• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Main
 Evolucion economica y social del...
 Industrias de los otomies...
 Cuadros complementarios
 Monografias de pueblos indigen...
 Las artes textiles indigenas y...
 El monopolio comercial Espanol
 Instituciones nacionales
 Situacion actual de los indigenas...
 Por el mejoramiento de la salubridad...
 Table of Contents






Group Title: Obras completas ...
Title: Obras completas
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00067435/00001
 Material Information
Title: Obras completas
Uniform Title: Códice Boturini
Physical Description: 6 v. : illus., port., maps (part fold., part col.) ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Mendizábal, Miguel Othón de, 1890-1945
Publisher: s.n.
Place of Publication: México
Publication Date: 1946-47
 Subjects
Subject: Indians of Mexico   ( lcsh )
History -- Mexico   ( lcsh )
Social conditions -- Mexico   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Mexico
 Notes
General Note: "Tira de la Peregrinación azteca": fold. strip in pocket of v. 3.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00067435
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 03171808
lccn - 48023620

Table of Contents
    Main
        Page 3
        Page 4
    Evolucion economica y social del valle del Mezquital
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    Industrias de los otomies contemporaneos
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 158a
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 162a
        Page 162b
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 186a
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    Cuadros complementarios
        Page 192a
        Table 1
        Table 2
        Table 3
        Table 4
        Table 5
        Table 6
        Table 7
        Table 8
        Table 9
        Table 10
        Table 11
        Table 12
        Table 13
        Table 14
        Table 15
        Table 16
        Table 17
        Table 18
        Table 19
        Table 20
        Table 21
        Table 22
        Table 23
        Table 24
        Table 25
        Table 26
        Table 27
        Table 28
        Table 29
        Table 30
        Table 31
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    Monografias de pueblos indigenas
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 228a
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 234a
        Page 234b
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
    Las artes textiles indigenas y la industria textil Mexicana
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 262a
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 266a
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 280a
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 302a
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 328a
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 416a
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
    El monopolio comercial Espanol
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 450a
        Page 451
        Page 452
        Page 452a
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
    Instituciones nacionales
        Page 497
        Page 498
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
    Situacion actual de los indigenas de Mexico
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
    Por el mejoramiento de la salubridad en Mexico
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
    Table of Contents
        Page 553
Full Text

Miguel Oth6n de Mendizdbal







OBRAS COMPLETES




TOMO SEXTO


MEXICO, 1947

































































DERECHOS ASEGURADOS
COPYRIGHT BY
CARMEN H. VDA. DR MENDIZABAL






















EVOLUCION ECONOMIC Y SOCIAL


DEL VALLE DEL


MEZQUITAL*


(*) Por diverma circuustanoel el Prof. don Miguel Oth6n de Mendizibal no pudo coemluir este trabho.
El material que ahora se public, aunqu- fragmentario, encierra date importantsfimos que no deben pernnmaer
indditas.





















ANTECEDENTES HISTORICOS DEL VALLE DEL MEZQUITAL
LA POBLACI6N PREHISPANICA
La legendaria Tula

El studio de los problems sociales y econ6micos que present en la
actualidad la poblaci6n del Valle del Mezquital, nos obliga a analizar los
antecedentes prehist6ricos, protohist6ricos e hist6ricos de la misma. Por des-
gracia, el Estado de Hidalgo no ha sido nunca objeto de exploraciones estra-
tigrificas y apenas encontramos en los registros de la Direcci6n de Monu-
mentos Prehispinicos vagas referencias a los sitios en que existen vestigios
arqueol6gicos, sin que tengamos ningin dato concrete respect a la 6poca y
cultural a que pertenecen.
Ciertamente que las ruinas de la Tula del Estado de Hidalgo, a pesar
de su insignificancia, ban sido consideradas por la mayoria de los cronistas,
historiadores y arque6logos, como las de la legendaria Tollan, "capital" de
]a nacionalidad que elabor6 la mas alta cultural de la Altiplanicie Mexicana;
pero desde hace algunos afios, la falta de base objetiva para fundar tal
aserto, ha hecho que eminentes arque6logos e historiadores como Brinton,
Martinez Hern.ndez, el obispo Plancarte, Manuel Gamio y Enrique Juan
Palacios, insinfien la idea de que dicho concept entrafia una grave confusion.
El Dr. Manuel Gamio, en el capitulo introductorio de La Poblacidn
del Valle de Teotihuacdn (Vol. I., pp. LXI y LXII, Introducci6n) nos dice
lo siguiente: "ZCuil debe ser, 16gicamente, el piano de referencia para dis-
cutir sobre las manifestaciones de la cultural tolteca o teotihuacana, princi-
palmente de la arquitectura y de las artes menores e industriales? ZLa
famosa Tula, sobre la que giran todas las cronologias prehispinicas y los
comentarios de los cronistas, o bien Teotihuacin, ciudad much menos ci-
tada que Tula, y esto occasional y secundariamente? En esto radica el quid
de la cuesti6n. Conocemos la region de Tula en el Estado de Hidalgo, por







MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


haberla explorado, aun cuando no detenidamente, lo que pensamos hacer
en el future. Sin embargo, por la naturaleza del terreno y su topografia,
podemos deducir que alli no existi6 una gran ciudad, como debi6 ser la
famosa Tula de los cronistas, ya que por la cantidad y por la calidad
de los vestigios arquitect6nicos, industriales, etc., que present, puede con-
ceptuarsele como una ciudad prehispinica de poca significaci6n. En cambio
a Teotihuacin se le concede escasa importancia en anales y en cr6nicas, y
nunca se la describe, no obstante que los vestigios de esta ciudad prehis-
pinica constituyen el conjunto mis extenso, important e intense de vesti-
gios, tanto arquitect6nicos como escult6ricos, industriales, etc., del tipo
tolteca o teotihuacano. "Es, pues, indudable que respect a Tula y a Teoti-
huacin hay un grave error, ya sea de denominaci6n, ya de concept, que
debe enmendarse, por lo que procuraremos contribuir a este respect con
nuestra modest opinion. Por los anales y tradiciones que nos legaron las
families de filiaci6n azteca que inmigraron al Valle de Mexico, parece
que 6stas encontraron la antigua Teotihuacan en estado ruinoso y de absolute
abandon y probablemente cubiertos ya por la vegetaci6n algunos de sus
edificios; por eso es que no s61o no described dicha ciudad, sino que son
contadas las alusiones que de ella hacen, las cuales creemos debidas a una
vaga tradici6n. Remontfndonos mis, encontramos que aun en las tradicio-
nes que se suponen contemporineas al period en que floreci6 Tula, tam-
poco se hallan amplias descripciones y relates referentes a una ciudad in-
comparablemente superior a Tula en cualquier aspect, como debi6 haberlo
sido la grandiosa ciudad de las pirimides. De haber sido contemporineas
ambas eiudades, Teotihuacin hubiera opacado a Tula indudablemente.
iC6mo resolver este problema? Hasta aqui hemos discutido con argumen-
tos que consideramos 16gicos. En cambio, confesamos que la siguiente con-
clusi6n es una hip6tesis aventurada y sujeta a rectificaciones posteriores,
si bien con fundamento en lo anteriormente expuesto: creemos que Teoti-
huacan es la primitive, la grandiosa Tula que debe haber florecido cinco
o mis centuries antes de la era cristiana; esta metr6poli decay quizA al
principiar la era cristiana o poco despu6s. Sus habitantes, movidos por
causes que ignoramos, se expatriaron y ambularon por diversas regions
conservando los rasgos caracteristicos de su civilizaci6n, hasta que, despues
de various siglos, se establecieron en un lugar del actual Estado de Hidalgo,
al que, en recuerdo de su antigua metr6poli, pusieron el nombre de Tula, la
ciudad que citan los cronistas, los anales y las tradiciones. S61o asi se ex-
plica la contradicci6n y el desconcierto en que se recae al analizar los datos
relatives a Tula y a Teotihuacrr'. Respecto al t6rmino Teotihuacin, mis
parece que los inmigrantes de filiaci6n azteca lo aplicaron a los vestigios







EvoLcI6ON DEL VALLE DEL MEZQUITAL


gigantescos de la primitive Tula, por la admiracid6 que les produjeron su
magnitude y su majestad".
El Dr. Gamio tiene seguramente raz6n en los primeros pirrafos trans-
critos: la Tula del Estado de Hidalgo nada tiene que ver con la legendaria
metr6poli de los toltecas, que fue sin duda alguna la ciudad a cuyas ruinas
llamaron reverentemente los nahuatlacas "Teotihuacin", lugar de los dioses;
pero no es necesario para explicarse la coincidencia de que el nombre de
Tullan se haya aplicado igualmente a las ruinas arqueol6gicas del Estado
de M6xico y a la poblaci6n del Estado de Hidalgo, recurrir a complicados
movimientos migratorios ni a recuerdos amorosamente conservados durante
siglos: la Relaci6n de los indibs que habitaban esta Nueva Espafa segdn
sus historians, uno de los documents basados en las mis genuinas tradiciones
indigenas, nos resuelve el problema con una claridad meridiana: "Llegados
los representantes del Real (grupo migratorio) con su caudillo y area al
pueblo que agora se dice Tula, iba la gente bien disminuida por las divi-
siones que habian hecho, y assi estuvieron alli harto tiempo rehaciendose
de gente y bastimentos, assentando en un serro que se dice Cohuatepec, que
quiere decir el serro de las culebras. Puestos alli mando el idolo en sue-
fios a los sacerdotes que atajasen el agua de un rio muy caudaloso que por
alli pasaba, para que aquel agua se derramase por todo el llano, y tomasse
en medio aquel serro donde estaban: porque les queria mostrar la seme-
janza de la tierra y sitio que les habia prometido. Hecha la presa se extendio
y derramo aquella agua por todo aquel llano haciendose una muy hermosa
laguna, la cual cercaron de sauces, alamos, sabinos, etc. Creose en ella
much juncia y espadafia por cuya causa le llamaron Tula que quiere dezir
lugar de la juncia o espadafia. Comenzo a tener gran abundancia de pescado
y de aves marinas como son patos, garzas, gallaretas, de que se cubrio toda
aquella laguna de otros muchos generous de pajaros que boy en dia la laguna
de Mexico en abundancia oria. Hinchose assi mismo aquel sitio de carri-
zales y flores marinas, donde acudian diferentes maneras de tordos unos
colorados y amarillos, cuya armonia con el canto de las aves que estaban
por las arboledas, que no eran menos se puso deleitoso y ameno aquel lugar,
el qual pintan en esta forma". (Obra cit., p. 24).
ZPoblaron los mexicanos entire las ruinas de una gran ciudad aban-
donada, como hubieran tenido que hacerlo, si efectivamente la Tula del
Estado de Hidalgo hubiera sido la "capital de los toltecas"? Nada de eso:
"estando de asiento en terminos de Texcaltepec, en los lados que Ilaman el
sitio de Coatepec: alli se mostraron (vieron) los mexicanos chichimecas y
los moradores sercanos de serranos otomies murmurando unos, y otros de-
zian: }que gentes son estas? De donde vinieron? Porque.parecen gentes






MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


remotas, alborotadores, malos, belicosos. Los mexicanos despues de haber
hecho asiento, casa, y luego buhiyos, su temple y su Cu de su Dios, comen-
zaron a hacer casa y adoracion de Huitzilopochtli". (Tezozomoc, p. 227).
Fray Bernardino de Sahagin coincide con el cronista mexicano, al deciros,
refiriendose a los grandes movimientos protohist6ricos de poblaci6n, que
los otomies "llegando a Coatepec no fueron mis adelante con los demis,
porque de alli el que era su senior los l1evo a las sierras para poblar alli"
(Historia General de las cosas de Nueva Espaila. T. III, pp. 144 y 145).
No pudo existir en la region ningin centro urban propiamente dicho.
Orozco y Berra afirma, refiri6ndose a la Tula del Estado de Hidalgo y
suponi6ndola poblada por los toltecas, que "Tollan la capital, Ileva tiempo
de ser morada de los otomies quienes la llamaban Mamenhi" (Historia
Antigua y de la Conquista de Mexico, Tomo III, p. 26); pero es el caso que
Betancourt, de quien tom6 la noticia, dice precisamente todo lo contrario:
"y anduvieron vagueando y poblando (los toltecas) ciento y cuatro afios, y
aunque hay quien diga que los chichimecas estaban ya poblados en los
montes, no consta de sus caracteres, quisas no tuvieron por pobladores a
los chichimecas por no tener casas, ni asiento en lugar determinado" (Teatro
Mexicano, T. I, 2a parte, p. 11). Ciertamente que en otra parte de su obra
(Tomo II, 44 parte, p. 64) Betancourt nos dice refiriendose a la Tula del
Estado de Hidalgo: "c6lebre ciudad fue en la gentilidad la poblason
de Tollan, porque fue la primera de los primeros politicos llamados Tolte-
cas (nombre derivado del gran reino de Tollan, que esta hacia el Norte y
que esta por conquistar), quiere decir pueblo de much gene y en otomite
Mamenhi significa lo mismo". Es perfectamente natural que los otomies,
acostumbrados a vivir dispersos en las montafias en grupos familiares, hayan
llamado a la Tula colonial "poblason de gente"; pero como es notorio que
Tula no signific6 nunca "poblason de gente", sino "tular, lugar de juncias
o espadaiias" y no en sentido figurado sino como una expresi6n eminente-
mente realista de los hechos hist6ricos, carecen en absolute de valor el dato
de Betancourt y la mala interpretaci6n de Orozco y Berra.
Es casi seguro que no existian ruinas en el lugar o por lo menos que
6stas no revestian asimismo ninguna importancia, cuando los mexicanos
construyeron, en la Tula del Estado de Hidalgo, el temple de su dios Huitzi-
lopochtli, pues de haber existido indudablemente hubiera quedado el hecho
grabado en su recuerdo y lo hubieran expresado en sus pinturas como ocu-
rri6 en Teotihuacin, segin veremos adelante.
El obispo Plancarte, en su interesante obra Tamoanchan (pigina
81) nos dice: "todos habiamos o por lo menos sospechibamos, que Teoti-
huacan no era un nombre geogrifico de antigua data, y various otros nom-







EVOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


bres se ban propuesto para bautizar el celebre santuario de los ulmecas;
pero de ellos ninguno cuadra tanto a mis prop6sitos como el del manuscrito
Aubin (Brasseur de Bourbourg dice que en un manuscrito de esta colecci6n
encontr6 la noticia de que el nombre mis antiguo de Teotihuacin era Tolte-
catl. Tal vez se refiera a un manuscrito que existe actualmente en el Museo
Nacional y que lieva por titulo Tratado del principado y nobleza del pue-
blo de San Juan Teotihuacdn, en el que se asienta que: "en el pueblo
que se nombra EL GRAN TEOTIHUACAN y antiguamente se nombr6 TOLTECA,
se le pusieron y nombraron "Esperanza de los Dioses que por alli idola-
traban y convocaban a los dioses toltecas, como ahora nosotros los cristianos
tenemos en Roma nuestra casa mayor de adoraci6n"). Una dificultad en-
cuentro en su contra y es la que el nombre Toltcatl, si es una palabra de la
lengua mexicana, es una corrupci6n de toltecatl que no puede ser nombre
de lugar sino gentilicio. En ese case tendriamos que recurrir a .un Tolli,
Tolla o tambien Tollan que nos diera el derivado toltecatl segin las reglas
gramaticales de los nombres gentilicios nahuas. jNos autoriza para ello el
manuscrito? Lo ignoramos y es listima, porque si pudi6ramos probar que
el nombre antiguo de Teotihuacin era Tollan o Tolla o Tula, itendriamos
andada la mitad del camino y cuintas cosas podriamos deducir!" El deseo
del famoso arque6logo desaparecido no es muy dificil de cumplir como va-
mos a demostrar.
En la Tira de la Peregrinaci6n (Museo Nacional de Arqueologia de
M6xico), c6dice prehispinico que describe jeroglificamente los recuerdos
que los aztecas o mexicanos conservaban de su postrera migraci6n, hasta su
Ilegada a Chapultepec, consigna los nombres de los lugares en que se detu-
vieron, con la anotaci6n jeroglifica de los afios que permanecieron en cada
lugar. El ideograma con el que expresaron su estancia en el cerro de
Coatepec, al que convirtieron en un islote represando las aguas del cercano
rio, esti formado por un haz de tules sobre un pez, simbolo aqui del agua,
que se interpret fon6ticamente en nAhuatl, Tullan, y en castellano lugar de
juncias y espadaiias, como traduce con toda correcci6n el autor an6nimo
de la Relaci6n del origen de los indios que habitaron esta Nueva Espaiia.
En la propia Tira, para designer otro de los lugares del itinerario, Tul-
petlac, encontramos un haz de tules sobre una estera de tules, petlatl, que
cambia la tl por la desinencia de lugar c: tular (juncial) en donde se fa-
brican esteras de tule (juncia).
Pues bien, en el Mapa Tlotzin, el c6dice admirable que conserve las
genuinas tradiciones chichimecas, el ideograma que alude a Teotihuacin es
un haz de tules; pero circunscrito dentro de un tridngulo que sugiere con
toda claridad la idea de pirdmide; y que el jeroglifico de Teotihuacan del







MIGUEL OTH6N DE MENDIZiBAL


Atlas Boban, el ideograma es la propia Pirimide del Sol con sus caracte-
risticos cuerpos tronco-c6nicos, coronada por un haz de utses distribuidos
como rayos. La idea es la misma: Tullan-Teotihuacin; lugar de tules en
donde se elevan los templos piramidales, por excelencia "lugar de los dio-
ses verniculos".
La l6gica indigena es perfect; los aztecas o "atlacachichimecas", que
quiere decir "pescadores que vinieron de lejos tierras" (Ob. cit., T. III,
L. I) que procedentes del lacustre Aztlan vinieron escalonando su peregri-
naci6n en todos los lagos de la ruta: Etzatlin, Zacualco, Chapala, Pitzcuaro,
Cuitzeo (Relaci6n de Pantecatl, Hist. N. G. Tello., pp. 16-19) al Ilegar,
despubs de haber vagado por des6rticas regions donde prosperan las biz-
nagas, a la comarca de Tula, adecuada por sus tierras profundas y el regi-
men de sus lluvias para los cultivos de temporal, hicieron un alto en su
fatigosa march. El caudal permanent del rio que sirve de desagiie unico
al valle de Mexico les permiti6, por medio de una simple represa, inundar
los terrenos bajos, quedando el cerro de Coatepec, en el que habian esta-
blecido su campo, como un islote, a cubierto de una sorpresa de los belicosos
otomies. Bien pronto la laguna artificial se vi6 poblada de la flora carac-
teristica de las charcas y pantanos; los peces, patos, ranas y demas animals
que de ordinario los habitan, les permitieron completar su alimentaci6n de
acuerdo con sus tradicionales hibitos lacustres. En recuerdo de este hecho,
el mis notorio de su estancia en la comarca, el ideograma del lugar apa-
rece en la Tira de la Peregrinaci6n expresado por el haz de tules y el pesca-
do y su equivalent fonetico, Tullan, fue desde entonces y sigue siendo hoy
dia el nombre de la region, del rio y de la poblaci6n que se fund poste-
riormente en sus mirgenes. Tulpetlac, localidad ubicada en la orilla del
lago de Texcoco en donde se desarrollan de manera espontinea los tulares,
bien por haber existido ya un poblado cuyos habitantes se dedicaran a la
industrial del tule, bien por haberse dedicado a dicha industrial los propios
mexicanos, como medio de arbitrarse recursos de subsistencia por el co-
mercio, recibi6 tal nombre: "tular donde se fabrican esteras de tule". La
relacidn geogrdfica de Teotihuacdn (1580), nos dice: "es tierra la de los
subjetos falta de agua, been los naturales de jagiieyes ecepto la cabecera
(San Juan) ques abundosa de agua, tiene muchas fuentes en poco trecho
de que procede un rrio grande en el cual tienen los naturales vn molino, rie-
ganse con el agua de dicho rrio dos leguas de tierra" (P. N. E. G. y E., T.
IV, p. 220). Nada tiene de extrafio que dichas aguas antes de ser canali-
zadas para mover un molino y regar dos leguas de terrenos agricolas, lo
que nos da una idea de su volume, se represaran formando un lago anilogo
a los que daban un caricter marcadamente lacustre al Valle de M6xico, ni







EVOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


memos aim que dicho lugar, poblado de los obligados tulares recibieran por
tal circunstancia, el nombre de Tollan, que se hizo extensive al gran centro
religioso que se erigi6 en sus inmediaciones. Perfectamente 16gico es, asi-
mismo, que existiendo otro lugar denominado Tollan, intimamente vincula-
do a la historic de los mexicanos, el pueblo que se hizo notable por haber
impuesto una nomenclatura nueva a una enorme extension del actual te-
rritorio de M6xico, fuera adicionado por ellos con el de Teotihuacan, de-
rivado del concept sagrado que para ellos tenia la piramide, base de tem-
plo, sepulcro de caudillos y sacerdotes deificados, para distinguirlo de la
humilde Tula del Estado de Hidalgo.
No esta, naturalmente, fuera de la posibilidad que de una exploraci6n
minuciosa de la zona arqueol6gica de Tula, Hidalgo, nos resultara la exis-
tencia de todos los tipos de ceramica encontrados en Teotihuacan, ni que
estos vestigios correspondieran en mayor proporci6n a la epoca tolteca,
incluso; pero aun en tal caso no podriamos aceptar dicho lugar como centro
principal de la civilizaci6n tolteca, porque esto entrafiaria un hecho anor-
mal e il6gico: ningin pueblo, primitive o civilizado, compete el error de
poner su poblaci6n principal, sede sin duda de su poder politico y lugar
de concentraci6n de sus recursos econ6micos, precisamente en la frontera de
su territorio a merced de cualquiera acometida imprevista de las hordas
cazadoras-recolectoras, ni menos aii en un lugar que, como Tula, fue el
cauce natural, como demostraremos, de las invasiones de las hordas mas
peligrosas: las de los chichimecas-pames.
Aunque no hay ningin dato para afirmarlo, es possible que la Tula
del Estado de Hidalgo haya existido en la epoca tolteca o teotihuacana;
pero no en calidad de capital, sino de punto avanzado defensive, precisa-
mente para detener dichas invasiones. Esta posibilidad se fund en el
hecho de que dentro de la region del Mezquital, son Tula y su comarca
de los pocos lugares apropiados para los cultivos de temporal, requisite in-
dispensable para esta clase de establecimientos defensive, que siempre
tenian una poblaci6n de guerreros agricultores; mixime si se consider que
la existencia del rio que leva ese nombre, garantizaba otro de los elements
indispensables para la vida de sus pobladores, el agua, de la que se carece
en absolute en la mayor parte de los lugares cultivables de dicha region.

DATos PosITIVOS SOBRE LA PREHISTORA
DEL VALLE DE MEXICO

En las exploraciones estratigrificas practicadas en 1923 por la Direc-
ci6n de Antropologia en el Valle de Teotihuacin, asi como en un tinel per-







MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


forado exprofeso en el cuerpo de la Pirimide del Sol, el Dr. Gamio pudo
constatar entire las figurillas de barro que tanto abundan en la region, tres
tipos netamente caracterizados: el arcaico, el teotihuacano y el azteca y uno
que consider de transici6n entire los dos primeros; lo que le permiti6
formular la siguiente hip6tesis: "Las tres civilizaciones del Valle de M6xi-
co representan tres etapas de una gran evoluci6n cultural, a saber: la arcai-
ca, de iniciaci6n; la teotihuacana, de florecimiento, y la azteca, de decaden-
cia". (Ob. cit., Vol. I, pp. 180-181).
En realidad no se trata de la evoluci6n de una cultural, sino de la pre-
sencia sucesiva, en el transcurso de various siglos, de diferentes elements
6tnicos en una misma comarca; concurrencia que dio origen a dos complejos
culturales o civilizaciones, perfectamente diferenciados uno de otro; pero
en los que resultan claramente perceptibles las aportaciones culturales de
cada element 6tnico. La influencia de los arcaicos sobre las gentes que
convivieron con ellos result patente precisamente en la transmisi6n de las
figurillas de barro, concepci6n de caricter religioso, sin duda privativa
de dicha cultural, pues no la encontramos entire ninguno de los elements
&tnicos aludidos antes de haberse puesto en contact con ellos.
Las diferencias entire el tipo arcaico y el llamado de transici6n son
meramente plisticas, pues en ambas se emple6 el modelado; entire 6stos y
el teotihuacano y el azteca, ademis de plisticas, son tecnol6gicas, pues el
procedimiento usado en las uiltimas es el moldeado; pero en los cuatro tipos
se nota claramente la diversidad antropol6gica de los hombres representados.
Las investigaciones del Dr. George C. Vaillant en el Valle de M6xico
(Ticomin, Arbolito, Zacatenco, etc.), que puede decirse agotan la material,
han permitido conocer minuciosamente la evoluci6n plistica y tecnol6gica
de las figurillas arcaicas. El filtimo tipo denominado E-II, de Zacatenco,
corresponde, segdin Vaillant, al tipo de "transici6n" encontrado por Gamio
en Teotihuacin.
En el afio de 1933 la Direcci6n de Monumentos Prehispinicos llev6 a ca-
bo otra exploraci6n en la Pir4mide del Sol, por medio de un tuinel de 116.50
metros de profundidad, con una secci6n de 2 m de alto, por 1.20 m de ancho.
Es bien sabido que el cuerpo de la piramide esti constituido por adobes
fabricados con material de las zonas vecinas, en las que abundaban, como
abundan ahora en los estratos superiores, numerosos fragments de cer-i
mica y de otros materials, que denotan claramente que el Valle de Teoti-
huacin estuvo habitado antes de la construcci6n de sus grandes monumen-
tos religiosos. De los escombros del referido tiinel se recolectaron 35,734
piezas arqueol6gicas, principalmente tepalcates, o sean fragments de ca-
charros, figurillas antropomorfas y zoomorfas de barro o piedra, imple-







EVOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


mentos de obsidiana, etc. Pues bien, seglin el studio hecho por el especia-
lista de la Direcci6n, el arque6logo Eduardo Noguera (Antecedentes y re-
laciones de la cultural teotihuacana. M6xico, 1935. Passin), aparte de la
alfareria corriente de uso dom6stico de dificil filiaci6n, el material mis
abundantemente representado es la cerimica de decoraci6n negative, carac-
teristicas del arcaico de Nayarit, Jalisco y Michoacin, asi como figuri-
las arcaicas de un tipo peculiar, que parecen ser el antecedente de las figu-
rillas arcaicas de Chupicuaro (171 piezas). Los tipos de transici6n estin, por
el contrario, debilmente representados, pues apenas se encontraron cinco, lo
que demuestra un corto period de existencia de tal tipo; pero su presencia
es de alta significaci6n por haber sido localizados en los quince primeros
metros de la excavaci6n, correspondiente a un cuerpo "adosado" construido,
sin duda, con posterioridad a la erecci6n de la propia piramide.
El studio minucioso de este rico material ha hecho exclamar al ar-
que6logo Noguera: "esta clase de figurillas (las arcaicas teotihuacanas,
llamadas arquetipos por Gamio), no solamente se encuentran en la Piri-
mide del Sol: hallazgos de estas representaciones, aunque en corta escala,
se ban hecho en various lugares del Valle de Mexico (Col. Weitlaner), en
Tezoyuca (Col. Valencia), en Santiago Ahuizotla (Tozzer, 1921), en Tena-
yuca (Noguera), en Culiacin (Boas) lo cual sefiala 'dadas las circunstan-
cias en que aparecen estas figurillas entire estratos teotihuacanos, como asi
ocurre en Cholula, que en 6poca posterior al desarrollo arcaico, antes de la
ocupaci6n del pueblo constructor de los monumentos de Teotihuacin Ile-
garon estas influencias al Valle de Mexico, traidas por comercio o quizds
por gentes procedentes del Poniente' ".
El Prof. Noguera, refiri6ndose a la cerimica de decoraci6n negative
encontrada en el citado timel, que tiene un gran desarrollo en la region
tarasca, sugiere la posibilidad de que "de Teotihuacan fu6 levada a la
region tarasca", aun cuando se inclina mis a pensar lo contrario. En nues-
tro concept, la posibilidad que desecha es la mis l6gica, tanto para la
ceramica de decoraci6n negative como por las figurillas arcaicas que tie-
nen tambien una notable evoluci6n posterior en la region tarasca, particu-
larmente en Chupicuaro, Guanajuato.
Comparando el habitat prehist6rico de la cultural arcaica tarasca (Na-
yarit, Jalisco, Colima, Guanajuato, etc.), con el territorio ocupado por los
tarascos protohist6ricos, result patente una positive concentraci6n de di-
chas cultures, que fu6 motivada por la presi6n de las migraciones n6rdicas.
Este fen6meno natural de retracci6n ante una poderosa avalanche de pue-
blos guerreros, indiscutible en la region occidental, es perfectamente 16gica
en la oriental.







MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


Veamos como se reflejan estos hechos en las tradiciones y pinturas que
conservaron el recuerdo de la prehistoria indigena. Los Anales de Cuauhti-
tidn en sus primeras piginas nos dicen: "1 cakia, en este afio se constituy6
en dignidad real o autoridad soberana Chicontenatiuh. En Cuwuhtitldn que
habia estado gobernando Quezacepeque: 2 pedernal, 3 casa, 4 conejo, 5
caria. En este afio nos dieron alcance en Maquexhuacan Huehuetocan los
chichimecas fundadores de Cuauhtitlin... En este mismo afio Ilegaron
los chichimecas cazadores". De esta sintitica relaci6n se desprende clara-
mente la concurrencia sucesiva, en una misma region, el occidente del Valle
de Mexico, de tres grupos ktnicos distintos: el acaudillado por Chiconte-
natiuh, que aparece como dominador, el de los fundadores de Cuauhtitlin,
y por iltimo el de los chichimecas cazadores. Estos chichimecas cazadores
"no tenian casa o habitaci6n, tampoco tierras (de cultivo), vestidos ni
suaves y delicadas tilmas, pues s6lo se cubrian con pieles y se arropaban
con heno. A sus hijos los tenian envueltos en redes y los criaban en angari-
11as huacalco. Comian grandes tunas, hermosas raices. Guajolotes; guaxi-
lotl y tunas agrias o tunas limones, xoconochxtli" (Obra cit.).
Tal g6nero de vida corresponde con exactitud al cuadro etnol6gico de
una horda cazadora-recolectora en un estadio muy primitive de desarrollo
cultural. La enumeraci6n explicit de lo que los chichimecas cazadores no
tenian, y del g6nero de vida que se veian forzados a llevar, precisamente
por esa circunstancia nos permitiria suponer para los otros la situaci6n
contraria, es decir: tenian casa, tenian tierra (para cultivo, naturalmente),
vestidos y tilmas (tilmatli) tejidos de algod6n o de cualquier otro material
usado como abrigo, lo cual constitute el cuadro etnol6gico de un grupo de
costumbres sedentarias, agricultor y poseedor de una industrial textil; sin
embargo, los propios Anales nos refieren c6mo muchos siglos despu&~
de su Ilegada al Valle de Mexico, los otomies pobladores de Cuauhtitlin
eran incorporados a la vida agricola en tiempo de Izcoatl, por la influencia
de los supervivientes de la cultural teotihuacana, segin veremos oportuna-
mente. En consecuencia de lo anteriormente dicho, debemos entender en-
tonces que tanto los fundadores de Cuauhtitldn, como el grupo de Chicon-
tenatiuh y los chichimecas cazadores de la tradici6n, al establecerse en la
vecindad del Valle de Mexico, aun no habian l1egado al estadio de la vida
sedentaria ni agricola, ni podian dejar vestigios de sus industries alfareras
puesto que aim las desconocian.
Con apego a una cronologia, tan estrictamente continuada que inspira
desconfianza en el detalle pero que parece perfectamente l6gica en la suce-
si6n de los acontecimientos, nos refieren los Anales de Cuauhtkiddn los.
hechos mis importantes de la vida de los que l1egarian a ser sus egregios







EVOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


vecinos, los toltecas o teotihuacanos: "I conejo: En este afio se dijo que en
el afio 1 conejo se establecieron los toltecas (en Tollan), entonces se comen-
z6 la gran cuenta de sus aiios o edades. 1 pedernal. En este afio se fundaron
los toltecas poniendo al frente de su gobierno a Mixcoamacatzin, quien ci-
ment6 la dignidad tolteca". (Obra cit., pp. 9 y 10.)
A continuaci6n y de una manera concrete y categ6rica nos refiere:
"2 conejo. En este afio lleg6 Quezalc6aal a Tulancinco y a los cuatro de
su permanencia form casa de quietud y descanso y habitaci6n de tablas
de madera. Vino a salir a Cuextlan, pasando el rio por medio de balsas.
5 casa. En este afio los tultecos fueron a traer a Quezalc6atl y lo nombraron
por su jefe en el gobierno de Tolla, y le dieron igualmente el nombre de
sacerdote y ministry". (Obra cit., pp. 14-15.)
Es indudable que en la ipoca de la fundaci6n de la Tula del Estado
de Mexico (en el inico sitio en donde habia abundantes fuentes de agua
en la comarca, el actual San Juan Teotihuacin, segfin dejamos dicho) en el
Valle de Mexico vivia una poblaci6n sedentaria y alfarera fabricante de los
diversos artefactos de barro que ban puesto de manifiesto, tanto las exca-
vaciones estratigrificas como los tineles practicados en la pirimide de
Teotihuacan. Es seguro que la presencia, tanto de los grupos cazadores, co-
mo del grupo agricultor que se estableci6 en los manantiales del Valle de
Teotihuacin, determinaron el desalojamiento de los arcaicos hacia el sur,
buscando el amparo de los grupos meridionales afines, con toda probabi-
lidad los de la region tarasca; pero es indudable que algunas families ar-
caicas convivieron con los nuevos pobladores, transmitibndoles la ticnica
de la fabricaci6n de esculturitas de barro, que ellos adoptaron para su ri-
tual religioso o para sus actos migicos, adaptando dichas representaciones
antropomorfas, como era natural, a su propio tipo fisico, produciAndose en
esta forma, las figuritas llamadas por Gamio de "transici6n".
La presencia de la alta'cultura olmeca en el Valle de Mexico y de una
manera particular en el Valle de Teotihuacin, en connivencia con los inmi-
grantes que escogieron dicho lugar como asiento, esta claramente anun-
ciada en la llegada de Quetzalc6atl al llamado de aqullos. Este grupo
trajo como aportaci6n capital, en el orden material, la piramide, base de
sus templos, como lo demandaba el culto externo caracteristico de su reli-
gi6n astron6mica que fu6 transmitida por ellos a todos los pueblos del
centro de M6xico, de las costas del Golfo y de las regions istmica y penin-
sular del Sureste (YucatAn, Chiapas, Guatemala, etc.).
La alta cultural adopt de los arcaicos y de sus discipulos los funda-
dores de Tollan, lRamada despubs Teotihuacan por los mexicanos, las nota-
bles figuritas de barro; pero como cumplia a una cultural tan avanzada tec-







MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


nol6gicamente, a la vez que adaptarlas plisticamente para que representaran
debidamente su tipo antropol6gico y su peculiar indumentaria, introdujo
en su tecnica de fabricaci6n el sistema de moldeado, que fue el que poste-
riormente tomaron de sus descendientes y utilizaron en grande escala los
aztecas, con las correspondientes modificaciones de caricter plistico, antro-
pol6gico y suntuario. La presencia de las primeras manifestaciones del tipo
de figuritas llamado "transici6n" asi como de fragments de la ceramica
propiamente teotihuacana, se ha podido constatar solamente en los prime-
ros diecis6is metros y medio de excavaci6n inicial del tinel, que correspon-
den a una plataforma adosada a la gran pirimide que fue construida sin
duda alguna con posterjoridad, cuando ya la cultural teotihuacana estaba
en pleno desarrollo.

LAS RUTAS DE LAS MIGRACIONES PROTOHISTRICAS

Los inmigrantes que poblaron la primitive Tula, antes de la l1egada
de los representatives de la alta cultural, personificada en Quetzalc6atl, eran
sin dispute pertenecientes a la familiar nahoa y procedian, en consecuencia,
del occidente de M6xico. La ruta migratoria de este grupo es uno de los
problems mis importantes de la prehistoria de Mexico, cuyo studio no
podemos abordar aqui con el detalle que amerita, por carecer de interns
especifico para la region cuyos antecedentes hist6ricos estudiamos, except
en su parte final. Debemos advertir que, tanto en la ruta de este grupo
nahoa, como en todas las demis que estudiaremos, hay frecuentes confu-
siones entire las noticias que correspondent a una 6poca y grupo, con las
de los otros, por la raz6n natural de que habiendo pasado tantos siglos
desde los acontecimientos, los pintores que ejecutaron lo que podriamos
llamar la interpretaci6n nahuatlaca de la prehistoria del centro de Mexico,
habian perdido totalmente la perspective hist6rica ---tnica, cronol6gica y
geogrifica- except por lo que se referia a los hechos mis inmediatos
y a los lugares comprendidos dentro de su propio habitat. La ruta de los
que ilamaremos nahoa-toltecas sufre en las pinturas y tradiciones interfe-
rencias con la ruta de los olmeca-toltecas, por la natural raz6n de que for-
maron a la postre un solo pueblo y una sola cultural. Del mismo modo,
las pinturas y las tradiciones de los nahuatlacas y de los chichimecas de la
familiar pame, fundadores de los grandes estados politicos que encontraron
los conquistadores, incurren en el mismo error, por las propias razones.
La Relaci6n Suscinta correspondiente a la primer Relaci6n Ixtil-
x6chitl nos da el itinerario siguiente: "desterrados los tultecas de su patria,
emprendieron su viaje por la costa y pasando siempre tierras llegaron a







EVOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


La California en el Mar que lamaron Huetlapallan y que al present se
llama de Cortes, cuyo nombre le pusieron por parecer Bermejo... siguien.
do por la Costa de Xalisco (Nayarit) y toda la restante del Sur salieron por
el pueblo de Huatulco (Oaxaca, en los limits con Veracruz)... y habiendo
andado ojeando vinieron a parar en la Tolancinco, dejando colonies en los
puntos donde hicieron mansion". (Alva Ixtlilx6chitl. Obras Hist2ricas, T.
I, pp. 27-28). Las mismas noticias consigna en el capitulo II de su Historia
de la Naci6n Chichimeca. (Obra cit., T. II, pp. 27-29.) De este lugar pro-
siguieron en su marcha directamente a Tollan, donde dieron por terminada
su peregrinaci6n. En dicho iinerario no hay nada que result il6gico fren-
te a los hechos filol6gicos.
Las tradiciones referentes a las migraciones de los grupos atlinticos
de alta cultural, que tan poderosamente influyeron en la creaci6n de la
civilizaci6n tolteca o teotihuacana, forman una inextricable marafia que
solamente puede ser desenredada por los datos objetivos de la arqueologia,
particularmente de las exploraciones estatigrificas; pero todas las fuentes
de la historic indigena y los cronistas e historiadores primitives estAn de
acuerdo en que procedian de la region que despubs ocuparon los huaxtecas.
Sin duda no se trata de un solo movimiento de poblaci6n, sino de la acci6n
de muchos grupos colonizadores que se desprendieron, en el transcurso de
siglos, tanto de la region de la Huaxteca, riquisima en vestigios arqueol6-
gicos, desgraciadamente no explorados ain, como de la region que ocupan
hoy los totonacas en el Estado de Veracruz.
Estas gentes Ilegaron a Pinuco, segin la tradici6n recogida por Saha-
gin, procedentes de "hacia la Florida", portadores de un equipo cultural
muy peculiar que podriamos resumir en la siguiente forma: dioses astro-
n6micos, pirimides como basamento de sus templos, para el culto de sus
dioses, naturalmente externo, puesto que implicaba la minuciosa observa-
ci6n de los movimientos de'los astros; c6mputo del tiempo por medio de
un calendario solar dividido en lunaciones, primero, y de un calendario
solar y venusino, derivado de las concordancias ciclicas de los movimientos
de estos dos astros, despu6s; y, por iltimo, los elements plisticos e ideol6-
gicos que habian de dar nacimiento a los diversos sistemas de pinturas
jeroglificas, patentes en las conchas esgrafiadas que se ban encontrado en
los pounds de los Estados Unidos y en las ruinas arqueol6gicas huaxtecas.
Esta migraci6n, tan important desde el punto de vista cultural, des-
pues de su ilegada a Pinuco se estableci6 en un lugar que Sahagain design
con el nombre de Tamoanchan y que ha sido localizado hipot6ticamente en
diversas regions por los antiguos cronistas y los arque61ogos modernos.
Las regions que tienen mas probabilidades de haber servido de asiento al






MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


legendario Tamoanchan son, sin duda alguna, la Huaxteca Potosina y
el Estado de Morelos, propuesto por el obispo Plancarte. No es este el
moment oportuno para pretender aclarar este dificil problema, pues abun-
dan s6lidas razones en pro y en contra de ambas teorias, y s6lo manifesta-
remos que Sahag6n consigna el dato terminante de que "Desde Tamoanchan
iban a hacer sacrificios al pueblo llamado Teutioacan, donde hicieron d
honra del sol y de la luna dos monies, y en este pueblo se elegian a los que
habian de regir a los demis, por lo cual se llam6 Teutiocan que quiere
decir Veitioacan, o lugar donde hacian sefiales. Alli se enterraba a los prin-
cipales sefiores sobre cuyas sepulturas se mandaban hacer timulos de tierra
que boy se ven todavia y aparecen como montecillos hechos a mano, y aim
se notan todavia los hoyos donde sacaron las dichas piedras o pefias de que se
hicieron los dichos timulos; y los que hicieron all sol y a la luna, son
como grandes montes edificados a mano que parecen ser naturales y no lo
son, y aun parece ser cosa indecible, asegurar que son edificados a mano".
(Sahagin. Historia de las cosas de Nueva Espaiia. T. III, p. 141).
La mayor parte de los autores antiguos suponen err6neamente, como
Sahagin, que la primer de las migraciones protohist6ricas fue la de los
olmecas y sus inseparables compafieros los xicalanca (las dos fratrias de la
famosa tribu, tal vez indispensables para el intercambio matrimonial en
un regimen exogimico); Ixtlilx6chitl refiere que "los que poseian en esa
edad (la tercera edad cosmog6nica) el nuevo mundo fueron los ulmecas y
xicalancas y segin parece por sus histories que vinieron en navios o bar-
cas por la parte del oriented hasta tierra de Papuha (Pinuco) donde comen-
zaron a poblar y en orillas del rio Atoyac" (Edici6n Kinsborough). Mufioz
Camargo nos dice: "que vinieron los ulmecas chalcas y xicalancas unos en
seguimiento de otros. Los chalmecas se quedaron en las faldas del volcin
y fundaron la provincia de Chalco. Los ulmecas y xicalancas pasaron ade-
lante atravesando los puertos y otros rodeindolos hasta que vinieron a salir
por Tochimilco, Atlixco, Calpan, Huexotzinco, hasta llegar a la provincia de
Tlaxcala (Historia de Tlaxcala, pig. 19 y ss.). Por 61timo, Torquemada
resume, por asi decirlo, la parte de verdad que encierra la opinion de unos
y otros al declararos que "llegaron a Panuco unos extranjeros, quien sabe-
por donde ni cuando y de alli siguieron su camino hasta Tula. Estuvieron
largo tiempo en esta ciudad... prosiguieron su camino hasta llegar a
Cholula (Monarquia Indiana. L. III, Cap. VII, p. 225).
Los olmecas y los grupos afines, de acuerdo con las tradiciones y con
la arqueologia, estuvieron efectivamente en el Estado de Morelos, como
pretend con s6lidas razones el obispo Plancarte; estuvieron en Chalco
como asienta Mufioz Camargo; y poblaron por iltimo los estados de Puebla







EVOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


y de Tlaxcala, llegando incluso hasta la Mixteca; pero los vestigios arqueo-
16gicos mis notables de su existencia y de su cultural son, sin duda alguna,
los de la ciudad sagrada de TeotihuacAn, cuyas grandes piramides constru-
yeron "a honra del Sol y de la Luna", segin la categ6rica declaraci6n de
Sahagfn.
Es seguro que los nahoas pobladores de Tula y tal vez los demas gru-
pos nahoas dispersos en las serranias del Estado de Hidalgo (los nahoas
de Meztitlin o meztecas) y aun los supervivientes de la cultural arcaica que
permanecieron en el Valle de Mexico, contribuyeron materialmente a la rea-
lizaci6n de estos magnificos trabajos arquitect6nicos y aprendieron la
ticnica de sus artes y oficios, por lo cual ingresaron en la gloriosa categoria
de toltecas, de la que tanto se ufanaban los pueblos cultos del centro de
Mexico. Por esta raz6n, cuando, a consecuencia de luchas civiles de caric-
ter econ6mico y de pretexto religioso, fueron expulsados hacia Puebla, Ve-
racruz, Chiapas, Guatemala y Yucatan los olmeca-toltecas, las classes pri-
vilegiadas creadoras de esta altisima civilizaci6n, los nahua-toltecas, meros
ejecutores materials de los monumentos de dicha cultural, dispersos entire
las hordas chichimecas-pames y los reci6n venidos nahuatlacas, gente tam-
bi6n nahoa, fueron los representatives de los toltecas ante los barbaros
cazadores-recolectores y pasaron como tales a la historic, originando las
confusiones de hechos y concepts en los que todavia nos debatimos.*
No hay un solo arque61ogo modern que no reconozca la supremacia
incomparable de las ruinas de Teotihuacan, el mis imponente conjunto de
vestigios del pasado existente en el centro de Mexico, con las raquiticas
ruinas del Estado de Hidalgo, cuyas esculturas mis importantes, las colum-
nas de serpientes, son, por cierto, tipicamente aztecas; pero los que ape-
gindose a las err6neas noticias de los historiadores indigenas y cronistas
primitives, sostienen para la Tula del Estado de Hidalgo la categoria de
capital del estado politico dentro del cual se elabor6 la cultural tolteca,
aducen la posibilidad de que lo haya sido solamente en el orden politico,
atribuyindole a TeotihuacAn la categoria y funci6n de santuario. Pero es
el caso que para una cultural que se desarrolla en torno de una idea religio-
sa; que es, puede decirse, una proyecci6n de los mitos y de los cultos; para
un estado politico regido segin la declaraci6n terminante de todas las
fuentes hist6ricas, por los sumos pontifices del culto peeminente, el de
Quetzalc6atl, que a la vez que sacerdotes fueron hombres de gobierno y cau-
dillos militares cuando las circunstancias lo exigieron, la capital political,
MendizAbal Miguel 0. de., Ensayo sobre las eivilizadoine aborifas ms anmrleaa
Vol. I, pp. 126-250. La evoluein religiosa de los pueblos iadigenu. Contemporineos.
Historic Social y Econ6mica de Mexi~c Conferencia. Mexieo, 1935, pp. 16-24.






MIGUEL OTH6N DE MENDIZiBAL


military y econ6mica tuvo que haber sido, precisamente, la metr6poli religio-
sa. El studio detallado de las rutas seguidas en el territorio del actual
Estado de Hidalgo nos convencera de que esta metr6poli no pudo ser otra
que Tollan-Teotihuacdn.

EL ESTADO DE HIDALGO Y LAS RUTAS DE LAS MIGRACIONES
PROTOHIST6RICAS

Si la Tula del Estado de Hidalgo result eliminada por los datos
objetivos de la arqueologia, Tulancingo aparece, tanto desde el punto de
vista de sus vestigios arqueol6gicos como por el papel que juega en las tradi-
ciones, como en lugar poco important, una mera estaci6n de las rutas mi-
gratorias, como lo fu6 posteriormente de las rutas guerreras. Sin embargo,
el territorio del Estado de Hidalgo desempefii un papel important en el
remote pasado de los pueblos indigenas; pues si sus peculiares condiciones
de relieve y de clima no le permitieron Ilegar a ser el habitat propicio para
el desarrollo de las altas cultures, las profundas cafiadas de sus rios sir-
vieron de cauce a las mis importantes migraciones que enriquecieron la
demografia del Valle de Mexico y aportaron los elements culturales, tanto
de la civilizaci6n olmeca-tolteca como de la civilizaci6n nahuatlaca-tolteca
que encontraron en pleno florecimiento los conquistadores espafioles.
Ixtlilx6chitl, en su Segunda Relaci6n, nos detalla el itinerario seguido
por los nahoa-toltecas en la iiltima etapa de su peregrinaci6n, es decir, en
los actuales territories de los estados de Veracruz, Puebla e Hidalgo. Quiya-
huistlan Anahuac (Punta Bernal, costa de la antigua Veracruz); Zacatldn,
(Puebla); Tuezapan (Tuzapan, limits de Veracruz y Puebla); Tepetla
(Veracruz); Mazatepec (no identificado); Xicohuac e Itztachuechuca (pun-
tos a los que llama despubs Xicahuac y Huexuta); de donde pasaron a
Tollantzinco (Tulancingo) en donde "hicieron una casa grandisima en don-
de cabia toda la gente". Despues de dieciseis afios de vivir en Tollantzinco
"poblaron la ciudad de Tula, cabecera de su monarquia" (Obra citada,
pp. 23-28).
La sucesi6n de los lugares en que se detuvo temporalmente este grupo
migratorio, parece un tanto incoherente; sin embargo, responded a un hecho
real que fue muy frecuente en esta clase de movimientos de poblaci6n,
que carecian, naturalmente, de itinerario fijo. En demand de un sitio
adecuado para su establecimiento u obligados por causes hist6ricas, gene-
ralmente la hostilidad de los pueblos comarcanos, avanzaban y retrocedian
alternativamente, hasta encontrar un acomodo convenient. La region de
Veracruz y Puebla que se llam6 despues Totonacapan esti materialmente







EVOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


incrustada de pequefios grupos de lengua mexicana, restos, por lo menos
en parte, de este vagar sin rumbo de los inmigrantes.
En concordancia con lo anteriormente dicho, tenemos un dato con-
creto que consigna Ixtlilx6chitl en su Tercera Relaci6n, "que cuando estu-
vieron en Chiucohuauc y Huexutla que es punto de Pdnuco y Tampico (es
decir, de las Huaxtecas) y que por este lado estaban muy cercanos los chi-
chimecas sus competidores que les habian hecho ciertas molestias en estas
dos parties La causa del abandon de la region noreste del Estado de
Hidalgo por los nahoa-toltecas, fue, sin duda alguna, la presencia en la
region de tan inc6modos vecinos; pero no consiguieron librarse de ellos,
ciertamente, puesto que establecidos ya en Tula, y recordando las moles-
tias que les habian inferido en Chiucohuauc y Huexutla, determinaron "ir
a ver al senior que a la saz6n era de los chichimecas y pedir les diera un
hijo o deudo mas cercano de su linaje para jurarlo por su rey y senior, y
con esto pedirle su palabra de que ni &l ni sus descendientes en ningin
tiempo le dieran molestias... (accedi6 a su demand el caudillo barbaro,
dindole al efecto uno de sus hijos) y le pusieron (por) nombre Chalchiu-
tlanetzin que quiere decir piedra preciosa que alumbra queriendo dar a
entender que con su nuevo senior estaban alumbrados y descansados, y libres
de trabajos y persecuciones" (Obra cit., p. 30). La aseveraci6n de Ixtlil-
x6chitl nos permit suponer que los chichimecas se habian desplazado hacia
el sur, en seguimiento de los nahoa-toltecas, o, por lo menos, que al-
gunas de sus agresivas hordas los amagaban en su nuevo establecimiento.
La ruta seguida por este grupo migratorio en su march hacia Tulan-
cingo esta claramente indicada por la topografia del terreno. Es impossible
decir por cual de las caiiadas que cruzan de noreste a suroeste el Estado
de Hidalgo se servian al efecto; posiblemente fu6 la que terminal en el
nacimiento del rio de Malila, de donde, cruzando uno de los ejes secunda-
rios de division de las aguas; pasarian a la cuenca del Meztitlin,. que los
condujo directamente a Tulancingo, siguiendo el curso del rio de este
nombre, y posteriormente de una manera ficil y natural a la Tula del Es-
tado de Mexico.
Veamos ahora cual pudo ser la ruta seguida por los olmecas, la pri-
mera migraci6n de alta cultural que lleg6 al Valle de Mexico. Torquemada
nos dice al respect: "estando, pues, poblada esta provincia de Tula, con
el origen y principio que hemos dicho..., algunos afios despubs de esta
poblaci6n vinieron de hacia la parte del norte ciertas naciones de gentes
que aportaron por la parte de Pinuco". (De Monarchia Indiana.)
En la important monografia que dedic6 a demostrar la fundaci6n del
misterioso Tamoanchan en el Estado de Morelos por los olmecas, el arque6-






MIGUEL OTH6N DE MENDIZiBAL


logo Plancarte los hace ascender a la Altiplanicie procedentes de Tanquian,
Tampacdn y Tamazunchale, en cuyos lugares habitaron largo tiempo, sin
duda atentos a los vestigios arqueol6gicos que de su paso dejaron en di-
chos lugares.
Su ruta la subordina dicho autor al cauce de los rios Moctezuma y
Tula y los hace pasar por Cuauhtitlin y Tlalnepantla, "hasta penetrar al
Valle de M6xico por el puerto de Chalco". De dicho lugar los hace cruzar
el Estado de Mexico, sin decirnos por donde, con direcci6n a Ozumba, por
cuyo puerto pasan al Valle de Amilpas, siguiendo el curso del rio Cuautla
hasta su confluencia con el Amacuzac, en cuyas inmediaciones fundan, en
el cerro de Chimalacatlan, en la Sierra de Huautla, la metr6poli de Tamoan-
chan cuyo territorio abarcaba la mayor parte del Estado de Morelos. Des-
de este lugar supone que iban a adorar a sus dioses y a dar sepultura a sus
muertos ilustres hasta Teotihuacan, en donde construyeron las dos pir&-
mides famosas a honra del sol y de la luna. (Tamoanchan, Passin.)
Aunque el obispo Plancarte es poco partidario de la Tula del Estado
de Hidalgo como capital de los toltecas, seguin hemos visto atris, no se decide
a desecharla de piano y subordina a ella la ruta de los olmecas, y los hace
correr graves peligros e inndmeras penalidades, para hacerlos pasar por
el lugar glorioso, que todavia no lo era, pues segun sus propias palabras,
al paso de los ohmecas por la region "no existia ain la Tula hist6rica"
(Tamoanchan, p. 21.)
Son inadmisibles los movimientos de poblaci6n por simple capricho,
ni aun siquiera por el natural deseo de mejoramiento de las condiciones del
territorio en que un grupo human habitat largo tiempo. Tratindose de
un territorio privilegiado como el de la Huaxteca Potosina, el hecho es absur-
do; su abandon por los olmecas debi6 obedecer indudablemente a poderosas
causes hist6ricas que no pudieron ser otras que la presi6n de los chichimecas
en sus fronteras occidentales, presi6n que habian sufrido ya los nahoa-
toltecas de Huexutla y que sufrieron posteriormente los huaxtecos. No es
admisible tampoco que si un grupo agricultor, de alta cultural, huye de las
acometidas de una horda birbara lo haga precisamente por su territorio
de recorrido, mixime si este territorio es un desierto hostile, poblado de
cactaceas, agaves y yucas, desprovisto de aguas potables, como no sean las
de su caudaloso rio que corre frecuentemente por cafiones de trinsito
impossible.
El itinerario de la peregrinaci6n de los olmecas rumbo a la Tula po-
blada por los nahoas, 16gicamente tuvo que escalonarse en las cuencas de
los rios Amajac, o Claro, en su primer parte, y, en la filtima, en el propio
rio de Tulancingo, y debi6 realizarse en contact estrecho con los pueblos






EVOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


nahoas de Meztitlin, establecidos en las agrestes serranias vecinas, los
metzcas, en cuya region, verdaderamente aisladora por su escabrosidad,
resistieron las acometidas tanto de las hordas chichimecas de Quinatzin,
como el fracasado intent de conquista de Ahuitzotl.
En estas remotas 6pocas, las planicies del Valle de Mexico estaban
cubiertas por un extenso lago que legaba precisamente hasta las cercanias
del Valle de TeotihuacAn y bafiaba las filtimas ondulaciones de la serrania
que limita por el occidente al Valle de Mexico, por lo cual es mis l6gico
suponer que el itinerario seguido por los olmecas, rumbo al Estado de
Morelos, fue precisamente por Teotihuacan y Chimalhuacin Atenco, es
decir, por la margen oriental del propio lago, zona en donde estaban esta-
blecidos los nahoas con los que los olmecas formaron, a la postre, su gran
estado teocritico.
Los olmeca-toltecas y los nahoa-toltecas, durante los siglos que vivieron
en intimo contact, formando aquellos el estrato privilegiado, political, eco-
n6mica y culturalmente, y 6stos los estratos inferiores de la misma sociedad,
no perdieron su contact con los grupos de su filiaci6n que habitaban la
costa del Estado de Veracruz. De ahi procedi6 el culto de Quetzalc6atl,
cuyos atributos son claramente tropicales o marines: plumas de aves tropi-
cales, caracoles y conchas de la fauna del Golfo; y de ahi procedi6 incluso
el Quetzalc6atl humanizado, sin duda alguna sacerdote de esa deidad que
aport6 por Tulancingo, de donde fue traido en triunfo a TeotihuacAn por
los toltecas, como portador del culto de la estrella Venus, de donde deriv6
el calendario ritual Tonalimatl, muchos de cuyos simbolos son asimismo
peculiares de la costa tropical. Este contact cultural se hizo permanente-
mente entire los pueblos de elevada civilizaci6n del Valle de Mexico y los
habitantes de las regions huaxteca y totonaca, hasta que los aztecas,
los acolhuas y los tecpanecas, lo convirtieron en un terrible choque bWlico,
en su formidable expansion 'de conquista. El itinerario de estos contacts
de paz o de guerra, de cultural o de destrucci6n tuvo siempre como cauce
Tulancingo y las cafiadas por donde corren los afluentes del rio Tuxpan.
La destrucci6n de la teocracia de Teotihuacin, provocada por una te-
rrible guerra civil que congreg6 a los contendientes en torno de los sacer-
docios de Tezcatlipoca y de Quetzalc6atl, resultando a la postre vencido el
iiltimo y arrojado con sus parciales al sur de Puebla, Veracruz, Oaxaca,
Chiapas, Guatemala y Yucatin, permiti6 que las hordas cazadoras que
amagaban las fronteras de los huaxtecos de Metztitlan y de la propia teo-
cracia teotihuacana y que habian torado parte important en la lucha,
avanzaran hacia el sur, con la mira de tomar posesi6n del destruido terri-
torio de la gloriosa nacionalidad.






MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


Sobre la ruta seguida por la invasion de los chichimecas despues de la
destrucci6n de Teotihuacin, tenemos como principal fuente a Ixtlilx6chitl,
quien los hace salir de la ciudad de Oyome (1Oyametl?) para Cuextecatli-
chacoyan (donde llor6 el huaxteca) Couatlicamac (en la boca de la cule-
bra) Tepenec (Tepenen6, pueblo del municipio de El Arenal, Estado de
Hidalgo) hasta llegar a Tula "Ciudad cabecera que fue muchos afios cabe-
cera de la monarquia de los toltecas, como ya esta refiriendo otras veces, el
cual entr6 por aquesta ciudad y la encontro toda destruida y yerma y
montuosa" (Obra cit., T. I, pp. 82-84.)
Orozco y Berra, fundindose en que los lugares designados con el nom-
bre de Cuextecatlichacoyan y Cuautlicamac figuran en el itinerario de los
mexicanos marcado en la Tira de la Peregrinaci6n, supone, contra toda
l6gica, que la horda pas6 por Xalisco (Nayarit) y Michoacin. El professor
Palacios, a nuestro entender, con justicia, afirma que el nombre de Cuexte-
catlichacoyan indica que se trata de un lugar de la Huaxteca (Tenayuca,
p.gina 48). Por lo que hace a Cuautlicamac, que aparece en el Mapa
Tlotzin representado por una cueva habitada por los chichimecas, lo ideh-
tifica el propio autor con el actual Cuatlimax, pueblo del municipio de
Tlanchinol, del Estado de Hidalgo, lo que esti en perfect acuerdo con el
desarrollo racional de este itinerario. El punto siguiente, Tepenec (Tepe-
nen6, pueblo del municipio de El Arenal, Estado de Hidalgo), nos sirve
a maravilla para fijar la ruta 16gica seguida por la invasion chichimeca,
que tuvo que ser la cuenca del rio Claro, primero, y la del Amajac, despues,
a la altura de Molango, siguiendo el curso de este rio que despues se llama
San AndrBs, hasta su origen, que esta precisamente en el cerro de Tepenen6
a ocho kil6metros del pueblo Ilamado hoy Tepenen6, situado en la vertiente
meridional.
Esta ruta no es te6rica, pues corresponde precisamente al limited orien-
tal del territorio de recorrido de los chichimecas, que solian rebasarlo
solamente en son de guerra contra los pueblos nahoas de Metztitlin, terri-
torios que conservaron hasta la 6poca en que fueron obligados a vivir en
poblaciones de nicleo otomi, segin veremos a su tiempo. La poblaci6n
principal fundada por los metzcas con el objeto de contener las invasiones
de estas hordas, antes y despubs de la conquista, era Xilitla, que esta ubi-
cada en un lugar estrategico de la serrania que divide la cuenca del Claro
y del Amajac.
Respecto al lugar de concentraci6n de estas hordas, Oyome, antes de
penetrar al Estado de Hidalgo, fue seguramente algin lugar de la Huaxteca
pr6ximo a Huejutla y Coatlicamac, region que desde muchos siglos atris







EVOLUCI6N DEL VAL'LE DEL MEZQUITAL


solian frecuentar los chichimecas como punto estrategico, tanto a los nahoas
de Metztitlin como a los huaxtecas, cuyos sefiores se vieron obligados, como
anteriormente los toltecas, a establecer vinculos de parentesco con los
caudillos de las hordas, para amortiguar su agresividad, como lo demues-
tra el dato de que Xolotl, el jefe de esa invasion, estaba casado con "la
reina de Tomiyauh, que era sefiora de Tomiyauh (Tamiagua) de Tam-
pico", (Obra cit., T. I, p. 82.)
Dejando en Tula alguna gene para que poblase, Xolotl comenz6 a
explorer detenidamente la region, buscando lugares adecuados, de acuerdo
con sus costumbres. Explor6 asi Mixquiahuala y Actopan regresando hacia
el sur, se estableci6 en el lugar denominado Xoloc (Xaloc), que existe
todavia. De este lugar sali6 nuevamente de exploraci6n hacia el oriented
tocando en Zempoalldn, Tepepulco, Ostoc (1Ostocpachocan?), Cahuaca-
Ilan y Tecpatepec, pertenecientes los dos primeros al municipio de Teoti-
huacin y el iltimo al de Otumba, del Estado de Mexico. Su hijo Nopaltzin,
por su parte, explore Ostotipac, Cohuatipac, Tepetlaoztoc, Zinacanostoc,
T&tzcotzinco, Huexutla, Couatlichan y despubs Ostotlitedacolla y Tlala-
nostoc (estos dos filtimos pueblos pertenecientes a la jurisdicci6n de Coate-
pec-Chalco), de donde se volvi6 por Teotihuacan a Xoloc. Nos abstenemos
de referirnos a las exploraciones de mis amplio radio que realizaron los
chichimecas, tomando posesi6n del territorio desde las cumbres de las mis
altas montafias, lanzando las cuatro flechas simb6licas a los cuatro puntos
cardinals, porque ya no tienen conexi6n con nuestro problema particular.
Como se ve de una manera clara en los itineraries de las exploraciones
secundarias de los chichimecas, todos se realizan en torno de TeotihuacAn
y no se aproximan, ni siquiera de una manera accidental, a la Tula del
Estado de Hidalgo. Todas las fuentes hist6ricas estin de acuerdo en que
el objetivo principal de la invasion chichimeca era la prestigiosa capital
de la teocracia tolteca, la cual encontraron destruida y deshabitada. Claro
esti que un ej6rcito invasor, cuando se aproxima a su objetivo, necesita
hacer una revision de sus efectivos militares; las hordas chichimecas cum-
plian este requisite tactico fundamental por el curioso procedimiento de
hacer que todos los individuos que las integraban fueran depositando una
piedra en un lugar determinado, sujetindolas a un minucioso recuento, por
lo que a estos lugares, segiin la tradici6n, se les llam6 Nepohualco (con-
tadero). Pues bien, ni en las fuentes hist6ricas ni en la nomenclatura geo-
grifica encontramos un Nepohualco en la ruta de Tepenen6 a Tula, Hidalgo,
como parece 16gico de haber sido tal lugar su objetivo; en cambio, "cont6
a sus vasallos otras dos o tres veces en esta tierra, como fue en Nepohualco






28 MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL

junto a Ostotipac, pueblo sujeto a la provincia de Otumba, y otro Nepo-
hualco adelante de Ecatepec, pueblo que estL en el camino de M6xico...
(formando) al tiempo que entr6 en Tenayuca Oztepulco" (Ixtlilx6chitl.
Tomo I, p. 83). Si Xolotl cont6 a sus guerreros en las inmediaciones de
Otumba, fue porque su objetivo military, la capital de la teocracia tolteca,
estaba en el pr6ximo Valle de Teotihuacan, es decir, porque era Tollan-
Teotihuactn. Es bien sabido que Ixtlilx6chitl descendia de los principles
chichimecas, sefiores de Acolhuacin, y muestra un pueril empefio en su
historic chichimeca de pintirnoslos como unos civilizados colonos que ve-
nian a tomar posesi6n de un rico territorio, abandonado por sus antiguos
pobladores a causa de luchas intestines. Estas luchas civiles de caricter
econ6mico y de pretexto religioso, segin dijimos atras, fueron sin duda un
hecho; pero los dulces chichimecas, antepasados de Ixtlilx6chitl, tuvieron
buena parte en la destrucci6n del territorio de esa gloriosa civilizaci6n.
Los Anales de Cuauhtitldn, relatando los trigicos acontecimientos que
determinaron la destrucci6n de los toltecas, nos dicen: "8 tochtli. En este
afio ocurrieron muchisimos agiieros en Tula, y tambi6n en este afio arriba-
ron alli las diosas lamadas Ixcuiname,1 diablos hembras; y asi lo dice el
relate de los viejos: que cuando (ellas) vinieron fue de Cuextlan (la Huax-
teca) de donde salieron, y (que) alli donde se llama "Cuextecatlichocayan"
amonestaron las ixcuiname a sus cautivos que capturaron en Cuextlan y
los enteraron (de lo que iba a pasarles), dici6ndoles: "ya vamos a Tula;
por medio de vosotros tendremos coito con la tierra (al fecundarla con la
sangre de los sacrificados),2 con vosotros celebraremos fiestas, porque
nunca hasta ahora se ejecut6 el sacrificio que consiste en flechar a los
hombres (1lamado "Tlacacaliua" o "tlacacaliztli"),' nosotras (somos las
que) vamos a iniciarlos flechandoos". "Cuando lo oyeron sus cautivos, al
punto lloraron y se entristecieron por ello. Alli empez6 este flechamiento

1 "Ixcuinan" era otro nombre para Tlazolteotl, diosa importada de la Huaxteca.
Cuatro eran las Tlazolteteo, segfn dice Sahag6n, T. I, p. 10: Teacapan, Teiei, Tlaco
y Xocotzin.
2 El flechamiento de hombres o "tlacacalitztli" significaba ritualmente el coito
con la tierra, como explica Seler en su comentario del C6dice Aubin, pp. 92-93.
3 El sacrificio del flechamiento de hombres estA representado en el C6dice Teller,
pigina 41. Seler se refiere a 61 proporcionando detalles importantes en su explicaci6n
del "tonalamatl de Aubin", p. 93, donde dice: "...in the previous section I have
already point out that the way the victim was on these ocassions bound with outs-
tretched arms to a framework of stakes and shot death with arrows signifies that
thereby they intended to simulate the sexual act".







EVOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


de hombres (o "tlacacaliztli") cuando era celebrada la fiesta a (las dio-
sas) Ixcuiname, en (el mes) que se llama "Izcalli".'
"9 Acatl. En este (aiio) legaron a Tula las Ixcuiname; por medio de
los cautivos (al sacrificarlos flechindolos) celebraron coito con la tierra
(al fecundarla con la saigre de ellos), fueron dos (los cautivos) sacrifi-
cados, y los cautivos huaxtecas eran (considerados como) los maridos de
las diosas." Alli empez6 recientemente (o por primer vez) el (sacrificio
llamado) "tlacacalitztli".
"10 Tecpatl... 13 Acatl. Cuando estaban ocurriendo muchos agiieros
(o "cosas espantosas") en Tula empez6 inmediatamente la guerra; fue el
Diablo enemigo (ITezcatlipoca?)" el que la empez6; alli, en el lugar ia-
mado Nextlalpan, resistieron los toltecas (a sus enemigos) y cuando (es-
tos) fueron a cazar alli mismo (en Nextlalpan) empezaron los sacrificios
humans, al matar los toltecas a sus cautivos; entire los toltecas, en medio
de los toltecas (o "mezclado con ellos") se paseaba el diablo (jaconsejin-
dolos?) 8 para que matasen (o "sacrificasen") hombres y luego tambien
alli mismo inici6 (el diablo) el desollamiento de hombres, cuando en el
lugar donde se ofrendaban cantares," en Texcalapan, una mujer otomi que
estaba preparando (,tallando?) la hoja del maguey para extraer el ichtli
en el arroyo fue capturada por el que luego la desoll6 y se visti6 su piel,
que era el (hombre) llamado Xiuchcozcatl..."
Desglosando del anterior relato lo que tiene de aleg6rico, encontra-
mos que, en el afio 1058, procedentes de un lugar de la Huaxteca llamade
Cuextecatlichocayan, "donde llor6 el huaxteca", Ilegaron a la Tula ciertas
gentes que eran portadoras de los mitos huaxtecas relacionados con la tie-
4 Es de extrafiar que en la detallada relaci6n que proporciona Sahag6n acerca
de las diversas ceremonies celebradas en la veintena icalli no se menciona nada
semejante al sacrificio tlacacaliztli o "flechdamiento de hombres", ni ritos conectados
con la tlazolteoti o ixcuinan, a la que en cambio se nombraba much durante el mes
ochpanixtli
5 Como advierte Seler en su explicaci6n del C6dex Borgia, T. III, p. 58, bajo
la palabra ixeuiname: los cautivos huaxtecas eran considerados como los maridos
de las ixeuiname: "ihre Manner sind die huaxtekissehen Gefangenen".
6 Es de suponer que este "diablo" que entra en acci6n para causar la ruina
de los toltecas, no es otro que su gran enemigo el dios Tezcatlipoca, tambidn llamado
simplemente yaotl o necoc-yaotL
7 Como en casi todos los relates indigenas, falta claridad en 6ste y -sabi6ndolo
quizA ticitamente- no se indica quidnes eran los enemigos de los toltecas en esta
guerra, pero ha de suponerse que eran tribus cazadoras, tanto por lo que sabemos
por medio de otras fuentes, como tambi6n por el hecho de que se dice "cuando fueron
a cazar", sugiriendo que eran cazadores.
8 La palabra quenitlauiltitinenca no ha podido ser traducida, pero puesto que
tlauilia significa "alumbrar a alguien", parece que de todas maneras se sugiere que los
sacrificios eran "inspirados por el diablo enemigo".
9 Es decir: en un lugar donde probablemente se acostumbraba honrar a los dio-
ses con cantares.







MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


rra y, a la vez, de cautivos huaxtecos con los que celebrar el sangriento
culto de esos nimenes. Su legada coincidi6 con la guerra que puso fin
al florecimiento de la civilizaci6n tolteca, durante la cual los toltecas par-
tidarios de Tezcatlipoca, es decir, los nahoa-toltecas, implantaron los sacri-
ficios humans y se practice por vez primer entire los pueblos cultos del
centro de M6xico el lacaxipehualiztli (desollamiento de hombres), tocando
en suerte ser la victim escogida a una mujer otomi que tallaba pencas
de maguey para sacar ixtle. Los toltecas, es decir, los olmeca-toltecas,
fueron atacados por sus enemigos en un lugar lamado Nextlalpan, al
sureste del Valle de TeotihuacAn. Las gentes que "hicieron lorar al huax-
teca", que trajeron cautivos huaxtecos para sacrificar en honra de las dei-
dades huaxtecas, no pudieron ser otros que los chichimecas de Xolotl, los
cuales antes de terciar en la contienda civil de los teotihuacanos habian aso-
lado previamente esa f6rtil region de la que traian como testimonio de su
hazafia a la reina de Tamiagua y de Tampico, madre de Nopaltzin, y
tronco, en consecuencia, de todos los cacicazgos que los espafioles encon-
traron gobernando a los pueblos indigenas del Valle de M&xico.
Mucho se ha discutido sobre la filiaci6n de estas hordas chichimecas,
que generalmente han sido vinculadas con el grupo otomi por los diversos
cronistas antiguos asi como por los historiadores y arquel6ogos modernos.
Sin embargo, no ban faltado opinions en contrario; en la obra Tenayuca,
recientemente publicada por la Direcci6n de Monumentos Prehispinicos,
el professor D. Enrique Juan Palacios, distinguido arque61ogo e historiador,
nos declara terminantemente que "pertenecen a la gran familiar de pueblos
poseedores de idiomas parientes o afines del nahoatl: los auo-atecas de
Brinton, o los shoshoneaztecas de Lehmann. El centro de dispersion de esta
gran familiar linguiistica se hall en el Norte, ora en las comarcas vecinas
de la Sierra Nevada de California (Kroeber), bien en la region de Mon-
tana o las Dakotas (Brinton)". (Tenayuca, p. 30.) El fundamento para
tal aserto es el hecho, sobre el que llam6 la atenci6n Chavero, quien les
atribuye tambi6n origen nahoa, de que la nomenclatura geografica conec-
tada con su migraci6n y sus fundaciones es integramente nahuatl; pero
como esta pudo ser impuesta posteriormente por los aztecas, la refuerza
con la notoria circunstancia de que los nombres de todos los personajes
que en sus tradiciones figuran pertenecen tambien a la lengua nAhuatl.
Estas razones, en mi concept, son inconsistentes. Todos los grupos
indigenas del centro de M6xico, que llegaron a conservar sus tradiciones
por medio de pinturas, emplearon para designer, tanto para los nombres
de lugar como para los patronimicos, signos ideogrifico-fon6ticos, 'que
pueden ser traducidos con id6ntico significado a cualquier lengua indigena






EVOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


o europea. Las anotaciones en letras latinas puestas por los int6rpretes
nahoas, que las hicieron o las poseyeron despues de la conquista, estin
escritas naturalmente en su lenguaje propio, el nAhuatl. En el case parti-
cular de los chichimecas de Xolotl, las pinturas que refieren su historic y
sus peregrinaciones fueron ejecutadas ya en pleno period de la cultural
nahuatlaca-tolteca, que impuso el idioma nahuatl hasta a sus mismos seio-
res, descendientes del linaje de los caudillos chichimecas, segin nos lo
dice claramente el Mapa Tlotzin.
Pero el idioma de estas hordas cazadoras-recolectoras y guerreras, al
llegar al Valle de Mexico y aun muchos aiios despubs, no eran ni el mexi-
cano ni el otomi, sino el chichimeca, segin lo percibieron claramente
diversos autores, entire los cuales figure el distinguido fil61ogo Aquiles
Gerste (La Langue des Chichimeques. Bruxelles, 1891). Numerosos docu-
mentos publicados despubs de que este autor escribi6 su important trabajo,
nos permiten reforzar su tesis.
"En el pueblo de Chichicaxla y sus numerosos sujetos, region vecina
de Meztitlin, uno de los frailes encargados de la doctrine en el afio de 1570
tuvo que aprender la lengua chichimeca en la cual comienza ya a adminis-
trar los sacramentos porque la mayor parte del pueblo es desta lengua chi-
chimeca." (Relaci6n de los Obispados de Tlaxcala etc., Garcia Pimentel.
Mexico, 1905, p. 129.) En la Relaci6n de las Minas de Zimapan (P.N.E.G.
y E., T. VI, p. 3) se declara que los indigenas de la region "hablan dos
suertes de lenguas, chichimeca y otomit, y el que sale ladino dellos es en
la lengua mexicana ques la general desta tierra y a este laman ladino en la
abla". En la Descripci6n del Arzobispado de Mdxico de don Alonso de
Mont6far encontramos que entiree los (pueblos) de Pachuca y Acayncan
hay unos pocos de indios de lengua diferente (a la mexicana y otomi), que
dicen son chichimecas", y mis adelante aclara que "los chichimecas,
que tienen otra lengua, que ni los mexicanos ni otomies entienden". (M-6
xico, 1897, pp. 200-205.) La Relacion de Tepepulco (1581) nos da la
noticia de que "en toda la provincia ay tres lenguas: la principal mexicana
y la otra otomy y la otra chichimeca y la que mas vsan es la mexicana".
(P.N.E.G. y E., T. VI, p. 294. Relaci6n de Tepepulco, hecha por L6pez
Cacho.) Lo propio declaran las Relaciones de Chimalhuacan-Atenco y Chi-
cualoapa. En la primer se dice: "estos caciques y su gente hablavan la
lengua chichimeca y mexicana, por ser procedientes de los culhuas y mecitis
que son los mexicanos que es la lengua que se habla generalmente oy dia."
(P.N.E.G. y E., T. VI, p. 66. Relaci6n de Chimalhuacdn-Atenco hecha por
Salazar.) En la otra "la lengua que antiguamente hablavan era la que
l1amavan chichimeca, la qual no se husa ny habla el dia de oy, sino la







MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


mexicana" (P.N.E.G. y E., T. VI, p. 80. Relaci6n de Chicualoapa hecha
por Salazar).
La Relaci6n de Coatepec-Chalco, ademis de confirmar claramente la
existencia de la lengua chichimeca, nos explica la causa de su desaparici6n
en el sur del Valle de Mexico: "segin viejos antiguos los primeros funda-
dores deste dicho pueblo de Coatepec fueron los tres caciques hermanos y
su gente, los cuales fueron venedizos; su origen no se sabe donde sea, en
este pueblo los naturales del, que les dexaron sus ancianos o pasados, se
dize aver benido de muy lexos tierras que segun se tiene noticia por las
dichas pinturas que este pueblo a que esta fundado de cuatrocientos y
quince afios a esta parte; y estos antiguos pobladores hablavan la lengua
que dizen chichimeca, diferente de la mexicana y otomy la cual lengua no
se vsa ny habla el dia de oy; y esta lengua chichimeca la usaron muchos
afios y tiempo hasta que llegaron a esta tierra a poblar los indios culhuas
y mecitis que son los mexicanos, con cuya legada deprendieron la lengua
mexicana que es la que oy dia se habla generalmente".
La existencia del idioma chichimeca es, pues, un hecho positive, que
tiene una amplia demostraci6n hist6rica. Pero mis ain: los datos filol6-
gicos actuales corroboran la veracidad de las fuentes hist6ricas. En los
censos de 1895, 1910 y 1930 encontramos la existencia de una lengua
captada como chichimeca por el aparato censal, y en 1910 esta lengua figure
como equivalent al pame, segin puede verse en el cuadro siguiente:

CUADRO NUM. 1
INDIVIDUOS QUE HABLAN LENGUAS DE LAS FAMILIES OTOMIANA CONFORME
A LOS DATOS CENSALES

Afo Ao Ano Ao Aofo
Idiomaa 1895 1900 1910 1921 1930

TOTALES (fanulia)....... 197 359 256 829 277 231 280 274 297 504
Otoml..................... 136 755 205 028 209 630 212 193 216 943
Maahua .................... 59 254 50873 65 930 68039 77 710
Pam e....................... .............. 178 .............. 42 241
Chichimeaes.................. 1 350 750 1 671 .............. 2 610

En el censo de 1930 aparece el chichimeca como lengua especial, pero
al hacerse las concentraciones se le incluy6 en la column de "otras len-
guas", por lo cual me vi obligado a hacer una minuciosa investigaci6n
en las boletas censales, con los resultados que aparecen en el cuadro inserto
a continuaci6n:








EVOLUCI6N DEL VALLE DEL M


CUADRO NUM. 2
LOCALIDADES EN DONDE SE HABLA CHICHIMECA O


EZQUITAL 33




PAME SEGUN EL CENSO


DE 1930

ESTADO Municipio Localidad P h Pob ia

TOTALES... .............. ....................... ........ ..... 2 610 241

QUERETABO.......... JALPAN........... Rancho de San Agustin. ................. 7 .........
Rancho de San Antoimo Acapulco.......... 47 .........
Rancho de La Guadalupe ................. 109 .........
Rancherfa de San Felipe Camote.......... 24 .........
RAYON........... Rancho de El Saucillo..................... 8 ....
Rancho de Tierra Colorada ............... 86 .........
Rancho de Aguas Camotes ................ 27 .........
Rancho de Cerro de Enemeri .............. 14 .........
LAGUNmL s .... Villa de LagunIlas.................... .. 5 .........
Rancho de El Epaote ............... 1 .........
Rancho de San Juan Paatiotl.............. 6 .........
SAN Lusa PoToS...... La PAL ....... Villa de La Palma ....................... 73 .........
Hacienda de Tamasapo.................. 7 .........
Rancho de Agua Puerca ................. 79 .........
Rancho de La Alberea ................... 1 .........
Rancho de La Cebadilla ................. 24 .........
Congregaci6n de Cuesta Blanca........... 173 .........
Rancho de la Gavia..................... 23 .........
Congregaci6n de La Manzamlla .......... 79 .........
Rancho de Minerva..................... 55 ......
Rancho de Naranjito.................. 11......
Rancho de La Providencia ................ 20 .....
Rancho de Ramre..................... 137 .........
Rancho de Sabinito de los Acufia.......... 35 .........
Rancho de Sabinito de los Orozco.......... 14 .........
Rancho de Sabinito de los Quemado....... 97 .........
Congregaci6n de El Salto................. 34 .........
Rancho de San Miguel .................. 26 ..........
Hacienda de Santa IsabeL ............... 1 ..........
Rancho de El Tanque ................... 67 ..........
SANTA CATARInA.. Rancho de Las Calabazas................. 4 .........
Rancho de Las Mors..................... 8
Rancho de El Sabinito .................. 47 .........
Pueblo de Santa Maria Acapulco.......... 1 108 .........
Pueblo de Tanlacuc....................... 46 ...
ALAQUINE ....... Cludad de Alauines ..................... ......... 177
CxIUn D DEL MAIz. Ciudad delMa....................... .......... 64
HIDAL ........... PACULA ......... Pueblo de Jilipan ....................... 107 ...


Queda, pues, incuestionablemente demostrado que existi6 y existe una
lengua ilamada chichimeca, que es la misma lengua pame, no solamente
por un capricho de los enumeradores del censo de poblaci6n, generalmente
poco preparados en estas materials, sino como una realidad cuya causa ya
conocemos, pues el nombre de pames fue impuesto al grupo cazador por
los espaiioles, en la misma forma que el de chichimecas, que ellos adop-
taron y que les habia sido impuesto por los pueblos de lengua nihuatl. Gon-
zalo de las Casas, autor de la Noticia de los Chichimecas, que estuvo en
intimo contact con estas gentes, nos dice al respect lo siguiente: "la na-
cion destos chichimecas mas cerca a nosotros, digo a la ciudad de Mexico,
son los que llama (an) pamies y es vn buen pedago de tierra y gentle, estan
mezclados entire otomies y tarascos, los espaiioles les pusiero(n) este
no(m)bre Pami q(ue) en su lengua quiere dezir. no. porq(ue) esta negatiua






34 MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL

la usan". (Fuentes de la Historia Cultural de la America Precolombina,
publicados por H. Trimborn, Gonzalo de las Casas; Noticia de los Chi-
chimecas y Justicia de la Guerra que se les ha hecho por los Espaioles,
texto de El Escorial, p. 152.)
La identificaci6n de las hordas" chichimecas de Xolotl como pertene-
cientes al grupo cazador-recolector de la lengua chichimeca o pame se
impone sin necesidad de forzar ni los datos hist6ricos, ni el natural deter-
minismo geogrifico, ni los hechos filol6gicos. Este poderoso grupo human
que- por las condiciones de su vida estaba rudamente preparado para la
guerra, fue uno de los principles motors en el cercano Norte -en
la misma media que todos los grupos cazadores-recolectores lo fueron con
relaci6n a los pueblos agricultores vecinos de sus territories de recorrido-
de los grandes movimientos migratorios, elevando considerablemente la
demografia en el Valle de M6xico, e imponiendo la cohesion de los diver-
sos elements 6tnicos aportadores de sus peculiares recursos tecnol6gicos
y de sus concepciones misticas o 16gicas, que tuvieron como product las
dos altas cultures de la altiplanicie mexicana: la olmeca-tolteca y la nahua-
tlaca-tolteca.
La almiciga de la migraci6n chichimeca fue, principalmente, la region
de San Luis Potosi que lindaba con los huaxtecos y los nahoas de Meztitlin.
Cuando la resistencia de los grupos agricultores resultaba impossible y
determinaban abandonar su habitat, emprendiendo una de esas penosas
peregrinaciones de que estA lena la prehistoria de M6xico, las hordas se
lanzaban al territorio abandonado, ya fuera el de los olmecas de las rui-
nas de Tanquian, Tampacan y Tamazunchale, ya el de los teotihuacanos
exiliados.
Pero ese continue lanzamiento de hordas de ocupaci6n o de combat
debilit6, sin duda alguna, la densidad demografica del nicleo original,
permitiendo a las colonies nahoas avanzar entire los amedrentados huaxte-
cos y sus agresivos vecinos, como una verdadera cuiia que penetraba ain
en el moment en que la conquista detuvo los movimientos migratorios y
de colonizaci6n indigena.
Para.terminar con el studio de las rutas prehist6ricas que penetraron
al Valle de Mixico, por los cauces naturales del Estado de Hidalgo, nos
referimos a la migraci6n de los mexicanos, de acuerdo con los datos que
nos proporcionan sus principles fuentes hist6ricas: La Tira de la Peregri-
naci6n, el C6dice Ramirez y la Crdnica Mexicana, de don Fernando Alva-
rado Tezoz6moc.
Procedente de Teoculhuacan, hasta llegar a Tula, su itinerario marca
a Cuextecatlichacoyan y Couatlicamac, como lugares de estancia. Esta parte







EVOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


de la peregrinaci6n es indudablemente mitica, por realizarse en un terri-
torio alejado del marco geogrifico de los mexicanos hist6ricos. Couatlica-
mac. figure asociado con Huejutla, segfin se ha visto, en las rutas de los
nahoa-toltecas, primero y posteriormente a continuaci6n de Cuextecatli-
chacoyan en. la migraci6n de las hordas de Xolotl. En ambos casos se nota
una perfect 16gica desde el punto de vista hist6rico y geogrifico; pero en
el de los mexicanos se trata, a mi entender, de una confusion natural de
los pintores indigenas que no tenian posibilidad de ser precisos en sus
referencias geogrificas sino en aquellas zonas que correspondian a los
territories que lleg6 a controlar efectivamente su naci6n.
DespuBs de la Tula del Estado de Hidalgo, sobre la que ocupamos
al principio demasiado tiempo la atenci6n del lector, la ruta de los mexi-
canos es detallada y coherente: Atitalaquia, Tlamaco, Atotonilco, Apazco,
Tzompanco, Xaltocan, Acolhuacan, Etecatepec, Tialpetlac, Coatitlin, Huit-
zachtitldn, Tecpayocdn, Pantitldn, Amalinalcdn, Popotldn, Texcatitln,
Atlaquiahuaydn (Tacubaya) y finalmente Chapultepec. En la primer parte
de su itinerario los recuerdos son aleg6ricos; a partir de Tula, por el con-
trario, son perfectamente concretos, precisos y de caricter claramente
objetivo; en Tzompanco, ademis de consignar el establecimiento, por pri-
mera vez, del zompantli, es decir, el aparato de madera para sostener cri-
neos humans, costumbre comfin a los pueblos de filiaci6n nahoa, nos
refieren que el cacique del lugar hizo casar a su hijo con una mujer mexi-
cana, de cuya uni6n naci6 Huitzilihuitl, el primer senior de Tenochtitlin;
en Coatitlin se dedicaron a las siembra de los magueyes, teniendo que ir
a traer las plants hasta Chalco, donde el cultivo del maguey, por razqnes
que luego diremos, estaba muy desarrollado; por filtimo, en Tacuba ya
inventaron el atlati y la flecha que se utiliza en el lanzador, por lo cual le
dieron al sitio tal nombre.
Dicho itinerario coincide en la mayoria de los lugares con el consig-
nado por Tezoz6moc, el mis important de los cronistas mexicanos: Aztlin,
Teoculhuacin, Michoacin, Pitzcuaro, Tula, Atitalaquia, Tequizquiac, Aten-
go, Tzompango, Coachilco, Xaltocan, Eycoact, Ecatepec, Tulpetlac, Hui-
chictitli, Tecpayuca, Atepitlac, Tetepango, Acolnahuac, Popotlin y Cha-
pultepec. El C6dice Ramirez concuerda igualmente en la direcci6n general
y en los lugares del itinerario a que alude, que son los mis importantes:
"y assi salieron de aquellos terminos de Tula el afio de 1168. Vivieron
marchando hacia la gran laguna de Mexico con el mismo orden y estilo
que queda dicho, haciendo algunas pausas, sembrando y cogiendo si4 tener
encuentro de importancia con la gente de por alli, aunque siempre iban
con recelo y pertrechandose hasta llegar a un cerrillo llamado Chapultpec".






MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


Las principles fuentes de la tradici6n azteca estAn conformes, en conse-
cuencia, en la estancia de los mexicanos en la legendaria Tula del Estado
de Hidalgo.
ZCual pudo ser, antes de este famoso lugar, la verdadera ruta de los
mexicanos?
La relaci6n manuscrita que dej6 Don Francisco Pantecatl, hijo del
cacique Xonacatl, que gobernaba la provincia de Acaponeta a la llegada
de los espafioles, uno de los documents mis claros, bien coordinados y
16gicos que existen sobre las migraciones nahoas en el occidente y centro
de M6xico, asi como sobre sus numerosas e importantes colonizaciones en
Nayarit, Jalisco, Zacatecas y Michoacan, describe con toda minuciosidad
la ruta de los mexicanos hasta Chiapa de Mota, despu6s de haber dejado
un grupo de colonos en las mirgenes del lago de Pitzcuaro a quienes se
atribuye la fundaci6n de Huitzicilan, poblaci6n que despubs adopt el
nombre tarasco de Tzintzuntzan.
Las fuentes principles de la historic azteca coinciden con Pantecatl
en los principles lugares de la ruta: Aztlin, Teoculhuacan o Hueyculhua-
cAn, Michoacan y Patzcuaro. Pantecatl se refiere minuciosamente a la pri-
mera parte del itinerario, pues sus antepasados le transmitieron, en gene-
ral, todas las noticias que habian conservado sobre la historic de los grupos
nahoas,t a cuya filiaci6n pertenecian, pero con mayor precision y detalle
las de los acontecimientos que de una manera particular los habian afec-
tado o tenian relaci6n mis pr6xima con ellos. Por la misma raz6n las
pinturas y tradiciones aztecas se refieren particularmente a la llegada de
las tribus nahuatlacas al Valle de M6xico y de una manera muy especial
y minuciosa a las vicisitudes sufridas por la tribu mexicana hasta la funda-
ci6n de Tenochtitlin y a los extraordinarios events posteriores de la historic
del en6rgico grupo, que le permitieron constituir la potente nacionali-
dad que se enfrent6 a los conquistadores espaiioles. El hecho es absoluta-
mente 16gico. Es digna de llamar la atenci6n la circunstancia de que dos
fuentes hist6ricas tan distantes en el espacio, concuerden y se complementen
tan exactainente, lo cual es indice de veracidad que, por lo demis, esta
firmemente comprobada por la arqueologia, la etnografia y la lingiiistica.
De acuerdo con los datos transcritos, la migraci6n azteca lleg6 al rio,
llamado'desde entonces de Tula, por la cafiada de su afluente, el rio de
Jilotepec.
LA COLONIZACI6N PREHISPANICA DEL VALLE DEL MEZQUITAL
La region arida del Estado de Hidalgo, de la que forma parte el Valle
del Mezquital, geograficamente constituido por la cuenca del rio Tula,







EVOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


segin hemos dicho, tanto por su condici6n de cauce obligado para los mo-
vimientos de poblaci6n procedentes del norte y del noreste, que tuvieron
como objetivo el Valle de M6xico, como por sus condiciones desfavorables
para los cultivos agricolas de temporal, no fu6 territorio de colonizaci6n
de los pueblos agricultores, pero fueron, precisamente, sus caracteristicas
zoobotanicas determinadas por la escasez de lluvias; fueron, precisamente,
sus agaves, sus cacticeas, sus mezquites y sus yucas, asi como la nutrida
fauna de pelo y de pluma que frecuentaba sus chaparrales, lo que constituy6
su atractivo para una colonizaci6n de un caricter peculiarisimo, podriamos
decir inico: la colonizaci6n de los cazadores-recolectores otomies, que que-
rian librarse en sus desiertos brefiales de la vida agricola que pretendian
imponerles sus vecinos agricultores.
Las Relaciones Geogrdficas del Siglo XVI que a continuaci6n trans-
cribimos, nos dan una clara demostraci6n de este notable hecho etnogrifico.
La Relaci6n de Exocopan (Ajacuba) nos dice lo siguiente: "Llamavase en
tiempo que esta tierra estaua despoblada, en la lengua mexicana, Vitziqua-
hutlan, que en la castellana quiere dezir "monte de espinos", y-este nombre
le pusieron dos yndios chichimecas que vinyeron del pueblo de Tenayuca
que esta a dos leguas de la ciudad de Mexico: llamavase uno dellos en len-
gua mexicana Tzotlzocale que en la castellana quiere dezir "cataro", y
el otro Petlatzi, que en la lengua castellana quiere dezir "estera": estos dos
infyeles corrian toda esta tierra, nunca hizieron asiento en ella porque eran
salteadores, y de aqui salian a los caminos a saltear; hazian su abitacion
en este monte porque era muy espeso: despues vinyeron dos yndios infyeles
del pueblo de Chiapa y naturales del, los quales, aviendo corridor toda esta
tierra, hicieron asiento en esta montafia y fueron los primeros pobladores
que hizieron casas en este pueblo; truxeron consigo dos yndias que eran
sus mugeres: llamavase el vno en lengua mexicana Quahutevtli que en la
castellana quiere dezir "iguila principal", y el otro llamaban Coanantzi
que quiere dezir "madre de culebra"; estos dos ynfieles pusieron por nom-
bre a este pueblo en su lengua mexicana, Axocopan que quiere dezir "agua
agra": dizen le pusieron este nombre por ser el agua que en dicho pueblo
ay agria; Hlaman a esta provincia Teutlalpa que en la lengua castellana
quiere dezir "tierra de los dioses": thenya este nombre por ser tierra des-
poblada; no fueron enbiados por nadie, ellos por su propio motive la
fundaron".
La Descripci6n del Pueblo de Tezcatepec nos da los siguientea datos
sobre sus primeros pobladores: "El pueblo de Tezcatepec, lamase ansi en
lengua mexicana, y en la espafiola "cerro de espexo" porque la prknera
persona que lo pobl6 se llamava Tzescazi que en espaiiol dise "espeji" y






MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


era natural del pueblo de Chiapa, que es de donde proceden los de
Gueypuchdla: tiene dos sujetos que el vno se llama en lengua mexicana,
Tusantlalpa, que en castellana se llama "suelo de comadrejas": tiene este
nombre porque el dicho Tezcatzi tuvo un hermano que se lamava Tuzantzi,
que es el nombre de este animalejo arriba dicho, que fue el que fundo aqui
este sujeto: llaman el otro sujeto, en lengua mexicana Ticuahutla que quiere
dezir en la castellana "monte negro": tambien tiene este nombre porque
lo fundo otro hermano del dicho Tezcatzi: este dicho pueblo y sus sujetos
esta en la prouincia de la Teutlalpa que quiere dezir "tierra de los dioses":
fueron los fundadores estos tres hermanos y despues se poblo de gente ad-
venediza: reconocian a Moctezuma y a sus antesesores por senior; davanle
de tribute venados, conejos, liebres, culebras, arcos, flechas, pellejos de
venados; nunca tuvieron guerras: vinyeron a poblar de su voluntad: des-
cubriose y poblose este pueblo de trezientos afios a esta parte (1279) poco
mis o menos porque hasta entonces estava dedicada esta tierra y provincia
a sus dioses, y ansi no la abitauan" (P. N. E. G. y E., T. VI, pp. 31-32).
En la Relaci6n de Atitalaquia y su partido, encontramos el siguiente
pirrafo sobre colonizaci6n: "La noticia que se tiene de los fundadores deste
pueblo es avn para los naturales inmemorial: todos concluyen en que son
chichimecas venidos de fuera parte a poblar aqui: son los chichimecas
yndios medio salvajes, que cassi paresen ser alarabes, porque estos no siem-
bran ni tienen poblado: biben por quadrillas y andan con el tiempo y la
casa de vn cauo a otro bagando: generalmente se pregian los yndios desta
juridicion benir destos chichimecas". (P. N. E. G. y E., T. VI, pp. 199-200).
De la fundaci6n de Tornacustla tenemos la siguiente noticia: El primer
poblador yndio ynfiel que poblo este dicho pueblo era chichimeco de su
nation; salio del pueblo de Escapuqalco, que es en la comarca de Mexico;
vino a poblar esta tierra por tener grandes montes y much caza en.ellos,
truxo consigo quatro hermanos, y hecho su asiento fueron a Mexico a suje-
tarse al senior del que se lamava Izcoatl: llevaronle de present muchas
aguilas rreales, venados, liebres, conejos y codornyces, y en pago de este
rreconocimyento dio el dicho Izcoatl vna hija suya por mujer a este ynfiel,
y de alli adelante, con la jente que Ilevo y otra advenediza, se fue poblando
este pueblo: tuvo sinco hijos en ella, y a ciento y sesenta afios que se poblo;
no le enbio nynguna persona sino el de su motive". (P. N. E. G. y E., T.
VI, pp.23-24). En la de Yatecomac (Tecomatlan) "afirman los naturales
que el primer poblador yndio ynfiel que poblo este pueblo, se l1amo en la
lengua mexicana Uyzitl, que en castellana quiere dezir "silguero", que es
un paxaro pequefio, de la pluma de los quales se hazen las ymagenes que
desta'tierra lleuan a Espafia, y era natural de vn pueblo que en lengua me-







EVOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


xicana laman Chiapa, y en castellana quiere dezir "mancha de agua": este
ynfiel vino poblando otros pueblos antes de Ilegar a este, en el qual murio,
e traya consigo su mujer y dos hermanos: tuvo despues muchos hijos de
los quales y de otras jentes advenedizas se fue poblando, y venyan al Ila-
mado de este poblador: vinose el mysmo sin ser enbiado por nynguna otra
persona: dista deste dicho pueblo el de Chiapa diez leguas hazia la parte
del ponyente: tiene esta cabesera al present duzientos vezinos tributaries
enteros no tiene nyngun sujeto" (P. N. E. G. y E., T. VI, p. 20).
La Descripci6n de Tecpatepec asienta que: "...el primero yndio ynfiel
que descubrio y poblo este pueblo era de nation chichimeco, Ilamavase
Tlalnenenqui que en la castellana quiere dezir "descubridor de tierra", salio
del pueblo de Escapugalco el afio de trezientos y setenta y vino a este pue-
blo solo sin mujer ny otra persona, y auiendo llegado a esta tierra, que
hasta entonges estaua despoblada, y buscando lugar comodo para poblar,
encontro vna yndia natural del pueblo de Tuspa que andaua a buscar que
comer, con la qual caso y la lleuo a donde al present esta poblado el pue-
blo de Tecpatepec, y auiendo poblado dio notigia a algunas personas, sus
conozidos, y estos fueron poblando: vvo este poblador en la dichk su mujer
dos hijos: no fue enviado por nadie sino que de su motive vino y poblo".
(P. N. E. G. y E., T. VI, pp. 34-35).
Por ihltimo, en la Descripci6n del pueblo de Gueypuchtla, leemos:
"...el primer poblador ynfiel que poblo este pueblo se l1amo, en lengua
mexicana Huytzitl, que en castellano quiere dezir "silguero", ques vn pa-
xaro pequefio de la pluma de los quales se hazen las ymajenes que desta
tierra lleuan a Espafia y que era natural de vn pueblo que 1laman Chiapa,
que en lengua castellana y en mexicana "mancha de agua", esta deste pue-
blo nueve leguas, cay hazia el ponyente y poblose con solo este poblador y
su muger y vn hijo, y despues se fue poblando de otra jente advenediza que
venyan al llamado des poblador; y vynose al mysmo a esta tierra sin ser
enbiada per nynguna otra persona..." (P. N. E. G. y E., T. VI, pp. 26-27).
Segdn Relaci6n de Queretaro del Alcalde Mayor Hernando de Vargas
(1582) los otomies creian que todos los hombres descendian "de el Viejo
Padre y de la Vieja Madre y que estos habian procedido de unas' cuevas
que estan en un pueblo que se dize Chiapa que agora tiene een nco iienda
Antonio de Mata hijo de conquistador, quest dos leguas del de Xiotepec,
hacia el medio dia" (en la actualidad Chiapa de Mota). (En Historia de
Queritaro, por Valentin Frias.) Esta tradici6n express un hecho real ndis-
cutible: la enorme irradiaci6n colonizadora otomi que tuvo como almaciga
inagotable esa region del actual Estado de Mexico. No son solamente'los
otomies prehispanicos los que deben reconocer esta procedencia, smo







MIGUEL OTH6N DE MENDIZiBAL


los otomies de Quer6taro, Guanajuato, San Luis Potosi y del norte del Es-
tado de Hidalgo, que fundaron las primeras poblaciones agricolas en esas
regions, segfin veremos en su oportunidad.
Es seguro que la colonizaci6n otomi y chichimeca del Estado de Hi-
dalgo se debi6 al deseo de numerosos individuos de :estos grupos de librarse
de las f6rreas disciplines de caracter religioso y moral, asi como de las
prestaciones y de los tributes que pesaban sobre los vasallos de los grandes
sefiorios del Valle de M6xico, y aun de los pequefios estados que, como
Jilotepec, se habian formado conforme a sus normas. No seria absurdo su-
poner que la existencia de magueyes silvestres en abundancia y la facilidad
de eludir las several sanciones que se aplicaban a los bebedores de pulque,
en los lugares mal controlados aim por aquellos estados, contribuyeron
poderosamente a la poblaci6n de las regions Aridas del Valle del Mezqui-
tal. No les dur6 much tiempo, sin embargo, esta libertad de acci6n, pues
bien pronto fueron alcanzados por los implacables conquistadores de la
6poca: los aztecas, los acolhuas y los tecpanecas, que se repartieron su te-
rritorio y les impusieron los tributes acostumbrados.
"Tulancingo, Zempoala, Tepeapulco y Tula (Teotihuacin), habian
quedado, desde la fundaci6n del imperio chichimeca, dependiendo de
Acolhuacan, en calidad de meras provincias, bajo el control de caciques
particulares (Alva Ixtlilx6chitl, T. I, p. 96.) A Chiconcuauh, uno de los
tres sefiores Ilamados aculhuas, que aportaron posteriormente a la llegada
de Xolotl "con much cantidad de vasallos, entire los cuales trajeron tam-
bien consigo la nacion de otomites... le dio su hija menor llamada
Cihuaexochi y la ciudad que era de Xaltocan por cabesera de su sefiorio,
con otras muchas tierras para que poblasen sus vasallos". (Alva Ixtlilx6-
chitl, T. I, p. 94.)
El Valle del Mezquital, objeto de nuestro studio, correspondia en parte
a los sefiorios de Jilotepec y Tula, que aun despubs de su conquista conser-
varon cierta independence, y en parte a una provincia que llev6, de una
manera particular, el nombre de Teotlalpan o del Norte que estaba subor-
dinada a un funcionario administrative o calpixqui que residia en Apazco.
Los diversos pueblos de la Teotlalpan, seguin sus propias declaraciones, se
habian ido sometiendo al poder de los aztecas, que no estaban en condicio-
nes de contrarrestar.
En el folio ocho del C6dice Mendocino, entire las conquistas de Huehue-
Moctezuma encontramos las de Hueypuchtla, Atotonlco (Atotonilco-Tula),
Axoaoopan, (Ajacuba), Tulan (Tula de Allende), Xilotepec, Izcuincuitlapil-
co, Atotonilco (Atotonilco el Grande), que abarca toda la region del Valle
deVMezquital y aun la rebasan en el iltimo de los lugares citados. Entre







EVOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


las campafias de Moctezuma Xocoyotzin figuran, en conexi6n con la de la
region de Molango, las conquistas de Tecozautla y Teochapan (Hueychapan,
la actual Huichapan). Como estos dos iiltimos lugares pertenecian al sefio-
rio de Xilotepec, sojuzgado ya, probablemente se trata de una simple
rebeldia que fue necesario aplacar. Estas rebeldias no fueron raras, cierta-
mente, pues como campafia para la coronaci6n de Ahuizotl, que por costum-
bre tenia que ser precedida de una guerra en la que se capturasen los pri-
sioneros necesarios para el sacrificio, se design a los "rebeldes que no
quieren dar de su tribute que son los chichimecas, xiquipilcas, xilotepecas,
otomies y mazahuaques, Xocotitlan y Cuahuacan". (Ob. cit., p. 461.) Por
esta campafia victoriosa, los otomies de Chiapa y Xilotepec se comprometie-
ron a pagar y proporcionar las prestaciones siguientes: vigass grandes, mo-
rillos y todo genero de casas de las que hay en todos estos montes, pellejos
de animals, tigres cuarteados vivos, leones poderosos, onzas, ocotochtli,
cueros de lobos cuetlach-coyolcuatl, gallos, gallinas monteses, conejos, lie-
bres y venados, y sobre todo, maiz, frijol y michihuauhtli, todo esto diremos
sin exceder un punto. Dijeron los mexicanos: sea norabuena, somos conten-
tos con este tribute, y con que nos habeis de labrar casas a nos los princi-
pales, y el servicio que a nos fuese possible: y para que comamos cuando
fueremos en guerras, llevareis nuestras armas, fardage y matalotaje car-
gado; y mas proponemos: que los mexicanos que fueren en la guerra las-
timados, o tirados con arcos, o heridos, los llevareis cargados a Mexico".
(Tezoz6moc, Ob. cit., pp. 467-468.)
En la 6poca de la conquista las diversas jurisdicciones del Valle del
Mezquital tributaban anualmente los siguientes products de la agriculture
y de la industrial regionales:

Jurisdicci6n de Xilotepec, constituida por los siguientes pueblos cabe-
ceras: Xilotepec, Tlaxco, Tzayanalquilpa, Michimaloyan, Tepetitlin, Aca-
xochitlin y Tecocauhtla, tributaban anualmente:
Enaguas muy finas ................. .................. 8000
Huipillis muy finos .................................. 8000
Mantas ricas de ocho lienzos, para sefioras................ 16 000
Enaguas labradas. .................................... 16 000
Mantas ricas de labor................................. 32 000
Mantillas ricas de ocho lienzos ........................... 16 000
Mantas "veteadas" por medio de colorado................. 16 000
Aguilas vivas (las que pudieran encontrar) ................
Piezas de armas con plumas ricas ........................ 2
Rodelas con divisa..................................... 2
1 troje de maiz con capacidad de ..................... 5 000 fanegas.







MIGUEL OTH 6N DE MENDIZ.BAL

1 troje de frijol con capacidad de. ....................
1 troje de chian con capacidad de. ....................
1 troje de huauhtli con capacidad de. .................


5000 fanegas.
5000 fanegas.
5000 fanegas.


Jurisdicci6n de Hueypuchtla con los siguientes pueblos cabeceras tri-
butarios: Hueypuchtla, Xalax, Tequixquiac, Tetlapanaloya, Xomeyocan,
Acayocan, Tezcatepetonco y Actopan:


Mantillas de labores ricas de ocho lienzos ..................
Mantillas blancas con cenefa negra y blanca ...............
Mantillas de ixtle....................................
Cantaros grades de miel espesa de maguey ................
Piezas de armas de plumas ricas.........................
Rodelas con divisa ....................................
Piezas de armas con "plumas valadies" ..................
Rodelas con divisa.................. .... ............ .
1 troje de maiz con capacidad de. .....................
1 troje de frijol con capacidad de .....................
1 troje de chian con capacidad de. ....................
1 troje de huauhtli con capacidad de. ..................


8000
16000
32000
800
2
2
60
60
5000 fanegas.
5000 fanegas.
5000 fanegas.
5000 fanegas.


Jurisdicci6n de Atotonilco con los siguientes pueblos cabeceras tribu-
tarios: Atotonilco, Huapacalco, Quezalma, Acocolco, Tehuehuec, Otlazpa y
Xalox:


Mantas de labores ricas ................................
Mantas con cenefa blanco y negro........................
Mantas grandes de tela torcida ..........................
Cargas de cal .....................................
Piezas de armas de plumas ricas........................
Rodelas con divisa......................................
Piezas de armas con "plumas valadies". ..................
Rodelas con divisa ............. ...... ..... ..........
1 troje grande de maiz con capacidad de. ................
1 troje grande de frijol con capacidad de...............
1 troje grande de chian con capacidad de...............
1 troje grande de huauhtli con capacidad de .............


16000
16000
32 000
800
2
2
60
60
5000
5000
5000
5000


fanegas.
fanegas.
fanegas.
fanegas.


Jurisdicci6n de Axocopan con los siguientes pueblos cabeceras tributa-
rios: Axocopan, Atenco, Tetepanco Xochichiuca, Temoaya, Tezcatepec, Miz-
quiahuala, Izniquilpan, Tlahuaililpa y Tecpatepec:
Mantas de labores ricas............................... 32 000
Mantas con cenefa blanco y negro....................... 16 000
Mantas blancas...................................... 32 000
Enaguas. .......................... .. ................ 8000
Huipillis.............................................. 8000
Cintaros grandes de miel espesa de maguey................. 800







EVO.LUCION DEL VALLE DEL MEZQUITAL


Piezas de armas de plumas ricas.......................... 2
Rodelas con divisa .................................... 2
Piezas de armas con plumas "valadies". ................. 40
Rodelas con divisa..................................... 40
1 troje grande de maiz con capacidad de............... 5 000 fanegas.
1 troje grande de frijol con capacidad de............... 5000 fanegas.
1 troje grande de chian con capacidad de. .............. 5000 fanegas.
1 troje grande de huautli de capacidad de.............. 5 000 fanegas.

Debemos hacer la advertencia que el llamado C6dice Mendocino, he-
cho exprofeso durante el gobierno de don Antonio de Mendoza, primer
virrey de la Nueva Espafia, para ser remitido a la Metr6poli, tiene anota-
ciones en letra latina, en nihuatl para los nombres propios y en espaiiol
para los articulos tributados, que aclaran el sentido de los ideogramas.
Tiene ademis, en el folio anterior al de cada pintura, una interpretaci6n
complete en espafiol. Como el objeto de este document era darle al rey
de Espaiia y a su Consejo de Indias un concept sobre la tributaci6n pre-
hispinica que sirviera de base para las nuevas tasaciones de tributes, es
possible que haya habido una alteraci6n tendenciosa en la verdad.
Independientemente de la cantidad, que s6lo tuvo como limited la ca-
pacidad de los pueblos sometidos, de acuerdo con su densidad demogrd-
fica, por lo que hace a la calidad, los tributes siempre se ajustaron estric-
tamente a las posibilidades geogrdficas regionales, como lo hicieron despues
los espafioles, "para que -no tuvieran que buscarlo fuera de su natural", se-
gun ordenaban las reales c&dulas. La region del Mezquital nunca fue pro-
ductora de algod6n, como lo demuestra claramente la siguiente referencia
de Tezcatepec: "no tiene algod6n; en los mercados que en este pueblo y su
comarca se hazen, se provehen de ello de la jente que viene a ellos de la
sierra de Meztitlan y de otras parties (Relaci6n de Texcatepec. P. N. E. G.
y E., T. I, p. 31, pregunta 30).'
Es dificil aceptar, en consecuencia, que los pueblos mencionados fue-
ran obligados a adquirir, por su cuenta, la material prima para las mantas,
los meztlatl, los huipillis y los ichcahuipillis, pues la n(ica region algodo-
nera por esos rumbos era Meztitln, con quien estaban en guerra perma-
nente como sibditos mexicanos. Las industries dom6sticas textiles de la
poblaci6n del Valle del Mezquital ban tenido siempre como principal ma-
teria la fibra de maguey, de lechuguilla, de estoquillo y de yuca, es posi-
ble, sin embargo, que los calpixquis, por cuenta de los sefiores de M6xico,
proporcionaran la material prima de las 4,000 cargas de algod6n en grefia
que recibian como tribute de los paises calidos, en cuyo caso los tributaries
otomies s6lo debieron haber puesto la mano de obra.







MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


Respecto a los tributes en grano, que, segin el C6dice Mendocino, eran
entregados en trojes de madera con capacidad de cuatro a cinco mil fanegas,
estimaci6n de capacidad que no descansa sino en el dicho del int6rprete,
pues no hay mis indicaci6n jeroglifica que la troje de madera cuauhquezco-
matl, sin ninguna expresi6n de su capacidad, de estar consignados con
veracidad resultan en extreme gravosos, pues si en la region se cosecha
efectivamente maiz, frijol, chian y huauhtli, la escasez e irregularidad de
las lluvias hacia su producci6n precaria y eventual. Al estudiar las condi-
ciones de la producci6n agricola, en capitulos subsecuentes, trataremos de
nueva cuenta esta interesante cuesti6n.
Ademis de los tributes referidos, los conquistadores mexicanos impu-
sieron a los otomies de Jilotepec y de la Teotlalpan diversas prestaciones
entire las cuales la mis dura fue la de la contribuci6n de guerra, que se
traducia tanto en tributes especiales de implementos guerreros, como en la
obligaci6n de cargar la impedimenta de los combatientes y aun de hacer
servicios de ambulancia, que entonces tenia un caricter verdaderamente
humillante, segiin se desprende de estas palabras de Tezoz6moc: "Dijeron
los mexicanos: sea norabuena, somos contents con este tribute (el que
habian ofrecido los otomies vencidos para hacer cesar las hostilidades en
su contra) y con que nos habeis de labrar casas a nos los principles, y el
servicio que a nos fuese possible: y para que comamos cuando fueremos en
guerras, Ilevareis nuestras armas, fardage y matalotaje cargado; y mas pro-
ponemos, que los mexicanos que fueren en la guerra lastimados, o tirados
con arcos o heridos, los llevareis cargados a Mexico (Tezoz6moc, ob. cit.,
p. 468).
Ademis de estos servicios denigrantes para el concept indigena, los
mexicanos y sus aliados aprovechaban tambi6n a los otomies como solda-
dos, en cuya funci6n fueron siempre muy distinguidos, como los otomies
de la jurisdicci6n de Tlaxcala, que constituyeron, puede decirse, el mis
fuerte baluarte de ese pequefio y valiente Estado. Cuando el tecutli o senior
de Mexico, Izc6atl, emprendi6 la conquista de Meztitlan, correspondi6 pre-
cisamente a los otomies y chichimecas-pames colindantes de los metzcas
iniciar el ataque: "A otro dia llego el campo a los terminos de la gente
enemiga en Atotonilco, y habiendo hecho muchas preguntas a los de alli,
de la manera de calidad y cantidad de gentes que eran los vecinos suyos de
Meztitlan, y concluido las enemistades de ellos con los de Meztitlan, les
propuso el rey Tizoczic que luego se aprestasen para la guerra, de que fue-
ron contents ellos y los otomies de Izmiquilpa, y los de Atucpa otomies
valientes; y cada uno por su orden quisieron ellos tomar de su voluntad la
delantera hasta los limits y terminos de Meztitlan y se escogieron de entire







EVOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


todos ellos los mas valerosos y esforzados, y estaban en atalaya todos los
indios enemigos de Meztitlan; luego comenzaron a alzar una grita tan atro-
pellada, que venian como unos lobos hambrientos al ganado ovejuno, pero
se detuvieron por la obscurana noche en sus estancias. A otro dia antes
del alba, como dos horas antes fueron los otomies de Izmiquilpa, Atucpa
y Atotonilco, y dieron tan reciamente sobre ellos, que como valerosos pe-
ieaban: y los enemigos no hacian sino venir de refresco, porque estaban
ya cansados que no se podian tener." (Tezoz6moc, ob. cit., p. 441.)
Los esfuerzos de los otomies, secundados despubs por los de Matlat-
cinco, los otomies serranos de Xocotitlan, los acolhuas, texcocanos, chinam-
panecas, xochimilcas, ixtapalapanecas, chalcas y per los propios mexica-
nos, se estrellaron ante la energica resistencia de los guerreros de Mez-
titlin y sus aliados los huaxtecos; pero el campo qued6, sin embargo, por
los agresores, segin las palabras de Tlacatecatl: "Sefiores y hermanos ca-
pitanes, ya es cumplido el mando; ya cada uno de vosotros, segun su poder,
ha hecho lo que ha podido, aunque Ilevamos muy pocos cautivos para se-
fiorio y servicio del Tetzahuitl Huitzilopochtli para que se celebre su prin-
cipado de senior y rey el mancebo Tizoczic Chalchiuhtona, y es tan a costa
nuestra, que hemos dejado en estos campos muchos hermanos, padres, tios,
sobrinos, deudos nuestros, pero el consuelo y alegria es haber hecho esto
en campo de tanto valor que es campo florido, y aunque han muerto algu-
nos, pero seguimos la victoria". (Tezoz6moc, obra cit., p. 443.)
Antes de la preponderancia de los mexicanos, tanto los pueblos del
sefiorio de Jilotepec y Tula, como los de la Teotlalpan, se habian some-
tido y tributaban, ya a Acolhuacin, ya a Azcapotzalco, Tlaltelolco o Ta-
cuba, segin puede verse en las declaraciones que hacen al respect los
indigenas de cada comarca en las Relaciones Geogrdficas del Siglo XVI,
sin embargo, cuando los mexicqnos alcanzaron el maximo poderio, a pesar
de las declaraciones de Ixtlilx6chitl en contrario, imponian su autoridad
sobre dichas regions, con perjuicio de los acolhuas incluso. Puede verse
claramente en la Relaci6n de Zempoallan de Luis Obreg6n (1580), quien
nos dice que en dicha jurisdicci6n, integrada por cuatro cabeceras: Zem-
poala, Tlaquilpa, Tzacuala, Tecpilpa y quince poblados sujetos, "obede-
cieron a los reyes de Texcoco hasta el tiempo de Izc6atl, que Zempoallan,
Tlaquilpan y Tecpilpa pasaron a ser del imperio de Mexico, acudiindole
con navajas para las macanas, y en serial de tribute con una canoa que
llevaban cada afio a la capital: Ahuizotl les impuso la carga de tributar
mantas, gallinas y todo genero de volateria" (Orozco y Berra, Geografia de
las Lenguas, p. 145). Lo propio ocurri6 con Epazoyuca y sus ocho estan-
cias "que pertenecieron tambi6n a Texcoco en el reinado de Izcoatl queda-






MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


ron con mitad para M6xico y para Tetzcoco, a fin de que de alli sacaran los
imperiales navajas para sus macanas, que estos en sus terrenos no tenian:
fue una concesi6n graciosa de los texcocanos, de que abus6 Ahuitzotl para
imponerles el tribute" (Orozco y Berra, Geografia de las Lenguas, p. 246).

CARACTERISTICAS ETNICAS DE LA POBLACI6N
DEL VALLE DEL MEZQUITAL

En la 6poca de la conquista, el actual territorio del Estado de Hidalgo
estaba dividido en las siguientes jurisdicciones political: la region cono-
cida con el nombre de La Sierra estaba ocupada en su casi totalidad por
el pequefio, pero extraordinariamente valeroso, estado nahoa de Meztitlin,
que comprendia los actuales municipios de Meztitldn, Mezquititlin, Zacoal-
tipin, Tianguistengo, Xochicoatldn, Molango, Juirez, Hidalgo, Tlahuiltepa,
Tepehuacin de Guerrero, Lolotla, Tlanchinol, Calnali, Huazalingo, Xochia-
tipin, asi como el de Ilamatlin del Estado de Veracruz. "Esta provincia
de Meztitlin como todas las demas que estaban debaxo de su dominio,
traian guerra con los de Atotonilco por la banda del Sur, y con los de
Izmiquilpa y Atopa (Actopan) por la banda del Poniente, y con los de Cha-
pulhuacan (Chapulhuacin) por la banda del Norte, y con los de Guaya-
cocotla y Tzicoal por la banda del Oriente... y siempre fueron reyno
por si, nunca sujeto a Montezuma ni a otro senior, hasta que llegaron los
espafioles". Para contener a los chichimecas-pames tenian "el pueblo de
Xilitla (municipio de Tepehuacin) que esta situado en lo ultimo desta
provincia; confina con gente barbara de chichimecas". Para defense con-
tra los huaxtecos tenian sus fortificaciones en Yahualica "que antiguamente
fue fortaleza donde los de Meztitlan tenian gente de guarnicion contra los
guaxtecos, de que este pueblo era frontera" (Relacion de la Provincia de
Meztitlan, de Gabriel Chivez, Col. Doc. Inid. T. VI, pp. 533, 535 y 543.)
Estas fortificaciones, en realidad, no servian para defender a los metzcas
de los huaxtecos, que siempre habian sido sus aliados en las guerras contra
los mexicanos, sino del pequefio sefiorio de Huejutla que comprendia el
territorio de los actuales municipios de Chapulhuacin, Orizatlin, Huejutla
y Huautla (Relaci6n de Huejutla, P. N. E. G. y E., T. VI, p. 183. Relaci6n
de los Obispados de Tlaxcala, Michoacin, etc. Edici6n Garcia. Mexico,
1904, pp. 32 a 36). Este sefiorio fue product de una importantisima colo-
nizaci6n nahoa, muy poco estudiada por cierto, que introdujo verdaderas
culias demogrificas entire los chichimecas-pames y los huaxtecas, y entire
6stos y los metzcas y que separando igualmente a huaxtecos y totonacas lleg6
hasta el mar, en Tuxpan.






EVOLUTION DEL VALLEY DEL MEZQUITAL


La region sureste del Estado, correspondiente a los municipios de
Apan, Almoloya, Tepeapulco, Tlanalapan, Zempoala, Epazoyucan, Sin-
guilucan, Tulancingo, Coautepec, Acatlin, Atotonilco El Grande, Comitldn,
Huasca, Metepec, Agua Blanca, Iturbide, Tenango de Doria, San Bartolo
Tutepec y Huehuetla, pertenecian al reyno de Acolhuacdn, aun cuando en
6pocas inmediatamente anteriores a la conquista comenzaban a ser inva-
didos por los mexicanos, segin hemos dicho ya. Esta region sirvi6 siempre
de cauce, tanto para las aportaciones culturales como para el comercio y
la guerra, entire las altas cultures del centro de M6xico, la Huaxteca y la
zona norte de la Totonacapan.
La region suroeste pertenecia al sefiorio de Jilotepec, tributario de
Tenochtitlin, al que correspondian los municipios de Nopala, Chapantongo,
Huichapan, Tecozautla, Tasquillo y la parte meridional de Zimapin. La
mitad norte de Zimapan, Pacula, Xacala, La Misi6n y Pisa Flores forma-
ban parte del territorio de recorrido de los chichimecas-pames, que abar-
caba todo Quer6taro, parte de Guanajuato y de San Luis Potosi. Al sefiorio
de Tula, tributario tambi6n de los mexicanos, correspondian los munici-
pios de Tepeji del Rio, Tula, Tepetitlin, Tezontepec de Aldama y parte de
Mixquiahuala.
Al oriented de estas uiltimas jurisdicciones comenzaba la Teotlalpan,
a la que correspondian en el territorio del Estado de Hidalgo los munici-
pios de Atotonilco, Tula, Atitalaquia, Tlaxcoapan, Tetepango, Axacuba,
San Agustin Tlaxiaca, Tizayuca, Tezontepec, Toltayuca, Zapotlin de Jui-
rez, Pachuca, Mineral de La Reforma, Mineral de El Chico, El Arenal,
Actopan, San Salvador, Francisco I. Madero (Tecpatepec), norte de Mix-
quiahuala, Chilcuautla, Santiago Anaya, Ixmiquilpan, Cardonal y Santa
Maria Tepeji. Lindaba, en consecuencia, por el oriented, con provincias
pertenecientes a Texcoco; por el oriented y norte, con Meztitlin; por el po-
niente con Jilotepec y Tula, y por el sur con los territories de Tenochtitlin,
Acolhuacin y Tacuba. Santa Maria Tepeji era no solamente frontera con
los chichimecas-pames, sino lugar de asiento de numerosas families de
esta filiaci6n, como veremos adelante.
La Teotlalpan, que quiere decir "tierra de los dioses" traducida lite-
ralmente, en realidad queria decir "provincia del Norte", pues "traslaticia-
mente se aplicaba ese nombre al Septentri6n, que los indios Ilamaban tam-
bi6n Mictlampa o "lugar de los muertos"; y es que Teutalpa tenia la misma
significaci6n en sentido figurado, dado que para los naturales, teud no
s61o queria decir "dios" o "numen", sino en ciertos casos tambi6n "di-
funto" (P.N.E.G. y E., T. VI, Nota de Francisco del Paso y Troncoso






MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


en la p. 14). La Teotlalpan abarcaba en tal concept toda la region del
Valle de M6xico que se extiende al norte de Tenochtitlin.
En la Descripci6n de las Provincias del Arzobispado de Mexico que
caen a la parte Norte, Provincia de la Teotlalpan. Geografia y Descrip-
ci6n Universal de las Indias. Don Juan L6pez de Velasco, desde los afios de
1571 al de 1574, pp. 194 a 196) encontramos que dicha provincia, en con-
firmaci6n de lo anteriormente dicho, "comienza tres leguas de M6xico" y
comprendia, ademis de las jurisdicciones del Estado de Hidalgo que he-
mos consignado, las de Ecatepec, Cuauhtitlin, Otumba, Zumpango Tequis-
quiac, Hueypochtla, Huehuetoca y Tepotzotlin.
Como al estudiar los fen6menos demogrificos no seria possible, en
ocasiones, ajustarnos estrictamente a la region delimitada para nuestra
investigaci6n en el Estado de Hidalgo, nos hemos visto obligados a tomar
en cuenta las zonas vecinas, a reserve de irla enfocando, con mis preci-
si6n, on el desarrollo de nuestro studio.
Salvo en el sefiorio de Meztitlin y en el de Huejutla, en donde la len-
gua preponderante era "la mexicana aunque muy avillanada y muy tosca"
(Relaci6n de la Provincia de Meztitldn, de Gabriel Chivez, p. 535), en el
rest del Estado la preponderancia del otomi era y es notoria. Como com-
probaci6n de lo anteriormente dicho, transcribiremos algunas referencias
completes de las Relaciones Geogrdficas del Siglo XVI. Refiri6ndose a la
provincia de la Teotlalpan, nos dicen: "hablan lengua otomi en general y
algunos la mexicana"; declaraci6n que se ve confirmada por las Relacio-
nes Particulares de Tetecomac (Tecomatlin, Tetepango): "hablan la len-
gua otomi ques la general entire ellos, y algunos hablan la mexicana"; de
Gueypuchtla: "otomy y mexicano, y la mis general es la otomy"; de Tec-
patepec: "hablan generalmente la lengua otomy y algunos la mexicana"
(P.N.E.G. y E. T. VI, Passin). En 6poca anterior a la conquista, el nAhuatl
comenzaba a hablarse en toda la comarca, sin duda por influencia de los
agents administrativos y politicos de los mexicanos y particularmente
por la de sus comerciantes, que habian ido extendiendo su acci6n, intense
y perseverante, desde Hueypochtla (mercado viejo), el primer centro mer-
cantil de la region, modelo sin duda de los tianguis o "mercados" que se
celebraban despu6s en todos los pueblos cabeceras y que se siguen cele-
brando semanariamente. Confirma nuestro aserto la declaraci6n de Atita-
laquia respect a la difusi6n del nihuatl: "hablan en los pueblos desta
jurisdiction vna lengua que aca se dice otomi, ques barbara a rrespeto de
la mexicana, hablase tambien la mexicana la cual se yntroduxo entire estos
otomies desde que los sefiores de Mexico conquistaron estos pueblos" (P.
N. E. G. y E., T. VI, pp. 202-203.)







EvoLUCI6N DEL VALLE DEL MEQU-ITAL


Los oTomiES

Este grupo indigena, importantisimo desde el punto de vista demogri-
fico, tanto en la 6poca prehispAnica como en la colonial, por su formidable
impulse colonizador, es en la actualidad uno de los grupos indigenas mis
numerosos (218,811 individuos, segin censo de 1930). Los otomies han
sido un verdadero problema para la arqueologia y la etnografia, ya por
lo que se refiere a la epoca de su arribo al centro de Mexico, ya por lo que
concierne a su posici6n cultural, pues mientras algunos investigadores los
identifican con los arcaicos, es decir, los reputan como los primeros culti-
vadores del maiz y los primeros alfareros de la America, otros consideran
que su arribo fue posterior a la llegada de las primeras migraciones nahoas
y que su ingreso en la vida agricola fue un hecho que corresponde plena-
mente a la 6poca hist6rica de los pueblos indigenas del Valle de M6xico.*
El estadio cultural en que los nahuatlacas encontraron a los otomies
a su Ilegada al Valle esti vivamente expresado en el pirrafo inicial del
C6dice Ramirez: "Los indios desta Nueva Espafia segun la comun relacion
de las histories dellos proceden de dos naciones diferentes: la una dellas
llaman nahuatlaca, que quiere decir gente que se explica y habla claro
a diferencia de la segunda nacion porque entonces era muy salvaje y
barbara, solo se ocupaban en andar a caza, los nahuatlacales les pusieron
por nombre chichimeca, que significa cazadora, y que vive de aquel oficio
agreste y campesino y por otro nombre les Haman otomies, el nombre pri-
mero les impusieron porque todos ellos habitaban en los riscos y mas asperos
lugares de las montafias, donde vivian bestialmente, sin ninguna policia,
desnudos en cueros. Toda la vida se les iba en cazar venados, liebres, cone-
jos, comadrejas, topos, gatos monteses, pajaros, culebras, lagartijas, rato-
nes, langostas, gusanos, con lo equal y con yerbas y raises se sustentaban. En
la caza estaban diestros y cobdixiosos della que a trueque de matar una
culebra o cualquiera otra sabandija se estaban todo el dia en cuclillas
hechos un ovillo tras una mata acechandola sin cuidado de coger, ni sem-
brar, ni cultivar. Dormian por los montes en las cuevas, y entire las matas
y las mujeres iban con sus maridos a los mismos ejercicios de caza dejando
a los hijuelos colgados de la rama de un arbol metidos en una cestilla de
juncos bien hartos de leche, hasta que volvian con la caza. Eran muy pocos
y tan apartados que no tenian entire si ninguna conversaci6n ni trato, ni
conoscian ni tenian superior, ni adoraban dioses algunos ni tenian ritos

Sobre el particular vase: Miguel Oth6n de MendizAbal, Los otemies no faern
lee prineros pobladores del Vale de Mexico. T. II de las Obras completes del antor.






MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


de ningun genero, solamente se andaban cazando sin otra consideration
alguna viviendo cada qual por si como queda referido. Estos chichimecas
son los naturales desta tierra que por ser pocos y vivir en las cumbres de
los montes estaban todos los llanos y mejores sitios desocupados los quales
hallaron los nahuatlaca viniendo de otra tierra hacia el Norte, donde agora
se ha descubierto un reino que laman el Nuevo Mexico." (Relaci6n del
origen de los indios que habitan esta Nueva Espaila segin sus histories,
pigina 17.)
La veracidad de esta descripci6n del estadio cultural de los otomies,
en la 6poca de su primer contact con los nahuatlacas, esta confirmada por
todas las fuentes aut6nticas de la historic antigua de Mexico; eran tipica-
mente cazadores-recolectores, dispersos en pequefios grupos familiares en
las serranias que limitan el Valle, principalmente en la region occidental;
pero la influencia de los pueblos agricultores, por una part, y la imposi-
bilidad de mantener su g6nero de vida en un territorio de recorrido tan
pequefio, por otra, los fueron reduciendo poco a poco a la vida sedentaria,
basada en la agriculture y en las industries necesarias para la vida.
Los Anales de Cuauhtitldn nos dan una clara idea de c6mo se realize
este interesante process cultural: "No hay duda de que los colhuas (restos
de los toltecas) estimularon a los chichimecas de Cuauhtitlan al trabajo con
su industrial; porque ellos comenzaron alli a fabricar piezas de loza o barro
como ollas, cajetes, cazuelas, tinajas muy finas, etc., esteras o petates y algo
de lana (sic) y algod6n. Les ensefiaron a tener su domicilio fijo en algun
lugar y a conseguir mas subsistencia con su industrial; porque los chichi-
mecas nunca permanecian largo tiempo en un solo lugar ni tampoco se
mantenian con otra cosa que con caza, ni cubrian sus carnes sino con tilmas
de ixtle. Mezcladas las dos naciones en Cuauhtitlan y saboreados con la
vida suave y pacifica de los de Colhuacan, empezaron a dividirse y a sefia-
larse sus respectivas porciones de tierra y en consecuencia a sembrar maiz,
chile, frijoles y todo lo que era menester a la vida humana." (Obra cit.,
pp. 55-56.)
Igual process, sin duda ninguna, se oper6 en la region de Jilotepec
y Chiapa de Mota, centro principal de los otomies y almiciga inagotable
de sus colonizaciones. Los Anales de Domingo Francisco Mufioz Chimal-
pain Cuauhtlehuanitzin nos proporcionan el primer dato concrete sobre lo
que podriamos lamar la incorporaci6n de Jilotepec a la civilizaci6n nahua-
tlaca: "cuando murio el Soberano (de Tenochtitlan, afio de 1440) Itz-
coatzin, dejo hijos cuyos nombres son bien conocidos. El primero se Ilamo
Cuitlahuatzin, el antiguo, que se estableci6 en Ixtapalapan, donde goberno
y establecio su reino; el segundo tuvo por nombre Itzacmixcohuatzin, que







EVOLUCr6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


se establecio en Xilotepec, donde reino y establecio un estado; el tercero se
lamo Chalchuitlatonac, que se establecio en Apan donde reino y fund un
reino." (Paris, 1889, pp. 107-108.)
En la misma forma, los otomies que colonizaron el Estado de Hidalgo
conforme dejamos largamente referido atris (veanse las pp. 44 y ss.), "de
su propia voluntad" y con la mira, seguramente, de vivir con mis apego a
sus tradiciones culturales y a sus hibitos de cazadores-recolectores, se vie-
ron forzados a cambiar su g6nero de vida. La elevaci6n de la densidad
demogrAfica en sus respectivos territories de recorrido, debida tanto al
incremento natural, cuanto a la incorporaci6n de "advenedizos", segin
propia expresi6n, es decir, de individuos o families que se avecindaron
con ellos, buscando las mismas condiciones y facilidades de vida; y el ago-
tamiento de los recursos espontineos, principalmente la caza, poco a poco
los oblig6 a basar su sustento en la agriculture y en las industries derivadas
de los recursos naturales de la region. El trueque de dichos products
con los pochteca, comerciantes ambulantes de TenochtitlAn y Tlaltelolco,
verdaderas avanzadas de los conquistadores aztecas, aceler6 este impor-
tante process, que posteriormente fue consolidado por los calpixques,
recaudadores de los sefiores de M6xico, que con la fijaci6n de la calidad y
cantidad de los tributes, dirigian con mano firme la economic de las pro-
vincias sometidas, segin queda ampliamente expuesto al tratar de los gra-
vimenes consignados en la Matricula de los tributes.
Los mexicanos tenian para los otomies, como para la mayoria de los
pueblos que vencieron en sus campafias incesantes, un concept injusta-
mente despectivo. Esta es una caracteristica general en los conquistadores,
de la que los mexicanos, a su turno, fueron victims bajo la dominaci6n
espafiola. Sahagin, que ignor6 la lengua otomi, recibi6 de fuentes aztecas
una informaci6n que reflejaba tal concept, y al prestarle su incontrasta-
ble autoridad, influy6 en el criterio, muy equivocado, que sobre esa fami-
lia indigena prevalece en la actualidad: "Los otomies, nos dice, de su con-
dicion eran torpes, toscos e inhabiles: rifiendoles por su torpedad les suelen
decir en oprobio, ah! que inhabil! ... eres como otomite que no te alcanza
lo que te dicen! por ventura jeres uno de los mismos otomites? cierto que
no lo eres semejante, sino que eres del todo, puro otomite; todo lo cual se
decia por injuriar al que era rudo y torpe, reprendiendole de su poca ca-
pacidad y habilidad." (Ob. cit., T. III, p. 125.) A pesar de esta ofensiva
tacha de torpeza, lanzada contra los otomies por sus explotadores mexica-
nos, podemos decir, de una manera categ6rica, que pocos grupos humans
han aprovechado tan integramente los recursos naturales de su habitat que
los otomies de la Teotlalpan y, muy particularmente, los del Valle del







MIGUEL OTH6N DE.MENDIZABAL


Mezquital. Bajo la influencia cultural de los nahuatlacas, habian entrado
ya plenamente en la vida agricola; pero los resultados de esta actividad,
por las desfavorables condiciones del medio geogrifico, dificilmente supe-
rables, incluso en nuestro siglo, no les eran suficientes para llenar sus ne-
cesidades mis elementales. Se vieron obligados, en consecuencia, a basar
su economic en el aprovechamiento de las species forestales propias de su
clima y de su suelo: el maguey, la lechuguilla, el mezquite, el nopal y
las palmas "bahi", principalmente; pero no en la forma exclusivamente
consuntiva, propia de su ancestral economic recolectora, sino en un plan
industrial y commercial, tan firme y amplio, que a travys de cuatro siglos
sigue siendo ain el recurso mis s6lido de su vida econ6mica.
Veamos ahora, de una manera detallada, cuiles eran las formas de
producci6n y de aprovechamiento de los recursos locales, por la poblaci6n
prehispanica del Valle del Mezquital.
En la Relacidn de Atitalaquia encontramos una descripci6n sint6tica
de las condiciones de la vida en la provincia llamada, de una manera par-
ticular, Teotlalpan, que comprendia tanto la jurisdicci6n de Atitalaquia,
con sus pueblos sujetos: Tlamaco, Atotonilco, Apasco y Tlapanaloya, como
la de Hueypochtla, con los suyos: Axocopan, Ajacuba, Yetecomac, Teco-
matl*n, Tornacustla, Tezcatepeque, Tetepango y Tecpatepec, sujetos a la
jurisdicci6n de un gobernador que residia en Apasco, impuesto por los se-
fiores de Mexico. "Antiguamente en toda la provincial no auia palmo de
tierra, por llano o sierra, de que estos naturales no se aprouechasen; avn-
que entendiendo que hazia much al caso para esto el gran cuidado que
sus mayors tenian en los hazer travajar a lo qual ayudaua tambien a la
dispossicion del cielo y temperament de la tierra, mediante lo qual toda
la prouinqia les hera muy prouechosa y los naturales della grandes traua-
jadores y para mucho" (P. N. E. G. y E., Relaci6n de Aitallaquia y su
partido. T. VI, pp. 200-201.) La part meridional de esta region, como
se podri ver en el cuadro de las precipitaciones pluviales es la mis fa-
vorecida, desde el punto de vista de la agriculture de temporal en todo
el Valle del Mezquital; pero en las comarcas del norte el problema va-
riaba y varia aimn completamente. En Zimapin, por ejemplo, es "la tierra
tan est6ril y falta de agua que, de puro seca ardia de suyo" (P. N. E. G.
y E., Relaci6n de las minas de Zimapan. T. VI, p. 2), y en Ixmiquilpan
"la mas es esteril y llueve poco y casi no cogen maiz sino de diez en diez
afios" (P. N. E. G. y E., T. I, p. 125.) Esta situaci6n adverse, con mis o
menos gravedad, imperaba e impera en la mayor part del Valle; es posi-
ble. sin embargo, que las condiciones climiticas antes de la Conquista, e
incluso en el siglo xvi, hayan sido mejores que lo son en la actualidad,







EVOLUCION DEL VALLE DEL MEZQUITAL


pues la enorme desforestaci6n consecuente de la necesidad de combustible
en los numerosos minerales comarcanos, seguramente ha influido en el
regimen de las l1uvias. Para prevenirse contra la inseguridad de las cose-
chas de temporal, desde antes de la conquista, los indigenas procuraban
aprovechar las aguas de los rios y de los manantiales en el riego de sus
cultivos agricolas, como se podra ver pormenorizadamente en los cuadros
nimeros 1, 2 y 3. Los cultivos mis generalizados eran "maiz, frisoles (fri-
joles), agi (chile), chian chiaa) y guautle (huautli), que es semylla de
bledos, calabacas, tomatoes chicos y grandes de dos generous (miltomatl y
xitomatl)". (Relaci6n de Axocopan. P. N. E. G. y E., T. VI, p. 18.)
Sahagin les hace a los otomies, bajo la malivola influencia de sus
informants mexicanos, el cargo de ser malos administradores de sus re-
cursos agricolas, por una tendencia infantil al derroche y una imprevisi6n
consecuente de su bajo estadio de cultural: "al tiempo que el maizal estaba
crecido, y empezaba a dar mazorcas, comenzaban luego a cojer de las me-
nores para comer o para comprar came o pescado, y el vino de la tierra
para beber; y de lo mismo servian las calabazas y los chiles verdes que se
daban en tiempo del verano; cuando el maiz estaba ya sazonado, gustaban
lo que podian de las mazorcas grandes para comprar con ellas lo que ha-
bian menester y para comerlas cocidas y hacer de ellas tortillas y tamales,
y asi al tiempo de la cosecha no cogian sino muy poco, por haberlo gasta-
do y comido antes de que se sazonase; luego que habian cogido lo poco, com-
praban gallinas y perrillos para comer, y hacian muchos tamales colorados
del dicho maiz y estando hechos hacian banquet, y convidabanse unos a
otros y luego que habian comido bebian su vino, y asi comian en breve lo
que habian cogido de su cosecha, y decian unos a otros, gastate todo nuestro
maiz, que luego daremos tras las yerbas, tunas y raices; y decian que sus
antepasados habian dicho que este mundo era asi que unas veces lo habia
de sobra, y otras faltaba lo necesario; y asi del que en breve se comia lo
que tenia, se decia por injuria, que gastaba su hacienda al uso y manera
de los otomies, como si dijeran de l6 que bien parecia ser animal". (Ob.
cit., pp. 126-127.) El hecho fue exacto, en cierta media; pero la inter-
pretaci6n de sus causes es completamente diferente: ningin pueblo basa
su alimentaci6n en lo eventual, que en este caso eran los products de una
agriculture temporal, que rendia una mala cosecha cada cuatro, seis o
diez afios. Los products de la agriculture otomi de la region arida eran
y siguen siendo un recurso fortuito, siempre esperado con fundada des-
confianza, que se tomaba y se toma como algo accesorio; la recolecci6n y
el aprovechamiento commercial de los recursos naturales en bruto, semiela-
borados o transformados por las industries dombsticas, fueron y siguen







MIGUEL OTH6N DE MENDIZiBAL


siendo la fuente permanent de recursos para el sostenimiento econ6mico
de las families, como demostraremos claramente al estudiar las condicio-
nes actuales de la vida otomi de esa regi6n.
Si tomamos en cuenta el tribute excesivo en products de la agricul-
tura regional: maiz, frijol, chian y huautli, que segin el int6rprete del
C6dice Mendocino, tan s6lo en las cuatro pequefias jurisdicciones que con-
signamos estaba tasado en ochenta mil fanegas; gravamen ineludible que
en los afios de p6rdida total o parcial de sus cosechas tenia forzosamente
que suplirse con products de otras regions, adquiridos por los tributaries
otomies mediante el trueque de los products de sus industries extractivas
o de transformaci6n, se comprenderi ficilmente que se vieron obligados a
multiplicar sus esfuerzos para defender lo menos possible del trabajo agri-
cola, siempre precario y eventual para ellos. Ademis, dadas las condicio-
nes generals de la producci6n agricola en ese tiempo y region, es decir,
el cultivo de las milpas o sementeras en terrenos cominmente resecos,
por medio de la coa de madera, era impossible para un hombre, ayudado por
su mujer y sus hijos pequefios, cultivar mis de una hectirea de maiz o fri-
jol, cuyo rendimiento, sujeto siempre a la falta de lluvias oportunas y a las
heladas tempranas, nunca pudo ser mayor, en promedio, de diez hectoli-
tros, cantidad insuficiente, sin tomar en cuenta los tributes, para el soste-
nimiento econ6mico de la familiar.
Pero si las condiciones tanto agrol6gicas como climatericas del Valle
del Mezquital son desfavorables, en general, para el cultivo de cereales,
gramineas, etc., que requieren un minimo de precipitaci6n y una distribuci6n
de las lluvias que no se disfruta en la region, son, en cambio, favorables
para el desarrollo espontineo y para el cultivo agricola de los agaves,
particularmente del maguey, que tuvo y tiene para los indigenas el mis
elevado valor econ6mico y la mis alta utilidad.
Por ello "tenian juntamente con esto (la agriculture) por hazienda
principal la de los magueyes, de que son muy aprouechados por los par-
ticulares y muchos aprovechamientos que dellos tienen; segun que lo be-
nefivien: tienen las mantas con que se cubren tan delgadas o bastas como
es el benefigio del ylado: es genero entire ellos, estas mantas de rrescate
por uia de feriarse vna cossa por otra, atento a que no corre entire ellos
moneda; aprovechanse destos magueyes para las suelas de su calgado
porque antes de que biniesen los espafioles a conquistar esta tierra no
seruian de otro genero de cossa para este efecto sino desto: es este apro-
uechamiento del maguey como son las qepas en Espafia para el vino, del
qual se gasta grandissima cantidad generalmente por toda la tierra: hazese,







EVOLUCr6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


sin el bino que dicho tengo gran copia de miel de que se aprouechan todos
los Vinco pueblos desta jurisdigi6n, porque se ocupan los naturales dellos
en el beneficio desta miel... no hazen todos estos naturales la miel que
dicho tengo porque se pregian mas de taberneros que no de meleros, y
hacese el bino a menos costa, y el aprouechamiento del, entire ellos, es
mas comun que el de la miel: sacan destos magueyes vna haguamiel sus-
tancial, medicinal y dulge, de tal manera, que generalmente se aprouechan *
mas della para bever que del agua que por estos pueblos pass, porque
es salobre, y como tengan la dicha miel no echan menos el agua". (P. N.
E. G. y E., Relaci6n de Atitalaquia y su Partido, T. VI, p. 201.)
Debemos aclarar, por lo que se refiere al maguey, que si en un prin-
cipio pudo aprovecharse silvestre, como suele aprovecharse boy en Car-
donal y Santiago Anaya, para el ixtle y la raspa del pulque, aqui se trata
ya de una industrial agricola perfectamente definida. El cultivo del ma-
guey no fue sin duda una conquista de la cultural otomi. El obispo Plan-
carte, en su tantas veces citada obra de Tamoanchan, demuestra con datos
convincentes, que el aprovechamiento del maguey como productor de
pulque -que conforme a la tradici6n del pueblo olmeca conservada por
Sahagin, se debi6 a una mujer llamada Mayaoel- se realize en la co-
marca de Tepoztlan, perteneciente al Estado de Morelos; y Orozco y Be-
rra, por su parte, nos hace notar un hecho important, consignado en la
Tira de la Peregrinaci6n: "el afio V. Tecpatl tomaron los mexi el metl
"maguey", de la cercana provincia de Chalco... asi lo dice el mimico
metl colocado sobre el signo de tierra cultivada... marcando el fon6tico
Chalco y la plant del pie del lugar de procedencia. De acuerdo con el
tiempo que la plant necesita para llegar a saz6n junto al afio VII. acatl
se nota una figure extrayendo con el acocotli el aguamiel recogida en la
cavidad central del metl, mientras mis arriba se distingue un hombre en
actitud'de beber en un xicalli un licor espumoso, sacado del apaxtle que
lo contiene". (Historia Antigua y de la Conquista de Mixico. T. III, p.
79.) La coincidencia de que una de las classes mis grandes y productivas
de maguey se llame hoy dia en la region precisamente maguey chalqueiio,
nos hace pensar que posiblemente desde la ipoca tan remota del paso de
los mexicanos se comenz6 a cultivar en la region esa clase de magueyes.
En la actualidad los magueyes de mejor calidad ban sido llevados de los
llanos de Apan, aclimatados con dificultad y, en general, con muy me-
dianos resultados.
Es indudable que los agaves tanto silvestres, como cultivados, princi-
palmente el maguey pulquero y la "lechuguilla jarciera", les proporcio-







MIGUEL OTH6N DE-MENDIZABAL


naron, en mayor nfimero que cualquier otro de los recursos generals, la
base econ6mica aludida. Del maguey, ademis del pulque, indispensable
como bebida en una region carente de aguas potables, y cuyos jagieyes
se secan con frecuencia tres o cuatro meses antes de las nuevas lluvias, se
obtenia, por medio de la concentraci6n por fuego de los azicares que
contiene el aguamiel, una miel espesa que era un importantisimo articulo
* de consume en todas parties y que se expendia ordinariamente en todos
los "tianguis" del Valle de Mexico.
Otro aprovechamiento, de no menor importancia econ6mica, fue el
de las fibras del maguey llamadas ixtle por los mexicanos y santh por
los otomies, con las que fabricaban, segin se ha dicho, diversas classes de
"lienzos" para distintos usos en la indumentaria, en las labores agricolas
o en la carga; calzado, cordeles, lazos, "mecapales" y todos los articulos
que se conocen bajo la denominaci6n gen6rica de jarcia.
La tecnologia de esta primitive industrial textil nos la describe Sa-
hagin en la siguiente forma: "el que vende mantas delgadas de maguey,
suele tener lo siguiente: conviene a saber, saber tostar las ojas y rasparlas
muy bien, echar masa de maiz en ellas y lavar bien la pita, o limpiar y
sacudirla en el agua; y las mantas que vende son blancas, adobadas con
masa, brufiidas, bien labradas, y de piernas anchas, angostas, largas o
luengas, gordas o gruesas, tiesas o fornidas, al fin todas las mantas de
maguey que tienen labores; algunas vende que son muy ralas que no
parecen sino toca, son las mantas muy delgadas tejidas de hebras de
nequin, y las hechas en hebra torcida; y por el contrario algunas que son
gordas, tupidas y otras labradas o bastas y gruesas, ya sean de pita, ya
de hilo de maguey". (Ob. cit., T. III, pp. 48-49.) Dicha t6cnica, que esti en
uso en la actualidad, sin la mis ligera variante en la mayoria de las regio-
nes del Valle del Mezquital, se complementaba con un trabajo de caricter
verdaderamente artistic, que tuvo gran desarrollo por las exigencias de
los tributes y aun por la propensi6n de las mujeres otomies para el ador-
no de su persona. "De las mugeres habia muchas que sabian hacer lindas
labores en las mantas, enaguas y vipiles que tejian muy curiosamente;
pero todas ellas labraban lo dicho de hilo de maguey que sacaban y be-
neficiaban de las pencas; hilabanlo y tegianlo con muchas labores, y lo
que hacian no era de much labor aunque sabian hacer estas y diferentes
maneras de ropas y vendianlo barato". (Sahag6n, obra cit., p. 127.) Des-
graciadamente esta fase artistic de las industries dom6sticas otomies,
que se conserve aim en Huixquilucan y en Jilotepec, aunque en complete
decadencia, ha desaparecido en absolute entire los otomies del Estado de






EvoLucI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


Hidalgo, que solamente nos dan idea de su antigua indumentaria de lujo,
en los ayates finisimos que suelen usar como tocado las mujeres y que se
anudan los varones sobre el hombro en los dias de fiesta, y, principal-
mente, en las bolsas tejidas de lana, con dibujos verdaderamente notables
que acostumbran usar para sus compras los dias de mercado.
No hemos encontrado ningin dato que nos permit saber si antes de
la conquista los otomies usaban la fibra de la lechuguilla para lazos y
reatas. Necesitindose dichos articulos, lo propio que los mecapales, para
los menesteres de la carga a "espaldas de hombre", principalmente, es
seguro que empleaban de preferencia el ixtle del maguey, que es mis sua-
ve, como lo hacen boy dia, tratandose de los articulos destinados al mismo
empleo. Sin embargo, es possible que lo aprovecharan para llenar las
necesidades de la construcci6n de "andamios" y del transport de los
grades bloques de piedra, que tanto esta actividad como la escultura re-
querian; y es seguro que usaron dicha fibra de lechuguilla para el aseo
personal, lo propio que el desecho de la raspa de sus pencas, en calidad
de desengrasante que tiene todavia, a pesar del consume actual que ha-
cen del jab6n.
Las condiciones climaticas del Valle del Mezquital eran, asimismo,
favorables al desarrollo espontaneo de una rica flora comestible, de la
que se nutria una abundante fauna de pluma y pelo. Los otomies, como
umplia a sus antecedentes culturales de cazadores-recolectores, aprove-
charon en grande escala estos recursos naturales, asociandolos, en la me-
dida de las posibilidades regionales, e incluso individuals, con los pro-
ductos de la agriculture: "Thenyan para su sustento lo que agora tienen
que es pan de maiz y semilla de bledos, frisoles, calabagas, chian que es
como zargatona de Castilla, agi, tunas agrias y dulses de diferentes colo-
res, ojas de tunas, que llaman "nopales", myel de maguey cosida a manera
e arrope de Castilla: de las rrayzes y hojas del maguey hazen un gene-
ro de comida dulce que laman meyscal; tienen otras rayzes y yerbas cam-
ezinas que les sirven de mantenymiento"; (P. N. E. G. y E., Relaci6n de
xocupan. T. VI, p. 16). Como complement de estos alimentos, muy
obres los iltimos en valor energetico, hacian tambi&n, por medio de la
caza y de la recolecci6n, gran uso de la alimentaci6n animal: "comian
allows de la tierra que en Espaia llaman gallipavos, no comian gallinas
rque lo tenian por mal negoqio, guardandola para la generation; co-
an todo genero de caca sin hazer ecesion della hasta comer sapos, cule-
ras, rratones, langostas, lagartijas, cigarrones y gusanos: no perdian nin-
seiior el autoridad de ser senior por comer todo esto que tengo dicho, y







MIGUEL OTH6N DE MENDIZiBAL


entire ello, quando la occasion lo ofreqia". (P. N. E. G. y E., Relacin
de Atitalaquia y su Partido. T. VI, p. 206.)
Salvo el algod6n usado por los indigenas principles, que adquirian
por canje, segin ya hemos dicho anteriormente, de los comerciantes, la
indumentaria de la mayoria otomi era principalmente un aprovechamiento
del maguey: "el abito suyo es vnas mantas mejores, o no tales, conforme
al puesto del principal, yndio o plebeyo, que tenia: cubrian sus verguengas
con vnas bandas texidas de algodon a manera de tocas de camino, con las
quales, dadas vueltas a los lomos poco encima de los quadriles y anudan-
dolas por las orcajaduras, benian a ser vna forma de pafietes con que cubren
sus bergiiengas, los hombres: estos pafietes llaman ellos maxtles; las mu-
geres cefiian unas mantas de algodon o de niquen que es lo que se (hace)
de ylo del maguey, que les allegavan por ensima del tobillo, y para cubrir
los pechos, rresto del cuerpo, hazian vn bestido quentrellos se llama guipil,
que allegaua poco ensima de las rrodillas, con el qual quedan cubiertas
las indias desde el pescueso hasta los pies: desto se ponian las indias vno
y dos, uno sobre otro, mas o menos conforme su posibilidad". (P. N. E.
G. y E. Relaci6n de Atitalaquia y su Partido. T. VI, p. 206.)
Sus casas eran, como siguen siendo hasta la fecha, "pequefias y bajas;
las paredes son poco mas anchas que vn palmo, no tienen altos por la mayor
parte; contentase con tener aposento para dormir". (Obra cit., p. 206.)
Construianlas frecuentemente de s6lo pencas de maguey y por lo comfin
usaban este mismo material 'a manera de tejas' con que cubren las casas
para las aguas; cirvenles de canales y de lefia". (P. N. E. G. y E. Relaci6n
de Yetecomac. T. VI, p. 22.)
La mayoria del pueblo, para sostener su estAndar de vida y pagar
sus tributes, se veia obligado a un trabajo continue y multiple: agriculture,
industries, recolecci6n y comercio, en el que colaboraban todos los miem-
bros de la familiar desde muy pequefia edad. Ademis, la general carencia
de aguas en toda la region y la costumbre de vivir dispersos en grandes
extensions los obligaba al rudisimo trabajo del acarreo del agua desde los
jagiieyes o pozos, y mis ain cuando, agotados estos, tenian que ir a bus-
carla en ocasiones a muchas leguas de distancia.
Tanto por el caricter de su economic, en gran part cazadora-recolec-
tora, como por sus hibitos tradicionales, los otomies eran afectos a vivir
aislados, por families, en sus terrenos de labranza o en las comarcas en
donde explotaban los recursos naturales. En este particular la influencia
de los mexicanos no fue muy important, como no lo fue tampoco la de los







EvO.LUcz6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


espafioles, a pesar de los grandes esfuerzos que se hicieron durante la do-
minaci6n espafiola para congregarlos en poblados.
En las relaciones geogrificas de fines del siglo xvi (1579-1580), los
encontramos ati dispersos, salvo muy contadas excepciones, o en espera de
la oportunidad propicia para dispersarse, abandonando los pueblos cabe-
ceras en donde habian sido concentrados por fuerza: "estan poblados el
dia de oy en poblacones juntas, por dispusigion del muy exelentisimo senior
don Martin Enriquez, biserrey desta Nueva Espafia, avnque algunos yndios,
como a urta cordel, se buelben a la antigua costumbre que tenian de bibir
apartados vnos de otros, en choguelas pajizas y en quebradas y en llanos,
espegialmente si para ello les ayuda la comodidad de magueyes que tienen
a do se determinar de yr a uivir, lo qual es enconbiniente digno de rreme-
diar por algunas rrazones, espegialmente por lo que toca a la doctrine
suya". (P. N. E. G. y E. Relaci6n de Atitalaquia. T. VI, p. 205.)
Esta dispersion, ventajosa desde el punto de vista de la salubridad,
fu6 terriblemente perjudicial por lo que respect a la vida social y a la
cultural, segin veremos al tratar de la evoluci6n social de los otomies.

Los CHICHIMECAS-PAMES
Entre los otomies del Valle del Mezquital se habian establecido, en los
siglos anteriores a la conquista, numerosas families de chichimecas-pames,
que por las afinidades multiples que con aqu6llos tenian, se incorporaron
integramente al cuadro cultural descrito. En la segunda mitad del siglo xvi
encontramos todavia algunas families de esta filiaci6n ktnica en pleno pro-
ceso de incorporaci6n, pero conservando ani su lengua propia, en Chichi-
caxtla y sus sujetos, en territorio perteneciente a Meztitlan, bajo la influencia
de los nahoas y en Zimapan, en las cercanias de Pachuca y en Tepeapulco,
bajo la de los otomies. De estos cliichimecas a los que llamaban tambien
tamine los aztecas, nos proporciona Sahagiin los siguientes datos: "Tamine
(que) quiere decir tirador de arco y flechas, y los de este genero de Tami-
nes son deudos, y de la generaci6n de los que Ilamaban Teuchichimecas,
(los chichimecas de las hordas de X61otl) y fueron algo republicans; y
aunque por la mayor parte vivian en cuevas y pefiascos, algunos de ellos
hacian chozas o casillas de paja; hacian tambien alguna sementerilla de
maiz, y venian despues a tratar, y vivir con algunos mexicanos o nahoas,
y con algunos otomies y con intent de oir el lenguaje de los unos, y de los
otros, y asi hablaban en alguna manera la lengua mexicana y la de los Oto-
mies, venian tambien a ver y aprender la policia de su vivir". (Ob. cit., T.
III, p. 115.)







MIGUEL OTH6N DE MENDIZIBAL


Su situaci6n econ6mica era muy precaria, pues habiendo abandonado
en parte su genero de vida no habian adoptado aiin integramente el de
sus vecinos: "en cuanto a su vestir se ponian algunas ropillas viejas y he-
chas pedazos o algunos trapos rotos: en cuanto a su mantenimiento hacian
algunas sementerillas donde cocechaban lo que les era necesario para su
sustentaci6n... Estos tales Tamines eran vasallos de sefiores 6 de princi-
pales en cuyas tierras ellos vivian y les daban y contribuian en lugar de
tribute, la caza que hacian de conejos, venados y culebras, y eran grandes
conocedores de muchas yerbas y raices, y de sus virtudes y calidades...
y solian andar con unas petaquillas a cuestas y entire las casas andaban
vendiendo las yerbas medicinales que llaman patd, y no andaban trasqui-
lados, antes traian el cabello crecido, largo y tendido asi hombres como
mugeres". (Ibid.)
Respecto a la vida econ6mica y a las costumbres de los chichimecas-
pames que vivian ain su genero de vida de cazadores-recolectores en las
fronteras de la provincia de Jilotepec, de la Teotlalpan, de Meztitlrn, de
Huejutla y de las Huaxtecas el mismo fray Bernardino de Sahagtin nos las
describe en la siguiente forma: "Los que se l1amaban Teuchichimecas (se
les distinguia aun con el mismo nombre que aplicaron los nahuas a sus
poderosos antepasados, principalmente en Tlaxcala), que quiere decir del
todo barbados (birbaros), que por otro nombre se decian Cacachichimecas,
o sea hombres silvestres, eran los que habitaban lejos y apartados del pue-
blo, por los campos, cabafias, montes y cuebas y no tenian casas ciertas
sino de unas parties en otras andaban vagueando, y donde les anochecia, si
habia cueva se quedaban alli a dormir, y tenian su senior y caudillo, que
los regia y gobernaba y la caza que mataban se la daban: si certaban a
matar algun leon, tigre, gato montes, conejos o venados, le presentaban el
pellejo y la came y la caza que le daban asi en reconocimiento, era para
el sustento del tal senior; todo se lo presentaban y daban como tribute y
tambien arcos y flechas y tenian palacios que eran unas casas de paja o de
las mismas cuevas. Este tal senior tenia una sola muger y lo mismo tenian
todos estos teuchichimecas, cada uno una sola mujer, ninguno podia tener
dos y cada uno andaba, y vivia de por si con su esposa sola, buscando lo
necesario para la sustentacion de su vida. Dicese que estos tales, no come-
tian adulterio, y tarde y casi nunca se hallaba algun adultero: cuando se
hallaba alguno lo mataban, y llamaban a toda la gente, que tenia a su
cargo el tal senior, y se lo llevaban delante de el y a la muger, y los senten-
ciaba, y daba por sentencia, que todos sus vasallos cada uno de ellos, em-
please cuatro flechas en los tales adulteros, y estando vivos los flechaban.






EvoLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


Este senior traia una manta puesta de pellejo de gatos monteses, o de pieles
de tigre o leon, o hecha de pellejos de ardilla: y ponianse en la cabeza una
guirnalda hecha de la piel de una ardilla, de manera que la cabeza venia
sobre la frente, y la cola al colodrillo, y un plumaje a manera de aventa-
dorico redondo de pluma encarnada; su muger traia unas enaguas y camisa
de los mismos pellejos, y tambi&n las demis mugeres traian faldellin y
vipil de pieles, y de ordinario portaban consigo sus arcos y carcaxes de
flechas: cuando caminaban y cuando comian los tenian consigo, y cuando
dormian ponian los arcos en sus cabeceras, y decian que les guardaban.
Traian por calzado unas coteras de hojas de palma y la cama en que dormia
el senior y su silla y asiento eran de pellejos de los dichos leones y tigres,
todo muy curioso. Llevaba consigo muchos Teuchichimecas de guard, y lo
mismo andaban los demas Teuchichimecas vestidos de otros pellejos de
venado o de adives y no traian ninguno de los pellejos de leones. La con.
dicion y calidad de estos tales Teuchichimecas, es que eran lapidarios,
porque conocian y labraban los pedernales y navajas para las puntas de
las flechas. Tambien traian espejos consigo, colgados en la cintura... los
que tambien labraban y aderezaban muy bien las piedras azules devastan-
dolas que se Ilaman en mexicano teuxiviti, que son turquesas y hacian de
ellas joyas, cuentas, zarcillos, y orejeras de muchas maneras. Tenian asi-
mismo gran conocimiento de yerbas y raizes y conocian sus calidades y
virtudes; ellos mismos descubrieron, y usaron primero la raiz que llaman
peiotl y los que la comian y tomaban la usaban en lugar de vino, lo mismo
hacian de los que laman nanacatl, que son los hongos malos que emborra-
chaban tambien como el vino; y se juntaban en un llano despues de haberlo
bebido donde bailaban y cantaban de noche y de dia a su placer y esto el
primer dia, porque el siguiente loraban todos much, y decian que se
limpiaban y lavaban los ojos y cars con sus lagrimas. Tambien eran ofi-
ciales de plumas y hacian obras de ellas muy pulidas, como los plumages
a manera de aventadoricos, hechos de pluma encarnada. Tambien hacian
zurradores que aderezaban los pellejos de venado que les servian de falde-
lines y ropa: hacian las mugeres la comida para los hombres asi asados
como guisados, y no los hombres para las mugeres, la causa de lo cual era,
que los hombres decian que eran obligados a guardar la vista de los ojos
para poder cazar, y que el humo se los echaba a perder; y asi estos tales
Teuchichimecas tenian muy larga vista pues veian muy lejos y eran muy
acertados porque a lo que tiraban del primer flechazo lo derribaban y acer-
taban, y por muy pequefia cosa que fuese y estuviese lejos, le acertaban.
La comida y sustento de estos teuchichimecas, eran hojas de tunas, las mis-







MIGUEL OTH6N DE MENDIZiBAL


mas tunas y la raiz que Haman cimat y otras que sacaban de debajo de
tierra que llaman tzioactli, nequemetl, mezquites, palmitas y flores de estas
que llaman yocotl y miel que ellos sacaban de muchas cosas, como de
palmas, de maguey y de abeja, y otras raices que conocian y sacaban debajo
de la tierra, y todas las carnes de conejo, de liebre, de venado, de culebras
y de muchas aves y por comer de estas comidas que no iban guisadas con
otras cosas, vivian much y andaban sanos y recios: por maravilla moria
uno, y el que moria era ya tan viejo y cano, que de esto acababa; y si
alguno le daba alguna enfermedad y dentro de tres o cuatro dias no sanaba,
hacian junta todos los Teuchichimecas y lo mataban, metiendole por la
hoya de la garganta una flecha; y los que ya eran muy viejos y viejas los
mataban asimismo con flechas, diciendo que con aquello les despenaban
porque ya no penasen mas en el mundo, y porque no tuviesen ya lastima
de ellos y le enterraban con muy gran regocijo, y les duraba la fiesta del
entierro dos o tres dias con gran baile y canto. Tambi6n por causa de su
poco comer y vestir a mas de ser sanos y recios, y tener grandes fuerzas
eran muy ligeros pues subian por las sierras arriba muy recia y ligera-
mente, pues parecian que volaban por su gran ligereza, y no creaban vaso
ni grosura demasiada que se los impidiese y traian consigo cada uno a su
muger como ya esta dicho; y cuando ella estaba prefiada el marido le daba
calories con fuego por las espaldas, y le echaba agua diciendo que le servia
aquello por bafio; y despu6s que ella habia parido, dabale el marido dos
o tres conzes en las espaldas porque acabase luego de salir la sangre. Hecho
esto tomaban la criatura y metianla en un huacalejo, y echabala luego a
cuestas la muger, y caminaban hasta donde les anochecia y alli dormian,
y lo mismo hacian cada dia hasta que llegaban a su viage; y si paria muger
despues que ya era de cuatro a cinco aiios, le daban luego a otro muchacho
de su edad, el cual la recibia y andaba con ella, y si paria hombre en
siendo de un afio, le ponian en las manos un arco con que le ensefiaban a
tirar, y no le ensefiaban ningun juego sino solamente este. Sabian y usaban
maleficios para hechizar; traian tambien el cabello largo, crecido, tren-
chado y no se trasquilaban asi hombres como mugeres". (Ob. cit., T. III,
pp. 116-120.)
Los concepts de Sahag6n concuerdan admirablemente con datos mis
concretos y precisos, como resultado de su observaci6n personal, que nos
proporciona sobre los chichimecas-pames Gonzalo de las Casas, el author
del manuscrito titulado Tratado de los Chichimecas de Nueva Espaia
(Fuentes de la Historia Cultural de la America precolombina. Publicadas
bajo la direcci6n de H. Trimboon. Madrid: "Su comida es frutas y raycez






EvoLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


silvestres, no siembra(n) ni cogen ningun genero de legumbre. ni tiene(n)
ningu(n) arbol cultiuado; de las frutas (que) mas usan son tunas, aylas
de muchas maneras y colors, y algunas muy buenas, tanbien come(n) la
fruta de / otro arbol, q(ue) aca llamamos, mezquitl, q(ue) vn arbol sil-
vestre bien conoscido, q(ue) Ileva unas vaynas como algarrobas, las quales
come(n) y aun hazen pan. pa(ra) guardar y comer qua(n)do se acaba la
fruta; tien(en) otra fruta q(ue) l]amamos datiles, que puesto q(ue) las
palmas q(ue) las Ileuan ni los datiles sean como los n(uest)ros, pero por
paresgerse a ellos y por similitud los Ilamamos ansi... de las rayzes q(ue)
comen vnas son a semejanza de batatas / o yuca, / otras son las mismas o
proprias a las q(ue) en lengua Mexicana llama(n) Cimatles. el maguei
les es gran ayuda y mantenimientos q(ue) nu(n)ca les falta, y del que se
aprouechan en todo lo q(ue) los demas de la nueua espafia, e cierto (ex-
cepto) en no hazer ropa (tejidos) del. pero comen las hojas y raiz cocidas
en hornillo barbacoaa) q(ue) aca llama(n) mixcali, y es buena comida y
hazen vino del q(ue) veben. y ansi todas las rrayzes d(ic)has come(n)
cozidas en hornillo porq(ue) crudas no se pueden comer. y lo mas comu(n)
es mantenerse de caqa porq(ue) todos los dias la salen a buscar, matan
liebres, q(ue) aun corriendo. las enclavan con los arcos, y venados, y abes,
y otras chucherias q(ue) andan por el campo q(ue) hasta los rratones no
perdonan. tanbien algunos alcanga(n) pescado. y los pescan con la fle-
cha, y otros los toma(n) co(n) cafiales y nasas y algunos a ganbullidas
nadando. si acaese matar algun venado a de yr la muger por el q(ue)l no
lo ha de traer a questas, y ansi tienen cuydado las mugeres de coger estas
frutas y rrayzes y de aderegarlas y guisarlas quando ellos bueluen de
caga". "Tienen sus brevages q(ue) been, porq(ue) hasta oy no se ha
hallado nacion q(ue) se content con beuer sola agua. Los Mexicanos
tienen solo el q(ue) sacan del maguei.,estos tienen el mismo, y otros q(ue)
hacen de las tunas y / otro de mezquite, por manera q(ue) tienen tres dife-
rencias de vinos con las quales se emborracha(n). muy a menudo. q(ue)
lo son por todo estremo borrachos... y por la experiencia q(ue) tienen
del dafio q(ue) les suede e(n) las borracheras, tienen ya de costumbre,
q(ue) en emborrachandose se apartan las mugeres dellos, y les esco(n)-
den los arcos y flechas, y segun e sabido nunca todos juntos senborrachen,
q(ue) siempre dexan quien vele y mire por ellos, porq(ue) no los to-
me(n) borrachos descuydados y los prendan /o maten..." (Ob. cit, pp.
160 a 162).
El estado tecnol6gico de los chichimecas-pames se desprende clara-
mente de lo que en opinion de Gonzalo de las Casas deberia ensefi&rseles







MIGUEL OTH6N DE MENDIZBIAL


para que su fijaci6n en poblados fuera possible y provechosa: "Seria nece-
sario, poner entire ellos quien les muestre a cultivar la tierra y a otros
oficios mecanicos como olleros, carpinteros, albaiiiles y quien muestre a
sus mugeres a haze(r) pan o tortillas y hilar y texer por(ue) ni ellos ni
ellas ninguna cosa destas hazen y saben hazer, compelerlos a que hagan
casas y que vivan y duerman en ellas, y desusarlos de sus comidas silves-
tres porq(ue) sin duda estas cisas (cosas) son las que los afieran y ha-
ze(n) ta(n) brutos. ensefiarles a mantener just(ici)a y /a castigar delitos
y que ellos entire si mismos lo hagan que cierto exercitandose en estas cosas
no ay duda de q(ue) dexe(n) de rroba(r) y asienten en mejor modo de
biur q(ue)s el q(ue) se les da". (Ob. cit., pp. 183 a 185.)
Como las primeras hordas otomies y chichimecas-pames, a las que
nos hemos referido, carecian en absolute de alfareria; pero la necesidad
les habia hecho ingeniarse para fabricar utensilios adecuados a su vida
trashumante: "ninguna vasija tienen de varro ni palo. solo tiene(n) vnas
q(ue) hazen de hilo tan texido y apretado, q(ue) basta a detener el agua,
donde haze(n) el vino, y son algunas tan grandes como una canasta". (Ob.
cit., p. 162.)
Sabian sin duda, como la mayoria de los pueblos cazadores, curtir
las pieles de los animals y confeccionar con ellas sus vestidos, pues aun-
que los hombres andaban generalmente desnudos, o por lo menos asi los
vieron los espafioles, por ser "su manera de pelear con arco y flecha,
desnudos y pelean con arta destreza y osadia, y si acaso estan vestidos se
desnudan... Las mugeres traen faxados vnos cueros de venado, lo demas
desnudo. entire si no tienen verguenga de uerse desnudo y ansi no admitted
ropa. quando tratan con nosotros la muestran, y bucan co(n) q(ue) cubrir
sus verguengas aunq(ue) sea(n) unos trapos o yeruas: vsan much inbixarse
(tatuarse) q(ue) es, untarge de colonies con almagre colorado y otros mine-
rales dellas negros y amarillos y casi de todos colores... su luto es tras-
quilarse y tiznarse de negro, y traenlo por algun tiempo y pa(ra) quitarselo.
hazen fiesta y convidan sus amigos y acompafiados van a lavarse. no entie-
rran sus muertos sino quemanlos, y guardian las reliquias. / o cenizas:
e(n) unos costalillus y las traen co(n)sigo y si son de enemigos las espar-
zen por el viento. y esto vaste quanto a sus rritos y costumbres." (Ob. cit.,
p. 162.)
Por lo que se refiere a su organizaci6n political, no habian pasado de
las confederaciones eventuales, de finalidad guerrera, vinculo en realidad
muy precario, pues "aunque algunas vezes se confederan y haze(n) ami-
gos y despues se torna(n) a enemistar y esto les acontegia muchas vezes,







EVOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


y aun entire vna misma lengua y parcialidad. q(ue) sobre el partir va
hurto, / o presa / o caqa (392v), que ellos ayan hecho de comun pelean
y se apartan vnos de otros, porque no les da pena el dexar su casa, pueblo,
ni simentera, pues no lo tienen. Antes les es mas co(m)odo biuir solos de
por si, como animals / o aves de rapifia q(ue) no se junctan vnos / con /
otros para mejor mantenerse y hallar su comida y ansi estos nunca se
junctarian si la neresidad de la guerra no les co(m)pelliese a viuir junc-
tos". (Ob. cit., pp. 152 a 153.) Como consecuencia de la dispersion en que
vivian y de su espiritu independiente, la verdadera cdlula social entire los
chichimecas era la familiar, frecuentemente ampliada y robustecida por
los matrimonios: "Tienen matrimonios y conoscen muger propia. y los
celebran por contratos de terceria de pArientes. (397v) y muchas vezes
los q(ue) son enemigos se hazen amigos a causa de los casamientos, por
la mayor parte quando casan en / otra parcialidad sigue el varon el domi-
cilio de la muger. / tanbien tienen repudios aunq(ue) por la mayor part
ellas los repudian y no por el co(n)trario". (Ob. cit., p. 160 abajo.)
A pesar de estas aparentes ventajas de las mujeres, que nos harian
pensar en una filiaci6n matrilineal si no mediara la circunstancia anotada
por fray Alonso y sus compafieros, de que "no matan muger ninguna (de
sus enemigos, incluso espafioles), porque las han menester y les sirven",
el sostenimiento econ6mico de la familiar pesaba principalmente sobre la
mujer: "todo el trabajo cae sobre las mugeres ansi de guisar las comidas.
como traer los hijos y alhajas a cuestas. qua(n)do se mudan de vnas parties
en / otras, porq(ue) a los varones no les es dado cargarse. ni se encargan
de / otra cosa mas q(ue) con su arco. y flechas pelear/ o caqar y las
mugeres les sirven como si fuesen propias escaluas (esclavas). hasta darles
las tunas mondadas. crian sus hijos con harto trabajo (porq(ue) como no
tienen casa y anda(n) de vnas parties en / otras. muchas vezes les aco(n)-
teiia. parir caminando. y iun co(n) las pares colgando. y corriendo sangre
caminan. (como si fuesen vna oueja, o cabra,) (1) laban luego sus hijos
y si no tiene(n) agua los limpian con unas yerbas. no tiene(n) otro regalo
q(ue) darles mas q(ue) la propia leche, i los enbuelven en mantillas
porque no las tiene(n). ni cuna. ni casa a donde se abrigen sino vna mata /
o pefia. y co(n) todo esta aspereza biuen y se crian." (Ob. cit., p. 160
abajo.)
Tampoco tenian instituciones religiosas propiamente dichas, pues "son
dados muy poco/ o nada a la religionn, digo a ydolatria, porq(ue)
ningun genero de ydolo se les a hallado ni quu. ni otro altar ni modo
alguno de sacrificar ni sacrificio, ni oracion ni costumbre de ayuno, ni
sacarse sangre de la lengua ni orejas porq(ue) esto todo vsaban todas las







MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


naciones de la nueva Espafia. Lo mas q(ue) dizen hazer es, algunas excla-
maciones al ;ielo mirando algunas estrellas q(ue) a lo que se ha entendido
dizen lo hazen, por ser librados de los truenos y rrayos, y quando mata(n)
algun cautivo baylan a la redonda del y aun al mismo lo hazen baylar, los
espafioles ban entendido que esta manera de sacrificio". (Ob. cit., pp. 156
y 156 abajo.) Esta apreciaci6n de De las Casas, que concuerda con el
concept que sobre la religion de los cazadores-recolectores y de los grupos
de organizaci6n territorial se formaron los espafioles, es notoriamente falsa.
Carecian, ciertamente, de cultos religiosos colectivos y de sacerdocio pro-
piamente dicho; pero las artes de sus hechiceros-curanderos, ejercitadas
como una lucrative aunque peligrosa profesi6n, y la adoraci6n del sol y del
fuego, su representante terrestre, a los que propiciaban con las primicias
de la caza y de la recolecci6n, que si no representaba las extraordinarias
complejidades de la mitologia y de los cultos de los pueblos agricultores,
resultado de intrincados complejos culturales y product de la division del
trabajo, constituian en conjunto un ideario religioso y un ritual migico
complete, anilogo al de cualquier pueblo pastor y cazador trashumante
del mundo primitive.

Las influencias nahoas en la organizaci6n social de los otomies

Si la influencia cultural de los pueblos agricultores del centro de
Mexico, culhuas descendientes de los toltecas, acolhuas y mexicas, princi-
palmente, fue muy important en el orden econ6mico, a pesar de que las
condiciones peculiares del medio fisico obligaron a los otomies a orientar
su evoluci6n tecnol6gica en el sentido del mejor aprovechamiento de los
recursos espontineos de su habitat, en el orden social fue mis profunda
y permanent.
Por lo que respect a los mitos y a los cultos religiosos, puede decirse
que aceptaron integramente el pante6n azteca, sin desechar, naturalmente,
a sus viejos niimenes tribales. Don Hernando de Tapia, alcalde mayor
de Queritaro, nos dice en su interesantisima relaci6n: "adorauan a los
dioses de mexico que eran de piedra ellos tenian otros dioses particulars
tenian un dios del agua y buenos temporales: este ydolo era hecho de varas
y le vestian mantas muy Ricas y le ofrecian de todo lo que coxian y podian
aver tenian otros dos dioses de much reputation y rreberencia: el vno en
forma de honbre y el otro de muger hechos de las mesmas varas los cuales
tenian vestidos Ricamente al de honbre con mantas Ricas y al de muger
con naguas y gueipiles y los gueipiles son como las camisas que vsan las
moras y las naguas como vnas basquifias muy justas todo hecho de algodon







EVOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


texido con muy Ricas labores que era lo mejor que se hazia en toda la
tierra al honbre le Ilamaban el padre viejo, a la muger llamaban la madre
vieja de los quales dezian que procedian todos los nacidos y que estos
auian procedido de vnas cuebas que estan en vn pueblo que se dice Chiapa."
(En La Conquista de Querdtaro, por Valentin J. Frias. Quer6taro, 1906.
Relaci6n de Queretaro. 1582 afios.)
Este padre y esta madre vieja son, sin duda alguna, los que alude
Sahagiin como nfimenes principles de los otomies: "el uno llamaban Oton-
tecutli, el cual es el primer senior que tuvieron sus antepasados, y al otro
lamaban Yoxippa, y a este hacian mayor fiesta que al otro; para celebrarla
iban al campo a dormir y a holgarse, comian alli cuatro dias, y cada vez
que la celebraban, aparejaban para quellos dias todo genero de comida y
bebida y no se gastaban pocos tamales colorados y tortillas hechas de
masa mezclada con miel; era esta la mayor fiesta que celebraban, y llama-
banla al dia de ella, totopaina ciocippatotoca." (Ob. cit.) A esta fiesta se
refiere don Hernando de Vargas, calificandola de "pascua principal que
celebraban cuando querian celebrar los frutos llamada Tascanme, en lengua
otomi, que quiere dezir pascua de pan blanco fiesta muy antiquisima entire
ellos y de gran solemnidad todos ofrecian en estas pascuas a la diosa Madre
vieja cumplidamente de sus frutos como diezmo de lo que cogian". (Ob.
cit., pp. 44 y 45.)
Como sucedia entire todos los grupos indigenas sujetos a la influencia
mexicana, adoraban los diversos dioses del numeroso pante6n de la alta
cultural nahuatlaca-tolteca; pero en cada region se notaba una veneraci6n
particular por alguno de los nfimenes principles. Sahagin nos dice que
"despues Otontecutli y de Yoxippa tenian otros que llamaban Atetein y
que siempre iban a hacer oraci6n y sacrificios a las alturas de la sierra";
claro esti que se trata de Tlaloc y Chalchiucueyec, cuyo culto ha quedado
demostrado con las innumerables esculturas en piedra y barro sin cocer
encontradas en la region de Jilotepec, particularmente en la cumbre del
cerro de Canalejas (nombre actual), antiguo adoratorio de Tlaloc.
Tambien "reberenciaban -nos dice don Hernando de Vargas-, en
gran manera un ydolo de piedra de la figure del honbre al qual llamaban
day que quiere dezir dios de los bientos al qual creian que avia criado
todo el uniberso tenia dos bocas vna encima de otra y no e podido alcanzar
la significaci6n dello aunque lo e procurado harto mas de que los antepa-
ados se le dexaron asy; a este tenian con los demas dioses avnque en parte
as preminente en vna casa grande que les serbia de tenplo en la qual
uia zacerdotes que Ilamaban yobego que quiere dezir en nura (nuestra)
egua espafiola ministros de los dioses seruian estos en el tenplo de tenerlo






MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


linpio y presentar a los dioses las ofrendas que el pueblo daba de encienso
y cosas de comida su bestido heran vnas mantas que les arrastraban por
el suelo traian los cabellos muy largos los cuales se ataban por detris
publicaban las fiestas que las ordinarias eran de veinte a veinte dias que
eran como agora los domingos en los cuales dias se rregocijaban much
no trabajando y bebiendo hasta enborracharse". (Ob. cit, p. 44.) Claro
esti que Eday no es otro que Ehecatl, advocaci6n de Quetzalc6atl en fun-
ci6n de .umen de los vientos, a cuya causa se debe el aditamento en forma
de pico o de soplete que lo caracteriza.
En Yetecomac, sin perjuicio de reverenciar a los anteriores "...ado-
ravan a Tezcatepoca... ofreCianle enqienso de esta tierra y papel, que es
como de estraqa de Castilla: horadabanse las orejas y acuchillauanse las
piernas, y la sangre que les salia le ofrezian y con ella bafiavan sus ydolos
hechos de piedras, y otros de palo, haziendo grande areyto y baile a su modo
dellos". (Papeles de Nueva Espakia, T. VI. Relaci6n de Yetecomac,
p. 21.) "En Tolnacuchtla, igualmente adoravan a Tezcatepoca, ...ofre-
las orejas y ofreqianle aquella sangre". (Ob. cit. Relaci6n de Tolnacuchtla,
p. 25.)
Los de Axocupan, por filtimo, "tenian por su dios a Huytzilopoch...
ofrecianle encienqio y papel de la tierra: tenyanle casa dedicada a manera
de monasterio en la qual enserravan cantidad de muchachos, los quales se
criavan alli; tenian dotrina del demonyo a manera de colegio, y de alli
salian los que querian casarse y los demas quedauan en castidad: cor-
tauanse las orejas y sajauanse las piernas y los braqos y las lenguas, a
manera de penitencia; rrociaban los ydolos con la sangre; y quando yvan
a la guerra cavtivavan trayanlos ante estos ydolos sacandoles el coraqon
y dandoles con el por la cara; hazian grandes areytos quando hazian estos
sacrificios; hazian esta fiesta cada veynte dias; en aquel tienpo no se
enbriagaban, porque yva contra la ley que entire ellos avia, y moria por
ellos". (Relaci6n de Axocupan, p. 16.)
La adopci6n de los complicados mitos y rituales nahuatlaca-toltecas
habian creado entire ellos, naturalmente, un sacerdocio numeroso y estric.
tamente jerarquizado, que principiaba en "el supremo y gran sacerdote
que se decia tecutlato" y a trav6s de los "sacerdotes que se llamaban tla-
macaxques, los cuales criaban y doctrinaban alli muchachos: ... alli hacian
penitencia todos, velaban toda la noche en tiempo de los sacrificios, pun-
zabanse o sangrabanse de los labios o muslos con las puntas de maguey,
y a la media noche se lavaban al tiempo de los frios: ayunaban y tafiian
su tamboril o teponaxtli encima del cu y dezian que velaban y guardaban






EvoLucI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


con aquel instrument de tafier... hasta los educandos de los templos que
cuando muchachos se rapaban las cabezas, dejando unos pocos de cabellos
en los colodrillos... (los cuales) llamaban pioxhtli y que, cuando llegaban
a hombres de edad podian dejarse los cabellos largos y ascendian a la
categoria de piocheque" (Sahagin, T. III, Cap. XIX, Passin); lo que nos
refleja la existencia de "grupos de edad", reminiscencia de las classess
matrimoniales" de la cultural tot6mica notoria entire los aztecas.
La adopci6n de nuevos mitos y la complicaci6n del ceremonial reli-
gioso no se tradujo s61o en una transformacion superficial y externa, sino
que modific6 profundamente la mentalidad de los otomies. La amoralidad
consustancial de la organizaci6n de la familiar cazadora-recolectora, de la
banda y la horda, que hacia exclamar a fray Vicente de Santa Maria
"que no habian llegado a su noticia (de los grupos cazadores-recolectores)
prohibiciones o penas, delitos o virtudes" se habia transformado, por
obra de los pueblos de alta cultural del centro de M6xico, en una moral
estricta, implacablemente guardada por una legislaci6n cruel, que reserva-
ba, por cierto, sus mis duras sanciones para los delitos contra la propiedad,
en tanto que era en extreme benigna para los delitos contra las personas,
como no fueran, en el fondo, un atentado contra la propiedad de las per-
sonas: "a los ladrones por hurtos pequefios se les castigaba con acotes y
rreprhensiones grandes y sy el hurto era grande lo agotaban brabamente
y luego le ataban las manos atras y por ellas los colgaban de algunas vigas
de casas altas o de arboles y ally los apedreaban o los dexaban asy hasta
qve espiraban. El que hazia fuerqa a muger lo ataban de pies y manos y
a palos y pedradas lo mataban sy alguno cometia adulterio al adultero
y adultera mataban de la misma suerte castigaban el pecado nefando con
much rrigor con la misma muerte y por este delito nunca ninguno fue
perdonado, a los bagamundos aCotaban con hortigas no castigaban los omici-
dios ny les daban ninguna pena. ..". (La Conquista de Queritaro; pp. 46
y 47.)
Las penas excesivas para el adulterio y los delitos sexuales, excep-
ci6n hecha de los que se aplicaban en casos de desviaci6n, eran un intere-
sante complejo de dos influencias distintas: el sentido de la propiedad de
la mujer que residia en el hombre, padre, hermano o esposo, entire los
pueblos cazadores-recolectores, por una parte, y las prohibiciones o tabfis
sexuales que al perder su vigencia el regimen exogimico, se refirieron de
una manera 16gica a la familiar natural, substitute del clan, la gran familiar
social primitive. Por lo que respect a la indiferencia ante los delitos con-
VWase Historia Econ6mica y Social de Mexico, en la pagina 7 del T. IV de estas
Obras Completas.






MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


tra las personas, encontramos tambi&n como raz6n una supervivencia de
la organizaci6n tot6mica, que entregaba estos actos a la "venganza de la
sangre", sin que tuvieran intervenci6n individuos que no pertenecieran al
linaje de la victim. Aunque por la superaci6n del regimen tot6mico exis-
tia ya una solidaridad social de mis amplia base, 6sta se ejercitaba mis
bien en actos positives --cooperaci6n, caridad, asistencia social-, dele-
gando los aspects negatives de la solidaridad, como el castigo de los actos
contra las personas, igualmente a la familiar natural, como acontece des-
graciadamente en la actualidad.
Para preparar a las nuevas generaciones a sobrellevar la dura vida
que imponian las condiciones econ6micas y la organizaci6n social, los
padres se preocupaban, como entire los aztecas, de ir endureciendo progre.
sivamente el cuerpo y el caricter de los nifios, antes de entregarlo a su
ruda y precoz existencia de trabajadores, tratindose de las classes mis
pobres, o a la discipline f6rrea de las escuelas religiosas.
Habian adoptado igualmente los concepts nahuatlaca-toltecas sobre
la supervivencia de las almas, despu6s de la muerte de los cuerpos, y ajus-
taron a esta nueva creencia sus costumbres funerarias, abandonando la
incineraci6n traditional de los n6madas: "tenian por cosa muy cierta y
averiguada la ymmortalidad de las animals, y asy, cuando vno moria le
enterraban y con el toda la rropa de su bestir y vasijas de su serbicio
hazian los bibos comemoraci6n (sic) de los difuntos ofreciendo por ellos
en sus sepulturas lo que comia presentandolo en vasijas y dexandolo ally
dezian que lo hazian por los muertos que eran bibos en otra bida que era
la perfecta. (La Conquista de Queritaro, pp. 43 y 44.)
Los matrimonios se seguian concertando como entire los chichimecas,
"por terceria de parientes"; pero los principles, a usanza de las classes
privilegiadas de los pueblos de alta cultural, habian olvidado la rigida
monogamia de la organizaci6n nomidica: "quando querian contraer ma-
trimonio pedia el hombre a la muger y concertado entire los padres o deudos
se determinaba sy avia de yr el desposado a casa de la esposa 6 la esposa
A casa del desposado a do yban se adereqaba de comer a su modo y comian
y bebian y aquella noche se la entregaban y sy el vno del otro no se
contentaban hazian diborcio diziendo que no estuuisen mas juntos; despues
de hecho el diborcio tenian muy gran vigilancia los deudos de la novia
para que no se juntasen carnalmente pero sy lo huzian no tenian pena
apartados se podian casar ella con otro y 61 con otra solos los principles
tenian a dos y a tres y cuatro mujeres la jente comzin no podia tener mas
que vna". (La Conquista de Quer6taro, p. 45.)
Igualmente se habia mantenido inalterable la condici6n de la mujer






EVOLUC16N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


dentro del hogar. Habia, como entire los cazadores-recolectores, una estricta
division sexual del trabajo, pero a la mujer le seguia correspondiende,
amen de las faenas domisticas, buena parte, y no por cierto la mis suave,
de los trabajos econ6micamente productivos, recibiendo como compensa-
ci6n de sus interminables esfuerzos en pro del sostenimiento de su hogar,
malos tratamientos y aun golpes cuando sus esposos y sus padres, herma-
nos incluso, estaban dominados por el pulque, al grado que las mujeres
"quando abren el arbol o plant dicho maguey que da vn licor como arrope
despues de cozido toman del primer licor que sale y lo echan en el fuego
y en los quicios de las puertas de su casa como Ruqiando y diciendo no
me fatigue my marido, no me fatigue my marido y esto dizen que lo haren
por tener paz con los dichos sus maridos". (La Conquista de Queritaro,
p. 34.)
Hemos hablado ya en capitulos anteriores de la tendencia de los oto-
mies a vivir aislados en lugares adecuados para el desarrollo de sus acti-
vidades econ6micas: caza, recolecci6n, aprovechamiento industrial de los
recursos forestales, agriculture, etc. La familiar natural, es decir, el padre
y la madre con su prole, se veian frecuentemente aumentados por las fa-
milias de los hijos que convivian con ellos, constituyendo un grupo mei
important al que hemos denominado familiar social, y que guard una
relaci6n con la primer de 7 a 3, en promedio, segin se podri ver en el
cuadro demogrifico correspondiente. El establecimiento de varias families
sociales en determinada comarca, en demand de determinadas posibilida-
des econ6micas mas que en cumplimiento de necesidades de sociabili-
dad, constituia, y constitute boy, las aldeas e incluso los pueblos, que sola-
mente se manifiesta por la existencia de las casas de comunidad, ahora
pequefias iglesias y escuelas rurales; pero que en realidad son simplemente
zonas que la densidad demogrifica ha elevado, sin ningin intent de urba-
nizaci6n, por algin motive especial, como la profundidad de las tierras
de labranza o las condiciones favorables para la construcci6n de un jagiiey.
La dispersion sistemitica de la poblaci6n multiplic6, naturalmente, las
autoridades subalternas que debian controlarla, tanto desde el punto de
vista de la administraci6n de justicia como por lo que se refiere a las obli-
gaciones religiosas y civicas: "su gobierno era que tenian vn principal
como agora le tienen en cada pueblo a quien reconocian vasallaje y rrebe-
renciaban en extreme avia otros mandones pequefios que cada vno tenia
cargo de veinte o veinte y cinco honbres vnos mas y otros menos los quales
los rrecogian para las obras personales y tributes y otras cosas neqesarias
este principal tenia cargo del oficio de la justicia". (La Conquista de Que-
rdtaro, p. 46.)






MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


La categoria y caracter de los gobernadores de cada comarca variaba
much, segin las condiciones en que se hubiera realizado la sumisi6n de
las jurisdicciones political a los sefiores de M6xico. En Atitalaquia, por
ejemplo, "Desde que fueron conquistados estos pueblos deste distrito por los
sefiores de Mexico, no tubieron senior natural, porque era costumbre del
benCedor matar y apocar las cabe por mejor lo asegurar; y luego ponian vn rrecaudador mexicano que tu-
biesse quenta de cobrar los tributes del pueblo y acudir con ellos a los
sefiores de Mexico; estos rrecaudadores que auia en este distrito, en la con-
quista de Mexico y rrebolucion de tierra quando don Hernando Cortes,
Marques del Valle, bino a conquistalla, se quedaron entroducidos por se-
iiores de los pueblos que a su cargo tenian y assi quedaron por sefiores
dellos sin que se apurase la verdad de ello; esto se entienda no general-
mente de todos los pueblos, por que en algunos abia sefiores naturales avn-
que pocos, que aliados con los sefiores de Mexico y rreconociendoles sefiorio
se quedauan con el suyo; el sefiorio que sobre estos se tenia hera acudir a
los llamamientos de los sefiores de Mexico y darles por tribute aquello que
se les imponia conforme a la dispusicion de la tierra," (Papeles de la Nue-
va Espaina. T. VI. Relaci6n de Atitalaquia y su Partido, p. 205).
En otros casos se trataba no de simples recaudadores de contribuciones
sino de verdaderos gobernadores militares, politicos y administrativos pues-
tos por los sefiores de M6xico, como los pueblos de la jurisdicci6n de Apas-
co, que se llam6 despues de la conquista de Hueypuchtla y su Partido, que
"antiguamente fueron gouernados por el senior deste pueblo de Apasco
que se llamava Atlapopocatzi, que en la lengua castellana quiere dezir
'agua ahumada'; este senior gouernava diez pueblos por mandado del que
era en aquel tiempo senior de Mexico, a quien estos rreconosian, que tenia
sujeta la Teutlaipa". (Papeles de la Nueva Espafia. T. VI. Relaci6n de
Yetecomac, pp. 19 y 20.) Se daban casos, por iltimo, en que sus "sefiores
naturales" hubieran sido substituidos, despubs de su conquista, por caci-
ques pertenecientes a la familiar de los sefiores de M6xico, como en Jilote-
pec, que en la 6poca de la conquista conservaba, a pesar de ser tributario
de Mexico, jurisdicci6n sobre todo su extenso territorio, como lo demues-
tran las siguientes declaraciones de las Relaciones de Zimapin: "en tiempo
de su jentilidad obedecian los naturales destos pueblos al senior de Jilotepe-
que, donde oy son sujetos, que se lamaua Ymetzxayac, en cuyo rrecono miento le dauan de la caqa que sacauan". (Papeles de la Nueva Espafia.
T. VI. Relaci6n de las Minas de Zimapdn, p. 3.) Este vasallaje se mantenia,
incluso, sobre los colonos que fundaban centros de poblaci6n alejados de
la metr6poli, como los que fundaron los caciques de Jilotepec y Tula en







EVOLUCI6N DEL VALLE: DEL MEZQUITAL


Guanajuato, Quer6taro y San Luis Potosi, segin veremos en su oportunidad.
La influencia material ejercida sobre los otomies por los pueblos agri.
cultores de alta cultural del Valle de Mexico, que aquellos transmitieron a
los chichimecas-pames, fue lenta pero multiple e irresistible, puesto que
empleando todos los medios de coacci6n religiosa, political, administrative
y military, tendi6 firmemente a incorporarlos a su regimen de producci6n.
Tecnol6gicamente se tradujo en los siguientes aportes culturales:
A. Agriculture: Cultivo de maiz, frijol, chile, chia, huautli, jitomate,
tomate y maguey, asi como ensayos desafortunados para la aclinataci6n
del algod6n en el Valle del Mezquital; uso de la coa y aprovechamiento
de las corrientes de agua y de los manantiales para la irrigaci6n.
B. Industria: Hilados, tejidos y torcidos de fibras duras y de algod6n,
por medio del malacate y el telar suspendido; tefiido de las fibras y apli-
caci6n del dibujo ornamental en las telas.
C. Alfareria: Respecto a la alfareria debemos sefialar el hecho de
que, tal vez por carencia de arcillas de buena calidad en el Valle del Mez-
quital, solamente se desarroll6 en forma important en la region de Cha-
pantongo, que se especializ6 en la fabricaci6n de grandes cAntaros, indus-
tria que ha llegado a nuestros dias en un estado floreciente y un amplisimo
radio commercial.
D. Aprovechamiento industrial de products regionales y recursos na-
turales: Fermentaci6n del pulque en ollas de barro, fabricaci6n de miel de
maguey por evaporaci6n del aguamiel; producci6n de miel de abeja, fa-
bricaci6n de cal y cria de animals dombsticos (aves y perritos principal-
mente).
E. Menaje: Adopci6n del menaje dom6stico de los pueblos sedenta-
rios y agricolas: metate, matlapil, ollas, jarros, cazuelas, cAntaros, petates,
etcetera.
F. Indumentaria: Adopci6n de la indumentaria de los pueblos agri-
cultores: mantas, huipiles, quechquemiles, maxtlatl de fibras de maguey o
algod6n y cactli (calzado hecho de fibra de maguey, hilados y torcidos)
y el ixcahuipilli (armaduras acolchonadas de algod6n).
A los mexicanos se debe ademis la transformaci6n sustancial de la
economic consuntiva de los cazadores-recolectores en una economic de cam-
bio, que lleg6 a ser de gran importancia entire ellos, en raz6n de la nece-
sidad de proveerse, por trueque, de los articulos alimenticios de primer
necesidad a que los condenaba la exigiiidad y frecuente pfrdida de sus
cosechas. El primer mercado o tianguis, segun asentamos atris, lo estable-
cieron los mexicanos en Hueypuchtla que "quiere decir en lengua espaiiola
'grande feria' "y llam6se asi por haber sido el primer mercado que se us6







MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


en esta tierra porque antes no se usaua". (Papeles de la Nueva Espafia. Re-
laci6n de Hueypuchtla. T. VI, p. 26.) A la l1egada de los conquistadores
espafioles se realizaban tianguis o mercados semanarios en todos los pue-
blos cabeceras de la region.
La presi6n de los mexicanos, por medio de la imposici6n de tributes
y prestaci6n de servicios aceler6, como es natural, el ritmo del trabajo y
diversific6 las actividades econ6micamente productivas de los otomies, que
se vieron obligados desde que fueron sometidos por los sefiores de Mexico,
aparte de tender a sus necesidades, acrecentadas por su nuevo regimen de
vida, a pagar sus tributes, sostener a las diversas jerarquias de sefiores y
funcionarios que gravitaban sobre ellos y hacer frente a los gastos que im-
plicaba un culto religioso.
DEMOGRAFIA
Carecemos de datos concretos, dignos de fe, sobre la poblaci6n indi-
gena prehispAnica desde el punto de vista cuantitativo, pues las referencias
que sobre esta important material encontramos en los historiadores primiti-
vos y en los cronistas, son en extreme vagas, contradictorias y frecuentemente
exageradas. Nos vemos obligados, para llenar esta sensible deficiencia,
a emprender un studio pormenorizado de la poblaci6n del Valle del Mez-
quital, durante el siglo xvi, basindonos en las tasaciones de tributes, en los
padrones de los frailes y curas pirrocos, asi como en una investigaci6n de
las vicisitudes patol6gicas, econ6micas y sociales que sufrieron los otomies
durante el primer siglo de la dominaci6n espafiola, para fundar una hip6-
tesis respect a la 6poca inmediatamente anterior a la conquista.
El material estadistico mis antiguo para el studio de la demografia
indigena de Mexico, es el que proporciona la Suma de Visitas de Pueblos,
compilaci6n de datos relatives a los pueblos cabeceras y sus sujetos, "enco-
mendados" o "en cabeza de S. M.", de la Nueva Espafia y la Nueva Galicia,
hecha con anterioridad a la fundaci6n de los minerales de Tlahualilpa, Real
del Monte y Atotonilco, de la zona minera de Pachuca, que comenzaron
a ser explotados el aiio de 1552. Podemos decir que los datos de la Suma
de Visitas de Pueblos constituyen, a pesar de sus naturales deficiencies y
omisiones, el conjunto de material estadistico mis complete, precise y ve-
ridico de que se puede disponer en la primer mitad del siglo xvi. De
acuerdo con este notable document, publicado como primer volume de
la segunda series de Papeles de Nueva Espaiia, Geografia y Estadistica por
don Francisco del Paso y Troncoso, la poblaci6n del Valle del Mezquital
ha sido concentrada en la tabla Nim. 1.
Debemos advertir, sin embargo, que en esta compilaci6n ignoramos







EvOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


por que causes no figuran algunos de los pueblos que existian en esa epoca,
various de ellos de much importancia, como Actopan, Tolnacustla, Jilote-
pec, etc. No hemos querido completarla con datos de otras fuentes, como
Las Tasaciones de Ortuiio de Ibarra (1560), por ejemplo, porque no corres-
ponden exactamente al mismo period de tiempo en que se hizo la recolec-
ci6n de los consignados en la Suma de Visitas y porque no se refieren exac-
tamente a las mismas jurisdicciones.
Conviene manifestar, ademis, que el inico dato constant, tanto en
6ste como en otros padrones de poblaci6n del siglo xvI, es el de los tribu-
tarios, cabezas de familiar, y muy frecuente el relative al nimero de casas.
Los demis son accesorios, puede decirse, en el concept de los recolectores.
Este defecto es tanto mis dificil de subsanar, cuanto que, de acuerdo con
el interns especifico del suministro o la recolecci6n de los datos, se hace
omisi6n, en algunos casos, de los individuos menores de tres o cuatro afios
de edad y en otros de los doce y catorce respectivamente. La primer de
estas anomalias tuvo por origen el hecho de que siendo muy grande la
mortalidad infantil, se pretendia evitar prejuicios respect al nimero de
tributaries en las futures tasaciones, que debian hacerse de cinco en cinco
afios; la segunda en la circunstancia de que en los datos ministrados por
los pirrocos, solamente se tomaba en cuenta a los individuos de doce afios,
tratandose de mujeres, y catorce, tratindose de hombres, es decir, a los
feligreses de "confesi6n". Para buena inteligencia de estos documents
es necesario, en consecuencia, establecer el porcentaje por regions de los
grupos de edad, con objeto de poder llenar esas lagunas, como lo hemos
hecho nosotros de la manera mis cuidadosa possible en los casos que se
sefialan en cada cuadro.
Entre las concentraciones de padrones del siglo xvi, la mis complete,
por lo que respect a la Teotlalpan y a Jilotepec, es decir, a la extensa zona
ocupada por los otomies en el territorio de los actuales estados de Mexico
e Hidalgo, es la del cosm6grafo-cronista Juan L6pez de Velasco, realizada
de 1571 a 1574, y que tuvo como base las noticias de los franciscanos, de
los agustinos y de los curas parrocos, a quienes correspondia la doctrine
de los habitantes de la region:
"Provincia de la Teutlalpa. Descripci6n de las provincias del Ar-
zobispado de M6xico (que caen en la parte del Norte). Provincia de la
Teotlalpa. La provincia de la Teotlalpa, que comienza tres leguas de Me-
xico, tendri de largo Norte Sur diez o doce leguas, y de ancho seis o siete
poco mis: no hay en ella pueblo ninguno fundado de espafioles, mas de
dos asientos de minas, en que habri como ciento treinta espafioles: hay en
ella veinte y seis pueblos de indios, cabeceras de partidos, y en ellos y las









MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


demis cabeceras y sujetos ciento catorce mil indios tributantes; quince mo-
nasterios, siete de frailes franciscanos y ocho de agustinos, y en toda la
provincia cuatro alcaldias mayores y tres regimientos."

TABLA NUM. 1

NOMBRE DEL LUGAR nmero e Monasterios y curate

TOTALES ..................... 107 200 26
Hecatpee............... ......... 2 600 Franciscanos
8uauhtitlan. .. 3 400 Franciscanos
tumba............ ....... .... 500 Franciscano
Tepeapulco...... .............. 400 Franciscno
Tayuca.......... .......... 4 400 Curato
Zumpango........... ... 2 900 Curato
Atotonilco ............. .. 4 100 Agustinos
Tezeatepec .. ....... ... 1 600 Curato
Tulancingo......... ... ..... 5 500 Franciscanos
Epazuyuca ........ 3 000 Agustinos
Minas Pachua ..................2 70 Curato
Tecontepec ... ............. 800 Agustinos
Izmiquilpa. ...... .......... ... 3 100 Curato
Tequxquac.......... 3 700 Curato
Gueypuchtla................ 2 700 Curato
Gueguetoca .................. 4 800 Curato
Tepocotlan ... .. 2 400 Curato
Cempoala ........ .. .. .. 3 300 Franciscanos
Atitalaquia.................... 5 400 Agustinos
Tula......... ......... 9 000 Franciscanos
Axacuba ................. ........... 5 600 Agustinos
Acatlan. ........................... 800 Agustinos
Mizquiaguala....................... 2 500 Curato
Actopa ................... 13 000 Agustinos
Izquipa ......................... 1 300 Agustinos
Guachinango ............... 3 700 Agustinos


"Provincia de Xilotepec. La provincia de Xilotepec, al noreste de
Mexico y al Poniente de la Teotlalpa, estari de Mexico, en la cabecera
della, doce leguas: no hay en ella pueblo ninguno de espafioles, y en siete
partidos y en las cabeceras, sujetos y estancias dellos, habran como veinte
y seis mil indios tributaries, una alcaldia mayor, un curato y seis monas-
terios de frailes, los cinco de franciscanos y el uno de agustinos."

TABLA NUM. 2

NOMBRE DEL LUGAR Nmcero de Monasterios y curator
tributaries

TOTALES.................... 26 400 7
Gueychiapa... ........... ... ....4 400 Franciscanos
Chipantongo ................... ... 3 200 Agustinos
Xilotepee.................. ........ 7 000 Franciscanos
Chiapa (de Mota) .................... 2 400 Curato
Alguexuynca ................... ... .. 2 400 Franciscanos
Tepetitlan .......................... 3 500 Franciscanos
Tepe ic ............................ 3 500 Franciacanos


(Geografia y Descripci6n Universal/. de las / Indias / Recopilada
por el Cosm6grafo-cronista / Juan L6pez de Velasco / desde el afio de







EvoLucION DEL VALLE DEL MEZQUITAL


1571 al de 1574. / Publicada por primer vez / en el / Boletin de la So-
ciedad Geogrifica de Madrid, con adiciones e ilustraciones por don Justo
Zaragoza Madrid / 1894 / pp. 194 a 196 y 127 respectivamente.)
Desgraciadamente la concentraci6n de L6pez de Velasco tiene el in-
conveniente de consignar s6lo el nfimero de tributaries por partidos, sin
proporcionar ningin dato respect de los poblados pertenecientes a cada
jurisdicci6n, ni de los individuos no tributaries que integraban las families.
Esto nos ha obligado a former por nuestra cuenta un nuevo cuadro en el
que hemos concentrado los datos demogrificos obtenidos mediante la cuen-
ta hecha por orden del arzobispo de Mexico don fray Alonso de Montifar
y publicada con el titulo de Descripci6n del Arzobispado de Mexico, ma-
nuscrito del Archivo de Indias de Sevilla. Afio de 1571. (Papeles de Nueta
Espafia, Segunda series, Geografia y Estadistica, T. III.) y la Descripci6n
del Arzobispado de Mixico. (Editada por Garcia Pimentel. Mexico, 1897.)
Para verificar los pueblos sujetos correspondientes a cada cabecera nos
hemos valido de los tomos I y VI de los Papeles de Nueva Espafia.
Las omisiones a que hicimos referencia con respect a la Suma de Vi-
sitas de Pueblos, por una parte, y la variaci6n en las jurisdicciones ocurrida
en esa 6poca de organizaci6n de un nuevo aparato politico y administrati-
vo por otra, hacen impossible la comparaci6n entire los padrones de las dos
6pocas estudiadas, tanto por lo que hace a la poblaci6n regional en con-
junto, como por lo que se refiere a la de los pueblos cabeceras y sus su-
jetos en lo particular. Ademas, por tener la Suma, fundamentalmente, el
caricter de tasaci6n de tributaries, una de las primeras en la Nueva Es-
pafia, sin duda, no logr6 captar el total de los individuos con capacidad
de tributar, por las naturales ocultaciones que se registran en esta clase de
pesquisas; en tanto que el control ejercido por los pirrocos y frailes
sobre sus correspondientes feligresias era en los afios de 1571-1574 mis
intimo y efectivo, lo que permiti6 la formaci6n de padrones mis exactos.
De una manera general podemos tener por absolutamente seguro que
la poblaci6n de toda la Nueva Espafia habia sufrido, por las causes que he-
mos indicado, un considerable descenso; pero 6ste fue variable, como
es 16gico, de una region a otra, pues los factors hist6ricos y naturales ac-
tuaron con intensidades diversas. Las relaciones geogrificas hechas por
los corregidores durante los afios de 1579-1580 en respuesta a un cuestio-
nario, bien formulado, que abarc6 todos los temas de importancia hist6-
rica, geogriafica, econ6mica, demogriafica, social y cultural, nos suministran
los datos concretos que necesitamos sobre el particular. Tomaremos como
indice los que se refieren al Valle del Mezquital y a las regions vecinas,






MIGUEL OTHON DE MENDIZABAL


para marcar la generalidad del hecho: la Relaci6n de Atitlaquia se refiere
al descenso de la poblaci6n y a causes sin darnos nimeros que nos per-
mitan hacer ninguna estimaci6n cuantitativa: "Solian ser los pueblos de
este partido de Atitalaquia en su ynfidelidad, muy poblados de gente, por
ser la disposici6n de la tierra acomodada y aparejada para la multipli-
caci6n, an benido, a rrespeto de los'que heran antiguamente en gran dis-
minucion el dia de oy por muchas pestilencias prinqipalmente que por ellos
an benido". (Papeles de Nueva Espatia. Relaci6n de Atitalaquia y su Par-
tido. T. VI, p. 202.)
La misma afirmaci6n encontramos en las Relaciones Geograficas de
los pueblos cabeceras correspondientes a la alcaldia mayor de Gueypoxtla:
"An tenydo much mas cantidad de gente y con las enfermnedades de los
cocolistles, pasados a venydo en disminuyqion" (Relaci6n de Gueypuchtla.
T. VI, p. 28). En la de Axocupan (Ajacuba) se describe el hecho en la
forma siguiente: "an tenydo much mas cantidad de jente" (T. VI, pp.
14-15). La de Yetecomac se express asi: "Solia ser de much mas gente
y con las enfermedades de cocolistles que an thenido se an apocado y muer-
to" (T. VI, p. 24). En la Relaci6n de Tolnacustla: "tuvo much mas gente:
entiendese mueren por el viqio de la embriaguez que entire ellos vsan muy
ordinario" (T. VI, p. 20). Finalmente en la de Tezcatepec: "tuvo much
mas" (Poblaci6n) (T. VI, p. 35.)
La misma idea se desprende de la Descripci6n de las Minas de Pa-
chuca, manuscrito sin fecha; pero perteneciente sin duda a la Recopilaci6n
de Noticias Geogrdficas y Estadisticas hecha a principios del siglo xvn,
1608 y 1610. Refiriendose al pueblo de Pachuca, nos dice que: "hay 100
indios tributarios... solia tener este lugar mas de 1 000, y han venido a
tan pequefio numero como queda dicho"; lo propio ocurre en Tezontepec:
"tiene 67 tributaries al Rey, que solian ser mis de 1 000 pero las enferme-
dades los han consumido", y con los pueblos de Acayucan, San Pedro, Gua-
quilpa y Zapotlan, que estaban juntos en una poblaci6n: "Habia en ellos
mas de 1 500 indios tributaries y ahora no hay mas de 250 que tributan al
Rey: esta disminucion de gente han causado las enfermedades". Tolcayuca
no result mejor librada en esta catAstrofe demogrifica: "solian tener mas
de 1 000 tributaries y ahora nomas 122"; ni Tezayuca "que de 4 000 que
solian haber han venido a quedar 150". (Colecci6n de Documentos Ine-
ditos del Archive de Indias. T. IX, pp. 207 a 209.)
Nos es en extreme dificil estimar cuantitativamente este terrible hecho
demogrifico, notoriamente acentuado a fines del siglo xvi, porque las re-
laciones y los padrones que hemos logrado consultar sobre esa 6poca y
region, por tener diferente origen y finalidad, no admiten tampoco una






EVOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


comparaci6n racional; pues los descensos o ascensos brusquisimos de la
poblaci6n correspondiente a una localidad, no reflejan con exactitud un fe-
n6meno de crecimiento o decrecimiento demogrifico, puesto que en unos
casos las noticias provienen de tasadores de encomiendas; en otras de cl&
rigos que no tomaban en cuenta a los poblados que caian bajo la adminis-
traci6n de los conventos agustinos o franciscanos, en tanto que las noticias
de los frailes se desentendian de los pueblos que pertenecian a las feligre-
sias parroquiales, y por iltimo, las relaciones geogrifico-estadisticas que
se conocen, ademis de que no abarcan sino una pequefia parte de la region
que estudiamos, correspondent a jurisdicciones judiciales o administrati-
vas que no concuerdan con ninguna de las anteriores.
Es indudable que el nimero de individuos captados en la Suma de
Visits de Pueblos, a mediados del siglo xvi, esta muy lejos de ser la po-
blaci6n real de la region, pues los espafioles en aquella 6poca apenas ini-
ciaban su penetraci6n colonizadora y el control politico y administrative
que podian ejercer sobre sus dispersos habitantes, era muy d6bil e incom-
pleto pero nos da una idea muy exacta de la constituci6n de la familiar que
nos permitira calcular, con relative exaciitud la poblaci6n total, multipli-
cando el nimero de tributaries por el indice regional de la familiar.
Debemos advertir que era costumbre muy arraigada entire otomies y
chichimecas casar prematuramente a los j6venes entire los doce y los catorce
aiios y aun mas j6venes, sin duda con objeto de regularizar una potent
sexualidad, que result notoria en el siguiente pirrafo de Sahagin: "Te-
nian uso y costumbre los otomies, de que los varones siendo muy mucha-
chos y tiernos se casasen, y lo mismo las mugeres, y asi a los muchachos
les daban nifias de la misma edad, y se las buscaban por mugeres, y a los
que regian, gobernaban y eran principles, les pedian sus hijas, y si alguna
de ellas era ya muger hecha y no la habian pedido para que no se le pa-
sase la vida sin dejar hijos, la daban como en don los principles sin ser
pedida, o le pedian marido con quien casarla, y segun dicen, que cuando
dormia el hombre con la muger, no tenia cuenta con ella diez veces des-
contentabase la muger, y apartabase el uno del otro; y si la muger era flaca
para sufrir hasta ocho o diez veces tambien se descontentaba de ella y la
dejaba en breve".
La Relaci6n de Querdtaro confirm lo asentado por el sabio francis-
cano: "en la lojuria son muy calidos asy mugeres como hombres dandose
las mugeres muy facilmente son amiguisimas de negros y mulatos y de los
de su jeneraci6n y quando alguno les pide su cuerpo rresponden tu lo sabes
son enemigas de espafioles es generaci6n que multiplica much y benigna-
mente se cree ser muy pocas 6 ningunas las mugeres que legan entire ellas






MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


al talamo porque de menos de diez afios se exercitan en este vicio y asi 1o
principal para quando se quieren casar es juntarse el hombre con la muger
y sy quadra dize ella t sus padres 6 deudos que fulano tiene buen coraqon
para que sea su marido y asi se efectua y la que no topa con esto y le pre-
guntan que por que no se casa Responde que no haya coraqon que le qua-
dre. En efecto los casamientos se hazen con voluntad de los padres pidiendo
ellos a ellas, las dotes son las personas, y quando much vna casa pajiza
pequefia y ahumada y con pequefias puertas..." (Conquista de Queretaro,
pp. 34 y 35.)
La costumbre de concertar estas unions prematuras, fue cuidadosa-
mente estimulada por los frailes y curas con tendencies moralizadoras y
por los encomenderos con miras claramente econ6micas; por lo cual, lo que
podriamos Ilamar la familiar natural, es decir, el marido y la mujer con
su prole, nos dan el bajo promedio de tres individuos, a pesar de que,
por falta de datos, s6lo hemos operado con tributaries enteros sin tomar en
cuenta a los "medios tributaries", viudos y solteros mayores de catorce
afios, muchos de los cuales eran cabeza de familiar. Este nfmero se eleva
a 3.2 en las Descripciones del Arzobispado de Mexico. Por el contrario,
el n6mero de individuos por casa, es decir, el n6mero de los que consti-
tuian la familiar social: el jefe de ella, su mujer, sus hijos, sus nueras o
yernos y sus nietos, se eleva hasta 6.8, lo que quiere decir que en promedio,
habia mis de dos families naturales por familiar social.
Si aplicamos el promedio 3.2 de la familiar natural a la concentraci6n
de datos sobre tributaries que nos proporciona L6pez de Velasco en su
Geografia y Descripcidn General de las Indias, tendriamos para la gran
zona otomi del norte del Estado de M6xico e Hidalgo, los siguientes resul-
tados: provincia de la Teotlalpan 107,200 tributaries que correspondent a
343,040 individuos; provincia de Jilotepec, 26,400 tributaries, que ascen-
derian a 84,480 individuos; 427,520 habitantes en total. Es decir, descon-
tando las jurisdicciones de Hecatepec, Cuauhtitlin, Otumba, Tepeapul-
co, Zumpango, Tulancingo, Epazoyuca, Minas de Pachuca, Gueguetoca,
Tepozotlin, Zempoala, Ixquilpa y Guachinango, en conjunto, 54,400
tributaries o sean 174,080 individuos, quedando para las jurisdicciones
de Jilotepec, Tula y la Teotlalpan propiamente dicha, 79,200 tributaries
que correspondent a 248,440 habitantes, objeto especial de nuestra inves-
tigaci6n.
Veamos ahora si las vicisitudes patol6gicas y las contingencies socia-
les sufridas por los indigenas durante los primeros 53 afios que siguieron
a la conquista, nos proporcionan un indice para calcular la poblaci6n pre-
hispinica de la region.







EVOLUCION DEL VALLE DEL MEZQUITAL


Desentendi6ndonos de la mortalidad producida por la lucha contra
los conquistadores, en la que los otomies figuraron como vasalos de los
sefiores de Mexico, y que no fue sin duda alguna mayor que la ocasionada
por las guerras interminables de los mexicanos, comenzaremos por las epi.
demias que asolaron a toda la Nueva Espafia durante estos terrible afios.
Le damos la palabra al Dr. Ocaranza, eminente bi6logo y acreditado fi-
si6logo, que ha expurgado minuciosamente en las fuentes hist6ricas de la
6poca: "Cronistas de la orden de San Francisco que presenciaron las gran-
des epidemias del siglo xvi, en la Nueva Espafia, nos refieren diversos de-
talles que paso a transcribir. En primer lugar, el hecho de sobra conocido
relativamente al negro que Ileg6 en el afio de 1520, en uno de los navios
que trajeron a las fuerzas de Panfilo de Narviez. Venia enfermo de virue-
las y cuando 'sali6 a tierra, fuilas pegando a los indios de pueblo en pueblo
y cundi6 de tal suerte esta pestilencia que no dej6 rinc6n sano en esta Nue-
va Espafia'; asi fu6 como 'en algunas provincias muri6 la mitad de la gene
y en otras poco menos'. La causa de tantas muertes dependi6, segin pare-
cer de los cronistas, de 'ser enfermedad no conocida y no saber los indios
el remedio contra las viruelas'. Los frailes pensaban aparte que tanto mo-
rir se debia a que todavia no llegaban a la Nueva Espafia, los 'doce pri-
meros' frailes franciscanos que, junto con los que vinieron despubs, fueron
siempre los 'm6dicos asi corporales como espirituales' de los indios, pues
de otra manera hubiesen evitado, por lo menos durante la epidemia, 'la
costumbre que ellos tienen de bafiarse a menudo sanos y enfermos en bafios
calientes, con lo cual se les inflama mis la sangre y asi morian infinitos por
todas parties Debo advertir tambien que muchos murieron de hambre,
'porque por todas parties caian de golpe no podian cuidar unos de otros ni
menos habia quien les hiciese pan'. Los supervivientes lamaron a esta en-
fermedad hueyzahuat que quiere decir gran lepra, porque de los pies hasta
la cabeza se henchian de viruelas. La segunda epidemia ocurri6 en 1531,
'y vino tambien de nuevo por parte de los espafioles'; en esta ocasi6n fu6
sarampi6n 'que trajo un espafiol'. Se difundi6 ripidamente entire los indios
y muchos murieron aunque no tantos como en el aiio de 20 en que ocurri6
la epidemia de viruelas. A la de sarampi6n, Ilamaron los propios natu-
rales, tepitonzahuat, que quiere decir pequefia lepra por ser menuda. En
el afio de 1545 sobrevino la tercera epidemia conocida del siglo xvi, y la
enfermedad determinante fu6 caracterizada con los sintomas siguientes:
'pujamiento de sangre y juntamente con las calenturas y era tanta la san-
gre, que les reventaba por las narices'. A esta enfermedad no dieron los
franciscanos nombre alguno que fuese conocido en Europa. No dicen tam-
poco si los indios le dieron nombre especial; pero se descubre un padeci-







MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


miento febril hemorragico, con un sindrome c61icosangriento. Cualquiera
que haya sido, caus6 la muerte de 150,000 indios en Tlaxcala, 100,000 en
Cholula 'y conform a esto en los demds pueblos, segdn la poblaci6n de
cada uno'. Asi lo afirma por lo menos fray Ger6nimo de Mendieta. En el
afio de 1564 'se levant otra mortandad', no especificAndose ni describi&n-
dose la enfermedad que la determine. Durante la epidemia de 1576, 'muri5
grandisima suma de gene por todas parties En este caso fu6 por 'puja-
miento de sangre', como las anteriores 'y daba en tabardillo'. En la epi-
demia de 1588 hubo la circunstancia concomitante de la gran carestia de
maiz, y por virtud de la peste y el hambre muri6 much indiada en Tlax-
cala, Tepeaca y el Valle de Toluca. Con respect a este mismo advierte el
-cronista 'que hay tres lenguas o naciones de gente matlatcingas, mexicanos
y otomites. Y se vi6 una cosa maravillosa, que con estar todos mezclados
seguia la pestilencia a la naci6n de los matlatcingas, dejando enmedio las
casas de los otros, sin tocar en ellas'. A fines de 1595 y principios de 1596,
precisamente cuando fray Ger6nimo de Mendieta escribia su Historia Ecle-
siastica Indiana se desat6 la uiltima epidemia del siglo xvi. En el caso fue
mixta pues consisti6 en 'sarampi6n, papers y tabardillo'. Por lo que se ve
es muy probable que la epidemia de 1576 haya sido de tifo exantemitico
y es casi seguro que por 1595 y 96 se asociara con las epidemias de sa-
rampi6n y orejones. De cualquier manera, los datos que correspondent al
siglo xvi no dan lugar a conjetura alguna sobre la posibilidad de epidemias
de tifo exantemitico sino hasta el iultimo tercio del otro siglo. Mas por otra
parte los propios datos convencen de que la palabra matlazahuatl no pudo
aplicarse al sarampi6n ni a la viruela, ya que los indios les llamaron tepi-
tonzahuatl y hueyzahuatl, respectivamente". (Capitulos de la Historia Fran-
ciscana. Segunda Serie, pp. 63 a 65.)
Los habitantes de las comarcas a donde llegaba la acci6n de los frailes
de las diversas 6rdenes, recibieron alguna atenci6n, aunque naturalmente
inadecuada, pues los conocimientos tanto medicos como profilicticos de
Europa, en esa 6poca, eran completamente deficientes, cuando no franca-
mente absurdos. El propio Dr. Ocaranza nos dice al respect lo siguiente:
"Desde la epidemia de -1532, los indios recibieron ayuda muy eficaz de los
franciscanos. El guardian del convento de San Antonio de Texcoco, Fr. Juan
Baptista, se provey6 de medicines y de todo aquello 'que le pareci6 con-
venir'. Los indios acudian ahi .'por su pie o traidos a cuestas por sus pa-
rientes, o en andarillas'. Los frailes tenian aparejados barberos que san-
graban a los indios enfermos en la puerta misma del convento; 'ahi repo-
saban un rato y luego les daban jarabes de cafia-fistula y lamedores, si es
que los iltimos habian menester'. 'A las prefiadas que no se les podia hacer






EvoLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


sangria', les aplicaban ventosas escarificadas en las espaldas y se lee hacia
tomar la yerba llamada cohwanenepilli por los mexicanos, la cual prepa-
raban en vino blanco caliente. A los niios les daban asimismo cohuanene-
pilli practicando las ventosas en las piernas. A todos los enfermos en gene-
ral se les purgaba con una 'singularisima raiz' de Michoacan ilamada
madatitzic o en su defecto con el hitzictlaoquiloni. Los cronistas hacian
menci6n muy especial por los grandes servicios que prest6 a los indios 'el
ilustrisimo y piadosisimo principle' don Gaspar de Fonseca y Zfifiga, conde
de Moctezuma, virrey y capitin de la Nueva Espaia. Tom6 por su cuenta
a todos los enfermos de la ciudad de Mexico tratindolos como si fueran
'sus propios vasallos o criados', gastando en ellos 'harta cantidad de di-
nero'. Y no conforme con esto, 'hizo copia de los hombres ricos y honrados
de la ciudad y por sus barrios los reparti6 de dos en dos, para que por
semana fuesen personalmente en compaiiia de los religiosos a darles recado
de comida y de los demis que oviesen menester..." (Capitulos de la His-
toria Franciscana. Segunda series, Mexico, 1934, pp. 65-66.)
Ni aun esta deficiente atenci6n, mis caritativa que mdica, recibieron
los otomies durante las primeras tres epidemias, es decir, la de viruelas
en 1521, la de sarampi6n en 1531 y la gastrointestinal en 1545, pues en
esta 6poca apenas comenzaban los franciscanos a evangelizar en la region,
teniendo como base de operaciones el convento de Texcoco. Sin embargo,
creemos que las dos primeras fueron menos mortiferas para los otomies
que para otros indigenas de la Nueva Espaia, porque la dispersion de sus
chozas y sus hibitos poco sociables en aquella 6poca hacian para ellos
menos ficil el contagio, segin ha quedado expuesto anteriormente.
Por lo que hace a las epidemias del afio 45, que fueron probable-
mente un padecimiento coli-tifico, si creemos que debe haberlos azotado
de una manera especialmente ruda, porque durante esta primer 6poca de
la conquista, los espafioles eligieron esta region, precisamente, para fundar
estancias de ganado mayor y menor que tuvieron un desarrollo tan impor-
tante, que un solo individuo, Jer6nimo L6pez, hijo del conquistador, segun-
do encomendero de Ajacuba, al fundar los tres mayorazgos que destiny a
sus dos hijos y a su nieto, declar6 tener mis de 80,000 ovejas de vientre,
lo que supone una poblaci6n pecuaria de mis de 200,000 cabezas sola-
mente en la region comprendida entire Ajacuba y Chicavasco.
Como es ffcil de comprender, en esas comarcas donde se carece casi
en absolute de aguas manantiales y corrientes, para abrevar tan gran ni-
mero de cabezas se emplearon los jagiieyes existentes de antigno para el
servicio de los otomies y se construyeron otros nuevos, a los que los habi-
tantes concurrieron, sin duda alguna, como concurren hoy, en la ignorancia







MIGUEL OTH6N DE.MENDIZABAL


de que las deyecciones y el pisoteo de los animals en las aguas de los
jagiieyes tenian forzosamente que convertirlos en verdaderos cultivos de
girmenes, particularmente colibacilares, amibiisicos y paratificos.
Otro element important para comprender el descenso de la demo-
grafia de la region de Jilotepec y Tula, principalmente, pero que afect6 en
mayor o menor proporci6n a las demas jurisdicciones que estudiamos,
fue la colonizaci6n de Guanajuato, Queretaro, sur de San Luis Potosi y
noroeste del Estado de Hidalgo, cuyo centro de dispersion, segin queda
dicho, fueron las comarcas de Jilotepec y Chiapa de Mota.
Los otomies, que siempre habian considerado como territorio natural
para su expansion demogrifica las regions del occidente y norte de Jilo-
tepec, puesto que el oriented y sur estaban de muy antiguQ ocupados por
una densa poblaci6n azteca, matlazinca e incluso por grupos de su misma
filiaci6n otomies y mazahuas, dominados absolutamente por los aztecas,
prosiguieron, ya bajo la dominaci6n espafiola y con autorizaci6n y ayuda
de las Audiencias, primero, y de los primeros virreyes, despubs, la colo-
nizaci6n iniciada dos siglos antes de la conquista en la Teotlalpan, exten-
di6ndola a los estados de Queritaro y Guanajuato.
Los caciques del sefiorio de Jilotepec, encabezados por don Hernando
de Tapia y don Nicolas de San Luis Montafiez, senior de Tula, nombrado
posteriormente CapitAn General de la Conquista de la Gran Chichimeca,
segin se desprende de los documents que existen sobre la material, fueron
los iniciadores y directors de esta important empresa que llevaron a
cabo con 6xito notable, del afio de 1522 al de 1555, fundando sucesiva-
mente los pueblos de Quertaro, San Juan del Rio, Apaseo, AcAmbaro,
Puroagua, Jer&cuaro, Tarandacuao, Salvatierra, Celaya, San Bartolom6
Aguascalientes, San Pedro Tenango, San Miguel (Allende), San Juan de
la Vega, Neutla, Chamacuero (Comonfort), San Miguel del Palmar, San
Luis de la Paz, San Francisco (del Rinc6n), Tierra Blanca, Le6n, Irapuato,
Silao, Guanajuato, Salamanca y Valle de Santiago.
El element human movilizado en esta important colonizaci6n -sal-
vo en Acambaro, poblado por mitad de tarascos, y en algunos otros lugares
en los que figuraron tarascos en mayor o menor proporci6n- fue princi-
palmente otomi, con families de los cacicazgos subordinados al sefiorio de
Jilotepec. El hecho de que la nomenclatura geografica sea principalmente
derivada de la lengua tarasca, depend, sin duda, de que en una 6poca
anterior a la conquista los tarascos intentaron una colonizaci6n aniloga
que tuvieron que abandonar por la presi6n de las hordas chichimecas, que
llegaron incluso a penetrar como una cufia en su propio territorio hasta
Ziticuaro. Lo comprueba la circunstancia de que todos los vestigios arqueo-







EvoLucO6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


16gicos encontrados hasta la fecha en Guanajuato y Quer6taro pertenecen
a la cultural tarasca. Queretaro (lugar del juego de pelota en tarasco)
aparece entire las conquistas de Moctecuzoma Ilhuicaminatzin, con el nom-
bre de Tlaxco (lugar del juego de pelota en mexicano); pero fue abando-
nado al poco tiempo por los aztecas, sin duda por el advance de los chichi-
mecas tambi6n, pues la frontera que los contenia a la llegada de los
espafioles tenia sus puntos de apoyo en Timilpan, Nopala, Ycatzia, Huey-
chiapan, Atlan, Tecozautla y Zimapin.
El caracter de estas colonizaciones se ajust6 en parte a los usos habi-
tuales entire los indigenas; pero se nota ya la influencia del sistema espa-
fiol establecido por los reglamentos de poblaci6n, que sirvieron de norma
a todas las fundaciones de los conquistadores, como se puede ver clara-
mente en los siguientes fragments del acta notarial de la fundaci6n de
Acimbaro. El document en cuesti6n comienza con las siguientes palabras,
que demuestran que los caciques otomies estaban debidamente facultados
por las autoridades coloniales: "Por mandado del rey Nuestro Sefior Don
Carlos Quinto, fiindanse pueblos, ciudades, villas de indios cat6licos...
(como el que se intitula: el Pueblo de San Francisco de Acambaro, Con-
gregaci6n), a diez y nueve de septiembre del afio de mil quinientos veinte
y seis... Se traz6 ese dicho pueblo (cuyo fundo legal abarcaba quinientas
brazadas de largo de Norte a Sur y cuatrocientas de Oriente a Poniente)
como se ha de former con sus calls cuadrado... echaron cinco calls
desde onde esti el rio hasta la parte Sur, onde estin unos cerritos, y las
otras cinco calls empez6 al pie del cerro grande para la parte del Poniente,
que hacen diez calls cuadrado (36 manzanas). Despubs que se traz6 la
fundaci6n, onde esti la santa cruz alta, se puso una ermita y dos palos
altos, uno arriba atravesado, onde se colgaron las dos campanas." Se pro-
cedi6 despues a la distribuci6n de solares entire doce principals, seis oto*
mies y seis tarascos, y cuatrocientos solares para doscientos colonos otomies
y doscientos tarascos; "... pusieron seis caciques y principles de la Pro-
vincia de Xilotepec el (del) Nuevo Reino de Galicia, edad de veinte afios
en cada esquina de las calls; pusieron estos dichos (para) que vaya(n)
fundando sus casas de viviendas... (a) los principles se les dan cincuen-
ta brazadas de solar para fabricar sus casas y huertas; despus que se
acomodaron los principles con los solares... a cada natural (colono) le
dieron su solar, onde ban de fabricar sus casas de viviendas y sus huertos;
treinta brazadas se les dan a los dichos naturales dentro de la fundaci6n
de dicho pueblo. Desde la iglesia se les dan a los caciques otomites, con-
tados sus naturales, la mitad de la fundaci6n de dicho pueblo, a la parte
del rio hacia el Norte; a la parte Sur se les dan a los dichos caciques taras-







MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


cos: seis caciques les pusieron en cada esquina de las calls, edad de treinta
afios, lo mismo se les dan cincuenta brazadas de solar, onde ban de fabricar
sus casas de vivienda y huertos. Asimismo, (a) los demis indios tarascos
se les dan treinta brazadas de solar dentro de la fundaci6n de dicho
pueblo". *
En esta primera 6poca de la colonizaci6n otomi en Quer6taro, Gua-
najuato y San Luis Potosi se fundaron veinticinco centros de poblaci6n
que se fueron subdividiendo al cabo de los afios en numerosos pueblos y
aldeas, origen unos de los pueblos, haciendas y congregaciones actuales
y otros desaparecidos por diversas causes. No tenemos ningin dato concrete
para poder estimar la importancia num6rica de esta colonizaci6n como
factor de despoblaci6n de la region otomi que estudiamos; pero si toma-
mos en cuenta que cada uno de estos poblados iba a quedar sometido a
los mismos peligros que se derivaban de la vecindad de las hordas pames,
huachichiles, kapuses, jonases, etc., muy numerosas y belicas, debemos su-
poner que los pobladores de cada lugar fueron siempre en nimero sufi-
ciente para opener la necesaria resistencia. AcAmbaro fue colonizado por
412 families, por mitad otomies y tarascas, segiin se ha dicho, las que
bastaban apenas para contener a sus peligrosos vecinos; no es muy aven-
turado, en consecuencia, asignar un promedio de 200 families por centro
de colonizaci6n, lo que haria un total de 5,000 families naturales, o sean
25,000 individuos.
Se ha hablado en todas las ipocas de las explotaciones mineras como
un factor de primer importancia en la destrucci6n de la poblaci6n indi-
gena. Este juicio es completamente falso en lo general, como es facil de-
mostrarlo con s61o estudiar a fondo el problema, no s6lo desde el punto
de vista cualitativo que con tanta frecuencia nos induce a former juicios
err6neos, sino desde el punto de vista cuantitativo, que debe ser el esencial,
particularmente tratindose de fen6menos demogrificos.
Por lo que se refiere al Valle del Mezquital, limitado al norte por el
sistema montafioso Pachuca-Jacala, en donde se ban explotado desde el si-
glo xvI numerosos minerales que figuran entire los mIs importantes del
pais -lo cual impuso a las regions vecinas interesantes desarrollos eco-
n6micos que estudiaremos pormenorizadamente en el capitulo pr6ximo--,
podemos declarar terminantemente que las explotaciones mineras no fue-
ron, en modo alguno, causa de la destrucci6n de la poblaci6n otomi, que
tuvo en los trabajos mineros una intervenci6n meramente marginal, de punto
de apoyo industrial, commercial, agricola y pecuario, segun se podri ver en
los minuciosos datos que consignamos en piginas siguientes relatives a los
Miguel O. de Mendizibal, Historia Econdmica y Social de M& ico, T. 49 de estas Obras Completas.







EvoLucI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


minerales explotados durante el siglo xvi en la region, asi como en los pa-
drones de los minerales de Pachuca, Real del Monte y El Chico, levantados
en la primer decada del siglo xvn, concentrados en la tabla correspon-
diente.
En vista de los datos anteriores, gcuil pudo ser la poblaci6n prehis-
pinica de la region que estudiamos? Las Relaciones Geogrdficas del si-.
glo xvi estiman que la destrucci6n ocasionada por todas las vicisitudes pa-
tol6gicas e hist6ricas de los indigenas hasta 1579 u 80, casi de una manera
uniform, redujo la poblaci6n "a una tercia parte", es decir, a un 33%
de la que existia a principios del siglo xvi; los testigos presenciales de las
epidemias, con las naturales exageraciones habituales a raiz de una de es-
tas grandes tragedies sociales, legan, segfin se ha visto atris, a estimar
que s6lo en la epidemia de viruela "muri6 la mitad de la gente", y en los
casos concretos consignados sobre los pueblos de la jurisdicci6n de Pachuca,
la despoblaci6n lleg6 en algunos casos hasta el 90%. Sin embargo, por
las razones apuntadas, nosotros estimamos que la region del Valle del Mez-
quital no debe considerarse entire las mis rudamente afectadas por estas
terrible contingencies y nos inclinamos a considerar que el juego de todos
los factors favorables y adversos redujeron el fen6meno general de la des-
poblaci6n, por lo que se refiere a la poblaci6n del Valle del Mezquital, a
un 50% con relaci6n a la que existia inmediatamente antes de la conquista.
Tomando como base la poblaci6n calculada para 1571-1574 en 248,440
habitantes, podemos evaluar la poblaci6n prehispinica en 500,000 en nd-
meros redondos.
Tal aserto, que podria parecer aventurado, result comprobado a
primer vista por otros datos perfectamente concretos y categ6ricos, de
naturaleza econ6mica.
Si tomamos en cuenta que los tributes en granos en la 6poca prehis-
pinica, por las cuatro jurisdicciones tributaries en que estaba dividida la
region, llegaban a 80,000 fanegas de maiz, frijol, chian y huauhtli, asi
como que la costumbre posthispinica de tasar los tributes en granos en media
fanega de maiz se derivaba de la tasa prehispinica, que fue, con toda
probabilidad, de una carga de hombre, es decir, tres arrobas -pues no es
16gico pensar que se impusiera a los tributaries, ademis del gravamen en
especie, el trabajo de hacer mis de un viaje para enterarlo-, podriamos
estimar la poblaci6n prehispinica de la region en 160,000 tributaries, que
aplicindole el mismo promedio por familiar natural, nos daria una pobla-
ci6n total de 448,000 habitantes para la epoca inmediatamente anterior a
la conquista.







MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


EVOLUCION ECONOMIC Y SOCIAL
DEL VALLE DEL MEZQUITAL

SIGLOS XVI Y XVII

La influencia espafiola sobre los otomies se ejerci6 primeramente
y en forma mis important, aunque indirecta, por el desarrollo de la
industrial minera en el norte de la Teotlalpan: Zimapin, Bonanza, Cardo-
nal, Ixmiquilpan, Actopan, Capula, Tlahualilpan, Real del Monte, Real
de Atotonilco y Pachuca.
En la Suma de visits de pueblos, en el articulo dedicado a Pachuca,
encontramos la siguiente singular declaraci6n: "no tiene disposici6n de
aver minas de ningfin metal. Esta de las minas de Izmiquilpa doze le-
guas". (Papeles de Nueva Espaiia, T. I, p. 176). En consecuencia, en
la 6poca que se compilaron dichos datos, es decir, en los aiios inmediata-
mente anteriores a 1552, se desconocia la existencia de las minas de ]a
region de Pachuca y se trabajaban ya las minas de Ixmiquilpan. Estas
minas eran las de Santo Tome (Papeles de Nueva Espaita, Suma de visi-
tas de pueblos, T. I, p. 126), probablemente pertenecientes al actual mu-
nicipio de Cardonal. En la misma fuente de informaci6n encontramos,
en el articulo relative a Atotonilco (El Grande) el siguiente dato: "daban
de tribute continuamente en las minas cinquenta yndyos y quatro yndias:
conmutose en dinero como parece por la tasaci6n en el libro que dellas
esta hecho". (Obra citada, p. 26). No se dice el mineral en donde se
rendia la prestaci6n; pero como para. la region de la Teotlalpan, en
aquelo 6poca las minas, por antonomasia, eran las de Ixmiquilpan, pues
a ellas y a la ciudad de M6xico se refieren todos los datos que suminis-
traron sobre caminos y localizaci6n de pueblos, debemos entender que
los cincuenta indios y las cuatro indias iban a trabajar a las minas de
Santo Tome. Lo propio ocurria con Coauquecaloya (la actual Huasca),
sujeto de Atotonilco, que estaba obligada por la tasaci6n a proporcionar
entire otros tributes "diez hombres en las minas y diez para la guard del
ganado, y ocho en M6xico y cuatro al Calpisque del pueblo". (Obra ci-
tada, p. 69).
Pero, a mediados del siglo xvi, los progress econ6micos de la Nue-
va Espafia se realizaban con extraordinaria rapidez. En el afio de 1555,
Bartolom6 de Medina logr6 el perfeccionamiento del beneficio de los me-
tales preciosos, plata y oro, mediante la amalgamaci6n con azogue (mer-
curio), por el sistema de patio -aplicadi6n de un fortuito descubrimien-
to del alquimista Beringuccio (de la Pirotechnia de 1546)- logrado







EvoLUc16N DrEL VALL. DEL MEZQUITAL


despuis de numerosas experiencias, improbos trabajos y crecidos gastos.
Dichas experiendias realizadas, segin parece, en la mina de la Concep-
ci6n del mineral de Pachuca (Algunos documents nuevos sobre Barto-
lome de Medina, por Francisco Fernandez del Castillo, Mexico, D. F. Ta-
lleres Grificos de la Naci6n, 1927), convirtieron este conocimiento, que
en Europa no habia pasado de una mera curiosidad entire los metalurgis-
tas, en una de las conquistas tecnol6gicas que mayor influencia han te-
nido en el desarrollo de la economic mundial.
El virrey Don Luis de Velasco hizo a Bartolome de Medina la con-
cesi6n, por el t6rmino de seis afios, de que todos los mineros que quisieran
utilizar su descubrimiento fueran obligados a pagar una suma equita-
tiva, que no podia pasar, en ningin caso, de trescientos pesos de oro de
minas; concesi6n que Bartolomb de Medina sujet6 a la siguiente tarifa,
que comenz6 a regir a principios del afio de 1556:
"Quien tuviere de cincuenta esclavos arriba, 300 pesos de minas.
"Quien tuviere de cuarenta esclavos arriba, 250 pesos de minas.
"Quien tuviere de treinta esclavos arriba, 200 pesos de minas.
"Quien tuviere de veinte esclavos arriba, 150 pesos de minas.
"Quien tuviere de diez arriba, 100 pesos de minas.
"Quien tuviere de diez abajo, 60 pesos de minas".
"Lo cual se entiende entire negros e indios esclavos o concertados o
por concertar". (D. Fco. Fernandez del Castillo, Ob. cit., p. 34). El
period de la concesi6n abarc6, en consecuencia, de principios de 1556
a principios de 1562, lo cual estA de acuerdo con la fecha de 7 de mayo
de 1563, en que Medina transfiri6 sus derechos sobre los saldos que adeu-
daban los mineros, a la Archicofradia del Santisimo Sacramento, para
beneficio de la Escuela de Hu6rfanos de la ciudad de Mexico.
Las cantidades que correspondia pagar, de acuerdo con la tarifa de
Medina, a los mineros de Pachuca, es decir, a todos los minerales del Es-
tado de Hidalgo que se explotaban en aquella 6poca y que quintaban sus
platas en las cajas reales de Pachuca, reducidas a oro comiin fueron las
siguientes:

Memories de los que se concertaron en Pachuca, (Ob. cit., p. 37).

Pesos Tomines Granos
Alonso de Villaseca en 300 pesos de minas...... 496 2 6
Gaspar Lopez a su hermano 200 pesos.......... 330 7 -
El Factor Juan Velazquez (de Saazar)......... 330 7







90 MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL

Pesos Tomines Granos

Francisco de Rivera e Antonio de la Cadena..... 248 1
Juan de Cervantes e Juan Vazquez Jaramillo.... 248 1 -
Garcia Manuel en 100 pesos minas............. 165 3 6
Villafaiia ................................. 112 -
Martin de Carreon.......................... 100 -
Meneses en ................................ 60 -
Juan de Afiasco en 50 pesos de minas........... 82 5 9
Pedro Hernandez Valera ..................... 50 -
Castafieda................................. 82 5 9
Don Francisco de Guzman..................... 82 5 9
Hernando de Arevalo en 3 marcos .............. 21 6 -
D' Francisca de Nava ........................ 50 -
D' Ines de Perea ........ ................ 217 1 1
Alonso Montes en 6 marcos................... 43 4 -

2,722 2 10


De acuerdo con el promedio de ocho pesos de oro comin por esclavo,
las cantidades asignadas a los diferentes empresarios de explotacibnes
mineras correspondent, aproximadamente, al nimero de esclavos que se
consigna en la siguiente:

Alfonso de Villaseca......................... 68
Gaspar Lopez y hermano...................... 40
El factor Juan Velazquez de Salazar............ 40
Francisco Rivera y Antonio de la Cadena........ 30
Juan Cervantes y Juan Varquez Jaramilo........ 30
Francisca Perea. ............................ 28
Manuel Garcia.............................. 20
Villafaia.................................. 14
Martin Carreon............................ 12
Juan de Afiasco ............................ 10
Castafieda.................................. 10
Francisco de Guzman....................... 10
Meneses. ................................... 7
Francisco de Nava .......................... 6
Pedro Hernandez Valera ...................... 6
Alonso Montes............................... 5
Hernandez de Arevalo........................ 2

Total. .............................. 338






EvOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


La influencia del nuevo sistema de beneficio de los metales se hizo
sentir ripidamente en toda la Nueva Espafia, permitiendo la explotaci6n
de minerales de baja ley, que resultaban incosteables con el beneficio por
fuego y, resolviendo el problema del combustible que se presentaba en mu-
chos de los minerales. El porcentaje de metales preciosos obtenido por este
sistema era, ademis, much mayor que por el antiguo procedimiento de
hornos. Aunque los minerales del Estado de Hidalgo disponian en abun-
dancia de lefia y madera para los ademes, pues, seguin hemos dicho al prin-
cipio de esta introducci6n hist6rica, la vertiente oriental de la serrania
Pachuca-Jacala es muy rica en bosques, fueron, sin embargo, altamente
favorecidos por la posibilidad de explotar vetas pobres.
El auge de la mineria en la region fue muy ripido, a consecuencia
de esta conquista tecnol6gica, y atrajo numerosa poblaci6n de espafioles
mineros, comerciantes y artesanos, asi como multitud de mexicanos de los
Ilamados naborios (laborios), es decir, indigenas que, por diversas cau-
sas, no estaban sujetos a tribute en aquella 6poca, ni a jurisdicci6n political
determinada, y que fueron los primeros trabajadores a salario en la Nueva
Espafia. En el afio de 1569 estaban ya en pleno trabajo, ademis de los
reales de Santa Maria y San Juan en Ixmiquilpan, el Real de Arriba y el de
Tlahuililpan, en Pachuca, y los reales del Monte y de Atotonilco el Chico,
segin las relaciones de los curas pirrocos en respuesta al cuestionario del
Arzobispo de Mexico, fray Alonso de Montfifar.
El mineral de Zimapan comenz6 a trabajar a prihcipios del afio de
1576, seguin la Relaci6n de dicho lugar (Papeles de Nueva Espaia, T. IV,
p. 1). Respecto al mineral de Capula, encontramos en la Relaci6n de Tor-
nacustla, a cuya jurisdicci6n pertenecia, que: "estuvieron pobladas de espa-
fioles y de diez afios a esta parte (es decir el afio desde 1569) se ban des-
poblado por ser metales pobres, pocos y de poca ley: ha quedado una sola
hacienda (de beneficio). (Papeles de Nueva Espaiia, T. IV, p. 26.)
A continuaci6n transcribimos los datos que sobre los referidos mine-
rales nos dan los parrocos:

Minas de Ixmiquilpan

Real de Santa Maria. "Las haciendas de minas que hay en el Real de
Santa Maria son la hacienda de Alonso de Villaseca, y la hacienda de Diego
de Ibarra, y la hacienda de Juan de Afiasco, y la hacienda de Francisco de
Oropeza, y la hacienda de Alonso de Oropeza y la hacienda de Gutierre
JuArez, y la hacienda de Alonso de Guzman y la hacienda de Po de Guz-
man: en los cuales dichos hacendados asisten veintisiete espaiioles, hombres







MIGUEL OTH6N DE MENDIZlBAL


y mujeres. Hay amis indios y indias de confession doscientos sesenta y
ocho, los cuales son mexicanos y otomies, y los mas dellos son advenedizos,
que se llaman navorios que sirven y por meses, a un tanto coda mes, y se
mudan muchas veces como gente que no tiene asiento cierto, y algunas veces
hay mas y menos. Los negros y negras que hay en "aqueste Real, de confi-
sion, son ochenta y dos". (Descripci6n del Arzobispado de Mixico hecha en
1570, p. 44).
Real de San Juan. "En el Real de San Juan hay tres haciendas, que
son las de Rodrigo Ribera, y la de Sebastian de la Pa... (faltan palabras)
beceros van aquella a cir misa por estar tan cerca como la de Francisco
Coello. Hay espafioles siete hombres y mujeres: hay cincuenta y dos indios
y indias: hay treinta y seis esclavos y esclavas". (Descripcidn del Arzobis-
pado de Mexico, hecha en 1570, p. 44).

Minas de Pachuca

Real de Tlakuililpan. "Primeramente digo que este Real de Tlahui-
lilpan destas dichas minas de Pachuca donde yo resido, esta ya casi fuera
de la comarca que dicen de la Teutlalpan, con asiento llano y al pie de la
sierra de Atotonilco. Digo que es cabecera porque en este dicho real de
Tlahuililpan reside el vicario y la justicia real, y esta la caja de la marca
del diezmo de la plata. Residen en los dichos reales espafioles e indios
mineros naborios, todos mexicanos, que les sirven en las minas; y asimismo
estan sujetos a esta dicha jurisdiccion tres pueblos de indios aqui comarcanos
que el uno se llama Pachuca y el otro Acayucan... y el otro se dice Tlil-
guautla, en los cuales dichos pueblos indios hay lengua mexicana y otomi,
y entire Pachuca y Acayuca hay unos pocos indios de lengua diferente, que
dicen son chichimecas, como todo e ira particularmente declarado, aunque
en todos estos dichos pueblos los mas indios o casi todos son de la lengua
otomite. Hay en estas dichas minas de Pachuca en el real de Tlahualilpa
ochenta y siete personas espafiolas y de otra calidad y condici6n. Los es-
pafioles casados que estan con sus mujeres son veintitres los espafioles sol-
teros veintitres: hijos de espafioles que estan bajo la obediencia de sus
padres, de catorce afios arriba hay cinco: doncellas de doce afios arriba hay
siete... que los unos viven de ser mineros y los otros tratantes y oficiales.
Asimismo hay en estas dichas minas de Tlahuililpan en cinco cuadrillas en
las haciendas de los espafioles, 161 indios casados que estan con sus mu-
jeres y sesenta y cinco solteros de catorce afios arriba que estan con sus ma-
dres y de ellos por si y diez y nueve indias solteras de doce afios para
arriba, y ocho indios viudos y nueve indias viudas. Todos los cuales viven







EVOLUC16N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


en dichas cuadrillas en servir a los espaiioles mineros en sus haciendas y no
tienen otro trato ni granjeria sino son hasta veinticinco de los casados y
nueve solteros y seis solteras y tres viudas que son oficiales de sastres, he-
rreros, candeleros y carniceros; y todos estos dichos indios son advenedizos
y gentes que no permanecen en el lugar: ellos se ven y vienen donde quie-
ren, segun andan las minas buenas o malas, y asi unas veces son mas y
otras son menos; pero los que al present se hallan son los referidos. Todos
hablan la lengua mexicana sino muy pocos que hablan la otomite. (Descrip-
ci6n del Arzobispado de Mexico hecha en 1570, pp. 199-201).
Real de Arriba. En la relaci6n de Lope Mejia, cl6rigo cura de dicho
real, encontramos la siguiente descripci6n: "en este real de Arriba de las
minas de Pachuca hay cinco haciendas, donde en cada una de ellas se bene-
fician el sacar plata, las cuales tienen, todas las dichas hadiendas, doscien-
tos y dos indios naborios, que vienen a la doctrine todos los domingos y
fiestas de guardar. Todos los dichos son casados y algunos solteros, aun-
que son de diferentes pueblos, porque no hay ninguno natural de estas
minas, sino advenedizos; y acontece haber mas y haber menos, como sienten
el provecho; y son todos nahuales, salvo tres indios otomites. Negros hay
en las dichas haciendas sesenta y cinco. Los espafioles que hay en estas
dichas haciendas estantes, con duefios y criados mujeres e hijos son veinte
y dos personas. (Descripci6n del Arzobispado de Mexico, p. 75). En la
descripci6n de las Minas de Pachuca encontramos nuevos datos que com-
pletan los anteriores: "El Real de Arriba, que esta en estas dichas minas
de Pachuca esta a media legua de este dicho real de Tlahuililpan, una cuen-
ta arriba hacia parte del Norte. Hay en el veintidos espafioles hombres y
mujeres, casados y solteros, todos de conficion: sirven de ser mineros y tra-
tantes y oficiales. Hay en el dicho Real de Arriba ciento y cincuenta y ocho
mujeres casadas y solteras y viudas, todas de confusion y de lengua mexi-
cana. Son todos advenedizos y naborios; ganan su vida de servir a los es-
pafioles y en las minas y haciendas "de beneficio" pagandoles su trabajo:
no viven de otra cosa: estan poblados en sus cuadrillas en las haciendas de
los dichos espafioles. Tampoco estan estos de asiento, ellos se van y vie-
nen cuando quieren, conforme a como andan las minas". (Descripci6n del
Arzobispado de Mexico, pp. 202-203).
Real de Atotonilco. "El real de las minas de Atotonilco que esta legua
y media del dicho real de Arriba, hacia la part del Norte. No hay ni reside
en ellas espafiol alguno mas de solos dos criados de Da Ana de Rivera,
solteros, que miran por la hacienda della. En este realejo de Atotonilco
ay tres cuadrillas de indios, en las cuales hay catorce indios casados con
us mujeres, todos mexicanos, y tres indios solteros, y una india soltera y







MIGUEL OTH6N DE MENDIZiBAL


otras cuatro indias que estan casadas son otomies; que son por todos de
confusion trienta y seis personas, hombres y mujeres: son naborias y ganan
journal en servir en las minas a los espafioles que alli tienen minas". (Des-
cripci6n.del Arzobispado de Mixico, pp. 202-203).
Real del Monte. "...esta el real que dicen del Monte de Pachuca,
donde resident y son vecinos veinte y seis espafioles, casados, con sus muje-
res; y personas de otra calidad y condici6n que no tienen en el dicho real
mujeres y que son solteros y viudos vecinos y mineros y estantes veinte y tres
personas, hijos de los referidos, que estan debajo de la obediencia de sus
padres, de catorce afios arriba doce: doncellas y mozos de doce afios arriba
hay diez y ocho. Viven de ser mineros y tratantes. Mozos y criados que
sirven a los dichos mineros del dicho real del Monte hay diez y siete per-
sonas. Por manera que todas las personas que hay en el dicho real del
Monte, espafioles y que estan allegados a ellos ciento y veinte y dos perso-
nas de confision, hombres y mujeres. Item, en el dicho real del Monte en
todas las cuadrillas y haciendas de los espafioles que en el moran hay cua-
trocientos y diez indios casados, naborias, y cincuenta y seis indios solteros,
de catorce afios arriba, y quince mozas solteras de doce afios arriba y veinte
y tres viudos y veinte y cinco viudas, que son por todos los indios de confi-
sion con los dichos indios casados, setecientos y treinta y nueve personas.
Todos estos hablan lengua mexicana y no tienen otro trato ni oficio, sino
trabajar en las minas, sirviendo a los dichos mineros ganando su journal.
Son todos advenedizos de diversas parties y se mudan ligeramente a otras
donde hay provecho". (Descripcidn del Arzobispado de Mixico, pp. 203-
204).
Respecto a las minas de Zimapin, encontramos lo siguiente: "El asien-
to deste rreal de Sant Juan ques a donde los espafioles mineros rresqiden
y tienen pobladas sus haziendas... estan las minas divididas en tires parties:
las dos llaman Tuliman y Monte estan en tierra muy aspera, tanto que no
pueden llegar vestias a cargar los metales a la boca de las minas como se
haze en otras parties: la otra parte que laman de Santiago esta en un unos
Verros bajos a los quales legan vestias a cargar... Estas minas son de
plata de metales de fundici6n sobre abundancia de plomo, y ay algunas
de solo plomo y de poquita ley de plata; ay much margajita y alcohol; y
el alcohol mineral de caparrosa". (Papeles de Nueva Espaia, Relaci6n de
las minas de Zimapdn, T. VI, pp. 3 y 4).
El primer efecto que caus6 la concentraci6n demogrifica en los mi-
nerales fu6 la creaci6n de un comercio intense, tanto de los articulos nece-
sarios para el laboreo de las minas, cuanto de los elements alimenticios:
"Los espafioles myneros la principal granjeria suya es sacar plata y con






EvoLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


ella se proven de lo necesario, y los mercaderes tratan con ellos, asi de
las cosas de Espafia como de lo hecho en esta tierra". (Papeles de Nueva
Espaia, Relaci6n de Zimapan, T. VI, p. 5).
Las actividades econ6micas no fueron, naturalmente, privativas de los
espafioles, en lo que se refiere a articulos alimenticios de primer necesidad,
sino que favorecieron directamente a los indigenas comarcanos y aun a los
comerciantes profesionales indigenas, como se puede colegir del siguiente
dato: "...en estas minas (las del Real del Monte) hay dos casillaa, una
de mexicanos y otra de Santiago (Tlaltelolco) donde se legan hasta, una
docena de indios mercaderejos que van y vienen, cutidianamente de Mexico
a estas minas con sus tratillos". (Descripci6n del Arzobispado de Mexico,
p. 204).
El laboreo de las minas produjo un profundo cambio en las condi-
ciones del trabajo. Las prestaciones de los pueblos encomendados en los
minerales proporcionaron al principio mano de obra gratuita para los due-
fios de las encomiendas y muy barata para los mineros a quienes eran al-
quiladas las "tandas" de indios por los encomenderos que no se dedicaban
al laboreo de las minas; pero tanto el trabajo propiamente minero --cala
de tiros y socavones, extracci6n de minerales y desagiie- como el benefi-
cio de los metales, por fuego o por amalgamaci6n, requerian, cada vez mis,
el empleo de obreros experts, por lo cual los empresarios preferian dar
ocupaci6n a los indigenas naborias advenedizos, especializados en dichos
trabajos. En vista de esto los encomenderos procuraron cambiar las pres-
taciones y los tributes en mantas, por ejemplo, por tributes en dinero y
en maiz que era el articulo de mis ficil salida por su general utilizaci6n,
particularmente en los minerales, donde se hacia un gasto considerable
tanto para la alimentaci6n de los trabajadores, como para la de los animals
de trabajo que tenian que estar estabulizados por las necesidades del ser-
vicio a que estaban destinados. Demostraci'n de lo anteriormente dicho es
el hecho de que en 1560, en el Libro de Tasaciones de Hortufio de Ibarra,
Atotonilco, que en la Suma de Visitas de Pueblos, 1550, esta sujeto a duras
prestaciones, segiin vimos antes, aparezca: "tasado en dinero, trigo y maiz,
que vale cinco mil y quinientos pesos". (Papeles de Nueva Espafia, T. I, p.
26). (Nota de Troncoso.)
En el afio de 1551 los esclavos indigenas de rescate ilegalmente posei-
dos, es decir, los habidos por compra a quien no tenia derecho sobre su
libertad conforme a las leyes verniculas, y los llamados de "guerra", esto
es, los capturados en verdaderos o fingidos hechos de armas por los con-
quistadores, fueron liberados por el segundo virrey de M6xico, Don Luis
de Velasco, en cumplimiento de las "Nuevas Leyes". Estas nuevas leyes







MIGUEL OTH6N DE- MENDIZABAL


firmadas por Carlos V, en Barcelona el 20 de noviembre de 1642 y adi-
cionadas en Valladolid el 4 de junio de 1543, fueron impresas en Alcali,
en 1543, en Madrid, 1585 y en Valladolid, en 1603. Garcia Icazbalceta
public las Nuevas Leyes asi como sus adiciones y el testimonio de su pro-
mulgaci6n en la ciudad de Mexico el 13 de marzo de 1544, en presencia
del virrey D. Antonio de Mendoza y del visitador Dr. Francisco Tello de
Sandoval, en el tomo II de la Colecci6n de Documentos para la Historia de
Mexico, 1866., pp. 204 a 227, con el siguiente titulo: Leyes y Ordenanzas
nuevamente hechas por S. M. para la Gobernaci6n de las Indias y buen tra-
tamiento y conservaci6n de los Indios, que debian alterar profundamente a
los conquistadores espafioles de las diversas regions de Am6rica, requi-
rieron la intervenci6n de visitadores especiales que garantizaran el cumpli-
nriento de las graves y terminantes disposiciones que contenian. Las rela-
tivas a la liberaci6n de los esclavos en Mexico, no se pusieron en vigor
hasta el afio de 1551, en el que el virrey D. Luis de Velasco tom6 un empe-
fio decidido en aplicarias, al grado que, segin el Padre Cabo "los goberna-
dores y corregidores del Virreynato dieron libres a mas de ciento cincuenta
mil esclavos sin contar las mujeres y los nifios que seguian las condiciones
de las madres". (Los tres siglos de Mexico. Libro IV, pirrafo X.)
Los esclavos indigenas libertos fueron substituidos, parcialmente, en
el laboreo de las minas, por los negros esclavos que aunque pocos y muy
cars en aquella 6poca, presentaban para los mineros la ventaja de su per-
manencia constant en las minas, lo cual, segin se ha visto en las Relaciones
de los curas pirrocos, no se lograba con los indigenas naborios, muy afec-
tos a ir de un mineral a otro en demand de las bonanzas. Los esclavos
negros, ademis, podian ser forzados al arbitrio de sus duefios, a especiali-
zarse en los trabajos mas pesados y peligrosos, obteni6ndose en ellos una
capacitaci6n que no era frecuente en los trabajadores eventuales.
El trabajo forzado de los nativos no se evit6 por esta aplicaci6n parcial
de las "Nuevas Leyes", pues la necesidad creciente de trabajadores, que no
podian satisfacer los esclavos negros ni los naborios, fu6 Ilenada por los
indios de repartimiento, es decir, por indigenas nominalmente libres de
los pueblos, que por orden expresa de los virreyes o por la propia autoridad
de los coregidores y alcaldes mayores, se ponian a disposici6n de los espa-
ioles que los necesitaran para cualquier clase de trabajo, en ocasiones en
lugares muy distantes de su residencia. El period de tiempo que duraba
esta prestaci6n variaba, segin las regions y el destiny de los repartidos;
en los minerales se renovaban por "tandas", cada cinco semanas. En tiem-
po del primer Virrey de Nueva Espafia, D. Antonio de Mendoza "Se les
tas6 de journal por cada un dia un cuartillo de plata a cada indio. Agora







EVOLUCI6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL


S. M. tiene mandado que se les crezca el journal porque le parece que es
poco. Cuando ello se hizo y aun al present segun la calidad de los indios
o lo poco que trabajan, bastaba el cuartillo; pero porque han crecido entire
ellos los mantenimientos, si le pareciere a V. S. (D. Luis de Velasco) les
podra acrecentar el journal a 10 maravedis y se les da demasiado". (Ins-
trucciones de los Virreyes a sus sucesores, Biblioteca de la Iberia. T. I,
p. 38).
El journal, en consecuencia, se elev6 de $ 0.0315 a $ 0.056. Conside-
rando el valor rural de una fanega (96 litros) de maiz que fu6 de cuatro
reales ($ 0.50) durante los primeros afios del siglo xvi, el salario primi-
tivamente tasado permitia adquirir 5 litros de maiz; mejor6 ligeramente la
situaci6n con el aumento referido, que al precio de seis reales ($ 0.75)
permiti6 adquirir 7 litros; pero en los minerales los precious siempre fue-
ron mis altos, pues eran precious comerciales, por lo cual el salario pagado
a los indios destinados al servicio de repartimiento era sin duda un salario
de hambre. Sin embargo, debemos declarar, abochornados, que en muchas
regions del pais y muy particularmente en el Valle del Mezquital, no ha
sido aim superado, atento el valor del maiz en las plazas regionales.
El nimero de los indios repartidos aumentaba al compis de las nece-
sidades de la mineria; la agriculture y las demis actividades econ6micas,
o disminuia de acuerdo con la actitud de algunos virreyes en favor de los
indigenas: "el Audiencia real de Mejico, gobernando por muerte de don
Luis de Velasco, hizo el primer repartimiento (en 1565), que fu6 de ciento
y cincuenta indios (para las minas de Pachuca) El Virrey D. Martin En-
rique acrecent6 hasta mil y cien indios, por cedula real; (1570) y entonces
no habia la mitad de las haciendas (de beneficio) que ahora, y se dan dos-
cientos y cincuenta indios (en 1610) que se reparten a cuatro o cinco por
hacienda, habiendo menester cada ingenio de agua por menos doce indios,
y el de a caballo ocho. Por esta falta se saea menos plata, y el Rey pierde
much de sus derechos". (Colecci6n de documents inWditos del Archivo de
Indias, T. IX, p. 203).
La concurrencia, cada vez mis numerosa en los minerales, de los di-
versos elements 6tnicos -blanco, indio y negro-- hizo de estos centros
de concentraci6n demogrifica los verdaderos crisoles de donde debian salir
los nuevos tipos humans de sangre mezclada de preferencia a los poblados
rurales, es decir, a los antfguos pueblos indigenas, en los que no podian
radicar legalmente espafioles, ni mestizos, ni mulatos. Del contact, volunta-
rio o forzado de los conquistadores con las mujeres indias y con las escla-
vas negras, se habian originado numerosos mestizos y mulatos que cons-
tituian ya un grave problema, principalmente para la ciudad de Mexico;






MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


pero pasados los primeros afios de dominio military y normalizada la situa-
ci6n social en la capital del virreinato y ciudades principles, el mestizaje
-salvo naturalmente la reproducci6n de los propios mestizos y su cruza-
Ipiento con los mulatos y los negros, que di6 origen a las castas- se hubiera
realizado con un ritmo mas lento, en funci6n inversa de la afluencia de
mujeres espaiiolas y del notable incremento de las criollas, de no media
los poblados minerales en los que la convivencia de todos los elements
6tnicos era libre, y multiples las oportunidades de contacts sexuales.
Sin embargo, el studio de la poblaci6n de los Minerales de Pachuca
nos muestra una singular relaci6n entire los elements masculinos y feme-
ninos, europeos e indios, poco apropiada ciertamente a la aceleraci6n de
los mestizajes (de 1190 hombres y 1082 mujeres, excluyendo los menores).
Desde luego podemos ver con sorpresa que el nfimero de mujeres ciollas
y espafiolas (280) supera considerablemente (en 52 individuos), al de
hombres de raza blanca -espafioles, criollos, portugueses y genoveses-
(232); en tanto que los hombres indigenas (950) sobrepasan (en 134 in-
dividuos) a las mujeres (816), sin tomar, ni en uno ni en otro caso; a los
menores de ambos sexos. El estado civil de los indtividuos de las diversas
razas fu6, naturalmente, factor muy important en el process del mestizaje.
Entre los indigenas laborios encontramos 721 casados, en tanto que figuran
185 hombres y 95 mujeres solteras o viudas de todas edades. A este nd-
mero de hombres solteros debemos agregar el de los que integraban las tan-
das de repartimiento, que debieron influir, aunque eventualmente, en las
relaciones sexuales de los indigenas. Entre los blancos la situaci6n era to-
talmente diferente, pues en Tlahuililpan, por ejemplo, de 110 hombres
blancos solamente estaban casados 50 y 60 permanecian libres frente a
50 mujeres solteras o yiudas (este dato se refiere exclusivamente al citado
real, con exclusion de las families de los Reales de Arriba y de Atotonilco).
Habia, en consecuencia, demand de hombres blancos por mujeres blancas
y de mujeres indigenas por hombres indigenas: el mestizaje, product en
aquellas 6pocas principalmente de las necesidades sexuales de los hombres
blancos, no era un imperative biol6gico y se realizaba en Pachuca por
simple placer o por causes netamente econ6micas y sociales, segin veremos
claramente.
El virrey don Antonio de Mendoza, en el informed que dej6 a su su-
cesor don Luis de Velasco, le dice lo siguiente: "en esta Nueva Espafia
hay muchas doncellas hijas de personas muy honorables. Es necesario que
V. S. tenga especial cuidado de las favorecer en sus casamientos porque
esto import much a la perpetuidad de la tierra, raz6n desto esta muy







EvoLUC6IO DEL VALLE DEL MEZQUITAL


apretada. En todo lo que yo podia favorecer los casamientos lo hacia,
porque demas de ver que asi convenia y era servicio de Dios Nuestro Sefior,
S. M. me lo tenia encargado: e para animar a que se casasen les prometia
6 daba a algunas personas corregimientos, 6 ayuda de costo. Sera necesario
que V. S. haga lo mismo. (Instrucciones que los Virreyes de la Nueva Es-
pafia dejaron a sus sucesores, T. I, p. 35).
Desde la 6poca del primer virrey de Nueva Espafia (1535-1550) ha-
bia, segin se ve, muchachas criollas hijas de conquistadores, y por conse-
cuencia reputadas por nobles, que esperaban un marido en condici6n eco-
n6mica adecuada para sostenerlas en tal rango. Los criollos, hijos como
ellas de conquistadores, eran, con muy contadas excepciones, pobres y aun
miserables pretendientes a los puestos piiblicos; pero "los oficios de justi-
dia sin duda no alcanzan i la decima parte de los pretensores, y con aten-
cion de este derecho no ha habido hombre que crie su hijo dandole modo de
vivir y ganar de comer, ni case a su hija con mas dote ni hacienda que con
un process de miritos de conquista, y asi no tiene el mundo gente mas
necesitada". (Advertimientos sobre algunos puntos del Gobierno de la Nue-
va Espaiia quel marques de Montes Claros envi6 a S. M. en Instrucciones de
los Virreyes, etc., p. 91).
La afluencia de los criollos a los minerales, aparte, naturalmente, los
hijos de mineros espafioles entire los cuales habia algunos propietarios de
haciendas de beneficio, obedecia a la necesidad de buscar la protecci6n
de parientes o amigos, sin duda, y por parte de ellas al deseo de hallar
acomodo matrimonial entire los buscadores de fortune: pero mientras la'
cata descubria la veta rica o aparecia inopinadamente la bonanza en los
d6biles hilos metAlicos afanosamente persegdidos, la potente sexualidad
de los rudos mocetones tenia que buscar el desahogo en los contacts even-
tuales, que no eran ficiles, con las indias casadas o libres, celosamente guar-
dadas por sus familiares y por los numerosos pretendientes de su miema
raza, por cuya raz6n vemos una insignificant proporci6n, diez apenas, de
mestizos. El problema se resolvi6, segfin se desprende de los documents,
por medio de las esclavas africanas, pues los 338 negros de ambos sexos
que dieron base a las tarifas de BartolomB de Medina, los vemos reducidos,
(no sabemos si por una excesiva mortalidad o por traslado a otros minerales,
lo cual parece mis probable) en medio siglo a 8 esclavos negros de ambos
sexos; pero reproducidos en 186 mulatos, mezcla del blanco con el negro,
y 15 zambaigos mezcla del negro con el indio. La condici6n de inferio-
ridad social, casi equiparable a la animalidad, que guardaban las negras
esclavas, que las ponia sin protest a voluntad de los espafioles, di6 al mes-







MIGUEL OTH6N DE MENDIZiBAL


tizaje en las minas de Pachuca esa peculiar direcci6n. Respecto a los
zambaigos, eran product, sin duda alguna, de la fuerte atracci6n sexual
que ejercia el negro sobre las mujeres indigenas, particularmente entire las
mujeres otomies, "amiguisimas de negros y mulatos". (Relacion de la
conquista de Queritaro, por Hernando de Vargas, en Conquista de Quer&-
taro, por Valentin F. Frias, p. 34). Por esta causa, en la Descripci6n de
las Minas de Pachuca se nos dice: "La gente (de trabajo) que reside en
estas minas es de capa negra, muy ladina, y sabe dar raz6n en cualquier
negocio y ocurrencia". (Descripci6n de las Minas de Pachuca, p. 205).
El process del mestizaje sigui6 realizindose en una proproci6n sin
duda creciente, que por desgracia no podemos avalorar debidamente, pues
s6lo conocemos los datos relatives a mediados del siglo xvii, que nos pro-
porciona el Teatro Americano de Villasefior, (pp. 145 y siguientes) referen-
tes a Pachuca (Reales de Tlahuililpa y de Arriba) cuya poblaci6n "se
compone de mas de novecientas families, Espafiolas, Mestizos y mulatos";
y del Real del Monte que "esta habitado de ochenta families de espafioles y
mestizos". (Ob. cit., pp. 145 y siguientes). En esta epoca los indios laborious
mexicanos se habian fundido completamente por el mestizaje.
Veamos ahora en que condiciones se desarrollaba la vida econ6mica
en estos importantes centros demogrificos. Medio siglo despubs del descu-
brimiento de las primeras vetas, la poblaci6n se habia fijado en la comarca
con una solidez que no seria alterada ya ni por las mis graves vicisitudes
de la mineria; el Real del Monte poseia treinta casas, aparte de las estruc-
turas de los beneficios, y en el Real de Tlahuililpan, que daba albergue a
la poblaci6n espafiola de los Reales de Arriba y de Atotonilco, segtin se
ha dicho, se habian construido en torno de la iglesia, el convento francis-
cano y las "Cajas Reales" doscientas casas de adobe o de mamposteria,
origen de la important ciudad de Pachuca. En las inmediaciones de los
diversos reales, la poblaci6n trabajadora se agrupaba en "cuadrillas" de
pequefias casas construidas por los empresarios, que se movilizaban, sin
duda alguna, de acuerdo con las necesidades de las explotaciones.
Nada sabemos de los tiros y socavones colados en las diversas vetas
durante los primeros cincuenta aiios de trabajo; pero si debemos suponer
que se habian emprendido numerosas labores y abandonado no pocas al
primer obstAculo que la tecnica imperfect de entonces no podia veneer,
pues en esta 6poca inicial de la mineria mexicana, el laboreo se realizaba
de una manera completamente empirica. Podemos estimar, sin embargo,
la importancia de los reales de Pachuca por el nimero y capacidad de sus
haciendas de beneficio que eran las siguientes:







EVOLUCr6N DEL VALLE DEL MEZQUITAL 101








Atotonileo .. 8 8 8 96 128 000 ..
REALES DE MINAS 6 |J.



El beneficio por azogue se realizaba de tres maneras different: "la
1 I- 3s g S 1s
TOTALES.... ... 53 73 49 58 784 000 22 176 48000 4
Tiahualilpa......... .... 18is 25 10 120 160 000 15 120 6 000 ........
Real de Arriba ........ 53 5 G O 80000 ...... ........ ........ ........
Realdel Monte... 27 37 26 312 116 000 7 568 42 000 4
Atotonilco........ ...... 8 8 8 96 128 000 ........ ........................

El beneficio por azogue se realizaba de tres maneras diferentes: "la
primer que es la que generalmente en estas minas se llama por estufas: a
la segunda manera llaman, por el tiempo que se hace incorporando el
metal con sal y azogue, y repasindolo muchas veces hasta que toma ley; es
costoso y largo este modo, que suele durar de quatro a seis meses, y la
de las estufas no pasa de cincuenta dias: la tercera se llama por magistral:
esta sale bien, haci6ndola en buenos metales de los que se dicen cobriosos,
que para los no tales no es convenient, y para la brevedad y para veneer
los metales recios de laborar, es muy important, que hace Ilegar i la ley
en quince dias A los que por otra via no llegaran en un afio; pero consume
much azogue". (Descripci6n, etc., pp. 103 y 104.)
Respecto al beneficio por fundici6n, el mismo document nos dice
que es "muy costoso, y para llevar la costa es menester que los metals
sean de much ley, por lo menos de A dos marcos por quintal... se usa
poco y por maravilla ha medrado con 61 algun minero de los que le ban
usado, y aun con los de azogue medran poco, por las muchas costas y des-
vios que hay en la labor de las minas" (Ibidem). En efecto, el beneficio
por fuego resultaba muy caro por el elevido costo de la gran cantidad de
carbon que requeria, que solamente podian resistir los de mayores leyes,
ya fueran minerals de plata compuestos de rosicler, de plata sulfirea dic-
til o de plata c6rnea; ya fueran minerales plomosos o los compuestos de
galena, blenda, piritas, etc., que por este procedimiento rendian mayor
cantidad de metal que tratados por amalgamaci6n. Por el contrario de lo
que ocurria en Pachuca, en los minerales de Zimapan, Ixmiquilpan y Car-
donal, el beneficio se hacia, por la naturaleza plomosa de los minerals,
exclusivamente por fundici6n.
Al principiar el siglo xvII, las minas de Pachuca estaban en un pe-
riodo de relative decadencia, debido, en parte, al empobrecimiento de las
vetas: "los metales de las mis ricas fueron de i cuatro, seis, ocho y de i







MIGUEL OTH6N DE MENDIZABAL


diez onzas por quintal, sacandose con azogue: y los ordinarios de fundici6n
de a dos y de i tres marcos, y de i ocho y de i veinte por quintal: los que
ahora se labran son pocos, y de poca ley (Descripcidn); pero principal-
mente, por causa de la hondura de las minas y estar Ilenas de agua que
no bastaran para desaguallas fuerzas particulares". (Ob. cit., p. 193.)
En realidad los minerales pachuquefios habian entrado ya en un period
en el que los recursos econ6micos de los mineros, cuyo capital fijo variaba
de dos mil a treinta mil pesos, resultaba ya insuficiente para las necesi-
dades de las explotaciones y se verian forzados, en lo future, a recurrir
a los comerciantes aviadores, primero, y a verdaderas instituciones de
cr&dito, como las llamadas Bancos de las Platas despu6s, para hacer
frente a las nuevas necesidades.
Por las razones apuntadas, la producci6n habia descendido de cien
mil marcos anuales a cuarenta y cinco mil; la venta de los azogues natu-
ralmente habia disminuido en parecida proporci6n pues de setecientos
quintales consumidos en los afios pr6speros habia bajado a doscientos
cincuenta. Las ganancias del Rey montaban, sin embargo, a ochenta mil pe-
sos de a ocho reales, treinta mil por el valor del azogue y cincuenta mil
por los derechos de quinto y diezmo; pero en esta cantidad se hallaban
incluidos los cobrados por las platas de rescate, es decir por las adquiri-
das por los comerciantes, de los buscones (gambusinos) y de los "parti-
dos" de los trabajadores de las minas.
Ademis del azogue el beneficio de los metales requeria grandes can-
tidades de. sal que se traia de Tehuacan, asi como de lefia, carbon y madera
para los ademes que, con los articulos de jarcia -costalera, cables, rea-
tas, aparejos, etc.- constituian una actividad privativa de los otomies,
aunque seguramente no sin la intervenci6n, como ahora, de numerosos
intermediaries.
Las diversas actividades de laboreo y del beneficio daban ocupaci6n
a los espaiioles, criollos y extranjeros, no propietarios en calidad de "su-
perintendentes" con una retribuci6n que fluctuaba entire "doscientos hasta
cuatrocientos pesos de ocho reales" (p. 194), por afio, aparte sin duda
alguna del alojamiento y de la comida, que siempre ha sido costumbre
proporcionar en los negocios espafioles. Los indigenas mineros (laborios),
arrieros y de otros oficios, ganaban de salario al mes "unos tres, otros
cuatro y cinco pesos y raci6n de came, maiz y chile" (p. 199). Ademis,
se habia comenzado a atraer a los trabajadores, lo cual es claro indice de
falta de brazos, por medio de lo que posteriormente se llamaron partidos:
"Su6lense dar a los indios (determinado nfmero de costales de mineral,
como faena), unos metales que sacan y laman pepenes". (Ob. cit., p. 204).




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs