 Valle de Huejwdar (congregaci6n).. ... ... 1 292 137 (7) 78 67 ........ ...

c 600 Real de Mezquital del Oro ... ............ 7 437 91 137 67 ... ..

TOTALES ....................... 2 10 110 7 0 73, 1 926 1 118


(1) Labradas, curtids. (2) Agrfcola. (1) Labrada, chiquili. (4) Agricult. y lhuertanos. (1) Engordadores cerdos, para jab6n "
Tejid. (C) Mant. curtid. y zap. para la "tierra adentro". (1) Agric. Tcjid. jarcicros.







MIGUEL OTH6N DE MENDIZIBAL


v demis articulos de jarcia), asi como en la fabricaci6n del "queso de
tuna".
Es indudable que el territorio de la provincia de Zacatecas hubiera
podido dar abasto a sus necesidades de products rurales, si el incremento
de las exportaciones mineras no hubiera atraido poderosamente a los "tra.
bajadores advenedizos" e incluso a la escasa poblaci6n indigena regional;
pero la falta de brazos, particularmente en las 6pocas de bonanza, hizo que
tuviera que completar sus abastecimientos con la producci6n de las regio-
nes marginales, como Lagos, Teocaltiche y Aguascalientes, que se desarro-
Ilaron al compis del progress de la mineria zacatecana, como puntos de
apoyo agropecuario, por medio de un comercio muy active, que dio naci-
miento al sistema dc transportes mis complete de la Nueva Galicia e in-
cluso de la Nueva Espafia, y a la formaci6n de una poderosa clase co-
mercial.
Comercio y Transportes

Despues de consumada la conquista, tanto en la Nueva Espafia como
en la Nueva Galicia habia gran abundancia de products de la agriculture
indigena, que Ilegaban a los centros importantes de poblaci6n, principal-
mente a Mexico y a Guadalajara, por la via de los tributes en especie, en
cantidades superiores, por lo general, a las necesidades de los encomende-
ros y cuyos excedentes ingresaban en la circulaci6n commercial. Los tributess
del Rey", es decir, los que pagaban los pueblos, cada vez mis numerosos,
que quedaban en "cabeza de su Magestad" o sea "en Corregimiento", eran
forzosamente rematados en almonedas, debido a la imposibilidad de em-
plearlos en especie, en proporci6n important, por cuenta del rev, ni menos
ain enviarlos a Espafia, por lo cual se realizaban en las cabeceras de las
Alcaldias Mayores o Corregimientos, y de preferencia en los minerales, por
reiteradas reales 6rdenes, bajo la responsabilidad de los oficiales reales o
los alcaldes mayores y corregidores bajo la vigilancia, mis bien nominal
que efectiva, de aqubllos. Los indigenas, por su parte, de acuerdo con sus
costumbres tradicionales, concurrian a sus "mercados de cada cinco dias"
(macuiltianguistli), que se hicieron semanales despuis, para ajustarlos al
calendario occidental, por razones religiosas, en donde trocaban sus pro-
ductos agricolas y sus manufactures por otros que necesitaban para su
consume o uso, primero, y posteriormente por dinero.
Como la economic indigena seguia siendo en buena parte consuntiva, en
especial tratindose de los articulos de consume necesario, la abundancia de
mercancias nativas, frente a un niimero limitado de compradores, hizo que
las autoridades, a instancias de los espafioles interesados, fueran transfor-








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


mando los variados articulos de que se componian los tributes primitivos, en
aquellos articulos de mis ficil salida: mantas de algod6n, maiz y gallinas
y en dinero, cuando el desarrollo de las actividades econ6micas colonia-
les y el comercio pusieron en circulaci6n moneda suficiente en los medios
rurales y se comenzaron a substituir las prestaciones por el trabajo asa.
lariado.
El surtimiento de las minas, tanto para las necesidades de los traba-
jadores, como de los animals que empleaban, dieron una gran animaci6n
al comercio y por consecuencia, a la arrieria, asi como a la carreteria en
las zonas de ficil circulaci6n de la Altiplanicie. El aumento rapidisimo
de las explotaciones mineras, tanto en nimero como en importancia, arran-
caba de la labranza mayor ntmero de indios, que se convertian de produc-
tores en consumidores, y utilizaba mayor ndmero de animals de trabajo
en el servicio de los malacates, morteros, tahonas y en los transportes, que
fueron retirados de los potreros naturales y alimentados con maiz, rastrojo
y paja comerciales.
Naci6 entonces la agriculture y la ganaderia coloniales, que de ne-
cesidades de consume, mis o menos director -las primeras sementeras de
trigo que se cultivaron en los terrenos de los pueblos indigenas, como part
del tribute, fueron principalmente para el consume de los propios enco-
menderos-, se convirtieron en una actividad commercial muy lucrative.
La lejania de las zonas agricolas prehispinicas de las regions mineras
de la Altiplanicie, recorridas por cazadores-recolectores, obligaron a crear
nuevas zonas de cultivo y de crianza, no solamente para llenar la demand
de los minerales, sino como apoyo de las rutas del trifico y garantia de la
seguridad de las comerciales y comenz6, segin hemos dicho ya, la coloni.
zaci6n agropecuaria, complement indispensable de la mineria; asi sur-
gieron Queretaro, San Miguel El Grande (Allende), Celaya, San Felipe,
Lagos, Aguascalientes y numerosas poblaciones sobre las rutas de "tierra
adentro"; y asi se trazaron tambi6n los primeros caminos carreteros colo-
niales, obra mis del trinsito mismo, que del trabajo human.
Seguin una tradici6n consignada por Diego de Leyva en su "Virtudes
y milagros del Ven. P. Fr. Sebastian de Aparicio" (1687), fue Sebastiin
de Aparicio, despubs fraile franciscano beatificado, cuyos restos se guar-
dan en un altar de la iglesia de San Francisco de Puebla, quien, como pro-
pietario de un tren de carretas, inici6 las "conductas" de la plata y el
comercio entire Zacatecas y M6xico, superando la primitive arrieria, en
la quinta d6cada del siglo xvi. Pero, de 1543 a 1545, lapso que se asigna
a este important acontecimiento, ain no se descubrian las minas de Za-
catecas.








MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


A juzgar por las noticias que Gonzalo de las Casas, en su Guerra de
los Chichimecas, nos da sobre la iniciaci6n de las hostilidades de zaca-
tecos y guachichiles contra el trafico entire la Nueva Espafia y las minas
de Zacatecas, podemos fijar la introducci6n de la carreteria, por lo menos
desde 1551: "El primer asalto que hizieron estos chichimecas fueron los
que Ilaman cacatecos entire Morcilique y los rrios de Tepezala (estado de
Aguascalientes), en unos yndios tarascos que yvan a (acatecas con mer-
caderia, mataron a todos y rrobaron la ropa. Despu6s estos mismos eacate-
cos dende a pocos dias hizieron un asalto en unas rrequas, de Christobal
de Ofiate y de Diego de Ybarra vna legua antes Ceneguilla del Monte y
tres de (acatecas, en que hizieron much dafio. Los guachichiles, a estos
mismos tiempos, tambi6n comencaron a hazer dafio y lo hizieron, en una
harrieria de Diego Alonso de Pedroso, en el camino nuevo que va de los
ojos zarcos, a salir donde es agora San Phelipe (Guanajuato), mataron al
harriero y esto fue en el afio de 50. Luego el afio de 51, por el mes de julio,
hizieron estos mismos guachichiles, otro asalto, en carretas de Christobal
de Ofiate y Diego de Ybarra, entire la cienega grande (Cienega de Mata,
Aguascalientes), y las locas, llevaba a cargo estas carretas Pedro Gonqales
portugues, mataron dos negros, y cinco yndios, robaron la rropa, y la de-
mas gente escape huyendo, y herida, y luego por el mes de Septiembre los
mismos guachichiles, mataron a Medina, mercader entire el ojo carco y las
locas de Palma Grande, y con el quarenta tamemes, que llavava cargados
con mercaderia a Qacatecas, robaron toda la rropa." Como se ve, en 1551
estaba establecido, ademas del servicio de cargadores indigenas, que des-
apareci6 a media que se perfeccionaron los transportes, la carreteria, co-
como era natural, por los mineros y hombres de empresa mis importantes
de esa region. El "acarreto", como se decia entonces, prosper en forma
tan ripida que Pedro de Ahumada Samano, en su relaci6n sobre la "Re-
beli6n de los zacatecos y guachichiles", nos refiere en qu6 circunstancias
se evit6 que fuera asaltado un tren de "ciento y setenta carretas que yba a
Zacatecas cargadas de bastimentos y mercaderias, de esta ciudad y que las
llevavan espiadas (los guachichiles) para dar en ellas en el mismo sitio
en que hicieron dafio mas de ciento e veinte mil ducados". Esto no excluye,
naturalmente, la posibilidad de la iniciaci6n de este servicio por Fr. Se-
bastiin de Aparicio, pero hace dudar de la autenticidad de la noticia.
Quienquiera que haya sido el introductory de la carreta, si la hubo,
pues lo mas l6gico es suponer que los espafioles, que conocieron y aun usa-
ron la carreta en los lugares de su procedencia, dado que la carreta era el
vehiculo rural mas difundido en Espafia, las construyeron de manera es-
pontinea y las emplearon en todas las regions del centro de M6xico, don--








(AXIN0S CARRET[R0S D[ ZA(AT[(AS

1610



0




11 %




Sm. T. aiqulile I
G ru hedor ai

N. eDios
r t
A..









*Sn.Ancirri dalliu~ C

ZACATECS RlS
to c Sol c



tono
t a u I


I I's
Ij
em ~~~ ~ ~ And-ei cdIe Stra








3".Cri b obaltln ~ o
fohuac

GUADALAJARA Srrn URT On.,
~hold ala sn. lapI del oo


-- -







COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


de lo hacia necesario la falta de indigenas a quienes obligar a cargar, y
las ventajosas condiciones del terreno para improvisar carreteras: lo cierto
es que en la Provincia de Zacatecas y sus inmediaciones encontramos el
"acarreto" s6lidamente establecido y ramificado, pocos afios despues de su
colonizaci6n. Ya hemos visto en las Relaciones de 1585, que en los calfo-
nes de La Cazcana y en Nombre de Dios, se fabricaban carretas como acti-
vidad especializada; asi como que el aprovisionamiento de alimentos y de
materials de construcci6n, madera, lefia y carbon, para Zacatecas, Fres-
nillo, Sombrerete y Nieves, se llevaba a cabo con ayuda de estos primiti-
vos, pero fitiles vehiculos, lo propio que el transport de los minerales de
Mazapil a los lejanos ingenios del rio Grande.
La Relaci6n de Teocaltiche, jurisdicci6n que comprendia Lagos (po-
blado espafiol fundado en 1558), Jalostitlan, Mitic, etc., es decir, la zona
oriental reci6n poblada en el territorio de recorrido de guamares, nos de-
clara: "de este pueblo a las dichas minas de los zacatecos es toda tierra
muy liana y se camyna de ordinario en carretas y aunque toda ella pel-
grosa de guerra de chichimecas y quando se camina con escolta de soldados
espafioles que estan en presidios por mandate de su Magestad y en el dicho
camyno ocho leguas deste pueblo, esta poblada una villa que llaman Nues.
tra Sefiora de la Agencion donde esta una fuente que llaman Aguascalien-
tes, que no tienen mas que los soldados... (los) mantenimientos ordinarios
para los naturales que son maiz, frijol, chile, etc., eran en tanta cantidad
que de ordinario ay saca de ello para las minas de los gacatecos y siempre
ay en estos pueblos o provincias espaiiolas que tienen por granjeria a res-
catarlo (acapararlo) y llevarlo a dichas minas" (de Zacatecas).
El centro principal de este active comercio era, principalmente, la vi-
lla, despues ciudad de Zacatecas, que abastecia sus propias necesidades y
las de los demas poblados mineros y agricolas de la provincia; entiree los
vezinos nobles (es decir, descendientes de conquistadores ennoblecidos)
pocos ay ricos, nos dice Mota y Escobar, y estos son mineros, pero entire la
gente intermedia muchos ay ricos de veinte, treinta y cuarenta mil pesos,
y de a cincuenta mill abra tres o quatro y todos son mercaderes de tienda
piblica, pero ninguno de ellos lo es de Espafia, sino de M6xico (asi se
llamaban los que importaban de la Peninsula por medio de agents o com-
praban a la llegada de las "flotas", primero en Veracruz y despues en la
Feria de Jalapa), que ac llaman porque no emplean alli sino en Mexico,
de donde traen todo genero de ropa de Castilla, pafios, lienzos, sedas, vino,
azeite, hierro, espevias y con esto traen tambien ropa y sedas de esta tierra
y de lo que se trae de China, lo cual se tragina y trae a esta Ciudad en
carros y carretas, abra en ellas al pie de cincuenta tiendas de mercaderias








MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


que traen de caudal de dosmil a treinta mill pesos, quiero decir que co-
menzando la ynfima por dos mill pesos (32,000 de nuestra moneda actual)
van subiendo por sus numerous sucesibos hasta llegar a 30,000 (alrededor
de 500,000). Los mercaderes de menos valor y caudal venden por sus per-
sonas en sus tiendas y los ricos tienen molos y criados espaiioles. Tienen
estos mercaderes dos corredores de lonja que sirven de lo que suena su
ofi'io".
En las epocas de florecimiento de los demis minerales de la Provin-
cia de Zacatecas, sus comerciantes se proveian sin duda de M6xico, librin-
dose de los intermediaries; pero cuando entraban en su period de deca-
dencia y por la despoblaci6n consecuentemente decaia la demand, se
veian, seguramente, obligados, por el poco volume de sus compras a
ahorrarse el viaje a Mexico, comprando en Zacatecas, como se puede cole-
gir de las siguientes palabras de la propia autoridad: "muchos Reales de
minas se proven de ellos venir a hazer los empleos de ropa y vino a esta
ciudad, mayormente los que tienen poco caudal".
Asi vemos que en Fresnillo, segin las Relaciones de 1585, cuyas mi-
nas en esa 6poca no producian metales de altas leyes, pero tenian "abun-
dante servicio de indios y algunos esclavos. Ay qinco tiendas de mercade-
res espafioles en que se venden mercaderias de Espafia, China y de la tierra
todo comprado en Mexico y traginado en carros"; en la Villa de Llerena
o Sombrerete, en complete decadencia, habia, sin embargo, como veinti-
cuatro comerciantes con "tiendas en donde se proven de ropa los mineros
y estanzieros comarcanos y solia haver gruesa contrataci6n de lo que aca
llaman Dar plata y Volver su valor en Reales, que es una cierta ganancia
fundada, en ser mas comodidad tener cien ducados en reales que otros tan-
tos en planchas de plata, y ya esta contrataci6n se a acabado por haber
quebrado y perdidose lo que en ella trataban y no podian ser menos por-
que se comedian en esta contrataci6n mill logros express y paliados...
proveense de acarreto de todo lo necesario de comer y vestir porque en ella
no se da cosa ninguna de labranca, ni crianla por ser montafia y tierra
fria". Y, por uiltimo, la region agricola y ganadera de Nombre de Dios,
en la que habia ya, en 1585, segun la Relaci6n de 1610 citada, "cuatro
vecinos espafioles que tenian recuas de veinticinco a diez mulas", que go-
biernan con criados espafioles y yndios o con esclavos negros", que lleva-
ban las harinas y demis products agricolas a los diversos minerales, hasta
Zacatecas y traen de retorno los articulos para llenar las necesidades de
la poblaci6n, "que carece de toda mercancia perteneciente a vestido y cal-
zado y otros usos de la vida, y (que) se traen de 1acatecas... a precious
escesivos... (para ser vendidos) en tres mercaderias (establecimientos








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


comerciales) de pequefios caudales (que no pasaban de 1,000 pesos) que
tratan en ropa de la tierra... hay un solo hombre que labra jabon hasta
la cantidad de veinte arrobas cada afio".
Como dato curioso, que permit estimar la falta de sentido econ6mico
y de iniciativa tecnol6gica que caracterizaba a esa 6poca, conviene anotar
que la Relaci6n de las Minas de San Martin al describirnos las casas
usuales en la jurisdicci6n de Sombrerete, declare que los tejamaniles para
cubrir los techos "se sacan y traen de la provincia de Mechuacan, mas de
cincuenta leguas destas villas", lo mismo que ocurria en Fresnillo. No nos
debe admirar este hecho, pues el aiio 1777, Fr. Agustin de Morfi, en su
Viaje de Indias y Diario del Nuevo Mexico, nos dice: "La Sierra de Pa-
rras (Coahuila) produce muchos cedros que se divisan en ella desde el
camino; mas, o por imposibilidad del terreno o por falta de industrial, toda
la madera de construcci6n que se gasta en Parras, la compran en las in-
mediaciones de Fresnillo, de donde con much costo la traen en carretas".
A fines del primer tercio del siglo xvii, Zacatecas habia crecido de
manera rapida debido a la firmeza de su producci6n y a la ampliaci6n
del laboreo y el beneficio. Ribera Bernirdez, en su Descripcidn Breve de
la Muy Noble y Leal Ciudad de Zacatecas nos dice que la jurisdicci6n
Ilegaba a 49,900 habitantes distribuidos en la siguiente forma:

Zacatecas ................... 40,000
Vetagrande ................... 6,000
Tlacuitlapan .................. 3,000
Chepinque .................... 700
San Jose ..................... 200

En dicha 6poca solamente la ciudad de Zacatecas tenia 25 grandes ha-
ciendas de beneficio y 72 ingenios de sacar plata por azogue y por fuego,
en las cuales trabajaban 2,000 operarios y 10,000 mulas diariamente.
El comercio estaba constituido por 60 tiendas de ropa, 140 tendajones
de abarrotes, cuatro confiterias y dos velerias, asi como los expendios o "es-
tancos" de tabacos, p6lvora y naipes. Ademis se debe tomar en cuenta las
panaderias, los expendios del obligado de carnes y de algunos nobles hacen-
dados que poseian expendios privilegiados, contra las ordenanzas, la alh6n-
diga para la venta del maiz y del trigo, las jarcierias, etc., y los pequefios
puestos semifijos de verduras y frutas que aumentaban grandemente en ni-
mero y en el volume de mercancias los dias de tianguis.
En aquella 6poca el consume annual de la poblaci6n, segin Bernirdez,








MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


era cl siguiente (se ve claramente que es la relaci6n de un afio que no con-
signa, tornado de los libros de la "Administraci6n de Alcabalas"):

Maiz faiegas 85 852
llarina 19 500
Carneros cabezas 40 000
Cerdos 5200
Ieses ,, 4 000
Volateria piezas 4000
Hluevos cargas 1400
Manttca arrobas 52 000
PaInocha y piloncillo cargas 5000
Azicar arrobas 52 000
Ca(ao tercios 650
Canela bultos 50
Selo botas 1007
Queso anijo arrobas 5 607
Aceite tercios 220
Almendras dulces barriles 5
Papel balones 140
Sal de Colima cargas 1000
Chile seco fanegas 6 960
Pescado seco cargas 325
Frijol 1 800
Lenteja 100
Arroz ,, 25
Garbanzo 500
Diversas mercancias o viveres carretas 6 240
Frutas frescas y secas pesos 12 000

Las 6,240 carretas de 12 bueyes que se usaban en la epoca, tenian
una capacidad de 300 arrobas de mercancias. En ellas deben haberse trans-
portado los articulos de indumentaria, menaje y diversos artefactos de la
industrial europea y del pais, asi como los barriles de vino espafiol que
en cantidad important debieron consumirse en la opulenta ciudad, a pe-
sar de su excesivo precio, segun se desprende de la siguiente noticia del
P. Arlegui: "Referia yo a unos caballeros criollos de la Nueva Espaiia,
como en lugar donde yo habia nacido, que es la villa de la Guardia...
(de) la provincia de Alava, daban doscientos cincuenta y seis cuartillos
de vino, por el precio que aqui (Zacatecas) se vendia un cuartillo, y se
rieron much, juzgando ponderaci6n o mentira, la que era verdad muy
cierta; y es el caso que en estas parties A lo menos vale un cuartillo de vino
un peso, y en el lugar referido en que llo naci, vale la cAntara de vino, que
tiene treinta y dos cuartillos, un real de plata, que multiplicadas ocho
arrobas 6 cintaros por ocho reales que tiene un peso, hacen la cantidad








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


de doscientos cincuenta y seis cuartillos." El vino era un caso excepcional
por su poco valor original y su much volume, pues el flete se pagaba,
sin tomar en cuenta la clase de mercancia, por el lugar que ocupaba, que
en el caso del vino era de media tonelada -la tonelada era, precisamen-
te, el espacio ocupado por dos toneles- flete que lleg6, con los gastos de
maniobra a 62 ducados por tonelada; pero en general todos los precious
de mercancias ultramarinas resultaban muy elevados.
Los precious de las mercancias extranjeras, ademis, variaban much,
de acuerdo con la arribada de las flotas, que en muy frecuentes ocasiones
dejaban de venir dos, o tres o mas aiios, en tanto que otras Ilegaban dos
en un mismo afio, asi como en la cantidad y calidad de la carga que traian.
Los diversos articulos, en condiciones normales, traian un recargo de 400%
a 600% puestos en Zacatecas, con relaci6n a su precio original, por la
series de intermediaries, la variedad de impuestos, el transport maritime,
las "haberias o seguros" transportes terrestres, alcabalas, etc. Respecto
a los del pais, su precio era mis stable, except los products agricolas
en tiempo de p6rdida de cosechas, como ocurri6 en 1750, en el que el maiz
lleg6 a valer, segin el P. Cobo, 25 pesos la fanega. Influyeron much en
la elevaci6n de los precious las alcabalas, no tanto por el impuesto mismo
(8% en el siglo xvim), sino por los numerosos abuses a los que dieron
margen, de parte de los recaudadores y sus agents, particularmente ejer.
cidos contra los pequefios comerciantes ambulantes, que tenian que pagar
en diferentes "suelos alcabalatorios", vendiesen o no sus mercancias, con
lo cual 6stas se iban recargando de un lugar a otro, con fletes e impuestos,
al grado de tenerse que retirar del trifico, quedando la poblaci6n entre-
gada a los grandes comercios fijos, a los que se veian obligados a recu-
rrir, en ocasiones desde lugares muy lejanos, con grave perjuicio de sus
intereses.
El consume de los minerales para el laboreo y beneficio, segin el
mismo autor y 6poca, era el siguiente:

Consume de maiz, 100,000 fanegas..................... $ 200000
Consumo de paja, 500,000 arrobas ...................... 60 000
Consumo de tlazole, 1.200,000 arrobas ................... 90 000
Consumo de sebo, 6,600 arrobas ........................ 16 500
Consume de costales y cordaje, 2,500 docenas.............. 9 700
Consumo de greta, 14,000 quintales ..................... 42 000
Consumo de cendrada, 3,000 quintales .................. 6 000
Consume de saltierra, 30,000 fanegas ................... 22 500
Consumo de azogue, 1,500 quintales .................... 134500
Consume de lefia y zotol, 1,580 carretas.................. 11 340
Consumo de magistral, 9,700 cargas ................... 12 125











Consumo
Consumo
Consumo
Consumo
Consumo
Consumo
Consumo
Consumo
Consume
Consumo


MIGUEL OTHON DE MENDIZiBAL

e plomo, 7,000 quintalcs ..................... $ 28 000
e acero en barras, 340 quintales ............... 11 590
e fierro, en herramienta .......... 3 400
e madera .................................. 4 575
e mulas y caballos .......................... 10 000
e cueros de res, 7,000 ....................... 7000
e vaquetas, 1,000 ........................... 3 000
e carbon, 10,000 cargas ...................... 10 000
e p 1lvora ............................... 2 000
e various materials ...................... .. 5 000

Total ................................ $1 749,200


Se trata, sin duda, de p6lvora adquirida en el estanco de Mexico, para com-
pletar la producci6n de la fibrica de p6lvora que entonces existia en Zacatecas.

La importancia de la mercancia y, correlativamente, la intensidad de
los transportes aumentaba o decrecia en funci6n de las bonanzas y las de-
presiones eventuales, que afectaban localmente a uno u otro de los grandes
minerales; pero en conjunto, podemos decir que fueron sin cesar en aumen-
to a trav6s de los 262 afios que mediaron entire el descubrimiento de Zaca-
tecas y el principio de la guerra de independencia, que provoc6, como es
16gico, graves perturbaciones.

Producci6n minera

Las explotaciones mineras, en los diversos territories que iban que-
dando bajo el control, o mis precisamente, accesibles a los conquistadores
espafioles, en su penetraci6n hacia el occidente y norte de M6xico, adole-
cian naturalmente, de un general empirismo supuesto que todo espafiol,
con tal de ser fuerte, sufrido y valeroso, era un minero en potencia.
Su desconocimiento de la geologia los obligaba, como es 16gico, a
perseguir las vetas superficiales, de preferencia los crestones de altas leyes,
que trabajaban a tajo abierto, cuando les era possible, recurriendo a tiros,
socavones y cafiones, de acuerdo con el echado de las vetas, guiados por
su instinto, entire tanto que con la experiencia iban atesorando conocimien-
tos practices pero tiles.
La circunstancia de que s6lo despertaban su interns los minerales
muy ricos, permitia iniciar el laboreo y el beneficio, por fuego, con los
recursos mis elementales, entire tanto los primeros frutos, en general muy
abundantes, costeaban un establecimiento formal.
La colonizaci6n mineral de Zacatecas tropez6, desde el primer dia,
con los obstAculos que no encontraron los mineros del centro y sur de M&-








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


xico; la falta absolute de indios sedentarios y pacificos que se las traba-
jaran y la continue hostilidad de los cazadores-recolectores, zacatecos y
guachichiles comarcanos. Juan de Tolosa, Crist6bal de Ofiate, Diego de
Ibarra y Baltasar Termifio de Bafiuelos; los Zaldivar y algunos otros
de los iniciadores de la mineria zacatecana poseian esclavos indigenas
herrados en las recientes luchas, particularmente en la rebeli6n de los caz-
canes, e incluso elements pecuniarios para comprar esclavos negros, im-
plementos de trabajo y provisions; pero en general no sucedia lo mismo
con el tipo com6n del gambusino.
Sin embargo, no faltaban aviadores o socios que acudieran en auxilio
de los aventureros sin recursos; descubiertas las minas de San Martin, nos
refiere Martin P6rez Urraza, su principal fundador, 61 y sus compafieros
recurrieron a Zacatecas para proveerse de "bastimentos, fuelles y herra-
mientas y las demis cosas necesarias para poblar dichas minas". Ademis,
las noticias, siempre exageradas, de tales descubrimientos, despertaban la
ambici6n de los timidos o prudentes, movi6ndoles a aportar su contingent,
como ocurri6 con el escribano public Gutierre de Segura, que ademis
de su important contribuci6n professional, llev6 "azogue y esclavos negros
e ansi se poblaron estas dichas minas". Lo propio ocurri6 en Fresnillo, se-
gun la Relaci6n de Francisco Ruiz, uno de sus primeros pobladores, quien
refiere que, cuando los descubridores de los yacimientos del Cerro de
Proafio, "los ensayaron y hallaron ser metales de much plata, y a la
fama desto vinieron muchas personas y poblaron dia de Santa Catalina
vn quarto de legua deste dicho cerro y viniendo yo a esta fama tom6 minas
y compare a muchos descubridores parties de ellas, aunque estaban ya para
despoblar por ser gente de poco possible y, dando calor con mi persona
y hacienda, se pobl6 un pueblo muy fundado y de much vecino".
La unidad de explotaci6n tipo, durante los primeros afios de laboreo,
la constituia la mina para la extracci6n de los minerales, la hacienda de
fundici6n para beneficiarlos y una recua de mulas para transportarlos de la
mina a la hacienda y para los demas menesteres de la empresa. La ha-
cienda estaba constituida por los morteros, los hornos de fundici6n y los
homos "de vaso" para la afinaci6n. Los morteros se componian de 6 a 12
mazos de encino de 21/2 a 3 varas de largo, dispuestos verticalmente,
dentro de correderas o morgajes horizontales, sostenidos por fuertes mon-
tantes en uno y otro extreme. Cada mazo terminaba por abajo en una al-
madaneta de hierro o bronce de 6 a 8 arrobas y un soborbo en su parte
media. Abajo de los mazos estaba dispuesta una plancha de hierro de
longitud igual a la que ocupaba la series de mazos de 8 a 9 pulgadas
de alto y 6 6 7 de ancho, engastada de canto entire dos tablones de encino,








MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


unidos entire si, y con los montantes del armaz6n. A un lado y otro de los
tablones de encino se ponian cribas de cuero, con agujeros del diimetro
convenient, que por su inclinaci6n depositaban por gravedad, en unos ca-
jones laterales, las granzas y polvillos. Los mazos eran puestos en movi-
miento por un arbol horizontal de levas alternas de 3 a 4 mufiones en una
misma circunferencia, que elevaban y soltaban los soborbos de los mazos
para triturar el mineral. Los ejes, las chumaceras y las levas eran, en un
principio, de maderas duras, como el tepehuaje o el mezquite, pero pos-
teriormente se protegieron y reforzaron con metal. Cuando los morteros
eran movidos por fuerza animal, el movimiento lo recibia el Arbol de las
levas, por engranes "de huacal", de una rueda dentada colocada al t6r-
mino del eje vertical la cual hacia girar las mulas, por medio de una
palanca de madera o "espeque" al que iban uncidas. En los "molinos de
agua" el movimiento lo comunicaba una rueda de cajones de 8 a 10 varas
de diimetro, en cuyo caso el Arbol de levas era generalmente una prolon-
gaci6n del eje de la rueda hidraulica.
Para la fundici6n se usaba el horno castellano de mamposteria y
adobe, utilizandose naturalmente los materials, mis refractarios al calor,
existentes en la region. En los hornos se depositaba la revoltura del mine-
ral en grazna, con la galena (mineral compuesto de azufre y plomo) ne-
cesaria, y polvo de carbon vegetal en igual proporci6n, activando la com-
busti6n por medio de fuelles o sopletes. Para afinar el plomo argentifero
resultante de la primer fundici6n, es decir, para separar dichos metales
se usaban los "hornos de vaso", con hogar externo de lefia, cuya llama se
hacia penetrar al interior del homo con sopletes, separindose asi el plomo
de la plata por medios fisicos y formindose las barras y las tejas de am-
bos metales.
En todas las minas de la Nueva Espafia se observ6 el hecho de que,
a partir de los crestones y las vetas superficiales, que solian ser de muy
altas leyes, y por ello econ6micamente costeables para ser beneficiados
por fuego, a media que se profundizaba en las labores iban disminuyen-
do las leyes, y haciendose cada vez menos productive su explotaci6n. Sin
tomar en cuenta los crestones, que seglin el obispo Mota y Escobar, "hu-
bo algunos aunque muy pocos que tuvieron la mitad de plata, de manera
que de un quintal de tierra (mineral) salian dos arrobas de plata, gene-
ralmente acudian (las vetas) a diez, quince, veinte y treinta marcos de fun-
dici6n de cada quintal" (5, 7.5, 10 y 15%); informaci6n que corrobora
la Relaci6n de Nuestra Seilora de los Zacatecos (1608) al decirnos: "ha
mis de treinta afios que se descubrieron y se labran, y aunque al princi-
pio dieron la flor, porque entonces acudia el metal a diez, veinte y treinta








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


marcos, por quintal de tierra, todavia permanecen y se conservan en buen
ser, y muestran perpetuidad y buena ley y acuden a mis de dos onzas por
quintal" (0.5%). Este ripido descenso de las leyes de los minerales, trajo
por consecuencia la progresiva implantaci6n, en las haciendas de beneficio,
del sistema de amalgamaci6n con azogue o "patio", que permiti6 el tra-
tamiento, en condiciones econ6micas, de minerales pobres.
Este importantisimo descubrimiento, realizado, o por lo menos, apli-
cado por primer vez a la mineria, despu6s de prolongadas experiencias,
fue Ilevado a cabo en Pachuca por Bartolom6 de Medina, en 1556, y se
difundi6 ripidamente por la Nueva Espafia, Am6rica y el mundo entero.
El nuevo sistema de beneficio, que acrecent6 enormemente la producci6n
mundial de metales preciosos, y permiti6 al rey de Espafia establecer el
monopolio del azogue, que le produjo en cerca de tres siglos ingresos enor-
mes, solamente mereci6 a su inventor la insignificant concesi6n otorgada
por el virrey don Luis de Velasco, de que cobrara por seis afios (1556-
1562) derechos, de acuerdo con una tarifa basada en el nfimero de esclavos
que tuvieran los mineros y que fluctuaba entire $ 300 de oro de minas,
como miximo, a quien tuviera de 50 esclavos arriba, y $ 60 como minimo,
a quien poseyera de diez esclavos abajo, quedando el famoso descubri-
miento, a partir de mediados del afio de 1562, completamente libre y
fomentado por el gobierno mediante la distribuci6n a cr6dito por seis me-
ses, del azogue, hecho a los mineros por los oficiales reales de las diversas
jurisdicciones.
La transformaci6n de la ticnica en las haciendas de beneficio no se
hizo simultineamente, sino a media que en cada mina descendian las
leyes, hasta hacer incosteable el beneficio por fundici6n. Segin la Des-
cripci6n de la Ciudad de Zacatecas del Conde de Santiago de La Laguna,
en ese mineral funcionaban ya, en 1562, 35 minas de beneficio de patio,
y para la primera d6cada del siglo xvII, Mota y Escobar afirmaba que
"el beneficio es todo por azogue por haber caido los metales de ley y tener
distinta naturaleza de los que eran plomosos y correosos, que de suyo
funden dindoles fuego y los que agora sacan son muy resequidos, y ansi
no funden sino que es necesario la viveza del azogue para que incorporin-
dose en todos ellos vayan llamando y juntando asi la poca plata que tie-
nen"; pero de acuerdo con las Relaciones de 1585, en los reales de
San Martin, Sombrerete y Fresnillo, comenzaban apenas a beneficiary por
azogue, sin haber abandonado ain el de fundici6n.
El nuevo sistema, ademis de los morteros para reducir los minerales
a granza, implicaba el uso de "tahonas" o molinos de rastras que consistian
en un dep6sito cilindrico, por lo coming, de mamposteria, de 1/2 vara de








MIGUEL OTII6N DE MENDIZiBAL


alto por 3 diimetro, con piso de lozas, sobre el que resbalaban 2 6 4
grades piedrus de p6rfido o basalto, semisuspendidas de un crucero de
madera, con un arbol central, cuyos ejes giraban entire una chumacera em-
potrada en el piso y otra engastada en un puente sostenido por dos pies
derechos, que lo mantenian en posici6n vertical. De uno de los cruceros
que sobresalia del dep6sito a una vara, por ambos lados, se uncian las mu-
las quc ponian al molino en movimiento circular. En las haciendas impor-
tantes se colocaban quince o veinte tahonas en amplios galerones y donde
se disponia de agua, se movian utilizando la rueda hidriulica por medio
de engranajes.
El mineral, reducido a granza final en los morteros, mezclado por lo
general con agua, se pulverizaba con las rastras, formindose una pasta
muy flhida, que transportada en cubetas o conducida por canales a los
tanques de reposo y de decantaci6n, que solian ser de vigas para que se
asentaran las "lamas", que en forma de lodo eran distribuidas en "mon-
tones" de 20 a 80 quintales, segtn la costumbre local, en los grandes
"patios" embaldosados, donde se extendian en forma de "torta", para
incorporales la sal, el azogue, el magistral (sulfato de hierro y cobre), la
cal y las cenizas vegetables, que contribuian, en las cantidades requeridas
por las diversas classes de mineral, al lento process quimico de la amal-
gaimaci6n.
En 1608, segain la Relaci;n de Nuestra Seilora de los Zacatecos,
documento official redactado por el corregidor de esa jurisdicci6n, en vista
de los informed suministrados por los propios empresarios, "habia veinte
mineros, "de los quales los cinco o seis son muy ricos, pues valdrin sus
haciendas a cien mil pesos cada una; los demais de treinta a quarenta mil
pesos. Tienen estas haciendas ochenta ingenios de moler y sacar plata,
todos de mulas y ninguno de agua, porque no hay bastante para el efecto.
linee cada minero su recua de mulas y jumentos para la labor y servicio
de las minas. No usan fundiciones; sino el beneficio del azogue con el ma-
gistral, con el qual las haciendas que traen de ordinario, lavan cada dia
un monton de ochenta quintales, y muelen y hacen otro. Muelen cada
ingenio a cada una de las haciendas dichas en un afio mas de trescientos
montones de metal de ochenta quintales cada mont6n", es decir, 24,000
quintales o sean 1.920,000 quintales, en conjunto, de los cuales de acuerdo
con la ley de 2 onzas por quintal -la Relacidn dice "mas de 2 onzas"-,
resultarian aproxinad(mnente 3.840,000 o sean 480,000 marcos, con un
valor de $ 4.800,000.
Debemos suponer que en la relaci6n se express la capacidad de los
molinos y no el volume real de la producci6n, que por falta de mineral,








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS 155

de azoguc, de trabajadores o por cualquiera otra razon, no siempre se apro-
vechaba totalmente; pues la misma fuente de informaci6n nos proporciona
el siguiente dato: "de las minas tiene S.M. (los afios inmediatamente an-
teriores a 1608) los (derechos) que le pertenecen segun la Ordenanza,
gozando de ellos solamente en quinto y diezmo, que valen mas de doscientos
cincuenta mil pesos". Esta cantidad cobrada por los oficiales reales, co-
rrespondia a una cantidad de plata beneficiada, dificil de fijar, porque
ignoramos la porci6n de los derechos de 10 y 20O';,: pero tomando el
pronedio que nos da Mota y Escobar, segin se veri al tratar de los par-
tidos, de 75' los diezmos y 25' los quintos, obtendriamos una produc-
ci6n total de 257,318 marcos de plata. Creo que perteneceria a la juris-
dicvcin de las cajas reales de Zacatecas, es decir, a los minerales de las
alcaldias mayores de Sombrerete, Fresnillo, Mazapil, Zacatecas y Sierra
de Pinos y no s6lo a las minas del corregimiento de Zacatecas, pues para
esa jurisdicci6n political, en la misma epoca, Mota y Escobar, basado en
las mismas fuentes de informaci6n, asigna un volunen mAximo de 70,000
marcos.
La mavoria de estas haciendas de beneficio estaban, en esa epoca,
segun la propia autoridad, "dentro de la ciudad en las mismas casas de
los mineros... (pero) por no tener los dueiios tanto trabajo de yr y venir
cada dia fundaron otro real de minas junto a ellos que llamaron y oy se
llama PAnuco, que dista dos leguas desta Ciudad, en el qual el dia de
oy ay cuatro haciendas gruesas que la una que lo es mas tiene ocho yn-
dios... (que) muelen con mulas".
Simultaneamente al descenso de la ley de los minerales, se fueron
presentando en el laboreo de las minas los graves problems, consecuencia
de la creciente profundidad de las labores. Al iniciarse la cala de tiros y
cafiones a poca profundidad, se podia realizar la saca de minerales en
zurrones de cuero crudo y en costales o tenates de jarcia (lechuguilla),
a espaldas de "tenateros" o "faeneros", que utilizaban para subir y bajar
simples troncos de irbol con muescas, en funci6n de escaleras, y las aguas,
cuando las habia, por medio de botas de cuero o cigiiefiales; pero cuando
por la profundidad se hizo, si no impossible, si muy costosa la saca y el
desagiie por fuerza humana, se recurri6 a los "malacates" movidos por
fuerza animal.
Consistian estos primitives aparatos en un gran tambor octagonal de
gruesas tiras de madera, cuyas dimensions variaban segin la profundidad
del tiroo" al que estaba destinado, armado en torno de un irbol perpen-
dicular, con ejes metilicos, que girahan en una chumacera interior em-
potrada en el piso y una superior engastada en el puente de un fuerte








MIGUEL OTION DE MENDIZABAL


caballete. El tambor era puesto en rotaci6n por dos, cuatro y aun ocho
caballerias, enganchadas en una gran palanca ("espeque") que se des-
prendia de su base, en dos direcciones. El movimiento de rotaci6n del
tambor servia para enrollar y desenrrollar simultAneamente un grueso
cable sinfin o dos cables independientes, formado de sogas de ixtle de
lechuguilla o pita, fuertemente torcidas, que penetraban y salian del tiroo"
de la mina sobre poleas sostenidas en un armaz6n colocado sobre el brocal,
"subiendo las botas de cuero" crudo llenas de agua, que era vertida en un
canal fuera de la boca del tiro, bajindolas despu6s vacias. En los mala-
cates o "manteo" en lugar de "botas" se usaban "mantas", cueros crudos
de buey, ribeteadas y provistas de sogas para amarrarlas en el cable del
malacate.
El sistema era tan lento y dispendioso, que puede considerarse como
]a causa principal del abandon de muchas minas riquisimas inundadas,
a las cuales una explotaci6n posterior puso en franca "bonanza". El pa-
dre Alzate que introdujo en el malacate la important mejora de sustituir
el tambor octagonal por el cilindrico, lo que hacia su movimiento regular
y facil se lamentaba en el suplemento de la Gaceta de Mixico, de mayo
de 1784... del elevado cost que resultaba para el desagiie el empleo de
"botas" de cuero sin curtir, asi como del enorme consume de sogas, nos
refiere la siguiente anecdota: "Reconvino aquel h6roe del ejercicio de la
mineria el difunto don Joseph de Borda a su administrator de la mina de
Quebradilla, sobre no haber principiado los desagiies seglin lo tenia man-
dado y 6ste le satisface expresindole que por no tener colectados mis de
cinco mil cueros no habia cumplido con su obra: ICuintos millares seria
necesario tener en reten para emprender un desagiie a juicio del adminis-
trador? Para que el lector se pueda dar una idea de la magnitude del pro-
blema del desagiie, citaremos aqui las palabras de Humboldt refiri6ndose
a las minas de Real del Monte (estado de Hidalgo): "No bastan para des-
aguar las minas 28 malacates para cada uno de los cuales eran necesarias
mis de 40 caballerias (1,120 en total). En el afio de 1786 el gasto ascen-
dia a 9,000 duros por semana" ($ 468,000). En el Real de Bolafios (esta-
do de Jalisco en limited con Zacatecas), segin las Noticias Varias de Nue-
va Galicia, jurisdiccidn del Real de Bolaiios (fines del siglo xvin), el s61o
tiro de Guadalupe, de 237 varas de profundidad dia y noche, "bajan y su-
ben de las sogas de los 14 malacates, extrayendo las 28 que penden de ellos
de 25 a 30 arrobas cada una... Con el mismo tez6n se extrae el agua en
los tiros de San Vicente y Zapopan, de donde se inferira la inmensidad de
agua que encierran esas Minas". Sonneschmidt encontr6 en las minas de







COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


Real del Monte, asi como en Guanajuato y Bolafios, cerca de 4,000 caballe-
rias empleadas (en cada mineral) en mover los malacates.
El descenso de la ley de los minerales oblig6 a los mineros a extraer
de las labores cantidades cada vez mayores de mineral y a someterlo a un
beneficio mis lento y complicado, que demandaba progresivamente ma-
yor n6mero de trabajadores, calificados en los diversos menesteres del la-
boreo y del beneficio. Como en Zacatecas, lo propio que en todos los mi-
nerales del norte de la Altiplanicie, la poblaci6n native, por su g6nero de
vida n6mada, cazadora-recolectora y por su indomable rebeldia no quiso
someterse al trabajo, hubo necesidad de contratar gente forastera -indios
mexicanos, tarascos y tecoxines, tonaltecos, primero, y mineros profesio-
nales pertenecientes a las castas (diversos grades de mestizaje entire espa-
iioles, indios y negros), atray6ndolos con salaries elevados y, principal-
mente, con las partidas, es decir, con una participaci6n en especie de los
frutos, siempre los mis ricos, de la mina. Esta costumbre fue general
en la Nueva Espaiia y Provincias Internas, except en Taxco y Zimapin,
ignoramos por que causes.
El salario de los trabajadores de las minas, a principios del siglo xvil,
eran, segin Mota y Escobar de "cinco, seis y ocho pesos al mes segin su
destreca y esti ya asentado cuantas esportillas (tenates) de metal a de
sacar cada dia (tequio), y para este yndio lo de menos es el salario en
respeto de las piedras de rico metal que va entresacando de toda la gruesa
que ellos llaman entire si pepena... y es el principal reclamo que trae
a los yndios a trabajar y se conservan en las haziendas". Este mineral de
las pepenas, por su alta ley lo trabajan los indios por fundici6n y se lla-
maba del "quinto" porque pagaban al rey un impuesto de 20%, en tanto
que la plata de los duefios de beneficio se llamaba del "diezmo" porque
s6lo pagaban el 10% de descuento en atenci6n al 20% que tenia que pa-
gar despuis a la Caja Real. Segin el propio Mota y Escobar, la cantidad
de plata que se producia en un afio con otro podia estimarse en 65,000
6 70,000 marcos, "los cincuenta mil de espafioles por beneficio de azogue
y lo restante por los yndios por fundici6n y cendradillos" (de 23 a 26%).
Aunque parezca esta una estimaci6n exagerada, no lo es en realidad. El
autor an6nimo de la Jurisdicci6n de Real de Bolafios, escrita a fines del
siglo xviii, nos dice: "En cuatro semanas que subsisti en este real, salieron
8037 cargas para la negociaci6n sin contar el partido de los operarios que
es considerable, pues se les parte el tercio (33.33) y con este respect les
cupieron 40181/2 cargas".
No tenemos noticia concrete sobre la distribuci6n de los partidos en
los minerales de Zacatecas; pero como las condiciones del trabajo eran








MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


muy semejantes en todos los grandes minerales, supuesto que los trabaja-
dores se movilizaban de un lugar a otro en demand de las bonanzas, po-
demos hacerles extensive la Ordenanza 13 de Gamboa para las minas de
Pachuca y Real del Monte, en la que se tomaron en cuenta todos los ante-
cedentes sobre la material, previous los descuentos obligatorios para los
conventos de la localidad, los operarios daban las siguientes participacio-
nes: "la del medico que los cura y les da botica y cirujano para ellos y
sus families: la segunda una cucharada de metal que nunca sube de cua-
tro libras para el 'caj6n' y el 'malacatero', que sacan los partidos y te-
quios para los tiros y los portean desde alli a las galeras, para que se ex-
tiendan y dividan. Y la tercera unalibra de metal para el "herrero", que
le da agua para beber dentro de la mina". Cuando se trataba de "mogro-
nio", es decir, de mineral de muy alta ley, los amos y los operarios se ponian
de acuerdo dandole al operario la sexta, la octava, la d6cima y aun la vi-
gesima parte, "cuando mas sea plata que tierra". No todos los trabajadores
del interior de la mina gozaban de participaci6n, pero es seguro que los
"barreteros" daban una participaci6n a sus ayudantes y a los "tenateros"
que trabajaban en su equipo. Los trabajadores de los beneficios y demis
menesteres no disfrutaban de esta regalia.
Si tomamos en consideraci6n las condiciones verdaderamente terrible
en que se realizaba el trabajo en el interior de las minas, sin ventilaci6n,
apenas alumbrada por la oscilante luz de la vela de sebo, pegada con una
plasta de lodo al sombrero de palma, el "tenatero", soportando sobre sus
desnudas espaldas el costal de aspera lechuguilla, con una carga que, segiin
Humboldt, fluctuaba entire 225 a 250 libras (?), para ascender, desde los
pianos a los tiros, por resbaladizas pendientes o por escaleras que apenas
eran, en la mayoria de los casos, un tronco de Arbol con muescas; los peo-
nes del desagiie, ateridos de frio, Ilenando las pilas y amarrando en las
sogas del malacate, al borde del precipicio, las "botas" de 30 arrobas de
agua, o los barreteros encogidos en el estrecho espacio de las labores: ma-
nejando sin cesar la barreta y el pesado martillo expuestos a los derrumbes
producidos por las explosions de la p6lvora, podemos comprender que
s6lo en esa costa pudieron los mineros disponer de los trabajadores nece-
sarios.
Ademis, el indio llamado navorio (laborio), tributario no sujeto a la
jurisdicci6n political, principalmente el mexicano del sur y occidente del
Valle de Mexico, que habia sido despojado por la conquista de sus tierras
o por los gremios artesanos de sus fuentes de trabajo, que con gran capa-
cidad de asimilaci6n habia logrado captar las ensefianzas de los pocos
mineros experimentados que vinieron de Espafia, frente a los improvisados








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


mineros espaiioles, s6lo aptos para funciones administrativas y political,
fue el verdadero "t6cnico" que hizo possible en toda la Nueva Espaiia el
laboreo y el beneficio en los reales de minas. Tal se desprende con clari-
dad meridian de estos parrafos de Mota y Escobar: "El oficio mis tra-
bajoso de las minas es el entrar en ellas que estan ya muy hondas en muchos
estados y cabar, y barretear el metal y sacarlo fuera. Este oficio hazen los
yndios y no negros esclavos, porque se sabe ya por experiencia que dentro
de poco tiempo que caban en las minas los incha de mil enfermedades el
grandisimo frio y humedad que en el centro de las minas ay. Y en lo que
mas se ocupan los negros es en asistir a la molienda y al encorporar y
labar los metales. Y lo que tras esto se sigue de mas primor es el echar la
salmuera en los metales y encorporarle el azogue, y saver conocer quando
a torado la ley. El saverlos labar, el desazogue y apartar la plata del azo-
gue... afinarla y hazer la plancha que para esto tienen gran conocimiento
los yndios y liberalidad, a lo cual no Ilega el ingenio ni habilidad de los
negros ni de muchos espaiioles. De aqui se sigue que sin yndios no se puede
sacar plata en la Nueva Espafia. Lo uno por ser grandes sufridores de to-
dos los trabajos que en las minas ay, y lo otro por la facilidad que en co-
nocer metales y en desazogar, y en juntar la plata, y en hazer las cendradas
y crisoles tienen. Y si con esto obiera en yndios fidelidad y fueran amigos
de trabajar totalmente no fueran necesarios espafioles en las minas porque
estos de la custodia y guard de la plata, azogue y herramienta y pertre-
chos de la hazienda".
Esta situaci6n continue a traves de la dominaci6n espafiola con la
finica modificaci6n de que a los mineros indigenas se habian sumado los
mineros pertenecientes a las castas inferiores. La Tercera Ordenanza para
el Gobierno de las Minas de Pachuca y Real del Monte, formada por don
Francisco Javier Gamboa (1776), con motive de la huelga formidable o
mis precisamente, sangrienta rebeldia de los mineros de la region de Pa-
chuca, Real del Monte y Atotonilco el Chico, al s6lo anuncio de que don
Pedro Romero de Terreros, conde de Regla, propietario de la famosa mina
la "Vizcaya" iba a suprimir los "partidos"; actitud que al iniciarse cost la
vida al Alcalde Mayor y a various capataces espafioles y se mantuvo firme-
mente durante various afios, dice: "consistiendo la labor y gobierno interior
de las minas en la destreza y habilidad de los mineros y capitanes para
distribuir las barras con perfect conocimiento de metales y labores, de-
beran los duefios elegir por mineros y capitals a los operarios mis arre-
glados y pricticos por su trabajo y experiencia". Sin embargo de esto, por
los perjuicios en contra de los indios y las castas, a las que pertenecian en
su casi totalidad los operarios calificados de los minerales, verdaderos









160 MIGUEL OTH6N DE MENDIZiBAL

responsables del 6xito y seguridad de los trabajos, no gozaban, ni econ6-
mica, ni socialmente, de la consideraci6n a la que eran acreedores, pues
los privilegios y honorees concedidos a la "benembrita clase de los mine-
ros", era exclusivamente para los espaiioles, peninsulares o criollos, pro-
pietarios, administradores o capataces de las empresas.
La creciente complicaci6n del laboreo de las minas y del beneficio
oblig6 a una muy rigurosa division del trabajo, coming a todos los minera-
les de median y gran importancia que en Zacatecas ganaban aproxima-
damente, los salaries siguientes:


Personal de confianza


Sueldos maximos


Superintendent ........................... $
Azoguero ...............................
Fundidor .............................
Guardamina .. ...........................
Rayador .................. ...............


Capitanes de minero .................... $
Mineros.. ...............................
Capitanes de barreteros ....................
Barreteros ...............................
Capitanes de faeneros o tenateros ............
Faeneros o tenateros........................
Capitanes de peones .................. ....
Peones ..................................
Capitanes de cigiiefieros .....................
Cigiiefieros ...............................
Capitanes de atecas .........................
Ademadores ..............................
Ayudantes de ademadores ..................
Herreros.. ..............................


En los beneficios y servicios


M alacateros .............................. $
Cajones ..............................
Sogueros .............................
Quebradores... ...........................
Partidores ............................
Jaltemadores ............................
M aceros .................. .....
Magistraleros (azogueros) ...................


8 mensuales y partido
5 ,, ,,
6
5
5
8
8
8


Trabajadores de la mina


1,000
700
300
300
300


y partido
,, ,,
,, ,,
,, ,,
,, ,,
T9 it
97 19


8 mensuales
6
8
6
6
5
6
5
6
5
8
8 9
6 9
8 9









COMPENDIO HISTORIC DE ZACATECAS


En los beneficios y servicioa

Reposadores .. ........................... $
Lavadores ................................
Fundidores ...............................
Afinadores ..............................
Revoltureros ...........................
Atizadores ..............................
Planilleros .............................
Arrieros ................................
Caballericeros ...........................
Recogedores..............................
Herreros .................................
Carpinteros ... .........................
Albafiiles ... ..........................


Sueldoe maximoa

6 mensuales
6
6
6
5
5
5
6
8
5
8
8
8


Debemos advertir que no tenemos datos pormenorizados sobre los sa-
larios de cada una de estas actividades particulares, sino en general, sobre
las diversas categories tecnol6gicas de ellos, por lo cual, para former este
cuadro, hemos recurrido al arbitrio de distribuir los diversos tipos de sala-
rios que conocemos, de acuerdo con el grado de especializaci6n que reque-
rian las diversas actividades. AyudarA a comprender la importancia econ6-
mica de esta escala de salaries, los siguientes "puebles" de las minas de Real
del Monte que debemos al Alcalde Mayor de Tulancinco, don Jos6 de Lzoz
(1770).

Mina Malacates Barrsa Faeneroe Peones Cajones Ademadores Atecoe TOTAL

Ntra. Sra. de los Dolores 24 112 28 60 24 8 12 268
La Joya .............. 12 96 56 32 12 8 12 228
San Cayetano ......... 32 120 90 40 32 8 12 334
Sta. Teresa ............ 4 100 38 40 .. .. 12 182

En el afio 1608, segiin la Relaci6n de Nuestra Sefiora de los Zacatecos,
trabajaban las minas y beneficios del corregimiento "casi cien espafioles y
otros tantos negros, y hasta mil quinientos indios".
El beneficio de los metales por fundici6n era muy uniform en su du-
raci6n, puesto que dependia iinicamente de la capacidad de los morteros y
hornos; pero el de amalgamaci6n variaba much, de acuerdo con la natu-
raleza de los metales, con la calidad de los ingredients que intervenian en
el process quimico y aun con la temperature. Sonneschmidt, autoridad de
primer orden afirmaba que la amalgamaci6n por crudo o de patio no dura-
ba comiinmente en la Nueva Espaiia menos de ocho dias, ni mAs de dos








MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


meses, siempre bajo el supuesto de que el sulfato de cobre o magistral fue-
ran de buena calidad y que una temperature demasiado baja del aire no
dificultara la acci6n del mercurio sobre la plata, pues en caso contrario, en
opinion de Humboldt, solia durar de dos a cinco meses; por cuya raz6n los
beneficios por azogue debian disponer de amplisimos patios embaldosados
para distribuir las lamas que producian sus minas, morteros y lavaderos, en
el numero convenient de "tortas" y a ello se debi6, sin duda, el que los
mineros mis importantes de Zacatecas, por falta de espacio, dada la topo-
grafia del terreno, para dar a una hacienda la extension adecuada, tuvieron
varias lo que implicaba forzosamente un aumento en los costs.
La producci6n de las minas y beneficios era muy irregular, porque es-
taba subordinada a las leyes de los minerales, a la abundancia o escasez de
trabajadores y, principalmente, a la cantidad de azogue que el gobierno vi-
rreinal ponia a la disposici6n de los mineros. Durante los numerosos perio-
dos en que las guerras de Espafia con Inglaterra, Francia y Holanda, para-
lizaban o dificultaban el envio de los galeones del azogue, se producia una
suspension del beneficio de patio y un aumento en el de fundici6n, inapro-
piado para la mayoria de los minerales, con el consiguiente quebranto en
el volume de la producci6n. El simple precio del azogue a merced del mo-
nopolio del Estado, era causa de notable aumento o reducci6n en la cantidad
de plata producida, como lo demuestra claramente el siguiente cuadro del
Ensayo Politico sobre la Nueva Espaiia del bar6n Alejandro de Humboldt:

s Precio de un quintal Consumo total
Epocas de azogue de azogue

1762-1766 82 pesos 35 750
1767-1771 62 ., 42000
1772-1777 62 ,, 43000
1778-1782 41 ,, 59000
En 1590, bajo el gobierno de don Luis de Velasco II, se vendia en
M6xico el quintal de azogue a raz6n de 187 pesos, de manera que el precio
de 41 pesos representaba un descenso de 78%. Este precio era el del azo-
gue espaiiol de Almaden, pero como era insuficiente, aun reunido con el
de Huanca Velica, Perl, para llenar las necesidades de Am6rica, se com-
praban grandes cantidades en Alemania y en M6xico, que producia al rey de
Espafia una utilidad de 23%; pero, sin embargo, se vendia cuando el espa-
fiol valia 41 pesos y 2 reales, a 63 pesos. El reparto de azogue no era equi-
tativo ni en cantidad ni en precio y los minerales de Zacatecas resultaban
favorecidos, pues se les permitia comprar dos tercios del azogue espafiol
y uno del alemin, por lo cual le resultaba el quintal a un promedio de 48








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


pesos, a los que se debe agregar el flete de 4 pesos por quintal, es decir,
52 pesos. Debido al sistema de monopolio, en M6xico no se trabajaron las
numerosas vetas de azogue que existen en el pais, sino hasta fines del siglo
xvin y en muy pequefia escala.
En lo general, la producci6n mineral en la Nueva Espafia fue sin cesar
en aumento, aunque con un ritmo pocoo proporcionado al tiempo transcu-
rrido", segin Humboldt:
De 4 millones de pesos, en el afio de 1695
8 9, It .. 1726
12 ...... ,, ,, 1747
,, 16 ,,,,,,,,,,,. 1776
,, 20 I t, ..... 1788
,, 24 ,, ,, ,, ,,,,,, 1795

"De donde result que se ha triplicado el product en 52 afios y sex-
tuplicado en cien afios"; pero en los diversos minerales, en particular, se
solian presentar rApidos descensos e inusitados ascensos en el volume
de la producci6n, por causes imposibles de prever, que determinaban la
ruina de muchos mineros y el rapido enriquecimiento de otros.
No es possible presentar un cuadro cronol6gico de la producci6n mi-
nera de Zacatecas, por lo cual s6lo consignaremos algunos datos aislados,
que permitirin al lector formarse un concept aproximado del asunto.
Segiin la Relaci6n de Nuestra Seiiora de los Zacatecos, en 1608,
los derechos que entraban en las reales cajas se derivaban "lo primero
de los quintos y diezmos de la plata, los segundos del veinteno y consume
del azogue; lo tercero de lo procedido de las salinas y alcabalas; lo quar-
to de la cisa del vino y algunos tributes". Estos derechos se aumentaron
considerablemente por las cuotas especiales, en particular impuestos, a
causa de las "urgencias de la Corona" motivadas por las continues guerras
y con los continues "donativos" o pristamos al rey, hasta para asuntos
tan extravagantes como los gastos que se debian erogar para obtener de
Roma la canonizaci6n del cardenal Jimenez de Cisneros; pero los que gra-
vaban directamente a la mineria se procuraron reducir, en bien del au-
mento de la producci6n.
La Descripci6n de Zacatecas (1732) afirma que en los 180 afios
corridos desde el descubrimiento de sus vetas hasta el de 1732, habian
producido $ 832.238,880, de los cuales percibi6 la Real Hacienda la suma
de $ 46.323,000 por quintos o derechos de plates, ademis de $ 24.239,000
que importaron los azogues consumidos. Segimn clculos de Alamin en su
Historia de Mixico, en el afio de 1728 Zacatecas producia $ 1.800,000
anuales, que era la quinta parte de la cantidad total que entonces se acu-








MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


fiaba en la inica Casa de Moneda de Nueva Espaiia, que era la de M6-
xico; sus products aumentaros despu6s, y en 1808 casi igualaban a los
de Guanajuato por la bonanza de la mina de Quebradilla, perteneciente
a don Fermin de Apezechea.
"En el afio de 1645 -nos dice el padre Antonio Tello- con diligen-
cia que se hizo en los libros reales de la Caja de la Ciudad de Zacatecas para
saber que cantidad de plata se habia quintado desde que se poblaron las
minas, se hall por ellos, haberle rendido a S. M. los reales quintos hasta
este dicho afio, de diferentes personas, asi mineros de azogue como fun-
didores y zendrados de fuelle, veinte y nueve millones, cosa que todos los
reales de minas de la Nueva Espafia, juntos no han dado a S. M. segin
personas que tienen noticia de los reales de minas han dicho".
Humboldt nos da sobre el particular los siguientes datos: "Una barra
de plata sin mezcla de oro (como era la mayoria de la plata de las mi-
nas de Zacatecas), sacaba por amalgamaci6n, un peso de 135 marcos y ley
de 11 dineros y 22 granos.

Peaeo Reales
Vale..................................... 1,171 6
Derecho de uno por ciento, gastos y diezmo.. 127 6
Derechos de ensayador ..................... 4 0
Derechos de bocado en las cajas reales...... 1 0 147
Derechos de bocado en la Casa de Moneda.... 4
Derecho de sefiorio........................ 13 6

Quedan al propietario. ..................... 1,024 6

"Si la plata se ha sacado por fundici6n, y en leyes es inferior a 11
dineros y 19 granos, hay que afiadir los gastos de afinaci6n, que son de
8 maravedis por marco".
En la 6poca colonial el valor de la plata y el oro fue casi inmutable,
desde el punto de vista monetario, pero los costs de producci6n de la
plant variaban, no solamente de una 6poca a otra, sino de una mina a
otra y de una a otra labor de la misma mina, incluso, por las caracteris-
ticas tecnol6gicas del trabajo, por la ley del los minerales, por la abundan-
cia o escasez de trabajadores, por la profundidad de los planes, por la
abundancia de agua, etc. Naturalmente, dada la rudimentaria organiza-
ci6n administrative de la mayoria de las minas, muy pocos datos tenemos
que merezcan credito complete, sobre todo en lo relative a los siglos xvi
y xvII. En tesis general podemos afirmar que los costs fueron progre-
sivamente en aumento y que a esta circunstancia obedeci6 el abandon de








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


numerosas minas que, posteriormente, y dentro de nuevas condiciones
de producci6n, rindieron abundantes frutos.
Segfin Humboldt, en la mina de Valenciana, durante el quinquenio
de 1787 a 1891, los gastos medios eran de $ 400,000 y catorce afios des-
puts, de $ 890,000. En 9 afios, de 1794 a 1803, el resultado de la explo-
taci6n fue el siguiente:
Valor total de minerales. .......... $ 13.835,380 100.00%
Costos ......................... 8.046,063 58.15%
Utilidad liquid. .................. 5.791,317 41.85%

Por la misma 6poca, de acuerdo con un manuscrito que se encuentra
en el archive del estado de Zacatecas, cuyos datos consigna don Elias Ama-
dor en su Bosquejo Hist6rico: "Los gastos de los trabajos de las minas
y las haciendas de beneficio importaban $ 30,000 a la semana ($ 1.500,000
anuales). Trabajaban 7,000 operarios cada dia y los products dejaban
a los explotadores cerca del double de los gastos invertidos", es decir, una
utilidad de cerca de $ 1.500,000.
En el mismo manuscrito se dice que a fines del siglo xvII existian
en Zacatecas 2,000 bocas de minas abiertas, pero que s6lo estaban en co-
rriente y en estado productive las minas de Vetagrande, Almad6n, San
Borja, Tajos de Panuco, Rondadera, Peregrina, Santa Rosa, Quebradilla
y Tecolotes. Esta situaci6n era aniloga a las de la mayoria de los mine-
rales del pais.
A pesar del abandon de tan elevado ndmero de minas, la producci6n
de Zacatecas seguia siendo muy important; no seria muy aventurado cal-
cular que las empresas activas de la diputaci6n de Zacatecas rendian un
promedio de $ 2.000,000 anuales. Respecto a las demis zonas mineras
de la antigua provincia y flamante Intendencia de Zacatecas, segin los
datos reunidos por don Elias Amador en su citado Bosquejo Historico:
"Los minerales de Fresnillo, Sombrerete, Ramos, Ojocaliente y Asientos,
que introducian plata a esta ciudad (Zacatecas) enviaban (a fines del si-
glo xvin), anualmente al ensaye de 4,000 a 5,000 barras" o sean de
$ 4.687,000 a $ 5.858,750.
En la 6poca en que Humboldt preparaba su grandiosa obra Ensayo
Politico sobre la Nueva Espaiia, algunos de los reales de minas de la
provincia de Zacatecas habian pasado a otras jurisdicciones:

Intendencia de Zacatecas
Diputaciones:
1 Zacatecas Zacatecas, Guadalupe de la Veta Grande, San Juan
2 Sombrerete Bautista de Panuco, La Blanca, Sombrerete,








MIGUEL OTI6N DE MENDIZABAL


3 Fresnillo Reales Madroiio, San Pantale6n de la Noria, Fresni-
4 Sierra de Pinos llo, San Demetrio de los Plateros, Cerro de
Santiago. Sierra de Pinos. La Sauceda. Cerro
de Santiago y Mazapil.
Intendencia de San Luis Potosi
Diputaci6n:
Ojocaliente Reales Ramos, Ojocaliente.
Intendencia de Guadalajara
Diputaci6n:
Asientos de Ibarra Reales Juchipila, Mezquital (del Oro) y Jalpa.
Intendencia de Durango
Diputaci6n:
Batopilas Reales Santa Maria de las Nieves, Chalchihuites, Santa
Catalina, San Miguel del Mezquital.

Es indudable que los continues fracasos a que estaban expuestas las
minas dependian en gran parte del empirismo en la direcci6n de los tra-
bajos, del estancamiento tecnol6gico y de la falta absolute de una verda-
dera planeaci6n econ6mica de la producci6n. En efecto, a pesar de los
enormes derroches de los mineros acaudalados en la construcci6n de igle-
sias, conventos, palacios y demis obras que halagaban su vanidad, fueron
poco afectos a las innovaciones tecnol6gicas, tanto en el laboreo como en
el beneficio de los metales. Desde la ripida difusi6n del sistema de "amal-
gamaci6n por patio", no se implantaron en Zacatecas ninguna de las modi-
ficaciones introducidas en 61, con 6xito, en Europa y America del Sur, el
"beneficio por hierro" del minero peruano Carlos Corzo de Leca, el de
"pella de plata" de Juan Corocegarra o el de "colpa" (sulfato Acido
de 6xido de hierro), de Lorenzo de la Torre. Debemos hacer una excep-
ci6n en el caso de Fresnillo, que segiin el Teatro Americano de Villasefior
y Sanchez, era uno de los mis famosos minerales, "assi por la much plata
que ha dado como por el especial.beneficio con que se le ha sacado...
los metales de leyes medias o infimas se dan por caso en el conocimiento
de una paila de cobre (m6todo de Alonso Barba, 1590), breve, ficil y sin
perdida precisa de azogue, sino aquella que ocasiona el descuido".
Esta actitud en extreme conservadora y aun rutinaria de los mineros,
no se debi6 a falta de estimulos oficiales en favor del mejoramiento de la
tlcnica; por sugcstiones del Tribunal de Mineria se hicieron venir de Ale-
mania cuatro t6cnicos y siete obreros calificados, "capaces de ensefiar a








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


otros toda clase de labores y beneficios de metales", nos dice en su Ins-
trucci6n Reservada el Conde de Revillagigedo; se les hizo recorrer las
mis importantes minas, en las que trabajaron empefiosamente en via de
investigaci6n y de ensefianza; "pero todos sus esfuerzos resultaron infitiles,
por la obstinaci6n de los operarios y tambien de algunos duefios de mi-
nas, de no dejar sus costumbres". Despubs de un gasto de $ 403,209 los
mineros alemanes, en 1793, s6lo habian logrado, parcialmente, introducir
algunas herramientas mis c6modas y efectivas para el trabajo, las miqui-
nas ventiladoras y modificaciones prActicas en las obras de carpinteria de
los ademes, en la perforaci6n de los barrenos, etc.; pero fracasaron rotun-
damente en sus intentos de establecer el beneficio de azogue por el pro-
cedimiento del Bar6n de Bor, que se usaba con 6xito y economic en Austria
y Alemania.
Para dar una idea de lo que significaba para la mineria el atraso
tecnol6gico, aduciremos tan s61o dos ejemplos consignados en el Ensayo
Politico sobre la Nueva Espafia: el consume medio del azogue en la Nue-
va Espaiia, en la ipoca en que Humboldt hacia sus investigaciones, era de
16,000 quintales, que por diversas causes no siempre podia proporcionar-
los el Monopolio Real, particularmente en 6pocas de guerra. Por el pro-
cedimiento de Bartolom6 de Medina, de uso general en Nueva Espafia, se
perdia de K. 1.40 a 1.70 de azogue por kilogramo de plata; utilizando
el sistema de amalgamaci6n introducido en Sajonia por Geller y Char-
pentier, se perdia solamente K. 0.10, por lo cual el consume de la Nueva
Espafia se podia reducir a un maximo de 2,000 quintales, lo que hubiera
representado para los mineros un ahorro annual de $ 833,280, sin tomar
en cuenta los fletes, y ademis, hubiera traido por consecuencia la posibi-
lidad de aumentar la producci6n, sin temor a la falta de azogue. Lo pro-
pio ocurria con la p6lvora, que se consumia en las minas de Nueva Espafia
en cantidades enormcs, desaprovechandose, por la amplitud de los barrenos
de corona y por el defectuoso sistema de card el 66.66% de la fuerza del
explosive. La sola mina de la Valenciana consumia anualmente 400,000
libras, con un valor de $ 350,000; el uso de la barren delgada de "bicel"
y el m6todo de carga de Bader, que pretendieron introducir los alemanes,
hubiera ahorrado a sus propietarios, al precio official de 7 reales libra,
$ 233,334 anuales y a todos los mineros del pais $ 916,667: aunque en
realidad la producci6n del monopolio s6lo representaba un 25% del con-
sumo efectivo de unos 14,000 quintales, correspondiendo el 75% restante
a fibricas clandestinas que vendian la p6lvora a real y medio libra.
Debemos hacer hincapi6 en que la base del verdadero bienestar de
las regions mineras era la explotaci6n en grande escala de los minerals








MIGUEL OTHON DE MENDIZiBAL


de bajas leyes, como son la mayoria de las minas de Mexico, pues aunque
parezca parad6jico, esta producci6n, que podriamos llamar normal, era
el agent mis equitativo de la distribuci6n de la riqueza, por el gran ni-
mero de brazos que requeria, por la gran cantidad de materials primas que
empleaba y la actividad que imprimia al comercio, a la agriculture, a las
industries forestales, y, consecuentemente, a los transportes, regando pr6-
digamente los metales preciosos, tan laboriosamente obtenidos, converti-
dos ya en monedas, por ciudades y campos, hasta las capas inferiores de
la estratificaci6n social.
No se escape a la observaci6n del obispo Mota y Escobar esta cir-
cunstancia, cuando nos dice: "el dia de oy se saca much mas plata siendo
la ley de los metales de onza y quando much de a dos, o tres onzas, que
quando acudian a treinta marcos, se satisface a esto con que los mineros
espafioles e yndios son el dia de oy muchos mas en numero y anssi aunque
su benefiCio de ordinario es de muy poca plata en respect a los antiguos,
pero por ser muchos pocos, equivalent a la grandeza e riqueza de los pocos
mineros antiguos ricos".
De tiempo en tiempo, sin embargo, esta situaci6n de provechosa nor-
malidad se veia alterada, aqui o alhi, en Zacatecas, Vetagrande, Sombre-
rete o Pinos, por una ins6lita bonanza; el barreno del minero, siguiendo el
hilo de una veta pobre, ponia en descubierto uno de esos tesoros fabulosos
que la naturaleza tiene reservados a los perseverantes; rApido ascenso de
la miseria a la opulencia del afortunado minero (palacios, grandes lati-
fundios para dar base territorial o nombre a un "titulo de nobleza" y
suntuosas iglesias o magnos conventos para agradecer el divino favor re-
cibido); derroche en vicios y francachelas de los valiosos partidos de los
barreteros, faeneros, herreros, malacateros y cajones; aumento de los diez-
mos y quintos reales de las platas para las guerras dinisticas del rey y
eventualmente, elevaci6n de precious de los articulos de primer necesidad
en perjuicio de todos. i.Autenticos beneficios sociales? Pocos o ningunos;
pero s61o a base de esa esperanza, rara vez satisfecha, invertia el minero
hasta su 61timo peso desaguando la mina inundada o persiguiendo la veta
"emborrascada".
Desde principios del siglo xvi, a media que el laboreo de las minas
se hacia mis profundo, el desagiie y la saca de los minerales demandaban
mayor nfmero de malacates y, por el descenso de las leyes, se tenian que
extraer y beneficiary mayor volume de minerales; la capacidad econ6mica
de los empresarios de minas era notoriamente insuficiente para hacer fren-
te a las nuevas necesidades, por lo cual tuvieron que recurrir a los "avia-
dores" que pudieron hacer frente a fuertes y mtiltiples erogaciones. No








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


fueron 6stos, por cierto, los miembros de la "benemerita" clase de los mi-
neros, enriquecidos por pasadas bonanzas, los que proporcionaron este
important apoyo econ6mico, sin el cual la producci6n mineral se hubiera
casi paralizado, sino los comerciantes.
Las terrible vicisitudes del sistema de flotas, que estuvo en vigor des-
de 1538, hacia que los grandes comerciantes tuvieran en inactividad sus
capitals en efectivo, de flota a flota, durante dos, tres o mis afios, sin
obtener utilidades por ellos, pues su lucro se fundaba en las mercancias
compradas ya, al contado o a cr&dito, con pago de intereses. Para dar
empleo a estos capitals comenzaron a prestar dinero especie a los miners,
para hacer frente a las memoriess" semanales a cambio de las barras de
plata que salian de los beneficios, liquidando en pesos o mercancias las
utilidades correspondientes al minero o a la empresa "aviada".
Tenemos abundantes datos respect a esta clase de operaciones en
los minerales de Pachuca y Real del Monte, a causa de los informes oficia-
les motivados por el conflict entire el Conde de Regla y sus trabajadores,
que conmovi6 a toda la zona mineral del estado de Hidalgo, asi como los
relatives a Guanajuato; pero carecemos de datos concretos sobre Zacate-
cas, aun cuando es seguro que los grandes comerciantes de esa region
imitarian a los de M6xico. Tenemos igualmente noticia de sociedades
formadas por un minero propietario de la mina y uno o mis socios que
se distribuian la direcci6n t6cnica y las funciones administrativas, de acuer-
do con su capacidad y su participaci6n pecuniaria en la sociedad. QuizA
existieron tambien sociedades capitalistas, que delegaron en un ticnico
la direcci6n del laboreo y beneficio, como ocurri6 en el caso del mineral
de Bolafios, que a fines del siglo xvm, "se trabajaba de acuerdo con las
noticias de la Jurisdicci6n del Real de Bolafios, de cuenta de una com-
pafiia que a este fin formaron varies acaudalados sujetos de Mexico a
quienes debe la N. G. el restablecimiento que notoriamente sostiene la
mayor parte de ella... en cuyo laboreo y demas rayas se emplearon
81,262 pesos 12 real (aproximadamente $ 1.056,406 anuales)... (y en
el que) Admira ver las miquinas que con tanto acierto ha inventado D.
Francisco Ignacio de Minen, apoderado y administrator de la Compafiia
y director de todas ellas" (las minas); tipo de producci6n, tal vez el mis
avanzado econ6mica y tecnol6gicamente, al que se lleg6 en la Nueva
Espafia.
En la provincia mineral de Zacatecas, no fueron raras las sociedades
organizadas entire comerciantes y mineros, como la que explotaba a prin-
cipios del siglo xvm, la mina de Pabell6n en Sombrerete, que al decir del
padre Arlegui "di6 por espacio de cinco afios a sus tres duefios 20,000








MIGUEL OTII6N DE MENDIZABAL


pesos diaries" o las sociedades que sucesivamente la constituyeron, para
trabajar la famosisima mina de Quebradilla, que de acuerdo con Carlos
Berghes: "por los afios de 37 (1737) se form una compaffia que em-
prendi6 su laboreo: erog6 excesivos gastos en su desagiie, pero al fin sac6
una utilidad de mis de 200,000 pesos. Despu6s, hacia el afio de 75 (1775)
los Bordas y los Anzas amboss miners de gran prestigio) tomaron a su
cargo esta negociaci6n, venciendo las aguas a toda costa y por iltimo les
produjo como 2.000,000 de pesos".
A pesar de las ganancias, verdaderamente fantisticas para esa ipoca,
consecuentes de las bonanzas que favorecieron individualmente a los pro-
pietarios de las minas privilegiadas; a pesar de la enorme producci6n total
de la Nueva Espafia durante la dominaci6n hispinica que, tomando en
cuenta fraudes y contrabandos, pas6 sin duda de $ 2,500.000,000 ni los
mis acaudalados mineros, ni el "benemerito cuerpo de la mineria" de
la Nueva Espaiia, que lleg6 aunque con reserves, a convencerse de la utili-
dad, conveniencia y provecho de la introducci6n de las bombs de vapor
para los desagiies, escollo principal del laboreo, estuvieron en condiciones,
ni individual ni colectivamente de invertir $ 100,000, ni aun de aceptar
un compromise que los obligaba a pagar un porcentaje sobre utilidades
adicionales que obtuvieran, para que el capital europeo, a trav6s de un
gran hombre de empresa, Tomis Morphi, las instalara en sus minas, no
obstante que el rey de Espafia, ademis de ofrecerles todas las exenciones
fiscales y todo su apoyo moral, les otorgaba la Gran Cruz de Isabel la
Cat6lica.



















LA EVOLUCION SOCIAL


La primer influencia cultural permanent que la dominaci6n espa-
fiola ejerci6 sobre los indigenas pobladores del actual territorio de Zaca-
tecas, una vez terminadas las conquistas de Nuiio de Guzmin y sus impla-
cables capitanes, asi como la cruel "pacificaci6n" de La Cazcana por el
virrey don Antonio de Mendoza, en la que los frailes se vieron obligados
por las circunstancias, a no realizar su labor apost6lica, sino servir "a los
ej6rcitos, de capellanes fidelisimos, administrandoles los Santos Sacramen-
tos, dici6ndoles misa, derribando y desbaratando multitud de idolos, a
quienes los gentiles tributaban indebida adoraci6n", segin las palabras
del padre Jose Arlegui, fue la de los franciscanos de la Custodia de Za-
catecas.
Los primeros trabajos de los franciscanos, que acompafiaron a los
descubridores "cuyos nombres por la poca curia del pais e incendios del
convento de Zacatecas, y su archivo, se ignoran -menos el del principal
que se llamaba Fr. Ger6nimo de Mendoza" iniciados en el flamante mi-
neral de Zacatecas, fueron, sin duda, muy efimeros, pues debido a los
numerosos espafioles que lo habitaban, tuvo muy pronto "beneficiado"
(parroco) y pas6 a la jurisdicci6n secular; pero fray Jer6nimo, tal vez
acompafiando a Juan de Tolosa, como pretenden algunos autores, en su
exploraci6n de la region noroeste de la nueva provincia, se puso en con-
tacto con numerosas families de indios zacatecos que tenian sus aldeas
en las inmediaciones de Ojo de Berros (Durango), por ser 6ste el punto
por el que solian atacarlos los tepehuanes, sus mortales enemigos. Trabaj6
auxiliado por un soldado espafiol y un indio mexicano, predicando el
Evangelio y procurando fijar la residencia de los cazadores-recolectores en
lugares adecuados para que fructificaran sus ensefianzas agricolas e in-
dustriales, haciendo possible la implantaci6n de las costumbres sedentarias,
para lo cual eligi6 la comarca donde aiios despuis qued6 fundada la Villa








MIGUEL OTH6N DE MENDIZiBAL


de Nombre de Dios, Xuchil y Poana (Durango). Las noticias sobre la
fundaci6n de estos poblados son contradictorias, porque los pobladores
espafioles de "San Martin, Villa de Llerena y Minas de Sombrerete", si-
lenciaron la participaci6n del fraile en sus fundaciones, para disfrutar solos
las ventajas del "servicio prestado a la corona". La Descripci6n de la
Villa de Nombre de Dios (1608) no alude tampoco a fray Jer6nimo,
porque las autoridades encargadas de formularla, que gobernaban atin en
nombre de la Nueva Espafia, depositaria de esa jurisdicci6n en litigio entire
la Nueva Galicia y la Nueva Vizcaya, no podian informar contra de
sus intereses politicos. De cualquier manera, citan entire sus fundadores
a fray Pedro de Espinareda, a quien la Crdnica de la Provincia de N.
S. P. S. Francisco de Zacatecas hace llegar a ese lugar, el 11 de enero
de 1556, a petici6n de fray Jer6nimo, en compaiiia de fray Diego de la
Cadena, de fray Jacinto de San Francisco y del donado Lucas.
Fray Pedro de Espinareda y sus acompafiantes continuaron la evan-
gelizaci6n, despues del regreso a M6xico de fray Jer6nimo de Mendoza,
en territorio de la Nueva Vizcaya principalmente, fundando los conventos
de Nombre de Dios y San Juan Bautista Guadiana (Durango), San Pedro
y San Pablo de Topia, San Bartolom6, San Buenaventura de Pefiol Blanco
(hoy San Juan del Rio), con los que constituy6 la Custodia de San Fran-
cisco de Zacatecas, o Nombre de Dios en 1556, a la que se anex6 despu6s
el Convento de Zacatecas, fundado por la Provincia Franciscana de Michoa-
cAn en 1567. A causa de su rapido crecimiento, por bula del papa Cle-
mente vmI, la custodia, que ya contaba con 16 conventos, fue erigida en
provincia en el Convento de la Concepci6n de Zacatecas, el dia 22 de fe-
brero de 1604. La actividad de los frailes fue tan en6rgica, que sus con-
ventos llegaron en 1736 a cincuenta y cuatro, sin contar las muchas "con-
versiones" esparcidas en Zacatecas, San Luis Potosi, Durango, Chihuahua,
Coahuila y Nuevo Le6n.
Llama poderosamente la atenci6n el hecho de que los conventos de la
provincia franciscana estuvieran ubicados, con relaci6n a la provincia
minera de Zacatecas, en una situaci6n francamente marginal como si se
pretendiera constituir con ellos un verdadero "cintur6n protector". Este
hecho debemos atribuirlo, indudablemente, a que fuera de La Cazcana,
tan duramente castigada y tan definitivamente sometida, el resto del terri-
torio del actual estado de Zacatecas, era un simple "territorio de recorrido"
de las bandas de los zacatecos y guachichiles, que tenian sus comarcas de
fijaci6n temporal en zonas marginales tambi6n, que les ofrecian protec-
ci6n, y alimento; pero tuvo la important consecuencia de que casi todo
el territorio de la provincia mineral quedara bajo la direcci6n del clero








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


secular, por aquellas 6pocas muy poco recomendable en lo moral e inte-
lectual, y poco active en lo que no fueran sus funciones profesionales
remuneradas.
Los frailes franciscanos, a pesar de su exaltado misticismo, que les
movia a confiar a Dios su propia subsistencia, como les era indispensable
para cumplir su labor apost6lica, lograr la fijaci6n de los n6madas, que
implicaba el transito del genero de vida de los cazadores-recolectores a la
agricola, por la experiencia de sus numerosos fracasos llegaron a tener
la convicci6n de que su labor evangdlica y colonizadora seria muy lenta
y dificil. si no contaban con los elements necesarios para tender a la
subsistencia de sus fundaciones, para lo cual no bastaban sus modestos
viiticos, que posteriormente les fueron suprimidos, incluso ni con las pe-
quefias limosnas de los colonos espafioles de los minerales y estancias que
bajo su amparo moral se iban estableciendo; por lo cual pidieron en di-
versas ocasiones ayuda, que no les fue impartida, sino que, por el contra-
rio, cuando alguna comarca prosperaba merced a su influencia pacifica-
dora, al grado de poderles prestar el apoyo econ6mico necesario para su
obra, era segregada de su jurisdicci6n por el diocesano, para entregarla
al corrompido y logrero clero secular.
Algunos conquistadores lo sabian tambi6n, como se desprende de
este pirrafo de La Guerra de los Chichimecas, de Gonzalo de las Casas:
"Poblarlos en tierra lana, doctrinarlos en la ley de Dios y buenas costum-
bres, dindoles todos los medios posibles para que consigan este fin; que
algunos de ellos son proeeverlos de cosas necesarias para el sustento de la
vida humana que es comer y vestir, hasta que lo sepan adquirir, y bastaria
solo un aio porque obligar a un barbero que viva en un pdramo llano que
en si ninguna cosa tiene de que sustentarle es obligarle a lo ymposible,
porque de fuerga a de buscar de comer pues la hambre lo compele a ello,
y tomarlo donde lo hallare; pues verse desnudos entire vestidos tienen ver-
guenca y ansi huyran nuestra conversaci6n demas que da horror berlos andar
entire nosotros en puris naturibus, y yo vi yndios, que para venirme a ha-
blar se cubrieron con yerbas y unos andrajos sus verguenqas, por el em-
pacho y verguenqa que de ello tenian la qual entire si mismos ninguna
tienen. Y sin esto seria necesario, poner entire ellos quien les muestre a
cultivar la tierra, y a otros oficios mecanicos como olleros, carpinteros,
albafiiles y quien muestre a sus mujeres a hazer pan o tortillas y hilos y
texer, porque ni ellos ni ellas ninguna cosa de estas hazen ni saben hazer;
compelerlos a que hagan casas, y que bivan y duerman en ellas y des-
usarlos de sus comidas silvestres, porque sin duda estas cosas son las que
los afieran y los hazen tan brutos. Ensefiarles a mantener justicia y ense-








MIGUEL OTH6N DE MENDIZiBAL


fiarles a castigar delitos y que ellos entire si mismos lo hagan que cierto
exercitindose en estas cosas no ay duda de que dexen de rrobar y asienten
en mejor modo de vivir que es el que se les da". Las Casas debi6 decir
el que se les deberia dar.
No es possible pensar que el gobierno virreinal informado como estaba
de la situaci6n de esas regions, no tuviera una clara idea de las necesi-
dades, verdaderamente fundamentals, que tan certeramente expone Gon-
zalo de las Casas, un simple soldado; pero don Luis de Velasco, hombre
humanitario y caritativo, era tambi6n conocedor de la inexplicable taca-
fieria de los reyes de Espafia, que aprovechando las conquistas realizadas
con el dinero y sangre de sus vasallos, preferian lograr la colonizaci6n
y la verdadera pacificaci6n sin costs elevados, aunque peligraran las vidas
de los frailes, no se atrevi6 a gravar las "cajas reales" con semejantes
erogaciones. Por lo que hace a los opulentos mineros, enriquecidos por
las primeras bonanzas de los diversos minerales, pr6digos cuando se tra-
taba de "fundaciones" ostentosas que perduraran como testimonio de su
piedad y su esplendidez o de "donativos al rey" en las tribulaciones econ6-
micas que ocasionaban las luchas por la supremacia de Espafia sobre Eu-
ropa; ayuda que se traducia en honors, privilegios, veneros y aun titulos
de nobleza, nunca prestaron apoyo a la obra apost6lica de los frailes, no
obstante que ellos eran, a la postre, los mis beneficiados con la verdadera
"pacificaci6n de la tierra".
A pesar de la falta de recursos, los frailes fueron bien recibidos y
aun generosamente alimentados "con sus pobres y groseros mantenimien-
tos" por los cazadores-recolectores que habitaban en la region de Sombre-
rete, Nombre de Dios, Durango, etc.; asistian, ganados por la dulzura y
la humildad de los frailes, a las enramadas donde fray Jer6nimo de Men-
doza, primero, y fray Pedro de Espinareda y sus compafieros despubs,
improvisaban sus risticas iglesias para ensefiar la doctrine y los sencillos
cantos religiosos a sus ne6fitos, a la vez que les imponian, con toda la sua-
vidad possible, las nuevas condiciones de vida; pero tras de los francisca-
nos venian los colonos-soldados buscando minas o terrenos propicios para
estancia de labor o de crianza, y, muy principalmente, indios que se los
trabajaran por la fuerza. Entre estos duros e implacables aventureros, des-
collaban el terrible Martin Gam6n, y sus crueles compafieros, quien fue
ahorcado por su jefe para tranquilidad de la Nueva Vizcaya. Los zacate-
cos que ya tenian noticias, tal vez en sus propias carnes, de la conduct
de los conquistadores espafioles, abandonaron naturalmente sus doctrinas,
se refugiaron en los parajes mis agrestes y empufiaron sus arcos.
Don Luis de Velasco, no obstants su elevado espiritu, profundamente








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


bondadoso, se dej6 convencer por los angustiosos apremios de las villas
y minerales, en vez de haberle dado un amplio apoyo econ6mico a la obra
de los franciscanos, que hubiera ahorrado much sangre y logrado la pa-
cificaci6n, sin el aniquilamiento de los grupos cazadores-recolectores de la
guerra de exterminio, lanzando a Pedro Ahumada de Skmano, en 1561, a
una campafia sangrienta y torpe con la que no se consigui6 sino exacer-
bar a los zacatecanos y guachichiles, que asolaron los pr6speros minerales,
paralizando, en ocasiones totalmente, los trabajos mineros y el trafico co-
mercial.
Gonzalo de las Casas, en su Guerra de los Chichimecas, nos da no-
ticias pormenorizadas de la iniciaci6n de esta lucha y emplea muchas pigi-
nas para convencer al lector, con eruditos arguments hist6ricos, de que
en dicha guerra concurrieron las calidades que Santo Tomas y todos los
Doctors de la Iglesia exigen para declararla licita: "Causa Justa -Auto-
ridad de Principe- yntenci6n reta", aunque de su brillante argumenta-
ci6n se desprende que 61 mismo no estaba muy convencido de su justicia.
Los chichimecas, a pesar de su cultural cazadora-recolectora, muy
primitive, tenian una noci6n muy clara de la soberania territorial, que
defendian celosamente de sus vecinos a costa de luchas interminables, co-
mo las de los zacatecos contra los guachichiles y tepehuanes. Estas luchas
tenian por finalidad la defense de la base geogrifica de su vida econ6mica.
Al principio de la colonizaci6n de Guanajuato y de Zacatecas, los guama-
res, guachichiles y zacatecos, olvidando la destrucci6n de La Cazcana, "se
mostraron conversables a los espafioles, y se Ilegaron a ellos" tolerando su
establecimiento en las comarcas mineras y su trifico commercial; pero los
colonizadores "viendo la tierra desembaraqada y apta para estancias por-
que ellos no siembran ni cultivan, la empegaron a poblar de estanCias, de
ganado, que ay hombre que hierra, cada afio 13V becerros (13,000) y aun
avido algunos que an llegado a 15 y 18V (mil) y muchos de ordinario
hierran 6,000 y 7,000 y el diezmo de la chichimeca se recogen o Ilegan
casi a 14V becerros, que cierto pasma de admiraci6n a quien lo ha visto".
Ante tal invasion, que los privaba de sus principles recursos alimen-
ticios, la tuna y el mezquite, que los ganados se veian obligados a comer
por la falta de pastes y la carencia de aguajes, los chichimecas iniciaron
una implacable defense de sus territories de recorrido. Para los conquis-
tadores te6logos y aun para algunos te6logos conquistadores, esta actitud
impecable dentro del derecho natural y de gentes, fue de bello offensive,
porque estaban convencidos de la degitimidad de la Bula Itercoetera de
Alejandro VI, en la que hizo donaci6n al rey de Espafia y a sus sucesores
de los territories descubiertos o que se descubrieran en el future, al occi-








MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


dente del meridiano que pasa a cien leguas de las Islas de Cabo Verde;
para los chichimecas era un just bello deffensivo, porque nadie habia
"procurado doctrinarlos y poblarlos que sin duda asentaron y el tiempo
andando pudieran ser provechosos, pero no se a procurado por que les
falt6 de que poder tributar", ni menos aun quien los enterara de la famosa
bula, que puso en manos del rey de Espafia y de sus vasallos, guerreros
crueles y explotadores insaciables, los destinos de un continent y de una
raza.
La muerte del franciscano Fr. Bernardo Cosin, que se dedic6, segin
Gonzalo de las Casas, a evangelizar chichimecas, auxiliado por doce pil-
huanes (muchachos) indigenas pames (catequistas) desde San Francisco
Corrizalejo y Santa Maria del Rio (San Luis Potosi) hasta San Martin,
que "aun no estaba descubierto, donde vn dia al estar diziendo misa le
mataron"; hecho que, conocido por los espaiioles, afios despu6s, "a sido
causa de tantos daiios v males, como les an venido a estos chichimecas, y
dexa las muertes que no han sido pocas, y las prisiones muchas. El mayor
(mal) que les vino fue que despu6s aca. no a querido ninguno tomar la
mano en doctrinarlos sino todo ha sido guerra quanto con ellos se a tra-
tado". Lo singular del caso es que la causa determinante que da Las Casas
para el principio de una guerra de exterminio de los zacatecos y guachi-
chiles, fue completamente olvidada o ignorada por los fundadores de San
Martin, pues no hacen la menor alusion al notable acontecimiento, ni Mar-
tin Perez de Urraza y Miguel de Castro, descubridores, ni Gutierre de Se-
gura, escribano pdblico y uno de los primeros pobladores, ante quien se
hizo la relaci6n de la "Villa de San Martin y Llerena y Minas de Sombre-
rete". No qued6 tampoco ningiin recuerdo de ello en Nombre de Dios, a
pesar de que quien dio tal noticia, un indigena pame de los pilhuanes que
acompafiaban a Fr. Bernardo Cosin, Ilamado Domingo, "que se paso a
nombre de dios en compaiia de unos padres que alli estaban (fray Pedro
Espinareda y sus compafieros) y destos se supo la muerte de dicho padre...
y modo de ella", pues no se alude al suceso en la "Relaci6n de la Villa de
Nombre de Dios".
Haciendo a un lado las discrepancies de fecha y lugar geogrifico del
acontecimiento, natural en un nedio de hombres de acci6n, incultos, cuan-
do no analfabetas, debemos rechazar la muerte del P. Bernardo Cosin co-
mo origen de guerra de exterminio contra los zacatecos, puesto que en
1585 los fundadores de San Martin y Nombre de Dios la habian olvidado
totalmente. Ademis, en esa 6poca la muerte de un fraile, como la de un
soldado, era considerada como natural contingencia professional, que no








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


despertaba asombro ni podia ser causa de una indignaci6n tan viva y per-
durable.
Al mismo tiempo que el obscure sacrificio del Fr. Bernardo en el
lejano norte, se da como justificaci6n para las hostilidades contra los za-
catecos y tepehuanes, en las regions meridionales de Zacatecas, San Luis
Potosi y Guanajuato, se alegaban los "dafios y saltear y robar por los ca-
ninos y a dar en estancias y pueblos y quemarlos y matar la gente que
podian, es decir, la guerra ofensiva en el de los guamares, guachichiles
v zacatecos invadidos en sus territories de caza y recolecci6n, base indis-
pensable para su genero de vida, bello deffensivo, y por consecuencia jus-
to, para la historic.
Los fundamentos de la "guerra just de exterminio contra los chichi-
mecos" de Gonzalo de Las Casas son, seguin se ve, de la misma naturaleza
disculpatoria, que los que dio el virrey Mendoza para la inmisericorde
destrucci6n de La Cazcana, y su verdadera causa econ6mica fue tambi6n
la misma, como se desprende claramente de este pirrafo del propio Las
Casas: "Y lo primero (en contra de la total justificaci6n de esa guerra im-
placable) sera el aver sefialado el servicio (esclavitud) de estos chichime-
cas, por premio y salario a la gente de guerra que contra ellos peleara sin
darles otro sueldo porque como dice San Agustin... que porque los mili-
tares no rroban se les sefiala y da sueldo y una de las causes donde los rre-
yes se les deven los tributes y se les pagan es para que tengan con que
pagar la gente de guerra que para defense de sus rreynos an menester".
Pero la political de Espafia no se inspiraba, por cierto, en San Agustin, ni
la misera soldada hubiera impulsado a los espafioles a correr los riesgos
y a soportar las fatigas de la guerra: la esclavizaci6n legal del indigena fu4,
como en La Cazcana, la verdadera causa de la guerra, no como una excep-
ci6n, sino como una regla.
En aquella misma 6poca (1558), los espaiioles de Guatemala triun-
faron contra del sistema de "conquista pacifica de la tierra de guerra"
que habia merecido del rey el titulo de Verapaz, por su exito notable;
contraviniendo a los compromises contraidos con los dominicos de Cobin
y desobedeciendo reales cedulas terminantes, el Lic. Alonso Maldonado,
President de la Audiencia de los Confines (Centro America), invadi6
militarmente el territorio de los lacandones y mopanes, provocando su re-
beli6n y la muerte de Fr. Domingo de Vico y Fr. Andr6s L6pez, por lo
cual los dominicos, reunidos en el Concilio Provincial del Convento de Co-
bin, olvidandose de la elevada posici6n humanista de Fr. Bartolom6 de
las Casas, su fundador, resolvieron, segin Remesal, "que no solo era licito
a nuestro Catolico Rey (Felipe II) hacer guerra y conquistar a los tales








MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


Indios. Pero que estaba obligado (a) defender sus vasallos Christianos, y
a destruir totalmente a los Lacandones y Pochutla"; y la c6dula real de
16 de marzo de 1558, contrariamente a la prohibici6n, establecida por
muchas cddulas anteriores, de "hacer guerra a indio alguno", estimulaba
a los espafioles a tomar parte en la expedici6n punitive, con la autorizaci6n
para que los indios capturados en la campafia "sean avidos por esclavos
y por tales les puedan tener y tengan los que los tomaren y servirse de ellos
como tales". Asi tambien en M6xico, afios despues de que la c6lebre junta
de los obispos, provinciales, te6logos y juristas mis eminentes de la Nueva
Espafia, reunida por orden del visitador Tello de Sandoval, declaraba en
1546 que "la guerra que se hace a los fieles de esta iltima especie (los
indios), por respeto de que mediante la guerra sean sujetos al imperio de
los cristianos, y de esta manera se dispongan a recibir la fe y la religion
cristiana, o se quiten los impedimentos que para ello pueda haber, es te-
meraria, injusta, perverse y tirana"; el virrey D. Martin Enriquez de Al-
manza, por el mes de octubre del afio 69, convocados los te6logos, religio-
sos de las tres 6rdenes (franciscanos, agustinos y dominicos) y juntados
para ver si justamente y con buena conciencia podria hazer guerra a estos
chichimecas que habia comenzado 8 afios (antes), y todos, segun Gonzalo
las Casas, afirmativos le respondieron y dieron firmado de sus nombres
que no tan solamente podia, pero que era obligado a ello y hacerles la
guerra, y en el parecer dieron que los que se prendiesen, se diesen a ser-
vicio (esclavitud) por tiempo limitado". La Contrarreforma, el Real Patro-
nato y el Real dominio de Diezmos habian uniformado las opinions de
los severos te6logos y de los conquistadores esclavistas.
Pero las tremendas crueldades del general Pedro Ahumada de Sa-
mano, las de Sancho de Coniego, Alcalde Mayor de Zacatecas y de Balta-
sar Termifio de Bafiuelos, hacia 1561, las del Lic. Herrera, Oidor de la
Audiencia Real de la Nueva Espafia, despues que "ahorc6 a muchos y
prendi6 y les hizo harto dafio"; las de Hernin P6rez de Bocanegra, enco-
mendero de Acimbaro y "otros capitanes sucesive unos en pos de otros por
tiempo de veinte afios y mis, donde an padecido y hecho hartos dafios y
crueldades, pero es fruto de la guerra", entire otros haber hecho esclavos
por traici6n o capturado a debiles bandas indefensas e inofensivas, la pa-
cificaci6n por la fuerza, a pesar de la ayuda eficaz de los "indios amigos",
result un sonoro fracaso, que s6lo produjo una situaci6n verdaderamente
critical en todos los lugares habitados por espaiioles o indios sometidos,
que nos pintan con vivos colors las relaciones de 1584-1585.
La relaci6n de "La Villa de San Martin y Llerena e Minas de Som-
brerete", nos dice sobre el particular: "el Excelente Visorrey D. Luis de







COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


Velasco, Gobernador y Capitan General, provey6 a Pedro de Ahumada
de Simano por capitin general para que hiziese gente y con ella entrase
a la pacificaci6n de esta tierra, el qual el afio de sesenta con soldados e
traxo por su mestre de campo a Christobal de Argiiello, con el qual fueron
muchos vezinos de las minas, e hizo castigo ejemplar matando y ahorcan-
do muchos de los dichos yndios, e a otros cortando dos dedos de la mano
derecha; el pulgar y otro porque no pudieron flechar, e desta manera apa-
zig6 algun tanto la tierra por algunos afios, hasta tanto que cresciendo la
malicia de los dichos yndios y de sus hijos, a ssido en tanta manera que
hasta el dia de oy, toda esta tierra, y en los pueblos de minas y estancias
de labores y de ganados mayores (y) menores, an ffecho y hazen muchas
muertes y rrobos, de suerte e manera que no cesan ya a labrar las minas,
por lo qual no se sacan metales e los miners de toda la comarca estin
pobres y necesitados y cargados de deudas, y los labradores no labran sus
tierras no hazen sementeras, y les matan los yndios que andan en las labo-
res, y les Ilevan los ganados de las estancias y las mulas de los mineros,
con que acarrean los metales de las minas e traen (a) los yngenios de fun-
dir e moler, en lo qual su Magestad es muy desservido, e su rreal hazienda
a venido 6 viene en muy gran diminucion, y los caminos estan cerrados,
por causa de los dichos yndios salteadores, y no viene bastimentos".
No era mejor la situaci6n de "Las Minas de Fresnillo", segoin la re-
laci6n hecha por Jhoan de Huidobro, vecino y minero en ellas: "Estos (los
zacatecos) empeqaron a hazer guerra a los espafioles, los quales los con-
quistaron con much riesgo y costas, por ser gente belicosa, y algunos dellos
se rretiraron a la tierra adentro, haziendo amistad con otra nation que se
llaman guachichiles, cuyos enemigos eran por balerse dellos contra los
espafioles; y, con esta fuerla, hizieron guerra muy de ordinario, y la hazen
el dia de hoy en todos los pasos de sierras y arroyos que ay, por el camino
que se camina desde Mexico a las Minas de San Martin y Sombrerete, sa-
liendo al camino a rrobar las mercadurias que vienen en carros y carretas.
Otros yndios que destos qacatecos quedaron algunas beces y an hecho paz
con los espafioles desta comarca y poblado de paz junto a las estancias
para servir en ellas por joral, y algun tiempo asisten al trabajo, y, como
es gente tan enemiga del, y tan ynclinada a saltear y rrobar, luego algan
sus rranchos y se suben a la sierra, y desde alli, con ayuda de los guachi-
chiles, hazen muchos rrobos y muertes en los caminos... y an torado es-
tos yndios tanto animo y atrevimiento, con los asaltos, rrobos y muertes
que an hecho en carros y carretas que pasan a M6xico a este rreino, en toda
esta tierra, que ya no se contentan con salir a los caminos a pie, mas anse
dado a rrobar caballos y yeguas ligeras y ensefiandose a andar a caballo








MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


hazen alcanges y huidas con gran presteqa; con lo qual yban haziendo tan-
tos dafios en los caminos y las estancias comarcanas y algunos pueblos de
yndios amigos, que cierto, se tenia por muy aberiguado se perdiera la tie-
rra totalmente, porque a la fama de los muchos rrobos y despojos que ha-
zian, benian otros yndios de muy lejos a lo mesmo, si su Magestad no fuera
servido, de mandar hazer la guerra".
No fue, por cierto, la guerra que mand6 hacer su Majestad, ni las
escoltas, ni los presidioss" (destacamentos militares), los que pusieron
fin a esta guerra catastr6fica para los espafioles, cuando no iban con indios
amigos, especialmente en el "malpais", refugio de los zacatecos, "en la
qual parte fue a donde el dicho Pedro de Ahumada Simano entr6 con
gente despafioles o yndios amigos a hazer el castigo que hizo (en la region
de Sombrerete), porque, para en tierras semejantes, mas efecto hazen los
yndios amigos que los espafioles porque como los yndios amigos son casi
de la naturaleza de los salteadores, van ligeros y desnudos como ellos, e
ansi pelean; porque, con tener las espaldas guardadas dellos espaiioles,
haze efecto su batalla, y son como los perros perdigueros que levantan la
caga y la hechan en mano de los cazadores"; el fin de esta lucha innece-
saria, inhumana y antiecon6mica, se debi6 a la obstinada predicaci6n de
Fr. Diego de la Magdalena, fundador de las primeras congregaciones
(1583) de guachichiles en San Luis Potosi, San Miguel Mezquitic, San-
tiago Atotonilco, Santa Maria del Rio, Venado y Charcos, en cuyos arduos
trabajos vivi6, al decir del P. Arlegui, "mis de veinte afios, sin mis abrigo
que el que le ofrecian los arboles de los campos ni mas sustento que tunas
y algunas raices y frutillas silvestres", asi como a la influencia pacifica-
dora de un mestizo, hijo de un espaiiol y de una india guachichil en el Con-
vento de San Francisco de Zacatecas, segin los datos biogrificos de este
notable personaje que debemos al ilustre historiador potosino Primo Fe-
liciano VelAzquez.
Fr. Diego de la Magdalena y el capitin Caldera, convocando a los je-
fes guachichiles y zacatecos, lograron que formularan las condiciones para
someterse a los espaiioles, en cuya junta (1590), decidieron hacerlo "si
anualmente se les ministraba las carnes para el abasto de su naci6n y ropa".
Don Luis de Velasco, el segundo, que segtin el padre Cabo, les acogi6
benevolamente, firm el tratado respective que se cumpli6 estrictamente
hasta el siglo siguiente, convini6ndose, asimismo, que los chichimecas reci-
bieran "en sus rancherias, en donde debian former pueblos algunas fami-
lias tlaxcaltecas, que les ensefiaron la vida civil y cristiana y las artes",
terminando una lucha de treinta afios que habia costado mis vidas de es-
pafioles que la conquista de Anihuac y que, por no gastar de las "cajas








COMPENDIO HIST6RICO DE ZACATECAS


reales" unos cuantos miles de pesos, para capacitar las misiones francis-
canas, hizo perder millones a los colonos esclavistas.
Previas las capitulaciones necesarias, la Repfiblica de Tlaxcala pro-
porcion6 400 families de sus cuatro barrios -Quiahuetlan, Tizatlan, Oco-
telulco y Tepeticpac- que fueron conducidas en carretas y repartidas en
cinco colonies: Tlaxcalitla, San Jer6nimo de Agua Hedionda y Venado,
en San Luis Potosi; San Esteban de Nuevo Saltillo en Coahuila; San An-
dres de Teul, en Zacatecas y Colotlin en Jalisco, verdaderas almicigas de
nicleos colonizadores, que se difundieron durante los siglos xvil y xvIn,
en nuevos centros de poblaci6n.
Segfn Vito Alessio Robles, en Saltillo en la Historia y la Leyenda,
de acuerdo con las capitulaciones aceptadas por Felipe II, "los tlaxcalte-
cos que iban al norte serian considerados como caballeros e hidalgos, ante-
pondrian a sus nombres el titulo de "don", podrian montar a caballo y
usar armas; estarian exentos de todo tribute, servicio personal, pecho y al.
cabalas; establecerian sus poblaciones separados de los espafioles y chichi-
mecas; se les repartirian tierras y solares para labrar y edificar estancias,
montes, rios, pesquerias, salinas y ejidos de molinos; los pueblos tendrian
ayuntamiento propio, con exclusion de otros indios y de espafioles; no so
haria merced de estancia de ganado mayor a distancia menor de cinco
leguas, ni de ganado menor, a menos de tres leguas de los pueblos tlaxcal-
tecas; los mercados y tianguis estarian exentos por treinta afios de alcaba-
las (sobre mercancias no tlaxcaltecas) sisas e imposiciones; los mismos
tlaxcaltecos serian provistos de alimentos por el t6rmino de dos afios y se
les darian arados para romper las tierras". Todas estas colonies perdura-
ron a trav6s de la 6poca colonial, 'pr6speras y respetadas, aun de los mis
absorbentes latifundistas, que pretendieron alguna vez despojarlos de sus
derechos, pero que tuvieron que declararse vencidos ante la energia y la
tenacidad de las comunidades, como los marqueses de San Miguel de
Aguayo. Estas colonies, que seguin las atinadas palabras de Alessio Robles,
fueron fundadas, "no para acabar con los chichimecas, segin el cinico con-
sejo del virrey Almanza, sino para que sirvieran de fundentes entire dichos
indios (los chichimecas) y los hispanos" son el mis serio reproche que se
puede hacer de la political seguida durante treinta sangrientos afios con
los zacatecos y guachichiles.
No nos es possible formular un juicio bien fundado sobre la porci6n
en que la nueva political de pacificaci6n y poblaci6n salv6 a los supervi-
vientes de la "guerra de los chichimecas"; pero es indudable que, colectiva
oindividualmente, muchas families o indigenas zacatecos y guachichiles
Ie incorporaron a la vida colonial y contribuyeron con su sangre al mesti-








MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


zaje, que hoy constitute la poblaci6n mexicana predominante en esas re-
giones.
Pero la denodada lucha de los frailes franciscanos no termin6 con la
pacificaci6n de los guachichiles y zacatecos, que tuvo ain sangrientos pa-
r6ntesis; al occidente del actual territorio de Zacatecas, en las abruptas
serranias de la Nueva Galicia y la Nueva Vizcaya, las tribus indigenas
agricultoras y los pequefios estados, todavia independientes o no sometidos
aun completamente, atacaban de tiempo en tiempo los conventos francis-
canos o las misiones jesuitas, segando las vidas de los frailes y misioneros,
mis como precursores de la dominaci6n espafiola que como ap6stoles de
la nueva religion que se queria imponerles, a la cual, en realidad, no ha-
bian presentado una gran resistencia.
Primero la sublevaci6n de los indios tepehuanes de Guazamota, en
1584, en la que, segun el P. Tello, fueron sacrificados en su convento los
franciscanos Fr. Andr6s de Ayala y Fr. Francisco Gil y various espaioles.
La Audiencia de Nueva Galicia hizo marchar contra los sublevados mis
de 1,000 hombres y Zacatecas proporcion6 100 mis que derrotaron a los
indios aprehendiendo a muchos que "fueron muy maltratados pues a unos
se les quit la piel de la cabeza, diez o doce fueron ahorcados, y mis de
mil hombres, mujeres y nifios, levados como esclavos a Guadalajara y
Zacatecas".
En 1704, los indigenas de Nostic y Colotlin, sublevados por los malos
tratamientos de su protector el capitin Silva y el cura pArroco, aprehen-
dieron a aquel en su propia casa, conduciendolo a la iglesia del convento
franciscano de San Juan de Mezquitic, donde se habia refugiado el cura
con otros espafioles. Salv6se el "beneficiado" por intervenci6n de los frai-
les; pero el capitin protector fue muerto a flechazos y palos. Llegada la
noticia violentamente a Guadalajara y Zacatecas, sali6 de aquella ciudad
una fuerza de 400 hombres al mando de D. Juan de la Mota Padilla, y otra
de 300 de Zacatecas, en su mayor parte de espafioles, a las 6rdenes del
coronel D. Bartolom6 Bravo de Acufia, conde de Santa Rosa. De Tlaltelolco
sali6 con gente de guerra un cacique indigena llamado Calderilla, que se-
gun el cronista Mota Padilla, fue el h6roe de la jornada, en complete olvido
de la destrucci6n de La Cazcana y de la esclavitud de sus hermanos de
raza, por lo que fue muy agasajado y premiado en Guadalajara; hubo
gran mortandad de rebeldes y, naturalmente, muchos esclavos para los es-
paiioles, aunque digan los cronistas que fueron perdonados; muchos lo-
graron huir a la sierra del Nayar, refugio universal de descontentos, per-
seguidos y rebeldes.
En 1592, los tepehuanes y zacatecos, segfin el P. Arlegui, atacaron la




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs