• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Prologo
 Table of Contents
 Introduction
 Primera parte: Generalidades
 Segunda parte: Literatura...
 Tercera parte: Catequistas...
 Cuarta parte: Historiadores...
 Quinta parte: Instituciones que...
 Sexta parte: El genero épico: Sus...






Group Title: Literatura guatemalteca : texto arreglado conforme al programa oficial de dicha asignatura, para el cuarto ano de ensenanza secundaria.
Title: Literatura guatemalteca
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00067428/00001
 Material Information
Title: Literatura guatemalteca texto arreglado conforme al programa oficial de dicha asignatura, para el cuarto año de enseñanza secundaria
Physical Description: v. : ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Vela, David, 1901-
Publisher: Tipografía nacional
Place of Publication: Guatemala C.A
Publication Date: 19 -
 Subjects
Subject: Guatemalan literature -- History and criticism   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Guatemala
 Notes
Bibliography: Bibliographical foot-notes.
General Note: On cover: 2. ed.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00067428
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 02747561
lccn - 46018040

Table of Contents
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Prologo
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
    Table of Contents
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
    Introduction
        Page 1
        Literatura: concepto; división; clasificación; bibliografía
            Page 1
            Page 2
            Page 3
            Page 4
        Bibliografía Guatemalteca
            Page 5
            Page 6
            Page 7
            Page 8
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
            Page 13
        Filología, linguestica, gramatica y retorica
            Page 14
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
    Primera parte: Generalidades
        Page 23
        Literatura guatemalteca: concepto; caracterización
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
        Factores que influyen sobre nuestra literatura
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
    Segunda parte: Literatura Mayaquiche
        Page 33
        Los mayas: los mayaquiches; pictografías; los códices
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
        Manuscritos indigenas
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
        El popol buj o manuscrito de Chichicastenango
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
        Anales de los Xahil, o memorial de Tecpan Atitlan
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
        Titulo de los señores de totonicapan y titulo de los señores de Otzoya
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
        Otros manuscritos indigenas
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
        Danzas y primeras manifestaciones dramaticas de los indigenas
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
        Rabinal achi o baile del tun
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
    Tercera parte: Catequistas y linguistas
        Page 87
        Los idiomas indígenas: clasificación
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
        Catequistas y linguistas de la colonia
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
        Vidas y obras de: Fray Domingo de betanzos: Fray Domingo Vico: Don Francisco Marroqui: Fray Bartolome de las casas
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
    Cuarta parte: Historiadores y cronistas
        Page 105
        Historiadores y cronistas de la epoca colonial
            Page 105
            Page 106
        Bernal Diaz: Su vida y su obra
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
        Fray Antonio Remesal: Su vida y su obra
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
        Fray Francisco Vazquez: Su vida y su obra
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
        Fray Francisco Ximenez: Su vida y su obra
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
            Page 137
        Francisco Antonio de fuentes y Guzman: Su vida y su obra
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
        La Isagoge historico-apologetica
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
            Page 153
        Fray Antonio de Molina: Su vida y so obra
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
            Page 161
        Bachiller Domingo Juarros y Montufar su vida y su obra
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
            Page 167
    Quinta parte: Instituciones que influyeron en el desarrollo cultural
        Page 168
        La real y pontificia universidad de San Carlos Borromeo
            Page 168
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
        Introducción de la imprenta: Impresores: Legislación
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
        El tribunal del santo oficio
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
        La sociedad economica de amigos del pais
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
        La filosofía: Escolasticos
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
        Fray Jose Antonio de liendo y Goicoechea: Su vida y su obra
            Page 200
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
        La Gaceta de Guatemala
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
            Page 217
            Page 218
            Page 219
            Page 220
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
    Sexta parte: El genero épico: Sus cultivadores
        Page 229
        Bellas letras
            Page 229
            Page 230
        Rafael Landivar: Su vida y su obra
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
        Fray Matias de Cordova: Su vida y su obra
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
            Page 239
            Page 240
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
        Fray Diego Saenz de ovecuri: La Tomasiada
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
        Rafael Garcia Goyena: Su vida y su obra
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
        Otros poetas de este genero
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
        Genero liricos: Sus cultivadores
            Page 265
            Page 266
            Page 267
        Don Pedro de lievana: Primer Poeta de Guatemala
            Page 268
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
        Juan de Mestanza
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
        Baltasar de Orena
            Page 280
            Page 281
            Page 282
            Page 283
        Sor Juana de Maldonado
            Page 284
            Page 285
            Page 286
            Page 287
        El Padre Manuel Iturriaga
            Page 288
            Page 289
            Page 290
            Page 291
        Los Hermanos Cadena
            Page 292
            Page 293
            Page 294
            Page 295
            Page 296
            Page 297
            Page 298-299
            Page 300
            Page 301
            Page 302
            Page 303
        Simon Bergaño y Villegas
            Page 304
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
            Page 315
        Otros Poetas Liricos
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
            Page 321
            Page 322
            Page 323
        Buen humor e ingenio
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
            Page 329
            Page 330
            Page 331
            Page 332
            Page 333
        Genero dramatico - iniciacion del teatro
            Page 334
            Page 335
            Page 336
            Page 337
            Page 338
            Page 339
            Page 340
            Page 341
Full Text

SDAVID) VELA


r~iLITERATURA

; GUATEMALTECA
Texto arreglado conforme al programa
oficial de dicha asignatuirn, para el
en oarto sho de enseanana secundaria



SEGUNDA EDICION



GUATEMAIA, C. A.
MAYO DE 1948





















































UNION TIPOGRAFICA *- GUATEMALA, C. A.




1














~NOTAs DE PROLOGO
A LA PRIMERA EDICION

El sator de ests obra paso al cuidado del prolognisita
Sel encargo, gratd de complir, de ofrecer a los lectores
algunas explicaciones, necesaraes destle el punto de vista
docente, acerca del origen, tendencia y m6todo de so
'Litertratra Guatemalteca"'. Como to es explicaciones son,
seg6n se comprobarA, an poco extensas, y por la Indole y
~'destino mismos del libro, el prologuista se limitsr expre-
samente, no sin sentimiento, In oportunidad de dar uns~
semiblanza y hacer el elog;io, may meredido, del autor,
~con Io cual Hlenaria sa cometldo tal res de maniers brilain-
( te, mss no ajustsad sa los de~seos manifestados ni a lae
edigenelas de economfa de nna nota preliminsr.
Es de justlpla, no obstante, decidle al lector, y mAs
aun at joven discipalo, anas enantas palabras sobre lar
personalidad de an autor con quien se hallarA en estrecha
convivencla, en constante trato y cobsulta, acaero algana
ves en provisional desacaerdo, mas sin dnad siempre en
espitrtual compenetracIn, a lo largo de este carso de h6
??toda* literarla de Guatemala. El Hecenciado David Vela
es uns de las figuras mAs salientes de las letras, naciona-r
les contemporAness y on labor presrents mgltiples face-
tas: poets, periodista, abogado, hristoriador, etn61ogo
-" es ca modestament~- ,yesciltor de limpio y precieo esti-
lo, por lo coal, entre otnrs distinclones, ocups con honor
ane ill6n en la Academias Oa~temasltecs de la Lengts, co-
Sriespondiente de la E~spathola; ha publicado numerosoea
estadios y varion libros de mrito, en que se comiblman el








vH PRrOLxOO

pensamiento alto y blen elaborado, el garlano declr y la
enadic6n a menado sorprendente. "El Hermano Pedro
en la vida y en las letnras", y "El MHito de Col6nP' lo con-
eagraron como madaro escritor y accidoso investigador,
y. "Geneonomia mayaquich6"~, como sagas explorador de
caestiones 6tnicas y etnogrAficas trascendentes: este falti-
meO libro suyo tonl6 como base su discurso de ingreso en
la Socledad de Geograffa e Historia de Gnatemsal. Otros
trabajos, abundantes, en peri6dicosi, revistas y conferen-
cias le han confirmado el bnen nombre de que distrata,
haciendo reconocer de todos su enaltecedora probidad mo-
ral e intelectual, so claro talento y su protundo y austero
sentido critico.
Dotesi tales ha desplegado ignalmente en el magiste-
rio, ora en la cAtedra universitaria, ors en los colegios de
segunda enseikanza, y se muestran plenamente, asimismo,
en las lecciones de esta opra en la coal ha dado cuerpo a
sus afanosos y apasionados estudios de Hibros y autores
nacionales y a sus asiduas Indagaciones en la prensa gun-
1temalteca del pasado, a lo largo de ya muchos sitos y no
como producto de una hAibil improvisaci6n o de an recuen-
to de segunds mano, pues 61 va directamaente ala8s fueni-
tes: investiga, buces, discierne y extrae, por fin, en prosa
s61idamente arquitecturada, datos y conclusiones de pri-
mers categoria, aLmeritando la mayor parte de su obra
toda, el penetrante sentido nacionalista, patri6tico, de
que la reviste, o- nejor a5i, que lar anima, no contentAin-
dose en modo allguno con la tria exposici6n de nombh*es,
techas y clasificaciones mAs o menos arbitradias, carpaces
de suplir la urgencia de una informaci6n sdmaria pero
absolutantente estriles para~ formar conciencia, en j6ve-
nes y adultos, en propios y extrailos, de Io que han sido y lo
que significan los valores sustantivos de la cliteratura
patria.
Apreciador certero del escaeo y defectuoso canoci-
miento general de esos varlores, y sprovechando la feliz~
circunstancia de servir an curso de literatura gnatemal-
teca, asignatura de inclusi6n todavia reciente en los pr>
gramas oficiales de ensefianza -y todavia no bastante









PaozDao IX

reconocdar Is importandsr de ess inclusibn-, Davoid Velar
desarroll6 con amplitad los pantoo rsrts o~~~~~~~~~~~~~~ n el plan
de la materia, pero, imbuldo de la necesidasd do agregar
otrosc muchos con aqueHlos concatenades o, a sa parecor
laodispensables paara completar el panorama -y cast po-
dramos declr primer balance formal- de la cultura gas-
temalteca, fu6 mAs leJos y no s61o alladi6 nombres o in-
tormacionesi valiosas, sino se extendi6 en consideraciones
gen6ricas de orden 4tnico, hist6rico, sociol6gico, 6itiles:
esr mAs, ineladibles, para situar las figuras y las obras en
el medio y en el tiempo ilne las han producido. De e@lta
extensin, plausible en si misma, ha nacido essl otra nece-
sidad que satisface humildemente el prologuista, de dar
ias anunciadas expHicaciones.
EstA admidido a sacledad, y cda raz6n, que el cono-
cimiento de la Hlteratura de an pueblo es elemento capi-
tal e imprescindible para poder evaluar so capacidad, so
progreso y su destino, y que pueblo carente de tradici6n
literaria es como si no existiers. No es por mero azar o
simple vanagloria que los grandes paises exaltan su lte-
raturar, emnpeiindose en que sus hijos la amen y los ex-
trnujerosi la conoscan y respeten. Paises menores como
los nuestrosl, lastimosamente se han ~desentendido, con las
naturales excepciones hasta aver, aun del superficial es-
tadio de sus beenas letras, mutilAndose en la parte mAs
viva del alma. Contra esa lamentable cositumbre o des-
preocupaci6n reaccions eticazmente el establecimiento de
la asignatnra en que se emplea este libro, y siendo tah
reciente ese establecimiento y faltando obras fundamen-
tales de historia y critca literaria del pais, resulta expli
cable que no puedan, o no ~deban, escribirse someros com-
peindios, manuales elementales, que vendrAn despubs, sino
libros mss comprensivos, como el Iresente, Io enal ha de
estimarse por clerto como uns ventaja, pues asi no se
caerA en la extrems facilidad yr el apresuramiento de ase
nociones radimentarlas insuicidentes cuanto engsilosas.
Contices el autor -y ast entramos ya en Io que nos
pide advertle-- que.no pretende originalidad en so tra-
bajo actual. Dnes le ba sido preciso tomar de aqui y de








X ~PROLOG0>

allA, espigando en la investigaci6n, exposici6n y critics de
otros autores que ban ablerto parcales brechas; pero stir*
ma que en cadr caiso mantnvo el coidado posible para com-~
p~robar la veracidad de los datos, atdnder a lar antentidi4
dad de los documentos citados y revisar los jniion en
que, algunas reces, descabri6 In haeHla denandadore de
partidismosi apasionados o de criterios perg~onailes en de.
masis, tachados de estrechez o de indulgencia suma, con-
dicioniados por el temperamento. (La historia Hlteraria
scribi6 Hein- es el gran camposanto, en el qu~ecada
cual viene a buscar sus muertos, aqueHlos a quienes ee
ha smasdo.)
El texto estA forzado por limitaciones inevitables: en
primer lugar, el plan del mismo procur6 adaptarse, co.
mo se dijo y hastac donde ello fu4 asequible, a las exia
gencias taxativas del prognrma oficial de la materia; ade*
mAs habo de considerarse la necesiidad de no recargar de-
masiado el trabajo a los alumnos y de adecnar la extes-
si6n y forms de la exposicih a la mentalidad de los 16-
venes de cuarto allo de secundarla. No obstante ese cul-
dado director, algunos capitalos, el autor no lo niega,
podrAn parecer sItipedag6gicos, por dar la impresi6n de
estar abrnmados de datos que lindan con las ambicioniei
y prolijidad de la erndici6n, pero en este punto corres
ponde al been juicio del profes~or indicar cnAles dates
precisa conserrPar en la memoria el alumno y cuAles han
de servirle solamente a titulo amnpliatorio, informativo,
dentro de la mejor norms pedag6gica de evitar la exage-
rada, fatigosa. y esterilitante memorizaci6n.
Hay varios capitalos eniteros que no fignruran ene
programa vigente, incluidos porque se les consider6 ne.
cesariost pero el estudiante paede hacer caso omiso de
ellos, si su aficibn o curiosidad no le lanzan adelante, en
la segaridad de que co el estudio de los deanAs podrAL
capacitarse para salir airoso en la praeba del examen. L~oe
nombres de los~ capitalos se bliken a los tijados en el pro;
grams oficial, de suerte que serA fAcil sefUalar stos en
la obra para~ estudiarlos in el orden seguido on dicho
programna o en aquel qub establezesa conio propio el eate*









PROLOGO XI

raitico qune alrirv Is clase. L~os captitalo eliminaados darn
ana ides de la exten~siba y tecondidaed de temas y suges
tiones de la materia e incitarAn, sn dada, a mnuchos, ee-
tadiantes o lectores, a interesarse imAs en profundiaar so
conocimiento.
Con esta misma finalidad en mente, mnchas reces
el autor tom pArratos completos y hasta largas trans-
cripdones de Ias obras de otros escritoresgusatemaltecos;
ese empleo de Ias comillas, que pudiera tambi6n suponer-
se excesiro, se hace deliberadamente, porque serAi til,
para avanzar en el estudio, que los alumnos vayan fami-
liarizndose con el pensamiento, el estilo y otras peculia-
ridades de los escritores inclaidos en el curso: asi, al tra-
tar de la obra del fabulista Garcia Govena, se tomar in
extenso el elogio que de 1 dej6 escrito Alejandro Marare,
Io cual permite conocer a este ltimo literato e historia-
dor en so interesante fase de cri~tico, y ese conocimiento
viene como de rodado.
Al reparo posible de que se abuis6 -aruinqe asi lo
exigia el programa- de la acumulaci6n de datos hist6-
ricos, se anticipa el autor declarando que la verdad es
que la literatura, expresibn de la cultura de nn pneblo,
contiene riva so tr;adici6n y por lo tanto andan hermana-
dos el conocimiento de la historia y el de la litteratuira
gustemaltecas: y si se sapra an poco, hermanados ine
.parablemente.
Por no distraer la atenci6n y pnra economia de pA-
ginas, no se da en este volumen la bibliograiai usual; es-
tarA contenida en el segundo volumen, de pr6xuima publi-
caci6n, que abarca la IIteratura de la 6poca independien-
te, desde 1821 hasta neestros dias, con an ap&ndice en
que se estudia la evolaci6n de nuestras letras, y otro con
an juicio mAs general y deparado sobre so contenido, des-
de sus origenes a la actuaidad, sefialando las influenclas
y Ias tendencias principales. En an ~final ap6ndice, se tra-
StarA tambi6n, en ese segundo tomo, de los autores ex-
tranjeros que han escrito en Guatemala, cuyas obras se
han editado aqui, o que, desde fuera, ban tratado de nues-
tro pals.









XI PRoU>co

Respecto al m6todo, deducido d~el been 6xito lograde
en sa personal experiencla docente, aconseja de ests ma-
neirs: los abanmne deben prepararse leyendo el punto del
programa en el capitalo correspondiente del texto; el pro-
tesor IlevarA a la clase trozos selectos o composiciones es-
cogidas del autor de que se trate: hacer en la clase los
juicios pertinentes y poner a praeba el de los alumnos,
pues lo que mAs interescr es que los guatemalteos conoz-
can de primera mano lal obra de inaestros grandes ltiera-
tos y la juzgnen debidamente.
F~inalmente, en la legitima complacencia de su es-
fuerzo, el autor no deja de sentir el escrdpolo y la insa-
tisfacci6n naturales en todo escritor de calidad: please
que la saya no es, con todo, una obra madura; que sin
dada admite muchas correcciones y acaso mAs de una ree-
tificacibn; pero lo cierto es que este libro servirA por
parejo a maestros, alumnos y lectores corrientes, y que
h~cia farlta on libro qug inera a modo de copapendio, pero
no diminato, de la evoluci6n de las letras gustemaltecas,
trabajo en que, mAs tanle, otros podrAn avanzar con ma-
yor facilidad y lucimiento, quedando a nuestro autor, en-
tre otros que no se le rega(tearAn, el m6rito de haberse
constitaido entusiastamente en el organizador de unai ta-
rea tan vasts en la cual s61o encontr6, annque valiosos.
may limitados antecedentes, en los ya may saqueadoe
textos de Memcos y SJalazar.
A quienes hemios visto trabajar a David Vela por aiios
y con fervor invariable de juventud que nuanca se agota
porque la nutrani a diario nuevos mnanntlat~es de iluid6in
-y aqui valdria decir tambin de civismo en uns de sus
mAs. paras y creadoras maedalidades-, nos satisface so-
bremaners a I calminaci6n es8perada de ests obra wsay,
que debe repnterse como altamente 6itil y noblemente me-
ritoria. Asi sea. Asi serAi.

OESAR BRARAS

Enero, 1942:.























INDICE

NOTAs DIE PROLOGO, par C6sar Bralias ................... VI


Introduccl6

CAP1TULO L-Literatura: concepto; divisi6n; clasifiaid6n;
bibliografla ............................... 1
CAPITULO II.-Bibliograffa guatemalteca ...........,...... 5
CAPITULO III.--iiloorgaia, itilngraIstica raAia y ret6rica .. 14


PRIMERA~ PARTE

GenerallIddes

CAPITLULO L-Literatura guatem~alteca: concepto: caracte-
)1sacl6n .................................. 23
CAPITULO II.-Factores que nl~uyen sobre nuestra litera-
tura ..................................... %F


SEGUNDA PARTE

Lteratirs~ Hay-quiche

CAPITULO L--Los mayas: los mayaquich6s; pictografas;
los c6dies ............................... 33
CAPITULO II.-Mtanusccritos indigenas ..................... 39
CAPITULO lIIt-El Popo1 Buj o Mlanuscrito de Chichicaste- 43
nango .................................... 43
CAPITULO IV.-Anales de los Xahil o Mlemorial de TecpBn-
AtitlAn ................................... 56
CAPPTUUD V.-Titulo de los Senaores de TotonicapAn y Titulo
de los SelarePs de OtzoY6 ............... 50










XIV

CAPITULO VI.-troei manuscritae indigenas .............. OS
CAPITULO VII--Danas ,y primeras manifestaciones dramAti-
cas de las indigenas ..................... 71
CAP~ITULO VIII.-Rabinal Achi o Baile del Tun ......1....... 80.


TERCERA PARTH

CatequIistas y Llangiiste

CAPITULO I.-Los idiomas indigenas: clasificaci6n ........ 87
CAPITULO II-Catequistas y ling~iistas de la colonia .,..... 91
CAPITULLO II.-Vidas y obras de: Frayl Domingo de Betan-
zos: Fray Domingo Vico: don Francisco
1Varroquin: Fray Bartolom de las Casas .. 95


CUARTA4 PARTE

Hboisteld~ar y crealstas

CAPITULO I.-Historiadores y cronistas de la 6poca co-
lonial .................................... 105
CAPITUL O II-Bernal Diaz: su vida y su obra .. .. ... .. 107
CAPITIULO III.-Fray Antonio Remesal: su vida y su obra 116
CAPITUTLO IV.--Fray Francisco Vsquez: so vida y so obra 125
CAPITULO V.-Fray Francisco Xim6nez: so vida y so obra 131
CAPITU~LO VI.--Francisco Antonio de Fuentes y Guzrn6n: so 3
vida y su obra ...'...............:....... 3
CAPITULO VI.-La Isagoge Histri~co-Apolog6tica .. .. ... 149
CAPITULO VIII.--Fray Antonio de Molina: su vida y so obra 154
CAPITULO IX.-Bachiller Domingo Juarros y MontQfar: so
vida y su obra ........................... 162



QUNmTA PARTE

Institualones que Inthyeron en el desarrollo cultural

CAPITIULO I.-La -Real y Pontificia Universidad de San
Carlos Borromeo ......................... 168
CAPITULO H.-Introducci6n de la imprenta: impresores: le-
S gislaci6n ................................. 17
.CAPITUL~O III.-El tribunal del Santo Oficio .. .. .. ... .. .. 182
CAPITUTLO IV.-La Sociedad Econ6mica de A4migos del Pais 187









'XV

CAPPITULO V;La filosofia: esadsio -** ...~~~~~ 196
CAPITULO VI.-Fray Jos6 Antonio de Liendo y Goicoechea:
su vida y su obra ......................~~ 200
CAPITLEO -Q-La Gaceta de oathemala ................. 207




El g6anero plco: sus cultivadores
CAPITUL O I.-Bellas letras... 229
CAPITULO II.-Rafael Landivar: su vida y su obra .. ... 231
CAPITULO II.--Fray MLatias de C6rdova: so vida y su obra 235
CAPI~TULO IV.--Fray Diego SAenz de Ovecuri: "La Toma-
slada" .. .. .*- -- .. ... .. .. 245
CAPITUID V.-Rafael Garcia Govena: su vida y su obra ... 250
CAP~ITULO VI.-Otras poetas de este g6nero ............... 260
CAPITU'LO VI.--Gnero lIrico: sus cultivadores ............. 265
CAPITULO VII.-Don Pedro de Lievana: primer poeta de Gua-
temala ..................--............... 268
CAPITULO IX-Juan de Mestanza ...................~~~~~~ 26
CAPITULO X+-Baltasar de Orena .. .. ... ... .. 280
CAPITUL O XI.-Sor Juana de MIaldonado .. .... .. .. .. .. 21M
CAITULO XI.-El Padre Manuel de Itiniaga ... .. ... .. 288
CAPITUL O XII.-Los hermanos Cadena ... .. .. ... .. .. .. 292
CAPITULO XIV.-Sim6n Bergatio y Villegas .. .. ... .. .. ... 304
CAPITULO XV.--Otzeps poetas liricos............ 316
CAPITULO XVI.--Buen humor e Iingenio .. ... .. .. .~ ~ ..
CAPITULOXVI.-Gnero dramAtico. Iniciaci6n del teatro'.... 334





















INTRODUCCION


CAPIT~ULO I

LITERALTTRA: CONCEERTO; DIVISION;
CLA~SIFICACION; BIBLIOGRAFIA

En suiteepci6n mas general e indeterminada, desde
el punto de vista que ha dado en Hlamarse erudito, se en-
tiende por literatura (de la voz latina IIttera: bellas le-
Stras), el conjunto de obras bien y bellamente escritas;
bastarla decir artisticamente escritas, a riesso de excluir,;
e omo algunos quieren, a las obras didacticas y alas pie-
zas literarias orales, aunque las primeras ocasionalmen-
te alcancen por sh~ iorma ostensible merito artistico y las
segundas se recojan a menude en folletos o libros.
Podrfamos decir entonces, sorteando las dtiicultades
de toda definici6n hasta donde es ello ~posible, que litera-
tura es el conjunto de obras que expresan la verdad y la
belleza por medio de la palabra y que, perpetnando el pen-
samiento y el sentimiento humqanos, constituye una de las
mAs aitas 7 amplias manifestaciones de la cultura. Por
extensi6n, se Hlama en sentido restriotivo literatura a la
profesin de quienes habitualments se dedican al ejerci-
clo de las bellaIs letras.
En nuestros dias, a nadle seria posible el conoci-
miento directo y completo de todas las obras que forman
el acervo uniiversal de la cultura literaria, y ann cuando
tal ten6meno de erudicidn pudiera concebirse, el estudio
y hasta el mALs superticial conocimiento de la literatura





















INTRODUCCION


CAPIT~ULO I

LITERALTTRA: CONCEERTO; DIVISION;
CLA~SIFICACION; BIBLIOGRAFIA

En suiteepci6n mas general e indeterminada, desde
el punto de vista que ha dado en Hlamarse erudito, se en-
tiende por literatura (de la voz latina IIttera: bellas le-
Stras), el conjunto de obras bien y bellamente escritas;
bastarla decir artisticamente escritas, a riesso de excluir,;
e omo algunos quieren, a las obras didacticas y alas pie-
zas literarias orales, aunque las primeras ocasionalmen-
te alcancen por sh~ iorma ostensible merito artistico y las
segundas se recojan a menude en folletos o libros.
Podrfamos decir entonces, sorteando las dtiicultades
de toda definici6n hasta donde es ello ~posible, que litera-
tura es el conjunto de obras que expresan la verdad y la
belleza por medio de la palabra y que, perpetnando el pen-
samiento y el sentimiento humqanos, constituye una de las
mAs aitas 7 amplias manifestaciones de la cultura. Por
extensi6n, se Hlama en sentido restriotivo literatura a la
profesin de quienes habitualments se dedican al ejerci-
clo de las bellaIs letras.
En nuestros dias, a nadle seria posible el conoci-
miento directo y completo de todas las obras que forman
el acervo uniiversal de la cultura literaria, y ann cuando
tal ten6meno de erudicidn pudiera concebirse, el estudio
y hasta el mALs superticial conocimiento de la literatura









2 DAVID VEIA

de todas las 4pocas y palses, exigira el recuento, la orde-
naci6n y la clasificaci6n de las obras literarias, tarea en-
comendada- a la bibliograffa, como un trabajo previo as
la selecei&in y valoraci6n que ha de realizar la critica.
Divisi6n y clasificaci6n.-En raz621 de utilidad, por
tanto, la literatura universal se divide para su estudio
atendiendo a diversos criterios. A~ base del elemento tiem-
po podrIamos seceionarla en 4poeca, ya siguiendo las di-
visiones clAsi'cas de la historia, ya retiriendonos a deter-
minados cidlos de la cultura. Con igual griterio pragmA-
tico, tomando en cuenta el elemento geogrMfico para los
efectos de la divisi6n del trabajo, derivariamos la exis-
tencia de nuinerosas literaturas particulares localizadas
en el espacio, tal una ltteratura guatemalteca, que comi-
prenda exclusivamente todas las obras literarias escritas
en Guatemala o por guatemaltecos.

Tampoco este concepto estA cerrado por entero a dis-
cusiones, pues no dejan de presentarse conflietos, siqulie-
ra sean sentimentales, como los que en d:erecho interna-
clonal privado plantean los estatutos personal y real, el
juis sanguinis y el jus soHi. Si atendemos s61o a la nacio-
nalidad del aut6r, descuidamos la intenci6n y el sentido
de su obra; y viceversa, si miramos al lugar de origen de
aqubl, dejamos de considerar el medio en que se deson-
volvi6 su intelecto y recibi6 decisivas influencias su tem-
peramento. Poi@ ejemplo, nuestro gran fabulista Rafael
Garefa Govena naci6 en El Ecuador,' y Jos4 Batres Mon-
titfar, el IIrico del las tradiciones guatemaltecas, naci6 en San Salvador -si
blen El Salvador era entonces provincia del reino de Gua-
temala-, pero aqul se formaron ambos espiritualmente,
aqui produjeron su obra y' 4sta es eminentemente guate-
malteca.

Con bastante raz6n los bibli6gratos han querido am.
pliar ese criterio, incluyendo en la divisi6n geografica tres
categortas de obras, a saber: lo., de nacionales; 2o., de
extranjeros, publicadas en el paIs de cuya literatura se










LITERATURA GUATEMALTECCA 3

trata; y 3o., de extranjeros y publicadas fuera del pats,
mas inspiradas en los valores~ culturales de date.
La primera categoria tiene una explicaei6n obvia;
se justifica la segunda, si pensamos que en nuestra acti-
vidad~ simplemente editorial hay al menos un valor agre-
gado: el juicio selectivo; algo ast como nuestro sello, Inti-
mamente ligado a las directivas de la cultura nacional,
pues no por azar o vano capricho publicamos o reedita-
mos una obra extrafia. Respecto a la tercera categoria.
su relaci6n es mas notoria y directa; por elemplo: el espa*
fioj Antonio Rey Soto escribe <:Estampas Guatemalteeas,;
el niicaragilense Jos4 Maria Moncada, la biograffa de Pepe
Batres; el argentino Arturo Capdevila, cEl Popol Vuh para
todos>.
Combinando las nociones de espacio y tiempo, conce-
bimos una literatura guatemalteca dividida zen grupos de
obras correspondienites a distintas 4pocas del desenvolvi-
miento hist6rico del pals prealvaradiana o maya-quich4,
colonial, del Estado de Guatemala en tiempos de la fede-
raci6n, y de la 4poca independiente, diterencli.ndose toda-
via en esta lima la de los siglos XIX y XX; en fin, ca-
brian numerosas sUbdivisiones por escuelas y hasta, algo
arbitrariamente, gor generaciones, como se habla de las
del 20, del 30 y del 40 en el presente siglo. El programa
oficial para el estudio de la literatura guatemalteca en
nuestras escuelas, sin perjuicio.de clasificar subdivisio-
nes segan los g4neros literarios, distingue tres 4pocas: la
indigena, la colonial y la independiente.
Bibliograffa: generalidades.-Es la bibliograffa uno
de los instrumentoa ms importantes de acceso al libro
y Hlena doble funci6n: desportar la curiosidad en quienes
buscan lecturas sin obf'eto determinado: abrir las fuentes
de informaci6n y facilitar el estudio a cuantos persiguen
una finalidad, en el orden de instruirse sobre especial
materia; en otras palabras, la compilaci6n bibliogrOtica
vale como una incitaci6n a la lectura y hasta puede oca-
sionalmente ser el punto de partida de sbitas definicio-
nes vocacionales; constituye. a la ves, una investigaci6n










4 DALVID EWLA

general previa, generosamente ofrecida a los estudiosos,
con econiomia;de tiempo y de esfuerzo, com~o gula excelen.
te iluminanido el camino del especialista.
Pero ha;y un tercer valor en los estudios y listas bi-
bliogrAficoe: resultan an Indice claro y clerto de la cultu-
ra, si son universales; ayudan a vertebrar el concepto d~el
desenvolvimiento intelectual de una colectivdaad dada, si'
son nacionales, o bien, son guiones de continuidad en'la
suma de conocimientos atesorados sobre particulares pro-
blemas.
En el primer caso, es la bibliograffa a manera de un
mirador desde el cual se nos otrece con panorAmfea am.
plituld la visi6n del acervo cultural; por ejeemplo, el fa-
moso cat&logo de autores del British Museum, hasta hace
poco tenido como la mAs completa bibliograffa general y
con el que tap s61o rivalizan el catAlogo de la Biblioteque
Nationasle de ParIs y las colecciones en. duplicado de las
fichas de la Biblioteca del Congreso de Washington.
Gran interds tienen, por otra partel las listas de co-
lecciones especiales, de libros qu~e tratan una misma ma-
teria; dia a dia anmentan en ese sentido las actividades
de los bibli6gratos, con las mAs variadas directivas para
su labor; clasios, esettelas o tendencias, obras maestras o
representativas, ramas de la ciencia, el arte o la t4cnica,
g4neros lifterrios, etedtera. Determina esa necesidad de
especializaci6n bibliogr8fica la magnitud que alcanza ya
la producci6n literaria y la intensiva actividad editorial.
Entre la bibliograffa especializada, debe concederse
positiva importanela a la naolonal, Dor c6mo conecta el
presente con el pasado y fija ast la trayectoria de la cul-
tura e identifica sus twentes y las lineas vitales de su
tradici6n -elemento con raz6n exaltado por el critico es.
pafiol MLen4ndez y Pelayo come factor de la vivencia co-
lectiva y que para Miguel de Unamano representaba el
elementb bAsico para caracterizar una cultura y por ende
una literatura nacional-; en electo, presta fisonomIa
propia a determinado sector sle la producci6n literaria
mandial, aparte de su utilidad para indicar desde Inego









SLITERATURAL GUALTEMALTECAS 5

la cana de lars obras y seilalar el amblente en que se pro-
dujeron; tuera, en tin, de las ventajas 'pr8cticamente de-
rivadas de una divisi64 bastante fundada para facilitasr el
estudio. 4
Si atn quisieramos recalcar su importancia, menclo-
narfamos los trabajos para coordinar la bibliograffa del
nuevo mundo, a la techa .dirigidos por la Udi6in Paname.
ricana, conforme a una resoluci6n de la VII Conferencia
Interamericana reunida en Montevideo, 1933, con tenden-
clas de ayuda e intensiPo conocimiento mutuos, disposi-
ci6n robustecida por la convenci6n subscrita en la subsi-
guiente conferencia de Lima, 1938, relativa a cooperaci6n
intelectual entre los paises de AmBrica.
Se infiere de cuanto Ilevarmes dicho, la importancia
del recuento y clasificaci6n de las literaturas, pero la crt-
tica es necesaria lu$go para orientar dicha clasificaci6n,
interpretando, seleccionando y evaluando las obras lite-
rarias. Por 1timo, la historia, Intimamente ligada en este
caso al objeto de su estudio, nos hace co cear la evoluci6n
del pensamiento humano y nos da un sentido gen4tico
(origen y desarrollo), de Ias culturas. No necesita mayor
justificaci6n, pues, el estudio de la historia critica de la
literatura guatemalteca y su inclusi6n en los programas
oficiales de la enseanza secundaria.


CAPHULOO H

BIBLIOGRAFIA GUA.TEMALTECA

Guatemala es rica en compilaciones bibliogrAtiicas, en
consonancia con su magnifica tradid6n cultural; algo que
no ha de asombrar a quienes recuerden que tuvo la cindad
capital del reino el turno cuarto en el goce de los beneti-
cios de la imprenta, pues e61o M4zico y Puebla de los An-
geles, en la Nueva EspaA.a, y Lima, en el Per, le antece-
dieron en promover tal adelanto. N'os referJremos, pues,
con brevedad informativa, a las mis importantes y gene-
rales, ya que en an curso de reducidas proporciones no se









6 DAVID VELA

debe cansar al estudiante con detallista exactitud, mas sin
desconocer el inter6s de los rectientos bibliogrAticos es-
peciales.

En el orden.cronol6gico en que escribleron los auto-
res (ya que la primera edicidn de la da> data s61o*de 1882.-Madrid.-Luis Navarr, editor.-
Notas e ilustraciones de don Tuisto Zaragoza~.-BBibliotec
de los Americanistas), cabe recordar que se debe al cro.
nista Capitan Francisco Antonio de FUentes y GuzmAn, la
primera y mAs completa lista de los manuiscritos indige-
nas, a fines del siglo XVII -en 1000 mand6 el autor a
Madrid una copia i181 original que se conserva en el aiF
chivo de la Municipalidad de Guatemala-, y aunque no
tavo aquel historiador un prop6sito de bibli6grato, sino
tratara de asesorar su dicho y citara como documentos
aquellos manuscritos venidos a sus manos, es justo citar
su valiosa aportaci6n a la bibliograffa -ha sido corriente
entender comg lIrro el manuscrito, manne-, precolonial.

Por nadie es ya discutida la obra culturail que en el
nuevo mundo desarrollaron los misioneros, al servicio de
la historia, y en los cronistas de distintas 6rdenes reli-
giosas encontramos abundantes datos bibliograficos uti-
11simos, aunque dispersos, a veces Anico testimonio de
manuseritos mAs tarde desaparecidos. No faltaron tam-
poco los intentos dle exaltar y transmitir a la posteridad
la personalidad y el nombre de varones ilustres, y entre
tales trabajos, listas de~ escritores, como la que en M6xico
p>ublio6 el afio 1747 el padre Juan de Cairtagena: santa iglesia de Guatemala, madre fecundisima de hijos
ilustrisimos, -cuadernos, en evarto, quecotejb Beris-
tain-, la mAs amplia e intencionada de Fray Antonio.
Arochena, natural de Guatemala, doctor en teologfa de
la Universidad de San Carlos Borromeo y lector jubilado
de los franciscanos, quien escribi6 un <.Catalogo y noticia
de los escritores del Orden de San Francisco de la Provin-
cla de Guatemala>, con tres Indices que ya lo recomien-
dlan como a precursor de nuestra bibliograffa, a saber:









LITERATU~RA GUATEMLALTECA 7

to., Escritores en latin; 2o., Eseritores en eastellano: p
So., Escritores en lengnas de los indios.
En la segunda mitad del siglo XVHI, el bibli6grafo
niexicane Juan Jos4 de Egulara y Eguren (1706-1763),
quien habia'iundado en su propia canra una imprenta, 416 a
conocer a buen utimere de escritores guatemaltecos, apro-
vechando los datos del tranciscano Alrochena, al publicar
la primera parte de su <:Bibliotheca Mexicana,, en el ailo
1755. SSlo sali6 el primer tomo, , escrito en
latin, en orden alfab4tico de nombres de pila y abarean-
do las tres primeras letras del alfabeto. Son de grande in-
teres las noticias biogrgficas por 41 aportadas, al puinto
de seilalarse por algunos su obra como el primer trabaJo
serio de su Indole en Am8rica. Los otros tomos, todavia
in8ditos, se conservan en la biblioteca de la Universidad de Texas, en Austin, Texas.
Sin particularizar a Guatemala, presentando la mAs
completa compilaci6n de obras y autores hispanoamerica-
nos, se ocup6 ya ampliamente de nuestra bibliograffa, a
principios del siglo XIX, el Doctor Jos4 Mariano Beristain
de Souza, caballero de la Orden de Carlos III y Comenda
dor de la Real Orden Americana de Isabel la Cat61ica,
del claustro de las Universidades de Valencia y Vallado-
lid, y en ese entoncqs deAn de la iglesia metropolitana de
Mxico.
Largos aflos ocup6 aquel bibli6grafo en compilar da-
tos y obras, hasta iniciar en 1816 la publicaci6n de su
y noticias de los .1iteratos, que o nacidos, o educados, o
florecientes en la America Septentrional espatiola, han
d4ido a luz alglin escrito, o lo han dejado preparardo para
la prensa>. Se imprimi6 en su propia casa e imprenta,
M4xico, Calle de Santo Domingo y Esquina de Tacuba, en
tres tomas que sucesivamente aparecieron en 1816, 1819
y 1821.
No tuvo tiempo para ver realizado su intento el dedn;
apenas dos centenares de paginas se habian impreso -la
obra tiene en total 1,265 pAginas, en octavo-, cuando








8 DALVID VELA i;

hubo de abandonarle. Y permlitase una digresi6n, sobre'
esta prematura y ann novelesca miuerte de Beristain de
Souza: no era tan amigo de los auitonomistas come de los
mandscritos y Ias hojas imDresas; ese dia (19 de marzo
die 1815, domingo de ramos), tronaba decide er pillpito los
anatemas de la excomunin contra el cura Hidalgo y qtros
espiritus independiented', cuando cay6 en la misma cAte.
dra sagrada desplomado, mudo de improviso. Aunque so-
brevivi6 al accidente, cited6 paralitico, y slo la cabeza y
el brazo derecho podfa mover; ast termin6 y firm6 su fa-
moso serm6n," desahogando tambidn Ein clera realista en
la sentencia que degradaba al cura Morelos. Mas conti-
nu6 Ia correcei6n de pruebas Con ayuda de sol sobrina, do-
fia Lorenza Vizcaya de Lobo, hasta la pagina 184 del to-
mo primero. El resto lo di6 a la estampa otro sobrino
suyo, don Jos4 Rafael EnrIquez Trespaladios. Beristain
falleci6 el 23 de marzo de 1817, y su memoria se agranda
y eselarece unida a so valiosa obra bibliografica. (Luis
GonzAlez Obreg6n: ceM6xico Viejo y .Anecd6tico,. Paris,
Vda. de Ch. Bouret, 1909).

Interesando a toda la America hispana, dicha obra
se difundid y mereci6 la atenci6n y gratitud de los estu-
diosos, hasta agotarse pronto, como iba a escasearse lue-
go, la segunda edici6n, hecha por el cura vicario de Ame-
cameca, Br. Fortino Hiplito Vera, tambl4n amigo de las
letras, imprimidndose en Amecameca, Tipograffa del Co-
legio Cat61ico, del 2 de octubre de 1882 al 21 de septiem-
bre de 1883 (Jos6 Lais Reyes M., aEl Imparcialsp, 17 de
Octabre de 1988).

Respecto a los escritores guatemaltecos la lista de
Beristain es abundante, vitalizada por noticias biografi-
cas y comentarios y julicios mSs o menos acertados; pero
incurre en errores excusables por falta de informaci6n,
como cuando supone que Montalvo, el bi6grafo del Her-
miano Pedro, fuera natural o, al menos, vecino de Guate-
mala; y al atribuir al mismo beato la calidad de escritor.
(Come Io harian despu6s O'Ryan: aLa Imprenta en Gua-









LITERATUsRA GUATEM6ALTECA

temala y Millries Carlo: sEnsayo de wasr blhliograffarde
escritores de les IsLks fanarlaea, Madrid, 1988.)
'Tales lunares no restan gran mdrito al conJusto y
nuestro int4res por la obra vie Beh*istain as prob6 Ap sobrb
en so constante estudio y empleo, como esencial fuente
de consulta. El peri6dio eLa Semana, -1865 a 1871-,
reprodujo lo concerniente a bibliograffa guatemalteca, por
iniciativa de su director Jos4 Milla y Vidaurre; lo mismo
harIa luego Ram6n A~. Salazar, en su libro .Historia del
desenvolvimiento intelectual de Guatemala, (Guatemala,
Tipogratia Naional, 1897), donde inclay6 el extracto de
Beristain: (anexo segundo, paginas 3416 a 388). Jos4 Fer-
nando Ramirez, compatriota nuestro, anot6 cuidadosa-
mente un efemplar de la septentrionals, en lo tocante a Guatemala, publicandose
sus apUntes en 1898, como <:Suplemento, o Beristain (Reyes, Jos6 Luis). En fin, la misma obra sir-
vi6 de gula a los chilenos O'Ryan y M~edina para un tra-
bajo mAs amplio, y en los Geograffa e Historia (tomo IV, ntimero f, y V, ntimeros 2,
3 y 4), se insert en los afios 1927-28 el extracto corres-
pondiente a los "escritores del antiguo Reino de Guate-
~mala".
El abate Carlqs Esteban Brasseur de Bourbourg
(1814-1874), estuvo algunos afios en Guatemala, desem-
pefiando el curato de Rabinal. Era hombre de luces y en-
tualasta bibliografo; ingres en la Sociedad Economica
de Amigos del Pais y de modo particular se dedic6 aqul a
estudios etnograficos y de linglstica, acopiando obras ra-
ras y manuscritos para su biblioteca. De regreso en Fran-
cia, public6 en Paris (Maison Neuve &t Cie Librairie Edi-
teur, 15 Quai Voltaire), la Biblioteca Mexicano-Guatema-
lense, "precedida de una ojeada sobre los`estudios ameri-
canistas en su relaci6n con los estudios clasicos y seguida
de una tabla en orden alfabtico de las obras de lingills-
tica americana", con base en los documentos de su colec-
ci6n particular, muy rica por eierto, y complementada con
datos que adquiri6 en su viaje al Norte y Centro de Amb.









10 DAVID VELA

rica, 187L; Ann siendo especial, esta bibliograff~a debe to-
marse en enenta come ~utilisima e instibstitutble contribu-
cidit para la liistoria y recuento del libro guatemalteco.
El chileno Toribio Medina menciona en la izitroduc-
ci6n de su famosa obra un libro del presbitero gustemal-
teco Martin Md8rida, a quien el director del Archive Gene-
ral del Gobierno, Profesor J. Joaqulh Pardo, diera a co-
nocer hace pocos afios como escritor, publicando en el <:Bo-
letin del A~rchiivo, (aho III, ntmero 1, Oct. 1937), su ria Critica de la Inquisici6n en Guatemala>, interesante
monograffa que nos orienta para. juzgar del valor de aquel
otro manuscrito, cuya suer-te ignoramos.; se intitulaba
desarrollo hasta la independencia. Su perdida o prolon-
gado extravio es una lastima, pues parece que en ese
libro se recogieron minuciosos e importantes datos biblio-
gr8ficos.
Sin que alcancen ignal importalicia, podemos referir-
nos a otros catalogos bibliogrficos menores, como el que
incluye Manuel T.iOvalle en su la Reptiblica de Guatemala,, 1889, dividiendo la biblio-
graffa naeional en dos 4pocas, antes y despus de la inde-
pendencia. El mismo Medina se refiere a un folleto publi-
cado en 1893, que contiene apuntes bibliograficos dentro
del catalogo de objetos enviados .por Guatemala a la ex-
posici6n de Chicago de ese afio. El Licenciado Antonio
Batres JAuregui incluye en el primer tomo de su obra Amrica Central ante la Historia, (1915), un amplio ann-
que poco ordenado comentario bibliografico pobre nues-
tros cronistas e historiadores, trabajo ya publicado por
61 en la revista 4Guatemala Litei-aria, (afio I, ntimero 8,
agosto de 1903). El Licenciado Virgilio Rodriguez Beteta.
compuso so trabajo intitulado Nuestra Bibliograffa Co-
lonial>, que ley6 ante el Congreso de Historia de Amrica
celebrado en' Buenos Aires en 1924; estudio m&s tarde
inserto en los de la Sociedad de Geograffa e
Historia (tomo II). En la misma revista, el Licenciado J.
Antohiio Villacorta C. di6 a laz un ensayo sobre una bi-









~ LTRTURA GUASTEMALTECA 1

bliograffa geogrtic -hist6rica de Guatemala (toma II,
, n11meros.1 y 2, indicAndose que continuarfa), aparte de
otros recuentos espe iales: sobre Bernal DIaz del Castillo,
Landivar y los mayanses guatemaltecos.
En' el afio 1879, Guatemala y Chile celebraron una
convenci6n tendiente al intercam~bio intelectual entre am-
bos pafses y se pactd un canje de obras con el objeto de
formar aqul una seceidn chilena de nuestra Biblioteca Na-
cional, y en la biblioteea de Chile una secei6n especial pa-
ra Guatemalar. Acaso el primer fruto de esa labor seria la
obra del chileno Juan Enrfque O'Ryan, intitulada <-Biblio-
graffa de la Imprenta en Guatemala en los siglos XVII y
XVIII,. Se imprimieron trescientos ejemplares, en San-
tingo de Chile, 1897, en la imprenta perte-
neciente a don Jos4 Toribio Medina. Batres Jauregui di6
un juicio critico sobre la obra de O'Ryan, en el ntimero de
la revista al lo. de funio de 1897.
Jos6 Toribio Medina (185&1980).-Este ilustre bi-
bli6grafo estuvo en Guatemala en los primeros aflos del
siglo XX, registr6 los archivos y bibliotecas, pilblicos y
privados, devor6 nuestros libros y trat6 a todos los hom-
bres ilustres de ese tiempo. No se viera nunca investiga.
dor m9is acucios6 y probo, correspondiendo el valor de su
obra a tatn fatigoso empefio. Su comprende las impresiones hechas en el pals desde 1660
hasta 1821; la imprimi6 a todo lujo, con profusiqn de fac-
similes y grabados, en su propia imprenta de Santiago dq
Chile, el afio1910, en an volumen de 696 pAginas, mAs
una introducci6n de 54 paginas y un anexo documental
de 31 pAginas. De sus doscientos ejemplares, muchos vi-
nieron a Guatemala annque abora escasean.
No era Medina, a quien nunca pagard Guatemala su
deuda de gratitud, un simple bibli6filo; su inquietud am-
pliaba dentro del limitado radio de la bibliograffa, mira-'
jes certeros de critico y robusta ambici6n de estudioso. El
recuento ordenado de los impresos guatemaltecos se com-
plementa con notas biogrgficas y opinignes en que se en.









12 DAVID YELA

treveran erudici6n, amor al libro, conocimientos tipogrt
ticos y vasta flustraci6n clentifico-literaria. De aDI la im- ,
portancia capital de su obra y la explicacin de qrie toda-
via sirva, sin que alguien la haya superado, de fuente de
informaci6n y de obra de consulta a cuantos se preocupan
por tal especialidad; puede decirse que constituye el sillar
de la bibliograffa nacional guatemaltecas.
No est8, desde luego, ezenta en absoluto de errores a
omisiones la obra de Medina. Nuestro modesto cuanto
ilustrado y acucioso bibli6grato Gilberto Valensuela pu-
blic6 en 1933, en tolletin del <:Diario de Centro Ambrica,
con el mismo titulo de <:La Imprenta en Guatemala, al-
gunas adiciones a la obra del ilustre literato chileno. Tra-
tAndose de una simple mencin de obras en los afios corri-
dos de 1660 a 1821, de su importancia habla ya el nmero
de paginas, sesenta y seis sin contar la protusi6n de datos
complementarios que vitalizan y hacen amena su lista bi-
bliografica. En el <:Boletin de la Biblioteca Nacional>,
alio V, nmero 1, se rbgistran otras abras no menclona-
das por Mbedina.
Por acuerdo de la Secretaria de Educaci6n Pblica, en
mayo de 1936 se dispuso formar en la Biblioteca Nacional
una secei6n que Ileva el nombre d~e Jos4 Toribio Mdedina, -
en honor al bibli6grato chileno, en la cual se vienen reco-
pilando todos los impresos guatemaltecos de i1660 a 1821,
con particular interes los que 41 mendiona en su obra.
-El Boletin de la Biblioteca comenz6 a publicar, en el pri-
mner ndmero de so aflo quinto, la lista de las obras enume-
radas por Medina que dicha instituci6n posee, y, peri6di-
camente, da a conocer las nuevas que adqjuiere. Ya dimos
noticia de las adiciones de Gilberto Valensuela a la obra
de Medina:' produjo tambi4n una <:Bibliograffa Guatemal-
teca,, en la cual contina y emula con buen 4xito la del
compilador chileno: apareci6 publicada en forma de fo-
Iletin encuadernab)le en el mayo de 1933, con prlogo de Francisco FernAndez Hall,
Este primer tomo --sabemos de dos mAs que el autor tie-
ne casi terminado -, es an catalogo de obras, folletos y










IJTERATURA GUALYLTEMALEC l

demAs impresos publicados en Guatemala desde 1821 has-
ta 1930, con 440 pAginas, sin incluir las del indice. E)ste
Itimo dato permite formarse idea cabal de la amplitud
de esta compilaci6n, por una parte; por otra, ante el nt-
mero de impresos registrados, se deduce la intensificaci6n
de la obra editorial del pals, apenas alcanzada so eman-
cipaci6n politica. Se agregan datos biogrAticos, notas ilus-
trativas, explicaciones complementarias y juidios persona-
les o reproducidos, y we sigue riguroso orden cronol6gico;
sin perjuicio de que un Indice alfabitico facilita la con-
sulta.
Sin los recursos economicos de Mdedina, con sacrifi-
clos y constancia inimitables, nuestro bibli6grato logr6
reunir y conserva con ejemplar patriotismo los Dapeles vie-
jos de Guatemala, o bien agota su tiempo en la consulta de
bibliotecas particulares. So afici6n y su aptitud' son an-
teriores a la venida de Medina, quien ya lo cita en su obra
con admiracin y agradecimiento, y el erudito
espathol Manuel Serrano y Sanz en su Hist6ricas y Geograticas de Ambrica Central, (tomo VIII
de su valiosisima ferentes a la Historia de ALmBrica,), reproduce la menci6n
de/ Salazar al da'tanoso coleccionista don Gilberto Va-
lenzuela", en el afio 1908.
Por iniciativa del diario El Imparcial, de Guate-
mala, se cre6 en la Biblioteca Nacional, una secei6n que
Ileva el nombre de .Gilberto Valenzuela,; con ser s61o una
recompensa honortiicar, prueba que en manera alguna se
desconoce o deja de apreciarse el m6rito de su labor bi-
bliogrkfica.
Aun mencionaremos el catAlogo de la Biblioteca Na-
clonal, 'impreso en los talleres cElectra, en el allo 1932,
que contiene una secci6n centroamericana y, dentro de
data, la subdivisi6n <~G6mez Carrillo, dedicada a la bi-
bliograffa guatemalteca, aunque con la limitaci6n de re-
ferirse s61o a los libros que exristen en la Biblioteca Nacio-
nal (41 p8ginas, mAs an apendice en que se registran las
obras de extranjeros impresas en Guatemala y los impre-










34 DALVID VEIA

sos del exterior referentes a nuestro pals). ABdem6s, esl
Boletin mensual de la Biblioteca mantiene al dia la infor-
maci6n sobre obras guatemaltecas, clesde el momento en
que son clasificadas. ~Mencionemos de paso, la utillsima
cooperaci6n que el Profesor J. Joaquin Pardo y el seflor
Arturo Taracena han prestado siempre a los estudios bi-
bliogrMficos en Guatemala.
Lewis Hankee, de la Universidad de Harvard, Esta-
dos Unidos, edit6 en 1937 su can Studies>, que incluye una lista de nuestros escritores.
Henry Grattan Doyle, profesor de lenguas romances y
Rector de la Columbian College de la Universidad Gleorge
Washington, public en 1935 the Belles.lettres of the Republics of Central America,
(Cambridge, Mlassachusetts, Harvard University Press).
En fin, aunque limitada a las obras editadas en 1939 y al
g4nero hist6rico, mencionamos otro estudio de la misma
Universidad de Harvard, desarrollado en colaboraci6n por
varios profesores, e intitula'do .Publications of Latin Ame-
rican History in 1939>,. olleto aparecido en 1940 como
reimpreso del 1939,.
Con tan rica tradici6n bibliogratica, estamos obliga-
dos a mantener el inter4s por tales trabajos, en la segu-
ridad de que contribuiremos a exaltar y vitalizar la cul-
tura guatemalteea.


CAPITULOO III

FILOLOGIA, LINGUISTICA, GRAMA.TICA Y RETORICA

Es la palabra un elemento aprehensivo del universo;
a los nombres debethos la posibilidad de discriminar en-
tre la variedad y el nmero de las cosas, como ya dif'o uin
genio del castellano, don Miguel de Unamuno: "Poner
nombre a una cosa es en eterto'modo aduefiarse espiri.
tualmente de ella"; el adjetivo especiffea o matiza aque-
11as distinciones y acenttas en el recuerdo las caracterts.










LITERATURA GUATEMALLTECA 15

ticas de las mismas cosas; del verbo podrfamos d~ecir, el--
quiera forzando la expresi6n, que es el nombre de las ac-
ciones, ya que la palabra lo mismo representa obJetos del
mundo exterior que nuestras propias ideas, y luego se da
el enlace locativo, la maravilla del lenguaje de comuni-
caci6n --opuesto por Spengler al de expresi6n, por an
prurito de sutileza que halla su origen en la controversia
sostenida entre materialistas e idealistas para saber si el
nombre es nominaci6n de cosas o de ideas-, capacitan-
donos para transmitir a otros nuestro pensamiento, con
an leaguaje articulado que ha dado al hombre el cetro de
su universo y que, como producto social, se desenvuelve y
crece --cosa viva-, concurRiendo dos corrientes creati-
vas, la popular y la docta, a formarlo; es~ decir, el pueblo
y los literatos cooperan pro abundancia y vigor de la ex-
Dresi6n.
La filologia, como ciencia de las lenguas desde el pun-
to de vista de su historia literaria y gramatical; la IIn-
gilistica, que Hovelacque sit11a acertadamente en el cam-
po de la clencia natural, considerando los elementos cons-
titutivos del lenguaje articulado y las formas que regu-
larmente afectan; la gramAtica, general o particular, ex-
plicando las palabras aisladas, lexicograffa, o normalmen-
te reunidas, sin@at; la ret6rica, proponiendo las reglas
del bien decir er el plano de la elocuencia, oral o escrita;
integraun el estudio de los idiomas en todos sus aspectos,
sin Derjuicio de que las lenguas vivas, que son como " heredad flotante",.al decir de Littr4, varian en tiempo y
espacio, en el sentido de sus valores tradicionales, o sea
sin perder su genio, conservando cada una peculiar fisono-
mla y oponiendo a su necesaria flexibfirlad la rectedum-
bre de su interna estructura.
Hablar en un idioma, por eso, es pensar en dicho idio-
ma, y nosotros, como may bien anota Luis G. Urbina, por
hablar el espaflol pensamos en clerto modo a la espa8ola,
teniendo nuestra mianera de expresar un timbre y una to-
nalidad particulares y hasta un ritmo propio, como ha
probado el lingitista frances Marcel Jousse en sus acu-












closas inVestigadcones sobreela psicologa del lenguajea. A
la vez, el idioms se modifica en el medio itsico y el medio
social, pudiendo por ello marcarse ya fbrmas especiales
en que se conjugan eni Amrica los elementos constituti-
vos ~de. la armo8niosa, rica y elegante lengua de Cervantes.
Pero no es dable caer en la exageracin, de la cual
se quejara en justa alarma el gran ALndres Bello, al decfr:
"El mayor mal que nos amenaza y que si no se le ataja, va
a privarnos de las ventajas inapreciables de on lengua)'e
com8n, es la avenida de neologismos de construcci6n que
alterando la estructura del idioma, tiende a convertirlo
en multitud de dialectos irregulares,~ licenciosos, bArba-
ros; embriones de idiomtrs futuros, que producirfan en la
Am6rica lo que -fu8 la Europa en el tenebroso periodo de
la corrupd6n del latin. Chile, Per, A~rgentina, M&zico,
hablarIan cada uno su lengua, oponiendo estorbos a la di.
Sfusi6n de las luces, a la ejecuei6n de las leyes, a la admi-
nistraci6n del Estado, a la unidad nacional"i.
Se actualiza tan salaidable advertentia, cuando resur-
ge y se recrudece en el mundo la tendencia nacionalista
y, dentro de 4sta, en Am6rica se desborda una literatura
regionalista, no stempre prudente para elegir los voca-
blos necesarios al cattlogo de sus cosas autoctonas y
a la expresi6n de sus modos, y one hasta intenta realzar,
como ,neologismos o localismos indispdnsables, simples
perversiones del lenguaje y ann califiicados barbarismos',
mgs graves cuando afectan a la normal estructuraci6n
sintActica del castellano.
La sabidurfa popular nos darfa, en este caso, la If-
nea media de conducta a eaguir: "ni tanto que queme al
santo, ni tan poco que no le alumbre". Ni hablamos tan
mal o resulta tan injustificable nuestra manera america-
na -omo exager6 el critico Jullo Cejador-, ni "anda-
mos mucho meJgF" que en las provincias de la madre pa-
tria, como, con ez6epdi6n de las Castillas, quiso afirmar
el escritor mezicano Almado Nervo; consecuentemente, no
por darle vitalidad a neestra lengua e incorporarle ele-
mentos puramente americanos o nacionales, hemos de









LITERATZURA GITATligALTECA *W.

quebrar su estructura, de negar su~ gento a visiar so nats
ral armopfa locativa; at tampoco. debenies inmolar arnte
aquellos elementeos las necesidades que an m6dio neevo
determina; persigamose la pureza, no el puriamo,- en el
idioma; flexibiligemos y aumentemos la riquesa de nnee-
tra lengua sin menoscabo de su tradicional noblexa.
En este sentido, ninguna aportaci6n es desprectable.
El argentino HIerrero Mayor Ilega a decir: "Toda teqta-
tiva en materia lingiilstica, por errada que sea, reDi~esen-
ta un respetable anhelo de- perfecei6n social. Para com-
prender el enorme valor del proceso formativo y regula-
dor de la exprsi6n del pensamiento y su contribuci6n en
los progresos del espiritu hay que Denetrar el hondo sen-
tido de estas palabras de Leibnitz, autor de la utopIa de
la 1engua matem&tica: "1Dadme una lengua bien hecha y
os dar6 una civilizaci6ncomplets". Si como conquista
no pasa del plano ut6pico, como anhelo es un sentir clen-
tifico. iQud es la ciencia mAs que una lengua bien hecha,
segn Condillae?"
La cultura gustemalteca no ha sido aJena a estas
preocupaciones, y adn podemos poner dos ejemples de en
proyecei6n sobre plano oficial, a favor de la precisi6n del
idioma, a saby(: durante la adminiistraci6n del doctor
Mariano GAlves, 1832, "se emiti6 un acuerdo mandando
que en las oficinas p11blicas se observasen los canones de
la lengua y las prescripciones de la ortograffa de la Aca-
demia Espaflola" (Batres Jguregui). Actualmente, an
articulo de la Ley Constitutiva del Poder Judicial, decla-
ra que "'el idioma legal es el castellano", y otro lo com-
plementa, dentro de expresa regla de hermendatica, esta-
bleciendo que " sentido natural y obvio, de acuerdo con el Diccionario~ de
la Academia Espanola".
Durante la 4poca colonial, y aun post-independencia,
hasta mediados del siglo XIX, la tradictOn mantiene, en
la direcei6n sefialada por el primer gramtico espaflol
Antonio de Lebrija, una estrecha dependencia respecto a
la sintaxis latina --como anota nuestro Irisarri-, pero










18 DALVID VEIA

los escritoredl van desenvolviendo el carcter peculiar de
la lengua romance de la madre patria, e incorporan va-
lores popula.res -nuevas palabras o valores literdrios,
nuevos giros y enlaces locutivo ,. al acervo comtin.
Abundan los buenos hablistas, y el estilp es cuidado, 10
mismo en los libros que en un serm6n o hasta en los sim-
ples escritos y expedientes judiciales o administrativos;
slo la ortograda padece faltas a menudo. y generales
irregularidades.
El mis grande fil61ogo que puede presentar Guate-
mala es sin duda Antonio Jos4 Irisarri (1786-1868), con-
ceptuado por Andrds Bello como " ta de la Am6rica Espahola", por otros Hlamado 61 "Cer-
vantes americano" y a quien con justicia puede ponerse al
lado de los Bellos, Cuervos, Caros, Montalvos, Soldanes,
RodrIguez, Altamiranos. Contos e Isazas.
Bastarfa para consagrarlo en dicho rango su obra
, suma de erudici6n y sana y acer-
tada critica, tan bien escrita como 16gicamente orientada,
amenizada con recursos aneed6ticos y matizada de selec-
tos ejemplos. Es 1Astima que, inddito y extraviado el se-
gundo, s61o el primer tomo 11eg6 a publicarse y es cono-
cido de nosotros, editado en Nueva York, 1861, en la im-
prenta de Esteban Hallet. Es an volumen de 398 pAginas,
en octavo, dedicado a don Gabriel Garcia Tassara, Mi-
nistro de Sn Majestad Cat61ica de Washington, y trata
"'algunos puntos de la ortograffa, de la grthmatica y del
origen de la lengua castellana, y sobre Io que debe la li-
teratura espatiola a la nobleza de la naci6n". Aparte de
su contenide, ya su estilo vale como> ejemplo de pureza y
elegancia, las cuales no empa~ian, m8s bien realzan, la
espontaneidad y donosura del pensamiento.
Escaseando la edici6n principe, la Academia Guate-
malteca de la Lengua reprodujo las cas>, actualizando su ortograffa, a partir del tomo III de
sus publicaciones (febrero de 1935). El limpio y rico
estilo idiomatico de Irisarri resplandece por igual en toda
so vasta obra de periodista, novelista, historigrafo, po-










LTERATIURA GUATEMALTECA 19

lemista, versiticador, etebtera. A~ Batres JAuregui debe-
mos una biograffa importante de nuestro fil61ogo (Tipo
graffa Naciona,1 1896), y reeientemente el goblerno de
Guatemala patrocin6 la compilacin de Donoso (en la cual
seilalamos de paso la omisi6n de su importante <:Carta al
Observador de Londress, en defensa de la independencia
de Am4rica). En fin, -un alarde de Irisarri, tendiente a de~
mostrar la riqueza del castellano, prodUjo una novelita,
de las otras cuatro ,vocales;' a la manera como en cLos
dos Soles de Toledo,, se exclare la a, y hay otras cuatro
novelas eliminando una de las otras vocales, respectiva-
mente, mas resulta agrandada en la de nuestro escritor la
dificultad.
Al licenciado Manuel Echeverria, an hablista guate-
malteco de meritos poco reconocidos, se debe la tradue-
ci6n del tPrefacio del Diccionario de Littr>,, de universal
valor por sus opiniones sobre las palabras. (Pubicada
en <:La Revista>, 6rgatno de la Academia Guatemalteca de
la Lengua, 1890.)
Don Jos4 Antonio Ortiz IIrruela escribi6 un hermo-
so tratado de Ret6rica, para el uso de los alumnos en la
Nueva ALcademiq de Estudios; intitiase .Estudios sobre
elocuencia en general y sobre los m8s c61ebres oradores
antiguos y modernos (Madrid, Imprenta Vinda de Pa-
lacios e Hijos, 1853), padiendo recordarse como valioso
antecedente la Ret6rica escrita antes por el tabulista fray
MadtIas de C6rdova. Ortis U~rruela tiene una vastIsima y
atildada obra literaria.
Del licenciado A~ntonio Batres JAuregui debemos men-
clonsr dos obras interesantes: .El Castellano en Alm-
ricas, editado en ta imprenta de <:La Repiiblica, Guate-
mala, 1904, 285 pAlginas; en la cual $sthdia "la lengua
castellana en la Am6rica espa8ola" (antes publicado en
.La Revista, 1890); el <:Americanismo en la Lengua y en
las Letrasf (que ya habia visto la lus en .Guatemala Li-
teraria>, 1903); un ensayo de Morfologra Idiomatica Am6.
rico-hispana; los nombres y apellidos de la Am8rica Es-












paflola (tamdbidn datlo antes en 1903); neograffa, vicios lcativos 9 pro~dfdios, errores- or-
togrtfiicos, criollisjmo lit:erario y otros pr'oblemias.
La segunda: Vicios de Lenguje y; Provinstalismos
de Guatemala>, ensayo tilol6giew impreso en la TPipograffa
Nacional, 1892. Estudiando nuestro 14zico en order al-
fab4tico, con multited de ejemples y pi*ohnsi6n.de citas;
emite Juicios sobre provincialismos dtiles o aceptables y
*separa y condena barbarismos, idiotismos, extranjerismos,
ampliando so trabajo a la c6nstruedi6n popular y sus vi-
~clos. (560 pAginas en octavo mayor.) Historiador y pe-
riodista, tiene Batres Ja6regui otras muchas obras de im-
portancia y en algunas es bastante cuidado el estilo.
Salvador Balla, tambidn abogado y durante los lti-
mios afios de on vida director d~e la Aceademia Guatemalte-
ca de la Lengua, tu6 otro literate de limpian efecutorias.
Escribi6 siempre correttamente 7 eargado ile sentido mo.
ral e intenci6n didActica. Desde el punto de vista de nues-
tra reseila, puede mendionarse su enjunndioso estudio so-
bre mia Guatemalteca, 1889, en seis articulos plenos de eru-
dici6n sabrosa y por el camino de may bnen jluicio ende-
rezados.
No seria fasto omitir el nombr~Ie de Jos4 Milla y Vi-
daurre (Pepe Milla), en el recuento' de quienes han la-
borado per la depuraci6n del idiomna en Guatemals, y
aunque no particulariz6 sus aportaefones a l ramo de la
filologia, la linglistica o la gramsttica, en sus cuadros de
costumbres y articulos sueltos enselka deleitando, al reco.
ger m~odos y decires der pueblo, particularmente en su li-
bro (1871-74, imprenta de La Pas, Guaytemala, 1873, tres to-
mos). Al cara:dlerizar a Juan Challin, 61 hismb' advierte:
"El personaje que diz que me ha acompaiiadlo en mi ex-
cursi6n, represeiita at vulgo de mi pafs, con an agendeza
menta:l y sus preculiaciones"'. La Tpograffa N8tonal
hizo lsaedition comipleta (1985 87)) de las 6bras de Joe6
Milla.









LITERATURAG~UATEMALTECA S

Otro hablista notable- y guatemalteco de altos m8ri-
tos, Antonio Macehado, Qedic6 a estar especialidad an en-
sltro ini;ituledo .I148 Apellidos 'Espaloles en rAm6rica, pu-
bligado en lar .Galq de la Repblica de Guatemala,, 1894.
Jos6 Maria Vela Irisarri ~merece saliente menci6n en-
tre los cultivadores del idionqa castellano en Guatemala.
Sus estudios sobre analogias, simpattae y voces hom6tio-
nas; su tratado sobre ortograffla y, dentro de au generosa
vocaci6n de maestro, sus libros de lectura, eminentemen-
te didbcticos, valleron a nuestro compatriota la gratitud
de Guatema;la y encomi8sticas'referencias de la critica
exterior.
C'omo fillogo, ei ingeniero Lisandro Sandoval har
compuesto un s:Diccionario de Rakees Griegas y~ Latinas y
.de otros Origeries del Idioma Espahola, en tres volumino-
sos tomos (Guatemala, Tipograffa Nacional, 1930). Y
Gltimamente otro, SemALntica Guatemalense. Diccionario
de Guatemaltequismosa, distribuldo, de la A a la K p de
la K a la Z, en dos tomos (Tipogratia Nacional, 1941 y
194)2).
En el campo de la gramatica podemos presentar al
profesor Joad Mbaria Fuentes, cuya obra: teompendio*de
lasi Leeiones de Gramatica Castellana> (Guatemala, Ed.
Goubaud y Compa~la, Limitada, 1928), estavo mtichos
aflos aceptada como libro de texto. Otro maestro, Fran.
cisco Contreras, autor de an <:Compendio de Gramatica
Castellana>, del cual hay varias edletones (la tercera sa-
cada por SAnchez y de Guise, 1913). El protesor Jos6 Mla-
rfar Bonilla Ruano con un .Curso Didactico y Razonado
de Gram&tica Castellanas, en dos tomos (Establecimien-
tos Brepols, BBlgica), seguida actualme'Ite en nuestras
escuelas y con cuatro ediciones. Teambidn public6, como
tercer tomo de su gramA.tica, an cudiones Viciosass (Uni6n TipogrMiica, Guatemala, 1939).
La Academia Guatemalteca de la Lengua, correspon-
diente de la espaAlola, funcions en nuestro pals desde el
afio 1888, aunque dos ailos antes habIan recibide sus diplo-
mas los literatos Fernando Cruz, A~gustin G6mez Carrillo,








22 D>AVID VEIA

ALntonio Machado, Jual Arza Batree y ALntonio Batres
SJAuregui. So trabaJo por el idiom'a comprealde dictAme-
nes sobre peridicas consultas de~~ ~in cdemia Espanold,
a mAs de muchos estudios que han Platto la luz en e:La Re-
vistas, 1888 a 1890, y s.publicBciones de la A~cademia Gua-
temalteea, con siete tomos de su boletin hatta abora im-
Dresos en la Tipograffa Nacional.
Hle aqur la ficha bibliogrAtica de una gufa que sobre
esta cla~se de estudios ofreci6 la Universidad de HIarvard:
Aibliographical Guide to Mdaterials on American Span-
ish, edited for the Committee on Latin American Studies
of the A~merican Counsil of learned Societies, by Madaline
W. Nichols. Aldvisory editors, Amado Alonso, Hayward
Keniston, TomAs~. Navarro TomAs. Cambridge, Massachu-
setts. Harvard University Press. 1941.
Guatemala, pginas 79 y 80: Genleral Studies; die-
eionaries and vocabularies; Influence of other languages;
Toponimia.


















PRIMERA PARTE

GENERALIDADES


CAPPZTULO I

LITERATURA `GUATEMALTECA: CONCEPTO;
CARACTERIZACION

Como ocurre con los demas pafses de Hispanoambrica,
o con la mayoria de 6stos al menos, la literatura guate-
malteca no ha sido hasta ahora objeto de un estudio que
profundice y defina su concepto; es decir, que la caracte-
rice distintamente, como expresi6n de nuestra vida nacio-
nal o, mejor todavia, de nuestra cultura.
No han faltado, por eso, quienes nieguen la existen-
cia de una literatura guatemalteca que no sea refleJo o
apendice de la espaola, Duro producto de imitaci6n, ape-
nas diterenciado a favor de influencias no menos extralias
- a nuestro ambiente, Drovenientes de otros centros de la
cultura europea. Nuestro historiador y crItico AgustIn
Memeos Franco, al escribir bajo el rubro de Gtiatemalteca> una serie de articulos de divulgaci6n y cr-
tica (serie recogida con otros materiales ineditos por la
Academia Guatemalteca de la Lengua en! un volumen, pu-
blicado en 1937), se cree precisado a dar la siguiente ex-
plicaci6n: "Para eyitar dudas y confusiones advertimos
desde abora, que al decir literatura guatemalteca, no que-
remos significar otra cosa sino el conIunto de obras es-
eritas en castellano o en los idiomas indigenas".
Id6nticas dudas, en contra, y las mismas timidas afir-
madiones.en pro, se han eipresado en todos los tiempos


















PRIMERA PARTE

GENERALIDADES


CAPPZTULO I

LITERATURA `GUATEMALTECA: CONCEPTO;
CARACTERIZACION

Como ocurre con los demas pafses de Hispanoambrica,
o con la mayoria de 6stos al menos, la literatura guate-
malteca no ha sido hasta ahora objeto de un estudio que
profundice y defina su concepto; es decir, que la caracte-
rice distintamente, como expresi6n de nuestra vida nacio-
nal o, mejor todavia, de nuestra cultura.
No han faltado, por eso, quienes nieguen la existen-
cia de una literatura guatemalteca que no sea refleJo o
apendice de la espaola, Duro producto de imitaci6n, ape-
nas diterenciado a favor de influencias no menos extralias
- a nuestro ambiente, Drovenientes de otros centros de la
cultura europea. Nuestro historiador y crItico AgustIn
Memeos Franco, al escribir bajo el rubro de Gtiatemalteca> una serie de articulos de divulgaci6n y cr-
tica (serie recogida con otros materiales ineditos por la
Academia Guatemalteca de la Lengua en! un volumen, pu-
blicado en 1937), se cree precisado a dar la siguiente ex-
plicaci6n: "Para eyitar dudas y confusiones advertimos
desde abora, que al decir literatura guatemalteca, no que-
remos significar otra cosa sino el conIunto de obras es-
eritas en castellano o en los idiomas indigenas".
Id6nticas dudas, en contra, y las mismas timidas afir-
madiones.en pro, se han eipresado en todos los tiempos









Mr DAVID VEIA

respecto a la. existencia de una literatura americana. Aca-
so ante la actual producci6n p.deAmBrica parezca super.
flua la discusi6n, y nadie se detenidrA. mAs a considerar las
reticencias del gran argentino Mitre. En el 111timter-
dio del siglo pasado, ademAs, el padre de la critica argen-
tina, como se 11ama a Juan Maria Gutidrrez, dijo: "<. .. al
fin se tendri que reconocer nuestra independencia en 11-
teratura, como se le ha reconocido en politica. Una y otral
Scosa no son ya materia cuestionable, son~ hechos. Nuestros8
poetas sienten la historia de la patria y la naturaleza
americana con corazones americanamente apasionados".

En el ailo 1877, encontramos en Guatemala afirma-
ciones concordantes y no menos rotunidas. Nuestro publi-
cista Ignacio G6mez anotabIa en la sidad>: "Tomada en su conjunto, la literatura de las re-
pliblicas hispanoamericanas no puede negarse que existe
por sf, hace aAos. En efecto, si toda poesIa verdaderamen-
to original debe' tener por resultado evocar los hombres
y las cosas en un mundo ideal sin perder de vista la reaL
lidad, si debe a la vez pintar con exactitud y transtigurar
por el sentimiento de la belleza aconteeimlentos de la his-
toria, la sociedad y la naturaleza.'es incontestable que los
escritores de la Ambrica espahola han comenzado ya su
trabajo." Y a11n fu mAs claro y enfAtico: "Y no s6lo
existe una literatura hispanoamericana, sino que cada
ana de las reptiblicas tiene la suya. Destie que se frac-
eion6 la America espailola en diversos Estados, las diver-
gencias se han acusado gradualmente, las poblaciones que
vivian en otro tiempo una vida maquinal, se han ido des-
arrollando en el sentido que les indicaban la naturaleza y
la historia. Cada naci6n se ha distinguido por institudio-
nes y por industrias' especiales y cada una ha producido
as literatura propia."

En el mismo sentido se pronunci6 por entonces otro
intelectual guatemalteco, el licenciado J. Rafael Segura,
en serie de articulos intitulada teraturar>, con la fina observaci6n de que "Ia literatura










LrrERATURA GITATEMALTECA~ 3

tiene siempre un earacter especial, segin sean las ideas d~e
an puieblo, el esltado de a4elanto on que ae encuentre y el
esprita que predomine en la sodiedad"; de ah! que la
literatura hispanoamericana aparezea como an hecho,
siendo el americanismo also ast como "el aire, la fisono-
mfa, el carActer propio y exclusivo" que individualizan a
los americanos on co;nsunto J hasts los distingue a la
vez, entre sl, con caracteres correspondientes a un g4nero
particular.

El criterto sostenido por G6mez y Segura no era en
aee tiempo el de la generalidad, pues en la misma revista,
y mAs tarde en su obra , el licen-
clado APntonio Batres JAuregui entendfa dicho valor como
una esperanza, m8s que como una realidad: "La Literatu-
ra americana se aparta cada vez mAls de la literatura es-
pathola, por so car8cter, por su fadole y sobre todo por su
ftorma, a pesar de que haya sid~o un pAlido satelite de la
m$dre patria, durante los primeros treinta afies de la
emancipaci6n"; y aqn cuando concede, para fines del si-
glo pasado, uia diterenciad6on de costumbres y tenden-
cias con necesario influJo sobre la literatura del nnevo
mundo, es muy radical al negar la obra literaria anterior
a 1830, sin reconocer originalidad alguna durante al 4po-
ca'colonial: "...Itecesario ser reconocer que en Ambrica
no s61o durante los primeros afios de.1a conquista, sino
cuando estaba ya completamente sojuzgado todo este in-
menso territorio, no se cultiv6 ningdn g4nero literarto".

May atrAs quedan ya tales negaciones, cuando vemos
definirse tendencias y precisarse caracteres de profundo
contenido americano; a! mismo tiempo, avsana la investi-
gaci6n hist6rica y alcanza altura la discriminaci6n erltica,
cuya estimaci6n selectiva y valorativa evidencia el ameri-
canismo impreso como an sello en nuestrd pasada litera-
tura (ast en la var de fines del siglo XVIII), o advierte que los mis le-
gitimos valores que han de clasificarse como clAsicos na-
cionales, se inspiran y arraigan en la tradici6n.









26 DAVID VEL
Todo puede improvisarlo un pueblo, menos la .cultu-
ra, decia Mden4ndez y Pelayo, y si la literatura es al par
indice y expresi6n de la cultura, debemos buscar an fac-
tor esencial para caracterizar a la literatura guatemalte-
ca en la tradici6n, la cual fija valores mAs permanentes
y especIiicos que la lengua, el medio fisico y la raza, sin
que ello quiera decir que despreciemos la influencia de
estos -o ros factores.
"Todo el mundo sabe, de sobra con sobrada frecuen-
cia --anota Miguel de Unamuno-, que un pueblo es el
producto de una civilizaci6n, flor de un proceso hist6rico
el sentimiento de patria, qIue se corrobora y vivitica a la
par que el cosmopolitismo", y esto lo dice tratandio de fijar
el caricter y el valor de Io castizo; naturalmente se refie-
re a un arte de tal (Adole y hasta sostiene que de no ser
castizo no sera arte mAs8 no por serlo y conceptuarse na-
cional debe renunciar a su contenido humano, a su univer-
salidad; ms bien sera sobrio de color local y dimensi6n
tempora sin renunciar a tales ingredientes; pone, por
fin, de ejemplo a Cervantes, quien "de puro espailol IIeg6
a una como renuncia de su espatiblismo, 11eg6 al espiritu
universal, at hombre que duerme dentro de todos nos-
otros"; al mismo tiempo Don Quijote representa el genio
espahol y sefiala futuras rutas a la patria, "y es que el tru-
to de toda sumersii hecha con pureza de espiritu en la
tradici6n, de todo' examen de conciencia, es, cuando la
gracia humana nos toca, arrancarnos a nosotros mismos,
despojarnos de la caine individualmente, lanzarnos de la
patria chica a la humanidad".
Guatemala tiene una hermosa tradici6n cultural, que
no s6lo comprende el vasto periodo de la Colonia, antes
de la constituci6n de nuestra patria en Estado de la Fede-
raci6n de Centroam6rica y luego en reptblica indepen-
diente, sino que arranca de la vieja cultura maya-quich4,
y a, tal desenvolvimiento h.ist6rico corresponde el de su 11-
teratura, pudiendo en este orden, al decir de Men4ndez P
Pelayo, "levantar may alto la Treqte entre las regiones
americanas, si es clerto, como lo es sin duda, que en ma-









LITERATURa GUATEMIALTECA St

terlas literarias, importa la 'calidad\de los productos mu-
cho mAs que el nmero"; pero tampoco es eseaso el nme-
ro de los ingenios menores que hacen corte a.las cumbres
de las bellas letras guatemaltecas.
Entendemos la creaei6n artistica como fund6n es-
pontAnea de la sensibilidad, esto es, como an movimiento
de la voluntad que sittan los psiclogos entre las tenden-
eias y el deseo, en el plano de la vida afecti+a o emocional,
y no podemos desentendernos de la influencia que ~sobre
esta d1tima eJerce el medio social, superponiendo a nues-
tra naturaleza, ya condicionada por coalidades adquiridas
heredadas, U'na segunda naturaleza que deriva de la edu-
cad6n; tendencias e ideales del medio colectivo en que nos
hallamos sumergidos han de traducirse en caracteristicas
de stuestra vida afectivs y expresarse en la creaci6n lite-
raria, dandole esa temperatura moral de que nos habla
Hip611to Taine, para quien el Yo es s61o "una fila de su-
celsos"', Ilamando hechq dominante a la solidaridad y man-
comunidad de las partes que integran el todo de la evo-
luci6h, con upa cualidad interna que las retine y produ-
ce, para luego declarar: "La obra de iirte no me interesa
en st misma: es un signo de las causas profundas que la
han sacado a luz".
Otro escritor e~spanol, en fin, PIo Baroja, tratando
de caracterizar por medio de la cultura la nacionalidad,
opina que Io sentimental y efusivo es siempre nacional o
regional, en tanto que to 16gico y sereno, es eminentemen-
to internacional o universal; como producto de la cultu-
ra, "la obra artistica es siempre nacional (ya que radica *
en la sensibilidad), aunque puede Ilegar por su intensidad
o por su belleza a universalizarse".

CAPI~TULO II

FACTORES QUE INFLUYEN SOBRE NUESTRA
LITERATUJRA

Homios hablado ya de la fuerza de la tradici6n, no
s61o ofreeiendo motivos que directamente determinan el








as DAvID VELA

cultivo de algunos gCnerom literarios o pueden identitt-
carse en tal o cual tendencia, sino, de modo mOs general,
condicionando neestra sensibilidad e imprimiendo an sello
caracteristico a la creaci6n artistica. Otros factores hay,
sin embargo, que no s61o no pueden dejarse de tgmar en
cueOta sino entran indudablemente como ingredientes
esenciales de la obra literaria, e incidentalmente pueden
predominar y en todo caso contribuyen a darle una fiso-
nomia propia, a saber:

Lenguaje.--Como bien ha hecho notar el escritor me-
zicano Luis G: Urbina, por el hecho de hablar el espanol
pensamos an poco a la espaaiola; se quiere decir con esto .
que hay an genio del idioma y que, siendo las palabras el
elemento, creativo a su vez, que presta forma a la sensi-
bilidad del artista, limita e inflaye aquella faculte~d de
invencidn, al par que en la misma medida la estimula.
Tambidn bastaria la consideraci6n, mAs amplia, de inti-
mos nexos entre el pensamiento y' el lenguaf'e, hasta' el
punto de ser casi inseparables, pues no podemos pensar
sin palabras, ni hablar sin expresar pensamientos.

No obstante, advertimos que el idioma espafiol que
se habla en A~m4rica ha sufrido significante transforma-
ci6n y aun se pueden establecer diterencias entre palses
y regiones del nuevo mundo. Sin dada nada ha padecido
la estructura interna del habla cervantina, y es en cierto
modo motivo de satisfacci6n para nosotros saber que el
pueblo de Guatemala, al ignal que los de Colombia y el
Peril, ha perveitido menos que otros de Hispanoamerica
tan maravilloso instrumento de expresi6n. Maslae Ipro-
sodia varia bastante y el tono en que hablamos nos es
peculiar; no quiere decir "esto que concibamos en el pre
sente, ni para lo futuro, la posibilidad de la existencia
de un idioma guatemalteco, como- tampoco americano;
cualquiera sentird empero la diterencia entre el habla de
un guatemalteco y un salvadorefio -pals tan cercano al
nuestro y hermanado en la tradli6in-; un fino oldo, sati-
clentemente experimentado, hasta Dodrs identificar por el










LITERATURA GUASTEMALTECA r)

idioma la nacionalidad de an interlocutor hispanoameri-
cano.
Y no es tan sb1o en 10 accidental esta diterencia; el
idioma es an producto social y algo vivet-por eso se tie-
ne el Justo concepto de las lenguas muertas-, que evo-
luciona con los pueblos, tan vitalizado por el folklore
(sabidurfa popular) como por los estilistas.
Tenemos dichos y sentencias populares, modismos y
regionalismos, aparte de numerosos americanismos y gua-
temaltequismos que gradualmente ganan carta de natu-
raleza en el 14xico espatol y que de todos modos
son imprescindibles en el uso corriente y se justifican por
la necesidad de expresar las cosas de nuestro amblente,
por desconocidas o diterentes, innominadas o no bien de-
nominadas en el espaol. Es ast como tambion se han
introducido muchos vocablos indigenas, ya con su pro-
sodia original, cuando data no choca al genio del caste-
Ilano, ya espaoliAidos. EIi fin, hasta perversiones del
lehigunje menos deseables acaban por imponerse por fuer-
za del uso y mAs todavia cuando algln literato las re-
dime de su vulgaridad enalteci4ndolas al engarzarlas
adeenadamente en la orfebrerIa de so estilo.

Hay pues un poco de nnestro genio entreverado con
el del espadiol y un habla que responde mejor que cual-
quier otra a la psicologia, -a la necesidad de expresi6n y
a la sensibilidad del guatemalteco.
Elemento tnico.-Tampoco hay una raza guatemal-
teca; mAs bien se resiente de falta de unidad nuestra po-
blaci6h y por lo mismo no aparece bien integrada y fuer-
temente cohesionada nuestra nacionalidad. Hay una
marcada barrera entre el criollo descendiente del espaol
y el indigena que se apega ratinariamente alass formas
exteriores de la antigua civilizaci6n maya-quich8, en fran-
ca decadencia. Lentamente, el mestizaje labora un tipo
intermedio, en el cual hant querido ver algupos (Jos4
Vasconcelos: raza representativa del mundo hispanoamericano.








DAvID, VELA
No puede desatenderse el factor 4tnico, sin embargo,
pues ya el indigena nlos da una literatura Gile le es propia,
de cuya antenticidad no Podrfamos en miodo alguno dudar,
igualmente arraigada en sus tradiciones. Al mismo tiem-
Do se ofrece al literato guatemalteco como incitante mo-
tivo y da origen a un g&nero may especial que hemos da-
do en Ilamar literatura indigenista. r
El espanol trasplantado al medio americano, por na-
tural proceso de acomodaci6n, se ha modificado tambidn
un poco, y ms podemes decir todavia del criollo en cuan-.
to a su relaci6n con la tierra, de lo cual son viviente tra-
sunto las diferencias regionales que dentro de nuestra riis-
ma reptiblica cabe establecer; por elemplo, nadie confun-
dird a un oriental del valle del Motagua con su compa-
triota oriundo del altiplano de Occidente.
El mestizo, por Iltimo, no se identifica con el espa-
nol, ni con el indIgena, ann cuando se nivele con estos en
identico estadio de la cultura: seria cuQoso investigar qud
no es espaflol en una mentalidad e ilustraci6n como la de
nuestro gran literato mestizo Ramn A. Salazar; qud no
hay de indIgena en nuestro matematico Lucas T. Cojultin.
Medio ambiente.-El medio 1sico influye a su ves en
la creaci6n artistica, ofrecindose come motivo, operan.
do un movimiento de acomodaci6n en el hombre y, final-
mnente, condicionando Un poco las tendencias y ejercien-
do un sugestivo influjo sobre nuestra sensibilidad. Baste
recordar que toda una escuela clentifica ha intentado ex-
plicar por el medio ffsico la complejidad y variantee de la
vida social, creando el concepto tan amplio como espect-
fico de una sociogeograffa.
Al medio fisico se sobrepone el medio social, impo-
ni6ndonos, con mAs fuerza acaso, la influencia del gru-
po, en cuyo seno se acumulan por herencia cualidades ad-
qluiridas y se elaboran, evoluctonan y se fif)an tendencias,
ideas y habitos sociales que alcanzan al individuo y aun
obligan a elementos extrafIos que ya 11egan formadoe,
COmo producto de an medio y educacin distintos, a in-
corporarse a la colectividad guatemalteca.








LITERATUIRA GUATEALTECA 31

Un gran americano, Jos6 Marti, se referia, en certa
abierta a nuestro literato Salvador Falla, a las posibill-
dades de una poesia dramArtica de amblente y asunto ame-
ricanos. "Aqui, en mi madre APm6rica, la hermosura be-
sa en la mejilla a cada majer que nace, la poesia besa en
el coraz6u a cada hombre. El ind6mito gaucho canta so
rencoroso cielito; el tapatio mexicano, su pintoresco jars-
be; sU punto enamorado, el guajiro de Cuba. Y mAs que
1as sombrias arboledas europeas, que abre a la caza el
clasico dia de San Uberto, hablan al alma las selvas bra-
vas, junto al rfo; los palmares tupidos, junto al monte.
La fantasia, virgen desnuda, tiene en Am4rica el casto
seno hinchado." Y retirindose expresamente a Guate-
mala, exaltando la fuente de inspiraci6n que late en po-
tencia en su Iraturaleza, agrega: "iC6mo no, en estos
lugares de imponderables maravillas, donde, en el hondo
valle el labrador siega la cafia, sobre el valle hondo ex-
ti6ndense las nubes, revueltlismos senos de colores, y so-
bre el cielo de iris y violeta cruza, como yo he cruzado,
vibrante, triunfador, altivo, audaz ferrocarril? iC6mo
Sno, donde no se conocen mAs rivales, que aquellos graves
bosques, imponentes y misteriosos como ancianos, en que
viven los misticos sacqrdotes de Himalaya, que rodean los
claustros budistas del Tibet?"
Habla luego de nuestra rica tradici6n, sumada a las
incitaciones del ambiente: "Hojeando cronicones, desem-
polvando manuscritos, reanimando cuentos, admirando
h4roes inc6gnitos, recogiendo may tristes leyendas la poe-
.sla dramAtica, con todos sus contrastes, con el fragor d~e
su combate interno, con so potencia resucitadora, con su
inolvidable manera de inculcar, con sus versos ardien-
tes, con sus heroes vivos, con sus mujeres enamora-
das, con sus lecciones suaves, con su arreo brlllantisimo,
abraza tiernamente al dormido escritor americano, le son-
rfe como al gallardo monarca de AtitlAn debi6 de sonreir
Izeunsoxil, y, como, desdefiada amante que ama, le pre-
gunta: APor qu, mi amante est6ril, vives puerilmente de
las hojas de las rosas y de las aguas de los rios...? P








aL DAVID VEWL
gquf, en el reino de Utatlgn, donde Socoleo luch6, donde Us.
pantan asomnbr6, donde los audaces mayass posieron -es-
panto tantas veces en las osadas filas de Castilla, cuAn
fAcil fuera al Animo patri6tico volver al mundo de la vida
los ignorados bravos que bajo el casco del corcel o el IA-
tigo implacable del rubio Gonzalo, murieron tristemente.
iQu6 hacen en sus tumbas Quicab el animoso, Aczopil el
Drudente, Jintemal el tenaz, Exicuat el avariento?. iD6n-
de son ordas la voz de los Ahaus, la respetada vos de los
Calpules, aquellos cAntices de Xelaja, ~aquellas arengas
de Tecun Umin? iChignavincelat no tiene poeta! iNi
Sinacam, ni Sequexul tienen honradores! Hubo adivinos
y sacerdotes, herefes y cristianos, mansos y rebeldes, va-
lientes y cobardes, jinetes de corcel y cazadores de vena-
dos, grandes pasiones primitivas y grandb~s pasiones co-
rrompidas, todo un pasmoso teatro."
Acaso abusemos de la transcripci6n, pero MartI con-
densa los diversos factores de nuestra literatura en la
expresi6n de su levantadar esperanza: "iCrusada de unf6n
Y de resurrecei6n! iTrttense y familiaricense todos los
poetas de nuestras tierras! iSurjan y revivan en la Amd-
rica entera, en esta misma hermesa Guatemala, teatro en
otro tiempo de tan hid~alga rebeldfa y dura conquista, la
matrona tranquila de ceiidor azul y azul corona, la de man-
to de mares poderosos; surjan y revivan los olvidados ele-
mentos de que por la riqueca y nuevo color de los luga-
res, por los inagotables asuntos hist6ricos, por la frescu-
ra y originalidad de las pasiones, por la 4pica sencillez de
caracteres, por el continentalismo inevitable de que todo
esto ha de revestir a nuestros dramas, est8(Ilamado a ser,
en ritmica poesia o cadencloso verso, an imponente teatro
nacional!"
















SEGUTJNDA PARTE


LITERATURA MAYAQUICHE



LOS MAYAS; LOS MAYAQUICHES; PICTOGRAFIAS;
LOS CODICES

Seglin el arquelogo Sylvanus G. Morley, la civiliza-
ci6n maya tavo su primitivo asiento en el territorio de El
PetBn, hoy uno de los departamentos de la regi6n norte-
a fia de Guatemala, y se inicia su florecimiento alla por el *
afio 97 antes de la era cristiana, abarcando extensa Area,
durante una 4poca que ha dado en Ilamarse del Viejo Im-
perio, por Morley dividido en: primer periodo, perIodo me-
dio y gran periodo; en, su ndcleo primitivo mAs importan-
te, Uasactikn, se lqealiza el primer observatorio astron6-
mico de la Amrica.
Durante el siglo VI de nuestra era, por causas hasta
hoy desconocidas, aunque al respecto se hayan formulado
diversas hip6tesis, abandonan sus cindades y se desplazan
hacia Yucatan -descubierto por los mayasi a mediados
del siglifV-, y hay un silencio de siglos en la cronolo-
gla de sus monumentos de piedra, correspondiente al 4xo-
do de las tribus, a las cuales debi6 de empujar alguna ca-
lamidad general lejos de sus lares.
A mediados del siglo VI aparecen reorganizAndose en
Chich4n ItzA, con sus dioses tribales, lares y penates; en
668' trasladaron a Chakauputun su capital, y por la mis-
ma 6poca se completa el abandono de las cindades del anti-
guo imperio en el rinc6n noroeste de Guatemala: su cul-
















SEGUTJNDA PARTE


LITERATURA MAYAQUICHE



LOS MAYAS; LOS MAYAQUICHES; PICTOGRAFIAS;
LOS CODICES

Seglin el arquelogo Sylvanus G. Morley, la civiliza-
ci6n maya tavo su primitivo asiento en el territorio de El
PetBn, hoy uno de los departamentos de la regi6n norte-
a fia de Guatemala, y se inicia su florecimiento alla por el *
afio 97 antes de la era cristiana, abarcando extensa Area,
durante una 4poca que ha dado en Ilamarse del Viejo Im-
perio, por Morley dividido en: primer periodo, perIodo me-
dio y gran periodo; en, su ndcleo primitivo mAs importan-
te, Uasactikn, se lqealiza el primer observatorio astron6-
mico de la Amrica.
Durante el siglo VI de nuestra era, por causas hasta
hoy desconocidas, aunque al respecto se hayan formulado
diversas hip6tesis, abandonan sus cindades y se desplazan
hacia Yucatan -descubierto por los mayasi a mediados
del siglifV-, y hay un silencio de siglos en la cronolo-
gla de sus monumentos de piedra, correspondiente al 4xo-
do de las tribus, a las cuales debi6 de empujar alguna ca-
lamidad general lejos de sus lares.
A mediados del siglo VI aparecen reorganizAndose en
Chich4n ItzA, con sus dioses tribales, lares y penates; en
668' trasladaron a Chakauputun su capital, y por la mis-
ma 6poca se completa el abandono de las cindades del anti-
guo imperio en el rinc6n noroeste de Guatemala: su cul-








34 DAVID) VELA

tura tiene un extraor'dinario reflorecimiento en los si.
glos XI, XII ye XIII, para decaer de nuevo, al punto de
hallarse en estado de franca desintegraci6n a la venid~a
de los, espatholes, a principios del siglo XVI.
Los estudios americanistas han demostrado que era
la maya una cultura original y may avanzada, sin duda
la mas alta en el nuevo mundo y en algunos aspectos su-
Det*ior a la de los propios espafioles que realizaron la con-
quista del suelo y sojuzgaron a sus habitantes nativos.
Tenlan tina religin, una filosoffa, una ciencia y artes be-.
Ilas y litiles muy elaboradas, de las cuales nos quedan ad-
mairables vestigios de sus tradiciones y monumentos apar-
te de haber la raza sobrevivido a su vencimiento y escla-
vitud con biol6gica pujanza, y mantenido suficiente co-
hesi6n espiritual para conservar sus ~creeiicias, ritos, tra-
diciones y costumbres; por lo cual en mh.ner.a alguna es-
tB incapacitada para salir de su actual atonia y reanudar
la marcha hacia el reflorecimiento de su cultura.

LOS MAYAQUICHES.-Etnicamente, el grupo maya.
Quich4 es filial del nticleo matriz maya, comprendiendo a
su ves diversas familias: quich8, propiamente dicha, eak-
chiquel, tzutuhil y uspanteen -menos diferenciado atin
que el tzutuhil, puede separarse linglisticamente al rabi-.
nailers--. Habitan tambidn nuestro territorio los descen-
dientes de otros grupos cercanos: ~Lacand6n e ItzA, mAs
directamente desprendidos del maya y cercanos al yuca-
teco; el mame, eil que se incluyen el ihil y el abuacateca;
y el pocom, con el pokonehi, el pokomgn y el quekchf;
del grupo tzendal, nos interesan directamente hoy el chol,
el mopAn -may pr6pimo al lacand6n- y el chortl.

Despues del maya, es el grupo quich6 el mAs cono-
cido, por habernos dejado anales mAs completos, nume-
rosos y congruentes que los de los demis grupos, facill-
tando en clerta medfda la reconstrucci6n de su historia y
la interpretacin de sus ideas, creencias y ritualida'des,
ast como varios datos sobre qu organizaci6n familiar y
civil.







LYrERATURA GUATEM~ALTECA 35

LITERA~TURA PICTOGRALFICA. Aunque muchos
documentos de la misma Indole fueron sin duda destrul-
dos por el excesivo celo religioso de los misioneros inte-
resados en evangelizar a los indIgenas y combatir su pa-
ganismo, hasta nosotros han 11egado como testimonios de
su elevada cultura, tres libros en caracteres jeroglificos
de los mayaquich4s, a saber: el Codex Dresdensis, el Codex
Peresianus y~ el Codex Tro-Cortesiano.

El primero de estos c6dices fu4 comprado en Viena
por Juan Cristin Gotze, en 1739, quitn Io don6 a la Bi-
blioteca Real de Dresden, de la cual era jefe. El arque-
logo Maler cree que proviene de El Petn, de Tikal o de
alguna otra de las regiones del viejo imperio. Consiste en
una tira de tres metros y medio de largo por 205 milime-
tros de ancho, que dan el alto de la p8gina' pues la tira
se repliega en forma de acorde6n para dejar pdginaa de
S centimetros de ancho en nilmero de 36 hojas pintadas de
ambos lados, mas como s61o 35 aparecen totalmente 11enas
y 4 pintadas iinicamente en una cara, contiene 74 paginas
utilizadas. Estd .hecho de la corteza del agave americano
(metl), en la mismia forma de los analthies de los itz8es,
quienes hacIan sus libros de cortezas de- Arboles, aplican-
do un bettin especial~ sobre cada plana para trabajar sus
dibujos con un estilo o punz6n, rellenando.con pinturse
las incisiones o coloreando simplemente los espacios de-
marcados; las hojas tenian el espesor de la piel de vena-
do, otro material empleado para haCer libros, siempre en
la formia de tablas plegadizas, o de rollos, como el C6-
dice de Tulane, que bien podria ser el onle obsequi6 el Va-
ticano a Guatemala y se extravi6 despubs de haber sidP
exhibido en la exposici6n centroamericana de 1897.

Cada pgina hallase dividida en tres parted cubier-
tas de figuras inteligenTemente acondicionadas en espa-
pios predispuestos y~ diversamente coloreadas. Lo han di-
vulgado las ediciones de Gotze, 1744; Ebert, 1882; Forste-
mann, 1892; Wesselhioeft y Parker, 1906; y Villacorta,
1933; sti contenido es astrol6gico, incluyendo el c6mputo








MS DAVI OELA

del tiempo, calendarios 'rituales y deidades y tendmenos
, elestes.
El Codez Peresianus, tambidn 11amado C6dice de Pa.
ris, se cree procedente de la regi6n tzendal de Chiapas;
plegado en la misma forma. Se conservan de 61 22 pAgi-\-
nas en papel de fibra de magriey, recubierta la tela fibro-
sa por una capa de bettin blanco sobre la cual aparecen
dibuJadas figuras jeregliticas y signos pictogrMficos en
negro, roJo obscuro, verde y cafe obscuro.
Seglin Rosny, quien primero lo estudi6, es suficiente
para acreditar la literatura de una nacin civilizada; pos-
teriormente lo han divulgado Pousee y Gates.
El Cdice Tro-cortesiano consta de dos partes: la pri-
mera de 35 hojas escritas de ambosi Itbdos, o sean 70 pAgi-
nas, se Ilam6 C6dice Troano y fu8 estudiado por Brasseur
de Bourbourg en 1864. Mabs tarde, 1882, se hall6 el otro
fragmento de 21 hojas pintadas en sus dos caras, que
suzhadas a las anteriores dan 112 pAginas, pues fu6 rela-
tivamente iell identificar la unidad de ambos. Ti*ata de
la vida religiosa y civil de los antignos habitantes de Gua-
temala y se sitia. su euna en Tayasal n o'tra zona de la
regi6n del Itzd; se han clasificado en sus pginas la~s si-
guientes secciones: de los ritos; $e la agricultura; del ci-
clo cronol6gico de 52 aAos; de la cacerfa; de los sacrifi-
cios, en la cara anterior. En el reverso, las seeciones:
de la preparaci6n de comidas y bebidas rituales; otro ci-
clo calendarico; de la guerra. la paz y la muerte; seci6n
miscelanica y, por Iltimo, todo un tratado de apicultura.
Con lo expuesto basta para afirmar que los mayas
tilvieron una literatura, en justa relaci6n con el desarro-
Ilo de su ciencia y otras artes admirables, como su arqui-
tectura, escultura, decoraci6n. tejidos, ceramica, etc4tera;
interesados en el ms exacto c6mputo del tiempo, en con-
servar.un puntual calendario de sus ritos, sus creenciasr
cosmol6gicas, sus industriosos hallasgos, su clencia astro-
c6mica -mejor dicho, astrol6gica-, y miticas alusio-
nes a su rancia tradici6n.









LITERATURA GUATEM1ALTECA 31

Fuentes y GhuamAn (capitulos XI y III de la Recor-
daci6n Florida, tomo II), no s61o dice haber tenido no-
ticia de la escritura de los mayaquich8s, sino que tave en
sus manos alganos de dichos documentos: "...una man-
ta, que era plana de sus figuras antiguas, que ae trade a
esta cludad de Goatemala, con ocasi6n de un pleito de
tieri'as de los indios del Quich6, y ast su cont.enido de-
most#aba una gran variedad de montes, y de valles, con
inscripciones a su modo, que tres eran unas figuras de
indios en trajes diversos, y con ~unas diterentes manos,
esparcidos por la distancia de aquellos sitios, como los
seiiores, y duefios de ellos, y las vestiduras, y divisas, de
su adorno manifestaban sus generaciones. Pero en el cen-
tro o medio de la manta, que seria como de vara y tercia
en cuadro, una pinta en torno de todos aquellos perso-
naJes representados en los sitios, que queria decir concor-
dia, y pacto, que se hizo entre todos para el repartimien-
to de aquella tierra...". "A este modo,\pues, con mAs o
menos curiosidad, en pergaminos de venado, en mantas,
piedras, y maderos, pintaban, esculptan, y tallaban los
sueesos, yr cosas memorables de su tiempo y la cuenta de
tribulos de los reyes, y los seiiores de su estirpe; yr era
sobremanera curiosa, y para nosotros, por la novedad~ que
tienen, unas planas vistosas y. agradables, no dificultosas
de entender, continuandolas si bien en partes may ocul-
tas, y de dificil inteligencia:.."
Y mAs de on pergamino de aquellos vid Fueptes y
GuzmBn, quien se reffere a dos muy curiosos que le mani-
fest6 el licenciado Juan de los RIos, clBrigo de Sonsona-
te, y tambi4n se detiene a examinar uno de los maderos
historiales -que le comunic6 fray Luis Giron-, en que
los i~ndigenas tallaban las cuentas de tributos, el linaje
de sus sellores, al parecer, tambi4n algunos sucesos me-
morables.
Si los mayas Ilegaron en su pintura y escultura, par-
ticularmente en el arte de la decoraci6n, a maravillopas
estilizaciones, ast como en poesia a la selecta forma del
poema corto, profundo de contenido yr de levantado ritmo,










38 DAVID VEAn

no hay raz6n para negar id4nticas posibilidades a la lite-
ratura mayaquichd6; 11nleamente*debemos lamentar el-des-
cuido en recoger tales expresiones del sentimiento de los
nativos que concurren con otras manitestaciones de so
cultura a Hlamar la atenci6n, y despertar la admiraci6n
de los hombres de estudio.

En el libro de Chilam-Balam de Chumayel, segin la
traducci6n en Antonio Mediz Bolio, se recogen algunos
poemas cortos de los mayas, a saber:

Tristisima estreUla
adorna los abismos de la noche:
enmudece de espanto en la casa de la tristeza.
Pavorosa trompeta suena sordamente
en el vestibulo de la casa de los nobles.
Los muertos no entienden, los vivos entenderAn.
Toda luna, todo aflio, todo dia, todo viento
camina y pasa tambi6n:
asi toda sangre' Ilega al lugar de so quiietud,
como 11ega a su poder y a su trono.

Las abejas rojas se derraman sobre la tierra del Oriente.
La rosa loja es su jkaraB, la flor encartfada e5 su flor.
Las abejas blancas inundan la tierra del Norte.
La rosa blanca es su jicara, la flor blanda es su flor.
Las abejas negras se derraman sobre las tierras del poninte.
El lirio negro es su jicara, la flor negra su floi.
Las abejas amarillas inundan las tierras del Sur.
El lirio amarillo es su jicara, la flor amarilla su flor.

En un comentario de Angel Maria Garibay K. (~ de,, revista de cultura mexicana, ntimero 8; M4xico D. F.,
1939), leemos: "'Estos poemas y otros andlogos se hallan
en los restos de libros sagrados de los mayas y deben te-
ner an sentido' esotrio, encerrado bajo el enigmatico ro-
paje de la belleza". El contenido filos6tico del primero es
fBcilmente initeligible, referido al devenir, por el cauce
marcado por inexorable destino; del tiltimo tenemos datos









LTERATURA GUATEldALTECA

complementarios, en el propio libro de Chilam-Balam de
Chamayel y en el Popol Buj'de los mayaquich4s, en rela-
ci6n con los cuatro puntos cardinales, los cuatro cami-
nos coloreados, las cuatro ramas del Arbol de la vida que
seccionan- matematicamente el mundo, hacia los cuatro
Augulos en que cuidan a los vientos los enatro Batabs.

CAPITULO II

MANUSCRITOS INDIGENAS

Ya en los dias acingos de la conquista y Iaun durante
los primeros aflos de la 4poca colonial, nuestros indigenas
escribieron .aprovechando los signos fon4ticos de sus con-
quistadores, ora con el objeto de salvar en parte sus tra-
diciones de familia -- ideas religiosas --que integran una origjnal y muy bien
elaborada cosmnogonia-, o bien sus historias y costumbres
--entreverando relatos mIticos con acontecimientos rea-
les, inclusive los sucesos recientes de la conquista; ora por-
que fueran incitados por ilustres varones espatioles que
tempranamente se dierbn cuenta de la importancia de la
cultura de los natidos. Del primer caso hay claros testi-
monios en. el Manuscrito de Chichicastenango, en el titulo
de los sefiores de Totonicapan y~ en el Memorial de Teepan
Atitln; del segundo en el manuscrito de don Francisco
GarcIa Calel Tzumpan, pieza hoy extraviada pero de la
cual nos quedan amplias noticias en la *Recordaci6n Flo-
rida, del capitan don Francisco Antonio de Fuentes P
Guzman.
En algunos de Bsos manuscritos se advierte ya cierta
influencia de los espafioles, a veces como resultado de la
misma astucia indigena, que adopt formas mimiticas
para preservar del olvido y defender de la suspicacia de
los evangelizadores cristianos sus ideas religiosas, sus mBs
caras leyendas y sus esotericas tradiciones. Otros, en cam-
bio, conservi)n en toda su pureza, en fondo y forma, la








U) ~DAVIDvn

mentalidad indigena y tanto so orig~inalidad. especIiica
c;omo esenciales coincidenciat e identidades de detalles,
entre unos y otros, coniurren a probar su antenticidad,
tqdavia ast corroborada por la supervivelicia de ritos y
costumbres, cuyo fondo no conocenI no aciertan B exp,1icar
o se callan desconfindameqte los actuales descendietites
de los maya-quich6sk, pero que la investigaci6n etnografi-
.ca relaciona con tales o cuales pasajes de los manuscritos.
El celo de los misioneros, por una parte, y la siste-
moAtica persecuci6n del paganismo indfgena preconizada
Dor el Santo Oficio, por otra, destruyeron sin duda muchos
de esos manuscritos; otroff se perdieron en el olvido y el
abandono y algunos emigraron del pafs, en manos de sa-
bios y viajeros cUriosos a quienes debemos agradecer, al
ca.bo, que hayan Ilegado hasta nosotros esos valiosos tes-
timonios de la cultura precolombina y de la mentalidad
indigena.
El ms importante de `todos es, sin duda, el Manus-
crito de Chichicastenango, Ilamado Biblia Quich4 por el
abate Carlos Esteban Brasseur de Bourbourg, y Libro del
Consejo por el profesor Georges Raynaud. Fud descu-
bierto en la casa conventual de la iglesia mayor d~e Chi-
chicastenango, habiendolo traduCido del quich4 e includo
Integramente en los primeros capitulos de so historia de
San Vicente de Chiapa y Guatemala, provincia dominica-
na, el cronista tray Francisco limBnes.
Le sigue en interds un manuscrito cakehiquel, escrito
en Santa Maria de la Asunci6n Solol&, por Francisco Her-
nandez Arana XahilA y Francisco DfazXebutA Quej, en-
contrado a mediados del siglo XIX por nuestro erudito pa-
le6grafo Justo Gavarrete, con ocasi6n de arreglar, por
eneargo del arzobispo Garefa Peldez, la biblioteca del con-
Vento ile San Francisco. Brasseur deBour'bourg lo fone-.
tiz6 para el franc4s, Jo tradujo a esa lengua y lo df6 a
conocer bajooel titulo de Daniel Brinton lo verti6 al ingl6s con el nombre de .Anals
of Cachiquelb,; y el profsor Raynaud di6 otra versi6n
anotada, que intitul6 <:Anales de los Xahil>, despues tra-









LITERATIJBA GUATEMLALTECA 41

ducida al castellano por el Abate GonzAilez de Mendoza y
Miguel Ang~el ALsturias, ambos alumnos del protesor Ray-
naud.

El m&s antigno de estds malluscritos data del 7 de
mayo de 1524; se denomina tros antepasados, los que ganaron estas tierras de Otzoyd,
* ntes de que viniera la fe de Jesucristo entre ellos, en el
alio de mil y trescientos,; traducido y publicado por Bras-
^seur de Bourbourg.

Diego Reinoso, Popol Vinak, escribi6 el <:Titulo de
los Seores de TotonicapBn,, manuscrito del coal existen
tambi6n versiones trancesas de Brasseur de Bourbourg,
de M. de Chtarensey y de Raynaud, respectivamente; su
parte mItica coincide con el Popol Buj y en cierto modo
complementa este relato de los quich8s.

Genet y Chelbatz, en su libro <:Historia de los Pue-
blos Mayras Quich4ss, meneionan como inddito otro manus-
crito quich6 del afio 1558, con los anales de la casa de
Nihaib, en breve relato que hace uno de sus principes, don
Francisco Izenin; pero sin duda se trata del tambidn 11&-
mado
Fuentes y GutmAn, al escribir so historia, twvo en
sus manos muchos manuscritos indIgenas a la fecha ex-
traviados o definiTivamente perdidos; mas se conserva me-
moria de ellos porque el cronista twvo cuidado de citarlos
para documentar la verdad de sus noticias relatihas a la
historia y costumbres de los nati'vos; mencionia como prin-
cipalesh a los siguientes:

Don Francisco Garefa Calel Tzumpan, quien fu6 ca-
cique de los Indios de Santa Catarina Ixtahuacan y escri-
bi6 ~en quich4 una relaci6n, seglin so propio dicho inicia-
da el 9 de diciembre de 1571; recoge la tradici6n del pue-
blo y los hechos de sus mayores, annque en algunas par-
tes falsea deliberadamente la verdad, en un esfuerzo por
acomodarla a las ideas de los espafioles. Don Juan Torres










42 D)AVIb VEILd

Macario, autor de otro manitherito quichd, cuya impor-
tancia se coll^ge de las numerosas citas de Fuentes y Guz-
mAn y de cuya extensi6n da idea una referencia al capitu-
lo IX. Don Francisco G6mez Atzib, escribi6 en quich8. Al1
tratar del <:Gobierno y ordenanzas que estos indios pipiles
tuvieron en el tiempo de su gentilidad, y orden de su se-
florio>, menciona Fuentes y GuzmAn an manusterito pipil,
y ms adelante, libro IV, habla de manuscritos pipiles.
Para referirse a la campatia de Mictlan -libro IV, capitu-
lo segundo-, relaciona el * Moxin,. Copia datos -libro IV, capitulo tercero-, de uin
manuscrito quetchi bajo el nombre de tabal,; un mahuscrito cachiquel -libro IV, capItulo 46-
cimo--, dicho ; un manuscrito quich6
denominado <:Titulo A~jpop-Queam,. Al1 referirse a IM: con-
quista de los indios mames -libro VIII, capitulo diez y
nueve-, habla del Manuscrito Xquil tambidn citado antes
bajo el nombre de <~Titulo Ahpopqueham,.

Hemos de tratar separadamente la forma y conteni-
do de los principales manuscritos aqul meneionados, mas
creemos que basta este incompleto recuento para eviden.
ciar la existencia e importancia de la literatura indIgena,
que, no obstante ser escrita bajo la dominaci6n espatiola,
corresponde a la cultura prealvaradiana y es genuina ex-
presi6n de la mentalidad mayaquich4.

Como rasgos generales debemos considerar un hondo
sentimiento religioso, al cual se debe muchas veces el efec-
to est6tico; las ideas causalistas y alusiones magicas pe-
culiares a la mentalidad primitiva; la confusi6n de hechos
hiist6ricos con vagas reminiscencias miticas; en fin, la no-
ci6n de castas, el orgullo del lInaje y el culto a los ante-
pasados, sefioreando un protundo espiritu tradicionalista.

En cuanto a la fondia, abundan las repeticiones; hay
confusiones reales y aparentes, pues muchas de ellas tie-
nen que originarse en nuestra incapacidad de compren-
si6n; y a veces se carga la frase de tensi6n 11rica y hasta
alcanza expresiones sublimes.










LITERATURA GUATEMALTECA 48

GABPITULO II


EL POPOL BUJ O MANUSCRITO DE
CHICHICASTENANGO

SU AUTOR.-Se ignora quidn haya podido ser el au-
tor del Popol But, documento importantisimo, que nos per-
miite conocer con bastante amplitud las ideas cosmog6ni-
cas de los maya-quich4s, so elaborado sistema mitico y sus
pensamientos fundamentales. Se ha supuesto compilado
por Diego Reinoso, protegido del obispo Marroquin, pri-
mer prelado de Guatemala, pero sin aducir dato alguno
concreto, ni siquiera s61ida argumentaci6n presuntiva.
Bastard decir que an indigena, conocedor y amante
de las tradiciones de su pueblo -con posterioridad a la
conquista y en los albores de la Colonia-, trat6 de salvar
el pensamiento de las antiguas gentes quich6s, expuesto
a perderse definitivamente, pues ya se habia aceptado la
palabra (revelaci6n) de los cristianos. Es una obra and-
nima, en tanto que no aparezean -lo eual casi puede dar-
se por imposible noticias ciertas sobre la autentica per-
sonalidad del transcrilptor. quien pudo tener a la vista un
vieJo c6dice o hilvanar su relato sin mas ayuda que so
memoria.
SU DESCUBRIMIENTO.-Fray Francisco Ximinez
I 1668-1721), cura doctrinero por el Real Patronato de
Santo TomAs Chichicastenango (Tziguan Tinamit), hallS
el manuscrito en an secreto, al parecer una antigua ala-
cena tabiada, de la casa conventual de la iglesia mayor
dqaquel pueblo; se di6 cuenta de su importancia y apro-
vech6S el conocimientio'que tenIa de la tengua ,quich4 para
-traducirlo y conservarlo como un documento curioso, lue-
'go, transcrito integramente en el primer tomo de su nica de la Provincia de San Vicente de Chiapa y Guatema-
lw,. capItulos del II al XXI.
BIBLIOGRAFIA~.-La primera versi6n al castellano
del padre XimBnez, se public6 en Viena (1857), en la casa









'44 DAVID VELA

de Carlos Gerold e Hijo, a expensas de la ALcademia Impe-
rial de clencias de Austria, anotado Dor el doctor K(arl
Scherzer, promotor de la edici6n.
Scher;zer le did el mismo nombre con que tal vez qui-
so Ximenez justificar su int4res por el manuscrito, de otro
modo sospechado de ser un peligro para la difusi6n de la
religi6n cristiana en Guatemala, a saber: del origen de los indios de esta provincia de Guatemala,
traducidas de la lengua quich6 al castellano para mSs co-
modidad de los ministros del Santo Evangello,.
Por ese tiempo, el abate Carlos Esteban Brassear de
Bourbourg trabajaba en Francia la, obra que darfa a Inz
el editor Augusto Durand, Paris, 1861, con el siguiente
titulo: tiquit4 ambricaine, avec les livres heroiques e historiques
des Quichs, Ouyrage original des indig6nes de Guatema-
la, texte quich4 et traduction trancaise en regard, acom-
pagn4 de notes philologiques et d'un comentaire sur la
Inythologie et les migrations des peuples anciens de I'ALme-
rique, etc. et compos sur des documents originanza.-
COLXXIX.-368 pAiginas en octavo y 2 cartas geogr8ficas.
L. de la Cressonnier hizo an comentario y sinopsis d~e
la traducci6n del abate, en <:Nouvelles Anflales des Voya-
ges,, ntimero 164, paginas 87 a 116, Paris, 1862. Alexan.
der Hartley Burr da otra s!ntesis y notas a Brasseur en
<:The Mythology of All Races>, volumen XII Boston, 1920;
paginas .156-186, dentro de referencias especiales a Cen-
troambrica.
El manuscrito de Brass.ear, quien public6 en su libro
el texto del original quichd, tonetizado para la pronuncia-
ci6n trancesa, se encuentra en la biblioteca del Free Mu-
seum of Science and Art, de la Un(versidad de Pensil a-
n.ia, Estadosi Unidos, bajo el n11mero 59 del catAllogo de
en 1884.
Daniel Brinton escribi6 un estudio aun mALs intere-
sante, ya con carActer de valorabin critica e interpretan-
do los pasajes esenciales con vistas a establecer so etica-









LITERATUR.A GUATEMALTECA 45

cia como fuente de la etnograffa mayaquiche y de la hie.
rograffh americana. No le saticsfafn ni la edicin ni la
traduccin, y aun menos la interpretaci6n de Brasseur,
opinando: "El Popol Buj es la mAs completa coleeei6n de
mitologla americana que existe. El texto estB editado y
traducido por el ALbate, pero en forma tal, que defa mu-
cho que desear en uno y otro caso. La omisin de los sig-
nos distintivos de las cuatro consonantes, peculiar pl idio-
mia quich4, es al principlo una falta grave. La traducci6n
ests. hecha bajo la influencia de teorlas que adulterarn su
sentido exacto". Brinton did a conocer sus puntos de vis-
ta ante la American*Philosophical Society, y su estudio se
insert6 en el volumen XIX del 6rgano de esa entidad, 1881,
y en uh folleto, 1882, que Ileva por titulo: &The Name of
the Gods in the KCich Mbyths>.
Otro interesante resumen de la cosmogonia y varios
capitulos dedicados a su ilustraci6n se deben a Otto Stoll,
en suplemento al volumen primero del International Ar-
chiv fur Ethnographie, Leiden, 1889, bajo el tItulo de
*Die Ethnologie der Indianertamme von Guatemala,.
El doctor N. E. Pohoriles di6 a luz otro estudio cri-
tico en el volumen VII, 1912, del 995-1013, con el titulo de .Der Bedeatungswanderl my-
thischer Mame in dqr alten and neuen Welts, y anuncia-
ba una publicaci6n mAs amplia en volumen separado de
la Mythologische Bibliothek. En 1913 abri6 polemica al
respecto Eduardo Seler, ofreciendo agudos razonamien-
tos en su estudio . Popol Vuh>: Para completar la referencia a las versiones alemanas,
mencionaremos los trabajos de Walter Krikeberg: chen der Azteken und Inkapernaner, Maya und Muisca>,
1928, sin olvidar que Max Milller consideraba a nuestro
manuscrito como un "tesoro inapreciable".
AdemSs del antecedente de Brasseur, debemos a los
etn61ogos franceses otros estudios importantes: Leon
Donay, Re>. Paris. 1891.- relacionando los dioses y sitios geogrA-









416 DAVID VELA

ficos del Popol Buj. Una nueva traducci6n original,
avalorada con notas, public6 el profesor Georges Ray-
naud en el tomo 41 de la Biblioteca de la Escuela de
Altos Estudios, secei6n de ciencias religiosas, intitulado
mala (apres le Livre du Conseil),, Paris, 1925.
Tras la versi6n de liminez, se ban publicado en es-
pah.ol las siguientes: una traducci6n del texrto.franeds de
Brasseur, debida a Justo Gavarrete y anotada por el mis-
mo pale6grafo (Estrada Paniagua, <:Diario de Centro-
Am6rica>, abril, 1911), que apareci6 en -cionista,, revista pedag6gica, Guatemala, 1894-95; des-
p>ubs reproducida en tres pequeflos voldmenes en San
Salvador, imprenta de Dutris Hermanos, 1905, con el si-
guiente titulo: tiguos vot&nides.-Documento de capital importancia
para el estudio de la historia precolombina de estos pal-
ses,. El mismo texto sirvgi6 para la edici6n espailola
yucateca; en MBxico se hizo en 1940 una reedici6n de la
versi6n espahola de la obra de Raynaud, del qbate Gon-
zalez de Mendoza y Miguel Angel Asturias primeramen.
te aparecida en la editorial ParIs-Ambrica, 1926.
Flavio Rodas N. y J. Antonio Villacorta C., hicieron
en 1927 una edici6n con el texto quich4, nuevamente to-
netizado, y una versi6n espafiola original, gracias al co-
nocimiento que el primero de dichos autores tiene de la
lengua quich6; el segundo antepuso una serie de comen-
tarios.
Finalmente, el profesor J. Imbelloni, de la TJniver-
sidad Nacional de Buenos Aires, public6 en 1940 un es-
tudio interesante, el primero de una serie sobre <:El G4-
nesis de los pueblos protohist6ricol de AmBrica>, con el
titulo de de la Academia Argentina de Letrass, volumen VIII, pt-
ginas 539-628, y en un folleto de la casa editora Coni,
Buenos Aires.
Hemos mencionado s6lo los estudios mAs completos
e interesantes, pero existen en diversas obras importan-







LITERATURA GUATEldALTECA 47

tes alusiones, sinopsis y opiniones sobre nuestro -manus-
erito.
CONTENIDO. Son separables en el manuscrito
una parte mItica y otra hist6rica-4 condensa la primera
su cosinogonia y la segunda trata de conservar la tradi-
ci6n de las grandes casas o linajes de los quich4s.: En el
l>rembulo, explica el autor que quiere dejar memoria de
Io que antes aparects en el gran libro de los quich6s, co-
mo un legado a las gentes paras y limpias, a los hijos
dignos'de la raza. Inicia el relato la colosal imaginaci6n
de los dioses midiendo el universo y cuadrndolo; por
entonces era el caos y no habia cosa alguna, aunque ya
el clelo existia, sino tranquilidad y silencio sobre las
aguas. Vino la palabra de los creadores y plasmadores
y por su deseo surgi6 la tierra y~a con so topograffa de
montailas y valles, coronada de Arboles: cipreses y pinos.
Cuatro intentos hacen los dioses para formar cria-
turas que los enaltezcan y sostengan con la oraci6n.
Primero surgen los animales mas no pueden alabar a los
dioses, s61o ladran, croan y chillan, cada uno seglin su
especie; son castigados con la pena de comerse entre at
y servir de alimento y de victimas propiciatorias a los
hombres (idea causalista), y son encargados de la cus-
todia de los montes y las barrancas, los arboles y los be.
jucos (nahualismo), sefialndoseles sus respectivas mo-
radas.
Las segundas criaturas son de barro humedecido;
no tienen coraz6n ni son capaces de reconocer a sus dio-
ses; al contacto del agua se doblan y se des1fen, hasta su
total extinci6n.
Y viene la generaci6n de los hombres de madera
-del palo de pito: tze-tzitd-- y la majer, mas delicada,
es hecha de zibac; tambidn son duros e ingratos, y otra
calainidad (acaso alusiva a las erupciones de los volca-
nes), los aniquila, al mismo tiempo que todas las cosas,
sus mismos utensilios hogarefios, se vuelven contra ellos
(animismo), pues s6lo hablan pensado en reproducirse,









48 DAVID~ VELA

los que se sarlvan tfenen susa descendientes en la especie
de los simios.

Las criaturas humanas saldrAn al fin por divina
magia, de la masa dm mals, en la cual entra la sangre
de animales; cuatro seres surgen: Balam Quitz4, Balam
Akap, Majucutaj e Ikbalam, tan perfectos que tod~o lo
ven y entienden y es preciso que sus misimos creadores
les anublen la vista y el entendimiento; cuatro majeres,
las cuatro Evas de la raza, les fueron dadas durante su
siuefio, y de ellos proviene todo el linaje quich4, inclu-
yendo las grandes y las pequeias tribus. Esos cuatro
conductores miticos, identifiCablesl con los cuatro puntos
cardinales, tundan la casta sacerdotal, ini~cian los ritos
religiosos y desaparecen misteriosamente, dejAndoles
grandes exisefanzas, cuando ya las tribus han encontra-
do las tierras en que debIa asentarse su prosperidad,
cuando termina. su obscuro 4xodo y amanece el alba de
su organizacin.

Hay un periodo mitico, de semiclarid~ad sobre la
tierra, pres no han brillado todavia el sol y la luna; lo
sellorean con su soberbia Gukup-Cakix y sus hijos Zipac-
nB y KaprakAn, de los cuales el primero qUiere reinar
solo y ser admirado y obedecido, el seguado ha fabricado
los montes y el tercero los estremece a voluntad. Con-
tra esta familia de gigantes envian los dioses celestes a
Junajup e Ixeabalanqub (el sol y la luna), quienes suce-
siivamente los vencen con su poder m8gico: a Gukup Ca-
kix lo hieren con sus cerbatanas cuando esta subido en
un arbol de nance comiendo el oloroso truto; pero no
logran apresarlo porque-lucha con Junajup y le arranca
a 6ste un brazo que 11eva a su casa com'o trofeo, anlnque
los proyectiles de Ias cerbatanas le han destrozado la
quijada. Dos viejos (que parecen personificaciones del sol
en los creptsculos matutino y vespertino), se fingen abue-
los de los j6venes Junajup e Izbalanque para introducir-
los en la mansi6n de Cakix, a quien simulan curar de los
dientes, mas se los extraen y substituyen por granos de







t, LITERATURA GUATEMLALTECA d~B

mals, derrotAndolo mAgicamente mediante ese engatio;
asl muere desposeido de su vanidosa grandeza.
Zipacn8 erraba por el bosque, cuando vi6 a 400 ma-
chachos Ilevando una viga madre para constrair so casa;
por ay.udaries ae la lleva en s61o una mano y los amedren-
ta con su fuerza. Para libr~arse del gigante traman su
muerte en el propio hoyo que 41 cava para sembrar la
viga; Zipacpd adivina el prop6sito y se pone a salvo en
una cueva lateral; luego se da por muerto cortandose las
afias y el cabello para que los zompopos los saquen a la
superficie y den a los muchachos la impresi6n de que
han triunfado; sale, sin embargo, vengador, cuando los
otros se han emborrachado de chicha, y los mata a todos
(tal la simbologa oculta en el fuego del palo volador), los
que ahora forman la constelaci6n de las Pldyades, que
los maya-quich4s nombraban Las amontonadas. Junapuj
e Ixbalanqu vencen a Zipacna, atrayendo su gula con un
cangrejo ficticio, de mgica factura, al que persigue has-
tar lo mAs hondo de una cueva; Junajup e Izbalanqu6
han socavado la montafia y alll queda preso y converti-
do en piedra Zipacna.

CappakAn Derece tambidn por la gula, al devorar
un psfaro que los entiados de los dioses celestes condi-
mentaron especialmente; se le desmayaron los brazos y
lad piernas "a c~ausa de la tierra que tenia el pajaro que
le dierpn a comer", y atado con el pescuezo junto a los
pies", es entert*ado por Junajup e Ixbalanqud, quienes
suben, cumplida su misi6n, a brillar en el cielo e ilumi-
nan la tierra desde el sol y la luna, respectivamente, mas
no ~sin vencer antes a los seres del mundo subterrAneo,
los Came.

Junajup y Gukup-Ajup eran dos seres dignos.sobre la
tierra, uno de ellos padre de Jumbatz y Junchogiien, que
representaban los genios protectores de las artes. Juga-
ban aqudllos a la pelota y su ruido enojaba a los seres
del plano Infero, quienes los retan a juego de pelota T
por artes mbgicas vencen. Pego sus cabezas cortadas se









50 DAVID VELA .

transforman en trutos (JIcaros), anombrando a libalbA
(mundo subterrAlneo). La doncela Ixquic fuB a ver al
Arbol tentada por la curiosidad, a pesar de la prohibi-
ci6n, y una de las calaveras de los AJpin le habl6, orde-
nandole que extendiese lar mano; al hacerlo, le cay6 ep
la palma la babasa del fruto y qued6 preAada. Sn pa-
dre Cuchumachic mand6 a sus servidores (los tnacr,
tecolotes), que le matasen, pero eala se salv6 por la cle-
miencia de 4stos, quienes Ilevaron, en vez del coraz6n de
la joyen, la siubstancia que boy es el pom y sahuma las
oraciones del indigena y.cuyo aroma ascendente es grato
a los dioses. Lleg6 Izquic a la casa de los Ajlup y los
animales propicios a la familia (nahuates), la ayudaron
en la prueba de que los hijos que ilevaba en el vientre
eran de la misma sangre, hermanos de Junbatz y Juncho-
gilen. Asi nacieron Junaf'up e Ixbalanqud, quienes tira-
dos entre los izcanales y las hormigas subsistieron y cre-
cieron dotados de poderes mAgicos. Convierten a sus
hermanos en monos, y luego descubren, por contarselos
la rata, cp6nde estn las pelotas de juego. Atraen la
atenci6n de los seres subterraneos y son citados-para ju-
gar en Xibalbt; sujetos alli a pruebas magicas, de todas
salen airosos; pero los Cam4 deciden spatarlog y, ana
vez quemados, sus cenizas son echadas a un rIo; en el
lecho del cauce recobran su forms y fuerza;' distrazades
de iejos bailarines y prestidigitadores, engaA.an y ma-
tan a los Cam4.
Guiados por Balam Quitz6, Balapn ALkap. Mbajueutaj
e Iqui Balam emprenden las tribus -maya-quich4s el 6zo-
do, en busea de la tierra donde les ha de amanecer; de
aquellos reciben a sus dioses: Tohil, A~guilix y Jacagitz,
quienes exigen sacrificios. Hay el intento de vencer a
los dioses, y dos doncellas, Iztaj e Ixpuch, las mAs her-
miosas entre todas, son enviadas para tentarlos con la
carne; los dioses les dan unas telas en que los cuatro
conductores han pintado signos de Aguilas, -tigres y tA-
banos y avispas (origen de las telas indigenas); al po-
adrselas los Jefes de las tribus, los animalesl pintades los









LTITERATURA GUATEMALTECA 51

muerden y arafian y pican, venci8ndolos: ast quedarn los
pneblos sometidos.
Durlante el dzodo, a cambio de la adoraci6n y el
sacrifiio, Tohil produce el fuego con el trote de sus san-
dalias y ast les brindsr ese primer element6 de civiliza-
ci6n. Despues se multiplican y dispersan las tribus, for-
mandose grandes casas o mansiones; los enatro directo-
res miticos desaDarecen, dejando su ensefianza, y co-
midnza la historia quich8, y el manuscrito se clerra con
la genealogia de los sefiores de Ias grandes famillas de
Nijalbap, Aljau Quich4 y Cagiiek.
FORMA~ T ESTILO.-El relato es emoelonante en
su sencillez, revela el culto de la naturaleza y una rica
fantasla; usa expresiones variadas, ya en4rgicas, ya pre-
cisas, ya ir6aicas y, a veces, el estilo es sublime. Damos
en seguida algunos trozos por via de ejemplo:
EL CAOS
Es esta la primera referencia:
todo estaba en suspenso, silenciso,
en calma, no habia coherencla;
*nada que equibrase so reposo.
S61o resplandecia la presencia
de Tzakol!, Bitol, Tepeu, Gucumatz,
Alomn yCajolomn, entre esa ausencia
de ruido y luz, commantas de quetzal.
No aparecik pGni la faz del suelo;
solamente existia el mar tranquilo
y las casas que estaban en el clelo;
ni una gente siquiera en el sigllo
de la nada; ni un p6jaro apto al vuelo;
nl caugejas, ni peces, ni animales;
at uni Abol, una pledra, un arroynelo;
ni hondonadas, barrnces o guatales.
S61o habia clelas; tranquilidad
de Ias aguas, y silencio del mar... (1)

(1) El autor casi no ha tenido que variar la farma para trans-
poner el verso la traducci6n literal.








52 DAVID VELA

IIermosa es sin dutda la introdccei64:

Este es el origen de la antigua verded~ y del
nombre que aqul ee 11amar quich6.
Aqul escribimos lo que ellos conservaron de
la antigua tradici6n, en su principio y origen, de
todo lo> que hidleron en el pueblo quich4, en la
lengua antigua de la gente del quich6.
Esto es, pues, lo que ellos consignaroq de
sa aparicin, de to que probablemente sueedi,
de to que contaban a sus Peacendientes sobre el
nacimiento de la lus por intervezici6h de Tzakol,
Bitol, Alom, Cafolom, etc6tera. .. (ret se dijo en
la tradici6n quich6, tal fuB lo que convaeraron
todos con el que hizo la vida clara, la verd~ad
para.

De la mensura y organizaci6n del universo, trazan-
do el sistema de planos y lyg v6rtices del espacio, dice
Imbelloni: "Su relato, que alcanza a grandes alturas de
pensamiento y de lenguaje po6tico, no puede ser ledo
sin honda enioci6n".
Grandlosas fueron su procedencia y las re-
laciones que contelifa al acabarse de formar todo
lo que hay en el delo y en la tierra, buscando
los Angalos del firmamento y midiendo lo que
hay allf, cuadrando las medidas y estableciendo
los puntos que hay en el etele y en la tierra, se-
glin tud expresado por Tzakol y Bitol, madres y
Dadres de la vida y de la existencia de los seres
animatos, de todos los que trabajan y respiran,
de los hijos dignos, de los descend~ientes por la
lengua, que tensan el coraz6n puro y limliio, de
los hijos e hijas clarividentes y civilizados, de
los que meditaban y estaban en el dielo, en la
tierra, en los lagos y en el mar.

La cread6n de la tierra es an evento sublime:









1ZrERATURA GUATEMdALTECA 5E

Era cosa sobrenatural, extrafta maravillo-
I a, c6mo fueron formAndose los montes, las cos-
tas y los valles de la tierra, al aparecer a un
tiempo mismo sobre la supertiei de ella pobla-
dos bosques de cipreses y de pinos.

Es homrica la descripd6n de la risa de los CamiB
cuando engaAasn a los AJup haci4ndolos sentarse en sillas
de piedra calentada:
Entonces se rieron los de libalbB; se mo-
rfan de risa como gentes que tavieran calambres
en el corazn; ast se relan entre ellos mismos;
hasta los huesos se les movian de tanto reIrse, a
todos los seores de libalbB.

Por 61tmo, trascribamos una Invocacibn a Dios, de
los grandes seiiores prosternados en la actitud d'e la
oraci6n:

IT, Jurakbn! iTO, corazn del dielo y de
la tierra! iT, el dador de la virtud y la fell-
cidad! TO, el dador de nuestros hijos! iVudl-
vetd hacia nosotros tray46ndonos el dIa de res-
plandor y grandeza, dando el ser y lavida a
nuestros hijos para que crezean y vivan como sos-
tehiedores y alimentadores de nuestra fe, que se-
r invocada en los caminos, en los rastrojos, en
las orillas de los rios, en los barrancos, debajo
de los Arboles y de los bejueos! Dales hifos e
hijas; no permitas que se encierre en ellos la
entermedad y que lee haga dao; no permitsa
que el enviado del inal les rodee en so presencia;
que tropiecen, que se lastimen, que seak forni-
cadores ni' sentenciad.os, que caigan cuando va-
yan caminando, ni caigan de lo alto del camino.
iQue sean sorprendidos en emboscada alguna
que les rodee, enseflAndoles el bien parar poner-
los en caminos luminosos y claramente ablertos,










d1.onde no exista nada malo ni e'l infortunio de\

los sortilegios, o de Ias preveneiones maldficas
de los espiritus perversoq)!
iProtdgelos en su bienestar, en sus senti-
mientos, como manteniedores y sostenedores de
tu fe, de tu palabra y de to presencia! iT11, co-
raz6n del ci8lo! iT1, coraz6n dela tierra! IT,
MLajestad! iTi, como representante de Tohil,
Alguilix y Jacagnitz, que Ilenan el dielo y la tie-
rra, lo edificado en 4sta y 10 oculto en el cielo,
como la tinica laE y lo 11nico que existe, como
mostrando la presencia de tu palabra ante las
tribus! iT11, Cabghil!

El manuscrito se cierra con estas palabras:1

Solamente esto queda de lo que posefan los
quich4s, porque ya no se ver8. mSs de lo que ellos
lefan en nuesti;o primer libro antiguo ya desapa-
reeide. De esta manera acab6 todo lo que ha-
bla en esta lugar quich6, Hlamado hoy Santa
Cruz.

CAPITULO IV

ANA~LES BE LOS XAHIL, O MEMORBIAL
DE TECPAN ATITLAPN

IIALLAZGO.-En el afio 1844l, el obispo Garcia Pe-
Idez -tambidn historiador guatemalteco-, encarg6 al
paile6grato Justo Gavarrete, que ordenase la biblioteca y
papeles del convento franciscano en la capital de Guate-
miala, y al realizar este traba)'o Gavarrete encontr6 por
easualidad an manuscrito en lengua cakehiqqel qu.e Hla-
m6 su atenci6n desde luego; a primera vista se adivina-
ba que habia sido atentamente leIdo por alglin francis-
cano, quien al margen de la parte que posteriormente se
ha Hlamado crgnol6gica dej6 de so paiio y letra notas








1,rrERATURB GUATEMAULTECA s

egn datos complementarios, los cuales le pareci6 impor-
tante saentar, o espont8neamente venidos a su memoria
bajo la sugestin de la- lectura.
Poco tiempo despubs (1855), venia a Guatemala el
abate Carlos Esteban Brasseur de Bourbourg, con voca-
ci6n de estudioso y cada ves mAs interesado en penetrar
Sel obscuro contenido de ia religi;6n e historia de los ma-
yaquich4s. AL poder suyo Hleg6 el mianuscrito, to tradujo,
10 Ilev6 despads consigo a Francia, donde mAs tarde iba
a ser adquirido por el etn6grato Daniel Brinton, hasta
parar en la biblioteca de~ la Universidad de Filadelfia.
BIBLIOGRAFIA.-Brasseair public6 su versi6n fran-
cesa eni 1863, aditandola con notas interpretativas, en co-
tejo con los otros manuscritoJl indigenas que le eran cono-
cidos, dndole el titulo de Memorial de Teepan ALtitlln p
speparando la parte mItica y la hist6rica o cronol6gica.
Daniel Brinton hizo despubs una versi6n inglesa inti-
tulada with a translation, notes rnd introduction>, 1885. Edward
Seller inclay6 un estudio sobre este manuscrife con el tt-
talo: <:Die chronologie der Cakehiquel-Annalen> en so obra
und A~lterthumskunde;, Berlin. La paciencia de Gavarre-
te salv6 gara nosotros el borrador del manuscrito de la
traduccin francesa de Brasseur y a su vez la verti6 al
espatiol, siendo publicada en el peridico de la Sociedad
Econ6mica, reproducida en Honduras (Sociedad de Geo-
graffa e Historia), yT aqui en George. Raynaud di6 otra versin original, procurando ce-
flirse al texto cakchiquel, con el titulo de .Anales de los
Xahil,, en su colecei6n <:Los dioses, los heroes y los hom-
bres de. la Guatemala antigua,; so obra, profusamente
anotada, tub traducida al castellano por el Abate GonzA-
lez- de*Mendoza y Miguel Angel Asturias y. publicada por
la editorial Paris-Ambi*ica; por circunstancias que no son
del case relatar, s61o un ejemplar se conserv6 de dicha
edici6n, el cual sirvi6 para la subsiguiente edici6n que
hizo en Guatemala la Tipograffa Nacional. J. Antonio










56 ~DAVID VELA

Villacorta C., siguiendo may de cerca la versi6n de Briq-
ton y la publicaci6n de Gavarrete, edit6 en 1934 el Mbemo-
rial de Teepan-AtitlAn (Anales de los Cakehiqueles), an-
teponi6ndate estudios sobre lingitaticar gnatemalteca y
notas explicativasr sobre el propio manuscrito.
CONTENIDO.--Comp6nese el documento de 96 pAgi-
nas escritas en pliegos de papel espasol, en caracteres que
se Hlamaron "de escribano", formando un enaderno al que
Brasseur de Bourbourg antepuso una portada que reza:
"Mabnuscrito Cakchiquel o sea Memorial de TeepAn-APti-
tldn (Solol). Historia del A~ntigno Reino del Cakehiquel
dicho de Guatemala Escrito en lengua cakehiquel por don
Francisco Ernantes Arana XahilA y continuado por don
Francisco Diaz Xebuta Quej."
Hanlo dividido en cuatro partes, siendo la segunda y
tercera las m8s importantes, por contener el relato de los
origenes y sucesos miticos del pueblo cakehiquel; pero se
ha vuelto us lugar comtin, sin mAs razn que la inercia
de f&ciles copistas y el desconocimiento de la lengua in-
digena, el negar todo' valor a las otras dos, que hasta la
techa no tienen una versi6n espafloia publicada, aunqlue
el presbitero Celso Narciso Teletor, asistido por an indf-
gena cakchiquel, tiene una traducci6n in8dita, a instan-
clas del autor de este libro, quien posee dicha traducci6n
y trabaja en su interpretaci6n y anotaciones para darla
a publicidad.
SUS AUTORES.-Don Fr'ancisco Hernllndez A~rana
Xahilb declara haber sido hijo de Balam, consejero del
rey Junig; so padre falleci6 en 1521 pocos a&os despqes de
haber venido a Iximch4 una embaJada de Moetezuma; in-
tormado de la llegada de los epspaioles, el relator era un
niio pero recuerda haber visto a esos "yaquis de Culu-
guackn"'; tambidn presend6 la subida at trono de los
111timos dos reyes independientes CajI-Imox y Belejej-Cat.
Francisco Diaz Xebut guef continu6 escriblendo,
decsde la muerte del anterior, y era de los grandes paeales
en Santa MarIa de la Asunci6n Solol(LL su relate cronold-
*gico avanza datos hasta el allo 1619, y en ega parte antes










LITERATURA GUATEMAL~TECA St

no traducida hay breves memorias intercaladas por otros
autores, de manera que aqudllos escribian para el pneblo,
dentro de la propensi6n de los indIgenas de Doner a salvo
sus'tradiciones.

Villacorta, observando la uniformidad de la letra en
todo el text~o del manuscrito, supone que s6lo haya Hlegado
haSta nosotros una copia sacada por algn escribano en
interds de la familia XahilA.

CONTENIDO.-La parte legendaria se inicia con la
siguiente declaraci6n: "Aqul voy a escribir unos cuantos
de los dichos de nuestros primeros padres y antecesores,
los que engendraron a los hombres de la antigliedad, an- L
tes de que las montaAass y Hlanuras de aquIt feran por
ellos ocupadas; cuando solamente moraban en ellas cone-
Jos~ y pijaros, segdn se dice: cuando ellos ocuparon estas
colinas y Ilanuras, aquellos nuestros padres y antecesores
procedentes ioh hijos mfos! de TulAn". i

En efecto, proceden del TalAn de beeidente, pues
mendionan cuatro distintas localizaelones de esta cindad
mitica, siendo una de ellas el cielo, donde soportan de-
masiadas cargas, epIprendieron el 4xodo gulados por Ga-
gagilitz y Zactecauj, siendo so orAlculo la piedra de obsi-
diana. Con alguinas diferencias coincide con el Pop'ol Buj
en la creaei6n del hombre y en el hallasgo del mals, que
dos bestias salvajes, el coyote y el coche le monte, encon-
traron en Pazil; lsa sangre de la serpiente y ddl tapir, tral-
das por el garilAn, entraron en la masa del maIz para que
Tzacol y Bitol, Alom y Cajol6n formaran a la especie hu-
mana: "Habia trece hombres y catorce muleres; habla-
ban, caminaban, tenlan sangre, tenfan carne. Se casaron
y uno tavo dos esposas, por tanto la raza se meacl6, esta
raza de la antigfiedad, segn dicen ;oh hijos nuestros!
Ellos procrearon hijas, ellos procrearon hif'os, aquellos
primeros hombres".
Crazan eL mar hacia el Oriente; derrotados por los
de Nonogualcat presiguen Pa marcha hasta IIegar a Gua-










58 DAVID VELA

temala; se encuentran con el espiritu de la floresta, Zakt
Coczol, a quien intentan matar, pero se interna en la es.
pesura y "en seguida hubo un disturbio entre los Arboles,
entre los pajaros y se movieron los Arboles y chillaron
los pdjaros. .. Y las ramas de los Arboles del bosque
murmuraban,'y los tigres y las aves se Hlamaban unos a
otros"; luchan contra los mames y pocomames; Zectacuaj
murid al querer pasar un barranco, despeAiado; luchan
contra los Ikomang; se describe el sacrificio de Tolcom,
origen de Ias fiestas del mismo nombre; buscan maJeres
y se parten el lago y las tierras circundantes con los
tzutuhiles; desenvuelven su civilizaci6n; son sometidos a
tributo por los quichs; muere Gagagiiitz y le suceden sus
hijos Cainoj y Gaibatz en el mando de las tribus, sin acor-
darse de Zactecuaj, y alli comienla el linaje de los lahi-
Id; se relata la revoluci6n contra Qulkab el jefe de los
quiches; y contintia el relato hasta la venida de don Pedro
de glvarado y la destrucci6n y sojuzgamiento de los qui-
ch6s.

La parte cronol6gica citra su era en el comienzo de la
revoluci6n contra los reyes de Izmch4, el 20 de mayo de
1493; en lo sucesivo se acumulan desordenadamente datos
de la vida civil y religiosa, se refieren milagros, el azote
de diversas epidemias, la cruel muerte de sus principa-
les, agregando hasta minimos hechos, como la Ilegada
de las primeras gallinas a Solola y el ntimero y los colo-
res de los primeros pollitos que reventaron; de paso, aun
en la tIltima parte que se crefa ser edlo un proceso judi-
cial, juzgando por el encabezamiento de an pArrato,
"Vae memoria chir6 chaoj", hay alusiones miticas, inte-
resantes datos hist6ricos y trasunto de sus supersticiones.

ESTILO.-Es sin duda menos elevado que el del
Popol Buj, pero no carece de expresiones hermosas y
ocasionalmente hay pensamientos profundos, graves sen-
toncias y sublimes invocaciones. Toda la parte mitica
bajo la influencia del espiritu religioso y arraigadamen-
to tradicionalista.










LTERATURA GUATEMALTECA 50

CAPITULO V

TITULO DE LOS SERORES DE TOTONICA~PAN
Y TITULO DE LOS SERORES DE OTZOYA

FuB escrito por Diego Reynoso, a mediados del siglo
XVI, quien advierte en la introducci6n: "Old lo que os
voy a decir, Io que-voy a declarar, Yo Diego Reynoso
Popol Vinak, hijo de Lanuh-Noh". Parece que conclay6
el manuscrito en sephiembre de 1554,. o al menos por en-
conces lo suscribieron los principales sefiores de Totoni-
cap8n, certificando la verdad del contenido: "Ahora a
28 de septiembre de 1554, firmamos este testimonio que
hemlos3 escrito ~(jayudaron con sus recuerdos a Reyno-
so?) lo que por tradici6n nos dijeron nuestros antepasa-
dos, venidos de la otra parte del mar, de Civan-TulAn. ..
firmamos nosotros los primog6nitos de Cavikib, nosotros
los descendientes de Balam-QuitzB". (1)

280 aflos despuds fu8 encontrado entre los papeles
del archivo municipal de TotonicapAn, y el jefe departa-
mental don Santiago Sol6rzano encomend6 la traduc-
ci6n al cura de Sacapaldls, presbitero Jos4 Dionisio Cho-
nay, indigena talenthso y modesto, a quien se remitt6
el texto quiche el dia 21 de agosto de 1834; era un wuaL
derno de 31 hojas en cuartille, comprendiendo 8 capitu-
los, y es una IAstIima que Chonay omitiese las siete pris


(1) He aqui los nombres Ble esos seores: Jos6 Cocoa Qicab,
Juan d'e la Rosa Qicab, Diego Garcia Chituy, Jorge Nihayib, Diego
P6rez Ahcuaumatz, Jos6 Prez (sehor Quich6), C3rist6bal Fernandez
Nihayib, Crist6bal Velasco Nimchococh Canek, Juan Lucas Antohil,
Pedro Xiquitzal Xepec, Crist6bal, escribano del cabildo.
Subrayan so testimonio los principales: "Firmamos nosotros los
principales Quich6s, los Cavikib, los Nihayib, el sefior Quich6 Antohil
y Kucumatz Chituy Quehavay.-Yo Jos6 Cordes Qicab, firmo este
documento de Qicab Mimayax.-Yo, Juan de la Rosa Qicab, firmo
este testimonio de Ahpop.-En TotonicapBn".










60 DAVID VELA

meras hojas, (1) no obstante su pretendida tidelidad:
"En esta versi6n se ha atendido en Io posible a la letra
y al orden mismo que en el original tienen lasl palabras".
Esta versin utiliz6 M. de Charencey, quien la hubo
de la colbeci6n del americanista A~. Pinart, para publi-
carla en frandsR en las actas de la Sociedad Filol6gica
(tomo XIV, paginas 109-169), anotando: "...il contient
beaucoup de renseignements intbresants sur I'histoire
ancienne du Guatdmala; lious tais connaltre, mais avec
dbtails nouveauz, une partie des dpnements dejA men-
tionnes dans le Popol-Vub. On y trouve notamment bon
nombre de renseignements geographiques, concernants A
la marche des migrations..." El texto original so ex-
travi6; Raynaud dice a prop6sito: "'SerIa..de desear que
pudiera encontrarse el texto quich6, que se supone per-
dido, del titulo de TotonicapAn. No solamente podrian
rectificarse 11tilmente ciertos pasajes de la traduct:i6n
espatiola (para el lector atento data se revela floja, a
reces trunca, europeizada; a pesar de la carencia del
texto, he podido hacer diversas rectificaciones), sino ade-
mAbs omprobar si Chonay no se dej6 Ilevar por la. cos-
tumbre de las asimilaciones cristianas al" declarar que
slen.do las siete primeras hojas reminiscencias de la Bi-
blia (atirmaci6n sospechosa), no habia para qu4 tradn-
cIrlas".
Raynand insiste en plantear esa duda: "Me extra-
fiarfa que (contrariamente a lo que dice Chonay, pero
empleando poco mAs o menos sus mismas palabras), las
piete primeras hojas del manuscrito, no traducidas por
41, no hablasen de la cread6n del mando, los prlineros
homobres,. Xquik que fu& engaEada por an .Dios die Ims,
lai posteridad de los primeros hombres, TulAn, todo esto,
por supuesto, bajo el barniz biblico que crey6 encontrar
Chonay. QuizAs me equivoque, pero el Titulo debe pare-
cerse por doquiera al Libro del Consejo" (Popol Buj).

(1) "...; pero se ha omitido la traducci6n de las siete primeras
fojas -advierte el capellAn Chonay- pars er sobre la creacl6n del
mundo, de Adan y el paraiso terrenal en que fue engafiada Eva".








11TERATURA GilATEMALTECA 6L

HIe aquf algunes pasajes cuiyo contenido aduce Raynand
en favor de so tesis sobre la similited de ambos manus-
critos:
"Los sabios, los magos, los Jefes, los gulas de tres
grandes pueblos y de otros que se agregaron, Ilamatios
los antepasados, extendiendo la vista por las cuatro par-
tes del mundo. .. Be vinieron de la otra parte del mar,
de alla de donde sale el sol, lugar Hlamado En el Ingia
de la abundancia, En el barrA~co. Paeron cuatro los
primeros gulas: Balam QuitzB, Balam-Akap, Majucotah
e Ik-Balam. .. La mu3'er del Brujo del envoltorio se
Ilash6 la de la blanca mansi6n del mar; la del Brujo
nocturno, la de la mansi6n de los colibries; la del Guar-
da-Botin, la de la mansi6n de los guarcamayos; Brujo
Lunar vino soltero. .. Los gulas de los Tam fueron
otros cuatro... Los stafas de los Iloc tambidn fueron
cuatro. .. Estas tres naciones del quich4 vinieron de
alla de donde sale el sol. .. de an mismo idioma y de
* unos mismos modales. Cuando se levantaron de allA,
En el lagar e la abundancia, de En el barranco, el pri-
mer gula fud Bruj~o del envoltorio por unanimidad de
votos:..."
MAs adelante hay una curiosa y expresi.va leyenda
(que Batres JBnreg-ui inserta equivocadamente en otro
mapuscrito), que se refiere a las relaciones del paren-
tesco, y no a la falta de la pasi6n de los celos, como dicho
escritor quiso interpretar:
"Por pluralidad de votos salieron Qocaib y QoCavib,
para recibir la confirmaci6n de su realeza, la amistad de
Naczit. Qocaib tom6 el rumbo del Este; Qocavib el del
Oeste, hacia la laguna de M4xico..."
El primero, "habiendo Ilegado ante el rostro de Pe-
drerlas-Gemas (Naezit), alla en donde sale el sol. .. Di-
Jeron, quemando el incienso, cuyo humo subi6 primera-
ioente recto en prueba de que fu8 agradable a los gran-
des Dioses, y luego se inclin6 hacia el sol, en prueba de
que~ aquellas otrendsa y aquellos votos habian Ilegado
ante el rostro' de Nacrit..."








62 DAVID VELA

Qocavib fracas6 en su empresa, deblendo retornar
ante las dificultsaes, tras haber avanzado haest la me
seta mezicana y, ya de regreso, "encontrando delepu6s
an alma d4bil, yaci Qocavib ilicitamente con su culada,
la mujer de Qocaib...". Cu4.ndo date estabIa para re-
gresar, a su ves, su hermano deefa: "Mejor serIa que
me fuese a ahorcar al camino, de donde regres8";. leg6
Qocaib, trafa preeminencias, dignidadet, afias de tigres
y de Aguilas, pieles de animales, piedras preciosas y
adornos de madera y plumas... Los jefes le acompa-
ilaron hasta su casa... vi6 la criatura, y dijo a su mu-
jer: -De quidn es este nitio, de d6nde ha venido? -Es
de tu sangre-respondi6 ella--de tu prosapla, Qe tu car-
ne, de tus huesos. -Siendo ast, lejos de repudiarlo, an-
tes lo colulard de honlores...-Y tomando Qocaib al
recein nacido, dijo: -De hoy en adelante se 11amard
Balam-Qonach4... Y asi tab el principio de la casa Co.
nach6 Yztayal".

El capitulo primero describe el viaje de las nacio-
nes quich4s y otros pueblos agregados, Hlamados Umar-
mae (posiblemente los mames), guiados por sus enatro
caudillos: Balam-Quitz4, cuya mujel era Zaka-PalunB;
Balam-Agsb, cuya majer era Tzununiht; Mahacutah,
cuya mujer era Cakizsaj; "Iq-Balam vino soltero"'; desc
cribe los sitios en que se asentaron y se multiplicaron
las tribus, su tributo a los jefes de la peregrinaci6n, por
consgguir el fuego, y del hambre que sitrieron en el ca-
mino.

El segundo, refiere lar separaci6n de los Dueblos, la
lucha que empefiaron instilmente para vencer a. los
grandes conductores. Las tribuis anmentan en el cerro
de Hacavitz-Chipal y allI los enatro progenitores " rolvieron el regalo que el anciano Naczft les di6, cuian-
do salieron de alls. del Oriente, y este regalo era lo que
les bacIa temer y respetar"; se denominan los dioses, o
nahuales; aparece la preciosar historia de las doncellas
Iztaj e Izpach contenida tambien en el Popol Buj, pero








LITERATURA GUATEM6ALTECA 63

en el Titulo de los Sefoioes de TotonicapAn son tres:
Pach, Tax y Qibatzunah (ix es prefijo para indicar el
temenizIo), hijas de los sefiores Rotzhaib, Uzab, QibajA
y Quebatzunuhb, y no van a tentar a los dioses sino a los
sacerdotes, pensando las tribus: "A8caso porque no co-
nocen? a otras mujeres son valientes y.estAn como Ilenos
de an fuego divino. Escojamos y adornemos a tres her-
mosas f6venes: si -se enamoran de ellas, sus nahuales los
aborreceran, y taltos ya de ese amparo podremos ma-
tarlos"; toda la aventura se desarrolla, por lo demAs, en
forma id4ntica.
El tercero, de los empleos, dignidades y honores; ,el
viaje de Qocaib y Qocavib para visitar al sefior de Nac-
xit; de la hazafia del primere quiet regresa trayendo los
trofeos y simbolos de las jerarqufas, y de la curiosa re~
lad6n sobre el origen de la casa Conach4-Iztayul.
El cuarto, otro viaje al Oriente y la llegada de nue-
Yas dignidades.
El quinto, la genealogia de Balam-Quitz y el refu-
glo de los nahuales en los montes: "Cuando se mostr6
la estrella que anuncia el dia, cuando comenzaron a
cantar los pajarillos y cuando sali6 el sol, ya estaban los
dioses en sus respectiyos lugares, y volviendose al astro
del dia dieron grapias". Acpden los sacerdotes y sacan-
do incienso de distinto olor dicen so plegaria: "Dos y
tres veces damos gracias a vos,, creadores de todo lo que
nos rodea, os damos gracias, porque hemos vuelto a ver
el sol y esperamos verlo otras muchas veces y alas es-
trellas y a vas, antigua patria nuestra, Talan Civan, en
dohde estAn nuestros hermanos, recibid nuestros votos".
Tambidn los grandes conductores desaparecen misterio-
samente, como en el Popol But; despubs de despedirs~e
con consejos de la tribu, dice Balam-Quitz6: "'Engendrad
hijos dignos de Ias dignidades de ahpop, ahpoD-eamh8,
galel, atzivinak.. ; haced hijos llenos de fuego y majes-
tad de que nos dot6 nuestro padre Naezit; cuidad a vues-
tras madred...". Iq-Balam muri6 soltero y losi demas
dejaron larga progenie antes del prodigio de shi despa-







64 DAVID VELA

rici6n: ". .. cuando amaneci6, ya no estaban; desapa-
recieron sin que se supiera c6mo". Este carpItalo tiene
impdrtancia para el estudio de la geogratia antigua, por
mencionar los sitios de una nueva migraci6n, uno por
ano, y contiene datos hist6ricos sobre buenos y malos
sucesos que encontraron en su 4.xodo las tribus.
El sexto, trata del casamiento de Cotuha y~ de otras
particularidades, con detalles Quie interesan a, la etno-
graffa; el s6ptimo mendiona la muerte de CotujAL y sus
conseuencias, el abandono de Ismachi, la coalici6n con-
tra Quicab-Cavizimah y la reunin de muchos pueblos.
El octavo, una nueva migraci6n.

TITULO DE LOS SERORES DE OTEOYA

Con motivo de un litigio de tierras, a mediados del
siglo pasado, se present6 al juzgado de TotonicapAn un
curioso documento escrito en quich6, denominado <:TI-
TULO DE LOS ANTIGUOS NUESTROS ANTEPASADOS,
LOS QUE GANARON ESTALS TIERRA~S I)E OTZ~OYAP
ANTES DE QUE VINIERA LA~ FE DE JESUORISTO EN-
TRE ELLOS, EN EL ALRO DE MIL Y TRE~SCIENTOB,.
La traducci6n de ese texto indigena fue publibada en: el
peri6dico de la Sociedad Econ6mica en 1867; el original
qued6 depositado en el propio judgado, mas parece que
desapareef6 posteriormente,~ no encontrandose allI a'Ia.
fecha.
Dicho Titulo se refiere al seiorio de la casa Ixcuin-
N;ihaib sobre el territorio de OtzoyB, que comprendia 81l
parecer parte de Soconusco, los te~renos elevados de 9sn
Marcos, Ostancalco y Quesaltenango, parte deI ralle de
TotonicapBn, serranfas de IztlahuacAn y algo de las Hla-
nuras de luchiltepques.
Habla de las conquistas de los cai:iq'ues Quebee gr
Nihaib, quienes trajeron mgs de cien pueblos y conquis-
taron todas esas tierras en el aio 1300. Sigiti6 otra con-
quista, la de Quicab, quien sbmeti6 a otras poblaciones e
impuso tributo a los caciques; siendo' continuado so es.









LTERATURA GUATEMALTECA 65

tuerzo guerrerd y politico por M~ajueutaj. Concluye con
un relato de la venida de los espatholes y de la forma como
se prepararon los indios para luchar contra don Pedra de
Alvarado, ast como las principales acciones de armas de
la conquista.
Es interesante la lycha entre Tunatish y Tectin-Unian,
como la versi6n mAs antigua de la leyenda del quetzal:
'.. Y luego el capitan Tectin alz6 el vuelo, pues venia
hecho Aguila, 11eno de plumas, que venla desde su pueblo
asI, y trala alas y plumas por todo su cuerpo, y tambidn
trafa tres coronas en una: la nna era d~e oro, la otra de
plata, y la otra de perlas, de diamantes y de esmeraldas.
El enal capitan venia de intento a matar al Tunatish don
Pedro, que venIa a caballo, y por darle la muerte al di-
cho Tunatiuh, le di6 al caballo y le quit6 la cabeza con
una lapza. No era lanza de hierro sino de espejuelos (y
todo esto que hacia era por magia) y como vi6 el capitan
Tee11n que no habia muerto el Adelantado, sino six ca-
ballo, alz6 vuelo por segunda ves para arriba, para des
do alla venir oon la mayor fuerza a matarlo, a donde el ;
Adelantado lo aguard6 con su lanza y lo atraves6 de me-
dio a medio y mat6 al capitln Teclin, a donde acadieron
dos perros. No tenlazt pelos, sino que eran pelones, le
echaron garra estos perros a este dicho indio para hacer-
to qedazos y como iri6 el Adelantado esto, que era-may.
galAn este capitan indio, y como trafa tres coronas de
oro, plata, diamantes y esnieraldas y perlas, Ileg6 a qui-
tA~rselo y defenderlo de los perros, y lo estur~o mirando
maiy despacio, y estaba lleno de plumas de Quetzal may
lucidas, por esto le qued6 el nombre a este pueblo Que-
zaltenango, porque aqul en este sitio sucedi6 la muerte
de este capit&n Teclin. ."
El: relato de la muerte de Teclin, con los mismos de-
talles sobre sus poderes mAgicos, ast como la identidad
de so na;hual, se contiene en otros manuscritos indigenas,
seglin Fuentes y GuzmAn, y "parece que el nombre de
este princip~e era Teclin-UmAn, y los apellidos Tanub, y
Zequechal". En el manuscrito de don Francisco Garcia








1 6 DAVID VELA

SCalel Tzumpam, se dice que vol6 conVqrtido en Aguila
o en quetzal, como acostumbraba hacerlo, pero fud a su
vez hlerido por la lanza de Tnnatish y cay6 entre sus plu-
mas, con gran rabia de sus soldados, quienes batallaron
para vengarlo y, al decir de Fuentes y Guzmgn, "asom-
braron al sol con vara, tiecha Jr pledras por grande iato
de refidisimo combate".

CAPImTUO VI

OTROS MANUSCRITOS INDIGENAS

Hemos mendionado antee otros manuscritos indige-
nas, salvados en parte del olvido por la curiosidad y sen-
tido hist6rico de Fuentes y GuzmAn (y Iastima que su
afn de originalidad le impidiese transcribirlos Integra-
mente, a la manera como lo hizo con el Popol Buj el Pa-
dre Xim6nez), quien lamenta la destrucci6n o extravio de
algunos de esos documentos, mas nunca pens6 en que an
los que 41 coleccionara estaban Hlamados a tan pronta
extinci6in. De todos modos, es seguro que de ellos tom6
sus p>rincipales noticias sobre la vida social de los nati-
vos, sus creencias religiosas, ideas mitican y esbozos his-.
t6ricos. AI respecto declara: "Asi ni mAls ni. menos, nos
sucede alguna confusi6n, y obscuridad, con los manuscri-
tos de estas gentes, en aue aclarando en algunas partes
los nombres, y sucesidn de sus seSlores, despuds en parte
separados y divididos hacen memoria, y recordaci6n de
otros. y siendo estos autores de manuscritos de aq:uella
prosapla real (se refiere a Torres Macario y Garcia Ca-
lel) los debemon creer en esta parte, acerca de otras per-
sonas reales del gran Quich6 que nos se2lalan". En cuan-
to a la abundancia de tales documentos en todas las re-
gliones del reino de Guatemala, y a su concordancia en-
tre sl y fidelidad comprobable en los libros apuntados de
Cabildo, declara tambidn el autor de la ridas: ". ..y escribiremos lo que los libros apuntsdos de
Cabildo nos aseguran, y los manuscritos de los indios, que









LITERATULRA GUATEMALTECA 67

no hay embezaa de partido sin eHoas, tambidn comp>rueban
muy fieles todos, en to que toca a nuiestros espaaoles emo-
pleos, y muy curiosos algunos en las cosas materiales de
la ancianidad indiana de aquellos tiempos, como podrs
advertirse en las armas ofensivas que usabgn y hoy se
ven estampadas en algunos de estos manuscritos antiguop,
de donde me pareci6 copiar estas pocas ast como en su
estampa original (El Ms. Titulo Punon-Chitabal) se ha-
Ilan". MBs adelanth dice: "...Como parece por la anti-
gua tradici6n de sus manuscritos que conservan y guar-
dan en nuestras letras, ya que hemos de estar pr`ecisa-
mente sin despreciar ~del todo sus noticias, y mAs cuando
no tenemos otrass satoridades que nos gnfen con mayor
certeza a la clencia y noticia de sus antigtiedades". Cuan-
do describe, en fin, las muindsc de Utatldn (hor Santa Cruz
del Quich4), agrega: "...dicha fuB el encontrar con un
papel de aquellos que, escapandose del fuego, reservaron
los indios para si, escripto y delineado, aunque en so es-
tilo con harta distinci6n y claridad, el ao seglin dice su
escriptor (Juan de Torres Calel Cacoh atzijvinak) de
1579, para poder- hacer modelo de real palacio de los se-
Slores del Quich6, que ya cuando lo pude registrar por el
a8o de 1672, eran decr4pitos vestigios.-.."
El cronista fraf Francisco Vgsquez, obtuvo de Mbartin'
de Le6n Cardona un manuscrito interesante, enyo autor
fuera don Francisco G6mez, primer ahdib quich4, intitu-
lado en la primera hoja con la siguiente iniscripci6n: "'Yo
Don Francisco G6mez, primer ALhzib Quich6, t;qut en este
papel escribo la venida de nuestros padres y abuelos de
alla de la otz'a parte del mar en donde sale el sol".
Despubs de unas superficiales alusiones bIblicas (tan
mal adaptadas que denuhcian su intenci6n mim4tica), Bn-
tra en coincidencia franca con la verdad antigua de todos
dos demAs manuscritos: Cuatro son las Casas principales;
Copichoch, Cochoslam, Maquinal6, Ahcanail; cuatro sus
gulas: Inr, Xbit, Xpach, Xtaj; NimA-Quich6 el mAIs grall-
de de los Tanub, a quienes stribuye la fundaci6n de la
cindad de Tula, antes con el nombre de Las Siete Cuevas








gg 1 DAVID VELA

(Vukup-tzigun); salieron de Tula- (causa mily digna ;le
tomarse en cuenta por los investigadores) por haber per-
dido la semilla del maiz, del cual volvieron a encontrar
en el sitio 11amnado Pambilil tres pies, de cuyo fruto vol-
vieron a sembrar, multiplickndose de siembra en siembra.
Adoraron al lucero de la mailana (Nimachumil: estrella
grande), porque estaba presente cuando se organizaron
"al reIr del alba" nombrandoles cabezas (de. calpul) o
jefes (idea del alba que seikorea a los mayas); menciona
a los eitgtro primeros progenitores del Popol Buj: Balam-
Quitz6r, Balam-A~cap, Mahuentaj e Ik-Balam, sunque los
hace sucederse en el gobierno; a 6s'tos les di6 un territo-
rio extendido y gentes felices el sefior Hunapuh, quien
di6 fin a las guerras del quich6 por el derecho a la lagu-
na; adoraban a la abuela coman, Atit, que vivi6 m8s de
400 afos; por 111simo, detalla la guerra del robo de las
princesas.
Con el anterior manuscrito tiene coincidencias y aun
identidades el de don Francisco Garcia Calel Tzumpam.
Fuentes y GuzmAn dice: "En el discurso que vamos a for-
mar, para mis bien establecer el origen de esta naci6n,
Iios habremos de rozar alguna vez con la pron~unciaci6n,
y el desaseo del estilo, y t6tmino de la escritura de los
propios indios; porque en distintos manuscritos de los ci-
tados, se halla la propia noticiar, y tradici6n de la certeza
de su linaje, que es enaderno de los calpules o famillas
nobles del pueblo de santa Catarina Ixtahuacn, escripto
en 20 y 8 fojas, por un escique dellos, don Francisco Gar-
cla Calel Tzumpam, quien dice en el ingreso y en el prin-
cipio de so relaci6n, que siendo los primerds que -apren-
dieron la inteligencia de nuestras letras por -el mandato
del reverendo obispo don Francisco Marroquin, escribe
aquella breve relaci6n de sus mayores, y que le da prin-
cipio su obediencia a 9 de diciembre de 1561 afios".
Prosigue Fuentes y GuzmAn: "Mas no distando este
escripto de los otros de su naci6n, aun parece que ade-
lanta las noticias, antes que las esteriliza, y atentia, porque
asienta que son de los israelitas, diciendo ser de la naei6n





e:

LrrERATURA GUATEMdALTECA 69

de Ahizrael, que estuvieron cautivos muchos aios hasta
que el gran profeta Mloziven los libert6 por mandato de
Dios de la mano terrible de Itzel abau Paraon, que aue-
na tanto como decir: et mal rey Pharaon; y que hablendo
edificado un gran Coxtun (que es castillo), de la otra par-
te del agua, 11egando al primer sitio de aqueste inmenso
sefiorio, de la que es toda esta Nueva EspaAa, y al apan-
tado sitio Hlaman Vukuj-Tziguam, que es lo mismo que
haber 11egado a~las Siete cindades fundadas en barrancas,
que antes de su Ilegada eran Siete Cuevas que les servian
de albergue, y que de alli se eneaminaron a estas partes
con una prolifa y larga peregrinaci6n, 11ena de gran tra-
bajo, y aflicci6n, gran desnudez, desabrigo total, hambre
rabiosa y general, que obligandoles a alimentarse de ral-
ces y de hojas y hierbas no saludables, tambidn acometta
su necesidad a los gusanos e inmundicias de escarabajos,
ronrones, visti4ndose de cortezas de palma, hojas, y algu-
nas pieles de venado de los que acaso por gran dicha ma-
taban con sus ifechas, de que entermando los msAs murie-
ron muchos; sucediendo esas miserias y esDantosos traba-
jos a aquel pueblo, por haber perdido la semilla del grano
del maiz, que hablan hallado en TulAn, como gratio, y pan
propio, y natural de. la tierra, creado en estas regiones
como el trigo de la' Europa por el poder, y sabiduria de
Dioses; pero el escritor cacique Tzumpan, dice que des-
p>ubs de aquellas calamidades volvieron a encontrar pe-
regrinando tres pies de maiz en el lugar de Pambilil, de
cuyo fruto volvieron a sembrar, multiplicandose de siem-
bra en siembra, hasta el siglo presente: mas desde que
Tanub, saliendo con so pueblo de la ciudad de Tula, hacia
esta parte .de Guatemala, Ilegando a un monte alto que
Ilamaron Mamax (iserA Izamchi?), los dividi6 en nume-
rosas troPas al refr del alba, nombrAindoles cabezas a tan
considerables escuadras (engaiiados del demonio que los
trala prevaricados y.envueltos en errores), en memoria de
este hecho de su sefior el rey Tanub, adoraron el lucero
que se Ilama NimA-Chumil, qye suena lo mismio que estre-
11a grantle, porque rayaba al tiempo que esto se ejercita-







70 DAVID VELA

ba en el campo, y desta suerte Ilegaron tambidn a adorar
a las piedras, radas, y silvestres; po# ocasi6n y con motive
de que casado Capichoch que fu el augur, o cacique que
domin6 a estas gentes, despu4s de'Tanub,.vivi6 su majer
Atit, un zontle de ailos, que son 4~00, y que por esta me-
moria, y su atenei6n, les dieron adoraci6n 'alas pledras,
Hlamandolas Atit, y otreciendoles sacrificios de leila, r
raja, porque 4ste era el fendo, y el tributo anual que le
pagaban a aquella abuela comn de todas las gentes, co-
mo ellas la IIamaron, por ser ya casi innumerable su des-
cendencia, y el tributario a lefia y la raja, era porque
con ella se calentaba a la lumbre".
El mismo escritor indigena dice "que desde el rel-
hado de Hunapub, que terminaron las guerras en los con-
fines del quich4 per derecho de la laguna, se did este rey
a la grandeza y seiiorlo, y al conocimiento de las estrellas,
y que entre los beneficios, y los alivios, que hizo a su pue-
blo estd principe, fueron dos muy estimables en aquel
tiempo, y para memoria futura, de la. perpetuidad de su
nombre; porque descubri6 el beneficio del cacao, y el uso
del algod6n, y que desde su reinado empezaron a usar to
uno y lo otro".
Con las anteriores transcripciones, sobra para tener
idlea de la congruencia que, en Gltimo t4rmino al menos,
se encuentra entre todos los manuscritos indigenas al co-
tejarlos, sefial de su autenticidad, por haberse escrito Jr
traducidbo por distintos autores, en diterentes 4pocas; pero
aun. creemos conveniente fifoirnos en coincidencias de mbs
de dos manuscritos sobre an mismo hecho hist6rico, de
to que tambi4n se halla ejemplo en la .Recordaci6n Flo-
rida,:
Cuando habla Fuentes y GuzmAn de la conquista de
la zona oriental de lo que es hoy repblica de Guatema-
la, Esquipulas y Copn especialmente, cuyos sefiores hi-
cieron alianza para resistir a.los espatholes, funda un mis-
mo relato y aun datos especificos, en citas de varios ma-
nuscritos, a saber: manuscrito piPil, folio 13; manuscrito









LITERATU~RA GUATEMYALTECA 71

cakehiquel, folios* 9 y 17; Titalo APruchilabl; manuscrito
quich4, folio 7; Tituld A~hpop-Queham.
Otl% de los manuscritos al que da mucha importancia
F'uentes y GuzmAn, es el que escribi6 don Juan Torres Ma-
cario; pues bien, date coincide con don Francisco Garcia
Calel Tzumpam, y ambos con don Juan G6mes A~hzib, al
referir detalles de la legendaria guerra por el robo de las
doncellas hxunsochil y ExelipuA, atraidas por el seflor de
los tzutuhiles y su segundo Y1ocab, quienes las conduje-
rom y guardaron en la cana de Atziqqinahay, determinan-
do luenga rivalidad entre quich4s y tzutuhiles.

CAlPIUL~O VII

DANZAS Y PRIMCERAS MANIFESTACIONES
DRA~MATICAS DE LOS INDIGENAS

Arte plAstico animado se Hlam6 a la danza, y acaso
sea su mejor definici6n; se considera la forma primitiva
de la expresi6n artistica y, si nio es la primera, al menos
no falta en los pueblos primitivos, segan Io prueban las
investigaciones etnol6gicas.
Es caracteristica.de! la danza, el orden ritmico de los
miovimientos, e indnidablemente hay un goce esttico en el
danzarin, tanto come en el pblio que observa sus evo-
luciones; el primero siente la danza y el segundo la ve,
mas todo el grupo acaba por fundirse en una sola emoci6n;
segn Ernesto Grosse (.Los Comienzos del Artps), "nin-
gin ar e desempefia un papel prActico y civilizador tan
elevado como la danza", pues le atribuye una fuerza " cializante", centralizando al grapo para una ordenada co-
laboraci6n de todos sus elementos, en la forma como lo
necesita cualquier cultura superior.
Respecto a los mayaquiches, Fuentes y GuzmAn dice:
"No careciendo estas repblicas de indios de gobierno po-
litico, como ya hemos visto en lo que toca a la disposicl6n
de sus leyes y ordenanzas, tambi4n entraba en esta orden,
pertenectente a su buen gobierno, lia diil divertimiento 1








72 DAVID VEhA

regocijo ptiblico de sus cindades- y pueblos, con ~dias y
sitios determinados y sefialados parg ello"'.
Como en easi la totalidad de los pueblos pritaitivos,
elltre los mayaquich4s se cultiv6 la danza, en sus dos prin-
cipales formas: la mimics, que se traduce en imitaciones
ritmicas de actitudes y movimientos de hombres y ani-
males, en la que hay el germen del drima, y la gimns-
ties, de naturaleza en may poco diterente a la anterior
pero cuyo elemento esencial es la coreograffa.
Hay la tendencia de interpretar invariablemente co-
mio religioso el contenido de las danzas indIgen~as, mas
aunque no faltan, mis bien abundan Ias danzas religiosas,
inclusive las que valen come reminiscencias de` lejanas
tradiciones u objetivaci6n de sus mitos, otros tentan solo
un fin est6tico y su contenido'debe estimarse puramente
social, para divertimiento y regocijo pliblicos, como` may
bien observara Fuentes y Guzm&n.
Ya en el Popol Buj, la mis aut4ntica y antigua fuen-
te de informaci6n para la etnograffa guatemalteca, se ha-
bla a menudo de las danzas y hasta se Ias menciona por
sus nombres, conocidos pilblicamente, am4n de presentar
evidencia de so valor esoterico o contenido mftico.
Llama desde luego la stenci6n que los espiritus pro-
tectores de Ias artes, m11sicos y eantores ellos mismos,
Junmbatz y Junchogiien, hijos de uno de los Ajup, encar-
nen en dos simios, el animal imitaalor y por eso mismo
mimico por excelencia. Cuando aus hermanos los Ilaman
para complacer a la abuela Ixmucan, vienen danzando y
gesticulatfdo del bosque, y la anciana no puede contener
la risa tres veces -es evidente el sentido de lo c6tnico en
este pasaje del manuscrito de Chichicastenango-, al ob-
servar sus visajes y contorsiones; por tIltimo, es al son
de un pito, como se Ilama-a los danzarines en escena, o
silbando al menos, como los dos monos sabios son traidos.
Junaiup e Ixbalanqu4 --el sol y la luna-, se dis-
frazan en Xibalb de danzarines y prestigftadores profe-
sionales, para engafasr a los sellores de la mansi6n sub-
terrgnea, ocultando ast su verdadera identidad y mante-








LITERATURA GUATEMIAL'IECA 73.

ner ocnlto el prodigio de su resurrecei6n. Bailan la danza
del venado (mazat) y la del mono (jrunajup*oy), ambas
mimicas, y la danza de los viejos mendigos (chitic), y eje-
cutan diversas suertes para soiaz del pueblo de Xibalbt.
Itaynaud directamente opina: "El sejo,, quie contiene pasajes evidentemente antiguos y pre-
senta numerosos viestigios de antignas poesias salinodiadas
o cantadas' (a veces con bailables), denota como tantos
otros documentos de Am4rica Media, un empleo may tre-
cuente (llevado al abuso en algunos textos -tal piensa
del Rabinal-Achi--), del paralelismo, balance, no s61o de
las ideas y de las frases o miembros de frase, sino tam-
bidn de los nombres propios". .. Elemento- que segOn
Grosse inicia la poesia, desprendidndola de la danza.
ResPecto a lou bailes mAg~ico-religiosos, acompafindos
de canto y de msica, de que ya hay vestigios en el Popol
Buj, traduce: danzas del Buho (pubuy); de la comadreja
(cux); del armadillo (iboy); del ciempids (xtzol); de los
zancosi (chitic). Todo es conjunto de danzas y otras suer-
tes, un verdadero espectculo representan los dioses celes-
tes, su magia para ocultar su presencia a los seilores de
libalbA es el principio del vencimiento de 6stos, tal el
s:ignificado de la mAscara, que no s6lo caracteriza, sino
permite. distrazarsec disimular la personalidad real del
bsilarin. Damos algunos exrtractos en los cuales se evi-
dencia la familiaridad de los antiguos con variadas dan-
s as y suertes, ast como el valor de espectaculo pblico que
tuvieran, apatte de su contentdo mitico-religioso:
"...Los libalbA asistian (al espect8culo), de todo lo
que ellos hadlan... AL1 dIa siguiente se mostraron dos po-
bres, de lastimosos rostros, de lastimoso aspecto; unos la-
muentables vestidos eran sus trajes; sfn adorno sus ros-
.tros... Hicieron poco, pero danzaron el (baile del) Buho,
danzgron (el baile de) la comadreJa, (de) el armadillo,
danzaron el baile (de) el ciempids y (de) los zancos. Ha-
clan muchas maravillas. Quemaban las casas como si
realmente hubleran ardido. .. En seguida el relato de
sus danzas 11eg6 a las orejas de los jetes... iEsos dos









74 DAVID VELA

pobres son verdaderamente tan divertidos. Verd~adera-
mente bello es Io que danzan y todo lo que hacen.... May
bien. Hacednos admiraroS; lo que querAis; os dat*emos
vuestro pago... Cuando ellos comenzaron sus.cantos, sus
danzas, todos los (de) XibalbB. vinieron a extenderse pa-
ra asistir a todo... Todos los jefes estaban maravillados,
se regoeijaban mucho de la danza... quienes 10 sentran
como si hubiesen'danzado ellos mismos..."
Tambidn propone Raynaud, la posibilidad de que
haya exiStido una divinidad Xa -bailar;fn- o, siempre
dentro de los cakchiqueles, que toda una familia -zahil-
heredase las funciones en el consejo, y fuesen danzarines.
.EIi el memorial de TeepAn-Atitlan hallame>s coinci-
dentes referencias sobre un InMemorial cultivo del arte
de la danza. Cuando los eakehiqueles alcanzan la regi6n
habitada por los pokomamnes (parrafo 26 de la edici6n
Villacorta), "encontraron a todos' los stibditos de los Po-
komames, que bailaban su danza, pero sin' vehados, sin
p&jaros, sin tramperos y sin redes"; y su inensajero Zak-
bin exclama: "Ahora los veo. Esto es en realidad ad-
mirable, es una danza admirable la que bailan, hay mu-
, hos bajo los Arboles." Sn ancestro divinizado: CGkga-
gilitz, conductor del pueblo en 4xpdo, domina al fuego de
la montaila Ilamada Gagranul, y al retornar victorioso
les dice: "Cuando el coraz6n de la montafia se abre, el
fuego se separa de la piedra, aun de la pledra Hasmada
Zakehog", y el transcriptor iniciado comenta: "No es la
p>iedra verde, y hay otras trece con ella, y de aht, viene
la danza llamada del coraz6n de la montaAa de Glagxa-
nul; dicen que esa danza era violenta -bailada con fre-
nesf-, con muchos danzadores y se agregaban continua-.
mnente con bullicid".
En Cakbatzulti, Gagagiiitz vence y hace prisionero
al poderoso Toleom. "hif'o de lodo que tiemblar", a quien
Luego sacrifican, como a un San SebastiAn, ataviado con
dus mejores galas, con los brazos en cruz atado a un Ar-
bol sobre el lomo de una colina; "t'od~os los guerreros
empezaron una danza, mientras Toleom empezaba so









LITERATURA GUATEMALTECA 75

Antico", pero las flechas de aquellos no lo alcanzaban,
htasta que extendi6 a so vez el arco Gagagiiitz y lo tras-
pas6 con su flecha, ya despubs todos alcanzaron, tirando
de cerca y de lejos, hasta que un rio de sangre corri6 al
pie del Arbol. De aquI naci6 la iesta 11amada del
Uchum, celebrada cada afio y en la que participaban to-
dos los del pueblo sin distinci6n de categorias, como re-
mate de una orgia de comidas y bebidas: era una verda-
dera representaci6n para perpetuar la memoria del trian-
fo de los Zotzil-Tukuch4s, y el empleo de un maniqul
como remedo de Tolcom, y la numerosa danza, y la re-
producci6n del canto del sacriticado, debieron. de darle
un gran valor coreografico y una naturaleza intensa-
mente dram&tica a dicha farsa, la cual describe ast Fran-
cisco Hernindez Aranda XahilB: "Per el. sacrificio de
so muerte se establci6 la. fiesta del Ucham, que se ce-
lebraba cada afio, y on ella, eran iguales todos, se comla
y bebla y se mataba a los niAos, disparandoles flechas,
adornadas las cabezas con flores grandes, lo mismd: que~
a un remedo de Toleom, segn dijeron nuestros padres
en la antigiledad".
Fuentes y Guzman hace referencia a ceremonias
religiosas del paganismg indigena del territorio de Gua-
temala: "...eran e] `citados, dezun modo; porque cami-
nando con mucha msica de flautas melanelicas, ataba-
les, pitos y caracoles, ~que hacian en tal compos;ei6n estos
instrumentos una mdsica m8s aina que molesta que ar-
muoniosa, y Ilegando al sacriticadero, danzaban en torno,
como hoy danzan los de los teponaguastes, cantando,
eD desentonada y triste voz, las cosas memorables de su
naci6n y bechos mis heroicos y acreditados de sus mayo-
res, y el culto que 4stos habian dado a sus torpes y men-
tidas deidades. Vestianse y adornabanse para esto, de
miantas matizadas y ricas, y de varias plumas, y de mu-
ches sartales de chalchigoils."~
Tambien tomamos del mismo cronista los siguien-
tes detailes de la fiesta y danza del Palo Volador -que
hasta la techa se celebra entre los mayaquich4 -, y fud








*16 DlAVID VELA

ut espectaculo que atrajo grandes masas a divertirse;
so antigiiedad se colige de hallarse en el Popol Buj la
explicaci6n de su contenido esot4rico, siendo fcil esta-
blecer la correlaci6n entre la muerte de los 400 mucha-
chos a manos de Zipacn8 y el culto a las 114yades y la
superviviente costumbre de la fiesta del Palo Volador.
Luego de describir el mecanismo, Fuentes y- Guzman
refiere:
"Los principales papeles de esta fiesta son los cua-
tro indios que han de volar; y otros cuatro, que como
criados suyos se acomodan en las cuatro puntas del bas-
tidor, son los que atan y aseguran las maromas a los que
vuelan, y otro que recoge al tornillo las maromas, sin
que se pise ni muerda la una a la otra... y 11aman el
m>ico; y~ en tal figra de mono se viste y adorna para la
representaci6n de la danza y flesta. Vistense los vola-
dores con mucha pompa y gala may extremada, con re-
presentaci6n de pgjaros en alas de plumas ricas y m8s-'
caras. representativas de las aves a quienes imitan, mu-
chos chalchigiiis, monedas y cascabeles con syacastles
sonoros y ruidosos en las manos. Los~ otros cuatro cria-
dos o sirvientes tambidn se viaten y a.dornan de mucha
y costosa gala de vestidos ricos de colores, de las telas
de terciopelo, damasco y lana (esto ya en tiempo de la
Colonia), con muchas diversas plumas q bandas de colo-
res varios. y muchos cascabeles por brataletes y ajoreas.
"Vienen 6stos con otra mucha tropa de danzantes a
la plaza donde es la fiesta yr el pliblico teatro de aquella
representaci6n testiva, da'nzando al son del teponaguas-
01e y otros instrumentos de flantas y caracoles; y con
este aparato y~ comps de m11sica asientan el sitio y lu-
gar de la m11sica, apartado del ,Volador algiZn tr echo, de
donde al son de estos instrumentos van saliendo los que
hian de rppresentar aquel espectAculo, a la verdad digno
de verse; y el primero que trepa a el Volador es el que
representa el mico con, raras y sobremanera ridiculas fi-
gurerlas, hasta acomodarse sobre el tornillo, donde estB
entretenido en acomodar las maramas.









LTERATURA GUATEMlALTECA "ff

"Lniego tras 4ste van saliendo los indios que han ~de
volar, cada uno eon su criado, y se aderezan y caminan
para el Volador, sublendo por delante el criado de cada
uno a acomodarse en el bastidor, y mientras van subien-
do van ejercitando algunas ligerezas y movimientos de
la danza; ya alli, mientras los aseguran y prenden de
aquellas gruesas maromas, estAn danzando con sumai
destreza en lo estrecho y ceilido desaquellas escalerillas
por donde suben a lo eminente y empinado de aquel ma-
dero, y luego que estan afianzados y bien atados, todos
a un mismo instante se desprenden y sueltan de la esca-
lera al aire, y cuantas mA~s viueltas dan en el torno y cir-
cunferencia del madero, tanto ms abre y se extiende la
circunferencia del vuelo; en cuyo t4rmino~ vienen ha-
clendo y ejercitando movimientos may diestros y acom-
pasados: no siendo menos reparable este vuelo que el de
ver que, estando dstos que vuelan a la mitad de su cami-
no, los criados que han estado en el bastidor, tambien
danzando repetidas vueltas como ellos, se lanzan a un
mismo instante, con gran presteza y ligerIsimo impulso
a t coger la maroma de la persona que vuela y es la de a
quien sirve, y por ella va descendiendo y resbalando con
gran comps, destreza y tiento de no chocar con el que
va atado a la extremidad de la cuerda; y haciend'c tam-
bidn may acompasados y excelentes movimientos, pero
mayores los que vuelan y van abajo, por Ileva'r las ma-
nos y los pies libres, respecto a que los otros se sostienen
y afirman con los pies en la maroma; y unas veces con
una mano y otras con otra. y de esta suerte Ilegan al
mismo tiempo al suelo". Nuestro poeta Landivar canta
la2 hazatia del Palo Volador eq su <:Rusticatio Mexicana>.
De la importancia de las danzas y representaciones
coreograficas de los indigenas, habla elocuentemehte
una real orden citada por Herrera, previniendo "a todos
los que tuvieraln indios por pajes, que los enseilasen a
leer y escribir, y que no se les impidiese hacer sus areltos
y fuegos, ast en los dias de flesta como en los otros, si
no fuese de impedimento para sus trabajos".








78 DAVID VELA

Tomas Gage, viajero que observ6 las costumbres del
Dais, describe la danza Hlamada del Toncontin, de cuya
Importancia dan idea los simples preparativos, a saber:
"Dos o tres meses antes de la fiesta se retnen los indios
todas las noches para prepararse a las dantas acostum-
bradas en aquellos dias, y en estas asambleas beben gran
cantidad de chocolate y chicha. Hay una casa ordenada
expresamente para cada manera de danza, donde est un
maestro que va a enseAasr a los otros, a fin de que la
sepan perfectamente, antes que Ilegue el dia de -la fies-
ta del santo. En todo aquel tiempo no se oye otra cosa,
todas las noches, mAs.que gentes que cantan, que alillan,
que dan golpes sobre conchas y que tocan fagotes y flau-
tas. Mas cuando Ilega la flesta, por espacio de ocho dias,
se les ve bailar en pliblico y poner en practica todo lo
que han aprendido, enlos tres meses, en aquellas casas.
"Aquel dia se Visten muy bien do seda y tela fina
con una gran cantidad de listones y plumas, seglin la na-
turaleza de la danza, que ellos comienzan en la iglesia,
delante de la imagen del santo patrono del pueblo, o
bien en el- cementerio, Y durante la octava, van a ballar
de casa en casa donde les dan dle beber chocolate, chicha
o cualquier otro brebaje.
"Bailan al menos treinta o cuarenta, seglin la po-
blaci6n de la localidad, may adornados, al son del
tepaniabab, hecho de an tronco de Arbol ahuecado, de
sonido sordo y pesado, mias al que saca el ejecutante (to-
cador de tun), diversos tonos, con los cuales indica los
movimientos de los danzarines, o los acuerda en el can-
tar o en alzar la voz".
Varios cronistas e historiadores, entre ellos Fuentes
y Guzman y Garcia PelAez, describen. In fiesta del Vol-
c8n, otra representaci6n indigena, a pesar de haber sido
concebida despubs de la conquista y rememorar, precisa-
mente, la rebeli6n de los eaciques Sinacan y Xekekul, en
1526, quienes~ fueron vencidos y apresados. Se trata de
una representacide dramAtica formal, con lojo de coreo-
g.raffa, como twvo obasi6n ide verla Fuentes y Guzm&.n:









LITERATURA GUATEM6ALTECA 79

"DespuBs de~ datos -(guerreros desnudos y pintados), se
siguen myichos diversos y inc6gnitos instrumentos y trom-
petas varias, que ordenan una confusi6n agradable, y a
Astos sighen muchas danzas.distintas, bien ordenadas y
vistosas por la diversidad y costo de sus galas, y muchos
matices y cambiantes de lucidas plumas. A tods esta
precedencia de autoridad testiva se sigue otra danza ma-
yor en' el ntimero de los dansantes y riquezas y costo de
sus galas, porque esta tiltima viene con representaci6n y
aparato de mucha autoridad y grandeza, que se compo-
ne de los indios mas principales y ricos". (PodrIa ser
que alglin.espaflol inspirase esta obra para luchar contra
las danzas propiarmente indigenas, pero la adaptaci6n
contiene el genio y los buenos estilos de la raza).
Seria prolija la descripei6n de esta fiesta, bast&ndo-
nos con asentar que ponian los indios gran empefio en la
decoraci6n de la escena, construyendo slida estructura
de madera para simular el volc8n, luego recubierto de
diversas plantas y flores, y adornado con pAlaros, otras
aves y animales salvajes cazados exproteso para ese
objeto, inclusive clervos, coches de monte y dantas, acon-
dicionados en grutas. Durante la noche anterior a la re-
presentacin hadlan soqar sus instrumentos: "hadtendo
entretenida y armoeiona consonancia tanta variedad de
mf1sicas de divereas trompetas, flantas, caracoles y chi-
rimias, tambores y coachas". Llegado el dia, !os princi-
pales y sus numerosos comparsas muy bien caracteriza-
dos, simulaban la guerra entre quich4s y espafioles y
tlazcaltecas: "Luego que se han introducido en esta
grande y majestuosa plaza -la de Antigua, y ya que
los quich4s han ocupado el volcAn-, los indios tlazeasl-
tecas emplezan a combatir acometiendo la fortaleza del
volean, formando sitio en torno de su circunvalaci6n, dis-
parando sue arcabuces y dando sus acometidas y asaltos
por varias partes.' Los defensores de 41, disparando sus
varas y saetas al aire con muchos alaridos y voces, silbos
y rumores confusos, hacen y representan may a lo vivo
la defensa de aquella fortaleza, ya unidndose a una par-










80 DAVID VELA

te a resistir y defender los,asaltos, a donde 11ama la oca-
si6n, y ya volviendose a esparcir y separar per el cuerpo
die aquel fingido y recreable monte, por diversos sitios y
estancias, regidos y ordenados en estas ocasiones de sus
capitanes y mandones, que se ven y se conocen con dite-
rencia de divisas, con plumas de quetzal e insignias de
oro en las oreias como ministro>s reales".
Termina con la d~errota de los rebeldes quich4s y el
apresamiento del rey SinacAn.


CAPITJULO VII


RALBINAL~ ACHI OBA~ILE DEL TUN

Es la pieza dramAtica mas completa que ha Hlegado
a nosotros, gracias tambin a la curiosidad y diligencia
del etn6grato Carlos Esteban Brasseur de Bourbourg,
quien logr6 el texto y la mtisica con ocasi6n de hallarse
desempefiando el curato de Rabinal, municipio de la
Bafa Verapaz, a mediados del siglo XIX.
DESCUBRIMdIENTO.-Recorriendo los alrededores
del pueblo, en compailas de an nativo, Colax L6pez, oy6
al abate de labios de este tIltimo el relato de isna leyen-
da referente a la lucha de dos grandes sefiores de la an-
tigtiedad, uno de los cuales pereci6 en las garras de ti-
gres y de Aguilas, ei. castigo de so temeridad. Sin mAs
detalles, esta historia de sus antepasados. era evocada
en la mente del indigena. por la presencia de una colina.
Los demds vecinos del pueblo, celosos de su tradi-.
ci6n, guardaban silencio al respecto, pero date debla
romperse por virtud de un acto de caridad ejecutado por
Brasseur de Bourbourg: contribuy6 espontlneamente ar
que el indfgena Bartolo Sis recobrase la salad y Bste re-
cit6 al abate el texto integro del drama intitulado binal-Ach>,, o sea miliar por haberlo representado muchlsimas veces y en
losi tiempos filtimos dirigido la representaci6n.







LPITERATURA GUATEMYALTECA 8

Brasseur fu4 escribiendo fielmente en quich4, fone*
izando la pronunciaci6n para el franc4s todo el texIto,
del cual hizo una traducci6n a la lengua fr4ncesa. Ya
conocide el secreto, los indigenas, no tuvieron inconva-
niente en representar el , el 25 de enero
due 1856, y el abate no s61o tuvo la satisfacci6n de com-
probar la exactitud del texto suministrado por Sis, sino
consigui6 tambidn copiar la mtisica y regalarse con un
espectculo original, pues los indigenas actuaban con
los trajes tradicionalmente empleados y tatiendo sus ins-
trumentos aut6ctonos.
El texto de Brasseur fu8 despu8s aprovechado por
otros estudIpsos. .sobresaliendo la traducci6n anotada
del profesor Georges Raynaud, a su vez vertida al esp&
fiol por el escritor guatemalteco Luis Cardoza y Arag6n,
qlue es sin' disputa el mejor de los textos en castellano,
avalorado por las notas interpretativas o de caracter eti-
mol6gico.
CONTENIDO.-La simple lectura del Ach6, convence respecto a su originalidad y autentici-
dlad, exentas de influencias cristianas. La obra aparece
dividida en cuatro actos, con perfecta unidad de acci6n,
lujosa escena y emocionante atgumento.
Siete personajes se individualizan en la representa-
ci6n: lo., el rey Hobtoj -cinco` lluvias o fina lluvia-;
2o., el Var6n de Rgabinal -hijo del ReY Hobtoj-; 3o., el
Var6n QuichB, hijo del rey quichd; 4o., la esposa del Rey
Hobtoj, madre de las plumas, o madre de Ics verdes pa-
jarillos; 50., la esposa del Var6n de Rabinal -Princesa
Esmeralda, o preciosa gema-; 6o., una sirviente; y To.,
un sirviente del Var6n de Rabinal. Salen a escena 12
Aguilas amarillas y 12 Jaguares, numeroso grupo de
guerreros, servidores y danzarines.
PRIMER ACTO. Se desarrolla fuera de la fortaleza
del rey Hobtoj, en un campo limitado por la muralla.
El Var6n de Rabinal y sus guerreros forman an cuadro y
cantan en coro y danzan con suave ritmo; entonces ir
pe el Var6n Quiche y danza en el centro del corro e








82 DAVID VELA

su atrevido reto, armado de lanza, con la cual amenaza al
d6 Rabinal:

iVen, Jefe perforador! if3ete lanceador! Es
el primero al cual nunca acabard por cortarle la
... cepa, el tronco; iese Jefe de los del Rabinal! Asl
dice mi palabra a la faz del cielo, a la faz de la
tierra; por lo cual no te dir4 muchas palabras.
iQue el cielo, que la tierra sean contigo eminen-
te de los varones, Var6n de Rabinal!",

El coro de los rabinaleros y su danza avivan su rits
mo, y el Var6n de Rabinal se destaca blandiendo el dies-
tro lazo frente a la amenaza de so adversario, y a su ves
impreca:

"-iVerdaderamente! Valiente Var6n, hom-
bre de los Kaweek-quich6,.dijo ast tu palabra a
la faz del cielo, a la faz de .la tierra: "iVen,
"jefe perforador, jefe lanceador! Es el primero
"al cual nunca terminar4 por cortarle la cepa, el
"tronco; ese jefe de los de Rabinal." iDijo ast
tu palabra? Clertamente; sI, he agul el clelo,
he aqul la tierra. Te diste al hijo de mi flecha,
al hiJo de mi scado, a mi maza extranjera, a
mi malla, a mis ligaduras, a mi tierra blanca, a
mis hierbas mggicas, a mi fuerza, a mi arrojo.
Que ast sea, que ast no sea; yo te lanzar mi bue-
na cuerda, mi buen lazo, a la taz del eileo, a la
az de la tierra. iQue el cielo, que la tierra sean
contigo valiente var6n, hombre prisionero, cau-
tivo!"

En efecto to laza, lo atrae hacia 6l, en tanto que ha
callado la m11sica y la danza se suspende. En silencio se
miran los adversarios, con recelo, con c61era, y siguen sus
parlamentos -13 tiene en total en esta primera parte-,
nmedio de la silendiosa expectaci6n de los guerreros.
eel Var6n de Rabinal:







LrrERATYR GUATEMALTECA ~ /
"-iHola, valiente var6n, hombre prisione-
ro, cautivo! Yo he lazado al de su dielo, al de so
tiei*ra. St, ciertamente, el clelo, si, clertamente,
la tierra, to han arrojado at hif'o de mi flecha,
al hijo de mi escudo, a mi hacha extranjera, a mi
malla, a mis ligaduras, a mi tierra blanca, a mis
hierbas m8gicas. Di, declara, en d6nde ests;n
tus montafLas, en qonde estAln tus valles; si td
naciate sobre la vertiente de una monta8sa so-
1 bre lar vertiente de un valle. iNo eres t el hijo
de las nubed, el hijo de los nubarrones? iNo has'
venido tt expulsado per las lanzas, por la gue-
rra'? AsI dice mi palabra a la faz del dielo, a
la faz de la tierra; por lo cual no te dir6 muchas
palabras. iQue el clelo, que la tierra sean con-
tigo, hombre prisipnero, cautivo!"

El Var6n de Rabinal reclama at Var6n Quich6 sus
retos, pues ha venido antes hasta las murallas a imitar
el grito del coyote y de la comadreja, el rugido del jaguar
(ialude a las danzas que Ilevan ese nombre y les da, por
tanto, un ear(Leter guerrero?); lo acusa del rapto de Hob-
toj, cuando 4ste tomaba su bari sagrado, de haber des-
truido poblaciones y sacriticado blancos (ad]etivo para
indicar tiernos y puros) niflos.
El Var6n Qgichd trata de iiegociar su libertad sin
que decgTga so dalentIa o su dignidad; ofrece sus armas
de combate, sus vistosas plumas, sus jades. El de Rabt-
nal debe consultar al rey HIobtoj y hace inutis dejando
atado a un Arbol a su derrotado rival.
SEGUNDO ACTO.-El rey Hobtof y su esposa en so
corte, en el interior de la fortaleza, resplandece en su
dosel de plumas, en su sitio de hoffor adornado con anti-
guos cordajes; en torno, su guardia de jaguares y Agul-
las, yT su numerosa servidumbre. El Var6n de Rabinal
comparece: *
"--Salud, ioh jefe! Salud, ioh se~iora!D
gracias al clelo, doy gracias a la tierra;a








84 DAVID VEIA

proteges, t6 abrigas bajo el palio de plumas Ide
verdes payarillos, en los grandes muros, en la
gran fortaleza. Del mismo modo soy tu valien-
te, tu var6n que ha Hlegado hasta tu boca, tu
faz, en los grandes muros, en la gran fortaleza;
asimismo, he aquf an valiente, uin var6n que?
nos combati6 durante 260 dias, durante 260 no-
ches, tras los grandes maros, en donde nuestro
suefio no era un descanso. El lelo nos lo ha
dado, la tierra nos lo ha dado, lanzAndolo con
mi buena cuerda, con mi biien lazo, con mi maza
extranjera, con mi malla, con mis ligaduras,
con mis hierbas mlgicas."'

En los seis parlamentos que !ntegran este acto, Ilega
cl Var6n de Rabinal a am'enazar, si no se eastiga al del
Quich4, con deponer 41 sus armas, su arrojo y su bravura;
porque el rey Hobtoj piensa que podria sui enemigo ven-
c;do someterse incondicionalinente.

"-Pero que 41 no haga ruido, pero que no
haga esc8ndalo, cuando Ilegue a la entrada de
la gran fortaldma, de los grandes muros; porque
atquf estan sus doce hermanos mayores, sus doce
hermanos menores, los de los metales preciosos,
los de las gemais preciosas. Sus bocas, sus faces
no estAn atin cabales*, tal vez ha venido com-
pletar su grupo eu los grandes muros, en la gran
fortaleza; aqdi hay d(>ce Aguilas amarillas, doce
jaguares amarillos, susibocas, sus faces no estAn
cabales; tal vez ese ,valiente, ese var6n ha veni-
do a completarlas..."

No acepta la dimisi6n del Var6n de Rabinal, quien
hace mutis, para ir en busca de su cativo.
STERCER ACTO.-El Var6n de Rabinal anuncia al
del Quiche suesuerte, las palabras del Rey Hobtoj'; si no
humilla, si no se rinde se perder8; pero el cautivo re-
con entereza:









LTERATURA GUATEMALTECA 85

"-iSerIa yo un valiente? iSerfa yo un va-
r6n si me,inclinara, si yo inclinara mi faz? He
aqul con lo cual yo me inclinard; aquf estAl mi
trecha, aqui est mi escudo, aquf estA mi maza
extranjera; Bsos serdn mis instrumeptos, para
inclinarme, para doblegar la rodilla, cuando yo
IIegue a la entrada de los grandes muros, de Ila
gran fortaleza. Plegue al-Eielo, a la tierra, que
yo abata la grandeza, el dia del nacimiento de
tu gobernador, de tu hombjre. Plegue al elelo,
a la tierra, que yo golpee la parte baja de su
boca, la parte alta de su boca; en los grandes
muros, en la gran fortaleza; y que antes til su-
frasl tambidn eso, valiente var6n, eminente de
los varones de Rabinal."

ALmenaza a este tIltimo, pero se interpone una sir-
14enta:

"-Valiente, var6n, hombre de los Caweek-
quich6, no nFat4is a mi valiente, mi var6n, emi-
nente de los varones, var6n de Rabinal."

GUA~RTO AQ'I'O.-Contrene 18 parlamentos. Senten-
clado. a morir, el Var6n Quich4 pide que se le conceda sen-
tarse en' los baneos de las piedras precioeas, vestirse con
telas tefidaas por la Madre de las Plumas; beber las doce
dulces bebidas, fermentadas, dulces, trescas, regocijan.
tes; ballar con la Madre de las Gemas; ir a probar su
fcerza con los guerreros lanzando la flecha (hay un mu-
- tis para simular que se realiza el concurso), por 111timo
=60 dias de libertad, con sus noches, para ir a despedirse
de sus montafias, de sus pAjaros, de sus animales (se si-
.mala ese interregno con un largo mutis), y despubs de
darnzar hacia los cuatro Angulos de la fortaleza, torna al
centro para ser~ devorado por los doce Jaguares, desga.
rratdo por las doce Aguilas, que to sacrifican, hundidndole
en el costado el blanco pedernal.









86DAVID VL
APRECIACION. --10 tono es elevado y en momentos
se levanta a lo sublime, el quich6 muy puro, y aunque mu-~
chos han censuraldo monotonia por la repetici6n protoco-
lar de los recitados, esa misma condici6n realza el pensa-
mniento y contribuye a la fuerza y originalidad del estilo.
Repetihnos Que an autenticidad aparece indudaol)e y por
'sa contenido se significa como la pieza dramatica mAs
acabada e interesante an toda la APmerica precolombina.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs