• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Obras publicadas
 Title Page
 Las memorias de Sevilla
 Preface
 Capitulo I: La expedicion...
 Capitulo II: La isla de Margar...
 Capitulo III: Una desgracia
 Capitulo IV: Mis primeros servicios...
 Capitulo V: La toma de Cartage...
 Capitulo VI: En marcha
 Capitulo VII: Sucesos de Santa...
 Capitulo VIII: Expedicion...
 Capitulo IX: El Salto del Tequendama...
 Capitulo X: Cachiri en campana
 Capitulo XI: A orillas del...
 Capitulo XII: Marcha por tierra...
 Capitulo XIII: El sitio de...
 Capitulo XIV: La retirada
 Capitulo XV: Una comida -...
 Capitulo XVI: Precauciones - Nueva...
 Capitulo XVII: El cacique...
 Capitulo XVIII: Continuacion de...
 Capitulo XIX: Cumana
 Capitulo XX: Carupano
 Capitulo XXI: Tregua - Capitul...
 Capitulo XXII: Capitulacion
 Conclusion
 El combate de Trafalgar
 Appendix
 Index














Group Title: Biblioteca Ayacucho ; 5
Title: Memorias de un oficial del ejército español
CITATION PAGE IMAGE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00055751/00001
 Material Information
Title: Memorias de un oficial del ejército español campañas contra Bolívar y los separatistas de América
Series Title: Biblioteca Ayacucho
Physical Description: 309 p., 1 l. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Sevilla, Rafael, d. 1856
Publisher: Editorial-América
Place of Publication: Madrid
Publication Date: [1916]
 Subjects
Subject: History -- Venezuela -- War of Independence, 1810-1823   ( lcsh )
History -- Colombia -- War of Independence, 1810-1822   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Apreciación de la obra, por R. Blanco-Fombona.
General Note: At head of title: Capitán Rafael Sevilla.
General Note: "A guisa de prólogo" (p. 17-19) signed: J. R. Diaz Valdepares.
General Note: An edition was pub. in Puerto Rico, 1877; and one in Caracas, 1903.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00055751
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000608084
oclc - 28178350
notis - ADD7210

Table of Contents
    Obras publicadas
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Las memorias de Sevilla
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    Preface
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Capitulo I: La expedicion de Morillo
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Capitulo II: La isla de Margarita
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    Capitulo III: Una desgracia
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Capitulo IV: Mis primeros servicios en Venezuela
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Capitulo V: La toma de Cartagena
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Capitulo VI: En marcha
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Capitulo VII: Sucesos de Santa Fe
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Capitulo VIII: Expedicion arriesgada
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    Capitulo IX: El Salto del Tequendama - Cachiri
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    Capitulo X: Cachiri en campana
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Capitulo XI: A orillas del Apure
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    Capitulo XII: Marcha por tierra y agua - Combate
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    Capitulo XIII: El sitio de Guayana
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Capitulo XIV: La retirada
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    Capitulo XV: Una comida - Regreso
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
    Capitulo XVI: Precauciones - Nueva campana
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
    Capitulo XVII: El cacique Maita
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
    Capitulo XVIII: Continuacion de la campana
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
    Capitulo XIX: Cumana
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
    Capitulo XX: Carupano
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
    Capitulo XXI: Tregua - Capitulacion
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
    Capitulo XXII: Capitulacion
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
    Conclusion
        Page 285
        Page 286
    El combate de Trafalgar
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
    Appendix
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
    Index
        Page 310
Full Text





BIBLIOTECA AYACUHCO
IAJO LA DIRECTION DE DON RUF1NO BLANCO-FOMBONA

OBRAS PUBLICADAS
I-I- MMUCRIAS DEL GENERAL O'LEARY:
Bolivar y la emancipacidn de Sur-Amdrica.
Dos lujosos volumenes do 700 a 800 paginas en 4.* So
venden separadamente al precio de 7,50 pesetas cada
uno. Esta obra es el libro clisico de la levoluci6n do
Hispano-America. Es de un interns incredible. Las intimi-
dades de la epoca y sus hombres se consignan alli: por
alli pasan pueblos, ej6rcitos, personajes, instituciones,
ideas; todo el movimiento de una revoluci6n social y
political.
Ill. MiMORIAS DE O'CONNOR
sobre la
Independencia Americana.
O'Connor, como O'Leary, perteneci6 i la Legi6n bri-
tinica de Bolivar. So obra es la recopilaci6n de recuer-
dos de un soldado inteligente que uni6 su nombre i los
mas grandes acontecimientos de la epoca. Esos Recuer-
dos son piginas ineditas,puede decirse, de la historic
de Venezuela, Colombia, Ecuador, Peri, Bolivia, Argen-
tina y Chile. El autor fueJefe de Estado Mayor en Aya-
cucho. La obra en 4.*, en papel pluma. Precio: 5 pesetas.
IV. MINORIAS DEL GENERAL JOSi ANTONIO PAIz.
Las Memorias 6 autobiografia (como el la llam6) de
Piez es quizas el libro mas novelesco, en su veracidad,
de cuantos libros de Memorias se escribieron. ,Por qui?
Porque Piez fue el heroe americano mas fabuloso de
cuantos surgieron en la guerra de Independencia. Fabu-
loso por sus proezas, por sus ardides, por el imperio que
ejercia sobrr los Ilaneros, por las empresas guerreras
que acometi6 con sus caballerias del Apure contra las
caballerias y los infants de Espaiia. El, con ciento cin-
cuenta hombres desafia un ejercito de cerca de ocho
mil; el general enemigo destaca mil jinetes para que cas-
tiguen la insolencia, y Piez lance y destruye aquellos
mil jinetes, en las Queseras del Medic; el toma las caiio-
ncras enemigas i lanza; el asalta la fortaleza de Puerto
Cabello, en medio del mar, con infants que echa i na-
dar en la obscuridad de la noche.
Se ha dicho, con raz6n, que si no se conservaran tan-
tos documents de americanos, espaioles i ingleses, to-
dos contests, las proezas de Piez andando el tiempo,
parecerian leyendas mitol6gicas. General de Venezuela,
de Colombia, de la Argentina, de los Estados Unidos,
Piez es un heroe esencialmente americano.
Esta obra es el relato de las hazafias cumplidas por el
general Paez en una guerra de catorce aios.
Un volume muy bien impreso, en 4. Precio: 7,50
pesetas.






BIBLIOTECA AYACUCHO
BAJO LA DIRECCI6N DE DON RUFINO BLANCO-FOMIONA


CAPITAN RAFAEL SEVILLA




MEMORIES DE UN OFFICIAL


DEL EJ~RCITO ESPANOL

CAMPAIAS CONTRA BOLIVAR
Y LOS SEPARATISTS DE AMERICA




APRECIACI6N DE LA OBRA, POR R. BLANCO-FOMBONA.











EDITORIAL AMERICA
MADRID
COCIICIONARIA EXCLUSIVE PAA LAA L VUA
SOCIEDAD ESPAROLA DE LIBRERIA
FERRAZ, 25






4V
6","














LAS MEMORIES DE SEVILLA



I

Varias cosas lRaman la atenci6n del critic 6 historia-
dor al considerar la political de Espaiia en Am6rica por
los dias de nuestra emancipaci6n. Una de estas cosas es
la ignorancia que, A pesar de cuerpos especiales consulto-
res y de personajes calificados como competentes, existi6
siempre en el Gobierno de Madrid respect i America,
respect al caricter de su revoluci6n, respect al caricter
de los hombres que dirigian esta revoluci6n. Cuando uno
piensa que todavia, en 1818 y 1819, despues de Boyack,
se les seguia A los jefes americanos juicios como i reos de
traici6n y sedici6n! De acuerdo con el desconocimiento
de la revoluci6n estaban los medios para debelarla.
Espaiia no supo entonces, como no sabe ahora, que el
mejor soldado de Espafia en Am6rica fui la Am6rica mis-
ma; y que el dia, cuando las masas populares del continen-
te, abiertas A la comprensi6n de sus verdaderos intereses,
merced a la constant propaganda de los patriots, dej6
de sostener el edificio colonial, el edificio colonial vino &
tierra.
No podia ser de otro modo. Inglaterra, con ser po-
tencia de mayores medios econ6micos que Espaiia, se de-
fendi6 menos tesonera y heroicamente en el Norte de
America, y ante enemigos ni tan guerreros ni tan encar-
nizados, de lo que se defendi6 Espaiia en la Am6rica del
Sur y en M6jico.






8 LAS MEMORIES DE SEVILLA

Espaiia, en la guerra separatist de Am6rica, prob6 mil
veces que las tradiciones de heroicidad de la raza, des-
pertadas ya en la guerra peninsular contra Napole6n, se
conservaban intactas 6 inmarcesibles.
El hecho del batall6n Valencey retirindose en cuadro
despues de la batalla de Carabobo y defendiendose en
su retirada contra los triunfadores y salvindose, es digno
de'los mis claros acentos de la epopeya. El batall6n La
Reina, sucumbiendo integro en el Oriente de Venezuela,
prefiriendo sucumbir integro antes que rendirse i los re-
publicanos, es obra de heroismo tan alto, que s6lo con
respeto puede rememorarse. Las marchas audaces del ge-
neral Vald6s y del general Canterac por los Andes del
Perui en las campafias de 1822 i 1824; la resistencia del
general Rodil en la fortaleza del Callao hasta 1826; la del
general La Torre en Angostura, en 1817; la bravura del
general Morillo en Semen, traspasado por una lanza y ba-
tiCndose como un capitin de Compaiia; las mismas fero-
cidades de Calleja en Mejico y de aquel tigre que desol6
i Venezuela en 1814, el mas malo y el mis valiente de
los hombres, Boves, hermano de Atila, todas esas accio-
nes olvidadas en Espaiia, todas esas hazafias de romance,
todas esas vidas tempestuosas prueban que la Espafia del
siglo xix en America fu6 la misma Espafia 6pica de la
conquista, y que la raza espaiola, en cuanto i virtudes
guerreras, no habia degenerado.
El heroismo, en efecto, parece ser el resort migico de
esta raza de hierro. Y tal virtud, latente en las entrafias
de este pueblo de presa, guard quizis la clave deun
future resurgimiento.


II

Entre las acciones dignas de ser recordadas, y no por
menos resonantes de menor energia, cu6ntase el callado
sufrir de aquellos j6venes oficiales de la Peninsula, saca-






LAS MEMORIES DE SEVILLA 9

dos de su casa y sus comodidades de Europa para ir
i batirse en la t6rrida intemperie de los tr6picos ameri-
canos contra una Naturaleza hostile y contra hombres bar-
baros y heroicos.
De ese nimero de j6venes oficiales europeos era el
capitin Rafael Sevilla, autor de amenisimas Memorias,
donde refiere su vida y andanzas desde que parti6 para
Costa-Firme en el ej&rcito expedicionario 6 pacificador
de Morillo, en 1815, hasta que fu6 embarcado para las
Antillas, despu6s de la victoria de Bolivar en Carabobo,
en 1821.
En cuanto A amenidad, las Memorias de Sevilla son
amenisimas. Episodios ridiculous 6 sublimes, paisajes y
tipos pintorescos, horas de risa y de ligrimas, pasan ver-
tiginosamente por las paginas, y pasan deleitindonos, al
revivir los dias crueles de una cruel tragedia political y
social.
Aunque el valiente official de Morillo escribi6 sus re-
cuerdos ya distant por el tiempo y el espacio de aquel
teatro de sus hazafias de soldado y sus angustias de pa-
triota, el odio, que los afios no extinguieron del todo,
caldea algunas piginas 6 contribute i desfigurar momen-
tos que la Historia, con documentaci6n exhuberante,
donde abundan testimonies de los mismos jefes del capi-
tin Sevilla, ha fijado para siempre. El capitin Sevilla no
era un fil6sofo: no le pidamos equidad absolute. Era un
soldado: di6 i la patria el esfuerzo de su brazo y le lega
sus recuerdos personales de combatidor y de patriot.
La circunstancia de haber nacido el capitin Sevilla en
Andalucia entra por much en el caricter de estas Memo-
rias, donde se transparentan virtudes y deficiencies, que
no son exclusivamente personales de Sevilla, sino de su
pueblo.
Las exageraciones del capitin Sevilla, que son andalu-
zadas muy andaluzas, darin idea de este escritor. VWase
c6mo lo impresiona la Naturaleza de los tr6picos, c6mo
hiere su sensibilidad andaluza.





10 LAS MEMORIES DE SEVILLA

De un tigre que vi6 en Apure dice: "La fiera era del
tamaio de un asno grande". "Sus mufecas eran del grue-
so de la pierna de un hombre."
"En las inmediaciones de Urama-dice tambi6n Sevi-
lla-una culebra, alzada sobre su cola, atac6 al alcalde,
que iba en una mula, y i poco acaba con nosotros. Era
gruesa como un muslo, larga de seis varas y su denta-
dura como la de un perro."
Las iguanas "tienen un carapacho como de hierro y se
defienden como un le6n".
La exactitud de sus ojos y de su pensamiento, a otro
respect, corre a menudo parejas con su exactitud como
observador de la Naturaleza.
Asi opina, por ejemplo, que Tierra-Firme 6 Costa-
Firme, es decir, la parte Norte de la America del Sur, se
perdi6 para Espafia por haberse dado Espafia una Cons-
tituci6n. "Todos pronosticabamos y preveiamos que con
aquel sistema (el constitutional) se iba a perder la Tierra-
Firme" (capitulo XXI).
Pero nadie imagine que todo sea exageraciones y men-
tiras en las Memorias del capitan D. Rafael Sevilla. Pen-
sar lo contrario seria mis just. En medio de la veridica
relaci6n pueden deslizarse exageraciones, errors, aun
mentirillas de absolutista despechado y soberbio; pero
todo desaparece ante el espectaculo de lo que Sevilla
alcanz6 a ver del drama.
No comprendi6 el capitan Sevilla la magnitude ni la
trascendencia social e hist6rica de ese drama de Ame-
rica, en que estaba representando un papel mis 6 menos
modesto; no alcanz6 i penetrar la magnitude de la obra,
i que contribuia cada soldado patriota-como cada ter-
mite contribute a la destrucci6n de una ciudad-; pero
las Memorias de Sevilla sirven, aunque su autor no se lo
propusiera, para integrar, junto con obras similares, los
diversos aspects de la gran obra continental.






LAS MEMORIES DE SEVfILA 11



III

Por otro respect son interesantes las Memorias de Se-
villa. Porque en ellas alienta la figure del gran soldado
espafol D. Pablo Morillo.
Espafia ama el pasado en bloque, y i menudo vuelve
los ojos y el espiritu hacia 61; pero lo estudia poco y sin
aquel espiritu critic de donde sale el jugo de las cosas.
Tampoco examine con precision y present a la luz del
sol, erguidos como estatuas, i sus pr6ceres de antafio. De
ahi que muchas de las figuras"de la historic espafiola-y
figures de primer orden-aparezcan borrosas A los ojos
de la posteridad.
El general Pablo Morillo, sin ser un Gonzalo de C6r-
doba, fu6 personalidad de cuenta, genuine exponente de
la heroicidad espafiola. Con igual bizarria luch6 en la
guerra de Espafia contra los franceses napole6nicos y en
la guerra de America contra las huestes bolivarianas.
Pues bien, Morillo, hasta ayer no mis en que un histo-
riador acad6mico, tan parcial y tan miope como inexpre-
sivo, tom6 sobre sus flacos hombros la tarea de levantar
esta marcial figure, equ6 era en Espafia sino un nombre,
que nada evocaba 6 casi nada, personalidad de contor-
nos borrosos, absolutista de Fernando VII, figure confusa
de la 6poca luctuosisima de aquel miserable Borb6n que
mancill6 con sus gordas posaderas el trono de Carlos V?
Y Morillo habia sido un h6roe national en dos mun-
dos. En ambos hemisferios sostuvo con f6rreas manos la
bandera gualda y roja.
Represent un double papel durante su vida. En Espafa,
en la guerra contra Napole6n, fu6 el h6roe popular, el
soldado que surge de las entrafias obscuras de la patria
para defender tierra y tradiciones hereditarias. Mientras
Jos reyes de Espafia vendian a Espafa, Morillo, y ciento
como 61, que constituian el Pueblo, se levantaron espon-






12 LAS MEMORIES DE SEVILLA

taneos en armas. Morillo, y ciento como 61, expulsaron al
usurpador, Ilegado en connivencia con la Corona, y por
aquel espeluznante y vil Fernando VII felicitado cuando
obtenia triunfos contra la traicionada naci6n, ya erguida
y tremenda, como el simb6lico le6n de sus armas.
EnBailin,donde se bati6 como teniente; enVigo,donde
conquist6 las presillas de coronel; en Sampayo, donde
venci6 al mariscal Ney, Pablo Morillo fue el hijo del Pue-
blo, el h6roe del Pueblo. Ese es uno de los aspects de
su double papel hist6rico.
El otro aspect es aquel que comienza cuando se le
nombra, en 1815, general en jefe del ej6rcito expedicio-
nario espanol contra los separatists americanos.
El hombre que habia combatido por la independencia
de Espafia contra Napole6n, iba a luchar por la esclavi-
tud de America contra Bolivar. El h6roe popular se iba a
convertir en uno de los sostenes mas firmes del absolu-
tismo espafiol.
Este gallego, nacido en cuna humildisima, se levant6
desde soldado de Marina hasta las mas altas jerarquias
del Ej6rcito, de la political y de la sociedad. Fue general,
estuvo sobre los virreyes, alcanz6 titulos nobiliarios.
Fernando VII azuzaria su perro de presa contra los
separatists de Am6rica y los liberales de Espaia; pero
aquella tizona que hizo parpadear los ojos del mariscal
Soult, iba a mellarse en los Ilanos de Am6rica contra
la lanza de Paez, contra la espada del Libertador; y, mis
tarde, en Europa, los cien mil hijos de San Luis, no
iban a encontrar en Morillo, ya conde de Cartagena, al
obscure 6 irreductible soldado de Bailin, de Vigo, de
Sampayo, al que hizo parpadear un dia los ojos del ma-
riscal Soult 6 hizo retroceder al mariscal Ney. ZPor falta
6 p6rdida de virtudes guerreras? No. En el caso de Am&-
rica contra los libertadores, porque la libertad, como
decia San Martin, era mas leona que los leones de Casti-
lla. En el caso contra los franceses de la segunda invasion,
porque la political ocup6 el puesto del patriotism.






LAS MEMORIES DE SEVILLA 13

Pero, Zno fu6 siempre patriot Morillo? ZEs que, por
ventura, el segundo aspect que le reconocemos, el as-
pecto de hombre de presa del absolutismo fernandino
contra los americanos y contra las ideas liberals, borra
6 obscurece su aspect de h6roe popular, de patriot
denonado? No. S61o un moment, cuando la segunda in-
vasi6n francesa, pudo ser mis dinastico 6 fernandino que
espafol. En rigor de justicia, si el general Morillo, en
la guerra contra la primera invasion francesa fue pa-
triota y defendi6 la soberania de su pueblo, en las gue-
rras de America, tambi6n lo fue y defendi6 la integridad
del imperio espaiiol. Pero si Morillo amaba a su patria y
luchaba por la integridad del imperio, nosotros tambiin
amabamos la nuestra y luchibamos por su emancipaci6n
y soberania.
Por lo demas, los heroes todos que combatieron en
Espafia contra los franceses de la Revoluci6n, combatie-
ron contra las ideas liberals que estos franceses repre-
sentaban, y i favor del Absolutismo, de la Tradici6n, del
Pasado, cuyos conspicuous simbolos eran un Carlos IV y
un Fernando VII. Por eso, hombres tan eminentes como
el abate Marchena, como Moratin, como Goya, fueron
afrancesados.
Solo que el sentimiento de la nacionalidad, en los pue-
blos dignos de vida, es mis fuerte que todo. Los espafio-
les tuvieron raz6n en preferir la tirania domrstica i la
libertad que traian 6 pudieran traer los extranjeros. En
este sentido hasta se alcurnian y resplandecen aquellas
palabras malhadadas del populacho de Madrid: Vivan
las caenasl


IV

Las Memorias del capitin Sevilla nos pintan al soldado
de Galicia bregando con las dificultades, ea el empefio
de pacificar la Costa-Firme. Mucho hizo Morillo, much







14 LAS MEMORIES DE SEVILLA'

hicieron los espaiioles en la guerra de America; pero
aunque mis prodigies obraran, dc6mo dominar un conti
nente separado por la naturaleza del pequefio pais que lo
administraba en nombre del derecho de conquista, cuando
en ese continent cundi6 la idea de que el derecho de
conquista era una falsedad opresora, un absurdo juridico,
una quimera sangrienta? Lo dificil fua obtener que la idea
arraigase en aquellos cerebros entenebrecidos por la
ignorancia y alumbrase en aquellas sombras espesadas
por el fanatismo y la abyecci6n. Cuando la idea lleg6 al
cerebro de unos pocos la revoluci6n estaba iniciada;
cuando esa idea se convirti6 en sentimiento de multitudes,
la revoluci6n estaba hecha. Lo demis, no seria sino epi-
s6dico.
Y es en estos episodios, en este empeiio de poner
diques al mar y puertas al viento que se nos present el
capitan Sevilla en sus Memorias, y que present al "Paci-
ficador", como se titul6 al caudillo gallego.
La historic ha sido dura con Morillo cuando consider
sus m6todos de "pacificaci6n". Pero no es de aqui formu-
lar ni repetir cargos.
Concluyo mis bien esta Introducci6n con la vision fisi-
ca del capitin que va A lenar con su valor y con su acti-
vidad la Memorias de Sevilla.
He aqui un retrato a la pluma:
*Contaba Morillo al Ilegar a Santa Fe treinta y ocho
aiios. Era de estatura median y fuerte. Su porte military
era correct y su fisonomia, de subido color moreno,
tenia expresi6n dura. Sus ojos eran negros, de mirada
penetrante, y estaban cubiertos por tupidas cejas del
mismo color. Usaba el pelo cortado al rape: lo llev6 largo
y encrespado cuando fu6 titulo de Espana; y por delante
de sus orejas corria una media patilla, al uso de la 6poca.
Su nariz era poco levantada; la boca median y la barba
prominent. Usaba bigote negro, separado completamen-
teide la patilla: lo aleit6 mis tarde. Su aspect general
no era desagradable ni inspiraba simpatias. Su voz era



e







LAS MEMORIAL DE SEVILLA 15

bronca y sus modales poco distinguidos.* (MORILLO EN
BOGOTA, por Pedro Maria Ibdiiez, en la Revista Moder-
na, de Bogota, Octubre de 1915.)
No difiere much el antecedente retrato del que hizo
a Morillo, en Paris, el gran pintor Horacio Vernet.
Tal era, pues, Pablo Morillo, el Pacificador, uno de los
mis conspicuous adversaries que opuso Espana i Sim6n
Bolivar, el Libertador.
Hoy, aquellos dos hombres de presa que se comba-
tieron reciamente, se abrazan en una plaza piblica de
Caracas, en un abrazo de bronce en que el Arte perpetda
el que un dia se dieron ambos heroes en obscure villorrio
de los Andes. Ese abrazo de la escultura simboliza para la
posteridad la reconciliaci6n de dos Pueblos.
R. BLANCO-FOMBONA


Madrid, 1916.



















A GUISA DE PROLOGO




Entregamos estos datos aljuicio de la posteridad.
Son las memories Intimas del capitdn de Infanteria
del Ejercito espaiiol D. Rafael Sevilla, y contienen la his-
toria detallada de la famosa expedicidn del general Mo-
rillo y sus campaias en Venezuela y Colombia desde
1815S 1821.
Si descartamos las exageraciones naturales de la filia-
ci6n realista de su autor, no cabe duda de que cuanto
esas Memorias dicen es rigurosamente exacto.
El capitdn Sevilla, que fallecid de coronel en Puerto
Rico, en 1856, nos reflere en dichas Memorias, escritas
sin pretensiones literarias y en estilo incorrrecto c veces,
pero llano, comprensible, familiar, sencillo siempre, mul-
titud de interesantes episodios de aquella epopeya san-
grienta, ignorados de la mayoria de las gentes, sobre la
guerra de independencia de Venezuela y Colombia.
De todos esos episodios fue el actor 6 testigo ocular.
Puede asegurarse que se trata de un nuevo capitulo de
la historic de esta tierra, pues si bien procede de autor
realista encarnizado, como hemos dicho ya, es digno de
ser conocido de la present generacidn por estar escrito
2







18 A GUISA DE PR6LOGO

con toda la imparcialidad que es dable exigir 6 un capi-
tdn del Ejercito espahol de aquellos tiempos y 6 las drde-
nes del general Morillo.
Por eso, y por haber bajado a la tumba los testigos de
aquellos dramas sangrientos, y por ser, 6 mayor abunda-
miento, tan grande como inapreciable el valor hist6rico
de estas Memorias, puede decirse indditas, es que no va-
cilamos en darlas d la estampa, pues ellas ofrecen gallar-
da muestra de la pujanza de aquella generacidn viril, in-
domable, que en uno 6 otro bando combatia con herois-
mo espartano en las selvas y riscos de Venezuela y Co-
lombia, marchando serena al sacrificio, 6 la muerte, con
la sonrisa en los labios 6 el coraje dibujado en el sem-
blante, en defense de sus ideales respectivos.
IQud hombres y qud tiempos!.., puede decirse, repitien-
do solemne frase de insigne estadista hispanoamericano;
y muy en to cierto est6 tambien el Sr. Perez Moris al de-
eir en el prdlogo de estas Memorias, publicadas en Puer-
to Rico en 1877, que es Idstima no encontrar hoy ningin
anciano venerable que nos refiera detalladamente las ha-
saias, las miserias y las aventuras de una generacidn
que se fue sin tener tiempo para escribir lo much que eje-
cafd.
Segair en su odisea al capitdn Sevilla; odisea de suce-
sos y horrores, de marchas y contramarchas penosas, de
incendios horrendos, de sitios terrible, de abordajes y si-
niestros maritimos, de combates encarnizados, de angus-
tias y sufrimientos, de ensaramientos inconcebibles en
unos y otros combatientes, seria area inacabable. Escri-
bimos estos :aatro renglones al trote, sencillamente a gui-
so de introducci6n, sin ditirambos ni pretensiones.
El lector lo seguir6 con agrado d ratos, con interns cre-






A GUISA DE PR6LOGO 19
dente siempre, en el largo camino que el autor ha reco-
rrido por los inmensos territories de Venezuela y Colom-
bia, y se encontard, como observa el escritor antes citado,
las mds peregrinas escenas y los detalles histdricos mds
preciosos, conmovedores todos y desconocidos casi en ab-
soluto de la actual generacidn venezolana.

J. R. DfAZ VALDEPARES



















CAPfTULO PRIMERO

LA EXPEDICI6N DE MORILLO



Por conduct de una tia mia, esposa del marquis de
Sales, gestionaba yo la vuelta al ej6rcito. A poco recibi
una carta, en que se me decia que S. M. accederia & mi
solicited, nombrindome teniente del regimiento de Mur-
cia, que estaba en Jaen; pero que al mismo tiempo se me
presentaba ocasi6n de poder ascender mis, si queria for-
mar parte del cuerpo de ejercito que, al mando del gene-
ral Morillo, se estaba preparando para darse a la vela en
direcci6n al Rio de la Plata.
Casualmente el general Morillo formaba parte de las
tertulias nocturnas que tenia en Madrid mi tia, habi6ndola
ofrecido proteger a cualquier pariente de ella que le
acompaiiase en la expedici6n.
En el siguiente correo me particip6 la citada sefiora
que iria de segundo comandante general de la escuadra
mi tio D. Pascual Enrile; que le contestase si me decidia
6 no a pasar & Am6rica bajo tan buenos auspicios.
Form6se un consejo de familiar, del cual sali6 la reso-
luci6n de que fuese yo i buscar mayores horizontes en el
Nuevo Mundo. Alli la patria necesitaba de sus servido-
res; en Espafia no era possible ascender en muchos afios.
Asi lo dijimos a mi tia, y i vuelta de correo recibi una
carta del general Morillo, en que me participaba que era
ya teniente efectivo de la cuarta compaiiia del regimiento







22 RAFAEL SEVILLA
de la Uni6n; y me ordenaba que me presentase al sefor
Mendivil, mi nuevo coronel, para quien me incluia un
oficio.
Anadia que mi real despacho estaba en su poder y que
me lo entregaria tan pronto nos vibsemos. Mi regimiento
estaba enJerez y se aproximaba i Cadiz para su embarque.
En efecto, lleg6 a Santa Maria, y me present al coro-
nel, que me recibi6 con much agrado; con 61 venia de
teniente coronel el antiguo capitin de Burgos senior
Urraiztieta. El 29 nos pas6 revista de inspecci6n el mismo
general Morillo, quien me trat6 con much deferencia.
Di6seme por asistente un viejo, llamado el tio Pedro,
de quien mis adelante tendr6 lugar de hablar.
Desde mediados de Diciembre hasta el 17 de Febrero
de 1815, estuvo la tropa acuartelada y vigilada para evi-
tar deserciones. Todos los dias se anunciaba la salida para
el siguiente.
Por fin, nos ibamos a dar a la vela; el navio capitana
hizo la serial; pero ya en movimiento los buques de la pri-
mera division, empez6 a bajar el bar6metro y i presen-
tarse sefales de pr6xima tormenta en el horizonte. Los
barcos que habian salido volvieron al puerto.
A las tres de la tarde se declare un furioso temporal que
ech6 i pique un falucho i nuestros ojos, y despu6s uno
de nuestros botes de pasaje, perdi6ndose muy pocas vi-
das. El huracin dur6 ocho horas, dejando estropeados i
muchos de los buques de la expedici6n.
Con febril celeridad se procedi6 i repararlos, quedan-
do listos el 16 de Febrero, fecha memorable en que di el
tiltimo abrazo a mi familiar.
A las ocho de la maiiana del 17, un especticulo con-
movedor, anilogo al de Trafalgar, se presenciaba desde
las murallas de Cidiz.
Diez y ocho buques de guerra y cuarenta y dos trans-
portes levaban anclas, obedeciendo i la serial del navio
San Pedro, poniindose en march en direcci6n al placer
de Rota, que esti a tres leguas de la ciudad.







MEMORIAL DE UN OFFICIAL ESPANOL 23

Millares de paiuelos se agitaban desde las azoteas des-
pidiendo i muchos series queridos, a quienes, con ligeras
excepciones, no habian de tornar a ver. A las diez de la
noche salimos del placer, y a la una perdiamos de vista
al faro de San Sebastian.
Componian esta formidable expedici6n los buques de
guerra siguientes: navio San Pedro, fragatas Efigenia y
Diana, corbeta Diamante, goleta Patriota, barca Gadita-
na, y doce caiioneras desarmadas; y los buques transpor-
tes que a continuaci6n se expresan: La Primera, San Ilde-
fonso, El Guatemala, Daoiz, Velarde, Ensayo, Eugenia,
Jdpiter, Cortes de Espahia, Numantina, La Vicenta, Sal-
vadora, La Palma, Socorro, San Francisco de Paula,
Providencia, Heroe de Navarra, San Pedro y San Pablo,
La Joaquina, Nueva Empresa, La Empecinada, San Ig-
nacio de Loyola, Los buenos hermanos, La Preciosa, San
Fernando, La Apodaca, La Elena, La Venturosa, La
Coro, La Pastora, La Gertrudis, La Arapiles, El Aguila,
La Parentela, La Union, La Piedad, La Carlota, San
Josi, Segunda Carlota, La Belona, San Enrique, San
Andres y La Alianza.
Los regimientos organizados que iban a bordo, ademis
de la artilleria 6 ingenieros zapadores, era los siguientes:
Dragones de la Unidn, Hdsares de Fernando VII, Ledn,
Barbastro, Victoria, Castilla y Legidn.
Mi hermano Manuel venia tambien en la expedici6n:
Jose Maria estaba en M6jico, hacienda la guerra a los in-
surrectos, y Frasquito en Lima, a bordo del navio Asia.
Cuando ya no veiamos mas que mar y cielo, presenta-
ba aquella escuadra un aspect imponente.
Desde el descubrimiento de America, ninguna tan nu-
merosa habia cruzado el Atlantico.
Sin novedad navegamos hasta el dia 25, en que al aso-
mar la aurora, di6 la serial el navio de estar al pairo.
En seguida se puso en facha y ech6 al agua un bote
con dos oficiales de A bordo, que empezaron i recorrer
todos los buques, tray6ndonos la infausta noticia de quo







24 RAFAEL SEVILLA

no ibamos al Rio de la Plata, como se habia dicho, sino a
Costa-Firme.
Asi lo preceptuaban los pliegos reservados de Su Ma-
jestad que se acababan de abrir en aquella altura.
General consternaci6n caus6 esta nueva. Todos sa-
biamos que en Buenos Aires y Montevideo los rebeldes
estaban divididos, que uno de sus bandos esperaba las
tropas del Rey, para pasarse i ellos y auxiliarlas, y que en
la Costa-Firnie, la guerra se hacia sin cuartel y con salva-
je ferocidad.
El general Morillo, comprendiendo el mal efecto que
habia de causar este cambio de itinerario, nos mand6 una
proclama entusiasta, recordando los laureles que habia-
mos obtenido en la campafia contra el frances, y manifes-
tindonos que debiamos alegrarnos de ir a un pais mis
cercano al nuestro.
A las tres de la tarde volvi6se a poner en facha el na-
vio capitana, dando la seal de que todos los buques uno
auno pasasen por su popa, encima de cuyo alcazar esta-
ban los generals con sus ayudantes de campo. Segin iba
efectuandose esta operaci6n, gritaba Morillo:
-jViva el Rey! iViva Espaia!
--iiVivaaa!!! contestaban los pobres soldados agitando
sus gorras en el aire.
Este acto solemne volvi6 la alegria y el entusiasmo a
los expedicionarios.
Al siguiente dia 26 nos sorprendi6 un gran temporal
que dispers6 a todos los buques del convoy. Al amanecer
del 27, ya calmada la tempestad, nos encontramos debajo
del pico de Teide.
Yo no divisaba mis que tres fragatas, y estas con sena-
les de averia: i las diez de la mafiana descubrimos muy
lejos el navio que habia rendido el trinquete: se estaba
componiendo con ayuda de la marineria de todos los de-
mis buques; i las cuatro de la tarde habian acudido alli
todos los barcos, except dos, la fragata Elena y el ber-
gantin Guatemala.







MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 25

Seguimos fastidiados con calmas chichas, que i veces
duraban tres dias.
El dia 2 de Marzo me toc6 ir a recibir la orden general
del ej6rcito, de lo que me alegr6 por ver al tio Pascual.
Conseguimos mi capitin y yo que el general nos diera
cuatro piezas de tela para hacer pantalones a la compa-
iia, regresando muy contents, aunque un tanto recelo-
sos al vernos en la inmensidad del mar en un bote tan pe-
quefio. El dia 19 del mismo mes tuvimos una gran fiesta i
bordo, con motive de ser los dias del armador del buque
y del capitan de la compaiia.
El 23 volvi de nuevo a tomar la orden al navio, el cual
hizo la seihal despues de las cuatro de la tarde.
La mar estaba picada: mi fragata, La Providencia, se
acerc6 lo mis possible: me meti en el bote con el capitin
del buque, Aguirre, y tres mariners; Pereira, capitin de
mi compaiia, nos acompaii6.
Tan pronto como nos separamos de la fragata, empez6
el bote a hacer agua: la achicaba Aguirre y gobernaba el
tim6n Pereira: al ponerse el sol legamos al costado del
navio que se sumergia, ya de un lado, ya del otro, con los
tremendous balances que daba: a mi me parecia que se
nos venia encima aquella mole. En esto, un official nos gri-
t6 con la bocina.
-No atraquen ustedes, que perecen: pasen por la popa.
Lo efectuamos con much trabajo, recogiendo una bo-
tella cerrada y lacrada, con un papel dentro, que nos bo-
taron i favor de un largo cordel, haciendonos serial de
que nos marchasemos en el acto.
Al virar hacia la fragata, notamos que 6sta se habia
alejado much, lo que nos acab6 de contristar.
La noche se iba haciendo 16brega.
Del buque no era possible que nos vieran.
Las irritadas y abultadas olas, tan pronto nos hacian
subir hasta las nubes como descender hasta el abismo,
desde donde no veiamos mas que un pedazo de enca-
potado cielo.







36 RAFAEL SEVILLA

Horroroso era star en aquel pequeisimo bote en me-
dio del Atlintico, y el horror se aument6 cuando obser-
vamos que el navio, tnico bajel que creiamos susceptible
de socorrernos, se alejaba viento en popa, dando unos
tumbos que parecia pr6ximo a volcarse.
Otros buques, cuyas negras siluetas veiamos un mo-
mento proyectarse en el horizonte, cuando nuestra em-
barcaci6n se encaramaba en la altisima espalda de una
ola, tambien seguian impasibles su silenciosa carrera.
Entretanto, el agua que penetraba en el bote iba en
aumento.
Aguirre, con la agilidad del marine que lucha por la
vida, echaba baldes afuera con la rapidez de una mi-
quina.
-Sevilla-grit6-, ayidame a botar el agua 6 somos
perdidos.
-Pero si no tengo con qu6-respondi conturbado.
-Con mi sombrero-dijo con una voz imperative que
revelaba impaciencia y fatiga a la vez.
Tom6, pues, su sombrero de cuero y empec6 a traba-
jar con toda la prisa que podia, procurando al mismo tiem-
po alargar una pierna y encoger otra, guardando un dificil
equilibrio para no caer en los tremendous vaivenes del
esquife.
Pereira iba imperterrito en el tim6n, mandando de vez
en cuando i los mariners que remasen aprisa.
Pasamos media hora de mortal angustia.
Gruesas gotas de sudor se desprendian de mi frente
sobre el agua que nos inundaba y que nunca conseguia-
mos agotar.
El capitan de la fragata estaba rendido; pero no cesaba
de echar agua al mar.
De pronto, se incorpor6 y tendi6 sus penetrantes ojos,
acostumbrados a ver a grandes distancias, por el negro
horizonte, en tanto que un golpe de mar nos llen6 casi
el bote de agua.
Yo me puse en pie tambi6n mirindole, pues crei que







MEMORIAL DE UN OFFICIAL ESPAROL 27

ya no habia esperanza y que era indtil trabajar mis.
-Bogad pronto, pronto, pronto-grit6-, y nosotros
botemos agua.
La fragata esti pr6xima.
Entonces redoblamos nuestros esfuerzos en una espe-
cie de fiebre.
Ni un par de bombs habrian sacado mis agua que el
barril del capitin Aguirre y su sombrero, que yo maneja-
ba.Por su parte, los mariners remaban con tanta rapidez
y fuerza, que el bote volaba ya por encima de las monta-
nas de aguia, ya por los precipicios. El capitin de ej6rcito,
Pereira, no despegaba los labios; pero gobernaba el ti-
m6n con incredible presteza.
-Gritad, birbaros--dijo Aguirre i los mariners,
cuando vimos el buque cerca, pero navegando a la ven-
tura sin distinguirnos;-gritad vosotros, que tennis asaz
fuertes los pulmones.
-ISocorro, socorro, que nos ahogamosi-vociferaron
varias veces los infelices.
El buque orz6 hacia nosotros.
-Loado sea Dios-exclam6 Aguirre, sin cesar de bo-
tar agua;-nos han oido.
Dos minutes despu6s oimos la voz del segundo de i
bordo:
-iNo atraquen, que se pierdenl
--Ya lo s--conte.t6 Aguirre.
Inmediatamente, mis de cien extremes de cuerdas ca-
yeron cerca de nosotros.
La tropa y marineria nos adoraban, y cada cual tiraba
algo para que nos asi6semos.
Los mariners del bote ataron uno de aquellos apare-
jos a la argolla de proa.
-Mire cada uno por si-mand6 el capitin-, y silvese
el que pueda.
Entonces, cada cual se agarr6 de lo que pudo.
Yo en un balance pude asirme de la cadena de la mesa
de guarnici6n, y subi, como un gato, i bordo.






28 RAFAEL SEVILLA
Los demas no s6 c6mo ganaron el buque, pero todos
se salvaron... jTodos? He dicho mal.
Pereira, con aquel valor temerario que le era peculiar,
habia querido ser el iltimo en salir del bote y, ya solo,
habia empuiado uno de los calabrotes arrojados; pero el
bote, falto de quien le achicara el agua, se sumergi6 tan
pronto como 1o abandonamos nosotros, quedando colga-
do y haci6ndose mil pedazos contra el costado de la
fragata.
Pereira recibi6 un golpe terrible.
-Vengan faroles i estribor-grit6 Aguirre,-y apro-
vechemos el pr6ximo balance.
Vino el balance, y entonces, a la luz artificial, vimos a
Pereira que no habia soltado el cabo; no sabia nadar, y
traia botas, levita military y espada.
-Esta privado del sentido. No tireis del cabo-excla-
m6 el capitan del buque,-que se desprende. IDios miol
jQuien lo salvaral
-Yo-grit6 una voz.
Y en el mismo instant vimos una especie de fantasma
que se lanz6 al mar.
-Nadie mas se tire-grit6 el capitan;-las victims
son ya dos.
En aquel moment una ola colosal llen6 el buque de
agua, barriendo los fragments del bote, pasada la cual,
vimos i un marinero asomar la cabeza por detras de la
liquid montafia.
Braceaba con un brazo, y con el otro hacia esfuerzos
para sacar un bulto a la superficie.
Le lanzamos infinidad de cuerdas. El naufrago se aga-
rr6 de una con la unica mano que traia libre, y haciendo
luego un esfuerzo supremo sac6 a flor de agua la parte
superior del livido cuerpo de Pereira.
-Tirad del cabo sin miedo-grit6,-que yo no me
estrello ni suelto al capitan.
Mas de cien robustos brazos empezaron i tirar. Una
ola le impulse contra el buque; pero 61, parando el golpe







MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 29

con sus pies, empez6 a dejarse suspender, trayendo en el
brazo izquierdo a Pereira, como una madre a su nifio. Al
Ilegar a la obra muerta, el salvador y el salvado fueron
cogidos y recibidos en triunfo.
Pereira no daba seiales de vida.
-Soltadle-dijo el capitin,-y que un hombre de
fuerza le suspend por los pies.
Un forzudo marinero trat6 de hacer aquella operaci6n,
pero no le ayudaba su pequefia estatura.
-A ver, yo lo har--exclam6 el que lo habia recogido
del mar;-y aquel hombre, que era un gigante de atl6tica
musculatura, lo levant6 en el aire como un polio.
El agua sali6 a borbotones de la boca del niufrago.
Hecha esta oneraci6n, se le llev6 & su cama, donde en
breve exhal6 un prolongado suspiro.
En seguida, fren6ticos de content, fuimos abrazando
uno a uno al que lo habia salvado.
Era 6ste un marinero ruso, de talla colosal y fuerzas
hercuileas, de ancho pecho y de mufiecas tan anchas y
nervudas, que & su lado habrian parecido de dama las
mias.
Cuando nosotros le estibamos hacienda estas carifio-
sas demostraciones, sin darle tiempo a que se fuera i
quitar la blusa y el pantal6n, empapados, sali6 del cama-
rote de Pereira el capitan Aguirre.
-Sefiores-nos dijo con voz solemne,-el capitin Pe-
reira ha vuelto en si y ha recobrado el sentido. La acci6n
heroica de este valiente extranjero que nos acompaiia es
digna de loa y de recompensa. Pero antes que darle i 61
las gracias debemos darselas fervorosas A la Santisima
Virgen, que nos ha salvado A todos, y muy particular-
mente a Pereira, per un milagro visible de su Hijo Divi-
no. Padre capellin-afiadi6 dirigiindose al del buque,-
necesitamos orar; dirijanos usted, y de rodillas todo el
mundo.
Inmediatamente nos hincamos sobre cubierta. El sacer-
dote empez6 A rezar el rosario, y nosotros i seguirlo.






30 RAFAEL SEVILLA

Era cosa digna de ver aquellos hombres atezados orar
con tanto fervor. Por mi parte, puedo decir que jams
con tanta devoci6n reci.
Terminado aquel acto, tan sencillo como imponente,
nos retiramos i nuestros camarotes.
Al siguiente dia, Pereira estaba bastante mejor; s61o le
molestaban algunas contusiones que habia recibido y el
consiguiente estropeo.
Nosotros hicimos una gran comida en celebraci6n del
fausto suceso, poniendo al marinero ruso de president
de la mesa.
El capitin le dispens6 de todo servicio por ocho dias,
y Pereira le mand6 dar la mitad del dinero que llevaba.
El dia 2 de Abril vimos tierra, la isla de Tobago, segin
decian, que el dia 3, ya entrados en el mar Caribe, deja-
mos a popa.
Al anochecer divis6se un pequeio buque, que result
ser una balandra inglesa. Forz6 la vela el navio y la al-
canz6 al moment, mandandole que fuese i su costado
para que no diese aviso de nuestra presencia a ninguna
tierra pr6xima.
Pero la madrugada del 4 tuvo la torpeza de atravesarse
por la proa de aquel, siendo en el acto pasada por ojo,
no salvandose de sus tripulantes mas que uno, que se
agarr6 de los obenques del baupr6s.
En la misma mafiana descubrimos una goleta que trat6
de huir, pero le di6 caza la Efigenia; y viendo que se ne-
gaba a detenerse, le tir6 un cafionazo que le llev6 un palo
y una parte de la obra muerta. En este estado sigui6 al
convoy.
El dia 5 present6se a nuestra vista la alta cordillera de
montahas de Costa-Firme, derivaci6n de Los Andes.
A las cinco de la tarde fonde6 toda la escuadra en
Puerto-Santo, arbolando la bandera inglesa. Ya estibamos
en el Nuevo Mundo.
Tendiendo una vista por la playa, s6lo una casita dis-
tinguiamos a lo lejos.






MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 31

Una falua que mand6 A tierra el navio regres6 i las
doce de la noche tray4ndonos la noticia de que estaba en
Cardpano el brigadier Morales, comandante de una co-
lumna espaiiola, compuesta de leales venezolanos, que
marchaba a apoderarse de la costa de Giliria.
Tambien recibimos alli la mala nueva de haber muerto
en la acci6n de Urica el heroico brigadier Boves, coman-
dante general de las tropas reales.
A las siete de la maiiana siguiente levamos anclas y se-
guimos navegando i sotavento a la vista de la costa; al
pasar por delante de Car6pano, pequefio pueblo que pa-
recia una taza de oro desde el mar, vimos dos cerros cir-
cunvecinos cubiertos de gente; arbolaron en el fuerte el
pabell6n espafiol, tiraron algunos caiionazos en serial de
salva, y vino a bordo una balandra con el brigadier Mo-
rales y otros jefes y oficiales, para ponerse i las 6rdenes
del general Morillo.
De la entrevista que celebraron sali6 el proyecto de ir
a tomar la isla de Margarita, situada i unas siete leguas
de distancia.
El brigadier Morales pidi6 permiso para embarcar un
batall6n de negros zambos, que era el terror del enemi-
go, lo que le fu6 concedido. Pasamos la noche al frente
de aquel poblado.
Ya en movimiento para Margarita, encontramos dos
fragatas de guerra exactamente iguales i las nuestras,
tambi6n con bandera inglesa.
Se las reconoci6, y resultaron ser, en efecto, de la real
marina britanica, que durante la noche se habrian metido
entire nuestros buques para olfatear lo que pasaba. Nues-
tro general mand6 por medio de la bocina al comandante
de una que fuese bordo del navio.
Lo verific6 6ste, y Morillo le dijo imperativamente que
si en el t6rmino de tres horas no abandonaban el convoy,
se veria en el sensible caso de echar i pique las fragatas
extranjeras. A las dos de la tarde se alejaban con rumbo
i las Barbadas.






32 RAFAEL SEVILLA

Durante la noche notamos continues relimpagos que
Srasgaban a cada instant la atm6sfera, lo que no dej6 de
alarmarnos; pero el Sr. Arteaga nos tranquiliz6 diciendo
que el fen6meno era natural en aquella altura.
Algunos indios desnudos nos acompaniaban en sus pi-
raguas, quienes se ponian muy contents cuando les ti-
rabamos galletas y botellas de ron.
















CAPiTULO II

LA ISLA DE MARGARITA



A las seis de la mariana estibamos frente al fuerte y
pueblo de Pampatar, principal puerto de la isla de Mar-
garita.
Toda ella estaba dominada por los insurgentes, al man-
do del feroz Arismendi y de Bermldez.
El fuerte iz6 la bandera espafiola; pero el general Mo-
rillo no quiso que ninguno de sus buques se pusiese i
tiro de cafi6n; s6lo consinti6 en que la fragata Diana
diese una bordada sobre el pueblo, manteniendo mien-
tras tanto el resto de la escuadra en facha.
Tan pronto como la fragata estuvo cerca, se la hizo
fuego desde el fuerte. Lo mis extrafio era que 6ste no
s6lo seguia ostentando el pabell6n espafiol, sino que
usaba el mismo plan de sefiales que habiamos nosotros
adoptado.
La Diana lanz6 una andanada sobre el fuerte. Inme-
diatamente vimos multitud de gente que salia corriendb
del pueblo.
En la playa distinguimos varado el casco de un buque
grande, en el cual reconoci6 Aguirre, A favor de su an-
teojo, los restos de nuestro bergantin Guatemala, el que'
se habia separado de nosotros con el temporal cerca de
Canarias (1).
(1) La Diana se nos habia incorporado despues.
3







34 RAFAEL SEVILLA

Sin duda lo habian engafiado, como se habia tratado de
hacer con nosotros, y los de su tripulaci6n y tropa quizas
habian sido degollados. Entonces nos explicamos c6mo el
enemigo habia aprendido nuestras sefiales.
Fondeamos a sotavento fuera del alcance de los pro-
yectiles del fuerte.
Amaneci6 el dia 8: la playa estaba cubierta de infan-
teria y caballeria, fuerzas que fueron dispersadas por el
fuego de metralla y granada, que sobre ellas lanzaron
nuestras canoneras.
El dia 9 se puso a tiro de fusil de tierra la fragata Efige-
nia, y desde su costado hasta la playa se form con todas
las cafioneras encadenadas una especie de puente, para
facilitar el desembarco.
Quiso impedirlo el enemigo, que se present, numeroso
y tenaz; pero tuvo que ceder un tanto ante la continue
Iluvia de metralla que sobre 61 descargaba la fragata.
Obedeciendo la orden del general en jefe, empezaron i
trasladarse a la Efigenia las compafias de cazadores de
todos los cuerpos, el batall6n del general y veinticinco
hombres con un subalterno de cada buque, para former
la reserve. Toc6me ir a mi con el piquete de mi buque,
habiendo pasado toda la noche apiiiados en la fragata; al
ser de dia desembarcamos bajo un vivisimo fuego que se
nos hacia desde un bosque vecino.
Ya en tierra, formamos tres columns: la mia, compues-
ta del batall6n citado, la de los cazadores y la tercera de
los piquetes de reserve. Anduvimos con el arma i discre-
ci6n hasta el pueblo que encontramos abandonado, y i
paso de carga subimos al cerro en que estaba situado el
fuerte.
Algunos artilleros que habian quedado en 61, nos dis-
pararon unos cuantos metrallazos, echando i correr en
seguida. Ya en nuestro poder el fuerte, los de la reserve
nos retiramos A nuestros buques respectivos.
Habian cesado los fuegos del bosque.
Un official insurgente se present al comandante Reina,








MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 35
manifestindole en nombre de los rebeldes que todos esta-
ban dispuestos a rendirse a discreci6n, siempre que les
fuesen perdonados sus pasados yerros.
Di6se parte de esta proposici6n al general Morillo,
quien al moment concedi6 el indulto, i condici6n de
que no hubiese sido muerto ninguno de los tripulantes
del Guatemala, y que le fuesen todos entregados sanos y
salvos. Asi lo hicieron los rebeldes; nuestros extraviados
compaiieros volvieron & abrazar a sus amigos.
El dia 11, ya instalado Morillo en la ciudad de la Asun-
ci6n, capital de la isla, sita a unas dos leguas de la playa,
se le present el sanguinario Arismendi.
El hip6crita, lo primero que hizo fu6 caer de rodillas
delante del general, derramando ligrimas de arrepenti-
miento, segin 61, de cocodrilo, segiin el veteran y valien-
te brigadier Morales.
-Seior-le dijo entire sollozos-soy un hijo pr6digo,
que vuelve temblando a tocar i la puerta del hogar pa-
terno. Yo he sido un malvado, lo confieso; pero prometo
i V. E. que si me concede la vida que le imploro, la de-
dicar6 enter en lo adelante al servicio de Espaia, mi
amada madre patria, con la cual he sido hasta ahora tan
ingrato como adicto y fiel le he de ser en lo que me rest
de existencia. Perd6n, mi general, perd6n.
-Levintese usted-contest6 Morillo-, que el Rey
tiene el coraz6n mis generoso que sus enemigos.
En los ojos del brigadier Morales, que estaba present,
brill6 un relimpago de ira mal comprimido por los debe-
res que impone la discipline.
-Mi general-dijo apuntando con el indice al famoso
cabecilla, que permanecia arrodillado-; mi general, no
haga usted semejante cosa. Ese hombre que tiene usted
i sus plants no esti arrepentido; le esti engaiiando i
ousted miserablemente. Ese hombre que ve usted arras-
trindose como un reptil, no es hombre, es un tigre feroz,
salido de las selvas 6 del infierno. Esas lagrimas que
vierte son de cocodrilo; sus protests son ardides y sus







36 RAFAEL SEVILLA

promesas mentiras. Con esa misma lengua con que ahora
pide perd6n ha mandado el miserable quemar vivos a
q'uinientos pacificos comerciantes espaiioles, vecinos que
eran de Caracas y La Guaira: los que consiguieron esca-
par de la hoguera fueron asesinados a lanzazos, yendo
este general... de salteadores a la cabeza de los verdu-
gos, cuyos brazos no hacian mas que ejecutar su barbaro
mandate.
Aquellas victims, padres de familiar, los mas, no te-
nian otro delito que haber nacido en la Peninsula: no
habian torado parte alguna en la guerra, y fueron sa-
cados i la fuerza de sus tiendas, arrebatados detras de
los mostradores, robados por este infame, y luego muer-
tos de la manera salvaje que he dicho: en nombre de
sus manes, mi general, yo pido que se haga justicia;
que se castigue ejemplarmente como marcan las leyes,
no al insurgente, sino al reo de delitos comunes que
ban estremecido de horror a los mismos insurrectos de-
centes.
-No importa-contest6 el general;-con todo eso, le
perdono; asi quedari mis obligado, y comprenderi cuin
sincere y grande tiene que ser su arrepentimiento para
que iguale a mi generosidad. Arismendi, levintese, con-
suelese y sea leal en lo adelante con esa naci6n hidalga,
a quien le debe una segunda vida.
El cabecilla se levant y sali6 echando una mirada de
odio reconcentrado sobre el brigadier.
-Mi general-le dijo Morales i Morillo,-desde ahora
le predigo que fracasari usted en su expedici6n. Al de-
cretar usted el indulto de Arismendi y demas cabecillas
que alberga esta isla, ha decretado usted la muerte de
millares de peninsulares y de venezolanos leales que por
ellos han de ser asesinados. En Margarita estaba concen-
trado todo el veneno que le quedaba a la insurrecci6n;
todo el resto del pais esta casi pacificado, y si se hubiera
entrado a sangre y i fuego este nido de pirates, arrasando
con esta isla maldita, refugio de todas las hienas rebel-







MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 37

des, no se propagaria de nuevo la insurrecci6n. Bermfi-
dez se ha fugado con 300 hombres. Arismendi no tar-
dari seis meses en reorganizar sus fuerzas; y esta misma
isla que hoy podria haberse sometido realmente en dos
dias, costara luego i Espafia arroyos de sangre domi-
narla de verdad. La political bondadosa y suave esti
buena para los tiempos de paz; en los de guerra se tra-
duce siempre por debilidad y da aliento a los indeci-
sos. Mi general, se pierden estos dominion para Espafia
y usted pierde su fima de sabio politico y valiente mili-
tar si sigue usted ese sistema que acaba de inaugurar
en la Margarita.
-Seior brigadier, no le he pedido a usted consejos
-contest6 algo irritado Morillo.
-Es verdad, mi general, y en lo adelante me absten-
dr6 de darselos. Me queda, en cambio, la satisfacci6n de
haber cumplido con un deber de conciencia; y tal vez la
historic, al consignar en sus paginas el fracaso de la gran-
de expedici6n de Morillo, consagre una linea i explicar
que hubo un espafiol integro, conocedor del pais y de
sus habitantes, que desde el principio sefial6 lealmente a
su general los peligros i que una mat entendida lenidad
le exponia: se dira que V. E. fu6 vilmente engaiado, pero
no que lo fueron los veterans del ej6rcito de Venezuela.
El tiempo, mi general, el tiempo y la historic diran cuil
de los dos se equivoca (1).

(1) El tiempo y la historic, en efecto, dieron la raz6n al brigadier
Morales. Torriente dice asi en su Revolucidn Hispano-Americana,
tomo II, pag. 164. Las ideas del general Morales eran terrible, por
cierto; y aunque estamos muy distantes de complacernos con las esce-
nas sangrientas, tal vez hubiera sido mAs util a la misma humanidad
que se hubieran Ilevado a efecto sin alteraci6n. La amputaci6n de un
brazo muchas veces salva i todo el cuerpo de la muerte. Si aquella
isla hubiera quedado destruida por los cimientos, parece lo mis pro-
bable que habia expirado para siempre el genio del mal. Si este punto
hubiera quedado inhabitado y desierto, no se habria visto desplegar
en el al aiio siguiente tanta ferocidad y barbaric contra los valientes
europeos que hubieron de pasar a apaciguarla, hallando por pago de






38 RAFAEL SEVILLA

Desde aquel dia qued6 profundamente resentido el
brigadier Morales con el general.
Tan pronto como entire los rebeldes fu6 pbiblico que
Arismendi habia tenido la audacia de pedir el indulto y
que lo habia logrado, se fueron presentando todos los
pajaros de cuenta, que eran muchos, obteniendo igual
gracia.
Solamente a un sevillano que habia sido comandante
de caballeria en el ej6rcito de S. M., y que se habia pa-
sado al enemigo, no perdon6 el general Morillo, habi6n-
dolo mandado con un par de grills al navio, para for-
marle causa, pues habia sido muy sanguinario con sus
mismos compatriotas.
E! dia 15 fui i tierra, acompafiado de un sargento y
various soldados, con el objeto de comprar algunas piezas
de lienzo para la compaiiia, por encargo del capitin
Pereira.
Eran las cuatro de la tarde. Entonces todo me lamaba
la atenci6n, y lo primero en que la fij6 al entrar en el
pueblo fu6 en una negra que estaba entire una especie de
grandes y espinosos cardos; primera mujer que vi en
America y cuya figure me qued6 desagradablemente im-
presa en la memorial.
Estaba desnuda; s61o tenia un taparrabos de trapos as-
querosos en torno de la cintura; tenia en brazos un chi-
quillo sucio del mismo color, montado sobre el cuadril,
con una piernecita atras y la otra adelante, y sujeto por
uno de los brazos de la madre: el pelo erizado de aquella
mujer, sus miembros demacrados y su desaseo me hicie-
ron volver la cara de puro asco. Parecia la estampa de la
herejia.

sus generosos sentimientos una muerte cruel, acompaiiada de todas las
angustias y padecimientos que la hacian mas horrible. Si aquella ma-
driguera de la maldad y de la perfidia hubiera desaparecido de sobre
la superficie de las aguas, no habriamos visto tantas veces salir de
ella las furias revolucionarias i asolar las inmensas regions del Con-
tinente.-N. del A.






MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 39

En el pueblo no encontramos gente, ni tiendas, ni casa
con puertas, ni nada: todas habian sido quemadas. Unos
oficiales que encontramos debajo de un irbol se echaron
i reir A carcajadas cuando supieron la comisi6n que nos
habia dado el capitin. Volvimos i bordo tristes y cabiz-
bajos.




















CAPITULO III

UNA DESGRACIA



El 18, al mediodia, di6 el navio orden para darnos
a la vela. A nosotros se nos mand6 ir a la isla de Coche
para hacer agua, si la necesitibamos, y lo mismo a los
demas buques que careciesen de ella.
El general Morillo y demas oficiales salieron el 20 para
Cumana en la Efigenia, dejando en la Margarita dos com-
pafiias de Barbastro y unos cuantos dragones de guar-
nici6n.
La mayor parte de los buques se dirigieron a la isla de
Coche.
Mi fragata, por no necesitar agua, se rezag6, llegando
el 21 por la maiiana y anclando A unas cuatro millas de
tierra.
El navio San Pedro venia detris, para ir recogiendo
a todos los buques, y fonde6 muy cerca de nosotros, de-
lante de dicha isla de Coche, teniendo a la proa dos
6 tres lanchas caiioneras.
A las cuatro de la tarde notamos much confusion
a bordo del San Pedro y que nos hablaba con bocinas.
En el tope de proa oimos serial de motin y que muchos
individuos se tiraban al agua y se trasladaban i nado
i las caioneras: algunos se descolgaban, para que los
auxiliasen, por el cable de proa, logrindolo unos y pere-
ciendo otros.






42 RAFAEL SEVILLA

Inmediatamente echamos una lancha al mar, en la que
nos metimos dos oficiales y un piquete de soldados arma-
dos de fusiles para ir al navio i sofocar la rebeli6n.
Pero cuando ya nos alejabamos, asom6se Pereira por
la popa y nos dijo que nos volvi6semos, pues lo que
habia i bordo del San Pedro no era motin, sino fuego.
Efectivamente, al subir a nuestro buque ya se divisaba
muy bien el humo salir del navio, y distinguiamos a sus
infelices tripulantes que angustiosamente nos pedian so-
corro.
Desde arriba se tiraban muchos i los botes, que esta-
ban llenos de soldados, quienes, con ese egoismo que
produce el temor a la muerte, recibian con la punta de
las bayonetas y de las lanzas i los que saltaban. Entonces
echamos al agua todos nuestros botes, que dieron dos
viajes, salvando unos 70 jefes y oficiales y de 300 a 400
individuos de tropa y marineria.
Entre los que trajimos, vino el mayor de la escuadra,
Santibafiez, en camisa; el mayor de mi regimiento y el
edecin del general Villavicencio; todos venian en mangas
de camisa, y los mejor librados, con lo encapillado.
En la Providencia ya no cabiamos sino en pie y apre-
tados como sardinas. El resto de la escuadra, aunque dis-
tante, not6 tambien este desgraciado accident y mand6
sus botes a todo remo; pero los mis no llegaron A tiem-
po, y otros se detuvieron ante los cafiones, que se dispa-
raban solos, lanzando sus balas y mortifera metralla, por
lo que a unos y otros nos fue impossible terminar el sal-
vamento.
A bordo mismo estabamos en inminente peligro, con
cuyo motivo tom6 el mando de la fragata su propietario
y expert marine el bizarre Arteaga.
Colocado junto a la cania del tim6n, grit6 con voz de
mando imponente, i la que era impossible resistir:
-ISilencio! IDos mariners con hachas al pie de los
cables iDesplegar velasl
Una comisi6n de personas visible le fu6 a suplicar que







MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 43

mandase a cortar los cables para que se alejase de alli la
fragata.
-Mi deber es permanecer aqui-dijo,-y ninguna con-
sideraci6n es capaz de separarme del camino del deber.
Rechazada perentoriamente la petici6n, enviaron al
capellan Cabafias, que le rog6 por el amor i Dios y al
pr6jimo no expusiese tantas vidas.
-Padre-le respondi6-tengo botes en la mar que
esperan un moment en que la artilleria los deje aproxi-
marse al navio para recoger a los desgraciados que van a
morir achicharrados: mientras haya esperanza de salvarlos
no me muevo de aqui: yo soy el primero en exponer mi
vida, y nadie tiene derecho a regatear la suya. Viyase
usted a rezar por los que han muerto y por los que mori-
ran dentro de pocos minutes.
Mas de media hora permanecimos alli sufriendo el fue-
go que nos hacia el navio.
Despues observamos que las llamas habian ya subido
al palo de mesana y que devoraban sus jarcias.
Entonces, y s6lo entonces, oimos la tonante voz de
Arteaga gritar:
-jPiquen cuerdas! IDerriben a popal
Asi se ejecut6 por los muchos brazos inteligentes que
teniamos a bordo.
La fragata empez6 i navegar A toda vela; pero no ha-
bian pasado mas que diez y ocho minutes, cuando ya i
cierta distancia del buque incendiado, vimos sobre el
navio como un relampago inmenso, indescriptible, des-
puts una colosal masa negra y roja que se elev6 como el
crater de un volcan i las nubes, luego un ruido espantoso,
prolongado, inaudito.
La mar tembl6, las aguas se arremolinaron en forma de
las olas conc6ntricas.
Una especie de nube cual globo gigantesco que rasg6
los aires, pareci6 amenazar al cielo y aplastar la tierra.
Alrededor del punto en que habia estado el navio no se
veia agua, sino negro humo.







44 RAFAEL SEVILLA

-Seiores-exclam6 Arteaga, cuando hubo cesado el
ruido de la explosi6n.-Dios ayude i los que han muerto:
roguemos por sus almas y demos gracias i la Providencia
por nuestra salvaci6n, casi milagrosa... Ahora, pidamos i
Dios que nos libre de la nube.
--ZQue es la nube?-pregunt6 un capitan.
-La nube que se nos viene encima son caniones, fusi-
les, balas, palos, cadaveres y mil otros cuerpos pesados
que nos aplastaran si caen sobre nosotros.
Y era asi: segtin se iba abriendo la nube caian en ella
cuerpos negros que se sumergian con grande estrtpito en
el agua: nuestra fragata tuvo la suerte de que ninguno de
aquellos fragments cayese a su bordo, pero si muy
cerca: del navio no se veia mas que el baupr6s fuera del
agua.
Pasamos la noche dando vueltas, sin poder fondear,
por haber perdido las anclas y no tener mas que una en
el fondo de la bodega. Al amanecer se reuni6 con nos-
otros el convoy que habia estado haciendo aguada.
Una vez reunidos, se hizo el transbordo de la gente que
teniamos en la Providencia, distribuyendola entire todos
los demas buques. Como la mitad de los salvados esta-
ban desnudos, les abrinos nuestros baules para que se re-
mediaran de lo indispensable.
El buen Arteaga sac6 dos enormes cofres llenos de
ropa de pafio de much costo: today la reparti6 sin que-
darse con una prenda.
Al mediodia supimos que habian perdido la vida en el
navio dos oficiales y treinta y seis soldados y mariners,
entire ellos el musico mayor de mi regimiento, un plati-
llero y un gastador, habiendose encontrado a uno de los
oficiales, Ilamado Santa Maria, hecho un carb6n sobre el
agua.
Comparativamente, much mayores fueron las p&rdidas
materials que sufrimos con la quema del navio. Ademis
del buque, que era excelente, fueron i parar al fondo del
mar 600.000 pesos del Ejercito y 500.000 de la Marina







MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 45

en efectivo, un magnifico tren de artilleria de campana y
de plaza, 8.000 fusiles 6 igual nimero de monturas, espa-
das y pistolas; 8.000 vestuarios completes de paiio, infi-
nidad de tiles de ingenieros, 4.000 quintales de p6lvora,
un sinnimero de bombas, granadas y balas, y todos los
equipajes de los jefes y oficiales y otros articulos de va-
lor que seria cansado relacionar.
El dia 23 Ilegamos i Cumana, donde desembarc6 el
regimiento de Barbastro y parte de los dragones de la
Uni6n.
El 27 tuve el gusto de pasar i ver a mi hermano Ma-
nuel, que habia sido nombrado capitan de aquel puerto:
juntos fuimos a saludar al tio Pascual.
El mismo dia me entr6 un malestar general: me dolian
todos los huesos; sentia en mi cabeza una especie de ma-
reo, y i las pocas horas experiment una fiebre intense.
Mi tio y hermano se alarmaron, porque creyeron que
tenia el v6mito.
Pero la patrona, sefiora anciana y entendida, les mani-
fest6 que yo tenia una enfermedad muy conocida en el
pais con el nombre de bicho, la cual consumia en breves
dias al paciente, si a tiempo no se la curaba por los me-
dios, bastante brutales, que ella indic6.
A ellos me someti, y al siguiente dia me encontraba
much mejor; estaba d6bil y estropeado, pero con unas
ganas de comer extraordinarias.
El 29 me despedi de mi hermano y regres6 a bordo,
en donde mis companeros se asombraron de verme tan
pilido y extenuado en un dia de enfermedad.
Enterados del mal y de la receta, de la que los limones
formaban la base, se proveyeron de gran cantidad de ellos
por si les atacaba el bicho.
Nos dimos a la vela el 3 de Mayo para La Guaira, que
esta a 45 leguas, habiendo llegado toda la escuadra el 6,
por la noche, sin novedad.
Desembarcamos el 8, entire las fuertes olas que suelen
batir siempre aquel puerto, no sin haber manifestado







46 RAFAEL SEVILLA

antes nuestro agradecimiento al maestre don Jos6 Arteaga
y al capitin Aguirre, de quienes nos despedimos con-
movidos.
Una seiora muy patriot que habia en La Guaira, la de
Erasos, nos aloj6 a todos los oficiales, recibiendonos con
alegria y obsequiandonos con una espl6ndida cena.
El dia 8, a las cuatro de la maiiana, emprendimos nues-
tra march para Caracas. A cada official se le di6 una
mula; pero estas cabalgaduras las cedimos i los soldados
enfermos. El camino hasta Caracas es de cinco leguas: la
mitad se anda subiendo, y la otra mitad bajando.
En la cumbre hay un frio manantial, donde apagamos
nuestra sed; luego supimos que aquella agua hacia dafio.
Todos ibamos de riguroso uniform, menos muchos sol-
dados que, habiendo perdido su ropa en el navio, lleva-
ban pafiuelos en la cabeza, en vez de sombreros.
Con el objeto de lucir mis pies andaluces, yo me habia
puesto unas botas que me oprimian much; al liegar, ape-
nas si podia andar. Pero esta incomodidad la olvid6 al
entrar en la bella ciudad de Caracas.
Sus calls, azoteas y balcones, estaban atestados de
gente que nos vitoreaba y aclamaba con vivas a Espaiia,
al Rey y al Ej6rcito. Gallardas j6venes, lujosamente ves-
tidas, nos daban hurras, saludandonos con sus pafiuelos,
como si fuCsemos Mesias.
Aquella recepci6n nos colm6 de entusiasmo. Por mi
part, no senti mis botas hasta que, ya concluido el acto,
me retiraba a mi alojamiento.
Entonces, tuve necesidad de apoyarme en mi viejo
asistente, el tio Pedro, para ganar la casa i que se me
habia destinado. Afortunadamente era ya de noche, y los
ojos de fuego de las caraquefias no escrutaban mis movi-
mientos.
Me hosped6 junto al puente de San Pablo, en casa de
un isleiio, honrado comerciante, llamado don Jos6 Ro-
driguez.
El dia 9 no pensaba levantarme, tanto era el estropeo;








MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 47

pero un temblor de tierra se encarg6 de echarme fuera de
la cama.
Entonces, ya me fui precise ir en cuerpo de jefes y ofi-
ciales a saludar al general Cajigal, al Arzobispo y a otras
autoridades.
El 10 lleg6 el brillante regimiento de Victoria, obte-
niendo igual acogida que nosotros, y el 11, dos escuadro-
nes de Fernando VII desmontados.
El resto de la expedici6n habia seguido, al mando del
brigadier Pereira, a Panama, para de alli diligirse a Lima.
El batall6n de cazadores del general, habia sido enviado
a Puerto Rico, en relevo del fijo de aquella isla, destinado
i Costa-Firme.
Pocos dias despues entr6 en Caracas el general Mo-
rillo, por entire las extensas filas que formaba la tropa,
haciendole los honorees de ordenanza, y seguido de un
lucido acompafiamiento; venia a pie y con el entrecejo
contraido y caido el labio, signos evidentes de que estaba
de malisimo humor.
Inmediatamente mand6 montar los htisares en los pri-
meros caballos que se encontrasen, y que todas las tardes
hiciesemos ejercicios y simulacros.




















CAPITULO IV

MIS PRIMEROS SERVICIOS EN VENEZUELA



El dia 12 recibi6 parte el general de que se habian del
sertado dos soldados de mi compafifa.
-Que los busquen y traigan los oficiales de esa com-
pafiia-dijo-y si no dan con ellos, yo sabr6 exigirles la
responsabilidad en que han incurrido.
Asi que supimos esta orden, entire el capitin, el sar-
gento primero y yo, logramos coger uno en una hacienda
que estaba i un cuarto de legua de la ciudad. Se partici-
p6 este hallazgo al general, creyendo nosotros que esto
bastaria para demostrarle nuestra diligencia, y se le hizo
saber que el otro soldado no habia subido a Caracas, por
lo que crelamos habria conseguido fugarse en La Guaira.
-Pues que vaya un subalterno i buscarlo acto con-
tinuo-mand6 S. E.
Yo fui el designado para esta comisi6n.
La noche del 13 en que iba i partir con un piquete, me
llam6 el general. Estaba con 61 mi tio Pascual:
-La comisi6n de usted es dificil-dijo-; s6 que el do-
sertor fu6 marinero: ya se habri metido en algdn buque.
-No importa-interpuso mi tio-; yo dar6 una orden
para que, con el auxilio de todos los capitanes de buques,
se registren cuantas embarcaciones est6n en el puerto.
-Pues venga usted mahiana temprano por su pasapor-
te-aiiadi/ Morillo, dirigi6ndose i mi.
4







50 RAFAEL SEVILLA

Hasta las ocho de la maiiana siguiente no pude ponerme
en camino, por haberse dormido el general, que debia
autorizar el pasaporte.
Llegui i La Guaira tarde, indispuesto i causa del agua
que habia bebido en la cumbre. Mand6 i los soldados
dejasen los morriones y las casacas A la entrada de la po-
blaci6n y que me siguiesen i distancia de dos en dos,
para no ahuyentar la caza.
Es verdad que no tenia yo esperanzas de dar con el de-
sertor; pero queria hacer todas las diligencias posibles, A
fin de vitar la vergiienza de presentarme sin 61 al general.
Recorri varias tabernas y bodegones de La Guaira, lle-
nos en su mayor parte de mariners y borrachos: i la
quinta en que me meti, tuve la dicha de ver i mi hombre
con un vaso en la mano.
Al moment me clav6 la vista, me reconoci6, tir6 el
vaso y trat6 de huir saltando i la parte adentro del mos-
trador; mas en el mismo instant le descargu6 un planazo
en el bombro, i tiempo que dos de mis nlmeros le po-
alan sus bayonetas al pecho.
Se entreg6 sin resistencia, y lo llev6 al gobernador,
quien, despues de darme el recibo, 1o mand6 i las b6ve-
das. Aloj6me en casa del rico comerciante don Jos6 Les-
camendi, quien me suministr6 un remedio para curarme,
encontriadome restablecido al dia siguiente, en que re-
gresk i Caracas con el preso bien seguro. Al presentarme
con 61 al general, exclam6 6ste:
-Sevilla trade al desertor; iqu6 fortunal
Y dirigikndose i 61, di6 un fuerte pufietazo en la mesa:
-Picaro-le dijo--por que te has desertado? Te fu-
silo (1).
A los trees dia salieron los generals panr Santa Marta,
via de Valencia y Puerto Cabello, levindose varias fuer-
zat con objeto de poner sitio i Cartagena, que estaba
por le insurgentes.
(1) No pudo ser fusilado, porque no me Ie habia ldo la ordmanza.
pwro feA i pridio.






MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 51
El coronel Calzada debia recorrer los lanos con su
division de soldados del pais, batir i las partidas rebel-
des que habian vuelto i presentarse por alli, atravesar los
valles de Cicuta 6 internarse luego en el reino de Nueva
Granada, para cooperar i la rendici6n de la fortisima pla-
za objetivo de todas las operaciones.
Yo me qued6 en Caracas. Toc6me alli la defense de
un soldado del regimiento de Diego Gorbilla. Era deser-
tor convict y confeso, y por mas que me devan6 los se-
sos buscando circunstancias atenuantes, no pude evitar
que el consejo le condenase i la fltima pena.
Hablibame el infeliz de su madre y de sus hermanas,
que tenian en 61 todas sus esperanzas, y me partial el co-
raz6n verle morir en la flor de su edad. En esto se recibi6
la noticia de que el Rey habia ascendido a Morillo i te-
niente general.
Le escribi un memorial, pidi6ndole la vida de mi de-
fendido, en albricias de su ascenso y por estar pr6ximos
los dias del monarca, que tan justamente acababa de pre-
miar sus servicios. Di la mitad de mi paga i un Ilanero
del pals que andaba mis que un caballo, y le dije:
-Estamos i 28; el 31, i las seis de la mailana, seri fu-
silado mi defendido si usted no viene antes con la res-
puesta. Le confio su vida. Si es perdonado y el indulto
no Ilega i tiempo, sobre la conciencia de usted caeri su
sangre.
-Vendr6 antes-contest6-; hay 44 leguas de ida y
vuelta. Tengo tiempo de sobra para andarlas, y las an-
dar6.
En efecto, cumpli6 su palabra el buen pe6n. La noche
antes de la ejecuci6n se present en mi cuarto con un
pliego lacrado para el capitin general Mox6. Se lo llev6
inmediatamente. Asi que lo hubo leido, me dijo:
-El general en jefe ha indultado al reo que esta en
capilla. Digaselo usted al coronel y que extienda las 6r-
denes que procedan.
Volk i casa de aquel jefe, quien me di6 la orde para







52 RAFAEL SEVILLA

que me entregasen el soldado. Corri al cuartel, y me pre-
sent6 en la capilla i la saz6n en que un sacerdote trataba
de prodigar al desgraciado los tinicos consuelos que le
quedaban: los de la religion.
Me habian dicho que una nueva noticia suele matar 6
enloquecer, y, por lo tanto, trat4 de dirsela por grades.
Estaba palido como un muerto. Al verme, corri6 ha-
cia mi.
-Padrino-me dijo-, el buen padre trata de conven-
cerme de que gano much con morir resignado y humilde
como Jesucristo. Yo, por mi, casi me resignaria... pero Zy
mi madre?
Y rompi6 a llorar como un niio.
-Tambien Jesucristo tenia madre-exclam6 el sacer-
dote.
Yo no podia contenerme, y le tendi los brazos.
-Gracias, mi teniente, por haberse despedido de mi,
y se puso a sollozar sobre mi hombro...--Usted escribira
i mi madre, pues yo escribo mal y no tengo la cabeza
para ello. Digale que no muero por asesino, ni por la-
dr6n-afiadi6 con frase interrumpida.
-Pero 4i qu6 afligirte asi? ZNo te he dicho que escri-
bi al general.
-El general es inflexible; no perdona.
-Tengo la seguridad de que te perdonara.
-Sefior oficial-dijo el presbitero-, no le haga usted
concebir esperanzas de vida mundana i quien no le que-
dan mis que breves horas de existencia material; luego,
sera mayor su desesperaci6n.
-Padre, cuando yo digo que tengo la certeza...
-El mensajero no llegari i tiempo-dijo el reo.
-Ha llegado ya-dije, sin poder prepararle mis-, y
te indulta en nombre de Su Majestad.
El soldado se desprendi6 de mi y se Ilev6 las manos a
las sienes.
-Repita, repita eso, mi teniente, que temo estar so-
fiana .







MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 53
-Que no series fusilado; ven conmigo, que ya no ne-
cesitas estar aqui.
Entonces se lanz6 i mi y me di6 un prolongado abra-
zo, articulando como A borbotones frases de profunda
gratitud. Al pasar con 61, echandole el brazo por la es-
palda como si fuera un hermano, los sargentos, cabos y
soldados que estaban al paso, me salieron al encuentro,
rodeandome; me saludaron y me dieron las gracias enter-
necidos.
Algunos Iloraban de alegria como mi defendido: yo
mismo no podia contener las ligrimas. Aquel dia fu6 para
mi uno de los mas felices de mi vida.
Al dia siguiente me obsequi6 la familiar de un senior
llamado Martinez, cuya esposa, ya anciana, era de Cidiz,
con una gran comida, a la que asistieron todos mis amigos.
A la cabeza de aquella mesa hicimos sentar al soldado
perdonado, quien estaba confuso con tal honra.
Todos los presents se esmeraban i porfia en instarle,
para que comiera y se alegrase, considerandole como un
resucitado. Mas era tal el respeto que le imponian las
personas que alli estaban, y tan fuertes las emociones que
pasara, que apenas prob6 los plates que le fueron pues-
tos delante.
En breve adquiri relaciones de amistad con las princi-
pales families de Caracas, descollando entire las muchas
que me prodigaban su aprecio, la del abogado don Juan
Vicente Ar6valo, persona final y atenta, lo mismo que su
sefiora y demas de la casa (1).
El 25 de Junio recibi el encargo de dirigir el espl6ndi-
do banquet que la oficialidad di6 al Capitin general,
al Arzobispo y demis autoridades de la ciudad. Por la
tarde hubo toros y por la noche el baile mis lucido que
he presenciado en Am6rica.
El 30 del mismo mes pas6 de guarnici6n a La Guaira.

(1) Aquel distinguido matrimonio falleci6 en 1820, no habiende
obrevivido una semana la esposa al esposo.







54 RAFAEL SEVILLA

Di6me alli el comandante de la plaza, don Benigno Bo-
badilla, el encargo de recoger todos los piquetes de la
expedici6n que habian quedado rezagados, lo que ejecu-
t6 embarcando unos ochenta hombres.
En Julio aparecieron en las esquinas 6 introducidos por
debajo de las puertas unos pasquines en los que se decia
que nos cortarian la cabeza al mayor de la plaza, Gonzi-
lez, y i mi, y que eso tendria lugar cuando menos lo es-
perisemos.
Tomamos la precauci6n de dormir en el cuartel. El 27
i las diez de la noche sentimos tropel de gente por la fal-
da del monte inmediato.
Mi avanzada di6 el qui6n vive. La respuesta fueron dos
tiros y una desvergiienza.
Mi tropa dispar6 sus armas y corri6 hacia donde sen-
timos i los enemigos, yendo yo a su cabeza. Pero nada
encontramos.
El 13 de Agosto recibi traslado de un oficio del Ca-
pitin general en que hacia saber al gobernador que te-
nia noticia de una conspiraci6n que se urdia en La Guai-
ra, para la cual contaban sus autores con una compaiia
del regimiento de la Corona.
Convencidos de que lo mas seguro era desarmarla, hice
cargar las armas a la mia, y con el mayor sigilo nos fui-
mos al Colorado, donde estaba acuertelada aqu6lla, en-
tramos al paso largo, nos apoderamos de los armeros, y
cuando los pocos soldados que habia despiertos intenta-
ron coger sus fusiles, los hice amarrar, e igualmente al
official, que no queria callarse ni someterse i aquella me-
dida, sin orden del gobernador.
Al poco rato lleg6 6ste, me di6 las gracias por mi ac-
tividad, mand6 el official i las b6vedas y solt6 a los sol-
dados, por haber sido muy buenos servidores del rey. En
seguida me llam6 a aparte:
-Estamos mal todavia-me dijo-; mis alli de Macuto,
como i unas tres leguas de aqui, se ha presentado una
partida de insurgentes compuesta de los negros fugados







MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 55

de una hacienda, la cual anda robando, quemando y mal-
tratando a los vecinos.
-,Quiere usted dejarme ir i batirla?-le preguntC
-Si; pero es precise que me deje usted veinticinco
soldados de los suyos y leve otros tantos de la Corona.
-Corriente.
A las doce de la noche, provisto de buenos guias, me
puse en march, y haciendo muchos rodeos, llegu6 al
amanecer. Sorprendi la casa denunciada, en la que habia
hombres, armas y municiones. Los que estaban fuera se
dieron i correr por los montes vecinos, haciindonos fue-
go. Los persegui hasta perderlos de vista, cogi6ndoles
dos negros heridos y casi todos sus fusiles y escopetas,
que tiraron para huir con mayor facilidad. Cayeron once
prisioneros en mi poder, tres heridos y ocho sanos, sin
mis novedad por mi parte que un soldado herido en el
muslo.
Deji alli un sargento y dos cabos con doce hombres
y regress a La Guaira con dos caballos cargados de ar-
mas y los heridos y prisioneros.
El 8 de Agosto iba yo de oaseo, cuando oi unos mue-
ras atronadores y vi gentes que corrian por las calls en
medio de una conmoci6n popular terrible.
Lo primero que se me vino A la memorial fu6 la suble-
vaci6n tantas veces anunciada. Indudablemente aquella
tarde era la elegida para cortarme la cabeza.
Todo el tropel se dirigia a la casa del gobernador;
corri yo tambien hacia el mismo punto, pasando por de-
lante del cuartel, donde encontr6 la tropa ya formada;
nadie sabia lo que pasaba; todos opinaban que habia es-
tallado un pronunciamiento.
Tom, un sable de caballeria que me dieron, pues yo
no llevaba armas, y march a escape con mi tropa al lu-
gar del escandalo. En el moment en que me meti entire
aquel tumulto, un hombre del pueblo, que parecia el ca-
becilla, gritaba:
lMatarlos, si no los dejan!







56 RAFAEL SEVILLA

El gobernador, en mangas de camisa, disputaba acalo-
radamente con unos oficiales ingleses, quienes estaban
rodeados de various mariners y soldados de su naci6n,
que desde un buque de guerra britinico fondeado en la
bahia habian venido al lugar del conflict.
Un drag6n espahol y otro soldado de la corona esta-
ban amarrados, el uno sujeto por un cirujano y el otro
por un marinero, ambos hijos de la culta Albi6n.
Sin entender bien lo que pasaba y guiindome s6lo por
los clamores del pueblo, cai a planazos sobre los extran-
eros, quienes viendo las bayonetas que venian atras, sol-
taron a uno de los press, en medio de los aplausos de
las turbas, que pedian la muerte de los ingleses; 6stos ha-
cian esfuerzos por levarse el otro a pura fuerza.
Mi tropa empez6 a culatazos con ellos sin detenerse,
hasta poner en libertad al que quedaba atado.
-Contenga usted este desorden-me dijo el goberna-
dor.-Estos extranjeros, que venian a caballo, atropella-
ron a un ordenanza mio; 6ste les falt6 de palabra; ellos
le golpeaban a tiempo que pasaba el drag6n, que la em-
prendi6 a garrotazos con los que maltrataban A su com-
paiero; pero, al fin, en la lucha de dos contra ocho, ven-
cieron ellos, amarrando a los dos soldados espaiioles, que
querian levarse a bordo. Vino luego, de un lado la mari-
neria inglesa y de otro el pueblo, y de aqui la gresca que
se ha armado.
Inmediatamente mand6 cerrar las puertas del muelle
para que no entraran mas ingleses.
-IQue los maten, que los matenl-gritaba el paisana-
je.-Muchos de aquellos furiosos se apoderaron de algu-
nos cahones, que se pusieron i cargar con objeto de
echar a pique el buque de la marina real de Inglaterra.
Me opuse i ello con firmeza; para hacerlos desistir tuve
que amenazar con hacer pasar a bayonetazos a todo
aquel que perturbara el orden.
A todo esto, los ingleses no querian irse sin que se les
diera una satisfacci6n. Yo les dije que los soldados serian







MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 57

castigados, y casi a la fuerza los conduje hasta sus botes
escoltados por mi compaiia, que los salv6 de caer en
manos del populacho.
Se embarcaron al fin, bastante enojados.
No fue poca fortune haber evitado las desgracias per-
sonales que pudieron haber sobrevenido.
El 3 de Septiembre fui relevado y volvi a Caracas.
El 24 de Octubre, dia de mi santo, volviendo i las
once de la noche, que estaba obscura, por la esquina de
la calle de San Juan, sali6 de entire los escombros de una
casa derribada por el terremoto, un hombre con un ma-
chete, diciendome:
-Godo, indecent, te voy a matar.
Di un salto hacia atris, desenvainando mi espada, y le
acometi; pero lI, conociendo sin duda que se habia equi-
vocado de persona, emprendi6 la fuga, no sin Ilevar tres
planazos en las costillas y un pinchazo en un muslo.
-Picaro-grit6-, no te iras.
De la pulperia del frente y de casa de un jefe las puer-
tas se abrieron y salieron various vecinos con sables; pero
no fue possible alcanzar al agresor, que se perdi6 en la
obscuridad, dejando en mi poder su sombrero y la vaina
del machete. Di parte de este hecho, y se mand6 por la
plaza, que todos los oficiales llevasemos, ademis de la
espada, una pistola.
A los cuatro dias prendi6 el alcalde i un zambo, por
sospechoso, herido en una pierna, al parecer de estoque.
Se me llam6 A reconocerlo, y declare que era de la
misma estatura que el que me amenazara, pero que no
podia asegurar fuese el mismo.
Con este indicio, y habiendose reconocido mi arma y
su herida, se di6 por convict, y confess que se le habia
mandado A asesinar al teniente San Martin, fiscal de va-
rias causes contra los revolucionarios, con el cual me
habia confundido, por ser de la misma estatura.
No supe la suerte que le cupo al zambo, i causa de mi
pr6xima salida de aquella capital.







58 RAFAEL SEVILLA
El 5 de Noviembre lleg6 un correo de Espaiia, con un
caj6n de correspondencia 6 instrucciones urgentes y re-
servadas para el general Morillo, dos grandes bautes de
uniforms, para reponer los que se habian perdido en San
Pedro, y otra caja para mi tio Pascual.
Yo ful elegido para conducir estos bultos i su destino.
Me encarg6 el general Mox6 que no dijese i nadie d6nde
iba, ni qu6 me llevaba.
El 8 me despedi de mi compaiia y de mis numerosas
amistades de Caracas, lay!, para no volverlas A ver.
El 9 sali de la ciudad para La Guaira, acompaiiado de
ocho hombres que debian volverse de alli.
Asi que hubo leido Bobadilla el oficio reservado que
le entregui en La Guaira, meti6 con much sigilo los bul-
tos en su cuarto, que cerr6 con Have, y me encarg6 que
no me dejase ver de conocido alguno de alli, para que
no trascendiese mi misi6n al enemigo, que podia inter-
ceptarme el paso con sus corsarios.
A la oraci6n hizo Ilamar al patr6n de la balandra Teld-
grafo, un verdadero lobo marino que se present a los
diez minutes.
-Queda fletado su buque-le dijo el gobernador-
para conducir a este senior official i Puerto Cabello, esta
misma noche. Usted responderi con su vida, de que unos
cajones que Ileva no han de caer en manos de los corsa-
rios. Prov6ase usted de piedras para amarrar a los indica-
dos bultos, A fin de echarlos al agua, si desgraciadamente
fuese acometido por alg6n buque enemigo.
-Esti bien-contest6 el patr6n.-Saldremos mariana.
-No tal: han de salir ustedes ahora; de aqui van para
el muelle sin perder un moment.
Asi se hizo. A las ocho saliamos de la rada, en medio
de una 16brega neblina, sin que nos hubiera visto nadie
mis que el capitan de puerto.
A las tres de la tarde siguiente, fondeamos felizmente
en Puerto Cabello. Me present acto continue al gober-
nador, don Joaquin Mesmay.







MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAlOL 59
Este senior, despu6s de recorrer todos los bLques que
habia en el puerto, embargo el bergantin Neptano, barco
muy velero, y armado con una colisa y dos carronadas;
pero le faltaba el bauprCs, que habia perdido en una tor-
menta. El capitan se excuse con la falta del palo, y aua
se alter6 un tanto con las exigencies del gobernador,
quien le mand6 arrestado al Principal.
Mediaron luego empeiios, y fu6 puesto en libertad con
la condici6n de darse i la vela lo mis pronto possible.
Aquella misma noche, se quit6 el baupres i otro buque
y se le adapt al Neptuno.
En seguida se embarcaron 45 soldados, rezagados del
ej6rcito que habia ido a Cartagena, 30 presidiarios, los
viveres y, por iltimo, los bultos que yo conducia con tan-
tas precauciones.
El 14, nos alejamos de aquellas costas, navegando sin
novedad 147 leguas, hasta dar vista i la fiel ciudad de
Santa Marta.
Ya estibamos A tres leguas del Morro, cuando por es-
tribor se nos acerc6 un buque sospechoso. El capitin lo
reconoci6 con su anteojo:
-Es la goleta Popa-exclam6.
-ZY qu6 clase de buque es 6se?
-El pirata mis audaz, ripido y bien armado que cruza
estos mares-me respondi6.-Si nos coge en un moment
de calma, nos echa A pique.
El buque corsario, navegando A toda vela hacia nos-
otros, dispar6 un cafionazo pidi6ndonos el pabell6n. El
Neptuno afirm6 la bandera espafiola, contestando con
bala rasa.
Forz6 su march la Popa y lo mismo el veloz buque
que nos conducia. El corsario nos sigui6 hasta la entrada
del puerto, huyendo dnicamente cuando el Morro empez6
i hacer fuego sobre 6l.
Entonces vir6 la proa y se alej6 con extraordinaria
rapidez, perdi6ndose al podo tiempo alli donde parecia
unirse el cielo azul con el verdoso mar.







60 RAFAEL SEVILLA

Ya en puerto, desembarqui, pasando acto continue a la
casa del gobernador don Jos6 Zequeira.
Lo primero que hizo fui convidarme i comer:
-De buena se han librado ustedes-me dijo al sen-
tarse i la mesa-. El Neptuno es el primer buque que se
ha escapado a la Popa, terror de estos mares.
Pas6 el dia 19 en aquella ciudad, la mis leal a Espaia
que hemos tenido en el continent. El 20 volvi a bordo,
dejando en tierra a los presidiarios, por temor de que se
sublevaran si en el resto del viaje teniamos que batirnos.
El 21 nos dimos de nuevo a la vela, siguiendo a la vista
de la costa. El dia 24 por la noche pasamos por el frente
de la escuadra espafiola que estaba bloqueando a Carta-
gena; pero a causa de la obscuridad no nos vieron los tri-
pulantes de nuestros buques. El 25 ya habiamos rebasado
el puerto de Cartagena y pasamos por delal.te de la es-
cuadra de Bar6, a cuarenta leguas al Oeste de Santa Marta.
En el moment en que nos divisaron los barcos de
nuestra escuadra que alli estaban, salieron sobre nosotros
varias cafioneras, y otros buques, tomandonos por corsa-
rios. No nos vali6 izar la bandera espafiola; asi que estu-
vieron a tiro, nos lanzaron various cafionazos con bala.
Para que no nos echaran a pique, resolvimos botar un
bote al agua con cuatro hombres, que se dirigi6 a la
barca Gaditana, que era la mas pr6xima.
Entonces suspendieron el fuego y entramos con ellos
en el puerto, pasando yo a bordo de la Diana, donde
me present al Jefe, que lo era el senior Salas, capitin de
navio.
Alli supe el mal estado en que se encontraban las tro-
pas sitiadoras de Cartagena, al punto en que se hallaba
el general y otros pormenores.
-Usted, equ6 noticias nos trae?-me pregunt6 Salas.
-Malas-le contest6-; frente a La Guaira encontra-
mos una balandra, procedente de Curacao, con rumbo i
Maracaibo, cuyo patron nos 'dijo reservadamente que la
isla de Margarita se habia vuelto A sublevar, degollando







MEMORIAL DE UN OFFICIAL ESPAROL 61
a toda la guarnici6n espaiiola que el senior Morillo habia
dejado alli.
-Pues oculte usted esa desg.acia, que haria un efecto
deplorable en el inimo del soldado, y encargue que nadie
de A bordo lo diga. Me voy convenciendo-aiiadi6-de
que solamente el expert y en6rgico brigadier Morales
posee el secret de acabar con la insurrecci6n, asi como
el coronel Verdugo hubiera concluido con la rebeli6n de
los Paises Bajos, si le hubieran dejado hacer. Es una triste
fatalidad que no Ilegue A las altas regions del gobierno
6 no prevalezca la opinion de esos hombres entendidos
y modestos que conocen el terreno palmo a palmo y que
penetran con su mirada expert hasta los mis rec6nditos
pensamientos del enemigo.
Mand6 el gobernador se me diera una piragua armada,
a fin de que me levase por los esteros, con la correspon-
cia, al sitio en que estaba el cuartel general.
Me embarqu6 en ella, y todo el dia 26 con su noche
estuvimos bogando rio arriba, hasta que A las site leguas
nos encontramos con un destacamento de tropa de Mora-
les, el cual nos proporcion6 caballos para llevar la carga
hasta Torrecillas, donde se encontraba Morillo.
Muy content se puso S. E. con los pliegos de Espaiia,
que Avidamente devor6.
Despuds l6 y demis oficiales generals se probaron sus
uniforms como muchachas coquetas.
-Mi general-le dije yo aparte- la isla de Margarita
se ha sublevado y sus habitantes han sorprendido y ase-
sinado a toda la guarnici6n.
Morillo di6 un brinco sobre la silla, como si le hubiera
picado una vibora.
--Vive Diosl--exclam6-jQu6 diri Moralesl
-Nada, mi general, porque A l6 no le sorprenderi una
noticia que tenia prevista.
-lUsted tambi6n, senior oficiall... Luego, reportindose,
agreg6: Cillese usted v viyase & descansar, que bien lo
necesita.



















CAPITULO V

LA TOMA DE CARTAGENA



El dia 28 me encarg6 el general de la compania de
Cazadores de mi regimiento, en tanto que yo permane-
ciese alli, pues no tenia mis que un subteniente; el capi-
tin y demis oficiales etaban enfermos on Ternera.
Al tomar posesi6n de aquella compafila, not6 que tenia
s61o de 55 i 60 plazas; todos los demise soldados estaban
en el hospital. Lo mismo acontecia con los otros Cuerpos
expedicionarios, la mitad de cuyo personal era victim de
atroces padecimientos fisicos. El batall6n que mis gentle
tenia no pasaba de 400 i 500 plazas.
Coml varias veces con el general, mi tio y el general
Montalvo, nombrdo virrey de Santa Fe, que acababa de
llegar de la Habana.
El dia 29 orden6me el general on jefe pasase i reforsar
el punto Ilamado Cospique, inmediato i la bahia, on don-
de no habla mas que una compaiea de los negros de Mo-
rales, pertenedentes al reginiento del Roy, que mandamb
el capitin D. Jose Baussi. Alli ano manivimos observan-
do los movimientos del enemigo, que estaba posmiondo
de un fuerte 6 reducto situado i orillas del muelle, junto
al arsenal. Estaban on poder de los nuesaro los castilos
de is boca del puerto, Io cual nos daba a ventaja de po-
der hacer fueo i las piraguas que cruaban Ia bahia.
El dia 2 de Diciembre Me6r aUli el general jeis, M-







64 RAFAEL SEVILLA

guido del general Enrile, comandante de ingenieros Irau-
li, los ayudantes, unos veinte hisares al mando del capi-
tin Santander, y otros tantos artilleros, dirigidos por el
official Ortega. Tratabase de situar alli el cuartel general,
para proteger los buques, que harian lo possible por for-
zar el puerto, i fin de hacer mas efectivos sus fuegos sobre
la plaza. Pero un movimiento del enemigo hizo innecesa-
ria la realizaci6n de este proyecto.
A las site de la mariana del dia 4 notamos que unos
80 6 90 insurgentes, sin duda para intentar hacerse de
viveres, pues estaban muertos de hambre, salieron del
reducto que teniamos delante, y se internaron en el
mangle.
Estibamos sobre la azotea de una casa de Cospique
tomando caf6 con el general en jefe, cuando le avisaron
de la avanzada, la operaci6n del enemigo. Mi tio Enrile
los reconoci6 con su anteojo y dijo que no pasarian de
cien hombres.
-Pues vaya usted A batirlos, Sevilla, con su compa-
iiia-dijo Morillo.-Es precise hacerlos replegar A todo
trance. Que Santander y Ortega monten a caballo y est6n
listos con su gente para proteger la operaci6n si fuere ne-
cesario su apoyo.
Sin detenerme un minute, dej6 mi taza sobre la mesa,
hice un saludo y baje corriendo. El bizarre subteniente
Garcia, alarmado con la nueva, ya tenia formada la com-
paiia.
-Compaiiia-dije-: todo el cuartel general nos esti
mirando; hoy es un dia de gloria para nosotros si sabe-
mos portarnos con valor, 6 dia de bald6n y ludibrio si no
procedemos como dignos y esforzados adalides de la
causa espafiola.
-Aqui no hay uno que no este dispuesto i dejarse
hacer pedazos antes que retroceder delante de su gene-
ral- dijo el sargento primero, que era un veteran trigue-
io, de grades bigotes y curtido por el sol de las campa-
nas que habia hecho con Morales.







MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 65

Entonces di las voces de mando y nos precipitamos
como perros de presa por aquellos intransitables man-
glares.
El enemigo, desplegado en guerrilla, se mantenia firme
haci6ndonos un fuego nutrido y certero que dej6 sin vida
i un soldado 6 hiri6 a un sargento segundo.
-iCalen bayoneta y i ellost-dije sin detenerme i re-
coger los que habian caido.
Al ver los insurgentes que bajibamos i toda carrera
con inimo decidido de trabar la lucha cuerpo A cuerpo,
salieron de la emboscada y principiaron i pronunciarse
en retirada hacia el fuerte, y6ndoles nosotros A los alcan-
ces y cruzando con ellos los fuegos.
Empero, no penetraron en el reducto de donde habian
salido, sino que continuaban hacia la plaza.
Los soldados, ciegos de entusiasmo, trataron de hacer
lo mismo.
-Alto-grit6-; es un lazo: tratan de acercarnos al
punto donde estarin escondidos batallones enteros para
destrozarnos. Nadie rebase el fuerte. Vayan ocho hom-
bres a reconocerlo al mando del primero.
Ya firmes, el hombre de los bigotazos llam6 por sus
nombres A ocho ndmeros de los mas intr6pidos y se acer-
c6 audazmente al fuerte, penetrando en l6 como Pedro
por su casa.
-IBarbaros!-me dijo al oido el alf6rez-, se han me-
tido en la boca del lobo; los van a hacer trizas.
Pero con sorpresa nuestra, vimos A los cinco minutes
al primero asomarse por una tronera alta, haci6ndonos
seas de que nos acercisemos.
Corrimos al trote, entramos, y nos convencimos de que
no quedaba un solo defensor itil en el fuerte; tinicamente
encontramos acostados en sus camas i una veintena de
hombres, lividos y demacrados, que estaban casi al expi-
rar de necesidad.
Observado que hubo el general Morillo que nos ha-
biamos apoderado de la casa fuerte, mand6 A los htsares
5








66 RAFAEL SEVILLA
i toda carrera, los cuales, pasando como un relmpago
por delante de nosotros, alcanzaron i la guerrilla enemi-
ga, que iba en retirada, y la acosaron y diezmaron hasta
la primera linea, de donde retrocedieron los nuestros a
reunirse con nosotros.
Un cuarto de hora despu6s, se me present el ayudante
Navas con 40 hombres de refuerzo, mandados por un ofi-
cial negro, del Rey, diciendome de orden del general,
que nos hiciesemos firmes alli y que i todo trance sostu-
vi&semos la posici6n, cualquiera que fuese el nimero de
los que nos atacasen.
Yo dispuse que se estableciesen varies escuchas medio
enterrados en la arena y ocultos por el ramaje que habia
del lado de la ciudad sitiada.
El general se retire i las lines, y al obscurecer nos
mand6 porci6n de came salada, galleta y queso de Flan-
des, lo que devoramos, pues nada habiamos comido en
todo el dia, no sin ofrecer algunos pedazos i aquellos de
los enemigos enfermos que podian tragar, que eran pocos,
y de 6stos algunos murieron al probar el primer bocado.
El 5 de Diciembre, i las diez de la mariana, various pi-
quetes de nuestro ejercito pasaron por delante de nos-
otros casi en desorden, tan apresurados iban, en direc-
ci6n i la plaza.
Por los detalles que recogi despu6s, y que apunt6 eui-
dadosamente en mi carter, puedo referir to que entonces
pas6, que fue en verdad el suceso mis extrafio que haya
podido ocurrir en una plaza de guerra tan fuerte como la
de Cartagena de Indias, la primera sin duda de todas las
del Nuevo Mundo.
La orden de acercarse aquellas escasas fuerzas con ob-
jeto de hacer un reconocimiento, se habia dado de repen-
te para que no trascendiese la noticia i la plaza.
Por eso various de los soldados que vimos cruzar iban
vestidos como de cuartel, Ilevando algunos los fusiles des-
armados por estarlos limpiando cuando se les mand6 sa-
lir, y los mis sin haber cargado los suyos.







MEMORIAL DE UN OFFICIAL ESPAROL 67
El teniente de hisares D. Andr6s Jesis, que estaba de
avanzada, observ6 que la puerta de la primer line esta-
ba abierta.
Entonces mand6 un hdsar i avisar i las demis avanza-
das lo que sucedia, A fin de que, sin perder tiempo, se
acercasen por el mismo camino a la plaza, y le orden6
que llegara hasta el cuartel general A darle parte verbal
i Morillo de esta novedad.
En seguida pdsose en march al trote con el resto de
los h6sares, y tuvo la temeridad de entrar por la puerta,
en la que no encontr6 A nadie que le opusiese resistencia.
Al Ilegar A la segunda line advirti6 que corrian los si-
tiados A la muralla y se apercibian A defenderla, empe-
zando por cerrar las grandes y oxidadas puertas con es-
tr6pito.
El teniente, con imperturbable sangre fria A la vista de
las mechas encendidas y preparadas para aplicarlas a los
caiones, y los millares de fusiles que le apuntaban, i la
vez que una voz de mando se le daba el alto, mand6 tocar
al corneta la serial de parlamento.
-Valerosos ciudadanos-grit6 entonces el teniente
Jes6s, aplicandose las dos manos A la boca A guisa de
bocina-; valerosos ciudadanos, no os opongais a mi en-
trada; abridme las puertas con toda confianza, que vengo
de paz a tratar asuntos tan convenientes a la ilustre Re-
publica de Colombia, como al gobierno del Rey mi senior.
Inexplicable parece lo que sucedi6; pero es un hecho
que le abrieron las puertas.
El official penetr6 en la plaza repartiendo cuchilladas i
diestro y siniestro sobre los que intentaban cerrarlas.
Apenas hubo lucha, porque a los pocos minutes se
present alli nuestra caballeria y detris la infanteria.
Los rebeldes estaban sin jefes: el titulado general en
jefe, Bermddez, el mismo que habia huido de la Margari-
ta, se habia fugado por la noche de Cartagena, llevando
consigo todos los cabecillas principles excepto al gene-
ral Castillo), alguna tropa escogida y un rico botin.







68 RAFAEL SEVILLA

Nunca se pudo averiguar c6mo logr6 que las tres gole-
tas en que hizo esta operaci6n consiguiesen pasar i tra-
vys de nuestra escuadra sin ser vistas. Con esta evasion,
que efectu6 sin que lo supieran sus partidarios hasta que
se vieron solos sin general que los mandara y sin nadie
que los proveyera de viveres, de que tenian extrema ne-
cesidad, se comprende que se hubiese apoderado de ellos
el desaliento y la confusion.
S61o asi, hambrientos y comprometidos, fue possible
que hubicsen dejado entrar al teniente Jesus en una plaza
inexpugnable en que mil hombres pueden hacer frente i
cien mil durante muchos meses.
Hacia pocos dias que fueran arrastrados por la ciudad
y fusilados barbaramente todos los prisioneros espaioles
que los insurgentes tenian en Cartagena. Todos creiamos
que el castigo corresponderia al crime y A la obstinacion
de los rebeldes. Pero nunca como en el moment de pe-
netrar nuestro ej6rcito en aquella ciudad contumaz, se vi6
mis de bulto la magnanimidad espaiola.
Moriilo htbia mandado sus oficiales de Esiado Mayor
i prevenir Ai todos los jefes de cuerpo que no se hiciese
daiio, ni se maltratase i vecino alguno que no opusiese
resistencia; unicamente debian de exigir la entrega de las
armas bajo pena de inuerte.
No era menester esta amenaza para hacirselas entregar
a los insurrectos de Cartagena, pues no podian con ellas;
no eran hombres, sino esqueletos: hombres y mujeres,
vivos retratos de la muerte, se agarraban i las paredes
para andar sin caerse; tal era el hambre horrible que ha-
bian sufrido.
Veintid6s dias hacla que no comian otra cosa que cue-
ros remojados en tanques de teneria. Mujeres que habian
sido ricas y hermosas, hombres que pertenecian a lo mis
granado de aquel antes opulento centro mercantil de am-
bos mundos, todos aquellos, sin distinci6n de sexos, ni de
classes, que podian moverse, se precipitaban, empujindo-
se y atropellandose, sobre nuestros soldados, no para







MEMORIAL DE UN OFFICIAL ESPARtOL 69
combatirlos, sino para registrarles las mochilas en busca
de un mendrugo de pan 6 de algunas galletas.
Ante aquel especticulo aterrador todos nuestros com-
patriotas se olvidaron de que aqu6llos eran los asesinos
de sus compaiieros, y no s61o les dieron cuantos articulos
de comer Ilevaban sobre si, los que devoraban con ansie-
dad aquellos desgraciados, cayendo muchos de ellos
muertos asi que habian tragado unas cuantas galletas,
sino que se improvis6 rancho para todos y sopas para los
que no podian venir i buscarlas. Indescriptible es el esta-
do en que encontramos a la rica Cartagena de Indias. El
mal olor era insoportable; como que habia muchas cases
Ilenas de cadiveres en putrefacci6n.
Aquella noche la pasamos en la plaza. El grueso de
nuestro ej6rcito no entr6 hasta el siguiente dia, 6 de
Diciembre. El reducto que yo habia ocupado qued6 con
un sargento y 16 soldados.
Las armas que habia nos fueron entregadas sin dificul-
tad. Pero los cafiones, en nimero de mis de 1.000, habian
sido clavados y la p6lvora derramada en los pozos y cis-
ternas.
Yo me aloj6 con mi compafia en la casa de los Tole-
dos, abandonada, donde se habia puesto preso al general
insurgente Castillo, 6mulo de Bolivar.
Yo me fui con mi asistente, el tio Pedro, i la casa in-
mediata, cuyos patrons se comieron cuantos viveres Ile-
vaba aquel en el morral.
Lo primero que dispuso el general Morillo, una vez en
la plaza, fu6 que por la tropa y los pocos paisanos que
pudiesen trabajar se abriese una gran zanja y se enterra-
sen en ella aquellos montones de cadiveres que infesta-
ban la poblaci6n.
Muchas carretadas Ilenas de ellos se sacaron de las ca-
sas, depositindolos en la fosa comdn. Pero por grande
que fu6 el zanj6n que se hizo, no pudo contenerlos a to-
dos, y hubo que llevar muchos en piraguas, con piedras
atadas al cuello, para arrojarlos al mar.







70 RAFAEL SEVILLA
El cirujano mayor mand6 poner una vasija en cada casa
de donde se habian sacado muertos con various ingredien-
tes de fumigaci6n para desinfectar aquellas habitaciones
antes esplendidas y entonces tan asquerosas. La ciudad
se cubri6 con el humo que salia de aquellos sahumerios.
El dia 7 entr6 el resto de la tropa, que habia estado
guarneciendo los pueblos inmediatos.
La artilleria se desclav6 con much facilidad, cargando
los crpones y dejando un reguero de p6lvora hasta la
boca, por la que se les daba fuego con un estopin, y al
tener lugar la explosion, saltaba el clavo y quedaba itil
la pieza.
Por una correspondencia sorprendida sabia el general
Morillo que de un dia a otro se esperaba alli una gran
remesa de provisions de Jamaica y otros puntos, que los
simpatizadores habian de traer a los insurgentes en buques
veleros capaces de burlar el bloqueo.
Di6, pues, orden i la escuadra, de acuerdo con Enrile,
de que se conservase en su puesto, como si continuara el
sitio, y que si se presentaba algiin buque fingiesen los
nuestros que le daban caza, dejandole escapar hacia el
puerto. Igualmente d spuso que se siguiese enarbolando
en los castillos la bandera colombiana.
Este ardid produjo su efecto. Al tercer dia penetraron
en el puerto 13 buques con 11.000 barriles de harina y
una inmensidad de otros bastimentos, los que fueron con-
fiscados por el general Enrile.
Si, pues, hubi6semos tardado tres dias en tomar la pla-
za, no se hubiera torado nunca. No hay ej6rcito que haga
rendir a Cartagena sino por hambre.
Cuando hubo transcurrido el tiempo necesario para
suponer que ya las goletas rebeldes fugadas habrian he-
cho ptiblica por todas las colonies la ocupaci6n de Car-
tagena, penetr6 la escuadra en el puerto y se iz6 el pabe-
H6n national en los edificios puiblicos.
No tard6 much en saberse alli que unos cruceros
nuestros habian apresado dos de las goletas que se ha-






MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPA4ROL 71
bian escapade. Recuperamos, pues, gran parte de las ri-
quezas robadas, entire ellas la valiosisima custodia que
regalara Santa Fe i Cartagena; pero no pudo ser habida
la goleta que conducia a Bermudez y sus c6mplices.
Grandes sacrificios cost i Espafia la toma de Carta-
gena. Desde que sali6 la expedici6n de Puerto Cabello,
hasta el memorable 5 de Diciembre, hubo en el ej6rcito
1.825 bajas de peninsulares y 1.300 de soldados del pals;
total, 3.125 hombres, entire muertos de enfermedad, de
bala, heridas y desertores. La mayor parte de las defun-
clones fueron causadas por las picadas de los mosquitos
zancudos de las ci6nagas, las cuales producian unas Ilagas
gangrenosas en las piernas, que causaban la muerte si no
se hacia muy pronto la amputaci6n de dichas extremida-
des. Tambi6n abundaron much entire los sitiadores las
disenterias escorbfticas.




















CAPITULO VI

EN MARCH



Proptsome el general, estando comiendo el 15 de Di-
ciembre, me quedase en el ej6rcito que iba i operar en
el nuevo reino de Granada, 6 bien que regresase i Cara-
cas, si lo preferia.
Naturalmente opt6 por acompafiar al ej6rcito, que se
aprestaba i emprender una campafia ruda y dificil. En
virtud de esta determinaci6n, fui nombrado ayudante del
cuartel maestre general.
A principios de Febrero supimos las victorias que ha-
bian alcanzado algunas columns nuestras que maniobra-
ban en el reino de Santa Fe, habiendo cogido un batall6n
prisionero, formando en Jamaica, de mulatos y negros,
con sus dos jefes, hijos del teniente de rey de Puerto
Rico.
Tambi6n supo Morillo que el coronel Calzada, despu6s
de haber atravesado triunfante los Ilanos de Venezuela,
* esperaba se atacase por la parte de Cartagena, para po-
ner en grande aprieto a los insurgentes.
El dia 16.de Febrero de 1816, pdsose en march el
ej&rcito, y con 61 yo, montado en un magnifico caballo
que me habia regalado el tio Pascual, y conduciendo mi
equipaje en una mula que me habia dado el general en
jefe.
Atravesamos los pueblos de Turbaco, Mahat6s, San







74 RAFAEL SEVILLA

Cayetano, San Juan, el Carmen, Oveja, Monoa, Buena-
vista y Macagile. Al Ilegar a este punto el 27, sentimos
tiros a orillas del Magdalena en la parte donde se une
con el Cauca.
Corrimos hacia alli various ayudantes con algunos hisa-
res y encontramos al capitan Anizgue, sus asistentes, el
alcalde del pueblo y unos cuantos paisanos que se tiro-
teaban con unos 40 6 50 rebeldes que se habian apostado
en la banda opuesta para estorbar el paso al cuartel ge-
neral.
Temiendo que se apoderasen de las canoas, losenues-
tros no se habian atrevido a intentar el paso. Pero nos-
otros, a pesar de lo ancho y profundo del rio en su con-
fluencia con el otro, nos embarcamos, Ilevando los caba-
llos del diestro, sin hacer caso de las balas.
Al Ilegar, abrimos el fuego unos mientras otros mon-
taban.
Los insurgentes emprendieron la fuga, no sin recibir al-
gunas cuchilladas de los h6sares, que alcanzaron a various.
El dia 28, marchando hacia Talaigua, entire seis y siete
de la mafiana, el coronel Santa Cruz, un cabo, cuatro hd-
sares y yo, que ibamos delante, observamos que de una
quebrada, a mano derecha, salia humo.
Nos dirigimos y dicho punto, y, ocultos por el ramaje,
percibimos a cinco insurgentes: tres descuartizaban un ca-
brito, y dos dormian como lirones. Avanzamos sobre
ellos, cogiendo a estos 6ltimos y i uno de los despiertos.
que hizo resistencia aputandonos con su fusil, por lo que
fue muerto por el cabo.
Volvimos a reunirnos con nuestro grupo, Ilevando con
nosotros a los dos prisioneros.
El dia 29 llegamos a la ciudad de Mompox, po6tica po-
blaci6n que esti situada en una isla que forman los dos
brazos del rio Magdalena. Todos aquellos contornos esta-
ban infestados de insurrectos.
La division no podia continuar mis sin limpiar el terre-
no, por lo que resolvi6 el general en jefe fijar alli su re-







MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 75

sidencia durante unos cuantos dias, para distribuir conve-
nientemente sus columns, a fin de dejar los caminos que
estaban interceptados, abiertos hasta OcaRa, como asi se
verific6, gracias i la buena direcci6n de los generals, i
la pericia de los jefes y al valor de los soldados.
Habia en Mompox una espl6ndida y grandiosa casa,
mejor dicho, un palacio, morada de la marquesa de San-
ta Maria, donde fu6 alojado el general Morillo con su
cuartel general y la oficialidad toda.
La marquesa era una de esas mujeres varoniles que
Ilaman la atenci6n por su garbo y hermosura.
Joven todavia, pues lo mismo podria tener treinta que
cuarenta anos, habia quedado viuda y duefa de una for-
tuna inmensa.
No pocos oficiales, cuando venian de sus oficinas 6 de
tirar balazos a los cocodrilos del rio, i sentarse a ia mesa,
con la desenvoltura propia de su oficio, solian clavar sus
ojos exploradores en los negros y rasgados de aquella
millonaria, que podia sacar a uno de trabajos. Pero ella
se mostraba altiva 6 inabordable. Al general en jefe lo
trataba como una reina a uno de sus sdbditos.
Con nosotros iba un cadete del regimiento de Granada,
joven timido, pero muy buen mozo. La opulenta viuda le
echaba a veces unas miradillas disimuladas, que todo el
mundo not6, menos el interesado, que era tal vez el dnico
i quien nunca se le habia pasado por la imaginaci6n diri-
girla una galanteria.
El 17 de Marzo, al despedirse el general de aquella
dama, pues partiamos a la maiiana siguiente, la hizo mil
ofrecimientos y le manifest de una manera expresiva su
gratitud, por la generosa hospitalidad que le habiamos
merecido.
S-Eso no vale nada, general-le contest ella-; pero
ya que usted se muestra tan galante, voy a aceptar sus
servicios pidi6ndole a usted un favor.
-IC6mol ZSere yo tan feliz, marquesa, que pueda ser-
virla de algo?








76 RAFAEL SEVILLA

-Si, senior; y mi suplica le va i parecer i usted extra-
ia. Para no sufrir un desire, que me seria bochornoso y
sensible, despu6s de formulada mi petici6n, necesito que
usted me prometa acceder a ella de antemano.
-Esta concedida, sefiora; tiene usted mi palabra.
-Pues d& usted la licencia absolute al cadete N.
Morillo qued6 desconcertado:
-Pues qu6, marquesa-le pregunt6, despues de una
pausa--lo necesita usted para mayordomo?
-Lo necesito para marido-dijo con la mayor frescura
la gallarda mujer.
-Sefiora marquesa-interpuso el comandante de hdi-
sares, don Manuel Villavicencio-, le suplico no se burle
de ese pobre muchacho; es mi amigo, y me esti reco-
mendado por su padre.
-No me burlo, caballero; y la prueba es que le invito
i usted a que sea nuestro padrino de casamiento esta
misma noche.
-jPues no parecia bobo el mozo que con tal sigilo
hizo tan envidiable conquistal-exclam6 Morillo, medio
vuelto de su asombro.
-Esti usted equivocado, general-rectific6 la dama.-
Ni me ha escrito, ni me ha dicho una palabra. Pero hace
dias que a mi me ha entrado el capricho de casarme con
il, y todo lo he preparado en secret, para despedirles i
ustedes con la agradable sorpresa de una boda.
-ZY si el no consintiese?-pregunt6 Villavicencio.
-No se me habia ocurrido todavia que ningin hom-
bre pudiera hacerme la injuria de rechazar una mano que
a muchos, en mejor posici6n que ese, he negado. Pero
ilimele usted, y saldremos de dudas.
Villavicencio sali6, y i los cinco minutes volvi6 con el
cadete. Este, que sin duda habia sido informado de todo
por su protector, estaba colorado como una amapola. ~1,
parecia la nifia, y ella el hombre.
-Joven-le dijo la marquesa-, le he elegido i usted
para esposo mio.








MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 77

El general esti pronto a darle A usted la licencia abso-
luta y Villavicencio a servirnos de padrino esta misma
noche. ZLe conviene A usted el negocio? Si 6 no: no me
gusta gastar el tiempo en amorios. Ya pas6 esa 6poca
para mi.
-Sefora-balbuce6 el favorecido-se me figure que
estoy sofiando. Tanta felicidad para mi me parece im-
posible.
-General, estamos arreglados. Extienda usted la licen-
cia 6 invite usted i todo el mundo i la boda, sin omitir a
los soldados, para los que hare poner mesa aparte.
En efecto, aquella noche tuvieron lugar sus nupcias.
La marquesa tir6 la casa por la ventana. Entre otros mag-
nificos regalos que hizo, di6 200 caballos de sus hacien-
das del valle de Opar al comandante Villavicencio para
la remonta de sus hisares.
El 18, por la mafiana, continuamos nuestra march, ha-
biendo tardado siete dias en ilegar i Ocafia, pintoresca
villa situada a cinco leguas de Barraquilla.
Pululaban por sus alrededores varias partidas de re-
beldes, que el brigadier Morales destruy6 en pocos dias
con sus valientes compaiiias del batall6n del Rey, com-
puestas de aquellos zambos temibles, que habian inmor-
talizado A Boves.
Dicho Sr. Morales habia cogido prisioneros A los dos
hermanos Caraballo, el uno, cerca de Mompox, que falle-
ci6 en el camino, de disenteria, y el otro, Ilamado Fer-
nando, que habia sido gobernador de Ocafia y el alma
de las citadas partidas insurgentes, fu6 juzgado y pasado
por las armas en la misma villa.
Alli supimos la memorable batalla de Cachiri, ganada
por la column de cazadores expedicionarios, al mando
de D. Matias Escut6, por el batall6n de Numancia, de
que era comandante D. Jos6 Tolra, y por algunas otras
tropas.
Mand6 esta acci6n, como jefe superior, el coronel Cal-
zada. No s6 si el cilculo 6 la casualidad hizo que se re-







78 RAFAEL SEVILLA

unieran todas aquellas fuerzas en el punto en que tan bri
Ilante victoria alcanzaron.
El caso fue que poco antes del combat se habian en-
contrado alli marchando el primero hacia nosotros y el
otro, en sentido inverso, como que venia de Venezuela
para Cartagena. El enemigo tenia sobre cinco mil hombres
bajo la direcci6n del general Rovira, los cuales se hicie-
ron fuertes a favor de various parapetos en un cerro inac-
cesible, que tenia mas de una legua de pendiente, y esta-
ba, ademis, protegido por el rio Cachiri.
La segunda compaiiia de Numancia, primera que pene-
tr6 en la trinchera exterior, fue pasada a cuchillo; pero
Calzada, poniendose delante de las demis, que vacilaron
un tanto:
-Muchachos-grit6-, a vengar la muerte de nuestros
compafieros; y aqjella reducida division se precipit6
como un rayo dentro de los parapetos, y cara a cara, hie-
rro a hierro, hicieron huir al enemigo, que fue destrozado
en su fuga por nuestra escasa caballeria, quedando las
mirgenes del rio, la altura y la cuesta cubiertas de cadi-
veres.
Casi al mismo tiempo el brigadier la Torre se apode-
raba de la provincia de Tunja, y corriendose hacia el So-
corro, habia torado el mando de la division que se aca-
baba de cubrir de gloria en Cachiri, y que acorralaba al
enemigo hacia el Puerto Real.
Como el general Morillo se ocupaba en esperar el re-
sultado de las operaciones que habia hecho emprender
sobre el Choc6, le fu6 forzoso detenerse en Ocafia mis
tiempo del convenient.
A fines de Abril resolvi6 dividir en dos parties el Cuar-
tel general, para poder atravesar mejor aquellas extensas
soledades, que se extienden entire Ocafia y Santa Fe, por
cuyos accidentados senderos no habian pasado hasta en-
tonces mas que las fieras y algdn Ilanero audaz.
En efecto, el 30 me puse en march, formando parte
del primer grupo, que se componia de unos 80 hombres,







MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 79

entire infanteria, caballeria y asistentes. fbamos i las 6rde-
nes del teniente coronel de ingenieros Gayuso, los ayu-
dantes Avil6s, Caparr6s, Rufino y yo; tambi6n nos acom-
pa'iaba el asesor general del ej6rcito.
El ultimo pueblo que habiamos de ver en muchos dias
era el de la Cruz, a siete leguas de Ocafa; pero, privados
de guias, nos extraviamos, y aunque habiamos salido i las
seis de la mailana, no pudimos Ilegar hasta las dos de la
madrugada siguiente, y eso por la casualidad de haber
oido el ladrido de un perro en medio de los bosques en
que vagabamos.
Ya en la Cruz, lo primero que hicimos antes de saciar
nuestro apetito, que era much, fuA apoderarnos a la
fuerza de un paisano que nos guiase por el vasto desierto
en que ibamos a internarnos.
Tres horas no mis descansamos. A las cinco ya estiba-
mos en camino, y i las seis de la tarde llegibamos A un
punto por donde corria un arroyo. Los pAramos que se
presentaban a nuestra vista eran imponentes. Ni arboles,
ni yerba para los caballos nos ofrecia aquel suelo calci-
nado.
Afortunadamente, Ilevibamos maiz para los caballos y
comestibles para nosotros. La Iluvia caia A torrentes; para
ampararnos de ella, plantamos nuestras tiendas; comimos
de fiambre, pues no era possible encender fuego, y dor-
mimos apretados como sardinas. A las cuatro de la ma-
iiana nuestro guia empez6 A Ilamarnos A voces.
--Qu6 pasa?-pregunt6 el jefe.
-Que si no se ponen ustedes inmediatamente en ca-
mino, no legarin al 6nico sitio en que hay agua con que
beber y cocinar. Cada jornada tiene su punto de descan-
so, que no se puede cambiar sin exponerse ~ pasar mu-
cha sed.
Puesta en movimiento nuestra caravan, cruzamos sie-
rras interminables, caminos resbalosos, zanjas profundas
que habia abierto el agua; y en todo esto no veiamos ve-
getaci6n ni serial alguna de vida: s61o el silencio y la








80 RAFAEL FEVILLA

nada reinaban en aquel desierto incomensurable, que pa-
recia un mar petrificado. El 2 acampamos en un punto
Ilamado Paico.
Alli, como en los dias siguientes, clavamos nuestras
tiendas en una eminencia; los asistentes construyeron un
bohio, gracias A un bosquecillo que habia, oasis muy raro
en aquellos piramos; despu6s encendieron candela para
hacernos un mal rancho.
Por la manana, al proyectarse el sol sobre nuestras
tiendas, extendiase la sombra de nuestras ambulantes ha-
bitaciones, dandoles el aspect pintoresco de una carava-
na arabe. El 5 no conseguimos legar al punto determina-
do por el guia, y pernoctamos en un sitio Ilamado Rami-
rez, donde no habia mis agua que la que podiamos
recoger con cucharas en las pisadas de caballo, de la
cual bebimos e hicimos unas sopas de galleta.
Pero i una legua de alli tuvimos el placer de encon-
trar una casita vieja abandonada, de barro y madera, que
nos pareci6 un palacio de hadas en aquellas alturas. Los
caballos estaban desfallecidos, nosotros muertos de fati-
ga; era precise descansar, y resolvimos quedarnos alli
unos dias.
Pero el dia 9, a eso de las diez, oimos una griteria sal-
vaje, que habria parecido de fieras i no ser por algunos
tiros que la acompanaban, y cuyos proyectiles chocaban
contra el edificio que nos servia de albergue.
Descuidados como estibamos en nuestras ocupaciones
de campamento, y vi6ndonos sorprendidos, nos lanzamos
en confusion i las armas, cogiendo cada official un fusil y
otros tantos soldados un sable, y hasta hubo quien, no
hallando a mano otra cosa, se arm6 con el hacha de cor-
tar la lena.
Abrimos las ventanas para hacer fuego, y vimos que el
enemigo, en numiero de mis de cien hombres, trataba de
apoderarse de nosotros, como ya lo habia hecho de dos
:,oldados que habian quedado distantes, i quienes habian
degollado en el acto.







MEMORIAL DE UN OFFICIAL ESPAROL 81
Rompimos un fuego nutrido, que los contuvo en su
advance, pero no retrocedieron.
-Entregaos-nos gritaban-, 6 sois muertos.
Les contastamos redoblando el fuego, pero ellos eram
mis en ndmero que nosotros y tenian cartuchos; i nos-
otros se nos estaban agotando los nuestros. Segiin iba
aflojando nuestro fuego, iban los insurrectos acercindose
y tratando de rodearnos.
La resistencia no podia durar, pero entregarnos equi-
valia al suicidio.
ZQu6 hacer? Deliberamos un moment los jefes y ofi-
ciales. Todos convinimos en que no nos quedaba otro
recurso, faltos de municiones como estibamos, que em-
prender la retirada, abandonando caballos y equipajes y
llevando cada uno encima los viveres que pudiera.
De pronto los rebeldes detuvieron un poco el fuego;
despuis nos hicieron una descarga cerrada y volvierom
la espalda, empezando i trepar mis que de prisa por la
cuesta de que habian bajado.
ZC6mo se habia verificado aquel milagro?
Pronto nos lo explicamos; nos Ilegaba un refuerzo de
treinta A cuarenta zapadores y unos quince artilleros, i
las 6rdenes del comandante general de ingenieros Irauli
y del mayor Arce, quienes, habiendo oido los tiros des-
de medio dia, apresuraron el paso.
Excusado es manifestar que recibimos con los brazos
abiertos i nuestros libertadores. Se conoce que aquella
partida era bisofia, cuando no nos caus6 mis que la
muerte de dos hombres, tres caballos y una mula, pudien-
do, i lo menos, habernos dejado i pie.
Aquella misma noche habian dormido y pasado el dia
en el camino dos cargas de dinero en oro por haberse
muerto las bestias que las traian 6 ir las demas cargadas
de lo mismo y de otras cosas adn mis necesarias que el
metilico.
La column que nos auxili6 no habia podido recover
aquellos caudales por la prisa con que venia y la escape
6







82 RAFAEL SEVILLA

de caballerias; pero retrocedi6 el comisario Martinez con
una escolta i recoger los fondos y no pudo regresar hasta
las seis de la mainana del dia 10. No teniendo modo de
'levar dicho dinero, se repartieron dos pagas adelantadas
a la tropa, para devolverlas si el general en jefe asi lo
disponia, y el resto se distribuy6 entire los jefes y oficia-
les, bajo la misma condici6n.
A las ocho de la manana continuamos nuestra march,
sin poder adelantar mis que cuatro leguas; dormimos al
pie del gran paramo de Cachiri, en un sitio Ilamado el
Carb6n, donde construimos a toda prisa un rancho para
guarecernos del insoportable frio que hacia. La helada
ventisca que soplaba impidi6 a nuestros ateridos asisten-
tes hacer la comida.
El 11 empezamos a trepar el gran piramo, en medio
de una densa neblina que impedia que se viera un hom-
bre i diez pasos de distancia. A uno y otro lado del sen-
dero que seguiamos habia unos precipicios espantosos.
Por ellos lanzAbamos a cada moment los caballos
muertos que, en nimero de unos 60, encontramos inter-
ceptandonos el paso. Una mula de un hojalatero que se
babia unido con nosotros para instalarse en Santa Fe, se
despefi6 con todos los chismes que li vaba, haciendo
Mnucho ruido, con harto sentimiento de aquel infeliz, que
con el animal perdi6 cuanto poseia.
A las tres de la tarde descendiamos ya de aquellas
altisimas cordilleras, cuyas cumbres, desde lejos, parecen
tocar al cielo. Entonces se present en lontananza ante
nosotros el rio de Cachiri.
Hora y media despu6s estabamos en el sitio famoso en
que habia tenido lugar la batalla. Dos casitas, en que nos
alojamos, estaban acribilladas i balazos.
El hedor que exhalaban los insepultos cadaveres que
yacian en derredor era insoportable. El 12 por la manana
empezamos a trepar la empinada cuesta en que estaban
los parapetos. La margen del rio, la extensa pendiente y
el llano, todo aquel terreno escabroso, que tardamos casi







MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 83
todo el dia en atravesar, estaba cubierto de muertos en
putrefacci6n, de caballos en el mismo estado y de pren-
das de un ej6rcito destrozado.
Las aves de rapifia cernianse ominosas sobre aquel ce-
menterio al descubierto. 1Oh, cuantas madres, cuantas es-
posas tendrian arrojados como perros en aquel campo i
los pedazos de su amor! IFelices los pueblos que no han
sido visitados por esa calamidad que se llama guerral
IDesgraciados aquellos en donde esta furia imperial
El 13 ya un ambiente mis puro, mis balsimico, vino
a reanimar nuestros pechos.
Era que llegibamos al extreme de la montafia, gigan-
tesca derivaci6n de los Andes. A nuestra vista, desde
aquella empinada altura, extendiase una comarca Ilana y
fertil, tierra de promisi6n que hacia catorce dias que, pe-
re ;rinos en aquel aspero desierto, buscibamos con afin.
Pasamos la noche en el miserable pueblo de Cacota
de la Matanza, donde encontramos ya algunos comesti-
bles y habitantes. El 14 de Mayo emprendimos la bajada,
que tenia seis leguas, y pernoctamos en una hacienda
abandonada llamada "Corral de las piedras".
A la mariana siguiente tuvimos que atravesar el Torrente
del Corregidor en taravitas. Las taravitas son unas canas-
tas de cuero, a guisa de baules, del tamafio de un baiio,
pendientes de unos ganchos de madera que se deslizan
de una banda a otra, sobre unos cables paralelos, tambi6n
de cuero, que estin fijos en los dos lados de los rios, in-
vadeables por lo profundos 6 impetuosos y por la altura
de los barrancos.
Esto explicado, el pasajero se mete en aquella especit
de cuna: un hombre le da un fuerte empuj6n y la taravita
corre con espantable velocidad hasta el centro del rio,
parando en el punto en que se forma el seno de los ca-
bles y quedando A una altura de la superficie del rio no
menor de 50 varas. Entonces, si el pasajero echa una mi-
rada al abismo en que mugen las aguas como fieras que
aullan por tragarse su victim, corre grave riesgo de su-







84 RAFAEL SEVILLA

frir un desvanecimiento de cabeza y caer: lo mejor es mi-
rar siempre hacia arriba.
Una vez en el medio, otro hombre que esti en el ba-
rranco opuesto, tira de una cuerda y se verifica la ascen-
si6n con tanta lentitud como ripido fu6 el descenso.
Llegado a la otra banda, queda el transeunte en sal-
vamento. Por este medio, mis propio para monos que para
series humans, tuvimos que pasar el rio dos i dos, y lue-
go los equipajes y bagaje. Los caballos fueron pasados i
nado.
Para esta operaci6n escogimos nadadores consumados,
que se tiraban al rio i caballo, en pelo, y que venian i
salir una milla mas abajo, no sin perder algunos animals.
Tanto nos detuvo este paso penoso, que s6lo cuatro le-
guas pudimos hacer en la jornada del 15.
Pernoctamos en Bucaramanga, donde se nos auxili6 con
algunos bagajes. El 16 entramos en el magnifico valle del
mismo nombre, el cual ofrecia al fatigado viajero del de-
sierto un especticulo poCtico y conmovedor. En efecto,
el contrast era demasiado brusco para que hasta el mis
rudo soldado, el mis insensible a las bellas escenas de la
naturaleza, no sintiese la poesfa que aquella feracisima
comarca respiraba.
El valle era tan vasto que no se le veian otros limits
que el cielo azul que se posaba en el horizonte. Hermo-
sas casitas blancas, cuyas chimeneas despedian un humo
diifano y ligero, que se perdia en el espacio como el in-
cienso de cien families felices que se elevara al Empireo,
verdes campinias cultivadas en lontananza, infinidad de
ganados pastando, varies labriegos siguiendo el tardo ca-
minar de los bueyes, multitud de personas de ambos se-
xos pintorescamente vestidas mirindonos desde las cum-
bres de sus colinas 6 desde las puertas 6 balcones de sus
casas, no sin recelo, de que fuisemos a perturbar sus tran-
quilos hogarcs; arboles gigantescos ostentindose en todo
su lujo primaveral; este era el cuadro grandiose que con-
templabamos.



S








MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 85
La tea abrasadora de la guerra civil, con su cortejo de
asesinatos, desolaciones, violaciones y saqueos, no habla
posado su destructora plant en el valle, dichoso hasta en-
tonces, de Bucaramanga.
El jefe que nos mandaba, despu6s de haber recorrido
con la vista aquel bellisimo panorama, nos reuni6 en un
grupo, y como si hubiksemos penetrado en un temple,
nos dijo:
-Aunque no es menester hacer esta clase de recomen-
daciones i honrados soldados espaioles, no estara de mis
que os advierta que no he de consentir que nadie dirija
una palabra atrevida a una mujer, que nadie se acerque i
ninguna de estas felices families sin mi permiso, que na-
die toque ni una fruta, ni un ave casera. Quiero que en
ningdn tiempo pueda decirse, por culpa mia, que el ej6r-
cito espafol haya ultrajado ni vejado, ni expropiado i un
solo americano que viva en paz, dedicado A sus tareas
cotidianas. Si algan dia desaparece este oasis A impulses
de la revoluci6n, como han desaparecido otros muchos,
caiga sobre la conciencia de los ingratos que han pertur-
bado estos paises privilegiados toda la responsabilidad;
no sobre la nuestra, que tenemos la misi6n de devolver
la paz i las infortunadas comarcas que, por la ambici6n
de algunos de sus hijos, han perdido.
Era realmente indtil esta hidalga advertencia. Aquel
valle nos recordaba a todos nuestra nifiez tranquila y nos
inspiraba respeto la misma felicidad de sus moradores.
Dormimos aquella noche en el bonito pueblo de Pie de
Cuesta, donde nos alojaron muy bien sus habitantes, res-
taurando nuestras fuerzas con una excelente cena, legan-
do el lujo con que se nos trat6 hasta el extreme de pro-
porcionarnos una cama i cada uno, comodidad que no
habiamos disfrutado desde nuestra salida de Ocana.
El 18 anduvimos cinco leguas, habi6ndonos reunido en
la hacienda la Laja con el general en jefe, que lleg6 alli
ya de noche.
Proseguimos todo el cartel general, pernoctando el 19








86 RAFAEL SEVILLA

en San Gil; el 20, en la ciudad del Socorro; el 21, en
Guadalupe, y el 22, en San Benito.
Aqui, i las once de la noche, sentimos ruido de tropa,
por lo que oficiales y asistentes nos presentamos al gene-
ral, que estaba durmiendo.
Aquella alarma la habia causado la llegada de don Jose
Filminalla, gobernador del Socorro, que venia con una
columnita volante de tropas del pais. Inmediatamente se
presei:.o a don Pablo Morillo:
-Mi general-le dijo-: el pueblo de Vl6ez se ha su-
blevado por no pagar la contribuci6n. El escribano ha
armado una partida, que capitanea. Le aconsejo i V. E. no
pase de aqui, hasta que se le incorporen mis fuerzas.
Morillo, que estaba de malisimo humor por la interrup-
ci6n de su suefio, contest restregindose los ojos:
-Para batir paisanos, me sobra con la fuerza que tengo.
Pase usted alli con sus 40 hombres, que yo mandar6 un
gobernador que los arregle. Teniente coronel don Manuel
Carmona-aiaadi6, dirigiendose i 6ste-, le nombro i
usted gobernador de Velez, con la condici6n de que ha
de pasar usted a cuchillo a todo el que se resist A reco-
nocer la autoridad del Rey. Llkvese usted i Sevilla por
ayudante interino, y i un sargento con doce artilleros: ji
caballo, pues, y vivol Manana, i las siete, seguir6 yo mi
viaje. Conque retirense ustedes, que me voy i dormir.
Pocas horas despues emprendimos la march. Teniamos
que andar siete leguas para Ilegar i Velez.
En el camino nos advirti6 un labrador que el escriba-
no, no habiendo conseguido sublevar la villa, habia ata-
cado con su partida la hacienda del alcalde, dandole i
6ste de palos.
A esta finca nos dirigimos; pero asi que nos vieron,
echaron a correr los rebeldes en direcci6n i Velez. No
cran mis que 17.
Al entrar nosotros en el pueblo, precedidos del al-
calde, todos los habitantes se fugaron atropelladamen te
al campo: las campanas tocaban i rebato. Los faccio-








MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPANOL 87

sos se habian refugiado en la iglesia, y tuvieron la auda-
cia de hacernos fuego desde el campanario, causindo-
nos dos heridos. No siendo possible subir a la torre,
por estar las puertas cerradas, mand6 Cardona que cir-
cunvalaramos el edificio y que no quemasemos mas p6l-
vora.
-Ellos se entregaran 6 moririn de hambre-dijo-; 6
en todo caso, pondremos fuego i la iglesia.
Viendo los vecinos que no eran ellos, sino los rebeldes,
nuestro objetivo, se fueron presentando en nuestra ayuda,
armados los mas de estacas. Carmona los recibi6 muy bien,
y les confi6 la guardia de las bocacalles, para impedir que
el escribano tomase de noche las de Villadiego. En efecto,
61 y los de su partida salieron juntos, y precipitadamente,
lanzindose por una calle que conducia a una cuesta y
luego a una quebrada. Los perseguimos nosotros y los
ataj6 el paisanaje; s6lo cinco lograron fugarse. El escri-
bano muri6 de un bayonetazo, otro de un tiro, y i un ter-
cero le tumb6 Fulminalla el brazo con el sable. Los demis,
heridos levemente y apaleados por el pueblo, fueron con-
ducidos codo con codo A la crcel. Asi concluy6 aquel
motin.
El resto de las gentes que se habia huido, torn en se-
guida i sus hogares.
Yo me retire con mi sargento y artilleros a reincorpo-
rarme en Boat6 con el general en jefe, con quien me reuni
el 25.
Dos dias hacia que el general recibia alli grandes de-
mostraciones de afecto y adhesi6n por parte de los ayun-
tamientos y vecinos, que le obsequiaban a porfia.
El dia 26 anduvimos siete leguas, hasta el hermoso
pueblo de Zipaguira, d nde dieron i S. E. un gran baile,
en el cual, i cada moment, las damas mandaban parar la
misica para recitar versos en honor de Morillo y de su
ej6rcito expedicionario.
No se ocultaba i aquel jefe, pues no falt6 quien se lo
advirtiera, que muchas de aquellas ninfas habian hecho







88 RAFAEL SEVILLA
lo mismo con los generals rebeldes. Asi es que el gene-
ral en jefe se escam6 un tanto, y mis cuando supo que
en Santa Fe de Bogota, donde tanto ludibrio y escarnio
se habia hecho con otros generals espaioles que tenian
motivo para ser mis estimados que 61, se intentaba reci-
birle con una ovaci6n sin precedent en los fastos de la
historia de aquel virreinato.
-ePor qu6 i mi me demostrarin tantas simpatias como
odio manifestaron contra Amar y otros de mi jerarquia?
-pregunt6 a un jefe viejo en el pais, muy admirador de
Morales.
-Es muy sencillo, mi general-le contest6-; aqu&-
llos no tenian i su disposici6n tantas bayonetas como
usted.
-Pues esta vez se van a dar un chasco-replic6 Mori-
llo-. Rechazar6 todas esas hip6critas manifestaciones
hijas del miedo y de la servil adulaci6n.
-Hara usted muy bien, mi general. No hace veinte
dias que entri yo i viva fuerza en esa ciudad infiel con la
division que mandaba el brigadier La Torre. En ninguna
parte se nos ha combatido con mayor encono, ni con safia
mis pertinaz. Mandaba, como usted sabe, i los rebeldes
el general frances Servier. Pues bien, mi general, tuvimos
que ganar calle por calle, casa por casa, i punta de lanza.
No habia casa ni tienda desde donde no se nos hiciera
fuego. Husares hubo que tuvieron que hacer saltar sus
caballos por encima de los mostradores para acallar los
fuegos que de los establecimientos salian. Ni un solo
bogotano se puso i nuestro lado, ni una dama siquiera
de las pocas que vimos dej6 de darnos prueba de su ren-
cor. Si ahora le adulan i usted, mienten villanamente.
Al siguiente dia emprendimos nuestra march para
Santa Fe.
El general dispuso que el ej6rcito le siguiese como
i una legua de distancia; se puso un levit6n que le cu-
bria todo el cuerpo y parte de la cabeza: un ancho
sombrero de paja sin insignia alguna le acababa casi de








MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 89

ocultar el rostro: mont6 en un caballo comun, y acompa-
fiado del general Enrile, su mayordomo y un ordenania
de caballeria, se puso en march para la capital del reino
neogranadino, que estaba cerca. Yo seguia en la vanguar-
dia del ej6rcito.
Antes de andar una legua, se encontr6 va con una bri-
Ilante cabalgata de sefioras, lujosamente ataviadas, y ca-
balleros, en fin, con families principles i caballo y en
coaches.
Una buena musica acompariaba i dicha numerosa y lu-
cida comitiva.
Al ver a aquellos cuatro hombres, las amazonas y sus
acompafiantes, hicieron parar la muisica y los detuvieron.
Una de las sefioras, que venia delante en un magnifico
caballo blanco, fu6 la primera que tom6 la palabra, obli-
gando i hacer graciosas cabriolas i su corcel de pura raza
andaluza:
-Caballero-dijo con voz duice y armoniosa, fijando
en Morillo sus grandes ojos negros-salud al victorioso
ej6rcito pacificador de Tierra-Firme. Esta comisi6n de
sefioras y sefioritas de la nobleza bogotana, que tengo el
honor de presidir, asi como la de caballeros que nos
sigue, queremos saludar y felicitar al invicto general
Morillo. (Nos podran ustedes decir d6nde hallaremos
i S. E.?
El aludido recorri6 con la vista aquella brillante pl6-
yade de hermosas mujeres, gallardamente montadas so-
bre ricos palafrenes, y despues de una breve pausa
contest:
-Gracias, sefioras y caballeros, por las frases lisonje-
ras que, por boca tan linda, acabiis de prodigar al vale-
roso ej6rcito de que formamos parte. Pero el general en
jefe... viene atris.
Y haci6ndoles una cort6s pero fria serial de despedida
con la mano, continue su camino.
--D6nde esti el general Morillo?-le preguntaban
sucesivamente los jinetes que iba encontrando al paso.







90 RAFAEL SEVILLA

-Atris viene-contestaba S. E. invariablemente.
A la entrada de la ciudad y en la calle que habia de
recorrer para llegar i su habitaci6n, encontr6 multitud
de arcos triunfales y carros con comparsas, y banderas
espafiolas, y flores, cortinas de damasco en todos los edi-
ficios, y sefiales del mayor entusiasmo y acendrado espa-
nolismo.
El general permaneci6 impasible ante tan ruidosas ma-
nifestaciones. Morales le hubiera dado un abrazo si hu-
biese ido con el.
--Cual es la casa destinada a Morillo? -pregunt6 i
un grupo, y habiendo obtenido las sefias que solicitaba,
se dirigi6 a ella y se encerr6 sin saludar i nadie.
Pronto llegaron i nosotros las cabalgatas:
--D6nde esta el general Morillo?--exclamaban.
-Va delante. Ya debe estar en la ciudad-contest6
un coronel, quitindose la gorra, correspondiendo al salu-
do de las amazonas.
-Si seri aquel hombre del levit6n...-dijo una ru-
bia. Y retrocedieron por donde habian venido.
Pronto penetramos en aquella ciudad, que parecia un
ascua de oro.
En breve circul6 el rumor de que el general estaba en
su casa y que habia desairado el recibimiento que se le
tenia preparado.
Muchos objetaban que no podia ser, puesto que 61
habia admitido anilogos obsequios en otras poblaciones
cercanas.
Para salir de dudas, se form una comisi6n que fuese
a ver si realmente era Morillo el hombre del levit6n.
El general la recibi6 muy cortesmente vestido de gran
uniform:
-Seiores-les dijo--, no extraiien ustedes mi proce-
der. Un general espahol no puede asociarse a la alegria,
fingida 6 verdadera, de una capital, en cuyas calls temia
yo que resbalase mi caballo en la sangre fresca a6n, de
los soldados de S. M., que en ellas hace pocos dias caye-








MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 91

ron & impulses del plomo traidor de los insurgentes para-
petados en vuestras casas.
Aquella respuesta, que pronto se hizo p6blica, agu6
por entonces la fiesta.
A los dos dias, el general se traslad6 al palacio de los
virreyes.





















CAPITULO VII

SUCESOS DE SANTA FE



Instaladas las oficinas en el palacio, los oficiales de
Estado Mayor general trabajibamos desde las siete de la
maiana i las once de la noche, sin otro descanso que
una hora de paseo, de seis i siete de la tarde, y el tiempo
estrictamente necesario para el almuerzo y la comida.
Lo primero que hicimos fu6 poner en limpio los datos
topogrificos que habiamos adquirido en las 300 leguas
de camino que acabibamos de recorrer. Por orden de
Enrile, cada official habia tenido durante la march el
cuidado de anotar con lipiz todos los accidents del
terreno, subi6ndonos i las eminencias y i los campana-
rios, donde los habia, para hacer el croquis de los cami-
nos, alturas, rios, y cuanto pudiera convenir i las opera-
ciones militares.
El 30 de Mayo, dia del Rey, el Ayuntamiento de Santa
Fe, daba un espl6ndido banquet al general Morillo y i
su Estado Mayor. Este jefe habia convocado i toda la
gente principal, para que prestase juramento de fidelidad
i S. M. La ceremonia, que tuvo lugar en el palacio, fu6
imponente.
Una vez terminada, se presentaron al general mis de
cincuenta damas y sefioritas, las mis llorando, pidiendo
perd6n, con motivo de ser los dias del monarca, las unas
para sus esposos, otras para sus hijos y no pocas para







94 RAFAEL SEVILLA

sus hermanos; todos los cuales, por infidentes, se halla-
ban press en los calabozos de la circel y de la inqui-
sicion.
Aquellos hombres para quienes se pedia piedad, per-
teneciai i las mas distinguidas families; pero habian sido
los jefes y funcionarios de la rebeli6n.
Las ligrimas, los sollozos y las suplicas de aquellas da-
mas eran capaces de ablandar una roca. Madres habia
que, echadas a los pies de Morillo, le pedian en nombre
de la suya, piedad para sus hijos, y se negaban a levan-
tarse sin obtenerla; esposas j6venes que partisan el alma
al hablar de sus pequehuelos sin padre; hijas que ofre-
cian constituirse en prisioneras por sus padres. En fin,
aquel espectaculo se imagine mejor que se describe.
Morillo hacia visible esfuerzos para no conmoverse;
pero permanecia silencioso, y s6lo un "levintese usted,
sefiora", articulaba de vez en cuando, tendiendo su mano
enguantada i las que se tiraban a sus plants. Durante
un rato las dej6 hablar a todas. Por fin, dijo con voz mal
segura:
-Seioras, mi Rey, que, como caballero espafol, tiene
sentimientos generosos y humanitarios, me invisti6 con su
soberana facultad, la mis bella que tiene un monarca, la
de perdonar. Me encarg6 que perdonase siempre que lo
permitiese la salud de la patria. Asi es que, al pisar por
primera vez tierra americana en la isla de Margarita, per-
done i cuantos me hicieron suplica aniloga a la que ahora
me haceis. Sab6is el pago que me dieron aquellos ingra-
tos, que con ligrimas invocaron la clemencia de Su Ma-
jestad? Pues asi que volvi la espalda, tornaron a levantar
el pend6n rebelde, y, mis sanguinarios que nunca, pasa-
ron a cuchillo i los oficiales y soldados que alli deji. Los
que tan alevosamente han sido asesinados, cada uno por
cien sicarios, tambien tenian madres, esposas 6 hijas, que
hoy maldeciran mil veces al general imprevisor que tuvo
la candidez de career en las protests fementidas de aque-
llos miserables. Si en vez de perd6n hubiera yo fusilado








MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 95

4 veinte cabecillas, no pesarian sobre mi conciencia los
remordimientos que hoy me acosan. ZQui6n me asegura
a mi que si yo pongo en libertad A vuestros deudos no
perezcan a sus manos los leales de Santa Fe? Sefioras, yo
siento much el dolor que veo pintado en vuestros ros-
tros... pero... no puedo perdonar cuando no lo permit la
salud de la patria.
-Mi general...
-No, no puedo. Mi resoluci6n para con los jefes es
irrevocable.
-Pues al menos-dijo una enlutada-dignese vuecen-
cia mandar que los infelices que estin en los calabozos
sin aire y sin luz pasen i otro local menos malo. De
V. E., senior, esta prueba, de que los dias del Rey de Es-
paia no pasan sin derramar un rayo de alegria, aun en los
16bregos calabozos de los prisioneros.
-Ya eso es diferente. Accedo A ello, y tan pronto
como ustedes se retiren, dare las 6rdenes para que scan
trasladados a otra parte.
Acto continue salieron aquellas damas. Cumpli6 pun-
tualmente el general Morillo su palabra. Media hora des-
pu6s aquellos cabecillas fueron alojados en las excelentes
habitaciones de San Bartolom6, quedando una compafiia
encargada de su custodia (1).
Despu6s de concluido el convite, salimos A las seis de
la tarde a paseo con el general, que iba seguido de un
numerosisimo acompanamiento.
Al pasar por junto el convento que esta al fin de la
calle Real, cuyo edificio estaba lleno de oficiales enemi-
gos y tropa prisionera, empezaron 6stos a gritar, sobre-
saliendo la voz de uno que decia:
-Perd6n, senior general, que no somos culpables, sino

(1) De los citados press fueron fusilados seis por sentencia del
consejo de guerra, entire ellos, un tal Carbonell, que habia obligado al
virrey & que entregase el mando, y el Ilamado general Rovira, que
habia dirigido a los insurgentes en la batalla de Cachiri. Los demise
fueron deste rrados i various puntos.







96 RAFAEL SEVILLA

seducidos: perd6n por el Rey, y en lo sucesivo seremos
files servidores de S. M.
-iInfelicesl--exclam6 entire dientes Morillo.-Son los
hijos del pueblo, explotados por aquellos ambiciosos que
no he querido indultar, a pesar de tantas sdplicas. No
tiene culpa el brazo que hiere, sino la cabeza que manda.
Los ruegos de los prisioneros plebeyos, sacando sus
brazos por las rejas continuaban. El general se detuvo y
con voz de trueno les pregunt6:
-ZMe juries ser files al gobierno de S. M., como
decis?
-Si, si, si-contestaron centenares de voices.
-Pues bien, a vosotros os perdono en nombre del
Rey.
En el acto nos mand6 que les fu6semos i abrir las
puertas de la prisi6n.
Aquellos desgraciados, fren6ticos de alegria, nos abra-
zaban como locos.
Todos corrieron i echarse a los pies del general. La
mayor parte era gente ristica, indios y negros, que ni se
daban cuenta por que se habian batido contra Espafia: no
sabian con qu6 palabras manifestar su gratitud al caudillo
espaiiol.
Los que ibamos en la comitiva no esperabamos que el
general, que se resisti6 i las conmovedoras s6plicas de
las sefioras de la aristocracia, hubiera sido tan blando
con los menos favorecidos por la fortune. Aquella acci6n
fu6 altamente political, pues caus6 muy buen efecto en las
masas.
El 2 de Junio me comision6 S. E. para inventariar todo
lo que habia en la casa llamada de botanica. Era un ver-
dadero museo de historic natural del pais. Cuadruipedos,
aves, reptiles e insects raros, objetos preciosos del reino
mineral, colecciones de maderas; muestras de cristal de
roca, de oro y platino; la macana y la hamaca del iltimo
cacique de Bogota; la riquisima custodia que habia rega-
lado la ciudad de Cartagena, la terrible iguila viva que








MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 97

habian traido de Popayin, como simbolo de la libertad,
la cual al ser cogida habia devorado a un hombre, y otra
infinidad de curiosidades, era lo que tenia yo que enca-
jonar, clasificar 6 inventariar.
Imposible me habria sido cumplir s6lo aquella comi-
si6n. Afortunadamente, entire los prisioneros arist6cratas
estaba el doctor Mutis, sabio naturalista, que habia sido
jefe de policia bajo el gobierno rebelde.
Este senior, trabajando diariamente desde las ocho de
la mafiana a las cuatro de la tarde, con centinelas de vis-
ta, siendo yo simplemente su ayudante, en menos de
treinta dias orden6 y envas6 lo principal de aquel museo
en ciento cuatro cajones de a vara en cuadro. Listima
grande que un hombre de tanta ciencia y bellas cualida-
des se hubiese metido en las revueltas political. Yo tra-
baj6 tambian cuanto pude (1).
Despu6s continue en la oficina mi trabajo de quince
horas diarias, sin mis tiempo libre que las tardes de los
domingos, en que paseaba a caballo, uso muy establecido
en aquel pais por los individuos de ambos sexos.
Estando un dia, como de costumbre, almorzando con
el general, recibi6 este un parte del sargento de guardian
del hospital en que le participaba, que eran las once del
dia y que ain los frailes, que estaban al tanto del esta-
blecimiento, no habian curado a los enfermos, por estar
paseando.
-Vaya usted en un caballo mio-me dijo el senior
Morillo -al convento-hospital de extramuros, y encierre
usted a todos los frailes, para que no se paseen y cuiden
mejor de los enfermos.
Cumpli esta orden tan extrafia, i pesar de las observa-
ciones fundadas que me hicieron los pobres religiosos,

(1) Llev6 esta colecei6n i la Peninsula el general Enrile, y la pre-
sent6 al rey el ayudante D. Antonio Wanales, compaiero del eiior
Sevilla, en recompensa de lo cual fue ascendido i teniente coronel,
por los servicios especiales que habian prestado el Dr. Mutis y el pro-
tagonista de estas Memorias.
7








98 RAFAEL SEVILLA

pues los enfermos estaban curados, si bien muy disgusta-
dos con ellos; a cada uno lo encerr6 en su celda, volvien-
do en seguida a decirle al general que estaba servido.
-iC6mol ZHa encerrado usted a los frailes?
-Si, senior; V. E. me lo ha mandado, y yo he hecho
mi deber; aqui estan las laves.
El general se ech6 a reir a carcajadas:
-Es verdad que se lo mande-prosigui6 riendo-; mas
no para que lo hiciese usted al pie de la letra. Vamos,
vuelva usted con el Vicario general, para que se les pon-
ga en libertad, recomendandoles mas actividad en sus
caritativas tareas (1).
El 18 por la mafiana se present al general el capitin
Ronquillo, fiscal del Consejo de Guerra permanent:
-Mi general-le dijo-, de algunas declaraciones se
colige que en el convento de las monjas estan escondidos
los efectos, alhajas y dinero de los insurgentes Rublas,
duefios de grandes almacenes y de inmensos caudales, y
actualmente pr6fugos. Sentenciados en rebeldia, tienen
sus bienes confiscados y convendria hacer pesquisas, pues
no es possible se lo hayan podido llevar todo.
-Sevilla-dijo el Sr. Morillo-, vaya usted a buscar al
alcalde, y acompifiele usted a averiguar si es cierto que
exista este dep6sito en el convento.
La comisi6n no era nada agradable, pues siempre me
ban inspirado much respeto esos asilos de las virgenes
del Sefior, que renuncian a todo lo terrenal por lo eterno.
Obedeci, sin embargo, como era mi deber, y juntos el
alcalde y yo, Ilegamos al monasterio y tocamos a la puer-
ta del locutorio:
-Alabado sea Dios.
--ZQu6 se ofrece?-pregunt6 una voz femenina.
-Necesitamos hablar con la madre abadesa de cosas
muy graves y reservadas.
Rein6 un silencio de algunos minutes.
(1) Refiero este incident, porque despuis y en todas parties siem-
pre que el general me veia, solia preguntar: .Y los frailes de Santa Fe?







MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 99

-Digan lo que gusten-articul6 otra voz-; soy la
abadesa.
-Seiiora-le dije-, de orden del general en jefe, sir-
vase usted abrir la puerta. Traemos un encargo para usted
sumamente delicado.
-Con much gusto.
Abri6se la puerta del locutorio y entramos. La abadesa
y dos hermanas nos recibieron con la mayor finura.
-Madre superior, S. E. sabe que en este convento
han dejado los Rublas...
-Ya s6-me interrumpi6-; dos cajones que contie-
nen sombreros, si no me engaiio.
-LY no hay aqui otra cosa?-pregunt6 el alcalde.
-Si, senior; hay en la comunidad una parienta de los
Rublas.
-Madre abadesa-afiadi yo -, no son personas, sino
cosas, las que se han denunciado. Si usted sabe de algo
mas digalo, por Dios, para ponerlo en conocimiento de
S. E.; pues seria muy triste que sus palabras de usted no
fuesen creidas y que el general mandase registrar el con-
vento por los jueces eclesiisticos.
Ante esa insinuaci6n, por los ojos humildes de la aba-
desa cruz6 como un relimpago y los fij6 en mi de una
manera extrafia:
-Caballero-dijo irgui6ndose con dignidad-, una
religiosa que al hacer sus votos ha jurado no decir men-
tira, no miente nunca.
-Senora, he sido un torpe; le pido A usted mil per-
dones.
-Tanto yo, como el resto de la comunidad-con-
tinu6-, hemos dado, creo, bastantes pruebas de adhe-
si6n a nuestro monarca, para que nadie, sin calumniarnos,
pueda tenernos por encubridoras de esa revoluci6n ini-
cua que i nadie, si triunfara, haria mis daiio que A la re-
ligi6n. Pero ain voy i dar una prueba mis de la fidelidad
inalterable de esta comunidad, que tantos afios ha llevado
de vida tranquila i la sombra del pabell6n espafiol.







100 RAFAEL SEVILLA

Si ustedes quieren saber d6nde estin los efectos de
los Rublas, inf6rmense de una vieja Ilamada Inis, antigua
criada de la casa. Ella debe saber d6nde se oculta lo que
ustedes buscan.
-Pero, Zd6nde vive?
-El senior alcalde sabri. En cuanto a mi, he olvidado
ya las calls de la capital.
Nos despedimos muy cort6smente de aquellas santas
mujeres y nos dirigimos a la casita de la vieja, A quien
conocia la autoridad local.
En efecto, la encontramos. Yo not6 que se inmut6 al
vernos penetrar en su reducido hogar.
La someti a un minucioso interrogatorio, pero la vieje-
cita neg6 obstinadamente. Ya cansado, me fai al patio un
moment en tanto que el alcalde continuaba la indaga-
toria.
Al pasar por una alcoba obscura en que habia una
cama bastante sucia, se me ocurri6 registrar debajo, y,
con gran sorpresa mia, encontr6 un baulito de tafilete en-
carnado, con tachuelas doradas, que desdecia de la po-
breza de la habitaci6n.
Alli lo deje y volvi a la sala, donde continuaba renuente
la vieja.
-Digame usted-le prcgunt--, ad6nde ha escondido
usted various objetos que se le han dado a guardar, entire
ellos un cofre punz6 con tachuelas doradas?
La vieja criada de los Rublas se puso a temblar como
una azogada.
No oculte usted nada, pues el general lo sabe todo.
-Es cierto -balbuce6.-Mis amos me han dado A
guardar un baul pequcno; no s6 lo que tiene dentro.
--Demelo usted.
Me lo entreg6, y acto continue se lo llev6 al senior
Morillo, dandole cuenta de las pesquisas que habiamos
practicado.
El bail se descerraj6 delante de dos escribanos.
Estaba Ileno de prendas de oro y plata labrada en las








MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 101

colonies. Los plateros tasaron su valor intrinseco en siete
mil pesos.
El general me mand6 con el alcalde, los escribanos y
cuatro soldados a casa de la vieja, para que la amenazara
hasta descubrir toda la verdad. No pude sacarla mas que
un neceser, que contenia papeles y un pufiado de plata
macuquina (1).
A fuerza de conminarla con la circel, aquella mujer
me dijo que un albaiil y un carpintero que design ha-
bian escondido todo lo que sus amos habian dejado en
Bogota, que ella no tenia nada mis, ni queria comprome-
terse por nadie.
Busqu6 a aquellos dos artesanos. El carpintero habia
fallecido pocos dias antes. El albaiil se encontr6 al si-
guiente dia por la mariana, despu6s de haberlo procurado
la policia durante veinticuatro horas por toda la po-
blaci6n.
El hombre neg6 rotundamente la cita que le habia he-
cho la vieja. Despues de mil amenazas, dijo que sabia la
casa donde estaba el escondite, pero que ignoraba en qu6
sitio.
Comprendiendo yo con sus rodeos, contradicciones y
subterfugios que trataba de entretenernos, lo hice amarrar
y le mand6 nos acompafiase a la casa en cuesti6n. Llega-
mos al frente de ella.
-Esa es-dijo-; nada mis tengo que declarar; dejen-
me ustedes ir i mis quehaceres.
No querian abrir; pero a la amenaza que hizo el alcal-
de de echar la puerta abajo, gir6 esta sobre sus goznes y
se present en el umbral una sefora muy bien parecida,
con un niiio en los brazos y dos criadas.
-Es la corteja de uno de los Rublas-me dijo un es-
cribano por lo bajo.
-El general sabe que en esta casa estin los bienes de
los Rublas-dije-; no lo oculte usted: esta plenamente
(1) Con el primer so qued6 el general, y las monedas las mand6
distribuir entire los soldados.








102 RAFAEL SEVILLA

probado, y una negative le perjudicaria i usted much.
-Pues si tanta seguridad tienen ustedes de lo que di-
cen, aqui esta la casa, registrenla para que se convenzan
de que son inexactos los informes del general. Hace mu-
cho tiempo que los sefiores Rublas se Ilevaron cuanto
habia depositado aqui-contest6 la joven madre con la
mayor serenidad.
Procedimos a un regitro tan largo como instil. No ha-
bia n-da. Pero note que el albafil se sonreia con socarro-
neria, al ver el chasco que nos habiamos llevado.
Entonces record que la vieja habia afirmado de un
modo categ6rico que aquel hombre poseia la clave del
secret que nos parecia indescifrable. Era un zambo muy
astuto y malicioso.
-Soldados-dije-: ese hombre lo sabe todo. Sacii-
danle el polvo con los porta-fusiles hasta que cante.
Apenas habia llevado tres 6 cuatro correazos, cuando
exclam6:
-No me peguen: en el corral esta todo.
-Suspendan la operaci6n, mand6.
Los soldados pararon.
-Ven a designarnos el punto-afiadi.
El albafiil nos precedi6: anduvo unas cien varas, reco-
noci6 el terreno, cubierto todo de yerba, y dando una
fuerte pisada:
-Caven aqui-dijo.
Al notar yo que en aquel sitio no habia trazas de exis-
tir escondrijo alguno, crei que el hombre seguia burlan-
dose de nosotros y que s61o deseaba hacernos abrir un
hoyo para ponernos en ridicule, y me indign6:
-Nos engafias, picaro-grit6-: y te voy i mandar fu-
silar para enterrarte en el hoyo que aconsejas abrir, i fin
de que no nos entretengas mas ni te diviertas i expenses
nuestras.
-Si le engafio i usted, fusileme y enti6rreme ahi mis-
mo; pero si no le enganio, suilteme en seguida, que tengo
much que hacer.







MEMORIES DE UN OFFICIAL ESPAROL 1Q3
-Acepto el trato. Vaya un ndmero a buscar dos aza-
das para cavar.
Entonces me acerqu6 con el alcalde al fondo de la
casa, en cuyo colgadizo observe que la mujer que tan se-
rena estaba unas horas antes, y que no habia dejado de
seguir todos nuestros movimientos, temblaba y estaba pi-
lida y como una enferma sometida i la miquina el6ctricia.
--Qu6 le ha dado i usted, sefiora? Parece que se po-
ne usted mala.
-Caballeros, silvenme ustedes; estoy perdida. Yo co-
nozco que he hecho mal con ocultarles la verdad.
-Es decir, que el albaiil no nos ha cngafiado.
-No, por mi desgracia.
-Pues tranquilicese usted, que el general no es venga-
tivo y much menos con las mujeres. La prueba de que
es asi, la tiene usted en que no traemos orden de pren-
der A nadie.
-Si me Ilevasen presa, equC seria de mi hijo?
-Nadie se meters con usted, sefiora; usted no podia
denunciar al padre de su nifio.
-Gracias, gracias. Usted me vuelve el alma al cuerpo.
Hasta la una de la madrugada no vino el soldado con
las azadas. A esa hora empez6 A practicarse la excava-
ci6n A la luz de un farol. Ya el hoyo tenia mis de vara y
media de profundidad y nada se encontraba. Mis dudas
renacieron. ISe habrian entendido el ama de la casa y el
albafill, para que la burla fuese mis complete?
-Me parece que estamos abriendo tu sepultura-dije
A este iltimo.
-Yo estoy seguro de que me voy i dormir la mariana
i mi casa-contest6 impasible.
En efecto, como i las dos varas se encontr6 un fuerte
escotill6n de madera forrado de plomo, que con much
trabajo y i fuerza de palancas, se consigui6 alcanzar. En-
tonces, con gran sorpresa nuestra, vimos una escalera de
madera, que conducia i una vasta b6veda subterrinea.
Bajamos. Las paredes y el techo eran de madera. Era




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs