• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Frontispiece
 Parrafos
 Al Cibao
 En Santiago
 Fonso Ortiz
 Rosario Ordoñez
 En Marcha
 La Cita
 Guanuma
 Ocaso de un astro
 A monte plata
 Por entre sombras
 En Santo Domingo de Guzman
 Entre enemigos
 Laborando
 Entre conspiradores
 Camino de Guanuma
 En el Campamento
 San Pedro
 El combate
 Calle de amargura
 De nuevo en campaña
 De la guerra
 En San Cristobal
 Politiqueo de canpanario
 Desde San Carlos
 Al regresar
 Index






Group Title: Guanuma : novela historica
Title: Guanuma
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00067427/00001
 Material Information
Title: Guanuma novela histórica
Physical Description: 3 p. l., 9-368 p. : port. ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: García Godoy, Federico, 1857-1924
Publisher: Imp. "La Cuna de América"
Place of Publication: Santo Domingo
Publication Date: 1914
 Subjects
Genre: fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Dominican Republic
 Notes
Statement of Responsibility: F. García Godoy.
General Note: "Con Guanuma ... se termina la trilogía patriótica que comienza en Rufinito y continúa en Alma dominicana"--P. 19.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00067427
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 18204090

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    Frontispiece
        Page 5
        Page 6
    Parrafos
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Al Cibao
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    En Santiago
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Fonso Ortiz
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Rosario Ordoñez
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    En Marcha
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    La Cita
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Guanuma
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Ocaso de un astro
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    A monte plata
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    Por entre sombras
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    En Santo Domingo de Guzman
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    Entre enemigos
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
    Laborando
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
    Entre conspiradores
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
    Camino de Guanuma
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
    En el Campamento
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
    San Pedro
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
    El combate
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
    Calle de amargura
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
    De nuevo en campaña
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
    De la guerra
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
    En San Cristobal
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
    Politiqueo de canpanario
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
    Desde San Carlos
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
    Al regresar
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
    Index
        Page 381
Full Text




F. Garcica GodoyI.





Guagurna











. SANTO DOMMIGO.
IIW. "LR CUtl DE RFIERicA."~-VIUDR D ROGuES T ClZ.
19 tr




















D:El n?sraism cu~tor':

Recuerdos y Opiniones .... Agotado
Impresiones ........ id.
Perfiles y Relieves. ... id.
Rudinito. .. .. .. id.
La Hora que pasa .. ... id.
La Patria y el H4roe (folleto) Id.
i- AlmiaDominicana. ... id.
~>Rulinito (24edici6n) .. id.
Paginas effmeras .. .. Id.



150 prepbracci60:

De aquf y de alla (critica).
El general Luper6n (boceto hist6rico.)
Vida del general Mella.

















PARROFOS.
























No entiendo la vida sino iluminada
e intensificada por el resplandor de on
ideal. No se vive realmente cuando no
se tiene continuamedite ante of la visi6n
Hlameante de undl convicci6n muy arrai-
gada o de un idealismo de suprema ex-
celsitud moral. Ese estado de alma nos
hace siempre erguirnos por encima de
muchas tristes y decepeionantes realida-
des del momento para intentar ascender,
cayendo aqul, levantndonos mae all,
por el espinoso y abrupto sendero que
conduce a la encendida dispide en que








-10-

irradia de continuo el magniificente ideal
que determina todas las fulguraciones de
nuestra inteligencia y todos los, arrestos
de nuestra voluntad exultada y engran-
decida por la fiebre permanente de la
lucha. La inmensa mayoria, el rebatio,
no rive en cierto sentido. Vivir fecunda-
mente, vivir de verdad, es llevar al pun-
to m6ximo de intensidad nuestras ener-
glas espirituales. La vida intensificada
se manifiesta en un continuo don de sf.
No debemos economizar, aborrar fuerzas
mentales y volitivas que pueden ser de
alguna utilidad para el mejoramiento in-
dividual y colectivo. Si hay egoismo
verdaderamente repugnanite es ese egois-
mo intelectual quie no se traduce en con-
tinuas manifestaciones de lo que cada
cual posee en ese sentido`con el prop6si-
to de iluminar ms o menos brillante-
mente el ambiente moral de la sociedad
en que se vive. Lazos muy intimos, de
perdurable fuerza, unen nuestra vida in-
dividual a la vida colectiva. Todo lo que
tienda a dar a eta, fuerza, cohesi6n, idea-









-11-


les, debe siempre merecer nuestro aplau-
so. En buen nmero de estos pueblos
hispano-americanos, la existencia colec-
tiva se dealiza lnguida, mon6tona, abu-
lica, sin horizonites, encerraida en un cir-
culo mis o menlos estrecho de resaltantes
prejuicios mentales y de seculares preo-
cupaciones. Ultimo eslab6n de una ca-
dena de generaciones educadae en una
limiitaci6nl asfixiante de pensamiiento y
en una acci6u individual y social de per-
manente uniformidad, el actual hispano-
americano, producto en su inmiensa ma-
yoria de la integraci6n de unidades tni.
cas harto diferentes, no puede sino may
dificilmente reaccionar contra la formi-
dable herencia m~oral que vincula su
pasado para modificar muchos de sus
aspectos actuales visiblemente contrarios
a principios i procedimientos de la civi-
lizaci6n contemporinea. Bajo la acci6n
de su mezela con sangre indigena o afri-
cana y de la continua influencia de las
conidiciones fisicas del territorio, la raza
conquistadora ha sufrido notables modi-











ficaciones on muchas de sus principales
cualidades; pero nio es posible negar que
sus descendieutes conservan actualmente
algo de ella que imprime sello caracte-
rfstico a nuestra psicologfa personal y
social. La facultad de evoluci6n en el
hispanio-americanlo que no ha perdido
del todo esas primitivas cualidades deter-
minantes de una manera especial de ver
e interpretar la vida, se desarrolla muy
lenta e irregularmente, necesitando de
continuo de bien encaminadas y fecundas
iniciativas, de ideales precisos y definidos
que den finalidades prcticas a la vida
colectiva y le sirvan de apropiada norma
de conducta para la gradual neimilaci6n
de formas del progreso moderno sin per-
judicar ni menoscabar en lo ms minimo
lo que hay en estos organismos maciona-
les de propio y de castizo .. .
Cerrado el ciclo her6ico, enmudecido
el resonante clarin de las viejas epope-
yas, tienen algunas repdblicas latino-
americanas, incoherentee, levantiecas, de
muy deficiente estructura social, la ine-









-13-

ludible necesidad de encararse resuelta-
mente con los dos trascendentales y co-
rrelativos problemas de cuya acertada
orientaci6n depende su porvenir, su mis-
ma vida auton6mica. Toda la actividad
social de algunos pueblos de Hispano-
Amrica debe en estos momentos enea-
minarse de modo principal al afianza-
miento del sentimiento nacional y a un
acentuado movimiento de avance en su
manera de ser econ6mica que d vigoro-
so impulso a la explotaci6n de las mil
riquezas que poseen, lo que influirfa de-
cisivamente en la creaci6n de on orden
de cosas estable refractario cada vez ms
al caciquismo, al personalismo humillan-
te, a la politica decampanario, a los pu-
gilatos sangrientos ocasionados general-
mente por mezquinas ambiciones indivi-
duales, a cuanto eni todo sentido ha con-
tribuido a malograr muchas esperanzas
de mejIoramiento y muchas altas y prol-
ficas iniciativas. Nacionalismo vigoroso
y consciente y activa y bien encamzada
existencia econ6mica se compenetran,










tienen entre si, nexos mauy estrechos y
muy futimos. No es posible vivir en el
desdefioso aislamiento del Paraguay en
la 6poca sombria de los Franicia y los
Solano Lopez. Todos los dems factores
de la vida social se subordinan actual-
mente al factor econdmico. No quiere
decir sto que hayamos parado, como
forma exclusiva del adelanto social, en
el materialismo hist6rico de Marx, sino
que las condiciones de la poca presente
conivergen a producir un orden de cosas
en que lo econ6mico aparece en primier
trmino como base de un desenvolvi-
miento colectivo coherente y definido.
No hay en realidad positiva vida inde-
pendieute si no tiene por fuerte susten-
ticulo unl gradual y oportuno desarrollo
de la riqueza pblica. Necesitamos pre-
sentamnos con decencia ante el mando.
Un pueblo de mendigos no puede reali-
zar los mltiples fines que vincula un
orgamesmo nacional. Corre inmineute
riesgo de ser presa ficil de otra mJ ci-
vilizada y pr6spera toda colectividad que











no sepa o no pueda enderezar su actua-
ci6n at fomento cientifico de lo que for-
ma las fuentes de su riqueza agricola e
inidustrial. No hay otra via de salva-
ci6n. Depender ecou6micamente de otro
pueblo cuanido se cuenta con elementos
propios que bien explotados bastarian
para libertarse de tal sujeci6n, es ceai
tan vergonzoso como essar directamente
bajo su dominio politico .. .
A la oportuna realizaci6n de un ideal
de nacionalismo sereno, amplio, com-
prensivo, exento por entero de esa estre-
chez de miras que pilra por lo general
en un exclusivismo siempre deprimente,
vengo consagrtando deede hace tiempo
casi todas las modestas actividades de mi
pensamiento yde mi pluma. El senti-
miento nacional, fraccionario e incom-
pleto todavia en ciertos aspectos, ha flo-
recido muy difecultosamente en estas
asendereadas democracias hispano-ame-
ricanas. Embrionaria y confusa, la con-
ciencia de una personalidad nacional
despierta en ellas en los albores de la









-16-

pasada centuria, y va, al traves de miles
dificultades, cobrando fuerza, afirmindo-
se eni los camipos de batalla y en actua-
ciones de asambleas politicas hasta al-
canzar las formas de relativa estabilidad
que presents actualmente. Pero aun en
medio de los azares de la epopeya eman-
cipadora salta a la vista que s61o una
parte de la poblaci6n dirigida por una
elite simpatiza con el magno ideal de la
independencia y le presta su ardoroso
conicurso. Concluida la grani obra, la
conciencia de una personalidad nacional
capaz de realizar determinados finee ju-
ridicos va desenvolvindose lentamente
hasta arribar a cierta satisfactoria urdim-
bre por la convergencia de resaltanites
factores de diversa indole. De una uni-
dad tnica, algo compleja, de la misma
leagua, de idnticas peculiaridades socia-
les, va saliendo un sentimiento nacional
determiinado en ciertas porciones de te-
rritorio por accidentes geogrificos e his-
t6ricoe hasta constituir e61idamente el i
ambient~e moral de lae veinte repdblicas






*~I




de civilizaci6n latina esparcidas deade
M6xico hasta las extremidades patag6ni-
cas. La mayor fuerza intenisiva de eee
sentimiento vibra y palpita de continuo
en lahistoria de cada una de ellas. El
movimiento literario en estas nacionali-
dades de reciente formaci6n y de vida
precaria, debe encauzarse, de modo prin-
cipal, en el estudio de lo que hist6rica-
mente las particulariza y distingue. Ma-
terial fecundo de semejante movimiento
literario-estancado casi siempre en pro-
p6sitos de servil imitaci6n o de imposi-
ble asimilaci6n de modalidades de vida
extranjera que en nuestra embrionaria
mentalidad resultan pueriles o ridicu-
los- existe en la observaci6n de resaltan-
tes peculiaridades de nuestra vida social,
en el colorido local de algunas de nuee-
tras ciudades, on lo tfpico de ciertae coe-
tumbres urbanas y rurales, y sobre todo
en nuestra historia desde los tiempos re-
lativamente lejanos del descubrimiento
y de la conquista hasta la grandiosa epo-
peya de la independenicia. Lo nluestro,











lo que nos rodea, la tierra que pisamos
y en lo que duermnen el eterno suefio
nuestros progenitores, el amnbiente moral
en que vivimos, deben constituir para
nosotros en primer t6rmino la sintesis lu-
minosa de toda bien comprendida fina-
lidad esttica. Eso no significa en ma-
nera alguna-s6lo los miopes de espiritu
puedeni pensarlo-la exclusi6n sistemliti-
ca de motivos de creaci6n artistica que
no sean de nuestro ambiente nacional.
No tiro en modo alguno a encerrar nues-
tra vida literaria en un cauce Gnico que
a la larga la harfa mou6tona y cansada.
Lo que quiero es que consagremos par-
te, la mayor posible, de nuestra activi-
dad creadora a vigorizar y prestigiar el
sentimiento nacional hoy tan decaido y
maltrecho que cualquiera a primera vie-
ta lo creerfa en vias de pr6xima y dolo-
rosa extinci6n .. Lo que deseo es que
frente a la constante amenaza del impe-
rialismo yanki unamos nuestros esfuer-
zos para crear una atm6sfers de radical
nacionalismo en absoluto refractaria a








-19-

cuanto so dirija a lesionar o extinguir lo
que integra y precies nuestra autonomia
politica. Venga de donde viniere, reci-
bamos con loe brazoe abiertos al progreeo
moderno en todas sus formas y manifee-
taciones culturales, pero ein consentir ja-
ms que de ello so deRive nada que pue-
da mermar o herir de muerte la herencia
gloriosa que recibimos de los excelsoe
fundadoree de la nacionalidad domini-
cana .. .



Con Ganluma, con este libro de defi-
ciente evocaci6n hist6rica, ee termina la
trilogfa patri6tica que comienza en Ru-b
jinito y contin6a en Al2ma Dominicana.
Eeose tree libr.os ee inspiran en el ideal
de fecundo nacionalismo que eastento
con fe de convencido ein desalentarme
concediendo exagerada importancia a
aspectos en extremo desconsoladoree de
la realidad circnantante. Una ola de
negro peeimismo, arrollndolo todo, ame-











naza cubrir las cimas mismnas en que ee
han refugiado los idealismos mis ingen-
tes y luminosos de la vida. El culto de
un utilitarismo burdo y grosero tiende a
abuyentar de muchas almas el amor
mismo de la patria. 8610 hay simpaitias
y genuflexiones para el becerro de oro.
Va siendo cada ves mis reducido el nti-
mero de los que sin mira de inter6s mez-
quino laboran tesoneramente por la rea-
lizaci6n de un prop6sito de verdadera
grandeza nacional. El instinto del re-
batio, cada vez ms acentuado, tiende a
justificar al superhombre nietscheniano.
Como serpiente que va lentamente com-
primiendo su presa, un criterio de refi-
nado escepticismo, de acerba y cruel ne-
gaci6n, priva en casi todas lae esferas re-
duciendo el espacio en que aun se yer-
guen excelsos principios de libertad, de
derecho y de justicia. Como si hubi6se-
mos perdido el rumbo, parece que vaga-
mos al azar, completamente exrtraviados,
como el personaje de una leyenda fan-
tistica, por una selva sombrfa, pisando









21-

indiferentes los cadveres de las cosas
que ms ennoblecen y justifican la vi-
da .. No importa. Ante el indiferen-
tismo y el pesimismo imperantes, que
amenazan no dejar en pie ninguna creen-
cia, alzo mi voz serena apacentada cons-
tantemente en uni ideal de encendido
amor patrio. En esta obra, defectuosa
sin duda como mia, prosigo en forma no-
velesca, sin pretensiones, para que as
pueda liegar mins fcilmente al alma del
pueblo, la narraci6n de los hechos de in.
marcesible heroismo que contiene nues-
tra ltima epopeya libertadora. Un es-
piritu de serena y amplia mirada critica,
el cultisimo escritor Pedro Henriquez
Urefia, dice refirindose a mi anterior
volumen de propaganda nacionalista:
<:Obras como Alma Dominicana, en que
el inters narrativo y epis6dico sirve pa-
ra difundir un concepto sinttico y su-
perior de la historia nacional, son los
mis 6tiles en nuestros paises Bajo
formas mis o menos acentuadas de ficci6n
novelesca, he querido evocar aspectos











interesantes de nuestra historia con el
fin de revivir Io ms intensamente posi-
ble cuanto en los tragicos periodos de
formaci6n yI de consolidaci6n de nuestra
nacionalidad fulgur6 como supremia con-
densaci6n de puro patriotismo en el alma
ind6mita de nuestro santecesores. Es
necesario, hoy ms que nunca, vigorizar
y exultar el sentimiento nacional. Si no
lo consigo por ningdn lado, me quedar
en mi retiro por lo menos la honra y la
satisfacci6n intima de haberlo intenta-
do .. .
Para cierto retoricismo que sun coles
quizas haga mal en 11amar novela a este
libro. Si lo califico de tal es por la parte
de ficci6n que he juzgado conveniente
introducir en 1, sin pretender por ello
sentar plaza de novelista en el sentido
estrecho y ret6rico que para muchos tie-
ne esta palabra. Ha 11ovido bastante
deede que Emilio Zola en sus Nuevos ea-
tudios literarios exponia a ese respecto lo
siguiente: co especial, puede tocar todos los g6neros.











Lo aborda todo, eecribe la historia, trata
de filosofia y fisiologfa, se remonta a la
poeefa, estudia las cuestiones mis diver-
sas, la politica, la economia social, la
religi6n, las costumbres. La naturaleza
entera es sudominio. Entra en ella li-
bremente adoptando la forma que mejor
le place sin reconocer ni detenerse ante
ningn limite. Estamos muy lejos de
la novela tal como la entendian nuestrosr
padres, como una obra de pura imagina-
ci6n, de pura distracci6n. Esta opini6n
sigue todavia en provinicia y en ciertas
esferas acad6micao~.
El elemento imaginativo tiene en Gua-
numa mis importancia que en mis ante-
riores libros nacionalistas, sin que por
eso, en Io esencial, salga menoscabada la
realidad hist6rica. El conjunto de cier-
tos hechos de alta resonancia constituye
en sue pginas una especie de visi6n sin-
t6tica de un pasado no muy remoto, pero
por la generalidad bastante mal conocido
y apreciado. Sin coneeguirlo segura-
mente, he intentedo reconstruir esos mo-









-St

mentos Algidos de nuestra existencia his-
t6rica con su propio y peculiar colorido.
Claro est que esa verdad no se contrae
a puntos insignificantes de detalle, a por-
menores de mayor o menor cuantia, sinio
a la, realidad integral, a la visi6n sint6-
tica del conjunto que es lo que debe ava-
lorar y abrillantar toda serena y fructuo-
ea investigaci6n hist6rica. Al1 estudiar
atentamente las fases principales de la
campatia restauradora, chase de ver, sin
ninglin esfuerzo mnental, la importancia
que en ella tiene el clebre campamento
de Guanuma. En ese nefasto sitio, mu-
cho mejor que en ningunas otra parte, se
patentiza con vivos colores el rdpido des-
gaste del inmenso prestigio del principal
autor dela Anexi6n. Allf se consumie-
ron est6rilmente las cualidades de her6ico
valor y de tremenda energia que dan
peculiarisimo relieve a la personalidad
hist6rica del Marques de las Carreras.
Allf principia la fase definitiva del des-
censo del reciente poderfo colonial. El
campamento de Guanuma no tiene el es-












plendor y el atractivo de una leyenda
6pica, sino una resonancia que evoca la
visi6u fnebre de un campo desolado y
frio, poblado de sombras dolientes, en
que a toda hora escchause imprecacio-
nes ygemidos. .. Ante el historiador
aparece como un vasto cementerio en
que reposan para siempre los tremendoe
errores, las concupiscencias, las ambicio-
nes de la hora~ mis critica de nuestra ac-
tuaci6n hist6rica. Tengo para mi que
la guerra restauradora hubiera tomado
diferente sesgo desde un punto de vista
exclusivamente militar, ei Santana, en
lugar de emprender su marcha al Cibao
el 15 de Setembre justamente al princi-
piar las 11uvias torrenciales que iban a
convertir las vias de comunicaci6n en
verdaderos lodazales, hubiera iniciado
su movimiento de avance diez o quince
dias antes, secos por completo los cami-
nos y en momentos en que podia cruzar
sin el ms leve impedimento los peligro-
sos desfiladeros de la cordillera central y
darse fcilmente la mano con las fuerzas











espaiiolas que aun permanecian en San-
tiago y con los refuerzos que indefecti-
blemente recibirfa por via de Puerto
Plata. Asi se hubiera podido formar un
ndcleo muy respetable, cinco o seis mil
hombres por 10 menios, que, bajo la ex-
perta direcei6n del general Santana aun
duefio de un gran prestigio militar, ha-
brfa srido capaz de arrollar hasta las mis-
mas fronteras las colecticias y mal arma-
das fuerzas dominicanas que, s6lo dos
dias antes de salir Santana de la Capital,
adnefibbanse con formidable empuje de
la incendiada capital del Cibao. Feliz-
mente para nosotros perdieron los con-
trarios un tiempo preciosisimo, y en la
guerra, como en todas las cosas, el tiem-
po bien aprovechado es quizas el prin-
cipal de los factores que determinan el
xito. No quiere esto decir que, a la
larga, el resultado definitivo hubiera si-
do distinto. El triunfo hubiera al fin
coronado los esfuerzos de los patriotas
vista su indomable decis8i6n de sacrificar-
lo todo antes que seguir en el rango hu-











millante de colonos; pero la guerra hu-
biers sido seguramente mas larga, cos-
tosa y sangrienta .. .
En el primer momento tiene cierta
justi6icaci6n el acantonaimiento de San-
tana en la llanura de Juan Alvarez. Des-
de allf podfa conservar su linea de co-
municaciones con Santo Domingo, cen-
tro principal de los recursos militares de
la colonia, oponerse con 6xito a la inva-
si6n de las huestes cibaefias y resguardar
del contagio revolucionario las comarcas
orientales donde principalmente radica-
ban sus bienes personales. Con su co-
nocimiento del pafs, comprendi6 a tiem-
po que perdida Santiago e insurreccio-
nada toda la gente belicosa de aquel ex-
tenso territorio, an expedici6n al centro
del Cibao seria un solemne fracaso. Las
circunstancias eran demasiado atdversas
para tal prop6sito. Nadie tenia tanto
inters como 61 en apresurar la pacifica-
ci6n de la flamante colonia, pero discer-
nfa claramente que aun forzadoe los des-
filaderos de la hilera central el resultado











definiitivo le seria harto funesto. No me-
rece a mi juicio censura por haber desis-
tido de tal idea; aunque si es acreedor a
justas acusaciones por su larga perma-
nencia en Guanuma cuando ya las chis-
pas de la hoguera revolucionaria habian
principiado a incendiar el Este y ablo a
duras penas podia con sus huestes horri-
blemente mermadas por las enfermeda-
des mantener seguras sus comunicacio-
nes con la capital de la colonia. Las
causas de todo gnero que aniquilaban a
aquellos sufridos soldados espatioles slo
empleados en intermitentes y sangrientas
expediciones a los cantones vecinos sin
ningdu resultado que diese indicio de
pr6xima pacificaci6n, iban en los soste-
nedores de la causa peninsular labrando
un sentimiento de desconfianza respecto
del desenlace definitivo, pesimismo que
se traducia en mditiples hechos; mientras
que producia en los que en montafias y
en 11anuras tremolaban la bandera do-
minicana la creemcia de que tal estacio-
namiento y continua merma de fuerzas,











contribuirfa de modo poderoso, moral y
materialmente, al triunfo definitivo de
la causa restaursdora. El campamento
de Guanuma contiene los grmenes que
fructificando copiosamente mis tarde ini-
ciani el descenso que luego circunstanciae
de diversa indole precipitaran rpida-
mente. Tal nomibre cuadra, pues, bien
a este libro como titulo, por ms que s6-
lo una parte de su argumnento se desen-
vuelve en aquel lugar tan desastroso pa-
ra la causa espatiola. Visto de cierta
manera, Guanuma es un nombre sint-
tico que comprende y resume la segun-
da parte de la campaila que puso fini a la
obra anexionista con la retirada de lae
tropas espatiolas del territorio dominica-
no independiente otra ves por la tenaci-
dad y el heroismo de sus hijos.



He escrito estas pginas de acendrado
amor patrio en horas de dolor y de ee-
panto, en los momentos en que la guerra










civil, una de lae mbs prolongadas que
registra nuestra historia, pasea su negro
estandarte por las cindades y campos de
la Repdblica. Un soplo de violencia y
de locura parece haberse infiltrado en
todas las almas. Hasta mi cuarto de ee-
tudio, ensordecedores, Ilegan los ecos de
la lucha sangrienta en que se consumen
las G1timas energiae de un pueblo noble
y perp6tuamente extraviado. Vivimos,
desde hace meses, sumergidos en una at-
m6sfera enrarecida de recelos, de suspi-
cacias, de rencores y de odios. Cinda-
des, monitafias y Hlanuras se cubren de
muertos y de heridoe, sangrientos despo-
jos que arranean de las almas angustia-
dae exclamaciones de dolor y vibrantes
anatemas. Y horrendo, incesante, ma-
edbrico, prosigue el tumulto de la feral
contienda, sin que por ningdn lado del
horizonte ensombreeido despunten los
signos precursores de pr6xima bonanza.
Por causas de complejidad tnica y de
probada incapacidad dirigente, nuestra
vida politica, aver como hoy, ee ha deei-








-31-

envuelto ch un ambiente donde, salvo
contedos momentos de respiro, se ha oido
solamente el estridor de las armas, el vo-
cerfo del combate, el ruido de fratricidae
contiendas en que rarfeimas veces ha aso-
mado la bienhechora fulguraci6n de un
ideal. En el hibridismo de nuestra sani-
gre, principalmente, reside el veneno
cuya persistente acci6n, aun no modifi-
cada o extinguida por la irrupci6n de
otros factores 6tnicos, nos impulsa a tales
barbaridades y demencias. Nuestro ca-
racteristico fondo de insubordinaci6n,
nuestro temperamento levantisco, rebel-
de a todo bien ~encaminiado control, a
toda necesarja sujeci6n juridica, herencia
acumulada de siglos y aun no corregida
por una direcei6n capaz de encanzar por
rumbos mis. civilizadores tales formas de
nuestra manera de ser, explican nuestras
frecuentes guerras civiles, los caudillos
engreidos y soberbios, los dictadores que
durante periodos ma o mienos prolonga-
dos han contenido con mano de hierro
loe desbordamientos andrquicoe de una











democracia incoherente e ignorante para
erigirse en verdaderos seiiores feudales
de horca y cuchillo y duenos absolutos
de vidas y haciendae .. .
La conquista de un justo mnedio en que
pudieran armnonizarse juridicamente for-
mas enl apariencia antag6nicas para el
afianzamiento en el orden de una liber-
tad cada ves mis progresiva y fecunda,
parece cosa superior a nuestros esfuerzos,
concepci6n de vida politica incapaz de
aclimatarse en nuestro ambiente anr-
quico y confuso, mientras este no se mo-
difigue por la fusi6n con otros elementos
6tnicos de allende el mar y por un para-
lelo y eficaz desarrollo de la riqueza p-
blica .. Antatio azules y rojos se dispu-
taban sailudamnente el poder incurriendo
en extremos aterradores de violencias y
de odios. Pero en esas banderfas politi-
cas existia siempre un fondo de fanatis-
mo personal en que la pasi6n, eucendida
y desbordada, prestaba al sangriento pu-
gilato formas de cierto colorido romn-
tico en que no habSia asomos de lucro in-











dividual, y que, dlesde cierto punto de
vista, stenuaban las crudezas, del tremen-
do choque partidarista. Ya no se ve na-
da de eso. Hoy no se lucha sino por el
miendrugo, por la racin, por el empleo.
No secree en niada ni en nadie. Las
palabras resonantes de paz, patria, liber-
tad, progreso, organizaci6n y tantas otras,
soni trminos conv-encionales, especie de
epitafios puestos sobre cosas ya muertas
en el jnimo de muchos, etiquetas o r6tu-
los con que caudillos de segundo o tercer
orden y escritores de cierta laya encu-
bren vanidades pueriles, bastardas am-
biciones y meniguados apetitos. Quien,
en estas horas de tristeza, explorase se-
renamente ciertos rincones de nuestra
psicologia politica retrocederia espantedo
viendo en ella solo fructificar los grme-
nes mnorbosos precursores de uin faital y
completo desquiciamiento. En la veea-
nia colectiva que en estos momentos do-
lorosos pone acerbo duelo en las almas
que tenazmente aspiran a la implanta-
ci6n gradual de un rgimen de urdimbre











civilista, cabe una gran responsabilidad
tanto a los de arriba como a los de abajo.
Parecenme tan culpables los que siempre
se han aferrado al poder como si lo go-
zaseni por juro de heredad como los que
sin pararse en barras tratan de arrojarlos
de las alturas para pouerse en su lugar.
En la injustificable lucha actual que unos
y otros en patri6tico acuerdo pudieran
haber evitado; frente a las pasiones po-
lIticas exacerbadas y corriendo strope-
Iladas por cauces de inaudita violencia,
lo que mis duele es que se d ese ver-
gonzoso espectculo en momentos de
amarga incertidumbre, de dolorosa ex-
pectaci6n para los pueblos latinos de
Amrica y muy particularmente para los
que en el riente archipiblago antillano
conservan una independencia ms o me-
nos vacilante y precaria. Parecemos co-
mo un pueblo prematuramente envejeci-
do que, indiferente, en plena inconscien-
cia, espera su extinci6n entregndose con
fruici6n bizantina a algaradas sangrien-
tas que apresuren elinevitable resultado.











La sombra inmensa que proyeeta el colo-
so del Norte va lentamente avanzando...
Aun es tiempo de salvarnoe. Haga-
mos un alto estable en la luz. Deteng-
monos al borde del abismo, del negro
abismo en que vamos a precipitar impia-
mente la patria de nuestras glorias y de
nuestros amores. Que cada cual sacrifi-
que algo de sus particulares ambicionee
para liegar a una situaci6n de relativa
estabilidad de todos y para todos a fin
de restaliar heridas y hacer reinar una
paz moral, una paz espontnea a cuya
sombra puedan tener vida efectiva las
instituciones republicanas y desarrollarse
todos los inmensos veneros de riqueza
que oculta nuestra tierra en sus fecundae
entrailas. .. Aun podemos, ei lo desea-
mos sinceramente, alcanzar un pr6ximo
mejoramiento en todos los aspectos de la
vida nacional. .. Levantemos un altar
a la diosa esperanza. No nos dejemos
vencer por un torpe y disolvente pesi-
mismo. .. Bajo el cielo incendiado por
la ira desatada de la tempesitad, la tierra,









-SS

hondamente conmovida, ee estremece co-
mo si sobre ella paears el soplo del dioe
safindo e iracundo de las leyenidae bibli-
cas .. El viento deseneadenado ame-
naza desarraigar los Arboles centenarios
de la selva en que en dias de trjica de-
solaci6n encontr6 momentneo refugio el
perseguido indio quisqueyano. El rayo
fragoroso abate las cimas de las palmeras
que se alzan, como mstiles de verdura,
en la sabana pintoresca .. El rfo, el
viejo rio, se desborda rugiente cubriendo
con el raudal impetuoso de sue aguas
los arbustos que festonean sus orillas y
los terrenos circunstantes en que el la-
brador levant6 6u choza y cultiv6 su pre-
dio. La tempestad, ave de negro e in-
meneo plumaje, extiende suis alas gigan-
tescas 11enando de sombras el cielo y la
tierra. .. Pero, aun en medio de la bo-
rrasca, lae fuerzas en apariencia inte-
rrumpidas que actdan en el laboratorio
inmenso de la naturaleza contindan so
obra de perpetua renovaci6n. .. La sel-
va antigua recobrarA su pristina lozanfa;









J-37


el rfo tornard a correr majestuoso y so-
segado por on viejo cauce, y sobre lae
almas y las cosae per~'turbadas flotark
nuevamente la divina serenidad de una
vida lumiinosa y perdurable.. .


16 de Agasto de 191&



















AL, CIB~OO


























Toques repetidos de cornetas, relinchos
de caballos, frecuentes y vibrantes voces
de manido, escdchanee desde el amanecer
en el amplio patio de la Fuerza. En co-
rrecta formaci6n, las tropas se extienden
en lineas paralelas a todo lo largo del
extenso recinto. Disfana y riente des-
punta la mafiana. Los primeros lampos
solares encienden las vetustas piedras del
hist6rico Homenaje en cuya cima acaba
de izarse, saludada por cornetas y tam-
bores, la gloriosa banders espatiola. Es
ineesante el traginar en el extenso patio.











Mil rumores distintos se cODfunden en
un ruiido ensordecedor que ee amortigua
o crece por momentos. En los raros ins-
tantes de silencio, 6yese, distintamente,
el mon6tono murmullo de la corriente
del Ozama que va a confundir sus tur-
bias aguas con el mar cercano, coni el
azul Caribe que muge airado convirtien-
do sus ondas eni caprichosos arabescos de
nyea espuma al chocar con los arenales
y arrecifes del sinuoso contorno de la
costa .. .
Era una hermosa mafiana estival de
mediados de Setiembre de 1863. A me-
dida que alzaba el dia fbase deavanecien-
do el suave frescor matinal, presagio se-
guro de que seguirfa reinando el mismo
intenso calor de hacia muchas semanas.
Aunque ya no podfani tardar las lluvias,
ninguna rfaga refrescante de agua ha-
bfa venido, deade haefa algunos mesee,
a atenuar el intenso bochorno de aquella
estaci6n canicular. En la comba sid6rea,
apenas manchada por una que otra ca-
prichoea nubecilla, resplandecia un andl











intenso, mnagnifica pincelada de cobalto...
Los corceles de los escuadrones espatioles
piafan impacientes. De un lado, irre-
prochablemente alinesdas, aparecen las
tropas peninsulares listas para empren-
der la marcha. Son batallones de vete-
ranos, cuerpos ungidos por la gloria, que
Ilevan nombres de inmortal resonancia
pica. iSan Quintial Bailen! San Mar-
cial! .. Esos nombres resuenan como
los cantos de un poema de insuperable
heroismo. Evocan leyendas de ffilgido
ardimiento b61ico. .. Como trofoos de
victoria llevan los recientes laureles de
la guerra de Africa y abrigani la esperan-
za de reverdecerloe con nuevos resonan-
tes triunfos en la brava tierra quisqueya-
na .. Detrs, en el fondo, cerrando el
pintoresco cuadro, las reservas de San
Criet6bal, infanterfa y caballeria, cubren
una ancha porci6n de terreno ..
Aun se espera la orden de romper la
mareha. Agurdase por instantee al ge-
neral Santana, quien ee eneuentra en eee
momento en intima conferencia con Ri-











vero, el Capitan General. Baijo bajo se
susurra que ambosP tutumpotes estn en
desacuerdo. La columna puesta hajo la
experta direcei6n del Marqus de las Ca-
rreras consta de mits de dos mil hombres
de lais tres armRs, gente toda avezada al
combate, curtida ya en recias andanzas
b1icas. En la oficialidad espailola, que
desconoc:'a por completo la graveded de
los suicesos ocurridos en el Cibso, circu-
laban los rumores mis optimistas, pre-
dominando unia ciega confianza en el r-
pido 6xito de las operaciones. Aquella
salida resultaria indudablemente on pa-
seo militar. IQub fuerza tendrian aque-
Ilos desarrapados mambises para enfren-
trsela a una columna de tal ndmero y
calidad mandada por el mismisimo ge-
neral Santania, el invencible caudillo,
azote y espanto de sus enemigost Mal
aio para losfacciosos cibaelios. Ya sa-
brn cuantas son cinco. Bastar pre-
sentarse Santana para que echen a co-
rrer como galgos los despavoridos insu-
rrectos.











Y esta vez el castigo va ai ser rudo. Que-
darn esearmlentados para muchio tiemnpo.
Firme, firme. .. Las cornetats espar-
cen con insistencia sus belicas vibracio-
nes. Resuena cercano un clarin anun-
ciand~o la llegadai del generail en jefe.
Ginete en un soberbio caballo negro,
como desluimbrante aparici6n, surge el
general Pedlro Saintaina acomipariado de
on lucido grupo do gene~rales y oficia-
les. Antes que se inicie el desSile qluie-
re revistar las tropais que bajo so man-
do van resueltas a abogar su sangre
la nueva rebelin del levanitisco Cibao.
El Marqus de las Carreras pasa rdipida-
mente por delainte de los batallones que
presentan armas. D)e las filas de las mi-
licias criollas parten algunas aclamacio-
nes. Y comienizala salida. Lentamiente,
marcando el paso, de cuatro en fondo,
desfilan las companias con gesto marcial
por el amplio y monumenta~l port6n que
formia la principal entrada del vastisimo
cuartel de La Fuerza, uno de los ms
granides de Amrica .. Afuera, en las











calles vecinas, bulle, se agita impaciente
la muchedumbre congregada desde muy
temprano para presenciar la marcha de
la columna. Por la larga calle del Con-
de hormiguea la gente estacionada en
esquinas, calzadas, puertas, ventanas,
balcones. En la acera del Vivac y en
la esquina de Plateros, algunos curiosos,
en rpida charla, echan afuera sus im-
preeiones. Se ven caras sombrfas reve-
ladoras de hondo sufrimiento; caras de
gente patriota que, imapresionada por tal
alarde militar, se deja ganar por el des-
aliento juzgando perdida toda esperanza.
Como curioso contraste, resplandece en
algunos semblantes una gran alegria.
En su miayor ndmero son de dominica-
nos espatiolizados. En el gentio, salvo
contedas excepciones, parece imperar la
creencia de que nadie podr contener el
formidable empuje de la columna que
manda el caudillo vencedor en Azua y
las Carreras .. .
Locura yT locura, exclama un viejecito
de tez algo obscura, de ojos saltones, vesi-











tido con cierta elegancia, que no deja un
solo instante de la mano el dije de una
gruesa cadena de oro. .. Obra de locos
y no otra cosa, dice con acento de con-
vencido, es sublevarse contra los blancos.
Ya se sabe que son unos vagamundos,
cuatro gatos que no tieneni nada que
perder. .
El comandante Arroyo le dijo a mi
comadre Mercedes que el bochinche no
tenia ninguna importancia; que a esta
hora ya Buceta le habria sentado dura-
mente la mano a los revoltosos. .. Es
necesario acabar de una vez con esa gen-
te que 10 que quiere es vivir sin bajar
el lomo. .
Batimos a los haitianos porque sus
fuerzas eran poco ms o menos comno las
nuestras; pero a los blancos, qui! .. .
Cundo! Si son millones ycon muchos
cuartos. Pensarlo solamente parece cosa
de chiflados. Y con n turpn como el
viejo. Santana tiene la mano pesada; no
se auda con chiquitas. Ya oiremos pron-











to eltrueno. A quien le caiiga encima
el general, Jesucristo lo faivorezea! ..
Al escuchar tales pron6>sticos, los sim-
patizadores de la revoluci6n francen el
cefio, sini atreverse a decir ni una jota en
contra. Si tal hicieran seguramenite irian
a parar, a algu obscuro calabozo del
HIomeniaje, a Col6n o al parsuelo .. Ta-
les pron,sticos solo pueden salir de bocas
de impenitentes santaniistas. Y lo peor
del caso es que surgenl con tal fuerza de
16gica y de exactitud que auni los mis
fervorosos sieuten el frio del desalienito
hasta en lo mis intimno de sus almas.. .
Paisan, pasani los batallones. .. El sol,
un sol abrasador de estio, arranca chis-
pas, pone deslumbraintes reflejos en los
sables desenvainados, en los centenares
de bayonetas que pasan comno unat fuil-
minea visi6n guerrera. .. De pronto,
con rapidez elctrica, cunde entre el gen-
tio el rumor de que ee aproxima el ge-
neral Santana. Mil miradas convergeni
al punto por douide aparece el temible
caudillo. .. Sereno, adusto, dejai de








-49-

cuando en ves caer uina mnirada como
distraida sobre el compacto gentio. Vis-
to pantalones de dril obscuro que com-
primen unas botas altas y lustrosas, cha-
quetilla azul cerrada con botones dorai-
dos y cubre su basta cabeza un fino som-
brero panamehio en cuyo lado izquierdo
luce una vistosa enearpela espatiola. Pa-
sa altivo, desdefioso, con el mismuo ade-
mn displicente que en los dias ya leja-
nos de sus grandes ovaciones triunfales...
De pronito parece su rosto haberse tor-
nado mis adusto, mis sombrio! En la
mnirada que, al cruzar, clava en l la mu-
chedumbre, el gentio que le contempla
Avidamente, habr atisbado irradiaciones
de c61era, de temor, de odio? Habr,
acaso, avizorado algo que por natural
aeociaci6n de ideas le rememore el lue-
tuoso pasado de so vida hist6rica, ese
pasado tormentoso, trgico, en que yacen
confusamente amontonadas las infelices
victimas de su implacable renicor de
mandatario engreido? Habr conocido
en aquel hormigueo humano algn pa-











riente de los que, segados en flor, cayeron
bajo la hoz de su implacable dictedura?..,
La visi6n va lentamente desvanecin-
dose. .. En aquel instainte nadie parece
tener fe en el movimiento insurreecional
que hacia un mes habia estallado en la
frontera NToroeste. Casi todos suponian,
y may fuindaidamente por cierto, que era
imposible, de toda imposibilidad, sofiar
en vencer a la poderosa Espatia. La vuel-
ta definitiva al estado colonial, era ya,
segfin la frase vulgar, clavo pasado. iPa-
ra qu obstinarse en luchar contra el des-
tino? ..
La coluimna ha pasado ya por la sacra
puerta del Conde donde aun retumban
las entusiastas aclamaciones de los pr6-
ceres febreristas y tomado la direcei6n
del Norte. En el cielo empiezan a agol-
parse negros nubarrones. Una espesa
nube de polvo oculta ya la columna a la
mirada de los iLltimos curiosos. Los gru-
pos estacionados en plazas y calles han
ido lentamente dispersindose. El abejeo
de la colmena humana va poco a poco









-51-


extinguindose. Bajo el incendio solar,
Santo Domingo de Guzmin yace nueva-
mente en la cotidiana paz, en la uniforme
tranquilidad de una vida de vieja urbe
medioeval, de una vida sin perturbacio-
nes que tiene mucho de conventual y de
solemne. .




















ENM SWdANTIAG.
























En Santiago se sabe ya que las tropas
espatiolas se encuentran al amparo de
las fortificaciones de Puerto Plata des-
pubs de haber. sufrido grandisimas pr-
didas en su desastrosa retirada.* En
aquel momento la revoluci6n impera con
absoluto sefiorio en las comarcas cibae-
fias. Pero carece de unidad de direc-
ci6n, de un centro que imprima la posi-
ble organizaci6n a todos los ramos admi-
nistrativos y d6 vigoroso impulso a la
guerra acabada de principiar puede de-
*V6ase Abna D>ominicania.











cirse y que hay que continuar a todo
trance y por todos los medios hasta ven-
cer omorir. .. Como testigos elocuen-
tisimos de su heroismo legendario, la
gloriosa ciudad cibaefia, bajo la pompa
de un sol ardientisimo que pone en las
cosas como reverberaciones de incendio,
exhibe con patri6tico orgullo sus nume-
rosas casas calcinadas, sus ruinas todavia
humneantes. .. A trechos, aqu y all,
en irregularidad pintoresca, paredes en-
negrecidas por el humo, edificios on par-
te destruidos, sin techo, que por los hue-
cos de sus puertae y ventanasl dejan ver
los departamentos interioree que ofrecen
el aspecto de la mis sombrfa desolaci6n
y en los que de continuo penetra afanosa
la chiquilleria rastreando joyas o mone-
das perdidas; conjunto de cosas que ha-
blan intensamente, coni soberana elocuen-
cia, de los dias tremendos y trgicos que
acaban de transcurrir, de los dise en que
Santiago, en sublime holocausto lo ofren-
d6 todo en aras del ideal grandioso de
la restauraci6n de la Repdblica. Esca-









W-5

sisimos son los edificios quie 'quedan en
pie, que han logrado salvarse de las Hla-
mas. En uno de ellos, una casa de alto
de bastante apariencia ubicada en la ca.
11e de las Rosas se ha congregado, el 14
de Setiembre, el pueblo sandiagues para
por medio de un solemne documento ma-
nifestar al mnundo su irrevocable decisi6n
de recobrar la perdida autonomia. Y ese
mismo dia, por indicaci6n unnime del
pueblo, se nomibra, en medio de ruidosas
manife~staciones de entusiasmo patri6tico,
el gobierno provisional que regird los
destinos del pals mientras duren las pre-
sentes azarosas circunstancias. Cindada-
nos de acrisolado amior patrio, de rele-
vante probidad, de acentuado m&rito in-
telectual, son los escogidos para consti-
tuir el gobierno que en aquella hora de
suprema expectaci6n va a consagrar to-
das sus iniciaitivas y energias, todo el
caudal de su abnegaci6n, toda su incon-
trastable decisi6n a la obra de restaurar
la nacionalidad dominicana torpe y ale-











vosamente destruida por los liberticidas
del 18 de Marzo.
Jos6 Antonio Saleedo, el general Pe.
pillo como cariliosamente le Ilamnaban sus
amigos, figura con undinimie aquiescencia
como presidente del recien instaurado
gobierno provisional. Visto sereniamen-
te, a cierta distanicia, sin somibras de pai-
sin o de rencor como conviene miirar
estas cosas, el general Pepillo resulta,
como lo fu enl su vida, una figura emi-
nentemente simptica, ennoblecida por
el martirio, que evoca el recuerdo de
muchos viejos paladines ungidos por in-
marcesibles glorias de resonantes proezas
legendarias. Noble, sencillo, tolerante,
generoso, humano, dbil en sus afectos,
sus errPores, que no fueron pocos, sus in-
termnitentes explosiones de violencia, su
misma intemperancia en la bebida, no
alcanzan a mnanoseabar sus sobresalientes
cualidades de caudillo estructurado para
ejercer influencia casi decisiva aunque
poco durable en el instante Algido de un
tormentoso periodo hist6rico. De un va-











lor rayano en la temeridaid, brill6 nota-
blemente en las penosas campafies con-
tra los haitianos hasta ganar con sus no
interrumpidos servicios el grado de co-
ronel. De 61se cuentan hechos prodi-
giosos. Especie de Paez dominicano.
magnifico ginete, cabalga dias y dias sini
que sus misculos de acero sientan por
un momiento la natural impresi6n del
cansancio. Por su debilidad con ciertos
amigos, toler6, inconscientemente, que a
su alrededor se urdieran intrigas proter-
vas que stisbaban los ojos escrutadores
de sus enemigos para explotarlas como
armas mezquinas contra el incauto man-
datario. < De -corta estatura, dice en
sus Memorias Manuel R. Objio, su fuer-
za fisica no estaba en relaci6n con so
tamatio; de un tajo de su sable rendia
muerto a un hombre, derribaba un toro
sin dificultad o lo paraba en su carrera
teniIndole por el rabo>. Victima ino-
cente sacrificada a destiempo por impla-
cables rencores partidaristas, cruz6 como
rauda aparici6n por el ensangrentado











horizonte de nuestra dramtica historia
dejando tras of fulguracionles de perdura-
rable memoria. Cay6 cobardemente atra-
vesado por el plomo de sus mismos com-
patteros de armas, en un triste dia de
Noviembre, en una plays solitaria, pe-
gado Q unos uveros, de cara al mar, con-
funidindose el ruido de la desearga ase-
sina cani el rumor del 01eaje del Atliutico
que se estreliaba impetuoso y mugidor
en los arenales y acantilados de la costa
bravia .. .
La primera atenci6n del nuevo gobier-
no concret6se naturalmente a establecor
por el Norte y por el Sur las correspon-
dienites lineas de defensa a fin de estar
en situaci6n de rechazar ventajosamente
posibles agresiones espatiolas y de Ilevar
el espiritu revolucionario, por todos los
medios a ello conducentes, a lae regiones
del pafe aun libres del contagio insurree-
cional. Las operaciones marchaban vien-
to en popa por el lado de Puerto Plata.
El sitio de la ciudad sera cada vez ms
estrecho. Se conoce con relativa exacti-









-61-

tud el ndmero de hombres que la guar-
niecen y los preparativos que! hacen los
espatioles para la defensa tenaz de aque-
Hla plaza duefia de un fuerte poco menos
que inexpugnable por su excelenite situa-
ci6n topogrifica. Pero no se pretenderfi,
cosa punto menos que imposible, tomarlo
a viva fuerza. Los espatioles tienen a
Puerto Plata como base de operacionies
para invadir nuevaml-ente el interior se-
condando vigorosamenlte un posible
avance de los suyos por el lado del Nor-
te .. En Santiago, en aquel momenito,
se ignora todo, o casi todo, lo que esti,
acaeciendo en elSur y en el Este. De
Santo Domingo, particularmente no se
sabe absolutamente nada. Con la pre-
mura que exige el caso, se han expedido
ya las 6rdenes oportunas para establecer
fuertes c~antones en determinados puntos
estratgicos a fin de impedir decidida-
mente y hasta donde sea dable que el
ejrcito espatiol, salvando con un movi-
miento vigoroso de avance los pasos mis
dificiles de la cordillera, haga irrupei6u











en el Cibao poniendo en inmiinente pe-
ligro la flamante Repdblica. Han pasa-
do algunos dIas. De? pronto, vagamente,
sin conocerse la procedencia, comio traida
por el aire, empieza a esparcirse la noti-
cia, poniendo espanto en algunos espiri-
tus pusilinimes, de que el temido y te-
mible Santania al freaite de numerosa y
aguerrida tropa espatiola y de un fuerte
contingente de milicias del pafs viene a
marchas forzadas resuelto cueste lo que
cueste a apoderarse de Santiago y a ases-
tar con ello golpe de muerte a la causa
restauradora. Serb cierto? C6mo se ha
sabido? Aun pudiendco ser una propa-
ganda echada a volar por los simipatiza-
dores del rgimenl colonial que no esca-
seaban, el rumor aquel nada tenia de
extratio o sorprendente, pues parecia lo
mis natuiral que las autoridades espatio-
las con el decidido prop6sito de quebran-
tar seriamente la revoluci6n por medio
de un golpe fulmineo y resonante pro-
y ectasenl una gran operaci6u militar
comL cando para un ataque a Santiago








-63-

las fuerzas estacionadas en Puerto Plata
con las numerosas que podrian salir de
Santo Domingo con el objetivo de forzar
resueltamente los desfiladeros de la cor-
dillera y con un impetuioso movimiento
descender a las frtiles comnarcas cibae-
iias. El gobierno provinicial, insuficien-
to y aun contradictoriamente informado,
sin saber a qu carta quedarse, deseaba
vivamente poseer datos fidedignos y com-
pletos para tomar con seguridad las me-
didas que se creyesen necesarias para
rechazar la brusca acometida.
Era inteniso el bochorno en aquel dia
estival. Arriba, as la ex;tensi6n infinita,
escalonAbanse uiegras nubes semejando
ameniazador ejercito que iba presto a des-
cargar torrentes de copiosa lluvia. Gir-
denos, de vivisima fulguraci6n, los re-
lImpagos se suceden intermiitentemnente.
El taibleteo del trueno semeja a ratos
como lejanos disparos de formidaible ar-
tilleria. Eni la sala de la casa de gobier-
no, en la semiobscuridad reinainte por el
fuerte viento y la lluvia que trae ha ha-











bido que cerrar casi todas las puertas qlue
dan al balc6u al rededor de una mplia
mnesa en que se ven confusamnente espar-
cidos numerosos papeles, los directores
de la cosa pblica deliberan desde hace
mis de dos horas .. Beniignio Filomie-
no de Rojas, un-o de los mas conspicuos
miembros de aquel gobierno, con voz
clara. sono>ra, distinta, precisa, encarece
la urgencia de coniocer cuanto antes y
con la mayor exactitud posible los planes
del enemigo. El Presidenite Salcedo lo
escucha aten-tamente sin apartar de 1 la
mirada serena de sus ojos azules. .
Desengatimonos, dice pausadamnente
Don Benigno, la agresi6n mjs fuerte tiene
que venir del Sur, de la Capital, pues Ri-
vero querrj utilizar el prestigio de Santa-
na todavia intacto en lo militar digase lo
que se quiera. Si como politico lo ha
perdido todo, como homibre de guerra,
preciso es confesarlo, no ha perdido ni
pizea. Hay mucha gente que cree que
el Marques es el mismo diablo en perso-
na, y que su estrella brilla todavia vi-








-65-

vamente. No faltan majaderos que creen
que bastar baje con miucha tropa para
que todo se 10 lieve pateta. Yo pienso
distinto; los tiempos han cambiado mu-
cho. No es lo mismo abora que cuando
atemorizaba a los mafieses y ponia es-
panto en los enemigos de su batuta. Pe-
ro eso que veo yo y que ven sin duda
ustedes, no lo ve ciertamente una gran
mayoria. Lo importante, repito, es sa-
ber donde est Sanitana, lo que hace enl
este momento para que podamos preve-
nirnios y buiscar la manera de darle en
la cabeza un golpe contundente. Hay
que buscar uni honibre resuelto, inteli-
gente, astuto, capaz de meterse donde
est el Marques, Ilegar hasta el mismo
Santo Dominigo si es posible y comuni-
carnos noticias positivas. Pero no veo
ese hombre; ningunio de los que tenemos
a la mano mne parece bueno para el caso...
Rein6 un instante de silencio. Afuera,
mon6tono, continubase oyendo el ruido
de la lluvia que caa. De pronto, insi-
nuante, escuchose la voz del general Pe-









-06-


pillo. iQu6 piensan ustedes de Fonso
Ortiz? .. Por un movimiento rpido,
espontneo, todos parecieron manifestar
su asentimieuto. Dos o tres felicitan por
su acierto al geonerl Salcedo aeombrin-
dose de no haber penesdo eni la persona
indicada. Ni mandado hacer expresa-
mente, dice Detjeen. Y ein perder mo-
mento el presidente despacha un oficial
en busca de Fonso Ortiz.




















FONSO ORTIIZ.

























Fonso Ortiz era un mozo alto, spuesto,
bien proporcionado, de un blanco algo
obscuro como quemado por el sol, de
facciones bastantes correctas y expresi-
vas aunque algo des1ucidas por una na-
riz ciranesca, con ojos negros de intenso
brillo y un vistoso mostacho que a cada
rato se retorcia cuidadosamente. Posefa
en alto grado ese don de agradar deade
el primer momento, de insinuarse fcil-
mente inspirando viva simpatia, cosa que
es privilegio de muy pocos y que expli-
caba sin mayor exfuerzo el ambiente de











general estimaci6n en que se movia y
sus 6xitos resonantes en asuntos de con-
quistas amorosas. Era indudablemente
un tipo de verdadera prestancia varonil,
pleno de natural seducci6n que, acase
sin que 61 mismo pareciese percatarse de
ello, ejerefa una especie de tirania per-
sonal en el circulo de sus amigos intimos
a quienes en todas las materias imponia
su criterio casi sin que ellos se diesen
cuenta de semejante cosa. En los dias
en que comienza este relato estaba pr6-
ximo a cumplir ventiocho ailos. Hijo
iinico de un ricacho, comerciante de pro-
feei6n, que en todo le complacia, parecia
cifrar los principales objetivos de su exis-
tencia en vestir conforme a los chiones
ms exigentes de la moda imperante,
en montar excelentes caballos y en ins-
cribir una nueva conquista en el ya ex-
tenso catlogo de en proezas amorosas.
Algunos, envidiosos, o rivales por 61 de-
rrotados, decian poco piadosamente que
de tales hazatias habia que rebajar algo
y aun algos, pues tenia el pecado de ser








-71I-

un tanto alabancioso. Habia estado muy
joven en Alemania, de pensi6n en un
colegio de Hamburgo. Contaba horro-
res de lo que habia sufrido en la largui-
sima travesia zampado eni el estrechisimo
camarote de un buque de vela que Ileva-
ba la bodega atiborrada de serones de ta-
baco. Pas6 dos o tres afios de incomple-
ta inconformidad oyendo hablar sin en-
tenderlo jambs un idiomai quie le pareefa
algo ast como una jerga diab61ica, y sin-
tiendo intensamente la nostalgia de los
dias en que hacia novillos batiAndose a
sus anichas en el Yaque y correteando
por Nibaje, los Chachases, Gurabito y
demis sitios en que la chiquilleria cam-
paba por sus respetos a veces dividida
en bandos que se apedreaban incompasi-
vamente resultando alguno o algunos de
los valerosos contendientes con golpes y
descalabraduras. .
Su saber era bastante escaso. Desco-
nocia lo que boy sabe con perfeccibn
cualquier mocoso de catorce afios; pero
estaba dotado de mucha disposici6n na-








-72-

tural, de clara inteligencia, y, en miuchos
casoe, por rpida intuici6n acertaba a
discernir con la necesaria exactitud lo
que alguinos de sus camaradas reputaban
como obscuro o embrollado. En todo lo
que se proponia, su imaginaci6n, frtil
en ardides, le proporcionaba siempre los
medios de salir avanite. En sus conver-
sacionles intimas se jactaba, con mal disi-
mulado orgullo y quizs exageradamen-
te, de no haber perdido nunca en ningdu
negocio ni de haber experimentado una
derrota en su vida de Tenorio provincia-
no. So infanicia corri6 suavemente en-
tre halagos y caricias de una madre,
muerts hiacia seis alios, que 10 idolatraba,
y de un padre que crefa a pie juntillas
que su nico retoiio era un pozo de cien-
cia capaz con el tiempo de dar lustre y
brillo asu nombre. El padre, Don Al-
fonso, era hijo de un matrimonio de ca-
talanes establecido en Santiago desde los
tiempos de la Espafia boba, y con su ac-
tividad habia realizado una ping~ie for.
tuna en especulaciones de tabaco, nego-









-73-

cio que conocia a maravilla. Era muy
religiosoo, y de acuerdo con Dofia Petra,
que lo era mA6s, decidieroni desde muy
temprano enrolar el muchacho en la mi-
licia sacerdotal. Pero el chico pensaba
de muy distinta manera. Fu monagui-
110 de la iglesia del Carmien durante va-
rios meses como eficaz preparaci6n para
la vida eclesistica; pero tales travesuras
hizo que el cura de la parroquia, exce-
lente hombre, nio pudiendo soportar mins
comunic6 de sopet6n a Don Alfonso que
su hijo era el mismo diablo en persona
y que ni en suefios abrigase la esperan-
za de que Fonsito vistiera el traje talar.
Con gran escndalo de los otros monaci-
110s se comia las hostias y empinaba el
codo con el vino de consagrar, y sin nin-
gn escrpulo largaba chicoleos a las
chiquillas de bueni ver que con frecuen-
cia enitraban al templo. El pobre Don
Alfonso se qued6 horrorizado al enterar-
se de tan estupendos sacrilegios y slo
con grandes atenuaciones se lo cont6 a
su buena mujer, pues bien sabia que era











capaz de quedarse muerta en el sitio si
le decia la verdad deenuda. Cuando le
regafiaban por tales barbaridades se que-
daba fresco y souriente como si tal cosa.
En el fondo del carlicter del miozuelo no
habia nada de maldad, sino un espiritu
muy acentuado de travesura, de bella-
queria, que 10 impulsaba de continuo a
jugarretas que 1 crefa desprovistos de
importancia, pero que para sus padres
resultaban hechos monstruosos. Bien es
verdad que en muchas ocasiones se con-
ducia con tal disimulo qlue no pocas de
sus picardihuelas paEaban inadvertidas
para los autores de sus dias. A pesar
de las splicas de Dofia Petra, que por
nada del mundo queria separarse de 1,
el viejo que era hombre de carcter, co-
mo supremo remedio, decidi6 enviarlo
a un colegio de Hamiburgo, ciudad don-
de tenia muy buenas relaciones; pero tu-
vo que retirarlo antes del tiempo que se
proponia por las adplicas insistentes y
enternecedoras del chico que le decia que
aquel clima datiaba su salud yr que no











queria morir lejos de ellos, en tierra ex-
trafia. Era evidentemente falsa tal afir-
maci6n, pues regres6 colorado como un
camar6ni y muy robusto.
Ya era un mocet6u hecho y derecho,
fuerte como un roble, cuando estall6 la
grani revoluci6n del 57 contra Bez mo-
tivada por ciertos abusos o cosas reputa-
dais como tales de aquella Administra-
ci6n, como la exagerada emisi6u de pa-
pel moneda con la mnira segiu afirma-
ban muchos inteligentes y segn creia
el pueblo de arruinar el comercio cibae-
flo. Fonso se habia distinguido ya por
su serenidad y bizarria en dos lances
personales, uno-en defensa de su padre
insultado por un bellaco y otro por cier-
to delicado asunto de amorios. All, en
10 intimo de su ser, bullia un fondo de
romanticismo que lo impulsaba con fre-
cuencia a ciertas nobles resoluciones. Cre-
yo que la gente de su pueblo tenia raz6ni
y como muchos j6venes cogi6 el fusil
para tomar parte activa en la lucha; pe-
r6 al ir a incorporarse a las fuerzas que











asediaban la Capital al manido del gene-
ral Juan Luis Franco Bid6, el giobierno
provisional lo retavo para emplearlo en
una comisi6n de confianza que cumipho
eatisfactoriamente. Formiaba parte del
lucido grupo de ginetes que sali6 de San-
tingo para encontrar a Santana que ve.
nia por el camino de Puerto Plata. Se
corria que en esta ciudad, 81 regresar de
la expulsi6n, se le babia recibido bajo
palio. En Santiago fu6 tambin muy
entusiasta la recepci6ni del gran caudillo
Fonso, que odiaba de todo coraz6a a
los mafieses, era un gran admirador de
Santana por mas que al conlocerlo de
cerca le chocaron la fisonomia vulgar e
inexpresiva y los modales bruscos y a
veces agresivos del soberbio caudillo.
Con la ayuda de Santana ya no era po-
sible dudar del pr6ximo triunfo del go-
bierno del presidente Valverde- iEl mis-
mo libertador al frente del ejrcito! Na-
die tenia en aquel momento tan gran
prestigio militar. Su entusiasmo por San-
tana se troc6 en odio cuando despus de











la capitulacjn de Santo Domingo trai-
cion al gobierno que. le habia abierto
las puertas del pais y puesto en 61 torpe-
mente su conflauza, alzndose con el sani-
to y la limosna, es decir, con el manido
supremo, sin titubeos ni escrdipulos de
ninlgn gnero. No obstante sus velei-
dades y ligerezas, Fonso Ortiz posefa sen-
timientos mui arraigados de rectitud y
probidad y desde entonces le asque6, el
personalismno politico en que pasaban
impunes y aun ardorosamente aplaudi-
das tales infamiias.
En acaloradas discusiones sobre co-
sas politicas sostenidas principalmente
en un Caf muy concurrido de la calle
del Sol, comprendi6 presto que careca
del lastre de historia necesario? para salir
airoso de tales escarceos mentales. En
sus ratos de ocio pdsose a estudiar cuan-
to se referia a nuestro pasado tormentoso.
Poco a poco fu viendo las cosas desde
apropiados puntos de observaci6n desa-
pasioniada y serena. La pugnia entre el
febrerismo, el mis noble ideal de nues-











tra vida hist6rica, y la reacci6n santanis-
ta, desapoderada y violenta, se present
ante 1 con so vivo y peculiar colorido.
El alma romntica de Fonso se fu4 de-
trs de aquellos mancebos generosos que
lo sacrificaron todo por la patria cose-
chando en cambio persecuciones y pati-
bulos. .. No quiso volverse a ocupar
en asuntos del politiqueo de campana-
rio que tanto seducia a algunos de sus
amigos. Tenia a su cargo la correspon-
dencia en el escritorio de la casa de co-
mercio de su padre, puesto que desem-
peiiada perfectamiente, pues posefa una
letra miuy clara y cursiva y sabia expre-
sar con verdadera y notable exactitud su
pensamiento. A troche y moche sigui6
realizando las calaveradas que habian
aureolado su nombre de cierto prestigio
donjuianesco. La Anexi6n, a la larga,
10 sac6 de quicio. Y eso cuando los dos
campos estaban ya bien dealindados, co-
mo quien dice. En los dos afios que si-
guieron al 18 de Marzo demostr6 una ac-
titud rayana en la indiferencia como











quien acata un fallo inflexible del desti-
no. Msque eso: simpatiz6 con algu-
nos oficiales espatioles de so edad acom-
pafiAndolos en cenas y francachelas y
persiguiendo juntos los buenas mozas en
los bailes de Carnaval siempre tani lu-
cidos y bulliciosos en Santiago. Pero
empez6 a alejarse paulatinamente de ellos,
a variar de conducta cuando Buceta co-
menz6 a gobernar su pueblo comio si la
sociedad santiaguera fuera un hato de
empedernidos criminales. Entre el ele-
mento peninsular y el criollo principia-
ron los choques. Estuvo comprometido
en el levanitamiento del 24 de Febrero
y, fracasado el golpe, tuvo la suficiente
habilidad para deaviar de so persona las
sospechas de los recelosos dominadores.
Su indignaci6n no tavo lImites cuando
contempl6 con el alma destrozaida subir
al cadalso a algunos muy estimuados com-
pueblanos sayos victimia de su devoci6n
por la noble causa separatista. Trabaj6
activa y eficazmente en el sentido de se-
cundar el levantamiento que se prepara-











ba en el Noroeste. Vilmenite denuncia-
do por uni mal dominicano que debia
muchos favores a Don Alfonso y cou
quien crefa poder contar ciegamente, fu,
cuando mnenos 10 esperaba, hecho preso
y conducido entre soldados a un obscu-
ro calabozo del fuerte de San Luis, resul-
tando completamenite initiles las insis-
tentes gestiones de soi padre para que se
le devolviera la libertad. Su fuga de la
prisi6n, electuada dos meses despus on
circunstancias de cierto coloridlo romin-
tico y con riesgo inminente de su vida,
le did mucha notoriedad comno hombre
de valor y perfecta sangre fria. Ayuda-
do por un pre`so, compafiero de calaibozo,
un campesino de la Otra-Banda que es-
taba en chirona desde la trigica noche
del 24 de Febrero, borad6 unia pared del
calabozo que caia del lado ms empina-
do de la barranica, y ambos, expuestos
mil veces a romiperse la crisma, aprove-
chando la profunda obscuridad de una
noche de viento y de lluvia, agarrndose
a las raices y a los troncos de los arbus-









-81-

tos, pies y manos ensangrentados, des-
cendieron por aquellas asperezas Anica-
mente frecuentadas por cabras hasta ll*-
gar a Nibaje teniendo la felicidad de no
enicontrarse con ninguna de las rondas
que recorrian aquellos alrededores. Ocul.
tose eni una estancia de la Otra-Banda
hasta que pudo incorporarse a las fuer-
zas restauradoras que acampaban en Qui-
nigua. Al principio crey6 Gaspar Po-
lanco que no podria sacar ninign partido
de aquel filorio del pueblo, de cutis y
manos delicadae, pero presto los bechoe
le convencieron que Fonso Ortiz servia
lo mismo para un fregado que para un
barrido. Nombrle su secretario y no
tuvo ciertamente motivos de arrepenti-
miento por elecei6ni tan acertada.
Con el incendio su padre habia que-
dado arruinado o poco menos. De sus
dies o doce casas, ablo le quedaba una en
buen estado donde vivia con una herma-
na suya may entrada en anos. Fonso
Ortiz acept6 de Ileno, con estoica resig-
naci6n, las imposiciones del hado adver-








-82-

so. Habia que abrirse paso por el cami-
no de la vida, sembrado siempre de obs-
ticulos, y se lo abriria. Estaba resuelto
a entregarse en cuerpo y alma a la obra
de ayudar al viejo a recuperar la fortu-
na perdida, cuando el general Salcedo le
liam6 para exigirle en nombre de la pa-
tria, todavia en parte esclavizada, un
nuevo y valioso servicio. No vacil6 ni
un instante. En aquel momento, des-
pus de su culto a la patria, s6lo dos
grandes afectos se albergaban en el alma
de Fonso Ortiz: el acendrado carifio que
profesaba a su padre, y su amor sincero,
entrafiable, a Rosario Ordofiez.


















ROSARInO ORDOR~~EZ.
























Las Ordonez gozaban en Santiago me-
recida reputaci6n de bellas y de bastan-
te ligeras de cascos. En esa familia se
conservaba como por juro de heredad la
belleza fisica. En ella todas Ias muje-
res eran muy hermosas. Aunque la fa-
milia Ordonez no perteneefa ciertamente
a la alta sociedad, a la primera, como se
decia, bien puede afirmarse que tenfa re-
laciones con ella por medio de algunas
amistades de valer que le prestaban cier-
to prestigio social, que, sin embargo, no
le daba a acceso a bailes y reuniones de











la hi9h life santinguesa. Las familias de
puro mantuanismo miraban a las Ordo-
fiez muy despectivamente. El jefe de la
familia, Don Matias Ordofiez, un espa-
fiol que habia venido niflo al pafs y con-
quistado detrs de un mostrador unai re-
gular fortuna, disfrutaba de una may
justificada nombradia de hombre labo-
rioso y probo, aunque como bruto bien
podfa dar quince y raya al mismo galle-
go de un chistoso cuento de Eusebio
131seco. Habia sido y era bastante mal-
aventurado en su vida domstica, pues
dofia Luisa, su consorte, jamona todavia
de buen ver, le daba una vida de perros
con su trato brusco y sus continuas exi-
gencias, y, sobre todo, con la manera des-
pectiva con que solfa pGblicamente exa-
gerar la notoria escasez de meollo de su
desdichado marido. En la ciudad se
aseguraba que Don Matias, tan diestro
en acumular dinero vendiendo en su
bien surtida tienda cosas de vestir y de
comer, jamas habia llegado a percatar-
se de los cuernos con que sucesivamente











babia adornado so testa su hermosa y vo-
luble compailera. Tenian tres hijas: Ju-
lia, Tofia y Rosario. Las dos primeras
prometan imitar, si no imitaban ya, a
su madre en lo que se refiere a devaneos
y ligerezas, lo coal era causa de qlue la
casa fuera muy frecuentada por j6vFenes
y gente algo machucha que acudian a
former tertulia con la esperanza mjs o
menos fundada de una presa en extremo
apetitosa. Don Matias no se enconitra-
ba nunca en tales tertulias, pues desde
el aniochecer se largaba a casa de unos
paisanos donde pasaban el rato jugan-
do aldomin6. Malas leuguas contaban
que Julia mantenia no se qu trapicheos
con un hombre casado que no faltaba
jams a la tertulia ast Hloviese a cnta-
sos, y que los amores de Tofia con Paco
Silva, un mazalbete may peripuesto y
ducho en lances amiorosos, no pararian
ciertamente en la iglesia. Verdad es
que, como sucede, en parecidos casos,
quizs habia un tanto de exageraci6n en
to que a ese respecto propalaban los mur-











muradores. De Rosario, la menor, ga-
rrida moza de diecinueve ailos, nadie ha-
bia hablado nunca nada. Habia desai-
rado ya como a media docena de gomo-
sos que la pretendian. La maledicen-
cia no hiabia podido clavar en ella toda-
via so diente envenenado.
Era Rosario realmente hermosa. Blan-
ca, alta, eshelta, de semblante agraciado,
de natural elegancia, inspiraba desde el
primer momento simpatia vivisimia. Vis-
ta en conjunto posea su belleza mis so-
bidos quilates. Por su busto irreprocha-
ble, por la proporci6n armnoniosa de sus
liness, debia parecerse a una de esas es-
tatuas admirables entalladae en nfveo
mirmol por el cincel hel6nico. Su her-
mosa cabeza era digna de aquel cuerpo
de flexible talle, de suaves y voluptuo-
sos contornos. Su rostro era ovalado;
sus cabellos negros, luengos y sedoeos.
Bajo el arco de sus pestanas dos ojos ne-
gros despedian torreutes de viva clari-
dad. Dos hileras de dientes de nitida
t blancuirs se descubrfan cuando la risa re-











tozaba en sus labios hmedos y rojos.
Posea gracia y seducci6n irresistibles;
atesoraba, en fin, todos los encantos que
necesita una mujer parai ser amada has-
ta el delirio. Pairecia algo frivola y li-
gera; pero todo eso era pura apariencia.
Eni su carcter, formando curioso contras-
to con su madre y hermanas, habia un
fondo permaneute de rectitud, de amor
a lo que suponia verdadero y justo, de
tal modo arraigado en ella que, a menu-
do, slus opiniones altivamiente sosteni-
das chocaban por completo, promovien-
do conitinuas disputas, con el modo de
pensar de la familia. Creerase que en
ella solamente se habia refuigiado todo
el caudal de acrisolada probidad que dis-
tingua a su padre... iQub cosais, qu co-
sas tan extrailas.tiene esta Rosario, decia
con frecuencia Dofia Luisa. .. Esta mu-
chacha se va a quedar paras vestir santos.
Es incorregible. Cree que ella s61a tiene
raz6n. Como si seis ojos no viesen ms
que dos agregaba su madre, siempre dis-
puesta a emperifollarse y a dar mues-











tras de no haber aun sentado por com-
pleto la cabeza. En medio del creciente
desamor de su mujer y del poco apego
de sus dos hijas mayores, sGlo encon~tra-
ba Don M~atias afecei6n honda y verda-
dera en Rosario. Eni sus horas de desa-
liento y de tristezas, brillaba solamienite
en suis ojos un relimnpago de dicha y en
sus labios comno el resplandor de una son-
risa cuando le hablaba o le acariciaba
Rosario, nica nota de amor que vibra-
ba melodiosa en sus oldos, doico rayo de
sol que bajaba hiasta el fonido dle aquella
alma apaceutada en un improbo trabajo
cotidiano y que en el seno do su propia
familia se s!ntia como desconiocido o mie-
nospreciado.
De la educaci6n de los tres p>impollos
se cuidaron poquisimo sus padres. Don
Matias, engolfado en su comercio, sabia
con perfecei6n cuanto con su tienda se
relacionaba y cuanto se referia al juego
del domin6; pero en otras materias no
conocia ni lo mis rudimentario. En so
establecimiento casi no se Ilevaban li-











bros, pues no puede darse tal nombre a
algunas libretas garasienitas conjRads de
apuntes. So ibico procedimiento co-
mercial, excelente por demAs, ern com-
prar y vender al conltado. Fiar, asi fuie-
ra un centavo, le pareefa imprudencia
imperdonable. Doila Luisa hubiera po-
dido remediar el mal, pero era sta mu-
jer qlue solo se cuidaba de peinados y de
cintas, de seguiir en todo las exigencias
de la moda, de agoradar, de pasar la vida
lo ms alegremente posible. Tenia la
creencia de que con leer medianamente,
escribir tal cuarl, y dar algunas puntadfas.
estaba agotado el programa de eoseaia-
za de las majereB. Juilia y Toria pensa-
ban exactamente 10 mismuo. Rosario por
fortuna erai bastante despierta, de miane-
ra que aprendi6 con relativa perfecei6n
algo de lo poco que se ensefiaba enton-
ces. De la escuelita en que estuvo sa-
li6 leyendo con alguna soltura, escribien-
do no del todo mal y rumiando nociones
muy vagas de gram:1tica y geografa.
En labores era may diestra. Devota sin











afectaci6n procuraba eumplir lo que 11a-
maba sus deberes religiosos, esto ee, asis-
tir a misa todos los domingos yas nove-
nas y procesiones. Mujercita ya, ley6
algunas novelas que le prest6 una ami-
ga, y de tal manera le gustaron que no
hay para que decir que desde entouces
la lectura de ellas constituy6 su distrac-
ci6n mis preferida. Impresionaroula
extremadamente los bechos de subido
color dramtico narrados en ciertos no-
velones por aquel entonces muy en bo-
ga y su imaginaci6n sobreexitada lleg6
a considerarlos como si al pie de la letra
hubieran acaecido. Deleitose en forjar
seres ideales en cuya posibilidad de exis-
tencia crefa blla a pie juntillas, y los cua-
les, sin embargo, anidaban a millones de
leguas de la fria realidad.
En ese momento psicol6gico de su
existencia empez6 Fonso Ortiz a frecuen-
tar la casa y a dispararle encendidos pi-
ropos. Ambos se sintieron como mutua-
mente atraidos. Ambos se habian en-
contrado casualmente muchas veces, pe-











ro sin que ninguno de los dos, como su-
cede en tantas ocasiones, so hubiera sen-
tido irresistiblemnente atraido por el otro.
Foneo, que conocia el pie de que cojea-
ba la famiilia y que en estas andanzas se
pasaba de listo, crey6, desde las prime-
ras palabras cambiadas, segurisimo al-
canzar en breve trmnino la completa po-
seesi6n de aquella joya de tan subidos
quilates. La haria su querida por algu-
nos meses y basta otra. .. Pero se en-
contr6, como quieni dice, con la horma de
su zapato. La criada le sali6 respondo-
na. A tierra vino presto su suposici6n
de que la nifia seria fcil presa, de que
ee rendiria a las primeras de cambio sin
grandes amagos de resistencia. Se equi-
voc6 de 10lindo. So despecho fu& gran-
de en el primer momento. No queria
resignarse a una derrota que menoscaba-
ria grandemente su renombre donjuanes-
co. Fu el primer amor de Rosario, ar-
diente, hondo, entrafiable; pero tal pa-
sin no niubl6 ni por un momento la se-
rena clarividencia del espiritu de la mu-











chacha. Por las mnal veladas insinuacio-
nes y por los av~ances del novio euten-
di6 presto, pues no tenia un pelo de ton-
ta, a donde ste! queria venir a parar, y
sin perder tiempo le cerr6 resueltamen-
te el camino manifestdndole con acento
qlue no dejaba lugar a dudas que seria
completamnent.e indtil promieterle mun-
dos de felicidad si nio era enitrando en
ellos por la puerta del matrimonio. Fon-
so pens6 que tales decires eran hijos de
pudorosos escrpulos y que su tenacidad
y sus ardides vencerian en plazo mis o
mnenos corto tan inesperada resistencia;
pero a medida que iba conociendo el
temple del carcter de Rosario y que los
sentimientos de houradez de ella no
eran como crey6 al principio vana pala-
breria sino algo de muy hondo y resis-
tente, tuvo que Ilegar a la desalentado-
ra conclusi6n de que jamins podria hacer-
la su querida. Su amor propio sufri6
muchisimo con 6sto. Y lo peor del caso
era que cada vez la amaba mis, se sentia
mis fascinado por las gracias y bechizos











de la gentil doncella. Uno que otro
apret6n de manos, uno que otro lijero
beso a hurtadillas, lo nico que habia
podido conseguir de ella, encendian en
41 ms y mis el deseo de poseer aquella
mujer en que cada hora descubria nue-
vas seducciones y que era la nica a
quien habia rendido por completo su al-
bedrio. .
La idea del matrimnonio empez6 a ger-
minar en su pensamiento viindola a me-
dida que transcurria el tiempo mnenos
espantosa que otras veces. Poco a poco
fbase famniliarizando con el pensamiento
de Ilevarla a la iglesia, Anico camino por
el que podria liegar a ser duefio y sefior
de Rosario. Habria que vencer la resis-
tencia del viejo, pero estaba seguro de
triunfar en el empefio. No temia al que
dirn. Seguramente que 10 criticarian
vindolo casarse con una mujer de rango
inferior a 1 y perteneciendo a una fami-
lia que daba lugar a murmuraciones y
a habladas de mal gnero. .. Pero cuan-
do pensaba hablar a Don Alfonso de su











resoluci6n de casarse, prodiijose el trbji-
co suceso del 24 de Febrero con todas
sus naturales y dolorosas consecuencias.
Sagaz, astuta y resuelta, ya Fonso ence-
rrado en la fortalesa de San Luis, siem-
pre encontraba Rosario miedios dle que
Ilegasen a manos del preso bien ocultos
en las frutae y cigarros que le eniviaba
con frecuencia papelitos en que le expre-
saba su invariable amor y le dada cuen-
ta de cuanto se propalaba en la poblaci6n
sobre un mnovimiento insurreccional que
se estaba fraguando. Aunque hija de
espailol, se sentia dominicana por los
cuatro costados. Pas6 largos dias de in-
certidumbre y de zozobras con motivo de
la fuga de Fonso y de su posterior enrola-
miento en las fuerzas revolucionarias que
avanzaban sobre Santiago. Por estar
interrumpidas las comunicaciones, no tu-
vo nioticias de 61 durante mis de uni mes,
lo que hacia que estuviese continuamen-
te informindose de los pocos que llega-
ban del lado de Quinigua sin que nadio
pudiera darle noticia de lo que le ocurria











al fugitivo novio. A veces experimen.
taba un senitimiento de tristeza que en
uno que otro momento rayaba en la de-
sesperaci6n. Al fin consigui6 Foniso que
Ilegase a su poder una carta en que le
detallaba todas las peripecias de sPu larga
odisea. Durante algunos dias respir6 con
libertad satisfecha y contenta en 10 po-
sible. Cuando el incendio tuvo la fami-
lia que retirarse al campo mientras se re-
paraba la casa en que vivia y que habia
quedaido casi en ruinas. .. Alli, en Can-
ca, la vi6 Fonso dos o tres veces despu6s
de haberse aduefnado la revoluci6n de
Santiago. Alli fu a despedirse de ella
la vispera de empSender su peligroso via-
ge hasta la zona ocupada por el enemigo
a fin de cumplir el delicado encargo que
le habia conflado el gobierno provisio-
nal. Un beso ardiente y prolongado
fundi6 en una aquellas dos almas en el
instante supremo de la despedida. Fu6
en lai tranquera de la estancia, a las pri-
meras luces del alba. .. Fonso marcha-
ba hacia lo ignoto obedeciendo al 11ama-











miento de la patria. So separaron sin
preguntarse, como los clsicos amantes de
Verona, cual era el ave que en aquel mo-
mento trinaba armoniosamente en el na8-
ranjo frontero.. .


















EN~ MARC~HO.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs