• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 La perla
 Cuento de lobos
 Dalila
 La carta
 Cuento de miedo
 El odio
 Confesión
 Cuento de amor
 Los chinos
 La galleguita
 Cuento de reyes
 Los brillantes
 Cuento de santos
 El mal oficio
 La virgen tonta o El milagro de...
 Cuento de misterio
 Naufragio
 Paisaje de abanico
 Cuento de hadas
 El fondo del mar
 La quinina
 Cuento de ladrones
 El rubi
 Table of Contents














Title: Piedras preciosas.
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00067429/00001
 Material Information
Title: Piedras preciosas.
Physical Description: 3 p. â„“., 388, 1 p., 1 â„“. 19 cm.
Language: Spanish
Creator: Hernandez Cata, Alfonso,
Hernández Catá, Alfonso, 1885-1940
Publisher: Editorial Mundo latino
Publication Date: 1927
 Subjects
Subject: Caribbean   ( lcsh )
Spatial Coverage: Caribbean
 Notes
General Note: At head of title: A. Hernández-Cata.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00067429
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 04377148

Table of Contents
    La perla
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Cuento de lobos
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Dalila
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    La carta
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    Cuento de miedo
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    El odio
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Confesión
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    Cuento de amor
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    Los chinos
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    La galleguita
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Cuento de reyes
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    Los brillantes
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Cuento de santos
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
    El mal oficio
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
    La virgen tonta o El milagro de la risa
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
    Cuento de misterio
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
    Naufragio
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
    Paisaje de abanico
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
    Cuento de hadas
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
    El fondo del mar
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
    La quinina
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
    Cuento de ladrones
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 304
    El rubi
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
    Table of Contents
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
Full Text

L A 'P E R L A








St, yo habia visto atuel hombre otra vez. Su
cara fofa-y linfitica,-su afilada diestra, que se
recort6 un momrnite -sobre el" rojo antepecho
del palco, empujabali violentamente, sin lqgrar
abrirla, unt puerta cerrada en mi memorial.
Detris de 6l, una_ pujer rubia, magnifica y
vulgar al miSmo tiempo, con ese tipo fabrica-
do en series por las grades ciudades para cue-
ridas de Khib, se llevaba de rato en rato la
man8 al escote, ftenerbsa de que algdn ladr6n :
invisible arrebatara de 611a estrella suavisima,
iosada como una transfiguttai6n de la carne,
hacia fa cual cornvergsan-cien miradas de cu-
riosidad y de'envidia. T-ronaba ei la orcuesta-
la c6lera de Wotam, y, a favor suyo, el hom-
bre volvi6se a habtar'gon la mujer; entonces,
la puerta reacia en Ja memorial, ae abri6 de
pronto; lo que no rabian podido las facciones,
ni siquiera el orientb inconfundible de. aquelHa
perla, lo pudo la veZ. IY asabia-quien eral
- p6se el cegado recuerc&b, su modo dehablar,'
su charla, tan -pronto ninuciosa cope- vaga,
I





A. "HERNANDEZ-CATA


casi fantistica, y su tarjeta de visit, conservada
sin saber por qua various afios, hasta verla ama-
rillear en la carter, reavivAronse con firmes
perfiles... Entre el alma y los oidos estableci6-
se una muralla que no logr6 pasar la misica;
desvaneci6se la multitud levemente inclinada
hacia el scenario; fundiaronse en brumas los
petreos dominios de Brunilda, y, dentro de mi,
reapareci6 el ancho rio Magdalena con sus
mArgenes selvaticas llenas de cocodrillos, el
puerto de Honda, el barco chato, las cars lin-
guidas de los criollos y las apopl6ticas de los
ingleses, y aquel rinc6n de la cubierta done
nos reuniamos todas las tardes a conversar... a
escucharle.
Yo regresaba de Francia, tras dos afios de
servir con indolente correcci6n mi puesto de
segundo secretario en Bogota, y ya empezaba
a conocer los tres grandes secrets de la diplo-
macia: la ignorancia, la sonrisa y el silencio.
Desde las primers tardes aquel hombre apo-
der6se de nuestro interns, y di6, aun a quienes
mis habiamos viajado, una vejaminosa impre-
si6n de sedentarismo. Al principio lo tomna-
mos por uno de esos engafiadores pueriles clue
no saben administrar su fantasia; pero bien
pronto nos dimos cuenta de cue era veridico.
Armenio, turco o hindt--en esto solia contra-
decirse-, le era familiar el mundo entero.
Desde el Occeano Indico y el Mar Rojo a los




PIEDRAS PRECIOSAS


lagos frios de America del Norte, y desde la
bahia de Ago a las mas remotas islas de Aus-
tralia, sus correrias no terminaban nunca.
Ahora venia del golfo del Darien, despues de
haber cruzado toda la Colombia, para detener-
se en las minas de esmeralda de Coscuez y
Muzo, y volvia al Atlintico a recalar en las
pesquerias de perlas del Caribe y regresar a
Paris, donde tomaria pie para emprender nue-
vo viaje a Colombo. Su vida habiase desen-
vuelto entire miserias y esplendores de piedras
preciosas. Al servicio de uno de los diez o doce
arabes que acaparan en el Golfo Pirsico ]a
pesca magica, supo de la f6rrea discipline a
bordo de los veleros en que los pescadores des-
nudos, sin otro equipo que una pinza de hue-
so para comprimir las narices, unos dediles
para protegerse contra las aristas de las rocas,
un cuchillo entire los dientes y un cestillo las-
trado con una piedra, bucean hasta veinte pies
de profundidad con probabilidad de ser ataca-
dos por los peces diablos, y con certeza de per-
der en pocos afios la vista y el oido, de des-
truirse los pulmones y de morir prematura-
mente cubiertos de llagas incurables. Habia
comido con ellos, al caer las tardes, arroz y
ditiles, y bebido por todo alimento, los rudos
dias de pesca, parcas tacitas de cafe. Pocos
como 1l sabian cuidar las perlas y conocian
sus secrets, desde el raspado a cuchillo hasta




A. HERNANDEz-CATA


el poder predecir si tras su primer capa, in-
tacta o resquebrajada, surgiria otra de mis
puras luces. Por entire sus dedos pasaron todas
las perlas del pasaje y las evalu6, calculando a
ojo el nimero de granos de cada una, multi-
plicAndolo en seguida por si mismo, y luego,
desde por diez, hasta por trescientos, segin la
forma, el brillo y el tamaflo. Oirle hablar de
los medios de mejorar con tintes y colodi6n
las perlas, de las Hou-Tcheou Fou y en Mye-Kuo, de la im-
plantaci6n en Ceylan por un tal mister Salo-
m6n, de un sistema de radiografia; escucharle
anecdotas del libro de Anselmo Boece de Boot,
antiquisimo joyero autor, de quien nunca se
separaba, o narrar las leyendas de las perlas
celebres, desde la de la reina Pomare hasta la
mas famosa del baile de la Perla, dado en
WAshington, pasando por las de Cleopatra, la
Pirigrina, la de Felipe IV, la de Catalina de
Medicis, las de Le6n X, el Sah Sefi, la ofreci-
da por la Repdblica veneciana a Soliman el
Magnifico, la inmensa de la colecci6n Hope y
cien mas, era como asomarse a ventanas ines-
peradas de la vida... cE1l seria rico, fabulosa-
mente rico., Esta era el ritornelo de su vasta
melopea liena de visions. Aquella melopea
envolvente que, aun a los que presumiamos de
haber viajado much, nos daba la conciencia
de vivir una vida casi de quietud y estrechez.
4




PIEDRAS PRECIOSAS


Dos o tres veces me volvi a mirarle desde mi
butaca; ya sus ojos no tenian, bajo el atercio-
pelado brillo juvenile, aquel reflejo agresivo y
constant; ya habia perdido aquel abstract
aspect furtivo de delincuencia y de oblicuidad.
Estaba mis grueso; sin duda los quince afios
que mediaban entire los dos encuentros ha-
bianle macerado hora a hora. Al terminal la
representaci6n, cuando auin el fuego sagrado
ardia en la escena y temblaba todavia en la
orquesta el deliquio sonoro, sali con el prop6-
sito de cruzarme en el pasillo con 61. Me re-
conoci6 al punto, y me estrech6 entire sus
brazos.
-Crei que me habia olvidado usted-le dije.
-lOhl Yo nunca olvido a nadie... Le pre-
Ssento a mi amiga: mademoiselle Durand... Us-
tec viene a cenar con nosotros... Conmigo. De-
jaremos en casa a mi amiga, que le gusta acos-
tarse temprano, y nos iremos por ahi, a char-
lar... iSi supiera cufntas veces he pensado en
usted... En usted y en aquel pastor ingles que
tenia cara de nifio ise acuerda? iMe alegra que
tampoco used me haya olvidadol...
Acepte. Estaba solo en Paris, y bajo una de
esas murrias frecuentes en los diplomiticos al
regresar a su tierra y sentirse mis extranjeros
en ella que en el ajeno pais de donde vienen.
Un autom6vil suntuario, dandonos con los
pulmones perfectos de su motor y con sus ba-





A. HLkNiNDEZ-CATA


lestas y cojines sensaci6n de inmovilidad, hizo
pasar a nuestros costados calls y calles hacia
Passy. Dentro de 61, para romper un silencio
que en vano intentaban caldear las sonri-
sas, dije sefialando el escote de mademoiselle
Durand:
-Tambi6n he reconocido la perla.
--!Tambi6n? IClaro!... IQuien la ve una vez,
no puede olvidarla nuncal Aunque no sea un
especialista. Basta tener gustos finos como, sin
duda, usted los tiene.
-Gracias.
Nos detuvimos. Bajamos para que la dama
descendiese c6modamente, y en el moment de
despedirse vi con estupor que le echaba los
brazos al cuello, desprendia sin que ella mos-
trara estupor, el broche del collar, y lo guar-
daba en un estuche que hundi6 en el interior
del chaleco. Esto cre6 entire los dos un vacio
de equivocos dificiles, que eI quiso llenar ape-
nas desapareci6 la rubia y el autom6vil reanu-
d6 la march.
--Siempre lo hago... Ya en dos ocasiones me
han atacado apaches que debian no venir a
ciegas; pero el ch6fer y el lacayo son de con-
fianza y hombres de pelo en pecho... Este es
casi un autom6vil military; mire las armas que
llevamos. iDice usted que pasado mafiana se
va a Rio Janeiro? Pues me alegro; si, dispen-
se... Me alegro, porque de ese modo tendr6 me-




PIEDRAS PRECIOSAS


nos escripulo de contarle lo que voy a contar-
le esta noche.
En el restordn note el respeto con que era
tratado. Para acomodarme a su ritmo hube de
comer de prisa, en silencio. Sin duda 1 queria
evitar todo obsticulo done su confidencia pu-
diese tropezar, y ordenaba, mientras comia,
sus recuerdos, pues varias veces se ensombre-
ci6 su frente. Cuando quedaron s6lo sobre el
mantel el cafe y los licores, puso de pronto los
codos en la mesa, incrust6 la cara entire las
manos y empez6 a hablarme, con los ojos
ausentes, cual si yo fuese nada mis el pretexto
para hablar consigo mismo en voz alta:
-Cuando usted me conoci6, ya hacia dos
aflos que poseia yo la perla; pero entonces, la
juventud, las ilusiones, el estar demasiado cer-
ca del suceso y demasiado lejos de la muerte,
tenian atrofiado en mi el miedo, el remordi-
miento y la conciencia.
Se desabroch6 el chaleco, sac6 de un bolsillo
especial el estuche, y hacienda rutilar bajo el
lustro la perla, que fulgi6 con un brillo ajeno
por complete a la lampara e hijo de una ma-
ravillosa luz estelar viva en su interior, pro-
sigui6:
-Yo vivia miserablemente en el Golfo, en-
tre los pescadores. Le llevaba la contabilidad
al capitAn del velero y no sofiaba con ser rico.
La primer ambici6n me la di6 un negociante
7





A. HERNANDEZ-CATA


holandes, induciCndome a ir por la noche al
secadero a registrar las ostras para ver si ha-
l1aba alguna perla. Durante cuatro noches no
halle nada. Un olor terrible de mar podrido,
de cadaver, que hubiese repugnado a los mis-
mos cuervos, el olor mis malo de mi vida
-y se lo digo yo que he olido carrofias en
todos los continentes-me asfixiaba. A gatas,
pegandome a las sombras, burlaba la vigilan-
cia de los centinelas. Cada vez que el rutilar
de un astro arrancaba al nAcar un reflejo, que-
daba inm6vil durante horas, sintiendo casi en
la piel la bala que habia de venir a castigarme.
Y, sin embargo, apenas recogi nada: granos
miseros que me valieron unas cuantas rupias...
Pero yo habia visto el oro, y ver el oro es per-
derse para siempre. Luego he tenido en mi
mano esmeraldas, topacios, berilos, verdaderos
tesoros en una sola gema... Y no es igual: una
piedra puede admirarse sin pensar en su valor,
mientras que el amarillo del oro nos mancha
el alma. iCreo que si volviera a ver aquella pri-
mera moneda, con su drag6n ridiculamente
vencido por San Jorge y su burguesa disfraza-
da de reina, la reconoceria, la escupiria!... Per-
d6neme la divagaci6n. iNo quiere mis kum-
mel? A su gusto...
En una de aquellas excursions, al ir a aga-
zaparme para esquivar una zona de penumbra,
tropecd con un bulto vivo. Contraje la diestra




PIEDRAS PDECIOSA


sobre la empufiadura del pufial, y preguntd con
la voz ahogada e intense:
--Quidn es?
-iQuien eres td?-me respondieron.
Reconoci a uno de los tripulantes de mi bar-
co. Era un hombre seco, taciturno, de ojos
siempre en extasis y de largas inmovilidades
de fakir.
-IVienes a robar!-me dijo en tono de re-
proche.
-Y ti, nquA haces?-le repuse sarcistico.
-Robando tambien, es verdad; pero no para
enriquecerme. Casi me sobra el arroz y los da-
tiles que nos dan. Si cuisiera desde hace mu-
cho tendria mis oro que los pobres jefes cue
nos registran cada noche con manos avaras,
temerosos de que les hayamos robado siquie-
ra dos puntitos de esos cque ni para la farma-
cia sirven.
--Y para quc robas entonces?
-Por promesa. iRobar4 hasta cue encuentre
otra perla igual a la que tengo! iDudas de mi?
Te la ensefiare. Y te contard tambidn por que
robo; veris c6mo las peores acciones del mun-
do pueden justificarse; y, si ain es tiempo, re-
nunciaras a la codicia de los bienes de esta
vida y pensarAs que hay despues una vida sin
fin. Vamos.
Rozando cautelosamente la tierra, reptamos
largo rato. El iba delante. Las dos unicas es-





A. HENNANDEZ-CATA


trellas asomadas al cielo estaban tan pr6xi-
mas que parecian dos ojos, y el fakir y yo de-
bimos parecer a su mirada una serpiente tan
Avida de llegar a su cubil que dejaba su sombra
detras. Cuando traspusimos el Area vigilada y
pudimos andar verticales, comenz6 a hablar-
me. Estaba tan Ileno de su vision que crefa po-
der transmitirmela con medias palabras. So-
breentendi que su padre habia robado a una
mujer aquella perla hacia ya muchos afios.
Apoyandose en una leyenda donde una omni-
moda divinidad de no s6 cual temple de la In-
dia, perdon6 a un fratricida porque su hijo le
llev6 dos crisopacios de irisaciones prodigiosas,
concibi6 la idea de buscar otra perla igual a la
robada e ir a comprar con ambas el perd6n eter-
no de su padre. El fervor religioso, los ayunos,
la llama de una sola idea domando todas las
tentaciones de la care y uniendo en haz las
diversificaciones del alma, dieron a su vida una
pauta a la vez quimerica y recta. trar6l... No se cuando, pero la encontrare, me
decia ensanchadas por el anhelo sus pupilas de
agua encendida. iHe sofiado infinitas noches
que la encontrabal ILa he visto, la he tocado;
eran tan iguales que hube de ponerme una en
cada mano para convencerme de que no eran la
misma!... iVerdad que si un asesino entr6 en el
Nirvana por dos crisopacios, mi padre entrara
por las dos perlas mas bellas del mundo? Yo





PIEDRAS PRPCIOSAS


asentia y empezaba a jadear. Sus piernas, casi
desprovistas de came, salvaban las millas a
largos pasos elisticos, sin fatiga. Al fin se de-
tuvo; entramos en unas malezas; midi6, a par-
tir de la primer rama de un arbol, various pies;
orient6se alli hacia la salida del sol, y anduvo
unas cuantas yards mis; luego se puso de ro-
dillas, y sus manos, que tantas veces vi tender
el agua al lanzarse desde la borda del vele-
ro, empezaron a cavar, cual si la voluntad
las transformase en metAlicos utensilios. Bien
pronto cupo en el agujero medio brazo, y la
diestra sali6 de 1e con un envoltorio, que apri-
sion6 en las rodillas mientras restituia a su
lugar la removida tierra. Mi alma enter esta-
ba en mi mirar, fijo en el desenterrado bulto;
pero 1e, ya sin prisa, trabajaba con cautela y
hablaba despacio tambien:
-Tengo mis de diez escondites iguales. Si
alguien los tocara, siquiera con la punta del pie,
lo reconoceria... Este no lo empleare ya nunca
mas. Durante algunas 6pocas la he podido te-
ner conmigo; otras, no... Los malvados atien-
den a perderse mAs que a salvarse. Una vez
crei tener clue tragArmela; dos ingleses se acer-
caron a mi, y lei en sus ojos, quizas antes de
que cuajara en ellos mismos, un mal deseo, una
sospecha. Vino gente y no fu6 precise hacer
nada. De hab6rmela tragado, creo cue mi cuer-
po se hubiese hecho por dentro luminoso; y





A. HEARNNDEZ-CATi


cuanto es en los demas triste y repugnante ser-
vidumbre, hubiera dejado de serlo para mi. En
esta perla estan las ansias mias de salvar a mi
padre, porque nada de lo que pone el hombre
de su alma en los otros hombres y en las cosas,
se pierde. Cada hora que pasa, que sufro, que
espero, que temo a la llegada de la Muerte, que
rezo para que me deje tiempo de encontrar la
otra perla hermana y de ir a ofrecersela a quien
pueda perdonar o condenar para siempre, le
afiade un nuevo fulgor y purifica mAs a6n su
oriented de alba. Mi sacrificio se contempla en
ella igual que en un espejo... Mirala.
Y la vi por primer vez. Y me pareci6 que
aquel ser extrafio obraba un milagro ante mis
ojos. Durante un inmenso segundo pense cue
la luna acababa de nacer de la tierra e iba a
agrandarse, a agrandarse y a subir al cielo.
IAh, usted ha visto las mAs bellas perlas sin
casi mirarlas, al pasar frente a las vitrinas de
Cartier o de Tiffani; su vida es la vida de la
ciudad, la de no sorprenderse ante nada, la de
dar distraidos codazos a prodigies quien sabe
si mayores ain que el de una perlal... Pero yo
era un salvaje, un pobre mozo amamantado
por la orfandad en paises casi deshabitados.
Mi existencia enter habia sido la misera de
los pescadores. No habia bajado como ellos al
fondo del agua, es cierto; pero ninguna otra de
sus fatigas me era ajena.




PIEDRAS PRECIOSAS


Mi vida hahia sido ver pasar perlas del mar
hacia las ciudades desconocidas, mientras la
miseria quedaba con nosotros. Pescar una per-
la asi era el ensuefio de todos los pescadores.
No para venderla, no, sino para tenerla un
moment entire las manos, para unir su vida al
recuerdo de haberla robado a las rocas, de ha-
berla dado al mundo, y decir despues, cuando,
sordo, ciego y cubierto de p6stulas llegasen a
los labios las palabras que quieren resumir
todo el camino: Fui yo quien pesc6 aquella
perla... vComprende? En la noche, entire los
negros dedos del fakir, la perla fulgia divina-
mente. Acquel primer minute de contempla-
ci6n, sin duda, el mAs puro de mi vida, ni un
instant pense en que la perla valia millares de
monedas de oro como la que el maldito holan-
d6s puso en mi mano... Mi existir integro ha-
bia sido realidad de privaciones y suefio de
perlas; y al ver aquella perla sublime, 6sta...
~1stal, no me vino de pronto la idea impura de
que me podria library de la miseria para siem-
pre... El mal pensamiento vino despues; des-
pues que oimos un ruido y que nos quedamos
tan pegados al tronco de un arbol, que apenas
aumentabamos su espesor.
-iHas oido?
-Si, calla.
Enmudecf. Una de las estrellas desprendi6-
se de junto a la otra, ray6 de plata fugaz la ne-





A. HERNANDEZ-CATA


grura, y me hizo olvidar el miedo y volver a
pensar en la perla. Ya iba a hablar, cuando se
anticip6 su voz:
-Debe de haber sido also a lo lejos.
-Una fiera, tal vez.
-Mejor si es fera que si es hombre.
-Es verdad... iY la perla? Dejame verla
mAs... iQu6 hermosa es!
-Me la he tragado-dijo-. Tuve miedo.
A6n esperamos largo rato. Echamos a an-
dar, y cuando di6 el primer paso delante de mi,
ya estaba decidida su suerte. Entre el pensa-
miento y su realizaci6n no debi6 de transcurrir
medio minute. Ignoro si la idea naci6 en mi o si
me vino de fuera... iQuien sabe!... Pero se apo-
der6 de mi, se sirvi6 de mi con fuerza a la que
hubiera sido inCtil resistirse. Su oido agudisi-
mo que sinti6 removerse las malezas a lo le-
jos, no sinti6 mi brazo levantarse, ni sus ojos
pudieron ver el reldmpago del puiial. La heri-
da fue en la espalda, de arriba a abajo, tan vio-
lenta que la mano baj6 un poco al choque de
la empufiadura contra el cuerpo. El fakir des-
plom6se de bruces, convulso. Ya en la tierra,
quiso revolverse, echarme al cuello los garfios
de sus manos a los que ya no bajaba el poder de
la vida. Abrazado a e1 cai yo tambien; y enton-
ces le arranque de la care el arma, y, ciego,
con una ira cobarde, le hice otra herida, otras,
hasta que qued6 inm6vil.




PIEDRAS PRECIOSAS


En las narices y en la boca senti el olor de
so sangre. En vano cruise luego proceder con
serenidad: la tibieza viscosa de las entrafias
descubiertas me lo impedia. Deja un moment
el pufial, y con las dos manos, en un esfuerzo
bruto, ensanche una de las aberturas del vien-
tre en busca del est6mago. La sangre, el terror
y el deseo, refiian en mi una batalla horrible;
uno me excitaba, el otro paralizaba mi inteli-
gencia, el otro daba a mis dedos una rapidez y
una certeza abominables... No s4 cuanto dura-
ria aquel forcejear con la came palpitante aun.
Debi6 quedar despedazado, como si cien buitres
hubiesen picado dentro de 1e. iUsted no puede
figurarse lo duro que es el pecho del hombrel...
El cuerpo no se habia tornado luminoso por
dentro, no; estaba negro, como un relieve de la
noche; y la perla tambien se habia tornado os-
cura, por lo menos, para mis ojos. Pero mis
manos la descubrieron, la aprisionaron... Y en-
tonces hui, hui... Tengo la convicci6n de que no
he parade todavia. Este ir y venir de mi exis-
tencia no es, en el fondo, mAs que una especie
de huida de mi mismo.
--Y despues, inmediatamente despues?
Alz6 trabajosamente del mantel la mirada
caida, me contempl6 con estupor various segun-
dos, en silencio, y prosiguio:
-Todos tenemos necesidad de hablar de
mis alguna vez..., una necesidad absurd e im-
15




A. HERNANDEZ-CATA


periosa. iPor cqu el fakir me dijo aquella noche
su secret? Por lo clue yo se lo estoy diciendo
a usted esta noche. jCree que yo no lo habia
visto ya desde el palco? Si; al volverme una de
las veces, le vi, le present, y quite la mano del
antepecho, cual si nada mAs con posarse sobre
un terciopelo color de sangre fuera a revelarle
lo que mi boca acaba de referirle ahora. Si
usted no sale a mi encuentro en el pasillo, ma-
fiana, en cuanto hubiesen abierto el Minis-
terio, habria ido a preguntar por usted...
Es lo que le he dicho antes: algo imperioso,
absurdo. A todo el mundo, hasta a los mas
frios y solapados, se les sube un dia el alma
a la boca... Despues, inmediatamente despues,
una sagacidad inteligente y helada rigi6 todos
mis actos. Alli la vida del hombre es barata,
y un pescador muerto no hace ni la milesima
parte del ruido que hacen aqui las tres lines
de L'Matin dedicadas a contar cualquier acci-
dente. Enterr6 mi tesoro, dej6 sin enterrar mi
victim, volvi muchas veces al secadero hasta
conseguir algunas perlas, de las cuales s61o tres
vendi al holandes, y, por fin, en un barco sueco,
me fui a Ceylin. Alli estuve cerca de un afio.
Gane alg-in dinero, adquiri fama de conocedor,
intervine en cien de esos tratos mudos en que,
con las manos cubiertas con un pafiuelo, los
orientales estipulan valiendose de convencio-
nales presiones, el precio de compras y ven-
16




PIMEDAS PIUCIOSAS


tas... Las primeras mil libras, ya se sabe, fue-
ron dificiles. Despues, no; como si un hilito
de fortune escapado de la perla sobornara a la
Suerte, las empresas mAs irreflexivas fructifica-
ban a mi favor. Fuera yo o no quien sembrara,
recogia las cosechas... La perla era cual un
imAn que atrajese el oro... No hay gran fortune
sin lagrimas, sin injusticias, claro es; y lo ~inico
que puedo decirle es que en la riqueza que hoy
tengo hay tambien lAgrimas de mis ojos... De
todos modos, si se contase la historic de cada
capital, de cada piedra, de cada moneda, acaso
Io que yo acabo de contarle se apagara junto al
brillo rojo de otros delitos... Yo cometi mu-
chos; primero sin cuidarme de los c6digos, cara
a car a las prisiones y a la muerte; despues,
con mafia de hombre culto que conoce bien los
pielagos y atajos de las leyes... Quien se lanza
a los grandes negocios s61o tiene dos posiciones
que elegir: ser martillo o ser yunque, mejor
dicho: ser comida o ser boca. dIba yo, des-
pubs de lo que hice, a dejarme ablandar por el
l1anto y a ser devorado por los otros? iAh, nol
Fui martillo y mandibula duros... El primer
negocio serio fu6 comprar a unos ladrones,
haciendoles career que estaban a punto de ser
descubiertos, el botin de una sepultura china
violada... Eso fue poco antes de conocerlo a
usted. Cambie de nombre, asegure la perla,
viaj6 por cuenta de una sociedad inspeccionan-
17 % 9





A. HERNANDEZ-CATA


do las pesquerias australianas y americanas,
compr6 de paso en Cosconez esmeraldas que
me valieron mucho... Como cada vez la gente
pregunta menos de d6nde se viene, sino en
d6nde se esta, ad6nde se va, y yo estaba ya
casi en la opulencia e iba muy lejos, organic
pronto un negocio para el cual ser el poseedor
de una perla famosa me sirvi6 de garantia.
En pocos afios mi fortune sobrepas6 el pre-
cio que la leyenda atribuia a la perla, y cuan-
tas veces estuve en camino de venderla, en el
moment final me arrepenti... Le cuento en
pocas palabras, muchos afios. Me estableci
aqui, me nacionalic6, me hice gran hombre,
tuve caballos clue cuide como a personas y
criados que trat6 como a bestias... La perla no
era ya mi punto de apoyo, sino mi fetiche, mi
talisman, mi anuncio en este tiempo de la pu-
blicidad furiosa... La vida me ha hecho perder
todos los escriipulos: conozco a los hombres...
Hoy soy frances y uno de los dos o tres nego-
ciantes de piedras preciosas envidiados en todo
el mundo. En verdad no tengo ninguna fe reli-
giosa, pero la superstici6n de la perla me ha
poseido siempre, y a media que pasa el tiem-
po, el remordimiento de que mate a un hombre
puro, a un santo quizA, me causa pavorosos
insomnios. Sin career en los dioses, creo en las
brujerias; es un sedimento, una suciedad de mi
alma que la civilizaci6n no ha podido lavarme.




PIEDRAS PRECIOSAS


iSe reiria usted si le dijese que durante algtin
tiempo he llevado junto al pecho una esmeral-
da con una harpia grabada en ella, una harpia
teniendo enredada una anguila humedecida
con nauseabunda grasa de este pez para ahu-
yentar las visions delirantes? Desde hace mu-
cho, ya en el vapor, cuando nos conocimos, el
fakir venia a sentarse algunas noches junto a
mi cama. Hace poco, despues de una enferme-
dad, ya sin fiebre, una mafiana de sol vi abrir-
se de pronto la puerta y entrar a la Muerte de
la mano del fakir, que llevaba a6n abierto y
despedazado el pecho. Puedo asegurarle que
no fu6 alucinaci6n; lo vi como a usted aho-
ra. Hasta entonces s6lo se me habia apare-
cido de noche... Al entrar tambien en mis dias
comprendi que era precise tomar un partido.
Al pronto pense en ir a dejar la perla en el
temple adonde queria 11evarla 1l cuando halla-
ra la otra... No lo he hecho porque s6 por expe-
riencia c6mo los templos se saquean. Luego
pense en destruirla, y ya lo he decidido. Si, sera
lo mejor... Tengo hechas imitaciones perfectas
a la vista de otros ojos que no sean mis ojos.
Cuantos se ocupan de perlas en el mundo sa-
hen que esta perla es mia... En el fondo la per-
la es mi verdadera personalidad, y, sin embar-
go... Creo que en cuanto me desprenda de ella,
mi vida cambiara... iQud importal De tiempo
en tiempo siento la necesidad de que la vean, y





A. HERNANDEZ-CATA


alquilo una mujer como la de esta noche para
que la l1eve. IPobres mujeres: todas se prestan
con orgullol Exhibire en 6sa o en otra las imi-
taciones y nadie notary nada... Pero yo sabre la
verdad, y ese sera mi castigo. De un lado tira de
mi el amor alas perlas, que es el verdadero amor
de mi vida-mis que el lujo y mis que el pode-
rio-; de otro, el espectro de mi victim, que ya
estf junto a mi a todas horas... IMirelol IEn ese
rinc6n! Ya ve que casi no he bebido... Cuando
lo vi a usted en el teatro, comprendi que esta
noche habria de decidirme, porque precisamen-
te el dia que le conoci, cuando embarcamos
para atravesar el Magdalena, ise acuerda?, fu6
cuando la primer rafaga de remordimiento
me nubl6 el mundo. Miedo a la justicia huma-
na si habia tenido antes... Remordimiento,
miedo a la otra justicia, hasta aquel dia, no...
Hay, pues, que acabar. No se mueva usted...
Dejeme... IEs mejorl
Habia acercado el encendedor, done la lan-
za de una llamita perdia de tiempo en tiempo
la aspiraci6n vertical, y requerido las pinzas
de plata del azucarero. Viendolo manipular
con calma, la duda sentida antafio de que fue-
se uno de esos mixtificadores pueriles que no
saben administrar su fantasia, me asalt6 reti-
cente, y lo dej6 proceder a su guisa. Cuando
repar6 en su cara demudada y en sus ojos Ile-
nos de ligrimas, ya entire las dos garras de





PIEDRAS P2ECIOSAS


plata se iba ensanchando un resplandor. Qui-
se entonces evitar lo inevitable, y no me obe-
deci6 el brazo. En el silencio, triunfando de la
azulosa luz, una auroral luminosidad llenaba
el cuarto, cual si al desleirse la perla en la
noche la transformase en dia.
Algo sobrenatural galvaniz6 mi alma, y en
el tenue humo que se escapaba del resplandor,
crei percibir las plegarias del que tantas veces
pensara en rescatar con aquella perla a su pa-
dre del castigo eterno... La rifaga alucinatoria
pas6 con el arder de la perla. De nuevo la idea
de haber sido engafiado por un prestidigitador
de palabras torn6 a mi; y cuando lo vi levan-
tarse me alce tambien:
--Usted me jura que de lo que ha oido y
visto esta noche nadie sabra nada?-me dijo.
-No hace falta que jure-le respond, po-
niendo un dejo ir6nico en la respuesta.
Pero el, en vez de ceder, atenaz6 mi brazo y
afiadi6, con voz descompuesta por la ansiedad:
-ITiene que jurar, por sus dioses o por su
Diosl... ITiene que jurarl
-Se lo juro-murmure al fin.
Jure, porque vi crisparse su diestra sobre
uno de los cuchillos de postre lo mismo que se
debi6 de crispar la trAgica noche en medio del
campo, junto al golfo donde las perlas dormian
su luminoso suefio. Salimos. Casi en la puerta
se despidi6:





A. HERNkNDEZ-CATi

-Buen viaje.
-Adi6s.
Es verdad: no habia bebido apenas, mas al
volver la cabeza para verlo trasponer la prime-
ra esquina me pareci6 que titubeaba. IQu6 es-
tupor el del mundo entero si yo pusiese aqui
su nombre! Pero no. Acaso sea mejor, y no
harto injusto, que se esfume y se reparta la
sospecha. Resistire la gran tentaci6n de la po-
pularidad y del escandalo, y nada mis dire. No
en vano la primera asignatura de la carrera
diplomAtica es saber callar.



















CUENTO DE LOBOS



A Ricardo Mai6.





DE LOBOS


Mr.CIZAS nubes al travys de las cuales vefase
un fondo gris, bajaban audazmente sin miedo
a engancharse en pararrayos y veletas, trans-
formado el dia en un largo crepisculo helado.
Y el naufrago que tantos afios vivi6 sin mirar
al cielo, detenia de vez en vez el rapido andar
con que combatia el frio, para interrogarlo con
miradas de angustia.
El habia sido al mismo tiempo su nave y su
piloto: la nave, el cuerpo; el piloto, la voluntad
caprichosa, irreflexiva, pulverizada por un an-
helo de goce y especticulo que lo apart de
todo esfuerzo itil. So madre le di6 la desdicha
con uno de esos carifios ciegos, Avidos, que lo
eximi6 de todo contact director con las dificul-
tades. Ni supo del trabajo ni de las privacio-
nes; hombre ya, era todavia nifio desvalido.
Con su pension modest y con sus manos ha-
cendosas obraba la pobre mujer milagros, y
eran casi ricos.
Desde la hora de llevarle el desayuno a la
cama, hasta la de dejarlo arropado en ella, su
ansia maternal, ubicua y feliz en la quebran-


CUENTO





A. HERNANDEZ-CATA


tadora servidumbre, estaba en todas parties
donde pudiera evitar al hijo un desasosiego. Y
cuando un dia, casi con la labor de costura
entire las manos, muri6, 1e se qued6 aterrado,
mis huerfano que nadie en el mundo, con el
alma crecida s61o a medias, y el tamaflo y la
fuerza del cuerpo, inuitiles.
La esperanza de conseguir un puesto buro-
crAtico lo llev6 a la ciudad. En los primeros
ailos fu6 la parca herencia gastada poco a poco:
risuefias correrias, vino y mujeres en los dias
de sol, y falsas enfermedades desde el otoiio a
la primavera. Cigarra equivocada de forma,
daba jubilosa su canto apenas se abria abril.
Mes a mes impusieronse los expedientes, el
paso dificil entire el no necesitar de nadie y
las primeras peticiones, los destinos mal ser-
vidos en donde le era impossible encerrarse
en cuanto 11uvias primaverales arrancaban a
la tierra fragancias germinativas, los proyectos
de emigrar a un pais de perpetuo verano, el
sonrojo de las primeras indelicadezas, y el es-
tupor al comprobar que, paralelamente a su
desenfado, los amigos iban adquiriendo en el
sentimiento una callosidad esquiva o ir6ni-
ca cue cuando no dictaba pretextos increibles,
salia del paso con la generosidad irrisoria del
cobre.
Y luego las expulsiones de las casas de hues-
pedes, el vagabundeo, el traje merced al cual





PIEDRAS PRECIOSAS


podia entrar en los cafes e inmovilizarse sin
tomar nada junto a los grupos de conocidos,
vendido una tarde: Itarde maldita, verdadera
barrera entire el hombre y el nAufrago, despues
de la cual conoci6 en el desierto de la ciudad,
el hambre, el suefio, los primeros frios al tra-
v6s de los jirones, los rostros antaiio acogedo-
res fingiendo con una perfecci6n malvada no
haber estado jams cerca del suyol
Y, sin embargo, un sufrimiento mas temible
le quedaba ain. Era para el una obsesi6n, algo
terrible y peor que todo, que le hacia volver
hacia el cielo su mirar de paralitico del alma.
Por ese miedo realize, al empezar el otofio, un
esfuerzo infinite de voluntad, y proyect6 echar
carretera adelante, hacia el Sur, para ir siquie-
ra a ser mendigo en tierras templadas; mas el
invierno lleg6 sin transiciones, inmovilizando-
lo, y ahora, en sus suefios de los quicios de las
puertas, en sus huidas de los guardias encarga-
dos de transformer la caridad en tirania, en las
horas vergonzosas de las entradas de las igle-
sias, en que los pobres le echaban en cara su
juventud y los ricos compraban el favor de
Dios con didivas mezquinas, su terror tomaba
un aire at6nito, pueril casi. A veces, en los
cafetuchos l1enos de lumias y de olor a fri-
tanga y a alcohol, cuando las cabezas, llenas
de un suefio viejo, se inclinaban hacia las loss
de mirmol sobre cuya dureza sepulcral el mi-
27





A. HERNANDEE-CATA


rar vengativo del dependiente prohibia dormir,
solia preguntar:
--Cree usted que nevar& este invierno?
-Pregintemelo usted en mayo y se lo dire...
-Pero, en serio, icree usted?...
-lAy, que racial Me rio de cue aqui el
senior me ha torado por un angelito y quiere
que le descubra las cosas del cielo.
Al poco rato, olvidado de las burlas soeces,
volvia a interrogar. E interrogaba tambien a
las nubes en las largas noches en que, aterido,
antes de rendirse en el umbral de algIn por-
tal6n, recorria las calls, alargadas cruelmente
ante sus pasos, con una rapidez exasperada,
en vueltas enormes tras de las cuales los relo-
jes piblicos decianle con impavidez amarilla
que su caminata apenas habia durado dos ho-
ras y que la noche casi integra faltaba ain.
Mas la nieve era su pesadilla; hablAbanle de
ella los term6metros, los coaches finebres; cuan-
to era blanco fuera de 61 y cuanto era sombrio
en su interior, hablabale de ella. El hambre y
el suefio adquirian, por contrast, dulcedum-
bre sarcAstica. dPor que aquel miedo concrete
a una sola cosa cuando todas las del mundo le
eran hostiles por igual? Dijerase que su alma
de niflo, incapaz de previsi6n y de ordenado
esfuerzo, su pobre alma perniquebrada, estu-
viera bajo el influjo de uno de esos cuentos
con que los grandes ensefan a los chicos la





PIEDIAS PRECIOSAS


voluptuosidad del miedo. Su terror obedecia
sin duda a un motivo real que, a veces, parecia
ir a revelarsele y se esquivaba luego, en cuanto
la atenci6n fijabase en el. La nieve era un ene-
migo desconocido con quien tarde o temprano
habria de encontrarse. Y, al fin, tras tanto te-
merlo y tanto pedir referencias suyas, saliale
al encuentro: Dentro de aquellas nubes maci-
zas, que no lograba dejar de mirar, estaba.
Bastaba que una veleta de las mAs altas les
abriese una grieta, para que se precipitara por
ella con furia blanca, cruel, implacable...
Y al ver caer los primeros copos sinti6 una
emoci6n extrafia, casi dulce. Ni una rafaga
impediales caer perpendicularmente. El frio
era seco y las calls no tardaron en quedar de-
siertas. Va a cuajar en seguidav, dijo uno al
pasar. subiendose el cuello de su gabfn de pieles. Los
irboles, los tejados, blanqueaban. En dos ho-
ras el sudario tenia apenas leves desgarra-
duras que la nieve se esmeraba en coser. Un
frigil silencio apagaba la vida de la ciudad;
dijerase que los innumerables copos de algo-
d6n la hubiesen guateado. Todo cuanto era
movimiento y ruido refugiabase en los huecos
hoscos de las casas. Y en aquel silencio la voz
misteriosa que tantas veces insinu6 el secret
de su miedo a la nieve, habl6 clara, lejana...
Era un recuerdo que venia desde el confin de




A. HERNANDEZ-CATA


su nifiez, cuando sus padres vivian en un pue-
blo del Norte. 4C6mo pudo olvidarlo? Tal vez
la memorial no era direct, sino refleja: memo-
ria de alguna narraci6n que su madre, luego,
siempre deseosa de evitarle motives dolorosos,
prohibit repetirle. Y, sin embargo, ahora veia
todo, sentia todo cual si lo reviviera. Habian
salido del pueblo por la tarde: iban en un
carricoche, su padre, el criado, su madre y el,
que no tendria cuatro afios arn. Desde various
dias antes habia dejado de nevar, y ya en la
blancura terrible empezaban a marcarse las
sendas. Pero al l1egar a medio camino, traicio-
neras nubes apoderironse de todos los hori-
zontes y la nieve volvi6 a caer compact, lie-
nando de plan blancura los repliegues y de
helado terror los espiritus.
Su madre queria volver grupas, su padre
aseguraba que en cuanto se pusieran al abri-
go del monte y traspusieran el desfiladero veria
la aldea vecina. Como siempre, tras much
discutir, el parecer materno triunf6; mas ha-
bian perdido tiempo y distancia y la noche
cay6, entire recriminaciones esteriles. -Entonces,
la voz del criado se impuso: aYa no quedaba
otro recurso que detenerse, que encender una
hoguera y pasar la noche. Seguir equivaldria
a extraviarse, sabe Dios en clu direcci6n, y a
caer en un barranco., No pudieron encender
lumbre y quedaron cobijados dentro del coche,
30




PIEDRAS PRECIOSAS


muy juntos. De tiempo en tiempo, el criado ba-
jaba, sacudia y friccionaba a la mula, quitaba
nieve del vehiculo haciendolo avanzar algunos
pasos, y volvia a subir. Poco despuds, la mula
comenz6 a impacientarse y fu6 precise desen-
gancharla, clavar cerca una estaca y atarla a
ella. En el silencio, los relinchos adquirian un
temblor de queja... El se habia dormido en el
regazo de su madre y despert6 de pronto al
ruido de un tiro. lobos; pero no tengas miedo, hijo mio, que es-
toy yo aqui.
En la noche, una claridad tenue parecia sa-
lir de la tierra y alumbrar el cielo, privado de
sus luces; y en medio de esa claridad, destaci-
banse de dos en dos muchos puntos de fuego,
sobre los que el criado y su padre tiraban cuan-
do estaban pr6ximos. Sobre el silencio, las vo-
ces, mordidas por la ira, sonaban con brevedad
de vez en cuando: las,. aNo vamos a dejar que se nos coman la
mula. Despues de la mula vendremos nos-
otros,. cVamos a mudar la linternap. No hay
mis remedio que encender algo... Ahora re-
cordaba el timbre de las voces, la demudaci6n
de las cars, la petrea blancura de su madre que
parecia de nieve ya; y recordaba tambien la fo-
gata hecha con el banquillo y lanza, las prime-
ras dentelladas a la mula, su cocear freneti-
co, el esfuerzo final de su relincho pidiendo
31





A. HZELkXDEZ-CATA


ayuda... De tiempo en tiempo, rasgaban el
silencio y la sombra una detonaci6n, un grito,
y la voz hasta entonces suspense de su madre,
murmuraba: XCasi seria mejor no defenders
mis; que sea lo que Dios quiera.v
La noche fue inmensa; al final ya casi no
quedaban fuerzas para tener miedo. La batida
de vecinos cue se organize al amanecer, los
hall casi sepultados, entire los restos de la
mula y los de various lobos.
Dentro de si veia ahora el cuadro con una
nitidez misteriosa, y la frase de su madre--de-
bimos morir la noche aquella--, repetida lue-
go a cada golpetazo de la vida, adquiria su sen-
tido just. aiSi, debieron morir aquella noche,
juntos, bajo los dientes de los lobos o bajo los
del frio!, IAh, cuien sabe si por aquel terror su
alma se pasm6 y no pudo crecer a compas del
cuerpol La nieve, cue seguia cayendo tupida, en
enormes copos, cerraba el parentesis dentro del
cual encerrabase su vida initil. Iba a pasos
largos, aterido, por las calls casi vaciaiin
sentir ya ni el suefio ni el hambre que poco an-
tes lo torturaban. Alz6 los ojos para ver la hora
y advirti6 que la nieve habia detenido las ma-
nillas de los relojes pdblicos en las seis menos
cuarto. Tras un balc6n, unos nifios palmotea-
ban viendo el mariposeo innumerable. IAy, si
ellos supieran que aquella plaga de mariposas
blancas paralizaba hasta el tiempol Todo el





PIEDRAS PRECIOSAS


dfa, que habia sido una amenaza de la noche,
intensific6se en el crepdsculo; y despues la ciu-
dad qued6 sumida en una penumbra, que era
como un cadaver de luz. Al trav6s de la neva-
da percibiase la seca trasparencia del aire. Las
luces brillaban con alucinante intensidad. El
contorno de todas las cosas adquiria durezas
cortantes. Habia en el aire also de cristalino,
de frail. Las puertas, cerradas, ponian entire
las casas y las calls una barrera de egoismo.
iA quien acudir? A nadie. La ciudad no estaba
menos desierta que el campo aquella noche en
que debi6 morir para evitarse una triste vida
sin objeto. Poco a poco, el miedo transformi-
balo en niio otra vez... 4Y si rezase? No, Jpara
quO? Las nubes, inagotablemente l1enas de nie-
ve, helarian tambi6n las plegarias, impidiendo-
las llegar a Dios. Sonaron unas campanadas
lentas, con vibraci6n que se le comunic6 a la
came. jSerian de un pueblo pr6ximo? No,
no estaba en el campo: estaba en la ciudad.
Pero 4por qud seguir andando? Las piernas
casi no lo resistian. Muy poco pesaba su cuer-
po; mas pesaba... Lo mejor era acurrucarse en
un sitio culquiera y seguir pensando en su ni-
iez... IAh, si siquiera tuviese un mendrugol
Cuatro dias sin comer era demasiado... IBah, el
balsamo del recuerdo hasta el hambre y las
quemaduras del frio curabal... Ya la ciudad no
existia, ya el hambre no existia. Ahora su





A. HERNAINDEZ-CAT


cuerpo, en fuerza de acurrucarse, habiase em-
pequefiecido hasta el mismo tamafio de su
alma. La nieve caia, caia... A lo lejos las luces
se agrupaban de dos en dos, por distantes cue
fueran, siempre de dos en dos. Ya no eran fa-
roles; eran pupilas y, bajo de ellas, los dientes
de los lobos de la ciudad rechinaban... El pa-
sado y el present fundianse. Una dulzura,
mitad aterrorizada, mitad curiosa, iba envol-
vi6ndolo. Los copos, impulsados por el viento,
empezaron a oblicuar y a cubrirlo; pero al tra-
vys de los copos veia la atm6sfera limpida y las
luces siniestras de los ojos... cEra initil defen-
derse mis... Que fuese lo que Dios quisiera...
Los lobos estaban en alto y 1 habia caido a lo
mAs hondo. No tenia armas, no tenia lumbre
cue encender... Cerr6 los ojos y se dispuso a es-
perar la muerte.
Dos brazos lo estrecharon entonces; sinti6
un halito tibio; y una voz mojada de lAgri-
mas le susurr6 entire besos: do de los lobos, hijo mio, que estoy yo aqui..



















DALILA


A Luis G. Calvo.





D A L I L A


-DA pena verlo contenerse para no llorar. La
caida de los pequefios no es tan triste como la
de los grandes.
Esta frase de lastima seguida de una sen-
tencia generalizadora, habia salido de la ancha
boca retocada en forma de coraz6n de miss
Allison la equilibrista. Su hibito de ver desde
lo alto del trapecio a las gentes, dabale aquel
tono seguro que sus compafieros acataban y
que en vano pretendia imitar la ecuydre de risa
untuosa, bajo cuyo peso orondo y rubio tenian
los caballos curvas de angustia.
-Es verdad, da pena verlo envejecer. Cada
afio, desde hace algunos, le echa encima seis o
siete-afiadi6 entire crepitaciones de saliva el
prestidigitador de palabras atn mAs rapidas
que sus manos.
-Si no trabajara con Herber y si su mujer
no se diera cuenta de que le tiene miedo, se le
notaria menos la vejez-concluy6 el domesti-
cador de perros.
Y los tres miraban de soslayo al viejo atleta
que, tremulo bajo las rutilantes bolas de me-





A. HERNA.NDEZ-CATk


tal, casi descubria el dolor de esa sonrisa de
los grandes esfuerzos hechos en piblico.
Afios atras, cuando el espectaculo del circo
era pr6spero, Emilio el rnico habia asombrado
a las grandes ciudades con su fuerza. Su juven-
tud fue una lecci6n de belleza viril, y, triunfan-
do de las complicaciones atractivas de los otros
nimeros, sus ejercicios de acrobatismo sereno
imponianse en seguida por algo noble, por algo
que. era, sin jactancia, a modo de un limited
human. Ningen atleta tuvo durante tantos
afios su apostura; ninguno le igual6 en gracia
ritmica, en armonia de formas. Era la suya
una especie de fuerza razonable, de la que todo
impulse y todo exceso parecian excluidos.
Aquella continencia no'le abandonaba ni en
!a pista ni en el circulo intimo. Siendo el ar-
tista preferido, era el compafiero perfect. Para
las suscripciones, para los consejos, su bolsa y
su boca jamis estuvieron remisas. Decir su
nombre era despertar hasta en los mks adustos
una sonrisa de benevolencia. Todos lo querian,
lo adoraban, desde el domador de enhiestos bi-
gotes, cordero manso bajo los zarpazos de su
mujer: una inglesa bebedora de gim, hasta el
avieso imitador de animals y el payaso de
avinagrado genio. Bueno, sin severidad; ser-
vicial, sin indiscreci6n, nunca tom6 parte en
discusiones ni jams confundi6 la emulaci6n
con la envidia. Su bondad era tal que cuando





PIEDRAS PReC[OSAS


terciaba en alguna refriega su laudo, siempre
cercano de lo just, acatibase sin que los so-
metidos hubieran de recorder que tras su pala-
bra estaban dos puiios capaces de pulverizar
las inconformidades mis recias. Asi habia
sido muchos afios, los afios ripidos de la ju-
ventud. Y ahora, casi de pronto, precisamen-
te cuando los negocios flaqueaban y los con-
tratos hacianse mis dificiles, aparecia aquel
alemin joven, poderoso, como 1l habia sido, y
le robaba los aplausos.
Durante muchas noches, Emilio el rinico,
estrangul6 dentro de si al dolor, y casi nadie
conoci6 su miedo a la derrota. E1 seria siem-
pre el... Era just que los j6venes fuesen
abriendose paso en el mundoo. Pero si enga-
fiaba a cluienes mejor creian conocerle, a un
ser no engafiaba ni apenas osaba intentarlo.
Ese ser-una mujer much mis joven que
el-era su mejor obra y su premio en la vida.
Nacida a la desgracia de. dos malos pasos de
un compafiero de los tiempos rominticos del
circo de lona-el primero sobre la lujuria en
una baja casuca de suburbio, y el segundo so-
bre un alambre tendido a lo alto sobre acera-
das armas en una funci6n de gala-, la reco-
gi6 huerfana. Poco a poco los afios fueron
nutri6ndola, armindola de atractivos, hasta
cuajar en ella las gracias de esa 6poca en que
todo se confabula en la hembra contra la paz





A. HERNANDEZ-CATA


del hombre. Mas 1e era casto, casto con esa
sencillez de quienes necesitan vivir de sus
misculos, y resisti6 su proximidad sin tenta-
ciones. Jamis habria pensado en desposarla,
si una enfermedad grave no le hubiese dado el
temor a dejar perder el seguro pagado durante
tanto tiempo, con tanto sacrificio.
-dQuieres casarte conmigo? Asi serbs mi
viuda y lo cobraras t--le dijo, sin atreverse a
mirarla.
-Quiero que no te mueras, que no me de-
jes-respondi6 ella.
Y despues de la boda, en que la palidez del
rostro y de las sAbanas recordaban no blancuras
de epitalamio ni fragancias de azahar, sino li-
videz de muerte y decoloradas siemprevivas,
un dia, a favor de un renacer primaveral en
el que hasta en los troncos mis Aridos apun-
taban verdes renuevos, el se levant6 de la cama
y la tom6 por suya.
Nadie, ni sicuiera los malabaristas, que te-
nian extrafia y unanime tendencia a la mur-
muraci6n, critic la boda. Externamente ape-
nas vari6 nada entire ambos. Ella era la misma
muchacha sumisa cuya imaginaci6n no bus-
caba para salir de la propia vida otra ventana
que la lectura de la Biblia, herencia dnica de
su padre; 1l seguia llevindola del brazo, sin
ese cinismo cobarde y avaro de los viejos clue
usurpan una mujer joven. La larga conviven-





PIEDRAS P.RECIOSAS


cia habialos hecho conocerse casi por com-
pleto. A veces, uno cualquiera de ellos res-
pondia sin error a palabras no dichas por el
otro. Por eso, cuando el alemin joven se cruz6
en su carrera y empezaron los silencios coleri-
cos, el entrecejo cargado de ideas malas y los
puios y los labios crispados de sibito, ella
murmuraba:
-No puede compararse contigo... Cada vez
que vayamos a un pdblico que entienda, ya lo
verAs... Es que la gente es torpe, bestia... iAh,
qu6 ha de ser Herber ni siquiera parecido a ti...l
La tension rabiosa de el se aflojaba lenta-
mente, calmada por el balsamo de las palabras
de ella, y la crispatura de la boca resolviase en
sonrisa triste. En otras ocasiones era la cara
femenil la que se velaba de sombras, y el co-
loso envejecido respondia entonces al pensa-
miento interior con frases borboteantes de ira
y de pena:
--Por que han de contratarnos a los dos
juntos? 4Es que no hay otros circos? Si al me-
nos el fuera un pervertido como otros; si an-
duviera en malos pasos; si bebiera o le gusta-
ran las mujeres... IPero nada..., nadal Y estin
hacienda que lo odie... Luego, si un dia ocurre
algo, diran...
-Eso no, Emilio. Son los empresarios los
que tienen la culpa. I1 no se mete con nos-
otros... Sabe que no vale ni la mitad que ti.





.,. !:_;<> '-.Nr.EZ- .TA


Pero la decadencia del espectdculo los hacia
coincidir cada vez mas a menudo; y a cada
nueva coincidencia los triunfos del alemin se
acentuaban.
aNo te preocupes asi, deciale ella al regre-
sar mohinos a su casa. ~Con nuestros aho-
rritos podremos, en uiltimo caso, retirarnos.,
isto 1o irritaba en lugar de calmarlo, y, con
ahinco feroz, sometiase a todas las abstinen-
cias, a todos los entrenamientos. oRetirar-
me no, nunca: iantes muerto en la pistalo,
murmuraba con mordidas palabras, de noche,
cuando ella, fingiendo dormir, estaba con el
cuerpo exanime y el alma toda atenta a su in-
,omnio. Era una obsesi6n, un acecho angus-
tioso de palmadas y de opinions. Una noche
sinti6 impetus de estrangular a una rubia lIn-
guida que aplaudia a su rival con sensual en-
tusiasmo. Y cuanco se enter de que para
agasajar a unos principles iba a organizarse
una funci6n de gala, en done los dos actua-
rian casi juntos, algo al mismo tiempo de fe-
rocidad y de debilidad transcendi6 hast a las
menores manifestaciones de su ser. Cualquier
alusi6n a la fiesta lo exacerbaba en vez de
templarlo. La tarde en que ella le insinu6, con
infinita zozobra, la conveniencia de renunciar
a la pugna, de las pupils de Emilio salieron
dos llamas de locura, y la atenaz6 el brazo con
tal fuerza, aue durante mucho; dias turb6 la





PIEDRAS PRECIOSAS


seda marfilina de la piel un brazalete cardeno.
-Esa noche sera el duelo definitive. O el o
yo... Auncue tenga que matarlo o que matar-
me... IEl o yol El o yo, no hay otro remedio.
Y ante su nerviosidad alucinada, ella tuvo
la certeza de la derrota y de que tras la derrota
vendria la catastrofe. iQue hacer? Horas y
horas su pensamiento desesperado err6 por el
laberinto de proyectos absurdos. A cada traba-
joso rodeo, volvia a encontrarse en el mismo
punto, a solas con una idea tenaz: prescindible que ella fuese a ver al enemigo.0
Le rogaria, se arrodillaria a sus pies. Puesto
que era fuerte, seria tambien bueno, igual que
Emilio.
Por vez primera, aquella noche lo mir6 cara
a cara. xSi, algo dulce erraba entire su son-
risa y sus ojos.p Dos dias mis pasaron. Al
decaimiento del atleta viejo sucedi6 una espe-
cie de cobardia active manifestandose en bala-
dronadas e innecesarias pruebas de poderio.
La aurora del dia de la funci6n clare6 en las
rendijas del dormitorio con la lividez del ama-
necer iltimo de los condenados a muerte. Ante
el espejo, con inconsciente esmero, ella engran-
deci6 con sendos trazos de lapiz los ojos que
iban a llorar por Emilio, perfeccion6 con car-
min los labios cue iban a pedir por Emilio, y
tuvo una remote complacencia al ver cue los
rizos sombrios daban a la piel cambiantes ya





A. HERNANDEZ-CATA


amarillos, ya azules. La voz no por complete
dormida del espiritu, pregunt6:
--D6nde vas?
-A misa-dijo temblando ella.
Como la fuerte arcilla, fatigada por el des-
velo de la noche, acababa de rendirse al sueio,
pudo engafiarlo, y sali6. Iba a pasos certeros,
sin tender a ninguna de las solicitaciones ma-
tinales, cual si, vacia de si misma, ni el pensa-
miento ni la inteligencia tomasen parte en
aquel presuroso andar. Cuando pudo rescatarse
y quiso medir las dificultades de su designio,
ya estaba a solas con el enemigo, y palabras de
ruego salidas de su boca habian ido a estre-
llarse contra una negative at6nita e inquebran-
table:
--Por cqu ha venido usted? Yo no soy el
que busco que nos contraten juntos... Yo quie-
ro vivir y nada mis. Yo no hago nada contra
nadie. A mi tambien me es violent, no crea...
Bien; le doy mi palabra que nadie sabri nunca
que usted ha venido... Me explico su pena; pero
piense que no puede pedirme que sacrifique mi
carrera porque si. Comprenda... Hacerme el
enfermo hoy, no. IPor nada del mundo!
Un pliegue de tes6n bajaba por la angosta
frente a unir las dos cejas. Bajo el traje adivi-
nibase el terrible relieve de la musculatura.
Era rubio, de cerca, sus pupils parecian mis
claras. Ella quiso realizar el altimo esfuerzo y





PIEDRAS PRCIOSAS


cay6 de hinojos. Las manos ferreas fueron a al-
zarla prestamente, y la voz suplicante, se quej6:
-IMe hace daiol
Y entonces, de pronto, cuando vi6 que la
mirada azul se enturbiaba y que, bajando
de los ojos agrandados con lapiz azul hasta
la boca, se sujetaba en vano al cuello y caia
despues por el escote, un versiculo del libro de
Los jueces aboli6 toda reflexi6n iluminAndola
con un sentido hondo: eElla lo hizo dormir
sobre sus rodillas y le cort6 siete guedejas de
pelo. JC6mo, segiin el texto sacro, pudo la
debil mujer apretar, constrefiir al coloso, para
trocarlo de tirano en esclavo y hacerle descu-
brir el secret potente de su fuerza?... El drama
dejaba detras las peripecias preliminares: ya
las manos Asperas intentaban suavidades trC-
mulas; ya la voz, antes negadora y razonable,
era la voz quemada del deseo. En un ademin
en que la mano femenil se apoy6 en la cabeza
del hdrcules para repelerla, el pelo crespo acha-
t6se y casi desapareci6, cual si tijeras invisibles
la hubiesen cortado. IAsi debi6 de verse un
instant Sans6n ante la mujer del valle de
Sorecl
Bordoneo de vertigo tronaba dentro de su
mente. Cerca del divin en donde estaban, las
armas eran, sobre una panolia, como violen-
cias dormidas en un suefio lunar; y el recuer-
do de otra heroin de su libro iinico-la tragi-





A. HERNANDEZ-CATA


ca virgen de Betulia-mezcl6se al de la enga-
fiadora del ladr6n de las puertas de Gaza. Por
su pueblo hicieron las dos el sacrificio... Emi-
lio era auin mAs que su pueblo: era su pro-
tector, su padre, su esposo... Habia sido hasta
entonces la fuerza y la dulzura de su vida. Que
ella tuviera abnegaci6n para inmolarse y aque-
11a noche la victoria seria del just. Pero no:
matar no... Matar seria proclamar la derrota
sin la contienda. Quebrantar, reducir, ser toda
ella, en su debilidad aparente, lima que roe,
tijera que siega... IDalila s610, Dalila s6lol Y
asi fu6. No Judit.
Por la noche, cuando los brazos j6venes,
hasta entonces invictos, flaquearon bajo las pe-
sas, y cuando llenos ain los oidos del entusias-
ta aplauso suscitado por los ejercicios de Emi-
lio el tinico, Herber--el coloso vencido-tuvo
aquel gesto a la vez doloroso y c6mico que hizo
reir a los principles y desencaden6 la burla co-
barde de la multitud, las miradas de todos los
artists clavadas en la pista no pudieron fijar-
se en la angustia de una cara de cera arada
por el Ilanto: la cara de ella. Ni siquiera el
triunfador se atrevi6 a sonreir. El aleman
movi6 desesperadamente los brazos, cual si
quisiera hallar dos columns adonde asirse
para romperlas y derribar el circo entero, y
desapareci6 en el pasillo, humillado, derrotado,
roto.





PIEDRAS PRECIOSAS

-Aquf hay boca de botella o boca de mu-
jer-dijo en voz baja el adiestrador de perros.
-De mujer, de mujer-asegur6 el prestidi-
gitador de palabras a'in mas ripidas que sus
manos.
Y la equilibrista, habituada a contemplar
desde lo alto del trapecio los menudos proble-
mas del mundo, sentenci6:
-Uno menos. Yo he visto muchos asi. Si
por dentro del hierro pudiera circular la savia
de la primavera, no seria tan fuerte.




















LA CARTA



A Conrado W. Massaegur.





L A C A R T A







CUANDO a mitad de comida son6 el timbre y,
poco despues, entr6 la criada con la carta, el
padre tuvo un estremecimiento. Ni siquiera
necesit6 ver el membrete para comprender que
era de ~tall y que le traia noticias de su her-
mano. S61o ilegaban tales misivas de tarde en
tarde; a diario recibia otras muchas de nego-
cios y amistades pr6ximos; y, sin embargo,
desde que se sent a la mesa y una extrafia
distancia lo aisl6 de su mujer y de sus hijos,
se puso casi a esperar la carta no presentida ni
aguardada hasta entonces. Al tenerla entire sus
dedos esboz6 el ademAn de abrirla; pero opt6
por dejarla intacta, apoyada contra una copa;
y como el sol oblicuo trasfundiere el rojo del
vino al sobre, la puso con gesto de contrarie-
dad detrAs de si, sobre el aparador, y preten-
di6 seguir comiendo.
-Haces bien; tiempo tendras de enterarte de
lo que sea-dijo la madre.
-Eso de no tener mis que un tio, y que s6lo
se sepa de 1l para recibir sablazos o noticias
que le agrian a uno la existencia...-afiadi6 el
hijo mayor.





A. HERNANDEZ-CATA


Y el padre, sesgAndose ain otra vez para
mirar el sobre de soslayo, suspir6:
-No es letra suya... Ya veremos.
Un malestar inapetente entorpeci6 la cola-
ci6n, que los dos menores, con esa gula egoista
de los nifios, aprovecharon para engullir el
postre de todos. Al concluir, el padre, querien-
do desimular su impaciencia, encendi6 el ci-
garro cara al balc6n; mas, de pronto, cual si
una mirada blanca y cuadrada le quemase la
espalda, se volvi6, cogi6 la carta, y fue a ence-
rrarse en su despacho. Poco despues, pasos
quedos se detenian del otro lado de la puerta,
y la voz conyugal inquiria:
--Es algo malo, td?
Hubiera podido responder que si, aun cuan-
do no habia rasgado todavia el sobre; mas ca-
116. Al quedarse a solas y caer en un sill6n, el
recuerdo, anudando dos cabos muy separados
por los afios, habia cerrado un largo pargntesis
del que la voz afectuosa y curiosa lo venia a
sacar. En ese parentesis su vida de tanto tiem-
po, sus afanes por conseguir una posici6n hol-
gada, su mujer, sus hijos, 1e mismo en su per-
sonalidad de hombre, borrabanse para soldar
el instant actual con el recuerdo de su casa pa-
terna... Veia al padre dulce, a la madre disco-
la y siempre rumiando violencias, a su herma-
no... Sentia casi el dolor de aquellas peleas en
que los dos, poseidos por un odio fraternal, se
Si





PIEDRAS PRECIOSAS


golpeaban en silencio con golpes que la ira y
el calculo enconaban, adormeciendo largo rato
el dolor con la esperanza de devolverlos multi-
plicado, hasta que la debilidad de uno se re-
solvia en gritos. La madre acudia entonces y,
sin cuidarse del origen de la rifia, solia casti-
gar al perdidoso; y el padre, at6nito al verlos
maltrechos y chispeantes de furor las pupilas,
murmuraba:
-Sois iguales, iguales... Tu eres mas hip6-
crita, tardas mas en saltar; pero en el fondo
sois lo mismo.
El mas hip6crita era 1e... Al llegar aqui en
el devanar del recuerdo, fu6 cuando son6 la
voz del otro lado de la puerta y cuando rom-
pi6 en un arranque de energia el sobre. iAh,
su miedo no le habia engafiadol Aunque si:
aquel resplandor rojo con que un instant se
ensangrent6 la carta, no venia del vino; el rojo
del vino era sangre de fruta, y el de la carta san-
gre humana. Todas las palabras sabian a san-
gre; un vaho homicide se exhalaba de ella. La
persona que la escribi6, engranaba detalles y
detalles con una complacencia cruel... iSu her-
mano habia matado, habia asesinadol El cri-
men surgia de la carta con perfiles negros, sin
tener siquiera esa raiz de raz6n trocada luego
en frenesi, que casi disculpa algunos delitos.
Era una de esas orgias cruentas, frias, lar-
gas, que hacen pensar en un engendro de ti-




A. HEP.NANDU-CATk


gresa y de hombre. Habia sido en una granja,
de dia claro. El m6vil, caso de haber alguno,
parecia ser el robo. La mujer ahogada con su
propia ropa y aplastada casi; el nifio metido
con demoniaca fuerza en el fog6n de la cocina;
el padre, cue acudi6 tardiamente a defender-
los, despedazado a hachazos; y el perro, atrai-
l1ado y aullante al otro extreme de la huerta,
despedazado tambien en una lucha inatil, en
la cual mordiscos y mordiscos debieron respon-
derse con paralela safia. Cuando huy6-decia
la misiva-estaba tan rojo de sangre, que los
campesinos no se atrevieron a perseguirlo al
pronto, y creyeron que iba a incendiary los tri-
gales s61o con pasar.
Durante largo rato, bajo el mazazo de la
noticia, todas las ideas flacuearon dentro de su
mente y sinti6 la impresi6n fisica de cue el
cerebro iba a vencer la resistencia del craneo.
Su hogar feliz, sus hijos educados con severi-
dad, su posici6n social, su renombre de probo
cultivado con tanto esmero, iban a sufrir el
deshonroso choque. Un minute sinti6 el deseo
de tener alli a aquel hermano escamoteado es-
terilmente tanto tiempo, que asi se vengaba
desde lejos de sus peleas de antafio, para es-
trangularlo. iSer hermano de un asesinol Por
much que pretendiera ocultarlo, la gente no
tardaria en saber. Y despues...
Al crispar los dedos, su diestra le pareci6





PIEDRAS PRECIOSAS


una cosa horrible, ajena del todo a su persona,
y en la niebla rojiza de la mente, brill6 una
idea sabita: era una frase escrita, igual que el
cManoe Tecel Fares, biblico, con caracteres
fosf6ricos: -En el fondo los dos sois iguales...
Era la voz paterna... IIluales! Casi iguales, si;
pero el, mis hip6crita, mAs inteligente si se
quiere para medir los riesgos y diluir en las ho-
ras de toda su vida la maldad que s6lo es cri-
men al precipitarse en un minute. jlguales,
iguales, igualesl, deciale la voz de ultratumba;
y la de su conciencia, llenindolo todo de pron-
to, preguntaba con dejos de sarcasmo: wiEs
bondad el haber dejado pasar aflos y afios sin
interesarte por el, sin contestar sus cartas, sin
dejar siquiera que tus hijos conocieran un re-
trato suyo, sin tenerlo ni una hora en tu cora-
z6n? ICasi iguales, no: iguales! cia verdadera borrar asi de tu vida al hermano
anico, que era menor que td, de quien debiste
ser amparo y guia? INo, nol... Recuerda las
veces que has tenido que contenerte para no
maltratar a un inoportuno en la calle, para no
repeler con golpes a un mendigo pegajoso, para
no abofetear a un hijo; recuerda con que tai-
mada maldad sedujiste a la mujer que es tu
esposa boy, sin quererla, atento s61o a su dote;
recuerda c6mo desposeiste al cufado pr6digo
de sus mejores fincas; recuerda lo que hiciste
con aquella criadita de tu casa; recuerda los




A. HERNANDEZ-CATA


males y las muertes que has deseado sin atre-
verte a perpetrarlas... INo, no hay diferencial
Caso de haberla, casi casi seria en su favor.
Si en las entrafias de tu madre habia una
podredumbre invisible que trasmitia malva-
dos fermentos, de esas entrafias te nutriste
ti antes. 1E mat6 primero a las personas y
despues al perro: td empezaste al reves y te
detuviste en el primer eslab6n; pero lquien te
dice que no iris luego hasta el final? Dego-
llaste a un perro, si, no quieras fingir ahora
olvido... No vas a engafiarte a ti mismo como
a los otros. cAsesinaste a un perro hace afios.
Era un pobre can famelico y sarnoso que per-
seguia al cochecillo que guiabas. Cerrando el
coraz6n a sus ojos buenos, a su lengua de
adulaci6n y de fatiga, sacaste el revolver, tiras-
te a mansalva despues de haberlo hecho acer-
carse con traidores halagos, obligaste luego al
caballo a pasar por encima del cuerpo palpi-
tante ain, y, ebrio de ira in-til, tal vez en igual
estado que tu hermano en la aciaga hora, dis-
paraste sobre el cadaver los otros cuatro tiros
del arma!... Ah, si hubiese surgido un hombre,
una mujer, o un nifio a reprocharte tu vileza,
nqu6 habrias hecho? iLo ves? Ahora tu verda-
dero ser, resucita: iHabrias matado! iHabrias
matadol iHabrias matadol Hay entire los hom-
bres nacidos del mismo vientre tineles miste-
riosos. Tu egoismo separ6 tu vida de la de tu
66





P!EDRAS PRECI.CSAS


hermano; mas por debajo de la vida visible,
os unis hondamente, indisolublemente. El fui
mejor que td, porque sintiendo su destiny de
destructor no quiso crear hijos. El hizo su
obra, su mala obra, y se ha ido ya. Tu estLs
aqui, t-i lo heredas en todos sus males, que
bienes no tuvo; y desde ahora cada hora nueva
sera para ti como un pidlago con sangre en el
fondo, lUamandote.,
La voz al mismo tiempo brutal y persuasi-
va, licida y quemante, propag6 a sus nervios
exasperado tremar de angustia. Se mir6 la dies-
tra rigida, colerica y mala con que podria em-
pufiar el arma y matar, y el relimpago de la
locura tom6, durante un inmenso segundo,
apariencias de razonamiento inapelable. IlNo,
e1 no queria ser criminal; cueria conservar el
amor de sus hijos, el bienestar conseguido con
tantos afanes!...> Vi6 el filo bueno y titil del
cortapapel encima de la mesa y pens6: xjNo
bastal...
Del otro lado de la puerta, sintiendo su
agitaci6n, decian: nes?> Todavia el 61timo lampo de cordura le
permiti6 preguntarse: ahi? 4Este inmenso viaje a traves de mi vida y
de mi conciencia ha durado s6lo un minute,
como los suefios?, La voz de la esposa se obs-
tinaba ya inquieta: aAbre... abre... labre!...
Pero 1l no abri6. Abrieron al sentir su grito y




A. HERNANDEZ-CATA


el silencio terrible que sigui6 despubs. La puer-
ta de la enorme caja de caudales, empujada por
el peso de su propio cuerpo, le habia casi se-
gado la diestra.
A todos los accidents se les hall una ex-
plicaci6n externa. La carta fu cquemada, el
brazo amputado. Y en esa gran indiferencia,
compatible con la curiosidad en que vivimos,
nadie se sorprendi6 del extrafio destino de
aquella mano que parecia haber querido ir a
robar a su propio duefio.
Cuando el enfermo empezaba a convalecer,
uno de sus hijitos, sentado al borde de la cama,
le dijo:
-Ya te empiezas a acostumbrar a hacer
todo con la izcuierda, papa.
El mutilado se mir6 con estupor la mano
que acababa de agarrotarse sobre el embozo,
imit6 con ella el ademin de blandir un arma,
y rompi6 luego en carcajadas locas y crujien-
tes, que hicieron huir al niflo.


















CUENTO DE MIEDO



A Max Menriquez Uresa.






CUENTO DE MIEDO


TENDIDO en la cama rodeada de amigos inti-
mos, oy6 sonar las tres en el reloj de la iglesia
pr6xima, segdn su costumbre; y cuando la vi-
braci6n iltima qued6 por complete diluida en
la tarde fragante de abril, se dispuso a tomar
el caldo con dos yemas que su madre se obsti-
naba en enviarle, para entregarse luego en las
manos de , cuyo gracejo cambiabase
en litdrgica seriedad apenas comenzada la cere-
monia del vestuario.
--Te has decidido por el t6rtola y oro?
-Si.
-Bien hecho. La supertisiones pal gato. Ti
no eres torero de casualida, sino de siensia.
-IElel
-Y con el terno t6rtola y oro vas a demos-
trarle a ese que 6sta no es una plasa de pro-
vincia, y que aqui hay que templar, dominar y
colocar el estoque segfin manda Dios. 6Sabes
lo que te digo? Que a mi todos esos que se co-
men los toros crudos me paresen cobardes que
huyen hacia delante, eso es.
-IEle que ele!





A. HERNANDEZ-CATA


Entre las cars cetrinas, el rostro bermejo
del seiorito que hablaba con doctoral certeza
parecia de otra raza. La ilegada de una vieje-
cilla detuvo los comentarios y puso en el si-
lencio del torero una misteriosa ternura cue
casi le sali6 a los ojos. La viejecita era su ma-
dre; la que dentro de unos minutes iria a en-
cender ante la imagen en cromolitografia del
Senor del Gran Poder, con un ingenuo senti-
do de toma y daca, las dos velas votivas; la clue
en aquel rinc6n madrilefio habia establecido
una sucursal de Sevilla con s6lo su acento se-
seante, unos cuantos azulejos, varias macetas
de claveles y la caiiera cartujana donde la
manzanilla era una alegria dorada y fluente
que dejaba-imagen perfect de Andalucia-
amargo y melanc6lico regusto.
Cuando Juan dej6 la taza de caldo, orden6
Jeromo:
-Vamos, maestro.
Y el diestro, sumiso, se entreg6 a sus manos.
En medio de la charla de los demas, su madre,
el mozo de estoclues y 6l, comulgaban- en un
silencio intimo, apasionado. iSe querian tanto
los tresl Por labrarle una vejez holgada mris
que por ambici6n propia, dej6 el taller de car-
pinteria y viaj6 en los topes de los trenes y
salt6 las tapias de los cerrados y anduvo en
capeas y se hizo a mirar a los toros mis que
como un peligro como una esperanza. El pri-





PIEDRAS P.ECIOSAS


mer traje de luces que visti6 se lo cifi6 Jeromo
con el mismo angustioso esmero con que lue-
go, cada tarde, en la ascensi6n triunfal, solia
vestirlo: ensimismado, presintiendo tal vez,
turbiamente, que otras manos de hueso, de un
zarpazo, podrian destrozar para arrancarle la
vida la seda corruscante, la camisa alforzada,
la faja cefiida en varias vueltas y los alamares
de oro.
Uno de los amigos, tras de escupir por el
colmillo, dijo:
-Ese es un temerario que se juega la vida a
cara o a cruz.
Y el del rostro rojo:
-Ti llevaras siempre el noventa por ciento
a tu favor, con tu vista, con tus facultades. t
otro diez por ciento es del sino.
Jeromo no dijo oeleo, pero asinti6 coiin-
cabeceo recio. La madre susurr6 entonces con
un double resplandor rencoroso de los ojos bajo
la suavidad de las canas:
-Eso de las competertcias me di6 rabia
siempre. IEl piblico no quiere ir a ver torear,
sino a ver matarsel
-Siempre fue lo mismo, sefiora.
-Pues es un crime. iNo acabas el caldo?
Luego te sientes debil y es much faena, hijo.
Obedeci6 para no contrariarla. El definidor
de la tertulia seguia teorizando sobre el valor,
y, de vez en cuando, exclamaciones de menos-





A. HERNANDEZ-CATA


precio concitAbanse contra el rival. Pero Juan,
empero, no se abandonaba al mal instinto; no
s6lo por caballerosidad, sino por justicia. Na-
die como l6 apreciaba los meritos de su con-
trincante. eTemeridad? iQuien sabe! No todos
los arrojos tenian que ser lo mismo. El ni un
instant dejaba de sentirse sereno. Los intimos
aseguraban que apenas si una tenue palidez y
el envaramiento del maxilar alteraba el color
y el equilibrio de sus facciones. Pero jpor qu6
no habian de existir otros medios de ser va-
lientes?
Por automatismo professional la c6lera y
el desaliento no entraban jams con 1l en la
plaza. Ademis, regia todo su ser, desde las pri-
meras capeas, una especie de cAlculo misterio-
samente licido: las consecuencias de cada mo-
vimiento, el 6xito real de salir ileso, de jugar
con la furia del toro al par que con la del pu-
blico, y de enriquecerse y ganar en rango tam-
bien. Sus facultades se polarizaban enf brazos
y piernas, y su entendimiento se condensaba
en la vista. El era torero, matador de toros,
no victim. Esto no lo formulaba asi su inteli-
gencia, mas lo sentia y propugnaba el instinto.
Ahora, sin embargo, hubiera querido powder
torear de otra manera; parecer menos seguro:
En sus iltimos exitos notaba algo frio. Los
que llegaron a motejarle de ooficinista de los
toros casi tenian raz6n. Una fiesta cuyos pro-
64





PIEDRAS PRECIOSAS


tagonistas secrets eran el terror y el ansia de
muerte, no podia ser desposeida de su aire de
aventura cruel. Y, en el fondo, juzgQndose su-
perior a su emulo, envidiaba aquella torpeza
arrebatada que lo hacia aparecer al final de
cada lance como en el resplandor prodigioso
de una resurrecci6n.
A la hora de la despedida fue un beso rapi-
do a la viejecita, un momentAneo bisbiseo entire
las dos ligrimas de oro encendidas al Cristo,
y una sonrisa ausente a los hostigadores, que
le decian:
-Hay que cluitarle los mofios a ese vende-
dor de rifiones. La afici6n va hoy a saldar
cuentas entire ustedes. El pobre cue va a tomar
la alternative se podria quedar en su casa. iA
apretar, Juan!
Luego, camino de la plaza, bajo la suavidad
de la tarde, tras el campanillear de las mulas
del cochecillo, entire el bullicio incomparable-
mente alegre de la multitud, tuvo la impresi6n
de ser otro espectador mAs, y se interest por las
mujeres asomadas a los balcones y por las
que, con el pafiol6n de Manila tendido en la
capota, reian a torrentes o iban con seriedad
hierAtica, dejAndose admirar. Salud6 a un cen-
tauro grotesco vestido de chaqueta rojinegra y
pantalones amarillos: era uno de los picado-
res de cel otro,. En lo alto de un andamio
various obreros se inclinaron a verlo pasar y






A. HERNANDEZ-CATA


se dijo: Las calls hervian de jibilo, asoleadas, hen-
chidas de una multitud a la vez perezosa y
presurosa. Toda la vida de la ciudad contagii-
base de la fiesta que unos minutes despues iba
a empezar con exactitud escarnecedora de la
informalidad habitual en todos los actos de la
vida. S6o1 cuando estuvo en el callej6n, ante
la cuadrilla dispuesta a romper plaza, Juan
pens6 en lo que significaba para el acuella
tarde.
Ya los caballos de los alguaciles caracolea-
ban sobre la arena. El sol encendia mis de la
mitad de la plaza. Los toreros se desplegaban
en tres filas, siguiendo el diametro de la cir-
cunferencia, para ir a saludar ante el palco
real donde rebrillaban uniforms y mantillas
de blonda. Juan iba a la derecha, en medio el
ne6fito, y a la izquierda el competitor cuyo
arrojo enloquecia a los pdblicos. Marejadas de
aplausos propagandose por el inmenso anillo
human dejaban apenas percibir la discipline
alegre del pasodoble. Ya en la barrera pudo
ver algunas caras conocidas. En el tendido nd-
mero nueve estaba la bella abonada que le
sonreia siempre con algo fiero y prometedor en
dientes y labios. Un conocido lo llam6 por su
nombre, jactanciosamente... Hubo un momen-
to de zozobra, el de siempre: ese lapso inquie-
tante entire el trueque del capote de paseo
66





PIEDRAS PRECIOSAS


por el de faena, en que los labios de los li-
diadores se resecan, una interrogativa angustia
casi paraliza los mdisculos, y los ojos, press
en el imin del toril, atisban la roja puertecilla
por donde va a salir el enemigo. Juan vi6 el
color de ceniza de su rival y sinti6 el orgullo de
sentirse tranquilo. Un clarin apoyandose en
opaco redoble de timbales redujo la algarabia
de la muchedumbre y paraliz6 los tendidos
cual si cuerpos, sombrillas y abanicos, colors
y voces, participasen un instant del drama.
Casi en seguida, el primer toro-furia, cuernos,
came hecha proyectil-estuvo en medio del
ruedo.
Tras el primer capotazo, Juan sinti6 sere-
narsele las facultades, como siempre. Queria
triunfar. Su primer quite fue vistoso. En el
suyo, el contrincante, cay6 ante el bruto, y Juan
se llev6 entire los vuelos de la capa el peligro,
oyendo los primeros aplausos. Cada vez que se
acercaba a la barrera oia a Jeromo exhortarle:
-A ver, maestro.
Pero cada vez que el rival salia milagrosa-
mente ileso de un episodio de la lidia, una voz
barbara, desde una andanada de sol, le gritaba
haciendo bocina de las manos:
-iAprende, gallinal
La brega seguia sus tramites al mismo tiem-
po de terrible azar y de ceremonioso rito. El
torero que tomaba la alternative no tuvo suer-
67





A. HEMANDEZ-CATA


te. El otro, en cambio, tras ser arafado por los
cuernos en cada pase, logr6 una estocada cer-
tera, efectista; y hubo un moment en que los
miles de pafiuelos agitados en demand del
supremo trofeo de la oreja, crearon la ilusi6n
de que la plaza iba a echarse a volar. La voz
ronca, hostile, dominaba el clamor de triunfo:
-lAprende, gallinal
Juan se encogi6 de hombros, malhumorado.
Sobre los denuestos y la pasi6n vil del puiblico,
que desde sus asientos seguros azuza a los
hombres hacia la muerte, turbibalo, a veces,
el ruego de Jeromo o la mirada ansiosa de
cualquiera de sus peones. Al llegarle su primer
toro lo tore6 a conciencia. La cabeza alta, in-
quieta, exigia pases de castigo cuyo merito s6lo
aquilatan los inteligentes. El toro tenia que-
rencia hacia el toril y se quedaba en la suerte
para buscar el bulto. Cuando, un poco desde
lejos, se perfil6 para entrar a matar, la voz ene-
miga le grit6:
-Asi ya podris, Icobardel
iCobarde? IMentiral Estaba sereno. Aquel
toro era precise matarlo asi. Entr6 doblindo-
se, sin cuartear, vaciando bien la mano izquier-
da. La estocada fu6 buena; pero el toro tard6 en
caer y los aplausos tibios s61o se avivaron a
su paso ante esos sectors incondicionales que
todos los grandes toreros tienen en cada plaza.
La lidia del otro toro fue muy lenta, y el
68





PIXDIlAS PDECIOSAS


cuarto, que sali6 con cojera visible, origin6 un
largo escAndalo, tras el cual la presidencia se
decidi6 a ordenar la salida de los cabestros
para retirarlo. El mal humor de Juan crecia;
era ya molester fisico. Ademas la tarde, un
rato antes radiosa, se nublaba. Por los tendidos
pasaban de tiempo en tiempo rafagas de quie-
tud y silencio. El sustituto era un toro enorme,
de abiertas y enhiestas agujas. iMal bicho para
su competidorl Al sentirlo pasar con furia de
tromba, entire espuma, bramidos y polvo, Juan
tuvo casi una mala alegria. Con formidable
poder la fiera sembr6 el pinico en los piqueros
y desmoraliz6 la cuadrilla. Durante otro rato
nadie se atrevi6 a acercArsele. Picado de mal
modo, banderilleado de prisa, lleg6 al fin a ma-
nos del espada. Uno de los banderilleros de
Juan vaticin6:
-Este le da pal pelo.
Y Jeromo repuso:
-IElel
Al primer pase, el public, en pie, movido
por ese placentero terror que es el alma de la
fiesta, lanz6 un grito unAnime... No, la sangre
del toro y la del hombre no se mezclaban aan.
Ciego, fatal, con esa brevedad finebre de des-
tino que se encierra en los tres versos de las
coplas del pueblo andaluz, el torero, en su ira,
pretendia atropellar a la Muerte. Juan se dijo:
YY a eso lHaman valor,... Y salt6 la barrera dis-





A. HERNA(NDZZ-CATA


puesto a ayudarle, igual que en tantas ocasio-
nes; mas el otro, ebrio de soberbia, cardeno,
distendidos todos los mdsculos, lo rechaz6
con exasperado ademan y volvi6 contra el toro.
Hubo dos muletazos mis, inverosimiles; y al
tercero el estoque y la muleta cayeron lejos, y
lo que un instant antes era una irritada esta-
tua, qued6 convertido en flicido bulto sobre la
arena ya entristecida de penumbras.
Juan mir6 afanosamente mientras corria ha-
cia el grupo. Ya, entire los brazos de los mo-
nosabios, el rival se alejaba. No le tocaba a el
sustituirlo; mas tuvo la inmediata certeza de
que el otro torero iba a ser cogido tambien, y
sinti6, de pronto, que la oleada de malestar
fisico fundiase con una sombra spiritual, her-
mana de la que bajaba del cielo. En vano trat6
de reportarse durante la breve peripecia del
segundo espada. Su serenidad, su facultad ha-
bitual de analisis, eran desplazadas por un
desasosiego y una ceguedad nuevas... 6Seria el
caldo torado a disgusto? iSeria la conciencia
de haber casi gozado con la desdicha del que
estaria ahora, sabe Dios c6mo, sobre la mesa
de operaciones de la enfermeria? Y por vez pri-
mera un fantasma de superstici6n nubl6 su
juicio: La voz ronca de la andanada, que no era de
sol ya, grit6:
-A ver tid ahora, Icobardel
70





PIEDRAS PPECIOSAS


Juan cogi6 de manos de Jeromo los trastos.
Antes de ir al encuentro del toro mir6 al re-
dondel integro, donde todos los colors y los
movimientos naufragaban en la creciente oscu-
ridad. Densas nubes de lluvia anticipaban la
noche; la sangre y las lentejuelas metalicas de
los trajes se apagaban. Una inmensa fatiga
caia de los tendidos. Juan quiso reaccionar y
mecanizar, a ejemplo de tantas veces, su valor;
mas de sibito se acord6 de su madre. Esto no
le habia ocurrido nunca. INunca! Di6 dos pa-
ses sin ritmo y el toro huy6. Al ir tras 61, sin-
ti6 gruesas y tibias gotas de l1uvia mezclarse
con su sudor helado. Vanos presurosos abrie-
ronse en las grades. En unos minutes la plaza
qued6 como desierta, y 1l hubo de darle la vuel-
ta, al hilo de las tablas, seguido de sus peones,
contagiados del desfallecimiento, tras el toro.
Al pasar por el nimero nueve mir6 instinti-
vamente, como si buscase un socorro, un asi-
dero para su dignidad, y vi6 vacio el sitio en
que, una hora antes, la bella mujer le sonreia
con sumisa fiereza. El hombre de la voz hostile
debia haber huido tambien, porque el vacio de
sus dicterios ahondAbase en la tarde y en el
alma de Juan. La fiera, encarnizada contra los
despojos de un caballo, lo salpic6 de algo vis-
coso. Segundo a segundo el circo acababa de
perder todos sus estimulos de fiesta. Ya s61o
era visible para los ojos desorbitados del tore-





L. EZnNANDEZ-CATA


ro la cabeza astada, el belfo lleno de furiosa
espuma, la mole del enemigo, que creciendo al
igual de la noche, pateaba con tal violencia
que la arena despedida por las pezufias haciale
dafio a traves de la seda de la media. IEl toro
y 61 estaban solos en el mundo! La fealdad y
tamafio del bruto mostraronsele casi por pri-
mera vez. Vi6 ademas el dinero ganado en tan-
tos aflos de peligros, la vida muelle en un cor-
tijo sevillano si trasponia el obstaculo de los
dos cuernos vengadores... Y aquel combat en
la sombra, sin el acicate de la expectaci6n, sin
entusiasmo ni insultos siquiera, adquiri6 la
subita fealdad de una encrucijada.
Adn quiso, en vano, sobreponerse. ISi si-
quiera la voz bronca y hostile le hubiese lla-
mado una vez mas cobarde! Pero no: todo
era sombra, lluvia, silencio, amenaza. El peli-
gro habiase tornado an6nimo, sin espectaculo,
sin embriaguez. Juan sentia trasudarsele el
alma por ]a piel, y un frio agarrotador que ha-
bia helado ya su voluntad e iba a helar sus
musculos, lo menguaba. Las grandes pupilas
del toro eran lo inico llameante. Olia a sangre,
a muerte, a humedad, a tinieblas. Juan re-
cord6 de pronto el unico libro leido en su vida:
una novel en la cual cierto reo repasaba al ir
al patibulo detalles nimios de toda su existen-
cia, y al recorder las dos luces del Cristo y los
obreros del andamio, su alma unific6se con la




PumDas PuCIOASl

del condenado a muerte, y se abandon por
complete al terror.
Cuando el toro humill6 el testuz para recha-
zarlo con tremendo impetu, ya ni el espiritu
podia mandar ni la material obedecer. En vano
pretendi6 huir hacia detras o hacia delante.
Con toda la vida en las pupilas alucinadas por
la pavura, qued6 rigido. Y las astas, despues de
ahondar en el suelo como el principio de una
fosa, se clavaron alternativamente, hasta la
cepa, en el cuerpo que, desde unos segundos
antes de ser herido, habia comenzado a morir.



















EL ODIO


Enrique Lerpa.





0 D I 0


N o recuerdo con qu6 motive uno de los con-
tertulios asegur6 que odiaba no se a quien con
un godio africanov; pero jams podre olvidar
el gesto del forastero al escuchar aquel lugar
comn, ni su manera brusca de intervenir en
la conversaci6n.
-He viajado por todos los caminos de Afri-
ca-dijo-, y no encontre en ninguno la ver-
dadera imagen del odio, que se me present
despues a dos pasos de mi casa natal. Desde
T6nez a Capetown vi muchos coliricos y po-
cos odiadores. La c6lera es una explosion y el
odio una destilaci6n; el colerico puede hacer
en un segundo, sin causa, sin placer, lo que el
odiador ha de hacer lentamente, reflexivamen-
te, vengativamente. A mi juicio, Yago sabia
odiar mejor que Sans6n, por ejemplo; y digo
csabia, porque hasta las pasiones instintivas
crecen con la inteligencia y el cultivo. Odio
africano? No: odio europeo. La vieja Europa
es capaz de refinar y multiplicar los impulses
mis barbaros. Oigan ustedes la historic de
una profesora de odio. Es muy breve.


E L






A. HEfNANDEZ-CATA


Seducida casi a la salida misma de la infan-
cia, aquella mujer hizo de la maternidad plaza
fuerte en donde abroquelarse contra el mun-
do. Aprendi6 un oficio dificil y trabaj6 en la
casa, yendo a recover y a entregar las tareas,
siempre con su hijo. Para no separarse de el,
ni siquiera con el pensamiento, no tuvo ami-
gas. Muchos debieron en mas de una ocasi6n
creerla muda: tal era la cerraz6n de su boca y
de todo su rostro ante los demis; y, sin embar-
go, en cuanto estaba a solas con el nifio, char-
laba, charlaba, y todavia al apartarse de 61
dejandolo dormido, advertia que se le habian
quedado innumerables cosas por decirle, y se
ponia a hablar sola, pensando en 1l.
Se ech6 el pelo hacia la nuca, renunci6 a
toda seducci6n, y no tard6 en adquirir en sus
choques con los obsticulos de la vida un aire
masculine, anguloso. Ni el influjo de las pri-
maveras ni los halagos de los hombres, cue al
principio de su reflorecer maternal la asedia-
ron, consiguieron desflecar su espiritu, trenza-
do integro en aquel amor materno -que alin
siendo tan puro estaba, por su exceso, pr6ximo
de la aberraci6n y del pecado. iSe ban fijado
ustedes en el character tremendo de esos vicios
que nacen precisamente en el limited de ciertas
virtues? Son sombras junto a luces, que las
hacen parecer mas negras. Aun lo que no pare-
ce susceptible de exageraci6n necesita media.





PIEDRAS PnrCIOSAS


Aquella mujer sentia la maternidad belicosa-
mente. El mundo era para ella desierto y su
hijo oasis acechado y envidiado por todos. La
tension de un amor que no tenia, como los
amores sexuales, la valvula de los deseos alter-
nativamente satisfechos y redivivos, le mante-
nia en came viva el alma. Y, despierta o dor-
mida, el ruido mas debil haciala incorporarse
en actitud de defense.
Vivian una vida de vehemencia y afanes,
cual si de continue estuvieran rodeados de pe-
ligros. El tiempo ech6 los primeros afios de
pubertad sobre la infancia del muchacho
cuando ain la juventud hubiera podido ofre-
cer a su madre las iltimas rosas. Eran como
dos hermanos de uno de esos matrimonios que
ponen entire su primero y ultimo fruto largo
lapso de calma. Y mis de un transeunte se vol-
via, al verlos, con equivoca sospecha.
Cada etapa de la vida del hijo sembr6 la vida
de la madre de voluptuosas inquietudes: in-
somnios, zozobras, congojas, iras y sdplicas
para las potestades divinas. Primero fue la lu-
cha contra las enfermedades que acechan al
ser tierno; luego fueron los studios. Ella le
repas6 las lecciones y se interest, para que e1
obtuviera los sobresalientes codiciados, por to-
das las asignaturas, sin que su entendimiento,
al cultivarse, se modificara. Iba a ver a los ca-
tedriticos armada de halagos o de insultos. Y
79






A. IEMNANDEZ-.CTA


en las peripecias de la nifiez y en esos miste-
rios, ya suaves ya pateticos, en que la infancia
se va endureciendo poco a poco para transfor-
marse en pubertad, ni un dia dej6 de gozar y
sufrir con todo el alma, rebelde a someter a la
niveladora costumbre su instinto materno hi-
pertrofiado.
Hubo un moment en que el se opuso a que
ella siguiera trabajando, seguro de poderla ya
mantener para siempre con su esfuerzo. Y en-
tonces, precisamente cuando debian acabar, fue
cuando empezaron las preocupaciones pro-
fundas.
SNingdn propietario temi6 jams con tanta
avaricia por su bien. Bastaba cue e1 mirase a
una mujer, que dijese un nombre o cue mos-
trara la sombra de una preferencia, para que el
rostro materno se nublara y golpeara dentro
del espiritu el terrible oleaje de los celos. Su
inteligencia, integra al servicio de su pasi6n,
multiplicAbase para destruir con las armas del
ridicule o de la duda el germen para ella ma-
ligno.
En los primeros tiempos la raz6n le avis6
con su energia postrera: oNo puedes oponerte
a la corriente de la vida... Es monstruoso que
pretendas inmolar su juventud so pretexto de
cue td le sacrificaste la tuya... Madre y genero-
sidad son sin6nimos, y lo cue td qcuieres es una
usura repugnante. Estos avisos y otros fueron





PIEDRAS PRECIOSAS


acallados por un impetu mfs fuerte que el jui-
cio: wISu hijo era suyo, suyo s6lo, y ninguna
mujer tenia derecho a disputArselo! Para en-
gafiar a los despojos de su raz6n, poniase a
imaginar mujeres perfectas: ricas, bellas, sumi-
sas, inteligentes, modestas, apasionadas y tem-
pladas a un tiempo, y decia con sonrisa de
hiel:
--Ves? Elige una mujer asi y yo no me
opongo. No creas que te quiero para santo.
Siguieron dos aiios de tan pavorosa espera
que cuando la desgracia lleg6 fu6, como al lhe-
gar la escena final en un drama harto contur-
bador, una suerte de reposo funesto.
No, como la escena final, no. El drama no
habia hecho mas que iniciarse. Aquella alma
tempestuosa debia engendrar un ser con resis-
tencias acantiladas para oponerlas a los hura-
canes; y cuando eligi6 no hubo estratagemas,
reproches, amenazas capaces de disuadirlo. La
elegida fue una muchacha vulgar, vestida de
excepci6n por el disfraz maravilloso de la ju-
ventud. La madre averigu6 al punto que habia
tenido antes otro novio, y lo dijo con intenci6n
maligna e indtil. Le rebusc6 antecedentes fa-
miliares; le descubri6, dos o tres generacio-
nes atrAs, enfermedades, fallas, delitos... Todo
indtil.
Desde el noviazgo a la boda, los disgustos
encadenironse en eslabones estrechos. Primero






A. HERNANDEZ-CATk


fueron los suspiros; luego, las reticencias; des-
puts, las calumnias; mAs tarde, los largos
silencios repentinamente interrumpidos por
congojas unas veces de humilde aflicci6n y
otras de rabia. De nada sirvieron las claudica-
ciones de la muchacha. Aquella alma que ha-
bia sabido consagrar tantos afios su fuerza al
amor, entreg6se a la animadversi6n con la
misma sed de absolute.
, ti!,, le dijo a su hijo. Y desde entonces sus vio-
lencias se interrumpieron hasta la vispera de
la ceremonia, en que un rapto de exasperaci6n
la puso al borde de la muerte.
No fue possible la vida en comin, y el recien
casado aguard6 con filial ansiedad a que el
primer afio de su matrimonio diera a la insu-
misa un nuevo ser sobre quien volcar ya para
siempre, exenta de acritudes, su absorbente
maternidad. aEs lo ainico que puede salvar-
nos, susurraba a su mujer cuando esta Ilora-
ba. Mas el fruto no vino, y cual si la solitaria
esperara, sin darse cuenta de ello, el plazo pru-
dencial para dulcificarse o extremar su guerra,
el aparente desprecio mud6se en ataque, y no
habia encuentro que no trajese dispute y es-
cindalo. Avergonzado, desesperado, el matri-
monio hubo de irse a vivir a otro pueblo para
librarse de aquella persecuci6n furiosa, trans-
formada en rastrera, lejana y humilde-perse-






PIEDRAS PRLECOSAS


cuci6n de perro que se conform con ver al
amo de lejos-cuando e1 salia solo.
Con la fuga lleg6 la paz y pudieron querer-
se dulcemente. Sin duda el no verlos calm6
tambien la irritabilidad materna, porque ni
carta ni recado volvieron a recibir suyo. Algu-
nos dias hasta llegaron a olvidarla... Cierta
noche ella crey6 reconocerla en el recodo de
una calle; pero no, no podia ser... Y se so-
bresalt6:
-IEs ella, si...l
-No. Y aun cuando fuera... Quizis no haya
podido resistir mas el deseo de verme.
-Tienes raz6n... ILa pobre...! Pero tal vez no
sea ella. No vi bien.
-Creo que no era... No pienses mis.
En su ingratitud de hijo y en su molicie de
enamorado, no comprendia las sombrias abne-
gaciones. ,El tiempo lo arreglari todo, ya ve-
rais, solia vaticinar a su mujer entire dos be-
sos; pero 6sta movia la cabeza, denegando; y el
dia en cque, durante una de las ausencias pro-
fesionales del marido, recibi6 de parte de este
un pastel, y al abrirlo not6 un gusto acre que la
hizo sospechar de stibito y dirselo de comer a
un gato, que muri6 en seguida, comprendi6 que
el odio lejano velaba.
Nada le dijo a 61 a su regreso. iPara que? Li-
mit6se a comprobar cue el envio era engafioso,
y no quiso agravar con acusaciones las nieblas






A. HERMANDEZ-CATA


clue de tiempo en tiempo empafiaban el caric-
ter varonil. Su acusaci6n habria nublado y
quidn sabe si destruido la claridad de juicio
que le permitia ver a el la injusticia absolute
de aquel odio. Pero esas nieblas crecieron a pe-
sar de las delicadezas de la esposa: la madre
habia cambiado de tActica, y ya no ocultaba sus
viajes para verlo. En vano 1l quiso acercArsele,
perseguirla: ella huia y de lejos le tiraba besos
casi iracundos. (Que hacer? IEra grotesco y
terrible! El anico amigo de la casa trat6 en
vano de mediar. La rencorosa dijo: (O ella o
yo. Venia a verlo porclue eso me calmaba;
pero puesto cue le molesta, no vendri-. Y des-
apareci6 sin dejar rastro.
Todas las pesquisas fueron initiles. Pasaron
los meses. Un olvido impuro aisl6 la pareja;
un olvido cue no era la calma total; un olvido
semejante a esas anestesias que hieren casi de
muerte al dolor, pero que dejan en el fondo de
la conciencia el temor a que resucite otra vez
mis violent.
Y resucit6. Una mafiana, al regresar de des-
pedir a un amigo, a aquel amigo inico, que
marchaba a America, 1l encontr6 una carta en
su mesa de trabajo. Conoci6 en seguida la letra
y ni un moment supuso que se tratase de un
nuevo adi6s o de alg~n encargo postrero... lAl
leer la carta qued6 galvanizadol El amigo
queria revelarle, al partir, un secret, un secre-




PIEDRAS PRECIOSAS


to terrible. Su bondad, su duro sacrificio de
renunciar a la madre, su honradez, eran burla-
dos con perverse hipocresia. El novio de anta-
fio gozaba de sus ausencias peri6dicas, y a me-
dia noche saltaba por la tapia del jardincillo
en busca de las caricias de la adiltera. iQue la
acusaci6n era espantosa? Si. Muchas veces titu-
be6 antes de cumplir el triste deber. Pero no se
trataba de una sospecha, por desgracia: Basta-
ba que fingiera un viaje y se quedara escondi-
do, para cerciorarse de la verdad.
La primer impresi6n, la del instinto, fue de
repugnancia. Record los ojos claros de su mu-
jer donde no cabia la mentira, e inconsciente-
mente reley6 varias veces la carta hasta con-
vencerse de la autenticidad de la escritura. De
todos modos... Casos de hipocresia tan grandes
habianse visto. De tratarse de una falsificaci6n
habria sido el dardo sin pruebas, no el hecho
comprobable, tangible... Pero... iNo, nol... Algo
burdo y oblicuo habia de todos modos en una
delaci6n hecha huyendo... Acusar asi equivalia
casi a la vileza de enviar una n6nimo. Lo mejor
era despreciar, olvidar... Pero 4querer olvidar
no es el modo de recorder mrs dolorosamente?
Despues el entendimiento quiso tomar parte
en el drama, y empez6 a barrenar, a barrenar,
con suavidad artera: autentica; pero... iNo, no! De todos modos...
eAcaso costaba tanto comprobar la verdad?





A. HERNANDEZ-CATA


Con una espina en el coraz6n no se podia
vivir.
Cuando comprendi6 que la menor sospecha
era una ofensa y quiso retrotraerse al primer
impulse, ya el aguij6n habiale dejado su pon-
zofia, y era precise seguir hasta el final. Du-
rante tres dias llev6 en si el secret por debajo
y prepare la asechanza. Algo oscuro del gesto
habitual debia traicionarlo, porque la mujer le
pregunt6 varias veces: aQu6 te pasa? INo estis
como siemprel Y al oirla insistir asi, las dudas
remotas trocAronse en sospechas avidas de ir
hacia la certidumbre.
La tarde en que simul6 el viaje era nublada.
Encerr6se en un cafe de los suburbios y bebi6
much. Como no tenia hibito, en la bebida
ahogironse muchas cosas de su ser; pero la ra-
bia y el designio de sorprender a la infield so-
brenadaron de continue cIAh, si su sacrificio,
su ingratitud para la que le dedic6 toda la vida
hubiesen tenido ese pago!, Volvi6 a la ciudad
y entr6 en una tienda cuyos escaparates lanza-
ban acerados reflejos... Ya muy de noche, re-
gres6 a hurtadillas, abri6 con lentisima caute-
la la verja, previamente aceitada, y esper6 de-
tras de un macizo de arbustos. Crey6 que la
hora no l1egaria nunca; cada segundo, sin de-
jar ni uno, pes6 dolorosamente sobre su an-
siedad. El hltimo fue casi el mas ligero: ciYa
no necesitaba esperar mAs! jYa iba a saberl




PIEDRAS PRCCIOSAS


En el silencio, las doce campanadas se diluye-
ron poco a poco; luego volvi6 a imperar la
quietud pavorosa. Y en medio de ella, a lo le-
jos, hacia la tapia donde sus miradas se aga-
rraban henchidas de terror, son6 un ruido ape-
nas perceptible, que repercuti6 en su alma con
formidable eco.
Lo demis fud instintaneo: una cabeza que
sobresale, un hombre que salta con prontitud
resuelta, un volcan de c6lera que estalla, un
brazo armado que se tiende, un dedo que se
crispa sobre un pedazo de metal, un fogonazo,
una detonaci6n, un cuerpo que cae para siem-
pre, gritos, luces, ayes... iAh, el odio habia cum-
plido su promesa, aunque para cumplirla habia
tenido que inmolarse! Los dos j6venes no vol-
verian a unirse nunca mas: entire ellos un ca-
daver de mujer disfrazado con ropas masculi-
nas, impediria ya para siempre toda caricia y
toda palabra de amor.



















CONFESION



A Antonio Barreraa.




C O N F E


CINCO afios y sucesos oscuros, ipodfan haber
cambiado tanto a un hombre? En el pueblo
done la vida estancada daba a los dias, a los
series y a las cosas una dramatica fidelidad a si
mismas, aquella mudanza de Francisco al re-
gresar de America, era como un maligno mila-
gro. Seguia el sol transformando en oro las
sucias bardas de los corralones; seguian las
lluvias otoiales envolviendo la torre, que hacia
veinte afios amenazaba derrumbarse, en ro-
mantica vaguedad; seguia su hermano el pi-
rroco compartiendo sus menesteres de casi ve-
terinario de almas con la caza apasionada del
perdig6n; y 1e, 1e que habia partido con otros
cuatro mozos contagiados de su alegria y de
su affin aventurero; dl que siempre tuvo para
cada minute su chanza especial y para todos
su clarisima risa, tornaba silencioso sombrio,
envuelta la faz en una sombra cue suavizaba
sus facciones igual que las lluvias de octubre
dulcificaban los Angulos p6treos del campa-
nario.


S 1 6 N





A. HERNANDEZ-CATA


--Qui te ha pasado por alli, muchacho?
Habla... Las penas que se quedan dentro nos
van royendo lo mismo que los gusanos roen a
la fruta. Si no quieres confiarte al hermano, el
sacerdote puede oirte. 4Quieres?
Pero Francisco denegaba, y un surco de te-
nebrosa obstinaci6n le bajaba del pelo al en-
trecejo. En ese surco caia, para no levantarse,
la curiosidad del pueblo: las alusiones taima-
das de los viejos, las sonsacaciones sensuales
de las mujeres, las preguntas que de tiempo en
tiempo estallaban repentinas en boca de los
hombres cuando en el ocioso sopor del casini-
1lo estaban separados por el marmol de la
mesa y unidos en la atm6sfera alcoh6lica por
el caminito blanco y negro del domin6. Jamis
interrogaci6n ninguna, ni aun la mis inespe-
rada, lo hall6 desprevenido. Y, en cambio, la
interrogaci6n del hermano cue para argiiir el
titulo de padre podia mas que su estado sacer-
dotal invocar el recuerdo de haber casi anula-
do con su carifio la orfandad temprana, sor-
prendialo siempre, y lo sumia en un silencio
angustiado, desvalido, transido, cue hasta en
los dias t6rridos lo escalofriaba
-No me preguntes. No me preguntes nunca
mis... iNo ves que sufro?
Y entonces una tregua de obediencia s6lo
traicionada por la pregunta viva en las pupilas,
sobre todo cuando en cierta epoca del afio la





PIEDAM PRCcIOSAS


hipocondria de Francisco haciase mAs torva,
estableci6se.
Antes de su regreso, rumores Ilegados por
borrados caminos grabaron en el pueblo una
imagen a la vez rutilante e incierta de los emi-
grantes. Suponiase que el grupo capitaneado
por Francisco recorria el mundo entire lances
osados de fortune y de amor; y al jefe atri-
buiansele ya proezas mitol6gicas. Mas de un
rostro fiero de indio o de mulato habiase hu-
millado para no resistir su mirada; mas de
unos de esos ojos orientales desterrados en las
cars de las mestizas, habian llorado mendi-
gindole limosna de tirania... Luego se supo
que tras el recorrido vertiginoso por varias Re-
plblicas, Francisco y su inseparable Juan, el
que desde niflo fu6 su eco obediente, el que
desoy6 todas las seducciones de la deserci6n,
fueron a fijarse en una vetusta ciudad colonial,
trasunto de Salamanca o de Avila en el profun-
do coraz6n de America. Los otros habian de-
sertado; mas Juan, no: desiguales de cojo, lo seguiria hasta el fin del
mundo. Amigos asi no se habian visto nun-
ca... Otra informaci6n, misteriosa tambi6n,
propal6 que Francisco cortejaba todas las tar-
des, en la reja volada de un palacio, a la hija de
un potentado, president o virrey, que en eso
las versions diferian, de piel de ambar y fini-
simos labios crueles. Aquella reja afiligranada,
93






A. ElRNANDEZ-CATA


de plata y hasta de oro segan algunos, enorgu-
lleci6 al pueblo como antes lo ufanara la risa
y el porte sefioril del mozo tan poco parecido
en lo fisico al basto parroco cazador de perdi-
ces. Por iltimo lleg6, mas incierto y brumoso
aun, el rumor de una gran catastrofe, y fueron
indtiles las cartas y las peticiones de informed.
Nada pudo saberse. Ni siquiera el compafiero
fiel, el eco cue desde la escuela lo habia segui-
do cual un reflector de su luz, di6 noticia de
Francisco. Y s61o afios despues, cuando ya casi
empezaba a olvidArsele, apareci6 de improvise,
cambiado, envejecido, con el aire de pavorosa
frialdad que debi6 tener Lizaro en su segun-
da vida.
-Despues de haber recorrido tanto mundo
vuelve a su aldea a morir-comentibase en voz
baja al verlo.
Y no era raro oir responder, sentenciosa-
mente:
-El animal herido vuelve siempre a su cueva.
Pero el paso del tiempo, petrificando el secre-
to en torno de el, concluy6 por fatigar todas las
curiosidades except la curiosidad fraternal,
nutrida de carifiio. Muy de tarde en tarde esca-
pAbasele por una grieta del alma, y el sacerdote
le decia: ligiosos, muchacho? Cuando la confesi6n es
sincere Dios nos permit perdonar, porque su
misericordia es mayor que todas las equivoca-






PIEDRAS VRCIOSAS


clones y hasta que todas las maldades huma-
nas.0 Mas el hermano, lastimado en la care
viva del recuerdo o del remordimiento, recogia-
se en si mismo; y seguia un largo lapso de si-
lencio que a veces duraba semanas. Cada afio
una vez, al llegar cierto dia de abril, Francisco
envolviase en desesperada sombra. 4Lo que ha
pasado ha pasado este dia, deciase el parroco.
Y con piedad maternal poniase a tenerle mala
voluntad al calendario cuando el dia funesto se
avecinaba y a buscar medios de aminorar su
dafio con distracciones que sacaran al dolorido
de su ensimismamiento. Asi habia ocurrido
ya tres veces desde su vuelta. Y aquel afio estw-
ba dispuesto a no dejarlo en soledad. Atm
cuando resistiera, bien de madrugada, lo lleva-
ria al campo, a cazar, a aventar en elaire puro
las cenizas del mal recuerdo.
-He comprado una hembra que dicen cue
es la mejor que se ha visto. Por lo comin los
machos son mejores; pero si una hembra sale
reclamista no hay macho que la iguale. Tam-
bien he comprado una escopeta para ti, mucha-
cho... Ya veris lo que es divertirse.
-Pero si a mi no me gusta cazar. Si no...
-Es initil. ITi vienes! Aunque no sea mis
que para sentarte tranquilito en el puesto y ver
subir el sol. Aqui no te dejo... 0 me quedo en-
tonces yo y me privas de mi inico placer. Ti
elegirAs.






A. HERNNDEZ-CATA


Fue precise someterse. Era de noche todavia
cuando se levantaron. Envuelta en su fund
de lona la jaula, con la perdiz famosa, y las
dos escopetas relucientes, esperaban. Salieron
del caserio en silencio y se adentraron en el
campo hudmedo. El cura, atento a que en el
alma fraterna no quedara lugar para las re-
membranzas, trataba de llenarla con intermi-
nables explicaciones: aTd te pones en un pues-
to y yo en otro, muchacho... Cuando la perdiz
cante y algtn macho acuda al reclamo, no te
muevas ni apuntes en seguida... Hay que es-
perar a que se acerque diez o doce pasos, y en-
tonces, ifuegol Yo no tirar6 mAs que si td ma-
rras. Pero si aciertas estoy seguro de que
vuelves... La primer vez que me trajeron no
queria venir, y ya Ilevo mas de veinte afios en
lo mismo. Ea, aqui estamos... Da gloria el olor
a tomillo y a retama... Vaya, quietecito a espe-
rar... La espera es casi lo mejor; pero hay que
pensar nada mas que en lo que se estA espe-
rando y no en otra cosa. iMe lo prometes?v
Olorosa marafia de matorrales rodeaba el
claro de monte donde estaban los puestos.
Despues de dejar a Francisco en el suyo, el
cura desenfund6 la jaula y la puso sobre unas
piedras, yendo luego a ocultarse. Desde su ob-
servatorio veia al hermano en acecho, la jaula
de afiligranados barrotes que el sol recien na-
cido hacia parecer a veces de plata y a veces





PIEDRAS PRECIOSAS


de oro filgido, y, mis lejos, el rostro querido
en el cue los ojos y la inclinaci6n anhelosa
descubrian atenci6n repentina. w4Iria a intere-
sarle la caza? lOjali lo permitiera Dios!l Los
primeros gorjeos de la hembra perlaban el si-
lencio con su voluptuosidad incitativa. Prime-
ro eran como Ilamadas dulces, como siplicas;
despu6s como reproches, como besos crujientes.
Esponjada entire la reja, con la pupila excita-
da, con una especie de timidez audaz en los
movimientos llenos de gracia lasciva, cruel,
la hembra cantaba, cantaba. El cuello henchi-
do tenia algo de human en su turgencia. La
peripecia, tantas veces observada, adquiria para
el sacerdote un iman nuevo: la actitud inmen-
samente atenta del hermano, que del otro lado
de la plazoleta iba gradualmente inclinindose
con el alma enter en el mirar. Tras el linde de
la arboleda surgi6, al fin, el macho; tremulo, in-
deciso, en un dramatico combat entire el ins-
tinto sexual y una voz secret de repugnancia o
de temor... Era pecuefio, y su entrecortado an-
dar tenia algo de cojera. El ojo rojo y el pico en-
treabierto decian que el veneno del canto feme-
nino habiasele infiltrado. La hembra, apretan-
dose contra los barrotes, ofreciase ahora en esa
impudicia iltima que, cuando la coqueteria
fracasa, busca el fondo brutal del sexo. El ma-
cho no resisti6 mis: baj6 la cabeza, despleg6
casi las alas, y en un fmpetu mitad de vuelo
S 97 7





A. HERNANDEZ-CATA


mitad de carrera, se lanz6 hacia la muerte que
con fragor y reldmpago y humo le sali6 al en-
cuentro. Francisco se ech6 la escopeta a la cara
con tan instantanea violencia, que el pobre pa-
jaro no tuvo tiempo de huir. IBuen tiro! Pero
cuando el sacerdote lo iba a celebrar, otra de-
tonaci6n reson6, y la jaula de afiligranados
barrotes y la hembra artera, quedaron deshe-
chas tambien.
Antes de que pudiera sorprenderse, vi6 a
Francisco arrojar lejos de si el arma y pro-
rrumpir en fren6tica congoja. Corri6 hacia e1
y lo cobij6 entire sus brazos maternales, con el
ansia de consolarlo, de arrullarlo igual que
cuando era pequefio. El double relampago de
los disparos habia iluminado de stbito su cu-
riosidad de tanto tiempo... (Ya lo sabia todo...
iHabia sido asi!... iHabia sido asi!f Y dejando
que el sacerdote completara la obra del herma-
no, lo forz6 con suavidad a arrodillarse en tie-
rra, y, gravemente, sobre la cabeza abatida, tra-
z6 en la rubia paz de la mariana el ademan
generoso de la absoluci6n.



















CUENTO DE AMOR



A Maria Antonia Nogueras.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs