Group Title: Diario de sesiones de la Convencion Constituyente : Sesion primera -duodecima 14 de abril -10 de mayo de 1928.
Title: Diario de sesiones de la Convención Constituyente
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00067431/00013
 Material Information
Title: Diario de sesiones de la Convención Constituyente Sesion primera -duodecima 14 de abril -10 de mayo de 1928
Physical Description: 254 p. : front., folded tab. ; 33 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba
Espinosa Font, José María
Publisher: s.n. 1928
Place of Publication: Habana?
 Subjects
Subject: Politics and government -- Cuba -- 1909-1933   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
General Note: At head of title: Republica de Cuba.
General Note: Various pagings.
General Note: José María Espinosa Font, presidente.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00067431
Volume ID: VID00013
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 07571162

Full Text



?BLICA D DE








DIARIO DE SESIONES
DE LA

CONVENTION CONSTITUYENTE

VOL 1. HABANA, 10 DE MAYO DE 1928 NUM. 10.

SESSION DECIMA ORDINARIA.-10 DE MAYO DE 1928

President: Sr. Antonio Shnchez de Bustamante Sirvin

Secretaries Sr. Viriato Gutidrrez Vallad6n
Sr. Pedro Antonio Alvarez Rodrfguez

SUMARIO
A las 4 y 5 minutes p. m., la Presidencia declare abiert la Sesi6n, aprobiadose el acta de la anterior.-
Be da leetura a una Moi6n del senior Viriato Guti6rres y otros sefores Delegadoe, conteniendo una
deolaraoi6n de principios dirigida al pueblo de Cuba en relaci6n con los acuerdos adoptados por la
Oonvenoi6n.--e auoerda imprimirls y repartirla.-Continia el debate sobre el articulo segundo
del Dictamen de la Comisi6n Especial, al Proyecto de Reforma Constitucional, dAndosele lecture a
una anmienda del senor Andreu.-El senior Beltran present una proposici6n incidental, de no ha
lugar a deliberar, y los sefores Bonet y Portuondo solicitan aclaracionee del sefor BeltrAn, quien
conoreta su proposici6n, respect a todas las enmiendas references al articulo que se debate.-En vo-
taoi6n nominal, por cuarents votos en contra y ooho a favor, es rechazada la proposici6n del sefor
BeltrAn.-El senior Andreu usa de la palabra a favor de su enmienda, siendo interrumpido por los
seioree Salazar y Portuondo.-Consume un turno en contra de la enmienda el sefor Salazar, y, on
votaoi6n nominal ee rechazada por 41 votos en contra y 8 a favor. Explican sus votos los sefiores
Aguirre, Alfert, Campoe Marquetti, Castillo, Garcia Rivera y Portuondo.-Enmienda de los sefioree
Duque y 06spedes autorizando a la mujer para el inmediato ejercicio del sufragio.-La apoya el se-
fior Duquq y la oombate el senior Nufes Portuondo e intervene on el debate, para aclaraciones, el so-
fior Campos Marquetti.-En votaoi6n nominal por 46 votos en contra y 6 a favor es reohazada la
enmienda.-Zxplica su voto el senior Garcia RJvera.-Al leerse una enmienda del senior Portuondo
el sefor Nufies present la onesti6n incidental de no ha lugar a deliberaci6n, la que se aprueba en







2 DIARIO DE BIIONEB DE LA OONVENCION OONSTITUYENTE

votaci6n nominal per 42 vote a favor y 7 an contra.-Explican sus votos los sefiores D'Beei y Por-
tuondo.-A propuesta del senior Viristo Gutierres me prorroga Is sesi6n hasta las 8 y 30 minutes p.
m.-El sefior Portuondo consume un turno en pro del articulo 2o. del dictamen de la Oomisi6n Es-
pecial.-Propone el sefor Viriato Gutierrez, y asi so aouerda, votar separadamente el articulo 2o.,
aprobandose los tree primeros incisos, en votaci6n nominal.-Al darse lectura al inciso 4o. anuncia
el senior Oampos Marquetti una enmienda y la Presidenoia aplaza el debate, pasandose a tratar
el pirrafo final del articulo, el que fu6 aprobado en votaci6n nominal, por 47 vote a favor y 3 en
contra.-Explio su voto el sefor Hernandez Oartaya.-Lectura de la enmienda del senior Oampos
Marquatti suprimiendo el inciso 4o. del dictamen.-La explica su autor, hablando a favor de la
misma el sefior Portuondo.-La enmienda es sprobada en votaci6n nominal, per el voto favorable
de loe 50 sefiores Delegados presentes.-Explica su voto el seffor Nfies Portuondo y recoge una
alawi6n personal el sefior Portuondo.--e da lecture a la disposici6n 15 del diotamen, que modifioa
el articulo 15 del Proyeoto de Reforms Oonstituoional.-Consume un turno a favor el seflor Agui-
rre y en contra el seflor Lagueruela, y hallandoee este senior Delegado en el uso de la palabra, sl
Presidencia levanta la sesi6n alas 8 y 30 p. m. por haber expirado la pr6rroga aoordada, convo-
cando a la Oonvenci6n para el pr6ximo dia las 4 p. m.


SR. PRESIDENT (SkNCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
va a pasar lista, para comprobar si hay quorum.
(El Ofcial de Actaa pasa lista.
Estando presents 50 sefores Delegados, se abre
la sesidn.
Se va a dar lectura al acta de la sesi6n anterior.
(El Oficial de Actas, leyendo):


CONCURRENTES:

President:
Antonio S. de Busta-
mante.

Secretarios:
Viriato Guti6rrez, Pe-
dro A. Alvarez

Delegados:
Aguirre, Alfert, An-
dreu, Armas, Ar6sto-
gui, Artola, Balanz4,
Barrero, Beltr&n, D'
Beci, Bello, Bonet,
Campos Marquetti,
Camps, Cap6, Carta-
ya, Castillo, C6spedes.
Collado, D6n, Duquce
Espinosa, Garcia Ma-
drigal, Garcia Rive-
ra, Guerra, HernAn-
dez Cartaya, Jiztiz,
Lagueruela, Miranda,
Molinet, M o n t e r o,
B e r n a l, Montero
Broin, N6fiez, Oropa-
sa, Pella, P6rez Val-
d6s, Pino, Planas,
Fortuondo, P u r 6 u,
Ramirez, Salaza i,
Santo Tomis, Silva
Gil, Silva Mufioz y
Zubizarreta.


En la ciudad de la Haba-
na, a los site dias del mes
de Mayo de mil novecientos
veinte y ocho, se reunieron
en el Sal6n de Sesiones de
la Camara de Representan-
tes, los seiiores Delegados a
la Convenci6n Constituyente
que al margen se expresan,
para celebrar sesi6n ordina-
ria, bajo la Presidencia del
senior Antonio SAnchez de
J3ustamante y actuando de
Secretaries los sefiores Viria-
to Guti6rrez y Pedro A. Al-
varez.
A las cuatro p. m. la Pre-
sidencia declare abierta la se-
si6n, ordenando se pasase lis-
ta, a la que respondieron los
cuarenta y nueve sefiores De-
legados que al margen que-
dan expresados, por lo que
debidamente comprobada la
existencia del quorum, se le
di6 lectura al acta de la se-
si6n anterior de fecha cinco
de los corrientes, la que fu6
aprobada sin modificaciones,
en votaci6n ordinaria.


La Convenci6n se di6 por enterada de una comu-
nicaci6n suscrita por el sefor Eugenio Molinet, den-
do las gracias a este Cuerpo, por el acuerdo adopta-
do en relaci6n con el nombramiento heoho a su fa-
vor, para el cargo de Secretario de Agricultura, Co-
mercio y Trabajo.
El senior Viriato Guti6rrez propuso a la Conven-
ci6n, se adoptase el acuerdo de conceder un receso,
a fin de celebrar un cambio de impresiones el Co-
mite Parlamentario Liberal, lo que fu6 aprobado en
votaci6n ordinaria, suspendiendo la Presidencia la
sesi6n, a las cuatro y quince minutes p. m.
Reanudada la misma a las euatro y treinta y cinco
minutes p. m. se le di6 lectura a una comunicaci6n
suscrita por el senior Presidente de la Comisi6n Es-
pecial enviando el Dictamen formulado por dicha Co-
misi6n al Proyecto de Reforma Constitucional.
Dada lectura al Dictamen referido, el sefor Gu-
ti6rrez propuso, que, con suspension de todos los pre-
ceptos reglamentarios se entrase en la inmediata dis-
cusi6n del mismo, lo que fu6 aprobado en votaci6n
ordinaria.
Se le di6 lectura a una moci6n suscrita por el se-
fior Viriato Gutierrez, proponiendo se votase el Dic-
tamen por preceptos y declarando libre el debate,
siendo enmendada por el senior HernAndez Cartays,
en el sentido de que las votaciones fuesen nominales,
y sin discusi6n. Fu6 aprobada en votaci6n ordinaria
la moci6n, con la enmienda presentada.
Puesta a discusi6n la totalidad del Dictamen, con-
sumieron turns a favor, los sefiores Nifiez Portuon-
do y Castillo, no solicitando ningin senior Delegado
la palabra en contra.

En votaci6n nominal fu6 aprobada la referida to-
talidad, por el voto favorable de los cuarenta y siete
sefiores Delegados siguientes: Aguirre, Alfert, An-
dreu, Armes, Ar6stegui, Artola, Balanz6, Barrero,







DIARIO DE BE IONES DE LA OONVENCION OONSTITUYENTE 3


D. Beci, Beltran, Bello, Bonet, Campos Marquetti,
Camps, Cap6, Cartaya, Castillo, C6spedes, D6n, Du-
que, Espinosa, Garcia Rivera, Garcia Madrigal, Gae-
rra, Hern&ndez Cartaya, Lagueruela, Miranda, Mo-
linet, Montero Bernal, Montero Broin, Nffiez Por-
tuondo, .Oropesa, Pella, Perez Vald6s, Pino, Planas,
Portuondo, Pur6n, Ramirez, Salazar, Santo Tomfs,
Silva Gil, Silva Muiioz y Zubizarreta.
Se le di6 lecture a una moci6n suscrita por el se-
fior HernAndez Cartaya, determinando la forma en
que habrin de discutirse determinados preceptos del
Dictamen, la que fue explicada por su autor, solici-
tando el senior Campos Marquetti, se le diesen lectura
al ser sometidos a discusi6n a los preceptos que guar-
daran relaci6n, y despu6s de nuevas manifestaciones
de los referidos sefiores, y de retirar el senior Campos
Marquetti su solicitud de votaci6n nominal, fue apro-
bada en votaci6n ordinaria la referida moci6n.
Puesto a discusi6n el artieulo primero del Dicta-
men, que se refiere al articulo segundo de la Consti-
tuei6n, consumi6 un turno en pro, el senior Zubiza-
rreta, 61 que hizo aelaraciones con respect a la su-
presi6n del ap6ndice constitutional, denominado "En-
mienda Platt" y sobre este filtimo asunto hicieron
manifestaciones y aclaraciones los sefiores D. Beci,
Nfifiez Portuondo, y Portuondo, asi como el senior
Andreu, el que propuso se votase el articulo en de-
bate, puestos de pie los sefiores Delegados.
En votaci6n nominal y puestos de pie, fue apro-
bado el articulo primero del Dietamen, por el voto
favorable de los cuarenta y siete sefiores Delegados
que a continuaci6n se expresan: Aguirre, Alfert, An-
dreu, Armas, Arostegui, Artola, Balanz6, Barrero,
D. Beci, BeltrAn, Bello, Bonet, Campos Marquetti,
Camps, Cap6, Cartaya, Castillo, C6spedes, D6n, Du-
que, Espinosa, Garcia Rivera, Garcia Madrigal, Gue-
rra, HernAndez Cartaya, Lagueruela, Miranda, Moli-
net, Montero Bernal, Montero Broin, Nifiez Portuon-
do, Oropesa, Pella, PBrez Valdes, Pino, Planas, Por-
tuondo, Pur6n, Ramirez, Salazar, iSanto Tom"s, Sil-
va Gil, Silva Mufioz, Zubizarreta, GutiBrrez, Alvarez
y Sanchez de Bustamante.
Explie6 su voto el senior Portuondo.
Se le di6 lecture al articulo segundo del Dictamen,
que se refiere al articulo treinta y oeho de la Cons-
tituci6n, asi como a dos enmiendas, una suscrita por
el senior Andreu suprimiendo el filtimo parrafo del
articulo, y otra de los sefiores Duque y CBspedes, su-
primiendo tambien el filtimo pArrafo del precepto, y
determinando que el Congreso dispondra la confecci6n
de un censo de mujeres, a fin de que puedan tomar
parte en las elecciones que habran de efectuarse en
Noviembre pr6ximo.
Tambi6n se le di6 lectura y la Convenci6n se di6
por enterada de una exposici6n suscrita por la sefora


Ofelia Dominguez, solicitando se conceda el sufragio
a la mujer.
Siendo las siete p. m. hora reglamentaria, la Pre-
sidencia levant6 la sesi6n."
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
aprueba el acta?
(Seiales afirmalivas).
Aprobada.
Se va a dar lecture a una moci6n.
(El Oficial de Actas, leyendo):

A LA CONVENCION:

Cumplida ya la funci6n para la cual fu6 convoca-
da esta Asamblea, los Representantes del pueblo de
Cuba se consideran en el caso de dirigirse al mismo,
exponiendo algunos juicios importantes, por la opor-
tunidad hist6rica en que se formula.
Aunque una interpretaci6n rigida de aquellos pra-
ceptos que regulan nuestra labor, pudiera servir para
sostener que debi6ramos limitarnos al studio de las
cuestiones planteadas en los acuerdos del Congreso,
es evidence que nos corresponde tambien consultar
los estados de opinion, los problems que se debate
y las aspiraciones nacionales existentes, ya que las
reforms acordadas deben reflejar, con la mayor fi-
delidad possible, la voluntad del pueblo que nos de-
signa. Y esta Asamblea precedida de un movimiento
de propaganda que tiene su inicio en el afio de 1913,
y que despu6s se reproduce peri6dicamente aspiran-
do a un cambio constitutional, se reune en momen-
tos en que es unanime la inteligencia entire los Par-
tidos cubanos y unanime tambien la adhesi6n y el
apoyo de todas las fuerzas activas del pais, en favor
de la continuacidn del actual gobierno. Por que esa
es una realidad que no podia pasar desconocida a es-
ta Asamblea, nos hemos visto en el caso de rechazar
el inciso (a) de la tercera disposici6n transitoria, que
establecia una limitaci6n incompatible con los deseos
manifestados por la opinion, de darle la necesaria
permanencia y estabilidad a nuestro Primer Magis-
trado, en la realizaci6n de su obra de gobierno. Rl-
sultaria inexplicable y contrario al espiritu de nues-
tro mandate, que estando generalizados en toda la
Repfiblica aquellos sentimientos, y habiendonos reu-
nido con el pensamiento inicial de prorrogarle sus
poderes, votaramos un precepto inhabilitando para
el period inmediato, a un gobernante que ha logrado
realizar el ideal hasta ahora ni siquiera intentado
por sus antecesores, de reunir en torno de un pro-
grama de reconstrucci6n cubana, todas las volunta-
des, todos los entusiasmos y todas las energies de la
Naci6n.
Reconocemos que la existencia de ese precepto de
la Tercera Transitoria, respondi6 a un impulse Ie







4 DIUINO DS 5!ONR5 DR LL GONVUINION 004NRUTXUYNNTS


delicadeza del mismo a quien pudiera afectar, en us
deseo de ofrecer al pals una vez mis, testimonio in-
diseutible de su falta de aspiraci6n al Poder, por mis
tiempo del que consideraba extrictamente necesario.
Pero esa raz6n de character personal, no nos absolve-
ria de la responsabilidad en que incurririamos noso-
tros, Representantes del pueblo de Cuba, si al asep-
tar dicho limite hici6ramos impossible la continuaci6n
de un sistema, tan fecundo en bienes pars la Repi-
blica. Por eso hemos tenido a bien deseeharla, apro-
bando, por el contrario, el artieulo 66. En la ponen-
cia que ha sido sometida a debate, redactada por
miembros muy ilustres de este Cuerpo, se explican
las razones de carheter doctrinal que fijan el alean-
oe de ese artieulo y la manera en que ha de aplicar-
se, definiendo que los nuevos periodos presidencia-
les empezaran a contarse desde las primeras eleccio-
nes en que est6 vigente la nueva Constituci6n. No
alcanzarf, por tanto, la prohibici6n al actual Presi-
dente de la Repiblica, General Gerardo Machado, en
el ease de que 61 acate, como esti en el deber de ha-
cerlo, por subordinarse al supremo interns de Cuba,
la designaci6n que le ofrecen la totalidad de las co-
leetividades y partidos politicos existentes. A ese lla-
mamiento, quiere la Convenci6n unir el suyo, no
fundindose en juicios apasionados, ni en razones pu-
ramente sentimentales o te6ricas, sino en el studio
somero y concienzudo de su actuaci6n, que abarca
todos los 6rdenes de actividad en que ha podido ser
itil al pais.
Pasados los tiempos de la lucha por los principios
y las ideologias, a los gobernantes se les juzga hoy,
mks que nada, por los hechos positives que realizan
en pro del engrandecimiento de los pueblos que ri-
gen. El orden, el trabajo y la cultural, son hoy los
primeros bienes de las naeiones verdaderamente li-
bres; y en ese terreno, una breve ojeada ha de ser-
virnos para sapreciar la magnitude de las iniciativas
que viene desplegando, desde su constituci6n, el pre-
sente Gobierno.
Aquella part de la opinion national capacitada
para juzgar con serenidad de estos problems y que
quiera considerarlos al trav6s de prismas de mayor
elevaci6n que el error de un grupo, debe recorder
las angustiosas circunstancias interiores y externas
porque atravesaba Cuba, al iniciarse el actual siste-
ma. Comenzando per la dificil situaci6n internacio-
nal que nos entristecia, viendo sepultado el concept
de nuestras instituciones en una atm6sfera de gene-
ral descrdito, y terminando por los detalles mis in-
aignificantes de nuestra vida national, nadie puede
desconocer el grade de prestigio y de mejoramiento
que hemos alcanzado por el eambio fundamental de
gobernantes, de metodo y de political. El pais puede
comprobarlo con una ligera enumeraci6n. Por lo
pronto, no hay ingerencias extrafias, ni convulsions


violentas, como las que empobreeieron la Repflblica
en sus primeros veinte y einco afios. Los partidos se
desenvuelven en medio de una elevada colaboraci6n.
Al amparo de ella, se ha restablecido la solveneia del
Estado, mediante el pago de sus adeudos; estA de-
purada la administraci6n de justicia; se realizan gran-
des progress en el sistema carcelario; se han multi-
plicado los medios de comunicaci6n y se ejecutan ver-
daderas mejoras en el pavimento y aleantarillado de
nuestras ciudades mas importantes. Nuestra ense-
fianza pfblica ha recibido un impulse que la coloca
al nivel de los pueblos mis progresistas. La Univer-
sidad, antes en decadencia, ha sufrido extraordina-
rias transformaciones; se han multiplicado por todo
el territorio las aulas, las escuelas nooturnas, las de
ruta ambulante, las de economic dombstica y todas
las que sirven para llevar al mayor nivel de prepa-
raci6n a la mujer cubana. Ademas, se han creado
varias academias comerciales y se estA terminando
la instalaci6n de la Escuela Industrial, oonstruida en
edificios modernos, mediante la cesi6n generosa he.
tha por el mismo Presidente de la Repuiblica. El
promedio de asistencia a los centros de ensefianza,
desde la Universidad a los mas secundarios, obtiene
entire nosotros una cifra que nos permit. sufrir la
comparaci6n con las naciones mas civilizadas. (Cuan-
do se termine la construcci6n, muy adelantada ya, de
los mil doscientos kil6metros de via central, seremos
el pais con mas vias de comunicaci6n en today la
America.
El que observe las actividades del pueblo cubano,
podrA advertir el entusiasmo y la fe eon que la nue-
va generaci6n se aparta del camino de las luohas del
presupuesto y de la political, para trazarse nuevos
rumbos en el campo econ6mico, mercantil y agricola,
realizando asi una de las modificaciones profundas
que reclama el caricter de nuestros pueblos. En el
period de tiempo a que venimos refiri6ndonos, Cu-
ba ha concertado, per primera vez, mas de tres Tra-
tados con potencias de primer clase, como Ingla-
terra, Francia y Espafia; ha creado Bibliotecas, Mu-
seos y Estaciones Agron6micas y nuestra capital ha
merecido la preferencia de que se hayan celebrado
en ella varies Congresos Internacionales, debiendo
sefialarse como un honor inmenso, el hecho de que
nos honrara con su visit el Presidente de los Esta-
dos Unidos de Am6rica, reafirmando asi, con ese act)
de cortesia, las grandes relaciones de confraternidad
entire ambos passes.
Esa es brevemente sintetizada la realidad que en-
cuentra la Convenci6n 'Constituyente, en el mismo
moment en que el sufragio la comisiona para la re-
forma de nuestro C6digo Fundamental. No era po-
sible que dejaramos de reflejarla en determinadas
parties de la Reforma. Por fortune, el heohe de que
al promulgarse 6sta, se inaugure un nuevo period







DIARIO DE BESIONZ8 DE LA 00NVENOION OONSTITUYZNTE 5
II


constitutional, permit que en la misma se armonicen
la eliminaci6n del principio reeleccionista, aconseja-
da por la experience de repetidas ensefianzas hist6-
ricas, con el prop6sito intensamente manifestado por
todas las classes sociales, econ6micas y political del
pais, de prolongar cuanto sea possible la permanencii,
beneficiosa y fecunda del actual Presidente, en la
Primera Magistratura de l a Repfblica. El ejemplo
de otras naciones, con mayor tradici6n que nosotros,
nos esta demostrando de qu6 manera, aun en las de-
mocracias mas civilizadas, no es possible prescindir
con facilidad de las condiciones y del caracter de
uno de esos hombres que de tiempo en tiempo repre-
sentan en las alturas del Poder, las supremas nece-
sidades de un pueblo. Ningon pais pretenders tener
mayor ejecutoria de democracia y de libcrtad, que
Francia y en esta gloriosa Naci6n, partidos, grupos
parlamentarios y periodistas, vienen declarando in-
sustituible a uno 61lo de sus politicos dirigentes, al
que suponen como el salvador en las crisis temibles
porque ha atravesado. Cuando en medio de una bri-
Ilante generaci6n de estadistas, de pensadores y de
politicos, se pronuncia en Francia, frente a una figu-
ra inica, el calificativo de iHombre necesariol, no
podri atribuirse a manifestaciones inferiores de nues-
tro carecter, ni a razones insignificantes, el que la
Convenci6n cubana formule igual juicio, con ente
ra convicei6n patri6tica, frente al hombre que ha sa-
bido restablecer el cr6dito exterior, reformer los Aran.
celes, conjurar la crisis de los Bancos, restablecer el
orden, moralizar las costumbres, poblar el territorio
national de agriculture, de escuelas y de caminos y
dirijir la atenci6n de las generaciones que surgeon,
hacia nuevos horizontes de actividad y de trabajo,
buscando una Repfiblica mas feliz, mis culta y mfis
pr6spera. Con menos titulos que esos, otras nacio-
nes, tan liberales y tan cultas como nosotros, reve-
'tncian el nombre de sus gobernantes y se preocupan
ante la necesidad de sustituirlos en sus cargos.

Cuba se hall jn uno de los periods de intense
idealidad constructive, que de 6poca en 6poca, ab-
sorben todas las magnificas vitalidades de un pue-
blo. No es que los grandes cubanos que pasaron an-
tes por la Primera Magistratura, dejaran de sentir
los mismos impulses patri6ticos e id6nticas ilusiones
por el mejoramiento y la grandeza de su patria.
Pero ha side necesario ese period inevitable de lu-
chas y de perturbaciones que sigue siempre al naci-
miento de un pais en formaci6n, para que se operara
en el espiritu national esa reacci6n fecunda, que nos
permit ofrecer el especticulo maravilloso que pre-
sentamos hoy, como ejemplo entire las nacionalidades
de Am6rica, orientindonos hacia un porvenir digno
de nuestros heroismos y de nuestras grandezas pasa-
des. Y no podemos desconocer que en gran part
se debe esa feliz transformaei6n de nuestra realidad


national, a la circunstancia de que con el prop6sito
,de rectificaci6n en el pueblo y con el deseo de reco-
ger las experiencias de un cuarto de siglo perdido en
la obra de construir nuestra nacionalidad, ha coin-
eidido la presencia en el poder, de un gobernante en
quien concurren las condiciones excepeionales de los
grandes constructores de pueblos. La Historia habla
con elocuencia indiscutible. Las patrias las fund el
heroismo de muchos. Casi siempre la cultural, el pro-
greso, el orden y la paz, de una nacionalidad en for-
maci6n, se deben al esfuerzo personal de un gran
estadista.
Esa es la send que el porvenir parece trazarnos.
Por lo mismo no vacila la Convenci6n Constituyento,
en reafirmar que el General Gerardo Machado y Mo-
rales, por los compromises que tiene contraidos y por
su historic de fundador de la Repiblica, se encuen-
tra en la obligaci6n ineludible, de aceptar un nuevo
period presidential.
Nosotros pedimos al pueblo de Cuba, que aprecie
con perfect justicia la solemnidad del moment en
que hacemos estas declaraciones. El lia en que los
Delegados de una Asamblea como esta, se reunen pa-
ra redact r sus C6digos, ofreciendose a la mirada de
la posteridad que ha de juzgarlos, es el dia en que
cada cual consult lo que tiene de mais alto y mis
puro en su coraz6n y en su inteligencia. Este es el
dia en que ha de manifestarse con mayor claridad
nuestro patriotism. Cuba, al traves de sus diversas
6pocas hist6ricas, ha tenido otras Constituciones. Los
que redactaron las anteriores, eran indiscutiblemen-
te cubanos de mayor gerarquia intellectual que la
nuestra. No pretendemos alcanzar su altura; pero
sin tener, ni su historic, ni su personalidad, ni sus
m6ritos, si sentimos la ilusi6n de que, al juzgar el
porvenir esta obra, ha de encontrarnos tan puros co-
mo ellos, en la intenci6n generosa y en el pensamien-
to desinteresado de servir a Cuba, deseando que mar-
che siempre por caminos de grandeza y de felicidad
para todos sus hijos".
Sal6n de la Convenci6n Constituyente, 8 de Mayo
de 1928.
(Fdos.) Viriato Gutierrez, Dr. Eugenio Molinet,
Gonzalo Ar6stegai, Emilio Nifiez Portuondo, Pedro
A. Alvarez, F. de Miranda, Victor de Armas, Jose
de J. BeUo, J. M. Espinosa, Generoso Campos Mar-
quetti, Matias Duque, Octavio do Cespedes.
SR. GUTIARREZ (VIRIATO) : Solicito que se imprima
y repartan copies.
SR. PRESIDENT (SINCHEZ DE BUSTAMANTE): 1 Esta
de conformidad la Convenci6n, en que se imprima
y repartan copias?
(Seiales afirmativas).
Acordado.







6 DIAIO DIB 8510NS DI LA OONVINOION 0ONSTITUTYNTI


Se va a dar lectura a una enmienda, que propone
la supresi6n del articulo segundo del Proyeeto. d
(El Oficial de Actas, leyendo) :
s
A LA CONVENOI6N CONSTITUYENTE:

El Delegado que suscribe, al amparo de lo dispues-
to en el articulo 49 del Reglamento, propone a la
Convenci6n que al articulo 38 de la Constituci6n,
que lo es el segundo de las Reformas Constituciona-
les, que se somete a nuestra consideraci6n, se le haga
la siguiente:

ENMIENDA

Que se suprima el iiltimo pirrafo de dicho articulo,
que dice:
"Las leyes determinarAn la oportunidad, grado y
forma en que la mujer cubana pueda ejercer el su-
fragio. Estas leyes deberan ser aeordadas por las
dos terceras parties de la totalidad de los miembros
de la Camara y el ISenado de la Repdblica".
*Quedando redactado con la supresi6n propuesta
dicho articulo, de la manera siguiente, segfn el text
de la reform propuesto:
"Articulo 38.-Todos los cubanos, mayores de 21
afios, tienen derecho de sufragio, con excepci6n de
los siguientes:
Primero: Los asilados.
Segundo: Los incapacitados mentalmente, previa
declaraci6n judicial de su incapacidad.
Tercero: Los inhabilitados judicialmente por cau-
sa de delito.
.Cuarto: Los individuos pertenecientes a las Fuer-
zas de Mar y Tierra que estuvieren en active".
En esta forma, haciendo cumplida justicia a la
mujer cubana, queda totalmente equiparada en de-
beres y derechos politicos a los hombres, que hasta
el present exclusivamente han tenido en sus manos
la direcci6n politiea del Estado.
Sal6n de Sesiones de la Convenci6n Constituyento,
a 7 de Mayo de 1928.
(f.) Porfirio Andreu.
SR. BELTRAN (SEBASTIAN): Pido que esa enmienda
sea rechazada totailmente, en votaci6n nominal.
SR. ANDREU (PORFIRIO): Sefior Presidente y sefio-
res Delegados: Amparado por el Reglamento y por
mi derecho, he presentado una moci6n, que la Asam-
blea aprobara o rechazarA, segfn lo crea convenient.
SR. BELTRAN (SEBASTIAN) : Mi proposici6n es inci-
dental y de acuerdo con el articulo nimero 51 del
Reglamento, debe someterse a votaci6n.


SB. PORTUONDO (AxhuCO) : Como euesti6n de or-
len, dir6 que con arreglo al articulo 53 del Regla-
nento, las proposiciones incidentales no se discuten,
ino que se someten a votaei6n inmediatamente.
SR. BELTRAN (SEBASTIAN) : Pido que se declare que
1o ha lugar a deliberar; y sean rechazadas las en-
niendas a ese articulo.
SB. PRESIDENT (SNOHEZ DE BUSTAMANTE): Se
ia presentado una enmienda al articulo segundo dal
Dictamen. Un senior Delegado ,ha presentado la pro-
posici6n de no ha lugar a deliberar sobre la enmien-
Ia. Conforme al Reglamento, la proposiei6n de no
ia lugar debe votarse sin discusi6n. De manera que
ie va a someter a votaci6n esa proposici6n.
SR. BELTRAN (SEBASTIAN): Votaci6n nominal.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Los
que est6n conformes con la proposici6n incidental de
"no ha lugar a deliberar" sobre las enmiendas pre-
sentadas, dirAn que si; los que esten en contra de la
proposici6n incidental, diran que no.
Sn. AOUIRRE (BENIGNO): DDe manera que votando
que si, se vota en favor de la proposici6n del senior
Beltran ?
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Si, se-
nor.
SR. PORTUONDO (AM IuCO): & La proposici6n del
doctor Beltran comprende una o todas las enmiendas
presentadas?
iSR. BELTRAN (ISEBASTIAN): Comprende todas las
enmiendas presentadas a ese articulo 38.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): La
proposici6n incidental del sefor Beltran dice que ie
rechacen todas las enmiendas presentadas a ese ar-
ticulo; que no se delibere sobre ellas.
SR. N(fTEz PORTUONDO (EMILIO): gLa aprobaci6n
de la enmienda del senior BeltrAn significa que no
se va a deliberar sobre esas enmiendas, que serAi
reehazadas ? & Eso es lo que quiere decir la proposi-
ci6n del senior BeltrAn?
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): La
proposici6n incidental del senior Beltran es para que
no se delibere sobre ninguna de las enmiendas pre-
sentadas a ese articulo. Los que est6n conformes
con la proposici6n incidental, es decir, con que no se
discutan ni se voten las enmiendas presentadas a ese
articulo, votaran que si; los que est6n en contra de la
proposici6n incidental, es decir, los que deseen que
se discutan las enmiendas, votaran que no.
(Se efectia la votaci6n).
SR. PRESIDENDE (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Han
votado que no, 40 sefiores Delegados y 8 que si.
(Votaron a favor los seiores: Armas, Ar6stegui,






DIARIO DE 88IONE DE LA 00NVENOION CONSTITUYENTE 7


Artola, Beltrnti, Bello, Guerra, Miranda y Molinet.
(Votaron en contra los seiiores: Aguirre, Alfert,
Andreu, Balanz6, Barrero, D. Beci, Bonet, Campos
Marquetti, Camps, Cap6, Cartaya, Cgspedes, Colla-
do, D6n, Duque, Espinosa, Garcia Madrigal, Garcia
Rivera, C. F. G-utigrrez, Herndndez Cartaya, Jistiz,
Montero Bernal, Montero Broin, Nliiez, Oropesa, Pe-
lla,, Pgrez Valdes, Pino, Planas, Portuondo, Pur6n,
Ramircz, Salazar, Santo Tonuis, Silva Gil, Silva Mu-
~ioz, Zubizarreta, Alvarez, V. Gutigrrez y Sdnchez
de Bustamante).
Queda desechada la proposici6n.
SR. ANDREU (PORFIRIO) : Pido ]a palabra.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tiene
la palabra el senior Andreu.
SR. ANDREU (PORFIRI) : Sr. President y seiiores
Delegados: Felicito a esta Asamblea, por su votaci6n
Deploro que mi querido compafiero haya pretendido
lo impretendible: que no se delibere y que no haya de-
bates.
SR. BELTRAN (SEBASTIAN) : Yo no pretendia qua
no se deliberase, sino que se discutiese, tal como apa-
rece en el dictamen de la Comisi6n.
SR. ANDREU (PORFIRIo) : Respecto a la enmienda
mia, yo tengo el dereeho de sostenerla.
Decia, queridos compafieros, que podia pretenders
oscurecerlo todo; pero, en lo absolute, que una Asam-
blea, netamente deliberativa, preseindiese del debate.
Tal parece que result pequefio el circulo que ten,-
mos a nuestro alrededor, para pretender todavia es-
coger una equivocada ruta que pareciera sospecho-
sa a los ojos del pais, que parece que no mira, per)
atisba, la labor que se esta realizando, noble, santa
y pura.
Sn. PORTUONDO (AMxRICO) : &Me permit S. S. una
interrupci6n ?
SR. ANDREU (PORFIRIO) : Con much gusto.
SR. PORTUONDO (AMaERCO) : He oido decir al Sr.
Andreu que nos estamos moviendo dentro de un f6-
rreo y estrecho circulo. Yo deseo declarar muy alta-
mente que nos movemos, por el contrario, dentro de
una esfera de acci6n amplisima, sin otros limits que
la conciencia de cada cual y el concept de sus respon-
sabilidades. Asi esta formado nuestro circulo de
acci6n.
SR. ANDREU (PORFIRO) : Parece que el senior Por-
tuondo no me ha comprendido, o yo no me he expli-
eado bien.
SR. PORTUONDO (AMbICO) : Lo lamento.
IS(. ANDREU (PORFIRIo): Yo no puedo pensar ja-
mis, ni decir, que el circulo en que se desenvuelve


la Asamblea a que yo pertenezco no es el que ella
se merece. A lo que me refiero es a que aqui no se
desen escuchar las razones, manifestaciones y sen-
timientos que cada sciior Dclcgado quiera hacer en
uso de su perfect derecho.
Antes que nada, he de hacer un pequefio an'lisis de
los motives por los cuales, disintiendo do mnis que-
ridos compafieros los Srcs. CUspedes y I)uquc, he
presentado la enmienda. vn forma distinta a la de
ellos, pero con el mismo fin. Mis qucridos com-
pafieros descan que, en lugar del p.irrafo iltimo del
articulo 38, se lleve el parrafo que ellos sefialan; y cn
esa forma corren el riesgo, con seguridlad, de haber
legislado; acto estc que nosotros no podemos hacer.
Tenemos funciones, en ese aspect, de consult, de
acuerdo con cl articulo 115 de la Constituci6n, respec-
to a los problems que se nos han planteado; podemos
aceptar, podemos rechazar part o la totalidad de
un articulo. La norma ha sido establecida por la dig-
nisima Comisi6n que inform la Reforma, y por eso,
mi enmienda propone que se rechace el final del ar-
ticulo, porque, rechazado ese extreme, la mujer cuba-
na obtiene el sufragio universal, porque el articulo
queda, entonces, redactado en esta forma: "Todo cu-
bano...
continuea leyendo).
A menos que algin cerehro privilegiado logre de-
mostrar que las cubanas no son "cubanos", quedaria
debidamente justificado que tienen el dere(ho del
sufragio.
Estamos discutiendo, queridos compafeiros, en pie-
no siglo XX, y con ello ya os puedo manifestar qu'
se plantea un debate en la 6poca en que aquel celebre
frane6s, quizAs no igualado en today la humanidad
declar6 que este siglo era el de la libertad de la mu-
jer, como el XIX era el de la libertad de los hom-
bres.
La mujer ha tenido, a trav6s de su existencia, trcs
conquistas. Ha efectuado dos en Cuba, una total,
otra a medias; y lucha per su conquista definitive en
el campo politico. Conquist6 la mujer, primero, la
libertad de amar. Llevad vuestras mentes a 6pocas
pasadas en que la mujer no elegia el compafiero de
su alma ni de su vida, en que se lo imponia la con-
veniencia paterna o de familiar. La marcha lenta del
tiempo, el desco de emancipaci6n de todo eselavo, lle-
v6 a la mujer a la libertad de amar, al derecho de
elegir al compafiero de su vida y al derecho de aban-
donarlo si no convenia a sus afecciones del coraz6a
y a sus propios intereses materials. Ha obtenido la
libertad econ6mica, el derecho de trabajar, el dere-
eho de compartir, en las oficinas pi'blicas, con gran
eficiencia, las labores con nosotros sus hermanos; el
derecho de no sueumbir en el hogar en la mAs espan-
tosa miseria y salir a la via pfibliea a buscar el pan
para ella y para sus hijos; y, ahora, quiere conquis-







DUIAO DR 530N33 DR LA OONVUNO!ON OONBTITUYRNTN


tar la libertad political. No es de estos tiempos la
conquista, queridos compafieros. Ouando la hoguera
franoesa de 1789 hizo surgir la Declaraci6n de los
Dereohos del Hombre, Olimpe de Gouges, francesa,
en 1871, presentaba a la Asamblea lo que ella llama-
ba liberaci6n de la ciudadana francesa. Eran dies y
siete articulos 19s que present. Yo voy a leer
trees, y recorded que de esto haoe 123 afios nada mAs.
Decia Olimpe de Gouges a aquella Aaamblea, en su
articulo primero:
"La mujer nace libre e igual al hombre en dere-
ehos; y todos los ciudadanos, como todas las ciuda-
danas, deben ser admitidos igualmente a todas las
dignidades, sin otra limitaci6n que sus virtudes y su
talent .
1'Ojala siempre este postulado de Olimpe de Gou-
ges se hubiera realizado; y ojalA que los hombres y
las mujeres llegaran a los altos cargos por sus vir-
tudes y por su talent I Si fuera asi, quizAs la ha-
manidad no se desenvolviera como se desenvuelve.
En su articulo segundo decia asi: "El principio
de today soberania reside en la naei6n, y esta la com-
ponen por igual el hombre y la mujer".
Y el tercero y iltimo de esos articulos, i qu6 arran-
que mis ideal, no de alma de mujer, sino de h6roe 1,
dice asi: "La mujer tiene el deredho de subir al pa-
tibulo, ella debe tener igualmente el dereeoho de su-
bir al Parlamento".
Y si eso decia Olimpe de Gouges hace 123 afios,
ec6mo es possible que todavia le discutamos el dere-
cho inmanente que como derecho natural, o como de-
reoho de ciudadano, o como dereoho human, tiene
de compartir con nosotros la direcci6n de la nave
del Estado
Yo no deseo, en form alguna, ofender vuestra
intelectualidad; y lo haria si me pusiera a recorrer
la fama formidable de mujeres que han honrado la
Ciencia, las Letras y las Artes.
,86, de sobra, que la preparaci6n mental, muy su-
perior a la mia, de todos los que me escuchan, esta
por encima de esa list extensisima que yo podria
presenter; pero si quiero indicar, no ya dentro de
ese orden, sino en el orden politico, en el orden de
Estado, en el orden de la gobernaci6n de un paia,
CeuAl de ustedes ha olvidado a Isabel y a Victoria
de Inglaterral? cuil ha olvidado a Catalina de Iu-
sial, icual de ustedes ha olvidado a Catalina de M6-
dicis, a Guillermina de Holanda, a Maria de Ruma-
nia? De las primeras, dijo Stuart-Mill, que eran los
mejores reyes de Inglaterra; y de las otras, si las com-
paramos con algunos jefes de Estado de otros pales
para los que guardamos el mayor respeto, resultant
pequeiios junto a aquellas enormes mujeres.
Sin embargo, faltaba la prueba plena, la prueDa
absolute, la prueba definitive de la capacidad de las
mujeres; y llega 1914, lBega la Gran Guerra. iEs


necesario, queridos compafieros, deciros a vosotros
lo que cuando se desenvolvi6 el drama tremendo en
los campos europeos realizaba la mujert ?tb6is de so-
bra que en la Francia enter ocuparon el lugar
del hombre; sab6is sobrado que mientras los hombres
luchaban en las trinoheras frente al enemigo impi-
diendo la invasion de su Patria, mientras el hombre
combatia, la mujer ocupaba todos los sectors de la
Naci6n, superAndolo, acaso, en esa labor.
De heroismo, hablamos los hombres, porque nos
enardecemos en el combate, en el combat que entu-
siasma, que enardece; y, sefiores, el heroismo estA
en la Hermana de la Caridad y en la enfermera, que
lo mismo curan las heridas...
SR. PORTUONDO (AMRIco) : LeMe permit una in-
terrupci6n, con la venia de la Presidencia?
SR. ANDREU (PORFIRIO) : Con much gusto.
.SR. PORTUONDO (AMtRIco) : Se referia el senior An-
dreu a las grandes mujeres extranjeras, a su heroi3-
mo, y no recordaba el heroismo grande de las muje-
res cubanas. & Aeaso olvidaba a la madre de los Ma-
ceo?
ISR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Hay
un precepto reglamentario que ya he tenido la oca-
si6n de recorder a los sefiores Delegados y que pro-
hibe las interrupciones. Es el articulo 63, que dice
que ningin Delegado, mientras est6 en el uso de la
palabra guardando la debida correcci6n, podra ser
interrumpido Y es convenient que los sefiores De-
legados tenga en cuenta este articulo.
SR. PORTUONDO (AMBRICO) : Para una explieaci6a
ligera. Ha sido un error mio, pero ha sido un error
debido a nuestras prictioas, pues que desde el co-
mienzo de los debates venian tolerandose las inte-
rrupeiones.
SR. SALAZAR (LUIs FEUPE) : Sr. President: Quie-
ro hacer constar que pido la palabra, en contra de la
enmienda del sefor Andreu.
SR. PRESIDENT (SANCHEz DE BUSTAMANTE): Con-
tinue en el uso de la palabra el senior Andreu.
SR. ANDREU (PORFIRIO) : Realmente entusiasma con-
templar c6mo se nos sigue con tanta atenci6n, con
tanto cuidado, y se desea sobrepasarnos sobre nues-
tros pensamientos; y el propio cerebro del que habla,
por la forma en que trae ordenado su propio traba-
jo, quisiera recorrer, primero, el universe, para lle-
gar, despubs, a Cuba. He ahi, que no veo el motive
de tanto apuro por acabar, tanto empefio por termi-
nar, como si la vida fuera tan corta, para finiquitar
ripidamente la obra que se realize por primer vez,
que nos llena de gloria para nuestra persona y para
Cuba: la reunion de esta Asamblea Constituyente.
Decia que har6 un recorrido por el Universe para,


-- --







DIARIO DE BESIONE8 DE LA 00NVENOION OONSTITUYENTE 9
I I


despu6s, venir a nuestra Patria y a nuestras ciudades
encantadoras a contemplar nuestras mujeres, a las
que se les niega el sufragio cuando ellas, tambien,
estAn plet6ricas de epopeyas gloriosas, de intelectua-
lidad y de preparaci6n moral, de virtud y de herois-
mo, como esa madre de los Maceo, la madre de los
"Gracos cubanos", a cnyo recuerdo es precise caer
de rodillas mientras los labios pronuncian su nombro,
con veneraci6n.
Asi, euando termin6 la epopeya incomparable del
14, cuando la mujer, representada en aquella confla-
graci6n por Edith Caldwell, nos ensefi6 a caer con
la sonrisa en los labios y sin odio en el coraz6n, en
los paises civilizados, en su totalidad, tan civilizados
como nosotros, se hace el balance; y el balance, quc-
ridos compaiieros, arroja lo siguiente: Inglaterra, la
gran Inglaterra, la soberbia Albion, en 1919 le otorgo
el sufragio a la mujer inglesa; Alemania, la prusia-
nizada Alemania, la de la bota y la espada, al surgir
libre en 1919, le otorg6 el sufragio a la mujer alema-
na; Rusia, la de los cosacos, la de las estepas, la de
la Siberia ennegrecida, al convertirse en Reptiblica,
le otorg6 el sufragio a la mujer en 1919; y la misma
Noruega, Dinamarca, Suiza, Finlandia, Checoeslova-
quia y otras, tambi6n otorgaron el vote a la mujer.
LAstima grande, y tiene su explicaci6n, que aqu6llas
de origen latino, como la Francia inmortal, la Italia
del arte y la Espafia progenitora, no hicieran igual,
por razones ancestrales de la 6poca romana.
En nuestra America, alli estan los Estados Uni-
dos, la Argentina, el Brasil; alli estin las principa-
les Repfblicas del hemisferio americano, donde esa
conquista se consigue paso a paso.
A'hora, entremos en Cuba. Ahora es cuando yo
quisiera ver al queridisimo compafiero que me ooje-
taba, para analizar lo que hizo la mujer cubana per
nuestra emancipaci6n; ipues no hizo poco!, llev6 en
su seno a la falange enorme del 68 y amamant6 y
eduoe en sus virtudes y levant en su altruismo a
nuestros mAs grandes guerreros, y di6 ejemplo subli-
me, como Candelaria Acosta, confeccionando esa ban-
dera que sirvi6 para que miles de cubanos se ii'za-
ran al grito de "libcrtad, independencia o muerte"
en aquella secular lucha.
Y Ilega el moment de la Reforma; y ayer, mi
queridisimo compafiero, el doctor Niifiez Portuondo,
cuando hablaba del sufragio femenino, lo decia: en
la Convenci6n de 1901 se hizo una timida insinua-
ci6n, y tenia raz6n, como siempre la tiene mi queri-
do compaiiero; pero yo me pregunto: si en 1901 se
hizo una timida insinuaci6n, en 1928, -y perdonad-
me,- ha side, tambi6n, timida la insinuaci6n.
SPor qu6 ese empefio de mantener la desigualdad
legal y hasta anti-constitucional, de la mujer con
respect al hombre? Por qu6 hemos de mantenerla,


en la Constituci6n, como la mantenemos en el C6digo
Civil, desigual? 6 Por qu6 hemos de mantenerla, co-
mo la mantenemos en el C6digo Penal, en que la desi-
gualdad llega a ser una verdadera monstruosidad, en
que se autoriza el asesinato, con impunidad, en un
pais en que hay divorcio absolute?
Sn. N&1EZ PORTUONDO (EMILIO): ~,Cu i es el ar-
ticulo 1

SR. ANDREU (PORFIRIO) : Autoriza el C6digo Penal
el asesinato, con impunidad, en el articulo que trata
del adulterio, querido compafiero; y lo digo sin re-
servas mentales; en un pais en que hay divorcio ab-
solute, asesinar a una mujer por esa causal es, per-
d6nenme la frase, un asesinato. Eso es estar equi-
vocados; los hombres no tienen derecho a matar por
lo que ellos encuentran tan benigno para ellos.

SR. CAMPS (MANUEL): Porque tienen honor.
SR. ANDREU (PORFIRIO) : El honor lo tienen todos
los hombres, todos los caballeros, distinguido compa-
fiero, eso no es problema de honor, el honor no entra
en eso; basta divorciarse. Puede ser que el que se
crea lastimado en su honor en este terreno, en otras
cosas su honor no salga bien parade, y sea muy be-
nevolo.
En la Constituci6n, en la reform, nos encontra-
mos la misma deficiencia, la misma desigualdad.
Mientras el hombre tiene el derecho del sufragio por
la Constitudi6n, o sea por leyes constitucionales que,
para variarlas y modificarlas, saben los queridos com-
pafieros la labor que hay que realizar, a la mujer se
le concede por leyes ordinarias. i'Por qu6? QuB ra-
z6n, que fundamento existe, si el articulo once de la
Constituci6n declara que todos los cubanos son igua-
les ante la Ley, sin fueros ni privilegios personales?
4 Qu6 raz6n hay para que nosotros, por nuestra dini-
ca condici6n de varones, tengamos ese privilegio y
ese fuero?
No hay, dentro del problema que se debate, una
sola raz6n verdaderamente firme, absolutamente nin-
guna, que justifique el derecho de excluir del sufra-
gio a la mujer. Y no hablo, y nadie se atreverd a
hacerlo, de la inferioridad moral de ella, porque no
existe, y nadie es capaz de presentarla; y no hablo
de la incapacidad...
SR. SALAZAR (Luis FELIPE) : La incapacidad inte-
lectual.
SR. ANDREU (PORFIRIO) : Veremos, queridos com-
pafieros, la incapacidad intellectual de la mujer, con
la estadistica en la mano. Tenemos el veinte y cuatro
por ciento de analfabetos en los hombres y, solamen-
te, el diez por ciento en las mujeres, en relaci6n pro-
porcional con la poblaci6n.
Oidme, distinguidos compafieros, sobre la intelec-








10 DIARIO DE SISIONEZ DE LA OONVENOION CONSTITUYENTE


tualidad de la mujer; tenemos 737,393 electores va-
rones, con un promedio de 36, 9 por ciento de anal-
fabetos, es decir 272,472 ciudadanos analfabetos con
votos; y, en cambio, hay 590,677 mujeres con instruc-
ci6n que no tienen sufragio. Despu6s de esos datos,
no es facil hablar de la intelectualidad nuestra en la
citedra. Aqui hay profesores de nuestra Universidad.
Preguntadles si entire el grupo de alumnos y alumnas
no es superior, proporcionalmente, la intelectualidad,
en el grupo femenino. i Intelectualidadl i Si, a veces
algunos hombres brillan porque parece que los hacen
brillar sus mujeresl No hay razones de moral; no
hay raz6n de intelectualidad. Las razones que se
presentan son otras, y yo les guard el mas absolute
respeto, porque ellas son argumentaciones, porque
son ideas, y las ideas, aun las contrarias a las mias,
yo las respeto; pero tambi6n pudiiramos decir quo
no tienen suficiente solidez. Las razones se toman
en otro terreno. Se nos dice: Pero 6 c6mo la mujer
va a votar, con la political c6mo se hace? Y eso quo
parece un principio de argument, se puede contest
tar de esta manera: & Es verdad que Cuba va a man-
tener siempre la political que ha mantenido hasta ha-
ce tres afios? Es verdad que la politiea, en Cuba,
va a ser siempre la del revolver y la del coco-macaco,
como lo fu6 ? 7 Es verdad que en la antigua political
de Cuba, de violencia, del soborno y de la brava, co-
mo se realizaba hasta hace tres afios, la mujer no
podria votar? Yo os pregunto a vosotros si eso es
asi; si, desgraciadamente, se repitiera, entonces no vo-
tarian las damas, pero tampoco votarian los caba-
lleros.
Cuando el sufragio y la political tomen el cauce
que tienen que tomar, porque otras rutas y otros
sectors, ya los tomaron, y el timonel formidable que
dirige la nave del Estado, que ha podido encauzar
para sgloria de la Repfblica los destinos de la Pa-
tria, encauce tambien los derroteros de la political;
y cuando la political sea lid de ideas, cuando sea
lucha de merecimientos y cuando se desenvuelva ci-
vicamente i ah!, mis queridos compaiieros, entonces
la mujer y el hombre podrAn hacer uso del derecho
del sufragio; pero mientras no lo sea, y eso es lo que
ustedes temen, mientras las reorganizaciones se rea-
licen con individuos sacados del presidio, como se
hacia anteriormente; cuando se llegue a la puerta de
un Colegio Electoral y la punta de una bayoneta no
nos deje votar, como se hacia en el afio 1920, entonces
ni las damas votaran, ni los caballeros tampoco.
El otro aspect se refiere a algo que pudiera tratar
con muchisima competencia mi compafiero el doctor
Duque. Se refiere a la secreci6n de glAndulas; se re-
fiere a algo tan extrafio, que al introducirse el in-
dividuo en ese camino; al penetrar en ese estu-
dio, se llega a dudar, a veces, hasta del propio sexo.
(Aplausos y risas).


Preeisamente fundamentAndome en esa secreci6n
de glAndulas, fundamentandome en ese estado biola-
gico, he pensado que no se cual es la frontera del
hombre y la mujer; y por lo tanto, en la duda, sos-
tengo que ambos pueden votar. El problema no hay
que mirarlo en pequefio. La mujer cubana solicit
el derecho del sufragio. Tened cuidado, hombres,
que va a llegar el dia en que lo exija. Es preferi-
ble que en este aspect de la political que se desen-
vuelve, que en este aspect de political de armonia
que estamos desarrollando, convendria traerlas a com-
partir con nosotros la Aspera lucha political, y que la
mujer cubana nos trajese los efluvios de su sentimen-
talismo, que nos trajese ese enorme patriotism arrai-
gado en su alma; que nos trajese esa previsi6n que
la caracteriza, esa virtud tan suya y la propia inte-
lectualidad, que han adquirido en constantes estu-
dios. Y conste que nosotros no contamos con el po-
der de toda su fuerza, porque lo desdeiiamos.
Sefiores Delegados: Desde el 5 de Mayo de 1902,
Scuantas frases hermosas se habrAn dieho en este
sagrado recintol Pero yo os pregunto: habra algu-
na que sea comparable a la frase de: "Dios mio,
gracias, por haberme permitido besarla de nuevo",
que dijo la matrona Candelaria Acosta, ouando be-
saba esa estrella que ella cosi6 en la noche luminosa
del 9 de Octubre, para que alumbrara a los hom-
bres que se levantaron en la formidable maiana del
10 a libertar a su pueblo? Si esa frase lleg6 a lle-
nar este Ambito y a la Repfiblica, si fu6 necesario
traer a una mujer, para que esa frase nos iluminara,
I por qu6 perder nosotros la gloria de ser los que le
otorguemos su derecho? Porque yo se que de este he-
miciclo ha de salir el sufragio femenino. No perdamos
la. oportunidad; vaamos a tener esa gloria inmensa; ya
bastante han tenido otros; seamos nosotros los que le
otorguemos este derecho, a la mujer.
El problema queda a vuestra discusi6n. Meditad,
votad; mi conciencia queda tranquila. Cuando bese
a mis hijas esta tarde, pensare que he hecho todo lo
possible para que no continfien siendo esclavas; si no
lo logro, no importa: el esfuerzo se realize, el 6xito
del resultado import poco.
He terminado.
(A plausos).
SR. PRESIDENT (SINCHEz DE BUSTAMANTE) : Tiene
la palabra el senior Salazar.
SR. SALAZAR (LUIs FELIPE) : Sr. President y se-
flores Delegados: Puede parecer raro que yo venga
aqui a usar de la palabra para hablar en contra del
voto a la mujer. Parecera raro, por mi origen libe-
ral; pero ese mismo origen, despu6s de escuchar las
manifestaciones del querido compafiero senior An-
dreu, asi como su enmienda presentada, me obligan
a pronunciarme en esta forma. Nadie mas amante,






DIARIO DE BESIONES DE LA OONVENCION CONSTITUYENTE II


nadie mas admirador, y nadie mAs agradecido a la
mujer que yo. 'Creo que todo hombre debe de tener
respeto y carifio para la mujer, porque el que mal
se exprese de ellas, y crea lo contrario de lo que sus-
tento, cs un insensato, y hasta un menguado. El
hombre no solo debe respeto, sino que debe amor y
gratitude a la mujer: no hay que olvidar que ella es
digna de todas las consideraciones, que ella sc lo me-
rece todo.
Por eso yo quiero hacer resaltar cste concept an-
tes que nada, para quc ni siquiera se sospeche en niln-
gfin moment, y por imaginaciones mal intenciona-
das, que mi deseo y menos mi animo, es menoispre-
ciar ni herir a la mujer cubana, de quien estamos
iratando.
En la sesi6n inaugural de esta Convenci6n, oi con
el respeto que siempre me merece, la palabra autori-
zada del que boy ocupa, del que hoy nos honra con
su presencia en esta Asamblea, el hombre a quien
todos los cubanos debemos de mirar con afecto y
gratitud, porque ha sabido colocar muy alto el nom-
bre de Cuba en el extranjero, tan alto que ha hecho
que nuestra nacionalidad se fiance mas, que nues-
tra Patria sea admirada y respetada, demostrando
con su actitud y sus talcntos, prestos siempre
al servicio de Cuba, que no s6lo con las armas en
la mano se es itil a la l'atria; por eso pienso que
los cubanos debemos de tener para 61 la misma ad-
miraci6n, el mismo respeto, la misma consideracin
e igual gratitud que para aquellos fundadores de la
Patria; porque, seiiores, tarea dificil y ardua ha
sido conquistar nuestras libcrtades, pero tan dificil
o mis es la de consolidar nuestra independencia; oi
-decia- cuando hablaba, que era favorable al voto
de la mujer, que, aunque ligeramente, pero de una
manera elegant, y con la correcci6n que sabe 6l ha-
cerlo, se extendia en consideraciones respect a la
gratitud para la mujer cubana; y yo que oigo con
veneraci6n siempre al maestro, al querido maestro,
hacia el que tengo una gratitud inmensa y un gran
afecto y la admiraci6n mas profunda, pensaba que
sus palabras eran dichas con el alma, que todo es-
taba muy bellamente expresado, pero que era un
equivocado, al abogar por el otorgamiento del sufia-
gio femenino en nuestro pais. Esta afirmaci6n mia,
diferente a la opinion del querido maestro, no es una
osadia, y perd6neseme la inmodestia; pero los quie
como yo viven la vida political, no dde ahora, sino des-
de sus primeros aios, conocemos mAs el problema so-
cial, siquiera sea en lo politico, que el doctor Bus-
tamante, dado que 61 ha tratado y trata, no solamen-
te en nuestro pais, sino en los centros a que le ha
llevado su talent y sus conocimientos, lo mis seleeto
de la sociedad y en ella con escogidas mentalidades
femeninas; pero nosotros, repito, los que a la politi-
ca nos dedicamos, y mAs que nadie, los que hemos


ocupado puestos en la admininistraci6n de Justici
quc 1nos 1hai hicrii o Coiiover a Ioi(a la sociedad, podeinlos
hablar con mis conocimiento de las distintas capas
sociales de quc esti ctompuesto nuestro pais. Noso-
tros somos los que )podemos hablar no s6lo id la ca-
pacidad de la santa mujer cubana al dcrecho del su-
fragio, sino tambi6n do sus deseos respecto al ejer-
cicio do este derceho. Yo oi tambien con el mismo
respeto al compaiiero senior Andreu, author de lia mo-
ci6n (que me propongo comblatir, en so iscurso her-
moso, como todos los 'de 61, remiontarse a la vieja Eu-
ropa, para lablar de la hondad, de las virtudes y
de los talents y heroismos de la imii.jrr fraii es, de
las mujores inglcsuis, de la mrujcr rusa, de la minjlor
alemana, do la checocslovaki y zones decia el distinguido compafiero seior .\ii r'ic
I'ortuondo que no liabia que ir tan lejos; si, (lncrido
comnpaiiero Andreu, no hay (ilc recurritr al viejo con-
tinente para canter virtude.s, hlroisinosi y lihaer re-
saltar talentos en la clasc ll'emenina. Aqui, cn nuecs-
Ira Cuba, tcnemos la historic plagada con tanlas pi-
ginas de gloria y de heroismo trazadas por la muncr
culana, que seria prolijo enumerarlas. Yo lie visto
a la mujer cubana en los campos de la lucha por la
independencia, a dunidl siguicra Iras (l anulr do sus
dias, tras el compafiero de su alma, tr;s el lhrmian'
de su coraz6n, tras el hijo doe sus cnlt raiias; li he
visto acompafiarle en esos azarcs de la guerra; la he
visto con frases carifiosas atenuar el dolor (qu pro-
ducian las heridas; la lie visto curar sus heridas, y
la he visto con alma de espartana, imprimir cl flti-
mo beso a ese s6r querido, a quien imas de una vez
tom6 en sus brazos en el suprnemo moininto. Yo l
he visto en las poblaciones haciendo el servicio nils
peligroso y mas expuesto: el scr\vicio de cesl)ionajv
en favor 'de la levoluci6n cubana; la corresIondcri-
cia era sacada y entrada a las poblaciones y enviada
al extranjero, y ese servicio estaba en manos de nues-
tras her6icas mujeres. La he visto on el extranjero,
a pesar de su orgullo de cnbana-y dlije orgullo de
cubana, porque la mujer cubana sabe ser orgullosa
por naturaleza, puesto quI s.(' crid rica-pedlir ina
limosna mins de una vez para recabar recursos a fin
de sostener a sus hermanos que en los campos de
Cuba libre peleaban por conquistar el ideal supremo
de la independencia; y he visto mis, he visto ahora
mismo que la CAimara de Representantes de Cuba
celebrara un acto solemn, Ih visto la mano piadosa
de la mujer cubana que confeecionara la bandera que
en La Demajagua enarbolara Carlos Manuel de C-s-
pedes, que era despu&s con la que se daba el grito
de Yara; pero, repito, seria interminable relatar los
hechos realizados por nuestras santas mujeres. Pero
es lo cierto que ninguna de aquellas, y menos las
que confeccionaron esas gloriosas Ianderas, es parti-
daria de que so otorgue el sufragio a la mujer cu-
bana.







12 DIARIO DE B2IONEB DE LA OONVENCION 0ONSTITUYINTE


Es que la cubana, sefior Andreu, no quiere el vo-
to. Represento, o tengo el honor de representar, la
provincia mAs grande de la Repiblica, y apelo a
los dignos eompafieros que tambi6n vienen por aquel
Oriente sagrado, para que digan a la Asamrblea si
han recibido alguna nota, ni siquiera una solicited
verbal de alguna de nuestras compaieras, interesin-
dose por la concesi6n de este voto. Apelo a las de-
mAs provincias. Ahi esta Camagiiey, Las Villas, la
misma Matanzas, tierra que viera nacer a nuestro
compafiero senior Andreu, Pinar del Rio y hasta a1
Habana, para que me digan si han recibido algin
encargo respect a este particular.
SR. GARCiA RIVERA (ANDRES): En Pinar del Rio
hay unanimidad a ese respect.
SR. ISALAZAR (LUIS FELIPE) : Igual pasa en las pro-
vincias del centro y en Oriente.
SR. DUQUE (MATIAS): Tampoco se queria la gue-
rra.
SR. SALAZAR (LUIS FELIPE) : Yo no me voy a in-
miseuir en una discusi6n con mi querido compafiero
el doctor Duque, porque creo que es algo completa-
mente distinto, y podria llevarnos a discusiones que
tal vez puedan traer concepts de la revoluci6n, do-
sagradables por su inoportunidad de expresi6n; pero
si quiero hacer una afirmaci6n, en la que el doctor
Duque convendri conmigo. El noventa por ciento de
la Naci6n cubana queria la guerra, ahora que si todos
no fueron a ofrendar sus vidas por la independencia,
fu6 sin duda, porque no todos los hombres tienen el va-
lor personal e individual, o el colectivo. El doctor
Duque sabe, como yo, que en las poblaciones habia
quieil prestaba servicios mas expuestos que en la mis
ma manigua.
SR. DUQUE (MATiAS): Hay quien tiene los dos va-
lores: el personal y el colectivo.
SR. SALAZAR (LUIS FELIPE) : Puede ser, pero no es
lo corriente.
SR. DUQUE (MATIAS): Yo poseo esos dos valores.
SR. SALAZAR (Luis FELIPE) : LO felicito; yo no po-
seo ninguno de los dos (risas), los he dejado todos
a su sefioria. Pues bien; cuando hablaba el senior
Andreu, decia que se le negaba la intelectualidad a


ni aiquiera se deje el problema al Congreso, para ser
considerado en oportunidad mAs propicia, quiere que
se otorgue desde ahora ese derecho. Con este extreme
del informed del senior Andreu estoy en parte de acuer-
do, pero diferimos en que yo quiero que se deje la
redacci6n del articulo, tal como estA en la Constitu-
ei6n.
ISn. ANDREU (PorFInO) : A largo plazo.
*S. SALAZAR (LUIS FELIPE): El senior Andreu ha-
blaba de elecciones celebradas hace tres o cuatro afio.
de un pasado que yo no quiero recorder, porque creo
que es inoportuno recordarlo, de un pasado que fuE
bochornoso para Cuba, del cual estimo que todos Jos
cubanos, unos menos y otros mIs, tenemos respo.,sa-
bilidad Por eso creo que vale mis callar. Yo quie-
ro, senior Andreu, dar por sentado que se celebren
en lo adelante, heoho ya el censo para otorgar el su
fragio a la mujer cubana, elecciones tranquilas, elec-
ciones decentes, pero en las que no se puede suprimir
la pareja de la puerta del Colegio, y no se puede su-
primir el agent electoral dirigiendo las filas de elec-
tores, esos agents electorales en los que hay de t)-
do, cultos e incultos, educados y no educados; creek
sinceramente el senior Andreu,-y esto quiero que lo
contest con el coraz6n-cr6e que la mujer que se
precie de decent, correria al *Colegio a hacer el uso
de ese derecho del sufragio? No, en manera alguna;
alli correria la mujer que pudi6ramos llamar del so-
lar (risas). Tal vez, el senior Andreu, que no ha
contestado, cree lo contrario; en ese caso habrA que
confesar que estA ciego.
SR. CAMPOS MARQUETTI GENEROUSO) : I Me permit
'hacerle una pregunta, S. S.?
.SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): 'Sefior
Campos Marquetti: Permita que el orador termine
de hacer uso de la palabra.
SR. ISALAZAR (LUIS FELIPE): Yo me voy a adelan-
tar a contestar la pregunta de S. S.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO): Sr. Presiden-
te, yo le ruego que interpreted ese articulo 63 del Re-
fglamento de un modo amplio. Por una raz6n: por-
que mientras el orador habla, el que escucha, que
desea, naturalmente, ir formando opinion, debe y
puede hacer una pregunta, sin que esto signifiqua,
sin embargo que interrumpa.


la mujer, y me asombraDa, porque yo nunca ne oio0
esa expresi6n. ,Si la hubiera oido, diria o contestaria SR. PRESIDENTE (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tiene
que era manifiestamente incierto, que muchas mu- la oportunidad de hacerlo cuando termine, cuando
jeres cubanas, pero muchas, han side y son verdade- haya concluido; y tiene, adem&s, otro procedimiento:
ras intelectuales. Yo que hablo en nom.bre de todas, el solicitar la reform reglamentaria para modificar
las de cultural y las incultas, porque de todas hay, estos preceptos, porque no los hemos hecho para in-
vengo a oponerme al voto a la mujer en mi pais, por fringirlos.
el profundo respeto y la sincera admiraci6n que me- SR. CAMPOS MABQUETTI (GENEROSO): Yo no digo a
recent esas intelectuales. El voto o el sufragio como la Presidencia que se hayan votado para infringir-
quiere el senior Andreu, no puede ser; su enmienda los; sino yo decia que hacer una pregunta no es in-
es demasiado radical. El senior Andreu pretend que terrumpir.







DIARIO DE BESIONES DE LA CONVENTION OONSTITUYENTE 13


,SR. BELTBAN (SEBASTIAN): &Qu6 diferencia hay,
sefior Campos Marquetti, entire interrumpir y pre-
guntar I
SR. ISALAZAR (LUIS FELIPE) : Yo me voy a adelan-
tar a la pregunta, porque conozco la idea del senior
Campos Marquetti. Al hablar yo hube de decir: "1a
mujer del solar" y me referia, distinguido compafie-
ro a la mujer viciosa, a esa mujer de baja eafera, la
que permit que el hombre la explote, que viva de
su honor, en fin, a la mujer del subsuelo social.
SR. PORTUONDO (AMERICO): Yo ruego a la Presi-
dencia que invite al senior Salazar a dirigirse a today
la Convenci6n. Nosotros tenomos much gusto en
escueharle, pero 61 se dirige solamente al senior Cam-
pos Marquetti, y los que nos encontramos de este la-
do no podemos oirlo.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tiene
raz6n el senior Portuondo. Ruego al senior Salaza:
que se dirija a todos los seiiores Delegados.
SR. SALAZAR (LUIS FELIPE) : El senior Andreu se
ha marchado. Seguramente que 61 no dejaria a su
esposa y sus hijas, que fueran a hacer cola electoral
entire cierta clase de mujeres, que serian las que fini-
camente concurririan a los Colegios electorales. Pc-
ro hay mAs, no crean las intelectuales de Cuba que
iban a ser ellas las clectas; no, no y mil veces no.
Su bagaje de moralidad, inteligencia y honradez les
impediria, por su misma honestidad, mezclarse con
esa clase de mujeres; su misma condici6n las inca-
pacitaria para ocupar puestos electivos, porque las
mujeres a que me he referido, las mujeres de esa
capa social no otorgarian el voto mAs que a sus igua-
les, o a los hombres que comulgan con sus mismas
ideas, sus mismos procedimientos y su misma manera
de vivir.
SR. NfiEZ PORTUONDO (EMILIO): Vienen los hom-
bres buenos.
SR. iSALAZAR (LUIS FELIPE) : Eso es en lo que se
refiere al sufragio. El sufragio puesto en manos de
las mujeres, quiero aceptar que fuera practicable,
porque ellas concurrieran todas al Colegio electoral,
pero niego esa concurrencia por las razones expues-
tas. En la actualidad, otorgado el sufragio a los honm-
bres, sefiores, todos sabemos, y mas los Delegados quo
aqui estamos y que somos politicos, que el dia de
elecciones, los clubs y sociedades de recreo estAn con-
curridisimos. Como no son dias laborables, los 11ll-
mados neutrales, aquellos que dicen no deberse a la
political ni vivir de ella y hasta alardean de que no
les importa eso, como los que teniendo una posici6n
se deben a la political, no se mueven a ejercer ese
derecho, el mas sagrado que tiene el hombre, por no
sufrir los rigores del sol y de la lluvia, algunas veces,
no oir palabras gruesas y hasta vejaminosas, ni ro-


dearse de hombres que hasta consideran inferiored.
Si eso hacen los hombres, sefiores. qu6 no harAn las
mujeresa
Pero yo quiero conceder todavia al senior Andreu
que esas mujeres de median y superior cultural, de
honestos y buenos principios hicieran el sacrificio de
ir a votar i qu6 horror el voto de esas mujeres seria
otorgado al que el cura les indicara, porque el sacer-
dote en el confesonario, seria el arma mas poderosa
contra nuestra nacionalidad. Tendriamos, repito, ]s
political fatal del confesonario y de la zacristia, que
es la de peor clase. Volvamos la vista hacia nuestras
Repfblicas hermanas del continent, las que hablan
nuestro propio idioma, y vcamos cuan perjudicial cs
alli la influencia del cura; el sacerdote esta en todas
parties. Al sacerdote se le dice todo. Y no se me
diga que soy un equivocado, ni much menos un exa-
jerado. Yo s6 desde pequefio-porque allA en mi Orien-
to querido, lo mismo que en el Camagiiey legendario
y creo que hasta en el resto de la Repfblica, las ma-
dres cubanas desde pequefios hacen el coraz6n de
sus hijos, y le cuentan las anecdotas de la Patria-,
yo s6 desde pequefio, repito, por haberlo oido de la-
bios de mi inolvidable madre, que una matrona cu-
bana, allA en el her6ico Bayamo, se acerco a un con-
fesonario y creyendo en la sinceridad del sacerdote
en moments en que la confesaha, revel6 el movimien-
to revolucionario del 68, y ello hizo que se adelantara
la fecha del grito, ello hizo que fuera el 10 de Octu-
bre, porque si hubiera tardado mis, el movimiento
hubiera abortado. Y no se me argurente que eso
ocurriera en 1868, muchos afios atrA-, en que la mu-
jer estaba menos despierta. El afo de 189 cuand-
las Islas Filipinas luchaban r-,r sn independencia, el
doctor Rizel, una mentalidad, un homhre que pudi&-
ramos llamar el Marti de aquellas Islas, casado con
una irlandesa de gran cultural, pero que comn buena
irlandesa era muy cat6lica, creyendo igualmente comno
la cubana del 68 en el sagrado ministerio del sacerdote,
para guardar un secret, le hubo de confesar el mo-
vimiento revolucionario, que se preparaba para lle-
var a cabo la independencia de aquellas Islas del
poderio espafiol, de cuyo movimiento era el doctor
Rizel el jefe, por ser su mayor propagandist. Bas-
t6 esta noticia para que aquel Ministro de la maldad y
no de Dios revelara el secret al Gobierno colonial, y
este dispusiera el fusilamiento del doctor Rizel. L Qu6
no le dice, seiiores, la mujer al cura en el confeso-
nario? Se lo dice todo. El tiene la habilidad de
hacerselo decir. Ya ve el senior Andreu como la mu-
jer en nuestra Patria, ain no tiene toda la prepara-
ci6n para el ejercicio del sufragio, y much menos
la costumbre. Ya ve que si se le concede ese dere-
cho, hasta por las mismas pasiones de ellas, pueden
venir dias de luto para la Patria.
Cuando la Constituyente de 1901, compuesta de







14 DIARIO DIB 8Z8I01NZ DI LA CONVINOCON OONTITUYINTI


patriots venerable, en su mayoria procedentes
de la Revoluci6n, que venian aun con ese credo
en su mente, con today la doctrine de las de-
mocracias, pensando que fueron a ella cultos
e incultos, que fueron juntos a luchar y juntos arma
al brazo habian conquistado la independencia, no pu-
dieron negarle el voto a los que no supieran leer y
escribir, esa Constituyente tuvo un rasgo mis de no-
bleza al concederle el voto a los analfabetos. S6 de
miembros electos para la misma que rehusaron ve-
nir, por estimar que aquella media era peligrosa,
pero al establecerse la lucha entire su cerebro y su co-
raz6n, decidieron no pedir nada para no tener que
votar en contra de esta media que yo, repito, creo
just, noble y democrAtica.
Pero ya a los 25 aiios de Republica, yo creo que
el Congress debiera dejar el voto a los analfabetos,
pero a los analfabetos libertadores, porque asi hubie-
ra ratificado el deseo de la Constituyente de 1901,
pero hubiera podido suprimir ahora el voto a los que
no tuvieran ese titulo, toda vez que a los 25 afios de
Repiublica, cuando se gastan cantidades importanti-
simas en Instrucci6n Puiblica, es alarmante y hasta
exajerado el analfabetismo. Y quedarian dentro de
quince aiios muy pocos o ninguno de los miembros
del Ej6rcito Libertador, desgraciadamente y para el
rest de la poblaci6n cubana, seria un estimulo esta
media.
Si esto hubiera sucedido, tal vez, y sin tal vez, hu-
bi6ramos logrado una forma para otorgar el voto a
la mujer, tambi6n de una manera partial y estimu-
lante a la vez. Pero no es possible; no es possible a
esta Convenci6n, salirse de las lines trazadas por el
Congress. Si fuera possible legislar, yo serta de los
que pediria aqui con toda la sinceridad de mi alma
y todas las energies de mi coraz6n, se concediera el
voto a la mujer cubana, pero este voto con la limita-
ci6n de que solo pudiera concederse a las que tuvie-
ran un titulo de profesora de instrucci6n piblica o
eualquier otro titulo acad6mico y hasta legaria a
m's, a las dedicadas al periodismo, pero ya que no-
sotros no podemos en modo alguno legislar, sino acep-
tar o rechazar la forma propuesta, por eso me pro-
nuncio en contra de la moci6n del senior Andreu que
se opone, por su redacci6n, a lo legislado por nues-
tro honorable Congreso. Yo creo que debe dejarse
el precepto tal y como esta en nuestra Carta Funda-
mental vigente. No debemos dejar al Congreso este
problema, y perdi6nenme los sefiores Congresistas,
con todo el respeto y toda la distinci6n que ellos me-
recen, tengo mis recelos, y tengo mis recelos, porque
s6 que el Congreso tiene moments de alma infantile.
Compuesto en su mayoria de hombres j6venes, co'-
teses y caballerosos, pudiera Ilegar un moment en
que otorgaran ese derecho a la mujer cubana, a pesar
de todas las amarguras que ello pudiera traer. Yo


he visto, como muchos de los que forman parte de
esta Constituyente, yo he visto cuando me honraba
perteneciendo al Congreso, en un moment en que la
situaci6n de Cuba era terrible, por la miseria existen-
te, al extreme de que el mismo Congreso esper6 dos o
tree meses para cobrar sus haberes, creo que alli por
el afio 1922, en que se hizo el famoso empr6stito de
los 50 millones de pesos, he visto, repito, que se pre-
tendi6 por empleados de cierto Departamento o Se-
cretaria, un .aumento de sueldo. El Jefe o Director
de aquel Departamento tuvo la habilidad de recolea-
tar las empleadas mas bonitas y mas j6venes, y man-
darlas a la tribune pfiblica y hasta al Sal6n de espe-
ra de la Cimara de Representantes a conquistar el
voto de los sefiores Representantes en beneficio de
aquella Ley de aumento. El Congreso mismo que
estaba sufriendo los rigores de aquella situaci6n, no
porque no cobrara sus haberes, sino por sus senti-
mientos cubanos, lleg6 un moment en que flaqueo
y aquella ley hubiera pasado. Pero ocupaba enton-
ces la Presidencia de la Repfiblica el doctor Alfredo
Zayas, y 6ste por medio de su "leader" hubo de llamar
la atenci6n del Congreso hacia lo impossible de aque-
Ila Ley por la situaci6n econ6mica. El Congreso,
sefiores, es noble; el Congreso esta formado por hom-
bres de gran coraz6n, a 61 se acercan mis de una vez,
porque es costumbre que se le acerquen, personas, co-
munidades, en fin todos los que puedan beneficiarse
con una Ley, la piden al Congreso, y el Congreso
casi siempre vota la Ley y dicho sea en honor de
la verdad, la vota porque no beneficia a ninguno del
Congress. El Congreso es para todo el mundo me-
nos para el propio Congreso; y esto pueden probarlo
los ex-Congresistas que han muerto en la miseria y
aln algunos que en la miseria viven, que no pueden
conseguir que el Congreso les vote una Ley por que
este mismo Congreso tan bueno y tan noble, es deco-
roso cuando de 61 se trata, y tiene escrfpulos de que
se lo puedan critical. Por eso es que yo he tenido
mis recelos, no por otra cosa. El Congreso actual,
es el mismo que los demas: siempre eubano, siempre
hidalgo.

Si ahora le di6ramos el voto a la mujer, yo pre-
gunto al senior Andreu, con el mismo respeto que 61
tiene para su esposa, que yo lo tengo tambi6n para
la mia, y para mis hijas, a las que quiero tanto como
'quiere el senior Andreu a sus hijas, y los miembros
de esta Constituyente, a sus esposas y a sus hijas, 4 de-
jaria el senior Andreu concurrir aqu6lla al Colegio
electoral? Y para terminar, sefiores, despu6s de mis
palabras anteriores, quiero expresaros la iltima: si
se otorga el voto a la mujer cubana, vais a cometer
una injusticia, sin quererlo, sin pensarlo siquiera,
porque en el primer ensayo del sufragio femenino
no habr6is logrado otra cosa que poner de manifiesto
la incapacidad de la mujer cubana, que no es total-







DIARIO DE BJUSIONES DZ Lk CONVENTION CONSTITUYZNTZ 15


mente incapacitada, sino partial, pero que en el ex-
tranjero, donde no conocen las cosas en detalle, sino
en conjunto, las igualarian a todas.
(Aplausos).
SR. PRESIDENT (SNcAHEz DE BUSTAMANTE): NO
habi6ndose pedido por nadie la palabra, se va a 3o-
meter a votaci6n la enmienda del senior Andreu. Vo-
taci6n nominal.
Los que est6n conformes con la enmienda del se-
fior Andreu, votarin que si; los contrarios, votaran
que no.
(Se efectia la votaci6n.)
(Los seiiores Aguirre, Alfert, Campos Marquelti,
Castillo, G. Rivera y Portuondo soUicitan explicar
sus votos).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): La
enmienda ha quedado desechada, por 41 votos en
contra y 8 que si.
(Votaron a favor los seiores: Andreu, Artola, Du-
que, Garcia Rivera, Molinet, Nifez, Pur6n y Sdn-
chez de Bustamante.
(Votaron en contra los sewores: Aguirre, Alfert,
Armas, Ar6stegui, Balanz6, Barrero, D. Beci, Bel-
trdn, Bello, Bonet, Campos Marquetti, Camps, Cap6,
Castillo, Cartaya, Cespedes, D6n, Espinosa, Garcia
Madrigal, Guerra, C. F. Gutierrez, Herndndez Car-
taya, Jdstiz, Lagueruela, Miranda, Montero Bernal,
Montero Broin, Oropesa, Pella, Perez Valdes, Pino,
Plans, Portuondo, Ramirez, Salazar, Santo lomis,
Silva Gil, Silva Muioz, Zubizarreta, Alvarez y V.
Guti6rrez).
Se va a dar lectura a la otra enmienda presenta-
da, despu6s que se hayan explicado los votos.
Tiene la palabra el senior Aguirre, para explicar
su voto.
SR. AGUIRRE (BENIGNO): Sefior Presidente y se-
fiores Delegados: Debo explicar mi voto, bien a pe-
sar, porque comprendo la necesidad de que no se
prolongue indefinidamente esta sesi6n, mAs que na-
da por un deber de conciencia conmigo mismo. Yo
soy, como abogado, y come cubano, partidario del
voto femenino en la forma que yo creo que conviene
mejor a la mujer cubana. Por ese motive he votado
por el veto progresivo que consagra el dictamen de
la Comisi6n de los Quince, de la cual, inmerecida-
mente, form parte, que viene a ser totalmente mo-
dificado por la Enmienda del senior Andreu.
Desde tres aspects diferentes se contempla el
problema del voto de la mujer: el aspect prohibiti-
ve de la Constituci6n vigente; el aspect liberal y
amplio del senior Andreu, y el aspecto eclectico, pr&c-
tico, filos6fico, que consagra el dictamen de la Co-


misi6n de los Quince. En estos moments critical de
la humanidad, en que luchan las dos fuerzas, las del
bien y las del mal, las derechas y las izquierdas, la
democracia funcional frente al sovietismo, contra-
pucstas unas ideas con las otras, yo creo que cuadra
bien al papel de un pueblo como el nuestro, no pro-
ducirse, en un asunto tan delicado y tan importan-
te como 6ste, de una manera radical. Cuando en la
Comisi6n de los Quince so discuti6 el problema del
articulo segundo de la Reforma Constitueional, yo
fui uno de los que sostuvo la necesidad de que se
mantuviera el voto progresivo como un sistema po-
litico educational para la mujer culana, y sin temor
al Congress, al que creo suficientomente capacitado
para enfrentarse con este problema, lo remiti, en la
seguridad de que el Congreso de Cuba, compuesto
por hombres capaces y bien intencionados, habri de
tratar este asunto como 61 se merece, para que, lue-
go, ya en ejercciio ese voto, no result inadecuado
y llegue mas tarde a su derogaci6n. Para que un
derecho sea definitive, debe ser firme y gradual.
Yo soy partidario de que la mujer cubana, tenga ese
derecho, pero yo creo que se trata de un problema
educational, de estadistica, de sociologia; y no es posi-
ble medir a muchos paises de Europa, por el mismo ra-
sero que a Cuba, cuando de nuestros problems inter-
nos se trata. Y el Congreso, con ese voto de confianza
que le da la Convenci6n Constituyente, ya tiene el me-
dio para poder capacitar a la mujer cubana, educAn-
dola en las escuelas de las prActicas civicas. Nos-
otros realizamos ya un acto de esplendidez, de al-
truismo, de generosidad, de identificaci6n con la
mujer cubana, que no realizaron los constituyentes
de 1901, a pesar de su historic y de su amor a la
libertad y a la independencia de Cuba. & Que mis
puede pedirse a esta Convenci6n, que acuerde que la
mujer cubana esta capacitada para ejercer el dere-
cho del sufragio? El Congreso cubano esta com-
puesto, en su generalidad de cubanos de capacidad
suficiente. El irA estudiando detenidamente estas
cuestiones de derecho politico, y gradualmente ha-
brA de acordar el voto a la mujer.

No creo tampoco que se deba establecer pugna, ni
hacer cuesti6n de debate un problema que, en defi-
nitiva la mayoria liberal tiene resuelto. No debe ha-
cerse labor de graderia porque eso es engafiarnos
nosotros mismos y engafiar a la mujer. El partido
liberal, por boca de su autorizado leader, del senior
Viriato Guti6rrez, ha determinado votar en favor
del sufragio femenino, tal como viene en el dicta-
men. La mayoria Liberal viene a votar el voto pro-
gresivo de la Comisi6n de los Quince. No creo por
eso, ni pretend, que la mayoria liberal obedezca o
no al leader. Lo normal, dentro de la prActica par-







16 DIABIO DR 5BWIONI I DZ LA 00NVINOION 0N5TITU0Y NT


lamentaria, es que cuando se adopt un aeuerdo, se
cumpla.
SB. PINO (FERNANADO J.): Cada uno esti en li-
bertad de votar lo que desee.
SB. AGUIRRE (BENINO) : Yo desconocia ese parti-
cular, pero salvo la opinion de S. IS. y la del senior
Guerra, puedo asegurar, y los hechos lo van a pro-
bar, que el voto progresivo de la mujer va a triun-
far en esta Convenci6n. De modo que por esa sen-
cilla raz6n yo he votado que no. No soy contrario al
voto de la mujer. Si soy partidario de que a la mu-
jer se le d6 un voto rational, educational y progresi-
vo, que es lo que esto en el dictamen de la Comisi6n.
'SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra el sefor Alfert, para explicar su voto.
SR. ALFERT (ROGELIO) : Sefor Presidente y sefio-
res Delegados: Hubiera querido explicar mi voto,
pero despu6s de las brillantes palabras del doctor
Aguirre y sintiendo como 61 que el voto femenino
y progresista triunfara en esta Convenci6n, me abs-
tengo de ser mas explicit, en contra de los senti-
mintos sinceros y de afecto que inundan mi alma
y que Ilenan mi pecho en ewtos instantes.
,SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra el sefior Campos Marquetti.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO): Sefor Presi-
dente y sefiores Delegados: Yo he votado que no,
porque tengo la esperanza de que al discutirse el
dictamen ha de resolverse el voto favorable para la
mujer cubana. Pienso que no ha de decidirse como
resoluci6n que otorgue el voto inmediato, pero si de
acuerdo con la letra y con el espiritu que inform
ese dictamen. Al votar que n6, para el ejercicio in-
mtdiato del voto, me he creido obligado a explicar
en alta voz que no lo he hecho pensando en la in-
eapacidad de la mujer cubana, porque la creo ca-
paz, como nosotros, de interpreter bien las necesi-
dades del pais. He votado que no, pensando que los
que no estAn capacitados para que la mujer ejerza,
ahora mismo, esa funci6n ciudadana son los hom-
bres, los hombres en Cuba.
Yo no s6 o6mo se ha desenvuelto esta cuesti6n ni
en Alemania, ni en Inglaterra, ni en Francia, ni en
muchos Estados de la Uni6n Americana. Pero yo s6
que no lleg6 a la decision del legislator como un
problema nuevo, sino que lleg6 despubs de afios con-
secutivos de luchas y pruebas, hasta convencerse el
hombre de que 61 estaba perfectamente preparado
para aceptar las ausencias del hogar, que exigen los
movimientos electorales de sus propias esposas, o de
sus hijas. Pero el cubano, que no estA preparado to-
davia para eso, crearia a la mujer en estos instantes
un grave problema de lucha en el hogar. Yo no s6 sa


nosotros que no toleramos con gusto que el vecino
opine de modo diferente al nuestro, si nosotros, que
vemos con desagrado si un conservador se nos ha
mudado al lado y empezamos a refunfufiar con nues-
tras familias...
SR. ANDRU (PORFIRO) : Eso era antes.
SR. PORTUONDO (AMdRICo): Ahora convivimos en
la misma casa.
'SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEBOSO) : Quiere decir
que yo tenia raz6n. Antes del cooperativismo, el
mismo senior Andreu no estaba preparado, y ahora
con el cooperativismo 61 tolera, tolera que su vecino
no piense como b1.
Realmente, sefiores, es eso lo que nos impide re-
solver a favor del voto para la mujer inmediatamen-
te: ofrecemos la prueba de que no estamos prepa-
rados, nosotros.
El voto femenino en Cuba es la vision mai noble
que agita ahora el pensamiento cubano; es uno de
los nuevos problems que vienen a hacer que el cu-
bano cambie un poco su educaci6n antigua; en aras
del progress, de la justicia y de la equidad Pero
para resolverlo asi es precise que transformemos un
poco nuestras costumbres y nuestras tradiciones,
amoldando en el porvenir inmediato, nuestro car~c-
ter y nuestro temperament a ese derecho pleno que
la libertad da, tambi6n, a la mujer.
Por eso he votado que no; repito que con la espe-
ranza de que ella obtenga, al votarse nuestro dicta-
men, un voto favorable para que en no lejano tiem-
po, reaccionando el cubano, pueda concurrir a la
misma urna, con el mismo dereeho, con el mismo res-
peto y con las mismas consideraciones que en los
demis 6rdenes hemos tenido siempre para la mujer
cubana.-Nada mas.
(Aplausos).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Tie-
ne la palabra el senior Castillo para' explicar su voto.
iSa. CASTILLO (DARio E.): Seior Presidente y se-
iiores Delegados: He tenido el sentimiento de votar
que no a la enmienda presentada por mi querido
compafiero el senior Andreu, no porque estime que
la mujer cubana no est6 preparada para ejercer esa
funci6n civica, sino por razones de orden juridico,
de orden legal, porque estimo que esta Constituyen-
to no puede aceptar esa enmienda. La consult hecha
al pueblo de Cuba para reformer la Constituci6n en
ese aspect, fija una norma, cifie a la Constituyente
a una media dada de antemano. Al suprimir el ul-
timo pfrrafo del precepto, no creo yo que con ello
la mujer obtendria inmediatamente su voto, tendria
que votarse, por mandate imperative, esa ley del







DIURIO DI BESIONES DE LA OONVBNOION OONBTITUYBNTE 17


Congress, como explicaba el doctor Aguirre, de ma*.
nera brillante. En un future tal vez no lejano, el
Congress pesando y estudiando la forma y modo co-
mo la mujer deba ejereer esa funci6n civica, que
tan harto merecido tiene, seguramente completarA
esta obra nuestra.

SB. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra el senior Garcia Rivera, para explicar
su voto.
iSR. GARciA RIVERA (ANDRS) : He votado a favor
de la enmienda, no obstante abrigar los mismos es-
cripulos legales que el senior Castillo, entendiendo
que esta Asamblea Constituyente debe cefiirse, ex-
clusivamente, a aeeptar o a rechazar los acuerdos
del Congreso; porque envolviendo esta reform, co-
mo muy bien decia nuestro .Presidente en la sesi6n
inaugural, cuestiones de ideales y de interests, se-
falandose entire los primeros el de la incorporaci6n
de la Isla de Pinos, y el voto a la mujer, y habi6ndo-
se aprobado unanimemente el dictamen en el cual
se alteran substancialmente muehas clausulas de las
propuestas por el Congreso para reformer aquellos
aspects que ataiien al interns, yo creo estar perfec-
tamente respaldado votando a favor de la alteraci6n
que represent el ideal.
'SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra el sefior AmBrico Portuondo, para ex-
plicar su voto.
SR. PORTUONDO (AM~RIco) : Sefior Presidente y se-
fiores Delegados: Realmente, la enmienda del senior
Andreu ha producido el efecto de presentar a la Con-
venci6n como contraria a la t6sis fundamental que
se sostiene. Eso no es cierto. La Convenci6n, como
bien decia el doctor Aguirre, casi en su totalidad es
partidaria de otorgar el voto a la mujer; pero en
la forma discreta, de la manera progresiva a que se
rcfiere la Ley de Reforma Constitucional, aceptada
en este extreme por la Comisi6n designada por noso-
tros en sesi6n muy precedent.
La forma propuesta por el doctor Andreu, que pu-
di6ramos llamar de ejecuci6n inmediata, ha produel-
do una votaci6n contraria a sus pretensions; pero
no, por cierto, al otorgamiento del sufragio a las ex-
celentes mujeres cubanas, sino simplemente contraria
a esa forma rapida, de inmediata aplicaci6n que el
doctor Andreu proponia. Nuestro voto negative a
la enmienda del senior Andreu, lleva en si los elemen-
tos de aprobaci6n del sufragio en la forma progre-
siva que el Dictamen propone. A mi juicio, ese voto
tiene marcada signifieaci6n: Es la primera, porque
con el sufragio femenino vamos a nutrir el contingen-
te de cubanos por nacimiento que concurrirAn a las
sagradas funciones del sufragio. Nuestra Constitu-
ci6n proporciona formats de grande facilidades para


la obtenci6n de la ciudadania cubana, y es previsor,
y es prudent que busquemos un element de com-
pensaci6n en la mujer. Si es cierto que la poblaci6n
general de Cuba contiene un tanto por ciento muy
crecido de extranjeros, que en un moment dado pa-
dieran adquirir la ciudadania cubana, no es igual-
mente cierto que sea elevado ese tanto por ciento en
la poblaei6n de mujeres extranjeras con relaci6n a
la mujer cubana.
Y con estos pensamientos, esencialmente naciona-
listas, con estos pensamientos fundamentals en fa-
vor de los interests futures y presents de Cuba, he
votado que si, tomando una media previsora en pro-
tecei6n de nuestras instituciones republicans.
Pero ,he votado que si, ademis, porque espero que
otorgando el voto a la mujer levaremos nuevos ele-
mentos de moralidad a nuestras contiendas political,
proporcionaremos elements para acrecentar la disci-
plina de las contiendas comiciales. Como demostra-
ba con elocuentes datos estadisticos el senior Andreu,
la mujer cubana tiene un nivel de cultural muy su-
perior al hombre cubano; y su cultural e instrucci6n
nos obliga a pensar que la mujer, en las altas funcio-
nes del sufragio, sera element de compensaci6n,
que equilibrara, en parte la ignorancia de los hom-
bres, aportando en este extremo, elevando con su ma-
yor tanto por ciento general de elements letrados
que coneurren a los comicios, la ilustraci6n del cuer-
po electoral. Traera asi, una mayor proporci6n
de conciencia y de saber para las designa-
ciones de los altos funcionarios de la Naci6n que
deben ser escogidos por medio del sufragio. (Aplau-
sos).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Se
va a dar lectura a la segunda enmienda presentada
por el senior Duque.
(El Oficial de Actas, leyendo):
A LA CONVENCION CONSTITUYENTE:
Los Delegados que suscriben, proponen la siguien-
te enmienda al articulo 38 del Proyecto de Ley de
Reformas a la Constituci6n de la Repfiblica:
El articulo 38 dira: "Todos los cubanos mayo-
res de veintifin afios tienen derecho de sufragio, con
excepci6n de los siguientes:
Primero: Los asilados.
Segundo: Los incapacitados mentalmente, previa
declaraci6n judicial de su incapacidad.
Tercero: Los inhabilitados judicialmente por cau-
sa de delito.
Cuarto: Los individuos pertenecientes a las Fuer-
zas de Mar y Tierra, que estuvieren en active.
Por lo tanto: El inciso quinto de dicho articulo
queda totalmente suprimido y en lugar de A1 debe







18 DIABIO DE SBhIONRZ De LA 00NVNION C00N1TITUYENTE


deoir: "El Congreso de la Naei6n votarA una Ley
disponiendo que se haga un censo de las mujeres cu-
banas para que 6stas puedan votar en las pr6ximas
eleociones del primero de Noviembre." Esa Ley orde-
narA a la Junta 'Central Electoral abrir Registros en
las Juntas Municipales Electorales para que la mu-
jer cubana se inscriba comoo electoral.
Sal6n de Sesiones de la Convenci6n, a primero de
Mayo de mil novecientos veintiocho.
(Fdos.) Matias Duque; Octavio de Cgspedes.
Sa. PORTUONDO (AMxico) : Pido la palabra para.
hacer una proposici6n incidental.
SR. DUQUE (MATAS) : jLa de no ha lugar a deli-
berar
SR. PORTUONDO (AMBIuCO): No, otra distinta, mis
16gica, como verd S. IS.
SR. PRESIDENT (SkNCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tiene
la palabra el senior Am6rico Portuondo.
Sa. PORTUONDO (AMamCO): La enmienda que se
esta diseutiendo se refiere exelusivamente al pArra-
fo final del articulo en studio, o sea, el segundo de la
Ley de Reforma Constitucional. Como no se han pre-
sentado hasta ahora enmiendas a los distintos pirra-
fos anteriores de que se compone el precepto, parece
natural y 16gico que procedamos a la discusi6n de los
incises no enmendados, separadamente y uno a uno.
De esa manera, cuando correeponda el turno al inciso
que desea modificar el Dr. Duque, podri presenter
su enmienda y limitarse la discusi6n a ese particular
concrete. Pido a la Convenci6n que asi lo acuerde y
ruego al Dr. Duque acepte esta forma por ser mIs ex-
pedita y clara.
'SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
ha sentado el criteria contrario en la enmienda an-
terior.
Sa. PORTUONDO (AMxfICO) : Efectivamente, se ha
venido siguiendo ese criteria, es decir, el hecho a que
se refiere la Presidencia ocurri6. Ocurri6 y entiendo
que hemos venido procediendo mal. El precedent
male debe ser reetificado. Observese que la enmienda
no se contrae a la totalidad del precepto en debate, si-
no solamente al pirrafo final. Se dificulta la votaci6n,
ya que los que estemos conformes con los primeros in-
cisos y no conformes con la enmienda, no sabremos
c6mo manifestarnos en la votaci6n. Por ello, repito,
lo 16gico y natural es atemperarnos al criteria que
expuse anteriormente, con lo cual ganaremos tiempo
y ser& fhcil a cada senior Delegado expresar su volun-
tad y parecer sobre los distintos particulars que com-
prende el articulo segundo, objeto de nuestra atenci6n
en estos moments.
SB. NEfZ PORTUONDO (EMILIO): Es que se esti
discutiendo per .articulos.


Sa. POBTUONDO (AMa Ico) : Yo propongo que dis-
cutamos, en este caso, el articulo por cada uno de
sus distintos incises.
SB. PBBSIDENT (SINCHEZ DE BUSTAMANTE): A los
demns extremes del articulo no hay enmiendas. Se
ha presentado solo al fltimo pirrafo; y se empieza
primero por la enmienda que no prejuzga la euesti6n
del cuerpo total del precepto.
Tiene la palabra el Sr. Nifiez Portuondo.
SR. NUjEz PORTUONDO (EMIIO) Sr. President y
sefores Delegados: Todos sab6is que en la Comisi6n
de los quince...
ISB. DUQUE (MATIAS): (interrumpiendo). Usted ha-
ce el papel de Fiscal y yo de defensor; por lo tanto,
el Fiscal debe...
SR. NO EZ PORTUONDO (EMILIO) : El senior Matias
Duque quiere concederme el papel de Fiscal, y yo
no quiero hacer ese papel.
,SR. PRESIDENT (SBNcHEZ DE BUSTAXANTE): Ruego
al senior Matias Duque que no interrumpa al orador.
SR. NREZ' PORTUONDO (EMILIO): Decia que todos
los compafieros de la Comisi6n denominada "de los
quince", saben con cufnto entusiasmo y con cuanto
interns defend el sufragio femenino, hasta el punto
de que reclame en ese aspect, el dereeho de poder
venir a la Asamblea, sin obligaciones de ningin g6-
nero, a emitir mi opinion y mi voto en favor de con-
cederle el derecho del voto a la mujer, inmediata-
mente y sin limitaciones de ninguna especie, porque
cstoy firmemente convencido que, desde todos los
puntos de vista que se estudie el problema, las mu-
jeres no son peores que los hombres y no harin, en
ninguna forma, peer uso del sufragio que lo han he-
cho los hombres en los veinte y cinco afios de vida
republican. Demuestra la sinceridad de mi opinion
el echo de que he sido uno de los pocos miembros
de la Asamblea que emiti, hace pocos moments, mi
voto en favor de la enmienda del senior Andreu, por-
que la consideraba just y legal, y porque reconocia
el dereoho indiscutible de la mujer para intervenor
en las funciones civicas; pero, sin embargo, tengo que
oponerme a la enmienda presentada por mi querido
amigo el senior Matias Duque por una simple raz6n
de orden legal. Seg6n el articulo 115 de la Consti-
tuei6n vigente, que es el que estaiblece la forma dc
funcionar esta Asamblea, nosotros no podemos legis-
lar. Asi lo hemos declarado en todos sentidos. Ese
es un postulado que no ha podido ser negado por nin-
gun miembro de esta Asamblea, y lo que pretend el
senior Duque es ir contra ese principio constitucio-
nal. Yo creo que si aprobAramos la enmienda, en
la form en que 61 la ha redactado, correrian el ries-
go las mujeres de no obtener entonces nada, porque
sustituyendo esa enmienda el precepto que autoriza






DIABIO DE BEBIONEB DE LA CONVENTION CONBTITUYENTE 19


a una Ley del Congreso, obtenida por dos terceras
parties, para que le concedamos el derecho del sufra
gio, nos exponemos a que por el Tribunal Supremo
de Justicia, mediante un oportuno reeurso de incons-
titucionalidad, se declarara que no se pudo tomar ese
acuerdo por la Convenci6n, y, por lo tanto, nula se-
ria la disposici6n.
Si yo no conociera la sinceridad del doctor Matias
Duque, si yo no conociera hasta donde llega el en-
tusiasmo que 61 demuestra por el sufragio femenino,
podria pensar que, precisamente, era un enemigo del
sufragio femenino el que presentaba la enmienda,
porque el precepto es tan terminante, el heeho es tan
sencillo y comprensible para todos, que, seguramen-
te, nada mAs que un olvido del doctor Matias Du'que
ha podido presentarlo en la forma en que lo ha he-
cho. Los partidarios del sufragio femenino hemos
sido derrotados en esta Asamblea por nuestros com-
pafieros, pero en lugar de retirarnos desordenamente,
tenemos, en favor de la mujer cubana, que retirarnos
a las segundas trincheras que son las iinicas que nos
quedan, o sea, el Dictamen de la Comisi6n,
que determine que, mediante una Ley del Con-
greso, por el voto de las dos terceras parties de
sus components, se le puede dar ese dereeho a la
mujer cubana.
Por eso nos oponemos, resueltamente, por lo me-
nos me opongo yo, a la enmienda del doctor Duque,
que, de aprobarse, colocaria en una situaci6n dificil
e illegal ese dereeho que reclaman nuestras mujere.s.
Se sustituye el articulo...
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO) : C6mo se sus-
tituye el articulo ?...
SR. Nt~Ez PORTUONDO (EMILIO): De haberse vota-
do la enmienda en la forma en que desea el doctor
Duque, ocurriria eso, porque se legisla.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROO) : Pido la pa-
labra.
SR. NirfEz PORTUONDO (Ex IO) : Yo estoy mante-
niendo el criteria juridico de la Comisi6n. He
estado manteniendo el criterio de que nosotros
podemos, perfectamente, suprimir parte del Pro-
yecto de Reforma Constitucional, pero no podemos
adicionarlo, porque para eso no contamos con la vo-
luntad del Congreso, que es el Cuerpo que inicia la
Reform Constitucional.
Yo lamento much que el senior Campos Marquetti
no opine de la misma manera que yo. Hubiera con-
siderado eso de una gran satisfacci6n para mi.
El doctor Duque sustituye articulos del Proyeeto
por articulos redaetados por 61; el doctor Duque, en
esa forma de su enmienda, desconoce la autoridad
del Congreso para iniciar las reforms constitucio-
nales; la reform tiene que ser el conjunto de las


voluntades del Congreso que la inicia y la propone,
y de la Convenci6n que la aprueba o la rechaza, no
puede, en ninguna forma, ser solamente la opinion
del Congreso en un caso, o de la Convenci6n en este
caso, como pretend el doctor Duque. Por esas ra-
zones, entendiendo que, en estos moments, realize
un esfuerzo en favor del sufragio femenino, como el
que realic6 en el seno de la Comisi6n, y
como el que estoy dispuesto a realizar en todos los
moments, es por lo que me opongo a la aproba-
ci6n de la enmienda presentada por el doctor Duque
y por su compafiero de representaci6n de la provin-
cia de la Habana, doctor C6spedes. (Aplausos).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Sd
pone a discusi6n la enmienda del doctor Duque.
Tiene la palabra en pro el doctor Duque.
SR. DUQUE ('MATiAs) : Sr. President y sefiores Dc-
legados: Casi se me iha quitado el entusiasmo para
defender mi enmienda. Si no fuera que resuenan
en mis oidos todavia, las hermosas palabras pronun-
ciadas por el doctor Sanchez de Bustamante, nuestro
ilustre Presidente, cuando hace pocos dias nos reu-
niamos aqui por primera vez, al ponderar entusiasta,
la necesidad de conceder el voto a la mujer, no ha-
blaria, pero el recuerdo de aquellas palabras me dan
iinimo, me prestan valor para defender la enmienda,
igual que me dan Animo las palabras hermosaa del
doctor Andreu; si no fuera por todo eso, no hablaria
esta tarde.
Se de antemano que estoy derrotado. No es posi-
ble que la elocuencia mia sea bastante, que pueda
conveneer a los cincuenta y dos Delegados que forman
part de esta Asamblea deliberative, esos eineuenta
y dos ilustres, estAn convencidos que al votar en con-
tra de la enmienda del doctor Andreu, votaron bien,
co6mo es possible que yo pueda hacerlos cambiar d&
opinion en tan breve espacio de tiempo y hacer que
voten a favor de mi enmienda, casi igual en el fon-
do a la del doctor Andreu?
Al hablar hoy lo hago movido por el deseo de es-
tableeer un jal6n mAs a favor del voto femenino, a
favor de ese voto que significa reconocimiento de de-
reehos por el hombre en beneficios de la mujer, y por
lo tanto del progress human; si ese derecho no 1
ha sido concedido a la mujer es porque el 'hombre,
en su fiero egoismo, reserve para 61 la part del le6n,
y no quiso darle nada en ese sentido politico, a su
dulee compafiera, y le neg6 esos derechos a la mujer,
a esa mujer que lo llev6 nueve meses en su vientre,
que lo amamant6 en su peoho, que lo ayud6 a vivir,
que lo educ6, que lo hizo hombre, y que despu6s de
esa angelica labor, al separarse ese hombre del hogar
materno, aquella viejecita arrugada y encorvada por
los afios, continue persiguiendo al hijo, al hombre,
para seguirlo amando y queriendo, y para ampararlo







20 DIARIO DER i5BONZ DE LA CONVINOION ONBSTITUTYNTI


en fortuito caso, hasta con su vida propia, si preciso
fuera.

Se tilda constantemente de que es romAntico y
poeta, el hombre que defiende los derechos de sufra-
gio para la mujer; en este caso, a pesar de ser un
materialista convencido, soy romAntico y soy poeta,
porque romanticismo y poesia representan ensuefios
de justicia, y los justos, los que queremos la igual-
dad para todos, no perseguimos nada mAs que her-
mosos ideales que queremos convertirlos en tangibles
realidades.
Las mujeres no son inferiores como dicen muchos,
ni tampoco diferentes como nos ha comunicado mi
ilustre compaiero el doctor Mafialich; los que somos
inferiores, somos los hombres al inferirle a las mu-
jeres, la gratuita ofensa de llamarles series inferiores,
cuando en verdad no hay nada en absolute que de-
muestre que la mujer es inferior o diferente al hom-
bre; con buena raz6n no se puede afirmar que todas
las condiciones de la mujer son inferiores a las con-
diciones del hombre. Existe, naturalmente, una li-
ferencia anat6mica, fisiol6gica y biol6gica, diferen-
cia establecida iinicamente al ser desiguales sus 6r-
ganos de la procreaci6n, y desiguales tambien las
funciones entire uno y otro en la manera de cumpli:
con el aeto de la multiplicaci6n de la especie, pero
esa funei6n diferente, no la hace desigual en lo de-
mas, porque ella no quit valer a su inteligencia, al
contrario, esa diferencia exalta sus condiciones psi-
quicas, y ayuda a los hombres en su natural deseo
de marchar hacia adelante, al perseguir ideals que
al lograrse, agrandan la civilizaci6n.
La mujer en todas las Apocas de la vida, ha sido
siempre un poderoso auxiliar del hombre, ella cada
vez que ha tenido oportunidad, ha probado su gran-
deza de alma y de pensamiento, y cada vez que el
hombre la ha dejado guiar ideas y multitudes, ella
ha triunfado de espl6ndida manera. Vayfmos a la
pre-historia, a ese moment oseuro de la vida huma-
mana, y ahi se eneuentran rastros de la grandeza
moral y material de la infeliz mujer. Remontimonos
a la 6poca aquella en que la pre-historia empieza a
confundirse con la historic, y encontraremos a la mu-
jer probando su grandeza; en Babilonia, encontra-
mos a Simirames fundando a ese soberbio imperio,
sigamos en medio de los Asirios y alli veremos como
fueron las mujeres de aquellos tiempos, vayamos al
pueblo de Israel, al pueblo de los Persas, al pueblo
de los Griegos de portentosa civilizaei6n, al pueblo
de Roma de poder inmenso, y encontraremos en to-
dos ellos magnificos ejemplares de mujeres muy su-
periores a la media de los hombres de squella 6poca
y marchando junto a los hombres mis superiores de
esos pueblos; en el pueblo Egipto, en el pueblo mis
antiguo de la tierra, de civilizaci6n mas vieja, encon-


tramos tambi6n mujeres muy superiores. Ahi estAn
las mujeres de la leyenda criatiana sirviendo de ejem-
plo de pureza, de amor, de justicia, de valor, de cons-
tancia y de heroismo, igual que sabiduria, I qu6 me
dicen de Santa Teresa, de Santa Eugenia y de tan-
tas otras mArtires de los ideales cristianos y cat6li-
cost
Y si llegamos a la edad media y vemos mujeres
como Catalina de MBdicis, como la Reina Isabel de
Inglaterra, como las mujeres her6icas de la iRevolu-
ci6n Francesa, 4 qu6 tienen que decir los que afirman
que la mujer es inferior al hombre, y que por eso
no tiene el derecho al sufragio?
Asomemos la vista al balc6n que da a los campos
de las diversas ciencias y las distintas artes y alli
encontraremos a Madame LaChepelli ayudando a fun-
dar la Obstetricia, a Madame Curl descubriendo el
radium y conmoviendo por ello, los mAs s6lidos prin-
cipios de la quimica, y a tantas otras mujeres de la
Europa y de la America que en esos campos de be-
lleza incomparable ban ayudado no s6lo al triunfo
personal del hombre, sino tambi6n al triunfo del pro-
greso y de la civilizaci6n. En la poesia y en la no-
vela asi como en la pintura, las mujeres han labo-
rado de eficiente modo, y si ellas no han lucido en
mayor niimero, es porque el hombre negAndoles capa-
cidad, sumi6ndolas en ese estado de esclavitud indig-
na, no ban podido desenvolverse de un modo adecua-
do.
Hablamos de Cuba, y at6nitos y sorprendidos de
manera agradable, encontraremos a multitud de mu-
jeres grandes en la poesia como a la Avellaneda, y
Luisa PBrez de Zambrana, y fervientes educadoraa;
y en el campo de la caridad y de la acci6n a favor
de ese sentimiento, encontraremos a la mujer cubana
convertida en un verdadero Angel de protecci&n al
infeliz, y por no poder citarlas a todas menciono
aquel angel que se llam6 Margarita Pedroso, y si ]a
estudiamos en el campo social, la encontraremos en
nfmero de miles, haciendo el papel que cuadra hacer
a los grandes de la cultural y la decencia, y si la ana-
lizamos en el campo del patriotism la encontrare-
mos grande, tan grande como cualquier patriot por
grande que este haya sido; en la intuici6n, en la dis-
creci6n y en la sagacidad, la encontramos sublimada
en la mujer aquella, que se llama Candelaria Acosta,
con el nombre familiar de "Cambula", aquella mu-
jer prest6 un servicio inestimable, por lo grande, a
aquel hombre audaz, de fiero e incomparable espiri-
tu, que se atrevi6 a desafiar al gran poder de Espa-
ia con tan s61o el poder de su gran amor por la li-
bertad de Cuba.
Carlos Manuel de Cespedes iba a sublevarse en La
Demajagua el 10 de Octubre de 1868 y por circuns-
tancias especiales, se encontr6 en la vispera sin ban-
dera que flameara como simbolo de su idea en fren-







DIARIO DZ SIBIONZI DE LA COONVINION CONSTITUYENTE 21
I -- --


te de su regimiento; para Carlos Manuel de C6spc-
des el conflict era grande, y parecia insoluble, por-
que no tenia tela para confeccionar la bandera, y
entonces ese inmortal cubano llam6 a "Cambula" y
le dijo: "no tengo bandera y quiero tenerla qu6
haeemos?" y aquella infeliz guajirita de aquellos
tiempos, pregunt6: "'qu6 cosa es una banderal" ie
explicaron en lo que consistia esos simbolos gloriosos
de naciones, y ella dijo entonces: ''dmen las telas".
"No hay telas", -le contest C6spedes. Bien, -dijo
"Cambula" -para el blanco, con una sAbana tenw-
mos, para el rojo podrA servir el cielo de mi mos-
quitero, y para el azul, la falda de un vestido que
de ese color tengo", hIhay o no intuici6n, delicadeza
de espiritu e intrepidez en la manera de resolver el
conflieto en que se eneontraba aquel grande? ~quien
lo puede negar?. Y estaba la bandera hecha, falta
tan s6lo la estrella, "no se hacer estrellas" -dijo
con sineeridad aquella gran mujer, "pero si alguno
de ustedes sabe hacer estrellas y me la dibuja en un
papel, yo la hare y la colocar6 en el sitio que Udes.
me indiquen", y la estrella fu6 dibujada y despuis
heeha por "Cambula" y estA ahi, miradla sefiores
Constituyentes, miradla, contempladla con respeto y
con amor y entonemos un canto a favor de '" Cambu-
la" y de sus iguales las mujeres, porque asi son las
mujeres de esta tierra.
Los que hemos tenido el honor de cargar alguna
vez codo con codo junto a mujeres contra enemigos
poderosos, sabemos prActicamente lo ique ha sido y
es el valor de la mujer cubana; los que en la guerra
conocimos a aquellas mujeres que se les llam6 ran-
cheras, sabemos bien la cantidad de valor y de in-
genitos pensamientos y sagacidad que posee la mu-
jer cubana, los que somos m6dicos y hemos deslizado
nuestra vida en hogares de enfermos, sabemos y es-
tamos convencidos del gran sentimiento y de la gra'i
capacidad moral y mental que poseen las mujeres;
en su profesi6n de enfermeras son inimitables, en su
condici6n piadosa, no tienen igual, en sus anhelos
politicos y ansia de libertad, son a veoes mejor que
el hombre, son mas firmes y mAs resueltas en man-
tener el ideal. En material de nobleza y sentimientos
de justicia, dignidad de vida y honorabilidad, aun
en la misma condici6n de infelices meretrices, soi
grandes en esas virtudes. En el desempefio de la
direcci6n de un Hospital de enfermas especiales yo
pude comprobar al trav6s de los afios, las magnificas
condiciones y sentimientos de esas infelices, y por
mis de tres veces en las memories que redaet6 sobre
aquel Hospital obedeciendo a la Ley, citaba con en-
tusiasmo esa eondici6n de aquellas desgraciadas. Ahi
lo deje escrito tambidn en el libro que publiqu6 en
el afio 1914 sobre la prostituci6n.
Voy a dejar ahora el anAlisis de las condiciones
morales y psiquicas de la mujer para hablar un poco


de Biologia, ya que a ella se agarran los que quieren
negarle a la mujer, igualdad de condiciones y dere-
chos. Esta palabra que parece nueva para muchos,
y que constantemente la oigo repetir y que si se lei
pregunta a las personas que la pronuncian 4 que as
Biologia? ciertamente tendrAn que decir, no s6. La
Biologia no es una ciencia nueva, ella es bien anti-
gua y se dedica al studio de todo lo que vive, ella
no puede ser comprendida sin previous studios de
anatomia, ciencia esta que se ocupa del studio de
los 6rganos humans, asi como tambien hacen falta
conocimientos de fisiologia, que es la ciencia que es-
tudia la funci6n de aquellos 6rganos.
Generalmente se cree que la Biologia estudia sola-
mente las funciones y actividades de las glAndulas
endocrinicas y para mayor desconocimiento dire que
entienden por glAndulas endocrinicas, a aquellas que
representan los 6rganos de la procreaci6n, i que error
tan craso y cuanta vulgaridad!
Las secreciones internal, el studio de ellas, que
se conoce con el nombre de endocrinologia, surgi6
hace muchos afios con Claudio Bernard en Paris, que
mis tarde Brawn-Secuard la elev6 mns, al eitudiar
la acci6n de las glandulas de carnero, que 6l crey5
que pudieran servir al ser aplicadas a los homibres
en formas especiales, para devolverles la juventu3,
luego vino Glay que elev6 el tablero cientifico a
mayor altura, hacienda el studio mis fundamental,
mas cientifico, despubs vino Voronoff y popularize
esos studios al afirmar que las glAndulas insteticia-
les del mono chimpance, ingertadas en las glindulas
procreadoras del hombre, resolvian el tremendo pro-
blema; la tristeza inmensa, terminaba al devolverle
a los viejos, su juventud perdida. Desgraciadamente
ha fracasado.
El studio de las secreciones internal estA todavia
sin resoluci6n por lo menos complete; las glandulas
m's conocidas en su filosofia, son: las tiroides que
parecen presidir y dirigir la inteligencia y la volun-
tad, y esas glAndulas hombres y mujeres las poseen;
despu6s siguen las glindulas suprarenales que auxi-
lian la circulaci6n de la sangre y equilibran la acci6n
intense de las glandulas tiroides, y hombres y
mujeres poseen igualmente dos glAndulas suprarena-
les; la glAndula hepAtica, el higado, que tambien tie-
ne su funci6n internal, es poseido igualmente por
hombres y mujcres, cl bazo, que tambien es otra glin-
dula de secreci6n internal de funci6n presumida, la
posen los dos sexos; la glAndula hipoficiaria que pa-
reee presidir el crecimiento, tambien la poseen honm-
bres y mujeres, igual que ambos poseen las glandu-
las supratiroides, de funci6n muy especial, no cono-
cida completamente, pero si presumida su accion so-
bre el sistema nervioso, l y si hombres y mujeres po-
seen igualmente pequefios y misteriosos 6rganos, casi







22 DIARIO DR BIBIONUS DR Lk 00NVINCION OONUTITUYINTI


en su verdadera funci6n, o6mo se puede afirmar que
la mujer es inferior al hombre
Ahora si, existed una diferencia esencial en los 6r-
ganos de la procreaei6n; anat6micamente, son abso-
lutamente diferentes, fisiol6gicamente, gozan en ua
moment de cierta igualdad, y despu6s en el estado
de gestaci6n, es absolutamente diferente la fisiologia
de esos 6rganos; pero esa diferencia no tiene nada
que ver ni con la inteligencia, ni con el character, ni
con la voluntad. En los estados de gestaci6n, muchas
mujeres casi todas, desfallecen un tanto porque en
ellas ese estado fisiol6gico, roza con el patol6gico, y
entonces hay que contemplar en ellas no a un s6r
sano, sino a un individuo enfermo, y les pasa a ellas
como enfermas, lo mismo que al hombre enfermo de
otros estados patol6gicos.
Los ovarios en la mujer realizan dos funciones, en
una funci6n ella crea la celula de la vida future y
en otra funci6n, ella tiene una seereci6n internal que
hace equilibrar la funei6n general del organismo de
ellas aunque es verdad, que esa misma funci6n, alte-
ra mis o menos, la salud de ellas.
Pues bien, igual sucede en el hombre con sus gl&n-
dulas procreadoras. Esas glndulas tiene dos funcio-
nes, igualmente, como en la mujer. Ella elaboran la
c6lula de la future vida y ellas produce una secreci6n
internal que va a actuar en el organismo del hombre
en una forma parecida a como obra en la mujer an
secreci6n internal del ovario, i d6nde esta la diferen-
cia ?
Para el que estudia algo sobre enfermedades men-
tales, no es un secret que andan por este mundo de
Dios, maniacos, casi nunca peligrosos, pero que en
el fondo son verdaderos locos y sin embargo, se les
consider y se les permit que usen del dereeho de
sufragio. 6y por qu6 a la pobre mujer si se enferma
un tanto y se desequilibra algo, o much, por su fun-
ei6n internal del ovario, se le dice con erasa ignoran-
cia, con gran torpeza, que es inferior al hombre y
que no puede votar
Afirma el doctor Mafialich que el cerebro de 1l
mujer es inferior porque es mAs pequefio. Es verdad,
pero eso no quiere decir que el mayor volume d2
la masa encefAlica es el que produce la mayor inte-
ligencia, y por lo tanto la incapacidad en la mujer
para el sufragio, es manifiesta. No, la inteligencia
no la produce el mayor volume, sino que la produ-
ce la mejor estructura de la c6lula cerebral. Ahi es-
ti el cerebro de Anatole France pesando 900 gramos,
peso casi inferior al peso del cerebro de la mujer,
pero que tenia muy aumentados sus 16bulos fronta-
les con gran cantidad de circunvolucions de paso,
delgadas, y por lo tanto, super-activas, produciendo
el portentoso talent de Anatole France.


Aqui en nuestro medio, la mujer cubana de la Re-
pdblica al tener mayor libertad, mayor acci6n en la
vida active, en los trabajos y en las ciencias, ella re-
presenta una cosa superior a la mujer de la colonia
porque ella con menos libertad y con mAs eselavitud,
no pudo desenvolver su inteligencia y sus otras fa-
cultades.
Afirmo, sefiores Convencionales, que el dia en que el
hombi e reconozca y conceda a las mujeres del mun-
do todos sus dereohos y la eleve, igualandola, la mu-
jer mejorarA al mundo y producirA una humanidad
mejor, con un tipo fisico mas estetico, con una moral
mAs piadosa, y con una inteligencia que auxiliary al
hombre en su afan de civilizaei6n y de progress; en-
tonces aparecerh sobre la tierra una humanidad ver-
daderamente feliz, porque al ser absolutamente supe-
rior, habri mas justicia y mis amor en esta cortisima
existencia que la naturaleza manda que asi sea.
La mujer madre y educadora, que al saber mAs,
es mfs noble, poseerk sentimientos morales e intelec-
tuales, que evitarAn en la tierra los egoismos, las lu-
chas, y no tendrA esa humanidad las pasiones envene-
nadoras que consumiendo energies, aniquila a la es-
pecie humana. Cuando llegue ese moment, la tie-
rra sera un paraiso. &Y qui6n conseguiri todo eso?
Pues sencillamente lo conseguiran las mujeres igua-
ladas al hombre y consideradas mis por iste. Hara
que las mujeres scan mas inspiradas en el trabajo,
en las ciencias y ensefiarAn al hijo, que no hay nada
tan virtuoso como la bondad que reafirma el princi-
pio de Jesus, de amarse los unos a los otros, y esa
gran belleza que revistirk a la humanidad, serA for-
mada por la bondad inmarcesible de las mujeres del
mu'ndo.
Constituyentes: pido el voto amplio para la mujtr
cubana. Siempre he sido radical en las medidas a se-
guir para lograr un fuero, quiero un arranque vigo
roso, para que en vuelo sin etapas, demos a la mujer
y a Cuba ese progress que significa, justicia e igual-
dad. (Grandes aplausos).
SR. PORTUONDO (Am~RICO): Pido la palabra.
SR. PRESIDENT ('SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : El De-
legado senior Campos Marquetti habia solicitado In
palabra. Tiene la palabra el senior Campos Mar-
quetti.
SR. CAMPOS MARQUETTI GENEROUSO) : Sefior Presi-
dente y sefiores Delegados: He pedido la palabra,
para rectificar brevemente una afirmaci6n del senior
Niiiez Portuondo, cuando decia que el Art. 115 de la
Constituci6n obligaba a esta Convenci6n a no realizar
absolutamente ningin acto que no fuese cifi4ndose a su
letra y a su espiritu; y, al propio tiempo, votaba el Sr.
Nfifez Portuondo a favor de la enmienda del senior
Andreu, que si hubiera triunfado, no quedaba el ar-







DIARIO DE BEBIONEB DE LA CONVENTION CONSTITUYENTE 23


ticulo redactado en la forma que explica el acuerdo
del Congreso, ni quedaba tampoco en la forma re-
suelta por el Comit6 de los Quince. Votando asi es
natural que, por lo menos, pretendia legislar.
Aparte de eso, es natural que por el articulo 115
de la Constituci6n, vigente hasta ahora, no sc pue-
de pretender, en manera alguna, que sean coartadas
las facultades y la majestad y la dignidad de esta
Asamblea; no se puede pretender tampoco que qu,:-
de coartada la libertad, en el porvenir, del Congreso.
Como es precise que tengamos present que una
afirmaci6n nuestra implica el deber de otro Cuerpo
ante quien haya de apelarse de estos mismos traba-
jos realizados por nosotros, cuando se busque cuil fue
el pensamiento o el argument de que se valiera la
Convenci6n para resolver, y se encuentre que hemos
dicho que no podemos cambiar absolutamente nada,
que tenemos que cefiirnos de una manera absolute a
la letra de ese articulo, todo eso vendrA a echar por
tierra la labor serena y patri6tica que estamos reali-
zando. Para que quede rectificada esa afirmaci6n del
Sr. Nfifiez Portuondo, como el criteria juridico de cada
uno de los miembros que constituyen la Comisi6n de
los Quince, es que me permit molester vuestra aten-
ci6n, ya que la dignidad y el derecho de esta Con-
venci6n, no pueden ser menores que en la anterior
Convenci6n ni puede ser tenida como legitima la
coacci6n que contra las generaciones del porvenir,
establece el articulo 115 de la Constituci6n vigent3.
SR. NIREZ PORTUONDO (EMILIO): He dicho que fu6
el criteria de la Comisi6n de los Quince...
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): (Agi-
tando la comparilla). Ruego al senior Nfifiez...
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEBOSO): Me alegro,
senior Presidente, de la interrupci6n del senior Nui-
fiez, que no me interrumpe.
SR. NUaEZ PORTUONDO (EMILIO): Decia que fu el
criterio que sigui6 la Comisi6n de los Quince.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Rue-
go nuevamente al senior Nfifez que no interrumpa.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO): El senior Nf-
fiez no me estA interrumpiendo, me estA ilustrando;
se lo agradezco infinitamente, porque con lo que aca-
ba de expresar ha convenido en la rectificaci6n que
yo solicitaba y ha dejado a esta Asamblea en toda
la majestad que le corresponde para actuar con ab-
soluta libertad en esta cuesti6n sometida a su juicio.
Nada mas.
SR. PRESIDENT (ISANCHEZ DE BUSTAMANTE): St
pone a votaci6n la enmienda.
Votaei6n nominal.
Los que esten conformes contestaran que si, los
contrarios que no.


(SS. verifica la votaci6n).
(El senior Garcia Rivera solicit explicar su voto.)
iSR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): El
resultado de la votaci6n es el siguiente: 4 que si, 40
que no.
(Votaron a favor los seiiores: Andreu, Cespedes,
Duque y Molinet.)
(Votaron en contra los seiiores: Aguirre, Alfert,
Armas, Ardstegui, Artola, Balanz6, Barrero, D'Beci,
Beltrdn, Bello, Bonet, Campos Marquetti, Camps,
Cap6, Cartaya, Castillo, Collado, Don, Espinosa,
Garcia Madrigal, Garcia Rivera, Guerra, C. F. Gu-
tiGrrez, Herndndez Cartaya, Jiiztiz, Lagueruela.
Miranda, Montero Bernal, Montero Broin, Niuiez,
Oropesa, Pella, P6rez Valdds, Pino, Planas, Por-
tuondo, Pur6n, Ramirez, Salazar, Santo Tomds, Sil-
va Gil, Silva Mufioz, Zubizarre-ta, Alvarez, V. Gu-
tierrez y Sdnchez Bustamante).
SR. PRESIDENT (SANCIIEZ DE BUSTAMANTE) : Que-
da desechada la enmienda del doctor Duque.
SR. PORTUONDO (AMBRICO): Deseo presentar una
enmienda al articulo segundo.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra el senior Gareia Rivera, para explicar
su voto.
SR. GARCiA RIVERA (ANDRIS): He votado que no,
en contra del criterio amplio que sostuve en la vota-
cion anterior, por haber visto con gran satisfacci6n
que la mayoria de los Delegados que han usado de
la palabra, aceptan el criterio primitive mio, respec-
to del articulo 115 de la Constituci6n, en relaci6n
con esta Asamblea.
*SR. PRESIDENT (ISiNCHEZ DE BUSTAMANTE) : Se
va a dar lectura a una enmienda que ha sido presen-
tada.
(El Oficial de Actas leyendo).
ENMIENDA

Se desecha el inciso cuarto del articulo segundo o
sea, la reform del inciso cuarto del articulo 38 de
la Constituci6n.
Sal6n de Sesiones de la Convenci6n Constituyen-
te, Mayo 8 de 1928.
(f.) Americo Portuondo, L. F. Salazar.
SR. PORTUONDO (AMbRIoo) : Pido la palabra a fa-
vor.
-SR. GUTI9RREZ (VIRIATO): Yo rogaria al senior
Portuondo que explicara su enmienda. No que ha-
blara a favor ni en contra, sino, sencillamente, que
la explicara.
SR. PORTUONDO (AMERICO) : Este asunto es, a mi







24 DUIAIO DE IBEIONhS DE LA GONVZINOON CONBTITUYINTI


ver, de una gran importancia. Mi enmienda, senior
President y sefiores Delegados, interest que se re-
chace el inciso cuarto del articulo segundo de la Ley
de Reform Constitucional. El fundamento es el si-
guiente: en el articulo 38 de la Constituci6n de la
Repiblica...
SR. GUTItRREZ (VIRIATO): Es el inciso cuarto?
SB. PORTUONDO (AMxaioo): El que trata de las
fuerzas de mar y tierra.
SR. NUiNEZ PORTUONDO (EMILIO): Yo propongo,
como cuesti6n incidental, que no ha lugar a deliberar.
SR. PORTUONDO (AMERICO) : La cuesti6n es grave.
Pronto el senior Nifiez oiri mi explicaci6n y verA to-
da la traseendencia que ella tiene.
SR. PRESIDENT (ISINCHEZ DE BUSTAMANTE) : Se
va a poner a votaci6n nominal la proposici6n hecha
por el senior Nfifiez Portuondo de no ha lugar a de-
liberar sobre esta enmienda.
Los que esten conformes votarin que si; los con-
trarios, que no.
(Se efectfia la votacidn).
(El senior Lorenzo D'Beci solicita explicar su vo-
to).
Sa. PRESIDENT (SirrHEZ DE BUSTAMANTE): Que-
da aprobada la proposici6n de no ha lugar a delibe-
rar, por 42 votos contra 7.
(Votaron a favor los sefiores: Aguirre, Alfert, Ar-
mas, Ar6stegui, Artola, Balacnz6, Barrero, D'Beci,
Beltrdn, Bello, Bonet, Campos Marquetti, Cap6, Car-
taya, Castillo, Cespedes, Collado, Don, Duque, Es-
pinosa, Garc a Madrigal, Guerra, C. F. Gutigrrez,
Herndndez Cartaya, Jiztiz, Lagueruela, Miranda,
Molinet, Montero Bernal, Montero Broin, Niiez, Pe-
lla, Pgrez Valdrs, Pino, Planas, Pur6n, Ramirez,
Santo Tomds, Silva Niiez, Zubizarreta, Alvarez y
V. Gutierrez).
Votaron en contra los sefiores: Andreu, Camps,
Garcia Rivera, Oropesa, Portuondo, Silva Gil y Sdn-
chez Bustnaante).
SR. PRESIDENT (S!NCHEZ DE BUSTAMANTE): Tie-
ne la palabra el senior Lorenzo D. Beci, para expli-
car su voto.
SR. D. BECI (LORENZO) : Sefior Presidente y sefo-
res Delegados: Yo no s6 si en el Animo de todos los
sefiores Delegados ha producido la misma impresi6n
que me ha producido a mi la enmienda presentada
por el senior Portuondo. Es una impresi6n de
sorpresa; mas que de sorpresa, de sentimiento. La
enmienda del senior Portuondo nos advierte una omi-
si6n en que se ha incurrido por la Comisi6n Dicta-
minadora de que form parte. Y debo declarar ante


la Convenci6n que el particular comprendido en esa
enmienda no ha sido objeto de debate ni de studio,
ni siquiera ha reclamado la atenci6n de la Comisi6n
de los Quince. La enmienda del senior Portuondo ha-
ce referencia a la omisi6n de una palabra que pare-
ce hacer cambiar completamente el sentido de un
inciso del Articulo 2o. Eso no ha sido material de
nuestro studio, del studio de la Comisi6n de los
Quince, que en ningdn caso trat6 ese particular. El
Articulo 2o. fu6 sometido a nuestra consideraci6n
inica y exelusivamente para estudiarlo bajo el su-
puesto de que fnicamente fuera alterado el inciso
5o. Estimo, por lo tanto, que es de absolute necesi-
dad que se haga constar de manera clara y precisa
que este particular no esti comprendido en el dic-
tamen y que, por tanto, merece tambi6n que la indi-
caci6n sea atendida por la Convenci6n, adn cuando
la enmienda formulada por el senior Portuondo haya
sido rechazada.

SR. PORTUONDO (AMERICO): Pido la palabra.

SR. PRESIDENT (S1NCHEZ DE BUSTAMANTE): Tie-
ne la palabra el senior Portuondo para explicar su
voto.

SR. PORTUONDO (AMxB co) : Sr. -'residente y Sres.
Uelegados: Realmente, hablo en un estado moral de-
testable; decaido el espiritu, adolorido y conturbado
el inimo, entristecido frente a la violencia que con
la mayor inconciencia se acaba de cometer, cerrando
inconsultamente todas las puertas del Reglamento a la
manifestaci6n del pensamiento, a la expresidn de las
ideas como medio uinico de cumplir con el deber sa-
grido que pesa sobre nuestros hombros. A lo menos
que podemos aspirar los que hemos venido aqui inves-
tidos del mandate mis eminent del pueblo, es a que
como tales mandatarios del cuerpo national sobera-
no, se nos oiga y estudien nuestras ideas. La Conven-
ci6n ciega, cuando no conocia de qu6 se iba a tratar,
acaso por el solo heeho de encontrarse en tal estado
de ignorancia, ha votado el no ha lugar a deliberar;
es deeir, ha expresado: me cierro los oidos, no quie-
ro saber, tengo prisa y me estorba el razonamiento.
SEs que vamos a trotar atropelladamente en carrera
desenfrenada? A qu6 venimos aqui, sefiores Dele-
gados?

Pero asi se ha procedido. Quiera Dies que, para
:bien de la Patria, en lo sucesivo esta Asamblea pro-
ceda mas cuerdamente en el desempefo de su eleva-
da misi6n y permit que tantas mentes brillantes y
bien disciplinadas come veo en el hemicielo, expresen
sus ideas, traigan sus pensamientos, los presented y
sean apreeiados. Estamos removiendo la misma base
de la nacionalidad. Caminemos con cuidado, sin ner-
viosismos ni urgencias inexplicables.







DIARIO DE BEBIONEB DE LA 00NVENCOION ONTITUYENTE 25


lSin embargo, insistirk en llamar la atenci6n de la
Convenei6n acerca do lo que consider un error; no
puedo responder a vuestra conduct con el silencio in-
diferente, por el alto concept que tengo formado de
mi deber y mi responsabilidad. Puede ser error o no;
pero siempre merecera nuestro studio y debemos de-
tenernos en su consideraci6n. El punto es visible, no-
torio, lo expondr6 clara y suscintamente, en su opor-
tunidad.
Soy de los que deseo terminar pronto porque no de-
be estar el pueblo en la incierta situaci6n constitucio-
nal que represent todo period eonstituyente; pero
deseo terminar bien. Nuestra obra ha de ser fecunda y
redundar en un reafirmamiento de la soberania na
cional. No me detiene que en bloque hayais votado
apresurados con excepci6n de compafieros pruden
tes la proposici6n de no ha lugar a deliberar; no
le temo a vuestros votos adversos. UtilizarE eualquier
medio para expresar mi pensamiento, aunque sea la
fnica puerta abierta que me deja el Reglamento, por
nedio de la explicaci6n del voto.
Como Delegado y como ciudadano lamento que
mostremos tal ligereza al discutir euesti6n tan tras-
cendente y grave, cual es la reform de la Constitu-
ci6n, ley fundamental del Estado y simbolo de nues-
tra existencia de la soberania national; al extreme
que Delegados el Sr. NGfiez Portuondo entire
ellos-no sabian ni saben atn de qu6 me proponia
tratar, desconocian el fondo de mi enmienda y, sin
embargo, pedian no ha lugar a deliberar. A delibe-
rar sobre qu6 senior Nifiez? LSabe S. S. de qu6
asunto se iba a tratar
SR. NUEZ PORTUONDO (EMILIO) : Yo hacia uso de
un derecho que me concede el Reglamento.
SR. PORTUONDO (AxMico) : Pero el derecho se
ejercita con 16gica.
SR. NI Ez PORTUONDO (EMILIO): Eso no lo sabe
el seflor Portuondo.
I'R. PORTUONDO (AMERICO) : Yo se que S. S. ig-
noraba de qu6 cuesti6n se iba a deliberar.
SR. NG EZ PORTUONDO (EMILIO): Entonces el se-
flor Portuondo es adivino.
Sa. PORTUONDO (AM~RCO) : No es necesario adivi-
nar; esta en la conciencia de todos, que se descono-
cia en absolute. Eso me bastaba. Deseo cumplir mi
sagrado deber.
SR. NUNEZ PORTUONDO (EMILIO): Cada uno tiene
el suyo.
SR. PORTUONDO (AMERICO) : Entremos en material.
La enmienda dice y es ahora seguramente cuando
todos se van a enterar de su contenido-: Se deseeha
el inciso cuarto del articulo segundo, o sea, la reforima


del inciso cuarto del articulo 38 de la Constituei6n.
Desde luego, at deseeharse la reform del inciso cuar-
to citedo, quedara en vigor dicho inciso en la forma cn
que aparece en la Constituci6n vigente, rigiendo co-
mo hasta el present.
SRaz6n ? El articulo 38 de la Constituci6n en vigor,
so refiere al derecho de sufragio y contiene distintos
casos de incapacidad para su ejercicio, es decir, enu
mera distintas situaciones en que los eiudadanos no
tienen el derecho de sufragio. Uno de esos casos alu
de a "Los individuos pertenecientes a las fuerzas de
mar y tierra que estuvieren en servicio active". Esa
es la forma actual del inciso cuarto expresado.
El articulo segundo de la ley de Reforma Constitu-
cional, al transeribir el mismo inciso cuarto del ar-
ticulo 38, dice: "Los individuos pertenecientes a las
fuerzas de mar y tierra que estuvicren en active".
SR. NNgEZ (EMILIO) : Es lo mismo.
SR. PORTUONDO (AiMERICO) : No es lo mismo, se su-
prime la palabra "servicio' y eso no estAi bien; sobre
todo, nunca se ha hablado de tal suprcsi6n ni la Co-
misi6n la ha tomado en consileraci6n, como bien de-
cia el Dr. Beci. Quiero traer un prccedente a esta
cuesti6n. La Camara de Representantes fu6 la ini-
ciadora de la Ley de Reforma (onstitucional; tengo
a la vista el Proyecto aprobado por ese euerpo cole-
gislador y aseguro que la CAmara no suprimi6 la pa-
labra 'servicio" que ahora se ccha de menos. D Dnde
y cuando se suprimi6 esa palabra y por qu6?
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO): Pido la pa-
labra para una cuesti6n de orden.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra el sefior Campos Marquetti para una
euesti6n de orden.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO) : Yo desearia
senior Presidente y sefiores Delegados, que se leyese
la enmienda, porque la cuesti6n de orden que plan-
teo es, precisamente, fundada en que el senior AmB-
rico Portuondo esti consumiendo un turno, no expli-
eando su voto, sino que habla en favor de algo que
la enmienda no dice y que, oportunamente, al dis-
cutirse el articulado puede el senior Portuondo ex-
plicarlo, y, acaso, estemos conformes con Bl, si no
todos, muchos sefiores Delegados.
I~R. PRESIDENT (SANCHEZ DE lBUSTAMANTE) : El
senior Portuondo puede continuar en el uso de la
palabra.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO): Yo pedi la
palabra para una cuesti6n de orden, senior Presi-
dente.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUST.MANTE) : Hay
un articulo en el Reglamento que dice que el que







26 DIARIO DE BESIONBE DE LA OONVENOION OONBTITUYENTBE


usare de la palabra para una cuesti6n de orden em-
pezarA por leer, o por pedir que se lea, el articulo
del Reglamento infringido. El sefior Campoa Mar-
quetti tendra la bondad de indicar a la Presidencia
el articulo del Reglamento conculcado.
ISR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO): Yo ruego al
senior Presidente que, con su benevolencia mil veces
comprobada, perdone al senior Campos Marquetti
que no sepa de memorial el novisimo Reglamento y
ya que su sefioria tiene en las manos el expresado Re-
glamento, dignese obviarme de buscarlo y de leerlo.
Es gracia que le suplico.
SR. PRESIDENT (SANCIEZ DE BUSTAMANTE) : Q QU
es lo que propone, coneretamente, el senior Campos
Marquetti ?
Sa. CAMPOS M1ARQUETTI (GENEROSO) : Que se lea la
enmienda, para ver si el senior Portuondo, que ya
esta de acuerdo, opta por defender ese mismo parti-
cular que 61 defiende ahora, no dentro de la expli-
caci6n del voto, sino oportunamente.
SR. PRESIDENT (SKNCHEZ DE BUSTAMANTE): La
enmienda fu6 leida y se acord6 no haber lugar a de-
liberar respect de ella.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO) : Por eso.
SR. PRESIDENT (SANCIIEZ DE BUSTAMANTE) : Es-
tA el senior Portuondo explicando su voto en esa i1l-
tima votaci6n.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO): NO es el caso.
Es que quiero que se vea que no contiene la Enmien-
da lo que sostiene el doctor Portuondo.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): La
enmienda no se ha discutido ni votado Se ha acor-
dado "no ha lugar a deliberar" sobre ella.
SR. GUTIERREZ (VIRIATO): Pido la palabra para
manifestar que estando pr6xima a vencerse la hora
reglamentaria, propongo que se prorrogue la sesi6n
hora y media mAs, es decir hasta las ocho y media.
SR. CASTILLO (DARio): Apoyo la proposici6n.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Es-
ta de acuerdo la Convenci6n en prorrogar la sesi6n
hora y media mIs, o sea hasta las ocho y media?
(Seiiales afirmativas).

Aprobado.
Continfie en el uso de la palabra el senior Por-
tuondo.
SR. PORTUONDO (AMEAICO) : Yo estaba explicando
las razones por qu6 vot6 que no a la proposici6n in-
cidental del senior Nifiez Portuondo de "no ha lu-
gar a deliberar", y claro esti, utilizaba esta opor-
tunidad, y asi lo dije con toda sineeridad, para de-


cir a la Convenci6n en qu6 estaba fundada la en-
mienda respect a la cual se adopt tan violent
acuerdo.

En esa conduct me acomod6 exactamente al Re-
glamento, y si en algo no result perfect el acomo-
damiento, yo entonces dirijo un ruego a la Presiden-
cia y a la Asamblea, para que tenga la condescenden-
*cia de dejarme explicar los motives por los
cuales present esa enmienda que sugiriera al senior
Nfiiez, la proposici6n de "no ha lugar a deliberar."

Yo hacia notar a la Convenci6n la omisi6n de esa
palabra, la palabra scrvicio, y alguien, el senior Nl-
fiez, contestaba que no hacia falta, que no hacia falta
en el precepto que intent pedir se suprimiera. Y
61 decia, "es igual". Y, yo digo, si es igual y en la
forma en que aparece en la Constituci6n vigente es-
ta consagrado ya por la expericncia y la costumbre,
Spor qu6 vamos a introducir una innovaci6n? Y me
encontraba. a la altura de explicar mis arguments
en los moments en que fui interrumpido por el se-
for Campos Marquetti, sin duda con el prop6sito de
darme la ocasi6n y la oportunidad y de dAirsela a la
Asamblea de que sea discutida la enmienda por mi
presentada. Cuando se discuti6 por primera vez esta
cuesti6n en la Camara de Representantes y se apro-
b6 la Ley de Reforma Constitucional, el inciso cuar-
to del articulo 38, a que me vengo refiriendo, no su-
fri6 alteraci6n de ninguna clase. F.u6 el Proyecto de la
Cimara al ISenado de la Repuiblica conteniendo el in-
ciso cuarto exactamente en las mismas condiciones
en que aparece redactado en la Constituci6n. En el
Senado, en consecuencia, se suprimi6 la palabra
que. yo echo de menos en el inciso cuarto del articulo
38. L Por qu6 el Senado suprimi6 esa palabra? Po-
demos hacer la pregunta al senior Nifiez Portuon-
do que formula la Moci6n de "no ha lugar a deli
berar".

SR. NUNEZ PORTUONDO (EMILIO): Yo no soy Se-
nador.

SR. PORTUONDO (AM EICO): Por eso la enmienda
trataba de explicarla, porque sabia que cuando se
hiciese la pregunta a alguien, iba a contestar que no
era Senador. j Por qu6?, por qu6, yo repito, el Se-
nado de la Repfblica suprimi6 esa palabra? 7 No
tiene traseendencia de ninguna clase la supresi6n?
A mi juicio si. La tiene extraordinaria y trascenden-
tal. El articulo 38, en su inciso cuarto, dice: "Los
individuos pertenecientes a las fuerzas de mar y tie-
rra que estuvieren en servicio active." Y el articulo
segundo de la Ley Orgdnica del Ej6rcito dice: "El
ej6rcito se compone de las siguientes organizaciones,
entire otros cuerpos: El personal de oficiales y alis-"
tados retirados. Oigase bien el personal de oficiales







DIARIO DE BEBIONES DE LA CONVENTION OONSTITUYENTE 27


y alistados retirados. Qu6 interpretaci6n, qu6 con-
cepto express la palabra "activo" solamente que se
ha dejado en el inciso cuarto del articulo 38, con su-
presi6n de la palabra servicio.

SR. NliEZ PORTUONDO (EMILIO) : Nunea pudo ser
retirado, si es clase pasiva.

SaR. PORTUONDO (AMRICO) : De acuerdo con el pre-
cepto del articulo segundo de la Ley Orginica del
Ej6rcito, 6ste estai formado por distintos cuerpos u
organizaciones; uno de esos cuerpos es, precisamente,
"el personal de oficiales y alistados retirados". Es
la contestaci6n que doy al senior Nfifez; me atengo
estrictamente a la ley. La mencionada Ley Orginica
del Ej6rcito rije actualmente, es una ley vigente y
su observancia es obligatoria; por lo cual debemos
tenerla en consideraci6n al modificar la Constitucion.
De lo contrario, para que la su'presi6n de la palabra
servicio no produzca los trascendentales efectos que
preveo, serA menester que el Congreso modifique el
articulo segundo de la ya citada Ley OrgAnica del
Ej6rcito, lo cual es fAcil; sin embargo, siempre en-
cuentro normal establecer una reform que pugna
con leyes ordinarias de la Repdblica, tanto mis cuan-
to que no se ve por parts alguna la necesidad de su-
primir la palabra servicio. Si esa reform, es decir,
si no legisla el Congreso adaptando la ley military a la
nueva Constituti6n, nos encontraremos con el fen6-
meno de que el propio senior Presidente de la Repfi-
blica no podrA ejercer el dereoho de sufragio, no serm
elector porque 61 es retirado del Ej6reito y el articulo
segundo de la ley military lo comprende como miembro
de ese Ej6rcito. Todos los retirados quedarin exclui-
dos del derecho de sufragio al aplicar rectamente la
ley. Ya esto es bastante, solo el hecho de que pueda
diseutirse la calidad de elector del Sr. President de
la Repfblica, de muohos Senadores y Representantes
que son retirados del Ej6reito, de un gran nimero de
empleados pfblicos que ostentan tal condici6n, basta
a mi entender para que la Convenci6n se detenga y
medite.

El articulo 65 de la Constituci6n exige, entire otros
requisitos, para ser Presidente de la Repfblica, que
la persona se encuentre en el pleno goce de sus dere
chos civiles y politicos. La mas eminente expresi6n
del ejercicio del derecho politico es el sufragio; en
consecuencia, I puede decirse que estA en el pleno goce
de sus derechos politicos quien esth incapaeitado para
votar ?

El articulo 46 de la Constituci6n, express que para
ser Senador so require star en el pleno goce de sus
derechos politicos. El articulo 82 de la propia Cons
tituci6n se produce de igual modo en euanto a los Re-


presentantes. Y yo interrogo nuevamente: ,se estA en
el pleno goce de sus derechos politicos, cuando no se
tiene el derecho de sufragio, nada menos que por la
Constituci6n de la Repdblica

La supresi6n de la palabra servicio original tales
dudas, plantea esos problems y sugiere graves dis
quisiciones, sin que, por otra parte, proporcione ven-
taja alguna hacerla desaparecer. Siendo asi, no me
explico que deba suprimirse. La euesti6n quedaria
establecida desde ahora mismo sin que sepamos a
ciencia cierta qui6n debera resolverla, si el Congreso
o el Tribunal Supremo; ademis, puede servir para
traer perturbaciones con la interpretaci6n que se d6
al articulo segundo de la ley military. Mi enmienda, ya
ven ustedes, sefiores Delegados, no debi6 ser rechaza-
da; vais a tener que revocar el acuerdo denegatorio y
entrar a deliberar sobre lo mismo que hace algunos
instantes, por desconocimiento, no queriais discutir.

Lo mejor es rechazar o desechar la reform del in-
ciso cuarto del articulo 38 de la Constituci6n, es pre-
ferible conservar el texto vigente, que no ha dado lu-
gar a dudas y estA consagrado por la prActica y por
la experieneia de los afios. La cuesti6n, como veis, es
de fondo, sustancial, medular e importantisima; aho-
ra se abriran las mismas puertas que antes fueron
cerradas y se dari entrada a mi enmienda. No creo
que despu6s de estas explicaciones se insist en des
conocer el problema, salvo que se haya perdido la no
ci6n del deber e imported poco el 6xito de la obra sa-
grada que nos ha sido confiada por el pueblo en la
esperanza de que hariamos buen uso del mandate.
'Son estas las dnicas manife.staciones que deseo
hacer.
SR. PRESIDENT (ISINCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
va a dar lectura al articulo segundo.

(El Oficial de Actas lo lee).
SR. PORTUONDO (AMARICO): Pido la palabra, ya
no para proponer senior Presidente y seflores
Delegados si no simple y exclusivamente para hacer
algunas manifestaciones si ello es possible dentro del
Reglamento.
SR. PRESIDENT (SANCHIEZ DE BUST.AMANTE): Tie-
ne la palabra el senior AmBrico Portuondo.
L En pro o en contra?
SR. IORTUONDO (AMARICO) : En pro.
Sefior Presidente y sefiores Delegados: Acabo dle
decir en pro porque dentro del ritualismo de nuestro
Reglamento solamente diciendo en pro o en contra,
puedo hacer las manifestaciones que deseo.

Desde luego, fundamentalmente estoy de acuerdo
y por esa raz6n es en pro, pero no es para traer a la







28 DIAIZO DE 333101135 DI LA CONVUNOZON OON527TXYZNTZ


Convenci6n los arguments de orden general que
afectan la adopci6n de esta Reforma. De eso se ha
hablado esta tarde super-abundantemente. Se han
hecho diseursos extenislimos que hemos oido con
delectaci6n, entire ellos el del doctor Ni~fiez Por-
tuondo.
SR. NfiEz PORTUONDO (EMIUO): Muchas gracias.
SR. PORTUONDO (AMftICO): Porque yo, sefores
Delegados, oigo siempre con especial interns a todos
mis compaferos, no s61o a todos mis compafieros de
Convenci6n, si no a todas las personas, en general, per
que aun del cerebro mis obtuso puede surgir la solu-
ci6n de un problema. Nunca rechazo el pensamiento de
ninguna persona y por eso he oido tantos y tantos dis-
cursos como aqui se han pronunciado abundando en
cuestiones sobre las cuales todos estAbamos convenci-
dos, pero queriamos convertir y convertimos a la Con-
venci6n en una alta academia, en un. gran ateneo en
donde se ha explicado, con lujo de detalles, materials
relatives al feminismo, al sufragio de la mujer. Ne-
cepario todo eso para convencer a alguien? No. Por-
que entramos aqui cada uno con su conciencia for-
mada. Sin embargo, oimos tantas cosas y las oimos
con gusto. Nadie entendi6 que eran lugares comunes.

Me ocurre alguna duda. La Comisi6n enearga-
da de estudiar esta material nos da como raz6n
de aprobaci6n, en la totalidad, que se advierte la nece-
sidad de suprimir la palabra "quinto" de uno de los
preceptos porque con el quinto de una manera inexpli
cable quedaria colocada la concesi6n del voto a la mu
jer precisamente dentro de los grupos que estAn exclui-
dos del sufragio; y despu&s nos dice: "la facultad de
un nuevo dereeho otorgado a la mujer cubana, es jus-
to homenaje a sus aspiraciones." Y con esas pocas pa-
labras nos habla de todas las bondades del sufragio fe-
menino. Por eso no he eneontrado explicaci6n en el
dictamen al pArrafo final del precepto que tan
to se ha discutido aqui aunque de una manera in-
directa, porque ha servido para defender la totalidad
y no para referirse a ese parrafo que es ahora cuando
por primer vez vamos a tratar de una manera es-
pecial. El parrafo final, el relative precisamente, al
sufragio, dice. (Lo lee).

La primer euesti6n que se ofrece es la siguiente:
las leyes determinaran la oportunidad; es decir, el
moment; el grade; es decir, en qu6 proporci6n se va
a ir concediendo el derecho del sufragio a la mujer.
La forma: realmente yo no me explico el significado
de esta expresi6n; deseo una aclaraci6n. Me interest
saber si cuando se otorgue el voto a la mujer podrA
establecerse una forma especial para que lo ejerciten,
o si la forma serA igual a la establecida para los hom-
bres, en m6rito de la igualdad de condiciones que am-


bos se reconocen para conourrir a las urnas. Si es lo
segundo, par6ceme que sobra la palabra forma.
Tiene just explicaci6n que hablemos de oportuni-
dad y grado; todos sabemos lo que esas expresiones
significant y la aplicaci6n, el concept que ellas repre-
sentan en el precepto; pero en cuanto a la forma, tal
parece que se deja tambien al Congreso la determine
ci6n de la forma practica en que la mujer ha de votar,
con lo cual damos la ocasi6n de que la nueva legisla
ci6n establezca dos procedimientos electorales, uno pa-
ra el hombre y otro para la mujer. Seguramente las
mujeres no pretenden ni desean que eso ocurra, por-
que claramente se les dice que no estan a la misma al-
tura del hombre para usar del dereeho de sufragio.
Por sobre estas razones, muy especialmente una me
haze pensar: de establecerse dos diferentes forms o
procedimientos para el ejercicio del sufragio, tendre-
mos que lamentar muchos fraudes eleetorales. Si con
un solo procedimiento hemos tenido graves cuestiones
debidas a la mixtificaei6n del sufragio 4 qu6 no ocu-
rrir cuando sean dos los procedimientos en uso?
Pero continia este propio incise: "Estas leyes de-
beran ser.... (Continia leyendo).
Las leyes. 6CuAles leyes? Las que se refieren a
determinar la "oportunidad", "grado" y formaa"
en que la mujer cubana puede ejercer el derecho de
sufragio? Eso debe ser acordado por las dos terceras
parties del total del Congreso.
Acepto, en cuanto a la oportunidad. En cuanto a
la oportunidad en que la mujer ha de obtener el su-
fragio creo convenient que se exija para votar la Ley,
las dos terceras parties. Me parece discrete, me parece
prudent. En cuanto al grado las dos tereeras parties,
igualmente me parece acertado. Pero en cuanto a la
forma de ejercer el derecho se exigen las dos tereeras
parties tambien, y eso si no me parece cuerdo. Porque
vamos a suponer que la mujer tiene ya la plenitud
del dereoho de sufragio; y surge la necesidad de intro-
ducir una modificati6n en la Ley Electoral. En-
tonces, sefores Delegados, nos encontraremos con
que para variar un precepto en la Ley Elec-
toral, en el future, cuando la mujer est6 ab-
solutamente igualada al hombre para la emi-
si6n del sufragio, seran necesarias siempre las
dos terceras parties de la Camara y las dos terceeras
del Senado.
Esta cuesti6n, sefores Delegados, yo la ofrez-
co a vuestra consideraci6n y la ofrezco en esta
form, defendiendo la totalidad del articulo segundo
de la Reforma, pero en el fondo deseando que se
suprima la palabra formaa". De esa manera en el
pirrafo final dejaremos solamente lo que se refiere
a la capacidad y al grado. Cada vez que se
otorgue a la mujer un giado en el sufragio,







DIARIO DIE 8IIONZB DZ L 00NVENOION 00NSTITUYENTE 29


la form relative a ese ejercciio deber& ser exactamen-
te igual a la usada por el hombre, y a mi juicio es
an6malo exigir que al amparo de la Constituci6n pa-
ra variar la forma del procedimiento electoral, si
afeeta el cambio a los hombres y a las mujeres, se
necesiten las dos terceras parties de la Camara y del
Senado y asi ocurrira.
No es eso lo que quiere decir el pirrafo final del
articulo 38 y la Comisi6n ha debido darle la verda-
dera expresi6n que quiso imprimirle el legislator a
esta material.
SR. GUTIARREZ (VIRIATO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra el senior Viriato Guti6rrez.
SR. GUTIRREZ (VRIATO) : Sefior Presidente y se-
iiores Delegados: La proposici6n incidental que hago
a la Convenci6n, consiste en regularizar la votaci6n
de este articulo.
En 61 hay dos parties: una que comprende hasta el
inciso tercero, en que no ha habido discusi6n; y otra
segunda, integrada por el inciso cuarto, y por el
quinto que pasa a ser el parrafo final, sobre la que
se ha suscitado debate.
La Convenci6n debe votar los tres primeros incisos
con el parrafo initial y, despu6s, separadamente el
inciso cuarto y el parrafo final.
,SR. D. BECI (LORENZO): Lamento star en desa-
cuerdo con el senior Guti6rrez que es un expert en
esta material, pero nosotros debemos concretarnos a
aprobar o rechazar las reforms sometidas a nuestra
consideraci6n.
SR. GUTIaREz (VIRIATO): Efectivamente, el pri-
mer parrafo del articulo contiene, tal vez, la modifi-
caci6n mas important; y, como efectivamente asi es,
hay que votarla, porque se suprime en ese pArrafo la
palabra "varones", que es el eje de todo el debate.
Por eso debemos hacer una votaci6n primero de la
parte que no admite disousi6n y, deepu6s, de la part
que puede ser rechazada o aprobada, segfn las ob-
servaciones expuestas.
SR. PRESIDENT (SLNCHEZ DE BUSTAMANTE): &Es-
th de acuerdo la Convenci6n con la proposici6n he-
cha por el doctor Viriato Gutierrez?
(Sefiales afirmativas).
Queda aprobada.
Ahora vamos a someter a votaei6n. el articulo 38,
desde su comienzo hasta el final del nimero tercero.
(Se efect.a la votaoi6d).
Han votado 50 seiores Delegados que si.
Queda, pues, aprobada esea parte del articulo.


Se va a dar lecture al inciso cuarto.
(El Oficial de Actas lo lee).
Se pone a discusi6n.
SR. PORTUONDO (AMIRICO) : Pido la palabra, para
presentar una enmienda, que estoy redactando, a ese
inciso cuarto.
SR. PRESIDENT (SINCHEz DE BUSTAMANTE) : Mien-
tras se redacta la enmienda, vamos a dar cuenta con
el otro inciso, o sea el filtimo de ese articulo.
(El Oficial de Adas lo lee).
Se pone a discusi6n.
SR. PORTUONDO (AMERICO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Tie-
ne la palabra el senior Portuondo.
SR. PORTUONDO (AMIRICO): Para insistir muy li-
geramente sobre algunas observaciones que hice a
este precepto. Insisto, especialmente en cuanto a la pa-
labra formaa". Atemperandome al criteria que pare-
ce imperante en la Convenci6n y que yo sinceramente
no comparto, pero atemperandome a 61, a aqu6l que se
ha proclamado por distintas voices sobre que la Con-
venci6n puede solamente decir que si o que no, atem-
perandome a eso que no esti de acuerdo con mi cri-
terio, yo voy a hacer la manifestaci6n siguiente, pa-
ra que la Asamblea determine o consider este par-
ticular. Fijese la Convenci6n que no propongo (me
temo otro rechazo, con un criteria cerrado), que no
propongo, quiero mas bien que mis observaciones
consten para el future, sobre la palabra formaa."
Pareceme que evitara muchas cuestiones en el porve-
nir la supresi6n de la palabra formaa" porque esa
palabra puede dar lugar a interpretaciones muy am-
plias; asi se evitara que en el future se exija para
modificar la Ley Electoral de la Repdblica una vo
taci6n de dos teroeras parties en la CAmara, dos ter
ceras parties en el Senado. Yo creo que no ha sido el
criteria de la Ley de Reforma Constitucional que se
exija esa votaci6n extraordinaria de las dos terceras
parties en todos los casos relatives al voto de la mujer,
que en cuanto a la forma no ha sido el espiritu de los
que acordaron la Reforma Constitucional exigir que
para el future o sea tan pronto como a la mujer
se le otorgue el derecho del sufragio en cuantia igual
al que tienen los hombres para cualquiera modifica
ci6n del procedimiento electoral se requieran las dos
terceras parties del Congreso. Cuando se quiera
decir en cualquier Ley Electoral del future:
El Secretario de la Junta Municipal Elec-
toral de Manguito disfrutara de un haber de cinco
pesos mAs, para eso se requerirA las dos terceras
parties de la CAmara y las dos terceras parties del Se-
nado. Cuando se quiera expresar que se abre o se cie-
rra un period de inscripci6n electoral podrA,






30 DIUWZO DI IUI510=8 DI LA CONVUNCION O.ONBTITUYUNTI


alegarse que para hacer esa modifioaci6n es
necesaria 1a votaci6n de las dos terceras parties en la
CAmara y las dos terceras parties en el Senado, por-
que se refiere a la reform de ejercer el derecho del
sufragio la mujer. Porque da lugar a esa interpre-
taci6n, porque es possible que asi se alegue, y hay que
tener en cuenta, sefiores Delegados que todo esto, en
el vaiv6n de nuestra political puede ocurrir en el fu-
turo. Es por lo que hago estas observaciones. Hoy, por
ventura para la Patria estamos todos los partidos poli-
ticos abrazados, convivimos en el campo de las ideas y
compartimos los procedimientos, pero & qui6n puede
garantizar que esa armonia sea inquebrantable ? .i al-
guna vez la cordialidad y la armonia se rompen, enton-
ces puede suceder que algin partido politico, aqul6 a
quien le interest evitar una modificaci6n de la Ley
Electoral, alegue este precepto, porque a los intereses
de ese partido asi le convenga en aquel instant. Y
para evitar que eso pueda ocurrir, yo llamo la aten-
ci6n de la Asamblea y la into a que consider y me-
dite y estudie sobre el empleo de la palabra formaa",
incluida en el parrafo final del articulo segundo de
la Ley de Reforma Constitueional.
Si. PRESIDENT (SLNCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
va a poner a votaci6n el inciso.
(Se efectfia la votaci6n).
SR. PRESIDENT (SONOHEZ DE BUSTAMANTE) : Han
votado 47 sefiores Delegados que si y 3 que no.
(Votaron a favor los sehores: Aguirre, Alfert,
Armas Ardstegui, Artola, Balanz6, Barrero, D'Beci,
Beltrdn, BeUo, Bonet, Campos Marquetti, Camps,
Cap6, Cartarya, Castillo, Cespedes, Collado, Don,
Duque, Espinosa, Garcia Madrigal, Garoia Rivera,
Guerra, C. F. Gutierrez, Herndndez Cartaya, Jitz-
tiz, Lagueruela, Miranda, Molinet, Montero Bernal,
Montero Broin, Ntiez, Oropesa, Pella, PNrez Val-
dds, Pino, Pl4nas, Portuondo, Pur6n, Ramirez, San-
to Tomds, Silva Gil, Silva Mufioz, Zubizarreta, Al-
varez y V. Gutierrez.
(Votaron en contra los sefores: Andreu, Salazar y
Sdnchez de Bustamante.)
Queda aprobado el inciso iltimo del articulo.
Tiene la palabra el senior HernAndez Cartaya, pa-
ra explicar su voto.
SR. HERNANDEZ CARTAYA (ENRIQUE): Esperaba
ese moment, senior Presidente y sefiores Convencio-
nales, para explicar mi voto en sentido afirmativo
al dictamen y, a su vez, como una explicaci6n a mi
voto negative a la enmienda anterior.
He votado que si porque he considerado este pro-
blema social de gran trascendencia, como se ha dicho
hoy en este sal6n, mfs como un problema de costum-


bres, que como una cuesti6n de oapacidad. Puedo
afirmar que la aprobaci6n del pArrafo primero de
este articulo constitute una verdadera conquista de
la mujer en nuestro derecho pfiblico. Ese articulo,
borrando la distinci6n que quiso dejar la primer
Constituyente, ha establecido la igualdad political del
hombre y la mujer en el derecho constitutional cu-
bano. Y esa conquista puede celebrarla esta Conven-
ci6n en la tarde de hoy, porque es obra suya, y por-
que no es obra de apariencias, sino una obra de rea-
lidad. Esa conquista, ademis, viene a recoger ana
tradici6n de la primer Constituyente donde este
problema dividi6 los espiritus, en memorable deba
te alrededor del sufragio universal y frente a la fi-
gura excelsa de Manuel Sanguily, otros eminentes
Constitueionales, los doctors Leopoldo Berriel y
Miguel Gener trataron, por todos los medios, de llevar
el problema de sufragio a la ley ordinaria. No pudo
triunfar el criteria del Convencional Miguel Gener
que entendia que la Ley era mas dictil para poder
recoger en su dia el derecho femenino. Hoy la Con-
venci6n no lo deja a la ley sino que declara como de-
recho Constitucional la igualdad de hombres y mu-
jeres; todos los cubanos, desde este moment, tienen
el derecho del sufragio en Cuba. Pero una cosa es el
goce y otra el ejercicio, y puedo afirmar que en
cuanto al ejercicfo, la Convenci6n tambi6n ha stgui-
do aspiraciones de la primer Constituyente, ha de-
jado al Congreso la regulaci6n de todo lo relative al
ejercieio, en sus tres aspects de oportunidad, de gra-
do y de forma, con lo cual entiendo que no se resta,
en modo alguno, el derecho future de la mujer. Se-
ra el legislator, de acuerdo con las costumbres, el
que irA creando progresivamente ese dereeho y dan-
do entrada a la mujer, la cual tendri mis facilidad
dc conquistar su ejercicio, ya que la barrera inex-
pugnable que tenia con el t6rmino de "varones" en
el texto Constitucional, ha desaparecido. Por otra
parte, no constitute una novedad este Proyecto
Constitutional que acaba de ser aprobado por la
Convenci6n. Una Constituci6n de una Repfblica pro-
gresiva de America, de la Rep6blica Oriental de Uru-
guay, contiene, precisamente, las mismas disposicio-
nes que acaba de aprobar esta tarde la Convenci6n,
con una ventaja de la Constituci6n cubana sabre la
Uruguaya, que la Uruguaya dice en su precepto que
el reconocimiento del derecho femenino se hara por
el Congress y entire nosotros lo ha hecho la Constitu-
ci6n, dejando, solamente, al Congreso que regule su
ejercicio. Dice el articulo noveno de la Constituci6n
Uruguaya. (Lo lee). El articulo d6cimo dice asi:
(Lo lee).

Se ve, pues, que son preceptos analogos, con una
ventaja para la Constituci6n cubana, porque el de-







DIARIO DE BEBIONES DE LA 00NVENOION OONBTITUYENTE 31
,, III


reoho Constitucional femenino ha sido considerado
esta tarde, y aprobado por esta Convenci6n. Hemos
seguido perfeccionando la obra de la primer Cons-
tituyente, en manos de las mujeres de Cuba y de su
Congress queda la soluci6n definitive del problema.
(Aplausos).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
va a dar lecture a una enmienda.
(El Oficial de Actas leyendo).
El Delegado que suscribe tiene el honor de propo
ner que sea reehazado el inciso cuarto del articulo
38 del Proyecto de Reforma y que quede en vigor el
inciso cuarto del artienlo 38 de la Constituci6n vi-
gente".
Sal6n de Sesiones de la Constituci6n, a oeho de
Mayo de 1928.
(f.) Generoso Campos Marquetti.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEBOSO) : Pido la pa-
labra.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra el senior Campos Marquetti.
SR. CAMPOS MARQUETTI (GENEROSO): Sefior Presi-
dente y seflores Delegados: Coincide la proposici6n
que tengo el alto honor de someter a esta Asamblea,
con la opinion emitida brillantemente por el doctor
Am6rico Portuondo.

La reform actual propone, en el Inciso 4o. del
Articulo 38, que se declared solamente comprendidos
los individuos pertenecientes a las fuerzas de mar y
tierra que estuvieren en active. Y, efectivamente, di-
ce la Constituci6n vigente: "Los individuos de mar
y tierra que estuviesen en servicio active." Esta pa-
labra "servicio" tiene una gran importancia, porque
se consideran en active todos los conmponentes del
Ejrcito, a6n aquellos individuos que tienen la con-
dici6n de retirados del mismo. Estos individuos son
retirados del servicio active, pero continian siendo
soldados de la Naci6n, y considerados siempre en ac-
tivo; es decir, que forman en la segunda fila y que
tienen el deber de comparecer al servicio tan pronto
como reciban una orden de llamada.
Es por eso por lo que debe mantenerse el Articulo
38 de la Constituci6n vigente, y no debe votarse a
favor de la Reforma que dice: "s6lo los soldados en
active, las fuerzas en active."
Diciendo esto solamente, vendria a establecerse una
grave confusion, una grave perturbaci6n. porque en-
tonces los individuos retirados del Ej6rcito, que estan
en active, perderfn ipso facto el dereeho al voto,
no pudiendo ser ni electores ni elegidos. Para man-


tenerlos en su fuero de electores y elegibles se hace
necesario, por consiguiente, rechazar el Inciso 4o.
del Articulo 38 tal como lo propone la Reforma. Na-
da mfs.
,SR. PORTUONDO (AMEICO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra el senior Portuondo.
,SR. PORTUONDO (AMBICO) : Sefior Presidente y se-
fiores Delegados: A mi no me important los medios.
Yo deseo, especialmente, que lleguemos al fin, y que
el final sea bueno y plausible, convenient a los inte
reses del pais todo; y especialmente, provecho
so para la felicidad de la patria.
Por eso, al referirme a esta enmienda del senior
Campos Marquetti no voy a hacer otra manifestaci6n
que la siguiente: La enmienda del senior Campos
Marquetti debe ser votada de conformidad. Es la
misma que present y no se quiso ni siquiera dis-
cutir. Ha triunfado mi enmienda.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
somete a votaci6n la enmienda.
(Se efectia la votacion).
SR. Nii EZ PORTUONDO (EMILIO) : Solicito explicar
mi voto.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Han
votado cincuenta sefiores Delegados en sentido favo-
rable.
Queda aprobada la enmienda.
SR. PORTUONDO (AMBBICO): Deseo preguntar si
mi enmienda cuyo rechazo acord6 la Convenci6n, se
incluye en el Diario de Sesiones?
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Todo
lo que pasa aqui se transcribe en el Diario de Sesio-
nes, salvo que la Convenci6n acuerde lo contrario.
Tiene la palabra el senior Niifiez Portuondo, para
explicar su voto.
SR. NNEZ PORTUONDO (EMILIO): Muy brevemente
voy a hablar sobre este particular, y primeramente
quiero darle una explicaci6n muy cumplida al doc-
tor Amcrico Portuondo, mi estimado compafiero,
que pudo sentirse molesto por una proposici6n mia
de no ha lugar a deliberar, que la hice al amparo del
Reglamento. En lo que toca al aspect personal del
problema, no debe sentirse molesto el doctor Por-
tuondo, con quien he estado siempre unido por lazos
de estrecha amistad, por lo que quiero darle esta ex-
plicaci6n, porque en lo mas minimo he tratado de
ofenderlo, ni siquiera.
SR. PORTUONDO (AMERICO): (Interrunmpiendo)
Acepto gustoso la aclaraci6n.





SDM. 'O D" B ZON DE LA CONVINI ON ON :5.ETITUYRrU,,

33 DIAMIO DE 818IONBB DE LA OONVIMLOION OOVWNrIXTiVSSSS __


SB. NOfiz PORTUONDO (EMILIO): Ni siquiera herir
su suseeptibilidad. En lo que significa el ejercicio de
un derecho reglamentario, desde luego sigo mante-
ni6ndolo, porque por encima de today s cosas estA,
a mi juicio, el precepto de la Ley escrita, que en este
case es el Reglamento. Propuse "no ha lugar a deli-
berar" porque en la forma que estaba redactada la
enmienda del senior Portuondo, con la simple supre-
si6n del inciso, sin agregArsele como hizo el senior
Campos Marquetti la aclaraci6n de que quedaba vi-
gente y regia el precepto, como estA en la actualidad,
tal parecia que podia suponerse que se suprimia la
prohibici6n del ejercicio del sufragio para las fuer-
zas armadas de la Repfblica. Y como eso entrafiaba
un grave peligro para el future, entendia que no de-
bia discutirse en el seno de la Convenei6n y propu-
se esa moci6n de "no ha lugar a deliberar."
Mantengo, tambi6n, que significa lo mismo a pesar
de la opinion muy respectable de los sefores Portuon-
do y Campos Marquetti, "servicio active" que "en
active" o sea en lo que se refiere a la prohibici6n del
derecho del sufragio a los miembros del cj6rcito; y
dentro de un concept gramatical, aunque lo digan
las leyes, mantengo que no puede ser considerado un
retirado, que es clase pasiva, como si estuviera en
activeo," en ninguna forma ni en ningin sentido.
Por eso entendia que es lo mismo decir en "ser-
vicio active" que "en active" y explicaba claramen-
te cual era la idea del legislator, que es que no pue-
den ejercer el derecho del sufragio los miembros del
Ejcreito con su uniform, con su armamento. Pero
ante la idea que pudieran formarse algunos miem-
bros de esta Convenci6n y pensando que en esta ma-
teria constitutional se debe ser claro, debemos redac-
tar el precepto en una forma que no d6 lugar a dudas
de ninguna especie y es por eso que he votado que si,
convencido de que lo que dice el dietamen y lo que es-
tA en la Constituci6n significant cosas completamente
iguales. Es cuanto tenia que deeir.
ISR. PORTUONDO (AMtRICO) : Pido la palabra, para
una alusi6n personal.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra S. S.
SR. PORTUONDO (AMaRIco): La enmienda a que
aludia el Sr. Nifiez Portuondo, reformAndo la mia
es el motive que me ha hecho pedir la palabra para
alusiones personales.
La enmienda expresaba elaramente que se man-
tuviese el incise cuarto del articulo 38, tal co-
me aparece en la Constituoi6n. Bastaba hacer
eso. El sefor Nfiez, que es abogado brillante y elo-
cuente sabe perfectamente que rechazar el inciso
redactado por la Comisi6n, implica la vigencia de la


forms que se trata de reformar. For eso la enmien-
da que yo propuse y que yo ilamo t6cnicamente re-
dactada, no necesitaba explicaci6n de ninguna clase.
Sin embargo, quise explicar, razonar y no se me di6 la
oportunidad.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Se va
a dar lectura al articulo 15 del dictamen de la Co-
misi6n.
(El Oficial de Actas lo lee,).
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE): Se
somete a diseusi6n.
SB. AoGUIRE (BENIGNO) : Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (SANOHEZ DE BUSTAMANTE) : Tie-
ne la palabra el sefior Aguirre.
SB. AGUIRRE (BENIGNO): Como ustedes habran oi-
do, la Comisi6n dictaminadora desech6 los dos ilti-
mos pirrafos de este articulo que se refieren a los
llamados "Distritos Provinciales." Me cabe la satis-
facci6n y la honra de haber conseguido, en el seno
de esa Comisi6n, la derrota de los Distritos Provin-
ciales. Vi acoger la idea con simpatia y con calor, y
me hice el compromise, conmigo mismo, de traerla,
tambi6n, al seno de esta Convenci6n, para exponer
ante ustedes la necesidad, la conveniencia, de que se
mantenga la repulsa del dictamen a estos dos 6ltimos
parrafos del articulo en cuesti6n.
No voy a entrar en el problema del Distrito Cen-
tral de la Habana, porque me siento guajiro. Lo
dije en el seno de la Comisi6n. Dejo ese problema
para los Representantes de la capital, aunque, como
cubano, me siento afectado por la modificaci6n. En
el *seno de la Comisi6n, di mi voto en pro del Dis-
trito Central.
En la Constituci6n de 1901 se estableei6 el regimen
provincial cubano, que fu6 un pacto entire las ideas
federativas y las unitarias, representadas las prime-
ras, de una manera brillante y decidida por el Ge-
neral Jos6 B. AlemAn, actual Secretario de Instrus-
ci6n Piblica, las segundas, per aquel talentoao par-
lamentario y gran abogado que se llam6 Eliseo Gi-
berga. Fu6 una jornada de elocuencia y de cultural,
en la cual triunf6 la t6sis de nuestro regimen pro-
vincial y se hizo un pacto entire las ideas federativas
y unitarias, ereando un r6gimen hfbrido, si se quie-
re, pero al fin netamente cubano, ya vivido por no-
sotros, y que, a fuer de sincere, tengo que declarar
que el tiempo ha demostrado que es bueno. No hay
ningfn peligro, no hay ningfin inconvenient, de que
se pierda la acci6n direct y eficaz del Poder Cen-
tral sobre la provincia, como tampoco se pierde la au-
tonomia, ni la unidad provincial, manteniendo nues-
tro regimen actual.
Respect de esta material much se ha escrito alre-







DIARIO DE B IONZ8 DZ LA 00NVNOCION OONSTITUYENTE 33


dedor de la Reforma Constitucional. Los partida-
rios del Distrito Central han aportado la opinion de
Lowell, Cat.drktico de la Universidad de Harward,
de Bryce, c6lebre estadista ingles, y de otros notables
esoritores, que han dicho: "que el Distrito Central
es una necesidad social." Y se ha escogido el argu-
mento de Bryce para decir que si algo ha fracasado
en el regimen norteamericano, es el gobierno de sus
ciudades. Sin embargo, el regimen norteamericano,
exelusivamente, tiene el Diatrito Central para so
capital y no para sus grande ciudades. New York,
Chicago, Filadelfia y otras grandes ciudades ameri-
canas siguen siendo Ayuntamientos. La capital, Was-
hington, es la que ya hace much tiempo que es Dis-
trito Central.
Ese argument, esa ejemplaridad en la vida poli-
tica norteamericana, viene a demostrar que no es
porque una ciudad sea grande, ni porque tenga una
poblaci6n densa, el motivo fundamental para que s3
screen los Distlitos Centrales, sino que la complejidad
de la vida de las capitals, las necesidades de las mis-
mas relaciones sociales y oficiales, la suposici6n de
que en la capital converjen la mayor suma de inte-
reses, hace suponer que de facto el Poder Central
gobierna al Municipio de la capital. Esas razones
no existen en Cuba, no han existido jams, ni tam-
poco exiten en la practice norteamericana, ni en pai-
ses dondv existed el Distrito Federal como en Mexico
y en Austria para crear Distritos Provinciales, que
es un parche dentro de nuestro Proyecto de Reforma
Constitutional, que viene a echar por tierra la obra
de los Constituyentes de 1901, de aqu6llos que en
nuestra primer Convenci6n se llamaiban "Los giron-
dinos de la Constituyente".
Muchos pauses de la America Latina, lamentable-
mente, practican el sistema de los Gobernadores
por Real Orden: Guatemala, Hondulras, Nicaragua
y Costa Rica, y sin embargo, la Repfblica Domini-
cana que tiene una Constituci6n modern, la de
1924, practice nuestro regimen por sufragio direc-
to y unicamente donde se ha desarrollado el con-
cepto perfect del regimen politico unitario, los Go-
bernadores son meros dependientes del Poder Cen-
tral. En los paises donde existe el regimen fede-
ral, los Gobernadores representan la autonomia de
los Estados. Entre nosotros la f6rmula es de tran-
saci6n. Dice el professor Duguit, que la humanidad
la constitute la fami'lia, la ciudad y la Naci6n. Que
la Naci6n es un aglomerado de ciudades y que ht
ciudad es un aglomerado de families. Pero y la
region y la provincia, yo me pregunto, no consti
tuyen un ideal y una realidad En Cuba, en nues
tra historic administrative, -y en ello no me harg
mentir mi ilustre maestro el doctor HernAndez Car
taya, Catedratioo de Derecho Administrativo en nues
tra Universidad,-la provincial tiene una historic


propia deede nuestra vida colonial y en vez de cons-
tituir un estorbo en nuestro regimen politico, ha
venido facilitando el desenvolvimiento del sistema
constitutional cubano.
Se puede objetar a este argument que el Pro-
yecto de Reforma Constitucional, establece que cuan-
do un territorio, -no dice una ciudad- sino cuan-
do el territorio de una provincia llega a mas de
trescientos mil habitantes, la Ley podr crear Dis-
tritos Provinciales y, de este modo, se rechaza mi
argumentaci6n alegando que no existe un peligro
en el present para la provincial cubana ni para la
region; pero yo respetando la frase de Duguit ven-
go a decirles a ustedes esta noche, que en las obras
constitucionales no se legisla para el pasado y si
para el present, y que cuando se hace para el fu-
turo, hay que acomodar la legislaci6n a las nece-
sidades en las cuales se realize. De manera, que
si en nuestra Constituci6n actual, promulgada en
1901 y que ha regido durante 27 afos, la poblaci6n
cubana ha ido en aumento, cabe dentro de los ter-
minos en que estb redactado este iltimo pirrafo,
la declaraci6n del Congreso de que tres ciudades
de cualquier provincia, que reunan trescientos mil
habitantes, pueden constituir el Distrito Provincial
porque los limits de ese territorio quedan, exclusi-
vamente, a la mera facultad del Congreso. Ante
tal peligro no dudo que la Constituyente comparta
la opinion de la Comisi6n dictaminadora y que de-
saparezca este riesgo espectante sobre la provincial
cubana, mas o menos remote, pero riesgo al fin. Si
no existed actualmente una necesidad para que este
proyeeto venga, si no existe hoy un motive sensible
para crear estos Distritos Provinciales, Ipor que
vamos a crearlost Toda reform debe responder
a una necesidad actual.

La provincia cubana, nuestra region, que tiene
una historic patri6ti'ca propia, no debe desaparecer,
cuando es lo cierto que, sin que se pueda explicar
el motivo, hace muchos afos que nos venimos divi-
diendo en camagiieyanos, orientales, villarefios, ma-
tanceros, habaneros y pinarefios. Cuando un Dele-
gado habla aqui a nombre de su provincia, repite
la frase con 6nfasis, con orgullo.
La Repiblica tiene que reconocer que la provincial
no ha fracasado en Cuba, que la provincia no ha si
do un obsticulo, que por el contrario, se ha desen-
vuelto perfectamente, y que la raz6n que existe para
Sque en la ciuded de la Habana se cree el Distrito
- Central, no existe para las provincial cubanas. La
-misma provincia de la Habana seguiri subsistiendo,
i ya creado cl Distrito Central. La posibilidad de an
- mayor desenvolvimiento en los negocios piblicos no
- existe para las provincias cubanas con la creaci6n de
L estos llamados Distritos Provinciales porque en la ac-







34 DIARIO D BESIONZ8 DE LA CONVENOION OONBTITUYINTE


tualidad no hay ninguna provincia, ni ninguna ciu-
dad de esas provincias, que exija la necesidad de la
creaei6n de estos Distritos.
Nunca me he podido explicar por qu6 raz6n han
introducido este injerto al tratar del Distrito Central
en el Proyecto de Reforma, cuando el Distrito Central
se hacia, fnica y exclusivamente, para la ciudad de
la Habana. Solo me he encontrado, explicaci6n pen-
sando que se pretendia, para el future, cambiar la
organizaci6n political cubana.
Yo no creo tampoco que los hombres tengan s61o
un anhelo para el present, sino que tambien se luehe
por el porvenir; y pudiera ser que, en un future, la
acci6n del Poder Central llegue hasta la provincia,
y ahi es donde yo no quiero que league. Yo no quie-
ro para Cuba, Gobernadores nombrados por el Eje-
cutivo. Es mejor que el Distrito Central se limited,
exclusivamente, a la capital de la Repfblica, porque
para la Habana, exclusivamente, se hizo esta Refor-
ma Constitutional.
Si eso no es razonable, si alguien me explica la
conveniencia de adoptarse esta Reforma Constitucio-
nal, entonces yo estoy dispuesto a reconsiderar mi
criteria; pero lo creo dificil.
Claro que una exposici6n de esta naturaleza es mis
propia para una Academia o para una Citedra, pero
seguramente que habrfn de tener mis palabras ben6-
vola proteeci6n en ustedes. No es un argument in-
contrastable que convenza, porque frente a 61 se pue-
de esgrimir la misma arma que se ha esgrimido, de
que fnicamente que se preve un mal future. Sin
embargo, entiendo que ahora, debemos resolver el
problema del present. Para mafiana hay tiempo.
El regimen provincial cubano no ha fracasado y no
hay motive de ninguna clase que aconseje hoy la
creaci6n de esos Distritos Provinciales. Por eso yo
pido que se retire del Proyecto.
SR. PRESIDENT (SINCHEZ DE BUSTAMANTE): Tiene
la palabra el senior Lagueruela.
SR. LAGUERUELA (BENITO): Sefior Presidente y se-
fiores Delegados: Voy a hacer uso de la palabra en
contra del Dictamen de la Comisi6n, como aquel
marine que despu6s de un naufragio, asido a una
tabla en el Oe6ano, no tiene mAs esperanzas que
Dios, porque en el horizonte no se divisa ninguna
serial de tierra pr6xiima, como el fatalista oriental,
que calma su ansiedad y su dolor diciendo: "Es-
taba escrito".
Yo, con respect a esta parte que voy a tratar
del articulo 15 de la Reforma, del articulo 91 de
la Constituci6n que rige, de igual manera que el
doctor Aguirre, que emple6 magnifico argument,
estoy conforme con 61, en lo que se refiere a la de-
fensa del Distrito Provincial. Es mi deber, como


Delegado por la provincia de la Habana y del Par-
tido Popular, defender la no supresi6n del Ayunta-
miento de la Habana, por muchas razones que son
obvias decir aqui. La Comisi6n ha tenido por base,
para aceptar esa supresi6n, razones de alta poli-
tica urbana, y tambien como ensayo de gobierno
local. No tengo prActica political suficiente para
comprender esas razones de alta political urbana,
no obstante haber actuado en los partidos politicos
desde el comienzo de la era republican; y tengo
las mismas razones aducidas por el senior Aguirre
para oponerme a que desaparezca el Distrito Provin-
cial. Debemos defender la provincia de la Habana
junto con sus hermanas las otras cinco provincias.
Las razones utilizadas por la Comisi6n para jus-
tificar la no existencia del Ayuntamiento de la Ca-
pital, ~se refieren a que el Municipio de la Habana
ha fraeasado? Todo lo contrario. Es una honra de
la Repfblica nuestro Municipi'o de la Habana; y
es una honra de los cubanos poder presentar a un
hombre que no es natural de la Habana y que ocu-
pa la Alcaldia de la ciudad de la Habana, siendo
un joven de historic espl6ndida, que con arreglo a
las ensefianzas del Primer Magistrado de la Repi-
blica, ha mantenido su political al pie de la letra; y,
como 6ste, ha heeho de esta Naci6n una gran Naei6n,
aqu6l ha heoho del Municipio de la Habana un gran
Municipio, para su honra y para su prestigio.
i.QuB motiva el suprimir el Ayuntamiento de la
Habana? Razones de alta political urbana. Es que
sin acordarnos hemos pasado rozando tangencial-
mente el articulo once de nuestra Constituci6n qie
no reconoce fueros ni privilegios para ningin cuba-
no'ni tampoco defects especiales para algunos de
ellos. Yo puedo decir que todos los Alcaldes de la
Repiblica, todos los Municipios de la Repfblica sal-
van su existencia, menos el Municipio de la Haba-
na, por razones de alta political urbana. Para los
habaneros, para los que hacemos political aqui, casi
podiamos desechar, casi podiamos maldecir las altas
razones de political urbana. Si hubiera political rural
que pudiera salvar el Municipio de la Habana, ben-
dita sea la political rural, que echa abajo la political
urbana y las altas consideraciones para suprimir
el inico Ayuntamiento regido por un gran cubano
perteneciente al Partido Popular. Y el inico que se
suprime, cuando precisamente esti hacienda una ad-
ministraci6n just, recta, honrada, orgullo de los
cubanos. Pero estaba escrito. Hace falta, para
las grandes consideraciones de nuestra political, la
supresi6n del Ayuntamiento de la Habana.
En vano hemos ido tocando una por una todas
las puertas, uno por uno todos los corazones. En
el fondo de los Constituyentes hay un gran deseo
de no tocar el Ayuntamiento de la Habana; pero






DIArIO DE 8EBIONE8 DE LA CONVENTION 00NSTITUYENTE 35
U"


se suprime por razones de alta consideraci6n ur-
bana, de alta political urbana.

Como decia hace un moment, he aprendido mu-
cho, como siempre, de todos los discursos que aqui
se ban pronunciado sobre distintos aspects de la
Reforma Constitucional. Del doctor Aguirre he
torado tambi6n la relaci6n de que Praix ha dicho
que es una gran necesidad el Gobierno Central y
en su pais no hay ningfin Gobierno Central, no hay
un solo Gobierno Central en los Estados Unidos;
hay un Gobierno Federal, que resuelve el problemal
completamente, no de political urbana, sino de po-
litica de los Estados, para que haya un solo Estado
que contenga dentro de si el Gobierno national. Y
para que eso no suceda eon el Distrito Federal
de Washington, que se refiere a razones completa-
mente distintas a las altas razones de political ur-
bana, existe una gran Asociaci6n en el Es
tado de New York, en la capital, que todos co-
nocemos, cuyo nombre es Tammany Hall. Esa Asocia-
ci6n es tan grande en su fuerza, que no ha habido
politico del Estado, que no ha habido politicos de
la Repiblica que puedan borrarla. Decid a un
neoyorkino que va a perder su Ayuntamiento por
razones de political urbana; y os dir. que Tammany
Hall es algo malo, pero desearg que no le quite
su personalidad.

Que bien ha hecho el sefor Aguirre y sus amigos
y todos aqui al votar de acuerdo con 61, porque qui-
zAs tamibi6n por razones de political urbana se pida
mariana la supresi6n del Ayuntamiento de Santiago
de Cuba, la supresi6n del Ayuntamiento de Cama-
giiey, la supresi6n del Ayuntamiento de Santa Cla-
ra y la supresi6n del Ayuntamiento de Pinar del
Rio. Cuando todos vosotros volvAis a vuestros la-
res distintos, por el much bien que aqui se ha he-
cho, seguramente vhis a tener todos una pequefia
pena: Al regresar de la Habana para vuestros lares
tennis que pensar todo el bien que habeis hecho con
vuestra obra; pero al mismo tiempo tendr6is que
pensar tambi6n que dejAis una nota negra quitando
el Ayuntamiento de la Habana, fundado en 1500,


y que la alta political urbana hace quitarlo despuEs
de cuatrocientos veinte y dos aiios de existencia.
De ese Ayuntamiento que primero estuvo en manos
de los descubridores; despu6s de los colonizadores;
despu6s vinieron los ingleses y lo respetaron, volvi6
a ser de Espafia colonial; subsisti6 continuamente;
vino la independencia, y despu6s los americanos en
sus intervenciones, y lo respetaron; volvieron los
cubanos a tomar posesi6n de lo que era suyo, es
decir, vinieron los cubanos a tomar posesi6n nufr-
vamente de la Repiiblica y lo respetaron; y ahi es-
tan las actas de ese Ayuntamiento desde el aio
1500. Y c6mo va a borrarse toda esa historic, y
c6mo va a cerrarse ese libro de actas por razones
de alta political urbana?
Dije antes, sefiores, que como el naufrago, sin
esperanzas de salvaci6n alguna, pedia la palabra;
sabiendo que est& muy lejos la tierra, la tierra quo
significa el Ayuntamiento de la Habana. Porque
yo soy de nacimiento matancero, pero he vivido
toda mi existencia political en la ciudad de la Ha-
bana y la quiero tanto como a mi pobre provincia.
Muy lejos de pensar que cualquiera de laa provincial
alcance actualmente una poblaci6n de trescientos mil
habitantes; pero el doctor Aguirre, muy due-
fio de su opinion y por cariiio a su pro-
vincia, porque quizas alguna invasion grandi-
sima pueda ocupar a Santiago de Cuba y league
a esa suma de habitantes; porque quizAs den-
tro de trescientos afios tenga ese nfimero, 61
preveia una cosa. Porque esta Constituci6n no es
para hoy, es para el future y ya sabemos con pla-
oemes de todos, que cinco capitals de provincia no
van a ser desaparecidas porque tengan trescientos
mil habitantes. En cambio, la Habana, con ma, de
seiscientos mil habitantes, por razones de political
urbana, verA desaparecer su Ayuntamiento.
SR. PRESIDENT (SANCHEZ DE BUSTAMANTE) : Trana-
currido el t6rmino de la pr6rroga, se suspended la se-
si6n. La Convenci6n volvera a reunirse mafana, a
las 4 de la tarde.
(Eran las 8 y 30 p. m.).


IMP. FERNANDEZ Y CA., PI Y MARGALL 17, HABANA




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs