• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Obras publicadas
 Title Page
 Preface
 Capitulo I
 Capitulo II
 Capitulo III
 Capitulo IV
 Capitulo V
 Capitulo VI
 Capitulo VII
 Capitulo VIII
 Capitulo IX
 Capitulo X
 Capitulo XI
 Capitulo XII
 Capitulo XIII
 Capitulo XIV
 Index














Group Title: Campaigns and cruises, in Venezuela and New Grenada, and in the Pacific ocean, from 1817 to 1830.
Title: Memorias de un oficial de la legión británica
CITATION PAGE IMAGE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00055752/00001
 Material Information
Title: Memorias de un oficial de la legión británica campañas y cruceros durante la guerra de emancipación hispano-americana
Series Title: Biblioteca Ayacucho
Uniform Title: Campaigns and cruises, in Venezuela and New Grenada, and in the Pacific ocean, from 1817 to 1830
Physical Description: 241 p., 2 l. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Vowell, Richard Longeville
Mahoney, William D
Terán, Luis de
Publisher: Editorial América
Place of Publication: Madrid
Publication Date: [1916]
 Subjects
Subject: History -- South America -- Wars of Independence, 1806-1830   ( lcsh )
Description and travel -- Venezuela   ( lcsh )
Description and travel -- Colombia   ( lcsh )
Description and travel -- Chile   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: At head of title: ... Luis de Terán, traductor.
General Note: The English original was published in 3 volumes, with title: Campaigns and cruises, in Venezuela and New Grenada, and in the Pacific ocean, from 1817 to 1830 ... Also, Tales of Venezuela: illustrative of revolutionary men, manners, and incidents ... London, 1831. Vol. 1 was translated into French, with title: Campagnes et croisières dans les états de Venezuéla et de la Nouvelle-Grenada: par un officier du 1er régiment de lanciers venézuéliens ... Paris, 1837. The present translation is from the French, but includes chapters 1 to 14 only.
General Note: Authorship attributed to Capt. Richard Longeville Vowell by Luis R. Zuloaga (cf. Bolstín de la Biblioteca nacional Caracas Jan. 1, 1925, p.163) and by José Toribio Medina (cf. Bibliographical essays; a tribute to Wilberforce Eames, 1924, p.81-84); to Capt. William D. Mahoney by Vicente Lecuna (cf. Cultura venezolana, June 1918, p.84-85).
General Note: Master negative held by: CUY.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00055752
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000608088
oclc - 28061166
notis - ADD7214

Table of Contents
    Obras publicadas
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Preface
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Capitulo I
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Capitulo II
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Capitulo III
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Capitulo IV
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    Capitulo V
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Capitulo VI
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Capitulo VII
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    Capitulo VIII
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    Capitulo IX
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    Capitulo X
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Capitulo XI
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    Capitulo XII
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
    Capitulo XIII
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
    Capitulo XIV
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
    Index
        Page 243
        Page 244
Full Text








BIBLIOTECA AYACUCHO

BAJO LA DIRECTION DE DON RUFNO BLANCO-FOMIONA




OBRAS PUBLICADAS

I-II.- MEMORIES DEL GENERAL O'LEARY:
Bolivar y la emancipacidn de Sur-Amirica.
Dos lujosos volimenes de 700 i 800 paginas en 4.' Se
venden separadamente al precio de 7,50 pesetas cada
uno.



III.-MUMORIAS DI O'CONNOR
sobre la
Independencia Americana.
La obra en 4., en papel pluma. Precio: 5 pesetas.


IV.-MEMORIAS DEL GENERAL JOst ANTONIO PAEz.
Un volume muy bien impreso, en 4. Precio: 7,50
pesetas.


V.-MEMORIAS DE UN OFFICIAL DEL EJERCITO ESPArOL.
Un volume en 4., 5 pesetas.



VI-VII.-MEMORIAS DEL GENERAL GARCIA CAMBA.
Para la historic de las armas espaoolas en el Peru.
Dos magnificos y gruesos volimenes en 4.', i todo
lujo. Precio: 7,50 pesetas cada uno.


VIll.-MEMORIAS DE UN OFFICIAL DE LA LEGION BRITANICA.
Campanas y Cruceros durante la guerra de emanci-
paciin Hispano-americana.





vo w-el fic 4r14 1, e Vle

BIBLIOTECA AYACUCHO
BAJO LA DIRECCI6N DE DON RUFINO BLANCO-FOMBONA


LUIS DE TERAN
TRADUCTOR



MEMORIES DE UN OFFICIAL

DE LA LEGION BRITANICA



CAMPANAS Y CRUCEROS
DURANTE LA GUERRA DE EMANCIPACI6N HISPANO-AMERICANA















EDITORIAL AMERICA
MADRID
NCESI 'NARIA EXCLUSIVE PARA LA VENTA:
SOCIEDAD ESPANOLA DE LIBRERIA
FERRAZ, 25





9fL98a



















PROLOGO




El present libro, CAMPARAS Y CRUCEROs, se public
ahora por la primera vez en lengua castellana.
Es obra de uno de aquellos oficiales ingleses que es-
tuvieron al servicio de America, en los dias de la eman-
cipaci6n y que tantos y tan interesantes testimonies sobre
hombres y hechos dejaron a la historic, por medio de
Memorias como las de O'Leary, de O'Connor, de Miller,
de Cochrane, de Stevenson, etc., etc.
El author de esta obra, segin advertiri el que la lea, si
posee el mas ligero espiritu de penetraci6n, era un alma
heroic. La heroicidad le parece la cosa mas natural del
mundo. Ni un solo adjetivo realza en su obra las acciones
mas ipicas ni pone de relieve a los hombres mis bizarros.
Es tambiCn el author, si bien de espiritu heroic, un
hombre de corto criteria critic 6 incapaz de un juicio de
sintesis ni sobre personajes que trat6 tan de cerca, ni so-
bre acciones trascendentales que contribuy6 a realizar.
En su amenisimo relate, en sus largos periods des-
criptivos, se advierte c6mo herian su imaginaci6n de
europeo las cosas del mundo nuevo adonde se encontra-
ba;, pero faltan en csas piginas, aqui y alli, como repo-
sorios, juicios de conjunto y sintesis de exposici6n.
Se nos represent asimismo el author, aunque se consa-
gr6 a luchar por la libertad-y por la libertad ajena-su-
jeto bastante esciptico. Ello, y s6lo ello, explicaria el que
haya renunciado a transmitir su nombre d la posteridad,
firmando la obra que produjo. Otros oficiales ingleses


f I v









6 PR6LOGO

tambiin escribieron y publicaron sobre la emancipaci6n de
Amirica, obras que no firmaron; pero 6stos, por lo co-
min, tenian razones para ocultar su nombre: eran a me-
nudo hombres despechados 6 fracasados; i veces indivi-
duos lanzados del ejircito americano, como Hippisley,
6 espias del gobierno espaiiol, como aquel Wilson que in-
dujo a Paez en 1818 a declararse por unas horas Jefe Su-
premo; 6 pr6fugos de las filas independientes, como algu-
nos irlandeses de los que se sublevaron al general Ma-
riano Montilla y huyeron i las Antillas-6 simplemente
del numero de los que buscaban mas dinero que gloria ,
sujetos que no peleaban sino cuando cobraban-lo que
no sucedia con regularidad, y de los cuales dijo Bolivar
que se parecian a las prostitutes en que no sirven sino des-
pu6s dcl cohecho.
Pero el autor de CAMPARAS Y CRUCEROS, official del
primer Regimiento de lanceros venezolanos en la legi6n
britanica de Bolivar, no pertenece A tal numero. Su obra
no es falsificaci6n de la verdad. El autor ni adultery
los hechos ni desfigura a los hombres. Cuenta lo que
ha visto con la mayor fidelidad possible, aunque a veces,
al principio de su narraci6n principalmente, caiga, como
objeta el traductor castellano, en excess de color local.
A los jefes y oficiales con quienes compare las penalida-
des de la campaiia tampoco los mira con odio; se con-
tenta con apreciarlos de un modo frio, distant, severe,
sincere, tal como los vi6 y hasta donde pudo compren-
derlos. Algunas veces, pocas, incurre en errors sustan-
ciales, como al hablar del process y muerte del general
Piar. La nota del traductor castellano pone, en la presen-
te edici6n, las cosas en su punto.
ZPor que no firma, pues, sus noticias historiales el rela-
tor de CAMPARAS Y CRUCEROS? S61o encontramos como res-
puesta este rasgo psicol6gico del autor: el escepticismo.
Se diria que el autor no ha torado parte active en los
acontecimientos que relata, algunos de los cuales repre-
sentan el maximum del esfuerzo human, como el paso de
los Andes por Bolivar y sus tropas en pleno invierno del









PR6LOGO 7

tr6pico. Nadie, ni O'Leary, describi6 mejor este paso en
cuanto se relaciona con la Naturaleza, que hubo necesi-
dad de vencer antes que a los hombres. Es verdad que
las cuestiones estrategicas parecen escapar al singles: ni
siquiera hace hincapi6 en aquella operaci6n secundaria,
pero importantisima, que consisti6 en colocarse, por una
hibil maniobra-que hasta el uiltimo oficialito pudo apre-
ciar entire el virrey y el general Barreyro; es decir, entire
la capital del virreinato neogranadino y el ejCrcito espa-
fol que la defendia, dando ocasi6n a la batalla de Boya-
ca y A la subsecuente emancipaci6n de todo el reino. Con
todo, el relate de este ingles result importantisimo para
conocer bien el paso de los Andes colombianos por Bo-
livar en 1819. Algunos historiadores ban transcrito la na-
rraci6n de este official de la legi6n britinica, casi al pie de
la letra, silenciando la fuente donde bebieron. El argenti-
no Mitre, sobre todo, ha despojado i conciencia esta parte
de CAMPANAS Y CRUCEROS al pintar ese vuelo del Liberta-
dor sobre los Andes equinocciales (cap. XLIII).
Aunque el cronista no tiene el talent de O'Leary-
cuyo libro es el mejor de cuantos escribieron los con-
temporineos, ingleses y no ingleses, sobre la Revoluci6n
americana-, tampoco posee el apasionamiento perjudi-
cial de Cochrane. El autor es modesto y ecuanime. Su na-
rraci6n no puede ser tachada de parcialidad. Hombre ve-
ridico, no se ha apaniaguado este cronista con los perso-
najes que pinta, como hizo Miller con el general San
Martin; por donde algunos pasajes de Miller pierden
candor i ingenuidad 6 infirman el caricter de la obra en-
tera 6 dan resquicios A la critical para dudar de la cons-
tante honorabilidad del memorialista.
Tal es la impersonalidad de la narraci6n; tal la caren-
cia de un juicio global sobre las audaces y trascendenta-
les campafias que el autor iba realizando i las 6rdenes de
Bolivar, de Valdis, de Sucre, que uno se pregunta 6 insis-
te en preguntaase si aquel official se percataba, no ya de
la magnitude y trascendencia de la obra que estaba con-
tribuyendo A realizar, sino de las mismas operaciones mi-










PR6LOGO

litares en su conjunto. Nos respondemos que tal vez el
autor era mas marino que soldado. Y es el moment de
lastimarnos, porque el traductor castellano interrumpe la
version precisamente cuando el ingles se pone al servicio
de la marina chilena, bajo las 6rdenes de Cochrane, y da
principio a sus cruceros-justificando asi el titulo de la
narraci6n inglesa: CAMPAINS AND CROISSERs.
La obra, que es una cr6nica mas bien que una historic,
apareci6 primero en ingles; del ingles se la tradujo en
1837 al frances, y public en Paris, Aux Salons Littetai-
res, Rue des Beaux Arts, 6, con el siguiente titulo: .CAM-
PAGNES ET CROISSItRES dans les Etats de Vindzuelu et de la
Nouvelle Grenade, par an Officier du I.er Regiment de
lanciers vjnezueliens, (1).
Es de la edici6n francesa que se traduce esta cr6nica
al castellano. Y ha querido la fortune que la version cas-
tellana la realizara un escritor de renombre, de gusto y
de conciencia, como el literate espafiol don Luis de Te-
ran, critic de Nuestro Tiempo, sub-director de la Sec-
ci6n de Literatura en el Ateneo de Madrid y autor de ese
emocionante drama Patria, que ha recorrido en triunfo
todos los escenarios de Espaiia.
Cerca de un siglo hace que esta obra se vivi6 y se es-
cribi6. Es ahora, sin embargo, cuando por primer vez
va a popularizarse en los paises y entire los descendientes
de aquellos hombres que la inspiraron.
R. Blanco-Fombona.
Madrid, 1916.

(1I Imprimerie Dezanche: Faubourg Montmartre. II.


















CAPfTULO PRIMERO



Introducci6n. Llegada del autor i Santo Tomis.- Disensio-
nes entire los voluntarios patriotas.-Duelo fatal.- Salida
para la Florida.-Desagradable aventura cerca del rio San
Juan.-Hospitalidad de un plantador irland6s.-Arboles de
ostras.-Isla de Amelia.- Guarnici6n sublevada.-Huracin.
-El autor se hace & la vela para Granada.


A principios del afio 1817, sali de Inglaterra con
various voluntarios que, como yo, habian ofrecido
sus servicios al Estado de Venezuela, y a los que
D. Luis L6pez M6ndez, agent acreditado de aque-
lla republica en Londres, habia aceptado en nombre
de la misina. De los numerosos cuerpos de militares
que, por dicha 6poca, se organizaron con el fin de
combatir por la causa de Sur-Amdrica, nuestro
regimiento, el 1.0 de lanceros venezolanos, desem-
barc6, antes que todos los demis, en las playas del
Nuevo Mundo. Mandibalo el coronel Donald Mac-
Donald, ex ayudante de campo del general Balleste-
ros, en la guerra de Espaia.
Sin embargo, como los informes que obtuvimos
en Londres sobre la situaci6n respectiva de los
2








10 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

ejircitos patriots y realistas estaban Ilenos de con-
tradicciones, el coronel Mac-Donald se dirigi6 por
de pronto A la isla de Shnto Tomis, que pertenece
al grupo de islas denominada colectivamente la
Virgen Gorda. De otra parte, como los daneses ob-
servaban una estricta neutralidad, muchas families
patriots habian buscado amparo bajo aquel pabe-
116n pacifico. Habianse visto obligadas i huir de
Caracas y de otros various lugares del continent de
Sur-Am6rica ante la Ilegada del general realista
D. Pablo Morillo, jefe de la expedici6n que zarp6
de Cadiz en 1815, y presumiamos que nos seria
dado obtener de boca de aquellos emigrados indi-
caciones sobre el estado de las asuntos de Ve-
nezuela, tanto mas valiosas cuanto mas recientes
fueran.
Santo Tomis pasaba por verse frecuentado por
corsarios colombianos, bricks y otras embarcaciones
menores que comercian con los puertos de la
America meridional. Resolvimos, en consecuencia,
fletar una de aquellas naves para remontar el Orino-
co y dirigirnos A Santo TomAs de Angostura, en
donde el general Sim6n Bolivar, a quien la repd-
blica acababa de conferir la supreme jerarquia,
habia establecido su cuartel general.
Desgraciadamente, supimos que no habia embar-
caci6n alguna que se atreviese a penetrar en el Ori-
noco, por el much temor que inspiraban las caio-
neras espaiolas, que, segdn se decia, bloqueaban la
entrada de aquel rio. Ademis, en los caf6s no se








CRUCEROS Y CAMPARAS 11

hablaba de otra cosa que de las crueldades cometi-
das por el sanguinario Gabazo, comandante de los
guarda-costas, el cual daba muerte implacablemente
i cuantos caian en sus manos y eran sospechados de
haber mantenido relaciones con los patriots.
Tal estado de cosas era muy enojoso.Agravironlo
por afiadidura various desagradables incidents, al-
gunos de los cuales acarrearon duelos. En uno de
estos desaffos perdimos A uno de nuestros mejores
oficiales. A consecuencia de este desdichado asunto,
el gobernador de la isla, danks de nacionalidad y
quien, desde que legamos, no habia cesado de
tratarnos con grandes miramientos, sin faltar i los
deberes de su posici6n en una isla neutral, manifest
al coronel Mac-Donald que se veria obligado i
informar seriamente sobre el suceso en el caso de
que diera lugar A investigaciones. Aprovech6 la
ocasi6n para decirnos francamente que su situaci6n
respect a los espaiioles, contra los que nosotros
deseabamos pelear, era muy delicada. En efecto, la
isla de su mando estaba sujeta a sequfas, y en
tiempos de hambre importabale much recibir pro-
visiones de Puerto Rico y de las islillas vecinas.
Ahora bien, las autoridades espafiolas podian
oponerse i la exportaci6n de los g6neros indispen-
sables, en la coyuntura dicha, prohibiendo toda
clase de comercio entire Santo Tomis y el continent
de la America meridional. Y no dudaba que esta
fuese la political de represalias que adoptaria el
gabinete de Madrid en el caso de sospechar que








12 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

las islas danesas favoreciesen 6 apoyasen a los
revolucionarios.
El agent colombiano acreditado en Londres,
Luis L6pez M6ndez, nos habia dado cartas de re-
comendaci6n para el general Bolivar y para sus
tenientes los jefes Santiago Mariio y Sir Gregor
Mac-Gregor. El filtimo, por los informes que nos
dieron los emigrados patriots, se encontraba en la
isla de Amelia, que forma parte de las islas orienta-
les de las Floridas, de la que habia logrado arrojar
a los espafioles. La condesa de Tovar, en cuya
casa acostumbrabamos a pasar las veladas, nos
aconsej6 que fuesemos a reunirnos con nuestro
ilustre compatriota en su nueva conquista y que
sirvieramos a sus 6rdenes hasta que se nos presen-
tase ocasi6n de dirigirnos al lugar de nuestro des-
tino.
Por fortune, hallabase a la saz6n fondeada en
Santo Tomas una goleta americana llamada Mary.
El capitan, Mr. Lane, que no habia logrado fletarla
para aquella isla, se alegr6 much de hallar pasaje-
ros que fuesen a Fernandina, capital de la isla
Amelia, la cual, por otra parte, no contiene mis
poblaciones.
Cuando nos aproximamos a la bahia, advertimos
la existencia de una considerable corriente de agua
deslizante hacia el Mediodia, direcci6n completa-
mente opuesta a la de la corriente principal. Se
observe despues que el dueno de la goleta no
habia calculado con exactitud los efectos de esa









CRUCEROS Y CAMPARAS 13

divergencia, porque penetramos por el rio San Juan,
en una parte del pais que estaba adn en poder de
los espaiioles, mientras que hubiiramos debido en-
trar por el Santa Maria, en cuya desembocadura se
encuentra la isla de Amelia.
Era por la maiiana, y, aunque el tiempo estaba
muy en calma, no parecia que ningin piloto se dis-
pusiera i hacerno3 pasar la barra. Molestos con tan
prolongada estancia en un barco pequefio, en el que
nos hallibamos amontonados, nos apresuramos A
dejarle para tomar la canoa que desamarramos. Sin
embargo, al acercarnos a la barra, advertimos que
la resaca del mar contra la costa era tan violent,
que no se podia cruzarla sin el mis inminente peli-
gro. Al tratar de acercarnos al poblado, y por alli
penetrar en el rio entire la barra y la playa, deriva-
mos de pronto, con la marea entire las rompientes.
La primera ola que salt6 a la canoa la llen6 de
agua hasta el banco de los remeros, la segunda Is
lanz6 a media milla de la costa y la volc6. Como
afortunamente sabiamos todos nadar, pudimos llegar
A tierra sin otro contratiempo que el de mojarnos
hasta los huesos. En cuanto ganamos la orilla, nos
esforzamos, con multiples sefales, en advertir i un
barquito costero del peligro que corria al seguir el
rumbo que nosotros tomamos.
La goleta Mary, que no habia tardado en darse
cuenta de nuestro error, se guard bien de dejar
la verdadera corriente. Imagin6se, sin duda, 6 que
nos habiamos ahogado al tratar de tomar tierra, 6









14 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

que seriamos hechos prisioneros por los espaholes.
Tuvimos entonces que realizar la ruda tarea de
arrastrar nuestra canoa durante cosa de una legua
por la arena embebida de agua, hasta dar con una
corriente apacible. Quemaba el sol, y nos encontri-
bamos en ayunas, porque tontamente habiamos es-
perado almorzar cuando desembarcasemos. Puede
calcularse la extrema fatiga que nos causaba aquel
penoso ejercicio. Afidase a esto la triste perspec-
tiva de ser encarcelados, para toda la vida quizis,
en una prisi6n espaiiola, la peor de todas las pri-
siones. ZEra mis consolador el pensar que podria-
mos vernos empleados en las obras piblicas, con
una argolla al pie, evitando asi, por un favor singu-
larisimo de la suerte, el ser ahorcados como pirates
detenidos en la costa con las armas en la mano?
La alternative parecia embarazosa.
En tan dificil coyuntura, nos constituimos en
asamblea deliberate. Result de nuestras delibera-
ciones que nos apoderariamos del primer individuo
que se presentase a nuestra vista, y que le obliga-
riamos a conducirnos a la isla de Amelia. Nos sugi-
ri6 este partido el teniente Tomis, de la marina ve-
nezolana, quien sabia por experiencia que la mayor
parte de los rios de esta costa comunican entire si
por las numerosas caletas que entrecortan el pais.
Mientras que caminibamos, vimos varias canoas
que forzaron los remos al vernos, poco tranquiliza-
dos sin duda por las plumas de gallo de nuestros
sombreros y los brillantes adornos de nuestros uni-








CRUCEROS Y CAMPARAS 15

forces, pues nos habiamos puesto de gala al salir
de la goleta, en la idea que teniamos de encontrar
i Mac-Gregor.
Como nos lamentiramos de estas circunstancias,
nos hallamos de repente en presencia de dos ne-
gros que pescaban en la desembocadura de una
caleta pequefia. Al pronto se mostraron muy asus-
tados, porque, por las trazas, nos tomaron por al-
gunos pirates de la isla Amelia. Sin embargo, uno
de ellos, al oirnos hablar ingl6s, nos sorprendi6
agradablemente al decirnos, en la misma lengua,
que su amo era un plantador americano del Norte,
que habitaba a poca distancia de aquella misma
caleta. Los dos negros nos condujeron i una plan-
taci6n a trav6s de bosques poblados por complete
de aiiosas encinas de una majestad sin igual; muchos
de aquellos hermosos arboles habian sido despoja-
dos de su corteza antes de ser derribados. Seg6n
nuestros guias, era un medio infalible para hacer la
madera mis dura y de mejor calidad.
El propietario de la plantaci6n era un irland6s de
nacimiento, Ilamado Fitz Patrick, establecido desde
hacia much tiempo en el pais; estaba casado con
una criolla que le habia dado numerosa descenden-
cia. Era la primera visit que hubiese recibido de
compatriotas, en aquel pais, y pareci6 muy asom-
brado del singular azar que se la procuraba. Le pro-
porcionamos tambi6n gran alegria al darle sobre
Europa toda suerte de noticias, y era ostensible su
much satisfacci6n al conversar con nosotros en








16 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

su lengua materna, que no hablaba hacia ajos.
Sin embargo, no tardamos en observer que, de
otra parte, era presa de muy viva inquietud. Temia
que Ilegase a la guarnici6n del fuerte de San Agus-
tin al rumor de que nos hallabamos en aquella par-
te de la costa, y, aunque no lo reconociese con
nosotros, era tambidn evidence su alarma al pensar
que el gobernador espafol de la provincia se ente-
rase de que acogia insurrectos en su casa, en vez
de denunciarlos al primer puesto military.
No obstante, calmaronse un tanto sus temores
al reflexionar que sus negros le eran muy adictos.
De todos modos, juzg6 oportuno asegurarse de que
aquella noche no fueran a rondar por los puertos
pr6ximos, y como el medio mas eficaz para rete-
nerlos en la plantaci6n, les hizo distribuir double ra-
ci6n de ron. Esto era obrar como hombre experi-
mentado. Ni uno solo falt6 a la lista de la tarde,
y los saltos y piruetas i que se entregaron durante
casi toda la noche a la luz de la luna, acompafin-
dose con sus guitarras, probaron elocuentemente la
influencia que el licor ejerce sobre su constituci6n.
Ante el temor de que nos descubriesen en la casa
algunos visitantes intempestivos, se apresur6 a es-
condernos en una granja que estaba medio llena de
algod6n, y, tras una cena esplindida, compuesta
principalmente de venado, pavos y loros silvestres,
olvidamos prontamente, en un profundo suefio,
nuestras fatigas y los series peligros que nos ame-
nazaban. Antes de amanecer, nuestro digno hues-








CRUCEROS Y CAMPARAS 17

ped, A quien el temor habia mantenido en vela toda
la noche, nos despert6 y condujo A nuestra canoa, i
la que habia provisto abundantemente de provisio-
nes y frutas. Nos express entonces lo que lamenta-
ba no poder disfrutar de nuestra compafia algunos
dias mas, y nos despidi6 despu6s de dejarnos A uno
de sus esclavos, que habia de guiarnos a trav6s de
los numerosos canales naturales que unen los dos
rios, San Juan y Santa Maria, y separan la isla de
Amelia de la tierra fire.
La esta oriental de las Floridas es muy baja y la
entrecortan tantas caletas, que la navegaci6n por ta-
les parajes es muy dificil: incluso seria una empre-
sa impossible para cualquier extranjero que no re-
curriese en este punto a los conocimientos practi-
cos de un indigena. Verdaderamente esta costa es
de una soledad absolute, cuyo silencio no es inte-
rrumpido a veces sino por el chillido penetrante de
alglin alcatraz perturbado en su pesca, 6 por el
chapoteo de algunos toninos juguetones.
Las orillas de las numerosas islas formadas por
este laberinto de caletas estin cubiertas de mangos,
tan pr6ximamente entrecruzados, que oponen se-
rios obsticulos al desembarco. Las ramas de estos
irboles cuelgan sobre el agua y ocultan bajo sus
sombras multitud de aligatores y serpientes de agua.
Hillanse en esta costa ostras de arboles que se
agarran A los mangos, sobre los que se multiplican
prodigiosamente bien, aun cuando, en marea baja,
permanezcan suspendidas, medio dia por lo menos,









18 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

fuera de su element natural. Estas ostras son muy
pequenas y no merecen que se las abra. Forman
considerable masas que semejan obra de albaiile-
ria; agarranse unas a otras por medio de un cement
blanco, s6lido, que las endurece como lo haria el
mortero. Encuentranse en las cercanias numerosos
fuertes antiguos, construidos por los anteriores ha-
bitantes del pais, que les servian para protegerse
contra las irrupciones de los indios de las caletas.
Vimos varies construidos solamente por masas aglo-
meradas de las dichas ostras.
Llegamos por fin a la isla de Amelia, donde rei-
naba entonces una gran confusion. Sir Gregor Mac-
Gregor abandon la isla, la misma noche de nues-
tra Ilegada, habiendo entregado el mando en manos
del comandante Aury, military francs que estaba 6
habia estado al servicio de Venezuela.
Aury era viejo y achacoso; nos pareci6 poco apto
para desempefiar las dificiles funciones de goberna-
dor en una plaza que estaba expuesta a los ataques
de los enemigos de fuera y desgarrada por las fac-
ciones de dentro. Estaba continuamente Ileno de zo-
zobra. Preciso es confesar que la conduct turbulen-
ta de la mayoria de los oficiales y soldados que for-
maban la guarnici6n de Fernandina justificaba los
temores; y la disciplinano era alli mayor que la que,
de ordinario, se practice a bordo de un corsario.
Tal era la situaci6n interior de Fernandina.
A poca distancia de esta plaza habia en alta mar
cine 06 seis corsarios republicans con sus respecti-








CRUCEROS Y CAMPARAS 19

vas press. Como era el cnico puerto que estuviese
abierto A los barcos de aquel g6nero, y como, ade-
mis, estaba muy pr6ximo i las Indias occidentales,
tenia que ser muy buscado por aquellos.
Estas embarcaciones Ilevaban A menudo los colo-
res de Buenos Aires; habialas tambiin que arbola-
ban la bandera de Venezuela 6 la de M6jico; de otras
varias se sospechaba vehementemente que no eran
mis que pirates.
Las tripulaciones de estas naves, compuestas de
bandidos de todas las naciones, bajaban i tierra
con los bolsillos Ilenos de dinero, y como el vino y
los licores fuertes, que habian sido importados por
los jefes de tales mariners A la isla, se vendian i
muy bajo precio, y como ademis, existia una per-
fecta igualdad entire los oficiales y los soldados de
los corsarios, cuando estaban en tierra, pueden figu-
rarse las espantosas escenas que habian de resultar
de la reuni6n de estas diferentes causes. Ocurria i
menudo que aquellos renegados se apoderasen deal-
guno de los oficiales reci6n Ilegados, lo sentaran por
fuerza en una silla y le hiciesen de esta manera dar la
vuelta A la plaza, declarando abiertamente que que-
rian echar de la isla i Aury y i todos sus franceses.
A raiz de una de estas escenas amenazadoras, el
gobernador ofreci6 resignar el mando en manos del
coronel Mac-Donald; pero la conduct de la guarni-
ci6n nos habia repugnado frecuentemente, hasta el
punto de no consentir ni permanecer en la isla bajo
ningtn concept.









20 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

En apoyo de la demand que hicimos de abando-
nar la isla, alegamos que, como Sir Gregor-Mac-
Gregor habia dejado Fernandina, nos creiamos en
el deber de reunirnos con Bolivar lo mis pronto
possible y ponernos i sus 6rdenes sin mis dilaci6n.
No hay duda de que los gobernadores de esta
isla, asi como los oficiales que estin inmediata-
mente bajo sus 6rdenes, ganan sumas considerable
con la venta de las press, que compran a bajo
precio y ceden despues a contrabandistas que las
introduced en los Estados Unidos, solamente se-
parados de la isla de Amelia por el rio Santa
Maria.
Sin embargo, el gobierno de los Estados Unidos
tenia puestos los ojos en esta isla donde, indepen-
dientemente de las escandalosas escenas de que era
teatro, se realizaba la trata de negros. Orden6 al
Sarahai, uno de los buques de su marina, que se
estacienara cerca del puerto de Fernandina para
tomar nota del nimero de corsarios que estaban en
relaci6n con la isla 6 investigar el valor de las mer-
cancias que tuviesen i bordo. Mientras tanto ha-
bianse entablado negociaciones entire el gabinete
de Washington y el de Madrid, que dieron por
resultado la cesi6n de la isla de Amelia i los Esta-
dos Unidos.
Cuando supimos por algunos oficiales de la mari-
na norte-americana, que vinieron desde su buque A
visitarnos, la pr6xima conclusion de dicho pacto, nos
apresuramos i despedirnos del comandante Aury,








CRUCEROS Y CAMPARAS 21

quien no trat6 de ocultar la satisfacci6n que le pro-
ducia nuestra march.
Apenas perdimos de vista la tierra, cuando ex-
perimentamos un huracin tan violent, que nuestra
embarcaci6n sufri6 considerable averias en su obra
muerta y en la arboladura. Empez6 a hacer agua
con tanta rapidez, que nos vimos obligados a arrojar
al agua una parte de la cargaque llevabamos a bordo,
y no tardamos en andar junto a la isla de Granada.
Concivieron alli gentes que se tenian por conocedo-
ras que nuestro barco nos Ilevaria todo lo mis
hasta la entrada del Orinoco. La verdad es que
despues supimos que podria haber ido tan lejos
como Ur6vile. D6ciles, no obstante, i las decisions
de la ciencia, entregamos el barco a la direcci6n
del patr6n para ir a aquel primer destino. Mientras
tanto se nos agreg6 el capitin Lane, que deseaba
vivamente ver i Bolivar para rogarle que le diese
una comisi6n de corsario. La alegre vida de los
corsarios de America habia tentado al capitan.





















CAPITULO II



El autor se embarca en un brick venezolano.-Vista de la
costa de Guayana.-Entra en el Orinoco.-Aspecto interior
de este rio.--Establecimiento de los misioneros.-Indios de
los rios.-Ciudad de la Guayana antigua.-Baile popular en
casa del gobernador Sucre.-El almirante Brion.


No hacia much tiempo que nos encontrabamos
en Granada cuando tuvimos la suerte de saber que
un brick que acababa de ser comprado en la Mar-
tinica para el servicio de Venezuela, estaba fondea-
do en Cariaco y i punto de hacerse A la vela para
el Orinoco.
El capitan del brick, francs de nacionalidad, en
cuanto recibi6 un billete en el que manifestibamos
nuestra impaciencia por ir a Angostura, se aproxim6
a Granada y nos tom6 a bordo de su barco, que se
llamaba La Felicidad. Satisfizole much probable-
mente el que fuiramos numerosos para ofrecerle
un buen refuerzo. Fuese como fuera, nos dijo que
el rio en cuesti6n estaba todavia bloqueado i ve-
ces por embarcaciones espafolas, y que el patron
del buque que nos habia traido de Inglaterra ha-








24 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

bia sido hecho prisionero, asi como la mayor parte
de sus hombres, cuando trataba de entrar en el
Orinoco, por un guardacostas realista, y muerto con
ellos.
Como el brick era un buen velero, no tardamos
en pasar entire Santa Lucia y San Vicente. Despues
de haber perdido de vista las Barbadas, el capitin
nos anunci6 que habiamos navegado lo suficiente
hacia el Oeste para Ilegar con viento en popa a la
entrada del Orinoco.
Las tierras de la costa de Guayana son muy bajas
hasta una gran extension del interior; asi es que no se
las ve ni desde lo alto de un mastil hasta que se esti
muy cerca. El aspect de esta costa ofrece la parti-
cularidad de que no se present sino a trav6s de una
atm6sfera vaporosa, formaila por el excesivo calor
del clima al obrar sobre un suelo htmedo.
La uniformidad de esta linea de costas y las nume-
rosas entradas del rio, de las que siete son navega-
bles, hacen que sea muy dificil hallar el canal que
conviene a los barcos grandes. Los mismos indios
que habitan los bosques cercanos se extravian a me-
nudo en el laberinto formado por las numerosas ca-
letas. Aunque esta costa ofrece en todos sus puntos
un fondeadero para los buques, se ve frecuente-
mente batido por una fuerte marejada que hace pe-
ligroso acercarse, a menos que no se tenga a bordo
un buen piloto que est6 habituado al paraje. La en-
trada del Orinoco esta ademas Ilena de escollos,
probablemente a causa del fango y grava que arras-








CRUCEROS Y CAMPARAS 25

tra en gran cantidad el rio en la ipoca de las inunda-
clones peri6dicas.
Penetramos, en fin, en el canal principal del rio
con buen viento, sin el que seria impossible que lo
remontase un barco, porque la corriente descen-
diente recorre por lo menos cuatro millas por hora
hasta en donde la tierra parece estar perfectamente
al nivel del mar. Observase, sin embargo, que en el
Orinoco, como en la mayoria de los grandes rios,
sopla constantemente, durante el dia, un viento fa-
vorable en direcci6n opuesta i la corriente. A ve-
ces, cuando el viento era contrario, durante unos
moments, a causa de los recodos del rio, atiba-
mos cables i los arboles que adornan las dos mar-
genes. De esta manera nos era ficil salvar el obsti-
culo y volver i encontrar buen viento.
La vista que se ofrece i los ojos del marino cuan-
do desde el puente del barco pasea sus miradas so-
bre las ondas tranquilas del rio y los deliciosos pai-
sajes de la tierra, es de un efecto encantador. Las
dos orillas del Orinoco estin cubiertas de arboles
majestuosos que forman selvas impenetrabies i los
rayos del sol, y que parecen encadenados entire si
por el bejuco, plant trepadora de la America de!
Sur, que Ilega i ser tan gruesa como un cable co-
rriente. Mantienen en pie estos arboles seculares
(porque amin no ha resonado en estas soledades el
hacha del lefiador) esas plants que tienen una se-
inejenza chocante con las enormes serpientes que
rastrean, bajo ellas, en !as marismas. Hay, ademis,
3









26 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

muchas plants parasitas que dan flores de diferen-
tes y brillantes colors, y que testonean los arboles,
i los que se agarran. En todas las ramas de los ar-
boles piruetean monos de toda especie que sigucn
al barco saltando de irbol en Arbol con ayuda del
bejuco, al que los indios, a causa de esta circunstan-
cia, han dado el nombre de escala de mono. La es-
pecie mas notable de esta tribu gestera es el ara-
guato, gran mono rojo, que va siempre en bandadas
y cuyas hembras llevan a sus pequenuelos a la es-
palda. Estos animals ejercen grandes destrozos en
las plantaciones, donde arrancan y destruyen mas
raices y frutos de los que comen 6 se Ilevan. Sus
gritos durante la noche son much mis fuertes de
lo que pudiera esperarse de un animal de talla tan
median; es un grito que se le confundiria ficilmen-
te con el de la pantera 6 cualquiera otra gran fiera.
En apoyo de esta afirmaci6n rcferiremos que, lue-
gode habcr salido deAngostura con el cj'rcito inde-
pendiente, tres soldados ingleses que habian deser-
tado, cuando desembarc6 aqu&l por la noche con el
prop6sito de volver por tierra i la ciudad, se asus-
taron de tal mnera con el ruido que hacian los di-
chos animals, que Ilamaron i los barcos que esta-
ban anclados en el rio y pidieron que los tomaran i
bordo, declarando al mismo tiempo que estaban ro-
deados por tigres.
Los loros y los papagayos, los tucanes y otros pi-
jaros, cuyo plumaje abrillantan colors various, Ilenan
los aires con sus gritos discordantes, i los que la









CRUCEROS Y CAMPARAS 27

voz vibrant del darra, que repercute primero fuer-
temente en el oido y muere despu6s en la lejania
como un eco, responded con intervals regulars.
Sobre caletas pequefias que estan enteramente
ocultas por irboles siempre verdes hay pelicanos,
espitulas y garzas 6 cigiiefas gigantescas dedicadas
a pescar. Afiidase a este cuadro el tirano de los rios
de esta comarca, al aligator, que nada majestuosa-
mente, como si estuviera penetrado del sentimiento
de su superioridad, en medio de los pesados mana-
ties y de las agiles toninas que forman multitud en
la superficie de las aguas, y se tendri una idea, si-
quiera debil, de una de las mis admirables escenas
de la Naturaleza.
El primer pueblo a que legamos se llama Sac6-
pano. Todo dl esti habitado por indios que han sido
civilizados y convertidos al cristianismo por los mi-
sioneros espafioles, que se componen principalmen-
te de capuchinos y franciscanos. Estos sacerdotes
han logrado muy felizmente que los indios se deter-
minasen a format pueblos y cultivar el suelo, en vez
Ilevar una vida errante y no contar sino con la pre-
caria subsistencia que les ofrecian la caza y la pesca.
Estos pueblos, en ndmero de 20 a 30, designados
con el nombre general de Misiones, se han formado
en el interior del pais, dondequiera que la tierra,
alzindose sobre la parte encharcada, se mostraba
propicia al cultivo. Cada pueblo se compone de una
plaza piblica, A lo largo de la cual se encuentran la
iglesia y la casa cural; el resto de la plaza esta ocu-









28 MEMORIAL DE UN OFFICIAL DE MARINA

pado por una gran bodega 6 almac6n y por cabanias
construidas de bamb6 y cubiertas de palmas, y to-
das tienen una huerta. Cada familiar ocupa una de
estas cabafias separadamente.
Los indios que habitan las misiones, se hallan
en absolute bajo la tutela de los padres, cuyas 6rde-
nes se apoyan en la autoridad de los alcaldes, ele-
gidos entire los mismos indigenas. Estos magistrados
electivos llevan como insignia de sus funciones un
bast6n con pufio de plata, y estan exentos de todo
trabajo public.
Los demas indios varones estan obligados a cul-
tivar ia tierra, mientras que las mujeres se ocupan en
fabricar gruesas telas de algod6n, hamacas de fibras,
jab6n, bujias, etc. Todos los products de esta in-
dustria reunida, se depositan en la bodega comiin
y se distribuyen por el padre de cada misi6n, de
manera que basten i las necesidades de cada fami-
lia. Una vez hecha esta distribuci6n, los padres
mandan una contribuci6n annual al gobierno de An-
gostura, y to que resta, se vende 6 cambia por articu-
los que los indios no pueden procurarse con sus
trabajos personales, tales como vestidos & instru-
mentos de labranza. En cuanto a so educaci6n reli-
giosa, es por to menos cierto que practican exacta-
mente las ceremonies del culto cat6lico.
Los indios salvajes 6 no civilizados que habitan
esta parte del Orinoco, se pasan casi todo el tiempo
en el agua, en sus canoas, y se alimentan princi-
palmente de pescado y tortugas que cogen en gran








CRUCEROS Y CAMPARAS 29

ndmero, except durante la estaci6n de las inunda-
ciones. Construyen sus chozas, que parecen grandes
nidos hechos de mimbres y endurecidos con arcilla,
entire las ramas extendidas de corpulentos arboles, i
orillas de alguna caleta retirada, porque, durante la
mitad del afio, las tierras bajas que habitan estin
completamente inundadas por el desbordamiento de
las aguas.
Sabido es que el Orinoco y los rios que iA l
afluyen, no crecen solamente con las lluvias de los
tr6picos, sino tambien por el deshielo de las cor-
dilleras. Aun en mitad del verano, estas tierras no
estan lo suficientemente secas para que se puedan
construir en ellas viviendas, porque apenas si en el
centro del dia puede penetrar el sol i trav6s de
los espesos bosques. Nosotros no habiamos hecho
a6n mas que entrever a estos indigenas, cuando pa-
saban en sus canoas de una caleta & otra, remando
vigorosamente. Sin embargo, poco despu6s de nues-
tra salida de Sac6pano, nuestra curiosidad qued6
plenamente satisfecha.
Como no habiamos podido procurarnos un pilot
que conociese el rio, tocamos, al anochecer, en un
banco de arena en medio de la corriente, y mientras
que maniobrabamos para libertar el barco, nos vi-
mos rodeados de varias canoas salidas de las caletas
pr6ximas y equipadas cada una por seis 6 siete in-
dios. Temimos al pronto que su gran ndmero les
animase a mostrarse inc6modos; pero en seguida
comprendimos que no les atraia mis que la curiosi-








30 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

dad y el deseo de vendernos pescado y frutas sil-
vestres. No subieron A bordo hasta que les invita-
mos a hacerlo, y se condujeron muy discretamente.
Tampoco se permitieron tocar ninguno de los obje-
tos que nos pertenecian, aunque tales objetos fuesen
evidentemente nuevos para la mayoria de ellos...
Un indio anciano, que nos pareci6 ser un cacique
por la autoridad que ejercia, nos fue muy titil, por-
que entendia un poco el espafiol. Gracias i las 6r-
denes que di6 a los indigenas, el barco qued6
prontamente libre del escollo que pudo averiarle, y
no tardamos en poder bogar en medio delrio. Aque-
llos indios eran robustos y guapos, de formas mus-
culares, y parecian muy apacibles. Sus largos cabe-
Ilos, cuidadosamente peinados, iban colgantes, y sus
cuerpos estaban casi enteramente desnudos.
La primera poblaci6n de alguna importancia que
encontramos en el Orinoco fue la ciudad de Guaya-
na la Vieja, que tiene un fuerte. Esti situada a unas
180 millas en linea recta de Ponto de Barina, pero
por lo menos a 70 leguas marinas, si tenemos en
cuenta los rodeos del rio.
Habia sido tomada recientemente por el general
patriota Berm6dez, que la atac6 por la parte de tie-
rra, mientras que desde el rio, el almirante Bri6n
la bloqueaba con su escuadrilla de chalupas cafio-
neras.
Aunque evidentemente la caida de la plaza era
inevitable, los restos de la guarnici6n espaiiola se
negaron a capitular, porque se acordaban, sin duda,








CRUCEROS Y CAMPARAS 31

de que nunca habian dado cuartel a los patriots
prisioneros. Asi fuh como 300 hombres, encerrados
en las ruinas de un fuerte que no podian defender,
fueron rodeados por fuerzas superiores y extermina-
dos hasta el iltimo. Cuando visitamos la plaza, los
cadiveres de aquillos yacian a6n por tierra. Fue el
primer ejemplo que tuvimos de los horrores de la
guerra i muerte.
Esta poblaci6n esti situada en una eminencia,
cerca de un recodo del rio, y si se restaurase su
puerto incomodaria considerablemente i todo bu-
que enemigo que intentara aproximarse. Hace mu-
cho tiempo, sin embargo, que esti desmantelado,
aunque la plaza tenga todavia un gobernador; es
por lo demas, un puerto im portante por la gran can-
tidad de ganados y provisions de toda especie que
puede proporcionar i las caiioneras que fondean en
el rio, y, en general, i los barcos que entran en su
puerto 6 salen de 61.
Los habitantes de la antigua Guayana mostraron
tanta mayor alegria i nuestra Ilegada, cuanto que
eran pocos adn los ingleses que habian venido i re-
unirse con el ej&rcito de Bolivar; el gobernador, pa-
dre del mis tarde c6lebre mariscal don Antonio Jos6
Sucre, di6 con tal motive un baile al pueblo, que
estuvo brillantisimo...
En cuanto a nosotros, hu6spedes extranjeros, nos
vimos prontamente separados unos de otros y lan-
zados individualmente en medio de un circulo de
guayanenses...








32 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

Una vez sufrido minucioso examen visual, nos vi-
mos acosados por una multitud de preguntas sobre
political, etc.; pero como tan diversas preguntas nos
las hacian todos a la vez, nos encontramos dispen-
sados de contestar, lo que no nos desagrad6, por-
que nuestros conocimientos de la lengua espaiola
estaban lejos de ser profundos.
En tales circunstancias, no fu6 cosa facil para el
duefio de la casa el obtener espacio para los baila-
rines. Ejecutaron 6stos various fandangos nacionales,
que tenian completamente para nosotros el m6rito
de la novedad, y que eran peculiares del pais. En-
tre los nombres con que se les design retuvimos
los de Bambuco, Zajudina y Marri-Marri. Por ilti-
mo, cuando la sociedad pareci6 satisfecha de estas
danzas indigenas, se levant6 un joven criollo y pi-
di6 que le hicieran sitio. Despu6s de haber bailado
solo alrededor de la habitaci6n, durante uno 6 dos
minutes, se puso A hacer figures ante una dama, a
la que hizo un saludo y se retir6. Al punto levan-
t6se ella, ejecut6 las mismas evoluciones terpsic6ri-
cas y par6 ante uno de nosotros, haci6ndole la re-
verencia, como para invitarle a su vez a que mos-
trara sus habilidades. Esta inesperada maniobra pro-
dujo en la reuni6n el mis vivo regocijo, y en vano
protest nuestro compatriota en los t6rminos menos
equivocos, de que la danza ara un arte al que era
completamente extrafio. Los alocados bailarines no
tuvieron para nada en cuenta tales protests, y le
empujaron suavemente al centro del sal6n. Puesto








CRUCEROS Y CAMPARAS 33

alli, comprendi6 perfectamente que no podia zafar
se, por lo que se puso A hacer piruetas con todas
sus fuerzas, vali6ndole una tempestad de aplau sos
que fueron seguidos de aclamaciones prolon gadas
de vivan los ingleses!
En seguida nos lleg6 el turno, pero estibamos
decididos i demostrar toda la complacencia im agi-
nable; nos felicitaron much por nuestro apresura-
miento en tomar parte en los bailes del pais...
La m6sica (si se le puede dar este nombre) se
componia de varias vihuelas y arpas, A las que se
unian las voices de media docena de cantores, acom-
paiiados por varias mujeres que, sentadas alrededor
de una mesa, tocaban el tamboril 6 llevaban el com-
pis golpeando con las manos.
Mientras tanto, el baile se hacia mis animado y la
alegria mis ruidosa, lo que era precise atribuir prin-
cipalmente i los licores que circulaban en abun-
dancia A la redonda y empezaban A producer su ha-
bitual efecto. De otra parte, nosotros no estabamos
acostumbrados todavia a respirar el humo del taba-
co, que lena siempre esos salones de baile popular,
puesto que todos levan en la boca, en tales ocasio-
nes, un cigarro 6 una churumbela (1) que, ni mien-
tras que bailan, se les ocurre dejar...
Por fin se anunci6 la cena: componiase pricipal-
mente de roast-beef cortado en largas lonjas delga-
das, majuelas y queso con miel. Este iltimo plato

(I) Especie de pipa del pais.








34 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

esti muy en boga en la mayor parte de las provin-
cias de la America del Sur.
Observamos que ninguno de los invitados se sen-
taba i la mesa y que no se veian cuchillos. Nos ex-
plicamos esta omisi6n por el cuidado que se tenia
de partir los manjares en la cocina. Notamos tam-
bien que los hombres se abstenian de servirse, por-
que las damas eran las encargadas de servirles con
sus tenedores. Se comprendera facilmente que ellos
no dejaban de corresponder a esta galanteria y que
ofrecian los trozos mas delicados que se encontraban
i su alcance. Se nos advirti6 que era pecar esen-
cialmente contra la galanteria, el no hacer honor i
cuanto nos ofreciesen las damas guayanesas. El uso
Ios pareci6 tirinico, porque la fatiga y el calor nos
n-bian dispuesto mal para una cena. Pero nos fu6
precise comer como ogros. Al fin, uno de los nues-
tros, abrumado por la continuidad de las maliciosas
atenciones de su pareja, le present, en carnbio de
un enorme trozo de care, una vaina de pimiento
roja. La mis pronta negative acogi6 esta ocurrencia.
Despues de la cena, nos condujeron a unos co-
rredores que daban i una naranjeria y en donde
nos habian dispuesto unas hamacas. Alli descansa-
mos con bastante tranquilidad, aunque ligeramente
molestados por los mosquitos; s6lo el penetrante
grito de icentinela, alertal, que recorria la ciudad,
venia i veces i herir nuestro oido; pero ese grito
no tard6 en hac6rsenos tan familiar, que ces6 por
complete de turbar nuestro suefio. Al dia siguien-








CRUCEROS Y CAMPARAS 35

te comimos en casa del gobernador Sucre, que nos
proporcion6 barcos para remontar el rio hasta Santo
Tomas. Preferia este medio de transport al que
nos ofrecia el brick, como much mas expeditivo.
Embarcamos inmediatamente despu6s de comer
y encontramos durante la noche varias lanchas ca-
ioneras que cruzaban rio abajo. A bordo de una
de ellas iba el almirante venezolano, don Luis
Brion, que se dirigia i Pampatar, en la isla Marga-
rita, donde su buque estaba al pairo. Al saber que
el coronel Mac-Donald formaba parte de nuestro
convoy, don Luis se acerc6 al barco en que se halla-
ba para saludarle y preguntarle si podia serle de
alguna utilidad. Brion era entonces un hombre de
edad media, de unos cinco pies y medio de alto, de
constituci6n delgada pero musculosa; era muy mo-
reno y Ilevaba grandes bigotes negros; su cara tenia
much parecido con la de los israelitas en general,
y estaba muy picada de viruelas.





















CAPITULO III



Ciudad de Angostura.-Inundaciones peri6dicas del Orinoco.
-Alameda.-Palacio del Gobernador.-Laguna, causa de
las fiebres.-Tierra de Bolivar.-Maquinaci6n formada por
unas damas para asesinar a Bolivar.-Ejecuci6n del general
Piar.-Traici6n del general Zedeiio.-Lanchas caiioneras.


Nada de particular encontramos en nuestra ruta
hasta llegar a la ciudad de Santo Tomas de Angos-
tura, que es la capital de la provincia de Guayana.
Era la sede del gobierno de Venezuela, aunque to-
davia no se hubiese reunido alli el congress.
Llimase Angostura esta poblaci6n a causa del es-
trechamiento del rio en aquel lugar, que no tiene
mis de dos millas de anchura y de 60 i 70 toesas de
profundidad. Originaba esta disminuci6n de anchura
un terreno erizado de rocas, que se proyecta en
el rio por la parte de Guayana y de Barcelona.
El curso del rio se ve ademas obstruido por dos
islas, una en el centro y otra cerca de la margen de-
recha. El Orinoco es por lo tanto muy ripido y muy
ruidoso en este lugar, y seria peligroso intentar su
paso, sobre todo en la ipoca de las inundaciones,









38 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

que empiezan en Abril, Ilegan a su mayor elevaci6n
en Junio y Julio y disminuyen luego gradualmente.
Estas inandaciones son ocasionadas en primavera
por el derretimiento de las nieves que cubren las
montafias, cerca de las fuentes del Orinoco y de sus
afluentes, y son aumentadas por las grandes lluvias
que caen al aproximarse el equinoccio de prima-
vera.
La ciudad de Angostura esti construida sobre una
roca que tiene su base a orillas del rio y se eleva al
nivel de una colina donde hay un pequefio fuerte.
Los puntos de vista que se ofrecen, desde lo alto de
este fuerte, son admirables en tcdas direcciones. Al
otro lado del rio se extienden las provincias de Bar-
celona y de Cumana, y, por la parte de la Guayana,
los pastizales estin lenos de ganados, y las casas
de campo estin rodeadas de plantaciones.
Al pie mismo del fuerte, en medio de un espeso
boscaje, se encuentra un convento, cuyo aspect es
muy pintoresco, y que, abandonado por los frailes
que le habitaban, se ha convertido en hospital mi-
litar.
Las calls de la ciudad son todas muy rudas, ex-
cepto la que se extiende A lo largo del rio. Es sin
duda esta calle la mas agradable por el delicioso pai-
saje que domina ypor la refrescante brisa que se alza
del agua. Casi todas las casas estin muy limpias, y
vistas desde el rio ofrecen un lindisimo aspect. La
mis hermosa es la Almiranteria, 6 casa del almiran-
te, que es tambien la mayor de la ciudad, i excep-








CRUCEROS Y CAMPARAS 39

ci6n del palacio del gobernador. Ocdpala un nego-
ciante escoc6s, Ilamado Hamilton, que gozaba del
particular favor de Bolivar, A causa de las numerosas
pruebas de abncgaci6n que habia dado i la causa
de la patria. El gobierno de Venezuela le debia
considerable sumas por las armas y suministros de
toda especie que habia facilitado al ejircito. Cierto
es, no obstante, que se habia liberado en parte con
aquel extranjero, cediindole las contribuciones en-
viadas por varias misiones y que remitieron por
agua, en barcazas, durante algln tiempo. Mis ade-
lante, estos establecimientos cesaron de producer
tanto, por dos causes principles: la primera, por la
viruela, que hizo estragos terrible entire los indios,
y la segunda, por la dispersi6n de los padres tem-
porales y espirituales, porque Bolivar se habia visto
en la necesidad de expulsar y hasta de fusilar A
algunos de aquellos frailes, que, sin hacer caso de
amenazas ni recomendaciones, se obstinaban en
predicar a los indios el derecho divino de Fernan-
do VII.
Frente por frente de la casa del almirante hay
una rada natural rodeada de rocas. Alli estin ama-
rradas las embarcaciones del gobierno y alli van A
buscar abrigo las piraguas y canoas, al aproximarse
los meses sujetos a huracanes.
La aduana esta igualmente situada cerca del rio,
y un poco mis abajo, en la misma direcci6n, se
encuentra la Alameda, grato paseo solitario, som-
breado por dos filas de afiosos irboles. Este paseo,









40 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

que toma su nombre de los alamos, lo hay en casi
todas las ciudades importantes de la Am&rica del
Sur, y es realmente necesario para la salud de los
habitantes, que se muestran, sin embargo, poco
solicitos en aprovecharle para gozar de las delicio-
sas veladas que suceden a los abrasadores calories
de los dias de los tr6picos.
La plaza (1) se halla torpemente situada en mitad
de la cuesta de una colina. Contiene el armaz6n de
una cathedral empezada con grandes vuelos, pero
cuya terminaci6n han impedido la guerra y la po-
breza que siempre la acompafia. El palacio, que
esti situado enfrente, es una sencilla construcci6n
de ladrillos que no tiene mis que un piso. No hace
much que en el sal6n de este palacio se reuni6 el
congress de la reptblica y continue funcionando
hasta 1819, en que el estado de Venezuela se uni6
con el de Nueva Granada. Traslad6se entonces i
Nuestra Senora del Rosario de Cucuta. Este edifi-
cio, por cu situaci6n en una ripida pendiente, es de
forma muy irregular, y parece en peligro de desplo-
marse i la primer sacudida de un temblor de tierra.
En la parte superior de la plaza estin la carcel y los
cuarteles; la parte inferior se componia de un case-

(1) Toda poblacion de la America del Sur contiene una
plaza principal. En este lugar se encuentran la iglesia, la casa
del gobernador y el calabozo 6 carcel. En la plaza se revista a
las tropas, se celebran las reuniones pfiblicas y se ejecuta a los
criminals. Es tambien el punto de reunion de los politicos y
de los desocupados y, de ordinario, el teatro de las revolu-
clones.








CRUCEROS Y CAMPARAS 41

r6n, residencia antafio de la inquisici6n espaiiola en
la Guayana, pero habitado i la saz6n por el general
Santiago Marifio, gobernador de la provincia. Cerca
de esta casa hay una capillita que es el 6nico lugar
de culto pdblico en el que los files de Angostura
puedan congregarse.
Al Oeste de la ciudad hay una laguna que se lena
todos los afios cuando la crecida del rio, por medio
de un canalillo que limita la Alameda. Mientras que
la laguna esti llena, la ciudad es pasablemente sana,
i pesar del excesivo calor que reina en ella todo el
afio. Pero cuando cesan las inundaciones y empiezan
A decrecer las aguas con la evaporaci6n, la laguna
exhala pestilentes miasmas producidas por la putre-
facci6n vegetal y animal. Frecuentemente los habi-
tantes de las classes inferiores, sobre todo los indios
medio civilizados, arrojan sus muertos a la laguna,
antes que tomarse el trabajo de Ilevarlos al cemen-
terio, en lo alto de la colina. La fiebre amarilla y
otras enfermedades contagiosas empiezan entonces
a mostrarse y arrebatan centenares de personas,
extranjeras sobre todo. Es mis que probable que
seria de un saludable efecto el desecamicnto de
esa laguna, cosa ficil, por lo demis, puesto que su
fondo esti much mis alto que el nivel del rio,
except durante las inundaciones. Es evidence que la
plaga annual no es producida por el clima y que no
hay que atribuirla sino a la causa que acabamos de
indicar, porque durante el tiempo que la dolencia
reina en Angostura, el pueblo de la Soledad, situado
4









42 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

en la orilla opuesta, se encuentra perfectamente
sano, a pesar de haber alli un matadero.
Mis alli de la laguna se presentan muchos agra-
dables paseos entire las plantaciones y las casas de
campo. Una de ellas, llamada el Morichal, del nom-
bre de la palmer moriche, fu6 el lugar que eligi6
Bolivar para refugiarse durante la noche que prece-
di6 al dia que las damas de Angostura habian fijado
para asesinarle. La vispera del dia en que debi6
realizarse la conjura, Bolivar supo por persona de
toda su confianza que las damas de la ciudad, todas
conocidas por su realismo, habian formado el pro-
yecto de rodearle cuando saliera de la misa que
acostumbraba a oir todos los domingos, sin mis
acompanamiento que un ayudante de campo, y qui-
tarle la vida con pufiales que llevarian ocultos bajo
sus mantillas. Advirti6sele tambi6n que los soldados
que daban guardia al palacio estaban comprados y
que no habia que fiarse de ellos. Sin decir nada, ni
i su secretario, mand6 Ilamar en el acto a un official
ingles recientemente Ilegado (1) y le pregunt6 si
juzgaba que podia contarse para un asunto impor-
tante con los soldados ingleses, de los que habia
un corto numero en Angostura. El official contest
que respondia de la fidelidad de su gente, y Boli-
var le encarg6 que reuniese prontamente cuantos

(1) El official de que aqui se trata era el capitan Edgar;
muri6 poco despues, de la fiebre amarilla, en Angostura, y fue
enterrado con los honorees militares en el fuerte situado en lo
alto de la colina.









CRUCEROS Y CAMPARAS 43

pudiera, los condujese fuera de la ciudad por un
sendero infrecuentado que conduce i la laguna y
que, dejandolos alli, volviera i reunirse con 61,
dirigi6ndose i una puertecilla casi oculta entire
maleza, y que 1I cerraria, detris del palacio. El
official, que ignoraba a6n lo que iba a ocurrir, reuni6
a unos doce soldados ingleses y los apost6 en el
lugar que se le habia indicado. Fu6 en seguida i la
puerta del palacio, donde le esperaba Bolivar en-
vuelto en su capa. El dictador, que iba delante,
evitaba todos los lugares en los que se acostumbraba
A poner centinelas, y pronto, reunido con su reducida
tropa de ingleses, lleg6 a la casa del Morichal. Alli
explic6 al official el peligro que corria y la raz6n
por la que se confiaba i extranjeros mis bien que i
sus compatriotas. Al amanecer, Bolivar descendi6
al Orinoco y lo atraveso para ir A Barcelona, donde
se le uni6 una division del ej6rcito bajo las 6rdenes
del general Monagas.
Frente al palacio de dicha ciudad se verific6 la
ejecuci6n del general Piar. Era un hombre de co-
lor, y, como habia que esperarlo, casi todos sus ofi-
ciales y soldados eran de su casta. Fu6, sin em-
bargo, esta circunstancia la que sirvi6 a la acusaci6n
dirigida contra 61, de haber formado el proyecto
de exterminar A toda la poblaci6n blanca de Vene-
zuela i instituir una republica de negros. La acusa-
ci6n fu6 presentada i Bolivar, quien le orden6 que
se presentase en Angostura para ser juzgado por un
consejo de guerra.









44 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

En esta 6poca, cada general al servicio de Vene-
zuela tenia un ej6rcito aparte y una guardia de ho-
nor que estaba enteramente bajo sus 6rdenes y no
reconocia mis autoridad que la suya. Piar, que era
entonces el inico general negro del Estado, no ig-
noraba los odios que le tenian los jefes blancos ele-
gidos para instruir el process. Asi fue que resolvi6
no acatar la orden, y su ejercito le anim6 uninime-
mente a persistir en aquella determinaci6n. En tal
estado de cosas, hubiera sido peligroso recurrir a la
fuerza y se la sustituy6 con la astucia. Fud el gene-
ral Cedefio quien se ofreci6 voluntariamente a en-
tregarle en manos de los que, por adelantado, le
habian condenado a muerte; y sin embargo, este
hombre era el compare de Piar, titulo de estrecha
alianza, y considerado como sagrado en la America
del Sur. Al legar al campo de Piar, adonde fue sin
acompahamiento, Cedefio fu6 recibido cordialmen-
te. Hasta tal punto estaba libre de la sombra de
una sospecha. Anunci6 a Piar que Bolivar deseaba
tener una entrevista con l1, que se habia renuncia-
do a toda idea de convocar un consejo de guerra, y
le di6 su palabra de que, despubs de la entrevista,
podria salvar su cuerpo de ejercito sin ser moles-
tado. Piar, seguro de su inocencia, y teniendo ade-
mis todas las razones posibles para career en la sin-
ceridad de Cedefio, resolvi6 presentarse en Angos-
tura, con gran descontento de sus oficiales y solda-
dos, que le suplicaron que no lo hiciera. Le cost
much trabajo impedir que le acompafiase su guar-









CRUCEROS Y CAMPARAS 45

dia de honor, porque este cuerpo insistia sobre el
derecho que tenia de no separarse nunca de la
persona de su jefe.
Apenas Piar lleg6 a Angostura cuando fu6 preso
6 incomunicado. Supo entonces que Bolivar habia
salido de la ciudad y entregado el mando a Santia-
go Mariiio, uno de los enemigos mis inveterados del
detenido. Concibese que la instrucci6n fu6 Ilevada
expeditivamente. Declarado culpable, tras una bre-
ve deliberaci6n, Piar fuh condenado a ser fusilado.
Oy6 la sentencia sin sorpresa y demostr6 much re-
signaci6n. Pidi6 por toda gracia mandar l6 mismo al
pelot6n que habia de darle muerte (1).

(1) El general Piar fue procesado y fusilado en Angostura
el aiio 1817. El autor de esta obra parece que no Ileg6 a la
Guayana hasta 1818; es decir, despubs del suceso. Ademas, no
sabia espaiol, ni comprenderia en los primeros dias aquella en-
diablada political. S6lo asi se explica la fantistica y i todas lo-
ces falsa relaci6n que hace del ajusticiamiento de Piar. Ni una
sola de sus afirmaciones es exacta: ni a Piar se le acus6 s6lo
por pard6crata, ni el consejo lo odiaba, ni Cedeio lo engai6,
ni Bolivar abandon el mando en Angostura, ni menos lo en-
treg6 A Mariiio, pues Marino estaba en abierta rebeli6n contra
el gobierno republican y con Marifio estaba Piar en la costa
de Cumana y Barcelona cuando lo prendieron. Hoy es conoci-
da de todo el mundo, con todos sus detalles, gracias i los do-
cumentos y i los contemporineos del suceso, la ejecuci6n del
valiente y revoltoso Piar. Fusilando i aquel favorite del ej4r-
cito, valiAndose de los mismos instruments de Piar, realize
Bolivar una empresa audacisima y aquella empress audacisima
fua muy trascendental porque termin6 con la anarquia venezo-
laza de 1817 e hizo possible la realizaci6n de la independencia.-
(Nota del Traductor).





















CAPITULO IV




El Orinoco arriba de Angostura.-Serpientes de agua.-Cam-
pamentos.-Tortugas.- Zancudos 6 mosquitos.--Medio que
emplean los indigenas para atrapar serpientes.-Anguila
eldetrica 6 temblador.-Manati.-Lugar peligroso del rio.-
Pueblos arruinadoa.-Piratas de rio.-Asesinato del coronel
Mac-Donald.--Pueblo de Caujaral.-Descripci6n del aliga-
tor.-Oficial muerto por un caimAn.



Las orillas del rio, arriba de Angostura, se pre-
sentan bajo un aspect completamente distinto del
que ofrecen abajo de esta ciudad, pues el terreno de
los alrededores es mis elevado en muchos lugares
y nada frondoso. Ofrecen i veces la vision de saba-
nas bien regadas, abarcando un horizonte inmenso,
y animadas por innumerable rebafios y caballos
salvajes. Veiamos i cada instant embarcaciones que
pasaban entire islillas umbrosas de brillantisima ve-
getaci6n.
Muchas de estas islas son visitadas, durante la
sequoia, por manadas de gamos, que pasan a ellas
nadando para gozar de la umbria que propor-
cionan, y muy probablemente, para escapar de las









48 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

panteras y jaguars que infestan las orillas de todos
los rios.
En esta parte del Orinoco, tuvimos varias veces
la ocasi6n de ver serpientes de agua, que nadaban
de una isla a otra. Ocurriales de vez en cuando pa-
sar por debajo de los barcos, con gran susto de los
pasajeros, pero sin tratar de hacerlas ningdn dafio.
Estas serpientes son de un verde palido, miden de
seis a ocho pies de longitud, nadan con un tercio
aproximadamente de su cuerpo fuera del agua y
avanzan rapidamente por medio del movimiento on-
duloso do su cola.Dij6ronnos los bateleros que estos
reptiles se alimentaban principalmente de ratas de
agua y de pajarillos. No sin raz6n evitan los marine-
ros el pasar bajo los arboles que se inclinan sobre el
rio; temen que el mastil desprenda de las ramas a al-
gunas de esas serpientes. Veiamos a menudo mu-
chas juntas, que ostentaban los mis brillantes co-
lores, calentandose al sol en las copas de los arbo-
les. Hallabase entire ellas la serpiente de cascabel,
que no tiene menos de unos ocho pies de larga con
un grosor proporcionado (1).
Durante el dia disfrutabamos de una brisa que
nos permitia remontar la corriente lenta pero segu-
ramente, y cuando el tiempo era bueno, las tropas


(1) Esto de la serpiente de cascabel es tan digno de cridito
como lo del process de Piar. En uno y otro caso debe de ha-
ber error de informaci6n y confusion de nombres. La serpiente
de cascabel no tiene esas dimensions ni puede confundirse con
las "culebras de agua".-(Nota del Traducor).








CRUCEROS Y CAMPARAS 49

desembarcaban en cualquier banco de arena, done
hacian sus provisions y descansaban.
La escena que seguia al desembarco era siempre
animadisima. En cuanto los soldados saltaban de las
embarcaciones, en las que habian estado metidos
todo el dia, se dispersaban en todas direcciones
para buscar lefia, que abunda a lo largo de los rios.
Prontamente se establecia una larga fila de hogue-
ras frente i las chalupas y se procedia a los prepa-
rativos culinarios. Pocos son los venezolanos que no
canten 6 toquen algin instrument; asi era que en-
tre los grupos que se formaban alrededor de las
hogueras, habia siempre individuos que Ilevaban vi-
huelas con las que se acompafiaban sus cantos n a
cionales. A menudo ocurria que un cantor se con-
certaba con otro que se hallaba a gran distancia en
la orilla, 6 que se habia quedado A bordo.
Lograbamos, por lo general, que los indios nos
proporcionasen pescado y tortugas, y encontraba-
mos abundantes huevos de terecay en la mayor par-
te de los bancos de arena. Esta especie de tortuga
pone unos ocho huevos en un agujero poco profun-
do que abre, durante la noche, en la arena, y que
disimula luego tan perfectamente con las patas, que
seria impossible descubrirlo si no fuese por la hue-
Ila que sus pasos dejan en la arena. Los huevos son
redondos, del tamaio de una bola de billar. Cibre-
los una membrana dura parecida A pergamino y que
contiene una excelente yema.
La came de la tortuga que se encuentra en el Ori-









50 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

noco sabe much mejor que la de la costa occi-
dental de M6jico, que se le parece en todo, salvo
que su cabeza es menor y que en vez de aletas nata-
torias tiene patas membranosas.
La arena que alfombra las orillas de este rio ofre-
ceria por lo fina que es, un lecho agradabilisimo, si
no se viera uno expuesto a los continues ataques
del zancudo 6 mosquito. Durante toda la noche no
cesa este insecto de atormentarnos y solamente la
mafiana puede poner t6rmino a sus evoluciones
hostiles. Aunque el zancudo no sea apenas mayor
que el insecto designado entire nosotros, en Inglate-
rra, con el nombre de primo, su trompa no por ello
deja de atravesar las mantas y coberturas de toda
especie, causando a la victim a menudo una gran
inflamaci6n y aun ilceras inc6modas. La trompa del
zancudo es capaz de atravesar hasta el cuero de los
caballos y de las vacas, y parece que prefiere la
sangre de estos animals i la del hombre (1). Es
debido a tal predilecci6n que los hombres del pue-
blo prefieren aqui acostarse cerca de los sitios don-
de hay ganado. Nosotros, para evitar las picadas,
solemos venirnos a sentar cerca del fuego que en-
cienden los bateleros; aunque el remedio no sea
much mejor que el dafo que se quiera evitar.
Indican otro medio de sustraerse i las picaduras
del zancudo, que consiste sencillamente en acostar-

(1) El autor confunde seguramente el zancudo 6 mosquito
con el tibano, que si pica al ganado y puede atravesar con su
aguij6n una manta de dormir.-(N. del T.)








CRUCEROS Y eAMPARAS 51

se en silencio i unas cincuenta toesas de toda com-
pania. Cierto es que este expediente es casi infali-
ble; pero hay pocas personas que lo intenten en los
vivaques establecidos i orillas del Orinoco, porque
asi aislados, os expon6is i recibir la visit de una
pantera, 6 la no menos desagradable de un alligator
6 una serpiente de cascabel. Hemos dicho que el
zancudo se retira de dia; hemos de aiiadir que su
retirada es precisamente como la sefial de la apari-
ci6n de otro insecto volitil de menores dimensio-
nes, que no os deja un moment de reposo durante
todo el dia. Cada picadura suya deja una mancha
que permanece visible much tiempo y produce
habones 6 inflamaciones en los tobillos y las mufe-
cas, que es en donde principalmente ataca.
Entre los insects inc6modos de aquella region,
comprendidos por los naturales bajo la denomina-
ci6n enirgica de plaga, no debemos abstenernos de
admitir la nigua, Ilamada cominmente chega en la
provincia de Honduras y en las Indias occidentales.
Mucho menor que una pulga, se insinda ficilmen-
te, sin ser advertida, entire la epidermis y la care.
Aunque de ordinario se introduce en los dedos y
las plants de los pies, a veces penetra en otras par-
tes del cuerpo 6 incluso hasta en los pirpados.
Cuando esti cargada de huevos, de casi invisible
que era, aparece gruesa como un guisante. Hay que
extraerla entonces, y si es possible sin desgarrar la
delgada pelicula que encierra al ovario. Si sacais el
insect y dejais los huevos, 6 si el danio que ha cau-








52 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

sado no se ha tratado convenientemente, siguese de
ordinario la mortificaci6n y pirdida del miembro
en que se habia introducido. Tambien a veces ha
sobrevenido la muerte en semejentes casos (1).
En las lecherias donde los indigenas tienen cons-
tantemente atadas las terneras, el tal insecto ejerce
grandes estragos; penetra de tal manera por las nari-
ces de aquellos animals, que es impossible extraerlo
ni aun recurriendo a la cocci6n de tabaco 6 a las ce-
nizas de esta plant, considerados ambos medios
como especificos en los casos ordinarios. Las terne-
ras asi atacadas, mueren con muerte lenta, porque sus
duefios tienen rara vez la compasi6n de matarlas
cuando se encuentran en semejante estado,alegando
como raz6n que la presencia de la ternera es nece-
saria para asegurar la vuelta de la vaca de sus pas-
tizales.
La garrapata,menor que los insects que acabamos
de enumerar, se oculta en la maleza, desde donde
se lanza por miles i las ropas de los pasajeros cuan-
do 6stos desembarcan. Sin ser vista se agarra i la
piel, introduciendo su cabeza en la came. Cuando
ha Uegado a ser del tamafio de un guisante peque-
no se deja arrancar el cuerpo sin soltar presa. La
picadura que hace la garrapata produce una supura-


(1) El autor, mas que ingles, parece aqui portugues al ha-
blar de la inocua nigua 6 pulguita. El amor de lo pintoresco
perjudica a veces tan interesante relaci6n; pero como no es
nuestro deseo molestar la atenci6n del lector a cada paso, es-
peramos que el corrija los excess de color local.-(N. del T.)








CRUCEROS Y CAMPARAS 53

ci6n muy inc6moda. No es exagerado el afirmar que
la cuarta parte de los caballos de los Llanos pier-
den las orejas A consecuencia de los ataques de este
insecto.
Entre las numerosas plants medicinales que cre-
cen en las mirgenes del Orinoco hay una que se
parece al bejuco, y la cual, cuando se administra
oportunamente, previene los funestos efectos de la
mordedura de las serpientes venenosas de toda es-
pecie. Hasta parece que priva i estos reptiles de
poder 6 de la voluntad de servirse de sus dientes.
Se apilan hojas 6 tallos de esta plant, con los que
se hacen cataplasmas que se aplican en los dos bra-
zos despues de haber escarificado la piel por enci-
ma de los codos. Sc repite A intervals iguales esta
especie de inoculaci6n. Bibese tambi6n una infusion
del jugo de esta plant.
Varios soldados de la division del general Cede-
Ro habian seguido este tratamiento, cuyos maravi-
1losos efectos preconizaban.
Asi, llenos de confianza en la infalibilidad de su
remedio, no temian buscar asilo en chozas abando-
nadas, en las que nosotros no nos atreviamos a entrar
i causa de las serpientes que de ordinario se en-
cuentran en tales lugares. Hasta vimos que aquellos
hombres las traian en sus manos sin que les picasen.
Como hacia algin tiempo que ibamos con aquellos
soldados, estibamos seguros de que no habian te-
nido escondidas las serpientes con objeto de enga-
fiarnos. No tenian, por lo demas, raz6n alguna para








54 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

semejante engafio, porque no esperaban que les re-
compensaramos por su habilidad en destruir ser-
pientes.
La plant en cuesti6n crece en abundancia a ori-
llas del rio. Abundan de tal modo en algunas cale-
tas, que los habitantes de varias leguas a la redonda
acuden i ellas para baiiarse y beber el agua, que
afirman estar suficientemente impregnada de las vir-
tudes de esta plant para operar la curaci6n de va-
rias enfermedades cr6nicas inveteradas.
El temblador 6 torpedo se encuentra a menudo
en el Orinoco y en las lagunas y rios pr6ximos. Tie-
ne de cuatro a cinco pies de largo y mayor grosor,
en proporci6n a su largura, que la anguila ordinaria.
Su color es verde oscuro y su piel esti moteada de
amarillo desde la cabeza hasta la cola. Cuando se
siente presa da una sacudida tan violent, que no se
la puede sujetar con las manos ni ponerla el pie en-
cima. Sin embargo, al cabo de unas cuantas sacudi-
das electricas, se va debilitando gradualmente hasta
caer en un estado de sopor, del que vuelve con unas
cuantas horas de reposo. Cuando esti en el agua es
susceptible de causar una conmoci6n en todo seme-
jante a la que original una bacteria el6ctrica; aturde
asi i los peces y mata A los mas pequefios. El cho-
que eldctrico es evidentemente un acto de la volun-
tad de este animal, porque no siempre es resentido
cuando se le hace presa. Advi6rtese ademis el mo-
mento en que se va A producer ese choque el6ctrico
por la contracci6n de la piel y el cambio de color.








CRUCEROS Y CAMPARAS 55

El manati no se encuentra solamente A orillas del
Orinoco, sino tambiin en las del Apure y del Arau-
ca. Los Ilaneros venezolanos le matan por el aceite-
que procura y por su piel, que no tiene menos de
media pulgada de espesor, la cual les sirve para ha-
cer lazos 6 nudos corredizos con los que traban al
ganado salvaje, y fabrican litigos. Se alimenta de
plants acuaticas y durante la estaci6n Iluviosa sigue
las Ilanuras inundadas y pace entire las altas hierbas,
que crecen prodigiosamente en esta 6poca del afio.
A mitad de camino, entire Angostura y Caicara
hay un caz que, A causa del peligro que present,
ha recibido el nombre de Boca del Infierno. Jamis
intentan su entrada las embarcaciones, A menos que
se vean obligadas por alguna imperiosa circunstan-
cia. Encuentrase la entrada de este estrecho entire
dos rocas elevadas que sobresalen del agua 1.200
pies aproximadamente. Parece que el rio se abriera
paso i trav6s de esas rocas en una 6poca remota,
ayudado, sin duda, por alguna gran convulsion de la
Naturaleza. Todo el canal esti sembrado de esco-
llos y lleno de rodeos que embarazaban la march
de nuestro barco, A pesar de la fuerte brisa que le
favorecia y de los esfuerzos de 16 vigorosos reme-
ros. Por fin los bateleros tuvieron que recurrir i es-
pias, 6 gruesos calabrotes, que transportaban de una
roca a otra.
Cuando salimos del estrecho peligroso y no tuvi-
mos ya Arboles ni rocas i los que los peones pu-
diesen atar los espfas, les Ilamamos A bordo para quc








56 MEMORIAL DE UN OFFICIAL DE MARINA

nos ayudaran. No se qued6 en la orilla mas que un
hombre encargado de dejar correr la cuerda que
debia precipitar la march del barco. Cuando con-
cluy6 en su tarea, exclam6, segin la costumbre de
los naturales en los grandes peligros: Ivayan con
Diosl
Luego volvi6 a bordo. La corriente era tan ripida
todavia, que nuestros remeros hicieron inauditos es-
fuerzos, durante algunos minutes, para avanzar; pero
sin lograrlo. So6o cuando la brisa volvi6 de nuevo
a hinchar nuestra vela empezamos a remontar len-
tamente la corriente.
El peligro seria grande si los remeros no redobla-
sen sus esfuerzos para impedir que el barco fuese
arrastrado por la corriente, porque, seg6n todas las
trazas, iria a estrellarse contra las rocas que se en-
contraban a flor de agua por todas parties.
A cosa de una milla de este estrecho se encuen-
tra el arruinado pueblo de Las Piedras, donde las
embarcaciones habian recibido la orden de reunir-
se, porque se habian separado ante la imposibilidad
de que pasara mis de una i la vez. Como su nom-
bre lo indica, Las Piedras esta edificado en uni
punta rocosa que avanza en el canal principal, lo
que aumenta la rapidez de la corriente y da lugar
A una multitud de recodos inmediatamente despu6s
del desembarcadero.
Cuando se ha llegado a la bahia, se oye, a inter-
valos, un ruido singular que parece salir del interior
de la roca. Algunos de los nuestros tuvieron la








CRUCEROS Y CAMPARAS 57

suerte de oirle muy claramente, i eso de las nueve
de la maiiana, cuando la brisa del rio empezaba i
refrescar; todos convinieron en comparable con las
notas de un arpa e6lica oida de lejos, i las que se
mezclaban de cuando en cuando unos sones bastan-
te semejantes a los que produjese un manantial que
cayese i poca distancia sobre un mont6n de piedras
6 de bloques de mirmol que se opusieran a su bro-
te. Nuestros indios atribuian estos ruidos diversos
a agents sobrenaturales que, seg6n aqu6llos, no
eran ajenos a la Boca del Infierno, poco distant de
aquel lugar.
Las Piedras, como todos los pueblos que se en-
cuentran a orillas del Orinoco, durante algunos
cientos de millas, es un triste monument de la
guerra de exterminio llevada por los espaiioles des-
de el principio de la contienda. Fu6 en estos luga-
res donde Boves y YAfiez ejecutaron el execrable
proyecto de armar a los esclavos contra sus amos,
con el fin confesado de disponer de una numerosa
tropa de bandidos.
En la mayor parte de los recodos del rio, pero
sobre todo donde las orillas son altas, nuestros sol-
dados criollos nos sefialaban con el dedo enormes
lienzos de muros ennegrecidos que habian formado
parte de una iglesia de pueblo. Cuando desembar-
camos, vimos calls y jardines completamente in-
vadidos por los cohombros silvestres y por los
arbustos que produce el aceite de castor, arbusto
que, de otra parte, se le encuentra siempre en las
5








58 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

habitaciones abandonadas y que borran rapidamen-
te toda huella de cultivo. Ocurria i veces que un
sendero estrecho nos conducia hacia algunas caba-
fias aisladas, i las que habian vuelto furtivamente
los individuos que las habitaran, pero todos tenian
aspect enfermizo y no parecian con fuerzas para
trabajar la tierra. Por lo demas no permanecian sino
muy poco tiempo en aquellas cabanas, por solita-
rias que fuesen, ante el temor que tenian de verse
obligados a entrar en las filas del uno 6 del otro
ej6rcito. La mayor parte de ellos formaban parte
de las numerosas partidas de ladrones que infesta-
ban el rio.
A causa de estos pirates de agua dulce, era muy
peligroso para los barcos que no estaban armados
el frecuentar el rio, sobre todo para los que, desig-
nados con el nombre de buques, no Ilevan a bordo
sino cuatro remeros. Los indios de las orillas de los
rios estin, ademis, en inteligencia con los pirates,
y ejercen una active vigilancia por si mismos y con
ayuda de perros amaestrados para el caso. Entre'las
numerosas victims que diariamente hace esta aso-
ciaci6n, no tardamos en contar a uno de los
nuestros.
En el barco donde iba el coronel Mac-Donald,
la carroza 6 parte cubierta estaba llena de mercan-
cias pertenecientes i un hermano del general Urda-
neta. La molestia que esto causaba i los pasajeros
decidi6 al coronel a trasbordar. Dej6 su barco en
Caycaro y pas6 i uno mercante.









CRUCEROS Y CAMPARAS 59

Esperaba disfrutar en este de mayor espacio, por-
que i bordo no habia tropas; tenia ademas la venta-
ja de poder desembarcar siempre que le agradase
para cazar aves. Habiase llevado con el para que le
acompaiiase A un joven official de su regimiento Ila-
mado Langtree.
Desgraciadamente, sea A causa de frecuentes re-
trasos, sea que le fuese impossible A aquel barquito
seguir A las lanchas caiioneras, que iban todas bien
armadas, en la ripida corriente en que entribamos,
qued6 separado del convoy que le habia protegido
hasta entonces y fu6 asaltado poruna partida de ban-
doleros. Mac-Donald, que estaba en el vigor de la
edad y poseia ademis una gran fuerza fisica, mat6 a
tres 6 cuatro de los asaltantes, pero concluy6 por ser
asesinado con los que con 61 iban a bordo. S6lo un
individuo sobrevivi6 A esta escena sangrienta: fue
un muchacho que logr6 ganar una de las orillas del
rio, aunque levaba cuatro flechas en el cuerpo.
Tuvo la suerte de sobrevivir a la extracci6n qne se
le hizo dias despues.
Por este mismo muchacho, que lleg6 a San Juan
de Pallara, donde estAbamos alojados, supimos el
funesto acontecimiento. Desputs de haber alcanza-
do A nado una de las orillas del rio, permaneci6
oculto unos dias en la maleza. De alli sali6 al ver
una lancha cafonera, que lo acogi6 i bordo. Cuan-
do el joven nos refiri6 lo de las flechas sospecha-
mos que los indios habian tornado parte en esta es-
cena de asesinato, pero estas sospechas se trocaron








60 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

en certeza cuando se hall, en manos de uno de los
pirates del rio que fueron detenidos, un sable que
los seiores Gill y compaiia, de Londres, habian
confiado a Mac-Donald para que lo entregara a Bo-
livar.
Por orden del general Paez, estos pirates pri-
sioneros fueron atados en el fuerte de San Fernan-
do a la boca de caiiones de 18 libras de balas, que
dispersaron los miembros por los aires.
A orillas del Orinoco y de sus tributaries, se
encuentran innumerables bandadas de pijaros que
se parecen much a los faisanes de Europa. Estaban
tan poco acostumbrados a que se les perturbase en
su soledad que, quietos en sus toscos nidos, no mos-
traban el menor temor al acercarnos. Estas aves
acostumbraban a reunirse en bandadas numerosas
en los lugares en que desembarcabamos, y se en-
tregaban ante nosotros a sangrientos combates, que
tenian por objeto la posesi6n de alg6n articulo
comestible.
Su care es tan dura y tan rancia como la del pa-
v6n, pero su plumaje es brillantisimo. El volatil
que los indigenas designan con el nombre de bui-
tres se parece bastante al pavo; pero el pauji es
el verdadero pavo silvestre y es, como este, de ex-
celente gusto.
Hicimos alto durante un dia en Caycara para que
se reuniese nuestra flotilla bajo las 6rdenes de su
comodoro Jos6 Maria Diaz, feo zambo, de Marga-
rita. Alli se le uni6 su camarada Padilla, comodo-









CRUCEROS Y CAMPARAS 61

ro entonces de las flecheras (1), y hoy coroneL
En la ocasi6n que nos ocupa se saludaron muy
gravemente, no obstante odiarse, y hablaron de la
guerra, sin perjuicio de tener las espadas desenvai-
nadas y disimulando mal la sed de sangre que los de-
voraba.
Padilla era un carnicero insaciable, que mataba
siempre en masa; Diaz, su rival en crueldad, se
contentaba con un corto numero de victims, con
tal de que se le permitiese torturar a su gusto.
Llegados a los Cabullari, nos vimos obligados a
entregarnos por complete a los remos y al calabrote,
avanzando a veces, en los bajo fondos, con ayuda
de perchas, porque el viento no nos secundaba en
manera alguna. Asi entramos en el rio Arauca, y
poco despu6s desembarcabamos en Caujaral, suma-
mente satisfechos de no tener ya que viajar sino por
tierra, porque la navegaci6n por esos rios pequefios
es desagradabilisima.
En los rios solitarios es en donde parece que mas
se complacen los aligatores, a juzgar por los muchos
que se encuentran. Este animal llega a alcanzar un
grosor considerable. Varias veces pudimos observer
su forma y sus costumbres. El aligator, al que los
venezolanos designan con el nombre de caiman, esti
lejos de poseer la agilidad de que, en general, se le
cree dotado. Hasta en el agua, donde, por su confor-
maci6n, parece mis capaz de desplegar sus movi-
(1) Llimanse asl i uns embarcaciones pequefia, a causa
de la rapidez de su march.







62 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

mientos de ataque, estos movimientos no son brus-
cos ni rapidos. Para apoderarse de su presa se mues-
tra dispuesto, en todas las ocasiones, a atacarle por
sorpresa. En tierra, son muy torpes y tardios sus
movimientos, y le es muy dificil la persecuci6n de
un animal cualquiera. Se le encuentra a poca dis-
tancia del rio 6 la laguna, que frecuenta; y en ge-
neral, cuando los pantanos se secan por los calories
excesivos de los tr6picos, prefiere permanecer en
el fango, en un estado de sopor, i ir en busca de
un rio lejano. El esfuerzo que hace el caiman cuando
sale del agua, ya para depositar sus huevos en la
arena, ya para calentarse al sol, parece costarle
much. Cierto es que, bajo el double aspect del
grosor y de la conformaci6n, sus piernas parecen
insuficientes para sostener el peso de su cuerpo; asi
es que no tiene nada de esa agilidad que caracteriza
la raza de los lagartos.
Aunque es anfibio, el agua parece ser su element
natural, porque en ella pasa la mayor parte del tiem-
po y se zambulle a la menor alarma. A menudo se le
ve flotar dormido sobre el agua, lo que ficilmente se
concibe cuando se consider que, durante su suefio,
puede continuar respirando mediante la curvatura de
su cabeza, puesto que sus narices y sus ojos quedan
fuera del agua, mientras que lo restante de su cuerpo
permanece debajo. Es un error el suponer que los
caimanes se ven siempre obligados i salir a la orilla
para comerse su presa; bastales para esto mantener
la cabeza fuera del agua, y mis de una vez vimos va-








CRUCEROS Y CAMPARAS 63

rios que devoraban en comdn un caballo, sin dejar
de nadar por el rio. La violencia con que despe-
dazan los miembros y el ruido que hacen con los
dientes al cerrar su enorme mandibula para prece-
der al acto de la masticaci6n, son de un efecto
espantoso. Si, cuando esti en tierra, se escucha el
menor ruido, el caiman parece sobrecogido de
terror y huye hacia el rio, pero muy pesada y torpe-
mente. Entonces se muestra tan incapaz de atacar
como de defenders, y es muy ficil matarle con una
lanza. Es peligroso, sin embargo, interponerse entire
l6 y el rio, porque el solo peso del animal bastaria
para derribar i quien tratase de cortarle la retirada.
El caiman pone de treinta a cuarenta huevos de
forma oval, de seis pulgadas de longitud y cubier-
tos por una membrana muy dura. Los indios de los
rios buscan solicitos estos huevos como alimento, y
nosotros mismos, cuando escaseaban las provisio-
nes, los comiamos i veces, a pesar del desagradable
olor a almizcle que exhalan. En cuanto el caimin
ha salido del huevo da muestras de su ferocidad
natural; muerde todos los objetos que le presentan;
si se le deja que muerda un palo, se dejari levantar
del suelo antes que soltarlo. A menudo, caimanes
j6venes que no han legado adn al complete des-
arrollo de sus fuerzas, pasan por el agua subidos en
caimanes mayores; pero no tenemos raz6n alguna
para career que lo hagan, como han aventurado al-
gunos viajeros, como un medio de buscar protec-
ci6n. Obedecen sencillamente a un maquinal instin-








64 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

to que les hace buscar un lugar de reposo; asi se les
ve subidos en maderas y troncos de irboles que flo-
tan sobre el rio. Nada justifica tampoco la historic
que se cuenta de que los caimanes llevan a lomo a
sus crias. Lo cierto es que todo animal que deposi-
ta sus huevos en la arena, deja despues de ocuparse
de ellos.
El caiman es temible, sobre todo cuando ha pro-
bado una vez la care humana; porque, como las
fieras, arrostrara luego todos los peligros para pro-
curarse ese alimento, que premiere i cualquier otro.
Entonces se le veri acechar asiduamente i los im-
prudentes baiiistas que se sientan en las orillas
de los rios, asi como i las lavanderas ocupadas du-
rante el dia; se dejara arrastrar suavemente hacia
ellas por la corriente, alzando de vez en cuando los
ojos y las narices sobre el agua para asegurarse de
que esta lo suficientemente cerca para el ataque. Si
logra aproximarse asi sin que se le advierta, da a la
victim que ha elegido un violent coletazo, que
tiene por resultado ordinario hacerle caer al agua,
donde es presa del voraz animal. Algunas personas,
sin embargo, se han librado del caiman, si han te-
nido la necesaria sangre fria para asestarle rudos
golpes en los ojos, lo que es un medio infalible de
hacerle soltar presa. Tal vez sea initil afiadir que
hay que servirse en esta ocasi6n de un instrument
duro y agudo, y que seria el colmo de la impru-
dencia confiar a los dedos este acto desesperado de
resistencia. Asegrirase, no obstante, que una mu-








CRUCEROS Y CAMPARAS 65

chacha india no debi6 su salvaci6n sino A ese debit
medio natural de defense.
Cuando un Ilanero tiene que atravesar un rio por
un lugar que se sabe es frecuentado por un caimAn
peligroso, se provee de un palo recio, de unas diez
y ocho pulgadas de largo, con los dos extremes afi-
lados. Si es atacado, mete rectamente el palo por
la boca abierta del caiman que, en su impaciente ar-
dor por devorar su victim, se introduce entire las
dos mandibulas las agudas puntas del palo salvador.
El Ilanero puede entonces matar a su feroz adversa-
rio 6 dejarle ahogar.
Los llaneros 6 habitantes de los Ilanos pr6ximos
a los rios en qne dichos animals abundan, gustan
much de atacar al caiman por medio de un lazo
hecho con la dura piel de un toro. Lanzan este nudo
corredizo con admirable destreza A la cabeza del
animal, al acercarse este a la orilla, y lo traen a tie-
rra. Necesitanse para ello nada menos que las fuer-
zas reunidas de diez 6 doce hombres. La rabia del
animal al verse cazado, es formidable, pero, tras
violentos esfuerzos para escapar, se queda en abso-
luta inmovilidad, contentandose con mantener abier-
ta la boca, en signo de continuar presto para el
ataque. Los Ilaneros le arrojan entonces ancas y
cabezas de toro, y la facilidad con que sus enormes
dientes las trituran, es verdaderamente espantosa.
Aunque es muy peligroso el ponerse al alcance
de la cola del caimAn, orgullosos de su agilidad, los
criollos no vacilan en subirsele al lomo. Cuando








66 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

por fin han fatigado la impotente c6lera de su ene-
migo, le matan a lanzazos asestados en el vientre,
tnica parte vulnerable de su cuerpo, porque sabido
es que todo el resto esta defendido por una especie
de coraza de escamas a prueba de balas cuando 6s-
tas le dan encima en sentido oblicuo.
Durante la campaia que realize el general espaiiol
Morillo en el Apure, tres militares del ej6rcito pa-
triota, entire los que yo me contaba, partieron con
despachos del campamento del coronel Rangel, es-
tablecido en Congrial, para ir al cuartel general de
Paez y a Caija-Fistola. Llegados a orillas de uno de
los brazos de la laguna de Cunavichi, no pudimos
procurarnos canoas. Decidimos entonces atravesarle
a caballo, cuidando de ponernos las monturas en la
cabeza, segin costumbre. Mis dos compafieros, que
se Ilamaban Gamarra, eran hermanos y naturales de
Barinas. Uno de ellos, teniente de lanceros de Paez,
no entr6 en el agua hasta haber ya pasado nosotros.
Cuando se hallaba en mitad del brazo de la laguna,
vimos un corpulento caimin, que sabiamos que ha-
bia en aquel pasaje; el animal sali6 de debajo de
unos mangos. Advertimos en seguida a nuestro com-
pafiero el peligro que corria, pero era ya demasia-
do tarde para que pensara en volver grupa. Cuando
el animal lleg6 al alcance de nuestro companero,
6ste le arroj6 la silla de su caballo. El voraz animal
la recibi6 en su enorme boca y desapareci6 unos
instantes. No tard6, sin embargo, en descubrir su
engaiio y se present frente al caballo, el cual, asus-








CRUCEROS Y CAMPARAS 67

tado, se encabrit6 y lanz6 al jinete. Sin embargo,
el pobre Gamarra, que era un excelente nadador,
logr6 Ilegar casi al lugar en que nos encontriba-
mos; pero, obligado A alzar la cabeza para respirar,
fu6 cogido por mitad del cuerpo por el caimin, que
le seguia de cerca. No tardamos en ver al horrible
animal llegar A un banco de arena, donde deposit
el cuerpo de nuestroinfortunado compafiero y lo de-
vor6.





















CAPITULO V




El autor va de Caujaral i San Juan de Pallara-Indios llama-
dos aguagives.-Traje de las mujeres.-EI lagarto iguana.-
San Fernando de Apure.-Primera entrevista con Bolivar.-
Descripci6n de su persona y de su Estado Mayor.-Batalla
de Calabozo-Asalto.-Descripci6n de la ciudad.-Guerra i
muerte.-Batalla de Sombrero.--Avance del ejircito patrio-
ta.-Tierra de Bolivar.-Victoria.-El general Urdaneta
nombrado gobernador.



Cuando desembarcamos frente i Caujaral, nos
proporcionaron caballos que nos condujeron a la
ciudad de San Juan de Pallara, donde las tropas con
que salimos de Angostura habian recibido orden de
descansar algin tiempo antes de reunirse con el
ej6rcito de Bolivar. Este general estaba entonces i
unas doce leguas de alli, ante los muros de San Fer-
nando, ciudad fortificada sobre el Apure.
La ciudad de San Juan esti situada A lo largo de
las Ilanuras y edificada en una colina de arena, que
se convierte en isla durante el tiempo de las inun-
daciones.
Las casas son de tierra y ofrecen un aspec-









70 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

to miserable. Tienen, sin embargo, tejas, lo que es
un signo de extraordinaria civilizaci6n en los lla-
nos. La vegetaci6n seria nula en las proximidades
de Pallara, si no se viese la vinilla, 6 arbol que pro-
duce el aceite de castor y algunos mezquinos tama-
rindos. Los habitantes son harto indolentes para
abrir pozos y van a buscar el agua a una laguna de
aguas estancadas, aunque pudieran proporcionirsela
excelente en un arroyo que no dista mis de media
legua de la poblaci6n.
Vimos cerca de este lugar una tribu errant de in-
dios Ilamados guagives, que se extienden entire el
Orinoco y el Apure. Son unas gentes miserables que
no se cubren mas que con el guayuco, 6 delantalillo
hecho de hierba. Poseen solamente para descansar
una 6 dos esterillas, algunas calabazas donde llevan
sus alimentos, arcos, flechas y lanzas de madera.
Estos tres instruments no son nada peligrosos en
manos de los guagives, naci6n pacifica, cuya sola
ocupaci6n es la pesca; su principal alimento se com-
pone de peces, lagartos y crias de caimanes (1).
Las mujeres tienen una peculiar manera de ador-
narse. Se atraviesan el labio inferior, lo mas cerca
que pueden de la barbilla, y se meten en el agujero
este varias largas espinas, cuyas puntas salen al exte-
rior. Cuando vi que varias de estas mujeres se ha-
bian adornado los labios con alfileres corrientes, di

(1) Esa raza guagives no existed. Acaso se refiere el autor
a los uahibos 6 guahibos, y esta gente mora principalmente
entire el Meta y el Orinoco, no hacia Apure.-(N. del 7.)









CRUCEROS Y CAMPARAS 71

i una de ellas unos cuantos. Llam6 en seguida A una
nifia de unos doce afios que me pareci6 ser su hija.
La madre, con un instrument cortante, que fuA un
diente de caiman, atraves6 el labio de la nifia con
tanta habilidad como indiferencia, y puso los alfile-
res en el agujero que acababa de hacer. La pobre
criatura soport6 la operaci6n con much paciencia,
y la adquisici6n de tan preciosa joya pareci6 hacer-
le olvidar el dolor que acababa de experimentar; no
tord6 en correr hacia sus compaiieras para ensefar-
les el adorno, pareci6ndole, sin duda, los alfileres
mis de moda que las espinas.
El lagarto que los indios Ilaman iguana les pro-
porciona su alimento predilecto, y precise es confe-
sar, antipatia de europeo aparte, que es un manjar
muy delicado; su care es tan blanca como la pe-
chuga de un pavo y no tiene el menor olor desagra-
dable. Se la sirve en todas las mesas en las Indias
occidentales, con la tortuga, A la que algunas perso-
nas le prefieren, sobre todo en las islas Bahamas,
donde se encuentra en abundancia. Nada tiene de
chocante cuando esti preparado y servido, salvo sus
largas garras negras, que se parecen bastante i las de
un mono. Cuando ha llegado a su complete des-
arrollo, tiene cinco 6 seis pies de largo, contando la
cola, nueve pulgadas de alto y un pie, i lo sumo,
de circunferencia en la parte mis gruesa de su cuer-
po. El color de la iguana es de un azul verdoso; tie-
ne en la cabeza y la garganta unas singulares excre-
cencias de care que se parecen a la cresta y barbas








72 MEMORIES DE UN OFFICIAL DI MARINA

de un gallo, nada muy de prisa y trepa i los arboles
en persecuci6n de las moscas y otros insects de
que se alimenta.
En la primer semana de Febrero de 1818, sali-
mos de San Juan de Pallara al anochecer, para diri-
girnos i San Fernando. A eso de media noche lle-
gamos i orillas de un riachuelo, donde acamp6 el
ejircito; nosotros nos tumbamos en la hierba, envuel-
tos en nuestras mantas. Con buen tiempo, esta ma-
nera de pasar la noche es deliciosa. La line de ho-
gueras establecida ante un campamento america-
no, no es una protecci6n ineficaz contra las fieras,
como pudimos observarlo en varias ocasiones. Cada
hoguera esti rodeada por unos cuantos hombres
que han convenido comer juntos. Por lo demis, las
comidas son sencillisimas; se componen de un solo
plato, care asada en las ramas que proporcionan
los arbustos mis cercanos. Hay que afiadir que se
prescinde de plates, asi como de pan y toda suerte
de condimentos. Considerase entonces un cigarro 6
una churumbela como un articulo de lujo, despubs
de 1o cual se duerme con profundo suefio, aunque
sea i la intemperie.
Cuando legamos frente i San Fernando, vimos
que la bandera espaiola continuaba flotando en los
muros de la plaza. Supimos por un official que man-
daba un destacamento patriota, apostado a la orilla
del rio, que Bolivar, despues de cruzar el Apure,
se habia dirigido hacia la plaza fuerte de Calabozo,
-sin intentar apoderarse de San Fernando. Habiase








CRUCEROS Y CAMPARAS 73

contentado con dejar ante los muros un destaca-
mento de caballeria con la misi6n de interceptar los
convoyes. Esta media di6 pronto el mis satisfacto-
rio resultado, puesto que se tuvo que evacuar la pla-
za al cabo de unos cuantos dias.
San Fernando se halla en un terreno bajo, que
esti casi rodeado por un brazo del Apure. Estaba
bien defendido de frente con varias piezas de arti-
lieria gruesa. Del lado de tierra firme hay un bos-
que espeso donde las tropas no pueden penetrar
mas que por un punto, y este punto important es-
taba i su vez guarnecido por numerosos cafones.
Estas formidable defenses hubieron de hacer que
Bolivar renunciase a un ataque que, indudablemen-
te, le hubiera costado much gente, y esta conside-
raci6n hubo de ser tanto mis poderosa i sus ojos,
cuanto que, por esta 6poca, el ej6rcito patriota con-
taba con pocos soldados bajo sus banderas.
Sin embargo, Bolivar queria cruzar el rio con su
ej6rcito y no podia hacerlo por falta de embarca-
ciones, destruidas todas per el enemigo, i excep-
ci6n de unas cuantas amarradas frente a la ciudad,
Pens6 un moment intentar el paso en almadias;
pero cuando vi6 las caiioneras espafiolas, seis de
las cuales estaban ancladas cerca del sitio por don-
de el ej6rcito tenia que pasar, comprendi6 que la
cosa era impossible. En tales circunstancias, un re-
traso podia tener graves consecuencias. ",No hay
i mi lado ningiin guapo que pueda apoderarse de
esas lanchas?", exclam6 Bolivar irritado. Piez, que
5









74 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

estaba junto A el, contest muy friamente que lo
intentaria, y volviendose A unos oficiales y solda-
dos de su guardian, les grit6: "iAl agua, muchachos!"
Era la frase acostumbrada con que invitaba A sus
llaneros A tomar un bafo.
La partida que iba A emprender esta expedici6n
nAutica no excedia de 50 hombres. Estos bravos em-
pezaron por quitar las sillas de sus caballos; des-
embarazaronse en seguida de sus calzones; se sujeta-
ron las espadas, colgando del cuello 6 bajo un bra-
zo, y se lanzaron al rio A cosa de un cuarto de milla
de las lanchas. Cuando los realistas que estaban a
bordo divisaron A los temibles Ilaneros, quiencs des-
de el principio de la guerra no habian dado cuartel
una sola vez, hicieron contra ellos una 6 dos descar-
gas de mosqueteria; pero con harta precipitaci6n,
para ser eficaces. Cierto es, de otra parte, que no sc
veian mis que las cabezas de los hombres y los ca-
ballos. Sin embargo, un terrible pinico se apoder6
entonces de los espafioles, que, abandonando con
un comtn movimiento las caioneras, se arrojaron
unos i los barcos que estaban amarrados y otros al
rio para ganar la orilla a nado. Los barcos asi aban-
donados cayeron en poder de los intr6pidos Ilane-
ros, que no encontraron en ellos otros enemigos que
una mujer que habia disparado contra los aborda-
dores el iltimo caiionazo.
No obstante, faltaba por realizar la part mis di-
ficil de la expedici5n: habia quc traer las caiioneras
A la orilla en que estaba acampado e eejrcito patrio-









CRUCEROS Y CAMPARAS 75

ta, y los Ilaneros, pirates por excelencia, eran bas-
tante malos mariners. Por fortune, algunos insula-
res de la Margarita, que perteneclan al cuerpo de
Arizmendi, ofrecieron sus buenos oficios y los bar-
cos fueron prontamente Ilevados A su destino.
Con esta maniobra, sin par en los fastos militares
de ningin pueblo, Bolivar se encontr6 dueiio del
curso del rio. Asi pudo enviar directamente refuer-
zos al ejercito de las Ilanuras, mientras que antes no
se comunicaba con aquCl sino mediante la dificil na-
vegaci6n por los rios menores.
Atravesamos el Apure sin encontrar resistencia
seria. Solamente se hicieron desde los puertos pr6-
ximos una 6 dos descargas sobre nuestras tropas al
cruzar la Ilanura que se extiende frente A la ciudad.
Los Ilaneros, irritados con estas manifestaciones de
hostilidad, Ilegaron durante la noche A las cabafas
pr6ximas San Fernando y las prendieron fuego.
Como el viento soplaba entonces en direcci6n de la
ciudad, en poco estuvo que el incendio obligase A
evacuarla al enemigo.
Por fin nos reunimos con el ej6rcito de Bolivar,
que se hallaba apostado en el camino que separa el
rio de la ciudad de Calabozo. Estaba Bolivar rodea-
do por un gran nSmero de oficiales de estado ma-
yor y coroneles de diferentes cuerpos, cuyos unifor-
mes se diferenciaban tanto por el corte como por la
diversidad de colors. Hacia tiempo que deseaba-
mos ver a este hombre c6lebre, cuya energia y per-
severancia extraordinarias, triunfando de todos to









76 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

obsticulos, han etectuado, al fin, la emancipaci6n
de la mayor parte de la America del Sur.
No hay duda de que estas inmensas regions es-
tarian ain en manos de los espaiioles si el inven-
cible patriotism de ese general no le hubiera sos-
tenido en medio de los numerosos fracasos que su-
friera, y no le hubiese decidido, al final de su tarea,
A conducir sus veterans al Perd, cuya emancipaci6n
realize como ya habia realizado la independencia
de Colombia.
Bolivar, por la ipoca de que hablamos, tenia
unos treinta y cinco afios, si bien parecia de siete 6
ocho mas. Su rostro era delgado y expresaba pa-
ciencia y resignaci6n, virtudes de las que di6 sufi-
cientes pruebas durante su larga carrera political, y
que le honran tanto mis cuanto que su caricter era
muy imperioso. Rodeado por hombres a los que era
superior por su nacimiento y su educaci6n, no tenia
much que hacer para que sus maneras pareciesen
elegantes; pero una prueba mejor de que era distin-
guido es que, a pesar de las prevenciones que la
corte de Madrid abrigaba contra los criollos de sus
colonies de Ultramar, cuando, en su juventud, fue
enviado A la corte para perfeccionar su educaci6n,
Bolivar se conquist6 el amor de la hija del marquis
de Ustiriz, con la que se cas6 (1).

(1) Bolivar si era por su cuna, por su riqueza y por su edu-
caci6n un gran sefor; pero no se cas6 en Madrid con la hija del
marquis de Ustiriz, sino con la sobrina del marquis del Toro.
(N. del T.)









CRUCEROS Y CAMPAltAS 77

El equipo de Bolivar respondia perfectamente i
los escesos recursos del ej6rcito patriot. Llevaba
un casco de drag6n raso, vestia una blusa de paiio
azul, con alamares rojos y tres filas de botones dora-
dos; un pantal6n de pafio tosco, del mismo color que
la blusa, y calzaba alpargatas. Empufiaba una lanza
ligera, con una banderola negra, en la que se veian
bordados una calavera y unos huesos en corva, con
esta divisa: "Muerte 6 libertad".
Inn(meros oficiales que rodeaban i Bolivar eran
de color; no asi los generals Paez y Urdaneta, por
ejemplo, que eran blancos. Pocos Ilevaban unifor-
mes militares. Vestian generalmente una camisa he-
cha como de various trozos de paiiuelos de diversos
colors, de mangas anchas; amplios calzones blan-
cos, en bastante mal estado, que les Ilegaban hasta
las rodillas, y sombreros hechos con hojas de pal-
mera y adornados con vistosas plumas. Aunque los
mis de estos oficiales, por las circunstancias, care-
ciesen de zapatos (1), todos, sin excepci6n alguna,
Ilevaban grandes espuelas de plata 6 de cobre, de
cuatro pulgadas de diimetro, y algunas de mayors
dimensions todavia.
Bajo los sombreros, Ilevaban paniuelos de seda 6
de algod6n para preservarse la cara de los ardores
del sol, aunque pareciese que los amplios sombre-
ros bastasen para el caso. De todos modos, no tar-


(1) La alpargata, que usaban, suele ser en los llanos de mis
utilidad que los mis preciosos zapatos.








78 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

damos en advertir que estos jefes atezados, y algu-
nos hasta casi negros, no soportaban el calor tan
bien como la mayoria de los ingleses.
En cuanto dimos vista al campamento de los
patriots, los jefes acudieron a escape a nuestro
encuentro, lanzando gritos de alegria. Nos prodiga-
ron los abrazos como es costumbre entire antiguos
amigos que se encuentran tras prolongada ausencia.
Puso termino a esta afectuosa escena la ilegada de
Bolivar, que contest, al pasar, a nuestro saludo
con una sonrisa melanc6lica de peculiar expresi6n.
Cuando Bolivar hubo terminado de inspeccionar
iu campo, nos mand6 a uno de sus oficiales para
invitarnos a que fuesemos a verle. Encontramos al
Jefe supremo sentado cn una hamaca sombreada
por unos arboles pr6ximos. Nos recibi6 con la
cortesia de un hombre que ha vivido en sociedad.
Despu6s de haber comentado ligeramente las pocas
comodidades que se encuentran en el servicio de
Colombia, express6 su contenwo por ver al fin en su
ejercito a europeos que podrian disciplinary sus
tropas y ayudar a los oficiales bisofos con su ins-
trucci6n y su ejemplo. Nos hizo sobre diferentes
asuntos varias preguntas que demostraban lo bien
que conocia el estado de los asuntos de Europa, y,
al despedirnos, nos recomend6 individualmente i
os cuidados particulares de algunos de los oficiales
de su estado mayor.
Al dejar a Bolivar, esperibamos que podriamos
descansar de las fatigas de una larga march em-









CRUCEROS Y CAMPARAS 79

prendida bajo un gran calor. No tuvimes esa suerte,
porque, en el acto, los oficiales que nos acompaiia-
ban se apoderaron de nosotros y nos condujeron
en distintas direcciones a sus cuerpos respectivos,
donde cada uno de nosotros tuvo que someter cada
prenda de su equipo A minucioso examen. Admi-
raron much los Ilaneros nuestras armas, pero de-
mostraron su sorpresa al ver que no usibamos
lanza, que ellos consideraban como de uso indis-
pensable.
Presurosos por proveernos de esas armas, nos las
enviaron aquella misma noche, y afiadieron al en-
vio sendos caballos, bastante bien adiestrados. Nos
preguntaron en seguida muy solemnemente nuestro
nombre, nuestra religion, nuestro pais, y muy en
particular los motives que nos habian traido A la
America del Sur. Era ostensible que no podian
persuadirse de que la curiosidad fuese suficiente
para decidirse a ir i un pais trastornado por la
guerra; no creian que nuestro viaje tuviese s6lo por
objeto ayudarles en la lucha que sostenian. Un habi-
tante de la America del Sur supone siempre que el
motive confesado y ostensible de toda acci6n no es
el verdadero. Los unos nos preguntaban maliciosa-
mente si teniamos ganados en Inglaterra, y si la
penuria no era la causa real de nuestra emigraci6n;
otros, politicos mis profundos todavia, dilucidaban
audazmente la cuesti6n hacienda observer que Es-
paia 6 Inglaterra eran antiguas enemigas; que aun
cuando los gobierno- de estos dos paises estuviesen








80 MEMORIAL DE UN OFFICIAL DE MARINA

en paz, los individuos no tomaban nota de estas
relaciones, y persistian en un odio tanto tiempo
contenido, aprovechando toda ocasi6n para satis-
facerlo.
Nuestros nuevos compaiheros nos felicitaron cor-
dialmente por haber legado para los toros, es de-
cir para la lucha del toro, expresi6n cuyo significa-
do no tardaron en darnos; nos dijeron que espera-
ban atacar a los realistas a la mafiana siguiente,
porque, decian, Bolivar les habia hecho haceruna de
sus marchas forzadas de catorce leguas sin descan-
sar, evidentemente con la intenci6n de sorprender i
Morillo. Habia ademis otro indicio muy significati-
vo de estas disposiciones hostiles; habiase visto i
Bolivar ir A la descubierta sin que lo acompafiase
ninguno de los suyos.
Al dia siguiente, al despuntar el alba, todo el
ejircito se puso en movimiento, y cuando el sol se
elev6 del bosque que atravesabamos, empezamos a
percibir la llanura de Calabozo; alli hicimos alto.
Mientras tanto se mand6 un destacamento a reco-
nocer el inmenso lano. Volvi6 poco despues al ga-
lope y nos comunic6 que un regimiento espaiol de
caballeria se dirigia, al paso, desde la ciudad i las
misiones pr6ximas, probablemente para hacer forra-
je. Los jefes nacionales acudieron entonces tumul-
tuosamente a Bolivar, enumerando a grandes gritos
sus titulos respectivos para el favor de conducir sus
tropas al enemigo. Sin embargo, Paez, que mas bien
parecia alegar un derecho que pedir una gracia,









CRUCEROS Y CAMPARIAS 81

obtuvo un signo de asentimiento. El valeroso Piez
sonri6 horriblemente, empuli6 su lanza, que Ilevaba
un muchachito, se puso al frente de su guardia agi-
tando la banderola negra y se lanz6 al Ilano con su
hueste.
Bolivar orden6 entonces i Cedefio y i Rangel,.
que bordeasen el bosque con sus carabineros y
cortaran la retirada i los espaiioles.
Todos estibamos muy impacientes por ver lo que
iba A ocurrir. Bolivar se acord6 entonces de que ha-
biamos perdido i nuestro jefe, y como aun no estA-
bamos agregados a ningdn cuerpo, nos rog6 que le
sigui&ramos en calidad de sus guardias de honor,
poni6ndonos bajo las 6rdenes inmediatasdel coronel
James Rooke, uno de sus ayudantes de campo.
Apenas dimos unos pasos hacia el llano, vimos i
los h6sares espafoles, que habian formado en line
al advertir a Paez y su tropa, rotos por una carga
vigorosa, huir en el mayor desorden hacia un bos-
quecillo plantado en mitad del Ilano. Alli se vieron
envueltos por los carabineros, y, como en esta 6po-
ca de la guerra no se daba cuartel A nadie, los h6sa-
res, en nimero de unos 600, fueron exterminados
hasta el iltimo. Cuando legamos al campo de ba-
talla, algunos soldados criollos estaban ocupados en
cubrir su casi desnudez con los uniforms blancos
y azul celeste de los infortunados Hdsares de la
Reina.
Mientras tanto la guarnici6n de Calabozo habiase
puesto sobre las armas al oir las descargas de mos-








82 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

queteria, y Morillo destac6 algunos regimientos de
infanteria y de caballeria con cuatro piezas de cam-
pafia para retar a Bolivar a desplegar sus fuerzas.
Este no lo hizo, permitiendo solamente i los Ilane-
ros entablar algunas escaramuzas con las tropas
enemigas. A mediodia, los realistas se retiraron a la
ciudad. Bolivar envi6 a un official parlamentario bajo
los muros de I plaza para intimar la rendici6n y
ofrecer a los realistas el permiso de enterrar a sus
muertos. Morillo, al enterarse de que el parlamen-
tario deseaba hablarle, sali6 de la plaza y le hizo
fusilar. El corneta que le acompaiaba escape, lige-
ramente herido.
Ante la noticia de esta violaci6n del derecho de
gentes, todo el campo patriota estall6 en gritos de
venganza; solamente con la promesa de quc daria el
asalto a la plaza, a la noche siguiente, pudo Bolivar
apaciguar los animos. Pero en la mariana del 14 de
Febrero, Morillo sorprendi6 y aniquil6 una parte de
un regimiento de infanteria de Cedefo, que habia
acampado cerca del rio. Piez avanz6 entonces con
su guardia de honor, y, mediante vigorosas cargas
sobre diferentes puntos de la linea espafiola, di6
tiempo a Bolivar para acudir en su socorro. La
acci6n, hecha general, dur6, con varias alternatives,
hasta el calor del dia, moment en que los realistas
empezaron i batirse en retirada, y Bolivar, por su
parte, juzg6 oportuno suspender toda persecuci6n,
porque los caballos y los hombres de su ejercito
estaban abrumados de fatiga.








CRUCEROS Y CAMPARAS 83

Un incident de que fu6 protagonista uno de
nuestros compatriotas, y que ocurri6 durante la ac-
ci6n, provoc6 en Bolivar un acceso de regocijo in-
moderado del que, por lo demis, nos di6 pocos
ejemplos durante el tiempo que estuvimos agrega-
dos a su persona. Un alto y corpulento official esco-
c6s, Ilamado Grant, se meti6 en el bosque, situado
cerca de la ciudad, para reconocer por su propia
cuenta. En esta excursion furtiva, vi6 a un soldado
espafiol que se batia precipitadamente en retirada
hacia las puertas de la ciudad, arreando a un mulo
excesivamente cargado. El escoc6s alcanz6 pronto
a aquel rezagado realist, que, al verse en tal
trance, se arrodill6 y pidi6 cuartel, alegando que
era misico. La petici6n no obtuvo respuesta, por es-
tar hecha en una lengua que desconocia el escoc6s.
El espaiol no tard6 en darse cuenta del caso, y sa-
cando de su bolsillo un clarinete substituy6 con ar-
moniosos sones sus palabras esteriles, y esta vez fui
comprendido. Grant pens6 al punto que a Bolivar
le agradaria much la adquisici6n de aquel misico;
pero, como al mismo tiempo, habia advertido que
la mula iba cargada de odres de aguardiente, no po'
dia resignarse a que se fuera asi i la ciudad. Una
idea luminosa vino A conciliarlo todo: at6 como
pudo al m6sico a un Arbol, ordenindole con terri-
bles amenazas que no cesara de tocar mientras que
61 iba por la mula. El medio era excelente para im-
pedir que el misico se desembarazase de unos nu-
dos hechos de prisa. Grant realize perfectamente lo


A








84 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

que se proponia, y nosotros compartimos la hilari-
dad del Jefe supremo al escuchar la relaci6n que
nos hizo con aire triunfante nuestro ingenioso com-
patriota.
A media noche, Bolivar orden6 al ej6rcito que se
preparase para el asalto. Si el ataque se hubiera di-
ferido una hora, hubi6semos encontrado la plaza
completamente desierta, porque Morillo habia re-
suelto evacuarla y habia hecho ya que saliera part
de su ejercito. La retaguardia realist qued6 cons-
ternada al enterarse de que entribamos en la ciudad.
Mientras tanto, se avis6 i Piez, que estaba en la
llanura al frente de su caballeria. En cuanto se ente"
r6 de que atacibamos, se precipit6 al galope hacia
la puerta del Norte, por la que huian los realistas.
Rodeada asi por todas parties, la retaguardia, com-
puesta de unos 800 hombres, se rindi6 i discreci6n.
Los prisioneros fueron encerrados en dos iglesias, en
cuyas puertas se pusieron centinelas. Luego comen-
zaron los soldados Ilaneros i pillar, como acostum-
braban; afortunadamente, no habia much aguar-
diente en la ciudad, y como los oficiales se apresura-
ron i romper todas las botellas que contenian licores
fuertes y i agujerear las botas de vino, fue menos
dificil restablecer el orden entire las' tropas pa-
triotas.
Calabozo es la ciudad mis considerable y mis
populosa del Llano inferior de Venezuela. La mura-
lla de tierra que la rodeaba fu6 construida para de-
fenderla contra las incursiones de los indios cachiri,








CRUCEROS Y CAMPARAS 85

antes de que se considerase como possible una revo-
luci6n en las colonies. Esta muralla no es ni alta ni
fuerte; pero los indios la supusieron tan podero-
sa, que dieron a la ciudad el nombre de Calabozo.
La llanura en que se alza es muy poco accidentada
y apenas herbosa, aunque un rio que pasa por los
suburbios de la poblaci6n fertiliza una suficiente
porci6n de terreno para que se puedan cultivar al-
gunos jardines en los alrededores. Las calls esta-
ban en general bien pavimentadas y las casas eran
espaciosas; pero no tuvimos much tiempo para sa-
tisfacer nuestra curiosidad de visitantes, porque Bo-
livar, al dispensarnos de todo servicio cerca de su
persona, nos recomend6 much que descansiramos
y nos aprovisionasemos, porque reanudariamos la
march por la tarde.
Despues de haber descansado unas cuantas horas,
las cornetas tocaron Ilamada por las calls y el ej6r-
cito se reuni6 en la plaza. Bolivar dej6 en la ciudad
suficientes fuerzas a las 6rdenes del capitan J. Sher-
wood, al que di6 el titulo de comandante interino,
y nos dirigimos sobre Rastro.
Morillo, para evitar el encuentro con Bolivar en
Rastro, habia seguido hacia Sombrero, 12 leguas
mis alli. Nosotros habiamos andado ya 14 leguas;
pero los soldados patriots pidieron continuar hasta
alcanzar a los verdugos, como designaban a los rea-
listas. Bolivar cedi6 ficilmente A esta petici6n de
sus tropas, y continuamos la persecuci6n del enemi-
go durante toda la noche y el dia siguiente, sin ha-









86 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

cer alto, como no se tengan por tal los pocos minu-
tos consagrados al reposo y si comer deprisa las po-
cas provisions que Ilevibamos. Los caballos esta-
ban tan cansados, que los jinetes se apeaban para
aliviarlos.
Alcanzamos por fin al ej6rcito de Morillo en el
bosque situado cerca de Sombrero. Por fatigados
que estuviesen los dos bandos, el odio mortal que
se tenian mutuamente pareci6 reanimar sus fuer-
zas unos moments; pero la naturaleza no tard6 en
reclamar sus fueros, y la batalla, aunque sangrien-
ta, fue de corta duraci6n. En ella fu6 donde halla-
ron una muerte obscura los primeros voluntarios
extranjeros.
A pesar de la precipitada retirada de Morillo
i trav6s de las montafias, Bolivar se abstenia de
entablar ning6n combat serio con el ej&rcito es-
pafiol, porque en los desfiladeros de las monta-
fias el nimero y la discipline de la infanteria es-
pafiola daban i los realistas inmensas ventajas; los
patriots en aquel tiempo debian buscar siempre su
campo de batalla en las lanuras, donde la superio-
ridad de su caballeria decidia generalmente la vic-
toria en su favor.
Encontramos las poblaciones de Ortiz, Flores, Pa-
rapara y San Juan de los Morros abandonadas por
sus habitantes. No ocurri6 lo mismo en Villa de
Cura, poblaci6n important, situada i igual distan-
cia de Valencia y de Victoria, en un terreno muy
cultivado y poco distant de Maracay. Alli estaban









CRUCEROS Y CAMPARAS 87

habitadas muchas casas y hallamos en abundancia
provisions de todo genero.
Los puntos de vista que se encuentran entire
Villa de Cura y Victoria son de incomparable be-
lleza.
Durante todo un dia marchamos bajo frondosos
arboles plantados a ambos lados del camino, y cuan-
do subiamos las colinas, se extasiaban nuestras mi-
radas ante las llanuras admirablemente cultivadas
del valle de Aragua. Esta parte del pais produce
excelente cacao, exportado con el nombre de ca-
cao de Caracas.
Las tropas hicieron alto, durante el calor del dia,
en la Hacienda de San Mateo, enorme plantaci6n
patrimonial que pertenecia a Bolivar, pero que fu6
confiscada por el gobierno espaiol cuando este ge-
neral fuE expulsado de Caracas. Habia a6n varias es-
clavas en la finca.
Mostraron extraordinaria alegria al ver a su anti-
guo amo; le abrazaban las rodillas y, con sus ideas
ingenuas, le felicitaban por volver i.habitar la casa
de sus padres.
En cuanto Bolivar entr6 en La Victoria, los habi-
tantes de esta ciudad que, durante toda la guerra se
habian mostrado celosos partidarios de la causa de
la independencia, levantaron en las calls arcos de
triunfo y acudieron en masa i los bailes y otras di-
versiones que organizaron Bolivar y el general Ur-
daneta, que acababa de ser nombrado gobernador
de la provincia de Caracas.








88 MEMORIAL DE UN OFFICIAL DE MARINA

Bolivar habia destacado su caballeria a travis del
valle de Maracay, bajo las 6rdenes de Zaraza y de
Cedefio, y estos dos generals habian logrado cor-
tar las comunicaciones entire el ej6rcito de Morillo
y el de su lugarteniente el general La Torre.



















CAPITULO VI




Sorpresa de la caballeria patriot por Morales.-Retirada de
Bolivar.-Fuga de los habitantes de Victoria durante Is no-
che.-Alto del ejircito en la Puerta.-Equipo de los solda-
dos patriotas.-Bolivar es totalmente derrotado.-El autor
se escape i duraspenas.-Ocl6tase en los bosques.-Encuen-
tra un fugitive patriota.-Atraviesa el pais, ocupado por el
enemigo, para reunirse con el ej6rcito de Bolivar.-Guerrilla
de;Ortiz.-Llegada i Rastro.



El 15 de Marzo, el ej&rcito de Bolivar hizo alto
en Cocuiza, pueblecito a una breve jornada de Ca-
racas. Nuestra vanguardia se encontraba i unoscuan-
tos pasos de los realistas mandados por Morillo.
Habiamos ya formado nuestra linea para atacar la
posici6n de este general, cuando supimos por unos
jinetes que nuestro campo de caballeria, constituido
por las tropas reunidas de Zaraza y Cedefio, acaba-
ba de ser sorprendido por Morales y La Torre. Los
realistas se habian apoderado de casi todos los ca-
ballos, habian dado muerte A la mayor parte de la
division y ahora llegaban A escape, con la idea de
cortarnos la retirada del lado de las montafias.
6








MEMORIAL DE UN OFFICIAL DE MARINA

S6lo, por consiguiente, podia sustraernos al peli-
gro de ser copados una contramarcha ripida. Esta
march fu6 ordenada bajo una lluvia torrencial, que
hacia casi impracticables los caminos montaiosos
y ante un ej&rcito victorioso.
Entramos de noche en La Victoria, adonde Ileva-
mos las primeras noticias del destrozo de nuestra di-
visi6n de caballeria. Aquella misma noche, Urda-
neta daba un gran bailey i las personas principals
de la poblaci6n; se interrumpi6 de golpe ante el
anuncio de una noticia que reson6 en los oidos
como una sentencia de muerte: habian manifesta-
do muy ostensiblemente sus sentimientos patri6ti-
cos para que no temiesen el resentimiento de los
espafioles.
Prontamente cundi6 la alarma por toda la ciudad,
y los habitantes corrieron en masa a la plaza, donde
hicimos un alto de cinco minutes.
Daba pena ver a ancianos, enfermos 6 agobiad o
por la edad, A mujeres delicadas con niios de pe-
cho, Ilamando, en aquella noche de confusion, a sus
padres y maridos, y marchar luego todos aterrados
entire las tropas y las bestias de carga.
El peligro era tan inminente, que muchas perso-
.nas distinguidas tuvieron que seguirnos con sus tra-
jes de baile.
Iniitil es decir que las mujeres fueron las que mis
sufrieron en aquella penosa retirada: varias perecie-
ron de fatiga y agotamiento; otras no pudieron so-
portar el frio en los caminos de las montafias; pero








CRUCEROS Y CAMPARAS 91

las mis infortunadas fueron las que cayeron en ma-
nos de los implacables espaiioles.
El ej6rcito continue ripidamente su retirada, du-
rante la jornada del 16, a trav6s de los mismos pue-
blos por los que habia pasado triunfador dias antes.
Sin embargo, nuestra retaguardia estaba tan abru-
mada de cansancio por los continues combates que
habia sostenido desde el comienzo de la retirada,
que Bolivar resolvi6 aventurar una batalla. Era, por
lo demis, la t(nica probabilidad de prevenir la p6r-
dida total de la p6lvora y los bagajes 6 impedir las
dispersiones 6 el aniquilamiento de todo el ejCr-
cito.
El 17 por la mafiana form, pues, una line en el
valle de Semen, frente i la Huerta, estrecho desfi-
ladero situado entire dos montaiias escarpadas, por
las que pasa el camino de San Juan de los Mo-
rros. Era desagradable para el ej6rcito, en caso de
derrota, tener i espaldas un estrecho desfiladero al
que conducia un camino pedregoso; pero desgra-
ciadamente no se estaba en el caso de poder elegir
la posici6n.
Al amanecer, los dos ej6rcitos formaron frente i
frente en line de batalla. No les separaba mis
que un riachuelo, cuyo paso fu6 obstinadamente
disputado, con varias alternatives durante la jor-
nada.
El contrast que ofrecian los equipos de las tro-
pas realistas y patriots era chocante. Los regimien-
tos espaiioles llevaban uniforms casi nuevos que









92 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

les habian sido enviados recientemente de Caracas;
tenian que parecer magnificos al lado de los hara-
pos de los soldados patriots; los espafioles eran,
ademas, mis numerosos, estaban mejor armados y
tenian sobre sus enemigos la ventaja de la rigurosa
discipline.
El dnico cuerpo de nuestro lado que pudiera jac-
tarse de Ilevar un uniform era el que constituia la
guardia de Bolivar. Este uniform, destinado pri-
meramcnte i los marines ingleses, fuE rechazado en
Londres por la Administraci6n de la Armada y ven-
dido en dicha ciudad al agent de Bolivar. La mayo-
ria de estos guardias, especialmente los que com-
ponian las primeras filas, llevaban capotes que per-
tenecieron a los infortunados Husares de la Reina.
El equipo del resto del ej6rcito era heterog6neo
en toda la acepci6n de la palabra. Veianse aqui y
alli algunos uniforms y grandes sombreros de paja
bastante limpios; pero los mas no tenian por today
vestimenta military sino capotes 6 mantas raidos y
aun telas como de alfombra, con que se abrigaban,
despu6s de haber practicado previamente un aguje-
ro por el que sacaban la cabeza (1). Habia tambiCn

(1) Estos abrigos que tanto lHaman la atenci6n, y a buen
titulo, al recien Ilegado official ingles, son los que'usaban y alin
usan casi todos los habitantes del campo en la Amirica del
Sur; en unas parties, como la Argentina, se laman poncho
en otras parties, como Colombia, se Ilaman chamarras, y en Ve-
nezuela se los nombra cobija. La cobija la constituyen dos to-
las de bayeta 6 lana ruda, roja la una, azul la otra, cosidas y
superpuestas; de modo que la cobija por un lado es azul y por









CRUCEROS Y CAMPARAS 93

bastantes en un estado de desnudez casi absolute.
Las armas de fuego de este bravo ej6rcito esta-
ban en consonancia con el vestuario. Asi muchos
fusiles carecian de bacteria y no servian mAs que de
vista. Sobre todo los hombres que formaban las 61-
timas filas eran, en tal concept, los peor dotados;
no tenian por toda defense sino lanzas 6 bayonetas
sujetas en p6rtigas.
Los restos del cuerpo de caballeria sorprendido
en la noche del 14 de Marzo no estaban ni mejor
armados ni mejor equipados. Todos tenian lanzas,
pero de diferentes larguras, y si alguno llevaba ca-
rabinas, estas armas habian sido antes fusiles, de los
que se habia cortado una parte para operar esta
metamorfosis.
Ademas, estos jinetes, colocados a retaguardia
del ej6rcito, eran completamente incapaces, A cau-
sa de su reducido numero y del cansancio de sus
caballos, de tomar parte en la acci6n. El parque de
artilleria y el bagaje estaban confiados A la custodia
de algunos indios, armados de arcos y flechas. Pero
estos indios pertenecian A una tribu timida, inofen-
el otro colorada. Este abrigo, de cierto tamaiio, sin manags,
tiene una abertura en el centro por donde se saca la cabeza, y,
descansando en los hombros del quo lo leva, le cubre el cuer-
po hasta las rodillas. A los campesinos les sirve de came, de
sibana, y puesta, los resguarda de la Iluvia y del calor. En la
guerra, algunos se sirven de las cobijas, ya puestas, ya tercia-
das en bandolera, como de parabalas. Estos originals abrigos
del campesino sur-americano son, de seguro, lo que pareci6 al
ingles "telas como de alfombra, con un agujero por donde sa-
caban la cabeza.--(N. del T.)









94 MEMORIAL DE UN OFFICIAL DE MARINA

siva, en modo alguno habituada al ruido de la mos-
queteria, asi es que aprovechaban todas las ocasio-
nes de ponerse al amparo del peligro en cuanto
podia sustraerse a la vigilancia de los oficiales en-
cargados de vigilar sus movimientos. En suma, el
aspect de nuestro ej6rcito estaba lejos de hacer
que se presagiara nada en su favor.
Ni siquiera teniamos instruments de misica mi-
litar para animar a nuestros hombres, d menos que
no se tuviesen por tales algunos viejos tambores
medio rotos. Me olvidaba del tocador del clarinete,
cuya capture debimos al capitan Grant.
A pesar de todas estas desventajas, las tropas
patriots combatieron valientemente y prolongaron
la lucha hasta cuando la batalla estaba evidentemen-
te perdida.
Mientras que se entablaban las diversas esca-
ramuzas entire los dos ejercitos a orillas del ria-
chuelo que los separaba, Bolivar recorria la line
acompanado de su estado mayor, dirigiendo, al pa-
sar, palabras de animo a cada regimiento, y dejan-
do tres 6 cuatro voluntarios extranjeros en cada
cuerpo, con la solemne recomendaci6n de que fue-
sen obedecidos puntualmente los nuevos jefes que
les daba.
Habiase quitado aquel dia, por primera vez des-
de que empez6 nuestra retirada, su larga escla-
vina, y con ello parecia haberse despojado del
aire de abatimiento que no habia podido ocultar i
nuestros ojos. Tambien habia trocado su pesado









CRUCEROS Y CAMPARAS 95

casco por una gorra ligera de piel de leopardo, y
parecia singularmente animado.
Llevaba en la mano su arma habitual, una lanza
pequefia con la flotante banderola que ostentaba su
amenazadora divisa, y no fu6 en vano emblema mi-
litar, porque varias veces tuvo que servirse de ella
para su defense personal en el transcurso de la jor-
nada.
Cuando la acci6n se hizo general, Bolivar se mos-
tr6 en todos los puntos del campo de batalla, ha-
ciendo increibles esfuerzos para cambiar la suerte,
que desde los comienzos de la acci6n se habia de-
clarado en contra nuestra.
En una ocasi6n derrib6 con su lanza al abande-
rado de uno de sus regimientos que se retiraba.
Empui6 en seguida la bandera caida y la lanz6 en-
medio de las filas enemigas, hacia las que habia
avanzado al galope, y grit6 a sus soldados que co-
rriesen a rescatarla. Rescatironla, en efecto, me-
diante una impetuosa carga que dieron guiados por
algunos extranjeros que alli perdieron la vida; pero
al fin se vieron obligados a ceder ante tropas supe-
riores por el ndmero y la discipline.
El teniente coronel Rooke, que no se separ6 de
Bolivar durante toda la acci6n y que fue herido dos
veces, nos dijo luego que creia que Bolivar habla
perdido la cabeza 6 que deseaba morir en aque-
Ila batalla, por lo poco que habia cuidado de si
mismo.
Al atardecer, Morillo orden6 i su caballeria, que








96 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

estaba fresca, que cargase sobre nuestras tropas,
agotadas. Imposible les era entonces A los patriots
una larga resistencia, asi es que se vieron destroza-
dos por todas parties.
Fu6 tan complete la derrota, que Bolivar, despues
de haberse visto obligado i huir por el desfiladero
de la Puerta, no pudo reunir en torno suyo aquella
noche sino unos cuantos centenares de hombres.
La reunion de los restos del ej6rcito patriota se
realize en el pueblo de Flores, cerca de Parapara.
Entre los muertos de esta desastrosa jornada se
hallaba el joven y valeroso marquis de Tovar, ayu-
dante de campo de Bolivar, y cuya perdida nos fu6
tanto mas sensible cuanto que fuimos afectuosamen-
te acogidos por su familiar en la isla de Santo
Tomas.
Uno de nuestros oficiales, el capitan noble Mac-
Mullin, fue herido y hecho prisionero en la iltima
carga. Como le reconocieran por ingl6s, fu6 Ilevado
ante el general Morillo, en vez de ser muerto en el
acto.
Encontr6 al general sufriendo cruelmente de una
herida que acababa de inferirle uno de los solda-
dos del ejercito independiente. Mac-Mullin, que
sabia muy bien que no le darian cuartel, declare que
era cirujano, y en apoyo de su aserto se puso i ven-
dar con much destreza la herida del general espa-
nol. Morillo mostr6 su satisfacci6n por los cuidados
recibidos y orden6 que condujesen a retaguardia al
prisionero. Todavia tuvo 6ste la suerte de escapar-








CRUCEROS Y CAMPARAS 97

se aquella noche y juntarse con Bolivar antes de la
batalla de Ortiz.
El cuerpo al que yo estaba afecto, los barloven-
tos, se componia por complete de negros libres de
Cumani. Eran de rara intrepidez; pero, en su ma-
yor parte, eran bisofios.
A la mitad de la acci6n, al advertir Bolivar que
un destacamento de cazadores espaiioles habia atra-
vesado el riachuelo que separaba i los dos ejirci-
tos y ocupaba un bosque a la derecha de nuestra
posici6n, orden6 i la compafiia de granaderos,
i la que Brathwaite y yo perteneciamos, que los
desalojisemos.
Si los cazadores se hubiesen presentado en cam-
po abierto, hubieramos tenido alguna probabilidad
de buen 6xito; pero s6lo el valor, sin discipline, no
puede gran cosa contra unos tiradores apostados en
un bosque.
Despu6s de haber hecho varias descargas al azar
sobre un enemigo al que no podian ver, nuestros
negros se mantuvieron firmes, aunque les abrasara
un fuego mortifero que salia de cada irbol y cada
roca. Podian, por lo menos, ponerse al abrigo como
sus enemigos y nos esforzamos en convencerles de
que lo hicieran, pero en vano; permanecieron en su
puesto con la terquedad caracteristica de los ne-
gros, sin avanzar ni regular una pulgada.
Result de esto, de esta tenacidad intempestiva,
que de mis de 90 que eran, su nimero qued6 pron-
tamente reducido i cosa de una quincena; segtin








98 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

toda probabilidad, hubieran caido todos en sus
puestos, si su atenci6n, como la de sus antagonistas,
no hubiera sido lamada hacia la llanura por los gri-
tos de la caballeria espafiola que, en una carga de-
cisiva, acababa de tomar la posici6n en que hasta
entonces se habia mantenido Bolivar.
Nuestro exiguo destacamento se encontr6 asi
cortado del grueso del ejdrcito. Los cazadores salie-
ron entonces del bosque, cargaron y pusieron en
fuga i los pocos hombres que quedaban de nuestro
destacamento.
Los negros, despu6s de romper la montura de
sus fusiles, que ya les eran inutiles, no tardaron en
desaparecer tras la montafa.
Segui i los fugitives todo lo que pude, pero
pronto comprendi que la cosa era superior i mis
fuerzas; me embarazaba el equipo military y estaba
agotado por el cansancio del dia y por dos de abs-
tinencia casi absolute.
Incapaz de ir mas lejos, me dej6 caer al pie de
un arbusto, donde esperaba, i cada moment, ser
acribillado i bayonetazos. Sin embargo, al advertir
que various soldados enemigos habian pasado junto
i mi sin verme, empec6 i concebir alguna esperan-
za de juntarme con nuestro ejdrcito.
Algo repuesto por este descanso de unos cuan-
tos minutes, me arrastr6 a la maleza y subi a lo
alto de una roca, desde donde veia el campo de ba-
talla.
Distingui muchos hombres y caballos muertos,









CRUCEROS Y CAMPARAS 99

pero cuya mayoria se hallaba en el desfiladero que
conduce a Los Morros.
Nuestro ejercito habia totalmente desaparecido,
salvo algunos rezagados que no tardaban en caer
bajo los golpes del enemigo. Un general espafiol,
al que tom6 por Morillo, y que estaba rodeado de
su estado mayor, se hallaba sobre una pequenia
eminencia, ocupada antes por el ejercito patriot.
Eranle levados, de tiempo en tiempo, algunos pri-
sioneros que me parecieron ser oficiales. Por los
gestos que hacia, me parecia que les interrogaba y
les amenazaba. Todos los que le presentaron, fue-
ron fusilados.
Lleg6 la noche, y por el ndmero de hogueras que
brillaban, era evidence que la mayor parte del ej6r-
cito espafiol vivaqueaba en el campo de batalla. A
media noche, dej6 mi escondite y llegu6 al riachue-
lo que habia servido de scenario a lo mis ardoroso
de la batalla; las mirgenes estaban sembradas de
cadiveres que se disputaban los buitres y los cha-
cales. Despu6s de haber bebido Avidamente el agua
aqu6lla, me puse en march remontando su curso,
porque en aquella direcci6n no temia encontrarme
con patrullas.
Al amanecer me habia ya internado bastante en
el bosque. Al escuchar el canto de los gallos, re-
solvi acercarme al azar i una cabala rodeada de
caiias de azicar. Cuando me hallaba i unos cuantos
pasos de aquella vivienda, sus moradores salieron
muy ceremoniosamente A recibirme.









100 MEMORIES DE UN OFFICIAL DE MARINA

Eran un campesino de edad, su mujer y cuatro
muchachas, hijas suyas. Aquellas buenas gentes se
habian imaginado que era espanol. Reconocieron
prontamente su error por mi imperfecta manera de
hablar su lengua; comprendieron tambi6n que yo
era uno de aquellos ingleses que sabian vinieron
a former en el ejdrcito de Bolivar.
Aseguraronme todos que no corria ningin peligro
de ser traicionado por ellos, porque, como la mayo-
ria de los campesinos de aquella parte del pais, eran
patriots.
Sin embargo, el anciano me dijo en pocas pala-
bras que era muy probable que su cabafia fuese
visitada por merodeadores espaioles, que Ilegarian
al valle para buscar frutas y Ilevarse cuanto se les
antojara. Orden6 entonces i una de sus hijas que
me condujese a un espeso macizo detras del campo
de canias y que me ocultara alli.
La muchacha extendi6 en el suelo una estera para
que descansara, y luego de haber traido agua para
que me lavase los pies, me puso en una escudilla de
madera un trozo de ave cocida, huevos duros, pla-
tanos fritos y otras varias frutas.
Por la tarde, una de las nifias menores, me trajo
nuevas provisions en una cesta y me dijo que va-
rios soldados espaioles habian estado en la ca-
bafia y permanecido en ella hasta que les hicieron
arepas (1).

(1) Panes de maiz.








CRUCEROS Y CAMPARAS 101

Estuve escondido en aquel bosque durante various
dias, visitado rara vez por el viejo, que temia que
le descubriesen que ocultaba a un official del ej6r-
cito insurrecto, descubrimiento que hubiera traido
aparejada una sentencia de muerte; pero sus hijas,
cuya ausencia no debia ser tan notada, me train
con regularidad las provisions que me eran nece-
sarias.
Censurabame, mientras tanto, el exponer de esta
suerte a aquella excelente familiar. Por otra parte,
los soldados espaioles acababan de fusilar i algu-
nos fugitives que, como yo, habian tratado de sus-
traerse ocultos a la persecuci6n. eQui6n podria ase-
gurarme que mi retire no seria tambien descubierto?
Conclui por tomar la resoluci6n de refugiarme en
la selva que dominaba el valle, con la esperanza de
hallar algiin compafiero de infortunio que podria
ayudarme a encontrar el campo de Bolivar.
Cuando comuniqu6 mi proyecto a mi digno hues-
ped, se esforz6 en que desistiera de semejante re-
soluci6n, asegurindome que no temia, en manera
alg.'na, ser molestado. Sin embargo, cuando vi6
que estaba bien decidido a no seguir comprome-
tiendo a su familiar, me abraz6 muy afectuosamente
y, al despedirme, hizo fervientes votos en mi favor.
Esta amable conduct fu6 imitada por los diver-
sos miembros de su familiar.
Al cesto lleno de plitanos cocidos y de came
ahumada que me habian dado antes de despedir-
nos, afadi6 el venezolano, al separarse de mi, una




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs