Obras publicadas
 Title Page
 Capitulo I
 Capitulo II
 Capitulo III
 Capitulo IV
 Capitulo V
 Capitulo VI
 Capitulo VII
 Capitulo VIII
 Capitulo IX
 Capitulo X
 Capitulo XI
 Capitulo XII
 Capitulo XIV
 Capitulo XV
 Capitulo XVI
 Capitulo XVII
 Capitulo XVIII
 Capitulo XIX
 Capitulo XX

Group Title: Biblioteca Ayacucho ; 4
Title: Memorias del general José Antonio Páez
Full Citation
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00055750/00001
 Material Information
Title: Memorias del general José Antonio Páez autobiografía;
Series Title: Biblioteca Ayacucho
Physical Description: 481 p., 1 l. : 23 cm. ;
Language: Spanish
Creator: Martí, José, 1853-1895
Publisher: Editorial América
Place of Publication: Madrid
Publication Date: [1916?]
Subject: History -- Venezuela -- War of Independence, 1810-1823   ( lcsh )
History -- South America -- Wars of Independence, 1806-1830   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Statement of Responsibility: appreciación de Páez, por José Martí.
General Note: An earlier edition, New York, 1867-69 in 2 vols., was published under title: Autobiografía del general José Antonio Paez. The present edition includes only chapters 1-20 of v. 1, closing with the year 1827.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00055750
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000607998
oclc - 28178351
notis - ADD7123

Table of Contents
    Obras publicadas
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Capitulo I
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Capitulo II
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
    Capitulo III
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    Capitulo IV
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
    Capitulo V
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
    Capitulo VI
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
    Capitulo VII
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Capitulo VIII
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
    Capitulo IX
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
    Capitulo X
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
    Capitulo XI
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
    Capitulo XII
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236-237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
    Capitulo XIV
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
    Capitulo XV
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
    Capitulo XVI
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
    Capitulo XVII
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
    Capitulo XVIII
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
    Capitulo XIX
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
    Capitulo XX
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
Full Text


Bolivar y la emancipacidn de Sur-Amdrica.
Dos lujosos volumenes de 700 i 800 piginas en 4.* Se
venden separadamente al precio de 7,50 pesetas cada
uno. Esta obra es el libro clasico de la revoluci6n de
Hispano-America. Es de un interns incredible. Las intimi-
dades de la epoca y sus hombres se consignan alli: por
alli pasan pueblos, ejercitos, personajes, instituciones,
ideas; todo el movimiento de una revoluci6n social y

sobre la
Independencia Americana.
O'Connor, como O'Leary, perteneci6 i la Legi6n bri-
tanica de Bolivar. Su obra es la recopilaci6n de recuer-
dos de un soldado inteligente que uni6 su nombre a los
mas grandes acontecimientos de la epoca. Esos Recuer-
dos son paginas ineditas, puede decirse, de la historic
de Venezuela, Colombia, Ecuador, Peri, Bolivia, Argen-
tina y Chile. El autor fu6Jefe de Estado Mayor en Aya-
cucho. La obra en 4.*, en papel pluma. Precio: 5 pesetas.

Las Memorias 6 autobiografia (como il la lIam6) de
Paez es quizas el libro mis novelesco, en su veracidad,
de cuantos libros de Memorias se escribieron. ZPor que?
Porque Paez fue el hiroe americano mis fabuloso de
S cuantos surgieron en la guerra de Independencia. Fabu-
loso por sus proezas, por sus ardides, por el imperio que
ejercia sobre los Ilaneros, por las empresas guerreras
que acometi6 con sus caballerias del Apure contra las
caballerias y los infants de Espaia. El, con ciento cin-
cuenta hombres desafia un ejircito de cerca de ocho
mil; el general enemigo destaca mil jinetes para que cas-
tiguen la insolencia, y Piez lancea y destruye aquellos
mil jinetes, en las Queseras del Medio; el toma las caio-
,neras enemigas a lanza; el asalta la fortaleza de Puerto
Cabello, en medio del mar, con infants que echa a na-
dar en la obscuridad de la noche.
Se ha dicho, con raz6n, que si no se conservaran tan-
tos documents de americanos, espanoles i ingleses, to-
dos coniestes, las proezas de Paez andando el tiempo,
parecerian ieyendas mitol6gicas. General de Venezuela,
'de Colombia, de la Argentina, de los Estados Unidos,
Paez es un heroe esencialmente americano.
Esta obra es el relato de las hazahas cumplidas por el
general Paez en una guerra de catorce anos.
Un volume muy bien impreso, en 4. Precio: 7,50












Con homenaje digno de l6 despidieron los Estados Unidos,
hace_poco, los restos del que, sin mis escuela que sus llanos, ni
mis discipline que su voluntad, ni mis ej6rcitos que sus laneros,
ni mis semejante que Bolivar, sac6 i Venezuela del dominion
espaiol, con tanta furia en la pelea como magnanimidad en la
victoria, en una carrera de caballo que dur6 diez y seis dias.
En parade solemne fu6 escoltado el cadaver por las calls
mis nobles de Nueva York, desde el cartel del regimiento de
Milicias al muelle de done, al son de los cafionazos funerals,
lo transport una lancha de vapor al buque de guerra que, por
decreto del Congreso de Washington, llevaba los restos del
hMroe a Venezuela.
Abria la parade la policia a caballo: la mandaba desde un
coche, envuelto en su capa milita y con la muleta caida i un
lado, el general Daniel Sickles, el que gan6 sl batalla de Gettys-
burg de una pujante arremetida; seguia la artilleria, con sus
obuses relucientes; la marina, de bayeta y cuero; la caballeria,
de amarillo y azul; la tropa de line, sobria: la milicia, con colo.
res y galas; una guardia de honor, gris; una escolta de oficiales
mayors, con sombreros plumados y espadines de oro; otra de
veterans, con las mangas vacias prendidas al pecho.
Las misicas vibraban. Las damas venezolanas saludaban el
s6quito con sus pafiuelos desde un balc6n.
Las aceras estaban llenas de curiosos.
A sl cabeza de los h6sares iba Sheridad, el que de in vuelo
-de caballo cambi6 la fuga de sus escuadrones en victoria. Presi-


diendo la comitiva iba Sherman, el que acorral6 sobre sus ulti-
mos reductos al Sur exangiie. Cerraba el sCquito double hilera
de coaches, con los comisionados de Venezuela y los del Munici-
pio, los ciudndanos prominentes que dispusieron estas hdnras,
representantes de Boston y de Brooklyn, manistrados y genera-
les, ministros y c6nsules, neoyorkinds i hispano-americanos.
Aquella mfsica heroica, aquel e4truendo de curefias, aquel
piafar de la cabaileria, aquellos uniforms galoneados, aquellos
carruajes de gente civil, eran cortejo propio del que con el agua
al pecho y la lanza en los dientes sali6 de los esteros del salvaje
para ganar, en defense de la libertad, los grades y riquezas que
otros ganan oprimiendola, y morir al fin recomendando a sus
compatriotas que, como no sea para defenders del extranjero,
jamas toquen las armas,.
En una caja amarilla, como su pabell6n, iba el cadaver, con
las coronas de la Sociedad Literaria Hispano-Amcricana, del
Consulado de Santo Domingo, del 7. regimiento, del field amigo
Bebus, y una espada de flores, y la corona de los bubanos.
cuando iba el ataud del f&retro a la lancha en hombros de ocho
En fila la caballeria, la artilleria, las milicias, la tropa de line.
El cafi6n, de minute en minute. Todos los sombreros en las
Aquellos honors eran eco del asombro con que los Estados
Unidos oyeron contar, y leyeron en libros y diaries ingleses, las
proezas del Ilanero 6pico que con el decoro y hombria de su
trato supo mis tarde, en su destierro de veinte afios en New-
York, mantener ;para el hombre resignado la admiraci6n que
despert6 el guerrero,
Sus amigos de entonces son boy magnates de la banca, colum-
nas de la religion, cabezas de las milicias, candidates a la Presi-
dencia de la Repfblica. Audn lo recordamos*, dicen, ccort6s y
verboso, puntual en sus citas, muy pulcro en el vestir, ileno de
generosidad y de anicdotas, amigo de las damas y del baile, sin
que lo de general y de president se le viera mas que en algun
gesto de imperio de la mano 6 en alguna centella de los ojosi.
jA6n recuerdan al pr6cer arrogante que en las noches de invier-
no les cont6 las guerras increibles de aquellos hombres que car-
gaban, como SAnchez, un cai6n A cuestas; de aquellas mujeres


que decian a sus esposos, como la de Olmedilla: revolcar en tu sangre antes que humillado y prisionero'; de
aquellos jinetes que amansaban al amanecer al potro salvaje con
que i la tarde iban dando caza, asta contra anca, al enemigo.
Asi quisieron sus amigos de antes despedir con majestad al
que tantas veces lea apareci6 con ella. Asi honr6 i aquella lanza
insaciable el pueblo que se opuso, por razones de conveniencia,
a que coronara su obra (1).


Nadie comenz6 su vida en mayor humildad, ni la ilustr6 com
mis dotes de aquellas sublimes que aparecen, con el misterio
de la vida, venir a los lombres privilegiados del espiritu mismo
de la tierra en que nacen.
Vi6 la luz a la orilla.del agua el que habia de library en ella
batallas de caballeria, como en la tierra fire. Le ensefiaron con
sangre, en la escuela de la sefiora Gregoria, la doctrine cris-
tiana y los palotes de Palomares; cartuchos de pulperia y panes
de az6car fueron sus primeras armas, cuando sirvi6 i su tio el
pulpero de mancebo, y por la tarde le ayudaba i sembrar el
cacaotal; pas6 la mocedad de pe6n de hato, trayendo y levan-
do camazos de agua caliente, para que se :lavase los pies eL
capataz de pelo lanoso que no veia con gusto su cabello rubio,
i lomo pelado. sin mis'riendas que las crimes, sali6 a la doma
del potro salvaje, rebotando, mugiendo, salvando quebradas,
echado al cielo, volando; escarmenaba cerdas para los cabes-
tros 6 echaba correas i la montura, en los pocos ocios que le
permitia Manuelote, sentado en un craneo de caballo 6 en la
cabeza de un caiman, que eran alli los 6nicos asientos. le pregunto si sabe nadar>, le decia Manuelote; 4lo que le mando
es que se tire al rio y guie el ganado-. Su comida era un trozo
de la res reciin muerta, asada al rescoldo, sin pan y sin sal, y

(1) Se refiere A liberaci6n de las Antillas, las Filipinas, que ide6
Bolivar en 1825. PAez debia ir i Cuba. Los Estados Unidos i Ingla-
terra se opusieron i aquella empresa libertadora, tildando a Bolivar


cl agua de la tapara la bebida, y la cama un cuero seco, y el
zapato la plant del pie, y el gallo el reloj, y cl juez la lanza.
Cant6 i las puertas de su novia, en los domingos y las fiestas,
aquella poesia selvatica y profunda que suele interrumpir el
rival celoso con otra poesia, y luego con la muerte.
Y de pronto, asi como los llanos chamuscados y sedientos, al-
bergue s61o del cocodrilo moribundo y de la vibora enroscada,
surgeon i las primeras luvias cubiertos de lozania, fragancia y
verdor, y el potro relincha, y el toro renovado se encela, y can-
tan los pajaros, esmeraldas aladas, y todo entona con estallidos y
chispazos el venturoso concerto de la vida, asi el alumno de la
sefora Gregoria, el criado de la pulperia, el que traia y llevaba
los camazos, pone el oido en tierra, oye A lo lejos, convocando
al triunfo; los cascos del caballo de Bolivar, monta, arenga,
recluta. arremete, resplandece, lleva caballo blanco y dolmAn
rojo, y cuando se le ve de cuerpo entero, alli esti, en las Que-
seras del Medio, con sus ciento cincuenta heroes, rebanando
-enemigos, cerrindolos como en el rodeo, aguijoneando con la
lanza, como A ganado perezoso, i las hordas fatidicas de Mora-
les. Pasa el rio, se les va encima; los llama i pelear, les pica el
belfo de los caballos; finge que huye; se trae a las ancas toda la
caballeria. luz del Sol, que volvi6 i parar su curso para ver la maravilla,
clav6 contra la selva a seis mil mercenaries, revueltos con el
polvo, arrastrados por sus cabalgaduras, aplastados por su cafio-
nes, caidos sobre sus propios hierros, muertos antes por el
pavor que por la lanza.
Asi venci6 en su primer pelea formal, en la Mata de la Miel;
asi en la iltima, trece afios despues, cuando asegur6 la inde-
pendencia del continent de Carabobo. 1A vengar mi caballol!
dijo en la Mata, y se trajo sin jinetes, porque A lanzazos los
sac6 de las sillas, todos los caballos de L6pezI IA vengar a
mi negro Camejol. dijo en Carabobo; carga con sus seiscientos,
gana la rienda y rompe al enemigo, vuelve con todas coloradas y es libre la America.



Tres afios sirvi6 de soldado durante la primer guerra, y
cuando en sus filas no habia legado mis que sargento, en las
del enemigo, triunfante en 1813, lo querian para capitin de
jNo era 6l quien desmontaba en un encuentro treinta jinetes?
\el tio,, el comparere. el de los Ilanros? eel
que por generoso los deslumbraba, y por astuto, y por fuerte?
eel que veia de una legua, clavaba en un saetazo al puerco mon-
t6s, domaha al potro con mirarlo fijo, volcaba al toro de un tir6n
de cola? Pero el se escurre por un lado del monte, A ser capi-
tin de los patriots, que a poco se le cansan, y ya no son mis
que veinte, y luego dos, y luego &l solo.
Le quitaran la espada con engafo; iporque frente A frente, ni
el pueblo entero de CanaguA se la quitarial Lo cargarin de
grills en Barinas:
  • de noche, como i todos los press, i lanzazos, si con sus ruegos
    y los de un amigo no ablandasen el coraz6n del carcelero, que
    le quit6 los hierros. eAd6nde ira ahora Piez? (A buscar su
    caballo y sus armas, para venir, i6 solo, i rescatar i sus com-
    pafieros! pronto vendra a cargar con ustedes!- Vuelve riendas. jIAdelan-
    tel, grita a un batall6n invisible. La guardia se echa por tiera.
    De un planazo se concilia al alcalde dudoso. Saca libres a ciento
    quince press. Abre otra carcel lena de mujeres.
    Y sin mis compafiero que un gallardo espaiol que no le
    conoce, y a quien dari despues su bolsa, como para castigarse
    por haber pensado en cobrar en 61 today la ofensa de que viene
    Ileno, sale otra vez sin llenar el sacrificio cierto del pueblo de
    Barinas, que lo aclama por jefe, a levantar el ejircito alli doade
    la libertad esti, mis segnra que en las poblaciones, en los lla-
    nos. En los Ilanos, leales al rey; pero el levantara ejrcito.
    Sus primeros soldados son cinco realistas que le intiman ren-
    dici6n. Luego saldra el camino, puesto en apuros para demo.-
    trar A los cinco reclutas c6mo es verdad que tiene por lo cer-
    cano una compafiia, que nunca llega; topa con una banda de

    14 PAEZ

    indios: los aterra; los hace echar al suelo las flechas; con todas
    ellas y los arcos ata un haz; y se lo leva a la espalda, y entra en
    el pueblo con los indios press.
    Con los Ilaneros que desprecia Garcia de Sena organize en
    Merida su primer eompania; con los prisioneros de su teniente
    en Banco Largo monta los Bravos de Pdez; con el aguardiente
    y su palabra enardece de tal modo A los indios de Canabiche,
    temerosos de la fusileria, que los indios, transfigurados, se pican
    la lengua con la punta de la flecha, se embadurnan el rostro con
    la sangre que les sale de la herida y mueren abrazados i los
    Cuando no tiene mas, sale a campafia con tres lanzas y un
    fusil; lero si quiere caballos para la gente que se le allega, ono
    van montados los realistas? si le faltan barcas con qne defender
    el rio, Zpara qu6 estin las flecheras espaiolas, que huyen a cafio-
    nazos corriente arriba? Por eso escogi6 PAez de pinta rucia los
    caballos de sus mil llaneros, porque los rucios son buenos na-
    Ni los hombres, ni las bestias, ni los elements le habran de
    hacer traici6n; porque 0l, que al empezar la pelea cae a veces
    sin sentido de la silla por la fuerza con que le acomete el deseo
    de ir A recibir los primeros golpes; il, que en cuanto se ve solo
    ataca, y en cuanto ataca vence; 61, que cegado por el combat
    se va detris del enemigo con un niiio por fnico compaiero,
    mientras su tropa se queda atras entretenida con el botin; 61,
    que arenga a sus lanzas de este modo, en La Mata de la Miel:
    humillari jams A un bravo, ni se ensaiara contra el vencido. Al
    pujante Sinchez si lo sacara de la montura en el asta de la lan-
    za, y come que, cuando lo tiene en tierra bajo la rodilla, rrumpe en palabras descompuestas 6 impropias del moment en
    que se hallaba,, lo rematara de otro lanzazo; pero cuando un
    patriot sanguinario deshonra sus armas descabezando prisione-
    ros indefensos, ya al caer la quita,, no puede contener la in-
    dignaci6n que le sofoca; para al barbaro; acude A su superior,
    defiende A los prisioneros delante de la tropa. liNo ni la mis
    estricta obediencia militar-, escribi6 luego, espada del soldado en cuchilla del verdugol'

    PAEZ 15


    Asi iba ya, de jefe suelto, algo mas libre que al principio de
    jefes torpes y rivals celosos, a la cabeza de su gente de lanza
    que le adora, que le para el caballo para pedirle lo que quiere,
    que le quita de las manos la lonja de came que se Ileva a la
    Van por los rios de noche, voceando para ahuyentar los cai-
    manes; por los esteros cenagosos, sacando a pujos de brazos su
    animal ahogado; por los llanos encendidos, entire brotes de lla-
    mas, turbiones de humareda, bocanadas de polvo. No hay mis
    comida que la res que matan; y los soldados, sin sombrero y
    vestidos de pieles, se apean, lanza en ristre, a disputarse el cue-
    ro fresco. La banda sigue al paso, afilando el chuzo de albarico,
    asegurando al astil con correas de cuero la cuchilla floja. Paez
    va delante, de bayeta roidas hasta media pierna.
    Cruzan los rios con las armas y la montura A la cabeza; al que
    no sabe nadar le hacen bote de un cuero; si la carga es mucha,
    con tiras sin curtir recogen los bordes de una piel, echan dentro
    lo pesado, y al agua van, con su caballo de una mano y la cuer-
    da en los dientes. Al salir a un yagual, descubren a un hombre
    encuclillado, con las manos en la marafia del cabello, con la mi-
    rada fija en tierra; tiene a los pies, mondados, los huesos de su
    propio hijo. De cuando en cuando se encuentran, colgada en
    una jaula 6 clavada en una escarpia, la cabeza de un patriota
    frita en aceite; un dia, despuis de vencer, desclavan la cabeza
    de Aldao, y sale volando un pajaro amarillo, como su bandera,
    que tenia alli su nidol
    jQu6 es Monteverde, que es Calzada, qu6 es Correa, qu6 es
    Latorre, qui es Boves, que es Morillo? Cuando a6n tienen su
    plan en el cerebro, ya Pe z estai sus talones deshaciindolo.
    Adivina todas las vueltas y ardides del espaiol y calcula con
    exactitud los movimientos que deben nacer de sus defects y
    Obedece A sus presentimientos, y se salva.
    Al azar nada fia y lo prevf todo antes de.empeiar el comba-

    16. PAEZ

    te; pero ya en 1l, no pierde un gesto. Improvisa recursos singu-
    lares en los instantes mis comprometidos. Engafia al mis astu-
    to. Siempre le ocurre lo que el enemigo no puede prever. Lleva
    la came muerta de tres dias, para que no lo delaten los buitres
    que caen sobre la mataz6n reciente. Cada encuentro le ensefia
    el modo de vencerlo.
    Su estrategia es original, pintoresca y sencilla. Sobresale en
    similar un ataque, y veneer con otro; en fingir fugas de caba-
    Ileria, partir las fuerzas que le dan caza, y revolver con toda la
    gente sobre la una, y luego sobre la otra; en sacar al campo al
    enemigo, de modo que la infanteria lo envuelva; en decidir una
    batalla dudosa con una inesperada acometida. jQue peleas, bra-
    zo i brazo, la de la Miel, la de los Cocos, la de Mucuritas, la de
    las Queseras, la de Carabobol Aquellos mil hombres parecen
    un solo hombre: se tienden por la llanura, galopan al mismo
    son, ondean como una cinta, se abren en abanico, se forman en
    una sola hilera, se replegan anca con anca, desb6canse en cua-
    tro bandas, para revolver i una sobre el enemigo dividido; vuel-
    ven a escape del triunfo, sacudiendo las lanzas en alto.
    No eran aun mAs que cien, alli por 1814, y ya Piez se iba i
    citar i combat con baladronadas al jefe realist. El jefe venci-
    do se echaba al rio y Paez se echaba tras el, cruzaba el rio antes
    y lo esperaba a la otra orilla, para perdonarlo. Se les caen al
    suelo los potros moribundos y la pelea sigue pie a tierra.
    Va i venir por aquel lado el espafiol, y lo aguardan hora so-
    bre hora, tendidos sobre los cuellos de los caballos. Los apura
    el contrario numeroso y pasan la noche en el estero.
    Vienen i cazarlos con barcas y ellos se echan al agua, se
    acercan a la bcrda, se zambullen en cuanto luce la mecha del
    cani6n, pican con el asta el pecbo de los arti!leros, toman desnu-
    dos, lanza en mano, las flecheras desiertas.
    Se prepare Morillo, con el favor de la noche, A echarles en-
    cima sus Juerzas mayores; y Piez, que no sabe de Anibal ni de
    sus dos mil bueyes, ata cueros secos a la cola de cuatro caba-
    Ilos, y i la vez que echa al aire un tiroteo, lanza a los brutos
    desesperados sobre el campo espaiiol, que presa del panico le-
    vanta tiendas.
    Si el viento va detras del enemigo, incendia la sabana, y en
    medio del fuego espantoso, entire columns de humo y lenguas
    de llamas, carga catorce veces la caballeria.

    PAEZ 17

    A Puerto Cabello, entretenido con maniobras falsas, lo asalta
    de noche a caballo por el mar, y lo toma. Y cuando en 1818,
    horas despuis de abrazar por primera vez A Bolivar, quiere el
    h6roe, impaciente, vadear el Apure, burlando las caioneras es-
    paiiolas del Copl6, bravos se desnudan y se echan al rio con los caballos en pelo y
    la lanza en la boca; nadan con una mano y con la otra guian a
    su cabalgadura; llegan i las cafioneras, saltan del agua al lomo,
    del lomo a la cubierta, de la cubierta a la victoria! Suyas son.
    Bolivar, vencedor, pasa el Apure.
    Grande era Paez al resplandor de las llamas de San Fernan-
    do, incendiado por sus propios habitantes para que Morillo no
    pudiera hacer de el fortaleza contra los patriots; grande en los
    llanos, cuando, ijar contra ijar, con luces 6mulas centellean-
    doles los ojos, iba su caballo blanco al lado del potro rucio de
    Bolivar; grande en las Queseras, tundiendo A los de Morales con
    el cuento de la lanza, cuando, de herir A los seis mil con sus
    ciento cincuenta, ya se le ,habia embotado al asta el filo; grande
    en Carabobo, cuando, sefialandose al contrario por su penacho
    rojo, que acude de sus infants abatidos a su caballeria desor-
    denada, ve venir al cuyo caballo, muerto como su amo, cae de rodillas A sus plan-
    tas; de un vuelo del brazo cita a los jinetes que le quedan, y
    cuando un realista compasivo lo levanta del sincope que lo ha
    echado por tierra, del poder de Espafa en la America no que-
    dan mas que los cascos, rojos por la sangre que empapa la lla-
    nura, de los caballos de Valencey y de Barbastrol
    Pero el llanero criado en el mando de su horda omnipotente
    jams fue tan grande como el dia en que de un pueblo lejano
    mand6 Ilamar al cura, para que le tomase, ante la tropa, el jura-
    mento de ser fiel a Bolivar; ni aquel guerrero, saludado durante
    diez y seis afios A la entrada de los caminos por las cabezas de
    sus tenientes en la picota 6 la jaula, venci6 nunca tanto como el
    dia en que, roto con honor el iltimo acero de Espafia en Puer-
    to Cabello, ni la humill6, ni se veng6, ni le colg6 en jaulas la ca-
    beza, ni la clav6 en picas, sino que le di6 salida libre del casti-
    llo, a tambor batiente y bandera desplegada.
    ZPodra un cubano, a quien estos recuerdos estremecen, olvi-
    dar que, cuando tras diez y seis afios de pelea, descansaba por
    fin la lanza de Paez en el Palacio de la Presidencia de Venezuela,

    18 PAEZ

    i una voz de Bolivar salt sobre la cuja, dispuesta a cruzar el
    mar con el batall6n de , para caer
    en un puerto cubano, dar libres a los negros y coronar asi su
    gloria de redentores con una hazafia que impidieron la subleva-
    ci6n de Bustamante en el Peri, adonde Junin tuvo que volver A
    marchas prontas, y la protest del Gobierno de Washington,
    que ci6n political de Cuba?*
    iBolivar si lo deseaba, que solicitado por los cubanos de M6-
    xico y ayudado por los mexicanos, quiso a la vez dar empleo
    feliz al ejircito ocioso y sacar de la servidumbre, para seguridad
    y adelanto de la America, a la isla que parece salir, en nombre
    de ella, a contar su hermosura y brindar sus asilos al viajero
    cansado de la mar! Paez si lo deseaba, que al oir, ya cano y vie-
    jo, renovarse la lucha de America en la isla, ivolvi6 a pedir su
    caballo y su lanza!
    iOh, Ilanero famosol ti erraste luego, como yerra el military
    que se despoja, por el lauro venenoso del poder civil, de la co-
    rona inmarcesible que los pueblos tributan A sus heroes desinte-
    resados; tu creias tener raz6n para olvidar el juramento que
    empefiaste al cura; tui te dejaste seducir por el poder, cuyo tra-,
    bajo complicado exige las virtudes que mis se quebrantan en la
    guerra; pero jamis fuiste cruel, ni derramaste para tu provecho
    la sangre de los tuyos, ni deprimiste, para mantener un falso en-
    grandecimiento, el caricter de tus conciudadanosl
    jDondequiera que estes, duerme! Mientras haya americanos,
    tendris templos; mientras haya cubanos, tendris hijosl

    Jose Marti.



    Mi nacimiento.-Pitheros aios de mi juventud.-Encuentro con sal
    teadores.-Muerte de uno de ellos.-Mi huida al Hato de la Cal-
    zada.-Que son los hatos.-El negro Manuelote.-En los negocios.


    El 13 de Junio de 1790 naci en una muy modest casi-
    ta, i orillas del riachuelo Curpa, cerca del pueblo de
    Acarigua, Cant6n de Araure, provincia de Barinas, Ve-
    nezuela. En la Iglesia parroquial de aquel pueblo recibi
    las aguas del bautismo. Juan Victorio Paez y Maria Vio-
    lante Herrera fueron mis padres, habi6ndome tocado ser
    el peniltimo de sus hijos y el s6lo que sobrevive de los
    ocho hermanos que 6ramos. Nuestra fortune era escasi-
    sima. Mi padre servia de empleado al Gobierno colonial,
    en el ramo del estanco de tabaco, y establecido entonces
    en la ciudad de Guanare, de la misma provincia, residia
    alli para el desempeiio de sus deberes, lejos con frecuen-
    cia de mi excelente madre, que por diversos motives
    jams tuvo con sus hijos residencia fija.
    Tenia ya ocho afios de edad cuando ella me mand6 i
    la escuela de la sefiora Gregoria Diaz, en el pueblo de
    Guama, y alli aprendi los primeros rudimentos de una
    ensefianza demasiado circunscrita. Por lo general, en Ve-
    nezuela no habia escuelas bajo el Gobierno de Espaia,
    sino en las poblaciones principles, porque siempre se


    tuvo interns en que la ilustraci6n no se difundiera en las
    colonies. CC6mo seria la escuela de Guama, donde una
    reducida poblaci6n, apartada de los centros principles,
    apenas podia tender i las necesidades materials de la
    vida? Una maestra, como la sefiora Gregoria, abria escue-
    la como industrial para ganar la vida, y enseiaba a leer
    mal, la doctrine cristiana, que A fuerza de azotes se les
    hacia aprender de memorial i los muchachos, y cuando
    mas i former palotes segtn el m6todo del professor Palo-
    mares. Mi cufiado Bernardo Fernandez me sac6 de la es-
    cuela para Ilevarme a su tienda de merceria 6 bodega, en
    donde me ensefi6 i detallar viveres, ocupando las horas
    de la mariana y de la tarde en sembrar cacao.
    Con mi cuiiado pas6 alg6n tiempo, hasta que un parien-
    te nuestro, Domingo Paez, natural de Canarias, me llev6,
    en companiia de mi hermano Jos6 de los Santos, a la ciu-
    dad de San Felipe, para darnos ocupaci6n en sus nego-
    cios, que eran bastante considerable.
    Mi madre, que vivia en el pueblo de Guama, me lam6
    i su lado el afio de 1807, y, por el mes de Junio, me-di6
    comisi6n de Ilevar cierto expediente sobre asuntos de fa-
    milia a un abogado que residia en Patio Grande, cerca de
    Cabudare, pueblo de la actual provincia de Barquisimeto.
    Debia ademis conducir una regular suma de dinero. Te-
    nia yo entonces diez y site afios, y me enorgulleci much
    con el encargo, tanto mas, cuanto que para el viaje se me
    provey6 con una buena mula, una espada vieja, un par de
    pistolas de bronce, y doscientos pesos destinados A mis
    gastos personales. Acompafiibame un pe6n, que A su re-
    greso debia llevar varias cosas para la familiar.
    Ninguna novedad me ocurri6 a la ida; mas, al volver A
    casa, sumamente satisfecho con la idea de que yo era
    hombre de confianza, joven, y como tal imprudente, enor-
    gullecido ademis con la cantidad de dinero que Ilevaba
    conmigo, y deseoso de lucirme, aprovech4 la primera
    oportunidad de hacerlo, la cual no tard6 en presentarse,
    ues, al pasar por el pueblo de Yaritagua, entr6 en una


    tienda de ropa a pretexto de comprar algo, y al pagar
    saqu6 sobre el mostrador cuanto dinero Ulevaba, sin repa-
    rar en las personas que habia presents, ms que paA
    envanecerme de que todos hubiesen visto que yo era
    hombre de espada y de dinero.
    Los espectadores debieron conocer desde luego al
    mozo inconsiderado, y acaso formaron inmedigtamente
    el plan de robarme. No pens6 y6 mis en ellos y segui.
    viaje, entrando por el camino estrecho que atraviesa, bajo
    alto y espeso arbolado, la montaiia de Mayurupi. Ufano
    con llevar armas, pens6 usarlas, y saqu6 del arz6n una de
    las pistolas, la inica que estaba cargada, para matar un
    loro que estaba parade en una rama. Pero al punto se me
    ocurri6 que era ya tarde, que tenia que viajar toda la
    noche para poder llegar A mi casa, y que en la pistol
    cargada consistia mi principal defense. No bien segul
    avanzando cuando la ocasi6n vino A demostrar la certeza
    de mi raciocinio, pues A pocos pasos me sali6 de la izquier-
    da del camino un hombre alto, i quien siguieron otros
    tres que se abalanzaron a cogerme la mula por la brida.
    Apenas lo habian hecho cuando salt yo al suelo por el
    lado derecho, pistol en mano. Joven, sin experiencia al-
    guna de peligros, mi apuro en aquel lance no podia ser
    mayor; sin embargo, me senti animado de extraordinario
    arrojo viendo la alevosia de mis agresores, y en propia
    defense resolve venderles cara la vida. El que parecia jefe
    de los salteadores se adelantaba hacia mi con la vista fija
    en la pistol con que le apuntaba, mientras iba yo retro-
    cediendo conform 61 avanzaba. El tenia en una mano un
    machete, y en la otra el garrote. Tal vez creia que no me
    atreveria yo A dispararle, porque cuando le decia que se
    detuviera, no hacia caso de mis palabras, pensando quizh
    que, como ya se habla apoderado.de mi cabalgadura, le
    seria no menos ficil intimidarme 6 rendirme. Avanzaba,
    pues, siempre sobre mi en ademin resuelto, y yo conti-
    nuaba retrocediendo, hasta que, cuando estibamos cosa
    de veinte varas distantes de sus compafieros, se me arroj6


    encima, tirindome una furiosa estocada con el machete.
    Sin titubear dispari el tiro, todavia sin intenci6n de ma-
    tarlo, pues hasta entonces me contentaba con herirlo en
    una pierna; pero 61, por evitar la bala, se hizo atris con
    violencia, y la recibi6 en la ingle. Mudo 6 inm6vil perma-
    neci por un instant. Creyendo haber errado el tiro, y que
    el mal hombre se me vendria luego i las manos, des-
    envaini la espada y me arroj6 sobre 61 para ponerle fuera
    de combat; mas al ir A atravesario me detuve, porque le
    vi caer en tierra sin movimiento. Ciego de c6lera, y no
    pensando sino en mi propia salvaci6n, corri entonces con
    espada desnuda sobre los demis ladrones; mas 6stos no
    aguardaron, y echaron i huir cuando se vieron sin jefe, y
    perseguidos por quien, de joven desprevenido y ficil de
    amedrentar, se habia convertido en resuelto perseguidor
    de sus agresores. Fortuna grande fu6 para mi, que alli tal
    vez habria pagado con la vida la temeridad de sostener
    un ataque tan desigual. Comprendi6ndolo asi, sin perdida
    de tiempo salted con presteza sobre mi mula, abandonada
    en la montalia; y al pasar por junto al cadaver del saltea-
    dor, arroj6 sobre l1, Ileno de rabia, la pistola que se habia
    reventado en mis manos al dispararla, y prosegui bien i
    prisa mi viaje. S61o entonces ech6 de ver que la pistola,
    al salir el tiro, me habia lastimado la mano.
    Una hora despu6s de este acontecimiento sobrevino la
    noche, acompafiada de truenos y de una copiosa lluvia, y
    tan obscura y tenebrosa, que muchas veces me veia obli-
    gado A detenerme para buscar A la luz de los relampagos
    el sendero que debia seguir. Era mi posici6n sumamente
    embarazosa; rodeado por todas parties de torrentes que
    estrepitosamente bajaban por las quebradas, parecia que
    todo conspiraba a aumentar mis zozobras y temores, i
    pesar de que se me ocurria que lo que habia hecho era
    un acto justificado por las leyes divinas y humans. A las
    cuatro de la maiiana llegu6 a casa, sumamente preocupa-
    do, y no comuniqu6 lo ocurrido i otra persona mis que
    A una de mis hermanas. Permaneci alli tranquilo por algu-


    nos dias, hasta que principiaron a esparcirse rumors de
    que yo habia sido el h6roe de la escena del bosque. En-
    tonces, sin consultar a nadie, 6 inducido solamente por
    un temor pueril, resolvi ocultarme, y tomando el camino
    de Barinas, me intern hasta las riberas del Apure, don-
    de deseando ganar la vida honradamente, busqui servi-
    cio en clase de pe6n, ganando tres pesos por mes, en el
    hato de la Calzada, perteneciente a D. Manuel Pulido.
    Dir6 lo que era un hato en aquella 6poca, pues los que
    se encuentran actualmente en los mismos sitios, difieren
    tanto de los que yo conoci en mi juventud, cuanto dista
    la civilizaci6n de la barbarie. El progreso ha introducido
    en ellos mil reforms y mejoras; y si bien ha ejercido
    gran influencia sobre las costumbres de los habitantes,
    no ha podido, empero, cambiar completamente el caric-
    ter de 6stos; por lo cual no me detendr6 a copiar lo que,
    con tanta verdad y exactitud, han descrito el venezolano
    Baralt y el granadino Samper. Pintar6, pues, los hatos
    como los conoci en los primeros aios de mi juventud.
    En la gran extension de territorio que, como la vasta
    superficie del oceano, present alrededor un inmenso
    circulo cuyo centro parece estar en todas parties, se veian
    de distancia en distancia, ora pueblecillos con pocos ha-
    bitantes, ya risticas casas con techos de hojas secas de
    palmeras, que en medio de tan gran soledad parecian
    ser los oasis de aquel a la vista desierto ilimitado. Cons-
    tituian estos terrenos las riquezas de muchos individuos,
    riquezas que no sacaban de las producciones de la tierra,
    sino de la venta de las innumerables hordas de ganado
    caballar y vacuno, que pacian en aquellas soledades con
    tanta libertad como si estuvieran en la patria que el cielo
    les habia sefalado desde los primeros tiempos de la crea-
    ci6n. Estos animals, descendientes de los que tuvieron
    en la conquista tanta parte como los mismos aventureros
    A cuyas 6rdenes servian, eran muy celosos de su salvage
    independencia; y muchas y grandes fatigas se necesitaban
    para obligarlos a auxiliar al hombre en la obra de la civi-


    lizaci6n. Tocaba acometer tan atrevida empresa al habi-
    tante de los Ilanos; y c6mo podian 6stos alcanzar tan difi-
    cil y peligroso empefo, se comprenderi recordando el
    linaje de vida a que estaban sometidos.
    La habitaci6n donde residian estos hombres era una
    especie de cabaiia cuyo aspect exterior nada diferente
    presentaba de las que hoy se encuentran en los mismos
    lugares. La yerba crecia en torno A su placer, y s6lo po-
    dia indicar el acceso A la vivienda la senda tortuosa que
    se formaba con las pisadas 6 rastros del ganado.
    Constituian todo el mueblaje de la solitaria habitaci6n
    craneos de caballos y cabezas de caimanes, que servian
    de asiento al Ilanero cuando tornaba a la casa cansado de
    oprimir el lomo del fogoso potro durante las horas del
    sol; y si queria extender sus miembros para entregarse al
    suefio, no tenia para hacerlo sino las pieles de las reses
    6 cueros secos, donde reposaba por la noche de las fati-
    gas y trabajos del dia, despues de haber hecho una sola
    comida, i las site de la tarde. jFeliz el que alcanzaba el
    privilegio de poseer una haniaca sobre cuyos hilos pu-
    diera mis c6modamente restituir al cuerpo su vigor
    En uno 6 otro lecho pasaba la noche, arrullado muy
    frecuentemente por el mon6tono ruido de la lluvia que
    caia sobrr el techo, 6 por el no menos antimusical de las
    ranas, df grillo y de otros insects, sin que despertara
    azorado al horrisono fragor de los truenos, ni al vivido
    respla dor de los relampagos. El gallo, que dormia en la
    mism i habitaci6n con toda su alada familiar, le servia de
    reloi, y el perro de centinela. A las tres de la mariana se
    lev intaba, cuando a6n no habia concluido la tormenta, y
    sa.ia a ensillar su caballo, que habia pasado la noche an-
    terior atado i una macoya de yerba en las inmediaciones
    de la casa. Para ello tenia que atravesar los escoberos, tro-
    pezando a cada instant con las osamentas de las reses,
    que entorpecian sus pasos, y que gracias a una acumula-
    ci6n sucesiva de muchos afios, habrian bastado para eri-


    gir una pirimide bastante elevada. Y tingase present
    que el lianero anda siempre descalzo.
    Montado al fin, salia para la expedici6n de ojear el ga-
    nado, que iba espantando hasta el punto en que debia
    hacerse la parade. Esta operaci6n se conocia con el nom-
    bre de rodeo; pero cuando se hacia solamente con los
    caballos, se Ilamaba junta. cuando, mis tarde, les hablaron de las que formaron en
    las ciudades para la defense de la soberania de Espafia,
    -nosctros no sabemos de mis juntas que de las bestias
    que hacemos aquil.
    Hecha la parade, se apartaban los becerros para la hie-
    rra, 6 sea para ponerles marca, se recogian las vacas pa-
    ridas, se castraban los toros y se ponia aparte el ganado
    que se destinaba A ser vendido.
    Si la res 6 caballo apartado trataba de escaparse, el
    Ilanero la perseguia, la enlazaba, 6 si no tenia lazo, la
    coleaba para reducirla i la obediencia.
    Cuando corenzaba A obscurecer, y antes que les sor-
    prendiera la noche, dirigianse los Ilaneros al hato para
    encerrar el ganado, y concluida esta operaci6n mataban
    una res, tomando cada uno su pedazo de came, que asa-
    ba en una estaca, y que comia sin que hubiese sal para
    sazonar el bocado, ni pan que ayudara i su digesti6n. El
    mis deleitoso regalo consistia en empinar la tapara, espe-
    cie de calabaza, donde se conservaba el agua fresca; y
    entonces solia decir el llanero, con el despecho casi re-
    signado de la impotencia:

    El pobre con agua just
    y el rico con lo que gusta.,

    Para entretener el tiempo despu6s de su parca cena,
    poniase a entonar esos cantares melanc6licos que son
    proverbiales-las voces plafideras del desierto-algunas
    veces acompaiiados con una bandurria traida del pueblo
    in mediator en un domingo en que logr6 ir A oir misa.


    Otras veces tambi6n, antes de entregarse al suefio, entre-
    teniase en escarmenar cerdas de caballo para hacer ca-
    bestros torcidos.
    Tal era la vida de aquellos hombres. Distantes de las
    ciudades, oian hablar de ellas como lugares de dificil ac-
    ceso, pues estaban situadas mas alli del horizonte que
    alcanzaban con la vista. Jamas legaba a sus oidos el ta-
    iido de la campana que recuerda los deberes religiosos,
    y vivian y morian como hombres a quienes no cupo otro
    destino que luchar con los elements y las fieras, limi-
    tindose su ambici6n a llegar un dia a ser capataz en el
    mismo punto donde habia servido antes en clase de pe6n.
    ICon qu6 facilidad se describe todo esto en una sala
    amueblada y al lado de un fuego agradable! (1) IPero cuan
    distinto era ejecutarlo! La lucha del hombre con las fieras
    -que no son otra cosa los caballos y los toros salvajes-
    lucha incesante en que la vida escapa como de milagro,
    lucha que pone a prueba las fuerzas corporales y que
    necesita una resistencia moral ilimitada, much estoicis-
    mo 6 el habito adquirido desde la nifiez; esa lucha, digo,
    debia ser y era durisima prueba para quien, como yo, no
    habia nacido destinado a sostenerla, y la consideraba
    ademas como castigo del destierro que me habia impues-
    to por falta de reflexi6n y buen criteria.
    Imagine el lector cuan duro habia de ser el aprendiza-
    je de semejante vida, que s61o podia resistir el hombre
    de robusta complexion, 6 que se habia acostumbrado
    desde muy joven a ejercicios que requerian gran fuerza
    corporal y una salud privilegiada. Este fuC el gimnasio
    donde adquiri la robustez atl6tica que tantas veces me fu6
    utilisima despubs, y que adn hoy me envidian muchos
    hombres en el vigor y fuerza de sus afios. Mi cuerpo, A
    fuerza de golpes, se volvi6 de hierro, y mi alma adquiri6
    con las adversidades en los primeros afios, ese temple que

    (1) El general Paez escribi6 esto en Nueva York en el period
    del invierno.


    la educaci6n mis esmerada dificilmente habria podido
    Toc6me de capataz un negro alto, taciturno y de seve-
    ro aspect, a quien contribuia a hacer mis venerable una
    hispida y poblada barba. Apenas se habia puesto el novi-
    cio a sus 6rdenes, cuando, con voz imperiosa, le orde-
    naba que montase un caballo sin rienda, caballo que
    jams habia sentido sobre el lomo ni el peso de la carga
    ni el del domador. Como ante 6rdenes sin replica ni
    excusa, no habia que vacilar, saltaba el pobre pe6n sobre
    el potro salvaje, echaba manos A sus Asperas y espesas
    crines, y no bien se habia sentado, cuando la fiera empe-
    zaba A dar saltos y corcovos, 6 tirando furiosas dentella-
    das al jinete, cuyas piernas corrian graves peligros, tra-
    taba de desembarazarse de la extrafia carga, para 61 inso-
    portable, 6 despidiendo fuego por ojos y narices, se lan-
    zaba enfurecida en demand de sus compafieros en los
    Ilanos, como si quisiera impetrar su auxilio contra el ene-
    migo que oprimia sus ijares.
    El pobre jinete cree que un huracan desencadenando
    toda su furia, le Ileva en sus alas y le arrastra casi sobre
    la superficie de la tierra, que imagine i corta distancia de
    sus pies, sin que le sea dado alcanzarla, porque ella tam-
    bi6n huye con la velocidad del relampago. Zumba el
    viento en sus oidos cual si penetrase con toda su fuerza
    en las concavidades de una profunda caverna; apenas se
    atreve el cuitado A respirar; y si conserve abiertos los
    espantados ojos, es solamente para ver si puede hallar
    auxilio en alguna parte, 6 convencerse de que el peligro
    no es tan grande como pudiera representarselo la imagi-
    naci6n sin el testimonio del sentido de la vista.
    El terreno, que al tranquilo espectador no present ni
    la mis leve desigualdad, para el aterrado jinete, se abre
    a cada paso en simas espantosas, donde 61 y la fiera van
    sin remedio a despefiarse. No hay que esperar mis ampa-
    ro que el que quiera dar el cielo, y encomi6ndase con
    todo fervor i la Virgen del Carmen, cuyo escapulario


    Ileva colgado al cuello, aguardando por moments su
    dltimo instant. Al fin cesa la angustia, pues el caballo se
    rinde de puro cansado, y abandon poco a poco el impe-
    tuoso escape que agota sus fuerzas.
    Cuando repite la operaci6n, ya el novicio Ilanero tiene
    menos susto, hasta que al fin no hay placer para l1 mis
    grande que domar la alimafia que antes le habia hecho
    experimentar terrores inexplicables.
    El hato de la Calzada se hallaba a cargo,como he dicho,
    de un negro Ilamado Manuel, 6, segin le deciamos todos,
    Manuelote, el cual era esclavo de Pulido y ejercia el car-
    go de mayordomo. El propietario no visitaba en aquella
    6poca su finca, por haberse quemado la casa de habita-
    ci6n, y todo cuanto existia en el hato se hallaba a dispo-
    sici6n del cefiudo mayordomo. Las sospechas que algu-
    nos peones habian hecho concebir i Manuelote, de que
    bajo el pretexto de buscar servicio, habia ido yo a espiar
    su conduct, hicieron que me tratase con much dureza,
    dedicandome siempre A los trabajos mis penosos, como
    domar caballos salvajes, sin permitirme montar sino los de
    esta clase; pastorear los ganados durante el dia, bajo un
    sol abrasador, operaci6n que por esta causa y la vigilan-
    cia que exigia, era la que yo mas odiaba; velar por las
    noches las madrinas de los caballos, para que no se ahu-
    yentasen; cortar con hacha maderos para las cercas, y
    finalmente, arrojarme con el caballo a los rios, cuando
    adn no sabia nadar, para pasar como guia los ganados de
    una ribera A otra. Recuerdo que un dia, al Ilegar i un rio
    me grit6: ,Tirese al agua y guie el ganado,; como yo
    titubease, manifestandole que no sabia nadar, me contes-
    t6 en tono de c6lera: ,Yo no le pregunto a usted si sabe
    nadar 6 no; lo mando que se tire al rio y guie el ganado.
    Mucho, much sufri con aquel trato: las manos se me
    rajaron i consecuencia de los grandes esfuerzos que hacia
    para sujetar los caballos por el cabestro de cerda que se
    usa para domarlos, amarrado al pescuezo de la bestia y
    asegurado al bozal en forma de rienda. Obligado i bre-


    gar con aquellos ind6mitos animals, en pelo 6 montado
    en una silla de madera con correas de cuero sin adobar,
    mis muslos sufrian tanto, que muchas veces se cubrian de
    rozaduras que brotaban sangre. Hasta gusanos me salie-
    ron en las heridas, cosa rara en aquellos desiertos y en
    aquella vida salvaje; semejantes engendros produce la
    multitud de moscas que abundan alli en la estaci6n de las
    Acabado el trabajo del dia, Manuelote, echado en la
    hamaca, solia decirme: Catire Piez, traiga un camazo con
    agua y liveme los pies,; y despues me mandaba que le
    meciese hasta que se quedaba dormido. Me distinguia con
    el nombre de Catire (rubio), y con la preferencia sobre
    todos los demis peones, para desempeiiar cuanto habia
    mis dificil y peligroso que hacer en el hato.
    Cuando, algunos aiios despu6s, le tome prisionero en
    la Mata de la Miel, le trat6 con la mayor bondad, hasta
    hacerle sentar A mi propia mesa; y un dia que le mani-
    fest6 el deseo de serle itil en alguna cosa, me suplico
    como inico favor que le diera un salvo-conducto para
    retirarse i su casa. Al moment le complaci, por lo que,
    agradecido al buen tratamiento que halbia recibido, se
    incorpor6 mis tarde en mis filas. Entonces, los demis
    llaneros en su presencia solian decirse unos i otros con
    cierta malicia: "Catire Piez, traiga un camazo de agua y
    liveme los pies." Picado Manuelote con aquellas alusio-
    nes de otros tiempos, les contestaba: "Ya se que ustedes
    dicen eso por mi; pero a mi me deben el tener a la cabe-
    za un hombre tan fuerte, y la patria una de las mejores
    lanzas, porque fui yo quien lo hice hombre."
    Despu6s de vivir dos aiios en el hato de La Calzada,
    pas6 con Manuelote al de Pagiey, propiedad tambi6n de
    Pulido, con el objeto de ayudar a la hierra y i la cogida
    de algun ganado para vender. Alli tuve la buena suerte
    de conocer i Pulido, quien me sac6 del estado de pe6n,
    empleindome en la venta de sus ganados, y como mi fa-
    milia me habia recomendado i 61, me ofreci6 su protec-


    ci6n, conservindome a su lado. Cerca de un afio desem-
    peiii la comisi6n de que me encarg6: bajo su patrocinio
    aprendi el negocio, y mas tarde me retire para ocuparme
    en 61 por mi propia cuenta. Andando el tiempo, tuvo Pu-
    lido necesidad de reunir cierta suma de dinero por medio
    de la venta de ganado. Me encarg6 de ella; con gusto y
    agradecimiento desempefi6 su encargo, y cuando conclui,
    volvi de nuevo a tender a mis propios negocios.
    Hay 6pocas en la vida que, aunque insignificantes en
    apariencia, dejan recuerdos indelebles. Parece que la
    Providencia se complace en darle cierto descanso al hom-
    bre antes de hacerle participe de grandes acontecimien-
    tos. Ella me habia escogido como uno de sus instrumen-
    tos para contribuir i libertar i mi patria de la tirania es-
    paiiola, y antes de lanzarme en el torbellino de los corn-
    bates, quiso hacerme olvidar la vida que habia pasado
    de pe6n y saborear las dulzuras de una 6poca sosegada
    y ennoblecida por el placer de ganar holgadamente el
    pan con el sudor de mi frente. Adquiri en aquel tiempo
    algunos bienes de fortune: mi trabajo me proporcionaba
    los medios suficientes para vivir con independencia, me
    sentia satisfecho y feliz y para mi mismo nada mas desea-
    ba. Sin embargo, acercabase la hora de la redenci6n y
    Venezuela se disponia a conquistar su libertad.


    Situaci6n geogrifica de Venezuela.-Poblaci6n.-Puertos.-Rios na-
    vegables.-Defensa del territorio.-Ocupaci6n del trono de Espaiia
    por Jose Bonaparte.-Las colonies se decide i sostener al legitimo
    Monarca. Juntas. Movimientos revolucionraios. Guerra con

    La Repdblica de Venezuela, antes Capitania general
    del mismo nombre, abraza un vasto territorio, compren-
    dido entire la Nueva Granada, con la que parte limits al
    Oeste; el Atlintico, que la bafia por el Norte; la Guayana
    inglesa, que le demora al Este, y las montaiias Tapirapecd
    y Pacaraima, que la separan del imperio del Brasil. Tiene
    excelentes puertos por donde extraer las riquezas que se
    encuentran en el interior del territorio, y, sobre todo, el
    hermoso golfo de Maracaibo, que los primeros visitado-
    res tuvieron por un mar. La topografia del terreno pre-
    senta grandes dificultades de comunicaci6n entire el inte-
    rior y las costas; pero en las Ilanuras, para vencerlas, la
    Providencia nos ha dado majestuosos rios, como el Ori-
    noco, que corre entire praderas sembradas de riquezas
    tropicales, siendo navegable en buques de gran porte
    hasta la ciudad de Angostura, y en pequeiias embarca-
    ciones hasta much mis arriba de dicho punto. Este rio
    y los otros fertilizan los territories de sus orillas, en que
    pueden producirse en abundancia los frutos que crecen
    bajo el cielo ardiente de los tr6picos. En aquellas llanu-


    ras pacen la inmensa cantidad de ganados que fueron, y
    son todavia, uno de los principles ramos de riqueza
    del pais.
    Antes de la independencia, la Capitania general de
    Venezuela tenia 800.000 almas de poblaci6n, seglin calcu-
    los de Humboldt. Mucha parte de esa poblaci6n desapa-
    reci6, pues Venezuela sufri6 mis, durante la guerra que
    sostuvo durante trece afios, que los demas paises que se
    levantaron contra el Gobierno espafiol. Los temores de
    que 6ste hiciera nuevos esfuerzos para conquistar el terri-
    torio, impidieron que la corriente de la emigraci6n euro-
    pea se dirigiera i las nuevas repdblicas, y asi en el afio
    de 1822, en que Colombia estaba dividida en siete depar-
    tamentos y 32 provincias, la poblaci6n total era de
    2.644.600 habitantes.
    En la nueva forma de gobierno, Caracas, donde habia
    residido el capitan general, fu6 escogida para ser capital
    del departamento de Venezuela, y i ella acudieron mu-
    chos extranjeros, sobre todo ingleses y franceses, quie-
    nes, enamorados de las riquezas del pais, fijaron en l6 su
    residencia y dieron a conocer i sus compatriotas los re-
    cursos que alli encontraban. Entre las personas eminentes
    que tuvimos entire nosotros, debe mencionarse el c6lebre
    senior Jos6 Lancaster, que fue a difundir los beneficios de
    su sistema de educaci6n.
    A causa de las montafias, el acceso a la capital no ha
    sido siempre facil, a pesar de hallarse a pocas millas de
    distancia del puerto La Guaira; pero hoy existe regular
    camino de ruedas, hecho durante mi gobernaci6n.
    Puerto Cabello, que es el puerto de Valencia, estA Ila-
    mado a ser una de las primeras plazas del pais, y su exce-
    lente bahia da abrigo i toda clase de buques.
    Angostura, la heroica Angostura, desde sus 83 leguas
    del mar puede mandar por el Orinoco todas las riquezas
    que encierra la provincia de Guayana, de que fue, y es
    hoy, capital, bajo el nombre de Ciudad Bolivar. En el
    Orinoc o viene a desaguar el Apure, engrosado por las


    aguas de otros rios, que, siendo navegables, conducen
    las riquezas de los Ilanos de la provincia de Barinas y
    cuanto envian las ciudades de Guanare, Araure, San Car-
    los, San Fernando de Apure y la provincia de Casanare.
    Adviirtase, pues, la necesidad 6 importancia de esta-
    blecer buenas comunicaciones de los puertos con el inte-
    rior, de abrir caminos de ficil trinsito donde no los.haya
    y tratar de que nuestros rios scan los mejores vehiculos
    de la defense y socorro de las costas. Pero de nada ser-
    virin todas estas ventajas si no tratamos de sacar todo el
    partido possible de los muchos elements de riqueza agri-
    cola que encierra el interior de nuestro privilegiado terri-
    torio. La industrial y el arte pueden ayudarnos much si
    introducimos en nuestra patria todas las mejoras que en
    paises menos favorecidos por la Naturaleza estin produ-
    ciendo tan buenos resultados.


    En la 6poca que precedi6 A la Revoluci6n estaba cir-
    cunscrita i los colegios y universidades, bajo un plan de
    studios formado por el Gobierno de la metr6poli, y 6ste
    y sus representantes tenian buen cuidado de que no lie-
    gasen A las colonies mis libros que los que tuviesen por
    objeto inspirar a la juventud el respeto A toda autoridad
    venerada por los tiempos y ante la cual debia doblarse la
    cerviz, sin examiner ni discutir nada que los hombres
    hubiesen elevado A la autoridad de dogma. Sin embargo,
    don Antonio Nariiio tradujo el Contrato social, de Rous-
    seau, por cuyo crime fu6 encerrado en Ios calabozos de
    Cartagena y trasladado despu6s a Espafia. A pesar de
    todas las medidas de rigor, empez6 a generalizarse la
    ilustraci6n, y cuantos progress se hicieron adn en los
    ramos mis dificiles de administraci6n y diplomacia, puede
    verse en todos los documents de esta clase publicados
    despu6s de la Independencia. Introddjose en las escuelas


    el sistema de Lancaster, y fundironse nuevas universida-
    des y colcgios, para cuyo sostenimiento se consagr6 una
    parte de los bienes eclesiasticos. Introduj6ronse mapas,
    grabados, aparatos cientificos y al fin pudieron contarse
    en Colombia muchas escuelas bajo el plan de Bell y Lan-
    caster, various colegios y algunas universidades.
    Aui viven muchos de los que conocieron el estableci-
    miento de educaci6n fundado en Venezuela por el senior
    Feliciano Montenegro, quien ademis regal6 a la Patria un
    precioso tratado de Geografia, que adn consultamos para
    adquirir valiosos datos. Durante mi presidencia procure
    siempre dar apoyo y atenci6n al progress intellectual de
    la juventud, y para ello estableci classes de matematicas,
    de donde salieron hombres que honran i la patria. Anime
    a Baralt para que diese al mundo su excelente Historia,
    obra clasica que Espana no desdefia colocar entire los
    mejores trabajos escritos en su idioma.
    Por los afios de 1823 se fundaron escuelas navaless
    para la instrucci6n practice y cientifica en Cartagena y
    Guayaquil, que eran las principles estaciones navales de
    Colombia; pues entonces contaba la Repiblica con una
    respectable armada que podia ir a hostilizar a los espafio-
    les aun en las aguas de sus posesiones en las Antillas.
    Los paises como Venezuela que tienen inmensas costas,
    de seguro acceso aun para buques de much calado, y en
    las cuales desembocan grandes rios navegables, estaran
    siempre expuestas a una facil invasion de cualquier po-
    tencia naval, a menos que no se empleen cuantiosas
    sumas para poner las costas en estado de complete de-
    fensa. Pero no es possible que el tesoro de Venezuela
    pueda nunca, para proteger el extenso litoral de sus cos-
    tas, sufragar los enormes gastos que demand la artilleria
    modern: ninguna naci6n, ni de Europa ni de America,
    es bastante rica para mantener bien guarnecida y montada
    una line de fortificaciones A lo largo de costas de tanta
    extension, y s6lo una potente escuadra podria impedir
    los desembarques de la potencia agresora.

    Otros son los medios de defender nuestro territorio de
    una invasion enemiga. Es coincidencia muy singular que
    asi como los pueblos de raza espaiiola viven todos en
    climas ardientes, asi tambi6n la Providencia los ha puesto
    en territories cuyos accidents topograficos ayudan pode-
    rosisimamente i la defense de sus nacionalidades. En el
    tiempo de la dominaci6n espaiiola se construyeron casti-
    llos en algunos puertos para rechazar los ataques de los
    filibusteros 6 bucaneros que solian aventurarse a penetrar
    con sus buques hasta el centro de las bahias de ciudades
    populosas. Cuando cesaron estos temores se conservaron
    en pie aquellos fuertes para hacer respetar las ordenanzas
    de marina, y tambi6n para amenazar i las poblaciones en
    caso de insurrecci6n a mano armada, pues mal podian
    dichos castillos proteger todo el litoral estando situados
    i gran distancia los unos de los otros. Todas estas forta-
    lezas fueron cayendo sucesivamente en manos de los pa-
    triotas, y con ellas todos los elements de guerra que alli
    guardaban los espafioles como el lugar mis seguro para
    Despu6s de asegurada nuestra independencia, fui siem-
    pre de opinion que esos puertos fortificados s6lo ocasio-
    naban gastos indtiles, por la necesidad de mantener en
    ellos fuertes guarniciones, y sobre todo, las consideraba
    perjudiciales en casos de insurrecci6n contra el gobierno
    establecido, pues de no tener 6ste en ellos un fuerte pre-
    sidio, se corria riesgo de que en un moment de sorpresa,
    armandose s6lo de palos y de piedras, una turba de sedi-
    ciosos se apoderaria de ellos ficilmente y se haria fuerte
    detris de sus muros, contando con los elements que el
    gobierno tenia alli depositados.
    Tres son nuestras lines de defense contra el invasor,
    despu6s de opener la resistencia que se pueda en la orilla
    del mar. Si nos vemos obligados a abandonar esta posi-
    ci6n, retirimonos a los desfiladeros de las montafias
    donde el europeo no puede dar un paso sin luchar con
    grandes obsticulos, 6 a la selva, donde cada hombre


    practice vale por muchos de sus adversaries extranjeros.
    Seria convenient Ilevar a estos puntos obuses de calibre
    de doce y de nueve arrobas de peso para transportarlos
    en mulas. Si es possible que nos veamos obligados i
    abandonar esta primera linea, descendamos A nuestras
    llanuras, atravesadas por caudalosos rios y caiios de difi-
    cultosisimo vado, poblados de animals dafiinos que
    aterran al extranjero que no esta acostumbrado como el
    Ilanero a verlos y luchar con ellos en medio de las co-
    rrientes. Esta segunda linea es el teatro donde la caballe-
    ria desempefiara su important papel. De nada valdri
    contra ellos los caballos que el enemigo haya transporta-
    do de su patria, si no han quedado inutilizados comple-
    tamente al pasar por los terrenos quebrados que forman
    nuestra primer linea. La tercera esti en el iumenso
    territorio despoblado que forma una gran parte de la
    Repiblica atravesado por grandes rios y cubierto de
    selvas impenetrables. Si todo se hubiere perdido, de alli
    saldra el venezolano con nuevos recursos a arrollar al
    enemigo, que ya debe haber perdido gran parte de sus
    fuerzas al legar a los limits de la tercera linea. Es casi
    impossible que el enemigo pueda llegar hasta este punto,
    y si lo lograse, necesitaria un cord6n extensisimo de tro-
    pas para cubrir sus comunicaciones 6 impedir ver cortada
    su retirada y ser batido en detal por fuerzas inferiores en
    Uno de los elements con que contamos en caso de
    invasion extranjera, es el clima, patriota americano que
    siempre ayudara i sus hijos contra el agresor europeo.
    Unase A esto los inconvenientes de nuestros caminos,
    intransitables en la estaci6n de las lluvias; los insects y
    hasta las frutas, que son sabroso regalo para el indigena,
    pero t6sigo para el extranjero que busca en ellas refrige-
    rio y alimento.
    Confiado en todo esto, no hay que aventurar nunca
    batalla campal, sino obligar al enemigo a hacer marchas
    y contramarchas para disminuir su nimero, cansarlo, co-


    gerles rezagados y no darle nunca punto de descanso.
    Nuestro pais, por lo tanto, es inconquistable; pero no
    se crea por eso que yo no apruebelque en la paz esti
    apercibido para las contingencies de la guerra. Por eso
    creo que deben formarse buenos parques, no en los cas-
    tillos que estin en la orilla del mar, sino en los puntos
    en que puedan estar mis seguros los elements de guerra,
    sin que se tengan todos en un solo lugar. Hay en la lagu-
    na de Valencia una isleta Ilamada *El Burro*, con fron-
    doso arbolado y buenos pastos, que fu6 en otro tiempo
    propiedad del marquis del Toro: ningdn punto mis a
    prop6sito para establecer un buen parque y una Escuela
    military donde los j6venes cadetes podrian encontrar, ade-
    mis de instrucci6n, prictica, recreo y diversion.
    Despu6s de escritos estos renglones, la experiencia de
    lo que actualmente esti sucediendo en el Pacifico debe
    servir de lecci6n i las Repfiblicas que bafia el Atlantico
    y hacerles comprender la necesidad de fortificar sus puer-
    tos mis comerciales, si no quieren verse en gran aprieto
    con la sola aparici6n de un buque enemigo delante de
    sus costas. Tambien deben tratar de former buenos mari-
    nos, aunque sea en las escuelas extranjeras, para no tener
    que acudir A los extrafios el dia que la necesidad de de-
    fensa los obligue A formal una escuadra para combatir A
    sus enemigos. He querido entrar aqui en todas estas con-
    sideraciones para dar una idea del estado del pais y de
    los bienes que produjo la Independencia, y me ha pare-
    cido tambi6n oportuno indicar cuinto pudiera adn conse-
    guir mi patria, si depuestos los odios y rencillas que divi-
    den las opinions, sus hijos se propusiesen sacar partido
    de todos los dones con que el cielo ha favorecido tan
    interesante secci6n del Continente americano.
    Nadie ignore que los primeros movimientos politicos
    de los americanos del Sur s6lo fueron al principio expre-
    si6n de lealtad y simpatia hacia la madre patria, cuando
    su rey se encontraba preso en territorio extranjero y
    su trono ocupado por un intruso que sostenian las bayo-


    netas francesas. Mientras en Espaia varones eminentes y
    generals distinguidos vitoreaban la caida de los Borbo-
    nes y el advenimiento de una nueva dinastia; mientras los
    lugartenientes espaiioles, en America, aceptaban gustosos
    y sumisos el nuevo orden de cosas, el pueblo americano,
    Ileno de indignaci6n, se neg6 A abandonar la causa de los
    que reputaba sus legitimos soberanos. Las Juntas que se
    formaron en varias provincias de la Peninsula enviaron
    sus representantes A las colonies para que las reconocie-
    sen como la supreme autoridad que regia la naci6n du-
    rante la ausencia de sus reyes; y aquellos pueblos, no sa-
    biendo a cual de ellas reconocer por legitima, y para no
    caer en el desgobierno y anarquia que reinaba en la
    metr6poli, se creyeron tambien con derecho a consti-
    tuirse en otras Juntas y Asambleas, hasta que los reyes
    volvieron a ocupar el trono de que con tanta violencia
    habian sido arrebatados. El intruso rey, A quien su her-
    mano habia sentado en el trono de San Fernando, envi6
    tambien a America sus emisarios para exigir la sumisi6n
    de las colonies i la autoridad que 61 ejercia en la me-
    Prisionero el rey legitimo, encendida la guerra civil y
    desaccrdes las mismas provincias files al m narca, no
    podia haberse presentado a los americanos ocasi6 mis
    oportuna para sacudir el yugo de la madre patria, si el
    sentimiento de la lealtad A sus reyes no hubiese sido para
    ellos uno de los deberes mas sagrados. En Julio de 1808
    arrib6 i las costas de Venezuela un buque francs que
    conducia despachos del rey Jose, y tal fu la indignaci6n
    del pueblo de Caracas cuando supo el hecho, que el ca-
    pitai. del buque, temiendo ser hostilizado, crey6 prudent
    levar anclas y alejarse de las costas.
    VWase c6mo describe este hecho el capitin Beaver,
    official de la marina inglesa, que vino a anunciar en Ve-
    nezuela los acontecimientos de Bayona. -Al entrar en la
    ciudad observe gran excitaci6n en el pueblo, como suele
    preceder 6 seguir a los motines populares; y cuando en-


    tri en la gran posada me vi rodeado por habitantes per-
    tenecientes A todas classes. Supe que el capitin frances
    que lleg6 ayer trajo noticias de cuanto en Espaia habia
    pasado favorable A los franceses; que l1 habia anunciado
    la subida de Jos6 Bonaparte al trono espaiol y que tam-
    bi6n habia traido .al gobferno 6rdenes del emperador
    francs. ,
    *La ciudad se puso inmediatamente sobre las armas;
    10.000 hombres de sus habitantes rodearon el palacio del
    capitan general y pidieron que se proclamase rey A Fer-
    nando VII, lo que aquel prometi6 hacer al dia siguiente.
    Pero no dindose adn por satisfechos, ellos, por medio de
    heraldos, le proclamaron aquella misma tarde por toda la
    ciudad, con las debidas ceremonies, y colocaron el retrato
    del rey entire luces en la galeria del Ayuntamiento.
    Insult6se pdblicamente A los franceses en un caf6 pd-
    blico, obligandoles a retirarse de l6; y el capitan francs
    tuvo que salir ocultamente de Caracas aquella misma no-
    che, i las ocho, escoltado.por un destacamento de tropa:
    asi escape con la vida, pues a eso de las diez, el popula-
    cho pidi6 al gobernador que le entregasen el frances, y
    cuando supo que 6ste se habia retirado, 300 hombres sa-
    lieron en busca suya para matarle.
    *A pesar de que el gobernador me recibi6 con frialdad,
    los habitantes mas respetables de la ciudad me rodearon
    y aclamaron su libertador. Leyeron las noticias que yo
    habia traido de Cadiz con gran avidez y prorrumpieron en
    gritos de .ratitud a Inglaterra.
    -A las cinco de la tarde, cuando regres6 al palacio del
    Sgobernador, le pedi que me entregase la goleta francesa
    6 que, cuando menos, me permitiera apresarla en la bahia.
    Neg6se A una y otra exigencia, y me inform que habia
    dado 6rdenes para que se hiciera a la vela inmediatamen-
    te. Le dije que yo habia torado disposiciones para que
    la apresaran si salia del puerto, y que si no se encontraba
    en poder de los espaFoles a mi regreso A La Guaira, yo
    la apresaria. Me contest que daria 6rdenes al coman-


    dante de la plaza que hiciera fuego sobre mi buque si yo
    intentaba tal cosa, a lo que yo le contest que l6 seria res-
    ponsable de las consecuencias, aiadi6ndole que la aco-
    gida que me habia hecho mas era de enemigo que de
    amigo, cuando yo le traia informes de que habian cesado
    las hostilidades entire la Gran Bretafia y Espa:a: que en
    su conduct l1 se habia mostrado muy amigo de los fran-
    ceses, siendo asi que le constaba que Espafia estaba en
    guerra con Francia. Contest6me que nada sabia; yo se lo
    repeti otra vez y afiadi, que si la prisi6n de los reyes y la
    ocupaci6n de Madrid no eran actos de hostilidad, equ6
    entendia l6 por guerra? Replic6me que nada le habia co-
    municado su Gobierno sobre esa guerra y que no consi-
    deraba oficiales los despachos que yo habia traido.
    Cuando se supo que aun continuaban los des6rdenes en
    Espafa, personas respetables de Caracas se presentaron
    al capitan general, don J. N. Casas, pididndole formase
    una Junta a imitaci6n de las que se habian formado en
    Espaia; pero aquel funcionario mand6 arrestar a los pro-
    ponentes, si bier tuvo despu6s que ponerlos en libertad
    obligado por la fuerza de la opinion piblica.
    En 1809 form6se una Junta en Quito bajo la presiden-
    cia del marques de Selva-Alegre. Quiso el virrey de Santa
    Fe opondrsele, y con objeto de conocer la opinion con-
    sult6 i las personas influyentes de Bogota sobre la con-
    ducta que debia seguir; todos, uninimemente, opinaron
    que esta ciudad debia imitar el ejemplo de Quito, si no
    se restablecia pronto en Espaia la autoridad de los legi-
    timos soberanos. El virrey Amar, que no estaba por seme-
    jantes medidas, quiso que cada uno diese su opinion por
    escrito, y para mas intimidar a los que no fuesen de su
    mismo parecer, puso sobre las armas las tropas que guar-
    necian la ciudad. Como ni de este modo lograse imponer
    miedo a los fieles mantenedores de la autoridad real, en-
    Jre los que se contaban los ciudadanos mas eminentes, se
    propuso el virrey castigar lo que consideraba como una
    insubordinaci6n. Uni6se al virrey del Perd y con fuerza


    armada marcharon a disolver la junta de Quito, muchos
    de cuyos miembros fueron birbaramente asesinados en
    la prisi6n el 2 de Agosto de aquel afio; y para castigar la
    ciudad se la entreg6 al saqueo de la soldadesca.
    Semejantes atrocidades eran suficientes para enfriar la
    lealtad de los americanos; pero estaba este sentimiento tan
    arraigado en sus corazones, que la victoria de Talavera
    fue recibida en las colonies con no menos regocijo del que
    habia producido en la Peninsula. El Marques de la Ro-
    mana declar6 ilegitima la existencia de la Junta central, y
    los miembros de 6sta tuvieron que refugiarse a la isla de
    Le6n, uno de los pocos puntos que no ocupaban las tro-
    pas francesas, y alli formaron una Regencia compuesta de
    cinco miembros.
    Parecia, pues, que no les quedaba a las colonies otra
    alternative que reconocer la soberania del francs 6 de-
    clararse del todo independientes mientras durase la pri-
    si6n del rey en Bayona. Cuando vacilaban entire estos dos
    extremes, la Regencia mand6 sus representantes A las co-
    lonias, excitindolas a mirar por sus intereses y recordin-
    doles las vejaciones a que habian estado sometidas por la
    ambici6n y capricho de los gobernantes, A cuyos males
    pensaba el gobierno poner bien pronto termino.
    En 1810 se recibieron en Caracas nuevas del mal esta-
    do de la causa national en Espafia, y como no se ocultaba
    al pueblo que sus gobernantes estaban decididos A reco-
    nocer cualquier gobierno de la Metr6poli para quitar i
    los americanos el derecho de adoptar medidas que aqui-
    llos consideraban revolucionarias, el 19 de Abril'depusie-
    ron al Capitin general, en nombre del cat6lico Monarca,
    y organizaron una junta que debia gobernar el pais, hasta
    que el trono de Espafia volviese a ser ocupado por sus
    legitimos soberanos.
    Semejantes medidas alarmaron a los peninsulares resi-
    dentes en America, quienes empezaron a manifestar una
    abierta oposici6n contra los criollos, cuya lealtad les era
    sospechosa. En Santa Fe un espafol insult ; un america-


    no con palabras que ofendian a los compatriotas de 6ste,
    y de aqui nacieron disturbios entire unos y otros, formAn-
    dose bandos de una y otra parte.
    Estos hechos fueron comunicados al gobierno de la Me-
    tr6poli de una manera exagerada por los gobernadores de
    la colonia, y sin duda por tal motive, i los despachos ofi-
    cia!es de la Junta de Caracas, contest la Regencia decla-
    rando la ciudad en estado de sitio por decreto publicado
    el 31 de Agosto de 1810. Acusibasele de quererse de-
    clarar independiente del gobierno de la Metr6poli, bajo
    el especioso pretexto de former juntas en representaci6n
    del Soberano, y encomiabase la lealtad de las provincias
    de Maracaibo y Coro que no habian seguido el pernicio-
    so ejemplo de la insurgente capital. La Regencia se pro-
    ponia poner termino a esos males, castigando con todo
    rigor de las leyes a los culpados, a menos que no se aco-
    giesen A la amnistia que les brindaba la clemencia del
    Semejante lenguaje equivalia i una declaraci6n de gue-
    rra, por venir de una asamblea de individuos, y no del
    Soberano, cuya autoridad y decretos estaban los pueblos
    acostumbrados a respetar sin ninguna apelaci6n. No pudo
    aplacar la susceptibilidad de la Regencia el manifiesto en
    que Caracas exponia las razones que le habian movido i
    tomar las medidas que se decian revolucionarias, no sien-
    do mas que una leal expresi6n de los sentimientos que
    unian i las colonies con la madre patria.
    Las Cortes espafiolas se indignaron contra el atrevi-
    miento de los americanos. Uno de los diputados decia:
    -Si los americanos se quejan de haber sido oprimidos por
    espacio de trescientos afios, experimentarin el mismu tra-
    tamiento por otros tres mil mis.- -Me alegro, decia otro
    despu6s de la victoria de Albufera, me alegro de este
    triunfo: porque asi podremos mandar tropas para someter
    A los insurgentes.- Y el diputado Alvarez de Toledo ex-
    clamaba: -No s6 a qu6 raza de hombres pertenecen esos
    americanos. *


    Asi se recompensaba la lealtad; de este modo se apre-
    ciaba i un pueblo generoso que estaba pronto i sacrifi-
    car i ellas sus mis cars intereses. Fu6 precise contestar
    al insulto con la amenaza, i 6sta con la lucha i sangre y
    fuego, hasta que las armas, y s6lo las armas, decidieran
    de qu6 parte estaban el derecho y la raz6n.
    Las medidas de rigor que se tomaron para intimidar i
    los patriots s61o sirvieron para exasperar mis los inimos
    y separarlos de la madre patria, rompiendo todo vincule
    de fraternidad. Cuando se formaron las primeras juntas,
    i nadie se le ocurri6 la idea de independizarse de Espa-
    fia; pero la conduct de los ministros en 6sta y la de sus
    representantes en America, dieron i los colonos el dere-
    cho de proclamar i la faz del mundo, que querian y de-
    bian ser libres aun i costa de sus vidas y haciendas.
    El movimiento revolucionario se inici6 en Caracas, y
    el 5 de Julio de 1811 los representantes de varias provin-
    cias de Venezuela redactaron su Declaraci6n de indepen-
    dencia dando un ejemplo que bien pronto siguieron las
    provincias del virreinato de Santa Fe, M6jico y mis ade-
    lante las provincias del Rio de la Plata.
    Alarmironse entonces las Cortes espaiolas, y creyeron
    deber acudir a medidas conciliadoras; pero ya era tarde.
    Pedian los americanos que se les diese, segin el decreto
    de 13 de Octubre de 1809, iguales derechos que i los es-
    pafioles nacidos en la Peninsula, y entire otros el de tener
    representantes en el Congreso de la Naci6n; que se abrie-
    ran puertas i las naciones aliadas y neutrales, para que
    introdujesen sus frutos; que pudieran mantener comercio
    libre con Espafia y las colonies de Asia; que se aboliesen
    los estancos 6 monopolies que enriquecian el erario pd-
    blico y las areas del rey, aunque para indemnizar a uno y
    otro se creasen nuevos impuestos sobre los mismos ar-
    ticulos; que los americanos pudiesen obtener todos los
    destinos civiles, militares y eclesiasticos y que la mitad de
    los empleos ptblicos fuesen ejercidos indistintamente por
    espafioles y criollos.


    Los ingleses, que en 1797 habian animado a los revo-
    lucionarios de Venezuela, en esta ocasi6n se declararon
    s"s contrarios; en 1810 Lord Liverpool ordenaba al go-
    bernador de Curacao interpusiera sus buenos oficios para
    ajustar las disensiones entire los descontentos y sus gober-
    nantes y aun el gobierno de la Gran Bretafia ofreci6 su
    mediaci6n excitando a los americanos A reconciliarse con
    la Metr6poli. Los tdrminos que proponian eran los si-
    Cesaci6n de hostilidades entire Espafia y las colonies.
    Amnistia general para todos los comprometidos en el mo-
    vimiento. Que concediese i los americanos representaci6n
    en las Cortes y libertad de comercio, dando la preferen-
    cia i Espaiia. Que los nombramientos de virreyes y go-
    bernadores se hiciesen indistintamente en peninsulares y
    criollos. Que se concediese el gobierno interior a los ca-
    bildos 6 municipalidades, cuyos miembros debian ser es-
    paiioles e hispano-americanos. Que los colonos recono-
    ciesen la soberania de las Cortes, como representantes de
    Fernando VII.
    Estas y otras proposiciones fueron rechazadas por las
    Cortes, que no veian en ellas sino el deseo de la Gran
    Bretafia de aprovecharse del comercio de las colonies.
    El 24 de Julio, la Junta de comercio de Cadiz di6 un ma-
    nifiesto en que decia "que la libertad de comercio con
    las provincias americanas seria la mayor calamidad que
    pudiera caber a Espafia; que los que deseaban estable-
    cerla eran impostores acreedores a un castigo ejemplar
    y i destierro por toda la vida; que la suerte de Espafia
    y su existencia political dependia de la soluci6n de esta
    cuesti6n; que los nombres de los que proponian tan de-
    sastroso trifico debian transmitirse a la posteridad para
    que 6sta los viese con la indignaci6n que merecen; que
    los americanos no habian pretendido el establecimiento
    de este comercio libre, antes bien lo detestaban por per-
    judicial a sus intereses; que Espafia se arruinaria y ven-
    dria a ser juguete de los extranjeros; que se arruinarian


    su comercio y manufactures, perdiendo, por lo tanto,
    toda libertad, y, en fin, que el tal comercio atentaba con-
    tra todos los derechos de religion, moralidad y orden".
    Fuesen 6 no de gran interns para la Gran Bretaiia
    aquellas proposiciones, el hecho es que la naci6n que
    antes habia dado apoyo i Miranda, en estas circunstan-
    cias no s6lo se mostr6 indiferente A la causa americana,
    sino, hasta cierto punto, hostile, pues asi convenia enton-
    ces a sus intereses en el Continente Europeo, revuelto
    por Bonaparte. Sin embargo, la Junta de Caracas comi-
    sion6 a don Luis L6pez M6ndez y i don Sim6n Bolivar
    para solicitar su apoyo, asi como A don Telesforo Orrea,
    para impetrar el de la Repiblica de los Estados Unidos.
    Siendo vanos todos los esfuerzos por atraerse el auxi-
    lio de alguna potencia extranjera, los patriots contaron
    s6lo con la justicia de su causa, que se propusieron de-
    fender a toda costa. La Junta de Caracas depuso i las
    autoridades espafolas y se constituy6 en cuerpo legislati-
    vo, dando decretos que revelaban el progress de las
    nuevas ideas. A su imitaci6n, formaronse otras en las de-
    mas provincias, a excepci6n de Maracaibo, cuyo gober-
    nador, Miyares, apoderandose de los diputados que le
    envi6 la Junta de Caracas, los remiti6 press a Puer-
    to Rico. En premio de estos servicios la Regencia le
    nombr6 capitin general de Venezuela, con orden de
    adoptar several medidas para ahogar la insurrecci6n.
    A fin de opon6rsele y proteger las provincias patriots,
    la Junta de Caracas mand6 tropas i las 6rdenes del Mar-
    qu6s del Toro, y como fuesen vanas las negociaciones
    pacificas que propuso a Miyares, se rompieron hostilida-
    des, entrando el Marqu6s en la provincia de Coro por el
    mes de Noviembre; mas al fin se vi6 obligado a evacuar-
    la por temor de perder sus comunicaciones con los pun-
    tos de donde podia recibir auxilios.


    Me alisto en el ejercito patriota.-Me retire del servicio.-El general
    espaiiol Tiscar me nombra capitin de caballeria.-Huyo y acepto el
    mismo nombramiento en el ejercito patriota.-Combate de Subi-
    ri.-Abandono de la tropa.-Entrada en Canagui.-Viaje A Bari-
    nas.-Soy puesto en capilla.-Salgo de la prisi6n.-Se me prende
    de nuevo y se me pone en capilla por segunda vez.--EI ej&rcito
    de las animas.


    Iniciada la lucha que los americanos se proponian sos-
    tener contra la madre patria, comenzaron A levantarse
    por todas parties fuerzas para resistir a los espafoles. En
    1810 ful Ilamado por primera vez al servicio del ejercito
    patriota y me alist6 en el escuadr6n de caballeria que
    mandaba en Barinas don Manuel Pulido. Servi durante
    algIin tiempo, y tres meses antes de la ocupaci6n del pais
    por el jefe espaiiol don Domingo Monteverde, me retire
    del ej6rcito con licencia indefinida, despubs de haber as-
    cendido al grado de sargento primero en 1813. Cuando
    Bolivar ocup6 a Cticuta, el teniente justicia mayor del
    pueblo de Canagui me entreg6 una orden del general
    espaiiol don Antonio Tiscar, en la cual me prevenia que
    fuese con treinta hombres al hato de Carrao, distant
    cincjenta leguas de Barinas, a recoger todos los caballos
    mai.sos y el ganado mayor de dicho hato, para Ilevarlos
    A su cuartel general, en la misma ciudad de Barinas. Aun-


    que yo no era military del ej6rcito espafiol, pues, como he'
    dicho, habia servido en las filas patriots, de donde me
    habia retirado con licencia, tuve que obedecer aquella
    orden porque, en el estado de opresi6n military en que se
    hallaba el pais, toda resistencia a semejantes mandates,
    que se dirigian tanto a militares cbm paisanos, se consi-
    deraba como un crime, y asi, no podia excusar el cum-
    plimiento de la comisi6n que se me conferia. Con la re-
    pugnancia que es de suponerse fuli cumplirla, y poni6n-
    dome de acuerdo con el mayordomo del hato para no
    extraer mis que doscientos caballos y mil reses de las
    quince que alli habia, volvi al cuartel general conducien-
    do dicho numero de animals.
    En esa ocasi6n me conoci6 Tiscar, manifestindome
    much preferencia 6 invitindome i comer i su casa,
    donde encontr6 reunidos algunos oficiales que tambi6n
    habian sido convidados. Tiscar habia impuesto poco
    tiempo antes una contribuci6n forzosa A los habitantes de
    Barinas, y obligaba A tomar las armas i los que no que-
    rian 6 no podian pagarla. De tal modo reunia recursos y
    aumentaba las filas de su ejercito para hacer frente i Bo-
    livar, que se acercaba con fuerzas de la Nueva Granada.
    Deseando saber del mismo Tiscar, por quien continua-
    mente era obsequiado, con qu6 cantidad debia yo contri-
    buir, me contest que con ninguna, porque pensaba des-
    tinarme al servicio del ej6rcito con el grado de capitin
    de caballeria.
    Efectivamente; un mes despues me mand6 orden de
    presentarme i su cartel general, remitiendome el des-
    pacho de dicha graduaci6n por conduct del teniente
    Montero, A quien previno pusiese A mi disposici6n una
    compaiia de hombres montados y los recursos que pu-
    diera necesitar para dirigirme al punto i que me destina-
    ba. Queria Tiscar salir al encuentro de Bolivar, y me or-
    denaba que sin p6rdida de tiempo me incorporase a su
    cuartel general. Montero me present el despacho de ca-
    pitin diciendome que en el t&rmino de tres dias estaria


    todo arreglado para que marchase a incorporarme con
    Tiscar. Sin recibir el despacho le manifest que antes
    debia pasar i mi hato para dar mis disposiciones, que
    estaria de vuelta en el t6rmino sefialado y que lo guarda-
    se hasta mi regreso; pero como yo habia resuelto decidi-
    damente no servir en el ejercito espafol, determine ir i
    buscar i los patriots y reunirme con ellos. Guiado por
    un practice contrabandista Ilamado Acevedo, cruc6 las
    montaiias de Pedraza en compafiia de don Antonio Ma-
    ria Fernandez, propietario de Barinas, y al salir al pueblo
    de Santa Barbara encontrE al comandante patriot Manuel
    Pulido, que habia liegado de MWrida con un corto ndme-
    ro de tropas. Inmediatamente me incorpor6 con Al y mar-
    chamos hacia Barinas, por la misma via que yo habia trai-
    do. Al llegar i aquella ciudad supimos que habia sido
    evacuada por las fuerzas espaiolas despues que el gene-
    ral Jos6 Felix Rivas bati6 en Niquitao una division de
    Tiscar. Este, con el resto del ej6rcito espafiol, se retir6
    hacia Nutrias y San Fernando de Apure, y el comandante
    espahol Yafiez se dirigi6 de Guasdualito sobre los mismos
    El Gobierno establecido en Barinas por los patriots
    comenz6 a organizer tropas para obrar sobre aquellos
    puntos, porque Bolivar habia seguido hacia Caracas con
    todas sus fuerzas. Entonces el Gobierno de Barinas me
    confiri6 el grado de capitan en el ejercito patriota, como
    recompensa por haberme negado a aceptar el mismo nom-
    bramiento en el ejercito espafol.
    Nunca servi en las tropas del rey, y es muy probable
    que la err6nea suposici6n de algunos historiadores que
    dicen lo contrario, haya tenido origen en la mencionada
    entrevista con Tiscar, la remisi6n del despacho de que he
    hablado antes y el desempeiio de la comisi6n que se me
    di6 para recoger ganado, y como he dicho tuve que cum-
    plir contra mi voluntad.
    Los patriots de Barinas ocuparon la ciudad de Nutrias
    y la de Achaguas, y los espafoles establecieron su cuar-


    tel general en San Fernando de Apure. En el mes de
    Octubre del mismo afio de 1813, el general Yiiez se mo-
    vi6 con una fuerte division de caballeria 6 infanteria so-
    bre Achaguas; atac6 la isla 6 incendi6 parte de la pobla-
    ci6n. Los patriots hicieron todo lo possible para sostener-
    se; pero al fin tuvieron que retirarse hacia Barinas, y Yi-
    fez se apoder6 de Nutrias. Estando alli dicho general
    recibi orden de ir i atacar con un escuadr6n de caballe-
    ria al comandante Miguel Marcelino, que ocupaba la pa-
    rroquia de Canagua, con una fuerza de cuatrocientos
    caballos, y logr6 cncontrarle en la sabana de Suripi, adow-
    de se habia retirado. Al amanecer le sorprendi e1el sitio
    lamado -Las Matas Guerrerefias, y le puse en derrota,
    persiguiendole hasta la ribera izquierda del rio Apure, de
    donde regres6 para Barinas con los prisioneros que fue-
    ron tomados.
    A corta distancia de Suripa encontr6 un soldado per-
    teneciente A mi escuadr6n, llamado Pedro Andueza, i
    quien habia dejado en Barinas por enfermo, el cual me
    trajo una carta de un amigo en la que me participaba que
    YAiiez habia ocupado A Barinas, y que los patriots se
    habian retirado hacia San Carlos. En vista de la des-
    agradable noticia, resolvi irme a Guasdualito, y en caso
    de no poder sostenerme alli, pasar i la provincia de Ca-
    sanare en territorio granadino. El escuadr6n que me acom-
    pafiaba se componia de vecinos de Canagui y otros pun-
    tos inmediatos.
    No tenia much fe en el patriotism de aquellos hom-
    bres que s6lo me acompaiiaban y habian torado servicio
    por simpatias hacia mi. Aunque recomend6 muy encare-
    cidamente al soldado que me trajo la carta, que no reve-
    lara su contenido, no obedeci6 mi encargo, y por tal cir-
    cunstancia y por el movimiento de flanco que emprendl,
    abandonando la direcci6n de Barinas, mis tropas ernra-
    ron desde luego en sospechas.
    Habiendo pasado la noche en el hato de la Calada,'
    antes de amanecer emprendi march, y como a una legu


    tuve que hacer alto, pues no se me habia ocultado la re-
    pugnancia de la trop' en continuar en aquella direcci6n.
    Apenas hubo amanecido, cuando comuniqu6 i mis com-
    pafieros los sucesos que habian ocurrido en Barinas, y les
    hice present, que no habiendo medio de reunirnos con
    las fuerzas que se habian retirado de dicho punto, habia
    resuelto atravesar el Apure por el paso de Palmarito, en
    direcci6n a la provincia de Casanare. Les invite para que
    me dijeran con franqueza, si estaban decididos i acom-
    paiarme y i vencer los obsticulos que pudi6ramos en-
    contrar en el trinsito. Algunos contestaron que les pare-
    cia impossible atravesar el Apure por el punto que yo in-
    dicaba, por encontrarse alli una fuerza enemiga que se
    habia apoderado de las embarcaciones: que ellos se reti-
    rarian i sus casas y escondidos en los bosques esperarian
    a que las tropas patriots regresasen para volver i entrar
    en servicio. Con objeto de saber con qui6nes podia con-
    tar, mandi salir al frente los que quisieran quedarse: casi
    todos lo hicieron y s6lo veinte entire oficiales y soldados
    hall dispuestos i seguirme.
    Mortificado, pero no desalentado con tal contratiempo,
    hice recoger las armas de los que se negaron A acompa-
    iiarme; continue mi march hasta la ribera del rio Cajaro,
    y alli las ocult6. Seguimos adelante hacienda alto en el
    hato del Cerrito,para que mis compaiieros comiesen; pero
    alli tomaron Astos la misma resoluci6n de los que poco
    antes me habian abandonado, manifestando que deseaban
    regresar i sus casas. El (inico que me acompafi6 fu un
    joven de diez y seis afios Ilamado Jos6 Fernindez, herma-
    no del compaiiero que tuve en la travesia de las monta-
    fias de Pedraza: despues de cuatro dias el joven se afligi6
    much, y no pudiendo resistir el hambre, los mosquitos
    y las Iluvias, fu6 i presentarse A un jefe espaiiol, quien A
    los pocos dias lo pas6 por las armas.
    Qued6, pues, solo, vagando por aquellas Ilanuras, su-
    friendo privaciones de todo g6nero, y lo que era peor,
    sin tener con qui6n comunicarme, pues todos los habi-

    Jost ANTONIO PAEZ 51
    tantes de la provincia de Barinas eran furiosos realistas, y
    se hallaban sobre las armas, persiguiendo y matando i los
    patriots, 6 i los que eran sospechados de tales.
    Era entonces comandante military de Canagui don Ma-
    nuel Pacheco, amigo mio, y con quien me unian ademas
    lazos de parentesco, lo cual no impedia que me persi-
    guiese como enemigo. Un dia que nos avistamos A una
    legua del pueblo de Canagui, Pacheco mand6 i llamarme
    con un soldado, y contestindble que si queria hablar
    conmigo viniera solo; convino, y se present inmediata-
    mente i la entrevista. Manifest6me lo much que le pesa-
    ba verme en aquella situaci6n, y la necesidad que tenia
    de perseguirme en cumplimiento de su deber: me asegu-
    r6 que las autoridades espaiiolas sentian que hubiese to-
    rado las armas contra el rey, y que estaba seguro de que
    si me presentaba, recibiria de ellas buen tratamiento sin
    que se metiese en cuenta de mi conduct anterior, y ter-
    min6 diciindome que el gobernador de Barinas era don
    Jos6 Maria Luzardo, vecino de Maracaibo, amigo mio, y
    que esta circunstancia era una garantia mis con que debia
    Entonces concebi el plan de reunirme con los patrio-
    tas que se hallaban en San Carlos, para lo cual tomaria
    un pasaporte de Pacheco para Barinas y alli otro de Lu-
    zardo i pretexto de irme i presentar i YAiez que estaba
    en Guanare: de este modo lograba hacer mi march
    por el camino real, pues por otra via y sin pasaporte era
    muy peligrosa la realizaci6n de mi proyecto. Manifesto i
    Pacheco que convenia en su propuesta y que me iria des-
    de luego al pueblo en su compaiifa; pero l6 me contest
    que era mejor que fuese al dia siguiente. Asi lo hice, y
    al presentarme en la poblaci6n observe que en la cuadra
    en que estaban situadas la casa de Pacheco y la mia se
    hallaba un piquete como de treinta hombres de caballe-
    ria con el mismo Pacheco i la cabeza. Entri en mi casa,
    me ape; del caballo, guard& el trabuco cargado que lle-
    vaba, y saliendo i la calle me dirigi i los del piquete


    diciindoles: "Sefiores, aqui estoy; soy el mismo a quien
    ustedes han estado persiguiendo; si tienen alguna ven-
    ganza que ejercer sobre mi, la ocasi6n no puede ser me-
    jor; obren como les convenga".-"Ninguna tenemos, con-
    testaron; viva el voluntario Jose Antonio Piez."
    El comandante Pacheco se acerc6 y me pidi6 la espa-
    da, que le entregu6 sin la menor objeci6n, contando con
    la buena fe que me habia prometido; mas estando ausen-
    te, entr6 Pacheco en mi casa y se llev6 el trabuco. Tan
    cuidadoso estaba con esta arma, que lo primero que not6
    al volver, fu6 que habia desaparecido; sabiendo al punto
    por mi hermana Luisa que el comandante Pacheco se lo
    habia Ilevado. Dirigime a casa de 6ste y le pedi pasaporte
    para ir a presentarme al gobernador de Barinas; me con-
    test6 que creia innecesario tal document, pues teniendo
    61 que ir a aquella ciudad para conducir la gente que for-
    maba el piquete, I6 mismo me acompafiaria en el viaje.
    Convinimos en salir i las doce del dia, y ya preparados
    para marchar, le pedi mis armas; mas como manifestase
    duda en entregarmelas, le dije: "Usted no puede privar-
    me de mis armas y conducirme prisionero en medio de una
    fuerza de tropa."-"Consultar6 con esta gente, me repli-
    c6, para ver si conviene devolver & usted las armas."
    Indignado con semejante procedimiento y desconfiando
    de Pacheco, le repliqu6 que estaba resuelto a recuperar
    mis armas, y sin mis preimbulo entr6 inmediatamente en
    su casa y me apoder6 de ellas. Sali & la calle, y por media
    hora estuve provocindoles, hasta que al fin les dije: "Si
    quieren levarme como prisionero y sin armas, vengan i
    tomarlas." Durante ese tiempo Pacheco me suplicaba que
    no me expresara de aquel modo, pues semejantes pala-
    bras nos comprometian & ambos, sin lograr mis fruto que
    agravar mi situaci6n. Por iltimo logr6 calmarme; hizome
    entrar en su propia casa, y me asegur6 que no seria mo-
    lestado y que podia ir con mis armas i Barinas; pero al
    salir dijo a la gente que componia el piquete, que ya ellos
    habian presenciado c6mo yo habia tomado mis armas, y


    que era de opinion que debian quitirmelas. A esto con-
    te3t6 un sargento que era un deber, y que podia contar
    con ellos como leales servidores del Rey.-Entonces les
    dijo que estando yo resuelto i defenderme hasta el ilti-
    mo instant, opinaba que no debia usarse de la fuerza,
    pues aunque podria conseguirse el objeto, seria con p6rdi-
    da de algunas vidas, y que asi era mejor valerse de mafia.
    Convinieron en ello, y a poco vino Pacheco i avisarme
    que estaba pronto para marchar a Barinas. Pusimonos en
    camino acompafiados del piquete.
    En el paso del rio del Pagiiey, distant seis 6 ocho le-
    guas de Barinas, encontr6 a Fray Sim6n Arcila, cura de
    Canagui, y muy amigo mio, quien me habl6 en secret
    manifestindome lo much que sentia el paso que yo ha-
    bia dado; pues los espafioles se alegrarian much de apo-
    derarse de mi persona; que los individuos del piquete le
    eran bastante conocidos y serian los primeros en acusar-
    me al Ilegar i Barinas; le dije que me habia presentado
    solamente con el objeto de unirme mis fibilmente a lbs
    patriots; pero que en vista de lo que me decia, iba A ext-
    gir del comandante Pacheco que hiciese retirar el piquete
    6 que de lo contrario no seguiria yo adelante. El padre
    Archila me suplic6 no hiciese tal cosa, pues habi6ndonos
    visto hablar en secret, muy natural era que aqu6l atri-
    buyese mi resoluci6n a efecto de sus informed 6 consejos.
    Convine en no dar el paso sino despu6s de haber avan-
    zado mis en el camino. Continuamos, pues, nuestra mar-
    cha, y despu6s de haber andado como dos leguas, dete-
    nidos en el hato de la Espada para descansar, me acerqu6
    al comandante, y Ilevindole aparte le dije que me hiciera
    favor de mandar regresar el piquete, pues no queria lle-
    gar con 61 A Barinas como prisionero; que si verdadera-
    mente se interesaba por mi, debia hacerme aquel servi-
    co. Aunque al principio se neg6, alegando que Ilevaba
    tropa con el objeto de presentarla al gobernador military,
    observando mi resoluci6n de no seguir con ella, accedi6
    i mis deseos, dici6ndome que 61 mismo tendria el gusto


    de acompaiharme porque deseaba serme dtil en Barinas.
    Despedido el piquete, continuamos los dos solos nuestra
    march hasta las cercanias de la ciudad. "Amigo, le dije
    entonces, ha llegado el caso de que usted me preste sus
    buenos oficios: quiero que usted entire en la ciudad y
    diga al gobernador Luzardo que estoy aqui y que nece-
    sito de su seiioria un pasaporte para seguir al cuartel ge-
    neral de Yiinez: cuento con que usted se esforzari en
    conseguirlo y me lo traeri en persona." Me ofreci6 ha-
    cerlo asi y se dirigi6 i la ciudad.
    Despues de haber hablado con el gobernador, regres6
    con una carta de 6ste en que me decia que pasara a ha-
    blar con 61, que nada temiera, que tendria todas las ga-
    rantias apetecibles y que no dudara de su palabra y amis-
    tad. Resolvi presentarme ante Luzardo, quien me recibi6
    con muchas atenciones y cariiio; dici6ndome que no le
    parecia acertado mi viaje al cuartel general de Yifiez:
    que era mejor que permaneciese en su propia casa hasta
    que algun encuentro entire los dos ej&rcitos indicara mis
    claramente la media que debiera adoptarse. Confiado
    inocentemente en su amistad, segui el consejo; pero no
    bien eran pasadas dos horas, cuando me dijo que para
    evitar la censura de los espaiioles que se hallaban alli y
    salvar todas las apariencias, convenia que yo pasase como
    arrestado por unos tres dias.
    Tambikn me someti al fingido arrest, y al tercer dia,
    en que esperaba ser puesto en libertad, Ileg6 el coman-
    dante espaiiol Antonio Perez con un escuadr6n de caba-
    Ileria, y al instant fui proclamado gobernador y coman-
    dante de armas de la provincia. Concluido el acto, paso
    , la circel el capitin Juan Rafarte con una guardia de lan-
    ceros y 26 pares de grills para ponerlos i los prisioneros
    que alli nos encontribamos.
    Hizo comparecer i todos en el corredor alto de la car-
    cel, y como el teniente Pedro Garcia, preso tambi6n, le
    suplicara que le pusiese los grills mis ligeros, Rafarte,
    encolerizado, tomando de manos de su asistente un tra-


    buco que habian quitado a Garcia, le dijo: "Este trabuco
    que cargabas para hacer volar la tapa- de los sesos i un
    espafiol, serviri para hac6rtela volar i ti. (Grillos ligeros,
    grills ligeros, ya nos compondremos!"
    No pudiendo presenciar sin indignaci6n aquel rasgo
    de debilidad de mi compaiiero Garcia, y deseando ani-
    mar i los otros, dije en alta voz: "En cuanto i mi, no im-
    porta que me pongan los grills mis pesados, y hasta dos
    pares si quieren, pues soy hombre que puedo Ilevarlos."
    Al oir esto Rafarte y los demas oficiales espaioles, se
    miraron unos a otros; pero yo, sereno 6 impert6rrito, me
    acerqu6 al monton de grills, y tomando los mis grandes
    y mis pesados, dije i Rafarte: "Sr. D. Juan, higame usted
    el favor de hacerme poner 6stos a mi."
    eQui6n no hubiera creido que tal rasgo de altaneria
    debia atraer la c6lera del capitin 6 de sus compaiieros?
    Pues todo lo contrario sucedi6, porque, con raz6n 6 sin
    ella, me gan6 las simpatias de los oficiales, y principal-
    mente la de Rafarte. Despu6s que me pusieron los gri-
    llos, me separ6 del grupo de prisioneros, entr6 en la sala
    capitular, donde me habian alojado, y sentindome en mi
    hamaca comenc6 a cantar en voz baja. Uno de los oficia-
    les que habia presenciado el suceso de los grills 6 infor-
    madose con much interns de qui6n era aquel joven tan
    exaltado, se acerc6 y me dijo que no cantara:
    -jPor qu6?-le respondi.--Quieren tambi6n atarme
    la lengua? ZNo estin satisfechos con los grills que me
    han puesto?
    El official me dijo entonces que me hacia aquella adver-
    tencia porque las autoridades podrian career que me bur-
    laba de la prisi6n. Conociendo la justicia de semejante
    observaci6n, dej6 de cantar.
    Pocos minutes despu6s entr6 Rafarte y me mand6 vol-
    ver al lugar donde estaban poniendo todavia grillos para
    cambiar los que yo tenia por otros mas ligeros, pues los
    mios debian servir para un tal Juancho Silva, mulato bari-
    nes de tan extraordinarias fuerzas, que solia tomer un toro


    bravo por el cuerno para matarlo de una estocada; era
    tambi6n propietario muy honrado y decidido por la causa
    de la independencia. Me quitaron, pues, los grills y se
    los pusieron a Silva, dandome a mi otros mis ligeros.
    Desde aquel moment me manifest Rafarte bastante in-
    teres, ofreciCndome interponer sus buenos oficios con
    Puy para que me perdonase la vida, porque ha de sa-
    berse que estar preso valia tanto como star condenado
    i muerte.
    Dos horas despu6s de haber estado Rafarte poniendo
    grills i todos los press que mas interesaba asegurar, se
    present Puy con su secretario, el gobernador que aca-
    baba de terminar sus funciones, y don Francisco Celis
    amigo mio y socio de Luzardo. Hizo Puy colocar una
    mesa en medio de la sala capitular y mand6 comparecer
    alli a todos los press, a quienes interrog6 sucesivamente
    sobre su vecindario, causa de su prisi6n y grado que ha-
    bia ocupado en el ej6rcito insurgente. Llegado mi turn
    me pregunt6:
    -ZUsted se llama don Jos6 Antonio Piez?
    -Si, sefior-le contest.
    Entonces se dirigi6 a su secretario y le dijo:
    -Ponga usted a don Jose Antonio Paez por capitin.
    El ex gobernador Luzardo y D. Francisco Celis hicie-
    ron present i Puy que yo era muy honrado.
    -Si, y muy patriota-contest6 4ste.-Y, segiin dicen,
    muy valiente. Mire usted que los grills de este senior
    capitin no estan bien remachados, y si se escape, con
    este sable (tocando el que ilevaba al lado) le cortar6
    i usted la cabeza-dijo luego al carcelero.
    Pasada una bora, se present el comandante Ignacio
    Correa con una partida de lanceros, sac6 la lista de los
    prisioneros, mand6 al carcelero que los hiciera compare-
    cer A su presencia y entonces comenz6 i Ilamar por sus
    nombres i los que Ilevaba orden de poner en capilla,
    siendo yo el cuarto de los destinados A morir. Como i
    las tres de la tarde nos encerraron en una pieza, en donde


    permanecimos hasta las doce de la nochc, i cuya hora
    volvi6 Correa, acompafiado de unos cuantos lanceros a
    pie, para conducirnos al punto donde debiamos ser sacri-
    ficados a lanzazos. Y como algunos no tenian grills, Co-
    rrea orden6 que saliesen fuera los que estaban asegura-
    dos con este instrument 6 hizo entrar i algunos solda-
    dos con cabestros para amarrar i los demis. Era yo de
    los que tenian grills, y como al salir echase de menos
    mi sombrero, supliqu6 al comandante que me permitiera
    tomarlo; pero me contest con un tono burlesco: "No es
    Marchabamos hacia la 9rilla derecha del rio Santo Do-
    mingo, que pasa muy cerca de la ciudad, y cuando nos
    hallibamos como i una cuadra de la plaza, nos alcanz6
    un ayudante de Puy, quien comunic6 i Correa una orden
    secret de aqul. Entonces Correa contramarch6 con sus
    victims hacia la casa del gobernador, en donde nos en-
    cerr6 en un cuarto tan reducido, que apenas cabiamos en
    61, y alli pasamos el resto de la noche sin poder acostar-
    nos, ni aun sentarnos, por falta de espacio. Al dia siguiente
    nadie sabia de los press y todo el mundo crey6 que ha-
    bian sido ejecutados.
    Como i las once de la maiana se present en casa de
    Puy mi esposa, la sefiora Dominga Ortiz, que acababa de
    llegar de Canagui con objeto de informarse de mi per-
    sona, llevandome al mismo tiempo una carta del cura de
    aquella parroquia fray Sim6n Archila. En ella me decia
    que habia llegado i su noticia mi penosa situaci6n; que
    esperaba que los espafioles no ejercerlan acto alguno de
    crueldad contra mi, en consideraci6n A mi honradez y que
    mis compromises tampoco eran de tal gravedad que pu-
    dieran hacerme merecedor de la pena capital. Cuando el
    Rvdo. P. Archila escribia aquella carta ignoraba cuil era
    mi verdadera posici6n. Mi esposa se habia dirigido antes
    i la circel, y no teniendo alli noticias de mi persona,
    crey6 mis oportuno pasar i casa de Puy, en donde fuW
    informada por el cabo de la guardia que nos custodiaba


    de que yo me hallaba en dicha casa. El mismo cabo le
    manifest que, aunque todos los press estaban incomu-
    nicados, 61 abriria la puerta del cuarto donde nos halli-
    bamos para que me viese por un moment.
    Cumpli6 su palabra aquel buen hombre; pero quiso la
    desgracia que saliera el mismo Puy i tiempo que mi es-
    posa se acercaba a la puerta del cuarto, y con ese motive
    no tuvo tiempo sino para entregarme la carta. Al ver a mi
    esposa cerca del cuarto la llen6 de injuries 6 improperios,
    la mand6 que se retirara inmediatamente y amenaz6 al
    cabo con hacerle dar cuatro balazos. Este acto, tan dolo-
    roso para mi, acab6 de agravar mi situaci6n. Un moment
    despues abri la carta, teniendo cuidado de no romperla
    al desplegar la oblea, porque me proponia remitirla i Puy
    si su contenido era favorable, fingiendo no haberla leido.
    Como dije antes, la carta hablaba bien de mi, por lo que
    resolvi mandarla a Puy por medio del cabo para que la
    enviase a su direcci6n. Cumpli6 el cabo el encargo, 6 in-
    mediatamente se present Puy con su secretario, y Ila-
    mindome me entreg6 la carta, cerrada, para que la leyera
    en voz alta. Abrila, y fingiendo no poder comprender fa-
    cilmente la letra, le suplique que la leyera 61 mismo 6 la
    mandara leer, y asi lo previno al secretario. Terminada la
    lecture, tom6 la carta y se retir6, diciendo: "Este picaro
    fraile debe ser muy patriota"
    Como una hora despubs me asom6 i la puerta para
    recibir un poco de agua y tuve la fortune de ser visto
    por el senior D. N. Escutasol, comerciante muy amigo
    mio y hombre de gran influencia entire los espaiioles. Se
    acerc6 a saludarme y me manifest cuinto sentia verme
    en aquella situaci6n. Le bice present que si 61 ponia en
    juego su influjo y ofrecia A los espaiioles algin dinero,
    podria tal vez obtenerme un perd6n. Asi lo efectu6, y
    por medio de sus empeios y apoyado de Rafarte y otras
    personas, logr6 el objeto deseado: una hora despu6s vol-
    vi6 trayindome la noticia de haber sido perdonado me-
    diante el pago de 300 pesos. Despu6s de manifestar al


    senior Escutasol mi agradecimiento por el important ser-
    vicio que acababa de prestarme, le supliqu6 me sirviera
    de fiador para obtener el dinero que necesitaba, y aun-
    que se excuse de hacerlo personalmente, ofreci6 conse-
    guirme otro fiador. En efecto, trajo i D. Crist6bal Orz0a,
    que se comprometi6 i responder por aquella suma.
    Fui entonces trasladado i la circel, en donde me qui-
    taron los grills. La casualidad quiso que al subir las gra-
    das que conducen i los altos de la misma circel encon-
    trase a un senior Marcos Le6n, individuo de edad avan-
    zada y de hermosa presencia: me hizo varias preguntas
    acerca de mi situaci6n, refiri6ndome que el gobernad or
    le habia llamado. Asi que se present i Puy, le mand6
    encerrar en el cuarto donde yo habia estado y en el que
    permanecian adn mis compafieros. Aquella misma noche
    fueron birbaramente muertos A lanzazos, incluso el mismo
    Le6n, que, segin parece, habia ido i sustituirme.
    Cuando me present a Puy para arreglar el pago del
    precio de mi perd6n, me dijo que no eran 300 pesos,
    sino 600, y aunque iste era el double de la suma que an-
    teriormente se habia dispuesto que pagase, no tenia mis
    recurso que entregarla, como lo hice, para quedar libre.
    Quince dias despu6s de estos sucesos, y estando en
    Barinas, el 5 de Diciembre, se me present un ayudante
    de Puy y me condujo A presencia de este. Sin dirigirme
    siquiera una mirada, pregunt6 a un soldado que habia
    servido bajo mis 6rdenes con qu6 numero de gente habia
    yo atacado al comandante Marcelino en la Sabana de Su-
    ripi; el soldado respondi6 que con 150 hombres. Vol-
    vi6ndose hacia mi me pregunt6 Puy en d6nde estaban las
    armas de aquella column; pero al mismo pronunciar la
    palabra "sefor", para darle mi respuesta, me interrumpi6
    bruscamente, Uamando al comandante Correa, i quien
    iempre tenia i su lado, y le dijo:
    -Lleve usted el senior i la carcel, remichele un par
    de grills y p6ngale en capilla.
    Alas cinco de la tarde me ballaba en la misma posi-


    ci6n de que la Providencia me habia libertado quince
    dias antes.
    Sin duda el soldado habia revelado A Puy que la co-
    lumna habia sido desarmada por mi y esto exasper6 al
    monstruo. Convencime de que mi ultima hora habia Ile-
    gado: las autoridades espaiiolas habian adoptado el siste-
    ma de ejecutar a los prisioneros A lanzazos en la obscuri-
    dad de la noche, y desde que fueron muertos mis ante-
    riores coipafieros de prisi6n, noche tras noche habian
    sido sacrificadas varias partidas de prisioneros. Persuadi-
    do, pues, de que aquella misma noche seria inmolado, y
    no contando ya con auxilio alguno possible, me entregu6
    al suefio, de que goc6 profundamente y sin interrupci6n
    hasta la hora de las once, en que los gritos de "jViva el
    rey", y el ruido de tropas en la plaza me despertaron.
    Un rayo de esperanza penetr6 en mi mente: acarici6 de
    nuevo la idea de vivir: una reacci6n violent se efectu6
    en mi: pareciame pasar de la muerte A la vida: multitud
    de pensamientos contradictorios se aglomeraban en mi
    cabeza: creia oir los gritos y algazara del ejircito patrio-
    ta, y sentia en mi coraz6n el vehemente- deseo de volar
    a sus filas. Repentinamente se present A mi memorial el
    recuerdo de que el mismo comandante Puy, al acercarse
    las fuerzas patriots que se retiraban de Barinas, habfa
    hecho asesinar en la carcel de Guanare i todos los pri-
    sioneros que alli tenia, escapando s61o de la safia de
    aquel barbaro el Sr. Pedro Parra, que tuvo la feliz idea
    de esconderse detras de la puerta de la circel A tiempo
    que la partida de lanceros entraba A ejecutar la sangui-
    naria orden. La incertidumbre entire la vida y la muerte,
    entire la esperanza y el temor, hacia mi situaci6n muy
    Fu6 la causa de aquel movimiento el haberse oido un
    tiro de fusil hacia la parte del rio, y el haber informado
    Correa, mandado con un piquete a reconocer el paso, de
    que al otro lado se hallaba un cuerpo de infanteria. Alar-
    mado Puy, reuni6 las tropas en la plaza y orden6 un nue-


    vo reconocimiento. Al practicarlo y dar correa la voz de
    quinn vive" se le contest, segdn dijo despubs, "la Ame-
    rica libre, soldados de la muerte". Entonces resolvi6 Puy
    marchar i San Fernando de Apure por la via de Cana-
    gui. Su primera idea fue hacer matar los prisioneros,
    como lo habia verificado antes en Guanare; pero fu, tal
    el terror que se apoder6 de 61, que temiendo ser atacado
    por fuerzas superiores si se detenia mis tiempo, march
    sin disponer la matanza de los press, procurando unica-
    mente escapar de los "soldados de la muerte", que segin
    asegur6 Correa, eran muy numerosos, habiendole permi-
    tido la claridad de la luna hacer un reconocimiento de-
    Este sofado ej6rcito fue Ilamado despues por los mis-
    mos espaholes "ej6rcito de las animas", y di6 lugar i que
    posteriormente los habitantes de Barinas me dijesen en
    tono de burla: "usted es hombre tan afortunado, que
    hasta las animas benditas le favorecen".
    Puy continue su retirada hasta Achaguas, y la ciudad
    de Nutrias fu6 tambiin abandonada. Qued6 Barinas sin
    tropas; pero al retirarse los espafioles, se acerc6 un ofi-
    cial al carcelero y le recomend6 el cuidado de los pre-
    sos, amenazindole con la perdida de la vida si abria un
    solo calabozo, y dici6ndole que las fuerzas salian A hacer
    un reconocimiento cerca de la ciudad, y pronto volverian.


    Condici6n de lost prisioneros patriots. -Mi salida de la prisi6n.-
    Liberto i los demas presos.-Marcho en busca de Puy.-Llegada
    i Canagui.-Sucesos ocurridos en aquel pueblo.-Captura de va-
    rios indios.-Marcha i Barinas. -Soy nombrado gobernador y co-
    mandante de la provincia.-No acepto.-Me retire al hato de la
    Calzada.-Persecuci6n del comandante Marcelino.-Fuga.


    La prisi6n de Barinas contenia ciento quince individuos
    destinados a morir en el silencio de la noche, a manos de
    los verdugos espaioles. Arrestados sin otra prueba que
    la suministrada por delatores mercenaries, y sin mis de-
    lito que sus simpatias por la causa de la indepencia, per-
    manecian en la circel el tiempo que el birbaro coman-
    dante sefialaba, y no salian de alli sino para ser conduci-
    dos al lugar del suplicio. Tal era el medio que se habia
    adoptado para aterrorizar i los patriots, y para ahogar
    el sentimiento de libertad e independencia, que semejan-
    tes atrocidades estaban muy lejos de extinguir.
    Observando que la plaza habia quedado abandonada
    y que se habia retirado el centinela de vista, sali de la
    capilla en busca del carcelero, para suplicarle que me
    quitase los grills; pero aun cuando le ofreci acompaiiarle
    en su fuga, no accedi6 i mis ruegos por temor i las ame-
    nazas que se le habian hecho. Por fortune se present en
    aquel moment mi fiador el Sr. Orzta, quien le suplic6


    tambien me pusiese en libertad, bajo la promesa de pre-
    sentarme luego que se supiese la llegada del ej6rcito es-
    paiol. Entonces condescendi6 el carcelero; y caro hubo
    de costarle aquel acto de generosidad, pues segin supe
    despues, fu6 condenado i ser pasado por las armas.
    Una vez fuera de la circel me dirigi a mi casa en busca
    de mi espada y mi caballo para volver i libertar i los
    otros prisioneros. Al regresar i la plaza, lo primero que
    se present a mi vista fu6 la guardia de la casa de Puy,
    que me daba el quinn vive,.-Espafia, contest.
    --Qui&n es usted?
    -Y ustedes, Zquiines son?-repliqu6 yo.
    -La guardia del gobernador.
    -Pues yo soy el demonio que pronto vendri i cargar
    con todos ustedes. Y volviendo riendas como si fuese i
    reunirme con otros, di la voz de -Adelante.
    Apenas la hubieron oido, cuando abandonaron el
    puesto y huyeron precipitadamente: ellos suponian que
    ya los espaiioles se habian marchado. Dirigime entonces
    a la puerta de la carcel: ech6 pie a tierra, y sin decir una
    palabra a la guardia, que tomindome tal vez por un ofi-
    cial espafiol no me opuso resistencia, comenc6 i repartir
    sen4os sablazos con tal furia, que todavia se conserve la
    sefial de uno de tantos en una hoja de la puerta. La ma-
    yor parte de los soldados, sorprendidos y aterrados, se
    echaban por tierra, y al fin huyeron todos, quedando s6lo
    el carcelero, a quien mand6 que abriese inmediatamente
    los calabozos donde estaban las ciento quince victims
    preparadas para el sacrificio, amenazindole con pasarlo
    de part A parte con la espada, si no cumplia inmediata-
    mente la orden. El carcelero se negaba tenazmente, hasta
    que me arroj6 sobre 61 dindole un fuerte planazo con la
    espada. A semejante argument se decidi6 a abrir las
    puertas, y tal fu6 el terror que se apoder6 de 1l, que no
    acertaba a meter la Have en la cerradura, lo cual producia
    una demora que me Ilenaba de angustias, pues ansiaba
    salir cuanto antes de aquel lance, para ir i tomar el caba-


    Ilo que habia dejado en la calle. Por fin se abrieron todas
    las puertas, y los press que tenian grills, sin esperar i
    que se los quitasen, salian precipitadamente A esconderse
    cada cual en el lugar que creia mis seguro.
    La empresa de libertar los press fue arriesgada en
    extreme, y temeraria por haberme introducido en la cir-
    eel, expuesto a que Ilegara una partida enemiga, que facil-
    mente se habria apoderado de mi en aquel lugar tan peli-
    groso y de tan fatales recuerdos. Puestos en libertad los
    press, march a la casa en que estaban tambien deteni-
    das algunas sefioras e hice que se les abrieran las puertas.
    Concluida esta operaci6n, sali por los alrededore; de
    la ciudad a indagar el paradero de las fuerzas enemiga;,
    y como i las dos de la mainana, supe por una mujer, que
    habian tornado el camino que conduce de Barinas a Ca-
    nagua. Entonces resolvi partir disfrazado A incorporarme
    a ellos, con idea de matar a Puy antes de amanecer, como
    lo hubiera conseguido a haber podido alcanzarle. A eso
    de las ocho de la mariana antecogi cerca del rio Pagiiey
    a un teniente del ejercito espafiol, Ilamado D. Diego Ra-
    mirez, y tanta ira sentia en el pecho, que me propuse
    vengar en su persona cuantos ultrajes habia recibido.
    Mientras iba conversando con 61, me asaltaron varias ve-
    ces impetus de llevar a cabo mi proyecto; pero el recuer-
    do de que pocas antes, cuando estaba en capilla, habia
    ardientemente deseado la vida, y que tal vez la Providen-
    cia me la habia conservado como una especie de recom-
    pensa por no haber cometido jams actos de crueldad,
    fue parte para hacerme desistir del acto de venganza que
    habia meditado. Trat6, pues, de remover de mi mente
    semejante idea, y le hice varias preguntas acerca del mo-
    tivo que habia inducido i Puy a abandonar A Barinas;
    pero no pudo satisfacerme por estar, segdn decia, entera-
    mente desorientado en el asunto.
    Continuamos juntos nuestra march hasta las tres de la
    tarde que llegamos a Canagua, donde Puy se habla em-
    barcado pocas horas antes con la infanteria en direcci6n


    A Nutrias 6 San Fernando, habiendo mandado que la ca-
    balleria cruzase el Apure por el Paso de Quintero.
    Antes de su embarque habia hecho salir del pueblo i
    todas las families, con excepci6n de la del Sr. Marcelino
    Carrizales, y mi hermana Luisa que cuidaba la casa. Mien-
    tras descansaba el official, y mi hermana preparaba la co-
    mida para los dos, se presentaron los Sres. Escutasol, co-
    mandante Loyola y otro caballero europeo, los cuales se
    sorprendieron al verme, pues creian que se habia cumplido
    la orden de asesinar i los press, entire los cuales yo me
    No podian imaginar c6mo habia escapado i las garras
    de Puy, Ilegando primero que ellos i Canagua, y c6mo,
    despu6s de haber sufrido tanto de sus manos, me ponia
    en peligro de caer nuevamente en ellas.
    -Todas sus dudas-les contest6-quedarin desvane-
    cidas cuando ustedes sepan que mi objeto en haber ve-
    nido en seguimiento de Puy, ha sido incorporarme en sus
    filas y darle muerte, protegido por la obscuridad de la
    noche; bastante afortunado ha sido en que la claridad del
    dia haya hecho frustrar mi proyecto. Autorizo A ustedes
    para que le comuniquen todo esto, afiadi6ndole que es-
    toy resuelto a batirme y perecer en el campo de batalla,
    antes que caer vivo en sus manos, y ser de nuevo juguete
    de sus diab6licos placeres; y que me encuentro mas ani-
    mado ahora que nunca para defender la independencia y
    libertad de mi patria.
    Aquellos caballeros iban en retirada de Barinas, si-
    guiendo al ej6rcito de Puy. Despues de haber comido
    conmigo se prepararon para marchar, pidiendome el se-
    nor Escutasol que le proporcionase el dinero que pudie-
    ra, pues la precipitaci6n con que habia salido de Barinas,
    no le habia permitido tomar consigo suma alguna. Cuanto
    yo poseia eran sesenta pesos; reserve uno y le di el resto.
    Al mismo tiempo se me acerc6 el official Ramirez, y me
    dijo que no Ilevaba ni con que comprar pan, que le auxi-
    liase con cualquiera cosa; saqu6 el peso que habia reser-


    vado y se lo di, asegurandole que era todo lo que tenia,
    que sentia no tener mis que ofrecerle.
    Despues de esta escena se despidieron de mi, no sin
    haberme aconsejado antes que desistiera de mi resolu-
    cion, pues tenian por seguro que las tropas realistas vol-
    vieran muy pronto i Barinas. Qued6 en aquellas Ilanuras
    sin contar con un solo individuo que me acompafiase,
    pues todos se habian pronunciado por el Rey de Espaiia,
    y se encontraban con las armas en la mano, defendi6ndole
    con un ardor digno de mejor causa. Al dia siguiente me
    dirigi al lugar donde tenia mis bienes, no muy distant
    de Canagua; cambi6 el caballo que montaba, me volvi al
    pueblo, y al entrar en mi casa encontr6 dentro de ella A
    cinco soldados del ej6rcito de Yafiez, quienes inmediata-
    mente echaron mano i las riendas de mi caballo, pregun-
    tindome quin era y a d-nde iba. Diles un nombre fingi-
    do y les asegur6 que me encaminaba a San Fernando de
    Apure para unirme con el ejercito de Puy. Seguramente
    dudaban de la veracidad de mi respuesta, pues me pre-
    guntaron por qu6 habia esperado hasta aquel moment
    para marchar, y exigi6ndome la espada, me previnieron
    que debia quedarme con ellos en calidad de preso.
    -Estoy-les contest6-resuelto a morir primero que
    entregar mi espada; lo que har6 sera seguir a ustedes,
    pues yo me encuentro aqui por no ser conocedor del
    -No s61o es conocedor del camino-dijo el que pare-
    cia jefe-, sino que apostaria cualquiera cosa que es ve-
    cino de este pueblo.
    Eso no obstante, accedieron al fin, preguntindome con
    much interns d6nde podian encontrar algo que comer.
    Les contested con much afabilidad que los levaria a una
    casa donde habia gente, pues toda la demas de aquel
    pueblo se habia ido con el ejercito espafiol. Acosados
    por el hambre, los pobres soldados aceptaron la oferta, y
    pasamos a la casa del senior Carrizales. donde les obse-
    quiC con algunas frioleras y aguardiente. Vi6ndolos ya

    Jost ANTONIO PAEZ 67

    muy animados por el licor, trat6 de hacerlos prisioneros
    por medio de un engaiio, que no dej6 de dar el resultado
    que me proponia de procurarme algunos compaieros,
    aunque no fuesen de toda mi confianza. Iba entire ellos
    un tal Rafael Toro, joven de bastante viveza y arrogancia
    military, el cual capitaneaba a los otros.
    Llamindole aparte le dije:
    -Me es usted muy simpitico, y pudiendo hacerles mal,
    tanto a usted como a sus compaieros, deseo evitarlo, si
    corresponde usted con lealtad a la confianza que me ha
    Respondi6me que habiendo el tambiin sentido much
    simpatia por mi, estaba dispuesto a ofrecerme sus servi-
    cios en lo que creyera 6til.
    -Pues bien-le dije-, entienda usted que soy capitin
    de los patriots y tengo a la salida de este pueblo, y a
    muy corta distancia, una compaiia de hombres montados;
    si usted quiere quedarse conmigo tendri todas las garan-
    tias que desee, ademas de mi aprecio.
    --Viva la Repiblical-contest6 Toro, y queriendo con-
    tinuar sus vitores le contuve y dije que era necesario con-
    sultase la opinion de los otros compaiieros.
    -Ellos harin lo que yo quiera-me replic6 --. iViva la
    patrial, y cuente usted con nosotros.
    Efectivamente, manifestaron estar todos conformes en
    acompaiiar a Toro y seguir bajo mis 6rdenes, ofreciendo
    fidelidad i la causa de los patriots. Aquella noche dor-
    mimos todos juntos; pero al siguiente dia principiaban ya
    a desconfiar de mi posici6n, pues no aparecia ni un solo
    hombre de la imaginaria compaiiia, siendo muy natural
    que alguno se presentase a dar parte 6 a recibir 6rdenes.
    Trataba yo de convencerlos, manifestandoles que como
    mis soldados eran nuevos en el servicio, cometian muchas
    faltas, que era precise disimularles: que ademis les gus-
    taba ir i coger bestias de refresco para la remonta, y que
    estaba casi seguro de que andarian en aquella operaci6n
    por los hatos comarcanos.


    No sabiendo qu6 partido tomar en tan dificil posici6n,
    me fui a la orilla del rio cerca del pueblo, y un moment
    despu6s divis6 A ocho indios en la orilla opuesta, que
    venian del pueblo de la Palma, armados con flechas; cuan-
    do estuvieron al alcance de la voz les di el quidn vive:
    "Espaiia"-contestaron.-Mand6les entonces que pasa-
    sen el rio, y lo hicieron,vali6ndose para ello de una canoa;
    mas cuando hubieron saltado a tierra les ordene, blan-
    diendo la espada, que arrojasen inmediatamente las ar-
    mas, si no querian ser acuchillados. Aquellos pobres
    indios, que no contaban con semejante recibimiento, arro-
    jaron al suelo las armas, Ilenos de terror y espanto. Hice
    un haz con todas las flechas y arcos, me lo puse al hom-
    bro, y Ilevandome a los indios hasta el pueblo, como si
    fuesen una manada de ovejas, los acuartel6 en una casa
    inmediata a la mia. Como viesen mas tarde que nadie los
    custodiaba, se escaparon aquella misma noche.
    El dia siguiente, i las seis de la mafiana, me dijo Toro:
    "Capitan, yo creo que usted no tiene tal gente; pero
    como le he empefiado mi palabra de acompafiarle fiel-
    mente en servicio de la Patria, estoy pronto A cumplirla,
    con tal que ahora mismo nos pongamos en march hacia
    la capital de Barinas, para ver si encontramos alli algunos
    patriots con quienes reunirnos; pero si usted no esta dis-
    puesto a verificarlo, quiero retirarme con mis compafie-
    ros en este momento"
    Precisamente lo que yo deseaba era una oportunidad
    cualquiera para desembarazarme de la dificil posici6n en
    que me encontraba, pues inoficioso, es decir, que no s6lo
    no tenia tal comgania, sino que el dnico que me acompa-
    ba era un jovencito de quince A diez y seis afos, de nom-
    bre Jos6 Fernandez. Sin embargo, le sostuve con impavi-
    dez que la compafia no se presentaba por las razones
    que antes habia expuesto, y que la idea de ir a Barinas
    merecia mi aprobaci6n.
    Resuelta la march, y diciindoles que dejaria 6rdenes
    a mi companiia de que nos siguiera, nos dirigimos a aquel


    punto, incorporandosenos en el Totumal, pueblo del trin-
    sito, tres caballeros cuyos nombres no recuerdo: Juan
    Jose Osorio, Manuel Ocariz y Julian Santamaria. Al dia
    siguiente llegamos a Barinas, donde el pueblo me recibi6
    con tanto alborozo como si condujera una column de
    tropa. Inmediatamente se reunieron en el cabildo un gran
    numero de ciudadanos, para nombrarme gobernador y
    comandante de armas de la provincia; pero antes de que
    se me comunicase oficialmente el nombramiento, me pre-
    sente ante aquella asamblea y dije: que acababa de saber
    que me habian nombrado gobernador y comandante de
    armas, y que despues de darles las gracias por tan honro-
    so encargo, era de mi deber manifestarles el estado de
    las cosas de la provincia, y la indispensable condici6n
    bajo la cual aceptaria el nombramiento.
    "No hay, les dije, elements Le guerra para defender
    la poblaci6n y sostener la autoridad que se me confiere;
    ninguna noticia se tiene del ejercito patriota, aunque co-
    rren rumors de que ha quedado vencedor en Araure; sin
    embargo, si permanecemos en la plaza hasta que venga
    dicho ejercito, 6 resistimos a los espanoles si se presen-
    tan, ustedes pueden contar con mis servicios."
    Viendo luego que no habia la decision necesaria para
    llevar a cabo lo que proponia, les dije que era mejor que
    todos permaneciesen quietos, hasta que llegase auxilio de
    tropa: que yo entretanto me moveria sobre el interior
    del Ilano, con el objeto de reunir algunos hombres mis,
    y volver para darles auxilio y Iprotecci6n. La asamblea 6
    junta de ciudadanos tuvo a bien seguir mi consejo, sin
    embargo, del temor que abrigaban por las consecuencias
    a que pudiera exponerles el paso imprudente que acaba-
    ban de dar.
    Fue verdaderamente feliz la resoluci6n de Toro y nues-
    tra march a Barinas, porque la misma noche del dia que
    salimos de Canagua, primer punto donde llegamos, se
    present el comandante Miguel Marcelino con cuarenta
    hombres de caballeria y la resoluci6n de matarme, din-


    dome various vecinos tambien el informed de que no esta-
    ba muy distant y que muy pronto lo tendria encima. Con
    siete hombres que me acompafiaban me dirigi al hato de
    la Calzada con el objeto de tomar algunos caballos para
    remontar mi gente; pero por recelos no quise quedarme
    i dormir alli, prefiriendo hacerlo en la sabana, A media
    legua de distancia.
    Si no hubiera usado de esta precauci6n, aquella misma
    noche habria sido victim de Marcelino y sus compafieros,
    pues i las tres de la maiiana cercaron la casa del hato,
    teniendo por seguro que me encontrarian en ella: hide-
    ron mil preguntas a la mujer que la cuidaba, y esta les in-
    form6 de que yo habia salido A dormir en la sabana, sin
    poder decir a qu6 punto; pero que era muy probable vol-
    viese aquel mismo dia, pues segtin me habia oido decir,
    s6lo habia ido A recoger algunas bestias: que ademis mis
    compafieros habian dejado variaspiezas de ropapara lavar.
    Resolvi6 entonces Marcelino emboscarse con su gente en
    la "Mata de Le6n", distant del hato poco mis de una
    milla, y punto por donde precisamente pasa el camino que
    debiamos tomar i nuestro regreso.
    Sus planes habrian tenido fatal resultado para mi, si no
    hubiese dado fe A un presentimiento que me asalt6 una
    milla antes de Ilegar A la "Mata de Le6n," de que iba
    i ser sorprendido. Llevibamos como quinientas bestias
    para los corrales del mismo hato en donde debiamos
    amansarlas; pero obedeciendo a un instinto secret, dije
    A mis compafieros que estaba seguro de que si ibamos al
    hato seriamos asesinados, probablemente sin defense,
    pues los enemigos podian Ilegar en moments en que es-
    tuvi6semos desmontados, cogiendo los caballos: que por
    tanto, variaba de plan i iriamos A enlazar las bestias que
    se necesitaban bajo un Arbol distant s6lo una milla de
    la citada suadirme de que era mejor ir al hato para atar las bestias,
    pues no estando encorraladas, decian ellos, era impossible
    hacerlo, especialmente dos hermosos caballos muy cima-

    rrones, que por su belleza excitaban la codicia de todos.
    Por fortune mia los dos animals se escaparon justamente
    en los moments en que estibamos conferenciando y mis
    compaiieros al fin se decidieron i que marchisemos al
    punto que yo habia indicado, y en donde subi6ndome i
    un Arbol me puse A enlazar las bestias.
    A pesar de que nuestros enemigos debieron ver que
    habiamos cambiado de direcci6n, no quisieron salir de su
    emboscada, considerando que al fin tendriamos que ir i
    parar al hato en busca de los efectos que alli habiamos
    dejado. Desde el irbol inspeccionaba yo el campo que
    podia alcanzar con la vista hasta una gran distancia, por-
    que el terreno era llano y muy limpio. Concluida la ope-
    raci6n de coger las bestias, descubri como i una legua,
    en direcci6n distinta i la que debiamos Ilevar hacia el
    hato, unos bultos que por causa de la distancia no podia
    reconocer bien; y sin esperar i que algunos de mis com-
    paieros acabasen de ensillar, mont6 a caballo, y dindo-
    les ordenes de que me fuesen siguiendo A media que
    estuviesen listos, parti a galope, y al aproximarme hall
    que eran unos pocos hombres sin armas que conducian
    una punta de ganado. Mientras les hacia algunas pregun-
    tas sobre Marcelino y su partida, mi teniente Vicente Ga-
    Ilardo me hizo observer que del centro de la "Mata de
    Le6n" estaba saliendo tropa de caballeria que formaba A
    la orilla.
    Volvi la vista hacia el lugar indicado y pregunt iA mis
    compafieros, que ya se me habian incorporado: ZEstin
    ustedes resueltos i seguirme y i luchar hasta vencer 6
    'Cuente con nosotos,, fu la contestaci6n que me die-
    ron las tres veces que les hice la misma pregunta; pero
    no teniendo sino un fusil y tres lanzas, y siendo cuarenta
    el ndimero de los enemigos, manifesto a los mios que con-
    fiaba en ellos, pero que no pareci6ndome el lugar i pro-
    p6sito para la resistencia, por ser muy descubierto, y pu-
    diendo ser rodeados facilmente, creia prudent que nos


    retirasemos hasta la ribera del rio Cajaro, distant una le-
    gua, para buscar apoyo en ella.
    Facilmente convencidos de la prudencia de mis indica-
    ciones convinieron en ellas, con lo cual dispuse la retira-
    da; pero el enemigo estaba ya muy cerca y al vernos vol-
    ver la espalda crey6 el moment oportuno para cargar-
    nos. Colocado yo i retaguardia de mis companeros, de
    cuando en cuando volvia cara para imponer respeto A los
    que avanzaban, y sea por esta circunstancia, 6 porque vie-
    sen que aunque ibamos en retirada lo haciamos en orden,
    no se atrevieron a acometernos. Llegados a la orilla del
    rio se arrojaron mis compafieros a l6, aun cuando era muy
    profundo, y yo, que venia A retaguardia, me vi obligado i
    hacer lo mismo en medio de los disparos de las carabinas
    de nuestros perseguidores. No se atrevieron 6stos A arro-
    jarse al rio, que aunque no era muy ancho, estaba Ileno
    de animals feroces, como caimanes, caribes, temblado-
    res, etc. Ademas, como nos hicimos firmes en la orilla
    opuesta, ellos comprendieron la gran ventaja que nos
    daba semejante posici6n. Alli se quedaron y yo me enca-
    mine por otra via en direcci6n a la capital de Barinas con
    esperanzas de hallar en ella algunas tropas patriots.
    Un incident gracioso, por algunas circunstancias, ocu-
    rri6 entonces, que poco antes habria sido de fatales con-
    secuencias. Mi caballo, que tan 6til me habia sido hasta
    aquel moment, comenz6 a temblar y se detuvo sin poder
    continuar la march mAs que paso a paso. Si nuestros per-
    seguidores hubiesen atravesado el rio, indudablemente
    habria caido en sus manos; el temor de que lo verificasen
    no dejaba de causarme bastante inquietud. Por fortune
    en aquellos moments divis6 i alguna distancia un negro
    que parecia tener buena cabalgadura; al instant concebi
    la idea de quitirsela, y ordenando i mis compaferos que
    continuasen la march para desvanecer todo temor, me
    dirigi solo por el camino que traia: al principio trat6 aquel
    pobre diablo de cambiar de direcci6n; mas al fin hubimos
    de encontrarnos, y entonces me acerqu6 a hablar con 61

    Jost ANTONIO PAEZ 73

    Le hice varias preguntas sobre cosas de poco interns, y
    cuando menos 61 lo esperaba, salt tierra con espada
    en mano y le gan6 las riendas del caballo. El negro en-
    tonces se ech6 a tierra, y sin la menor oposici6n me dej6
    dueiio del animal, que pude continuar mi camino para
    reunirme con mis compafieros. Pocos moments despues
    vi A cierta distancia un jinete: que galopaba en la misma
    direcci6n que seguiamos, y uno de los que me acompafia-
    ban reconoci6 mi caballo, el cual, habiendo recobrado las
    fuerzas, conducia al mismo negro i quien yo acababa de
    quitar el suyo. No muy lejos descubrimos un grupo de
    jinetes, y temiendo que fuesen enemigos, me adelant6 a
    reconocerlos; pero result que eran los hacendados Tapia,
    quienes alarmados por el negro y la noticia que les habia
    dado de lo ocurrido, salieron A oponerse con los demas
    vecinos al paso de los que suponian ser una partida de
    bandidos. Al reconocernos depusieron todo temor y si-
    guieron con nosotros A sus casas, donde nos obsequiaron
    i todos con la mayor liberalidad.


    Garcia de Sena me pone i la cabeza de la caballeria de su mando.-
    Perrfidia de este jefe.-Mi march hacia Mirida.-Amenazas del
    realist Liz6n.- Pido servicio i Paredes.-Encuentros con los rea-
    listas en Estanques.-Mi temerario arrojo on la cordillera qua so
    hall en el camino de Estanques i Bailadores.- Mi retire en la ciu-
    dad de Merida.-Me incorporo i las tropas del general Urdaneta.-
    Mi disgust por una injusticia que quiso hacerme el comandante
    Chivez.-Mi plan de apoderarme de los territories del Apure y
    atraerme los llaneros.-Paso i Casanare y me uno a Olmedilla.-
    Encuentro de los realistas.-Derrota de estos.-Crueldad del co-
    mandante Figueredo.-Mi protest i indignaci6n.


    Libre ya de perseguidores, continue march hasta
    Barinas, adonde llegu6 despues de cuarenta y ocho horas
    de camino. Hallabase en aquella poblaci6n, con quinien-
    tos infants y doscientos caballos, el comandante patriot
    Ram6n Garcia de Sena, quien me puso i la cabeza de la
    caballeria, ordenandome hacer una excursion hasta Guas-
    dualito por la via de los pueblos de Canagui y Quinter6.
    Ejecut6 sus 6rdenes con la rapidez que las circunstancias
    demandaban, pues el ej6rcito enemigo al mando de Yifiez
    se encontraba desde la orilla de San Fernando hasta la
    ciudad de Nutrias, distant s6lo tres jornadas de Barinas.
    Permitaseme aqui copiar la relaci6n de los sucesos pos-
    teriores que he visto referidos con bastante exactitud en
    un articulo del Nacional de Caracas, del 12 de Agosto
    de 1838, ndmero 124:


    "A las 6rdenes del indicado jefe, Garcia de Sena, se
    encontraron reunidos en Barinas, en principios de 1814,
    cerca de 900 hombres, entire los cuales habia como 400
    escogidos de caballeria, bien montados. El dia 12 fu6 si-
    tiada la ciudad por 1.000 hombres de caballeria, manda-
    dos por Remigio Ramos y el catalin Puy. En el ej6rcito
    que mandaba Sena estaban, entire otros oficiales, los se-
    fores Florencio Palacios, Diego Ibarra, Le6n Ferrer, Ra-
    fael Rosales, Francisco Conde, Jos6 Antonio Piez, Fran-
    cisco Olmedilla y Juan Jos6 Conde. Mucho deseaba la
    oficialidad patriot salir i batir i los sitiadores, que les
    incendiaron la ciudad hasta una cuadra de distancia de la
    plaza; pero no lo permitia el jefe, y habi6ndose corrido
    en el ej6rcito y entire los paisanos el rumor de que Gar-
    cia de Sena trataba de abandonar la plaza, se vi6 6ste
    precisado, para desvanecerle, a presentarse en medio de
    ellos y jurar repetidas veces, hasta por la cruz de su es-
    pada, que no habia tal cosa: que saldria a batir al enerni-
    go, y que cualquiera que fuese el 6xito, volveria a la pla-
    za. Fue, confiados en este solemne juramento, que con-
    sintieron en encargarse de la guard de la ciudad cerca
    de 300 ciudadanos, casi desarmados, aunque de lo mis
    distinguido de Barinas, y fu6 en la tarde de este dia, 19
    de Enero, que sali6 Garcia de Sena con su division por
    el camino de Merida y derrot6 en el primer encuentro al
    enemigo, que huy6, buscando la direcci6n de Nutrias.
    No se permiti6 A nuestro ejercito la persecuci6n de los
    derrotados, sino que se le mand6 hacer alto a la vista de
    la ciudad, hasta que, entrada la noche, se le mand6 des-
    filar hacia M6rida por el camino de Barinas, sin dar el
    menor aviso a los que quedaban en la plaza, y no obs-
    tante que los enemigos iban tan despavoridos, que no se
    pararon en dos jornadas. El 22 de Enero se creia ain en
    Barinas que nuestro ejercito iba en pos del enemigo, y
    s6lo por el hecho de verse otra vez sitiada la ciudad, al
    dia siguiente, fue que pudo conocerse la perfidia de Gar-
    cia de Sena.


    ,,Quer;a 6ste a toda costa reunirse con la division del
    general Urdaneta, que se hallaba en Barquisimewo, y para
    colorir su negra accion trat6 de atribuir a su caballeria
    designios de traicionarle, pretendiendo hacerle fuego en
    la primera noche de march, despues de haberia dejado
    a la retaguardia. Una caballeria que acababa de derrotar
    al enemigo y marchaba hacia Merida, Zen qu6 podia ha-
    ber dado muestras de traici6n sino tal vez en una que
    otra palabra de reprobaei6n por una conduct manifies-
    tamente perfida, deshonrosa y perjudicial? El hecho fu6
    que ella obedeci6 cuantas 6rdenes se le dieron, y habi6n-
    dola obligado a seguir por los Callejones, perecieron en
    ellos casi todos los caballos, habiendo legado muy pocos
    al pueblo de las Piedras, donde Garcia de Sena dijo a
    todos los que habian sido de caballeria que tomaran el
    rumbo que quisiesen. De alli sigui6 Paez a pie hacia Me-
    rida, acompafiado de Luciano Blasco, Jos6 Maria Olivera
    y Andres Elorza, que despues fue coronel. Tambi6n fue
    alli que recibi6 Garcia de Sena un oficio del gobernador
    y comandante de armas de Mrida, Juan Antonio Paredes,
    pidiendole auxilio, y Ie envi6 como 100 hombres de in-
    fanteria, mandados por el comandante Francisco Conde,
    siguiendo 61 a Barquisimeto, por la via de Trujillo. Los
    godos tomaron a Barinas y asesinaron a sus inermes de-
    ,Se hallaba el gobernador Paredes en Lagunilla, de
    march hacia Bailadores, donde los godos habian hecho
    un alzamiento que amenazaba la capital. Alli se le pre-
    sent6 un post cnviado por el comandante Liz6n, que se
    habia reunido a los de Bailadores con 500 hombres de
    infanteria, intimando la rendicidn de Merida, anunciando
    que vendria con un cuchillo en una mano y una rama de
    olivo en la otra, y amenazando con degollar toda la po-
    blacidn y reducir d cenizas la ciudad si fuese herido el
    mas ruin de sus soldados. Por dicho post se supo que
    Liz6n habia quedado con 300 fusileros en Bailadores y
    que habia avanzado hasta Estanques con 200 cazadores y


    dos piezas de artilleria, al mando del comandante Matu-
    te, y Paredes resolvi6 atacar i 6stos antes que Liz6n se
    le reuniese. Piez habia pedido servicio A Paredes, y aun-
    que este quiso encargarle una compania de caballeria, no
    siendo la gente que la componia, segun el concept de
    Paez, muy A prop6sito para servir en aquella arma, no
    quiso aceptar su mando, sino que prefiri6 servir como
    agregado al pequefo escuadr6n que mandaba el capitin
    Antonio Rangel. Piez se habia montado en un excelente
    caballo de su propiedad, que habia encontrado en Egido.
    ,,Marcharon, pues, las fuerzas patriots de Lagunilla
    hacia Estanques. Llimase asi un sitio donde esti fundada
    una famosa hacienda de cacao, en cuya casa se encontra-
    ban los godos cuando Ilegaron los patriots. Hubo un
    pequefio tiroteo, que no tuvo mis resultado que la reti-
    rada de los godos hacia Bailadores y la posesi6n que to-
    maron los patriots de la casa. Los godos, en su march,
    atravesaron la hacienda y se formaron despu6s en una pe-
    quefia colina. Alli los encontr6 Rangel con 15 carabine-
    ros y Paez, que fuerou los lnicos qne los siguieron. Se
    cambiaron algunos tiros, y luego Rangel, con los suyos,
    retrocedi6, no obstante las instancias de Paez para que
    no lo hiciese, quedindose, en consecuencia, solo 6ste en
    observaci6n de los godos. Luego que se retire Rangel
    desfil6 la column de Matute camino de Bailadores, por
    una cucsta que en su mayor parte apenas permitia que
    marchasen los soldados sino de uno en uno. Sigui6 Piez
    al enemigo, y observando que no podia formarse para
    resistir un ataque, gritando: "jViva la patrial", y fingiendo
    diferentes voces, le carg6 repentinamente, matando al
    sargento, que iba el iltimo de la retaguardia. Asustados
    los enemigos, no supieron c6mo defenders, alcanzando
    Piez una victoria ficil, aunque muy important. Unos se
    apartaban del camino y encontraban la muerte en los pre-
    cipicios; otros atropellaban i sus compafieros y presenta-
    ban al atrevido campe6n mejor y mayor blanco para sus
    tiros; otros se arrojaban al suelo y pedian A gritos cle-


    mencia, y todos tiraban las armas y municiones, abando-
    nando hasta los dos piezas de artilleria. El 1nico que dis-
    put6 la victoria y la vida fuA un tal Jos6 Maria Sinchez,
    hombre en extreme temido de los meridanos, que oblig6
    a Paez a echar pie a tierra y i lidiar cuerpo i cuerpo con
    el por la posesi6n de la lanza exterminadora, hasta que,
    habi6ndosela arrancado, dej6 de tener enemigos que se
    opusiesen i su triunfo (1). Paez los persegui6 hasta ter-
    minar la bajada de la cuesta, por donde corre un peque-
    fio rio que Ilaman San Pablo, Ilegando s6lo Matute a Bai-
    ladores con doce hombres. El resultado de tan heroic
    acci6n, ademis de la destrucci6n de una fuerte column

    (1) Era, en efecto, dicho Sanchez, hombre de gran fama entire los
    realistas, por su valor y arrojo, y tambien muy temido de los patriots
    de Merida. Se contaba de el quc en un encuentro en el pueblo de La-
    gunillas habia desmontado un violent 6 cafinn de montaiia y Ilevido-
    selo l cuesta com6 si fuese la mis ligera carabina de estos tiempos.
    Cuando yo perseguia i los aterralos realistas, volvi6 Sinchez cara
    repentinamente, y con una tercerola que Ilevaba, logr6 quitarse los
    botes de lanza que yo le dirigia. Viendo que no podia hacer libre uso
    del arma de fuego, la arroj6 al suelo y ech6 mano i mi lanza con in-
    tencijn de disputirn:ela. Sin soltar yo esta defense, arroj6me de mi
    caballo, y por medio de un gran esfuervo, logre arrancarsela, y enton-
    ces le di con ella una herida mortal. Viendole tendido en tierra, trate
    de quitarle una hermosa canana 6 garniel que Ilevaba al cinto, y como
    prorrumpiese en palabras descompuestas i impropias del moment en
    que se hallaba, me puse i exhortarle a bien morir, y yo rezaba el cre-
    do en voz alta para estimularle a repetirlo. Afortunadamente para mi
    volvi la vista par casualidad, y vi que en lugar de acompaiiarme en
    mis plegarias, tenia ya casi fuera de la vaina el pupal que Ilevaba al
    cinto. Confieso que mi caridad se amortigu6 completamente, y no per-
    miti6ndome mi indignaci6n ocuparme por mis tiempo del destiny fu-
    turo de mi adversario, le libre con un lanzazo de la ira que le ahogaba
    aun mas que la sangre que vertia.
    Despues del encuentro con Sanchez continue la persecuci6n, cogi
    prisioneros i ocho artilleros realistas, me apodere de su bandera y de
    dos caiiones, uno de ellos regalado por una sefora de Merida, cuyo
    nombre tenia inscrito encima de la boca, que, seguin decian, era el
    mismo que Sinchez se habia Ilevado de Lagunillas. Despues perdimos
    tres veces esta pieza de artilleria, y otras tantas volvimos i reco-


    enemiga que dej6 en nuestro poder todo su armamento,
    bandera, bagaje, municiones y artilleria, fu6 que Liz6n
    huy6 vergonzosamente hacia el Zulia, oficiando al coman*
    dante Bricefio. (alias Pacheco el Cotudo), resident en
    Guasdualito, que se retiraba porque una column de ca-
    balleria le habia destruido doscientos hombres.
    ,Cuando PAez retrocedi6, encontr6 nuestro ej6rcito en
    el mismo sitio donde estaba muerto Sinchez, y i los ve-
    cinos de M6rida, que no hallaban palabras conque enco-
    miarle por su triunfo, y adn mis por haber hecho desapa-
    recer el monstruo de SAnchez. Nuestras tropas entraron
    al otro dia en Bailadores, y poco despu6s lleg6 la division
    de Mac-Gregor, de la Nueva Granada, en la que venlan
    los seiiores Concha, Serrano y Santander, que despu6s
    figuraron como jefes en Casanare y Guasdualito, y fut en-
    tonces querPAez los conoci6."
    Despu6s de la acci6n de Bailadores permaneci en la
    ciudad de M6rida hasta mediados del aiio 1814, en que
    lleg6 Urdaneta de retirada de Venezuela. Me incorpor6
    a sus tropas, dindome el mando de una companiia de ca-
    balleria que yo mismo organic en M6rida, compuesta de
    todos aquellos llaneros i quienes Garcia de Sena habia
    despreciado. Fui i tomar part en la batalla de Mucu-
    chies, pero no entr6 en acci6n porque una milla antes de
    llegar al campo de batalla, habiendo encontrado Urdane-
    ta que el batall6n de Barlovento que, seg6n sus 6rdenes,
    debia permanecer alli hasta su llegada con el resto de las
    tropas, compuestas de los batallones de Valencia, Guaira
    y 70 hombres de caballeria bajo mis 6rdenes, habia sido
    derrotado, tuvo que protegerlo del enemigo que venia
    persigui6ndole i vista de 61 y no quiso entrar en acci6n,
    sino que al moment contramarch6 i M6rida para em-
    prender de alli su retirada para la Nueva Granada.
    En Bailadores me separ6 de 61, porque el comandante
    general de caballeria, que era un tal Chivez, dispuso
    quitarme el caballo que yo montaba para dirselo i otro
    official, injusticia que resisti, no obstante que al fin hube


    de ceder por pura obediencia military. Disgustado, sin
    embargo, resolvi separarme y poner en prictica la resolu-
    ci6n que habia torado en MWrida de irme i los Ilanos de
    Casanare, para ver si desde alli podia emprender opera-
    ciones contra Venezuela, apoderandome del territorio del
    Apure y de los mismos hombres que habian destruido i
    los patriots bajo las 6rdenes de Boves, Ceballos y Yaiiez.
    Todos aquellos A quienes comuniqu6 mi proyecto, creian
    que era poco menos que delirio, pues no veian posibili-
    dad ninguna de que los Ilaneros, que tan entusiastas se
    habian mostrado por la causa del rey de Espaiia y que
    tanto se habian comprometido en la lucha contra los pa-
    triotas, cambiasen de opinion y se decidiesen a defender
    la causa de 6stos, siendo al mismo tiempo muy dificil ven-
    cerlos en los encuentros que necesariamente habia de te-
    ner con ellos, superiores como eran en ndmero y ca-
    Sin embargo de lo razonable de estas objeciones, sali
    de Bailadores para los Ilanos de Casanare sin pasaporte
    de Urdaneta y con la firme resoluci6n de poner en prac-
    tica mi plan, tan firme, que al pasar por la Nueva Granada
    rehus6 el mando de un regimiento de caballeria que me
    ofrecio el general Garcia Rubira.
    Arrostrando mil dificultades y viajando a pie la mayor
    parte del camino, pude hacer la travesia de los Andes y
    legar i los Ilanos de Casanare con mi familiar y algunos
    venezolanos que me acompafiaban, habiendo tenido que
    ocurrir a la venta de various objetos de uso personal para
    proporcionarnos una escasa subsistencia. Cuando llegu6
    a Pore,capital de Casanare, encontr6 al comandante vene-
    zolano Francisco Olmedilla, a quien el gobierno de Ca-
    sanare habia nombrado comandante en jefe. Tanto Olme-
    dilla como el Gobierno me recibieron con las mayores
    muestras de satisfacci6n, proporcionandome recursos y
    manifestindose tan dispuestos i auxiliar mis proyectos,
    que a los tres dias me encontraba ya en el pueblo de Be-
    toye i la cabeza de un regimiento de caballeria. Uni6ron-


    seme various oficiales venezolanos que se hallaban alli sin
    servicio, y muy pronto se form un cuerpo de caballeria
    de mas de mil hombres, con el cual emprendimos march
    a Venezuela el 10 de Octubre de 1814.
    Esa division, al mando de Olmedilla, se dirigi6 por los
    desiertos de las sabanas Larefias A fin de no ser descu-
    bierta por el enemigo: se marchaba s61o durante la noche
    y se hacia alto durante el dia. Atravesamos A nado el rio
    de Arauca, Ilevando las armas y las monturas en la cabe-
    za; las de aquellos que no sabian ejecutar aquella curiosa
    operaci6n las pasibamos en botes hechos de cuero de
    vaca. Merced a estas precauciones, logramos legar i las
    cuatro de la mariana a la villa de Guasdualito, el 29 de
    Enero, sin haber sido descubiertos. Habia alli como ocho-
    cientos hombres de guarnici6n realista entire caballeria y
    dragones desmontados, i las 6rdenes de aquel comandan-
    te Pacheco Bricefio, a quien habian dado el sobrenombre
    de el Cotudo. Nuestra division iba organizada en tres co-
    lumnas: la primera, mandada por mi, fue colocada a la sa-
    lida de Guasdualito, camino para el interior de Venezue-
    la y San Camilo; la segunda en un flanco de la poblaci6n,
    y la tercera en la parte opuesta al punto que yo ocupaba.
    Antes de amanecer cometi6 Olmedilla la imprudencia
    de mandar disparar un cafionazo y tocar diana. Con lo que
    sabedor entonces el enemigo de que se le rodeaba en el
    pueblo, form en column, dentro de la plaza, toda su
    fuerza y marchando en direcci6n al punto donde yo me
    hallaba, me atac6 repentinamente. La oscuridad de la no-
    che era tan grande que no pudimos ver al enemigo sino
    cuando rompi6 el fuego, a quema-ropa, sobre uno de los
    escuadrones que estaba formado frente i la calle por don-
    de aqu6l se dirigia; asi fu6 que logr6 romperle, mas no
    repar6, incauto, que por su flanco izquierdo le quedaba
    otro escuadr6n; pues yo habia establecido la formaci6n
    figurando un martillo, por ser la 6nica que el terreno per-
    mitia. Repentinamente fu6 atacado por la espalda por di-
    cho escuadr6n, i la cabeza del cual me encontraba, y en


    una sola carga fu6 derrotado completamente, i pesar de
    todos los muchos esfuerzos del comandante espafiol. Muy
    pocos escaparon de la muerte 6 de caer prisioneros; mis
    de 200 muertos y heridos quedaron en el campo, y 28
    cayeron prisioneros. El enemigo trat6 de tomar el camino
    que Ilaman de la Manga, el cual sale a los valles de Cd-
    cuta, tratando de buscar abrigo en el general Calzada,
    que el dia anterior habia marchado con 1.500 hombres de
    Guasdualito para invadir aquellos valles. Efectivamente, en
    el espacio que media entire el pueblo y el rio de Apure,
    distant una legua, corrian los derrotados, entire los cua-
    les iban el comandante Manuel Maria Marchin, los capi-
    tanes Francisco Guerrero y Jos6 Ricaurte y otros oficia-
    les que, bien montados, habian logrado apartarse del
    campo de batalla, y a quienes yo persegui muy de cerca.
    Al Ilegar a la orilla del rio Apure, tres de aquellos ofi-
    ciales se internaron en el bosque, dos se detuvieron y
    arrojaron las espadas; el comandante Marchin y los capi-
    tanes Guerrero y Ricaurte se lanzaron al rio con sus ca-
    ballos. Yo, que iba persigui6ndolos de cerca, me arrojC
    tambi6n al rio: Guerrero y Ricaurte salieron A la ribera
    opuesta, dejando por detras a su comandante, i quien
    cort6 la retirada, porque Ilegu6 a tierra antes que 61, y le
    esperi en la orilla, suspendiendo la persecuci6n de los
    otros dos. Tan luego como el caballo de Marchin hizo
    pie, le intim6 que se rindiese, lo cual ejecut6 sin oposici6n
    alguha, suplicindome que le perdonase la vida; asi se lo
    ofreci, mandindole salir del rio, y casi admirado yo de
    que un hombre qne montaba un caballo tan famoso no
    hubiese tenido la resoluci6n de escapar, ya que le habia
    faltado el valor de atacarme cuando no podia recibir au-
    xilio de los mios. Marchan convino en repasar el rio con-
    migo. En la otra orilla, donde mis tropas habian destro-
    zado las tripulaciones de dos lanchas realistas, organicC
    mi gente y me present& a Olmedilla con 228 prisioneros,
    en un lugar inmediato a la poblaci6n donde aqu6l se ha-
    laba. Al concluir la relaci6n de la lucha felizmente ter-

    Jost ANTONIO PAEZ 83

    minada, le manifesto que habia ofrecido perdonar la vida
    a aquel comandante.
    --C6mo tiene usted valor-me respondi6-de pre-
    sentarme este hombre vivo? .Por qu6 no le ha matado
    -Porque jamas he empleado mis armas contra el ren-
    dido. Mitele usted si quiere; ahi le tiene.
    En el acto orden6 al capitin Rafael Maldonado que le
    cortase la cabeza, y 6ste ejecut6 inmediatamente tan bir-
    baro mandate.
    En seguida orden6 Olmedilla que todas las tropas en-
    trasen en la plaza y condujeran alli a los prisioneros, y
    cuando aqu6llas estuvieron formadas en los cuatro ingu-
    los del cuadrado con los prisioneros en el centro, dispuso
    Olmedilla que su segbndo, Fernando Figueredo, hiciese
    cortar la cabeza a todos ellos. Figueredo, rivalizando con
    Olmedilla en salvaje crueldad y sed de sangre, vol6 i pre-
    senciar la ejecuci6n, nombrando a los capitanes Juan San-
    tiago Torres y Rafael Maldonado para que con sus espadas
    la llevasen i cabo, corm estaba mandado.
    Nadie sabia hasta entonces lo que significaban todos
    aquellos preparativos, hasta que se observ6 que el cape-
    IIn A. Pardo se present con un Santo Cristo en la mano
    izquierda, bendiciendo con la derecha a los prisioneros,
    que cayeron de rodillas al ver el movimiento del sacer-
    dote. En seguida principiaron los dos capitanes i cortar
    cabezas; mas al caer la quinta no pude contener ya la
    indignaci6n que me rebosaba en el pecho, y dirigiendo
    mi caballo sobre los dos verdugos, previneles que si ma-
    taban un individuo mis les costaria i ellos mismos la vida.
    Los capitanes, atemorizados y sorprendidos, suspendieron
    la ejecuci6n, mientras que Figueredo me reconvenia aira-
    do, por mi oposici6n al cumplimiento de las 6rdenes del
    jefe principal.
    Contestile con desenfado que estaba resuelto i morir
    por defender la vida de aquellos desgraciados i quienes
    estaba asesinando ruinmente, empefando i gritos una dis-


    cusi6n acalorada sobre que, i pesar mio, los prisioneros
    debian morir. Los capitanes dejaron de obedecer las 6r-
    denes de Figueredo, quien entonces ocurri6 a Olmedilla
    para que dispusiese manera de hacer cumplir sus dispo-
    siciones. Antes que Figueredo le encontrase, ya me habia
    presentado yo a 61, refiri6ndole lo que pasaba y hacien-
    dole ver la inhumanidad y estupenda barbarie de aquella
    matanza, y lo impolitico de semejante paso en los mo-
    mentos en que, con el titlo de libertadores y amigos de
    la humanidad, penetribamos en el territorio de Venezue-
    la. Olmedilla, sin entrar en razones, me contest con mu-
    cha frialdad que la vida 6 la muerte de los prisioneros
    quedaba i disposici6n de Figueredo.
    -Pues si es asi-resplic6 6ste-deberan morir todos.
    Principiamos de nuevo la pol6mica en presencia de las
    tropas y de los prisioneros, hasta que por tiltimo logr6
    triunfar, porque Figueredo ni pudo hacer matar un hom-
    bre mis, ni tampoco hacerme castigar, como lo pretendia,
    porque conociendo la buena voluntad que por mi tenia
    la tropa, y lo inicuo del acto que trataba de consumer,
    ficilmente comprendi6 que toda se pondria de mi parte
    y no permitiria ninguna violencia que se quisiese ejecutar
    en mi persona. Asi se salvaron aquellos infelices, conde-
    nados al suplicio por el mal coraz6n de un vandalo, y
    asi consigui6 el buen trato hacer amigos i otros tantos
    enemigos, pues todos ellos se alistaron mis tarde en nues-
    tras banderas, siendo despu6s compaiieros fieles 6 inse-
    parables en tantos hechos de armas, que si no hubiese
    todavia de ellos muchos testigos presenciales, correrian
    riesgo de pasar ante los ojos de la posteridad como fa-
    bulas inventadas para su solaz y entretenimiento. Este
    es-lo digo con intenci6n-uno de los actos de desobe-
    diencia 6 insubordinaci6n de que algunos malquerientes
    mios han solido acusarme. llnsubordinaci6n con Olmedi-
    Ila y Figueredol No; la obediencia, ni aun en su sentido
    mas estrictamente military, Ilega a cambiar la espada del
    soldado en la cuchilla del verdugo, ni la guerra en ma-


    tanza de prisioneros. Infinitas gracias doy al Todopode-
    roso, porque me ha dejado tiempo, raz6n y excelente
    memorial para contar estas cosas como pasaron, a fin de
    que los hombres justos formen de ellas el concept que


    Olmedilla hace matar en mi ausencia a 76 de los prisioneros.-Figue-
    redo se encarga del mando y trata de prenderme.-Desastroso fin
    de Olmedilla.-Acci6n de Chire.-Dolencia inevitable en los com-
    bates.-Aventuras de una noche en el campo de batalla.-Traje de
    un military en campafia.-Sorpresa de Palmarito. -El valiente Peia.
    C6mo lo salve.-Batalla de la Mata de la Miel.-Mi ascenso A te-
    niente coronel.-Motin military en favor mio.-Lo desbarato.


    Una orden de Olmedilla para contramarchar a Casa-
    nare di6 fin a nuestra dispute sobre los prisioneros, y
    bien asegurados 6stos se puso en movimiento el ejercito,
    por el temor de que Calzada volviese sobre Guasdualito
    al recibir el parte que debian darle Guerrero y Ricaurte
    de la destrucci6n de las tropas que habia dejado en aquel
    punto. Ese mismo dia, por la tarde, lleg6 el ejercito a la
    orilla del rio Arauca, distant s6lo cinco leguas de Guas-
    dualito. Olmedilla puso a mi cuidado hacer pasar el ej6r-
    cito, mandandome que ante todo enviase a los prisione-
    ros, en cuya operaci6n se emple6 toda la noche, pues
    s6lo disponiamos de una canoa. El dia siguiente, como a
    las nueve de la mafiana, pas6 al otro lado, y en el cam-
    pamento supe que estaban en aquel moment asesinando,
    en un sitio Ilamado sioneros. Muchos oficiales acudieron a suplicarme fuera a
    salvarlos. Pregunt6 cuanto tiempo hacia que habian salido
    para aquel lugar, y de la contestaci6n deduje que ya era
    tarde para conseguirlo.


    Olmedilla continue su march hasta el pueblo de Cui-
    loto, y dej6 alli las tropas al mando de Figueredo, diri-
    giendose l6 a Pore, capital de Casanare. Antes de mar-
    char manifest que estaba muy disgustado del gobierno
    de Casanare, y protest que no volveria a ponerse a la
    cabeza de las tropas, diciendo a 6stas que podian hacer
    lo que mejor les pareciese. Figueredo dispuso que toda
    la gente quedase a pie, apostada en la orilla de Cuiloto, y
    coloc6 las manadas de caballos en una sabana en direc-
    ci6n del campo enemigo. Esta disposici6n alarm much
    a la tropa, porque atin no habia desaparecido el recelo de
    que Calzada viniera contra ella, y con tal motive se form
    una junta de oficiales que resolvi6 comisionar cuatro de
    su seno para manifestar a Figueredo que los caballos esla-
    ban mal situados, y que si el enemigo venia repentinamen-
    te, podia apoderarse de ellos; haciendole tambidn presen-
    te que habia otras vias por donde el enemigo pudiera in-
    troducirse, por no estar cubiertas con avanzadas. Compo-
    niase la comisi6n del mayor Rosario Obreg6n, capitanes
    Jenaro Vizquez y Juan Pablo Burgos, y del que esto es-
    cribe, uue mandaba dos escuadrones y i quien toc6 Ilevar
    la palabra en aquel acto. De antemano temiamos todos
    que Figueredo, hombre caprichoso y altanero, recibiese
    mal la comisi6n, y, efectivamente, el resultado de ella nos
    hizo ver que no habiamos andado equivocados.
    Introducidos A presencia de dicho comandante, mani-
    festele que deseibamos hablarle privadamente sobre
    asuntos del servicio; y habi6ndonos hecho pasar a un
    cuarto, cerr6 la puerta; y despu6s de colocadas nuestras
    espadas sobre la mesa, en cumplimiento de mi encargo,
    le impuse del objeto que alli me llevaba, haci6ndole pre-
    sente la necesidad de poner las manadas de caballos a
    retaguardia del ejrcito y de c4brir los puntos descubier-
    tos. Figueredo manifest much disgusto al oir aquellas
    observaciones, y contest que el ej6rcito nada tenia que
    ver con las medidas que' ~I tomaba para su seguridad;
    que su opinion era que tanto el campamento como los


    caballos estaban en lugar seguro, y que iltimamente 61
    era de todo dnico responsible, por lo que debiamos abs-
    tenernos en lo adelante de hacerle observaciones que 61
    no habia solicitado.
    -Comandante-le contest6,-permitame el decirle que
    no es usted el inico responsible, pues cada cual tiene
    aqui su parte de responsabilidad, y por lo que i mi hace,
    no me conformo con la responsabilidad de otro, con peli-
    gro de mi vida y de mi honor.
    Figueredo no pudo contener mis la ira que le domina-
    ba, y pronunciando cierta palabra en6rgicamente military,
    di6 una patada en el suelo, y nos grit6: que yo soy el responsible, y que nada tiene que hacer el
    ej6rcito con mis medidas.> No me fu6 possible dejar sin
    respuesta aquella exclamaci6n, y le contest con no menos
    brio y entereza. Entonces Figueredo, que tan prevenido
    estaba contra mi por el asunto de los prisioneros en
    Guasdualito, abri6 la puerta del cuarto, y Ilamando al te-
    niente Juan Antonio Mirabal, le dijo:
    -Lleve usted preso al comandante Piez, y remichele
    un par de grills.
    Ya sabia yo con qu6 clase de hombres estaba tratando,
    por lo cual, acto continue, tom6 mi espada y sali6ndome
    del cuarto, dije en alta voz:
    -Vengan a cogerme; pero sepan que estoy resuelto a
    morir matando antes que dejarme arrastrar como un cri-
    minal. Soy un military de honor, y si se me quiere juzgar,
    una orden de arrest seria suficiente; jams la fuerza, que
    nunca podri rendirme.-Y me dirigi hacia donde estaban
    las tropas.
    Figueredo suspendi6 inmediatamente la orden de Ile-
    varme preso, y habl6 con los otros tres que habian per-
    manecido en el cuarto, pidi6ndoles que fuesen a calmarme,
    pues imaginaba que yo habria ido i levantar la tropa
    para atacarle. Cuando se persuadi6 de que no habia yo
    pensado con tal cosa, volvi6 a tomar su acostumbrado
    tono de altaneria, diciendo que yo era un insubordinado,


    y que si le pedia pasaporte, me lo daria con much gusto.
    Al dia siguiente hice to que l1 manifestaba desear tan-
    to; concedi6seme el pasaporte para la capital, y no ha-
    bian transcurrido veinticuatro horas despubs de mi sepa-
    raci6n, cuando ya se habia desertado la mayor parte del
    Figueredo inform al gobierno de 1o ocurrido, y yo lo
    hice tambi6n, refiriendo el hecho con bastante claridad y
    justificando mi resistencia a la injusta orden de prisi6n
    dada contra mi por aqu6l. El gobierno aprob6 mi conduc-
    ta, y depuso A Figueredo.
    Calzada avanz6 sobre el campamento de Cuiloto,
    donde apenas quedaban reunidos unos 180 hombres de
    los 1.300 de que constaba aquella division. Dichos 180
    hombres se retiraron, bajo las 6rdenes del ciudadano
    Miguel Guerrero, a un pueblo Ilamado El Puerto, que
    demora en la orilla izquierda del rio Casanare. Guerrero
    reemplaz6 A Figueredo en el mando de las tropas, y alli
    empez6 su carrera military.
    Calzada lleg6 hasta Cuiloto, se apoder6 de gran part
    de los caballos, sillas y lanzas de la tropa que se habia
    desertado y de la que sigui6 con Guerrero, pues en la
    prisa con que ejecutaron el movimiento, algunos de ellos
    no pudieron coger caballos para la retirada. Cay6 tambi6n
    en su poder un cargamento de sal que acababa de Ilegar
    de Chitagi, articulo escasisimo y de primer necesidad
    para las tropas. Pudo Calzada haberse apoderado enton-
    ces, con la mayor facilidad, de toda la provincia de Casa-
    nare si hubiera seguido adelante; pero no se por qu6
    contramarch6 a Guasdualito, y los patriots de aquella
    provincia tuvieron tiempo para organizer un nuevo cuerpo
    de tropas.
    A mi Ilegada A Pore, Olmedilla se encontraba en aque-
    Ila ciudad, y sabiendo el motivo que me habia impelido
    i separarme del ej6rcito, me mand6 Ilamar A su casa,
    adonde fui sin demora. El estaba algo indispuesto, 6 al
    menos lo aparentaba.


    -.Muy sensible me ha sido saber-me dijo-que usted
    se ha separado del ejrcito, pues conozco el gran partido
    que tiene en 4l; mas por otra parte me alegro, ya que esto
    me ofrece la oportunidad de manifestarle mi modo de pen-
    sar, con respect a la desigual lucha que ha emprendido la
    America contra el poder de Espafia. Creo-continu6 -que
    es impossible veneer, y todos pereceremos en esta contien-
    da sin sacar por fruto de nuestros trabajos y desvelos ni
    aun siquiera la gratitud del pueblo 6 de los que mandarn.
    Por mi parte estoy resuelto a separarme del ejercito 6 in-
    ternarme en Vichava, lu'ar habitado solamente por indios
    salvajes: pero enteramente inaccesible para las tropas es-
    panolas. Cuento con algunos compafieros que me segui-
    ran, convencido de lo critic de las cilcunstancias, y es-
    pero que usted, comandante Paez, me seguira tambien.
    Yo le dar6 una orden para que vuelva al ejercito sin per-
    dida de tiempo: escogera usted en 61 de 200 a 300 hom-
    bres de toda su confianza y otros tantos caballos, y entire
    tanto, yo me volver6 con mi familiar y con la de usted
    sobre el Meta, para tener listas alli las embarcaciones que
    pueda reunir, asi como tambien la sal, que es indispensa-
    ble Ilevar a Vichava, y un sacerdote para que nos sirva
    alli de Pastor. De regreso de Cuiloto, tomari usted en
    Pore las alhajas de oro y plata de la iglesia, quitando
    igualmente a los ciudadanos, por la fuerza, todo el dinero
    que tengan, pues estoy persuadido de que todo caera mis
    tarde en poder de los espaiioles. Animese usted, amigo
    Paez, a ejecutar ese plan, que nadie mejor que usted pue-
    de Ilevar a cabo, pues conozco el amor que le profesa el
    Semejante discurso, en boca de Olmedilla, me dej6
    asombrado; no supe qu6 contestarle; conociendo su ca-
    ricter, me pareci6 mejor no contrariarle de repente, ni
    convenir con 61 tampoco. Asi que, sin manifestar mi opi-
    ni6n sobre el particular, le dije que me permitiese ir a mi
    casa para reflexionar detenidamente sobre sus proposicio-
    nes. Una hora despues volvi, y i su pregunta de si estaba


    decidido a ejecutar su plan, hicele present la necesidad
    y conveniencia de que Al continuase al frente del ej6rcito,
    exhortandolo para que no abandonase en los moments
    del peligro la causa que habia abrazado, y para que desis-
    tiese de un proyecto que, por muchas consideraciones,
    me parecia desacertado. Aunque no me respondi6 ni una
    palabra, comprendi por supuesto que mi lenguaje le habia
    desagradado sobremanera, y con tal pensamiento me reti-
    r6, lamentando en mi interior la conduct de aquel jefe.
    Unas dos horas despu6s recibi un despacho de Olmedilla
    en que me ordenaba que inmediatamente me pusiera en
    march para el ejercito, a hacerme cargo del mando de
    mi regimiento. Asi lo ejecut6, y al mismo tiempo que yo
    dejaba la poblacion, Olmedilla se ponia en march con
    su familiar para San Juan de los Llanos.
    En el trinsito encontr6, en el pueblo del Puerto, aquel
    resto de ej6rcito que, en nlmero de 180 hombres al man-
    do de Guerrero, se retiraba huyendo de Calzada. Alli
    permaneci6 este pequeiio grupo, aumentandose con el
    nuevo reclutamiento que hacia por toda la provincia.
    Entretanto, y sin que nadie lo esperase, repentinamente
    se present el gobernador N. Solano, dando la noticia de
    que Olmedilla se habia desertado y que 61 estaba resuelto
    a mandarle prender, para lo cual disponia que inmediata-
    mente yo saliera en comisi6n. Disgustibame semejante
    encargo, para mi harto penoso, no s6lo por las conside-
    raciones personales que debia a Olmedilla, sino much
    mas porque habi6ndome 61 revelado sus proyectos, iba i
    career que yo le habia denunciado. A pesar de mis excu-
    sas, finalmente me fu6 indispensable obedecer; con lo
    que, acompafiado de cuatro oficiales y sus asistentes, sali
    A marchas forzadas en alcance de aquel jefe y sus com-
    A los cinco dias de no interrumpido viaje, al amaneccr
    alcanzamos i Olmedilla en la provincia de San Martin.
    Estaba alojado en una choza del trinsito, y luego que nos
    descubri6 61 y sus companieros se pusieron en armas. Des-


    puis se present armado de un trabuco y su espada en la
    puerta de la cerca, y pregunt6:
    --Quien vive?
    -La America libre-le respond.
    --4Qui vienen ustedes a hacer aqui?
    -A intimarle a usted que se entregue prisionero con
    todos sus compafieros-le contest.
    Entonces prorrumpi6 en improperios contra el gobier-
    no, diciendo que estaba resuelto A morir antes que volver
    preso A Casanare, y que, por iltimo, yo no tenia autori-
    dad para prenderle, hallandose el fuera de la jurisdicci6n
    del gobierno. Contestele que mis instrucciones me orde-
    naban capturarlo en cualquier punto donde le encontrase.
    -Muy bien-replico.-Desearia ver la orden que us-
    ted tiene para prenderme.
    Luego que hubo leido dicha orden, en la que se me
    autorizaba para cogerle vivo 6 muerto, manifest dpseo
    de hablarme a solas, y con tal objeto fuimos al lugar que
    indico, permaneciendo 61 siempre dentro de la cerca y yo
    fuera de ella.
    -Vamos a ver c6mo arreglamos este negocio, Piez-
    me dijo.
    -Eso se arreglara en Casanare-le respondi-; no
    haga usted resistencia y cuente con mi influjo y el de mis
    amigos, que nada le sucederA.
    -Prom6tame Ilevarme preso A Bogota, y entonces irk
    con usted.
    -No puedo Ilevarle A aquella ciudad-le contest--
    porque su gobierno no me ha comisionado, sino el de
    -Los pedazos de Olmedilla-me replic6 furioso, y
    arrojandome el papel que contenia mis instrucciones-,
    los pedazos de Olmedilla llevari usted; pero i Al vivo,
    -Sentiri Ilevar sus pedazos, mi comandante; pero si
    usted se empefia en ello, tendre que hacerlo.
    -Cuando usted tenga A bien-replic6-, y dirigikndo-


    se i la choza donde se hallaba su mujer 6 hijos: Hija, le
    dijo, voy i morir; Olmedilla no se deja coger vivo.
    Con una resoluci6n sorprendente ella le observ6: -Ha-
    ces muy bien, pues prefiero verte revolcar en tu sangre
    y ser testigo de tu agonia, antes que humillado y pri-
    Olmedilla se dirigi6 a la puerta de la cerca y me dijo:
    -Por fin, Iqu6 determine usted, Piez?
    -Voy en este moment i determinar, mi comandante.
    Y me desmont6 de mi caballo; ordenando A mis com-
    pafieros que ninguno se moviera, empece a quitar las tran-
    cas de la puerta.
    Al entrar yo, Olmedilla mont6 su trabuco y se puso en
    guardia; pero con much serenidad y en tono de paz le dije:
    -jEs possible, mi comandante, que despues de haber
    estado juntos en tantos campos de batalla, despedazando
    A los enemigos de la patria y compartiendo todos los pe-
    ligros y azares en la guerra, nos vayamos A destruir, cuan-
    do tenemos en perspective un vasto campo donde coger
    laureles y ofrecer a la libertad 6 independencia de nues-
    tro pais el holocaust de nuestra vida?
    -Yo no soy esclavo-contest6-para que me obliguen
    a servir por la fuerza; no quiero servir mas.
    Tanto yo como mis compafieros comprendiamos el de-
    seo que tenia Olmedilla de quitarme la vida; pues muy
    probablemente estaba creyendo que yo habia revelado i
    las autoridades de Casanare su plan de desertar; sin em-
    bargo, me le acerqu6, manifestando la mayor confianza,
    mientras le entretenia con la discusi6n, i fin de arreba-
    tarle el trabuco que tenia en las manos. Su seiiora estaba
    a algunos pasos de nosotros en compaiiia de dos de sus
    hijos, armados de fusiles; y creyendo que pudiera redu-
    cirlo i entregarse sin resistencia, la dije:
    -Sefiora, haga usted uso de su influjo y aytdeme i
    convencer A su marido para que vuelva conmigo A Casa-
    nare, ofreciendo i usted, bajo mi palabra de honor, que
    nada malo le sucederi.


    Ya he dicho a mi marido-respondi6-que me
    seria menos sensible verle morir que humillado y pri-
    Aquella respuesta me hizo perder el aplomo y la pa-
    ciencia que hasta entonces habia manifestado, y le con-
    teste algo molesto:
    -Pues si usted cree qne eso muy dificil, quiero pro-
    bar i usted que la empresa es facil. Y sacando la espada
    me volvi hacia Olmedilla, que continuaba quejindose con
    mis compafieros sobre el modo con que se le trataba, y
    le dije con entereza:
    --Se rinde usted 6 no?
    -Ya veo-contest6--que lo que ustedes quieren es
    humillarme y que me sacrifiquen en Pore; pues voy i com-
    Entreg6me la espada y el trabuco. Al oir aquellas pa-
    labras, sus hijos y los otros que le acompaiiaban arroja-
    ron con despecho las armas contra el suelo, derramando
    los primeros ligrimas de c6lera.
    Aquel mismo dia contramarch6 con Olmedilla, dejan-
    do i las demas personas que alli se encontraban para que
    protegiesen a su seiiora. En el transito, Olmedilla detenia
    su caballo repetidas veces, y lleno de desesperaci6n,
    -ZQu6 he hecho? ZEs possible que haya tenido la co-
    bardia de rendirme y verme asi humillado?
    Siempre trataba yo de calmarle e inspirarle confianza
    hasta que llegamos a Pore, donde le entregu6 al goberna-
    dor Solano. Este le trat6 con la mayor dureza, haci6ndole
    poner acto continue dos pares de grills. El mismo dia
    Olmedilla me mand6 Ilamar, y despu6s de much trabajo
    consegui que Solano me diese una orden para entrar A
    verle. Olmedilla sufria much, porque los dos pares de
    grills no le permitian movers, y con tal motivo le ofreci
    hablar con el gobernador, i fin de aliviar su suerte. En-
    contr6 i dicho funcionario tan inflexible, que i pesar de
    la deferencia que tenia por mi, no pude conseguir sino


    que le quitasen al prisionero uno de los dos pares de gri-
    Hlos. Muchos y grandes fueron los empeios de todos sus
    amigos para salvarle, entire ellos los del senior M6ndez,
    que despu6s fue Arzobispo de Caracas, y al fin consiguie-
    ron que le indultase el Gobierno de BogotA. Perdida la
    capital de Nueva Granada por la derrota del general Ro-
    vira en Cachiri, los espafoles invadieron la provincia de
    Casanare, donde Olmedilla se encontraba, y en vez de irse
    i reunir en Guasdualito,como lo hicieron los demis patrio-
    tas, se intern, siguiendo su idea favorite, en los desiertos
    de aquella provincia, donde, segdn refirieron algunos
    amigos suyos, se vi6 sujeto t las mayores miserias, en-
    contrindose obligado A alimentarse con el cadiver de un
    hijo suyo pequefiuelo, para satisfacer la horrible hambre
    que le apremiaba. Asi concluy6 aquel jefe que, i haber
    tenido mis perseverancia, habria podido hacer grandes
    servicios a su patria y legar a la posteridad un nombre
    Ileno de gloria. Olmedilla fu6 reemplazado en el ejercito
    patriota por el general Ricaurte.
    A fines de 1815, fu6 invadida la provincia de Casanare
    por el general Calzada, que con un ej6rcito de 3.000 in-
    fantes, 500 jinetes y dos piezas de artilleria, penetr6 hasta
    el cant6n de Chire, en cuyas inmediaciones le esperaban
    nuestras tropas, al mando de Ricaurte, en una gran sabana
    y sitio Ilamado el Banco de Chire. Ricaurte form el ejr-
    cito y tuvo luego la peregrina idea de retirarse a retaguar-
    dia, cosa de tres millas de distancia, con su jefe de Estado
    Mayor, Valdis, antes que el enemigo se acercase i tiro
    de cafi6n. Alli orden6 i su ayudante Antonio Rangel, que
    desde un irbol observase el 6xito del combat, y lo peor
    de todo fu6 que se llev6, en clase de custodia de su per-
    sona, 80 dragones armados de carabina, 6nicas armas de
    fuego que habia en el ej6rcito.
    Era el dia 31 de Diciembre de 1815. Yo mandaba el
    escuadr6n nomero 2, compuesto de 200 hombres, y Ra-
    m6n Nonnato P6rez el ndmero 1., formando estas fuerzas
    la primer line. El comandante general de caballeria


    Miguel Guerrero, i los pocos disparos de la artilleria
    enemiga, di6-orden para que nuestros jinetes desfilasen
    sobre la derecha, cuyo movimiento empezaban ya a eje-
    cutar. Mas, antes de continuar, creo i prop6sito hacer
    aqui menci6n de un hecho singular, y que ha ejercido
    influencia en various actos de la historic de mi vida. Al
    principio de todo combat, cuando sonaban los primeros
    tiros, apoderabase de mi una violent excitaci6n nerviosa
    que me impelia i lanzarme contra el enemigo para recibir
    los primeros golpes, lo que habria hecho siempre si mis
    compafieros, con grandes esfuerzos, no me hubiesen con-
    tenido. Pues dicho ataque me acometi6 antes de entrar
    en el combat de Chire, cuando ya me habia adelantado
    y tenido un encuentro con la descubierta. Mis compafie-
    ros, que forcejeaban por sujetarme a la espalda del ej6r-
    cito, tuvieron que dejarme para ir a ocupar sus puestos
    en las filas, cuando oyeron las primeras descargas de los
    realistas, y yo, entonces, repuesto de la dolencia, mont6
    a caballo, y advirtiendo el movimiento de flanco de nues-
    tros jinetes, que supuse trataban de huir, corri hacia ellos,
    y poni6ndome a la cabeza de mi escuadr6n, grit6 sin con-
    sultar a nadie:-"Frente y carguen"; movimiento que fu6
    inmediatamente ejecutado. La caballeria enemiga, obser-
    vando el movimiento de flanco de la nuestra, crey6 sin
    duda que huia y carg6; pero inopinadamente le salimos
    al encuentro y la pusimos en complete fuga, arrollando
    tambien el ala izquierda de la infanteria, que a cuatro en
    fondo se encontraba formada en una sola line.
    Tal era el aturdimiento de la infanteria enemiga, que
    sin inconvenient pude recorrer por su espalda casi toda
    su linea en busca de Calzada 6 de algtn otro jefe; pues
    deseaba distinguirme aquel dia, montando, si era possible,
    a alguno de ellos. Nuestras fuerzas continuaron la perse-
    cuci6n del enemigo; pero habiendo encontrado la comi-
    saria y todos sus equipajes, que los espafioles dejaron del
    otro lado de una quebrada que quedaba a la espalda de
    su ejircito, nuestros jinetes se detuvieron para apoderar-


    se de los despojos, desatendiendo completamcnte la per-
    secuci6n. Asi se salv6, tomando el camino de la Salina de
    Chita, aquella Infanteria, que de otro modo habria caido
    en nuestro poder, ahorrandose muchas desgracias, y entree
    otras, la derrota del general Urdaneta en Chitaga, A quien
    Calzada, en su fuga, encontr6 y batio completamente. Los
    fugitives se aprovecharon del desorden de nuestros sol-
    dados y tomaron las alturas de la cordillera que quedaba
    a su derecha, siguiendo el camino de Chita 6 internando-
    se por el centro de Nueva Granada hasta Ocafia.
    Yo persegui con tenacidad al enemigo en compaiia
    de un muchacho carabinero hasta el otro lado del rio Ca-
    sanare. Recuerdo que en medio de la persecuci6n encon-
    tr6 a un soldado, asistente del comandante Delgado, a
    quien intim6 su rendici6n, quitindole al mismo tiempo un
    famoso sable perteneciente i su jefe, el cual regale des-
    puss al capitan Miguel Vazquez. El asistente me suplicaba
    que no le matase. Bien-le dije-te perdono la vida;
    pero toma mi sombrero, que es bien conocido de mis
    compafieros, p6ntelo, y di a mis soldados que el duefio
    de 61 te ha perdonado. Asi lo hizo, y aquel acto de gene-
    rosidad de mi parte estuvo i punto de ser funesto al
    pobre mozo; pues mis compafieros, que no me veian re-
    gresar, suponiendo que me habia asesinado y por eso lie-
    vaba mi sombrero, varias veces quisieron quitarle la vida.
    Al otro lado del rio Casanare se dispersaron por el bos-
    que como veinticinco hombres, que iban delante de mi,
    entire ellos el joven Juan Jos6 Flores, general despu6s y
    president del Ecuador, quien hallandose con los patrio-
    tas en el sitio de Valencia, dond. fu6 hecho prisionero
    por los espafioles, fuW agregado al cuerpo de Sanidad Mi-
    litar. A los cuatro 6 cinco dias de estar huyendo por los
    bosques de las orillas del rio, se nos present voluntaria-
    mente, militando desde entonccs en las filas de la Patria,
    bajo mis inmediatas 6rdenes, hasta principios del afio
    de 1821, que fu6 a incorporarse al ejercito formado en
    Nueva Granada para obrar sobre Venezuela.


    Cuando pasC el rio Casanare y me vi enteramente solo,
    comprendi la imprudencia que habia cometido en adelan-
    tarme tanto, y resolvi retroceder, no ya por el camino
    que habia traido, sino por otro diferente; pues recelaba
    caer en manos de alguna de las partidas enemigas que
    habia dejado a mi espalda. Para mayor apuro en mi aven-
    turada posici6n, mi caballo apenas podia andar; afortuna-
    damente encontr6 en las vegas del rio otro, de que logre
    apoderarme con no poco trabajo. Continue mi march
    por la falda mis baja de la montana, que estaba cubierta
    de paja, sin saber A punto fijo d6nde estaba y guiado so-
    lamente por una fogata que veia en lontananza, y en don-
    de me suponia que se encontraba nuestro campo, siendo
    aquel fuego causado por el incendio que en la sabana
    prendieran los tacos de fusil en el combat de aquel dia.
    Cual si anduviese A tientas en medio de tamana incerti-
    dumbre y venciendo mil dificultades, a eso de media no-
    che baj6 en direcci6n del fuego, y me encontr6 en el
    campo, cubierto todo de los despojos del enemigo, que
    los nuestros habian dejado alli abandonados como indti-
    les. Sin saber la suerte que habia cabido A los nuestros y
    temeroso de que hubiesen sido derrotados, resolvi diri-
    girme a un punto donde habiamos convenido reunirnos
    en caso de un desastre, y pocos moments despues de
    haberme puesto en march oi la voz de lugar de contestar hice la misma pregunta. La America
    libre, respondi6 una voz, en cuyo timbre conoci la del
    bravo Aramendi. Dime entonces a reconocer, y fui reci-
    bido por mis compaferos con bastante alegria, pues no
    contaban conque hubiese escapade de la muerte.
    El dia siguiente de la batalla de Chire, el general Ri-
    caurte orden6 que todos los que hubiesen tomado botin
    i los espaioles lo pusieran A disposici6n del Jefe de Es-
    tado Mayor, alegando que aquella media tenia por dnico
    objeto mantener al soldado mis expedite para tender al
    enemigo que adn estaba a la vista, ofreciendo despu6s
    repartir el botin entire los cuerpos vencedores. Todos en-


    tregaron religiosamente los despojos recogidos, y Ri-
    caurte se march al pueblo de Mortote, Ilevando consigo
    el valioso cargamento, que reparti6 exclusivamente entire
    los individuos de su Estado Mayor y su escolta.
    Las tropas quedaron al mando del comandante Gue-
    rrero con orden de marchar hacia Guasdualito. Es el caso
    que pasados algunos dias fui A la ciudad de Pore donde
    se encontraba Ricaurte, A quien tuve que presentarme en
    cumplimiento de los deberes militares. Yo estaba descal-
    zo y maltratado de vestido, con unos calzones de bayeta
    verde, roidos hastaSla mitad de la pierna, presentando de
    pies i cabeza el exterior de miseria, harto comin en
    aquella 6poca de combates y aventuras de guerra, aun
    entire los militares de mis alta graduaci6n.
    -Felicito a usted, comandante Paez-me dijo-, por
    su bravura y heroico comportamiento en el combat de
    Chire; Zpero c6mo es possible que usted se me present
    en este traje de mendigo?
    -Mi general-le respondi-, es el dnico que tengo.
    Crei de mi obligaci6n, como military, venir a presentarme
    a mi superior, y lo he hecho sin ocuparme del vestido y
    creyendo que nadie esti obligado A mis de lo que
    Cualquiera diria que el heredero de los vencedores en
    Chire, A vista de la necesidad casi lastimosa en que me
    encontraba de ropa, me ofreciese un vestido siquiera. El
    hombre cambi6 de conversaci6n y no volvi6 a darse por
    entendido sobre la etiqueta del traje.
    En las llanuras de la villa de Arauca, ya promediado
    el mes de Enero, tuvimos noticia de que el enemigo es-
    taba recogiendo ganado, y en el acto dispusimos ponerle
    una emboscada en una sabana limpia, i la luz del dia, lo
    cual, aunque i primera vista parezca dificil, logramos
    Ilevar A cabo felizmente. Dentro de la cuenca de una
    canada seca metimos 600 hombres de caballeria tan bien
    cubiertos que s6lo podian ser vistos como a cien varas
    de distancia. Tendidos sobre el cuello de los caballos


    aguardaban nuestros jinetes al enemigo, que en ndmero
    de 500 hombres i las 6rdenes del comandante Vicente
    Pefia, venia conduciendo ganado y caballos, recogidos en
    los hatos Larefios, con direcci6n i Guasdualito. Come
    estibamos bien ocultos y callados, caminaban los de
    Espafia desapercibidos sin sospechar nuestra proximidad,
    por manera, que cuando se acercaron como i trescientos
    pies, los sorprendimos sin remedio, cargando repentina-
    mente sobre ellos de frente y de flanco y sin dejarles mis
    recurso sino la fuga, que no tardaron en emprender mis
    que a galope. Los perseguimos hasta el rio Arauca en
    cuyas aguas se arrojaron, ahogandose muchos y perdien-
    do todos sus caballos. El resultado de aquella sorpresa
    fu6 muy ventajoso para nosotros, pues sin ir a buscarlas
    conseguimos mas de 2.000 reses, 900 caballos y 80 pri-
    sioneros, habiendo perecido la mayor parte del cuerpo
    enemigo, pues s6lo 25 hombres y Pefia se reunieron des-
    pues con Arce en Guasdualito para contar la historic de
    lo ocurrido. Distinguieronse con especialidad en el
    encuentro los capitanes Nonnato Perez, Rafael Ortega,
    Genaro Vizquez, Basilio y Gregorio Brito.
    Al tercer dia de esta jornada ocupamos A Guasdualito,
    abandonado por Arce, coronel espaiiol y gobernador de
    la provincia de Barinas, quien se encamin6 a la capital de
    este nombre para organizer nuevas fuerzas, con una acti-
    vidad extraordinaria, en el pueblo de Quintero, a las
    6rdenes del coronel Francisco L6pez.
    Sabiendo nosotros que Quintero dista s61o 60 millas
    de Guasdualito, ademas que L6pez se proponia marchar
    contra nosotros, y teniendo noticia de que en el paso de
    Palmarito, en el rio de Apure, tenia apostado un desta-
    camento de 500 hombres de caballeria, march con 300
    de los nuestros a sorprenderlo. Hice preparar care asa-
    da para tres dias a fin de no tener que matar reses y ser
    descubierto por los zamuros (buitres) que en las llanuras
    son muy numerosos y cuya presencia en el aire por lo
    regular anuncia d6nde hay gente reunida. A las tres jor-


    nadas amanecimos sobre el campamento espafiol, y i las
    seis de la mariana del 2 de Febrero, cuando no podiamos
    ser esperados, lo atacamos y destruimos completamente,
    cayendo casi todos los realistas prisioneros, entire ellos el
    jefe Vicente Pefia, quien fu6 detenido por un soldado,
    mientras a nado iba atravesando el rio.
    Conducido Pefia a mi presencia, me dijo:
    -Comandante, no pido a usted que me conceda la
    vida, porque ni debo ni quiero hacerlo; el dnico favor que
    solicito, es que se me deje decir adi6s a mi sefiora.
    -Nosotros no somos asesinos-le contest6-, y si tra-
    tamos de destruir al enemigo en el campo de batalla,
    somos generosos con el vencido.
    La arrogancia y serenidad del hombre que bien debli
    conocer la suerte que le esperaba en aquella 6poca de
    implacable guerra a muerte, me Ilamaron extraordinaria-
    mente la atenci6n. Trat6 de ganarle a nuestra causa
    hablandole del mal partido que habia abrazado siendo
    americano, manifestandole con much interns cuin indti-
    les serian para el sost6n de los principios y para la santa
    causa de la Patria, su valor y entereza; pero siempre me
    contestaba sin titubear, que l6 veia la vida con el mayor
    desprecio, y que tendria a much gloria morir por la eau-
    sa de su rey, que creia muy just. Imposible me fue dejar
    sacrificar a tan valiente military, y contra los usos de en-
    tonces le envi6 a Pore con los demis prisioneros, reco-
    mendandolo ai l muy especialmente. Habia alli reunidos
    muchos y eminentes patriots, entire los cuales se conta-
    ban el Sr. M6ndez y el Dr. Yfiiez, los cuales, aunque
    initilmente al principio, hicieron siempre los mayores es-
    fuerzos para convertir & Peiia & nuestra causa; al fin, no
    pudiendo resistir al ascendiente de aquellos elocuentes
    varones, que todo lo estaban sacrificando por su patria,
    se decidi6 i military bajo las banderas de la ihdepen-
    El gobierno de Pore le envi6 i nuestro campamento,
    donde le recibi yo con el mayor gozo; mas el president


    Serrano, que estaba en Guasdualito, no creia que Peiia nos
    acompafiase de buena fe, y temiendo que se escapase
    para informar i los espaiioles de la critical situaci6n en
    que nos encontrabamos, me orden6 terminantemente que
    le hiciese quitar la vida. Indtiles fueron todos mis esfuer-
    zos para persuadir i Serrano de la sinceridad de Pefia;
    por tiltimo tuve que obedecer, y di las disposiciones ne-
    cesarias para su ejecuci6n; pero cuando le conducian al
    sitio fatal, impossible fu6 de resistir el deseo que tenia de
    salvarle, y asumiendo todas las responsabilidades en que
    pudiera incurrir, mand6 que suspendiesen la orden.
    Pefia permanecia impasible.
    Volvi a la casa de Serrano, le rogue, le supliqu6 y le
    pedi con nuevas instancias la vida de aquel valiente: Se-
    rrano se mostraba inflexible; mas despues de grandes es-
    fuerzos y de comprometerme personalmente a responder
    del buen comportamiento de mi protegido, consegui
    finalmente salvarle en el iitimo instant. Los aconteci-
    mientos posteriores probaron cuan acertado anduve en
    la opinion que por su solo valor form de Pefia, segun lo
    har6 notar mis adelante en el curso de esta narraci6n.
    Hallabame con Pefia descansando en un caney, cuando
    se le present un soldado de caballeria dandole parte de
    que -en la Mata del Cardonal no habia novedad-. El
    pobre hombre no cay6 en que Peiia estaba prisionero;
    pero, en cambio, a mi me llam6 much la atenci6n aquel
    parte official, y Ilamando al que lo traia, le induje a que
    nos levase al punto de donde venia, previniindole que
    cualquier engano le costaria la vida. El buen indio nos
    condujo efectivamente por el lecho de una cafiada que
    guiaba al lugar indicado, tan segura y secretamente, que
    sorprendimos la guardia i que se referia el parte, sin
    darle tiempo ni a pensar en la defense. La guardia cons-
    taba de una compafiia complete, pero sin capitan, y esta-
    ba alojada en una mata limpia, en donde por debajo de
    los arboles todo se veia. ZEn d6nde estaba, pues, el
    capital ?

    Jost ANTONIO PAEZ 103

    Initilmente lo buscamos y preguntamos por 61; ni le
    encontramos, ni sus fieles soldados daban raz6n de su
    Resolvimos, en consecuencia, retirarnos, y lo verificA-
    bamos en compaiiia de los prisioneros, habiendo ganado
    ya algdn trecho, cuando un soldado de los nuestros, lla-
    mado Romualdo Salas, dando voces nos decia que alli
    estaba el capitin.
    Asi era cierto. Nuestro hombre se habia encaramado
    en una palma, y como se habia cubierto con su cogollo,
    no podia v6rsele desde abajo sino por casualidad. Inti-
    mado a que bajase, lo hizo al punto, diciendo al llegar i
    tierra, con tanta serenidad como gracia:
    --Hombrel En Guasdualito me escape en alas del co-
    nejo; pero aqui no me ha podido salvar ni Nuestra Sefio-
    ra del Cogollo.
    Prendado con la conduct de aquel valiente, lo mand6
    A Bogota, y no s6 qu6 suerte corri6 despu6s.
    A poco tiempo de estar en Guasdualito lleg6 el gene-
    ral Joaquin Ricaurte y se puso al frente de nuestras fuer-
    zas, estableciendo alli su cuartel general.
    A media noche del 15 de Febrero lleg6 al campamen-
    to, situado fuera del pueblo, un criado del comandante
    Miguel Guerrero, enviado por un hermano de 6ste entiree
    sus hermanos apellidado el Chato), que servia con grado
    de capitan en el ej6rcito espaiol, para avisar a Guerrero
    que procurara no encontrarse en la acci6n que iban i
    darnos, porque probablemente la perderiamos, contando
    con fuerzas superiores en nimero i las nuestras y de las
    mas disciplinadas y escogidas; informabale al mismo tiem-
    po de la proximidad del enemigo y que debiamos ser ata-
    cados al dia siguiente. Guerrero previno al criado que
    guardase sigilo, y i las seis de la mariana se dirigi6 A casa
    del general Ricaurte para darle parte de lo que ocurria,
    conduciendo al mismo criado para que diese todos los
    informes que se le exigiesen. Ricaurte orden6 a Guerrero
    y al emisario de su hermano que no dijesen ni una pala-

  • University of Florida Home Page
    © 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
    All rights reserved.

    Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
    Last updated October 10, 2010 - - mvs