• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Introduction
 Parte primera
 Parte segunda
 Parte tercera
 Table of Contents
 Errata
 Back Cover






Group Title: Agua, fuerza y luz, : datos historicos, administrativos, descriptivos y estadisticos de dichos servicios, en este distrito central.
Title: Agua, fuerza y luz
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00067434/00001
 Material Information
Title: Agua, fuerza y luz datos historicos, administrativos, descriptivos y estadisticos de dichos servicios, en este distrito central
Physical Description: 180 (i.e. 192) p., 4 l. : illus., plates. ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Rivas, Pedro
Publisher: Imprenta Calderon
Place of Publication: Tegucigalpa D.C. Honduras C.A
Publication Date: 1945
 Subjects
Subject: Water-supply -- Honduras   ( lcsh )
Hydroelectric power plants -- Honduras   ( lcsh )
Public works -- Honduras   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Honduras
 Notes
General Note: Cover dated 1946.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00067434
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 10073971
lccn - 46018439

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Introduction
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Parte primera
        Page 11
        Page 12
        Administración del Doctor Soto
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
        Administración del General Bográn
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
        Admones. del Dr. Bonilla y Gral. Sierra
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
        Admones. del Gral. Bonilla y Gral. Dávila
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
        Admones. del Gral. Bonilla y Dr. Bertrand
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
        Administración del Gral. López Gutierrez
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
        Admones del Gral. Tosta y Dr. Paz Baraona
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
        Administación del Dr. Mejia Colindres
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
    Parte segunda
        Page 63
        Page 64
        Administración del Gral. Cañas Andino
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
        Primeros trabajos serios y completos
            Page 73
            Page 74
            Page 74a
            Page 75
            Page 75a
            Page 76
            Page 76a
            Page 77
            Page 78
        Plan de obras y de diferentes trabajos
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
        Obras de mejoramiento, construcción
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
        Estudios hechos para ampliar
            Page 91
            Page 92
            Page 92a
            Page 93
            Page 93a
            Page 94
        Trabajos que se van adelantando
            Page 95
            Page 96
            Page 96a
            Page 97
            Page 98
            Page 99
        Obras complementarias de mejoramiento
            Page 100
            Page 101
            Page 100a
            Page 100b
            Page 100c
            Page 100d
            Page 100e
            Page 100f
            Page 101
            Page 102
            Page 102a
            Page 102b
            Page 102c
            Page 103
            Page 103a
            Page 104
        Introducción de sistemas modernos
            Page 105
            Page 106
            Page 106a
            Page 106b
            Page 107
            Page 107a
            Page 108
            Page 108a
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
        Nuevos sistemas de control
            Page 113
            Page 114
            Page 114a
            Page 114b
            Page 114c
            Page 114d
            Page 114e
            Page 114f
            Page 114g
            Page 115
            Page 116
        División del trabajo en secciones
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 124a
            Page 124b
            Page 124c
            Page 124d
            Page 124e
            Page 125
            Page 126
        Sección de mecánica, herrería
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 130a
            Page 130b
            Page 130c
            Page 130d
            Page 131
            Page 132
        Cuido y protección de las fuentes naturales
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
            Page 136a
            Page 136b
            Page 136c
            Page 137
            Page 138
        Plan para el establecimiento de un sistema hidroelectrico de los servicios de luz, fuerza motriz y agua, de Tegucigalpa
            Page 139
            Page 140
            Page 140a
            Page 140b
            Page 140c
            Page 140d
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
        Se construye un acueducto independiento, en Comayagiiela
            Page 147
            Page 148
            Page 148a
            Page 148b
            Page 148c
            Page 148d
            Page 149
            Page 150
            Page 150a
            Page 150b
            Page 150c
            Page 150d
            Page 150e
            Page 150f
            Page 150g
    Parte tercera
        Page 151
        Page 152
        Estructura financiera
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
        Datos históricos importantes
            Page 161
            Page 162
        Producción general de la empresa
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
        Comparaciones, juicios y comentaríos
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
    Table of Contents
        Page 182
        Page 183
    Errata
        Page 184
    Back Cover
        Back Cover
Full Text



I ed-tcro R~ival s




AGUA~ss

FUERZA


Y LUZ



I)oh n H Ii ni\ ~ i i r li\. I .lb )ei \lli li i













Acueducto y Luz E14ctrica

del Distrito Central



CA PI TULO P E LI M IN AR



Politica de Promesas

y Politica de Obras













Pol/itica de Promesas

y Pol~itica de Obras


TI el curso de nuestra vida democrtica, hubo politicos, que du-
8 rante sus luchas por realizar sus anhelos y ambiciones,
abusaron de su munificencia en. promesas a los pueblos,
para conquistar sus simpatias y arrastralrlos hasta el cauce de sus in-
tereses politicos y personales. Obsesionados en su afan contstante por
liegar a la cumbre, clegos en sus proyectos de dominacion, y caren-
tes de sentido de responsabilidad, no se detuvieron a pensar en la
seriedad dle los compromisos que contrajeron y que estaban muy le-
jos de cumplir. No midieron todo el alcance moral que significabant
tales promesas, ni valoraron los grandes esfuerzos y hasta sacrificios
que tenian. que realizar para cumplirlos; ni tomaron en cuenta los
poderosos obstaculos que casi siem.pre se interponen, cuando en su.
ejecucion, se hierenl grandes intereses creados y encontrados.
Y de esa falta.de buena fe y prevision en las promesats, de
esa ausencia de sentido de responsabilidad moral que observaron
la mayoria de dichos politicos, resultaron dos consecuencias inme-
diatas: siendo la primera, el olvido de ellas, una vez que lograron
los objetivos anheladlos; y la segunda, que aquellos que quisieron
honrar su palabra, apentas lo consiguieron en una parte muy redu-
cida, porque las promesas fueron tantas e: incompatibles con las
posibilidades de la nacidn, que esa sla causa, fue motivo para su
primer fracaso en el gobierno, el principio de su descomposicidn
politrca y moral y el golpe mortal que desquicid los cimientos de su
estabilidad.
La ilistoria de esos politicos que mucho prometieron y de
- esos g~obiernos, que no pudieron, supieron o quisieron cumplir su com-
promiso, nos ha llevado a dos sabias conclusiones que deben ser-
vir de pauta a los politicos y gobiernos del futuro:
Primera: quLe los politicos no deben abrumar y conquistar
a1 los pueblos con la arbundancia de sus promesas tericas. Y
SeguLnda: que no deben prometer, sino aquello que piensan
y pueden cumplir.













Quizds, dentro de un criterio de sinceridad, honradez y bue-
no f, convendria mejor a los politicos del porvenir, prometer menos
y hacer mis; y si isto no les fuera posible, hcacer honor a su palabra
empersada, cumpliendo exactamente lo prometido. De este modo, los
politicos podrdn salir airosos en sus compromisos y los pueblos
quedardn satisfechos al no ser burlados en sus esperanzas. La con-
veniencia nacional, pues, y un sentido mis honorable yr modernto de
responsabilidad, exigen, que se liquide " del pasado, que tantos males causo a la Republica, y que se inicie de
hoy para siempre, la "politica de obras", que es la. politica de los hom-
bres serios y responsables, aue no engailan la bueina f de los pue-
blos y que son capaces de Ilegar hasta el sacrificio por cumplir sus
compromisos.
En el caso actuatl, del gobierno del Gral. Tiburci:o Carias
SAndino, inauLguradlo el P" de Febrero de 1933, se ha realizado la re-
gla extrema que hemos supuesto para politicos y goberntantes since-
ros, honcrados y de buena fe, es decir, prometer menos y hacer
ads." De dondle resulta, que la nacin se siente ampliamente satis-
fecha y feliz, pues este ejemplar Presidentie, romaliendo las tradi-
clonales men~tiras de la mayroria de los politicos y rrobernanntes del na-l
sado, ha realizado una labor dliez veces mis grande. au.e la auLe ofre-
cid cuando era avanas un simple aspirante a la Preside~fnrin; de l: Re?-
pliblica, y tambin culando inicio sus' primeros alios de lanbor guber-
namental.
Caudlillo prestigiado de las murltitudes hondurelias duLrante
veinte areos de intensas campailas politicas Y militares y candidatto po-
pular tres veces a la primera Magistratura de la Nacida, nunca pro-
metid a sus partidarios, situaciones, obras o bienes morales y mate-
zrial~ qute no podiria cumplir; ni defraudd suLs esperanzas e intereses,
con bellas ilusiones y deslumbrantes espejismos que surgen de las
mentiras convencionales de que echan mano los politicos de pacoti-
Ila, en momentos de suprema angustia y desesperacidn. Y no obs-
tante que por dos veces fu vencid~o en los comicios electorales, con
fraudes, violencias y Adbiles combinaciones politicas, la firmeza de
su moral y su gran honradez ciudadana, lo mantuvieron siempre en
el plano de la sinceridad, de la buena fe y de la honorabilidad, quLe
no le permitieron ofrecer a sus conciudadanos y partidarios, nada
que no pudiera cumplir.














El dijo al pueblo hondurer~o en 1933, por medio de sus re-
presentantes al Congreso Nacional, "Servird lealmente los intereses
nacionales llegsando al mximum de mis esfuerzos, a fin de lograr
htasta donde sea posible, la reconstruccin del pais y su engrandeci-
miento." Y ese pueblo tiene a la vista, las pruebas elocuentes de que
su promesa se ha cumplido, Ilevando at mdximum de sus esfuerzos,
su magna obra patridtica, de reconstruccion y engrandecimiento na-
crona es. s
"Nuestro deber, es laborar de manera constante yr desintere-
sada en la ardua empresa: de la reconstruccidnn nacional, en sus vi-
tales aspectos: econdmicos, moral y cultuLral." Fud/ sta. otra de sus
promesas quLe a mannera de mdxima de gobierno, h!'zo en el alio ex-
presado de 1933, y es notorio, para propios y extrailos. queo es mu-
cho el terreno conquistado en tan noble como elevada asp;racidn.
En el aspecto economico, el gobierno ha atendido constantemente a
todos los compromisos de la nacion, al pago religioso de los servi-
cl:os del Estado y a la reailizacidn de un vasto programa de obras pu-
blicas, di:sfrutando el pais de us relativo bienestar economico, no
obstarnte las tremendas y compleias dificultades que ofrecio la gue-
rra mundial. La Paz de la Republica, sostenida dulrante varios alios,
es la mds elevada expresin de nuestra moral. Y en el orden cultu-
ral, una simple comparacidn entre nuestro pasadio y nuestro presen-
te, destaca en forma conspicua, el plano dei superacioni en quLe nos
encontramos, tanto en el terreno de la educacion y e el r desarrollo
i.ntelectual de niuestra poblacion, comno enr el progreso vlisible y muly
avanzado que han recibido, las ciencias, las bellas artes. el ornato y
belleza de nuestras ciudades, las obras de enssanche y mejoramiento
en Beneficencia, Salubridad, SaneaImiento y otras mas, quLe ponen
de relieve, el plano mds elevado de vida civilizada en que nos encon-
tramos.
Otras promesas ms, que en realidad, son ms bien, un cuer-
po de principios o mdximas de gobierno, se encuentran en los men-
sajes Presidenciales, que este ilustre gobernante ha leido ante el
Congreso Nacional de 1933 a 1943. En ellos se halla si'nterizado, con
tadla la sencillez de estilo y claridad de pen.sam!ento, su profuLndo y
filosdfico ideario politico, que le sugirieron, unas veces su propia ilus-
tracidn anterior, y otras, el enorme caudal de experiencia que le ha
enseilado el mismo ejercicio del gobierno. Y todos ellos, principios y












mdximas, fueron tambin, ofrecimientos o promesas para los hon-
dulrellos que siempre merecieron su adxima atencida y respeto.
Se podria escribir una obra de varios volmenes, con cente-
nares de pdginas cada uno, para comprobar cien y mis veces la ver-
dad anterior, y demostrar siempre la estrecha relacidn que existe,
entre las promesas que ha hecho y su realizacidn efectiva, que se
cuentan y admi'ran, en el gran nrimero de obras materiales, morales,
sociales y culturales, que actualmente constituyen legitimo orgullo
para nuestro crdito y patriotismo. Tiempo habrd, no lo dudamos, y
persona o personal no faltard, para que escriba esa obra monumental,
que haciendo cumplida juLsticia a la grandiosa obra magna realizadar
por el Presidente, Gral. Carias Andino, d a conocer a las genera-
cines del mailana, cmo deben administrarse los intereses de la na-
cin, cmo deben. asegurarse la tranquiidad de sus hrijos, el espiritu
de trabajo, el estim.ulo y propulsidn de su economia y de su progre-
so, sobre las bases inconcmovibles de la paz, del trabajo, del prin-
cipio de autoridad y del ejercicio razonable 7r humanto del derecho
y la libertad.
Nosotros nos conformamos por ahora, con.dar a conocer al
pueblo hondureifo, la Historia, Administracidnz y Estadistica, de una
empresa oficiatl, que por su gran importancial para la salud y bienes-
tar de los habitantes de la capital de la Repuiblica y por la especial
influencia quLe tiene sobre el desarrollo de su movimiento indu~strial,
been merece que se le dedique toda la atencidn, inters y estudio que
sea posible. Se trata del Abastecimien2to die Aguas y del Servicio de
Energia Elctrica de este Distrito Central, que en todo tiempo y mids
en los modernos, constituyen dos elementos valiosisimos, insepara-
bles, en la vida'civilizada de toda ciudad e includibles para la protec-
cijn de la salud puiblica y aun ?,ara el dis/rute de una mayor expan-
sidn espritiual.
Desde tiempos remotos, muchas ciudades de la edad antigua
del vie~jo mundo, tuvieron ya esa preocupacida social, de propor-
cionarse un sistema cmodo y /dcil para abastecerse del agu.a ne-
cesaria para atender sus necesidades domsticas, satisfacer su higie-
ne y proporcionarse " son famosos los drez y nueve aculeductos que Ilevaban agua en abun-
dancia a la cruded de Roma en los tiempos de Constantino hace 2600
alios, y en las casas privadas, lo mismo que en las plazas y jardines













puiblicos, el precioso liquido era un don del cielo que regalaba y con-
fortaba ampliamente la vida de sus habitantes, hasta para erigir gran-
des fuentes monumentales, cuya maciza arquitectura estaba adorna-
da de adrmoles y estatuas. Son famosas tambin, la abundancia de
termas que habia en la gran ciudad de Julio Cisar, entre las cuales
se destacaban las de Dioclesiano y Caracalla, constando> las prime-
ras de 2000 "locales" de mdrmol para los bailistas. Como muy
bien se sabe, por la Historia, Roma, por medio de sus conqulistas
guerreras, fu la duena del mundo de enttonces y es natural sucponer
que jurnto con su cultura: y sus costuLmbres, ha de haber introducido
en las ciudades sometidas bajo su dominio, o en atlgunas de ellas, el
sistema de abastecerlas de agua, por medio de bien construLidos
acueductos.
Algunas ciudaldes de Amrica tambin fueron favorecidas
con la con.struccion de acueductos que introdujeron. los espailoles
de la conquista. De Centro Ambrica, creemos que la ciudad de Gua-
temala, fu la primera que recibid los beneficios de uLn servicio abunz-
datnte de agua potable, por el sistema de los acueductos. Desgracia-
danmente no sucedio lo mismo en Tegucigalpa y Comayagua, qule, fue-
ron los dos centros de poblacidat donde se establecieron las prime-
ras autoridlades die las provincias de los mismos ntombres, duralnte
los ultimos rlos del periodo colonial. Y durante la Republica, tu-
vimos la desgracia de disipar nuestro tiempo y energias en luchas
esririles -quec perseguian ideales abstractos e infecundos, que no per-
mitieron proyectalr ni acometer obras materiales para el bienestar
colectivo de aquellos tiempos semibdrbaros. Y asi se explica, que ha-
biendo transcurrido 70 alios de ser libres, soberanos e independientes
de la Madre Patria, aquellas generaciones no se habian preocupado
todav~ia de dotar a Tegucigalpa y Comayagua de uIn sistema de abas-
tecimiento del precioso liquido.
P. R.




CYTSS


















PARTE PRIMERA






















Administraci6n del Doctor 50to




Es hasta los comienzos del gobierno del Dr. Marco A Soto, cuando se maniifiestani
las primeras iniciativas, tanto del grobierno central, como del municipal y de personas parti-
culares, en favor de lievar a su debida realizci6n una empresa tan fitil e importnte, pnar
la higiene y el bienestar fisico y espiritual de una ciudad.
Seis meses despus de haber inaugurado su gobierno provisorio el Dr. Soto, emiti6
un acuerdo, declarando la conveniencia de initroducir el agua a Tegucigailpa y al efecto fue
comisionado el Ing. don Jos6 E. Lazo, para que inmediatamente se ocupara de hacer los
estudios del caso para introducir la mejor aguia a dicha ciudad e hiciera los clculos respec-
tivos para elaborar un presupuesto aproximado sobre los gastos que exigiria dicha obra.
(1) En los documentos consultados no hemos encontrado el resultado de la comisi6n enco-
mendada al Ing. Lazo; pero cabe suponer, que nada prctico fue lievado a caho, porque un?
ailo despubs, en sesi6n importante que celebr6 la Municipalidad de dicha ciudad, el Sr.
R. Toledo present6 una exposici6n muy bien razonada, haciendo ver la necesidad e impor-
tancia de no aplazar para mis tiempo la realizaci6n de una mejora social tani til.
A la sesi6n de referencia, asistieron personas notables que no pertenecian a la Corpora-
ci6n. La exposici6n del Sr. Toledo fue acogida con vivo entusiasmo e interSs por todos los
concurrentes y despubs de ser discutida ampliamente, qued6 resuelto, que no sblo era
til la realizaci6n de una obra como esa, sino de gran necesidad piiblica, y en consecuen-
ca, fue dispuesto, como paso preliminar, el nombramiento de una comision comvuiesta
de los Sres. Liedo. Ramon Jerez, D. JosS Lazo, D. Julio Lozano, y D. Tranqluilino Bonilla,
para que estudiara la cuestion y dierani su parecer sobre la conicesi6n quie podria biacer-
se a la compaiia nacional o extranjera que la pudiera llevar a cabo, especificando desde
luego las bases de dicha concesi6n. (2).
En esta vez parece que avanzaron mis los empeiios para convertir en realidad el
tan anhelado proyecto de construir uin acueduicto para Tegucigalpa, pues por el mes de
mayo de 1879, los Sres. Ingenieros F. L6pez de Queralta y Jos6 Lazo, tenian hecho el estu?-
dio, con planos y presupuesto, que les fue encomendado, teniendo dichos clculos comro
base, la toma del agua del rio Guacerique.
(') La Gaceta de Honduras, N9 13, de 28 de Febrero de 1878.
(1) Peri6dico La Pas, N9 24, de 14 de Julio de 1878.







Fuerza, Luz y Agua 14 -

Probablemente los recursos del Municipio, que en aquellos tiempos erani precarios,
y el hecho de tener el gobierno central qIue atender a gran n6mero de obras en ejecuci6n
y a los servicios pr'iblicos cuyos gastos habian aumentado por la misma organizacion eficieni-
te que el nuevo gobierno habia jintroducido en la vida del Estado, no permitieron que se
pudiese finianciar la ejecuci6n de la obra de referencia. Pero el noble prop6sito qued6
pendiente y el imperativo de la necesidad marcado en elocuente relieve, para que otros
hombres mis tarde, fiieran los que conquistaran el laurel de la victoria en empresa tan
mueritoria como era, la de dotar a un pueblo de uno de los elementos ms esenciales para

El gobierno del Dr. Soto hizo vislumlbrar por primera vez entre los hondurefios,
las magnificencias y excelsitudes que brinda la civilizaci6n a los pueblos que saben luchar
por su progreso, y en medio del concierto armonioso de las grandes obras que dej6 implan-
tadtas y en proyecto, chocaba cruelmente en contraste manifiesto, aquel estado cultural,
con el sistema primitivo de proveernos de agua, tomindola de los rios directamente y
transportndola por medios individuales a los hogares. Era el mismo sistema de nuestros
antepasados del tiempo de la Colonia, cuanido el agua era transportada por medio de enva-
ses de barro portitiles (cintaros), en cajas especiales de madera forradas con cuero (botas),
que eran lievadas en ac6milas, del rio Guacerique a las casas de la entonces Villa de
Concepci6n (hoy Comayagiiela, parte del D)istrito~ Central) y alas de Tegucigalpa (hoy
Distrito Centrl). Se decia entonces, que las aguas de dicho rio, eran las ms saludables a
potables, entre todas las que corrian en las proximidades de ambas poblaciones.
Como se comprende, los habitantes sufrian serias dificultades con una situaci6n
asi, pues fuera de 10 costoso que resultaba dicho sistema dq aprovisionamiento, muchos
hogares pobres disponian de cantidades muy limitadas con perjuicio de su higiene y salud
personal. Algunas famihias acomodadas subsanaban un tanto la crisis por medio de pozos
profundos, ademadas sus pare:des con ladrillo y mezcla, que perforaban en los patios de
sus casas. Tal sistema no era ms que un auxilio en las necesidades domsticas, pues el
agua preferida era la del rio Guacerique, ya que la de los pozos, con el sistema primitivo
dellos excusados de hoyo, resultaba insalubre y causante de peligrosas epidemias, princi-
pa mente en la estaci6n lluviosa; porque encontrndose los pozos a un nivel inferior al
de los excusados, la filtraci6n de las aguas Iluvias, en la mayor parte de los casos, por la
capilaridad del suelo, arrastraba hasta el fondo de dichos pozos, las impurezas y grmenes
infecciosos que 6stos tenian.
Y si ese era el cuadro que nos ofrecia la carenicia de un buen sistema de abasteci-
miento de agua, 4 qu podemos decit del escenario de tristeza y retroceso en que nos colo-
caba la falta de un buen servicio de lus elctrica? Tegucigalpa y Comiayagilela en aqluellos
tiempos de ingrata memoria, coni sus calles mnal empedradas, desuiiveladas y alumbradas con
faroles alimentados con gas; cani sus casas de estilo colonial y sus costumbres sociales rudi-
mentarias y restringidas por el espiritu austero y desconfiado de la eoa a aeii
dos poblaciones del tiempo de D. Narciso Mailol, cuando era iste 1 alem pMyr a
Provincia de Tegucigalpa, que no, dos centros de poblaci6n de actividad yporscm
otros de Ambrica, que eran coetneos en su iniciaci6n a la vida culta y civil zp es, om
Salir de noche en aquellos tiempos, era como sentirse en plena Edad Media. Todo
lera 16gubre y triste, todo el ambiente estaba poblado de temor y de misterio. La vida de
la familia carecia de expansiones y la social no tenia el encanto y emoci6n que ofree
las ciudades de nuestros tiempos, que bajo la luz astral de sus instalaciones elctqricas recen
nan y magnifican la vida espiritual de sus habitantes. s m








- 15 Profesor Pedro Rivas

Por las causas expuestas, Tegucigalpa y Comayagiiela vivian, por la carencia de
su servicio de agua potable, rezagadas y expuestas a peri6dicas epidemias que perjudica-
ban no s610 su bienestar personal y colectivo, sino que su cultura y el desarrollo de su pobla-
ci6n, que en la poca en que se inici6 la construcci6n del acueducto, apenas contaba con
unos 12.000 habitantes aproximadamente.
Ms de alglin gobernante ha de haber comprendido la urgencia de realizar una
obra de tanta utilidad para la vida de la ciudad; pero, 4 qu podian hacer aquellos gobier-
nos, cuando las miserables rentas de que disponian no hastaban ni para el sostenimiento
de las guarniciones y compra de elementos blicos con que se defendian? C6mo podrian
proyectar y menos realizar obras de cultura y bienestar social, cuando las constanites monto-
neras los forzaban includiblemnente a enifocar todas sus energias y recursos en la obra tit-
nica de luchar para sostenerse en el poder?
Es por todo lo expuesto, que merece el mis sonoro aplause y la ms entusiasta
gratitud, el gobernante que por vez primera y rompiendo todos los obsticulos, que erani
numerosos en aquellos tiempos, pudo vencerlos y ganar la corona de la victoria, obseqluian-
do a dos ciudades de importancia, con un servicio eficienite de agua.
















+2u




Administraci6n del General Bogrdin




Los primeros pasos dados en la Administraci6n del Dr. Soto, dejaron el terreno
preparado para acometer la obra. Efectivamente, el proyecto vibraba en activas mani-
festaciones que s6lo esperaban una ocasi6n propicia para plasmarse en obra viviente.
En los primeros meses del gobierno del General Bogrin, fue emitido el acuierdo por el cual
se dispuso oficialmente, la introducci6n del agua potable. En esta vez no fue nombrada
comisi6n alguna para hacer estudios, levantar planos y calcular presupuestos, porque
tales trahajos ya estaban hechos. El gobierno del General Bogrin, enfoc6 el problema
en una forma mis prctica y concreta, y al efecto nomnbr6 una Junta Directiva con encar-
go de lievar a su realizaci6n el acueducto, destinando en el mismo acuerdo, el impuesto que
se pagaba por la extracci6n del ganado, para crear los fondos que servirian para el fin inldi-
cado. Esa Junta Directiva qued6 integrada por el Gobernador Politico, por los Sefiores
Licdo. Remigio Diaz Zelaya, Ingenieros D. Jos6 E. Lazo, D. E. Constantino Fiallos, D.
Marcial Vijil y D. Octavio Ugarte, presidida por el Ministro de Fomento.
Los empefios y actividades de la Junta Directiva del agua no tardaron en ofrecer
sus primeros resultados, de tal modo, que ya por el mes de Febrero de 1889, fue presen-
tada al gobierno, por el Banco Nacional Hondurefio, la primera propuesta para llevar a
cabo la obra.
El Sr. Joaquin Diaz Durin en representaci6n de la referida instituci6n se comnpro-
meti6 con el gobierno, a lievar a cabo los siguientes 'trabajos:
glns(a) Construir en el Picacho, un dep6sito de cal y canto capaz de contener 400.000
(b) Traer el agua del rio Jutiapa a la meseta de El Picacho y La Leona, en caile-
rias de hierro de la solidez y dimetros necesarios.
(c) Construir cinco estanques o pilas circulares de cuatro varas de diPmetro inte-
rior por una de profundidad, reforradas por fuera y en sus bordes por piedra tallada, y
colocando en el centro de cada una de ellas, una columna o fuente de bronce 0 hierro
bronceado can seis surtidores, no excediendo el costo de todas ellas, de $ 2.000.00 oro.
Dichos estanques serian colocados en El Guanacaste, plaza de San Francisco, Parque Mora-
zn, Plaza de La Merced y mercado de Los Dolores.








.Aguai, Fuerza y Luz 18 -

(d) El dimetro de la cafieria seria de 12" en el punto de partida de Jutiapa,
disminuyendo despus, seglin 10 permitiera la presi6n del agua, hasta liegar a El Picacho.
Del dep6sito de El Picacho, el agua seria conducida por cafieria de hierro, hasta La Leona,
de donde podria usarse como energia el6ctrica que se distribuiria para el consumo de la
poblaci6n.
(e) Mientras durara la amortizaci6n total del capital y el pago de intereses, el
Banco tendria derecho exclusivo para usar el agua del acueducto en La Leona, como
Fuerza Motriz, siempre que no disminuyera para el consumo de la poblaci6n ni se altera-
ran sus cualidades; pero al terminar el pago, cesaria tal derecho y la Municipalidad paga-
ria, a justa tazaci6n de peritos, las obras que por cuenta del Banico y con el fin indicado,
estuviesen en pie, en caso de que creyera conveniente adquirirlas.
(f) C:olocar una cafieria subterrinea, de capacidad suficiente para abastecer surti-
dores con sus llaves respectivas, en cada uno de los cruceros de las cuatro calles principa-
les de la ciudad, trazadas de E. a 0. entre San Francisco y Los Dolores, y la que partiendo
de la calle de La Ronda, termina en la casa de Gobierno.
(g) Todas las obras descritas serian construidas de conformidad con las reglas de
la Ingenieria Hidtulica, cubriendo. exteriormente los tubos con bettin y asfalto, para
evitar su deterioro o destrucci6n y los mat;eriales usados serian los que comunmente se
usan en Centro America en Qcueiductos de esta naturaleza.
(h) Las obras del acueducto serian entregadas en el plazo de dos afios, desde la
fecha de la firma del contrato.
(i) El precio de la obra, seria de $g 160.000.00, pagaderos en diez afios, por la
Aduana de Amapala, en abonos anuales de S 16.000.00, y segiin un sistema de honos que
emitiria el gobierno. Pero, los $b160.000.00 devengarian un inters mensual de 10/ desde
la fecha en que la obra fuera entregada al gobierno, deduciendo intereses de conformidad
con la amortizaci6n progresiva, siendo la Municipalidad la que pagaria dichos intereses.
(j) En caso de que el gobierno suspendiera el pago del capital e intereses, el
Banco entraria en posesi6n del acueducto hasta lograr el reembolso de ambos y mientras
tanto cobraria el impuesto del agua y se psagria los gastos y mejoras.
(k) Otras clusulas mis contenia el contrato que no tienen un caricter esencial.
El contrato anterior fue firmado en 31 de Mayo del afio expresado y aprobado por
el Ejecutivo y la Municipalidad de Tegucigalpa, el 1' de Junio.
No sabemos por qu motivos el Banco Nacional Hondurefio no llev6 a cabo su
compromiso; pero es el caso, que un afio despubs, el gobierno lo di6 por cancelado y firm6
otro con los Sres. Ingenieros G. W. Gibson y H. W. N. Cole, que ofrecia mejores condicio-
nes y mis claras y detalladas especificaciones en los diferentes trabajos de la obra.
Las diferencias de~ este nuevo contrato, con respecto a las condiciones propuestas
por el del Banco Nacional Hondurefio, son las siguientes:
1'-En vez de construir un solo dep6sito en El Picacho, de 400.000 galones, como
rezaba el contrato del Banco, los Ingenieros Gibson y Cole ofrecian construir dos, uno en
El Picacho y otro en La Leona, con capacidad de 200.000 galones cada uno de ellos.
2'-Los estanques que se construirian en las plazas y parques, seriani de mejor
calidad que las del Banco, ya que ste ofrecia hacerlas a un costo de $k 2.000.00 oro y
Gibson y Cole a $b 2.400.00 oro.
3'-La nueva conltrata prometia llevar una caileria de hierro a la plaza Bogrin
en.el Barrio de Las Delicias, cuyo trabajo no lo tenia el compromiso del Banco.








- 19 Profesor Pedro Rivas

4"-Gibson y Cole ofrecian Ilevar el agua a Comiayagilela por la calle principal,
hasta la plaza de la Iglesia, por medio de caileria de hierro colocada subterrneamente, y
a construir una pila y fuente, de las mismas condiciones que las otras que se construirian
en las plazas y parques de Tegucigalpa. Y esta es otra condici6n qIue no figura en el
contrato del Banco.
5"'-Gibson y Cole tambirn se obligahan a lievar el agua, a todo costo, a las casas
de particulares y a los edificios del gobierno, mediante el pago de 50 centavos por cada pie
de tubo que tuvieran que colocar. Y esta es otra ventaja que no ofrecia el Banco.
6'!-Los nuevos contratistas ofrecian entregar concluida la obra en un plazo de 15
meses, mientras que el Banco pidi6 dos ailos.
7"-La utilizaci6n del agua del acueducto por parte de Gibson y Cole, es s6lo por
cinco alios, mientras que la propuesta del Banco pedia diez afios.
Solamente la forma de pago en cierto aspecto, era ms ventajosa la propuesta
del Banico Nacional Hondureiio, porque daba un plazo de diez afios para su amortizaci6n,
eni tanito qlue el pago de Gibson y Cole debia hacerse en un ailo; pero por otra parte, esta
forman evitaba el pago de una fuerte sumia por el inters del 1' quie devengarian los
$ 160.000.00, durante el lapso que duraria la amnortizaci6n.
Las dems condiciones del contrato, sustancialmenlte casi son las mismas qIue las
del Banco.
En cumplimiento de su compromiso, los Sres. Gibson y Cole hicieron el pedido de
la tuiberia del acueducto y demjs materiales, a la Casa Abendrothi & Root de NVew Y'ork y
despus de 14~ meses de intensa labor, fue concluida la obra y entregada al gobierno. Eni
decreto de 10 de Julio de 1891, el Presidente .Gral. Bogrin declaraba que se daba por
recibido el acueducto y en un acto muy hermoso de bueni gobierno, en el mismo decreto
hizo cesi6n del mismo a las Municipalidades de Tegucigalpa y Comayagiiela y emiti al
mismo tiempo el reglamento de aguas que cre6 la Junta Municipal de Aguas que regla-
mentaba el funcionamiento del acueducto, el maniejo de sus fondos y las disposiciones pena-
les concernientes.
La inauguraci6n de uina obra tan fitil y notable, que en aquellos tiempos sobrepu-
j6 a cualquiera otra, de las realizadas anteriormente en Tegucigalpa y Comnayagiiela, fue
un acontecimiento social y cultural que desbord6 de inmenso jiibilo y satisfacci6n, el
coraz6n de sus habitantes. El Presidente fue objeto de los mis clidos aplausos y en dife-
rentes formas fue colmado por las manifestaciones ms amplias de la gratitud citadina,
pues los beneficios de la obra se repartieron por igual, entre amigos y enemigos de
su gobierno.
Esta obra notable, fue posible reailizarla, en el segundo periodo continuista del
General Bogrin; de no conicurrir esta circunistancia, niosotros creemos qlue no se haibria
lievado a cabo con la conistanicia y seguridad coni que fuieron eslabonindose: los esfuerzos,
pues hay que recordar, que la primera disposici6ni oficial emnitida con dichio objeto, fue el
13 de juniio de 1884! y fue hiasta siete aios despus, que se leg6 a su completa realizaci6ni.
De 1891 a 1894, el servicio del agua no ofreci6 ninguna dificultad, pues si bien los
200.000 galones del precioso liquido almnacenados en. 1a pila de El Picacho, en rigor tcnico
no bastaban para la poblaci6n de 12.000 habitantes que tenian las dos ciudades, corresponi-
dindole apenas, unos 63 litros a cada habitante, ese hecho no tuvo importancia en los
primeros afios, tanto porque por la pobreza de la mayoria de sus pobladores, posiblemente
apenas una cuarta parte de ella, O quizs unla quinta, solicit6 instalaciones de dicho servi-
cio, como porque la casi carencia absoluta de ciertas industrias que exigen agua, y lo muy








Agua, Fuerza y Luz 20 -

reducido de los hoteles, jardines pilblicos y otros establecimientos, aumentaron la provi-
si6n quisis en un 50%/ a la porci6n de poblaci6n abonada al servicio. Es posible en conse
cuencia, -suponer, que durante esos primeros cince afios, cada habitante abonado recibi6
un aumento de 30 litros de agua por cada 24 horas, siendo sta una situaci6n muy desaho-
gada para satisfacer las necesidades de las dos ciudades, pues les correspondian 93 litros de
agua a cada habitante.
Si Tegucigalpa y Comayagiiela en 1891, hubieran tenido fibricas, hoteles, jardi-
nes pilblicos y privados en abundancia y sus habitantes todos hubieran dispuesto de sufi-
cientes posibilidades econ6micas para solicitar y pagar sus instalaciones, indudablemeni-
te que los 200.000 galones de agua de El Picacho, no habrian bastado desde el primer
ano que se mnaugur6 el acueducto, para las necesidades de 12.000 habitantes y muchio
menos, para el aumento de la poblaci6n despus de diez afios.















*3 :






Admones. del Dr. Bonilla y Gral. Sierra




De 1894 a 1898, el gobierno del Dr. Bonilla no tuvo dificultades de ninguna clase
en los servicios de agua. Teniendo apenas tres afios de haber empezado sus servicios el
acueducto, todo su funcionamiento era normal; sinembargo, en el ii1timo ailo, los emplea-
dos del Juzgado de Aguas, empezaron a notar que el aguia se perdia antes de Ilegar a la
tuberia de conducci6n de ambas ciudades, por el estado de deterioro en que se encon-
traba el tramo entre Jutiapa y El Picacho. Adems, fue necesario empezar algunas repara-
ciones en la red distribuidora de las dos ciudlades, por las misms razones.
Ya por este tiempo, el servicio del agua se habia extendido amayor niiumero de
casas, y por consiguiente, las rentas habian aumentado.
La labor del gobierno del Dr. Bonil'a se concret6 a sostener el buen servicio del
agua; pero es innegable que cooper6 en forma apreciable en la construccin del acueduc-
to, porque no habiendo pagado el Gral. Bogrin la totalidad de los $g 160.000.00 plata a
qIue tenian derecho los contratistas Gibson y Cole, toc6 al Dr. Bonilla la cancelaci6n del
saldo de $B 27.011. 65 que habia quedado pendientes.
Duranite este lapso administrativo, fueron presentadas al gobierno las primeras
propuestas formales para el establecimiento del alumbrado elctrico para las dos ciuda-
des. Si bien en la administraci6n anterior el Sr. F. M. Imboden hizo la primera solicitud
con dicho objeto y hasta recibi6 una subvenci6n mensual del gobierno, de $ 100 y una
promesa de tomarle el servicio de 60 luces, a $ 2.50 cada una, o sean 98 150.00 mensua-
les, resolviendo asi favorablemente su petici6n, tal iniciativa no prosper6 y fue hasta en
la Administraci6n del Dr. Bonilla cuando fue hecha una propuesta formal con la interven-
ci6n y acuerdo de las Municipalidades de las dos ciudades, 10 mismo que del gobierno.
Esta propuesta fue hecha el 9 de Octubre de 1894 y en ella pedia el Sr. McEntee
el derecho exclusivo para explotar por veinte ailos la empresa de luz elctrica y fuerza
motriz. La concesi6n era amplia y reunia mnuchas ventajas para el contratista, como eran:
la de concederle gratis el uso de las aguas que liegaran a La Leona y hasta permitiSndole las
reformas necesarias para la instalaci6n de la obra hidrulica; la de tomarle entre el gobier-
no y las Municipalidades, el valor de Sg 1.000.00 mensuales en servicio de luz; derecho a
usar de noche toda la fuerza hidrulica para la luz, y de dia la mitad, dejando la otra mitad
para el gobierno; y en caso de que a los veinte aiios las Municipalidaldes no hubieran podi-







Ague. Puerza y Luz 22 -

do pagar el 500/o de su avaliio, derecho a continuar explotando el negocio, sin privilegios,
pero con la concesi6n del agua y demis derechios que le correspondian segiin el contrato.
Como garantia para el cumplimiento de sus obligaciones, el gobierno impuso al Sr. Mc
Entee la condici6n de depositar en el Banco de Honduras, la suma de $g 2.000.00 a la
orden del mismo gobierno. Se fijaron 6 mneses para comenzar los trabajos y 12 meses,
para la inauguraci6n del servicio de la luz; y en caso de no verificarse dicha inaugura-
ci6n, caducaria la contrata y el contratista perderia el dep6sito de $ 2.000.00.
La contrata original celebrada entre Mc Entee y las Municipalidades, fue aproba-
da por el Ejecutivo el 22 de Octubre del afio mencionado de 1894 y por el Congreso Nacio-
nal, el 12 de Diciembre del mismo afio, en su Decreto N' 10, con algunas reformas.
La noticia de que la capital de la Repiiblica tendria un servicio moderno de
alumbrado el6ctrico al finalizar el afio de 1895, repercuti6 en todos los Bmbitos del pais.
Era un paso ms que se daba en el camino del progreso y de la cultura nacional. Los habi-
tantes de Tegucigalpa y Comayagiiela experimentaban inusitado entusiasmo al imaginar-
se el cambio favorable que introducirfa en sus espiritus y costumbres, el nuevo sistema
de alumbrado que aumentaria con sus rayos luminosos sus horas de esparcimiento social y
ofreceria un nuevo prisma de ilusi6n y encanto en sus vidas tristes y rezagadas. Sin embar-
go, nada de 10 prometido por el Sr. Mc Entee fue cumplido, y su contrata, 10 mismo que la
Sde Imboden, qued6 en el terreno de los proyectos estriles, que dejan solamente un pano-
rama de desilusi6n y desesperanza en la mente de los pueblos j6venes.
Posiblemente, tanto Imboden, como Mc Entee, han de haber sido en aquellos
tiempos, del mismo modo que los hemos conocido en los nuestros, simples negociantes
de concesiones, que tenian habilidad especial para conseguirlas en condiciones ampliamen-
te liberales, para traspasarlas en venta a personas capitalistas o compaiifas especializadas
en tales explotaciones, obteniendo en tales operaciones pinglies utilidades. Y esto qued6
demostrado en ambos casos, porque ni el uno ni el otro, dieron cumplimiento en su debido
tiempo, a las obligaciones que contrajeron en los contratos firmados, pues las gestiones
de Imboden con capitalistas americanos no tuvieron ningiin xito y Mc Entee no obstante
estar autorizado por el contrato para traspasarlo a la firma Alejandro Rodenas y Co.
que manejaba la empresa del alumbrado elctrico de Guatemala, tampoco pudo liegar
a un arreglo favorable.
Habiendo caducado la contrata de Mc Entee, y tomando como base las obligaciones
mis importantes de la misma, los Sres. Guillermo Mc Donald y Alberto Hiarren, hicieron
una nueva propuesta para lievar a cabo la misma obra del alumbrado elctrico y al efecto
fue celebrada con las dos Municipalidades de Tegucigalpa y Comayagiiela la contrata
respectiva, debiendo recibir la fuerza hidrulica del acueducto los Sres. Mc Donald
Harren, el 1" de Agosto de 1896, o un mes despus, ya que en dicha fecha habria termi-
nado el derecho que tenian a ella los Sres. Gibson y Cole. Tambin fueron obli ados
los contratistas a depositar en el Banco de Honduras, la suma de $ 4.0300.00 com garn
ta del cumplimiento de sus obligaciones. No obstante el inters que dichos Soe. emodT
tra"oildaa al vr as aebo la oba ,as tad s i frusd a nar Ie les r 6es aeIc l d
se realiz6. En consecuencia, con fecha 30 de Septiembre, el gbien elrOl au
cidad del contrato y el dep6sito de $ 4.000.00 que se hallaba egoel eBano dedleo a Icuau
fue rtird dle s a oela o deni todisposici6n de la Junta de Aguas, para el ensanche y repa-







- 23 -
Profesor Pedro Rives

Fracasados los esfuerzos de los Sres. Imboden, Mc Entee, Mc Donald y Harren, que
desde 1893 y en orden sucesivo habian presenltado sus solicitudes, hasta liegnar a 1896,
para el establecimiento de un sistema moderno de luz en esta capital, las ilusiones y espe-
ranzas de sus habitantes sufrieron un amargo desengailo. Sin embargo, los primeros pasos
ya estaban dados y el entusiasmo por Ilevar a cabo la realizaci6n de obra tan importante,
palpitaba en todos los espiritus que se preocupaban por el progreso de Tegucigalpa y
C:omayagiiela. Y en efecto, la Municipalidad de la primera de dichas ciudades presidida
por el Alcalde D. Miguel Ugarte, y con asistencia de los Vocales D. Jess Estrada, D.
Samuel Lainez, D. Trinidad E. Rivera, D. Enrique Pinel, D. Antonio M. Callejas y D.
Samuel G6mez E., resolvi6 en la sesi6n del 15 de Marzo de 1897, tomar a su cargo la
realizaci6n del proyecto de establecer el alumbrado elbotrico en las dos ciudades, bajo las
mismas bases de la contrata caducada de los Sres. Mc D)onald y Harren.
La empresa quedaria administrada por una Junta compuesta de cinco Vocales con
sus respectivos suplentes, de los cuales, el Sindico Municipal seria uno de ellos, el gobier-
no nombraria otro y tres vecinos responsables e id6neos serian electos por: la Municipali-
dad. Esta Junta tendria completa libertad de acci6n y obligaci6n de presentar a la Muni-
cipalidad cada tres meses, utl estado de sus operaciones.
Fue calculada la suma de S 80.000.00 como gasto mximo para realizar la obra,
y fuie autorizada la Municipalidad para adquirir esta suma, emitiendo billetes al portador
de 1, 5, 10, 25, 50 y 100 pesos. Estos billetes serian recibidos por su valor nominal y
como dinero efectivo, eni la Administraci6n de Rentas del departamento de Tegucigalpa y
oficinas fiscales que de ellas dependian. Los comerciantes d~e ambas ciudades tenian
obligaci6n de pagar con estos billetes, el 50Q/c del total de los derechos de importaci6n de
mercaderias que se introdujeran por el puerto de Amapala. Fue auitorizado por el gobier-
no, invertir en la empresa del alumbrado la suma de $ 25.000.00 que el Congreso Nacio-
nial decret6 anteriormente para la construcci6n de un teatro, debiendo la Municipalidad rein-
tegrar dicha suma en su debido tiempo, si se Ilevaba a su ejecuci6n dicha obra y pagando el
gobierno aquella cantidad, con los billetes que se recibieran en la Aduana de Amapala. Ade-
ms de estos recursos, la Municipanlidad fue autorizada para conseqouir del vecindario
$ 15.000.00. Tambin fue resuelto, quie todos los impuestos municipales serian pareados
en estos billetes, sienido obligatorio recibirlos para dicha Miinicipalidad, como dinero
efectivo, hasta su completa amortizaci6n. La emisi6n de los billetes no seria de una sola
vez por el total, sino por partes y a medida qIue lo exigieran las necesidades de la empre-
sa. Habian otras disposiciones que se referian a la amnortizaci6n del dinero prestado por
el vecindario, a la de los billetes, etc. El Elecuitivo aprob6 10 resuelto por la Municipali-
dad de Tegucigalpa, en acuerdo de 7 de abril de 1897 y fue tambin aprobado por el
Congreso en decreto N' 132 de 9 del mismo mes y afio.
No sabemos por qu causas no se Ilev6 a cabo en esta vez el tan anhelado proyec-
to, que Ileg6 a interesar a todos los elemnentos oficiales y particulares de la capital, ni
hemos podido encontrar ningiin documento que nos lo revele; pero es el caso, que por
la U1tima vez, volvi6 a quedar tan hiermoso como iitil prop6sito, en el terreno de las
buenas intenciones,







Agua, Fuerza y Lur 24 -



Administraci6n del Ceneral Sierra

A partir de este gobierno, empiezan las luchas de las autoridades en el sostenimieni-
to de los servicios del agua, pues fue en el primer alio cuando el Ministro de Fomento y
Obras Pfthlicas, D. Francisco Altchul, di6 la voz de alerta en su Memoria que ley6 ante el
Congreso Nacional correspondiente al afio econ6mico de 1899 a 1900. Muy grave debe
haber sido la situaci6n del abasteeimiento del agua y muy ruinoso el estado del acueducto,
cuando el elevado fuincionario no tuvo inconveniente en declarar que "el aculeduLcto que
surte de aguia a la capital se enculentra en tan mal estado, que de no arreglarlo pronto y
formnalmente, se suLspenderd el servicio de agua, y por lo mismo, faltando la Fuerza Morriz,
no se podrd establecer el alumbrado elctrico."
Esta revelacin del propio gobierno, puso de relieve dos cosas: primera, que los
Sres. Gibson y Cole constructores del acueducto, habian engailado al gobierno, porque
ellos garantizaron que su duraci6n igualaria a la usada en los Estados Unidos hacia treinta
afios, y en 1899 apenas habian transcurrido 8 afios de haberse inaugurado; segunda, que
se perfilaba para el futuro un periodo indefinido de luchas y dificultades para el gobier-
no y ~de sufrimientos para las dos ciudades, porque una reparaci6n formal e inmediata,
Scomo la que recomendaba el Ministro de Fomento, representaba un gasto de muchos miles
de pesos que el gobierno no estaba en condliciones de hacer.
La primera fase del problema no tenia remedio, porque los hechos estaban consu.
mados. El gobierno se di por recibido del acueducto en 1891, con previo informe que
present6 su representante oficial el Ing. D. Jos6 E. Lazo. Este, entre otras valiosas reco-
mendaciones, manifest6 en su informe de 12 de septiembre de 1890, que debia someterse
a prueba la resistencia de la cafieria antes de empezar las obras del acueducto. Que no
obstante 10 manifestado por los contratistas de que los tubos pedidos podian soportar una
presi6n mayor que la que iban a recibir, y de que las garantias que venian del extranjero
eran suficientes y responsables para asegu-ar dicha condici6n, stempre se acostumbraba
en todos los paises, probar dichos tubos, o al menos someterlos a un examen riguroso en
cuanto a so resistencia y durabilidad, por medio de un aparato hidrulico de presi6n. Y
termmnaba su importante informe, liamando la atenci6n del gobierno, para que "ahora que
se esta despachando el pedido de la tuberia, no se olviden los seiiores contratistas de pedir
elaarat necesario a laocasea fabnicante, para que aqui (en Tegucigalpa) se puedan probar

No obstante la oportuna y acertada indicaci6n del Ing. Lazo, el gobierno no 10
tobn dent uen a y s atuooo 1 efutaoi6n qu ah cedro icos dont at stas ,Hde e ula Ifbsa

rbon a de esto meataermlesley quem p rtal motivo, ellos rt pond a p aeque losc tbos o on ne

el utindicaba e uu if aou aelsdt rbair a un cad ram un ua de a c o u a p esa
no en consecuencia, acept6 los tubos sini previo examen recibi6 a obra go r e r-t
y cB~ons cuncias que quiso preveer el Ing. Lazo, se vieron confirmadoo n elcoto m

rnaiCaobdeu tmbi u 'n ac eota cnid rain dLos cntratistas Gibson y Cole se obliga-
so con las reglas de la Ingenieria Hidrulica." La expresi6n "solie coveniet dj la







25 -
------- Profesor Pedro Rivas

convemiencia y criterio de los contratistas, escoger la clase de tuberia que debian emplear,
y, naturalmente, ella fue de segunda o tercera categoria, segn se deduce de su corta dura-
ci6n de 8 afios. Los contratistas emplearon tuberia de hierro laminado en espiral, de 2' o
53' clase, eni vez de tubos de hierro fundido que habrian asegurado una duraci6n de mis de
50 afios. Estamos seguros, que si el gobierno hubiera tomado en cuenta la recomenda-
ci6n del Ing. Lazo que hizo 10 meses antes de ser entregada la obra, consistente en some-
ter a prueba previamente, la resistencia de la tuberia antes de ser aceptados para su colo
caci6n en el acueducto, mucho habrian g~anado Tegucigalpa y Comayagiiela y los gohiernos
que siguieron despubs de 1899, se habrian evitado las grandes dificultades y gastos conistan-
tes que tuvieroni que enfrentar debido a este gran error que cometi6 el gohierno.
La segunda fase del problema, si bien tuvo remedio, fue la mis delicada para el
gobierno del Gral. Sierra y para otros que le siguieron, porquie no les fue posible hacer la
reparaci6n formal que recomend6 el Ministro de Fomento, sefior Altchul; sin embargo,
el presidente Gral. Sierra, hizo en 1901, un regular pedido de tubos, conexiones, Hlaves y
otros materiales, con los cuales fue posible normalizar el servicio del precioso liquido.
Posiblemente, tratando de dar mayor cohesi6n, vida y fuerza al nuevo organismo
administrativo-municipal que cre6 el decreto legislativo N' 132, del 9 de Abril de 1897,
el mismo Congreso, en decreto N'" 202 de 3 de Abril de 1899, dispuso la fusi6n de la
Empresa de la Luz Elctrica, con la Junta de Aguas de Tegucigalpa y Comayagiiela,
quedando la primera, es decir. la empresa de la Luz Elctrica, encargada del abastecimien-
to del agua a las dos poblacionies v del cuidado, conservaci6n, mejora y ensanchie del
acueducto, tomanido, a partir de la fecha de dicha ley, el nombre de JUNTA DE AGUAS
Y LUZ ELECTRICA, bajo la dependencia directa del Concejo Departamental, siendo suss
empleados principales, uin Juez de Ag=uas y un Tesorero. Y en la esperaniza de conivertir
en realidad el proyecto del establecimienito del aluimbraido elctrico, el decreto de refe-
rencia autoriz6 que se elevara a $100.000.00 la facultad otorgada a la Munliicipalidad de
Tegucigalpa, para emitir billetes con el objeto de finianciar la obra.
Por to qtie dejamnos explicado, todas las propuestas que fuieron p>resentandas. de
1893 a 1897, para establecer el alumbrado elctrico, no condujerona n ing6in re~sultado
prctico, pues ninguna de las contratas que se firmairon tuvieron cumplimiento en niingui-
na forma. Por este motivo, el Ministro de Fomento y Obras Publicas, en su metmoria leida
ante el Congreso Nacional, en el afio econ6mnico de 1899 a 1900, declaraba enfaticamiente,
que "lai Junta de Agua y Luz Electri~ca," establecida desde 1897, no habia dado los resul-
tados que se tuvo en mira al crearla; qIue el estado del acueducto era pEsimo, y que en
consecuencia, para dar a dicha Junta una debida organizaci6n, que permitiera lievar a?
caho las obras del alumbrado elctrico, se imponia modificar los decretos vigentes, sobre
dicha materia.
Esta reforma en el mecanismo de la instituci6n, fue de notables resultados. porque
segUn ella, en 10 de adelante, los miembros de la Junta de Agua y Luz E14ctrica, quie antes
dependian directamente del Concejo Departamental, quedarian ahora sujetos al Ministe-
rio de Fomento y Obras Piiblicas, el cual dirigiria ambos niegocios por medio de uni G:ereni-
te de nombramiento del Ejecutivo. Y siendo ahiora el gobiernio centrail el qjue aisumiiria
las funciones y responsabilidades de amibos servicios, era de esperarse que los esfuerzos
serian mayores, las actividades mis prcticas y los resultados mis inimediatos. Tambidni
los fondos procedentes del impuesto del agua, quedaron bajo el control del Ejecutivo
siendo depositados unas veces en la Direcei6n Genieral de Reitas y otras, eni la Tesoreciai
General de la Reptiblica.







Agua, Fuerza y Luz 26 Profesor Pedro Rivas

Siguiendo el ritmo de mejoramiento y superior organizaci6n que el gobierno impri-
mi6 al nuevo mecanismo de la Junta de Agua y Luz El6ctrica, se not6 inmediatamente un
cambio notable en los servicios, un meior resultado en el cobro del impuesto y una mayor
Seficiencia en el trabajo del personal de empleados, el cual habia sido renovado casi total-
mente. S610 en el afio de 1901 a 1902 fueron depositados en las oficinas fiscales del
gobierno $b 16.723.95. De 1902 a 1903 los ingresos se elevaron a $f 19.249.08 y los
Egresos a S 14.996.90, quedando un saido acreedor de $4.252.18, que con los $16.723.95
que habiain depositados, sumahan 20.976.13. Mientras tanto se habian cambiado muchos
tubos deteriorad6s, se habian aumentado las instalaciones y por consiguiente el servicio se
habia mejorado considerablemente.
















-* 4




.. Admones. del Gral. Bonillia y Gral.,1)610a




.En vista de la nueva situaci6n favorable que se habia creado, hajo el control y vigoi-
lancia del gobierno; teniendo adems un fondo economizado en afios anteriores, .de
$g 20.976.13 y recordando, que en el pasado, todas las propuestas igue se presentaron para
establecer el alumbrado elctrico habiain fracasado, por inicumplimiento y falta de serie-
da;d de los proponientes, el Gral. Bonilla resolvi6 lievar a cabo por cuenta del gobierno la
realizaci6n de obra tan importante y necesaria y al efecto, desde el primer aiio de su
labor administrativa, comision6 al ciudadano suizo D. Julio Villar para que hiciera un estu-
dio del proyecto y calculara un presupuesto aproximado sobre su costo. Al mismo tiempo
hizo renovaci6n completa del personal de la Junta de Aguas existente, nombrando comno
Gerente, a D. Anitonio Lardizbal, como Juez de Aguas, al Lic. don Pastor G6mez, y comio
Tesorero, a D. Jacobo Estrada.
Hombre de acci6n y de resoluciones firmes era el Gral. Bonilla, como gobernante,
pues diendo favorable el informe: y presupuesto que present6 el Sr. Villar, y no obstante
las condiciones economicas poco favor~ables que ofrecia el pais despuEs de la guerra civil
que 10liev6 al poder, para hacer electivo el voto de los pueblos, dict6 inmediatamente las
6rdenes del caso, para conivertir en obra, el vivo anhelo de la capital, de tener un servicio
modernio de luz. Al efecto, fue hiecho el pedido de la maquinaria y ya por el ailo de 1904,
cuadlrillas de trabajadores empezaroni los trabajos preliminares en la margen derecha del
rio~ Chiquito y en La Leona, para montar la maquinaria de dicho servicio; y en 1905, ya
se encontraba en Tegucigalpa la mayor parte: del material de la misma con uni costo de
$6 110.124.67.
Simultaneamente con estas actividades, el gobierno del Gral. Bonilla tambin se
preocupaba por el mantenimienito del buen servicio del agua, para lo cuail, hizo uni regular
pedido de nueva tuberia y de otros materiales, con el objeto de atender inimediatamiente los
desperfectos que constanitemnente ofrecia.
El movimiento de la cuenta de la Junta de Aguas, durante el cuatrienio del Gral.
Bonilla, comprendido de 1902 a 1906, ofrece un rendimiento de Ingresos de 886.490.84,
y de Egresos, $ 77.986.68, resultando un saldo acreedor de $8.504.16, de coniformidad
con el siguiente detaile:








Agua, Fuerra y Luz 28 -

INGRESOS EGRESOS
De 1902 at 903 .. .. .. $ 19.249.08 .. .. .$ 14.996.90
,, I 903 ,, I 904 .......... ; ,27.299.90 ... .. .. 27.299.90
,, I 904 ,, I 905 .. .. .. .,, 20.692.78 .. .. .. .,, 20.692.98
,,I905 ,, I 906 ... .. .. .. .,, I 9.249.08 ... .. ,,I4.996.90
Saido .. .. .. .. .. .. .. .. .. 8.504. 16
$ 86.490. 84 $ 86.490.84

Como se comprende, el establecimiento del alumbrado elctrico no se Ilev6 a cabo
exclusivamente con los fondos de la Junta de Aguas y Luz Elotrica. Posiblemente, unos
$g40.000.00 o $f50.000.00 fueron tomados de ella y el resto, que puede estimarse en
unos $B70.000.00, fueron suplidos por el progresista gobernante, de los fondos generales
del Erario Pilblico.

Administraci6n del General Dvila

Al gobierno del Gral. Miguel R. Dvila le cupo la gloria de inaugurar el servicio
del alumbrado elctrico el 15 de Septiembre de 1907, correspondidndole tambin los gastos
del montarje de la maquinaria. El sefior Hans Bucher fue el tcnico encargado de dicho
trabajo y de la Direcei6n de la planta, hasta 1908, que fue nombrado el sefior Julio Villar.
Las ciudades de Tegucigalp2 y Comayagfiela se entregaron en esta vez, como en
1891, cuando se inaugur6 el acueducto, al nastur~al regocijo y entusiasmo que producen en
las ciudades, los progresos de la civilizaci6n, que a la par que causan muchos bienes a la
colectividad social, tanto en su salud como en su comodidad personal, son al mismo tiempo
exponentes de civilizaci6n y de prestigio, que elevan y magnifican el nombre del pas qlue
los propicia. Y habia raz6n de sobra para ello, pues aunque cause pena el confesarlo,
Tegrucigalpa en 1907, era la iinica capital de Centro Ambrica y quizPs del mundo, que care-
cia de un sistema moderno de alumbrado.
Tal es el triste resultado de nuestra vida de montoneras que hemos Ilevado duiran-
te mis de un siglo. No teniamos rentas para realizar obras de progreso, porque nuiestro
tiempo no 10 dedicabamos a crearlas y organizarlas y las muy escasas que se reunlan se
malgastaban en sostener pandillas armadas.
No teniamos poblaci6n, que es fuente de riqueza y de organizaci6n social, porque
no existia mnmigracion a un pais que no ofrecia garantias alans vidas ni a la propiedad. Y
asi tan pobres como viviamos, millones de pesos se gastaban en nuestras peri6dicas merien-
das de negros que nos aniquilaron, con los cuales habriamos construido muchos acueduc-
tos y alcantarillados, establecido alumbrados elctricos y levantado edificios pilblicos, en
nuestras tristes ciudades, aver no mis harapientas y miserables.
Sigamos el curso de nuestro tema. El suirgimiento del alumbrado elctrico hizo
efectiva la existencia de la Junta de Aguas y Luz El6ctrica, que hasta 1907, habia tenidlo
una existencia incompleta, o te6rica, ya que en realidad, solamente la Junta de Aguas
habia tenido una funci6n real, siendo la otra una ficci6n, una aspiraci6n permanente adscri-
ta a la primera para plasmarla en obra vivier te, cuando nuestras posibilidades econ6micas
10 permitieran.
Indudablemente, la Planta E14ctrica, vino a reforzar la vitalidad econ6mica de los
dos organismos. El movimiento que registraron los documentos consultados, duirante la
Administraci6n de este gobernante. fue el siguiente:








- 29 Profecor Pedro Rivas

INGRESOS EGRESOS
De 1907 a 1908 .. ., .~ $ 26.556.25 .. .. .. .$ 25. 161.01
,, I908 ,, I909 ... ,,~ 31.907.31. ... .. ,, 26.899.63
,, I909 ,, I910 ... n ~ 33.949.29 .. .. .. 34.668.40
,, 910 ,, I91 1 38.495.82 .. .. .. 38.697.76
Saldo ." 5.481.87

$ 130.908.67 $ 130.908.67

Este movimiento demuestra un saldo de $5.481.87, a favor de la Junita de Aguias
y Luz Elctrica, el cual es muy reducido para el lapso de cuatro afios, pero debe tomarse en
cuenta, que constantemente fueron hechios gastos de conisideraci6n en el cambio permnanen-
te de los tubos deteriorados, en la ampliaci6n de los servicios de agua y luz, en la compra
de materiales elctricos que no existian en el Almacin, en el aumento de las instalaciones
de luz y en diferentes reparaciones de varias clases que exigia el estado general de deterio-
ro del acueducto.
Segn las Memorias de Fomnento y Obras Puiblicas consultadas, aimbos servicios
fueron buenos durante este lapso: pero ya desde entonces se not6 que las pilas de El Pica-
cho y La Leona eran insuficientes como dep6sitos de almacenamiento del agua para las
necesidades de las dos poblaciones. Tamibin fue revelado, que la cafieria que conducia
el agua de la presa de Jutiapa a la pila de El Picacho se encontraba en un estado de nota-
ble deterioro. En consecuencia, el Ministro de Fomento, Doctor Marcos Carias A., sugiri6 la
importancia de construir dos nuevas pilas, una para El Picacho y otra para La Leona, de
construir una nueva presa en el rio Jutiapa, ms arriba de la que existia, para aumentar el
agua y de hacer un pedido de suficiente tuberia para atender las constantes roturas que se
producian en la vieja que estaba en uso. Y obedeciendo a las mismas dificultades que
ofrecia la escasez del agua, fue instalado en La Leona un motor de gasolina de 100 caba-
Ilos de fuerza para sustituir la fuerza del agua cuando faltara y asegurar en casos impre-
vistos el servicio de la luz.
En 1911, 61timo afio del gobierno del Presidente Dvila, su Ministro de Fomen-
to, Dr. Carias A. decia en su Memoria, presenitada al Congreso: "iLa cantidad de agua de
que puede disponerse, an suponiendo una reglamentaci6n mejor en el servicio, nunca serd'
suficiente para atender a las necesidades, cada dia mis crecientes, de amnbas poblaciones."
Y agregaba, "por esta raz6n, la Muniicipalidad de Comayagiiela ya dias que initenita initro-
ducir el agua para aquella ciudad, del rio Gualcerique. Esta hecho el estudio y calculado
el presupuesto de gastos y es casi seguro, que en la nueva administraci6n se realice este
proyecto con la protecei6n del g;obierno."
Como informe curioso y para qlue se aprecie, lo reducido que eran los servicios del
agua y la luz, eni amibas ciudades, damos los siguienites datos:
En el servicio del agoua habia en 1909, 29 Ilaves puiblicas en Tegucigalpa, 7 eni
Comayagiiea y 435 instalac;iones particulares. En el de la luz elctrica habia eni 1910:
en el servicio pUblico de las dos ciudaides, 77 lImparas de arco. En edificios pblicos, 301
lImparas de 10, 16, 25, 32 y 100 bujias. Y en el particular, 417 lImparas de 10, 16, 32
y 100 bujias.























Adrnones. del Gral. Bonilla y Dr. Bertrand




La labor de estos gobernantes fuie del granides luchas y gastos en el sostenimiiento
de ambos servicios. La misma causa que did tanto que hacer a los gobiernos que siguie-
ron despus del Presidente Sierra, continu6 siendo un rompe cabezas cuando le toc6 ejercerlo,
primero al Gral. Bonilla en 1911 y despubs al Dr. Francisco Bertrand de 1911 a 1919. Y
esa causa, como la explicamos atrs, era el estado de ruina en que se encontraba la caileria
original del acueducto, que venia prestando sus servicios desde 1891. Los gobiernos de
Sierra, Bonilla (Manuel) y Davila, habian podido sostener el servicio del agua, mediante
un trabajo constante e intenso de reparaciones en los tubos que se iban rompiendo y de
gastos fuertes en los pedidos de los mismnos y demis material, que se hacian, y en el soste-
nimiento de un numeroso personal para atender tales trabajos. El servicio resultaba bueno,
naturalmente, en las secciones de la red de distribuci6n donde se habian colocado tubos
nuevos, pero en el resto era un desastre completo, porque ocurria constantemnente, que
debiendo cambiar un tubo que se habia roto en determinada secci6n, al roturar el suelo
para la reparaci6n, resultaba que hiabia tres o cuatro tubos mis en ruina y habia qIue
cambiarlos, resultando de tal situaci6n, qIue el gobierno gastaba mucho en el sostenimiento
del servicio y el priblico sufria con mucha frecuencia por la falta de agua que producian
tales interrupciones. En 1912, el Presidente Gral. Bonilla quiso darse cuenita completai
del estado general en que se encontraba el acueducto y al efecto mand6 a hacer uni exameni
tcuiico de toda la obra, resultando, segrini el iniforme que fue presentado, qlue tanrto lai tube-
ria de grueso dimetro desde Jutiapa hasta la pila de El Picacho, como la de distribuicirn
en ambas ciudades, se encontraba eni tani psimas condicionies, que fue calculado qlue se
perdia el 62:i del agua. Esto quiere decir, que siendo 757.080 litrios, los que se almnace-
naban entonces en la pila de El Picacho, con cuya cauitidad se proveia de 42 litros a cada
habitante, en una poblaci6n de 18.000 habitantes, con la prdida de 469.389 litros, que
era el 62'/< del volumen almacenado, dicho volumen quedaba reducido a 287.691 litros
correspondiendo 16 litros a cada habitante.
Como se comprende, la situaci6n que dejamos explicada, era motivo de grani
preocupaci6n para el gobierno y de ang;ustia para ambas poblaciones, que veian dibujar-
se el fantasma de la sed y la horrible perspectiva de volver a los tiempos primitivos
de tomar el agua directamente de los rios. Por otra parte, como ha de recordarse, cuando








Agug. Fuerza y Luz 32 -

se construy6 el acueducto en 1891, la publaci6n era de 12.000 habitantes y en 1912, se
habia elevado a 18.000 aproximadamente, habiiendo aumentado igualmente los hoteles,
fibricas, industrias y necesidades del hogar, que exigian una doble provisi6n de agua a
la que fue calculada al construirse el acueducto. En consecuencia, el trabajo constante de
reparaciones que se hacia en las tuberias, remediaba solamente una pequefia parte del
mal, y an cambiando por nueva toda la tuberia vieja y deteriorada, el problema del agua
quedaba en pie, porque la cuesti6n principal consistia en aumentar el almacenamiento del
liquido para proveer de mayor cantidad a las dos ciudades, ya que 16 litros por perso-
na, era una cantidad miserable para las necesidades domsticas que exige una poblaci6n
de mediana civilizaci6n.
Probablemente estas consideraciones, y el coniocimiento oficial y tonico que recah6
el presidente Bonilla del estado rumnoso en que se encontraba el acueducto, obligaron a su
sucesor, el Dr. Bertrand, a dictar medidas serias y permanentes, tanto en el abastecimien-
to del agua, como en el servicio de la luz y fuerza elctricas. De acuerdo con la situaci6n,
el gobierno mand6 construir.en 1914, dos pilas, una en El Picacho, con capacidad de
898.820 litros y otra en La Leona de 805.650 litros. Estas obras fueron ejecutadas por el
Ing. Manuel de Adalid y Gamnero con un coeto de $g14.300.00. Tambin fueron recons-
truidas la pila vieja que habia en El Picacho, lo mismo que la que servia en La Leona. La
construcci6n de las pilas nuevas vino a prestar un servicio notable al sistema de abasteci-
miento del agua, pues fuera del aumento de provisi6n que introducia para cada hab>itante,
ya se podrian asear las pilas con la frecuencia necesaria, cuya operaci6n se hacia antes muy
de tarde en tarde, interrumpiendo por tres dias en cada vez, el servicio diario en ambas
ciudades,
Casi al mismo tiempo, el presidente Dr. Bertrand, orden6 fuertes erogaciones para
mejorar las instalaciones de la Planta E14ctrica. En La Leona fue instalada una nueva
turbmna de sistema moderno con un dinamo anexo de 535 voltios, un tablero de distribu-
ci6n anexo a la turbmna y una bomba centrifuga con su correspondiente motor. En la
Planta del Centro fue instalado un motor Diesel con funcionamiento de aceite crudo, con
su correpondiente equipo de dinamos y un tablero de distribuci6n moderno, con autom-
ticos, aparatos de precisi6n y avisos de alarma. Y por vez primera, fue arreglado un
pequefio taller de Mecanica para facilitar el trabajo de las instalaciones de la nueva Planta.
Estos trabajos estuvieron a cargo del competente Director de la Secei6n E16ctrica, Ing.
Alberto Ehrler, y su costo, incluyendo construcciones, maqumnaria, accesorios y fletes,
fue de $8166.011.57. Fueron tan notables estas mejoras, que permitieron un aumento
de 36.720 bujias, en el servicio y 185 instalaciones can 828 lImparas, con respecto al
movimiento del ailo anterior.
La demanda de luz y fuerza elctrica habia aumentado por este tiempo en una
forma notable, a tal grado, que segn informab>a el Director de la Planta, Ing. Ehrier,
los 200 caballos de fuerza que producian las mquinas generadoras, ya no bastaban para
satisfacer las exigencias de ambas ciudades. Por este motivo, y no obstante las mejoras que
se habian introducido, el propio Sr. Ehdler propuso, que debia duplicarse la capacidad
de la empresa, para extender el servicio a nuevos barrios y ofrecer al pUblico los servicios
de la energia elctrica para motores, planchas, cocinas y otras aplicaciones.
En armonia con las obras de mejoramiento y ampliaci6n que- habia lievado a caho
el presidente Dr. Bertrand, en los servicios de la lus y el agua, puede sumarse tambin el
estudio que encomendo al Ing. D. Flix Canales Salazar, con el objeto, de ampliar el abaste-
cimiento do agues, awmentando su provisi6n en las fuentes de captaci6n del rio Jutiapa. Este








- 33 Profesor Pedro Rivas

estudio revel6, que dicho rio producia solamnente 40 litros de agua por segundo, o sean,
3.456 metros cribicos diarios, que a raz6n de 98.5 litros, por habitante y por dia, apenas
bastarian para surtir de agua a Tegucigalpa, cuando tuviera 35.000 habitantes. Se hizo
necesario en consecuencia, estudiar el agua de la quebrada de La Tigra, la cual di6 un
gasto medio de 33 litros por segundo, o seani, 2.851 mnetros ciibicos diarios, con cuya canti-
dad, ms la del rio Jutiapa, se juntaban 73 litros por segundo, o sean, 6.307.200 litros
diarios para el consumo de ambas ciudades, cuya cantidad fue considerada suficiente para
proveer con 126.14~ litros de agua a cada habitante, en unia poblaci6n de 50.000 personas.
El valor total de las obras para llevar a caho los trahajos de ampliaci6n, fue calculado por
el expresado Ing. Canales Salazar, en cerca de $90.000.00 plata.
Tambin bajo el gobierno dlel Dr. Bertrand, se di6 una mejor organiizaci6n al perso-
nal de empleados de los servicios del agua y de la luz elctrica, quedando siempre depen-
dientes del Ministerio de Fomento, Obras Pilblicas y Agricultuira, de conformidad coni el
nuevo Reglamento de dichos Ramos, qIue fue emitido en acuerdo del Ejecutivo de 15 de
julio de 1915. Los personiales quedaroni dispuestos asi:
PARA EL SERVICIO DEL AGUA PARA EL SERVICIO DE LA LUZ

Un Juez de Aguas. Un Director.
,, Fontanero. ,, Subdirector.
,, Ayudante 19 ,, Secretario.
,, ,, 2" ., Tesorero.
,,,, 3" ,, Bodeguero.
,, Cnej.,, Colector.
Empleados subalternos. ,, Conserje, y
Maquinistas, Instaladores, Carbone
ros y ayudantes.
Este nuevo reglamento, fuera de la mejor organizaci6n que introduijo en el perso-
nal de empleados, vino a leienr mruchas lagunas que se habian formado por el einsanche de
los servicios y por las modificacionies qlue h!abian creado las nuevas niecesidades de la
poblacion y con 1 quedaron aniulados los anteriores de 10 de julio de 1891, de 10 de julio
de 1911 y de 3 de abril de 1899, que fusion6 eni uni solo organismo la Emnpresa de la Luz
y la Junta de Aguas, que habian subsistido separadamente.
Indudablemente el gobierno del Dr. Bertraind se esforz6 lo mas que le fue posible,
por solucionar el problema de los servicios de agua y luz de la capital, como 10 demuestran
las fuertes erogaciones que fueroni acordadas contra la Caja Nacionial para construir pilas
nuevas, mejorar la maquiinaria de la Planita Elctrica y paira pedir tubos niuevos qlue
constantemente exigia la vieja tuberia del acueducto en completo deterioro, cuyo total
de gastos posiblemente puede ascender a unos $200.000.00 aproximnadamenite. Sin
embargo, y no obstante haber permanecido siete afios en el gobierno, qlued6 en pie uno
de los aspectos mis importantes y serios del problema, como era, el cambio completo de
toda la tuberia, de grande y pequefio diimetro, que se enicontraba eni estado ruinioso. Y
este aspecto le caus6 mucho trabajo, molest.;as y gastos, de 1916 hasta el illtimio afio de
su gobierno en 1919.
La nueva situaci6n se puede describir ast. Habia en la presa de Jutiapa 3.456.000
litros disponibles por cada 24! horas, de los cuales 1.655.900 se podian almacenar en las
dos pilas de El Picacho, y 1.562.730 litros en las de La Leona, para ser distribuidas en








Agua, Fuerza y Luz 34 -

Tegucigalpa y Camayagiiela. Si esta cantidad hubiera corrido integramente desde la
presa de Jutiapa hasta las pilas de El Picacho y La Leona y de aqui a todos los hogares y
demis sitios de la publaci6n donde el agua se necesitaba, la situaci6n habria quedado
resuelta, porque le correspendian 83 litros de agua a cada habitante. Pero como el esta-
do de la cafieria era malo y ms lel 62c}' se perdia en los derrames que diariamente se
producian desde Jutiapa hasta La Leona y desde este lugar hasta la ciudad, la provisi6n
del precioso liquidlo no bastaba todavia para las necesidades diarias. Los documentos que
hemos consultado,- no mencionan ningn trabajo serio y completo sobre cambios de las
tuberias en las administraciones del Dr. Bertrand; antes por el contrario, las Memorias
del Ministerio de Fomento, Qbras Pblicas y Agricultura, que dirigian y controlaban
dichos negociados, se producen en trminos pesimistas e informan sobre el estado en que
se encontraba el sistema todo del acueducto. Asi por ejemplo, la del afio econ6mico de
1913 a 1914, dice: "La tuberia general se encuentra en malas condiciones, no obstante
de que con frecuencia se verifican cambios y reparos, por lo que es de urgente necesidad
pedir nuevos tubos para evitar los continuos derrames, que son en parte una de las causas
por que el agua no es suficiente para el uso de ambas poblaciones." La de 1916 a 1917,
est de acuerdo con la anterior cuando se produce en los siguientes trminos: "El estado
actual de la tuberia de conducci6n desde Jutiapa hasta El Picacho, es malo por efecto de
la corrosi6n, perdiendo en todo el trayecto el 62%~." Y la de 1917 a 1918. confirma
dicho estado de ruina, segUn se ve en los prrafos que dicen: "Nuestro acueducto, despubs
de prestar buenos servicios, por muchos afios, se encuentra en un estado de lamentable
deterioro, al grado de temerse que de un momento a otro se interrumpa permanentemen-
te el abastecimiento de agua potable en las ciudades de Tegucigalpa y Comayagiiela." Y
por ii1timo la de 1919 a 1920 dice: "El acueducto que surte de agua potable: a las ciuda-
des de Tegucigalpa y Comayagiiela, esta tan deteriorado, que solamente la actividad desple-
gada por los empleados del Ramo ha hecho posible sostener el servicio con los pocos
elementos de que se ha dispuesto para atender a las reparaciones ms urgentes."
Asi pues, es la fuente oficial, la voz autorizada que nos asegura, qlue la caieria del
acueducto se hallaba en lamentable deterioro, y que, en consecuencia, fue poco el bene-
ficio que se obtuvo con las obras realizadas por el Dr. Bertrand, y los fuertes gastos eroga-
dos, porque a pesar de ellos, el agua se derramaba, se botaba lastimosamente desde que
salia de la presa de captaci6n hasta que liegaba a su destino en los hogares de las dos
ciudades.
La crisis permanente que habia creado tal situaci6n, era causa de gran preocupa-
ci6n para las autoridades y de un malestar agudo y constante entre las diferentes clases
sociales de las dos ciudades; la prensa se hacia eco con frecuencia de las justas reclama-
ciones y severos comentarios que por todas partes se hacian, sin que a pesar de ello, fuera
posible enicontrarle una soluci6n inmediata. La ciudad de Comayagiiela era la que ms
sufria los efectos angustiosos de la escasez, pues proveyndose de modo preferenite a Tegu-
cigalpa, el excedente que quedaba, era insuficiente para sus necesidades mis ingentes,
por cuyo motivo sus habitantes tuvieron que volver al sistema de los tiempos de la Colo-
nia, cuando el precioso liquido era tomado del rio Guacerique y transportado a los hoga-
res en cntaros, en envases de lata, en carretillas de mano, por medio de aceimilas o cargin-
dolas personalmente.
La crisis fue ascendiendo en una escala de agudizaci6n tan elevada, que el propio
presidente Dr. Bertrand, de acuerdo con la Municipalidad de Comayagiiela, trataron conjun-
tamente de encontrarle una salvadora soluci6n estudiando la posibilidad de construir un








35 Profesor Pedro Rivas

sistema de abastecimiento de aguas, independiente v de uso exclusivo para dicha ciudad,
tomando para ello las aguas del rio Guaceri que. Al efecto, y de acuerdo con dicho alto
funcionario fue puesta a licitaci6n pilblica, por el Alcalde Municipal, la construcci6n del
acueducto, habiendo presentado propuestas el Ing. D. Rafael Diaz Chvez y D. Ausias
March. La Oficina Tenica de Ingenieria como organismo oficial, examin6 dichas propues-
tas y los planos respectivos, encontrando que la del Ing. Diaz Chvez, era la mis acepta-
ble, por un costo de $15.200.00; pero aconsejando al mismo tiempo que la propia Muni-
cipaliedad podia ejecutar la obra, nombrando un Ingeniero que dirigiera y administrara los
trabajos. Desgraciadamente, todos estos esfuerzos no pudieron Ilegar al terreno de las
realidades efectivas, posiblemente por la escasez de los recursos necesarios, que stempre
fueron el valladar infranqueable que eni todo tiempo frustr6 los mejores prop6sitos.
Todavia en 1917, el problema se encontraba en pie. El gobierno del Dr. Bertrand,
no obstante sus vivos deseos de salvar a la capital de la repiiblica de una situaci6n tan
penosa en cuanto a la crisis del agua, no habia podido ni siquiera mejorarla. Antes por
el contrarlo, en el afio expresado habia llegado a su ms alto grado, pues vindose el
gobierno imposibilitado de pedir tubos para atender al gran niimero de reparaciones que
se ofrecian diariamente, tuvo que apelar al triste extremo de tapar con tacos de madera,
los agujeros que se formaban en la tuberia deteriorada y en la Memoria que present6
al Congreso Nacional su Ministro de Fomento, Obras Pblicas y Agricultura, di6 cuenta,
de que se habian colocado mis de 1.000 de dichos tacos, para tapar igual niimero de aguje-
ros. Y en tal situaci6n tan extrema, el expresado funcionario crey6 de su deber dar la voz
de alerta a aquel Alto Cuerpo, explicando en toda su cruda realidad, el estado de destruc-
ci6n y ruina en que se encontraiba dicho servicio, con las siguientes palabras: "La situa-
cion del acueducto se encuentra en tan lamentable deterioro, qu~e se teme que de un momen-
to a otro se interrumpa de modo permanente el abastecimiento del agua potable en ambas
crudades."
Es natural suponer, que no obstante las notables mejoras que se habian introduci-
do en 1913 en la Planta El6ctrica, su funcionamiento y servicio fueron desmejorindose
sensiblemente, pues la fuente generadora de energia, que era el agua, no respondia a las
necesidades del servicio. La turbina instalada en La Leona, que funcionaba con el agua
que caia del estanque de El Picacho, no producia el rendimiento normal de fuerza, porque
los grandes derrames que producian los tubos de gran dimetro que venian de la presa de
Jutiapa, causaban frecuentes interrupciones en su funcionamiento. Y si bien estas irregu-
laridades fueron subsanadas en parte con el motor Diesel instalado en la Planta del Centro,
el cual trabajaba con petr61eo crudo, y a falta de ste, con otro motor Otto, de gasolina,
que resultaba muy caro, tal situaci6n resultaba muy an6mala y costosa, ya que, si la tube-
ria hubiera estado buena, la energia elctrica habria sido abuindante, el servicio eficiente y
completo, evitindose los gastos extraordinarios que causahan el uso de los dos motores
mencionados. Obedeciendo a estas causas. el Ministro del Ramo, en su informe del alio
econ6mico de 1917 a 1918, decia: "Los servicios de luz y fuerza motriz, tanto oficial y
piiblico, como de particulares, no se han dado a completa satisfacci6n, por la escasez de
materiales y disminuci6n de la energia, producida por la turbina y motores de petrleo
y gasolina." Y en el mismo documento agregaba: "Para subsanar las notorias deficieni-
cias del alumbrado elctrico, el seiior Director de la Empresa someti6 a la Secretaria de
Fomento, con fecha 18 de julio, un proyecto para suprimir los focos de la luz de arco colo-
cados en las esquinas y sustituirlos por otros incandescentes, de tipo modernio y en mayor
nmero, convenientemente distribuidos, que consumirrn menos energia y alumbrarn mejox
a ambas ciudades."









Fuerza, Ague y Luz 36 Profesor Pedro Rivas


El movimiento de Ingresos y Egresos durante el lapso de 8 ailos que comprende el
periodo administrativo de los gobernantes Gral. Bonilla y Dr. Bertrand, en el manejo de
estos servicios, fue el siguiente:

AAOS l NGRESOS EGRESOS

De 1911 a 1912.. .. .... .... $ 41.186.23. ....$ 41.186.23
,,1912 ,,1913 .. ..,, 40.615.78 .~ 40.503.52
', I913 ,,1914 .. ... ,, 65.904.83 . .. 65.839.40
,,1914 1915 ....... ,, 139.512.32 .. ... ,, 129.948.09
,,1915 ,,1916 ,,..., 53.732.85 .. o.. 51.578.69
I, 916 I, 917.. .. .. .. ,, 58.865.22 .. ..,, 54.006.62
", 1917 ,,1918 .... ,,~ 49.185.46 . ,, 51.359.42
,, I918 ,,1919 ... .. ,, 50.000.00 .. .. .,, 50.000 00
A LDO . ... ... ,, 14.580.72
n $ 499.002.69 $ 499.002.69






















Ad m inistrac i6n del Gral. L68pez Gutidrrez




En tan extremas circunstanicias se Ilega al aiio de 1919. El Presidenite Rafael Lopez
Gutibrrez, acababa de surgir al gobiernio de la reptiblica, despus de unia de las monitonie-
ras mis sangrientas y destructoras que hiabia sufrido el pais. Muchios dailos habia que
reparar, gran nfxmero de prdidas que reponer y por encima de todo eso, tenia el presiden-
te L6pez Gutirrez, que restaurar la Hacienda Pilbli'ca, que habia quedado completamen-
te desorganizada por causa de la mismra guierra. Entre los problemas vitales y urgentes
que se ofrecieron al nuevo gobernante, nio era de los menos importantes el del abasteci-
miento del agua y de la luz de la capital, que como ya lo explicamos, se encontraba en
aguda crisis desde la anterior administraci6ni.
El caso se prestaba a profundas y sombrias conisideraciones. Muchias personas
razonaban, que si Bertrand conitando con siete afios de gobierno, en paz relativa, con un
funcionamiento casi normal en la mquina administrativa y disponiendo dle $4~1.500.000.00
de ingresos en sus administraciones, no pudo dar soluci6n completa al problemna, mucho mie-
nios podia lograrlo L6pez Gutie6rrez, que tenia que hiacer frente a los gastos fantisticos de la
miontonera que 10 Ilev6 al poder y a los innuimerables compromisos que habia contraido
con sus amigos politicos. Esto sin contar can el desharajuste administrativo que desde el
primer afio revel6 que seria la triste y fatall caracteristica? de aquella infortunaida adminis-
traci6n.
iC6mo haria frente el nuevo gobiernio a la crisis del agrua y de la luz quie a gritos
reclamaban los habitantes de Tegucigalpa y Comayagiela? iDe qu manierai arreglariani
sus necesidades vitales ambas ciudades con solo 37.77 litros por habitanite qjue era el mixi-
mum que podia proveer el almacenamiento de las aguas de las pilas de El Picacho? AC6mno
podrian sostenerse las nuevas industrias que habian surgido por la disponibilidad de la
fuerza el6ctrica y el gran Mimero de apairatos, mquinas, motores, cocinas, y otras aplica-
ciones que se hacian de la mismai fuierza? Fra dificil contestar satisfactoriamente a tales
preguntas, o mejor dicho, nadie podia contestarlas, porque se carecia de dinero, de crdi-
to y lo que era mis grave, de elementos humanos en el gobiernio que tuvieran la eniergia
y resoluci6n suficientes para encarar y ejecutar la cuesti6n con todo el valor moral, tenai-
cidad y decisi6n necesarias.








Agua, Fuerza y Luz 34 -

Como queda dicho, el gobierno carecia de recursos econ6micos y de crdito para
hacer frente a la reconstrucci6n de una obra que costaria alrededor de $500.000.00; y la
iniciativa particular entre nosotros, tanto en aquellos afios, como en los quie corremos, era
impotente e incapaz para financiar esta clase de empresas. Siendo el pais muy pobre, los
pocos capitalistas que tenemos carecen de ese espiritu comercial o de empresa, que en otros
paises coopera con el gobierno en la resoluci6n de problemas que se relacionan con los
servicios pilblicos. Sin embargo, nosotros creemos, que si el gobierno del Dr. Bertrand,
hubiera solicitado la cooperaci6n del capital particular y apoyado la organizaci6n de una
compafiia para explotar, dirigir y administrar los negociados del agua y la luz, sobre la
base de una reposici6n total de toda la caileria del acueducto, pudo haber encontrado un
niimero de accionistas que suscribieran el 410 o49% del capital que se necesitaba para
realizar la obra y el resto de las acciones las pudo haber suscrito el gobierno. En esta
forma, la capital se habria salvado de las constantes angustias que sufri6 en cada crisis
que se presentaba por la escasez de ambos servicios, el pais se habria acreditado al dar un
paso de cultura y de cooperaci6n social y los accionistas habrian obtenido un xito comer-
cial completo, porque la explotaci6n de dichos servicios como empresa privada pudo haber-
les producido mis del 100%/ de utilidades. No sabemos por qu6 causas el presidente Dr.
Bertrand, no supo aprovechar la influencia que tiene el gobierno sobre el capital privado
y extranjero para haber dejado solucionado para unos 20 afios siquiera, un problema tan
importante y esencial como iste, para la salud, comodidad y bienestar fisico y espiritual de
los habitantes de la capital de la repiiblica. Y esta extraieza sube de limite, al recordar que
su gobierno gozaba de amplio cr6dite, dentro y fuera del pas, ya que eran notorias las
normas de honradez, previsi6n e mnteligencia con que funcionaba todo el mecanismo de la
administraci6n.
Por eso, repetimos, que muchas personas de esas que se preocupan por los proble-
mas que pertenecen o afectan a la colectividad social, cuando lleg6 al poder el General
L6pez Gutirrez, se preguntaban y comentaban, que si, Bertrand en tan ventajosas condi-
ciones no resolvi6 el problema completo del agua y la luz, mucho menos podria lograrlo
L6pez Gutierrez, en menos tiempo de gobierno y rodeado de elementos y circunstancias
adversas que no eran propicias para la realizaci6n de una obra como la que vemimos mono-
grafiando, que exigia mucho dinero, mucha energia humana y suficiente honradez e inte-
ligencia. Sin embargo, Dios es muy grande y para 61 no existen imposibles. En medio de
la ansiedad de que eran victimas mis de 20.000 habitantes por la escases de agua y de
luz; en medio del caos administrativo del gobierno y de la anarqufa social que impera
cuando un nuevo orden politico surge entre las ruinas humeantes y el bautismo de sangre
de sus victimas; cuando no habian rentas en las oficinas fiscales, ni esperanza de obtener
recursos para hacer frente a los justos reclamos de una poblacin sedienta, ocurri6 10
imnprevisto, algo providencial y prodigioso que cort6 de un solo tajo todas las preocupaciones
del gobierno y abri6 una claridad de esperanza a las inquietudes de los habitantes de Tegu-
cigalpa y Comayagiiela. Ese suceso, fue el siguiente:
El 1' de enero de 1921, se vencia el t6rmino de la concesi6n otorgada a la empre-
sa minera New York & Honduras Rosario Mining Co., que desde 1881, viene explo-
tando las vetas de oro y plata comprendidas en la jurisdicci6n del pueblo de San Juiancito,
del Departamento de Francisco Morazn, coincidiendo con la aguda crisis del agua, la
expresada compafiia present6 el 7 de abril de 1920, una solicitud de pr6rroga de su conce-
si6n, ofreciendo entre otras obras, en justa compensaci6n a dicha pr6rroga y algunas
ampliaciones que pedia, la suma de $g115.000.00 oro americano, o sean $230.000.00









irs _Profesor Pedro Rivas

plata, que pondria ala orden del gobierno, tan pronto como el Congreso Nacional diera
su aprobaci6n al acuerdo del Ejectitivo, para la compra de la tuberia y accesorios necesa-
rios, destinados al servicio del agua en el traiyecto comprendido entre la presa de Jutiapa
y Tegucigalpa. Esta solicitud fue aprobada por el Ejecutivo en acuerdo del 17 de abril;
pero posteriormente, es posible que por gestiones del gobierno, la misma Compaiifa elev6
a $f125.000.00 oro americano, o sean $250.000.00 plata, la oferta hecha anteriormente
para los trabajos del agua. Es indudable que el gobierno se vi6 deslumbrado por el volu-
men de miles que representaba dicha suma y crey6 ingenuamente que bastaria para la
realizaci6n de una obra de tan grandes dimensciones. Parece que los directores del gobierno
y aiin el mismo presidente, habian olvidado el estado de deterioro en que se encontraba casi
toda la tuberia del acueducto e ignoraban por otra parte, las nuevas necesidades de una
poblaci6n casi duplicada con respecto a la de 1891, cuando fue inaugurado el abasteci-
miento del agua. Tambin no tomaron en cuenta el incremento de la industria citadina,
aumento de fibricas, hoteles, y otros establecimientos que habian triplicado o cuadrupli-
cado el use a domicilio del liquido elemento.
El acuerdo de referencia demuestra tambin, que no habia tcnicos en el personal
del gobierno, que hicieran' los clculos aproximados siquiera, sobre el costo de la obra,
antes de legalizar dicha medida. Y si hubieran consultado los antecedentes del caso, ellos
les habrian demostrado, que si Bogrn en 1891, gast6 $160.000.00 plata, al cabo de 29
alios en que la tuberia, accesorios, materiales y mano de obra habian elevado su precio, el
costo seria mayor, pudiendo calcularse dos o tres veces ms elevado, ya que la obra seria
tambin duplicada o triplicada en su capacidad. Por consiguiente, bien pudo calcularse
que se necesitaban aproximadamente unos $500.000.00 plata, como qued6 comprobadlo
cuando en 1927, fue concluida dicha obra, con un costo de $488.760.35.
Dichosamente al ailo siguiente, el Poder Legislativo se posesion6 de un criterio
mis serio y consciente sobre el caso y al ser sometido a su aprobaci6n el acuerdo del
Ejecutivo del 17 de abril, relev6 a la Compaiifa de la obligaci6n de pagar los $i125.000.00
oro y en Decreto N" 7 del 27 del mismo mes y aiio, le impuso la obligaci6n de instalar por
si misma la cafieria del acueducto, con todas sus obras de mamposteria y dems anexida-
des, hasta entregar la obra en condiciones apropiadas para prestar un servicio eficiente
de agua en Tegucigalpa y Comayagiiela, con doble capacidad de la existenite entonces y
con un aumento de la fuerza motriz para la luiz elctrica, sefialndole el plazo de dos afios
para la terminaci6n de los trabajos.
La medida adoptada por el Congreso Nacional correspondia ampliamente a la crisis
tremenda que habia creado la escasez del agua por el estado de ruina en que se enconitra-
ba la mayor parte de la tuberia, pues por este tiempo, no eran simples reparacionies lasc
que podian sostener el servicio, si nio una reconstrucci6n completa de todo el sistemla. Tal
era la mente que tuvo aquel alto cuerpo eni su Decreto NV 7 de 27 de Abril, initerpretanido
asi los intere~ses vitales de la colectividad citaidina. Y para que la Compaiia se diera cuentai
de toda la seriedad e importancia qlue encerraba el decreto, en su clsula 5" estipu!l6 el
Congreso, que su falta de cumplimiento seria motivo de caducidad de la concesi6n.
Mientras el Congreso Nacional trazaba los lineamientos generales de la obra granidio-
sa de la reconstrucci6n del acueducto capitalino, dejando campo al Ejecutivo para que elabo-
rara el plan de detalles y especificaciones enmarcados en una reglamentaci6n especial, la
Direcei6n de la Empresa de Agua y Luz Elotrica segula empeliada en una lucha ruda,
tenaz y constante para mantener los servicios en una situaci6n siquiera de mediana eficieni-
cia. A este respecto, el gobierno informaba por medio del 6rgano correspondiente, eni el








Agua, Fuerza y Lut 40 -

Ramo de Fomento, que "el acueducto se encontraba tan deteriorado, que solamente por
la actividad desplegada por los emplealos, habia sido posible sostener los servicios con los
pocos elementos de que se disporiia," y qjue "debido a la falta absoluta de tubos en el Alma-
cin de la Empresa, no ha sido posible atender debidamente las exigencias del servicio."
Indudablemente, fueron esos afios de la crisis del agua y de la luz, un periodo
penoso para la vida de los habitantes de Tegucigalpa y Comayagiiela, como no se ha
vuelto' a presentar en los tiempos posteriores. Porque el mal, el conflicto, no slo je habia
producido por el estado ruinoso de la tuberia del acueducto, sino porque el Almacn de la
Empresa carecia de ella en lo absoluto y no habia ninguna existencia en el comercio de
la ciudad, y an habindola, la situacin mronietaria de la Tesoreria de dichos negociados
era precaria en extremo, debido inidudablemente al rezago enorme, por recibos no paga-
dos que existian en dicha oficina. Los datos consultados en los documentos oficiales reve-
lan, que hasta el mes de marzo de 1920, habia 7.159- recibos sin cobrar con valor det
$43.728.82, de los cuales, 3.158, con valor de $g12.589.54, correspondian al servicio de
agua, y 4.001 al de la luz, con valor de $31.139.28. Este rezago tan extraordinario que
coloc6 a la empresa al borde de una quiebra, se elev6 en julio de 1921, a $50.065.20.
Contemplado el hecho anterior al trav6s de 24 alios, es un tanto di.ficil juzgar, si
se produjo por causa de las constantes irregularidades de los servicios, que bien pudieron
obligar a los abonados a no ser cumplidos en los pagos, 0 atribuirse a descuido y negligeni-
cia de los empleados del ramo, encargados directamente de hacer dichas colecciones. Esta
Y1timna posibilidad es ms admisible,' porque dada la cantidad tan elevada del rezago y el nio
muy crecido nmero de abonados, es inconcebible que haciendo los cobros con diligencia
y actividad, se hubiera acumulado tanta deuda hasta iliegar a ms de $50.000.00. Pero
procediendo con 16gica, es creible ms bien, que ambas causas intervinieron en la creaci6n
de una situaci6n tan anormal.
Probablemente, .debido a la psima administraci6n econ6mica con que se habia
manejado el negociado de ambos servicios, el gobierno busc6 el modo de encontrarle un
arreglo ms conveniente y al efecto el 8 de julio de 1922, fue firmado y aprobado un
contrato celebrado con el Ing. Electricista de nacionalidad suiza, don Alberto Ehrler. Este
tomo en arrendamiento por 15 alios, la Emipresa de Agua y Luz El6ctrica, comprome-
ti6ndose, entre otras obligaciones, a llevar a cabo los siguientes trabajos:
a) A mejorar por su cuenta los servicios de agua y luz.
b) A introducir el sistema de medidores y aparatos de seguridad en ambos servi-
cios, en los dos primeros alios del contrato.
c) A cambiar el sistema de corriente, si fuera necesario, en los tres primeros afios.
d) A aumentar la capacidad de la Empresa E14ctrica en los tres primeros afes,
con una turbina con su dinamo correspondiente, hasta el doble de capacidad, si la poteni-
cia hidrulica 10 permiitiera. Este trabajo deberia hacerlo despuCs que la New York &
Honduras Rosario Mining Co. hubiera entregado los trabajos del acueducto.
e) A renovar la caileria de distribuci6n de agua, en ambas ciudades, donde nio
se hublesen hecho innovaciones recientes despus de tres alios del contrato y cuanido la
expresada Compafiia hubiera concluido los trabajos del acueducto.
f) A modificar, tambien dentro de tres alios de la firma del contrato, la red de
alambre de la luz en ambas poblaciones.
g) A renovar la maquinaria 0 las p; rtes de ella que hubiere deterioradas, desoius
de 10 alios de la firma del contra~to.









- 41 Profesor Pedro Rivas

h) Y a elaborar un niuevo Reglamento de dichos servicios, tres meses despubs de
la firma del contrato, con las ampliaciones y reformas que exigiera la nueva organizacin
de la empresa.
El Sr. Ehrler se comprometia ta~mb~ir, a pagar al gobiernio la suma de $g60.000.00
aniuales por el arrendamiento de la empresa; pero en dicho pago quedaban comprendidos,
los abonos por los servicios pilblicos y oficiales del alumbrado que la empresa diera al
gobierno, 10 mismo que los diferentes trabajos que realizara en reparaciones e instalacio-
nes de luz, agua, y en fuerza motrix materiales, al 85:/ con respecto a la tarifa del
servicio particular. Tambiin debia proporcionar al gobierno, gratis, hasta el 50: de fuerza
electrica.
Tambin otorg6 la contrata al sefior Ehirler, la autorizaci6n para instalar y explotar
unar fabrica de hiielo a planta frigorifica.
Y como causas de caducidad figaurabani: el no haber realizado las reformas a qlue
se referian las letras a, b, c, d, e, f y gi, denitro de los plazos estipuilados.
Refirindose al cumplimiienito de este contrato, el sefior Ministro de Fomento, de
Obras Pilblicas y Agoricultura, en su Memnoria presentada al Congreso Nacional, de los actos
del Ejecutivo en el ailo economico de 1921 a 1922, decia que el contratista Ehrler habia
pedido ail exterior maquiniaria y otros imnplemnentos por valor de $50.000.00 oro, de los
cuales algunas ya se encontraban en la emnpresa.
'Todas estas perspectivas prometedoras harcian esperar mejores trempos y un servi-
cio completo y eficienite de agua, luz y fuerza elctricas en la poblaci6n capitalina, pues
habia raz6n para ello, ya que lai contrata era liberal y ventajosa para el contratista y ste
reunia condiciones excelentes de capacidad, tcnica inteligencia y actividad. Por otra
parte, seglini la Memoria menicionada, del Ministerto de Fomenito, la New York &
Honduras Rosairio Miniing Co. por este tiempo ya habia colocado 39.4~34 pies de caileriai
desde la presa de Jutiapa hasta los tanqlues de El Picacho en cumplimiento de su compro-
miso, con cuyo trabajo, quedabai subsanado uno de los males mis grandes que eran causa
de constantes interrupciones en ambos servicios.
Pero volvamos a ocuparnos de la oblig~aci6n que impuso a la New York &
Honiduras Rosario Mining Co. la clusula 5" del Decreto Legislativo N" 7 de 27 de abril
de 1920, y de cuyo cumplimiento dependia la resurrecei6n de los servicios de luz y agua.
Dicha clausula expresaba solamente el aspecto general del pensamiento del Poder Legis-
lativo, que no era otro, en sintesis, que hiacer utia nueva instalaci6n de la cafieria del
acueducto, de doble capacidad a la que teniia entonces, de modo que pudiera prestar un
servicio eficiente para la nueva poblaci6ni v las nuevas niecesidades que tenian Tegucigal-
pa y Comnayagiiela.
Analicemos con niimeros esta cuesti6n. Eni 1920 la capacidad de las pilas del almia-
cena~mienito de El Picacho, era de 1.653.820 litros y la poblaci6ni de las dos ciudades, de
21.500 habitanites aproximnadamenite, correspondienido eni conisecuenicia, 78 litros a cada
habitante. D)e coniformidad con la chiusula 5U del Decreto N" 7 del 27 de abril a que nios vemi-
mios refirienido, el almnacenaje de aguas en las pilas de El Picacho y La Leona, debi6 elevarse
a 3.121.300 litros, parai poder proveer el doble del precioso liquido a la poblaci6n, o seani
145.17 litros, a cada habitante. Y esto se hahria logrado construyendo nuevas pilas de alman-
cenamIiento a duplicando la capacidad de las dos que habia en la meseta de El Picacho y La
Leona...
Otra de las causas principales de la crisis del agua, era el estado ruinoso en que
se encontraba la caileria en la red de distribuci6n de las dos ciudades, por cuyo motivo, las
constantes roturas que ofrecia, causabani abundantes derrames del precioso liquido, que








Agua, iuerza y Luz 4i

disminufan el aprovisionamiento general. Por consiguiente, era de la mayor importancia,
al tenor de la clusula 5' del Decreto Legislativo N' 7 de 1920, sustituir por tubos nuevos,
toda la cafieria de conducci6n que se encontraba deteriorada, para cooperar en esta forma
a duplicar la capacidad del agua de que disponian entonces las dos ciudades.
Es obvio pensar, que debiendo duplicar, la New York & Honduras Rosario
Mining Co. la capacidad hidrulica del acueducto, duplicando el dimetro de la tuberia
entre la presa de Jutiapa y las pilas de El Picacho, construyendo nuevas pilas de doble
capacidad en los estanques de La Leona y El Picacho, y aumentando el agua en la Presa
de Jutiapa, debia igualmente cambiar el tubo de alta presi6n colocado entre las pilas de
almacenamiento y las de distribuci6n, por otro de doble dimetro, para que el aumento
de agua que tendrian que recibir las primeras, hubiera estado en relaci6n con la que debe-
ria salir por dicho tubo a las segundas.
No obstante estas consideraciones que hacemos, sin ninguna pretensi6n de tcni-
cos, sino empleando el sentido comiin o el sentido 16gico con que Dios favorece a cada inte-
ligencia humana, el Ejecutivo que se ocup6 de dar forma concreta y completa al Decreto
del 27 de Abril de 1920, aportando todos los detalles y especificaciones concernientes a los
trabajos que debia realizar la Compaiia, hizo omisi6n de algunos aspectos muy importan-
tes de la obra, que frustraron en parte los prop6sitos del Congreso Nacional de 1920 e
interpretaron torcidamente la mente patri6tica del referido decreto. TAl demostracin nos
la da, el contrato que el 17 de septiembre del mismo alio, fue firmado entre el gobierno y
la New York & Honduras Rosario Mining Co., reglamentando las obligaciones de 6sta, de
conformidad con la clusula 5' del decreto ya expresado.
Ese reglamento sefiala a la Compafifa, como obligaciones esenciales:
a) Llevar a la quebrada del rio Jutiapa, toda el agua de la quebrada de La Tigra.
Sb) Construir una presa de concreto en el rio Jutiapa.
c) Colocar una caiieria de lImina de acero en espiral, de doble capacidad a la que
existia, o sea, de 10 pulgadas de dimetro y de espesor variable, entre el rio Jutiapa y los
estanques de El Picacho.
d) Colocar para la distribuci6n del agua en Tegucigalpa, un tubo de 8 pulgadas de
dimetro, hasta un punto que se fij6 en el plano, del cual se desprenderian dos ramales de
4 pulgadas de dimetro y uno de 5, con la extensi6n y direcci6n indicadas en el plano, y
e) Para el abastecimiento del agua en Comayagiiela, colocar un tubo independien-
te, de 6 pulgadas de dimetro, desde las pilas de La Leona hasta el Puente Mallol, y de este
lugar, otro tubo de 4 pulgadas hasta el Cuartel de Veteranos, pasando por la 4' Avenida.
Las dems clusulas del contrato tienen un carcter secundario y se refieren a deta-
Iles sobre profundidad de los zanjos, asfaltado interior y exterior de los tubos, trabajos de
mamposteria, colocaci6n de cruceros y vlvulas en las redes de tubos principales y otros
mas que conexernen a la obra completa; pero fueron omitidas u olvidadas, no sabemos
por qub motivos, los puntos bsicos de la situaci6n que habrian solucionado el problema
completo para muchos afios. En efecto, nada se dice en el contrato sobre construcciones de
nuevas pilas de almacenamiento, de doble capacidad. Tampoco menciona de modo especi-
fico la obligaci6n de la Compaaia de aumentar la capacidad de la presa de captaci6n en
el rio Jutiapa, cuyo trabajo habria sido una recta interpretaci6n del Decreto N' 7 del
Congreso Nacional, de 27 de abril de 1920. Y sobre la tuberia de distribuci6n en ambas
ciudades, cuyo cambio casi total era de gran necesidad inaplazable, la clusula Tercera del
contrato que a ella se refiere, no resuelve la situaci6n o necesidad completa del caso,








brofesor ~edro flives

porque dej6 por fuera el trabajo importantisimo de cambiar toda la tuberia que se hallaba
deteriorada en la mayor parte de las calles de ambas ciudades. Y en cuanto al tubo de alta
presi6n entre las pilas de El Picacho y las turbinas de La Leona, que debi6~ ser una obliga-
ci6n esencial, tanto para balancear las aguas que entraban y salian de las pilas de almace-
namIento, como para aumentar la generaci6n de la fuerza motriz para el alumbrado
elctrico a que estaba obligada la Compafiia, no s610 se le rest6 importancia al omitirla,
sino que la relev6 de dicho compromiso, pues asi lo declar6 el gobierno de modo claro
y terminante, cuando en la clusula Cuarta del contrato de reglamentaci6n de 17 de
septiembre, dice: "Estando enl perfecto estado la tuberia de alta presin entre los estan-
quLes de El Picacho y la Planta Elctrica de La Leonta, la Comparlia no estd obligada a
cambiar dicha tuberia nti a instalar otra en ese trayecto."
Todo 10 expuesto demuestra, que el Ejecutivo de 1920, con su incompleta inter-
pretaci6n del Decreto NY 7 del Congreso N\acional del mismo alio, frustr6 una parte consi-
derable del xito que se habria logrado con la reconstrucci6n completa del acueducto. Esta-
mos seguros, que si el mismo Congreso hubiera reglamentado el Art. 5' del Decreto de
referencia, los trabajos del agua y; de la fuerza elctrica, se habrian realizado muy de otro
modo, obedeciendo a un plan entero y bien especificado que hubiera obligado a la New
York & Honduras Rosario Mining Co. a "instalar por si misma la cafieria del acueducto, con
todas sus obras de mamposteria y dems anexidades, hasta entregar la obra EN CONDI-
CIONES APROPIADAS PARA PRESTAR UN SERVICIO EFICIENTE DE AGUA EN
TEGUCIGALPA Y COMAYAG;UELA, CON DOBLE CAPACIDAD DE LA EXISTENTE
ENTONCES Y CON AUMENTO DE LA FUERZA MOTRIZ PARA LA LUZ ELECTRI-
CA." Y se habria evitado la forma incompleta e irregular con que la Compaiia llev6 a cabo
el cumplimiento de sus obligaciones, tanto en los trabajos, como en el tiempo en que debi6
realizarlos.
La New York & Hondurais Rosario Mining Co., didj comienzo a los trabajos
despubs de septiembre de 1920, y en 1921, di6 por concluida la colocaci6n de 39.434
pies de tuberia de conducci6n entre la presa de Jutiapa y las pilas de El Picacho. El afio
siguiente coloc6 17.377 pies de tubos en las calles de Tegucigalpa y Comayagiiela, seglin
el siguiente detalle:
1.900 pies de 8'
4.060 ,,,,6
1.613 ,,,,5
9.804 ,,,,4

17.377

Tambidn construy6 una presa en la quebrada de La Tigra y otra en el rio Jutiapa.
Hemos leido las Memorias del Ministerio de Fomento, Obras Piiblicas y Agricul-
tura de los alios comprendidos entre 1920 y 1924, y no hemos encontrado en ellas, ningu-
na noticia que se refiera a que dicha Compaiia haya realizado otros trabajos adicionales
a los que dejamos enumerados. Por ellos se deduce, que no cumpli6 sus obligaciones de
conformidad con 10 mandado en el Decreto Legislativo N' 7 de 27 de abril de 1920, ni lo
preceptuado en el contrato de reglamentaci6n que fue firmado entre el gobierno y dicha
Compaida el 17 de Sept. del mismo alio. Si el gobierno del Gral. L6pez Gutirrez huibiera
procedido con la seriedad y energia que el caso demandaba, la conducta de la New York &
Honduras Rosario Mining Co., le di6 base legal suficiente para declarar la caducidad de








Agua, F'uerza y Luz 44 -

su concesi6n y esa habria sido una brillante oportunidad para obligarla, en un nuevo
contrato, a realizar un trabajo nuevo, ms amplio y completo, a cambio del otorgamien-
to de una nueva concesi6n. Y nada de sorprendente y novedoso habria ofrecido al pais
la conducta del Ejecutivo, tanto porque su actuaci6n habria estado basada en un espi-
ritu de justicia y de legalidad en pro de los intereses sociales y biol6gicos de la colectividad
capitalina, como porque se trataba de aplicar recta sanci6n a una empresa extranjera y
poderosa econ6micamenIte, que desde hacia 40 aiios venia explotando cuanltiosas riquezas
mineras' del pais, que le habian proporcioniado muchos millones de d61ares de utilidades.
Desgraciadamente nada de eso sucedi6, antes por el contrario, el Ejecutivo gast6 mnucha
complacencia y contemporizaci6n con la ComipaTiia, en una cuesti6n que afectaba seriamen-
te la vida y la salud de la primera ciudad de la repUblica.
En relaci6n con tales complacencias, cabe recordar, que por aquellos tiempos se
dijo, que habia elevados funcionarios que trataban de especular con el problema del agua,
aGn sacrificando a los habitantes de Tegucigalpa y Comayagiiela y que a eso obedecian las
irregularidades e incumplimientos que se observaban en los trabajos del acueducto. Es
sensible, que en los archivos oficiales no quede ninguna constancia documentada de esta
clase de procederes inmorales, que servirian para exhibir ante el tribunal de la opini6ni
piiblica, a tales personas y hechos, para ejemplo y moralidad de los gobiernos del futuro.
Pero volvamos al contrato de reglamentaci6n de los trabajos del acueducto, firma-
do con el gobierno el 17 de septiembre de 1920 y que debia cumplir la New York &
Honduras Rosario Mining Co. Como ya queda? demostrado, la Compaiia habia dejado de
cumplir varias obligaciones, 'que eran motivo de caducidad de la concesi6n, pero habia una
de ellas, que no obstante hab~erse omitido en el contrato y no ser obligatorio su cumpli-
miento, fue exigida por el Congreso Nacional. Ella fue, el cambio del tubo de alta presi6n
que se hallaba colocado entre las pilas de almacenamiento de El Picacho y las turbinas de
La Leona. Cuando dicho Alto Cuerpo se dli6 cuenta oficialmente de que el contrato de
reglamentaci6n de 17 de septiembre de 1920, eximia a la Compafiia de hacer dicho
cambio por considerar que el existente se encontraba en perfecto huen estado, el Congre-`
so lo improb6 en su Decreto N' 112 de abril de 1923, fundndose en que sin el cambio
de dicha tuberia, no se Ilenaba la condici6n de dar un servicio satisfactorio, de conformi-
dad con su Decreto de 27 de abril de 19)20.
Cualquiera persona seria y honrada supondr, que con la improbaci6n que di6 el
Congreso al acuerdo del Ejecutivo, la Compaiia fue obligada a lienar esa obligaci6n
importante que fue omitida. Asi debi6 haber sido, pero nada de' eso sucedi6, porque el inte-
rs venal de los elementos oficiales que estaban implicados en la negociaci6n era tan fuerte,
que tuvo el suficiente poder para sorprender y presionar al Ejecutivo para qIue se opusiera
a la actitud recta y honrada del Congreso y al grito clamoroso de dos ciudades que reclamia-
byp su justa provisi6n de agua. En consecuencia, el 7 de diciembre de 1923, el Ejecutivo
empiti6 un acuerdo declarando recibida la obra del acueducto, incluyendo el tubo viejo de
alta presi6n, por considerarla construida de conformidad con el Decreto N' 7 del 27 de
agril~ de 1920. Quiere decir pues, que el Ejecutivo, contrariando dos veces una resoluci6n
su~prema y salvadora de la Representaci6n NTacional, apoy6 con reincidencia manifiesta el
ipcumplimiento de la Compafiia.
En relaci6n con los trabajos de la New York & Honduras Rosario Mining
Co., que tanto prometian en pro del buen funcioniamiento de los servicios de agua y luz
elctrica, veamos los resultados obtenidos por el contrato de arrendamiento de la Empre-
sa; celebrado entre el gobierno y el sefior Ehrler, el 8 de julio de 1922.








- 45 Profesor Pedro Rivas

La Memoria de Fomento, Obras Pilblicas y Agricuiltura del afio en referenvia expo-
ne a este respecto, que "En el informe del arrendamiento de la Empresa, don Alberto
Ehrler dice, que luchando con dificultades de todo orden, emanadas, en su mayor parte de
la crisis econmica y venici6ndolas, ha logrado mantener con regularidad el servicio de la
luz elctrica. Entre los obsticulos, uno de ellos es la vieja y gastada maquinaria. Y en
cuanto al agua, manifiesta: que dicho servicio, "se ha mantenido en buen estado, con una
inspecei6n minuciosa desde las p>resas de Jutiapa hasta las pilas de El Picacho y La Leona,
atribuyendo las interrupciones que ha habido en el servicio de ambas poblaciones, al esta-
do ruinoso de la antiguia tuiberia". La New Y'ork &r Honduras Rosario Mining, Co., por
este tiempo ya habia colocado 17.377 pies de tubos en las calles de ambas poblaciones;
pero como no las habia entregado al gobiernio, el servicio pt\hlico tenia que resentirse de
su falta. Posteriormente fueron entregadas 10 mismo qIue los 39.434 pies de tuberia colo-
cada entre la presa de Jutiapa y las pilas de El Picacho, con cuyas obras y las presas de
Jutiapa y de La Tigra, el gobierno se di6 por recibido, en acuerdo de 7 de diciembre de
1923, del total de los trabajos del acueducto a que se referia el Decreto N"? 7 de 27 de
abril de 1920.
NVo tenemos a la mano la documentanci6ni suficiente para establecer el resultado
general y balance de beneficios que recibi6 el gohierno por este contrato. Pero se compren-
de, que en medio del desorden administrative qIue imperaba en el gobierno, el Contratistai
tuvo qjue hacer frente a muchias dificultades. derivadas principalmenite del estado ruinoso
de la tuiberia de distribuicion de ambhas poblacionies y el desgaste qlue habia sufrido la vieja
maquinaria de la Planta Electrica. Pero es inidudabhle, qIue el sefior Ehirler eni el corto
tiempo qlue tuvo la empresa bajo su direcci6n y responsabilidad, prest6 al puiblico el mejor
servicio de agua, luz y fuerza elctrica, que fue posible; puso en servicio maquinaria, acceso-
rios y dems implementos por valor de $178.483.4.6, de los cuales $52.888.27, fueron gasta-
dos en las plantas y calles; hiizo pedidos de maqncuinaria y material electrico; aumento conisi-
derablemente las instalaciones de ag;ua y luz electrica; extendi6 la red de alambre de: este
servicio hasta los suburbios de las dos ciudades y afinr fuera de ellos, sobre las carreteras del
Sur y de Olancho; y en todo momento, caso y circunstancia, trabajo con actividad y eficiencia
en el sostenimiento de los servicios de la empresa. El sefior Ehrler enitrego al gobierno del
Gral. Tosta, la direcei6n de los negocios de la luz y el agua, desde el mes de julio de 1924.
El movimiento que tuvo la emnpresa durante el cuatrienio del gob>ierno del Genieral
L6pez Gutirrez, fue el siguiente:
Aiios Servicio Servicio Totales
Oficial Particular

1920-1921 .. .. ..$ 73.838.00 .... .. $ 56.908.00 ..$ 130.746.00
1921-1922 .. .. 34.292.67 .. .. .. ., 79.080.74 ...,. 1 13.373.41
1922-1923 ,30.000.00 .. .,, 69.605.73 .. .,, 99.605.73 apx.
1923-1924 .. .. .. ,, 25.000.00 .. 78.513.27 .. n.. 103.513.27
$ 163.I30.67 5 284.107.74 $ 447.238.41






















Admones. del Gral. Tosta y Dr. Paz Baraona




Al hacerse cargo el Gral. Vicente Tosta del gobierno provisorio, el 30 de abril de
1924, aim en medio de la confusi6n y desorganizaci6n que siempre se producen en un nuevo
orden que surge de una guerra civil, se di8 cuenta inmediatamente de que la New York
& Honduras Rosario Mininig Co., no habia cumplido algunas de las obligaciones que
le impuso el Decreto N" 7 de 27 de abril de 1920. En consecuencia, por medio de un o;ficio
del Ministerio de Fomento, Obras P(rblicas y Agricultura, fechiado el 26 de mayo, liam6 la
atenci6n de dicha Compafifa sobre su incumplimiento y despus de otro oficio enviado el 16
de julio, la Compafifa propuso, que "en compensaci6n de la obra que se le exige y por la
construcci6n de la presa de La Tigra y los trabajos de colocaci6n de 17.377 pies de tubos
en las calles de Tegucigalpa y Comayagiiela, que el gobierno le entregue en propiedad el
tubo que actualmente existe entre El Picacho y La Leona, y ademis el pago en derechos de
introducci6n de la cantidad de $20.000.00."
La anterior exigencia o condici6n que le puso la Compaiia, no era justa ni legal,
pues como se ha de recordar, por la- contrata de reglamentaci6n de 17 de septiembre de
1920, que era una especificaci6n del Decreto Legislativo de 27 de abril del mismo afio, la
Compaiia tenia obligaci6n de colocar esos 17.377 pies de tubos en las calles de ambas
ciudades, y a construir la presa en el rio Jutiapa. Ambos trabajos fueron recibidos por el
gobierno en acuerdo del Ejecutivo de fecha 7 de septiembre de 1923, y en consecuencia,
la Compaiia no tenia derecho alguno a hacer ninguna reclamnaci6ni por ellos porque no le
pertenecian. En cuanto al tubo de alta presi6n que debia colocar entre las pilas de El Pica-
cho y las turbinas de La L~eona, no obstante que fue exigida por el Congreso Legislativo
de 1923, en su Decreto NP 112, al improbar 10 hecho por el Ejecutivo eximiendo a la
Compaifa del cumplimiento de dicha obligaci6n, es de justicia reconocer, que aunque haya
sido un error del gobierno no hacerla figurar en el articulado del contrato de reglamenta-
ci6n, la Compafiia no estaba obligada a hacer dicho trabajo. Esta fue unia distracci6n o un
momento falso del Ejecutivo, que si bien favoreci6 a la Compaiia, su responsabilidad era
exclusiva de dicho Poder. En resumen, 10 finico que la Comnpaiifa tenia derecho a reclamar o
a cobrar, era la presa construida en la quebrada de La Tigra, que no figuraba en la conitra-
ta de la reglamentaci6n de 17 de septiembre de 1920, pero por otra parte, la Compaiif








Agua, Fuerza y Luz 48 -

estaba obligada a llevar al rio Jutiapa, toda el agua de la quebrada de La Tigra, y tal
trabajo no lo hizo. Lo cual quiere decir, qlue mis bien dicha Compafiia resultaba deudora,
que no el gobierno, porque la segunda obra era mis costosa que la primera.
En un periodo transitorio y conivulso como el que le toc6 al presidente Gral. Tosta,
sufriendo el gobierno el peso enorme de los grandes compromisos de la guerra y hallndose
las rentas del Erario en vias de organizaci6n, no era posible que se realizara alguna labor
firme e importante en favor de los servicios de que nos venimos ocupando, con- mayor
`raz6n tratindose de una cuesti6n tan delicada y trascendente, como la que estaba pendien-
te con la New York & Honduras Rosario Mining Co., que exigia muchat discusi6n, estu-
dio e investigaci6n. En consecuencia, qlued6 reservado al siguiente gobierno la terminaci6ni
de dicho negociado en el cual estaiba emipeliada no s610 la seriedad del Estado, sino que
con ms fuerza, la necesidad de existir que tenian los habitantes de la primera ciudad de la
Reptiblica. Sin embargo de las dificiles circunstancias explicadas, fue ordenada una inspec-
ci6n del funcionamiento y administraci6n de la empresa, y no obstante el estado ruinoso
de las tuberias de agua y de la maquiniaria de la Planta Elctrica, el gobierno mantuvo uni
servicio regular en los servicios, y: despubs de practicar una revisi6n mninuciosa de los
gastos y del personal de empleados, implant6 un reajuste bien estudiado en ambos casos,
y una cuidadosa inspecci6n de las instalaciones en ambas ciudades, que permitieroni un
aumento inmediato en las entradas. Todos estos trabajos fueron realizados, estando el Ing.
Electricista D. Agapito Salgado, encargado de la Direcei6n de la Empresa de Agua y Luz,
desde el mes de junio die 1924.

Adrninistraci6n del Dr. Paz Baraona

Al recibir el gobierno el Dr. Miguel Paz Baraona, el 1" de febrero de 1925, enfo-
c6 desde el primer momento su atenci6n e inters hacia la definici6n del compromiso
pendiente de la New York & Honduras Rosario Mining Co. sobre la terminaci6n de los
trabajos del acueducto de conformidad con el Art. 5', del Decreto N' 7 de 27 de abril de 1920
y las condiciones y especificaciones del acuierdo del Ejecutivo de 17 de septiembre del
mismo afio.
Al efecto, fueron celebradas varias conferencias entre el Ministerio de Fomento,
Obras Pilblicas y Trabajo a cargo del Ing. Rafael Diaz Chvez y un representante de la
Compaia. En esta vez, revisti6ndose el gobierno de toda la seriedad y autoridad quie
el caso exigia, di6 a la cuesti6n su mixima importancia y plante6 el problema con toda
la gravedad y trascendencia que su fracaso podia acarrear en los intereses de dicha Compa-
iiia. En consecuencia, fue discutido el compromiso, tanto desde el punto de vista tcnico,
como en su aspecto juridico, probando el Ejecutivo a la New York & Honduras
Rosario Mining Co., que no habia cumplido tod~as sus obligaciones que le impuiso el
Congreso Legislativo de 1920.
Fue una lucha intensa la que libraron las dos partes contratantes para dejar clara-
mente establecidos los derechos del uno y las obligaciones de la otra; pero al fin, despubs
de 10 meses de conferencias y discusiones, se Ileg6 a la conclusi6n de que electivamnente
la Compafiia no habia cumplido su compromiso de "entregar la obra en condiciones
apropiadas para prestar un servicio eficienlte de agua en Tegucigalpa y Comayagilela, con
doble capacidad al que abora existe (en 1920) y con aumento de la fuLerza mnotriz para la(
luz elctrica," como lo estatuia el decreto tanitas veces mencioilado. Y para evitar las irregu-
laridades, perjuicios y errores que se produjeron en la Administraci6n de L6pez Gutirrez,








49 -Profesor Pedro Rivas

que no interpretaron ni abarcaron el pensamiento completo del Congreso y dejaron por
fuera aspectos esenciales de la obra, fue firmada en esta vez, el 9 de diciembre de 1925,
un nuevo contrato de reglamentaci6n, tomando como base fundamental, el Decreto legis-
lativo de 27 de abril de 1920.
Por tratarse de un documento que tiene mucha importancia en la historia de la
Empresa de Agua y Luz E16ctrica, nos permitimos incorporarlo integramente en este estu-
dio. Dicho contrato literalmente dice asi:
"ACUERDO NP 44i7. Tegucigalpa, 9 de Diciembre de 1925. El Presidente
de la Reptiblica, ACUERDA: Aprobar en tcdas sus partes el convenio que dice: "Grego-
rio Reyes Zelaya, jefe de la Oficina Tcnica de Ingenieria, en representaci6n del Ministerio
de Fomento, por una parte: y el Ingeniero Ernesto Du B. Lukis, suficientemente autoriza-
do,l en nombre de la New York & Honduras Rosario Mining Co., por otra, con vista del
Art. 5" del Decreto Legislativo N" 7 de 27 dle abril de 1920, que dice: "LArt. 5- La New
York &r Honduras Rosario Minling Co., como una justa compensaci6n del apoyo que
recibe del gobierno, se obliga a construir la cafieria que surte de agua a la capital, con
todas sus obras de mamposteria y dems anexidades, hasta entregar la obra en condiciones
apropiadas para prestar un servicio eficiente de agua en Tegucigalpa y Comayagiiela, con
doble capacidad al qIue ahora existe, y proporcionar la fuerza motriz necesaria para la lu;z
elctrica." La Compafiia presentar al efecto, dentro de dos meses despus de aprobada esta
contrata, los planos de la obra, junito can la descripci6n del material y de los diferentes
detalles de lai misma, y el gob>iernio los devolver con su aprobaci6ni o con las modificacio-
nes que estime convenientes, a los 30 dias de su aprobaci6n. La obra se Ilevara~ a caho
en el te6rmino de dos afios desde la aprobaci6in antes dicha. El gobierno tiene el derecho de
nombrar uno a mis penitos interventores para vigilar todo lo referente a la calidad de los
materiales y a la construcci6n de todas 12s obras necesarias para llenar los fines antes expre-
sados hasta recibir el trabajo en perfecto estado de servicio. La Companiia garantiza la dura-
ci6n de la obra por 20 afios, contados desde su entrega, salvo los casos de fuerza mayor, o
caso fortuito y para que la Compaiifa cumnpla con su contenido en el plazo adelante estipu-
lado, conviene en reglamentar dicho articulo 5" en la forma siguiiente: La New York &
Honduras Rosario Mining Co., colocar la caileria de La Tigra; cambia~r por otro apropia-
do el tubo de presi6n entre El Picacho y La Leona; har la colocaci6n de la red de distri-
buci6n de la caileria del agua potable en Tegucigalpa y Comayagiiela; y la reparaci6n de
los tanques de El Picacho y La Leona, asf :
"PRIMERO : La New York &r Honduras Rosario Miniing Co., colocard por su
cuenta y riesgo, la cafieria, de la capacidlad y dimensiones especificadas eni el plano que se
acompaila, para unir la quebrada de La Tigrai con el rio Jutiapa, coni el fin de Ilevar a ste
el agua que contiene aqu11a, ejecutando todas las obras de mamposteria necesarias. La
expresada caileriac deber colocarse en la presa que la Companiia tienie construida enl la
quebrada de La Tigra, en conexi6n con la otra presa que construy6 en Jutiapa, y los tubos
sern de los dimetros y dimensionies siguienites:

60 pies de 12"
210 ,, ,, 10"
160 ,, ,, 8"
2.24i0 ,, ,, 6" todo con un espesor de N" 16
1.200 ,, ,, 6"
500 ,, ,, 5"~ con un espesor de N" 14.
2,600 ,, ,, 5" con es esor NV 1$








Agua, Fuerza y Luz 50 -

Es entendido, que la cafieria llevar siete vlvulas de aire y siete de descarga y que
los trabajos se ejecutarn de conformidad con el plano y perfil N' 1, aprobado en este
momento, cuyo original queda depositado en la Oficina T6cnica de Ingenieria, devolvien-
do a la Compafiia una copia de 61, en tela de calca. Para que las aguas lluvias del camino
real no contaminen las de la presa dle La Tigra, la Compaiifa construir una cuneta con
su alcantarilla correspondiente para que las aguas del lado NE. tomen otro rumbo.
SEGUNDO: La Compaiifa colocar. tambin, por su cuenta y riesgo, un tubo de
presi6n entre los tanques de El Picacho y las turbinas de La Leona, de dimetro y longi-
tud necesarios para obtener en dichas turbinas el miximum de fuerza hiidrulica para la
luz elctrica, que desarrollen las aguas de Jutiapa y La Tigra juntas. Los dimetros del
tubo de presi6n serin asi: Una Y griega con dos ramales de 9f/" de dimetro que se
unirn en un cao de 12", 500 pies de 12" de dimetro y 3.231 pies de 11" de dimetro
hasta Hlegar hasta otra Y griega para conectar las turbinas de La Leona. El dispositivo de la
Y griega en la planta de La Leona queda sujeto a las condiciones de un plano especial que
levantar la Compafiia y los espesores y duraci6n de todo el tubo de presi6n, sern lo sufi-
cientes para resistir la presi6n hidrosttica de 1.007 pies y con un coeficiente minimo de
seguridad de 4, condiciones qIue desde luego se someten a la capacidad tcnica de la Casa
fabricante de la tuberia. La colocaci6n de la expresada cafieria ser de conformidad con el
plano y perfil niimero 2, aprobados los cuales, quedarin archivados en la Oficina Tcni-
ca de Ingenieria, debiendo entreg~arse a la New York & Honduras Rosario Mining Co., una
copia de cada uno de ellos en tela de calca.
TERCERO: La New York & Honduras Rosario Mining Co., queda comprome-
tida a la colocaci6n, por su cuenta y riesgo, de toda la caileria que formia la red de distri-
buci6n de las ciudades de Tegucigalpa y Comayagiiela, con todas las obras de mamposte-
ria y dems anexidades, asi:
TEGUCIGALPA COMAYAGUELA

1.647 pies de 4" 4~.625 pies de 4"'
11.553 ,, ,, 3" 6.608 ,, ,, 3"
7.205 .,, ,, 2" 17.345 ,, ,, 2"
34.388 ,, ,,1 "15.659 ,, %

Es entendido y conveniido, que esta cafieria es para aumentar la ya existente puesta
por la Compaiifa, la cual en ambas ciudades es de 18.378 pies de longitud. La coloca-
ci6n y demis detalles de la red de distribuci6n se har de conformidad con el plano NV 3
cuyo original ha sido a.probado, quedando archivado en la Oficina T6cnica de Ingenieria
y del cual se dar una copia a la expresada Compafiia.
CUARTO: La Compaiia se compr omete asimismo, a reparar por su cuenta y
riesgo todos los desperfectos de los tanques de La Leona y El Picacho, hasta dejarlos en
condiciones de prestar servicios sini p6rdidas de agua por filtraciones, todo de conformidad
con las buenas construcciones.
QUINTO: La Compafiia al estar colocada la red de distribuci6n, har las conexio-
nes de la' nueva cafieria a las Ilaves pblicas existentes en la actualidad en los parques,
edificios del gobierno, municipales y en las calles de Tegucigalpa y Comayagiiela en que
tienen ese servicio pilblico.
SEXTO: Para inspeccionar las obras a que se refiere esta reglamentaci6n, la Ofici-
na T6cnica de Ingenieria designar uno o dos Ingenieros, quienes ejerceran la supervigilan-








- 51 Profesor Pedro Rivas

cia de los trabajos de que aqui se trata, dando cuenta a la expresada oficina, por semana,
del trahajo inspeccionado y del progreso de las obras, siendo entendido y convenido, que
la New York. & Honduras Rosario Mining Co., garantiza por 20 afios de conformidad
con su concesi6n, la duraci6n dle la tuberia, la cual ser de tubo espiral asfaltado, la de 5
hiasta 12 pulgadas, y el resto de 4 a 1%~!, de acero galvanizado, con excepci6n del tubo de
presi6n que est sujeto a condicionies especiales de conformidad con el Art. 2" de esta regla-
mentaci6n.
SEPTIMO: Los trahajos a quie se reEiere este reglamento, comenzarani a verificar-
se asi: Los de La Tigra a Jutiapa, desde el 14 del presente mes, debiendo terminarse eni
julio pr6ximo entrante; los de ambas ciudades, prinicipiarn en marzo de 19)26, debien-
do colocar la Compafiia dentro de los tres mneses siguienites en ambas ciudades, la porci6n
de caileria comprendida en el Plano N" A, quiedando el resto de toda la tuberia a que se
refiere este convenio para ser entregado dentro del trmino de dos afios a contar de esta
fecha. El Ejecutivo se compromete a recibir las obras construidas a medida qjue la Compa-
flia vaya terminando los trabajos de acuerdo con las secciones que comprende todo el
acueducto y los trminos de esta reglamentaci6n, inclusive la presa de Jutiapa y los 11
kil6meti-os mis 990 metros que estin actualmnente en servicio entre dicha presa y El Pica-
chio, todo por medio de la Com:isin que el Miniisterio de Fomento designe y previo infor-
me favoralile de la Oficina 14cnica de Ingeniieria, debiendo en cada caso expedirse 01
acuerdo correspondiente. En f de 10 cuail firman la presente en Tegucigalpa, a los 9 dias
del mes de diciembre de 1925. Gregorio Reyes Z. Ernesto Du B. Lukis."
De la lectura del contrato preinserto se deduce, que el gobierno del Dr. Paz Barao-
na procedi6 en este acto de su administraci6n, con toda la seriedad, celo, honradez y energia
que el caso demandaba, procurand a dar una interpretaci6n completa a la mente que tuvo
el Congreso Legislativo de 1920 al emitir su decreto de 27 de abril, logrando asi, los fines
sociales y biol6gicos que reclamaban los habitantes de la capital. Tambin pareci6 resumir
todas las especificaciones y pormenores de las obras qlue se creyeron necesarias, haciendo
uso de las palabras o trminos precisos y exactos que dejaran establecidas de modo claro
las obligaciones de la Compafiia y la naturaleza y detalles de los trabajos en sus varios
aspectos. A diferencia de 10 que ocurri6 en el contrato de reglamentaci6n del 17 de septiemi-
bre de 1920, en que la redacci6n de las obligaciones que debia cumplir la Compaiia era
oscura y confusa, en esta vez, todo qued6 difano y puesto de relieve, de modo que
no resultaran dificultades en la ejecuci6n de los trabajos del acueducto. Sin embargo no todo
fue resumido: algo esencial e includible se escap6 a la comprensin de los tcnicos de la Ofici-
na Tcnica de Ingenieria y de los empleados superiores del Ejecutivo. Y ese algo fue, el
aumento del almacenamiento del agua por cada 24 horas, o mejor dicho, el nuimento de la
capacidad de los tanques de almaceniamiento de El Picacho y de distribuci6n de: La Leonia.
Probablemente, los tonicos del gobierno y el gol>ierno mismo, se aferraron al pensimienito
original del Decreto N" 7 de 27 de abril de 1920, qIue pidid "un servicio eficiente de agiua2 en
Tegucigalpa y Comayagilela, con doble capacidand al que ahora existe" ; pero hay que conside-
rar, que en 1920, la poblaci6ni de las dos ciudade:s era de 21.500 habitantes aproximadameni-
te y cuanido se firm6 el nuevo contrato de reglamentaci6n de 9 de diciembre de 1925, habian
transcurrido mis de cinco afios y la densidad de su poblaci6n se habia aumentado a 24.100
habitantes. En consecuencia, queda al descubierto el errBiri cometido, al no tomar en
cuenta ese aumento de poblaci6n en el nuevo contrato, 'lo mismo que el mayor volumen de
necesidades del agua, de la luz y de la fuerza' elctricas, para las diferentes aplicaciones de'
la industria motorizada, usos modernos domsticos de la electricidad, fbricas, hoteles, y








Agua, fuerza y Luz S2 -

jardines pAblicos y privados, establecimientos oficiales y municipales y una mayor deman-
da de dichos elementos vitales en virtud del mejoramiento cultural en los hbitos de los
hogares modernos. Tampoco tomaron en cuenta el gobierno y los tenicos de 1925, el
desarrollo futuro de la poblaci6n para un plazo de diez alios al cabo del cual, la poblaci6n
se elev6 a 35.000 habitantes, o sea un 62.79'j/o de aumento con respecto a la de 1920, que
no habria tenido agua suficiente, como en efecto no la tuvo, con la "doble capacidad" que
fue pedida en 1925.
Estos juicios resultan mis elocuentes, si hacemos uso del lenguaje de los numeros.
La capacidad de almacenamiento de las pilas de El Picacho, era de 1.653.820 litros en
1925 y la poblaci6n de la capital 24.100 habitantes, aproximadamente, correspondien-
do 68.62 litros por persona. Esta provisi6n era casi igual a la de 1891, cuando fue inaugu-
rado el-acueducto, que sin existir industrias, fibricas y otras necesidades modernas, di6
63.09 litros a cada habitante. Para un lapso de 10 afios a partir de 1925, la poblaci6n
se elev6 a 35.000 habitantes, que necesitaba 150 litros por persona, o sean 5.250.000
litros. Existiendo entonces la posibilidad de almacenar 1.653.820 litros en las pilas de El
Picacho, hacian falta 3.596.180 litros del precioso liquido para proveer las necesidades de
Tegucigalpa y Comayagiiela en el afio expresado en que fue firmado el contrato de 9 de
diciembre y para el lapso que terminaria en 1935.
Es por todo lo expuesto, que hay que admitir, que el gobierno y los ticnicos de
1925, debieron imponer a la Compafiia la obligaci6n de darle al acueducto, por 10 menos
una "triple capacidad de agua a la que existia entonces" (1925) y congruentemente, la de
construir una nueva pila de almacenamiento en El Picacho, con capacidad de 3.000.000
de litros de agua y aumentar en 596.180 litros la capacidad de las dos pila's que existian.
Por eso repetimos, que se qued6 algo esencial e includible fuera del contrato de reglamen-
taci6n aprobado en acuerdo N' <44q7 de 9 de diciembre de 1925, pues con tan deplorable
omisi6n result6 incompleto el beneficio que habria recibido el acueducto, con el aumento
de la captaci6n de aguas en la presa de Jutiapa, con la duplicaci6n del dimetro de la calie-
ria entre este lugar y las pilas de El Picacho, 10 mismo que en la tuberia de conducci6n
para las calles de ambas ciudades y con el aumento de dimetro del tubo de alta presi6n colo-
cado entre las pilas de El Picacho y las turbinas de La Leona.
Otro error que cometieron el gobierno y los tcnicos de 1925, en el contrato de
reglamentaci6n que venimos comentando, fue la obligaci6n que impusieron a la Compaiifa
de unir las aguas de la quebrada de La Tigra con las del rio Jutiapa, sin hacer previamen-
te un anlisis bacteriol6gico para establecer su potabilidad y un estudio tecnico para
apreciar su volumen. Posteriormente y cuando la Compafiia estaba ejecutando los traba-
jos del contrato, se averigu6, que ni el agua era potable, ni la fuente de la quebrada tenia
la cautidad de aguas necesarias. Esto di6 lugar a la celebraci6n de un nuevo contrato modi-
ficando el anterior en esta parte, con p6rdida de tiempo y con perjuicio de los intereses del
g~obierno y del servicio pblico.
Es disculpable hasta cierto punto, que se hayan cometido errores en la construc-
ci6n del acueducto en 1891, cuando por primera vez se hacian obras de esta clase. los
conocimientos en Hidrulica eran escasos y en clerto aspecto, incipientes entre nosotros,
y dado el entusiasmo e inquietud qlue habia por la inauguraci6n del servicio, el gobierno
se confio plenamente a la honorabilidad y capacidad tecnica que eran de suponerse en los
contratistas Gibson y! Cole. Pero en 1925 las condiciones eran muy distintas: el gobierno
tenia pleno conocimiento de las necesidades esenciales que tellia el acueducto, estaba aseso-







58-Profesor Pedro Rivas

rado por la capacidad cientifica de la Oficina Tenica de Ingenieria, donde se estudiaban y
dictaminaban las obras en proyecto, y habian oficinas especificas oficiales donde poder
hacer anlisis bacteriol6gicos del agua. De modo que el error pudo haberse evitado con anti-
cipaci6n y disponer las cosas con mtodo, orden y previsi6n.
Dichosamente, como dejamos dicho, el segundo error cometido fue enmendado a
tiempo, pues el 5 de octubre de 1926, el gobierno y la Compaia convinieron en reformar
el contrato de 9 de diciembre de 1925, haciendo a un lado la obligaci6n de uniir la quebra-
da de La Tigra con las aguas del rio Jutiapa, sustituy6ndola, con la de unir las aguas del
rio San Juan con las de la presa del expresado rio Jutiapa, incluyendo en ella, la construc-
ci6n de la presa, pilastras de mamposteria para la tuberia, vlvulas y todas las obras que
fueran necesarias. La longitud total de la tuberia seria de 14.000 pies, de los cuales 6.960
pies con sus accesorios, serian por cuenta de la Compafiia, sin remuneraci6n alguna, para
reponer el trabajo suprimido del contrato anterior y 7.04~0 pies, por cuenta del gobiernio,
incluyendo calieria con sus accesorios, construcci6n de la presa, pilastras, zanjos, transpor-
te y colocaci6n de la cafieria, mano de obra y demis materiales y gastos, pero sin tener dere-
cho la Compafiia a ningiin pago por la direcei6n tcnica y ejecuci6n de los trabajos.
El gobierno gast6 en las obras de los rios Jutiapa y San Juan, $26.7i24.78, pero
aument6 el volumen del agua, en 22 litros por segundo, o sean 1.900.800 litros por cada 24
horas. De modo que con los 40 litros por segundo, o sean 3.456.000 litros por dia, que reci-
be el Jutiapa, se junt6 desde 1926, la halagadora cantidad de 5.188.800 litros en la presa de
captaci6n de dicho rio. Si se hubiera obligado a la Compaiifa por el contrato de 9 de diciem-
bre de 1925, a construir una pila nueva en El Picacho como explicamos anteriormente, con
una capacidad de 3.000.000 de litros y aumentado la de las pilas existentes en 596.180
litros, desde aquella fecha se hubiera almacenado en El Picacho toda el agua captada en
el rio Jufiapa y los habitantes de Tegucigalpa y Comayagiiela habrian tenido desde enton-
ces un abastecimiento de 5.250.000 litros, o sean 150 litros por cada hiabitante para los
35.000, que era la poblaci6n que habia en el afio expresado.
La New York & Honduras Rosario Mining Co. en esta vez, y segiin consta en
los documentos oficiales, liev6 a cabo con la mayor exactitud, en el tiempo y en los trabajos,
las obligaciones que contrajo de conformidad con los contratos de 9 de diciembre de 1925
y de 5 de octubre de 1926. En el afio econ6mico de 1926 a 1927, la Compafiia entreg6
y el gobierno recibi6 con previo informe favorable de la Oficina T,cnica de Ingenieria, las
siguientes obras:
a) La uni6n de las aguas del rio San Juan con las de la presa del rio Jutiapa.
b) El nuevo tubo de alta presi6n entre los estanques de El Picachio y las turbbrias
de La Leona.
c) La colocaci6n de 99.030 tubos de las condiciones especificadas, para la distri-
buci6n del agua en las calles de Tegucigalpa y Comayagiiela.
d) La reparaci6n de los tanques de El Picacho y de La Leona, y
e) Los dems trabajos de caricter secundario a que estaba obligada.
El costo de todas las obras del acueducto desde las que fueron comenzadlas eni
1920, fue de $6488.760.35, segn valoraci6n que hizo la misma Compaiia.
Como un homenaje de gratitud, es de justicia dejar constancia hist6rica, que se
deben al gobierno del Dr. Paz Baraona los trabajos formales y definitivos del acueducto
de Tegucigalpa y Comayagiiela, en relaci6n con el cumplimiento del Art. 5' del Decreto
N" 7 de 27 de abril de 1920 y las obligaciones qIue por el mismo contrajo la New York
& Honduras Rosario Mining Co.








Agua, Fuerza y Lui 'i4 -

Y en relat:i6n con el estado de la Empresa de Agua y Lus El6ctrica y sus servicios,
durante este lapso administrativo, cabe decir, que desde 1925 se manifest6 un cambio nota-
ble, tanto en la eficiencia de dichos servicios, como en el aumento de producci6n de los
mismos, pues contra $51.541.82, que fue la renta del servicio particular del afio anterior
de 1924! a 1925, la de 1925 a 1926 se elev6 a $114.689.35, es decir el 120.570/0. En el
siguiente de 1926 a 1927, fue de 1$120.681.17, que presenta un aumento de $869.139.35,
con respecto al primero de dichos alios y de $%5.991.82, con respecto al segundo. Y el illti-
mo afio, esa bonancible situaci6n, no s6lo se habia sostenido, sino que habia aumentado su
ritmo de ascensi6n con la producci6n de $160.812.49, excediendo a la producci6n ante-
rior en $%40.131.32.
La Direcei6n de la Empresa a cargo del sefior Asterio Antonutti, confirma de modo
elocuente esta situaci6n brillante cuando en sus informes explica: que de 1925 a 1926,
despubs de pagar todos los gastos de empleados, servicios, materiales, etc., quedaba
mensualmente un sobrante de $g1.500 a $2.000, que podrian ser usados para obras de mejo-
ramiento de los servicios. Esto hizo innecesario que la Empresa hiciera uso de la autoriza-
ci6n que habia dado el Congreso del afio anterior, para negociar un prstamo hasta por
$ 100.000.00 oro, para lievar a caho dichas mejoras. *Y en el afio de 1927 a 1928,
la Empresa termin6 de pagar la deuda de $ 26.724.78, contraida con la New York &
Honduras Rosario Mining Co., por los trabajos de unir las aguas del rio San Juan con las
de la presa de Jutiapa.
En cuanto a la Planta E14ctrica, cuya maquinaria venia prestando sus servicios
desde 1907, con algunas reformas que fueron introducidas por el Ing. Alberto Ehrler en
los alios de 1921 a 1922, mereci6 tambin la mayor atenci6n e inters del gobierno del
Dr. Paz Baraona, y al efecto, de~bidamente autorizado el Director de la misma, Ingeniero
Electricista D. Asterio Antonutti, puso a licitaci6n los trabajos de mejoramiento clel servi-
cio de la luz y fuerza el6ctricas, habiendo presentado sus propuestas la Compaiifa A. E. G.
Latino Amrica, la Westinghouse International Electric Co., el Ing. Alberto Ehrler y D.
Julio Villar. El gobierno nombr6 una comisi6n para que previo estudio, aconsejara cul
era la mis aceptable, habiendo resultado favorecida, por ser la ms econ6mica y ofrecer
mejores bases y garantias, la de la A. E. G. Latino Americana. Esta Compafiia se compro-
meti6 a proporcionar una maquinaria moderna con valor de $E45.700.00 oro americano,
de los cuales el gobierno del Dr. Paz Baraona anticip6 el pago de $810.000.00 oro. El
equipo de dicha maquinaria constaba de 2 turbinas de 250 H. P., cada una can sus respec-
'tivos generadores y excitadores de corriente alterna, y 1 motor Diesel de 150 H. P., con
su generador y excitador acoplados directamente, siendo la capacidad total de la niueva
maquinaria, de 650 H. P. y ademis, un tablero de distribuci6n, completo.
Una comparaci6n global de la producci6n total de los servicios, de agua, luz y
fuerza el6ctricas, durante las administraciones de L6pez Gutirrez y Paz Baraona, pondr
mis de relieve la labor exitosa realizada por el Iltimo. Los datos son los siguientes:

Administraci6n de L6pez Gutirrez
Aiios Servicio Servicio Tota'les
Oficial Particular
I920 al 921 .. .. $ 73.838.00 $ 56.908.00 .. .. .. $ 130.746.00
1921 ,, I922 .. .. .,, 34.292.67 ... .,, 79.080.74 .. . 1 13.373.41
1922 ,, I923 .. .. 30.000.00 .. .. .,, 69.605.73 .. ... .. ,, 99.605.73
1923 ,, I 924 .. .. .,, 25.000.00 .. ..,, 78.5 I3.27. .. ... ,, I 03.5 I3.27
$ 1 63. I30.67 $ 284. I07.74 $ 447.238.41








- 55 Profesor Pedro Rivas

Administraci6n de Paz Baraona

1924 a 1925. .. .$ 2.000.00 .. .. .$ 51.541.82 .. ..$ 71.541.82
1925 ,, I926 .. .. .,, I 0.000.00 .. ., 1 14.689.35 .,, I 24.689.35
1926 1927 .. .. .,, 5.156.55 .. .. 120.681.17 ... 125.837.72
1927 ,, I928 ... .. ,, 60.198.35 .. .. .,, I60.812.49 .. ,, 221.010.84
$ 95.354.90 $ 447.724.83 $ 53.079.73

Al primer golpe de vista, estos cuadros hablan muy alto en favor de la obra admi-
nistrativa realizada por el gobierno del Doctor Paz Baraona. La producci6n particular que
era la ms importante, por ser dinero en efectivo que ing~resaba en la Tesoreria de la Empre-
sa, marca un aumento de 57.59';'r con respecto a lo producido en la Administraci6n del
Gral. L6pez Gutirrez. Al comparar los $~447. 724~.83 del cuatrienio del segundo, con los
$284.107.74 del primero, resulta una diferencia de $163.617.09 en favor de la Admi-
nistraci6n de 1924 a 1928, que es el porcentaje expresado.
En los gastos del servicio oficial se observa, que fueron mayores en tiempo de L6pez
Gutirrez, excediendo a los de Paz Baraona en un 85.5'i pues es 10 que resulta de la
comparaci6n de $163.130.67, que gast6 el primero, con respecto a $95.354~.90, qjue gast
el segundo, o sea una diferenicia de $67.775.77. Se nota en el periodo de 1920-1924, una
economia constante y progresiva de gastos de agua y luz en los servicios del gohierno, debido
probablemente a la crisis permanente de ambos elementos que producian el estado de deterio-
ro en que se enconitraban las tuberias del acueducto, primero, y despues, al desgaste de
la maquinaria de la Planta E14ctrica. En cambio, esa economia beneficiaba al servicio
particular, pues no obstante la escasez del agua, la producci6n de dichia renta vino en
aumento casi constante desde 1920 hasta 1928. Se nota ademis, que cuando en 1927
estaban concluidas las obras del acueducto que construy6 la New York & Honduras
Rosario Mining Co., el gobierno ya pudo darse el lujo de aumentar el alumibrado eni todos
sus edificios, parques y dems dependenicias, pues de $5.156.55 que fueron gastados en
1926 a 1927, en el ailo siguiente elev6 ese gasto hasta $~60.198.35.
En cuanto a la produiccioin genieral. el excedente producido por Paz Barahona, fue
de $95.841.32.
























Admiinistraci6n del Dr. Mejia Colindre~s





La situaci6n brillante que dejamos explicada, fue la que encontr6 el Dr. Vicentei
Mejia Colindres cuando recibio la Presidencia. de la Reptiblica, el 1" de febrero de 1928.
Fue una suerte admirable la suya que nio twvo qIue luchar ni sufrir coni los tiempos difici-
les de sus predecesores desde 1909. No le tocaron aquellos afios crueles, en qIue haibia una
crisis casi permanente de agua y luz, en medio de otra crisis afin peor, de los recursos
fiscales del Erario PUblico, que no ofrecian siquiera el consuelo de una esperanza de salvai-
ci6n. Por la misma desorganizaci6n en que se vivia y la pohreza que: causabanr lais frecueni-
tes montoneras, nunca pudieron aqIuellos gobernanites ahiorrar unos L. 500.000.00. panra
reconstruir de una sola vez nuestro acueducto y mejorar la salubridad de la capital, esti-
mular el aumento de su poblaci6n y ensanchar sus induistrias; y tuivieron quie resiginarse a~
gastar mcsque esa suma, coni el triste y costoso sistema de los remiendos, de las reparacio-
Snes, y de los trabajos parciales, para sostener a medias y coni luchas tremnendas, las inite-
rru ciones frecuentes, en el funicionamiento normal de tan importantes servicios.
Sierra, Bonilla (Manuel). Dvila, Bertrand, L6pez Gutirrez, Tosta y Paz Barao-
na, como lo hemos explicado, tuvieron que luchar mucho, que emnpefiar sus esfuerzos, que
preocuparse constantemente, y hiasta sufrir criticas acerbas de la prenisa y de la~ opinion
piiblica, por culpa de la escasez dlel agua, uinas veces, 0 de la mala calidad de la luiz, en
otras, a causa del estado de deterioro eni que se mnantuvo por miuchios alios, casi todo el siste-
ma del abastecimiento del precioso liquido.
Sierra tuvo que hacer fuertes pedidos de tuberia con los fondos generales del Teso-
ro Pilblico, para hacer frente a las primeras interrupciones del servicio del agua qIue se
presentaron con motivo de la sorpresiva alarma que ofreci6 el deterioro de los tubos que
apenas tenian 8 afios de uso.
Bonilla (Manuel), despubs de una sangrienta guerra civil, tuivo quie conitinuar la
obra de su antecesor, cambiando tubos deteriorados por nuevos, para manitenier un servi-
cio normal, y todavia le sobraron recursos y energias para dejar comprada toda lai maqui-
naria para el alumbrado elctrico.








Agua, Fuerza y Luz 58 -

Dvila, que tambin surgi6 de una guerra civil, tuvo que hacer frente al mnismo
grave problema del estado lamentable del acueducto, y durante su adminmstracion se vio
obligado tambi6n a estar cambiando por nuevos, los tubos viejos de la Administraci6n
Bogrin. Sin embargo, haciendo esfuerzos pudo completar la obra del alumbrado elctrico
que dej6 comenzada su antebesor, haciendo el montaje de toda la maquinaria e inaugurando
dicho servicio on 1907.
Bertrand igualmente surgido de una guerra civil, tuvo que librar las mas grandes
luchas, porque durante sus siete arios de gobierno, el acueducto lieg6 a su mixima ruina,
por el mayor nUmero de derrames e interrupciones que ofrecia constantemente el acueduc-
to, con su cafieria que se rompia por todas. partes, en ambas ciudades. Este gobernante tuvo
que gastar ms de $200.000.00 en cambiar tuberia, construir nuevas pilas en El Picacho y
La Leona, hacer estudios tcnicos para aumentar el agua y elaborar nuevos reglamientos para
initroducir orden y economia en los servicios.
L6pes Gutirrez, tambin surgido de una de nuestras guerras civiles mis sangrientas,
se encontr6 al recibir el gobierno, con la misma situaci6n de las postrimerias del gobierno de
Bertrand y sin los abundantes recursos de 6ste, tuvo que hacer frente a las dificultades quec
ofrecia la escases del precioso liquido. Tambin, se libr6 en su tiempo la batalla del acueduc-
to y del famoso Decreto N" 7 de 27 de abril de 1920 que debia cumplir la New York &
Honduras Rosario Mining Co., y sin contar, J quin lo creyera!, con la cooperaci6n honra-
da de alguno o algunos de sus Ministros.
Y por ii1timo Tosta y Paz Baraona, surgidos asimismo, de una sangrienta guierra
civil, tuvieron que terminar y ganar la batalla del acueducto con la NVew York &
Honduras Rosario Mining Co.. despus de una lucha intensa y dilatada, hiasta quedar
terminada la obra. Y todavia pudo hacer el segundo, un esfuerzo ms, dejando pagado un
abono de $b20.000.00, para cambiar por unia moderna, la vieja maquinaria de la Plantai
Elctrica.
Por eso repetimos, que fue una suerte extraordinaria la de Mejia Colindres, que
ningUn gobernante la tuvo, antes ni despubs de 1928, de recibir el gobierno en paz, de
encontrar los servicios del agua y de la luz en una situaci6n brillante, y sin problemias de
ninguna clase que resolver, de tener la dicha de cosechar los 6xitos de esa situaci6n con la
producci6n de L. 650.862.59 en dinero efectivo de pagos del servicio particular, gozando
su gobierno de una producci6n rentistica cuatrienal de 57.204.431.27, que ninigln gober-
nante ha tenido en toda la vida de la naci6n.
Con la opulenta renta del pais, y con la propia de la Empresa, bien pudo el
Presidente Mejia Colindres, hacer en favor de la capital de la Reptiblica, 10 que el Presi-
dente Carias Audino, hizo en su primera Administraci6n, es decir, ampliar o aumentar el
, abastecimiento del agua, no s610 para el lapso de su gobierno, sino para 10 afios mis,
construyendo nuevas pilas de almacenamienito en El Picacho y aumentando la capacidad
de las existentes. Tambin pudo dotar a la ciudad de Comayagiiela de un Acueducto inde-
pendiente, tanto para evitarle los constantes sufrimientos del pasado por carencia del precio-
so liquido, como para atender sus propias y mayores necesidades, aumentadas 1timamen-
te, con el ensanche de su poblaci6n, de sus jardines, pilblicos y privados y de su industria
motorizada.
Tambin pudo el presidente Mejia Colindres, con las excepcionales posibilidades
econ6micas y de paz que tuvo en sus manos, ampliar y modernizar el sistema general de la
mnaquinaria de la Planta E14ctrica, aprovechando las reformas importantes que dej6 iniciadas
su antecesor. Estas obras, abonadae en su cuenta corriente como Administrador de la Naci6n,








9 rofoc-or Pedro 11ivas

habrian aliviado, aunque fuera en pequefia parte, el enorme fracaso de su gaobierno, habria
encontrado por 10 menos un atenuante consolador, al recuerdo amable, por parte de los
habitantes de la capital, de haber quedado asegurados por varios afios, en la provisi6n
eficiente de los servicios importanites de la luz y del agua.
Pero nada de eso hizo o pudo hacer el gobierno de referencia, y antes bien,
en medio de la opulencia econ6mica que dejamios explicada, hubo en el ailo econ6mico de
1930 a 1931, cierto sintoma de escasez monetaria en las cajas de la Tesoreria de la Empre-
sa, pues para construir una pila de distribuci6n en La Leona, con un costo de L. 29.662.14,
hubo necesidad del auxilio del Congreso Nacional, el cual autoriz6 que se tomaran tales
fondos del superivit de la Sanidad.
Es por eso, que resalta mas, el merito de las obras realizadas por el gobierno del
Gral. Carias Andino, en este neg;ociado de la Administraci6n Pilblica, pues con un presu-
puesto cuatrienal de L. 54.183 928.62, y una renta en el mismo lapso, de L. 812.105.13,
de la Empresa, en su primer periodo administrativo, aument6 en L. 161.24.2.54~ dicha renta,
con respecto al cuatrienio anterior; construy6 el gran tanqcue de almacenamiento de El Pica-
cho, con capacidad de 2.265.600 litros; reconstruy6 y ampli6 los viejos tanques de almace-
namiento; reconstruy6 y ampli6 tambien los viejos tanques de: distribuci6n de La Leonia;
aument6 en 3.326.630 litros la provisi6ni diaria de agua para las dos ciudades, y realizo con
la mayor actividad, energia y economia, las demis obras de reparaci6n general, tanto del
acueducto, como de la Planta Electrica. En buen lenguaj, una labor asi se liama brillante
administraci6n, porque con igual tiempo, menos dinero y mayores dificultades, fueron Ileva-
das a su feliz realizaci6n, un bloque de trabajos en los ramos de agua y luz, para servir las
necesidades biol6gicas y los intereses industriales de la primera ciudad de la Reptiblica.
El Dr. Mejia Colindres recibi6 el gobierno en plena paz; el acueducto en perfee-
to funcionamiento, pues hacia apenas un ailo que 10 habia entregado al gobierno, la New
York & Honduras Rosario Mining Co., la Planta~ El6ctrica habia sido renovada con
la nueva maquinaria que pidi6 el gobierno del Dr. Paz Baraona, y como dijimos anterior-
mente, las rentas nacionales alcanzaron bajo su gobierno una producci6n tan elevada, que
ningn gobierno antes ni despubs la ha tenido. Por tan favorables y brillantes condicio-
nes, todos los habitantes de la capital supusieron que en su Administraci6n se habria
batido un record de labores trascendentales.
Pero nada de eso sucedi6. Sin embargo, no se puede negar que algo fue hechio,
dados los factores tan propicios de que dispuso y la presencia de un Director de la Empre-
sa, el sefior Asterio Antonutti, que trabaj6 con la mayor actividad y eficiencia en tani
importante cometido. Esa labor la detallamos en la siguiente forma: Estanido pedida por
el Presidente Paz Baraona la nueva maquiniaria de la Planta El6ctrica, al ser recibida,
fueron comenzados los trabajos de montaje en la Planta de La Leona, y arreglada toda la
instalaci6n entre el primero y segundo aiio de su gobierno. La nueva maquiniaria hiizo
innecesaria la Planta del Centro y en consecuencia, fue suprimida, 10 mismo que el perso-
nal de empleados que la servian.
Fuertes pedidos de material el6ctrico liegaron del exterior para atender a las demani-
das de la nueva maquinaria, de modo que el Almac6n de la Empresa se mantuvo bieui
surtido. Fue aumentado considerablemente el nuimero de las instalaciones de agua y de luz,
principalmente en las de caricter oficial, cuyo gasto fue aumentado ms de cinco veces,
pues habiendo sido de L. 95.130.67 en la Administraci6n de Paz Baraonia. en 6sta se








Agua, Fuerza y luz 6i -

elev6 a L. 482.431.64P. En tres afios que hemos consultado, fueron pagados L. 183.686.39,
correspondiendo L. 20.000.00 al Banco de Honduras, L. 10.500.00 al Banco Atlntida,
y L. 153.186.39 a la A. E. G. Latino Americana. Ademis, fueron realizados los siguien-
tes trabajos:
iro.a) Construcci6n de' us nuevo tanique en La Leona con capacidad de 1.4~22.900
b) Ampliaci6n de 1a tuberia del servicio de agua de Comayagiiela, desde el pueiite
de Guacerique, hasta cerca de La Granja.
c) Colocaci6n de una instalaci6n completa de alumbrado elctrico en el barrio
de Las Delicias.
d) Prolongaci6n de la tuberia de El Guanacaste, hasta 100 metros adelante del
puente del mismo nombre.
e) Instalaci6n de un tubo para el ser vicio de agua, desde La Leona, hasta la esqIui-
na de la casa que fue de dofia Aminta v. de Monitis (hoy HRN), bajando por la calle de Las
Damas, para mejorar el servicio de La Ronda, La Plazuela y El Guanacaste, y
f) Fue empezado el trabajo de cambiar la red de baja tensi6n, que se us6 con la
vieja maquinaria, para el alumbrado elotrico.
Todos los factores prop>icios que dejamos enumerados, hacian esperar que los dos
servicios de agua, luz y fuerza elctricas, no hubieran dejado nada que desear. Asi fue
efectivamente en cuanto a los dos ii1timos, mis no podemos decir 10 mismo del primero,
porque el mismo Director de la Empresa, el sefior Asterio Antonutti, nos 10 revela en su
informe del ano economico de 1929 a 1930, en la parte que dice: "En el proximo alio
econdmico este servicio quedard' muy mejorado y se evitardn muchas quejas qlue ha habi-
do por falta de agua, viniendo los contadores de agua a sulplir bastante esta deficiencia y
a evitar el inutil derrame de agua por los abonados."
Lo anterior quiere decir, que todavia en la Administraci6n de Mejia Colindres, nio
obstante los grandes trabajos de reconstrucci6n del acueducto que realiz6 la New York &r
Honduras Rosario Mining Co., bajo el gobierno de Paz Baraona, subsistia el proble-
ma de LA FALTA DE AGUA, para la provisi6n de la primera ciudad de la RepUblica. Y
para confirmar la exactitud de- esa verdad que qued6 en pie, desde que fue firmado el
segundo contrato de reglamentaci6n del acueducto de 9 de diciembre de 1925, reprodu-
cimos otro parrafo del miforme del mismo previsor Director de la Empresa, sefior Antonutti,
que dice: "Es urgente que se emp~iece en este aio un estudio para el aumento del ag~ua pota-
ble porque lais dos poblaciones van aumentando considerablemente y el actual servicio no se
puede aumentar, porque el mayor consumo es principalmente en las turbinas Y con claro
concepto sobre el progreso humano y sobre las exigencias de la civilizaci6n, el celoso
funcionario agrega mis adelante: "Hay que tomar en consideraci6n el gran entu-
siasmo del pblico de querer mejorar sus servicios elctricos para el uso diario, como 10
son: planchas, radios, electrolas, motores, etc., servicios que hablan muy en alto del
progreso y civilizaci6n de. Honduras: dado el adelanto e incremento de la electricidad y sus
servicios:, las miquinas actuales dentro de poco tiempo seran deficientes, de manera que
con anticipaci6n seria conveniente estudiar la MANERA 1)E AUMENTAR EL AGUA
POTABLE." Y sin embargo de disponer de L. 650.862.59, que fue la producci6n en
efectivo de la Empresa en los cuatro alios de su gobierno, El Presidente Mejia Colindres
pas6 en silencio la mtuy acertada mndicaci6n de su empleado subalterno.








)ro esor Pedro Rivas

Se necesitaba pues, desde 1929, hacer un es;tudio con anticipaci6n, para encontrar
la manera de AUMENTAR EL AGUA. Dej6 en pie el Dr. Mejia Colindres un problema
de vital importancia para Tegucigalpa y Comayagilela, cuya resoluci6n estaba reservada
para un hombre nuevo, que vino a implantar nuevos sistemas de administraci6n, con mto-
dos modernos de gobierno y trabajo, echando por tierra, por un simple y poderoso impulso
de su voluntad, las viejas y carcomidas prcticas del pasado.
La producci6n de los negociados del agua y la luz durante el cuatrienio que corres-
pondi6 al Dr. Mejia Colindres, fue indudablemente muy halagadora, debido ms que todo
a las circunstancias tan favorables que hemos explicado sobre la paz y condiciones bonanci-
bles en que recibi6 el gobierno, y a la capacidad tcnica e indiscutible actividad de su Direc-
tor, el sefior Asterio Antoniutti.
Para que resalte ms dicha producci6n al compararla con la anterior de la Admii-
nistraci6n del Dr. Paz Baraona, publicamnos una y otra.


Administraci6n Paz Baraona

Altos Servicio Servicio Totales
Oficial Particular
1924 a 1925 .. .. .$ 20.000.00 .. $ 51.541.82 ... .. .$ 71.541.82
1925 ..1926 .,, 10.000.00 ..,, 1 14.689.35 ........ 124.689.35
1926, 1927 ..,. 5.156.55 120.681.17 ......,. 125.837.72
1927 ,,1928 ... .,, 60.198.35 .. 160.812.49 .. ,221.010.84
$ 95.354.90 $ 447.724.83 $ 543.079.73

Administraci6n Mejia Colindres

1928 a1929 L 60.804.60 .. g. .L 179.725.25 .. L 240.529.85
1929 I 930. 124.080.25 ...... ,146.357.51 .., 270.437.76
1930 ,.1931 1 37.200.90 ; ,147.543.23 .. ,, 284.744. I 3
1931 ,1932 .... I60.345.79 ..: 1:77.236.60 ..... 337.582.39
L 482.431.54 L 650.862.59 L 1.1O3.241

Estos datos nos demuestran, en primner trmino, que de 1924 a 1927, en vista de
la escasez permaniente del agua y de la luz el6ctrica, el gobierno redujo sus gastos al mim-
mum, como se ve en la curva descendente de consumo que marca el cuadro primero, con
10 cual, seguramente fue logrado, que se atendieran las necesidades del servicio particular;
pero ese descenso di6 uni salto brusco de 1927 a 1928, al elevarse de L. 5.156.55 que fue
el consumo de 1926 a 1927, a la de L. 60.198.35, que fue el del aiio expresado, cuando
la New York & Honduras Rosario Mining Co., entreg6 concluidas las obras del acueduic-
to y el gobierno pudo hiacer uso completo de dichios servicios. La curva de aumento conti-
nu6 elevndose durante la Adm6n. de Mejia Colindres. por las mismas razones, resultando
de alli, que en dicho gobierno se gastaron L .387.076.64, de exceso con respecto a lo gastado
por el de Paz Baraona.
Las producciones del servicio particular, que ingresaron en la Tesoreria de la Empre-
sa, marcan tambin diferencias muy apreciables en favor de la gesti6n administrativa de
Mejia Colindres, pues mientras el cuatrienio de 1924, a 1928, produjo L. 447.724.83 el
de 1928 ai 1932, ascendi6 a L. 650.862.59, con un saldo de L. 203.137.76, a favor de: la








Aqgu9, Puerta y Luz i2- ro esor Pedro Rives

Administraci6n de Mejia Colindres. Y por U1timo, en la producci6n general, la Administra-
ci6n Mejia Colindres super a la de Paz Baraona en L. 590.214.40, 10 que representa
indudablemente un 4xito notable para el gobierno del primero, por haber dejado el segundo
en brillante situaci6n, tanto el acueducto, como la Planta El6ctrica.
Al hacer las consideraciones anteriores y emitir los juicios que de ellas se han deriva-
do, no hemos tomado en cuenta personas, ideologias o filiaciones politicas de las mismas. El
presente trabajo se ha concretado a hacer un anliais sereno y escueto de la actuaci6n
buena o mala que realizaron esos gobernantes en relaci6n con los servicios de agua y luz
el6ctrica de la capital, que no obstante ser un problema de vital importancia en la vida
social y cultural de sus habitantes, ha sidlo visto con indiferencia y descuido por algunos
gobiernos, y con interbs, diligencia y gran preocupaci6n patri6tica por otros, que tuvie-
ron un concepto cabal de los deberes sagrados que contrajeron con la colectividad social
desde las elevadas posiciones donde fueron colocados.


















PARTE SEGUNDA























Administraci6n del Gral. Carias Andino
(1933 1943)




Al Ilegar a este lapso, la situaci6n del acueducto, del abastecimiento del agua, de
la luz y de la fuerza elctrica, con sus nuevas necesidades, era la siguiente:
Acueducto: Hacia seis afios que esta obra habia sido reconstruida y entregada al
gobierno, por la New York & Honduras Rosario Mining Co. Esta empresa habia lleva-
do a cabo las obras siguientes:
a) Las aguas del rio San Juan habian sido llevadas a la presa del rio Jutiapa, por
una tuberia de 14.000 pies.
b) En cada uno de dichos rios, habian sido construidas sus respectivas presas; pero
ya en este tiempo la del rio San Juan se encontraba en malas condiciones de servicio.
c) Una tuberia nueva de 10" de dimetro, doble a la que existia, en una longitud
de 39.434 pies, habia sido colocada entre la presa de Jutiapa y las pilas de El Picacho,
encontrndose a los cinico alios, en psimas conidiciones, la tuberia y las vlvulas de la misma.
En estai misma secei6n, en el lugar llamado El Hatillo, habia un sif6ni que reducia en uni
fuerte porcentaje la capacidad de conducci6n de agua de la tuberia, que causaba grandes
prdidas en produicci6n de energia elctrica, de agua, de dinero y de tiempo. Y existia
tambin, en la misman secei6n, en el lugar liamado "Los Jutes," tubos de grani diametro,
colocados en un terreno pantanoso y deleznable, qjue se romipian todos los alios, coni perjui-
cios muy grandles paraL la Empresa y el servicio pilblico.
d) Habia sido cambiada toda la tuberia de gran dimetro, desde la Planta de La
Leona y conectada con la de distribuici6n para ciertas calles de Tegucigalpa.
e) Un tubo independiente de 6" de dimetro habia sido colocado para el servicio
cle Comayagiiela, desde las pilas de La Leona hasta el puente Mallol y de aqui otro tubo de
conducci6n de 4" de dimetro hasta el Cuartel de Veteranos pasando por la 4'1 Avenida.
f) Tambin hiabia sido colocada tuberia de distribuci6n de 8", 6"', 5" y 4", en
las calles de ambas ciudades, en una longitud de 17.377 pies (Contrato de 17 de septiem-
bre de 1920); igualmente 44~.237 pies de tuberia de los mismos Qimetros, habia sido colo-
cada en dichas calles (Contrato de 9 de diciembre de 1925); y 54.793 pies de 4", 3", 2"
v 11/2" s61o para las calles de Tegucigalpa, segn el mismo contrato. El tubo de alta








Agua, Fuerza y Luz 66 -

presi6n entre El Picacho y las turbinas de La Leona habia sido cambiado por otro, de
miayor diametro,' y las pilas de El Picacho y La Leona habian sido reparadas por la New
York & Honduias Rosario Mining Co., en 1927. En este tiempo a que nios venimos refi-
riendo, se encon;traban en psimo estado, con numerosas grietas en los muros y en el fondo,
que causaban enormes p6rdidas de agua, con los muros at descubierto dejando ver su
pobre construcci6n de escasa durabilidad.
En Comayagiiela, el servicio del agua era insuficiente, porque la tuberia de distri-
buci6n que fue colocada por la New York &r Honduras Rosario Mining Co., era de 1,
11/2, 2 y 3 pulgadas de dimetro, debiendo ser, tcnicamente, de 6" o 4" como minimo.
Adems, desde 1930, dicha tuberia se e:-tendia solamente por las secciones planas de la
ciudad, quedando las zonas altas desconectadas del servicio.
Abastecimiento de ag~ua: La presa de Jutiapa que capta 40 litros de agua por segun-
do, habia sido aumentada desde 1927, en 22 litros por igual tiempo, al serle incorporadas
las aguas del rio San Juan. En consecuencia, se recogian en la presa de Jutiapa, 62 litros
por segundo, equivalente a 5.356.800 litros en cada 24! horas. Las pilas de almacenamien-
to de El Picacho, tenian capacidad para recibir 1.656.620 litros en el mismo tiempo. Y las
de distribuci6n de La Leona, 2.983.550 litros, tambin en cada 24 horas.

Control en el uso del agua

En cuanto al manejo del agua por los abonados, la situaci6n era deplorable y grave.
Habia un desorden completo que se traducia en derroche permanente, en fibricas, hoteles,
establecimientos oficiales y casas particulares, con enorme perjuic:io del servicio pilblico
y de los ingresos de la Empresa. Por este motivo, el agua se distribuia en periodos deter-
minados de tiempo, pudliendo hacerse de modo permanente. Y muchos barrios no la reci-
bian porque 6sta se desperdiciaba en chorros conistantes, p)or el descuido e incomprensi6n
de los consumidores.
Toda el agua que sR consumina, no obstante que era potable desde las fuenites donde
se captaba, no estaba sujeta a ningfin procedimiento de purificaci6n, como se acostumnbra
en los acueductos modernos, por medio de anllisis cientificos y aparatos especiales de
clorinaci6n, para garantizar a los consumidores la pureza de uno de los elementos ms impor-
tantes para la vida.
En cuanto a la capacidad de las pilas de almacenamiento y distribuci6n de El Pica-
cho y de La Leona, la situaci6n no era favorable, como 10 demuestran los siguientes datos:

Agua para Almacenar y Distribuir

Para almacenar:
En El Picacho: Pila original construida en 1891, capacidad, 757.800 Its.
,, ,, Total 1.656.620 Its.
Para distribuir:
An La Lesona: Pila original construida en 1891, capacidad, 757.800 Its.
,, ,, en 1914, ,, 805.650 ,,
,, ,, en 1929, ,, 1.422.900 ,,
Total 2.986.350 Its,








67 -Profesor Pedro Rivas

Esta situaci6n era un contrasentido imposible de subsistir y tal vez nico en la histo-
ria de las ciudades que han adoptado los acueductos como sistema de abastecimiento del
precioso liquido. En esas ciudades slempre se ha aumientado la provisi6n total del aigua
proporcionialmente al tiempo y al crecimiento de su pohlaci6n; pero en el caso nuestro, habia
sucedido 10 contrario al transcurrir 18 ailos y aumentar la poblaci6n en 11.100 habitan-
tes, sin aumentar la provisi6n total de la misma.
Nuevas ncecesidades: Es natural suponer que con el correr de los afios y el aumen-
to de la poblaci6n, surgen en las ciudades nuevas necesidades de agua, que obligan en la
vida social colectiva, en la industriail y en la domstica, los progresos de la civilizaci6ni.
En 18 ailos transcurridos, las dos ciudades habian duplicado sus fPbricas, hoteles, indus-
trias, jardines pllblicos y particulares, oficinas del gobierno y municipales, y un mejor
sistema de vida higirnica eni armnonia con los nuevos reclamos de la cultura hogarefia
moderna se habia infiltrado saludablemente en las costumbres sociales. Y en cuanto al
alumbrado y consumo, 10 mismo que en el uso de los radios, refrigeradoras, planchas, caleni-
tadores, maquinas de miotor y otras aplicaciones de la energia elctricai que se habian exten-
dido profusamente en toda la pohlaici6n, igual duplicaci6n se habia verificado.
Para demostrar con mis fuerza y clairidad este arg;ume nto, consultemos la estadis-
tica y ella nos dice, que el consumo de agua y luz, cuando fue construida la segunida pila
de almacenamiento de El Picacho en 1914, produjo entre el servicio particular y
oficial la suma de L. 139.512.32, mientras qlue en 19)32, ese consumo se elev6 a
L. 395.765.41, un poco menios del triple. Esta certeza numrica nios coniduce a la deduc-
ci6ni 16gica de que en el H1timo de dichos lilos, el voluimeni de provisioni diaria, debi, a habher
sido triplicado.
Situacidn de la Planta Electrica: Como la maquiniaria nuieva haibia? sido mnontada
haicia apenas unos cuantro alios, su estado gtienerl era buenio y el servicio eficienite ha;stal
donide 10 permitia el agua qjue generaba la eniergia eletrica eni las tuirbinais de La Leonai.
Sini emibargo, hiab>ia muchios barrlios9 qu1e estabani fuera de los servicios de lai Plantan Elctr.i-
ca; el alumbraido se daba solamenite por 12 horas y eni cierias zonais, por mienios; algunios
motores estaban fuera de servicio y otros sufrian de alguinos desperfectos; se carecia de
instrumenitos y aparatos de medici6n, de contadores trifaisicos, fot6>metros, hierramiientasc y
otros materiales indispensables para el funcionamiento de una empresa de esta clase; las
lineas trifsicas de los generadores de las uniidades hidroelctricas, que vani a los taibleros
de conitrol y las principales de alimentaci6n quie salen de dichos tableros a la primnera torre,
todas de alta tenisi6n, no tenian la capacidad suficiente para la debida conduccioni, y todos
los postes de las redes, en su mayor parte erani de miadera y se hallabanl en malas condiciones.
Tal era el cuadro general, desfavorable y prefiado de situaciones dificiles, que encon-
tr6 el Presidente Gral. Carias Andino, el I' de febrero de 1933, cuando tom6 en sus manos
las riendas del gobierno de la Repiiblica. Y ese cuadro era tan serio y complejo, tratindo-
se especialmente del agua, que tenia todos los severos conitornios de unra cuiestioni de Esta-
dlo. Y ast 10 comprenidid desde el primer momento el nuievo mandantario.

Primeras Medidas que se Dictan

La primera medida que dict6 el Presidente, fue la de hacer unla revisi6ni y repa,-
raci6n general de todo lo malo qlue se enconitsara, tanto en el acueduicto, comiio eni la Plainta\
E14ctrica, Consecuencialmente, fuieron lievaidos ai caho los trahajios siguienites;








Agua, Fuerza y Luz -- 68 -

a) Relleno con concreto y reves;timii tenian, el fondo y los muros de las pilas de El Picachio y las de La Leona, por las cuales .sF
filtraban cantidades considerables de agua. nio obstante ser ste un trahajo povisional.
el piso de las paredes interiores de los cinco tanques, recibi6 dos aplicaciones de cemnen-
to asfltico, para asegurar su impermeabilidad.
b) Arreglo del sif6n, a inmediacione s de El Hatillo, entre Jutiapa y El Picacho.
que reducia en un fuerte porcentaje la caiptcidad de conducci6n de agua de la tuberia .
principal y disminufa considerablemente el abastecimiento del agua y la generacin dn
energia elotrica. Posteriores aforos que hizo la Direcci6n de la Empresa, comnprobaron.
que este trahajo aument6 en un 25%0 el volumen de agua, equivalente a ms de 1.200.000
litros por cada 24 horas.
c) Relocalizaci6n de 1.500 pies de tuberia nueva de alta presionl, en la secein de
Los Jutes, entre Jutiapa y El Picachio, en teireno firme y seguro, para cortar de raiz las
interrupciones casi diarias que se producian alli en todos los inviernos, a causa de las rotu-
ras que el terreno deleznable y pantanoso de la falda de la montafia, producia en la tub>e-
ria principal. Este notable trabajo, elimin6 de modo completo las enormes prdidas en
dinero, tiempo y energia elctrica que se causaban a la empresa, porque las interrupciones
del agua obligaban el uso costosisimo de los tres motores Diesel para el servicio elEctrico,
y afin asi, ellos eran insuficientes para atender al alumbrado completo de las dos ciuda-
des, quedando sin luz, por este motivo, alguinas zonas importantes.
d) Revisi6n, ajuste y reparaci6n completa de la mnaquinaria central de La Leona.
y especialmente de la unidad con un motor Diesel M. A. N. quie enconitrlndose fuera de
servicio, fue reparada y rehabilitada.
e) Reparaci6n de las presas del rio San Juian y del Jutiaipa.
f) Cambio total de vlvulas anticuadas en la secei6n de la tuberia? principal Juitia-
pa-Picacho. Con estos trabajos preliminares y de urgencia, que fueron realizados en los
dos primeros alios de su gobierno, le fue posible al presidente Gral. Carias Anidino, dete-
ner temporalmente la crisis de agua, de alumrbrado y de energia elctrica, qlue enconitr6 al
hacerse cargo de la Presidencia. Y los primeros xitos obtenidos fueron: el aumento diario
de agua para las dos ciudades; el establecimiento del servicio elctrico continuio de 24 horas
diarias, con excepci6n de los domingos que fueron destinados para la inspecei6n y limpieza
de los tableros de control de La Leona; el mantenimiento del voltaje normal desde las 5 a.m.
hasta las 12 de la noche; el aumento de abonados en ambos servicios a varias secciones de
las dos ciudades; y la elevaci6n de los ingresos mensuanles en la Tesoreria de la Emnpresa.
En Comayagiiela fue levantado el plano de la caileria de distribuci6ni, para
corregir el error cometido por la New York & Honduras Rosario Mining Co., en 1927, de
usar tubos de i/, 1, 2 y 3 pulgadas, para lai red de distribuci6n, por cuya causa el servi-
cio fue deficiente, en vez de colocarlos de 6 pulgadas que era lo correcto; algunas medidas
de economia y orden fueron dictadas.
OfTambin fue creada por primera vez, la importantisima Secei6n de Ingenieria, como
deicina Tcnica, de estudio, consulta, inspece:i6n e informaci6n, para los problemas tcnicos
difl Empresa. Esta secei6n vmno a comunicar mayor importancia, seriedad y eficiencia a los
dierentes trabajos que alli se realizan, porque todos ellos son el resultado de previos
y concienzudos estudios tcnicos que elabora dicha oficina.
dTodos los trabajos realizados hasta entonces (1933 a 1943) estuvieron bajo la
direcei6n del Ingeniero Electricista D. Andri's Reyes Noyola, quien, con sus grandes capa








- 69 Profesor Pedro Rivas

cidades tcnicas, su fuerte espiritui organizador y su incansable dinamismo, supo interpre-
tar las superiores 6rdenes de sus jefes, el Sr. Presidente de la Reptiblica, Gral. Tiburcio
Carias Audino, y el Sr. Ministro de Fomento. Agricultura y Trahajo, Dr. Salvador Aguirre.
El pilblico capitalino not6 inmediatamente el cambio notable que se oper6 en los
servicios de ag;ua, luz y fuerza elctricas, desde que el Gral. Carias Andino se hizo cargo
del gobierno. Cada paso qIue se daba era firmne y seguro, como para formar los cimientos
futuros de una estructura~ monumiental; cada detalle del conjunto era objeto de miniuciosos
estudios y discusiones sustanciosas qjue el propio g;obernante sostenia, una y mas veces,
conl sus empleados y tcniicos, comno para en;trenarse o instruirse cientificamente en los
aspectos ms esenciales de la obra entera. Se hacian clculos por el Director de la Empre-
sa, Ing. Reyes NVoyola, con la cooperaci6n de su Secei6n de Ingenieria, los cuales eran revii-
sados e ilustrados por la Oficirna Tcniica de Ingenieria, para ser pasados eni definiitiva,
por el tamiz del criterio presidencial, en un vehemente y firme afan de ir preparando
gradual y paulatiniamenite, todlos Ilos elemento, materiales tecnlicos, administrativos y econ6-
micos de uni vasto y hienl premiedlitado plan para el implantamiento de uin nuevo Sistemia
Hidroelectrico de los Servicios de Luz, Fuerza Motriz y Agua para Tegucigalpa.

Instalaci6n de Contadores

Pero enitre todos los trabajos de anumento del aguai y mejoramiento de este servi-
cio, de la luz y de la fuerza mnotrix,, ocupa uin lugar muy importante, el implantaimiento del
sistema de Contadores, que fue comenzado en el mes de septiembre de 1934.
Antes de esta fecha, como dijimos anteriormenite, el uso del agua por parte del
pilblico conisumidor, no tenian ninigin control; el precioso liquido se derrochaba sin limite
ninguno en establecimientos del gobierno, fbricas, hoteles, pensiones y casas particula-
res. Las llaves de la tuberia de dlistribuci6ni en su mayor parte permanecian abiertas de
dia y de noche, con un gasto doble, triple y- hasta cudruple del niecesario, sini que dieran
resultado alguno las constanites recomendaciones de las autoridades de la Empresa nii las
observaciones de los empleados secundarios de la misma.
En alguna ocasi6n que fue intentado poner remiedio a este grave mal, coni la insta-
laci6n de contadores, el pilblico protest6 iracundo, y hasta cierta prensa, que no conocia
el fondo de la situaci6n, ni comprendia sus consecuencias, fue sorprenidida, halcienido causa
comn con los derrochiadores del agua, en sus ataques a la Empresa. Se decia enitonces,
para juistificar aquel desordeni, qIue carecicido la ciudad eni sui mayor pairte, de servicio
de inodoros en los hiogares y establecimrienitos piblicos, el control del aguai a sus justos
limites, ocasionaria graves perjuicios en la saluld de amnbas ciudlades, porquie el agaua
corrienite eni los excusados de hoyo. era la finiica mnanera de mnantenierlos limnpios y de evitar
las enifermiedades quie la hiediondelz dle los m smiios y lais conitaminiacionies de las bacterias
y grmenies, podian producir. *
Y 10 peor de esta situacion, era, que se habia arraigado muly profundamienite en
los habitantes de las dos ciudades, la costumbre de derrochiar el agua, de nio estimar sui
vailor vital, porque el mnal databa dlesde la inauguraci6n del acueduicto eni 18>91, cuanido
torrentes del precioso liquido se dlerramabani desde la tuberia de conduicci6n enitre Jutiap>a
y El Picacho, haista las calles de dichas ciudades, por defectos de instalaci6n quec dejaroni
sus conistructores. El sistemai continiu6 igual hasta 1907, eni que por la niecesidad de la fuerza
hidrulica para las turbinas de la Plantan E14ctrica, hubo que cortar los derramnes de la








Agua, Fuerza y Lut 70 -

tuberia entre Jutiapa y El Picacho, pero qued6 subsistente en los abonados que u6n en los
tiempos ms criticos del agua, siemipre estuvieron haciendo un despilfarro grosero y atenta-
torio de ella.
Habia pues que cortar este mal de raiz, para suprimir sus graves consecuencias.
Habia que implantar una disciplina de justicia y ecuanimidad, para poner a diferente nivel
el pago de los grandes consumidores y de los pequefios, pues tal como se encontraba el uso
de los servicios, los primeros, que gastaban cinco y hasta diez veces mis, pagaban 10
mismo que los segundos. Se necesitaba de modo urgente e improrrogable, el establecimiento
de un control efectivo quie oblig;ara a que CADA ABONADO PAGARA LA CANTIDAD
DE AGUA QUE CONSUMIA 0 D)ERROCHABA. Y esto se pudo lograr iinicamente por
medio de la inistalaci6n de Conitadores.
El informe del Director de la Empryesa, Ing. Reyes Noyola, que comprende el afic
econ6mico de 1934 a 1935, dice: qlue en el mes de septiembre del primero de dichos afios,
entr6 en vigor la aplicaci6ni del nuevo sistema, hacindolo primero con los granides consu-
mnidores (Hoteles, fibricas, pensionies, molinos, aserraderos y otros abonados bieni conoci-
dos como derrochadores del agua). Tambiin fueroni aplicados, a aquellos servicios quie
dependen del tubo de presi6ni de rebalse, porqlue esta aguia no es aprovechada por las tube-
rias y resta generaci6ni hidroel6ctrica. D)espus, paulatinamente y siguiendo uin m4todo de
justicia y oportunidad, la Empresa sigui6 imp~lantando dichos aparatos en los casos de qluejais,
denuncias, etc., que se fueroni presentando, de modo que quedara establecido y reconoci-
do por el mismo abonado, que se introducia el Contador por culpa o infracci6n por ti1
mismo cometidos.
'En la forma explicada, los Conitadores fueron introducidos en el servicio, confor-
me al siguiente avance progresivo:
Aiios Tegucigalpa y Comayaguela Aumentos en
Econ6micos cada alio

I934-1935 .. .. .. ... 299 Contedores....... ....
1935-1936 ........... 386 87
1936-1937 ............ 451 65
1937-1938 ............ 527 76
1938-1939 .......... 500 (0)
1939-1940 .. ... .. 671 171
1940-1941 ........ ... 957 286
1941-1942 ........... 1.099 142
1942-1943 .. .. ... 1.152 .. .. .. .53

Resultan pues, 1.152 Contadores inistalados, entre los 3.119 ahonados que trenie
la Empresa, (hasta 1943) cuyo nilmero hia permitido, qlue se auimenite a 24 hloras el servicio
dliario; que por el aumento de presi6ni el agua Ilieguie a mnuchas aonias quie carecian de ella;
que por la misma raz6n, la eniergria hidroel6ctrica que pJroporcionia el 30O; de la luiz y fuerza
motriz, casi se hiaya duplicado con respecto a la que habia eni 1913, y que la producci6ni
g:eneral (Servicio particular y oficial,) haya aumentado tambiin casi tres veces, coni respec-
to a dicho afio.
Si calculamos un gasto minimo de 1 metro cUbico por cada abona~do, resulta uni
consumo diario de 1.152 metro's ciibicos de agua, en los 1.152 ab>onados que tienen
Contador, a sean, 1.152.000 litros; y si suponemos que cada uno de los 1.9)67 abonados

(*) En el informe de dicho alio, no result6 aumento de Contadores.







- 71 Profesor Pedro Rives

que no lo tienen, gastan y derrochian 2 metros cubicos diarios, resulta un gasto de 3.934
metros clibicos diarios, o seani 3.934.000 litros, que con los 1.152.000 anteriorej hacen
un consumo total de 5.086 metros cubicos, eqluivalente a 5.086.000 litros, que es casi la
cantidad que en la actualidad almacenian los lanqicues de: El Picacho en 24 horas. Este clcu-
lo nos demuestra, que si la Empresa no hubiera instalado esos 1.152 Contadores, el gasto
diario en las dos ciudades, seria a esta fecha, (1943) de 9.357.000 litros, y que por consi-
guiente, habria crisis en el abastecimiento del precioso liquido y un servicio deficiente del
mismo. Este mismo razonamiento obliga a pensar, que es de la mayor urgencia completar lai
instalaci6n de Contadores eni los 1.967 abonados que carecen de ellos, porque tal operaci6n
representar una economia minima de 1.967.000 litros, qlue reducir a 3.119.000 litros de
agua, el consumo de las dos oiudades.
Si reducimos a su eqluivalente en Lempiras lo que representan tales economias y
derrochies, obtenemos los siguienites resuiltados:

V/. de 1.152 metros cubicos diarios qlue nio se derrochani, conl el use de 1.152
Contadores a L. 0.08 c/ metro etibico, L. 92.16 diarios; menisuales,
L,.2.764.80; yalao........ ... ...... L 33.17'7.60
V/. de 1.967 metros ciibicos de agua, qu a comio minimuim derrochani
actualmenite igual cantidad de abonados que no tienen Contador en sus
instalaciones, a L. 0.08 por c/ metro ciibico producen L. 157.36 dia-
rios, L. 4.720.80 mensuales, y por afio ..... .. ...... .L 56.649.60
SUMA TOTAL, entre 10 que se perdia y lo que se pierde ...........L 89.827.20

Estos juicios y clculos conservadoires, que se derivan del anlisis numrico de la
situaci6n que existia, antes del implantamiento de los Contadores, comparada con la que
existe actualmente, (1943) obliga a comprender las enormes ventajas y gananicias que se
han derivado del use correcto y justo del agua, que pone de relieve el enorme desastre y
perjuicio comiin que recibiamos cuando el precioso liquido se derrochaba sin piedad ni con-
ciencia de nosotros mismos. Tambin sugieren de mnodo imperativo e inaplazable, el deber
y solidairidad quie debe crearse eni todos y cada unio de los hiabitantes de la capital, de impo-
nierse ellos mnismos, como un hbito de vidai civilizada o como uni sistema de comprensioni y
convivialidad social, la obiligaci6n de GASTAR EL, AGUA QUE NECESITEN, PERO NO
D)ERROCHARLA POR NEGLIGENCIA O DESCONSIDERACION. Siguienido estai normai,
el agua sobrara para todos eni todas las hiorus del dia y sui almacenaje actuial podra hacer
frente a una poblaci6n mnayor del futuro.
No se niecesita mucha initeligenicia para comnprendter, qlue todavia ya p esar de lais
medidas de control, ordeni y econiomia, quie pacientemnente ha vlenido dictanido la D)irecei6ni
de la Empresa desde 19334, eni favor de uni uso mis justo y comnprensivo dlel agrua, se nece-
sita mis trabajo, constanicia y tiempo, para pnder economiizair 1.967.000 litros de avua qIue
actualmente se derrochani por los 1.967 abonados que aiin no tienen Conitador.
El ocao pendiente, es uni problema dle gran" importancia, que represenitai l realiza-
ci6ni de uni trabajo lento, gradual y paulatinlo, eni el cual debeni entrar por igual, eni coope-
raci6n reciproca y comprensiva, la buena voluntad y solidaridad humanai y social de los
aibonados, y un procedimiento suave, convinicente y sistemtico de la Empresa. Y emplea-








Agua, Fuerza y Luz 72 Profesor Pedro Itivas

mos la expresi6n "cooperaci6n reciproca y comprensiva," porque tanto los abonados como
la Empresa, necesitan imponerse cierta flexibilidad volitiva para posibilitar la terminaci6n
del nuevo sistema. La segunda debe instruir de modo especial a sus empleados, para faci-
litar y abaratar las nuevas instalaciones de Contadores, 10 mismo que los cambios y trasla-
dos que se hagoan de los mismos, con el objeto de que tales operaciones no resulten moles-
tas nii gravosas econ6micamente a los abonados; y 6stos, por su parte, deben allanarse
por autoconvencimiento y conveniencia, al nuevo rgimen, en la consideraci6n de que sc
trata de realizar un bien colectivo y social, que tiende a un mayor bienestar comiin.






















Primeros trabajos serios y completos
para aumentar el volumen de aguas de almacenamiento
y distribuci6n en las Pilas de El Picacho y de La Leona



Para salir del paso, sosteniendo provisionalmente una situaci6n que tenia todas
las apariencias de una realidad satisfactoriai en los servicios del agua, de la luz y de la
fuerza motriz, 10 hecho por el Presidente Gral. Carias Andino, en sus dos primeros alios
de gobierno y que dejamos disefiado, habria bastado para dejar satisfechos a muchos
gobiernos del pasado. Habia un servicio eficiente y constante en los elementos menciona-
dos; el acueducto se hallaba en excelentes condiciones de funcionamiento; la Planta Elctri-
ca habia sido revisada, reparada y equipada con nuevos repuestos y accesorios, y sus servi-
cios no dejaban nada que desear; en el Almacn habia una existencia de L. 132.124.49,
de materiales; la producci6n aumentaba en cada ailo; y todo revelaba un orden regaular, una
marcha niormal y satisfactoria que era xito administrativo para el gobernante. El Presi-
dente Gral. Carias Andino bien pudo considerar que su deber estaba cumnplido con to que
habia hecho hasta entonces y el pilblico que gozaba de los buenos servicios que le prestaba
la Empresa de Agua y Luz Ele~ctrica, pudo creerlo asi tambin y aplaudir sus esfuerzos en pro
del mejoramiento de la misma.
Sin embargo, el gobernante no lo crey6 asi. Como maestro en Matemticas y admi-
nistrador afirmativo de los initereses de la Naci6n, 1 comnprendi6 qIue 10 hiechio en dlos ailos
no representaba ms que una situaici6ni provisionial qlue satisfacia todais las niecesidades del
momento, para los habitantes de la capital; pero eni el fonido qIuedaba en pie, como una
demanda imperativa e inaplazable, la resoluci6ni del problema funidamental qlue era lai
FALTA DE AGUA, el cual no podia resolverse sino por un mnodo iinico e iinaplazable, el
AUMENTO DEL AGUA, y como medida preliminiiar en tal prop6sito, emipezo, por auimeni-
tar la capacidad de ahniacenaije de las pilas de El Picachio y de distribuicioni de La Leonia.
Homb>re de acci6n iinmediatai y firme, el go-berniante puso manios a la obra, que
gobernantes aniteriores desde 1914, no p>udieroni realizar. El Director de la Empresa, Ing.
Reyes Noyola, con el persornal correspondiente fueron puestos en funici6ni dinmica y
conistructora. Los planes preconcebidos empezaron an ejecutarse y el propio Presidente se
constituia casi diariamente en la meseta del cerro de El Picacho, para presenciair los comien-
zos d un lanque e su entetenf grandes proyecciones para el futuro y un alcance
profundo en beneficio de la vida de los habitantes de Tegucigalpa y Comayagiiela.








Agua, Fuerza y Luz 74 -

Se Construye una Pila de 2.265.600 Litros

La obra que se trataba de comenzar, era la construcci6n de la pila 3" del almace-
namiento de aguas en El Picacho, con una capacidad de 2.265.600 litros. Los trabajos
fueron iniciados en Noviembre de 1934, y terminados en Noviembre de 1935. La mayor
palrte de la excavaci6n fue hecha en roca viva, sobre la cual se estructur6 una platafor-
ma de 34 X 23 Mts., constante de las partes siguientes:

1'-Una fundaci6n de mamposteria de 3" clase de 40 centimetros de espesor.
2'-Una capa de hormig6n de cemento, atenuado, perfectamente apisonada, de 5
ctms. de espesor, y en la proporci6n de 1 de cemento, 1%~! de cal, 4 de arena
y 8 de piedra picada, y
3'-Una capa de 2 ctms. de mortero, en 1 de cal y 3 de arena, dividida en planchas
de 6 X 6 metros, coni sus junitas de expansi6n rellenas con elastigum de la
Casa Barret, de los EE. UU. de N. A., y que por sus propiedades elisticas,
est muy recomendado para evitar filtraciones en los dep6sitos de aguia.
Los muros fueron construidos de mamposteria de piedra de cerro, labrada, con 60
ctms. de fundaciones. La secei6n es de 1.90 metros eni la base y 70 etms. en el corona-
miento, por 3 Mts. de altura por trmino medio. El repello consiste, en imna capa de morte-
ro de 1 cm. de espesor, en la proporci6n de 1 de cemento, i% de cal y 3 de arena, provis-
ta de juntas cada 6 Mts. y rellenas de elastigum.
Tanto el suelo como las paredes, Ilevan una aplicaci6n de tres manos de pintura
impermeable, Ilamado Inertol, para preservalr su conservaci6n. Ensayos de laboratorio
han probado, que esta pintura es capaz de r esistir hasta quince atmsferas de presi6n,
smn dar paso al agua, y su uso esta recomendado para dep6sitos de agua destinados para
alimentaci6n.
El costo de esta obra monumental del acueducto fue de L. 17.000.00, y en su
construcci6n, el sefior Presidente Gral. Carias Andino, puso un inters muy personal, pues
constantemente visitaba los trabajos, daba instrucciones, resolvial consultas y hacia toda
clase de facilidades al Director de la Empresa, Ing. Reyes Noyola, para que la obra fuera
conistruida 10 mejor posible, coni los mnejores materiales y siguienido las recomendacionies
de lai tcnica moderna.
Haciendo comparaci6ni enitre este tanqyue nuevo y los dos viejos qlue existian, se*
nota gran diferencia de capacidad de almaceniamiento en favor del primero. Segim el infor-
me de la Direcei6ni de la Empresa de Agua y Luz, correspondiente al alio econ6mico de
1936 a 1937, los dos tanques viejos (qIue abora soni liamados Tanques Nos. 2 y 3), tenian
uni volumen total de 1.882.000 litros. Y tenioindo el tanque nuevo (Tanqlue N" 1) uina
capacidad de 2.265.600, resulta unia diferencia de-383.600 litros a su favor.
Un resumen de la situaci6ni del agua almacenada en los taniques de El Picacho, al
ser construido el TanqIue N" 1, nos da el siguiente resultado:

Capacidad de los Tanques Nos. 2 y 3 en 1933 .. 1.882.000 Its.
,, del Tanque N' 1 (nuevo) en 1935 .. .. .. 2.265.600 ,,
Total . .. . .. *****. .. 4.147.600 Its.

































































dle El icch












(iIsTnlr








f5 -Profesor Pedro Rivas

Al construirse el nuevo Tanque de 2.265.600 litros de capacidad, en la Adminiistra-
ci6n Carias Andino, el volumen de agua almacenada en El Picacho, bati6 el record favora-
ble de todos los ailos anteriores, Bien podria haberse creido entonces, en vista del viacru-
cis anterior, que la crisis del agua produjo en la capital, que el problema quedaba resuelto
para mucho tiempo y que el gobernante debia eliminarlo del grupo de preocupaciones
permanentes que en su plan de trabajo tiene un Presidente. Sin embargo, el Gral. Carias
Andino, no fue de este criterio. El abarc6 desde el primer instante, que se hizo cargo del
goblerno, que el abastecimiento de Agua, Luz y Fuerza Motriz para la capital de la Repbli-
ca, era uno de los problemas de mayor importancia, urgencia y alto costo a que tenia que
hacer frente en su obra administrativa. Y como una consecuencia de este criterio, se prepa-
ro a proseguir su obra -humanitaria, civilizada y social de AUMENTAR EL AGUA de las
pilas de almacenaje de El Picacho.

Reconstrucci6n y Ampliaci6n de las Pilas Viejas de
El Picacho, hoy Tanques Nos. 2 y 3

De acuerdo con 10 que dejamos dicho, en enero de 1936, fueron empezados los
trabajos de reconstrucci6n y ampliaci6n de la pila del E. (hoy Tanque N' 2), situada eni
El Picacho. Su estado era deplorable, pues no obstante las reparaciones que habia recibi-
do, las filtraciones de agua se habian vuelto a presentar, debido probablemente, a su psi-
ma construcci6n original, pues casi erani simples muros en seco con un repello exterior de
mala calidad. Ademis, sus aguas estaban expuestas a toda clase de contaminaciones, tanlto
por el polvo y tierra que les caa en verano, como por las corrientes de agua con lodo y tierra
y otras impurezas que recibian en invierno, pues hay que saber, que su nivel superior, esta-
ba al nivel exterior del suelo.
Tanto el fondo como las paredes de esta pila, fueron objeto de un cuidadoso refor-
zamiento en su mamposteria, para aplicarle despubs,' una capa de concreto de 3%~!" de
espesor en el fondo y de 2" en el coronamiento y sobre ella fue colocada i%" de mortero de
cemento y arena en la proporci6n de 1 parte de cemento y 2 de arena, formando ambas
capas, una estructura monolitica de 4" de espesor.
Las juntas de expansi6n quedaron a intervalos de 5 metros longitudinales, transver-
sales en el fondo y verticales en las paredes. Fueron rellenadas con elastigum que asegu-
ra suficiente elasticidad para la expansi6n y contracci6n del concreto.
Todo el interior de la pila fue pintado con dos manos de Inertol, que es una pmntu-
ra muy recomendada para la imp)ermeabilizaci6n del concreto y evita toda prdida por
filtraciones.

vij.La pila fue ampliada hasta una altura de 1.20 Mts. sobre la anterior que tenia la
Fueron gastados 900 sacos de cemento, 32 Mts. cbicos de arena, 200 cargas de
cal, y su costo fue de L. 9.500.00. El nuevo tanque (Tanque N' 2) fue puesto en servi-
cio, el 29 de agosto de 1936.
Siendo el volumen de este Tanque reconstruido y ampliado, de 1.479.830 litros
y el que tenia antes de recibir su transformaci6n, de 931.600 litros, result6 un aumento de
volumen de 548.330 litros.
Inmed~iatamente de ser concluido este Tanque, fueron iniciados los mismos trabajos
de reconstrucci6n y ampliaci6n del Tanque N' 3, el cual fue puesto en servicio, el 16 de
diciembre de 1936.










































l st















del mutro ex;terior

doe unn de~ los Taninesi<
dor I-I Piaclco

1 de una sectioin
le la is blaustradal

qlue rondr: las orillas
det la meseta









Agua, Fuerza y Luz 76 -

Su capacidad de almacenaje, ya amipliado y reconstruido, result6 ser de 1.463.200
litros, y la que tenia antes era de 950.400 litros, resultando un aumento de 512.800 litros.
Sumando los aumentos en los dos Tanques, tenemos los siguientes resultados:

Aumento del volumen de almacenaje del Tanque N' 2 .. 548.330 Its.
Aumento del volumen de almacenaje del Tanque N" 3 .. 512.800 ,,
Total deaumento .. .. ... .. .. ... ... 1.061.130 Its.

Con las obras de AUMENTO DE AGUA PARA ALMACENAR, realizadas al termi-
nar el ailo de 1936, la situaci6n del almacenaje de aguas en los tanques de El Picacho, fue
la siguiente:

Capacidad del Tanque N" I (Nuevo) .. .. .. ... 2.265.600 litros
Capacidad del Tanque N' 2 (Reconstruido) .. .. .. 1.479.830 ,,
Capacidad del Tanque N" 3 (Reconstruido) .. .. .. 1.463.200 ,,
Total .. .. .. .. ... .. .......... ., 5.208.630 itros


Servicios de ~Agua, Luz y Fuerza Motriz instalados en arnbas ciudades, con
contador y sin b l, de 1936 a 1943.

AAOS ECONOMICOS
Ciudades 1936 1937 I938 1939 I940 1941 1942
1937 1938 1939 1940 1941 1942 1943
Servic:o de Agua de
Tegucigalpa
Pajas Fijas .. ... 1.350 1.228 979 910 930
ContedoPes .. .. 366 527 (:::) 453 619 902 1.050 1.101
Comayagilela
Pajas Fijas .. .. .. 779 878 908 972 1.037
Contadores .. .. 85 47 52 55 49 51
Servicio Lus y F. Morri
Tegucigalpa
Contadores Luz .. 850 1.552 (*) 853 948 1.005 1.025 1.058
Servicios Fijos ..563 603 493 486 513
Contadores Fuerza 232 235 260 190 285 280
Mixtos ......51 Ill 118 117 178 150
Contactos ... 30 31 25 25 23
Comayaguela
C~ontadores Luz 283 302 371 406 437 459
Servicios Fijos ..348 350 313 302 338
Contadores Fuerza 45 64 66 78 69 67
Mixtos ......19 23 23 27 27 29
Contactos ....19 19 18 21 15
5. 177 5.566 5.616 5.813 6.051

Tomando como base, para las consideraciones y juicios que se deducen del cuadro
anterior, los datos que se refieren a los alios econ6micos de 1938 a -1939, de 1939 a 1940,
de 1940 a 1941, de 1941 a 194~2 y de 1942a 1943, per ser completos para niuestro objeto,

(*) En este n'mero figuran los contadores de agua que fueron instalados en ambas ciudades, e
iglual explicaci6n se da en los 1,552 contadores de luz, quedando inicluidps tambi6n, los abonados en la fuer-
za motriz,













































Otr vst









dle las Pilas
dle AlmReeciin mienito
der El Picaicho














:rr








- 77 Profesor Pedro Rivas

se nota a primera vista, en las sumas totales d'e abonados, el aumento creciente de ellos, que
fue de 389, del primero al 2'; de 50 dlel segundo al 3'; de 197 del tercero al 4P; y de 238
del cuarto al 5'; siendo de 874 el aumento, en los cuatro afios que siguieron a 1938-1939.
En cuanto al movimiento de los contadores de agua, se observa, en los instalados
en Tegucigalpa, el aumento creciente ;en cr da afio, y en cuanto que disminuy6 el niimero
de pajas fijas de 1938-1939 a 1939-1940 en 122, el de contadores aument6 en 166 en
los mismos ailos. En el tercero con respecto al segundo, el n6Umero disminuy6 eni 24~9,
aumentando los contadores en 283; en el cuarto con respecto al tercero, disminuyeron
las pajas fijas en 69, y aumentaron los conta dores en 148; y en 5" con respecto al 4P, las
las pajas fijas aumentaron en 20, aumentando tambin los contadores en 51. Y estable-
ciendo esta relaci6n entre el primero de dichos afios econ6micos (1938-39), y el 1timo,
resulta que el niimero de pajas fijas disminuy6 en 420 y el de Contadores aument6 en 648.
Esto demuestra, el trabajo persistente y met6dico que ha tenido la Direcci6n de la Empresa
con la colaboraci6n eficiente de su Secci6n de Revisi6n, en la obra benfica y iitil de evitar
los derroches del precioso liquido por medio de un control efectivo y justo, que obliga a
cada abonado, a pagar, tanto el agura que uisa, como la que bota 0 desperdicia, por descui-
do 0 mal hbito.
Otra importante deducci6n que nos ofrece el cuadro de referencia, es el aumento
considerable de abonados qjue hubo del primero al quinto de dichos afios, en los servicios de
agua, lus y fuerza motriz, que fue de 874 abonados en total, 10 qIue representa un aumento
aproximado de inigresos, de L. 1.940.00 mensuales. Este aumento fue posible, por el
efectivo y constante control del servicio del agua, lo mismo que el potencial de energia
el6ctrica generada en las turbinas de la Central de La Leona.
En cuanto a Comayagiiela, el servicio de contadores no ofrece novedad alguna, debi-
do a que por no estar terminados los tanques de filtraci6n, el precioso liquido deja todavia
mucho que desear en cuanto a su potabilidad. Por este motivo, la empresa no ha establecido
alli un control como en Tegucigalpa, pero en cambio, ha aumentado considerablemente el
niimero de abonados' sin contador, como 10 demuestran los numeros, pues habiendo 779
abonados de 1938 a 1939, ese n6mero se eky6 a 1.037 de 1942 a 1943, 10 que represen-
ta un aumento de 258 abonados en los cuatro alios siguientes a 1938.























Plan de obras y de diferentes trabajos
realizados bajo la Administraci6n del Gral. Carias Andino




Habiendo recibido el gobierno el Gral. Carias Andino en medio de una sangrienta
guerra civil, que dej6 el pas en escombros y: la Administracion Pblica, en plena banlcarro-
ta, no era posible que desde sus comienzos pudiera lievar a cabo las obras serias y comple-
tas, que constitulan problema esencial y urgenite en lan vida de la Empresa. Otras cuiestio-
nes vitales e includibles que girabani alrededor de la consolidaicioni de la paz pblica, absor-
biieron desde el primer dia de gobierno, sui atenci6n, inter6s y energla. En consecueniciai.
tuvo que limitar sus deseos y esfuerzos, a la reparaci6n general de las obras del acuetducto y-
de la Planta E14ctrica que ms 10 necesitabani yan la ejecuci6ni de ciertas obras provisioina-
les reclamadas por el sostenimienito y miejoramiiienito de los servicios.
Sinembargo, estos mismos trabajos sirvieroni o prestaron magnifica oportuniidadl al
dinimico y constructor gobernante, para estudiar por vezr primera las ms urgenites niecesida-
des de la Empresa y enfocar su pensamiento sobre tan importante problema sociail, con
miras hacia su futura soluci6n, en una lenta y graduial preparaci6n de los estudios, calculos,
planes y elementos que le fueran propicios.
El.primer acierto que tuvo en esta empresa, el Presidente Gral. Carias Andinio, fue
el nombramiento del Ing. don Andrs Reyes Noyola, como D)irector de ambos negociados.
Este distinguido profesional curs6 sus estudios de Ingeniero Electricista, en la prestigiada
Universidad de Pensilvania y su hiistorial tcicuico y adminiistrative 10 houiran eni forma
sobresaliente.
Al hacerse cargo de tan delicadas funcionies, el Inig. Reyes Noy;ola, comprendid
inmedliatamente que tenia frente a b~l, la realizaci6n de una jornada de grandes proporciones,
qu"e exigian trabajo intenso, preparaci6ni de un plan bien estuidiado y la implantatci6n de
nuevos mtodos que controlaran todas las actividades hiumanias y mnecnicas, eni unia teniden-
cia sostenida de econiomia, orden y prevision. Bajo este criterio, la Direcei6ni del niuevo jefe
fue puesta en acci6n permanente de ejecuci6n productora y conistructiva, destruyendo proce-
dimientos rutinarios anticuados, corrigiendo vicios, introduciendo nuevos sistemas y creando
las primeras bases de la futura organizaci6n que habia de ser en el curso de los afios, la.
clave del xito, la palanca formidable que eleveria la situaci6n general de la Empresa a la
altura triunfal que ha conquistado.








Agua, fuerza y Luz 80 -

La enumeraci6n de los diferentes trahajos y obras realizadas, que describimos ms
adelante, no obedece a un orden estrictamente cronol6gico, porque en la nomenclatura de
temas que hemos formado para este estudio, hay grupos que comprenden obras realizadas
en afios no sucesivos; pero en 10 general, hemos procurado seguir la cronologia que les
corresponde.
Tambin por razones de mtodo, hemos procurado agrupar los varios trabajos ejecu-
tados, consultando en ellos su caricter homog6nieo, que pone mis de relieve la labor realiza-
da en cada uno de dichos grupos. Siguiendo eote orden, estudiamos primero, en la Empresa
de Agua, trabajos de mamposteria, clasificadlos en Obras Grandes, Obras Medianas y Obras
Menores.
Ampliaciones del servicio, que comprende todas las extensiones que se han hecho
de la tuberia de diferentes dimetros para aumentar el servicio en los barrios nuevos y
aledahos de ambas ciudades.
Instalaciones especiales, que comprendlen las que se han hecho, de gran exten-
si6n y aquellas que han exigido un trabajo muy tcnico y materiales de primera clase.
Mejoramiento del servicio, por cambio de tuberia, nuevos empalmes y estudios
hiechos para ampliar y mejorar el servicio.
En la Planta E14ctrica, hemos seguido el mismo plan, y se inicia el estudio con las
obras de mejoramiento, construcci6n, y reconstrucci6n, clasificado asi: a) Extensiones del
servicio, en gran niimero de barrios de ambas ciudades: b) Ampliaciones de las instalacio-
nes y servicios, en diferentes oficinas, establecimientos y dependencias del gobierno: c)
Intstalaciones especiales, en varios establecimnientos y dependencias oficiales de importancia
especial y d) Instalaciones in2depentdienltes en aquellos establecimientos y lugares que no
reciben la lus y la energia elbotrica de los centros genieradores de la Empresa, sino qIue
tienen instalaciones propias e independientes.
En el capitulo sobre Edificios, se hat~e una descripci6n breve sobre todos los que
han sido construiidos, reconstruidos y ampliados. Y por 1timo, se hace una sintesis
de los trabajos que se van adelantando. del grandioso proyecto del Sefior Presidente de
la Repdblica, Dr. y Gral. Carfas de dotar a T'eguicigalpa, de un abastecimiento Hidroelc-
trico, exclusivo. Esta filtima parte, es una preciosa informaci6n que interesa conocer a los
52.000 habitantes de este Distrito Central, porque ella es la expresi6n vehemente, hecha
carne de realidad, de los grandes anhelos y formidables esfuerzos Ilevados a cabo por el
progresista gobernante.
Siguiendo, pues el plan qlue dejamos disefiado, damos a conocer los trahajos de
referencia en la forma siguiente:

Trabajos de Mamposteria

Los trabajos de este g6nero, son simultineos y complementarios con los de Fontane-
ria; de ahi que su calidad tiene que ser elevada, tanto por la clase seleccionada de los
materiales, como por la mano de obra que debe ser de primera, para garantizar la dura-
bilidad de las obras, trabajos o reparaciones que se realizan.
Durante el lapso de diez afios (1933-194~3) que la Direcci6n de la Empresa ha
estado a cargo del Ing. Electricista D. Andrs Reyes Noyola, se ha dado especial atenici6n
a esta clase de trabajos, procurando en todo caso0, que su buena ejecuci6n, se tradusca a la
larga,~ en una efectiva economia para los intereses generales de la Empresa. El esfuerzo en
este sentido ha sido constante, mretodico y gradual, aplicndose en todo tiempo un criterio








- 81 Profesor Pedro Rivas

seleccionista hasta formar~ un grupo de Albaililes que forman una secci6n especial de tra-
bajo a cuyra experiencia y capacidad comprob-ada, la Direcci6n confla las obras delicadas.
Y como en todas las secciones en que se ha distribuido el trahajo general, tanto del agua,
como de la luz y de la fuerza motriz, la Secei6n de Ingenieria instruye a los Albaililes en
cada caso y los dirige e inspecciona, para que haya seguridad y eficiencia en sus labores.
Ha sido en tal forma, que durante diez afios, esta secci6n ha realizado una labor
considerable, como no se hbiiha realizado antes en ningiin tiempo, debiendose a ella en
parte apreciable, al estado satisfactorio de conservaci6n eni que se encuentran las obras y
servicios de la Empresa.
Los primeros trabajos realizados, fueron los de ms importanicia, por que era muchio
lo que habia que reparar, construir, reconstruir y conservar, en el estado de ruina y dete-
rioro en que se encontraba todo el sistema del Acueducto y de la Planta Elctrica eni 1933.
Y aunque sea a grandes razgos haremos una resefia de las obras y reparaciones mas impor-
tantes que han sido realizados.

En Obras Grandes

Construcci6n del Tanque N" I eni E~l Picachio, de. 2.265.600 lits. de capacidad
Construcci6n del Tanque pequefio en El Picacho de. 210.000 lits. ,,
Construccci6ni de la Casa del Guardin de El Picacho
Construcci6n de Pabellones para el Parqlue Nacional de El Picacho.

Trabajos de Mamposteria de Concreto y de Piedra
En Obras Grandes


(a) Construcci6n de Pabellones nuevos en el Edificio de las Oficinas de la Empresa.
(c) Reconstrucci6n y ampliaci6n de 3 Tanques de Distribuci6n de La Leona.
(b) Reconstruicci6n y ampliaci6n de los Tanques Nilmeros 2 y 3 de El -Picacho.
(d) Reparaci6n de las presas de captacion de San Juan y Jutiapa.
(e) Reconstrucci6n y: ampliaci6n de los malecones de sostenimiento de la Oficinia
General de la Empresa al lado del rio.
(f) Reconstrucci6n y mejoramiento total del Edificio de la Oficinia General.
(g) Ampliaci6n del Edificio de la Central de Mcquinas de La Leonia.
(hi) Construcci6n de los Tanqlues de Filtraici6ni del Acueducto de Comayagilela.
(i) Construcci6n de 2 tanques de Distribuci6ni, en el Acueducto de Comayagiiela.
(j) Conistrucci6n de las fundaciones de: la instalaci6n de la Nueva Unida~d Diesel
E14ctrica, de 525 H.P. eni la Cenitral de La Leona.

En Obras Medianas

(a) Construcci6n de la Casa del Guiardin de Jutiapa.
(b) Fundici6n de una base de concreto reforzado en La Leona, paira instailar un
compresor.
(c) Fundici6n de una base de concreto reforzado para instalar un motorcito y lais
bombas de la nueva Unidad Diesel, Atlas Imy erial, en La Leona








Agua, Fuerza y iYuz _

(d) Construicci6n de postes de concreto de forma especial para cercar con alambre
tejido, una rea de 434 Mts. donde se encuentran los Tanques de almacenamiento de El
Picacho.
(e) Construcci6n de mis de 60 pilastras grandes y medianas, de mamposteria de
piedra, para asegurar la estabilidad de la tuberia de conducci6n en las secciones de La Leo-
nia-El Picacho, Jutiapa-El Picacho y San Juan-Jutiapa, con un volumen de metros ciibicos
considerable. La mayor parte de estas pilastras tienen fundaciones de 2 y 3 metros, para
asegurar su duirabilidad por mucho tiempo.

En Obras Menores
(a) Construcci6n de considerable nimero de muros de mamposteria de piedra y
de concreto, para proteger los diferenites tanques, presas, tuberias de conducci6n y de alta
hpresion, en cantidad regular. Todos estos trabajos, 10 mismo qIue las pilastras, han sido
hechos siguiendo instrucciones tcniicas y bajo la vigilanicia del Departamnento de Ingenic-
ria de la Empresa.
(b) Construcci6n de tUneles, canales, desagiles, arcos, pasamnanos y alcan tarillas,
para servicio de las mismas obras del acueducto.

Ampliaciones del Servicio de Agua
Tanto por el aumento de la poblaci6n, como por el ensanchie de los barrios, las
necesidades del precioso liquido han venido en creciente aumento, de tal manera, que han
obligado a la Empresa a aumentar igualmente su personal de la Secei6n de Fontaneria y
el abastecimiento en sus almacenes, de los materiales indispensab>les para tales trahajos.
Esas ampliaciones casi no fueron posibles en el pasado, porque la mayor parte del
tiembo era destmnado a la reparaci6n permanente y costosa que exigia el estado ruinoso de
ba tu eria, e igualmente, porque los pocos recursos econdmicos de la Empresa, eran absor-
bios por tales reparaciones y por -el gran nmero de trabajos aislados o por contrato que
se hacian, fuera del control estricto y responsabilidad de la Empresa.
Siguiendo los nuevos mtodos establecidos por el Director de la Em presa, Iln~
Reyes Noyola, de realizar todo el trabajo por ella misma, empleando los obrepros de su
propias secciones y siguiendo las instrucciones y planes del Depraet teIieiir
hh sPdro poslabdl atender, las solicitudes del servicio piiblico, cas neaia to die hIegsenea
Los trabajos ms importantes que se hian lievado a caho, (1943) hai xgd i
fat e ensu r .00s upe sdq t s dhen ur sidiadmetros en ampliacionies dela seri do un05


Detalle de Ampliaciones

(a) Reconexi6ni de la red de la caileria de distribuc l a oa la el
ciudad de Comayagiiela, que desde 19)30 habian quedado f uci6dee as zonas altas de el ag
de los tanques de La Leona, no tenian suficiente presi6n uera slevarviio pat ll orqu el agu
ensanohe, fueron beneficiados muchos hogares que duat 6 earo hastaeo dellas.vCion st
teniendo que transportar el agua personalmente hasta sus cas.aoscrieodlsevco









----- -- Profesor Pedro R~ivas

(b) En la misma ciudad de Comayagilela fueron hechas las siguientes ampliaciones,
con un gasto de 2.987 pies de tuberia de varios dimetros, segn el siguiente detaile:

En el edificio de la Fbrica Nacional de Aguardiente, tubos de. .. ::" 200 ps.
En el edificio de la Fbrica Nacional de Agiuardiente, tubos de. 0 0
Eni el edificio del nuevo Garage Nacional, tubos de .. ... .. .. 11/il" 781 "
Para mejorar el servicio en la 6' Avenida, tubos de. .. ... .. 1i1/ 1.048 "
Desde la Funeraria S. Alfonso, hasta el Cemeniterio, tubos de. .. 1/" 558 "

2.987 "'
(c) Instalaci6n de 100 metros de tuberia de 1 1//"' y 1", para aumnentar lai red de
distribuci6n en la calle de Sipile, en Comayagiiela.
(d) Inistalaci6ni de 2014 pies de tuberia de 11/," eni la Aveniida 5' entre las Calles
16'" y 17' de Comayagilela. Y 145 pies de 1 ]%!, mis 170 pies del miismo diamnetro, en el
Cemeniterto General de Comayaigrela.
(e) Eni Tegucigalpa, fueroni instalados 787 pies de tuberia, eni la forma siguiente:
D)esde el port6n de la casa de D)ofa Rosinda v. de Walter, La Leona
hiasta la Calle de la Fuenite, en la Avenida La Concordia, tubos de. ... 3"' 541ps.
En la misma secei6n anterior, tubos de . .. ... .. .~ . 4 75 "
En el parque La Merced,tuhos de ...~ . . . . 1 ~!" 50 "
En el parqjue La Merced, tubos de /" 121 "

787 "
(f) Fue instalada una red de calieria completa, en la Concordia, para una distribu-
ciSn eficiente de aigua, qlue funcione independientemente, con el agua de un poso, accionado
por una bomba elctrica automjtica o con agua de la tuberia general, habindose gastado 850
mts. de tubheria de 4"' de dimetro.
(g) Instalaci6ni de 308 mnetros de tubo galvaniizado, de 1%"'~ para mejorar el abas-
tecimiento de agua de Miramesi.
Bqu.(hi) Instalaci6ni de 50 metros de tubo de 1", para uni ramal que conduce al barrio El
(i) Instalacion de 1.513: pies de tuberia de 1,"' y %" y 1%!'" enl el harrio Buenos
Aires, distribuidos asi:

Ein ampliacioni del servicio en tuberia galv. de ... ... .. .. .1 390 ps.
Eni ampliacion del servicio en tuberia galv. de 350 "'
En amipliacion del servicio eni tuberia galv. de .. .. .. .. .. .
paira los trabajos de construccioni del sanituario de Sani Jos6 de: la Monitaa. 186 "'
Eni tuberia galvaniizada, para el miismo> uso, de .. .. ... .. .. 587 "

1.513 "'

(j) Inistalaci6ni de 500 pies de tuberia de 1%~!" en los bairrios de San Ranfael y Palmni-
ra, partienido del cruce de la Avenida Cervantes y la Calle de la Penitenciaria, hasta el cruce
de la Calle a Palmira y San Rafael.








Agua, Puerza y Luz 84 -

(k) Ampliaci6n desde el Puente de La Hoya, con la instalaci6n de 335 mts. de tube-
ria de hierro galvanizado de 3" de dimetro.
(1) Instalaci6n de 39.5 mts. de tuberia de 2" de dimetro en la misma secei6n.
(m) Y de 305 metros de tuberia de 1H", tamibin galvanizada, desde el puente
de La Hoya hasta el barrio Morazin.
(n) Instalaci6n desde el puente de La Hoya, en la Calle de La Guadalupe, de 202
metros de tuberia de hierro galvanizado, de 3" de dimetro.
(fi) Instalaci6n de 100 metros de tuberia de acero en espiral remachado, de 3" de
dimetro.
(0) Instalaci6n en La Leona, Cuadra Walter, de 11 pies de tuberia nueva galvani-
zada de 3" de dimetro para modificar la tuberia rde distribuci6n en dicho barrio.
(p) ampliaci6n de la red de distribuci6n de: agua en el barrio de Buenos Aires, coni
390 ps. de tuberia galvanizada, de 1H!" de dimetro
(q) Desde: el puente de La Hoya se aument6 la tuberia con 335 metros de tuberia
de hierro galvanizada, de 3" de dimetro mis 39.5 mts. de 2" dimetro y 307 mets. de
11%!" de dimetro, tambin de hierro galvanizado, hasta la Calle principal del Barrio
Morazn.
(r) Desde el mismo puente de la Hoya, fueron instalados 200 metros de tuberia
de hierro galvanizado, de 3" de diImetro, mis 100 metros de tuberia de acero en espiral,
remachado de 3", de dimetro.


Instalaciones Especiales

En algunos edificios, parques y dependencias del gobierno, la Empresa tuvo que
hacer instalaciones especiales, debido a la magnitud considerable del trabajo o a condicio-
nes especiales que exigieron cuidados preferentes y eficiencia tcnica. Entre ellos podemos
menclonar :
(a) La instalaci6n del Jardin de La Concordia que exigi6 el empleo de una canti-
dad considerable de tuberia con dispositivos especiales en el funcionamiento del agua por
medio de 4 surtidores para formar una fuente luminosa accionada por medio de un Motor
El6ctrico, de 1 Caballo de Fuerza.
(b) Instalaci6n en El Toncontin de uina tuberia de 8" de dimetro en una longi-
tud de 730 pies, con una distribuci6n en el interior de los Hanigares de la Escuela Na-
cional de Aviaci6n, en dos ramales de 3" de dimetro en una longitud de 200 pies.
(c) Instalaci6n del servicio en el Parque Col6n de Comayagiiela, con 130 pies de
tuberia de 3/4E" con instalaci6n de 4 grifos (llaves en sitios selecioniados para el riego de
sus Jardines.
(d) Instalaci6n del servicio de agua y de riego en los nuevos jardinies de La Mer-
ced, Valle, Col6n, Herrera y La Libertad.
(e) Instalaci6n 329 metros de tuberia de alimentaci6n, de 10" de dimetro, desde
la Escalera Metlica del Parque Manuel Bonilla, hasta conectar con los tanques de distri-
buci6n de La Leonia.








~Profesor Pedro Rivas

Mejoramiento del Servicio de Agua por cambios de Tuberia, Nuevos
empalmes al Tubo principal y traslados de Pajas
EN TEGUCIGALPA
,,(a) en el barrio Morazin fueron camlbiados 214 pies de tuberia de 1%!" por tuberia
de 6" de dimetro.
(b) En varias secciones de la red de Tegucigalpa, fueron cambiados tubos de 1%~!"
por tubos nuevos de 6" de dimetro.
(c) F'ueron cambiados 60 pies de tubos de 1%/" y viejos, del cruce de la Avenida
Col6n con la Calle 1", al cruce de Avenida Paz Baraona y la Calle l'' por tuhos de acero
espiral, soldado, de 6" de dimetro.
(d) Cambio de 305 metros de tuberia vieja de 1G",e loharsMrzny
Guadalupe, por tuberia nueva de 3" de dimetro, desde la 8" Calle, hasta el puente de La
Guadalupe.
(e) Ha sido cambiada gran parte de la tubleria de conducci6n de la secei6n del
Acueducto Jutiapa-Picacho, instalada en 1927 por la New York< &r Honduras Rosario
Minmng Co., siendo sustituida por tuberia eEpiral, soldada, de espesor apropiado, y de uni
acero especial "High process" de manufactura amiericana, y cuya duraci6n segini iniformes
tenicos, est garantizada para 60 y 70 afios.
(f) Iguialmenite ha sidn cambiada grani parte de la vieja tuberia instalada en 1927,
por tuberia de acero, soldada, en espiral, de alta presin, eni varias extenisionies de lai
ciudad, con duraci6n de 24 horas.
(g) Cambio de 350 pies de tuberiai vieja de 1%_" de dimetro, eni La Leona, por
igual cantidad de una tuberia nueva galvaniziada de %/" de dimetro.
EN COMAYAGUELA
(h-) Instalacion dle 360 p>ies de tubos "Casct Iron"', de 10" de dimettro eni la lIneai
prinicipal de conducci6n de agua, de la presa de Guaiceriquie, para desviar la tuberia que:
pasa por el lugar donide se construye la Planita de F;iltraci6n y Tanlque de Distribuci6n.
(i) Traslacion de 44 pajas de agua, de tuberia de distribuci6ni, de menior a mayor
dimetro, para mejorar la provisi6n de agua~.

N~uevas Empalmes de la Tuberia de Distribuci6n al Tubo Principal de
Conducci6n

En Comayagliela, fueron hechos los; siguientes nuevos empalmes:
Eni la T" Avenida, enitre las Calles 10'' y 11", de la tuberia de distribuci6ni de 1/("
al tubo principal de 10" de diametro. En la Aveniida 5', enitre las Calles 11" 129, la tuberia
de distribuci6n de 1%"' al tuibo principal de 8" de diamnetro. En la Aveniidai Ceniteniario,
entre las Calles 5" y 6", la tuberia de dlistribuci6ni de 2", al tubo prinicipal de 10"' de diame-
tro. En la Avenida 3", enitre las Calles 10;', 11" y 12", lai tuberia de distribuici6ni de peque-
fio dimetro, a los tubos prinicipales de 8"' 10" de dimetro, respectivamnente. En lai Calle
1", entre las Avenidas "Cenitenaurio"', y Cl;\!e 511 la tuberia de distribuici6ni de 2" al tubo
principal de 8" de dimetro. En las Calles 2", y 3" entre las aivenidas 5'' y Cenitenario y
entre Centenario y TP, la2 tuberia de distribuci6ni de 2", al tuho principal de 10"' de di-
metro. Y eni la Calle 8", enitre las Aivenidas "Ceniteniario" y T', la tuiberia de distribuicioni
de 2" al tubo prinicipl de 10"' de diimetro,
















-: 12 i




Obras de Mejoramiento, Construcci6n
y Reconstrucci6n del Dept. de E.lectricidad y Fuerza Motriz



EXTENSIONES DEL, SERVICIO

(a) Desde el primer afio de administraci6n a cargo del Ing. Reyes Noyola, fuie
extendido el servicio de la luz, a varias secciones de las dos ciuidades, pudienido mencio-
niarse en Tegucigalpa, las de Casamata, la Conzcordia, Planta Nacional de Tub>os deo la
BZolsa, Fdbrica de Ladrillos del gobierno, Carretera de la Leona, hasta adelanlte dle El
Edin y barrio el Bosque.
(b) HIasta el barrio de BuLenos Aires, fue extendido el servicio del aluimbrado y
fuerza motriz, con el tendido primeramente, de una linea de 1.000 a 2.000 metros y despubs
con 230 metros adicionales para lineas de distribucion de suficiente caipacidad parai el futui-
ro. El servicio en esta zona era de 12 horas y fue mejorado por el de 24.
(c) Tambin el barrio Morazda recibi6 un mejoramiento de su servicio de alumbira-
do de 24~ horas, trifsico, con 3 lineas, en una longitud de 800 metros. El que existia erai de
12 horas.
(d) Al barrio de Concepcion, le fu auimentado su servicio eni una longitud de 400
metros, primeramente, y de 150 con posteriodad, con duraci6n de 24 horas.
(e) El barrio de Sipile fue mejorado, con la extensi6n del servicio de fuerza mnotriz,
con 3 lIneas trifisico, en una longitud de 400 metros.
(f) El servicio de alta tensi6n fue extendido al Molino Central Harinero, con 3
lineas, trifsico.
(g) El barrio Coldn fue mejorado, con la extensi6n de fuerza motriz, 3 linieas trifl-
sico, en una longitud de 400 metros.
(h) El barrio El Bosqute fue mejorado con la extenisi6n de sus servicios de luz y
fuerza motriz, de 12 horas, en una lbugitud de 700 metros.
(i) Igualmente el barrio de El Socorro fue mejorado en sus servicios de luz y fuerza
motriz, con el aumento de su linea en una longitud de 800 metros.
.(j) El barrio de La GuLadalupe fue aumentad e n su servicio de luz, a 24 horas,
siendo antes de 12, en una longitud de 200 metros,








Agua, Fuerza y Luz 88 -

(k) El barrio de La Leona, tambin recibi6 el mismo mejoramiento de su luz, a 24
horas, en una longitud de 200 metros.
(1) El barrio de San F'elipe fue ampliado en el servicio de 24 horas, en unia longitudl
de 150 metros de linea.
(m) El barrio Belin fue mejorado con la extensi6n del circuito elctrico, para
abastecer luz y fuerza motriz.
(n) El barrio de Viera fue mejorado en sus dos servicios de luz y fuerza motriz,
para lo cual se deriv6 una linea de alta tensi6n, del circuito que va a El Picacho, y
(ii) La distribuci6n elctrica qIue depende de los transformadores, fue ampliada
en los cuadros de varias zonas, por cambios que se hicieron de las lineas principales, a
conductores de mayor capacidad,, mejorindose el voltaje de distribuci6n.


Ampliaci6n de Ias instalaciones y Servicios

(a) En el viejo Palacio de los Ministerios, fueron ampliadas las instalaciones de las
Facultades de Medicina y Farmacia y la de Ingenieria. Tambin fueroni ampliadas, en la
Escuela Normal de Varones, Cuartel de Sani Francisco reconstruido, Hospital San Felipe,
en todo el largo dIe La Isla, hasta La Maestranza, Escuela de Artes y Oficios, Peniten-
ciaria Central y Juzgados, Museo Nacional y Facultad dIe Derecho.
(b) Tambin fue ampliada y modificada la distribuci6n elctrica en el barrio de
La Ronda, en las cuadras "Trinidad Rivera", "Cristobal Reyes", Leandro Valladares" y
otras.
(c) Igual trabajo de ampliaci6n, fue hecho en las siguientes oficinas y dependeni-
cias del gobierno: Garage Nacional(viejo edificio), Direcei6n General de Correos, Direc-
ci6n General de Policia, Ministerio de Hacienida, Tesoreria General de la Repblica, Escue-
la Repblica Argentina de Comayagiiela, hiabindose hechio un mejoramiento total en el
Hospital General, en vista del enorme desarrollo que ha alcanzado este centro benfico.


Instalaciones Especiales

En este grupo figuran aquellos trahajes que por su importancia especial o por
los materiales de primera calidad que exigi6 su arquitectura, obligaron un mayor esfuer-
zo tcnico y cuidado de parte del personal de la Empresa. Entre dichas instalaciones pode-
m~os mencionar las siguientes:
(a) En El Picacho. En este bello sitio, fue inaugurada el 1' de Enero de 1937,
la instalaci6n de una Planta Pequefia, ONAN de 350 KW, 110 Voltios, 60 Ciclos, una
fase, para servicio especial de dicha zona.
(b) En el Jardinl La Concordia. La importancia de esta instalaci6n, oblig6 a la
Empresa, a hacer un levantamiento del plano de dicho sitio, parai disefiar correctamente
los distintos circuitos. La instalaci6n consta de 9 circuitos y est hecha con materiales
elctricos de la mejor calidad con alamnbrado subterrineo. Su aspecto decorativo, hace
mucho honor a la Empresa, por 4ue hace resaltar los motivos de belleza de los monumen
tos grabados y esculpidos en piedra que hay alli. Y la Fuente Luminosa, completa la obra
de tenica y arte que alli se ha realizado.








8 Profesor Pedro Rivas

(c) En el nuevo Gacrage Nacional. Por la gran rea de 5.232 mts. cuadrados que
abarca este edificio, y la importancia especial de su caricter, fue realizada alli una instala-
ci6n moderna, por sus materiales y sistemas empleados. La distribuci6ni de la fuerza y alum-
brado est dividida en 4 circuitos, 2 para luz: y 2 paira fuerza motriz, dependientes de uni
cuadro de control eqIuipado con switches automticos e instrumentos para medir la energia
que se consume. El circuito exterior de alta tmnsi6ni consta de 3 conductores de cobre, colo-
cados en postes de madera sobre bases de concreto. La. instalaci6n consta de 50 dispositi-
vos con reflectores especiales de metal, para lImparas de 200 Vatios can sus correspon-
dienites interruptures eni combinacion coni los toma-corrientes. En la parte exterior hay 5
dispositivos conr reflectores mnetlicos. Para dotarlo de un servicio eficienite y mximo rendi-
mnienito, fue prolongado> el circuito de alta tensi6n del Cuartel de Veteranos, en una lonigui-
tudl de 500 metros e instalado uin Tranisformador Trifsico de 37 KVAT y 2.300/230,
para hajar la tenisi6n de 2.300 Voltios a 230.
(d) En el Palacio del Distrito Central. La bella y elegante arquitectura de: este
edificio. exigio una instalacibn moderna con los mejores materiales del ramo de Electrici-
dad, v con la tcniica mins avanlzada. To>do el alambrado y coniexiones, son bajo repello,
emplendose exclusivamrente tubos "Coniduit". La distribuci6ni comprenide 5 circuitos, y
tanto el alumbrado como su distribuci6n formani parte initegrante de la ornamentacion del
edificio..
(e) En la O/icina Genteral de la Empresa. Todas sus instalaciones hian sido hechclas
de conformidad con las mas recientes inidicaciones de la tcnica del ramo de la Electricidad,
con materiales de primera clase, alambrado y conexionies ocultas. Completa dicha instala-
ci6n, un moderno y elegaante ro>tulo de gas Ne6n, que fue inaugurado el l' de Enero de
1937.
(f) En el Palacio nuevo de los Ministerios. En este elegante y moderno edificio,
que inauguir6 el gobierno del General Carias Andino el aio de 1935, y que comprende
una cuadra, fue hiecha unia instalacion, siguiendo el mismo sistema de alamibrado ocults y
de tubos "Conduit", eni sus dos extensas planitas, alta y baja.
(g) En el Puente Carias. La belleza de esta obra monumiental, de arqIuitectura
mnoderna, qlue constituye un orgullo de la actual adminiistraci6n, estl realzada mnagrnfica-
mente, por el alumbrado decorative qlue fue instalado bajo la tenica artistica del Depar-
tamento de Inigeniieria de la Empresa. Hilerasc de: postes de concreto reforzado, coni adecua-
das decoraciones y coronados eni su extremnidad superior por faroles reflectores de ornia-
mentaci6n especial, se enfilan a uno y otro lado de la calle y uin sistema de globos reflec-
tores especiales que irradian sui luz de luna liena a su alrededor, completani el cuadro magnii-
ficente que simula un rinc6n de enisuefio v de romanice en unia urbie italiania. L.o mismno que
las inistalaciones anteriores, esta tiene subterranieo su alamnbrado y conexiones.


Instalaciones independientes

(a) En el Hangar de El Tonccontin. De 1936 a 1937, fue inistalada y puesta eni
servicio, una planta E14ctrica eni el Campo Nacional de Aviaci6n de El Toncontin. Esta
Planta El6ctrica consiste, en dos uniidades de corriente conitinua y unia alternia, meiluyen-
do trasmisi6ni, distribuci6ni y ailumbrado interior a la Casa del Gobiernio yan los Hanigares
Nacionales. Todo el material elctrico empleado es de primera clase; se uso el sistema de








Agua, Fuerza y Lux g o -

tubos "Conduit", y el trabajo de alambrado es subterrneo. Su distribuci6n esta dividida
en 20 circuitos, para facilitar economia en el gasto de corriente, flexibilidad de control y
miayor facilidad para reparaciones y ampliaciones. Se considera esta instalaci6n, como una
de las mejores que ha hecho la Empresa.
(b) En el Templo de la Aldea de Sulyapa. En este lugar, la Empresa instal6 uni
servicio el6ctrico, por medio de un motor de gasolina de un cilindro, con capacidad de 350
Vatios y comprende varias lImparas y focos para el interior y exterior del templo.
(c) En el Zamorano. Tambin eni esta propiedad del gobierno fue instalado un
servicio el6ctrico provisional.





















E.studios hechos pard ampliar
y mejIorar el Abastecrimiento del Agua



Comno el enisaniche de 1as dos ciuidaids ha ido tomando cuerpo de dia en dia, e pe-
cialmente eni la de Tegucigalpa, la Direcci6n de la Empresa de Agua y Luz Elctrica se Ia
visto solicitada cada vez mais, de los servicios del agua. Eni consecuencia, la oficina de refe-
rencia nio solo ha temido qIue atender a las nuevas insctalaciones que se conectan con las
redes viejas de distribuci6ni, a los auimentos y mnejoramnientos de: las instalaciones va estable-
cidas y a los cambios de tuberias y accesorios de las mismas, sino que ha dado constante-
mente instrucciones al Departamento de Ingenieria para que hiaga levantamientos y estu-
dios, tenidientes a exitender el servicio del precioso lIquido a los nuievos barrios y aim a otros
que empiezan a formarse.
El trabaijo realizado en este sentido en el fIltimo afio de 1942 a 1943, es el siguiiente:
(a) Estudio parai abastecer los barrios de Palmira, La Guaidalupe. La Presa. El
Cementerio, el Barrio Morazani y Casa Mata.
(b) Levaintamienitos topogriificos eni las Avenidas 6' y Ti de Comayagilela.
(c) Estudio esp'ecial para el suminiistro de canitidad suficienite de agua eni la Faibri-
ca. Nacionial de Licores, suponiienido un manyor enisaniche de dichio establecimienito, mediante
la mistalaci6ni de uni ramial de tuberia de conducci6ni exclusivo para su servicio.
(e) Estudio para mejorar el servicio de agua eni Comayagfiela, mnedianite las mnodi-
ficaciones que se puedan hiacer al sistemia actual de distribuci6n.


Construcci6n, Reconstrucci6n y Ampliaci6n de Edificios

Desde hiacia muicho tiempo, se venian sinitienido eni los diferenites departamienitos de
la Emipresa, la niecesidad de niuevos edificios, donide poder extender y alojar coni mStodo,
ordeni y comiodidad, las vie~jas oficinias qlue hab,ia aumnentado su trabajo e jimportanicia, 10
inusmo que las niuevas, que habian surgido eni virtud de la eficiente org:anizaci6ni que habia
impuesto su progreso.








Agua, Puerza L Lut 92 -

La creaci6n de las secciones de Electricidad, Fantaneria, Ingenieria, Mecnica,
Herreria, Carpinteria, Albailileria, Justicia y las Oficinas encargadas de la Direccibn y Admi-
nistraci6n de ambos negociados, que constan de la D)irecei6n, Tesoreria, Oficina de Control
de Abonados, Oficina de Revisi6n, Almac6n y Bodegas, vino a hiacer mis imperativa aquella
necesidad y a obligar al gobierno a dictar las primeras 6rdenes concernientes al fin indicado.


Reconstrucci6n y Ampliaci6n del Edificio Central

Tales primeras medidas, coincidieron con la rotura del malec6n general que sostenia
el edificio anterior de la Central de Oficinas de la Empresa, con motivo de la gran avenida
del rio Chiquito en octubre de 1933, que derrumb6 la estructura superior, donde hoy se
levanta el elegante y c6modo edificio en el cual se hallan mnodernamente establecidas la
Direcci6n de la Empresa con sus demis oficinas y dependencias.
Los primeros trabajos fueron empezados en 1934., coni la reconstrucci6n de los male-
cones y muros destruidos, los cuales fueron mnejorados, dando mayor profundidad a sus
cimientos y elevando sus muros sobre el nivel de la creciente mxima de 1933. Los materia-
les empleados en dicha construcci6n, fueron de primera clase, sustituyendo a la primitiva
que carecia de fundaciones y a la calidad de aquellos que era muy pobre.
En el mismo alio fue comenzada la construcci6n del nuevo edificio que debia servir
de Oficina General, colindando con el rio Chiquito por su lado Sur. Sinembargo, otros traba-
jos de mayor urgencia e importancia, como la construcci6n del gran tanque de almacena-
mniento de El Picacho, de 2.265.600 litros de capacidad y la reconstrucci6n de los dos viejos
existentes en el mismo lugar y los de distribuci6n de La Leona, retardaron por algunos afios
su continuaci6n.
Probablemente, como en 1940 la Direcci6n de la Empresa, finaliz6 los trabajos de
reconstrucci6n de la secei6n del edificio que destruy6 el rio en 1933, y en el siguiiente afio
fueron iniciados los de construcci6n de un nuevo pabell6n en el mismo cuerpo. En 1942,
fue comenzada la construcci6n de un segundo pabell6n, el cual consta de dos plantas, una
baja y otra alta. En la primera fue ordeniado que se hicieran las instalaciones necesarias para
el servicio de Bodegas, en las cuales se hiallan instaladas dichias depenldencias; y en la segun-
da, tambin fueron hechas todas las instalaciones niecesarias, incluyendo una puerta espe-
cial, de acero contra incendio, con cmara de seguridad, para el debido funcionamiento de la
Oficina de Control de Abonados. Hoy est terminada la reconstrucci6n y el edificio cons-
tituye un ornato para la ciudad.


Casa del Guardin de El Picacho

La construcci6n y reconstrucci6n de los tanques de El Picacho, y su cuido y coniser-
vaci6n, despert6 desde el primer momento el mayor inters y atenci6n de parte de la Direc-
ci6n de la Empresa. No podiamos seguir la costumbre del pasado, de dejar dichas obras
importantes casi en abandono, confiadas a la ignorancia y a la rutina de gentes irresponi-
sables. Tampoco se podia permitir que la casa del Guardin estuv;iera contigua a los tanques
o montada sobre ellos, conio lo estuvo en gobiernos anteriores, expuestos a recibir sucieda-
des de toda clase, con perjuicio de la salud del pilblico consumidor.





































Casa nueva del Guardin de Jutiapa quie vigrila la presa y sus; inmediaciones


















































MIuro nuievo de mamp>osteria de 4 M2ts. de altura y casa nueva de
resideniciai parai rl Jefe de lai Planita Elictiria de L.a Lronia








Agua, Fuerza y Luz -9

En esta vez, el Presidente Gral. Carias Andino, que puso su miximo inters y cuida-
do en la construcci6n de los nuevos tanqlues, conistituyndose personalmente en la meseta de
El Picacho, casi todos los dias, en compafifa del Director de la Empresa, Ing. Reyes Noyola,
para que fueran hechas 10 mejor posible a efecto de que prestaran un servicio de agua, limpia,
pura y saludable, di6 sus 6rdenes terminantes y completas, desde que fueron terminados,
para quie se les rodeara de todos los miejores cuidados, protecciones y previsiones que la
ciencia Hidraulica aEostumbra para esta clasede obras. Y a tal motivo obedece, el que sei ba-
yan realizado en la meseta indicada, las obras de protecei6n y ornamento que alli existen,
entre las cuales ocupa lugar destacado, la bella y elegante Casa del Guardian.:
Este edificio fue empezado y terminado en el afio econ6mico de 1937 a 1938. Se
levanta en un punto prominente de la meseta, al NE. del grupo de tanques. liamando la
atenci6n del visitante desde el primer m~omento, por su belleza arquitect6nica, la solidez de
su estructura y el arte y gracia delicados que ostenta en stis detalles y conjunto. La casa consta
de dos plantas y una terraza, sienido los muros de ambas, de mamposteria de piedra labrada,
con cerramientos ornamentales de ladrillo en los enmarcados de las puertas y ventanas. Estos
muros trenen un espesor de 30 centimetros, con cimientos de 40, que garantizan su dura-
hilidad. La Planta alta consta de 2 piezas, una de las cuales ocupa el Guardin para vivien-
da, pudiendo servir la otra para Oficina 0 vivienda de alguno de los emplea~dos de la Empre-
sa. La planta baja tiene varios compartimientos que bien pueden servir para garage, bode-
ga, o locahizacion de motores y miquinas. Tiene ademis sobre la planta alta, uina terraza de
concreto reforzado que sobresale 90 centimetros de todo el cuerpo del edificio, sirviendo la
parte saliente para asegurar protecci6n parcial de la segunda planta.
Abarcando toda la construcci6n una superficie de 56 metros cuadrados, ocupando
un lugar prominiente de la meseta, y teniendo dos pisos, desde el segundo a mejor todavia,
desde la terraza, domina todo el espacio d-onde se encuentran los tanqIues y sus alrededo-
res. Por consiguiente, la casa y el lugar, reunen las mejores condiciones para vigilar y
cuidar no solo los tanques, sino tambin, la, obras y cultivos que coni paciencia y tcnica, se
realizan en la zona inmediata al NO., para la formaci6ni del bello y maravilloso Parquie
Nacional de El Picacho, que es otrai de las obras de -arte y de cultura que realiza el Pret-
sirente Gral. Carias Andino, en la hist6rica meseta del mismo nombre.
i Que diferente es el panorama de arte, orden y limpiza que ofrece esta zona de los
tanques de almacenamiento de agua, que abastece a la capital de la Repiiblica, a como era
hiace apenas unos 13 alios (1932), cuando los tanques se hallaban al nivel del suelo,
la casa del Guardin hecha de madera se h allaba montada sobre una de las pilas y su
estado ruinoso contaminaba el agua de los tanques con suciedades e impuirezas, y tanto
los tanques como sus alrededores, ofrecian condiciones desagradables que no decian nada
bueno de nueattra cultuira ni de nuestra salubridad!
iCuanto va de ayer a hoy, solamente por obra del milagro del trabajo, de la paz cimen-
tada y del espiritu de progreso de una 6poca, que ha propulsado un hombre superior y fuerte,
en cuyas manos crecen y fructifican todos los recursos hiumanos y naturales de la naci6ni.!


Casa del Cuardin de jutiapa

Siguiendo el mismo plan"'que se traz6 la Direcci6n de la Empresa, de proveer a los
tanques,'presas y denias obras importantes del Acueducto, de todos los factores de seguri-
dad, protecci6n e higiene, que fueran necesarios para garantizar la mxima puresa y potabi






















I achada Late at la casa del Guardli n de El Picacho, con su p>lanta alta













'`1







Fachda Ostede l cas de Guadiande l Piach








Agua, Fuerza y Luz 94 -

lidad del agua, fue dispuesto en 1940 la construcci6n de una cas'a para vivienda del
Guardin, que cuida y vigila de dia y de noche la presa de la quebrada de Jutiapa. Dicha
casa es de piedra y adobe, de construcci6n moderna, repellada, pintada y con piso de
planchas de cemento y piedra.

Casa del Cuardin de San Juan

En este lugar, donde 'existe la presa de su nombre, que recibe las aguas de la
quebrada de San Juan y las conduce a la de Jutiapa, tambin fue construida en 1937,
una casa para vivienda del Guardin de la misma. Su construcci6n es de adobe y tiene 10
varas de largo por 4 de anchura. Tambien tiene cocina del mismo material. Sus fundaciones
y nivelaci6n le aseguran durabilidad por muchos ailos, pues el plantel fue formado, excavan-
do 357 metros cUbicos de tierra talpetatosa, teniendo adems un muro de mamposteria de
p)iedra para su sostenimiento. Y en sus alrededores fue construido un muro de piedra en
seco, para evitar posibles derrumbes. La casa anterior se hallaba en estado ruinoso y su
construcci6n -era de materiales muy pobres.


Casa del Jefe de Mquinas

Por las reformas radicales que fueron introducidas en la casa vieja y ruinosa que
servia de Bodega de la Central de La Leona, incorporamos sta en el nmero de casas
construidas bajo la Administraci6n del Gral. Carias Andino. Toda ella fue hecha de nuevo,
siendo aprovechados finicamente los muros. Desde el artes6n hasta los pisos de cemento,
puertas y ventanas con vidrieras, servicios saniitarios y de cocina, son obras de la Empresa
por medio de sus Secciones de Carpinteria y Albailileria. Tambin fue provista esta casa de
un equipo de mobiliario adecuado. Como queda dicho, esta casa que servia anteriormente de
Bodega y en ella se guardaba la herramienta, combustibles y otros materiales, hoy es una
vivienda que dispone de comodidades y confort relativos.


Ampliaci6n de la Casa de Mquinas

Este local donde se hallan instaladas todas las mquinas y motores de la Planta
Elbetrica y las turbinas que generan la energia elctrica, fue ampliado en? 1940, para poder
instalar la Nueva Unidad Diesel de 525 H.P. La construcci6n adicional fue hecha hacia el
Este y su arquitectura es igual al resto del edificio.


Casa-Bodega de La Leona

Para sustituir la que fue reconstruida y destinada para vivienda del Jefe de Maqui-
nas de la Central de La Leona, fueron construidas, una Casa-Bodega para aceite lubricante,
una Bodega paia guardar cemento y hierro y unia 13odega para herramientas. Todas estas
construcciones son de madera y estuvieron a cargo de la Secei6n de Carpinteria.























Trabajos que se van adelantando
del nuevo sistema de Distribuci6ndeAu





Como no es posible al gobierno llevar a cabo de uina sola vez, los trabajos de esta obra
grandiosa, que est liamada a transformar favorablemiente la vida de la capital de la Repui-
blica, en muchos de sus aspectos vitales, comio 10 dejamos demostrado en unio de nuestros
capitulos aniteriores, sus tcniicos, baijo la direcei6n de la Empresa de Agua, Luz y Fuerza
Motriz, han puiesto eni ejecucioni, uni sistema gradual, lenlto y progr'esivo de realizacioni, en
intimo enlace coni las obras del Alcanrtarillado y Pavimenitacion quie se desarrollani desde
1934.
Dicho sistema consiste, eni hacer las instalaciones permanentes y definitivas de las
nuevas tuberias de distribuci6n, con sus respectivos accesorios, en las calles que se van
adoquinando. Todas las calles son materia de estudio y clculo previo al adoquinamiiento
y acto continuo, los empleados de la Secei6n de Fontaneria procedeni a la instalaci6n de la
tuberia de conducci6n con los circuitos que corresponden a cada abonado, desconectando
simultineamente y extrayendo la vieja tuberia reemplazada, de modo qjue el servicio del
agua no se interrumpe. Todo el trabajo queda hecho de modo completo: conexiones de los
servicios particulares y oficiales, cambio de vlvulas y accesorios por otros de la mejor
calidlad. La nlueva tuberia de conducci6ni de 8"', 9" y 10", es de la clase "Cast Iron"', que
es la mejor y ms cara que hiasta hoy se fabrica, y su duiraci6n puede ser de: miis de 100
alios. Del mismo mnodo qlue los trabajos mnencioniados, cada coniex entrada localizada eni la pairte exterior dlel edificio y provista de sui caja de inispecci6ni,
construiida de ladrillo raf6ni, y comio lai pavirnientacioni hia estanidarizado lais aceras. cuy;a
construccion es de ladrillo cuiadricuilado de cemiento, cada caja tienie sui respectiva tapadera.
exactamnente igual eni su aparienicia, al laidrillo de las aceras. Cuanido ha sido terminiado
este trabajo de cambio de instalacionies de las tuberias del agua, se sigue iiinmediatamnente
con los de la pavimentaicioni.
Es asi como el gohiernio hia podidlo, coni la cooperaci6ni de suis tecniicos, y median-
te previos estudios, clcuilos y planies cuiidadosamente meditados, iniiciair desde ahora, la
ejecuci6n de un vasto proyecto que antes de hoy niingUringobiernio conicibio. Sui realizaci6n
representar un gasto miniimo de MEDIO MILLON DE DOLARES, y carecindose por el
momento de una suma tan grande y no queriendo, por otra parte, el Presidente Gral Carias








Agua, F'uerza y Luz

Andino, comprometer la naci6n con prstamos de ninguna clase, ser siguiendo este siste-
ma, de trabaijos parciales, lentos, graduales y progresivos, como se Ilevar a cabo esta
obra grandiosa, que aplauden desde hoy los espiritus sanos y los corazones patriotas, y que
bendecirn mafiana los honduretios agradecidos.
La coniclusi6n de este nuevo y moderno Sistema de Distribuci6n, durar induda-
blemenlte varios alios, siguiendo el ritmo de los trabajos de la pavimentaci6n; pero ello ser
una hermosa y patri6tica realidad, porque tiene como centro motor, la voluntad firme y la
tenacidad inquebrantable de un homnbre que ha realizado prodigios en la vida cultural y
progresista de la naci6n, contando para ello, con ingresos muy inferiores a los que tuvie-
roni los gobiernos de hace 20 ailos.
Siguiendo el plani que dejamos explicadlo, la Direcei6n de la Emnpresa dle Aguaii y
Luz Electrica, a cargo del Ing. Reyes Noyola. obedeciendo las 6rdenes del sefior Presidentle
Gral. Carias Andino, lieva ya instalados (1942-1943), 8.797 Metros de tubos niuevos, de
conducci6n y distribuci6ni, desde %/~" hasta 14" de dimetro, eqIuivailentes a 31.788 pies,
de conformidad con el siguiente detalle:
En la avenida Cervantes, Calles 4' y 5' y en la Avenida Bolivar,
Callejdn lockey Club, fueron colocados tubos de 4"', 6" y 8" de dime-
tro0, de la clase "Cast Iron", en canitidad de .. .. .. .. .. ... 3.502.00 pies
En las Calles 9' y 10', Calle O. del Parque Morazda, Avenida
Mnercedes, Norte; AvenidEa Paz Baraona, entre Calles 10' 8' fueron
colocados tubos "Cast Iron" de 6" .. ... .. .. .. ... .. .. ... 538.92 "
En la Avenida Paz Baraona, entre las Calles 8' y 6", fueron colo-
cados tubos de 8" en cantidad de. .. .. .. .. .. .. ... 359.28 ,
Entre las Avenidas Cervantes y Coldnz, Calle 8', fueron coloca-
dos tubos de 10" en cantidad de .. .. ... .. ... .~ . . 1.257.48 "
Cambio del "Tubo de Comayagilela" de 6", en espiral, por
tubo de 5" galvanizado ....... .......... 197.60 "
En la Calle 1' entre las Avenidas Paz Baraonta y Colon, en la
Avenida Cervantes, entre Calles 1' y 2'; en Calle 4'", entre Avenidas Cer-
vantes y luant Ramnd Molina; en Avenida Juan Ramdn Molina, entre
Calles 4' 5"; en Avenida Mercedes, entre Calles Bolivar y 8"; en Calle
8', entre Avenidas Mlercedes y CervIantes; y Caslle 10', entre AvenidaQs
Paz BaraonLa y Coldn, fueron colocados eni 194~2, tubos desde %,/" hasta
14" de dimetro con suis respectivos ramales y accesorios eni canitidadl
de ......................---. ......... ........... 6.08'7.00"
En las Calles 9" y 10". Calle O. del Parqulle Morazar, AIveniida
Mercedes, Norte,. y Avientida Paz Barahonla, en2tr.e Calles 10" y 8"', tubos
"CLast Iron" de 4" eni canitidald de.. ... . .. .. . . 1.881.4.3 "
EnI kla Avenlida Paz Baraona, entre Ilas Calles 8" y 6", tubos "Cast
Ironi" de 6", en cantidad de ................. 538.9)2 "
EnL la calle 8", entre Avenidas Cervantes y Coldn tubos "Cast
Iron" de 8", en cantidad de .......--*------ ...... 359.28 "
En el ramal principal, desde La Leona hasta el cruce de la
Calle 8' con la Avenida Colds, tuberia de 10" "Cast Iron", en cantidad
de ...............***************-- *- ** ............. 1.257.48 "

Pasan .. . 15.979.39 "




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs