Group Title: Diario de sesiones de la Convencion Constituyente : Sesion primera -duodecima 14 de abril -10 de mayo de 1928.
Title: Diario de sesiones de la Convención Constituyente
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00067431/00014
 Material Information
Title: Diario de sesiones de la Convención Constituyente Sesion primera -duodecima 14 de abril -10 de mayo de 1928
Physical Description: 254 p. : front., folded tab. ; 33 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba
Espinosa Font, José María
Publisher: s.n. 1928
Place of Publication: Habana?
 Subjects
Subject: Politics and government -- Cuba -- 1909-1933   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
General Note: At head of title: Republica de Cuba.
General Note: Various pagings.
General Note: José María Espinosa Font, presidente.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00067431
Volume ID: VID00014
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 07571162

Full Text




OBULICA DE C1








DIARIO DE SESIONES
DE LA
CONVENTION CONSTITUYENTE

VOL. 1. HABANA, 9 DE MAYO DE 1928 NUM. 11.

SESSION UNDECIMA ORDINARIA.-9 DE MAYO DE 1928

President: Sr. Antonio Sinchez de Bustamante Sirv6n

S rtris Sr. Viriato Gutidrrez Valladdn
Secretaries:
Sr. Pedro Antonio Alvarez Rodriguez

SUMARIO
Abierta la sesi6n a las 4.05 p. m. se aprueba el acta anterior.-Queda enterada la Convenci6n de un te-
legrama del Sr. Porfirio Andreu excusamdo su asistencia.-Contin~ a el debate sobre el articula-
do del Dictamen de la Comisi6n Especial al Proyecto de Reforma Constitucional, terminando su
discurso en contra del artioulo quince el senior Lagueruels.-Habla a favor el sefor Viriato Gu-
ti6rrez aprobandose el articulo.-El senior Campos Marquetti explica su voto.-Despu6s de aclara-
ciones de los Sres. HernAndes Cartaya y Viriato Gutierrez, se aprueba el articulo quinto del Dic-
tamen.-Ig-almente se aprueba el articulo tercero, despu6s de aclaraciones del Sr. Hern6ndez
Oartaya. Habla em contra del articulo cuarto el senior Campos Marquetti, y a favor lo hace el senior
Viriato Gutierrez.-El senior Campos Marquetti retire una enmienda a dicho articulo despu6s de
declaraciones de los Brea. Ntfiae, Viriato Guti6rrez y Aguirre, aprobAndose el articulo.-Aproba-
dos sin discusi6n los articulos sexto, septimo y d6cimo teroero, se acuerda prorrogar la sesi6n in-
definidamente.--e aprueban los articulos octavo, noveno y ddoimo, despu6s de aclaraciones a es-
te iltimo de los Bres. Portuondo y Viriato Guti6rrez.-Enmienda del Sr. Portuondo al articulo
und6cimo: discurso en contra del sefor Aguirre.-El senior Portuondo retire su enmienda des-
pu6s de aclaraciones del Sr. Viriato Guti6rres aprobandose el articulo.-Aprobado el articulo duo-
d6cimo, consumi6 un turno en contra del deimo cuarto el senior Andreu, haci6ndolo a favor el
senior Don, y despues de manifestaciones del Sr. Cap6, se aprueba el articulo.-Aprobadoe los ar-
ticulos d6oimo sexto y deoimo septimo y la segunda disposici6n transitoria, se concedi6 un receso,
suspendindose la seei6n a las 9.85 p. m. Be reanuda a las 10.50 p. m.-Puesto a discusi6n el in-
ciso A de la teroera disposici6n transitoria, hacen manifestaciones de caricter politico los sefiores
Campos Marquetti, Pedro Antonio Alvarez y Castillo, aprobAndose la propuesta de la Oomisi6n y
quedando rechaudo el inoiso.-Se aprueban sin discusi6n los incises b, c, d, e y f.-El seffor Her-







2 DIARIO DIE 8BIONIB DE LA 0ONVENCION 00NSTITUYTNTZ

nAndes Cartays razons su voto contrario a dichas disposiolones.-Depu6s de aolaraciones de los
Sres. Hernandez Cartays y Guti6rrez, qqeda aprobads la primers disposici6n transitoria.-Sin
diasusitn y con solaraciones del Sr. Hernandez Cartays, aceptadas por la Oonvened6n, qued6 apro-
bada la cuarta disposici6n transitoria.-Be aprueban las disposiciones transitorias quinta, sexta,
s6ptima, d6cina quinta, d6cima sexta y d6ioma 6ptims.-A propuesta del sefor o astillo se con-
cede un voto de graias a la Oomisi6n Especial, al Presidente de la Oi&mara de Representantes y
a su Jefe de Despacho.-Despu6s de manifestaciones de los Bres. Aguirre y Silva Muffoz, se aprue-
ba por unanimidad una mooi6n deelarando Ilustre y Ejemplar Ciudadano de la Repfiblica al Ge-
neral Gerardo Machado y Morales.-Sin discusi6n fud aoeptada una Mooi6n de los 8res. Duque y
otros, autorizando a la Mess para gratificar a los empleados que prestaron servicio a la 0onven-
oi6n.-Queda aceptada la renuncia del Delegado Sr. Molinet, por haber sido nombrado Seoretario
de Agricultura, Oomercio y Trabajo.-Oonocida una moci6n conteniendo uns declaradi6n de prin-
oipios al Pueblo de Cuba en relaci6n con la Reforma 0onstitucional, habl6 a favor de la misma
el Sr. Duque, el que propuso que firmada por todos los Bres. Delegadoe so entregase al Honorable
Sr. President de la Repdblica, acordandose asf.-La Presidencia convoca a los Bres. Delegados
a sesi6n extraordinaria para las cinco de la tarde del pr6ximo dia levantando la present, a la una
y veinte y cinco a. m


SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
va a pasar list.
(Eras las ouatro p. in.)
(El OficiaW de Actas pasa lista.
SB. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
abre la seei6n.
Se va a dar lectura al acta de la sesi6n anterior.
(El Oficial de Actas leyeido):


CONCURRENTES

President:
Antonio S&nchez de
Bustamante

Secretaries:
Viriato Guti6rrez,
Pedro A. Alvarez.

Delegados:
Aguirre, Alfert, An-
dreu, Armas, Ar6ste-
gui, Artola, Balanz6,
Barrero, D'Beci, Be]-
tran, Bello, .Bonet,
Campos Marquetti,
Camps, Oap6, Carta-
ya, Castillo, Cespe-
des, Collado, D6n, Du-
que, Espinosa, Gar-
cia Rivera, Gareia
Madrigal, Guerra, C.
F. Gutierrez, HernAn-
dez Cartaya, Jfztiz,
Lagueruela, Miranda,
Molinet, M onter o,
Bernal, Montero,
Broin, Nflez, Orope-
sa, Pella, P6rez Val-
d6s, Pino, Planas,
Portuondo, P u r 6 n,
Ramirez, Salazar San-
to TomAs, Silva Gil,
Silva Mufios y Zubi-
zarreta


En la ciudad de la Haba-
na, a los ocho dias del mes
de Mayo de mil novecientos
veinte y ocho, se reunieron
en el sal6n de sesiones de la
lCamara de Repnesentantes,
los sefiores Delegados a la
Convenci6n Constituyente que
al margen se expresan, para
eelebrar sesi6n ordinaria, ba-
jo la Presidencia del sefor
Antonio Sanchez de Busta-
mante y actuando de secre-
tarios los sefiores Viriato
Gutierrez y Pedro A. Al-
varez.
A las cuatro y cinco mi-
nutos p. m., la Presidencia
orden6 se pasase list, a la
que respondieron los cin-
cuenta sefiores Delegados que
al mArgen se consignan, por
lo que debidamente compro-
bada la existencia del quo-
rum, se le di6 leetura al ac-
tt de la sesi6n anterior de
fecha site de los corrientes,
la que fu6 aprobada sin mo-
dificaciones, en votaei6n or-
dinaria.


.Se le di6 lectura a una Moci6n suscrita por el se-
flor Viriato Guti6rrez y otros sefiores, sobre declara-
ci6n le principios al pueblo de Cuba; acordAndose, a
propuesta del primer firmente, imprimir y repartir
copias de la misma entire los sefiores Delegados.
Continue el debate sobre el articulo segundo del
Dictamen de la Comisi6n Especial, al Proyecto de
Reform Constitucional, dindosele lectura a una en-
mienda del sefor Andreu que suprime el pirrafo fi-
nal del referido articulo.
Al ponerse a discusi6n la enmienda, el sefor Bel-
tran present la propoeici6n de no *ha lugar a delibe-
rar, al amparo del inciso I del articulo cincuenta y
dos del Reglamento.
Al solicitar aclaraciones los sefiores Bonet y Por-
tuondo, el sefior Beltr&n eoncret6 su proposici6n so-
bre todas las enmiendas presentadas al articulo se-
gundo.
En votaci6n nominal, intereeada por el referido
senior BeltrAn, fu6 rechazada su proposiei6n inci-
dental, por ocho votos a favor y cuarenta en contra.
Votaron a favor los sefiores: Armas, Ar6stegui,
Artola, Beltrin, Bello, Guerra, Miranda y 'Molinet.
Votaron en contra los sefores: Aguirre, Alfert,
Andreu, Balanz6, Barrero, D'Beci, Bonet, Oampos
Marquetti, Camps, Cap6, Cartaya, COspedes, Colla-
do, Don, Duque, Espinosa, Garcia Madrigal, Gareia
Rivera, C. F. Guti6rrez, Hernandez Cartaya, Jiz-
tiz, Montero Bernal, Montero Broin, Nifiez, Orope-
sa, Pella, P6rez Vald4s, Pino, Planas, Portuondo,
Pur6n, Ramirez, Salazar, Santo Tomas, Silva Gil,
Silva Mufioz, Zubizarreta, Alvarez, V. Guti6rrez y
SAnchez de Bustamante.
Puesta a discusi6n la enmienda del senior Andreu,
us6 de la palabra a favor de la misma su autor, el
que fue interrumpido por los sefiores Salazar, Bel-
tran y Portuondo, Ulamando la atenci6n la Presiden-
cia a los seiiores Delegadoe sobre el aleanee del ar-


~ -?~ ~7~-~"HK'~~^~~~,-R~--iM~'. :;l~~r- ~ c6~ I







DIARIO DE B8EIONEI DE LA CONVENTION CONBTITUYENTE 3


ticulo sesenta y tres del Reglamento, sobre el que hi-
so aclaraciones el senior Campos Marquetti.
El turno en contra fu6 consumido por el senior Sa-
lazar.
En votaci6n nominal fue rechazada la enmienda,
por ocho votos a favor y cuarenta y uno en contra.
Votaron a favor los sefiores: Andreu, Artola, Du-
que, Garcia Rivera, Molinet, Nifiez, Pur6n y SAn-
chez de Bustamante.
Votaron en contra los seiiores: Aguirre, Alfert,
Armas, Ar6stegui, BalanzG, Barrero, D'Beci, Bel-
trin, Bello, Bonet, Campos Marquetti, Camps, Ca-
p6, Castillo, Cartaya, C6spedes, Don, Espinosa, Gar-
cia Madrigal, Guerra, C. F. GutiBrrez, HernAndez
Cartaya, Jfistiz, Lagueruela, .Miranda, Montero 1Ber-
nal, Montero Broin, Oropesa, Pella, Prez ValdBs,
Pino, Planas, Portuondo, Ramirez, Salazar, Santo
Tomlis, Silva Gil, Silva Mlufioz, Zubizarreta, Alvarez
y Gutierrez.
Explicaron sus votes los sefiores: Aguirre, Alfert,
Oampos Marquetti, Castillo, Garcia Rivera y Por-
tuondo.
Se le di6 lectura a otra enmienda suscrita por los
seilores Duque y CBspedes suprimiendo el p&rrafo fi-
nal del articulo segundo y autorizando a la mujer pa-
ra el inmediato ejercicio del sufragio.
Puesta a discusi6n consumi6 un turn a favor el
senior Duque y en contra el senior Nifiez.
Para aelaraciones us6 de la palabra el senior Cam-
pos Marquetti.
En votaci6n nominal, y por cuarenta y seis votos
en contra y seis a favor fua reehazada la enmienda.
Votaron a favor los sefiores: Andreu, C6spedes,
Duque y Molinet.
Votaron en contra los sefiores: Aguirre, Alfert, Ar-
mas, Ar6stegui, Artola, Balanz6, Barrero, D'Beci,
BeltrAn, Bello, Bonet, Campos Marquetti, Camps:
Cap6, Cartaya, Castillo, Collado, D6n, Espinosa, Gar
cia Madrigal, Garcia Rivera, Guerra, C. F. GutiBrrez
Hernindez Cartaya, Jfistiz, Lagueruela, Miranda
Montero Bernal, Montero Broin, Nifiez, Oropesa
Pella, Perez Vald6s, 'Pino, Planas, Portuondo, Pur6n
Ramirez, Salazar, Santo Tomis, Silva Gil, Silva Mu
fioz, Zubizarreta, Alvarez, V. GutiBrrez y .Snchez dq
Bustamante.
Explic6 su voto el senior Garcia Rivera.
Al dArsele lectura a una enmienda suscrita por e
senior Portuondo suprimiendo el inciso cuarto del ar
ticulo segundo, el senior Nifiez present la ouesti6i
incidental de no ha lugar a deliberar, la que some
tida a votaoi6n nominal fue aprobada por euarenta
dos votos a favor y siete en contra.
Votaron a favor los sefiores: Aguirre, Alfert, Ar


mas, Ar6stegui, Artola, Balanz6, Barrero, D'Beci,
Beltrin, Bello, Bonet, Campos Marquetti, Cap6, Car-
taya, Castillo, Cespedes, Collado, D6n, Duque, Espi-
nosa, Garcia Madrigal, Guerra, C. F. Guti6rrez, Her-
nAndez Cartaya, Jfstiz, Lagueruela, Miranda, Moli-
net, Montero Bernal, Montero Broin, Niificz, PeUa,
IPrez Valdes, Pino, Planas, Pur6n, Ramirez, Santo
TomAs, Silva Mufioz, Zubizarreta, Alvarez y V. Gu-
ti6rrez.
Votaron en contra los cefiores: Andreu, Camps,
Garcia Rivera, Oropesa, Portuondo, Silva Gil y Shn-
chez de Bustamante.
'Expliearon sus votos los sefiores D'Beci y Por-
tuondo.
A propuesta del senior V. GutiBrrez se adopt el
acuerdo de prorrogar la sesi6n hasta las oeho y trein-
ta minutes p. m.
Al ponerse a diseusi6n el articulo segundo del Die-
tamen de la Comisi6n Especial, el senior Portuondo
us6 de la palabra en pro, haciendo aclaraciones sobre
el alcance de ciertas frases contenidas en el pArrafo
final.
A ,propuesta del senior V. Guti6rrez, se adopt el
aeuerdo de votar separadamente el articulo segundo,
aprobandose en votaci6n nominal, por el voto favo-
rable de los cincuenta sefiores Delegados que el mar-
gen se expresan, el referido articulo hasta el inciso
tercero.
Al darsele lectura al inciso cuarto y ponerse a dis-
cusi6n, el senior Campos Marquetti anunci6 la pro-
sentaci6n de una enmienda, por lo que la Presiden-
cia suspendi6 el debate momentaneamente sobre el
referido inciso, entrandose a tratar del parrafo final
del articulo, el que fu6 aprobado en votaci6n nomi-
nal por cuarenta y site votos a favor y tres en contra.
Votaron a favor los sefores: Aguirre, Alfert, Ar-
Smas, Ar6stegui, Artola, Balanz6, Barrero, D'Beci,
,BeltrAn, Bello, Bonet, Campos Marquetti, Camps, Ca-
. p6, Cartaya, Castillo, Cespedes, Collado, D6n, Duque,
Espinosa, Garcia Madrigal, Gareia Rivera, Guerra,
C. F. GutiBrrez, HernAndez Cartaya, Jfztiz, Lague-
,ruela, Miranda, Molinet, Montero Bernal, Montero
Broin, Nifiez, Oropesa, Pella, Perez Valdes, Pino,
. Plans, Portuondo, Pur6n, Ramirez, Slanto Tomas,
e Silva Gil, Silva Mufioz, Zubizarreta, Alvarez y V.
Gutierrez.
Votaron en contra los sefiores: Andreu, Salazar y
1 SAnchez de Bustamante.
Explic6 su voto el senior HernAndez Cartaya.
n Se le di6 lecture a una enmienda del senior Campos
SMarquetti, suprimiendo el inciso cuarto del Dictamen
Y y manteniendo en vigor el referido inciso de la Cons-
tituei6n vigente, explicando la enmienda su autor, y
- usando de la palabra a favor el senior Portuondo.







4 DIARZO DZ UNIONZI DZ LA CONVIZNGION OONSTriTNTI
U,


En votaci6n nominal por el voto favorable de los
cincuenta sefiores Delegados que se expresan al mar-
gen de la 'hoja initial de esta Acta, fu6 aprobada la
enmienda en debate.
Explic6 su voto el senior Ndfiez. Tambi6n us6 de la
palabra para responder a una alusi6n personal, el se-
ilor Portuondo.
Se le di6 lectura a la DisposiciOn D6cima Quinta
del Dictamen, que modifica el articulo quince dcl
Proyecto de Reforma que se refiere al articulo no-
venta y uno de la Constituci6n.
Puesto a discusi6n us6 de la palabra a favor el
senior Aguirre y en contra el senior Lagueruela, y es-
tando dicho sefior en el use de la palabra. dieron las
ocho y treinta, hora hasta que habia sido prorrogada
la sesi6n, por lo que la Presidencia levant la misma,
convocando a los sefiores Delegados para el pr6ximo
dia a las cuatro p. m.
SR. PRESIDENT (,SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
aprueba el acta?
(S8eiales afirmativas).
Aprobada.
Se va a dar lectura a un telegrama.
(El Oficial de Actas, leyendo):
Matanzas, Mayo 9. 1.30 p. m.
Sr. President Asamblea Constituyente:
CAmara de Representantes. Habana.
Sala deniega suspension juicios impossible asistir
sesi6n de hey. Ruego me excuse.
(Fdo.) Dr. Porfirio Andreu.
SB. PRESIDENT (SANCHEz DE BUSTAMANTE): Se
da la Convenei6n por enterada?
(Seniales afirmativas).
Enterada.
Continua la discusi6n del dictamen al Proyecto do
Reform Constitucional, en su articulo quince. Tie-
ne la palabra el senior Lagueruela, para continuar su
turno en contra.
.SR. LAGUERUELA (BENITO) : Sr. President y Sres.
Delegados: PocaJ palabras, para terminar las breves
que dije ayer.
El debate, en este asunto, no se ha planteado por
una cuesti6n cientifica acerca de la conveniencia o no
de la supresi6n del Ayuntamiento de la Habana, sino
que se ha planteado como ensayo experimental de un
Gobierno local, central y municipal. En ese sentido,
como ensayo, Dios quiera que la suerte del ensayo
culmine en kxito. No podria tratarse cientificamen-
te este asunto, porque todos los tratadistas se incli-
nan a consolidar los Ayuntamientos come base demo-
critica de la gobernaci6n del pueblo. El distrito cen-


tral future ha de ser a costa, su ensayo, exclusiva-
mente, de la Provincia de la Habana, Provincia que
hoy tiene alrededor de novecientos mil habitantes; y
el distrito central, segun 16gicamente se desprende,
tendri alrededor de seiscientos cincuenta mil, que-
dando asi la gran Provincia de la Habana reducida,
simplemente, a una provincia de doscientos cincuen-
ta mil habitantes, poco mas de dos de los pueblos
importantes de nuestra Republica.
Pensaba yo que Oriente, esa gran provincia orien-
tal, tuviese la inmensa desgracia de perder su ayun-
tamiento capitalino. Ahi estA GuantAnamo, ahi estit
Holguin, ahi esta Manzanillo, ahi esta Bayamo, o
Baracoa, que son importantes ciudades que, en un
moment determinado, podrian coger la bandera y
llamarse capital de la provincial.
La provincia matancera, esa provincia de poetas y
de hombres practices, tambi6n tiene ciudades impor-
tantes que podrian, en un moment determinado, sus-
tituir a la capital, por su importancia.
Las Villas. Tambien Las Villas tiene a Cienfuegos
y tiene a Sagua, y tiene muohas ciudades importan-
tes que, en un moment determinado, pudieran sus-
tituir a la capital, por su importancia, por su nu-
mero de poblaci6n.
Pero a la Habana le pasa lo que a Camagiiey y a
la querida Pinar del Rio. A la Habana le pasa que su
capital lo abarca todo.
Todas las actividades comerciales, las actividades
industriales todas, como es 16gico, radican en la ciu-
dad de la Habana; y entonces podremos pensar que
vamos a dividir nuestra provincia en dos, en dos, no
per gala, sino por necesidad. Esta provincia, divi-
dida ya en dos, tendria que buscar una capital, por-
que no podri ser el Distrito Central su capital. Po-
dra, tal vez, irla a buscar en lugares donde muchoa
cubanos han honrado su provincia: alli, en Alquizar;
alli, en Giiines; en cualquiera de esas cidades, cual-
quiera de ellas menos importantes que cualquiera de
esas ciudades de esas tres provincias a que yo me
referia antes. Pero, no importa. Es asi lo que con-
viene al future studio que se va a realizar, y mi men-
te tiene la duda de si estoy en lo cierto o no lo estoy,
de si debe de hacerse tal cosa, cuando eapacidades
tan grandes como las que aqui hay representadas,
opinan en contrario a lo que estoy diciendo.
La Habana, fundada el 15 de noviembre de 1615,
tuvo su primer Alcalde en un hombre muy popular
en aquella epoca, en la 4poca de la Colonia, llamado
Pedro Barba. La Habana, va a tener su iltimo Al-
calde en un hombre eminentemente popular, eminen-
temente bueno, exoesivamente joven, eminentemente
popular en el Partido Popular, en el Dr. Miguel Ma-
riano G6mez.
Hay una lipida en el Templete, que simboliza la







DIARIO DE BEBIONEB DE LA 00NVENCION CONSTITUYENTE 5


reunion del primer Cabildo, verificada en la Habana
en ese dia, que tiene una inscripci6n que en honor
del romanticismo y en honor de la inspiraci6n quie-
ro leer aqui, traducida al castellano por un eminen-
te catedritico de nuestra Universidad. Dice asi:
(Lee): "Mira, pues, que no perezca en cl porvenir la
fe habanera". Lo que esta inscripci6n expresa, fuera
de recomendarsele a los que, en el future, han do
constituir la direcci6n del distrito central, "que no
perezea la fe habanera". Y hay otra lApida en el
mismo Templete, coloeada filtimamente por el doctor
Miguel M. G6mez, aun no hace dos mess, que dice:
"Habana, fecha tal, para la perpctuidad do su cs-
tabilidad ".
La ceiba aquella bajo cuya sombra se constituyj
el primer cabildo, en 1756 fu6 destrozada; y sus ma-
deros, segfin unos historiadores, parte de ellos estAn
en un Museo britanico; la segunda ceiba, haee unos
el primer cabildo, en 1756 fu6 destrozada; ly sus ma-
deros estin en la provincial de Matanzas, en un Mu-
seo de la ciudad de Cardenas, y esa que esti sembra-
da ahora, tiene 35 ailos y ha de ser el ejemplo de al-
go que he de decir esta tarde aqui. Tengo la seguri-
dad, sefiores, y en esto reconozeo a mis antecesores
que llevaban en su sangre parte de la idealidad del
hidalgo manchego, que nuestro actual Presidente do
la Rep.iblica, el digno General Gerardo Machado, que
ha podido hacer el milagro grande de reunir en una
sola idea las tres tendencies antag6nicas de los par-
tidos cubanos, que ha podido lograr, para bien de Cu-
ba, en este hemiciclo, la reunion de los representan-
tes de los nartidos cubanos todos, abrazados al mibmo
ideal patri6tico de Cuba, tengo la seguridad,
digo que su ensefianza v;a a ser tan benefi-
ciosa para el future, que la ha de seguir y la
ha de aprender el que le suceda en el gobierno, por-
que 41 va mejorando al pais en todas sus fases y el
gobernante que habrA de sucederle, ha de ser un gran
gobernante con las ensefianzas del General Machado,
que ha sentado precedentes inmejorables en ese sen-
tido. El General Machado ha podido aunar opinio-
nes y hacer possible que se reunan estos Constituyen-
tes. El que le haya de suceder haibra, tambi4n, de se-
guir las sefiales de los tiempos, y habrn de modificar,
de acuerdo con la tendencia modern de la apoca su-
ya, que no ha de ser lejana, la Constituei6n refor-
mada ahora. No importa que los que estamos auqu:
queramos aherrojar la opinion para que esto no re-
sulte asi en la concieneia, la paciencia y el dominio
de lo que esta c. de lo que venga, pues habri de set
tal que podrA encontrar medios tan hbbiles como el
de su antecesor y maestro ipara reunirlos aqui como
estamos nosotros. Dejadme, pues, come el manche-
go, pensar que no todas las veces la realidad es to-
mada de nuestro ser.
Tened la seguridad de que muchos de los que aqui
estamos. que nos creemos viejos, estaremos en esa


otra Constituyente; y en esa Constituyente con cstas
facultades para powder hablar al scntimiento, tocan-
do mis a los corazones mAs que con nuevas ideas, que
no tengo, ire, cana por casa, tocando al coraz6n de los
ciudadanos para que se restituya el Ayuntamiento de
la Iabana.
Fe y adelante, dijo Jose do la Luz Caballero; fe y
adelante dijo mi maestro en political; y aqui estamos
y vemos quo el actual Gobierno, con su rectitud, nos
hace tener seguridad y fe en el porvenir de Cuba y en
la prosperidad de nuestro pueblo y, sobre todo, mu-
cla fe en el Congreso para que no vuelva a equivo-
carse; esperemos que las nuevas reglas que han de
constituir el Poder Central, el Distrito Central, sc-
rin suficientes para que no echemos de menos al gran
Alcalde, al joven Alcalde, al mejor de los alcaldes
que ha tenido Cuba.
(Grandes aplausos).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Tiene
la palabra el senior Viriato Guti6rrez.
,SR. GUTILRREZ (VIRIATO) : Sr. President y Sres.
Convencionales: El dejo amargo y el cariz politico
que mi amigo, el distinguido compaiiero senior Beni-
to Lagueruela, le ha dado a las palabras que pro-
nunci6 en la tarde de ayer y termin6 en la de hoy,
combatiendo el dictamen de la Comisi6n favorable al
precepto que suprime el Ayuntamiento de la Haba-
na y crea el Distrito Central, nos obliga, a los que es-
tamos dispuesto a votarlo, a darle una respuesta que
sea, a la vez, amplia explicaci6n.
No hay, ciertamente, en la Ley que crea el Distri
to Central y en el precepto de la Constituci6n que lo
adopta, ningfin prop6sito de earlicter politico quo
vaya contra ninguna agrupaci6n de esta naturaleza
y menos contra ninguna persona en particular.
El hombre que hoy dia rige los destinos de la Mu-
nicipalidad de la Habana, que ocupa el puesto prin-
cipal en ella, el puesto legendario y clasico de Al-
calde, es un hombre que goza de la simpatia de to-
dos los buenos ciudadanos de la Habana, y que tiene
la admiraci6n y el afecto de todos los que estamos
unidos a la obra regeneradora del Gobierno actual.
A mi me consta que su eficiente labor en el encau-
zamiento de la vida administrative municipal, ha
producido tan buenos efectos en todos los que la si-
guen de cerca y la admiran, que yo puedo asegurar
que se piensa en 41 mismo y no en otra persona, en es-
toe moments, para que sea quien tome por primer
vez las riendas y dirija los destinos del organismo o
del sistema que se llegue a implantar como sustituto
del Ayuntamiento de la ciudad y t6rmino de la Ha-
bana. (Grandes aplausos).
Esto a61o es bastante para suprimir toda suspica-
cia. Y es que realmente, sefiores Conveneionales, no
ha habido nunea, alrededor de este problema, el m6s







6 DIANRO DE Is8OlNZ5 DE LA OONVINCION OONSBTITwuYZNT


ligero atisbo de interns o de prop6sitos tendencio-
sos politicos.
La idea del Distrito Central, la idea de cambiar
la organizaci6n municipal de la ciudad de la Haba-
na y de su Termino, no es una idea nueva, no es
una idea que tenga su origen en el Proyecto altimo
de Lcy que trae la Reforma que estamos discutien-
do de la Constituei6n de la Reptblica; es una idea
que estuvo en el ambiente, que se ha paseado en este
hemicielo de la CAmara y por el del Senado en los
otros intentos de Reforma Constitucional; y, enton-
ces, no regla los destinos de la ciudad de la Habana
la persona que hoy en dia la administra. No hay,
pues, por qu6 pensar que, el hecho de que ahora cris-
talice la Reforma en ese aspect, signifique que exis-
ta detrAs de ello algfn prop6sito ulterior politico.
La idea en si, es la que persiguen no solamente los
habaneros, los que han nacido en la ciudad, en 3l
T6rmino Municipal o en la Provincia de la Habana,
sino la idea que queremos todos los cubanos, todos
los que amamos nuestra tierra: el convertir esta ciu-
dad de nuestros entusiasmos y alegrias en una ciu-
dad tan grande, en una ciudad tan espl6ndida y tan
hermosa, que llegue a ser digno exponente de la Na-
ci6n y sobrepasando los limits de capital de la Re-
pfblica, sea, ademas, una de las grande capitals de
la Humanidad.
Si estos son los prop6sitos que vienen inspirando
desde hace muchos afios la transformaci6n de la or-
ganizaci6n municipal, a semejanza de lo ocurrido en
otros paises, no es possible ver en ello ninguna otra
tendencia, ni ninguna otra intenci6n. Queremos se-
guir el ejemplo de las naciones viejas de la Europa
que nos han ensefiado que para haser capitals del
Mundo, capitals que atraigan la admiraci6n de los
otros pueblos, capitals que simbolicen una naci6n
por si solas, es necesario cambiar los viejos moldes
de las organizaciones municipales, dandole otra forma
y otros vuelos, que permitan hacer de ellas lo que
realmente es imprescindible que sean para sobrepa-
sar a las mismas concepciones municipales. Ejemplo
que ha sido recogido por la joven Am6rica, donde so
han organizado centros urbanos en forma de Distri-
tos, y de otros sistemas nuevos, diferentes a los vie-
jos sistemas de la municipalidad, siempre que se ha
querido magnificar una ciudad. Por eso, ouando nos-
otros tratamos de recoger la experiencia del Viejo y
del Nuevo Mundo, no debe verse en esta tendencia
nuestra el prop6sito de recoger esas ideas con otros
fines que no sean los de propender a la grandeza, el
explendor y el mejoramiento de nuestra Habana.
Esto es, en pocas palabras, lo que me interesaba
dejar sentado en defense del Dictamen de la Comi-
si6n y en defense, por tanto, del Proyecto de Refor-
ma, tal y como habia sido votado por el Congreso.
Yo creo que nosotros hacemos bien votando el Dic-
tamen, porque al darle nueva organizaci6n, nueva


forma administrative a la ciudad de la Habana, es-
tamos actuando sobre el future, estamos pensando en
sus grandezas y en sus glorias, estamos uniendo nues
tros nombres a su brillante historic. Y luego que el
tiempo pase, cuando la Gran Habana, la sin par Ha-
bana, con sus bellezas, con su magnificencia y con
sus gracias, albergue en su seno espl6ndido a los ea-
minantes del Mundo que, deslumbrados, atraidos por
su fama, acudan a contemplarla, entonces, los que
de nosotros vivan y los hijos y los nietos de los qua
nos hayamos ido, sentirAn el orgullo y gozaran del
honor de que nosotros fu6semos los que, al sancionar
este cambio propiciaramos tanta grandeza. (Gran-
des aplausos).
SR. LAGURUELA (BENITO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Tiene
la palabra el senior Lagueruela.
SR. LAGUERUELA (BENITO) : Sr. President y Srea
Delegados: He pedido la palabra, para agradecer las
de mi compafiero, muy estimado amigo mio, el senior
Viriato Guti6rrez. Seguramente por la dificultad que
yo tengo, de expresar mis pensamientos, ya que m.

dedicaci6n es a las matemiticas y no a la literature,
se me hace dificil poder llevar al exterior lo que yo
pienso. Para expresar mis ideas, uso las palabras que
tengo a mi alcance; y la falta de practice oratoria
me hace, muchas veces, decir cosas no tan amplia-
mente como quisiera. Por eso es que yo pido un po-
quito de benevolencia, si en el dia de ayer, contra
mi voluntad, hube de decir algo que entrafie la ten-
dencia que pudiera traer consigo la aelaraci6n ya
hecha, que agradcezco en el alma al sefor Viriato Gu-
ti6rrez.
No es esa mi idea, s6 perfectamente, que si tu-
viera talent oratorio, hubiera podido decir esas mis-
mas palabras con relaci6n al Gobierno Central nues-
tro, con relaci6n a mi intimo amigo, tambi6n mi Je-
fe, muy honroso para mi, el General Machado. No
pienso, en absolute, que en nada de esto que esti en
relaci6n con la supresi6n del Ayuntamiento de la
Habana, haya otra cosa que la que se ha dicho aqui:
un ensayo del Gobierno Central; pero todo ensayo,
toda tendencia tiene antagonismos y result tal vez
que, por la costumbre, por llevar cuarenta afios en
la Habana, viendo siempre al Mayor, al Alcalde, co-
mo Jefe de la Ciudad, tal vez animado por las ten-
dencias de los viejos, me hace pensar en lo dificil
que es andar en las race de un Arbol. Por eso, to-
das esas frases del doctor Viriato Guti4rrez, si yo las
hubiera podido decir con la galanura con que 61 lo
ha hecho, las hubiera dicho, pero 61 lo ha hecho por
mi y yo las acepto eon much gusto.
En cuanto a mi correligionario, en cuanto al Dr.
Miguel Mariano G6mez, con cuanto entusiasmo he
oldo lo que ha didho mi distinguido compafiero, no
porque fuera nuevo para mi, porque yo conozco la al-







DIARIO DE SESIONEB DE LA OONVENOION OONSTITUYENTE


teza de principios del General Machado. Yo sabia
que 6l era un diseipulo aventajado, y que tendria el
premio que se merece por su honradez, como lo tie-
nen todos los que defienden los intereses de la Pa-
tria (Aplausos).
SR. PRESIDENT (SANCIIEZ DE BUSTAMANTE) : Se
va a dar lectura nuevamente al articulo quince del
Proyecto.
(El Oficial de Actas, lo lee).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
va a poner a votaci6n. Los que esten conformes, con-
testarAn que si, y los contrarios, que no.
(So efoctia la votaci6n).
(El' Sr. Caimpos Marquetti solicit explicar fut
voto).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): El
resultado de la votaci6n es el siguiente: Han votado
47 que si y 2 que no.
(Votaron a favor los seiioresf. Aguirre, Alfert, Ar-
mas, Ar6stegui, Artola, Balanz6, Barrero, D'Beci,
Beltrdn, Bello, Bonet, Campos Marquetti, Cap6,
Cartaya, Castillo, CUspedes, Collado, Don, Dwq1ue,
Espinosa, Garcia Madrigal, Garcia Rivera, C. F. Giu-
tierrez, Herndndez Cartaya, Jistiz, Miranda, Moli-
net, Montero Bernal, Montero Broin, Navarro, Ni-
fiez, Oropesa, Pella, Pdrez Valdes, Pino, Planas, Por-
tuondo, Pur6n, Salazar, Santo Tomis, Silva Gil, Sil-
va Mulowz, Zibizarreta, Alvarez, V. Gutierrez y Sdn-
cJoez de Bustamante.
(Votaron en contra los seiores: Lagueruela y Ra-
mirez).
Queda, por lo tanto, aprobado el articulo.
Tiene la palabra, para explicar su voto, el senior
Campos Marquetti.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO) : Sr. Presiden-
te y Sres. Delegados: Yo he votado a favor de la su-
presi6n del Ayuntamiento de la Habana, y este vo-
to mio me obliga a explicarlo ante vosotros y ante
mi propia conciencia.
Mi origen, absolutamente democritico; mis incli-
naciones, siempre han sido favorables a esa tenden-
cia; y es por eso por lo que cada vez que un nfclec
de cubanos haya probado su capacidad para llenar
cumplidamente los deberes que exige la organization
de un municipio, cuando tenia el alto honor de fi.
gurar en el Congreso, vote siempre favorablemente.
Mientras oia al Sr. Lagueruela, confieso que me
senti profundamente impresionado, y resuelto, por
eso, a terciar en el debate en favor de ese Ayunta
miento. Cuando tuve el gusto de oir al senior Viria
to Guti6rrez, mi impresi6n fu6 mayor; a tal punto
que unido a otras observaciones que, naturalmente
venia haciendome, inflayeron en mi voto en favor di
la supresi6n. Estas observaciones son las siguientes
Ningin comity politico, de cuantos existen en la Ha


bana, liberals, populares, o conservadores, se movio
en favor de una soluci6n contraria, es decir, en fa-
vor de la permanencia del Ayuntamiento de la Ha-
bana. Todas las classes productoras de esta ciudad
permanecieron tranquilas frentc al anuncio de que
iba a suprimirse tal organizaci6n. Los ohreros, los
propietarios, los industrials, los comerciantes, todas
las clases vivas, permanecieron tranquilas y silencio-
sas, como pensando que la media era buena, que
era ftil; luego mis puntos de vista en el orden per-
sonal debian ser de acuerdo con esos elements, ya
que es deber de todo legislator vivir pulsando la opi-
ni6n pfblica para decidir definitivamente su actua-
ci6n. Si ese era mi caso, si el propio Alcalde Munici-
pal, si los mismos concejales afectados por la medi-
da permanecieron silenciosos, yo debia interpreter
nomo una resoluci6n de toda esta ciudad el hecho de
esa supresi6n, la conveniencia de esa supresi6n. Es
por eso por lo que he votado a favor, y creo que soy
un legitimo intArprete de la voluntad de todos. Opi-
no que al votar asi, he votado de acuerdo con el mis-
mo Ayuntamiento de la Habana. Nada mIs tengo
que decir. (Aplausos).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
va a dar lecture a la quinta de las Disposiciones del
Dictamen.
(El Oficial de Actas, la lee).
iSR. HERNANDEZ CARTAYA (ENRIQUE) : Pido la pa-
labra.
,SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tiene
la palabra el senior HernAndez Cartaya.
ISIR. HERNANDEZ CARTAYA (ENRIQUE): Para hacer
una pequeiia observaci6n. No me merece la califica-
ei6n de enmienda, porque es objeto de la misma el
texto de la Reforma. Creo entender que el verbo em-
pleado, en el segundo parrafo, debe ser en singular.
Los compromisarios senatoriales del Partido Poli-
Stico que "haya" obtenido mayor nimero de votos en
las respectivas Provincias.
SR. GUTI RREZ (VIRIATO): Voy a explicar al senior
HernAndez Cartaya la raz6n del precepto. El proble-
ma observado por el se da, no s6lo en el parrafo se-
Sgundo, sino tambi6n en el pirrafo tercero; y al es-
tudiar el asunto en la Comisi6n Especial entendimos
Sque la mayoria, en relaci6n con la proclamaci6n, de-
ben tenerla los compromisarios, no el Partido; por-
que puede darse el caso que sumando los sufragios
Slogrados por todos los candidates de Partido, desde
Sel Presidente hasta el 6ltimo Miembro de la Junta
- de Educaci6n, haya un Partido que llegue a tener
. mayor numero de sufragios que otro Partido, y, sin
,embargo, el grupo de compromisarios senatoriales de
la column correspondiente al Partido de la mino-
Sria tuviera mayor votaci6n. Por eso entendimos que
: el primer parrafo estaba bien redactado en la forma
- en que venia: "Los compromisarios de un Partido







DUMAO DI SUSIONUS DZ LA GONVINCION 0ON TITUYUNTZ


que hayan obtenido mayor nfimero de votos se reu-
nirAn, etc." Y en el segundo pirrafo entendimos que
debia decirse: "Los compromisarios senatoriales del
Partido politico que sigan en votaci6n a los de la
mayoria". Y entonces dejamos aclaxado en uno y en
otro, aunque haciendo una reetificaci6n gramatical
en el segundo pArrafo, que los que deben tener la
mayoria de los votos, a los efectos de la proclama-
ci6n, son los Compromisatios Senatoriales. Ello no
obstante, me alegro de la observaci6n del doctor Her-
nindez Cartaya, porque podriamos estar equivocados.
ISIR. HERNA.NDE CARTAYA (ENRIQUE): Me alegro
haber promovido esta cuesti6n, porque observe que
la Comisi6n hizo un studio especial de la redacci6n
a que yo ane acabo de referir; me alegro, porque asi
queda fijada la orientaci6n adecuada del precepto,
ya que, de otra manera, la inteligencia no estaba per-
fecta, porque tal parecia que el Proyeeto de Refor-
ma se habia referido a los partidos, y no a los com-
promisarios. Pero la Comisi6n ha actuado, dejando
que la mayoria, en cada partido, sea atendiendo a
los compromisarios que tengan mayor nimero de vo-
tos; y deseo que asi se haga constar como determina-
ci6n final del respeto al principio de las minorias,
dentro de cada partido de mayoria o de minoria.

Yo creo entender que lo que ha explicado el senior
Viriato Guti6rrez es que, dentro del Partido que ha-
ya obtenido mayoria de votos, salgan eleetos com-
promisarios los que a su vez obtengan mayoria de vo-
tos individualmente y, despu6s, en el Partido de mi-
noria los compromisarios que obtengan tambi6n ma-
yoria de votos dentro de su partido.

Yo desearia, for esa raz6n, que se explicara la re-
dacci6n, fijando el alcance del precepto; dada la va-
riaci6n que se ha introducido diciendo "sigan" don-
de antes se decia "siga".
SR. GUTIARREZ (VIRIATO): Pido la palabra.
,SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Tiene
la palabra el senior Viriato Gutierrez.
Sa. GUTI SREZ (VIRIATO): Efectivamente, el pre-
cepto debe quedar aclarado. 'La Comisi6n se decidi6
por el cargo, no por el Partido, de manera que el
grupo de Compromisarios que obtenga mayoria de
votos, elegiri el mayor nfmero de Senadores, y el
grupo de Compromisarios que obtenga el segundo lu-
gar en la votaci6n, elegirA el menor nflmero de Se-
nadores.
Y ya que estamos aelarando, creo oportuno llamar
la atenci6n de los sefiores Delegados sobre el Dicta-
men y la observaci6n que en 61 se hace en relaci6n
con el plrrafo primero del articulo cuarenta y cinco.
El parrafo del Proyeeto no pudo ser modificado por
nosotros pero tiene indudablemente una laguna, que
consist en no precisar el numero de compromisarios


que habrAn de designarse y elegirse despu6s, como lo
decia la Constituci6n anterior.
Ante la imposibilidad de legislar sobre este par-
tioular, cambiando el texto del precepto, hemos op-
tado por declarar que este defecto que exponemos
y reconocemos es algo que puede subsanarse en la Ley
Electoral, la cual sera corregida, a fin de ponerla do
acuerdo con las modificaciones que estamos intro-
duciendo a la Constituci6n.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
va a someter a votaci6n este Articulo.
(Se efectia la votaci6n).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Que
da aprobado por 49 votos a favor y ninguno en con-
tra.
(Votaron a favor los seiiores: Aguirre, Alfert, Ar-
mas, Ar6stegui, Artola, Balanz6, Barrero, D'Beci,
Beltrdn, Bello, Bonet, Campos Marquetti, Camps,
Cap6, Cartaya, Castilo, Cespedes, Colado, Don, Du -
que, Espinosa, Garcia Madrigal, Garcia Rivera, G(e-
rra, C. F. Gutidrrez, Herndndez Cartaya, Jistiz,
Lagueruela, Miranda, Molinet, Montero Bernal, Mon-
tero Broin, Navarro, Nfiez, Oropesa, Pella, PNrea,
Pino, Planas, Portuondo, Pwrn, Ramirez Le6n, Sa-
lazar, Santo Tomds, Silva Gil, Silva Muioz, Zwbi-
zarreta, Alvarez, V. Gutierrez y Sdnchez de Busta-
n.ante.)
ISe va a dar lectura al articulo tereero del Proyee-
to de Reforma.
(El Oficial de Actas, lo lee).
SR. HEBNANDEZ CARTAYA (ENRIQUE): Pido la pa-
labra.
SR. PRESIDENT (SANCHEz DE BUSTAMANTE) : Tiene
la palabra el sefor HernAndez Cartaya.
SR. HERNINDBZ CARTAYA (ENRIQUE) : Sr. Presiden-
te y sefiores Delegados: 'Se acaba de dar lectura al
articulo, en los moments en que no me pude dar
cufnta, para hacer una observaci6n con respect al
articulo 39.
'Queria haeer constar sobre el articulo 39 que, en mi
concept y, quizas sea anticipar la explicaci6n de vo-
to, porque no quiero presentarlo como enmienda, pa-
ra no entorpecer la labor de la aprobaci6n del Dicta-
men en ese extreme, entiendo que, en rigor, debia
deseeharse el articulo 39, tal como viene propuesto en
la Reform, porque no hay necesidad de incluir en
ese articulo 39, la dbligaci6n de que las leyes asegua
ren la intervenci6n y representaci6n de las minorias
en el Senado, y tiene esto su explicaci6n. Consiste en
que la anterior Constituci6n, o sea la vigente, no
mencionaba al Senado entire los cuerpos representa-
tivos de que se ocupaba, sino solamente a los ayun-
tamientos, a los consejos provinciales y a la CAmara
de Representantes, y era obvio, porque respect de


II I


8






DIARIO DE SEBIONEB DE LA 00NVENCION OONSTITUYENTE 9


estos tres cuerpos la Constituei6n no seiialaba r6gi-
men de minorias, sino indicaba solamente que se
elegirian per sufragio director.
El Senado tiene en cambio, en la Constituci6n vi-
gente su regimen de minorias. La propia Constitu-
ci6n organize el Senado estableciendo las juntas elec-
torales, con los Consejos Provinciales, donde tienen
su representaci6n las minorias, y un double nimrero de
compromisarios, con el regimen de proporcionalidail
done tienen tambiin representaci6n las minorias;
pero eso figuraba asi en la Constituci6n actual y
nosotros lo entendemos, no como una deficiencia, si-
no como acto consciente, porque la propia Constitu-
ci6n indica el regimen, lo que las leyes no podrian
variar. Al aprobar el articulo 45, hace un moment,
todavia se ha aclarado mis el principio de las
minorias, porque la Constituci6n establece, c6mo se
eligen los compromisarios y da el derecho de dos al
Partido de la mayoria y uno al de la minoria, lo que
ninguna ley podri variar despues, impidiendo la re-
presentaci6n de las minorlas en el Senado, no habria
necesidad, por tanto, de que el articulo 39 se refirie-
se a leyes que no pueden venir, porque la propia
Constituci6n vigente ha fijado la forma en que se
han de elegir los compromisarios. Creo, per lo tan-
to, que el articulo 39 estA demas; pero si la Conven-
ei6n estima que lo que abunda no dafia, no me opon-
go a la aprobaci6n del articulo; he querido solo ha-
cer esta explicaci6n.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
somete a votaei6n nominal.
(Se efectia la votaci6n).
SR. PRESIDENT (.SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Han
votado 50 sefiores Delegados que si, ninguno en
contra.

(Votaron a favor los seiores: Aguirre, Alfeort, Ar-
mas, Ad6stegui, Artola, Balam~ 6, Barrero, D'Beci,
Beltrdn, Bello, Bonet, Campos Marquetti, Capo, Car-
taya, Castillo, Cespedes, Collado, Don, Duque, Espi-
nosa, Garcia Madrigal, Garcia Rivera, Guerra, C. F.
Gutitrrez, Herndndez Cartaya, Jistiz, Lagueruela,
Miranda, Molinet, Montero Bernal, Montero Broin,
Navarro, Niiez, Oropesa, Pella, P6rez Vald6s, Pino,
Plans, Portuondo, Pur6n, Ramirez, 'Slazar, Sdn-
chez de Bustamante, Santo Toms, Silva Gil, Silva
Muwaz, Zubizarreta, Alvarez y Viriato Gutigrrez.)
Queda, en consecuencia, aprobado.
Se va a dar lectura al articulo cuarto.
(El Oficial de Actas, lo lee).
Sa. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): St
pone a discusi6n.


SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Tiene
la palabra el senior Campos Marquetti.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO) : He solicita-
do la palabra para dirigir un ruego con la venia de
la Presidencia, a los miembros de esa Comisi6n, com-
puesta de quince compaileros nueatros, a fin de que
tengan la bondad de explicarnos, si le es possible, con
un poco de mayor claridad, las razones y fundamen.
tos que hayan podido tener para incluir entire las ga-
rantias que puedan suspenderse, el articulo 28 de la
Constituci6n vigente.
SR. NUiREz PORTUONDO (EMILIO): Pido la palabra.
.SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tiene
la palabra S. S.
SR. NUINEZ PORTUONDO (EMILIO) : Sr. President y
sefiores Delegados: A nombre de la Comisi6n dicta-
minadora y para complacer al senior Campos Mar-
quetti.
Esta reform, en realidad, lo inico que significa
es una rectificaci6n a la labor de la primer Conven-
ci6n Constituyente. En aquella Convenci6n, el acuer-
do que se tom6 fu6 declarar suspendible el derecho
de reunion, y no el de petici6n, pero cuando la Co-
misi6n de estilo, fuera de la Convenci6n, redact6 el
texto definitive de la Constituci6n vigente, sufri6 un
error al colocar entire las garantias suspendibles el
derecho de petici6n y entire las que no podian suspen-
derse en ninguna oportunidad, el derecho de reu-
ni6n. La aeei6n plural mis grave que puede ejerei-
tarse, en moments de alteraci6n de orden piblico,
es el derecho de reunion hasta el punto que sin ne-
cesidad de que la Constituci6n permit que se sus-
penda, en la practice, hay que suspenderlo.
En nuestra historic hemos visto que en todas las
oportunidades en que se ha alterado el orden, por ra-
zones encaminadas a mantener ese derecho, ha sido
imprescindible suspender el dereoho de reuni6n. Sin
embargo, el ejercicio del derecho de petici6n puede
hacerse en cualquier moment, aunque la alteraci6n
sea gravisima, a la autoridad y esta esta obligada a
resolver esa petici6n y contestarla. Por ello es natu-
ral que se declare que, en ningin moment de la vi-
da national, aunque est6 alterado el orden en una
forma extraordinaria, se pueda suspender ese dere-
cho. Se podria decir que el derecho de reunion es
una conquista extraordinaria de la revoluci6n. Se
podria argumentar, como decia el senior Campos Mar-
quetti particularmente, que constitute un grave pro-
blema suspenderlo, pero cuando se suspended es, ini-
ca y exclusivamente, en las alteraciones del orden
piblico donde, precisamente, como medio de alterar-
lo, se escoge el sistema de la reunion, porque una per-
sona, por si sola, no podria alterar el orden piblice.


Sn. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO): Pido la pa- Esa es la raz6n que ha tenido la Comisi6n para
labra. aprobar el Proyecto de Reforma Constitueional en







10 DIAUIO DE 8IONZ81 D LA 00NVI3 IO1N 00NTITUY1NTE


ese aspect, porque como repito y decia anteriormen-
te, no es en si una reform sino volver a colocar en
la Constituci6n el criteria de la primera Convenci6n
Constituyente que no fu6 a ella por un simple error
material.
SR. CAMPOS MARQUETTI GENEROUSO) : Pido la pa-
labra.
SR. PRESIDENT (SINCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tiene
la palabra el sefior Campos Marquetti.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROBO): Francamen-
te, senior Presidente y sefiores Delegados: crei que la
Comisi6n tenia otros arguments y que, por consi-
guiente, iba a ser facilisimo convencerme y decidir
mi voto a favor, pero realmente el argument no es
fuerte. Si ese es el inico es demasiado d6bil.

El senior Nufiez Portuondo se adelant6 a explicar,
y lo hizo desde luego con la lealtad con que hace siem-
pre todas sus cosas. Mi opinion acerca de esta mate-
ria es esta: En este pais, el derecho de reunion cost
luehas incesantes, lgrimas y sangre. Una de las co-
sas que estuvieron siempre prohibidas al cubano, fu6
el ejercicio de ese derecho. Durante siglos enteros
nos encontramos con la dificultad de reunirnos, por-
que la ley vigente en las colonies, porque los decre-
tos con que se nos gobernaba, impedian al cubano
reunirse. Yo recuerdo que todavia, en plena revo-
luci6n de 1895, estando el que habla, en uni6n de
otros oubanos, preso en la Isla de Pinos, por ser revo-
lucionarios, se dict6 un bando que firmaba el Co-
ronel CAndido HernAndez de Velazco, que decia asi:
"Quedan prohibidas las reuniones de los filibuste-
ros, y no se consentir&, en mode alguno, reunion de
m'Is de uno"; y para que nos reuniesemos mis de
uno fu6 necesario el esfuerzo gigantesco de nuestros
mArtires. Y es por eso porque aquellos que recogic-
ron los l1timos hilitos de los que murieron per la Ii-
bertad, reunidos en Convenci6n, dictaron ese articulo,
que dice, simplemente: "Toda persona tiene el dere-
cho de reunirse libremente y sin armas". En cual-
quier caso, la practice y la historic nos ensefian que
son neoesarias esas reuniones pacificas y sin armas.
Cuando hay una grave perturbaci6n del orden pibli-
co, se suspended todas las garantias constitucionales,
menos aquellas que parecen inalienables en el orden
natural. El derecho de reuni6n cuando hay grave
perturbaci6n del orden pfiblico, cuando la perturba-
ci6n del orden piblico es violent, esta acreditado
en la conduct de cada hom~bre. Pero el Gobierno tie-
ne en sus manos leyes especiales que determinan es-
tas cwsas de un modo claro y terminate. Pero yo di-
go: co6mo establecer en la Constituci6n una media
de esa naturaleza porque haya perturbaci6n del or-
den pfblicot I No pueden reunirse en un Banco sus
accionistas, para resolver una cuesti6n important y
urgentet una sociedad, vencido por su Reglamento el
t6rmino sefialado para su direetiva, 1 no puede reunir-


se para resolver qui6nes han de ser los sustitutos?
Ino hay medidas previas que llenar? NNo pueden
concurrir elements representatives de la autoridad
para presenciar aquellas reuniones pacificas y sin
armas? Nuestra Constituci6n lo dice claramente en
su articulo 28: donde al sefialar cu'les son las ga-
rantias que debian suspenderse en caso de grave per.
turbaci6n del orden publioo, excluye tal articulo 28.
La explicaci6n que aparece en el document remitido
a cada uno de nosotros por la Comisi6n, dice que in-
oluye esta media porque es una equivocaci6n o fu6
una equivocaci6n de los Convencionales anteriores. Un
error, no es una equivocaci6n, es un error, que son
dos cosas distintas. (Risaw).
SR. NiiREZ PORTUONDO (EMILIO): Completamente.
Sh. CAMPOS MARQUETTI (G.ENEOSO): 6Un error
de aquellos convencionales No fu6 ningin error;
ellos tuvieron naturalmente la vision de que es una
necesidad que debe existir perdurablemente. Nos-
otros, desgraciadamente, nos estamos rigiendo toda-
via por una Ley del coloniaje, por la Ley de Orden
Pdiblico de 1870. Ah si esta prohibido el dereeho de
reunion, y el argument formidable del seflor Nfifiez,
de que hoy mismo se suspended el ejercieio de ese de-
reoho...
SR. NIf6ui PORTUONDO (EMIIO) : Ayer, senior Cam-
pos Marquetti.
Sa. CAMPOS MARQUETTI (GENEBOSO): De que ayer
se suspendia el ejercicio de ese derecho en plena paz,
quiero decir que se abusaba del Poder, que se co-
metian atropellos contra un dereeho natural y legiti-
mo, que el ,Gobierno eerraba los ojos para ir en de-
fensa de sus puntos de mira, sin cuidarse de los in-
tereses del pueblo; y 61 ha heeho bien en rectificar.
Ayer; ya hey no; ya hoy se consider el dereoho per-
manente, se respeta el dereeho de reunirse a todos
los ciudadanos de la Republica, se acepta como una
conquista de la revoluci6n el cumplimiento de ese de-
recho. Hoy estamos construyendo la base de nuestro
porvenir; y es aihora cuando el senior Nifiez Portuon-
do habla en nombre de ayer, de lo que ayer ocurria
para irse contra una ley de esta naturaleza.
Yo espero que mis compafieros de la Asamiblea y
que el propio senior Nuifiez Portuondo, rectifiquen;
que dejemos como cosa nuestra, sin tocar ese artciu-
lo en ningin memento; porque cuando la revoluci6n
viniese, que no vendrM, cuando 'hubiese grave altera-
ci6n del orden piblioo, antes habria redactado el
Congress de nuestra Naci6n una Ley de Orden Pfi-
blico que sefiale y que de las medidas de gobierno
que deben imperar en casos semAiantes. Nada mis
tengo que decir.
Sa. GUTIdmREZ (VmIATO) : Pido la palabra.
Sa. PRESIDENT (SlNCHEZ DB BUSTAMANTE): Tiene
la palabra el senior Viriato GnGti6rrez.







DIARIO DE BEION08 DE LA OONVENCION OONSTITUYENTE II
I


SR. GUTIARRE (VIRIATO): Sr. President y Sres.
Delegados: Nuestro querido compafiero, el senior Ge-
neroso Campos Marquetti, ha suscitado en esta nue-
va Convenci6n Constituyente, con su bien pensado y
expuesto discurso, un bellisimo debate de la vieja
Convenci6n, debate que fu6 fallado entonces per los
autores de la Carta Fundamental nuestra, en contra
de la opinion que ahora mantiene el senior Campos
Marquetti. Alli se plantearon, al discutirse la Carta
Fundamental, todos los problenias te6ricos sobre los
dereohos individuals y las libertades ciudadanas. Es-
ta'ba todavia muy reeiente en la mente de los cuba-
nos el sufrimiento de los afios pasados, los dolores
de la guerra y las persecuciones simbolizadas en esos
bandos terrible y especiales a que se referia el se-
fior Campos Marquetti, y se crey6 necesario traer a
la Carta Fundamental todos los principios que sin-
tetizaban los dereehos llamados individuals, que re-
presentaban la maf plena libertad, aquella que la
ciencia y las revoluciones habian conquistado para
otros Ipaises y para otros pueblo.
ICuando se lleg6 a este studio la Convenei6n Cons-
tituyente tuvo ante si un verladero dilema: consa-
grar la libertad plenamente, sin ponerle limits ni
cortapisas, sin dejar de prever los casos excepciona-
les, o, por el contrario, consagrar las libertades ple-
namente, pero previendo las circunstancias posibles,
aunque dificiles de ocurrir, en que debian ser limita-
das, en cireunstancias en que la integridad del Es-
tado, por causes de orden interno o externo, pudiese
estar en peligro. Y en los debates que en el beno de
aquella Convenci6n hubieron, se lleg6 a la conclu-
si6n de que era necesario estatuir prescripciones que
hiciesen compatibles las ansias plenas de libertad con
los deseos, no menos intensos, de la conservaei6n del
Estado. Como consecuencia de este studio se estim6
por la Convenci6n, que no s61o debian aelararse en
una series de bases, --que luego fueron los articulos
de la actual Constituei6n-, todos los derechos in-
dividuales que eran la eonsagraci6n de todas las li-
bertades, sine que, conjuntamente con ellos, debian
tambi6n contenerse en las Bases y luego en los articu-
los de la Constituei6n, los dereehos que podrian sus-
penderse y la forma en que ese derecho de suspen-
si6n debia ser ejercitado.

Naturalmente, cuando el caso se present como
lo ha expuesto el sefior Campos Marquetti, abogando
y defendiendo un dereeho, un dereeho que ha costa-
do tanto a la humanidad ver eonsagrado en Cartas
Fundamentales y ver constituido en realidad, la sim-
patia de todos se inclina a favor del triunfo del dere-
cho y del mantenimiento de su ejercicio en toda an
fuerza; pero cuando se estudia la realidad de un
pueblo organizado en Estado y la necesidad de con-
servar el Gobierno que represent al Estado; cuando
se ven loe inconvenientes que en la vida real se pre-
sentan pars el mantenimiento del orden y la conser-


vaci6n del Estado organizado; cuando se tropicza con
las perturbaciones que tratan de disminuirlo y des-
conocerlo, entonces surge el otro pensamiento, de que
es necesario ponerle algfin limited, alguna cortapisa
al pleno uso de las libertades, y entonces es cuando
se piensa en qu6 forma y en que manera hay que ha-
cerlo y se estudia el modo de encauzar la limitaci6n
de los derechos. Entonces es cuando se llega a la con-
clusi6n, a que ha llegado nuestra Constituci6n, de
que los derechos que se consagraban en los articulos
del Titulo IV, IS'eccin I, son derechos que, no obs-
tante ser el sumun de la libertad y la aspiraci6n deC
pueblo cubano, despues de largas guerras, podian ser
on ciertas circunstancias limitados, siemp)re que la
limitaei6n de los mismos se atempere a los consejos
de la ciencia, que son los preceptos que estAn conte
nidos en ]a Seeci6n III del propio Titulo, Articulos
40, 41 y 42.
Por eso, cuando hablaba de los principios de li-
bertad que en los articulos anteriores -del 11 al
29 6 al 30-, contiene la Constituci6n, aisladametn-
te, entendimos quo llegamos 1.gicamente a la con-
clusi6n de que es malo reducir esos derechos alli
consagrados; pero cuando vemos que la limitaei6n
se concrete en la forma que se expone, entonces te-
nemos que llegar a la conclusion de que nuestro.
predecesores en esta labor que ahora estamos rea-
lizando, procedieron 'bien al limitar el ejercieio de
algunos de aquellos derechos, per entender que 21
pleno uso siempre, en todas circunstancias, podia
traer aparejada consigo una conseeuencia peor que
la limitacidn de los mismos por cierto tiempo y en
especiales circunstancias.
Asi, pues, siguiendo este razonamiento, yai la Con-
venci6n Constituyente estatuy6 lo siguiente: "Na-
die puede ser detenido sino en los casos en que
preseriben las leyes..... (sigue leyendo el capitido
que trata de los derechos individualss.
Esta exposici6n doctrinal, que es casi hist6rica, sc
encuentra en el process de formaci6n del texto cons-
titucional de la siguiente manera. Sabe la Conven-
ci6n que el primer acto de la anterior fu6 presentar a
la consideraci6n de la misma, ya estudiados y fundi-
dos, en forma de bases, todos los Proyectos de Cone-
tituci6n presentados ante ella, Ese Proyecto de Ba-
ses, que fu6 el que sirvi6 para la confecci6n final de
la Constituei6n, contiene en la Seeei6n Tercera las
bases 14, 15 y 24, que son las relatives a estos pro-
blemas. En la 14 se establece el derecho de petici6n,
que es el mismo a que se refiere el Articulo 27 de la
Constituci6n actual; en la 15 el derecho de reunion,
que es el articulo 28, que la reproduce literalmente,
menos en las primeras palabras; y la 24, que corres-
ponde al articulo 40 actual, en la que se dice que
se suspenderAn las garantias constitucionales de las
Bases 5, 6, 7, 8, 11, 12, 15, 18 y 19. De modo que la







12 DLIMO DI 5310N33 DI LA 00XVINOION 00NUTITUITTNMZ


Base 14, que era la que contenia el dereoho de peti-
ci6n, no aparece como suspendible, y la Base 15, que
es la que contiene el derecho de reunion, si apare-
ce que puede ser suspendida.
Como el debate fu6 en conjunto sobre el principle
de no suspension, y el principio de suspension en
casos excepcionales, prosperando este segundo cri-
terio, no lleg6 a haber discusi6n acerca del proble-
ma de detalles, y asi quedaron aceptadas, en defini-
tiva por la Convenci6n, como suspendibles, todas las
libertades o derechoe contenidos en la Base 24, ex-
cepto la 11, que se refiere a otros particulares y que
fu6 exeluida por motives especiales.
Aprobadas las bases, se acord6 por la Convenci6n
Constituyente convertir aquellas en articulos. El tra-
bajo se hizo y se di6 cuenta a la Convenei6n en la
sesi6n de 14 de febrero de 1901, y en ella se acord5
aprobar el articulo 27, que corresponde a la Base 15,
en los t6rminos en que aparece hoy el articulo 28,
porque se vari6 en la Base la frase primera "reco-
nocese" y se escribi6 "todos los habitantes de la
Repiblica tienen el derecho de reunirse, etc."
El articulo 40, que viene en esa primer redacei6n,
hace referencia, como era 16gico y natural, al ar-
ticulo 27, que era aquel en que venia contenida la
Base 15 de la Seoci6n Tercera, o sea, la Base donde
se enunciaba el deredho de reunion. Al aprobarse
esta redacei6n de la Constituci6n, se suscit6 un de-
bate en el cual intervinieron los sefores Juan Gual-
berto G6mez y el doctor Diego Tamayo, y como con-
secuencia de ese debate se acord6 que la Comisi6n
de Estilo pudiera organizer el texto de la Constitu-
ci6n definitive, poniendo el articulado que corre.
pondiera, de acuerdo con las aprobaciones y altera-
ciones finales de la Convenci6n.
'Como se puede observer, la redacei6n del texto que
se someti6 el dia 14 de febrero a la Convenci6n, era
esta que hemos relatado. El articulo 27 actual, que
era la Base 14 primitive, no aparecia; se conoce que
algin error material, algin error de m&quina, habia
saltado el articulo en el cual se definia el principio
del derecho de petici6n, y como al redactarse el ar-
ticulo 40 se habia tenido en cuenta el articulo 27,
como contentivo del derecho de reunion, de ahi que
fuese este articulo, o sea, el 27, el que figurase en el
texto del articulo 40. Pero la Comisi6n de Estilo que,
en virtud de acuerdo adoptado, a instancia del senior
Juan Gualberto G6mez, tenia faeultad para alterar la
numeraci6n de los Articulos, sufri6 un error, pues no
obstante haber colocado en el lugar que le correspon-
dia, el propio articulo 27, que habia sido suprimido
de la relaci6n numbrica primera, pasando a ser el
Articulo 28, el que establecia el principio del
dereoho de reuni6n, no salvo la correcci6n en
el Artieulo 40, el eual qued6 refiriindosw al
27, en vez de citar en an lugar al 28.


La raz6n 16gica de la Enmienda la explicaba acer-
tadamente, en mi sentir, el doctor Nfiez Portuon-
do, porque, efectivamente, el derecho de petici6n, 16-
gicamente, es un derecho que no puede suspenders.
Ahora bien, el senior Campos Marqinutti, con su ha-
bilidad genial, ha planteado el problema como una
cuesti6n de derechos individuals. Pero este asunto
no viene realmente sometido en esa forma, a nues-
tra consideraci6n, pues nos Ilega come la subsana-
ci6n de un error material, de cambiar el articulo 27
por el 28; por lo tanto, no viene en forma que ten-
gamos a nuestra consideraci6n el studio de si .una
de las libertades que pueden ser suspendidas debe
ser o no la de reuni6n: esto no se ha debatido hasta
ahora y 61 ha planteado el problema deede ese punto
de vista.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEBOO) : EstA plan-
teado por la Comisi6n.
SR. GUTIIRREz (VIRIATO): La Comisi6n al aceptar
la enmienda del Congreso lo mir6 como un problema
material, de error material, de salto de un articulo
por otro, pero nunca lo consider, ni tampoco el Con-
greso, como el problema doctrinal, al cual hace refe-
rencia ahora el senior Campos Marquetti.
El problema doctrinal yo entiendo que esti fuera
de nuestra consideraci6n. Sin embargo, si 61 insisted
en debatirlo, yo creo que las razones que exponia al
principio, que son las mismas que se barajaron en
la primer Convenci6n, son bastantes para llevar a
su animo, como al de los demhis compafieros, el mis-
mo criteria que tuvo aquella Convenci6n compren-
diendo 6ste entire los dereehos individuals que po-
dian ser suspendidos y que se sefialan en el articulo
40. Porque, realmente, si en los casos de grave per-
turbaci6n del orden, si en los casos de seguridad del
Estado y en los casos en que el enemigo se acerca a
nuestras puertas; si en esos easos es permitido per
la Constituci6n suspender determinados derechos,
jc6mo va a dejarse de comprender entire los mismos
aquel dereeho que permit reunirse, aunque sin ar-
mas, cuando puede estar comprendido en 61 el fin
y el prop6sito de la conspiraci6n, del espionaje, para
atentar contra los interests nacionales?
De esta manera creo haber expuesto todos los as-
pectos del problema; y, por ello, bien invocando las
razones de orden material, de error o de salto de nil-
mero, que fueron las que tuvo en cuenta el Congre-
so y las que tuvimos en cuenta nosotros tambi6n, o
bien invocando estas mismas razones de orden doc-
trinal, que apreci6 la otra Convenci6n Constituyente,
yo pido a los compafieros de la Convenci6n que apro-
bemos el precepto en la forma en que viene redacta-
do. (Aplausos).
SR. Ni Ra POBTUONDO (EMLIO) : Pido la palabra.
SR. PREBDENTE (SbANOHB DB BUSTAMANTE) : Tiene
la palabra el senior Nifiez Portuondo.







DIARIO DE BIEIONIB DE LA OONVENOION OONSTITUYENTE 13


Sa Nfi N PORTUONDO (EMILO) : Muy brevement,
senior Presidente y sefiores Delegados, para referir-
me al brillante discurso del senior Campos Marquotti.
Yo quiero haeer constar que no opino como el sc-
fior Campos Marquetti. No puedo admitir la defini-
ci6n de reuni6n pdblica que di6 en su discurso. La
reuni6n de los consejeros de un banco o de una so-
ciedad en liquidaci6n, no es la reuni6n a que se re-
fiere el precepto constitutional.
Me agrada much que el doctor Viriato Gutierrez
haya demostrado cumplidamente, que era cierta la
afirmaci6n que hacia a nombre de la Comisi6n, de
que se habia sufrido un error fundamental por la Co-
misi6n de Estilo de la primer Convenci6n, al redae-
tar el proyecto definitive.
El senior Campos Marquetti, sin antecedentes, a mi
juicio, de ninguna especie, -sufriendo, en este caso,
un error, y una equivocaci6n-, sostenia que no era
asi; y yo pongo a la disposici6n del sefor Campos
Marquetti, si lo desea, el "Diario de Sesiones" de la
primer Convenci6n, original, donde se nota perfee-
tamente el error, como prob6 el doctor Viriato Gu-
tierrez.
Yo creo que la media es altamente convenient,
desde el punto de vista doctrinal. iSi fu6ramos al
Derecho Comparado, pudi6ramos decir que, en casi
todas las Constituciones del mundo, se permit la
suspension del dereeho de reuni6n en las grande
alteraeiones del orden public.
Tenia exclusivamente a mi disposici6n, en este mo-
mento, dos Constituciones de dos paises americanos:
la de la Repiblica Argentina, y la de los Estados
Unidos Mejicanos; y en las dos: en la primer en el
Articulo 14, en relaci6n con el 23; y en la segunda,
en el Articulo 9, en relaci6n con el 29; se autoriza
la suspension de las garantias constitucionales en
cuanto al derecho de reuni6n, cuando existe una gra-
ve alteraci6n del orden pfblico, y en ninguna de las
dos se autoriza la suspension del dereoho de petici6n.
Decia el senior Campos Marquetti que en ning(in
memento, ni en ningin case podrian esupenderse lo
que 61 lamaba derechos inalienables, que yo supon-
go -al menos, dentro de la tbenica- esos derechos
tan inherentes al hombre, al individuo, dentro de los
principios modernos que ninguna legislaci6n puede
quitar. Pero esos derechos, siempre, se refieren a las
4poeas normales de la sociedad. Por eso nadie podria
suponer que en una 4poca normal a un individuo 3e
le pudiese detener sin star previsto el delito en las
leyes y en las dispesieiones judiciales, principalmente,
porque es un dereoho inherente a la personalidad. Sin
embargo, todos estAn contests, y en nuestra Carta
Fundamental se determine, que, en 6pocas de gran-
des alteraciones del orden p6blico, cuando esten sus-
pendidas as garantfas constituciones, de acuerdo con
los Articulos 15 y 16 de nuestra Carta Fundamental,


puede perfectamente detenerse al individuo sin haber
realizado la oomisi6n de un hecho que est6 penado.
I Por quA? Por la situaci6n extraordinaria en qu'
se coloca el pals; porque es una situaci6n de peligro,
y el Estado, representante de todos los ciudadanos,
t:ene que defenders, y no le importa perjudicar lo-
dereehos del 'ndividuo
Si al senior Campos Marquetti, cuando nos contaba
su situaci6n de desterrado en la Isla de Pinos con su
palabra brillante, con la intenci6n que siempre pone
en todas las oportunidades, le hubieran permitido
conspirar contra el dominion de Espafia, seguramente
que hubidsemos obtenido la independencia much
antes. Por eso el Gobernador espafiol prohibia las
reuniones, para que el senior Campos Marquetti no
pudiera dirigirse a sus compatriotas e hiciese labor
en favor de la independencia de Cuba.
Lo mismo en esta 6poca, cuando la situaci6n es
normal, cuando se trate de alguna guerra o algo ex-
traordinario, es indispensable la suspension del de-
recho de reunion, para que no se pueda conspirar
contra la seguridad del Estado, porque, en definiti-
va, hay arma mis peligrosa que los fusiles, y es la

palabra, y de eaa tambi4n tiene que defenders el Es-
tado cn los moments de grave peligro. ; Gimo podria
admitirse que en una situaci6n extraordinaria, en
una situaci6n de alteraci6n del orden pdblico se per-
mitiesen reunions en una ciudad donde se hiciese
uso de la palabra en favor, precisamente, de los revo
luw:ionarios, de los que alteran el orden, invitandolos
a unirse a ellos. Seguramente que es ese el case en
que no se puede prescindir de suspender las garan-
tias constitucionales, media que se impone adoptar
Por eso, siguiendo la legislaci6n de todos conocida y
siguiendo esos principios que son elementales, es per
lo que la Comisi6n 'ha solicitado de esta Convenci6n
que apruebe la media en la forma que la present.
Desde luego que son muy atendibles los razonamien-
tos del senior Campos Marquetti, aunque solamente
por partir de 6l. En este caso el senior Campos Mar-
queti no tiene la raz6n y, aunque confieso que reali-
ze un acto easi temerario, solicito de los sefiores De-
legados que voten con el Dictamen y no con el sefioe
'Campos Marquetti.
SR. CAMPOs MARQUETTI (GENEROO) : Pido la pa-
labra.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Tiene
la palabra el senior Campos Marquetti.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEBso) : Sr. Presiden-
te y seiiores Delegados: Muy breve, brevisimo he da
ser en molester vuestra atenci6n; pero yo no podria,
ni haciendo un gran esfuerso, dejar de recoger al-
gunas de las afirmaeiones del senior Nfiiez, para ree-
tificarlas. Pero debo ser consecuente conmigo mis-
me; mAs ahora que nunca, ouando me debo a voso-
tros y a vuestra 'bondadosa atenei6n.







14 DIARIO DR SNO=0N DR LA 0ONVUNOZON OONSTITDUN"T


El senior Viriato Guti6rrez habia logrado influir
un poco en mi Animo, en esa division que hizo del
dereeho tal como 61 es, y del hecho tal como 61 lo
presentaba; pero el sefior Ndfiez ha vuelto a con-
fundirme un poco. Yo no comprendo por qu6 siem-
pre que hablamos de medidas interesantes a Cuba,
cuando debemos mirar serenamente hacia su histo-
ria, evocamos precedentes y cosas de otros pauses, que
no son como nuestro pueblo. Hay paises, y el senior
Nufiez lo sabe, en donde siempre estA prohibido reu-
nirse mAs de uno; hay pueblos en donde el estado
natural del mismo se desenvuelve en medio de una
revoluci6n que tiene alli forma normal. En Cuba,
hasta los revolucionarios eran hombres de caraeter
civil; en Cuba, en medio del combat, surgia siem-
pre un honmbre civil; y en la paz, hemos mantenido
oomo deredho indeclinable, reunirnos a todos los
efectos, con el respeto natural tambien de todo buen
ciudadano.
Yo decia, hace un moment, que en caso de grave
perturbaci6n del orden piblico o de invasion del te-
rritorio national, todos los eubanos viven pendientes
y movidos por un mismo sentimiento. No hay pues
nadie que perturbe el ideal de la defense de la na-
cionalidad.
,SR. NiiREz PORTUONDO (EMxIO): .Y los extranje-
ros, senior Campos Marquetti.
ISR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO): Los extran-
jeros, en caso de grave perturbaci6n del orden pti-
blico o de invasion del territorio national, se acojen
a los cubanos. Y 6stos, por eso necesitan vivir bajo
el amparo de la autoridad; pero nosotros, los que na-
cimos antes del doctor Emilio Ndfiez...
SR. NfiEBz PORTUONDO (EMIUO): Muoho antes.
(Risas).
SR. CAMPOS MABQUETTI. GENEROUSO): ...tuvimos
la gloria, que 61 no tiene por haber nacido mudho
despu4s, de halber visto o6mo, en plena perturbaci6n
del orden pfblico, ha sido necesaria la reuni6n de
vecinos para resolver sobre graves partioulares in-
teresantes al orden piblioo; y en la misma revoluci6n,
dentro de la perturbaci6n grave del orden piblico,
frente al extranjero que pisaba nuestra tierra, per-
turbaiba nuestros principios y luchaba eara a cara
contra nosotros, teniamos muchas veces el deber im-
perioso de celebrar reuniones. Se podia deeir que era
la reuni6n 16gica y natural del revolueionario o del
guerrero para cambiar impresiones acerca de la gra-
vedad de la situaei6n.
Nosotros sefiores, al redactar esa Lay en esa for-
ma, estimamos que fu6 error, que no estuvieron bien
colocados los numeros; pero que no consta en la Cons-
tituci6n vigente, el que ese articulo 28 tambi6n fue-
se suspendido, entire las garantlas que 61 sefiala como
possible y necesaria de ser suspendidas. Nosotros es-


tableeemos la salvedad, que ahora sefialaba el aefior
Niufiez Portuondo y que sefialaba tambi6n el doctor
Viriato Gutierrez i Cuindo y en qu6 caso pueden
reunirse los cubanos pacificamente y sin armas?
SR. NifE PORTUONDO (ExILIO): Ya lo dice la
Constituci6n, en su articulo 40.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO) : Tenga la
bondad de leerlo, su sefioria.
SR. NifiEZ PORTUONDO (EMILO): &Moe lo permit
la Presidencia
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tiene
la palabra el senior Nifiez Portuondo.
SR. NUfiEz PORTUONDO (EMIIO): Dice asi el articu-
lo 40 de la Constituci6n. (Lo lee).
Por lo tanto, mientras no est6n suspendidas las
garantias constitucionales, pueden reunirse los cuba-
nos. Es un procedimiento que se llama de exclusion.
SR. CAMPOS MARQUETTI GENEROUSO) : Sefiores: Si
fuera possible adquirir por la bondad de mis conciu-
dadanos un titulo, yo pediria el de abogado inme-
diatamente, porque s61o teniendo una imaginaci6n
tan viva, una inteligencia tan cultivada como eviden-
temente la cultivan los abogados, se puede leer lo
que acaba de leer el senior Niufiez y se puede afirmar
eso que el senior Nufiez acaba de afirmar, porque ha
leido como caso de suspension de garantias, todos los
articulos que ha sefialado, menos el 28.
SR. NffEZ PORTUONDO (EILIo) : He leido el 27.
SR. CAMPOS MARQUETTI GENEROUSO): Pero no el
28. Se queda ahi, en la forma que yo solicito de mis
compafieros que permanezca.
SR. NUiEZ PORTUONDO (EMILIO): Estoy leyendo
de la Constituci6n vigente, no de la modificada.
Sk. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO): Pero no ex-
plica el senior Nfiiez qu6 razones especiales pueden
existir para que nosotros suspendamos el articulo
28, que declara solamente que toda persona tiene el
derecho de reunirse pacificamente y sin armas.
SR. NifEZ PORTUONDO (EMILO) : No suspendemos
eso; autorizamos a suspenderlo en easo de alteraci6n
del orden piblico.
SR. CAMPOS MARQUETTI GENEROUSO) : Sr. Nifiez, si
no esta en la Constituci6n, no puede suspenderse; la
autoridad competent tomari las medidas neoesarias
para que esa reuni6n pacifica y sin armas se celebre
a efectos licitos, absolutamente licitos.
Es por eso por lo que, no queriendo molester mAs
la atenci6n de la Asamblea, pido que se vote la en-
mienda, sosteniendo que quede como estA redactado
en la Constituci6n vigente el articulo 28. Nada m.s.
SB. AGUInzR (BENIGNO): Buego me diga la Presi-
dencia qu6 se va a votar: si el dictamen o una en-
mienda.
Sa. PRESIDENT (SLNCHEZ DE BUSTAMANTE): 1Se
va a votar el dictamen.




"w""wY, **-'


DIARIO DE USIONIS DE LA. GONVUNCION CONSTITUJYINTZ 15


I
Sn. AGUIRRE (BENIGNO) : Como el senior Campos
Marquetti hablaba de una Enmienda...
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO) : Aqui esti la
Enmienda. (La present a la Mesa).
SR. GUTIfRREZ (VIRIATO): Pido la palabra para
una aclaraci6n y un ruego al Sr. Campos Marquetti.
El senior Campos Marquetti ha combatido el dic-
tamen. Nosotros lo hemos defendido. Entiendo que
no hace falta la Enmienda. Se vota el dictamen, se
acepta o se rechaza, segon la tesis del senior Campos
Marquetti, y de este modo nos ahorramos una vo-
taci6n.
Sa. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO): Yo estoy con-
forme con el resto del Articulo, pero me pareci6 que
era convenient expresar que quedase como esta el
artioulo 28. De modo que yo propongo que se recha-
ce la modificaci6n hecha y que quede como esti.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
va a dar lectura a la Enmienda. & El senior Campos
Marquetti la retira?
ISla. CAMPOS MARQUETTI ('GENEROSO) : No tengo in-
conveniente en retirarla.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Retira-
da la Enmienda, se somete a votaci6n el Dietamen.
Los que est4n conformes con el Dictamen votarin
que si, y los que sean contrarios, no.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO) : NO, senior
President. La votaci6n asi se presta a dudas, y yo
quiero votar por el Dietamen, menos por un parti-
cular del mismo.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): En-
tonees votarL que no.
SR. CAMPOS MARQUETTI GENEROUSO): Pero es que
yo quiero votar que si, como ya antes he dicho, me-
nos en .cuanto al extreme debatido.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Lo
hari constar al votar.
Sa. CAMPOS MAEQUETTI GENEROUSO) : Entonces yo
voy a plantear este asunto como una cuesti6n de or-
den. Siento mucho disentir de la opinion de S. IS!. Hayr
una enmienda presentada verbalmente, acerca de uno
de los articulos; si se vota englobado, para votarlo,
en esa enmienda, me veo obligado a votar en contra
del rest.
SR. PRESIDENT (SANOHEZ DE BUSTAMANTE): Re-
dhazado el articulo del Dictamen, queda vigente el ac-
tual articulo de la Constituci6n, que no tiene esa res-
tricci6n.
Sn. AGUIBRE (BENIGNO) : Que se va a votar, se-
fior Presidente I


mienda, y, como soy el primero en votar, tengo que
orientar el resto de la votaci6n y deseo dejar aclara-
do este particular.
Si. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO) : Yo lamento
much que nuestro compafiero, cuya misi6n es orien-
tar la votaci6n...
ISR. AGUIRRE (BENIGNO): Es otra senior Campos
Marquetti; ahora bien, esa es una de ellas.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO): Como S. S.
tiene una misi6n, que es orientar la votaci6n, parece
que no me ha oido bien. Yo dije sencillamente que
retiraba la moci6n escrita, pero manteniendo la en-
mienda verbal en la forma en que la he hecho, a favor
de que quede la Constituci6n en la forma en que vie-
ne rigiendo, sin modificaciones de ninguna clase.
SR. AGUIRRE (BENIGNO): Mientras la Presidencia
no me aelare -pues yo tengo muy escasa inteligencia
para poder entender al senior Campos Marquetti-no
puedo votar. Yo necesito que la Presidencia me acla-
re si se mantiene la enmienda verbal, si se retire la
escrita, o si se pone a votaei6n la enmienda y no el
dictamen.
'SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): No
hay enmienda verbal.
SR. AGUIRRE (BENIGNO): Entonces, &se vota el
Dictamen
SR. PRESIDENT (ISIANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Si;
los que est6n conformes votarin que si, y los contra-
rios que no.
(Se efectia la votaci6n).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Han
votado que si 49 sefiores Delegados, y uno que no.
(Votaron a favor los seiores: Aguirre, Alfert, Ar-
mas, Ar6stegui, Artola, Balanz6, Barrero, D'Beci,
Beltrdn, BeUo, Bonet, Camps, Cap6, Cartayja, Casti-
llo, Cispedes, Collado, Don, Duque, Espinosa, Gar-
cia Madrigal, Garcia Rivera, Guerra, C. F. Gutierrez,
Hernandez Cartaya, Jilsti, Lagueruela, Miranda,
Molinet, Montero Bernal, Montero Broin, Navarro,
N(iiez, Oropesa, Pella, Pgrez, Pino, Planas, Portuon-
do, Pur6n, Ramirez, Salazar, Santo Tomis, Silva Gil,
Silva Muioz, Zubizarreta, Alvarez, V. Gutierrez y
Sdnchez de Bustamantte).
(Vot6 en contra el senor: Campos Marquetti).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Que-
da ipues, aprobado el articulo.
Se va a dar lectura al articulo sexto.
(El Oficial de Atas lo lee).
Se pone a discusi6n.
(Silenoio).


SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEOSO): Estimo, seno e one a votan nominal.
President, que hay que aelarar la votaci6n. Lo re- (6Se sfe ia la votaoidn).

fSt. AGUIRRE (BENIGNO): El senior Campos Mar- SR. PRESIDENT (SANCHEz
quetti, por su aetitud, parece que mantiene la en- Aprobado por 50 votos a favor.


DE BUSTAMANTE)







16 DIARIO DL M15ION5i De LA 00NVNRI0ON 00NTITUTYiNT


Votaron a favor los senores: Aguirre, llfer,, Ar- r
mas, Ar6stegui, Artola, Balanz6, Barrero, D'Beci, z
Beltrdn, BeUo, Campos Marquetti, Camps, Capd, t,
Cartaya, Castillo, C6spedes, Co4lado, Don, Duque,
Espinosa, Garcia Madrigal, Garcia Rivera, C. F. p
Gutigrrez, Herndndez Cartaya, Jgztiz, Lagueruela, p
Miranda, Molinet, Montero Bernal, Montero Broin, n
Navarro, Nuies, Oropesa, Pella, Pdree, Pino, Planas, s
Portuondo, Purdn, Ramirez, Salazar, Santo Tomds,
Sitva ;Gd, Silva Muiiiz, Zwbizartrta, Alvarez, V. t
Guti6rrez y Sdnchez de Bustamante,
Sn. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Que-
da aprobado el articulo.
Se va a dar lectura al Articulo 7o.
(EE Oficia de Actas to lee).
Se somete a discusi6n. t
(Silencio).
!Se somete a votaci6n nominal.
(Se efectfl a la votain).
SB. PBBSIDENTE (SINCHBZ DE BUSTAMANTE) : Que-
da aprobado por 49 votos favorables.
Votaron a favor los seiores: Aguirre, Alfert, Ar-
mas, Ar6stegui, Artola, Balanz6, Barrero, D'Beci,
Beltrdn, Bello, Bonet, Campos Mar.uetti, Camps,
Cap6, Cartayna, CastiUo, C6spedes, Collado, Don,
Duque, Espinosa, Garcia Madrigal, Garca Rivera,
Guerra, C. F. Gutierrez, Herndndes Cartaya, Jis-
tiz, Lagueruela, Miranda, Molinet, Montero Bernal,
Montero Broin, Navarro, Niiiez, Oropesa, Pella, P6-
res Valdes, Pino, Planas, Portuondo, Pwr6n, Ra-
mirez, Santo Tomds, Silva Gil, Silva Muioz, Zubi-
zarreta, Alvarez, V. Gutierrez y Sdnchee de Busta-
mante).
Sn. PRESIDENT (SiNCHEZ DE BUSTAMANTE) : Pa-
semos, aihora, a la primer part del articulo trece,
que comprende el epigrafe del titulo octavo, ar-
ticulo 72 de la actual Constituci6n.
(El Oficial de Actas lo lee).
Se pone a discusi6n.
(ilencio).
A votaci6n nominal.
(Se efeotia a votaoin).
S,. PRESIDENT (SINCHEZ DE BUSTAMANTE) : Apro-
bado por cincuenta votos.
Votaron a favor los sefiores: Aguirre, Alfert, Ar-
mas, Arostegui, Artola, Balanz6, Barrero, D'Beci,
Beltrin, Bello, Bonet, Campos Marquetti, Camps,
Cap6, Cartaya, Castillo, Cgspedes, Collado, Don,
Duque, Espinosa, Garcia Madrigal, Garcia Rivera,
Guerra, C. F. Gutigrree, Hernandez Cartaya, J .s-
tiz, Lagueruela, Miranda, Molinet, Montero Bernal,
Montero Broin, Ncvarro, Nues, Oropesa, Pella, P&-


ez, Pino, Planas, Portuondo, Pur6n, Ramirez, Sala-
ar, Santo Tomds, Silva Gil, Silva Munoz, Zubizarre-
a, Alvarez, V. GOtierrez y S4nchez de Bustasmnte.
SB. GuTIA nB (VIIATO): Pido la palabra para
roponer como cuesti6n incidental que se aouerde
>rorrogar la sesi6n indefinidamente, hasta termi-
ar los asuntos que estAn sometidos a nuestra con-
ideraci6n.
iSa. PRESIDENT (SIACHEZ DE BUSTAMANTE): yEs-
A de acuerdo la Convenci6n con lo propuesto per el
efior Viriato Gutidrrez?
(Sefiales afirmativas).
Queda aprobado.
Si no hay inconvenient se dara lectura a los ar-
ioulos 73, 74 y 75, que forman un conjunto, para
lespu6s aprobarlos. aEstA conforme la Convenci6n?
(Seiales afirmativas).
Aprobado.
(El Oficial de Actas da lectura a los artioulos 73,
74 y 75).
SR. HERNINDEZ CARTAYA (ENRIQUE): Pido la pa-
labra.
SR. PRESIDENT (SINCHEZ DE BUSTAMANTE): Tie-
ne la palabra el senior Hernandez Cartaya.
SR. HERNINDEZ COATAYA (ENmUE) : Sefior Presi-
dente y seflores Delegados: He pedido la palabra pa-
ra presentar una enmienda al primer pirrafo del ar-
ticulo 74, tal como viene en el dictamen, en el sen-
tido de que se mantengan en el articulo 74 las pala-
bras "designaci6n" y "designado" que se sustitu-
yen en el dictamen por "elecci6n" y "elegido."
Voy a haeer una breve explicaci6n de la finalidad
de esta enmienda, que no es sustancial ni persigue,
desde luego, llevar el convencimiento definitive a la
Convenci6n. Creo, per el contrario, que no tiene va-
lor alguno el cambio de palabras porque admitido,
definitivamente, per el dictamen que el procedimien-
to de sustituci6n definitive, segdn el articulo 73, se-
rA la elecci6n, despu6s de una interinatura de 60
dias, el finico procedimiento que habra para "de-
signar" al Presidente de la Repiblica, sera, repito,
el procedimiento de la eleoci6n.
Respect al valor que pudieran tener las dos pala-
bras, tampoco se ofrecen dudas al que habla, ya que
en nuestro idioma tienen la misma significaci6n
designerr" que "elegir", segun el propio dicciona-
rio de la lengua, designerr" es sefialar o destinar a
alguna persona o cosa para algfin determinado fin y
"elegir" es escoger y destinar a alguna persona o
cosa para alg6n fin. De manera que ambas palabras







DIARIO DE 8EBIONE8 DE LA O0NVENOION CONBTITUYENTE 17
iI-i i i,


significant lo mismo. Peligro habia en el Proyecto
initial de la Reforma, en cuyo inciso d6cimo terce-
ro del articulo 59 se empleaba la palabra designerr"
como atribuci6n del Congreso, de acuerdo con el
texto vigente de la Constituci6n. Pero si cso va a
desaparecer, como aparece en el dictamen y queda-
rh aprobado en definitive, el finico procedimiento
serA el de la clecci6n para designer o clegir al Pre-
sidente; yo no veo ninguna diferencia, y entra en
mi criterio el atemperarme, lo mAs literalmente po-
sible, al Proyecto que tenemos bajo nuestro studio,
procedente del Congreso.
(El Oficial de Actas leyendo).
A LA CONVENCI6N:
El Delegado que suscribe tiene el honor de some-
ter la siguiente enmienda al dictamen de la Comisi6n
designada para informer sobre los acuerdos del Ho-
norable Congreso sobre Reforma Constitucional:
Que se mantenga en el articulo 74 las palabras
"Designaci6n" y "Designado", que sustituyen en
el dictamen, per "Eleeei6n" y "Elegido".
Sala de la Convenci6n, a site de mayo de 1928.
(f.) Dr. Enrique Herncndez Carlaya
iSR. GUTI1RREZ (VmIATO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (ISANCIIEZ DE BUSTAMANTE): Tie-
ne la palabra el senior Viriato Guti6rrez.
SR. GUTriRREZ (VIRIATO) : Sefior Presidente y se-
fiores Delegados: Las enmiendas propuestas por mi
querido maestro el doctor Hernandez Cartaya fueron
ya ampliamente consideradas en el seno de la Comi-
si6n y aunque yo no puedo dejar de reconocer como
asi lo he expuesto, que el asunto en si no tiene im-
portancia, puesto que sc trata de sustituci6n de pa-
labras quo quieren expresar las mismas ideas, sin
embargo, aunque es cierto que el peligro inmediato
que tratibamos de evitar ya no existe, per la forma
en que en su totalidad se ha producido el dictamen, co-
mo el peligro existi6 y como nosotros entendimos y
yo sigo entendiendo, salvando todos los respetos y
consideraciones debidas a mi querido maestro, que
la palabra designn" es menos castiza para expresar
la idea que queremos consignar en este texto que la
palabra "elige", por raz6n del origen etimol6gico de
las mismas, creo que debemos mantener el dictamen
en la forma en que esta, dejando explicado que el
sentido de las palabras usadas en el articulo 74 6 sea
"elegir" y "elegido" en vez de designerr" y "de-
signado" que decia el texto, estA de acuerdo con el
articulo 73 en el cual expresamente se dispone que la
sustituci6n del Presidente ha de verificarse per me-
dio de una elecci6n y por tanto que las prescripcio-
nes del articulo 74, relatives a las consecuencias de
esa eleeci6n, no pueden tender otro significado que el
referirse a aquel acto, o sea el de la eleoeei6n.


SR. PRESIDENT (,SANCHEZ DE BUSTAMANTE): PO-
demos entonces votar el articulo, a reserve del pro-
blema de palabras; de modo que, aceptado el articu-
lo, reehazaremos la enmienda.
SR. HERNANDEZ CARTAYA (ENRIQUE) : Yo no tengo
inconvenient en que se vote el dictamen; lo que yo
deseo es que se conserve la consecuencia con el texto
del proyecto del Congreso.
SR. PORTUONDO (AMwICO) : Yo crei que se iba a
votar primero la enmienda del senior Cartaya; pero
dada la manifestaci6n que acaba de hacer la Presi-
dencia, par6ceme convenient hacer uso de la pala-
bra en estos instantes, para pedir una explicaci6n
acerca do un particular que no es, propiamentc, el
planteado por el doctor Cartaya. El pirrafo final
del articulo 74, tal como aparece del dictamen, es co-
pia textual de la Ley de Reforma votada por el Con-
greso. Me sugiere una duda la lectura de este pirrafo,
y a fin de evitar en el mafiana posibles torcidas in-
terpretaciones, mas que nada, a manera de comenta-
rio que debemos ir haciendo a cada uno de estos pre-
ceptos, creo interesante y necesario aclarar, fijar su
verdadero concept. Por eso hago constar que no es
una oposici6n, sino simplemente una aclaraci6n, en el
deseo de que conste cual ha sido el criterio de la Co-
misi6n y es el de la Convenei6n al votar de conformi-
dad el prec~pto que se dispute. El parrafo dice: "no
podri ser designado para ocupar la Presidencia de la
RepIblica la persona...
SR. GUTIERREZ (VIRIATO) : Esti quitado, de acuer-
do con el articulo 72.
SR. PORTUONDO (AMERICO) : NO me refiero a eso;
dice: "que ocupara o hubiere oeupado interin.a-
mente la Presidencia de la Repdblica". Pudiera en-
tenderse per cualquiera, torcidamente, desde luego,
que la persona que en una oportunidad determinada
ocupe interinamente la Presidencia de la Repiblica,
jamAs podrd aspirar a ese cargo. Esa interpretaci6n
es absurda, pero es possible atenikndose a la letra del
precepto.
Yo deseo provocar la explicaci6n de este particu-
lar, y que se haga constar expresamente el sentido y
alcance de esa expresi6n. En verdad, literalmente
eso dice lo que seguramente ha querido expresar el
Congress y la Comisi6n.
Parece que se crea una incapacidad especial y per-
manente para toda persona que durante el period
de interinatura, que es muy corto, ocupe el cargo de
President de la Republica. Creo firmemente que tal
idea no ha pasado por la mente del Congreso ni tam-
poco obtendria nuestra aprobaei6n.
IS NfiIEZ PORTUONDO (ExIIUO): Pido la palabra.
ISB. PRESIDENT (ISIiANHEz DE BUSTAMANTE): Tie-
ne la palabra el senior Ndfiez.







18 DIARIO DI 8581IONE DE LA CONVENTION 00NSTITUYBNTZ


SR. N6.Ez POBTUONDO (EMILo): A nombre de la
Comisi6n dictaminadora, voy a explicar al senior
Am6rico Portuondo cual es el espiritu de ese precep-
to, para que quede aclarado, en una forma definiti-
va, por lo menos, tal como lo entendi6 la Comisi6n.
La Comisi6n se coloc6 en una situaci6n de hecho.
Momento en que cesa, por ineapacidad o defunci6n,
el President de la Repfblica y lo sustituye el Secre-
tario de Estado. Desde ese moment hasta aqul6 en
que se celebran las elecciones, todos los funcionarios
que durante esos 60 dias ocupen el cargo, no podrin
ser elegidos Presidente para ese period.
El motive fundamental es el siguiente: se preten-
de que el sustituto no se pueda aprovechar de esa
sustituci6n para aspirar a ocupar la Presidencia de
la Repi'blica definitivamente, utilizando los resorts
del Poder. El fnico medio de evitarlo seria esta for-
ma, porque, en easo distinto, se pudiera presentar
la siguiente situaci6n: un Secretario de Estado sus-
tituye al Presidente de la Repiblica, al solo objeto
de nombrar a otro Secretario suyo en su gabinete,
para inmediatamente renunciar, y, entonces, ese in-
dividuo, de su absolute confianza, oeuparia la Presi-
dencia de la Repfblica, y entonces puede aspirar y
resultar electo. En esas condiciones, se desvirtuaba,
completamente, el precepto prohibitive constitueio-
nal, y es por eso que se ha hecho la aclaraci6n per-
fecta de que el que ocupe o haya ocupado en esos
moments, o en esos sesenta dias, la Presidencia de
la Repfblica, no puede resultar electo para el cargo.
No es una ineapacidad permanent y por ello no
crey6 necesario aclararlo ain mfs la Comisi6n, por-
que si hubiera sido una incapacidad, quizAs lo hubie-
ra colocado en las condiciones generals de incapaci-
dad a que pudiera referirse otro precepto de la Cons-
tituci6n. Esa es la opinion de la Comisi6n dietami-
nadora, senior Portuondo, la cual tengo el gusto de ex-
poner.
SR. PORTUONDO (AMbRIOO): Perfeetamente, com-
placido y conforme, aunque mantengo que el precep-
to debi6 ser escrito con mayor claridad y exactitud.
Yo deseo, sencillamente, que ese comentario, tan
brillantemente expuesto por el senior Nfifiez, conste
como fuente de interpretaci6n de este precepto,
para el future, para el porvenir.
,SR. NfREZ PORTUONDO (EMILIo): Muy agradeci-
do.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Se
va a poner a votaci6n el articulo. El senior Hernan-
dez Cartaya votarA en contra y explicara su voto.
SR. HERNANDEZ OARTAYA (ENRIQUE): Si fuera po-
sible, senior Presidente yo deseo que se hiciera cons-
tar en mi voto, que voto que no en el nimero 74, y que


si en el 75, reservandome el derecho de explicar mi
voto en cuanto al 74.
Si. PRESIDENT (SkNCHEZ DE BUSTAMANTE): Opor-
tunamente le conceder6 la palabra a S. S.
(Se efectia la votaoi6n).
Queda aprobada esta part del dietamen, por cin-
cuenta votes a favor.
(Votaron a favor los segiores siguientes: Aguirre,
Alfert, Armas, Ar6stegui, Artola, Balanao, Barrero,
D'Beci, Beltrin, Bello, Bonet, Campos Marquetti,
Camps, Cap6, Cartaya, Castillo, Cespedes, Collado,
Don, Duque, Espinosa, Garcia Madrigal, Garcia Ri-
vera, Guerra, C. F. GOtidrrez, Herndndez Cartaya,
J~stiz, Lagueruela, Miranda, Molinet, Montero Ber-
nal, Montero Broin, Nifiez Oropesa, Pella, Pgrez,
'Pino, Planas, Portuondo, Pur6n, Ramirez, Salacar,
,Saonto Tomds, Silva Gil, Silva Muiioz, Zubizarreta,
V. Gutigrrez y Snchez de Bustamante).
SR. PRESIDENT (iSINCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
no la palarbra el senior HernAndez Cartaya para ex-
plicar su voto.
SB. HERNINDEZ CARTAYA (ENRIQUE) : Simplemen-
to para manifestar que he votado que no en cuanto
al articulo setenta y cuatro por la raz6n de forma ya
explicada anteriormente.
ISR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : SA
va a dar lectura al otro articulo del dictamen.
(El Ofiida de Actas, la lee).
Se pone a diseusi6n.
(Silencio).
A votaci6n nominal.
(Se efectia llavotaci6n).
SR. PRESIDENT (SINCHEZ DE BUSTAMANTE) : Que-
da aprobado, por 49 votos a favor.
(Votaron a favor los selores siguientes: Aguirre,
Alfert, Armas, Ar6stegui, Artola, Balanz6, Barrero,
D'Beci, Beltrdn, Bello, Bonet, Campos Marquetti,
Camps, Capo, Cartaya, Castillo, Cespedes, Collado,
Don, Duque, Espinosa, Garcia Madrigal, Garcia Ri-
vera, Guerra, C. F. Gutierrez, Hernandez Cartaya,
Justiz, Lagueruela, Miranda, Molinet, Montero Ber-
nal, Montero Broin, Ninrez, Oropesa, Pella, Pgrez,
Pino, Planas, Portuondo, Pur6n, Ramirez, Salazar,
Santo Tomis, Silva Gil, Silva Mufoz, Zubizarreto,
V. Gutierrez y Sanchez de Bustamante).
Se va a dar lecture al articulo 9o.
(El Oficial de Actas, lo lee).
Se pone a discusi6n.
(S8ienoo).
A votaci6n nominal.







DIARIO DE SESIONZ8 DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 19
i


(Se efectz la votaoidn).
Queda aprobado por cincuenta votos en pro.
Se va a dar lecture a la Conclusi6n DBcima del
Dictamen de la Comisi6n.
(El Oficial de Actas la lee).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : SO
pone a discusi6n.
.SR. PORTUONDO (AMERCO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (ISANCIEZ DE BUSTAMANTE): Tie-
ne la palabra el senior Am6rico Portuondo.
SR. PORTUONDO (AMilEICO): Sefior Presidentc y
sefiores Delegados: Como en el caso anterior, lo que
mAs deseo es que se 'hagan toda clase de aclaracioues
evitadoras de dudas o de equivocadas interpretacio-
nes en el porvenir.
No es que disienta del Dictamen de la Comisi6n;
creo y entiendo, como la Comisi6n, que debe ser re-
chazada la reform del incise trece del articulo 59
de la Constituci6n vigente. Pero se plantea una
ouesti6n que me ha hecho meditar y que, no obstan-
te todas mis meditaciones, cada vez que leo el ar-
ticulo 115 de la Constituci6n vigente, y recuerdo,
ademas, el criteria que la Convenci6n ha venido sos-
teniendo acerca de la interpretaci6n de ese precepto,
se ahonda much mis mi duda y se hace much mas
grande mi vacilaci6n. Si el articulo 115 previene de
manera precise, segfn se dice, que en nuestras fa-
cultades no estAn otras que las de aprobar o recha-
zar la reform o reforms aprobadas por el Congre-
so, si desechamos la reform del inciso 13 del ar-
ticulo 59 de la Constituei6n, propuesto por el Con-
greso, queda, automdticamente, en vigor el inciso
tree del referido articulo 59. Claro esta que este
particular fu6 ajeno al studio de la Comisi6n; la
Comisi6n, con toda seguridad medit6, se enfrent6
con el problema y ha creido que debe resolverse co-
mo dice el Dictamen, recomendando que se entienda
derogado el inciso 13 del articulo 59 de la Constitu-
oi6n vigente, no obstante rechazarse la propuesta de
reform del mismo. Y esto, senior Presidente y sefio-
res Delegados, si que no entiendo bien como puede
oourrir, apreciado el caso juridicamente. Yo deseo
que los sefiores components de la Comisi6n o alguno
de ellos, me expliquen de qu6 manera, a virtud de
que regla juridiea, alegando cual principio de dere-
oho en la interpretaei6n del articulo 115 de la Cons-
tituci6n vigente, al reohazar la reform del inciso
trece del artioulo 59 de la Constituci6n ha de enten-
derse derogado el inciso trece del articulo 59 de esa
propia Constituei6n que se pretendia reformer. Es
decir, a virtud de cual precepto de la Constituci6n
ese fen6meno puede ocurrir; asi como donde constant
ha facultades de esta Convenci6n para derogar pre-
ceptos constitucionales y hacer uso de tal facultad
por el hecho de deseehar una reform propuesta por


el Congress. Despubs de esa explicaci6n, si ella de-
muestra que esto es possible legalmente, que tenemos
la facultad de derogar, yo no tendre nada que obje-
tar; pero si, por el contrario, la Comisi6n no puede
demostrar, como yo creo que no podra, que el recha-
zo de la reform aludida implica, a la vez, la dero-
gaci6n del precepto que se trata de reformer, enton-
ces, senior Presidente y sefiores Delegados, me pare-
ce que creamos una cuesti6n de enorme trascenden-
cia que de todas suertes es precise resolver. Evite-
mos que puedan surgir dos personas alegando dere-
cho a ocupar la Presidencia de la Rep-iblica, ambas
fundandose en preceptos de la Constituci6n.
Espero que la Comisi6n tendri la forma de con-
vencernos de que, efectivamente, ha de quedar de-
rogado el precepto d6cimo tercero a que me vengo
refiriendo, a virtud del rechazo de su correlativo de
la ley de reform constitutional; y, en consecuencia,
despues de oir la explicaci6n de alguno de los sefio-
res components de la Comisi6n, que seguramente nos
la darA con gran brillantez e ilustraci6n, har6 uso de
la palabra para mostrarme convencido o no, segdn
se produzca sobre este particular, de gran importan-
cia y significaci6n.
SR. HERNANDEZ CARTAYA (ENRIQUE): Pido la pa-
labra.
SR. PRESIDENT (iS&NCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra S. S.
ISS. HERNANDEZ CARTAYA (ENRIQUE): He pedido
la palabra, aunque no he tenido el honor de former
part de la Comisi6n, porque pensaba haberia pedi-
do antes de la oportunidad en que lo hizo el doctor
Portuondo, precisamente por la forma en que apare-
ce redactado el dictamen, que entendia que no se
ajustaba, a mi juicio, a las facultades con arreglo a
las cuales viene movi6ndose esta Convenci6n, ya que
dice el dictamen que, ademis, de proponerse el re-
chazamiento complete del inciso d6cimo tercero del
articulo 59, tal como viene redactado en el proyecto
de Reforma, se acuerde, ademas, declarar o afirmar
que se deroga el citado inciso de la vigente Constitu-
ci6n.
Y yo iba a proponer una variaei6n de ese extreme
del dictamen, aceptando el primero del rechazamien-
to complete de la reform, en el sentido de que la
Convenci6n acordara que ella entiende, y que
es su inteligencia, que en virtud de la apro-
baci6n del titulo octavo, que ya ha efectuado, y que
comprende los articulos 72, 73 y 74 de la Constitu-
ci6n, ha quedado derogado, implicitamente, el pre-
cepto d6cimo tercero del articulo 59 de la actual
Constituci6n. Y voy a explioar el fundamento de
esta declaraci6n que hago a la Convenci6n, y sus efec-
toe pars el future.




,,fl i;' ..r'fl-~~:rC r'rv~ 7 ~lpr.i~rarfr-n ,4v-


20 DIAIO DZ 535103Z5 DZ LA CONVIXORON CON5TITUY3ZN
'AII ~ ~-,-


Si la Convenci6n acordara aqui, como se propone
literalmente en el dictamen, que "se derogue", el
inciso citado, actuaria la Convenci6n con facultades,
a mi juicio, fuera del articulo 115, a que aludia el
doctor Portuondo, porque trataria de derogar, o de-
clararia derogado por ella, un precepto de la vigen-
te Constituci6n que, solamente, ha venido a nuestro
conoeimiento en una reform que, precisamente, re-
chazamos. En cambio, los Constituyentes tienen fa-
cultades para razonar o fundamental juicios, y de-
mostrar en sus razonamientos, e6mo puede tener
efecto en el future, la aprobaci6n de los articulos
72, 73 y 74, tales como han sido redactados en la
tarde de hoy, que derogan implicitamente, derogan
automaticamente, el inciso decimo tercero del ar-
ticulo 59, haci6ndolo de impossible aplicaci6n en el
porvenir.
El artioulo 73 proclama, ya reformado, que en to-
da vacant definitive, y en ella se eneuentran com-
prendidos los cuatro casos que sefiala el inciso d6-
oimo tercero del articulo 59, como son la motivada
por la destituci6n, la renuncia, la incapacidad o la
muerte, se ha de determinar una sustituci6n interina
e inmediatamente una elecci6n. Y en el articulo 74,
con una aclaraci6n, que aunque he combatido, fran-
camente estoy de acuerdo con ella en el fondo por-
que entiendo que no varia la intenci6n de las pala-
bras que se emplean, habiendo influido en la Con-
venci6n la idea de la elecci6n, al manifestar que el
President "elegido" durari lo que reste del t6rmi-
no del anterior Presidente, esti indicado que en la
nueva Constituci6n se sigue un procedimiento opues-
to al de la vigente Constituci6n, que usa en el ar-
ticulo 59, inciso d6eimo tercero, unas palabras que
no figuraban originalmente. En efecto, se emplea-
ban las palabras "acordar" o "proveer" por ley, en
los cuatro easos, y fu6 la Comisi6n de Estilo de la
primer Constituyente la que utiliz6 la palabra "de-
signar" en ese inciso d6eimo tercero del articulo 59.
Consecuente eon ese regimen de la vigente Constitu-
ci6n, en que se deja a esa ley especial la regulaci6n
de las vacantes definitivas, se dict6 la ley y esa ley
regular, actualmente, la sustituci6n segin el inciso
d6eimo tercero del articulo 59, por medio de una
reuni6n de derecho propio del Congreso, al tiempo
que ocurra la vacant, y una eleoci6n por el Congre-
so del que ocuparai la Presideneia, por lo que rest
del period. Por tanto, hay consonancia entire la ley
del Poder Ejecutivo y el inciso decimo tercero del
articulo 59; pero se viene a una nueva Constituci6n,
la aprobada esta tarde, que determine que a los ae-
senta dias de ocupar la Presidencia el Secretario su-
plente, se celebre una nueva elecci6n. Ese precepto
destruye todo el sistema anterior, y, per tanto, ann-
que haya el heeho de rechazar el proyeeto de Refor-


ma, aunque quedare literalmente en la Constituci6n
el inciso decimo tercero del articulo 59, seria un
precepto que no podria aplicarse en ningin momen-
to, porque cuando surgiese la vacant tendria que
actuar el pueblo, por medio de la votaci6n. Por eso
creo que, dentro de nuestras faoultades, no podemos
hacerlo, pero si podemos entender come Convenci6n,
que ha quedado derogado el inciso decimo tercero del
articulo 59 de la Constituci6n.
SR. GUTIARREZ (VIIATO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (iSANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ng la palabra el seflor Viriato Guti6rrez.
SR. GUTIRREz (VIRIATO) : Mi ilustre maestro, ca-
da vez mas querido y respetado el doctor Hernandez
Cartaya, acaba de explicar todo el problema del ar-
ticulo 59 de la Constituci6n y las dificultades
graves con que tropez6 la Comisi6n al estudiarlo. Es
de notar que el doctor HernAndez Cartaya con su
experience y su basta cultural, aunque no figurara
en la Comisi6n, ha sido uno de los conveneionales que
mis ayuda efectiva ha prestado a la Comisi6n y al
desenvolvimiento y studio de todo el proyecto. El
ha expuesto ante la Convenci6n ampliamente el pro-
blema. Efectivamente la Comisi6n, y ahora la Con-
venci6n, tiene ante si un texto legal que no puede
abolir dentro de la via normal del articulo 115, que
regular la manera de actuar la Convenci6n; pero no
es menos cierto que los principios generals del de-
recho, aplicables a la interpretaoi6n de todo cuerpo
legal, aceptan el eriterio, brillantemente per 61 ex-
puesto, de que una disposici6n posterior en contra-
dicci6n con otra anterior, sirve para destruir, para
dejdr como letra muerta, para quitar vida a esa dis-
posioi6n anterior que esti en contraposicion al erite-
rio aceptado posteriormente.
Por esta raz6n, queda, de hecho, desechado, dero-
gado el precepto del inciso 13 del articulo 59 de la
Constituci6n, luego de haber aprobado las disposicio-
nes contenidas en los articulos 72, 73 y 74.
Esta es la raz6n juridica. Pero sobre esta raz6n de
derecho bay otra de hecho que es necesario recono-
cer en los problems de derecho politico; esa raz6n
de hecho se sobrepone muchas veces a la misma ra-
zon de derecho y es tambi6n factor digno de tenerse
en euenta en este caso para la resoluci6n del pro-
blema.
En la vida political de los pueblos,-los tratadistas
lo aceptan y lo justifican,-los hechos crean el de-
roaho; la revoluci6n perturba el dereeho y crea un
estado juridico y el dereoho se encarga despu&s de
consolidarlo. Esta labor nuestra, este tra'bajo de la
Convenei6n Constituyente, es ante todo, y sobre to-
do, un trabajo eminentemente politico; estamos ac-







DIAIO DZ ZEMIONUB DZ L& CONVZNCOION CONSTITUYIITR 21
1


tuando en la m6dula de la vida political del pueblo
cubano: en su Constituci6n, y, naturalmente, no es
possible que actu6mos sobre ella prescindiendo de los
principios y las declaraciones que nos ha legado la
ciencia political, y colocindonos s6lo en el plano de
la eiencia del derecho para inspirar la resoluci6n que
habremos de tomar.
Ante el conflict que crca la redacci6n del inciso
dicimo terccro del articulo 59, en contradioci6n con
los articulos 72, 73 y 74 y los preceptos del articulo
1.15 que regular el funcionamiento o facultades de es-
ta Convenci6n, surge algo que csti sobre 6stos, y es
la vida misma de la Repdblica, la conservaei6n del
Estado. Ante esta realidad, que puede ser perturba-
da por una trabaz6n o conflict entire dos preceptos
legales en el mafiana, yo creo que nosotros, actuando
como cuerpo politico, teniendo en ouenta todos los
precedents juridicos, pero atendiendo sobre ellos al
hecho real, debemos actuar y proceder.
Por eso, en el seno de la Comisi6n actuamos y esti-
mamos que politicamente, convenia declarar, que al
aceptar el sistema nuevo de los articulos 72, 73 y 74,
dabamos de lado y rechazibamos el viejo sistema del
ineiso trece del articulo 59, y queriamos que asi
constara en la Constituci6n, en el dictamen de la
Comisi6n y en los debates, para que, en el future, no
pudiera, por ahi, venir un motive de peligro y de
perturbaei6n que pudiera dar al traste con la orga-
nizaci6n de la Repfblica.
Heohas estas declaraciones, que justifican la ac-
tuaci6n Ipolitica de la Comisi6n, en relaci6n con
su dictamen y la form en que lo ha hecho, y aclara-
dos todos los aspects juridicos del problema con la
brillante exposiei6n del maestro doctor HernAndez
Cartaya, yo entiendo que nosotros podemos, franca-
mente, votar en la forha en que se propone en el dic-
tamen, aceptando la raz6n juridica expuesta por el
maestro, y aceptando tambi6n la raz6n political a que
yo acabo de hacer referencia en este moment.
SR. PORTUONDO (AMb4RIco): Realmente, senior Pre-
sidente y sefiores Delegados, voy a, pronunciar muy
breves palabras. Llegaremos, inmediatamente, a la
votaei6n.
Realmente, tengo la satisfacei6n de haber provoca-
do que quede consignada opinion de tal magnitude y
tan respectable como 1a del senior Hernindez Carta-
ya, nuestro ilustre compaiiero, que fu6 mi maestro y3
que continuara si6ndolo por toda la vida; de sus pa-
labras siempre se obtienen grandes ensefianzas, ade-
mrs del caudal inmenso que 61 derrocha todos los dias
en nuestro mas alto centro docente; asi como las del
doctor Viriato Gutibrrez, mi distinguido eompafiero,
de quiei tambi6n siempre se aprende algo. Era ne-
cesario que acerea de euesti6n tan important como


la que nos oeupa en estos moments, existiera un
texto expreso de interpretaci6n; jy qui6n mejor que
el doctor Hernindez Cartaya, mAxima autoridad en
la material, podia dictar las reglas de interpretaci6n
en este caso?

El caso se present con caracteres tales que puede
provocar muy series conflicts en el future. La fa-
eultad de designer al Presidente de la Reptblica, en
el caso en que por cualquier causa desaparezca e4
propietario, radica en el pueblo. Ese es el regimen
que nosotros hemos querido establecer y el regimen
a que se refiere el dictamen. De tal suerte desea la
Convenci6n y ha deseado el Congreso que sea el pue-
blo quien design, en todos los cases, al Presidente
de la Repfblica, que la interinatura es muy corta,
tan oorta que solamente sirve para verificar la elec-
ci6n y casi no queda al sustituto oportunidad para
realizar ninguna important gesti6n administrative
ni ningin acto trascendente de gobierno salvo el con-
vocar a eleeci6n para cu'brir la vacant. Pero ese
deseo expresado de manera concrete, terminante y
precisa en el diotamen de la Comisi6n y que habra
de ser ratificado por la votaci6n de la Convenci6n
plenaria entiendo, sefiores Delegados que no sera
bastante para borrar de la Constituci6n el inciso
trece del articulo 59 de la misma. Ese precepto se
refiere, nada menos, que a las atribuciones del Con-
greso y se pone per 61 en manes del Congreso la de-
signaci6n del Presidente de la Repdblica en los ca-
sos en que fallezca, renuncie, se incapacite o sea des-
tituido el propietario. Y yo pregunto, en el correr
de los tiempos, no en una situaci6n tan venturosa y
favorable para Cuba como es la present, sino en un
period de perturbaci6n, que ojalA nunca se produz-
oa, en la eventualidad possible de un Congrtio e:i-
frentado con el Ejecutivo Nacional, no podri darse
el caso de que el Congreso haga uso de esta facul-
tad, y no obstante la clara explicaci6n dado el cri-
terio de la Convenci6n, que asi expresado casi tiene
la fuerza legal de un precepto Constitucional; que
a pesar de todo, ese Congreso entienda que (a la vez
que se cumplen por un lado preceptos de la Constitu-
ci6n y el Secretario de Estado toma posesi6n de la
Presidencia de la Repuiblica para convocar a eleccio-
nes), tiene la facultad de designer al nuevo Presi-
dente y lo design? 6Qu6 habrA de ocurrir en ese
case? Que tendriamos una dualidad de Presidentes
en Cuba y es possible que ocurra en las condiciones
en que, a mi juicio, quedaba el problema antes de es-
tas aclaraciones. Precisamente porque observe today
la gravedad del caso lo he traido a la Convenci6n,
para que se den explicaciones y hagan comentarios
tan explicitos come se han producido, y para que a
virtud de todas esas explicaeiones, cuando en el por-







22DIAZIO DE 5551113 DN= LDEZA GONVUNCION ON3T1TuY53M


venir alguien mantenga dudes respect a este parti-
cular, puedan acudir a alguna obra de consult,
que aeri nada menod que al propio Diario de Sesio-
nes de la Convenci6n Constituyente y alli encontra-
rin resuelto el problema.
Yo dee a al comenzar, que no era mi interns opo-
nerme a la aprobaii6n del precepto; por el contra-
rio, creo perfectamente 16gied y rational que ee de-
rogue el inciso 13 de la Constituci6n reformada; pe-
ro al derogarse aquel, quedaba en pie este problema
que, a mi juicio, estA perfectamente resuelto por la
brillante explicaci6n de mi distinguido maestro el
doctor Cartaya, que ha sido reiterada tambi6n, bri-
llantemente, por el doctor Viriato Gutierrez. En tal
virtud, yo pido la aprobaci6n de esta parte del dic-
tamen en la forma en que nos ha aido enviada por la
Comisi6n designada para el studio de la Reforma
Constitucional.
SR. PxsminETE (SANOH Z DE BUSTAMANTE) : SP
pone a votaci6n nominal la Conclusi6n D6cima del
Dietamen.
Los que est6n conformes con el dictamen, votarin
que si; los que no esten conformes, que no.
(Cowmiewe la votaoidn).
SB. HERNANDEZ CARTAYA (ENRIQUE): Sefior Presi-
dente: Hablando en este moment con el doctor Vi-
riato Gutibrrez le decia que estoy votando, y creo
que lo estA haciendo la Convenci6n por el Dictamen,
segin propone el doctor Gutibrrez, es decir, que di-
ga: "Entendemos que ha quedado derogado imlplici-
tamente."
SR. GUTItEBEZ (VImATO) : Yo debo declarar, senior
President y sefiores Delegados, que, efectivamente,
estaba hablando con el doctor Hernmndez Cartaya y
convenia con 61 en que es precisamente en la forma
indicada, que nosotros debemos y deeeamos votar.
SR. HBLNAND z CARTAYA (ENmQUE) : Yo voto que
si, en ese sentido.
SB. PRESIDENT (SNO~Izz DE BUTAMANTE) : Que-
da entendido asi.
Continia la votaci6n.
(La votaoi6n oontinda efeeotdndoae).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Que-
da aprobada la parte d6eima del Dietamen de la Co-
misi6n, por 51 votos a favor.
(Votaron a favor: los sefores Agwirre, Alfert,
Andreu, Armas, Ar4stegui, Artola, BaIanzo, Barre-
ro, D'Bei, Beltrdn, Bello, Bonet, Campos Marquetti,
Camps, Cap6, Cartaya, Castilo, Cspedes, Collado,
Don, Duque, Espinosa, Garcia Madrigal, Garcia Ri-
vera, Guerra, C. F. Gutigrrez, Herndndez Cartaya,
Jistiz, Lagueruela, Miranda, Molinet, Montero Ber-


nal, Montero Broin, Navarro, N441ez, Oropes, Pella,
Perez Valdes, Pino, Plana, Portuondo, Pur6n, Rami-
res, Salazar, Santo Toms, Silva Gil, Silva Mufos,
Zubizarreta, Alvarez, V. (utiirres y Sdnchez de Bus-
tamante).
Se va a leer la part und6cima.
SR. HERNANDEZ CARTAYA (ENrQUE): Deseo pre-
sentar una pequefia moci6n, que venga a confirmar
lo que se acaba de acordar. Ruego unos minutes pa-
ra redactar la moci6n; pero, mientras tanto, puede
continuarse dando cuenta con el informed de la Co-
misi6n.
ISR. PRESIDENT (SINCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
va a dar lectura a la parte und6cima.
(El Ofioial de Actas, la lee).
Hay una enmienda del senior Portuondo, a la cual
se le va a dar lectura.
(El Ofwial de Acta leyendo).
Enmienda al articulo 11 de la Ley de Reforma
Constitutional, relative al 'articulo sesenta y uno de
la Constituci6n.
La forma en que aparece redactada esa reform
en el Dictamen de la Comisi6n, ser& sustituida por
la siguiente:
"La iniciativa de las leyes se ejercerA por cada
uno de los Cuerpos Colegisladores y por el Presiden-
te de la Repplblica."
Sal6n de Sesiones de la Convenci6n Constituyente,
mayo 9 de 1928.
(f.) Amirico Portuondo, S. Beltrrn.
R. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Tie-
no la palabra el senior Portuondo, para explicar su
enmienda.
SR. PORTUONDO (AMtBICO): Sefior Presidente y
sefiores Delegados: Como en los casos anteriores, mi
deseo es que la Convenci6n yea que me inspire en la
mis pura buena fe y que anhelo la mayor perfecci6n
possible de nuestra obra; por ello he de provocar una
aclaraci6n del precepto en discusi6n. De acuerdo con
la vigente Constituci6n, el Presidente de la Repi.bli-
ca tiene la facultad de recomendar al Congreso la
adopci6n de medidas legislativas de todas elases, sin
limitaci6n alguna; la Constituci6n express que 41 su-
gerira al Congreso todas esas medidas por medio de
Mensajes. La reform al conceder al Ejecutivo esa
iniciativa, emplea la propia expresi6n: iMenwa-
jes. Yo confieso que no encuentro distinci6u
substantial entire lo que el Ejecutivo puede
hacer hoy, con la Oonstituoi6n vigente, y lo que po-
drA hacer de acuerdo con la facultad que le concede
la reform constitutional. La verdadera innovaci6n
consiste en que actualmente el Ejecutivo no puede






DIARIO D SNEONIS DZ LA, OONVNONION 0ONWST1iTUYZRT 23


formular el articulado de un Proyecto de Ley para
enviarlo al Congreso; en cambio, puede sugerir las
ideas que, a su juicio, sean necesarias como inspira-
doras de nueva legislaci6n convenient al pais, o una
modificaci6n, derogaci6n a ampliaei6n de cualquiera
ley. Usa o emplea tambi6n el Mensaje para dar
cuenta al Congreso de los acontecimientos ocurridos
y actos o gestiones administrativas, en los casos dis-
puestos por la ley. 'En fin, el Mensaje es la forma
o medio empleado por el Ejecutivo para dirigirse al
Congress, sea cual fuere el objeto a que se refiera.
Eae ha sido, al menos, el concpeto y la prkctica apli-
cacin del vocablo 6C6mo se desenvuelve el Congre-
so? I Cual es nuestro procedimiento legislative En el
anomento actual, en que la iniciativa de las Leyes recae
solamente en los miembros del Congreso, el Regla-
mento de la Camara de Representantes y el Regla-
mento del Senado indican el sistema procesal con
arreglo al cual se desarrollan las iniciativas de los
sefores parlamentarios. Dentro de ese sistema, los
Representantes y Senadores presentan a los Cuerpos
respectivos, Proposiciones de Ley. Esas Proposiciones
de Ley llegan a discusi6n cuando han sido elevadas
a la eategoria de Proyeetos, salvo los cases de sus-
pensi6n de preceptos reglamentarios; pero esto es
normal y transitorio.

&'Qu6 distinci6n sustanoial encontramos, en conse-
cuencia, entire la Proposici6n de Ley y el Proyecto?
A mi juicio, la siguiente: Que el proyecto viene ya
informado por las Comisiones Permanentes, viene
acompaiiado de un dietamen de una Comisi6n Per-
manente o de una Comisi6n Especial designada por
el Cuerpo donde la iniciativa se produce y, sobre ese
dictamen, se verifica la discusi6n en el Parlamento.

Si nosotros damos la iniciativa de las Leyes al
President de la Repfiblica y le decimos que use esa
facultad por medio de mensajes, nos encontraremos
con que no se conoce si ha de promover la ley for-
mulando una Proposici6n de Ley o un Proyecto. El
Mensaje serA una nueva categoria legislative, no co-
nocida ni prevista hasta el present por los Regla-
mentos de la Camara y el Senado. Cuando
League a la Camara de Representantes o al Senado
una iniciativa del sefor Presidente de la Repdblica
porque el Mensaje puede ser enviado indistintamen-
te a uno u otro Cuerpo Colegislador. & Tendra la ca-
tegoria de Proposici6n de Ley o la de Proyecto de
Ley? en esa diseusi6n hay algo sustancial, hay algo
de notoria importantia. Si ese Mensaje se estima co-
mo Proposiei6n de Ley lahl sefiores Delegados, en-
tonces la iniciativa del Ejecutivo Nacional, antes de
que Ilegue a la discusi6n plena dentro del Parlamen-
to, puede ser modificada por cualquiera de las Co-
misiones Permanentes, o por cualquier Comisi6n Es-


special que se design. Si tiene la categoria de Pro-
yeeto de Ley, entonces sobre ese Proyecto de Ley ha
de producirse definitivamente, la discusi6n dentro
del Parlamento. Y atendiendo a esta important dis-
tinci6n, es seguramente que se ban inspirado casi
todas las Constituciones que otorgan la iniciativa de
las Leycs a los Ejecutivos de las Naciones a que,
respectivamente, correspondent. Asi nos encontramos,
por ejemplo, con que en MBjico, en el articulo 71 de
su Constituic6n, se dice: "el derecho de iniciativa
de las Leyes corresponde:" sefiala al Presidente de
la Repdblica, y enumera a continuaci6n los miem-
Ibros del Congreso, CAmara y Senado.
Esta Constituci6n se limit a declarar el princi-
pio, a conceder la facultad; y por una ley se ha re-
gulado el procedimiento y el tratamiento que dentro
del Parlamento debe darse a la iniciativa legislati-
va procedente del Ejecutivo Nacional.
El Perfi se produce de igual suerte en el articulo
101 de su Constituci6n que habla, simplemente, do
que el Ejecutivo tiene la iniciativa de las leyes. No
sefiala el procedimiento por el cual el Ejecutivo ha
de hacer uso de esa facultad concedida en la Carta
Fundamental de aquel pais.
Alemania, en su modern Constituci6n de 1919,
en el articulo 68, al referirse a esta material dice:
"La inioiativa de las leyes se concede al Ejecutivo
y la ejercera por medio de Proyectos de Ley."
El Uruguay nos habla, tambi6n, de proyectos de
ley, Checoeslovaquia, en el articulo 41 de su Cons-
tituci6n, nos habla de igual manera, de proyectos de
ley.
La Constituei6n de Finlandia, articulo 18, se re.
fiere, tamnbien, a la iniciativa de las leyes, que el Eje-
cutivo utilizara por medio de proyectos de ley.
Y, por iltimo, Francia en una de sus leyes Cons-
titucionales, se refiere a esta material, y, tambien ha-
bla de que el Presidente de la Republica tiene la
iniciativa de las leyes, sin marcar el procedimiento.
En realidad que es mnis racional y mas convenien-
te conceder al Presidente de la Repdblica la facultad
de iniciar las leyes sin aludir a la manera de poner
en aecin ese derecho. Pero si se estima indispensa-
ble hablar del medio, de la forma material de usar
la prerrogativa, entonces debemos suprimir la pala-
bla "mensaje" y usar la palabra "proyecto de ley."
En la dificultad de introducir cambios, dada la in-
terpretaci6n que venimos dando al articulo 115 de
la Constituci6n, en la imposibilidad que nosotros
mismos hemos creado de introducir cambios, aunque
esos cambios sean altamente necesarios y conserven
el concept fundamental, aclarandolo como ocurri-
ria en este caso, atemperAndome a ese criteria, he







24 DIARIO DI IMZWONN DR IA CONVICTIONS CON5TITUYZRIN


preferido en mi enmienda no traer nuevas palebras
para cambiar la que express "mensajes" por las pa-
labras "proyectos de ley"; sino que me he confor-
mado con suprimir las palabras "por medio de men-
sajes" y dejar, simple y exclusivamente, "la inicia-
tiva de las leyes" se ejerceri por el Presidente de la
Repiblica, ademAs del Congreso. De esta manera una
ley posterior, o quizAs el Reglamento de la Camara
y el del Senado marquen o determine el procedi-
miento legislative, eligiendo la forma de proyectos de
ley, que es la mis rational, para que el Presidente de
la Repiblica utilice la facultad que le vamos a otor-
gar, de iniciar leyes.

Tales son los fundamentos de la enmienda. En-
tiendo por estas razones que debemos suprimir las
palabras del precepto referido que expresan "por
medio de mensajes," y no decir nada a este respect.
Aconseja proceder de esta manera, algo que es muy
sustancial e important.

&El Presidente de la Repilblica ha de concurrir al
Parlamento a defender sus iniciativas? Puede ha-
cerlo dentro de nuestro regimen constitucionall In-
mediatamente asoma la contestaci6n negative. Si eso
no puede hacerlo el Presidente de la Repiblica, es
convenient que lo que envie al Congreso sean Pro-
yectos de Ley, ya que 61 no ha de poder concurrir a
defender sus inioiativas, por lo menos 6stas deben
tener la categoria de Proyectos de Ley. De esta ma-
nera llegaran al debate parlamentario tal como sal-
gan del Ejecutivo, sin que una Comisi6n Permanen-
te pueda mixtificar el prop6sito del Presidente y dar
factura distinta a la iniciativa, modificarla o adul-
terarla, trayendo elements nuevos a la iniciativa del
President de la Repiblica.
Por todas esas razones, pido a los seiiores Delega-
dos que tomando en cuenta estas consideraciones vo-
ten de conformidad con la enmienda, por creerla
convenient, y proveehosa, para el mejor ejercicio de
la facultad de iniciar las leyes que ahora vamos a
conceder al Presidente de la Repifblica.

Sa. AGUIBB (BNIGNO) : Pido la palabra.
SB. PBESIDENTE (SAiNCHE DR BUSTAMANTE): La
tiene S. S.

SR. AGUIRRE (BENIGNO): Sefior Presidente y se-
iiores Delegados: Para impugnar la enmienda del
distinguido compafiero doctor Am6rico Portuondo, y
para pedir a la Convenci6n que mantenga el dicta-
men de la Comisi6n.
SR. CAMPS (MANUEL): S. S. va a explicar su ac-
tuaci6n ?
SR. AeGUom (BENIONO): Neoesito explicarla, se-
fior Camps, con igual derecho que lo ha bhecho el


doctor Portuondo, y creo que, por lo menos, debe
conced6rseme la misma facultad, much mis cuando,
en este caso, no hablo en nombre propio, sino en
nombre del leader Liberal-Popular doctor Guti6rrez,
y a petici6n de los doctors D'Beci y Ar6stegui, que
en el seno de nuestra Comisi6n sostuvieron la nece-
sidad, la conveniencia de que se mantuviera esta fra-
se "por medio de Mensajes."
Este asunto fu6 largamente debatido y tratado,
como todas las materials objeto del Proyecto. Y, tal
vez, a esa escrupulosa labor que los comisionados nos
impusimos, se debiera la circunstancia eventual de
que no viniese, antes, a la Convenci6n el dictamen
de 1a Comisi6n de los Quince.
Mentalidades robustas como la de los doctors
D'Beci y Ar6stegui, espiritus praeticos y analiticos
como los de los doctors V. Gutierrez y V. Armas,
consumieron turnos y terciaron en este debate. Yo no
s6 si el doctor Portuondo, que era un asiduo coneu-
rrente, como Delegado de la Convenci6n, a las sesio-
nes de la Comisi6n, tuvo la oportunidad y la ocasi6n
de oir el espl6ndido alegato del doctor D'Beci, para
que se mantuviera, precisamente, esta frase: "por
medio de Mensajes."
Quisiera poder interpreter, cabalmente, las ideas
del doctor D'Beci, a qui6n invite, previamente, para
que las defendiera en el seno de esta Convenci6n
quien me aleg6 motives de enfermedad que se lo
impedian; pero tengo la seguridad que, despues de
oirlo el doctor Portuondo, que tan diligente, tan acu-
ciosa, tan observadoramente, yiene escudrifiando el
Proyecto de Reforma Constitucional, por lo cual
Inerece aplausos y elogios de esta Convenci6n y del
Pais, seguramente que, de oirlo llegaria a conven-
cerse de que el dictamen es bueno.
SB. PORTUONDO (AMEaICo): Lo he aplaudido. Lo
creo una obra brillante.
SR. AGUIRRE (BENIGNO): El problema es el si-
guiente. iQu quiere decir la palabra Mensaje?
SC6mo se dirije actualmente el Presidente de la Re-
publica y c6mo se dirigira en lo adelante, despues de
entrar en vigor la nueva Constituci6n? El precepto
del Articulo 61 de la Constituci6n vigente, establece
que la iniciativa de las leyes correspondent a cada
uno de los Cuerpos Colegisladores. Uno de los fun-
damentos bAsicos de la Reforma Constitucional, a es-
te respect, fue darle una realidad constitutional a
un dereoho que se venia observando ya en la praeti-
ca, segin la frase del doctor N6fiez Portuondo, que
fue, en la Comisi6n, el encargado, precisamente, de
redaetar este acuerdo.
El President de la Republica, actualmente, no
tiene mAs derecho quo el de recomendaci6n; aconse-







DIARIO DE 158ION81 DE LA OONVENOION ONBTITUYENTE 25


jar medidas legislativas, y, por consiguiente, no pro-
pone. Si uno de los motives fundamentals de la
Reform a este respect, es concederle al Presidente
de la Repfblica la facultad de que proponga leyes, quc
61 inicie leyes en el Congreso, ya hay algo que indi-
ca que la frase "por medio de Mensajes" no va a
regular mAs que una nueva modalidad. Claro que en
la loeuci6n amplia de "Mensajes", lexicografica-
mente usada, se comprende tanto una simple exposi-
ci6n regulada y definida, como un consejo, o como
una proposici6n determinada de Ley, porque no hay
ninguna raz6n gramatical que establezca distingos,
para poder elegir una u otra forma.
".Mensaje" es el medio por el cual el Presidente se
dirige al Congreso, en nuestro sistema representati-
vo. Si dejAramos de consignar lo expresado en el
dictamen de la Comisi6n, se prestaria, a que pudie-
ra entenderse que el Presidente esta obligado a pre-
sentar proyectos de leyes al Congreso, compareciendo
personalmente ante los Cuerpos Colegisladores. Con
lo cual se viciaria nuestro sistema representativo-pre
sidencial.
La Constituci6n maxicana a que se refiere S1. S.
al considerar que el Presidente de la Repdblica tie-
ne la iniciativa de las leyes, establece que todos los
Mensajes del Presidente pasan directamente a una
Comisi6n, como si ya fueran Proyectos de Ley; en
Cuba no existe esta circunstancia, y, por consiguien-
te, todo Proyecto de Ley del Presidente, con la re-
forma, se puede discutir directamente en el Congre-
so y ser objeto de votaci6n; aceptarse o negarse.
SR. PORTUONDO (AMAIRICO): El precepto no dice
que es Proyecto.
SR. AGUIRRE (BENIONO): Es que el senior Portuon-
do estaba hablando con el senior Nffiez y no me
eseuch6: el proyecto dice Mensaje, y por consiguien-
te se ententera que todo Mensaje se refiere tanto a
una recomendaci6n, como a un Proyecto de Ley.
Por todas estas cireunstancias yo sostengo la opi-
ni6n consignada en el dictamen y pido a la Conven-
ci6n que la vote tal como viene redaetada.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : SC
pone a votaci6n la enmienda.
Se le va a dar lectura nuevamente.
(El Oficial de Actas la lee).
Los que est6n conformes votaran que si, los contra-
rios no.
Sa. GuTrzfan (VIIATO) : Yo deseo hacer una pro-
posici6n si me lo permit el senior Portuondo. La En-
mienda suprime una palabra del artleulo. Yo pro-
pongo a la Convenci6n y quiero en esto la venia del
senior Portuondo, que al votar el articulo se vote


tambien, simultaneamente, la Enmienda, con lo que
ahorrariamos una votaci6n.
SR. PORTUONDO (AMRIco) : No tengo interns fun-
damental en mantener la enmienda. Producidas las
explicaciones acerca de este particular y expresado
ya el criteria de interpretaci6n do ese precepto, no
necesito mantenerla. El senior Aguirre me ha expli-
cado, acertadamente el criteria de la Comisi6n y la
minuciosidad con que fua estudiado este asunto; me
siento perfectamente satisfeeho y no tengo ningin
temor; y por conaiguiente, retire la enmienda.
*SR. PRESIDENT (SANCIIEZ DE ]BUSTAMANTE) : Que-
da retirada la Enmienda.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO): ~ Lo que va
ahora a votarse se ha sometido a discusi6n?
SR. PRESIDENT (SANCIIEZ DE BUSTAMANTE): La
Enmienda ha sido retirada; ahora vamos a votar
simplemente la parte correspondiente al Dictamen.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO): Antes de la
votaci6n yo deseo hacer una pregunta.
SR. PRESIDENT (SNCIHEZ DE BUSTAMANTE): Tie-
ne la palabra S. S.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO): Yo quiero,
senior Presidente y sefiores Delegados, convencerme
bien antes de votar. La iniciativa de las leyes que
se otorga al Poder Ejecutivo en estos instantes en
que el Poder Ejecutivo y el Gobierno son absoluta-
mente honrados, puede tolerarse, pero yo pre-
gunto: gen material de Hacienda Piblica, en
la forma de la distribuci6n del dinero del Erario,
tambi6n vamos a dejar en la Carta Fundamental del
Estado, que es, naturalmente, para todos los Gobier.
nos, y en tanto no venga una nueva Convenci6n a ha-
cer la rectificaci6n, vamos a dejar tambien, repito, la
iniciativa de hacer leyes el Poder Ejecutivo?
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
va a someter a votaci6n la parte relative al dictamen.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO): 6 Nadie pue-
de contestar mi pregunta?
(Risas).

(SA efectia la votacidn).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : hIan
votado 50 sefiores en pro y ninguno en contra. Que-
da aprobado.
(Votaron a favor los seiiores: Aguirre, Alfert, Ar-
mas, Ar6stegui, Artola, Balanz, Barrero, D'Beci,
Beltrdn, Bello, Bonet, Campos Marquetti, Camnps,
'ap6, Cartatya, Castillo, CJspedes, CoUlado, Don, Du-
que, Espinosa, Garcia Madrigal, Garcia Rivera, Gue-
-rra, C. F. Gutigrrez, Hernindez Cartaya, J~stiz,







26 DnTAIO De BISIONUB DE Lk CONVOINION OONBTViUYZ3ITN


Lagueritela, Miranda, Molinet, Montero Bernal
Montero Broin, Nieez, Oropesa, Pella, Perez, Pino,
Plans, Portuondo, Pur6n, Ramirez, Salazar, Satio
Tomhs, Silva Gil, Silva Muioz, Zubizarreta, V. Ou-
tiWrrez y Sdnchez de Bustamante.)
Se va a dar lectura a la declaraci6n que estaba re-
dactando el doctor IIernandez Cartaya.
(El Oficial de Actas leyendo).
Los que suscriben tienen el honor de proponer:
Que para mayor confirmaci6n de lo aoordado
respect al inciso 13, articulo 59 de la Constituci6n,
se declare que esta Convenci6n al aprobar el articu-
lo 73 lo ha hecho bajo el supuesto de vacantes defi-
nitivas, sin distinci6n alguna por raz6n de origen de
las mismas.
.Sal6n de Sesiones, 9 de mayo de 1928.
(f.) Dr. Enrique Herndndez Cartaya, Dr. Emilio
Nuiez Portwondo, Jose Maria Espinosa.
SR. .HERNANDEZ CARTAYA (ENRIQUE): Pido la pa-
labra.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra el doctor Cartaya.
SR. HERNANDEZ CARTAYA (ENRIQUE): Esta moci6n
a que se ha dado lectura responded a la excitaci6n
que hizo el doctor Portuondo, y que culmin6 en un
acuerdo, recientemente adoptado, entendiendo la
Convenci6n que habia quedado derogado el Inciso
13 del Articulo 59 de la Constituci6n. Pero para mo-
vernos dentro de propias facultades, para no dero-
gar la Convenci6n ese Inciso 13, ni que pudiera, en
el maiana, o en el future, alegarse que por falta de
esa derogaci6n haya quedado vigente el Inciso 13 del
Articulo 59, la Convenci6n si puede declarar que al
aprobar el Articulo 73, y referirse a vacant defini-
tiva, estAn comprendidas en ella todas, incluso las
cuatro a que se referia el Inciso 13 del Articulo 59,
y que, por lo tanto, la elecci6n popular, serA el ini-
co procedimiento para la elecci6n future del Presi-
dente.
SA. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Es-
tA de acuerdo la Convenei6n en votar esta declara-
ci6 n en la forma ordinarial
(Sefales afirmativas).
Queda acordado.
Se pone a votaci6n.
Los que esten conformes se servirAn ponerse de
pie.
(La mayoria de los Sres. Delegados se posen de
pie).


Aprobada.
Se va a dar lectura al articulo 12.
(El Oficial de Actas lo lee).
Se pone a discusi6n.
(Silenoio) .
A votaci6n.
Aprobado.
SR. HERNANDEZ CARTAYA (ENRIQUE): Pido la pala-
bra.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra el senior HernAndez Cartaya.
iSa. HERNANDEZ CARTAYA (ENRIQUE) : Aunque yo
creo que este articulo, y sobre todo su reform con-
tenida en el segundo parrafo del mismo, no tendri
opositores, he pedido la palabra porque he creido ne-
cesario y convenient explicar el verdadero alcance
del precepto, ya que contiene una reform de las
que pueden calificarse, y la calific6 el otro dia el se-
ior Nifiiez Portuondo, como reform trascendental,
pedida, sentida, aspirada por el pueblo cubano. No
es una reform que surge ahora, y viene a la obra de
la Constituyente por el acuerdo del Congreso, sino
una reform que pensada por algunos de los Consti-
tuyentes de 1901, recorri6 su camino, lleg6 al Con-
greso actual, tray6ndola aqui, reforzado por la expe-
riencia. Viene aqui a esta Constituyente, despu6s de
haberse dejado escrita en proyeetos preparatorios de
la Constituyente de 1901, en los trabajos de los De-
legados doctors Berriel y Gonzalo de Quesada, en
formulas anklogas a la que, actualmente, se ha pues-
to en conocimiento de esta Constituyente. Admitian
el period de seis afios y no reelecci6n, obligando a
que no hubiera reelecci6n. Triunf6, en aquel momen-
to, el criteria de la reducci6n del period y de la ree-
lecci6n per otro period, o sea autorizar al Presiden-
te de la Repfblica, para que gozara dos periods con-
secutivos, siguiendo en esto el ejemplo que present,
en estos moments, la Constituci6n de los Estados
Unidos de Norte America.
El Proyeeto que ahora estudiamos, acordado por el
Congress, establece como aquel proyecto de los De-
legados citados, una reform en cuanto al period y
una reform en cuanto al limited de la aspiraci6n pre-
sidencial. En cuanto al period, declara que el cargo
durarA seis afios, y en cuanto a los limits de la dura-
ci6n Presideneial, establece que nadie podra ocupar
la Presidencia en dos periods consecutivos. Y
quiero llamar la atenci6n, porque es interesante fijar
el alcance juridico de este precepto, en cuanto al se-
gundo parrafo, que aun cuando aparentemente se en-
euentren dos reforms, puedo sostener y entender







DIARIO DE BZBIONE8 DE LA CONVENTION 00NSTITUYENTE 27


que, en rigor, no es nada mas que una sola, porque
son dos reforms en estrccha relaci6n, y asi si en el
sistema anterior, podia el Presidente ocupar ocho
aflos la Presidencia, per reelecci6n en el sistema ac-
tual se ha optado por ampliar el period presiden-
cial, restringiendo la aspiraci6n, y por tanto limitan-
do a seis afios el period presidential. Se ha escogi-
do, tambi6n, en cuanto al cargo el tipo de period de
otras Constituciones de AmBrica. He dicho que se
trata de dos reforms en una, per que en rigor, si
desprendemos o separamos una de otra, no habra ex-
plicaci6n para la reform; puede decirse que el au-
mento del period, es lo que justifica la supresi6n de
la aspiraci6n posterior.

De este modo, entramos, necesariamente, en algo
que interest descubrir en el fondo de ese segundo pa-
rrafo del articulo 66, y es estudiarlo como un r6gi-
men nuevo, como una verdadera reform que sefia-
la una transici6n entire un sistema anterior y un sis-
tema posterior, porque varia, en absolute, dos extre-
mes capitals del cargo presidential, su duraci6n y
su reelegibilidad.

Crea este precepto, pues, un sistema nuevo, al cual
hay que aplicarle todo el criterio doctrinal y prActi-
co que se aplica a la legislaci6n en general, y a la
Constituci6n como ley fundamental de un pais.
SCuAles son los efectos de una reform, cuando esa
reform envuelve una transformaei6n total del r6-
gimen, cuando esa reform transform un sistema en
otro, creando un nuevo estado, un nuevo period y
con limitaci6n, puesta, precisamente, a la ampliaci6n
del period? 'No puede nunca aplicarse lal siste-
ma nuevo otra significaci6n, otro alcance, que el que
tienen las leyes, y, por tanto, la Constituci6n, y
todo precepto de carActer general se dicta siempre
para el porvenir. Esta es una idea, este es un princi-
pio capital en la ciencia political y en material juri-
dica, que no puede concebir nunca que se afecten si-
tuaciones juridicas del pasado, sino que se adoptan
resoluciones o disposieiones tendientes a reformer, o
a regular situaciones futures.

Pero es que, aparte de esa consideraci6n de prin-
cipios, la lectura del precepto contenido en el parra-
fo segundo del articulo 66, esta demostrando que es-
tA hecho para periods futures para el regimen que
nazca de la Reforma Constitucional, para la Consti-
tuci6n reformada. Empieza diciendo el precepto: "el
cargo "durarA" seis afios y nadie "podra" desempe-
fiar la Presidencia de la Repfblica durante "dos pe-
riodos consecutivos"'. El empleo de estos verbos y
frases estA indicando lo que acabo de decir hace un
moment, de que toda transformaci6n del regimen
juridico afeeta siempre al porvenir.


Esta regulando un nuevo period. Se establece que
el nuevo period presidential, o sea el que empieza a
regir despubs de reformada la Constituci6n durara
seis afios, y que nadie podra desempefiar la Presiden-
cia de la Repfiblica en dos periods consecutivos.

No se necesita tener preparaci6n juridica, ni apli-
car las reglas de interpretaci6n juridicas con un
criterio t6enico especial, para que con la simple lec-
tura de este precepto se descubra y se entienda que
so estA hablando de situaciones que nunca pueden
ser situaciones del pasado: que las palabras "perio-
dos" y "duraci6n del cargo" requieren entenderlas
con relaci6n a mementos, posteriores a la efectividad
de la Reforma. Otra cosa seria atacar el principio
de la no retroactividad. No quiero alegar aqui, aun-
que por muchos se entienda que hay una estrecha
relaci6n entire la retroactividad y los dereehos adqui-
ridos, no quiero alegar dereehos adquiridos, no estoy
aqui hacienda una exposicion o studio de estos pre-
ceptos, desde un punto de vista subjetivo, de dere-
ohos adquiridos, sino desde un punto de vista objeti-
vo, del mandato del propio precepto constitutional.

Y por eso, me fijo en que el precepto no puede te-
ner efecto retroactive, no puede aplicarse a periods
anteriores, sino con enter abstracci6n de derechos
subjetivos y de derechos adquiridos. Cuando expre-
sa que nadie podrA ocupar la Presidencia por dos
periods consecutivos, estA refiriendose a periods
consecutivos del nuevo regimen, de aquellos periods
que por su duraci6n, estAn justificando la limitaci6n
o la no reeleeci6n, porque si no, vendria este contra-
sentido, c6mo un precepto va a prohibir la feelec-
ci6n, haciendo surtir sus efectos en un period que
no era ampliado con el nuevo tipo de seis afios, cuando
la justificacidn de la no reelecci6n, o sea la prohibi-
ci6n de ocupar la Presidencia de la Republica duran-
te dos periods consecutivos, supone que rije la Cons-
tituci6n que ha empezado por ampliar el period pre-
sidencial a seis aios
Seria un case tipico de aplicaci6n con efeetos re-
troactivos, si este precepto se estimara concretamen-
te aplicable a periods anteriores, no a situaciones
juridicas que ya hayan entrado dentro de los limi-
tes perfectos del precepto.

Pero si no fuera bastante la simple interpretaci6n
del articulo, expuesta la consideraci6n de que ese se-
gundo pArrafo no es otra cosa que un nuevo regimen
que ha de comenzar desde que se promulgue la Cons-
tituci6n reformada, para regular los periods presi-
denciales de nuevo tipo para el future, tendremos la
explicaci6n de lo que estoy diciendo, en la misma
obra del Congreso, en el proyecto de Reforma Cons-
titucional que estamos aqui estudiando para su







28 DIAIZO DI hhONUS DR Lk CONVICTION 00NWNITUYIUTI


aprobaci6n y que ha tenido en el Congreso, la inicia-
tiva que la Constituci6n le brinda.

El Congress, en el proyecto que se ha sometido a
esta Constituyente, ha ofrecido al studio de la
misma la letra A de la tercera transitoria, que re-
cuerdo a los Constituyentes, la que despu4s de ha-
ber prorrogado el period presidential, a determina-
da fecha, estableci6 la prohibiei6n de ser roelecto en
el cargo el actual Presidente de la Repfiblica. Inter-
pretando ese precepto que viene o ha venido en el
Proyecto de Reforma, la consecuencia 16gica do in-
terpretaci6n es esta: Que se consideraba possible as-
pirar a la reeleeci6n por el que ocupaba actualmen-
te la Presidencia de la Repiublica, porque de otro mo-
do no hubiera habido necesidad del mandate expre-
so, dictado por el Congreso en esa transitoria, prohi-
biendo la reelecci6n, lo cual quiere decir que el Con-
greso que prepare su articulo 66 reformado, enten-
dia, que ese segundo parrafo, era fnicamente para
regir en el porvenir y no podia aplicarse a periods
anteriores. AdemAs, tenemos en el articulo 45, que
hoy hemos aprobado, un precepto refiri6ndonos a la
constituci6n del Senado, en el que se crea el Sena-
dor por dereoho propio, y en ese articulo se emplean
estas palabras: "Sera, ademas, Senador por dere-
cho propio, durante un termino de seis afios subsi-
guientes a la terminaci6n de su period presidential
el que ocupare la Presidencia de la Repiblica en
propiedad". Este precepto asi leide, si se es-
timare que el texto constitutional reformado rige
desde su promulgaci6n para periods corrientes o sea
para el que se encuentre ocupando la Presidencia de
la Repiblica, tendriamos que con este texto, quedaba
declarada la Senaduria por dereoho propio del ac-
tual Presidente de la Repiblica, y, sin embargo, no
lo entendi- asi el Congreso, cuando en su transito-
ria cuarta determine que el Presidente y el Vice-
Presidente de la Repfiblica, aotualmente en funcio-
nes, pasarAn, al terminar su period, a ser Senado-
res por derecho propio. iSe evidencia, pues, que nun-
ca la regulaci6n sustancial de lo que pudi6ramos lla-
mar el texto principal de la Constituci6n, en el ar-
ticulo que vaya a incorporarse en la Constituci6n
vigente, pudo ser preparado por el Congreso y apro-
bado por esta Constituyente, con Animo de aplicarse
retroactivamente, aino que se esta hacienda para re-
gimenes futures. En el mismo articulo 115, que pron-
to se le va a dar lectura, se establece una prevenci6n
contra el Presidente que tratase de su reelecci6n.

Todas estas afirmaciones me llevan al convenci-
miento de que al redaetarse por el Congreso y apro-
-bar esta Constituyente el articulo 66 reformado, y
al quedar aprobado el segundo pirrafo, dejamos
aprobada una regulaci6n que no ha de surtir efecto


desde el moment en que se promulgue, sino para
los periods presidenciales a que ese precepto regu-
la, o sea periods presidenciales del nuevo tipo, pa-
ra aqu6llos, que por ser de seis afios Ileven como se-
cuela necesaria, la prohibici6n de la reelecci6n, y son
estas explicaciones las fnicas que he creido conve-
nientes hacer por convencimiento propio, y porque
las he crefdo necesarias para la orientaci6n, que en
esta tarde, se va dando a muohos de los preceptos
de la Reforma Constitucional. (Aplcusos).

SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
somete a votaci6n nominal.
(Se efectia la votaci6n).
SB. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Han
votado '51 sefiores Delegados.
Queda aprobada.

(Votaron a favor: los seiores Aguirre, Alfert,
tAndreu, Armas, Ar6stegui, Artola, Balanz6, Barre
ro, D'Bei, Beltrdn, Bello, Bonet, Campos Marquetti,
'Camps, Cap6, Cartaya, Castillo, Cispedes, Collado,
Don, Duque, Espinosa, Garcia Madrigal, Garcia Ri-
vera, Guerra, C. F. Gutigrrez, Herndndez Cartaya,
Jiistiz, Lagueruela, Miranda, Molint, Montero Ber-
nal, Montero Broin, Navarro, Nifiez, Oropesa, Pella,
Pirez Valdes, Pino, Plana, Portuondo, Pur6n, Rami-
rez, Salazar, Santo Tom4s, Silva Gil, Silva Mufioz,
Zubizarreta, Alvarez, V. -Gutigrrez y Sdnchez de Bus-
tamante).
'Se va a dar lecture a la eliusula 14.
(El Oficial de Actas la lee).
SSR. DON (ARiSTIDES) : Sefior Presidente y sefores
Delegados: Voy a explicar a la Convenci6n los
motives que informaron a la Comisi6n dictaminado-
ra para reehazar el precepto adieional al articulo 83
de la Constituci6n vigente.

Al darse a conocer por la prensa las distintas ma-
terias que comprendiera el Proyecto de Reforma
Constitutional, advertimos con satisfacci6n que
nuestros legisladores habian confrontado, teniendo
en cuenta su praetica parlamentaria, el problema
hondo y trascendental que tiene relaci6n con el Po-
der Judicial, no s61o en cuanto a los Poderes Legis-
lativo y Ejecutivo, sino tambi6n en relaci6n muy
important en cuanto a la forma en que se proyecta
la nueva organization de los Tribunales de Justicia.
Del examen en la part relative a este important
te particular, pudiera observarse que lo que pompo-
samente se ha dado en llamar la independencia del
Poder Judicial, s6lo se refiere a agregar, a adicionar
entire las facultades del Poder Judicial, las de nom-
brar, separar y trasladar a los miembros de dioho Po-


ri ~: i :r, i- -.l i- ;:r~N.~-~l~u~a5~*p;a~ppP~ :?i';F ::~iT







DIARIO DE 8BIONZ8 DE LA CONVENTION OONSTITUYENTE 29


der. La adiei6n de esta facultad queda integra en la
etfern de los principles y de la thenica. Y, efectiva-
mente, consagrandose esa adici6n, pudiera decirse
que se habia logrado en nuestro pais la llamada in-
dependencia del Poder Judicial. L C6mo es la natu-
raleza de esta tendencia, en los estados modernos,
para que se pueda conseguir la independencia del Po-
der Judicial facultando a los miembros del Tribunal
Supreme para hacer el nombramiento de los funciona-
rios del Poder Judicial? Vamos pues, Sres. Dele-
gados, a negar que eso sea cierto. La independencia
surge cuando se faculta con absolute libertad a ]os
funcionarios para fallar y resolver los asuntos atri-
buidos a su competencia de acuerdo con las leyes. De
aqui puede decirse que esa independencia del Poder
Judicial de fallar y resolver que son sus funciones
normales, viene a constituir tkrminos iguales. La
independencia no surge por el hecho de autorizarlo
para hacer los nombramientos de los funcionarios
del Poder Judicial. El professor Taniba, al fijar la na-
turaleza del Poder Judicial, admite las opinions de
los autores que se dividen en el campo del
dereeho piblico interno en dos corrientes diver-
sas. Primero la que se seiiala en algunos passes para
determinar las funciones del Poder Judicial que de-
ben tener cierta relaci6n de independencia con otros
poderes constituidos y segundo la de aqu6llos que ad-
miten que la funci6n judicial no debe acomodarse a
ninguna subordinaci6n sino que debe desenvolverse
libremente en sus atribuciones. Y la comisi6n dictami-
nadora es partidaria de esta filtima doctrine, es de-
cir, somos partidarios de la absolute independence
del Poder Judicial. La Comisi6n dictaminadora te-
niendo nociones de las materials que se han desen-
vuelto alrededor de la independencia del Poder Ju-
dicial, ha llegado a la conclusion de que dsta no se
puede conquistar haciendo que el Tribunal Supremo
haga los nombramientos de los funcionarios y la Co-
misi6n entiende que surge la independencia del Po-
der Judicial con la vigencia del preeepto Constitu-
cional nfimero 87 que respondiendo de su inamobi-
lidad esti garantizando su independencia, pero al
propio tiempo lega a la conclusion de que seria ab-
surdo completamente, dada la naturaleza de la fun-
ei6n judicial en Cuba que es limitada, concederle
la facultad de nombrar a los demos funcionarios. No
es coneebible que en un sistema adecuado se pueda
dar la funci6n judicial en t6rminos ilimitados. En
las Constituciones que conozco que se le da esta fa-
cultad del nombramiento, se le tiene establecido al
Tribunal Supremo la periodicidad de sus funciones.
Obs6rvese en nuestro sistema republican que se re-
nuevan las funciones del Poder Legislative y que se
renuevan periodicamente, las funciones del Poder
Ejecutivo. Qu6 relaci6n de subordinaci6n podria
existir entire todos los poderes, ya que esto no destru-


ye la independencia ni el principio establecido en el
Articulo 43, si nosotros dejamos que uno solo de los
poderes ni consulate, ni conviva con todos los que
componen el Estado? Ibamos a presenciar que lejos
de otorgarse con esa adici6n la suspirada indepen-
dencia del Poder Judicial, habriamos estorbado el li-
bre funcionamiento de todos los poderes en la vida
de relaci6n.
Este problema sugiere a los sefiores Delegados quc
bace muy poco abogaban por la plena facultad de es..
ta Convenci6n para la resoluci6n de los problems
constitucionales, la necesidad de abordar este asunto,
y lo hubieramos heeho valientemente, regulando l:
funci6n de todos los miembros de la Administracidii
de Justicia.
No era concebible que nosotros nos produjeramos
de otro modo. Nosotros sabemos que la independen-
cia del Poder Judicial con respect a todos los fun-
cionarios de la Administraci6n de Justicia, tiene co-
mo caracteristica que sus resoluciones no se deban a
las insinuaciones de cualquiera de los otros poderes
constituidos. En esa forma ibamos a mermar el pres-
tigio del Poder Judicial; ibamos a desnaturalizar un
principio fundamental de la misma Constituci6n, al
decir que la soberania residia en el pueblo iy que de
61 dimanaban todos los poderes pfiblicos.
Para corroborar en todas sus parties este aserto,
podemos hacer esta afirmaci6n: no existed un solo pais
ni una sociedad organizada donde exista el mandate
indefinido del Poder Judicial y que en estos casos se
atribuye a los miembros del Tribunal Supremo la
facultad de nombrar los miembros de la Administra-
ci6n de Justicia. En todos, por lo general, se orga-
nizan de modo muy distintos; en muches se les ga-
rantiza, como express la Constituci6n de los Esta-
dos Unidos, la Federal, y la Constituoi6n Argentina,
su libre permanencia en el cargo mientras observen
buena conduct. A pesar de los terminos en que es-
t& redaetado el precepto constitutional, son muchos
los casos en que estas facultades resultan mermadas.
Para corroborar todas estas manifestaciones, pue-
do asegurar que en la Constituci6n Federal de los
Estados Unidos se establece ese mismo sistema para
nombrar los magistrados de la Corte Suprema, se
establece el nombramiento por el Poder Ejecutivo
con la aprobaci6n del Senado. En muchos Estados
de los Estados Unidos se ha conservado el sistema
mixto y se confiere la facultad al Poder Ejecutivo y
al Legislative para otorgar los nombramientos de los
miembros del Poder Judicial. En la Constituei6n re-
formada de la Argentina, el mandate judicial es de-
finido, pero ellos no tienen la facultad de hacer los
nombramientos de los demas miembros. En Sluiza el
Tribunal Federal es elegido por la Asamblea, y en







30 DIARIO DPI ISUONUS D1 LA 00NVNIOION CONITITUTMITI


ciertos eantones son elegidos por el pueblo. En Fran-
cia no estA regulado ni se desarrolla ni se estudia el
Poder Judicial en la Constituci6n. Sus leyes orgAni-
cas son las que regulan el funcionamiento de la Ad-
ministraci6n de Justicia. En Mejico la Corte Supre-
ma Federal es designada por el Congreso en funcio-
nes electorales, y los jueces de distrito son elegidos,
unas veces por el pueblo, y otras por la CAmara. En
Venezuela, los miembros de la Corte Federal y los
jueces son nombrados por determinado nimero de
afios y tienen sefialada la respective responsabilidad
de los cargos.
En otros pauses que no debo citar, se establece id6n-
tico sistema.
Si nosotros hemos observado en la prActica de la
Administraci6n de Justicia tanto en el CanadA como
en los Estados Unidos de Am6rica y en la Argentina
en lo que toca a la organization juridica de esas na-
ciones, que no se han aventurado nunca a estampar
en sus C6digos Politicos que los miembros de las
Cortes Federales sean facultados para hacer nombra-
mientos de jueces inferiores, no comprendo cuales
sean los antecedentes hist6ricos que hayan impulsado
a nuestros legisladores a iniciar esa reform tan pe-
ligrosa.
Lo que yo puedo afirmar en definitive, despu6s
del studio que he realizado del sistema imperante
en esas naciones es que entiendo que debe reformarse
en el sentido de hacer mas efectiva la Ley de respon-
sasbilidades de la administraci6n de justicia y que
euando se someta a la deliberaci6n del Congreso el
Proyecto redactado por ese alto y positive valor de
nuestra intelectualidad, doctor Zaydin, haciendo
electivos a los funcionarios del Ministerio Fiscal de
la Repiblica, porque ya que tienen funciones pro-
pias, debe ser el pueblo el que lea de su mandate pa-
ra llenar su altisimo ministerio, consider que
podrA Ilegarse a la ansiada independencia del Poder
Judicial.
(Grandes aploauss).
.S. AND EU (PonrIno): Pido la palabra.
SR. PEBIDENTE ('S NCHEZ DE BUSTAMANTE): Tie-
ne la palabra 3S. S.
SB. ANDREU (Poarmo) : Sr. President y sefiores
Delegados: Declaro con la sineeridad que caracteri-
za todos los actos de mi vida que si el distinguido
compafiero doctor Don, en su brillante exposioi6n
me hubiera convencido, en forms alguna hubiera le-
vantado mi modest voz para no reargumentar, pe-
ro como no ha sido asi, a mi vez, voy a presentar a la
consideraci6n de esta dignisima Asamblea los moti-
ves, las razonee, los arguments que tengo para so-
licitar, en contra de mi compafiero el doctor Don,


que, a la inversa, ee reehace el Dietamen de la Co-
misi6n en la forms en que lo ha propuesto.
En el dia de ayer uno de los distinguidos compa-
fieros manifestaba y nos decia, no recuerdo su nom-
bre, que en todos nuestros problems que debatiamos
en esta Asamblea, debiamos fijarnos, no solo en el
conjunto de procedimientos de paises distintos sino,
ademAs, atribuyendo, aplicando, estudiando minucio-
samente nuestros propios problems interns, a los
que pretendiamos buscarles el remedio. Y dentro do
ello, en los mementos en que el distinguido compafie-
ro hacia su brillante oraci6n, me venia a la mente y
recordaba que estAbamos resolviendo un problema
traweendental interno, capital para la Repfblica, de
una importancia, de un relieve tal, que me consta, ha
sido acueiosamente estudiado por la digna Comisi6n
de los quince, aunque ha traido un dictamen con-
trario a lo que yo estimo beneficioso, y respetando co-
mo respeto profundamente su resoluei6n, creo que
no se adaptsa las necesidades, no solo del present,
sino a las necesidades del future, por aquellas frases
(que hace un memento mani'festaba nuestro querido y
siempre amado catedrAtico doctor Cartaya de que la
legislaci6n que se estA haciendo no va a comprender
solo el present, que puede ser florido y lleno de es-
peranzas, sine el porvenir con today la trascen-
dencia que pueda presentarse y entonees el precept
que fijemos en una form u otra se mantendra cual
roca firme en medio de los embates mfs furiosos del
oceano, cuando la tempestad de las pasiones de los
hombres mas furiosas se desaten, y las cuales son mrs
temibles que las propias olas del mar que transforman
hasta los continents. Aquellas destruyen las con-
quistas de los pueblos, su libertad.
En el estado social en que nos encontramos
dentro de la perfects democracia, de esa democra-
cia a veces calumniada, de esa democracia que, a
rates se decapita sin darse cuenta de lo que ella en
vida ha sido y lo que ha costado conquistarla, la for-
mula propuesta, hasta el present, no obstante sus
respetables detraetores, es la inica chispa producida
per el cerebro human que merece nuestra oonsidera-
ci6n, aunque a veces quede deslucida porque no tiene
una aplicaci6n perfeeta y absolute en el medio en que
se desenvuelve. Partiendo desde sus origenes en que
los ipoderes se desnvuelven siempre en los estados de-
mocrAticos modernos, fijAndose la division absolute,
total, radical, completamente independiente de los
poderes que sirven de base fundamental a ese Estado,
debe tenerse como base la siempre noble ly pura de-
moeracia, cuyos hombres salen del pueblo como sa-
le de la tierra el manantial fecundo cuando no hay
algo que lo cubre y evita su desarrollo en todo au ex-
plendor.
1En ese aspect y precisamente en el libro que leyb
nuestro querido catedrAtico, en la Constituci6n Uru-


;~,~: ;:/ : 19~~"'"! "r8~-vPrslFP'~C""'' '~l'T;~







DIARIO DZ IWZONN DZ LA CONVINCION OONSTITUYINTZ 31


guaya, ya no son trees los Poderes del Estado, sino
cuatro, pues se les ha agregado el Politico. Surgeon
los tres poderes absolutamente independientes desde
que lo pensara el genio de Montesquieu y di6 esta
formula political para garantizar el porvenir, y la li-
bertad de los pueblos. Y de ella surge el Poder Ejecu-
tivo con toda su fuerza y su vigor; el Poder Legisla-
tivo con sus grades iniciativas; y junto a esos dos
poderes formidable de las repfblicas modernas, sur-
ge, tambi6n lleno de respeto, plet6rico de la mAs
total y absolute garantia para el ciudadano, el formi-
dable Poder Judicial. i Oh queridos delegados I, formi-
dable poder repito, tan inmenso que convierte a los
hombres en Dioses. Los que pertenecen al Poder Ju-
dicial son Dioses. Disponen de la libertad y de la vi-
da de los demAs hombres, y por eso tienen qie ser
rodeados y dotados de complete garantia e indepen-
dencia. Dentro de ese aspect, qu6 cuidadosa, como
en una urna, debe fijarse la independencia total de
ese Poder. La elecci6n de esos hombres muy cuidado-
sa, como se efectfia y su radio de acci6n definido, sin
roce alguno al desenvolverse alrededor de la 6rbita
dentro de la que giran los trees poderes. La indepen-
deneia total, absolute, radical, perfect, la indepen-
dencia bien complete, como la tiene el respetabilisi-
mo Poder Legislative y la tiene el no menos respe-
tabilisimo Poder Ejeeutivo, no la tiene en Cuba, aun-
que la saneione la Constituci6n, el Poder Judicial.
Yo escuchaba con atenci6n, con carifio y con el rea-
peto que me merece toda doctrine, aunque sea con-
traria a la mia a mi querido compafiero cuando 61 ha-
blaba y me asombraba, me asombraba por el estado
negative de sus propios deseos. Queria el querido
compafiero la independencia complete del Poder Ju-
dicial y le negaba el dereeho que se le ha concedido;
cnando se comprende el bien, ya que no se obtiene 'a
totalidad de las ventajas aspiradas, se obtiene una
parte que puede ser fitil y beneficiosa para la Re-
piblica, el pueblo y la tranquilidad de sus honorable
ciudadanos que constituyen el Poder Judicial.
Mi querido compafiero, en su brillante peroraci'n,
solicitaba para el Poder Judicial la negaci6n de su
independencia y sefialaba la no necesidad de desli-
garlo de los demAs cuerpos, de los demAs Poderes.
Sin embargo, asi debiera ser, para que pudiera lle-
varse a efeeto su vida propia, hasta dentro del terre.
no presupuestal y econ6mico, con su propia legisla-
ci6n. Y quien solicit asi, quien piensa asi, quien tie-
ne tales ideas, ha hecho un studio perfect, concre-
to de la independencia del Poder Judicial y compren.
,e la necesidad de ella, para equipararlo a los otrm-
dos Poderes en perfect equilibrio.
Esa independencia del Poder Judicial, esa inde-
pendencia que surge, esa independencia que es una de
las reforms traseendentales que nos pide el pueblo
cubano, esa reform que si el Dictamen no se vota en
contra va a desaparecer la oportunidad de aplicarla,


no es nueva. Cierto que en dia memorable la voz,
siempre erudita, siempre galana, siempre hermosa de
nuestro compafiero el doctor Nifiez, nos indicaba, ya
que ninguna de nuestras reforms eran nuevas, sino
eran de nuestros antecesores de 1901, y es cierto. Qu6
hermoso antecedente y si ellos no lo plasmaron en
su Constituci6n, qu6 glorioso para nosotros llevarlo
a la meta.
Efectivamente, queridos compafieros; en el proyecto
del cubano amado, de aquel cerebro portentoso, de
aquella mente y numen vigoroso que hoy deseansa y
queda en nuestro recuerdo, el senior Rafael FernAndez
de Castro, esta indicado casi totalmente, y parecen las
palabras traidas a la Reforma iguales, id6nticas a las
de 61. Su proposici6n fu6 presentada en la form si-
guiente: "no podra efectuarse nombramiento, ascen-
so, traslado, (continUa leyendo).
Esas palabras parecen hermanas, siempre serAn
recordadas con carifio y admiraci6n. El articulo de la
Reform y aqu6l, si no son hermanos, son primes
hermanos. Voy a tener el gusto de leerselo a los se-
flores de la Convenci6n, para que puedan compa-
rar. (Lo lee).
Sus antecedentes los tuvo allA en GuAimaro, en la
Constituci6n de ese nombre, reproducida despubs en
la de Jimaguayf. En la Constitucidn de GuAimaro,
en su articulo 22, dice "el Poder Judicial es inde-
pendiente en lo absolute, y su organizaci6n sera ob-
jeto de una Ley especial.
Y en la Constituci6n de Jimaguayfi, en su articulo
93, dice: (lo lee).
Ya teneis, como base y como fundamento, el ori-
gen de esa independencia traida a nuestra Constitu-
ci6n para el Poder Judicial. Ahora, contested, poned
vuestras manos sobre los nobles corazones que laten
Ibajo vuestro peeho, decidnos con gallardia: hasta el
moment en que el hombre que rige la nave del Estado
Ileg6 y comprendi6 que el concept del Poder Judicial
estaba quebrantado por los indultos y lo levant,
como todo lo que ese hombre hace, no se
per qu6, hasta ese memento en que las honradas
sentencias de los tribunales fueron respetadas, al ex-
tremo que, a veees, quizfs, rompiendo la piedad de
su noble coraz6n las ha hecho cumplir, porque las
leyes deben cumplirse cuando existen, y asi estA el
Poder Legislative para sentir los latidos que le in-
diquen que la ley no estA de acuerdo con el pueblo y
la modiffique en este santo lugar, hasta ese moment,
lexistia la independencia del Poder Judicial? Porque
el Ejecutivo firmemente, mientras la ley este en vigor
debe cumplirla en todos los mementos, rompiendo los
moldes de la piedad de eu eoraz6n como lo ha hecho
,hasta abora, si es necesario. Decidme, compafieros.
guardando el respeto al pasado, que es reciente, es tal
la diferencia en un lustro que ese pasado nos pare-







32 D~MILO DI 55510N38 DI LA CONVUNCION CONMSTUiYTNTI


ce un siglo; decide: el Poder Judicial, dentro
del estado actual, nada import, tiene garantia
en estos mementos, pero y mafiana? En cam-
bio, si se aprovecha la Reforma Constitucional, sn
independencia surje, aunque relative siquiera. No.
El Poder Judicial se crece por su honradez y pure-
za, pero sin independencia es simplemente una ad-
ministraci6n de Justicia nada mis. Real, doloroso,
triste, pero el destine de los pueblos march den-
tro del desenvolvimiento general, y cuando encuen-
tra heroes en s camino, la maldad no triunfa, pe-
ro no podemos a todos los hombres pedirles que sean
hMroes; el h6roe se mantiene firme y no se qui4bra
come no se quiebran tam-poco las hojas de Toledo, pc-
ro cuando encontramos heroes, que se parten sin do-
blarse o no se doblan, y cuando no existen heroes qui-
zis que no se doblen, pero que por lo menos se abaten
y se dismuyen, entonces la galantia de la justicia de-
jara much que desear. Yo he visto a hombres
pertenecientes a la carrera, abatidos, entriste-
cidos, ,disminuidos porque itemian la negative
que dieron de glgo que se les habia solicitado, de
algo que en determiniados periods en que la political
he tenido sus exigencies, se les pidi6; y no se
sentian con valor para caer gallardos con la sonrisa
en los labios, pero tampoco se sentian con valor para
manahar so sagrada toga. Y entonces el honbre se
amilana y se disminuye y entonces el que no sabe
sonreir ante la muerte y no sabe caer como el gla-
diador, se enferma y se entristece, y queda solo un
resto de hombre sin fe, entusiasmo ni energia. Yo he
visto a quien le ha ocurrido eso en otras 6pocas y le
ha ocurrido, porque es claro, no estaba en la primer
Magistratura un hombre todo nobleza, incapaz de que-
rer doblegar a nadie y much menos a quien tiene la
gloria de tener en sus manos la balanza de la justi-
cia. & Pero mafiana va a ser asi? i Y pasado mafiana,
y en el transcurso de los afios, va a ser asi?
Los hombres desapareeen, los hombres tienen.su mi-
si6n en la existencia, la desenvuelven y la desarrollan;
pero, a veces, es tan efimera la vida, que quizes a quien
os habla hoy con vuestra benevolencia, mariana ten-
gais que aoompafiarlo a decirle una iltima oraei6n.
IEl hombre, a veces, en su locura, se cree eterno; a
veces el hombre, en su propia inferioridad, mira hacia
el present en lontananza, y no sabe, y no ve que de
pronto, un misero microbio lo quita del nimero de
los vivos, para ser un pasado, un recuerdo para sua
amigos, un dolor para su familiar, y para la patria,
si ha sabido servirla con patriotism, amor y civismo,
un ap6stol.
Estamos legislando quizas hasta qu6 tiempos; esta-
mos sefialando lo que puede servir en el porvenir, en
el mafiana; y yo quiero que los jueces del porvenir
-porque ahora no hay ese temor- no se vean en el
peligro de perder sus cargo, en el peligro de perder


sus ascensos merecidos, si no aceptan, si no sonrien,
si no correspondent a las peticiones tristes, dolorosas,
pero reales que se les hace, dentro de la voragine de
una campafia political.

Quitando de manos de un poder el derecho a ascen-
derlos, el derecho a nombrarlos, desaparece ya, por
complete, ese estado, y desaparece, queridos compa-
fieros, porque euando el individuo se siente ya firm
y garantizado contempla, con la sonrisa en los labios,
lo que pueda provenir, y se mantiene fire como la
roca.

Yo he estudiado este 'problema, yo he leido con
verdadero cuidado ese brillantisimo trabajo del quo
fu6 mi querido jefe, del que es mi amigo del alma,
del doctor Jos6 Cabarrocas. Yo 'he visto que sefiala
el extreme estudiado ahora, en el sentido de que
pudiera resultar poco itil y hasta peligroso para el
Poder Judicial que se le otorgara esa independence&
que se le da, y precisamente fundamental y per-
done la ausencia mi querido y siempre respetado ex-
jefe- fundamental este temor en el campo del desen-
volvimiento de la political. Lo hace, porque teme quo
en un memento determinado a la ISala de Gobierno
del Tribunal Supremo, quiera llegar eso que se lla-
ma el instinto de acometividad, el instinto de agre-
sividad de la political, en los mementos Algidos en que
se desenvuelve la batalla final de los partidos. Pero
con independencia no importa que las energies sean
formidable y que se desenvuelvan, si encuentran el
valladar donde deben encontrarlo, para que si no
se estrellan, por lo menos corran suaivemente hasta
desapareoer, come corre per la arena a tomar su
cauee en determinado moment, el agua en las ma-
reas.
El sefialaba el moment en que esa political llega-
ria a las altas esferas del Tribunal Supremo de Cu-
ba, y que alli encontraria hombres de acero que hacen
comprender al que pide, la imposibilidad de compla-
cerle.
(Ocwpa la Presidencia el Dr. Enrique Hermindez
Cartaya).

Yo repito que no miro el present. Yo quiero ver
al Poder Judicial en las condiciones en que hoy esti,
sin garantia absolute para la designaci6n de sus
miembros, sin garantias para resolver sus laseensos;
yo quiero verlo, aplicando todavia un iC6digo que ya
no rige en la naci6n progenitora; en que para la
elasificaci6n de la pena nos remitimos a una tabla que
nos fija el nfmero de aiios determinados que se
han de aplicar a un individuo; una tabla de penas,
que parece mas bien un catAlogo de venta de un
establecimiento. Me refiero a lo que fu6 mwy gran-
'dioso en su 6poca, a la tabla de Viada que yo crei que
ya, a los 25 afios de Repblica, no se utilizaria en
.Cuba.






DIAEIO DE BIIIONES DI LA GONV4INOZON CONBTTUYZNTI 33


SNo veis que de este respectable recinto ha de sur-
gir el moment en que la Ley ya no se refiera al de-
lito ni a la pena, sine que siguiendo los impulses del
advance natural de la escuela positive del Derecho
Penal Moderno, se refiera al studio del delincuente
y en lugar de una tara determinada para todos los
hombres, el examen sea individualmente, no de los de-
litos, no de las penas, sine de los delincuentes. Yo me
refiero al moment en que nuestros Tribunales ten-
gan facultades para que, come en nuestro C6digo Pe-
nal Militar existe en su articulo 140, puedan declarar
la ciupabilidad, sin responsbilidad. Yo me refiero
al memento en que nuestros Tribunales puedan, co-
mo los C6digos argentinos, con una pena sin limited,
sefialar desde un dia hasta 20 afios. Yo me refiero al
instant en que la justicia no tenga cartab6n, en qua
puedan, los que juzgan, resolver los problems de
acuerdo, exclusivamente, no con formulas, sino con
su conciencia, 5nica manera de aplicar justicia.
Y decide, en el memento en que eso ocurriera, en
el instant en que los Tribunales pudieran hacer eso,
c6mo seria la influencia ante el juzgador, qu6 no se
haiia, y es human, para la salvaci6n de quien ha
contraido por su fatalidad y su desgracia, una deu-
da con la Justicia, y qu6 tremenda presi6n existiria
para el que tuviera el compromise de administrar
justicia.
Hoy dia, en estos mementos, se puede llegar a un
Magistrado y decirle: mira, este ease te lo recomien-
do para que lo resuelvas en justicia, y el Magistra-
do le contest en el acto: se trata de un homieidio
con agravante, le correspondent 14 afios, oeho meses
y veintiun dia. Pero cuando ese Magistrado pueda
resolver de acuerdo con su conciencia, podra poner
en libertad a ese hombre, no obstante habersele de-
alarado culpable, pero no responsible; podri poner-
le un afio, dos, etc., etc., y sera sobre esos jueces, so-
bre esos magistrados, sera sobre esa Justicia, sobre
la que se hara presi6n, y si resisten, queridos com-
pafieros es porque son hombres de acero, que resisten
a todo empuje; ap6stoles de su deber.
Yo no quiero hombres de acero, extraordinarios,
yo quiero hombres humans, tan humans come yo,
porque el heroismo se da una vez y puede ser que
quien es heroe per la mariana se arrepienta per la
tarde de su heroism y al otro dia no quiera repetir-
lo. Por eso es que yo solicit de vosotros que no le
quiteis, a pesar de que en el fondo ustedes dicen que
es una garantia doctrinal, que no le quiteis al Poder
Judicial, eso que se le concede, que no temais, que
ellos son hombres nobles y dignos. Nada import que
sean inamovibles. En los Estados Unidos, seg(n mi
querido compafiero indicaba, aun cuando se es exce-
dente en el Poder Judicial, se disfruta del sueldo y
se es inamovible. De manera que esos hombres no de
pueden tocar jamAs. Dejadlos inamovibles, que nada


import cuando hay honradez, como la tienen ellos,
para que hagan sus nombramientos. Son todos de la
digna carrera. No pasa como sucede con el Poder Le-
gislative y con el Poder Ejecutivo, que los nombra-
mientos son periSdicos. Esta cubierto el escalaf6n,
no entran cuando quieren, al surgir la vacant, ide
d6nde vienen? de un examen de oposici6n. Yo lo a-
rantizo, que es un error el no querer que esos hom-
bres, ese respectable Poder goce total independencia
Ellos no varian, pero el tenerlos en una constant
zozobra, el tenerlos en el cargo en la forma actual,
equivale a que no disfruten en el porvenir de la tran-
quilidad de Animo necesaria para su funci6n. Depen-
den de la honradez y del concept del Poder Ejecuti-
vo, pero se encuentran f6rreamente sujetos, a tal ex-
tremo, que no podrAn, en un memento, evitar los ma-
les a que, en hip6tesis, me vengo refiriendo.
Apoyad el Dictamen que allA, mariana, cuando com-
probeis sus resultados, en vuestros lares, recordar4is
esta noehe en que yo he tenido el empeiio de rqu el Po-
der Judicial disfrutara de absolute independencia, per
lo menos dentro de un estado de relatividad. Y pido
eso para un Poder que es tan puro, tan Honorable co-
mo el Poder Ejecutivo y como el Poder Legislative:
para el Poder Judicial. (Aplausos).
SR. PRESIDENT (HERNINDEZ CARTAYA): Tiene la
palabra el senior Cap6.
SR. CAP6 (JULIO): Sr. President y seiiores Dc-
legados: Lo avanzado de la hora y la necesidad de
terminar en esta noche los trabajos de esta Constitu-
yente; las condiciones especiales en que comienzo a
hablar, hacenme solicitar de esta Convenei6n me ex-
cuse por los minutes que he de ocupar su atencion.
Voy a hablar para contestar al senior Andren, en pro
del Dictamen de la Comisi6n de los quince que recha-
z6 el Proyecto del Congreso dandole facultades al
Tribunal Supremo para nombrar los funcionarios ju-
diciales.
El Dr. Aristides Don, distinguido delegado de Ca-
magiiey, de manera doctrinal y brillantisima, ha ex-
puesto el problema a la consideraci6n de todos uste-
des, a tal punto que casi no hay argumentaci6n que
emplear de ninguna otra especie para defender el Dic-
tamen. Sin embargo, sefiores Delegados, a mi se me
han ocurrido razones de distinto orden, razones de
caricter politico m is que de caraiter doctrinal. El
doctor Andreu, con la elocuencia que le caracteriza y
la inteligencia que tiene, hablaba de la llamada "in-
dependencia del Poder Judicial", cuando real y po-
sitivamente es completamente libre e independiente
en sus funciones.
El Poder Judicial, sefiores Delegados, disfruta en
Cuba de enter independencia y solo se eneuentra su-
bordinado al Poder Ejecutivo, porque 4ste tiene la
facultad de designer los funcionarios judiciales, iini-
co hilo que sujeta el Poder Judicial al Ejecutivo, pe-







34 DIA2IO D MUIONHl DI LA 00GNVZITION ONSTMTUTNTM
I i i


ro ide qu6 modot La earrera judicial empieza en Ou-
ba en los Jueces Municipales de tercera clase y dstol
entran por oposici6n que organize, rije y resuelve el
Tribunal Supremo, sin la ingerencia ni intervenci6n
de ning6n otro poder del Estado.
El Tribunal Supremo confecciona la list de los
aspirantes que somete al Ejecutivo para que aste haga
los nombramientos por el orden que aparecen en la
list de los elegibles, no libremente, fijense bien en
este extreme. Quiere decir, que la funci6n ejecutiva
esti limitada a una mera forma de escoger de la lia-
ta enviada per el Tribunal Supremo, siendo este or-
ganismo el que juzga sobre la capacidad moral y an-
teoedentes personales de los elegibles. Asi se ingresa
en Cuba actualmente en la earrera judicial.
Los ascensos se haeen por el Presidente de la Re-
publica, pero de quA modo? El Tribunal Supremo
confecciona una terna de funcionarios en ejercicio
de la categorla inmediatamente inferior, juzgando
su antigiiedad, servicios, capacidad y antecedentes
personales, elevando esta terna al Ejecutivo que ne-
eesariamente ha de escoger uno entire los tres selec-
cionados por el mis alto Tribunal de la Repfblica.
Cuando se trata de cubrir un cargo de la catezo-
ria de Magistrado de Provincia, en tercera vacant,
la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo ineluye
en la terna a uno o dos abogados extrafios a la ca-
rrera que reunan las condiciones determinadas en la
Ley, y por el mismo procedimiento que he sefialado,
el President de la Repiblica, design a uno de los
tres que figuran en la terna.
A esto esta pues reducida la ingerencia del Poder
Ejecutivo en el Poder Judicial, es decir, a sefialar uno
de los tres aspirantes seleecionados por la Sala de
Gobierno del Tribunal Supremo en el caso de asoenso
y a nombrar a los opositores que ingresen on la Ca-
rrera Judicial por el orden que apareacan en la lid-
ta. Y esta es, la facultad que pretend quitArsele
al Ejecutivo Nacional.
iEl Poder Ejecutivo no intervene en los trasladod
ni en la separaci6n de los funcionarieo judiciales, Di
puede imponerles correociones disciplinarias ni desti-
tuirlos de sus cargos, ni marearles lines de conduc-
ta, todo lo cual, seg6n la Ley, esta bajo el control y
jurisdicci6n direct del Tribunal Supremo.
Los reformists del Poder Judicial argumentan
que restAndole esta facultad al Presidente de la Re-
p6blica los funcionarios judiciales no se verian pre-
cisados para ascender a recurrir a la influencia poll-
tica. Tiene fuerza realmente este argument, pero
jacaso alguien puede garantizar que contra la influen-
cia political va el Tribunal S'upremo a levantar una
muralla infranqueable & y acaso, no serA entonces
otra la inftuencia que se requeriria para lograr los
ascensos


Pero hay mis todavia, se trata de una reform que
ni siquiera la desean los mismos funcionarios judi-
eiales. De este particular he tenido la ocasi6n de oir
la opinion de muehos distinguidos funcionarios de la
carrera, y puedo afirmar que cas de un modo ab-
solute, son partidarios del sistema que rige actual-
mente.
Durante los 26 afios que lleva rigiendo la actual
Constituci6n, estando subordinado el Poder Judicial
al Ejecutivo, se ha visto que el sistema no result
malo y ninguna corriente de opinion se ha manifes-
tado favorable a esta reform, y todos ustedes saben
que los thcnicos del derecho constituyente no acon-
sejan ninguna reform constitutional si una casda
verdaderamente determinant no demand la media
Esta seria una reform imprudente en demasia
por diversas razones juridicas y political.
Seg6n nuestra Constituci6n, correspond al Tribu-
nal Supremo de Justicia la facultad de conocer so-
bre la inconstitucionalidad de las leyes del Congreso,
de los Decretos y Reglamentos del Presidente de la
Repfblica; quiere decir, que el Poder Judicial pue-
de impedir la ejeeuci6n de una ley como puede impe-
dir el cumplimiento de un Decreto o Reglamento del
Ejecutivo; ademds, los otros Tribunales ordinarios,
resuelven las contiendas judiciales relatives a mu-
chos asuntos donde el Estado, la Provincia o el Mu-
nicipio tienen interns.

Tener en la Repdblica un Poder Judicial tan fuer-
te y vigoroso que cuenta la faeultad de poder anu-
lar las leyes del Congreso y los mandates del Ejecu-
tivo, resultaria demasiado peligroso si no tiene algu-
na subordinaci6n o nexo con los otros dos podered
del'Estado, pudidndo convertirse en cualquier cir-
cunstancia extraordinaria, en el poder mis tirano y
desp6tico, estableciindose la dictadura judicial, la
mas dura y terrible de todas las tiranias.

Y result tan evidence este temor, que no en todos
los passes, se atribuye esa facultad al Poder Judi-
cial ordinario, y asi tenemos por ejemplo en Francia,
que la funci6n del Juez no alcanza hasta anular las
leyes, y como quiera que se va formando una co-
rriente entire los tratadistas de Dereaho Politico fa-
vorable a someter a los Tribunales de Justicia la
decision de today la material constitutional, ese pals
sin reehazar la doctrine mAs avanzada, resuelve el
problema mediante la creaci6n de Tribunales especia-
les de earacter administrativos encargados de conocer
de las cuestiones de inconstitucionalidad.
Y no se piense per alguno que serial por nosotros
un paso de avance y de progress en el dere.oao c ms-
titucional de *Cuba, pues los que de tal modo pien-
sen, ignorarian que ha existido la tirania judicial en
eierta 6poca de la historic y en determinado pueblo,
done los jueces se abrogaron el-poder politico me-







DIARXO DZ 533IOKM DZ LA OONVINOXON C01STITUYZNTZ 35


diante la facultad que ellos tenian de impedir el
oumplimiento de las eyes, lo que did por conse-
cuencia la formaci6n de un poder politico terrible
que solo la habilidad y la inteligencia del Parlamen-
to fue capaz de ir disminuyendo hasta restablecerse
el verdadero equilibrio de poderes.

Otro aspecto fundamental del problema que me-
rece nuestra atenci6n, consist en la intervenci6n de
los Tribunales de Justicia en las cuestiones electo-
rales.

La aprobaci6n de esta reform, apareja la necesi-
dad de organizer Tribunales contenciosos eleetorales
independientes de los Tribunales ordinarios, para
que esos nuevos organismos conocieran de toda la ma-
teria electoral en la via contenciosa; porque ni '~]
Poder Legislativo, ni el Poder Ejecutivo, que son
organismos que crea la voluntad popular, y tienen la
responsabilidad ante la naci6n, podrian quedar a
merced de los Tribunales ordinarios en sus cuestiones
comiciales, si el Poder Judicial se encuentra sustan-
cialmente separado de aquellos otros dos poderes. A
primer vista este argument pudiera esgrimirse en
el sentido de que seria dar mayor garantia de impar-
cialidad a los pleitos eleetorales, pero el temor a la
dictadura political de los Tribunales para aduefiarse
de la influencia political, resultaria possible en de-
terminada circunstancia.

:Esto significa que la reform traeria la necesidad
de apartar a los Tribunales ordinarios de los plei-
tos electorales y la creaci6n de nuevos organismos
de esa clase, con mayores gastos para la naci6n y
mfs entorpecimiento en la mAquina gubernamental.

Ahora bien, es de tal naturaleza la subordinaci6n,
que a pesar de la iniciativa de la reform para
independizar al Poder Judicial, realmente no se lo-
graria, ya que para que pudiera ser efectiva y ver-
dadera, seria indispensable que al mismo Poder Ju-
dicial se le atribuyera la facultad de procurarse sus
reoursos econ6micos que le asegurasen su propia
subsistencia, y como esto no result possible, si se pro-
pone en el proyecto, siempre el Poder Judicial con-
tinuaria sulbordinado a los otro poderes del Estado.

Puede ser que alguien diga despu6s de esta argu-
mentaci6n, que yo mismo he dado soluci6n al pro-
blema en favor de la reform, al declarar que el Po-
der Judicial siempre quedaria atado a los otros po-
deres del Estado, y ninguin temor hay al otorgArsele
su independencia absolute; pero entonoes yo pregun-
to, &vale la pena aprobar esta reform, si la misma
reform no implica en si mismo la deseada indepen-
denciat
,Pero es, seiiores Delegados, que el Poder Judicial
es un poder libre y absolute para decidir y ejecutar
sus resoluciones, que es lo que constitute su indepen-


deneia efectiva, y no sera mas libre por el hecho que
se le otorgue al Tribunal Supremo la facultad de
hacer los nombramientos de los funcionarios.
Ayer el doctor Andreu, cantandole un himno a la
mujer cubana, decia que nosotros no debiamos ni po-
diamos demorar mis tiempo el concederles el sufra-
gio, cuando en las constituciones mas modernas se lea
habia otorgado, y esa misma argumentaci6n yo la
doy al senior Andreu para negarle al Poder Judicial
su llamada independencia, ya que en todas las cons-
tituciones a que se referia el di.tinguido compafie-
ro en su elocuente discurso, confieren esa facultad
exclusivamente al Poder Ejecutivo. VWanse si no las
constituciones de Alemania de 1919, la de Austria de
1920, la de Polonia de 1921, la. de Finlandia, en Eu-
ropa y de Chile, de Argentina, del Perf, de Uruguay
y otras del Continente Americano, y en todas ellas
no existed la llamada independencia del Poder Judi-
cial, en la forma que se ha sostenido por el senior
Andreu.
Esa media ademis, coloca el Poder Judicial en
condici6n privilegiada y preferente en relaci6n con el
Poder Legislativo; porque mientras se le da a los
Tribunales una independencia absolute, aquel otro
Poder continuaria subordinado al Presidente de la
Repfiblica por la facultad que 6ste tiene de vetar o
de sancionar las leyes del Congreso. Esto equivaldria
evidentemente, sefiores Delegados, a un rebajamien-
to del Poder Legislativo, que por su origen y natura-
leza, se tiene por el segundo Poder del Estado.
Y yo personalmente era contrario a esta reform
que siempre la consider impropia y una media an-
tipolitica y por tal motivo declare que el Dictamen
de la Comisi6n ha satisfecho mis aspiraciones en ese
sentido, y por eso, tambien, yo he querido hablar a
su favor despu6s del senior Andreu para contestarle,
ann cuando los s6lidos arguments empleados por el
distinguido Delegado Camagiieyano doctor Don, fue-
ron de tal naturaleza, que a nadie puede dejar duda
el Dictamen. Y concluyo solicitando su aprobaci6n
por esta Asamblea. He terminado. (Aplausos).
SR. PRESIDENT (IIERNINpEZ CARTAYA) : Se pone a
votaci6n. Los que esten conformes contestarAn si, los
contrarios no.
(Se efeotia la votacidn).
SR. PRESIDENT (HENiNDEZ CARTAYA): El resul-
tado de la votaci6n es el siguiente: 46 que si y :2
que no. Queda, pues, aprobado el articulo. Tiene la
palabra para explicar su voto el doctor Nifiez Por-
tuondo.
(Votaron a favor los seiores: Aguirre, Alfert, Ar-
mas, Ar6stegui, Artola, Balanz6, Barrero, BeltriAn,
Bello, Bonet, Camrpos Marquetti, Camrps, Capd, Car-
taya, CastiUo, Cispedes, Collado, Don, Duque, Espi-
nosa, Garoia Madrigal, Garcia Rivera, Guerra, C. F.







36 DZA3ZO DZI IUSON2 DI -Lk GONVINION OONUTRTUYIMIE


Guti4rrez, Jistiz, Lagueruela, Miranda, Molinet, Mon-
tero Bernal, Montero Broin, Navarro, Oropesa, Pella,
Perez, Pino, Portuondo, Purdn, Ramirez, Salazar,
Santo Tomas, Silva Gil, Silva Muiloz, Zubizarreta,
Alvarez, V. Gutierrez y Herndndez Cartaya).
(Votaron en contra los seofores: Andreu, Niiiez y
Plonas.
Sn. PRESIDENT (HERNANDEZ CARTAYA): Tiene la
palabra para explicar su voto el senior Ninfiez.
SR. NREz PORTUONDO (E mILIO): Muy brevementc.
He votado en contra del Dictamen que niega la inde-
pendencia del Poder Judicial porque entiendo que
nuestro Poder Judicial esta perfectamente preparado
para ser independiente, que es absolutamente honora-
ble, y que no se derivaria con esa independencia
ningin peligro para el desempefio de sus funciones.
Y entiendo que, dada la realidad priftica de 25 afios
de Repdblica, y salvo easos excepcionales como el
present, el Poder Judicial no podri ser indepen-
diente ni administrar justicia con absolute rectitud,
mientras depend en la mayoria de los casos, de los
nomsbramientos del Poder Ejecutivo.

El caso exceptional present es el del General Ma-
chado que 61 mismo ha dado la independencia al
Poder Judicial y quizhs no podrA presentarse otro
caso en el porvenir.

Por eso he votado en el sentido de conceder al Po-
der Judicial su absolute independencia.
SR. PRESIDENT (HERNANDEZ CARTAYA) : Se va a
dar loctara al articulo d6eimo sexto del Proyecto de
Reforma Constitucional.
(El Oficial de Aotas, o lee).
Sn. PRESIDENT (HERNANDEZ CARTAYA): Se pone
a diseusi6n el articulo leido.

(Ailepcio).
Be pone a votaci6n. Los que est6n de acuerdo con
61 votaran que si, los contraries que no.
(Se verifica la votac6n).
El resultado ha sido 48 votos a favor.
(Votaron a favor los seiores: Aguirre, Alfert, An-
dreu, Armas, Ardstegui, Artola, Balans6, Barrero,
Beltrdn, Bello, Bonet, Campos Marquetti, Camps,
Cap6, Cartayja, Castilo, CGspedes, Colado, Don, Du-
que, Garcia Madrigal, Garola Rivera, Guerra, C. F.
Gutierrez, Jistiz, Lagueruela, Miranda, Molinet,
Montero Bernal, Montero Brain, Navarra, Niuiez,
Oropesa, Pela, PgreE, Pino, Planas, Portuondo, Pu-
r6n, Ramirez, Salazar, Santo Tomds, Silva Gil, Silva
Muiioz, Zubizarreta, Alvarez, V. Gutierrez y Herndn-
dez Cartaya).
Queda aprobado.


I .;, 1i 1I
SR. N~ifz PORTUONDO (EILIO) : Pido la palabra
para proponer a la Convenci6n que se discuta la se-
gunda disposici6n transitoria con el encabezamiento
del articulo primero y que, inmediatamente despu6s,
se discuta la segunda disposici6n y, despu6s de apro-
barse, se conoeda un receso de tres cuartos de hora.
(La proposiid6n es apoyada por various sefiores
Delegados).
SR. PRESIDENTn (HERNANDEZ CARTAYA): &Esti
conforme la Convenci6n?
(Sefiales afirmativas).
Aprobado.


Se va a proceder a la lectura
siete.


del articulo diez y


(El Oficial de Actas lo lee).
SP. PRESIDENT (HERNkNDEZ CARTAYA): Se pone
a discusi6n.
(Silencio).
iSe pone a votaci6n. Los que est6n conformes vo-
tarin que si y los contrarios que no.
(Se verifica la votaci6n).
SR. PRESIDENT (HERNANDEZ *CARTAYA): Han vo-
tado 47 sefiores Delegados a favor.
(Votaron a favor los seliores: Agwirre, Alfert, An-
drew, Armas, Ar6stegui, Artola, Balanz6, Barrero,
Bdltrn, Bello, Bonet, Campos Marquetti, Camps,
Cap6, 'Cartaya, Castillo, Cespedes, Collado, Don, Du-
que, Garcia Madrigal, 'GCroa Rivera, Guerra, C. F.
Gutierrez, Justiz, Laguerela, Miranda, Molinet, Mon-
two Bernal, Montero Broin, Nfiez, Oropesa, Pella,
Pere'z, Pino, Planas, Portuondo, Pur6n, Ramirez, Sa-
lazar, Santo Tom4s, Silva Gil, Silva Mviuoz, Zu-
bizarreta, Alvarez, V. *Gutierrez y Herndndez Car-
taya).
Queda aprobado el artleulo 17.
Se va a dar lectura a la Segunda Transitoria.
(El Ofiical de Atas, la lee).
SR. PRESIDENT (HERNANDEZ 'CARTAYA): Se pone
a discusi6n.
(Silencio).
A votaci6n. Los que est6n conformes votaran que
si, los contraries que no.
(Se efectia la votaci6n).
(El Sr. 84dnoJez de Bustamante ocupa la Presi-
dencia) .
Sn. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Han
votado 46 sefiores Delegados a favor.
(Votaron a favor los seiiores: Aguirre, Alfert, An-
dreu, Armas, Ar6stegwi, Artola, Balae6, Barrero,






DIARIO DZ BBSIONEB DB LA OONVENOION CONSTITUYENTE 37
ii a lil


Beltrn, Bello, Bonet, Campos Marquetti, Camps,
Cap6, Cartaya, CastiUo, COspedes, Collado, Don, Du-
que, Garcia Madrigal, Garofa Rivera, Guerra, C. F.
GatiWrres, Hernrndez Cartaya, Jitstiz, Lagueruelia,
Miranda, Molinet, Montero Bernal, Montero Broin,
Ntilez, Oropesa, Pella, Pino, 'lanas, P'ortuondo, Pu-
rdn, Ramirez, Salazar, Silva Gil, Silva Mu~oz, Zubi-
zarreta, Alvarcz, V. Guticrrez y Snchez de Busta-
mantc ).
Queda aprobada.
Se concede un receso por el tiempo reglamentario.
(Eran las nueve y treinta y oinco p. m.)
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Se
reanuda la sesi6n.
(Eran las diez y eincuenta p. m.)
.Se va a dar lectura a la letra "A", de la tcrcera
disposici6n transitoria comprendida en la Concln-
si6n 19 del dictamen.
(El Oficial de Actas, le da lectura).
SR. CAMPOS IARQUETTI GENEROUSO) : Pido la pa-
labra.
SR. PRESIDENT (.SNCIHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra el senior Campos Marquetti.
SR. CAMPOS IMARQUETTI (GENEROso) : Sr. Presiden-
te y sefiores Delegados: Acabo de leer en este mismo
proyecto de modificaciones a la Ley Constitucional
en cuanto se niega al Honorable senior Presidente de
la Reptiblica actualmente en funciones, el derecho de
ser prorrogado en el ejercicio de las mismas. Se con-
cede a los seilores miembros del Congreso la oportu-
nidad de ser prorrogados en el ejercicio tambien de
sus funciones. Yo no se lo que la Asamblea a est,
respect ha de resolver; pero tengo para mi que el
sufragio universal nos da la fuerza supreme que nos
convierte en poder absolute y otorga transitoriamen-
te a la Convenci6n el caudal inmenso de su inextin,?gi-
ble ipoderio. Podriamos, per tanto, otorgarle al ac-
tual Primer Magistrado, un period largo para el
desempefio de sus funciones. Si yo no me inspirase
en el criterio emitido ya por cada uno de los que com-
ponemos esta Asamblea, podria pensar que es a ma-
nera de castigo separar al ISt. President de las ven-
tajas que se le recdnocen a ambas OAmaras. Yo s6
tambi4n que el propio Primer Magistrado de la Na-
ci6n ha declarado, reiteradamente, que renuncia a la
pr6rroga que pudiera otorgarle la Convenci6n.
Sefiores: es lamentable que esta actitud la haya
asumido el actual Presidente. Priva a esta Conven-
ci6n del mandate imperative de nuestra propia con-
ciencia, de premier, con voto decisive la conduct
que desde alla arriba viene observando. Hoy pode-
mos sentirnos profundamente satiefeehos. Acabamos
de regresar para reiniciar nuestras labores de un
acto sencillo de confraternidad, en el que juntos, nos


hemos sentado en la misma mesa, hombres de todos
los partidos y hemos convivido come hermanos since.
ros y leales, pensando a la vez en los beneficios que
debe producer nuestra labor a la tierra amada en
que hemos nacido.
Esto se debe en primer lugar a la grandeza mo-
ral del que preside la Republica. Son sus gestiones,
son sus actos, los que han podido congregar en la
misma mesa con un mismo sentimiento de amor a la
Replblica a los que en no lejano tiempo nos hemos
visto siempre, mas que como adversaries, come ene-
migos. Y estas gestiones patri6ticas de este hombre,
que va al poder por el esfuerzo y en nombre de un
Partido Politico y que dcsde que empufia las rien-
dad del Estado dirige su mirada hacia todos los Am-
bitos de la Repdblica, extendiendo su brazo para re-
cibir sobre su peeho a los hombres de todos los par-
tidos y los mide con igual alteza y preside con exac-
ta conciencia de su deber, procurando que este he-
cho pudiera celebrarse un poco de tiempo despues de
haber asumido las riendas de los destinos pilblicos;
esa political de uni6n 'y concordia entro todos los cu-
banos, quisiera premiarla esta Convenci6n y per eso
piensa muqcho en l1 antes de tomar la medidia de ne-
garle m's tiempo en la Presidencia de la Repiblica.
Sefiores yo quiero hablar un poco de mi. Apelo a
vuestra benevolencia. Yo he sido siempre un comba-
tiente politico, no he sabido conquistarme odios en el
campo adversario, pero me he mantenido en primer
line, siempre luchando cara a cara y procurando
mantener a distancia a quien no pensaba como yo
El proceder del Primer Magistradlo de la Repibli-
ca me ha convencido del error en que he vivido y me
ha ido acercando a pasos agigantados a todos aque-
llos que vivieron siempre en la casa inmediata; ye
soy un convencido colalborador de su obra, procuran-
do que cada vez nos acerquemos mis, nos estrechemo.w
mis para haoer buena, no solo la obra generosa man-
tenida por el Presidente de la Repdblica, sino para
hacer bueno el esfuerzo gigantesco de los que caye-
ron por la Repiblica y per la libertad. (Grandes
aplausos).
SQu6 pasa aqui? Vamos a votar la pr6rroga para
los sefiores congresistas. :Quiiues son ellos? Son los
colaboradores de la obra generosa del General Ge-
rardo Machado; son los auxiliares eficaces de su
gesti6n administrative y gubernativa y en cambio
para 61 aceptamos su resoluci6n de no ir a la prdrro-
ga. No premiamos en 41 su obra per su propia vo-
luntad, pero yo s6, y lo digo por mi, que cada uno de
vosotros quiere acoeder a los deseos de este hombre
dem6crata. Su democracia lo lleva a acudir de nue-
vo el Cuenpo Electoral a solicitar de 6ste que diga
tambi6n si eree que 61 debe continuar ejerciendo el
Poder. Y es per eso per lo que nosotros nos conforma-
mos dejando su nombre fuera de esa lista.







38 DIARIO D M3BIONZ0 DI LA 00NVENOION CONBTITUTYNTE
1 II II I


Sefiores, nadie en Cuba se ha heeho tan acreedor
a que todos los cubanos juntos proclamemos su per-
manencia en el Poder, como el que actualmente ocu-
pa la Presidencia de la Rep-blica. Puedo decir que
no ha tenido en ella ni un minute de descanso ni una
hora de sosiego. Para 61 son todos los trabajos; en 61
viven todos los empefios. Ahi lo vemos laborando
siempre, mandando siempre, procurando siempre la
grandeza de la Repfblica. Un dia se vuelve hacia el
Universe y demand para Cuba todos los respetos, to-
das las consideraciones.
Lo vemos procurando tratados que hagan que a Cu-
ba se le tenga igual consideraci6n y ventajas que Cu-
ba tiene para los demas pueblos. Le vemos tomar las
riendas del Poder Pfblico cuando el concept de h]
Reppblica Cubana parece 1perdido en el mundo. Se
nos consider como unos simple esclavos de los Esta-
dos Unidos ly un poco despu6s logra el Presidente de
la Repiblica que el mismo Primer Magistrado de los
Estados Unidos venga a Cuba considerAndonos de
igual a igual y proclamando una vez mas la inde-
pendencia y la soberania de Cuba. (Aplausos).
Lo vemos hacer que Europa enter al hablar de es
te pais no repita mAs que se trata de una colonia o
de una posesi6n americana, sino que diga con admi.
rable carifio y verdadero respeto que Cuba es uno
de los pueblos mejor gobernados del mundo y que e:s
la Repiblica sofiada per los mArtires que se sacrifi-
caron por ella. Vemos al General Machado, tomando
para si todas las iniciativas; se lirige al Congreso
demandando facultades, no para constituir el Poder
en un element de abuso ni en un element de fuer-
za, sino para constituirse en un trabajador conti-
nuo, en favor de nuestra regeneraci6n y nuestro mc-
joramiento econ6mico.
Y asi un dia inicia lo que pareci6 un suefo a los
cubanos que militaban en el Partido Conservador, en
el Partido Popular y a nosotros, militants, como 61,
en el Partido Liberal. Nos parecia un suefio la obra,
un sueflo la obra que va realizando de la carretera
central.
SR. AN ocU (PoawnIo) : Es verdad.

SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROBO): Esa obra
basta para hacer inmortal a su gobierno, para ele-
varlo a la mis alta estimaci6n nuestra. Continia tra-
bajando: caminos, puentes, escuelas, acueductos, pa-
vimentaci6n de calls, construeei6n de asilos, hospi-
tales, por todas parties se ve la mano de ese hombre,
su mano creadora, honrando a Cuba y honrando, po-
sitivamente, a todos los cubanos.
No descansa. Mientras eso ha hecho, mientras eso
hace, vedlo y oidlo: "la carretera central la constru-
yo --dice 61 para lograr un camino que ponga en
contact el extreme occidental con el extreme orien-
tal"; pero construye carreteras por todas parties,


para estableeer un intercambio de products de una
provincia a otra provincia, porque quiere que Cuba
se baste en su producci6n, para que adquiera menos
products en el extranjero y conserve mejor el dine-
ro que se gana con el sudor de su frente.

Vedlo tambi6n: "Yo quiero -dice- diferir un
poco del criteria de los demAs, la carretera central no
hia de ser ni puede ser la obra mAs grande que rea-
lice mi Gobierno; estoy pensando rear la marina
mereante, para levar los products de Cuba al ex-
tranjero; para traer los que Cuba compra en otros
pueblos", y es que este hombre laborioso, ha visto
claro que es verdad que este pais, pr6digo y hermoso,
cucnta con una tierra capaz de producirlo todo; pe-
ro que no estA en ella, sin embargo, la mayor rique-
za, sino que nuestra mayor riqueza esta en el mar.

.Son muchos los millones de pesos que Cuba deja
de mantener en su suelo y que paga en concept de
fletes; son muehos los recursos con que Cuba pudie-
ra contar, si contase de antemano con una marina
mercante, y el General Machado quiere crear esa
marina mercante para completar asi la riqueza cu-
bana.

En el orden patri6ticeo ha realizado algo que pa-
rece un prodigio. No hace much que oia repetir por
todas parties lo siguiente: "qu6 me import Cuba,
qu6 Patria ni quB nada, lo que yo quiero es dinero,
vivir bien". Hoy ningin cubano puede hacer esa
afirmaci6n. La Patria esti en todos los corazones. El
General Machado ha revivido en nosotros ese senti-
miento. Ha heeho que los cubanos se sientan orgullosos
de llamarse cubanos. Que recordemos a nuestros hb
roes y mArtires con verdaderos sentimientos de amor.
Ha procurado que di6ramos este espectAculo al mun-
do. Ning6n otro pueblo de Amirica, ningfin otro a
pesar de que todos, a excepci6n de Panami, es mAs
antiguo en la Constituci6n de su Repfblica e Inde-
pendencia, ha podido dar este especticulo. Estamos
todos, repito, pensando igual. Al General Machado,
President de la Repiblica, ha legado la expresi6n
del sentimiento pfblico tal como se expresa expon-
taneamente en eada nIeleo, en cada uno de los par-
tidos. El va a ser, seguramente, el candidate de to-
dos los partidos politicos. El Partido Popular quie-
re que a la hora de las nominaciones sea el primero
en postular. El Partido Liberal pretend que a la
hora de las nominaciones, sea el primero en postular
y el Partido Conservador quiere, tambi6n ser el pri-
mero en postularlo. Es decir, sefiores, que tal vez,
contra nuestra voluntad, seguramente, contra nues-
tra vision de ayer, se ofreee el caso de que Cuba ten-
ga tambi6n su punto admirable y brillante en la
historic, nada mas que un caso, uno solo: Washing-
ton, en los Estados Unidos, el gran libertador, ean-
didato de todos los partidos, Gerardo Machado, en







DIARIO DE SWSIONZS DE LA CONVENTION OONSTITUYENTE 39


Cuba, el gran regenerador, candidate de todos los
partidos.
Yo podria decir muehas cosas, pero tengo interns
vivisimo en oir a otros compafieros de Asamblea que
han de hablar en nombre tambien de su partido. Pe-
ro yo no podria terminar sin hacer present con
cuinto amor y con cuanto carifio, celebro el concur-
so que nos prestan los sefiores conservadores. La glo-
ria os cubre, sefiores, por ese concurso que al pres-
tarlo al General Machado lo prestais a Cuba; es a
ella a quien honrais con vuestro proceder, a la vez
que os honrais a vosotros mismos. Y es bueno que asi
suceda, porque, indudablemente, el porvenir debe
tener reservado para nosotros y para vosotros ejem-
plos de la misma naturaleza. Quiera el cielo que
nunca jamAs nos volvamos a colocar frente a frente,
adversaries o enemigos; que nos separen, naturalmen-
te, puntos de vista, que hagan que la opinion de unos
no sea exactamente igual que la opinion de los otros,
pero que, en la materid, fundamental ambos seamos
cubanos y que tengamos en nuestros corazones, a
manera de mandate imperative, la conduct de este
hombre, para imitarla, de modo que podamos repetir,
con orgullo, lo que voy a decir esta noche, para ter-
minar:
Aqui hay jefes de la Revoluci6n, cubanos que
derramaron su sangre por la libertad y por la inde-
pendencia cubana, a ellos podemos dirigirnos para
decirles: vosotros que peleasteis por Cuba, por Cuba
libre, por Cuba redimida, honest y grande, no ha-
beis arado en el mar; estais contemplando vuestra
obra; recorded con nosotros, en este moment dicho-
so para la patria, que otros cayeron, que fueron vues-
tros ilustres compaileros y murieron con la esperan-
za de ver constituida una Repfblica que honrase su
memorial; parangonad conmigo esta frase: estamos
cumpliendo el sentimiento que llev6 a aquellos hom-
bres a la lucha por la independencia. Podemos gri-
tar a una: Maceo, Marti, MAximo G6mez, ahi esta el
General Machado, continuador de la obra iniciada
por vosotros! (Grandes aplausos).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tic-
ne la palabra el seiior Pedro Antonio Alvarez.
SR. ALVAREz (PEDRO ANTONIO): Sr. President y
sefiores Delegados: iQu6 honda, qu6 intense emo-
ci6n he sentido yo esta noche, cuando oia el elocuen.
te discurso del senior Campos Marquetti I
IRecordaba mi vida de estudiante, euando yo, des
de estas tribunal pblicas, lo escuchaba entonces. Y(
venia aqui, como discipulo ansioso de lecciones, a
oir sus vibrantes discursos combativos; en aquello
tiempos yo venia aqui con el deseo de admirar su
prActica parlamentaria, pero siempre, cuando salih
de este recinto, me iba con el coraz6n un poco en
tristecido porque veia a los cubanos divididos er
bandos y discutiendo pequefieces de la politiea par


tidarista, mientras la Repiblica de Cuba peligraba
en sus instituciones mis firmes. Y, qu6 emoci6n la
mia cuando, desde este lugar, al que el pueblo ha
querido que yo venga y ustedes me han honrado con-
fifindome una de las secretariat, he oido la hermosa
oraci6n del senior Campos Marquetti al hablar, aho-
ra, de uni6n sagrada y al hablar, del estrecho abrazo
en que estamos unidos todos los cubanos para labo-
rar por el engrandecimiento de Cuba, segfn ha afir-
mado en nombre del Partido Liberal. Y yo quiero, en
nombre del Partido Conservador, explicar esa con-
ducta de nosotros. Cuba llevaba 23 afios de Repfbli-
ca cuando fu6 proclamado Presidente el General Ge-
rardo Machado; tras una elccci6n agitada y por una
gran mayoria lleg6 al poder. Cuando lleg6 al poder,
explie6 su program de alto nacionalismo e indic6,
claramente, los puntos mis salientes de ese program
e inmediatamente puso manos a la obra. El Partido
Conservador qued6 espectante ante su conduct, el
Partido Conservador, como Partido politico, organi-
zado, quiso observer la political que iba a desarrollar
el Primer Magistrado de la Naci6n y a los pocos me-
ses de estar en el Poder el Presidente actual, vi6 c6-
mo su palabra se cumplia al pie de la letra; vi6 c6mo
el pueblo de Cuba lo aplaudia, c6mo la Universidad
le rendia homenaje y c6mo las Camaras de Comercio,
los Clubs Rotarios, los gremios obreros y todas las
instituciones le rendian pleitesia, confiados en que
iba a cumplir esa political. Frente a eso, el Partido
politico Conservador, que tenia que hacer: estudiar
serenamente el problema y pensar que este Partido
que dirigen jefes ilustres y patriots, estA formado
por hombres de la Universidad, de las Camaras da
Comercio y de esas otras instituciones. &Y que tiene
que hacer frente a esto? Aplaudir esa conduct y
unirse a ella.
Este es el origen de la political nacionalista que se
esta desarrollando. La Historia recogerA como deter-
minante de la misma dos factors importantisimos:
la grandeza, la altura moral del Presidente de la Re-
piblica por el cumplimiento fiel de su palabra y que
el Partido que lo ha elevado al Poder cumpli6 su pro-
grama, tal como lo habia dado. El otro factor fren-
te a ese es que el Partido Conservador se ha despo-
jado de todos los apasionamientos y se ha unido a su
political sinceramente.
Comenzaba en 1925 una nueva era en Cuba, habia
que estudiar la Historia, habia que ver el fracaso de
- todos los grandes movimientos que ha habido en Cu-
o ba, y habia que sefialar siempre la desuni6n que ea-
racterizaba a los cubanos. Estudiando la Revoluci6n
s del 68 se vb que en aquel heroico movimiento los cu-
ibanos no lograron la realizaci6n de su ideal, porque
L no estaban estrechamente unidos entire si; estudian-
- do la Historia de Cuba se vB que la Revoluci6n del
i 95 triunf6, haciendo tangible el ideal de independen-
- cia y libertad, porque todos los cubanos olvidaron







40 DIARO DI ShhZONUS DR L& OGUINCOION COONTMiTOUYN


sus rencillas y se unieron en la obra comfn de inde-
pendencia y libertad.
Y es, sefiores, que este period que so inicia ahora,
es la continuaci6n de la independencia de Cuba, es la
consolidaci6n de la independencia de Cuba y para
levarla a eabo no es possible seguir la political del 68
sino la political del 95. Esa political es la del Partido
Conservador Nacional. En todos los pauses, cuando
ha habido mementos de dificultad, se ban olvidad-
las divisions de la political y se han unido estreaha-
mente los ciudadanos. Hasta el afio 24 las ventajas
de la independencia de la Repfiblica, como muy bien
dijo el senior Campos Marquetti, no se habian llevado
a cabo, ahora es cuando se estAn realizando.
El Partido Conservador Nacional por eso desechd
la clAusula que ordena la prorroga del Presidents
de la Repfblica, deseeha esa clAusula para darle la
Soportunidad al mismo de que vaya a una reeleeci6n,
para que consolide esa political que viene desenvol-
viendo En estos dias, precisamente, se ha hablado
much del fracaso de esa political, y eso es inexacto;
esa political no puede fracasar si los cubanos quere-
mos a Cuba. El Partido Conservador Nacional, co-
mo todas las instituciones poderosas, pudo tener sus
movimientos, como cuando en las montafias viene el
viento fuerte y se mueven los Arboles de sus bosques,
pero las montafias estAn firmes. Igual sucede con el
Partido Conservador Nacional: podra tener sus mo-
vimientos, pero esa conduct que se ha trazado no
puede alterarla porque responded al ideal de consoli-
dar la independencia de Cuba. Por eso el Partido
Conservador Nacional desech6 la clausula que prohi-
be la pr6rroga del Presidente de la Repfiblica y vota
para que el actual Presidente pueda ir a una reelec-
ci6n, porque come ha dicho el senior Campos Mar-
quetti quisiera ser el primero en postularlo en la
eandidatura national. (Aplausos).
SR. CASTILLO (DARio): Pido la palabra.

SR. PRESIDENT (SNCHEZ DE BUSTAMANTE): Tie-
ne la palabra el senior Dario Castillo.
Sa. CASTIInL (DABiO) : Sr. President y Sres. De-
legados: Ya todo estA dicho. No hay una sola verdad
que agregar. El ilustre hombre p6blico, encauzador
de opinions, leader en todos los mementos, parla-
mentario formidable, legitimo orgullo de esta Con-
venci6n, el senior Generoso Campos Marquetti, ha ha-
blado en nombre del Partide Liberal y lo ha heoho
de manera tan complete, tan cabal, interpretando de
manera tan gentil, y tan acabada el sentimiento, no
ya de esta Convenci6n, sine del pueblo de Cuba todo,
que no hay una frase mAs que agregar. No hay un
solo m6rito mfs que comentar; pero si no bastara el
discurso convineente y magnifico del senior Generoso
Campos Marquetti, un robusto, un vigoroso represen-
tante de la intelectualidad cubana, de la juventud


intellectual oubana, nuestro querido Secretario el doe-
tor Pedro Antonio Alvarez, ha completado a nombre
del Partido Conservador, las ideas brillantemente
expuestas por el senior Generoso Campos Marquetti.

iQu6 falta que afiadir a cuadro tan hermoso? Yo
se, sefiores Constituyentes, porque lo he estudiad4
largamente, porque he meditado en largas horas de
studio los beneficios que a Cuba, que a la Patria, va
a causar esta reform constitutional; yo ae, sefiores
Delegados, cuAles son los beneficios que, en el future,
van a derivarse de esta labor tan incruenta a no-
sotros encomendada; yo s6, sefiores, conseiente de mis
responsabilidades hist6ricas y permitaseme la in-
modestia-, que en el future, nuestras gestiones van
a ser bendecidas y que nuestros nombres, hoy casi
escarneeidos por algunos, van a ponerse al nivel que
legitimamente le corresponde; yo s6, por iltimo, se-
flores, que esta labor tiene un aspect primordial e
inmediato, y otro de tanta importancia como el pri-
mero. Es, en orden de importancia, el primer aspec-
to, de patriotism, de vigilancia a nuestras institu-
ciones; el segundo eminentemente politico; sin el se-
gundo, el primero estf fracasado, porque de la poli-
tica sabia, inteligente y patri6tica, depend la esta-
bilidad de la primer; yo se, repito, que esos benefi-
cios vendrAn y que nuestros nombres serhn colocados
en el lugar que les pertenece. Pero, ain sabiendo to-
do eso, yo s6 otra cosa, porque la he palpado, porque
la he visto de cerca en mi Provincia camagiieyana,
que es un beneficio positive pr6ximo, inmediato, y
que yo he podido observer. En ese Camagiey legen
dario, de Agramonte y Salvador Cisneros, en esa
ciudad llamada con justicia "pr6cer", estAbamos los
cubanos, sefiores Constituyentes, divididos en dos ban-
dos, divididos en dos partidas-permitaseme la frase
porque es grafica-, en enemigos irreconciliables; yo
he vivido haee 18 afios, desde que me recibi de abo-
gado, haciendo political active en la Provincia de Ca-
magiiey, y yo que tengo una vision amplia de lo que
es la political, y que siempre he mirado a los liberals,
mis conciudadanoo, come ihermanos, he visto que siem-
pre he sido mirado per ellos como un enemigo perso-
nal; yo he visto que las families se han dividido, y quc
no asistian unes a donde las otras iban; que ha llega-
do la pasi6n political al extreme de derramarse sangre
de hermanos, de abofetearse y utilizar los resorts
poderosos del Poder, para borrarse unos y otro--ha-
blo en t4rminos amplios, unas veces unos, y otras
veces otros-, y yo he visto, sefiores, y esto lo decla-
ro hoy con orgullo, como cubano, que aquellas dife-
rencias, que aquellos abismos, que aquellas hondas si-
mas han desapareeido, por una political sabia, de
amor y de patriotism y de previsi6n que se llama
cooperativismo.
Y, sefiores Constituyentes, si esto se ha logrado
solo en los inicios, porque inicios solamente son los







DIAIIO DE SBISIONI DI Lk CONVZCINON OONSTITUYENTZ


efectos de esta political sabia, debemos pensar orgu-
llosos que, en el future, esos beneficios iran en esca-
la ascendente y que nosotros debemos esperar que
asi lo sea. Por eso el Partido Conservador, partido
de orden, partido de amor, partido que tiene fija su
vista en ideales sacrosantos de independencia abso-
luta, elige a este hombre que Generoso Campos Mar-
quetti calificaba de hombre inico, tambiin, para que
sea su candidate en elecciones en las que l1 figurarni
como candidate de todos los cubanos, d4ndose asi el
espectaculo hermoso, estimulante, de que seamos no-
sotros, en este hemigferio, la segunda naci6n que es-
coge un hombre y lo eleva a la jerarquia de candida-
to de todos.

SR. LAGUERUELA (BENITO) : Pido la palabra.

SR. PRESIDENT ("NCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra el senior Lagueruela.

.SR. LAGUERUELA (BENITO): Sr. President y Sres.
Delegados: En nomnbre del Partido Liberal o por lo
menos, un miembro del Partido Liberal, nuestro
compafiero el General Generoso Campos Marquetti,
ha dieho muohas cosas, muohas verdades, algo que
sentimos y que 61 ha llevado a la palabra. El joven
villarefio, nuestro Secretario, palanca formidable hoy
y esperanza grande del porvenir, a nombre del Par
tido Conservador ha dieho tambien todo lo suple
mentario de lo que habia dicho Generoso Campoi
Marquetti. Un camagiieyano, c6mo no, ilustre y d
Nfcil palabra, que declara y consagramos, que pars
unos y otros no tiene mAs que carifio y afecto com
ayer en la trinehera political tuvo odio tambien, h,
dieho todo lo que ha podido decirse aqui esta nodhe
bien dicho, hermosamente expresado y terminal d1
ciendo: Todo se ha dieho ya; los dos partidos prin
eipales de la Repfblica lo han 'dioho todo, torque 1
que en palabras no se ha dieho, se ha sentido y pensa
do a favor de ese hombre especial, de ese hombre ini
co, de aquel que con su coraz6n ha estreohado los co
razones de los cubanos y que se llama Gerardo Ms
ehado. Slolamente d6bil, pero no d6bil porque sus sen
timientos no sean tan elevados y grandes como la re
presentaci6n que aqui ha hablado a nombre de lI
dos partidos, es que yo me levanto a hablar por u
partido de ideales, de ensuefios, de ilusiones: del Pa
tido Popular. Ese partido que eon el Partido Liberi
postul6 y ayudara a elevar a la Magistratura sup'
rior a nuestro querido Presidente, lo hizo a conciel
cia de lo que realizaba. No fu6 un albur, no, lo c
nocia y especialmente aqui en la Habana cuando 6
en la Secretaria de Gobernaci6n de un ilustre lib
ral entonces Presidente, hizo sacrificios sin cuent
sin mirar lo que perdia y sin mirar lo que perdi6. ]
Partido Popular sofi6 al postular al General Mach
do que Ipostulaba a un gran eubano; sofi6 en la R
piblica grande; sofi6, no en los limits superficial


que una posici6n geogrifica nos da; sofi6 en la mas
grande tierra que ojos humans vieron, como otro la
llam6 hermosa; sofi6 en una Patria muy grande, pe-
ro para que esa Patria fuera grande era necesario
que su primer labor consistiera en unir afectos, en
unir carifos, en unir corazones, en unir ideas. Y lo-
gr6 hacerlo; lo ha logrado; en el pequefio espacio que
Ileva en la gobernaci6n ha podido realizar la obra
que todos los demos intentaron y que no tuvieron In
suerte de poder realizar. El Partido Popular, que no
es un Partido de la extrema derecha, ni tampoco un
Partido de la extrema izquierda, es el lazo de uni6n,
que uniendo la izquierda y la derecha, los estreaha y
los abraza, y en este moment se siente unido a li-
berales y a conservadores para decirle a Cuba ente-
ra: nosotros, los que en un moment fuimos factor en
esa elecci6n, nosotros tambien con los conservadores,
nuestros hermanos, con nuestros hermanos tambi4n
los liberals, muy queridos tambien, venimos a esta
obra, no con el poder, con la cantidad de esfuerzo
que las grandes agrupaciones puedan traer, pero si
con nuestro gran coraz6n criollo y cubano, venimos
tambien a traer nuestra pequefia piedra para colo-
carla, no en la parte alta del edificio, no, alli no; el
Partido Popular quiere colocar esa piedra como ci-
miento, para soportar en ella el peso de las dificul-
.tades, para soportar con ella todos los vendabales
. que puedan venir siempre que eso vaya adonde esta
s la bandera sofiada, la bandera que tremolara abierta,
e sostenida por el gran hombre a quien nosotros en es-
a ta noche hacemos justicia, porque no hacemos otra
o cosa que poner a sus pies los laureles que ha gana-
a do. (Aplausos).
, El Partido Popular, el que habla en nombre de 1l,
y que no debia hacerlo por falta de elements, porque
Sno tiene suficientes, siente en cambio que le sobran vo-
o luntad y deseos para que nuestro cariiio, que noso-
- tros en esta noche hemos deshojado, como rosas blan-
- eas, rosas del coraz6n, por la 1fraternidad y ipor la sa-
" lud y la grandeza de Cuba, sirva de ofrenda al pri-
L mer hombre de America, que ha sabido unir los co-
" razones, no solamente de todos los cubanos, sino tam-
- bien de las veinte y una Repiblicas que significant el
s progress y la libertad de esta parte del mundo.
n (Granes aplausos).
S SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
pone a votaci6n la letra "A" de la clAusula 19 del
e- Informe de la Comisi6n. Los que esten conformes con
1- deseehar el Inciso "A" de la Disposici6n Transito-
o- ria Tereera, votarin, si; los que quieran mantenerls,
1, votarAn no.
e-
S (Se efectia la votacin).
o"
li SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Han
a- votado 48 sefiores Delegados, todos afirmativamente.
re- (Votaron a favor, los seiiores: Aguirre, Alfert,
es Andreu, Armas, Ar6stegyi, Artola, Balanz6, Barrero,






42 DIARIO DE UISIONUS DE LA CONVINCION COX51 TUYUUTU


Beltrdn, Bello, Bonet, Campos Marquetti, Camps,
Cap6, Cartaya, Castillo, Cispedes, Collado, Don, Du-
que, Garcda Madrigal, Garcia Rivera, Guerra, C. F.
Outigrrez, Juistis, Lagueruela, Miranda, Molinet,
Montero Bernal, Navarro, Oropesa, Pirez, Pino, Pla-
nas, Portuondo, Pur6n, Ramirez, Salazar, Santo To
ni4s, Silva Gil, Silva Muioz, Zubizarreta, Alvarez,
V. Gutierrez y Sdnchez de Bustamante).
Queda aprobado per unanimidad el Dictamen y
reehazado el inciso "A" de la tercera Disposici6n
Transitoria.
iSe va a dar lectura a los incisos B, C, D, E, F, de
la Disposici6n Transitoria tercera.
(El Oficial de Actas, los lee).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : S)
someten a discusi6n.
(8ileMcio).
A votaci6n nominal.
(t& efectia la votaci6n).
(El senor Dario Castillo solicit explicar su voto).
SR. PRESIDENT (.SINOHEZ DE BUSTAMANTE) : Han
votado 48 sefiores Delegados. 47 que si y 1 que no.
(Votaron a favor los seiores: Aguirre, Alfert,
Andreu, Armas, Ar6stegui, Artola, Balawnz, Barre-
ro, Beltrdn, Bello, Bonet, Campos Marquetti, Camwps,
Cap6, Cartaya, Castillo, Cspedes, Collado, Don, Du-
que, Garcia Madrigal, Garcia Rivera, Guerra, C. F.
OGtierrez, Jistiz, Lagueruela, Miranda, Molinei,
Montero Bernal, Montero Broin, Niiez, Oropesa,
Pella, P6rez, Pino, Planas, Portuondo, Pur6n, Ra-
mirez, Salazar, Santo Tomas, Silva Oil, Silva Mwioz,
Zrbizarrta, Auiarez, V. Gutierrez y Snalhez de
Bust cmante).
SR. PRESIDENT (,SANCHEz DE BUSTAMANTE) : Que-
da aprobada.
Tiene la palabra para explicar su veto el senior Da-
rio Castillo.
SR. CAsITIjO (DARIO): Sr. President y Sres. De-
legados: Yo he votado favorablemente al Dietamen
por razones patri6ticas y por razones politieas; ra-
zones patri6ticas porque el moment porque atravie-
sa la Repfiblica, necesita esa reform para poder
desenvolver el program de gobierno, que se ha tra-
zado el Hon. Sr. President de la Repfiblica de aeuer.
do con el Congreso.
He votado favorablemente ese dictamen, porque
he creido siempre que de la misma manera que aqui
se ha elogiado, con justicia, la labor del senior Presi-
dente de la Repfblica, tambi6n era necehario que una
voz se elevara y defendiera a ese Congreso Nacional,
y elogiara su labor; que dijera que ha cooperado, de


manera valiente, a la labor desenvuelta por el Gene-
ral Machado. Porque la labor del General Machado,
sefiores Constituyentes, hubiera sido nula, si no hu-
biera tenido a su lado, de manera eficiente y patri6-
tica, ese Congreso Nacional.

Esas son las razones de orden patri6tico que me
ban obligado a votar favorablemente el dictamen.

La raz6n de orden politico, quizis se confunda con
esta otra. Era indispensable, sefiores Constituyentes,
que una formula salvadora indicara la manera en
que esta Reforma Constitucional podia tener efecti-
vidad en el future y esa formula era la Pr6rroga de
Poderes, porque, dada la situaei6n especial por que
atraviesa el pals, era indispensable darle una tregua,
un alto en sus actividades political partidarias; era
necesario que se impidiera que razones de interns
partidario, de aspirantes, conmovieran nuevamente io
pais, y, por iltimo, seiiores, he votado que si porque
quiero ser consecuente con los prineipios que he man-
tenido en esta Constituyente desde el inicio de sus
trabajos.

Yo no puedo aceptar que el precepto contenido
en el articulo 115 de la Constituci6n, est6 vigente
unas veces en' su verdadero espiritu, y otras no. Yo
se que hay razones de orden legal, sutiles en su in-
terpretaci6n, que pueden oponerse a que se acepte es-
ta f6rmula; pero de la misma manera que estas ra-
zones han sido aoeptadas en otros acuerdoa aprobadoh
deben tambihn aceptarse ahora.

De ahi que estas seen las trees razones o fundamen-
tos por que he votado de aeuerdo con el dictamen.

SR. PRESIDENT (SINCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
no la palabra para explicar su voto el doctor Her-
nindez Cartaya.

iSl. HERNINDEZ CARTAYA (ENRIQUE): He votado
que no y deseo explicar mi voto, para dejar sen
tado su verdadero alcance, manifestando, en con-
secuencia, que es ajeno al principio en que deecan-
sa la reform y a la honorabilidad del Congreso;
obedece a mi criteria de lograr la relaci6n mayor po-
sible entire los textos congresionales, y he creido,
por esto, mis adecuado aplicar el mismo sistema a
toda la disposici6n transitoria tercera, para aceptar,
despu6s, por simples adaptaciones de los aaos de elec-
ei6n, las disposiciones transitorias siguientes, sin que
ello sea negar la competencia de esta Convenci6n pa-
ra acordar, total o parcialmente, las reforms pro-
puestas come lo he hecho en la tercera transitoria.

SR. PRESIDENT (SiNCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra el senior Ambrico Portuondo para ex-
plicar su voto.







DIARIO DE 8I8IONZE DI LA 00NVENOION OONSTITUYENTE 43


SR. PORTUONDO (AmiRICO) : Sefior Presidente y se-
fiores Delegados: Yo he votado favorablemente la
pr6rroga de los periods que actualmente dis-
frutan los Congresistas y demrs funcionarios elec-
tivos de la Repdblica, con excepei6n del Honorable
President, que est. sometido a las reglas estableci-
das en otra disposici6n transitoria, por diversas razo-
nes: unas de orden juridico, otras de pifblica con-
veniencia y equided y hasta por razones de afec-
to, tambi6n. El Congreso Nacional ha side el
quo recogiendo las palpitaciones de la opi-
ni6n publica, ha hecho possible nuestra obra
constituyente. El Congreso Nacional es, sefiores De-
legados, el organismo que pone en manos del primer
Magistrado de la Naci6n los medios y procedimien-
tos indispensables para convertir en hermosa reali-
dad fecunda la hermosa obra de regeneraci6n naeio-
nal que en 61 aplaudimos; es, por consiguiente, a mi
modo de ver, el Congreso, la base fundamental de
esa obra patri6tica que con justicia se ha ponderado
aqui esta noehe. Para el Congreso, por consiguiente,
la Convenci6n Constituyente cubana debe tener tam-
bi6n un homenaje rendido de alguna manera tangi-
ble.

Pero, ademas, decia yo que por razones de orden
juridica, de hermehnutica juridica, era indispensa-
ble ajustar los nuevos tkrminos de elecci6n y se
planteaba la alternative: o pr6rroga o elec-
ciones casi anualmente durante alg6n tiempo.
Preferimos lo primero por conveniencia del pais.
No es nuevo el caso en que estos alargamientos indis-
pensables se han producido como consecuencia de
una reform constitutional especialmente cuando
las innovaciones son evolutivas, realizadas con nor-
malidad, sin conmociones y las Reformas Constitu
cionales han respondido a altos principios patri6ti
cos, a supremos ideales de consolidaci6n national. Es
el Congress, sefiores Delegados, el organismo que
mis directamente emana de la voluntad popular. Si
nosotros somos tambi6n emanaciones directs de esa
soberania del pueblo, tenemos facultad amplia y
bastante para, en nombre de ese pueblo y en recono-
cimiento de los m6ritos del Congreso, hacer ese alar-
gamiento de los periods electivos para que nuen-
tra obra reformist sea eficaz en la practice y se
desenvuelva beneficamente en pro de los interests
nacionales. Por eso he votado que si. Decia que tam-
bi6n por motives de afecto, y en efecto, lo profeso
sinceramente a muehos miembros del Parlamento
fundado en vinculaciones de intimidad personal;
pero mis especialmente, en la admiraci6n a su ta-
lento, porque en las filas del Congreso figuran al-
gunos de nuestros cerebros mejor equilibrados y to-
dos, absolutamente todos, ponen en su labor la mAs
delicada unci6n patri6tica.


En cuanto a los demis cargos electivos, que tam-
bi6n son comprendidos en la pr6rroga, concurren
las mismas razones. Los actuales Gobernadores, Al-
caldes, Consejeros y Concejales, marchan a tono con
el Ejecutivo y Congreso Nacionales; algunos de esos
funcionarios han sido precursores de la gigante
obra de restauraci6n que al present se realize en
Cuba. Abrigo la seguridad de que los dos aiios de
pr6rroga otorgados por nosotros a todos los aludi-
dos funcionarios, servirin para que ellos intensifi-
quen oy den feliz realizaci6n a obras e ideales de posi-
tivos beneficios en orden material y 6tico del pueblo
cubano.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra el senior Ndfiez Portuondo para expli-
car su voto.
SR. N zEZ PORTUONDO (EMILIO): Sefior Presiden-
te y sefiores Delegados: He votado que si por moti-
vos fundamentals de extraordinaria gratitud para
el Congress en el orden personal. En distintas opor-
tunidades he acudido al Congreso en relaci6n con
homenajes que 6ste le ha rendido a la memorial de
mi padre, y, en todas las oportunidades he encontra-
do en ese Congreso una carifiosa acogida y una de-
mostraci6n de afecto que nunca podr6 olvidar y, por
eso, en todas las oportunidades que se me han ofre-
cido, en el curso de estos debates, para significar y
reiterarle mi gratitud al Congreso, la he aprovecha-
do. Tambi6n, quiero declarar que he votado por la
pr6rroga de los congresistas con gran satisfacci6n,
rindi6ndole un homenaje a su actuaci6n en favor de
los interests nacionales.
He votado tambi6n que si, porque en el orden emi-
nentemente politico, en la visit que nosotros hici&-
ramos al Honorable Seiior Presidente de la Repibli-
ca, 6ste nos declare que de todas las glorias y de las
responsabilidades de su Gobierno, lo mismo era res-
ponsable 61 que el Honorable Congreso de la Repd-
blica; y como hemos estado proclamando constante-
mente-y todos lo hemos aceptado-las glorias indis-
cutibles del General Machado, y sus aciertos, tenemos
tambi6n que rendirle ese homenaje al Congreso que
en todo lo ha secundado en su patri6tica labor.
(Aplausos).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Va
a leerse la disposici6n transitoria primera, tal como
la ha redactado la Comisi6n.
(El Oficial de Aotas la lee).
& PRESIDENT (.SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
somete a discusi6n.
SR. HEBRNNDEz CARTAYA (ENmQUE) : Pido la pa-
labra.







44 DIARIO DI $=NONis DI Lk CONVINOGZO 0ONIT0 YUNTZ


Si. PRESIDENT (SAiNCHE DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra el senior HernAndez Cartaya.
SR. HEBNANDEZ CARTAYA (ENRIQUE): Para expo-
ner que yo he de votar favorablemente esta disposi-
ci6n; pero quiero hacer una salvedad: Consecuente
con mi criteria, que he venido sosteniendo, y que ha
producido el voto negative que he demandado hace
un moment, trato todo lo que puedo de aceptar el
proyecto congressional que viene a nuestro studio.
En este caso, la Disposici6n Transitoria Primera se
modifica en cuanto al afio, lo que acepto, pero se
agregan otros concepts que no figuran en el pro-
yecto congressional. Come yo entiendo que sin esa
adici6n, tal como esta en el 'Proyeeto de Reforma,
modificado el aiio, es lo suficiente para que se com-
prenda, y ademas con las explicaciones que se han
dado en la tarde de hoy sobre el alcance del Articulo
66, de que la primer elecci6n que ha de verificar-
se en 1928 ha de ser, como su nombre lo indica, la
primer elecci6n despu6s de la Reforma, ello envuel-
ve los concepts que se expresan despu6s en el agre-
gado que trae el Dictamen, o lo que es lo mismo, que
habra un period nuevo y que sera el primer pe-
riodo despues de la Reforma. De modo que quiero
hacer esta observaci6n para hacer constar que al vo-
tar favorablemente ese dictamen lo hago en su pri-
mer extreme, o sea, que l~ primer eleoci6n que habrA
de verificarse despu6s de la Reforma serA en 1928.
Tod o o demo s creo que estA comprendido en este
concept con las explicaciones dadas en esta Con-
venci6n.

SB. GUTIBIREz (VIIATO) : Pido la palabra.
Si. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra el senior Guti6rrez.

Si. GUTIfrEZ (VIIATO) : Sefior Presidente y se-
fiores Delegados: Realmente el doctor Hernandez
Cartaya tiene raz6n al manifestar lo que ha expuesto
a la consideraci6n de la Convenci6n. Pero la Comi-
si6n Especial estim6 que como 6sta era una Disposi-
ci6n Transitoria, y como Disposici6n Transitoria sig-
nifica una norma de carActer procesal, que facility
la manera de llevar a la priatica las disposiciones
sustantivas contenidas en el nuevo texto del cual
forma parte, debla aalararse en lo que la redacci6n
definitive del texto demandase, y aunque el texto
estA elaro y en la tarde y noche de hoy hemos deja-
do mAs claro su sentido con las explicaciones ex-
puestas per el mismo doctor Hernandez Cartaya y
otros convencionales, explicaciones que esperAbamos
se produjeran en el curso del debate, sin embargo
para una mejor claridad se estim6 convenient que
la Disposiei6n Transitoria quedase aclarada con la
adici6n a que se refiere el dictamen.


I a. PRESIDENT (SiNCHEZ DE BUSTAMANTE) : Se
va a someter a votaci6n nominal.
(Be efectAa la votocin).
Han votado 49 Delegados, todos afirmativamente.
Queda, pues, aprobada la Dispoeici6n Transitoria
Primera.
(Votaron a favor los se8ores Aguirre, Alfert, An-
dreu, Armas, Ar6stegui, Artola, Balanz6, Barrero,
Beltrdn, Belo, Bonet, Campos MatVqetti, Cam/ps, Ca-
p6, Cartaya, Castillo, O4spedes, Collado, Don, Du-
que, Garcia Madrigal, Garofa Rivera, Guerra, C. F.
Gutirrrez, Herncndez Cartaya, Jistia, Lagueruela,
Miranda, Moli nt, Montero Bernal, Montero Broin
NYiez, OropePa, Pella, P4rez, Pino, Planas, Por-
tuondo, Pur6n, Ramirez, Salazar, Santo Tomds, Sil-
va Gil, Silva Mawhoz, Zubizarreta, Alvarez, V. Gu-
tierrez y Sinahez de Butacnante).
Se va a dar lectura a la Disposici6n Transitoria
Cuarta, cuya aprobaci6n integra ha propuesto la Co-
misi6n.
(El Oficial de Actas la lee).
.Se somete a votaci6n nominal.
(Se efectfia la votawi6n).
iSl. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Han
votado favorablemente 49 sefiores Delegados.
Queda aprobada.
(EBmiten wa votos on esta vatacin, los mWmos De-
legados qua en la anterior).
Tiene la palabra el senior HernAndez Cartaya pa-
ra explicar su voto.
Si. HEBNANDEZ CARTAYA (ENxIQUB): He pedido
la palabra para expliear mi voto afirmativo a esta
disposici6n para que la Convenci6n fije otra orienta-
ci6n respect al alcance del precepto, tal como apa-
rece en el Proyeeto de Reforms ahora aprobado por
la Convenci6n. En el Proyeeto de Reforma estA re-
daetado este precepto cuarto, lo mismo que acaba de
ser aprobado, pero hay que tener en cuenta que la
tercera transitoria, letra A, estableeia respect al
President actual la pr6rroga y deepu6s la prohibi-
ci6n de eleoei6n y disponia, per tanto, en el pre-
cepto cuarto que pasara el Presidente, una vez ter-
minado su mandate en 1931, a la categoria de Sena-
dor por dereeho propio. Hace unos moments se aca-
ba de reehazar la letra A de la tercera transitoria y
desaparece la pr6rroga del Presidente actual, que
puede acudir o no puede acudir, a la eleeci6n que se
celebrarA en 1928, y es convenient fijar, per tanto,
que este precepto se aprueba tal como vine en el
Proyecto de Reforma, pero que la palabra "pasarA"
que estableciera el precepto no es una norma impe-
rativa, sine direetiva, o lo que es lo mismo, que que-







DIANIO DZ 5=IOIX=5 DI LL GONVINCION OONBTITUYINTZ 45


da a voluntad del que fuere Presidente aceptar el
dereeho de Senador por derecho propio o resolve
lo que tuviere por convenient; que no tiene ese ca-
rActer, repito, de precepto imperative, dada la co-
nexi6n con el otro acuerdo, por el cual se deja abier-
ta la puerta para ir o no ir a una nueva elecci6n.
SR. GUTIfBREZ (VIIATO): Pido la palabra para
solicitar que la Convenei6n haga suya la interpreta-
ci6n del precepto de la clAusula cuarta que con la
explicaci6n de voto ha dado el doctor HernAnidez
Cartaya.
SB. PRESIDENT (SANOHEZ DE BUSTAMANTE): Es-
tA conform la Convenei6n
(Seiiales afirmativas).
Acordado.
Se va a leer la disposici6n transitoria quinta tal
como ha quedado redactada por la Comisi6n.
(El Oficial de Actas l ee).
Se pone a votaei6n.
Los que esten conformes votarin que si y los con-
trarios que no.
SR. HERNANDEZ CARTAYA (ENRIQUE): Yo quiero
haeer constar que, desde ahora, votar6 todas las dis-
posiciones transitorias en la forma que lo hice hace
breves moments, a fin de hacer mi voto congruen-
te con el anterior, de acuerdo con el sistema del vo-
to negative. Es simplemente por razones de con-
gruencia.
SR. PORTUONDO (Am Ioo0) : Para poder votar de
acuerdo con esta disposici6n transitoria necesito
que se me aclare un extreme. No he entendido bien.
Me pareoe que la parte final de esa disposici6n se
refiere a la elecei6n de tree Senadores y result que
yo deseo votar por cuatro.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): En
el 6ltimo pArrafo no se habla de eleccei6n, sino de
postulaci6n, y se dice que cada Partido Politico,
postulara trees, ninguno podrA elegir mAs de tres.
SR. PORTUONDO (AMfICO) : He oido hablar de dos
por la mayoria y uno por la minoria.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Ca-
da Partido postular4 solamente trees que es el mA-
ximo.
SR. GuTIBRRE (VIAIATO): El phrrafo que a esto
se refiere dice: dos por la mayoria y uno por la mi.
noria, es la postulaci6n, el Partido postularA tres.
iS1. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
va a efectuar la votaci6n anunciada.


ISh. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : lan
votado cuarenta y seis que si y uno que no.
(Votaron a favor los seiores Aguirre, Alfert, Ar-
mas, Ar6stegui, Artola, Balanz6, Barrero, Beltrdn,
Bello, Bonet, Campos Marquetti, Camps, Cap6, Car-
taya, Castillo, Cespedes, Collado, Don, Duque, Gar-
cia Madrigal, Garcoa Rivera, Guerra, C. F. Gutie-
rrez, Jistie, Lagueruela, Miranda, Molinet, Montero
Bernal, Montero Broin, Nifiez, Oropesa, Pella, P(-
rez, Pino, Planas, Portuondo, Pur6n, Ramirez, San-
to Toams, Si~iU Gil, Silva Muaoz, Zubizarreta, Al-
varez, V. Gutierrez y &Snchez de Bustamantea).
(Votd en contra el Sr. Hernindez Cartayja).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Que-
da aprobada.
Se va a leer la sexta disposici6n transitoria tal co-
mo ha sido acordada.
SR. ZUBIZARRETA (OCTAVIO): Yo me permit ha-
cer una proposici6n a la Convenci6n, y es que a me-
dida que se vayan leyendo las disposiciones transito-
rias, si no se pide la palabra en contra, que se va-
yan leyendo y que todas se pongan a votaci6n a la
vez, para de ese modo evitar las votaciones no
minales sobre cada una, alargando la sesi6n sin ne-
cesidad. Ahora podriamos leer de la sexta a la nove-
na y ponerlas todas, conjuntamente, a votaei6n.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : En-
tre la sexta y la novena se encuentra la octava que
se ha propuesto se rechace totalmente.
SR. ZUBIZARRETA (OCTAVIO) : Entonces podemos
leer y poner a votaci6n, conjuntamente, la sexta y
la s6ptima.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Es-
tA conform la Convenci6n?
(Seiales afirmativas).
'Acordido.
(El Oficial de Actas da lectur a las disposicio-
nes sexta y septima).
Se someten a discusi6n.
SR. PORTUONDO (AMERICO): Deseo que se me acla-
re o informed si en la primer elecci6n que se celebre
de Alcaldes y Gobernadores Provinciales se celebra-
rfn tambi6n elecciones de Senadores.
SR. CASTILLO (DARiO): No.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BIJSTAMANTE): NO
senior.
SR. PORTUONDO (AMkaICo) : Perfectamente.
RS. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
ponen a votaci6n las disposiciones sexta y s6ptima


(Soe efectia lak votaods).







46 DIABIO D IBSIIONWI DI LA 00NVJNOION 00NTITUTYNTI


(8e efectila la votacin).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): 48
votos en pro y 1 en contra.

(Votaron a favor los seoores: Aguirre Alfert, An-
dreu, Armas, Ar6stegui, Artola, Balanz6, Barrero,
Reltr4n, Bello, Bonet, Campos Marquetti, Camps,
Cap6, Cartaya, Castillo, Cispedes, Collado, Don, Du-
que, Garcia Madrigal, Garcia Rivera, Guerra, C. F.
Gutierrez, Jidsti, Laguerueoa, Miranda, Molinet,
Montero Bernal, Montero Broin, Navarro, Nifiez,
Oropesa, Pella, Perez, Pino, Planas, Portuondo, Pu-
rkt, Ramirez, Salazar, Santo Tomas, Silva Gil, Silva
Mufioz, Zubizarreta, Alvarez, V. Gutierrez y Sdn-
chez de Bustamante).
(Vot6 en contra el senor Herndndez Cartaya).
SR. PRESIDENT (SANCIIEZ DE BUSTAMANTE): Que-
dan aprobadas.

Se va a dar lectura a la Disposici6n Transitoria
Octava. En la aelaraci6n a su Dictamen, que ya
conoce la Convenci6n, la Comisi6n propone que se
deseohe esta Disposici6n.

SEsti de acuerdo la Convenci6n?
(Sefiales afirmativas).
Aoordado. Queda desechada.
Se va a dar lectura a la Disposici6n D6eima Quinta.
(El Oficial d Actas la lee).

Se somete a discusi6n.

(Silenoio).

Se somete a votaci6n nominal.

(Se efectia la votaci6n).
Han votado 49 sefiores Delegados, todos favora-
blemente.

(Votaron a favor los sefiores: Aguirre, Alfert, An-
drew, Armas, Ar6stogui, Artola, Balanzd, Barrero,
Beltrdn, Bello, Bonet, Campos Marquetti, Camps,
Cap6, Cartaya, Castilo, Cespedes, Collado, Don, Du-
que, Garoa Madrigal, Garcia Rivera, Guerra, C. F.
Gutierrez, Hernindes Cartaya, Jistiz, Lagueruela,
Miranda, Molinet, Montero Bernal, Montero Broin,
Navarro, Ngluez, Oropesa, Pella, Prez, Pino, Planas,
Portuondo, Pur6n, Ramirez, Salazar, Santo Tomds,
Silva Gil, Silva M~ufao, Zubizarreta, Alvarez, V. Ou-
tigrrez y SnOhez de Bustamante).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE)': Que-
da, pues, aprobada la Disposici6n Transitoria.
Se va a dar lecture a la Disposici6n Transitoria
Decima Sexta.


(El Oficial de Actas la lee).
Se somete a discusi6n.
(Silewido).
A votaci6n.
(8e efectza la votacidn nominal).
SR. PRESIDENT (.SANCHEZ DE BUTAMANTE) : 48
votos favorables y uno en contra.
(Votaron a favor los sefores siguientes: Aguirre,
Alfert, Andren, Armas, Ar6stegui, Artola, Balanz4,
Barrero, Beltrdn, Bello, Bonet, Campos Marquetti,
Camps, Cap6, Cartaya, Castilo, Cespedes, CoDlado,
Don, Duque, Garcia Madrigal, Garcia Rivera, Gua-
rra, C. F. Gutierrez, Jistiz, Lagueruela, Miranda,
Molinet, Montero Bernal, Montero Broin, Navarro,
N eiiez, Oropesa, Pella, Pirez, Pino, Pianos, Portuon-
do, Pwr6n, Radmrez, Salazar, Santo Tomis, Silva Gil,
Silva Mufioz, Zubizarreta, Alvarez, V. Gutidrrez y
Sanohez de Bdtamnante).
(Voto en contra el seAior Herndndez Cartaya).
SR. PREBIDENTE (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Que-
da aprobada.
Tiene la palabra el doctor HernAndez Cartaya.
SR. HERNANDEZ CARTAYA (ENmQUE): Simplemen-
te para hacer constar que no estoy inconforme con el
contenido del precepto, que me parece saludable y
que tiene una perfect raz6n, pero que es una dispo-
sici6n mis bien de naturaleza legal, que obra propia
de la Convenci6n.
Sa. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
va a dar lectura a la disposici6n decima s6ptima.
(El Oficial de Actas la lee).
Se somete a votaci6n.
Los que est6n conformes votaran que si, los con-
trarios que no.
(Se verifica la votaci6n).
SR. PREIiDENTE (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Que-
da aeprobada por 49 votos a favor.
(Votaren a favor los seflores sigowientess Aguirre,
Alfert, Andreu, Armas, Ar6stegui, Artola, Balan-
z6, Barrero, Beltr&n, Bello, Bonet, Campos Marquet-
ti, Camps, Cap6, Cartaya, CastiUo, Cespedes, Colla-
do, Don, Duque, Garcia Madrigal, Garoa Rivera,
Guerra, C. F. Gutidrrez, Hernandez Cartaya, Jistiz,
Lagueruela, Miranda, Molinet, Montero Bernal, Mon.
tero Broin, Navarro, Nziez, Oropesa, Pella, Pirez,
Pino, Plans, Prt, Pndo, Pur6n, Ramirez, Salazar,
Santo Tomas, Silva Gil, Silva Mu~oz, Zubizarreta,
Alvarez, V. Gutijrrez y Sdntoez de Bustamante).






D1=O DE BUXO0M11 DE Lk ONVEINCION CONSTITUYZNTZ 47


SR. CASTILLO (DARio): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra el senior Dario Castillo.

SR. CASTuLLO (DARio) : Seiior Presidente y sefiores
Delegados: La labor que ha realizado esta Constitu-
. yente, minuciosa y dificil se ha facilitado, de mane-
ra extraordinaria, con una gesti6n generosa y gentil
realizada por la Comisi6n llamada de los quince.
Bien es cierto que hoy ese dictamen es de todos los
que tienen el honor de former parte de esta Conven-
ci6n Constituyente; pero no es menos cierto que ese
trabajo maravilloso, coneienzudo, patri6tico, magni-
fico en una palabra, ha sido realizado por quince
miembros de este organismo, que de manera laborio-
sa han trabajado durante cinco o seis dias, dedican-
do al mismo todas sus actividades, y que un deber
elemental de cortesia por esta Constituyente nos lle-
va a expresarles nuestro reconocimiento, y a que
conste en Aota, en las actas de esta Constituyente
que todos les damos un voto mereeido de gracias.
No seria complete esta petici6n que hago si hacien-
do justicia tambi6n no di4ramos las gracias mas ex-
presivas al senior Presidente de la CAmara de Repre-
sentantes y a todos los miembros de ese Cuerpo Cole-
gislador.
Y ahora en un punto aparte por lo expresivo, dar
unas gracias muy especiales a los empleados de es-
ta Cimara, al insustituible senior Morales, a todos los
empleados que siguen sus 6rdenes y le obedecen de ma-
nera tan complete y eficiente y de manera muy es-
pecial tam'biin a los sefiores Taquigrafos que han
vertido nuestros trabajos en forma maravillosa, field,
dejando una huella de lo que aqui todos nosotros,
con nuestra buena voluntad y nuestra buena fe, he-
mos realizado.
Pido, pues, a la Convenci6n Constitayente, que
aiuerde este acto de justicia.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): 4 Es-
tA de acuerdo la Convenci6n
(Senales afirmativas).
Queda aprobado.
SR. ZUBIZARRETA (OCTAVIO): Yo quisiera pregun-
tar a la Presidencia si debe ser firmado el Proyee-
to de Reforma, ya leido, por todos los Constituyen-
tes o por la Mesa simplemente.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Ha
de ser firmado por todos los Constituyentes en el dia
de mafiana.
Se va a dar lectura a una moci6n presentada.
SR. AGUIRRE (BENIGNO): Pido que se declare la
urgeneia de la moci6n y se diseuta ahora mismo.


SR. SILVA (OSCAR) : Pido la palabra.
Sa. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Tie-
ne la palabra el senior Silva.
SR. SILVA (OSCAR): Sefior Presidente y sefiores
Delegados: Breves palabras, ya que consider inne-
cesarias muchas, para solicitar, a nombre de la re-
presentaci6n conventional de Oriente, que esta
Asamblea apruebe unanimemente, en su integridad,
la moci6n sugerida y tan oportunamente presenta-
da por ilustres Delegados de aquella region.
Yo he tenido siempre como norma inspiradora de
mi conduct y de mis actos en la vida, present en el
fondo de mi conciencia, los pensamientos, las pala-
bras, las mAximas y sentencias de aquel sofiador
ilustre, de aquel sublime loco que recorri6 el mundo
con un pufiado de pensamientos y un haz de liber-
tades en el corazon, y recordando siempre esas pa-
labras y esas sentencias, me inspire en esta cuyo
fondo trascendental y magnifico sintetiza el concep-
to cabal del cumplimiento de obligaciones en un
hombre. Habr6is comprendido que me refiero a
nuestro inmortal Marti. Dijo 41 en una ocasi6n: "El
deber debe cumplirse sencillamente." Y estas pala-
bras que se compenetran de una manera absolute con
mis principios, con mi idiosincracia, y con mi mane-
ra de ser, me obligan afn mas, me impulsan afn mas,
si se quiere, a odiar el halago y a rechazar la lison-
ja, cuando lisonja y halago no estan justificados
plenamente por la virtud de los prooedimientos no-
bles y enaltecedores.
Por estas razones quiero que se entienda y se in-
terprete de mis palabras la justicia que me mueve y
me impulsa en este acto a apoyar esa moci6n a nom-
bre, repito, de la representaci6n en esta Asamblea
de la provincial Oriental y a nombre mio tambien
porque la consider just, porque la juzgo noble y
porque la creo levantada.
Se trata de rendir un homenaje, por la Asamblea
soberana que acaba de modificar la Constituci6n de
Cuba, a un preclaro hijo de esta tierra, a un hom-
bre ilustre que se ha elevado en la consideraci6n
Universal, no porque sea el Presidente de la Repd-
blica, no porque conceda favors, no porque otorgue
dAdivas, no porque empufie las riendas del Poder y
no porque tenga todas las facultades que a un Pre-
sidente de Repfblica le otorgan la Constituci6n y
las leyes. Le rinde homenaje just, merecido al ciu-
dadano que, sencillamente, ha eumplido sus deberes.
Y vean que pareoe un contrasentido en quien empe-
z6 repitiendo las palabras de Marti: "El deber debe
cumplirse seneillamente", que se produzca apoyando
un homenaje por el cumplimiento de ese deber; pero
si tomamos en consideraci6n que toda labor y todo







48 DIRiao DU IDE WUI I D9ZA OOIVRC ON OWNA T.UrnT


esfuerzo necesitan estimulo, si tenemos en cuenta
que today obligaei6n y todo trabajo, require un alien-
to, pide una satisfaeei6n, ver6is, recorriendo conmi-
go la Historia, que hasta el mismo preclaro hombre
sencillo, en la dulce sencillez de su talenio y su
grandeza, recogia de las auras populares aplausos
numerosos y rotundos per aquellas sus arengas, por
aquellas sus palabras, por aquel su cumplimiento
del deber que obliga a tributarse a los que, recorrien-
do el mundo, se sacrificaron por su Patria, y per la
libertad de los hombres; que ese mismo 'Ap6stol que
nosotros veneramos hey, esti recogiendo de la pos-
teridad el premio que mereci6 aquel cumplimiento
alto de los deberes ciudadanoe, y que todos los quo
trabajan y los que laboran en la tierra, todos los que
luchan y combaten en los reductos de las obligacio-
nes y del deber, se sienten, a trav6s de sus horas de
desesperanza, de infortunio y de derrota, neceeita-
dos de un estimulo, de un aplauso, de una fuerza, de
un aliento, para seguir luehando por los nobles idea-
les que se propusieron alcanzar.
IPor qu6 'habiamos de negar a nuestro compatrio-
ta, a nuestro hermano, al gobernante ilustre, al cum-
plidor de sus deberes, este homenaje que el pueblo
cubano, representado en esta Asamblea, quiere ren-
dirle en estos instantes? Por eso solicito de la Asam-
blea que, Integramente, y por unanimidad, apruebe
tan just y acertada petici6n.
Tres grades entidades de Cuba, que tienen un
mismo origen popular, comparten, para hoy y para
el future, todas, absolutamente todas las responsa-
bilidades de esa obra magna que acabamos de reali-
zar: El Ejecutivo de la Naci6n, el Poder Legislativo
de la Repblica, y la Convenei6n Constituyente. El
Congress y nosotros, marchamos de brazo, hermana-
dos, confundidos, estrechamente aliados, ahora y lue-
go, en las consecuencias ben6ficas que nuestros acier-
tos traigan al present o en los perjuicios que nues-
tras equivocaciones produzean para el future. Y lo
compare el Ejecutivo, cuya participaci6n en esta
obra fuA la primera, y consist, segfn ya lo han re-
petido aqui elocuentes oradores, en haber hecho po-
sible, con su politics previsora, con su talent y con
su experiencia, que todas las fuerzas de esa political
antag6nica, enardecida, y que ya han calificado al-
gunos de nefasta, se unieran en estrecho abrazo, se
identificarann en una misma idea y en una sola aspi-
raci6n para bacer realidad tangible lo que era un
anhelo, lo que era un ideal, lo que era, desde hace
afios, una constant aspiraci6n del pueblo cubano: la
Reform de su Constituoi6n.
La Constituyente, ahora, en estos instantes en
que va a clausurar sus sesiones, en que va a dar por
terminada su funci6n delicada y excelsa, recoje, co-


mo en un principio de equidad y de justicia, el re-
cuerdo de todo lo que ese hombre ha realizado desde
lae alturas del Poder, en beneficio de la Repfblioa,
y dAndole form de homenaje, le otorga el titulo de
ciudadano ilustre y ejemplar de la Naei6n.

Cuando casi todos loe Municipios de la Repi.
blica, disputAndoselo en un ejemplar aeto de justi-
cia y de reverencia al cumplimiento de altisimos de-
beres, le han conferido al ilustre General .Machado
el titulo de hijo adoptive de aquellos t6rminos, la
Convenci6n Constituyente, el pueblo de Cuba sobe-
rano, representado en esta Asamblea, no puede me-
nos que otorgarle este otro titulo a quien ha sabido
mantenerlo, conservarlo y haoerse digno de' 61, con-
quistando, per sus mereeimientos, la condideraci6n,
el respeto y el earifio de sus coneiudadanos.

Perdonadme si a hora tan avanzada de la noche
distraigo vuestra atenei6n y reclamo, ya que sois tan
ben6volos, que sigfis otorgando un poco de esa ge-
nerosa benevolencia para algunas palabras que me
parece oportuno decir en estos instances.

La Convenci6n Constituyente ha cumplido su mi-
si6n y cree haber cumplido su deber. Toea a .la pos-
teridad juzgar su obra, y debo confesar, en estos
instantes solemnes, que estoy satidfecho de haber for-
made parte, con tan ilustres compafieros, de esta
Convenci6n, come Delegado per Oriente. Cuando
allA, a un apartado rine6n de la Provincia Oriental,
de aquella abrupta region, en donde son mas altas las
palmas y las rebeldias mas fecundas, Ilegaron los
ecos de esta Convenci6n que habia de reformer la
Carta Fundamental de mi Patria, of, estremecido,
convulso y abrumado, que mi nombre se barajaba
por el pueblo entire los probables Delegados a la
Constituyente. Un temor rec6ndito se apoder6 de mi
s6r, y una duda asalt6 mi mente: &esta Convenci6n
habia de ser igual a la Convenei6n Constituyente de
1900; los hombres que iban a integrarla, inspirados
en las altas mAximas de libertad y de independen-
cia, firmes en los prop6sitos de hacer la ventura de
la Patria; la Convenci6n iba a mantener la sobera-
nia absolute para sus determinacionesT Los que re-
sultaran Delegados iban a hallarse en condiciones
analogas a las en que se hallaron aquellos preelaros
varones de 19001 La situaci6n political del pais era
id6ntica, a la situaci6n por que atravesaba la Repi- .
blica en 1900t Confieso que todas estas preguntas,
surgidas de lo hondo de mi espiritu, se elaboraron
martillando mis sienes y quedaron sin respuesta alla
en el fondo de la region Oriental.
Pero llegn6 por fin a la Convenci6n y, henchido
de gozo, lReno de satisfacci6n inmensa, contempt el
espectaculo maravilloso que ofrecia mi pueblo ele-







DIAZO D SZIBO8NN DI LA OONVENOION GONsTTUYIN 49


vado a la mis alta Tribuna para ejereitar el supre
mo derecho de reformer su Carta Fundamental.
,Hab6is visto o6mo ha discurrido esta Asamblea,
con cuAnta libertad se ha desenvuelto en sus deter-
minaciones; bajo esta b6veda ha resonado libremen-
te la palabra. Cada cerebro ha expandido sin res-
tricei6n el pensamiento y cada delegado ha emitido
su opinion y su voto sin cortapisas de ninguna clase.
Han auwgido los debates al calor de nuestro fuego
pasional y hemos tenido la satisfacci6n de oir discur-
sos magnificos y alegatos brillantes iguales o anilo-
gos a los que resonaron en aquella Convenci6n de
1900.
Abriendo la historic, Ilena de grandes ensefianzas
y de eternas experiencias, nos hallamos con que en
aquella Convenei6n gloriosa de 1900, se present
cierto dia, una moci6n que firmaba un preclaro va-
r6n, entonces Convencional de aquella 6poca, solici-
tando un mensaje de congratulaci6n pars el Gober-
nador, que representaba aqui al ej6rcito Norte-ame-
ricano; y aquella moci6n que suscribi6 el ilustre pa-
triota'cuyas buenas intenciones y honrado patriotis-
mo nadie osara poner en tela de juicio, se propuso
sencillamente, sin que aquella gloriosa Convenci6n,
aureolada por todas las famas y por todos los pres-
tigios, se sintiera mermada en sus determinaciones y
en ou soberania, ni se considerara empequefiecida en
su inmortal grandeza. En ella se pedia un mensaje
de congratulaci6n, no come servil halago, ni come
pueril lisonja para el jefe extranjero que gobernaba
entonces en Cuba, sine como un acto de natural y
extricta jnstieia. Yo considerM entonces ese hermoso
rasgo como magnifica demostraci6n de justiciera cor-
tesia, lo estim6 como un acierto de los ilustres varo-
nes que tuvieron la feliz iniciativa como consider
ahora, una oportunidad de los ilustres Delegados de
Oriente, esta moci6n que debe ser aprobada aqui,
porque es un homenaje que le vamos a rendir hoy, a
la distancia de 28 afios, a un Jefe del Estado cuba-
no, que es netamente criollo, que ha empufiado las
riendas del gobierno on toda la capacidad y con to-
dos los prestigious que sabe nuestra raza elevar hasta
la oumbre; del gobernante mambi que en la manigua
incendiada del 95 supo derramar su sangre por la
libertad y acicatear hasta hacer sangre los hijares
de su corcel de batalla, blandiendo su machete cen-
tellante para destrozar los eacuadrones de la tirania
y descabezar a los enernigos de la independencia cu-
bana. (Grandes aplausos).
Aunque no la he suscrito, me cabe la gloria de for-
mar parte de la representaci6n oriental en esta
Asamblea. Deploro que el aeierto y la elocuencia de
todos mis compafieros, durante el- curso de, estas se-
siones; me haya enmudeeido, porque yo me recrea-


ba oy6ndoles, y no queria empafiar con mi palabra
desmayada e insignifioante los concepts majestuo-
sos y la brillantez de sus disertaciones.
No queria amenguar per un instant el brillo y es-
plendor de esta Asamblea que ha venido desenvol
viendo sus actividades ante la contemplaci6n del or-
be y con la inmensa satisfacci6n de todos los cuba-
nos.

Me regocija y complace que el resultado y el am-
biente de esta Convenci6n hayan sido netamente
criollos: aqui han resonado constantemente las pala-
bras Patria, libertad, independencia; aqui se ha
consagrado el derecho ciudadano y los debates se han
conducido per un cauce majestuoso en torno siem-
pre de la libertad, que debe presidir siempre todos
nuestros actos; per eso me siento ahora mnis orgullo-
so y mas eubano que antes. El mejor bien que pudo
hacerme la Repfblica, fu6 designarme miembro de
esta Convenci6n Constituyente, para que yo pusiera
mi mano, que no ha manchado ningdn acto delezna-
ble, en esa carta fundamental que adoro. Me siento
tambi6n satisfeeho de que nos haya presidido, con
su talent y sus altos prestigious, uno de los mis ilus-
tres y preclaros varones de la Repiblica.

Pero no quiero cansar mas a la Convenci6n, y pi-
do que apruebe, uninimemente, la moci6n presenta-
da por mis compafieros los Delegados de Oriente, pa-
ra que esta noohe terminemos nuestra labor con un
aplauso de los que nos contemplan y, acaso, con una
bendici6n de los que nos ban de juzgar despubs; pa-
ra que el General Machado, que preside los destinos
de la Rep6blica y que viene enfermAndose y jugan-
dose su existencia por defender la Patria y cumplir
su deber, tenga ese nuevo estimulo en la lueha y en
los combates que han de perdurar todavia; para ver
si cuando entregue las riendas del Pais a otro cuba-
no tan ilustre y honrado come 6l, se convoca, en el
andar del tiempo otra Convenci6n, tan respectable
come 6sta, tan patriot como 6sta, que reform de
nuevo la Carta Fundamental y borre, de una vez pa-
ra siempre, el ap6ndice que nos intranquiliza, a fin
de que puedan grabarse en el firmamento de la Patria
estas palabras inmortales y eternas: derecho, liber-
tad, independencia absolute. (Grandes aplausos).
Sa. PRESIDENT (SkNCHEz DE BUSTAMANTE) : Se
somete a votaci6n la moci6n presentada.
(La Asamblea puesta de pie aprueba, entire aplau
sos, la mocidn).
Sa. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): La
sesi6n solemne para la entrega del Titulo se efectua-
r& hoy a las 5 de la tarde. Los sefores Delegados
tendran la bondad de star en este local a las cuatro







so DIARMO DN BMuION DiM LA OONVUNION COMNTiTUYINZ31


para proceder a la firm del pergamino, y firmar,
ademas, el Proyecto de Reforma de la Constituci6n.
Se va a volver a leer la moei6n que ayer fue lei-
da y que esti sobre la mesa.
(El Oficial de Actas leendo).

A LA CONVENOc6N:

Cumplida ya la funci6n para la cual fu convoca-
da esta Asamblea, los Representantes del pueblo de
Cuba se consideran en el caso de dirigirse al mismo,
exponiendo algunos juicios importantes, por la opor-
tunidad hist6rica en que se formula.
Aunque una interpretaci6n rigida de aquellos pre-
ceptos que regulan nuestra labor, pudiera servir pa-
ra softener que debieramos limitarnos al studio de
las cuestiones planteadas en los acuerdos del Congre-
so, es evidence que nos corresponde tambien consul-
tar los estados de opinion, los problems que se de-
baten y las aspiraciones nacionales existentes, ya que
las reforms acordadas deben reflejar, con la ma-
yor fidelidad possible, la voluntad del pueblo que nos
design. Y esta Asamblea precedida de un movimien-
to de propaganda que tiene su inicio en el afio de
1913, y que despu6s se reproduce peri6dicamente as-
pirando a un cambio constitutional, se reune en mo-
mentos en que es unanime la inteligencia entire los
Partidos cubanos y uninime tambien la adhesion y
el apoyo de todas las fuerzas activas del pais, en fa-
vor de la continuaci6n del actual gobierno. Porque
esa es una realidad que no podia pasar desconocida
a esta Asamblea, nos hemos visto en el caso de re-
chazar el inciso (a) de la tercera disposici6n transi-
toria, que establecia una limitaci6n incompatible con
los deseos manifestados por la opinion, de darle la
necesaria permanencia y estabilidad a nuestro Pri-
mer Magistrado, en la realizaci6n de su obra de.go-
bierno. Resultaria inexplicable y contrario al espiri-
tu de nuestro mandate, que estando generalizados en
toda la Repiblica aquellos sentimientos, y habi6ndo-
nos reunido con el pensamiento initial de prorrogar-
le sus poderes, votAramos un precepto inhabilitando
para el period inmediato, a un gobernante que ha
logrado realizar el ideal hasta ahora ni siquiera in-
tentado por sus antecesores, de reunir en torno de
un program de reconstrucci6n cubana, todas las vo-
luntades, todos los entusiasmos y todas las energies
de la Naci6n.
Reconocemos que la existencia de ese precepto de
la Tercera Transitoria, respondi6 a un impulse de
delicadeza del mismo a quien pudiera afeetar, en su
deseo de ofreeer al pais una vez mas, testimonio in-
discutible de su falta de aspiraci6n al Poder, por
mis tiempo del que consideraba estrietamente neee-


sario. Pero esa raz6n de cartcter personal, no nos
absolveria de la responsabilidad en que ineurriria-
mos nosotros, Representantes del pueblo de Cuba, si
al aceptar dicho limited hici6ramos impossible la con-
tinuaci6n de un sistema, tan feeundo en bienes para
la Republica. Por eso hemos tenido a bien deseehar-
la, aprobando, por el contrario, el articulo 66. En
la Ponencia que ha sido sometida a debate, redacta-
da por miembros muy ilustres de este Cuerpo, se ex-
plican las razones de caracter doctrinal que fijan el
aleance de ese articulo y la manera en que ha de
aplicarse, definiendo que los nuevos periods presi-
denciales empezaran a contarse desde las primeras
elecciones en que este vigente la nueva Constituei6n.
No alcanzard, por tanto, la prohibici6n al actual Pre-
sidente de la Reptblica, General Gerardo Machado,
en el caso de que 6l acate, como estA en el deber de
hacerlo, por subordinarse al supremo interns de Cu-
ba, la designaci6n que le ofrecen la totalidad de las
colectividades y partidos politicos existentee. A ese
Ilamamiento, quiere la Convenci6n unir el suyo, no
fundAndose en juicios apasionados, ni en razones pu-
ramente sentimentales o te6ricas, sino en el studio
somero y concienzudo de su actuaci6n, que abarca
todos los 6rdenes de actividad en que ha podido ser
itil al pais.
Pasados los tiempos de la lucha por los principios
y las ideologies, a los gobernantes se les juzga hoy,
mAs que nada, por los heehos positives que realizan
en pro del engrandecimiento de los pueblos que ri-
gen. El orden, el trabajo y la cultural, son hoy los
primeros bienes de las naciones verdaderamente li-
bres; y en ese terreno, una breve ojeada ha de ser-
virnos para apreciar la magnitude de las iniciativas
que viene desplegando, desde su constituci6n, el
present Gobierno.

Aquella part de la opinion national capacitada
para jusgar con serenidad de estos problems y que
quiera considerarlos al trav6s de prismas de mayor
elevaci6n que el error de un grupo, debe reeordar
las angustiosas circunstancias interiores y externas
por que atravesaba Cuba, al iniciarse el actual sis-
tema. Comenzando por la dificil situaci6n internacio-
nal que nos entristeela, viendo sepultado el concep-
to de nuestras institueiones en una atm6sfera de ge-
neral descredito, y terminando por los detalles mas
insignificantes de nuestra vida national, nadie pue-
de desconocer el grado de prestigio y de mejora-
miento que hemos alcanzado por el cambio funda-
mental de gobernantes, de m6todo y de political. El
pais puede comprobarlo con una ligera enumeraci6n.
Por lo pronto, no hay ingerencias extrafias, ni con-
vulsiones violentas, como las que empobreeieron la
Repfblica en sus primeros veinte y cinco afios. Los







DIARIO DB SMBIONES DE LA OONVENOION CON8TITUYENTE 51


partidos se desenvuelven en medio de uni elevada
colaboraci6n. Al amparo de ella, se ha restablecido
la solvencia del Estado, mediante el pago de sus
adeudos; esti depurada la administraci6n de justi-
cia; se realizan grandes progress en el sistema car-
celario; se han multiplicado los medios de comuni-
caci6n y se ejecutan verdaderas mejoras en el pavi-
mento y alcantarillado de nuestras ciudades mis im-
portantes. Nuestra ensefianza piblica ha recibido un
impulse que la coloca al nivel de los pueblos mis
progresistas. La Universidad antes en decadencia,
ha sufrido extraordinarias transformaciones; se han
multiplicado por todo el territorio las aulas, las es-
cuelas nocturnas, las de ruta ambulante, las de eco-
nomia domestica y todas las que sirven para llevar
al mayor nivel de preparaci6n a la mujer cubana.
Ademis, se han creado varias academias comercia-
les y se esta terminando la instalaci6n de la Escuela
Industrial, construida en edificios modernos, me-,
diante la cesi6n generosa hecha por el mismo Presi-
dente de la Repfblica. El promedio de asistencia a
los centros de ensefianza, desde la Universidad a los
mis secundarios, obtiene entire nosotros una cifra
que nos permit sufrir la comparaci6n con las nacio-
nes mas civilizadas. Cuando se termine la construe-
ci6n, muy adelantada ya, de los mil doscientos kil6-
metros de via central, seremos el pais con mis vias
de comunicaci-n en toda la Am6rica.

El que observe las actividades del pueblo cubano,
podrA advertir el entusiasmo y la fe con que la nue-
va generaci6n se aparta del camino de las luchas del
presupuesto y de la political, para trazarse nuevos
rumbos en el campo econ6mico, mercantil y agricola,
realizando asi una de las modificaciones profundas
que reelama el earicter de nuestros pueblos. En el
period de tiempo a que venimos refiri6ndonos, Cuba
ha concertado, por primer vez, mas de tres Trata-
dos con potencias de primer clase, como Inglaterra,
Francia y Espafia; ha creado Bibliotecas, Museos y
Estaciones Agr6nomicas y nuestra capital ha mere-
cido la preferencia de que se hayan celebrado en ella
varies {Congresos internacionales, debiendo sefialarse
como un 'honor inmenso, el hecho de que nos honrara
con su visit el Presidente de los Estados Unidos de
America, reafirmando asi, con ese acto de cortesia,
las grandes relaciones de confraternidad entire am-
bos paises.

Esa es brevemente sinfetizada la realidad que en-
cuentra la Convenci6n Constituyente, en el mismo
moment en que el sufragio la comisiona para la re-
forma de nuestro C6digo Fundamental. No era po-
sible que dejaramos de reflejarla en determinadas
parties de la Reforma. Por fortune, el hecho de que
al promulgarse 6sta, se inaugure un nuevo period


constitutional, permit que en la misma se armoni-
een la eliminaci6n del principio reeleccionista, acon-
sejada por la experiencia de repetidas ensefianzas
hist6ricas, con el prop6sito intensamente manifesta-
do por todas las classes sociales, econ6micas y politi-
cas del pais, de prolongar cuanto sea possible la per-
manencia beneficiosa y fecunda del actual Presiden-
te, en la Primera Magistratura de la Repfiblica. El
ejemplo de otras naciones, con mayor tradici6n que
nosotros, nos estA demostrando de qu6 manera, aun
en las democracies mis civilizadas, no es possible
prescindir con facilidad de las condiciones y del ca-
rfiter de uno de esos hombres que de tiempo en
tiempo representan en las alturas del Poder, las su-
premas necesidades de un pueblo. Ningin pais pre-
tendera tener mayor ejecutoria de democracia y de
libertad, que Francia y en esta gloriosa Naci6n, par-
tidos, grupos parlamentarios y periodistas, vienen
deelarando insustituible a uno s6lo de sus politicos
dirigentes, al que suponen como el salvador en las
crisis temibles por que ha atravesado. Cuando en
medio de una brillante generaci6n de estadistas, de
pensadores y de politicos, se pronuncia en Francia,
frente a una figure finica, el calificativo de Hombre
necesario!, no podra atribuirse a manifestaeiones in-
feriores de nuestro earicter, ni a razones insignifi-
cantes, el que la Convenci6n cubana formula igual
juicio, con enter convieci6n patri6tica, frente al
hombre que ha sabido restablecer el cr6dito exterior,
reformer los Aranceles, conjurar la crisis de los
Bancos, restablecer el orden, moralizar las costum-
bres, polar el territorio national de agriculture, de
escuelas y de caminos y dirigir la atenci6n de las ge-
neraciones que surgeon, haeia nuevos horizontes de
actividad y de trabajo, buseando una Repfblica mAs
feliz, miAs cult y mas pr6spera. Con menos titulos
que esos, otras naciones, tan liberals y tan cultas
como nosotros, reverencian el nombre de sus gober-
nantes y se preocupan ante la necesidad de sustituir-
los en sus cargo.
Cuba se hall en uno de los periods de intense
idealidad constructive, que de 6poca en 6poca, ab-
sorben todas las magnifieas vitalidades de un pue-
blo. No es que los grande cubanos que pasaron an-
tes por la Primera Magistratura, dejaran de sentir
los mismos impulses patri6ticos e id6nticas ilusiones
por el mejoramiento y la grandeza de su patria. Pero
ha sido necesario ese period inevitable de luchas y
de perturbaciones que sigue siempre al nacimiento de
una pais en formaci6n, para que se operara en el es-
piritu national esa reacci6n fecunda, que nos permi-
te ofrecer el especticulo maravilloso que presenta-
mos hoy, como ejemplo entire las nacionalidades de
America, orientandonos hacia un porvenir digno de
nuestros heroismos y de nuestras grandezas pasadas.







52 DIARIO D2R IMrIOfM DR I, 00L ONVMTIIONO 1NTTUYUmT


Y no podemos desconocer que en gran part se debe
ess feliz transformaci6n de nuestra realidad nacio-
nal, a la circunstancia de quo con el prop6sito de
rectificaci6n en el pueblo y con el deseo de recoger
las experiencias de un cuarto de siglo perdido en la
obra de construir nuestra nacionalidad, ha coincidi-
do la presencia en el poder, de un gobernante en
quien concurren las condiciones excepeionales de los
grande constructors de pueblos. La Historia habla
con elocuencia indiscutible. Las patrias las fund
el heroism de muchos. Casi siempre tl cultural, el
progress, el orden y la paz, de una nacionalidad en
formaci6n, se deben al esfuerzo personal de un gran
estadista&
Esa es la send que el.porvenir parece trazarnos.
Por lo mismo, no vacila la Convenci6n Constituyen-
te, en reafirmar que el General Gerardo Machado y
,Morales, por los compromises que tiene contraidos y
par su historic de fundador de la Rep6blica, se en-
euentra en la obligaci6n ineludible, de aeeptar un
nuevo period presidential.

Nosotros pedimos al pueblo de Cuba, que aprecie
con perfect justicia la solemnidad del moment en
que haoemos estas declaraciones. El dia en que los
Delegados de una Asamblea como 6sta, se reunen pa-
ra redactar sus C6digos, ofrecibndose a la mirada de
la posteridad que ha de juzgarlos, es el dia en que
eada cual consult lo que tiene de mas alto y mis pu-
ro en su coraz6n y en su inteligencia. Este es el
dia en que ha de manifestarse con mayor claridad
nuestro patriotism. Cuba, al trav6s de sus diversas
6pocas hist6ricas, ha tenido otras Constituciones.
Los que redaetaron las anteriores, eran indisoutible-
mente cubanos de mayor gerarqula intellectual que la
nuestra. No pretendemos alcanzar an altura; pero
sin tender, ni su historic, ni su personalidad, ni sus
m6ritos, si sentimos la ilusi6n de que, al juzgar el
porveziir esta obra, ha de encontrarnos tan pure co-
mo ellos, en la intenci6n generosa y en el pensamien-
to desinteresado de servir a Cuba, deseando que mar-
che siempre por caminos de grandeza y de felicidad
para todos sus hijos.

Sal6n de la Convenci6n Constituyente, 8 de Mayo
de 1928..
(f.) Viriato Gutirrez, Dr. Eugenio Molinet, Gon-
salo Ardstegi, Emilio Nfliez Portuondo, Pedro A.
Alvarez, F. de Miranda, Victor de Armas, Jose J.
Belo, J. M. Espinosa, Generoso Ccmpos Marquetti,-
Matias Duque, Octavio de C6spedes.

SR. DuqUE (MATIAS): Sefior Presidente y sefiores
Delegados: Pido que esa moci6n se apruebe, y como
quiera que est& firmada por unos cantos compafle-
ros de esta Asamblea, yo deeearla que mafiana fuera


auserita por todes los Delegados para remitirla al
senior Presidente de la Reptblica.
SB PRESIDENT (SANNOHEE D BUSTAMANTE): f'Ea-
tA de acuerdo la Asamblea
(Seliales afirmativas).
Acordado.
Se va a dar lecture a otra Moci6n que se ha pre-
sentado.
(El Oficia de Aotas leyendo).

A LA CONVENCION CONSTITUYENTE:

La labor de esta Convenci6n ha sido eficiente y
ha podido desenvolverse de un mode admirable, gra,
cias al concurso espontineo y gentil del senior Presi-
dente de la COmara al brindarnos la casa de la CA-
mara de Representantes y ofrecernos las facilidades
de su magnifica organizaci6n, asi como las atencio-
nes que hemos tenido todos nosotros de los sefores
Representantes y tambi6n por el celo desplegado por
el personal de este Cuerpo, cuya competencia y la-
boriosidad han quedado perfectamente demostradas.

Gentilisimo ha sido el ofrecimiento del senior Pre-
sidente de la CAmara y entendemos los Delegados
que suscribimos, que se responded al mismo y en igual
grado con el ofrecimiento de un Voto de Gracias al
doctor Rafael Guas Inclin, ilustre Presidente de esta
CAmara de Representantes y a sus compafieros de
labores camerales.
Tambi6n el Voto de Gracias debe extenderse a los
empleados de esta OAmara, especialmente al senior
Rafael Morales, Jefe de Despacho, que con tanta
comp'etencia dirige lo$ eficientes trabajos de esos
empleados.

Estos modestos empleados per sus trabajos ex-
traordinarios y por la eficiencia demostrada en ellos
son merecedores a que se les gratifique con arreglo
al sueldo que devenguen.
En tal virtud proponemos a la Convenci6n que
aeuerde lo siguiente:
Que per medio de la Mesa se redacte el Voto de
Gracias al Seflor Presidente de la CAmara, a los se-
fiores Representantes y a los empleados; y que la
misma determine la cuantia de la gratificaci6n a esos
empleados, y la form de hacerla efectiva.
Sal6n de la Convenci6n Constituyente, a los nue-
ve dias del mes de Mayo de mil novecientos veinte y
ocho.
(f.) Matias Duque, Ootavio de Cdspedes, Dr. Lis
Felipe Salazar, eneroso Campos Marquetti, Leo-
poldo PeUa, Dr. Emilio Nazes Portondo, Julio Ca-







DIARIO Di 8UIONU DE LA CONVINCION OONSTITUYINTZ 53


p6, V. de Armas, Rogelio Alfert, B. Lagueruela, Ldo.
Jose J. Bello, Gonaalo Ar6stegwi, Viriato Gutierrez,
Dr. Joseg M. Pur6n, Ernesto Collado, Rafael Artola,
Amdrico Portuondo, Sebastidn Beltr6n, Ricardo Na-
varro, Eugenio Molinet, Lorenzo D'Beoi, Dario Cas-
tiUo, Andres Garcia Rivera, P. L. Pirez, Vicente
.Santo Tomas, C. Felipe GCti6rreo, Salvador Oropesa,
F. Miranda, M. Camps Reyes, Isaias Cartaya, Fer-
nando J. del Pino, P. Andren, Febipe Silva, Rawnn
Guerra, Pedro Antonio Alvarez, Oscar Barrero, Be-
nigno Aguirre.
SR. DUQUE (MATiAs): Pido la palabra para supli-
car a la Convencidn Constituyente que por unanimi-
dad y sin discusi6n, apruebe la moci6n que he pre-
sentado.
SR. PREBIDENTE (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): jEs-
tA de acuerdo la Asamblea?
(Sefiaes afirmativas).
,SR. SALAZAR (LUIS FELIPE): Deseo aclarar porque
eso seguramente convendri a los empleados, que las
gratificaciones se hagan a los empleados que ban
prestado servicios durante el tiempo que la Conven-
ci6n ha realizado su labor.
SR. DUQUE (MATiAS): La Mesa tiene autoridad
para eso.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
va a dar lectura a una omunioaei6n.


(El Oficial de Actas da lectura a wn escrito del
senior Eugenio Molin~ participando, que habiendo si-
do honrado por el Presidente de la Rep4blica para
ocupar una de las Seoretarias de Despacho y Iuabien-
do solicitado su concurren~ia imntediala y resultan-
do incompatible esa designacik con el cargo de De-
legado, rennncia a este pestoo.

SR. DUQUE (MATiAS): Sefiores Delegados: Dos pa-
labras nada mas, para sentir que el doctor Molinet,
General del EjBrcito Libertador, no termine con nos-
otros para poner punto final en esta Asamblea, en el
dia de maiiana, a nuestra labor; y tambien para ma-
nifestarle que me alegro-son dos sentimientos dis-
tintos-de que se vaya, para ir a servir a Cuba, como
la sirvi6 en la guerra, en la paz, al lado del Presi-
dente de la Reptblica, al lado de ese hombre a quien
hemos elogiado aqui esta noehe por sus grandes me-
recimientos. He dieho.

(Aplausos).

SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Que-
da terminada la sesi6n. Y ruego a los sefiores Delega-
dos que, como ratificaci6n del aeuerdo anteriormen-
te torado, se sirvan concurrir a las cinoo de la tar-
de a este edificio para celebrar la sesi6n de clausura.
Se levanta la sesi6n.

(Eran la una y media p. m.)


IMP. P. FERNANDEZ Y CA., Pl Y MARGALL 17, HADANA




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs