• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Del mismo autor
 Title Page
 En el umbral
 Primera parte: La bandera
 Segunda parte: La anexión
 Tercera parte: Santiago de los...
 Cuarta parte: Camino del triun...
 Table of Contents






Group Title: Alma dominicana. : (Novela historica.).
Title: Alma dominicana
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00067426/00001
 Material Information
Title: Alma dominicana (Novela histórica.)
Physical Description: 220 p., 1 leaf : ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: García Godoy, Federico, 1857-1924
Publisher: Imp. La Cuna de América
Place of Publication: Santo Domingo
Publication Date: 1911
 Subjects
Subject: History -- Fiction -- Dominican Republic   ( lcsh )
Genre: fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Dominican Republic
 Notes
General Note: At head of title: F. García Godoy.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00067426
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 11619241
lccn - 32001704

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Del mismo autor
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    En el umbral
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Primera parte: La bandera
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Segunda parte: La anexión
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Tercera parte: Santiago de los caballeros
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Cuarta parte: Camino del triunfo
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
    Table of Contents
        Page 221
Full Text
I~



s,




AL~MA DOMINICAN~I~..







[ Y

~-~

II:if:9
I



























DEL MISMO AUTOR:


Recuerdos s Opiniones........Agoteds
Imp>resiones .................... Id.
PerAes y Relieves.. ........... id.
Rulnito.......... .............. id.
La Hora qiue Pasa............. Id.



EN PREPARACION:


PBginas effmeras (Critica).
Guanuma (Novels histdricai).
Vida del general Mellsr.









F. Garcia Godoe,,





ALM~A

DO~MINICANA.




(NOVELA H~TSTORICA.)






SANTO DOMINGO.
Imip.La Cun de Amica.-VdI. deR~OQuse GaC.
1911.





















EN EL UMBRAL.























J~seste un libro de sincero y bien in-
tencionado amor patrio. Es tambin un
tributo de viva glratitud A la ciudad cul-
ta y gloriosa que aparece en estas p-
ginas nimbada con la Cpica refulgencia
de su magnifico pasado y que tantos tf-
tulos tiene conquistados A mi admira-
ci6n yd mi afecto. No hay ciertamen-
te en este relato conceptos de verdade-
ra alteza.mental ni la rica floraci6n de
atrayentes bellesas de estilo, pero en 61
se siente, A cada paso, la serena 4 inten-
sa vibraci6n de un alma que, desde hace











tiempo, labora con toda la savia de su
escasa inteligencia y todo el caudal de
sus privativas energfas en el empefio de
contribuir lo mis eficazmente posible al
cumplimiento de una obra de consciente
vigorizaci6n del sentimiento nacional,
de 11evar fructuosamente la encendida
arena de los hechos cuanto integra y re-
sume la bien definida aspiraci6n con-
servar inc61ume, en vista de las proba-
bles emergencias del mailana, la heren-
cia de supremas abnegaciones y de pu-
jantes heroismos que recibimos de los
excelsos fundadores de la nacionalidad
dominicana. Ya se que muchos, ame-
drentados por la potente y metdica
expansi6n del imperialismo yanki y de-
cepcionados por las repetidas y san.
grientas algaradas de nuestro persona-
lismo politico, torpe 4 infecundo, como
que han perdido por entero la fe dejan-
do que penetre en sus almas, inundn-
dolo todo, la formidable ola de glacia-











les y disolventes escepticismos. .. No
son ya pocos, desdichadamente, los que
fungiendo de augures y pretendiendo
vislumbrar lo que se esconde en el seno
del misterioso porvenir, A guisa de fa-
tidicas Casandras, repiten con acentos
de convencidos que los dias de nuestra
independencia estAn contados. Para
esos heraldos de un pesimismo negro y
desesperante estimos perdidos irremisi-
blemente. Ms 6 menos pronto la ra-
pan Aguila del Norte, siempre en ace-
cho, nos aprisionard en sus garras. ..
Y no s61o suceder tan horrible cosa
por el met6dico irresistible avance del
yank~ismo, sino -lo que es muchisimo
mis doloroso y humillante-por nuestro
levantisco cardlcter impenitentemente
revolucionario, por el continuo fermento
de 1as bastardas ambiciones del perso-
nalismo politico que tan profunda rai-
gambre tiene en nuestro organismo na-
cional y que en mis de una ocasi6n ha











demostrado al sentir que el grapo anta-
g6nico va A quitarle al grupo imperante
el poder, que mejor que A cederlo noble-
mente bajando resignado de las alturas,
prefiere recabar la ayuda interesada del
extranjero para por ese indigno medio
afianzarse en la direcci6n de la cosa pfi-
blica por ms que el descontento popu-
lar asuma cada dia mayores proporcio-
nes. .. En mis oldos, msde una vez,
A modo de fallo definitivo, como toque
funeral, ha resonado esta frase aterra-
dora: ; Ya es tarde! Contra ese amar-
go pesimismo me rebelo indignado. Pa-
ra esos pobres de espiritu que en salo-
nes y corrillos murmuran tan 16igubre
afirmaci6n sin atreverse proclamarla
en alta voz, nuestra independencia, in-
consistente y precaria, es algo asi como
cosa que se mantiene en pid disimulan-
do con nombres sonoros su falta de ca-
racteristica realidad .. Es algo tan
frgil y quebradiso, que la primera ra-











cha revolucionaria puede dar con ella
en tierra al ser causa 6 pretexto de una
intervenci6n en nombre de no s6 que
bendfalca curatela de pueblos inventada
por la flamante y solapada diplomacia
norte-americana. En abono de su creen-
cia pesimista citan el infame bombar-
deo de Pajarito en 1904 por un crn-
cero americano y diversos abusos per-
petrados por buques de esa marina de
guerra en puertos y en aguas domini-
canas. .
No y mil veces no. No es cosa tan
fcil, en nuestro tiempo, cortar asi tan
bruscamente el hilo de la existencia de
un pueblo. .. Y aun teniendo base mis
6 menos s61ida ese pesimismo, lo que se
impone, lo que cumple A espiritus vi-
riles es erguirse frente A 61 para comba-
tirlo noble y esforzadamente. Dudar
de la eficacia del esfuerso, es ya consi-
derarse derrotado. Un pueblo vive,
debe vivir, merece vivir, mientras tiene











conciencia de su historia, de lo que es,
de loque puede ser. Importa poco lo
reducido de su territorio, lo escaso de su
poblaci6n, su situaci6n geogrfica, los
accidentes exteriores que le dan mayor
6 menor importancia, su misma vecin-
dad con naciones mis poderosas, si en
la urdimbre intima de ese pueblo, en lo
que constituye su psicologia, en la inne-
gable fuersa interior que unifica y cohe-
siona su personalidad nacional, vive ro-
bustamente el espiritu que did orienta-
ci6n permanente A sus empeiios de toda
especie en las diversas fases de su ac-
tuaci6n secular. Ese espiritu, cuando
como sucede en el pueblo dominicano
esti ya en gran parte formado, cuando
ha adquirido la relativa consistencia
que s61o puede darle una serie de hechos
convergentes realizados en un determi-
nado periodo de tiempo, se resiste endr-
gicamente A morir, no deja que impune-
mente se la arranque lo que constituye











su timbre ms alto de orgullo ante el
mundo y ante la historia. En ciertos
instantes pueden adueflarse de parte de
una personalidad nacional ideas impreg-
nadas de acerba desconfianza sobre so
porvenir, puede sentir ms 6 menos
agudamente la dolorosa punzada de tor-
pes escepticismos; pero si la ocasi6n
aparece los hechos se encargan de de-
mostrar prontamente, con irrebatible
elocuencia, que todo iso, A pesar de su
aparente gravedad, era solo inconsis-
tente espuma, cosa puramente superfi-
cial y externa sin alcance peligroso ni
positiva trascendencia.
Lo urgente~ y necesario es que por
ninglin concepto decaiga ese espiritu que
es la esencia permanente y viviticante
de toda personalidad nacional. Hay
que mantenerlo casi en perenne tensi6n
reviviendo intensamente el recuerdo de
los hechos de verdadero valor 4 impor-
tancia cumplidos durante la existencia










hist6rica de ese organismo colectivo.
A esa labor de serena previsi6n patri6-
tica obedecen la fundaci6n de la socie-
dad nacionalista Patria en La Vega, la
apoteosis de Duverg6 11evada cabo
iltimamente en la capital de la Repli-
blica y otros actos de resonante culto
patri6tico verificados recientemente en
otras importantes cindades del pas. ..
Pero iso no basta., Se necesita cosa
de ms enjundia y elicacia que solemni-
dades patri6ticas de pasajero alcance y
resonancia. .. La ensefianza civica ne-
tamente nacionalista arrancando de la
base fundamental de la escuela prima-
ria: he ahi el luminoso punto de partida.
He ahi el indispensable soporte de
cuanto se intente en mira de prestigiar
y conservar sin menoscabo un senti-
miento de perdurable y consciente do-
minicanismo. El supirmo ideal de nues-
tra ensefianza, en la hora presente, ra-
dica 6 debe radicar en el prop6sito de











hazcer dominicanos dignos de este now
bre. Por el hecho de haber nacido en
un pais 6 haber adoptado su nacionali-
dad, no se pnede decir, en toda la pleni-
tud del concepto, que se es cindadano
de ese pais. .. Muchos viven en su
pafs, son desgraciadamente legi6n, preo-
cupndose muy poco de la suerte de la
patria, y, en ocasiones, siendoles abier-
tamente hostiles por la manifestaci6n
de ideas que directa 6 indirectamente
tienden g socavar la nacionalidad que
pertenecen. Se es en realidad de ver-
dad cindadano de una naci6n cuando
por todos los poros de nuestro ser moral
hemos absorbider intensamente los eflu-
vios espirituhles esparcidos en su am-
biente; cuando hemos sabido asimilar-
nos potentemente la fuersa rec6ndita de
perenne vibraci6n que la ca.racteriza y
reviste de especial 4 inconfundible fiso-
nomfa; cuando sus trianfos nos, haicen
palpitar de noble orgullo y sentimos sus











dolores como si fueran golpes rudisimos
asestados A lo mis intimo y puro de
nuestro espiritu. .. Una ensefianzla que
no se inspire en un alto ideal de nacio-
nalismo, que caresca de la comprensi6n
exacta del peligro que estamos abo-
cados, ser todo lo pedag6gica, lo cien-
tfi~ca, 10 moderna que se quiera, dard
de si excelentes profesionales, pero es
fcil asegurar que no formard domini-
cGHO8,. ..
En nuestra historia, en toda nuestra
actuaci6n incoherente y andrquica como
organismo nacional, tenemos como base
principal para la obra de robustecer un
radical y perdurable sentimiento patrio
lo que 11am en Bu#inito el febrerismo,
doctrina que encierra en sus lineas ge-
nerales un prop6sito preciso y definido
de mejoramiento colectivo. En ese sal-
vador derrotero lamentablemente obscu-
recido en todo el curso de nuestra his-
toria por el vapor mefitico del persona-










lismo, debe inspirarse la juventud do-
minicana que hoy se levanta y que in-
fluir un dia ms 6 menos decisivamente
en los destinos de la patria. En el des-
envolvimiento de nuestra vida nacional,
subordinada, en casi todos sus aspectos
A un criterio de rancio tradicionalismo,
advirtese constantemente militando, en
primer trmino, un concepto de fuerzaE
y de violencia que aun tiene en nuestro
organismo politico muy penetrantes
raices. La juventud culta, que piensa,
que espera, que cree en la virtualidad
de los principios, que alimenta una no-
ble ambici6n de gloria, debe continua-
mente para vigorizar su fe en la posible
grandeaa de 1it Reptiblica volver la mi-
rada lo ms alto, puro y luminoso
que hay en toda nuestra existencia co-
mo organismo independiente. El febre-
rismo debe constituir el ms radiante
ideal de la porci6n de nuestra juventud
que labora tesoneramente por el gra-










dual mejoramiento del pafs. Nada de
ms excelso timbre moral que el edifi-
cante ejemplo de aquellos insignes va-
rones que dieron vida la Repiiblica
dejando como estela luminosa de su
paso el magno ideal febrerista: una
repilblica de libertad, de orden, de dere-
cho y de justicia, civilista y progresiva,
sin vergoiz~osos protectorados ni humi-
11antes mutilaciones de soberania.. .



Y abora una explicaci6n que juzgo
necesaria. El argumento de esta obra
se desenvuelve en los momentos reso-
nantes y trgicos que comienzan A fines
de Marzo de 1861 y alcanzan su punto
miximo de intensidad en los primeros
dias de Setiembre de 1863. Al juzgar
mis 6 menos rpidamente los trascen-
dentales sucesos ocurridos en ese inte-
resantisimo periodo be procurado ha-
cerlo con la serena imparcialidad y con











la rectitud de conciencia que cumple
quienes por encima de prejuicios tras-
tornadores y de apasionamientos mez-
quinos han colocado como diosa iinica-
mente dig~na de su culto A la Verdad
austera y excelsa. Se equivocarfa gran-
demente quien supusiese que por hala-
gar sentimientos nacionalistas 6 de
cualquier otro orden pueda aparecer en
estas pginas algo que tienda A deni-
grar li obscurecer lo que se refiere A
nuestros hidalgos adversarios en la
campaila restauradora. Muy al contra-
rio. Reputo indigno de mi pluma jus-
ticiera cuanto no sea emplearla en la
exultaci6n 6 en el juicio sincero y mesu-
rado de cosas que no tengan permanente
4 innegable valor humano. Y eso suce-
deria si tratase en esta narraci6n de
poner de relieve rencores que en mo-
mentos supremos y conflictivos tuvieron
su raz6n de ser, pero que ya desapare-
cieron arrastrados por la onda del tiem-











po que se 11eva siempre estas mezquin-
dades y apasionamientos propios de
pocas de lides resonantes y encarniza-
das. .. Hoy corren vientos de aproxi-
maci6n y de amor. Entre Espatia y las
actuales reptiblicas que durante siglos
fueron parte integarante de su inmenso
imperio colonial existen lazos indes-
tructibles cada ves ms estrechos. Ya
no hay ni puede haber espacio para los
odios. La independencia de 1as colonias
espaiiolas fu un hecho hist6rico, ente-
ramente 16gico, que estaba en el orden
natural de 1as cosas. Fud etapa culmi-
nante de un proceso evolutivo que tiene
sus ms hondas raices en el complejo y
eterno dinamismo de la vida social...
En toda Hispano-Amrica predomi-
nan, en esta hora de fructuosos acerca-
mientos, ideas de solidaridad 6tnica, de
gradual comunidad de aspiraciones y de
intereses, cada ves ms precisas y defi-
nidas como la manera mis adecuada de










realizar determinadas finalidades de co-
miin adelanto y alzar pujante valladar .
la marcha invasora del imperialismo
norte-americano esencialmente agresivo
y absorbente. Al dominio reposado de
la critica hist6rica corresponde ya el es-
tudio de lo que muchos consideran gra-
ves errores del proceso de colonizaci6n
espailola en este Continente. Sobre esos
errores ha pasado el tiempo con su in-
iluencia bienhechora atenuindolos y aun
pretendiendo justificarlos desde puntos
de vista criticos de mis alta y amplia
exCgesis hist6rica. Evidnciase abora,
A cada instante, la tendencia pasar la
esponja del juicio benvolo sobre Io que
en esa colonizaci6n hubo de equivocado
y aiin de terrible para hacer resaltar lo
que ella tavo de beneficioso, de valor
humano, como se ve en clertas sabias
prescripciones de 1as famosas leyes de
Indias en su mayor parte incumplidas
por desgracia. IIace pocos afos que en











los camipos de Cuba, iluminiados por las
everberaciones del incendio, -'Mximo
C1omes y Maceo escribieron con la punta
de sus espadas los Iltimos cantos de la
magna epopeya emancipadora de Am-
rica. Pero nuestra alma continua in-
timamente influida por la herencia es-
piritual que informa muchos aspectos
de la vida social hispano-americana.
Olvidados los odios que suscit6 la con-
tienda nos hemos confundido en un es-
trecho abrazo como miembros de una
familia que pasado el enojo de inevita-
bles desavenencias tornan A estrechar
los viejos lazos con mayor fuerza que
antes. Y esos lazos tienen aqui mucha
fuerza de anudaci6n, pues Santo Do-
mingo fud cuna y centro privilegiado de
la civilizaci6n espaiola en este Conti-
nente. De aqui tom6 rumbo luminoso
esa civilizaci6n para espatrcir su savia
por 1as vecinas Antillas y regiones ame-
ricanas mis distantes.. .











En estas repliblicas como en la misma
Espaila manifistase en estos momentos
un movimiento de cordial y fecunda
aproximaci6n. Cada ves tienden A ser
mis fuertes los vinculos entre la duefia
del solar glorioso en que vieron la lusl
nuestros progenitores y las naciones que
en este vasto Continente perpetiian su
idioma majestuoso y sonoro y conservan
el espiritu de la raza que ha realizado
tantas cosas asombrosas en el escenario
del mundo. IIay que dar toda la robus-
tem posible A esa solidaridad espiritual
que anhelan estadistas, escritores y
poetas para que no se pierda 6 extravie
lamentablemente el conjunto de fuerz;as
y direcciones espirituales integradas en
la civrilizaci6u latina, la mis ilustre de
todas. Quien recorra-las pAgoinas in-
coloras de' este relato sentird que en
ellas, sin mengua de lo que considero
verdadero y justo, palpita un prop6sito
de serena imparcialidad en el examen y










en la exposici6n de los hechos. La cam-
paila restauradora en todas sus partes
y las interesantes circunstancias que la
precedieron determindndola merecen por
su excepcional importancia ser estudia-
das, como tal ves lo realice alg=in dia,
en un trabajo ms detenido y extenso
que el presente libro. Pero, deficiente
y todo, no se hallard en 1 nada que 11e-
ve trazas de resucitar, torpemente, ex-
tinguidos rencores. Quizas fu6 necesa-
rio pasar por la ruta sombrfa cuajada
de sangre y horrores de la guerra para
que en el actual instante de apacigua-
miento encontrasen terreno abonado
para prosperar formas nuevas y progre.
sivas de comn adelanto social. A veces,
en la historia, con mayor 6 menor pre-
cisi6n, atisbase un proceso de renova-
ci6n de modos y maneras de comprender
la vida cuyo gnesis, en grandisima
parte, se escapa casi de continuo A la
mirada mis sagas investigadora. ..











Como en la vida individual existen tam-
bidn en la vida social misteriosos fac-
tores subconscientes que, aun patenti-
Andose en la realizaci6n de ciertos mo-
vimientos colectivos, son de tan intima
esencia que resisten siempre victoriosa-
mente al andlisis ms penetrante y pro-




En Perico Antunes, el protagonista de
esta narraci6n novelesca, he querido
personificar en cuanto me ha sido dable
el sentimiento de las clases populares
con motivo del rdpido, inesperado y ra-
dical cambio realizado por el persona-
lismo imperante en la Reptiblica en
aquella hora tremenda de su historia.
En este relato, positivamente hist6rico
en el fondo, he pretendido, sin haberlo
alcanzado de segruro, dar la visi6n mis
6 menos artistica de una 6poca de excep-
cional inters en la vida de la sociedad











dominicana. .. Cualquier error de ms
6 menos bulto que haya cometido en tal
empeiio tiene su excusa en la sana inten-
ci6n patri6tica que resplandece en este
libro desde la primera A la Iltima p-
gina. Creo no haber vulnerado en lo
mis minimo los fueros de la verdad his-
t6rica, por ms que no dudo pueda ha-
ber incurrido en alg;unas insignificantes
inexactitudes que ateniia 6 justifica el
cardcter novelesco de la presente obra.
Nuestra historia, en un amplio sentido
critico, est aun por escribirse. La in-
esperada vuelta al status colonial bajo
la monarqufa espafiola y la guerra res-
tauradora que fu su necesaria conse-
cuencia~ constituyen, quizas, el episodio
ms curioso y cruento de nuestra agi-
tada y tr,gica existencia hist6rica. La
restauraci6n, particularmente en su pri-
mera fulminante etapa, desde la salida
de David hasta la retirada de las tropas
espafiolas de Santiago, presenta aspec-












tos que la revisten de un interds cre-
ciente y de veras sugestivo. En esa pri-
mera y decisiva fase-aun precedida de
trabajos serios en que intervinieron dis-
tinguidos cindadanos,-fud obra, poco
menos que exclusiva, de gente inculta
salida casi en su mayoria de las 1timas
clases sociales, que naturalmente expe-
riment6 mucho primero que las clases
mis elevadas el golpe de procedimien-
tos, ordenanzas y prActicas del rgimen
colonial incompatibles con algunos de
sus usos y costumbres que en todo
tiempo respet6 la recien asesinada re-
pblica. Del alma de ese pueblo, del
alma de esa muchedumbre inculta y des-
heredada, surgid>, como de oculto volchn,
el torrente de birviente lava que como
mar de fuego iba A extenderse hasta los
1timos rincones del territorio domini-
cano.
En la cima, en el asiento de la parte
mis culta y acomodada de la sociedad











dominicana, hubo algunos que por sim-
patia 6 por interds se encontraron desde
el primer momento bien hallados con la
dominaci6n espatiola. Otros de esa
misma estratificaci6n social, mucho ms
numerosos, all, en lo mis rec6ndito de
sus almas, continuaban rindiendo una
especie de fervoroso culto al caro re-
cuerdo de la recien muerta nacionali-
dad; pero juzgndose por su relativa
cultura en posesi6n del verdadero sen-
tido de 1as circunstancias del momento,
se les figuraba vana 6 imprudente qui-
mera la pretensi6n de derrumbar casi
sin recursos el nuevo rgimen colonial
afianzado como suponian sobre bases de
solides inconmovible. Es claro que la
dominaci6n espaiiola, poderosisima, po-
dia en breve tiempo poner en las costas
dominicanas el ejrcito relativamente
numeroso y muy disciplinado que man-
tenia en sus posesiones de Cuba y Puer-
to Rico para extirpar en gCrmen cual-











quier intentona revolucionaria que con-
tribuirfa indudablemente A empeorar la
situaci6n del pais en muchos conceptos.
Esa manera de considerar las cosas pa-
recia en realidad, pensando dentro del
marco de la mis rudimentaria 16gica, lo
ms prudente, discreto y razonable.
Pero en ciertas circunstancias de la vida
de los pueblos, lo que en muchisimas
ocasiones aparece A flor de mirada como
muy preciso y claro con todos los atri-
butos requeridos para ser objeto de an
juicio s61ido y exacto, resulta muchas
veces radicalmente antittico 10 que
se suponia fundadamente, y ello quisas
debido la impulsi6n de cierto dina-
mismo que sedesenvuelve con misterioso
ritmo en la vida social casi siempre
fuera del alcance de nuestras percep-
clones. .
La restauraci6n de la Repliblica fu
un hecho, se hizo, y 6sto es lo que A pri-
mera vista resalta, porque un grupo nu-











meroso de gente del pueblo-que tenien-
do poco que. perder se encontraba por
entero desligado de ese espiritu de con-
servaci6n que origina siempre el amor
de los intereses materiales-se lanz6 al
campo sin pararse en barras invocando
un ideal de patria libre que ya habia
echado bastantes raices en el alma popu-
lar. Triunfaron al fin Apesar detantisi-
mos obsticulos hacinados en su camino,
se salieron con la suya, porque tuvieron
f, porque creyeron, porque A toda hora
contemplaron como la in mutable estrella
polar de su pensamiento la visi6n de la
patria independiente que fulg~uraba como
disco de fuego en el lejano horizonte.
I)ada ya la radical impulsi6n, perdiendo
naturales temores, muchos de relativo
valor intelectual y social fueron agru-
pindose alrededor de esa masa inculta
que con sin igual arrojo habia dado co-
mienzo la ingente empresa de recons-
tituir la Repiiblica. Muchos y conno-











tados elementos aparecieron en el mo-
mento preciso para encausar por opor-
tunos y bien escogidos derroteros las
masas ineducadas y sin apropiada cohe-
rencia que hasta aquel instante habian
marchado como al azar, sin rumbo fijo,
al capricho de las dramiticas vicisitu-
des de la lucha armada. Entre esa clase
inculta, resuelta y fiera, y el rCgimen
colonial recientemente implantado no
hubo desde el principio avenencia mis 6
menos cordial yduradera. Con rpida
jntuicide de la realidad, el sentir popu-
lar comprendid desde muy temprano,
casi por instinto, sin poder razonar sino
muy confusamente su propio pensamien-
to, que el r@,vmen colonial fracasarfa
sin remisi6n en plazo mis 6 menos dila-
tado. Aunque sin ninglin gnero de
educaci6n politica, esa clase popular
analfabeta 6 impulsiva, habia gos~ado A
su manera del bien supremo de una in-
dependencia alcanzada merced un ba-











tallar porfiado y sangriento. La me-
moria de lo que habia perdido avivaba
su encono. Tenian iso presente toda
hora, y de abi, de esa sugesti6n perma-
nente de raie muy intima, de ese recuerdo
tenaz avivado A toda hora por actos de
gobernantes locales que herfan sus cos-
tumbres mis arraigadas, A pasar A la
lucha, A la abierta rebeli6n, no habia
ms que un paso. Y lo dieron en me-
morable dia con espanto de los timidos
6 irresolutos que desde luegoo pronosti-
caron A las cuatro vientos el inevitable
fracaso. No se equivocaron, porque
ciertos componentes sociales, en toda la
extensi6n del pas, estaban perfecta-
mente dispuestos A coadyuvar en esa
obra arriesgada y de relevante alteza
patri6tica. De esa decisi6n, de ese es-
tado de alma, surgi6 nuevamente, reves-
tida de b1ica majestad, la Repblica
extinguida el funesto 18 de Marso. .
HoyT como aver, en esa masa, en esa











gente del pneblo aun no contagiada por
destructores escepticismos, vibra ro-
busto un sentimiento de patria libre
refractario por instinto mas que por
convicci6n A cuanto se encamine A lesio-
nar nuestra autonomfa. En esa clase,
lo mismo 6 ms que hace cincuenta aflos,
palpita potente el sentimiento salvador
y viril que ha producido y producird los
Perico Anitunes dispuestos en todo ins-
tante A correr al sacrificio her6ico para
conservar en toda su prfstina integridad
la Repilblica gloriosa del 27 de Febrero
y del 16 de Agosto.






















Primera Parte.




LA BANDERA.

























e;)rico Antunez se despert6 sobresal-
tado. Pareci61e que el viejo lo 11amaba
con acento col6rico. .. iQu hora serfa?
Por las rendijas de las mal unidas tablas
de palma del'bohio se filtraba una cla-
ridad muy tnue que iba creciendo por
grados. .. De diayal Restregndose los
ojos para sacudir el suefio que lo domi-
naba se sent6 en el estrecho catre pres-
tando atento oido los vagos rumoree de
fuera. .. En el patio cacareaban las











gallinas. A ratos lanzaban los gallos las
estridentes notas de su canto triunfal.
Los sonidos de las campanas de la iglesia
del Carmen, bastante amortiguados por
la distancia, resonaban alegremente con-
vocando A los fieles para la misa rezada. .
Sentia una laxitud inmensa en todos sus
miembros y ganas irresistibles de poner
de nuevo la cabeza en la blanda almo-
hada para echar otro ratito de suefio.. .
El viejo Juau, su padre, el taita, como
cariosamente lo llamaba, no habia
vuelto abrir la boca. Se habrfa dor-
mido de nuevo sin duda. Con el frfo
que hacia so era lo me~jor. Iba A acos-
tarse de nuevo, bien arropado, cuando en
la habitaci6n contigua escuch6 la respi-
raci6n fuerte y entrecortada, interrum-
pida menudo por una tosecilla, de su
hermana Maruca, y de pronto se acord6
que el taita le habia recomendado ,con
muchisima insistencia se levantase muy
temprano para ir al pueblo con objeto de
que en la botica pr6xima al Mercado le
despachasen el medicamento que el doc-










tor Andr6 habia recetado para la en-
ferma. Sin ms titubeos se puso en pie
cogiendo de una silla de paja inmediata
sus prendas de vestir, si no lujosas, pro-
pias por lo menos de un campesino aco-
modado que tenia muy buenas relaciones
en Santiago adonde iba cada rato.. .
Mientras se dedicaba esta ocupaci6n
easi maquinailmente, procuraba coordi-
nar sus ideas amortiguadas 6 borrosas
por el suefio para evocar el recuerdo,
claro y preciso, de cuanto durante las
p-rimeras horas de esa noche le habia
ocurrido en el fandango verificado en el
bohio de Paco Lopez, el pedineo, A cosa
de una legua de alli y al que habia asis-
tido en compania de Roque Nufiez, su
primo 4 inseparable compafiero de tra-
gos y jolgorios.. .
Cuando llegaron ambos primos, eso
de las nueve de la noche, la rstica fiesta
reb'osaba de' animaci6n y alegria. El
aguardiente, tomado pasto, empezaba A
hacer de las suyas. La orquesta, com.
puesta de un tip>le, cuatro, tambora y










giiirat, desgranaba. las suaves notae de un
cadencioso merengue, uno de esos meren-
gues que Perico bailaba, con insuperable
maestria coreogrifica. .. De color algo
obscuro, alto, fornido, de pujante fuerza
ffsica, especie de H6rcules campesino, de
muy agradables facciones, con unos ojos
negros de rara expresi6n que parecian
mirar muy adentro; diestro como pocoe
en manejar un caballo, en preparar gallos
para la lidia, y, sobre todo, en bailar con
gallardia. zapateo, carabin, merengue y
demis cosas bailables, gozaba Perico An-
tunez de merecido renombre entre la ju-
ventud masculina y femenina de esos
contornos. Poco despu6s de su Ilegada
al fatndango, exitado por algunas liba-
ciones, sin encomendarse Dios ni al
diablo, sac6 bailar Suna, la novia de
Chago Lopez, hijo del duefio de la fiesta,
quien se mantenfa celoso de Perico por
las continuas atenciones que prodigaba A
su novia. Y erat cierto que Suna le gus-
taba de veras. Esbelta, robusta, bien
proporcionada, de fisonomfa fina y agra-










ciada, de curvas bastante pronunciadae
que al bailar se movian voluptuosamente,
era una hembra de rechupete que Perico
all en sus adentros hatbia decidido con-
quistar A todo trance, cueste lo que cos-
tare. Hacia dias que se habia propuesto
desbancar Chago. Suna, aun mante-
niendo relaciones muy formales con el
novio, ya com~o quien dice en visperas
de casorio, no podfa, aunque lo intentaba,
disimular el inters que le inspiraba Pe-
rico. Esa simpatia saltaba A los ojos.
Era necesario ser muy lerdo para no
verlo claro, yt'hago ciertamente no tenia
un pelo de zoquete. Aquello no iba A
parar bien.. .
Los tragos se le habian subido Chago
la cabeza, y, ya sin poder contenerse, en
un momento en' que Perico iba ma em-
bullado bailanda.con Suna y estrechin-
dole el talle ms de lo que era, debido,
di6 un fuerte empuj6n al entusiasmado
bailador pretendiendo quitarle la pareja
de los brazos. .. Ave Maria Purisimal
Y qu6 tiberio de dos mil demonios se










arm6 incontinente. Las velas que alum-
braban la sala se apagaron como por en-
canto. Palabras de insulto, rugidos de
c61era se oian A cada paso dominando el
continuo chis chas de los machetes.. .
Perico y su primo Roque estaban solos
puede decirse, tenian contra si toda la
fiesta, pero ni un instanite perdieron los
estribos al verse cada vez mis estrecha-
dos. No dejaron ni un segundo de de-
mostrar la serenidad y arrojo de que ha-
bian dado ostensibles muestras en lances
iguales. Sin recibir ni un rasguilo, apro-
vechndose de la densa obscuridad, lo-
graron abrirse paso internindose en el
monte. .. Una hora mis tarde, en la
tranquera de la estancia de Perico se se-
pararon ambos primos dndose un fuerte
apret6n de manos. Juntos habian aca-
bado fandangos mis de unia ves y siem-
pre les habia salido bien la cosa.. .
Todo so rumiaba Perico mientras se
vestia con esa rapidez elotrica con que
se asocian los pensamientos en el cerebro
en determinados instantes psicol6gicos,











cuando de improviso, empujando con
fuerza la puerta del cuarto, apareci6 el
viejo Juan con un papel en la mano y
dicindole con voz irritada:
iNo acabars de vestirte, jaraganazo?
V volando que te despachen eso en
la botica.. .



















II.




En Otra-Banda, monte adentro, algo
retirado del Yaque, en una especie de
plazolet&k tapizada de perenne verdura,
se alzaba el bohfo, espacioso y limpio, en
que moraban el comandante retirado
Juan Antunez y' sus dos hijos Perico y
Maruca. Recientemente enjalbegada, la
rstica vivienda alegraba con su nota de
brillante blaneuira el mon6tono verde
obscuro del paisaje circunstante. Coas
de ocho 6 nueve afios had~a que vivia alli
el comandante Juan Antunes. No estaba










por completo el viejo militar .desprovisto
de instrucci6n, pues en su infancia, en
una escuelita de la ciudad habia apren-
dibo leer con alguna soltura y d escribir
con letra bastante regular aunque incu-
rriendo menudo en disparates ortogr-
ficos de folio. Ya muchach6n entr6 en
una tabaqueria donde, empezando por
hacer empufios, Ileg6 bien pronto ad-
quirir mucha, fama por su insuperable
habilidad en la confecei6n de cigarros de
forma y corte muy alabados por los con-
sumidores. Gan algunos reales, los su-
ficientes para comprar una modesta casita
en los Chachases, casndose poquito des-
pus con Colasina, la laboriosa y amante
compattera muerta hacia diecisiete afios
al dar Inz Maruca.
Juan Antunez, que siempre se habia
distinguido por su furibundo anti-haitia-
nismo, estaba enel grupo que victore6
con fren6tico entusiasmo Dominigo
Daniel Pichardo cuando este distinguido
cindadano, en la sesi6n del Ayuntamien-
to en que se trataba de adheriree la










obra del 27 de Febrero, en un vigoroso
arranque tribunicio, hizo cesar los titu-
beos y vacilaciones de algunos arrastran-
do los Animos con su verbo fulgurante por
la via de las resoluciones supremas. En
aquellos dias de angustiosa expectaci6n,
y no obstante de estar ya casi tocando los
cuarenta alios, 11am6 siempre la atenci6n
por su decisi6n y su ardor por la causa
separatista. Era sargento de la primera
compania del batall6n La Flor, y en
los dias que precedieron al 30 de Marzo
se le contempl6 trabajando de continuo
personalmente, como un pe6n, en los re-
ductos que se improvisaban para hacer
resistencia al ej6rcito de Pierrot que ve-
afa marchas forzadas con el designio
de aduefiarse de la noble ciudad ases-
tando con ello golpe de muerte A la fla-
mante empresa separatista. Disipado el
humo de las G1timas descargas del com-
bate refiido en aquel glorioso dia, ya ca-
yendo la tarde, el general Imbert, alma
de la defensa, dirigi6 en el fuerte Dios an-
te un grupo de oficiales al eargento Antu-










niez calurosas frases de encomio por su
serenidad y bizarria. Desde entouces no
fu, no quiso ser mAs que un soldatdo.
En su alma forjada por un tradiciona-
lismo algo confuso y como estructurada
para cosas grandes, florecia un sentimien-
to de perenne odio los maneses, sen-
timiento que, en los primeros tiempos,
parecia como condensar todo su ideal de
patria libre. Cada vez que por la fron-
tera asomaba el haitiano, Juan Antunez
era siempre de los primeros en volar al
encuentro de la horda enemiga. En Be-
ler recibi6 una herida en el bratzo dere-
cho de que san6 prontatmente. En Sabana
Larga, en el momento en que cumplfa
una orden del general Juan Luis Franco
Bid6, un disparo de cali6n dematsiado
cercano casi le quem6 los ojos. Desde
entonces sufrfa mucho de la vista, lo que,
en los momentos agudos de la enferme-
dad, le atgriaba el carcter de ma~nera
que se incomodaba con frecuencia por el
ms chico motivo. ARos despu6s de mo-
rir Colasina, creyendo asegurar mejor el










porvenir de esu hijos, se traelad6 A la
Otra-Banda A un terrdno que habia he-
redado de un tfo donde foment6 una
especie de potrero y se dedic6 al cultivo
de frutos menores que cotidianamente
enviaba A vender al mercado de Santisgo.
Con el producto de esos frutos y de la
leche de algunas vacas se vivia con bas-
tante desahogo en el bohio. Despus de
Sabanab-Larga fu ascendido coman-
dante, y aunque pidi6 y obtuvo su retiro
estaba siempre dispuesto, pesar de sus
achaques, correr como en otro tiempo
adonde quiera que se quemase la p61-
vora. .
Tres amores vibraban intensamente en
el alma de aquel guerrero que, no obe-
tante su frecuente contacto con cosas de
sangre y de exterminio propias del que
sigue la carrera de las armas, conservaba
en su organismo afectivo cierto fondo de
innata bondad que lo hacia por lo ge-
neral refractario A esos actos de extre-
mada violencia en que incurren con fre-
cuencia cuantos se habittan por los azares










de la lucha armada al desprecio continuo
de la vida. Constitufan esos tres amores,
siempre intensificando su espiritu, la
patria, sus dos hijos, y el recuerdo siem-
pre vivo de la muerta, de la amante y
abnegada compafiera que, durante bre-
ves dias, le habia proporcionado momen-
tos de felicidad deavanecidos para siem-
pre en melano61icas lejanfas. .. La pa-
tria! .. En 1 esa palabra, lo que para 41
simbolizaba, no tenia ni podia tener las
condiciones de un concepto reflexivo, de
una creaci6n mental bien definida, sino
era algo de espontineo y de instintivo,
algo asi como la 11amarada de un senti-
miento que 11enaba perp6tuamente, ilu-
minndolos y caldendolos, los mist inti-
mos rincones de su espiritu. El tema
inagotable de sus conversaciones eran
los ma resonantes hechos de armas en
que habia tomado parte. El 30 de
Marzo, Beler, Sabana-Larga, estaban con-
tinuamente en sus labios. .. Sue narra-
eiones, escuchadas con deleite por algu-
nos vecinos que formaban su diaria ter-










tulia, al caer de sus labios se tefifan de
cierta unci6n, se impregnaban de cierto
calor intimo que les daba como formas
de plegarias 6 de himnos alguna dei-
dad desconocida. .. Seis sillas serranas,
cuatro mecedoras y una mesita de pino
cubierta con reluciente hule negro com-
ponian el ms que modesto mobiliario de
la salita del bohio. De uno de los setos,
el mis bafiado por la luz, colgaba de un
grueso clavo un cuadro 6 cosa que tenia
pretensiones de tal. Examinado corta
distancia podian leerse en su borde infe-
rior estas palabras: Batalla de Beler. ..
La pintura, ordinarisima, obra de un po-
bre diablo de aficionado poco ducho en
achaques pict6ricos, carecia, casi por com-
pleto, de ess facultad de acertada y bella
expresi6n que 'constituye la piedra de
toque del geniuino artista. El cuadro no
atrafa ni por la correcei6n del dibujo ni
por la bien equilibrada sobriedetd dlel
colorido. Ni un solo toque de efecto, ni
una pincelada de mediano valor pictural.
Las figuras representedas carecen de ver-










dad, de animaci6n, de vida. Delante,
ginete en un soberbio cabatllo blanco, se
destaca el caudillo vencedor en aquella
jornada, el bizarro general Salcedo. A su
lado, con los carrillos inflados, toca un
corneta. Todo el campo aparece como
cubierto por espeso humo. Apenas se
alcanza divisar una especie de fortn
de que acaban de apoderarse nuestras
tropas como se ve por el pabell6n cruzado
que flamnea en su parte mis elevada. Esa
bandera de colores muy encendidos, sim-
bolo glorioso inmortal de la patria, es
lo que mejor se destaca en aquel abiga-
rrado conjunto de lineas y de colores. En
la imaginaci6n del viejo Juan la bandera
no era s61o un simbolo, un objeto repre-
sentativo, sino como la patria misma,
viva y palpitante, su forma ms plstica
y visible puede decirse. iLa habia con-
templado tantas veces, tremolando or-
gullosa, arrullada por el silbido de las
balas y por vibrantes y prolongadas acla-
maciones triunfalesl Se pasaba las horas
frente al cuadro deleitado en la silenciosa










contemplaci6n de los vivos y alegres co-
lores de esa, bandera que para 1 compen-
diaba todo un poema de abnegaci6n y de
noble amor al terrutio. .. Entre 41 y la
bandera existian no se qu conexionies
espirituales, cierto vinculo misterioso
ntimo, que agrupaba como en apretado
has las fibras mis puras y nobles de su
intensa sensibilidad. Todos los dias, al
rayar el alba, ofa desde su lecho con re-
c6ndita fruici6n, los lejanos toques de
corneta que anunciaban que en el fuerte
de San Luis iba izarse su bandera, la
bandera gloriosa de Febrero.. .




















III.




Perico acababa de cumplir veintiun
afios y Maruca. diecisiete. Antes de la.
mudada la Otra-Banda habia Perico
frecuentado una escuela de primeras le-
tras que sostenia y dirigia el cura de la
parroquia donde aprendi6 leer y escri-
bir no del todo mal, las cuatro reglas y
un mundo de oraciones que el buen sa-
cerdote se habia esforzado en ensefiarle.
Se sabia al dedillo todo el catecismo.
Maruca, salvo cosas de rezo, no sabia
nada. Era una ignorantuela de tomo y










lomo. Caida su madre en la tumba
raiz de una operaci6n quirlirgica indis-
pensable para que ella pudiera venir al
mundo, creci6 la nifia endeble, flacucha,
algo raquitica, con una salud muy deli-
cada, plida flor de cementerio, como
quien espera recibir de momento el 6sculo
amoroso de la muerte. .. Formaba cu-
rioso y resaltante contraste con Perico, su
hermano, mocet6n fornido que podia le-
vantar un quintal sin mayor esfuerzo,
que, con sus misculos de acero y su des-
treza abatia al toro mis bravio y dome-
fiaba el potro mis cerril, resultando, en
10 fisico, hombre que no reconocia por
todos esos contornos rival capaz de echarle
la zancadilla. .. La vida de Maruca era
una queja continua. Unas veces la ca-
beza, otras el pecho, otras el est6mago,
stempre tenia algo que le doliese 6 la
hiciese victima de un nuevo sufrimienito.
El doctor Andr, que tenia en mucha
estima al comandante Juan, recetaba con
frecuencia la muchacha, aunque disi-
mulaba poco sus temores sobre la enter-










medad que minaba aquel cuerpecito, ver-
dadera ruina fisiol6gica. Atendia con
ahinco los quehaceres de la casa, por
ms que su padre y su hermano que la
querian entrafiablemente, con afecto pro-
fundo en que habia dejos muy pronun-
ciados de compasi6n, habian buscado una
criada para que Maruca ni siquiera mo-
viese una silla. Cosia algunas veces,
pero su principal ocupaci6n era rezar,
cosa que hacia con fervor en ocasiones
exagerado y aun extravagante. Se des-
vivia por rosarios, novenas, y en general
cuanto oliese cosas de iglesia. Todos
los afios, asi se sintiese indispuesta, se
ponia en camino del Santo Cerro donde
tenia una tfa paterna que la mimaba mu-
cho, para asistir las fiestas patronales
de la Virgen de las Mercedes, una bien
coloreada estampa de la cual tenfa pe-
gada en la pared de su cuartito, frente
su catre, y ante la que, todas las noches
antes de acostarse se arrodillaba para
elevarle sus cndidos y fervorosos ruegos.
iCuanto queria esa imagen, recuerdo de











su madre, que tantas veces escuch6 las
plegarias del ser querido A quien Maruea
no habia conocido, pero cuyo nombre
tenia grabado con caracteres indelebles
en lo ms intimo de su coraz6nt En su
fe infantil, espontinea, externa, pro-
ducto de fuerzas ancestrales rec6nditas,
ablo revestia caricter divino, s61o debia
ser objeto de culto religioso, lo que apa-
recia de la divinidad bajo una forma sen-
sible, lo que podfa ver y tocar, la sacra
figura pintada en el lienzo 6 de cualquier
material plstico modelada por el arte.. .
Era naturalmente agraciada y posea
esa melanc61ica belleza, inconsistente y
frgil, de las cosas destinadas A deava-
necerse prematuramente. De su carita de
un color indio bastante claro, ovalada,
serena y plida, suavemente iluminada
ratos por el rictus de una sonrisa lu-
minosa que ponia en ella como latmpos
siderales; de toda su fisonomfa emanaba
no se que sutil perfume de encanto noble
y casto que 6 primera vista inspiraba
profunda simpatia. Con todo so, debido











sin duda j su salud endeble, era lo cierto
que hasta entonces ninglin amartelado
mozalbete habia clavado en ella su mi-
rada con esa insistencia que es vehe-
mente indicio de admiraci6n 6 de deseo
ni habia dealizado en sus oidos, modo
de ondas arrulladoras, esas palabras en-
cendidas, verdadera mdsica del alma,
que manera de dardos de fuego vani l
clavarse en el coraz6n de las virgenes..
Perico queria muchisimo su hermana
tomando continuo cuidado en que estu-
viese bien atendida y no cesando de
aconsejarla que saliera siempre bien
abrigada y cumpliera al pi de la letra
las prescripciones del mdico. En el
afecto entrafiable de Perico vibraba, en-
noblecindolo, algo de inmensa piedad
por aquella nifia devorada por la anemia
que, en lo exterior, en lo que delata
fuerza fisica, era la antitesis viviente del
mozo. .. Fuera de este afecto sincero y
vivo, del caritio mezclado de respeto que
experimentaba por el taita, y de su inti-
midad con su primo Roque, casi de eu










misma. edad, aunque diferentes en lo ff-
sico, pues era de menor estatura y mis
delgado que Perico, ste no tenia ninglin
otro verdadero afecto no habindose to-
davia sentido envuelto en las redes de
una pasi6n amorosa lo bastante fuerte
para arrastrarlo al matrimonio, sacra-
mento que le era realmente antiptico.. *
Sus numerosos amores habian sido siem-
pre momentineos caprichos, pronto satis-
fechos. En 1 persistfa potente, velada
coni formas mis 6 menos aceptables, la
salvaje rusticidad del hombre primitivo,
del antepasado remotisimo que, en la
selva virgen, en el seno fecundo de la
Naturaleza serena 6 impasible, acecha
la hembra y se apodera de ella, obede-
ciendo al deseo brutal, para gozarla un
instante y luego abandonarla desdefiosa-
mente. .
Perico era puede decirse el todo de la
estancia. El viejo, achaeoso y en camino
de perder la vista, no podfa ocuparse
mucho en las faenas campestres, pero el
mozo vigilaba continuamente los trabajos










de manera que en la finca todo marchaba
viento en popa. Gastaba las horas que
le quedaban libres en montar Lindo,
arrogatnte potro bayo que tenia en mucha
estima por sus brios y su paso, en soste-
ner fugaces amorios, en tirar alguito de
la, oreja A Jorge, y en asistir j los fandan-
*gos procurando en ellos despertar la ad-
miraci6n de mozos y de mozas por su des-
treza coreogrfica y su generosidad en
brindar tragos y empanadas. La fiebre
patri6tica del viejo no lo habia contagia-
do. Solo le impresionaban los relatos del
taita cuando en ellos salian relucir actos
individuales de arrojo 6 de fuerza personal.
Tambin ponia su miaja de atenci6n cuan-
do el viejo hacia referencia la poca en
que Perico era chiquirrito, en los Altimos
anos de la domihaci6n haitiana, cuando
los mafieses gobernaban el pas como
verdaderos sefiores de horca y cuchillo.
El viejo se acordaba mucho de un desaire
que habia recibido del general Morisset
una ves que fu la gobernaci6n A. prac-
ticar no s6 que diligencia de poca impor-










tancia. El jefe haitiano ni siquiera ha-
ba atendido lo que le decia despididn-
dolo con unas palabras en paidc que ni
el diablo mismno hubiera entendido. Siem-
pre que se referia la poca haitiana el
viejo Juan emnpleaba esta expresi6u:
<:cuando la otra bandera> y siemipre la
subrayaba con un acento en que habia
pronunciados matices de inveterado des-
precio. Perico nunca habia visto en el
fu~erte de San Luis otra banidera que la
dominicanla, la que el comandante amaba
con un ardor que con la edad antes que
enfriarse parecia hacerse mas vivo y po-
tente, de tal modo que decia de continuo
aun riesgo de fastidiar j los que le ofan
que viejo y cegato como estaba no ten-
dria inconveniiente en de:jarlo todo, hijos
intereses, para emputiar las armas si el
haitiano se atrevia j cruzar otra vez la
frontera..
La lus solar empezaba j esparcir la
pompa de sus fulguraciones sobre el rtis-
tico paisaje, pleno de esos mil confusos
rumores qlue anuncian el solemne des-










pertar de la vida en el catmp6. Las hojas
de los Arboles estaban todavia cubiertas
de rocio, piedras preciosas inconsistentes C
y effmeras que despedian irradiaciones
policromas al sentir la suave caricia de
la luz. Todos esos ruidos asociadlos en
un ritmo indefinible y fuerte, toda esa
creciente y soberana explosi6n de vida
semejaba como un himno que de la
tierra estremecida y fecunda se elevaba
al cielo intensamente azul apenas sureado
por una que otra ligera nubecilla...
Perico habia ya ensillado el bayo, y
con la receta escondida en el forro del
sombrero para que no se la perdiese, sin
esperar mjs salt6 con ligereza suma so-
bre el caballo emprendliendo la marchia
por una vereda que iba terminar al pi
mismo del cauce del Yaque. .. Antes de
dar rienida al bayo grit6 Maruca que lo
contemplaba deade la puerta del bohio y
que no habia cesado de recomendarle
que se apresurara. Aboritica estoy de
vueltal




















IV.




Pas6 un espacio de tiempo como de
una hora y despu6s otra sin que Pe-
rico estuviese de vuelta. Ese tiempo era
ms que suficiente dado lo corto de la
distancia y lo bien montado que iba para
que en la botica le despachasen la receta
y estuviera ya descansado en el bohio.
Qu haria ese tronera? .. El viejo co-
menzaba impacientarse. Seguramente
diciendo chicoleos de color subido al-
gunas mozas de buen semblante y am-










pline caderats, de esas color de canela que
tanto le gusta~ban y que A esa hora solfan
frecuentar el Mercado. Porque en viendo
faldas, ya estaba Perico fuera de quicio.
Y el viejo, para sus adentros, no se lo
reprochaba dematsiado. En sus moce-
dades habia hecho lo mismo. Perico lo
tenia sin duda en la sangre. .. Pero la
pobre Maruca estaba impaciente por
principiar & tomar su remedio & la hora
sefialadat por el mdico. No tenfa Pe-
rico perd6n de Dios con ess injustificable
tardanza. .. Pero d6nde estarfra, Virgen
de la Altagracial De stibito levant6se y
se dirigi6 A la puerts creyendo haber
pereibido el ruido como de alguien que
liegaba. .. Nada, nada. .. Y Maruca
esperando con tanta ansiedad on remedio.
Esta ves of que tenia fe en que curaria
completamente. Tenia hecha la pro-
mesa, si recobraba la salud, de ir A pi al
Santo Cerro y subirl~a penosa cuesta de
rodillas como hacian algunos romeros
.dando muestras de una devoci6n que
para muchos pasaba de raya. .










Esta ves si no ee equivocaba el viejo
Juan. La voz que resonaba A lo lejos era
la de Perico. Entre un mill6n la reco-
nocerfa. Al fin! Efectivamente, por la
estrecha faja arcillosa de la vereda que
cortaba el c6sped codio una 16Iea ondu-
losa que desaparecia en un monte cer-
cano, avanzaba Perico espoleando el ca-
ballo y dando muestras de una agitaci6n
que era en 61 cosa ins61ita. En sus ojos
se pintaba el asombro. Toda su fisono-
mfa revelaba profundo estupor. .. Qu6
le ocurria? El comandante, inquieto,
casi sin poder articular palabra, fijaba en
61 intensamente la mirada de sus ojos
enfermos, una mirada en que palpita-
ban muchas interrogaciones. .. Perice
se repuso pronto, mir6 de frente al viejo
y con voz en emoci6n en 41 extralia, pronunci6 estas
palabras como quien hace un disparo:
lYa hay otra banderal
El comandante se qued6 turulato sizi
comprender ni pisca de lo que acababa
de decir Perico, quien habia ya entre-










gado su remedio Maruca. .. 1Qu6 jeri-
gonza era esal Como si le hablaran en
chinol Seguramente su hijo habia em-
pinado el codo ms de la cuentst. Los
tragos, los malditos tragost Sin duda se
habia 6 le habian ajumado en el pueblo.
Perico 10 negaba tenazmente afirmando
que solo habia. tomado la mailana.
Y repetia con insistencia:
lYa hay otra. banderal
Y ya bien repuesto, completamente
dueno de si, repitindose menudo, en
frase cortada, pintoresca, interrumpida, A
trechos por exclamaciones muy expre-
sivas, comenz6 narrar lo que habia visto
y oido en Santiago. Al entrar no not6
nada, pero ya cerca. de la esquina en que
estaba la botica A que se dirigia comenz6
ver grupitos de gente que hablaban enl
voz baja como comentando un suceso de
alguna imiportancia. .. iSe habia come-
tido algin crimnen?. .. Qu6 pasaba? Una
mujer del pueblo, con una batea de fru-
tas en la cabeza, al cruzar delante de Pe-
rico le dijo una congnere suya que










estaba de pi en la puerta de una casa
como esperando algo, estas palabras que
61 oy6 claramente: Ya diz que semos de
Espatia. El viejo Juan, con los ojos muy
abiertos, como si de repente se hubieran
curado, los clavaba como dos putiales en
el narrador, quien proseguf'a relatando su
rara odisea sin omitir el misleve detalle.
Por la mente del viejo pasaba esta idea:
Si se habr vuelto locol .. .
Despus de comprar la medicina se fu
detrs de unos cuantos que iban oir no
se que cosa en la plaza principal. Allf,
frente A la Circel vieja, un hombre lefa
lentamente un papel con voz clara y re-
sonante. .. Her via la gente en la plaza.. .
A la distancia en que se encontraba s61o
pudo recoger palabras que careefan para
61 de verdadeo sentido: Santana, rein-
corporaci6n, madre patria, Isabel se-
gunda. .. Casi pegado 61 un hombre
bien trajeado que conversaba con otro
que tenia al lado solt6 esta frase: Al fin
se sali6 Santana con la suya. .. Perico
continuaba observando sin entender ni










miaja de aquel intringulis. .. Al fin,
queriendo adquirir noticias positivas que
traer al viejo, pues le habian asegursdo
que en el fuerte de San Luis habian qui-
tado la bandera dominicana para. poner
otra, se fu por la. calle del Sol hasts
cerca de la Altagracia y desde un punto
en que se vefa el fuerte adquiri6 la dolo-
rosa seguridad de lo que contaba la
gente. En lugar de la banders. domini-
catna habiatn puesto otra exactamente
igual una que habia. visto en meses
pasados en la tienda de unos catalanes. .
Mentira, mentira, berreaba el viejo.. .
Y no obstante tal afirmaci6n experimen-
taba como un gran dolor, como si le
arrancaran algo del pecho, pues bien com-
prendfa, aun queriendo engafiarse, que
habia algo 6 bastante de verdad en el
fondo de lo que le relataba Perico. Pero
queria continuar forjndose la ilusi6n de
que eso no era verdad, no podia ser ver-
dad. .. Asf, tan de sopet6n, sin que
ninguno de sus viejos amigos del pueblo
le hubiera dicho antes nada de esa trama











prfida. Mentira, mentira, repetfa...
Al verse apostrofado como un embustero
Perico no pudo contenerse. Lo que mis
le dolia era que le 11amasen mentiroso, y
en su casa lo sabian bien, taita Juan
principalmente. .. Es verdad, es verdad,
ahull6 rabiosol Mire, taita, si quiere
convencerse vamos abora mismo al cerro
de Pedro V'era para que yea que yo no
hablo embustes. .. El viejo estaba como
sobre ascuas. .. Rpido, con un movi-
miento instintivo, como si creyera que
iba al enouentro del enemigo corri6 al
sitio en que tenia colgado su viejo ma-
chete y ponindoselo debajo del brazo
ech6 andar diciendo con voz ronca
Perico: Pues vamos. .
























Y se pusieron en marcha, firme y er-
guido el viejo Juan como si s61o contara
veinte ailos. Perico habia tomado la de-
lantera. y guiaba apresurando el paso. El
comandante detris, casi tocndole, cami-
naba dando visibles muestras de la emo-
ci6n que empezaba ensefiorearse de su
pecho ante las repetidas afirmaciones de
su hijo. Maruca formaba tatmbin parte
del grupo lo mismo que algunos vecinos
con quienes se habian topado la salida
de la estancia. .. A pesar de estar ya










brastante alto el sol todavia se hacia sentir
algo el frfo en aquella clara y luminosa
mafiana de Marzo. Al traves del entre-
lazado ramaje de los rboles la lus solar
semejaba un pi1ago des1umbrante de oro
fundido. En la arboleda, saltando, aquf
y all, gor~jeaban pintorescas avecillas.
Ladridos de canes, relinchos de cabatllos,
mugidos de vacas, interrumpian cada
momento el silencio de la mafiana. Por
la estrecha vereda que alguna distancia
del bohfo entraba bajo Arboles frondosos
cuyo extendido ramaje parecia formarle
un fresco y Amplio dosel de verdura y
que A cosa de un cuarto de millat ms
lejos se dilataba al traves de la graminica
como una lInea rojiza ya cobijada sola-
mente por el palio azulado de los cielos,
caminabatn aquellos pobres campesinos,
en unat especie de romeria patri6tica,
aguijoneados por la curiosidad, sin perca-
tarse bien ninguno de ellos, excepci6n
hecha del viejo militar, de la verdadera
naturaleza del sentimiento rudimentario
B informe que ponia en sus almas r11sti-










cas, de espontaneidad aun no comprimida
por ciertos convencionalismos sociales, el
ansia de saber cienlcia cierta qub era lo
que en la ciudad trafa trastornados todos
los Animos. Y si ni los haitianos, si nin-
guna otra gente extranjera, se pregun-
taban, habia invadido el territorio como
en otras ocasiones, si nadie amenazaba el
pais, ipor qu raz6n habian quitado en-
tonces la bandera? En sus cerebros de
rudimentaria mentalidad la cosa no tenia
explicaci6n satisfactoria. .. En aquella
radiante mafiana de Marzo, esos pensa-
mientos, mis 6 menos claros y precisos,
eran los que se entrechoca~ban en el cr-
neo de aquella gente incapaz de desen-
trailar por medio de un trabajo men-
tal las conexiones poco visibles de las
cosas. .
Se iban acercando. .. Haciase cada
vez ms fuerte y distinto el ruido de la
corrienite del Yaque al chocar con los an-
chos cascajales de ambas orillas. .. Con-
fusos rumores, atravesando el rfo, veni'an
de la cercana ciudad donde bullia, ince-










sante y estrepitoso, el hormiguero hu-
mano. De improviso, ya casi tocando el
cerro de Pedro Vera, como si manos in-
visibles hubieran descorrido una cortina,
surgi6, cual radiante evocaci6n de un
poeta oriental, esplndido y magnifico,
el Amplio y deslumbrante panorama de
Santiago y de los montes que rodean la
gentil ciudad formindole como un anfi-
teatro de perenne verdura. .. Tal gran-
dioso especticulo carecia enteramente de
valor para aquella gente del campo ha-
bituada desde la infancia contemplarlo
indiferentemenite. Santiago fulgia co-
mo una inmensa pincelada blanca que
regocijaba la uniformidad del verde obs-
curo de la vegetaci6n exuberante que le
servia de incomparable marco. En la,
lejania, envuelta, en cierto tenuisimo va-
por azulado, coronatda de nubes, se divi-
saba la edspide enhiesta de Diego de
Ocampo. .
Lo mismo que el viejo Juan las mira-
das de todos como atraidas por misterioso
imn convergian al fuerte de San Luis










una parte del cual se dominaba desde
aquel sitio. Claramente, como si estu-
viera pocos pasos, veiase la linea irre-
gular de sus rudimentarios atrinchera-
mientos. .. Observibase distintamente
el ir y venir de los soldados de la guar-
nici6n. .. Era verdad, era verdad, ben-
dita Virgen de las Mercedeal Ninguno
de los presentes, salvo el viejo Juan y
Perico que la habia visto en una tienda,
conocia la bandera roja y gualda que en
el tope de elevada asta flameabal suave-
mente agitada por la brisa. .. Ya no
habia bandera dominicanal
El viejo Juan, con los ojos desencaja-
dos, miraba, miraba. De pronto, de su
pecho, como fuerza potente largo tiempo
comprimida, brot6 un torrente de sollo-
zos, de sollozos de intensa vibraci6n que
parecieron, por unos instantes, dominar
el rumor del rio que, brunido por el sol,
semejaba como una inmensa sierpe de luz
dilatndose hasta confundirse con el
manto de espeso verdor que cerraba por
ese lado el horizonte. ..











Y el viejo Juan, muy plido, con voz
de lIgrimas, coni acento entrecortado por
los sollozos, frente al rio que indife-
rente al inmenso dolor del noble soldado
continuaba mnusitando el himno de su
eterno murmullo, repetfa con indigna-
ci6n:
IHan matado la Repdblical .. Los
traidores, los traidorel .




















Segunda Parte.



LA ANEXION.

























La Anexi6n se habia consumado. La
Repblica acababa de morir victima del
vitando y disolvente personalismo que
dirigia casi desde su fundaci6n tirinica-
mente sus destinos. Como quien recibe
un rudo golpe, cobi excepci6n de los di-
rectamente interesados en la obra ane-
xionista, nadie, en los primeros momen-
tos, acertaba discernir c6mo habia sido
el pueblo dominicano lenta, solapada y
traidoramente conducido al acto de re-
saltante retroceso que lo despojaba de la










noche la. mahana de sus preseas legiti-
mamente conquistadas de organismo na-
cional duefio de su suerte para colocarlo
en el rango muy inferior de colonia de la
monarqufa espahola. .. Del cielo pavo-
rosamente ensombrecido parti6 el rayo.
El hecho nefando, producto principal de
batstardas ambiciones personalistas en
triste contubernio se consum6 al fin con
profundo asombro de la inmensa mayo-
rfa. Mudo, inerme, desorientado, pre-
sa de dolorosa inquietud, el pueblo do-
minicano escuch6 sumido en prolongado
estupor los ciento y uni cationazos que
saludaban el descenso del pabell6n na-
cional, glorioso sudario en que iba en-
volverse la repblica que moria .. El
bronce tronaba rindiendo los 61timos ho-
nores la nacionalidad asesinada con to-
dos los caracteres de premeditaci6n y
acechanza. .. Y para so, dioses inmor-
tales, habia estado tanto tiempo ese pue-
blo en la empinada serranfa 6 en el Ilano
inmenso que parecia confundiree con el
lejano horizonte, bajo el latigazo igneo










del sol tropical 6 recibiendo la glacial ca-
ricia de la. 11uvia. de los dias invernales,
apercibido toda hora al combate cruento,
presto siempre rechazar con nunca de-
caido vigor la brusca acometida de un
contratrio impert6rrito y dispuesto con
tremenda. decisi6n uncirnos nuevamen-
te A su infamante yugo?
iQu aplanamiento general de almas
fu Ase que asi consinti6, sin que para
impedirlo se atlzase el putial vengador
de algn nuevo Bruto, que un soldado
violento despedazase con mano airada en
aquel 18 de Marzo de 1861 de luctuosa
recordaci6n un pasado de 6pica resonan-
cia, y desde el balc6n del palacio de
Justicia lanzase con voz tonante sobre la
mplia, plaza desbordante de gente el
grito pavorosamente siniestro de IViva
Dofia Isabel segunda! que queria decir
pura y simplemente IMuera la Rep-
blical iPara qu6 cafeteis, muertos glo-
riosos de Azua, Beler, El Nmero, Las
Carreras, Santomb, Sabana-Larga, en el
reducto improvisado la entrada de la











ciudad her6ica, en las faldas de la abrup-
ta montaiia 6 eni el pajonal incendiado,
abrazados hasta rendir el 1timo aliento
la bandera nacional, esa bandera que
manos torpes acaban de rasgar en me-
nudos jirones? Esos actos vergonzosos
son como plantas envenenadas que s61o
florecen bajo la acci6n continua de un
personalismo absorbente y sin ning6n
linaje de escrpulos. .. El personalismo
vinculaido siempre en una oligarqufa des-
apoderada y audaz s61o puede dar de si
frutos de maldici6n como nuestra inespe-
rada injustificable vuelta al deprimen-
te estado colonial y la constituci6n de un
imperio en Mxico para un archiduque
austriaco. .. Por fortuna, como detrs
de esa caricatura de rgimen imperial se
destaca fnebremente en el sombrfo ho-
rizonte el pati'bulo de Quertaro, detrs
del ominoso 18 de Marzo brilla, como
faro de redenci6n y de gloria, la cima
iluminada de Capotillo. ..
La anexi6n se habia consumado. Im-
peraba el silencio, un silencio de muerte










que cubria el hondo duelo del alma na-
cional perturbada hasta en sus mis re-
c6nditas fibras; un silencio sepulcral que
esparefa sombras de inquietud en mu-
chos espiritus y en otros como estreme-
cimientos de rabia impotente y que en
breve seria interrumpida por el ruido de
la protesta armada-estril por lo prema-
tura, pero honrosa y fecunda por la sig-
nificaci6n que entrafiaba-con que unos
cuantos hombres resueltos iban de-
mostrar de manera cruenta y resonante
que la obra anexionista no era, en nin-
glin caso, producto reflexivo y esponti-
neo del pueblo dominicano sino la cris-
talizaci6n de un prop6sito largamente
acariciado por el caudillo y principales
corifeos de un bando politico entronizado
en el poder por la fuerza y mantenido
en 61 mediante procedimientos de extre-
mada violencia...




















II.





Quien examine los hechos con la sere-
nidad que cuadra este linaje de investi-
gaciones hist6ricas, sin conexiones de fa-
milia 6 de partido con los que directa 6
indirectamente pusieron la mano en
aquel trascendental acontecimiento, sin
parti pris de ninguna clase, noblemente
inspirado en un alto anhelo de verdad y
de justicia, sin necesidad de ser muy
lince, mediante un estudio sereno im-
parcial del asunto, arribar sin gran es-
fuerzo A, la conclusi6n de que la obra










anexionista, en su esencia, en su verda-
dero fondo, es producto-poniendo un
lado otros motivos de muchisima menor
importancia-de dos factores que, muy
particularmente en los 61timos afios que
precedieron la Anexi6n se precisan cla-
ramente evolucionando en perfecta con-
vergencia. Caracterizan con positivo re-
lieve esas dos causas determinantes, la
persistente creencia, en primer trmino,
con matices mis 6 menos pronunciados
de sinceridad, de muchos elementos con-
servadores de influyente posici6n social
de que el pais por la vecindad amena-
zante de Haiti, por su escases de pobla-
ci6n, por su pobreza, por su falta de pre-
paraci6n para la vida politica en forma
democrtica y juridica, carece de las con-
diciones indispensables para su existencia
sin entorpecimientos ni peligros como
organismo nacional positivamente estruc-
turado para la realizaci6n de determi-
nados fines de derecho y de adelanto in-
dividual y colectivo. Esa creencia, aun
antes de nacer la Repblica se manifiesta










en formas mis 6 menos precisas y defi-
nidas, y despubs, aun en medio de nues-
tros repetidos triunfos en las guerras con
los haitianos, aun en medio de ciertas
formas de organizaci6n que por el per-
sonalismo no pudieron efectuar cumpli-
damente un proceso de eficaz desenvol-
vimiento, da A cada instante muestras
de que prospera y fructifica en las esferas
gubernativas, de que es la mis viva as-
piraci6n de la oligarqufa dirigente, como
lo prueban indiscutiblemente las repe-
tidas gestiones mendigando cuando me-
nos el protectorado de alguna potencia
extranjera..
El otro factor, embrionario, vago, sin
fuerte consistencia en los primeros afios
de vida nacional, va adquiriendo fuer-
zas y revistiendo lineamientos ms pre-
cisos medida que, encrespndose las
pasiones con el continuo pugilato de los
bandos que se disputan sailudamente el
poder y 11egando su mximun de in-
tensidad los odios y rencores de que es
tan pr6digo el personalismo politico, el










caudillo de la agrupaci6n que mis largo
tiempo y mis implacablemenite ha ejer-
cido el mando supremo, siente la impe-
riosa necesidad, avivada cada dia por el
fundado temor de verse de la noche A la
mailana despojado del poder por la porfia-
da agresi6n de sus contrarios, de mante-
nerse en 61 contra viento y marea y con-
sidera para ello como Gnico y supremo
recurso la ayuda por medio de un protec-
torado 6 cosa peor todavia de alguna na-
ci6n extranjera que Io haga en Io adelan-
te invulnerable los tiros de sus enemi-
gos politicos. En ciertas horas, el dictador
imperante y el bando que identificado
con 61 sigue ciegamente su carro de guerra,
sintiendo j cada paso el terreno temblar
bajo sus pis, contemplando por momen-
tos amontonarse las nubes en el hori-
zonte, como que pierden la cabeza ante
el pensamiento de que la suprema direc-
ci6n pueda pasar manos de sus cons-
tantes B irritados enemigos que, natu-
ralmente, tratarian de vengarse de los
atropellos y persecuciones sufridas en su










triste condici6n de vencidos. Este em-
pello de continuismo disfrazado con nom-
bres pomposos y con ideas tradicionales
para ofuscar una gran parte del criterio
pdblico; este temor de verse de repente
sin las prebendas del mando y expuestos
cada hora oir el fdnebre oae vrictia de
la vieja Roma, es el pensamiento capital
de los autores de nuestra reincorporaci6n
Espaa. Los argumentos de orden
sentimental que se aducen por abi con la
intenci6n mis 6 menos disimulada de
justificar el ins61ito becho del 18 de
Marzo y particularmente su principal
autor el tristemente famoso Marqus de
las Carreras, aparte de no probar nada,
son y tienen que ser secundarios. Un
anlisis imparcial y reflexivo los pulve-
rizarfa prontamente. Son, por lo general,
las ra zones especiosas que, en todo tiempo,
estin al alcance de la mano cuando se
pretende atenuar 6 desvirtuar hechos
cuya especial naturaleza no consiente
sino tales fciles procedimientos men-
tales.










Esos dos factores determinantes-con
acentuado predominio del primero en la
primera fase de nuestra existencia nacio-
nal---comienzan perfilarse con su ver-
dadero aspecto despus del fracaso en
1843 del plan Levasseur y de las mtitiples
gestiones practicadas ese mismo afio ante
el capitn general de la isla de Cuba Don
Ger6nimo Valds, gestiones que, con ta-
les 6 cuales intervalos de abandono, se
repetirjn insistenitemente en formas va-
riadas aunque siempre en el fondo sus-
tancialmente las mismas hasta el mo-
mento en que por la porfiada gesti6n de
Santana y su camarilla encuentran oido
propicio en el general Serrano, y el par-
tido de la Uni6n liberal que Ileva la ba-
tuta en la politica peninsular juzga la
reincorporaci6n como becho capaz de
prestigiar y consolidar el nombre y la
inuflencia de Espatia en Amrica. Y en
este momento, el segundo factor, el con-
tiniuismio, ha asumido ya .para quien lo
observe con atenci6n verdadero caricter
determinante, constituyendo la base fun-











damental de la trama liberticida que se
incuba en la sombra, en el misterio, de
tal manera que, el 27 de Febrero de 1861,
diecinueve dias solamente antes de arriar-
se la bandera nacional, en el mensaje
presentado al Congreso en ese solemne
dia no hace Santana referencia de nin-
guna especie al proyecto anexionista que
desde hacia tiempo formaba la principal
obsesi6n de su espiritu. Pero si Santana
en ese documento oficial no habia hecho
referencia al proyecto ominoso ya en
vias de realizaci6n, en cambio, como ase-
gura nuestro acucioso historiador Don
Jos Gabriel Garcia (Historia de Santo
Domingo, tomo III) <1as propiedades que
como remanente de 143 que dejaron los
haitianos le quedaqani al Estado fueron dis-
tribuidas en pago de sueldos 6 de acreen-
cias imaginarias entre los adeptos prin-
cipales de la causa anexionista, tocjndole
A unos las casas, A otros los barcos y
muchos los ms feraces terrenos; los as-
censos militares fueron prodigados ma-
nos 11enas y hasta hubo distribuci6n de










grados mas6nicos, repartos que el vulgo
spellid6 bautismos, todo en previsi6n de
quedar asegurados y sacar lats mayores
ventajas posibles del cadver de la
patria>. .
La Anexi6n, en la mente de sus prin-
cipales partidarios, tuvo por blanco prin-
cipal la permanencia bajo otra. forma del
bando santanista en el poder, el cual se
forj6 la ilusi6n durante un tiempo que
todo aquello se limitaria un simple
cambio de decoraci6n en que Santana, el
principal corifeo, se limitarfa & descefiirse
la banda presidencial para revestir los
arreos de capitn general de la nueva
colonia y continuar, bien resguardado, su
habitual rudimentaria politica de violen-
cia y de exterminio. .. Y lo prueba que
en los primeros meses de vida colonial,
aunque su continuaci6n en el poder se
justifica desde uno que otro punto de
vista por parte del gobierno peninsular,
ese mismo gobierno en cambio no tiene
justificaci6n dejando que el baecismo 6
agrupaci6n contraria Santana continua-










se mirado como enemigo, cuando desde el
primer momento la ms rudimentaria
previsi6n exigia que Espafia desarrollase
una politica de atracci6n que sumase
su causa elementos de arraigo influen-
cia en el paf's, cosa que felizmente no
pudo 6 no supo 11evar al terreno de los
hechos. .. Lo que Santana realmente
quiso, lo mismo que el bando que lo re-
conocia como su jefe indiscutible, fu
dicho lisay 11anamente la continuaci6n
en el mando supremo, apoyado en un
ejrcito numeroso y disciplinado y en
una poderosa escuadra, elemnentos de
guerra capaces de mantener A raya los
haitianos y convertir el poder en una
fortaleza inexpugnable para sus nume-
rosos enemigos politiCos. .. Andando el
tiempo comprendieron el frreo caudillo
y algunos de sus principales compatteros
en la triate aventura anexionista que tan
hermoso suefio iba siendo de dia en dia
ms irrealizable, y ya en momentos en
que les era materialmente imposible de-
sandar el 16brego camino recorrido.



















III.




Por nuestras calles comienzan desfi-
lar los lucidos batallones que hacia poco
tiempo habian hecho reverdecer en las
serranias y arenales marroquies los vie-
jos laureles de Las Navas de Tolosa y
del Salado. .. Las 'misicas de los regi-
mientos pueblan los aires de marciales
acordes. En las esquinas, en las plazas,
en ventanas y balcones, en apretado haz,
hierve la gente para contemplar con en-
tusistica admiraci6n el porte correcto, el
paso acompaseado, el aspecto de aquellos










limpios y bien vestidos soldados y de
aquellos gallardos oficiales cubiertos de
deslumbrantes charreterats que hacen ma-
niobrar acertadamente aquel conjunto con
sus precisas y bien concertadas 6rdenes de
mando. El sol primaveral, un hermoso
sol de Abril, arranca fugitivos y dealum-
brantes resplandores de las espadas des-
envainadas, del bosque de bayonetas que
avanza imponente, de los dorados de los
uniformes. La muchedumbre agolpada en
las aceras contempla con simpatia irre-
frenable esos soldados de agratdable y matr-
cial continente y esos j6venes oficiales de
cutis blanco y delicado, ungidos por la
gloria de las recientes proezas de la guerra
de Africa... Ese sentimiento de simpatia
tiene su rec6ndito origen en la atfinidad
6tnica, permanente, indestructible, exis-
tente aver como hoy entre el alma domi-
nicana y la vieja alma espatiola, la vieja
alma hecha de heroismo y de gloria, que
aunque algo atenuada 6 modificada en
nosotros por la ingerencia 6 mezela de
otros elementos tnicos, aun conserva eni










Santo Domingo todos sus mis nobles y
excelsos atributos de virilidad hidal-
gula y todos los fermentos nocivos que
en gran parte explican sus frecuentes
extravios y sus caidas resonantes y do-
lorosas. .
Los blancos recien Ilegados vienen con
lats esearcelas repletas de moneda con-.
tante y sonante. En lugar del papel
moneda de la extinguida. Repblica, de
la papeleta, depreciada, de circulaci6n
cada vez mas dificil, empieza A correr
con relativa abundancia la moneda de
curio espa~iol, y entre ella, atrayendo
preferentemente la mirada, la faz ama-
rilla de las peluconas de Carlos III y
Carlos IV, todo lo que va engendrando
el deseo de ver proqto substituida la des-
preciable papeleta con la moneda recien
importada de verdadero valor intrinseco
y poco 6 nada expue~sta las fluctuacio-
nes del cambio 6 de otra causa econ6-
mica. En un pas como el nuestro casi
completamente desprovisto de desarrollo
industrial y en que la agricultura-base








100

aver como hoy y mailana de la riqueza
nacional por la relativa gran extensi6n
de territorio sin cultivo y la excelente
calidad del terreno se encontraba en
rutinario estado lo que originaba la, na-
tural escasez y pobreza de nuestrats tran-
sacciones comerciales, era naturalisimo
ver con buenos ojos la entrada y salida
casi continua de vapores en su gran ma-
yoria procedentes de Cuba y Puerto Rico
que traian tropas, dinero, provisiones y
otros elementos, produciendo con ello un
movimiento que en realidad tenia poqu-
simo 6 nada de comercial, pero que con-
trastatba visiblemente con el silencio de
nuestros puertos en 6pocas anteriores en
que eran solo frecuentados por los bu-
ques de vela destinados trasportar nues-
tros escasos productos lejanos mercados
extranjeros. Algo artificial en el fondo,
ese movimiento aparentemente represen-
taba como unia mudanza favorable que
hacia que muchos augurasen para lo por-
venir mis abundantes y sazonados bene-
ficios. .




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs