• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Advertising
 Preface
 The letters of Domingo del Monte...
 Tabla alfabética de nombres de...
 Back Cover






Group Title: Tomo V
Title: Centón epistolario de Domingo del Monte
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00054981/00001
 Material Information
Title: Centón epistolario de Domingo del Monte con un prefacio, anotaciones y una tabla alfabética
Physical Description: v. : ports. ; 29 cm.
Language: Spanish
Creator: Figarola-Caneda, Domingo, 1852-1926 ( editor )
Llaverías y Martinez, Joaquin, 1875-1956 ( editor )
Mesa Rodríguez, Manuel Isaías, 1894- ( editor )
Academia de la historia de Cuba
Publisher: Imprenta "El Siglo XX,"
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1923-
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por Domingo Figarola-Caneda...
General Note: At head of title: Academia de la historia.
General Note: Vols. 4-5 edited by Joaquín Llaverías; v. 6-7 by Manuel I. Mesa Rodríguez.
General Note: "La primera edición de ... tomo primero-tercero se dió a la estampa en los Anales de la Academia de la historia, Habana, 1919-1924 ts. I- VI"
 Record Information
Bibliographic ID: UF00054981
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000926909
oclc - 01333742
notis - AEN7609

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
    Half Title
        Page ii
    Title Page
        Page iii
    Advertising
        Page iv
    Preface
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
        Page xvii
    The letters of Domingo del Monte from 1822 to 1832
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Plate
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 1270
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
    Tabla alfabética de nombres de personas, seudónimos, títulos, lugares, etc.
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
    Back Cover
        Page 190
Full Text






Arabemia bye la i~istoria




CENTON EPISTOLARIO

DE

DOMINGO DEL MONTE


CON UN PREFACIO, ANOTACIONES Y UNA TABLA ALFABETICA
POR
DOMINGO FIGAROLA-CANEDA,


ACAD]MICO DE NOMERO


TOMO I


1822-1832


HABANA
IMPRENTA ((EL SIGLO XX)
AVENIDA DLI. BRASIL, 27
1923

























CENTON EPISTOLARIO
DE
DOMINGO DEL MONTE









Aranemia ir la ?stariaar




CENTON EPISTOLARIO

DE

DOMINGO DEL MONTE


CON UN PREFACIO, ANOTACIONES Y UNA TABLA ALFABETICA
POR
DOMINGO FIGAROLA-CANEDA,
ACADEMICO DE NfJMERO


TOMO


I


1822-1832


HABANA
IMPRENTA (EL SIGLO XX))
AVENIDA DEL BRASIL, 27
1923















z53

LATIN







ADVERTENCIA

La primera edici6n de este tomo primero se di6 a la estampa en los ANALES
DE LA ACADEMIA DE LA HISTORIC, Habana, 1919-1920, ts. I-II.























PREFACIO


ESDE muy antiguo, y asi como tienen las grandes ciu-
dades muy extendido el comercio de libros y de folletos,
de estampas y de mapas, cuentan, ademas, con el co-
mercio de cartas y de otros aut6grafos. Una carta, es-
crta toda ella, o unicamente firmada, por una persona mss o me-
nos distinguida y de una 6poca cualquiera, tiene su valor respec-
tivo en el mercado de aut6grafos, como tambien lo tienen aquellas
cartas dirigidas a ella. Y si esta estimaci6n alcanza una carta,
ya puede suponerse cuinta alcanzar6 un crecido numero de ellas,
clasificadas con acierto, cronol6gicamente coleccionadas, forman-
do volfumenes y dirigidas todas a una personalidad misma. El
bar6n de Tr6mont habrA de ser incluido siempre entire los c6le-
bres coleccionistas de aut6grafos, por su gran competencia y por
la valiosisima colecci6n que de ostos logr6 former, y la cual pasa-
ba de cuatro mil piezas. Y cuando se piensa que este magnifico
tesoro, a causa de la muerte de su duefio y por ministerio de la
ley, hubo de ser esparcido a los cuatro vientos y a los gritos del
pregonero de los remates, se siente sobrecogido el espiritu, y se
pregunta uno si el posesor de esta riqueza hist6rica e inedita, no
hubiera muerto de dolor al verla desaparecer de esta manera.

La Bibliografia es el auxiliar de la Historia,


escribi6 el admirable americanista y bibli6grafo Henry Harrisse











ACADEMIA DE LA HISTORIC


(1), como reafirmando con su autoridad superior, este canon en-
tre los c6nones de la ciencia del libro. Y si este es el auxiliar im-
preso y publicado, y por ende, puesto en la mano de todos, Icu6n-
ta no ha de ser la cooperaci6n que ofrezca a la Historia la consul-
ta detenida de aquellos manuscritos ilnicos, que en forma de car-
tas, de memories, etc., escribi6 la pluma una vez, y luego de dor-
mir olvidados largos afios en viejo armario, nos los presentan en
amarillento y roido papel, y cuya lectura se hace ya penosisima
por lo sumamente apagado de la tinta!
Otro autor, M. de Lescure, opina que:

Las colecciones prestan un servicio important, salvando de la destrucci6n,
de la p6rdida y del olvido, documents preciosos para comprobar, aclarar o
recorder los hechos hist6ricos y aquellos relacionados con todos los conocimien-
tos humans (2).

De igual modo razona el autor del pr6logo a las Cartas fami-
lares indditas del Excmo. Seior Don Ventura de la Vega, de la
Academia Espaiola, cuando nos dice:

Si todos los escritos del hombre en general reflejan su carter, ideas, cos-
tumbres y cultural de entendimiento, en nada es tan manifiesto este reflejo como
en las cartas familiares (3).

Por lo que acabamos de exponer, facil es deducir que la pro-
ducci6n que pasa del estado de manuscrito al de impreso, y des-
pues al de impreso publicado, adquiere la condici6n de obra sal-
vada para siempre. Ya no podr6 decirse, si el manuscrito des-
aparece, que con 61 desapareci6 tambien la producci6n intelec-
tual, es decir, la obra que el autor escribi6. Y partiendo de esta
afirmaci6n, inevitablemente se habri de llegar a la conclusion de
que nunca serkn bastantes ni mal gastadas las sumas que desti-
nen los gobiernos a la publicaci6n de manuscritos.
El ilustrado Sr. Xavier de Cunha, Director de la Biblioteca
Nacional de Lisboa, en el informed dirigido al Congreso Interna-


(1) Essais de bibliographie et d'histoire critiques, Paris, 1894, p. 62.
(2) Les autographed et Ie gott des autographed en France et d I'etranger. par M. de
Lescure, Paris, 1865, p. 272.
(8) Madrid, 1873, p. V.


VI











CENT6N EPISTOLARIO


cional de Lieja de 1905, relative a la reproducci6n de manuscri-
tos, medallas, monedas y sellos, cita con much oportunidad es-
tas palabras del infatigable investigator de manuscritos concer-
nientes a Portugal en Oriente, Dr. Joaquin Heliodoro da Cunha
Rivara:

El medio de detener los progress del mal (1) es aplicar el heroico reme-
dio de la imprenta, remedio que no solamente garantiza la existencia de los do-
cumentos, sino ademAs los hace renacer para el piblico y para la ciencia (2).

Con las observaciones que acaban de leerse, apoyadas en ci-
tas de autoridades como 4stas a las cuales nos hemos referido, ha-
brA suficiente para dejar demostrada la importancia singular
que ofrecen ante la Historia, el conocimiento y studio de los au-
t6grafos y otros manuscritos, y por lo mismo, podemos ocupar-
nos ahora de la hermosa colecci6n epistolar que comenzamos a
dar a la estampa, y que ha motivado cuanto dejamos expuesto.
SQu6 se conoce en la historic literaria de Cuba por Cent6n
Epistolario de Domingo del Monte? Si de la generaci6n pasada
lo conoci6 un nfumero reducido de nuestros escritores mis erudi-
tos y de la intimidad de Del Monte, f6cil es deducir que, de los
contempordneos, han de ser menos todavia aquellos que lo han
visto, o por alguna rara noticia saben que es una copiosa corres-
pondencia, in6dita casi toda, dirigida a Del Monte y coleccionada
y hecha encuadernar por e1 bajo el titulo uinico de Centon Episto-
lario, aunque por lo general sea conocido por Cent6n Epistolario
de Domingo del Monte, y la cual constitute una obra de valor
extraordinario. Muy joven era todavia Del Monte, cuando ya
le vemos consagrado a todo lo noble y elevado que de manera al-
guna pudiera contribuir al engrandecimiento moral y material
de Cuba. Su cultural y sus numerosas relaciones political, litera-
rias y personales, con la march de los afios se acrecentaron y ex-
tendieron notablemente, y con ello se enriqueci6 much su corres-
pondencia epistolar. Nada encontramos que nos induzca a career
que en Cuba se conserve otra colecci6n de la naturaleza de esta de
Del Monte. En los tiempos de esplendor y de apogeo de la biblio-


(1) La destrucci6n de los manuscritos.
(2) Boletim das Bibliotheca8 6 Archivos Nacionaes, Coimbra, 1905, p. 131.


VII












ACADEMIA DE LA HISTORIC


teca de Bachiller y Morales, instalada en su casa propia de la
calle de San Miguel, su correspondencia (1) lleg6 a ser muy rica
en asuntos cubanos y muy numerosa; pero aqu6lla fue victim,
cuando la guerra de Cuba de 1868, del embargo y del saqueo, y
con aquel precioso tesoro de libros, desapareci6 tambi6n aquel pre-
cioso tesoro de cartas y otros manuscritos.
No creemos que en epoca ninguna haya habido otro escritor
nuestro a quien poder equipararlo con Del Monte como cultivador
de lo que apropiadamente llamaremos genero epistolar (2). Imper-
donable falta de cortesia conceptuaba 61 dejar sin respuesta una
simple esquela. Y como que la correspondencia recibida la conside-
raba,-y por cierto que con much fundamento,-atestados o testi-
monios finicos, de vario interns o valor, de aqui, pues, que, lejos de
destruirla, segin acontece por desgracia y por lo general, la guar-
dara como cosa preciosamente sagrada (3). Agreguemos que su
elevada posici6n social, s6lidamente basada en su situaci6n propia
y en aquella en que hubo de colocarlo su enlace con una de las
hijas (4) del opulento D. Domingo de Aldama, contribuyeron a
former en 61 una personalidad que ha de presentarse siempre en la
historic de Cuba como una figure sola, propia, especial, de con-
junto de condiciones que no permiten hallarle semejante en su
epoca, ni en otra posterior de nuestra historic. Y a su lado acu-
dieron a compartir sus ideales y sus aspiraciones, coadyuvando
a la grande obra patri6tica que constituia el primero y el mis


(1) Oportuno es recorder aqui que Bachiller y Morales, en su articulo Sobre Don Do-
mingo del Monte, inserto en El Mundo Nuevo de Nueva York, fecha 19 de Diciembre de
1873, nos refiere que Miguel (el hijo segundo de Don Domingo) copi6 varias cartas de 6ste
contenidas en el epistolario de Bachiller, y con el prop6sito de incluirlas en las obras com-
pletas del ilustre humanista que entonees disponia Miguel para la imprenta,
(2) "Del Monte era un corresponsal infatigable, y sus cartas eran siempre largas."
(Milands y su epoca, por Eusebio Guiteras: Cuba y America, Habana, 1909, voL XXIX,
p. 22.)
(3) "Su extensa correspondencia, que chidala con esmero, acreditar& siempre su
erudicion, su entusiasmo y la influencia que ejerci6 en cuantos se dedicaron a la bella litera-
tura de la Isla de Cuba." (Apuntes para la historic de las letras, y de la instruction piblica
de la Isla de Cuba, por Antonio Bachiller y Morales, Habana 1860, t. II, p. 56.)
(4) "Esta amabilisima joven, rica en fortune y mas ain en gracias y virtues, era
el idolo de los habaneros, y su feliz union con un sujeto de tanto m6rito coloe6 A Del
Monte i la altura de los primeros patricios y entire los amantes del progress fu6 mirado
desde entonees como el jefe y Mecenas de la civilization cubana." (Don Domingo del
Monte, por Pedro J, Guiteras: El Mundo Nuevo, Nueva York, 1873, voL III, p. 299.)


VIII










CENT6N EPISTOLARIO


constant de sus empefios, todos aquellos que, j6venes como 61
alli por la tercera d4cada de la centuria pasada, fueron despues
no pocos de ellos, y en grupos distintos de nuestra intelectualidad
mas elevada, personalidades como Saco, Luz y Caballero, Esco-
vedo, Cintra, Carbonell y Padilla, Bachiller y Morales, Nicolas
Jose Guti6rrez, Poey, Heredia, Milanes, Palma, Mendive, Eche-
verria, Suarez y Romero, Villaverde, los Guiteras, los Gonzalez
del Valle y Esteban Pichardo. Todos ellos y otros muchos escri-
bian a Del Monte, con frecuencia, en estilo muchas veces franco,
llano, alegre, de toda intimidad, en fin, exponiendo, consultando
y discutiendo todo genero de asuntos y de problems. Para fines
tan civicos, de igual modo que se acudia a la morada de Del Mon-
te, o en especial se concurria a sus hist6ricas tertulias, se le escri-
bian cartas, pero cartas que son de las mas solicitadas por el his-
toriador, por lo mismo que no fueron escritas sino en la creencia
de que, una vez leidas, desaparecerian olvidadas alli con otros
papeles en el fondo de alguna gaveta.
Desde la muerte de Miguel del Monte y Aldama, en 1867, el
Cent6n vino a ser propiedad de su hermano Leonardo, muerto en
Paris en 1896, y ya como entera pertenencia de este, dado que por
el testamento de Miguel, qued6 duefio tambien de la otra mitad
de la biblioteca que habia fundado el.padre de ambos, y ellos acre-
centado much. En 1906 dej6 de existir, tambi6n en Paris, la
prima hermana y viuda de Leonardo, Rosa, hija mayor de Mi-
guel de Aldama, y cuya sefiora confi6 el Centon en manos de su
deudo el distinguido hombre pfiblico y reputado jurisconsulto
Dr. Carlos Fonts Sterling, con la recomendaci6n expresa de que
aquel quedara para Cuba. Y en efecto, para Cuba ha quedado. La
Academia de la Historia, aprobando undnimemente la moci6n
que hubimos de presentarle cuando a su vez el Dr. Fonts Sterling
nos confi6 reliquia tan preciosa, emprende la publicaci6n de la
misma, a fin de ofrecerla al alcance y para conocimiento de todos.
Puede afirmarse que la vida de Domingo del Monte, al igual
que la de Luz y Caballero, de Saco y de otros de nuestros grandes
hombres, no puede escribirse, como debe serlo, sin estudiar dete-
nidamente cuanto sea dable reunir de sus correspondencias. Y
asi tambi6n, si en conjunto tenemos que considerar este Centdn
como rico tesoro para la historic de Cuba, para escribir la vida
de Del Monte ha de ser inapreciable, i Cuantas noticias descono-


IX











ACADEMIA DE LA HISTORIC


cidas, cu6ntos antecedentes ignorados respect a la historic de
Cuba, y cuantos rasgos relatives a la fisonomia intellectual y mo-
ral de esta saliente personalidad nuestra, han de darnos a conocer
muchas de esas cartas! Si el Dr. Vidal Morales y Morales hubiera
legado a dar al pfblico su libro Domingo del Monte y su epoca, sin
duda que 6ste no hubiera podido tener mejor complement que el
Cent6n Epistolario. El malogrado escritor de nota Manuel de la
Cruz, dijo una vez: "El Doctor Morales labor un libro de impor-
tancia capital para nuestra historic political y literaria,-Domin-
go del Monte y su Gpoca" (1). Y esto, que finicamente saben que
es exacto unos pocos entire los que fueron amigos y colegas inti-
mos del Dr. Morales y Morales, porque tuvieron, al igual que
Cruz, ocasi6n de apreciar el fruto copioso de la detenida y cons-
tante rebusca emprendida por aquel laborioso admirador de Del
Monte, como de todas las demds figures benemeritas de Cuba, co-
rrobora completamente nuestro aserto y fortalece much mas nues-
tra esperanza, nunca abandonada, de que habrd de alumbrar el dia
en que veamos en nuestras manos, y ya salido de la imprenta, el
mencionado libro, asi tal cual desgraciadamente tuvo que dejarlo
el autor, con tantos capitulos terminados, tantos otros bosquejados,
y por filtimo, un tesoro cuantioso de copias, de extractos, de notas
y de apuntamientos, indispensables todos para el enriquecimien-
to, ya que no para el complement de la obra.
Y no estara fuera de lugar que ahora nos detengamos para
decir algo de la biblioteca que cre6 Del Monte y que fu6 muy ce-
lebrada (2). La historic de ella es probable que nadie pueda na-
rrarla. i Son tan contados ya los testimonios humans, esas fuentes
de informaci6n que nos van quedando! Pocas, bien pocas son las
noticias recogidas por nosotros, y ojala pudieran ser ellas y por
otros ventajosamente ampliadas. Asi, pues, diremos que siem-
pre que los contempordneos aludian a aquella colecci6n de libros,



(1) Jose Antonio Saco, por Manuel de la Cruz: La Habana Elegante, Habana, 5
agosto 1894.
(2) "Muehas de sus vijilias las dedie6 A recojer datos y materials para una obra
hist6rica sobre Am6rica, que algun dia servirA para colocar su nombre entire los mas dis-
tinguidos de la repfblica de las letras; y su valiosa biblioteca americana, formada en mAs
de veinte afios de asidua dilijeneia, vendrr A ser con el tiempo uno de los tesoros de nuestra
patria." (Necrolojia, por Justo: El Filibustero, Nueva York, 15 diciembre 1853.)


x











CENT6N EPISTOLARIO


lo hacian con los m6s grandes y justificados elogios. Si rica y es-
cogida era en obras de conocimientos generals, much mas ate-
.soraba, en sus colecciones de las principles literaturas, de histo-
ria antigua y modern de Espafia y de America, y por filtimo, de
todo lo que de alguna manera fuese digno de ser incluido en la
bibliografia cubana (1). Y no falt6 por cierto-como no podia
faltar en aquella biblioteca de hombre tan culto-el emblema del
poseedor de 6sta, su ex-libris, sin que podamos saber en qu6 6poca
fu6 creado este, ni si hubo de serlo por Del Monte mismo, o por
cual de sus hijos (2) ; pero viviremos agradecidos a la buena suer-
te que nos permiti6 conocer hace afios en Londres dicho ex-libris,
y del cual obtuvimos la fotografia direct que nos sirve ahora
para presentarlo en este grabado:







EX
MUSEO
DEL
d1ONOtP








(1) Debemos recorder aqui, que el Dr. Vidal Morales y Morales anot6 y di6 a la estampa
en la Revista de Cuba, y despu6s en edici6n aparte, la Biblioteca Cubana. Lista cronol6gicao
de los libros indditos e impresos que se han escrito sobre la Isla de Cuba y de los que hablan
de la misma desde su descubrimiento y conquista hasta nuestros dias, formada en Paris en'
1846, por Domingo del Monte, Habana, 1882, 8?, 50 p.
(2) Mucho despuis de haber conocido el ex-libris, hallamos en la Biblioteca Nacional
de la Habana uno, colocado en un ejemplar de la primer 6poca del peri6dico de dicha capi-
tal titulado Prensa, y otro en un ejemplar de los Discursos leidos en la Real Academia Espa-
fiola, Madrid, 1860, y el cual forma parte de la escogida biblioteca, principalmente de lite-
raturas extranjeras, que leg6 a la Nacional el muy distinguido poeta cubano Francisco Se-
11n. Por esto cable la duda de si fu6 Del Monte quien cre6 dicho ex-libris, o alguno de sus
dos hijos.


XI











ACADEMIA DE LA HISTORIC


Sabemos que Del Monte, que desde octubre de 1846 residia
en Madrid (1) con su biblioteca instalada, al fallecer, en noviem-
bre de 1853, dej6 como testamentario a Nicolas Azcrate, el que en
el afio siguiente traslad6 aqu6lla a la Habana. Cuando en enero
de 1869 fue asaltada y puesta a saco por los Voluntarios espafio-
les la por todos motives muy valiosa Casa de Aldama, la biblio-
teca, que ocupaba un local de la parte alta de dicha casa, por la
calle de la Estrella, o sea un costado de la residencia de Leonardo
del Monte, hubo de ser tambidn victim del saqueo y del destrozo,
al punto de que, al decir de El Porvenir de Nueva York del 10 de
febrero de 1896:

Afin se conservan en su morada de New York various volimenes de su anti-
gua biblioteca, atravesados por las bayonetas espafolas.

Y ya por esta 6poca de 1896, hacia afios que, salvando del
desastre (2) todo cuanto fu6 possible de aquella hermosa y rica
colecci6n de libros, uniendo a esto lo adquirido despues, y sepa-
rando de ello y con raras excepciones, todo lo publicado en caste-
llano, enajen6 el resto en una venta que tuvo lugar en Nueva York,
durante el mes de mayo de 1877, y cuyo catilogo, publicado bajo
el titulo de Museo Del Montino, comprende un tomo en 8, con
ciento cincuenta y cinco paginas y dos mil cincuenta y ocho ni-
meros o titulos de obras. Tiempo despues, en la Biblioteca del


(1) ..."viniendo a ser su casa, dispuesta con la elegancia propia del duefio, centro
donde se reunian de vez en cuando en fraternal consorcio personas de diversos partidos poli-
ticos, famosas ya la mayor part por su ilustraci6n y por su buen gusto." (Poetas de la
Isla de Cuba.-Josd Jacinto Milanes.-Manuel Cafiete: Almanaque de La Ilustraci6n para
el alo de 1888, Madrid, 1887, p. 103.)
(2) En 20 de junior de 1870, el Consejo de Bienes Embargados acord6 que se deposi-
taran en el Casino Espafiol de la Habana, las bibliotecas pertenecientes a los meritorios cu-
banos Miguel de Aldama, Leonardo del Monte, N6stor Ponce de Le6n, y las de otros compa-
tricios que, como aqu6llos, habian formado valiosas colecciones de libros. Y alli continue
el saqueo, que no alcanz6 t6rmino sino afios mas tarde, cuando ya no quedaban mAs que los
restos de estas colecciones, y parte de ellos depositada en otros lugares de la ciudad. Por
cierto que afios despuBs de haber fundado nosotros la Biblioteca Nacional, en 1906, recibimos
en ella la visit de un ilustrado escritor pfiblico y jurisconsulto espafiol, quien vino a comu-
nicarnos que aun existia en el Casino Espafol un manuscrito perteneciente a la biblioteca
de Del Monte, y el cual se nos entregaria si lo reclamAbamos para la Nacional y con nues-
tro caricter de Director de este centro. Asi lo hubimos de hacer, desde entonces y tambi6n
pasado largo tiempo, pero toda nuestra diligeneia result vana. Ese manuserito figure en
la pAgina 41 del Catdlogo de la Biblioteca del Casino Espaiiol de la Habana, publicado en
1878, de este modo; "Hamilton, Florae Indiae Occidentarie. Manuscript. 1."


XII











CENTON EPISTOLARIO xII

British Museum de Londres, fueron various los libros que tuvimos
ocasi6n de consultar para la preparaci6n de una obra aun inedi-
ta (1), y cuyos impresos habian pertenecido a Del Monte, trata-
ban de asuntos cubanos y fueron adquiridos en una venta pfi-
blica de libros en Leipzig (2).
De aquellas personas que han tenido en sus manos el Cent6n,
no conocemos ninguna enterada de que la obra consta en conjun-
to de siete volimenes. El que m6s, el Dr. Jose Silverio Jorrin,
en el ensayo critic que figure al frente del t. VI, p. IV de la His-
toria de la esclavitud, de Saco, dice:

Este interesante Epistolario se compone de seis gruesos volunmenes que hoy
existen en poder del Dr. Vidal Morales y Morales en calidad de pr6stamo (3).

Y el Dr. Vidal Morales y Morales, en su libro Iniciadores y
primeros mdrtires de la Revoluci6n Cubana, afiade por su parte:

Cent6n epistolario de Domingo del Monte, 6 vols (4).

Jos6 Antonio Saco (5), Jos6 Antonio Echeverria (6), Euse-
bio Guiteras (7) y Jos6 Ignacio Rodriguez (8), todos estos au-
tores ban citado el Cent6n, pero nada nos dicen de las condicio-
nes materials del mismo, y por esta raz6n no podemos saber si,
al igual que el Dr. Jorrin y el Dr. Morales y Morales, no pudie-
ron conocer mas alli del tomo VI. Lo cierto es que la colecci6n
la componen siete tomos, y que si el filtimo figure con el nmme-
ro I, lo distinto del color de la pasta, por un lado, y por otro lo bien
ejecutado de la encuadernaci6n y lo artistic del dorado-todo



(1) La Bibliografia Cubana del British Museum en 1901.
(2) Precisamente en los moments en que escribimos estas lines, llega a nuestras ma-
nos un libro de reciente publicaci6n, y en el cual hemos hallado una noticia relative a la ad-
quisici6n de eierto nfimero de manuscritos que fueron de la pertenencia de Del Monte. Se ti-
tula dicho libro: Handbook of Manuscripts in the Library of Congress, Washington, 1918.
(3) Habana, 1893.
(4) Habana, 1901, p. 653.
(5) Coleccidn p6stuma, Habana, 1881, p. 129.
(6) Revista Cubana, Habana, 1887, t. V, p. 419.
(7) Milan&s y su 9poca: Cuba y America, Habana, 1909, vol. XXIX, p. 23.
(8) Vida de Don Jose de la Lze y Caballero, New-York, 1879, p. 43.












ACADEMIA DE LA HISTORIC


ello como obra al fin del afamado Simier du Roi (1),-inducen a
suponer que con este tomo inici6 Del Monte una nueva series de
las cartas a 61 dirigidas, y las cuales, sin duda que por estar tras-
papeladas, no pudieron ser incluidas cronol6gicamente cuando
hubo de ordenarse la colecci6n de los seis tomos. De aqui, pues,
que en dicho tomo I se encuentren cartas fechadas desde el afio
1823 hasta el de 1843, cuando en los anteriores figuran desde
1822 hasta 1845.
Y es 6sta la oportunidad para consignar que, animados del
natural deseo de llenar en lo possible las lagunas o falta de cartas
que liabiamos comprobado arrancadas del Cent6n, emprendimos
una investigaci6n detenida en cierto nfimero de legajos que desde
afios antes habiamos adquirido para la Biblioteca Nacional, junto
con el Epistolario de Jose Luis Alfonso, marques de Montelo (2),
y los cuales se hallaban formados con manuscritos de distintas
escrituras y asuntos, los unos evidenciando apuntes y borradores,
los otros cuartillas formando cuadernos de las obras de Alfonso,
dispuestas ya para la imprenta, y por filtimo, un legajo sin arre-
glo ni orden alguno, de cartas escritas por Alfonso y dirigidas
a su tio Silvestre Luis Alfonso, a Saco y a Del Monte; y estas
iltimas citadas resultaron ser precisamente una parte de aque-
llas de Alfonso que aparecen extraidas del mencionado Cent6n,
a saber:

T. I.-Londres, 8 julio 1829.
Paris, 7 julio 1831, bis.
Lazareto de Malta, 27 julio 1832.
T. II.-Paris, 27 marzo 1833.
Habana, 22 abril 1834.
Guanabacoa, 4 agosto 1834.
T. III.-Paris, 19 enero 1837.
5 mayo 1837.
Dieppe, 14 agosto 1837.

(1) El Rev. Th. Frognall Dibdin, en diversos lugares de su Voyage bibliographique,
archdologique et pittoresque en France, Paris, 1825, eita con much encomio a este maestro
encuadernador.
(2) Lo componen tres series de cartas dirigidas respectivamente por Jos6 de la Luz
y Caballero, Domingo del Monte y Jos6 Antonio Saco, y fu8 publicado en su mayor parte
en la Revista de la Biblioteca Nacional, Habana, 1909-1912, ts. I-IV, y ademas en edici6n
aparte titulada: Biblioteca Nacional.-Colecci6n de manuscritos publicados con anotaciones
por Domingo Figarola-Caneda, Director de la Biblioteca Nacional, Habana, Imp. de la Bi-
blioteca Nacional, 1909, t. I, 89, XI-204 p.


XIV











CENTON EPISTOLABIO


Paris, 21 octubre 1837.
14 enero 1838.
29 mayo 1838.
3 julio 1838.
6 septiembre 1838.
T. IV.- 12 diciembre 1838.
T. V.- 25 febrero 1839.
4 abril 1839.
6 agosto 1839.
T. VI.-Habana, 11 enero 1844.
Guanabacoa, 11 mayo 1844.
4 julio 1844.
Habana, 9 noviembre 1844.
23 diciembre 1844.
5 abril 1845.
9 mayo 1845.
8 septiembre 1845.
9 diciembre 1845.

Son veintisiete cartas, finicas que pudimos hallar de las trein-
ta y siete que fueron arrancadas del Cent6n. Y si bien es cierto
que el hecho de constituir hoy estas cartas una propiedad legal-
mente adquirida por la Biblioteca Nacional, impide que puedan
ser reintegradas en el Cent6n, ello no es inconvenient para ser
publicadas ahora y tal como si las hubi6ramos hallado ocupando
su lugar primitive en dicho epistolario, y para que hagamos, ade-
m6s, en cada carta la debida advertencia para la mayor ilustra-
ci6n de los lectores. Respecto a las diez cartas que se echan
de menos de las veintisiete extraidas, ficil es suponer que por no
figurar junto con las demas halladas, ni entire los demis papeles
ya mencionados, debieron haber sido destruidas por el autor, en
obediencia al criterio, por desgracia bien generalizado, de conde-
nar al fuego aquello mismo que se escribi6 en otras epocas tal
cual se sentia y se pensaba entonces, sin presentir, naturalmente,
que el trascurso de los afios, la experiencia en 61 adquirida, el
cambio de opinions muchas veces, sobre todo political, las de-
cepciones, en fin, influyen poderosamente en muchos espiritus has-
ta el grado de convertir en victim de sus rectificaciones aquello
mismo que en tiempos pasados sustentaron con su pluma.
Debemos afiadir que se public este epistolario despues de
transcurridos mis de sesenta y cinco afios del fallecimiento de su
poseedor ilustre. M1s de medio siglo ha permanecido conser-


XV










ACADEMIA DE LA HISTORIC


vado ya en nuestra patria, ya en el extranjero, ya por uno de los
albaceas, ya por alguno de los herederos, y quienes han sabido
apreciar acertadamente aquel dep6sito como inica y valiosa pren-
da. Pudo-y en distintas ocasiones-haber desaparecido para
siempre; mas la buena suerte acompafi6 en todas las vicisitudes
el celo nunca debilitado de los guardadores, hasta llegar a nues-
tros dias, en que comienza a darse a la estampa dicho epistolario.
Y con el animo de hacerlo de mayor utilidad, es decir, mas f6cil
de comprender en lo que se relaciona con el contenido de las car-
tas, procuraremos siempre que nos sea dable, acompafiar 6stas
de aclaraciones o comentarios oportunos, incluyendo asimismo
aquellas cartas que podamos de Del Monte y que motivaron las
correspondientes respuestas contenidas en el Centon. Y necesa-
rio juzgamos tambi6n advertir, que reproduciremos dichas car-
tas de Del Monte con la ortografia que presented, y no con aque-
lla con la cual fueron escritas; dado que no hemos podido copiar-
las con vista de los originals, sino de los impresos donde, al pu-
blicarse, no siempre ni del todo se respet6 la integridad del do-
cumento ajeno. Por filtimo, respetaremos de la manera m6s ab-
soluta y sin que nos pueda detener escrupulo de g6nero ninguno,
todas las cartas, lo mismo en lo exacto del texto, como en las de-
mds particularidades del manuscrito. Pues siempre hemos pro-
fesado como principios indiscutibles estos magistralmente expues-
tos por nuestro ilustre pensador Enrique Jose Varona:
Porque lo interesante, en toda obra humana, es saber lo que pens6 un hom-
bre y c6mo lo express; no lo que ha visto a trav6s de sus concepts un int6r-
prete, ni la frase que ha parecido mas significativa o mis pulcra a un comen-
tador. Hasta los defects de un autor tienen importancia, porque sirven tam-
bien para caracterizar su fisonomia literaria. (1)
Terminaremos declarando cuAnto satisface y conforta nues-
tro espiritu, cuanta es la complacencia que nos embarga en este
moment, al iniciar la Academia de la Historia, con la publica-
ci6n del Cento'n Epistolario de Domingo del Monte, su labor en
uno de sus campos de acci6n mas provechosos, como es el de con-
tribuir a evitar que desaparezcan los antecedentes ineditos que
todavia existen para hacer nuestra historic; y porque, adem6s,
creemos ver en esta levantada manifestaci6n, la cumplida res-
(1) Revista Cubana, Habana, 1886, t. IV, p. 374.


XVI











CENT6N EPISTOLARIO


puesta que pudiera formularse para estas sabias palabras del ce-
lebre bibli6grafo mejicano D. Joaquin Garcia Icazbalceta, escri-
tas en su preciosa y abundante Coleccion de documents para la
historic de Mexico:
Si ha de escribirse algun dia la historic de nuestro pais, es necesario que
nos apresuremos a sacar a luz los materials dispersos que aun puedan reco-
gerse, antes que la injuria del tiempo venga a privarnos de lo poco que ha res-
petado todavia. Sin este trabajo previo no hay que aguardai resultados satis-
factorios, porque la double tarea de reunir y aprovechar es superior A las fuer-
zas de un solo hombre (1).

DOMINGO FIGAROLA-CANEDA,
Acadgmico de Nimero.





(1) MWxico, 1858, t. I, p. V.


2.


XVII





















CENTON EPISTOLARIO

DE

DOMINGO DEL MONTE



TOMO I


1822-1832



I


Sor D.n Domingo Delmonte
Hab.' 13 de En.' de 1822.

Mi querido Paysano: ya tenia escrita A v. una carta, ya deseaba con ansia
que el vapor levase su ancla, y comenzase a dar bueltas A sus ruedas cuando al
salir de clase me encuentro con Bruzon (1), y me entrega la carta de v; mi alegria
en aquel moment solo hubiera sido superada por la vista de las manos que la
escribieron; la abro, leo la description de Matanzas, en Navidad, y me figure
que estoy con v. en la Alameda de Paula criticatizando A cuantos se presentan.
Amigo v. se queja de que yo no estoy en esa, para acompaiarle en contemplar
los cuadros que se presentan, pero ay! I que deber6 yo decir? Elecciones porfia-
das, Bayles estramuros, instalaciones A cada moment, todo, todo ofrece el aspect
mas adecuado para reirnos dos horas todas las tardes, si nos acordamos del verso
favorite de v. Les sots sont ici bas &.
Nuestra academia, sigue sus sessions, y no es much que ahora las siga,

(1) Don Jos6 Bruz6n y Rodriguez, Habana: 1802-1867. Distinguido jurisconsulto y hom-
bre pfiblico. No debe confundirse con el jurisconsulto y alcalde que fu6 de la Habana, Don
Jos6 Bruz6n y Garcia, hijo del anterior, Habana: 1841-1912.












ACADEMIA DE LA HISTORIC


)ues cuando el convento de la Merced parecia un campo de batalla, cuando loi
.ataiane's (1) armados en la plazuela del Espiritu santo tenian en consternation .
iecino, cuando todos los yuquinos exaltados se preparaban a la venganza, ,
Academia Americana (2) celebraba sus sesiones con toda la calma que se necesicj
)ara tratar materials literarias a esta hora se han presentado los trabajos sigulen-
,es, una arenga al pueblo Cubano, y la memorial funebre del Cacique Hatuei.
faz y Humanidad. Se efectuo su instalacion el dia prefijado y hubo un
acontecimiento hijo de la sabiduria de nustros misterios, y dignio de la festival
pluma de v. es como sigue. Abierta la s. se dio entrada a un numeroso rebaiio ae
/isitadores, y entregado el mallete (En nuestra masoneria Eleusina le llamare-
jnos mandarria) al herm.-. Instalador. Se mando cubrir el temple a los maes-
,Tos; aqui de Dios, y del Rey; Cubrir el temple uno que posee el sublime! es una
,esverguenza! Sin embargo la fuerza del mallete los hizo obedecer. Habels
nsto por contingencia una partida de perdidosos jugadores al salir del Leon de
Jro como uno culpa al Az otro tacha A la contra judia cual deshace en malaiclu-
aes al cinco de ore; y todos se quejan, todos reniegan, y todos prometen volver
Juanto antes A la productive academia de Birjan? Pues no de otro modo salieron
ios hijos de la paz para dejar abrir el consejo de Pak Master, cuyos decretos no
podian saber, aunque publicamente se vendan en los portales de la Casa de
govierno, en los baratillos, y en las quemasones de las tiendas de mercader. Un
Alborotoso murmullo se levanta en el Parvis, los hermanos se quejan del fuerte
desayre que han padecido, y prorrunpen en bulliciosas invectivas contra los regia-
mentos masonicos: por no ser minucioso no te refiero la desaforada contienda
lue sobre el asunto tuvieron el h... Pedro Garcia, y el primer celador de la
,'Merced Habanera" sostenida con fuertes razones y picantes injuries de ambas
parties: ni tampoco que Herrera alborotaba; Pastoriza berriaba, y Cabrera con
erizadas patillas, ojos centelleantes labios movedizos, y lengua tropelosa, alegaba
que el grado de m. era el primero de la masoneria, por que nuestro m. Airan
no habia poseido algun otro; al oirlo no pude menos que acordarme de nuestro
grande a la par q.e apaleado maestro Simon v. y v: diose entrada A los maestros,
y ces6 el alboroto.
Liturgia alegorica: El tratamiento de paysanos que nos damos, se ha hecho
subersivo con los sucesos de estos dias.
Elecciones=Ya este asunto es mas serio, las de la Merced fueron refiidas, se

(1) Bajo la denominaci6n de Pifieristas o Catalanes, se conocia entonces el partido eh-
pafiol, inspirado por el libelista Dr. Tom~s GutiBrrez de Pifieres, y en oposici6n al partiao
de los cubanos o Yuquinos. Bachiller y Morales, en la p. 134 del t. II de sus Apuntes para
la historic de las letras, y de la instruction pabiica de la isla de Cuba, Habana, 1860, die-:
..."yuquinos y pifierinos, nombres con que se designaban los partidos, aunque la gente Iel
bronce llamaba a los segundos ufias sucias, para indicar que las tenlan asi por su egercicio
de almacenistas, bodegueros, &c."
(2) Poco en verdad hemos podido saber de esta academia. Domingo del Monte, en
carta fechada en la.Habana el 23 de Septiembre 1829, dirigida a Jos6 Luis Alfonso y pu-
blicada en la Bevista de la Biblioteca Nacional, Habana, 1909, t. II, p. 33, y refiri&ndose a
unos diseursos de Silvestre Luis Alfonso y Soler, dice: ..."hay otro leido en la Acad.a ame-
ricana el dia que entr6 en ella"...


2













CENT6N EPISTOLARIO


agotaron todos los recursos que la mala fM, y nuestro defectuoso modo de elegir
pudo proporcionar A los interesados en ganarlas; hubo alborotos tumultos dema-
gogos catalanes armados, pero todo cedi6 a la habilidad de los yuquinos, se gana-
ron por nosotros, la parte political de estos acontecimientos que habra llegado a
tu noticia, asi como tambien la election de Alcaldes y regidores.
En cumplimiento de tu encargo consegui de Ebia, la invitacion a los pueblos
del Anahuac, y la entregue aller A los Diaz de Castro (1). Ebia me dijo que tenia
proporcion de embiar la invitaci6n A el mismo Santa-anna que si su autor queria
hacerlo se lo dijese.
Os incluyo un impreso que en leyendolo sabreis lo que es, digno de que V. lo
lea sino por lo m... a lo menos por que es obra de Cruz.
He sabido la escena de los espejuelos verdes, como tambien que los catalanes
(con perdon se ha dicho) le pusieron unos A un perro y ustedes dejaron impune
ese atrevimiento.
Por fin paysano, el Dios del universe, 6 el barco de Bapor, 6 un brioso
alasan, pues como llegues me es indiferente la cabalgadura, os trayga cuanto
antes al seno de vuestros amigos.
Abur.

Jose Antonio de Sintra (2)


II

Hab.a Oct.e 29-1823.

Sor D. Domingo Delmonte.

Querido amigo: hace como un mes que te escribi por mano de Blanco, pero
como ahora este me ha dicho que tu te quejas de q.e los amigos no te escriben creo
que no habras recibido esa carta.

(1) En el Archivo Nacional (Junta de Fomento de la Isla de Cuba, leg. 4, exp. n.o 200)
consta que los sefiores Juan Bautista y Leandro Jos6 Diaz de Castro, naturales y vecinos
de la Habana, alumnos "en el arte tip6grafico, bajo la inmediata inspection de la Sociedad
Patri6tica y c'on la denominacion de alumnos del respectable Cuerpo Consular", fueron autori-
zados, con fecha 14 de Mayo de 1821, para dar al establecimiento tipografico que con el titulo
de "Imprenta Fraternal" poseian en "la plazuela de San Juan de Dios", el de "Imprenta
del Consulado." Como observaci6n hist6rico-bibliografica, afiadiremos que en el pie de imprenta
do muchas publicaciones habaneras de 1824, se lee: "Imprenta Fraternal de los Diaz de Cas-
tro", y en otras tantas de 1825, "Imprenta Fraternal de los Diaz de Castro, Impresores
del Real Consulado."
(2) Jos6 Antonio Cintra y Collazo. Naci6 en Trinidad de Cuba en 25 Octubre 1802,
y falleei6 en viaje por mar de Cienfuegos a Bataban6, el 1.0 Enero 1868. Notable juriseon-
sulto que figure entire los primeros en la historic del foro cubano. El empleo de S en lugar
de C en su primer apellido, lo hallamos al pie de un discurso publicado en El Revisor Poli-
tico y Literario (Habana, 7 Abril 1823), pero por las presents eartas se ve como bien
pronto hubo de abandonar dicho empleo, firmando Cintra desde entonces.


3













ACADEMIA DE LA HISTORIC


Hemos sentido sobremanera que la causa de tu Alcalde te fuerze A estar en
una hacienda sin trato ni sociedad, te supongo muy triste y deseo que de cualq.r
modo que sea dejes A esos guajiros y vuelvas A la habana. Me encarg6 Wahiti
que te dijera algo sobre quien debe juzgar A un Alc.e cuando delinque como
hombre, la legislation de cortes esta en este punto muy oscura, yo le pregunt6 A
mi abogado y me dijo que el Juez de Letras, como A otro cualq.r ciudadano, p."
q.e en escediendose en el ejercicio de sus funciones debe declarar la Aud.a que hay
merito p.a ecsigir la responsabilidad; esta respuesta esta acorde con mi parecer,
mas supongo q.e tu habras visto con mas detenim.to este asunto.
La clase de constitution se ha abierto, y continue como antes. Wahiti y yo
hemos emprendido la formacion de un diccion." de voces 4 la moda. -La partida
bertical ha traducido la presciencia de Pigault-Lebrun y tratamos de imprimirla.
No te hablo de un bayle que hubo dias pasados p.r qe se q.e B. te lo describe.
Por fin amigo no dejes de escribirme y manda A tu amigo.

Jose A. Cintra


III

Sor D.n Domingo Delmonte
Habana Enero 22 de 1823

Queridisimo paysano: recibi muy gustosamente la apreciable carta de V. y
te confieso que me sorprendi6 su contenido I y como sino olvidandote de todos los
vinculos de provincia, estudiantiles, masonicos, racionales, yuquinos, y aun de los
indisolubles lazos eleurinos, le han podido percudir que yo me habia olvidado
de ti? idesdefiarme yo de escribirte! ique horror! que idea tan espantosa! no
amigo mio, si los bayles, los paseos, y las damas matanzeras no os prohiben que
tomeis la pluma para comunicaros conmigo; las elecciones, los alborotos, de esta,
y studio del laberinto forense de la patria de Marco Tulio, que ahora he em-
prendido, no me impediran que emplee un cuarto de hora en estampar mis ideas
p.* embarcarlas en el varco de vapor, y embiarlas A vuestras manos.
Si no has comprendido por que los sublimes cubrimos en la instalacion, das
A conocer que no teneis la instruction masonica que el Lic.do pero que aprecias
las cosas como ellas se merecen, yo tampoco lo sabia pero me han dicho que para
instalar al V.e se abre el consejo de Dak-master, y como nosotros no poseiamos ese
grado por eso cubrimos..
En el americano libre (1) se ha insertado vuestra description de la alame-

(1) El Americano Libre. Su prospect aparece impreso en la "Oficina del Comercio,
de D. Antonio Maria Valdes, c'alle de Teniente-rey, casa nfimero 81", y desde su primer nfl-
mero (15 Noviembre 1822) hasta el nimero 46, o sea el iltimo publieado (28 Febrero 1823), se
imprimi6 en la "Imprenta del Comereio, de D. A. M. Vald6s. Calle del Teniente-
Rey casa numero 81." Dice Bachiller y Morales (Apuntes, t. II, p. 134) que "El Ameri-
cano libre se public para contrapesar las tendeneias del Espaifol libre."


4













CENT6N EPISTOLARIO


da (1) si la vieras... no la conocerias tal es el desguazo que Valdes (2) le ha
hecho, el se ha pensado que en Ilenando los cuadros ya esta bueno lo que imprime,
me ha dado much colera, y estoy trabajando por mandar a la gaceta (3) una
f6 de erratas.
Son las dos, y media, y me boy p.a clase, esta tarde hay tenida, y esta noche
he de dar esta a Bruzon, asi estoy de prisa, y acabo esta sin perjuicio de escribiros
mas largo por el vapor q.e sale el Domingo.
Abur.
Tu afmo amigo

Joe6 Antonio de Sintra


IV

Haba Septiembre 20 de 1823.

S. D. Domingo Delmonte

Mi querido amigo A Como te iria en el camino? 1 Como te hallaras en Gua-
nes 1 (4) 1 Gozaras de salud ? Disfrutaras en ese pueblo de las delicias del campo,
6 te habra fastidiado la soledad de un pueblo pequefio, y la dureza de sus habi-
tantes? Estas preguntas son el objeto de mi carta, aun no he recibido alguna
tuya y creo que sera por falta de conductor, nuestro amigo Wayti me ha prome-
tido enviarte esta y deseo llegue a tus manos.
En la present luna haces gran falta en la alameda cuanta muchacha! no
hablo de Ritilla y compafiia, la filantropica y su pandilla, Charito, la Zabala
(Lolita) y otras que son de cajon p.r que estas ya consideraris que no faltan p.O
aun las q.e jams han subido las gradas concurren ahora atraidas p.r el fresco,
la dulce luz de la luna y h quien sabe si la concurrencia de mozuelos sera tambien
un aliciente? Respecto de estos tampoco faltan, se acab6 de una vez la tertulia
political y 6 escepcion de ocho viejos que se juntan A hablar de impuestos y de
donativos, nadie se acuerda del govierno. i Que falta haces! El Mtro. G. siempre
con sus conversaciones tan interesantes como amenas, concursos, intestados, natu-
raleza del juicio ejecutivo, tramites criminals, competencias, y otras cosas de
este tenor, Felipe siempre Felipe, "El honor comprometido" nos hace reir mu-
cho, y pasamos los ratos mas alegres, solo nos falta Domingo.
Ya te supongo dictando providencias, ex-catedra, cobrando assesorias, 6 im-
poniendo miedo y espanto a todos los maridos del lugar cuyas mugeres sean
bonitas; encarcelando, y aturrullando A todo el mundo; debes portarte como

(1) Costumbres. Noche de luna en la Alameda de Paula. An6nimo. (El Americano
Libre, Habana, 19 Enero 1823, p. 6-8.)
(2) El impresor que acaba de ser citado.
(3) El peri6dico titulado Gaceta de la Habana.
(4) Guane, pueblo perteneciente a la provincia de Pinar del Rio (Repfiblica de Cuba.)


5













ACADEMIA DE LA HISTORIC


chicanero de la hab.a y si a tu regreso no traes dos buenas parejas, ya puedes dar
al diablo tu asesoria.
Nuestros amigos comunes se hallan buenos, Bruzon sin darsele cuidado de
cosa alg.a, Sanfelid (1) cada dia mas Caton, y Carbonell (2) fumando cigarros,
y hablando como siete. Aller lei p.r la octava vez su satira (3) a la satira (4)
del satirico Dorilo (5) y me rei much con aquello de criticatizante (6).
STe acuerdas el Sans culotte que la pintastes a Gayra? Lo encontraron en
tu casa, y ha bastado p.a q.e lleve yd mas de 20 dias de morro sin comunicacion
ni esperanzas de salir. L Quien creeria que una burla tan inocente tuviera con-
secuencias tan funestas?
Por fin paysano pasalo bien, busca bastante dinero, ayuda los maridos y
manda a tu amigo.

Antonio Cintra.

El proyecto Bibliotegrafico se ha paralizado con tu salida.


V

Sr. D.n Domingo Delmonte.

Hab.' Abril 20-1824.

Querido amigo: cuando ya empezaba A sospechar que alguna matanzera te
hacia olvidar a los amigos, tu apreciable del diez y siete, me ha hecho conocer lo
infundado de mis presunciones. El primer parrafo de ella ya que no puede
colocarse en "Les facheuxes" esta destinado para aumentar las Cartas del
hab.o (7) A la verdad que cuando veo al practicante de filosofo aconsejando al
naranjero que se ahorcara creo descubrir la pluma de Pigault Lebrum (8)
pintando las estravagantes ocurrencias de Fr. Juan 6 los originales cuadros de
D.n Kinglin de traductoril memorial.

(1) Cayetano Sanfeliu, condiscIpulo de Cintra en la Clase de Constituci6n establecida
por la Sociedad Patri6tica en el Colegio de San Carlos de la Habana.
(2) El afamado jurisconsulto cubano Isidro Carbonell y Padilla, generalmente cono-
cido por Chilo Carbonell, y muerto en la Habana, victim del e61era, en Diciembre de 1867.
(3) Sdtira. A la sdtira del satirico Dorilo.-El author del anuncio. (El Revisor Politico
y Literario, Habana, 11 Abril 1823.) En prosa.
(4) Sdtira. A Desval por el anuncio de las poesias de Heredia en el Revisor nzmero
13.-Dorilo. Idem, Habana, 7 Abril 1823.)
(5) El Dr. Manuel Gonzalez del Valle.
(6) Adjetivo empleado en dicha sAtira.
(7) Las Cartas de un habanero d un amigo suyo del campo, son nueve, y vieron la luz
en El Revisor Politico y Literario, del 2, 6, 13, 20, 30 Junio; 7, 18 Julio; 6 y 16 Agosto
1823. Y por la feeha bastante posterior de esta carta, fuerza es deducir que Cintra, autor
o no de aqullas, alude a una continuaei6n que se pens6 dar a la estampa.
(8) M. Charles-Antoine-Guillaume Pigault-Lebrun, novelist y dramaturgo franes.


6












CENTON EPISTOLARIO


Amigo, ya felizmente pasaron amqilllos tiempos de mengua y de desdicha
que tanto nos hicieran reir, ya se acab i la epoca malhadada en que los habaneros
se enorgullecian con charlar en una b. ., se gloriaban en pasar desde las ocho
de la mafiana hasta las dos de la taide en la barandilla del Ayuntam.to oyendo
la interesante discucion de "Jueses letrados"; intrigaban, con la franqueza de
hombres libres, en una junta parroquial; y se desdefiaban de llevar el Guion en
la procesion de corpus, y se habrian enrojecido de verguenza si hubieran empu-
fiado el Centurion el dia del Santo entierro: han mudado las costumbres, y asi
como despues de la moda de sombreros de Waterloo, viene la de sombreros de
Ala y copa grande; asi pasado ya el uso de b. elecciones y discuciones ha en-
trado el de sermones, misas, y fiestas de iglesia. La del viernes santo fue magni-
fica, es cierto que no se descubria la hermosa perspective que presentan seis
comunidades de frayles cabisbajos vestidos de diversos colors, ni aquel estrepi-
toso aparato con que en tiempos de Cienfuegos, la acompafiaran cafiones, artille-
ros, y dragones; pero en descuento iban los hermanos de la horca; y no faltaban
veinte colegialillos, ni otros tantos clerigos rollizos que llevaran los instruments
de la passion. La march sali6 de S. Juan de Dios, se form como siempre, y el
sepulcro y la virgen ocuparon sus antiguos puestos: llamaron algun tanto mi
atencion el Sr. Filomeno (1) que con su acostumbrada catadura, casaca azul,
y calsones amarillos iba & la dra de S. E. y el Dr Prudencio (2), que vestido de
azul y negro lucia sus pantorrillas, dirigiendo sus espejuelados ojos A todas las
ventanas: en una de estas se encontraba la blaquirrubia, vestida de alepin, lucien-
do las n. con tunico de talle bajo, cinturon de terciopelo, y hevilla de acero; y en
otras encantaba la triguefiita de pelo negro, y blanco tunico; escusado seria de-
cirte que estos objetos, lo fueron de mi diversion. La procesion lleg6 sin novedad
A la plaza de Santa clara, cuando el Diablo que no duerme hizo que un almido-
nado petimetre descargase sus adonizadas manos sobre un engalanado carretillero
que le habia descompuesto la casaca, y esta accion fue bastante p.a alborotar el
innumerable concurso de todos colors sexo, y edades que ocupaba la plaza y
calls inmediatas. La bulla de un dia de elecciones, la sambra del bayle de soto,
y la gresca de la parada; son unas baraundas de mala muerte en comparasion de
los alborotos del viernes santo. Empalideci6 el ayuntamiento, retubose la tropa,
Armona form ala, corrieron los espectadores, cerraron las ventanas las mucha-
chas, y en asombrosa algaravia era un gusto ver A los clerigos profugos con los
paros en la mano, disperses A los frayles de Sto Dom, y h los colegiales huyendo
con la turca arremangada. Sosegada ya la refriega hubo lugar de conocer y
sentir los estragos, y asi como en las campaiias de europa quedan los campos
cubiertos de cadaveres, asi en esta batalla quedaron las calls cubiertas de man-

(1) Francisco Pilomeno, luego Ponce de Le6n. Naci6 y muri6 en la Habana. Abo-
gado de much notoriedad, desempefi6 distintos y elevados empleos pfiblicos, fu6 miembro
de la Real Sociedad Patri6tica y del Ayuntamiento de la Habana, y ademas, distingui6se
como escritor y orador.
(2) Prudeneio Vicente de Echavarria y Agiiero. Santiago de Cuba: 1766-Puerto
Principe: 1829. Fu6 abogado, fiscal de hacienda, de guerra y de marina, asesor general,
oidor honorario y consejero intimo de varies gobernadores de Santiago de Cuba.


7












ACADEMIA DE LA HISTORIC


tas, sombreros y zapatos, orzas, vasos y botellas de las vendedoras de agua loxa,
y daba compassion ver las alc6zares y alfefiiques tiradas p.r el suelo. Fu6 grande
el numero de los heridos y contusos, contandose entire los de mas gravedad A
nuestro amigo "Medio mundo" que estando mirando A unas muchachas enventa-
nadas, no pudo apercibirse de la bulla, lleg6 el tropel de gente, y empujandole
contra una pared, le hicieron un chichon en la rodilla, y lo que es mas sensible,
le ensuciaron los calzones. Restablecido el orden sigui6 la procesion hasta llegar
A la catedral donde White y yo nos divertimos con unas mozas A cuyo lado nos
hincamos mientras dur6 la oracion funebre.
Aller se empezaron las funciones teatrales, se ejecut6 "La Isabela" y los
comicos al anunciarla por el diario dixeron p.a recomendarla "la conocida popu-
laridad de esta pieza" de suerte que ya sabes que la Isabela es muy popular, yo
no s6 que entienden estos benditos por popularidad I si sera por que s. m. de la
sefora Isabela no se desdefa de ser representada en las mismas tablas donde se
ha ejecutado al "Catalan Serrallonga" al "Rosario perseguido" A "Blanca y
Moncarin" y otra turba de piezas que con justicia pueden ser consideradas como
la canalla del reyno teatral? 6 tal vez por que permit ser estropeada por Reyes
y Palomera? 6 acaso por que no se averguenza de ser oida por la turba del patio
y la cazuela?
iQue dia de pascua tan triste he pasado! ique pensamientos tan funestos
me asaltaron! que encuentro tan fatal! A las seis de la mafiana iba A la
cathedral acompafiado de W, cuando a1 pasar p.r Sto D. un rayo de luz celestial y
divina me hizo cerrar los ojos; admirado sobremanera, y despues que se me pas6
la prim.a turbacion vuelvo la cara y veo.... ya te figuraras A quien; A la hermosi-
sima y sin par, y nunca bien alabada Pepilla. En este moment, y al escribir su
nombre mi corazon se conmueve, palpita, y apenas me deja continuar. Impelidn
por el genio secret que me obliga A amarla entr6, la vi, y.... y aun no se me ha
pasado la tristeza. Aquella boca llena de gracias! aquellos ojos formados p. la
misma venus! aquellas piernas! la consideracion....... pero seria un enfadoso
de nuevo orden si siguiera esta pintura.
Comenzaron ya los bayles de soto: aun no los he visto y nada puedo decirtc
de ellos.
Me encargas que te hable de chicana I acaso piensas que A mi me gusta mas
que ati? 1 o te figures que un hijo de la Academia A. %. puede hallar gusto en las
trapalas y embrollos de los process? la studio por que ya que no soy hijo del
D.r Campos ni de D.n Santiago de la Cuesta, de algo he de vivir: sin embargo
cuando se empieze la academia te dire lo que ocurra. Por ahora me content con
referirte que A consecuencia de haberse hallado un negro ahorcado en Sto D. (1)
del brazo de un angel, lleg6 el Alc.e encajo su auto de proceder, y libr6 manda-
miento de prison contra el angel, quien sin duda estaria en gallola A no haber
promovido competencia el Sr. Provisor.
La comedia (2) ira pronto p.8 esa.
Por fin ya estoy cansado de escribir, manda A tu amigo.
Jos6 A. de Cintra

(1) La iglesia y convento de Santo Domingo, actualmente en demolici6n.
(2) La compafii teatral que actuaba entonces en la Habana.


8













CENT6N EPISTOLARIO


VI

Sr. D.n Ninoyo

Hab.a Abril 27-1824.

Compadre, recibi tu muy apreciable con el mayor gusto, pues siempre lo
tengo al saber de los amigos, y ver su letra, ya que no puedo oir sus palabras.
Me ha dicho White que piensas establecerte en esa, este golpe me ha sido muy
sensible cuando te esperaba pronto; tenia preparada una lamentacion, ya la iba
A embocar en este parrafo, pero suspend la pluma al considerar, que dirias que
empezaba como sermon de soledad, ya que el de marras empez6 como sermon de
viernes de Dolores.
La Academia ha continuado, tenemos en ella a medio mundo, se ha propuesto
una causa de divorcio, y esta tarde pienso llebar la demand. Ya que se habla
de chicana; quiso V. lucirsela S. D." Dom.o con aquella reprimenda sin venir al
caso, que V. estamp6 en la n.0 2., ni V. me dio que sentir, ni yo lo crei, ni mi
carta dio a entender una cosa semejante, y solo un hombre falto de sentido comun,
solo un litigante cabiloso, taymado, de mala fe, y peleado con la buena inteligen-
cia; podia transformer tan descaradam.e la verdad, e invertir la significacion de
las palabras; p." su unico, y propio negocio.
El consejo de que me deje de amores platonicos sobre ser adaptable A mi
genio, es muy comodo, y boy A seguirlo: es cierto que P. me gusta demasiado, p.'
como ha de ser! p.a los desgraciados se hizo la horca, ademas que si yo siguiera
en esos pensamientos, un dia despeehado era capaz de cometer una locura lamen-
table, como irme de la alameda cuando la viera, 6 sofocarme, 6 ir donde Marg. A
folgar. Este gusto que yo tenia aunque nada me produjo, di6 margen a los
amigos p.a que chancearan, lo que al fin es una ventaja; p.r ejemplo, si yo no te
hubiera comunicado mis tobocescos amores, ni habrias podido former aquellas
graciosas fabulitas que me contabas en la alameda, ni ahora tubieras que encar-
gar a White, como he visto que lo haces en su prim.a carta.
La segunda parte de tu consejo acerca de "arremeter A la putilla" no
puede adoptarse por ahora, p.r impedimento impediente; habra diez dias que estoy
acometido de un mal de orina que casi me reduce A la clase de caraji-diminuto;
una vieja me recet6 que resara una estacion A S. Liborio, y me quiso sacar la
lengua por que le pregunt6, si S. Liborio era abogado de los c. He llamado medi-
co, y estoy en sus manos.
A proposito de medico, sabes los progress que se han hecho en esta ciencia
tanto han trabajado los hombres, tanto se han fatigado, tanta, tentatibas han
hecho, que al fin han descubierto el origen, y curacion de todas las enfermedades
fisicas de esta maquina, sin pluma con dos pies; digo fisicas por que las morales
hace tiempo que estan conocidas. Pas6 ya el tiempo que un medico vestido de
eorto y con larga peluca tomaba el pulso A un enfermo y decia "acuti morbi
(un polbo) in cuatordecim diebus pidicantur". Pas6 tambien aquel en que al


9












ACADEMIA DE LA HISTORIC


apearse el D.r de la mula recetaba sangrias p.r docenas; pero ha llegado la epoca
feliz en que un mocito de pocas barbas, cordon alagarteado por el cuello, aurifero
relox, y delgada cafia, un joven digo que asi toma una flauta, como el escarpel
p.a descuartizar muertos en S. Ambrosio, llega A una casa, toma el pulso, mueva
la lengua, enciende un cigarro, y jugueteando con la cafiita dice; "esa es una
irritacion de la membrana murcosa, que afectando los nervios p. simpatia ha
producido la fiebre" en seguida toma la pluma y con apuntar leche de tierra,
goma arabica, y cocim.to blanco prescribir un regimen antiflojitico y agregar
un par, 6 una docena de sanguijuelas, piensa que el grande hacedor no puede
inventar tan fuerte enfermedad que se substraiga al imperio de su sistema;
io hombres ilustres que siguiendo al genio inmortal que os abri6 la senda del
saber, y quit6 la venda que cegara A los hipocrates antiguos, habeis conocido la
naturaleza! hombres grandes que debilitando nuestro misero cuerpo sanais sus
innumerables dolencias! ihombres exelsos p.a cuya alabanza no hallan espresio-
nes los curas, sacristanes, y sepultureros! seguid vuestro plan, continued vuestra
ruta, que algun dia sera esculpido vuestro nombre con caracteres de 6bano en
la puerta del cementerio. Lo unico que puede sentirse es que no haya sanguijue-
las en las boticas, pues es de asegurar que con 200 docenas de ellas, y veinte dis-
cipulos de Brussi, fundaban mayorasgos todos los muerteros de la Hab.a
M. Etienne camina A esta ciudad con pasos de gigante.
Aun no me ha escrito carbonell
Manda A amigo verd.'

Jos6 A. de Cintra


VII

Sr D. Domingo Delmonte.

Hab.* Junio 11. de 1824.

Amigo: recibi tu num? 3. y otra posterior que me entrego White, la primer
15 dias despues de su fha, por que la echaron en la estafeta y hasta el dia q.
fui p.r cartas de tierradentro no vino A mis manos, y la segunda el dia de aller;
por esta narracion y la noticia que tienes de mi enfermedad de mas molestia que
peligro, conocer6s que insulpablem.te he suspendido nuestra correspond; y que-
dan contestadas las figures de quejas que trae tu ultima.
En su contestacion te digo que he pensado solicitar una celda en S. Juan de
Dios para tu habitacion, no me lisonjeo de conseguirlo, p.o tengo empefos p.a el
Administrador y p.a el prior que son las primeras autoridades de ese estable-
cim.to y en esta virtud sera muy probable obtenerla si la hay desocupada; sino,
siempre tentar6 la ropa A mi capellan, y con franqueza, pues yo la usaria aunque
no me la encargaras, te dire lo que haya. Debes estar sobre todo persuadido,
que me sera muy agradable que vivamos juntos, estudiaremos much, nos reire-


10












CENTON EPISTOLARIO


mos mas, buscaremos una casa donde haya dos muchachas sin padre impertinen-
te, y aunque una sea tuerta, y otra coja nos enamoraremos de ellas; verdad es
que mejor seria hallarlas bonitas, pero no nos hemos de parar en pelillos, y con
esto pasaremos alegremente nuestros miseros dias, que p.r mal que nos balla, ha
de ser mejor que cuando con cuarenta afios en las espaldas, gotosos, una suegra
regafiona, muger de mal genio, cufiadas borrachas, y seis chiquillos al pie, y
algunos acreedores de visits, reneguemos de nuestra suerte, y nos demos al dia-
blo por instantes, suspirando siempre por nuestro tiempo. En pocos dias te dar6
el ultimatum.
El Caton esta cerca de Matanzas representandose, puede ser que lo hayas
visto. D. Pablo Isidro ha llegado del Campo.
La carta italiana me ha gustado much, en particular aquello al Chimboraso
esta de perlas, remiteme cuantas traduscas. Mr. Etienne yace a causa de mis
males. Antes de aller se represent una comedia nueva, y al anunciarla dixeron
los comicos p." recomendarla "Famosa comedia nueva recibida por el ultimo
buque que ha llegado de la peninsula"... (1) se reira al considerar que se anun-
cian las comedies.
... (2) es "Salehichones frescos recien llegados de Barcelona,... (3) hor-
taliza recibidas por ultimo buque que lleg6 de malaga."
La Academia continue. Deseo te refresques y diviertas en el ingenio. recibe
el corazon de tu amigo.
Jos6 Ant.o (4)

Contestada con n.0s 60 y 7-Julio 10-y 8-id. Salio Pepe el mirtes 27. (5)


VIII

Hab.a y Julio 28 de 1824-

Mi querido Domingo, he recibido dos cartas tuyas las que hasta ahora no
habia contestado p.r que deseaba que la respuesta fuese lisongera, no puede ser
como yo deseo, p." al fin es precise escribirte por que no presumas que me olvido
de ti.
Si Dom." se acuerda de Cintra, de la memorial de este jams se separan algu-
nos moments divertidos q.e ha pasado junto aquel; la igualdad de profesiones,
conformidad de opinions y casi identidad de character, ha producido en mi un
afecto que con nadie trato con mas gusto que contigo y podria olvidarte ? i solo
un hombre que ha abandonado la sociedad, y se ha retirado i los bosques forma-
ria tan descabellada sospecha!

(1) Roto el document.
(2) Idem.
(3) Idem.
(4) Jos6 A. de Cintra.
(5) N. de Domingo del Monte.


11












ACADEMIA DE LA HISTORIC


He practicado cuantas dilig.8 ban estado 6 mi alcance p.a conseguir la celda,
ya tenia la Have de una, cuando el Prior tuvo avisos de que un tal S. Pelayo,
frayle del orden, venia a esta, y fui despojado: sin embargo aun no he tentado la
ropa al capellan mi Ment6r, pienso hacerlo, con tanto mas empefio, cuanto, segun
White me dice, tu venida A esta depend de ese paso.
Las cartas estan muy bonitas; y sobre todo me ha gustado "El Dia de S.
Juan" i que falta haces aqui! Se install la R.' Sala del crime; y q.e bien merece
una description critico-burlesca con sus caricaturas al canto! ah! si hubiera
Revisor; nos chupabamos los dedos con este solo asunto.
Conosco p.r tu ultima que estas muy filosofo, y muy amante A la vida del
Campo; sera muy buena, pero si hay guagiras alaguefias y graciosas, hay corte-
sanas (6 capitalistas) coquetas y agradables, y 6 f6 que entire el candor de la
una, y la zalameria de la otra, yo escogiera A ambas.
Es cierto que el ministerio espafiol llevado de los chismes de un figuron tan
prostituido, y bajo; como bruto altanero y ridicule; ha querido que el Patan de
Cartagena susceda en el cayado de Jesuchristo, al virtuoso pastor (1) que rige hoy
dia esta igles." sin embargo las autoridades no han querido obedecer tan barbaro
decreto, y han representado al alto gobierno, pidiendo que le dejen su Pastor;
quiera aquel, que diz que rige a su antojo este picaro mundo, que lo consigan.
El miercoles ultimo que hubo luna, fui ala retreta, y entire otros cuadros
exit6 mi risa ver A la Tair de la alameda, en medio de seis adoradores, favoreci-
dos; me acord6 de ti, pues habrias sido el septimo, A estar present. Ntro diario
de gobierno (2) public un computo interesante, p.a cada hombre del mundo, dice,
hay aproximadam.te seis mugeres y media, (yo te cedo desde ahora la media que
pueda corresponderme). Una sefiorita a qn un amante desdefiado comunic6 este
descubrimto, picada de la indirecta concibi6 la idea de ponerse en rifa con 50000
lotes, embiando su retrato A las grandes ciudades; la realize, y cuenta ya 30000
aspirantes, de este modo se vengo del satirico enamorado.
Hay dias que no veo al angel consolador segun informes esta en las Puentes;
por la primer vez en mi vida he sentido no tener volante.
Chico! la chicana empieza & ser productive; consideraras que lo que se gana
es una miseria, pero aprecio mas una onza conseguida p.r mi industrial, que veinte
que me dB mi madre; por que al fin aquella la boto, sin el pesar de que se la quito
a ella p." satisfacer necesidades supernumerarias; 6 vicios si se quiere.


(1) En la Historia de la Isla de Cuba, por D. Jacobo de la Pezuela, Madrid, 1878,
t. IV, p. 172, se lee el parrafo que sigue: "No pocos ataques sufri6 por ese tiempo en la
c6rte el aneiano obispo Espada, afectandose achacar A liberalism del pasado tiempo la
ilustracion que le inducia A promover la instruction pfiblica en el pueblo, como si la hubiese
mostrado solamente en la npoca constitutional y no en las anteriores. Opinaban sus adep-
tos, que eran muchos y de lo mas escogido de la Habana, que, habian partido los tiros con-
tra aquel prelado por induction del obispo de Cartagena que codiciaba su vacant, y A la
sazon vivia en aquella capital como emigrado de su di6cesis; pero ningun dato fehaciente
nos lo ha confirmado."
(2) Diario del Gobierno de la Habana.


12












CENT6N EPISTOLARIO


En fin no dejes de contestar p.r que ignore si desde que estas en el Campo,
llegan 6 tus manos las mias.
Recibe el Corazon de tu am."

Jos6 Ant. (1)

Contestada con mi n." 9 fha 11 agto la llev6 el mayoral 6 Matdnzas, p.r el
correo del 15. (2)


IX

Hab." y Agosto 21 de 1824-

Mi querido Domingo: recibi tu muy apreciable de 12 del present, y 6 la
verdad que he estrafiado ver A Moliere tornado de repente en un Nelvetiur; seme-
jante metamorfosis no se si sera producida por las espresiones de D. Andr6 (3) y
habian de ser muy vivas para causar esta conversion) o por que la tristeza y fas-
tidio que ocasiona el campo A los quince dias de estar uno en el, habia impresio-
nado tan desventajosam.te su cerebro. No es de admirar que cuando las cedulas
recopiladas, las sangrientas leyes de Indias, y las reales provisions estan en
toda su fuerza y vigor, haya horcas, picotas, azotes &c; pero si que en el siglo 19
y en el pais de la ilustracion, se encuentren letrados que apliquen tales penas;
y much mas que haya poetas (bien q. de aquellos que pacian las riberas del
padre zanja) que alaben A tales aplicadores. Supongo que ya habrds visto las
composiciones A que me contraigo; form un articulo sobre esto, por que la es-
cribo-mania no se ha estinguido; pero no ha podido publicarse por la censura.
Te lo remito; y te embiaria tambien un informed, sino fuera por el temor de que
lo vieran.
Cuando procure celda en S. J. de D. no crei jamfs que te faltara en esta
donde vivir sino que lo hize por ver si lograbamos habitar juntos; no se ha con-
seguido, y nada hemos hecho aunque vengas A esta; sin embargo de estar a veinte
leguas de distancia, a estar dentro de unos mismos muros hay much diferencia,
asi que ansio por el prim." de septiembre.
El process de Macinga esta en prueba, cuando forme el alegato te lo em-
biare.
Vi la de White donde me inculpas demasiado A f que sin razon por que solo
una vez me he descuidado en escribirte.
Mr. Etienne corre sus tramites, aunque no esti consentido el auto en que se
manda que yo lo tradusca, sin respetar el antiguo contrato y declarandolo nulo
sin oirme.

(1) Jos6 Antonio Cintra.
(2) N. de Domingo del Monte.
(3) Domingo Andre, amigo intimo de Del Monte, mfs tarde su compafiero de viaje
de ida y vuelta de la Habana a Espafia, y de quien se encuentran en el Cent6n varias cartas.












ACADEMIA DE LA HISTORIC


Aqui se ha publicado la noticia de que Iturbide ha sido afusilado A las treinta
horas de haber desembarcado en Soto la marina, si es cierto ha sido golpe de
cuerda p.a los anti-republicanos. Dicen que en Mexico habia orden de arcabu-
cearlo donde quiera que se cogiera, y dar cuenta con el sumario. Este es el modo
de enjuiciar que est6 de moda.
Putografia.-Este ramo no es el peor, he hallado una ninfa del sto oficio
con quien tengo amores, muy viva, muy amiga de j. poco pediguefia. L Que mas
puede apetecerse? Medio mundo y otros iguales dicen que es fea, en hora buena;
pero es muchacha; y no tiene lesion fisica notable. A decir verdad Bruzon que
era uno de los que me criticaban, tuvo valor sin respetar la fe de amigo; y lo q.e
es mas el galico, de...... pero no puedo espresarlo, me enfuresco, y d no dete-
nerme la refleccion de que por pu... no se pelea, iba en el moment a desafiarlo;
y k pesar de todo, "A caballo dado no se mira el colmillo." "El q. busca caba-
llos sin tachas se anda a pie" "Quien da pan a perro ageno por mal que le venga
no se enoje."
La Diosa vino de las puentes; y ha vuelto A partir no s6 para donde, me han
dicho que se halla en Matanzas, si la tuviera al lado, si sintiera palpitar su pecho
junto al mio, si aquellos ojos celestiales y encantadores se encontraran con mis
parpados; ay! no acababa esta carta. Pero nada de esto sucede, y es precise
terminarla. Abur chico tu siempre fiel amigo

Jos6 Ant.0 (1)

Reeibida el 26 en la noche y contestada con el N. 10 fha 30 ag.to (2)


X

Odas del D.r D.n P.0 N.a y 0." y del Ld.o Desval t la instalacion de la R.'
Sala del crime, impresas en el diario del govierno.

Rasgo encomiastico

....Et cantase pares et respondere parati ... Virg...

Si la instalacion de un tribunal superior en esta capital ha sido considerada
por todo hombre amante de su patria como la egida mas firme de la inocencia, el
terror de los malvados, y el freno mas fuerte de las cabalas y maquinaciones A
cuya sombra lograban los criminals la mas escandalosa impunidad; para los que
saben admirar los encantos de la poesia ha sido tambien un objeto de regocijo
por que ha dado causa h las terrible composiciones que subscriptas por P. N. y 0;
y Desval, 6 impresas en el diario de govierno hemos leido con la mayor alegria.
Seguramente que odas mas originales, estrafias, y vivarachas no se han visto de

(1) Jos6 Antonio Cintra.
(2) N. de Domingo del Monte.


14












CENTON EPISTOLARIO


algun tiempo ach; ellas pueden competir con lag mas admiradas de Arriaza, (1)
y aun A las del mismo Sr. Capacho, (2) no les ban en zaga. La grandiosidad, ele-
vacion, y seriedad de la una; como la ingenuidad, trivialidad, 6 inocencia de la
otra forman entire si un horrible contrast, y sorprenden, y agradan, y haran reir
al mas severe Doctor cuando este componiendo un dificil alegato.
Alli los pedantones que creen que para que una poesia sea buena se necesi-
tan buen gusto, reglas, dignidad, propiedad, dulzura, buen estilo, buena election,
belleza en las descripciones, y otra algaravia de cosas; podrAn decir de la prime-
ra que sus versos eran muy duros, su estilo afectado, sus descripciones estrafala-
rias, y el todo muy pueril, y estenderAn su critical infernal hasta la segunda
objeccionandole que no es oda, ni cosa que lo paresca, sino una mala cantaleta
con infulas de anacreontica, que el todo de ella carece de merito poetico, y su
estilo desalifiado casi casi se confunde con el de las decimas que se cantan en los
bayles de nuestros guagiros: no dispensarAn A la inadvertencia del uno que hu-
biese comparado los sefiores oidores a los tres jueces del inferno Eaco, Minas, y
Radamanto; ni A la sencillez del otro aquello de versos lozanos; diran tambien
que en ambas se trasluce el polvo de los portales, que tienen muchas figures fo-
renses, y que esto sobre ser ridicule, las imagines que no se toman de la natura-
leza solo son adaptables al genero satirico, y discurriendo de este modo podrAn
tener A mal que se hubieran ensayado en objeto tan respectable, pudiendo haber
aprendido en insultar la tumba veneranda de la legislation romana, 6 en cantar
las bellezas de la zanja; mas no hay que hacer caso de estos pedantes presumidos
que piensan que un hombre no puede ser poeta sin haber estudiado las ciencias
preparatorias, haber leido, meditado y entendido los clasicos latinos y por lo menos
A Melendez y Quintana, tener un gusto esquisito, y much delicadeza en la elec-
cion de imagenes y palabras; sin advertir que jams se ha nescesitado en Espafia
tanto ni p.8 ser Alguacil, y que si para este empleo de los mas series de la judica-
tura basta con no saber escribir y prestar un juramento, por que tambien no
bastara para ser poeta no tener sentido comun y meters A ello, maxime cuando
este no es oficio public, ni tiene sueldo, ni puede ejercerse en dafio de tercero.
Asi que Virgilios valerosos, vosotros los unicos que habeis pulsado la lira de
algun tiempo a esta parte, no os arredreis p.r critics injustas 6 infundadas de
tanto malandrin embidioso; continued en vuestra profession que de los hombres
se hacen los poetas, y con la naturaleza y la ayuda del arte, podreis algun dia
Ilegar A ser porteros de Camara de la chancilleria del Parnaso.
Y digame V, ahora; S. R. no es mengua y verguenza de la Habana que en
alabanza de su primer tribunal se impriman tales composiciones 1i que! l se
acabaron ya aquellos hombres estudiosos cuyos versos empezaron A encantarnost
So adormecidos en la inaccion hacen emmudecer las dulces cuerdas de sus liras?
conosco que no tenemos un Lista, ni un Melendez pero el amante (a) de Belisa,

(1) El poeta espafiol Juan Bautista Arriaza.
(2) Fray Jos6 Rodriguez Ucares, natural de la Habana, conocido por el seud6nimo
de El Capacho, escritor jocoso a quien se atribuye la comedia El principe jardinero y fin.
gido floridiano, y cuyas Poesfas curiosas vieron la luz en aquella capital en 1822.
(a) El autor del Desamor.-N. del autor.
3.


15












ACADEMIA DE LA HISTORIC


el cantor (b) de los heroes espafioles, no habrian elogiado mas dignamente la
instalacion de la R.1 Sala del crime? (1)


XI

Borrador escrito p.r Jos6 Antonio Cintra, p.a el D.r Fierro, A q.n habia encargado
este trabajo el Gral Vives. (2)

Emo Sr.=He recibido el oficio de V. E. y la copia de la nota espedida en
Aranjuez a 30 de Abril, que V. E. tuvo A bien dirigirme.
Las espresiones con que S. M. me honra son sin duda mas conformes A la
bondad y munificencia del Soberano q.e las pronuncia, q.e & los meritos del vasa-
llo que no ha hecho otra cosa que llenar sus deberes; ellas exigen mi reconoci-
miento y gratitud, y aumentarian mi fidelidad y amor a su R.1 persona si estas
cualidades pudieran aumentarse en el pecho de un verd." (a) espafiol, cuya prim."
obligacion es poseerlas en sumo grado.
No corresponderia a la generosidad del augusto monarca a quien tengo el
honor de servir, si cuando se trata de reunir la America A la otra portion de sus
sefiorios, cuando S. M. se digna dirigir sus beneficas (b) miradas A estos vasallos
estraviados 6 seducidos; (c) cuando he merecido la confianza de q. se ponga A
mi cargo la parte mas fiel de los americanos; no tomase, como S. M. el mayor
empefio y actividad en la conservation y bien star de estas subditos, y no indi-
cara algunas medidas gubernativas, militares y economics que segun mi corto
entender son necesarias o conducentes para lograr el grande objeto digno del
sucesor de S. Fernando. Conosco empero q.e V. E. no necesita de ellas pues no
pueden escaparse A su alta penetracion, pero las espondr6 por cumplir mi deber.
Alientame A ello el saber que el Rey mi Sr. ha escuchado con gratos oidos, mis
reflecciones.
Si se ha de embiar un exercito A America no es indiferente el nombre con
que se le design, los hombres'regularmente se llevan tanto de esterioridades,
que al fin estas produce efectos reales. Los nombres dan A conocer las cosas
antes de examinarlas, y previenen el animo a considerarlas bajo aquel aspect
que se quiere hallar en ellas: seria pues muy convenient que el ejercito se deno-
minase de manera que antes de esperimentar sus efectos se previniesen los pue-
blos en su favor. El distintivo de espedicionario es desagradable, y el de pacifi-
cador se mira con horror por el abuso que de esta palabra hizo el de costa firm
asi llamado formando un choque terrible entire su denominacion y sus operacio-
nes; me parece pues convenient que se llame conciliador.

(b) No he podido dar otro nombre al autor de aquella oda: IserA que vuelva el
genio tenebroso &c.-N. del autor.
(1) An6nimo.
(2) El general Francisco Dionisio Vives comenz6 a gobernar a Cuba el 7 de Mayo
de 1823.


16












CENTON EPISTOLARIO


Que consecuente con este nombre, y con las intenciones verdaderam.te pater-
nales de S. M. y teniendo en consideration que las principles sublevaciones de
America en los afios de 810, y 820 fueron mas bien un impulse de lealtad contra
el gobierno intruso de Jos6, y el demagogico de las Cortes, que una rebellion
nacida de espiritu revolucionario; se adopted un sistema de benignidad y dulzura
que sera el mejor garante de la estabilidad del gobierno; mueveme a esta observa-
cion el conocimiento que tengo del character americano; la injusticia los exaspera,
la justicia misma en siendo sangrienta conmueve estraordinariamente su sensibi-
lidad (d) y si la crueldad es detestada por el Sto. Evang.o y aborrecida p.r todo
hombre human, V. E. aplaudir cdonmigo que en estas provincias los dros del
trono y la conveniencia public, esten unidos con la filantropia y la benignidad.
Como media indispensable p.a plantificar este sistema, es forzoso que una
disposicion general prohiba que en el ejercito que se embie venga ningun official de
los que han pertenecido a las tropas espedicionarias, y hcho la guerra en America.
Sobre que la conduct anterior de estos individuos sera un motivo de desconfian-
za para los americanos; aquellos han sido maltratados por los gefes revoluciona-
rios, han sufrido desayres en algunas ocasiones, y atendida la naturaleza del
corazon del hombre, aunque. algunos de estos individuos tendrAn bastante gene-
rosidad para sacrificar sus resentimientos personales a la combeniencia del trono;
es muy probable que la generalidad aprobeche la occasion de vengarlos. Por otra
parte si volviesen estos oficiales los americanos se persuadirian que se renobaban
las pasadas escenas de sangre y horrores, y no que se trataba de traerlos a la
send del deber por una ruta enteram.te nueva y mejor que la antigua.
Ya conocera V. E. lo que interest al exito de la empresa que los gefes del
exercito esten adornados de virtud, enteresa, ilustracion, fidelidad, provided, y
prudencia, estas cualidades son las mas necesarias y acaso de ellas depend la
consecucion del objeto, mas que del valor y ardimiento military. En estos ultimos
tributes no cedi6 el ejercito de Costa firme al mejor del mundo, -y sin embargo
la empresa ha sido desgraciada. A la America no deben venir a reporter victo-
rias sino triunfos morales (e) no a conquistar provincias y territories sino cora-
zones, no a cefiir ensangrentados laureles sino a captarse la admiration de los
pueblos por su modestia y buen comportamiento. El general que se atraiga el
amor de cien aldeas es mas digno del gran Fernando, que el que destruya una
plaza. Bien reciente es el ejemplo del Smo Sr. Duque de Angoulema que hizo
mas dafio a los revoltosos con su conduct benefica, que con sus gruesos cafiones.
Las armas seran un adorno de la magestad supreme, y leyes sabias y justas for.
maran su verdadera defense. Interesa sobre todo hacer resaltar a los ojos del
pueblo el terrible contrast que hay entire la opresion y tirania revolucionaria,
y la lenidad y beneficencia de un gobierno solido y just.
Atendiendo al sagrado amor que generalm.te profesan los americanos ala R.T
persona del Monarca, sera muy combeniente que S. M. les dirija la palabra por
medio de un manifesto atrayendolos a su deber con raciocinios deducidos de la
naturaleza de las cosas; si este manifesto les perdona sus pasados estravios, si
abunda, como no lo dudo, en las intenciones paternales del R. N. S. seguram.te
producira sobre los animos el efecto mas lisongero. El indulto (a cuya palabra


17













ACADEMIA DE LA HISTORIC


serA combeniente substituir la de amnistia) debiera comprender hasta los gefes
y corifeos de la revolution, ya por que muchos de ellos han sido arrastrados por
las calamidades de la peninsula, ya por que combine ofrecerles comodidades A
fin de que su obstinacion no alargue la guerra. Seria tambien muy aproposito
que a los militares disidentes que pasen h las banderas reales se les conceda el
mismo grado que en las suyas gozaban, y obcion A otros segun su posterior con-
ducta.
Ilusoria seria la clemencia de su M. si la intriga, la mala f6, 6 las venganzas
particulares tuviesen algun ascendiente p." contrarrestar sus efectos; en esta vir-
tud se debia prohibir que se admitiera acusacion 6 inculpacion de ninguna clase
sobre hechos anteriores a la pacificacion del territorio donde se pretend estable-
cer. Un denso velo debe cubrir de tal modo la conduct anterior de los reconci-
liados, este velo debe ser tan impenetrable a los tiros de la maledicencia, que
cuando pasado algun tiempo hayan ellos gozado la felicidad que les ofrece un
govierno just, recuerden su malhadada independencia, del mismo modo que se
recuerda un suefio funesto.
El deseo de ser util a mi Rey, me ha obligado A to- (1)


XII

Al B.er Toribio San-
chez de Almod6var
de
S. A.

B.er Nufio de Padilla y CUspedes

Delio amigo: A que viene tanta alabanza de hermosura de palabras, rique-
za de imdgenes, diccion rica y poetica sobresaliendo soberanamente? Yo te pu-
diera responder:

Eso de lisonjas 6 los bobos,
A los que en V... no esten escarmentados.

Si yo pretendiera contra la voluntad de Apolo trepar fa gatas al Parnaso;
pudieran tolerarse esa disimulacion con que me aconsejas que para hacer versos,
estudie poesia; mas como 6 la primera intentona llev6 un batacazo tan fuerte que
sera eterna su memorial, I que habia yo ni de creerme rimador? ni coplero ? ni
anacreontizador de los muchos que mansamente pacen las riberas de la zanja?
En lugar de tanto encomio debi6 usted, senior mio decirme como amigo y al oido
que en mi vida tomara la lira para no hacer reir & los que me oyeran.
Usted dira que me dej6 intactos algunos versos y que el que los compuso no

(1) Asi terminal el borrador que acaba de leerse.


18











CENT6N EPISTOLARIO


est, tan destituido de prendas po6ticas que no pueda hacer otros ensayos y con
el tiempo y el studio, llegar A ser entre-semi-asi-como-medio poeta: le agradesco
el consejo: pero guardeselo, hermano. Si usted dej6 esos versos como estaban
seria porque no quiso usar del lente y como miope se le escaparon sus defects:
A mas de que suponiendolos buenos que prueba eso? que se toca la flauta por
casualidad; pero nunca que la m-isica asnal sea buena. Cuando por hacer una
imitacion de Lista, hice un finado I quiere usted q.e yo crea que puedo llegar ni
siquiera A la falda del Pindo?
Como usted no esta instruido de mis intenciones voy a decirselas: yo, her-
mano, ni he pensado siquiera venderme por decimeador; pero lo que si he de-
seado es ver como llego A adquirir una median prosa, y salgo de esta aridez
que tiene mi pobre cholla y como de ese modo consigo medio pureza de language.
Delio, he aqui lo qe te esplico; lo qe he comprendido de tu cortedad y p.r lo
que desea hablar contigo el mas lejano pretendiente del laurel y yedra de He-
licona.
Aristo Caton
Isidro Carbonell (1)


XIII

Recibida en Mayo de 25 (2)

Nueva-York y Marzo 15 de 1825.

Queridisimo Domingo: dolorosos son mis sentimientos al empezar esta carta.
Nuestra antigua 6 intima correspondencia en tiempos mas felices, no puede menos
de traer consigo mil recuerdos de amor y de felicidad, que se han disipado como
un suefio. Tu carta de 11 de Enero hA levantado en mi espiritu todas las sensa-
ciones que te comunicaba tan abierta y francam.te apenas las tenia Te quejas
de mi silencio, y veo que no has recibido la que contest a la anterior tuya-No
repetir lo que entonces dije, seria faltar A la franqueza y candidez, inseparables
de la amistad-Noticias de la Habana, y el recibimiento Aspero que tuviste en
Guanes, me dieron el dolor de career que mi amigo se habia ligado con los mas
execrables tiranos, y desertado de la virtud El huracan que me arrebat6 de
Cuba poco despues, me hall leno de estas finebres ideas Juzga si la indigna-
cion y la vergiienza podian permitir que la victim se dirigiese A una persona
que reputaba coligada con sus verdugos. Empero, tu recuerdo de nuestra amis-
tad tierna y antigua me convince de tu inocencia Renovemos, pues, nuestra
correspondencia, ya que no themes tenerla con un proscripto Pero si crees que,
puede comprometerte en lo mas minimo, dimelo, y callare, pues la 6iltima de mis
desgracias seria la de envolver en mi triste destino A un amigo-

(1) N. de Domingo del Monte.
(2) Idem.


-19











ACADEMIA DE LA HISTORIC


Nada te dire de los dias amargos de mi persecution. Sus furores no pueden
ocultarse & Domingo que me conoce Despues ha venido el decreto atroz que me
cierra p.a siempre las puertas de mi patria, y no me ha causado la mitad de la
impression que el acto doloroso de arrancarme de ella, cuando se me presentaban
es... (1) tan fundadas y halagiiefias de paz y de felicidad-No dire como
Graco

Ho tale un cor nel petto
che ne'disastri esulta: un cor che gode
lottar col fato, e soperarlo....

pero no lograr&n los villanos que me ban desterrado quitarme la vida con la
pesadumbre Los estados nuevos americanos me ofrecen patria- En ellos po-
dr6 vivir en paz, sin que el terror perturbe el descanso de mis noches Vivir6
lejos de mi familiar, pero no sera para siempre-
Ojala hubiera tomado esta resolution quince meses hb, y no hubiera arrui-
nado mi constitution en dos inviernos de este horrible clima, aguardando con
inconcebible ceguedad la determination de mi causa! Pero hay en el corazon
human sentimientos que dominant y acallan A todos los demas y sofocan aun la
voz de la razon, cuya severidad nos intimida. El deseo de volver al seno de mi
familiar, y de respirar el aire de mi patria, mientras esta no se negaba A contarme
en el nimero de sus hijos me fascinaron sobre los proyectos crueles de la aristo-
cracia dominadora-
Figfirate mis padecimientos en tantos meses de enfermedad casi continue.
entire los dolores de mi cuerpo y la agitacion perpetua de mi espiritu. Estos dos
inviernos han acabado no solo con mi cuerpo, sino con mis facultades intelectua-
les. Cuando yo quejandome de una ingratitud en amor decia

Cuanto es horrible
el desierto de una alma desolada,
sin flores de esperanza ni frescura!

estaba bien lejos de career que estos versos, cuya espresion parece exagerada,
habian de ser tan pronto la pintura mas verdadera de mi situacion-
Adios, Domingo: bastante te habr6 fatigado con esta infausta elegia Pero
no debes esperar otra cosa de mi Las ideas halagiiefias que aun en su afliccion
se ofrecian en otro tiempo A mi imaginacion calenturienta, han huido tan lejos,
que no comprendo ni como pude creerlas algun dia H6 dicho adios a la patria,
6 mi madre y mis hermanas, al amor, A los amigos, A los placeres, A las esperan-
zas- Solo me queda mi corazon-y en el tendrAs un lugar mientras respire

JTos6 M.8 (2)

(1) Roto el document.
(2) El gran poeta cubano Jos6 Maria Heredia, nacido en Santiago de Cuba el 31 de
Diciembre de 1803 y fallecido en la capital de M6jico el 7 de Mayo de 1839. En la Bevista


20












CENT6N EPISTOLARIO


A me Roman,
Roman tu pure, orrido dubbio or muvoi;
Ma non mi offended: in te il sospetto vile
Nascer, no, mai non pu6.



XIV


Recibida en Ag.to de 826. (1)

Mexico 24 de Mayo de 1826.
Para Domingo.


Amigo amadisimo: Icon que vivo placer recibi la tuya de 12 de Marzo!
i Como me renov6 la vista de tu letra los recuerdos de aquellos dias ardientes en
que apartados por la distancia material y unidos por la confianza sin limits que
inspira la amistad mas sincera, nos comunicAbamos nuestros gozos y dolores, y
desahogaba yo en tu seno las tempestades de mi agitado corazon! Ay Domingo
i que dias aquellos tan turbulentos y de memorial tan eterna para mi!
Ya te he dicho por lo que no te he escrito. Seria muy doloroso que yo te
envolviese en mi ruina. Tfi debias vivir en Cuba con tu familiar y tus amores,
ya que yo tenia que vagar proscripto. Mas tu carta no me ha permitido que
calle mas.
Acaso pronto podr6 decirte que vengas. Deja que mi suerte se mejore.
Entonces te dire que vengas a comer de mi pan y 6 vivir bajo de mi techo. Ha-
blare de ti al Presidente, y uniremos para siempre nuestro destino. La consecu-
cion de este designio me llenarA de gozo, aunque temo que te detengan en Cuba
algunos encantos.
Domingo! Ubi pacis et libertas, ibi patria.-Adi6s--tuyo siempre

Jos6 M.a (2)






tist6rica, Critica y BibHiogrdfica de la Literatura Cubana, Matanzas, 1916, t. I, p. 160-169,
y copiadas de estos originales del Centdn, fueron publicadas las cartas de Heredia feehas:
Nueva York, .15 Marzo 1825, Mexico, 24 Mayo, 18 Noviembre 1826 y 15 Abril 1827,
Tlalpam, 14 Enero 1829, y Cuernavaca, 23 Octubre i830.
(1) N. de Domingo del Monte.
(2) Jos6 Maria Heredia, ya mencionado.


21













ACADEMIA DE LA HISTORIC


XV

Recibida en Feb.0 de 1827 (1)

Mexico y Nov.e 18 de 1826.
Para Domingo Delmonte

Amadisimo Domingo: contest & tu agradecida de 12 de Agosto filtimo (2)
q.e me remiti6 mi madre.


(1) N. de Domingo del Monte.
(2) Esta carta de Del Monte a la cual contest Heredia, se hall publicada en la
Revista Cubana, Habana, 1888, t. VIII, p. 171-174, y dice como sigue:
Habana 12 de Agosto de 1826.
Mi querido Jos6 Maria:
Parece que mis cartas no logran nunca llegar A tus manos; pues nada me dices de
ellas en la que A Silvestre escribiste, anunciAndole la instalacion del institute, y el aprecio
que has mereeido A sus estableeedores. ICuan diferente era la suerte de aquellas otras que
to mandaba A Matanzasl Escritas con sencilla franqueza, esperadas con ansia, recibidas
con transport, contestadas al punto. Y luego, quejas si un vapor llegaba sin ellas...Y
ahora...se dan por perdidas, ni Aun so esperan y se contestan mezquinamente con dos ren-
glones en cartas ajenas y siempre insultando al oprimido. No creo que haya variado tu
carter, ni que se haya agotado la profunda vena de tu sensibilidad. Tal vez habras
vuelto tu direction A nuevas amistades, mfs dignas que la pobre mia de ocupar tu alma.
Por otra part, consider que tus vigilias po6ticas absorberAn todo el tiempo que pudieras
dedicarme; pero ecuAndo las Musas, las sensibles Musas pelearon con la amistad....
Qu6 s6 yo lo que serA de ello; acu6rdate del afio de 1821 y hablame por Dios, con la fran-
queza de ent6nees.
Un amigo me ha ofrecido ensefiarme la session l.a del Instituto Nacional de esa Repd-
blica, junto con una oda tuya y otra de un tal Bustamante (3), leidas en la apertura. Bien
sabe Dios el gozo que senti al saber que ya tu sien se hallaba laureada de algun modo con
la corona
che suole ornar qui poetando scribe
(Petrarca.)
Pero has de career que tambien senti una pena, al considerar que el establecimiento de
un cuerpo cientifico y literario bajo la direct influencia del gobierno es, A mi ver, una ca-
lamidad para un pueblo libre. No te lo niego: siempre he mirado en ellos un g6rmen per-
judicialisimo de distinciones aristocrAticas, que van acostumbrando poco a poco al ciuda-
dano-A no mirar-las distinciones sociales con la energia que debieran. Introdficense las
distinciones sociales al favor lisonjero de la Poesia, de la Oratoria, de las Ciencias: nadie
al principio apercibe el veneno, hechizado con el estro embelesador del poeta, con las frases
forzadas del ret6rico, con los brillantes descubrimientos del fisico; pero luego el gobernante
compra con titulo de acad6mico al que necesita corromper; no mira, por cierto, el merito del
individuo, ni se cura de su probidad, ni de su saber; basta que pueda servir de medio a las
intrigas gubernativas, para que se siente A par de sabios, que se ruborizaran de semejanto
vecino. Ademas, en la provision de las plazas vacantes, exceptuando las primeras, que las
(3) Carlos Maria de Bustamante, patriot e historiador mejicano, fallecido en 1848.


22













CENT6N EPISTOLARIO


Te quejas de mi con una injusticia q.e te perdono gustoso por que es hija de
tu carifio. No he recibido mas que una tuya de 12 de Marzo A que contest por
dos veces. No atribuyas la falta de mis cartas A tibieza de mi afecto. Consider
la position ardua en que nos encontramos, y cuan dificil es recorder sin peligro
aquellos dias ardientes de 1822. De que te puedo hablar hoy, que apenas soy
sino un espectro de mi mismo? Con la robustez de mi cuerpo ha declinado en es-

hace la opinion pfiblica Icufnta intrigal cufnta envidial cuAnta infamial Ineptos apa-
drinados por grandes orgullosos, insuficientes sostenidos por el oro...., y en tanto el verda-
dero sabio ni afn se mienta, porque desdefia los empefios, odia esas mezquinas conspiracio-
nes del desm6rito y la vanidad. Despues vienen las guerras literarias, en quo un pfiblico
ignorante desprecia todo lo que no lleve el sello del cuerpo acad6mico; como si fuera de su
recinto no hubiera ilustracion y talent. Los miembros tambien de la Academia asi direc-
tamente protejidos por el gobierno, miran con insultante tono a los que no son sus compafie-
ros; se juzgan superiores al resto de los literatos de la nation, forman (y este es su peor
mal) un cuerpo de nobleza cientifica, que como mas soportable, es la mis terrible para los
pueblos. No te digo esto por hablar: recuerda la historic de la Academia franeesa, observa
la del brillantisimo Institute francs, reunion admirada de los mas grandes talents de la
Francia y del mundo, y verAs que siempre estos euerpos (se entiende que hablo de los sujetos
directamente al gobierno) despues de un pomposo comenzamiento, al fin se envilecieron con
el hAlito siempre envilecedor del despotismo. 1A qu6 Anahuac ha permitido, deslumbrada,
que se levantara ese edificiot 6Por qu6 no sigue ciega las prudentes y sapientisimas leccio-
nes del Norte de Americal Me parece que no se ven alli esas grades asociaciones protejidas
por el gobierno; sino reuniones particulars, que dejan al ingenio su generoso vuelo y al
talent su osada valentia. 4C6mo un miembro del institute que debe su silla al ministry 6
al president, va A levantsr la voz contra las exacciones y los prevaricates de su Mecenas?
La gratitud viene, le sierra sus labios, y el patriotism pierde, merced & la Academia, un
elocuente defensor de sus derechos. Y asi y todo, Dios quiera que nunca suceda esto en esa
Repfblica naciente, con la que ha simpatizado mas mi coraz6n. Tal vez serdn visions de
mi timida fantasia que siempre estA temblando por la libertad de Am6rica. 1Ojali no sean
mas que fantasmas, y que la patria de Mftis vea en su seno brotar y crecer los sazonados fru.
tos de las ciencias, y las amables flores de las letras y de las artesl
iY el Sila? Con que se represent en el teatro de M6jico; y las voces de Prieto y de
Garay hicieron resonar en sus republicans artesones el
Je me fis dictateur: je sauvais la patrie-?

&A qu6 incitas, oh amigo imprudente de la libertad, f imitar en Tenoxtitlan el ejemplo del
dictador romano? Iturbide tambien pudo deeirlo y todos los usurpadores lo mismo. No son
esos los cuadros que deben presentarse A un reciennacido pueblo. Coje al santo, al divino,
al integ6rrimo Alfieri, y en 61 encontraras con qu6 mantener el patriotism de esa novel re-
piblica. Ambos Brutos, Timoleon, Felipe II, Octavio, la Conjuracion de los Pazzi, todas
sus tragedies, en fin, respiran el amor puro de patria, las virtudes varoniles, el odio A la ti-
rania, que albergaba profundamente en su seno el severe y terrible Vietorio. Pero iA qu6
mendigar ajenas obras? CAlate el coturno, que yo te fio que Melpomene no te negarA su
conmovedor acento; pero describe trajedias, como para una Repfiblica.
Adios, amigo amado de mi corazon; escribeme bajo cubierta de tu madre 6 de Silves-
tre y no seas ingrato, ni olvides por tu present prosperidad, la union pasada de nuestras
almas.
Quizds algun dia nos ver6mos, porque yo me consume en vanas esperanzas que nunca
logro en esta tristete y maniatada Virgen de los mares'. Asi lo desea tu amigo


Domingo.


23












ACADEMIA DE LA HISTORIC


tremo la energia de mis facultades mentales. Casi no hago versos, y solo soy
aquel Fileno (1) en la vehemencia funesta de mis infaustos amores.
No tienes razon en lo que dices del institute, por que has equivocado los
hechos. Todo el influjo del Gobierno en el particular se ha reducido A solicitar
de las Camaras que sefialen fondos al establecimiento, que girarA bajo un sistema
de independencia absolute. Para que las asociaciones particulares literarias pu-
diesen sostenerse aqui comb en los Estados Unidos seria necesario que hubiera
mas espiritu de esta clase en los Mexicanos y que estos no se pareciesen tanto A
los Habaneros. j
En lo que si tienes razon es en el funesto ejemplo de Sila. Sin duda que no
hace odiosa la tirania el hombre singular de quien dije yo en otra parte:
con todo tu furor, Romano fuiste;
Roma se alz6 por ti libre y sefiora,
y con una sonrisa aterradora
mas que mortal diadema depusiste.
Pero para raparar este escandalo, he personificado la tirania en el mas perfi-
do de los emperadores, el vil y profundo Tiberio, tragedia en cinco actos que
representarh Prieto (2) dentro de algunos dias.
Tal vez tienes razon en que escriba yo tragedies originales. Me he resuelto,
aunque temeroso, y aun vacilo en la historic de la conquista entire Xicotencatl
y Cuatlpopoca. La filtima creo que vendrA por fin A ser la preferida, aunque el
monarca azteca se present en ella con toda la mezquindad de su character his-
t6rico.
Adios Domingo: escribeme, pues debes hacerlo y yo lo exijo. Tii tienes en
cuanto te rodea una mina abundante de recuerdos dulcisimos A tu corazon. Ha-
blame de la alameda y sus concurrentes, de aquella funesta Y...... de quien ape-
nas me acuerdo ya, de las muchachas de Matanzas, de Lola y Luz, Pepa, &c. Dime
algo de mis hermanas, en fin, de cuanto sabes que me interest tanto. Pero yo I de
que puedo hablarte en Mexico sino de mi... ? Esto estA dicho en dos palabras:
estoy bueno, sano, fuerte, y entontecido.
Adios, otra vez; amame y no me agravies con career que pueda yo olvidar
jamas al amigo, al confidence mas intimo de las penas y placeres de la 6poca mas
bella y turbulenta de mi vida. Conserva inis cartas, como yo las tuyas, pues
preveo que algun dia nos serin preciosas A los dos, cuando la vejez nos resfrie la
sangre; y esclamemos al leerlas
ay i quien volviera a los floriaos dias
Es tuya siempre toda el alma de
JosI M.* (3)

(1) "Arbol, que de Fileno y su adorada
Velaste con tu sombra los amores,"
(Heredia, Para grabarse en un drbol.)
(2) El primer actor espafiol Don Andr6s Prieto.
(3) Jos6 Maria Heredia.


24












CENT6N EPISTOLARIO


Otra vez te enviari algunas impresiones er6ticas del cielo mexicano. Veras
cuan tristemente distintas de aquellas del S. Juan.


XVI

Recibida en Madrid el 17 de Ag.to (1)

Mexico 15 de Abril de 1827.

A Domingo Delmonte.

Madrid

Amadisimo Domingo: contest A la tuya de 3 de Feb.0 filtimo.
Despues que te escribi la carta que ahora ha venido A llegar A tus manos,
recibi una tuya en que me hablabas de mis equivocaciones 6 injusticia, que yo
crei respuesta A aquella, y me bast6 para restituirte en mi carifio el preferente
lugar que obtuviste en el desde que nos conocimos. Asi me ha cogido muy de
nuevo la ocurrencia actual. Si hablas con Silvestre, (2) verias q.e no me falt6 mo-
tivo para abandonarme entonces A la tendencia de mi espiritu, agriado profunda-
mente en aquellos meses por tantos y tan escandalosos ejemplos de traicion y
alevosia, y si examines mis cartas posteriores veras que he vuelto A tratarte con
la misma expansion y afecto fraternal que hizo nuestra delicia en dias mas sere-
nos. Olvidemos, pues, este desagradable asunto, y volvamos A tratarnos como
entonces.
Ya creo que te he dicho que soy juez de distrito del Estado de Veracruz.
Pero en el Senado se ha formado una acusacion contra el Ministro Ramos Arizpe
que autoriz6 mi nombramientos, por que dicen que no tengo la edad, ni soy ciu-
dadano. Yo he contestado victoriosamente, pero aun pende esto y estoy en el
aire. Ademas una ley novisima ha quitado A estos jueces sus cuantiosos dere-
chos, reduciendolos al sueldo de 2.000 p.8 con que no puedo vivir bien en Vera-
cruz. Asi creo q.e tendr6 que renunciar, y volver la vista A otra parte.
Con esta envio un ejemplar descuadernado de la iltima tragedia (3) que
he dado al tcatro, y veras que en su dedicatoria hago m6rito de tus reconvencio-
nes sobre Sila. Lee ese, hasta que haya proportion de enviar para todos los
amigos.

(1) N. de Domingo del Monte.
(2) Silvestre Luis Alfonso y Soler, miembro de la opulent familiar de Alfonso. A sn
ilustraci6n y filantropia debe no poco el progress moral y material de Cuba, y sobre todo de Ma-
tanzas. Fu4 contempordneo y compafiero, y mks todavia, amigo de la mayor intimidad y de
todo el carifo de Heredia.
(3) Tiberio, tragedia en cinco actos, representada por primer vez en el Teatro Prin-
cipal de Mexico el 8 de Enero de 1827. Intimida y corrompe; asi se reina. Acto I. Mexi-
co: 1827. Imprenta del Supremo Gobierno, en Palacio. 18, VIII.56 p.


25












ACADEMIA DE LA HISTORIC


Como hoy mismo escribo A Silvestre, no quiero repetir lo mismo A todos.
Asi ensefiale tu esta y lee la suya, que dividir6 entire los dos mis noticias, y las
tomaran en comun.
Deseo que me digas con la sinceridad de un amigo que casta de pajaro es el
Angulito que se quiere casar con mi hermana. Esplicate con extension pues
sabes que nada estA demas en un asunto de esta naturaleza. Yo tengo para mi
que es un muchacho de buenas disposiciones pero descabezado y sin education.
(1). Dimelo todo.
Voy por fin A calzarme el conturno americano, y a procurar pintar con el
buril del Alfieri la catastrofe del noble Cualpopoca. V V. los que me han metido
en esto seran responsables de mis desatinos A Dios y a los hombres.
Tambien envio A Silvestre varias poesias ineditas-Leelas. No envio otras
por largas.
Adios, mi querido Domingo: s6 feliz, y no dudes nunca de la amistad eter-
na de tu
Jos6 M." (2)


XVII


Habana 20 de Junio de 1827
Al Ldo. D. Domingo
Delmonte.
Madrid.

Recibida en 15 de Ag.to
1827. (3)
Mi querido Domingo. Por la carta de Vmds. he sabido el susto que pasaron
con el buque pero supongo que habran sido bastante prudentes para no haberse
embarcado otra vez en el si no qued6 bien compuesto y como tenian a Gener en
N York que es inteligente creo que de la narracion de el hecho deduciria si debian
6 no esperar que asi sucediese, y les daria su consejo. Supongo tambien que no
siendo menguados habran pedido dinero a los amigos de N York para reponer
el que gastaron.
Inclusa encontraras una letra de 500 pesos a 15 dias vista cuya cantidad
mas el premio de el 10 por ciento recibi de Nicolas Escovedo para remitirtelo
por su cuenta. Como tu me habias insinuado una cantidad much menor estrafie
la suma y le pregunt6 si era para algun objeto particular con intenciones d.

(1) Sin duda, que, s61o por haber sido err6neamente informado, pudo Heredia expre-
sarse del modo desfavorable que lo hace al aludir a una persona que, como Don Jos6 Miguel
Angulo y Heredia, hubo de alcanzar nombre muy distinguido y respetado en la vida p6blica
de Matanzas.
(2) Jos6 Maria Heredia.
(3) N. de Domingo del Monte.


26












CENT6N EPISTOLARIO


reclamarle lo que me habia de dar para ti, y me contest que una parte lo habias
ganado con el pero que mirandote el con much amistad no se habia querido
circunscribir a lo que hubieses ganado. Creo que esta serb la mejor noticia que
hayas recibido despues de tu llegada a Madrid. Yo habia hecho intention de no
remitirte todo el dinero de una vez pero fiandome en que tu te confiesas algo
filosofo y en que le has dado la administration de tu bolsa a D Andr6 lo remito
todo sin temor de bancarrota para que lo vayas tomando como gustes de mano de
el comerciante. Te advertir6 sin embargo para que te sirva de govierno que
hasta de aqui A dos meses no pienso hacer otra remesa para mesadas.
Te remito una que recibi de Jose Maria Heredia en contestacion a una tuya
en que le hablabas sobre la q.e pareci6 en poder de Ignacio (1) con dos afios de
fecha, y te copio un parrafo suyo con relacion a ella que dice. "Con esta que
escribo a Dom. Delm. creo que se disiparh enteramente su escozor por aquellas
espreciones duras que tanto le amargaron. Le digo que te la ensefie y que lea
esta." Me parece que todos hemos salido puros y sin mancha de este enredo
casual de que nadie sino la carta se acordaba.
En'otro parrafo me dice-"Ahora estoy metido en unos amores que termi-
naran en casamiento si mi fortune efimera hasta aqui toma un character mas
decidido. Creo que esta muchacha ha de ser la piedra angular de mi difi-
cultosa dicha como decias tu de Lola ahora cuatro afios. Tiene quince afios y
me ama tiernamente. Ella fue la inspiradora de una de las composiciones que
incluyo."=-Esa composicion y otra al arco iris (2) las tiene Ignacio y te las
copiar6 en otra occasion.
El Tiberio no esti malo aunque no carece de defects. La versificacion es
durisima porque el no ha estudiado segun creo la naturaleza de la armonia en el
verso suelto.
Protestandote la mas sincera amistad queda esperando nuevas noticias tuyas
tu verdadero amigo
Silvestre Alfonso

XVIII

Recibida el 18 de Setiembre (3)
Havana 31 de Julio de 1827

Mi querido Lunes (Te pongo asi para no equivorte con Andre a quien le
acabo de poner Domingo). Inclusa encontraris una letra de 500 pesos que es
el duplicado de la que te remiti por via de Gibraltar hace como un mes, cuyo


(1) El abogado Don Ignacio Heredia, tio muy amado del poeta, y a quien 6ste dedie5
la primera edici6n de sus poesias.
(2) Literatura.-Poesia original in6dita. Al Arco Iris.-Heredia. (El Amigo del
Pueblo. Peri6dico semanario literario, cientifico, de political y comercio, M6xico, 5 Septiem-
bre 1827, t. I, p. 30-32.) Esta es la edici6n m&s antigua que conocemos de esta poesia de
Heredia.
(3) N. de Domingo del Monte.


27












28 ACADEMIA DE LA HISTORIC

principal y premio me dio Escovedo (1) para que te remitiera. Aunque debi de-
ducir de esta suma la que te habia dado a cuenta, consider que era indiferente
p.a mi el tomarlo por faz 6 nefaz y forme proposito de tomarlo de lo que recibiese
de tu familiar que supongo habrA entregado algo a mi hermano Julian en Ma-
tanzas.
Cornelio (que lleg6 hace dias) se ha alegrado infinito de que hayan tenido
tus tareas un resultado tan favorable que ha exedido A lo que el se figuraba.
B. y L. manifiestan que ni el tiempo ni la distancia disminuiran el afecto
fraternal y archifraternal que te profesan pero en cuanto a la correspondencia
yo no he querido ser instrument oficioso porque entreveo que tu no tendras tanto
deseo como ellas de que se mantenga frecuente y sin interrupcion y asi he pensa-
do cefiirme a remitir sus cartas cuando tengan a bien entregarmelas y no meterme
en mas honduras. Este es el motive porque ahora no va ninguna de parte de
ellas.
La de Domingo que leeras es algo mas estensa aunque no envuelve ningun
interest particular-De Jose Maria (2) no he vuelto a saber nada de nuevo y asi
concluye con un dios os guard tu fino y verdadero amigo

Silvestre Alfonso

XIX

Alameda de Paula y Ag.to 30 de 1827-

Madrid, 6
Cadiz.
Sres Delmonte y Andre.

Carisimos en J. C. en el correo pasado no les escribi por un descuido invo-
lunt.0 hoy me hallo mas desocupado, me he levantado con humor escritoril, y
cumplo con los deberes de la amistad, deberes muy sagrados segun..... segun
un cuerno, guardese V., amigo Cesar, de citar A nadie, acuerdese que el maligno
Quint." se chuparA los dedos p.r contarle las citas, como la vez de marras. Ahora
con infulas de cortesano seria capaz de ir A la puerta del Sol, y hacer trisca de
su carta, como si fuera algun zurriago.
Pero fuera Contrapuntos: diganme si estan en Madrid, p.r que despues que
recibi la datada en New Port. me los figure en el vientre de alg.a tintorera, donde
no estarAn muy comodos; diganme judios que hombre de juicio se hubiera re-
embarcado en un buque quebradizo, aunque le hubiera hecho vender A su fam.'
hasta las narices? Aqui se ha dicho que la averia fue supercheria del Capitan
i ojala sea cierto! A estas horas ustedes sabrAn la verdad del caso.


(1) NicolAs Manuel de Escovedo. Habana: 10 Septiembre 1795--Paris: 11 Mayo 1840.
Afamaao orador y jurisconsulto.
(2) Jos6 Maria Heredia.












CENT6N EPISTO~LAIO


D. Ant.0 Delmonte (1) me ha dicho que no hay novedad en la familiar de
D.1 Rosa de Aponte. (2)
Tampoco la hay en la de la Sra Panchita; R. Serpa present un proyecto
de adjudicaciones, yase halla substanciado con duplica y replica, y hace seis
dlias que se aguarda la determ.on del Sr. Filomeno, Ponce de Leon-He conse-
guido que Ramos de una onza mensual p.r pral y costas, afianzando su oferta un
relogero; aun no ha exibido plazo alg."-M.a Piernas en comp"=Aguardo q9 se
decide la terc." de la Mazino.
Cuentos=El Sr. Corral q.e se ha declarado el Atila de las putas; puso en las
recogidas a Carmita, la sobrina de Juana, aq.a vecina de Quint.", la muchacha
me nombr6 Curador, y contra la voluntad del Sr. Ale.8 la saqu6, (y lo que no
creerAn vstedes) la he casado con un caditano, in fair echesie.
Otro=~ Se acuerdan de Soto aq.1 Medico Catalan muy callado, client de
Chilito? (3) pues ese estaba en el teatro hace alg.s noches, sentado en su luneta,
cuando catate que le dice un esbirro "mocito, el Sr. Ten.te quiere hablarle": se
levanta ba al palco, y le.dice Rod.z "no sabe V. que no se toca en las lunetas?"
Sr. yo no he tocado, "A la Carcel" mire V. que soy D.or y Cirujano del B. de Ca-
talufia "A la Carcel y al patio" "llevenlo llevenlo=Salio al otro dia p.r orn. de
S. E. p.o quiere seguir recurso contra esa Tenientada, lo defiende C.s toda la
chicana esta atendiendo, y aguardamos el desenlace.
El adjunto diario les instruird de que tenemos una miscelanea de literatu-
ra; (4) te remir6 los n.s que salgan; creo que nos reiremos algo.
Denle mil espresiones A Puig, y d cualq.r otro amigo.
Recibanlas de Chilito y de su amigo que desea muchisimo verlos.
Cittra (5)
Blanco y Gonz.s (Guallabit) son abogs: Crfiz y Reybravo estin en Pto.
Pre. (6)
Oct.e 6=Esta carta escrita desde el dia de'su fha se qued6 p.r supercheria
del encargado de su remision; ba ahora que he recibido la de Gibraltar, y he sa-
bido que se hallan los viajantes en Cadiz p.r la Carta de Diego: he visto una de
Quintanilla muy sabichosa y sentimental.
Cruz y Reybravo se hallan aqui recibidos: A Ramos le he cogido dos onzas
que estan & disp.on de Quint.a

(1) Antonio del Monte y Tejada, autor de la Historia de Santo Domingo, Santo Do-
mingo, 1890.
(2) Madre de Domingo del Monte.
(3) Isidro Carbonell y Padilla.
(4) "1827.-Miscelanea de Literatura.-Peri6dico semanal de que se publicaron 8
nfmeros en la imprenta de Palmer: su director fu6 el ilustrado helenista y abogado D. Anto-
nio Franchi de Alfaro." (Apuntes para la historic de las letras, y de la instruction pTiblica
de la Isla de Cuba, por Antonio Bachiller y Morales, Habana, 1860, t. II, p. 136.)
(5) Jos6 Antonio Cintra.
(6) Puerto Principe, hoy Camagiiey.


29












ACADEMIA DE LA HISTORIC


Filomeno no ha despachado A Diego. Lobio se ha presentado pidiendo la
recision de la venta del ingenio; no me da cuidado su demand.
Entreguen 6 remitan la adjunta A Bruzon. Se corre (sin probabilidad) la
aciaga noticia del fallecim.to de un am.0 ntro q.e estaba en el N. A. (1)

Antonico.

XX

Habana y Octubre 31 de 1827.

S.or D.n Domingo del Monte.

Mi querido Amigo y discipulo: Yo no he tratado de pagar A vmd, ni jamas
habria tenido semejante idea, bien persuadido de que no es con dinero con lo
que puede corresponderse a la eficacia y al carifio con que vmd me acompaiaba
en mis trabajos: y lo que es mas, A los recursos que su trato ilustrado me propor-
cion6 tantas veces para distraer mis abituales murrias.
Vmd ha ganado, si esto es una ganancia, todo mi aprecio, y mi amistad.
Como tal Amigo, quise hacer A vmd en su ausencia el obsequio dirijido por Sil-
vestre Alfonso: y ecsijo que use vmd de 61, y que ademas reciba con animo con-
trito el perdon que le concede por los escrupulos de que esta Ilena su carta de 14
de Agosto.
Yo no recibi la q.e vmd me diriji6 desde los Estados Unidos, y si una desde
la bahia de Gibraltar blasfemando de su M. B. (2)
Spre que vmd pueda decirme algo sobre la civilizacion, tranquilidad, y de-
mas virtudes de esas gentes, no deje vmd de hacerlo: que en ello me darA vmd
un buen rato. Spre de vmd sincere amigo, su maestro=Nicolas Man.' de Es-
covedo.

Recibida el 17 de En." 1828
Contestada el 27 de En (8)


XXI

S.r D. Domingo Delmonte:

Madrid 1 de enero de 1828.

Mi amigo y Sefior: he leido con sumo placer las poesias del Sr Heredia, que
Vm. me cedi6: mas no he aceptado con la misma satisfaccion el encargo de ma-

(1) Norte Am6rica.
(2) Su Magestad Britinica.
(3) N. de Domingo del Monte.


30












CENTON EPISTOLARIO


nifestar mi juicio acerca de ellas. Ni mi edad, ni las several ocupaciones de mi
profession permiten que sea Juez a proposito en material de literature quien ya
solo conserve reminiscencias de las musas y de su arte divino. Mas al fin, cum-
plir6 este encargo, sino como debiera, a lo menos como me lo permit el sitio que
me tienen puesto las formulas algebraicas y los teoremas de Euclides.
Yo juzgo en primer lugar por el sentimiento, anterior a toda critical, que
han escitado en mi las composiciones del S.r Heredia. Este sentimiento decide
del merito de ellas. El fuego de su alma ha pasado a sus versos y se trasmite h
los lectores: toman parte en sus penas, en sus placeres: ven los mismos objetos
que el poeta, y los ven por el mismo aspect que 61. Siente y pinta, que son las
dos prendas mas importantes de los discipulos del grande Homero: esto es decir,
que el S.r Heredia es un poeta y un gran poeta.
Despues de este reconocimiento, espero que sera licito hacer una observacion
important, y que por desgracia suelen desdefiar las almas volcAnicas, como es la
del poeta que examinamos. No basta la grandeza de los pensamientos, no basta
lo pictorego de la espresion: no basta la fluidez y valentia de la versificacion: se
exige ademas del poeta una correccion sostenida, una elocucion que jamas se roce
con lo vulgar 6 familiar: en fin, no basta que los pensamieritos sean poeticos: es
precise que el idioma sea siempre correct, propio, y que jamas se encuentren en
61 espreciones, que lastimando el oido 6 estraviando la imagination, impidan ,
efecto entero, que el pensamiento debia producer.
No despreciemos, pues, las observaciones gramaticales: son mas filosoficas
de lo que se eree comunmente: ellas contribuyen maravillosamente a la espresion
del pensamiento: y cuando se ha concebido un pensamiento sublime 6 bello I que
rest que hacer al escritor sino espresarlo debidamente ?
El S.r Heredia ha escrito arrebatado de su genio: mas de las composiciones '"
que contiene su bella coleccion, hay muy pocas, que hayan probado la severidad l
de la lima. Todo lo que hay bueno en ellas, que es lo mas, es hijo de la inspira-
cion: mas yo no quisiera encontrar en ellas incorreccion alguna, que perturbara
el placer de su lectura. Yo me atrevo a aconsejarle el multa littura de Horacio.
Descendamos ya a algunos egemp os, que justifiquen ii-riti':a: al homiiret-
de genio bastan las observaciones generals: por eso me detendr6 muy poco en
los casos particulares.
1. En cuanto al language, he notado algunas espresiones, cuyo origen fran-
ces les quita el derecho de penetrar en nuestra poesia: tales son, salud! por
salve, como han dicho todos nuestros buenos poetas: Resorte, cavar el sepulcro
y alguna otra.
2.0 En cuanto al language poetico, he tropezado tambien con locuciones.
que son muy cercanas h la prosa: tales son, apretar por estrechar, y cuento diez
y siete aios, verso donde se reune el prosaismo 6 la cacofonia: que se partia, en
la oda de la prenda de fidelidad: que la calumnia se dispare, mis proyectos cri-
minales; mi Lesbia me ama: por eso me huyes; etc. todas las construcciones de
esta especie, vulgares 6 de mal sonido deben evitarse cuidadosamente en la poesia.
Judicium aurium superbum, decia Quintiliano.
3.V En los versos cortos quisiera yo mas elasticidad y menos corriente.


4.


1-v~


31












32 ACADEMIA DE LA HISTORIC

"Al lucir de tus ojos celestes
y de tu habla divina al encanto
se aliviaron mis penas un tanto."

Estos versos son d6biles.

"Mi finico placer y gloria
es amar y ser amado."

son d6biles y comunes.
4.0 Quisiera un poco de mas cuidado en las metkforas. Cortar los dolores;
el candor celestial de tu figure: la angustia y llanto.. del viento en las alas rdpi-
dos vuelan: te suma entire dolor: d languidez y enfermedad ligado: armados de..
alta constancia: encargar herencia sangrienta: arrastra pesares y amargura:
humeda llama en el m6rito de las mugeres, y otras locuciones de esta especie
anuncian al discipulo de Cienfuegos, gran maestro de sentir y pensar, pero mo-
delo muy peligroso por su osadia, en el arte de espresar los pensamientos. Es
menester no olvidar que el idioma tiene derechos, con los cuales el genio tiene
que transigir, pero que nunca puede violar.
No hablo de algunas locuciones duras y forzadas, 6 de versos inharmoniosos,
porque estoy seguro, que la lima y correccion acabara fhcilmente con ellos, cuan-
do el autor emprenda la segunda edicion de sus poesias.
No he querido de prop6sito notar las bellezas y si los defects, porque estos
son pocos y las bellezas abundan en toda la coleccion. Basta decir, que a excep-
cion de los defects ya notados, que no son muy comunes, y de los cuales estin
libres no solo trozos, sino tambien composiciones enteras, lo demas de la colec-
cion me ha parecido escelente. Si he sido demasiado severe, atribuyalo Vm. A
mis 53 afios, A la maldita hipotenusa, y mas que todo al deseo de destruir el p6si-
mo efecto que las poesias de Cienfuegos ban hecho en todas las almas ardientes
tanto en materials political como literarias. Una exaltacion, siempre permanent,
quiere violar, A un mismo tiempo las reglas del mundo social y las del Parnaso.
Ya es occasion de opener un freno saludable 6 esta licencia, que deslumbra los
corazones incautos con el nombre de libertad. Queda de Vm. como siempre su
afect.mo q. s. m. b
Alberto Lista (1)


(1) Esta es la carta del celebrado maestro Don Alberto Lista, que tantas veces ha sido
citada, y mas aun, reproducido el segundo pfrrafo de ella, por la inmensa mayoria de los
critics naeionales y extranjeros que han estudiado a Heredia. En toda su integridad, donde
primeramente sabemos que se haya publicado, ha sido en El Mensagero Semanal (Filadelfia,
27 Dieiembre 1828, vol. I, p. 149-150), despu6s en El eecreo de las Familias, (M6gico, 1838,
p. 241-243) y por iltimo, en la Revista de Cuba (Habana, 1879, t. VI, p. 192-194). Y es
oportuno consignar aqui, que on estos tres peri6dicos se observan eiertas correcciones y otras
modificaciones, que, si bien no alteran el texto, no ofrecen toda la identidad del conjunto
de aqu6L












CENT6N EPISTOLARIO


XXII

Hab." y Enero 30. de 1828-

Recibida el 10 de Mzo de 1828. (1)

Mi apreciado Domingo: he visto con el mayor placer y satisfaction que el
objeto de tu viage se ha llenado felim.te y que somos compaieros en la facul.
tad. (2) Ahora deben entrar los calculos rigorosos del economist, es decir, que
debes venir prontam.te A tu patria, fijar en ella tus reales y comenzar a escara-
mucear, que no sabes tf si en la vicisitud de las cosas humans te estA reservado
ganar alguna action que acredite tu nombre y ensanche tus goces.
Quedo hecho cargo de la recomendacion de los Toledos y puedes contar que
mis debiles recursos se agotaran en su obsequio, hoy inclinado A hacer bien y en
asuntos de esta clase much mas.
Todos los amigos continuan sin novedad y nuestro Reybravo se hall en
S." Ant.* A donde fue conducido por negocios de familiar, y despues le han caido
otros agenos. Temo much que si estos deslumbran y alguna picaruela lo en-
tontece, rompa nuestras relaciones sociales.
Impaciente estoy por tu llegada. Quiero oir de tu boca las conferencias
literarias que con Lista y Reynoso has tenido y leer la retorica ydeologica de
este; y quiero saber otras muchas cosas tan instructivas como agradables que tu
observation habra recogido.
Inpuesta tu disposition A realizar el encargo de los libros, he aqui la list.
Influence des signes sur la faculty de penser par M. Degerando.
Analysis de 1'entendement par M. Giradlanomiguier.
Main-Biran.
No dejes de procurar estas obras con todo empefio, encargandote muy par-
ticularm.te que si sobre ydeologia 6 logica hay en Francia alguna cosa nueva no
dejes de traerla por lo much que interest a Javier y sus discipulos.
Ha salido en Francia una nueva obra de fisica de M. Pouillet y se titula:
Elemens de Physique et de Meteorogie, de la cual he visto el primer tomo, unico
que ha llegado aqui, no dejes de comprarmela, que luego ajustaremos cuentas,
aunque serA inapreciable el favor de traerlas.
Recibe memories de todos los amigos contando en particular f Moriz, Hevia
y Madan; y tu manda A tu invariable amigo.

Fran.co Javier de la
Cruz



(1) N. de Domingo del Monte.
(2) Del Monte se reeibi6 de abogado en Madrid en Septiembre de 1827 y regres6 a
Cuba a mediados de 1829.


33












ACADEMIA DE LA HISTORIA


XXIII

Sr. D. Dom.' Delmonte.
-Madrid.

Hab." y Marzo 31. de 1828.

Mi querido Domingo, ni soy tan malo como piensas, ni se me puede aplicar
el maldito verso del procaz Quevedo que en mal punto lo formara p.' que fuera
principio de todas tus cartas I y que todas ellas han de tratar de putas y de tra-
palas i que es tan pobre tu imagination que te falten cosas decentes p.' llenar
una misera cuartilla de papel, que es todo lo que meresco! ya estoy aburrido de
esas cosas y uso las trapalas p.r necesidad, y hullo las putas cual si fuesen sue-
gras; por esto jamAs mis cartas se interrumpen por obras de caridad que ponen
tembloso el pulso, y desigual la letra.
F. T. (1) cometio un disparate, pero tiene la Adm.on de correos de Mat.8 y la
del vinculo de Macuriges, con estas plazas se puede soportar una muger que aun
cuando no sea muy buena es picante, viva y sabe engafiar, F. cr&e que es dichoso
y basta p.' q.e lo sea, sin embargo no quiera Dios que yo me vea en el est.do que
el tiene.
I Te ha roido las tripas la Minerval prole? pues esas son tortas y pan pinta-
do comparadas con las bellezas de la Miscelanea, de aquel periodic cuyos empre.
sarios no quiere V. que se desconhorten con risas, por que influirian much en
los adelantos de la literature. Seguram.te que es muy util aprender A descifrar
enigmas A former logogrifos y A conocer las charadas; ball D. Dom.* que mas
sabe el loco en su casa que el cuerdo en la agena. Yo no soy tan malvado, y me
guardaria bien de critical lo que pudiera influir en el adelanto de la literature
del pais.
Seguram.te que former juicio de ella por el diario es lo peor que se puede
raciocinar; en el diario solo los esnos, los comicos, y huevitos, troncoso, y Joaq.n
Rod.z son los q.e tienen dro de insertar sus pensam.tos Guardate bien de manifes-
tar los egemplares que te remito, solo ban p." que tengas noticia de los aconte-
cim.tos mas notables de estos dias. La ereccion de un monum.to en la plaza de
armas, fastidiosam.te descripto; y la asencion aerostatica de Mr. Robertson (2).
Puedes decir A los Madrilefios que su diario anda prestado desde que lleg6, todas
las personas de buen humor han querido verlo; no por eso digo que son muy bes-
tias en esa tierra, pues me acuerdo de que el literate frances que aconsejaba al
hijo del Carnaval le decia, "si se tiene imagination escriva tragedies, si gracia
comediess, si &c, y si V. carece de todo, metase a diarista."


(1) Felix Manuel Tanco Bosmeniel. Bogota: 1797. Literato, empleado en Matanzas,
donde residi6 casi siempre, y uno de los intimos del circulo de Domingo del Monte.
(2) Eugenio Robertson. ..."ascendi6 en 19 Marz. 1828, de la plaza de toros que se
hallaba en el Campo de Marte, y eay6 & cuatro leguas." (Diccionario Biogrdfico Cubano, por
Francisco Calcagno, New-York, 1878, p. 544.)


34












CENT6N EPISTOLARIO


En los E. U. felizm.te no ha muerto el q.e te dije, la noticia fu6 falsa; crei
que no fuera dificil adivinar que te habl, del que compare un sabio apasionado,
al sol en medio de las nubes.
La traduccion de les Plaideurs (1), me interest mas que los comentarios
taurinos; mira si esa version es mejor que la que formaron D. (2) y C. (3) ar-
cades de la zanja, y dime el juicio que de ella formares.
Yo no soy un hombre como quiera, tengo humor de diplomatic desde que
me ejercito A ratos en la direction de studios, en estos dias de S. Sta., acaso
trabajar6 en esa obra que es la de Sta M." la mayor.
Carbonell, Garcia, Fierro, Truxillo, te hacen mil espresiones, acA no hay
novedad. Adios hasta el mes entrante.
Recibe el corazon de

C. Trevejos de Alborn6z (4)

Esta Carta es comun A cohetico, A q.n Diego me dijo que habia escrito.
Mil cosas a Bruzon, y A Puig.


XXIV

A M.1 Cagigal
Place et hotel de I'Odeon
n.0 6 Paris.
Burdeos 30 de Sep.e 1828

Mi Estimado Cagigal: en casa de Chauviteau (5) y recomendado particu-
larmente a su cufiado Carlos que esta abajo en el almacen le deje una carta
para V, y marcada con su apellido la caja de libros que tuvo V la bondad de
admitir para despacharla en Colombia del mejor modo que se pueda, quedando
a su adbitrio el transigir segun las circunstancias para reducir su contenido a
metalico 6 en cambio de efectos coloniales que remitira V a Chauviteau y de
ningun modo la dejara V confiada a comerciantes pues es cosa perdida.
He sentido infinite no haverme despedido del Sr. Castroverde con quien me
disculpara V por este descuido hijo de la premura de mi viaje y de mil pequefie-
ses que me ocuparon en los ultimos dias. Debo a dicho S.r una visit que hizo
a mi muger y le estimare que le pague por ella veinte francos que pedira V al
S.r Delmonte de lo que debe entregarme por las obras compradas p.r orn de

(1) Les plaideurs, comedia de Racine, en, tres actos y en verso.
(2) &Del Montel
(3) 6Cintra, o Carbonell?
(4) Jos6 Antonio Cintra.
(5) M. Thomas Chauviteau. Era en Paris el corresponsal o banquero de Jos6 Luis
Alfonso, Domingo del Monte, Luz y Caballero, Saco y otros cubanos distinguidos. En 1836 y
1849 estuvo en la Habana.


35












ACADEMIA DE LA HISTORIC


Anastacillo Orosco. Yo le dire despues al Tatao Carrillo el costo de dichos libros
que no encuentro ahora entire mis apuntes (creo son 50 francos) y ahi en la Ha-
bana saldar4 este pico.
Si V tiene la bondad de contestarme a Bayona a mi nombre Chez Castilla
et Puente Rue Salie n* 16 se lo estimare infinite pues alli debo detenerme unos
cuantos dias.
Espresiones a Cobarrubias A Herrera-Davila a Duquen y Mantilla a quienes
busque y no encontre en Poisiers y V disponga del fino afecto de su buen amio

A de Arango (1)

Lo mismo que encargo a V para la caja que esta en casa de Chauviteau le
repito para la que se le remitio a Pombo es decir que la despache por si como
le paresca y remita a Chauviteau su imported, 6 lo recoja V todo para embiarlo
reunido.
Ya sabe V que tiene un amigo en Paris donde pienso estar de buelta antes
de 3 meses, por medio de Chauviteau recibire sus letras.
Supongo a Herrera Davila aqui 6 en el Havre su mal lo ha agravado la
acogida de los otros es un desgraciado que es necesario aislarlo para que no
consume su ruina tan temprano (2)
Tengo recibidos del Sor Delmonte los 20 fr. de que se hace mencion en esta
carta-
Juan Man. Cagigal



XXV


Al Exmo Sor D. Francisco
Lemaur (3)

Habana.

Paris. 11 de Octubre de 1828.

Apreciado amigo: el dador serA el Sor de Delmonte, joven de talent y de
no vulgares conocimientos. Seria lastima que con tan buenos principios le falta-
se una persona que lo dirigiese en sus studios, y le indicase las mejores obras,
asi en literature como en las ciencias morales y political. Esta es la razon por-
que me tomo la libertad de recomendarselo A V. persuadido por otra parte que

(1) Don Andres de Arango y Nififez del Castillo, habanero ilustre, nacido en 1783 y
muerto en Madrid en 1865.
(2) DespuBs de este pArrafo existed la rfbrica de la firm de D. Andres de Arango, y
luego sigue el recibo de Don Juan Manuel Cagigal.
(3) Ingeniero espafiol.


36












CENT6N EPISTOLARIO


V. es el unico, que por la variedad de sus conocimientos, y su profundidad en
las ciencias exactas, puede hacer amar el studio y mostrar su utilidad. A mi
recomendado le son familiares las obras clasicas de la literature latina 6 italiana
que V. tanto estima; entiendo pues que las conferencias que V. V. tengan serin
interesantes, A V. por el placer que se tiene en contribuir al desenvolvimiento del
talent, y a el por las ideas que no dejara de adquirir.
Hablemos un poco de nuestro amigo Pitagoras. Apenas hubo llegado A
Santofia, que fastidiado de ser el filosofo de su pueblo, se embarc6 para la Coru-
fa, en donde yo creo reside en la actualidad. No lo afirmar6 sin embargo, por-
que convencido como el esta de que tiene el organo de los viages, no estrafo se
nos vaya al Egipto 6 se nos vuelva A la Grecia, aunque no fuese sino por cum-
plir con las predicciones del Dr. Gall. En mi ultima carta le decia que se volvie-
se a esa a medir tierras, que con esto ganara el dinero que no puede ganar con
la media de los craneos y de las protuverancias; pero estos son consejos echados
en saco roto, porque apesar de sus viages el tiene menos mundo que un nifio.
Relativamente A ciencias nada se ha publicado aqui que llame la atencion.
Cauchi continue publicando sus egercicios matematicos: los dos ultimos numerous
contienen la teoria del movimiento y equilibrio de los cuerpos elasticos. Los re-
sultados que este geomera ha obtenido difieren en un poco de los que han sido
obtenidos por W. M. Navier y Poison; yo los creo sin embargo verdaderos. Los
estrechos limits de una carta no me permiten esponer los metodos que han sido
estos sabios, y de donde provienen las diferencias que ellos han encontrado.
V. recbirA esos libros y verA en que consiste la dificultad.
Desde que V. sali6 de esta Capital no me ocupado de otra cosa q.e de fisica
matematica. Tengo escritas dos memories cuyas copias enviar6 a V. en la 1."
occasion. Una sobre el movimiento de una cuerda perfectamente flexible fija
por una de las estremidades; y otra sobre las leyes de la comunicacion del calor
entire diversos vasos llenos de diferentes liquidos.
Yo supongo que V. habrA leido una gran parte de los libros de Bachelier,
y que no habra V. dejado para lo ultimo la teoria analitica del calor. Como V. no
puede leer un libro, sin resolver una infinidad de problems relatives A su con-
tenido, ya se imaginary V. los deseos que tendr6 de verlo y de aprovecharme de
sus observaciones, y especialmente de las que V. haya hecho sobre la obra de
Mr. Fouvier.
Pongame V. A los P.1 de su Sra A quien le dira mil cumplimientos de mi
parte, y V. disponga de su affmo amigo Q. B. S. M.

J. M. de Cagigal


Sor D. Francisco Lemaur.


37












ACADEMIA DE LA HISTORIC


XXVI

Sor. D. Domingo Delmonte

Habana y Oct.e 30 de 1828

Mi querido amigo: no pudiendo figurarme que el sugeto a quien entregu6
mi contestacion A su apreciable de 26 de Nov.e 6ltimo, hubiese dejado de entre-
garsela, much mas cuando me constaba su llegada A la corte, aguardaba por
moments carta de V. que me sacase de esta duda; pero informandome cintra
de que V. esta quejoso de mi silencio, me apresuro A darle esta satisfaccion.
Escribo tambien a Lista y encargo A V. tenga la bondad de entregarle mi carta.
Tambien pensaba escribir a Andre; pero se que ha ido A lucir a Paris las ausen-
cias y enfermedades del bueno de Coimbra, que al moment regresara A esta
su amada patria y tengo por seguro que antes que llegue mi carta tendr6 el
gusto de abrazarle.
Creia que los dos Domingos serian inseparables; pero ya se vW, el uno con-
cluy6 su comision y el otro acaso no la ha empezado todavia.
Cuanto me dice V. del placer que ha tenido en ver a Lista me congratula
sobremanera: no puede V. figurarse cuanto desearia que lo conquistase alguno
para ensefar humanidades en nuestro Colegio de S. Carlos 6 en otra parte. La
pobreza en que esta parece A primera vista facilitar este pensamiento; pero yo
se que A l1 le gusta mas vivir pobre entire gentes cultas capaces de apreciar sus
conocimientos que rico y en un pais menos ilustrado. En Bilbao ganaba cerca
de 40 mil reales anuales y se fu6 a escribir el Censor (1) que le di6 cuarenta mil
penas y muy poco dinero.
Quisiera hablar A V. de cosas que le complacieran; pero como no le conozco
sus trapillos mojados, solo le dire que una triguefiita de ojos lindisimos que vive
frente al locutorio de Santa Clara se ha puesto muy delgada: que sus narices
se le han prolongado con este motive cuanto basta para hacerla algo narigona;
pero que en medio de eso conserve un cierto aire novelezco y una gracia, qua la
hacen digna de los obsequios de mon cher Dumon.
Cornelio, Cintra, Carbonell, Blanco y los demas amigos siguen buenos y
viviendo, como siempre, de trampas. Yo tambien, desde que fray Nicolas, el
ciego, me suspendi6 mis mesadas, me veo reducido A lo mismo; pero Dios es
grande y con su ayuda vamos saliendo del mal paso.
A mi Rosa no la he podido quitar todas las espinas: pero le quedan pocas y
yo rabio por clavarle una que valga por todas las que le quite. i Oh que bocado!
He hecho A Bruzon un encargo algo delicado. Ruego a V. que se entered de
el y haga por su parte cuanto pueda para que se consiga. Hagame V. este favor
seguro del agradecimiento de su af.m amigo y serv.r &.'

Juan Poey


(1) Peri6dico que se publicaba entonees en Madrid.


38












CENT6N EPISTOLARIO


XXVII


Sr. D. Domingo Delmonte

Madrid (1) de Die.e de 1828-


Queridisimo Domingo mio: nada s6 de ti, ni siquiera h donde te hallas; pero
me dice nuestro Tatao q.e es ocasion'de escribirte y aprovecho la de tener el gusto
de hablar contigo p." decirte lo poco q., tengo q.e aiiadir A mi larguisima del mes
pasado. Empiezo por lo mas important. El 24. de Nov.s ultimo salio Mat. de
Burdeos en el Paquete n.0 4 acompafiada de otra Seiiora q.e tuvo la fortune
de encontrar en aquel puerto.
Gil ha concluido su tragedia Rodrigo (2) pero el censor hombre ignoranti-
simo ha creido q.e no debia permitir su represent." y 61 la ha recogido: le he pro-
puesto q.e la envie a la Habana donde segun lo q.e he oido A Vdes. podr. pasar:
la hemos hecho copiar y la remite Tatao A Felix Tanco p.a q.e cuide de q." se re-
presente y si dan algo p.r ella en el teatro, se invierta en imprimirla, envihndole
algunos ejemplares. Le advierte 6 Tanco q.e interest A Avecilla (3) en favor del
autor 6 quien conoce much. Dese6bamos todos q.e llegases tu a la Habana a
tiempo de agenciar este negocio. Gil ha creido q.e p.a el pfiblico de la Habana
debe decirse q.e el autor de la tragedia la ha dado al teatro de Madrid al mismo
tiempo q.e la ha remitido a la Habana p." q.e se represent a un tiempo; con el
objeto de q.e no pueda influir en el censor de la Hab." el errado fallo del de esta:
digo errado porque la tragedia ha sido hecha teniendo presents las circunstan.
cias actuales del pais donde se habia de representar; pero I quien puede satisfa-
cer los escriipulos de un ignorante? Estoy de prisa: s6 feliz y no olvides A tu
tierno amigo

Angel (4)

Mis afectos & Andr6



(1) Falta en el original el dia de la fecha.
(2) "Don Rodrigo.-Tragedia nueva en 5 actos, su autor don Antonio Gil de ZUrate,
escrita en Madrid 6 impresa en Matanzas en 1834." (Indice de las piezas dramdticas...
presentado al Gobierno Superior Civil de la Isla por el Censor Principal de teatros de esta
capital... Habana.-1852, p. 39.)
(3) Don Bernardo Avecilla, actor espafiol que desde 1810 ya habia trabajado en los
teatros de la Habana.
(4) Don Angel Iznardi, periodista espafiol. De 1834 a 1849 public en Madrid el peri6dico
satirico-politico del partido progresista El Eco del Comercio. En 1840, y bajo el seud6nimo
Tarsino Ddlfico, public el drama Intriga y amor 6 El medico espaiol.


39












ACADEMIA DE LA HISTORIC


XXVIII

Madrid 25 de Noviembre de 1828.

Mi querido Delmonte: separado de ti hace tres meses y desesperanzado de
ver mas en mi vida al tierno amigo cuya memorial sera h mi alma eternamente
deliciosa, siento aun otra pena mas cruel al considerar que acaso habr6 desmere-
cido algo de tu amistad, porque en tan larga ausencia solo has recibido unos
breves renglones mios, que a ti to parecieron escritos en tono diplomktico, serio
y de cumplimiento. No dir6 yo que su estilo no disculpe hasta cierto punto el
juicio poco favorable que de ellos has formado, pero tambien que me confieses
quiero que olvidarte por un moment lo intense de mi querer para que me
tubieses por frio calculista. Es verdad que yo no he soliJo vivir enamorado, pero
en cambio la amistad ha sido siempre para mi una passion vehemente y necesaria.
Si al escribirte por primera vez la hubiera dejado guiar mi pluma, como mi cora-
zon angustiado por tu despedida me lo pedia, a buen seguro que hubieses tenido
motivo de quejarte; pero Angelito (1) y Tatao me dejaron en su carta un corto
trecho que llenar, el tiempo en que debia hacerlo era brevisimo, muchas las cosas
que tenia que decirte y todas estas circunstancias exijian un estilo lac6nico y cor-
tado que ciertamente no se compadece con los genuinos dulcisonos acentos de
una tierna amistad. Yo los reprimi entonces, bien ageno de pensar que aquel
sacrificio que hacia habia de ser considerado como una prueba de indiferencia;
y lo sensible que me ha sido tu error en esta parte, me obliga a hacer de ello
el 1.er asunto de esta mi carta. Por los objetos mas queridos para ti, te pido
Delmonte mio, que me digas si se ha desvanecido la impression poco agradable
que te produjo la 1.a, si conserve en tu animo mi primitive lugar, 6 que debo
hacer para recuperar por las pruebas inequivocas de mi carifio 61 que he mere-
cido a tu bondad. Esto me hace anhelar por tu contestacion, q.e segun el cOculo
de Tatao, no podremos recibirla hasta dentro de 4 meses.=Antes esperamos
carta vuestra en que nos deis noticia de vuestra navegacion, que hubiera sido
la mas feliz si pudieran algo con el S.r Neptuno los votos de los Madrilefios;
porque no es encareceros nuestro afecto el decir q.e os hemos tenido mas present
que cuando gozabamos de vuestra envidiable compafiia. Quiz6 yo he tenido mas
motivo que ninguno para echarla de menos, porque a luego de vuestra partida
se march mi inseparable Mesa 6 un pueblo, en 61 que ha estado dos meses, Iznar-
di se ocup6 de manera que apenas le veia y me sucedia lo propio con Tatao y
Laveron. Ya te decia esto mismo, mi querido Delmonte, en una carta de a6 pliego
que te dirigi 6 Paris y que llegaria pocos dias despues de vuestra salida de aque-
lla Capital. Si como me temo no ha llegado a tus manos te repetir6 algo de su
contenido en otra occasion, contentandome por ahora con decirte que te daba
parte de haber estrechado (en su sentido honest) mis relaciones amorosas con
aquella hermosa casada, cuya calle te hice pasear algunas veces. Desde enton-
ces te es ella aficionada y 6 las gracias de su figure y su trato reune esta cualidad

(1) Don Angel Iznardi,


40












CENT6N EPISTOLARIO


de tanta estima para mi; me habla con frecuencia de Delmonte y gusta en estre-
mo de tus cartas. Mira, en la 1." que me escribas puedes poner un parrafillo en
61 que des a entender que no quise confesarte aqui francamente mi passion y que
lo he hecho despues por escrito. Dispensa que a tan larga distancia te haga
tercero en mis amores; yo lo fuera muy gustoso en los tuyos a los que tanto se
asemejan. Me parece que este asunto habrA de tener lugar entire otros mas
series que tratemos, cuando te hayas restituido a tu querida patria.=
Por ahora no me ocurre cosa que te pueda interesar, porque tu cronis-
ta Iznardi te darA larga cuenta de las que fiaste a su cuidado y segun me ha
dicho te informa de paso de las pequeias novedades de este rincon del orbe
literario. Es probable que 61 no te d6 noticia de una obrita que acaba de publi-
carse y que quiza halles convenient reimprimir en la Havana. Es una traduc-
cion de 4 bellos discursos de Servan, el uno sobre la administration de la justi-
cia criminal, el otro sobre la inportancia de las costumbres y los otros dos sobre
dos causes que su elocuencia ha hecho c6lebres. Como con admiracion de todos
se ban publicado aqui tan buenas doctrinas, seria de much provecho su libre
propagacion. Con tu aviso te remitir6 la obra, que es un tomo en 8., de la ma-
nera que me digas.
Mientras tanto, queridismo Delmonte, recibe la efusion de mi cariflo, y vive
seguro de que siempre sera tuyo tu tierno amigo

Salustiano (1)

Mi querido Andr6: la anterior carta habla tambien contigo, pero quiero
decirte directamente que la que me escribiste desde el Havre content los deseos
de mi amistad. Nunca olvidar6 que cuando al dejar las costas europeas pusiste
los ojos en Madrid diste un tierno a-dios a quien siempre os sigue con su imagi-
nacion por cualquier punto del globo en que os halleis. Como yo, agradecieron
tu recuerdo todos los amigos, con quienes converse de vosotros siempre que nos
reunimos. Mesa va a concluir esta carta, por eso yo no soy mas largo y me
limito a repetirte las seguridades del afecto que te tiene tu buen amigo

Salustiano

P. D. Me he mudado de casa, (siempre en compafiia de mi S.r Padre que os
saluda afectuosam.te) y vivo en la calle de Preciados, esquina al portigo de
S. Martin, n.0o 8 y 9, cuarto pral de la derecha. Os lo aviso no por un cumplido
que seria muy ageno de la franqueza de nuestro trato, sino porq.e sepais dirigir-
me las cartas. A dios, queridos.

Queridisimo Delmonte: rompiendo un solemne pacto el amigo Salustiano
tan solo me ha dejado para escribir a V. la cuarta parte de este papel en vez de


(1) Don Salustiano de Ol6zaga, el conocido estadista espailol.


41












ACADEMIA DE LA HISTORIC


la mitad que me habia prometido. La causa que ha producido esta falta le dis-
culpa sobradamente, pero de todos modos A mi me priva del vivisimo placer de
estender A mi sabor la espresion del carifio que A V. profeso. Todavia siento
esto menos que el haber de hablar 6 V. con este tratamiento que aun cuando le
parece oportunamente la espresion de la etiqueta mas bien que la de la amistad
entire jovenes, le emplea para conmigo solo, por una sensible escepcion cuya causa
no adivino.
i Cuanto me aflige, amigo querido, la consideration de que cada dia se aleja
V. mas de nosotros! Mientras ha estado V. en Paris yo no s6 que deliciosa ilu-
sion templaba de algun modo la amargura de nuestra separacion eterna, ofre-
ciendo A mi fantasia la imagen de la prodigiosa extension del globo para mos-
trarme la pequefiez de la distancia que nos separaba; p. creame V. querido Del-
monte, cuando he sabido que iba V. A embarcarse, he sufrido de nuevo el tor-
mento que padeci6 mi alma al darle el ultimo abrazo en la casa de la Diligencia.
SPorque no ha permanecido V. mas tiempo en la mansion de la sabiduria y la
prosperidad? Si no amAra V. tanto su patria lo estrafifra ciertamente. Mil
veces se ha cumplido el deseo q. V. manifiesta de que su memorial se renueve en
mis amorosos coloquios. Yo he inspirado a mi amada Triguefiita el cariiio que
a V. se debe; y el corazon sensible y el alma delicada y tierna de mi amigo Del-
monte es continue objeto de su estimacion y de sus comparaciones. Adios amigo,
en otra occasion me estender6 a mi placer. Entre tanto diga V. a Andr6 que
tenga esta por suya, y V. no olvide que le quiere much su amigo
Mesa (1)


XXIX
Al S.r D. Domingo
Del Monte
Habana

Par L'Aigle

Paris el 12 de Dic.bre 1829.
Mi querido Delmonte
Hasta el 5 de este mes no he recibido tu carta del 23 de Mayo, que Alfaro
me ha entreg.do El motivo de haberla guardado tanto tiempo sin dhrmela, fu6
segun me dijo porq.0 esperaba mi vuelta del campo donde he pasado seis meses p.a
presentarse con ella en su primera visit. No estrafiarAs pues si he dejado sin
respuesta dos cartas tuyas, la del 12 de Abril porque he estado siempre esperan-
do la remesa que me anunciaste p.r el intermedio de Russel, y la del 23 de Mayo,
por lo tarde que vino A mis manos. La misma tarde del 5 fui a comer en casa de


(1) Don Jos6 M. Mesa,


42












CENT6N EPISTOLARIO


Chauviteau, y ocupandome de tus encargos pregunt6 A Pepe de la Luz (1) cual
era el modo mas seguro de introducir peri6dicos en la Hab.a cuando me particip6
que le habias hecho lo mismo que A Garcia el mismo encargo que A mi, que ya
estabas suscrito A dos peri6dicos, y solo le quedaba informarse del mejor peri6-
dico sobre modas p.a mandartelo en lugar del Courrier si convenia. Dejaron
esta comision A mi cuidado y he hallado que el Toilet aun que no sale mas que 4
veces al mes, es mejor que el Courrier, y mas barato p.r consig.te las lAminas
mejor hechas, y sobre todo el texto que se refiere A modas solam.te es mas ins-
tructivo en esa parte que el del courier que nada trae sobre ellas y es todo una
miscelanea.
Hay otro nuevo en 8. titulado la Mode que es bueno pero mas caro. El
modo que han escogido p.a mandarte los papeles es el de dirigirlos A Gener (2)
p." ti y p.a eso han dejado la direction correspond.te en el despacho de cada pe-
ri6dico.
Hasme el favor de career que si el encargo no hubiera ya sido terminado p.
Garcia, yo lo hubiera hecho, pues en el dia no existen enteram.te los mismos
motives que te manifesto en mis anteriores, y que entonces me impidieron. de
adelantar los fondos. Si me propones p.a correr con las suscripciones de la So-
ciedad patri6tica de Matanzas, me alegrar6 por tener una occasion de ser fitil al
pais; pero, vista la dificultad de entenderse con una corporation, no lo podr6
hacer si no me mandan con anticipation los fondos, por el intermedio de mi cufia-
do G. Alfonso que me dara el aviso. Tu en eso hards lo que quieras, en el concep-
to de que soy bastante tu amigo p." no aguardar otra noticia con respect A ti,
sino la orden que me dieras de continuar las suscripciones.
Agradezco much el regal que me has hecho de las poesias de Heredia (3)
y de Gallego, (4) y comunicar6 las primeras A Muriel, juntam.te con la lista de
los peri6dicos de la Isla. Este sera un motive de hacer conocimiento con 61.
He recibido una carta de D. Andr6: dile muchas memories y dile que agra-
dezco su recuerdo de bichos y sus promesas. En la primera occasion mandar6 la
obra de M. de la Rosa. (5) que me pide y un 4.0 tom.o p.a ti.
Mem.s" Ruiz: dile que debe respuesta A dos cartas mias. Di A Cirilo que
ya sabemos la mitad de sus proyectos. OjalA se realize y que la traiga A dar
una vuelta p.r Paris. No me queda campo p.a explicarte cuanto me alegro de
los adelantos de la ilustracion en esa isla y de los esfuerzos de la Soc. Patriot."
Tu amigo
Ph. Poiy (6)
tu... (7)
(1) El sabio cubano Don Jos4 de la Luz y Caballero.
(2) Don Tomas Gener. Ilustre hombre pdblico, nacido en Barcelona y desde muy joven
avecindado en Matanzas, donde muri6 en 1835.
(3) Poesias de Jos6 Maria Heredia. Nueva York: Libreria de Behr y Kahl, 129
Broadway. Imprenta de Gray y Bunce, 1825. 160, 162 p.
(4) Versos de J. Nicasio Gallego recogidos y pvblicados por Domingo del Monte. Fila-
delfia: Imprenta Espaflola del Mensagero. 1829. 180, 164 p.
(5) El distinguido hombre de letras y politico espafiol Don Francisco Martinez de la Rosa.
(6) El c6lebre naturalist cubano Don Felipe Poey.
(7) Roto el document.


43












ACADEMIA DE LA HISTORIC


XXX

Habana y Diciembre 22 de 1828

Recibida en Filadelfia el 10 de En." de 1829.
y contestada el 11 (1)

Mi queridisimo amigo: Por fin se hallan Vds del lado de aca de las colum-
nas de H6rcules y tendr6mos pronto el indecible gusto de abrazarlos y encantar-
nos con sus conversaciones. Yo y todos quisieramos que cuanto antes vinieran,
pero debemos contentarnos con la esperanza que nos dan y con la refleccion de
que lo mismo qe la estada en Madrid, sera para bien de Vds.
La fiscalia de Domingo nos ha llenado de content y dile, que A lo menos
est6 aqui antes de Semana Santa por lo que hace a su empleo, y esto porque en-
tonces, teniendo el fiscal propietario las ausencias y enfermedades del Auditor,
como este se va al campo con anticipacion, puede ofrecer algunos negocios que
le den A conocer y acaso A ganar.
A prop6sito de Quintanilla: He observado qe este no me describe, ni siquiera
firma ya tus cartas. Esto, aquella fraterna que nos sorprendi6 A Cintra y 6 mi
y otras cavilaciones que tengo me inquietan demasiado. Par6ceme que aquel no
puede dudar un moment de que lo quiero y presumo que asi como A ti llegaron
mentidas noticias, acaso A 61 le habran llegado tambien otras peores y que par-
tiendo de ligero 6 con otras presunciones engafiosas, se habra indispuesto con
migo. Sea lo que fuere, te agradeceria muchisimo que averiguando la verdad
de lo qe hubiere me lo mandes A decir con toda franqueza, bien seguro de qe por
mas adversa qe me sea la noticia la mirar6 solamente como un golpe de fortune
6 de desgracia.
Tengo A la vista la tuya de Agosto, qe anoche vino a mis manos; veo en ella
la triste nueva de los habaneros, que se hallan en esa Corte y me ha sido muy
sencible el comportamiento de nuestros paisanos. En cuanto a Pepe Bilnes yo
me figure siempre que seria en Madrid el mismo qe en la Habana. i Quiera Dios
qe no halle algun tropieso! En cuanto A el Caton de quien nos hablas, no me
engafi6 much aunque ingenuamente te confieso, que me sorprendi6 tu informed
monastico y lo mismo A Fr. Cesar Trevejos.
Acaso tu no habrAs recibido mis iltimas. En ellas les decia A Vds que no
bebi aquellas reflecciones de la madre de Quintanilla, sino que ignorando el
objeto de la demora, calculando por lo que A otros ha sucedido, les daba prisa,
para qe se hiciesen de negocios y pasaran mas prontamente el afio de noviciado.
Vds confian en ntra amistad y favor y es verdad qe nunca faltarA la una ni el
otro, pero no bastan, Domingo. I Que protection pueden Vds esperar de otros
tan principiantes como Vds y q" ni siquiera estan recibidos de Licenciados?
Miserables Bachilleres por nuestra desgracia, har6mos lo qe podamos, mas lo qe
podemos es poco, y les deseamos a Vds much.

(1) N. de Domingo del Monte.


44












CENT6N EPISTOLAEIO


Cumplir6 tu encargo del articulo sobre las poesias de Heredia, si pudiere
ser y te agradesco muchisimo las noticias literarias.
Desea muchisimo el mes de Marzo para abrazarlos su mejor y amantisimo
amigo

Isidro (1)

P. D. Al Padre Varela (2) un apretadisimo abrazo y que en Pascua jamas se
olvida de su maestro: que deseo muchisimo verlo y qe nunca pierdo las esperan-
zas de ir 6 que venga.


XXXI

M.r Domingo Delmonte
Care of M.r Peter Harmong Esq
New-York
Habana y 23 de Die.e de 1828

Recibida en Filadelfia el 8 de En.o 1829, y cont. el 11 (3)

Mi amigo Delmohte: llego en este moment de la calle con la noticia de que
sale mafiana un buque para Nueva-York, y mafiana es cabalm.te el dia en que
voy A ver A mi prima; pero dos letras me salvaran dela nota de amigo inconse-
cuente y aunque demore mi viage a S.n Marcos un poco mas es precise escribirlas.
A bien que tengo buenas espuelas y un caballito que cuando va A ver A su duefio,
se bebe los vientos, y no hay cuidado.
Recibi su cartica fha 14 de Octubre y entregu6 la que contenia conforme al
deseo de V. Lo gracioso es que el mismo dia que supe su llegada de V. al Havre,
supe tambien que estaba V. en New-York, con mas barba que un chivo, pero con
animo de desesperar a un amigo que se regocijaba con la idea de ver A V. cuando
menos en todo Enero. La madre de Andr6 no dice nada de esta demora: es una
Sefiora muy prudent en esta parte y calla su pico que es un gusto verla; pero
algunos reniegos control el Domingo que retiene a su Domingo habrA dejado de
echarlo? Si V. fuera hombre de aquellos concienzudos que de un mal pensamien-
to se asustan, no le hablaria tan claro; pero V. es guapo y aun asi, clarito como
le hablo, apuesto que no anticipa su vuelta ni un solo dia.
Escribi a V., A Lista y A Bruzon por la fragata Iberia 6 Lealtad (no me
acuerdo bien) hace como dos meses, y probablem.te recibirA V. la carta dentro de
tres 6 cuatro meses. Antes le habia escrito, como tambien A Lista, por medio de
un conocido mio, cuya llegada A la peninsula he sabido, y estrafiando las quejas

(1) Don Isidro Carbonell y Padilla, afamado jurisconsulto.
(2) El ilustre habanero Pbro. Felix Varela.
(3) N. de Domingo del Monte.


45












ACADEMIA DE LA HISTORIC


de V. sobre mi silencio, juzgu6 que se habian limpiado el C. con mis cartas; pero
A tales distancias nada hay que estrafiar.
Escribo con tanta prisa y con tanto desasosiego que apenas s6 lo que quiero
decirle. En fin sepa V. que lo quiero siempre y desea infinitam.te verle llegar
A su pais

Juan Poey

P.D.

Cornelio y Carbonell estan buenos pero tan arrancados que dan compassion.
Pascuas mas tristes no creo que las hayan visto en muchos afios. Cintra trata de
irle a recibir y la escaces de pesetas parece que lo detiene. i si perteneciese A
esta digna familiar Bachillerezca (6 Abogadezca) la rica mina que se ha descu-
bierto! i Cuanta puta enriquecida, cuanta mulata ignorada, vieramos al instan-
te! Pero amigo, nuestra mina esta en nuestras ufias, y hay tan poco que ara-
fiar que se mueren de hambre los mas famosos bachilleres!

Vale

I Me hace V. el favor de decir a Domingo Andr6 que le he escrito hace ocho
6 diez dias y que me contest por conduct de la casa de Mariategui ? Su madre
desea que le haga el mismo encargo.


XXXII

Madrid 26 de Diciembre de 1828.

Sr. D. Domingo Delmonte.

Queridisimo amigo mio: tu ausencia me es cada dia mas sensible y no puedo
acostumbrarme A la incomunicacion en que vivimos. Hace mas de dos meses
que nos vemos privados de tus cartas y este eficaz consuelo de los amigos ausen-
tes nos es ahora tanto mas necesario, cuanto es mayor nuestro cuidado por igno-
rar el t6rmino de tu navegacion, emprendida en una estacion tan poco favorable.
IAsi para ti haya sido propicia y viages bueno y content con nuestro querido
Andr6 por la tierra clAsica de la libertad! Mientras, tus amigos de Madrid en-
vidiaran tu suerte, con su imaginacion seguiran tus pasos y el asunto mas grato
y mas fecundo de sus conversaciones serAs siempre ti, joven amigable: que eres
amado con passion de cuantos te conocen y de cuantos ban oido hablar de ti, aun-
que no hayan tenido la dicha de tratarte. Si yo te contara, Delmonte mio, la
dulce emocion que el mentar tu nombre produce en personas que apenas te ban
conocido, el interest conque me preguntan por tus cartas, las pruebas repetidas
que recibo del carifio que A todos has inspirado, verias que ningun pueblo debe
serte tan querido como este y que fuera de tu patria es 61 que mas te merece.


46











CENTON EPISTOLARIO


Pero no quiero entristecerte, ni entristecerme, que harto s6 por esperiencia que
este es el resultado de escitar los afectos de benevolencia de los que bien se quie-
ren y no esperan verse cn su vida.=Por eso, quisiera yo llenar el resto de esta
breve carta de cosillas que picaran tu curiosidad y nada mas, pero tal es la este-
rilidad de estos tiempos y paises que ni aun Ilevan estos frutos, 6 lo que es peor
los llevan amargos y desabridos. Te acuerdas de aquel viejo ridiculamente
elegant, galan contra la voluntad del Sefior, perpetuo concurrente al Prado y a
quien ilamabamos nosotros el joben de 60 aiios? pues este tal, cuyo verdadero
nombre es D. Vicente Eulate, ha conseguido lo que tantos hombres de juicio y re-
levante m6rito no podian alcanzar, lo que la justicia y la political exigian tiempo
ha, la deposicion del Capitan Gen.' de esta Provincia, D. Juan Caro, y la forma-
cion de causa para la averiguacion y castigo de los escesos que ha cometido.
QuizA haya sido el menor la prison arbitraria de Eulate, pero este tiene parien-
tes en Palacio que si habian visto con soflama y acaso con placer que Caro conde-
naba 6 la filtima miseria 6 benem6ritos oficiales indefinidos cuando se ha tratado
de su deudo no se han contentado con reparar el agravio sino que han derrocado
al tiranuelo. Como quiera, hagase el milagro y mas que Eulate se lleve una cele-
bridad que no merece.=Te acuerdas de un D. Fermin Caballero (1) que escribia
unas Correcciones Fraternas contra el Presbitero Mifiano (2) author de nuestro
Diccionario. Geografico? Pues ahora el Presbitero le ha vuelto las tornas y con
motive de un plagio escandaloso que ha cometido Caballero apropiandose una
obra de Geografia muy conocida ha escrito contra 61 una Fraterna Correccional,
en la que como muy agraviado le pone de lo lindo. Guardo un ejemplar para
remitirtelo en la primer occasion y por eso no te hablo mas de este folleto, que
ha gustado muchisimo.=Te acuerdas de un hijo de mi maestro Cambronero, que
presentaron en casa de Dolores Armigo? Pues se casa con ella, segun dicen las
gentes y aun 61 mismo, que sin duda debe ser creido. Te sonries al leer esta noti-
cia y piensas que tal boda pueda serme desagradable? Pues te engafias, amigo
mio, porque cada dia estoy mas content con mi virtuosa casadita, que no deja
de serlo porque pague algun tanto mi amor. Estoy por asegurarte que a nadie
ha querido sino a mi y que culpa tiene esta hermosa desgraciada en que yo no
sea su marido? Pero malditos sean mis amores que tan locuaces son y comuni-
cativos. Tengo que violentarme ahora para no hacerte su relate, pero ya que
nada te diga de importancia, no quiero cansarte con sandeces. Concluyo pues
rogandote que me escribas estensamente, que hagas porque sistememos nuestra
correspondencia desde la Havana y que no me olvides nunca. Mi familiar, Sanz,
Laveron, Mesa (que acaso te escribir6 hoy) te saludan afectuosamente. D. M.*
y su lominhiesta sobrina te dicen mil cosas tiernas. Recuerda mi afecto 6 Andr6
y recibe la efusion de la amistad de tu Salustiano



(1) Publicista espafiol.
(2) Don Sebastian de Mifiano y Bedoya. Escritor espafiol, autor del Diccionario geogrd-
fico y estadistico de Espafia y Portugal.


5.


47












ACADEMIA DE LA RISTOBtA


XXXIII

Domingo del Monte Esq.r
New York

Care of M.r Luz-
Filad.a y die.e 2611828.

Mi querido Domingo: icon q.e un mes en Nueva York, y en silencio y en
sileneio! Picaron, picaron; te disculpo, y aun si quieres te perdono.
Imprimir6 el juicio critic de Lista (1) y todo cuanto mas quieras, p." el
Mensagero (2) es papel de toda la gente Cubana.
Nada he sabido ni menos recibido papel alguno relative A la isla de Cuba.
Te agradezco el recuerdo q.e haces de mi; p.0 mi gratitud no sera complete, mien-
tras yo no est6 en plena y pacifica poses.n de los estractos.
Me parece muy bueno el proyecto q.e tienes de imprimir las obras de Ga.
llego. (3) En cuanto a su precio te digo, q.e yo he comprado una imprenta q.e em-
pezard a trabajar la semana entrante; y como ella esta a disposic.n de mis amigos,
solam.te tendras q.e gastar los costs indispensables de la imprenta. Cada 1.000
m.8 del Mensagero me cuestan 30 centavos, p.1 ser los originales manuscritos y
en lengua estrangera; de 35 A 40 cada token, con la tinta, &.a &*; de suerte q.e el
costo total de cada mil m.8 viene h ser de 34 6 36 centavos- Esto me cuesta el
Mensagero, y esto serk lo q.e te costar' f ti, p." yo no especulo con los amigos-
En cuanto al papel, no hay regla fija, p.r q.e ya tu sabes q.e su precio depend
de su calidad- Varela podra decirte sob.e poco mas 6 menos, 6 cuanto ascender6;
p." entiendase esto, diciendole tu, q.e numero de ejemplares quieres, y q.e tamafio
piensas dar A cada hoja- Seguram.te q.e no podras imprimir la obra en terminos
mas baratos; p." si 6 pesar de todo, no te atrevieres A acometer la empresa, yo
imprimir6 la obra p.r mi cuenta, sugetandome en todo a tus direcciones, p.8 de
esa manera, (aunq.e no gane nada) dar6 ocupac.n a los dos oficiales q.e trabajar6n
en el Mensagero, y q.e si no hacen otra cosa q.e este papel, no hay duda q.e me
ganar6n la plata de valde Spre tuyo- Te remito el n." 18
Saco-(4) del Mensagero.


(1) Por estas palabras de Saeo sabemos que el juicio de Alberto Lista sobre la primer
edici6n de las poesias de Heredia, publicado en El Mensagero Semanal, le fu6 remitido con
ese objeto por Del Monte.
(2) El Mensagero Bemanal de Nueva York. Vol. I, 19 Agosto 1828-15 Agosto 1829.
52 nfims. Vol. II, Nueva York, 22 Agosto 1829-14 Agosto 1830. 52 nfms. Vol. III, Nueva
York, 21 Agosto 1830-29 Enero 1831. 24 nims. Desde el ndm. 2 (vol. I) se titul6 fnica-
mente El Mensagero Semanal. El nfm. 1 esta fechado en Nueva York y desde el 2 hasta el
32 inclusive en Filadelfia. Despu6s en Nueva York hasta su terminaci6n.
(3) Se refiere Saco a la edici6n de los Versos de Juan Nicasio Gallego, que ya hemos
citado.
(4) El cubano insigne Jose Antonio Saco.


48











CENT6N EPISTOLARIO


XXXIV

Domingo del Monte Esq.r
Pine S.t n. 52

New York

Philad.a Die.e 31 828

Mi querido Dom': Filadelfia es mas barato q.e New York; asi en igualdad de
circunstancias viviras mejor. Hay casas donde por 4 p.S podras llenarte bien
la panza, y tener tu cuarto solo. El fuego es p.r separado; mas si quieres tenerlo
en tu cuarto, comprarAs tu lefia q.e siempre te saldra mas barato. Vente, vente,
p.8 te acomodaremos lo mejor q.e se pu(da, y seguram.te que sera mas barato y
mas comodo q." en esa-Avisame pS, cnando sales de esa, p.a esperarte en el
muelle-Dime tambien p.r cual de las lines vienes, p.a evitar equivocaciones,
p.8 no todas llegan a un mismo punto-

Tuyo
Saco


XXXV

Contestada el 15 de M. p.r N. York-(1)

Tlalpam Enero 14 de 1829.
Recibida en Filadelfia el 7 de Abril-(2)

Amadisimo Domingo: con el mayor gusto contest A tu ap.e de 20 de Nov.e
ultimo. Hay tanto tiempo que estoy privado de toda comunicacion con los ami-
gos de mi corazon, los compafieros de mi juventud, de aquel tiempo de dulces
ilusiones, de tranquilos y agradables studios! Mil veces en el tumulto de la
revolution, cercado de graves afanes y penosos compromises, he maldecido mi
funesto esplendor, y he suspirado por aquellos meses de inocencia y de felicidad.
Ya sabes que me he casado, y Gener te habrA dicho que tengo una hija pre-
ciosa, que con su inocente madre hace el consuelo de mi vida. Soy Fiscal de la
Aud." del Estado de Mejico que reside en esta ciudad de nueva creacion, A 4
leguas de la gran Tenoxtitlan, de modo que puedo gozar de las delicias del
campo y de las ventajas de una capital. Cuan grato me seria que te resolvieras
A venirte conmigo! Pero no me atrevo A pedirte que lo hagas. Involuntariamen-
te he destrozado el corazon de la mejor de las madres, y no quisiera poner a otro
en mi situation. Por lo demas no dudo asegurarte que series colocado ventajo-
(1)I N. de Domingo del Monte.
(2) Iden.


49












ACADEMIA DE LA IISTORIA


samente. En todo caso, piensa libremente, y recuerda que son tuyas mi casa y
mi corazon.
Acabamos de pasar una formidable tormenta, que con las exageraciones de
los gaceteros habrA hecho career A los ultramarinos que esto esta en la mas horri-
ble anarquia. Fu6 necesario que rebentase un volcan para salvarnos de la tira-
nia. He visto grandes actos de virtud y crimenes atroces. Pero al cabo, creo q.
todo es preferible al yugo que iba A imponernos el Odioso Gomez Pedraza. Gue-
rrero esta electo Presidente, su alma es noble y elevada, y podemos esperar mejo-
res dias.
Tengo el proyecto de ir a pasar cuatro 6 cinco meses a N. York, pero estas
ocurrencias me han barado. En este moment mi salida de la Repfiblica parece-
ria una desercion ignominiosa. Con todo, ver6 si de aqui d Marzo las circuns-
tancias pfiblicas y el estado de mi bolsa me permiten la salida. Pero &como
dejar por tanto tiempo A mi esposa y A mi hija?
Esta mafiana tuve una carta de Tatao en que me habla de una q. te escribi6
Lista juzgando mis poesias. I Como no me la has mandado? Lo q. recibi p.r mi
madre fu6 copia del articulo del Correo literario (1), en que se revela la amistad.
Adios, mi amadisimo Domingo: escribeme, da mis esp.8 a Andr6, autor de
las obritas, y recibe el corazon de tu invariable amigo
Jos6 M.a (2)

XXXVI

Queridisimo Delmonte: desde la casa de nuestro comun amigo Tatao, que
esta ligeramente enfermo 6 mas bien convaleciente de una diarrea, despues de
haber hablado muchisimo de ti y lamentandonos de tu ausencia, deseosos de re-
cordarte siempre nuestra amistad, desesperanzados de que estos breves renglones
lleguen A tus manos, te los dirigimos con la protest de contestar estensamente
a tu carta del 13 de Diciembre uiltimo. De paso te diremos que despues de haber
sabido de tu salud y destiny, ninguna otra noticia nos podia haber sido tan
agradable como la que nos das de tu vocacion A la jurisprudencia; tus paisanos,
la ciencia misma y nosotros mas que nadie debemos prometernosla muy felices.
Te cojemos la palabra de la remision de los estractos de las obras que no conoce-
mos y en cambio no esperes mas que nuestra admiracion y nuestro agradecimien-
to. Me siento, 6 nos sentimos, que somos dos, con deseos de escribirte muy largo
y aun en la duda de si recibirds esta carta lo hariamos sin duda si no fuera nece-
sario cerrarla ahora mismo.
Tenemos, pues que contentarnos con repetirte nuestro intense y perene ca-.
rifo y rogarte que quieras siempre much A tus buenos amigos
Mesa y Salustiano

(1) Alude Heredia al Correo Literario y Mercantil de Madrid, en cuyo ndmero del 4
de Agosto de 1826, y bajo el titulo de Literatura Espafiola, se public un juicio an6nimo que
la Revista de Cuba de la Habana reprodujo en 1879, t. VI, p. 190-192.
(2) Jos6 Maria Heredia.












CENT6N EPISTOLARIO


Madrid y Febrero 25. de 1829.

Queridisimo Dom.*: tenia pensado el escrivirte con suma extension este co-
rreo contestandote la tuya de 15. de Diciembre escrita en Nueva-Yorca; mas dos
razones en mi entender de peso, me impiden hacerlo. La 1.a q.e no se save aun
si saldra el correo de CAdiz A devido Tiempo p.8 no ha llegado a aquel pto el
correo q.e sali6 de la Hab." el 1. de En., p.r lo q.e carecemos de noticias de esa.
La 2." y principal es, q.e estoi muy devil de results de unas calenturas q.0 he
padecido d.s pasados, y de las q.e me hallo combaleciendo; p.8 me han tenido A
una dieta rigurosicima, mas ya gracias A ella, y p.r consecuencia al hambre q.e
h6 pasado, paso, y pasar6, me veo vueno: aun q.e devil.
Llevado de tus consejos, le habl con toda claridad a el sin igual Angelito,
sobre el estado de mis conocimientos en nuestra lengua y tiene, la vondad de
reunirse con migo y Man.' Puig, todas las noches una, 6 dos horas, a leer y espli-
car el arte de Hablar de Hermosilla; llevamos 4. lecciones p.8 mi enfermedad
nos hizo suspender nuestro agradable studio, mas ya anoche continuamos, y
creo seguiremos con constancia; p.r lo q.e espero adelantar en lo q.e me hallo tan
atrasado, y sin lo cual no se puede ser nada en esta vida.
Tus memories las he dado cumplidamente y todos te las agradecen en estre-
mo. Me sirve de la mayor complacencia el ver lo querido q.e te hayas en esta
de cuantos te ban tratado.
El amigo Quintero te devuelve tus espreciones, lo mismo q.e el SY de Ca-
ro &.'=Betancurt tiene esperanzas de irse A esa en la prosima Primavera=Las
de la Calle de Carretas vuenas y bajo el mismo pie q.e las dejastes=Matias Meza
es el q.e sigue vien achacoso.
Se me olvidaba decirte q.e ya tradusco algo del Frances, y espero adelantar
p.8 tu saves q.e Gil es buen maestro=En la cuaresma voy a reunirme con Salus-
tiano, Mezita, Laveron, y Man.' Puig hacer un studio minucioso de las Partidas.
La Tertulia de marras se conclull6! i Como dicen q.e la Chica se casa!
Te quiere mas de lo q.e tfi piensas ti mejor amigo=A. Orozco.
Querido Quintanilla: Jamas podr6 olvidarte p.8 tf saves lo q.e te quiero,
mas como tu no me escrives como Dom.o, es la razon p.r q.o te pago en la misma
moneda=Escriveme con extension y no olvides A tui querido=Tatao


SXXXVII

Madrid 24 de Marzo de 1829.

Tenga esta por suya
el amigo Andre, a q.1 sa-
ludo.

Qneridismo Delmonte: tan solo snu escesiva modestia y esa su natural bene-
volencia que le hace ser sobrado indulgente con los que le merecemos algun afec-


51












ACADEMIA DE LA HISTORIC


to, ha podido sugerir a V. el estrafio pensamiento de encomendar su espiritu
tambien en mis manos. I Que pudieran afiadtr algunas superficiales reflecciones
mias a la extension de sus bien adquiridos coinocimientos? Dotado de una razon
nada comun, egercitado en el studio por un largo habito de infatigable laborio-
sidad, provisto de gran copia de conocimientos utiles y amenos, animado por el
deseo por la passion ardiente de saber, necesitado ya por costumbre del sabroso
gozar de las delicias mentales, y colocado en la feliz situation de haber A la mano
los instruments todos del mundo sabio, Ud, se hall en el camino de la unica
ilustracion solida y ventajosa, y debe convertirse en el deposit vivo de los pro-
gresos de una ciencia cuando quiera que consagre Ud. A ella sus tareas. Pero
nos6tros cuitados A quienes apenas es dado alcanzar tal cual escaso rayo de ver-
dadera luz al trabes de la espesa adm6sfera de tinieblas que respiramos, cuando
tubieramos la capacidad y aplicacion que cierto nuestro amigo, (A quien quere-
mos much y Ud. conocera) todabia debieramos de quedar tamafiicos A su lado.
Y no vaya Ud. A imaginar que esto sea lisonja 6 esceso de humildad. No Sefior:
que acA no se desconoce la dignidad de hombre, y cada pajarito tiene su higadi-
to. Pero como tampoco se desconoce la probabilidad, yo me atrevo A apostar
que A esta hora conoce Ud. mas autores y sobre todo mas verdades que nosotros
en la parte sublime de la jurisprudencia. A bien que yo confio en q.e no tarda-
rA Ud. en convertir en verdad manifiesta esta mi presuncion con sus prometidos
trabajos en la ciencia de las leyes, que esperamos con impaciencia. Por ahora
dejando ya estos melindres de la modestia quiero contestar A Ud. acerca de otro
punto por cierto para mi dulce y sabroso. No Sefior, todabia no soy duefio de
mi amada Triguefiita: la suerte no lo ha dispuesto aun tan felizmente; mas su
amor sigue haciendo mis delicias, y ntra constancia ofreciendo un egemplo nada
comun de simpatia. Tal vez hay que no falta quien estrafie tan singular firme-
za, y no acierte A concevir como se puede querer de este modo; pero si una passion
inspirada por la simpatia mas irresistible y sostenida por la virtud, por la uni-
formidad y delicadeza de sentimientos, y por la mas final correspondencia no
basta A esplicar este fenomeno, yo no se decir sino que asi encuentro yo la felici-
dad que todos buscamos en el amor por tan diferentes caminos, y en esto A buen
seguro que nadie sepa mas que yo ni pueda desmentirme.
Perdone Ud. A su amigo esta disgresion, querido Delmonte, porque bien sabe
Ud. que aunque no es de hierro la pluma tiene no pocas veces su iman en ciertas
materials sabrosisimas de escribir; y sea este perdon en recompensa de los since-
ros y ardientes votos que hago porque Ud. sea tan feliz como yo en esa imperiosa
necesidad de su corazon sensible, en el amor. Desde ahora me gozo en imaginar
su venturosa situation cuando reciva Ud. esta carta. i Quien sabe si ya entonces
le habra coronado esa deidad con alguno de sus mas regalados triunfos! Amen
digera un aprendiz de sacristan, mas yo digo que asi sea.
Con el mayor dolor anuncio A Ud. la proxima derrota de nuestro Teatro por
el furor filarmonico. .En vano ha hecho Breton de los Herreros resonar los
agudos acentos de la lira de Juvenal contra el delirio de la filarmonia. Euterpe
ha vencido &A Talia y Melpomene: la voz de la Alvini ha aogado la de la divina
Concha Rodriguez, y los insulsos graznidos de un bufo italiano ban hecho olvi-


52












CENT6N EPISTOLARIO


dar las gracias inimitables de Guzman. En suma para mengua de nuestra sen-
satez Rosini ha obscurecido A Lope y Moratin, y en el proximo afio comic es
dudoso si en Madrid habrA compa de verso.
Adios querido, no olvide Ud. nunca A su amigo

Mesa

XXXVIII

Madrid 18 de Febro 1829

Queridisimo Domingo mio: he recibido la deseadisima tuya del 27 Nov.e
y 13 Die.e con el placer q.e causan en mi todas los cosas q.e te pertenecen y su
contenido en donde se descubre la ternura de tu corazon, me ha conmovido de
mil modos. Siento como mis propias penas tu tristeza y tu soledad en Nueva
York y si esta carta Ilegase A tus manes en los Estados-unidos, te pido q.e busques
el remedio de escribir largamente al amantisimo amigo tuyo a quien tanto con-
suelan tus cartas, privado como lo estoy de estrecharte en mis brazos y de mani-
festarte con palabras mi carifio. La lecture de tu cumplida carta ha renovado
en mi todo el dolor q.e me caus6 tu ausencia y la sabiduria q.e los demas han
encontrado en ella, me ha entusiasmado menos q.e la benevolencia y la ternura
con q.e me describe mi buen amigo: dichosos los q.e te posean y desgraciado yo q.e
probablem.te morir6 sin abrazarte una vez. Yo he hallado entire nosotros mu-
chos puntos de semejanza y aunque esto parezca presuncion en mi, no puedo
renunciar al placer de comunicartelo A ti, en quien si encontrH much q.e apren-
der, fu6 todavia mas lo q.e observe digno de toda la intensidad de mi carifio.
He leido con sentimiento el doloroso cuadro de las repfblicas americanas y
aunque supongo q.e lo exajera tu just indignacion, siempre conozco q.e hay
bastante cierto p." entristecer al amante de la humanidad y de la ilustracion.
La tierra q.e pisabas al escribirme les ofrecia un ejemplo de la altura A q.e pue-
den legar las Naciones regidas p.r el desinteres y p.r el verdadero patriotism:
dichosas si hubieran sabido imitarlo y desventuradas si persisten en ese sistema
de innovaciones en esa enemistad civil q.e desacreditando las instituciones popu-
lares y dando armas A sus enemigos convertirAn en un desierto tantos millares
de leguas destinadas p.r' su fertilidad y riqueza A ser el paraiso de la tierra y A
servir en adelante de patria -la sabiduria si supieran conservar lo q.e tuvieron
la fortune de establecer. Materia es esta, mi Domingo, no menos triste p.' tu
amigo q.e la anterior y q.e da campo p.a decir much, si pudiera decirse todo lo
q.e se siente. Por ahora me cefiir6 A pedirte encarecidamente q.e me escribas
mientras permanezcas en ese pais las noticias q.e puedan importar de Colombia,
pues tu sabes cuanto me interest en la suerte de aquel desgraciado pueblo.
Tampoco te perdono la relacion q.6 me ofreces de las costumbres, usos, hbbitos y
aun vicios de'esa dichbsa porcion de la tierra: por tis cartas iuiero yo adquirir
el conocimiento de las cosas q.e no. se hallan en los libros, pues p." ver datos esta-
disticos y hechos hist6ricos sobran impresos


53












54 ACADEMIA DE LA HISTORIC

Deseo much el ejemplar de Zequeira (1) y el de Heredia (2) p.a conocer
al 1.o y p.a aprender de memorial al 2.0 Aguardo tambien con deseo las noticias
del modern Parnaso de Italia y los trozos q.e de 61 me ofreces con tu juicio al
lado, q.e Amas de dirigir el mio, habra servido p.a cultivar tu gusto en una ma-
teria A q.e te hallas tan felizmente dispuesto.
Tengo preparados dos libros p." enviartelos en 1.a occasion. El uno es Ro-
mancero de romances moriscos sacados del romancero gral. impreso p.r Duran
el autor del Discurzo sobrc nuestro antiguo dramAtico. Hice mi juicio de 61 q.6
se public en el Correo y q.e te enviar6 tambien. El otro libro es el ler tomo de
la Historia de la literature espafiola escrita en aleman p.r F. Bouterwck y tra-
ducida con notas p.r Hugalde y p.r Cortina. Me hallo en el conflict de compla-
cer al traductor q.e es amigo y de no faltar A la verdad si alguna vez puede esco-
cer al q.e la volvi6 en castellano: Dios me alumbre p.a salir del aprieto. (3)


XXXIX

Madrid 11. de Nov.e de 1829-

Queridisimo Domingo mio: he recibido tu deseada del 23 Agosto con otra
atrasada de 28 de Julio y por ambas te doy todas las gracias q.e merece tu amis-
tad A prueba de tiempo y de distancia.
Siento much, much tu estado p.r ti y p.r M. porque veo q.e el amor con-
centrado p.r tantos meses y tal vez la lectura de Walter-Scot te sacan de tus
casillas y podrAn esponerte y esponerla. Mucho pulso, amigo mio, porque es
muy critical vuestra situation. Alabo, y quien no la alabaria?, la generosa re-
solucion de irte A vivir & Matanzas p.r complacer A tu Madre, la cual deseo q.e te
viva much tiempo sin q.e te veas como yo privado de su carifio present.
He visto tus versitos en el Diario de la Habana: me han gustado much, mas q.e.
las Brisas: quitandoles dos espresiones prosaicas y una no muy clara q.8 no
puedo citarte porque no los tengo presents, quedan lindisimos. Que estrailo
4s? Tu sientes delicadisimamente y tienes rica imaginacion y copiosa instrucc."
g que te falta p.a escribir versos como el 1.er poeta? Solo concluir de perfeccio-
nar tu espresion poetica y el materialismo de familiarizarte con la media y los
consonantes: esto y nada mas q.e esto.
Veo todo lo q.e me dices del Rodrigo y de su autor Gil este me ha dicho
q.e quiere q.e tu te encargues de su representation 6 impression; pues bajo este
concept se envi6 al Sr. Tanco en tu ausencia. Pienso incluirte una carta del
autor p.* esto mismo.
Nada te he dicho hasta ahora de Walter-Scot; pero ahora puedo hacerlo
con algun conocimiento porque Uevo leidos 32 volum. de sus obras q. compren-


(1) La edici6n de las poesfas de Zequeira publicada por el Padre Varela.
(2) La primer edici6n de las poesias de Heredia.
(3) Esta carta an6nima aparece registrada en el indice correspondiente del Cent6n
como escrita por Don Angel Iznardi.












CENT6N EPISTOLARIO


den: Los Puritanos de Escocia, Rob-Roy, La buena moza de Perth 6 el dia de
S. Valentin, Guy-Mannering, Redgauntelet, y Woodstock 6 El caballero dejan-
do p.a lo ultimo las traducidas al castellano.=i Que hombre, Domingo mio! Que
verdad en los caracteres! Que cuadros de costumbres pfiblicas y domesticas!
Que viveza y q.e naturalidad en el dialogo! Queointeres, que perfection en los
planes! Yo no s6 que me gusta mas en este escoces, si el conocimiento q.e tiene
del corazon human 6 la inteligencia siempre sostenida con q.e me present un
rival generoso en el Lord Evandale de los Puritanos, un valenton espadachin
del tiempo del buen Roberto en el Smit del Dia de S. Valentin, un revoluciona-
rio acendrado conspirador en el protagonista de Redgauntelet, un modelo de
esta passion q.e me une a mi con Domingo del Monte, en los dos amigos de la mis.
ma novel y un ejemplar de la verdadera virtud franca, modest, sublime en el
character del noble Cuakero favorecedor de los dos amigos; pues & y cuando trata
de pintar crimenes y malvados? Puede verse un picaro mas sucio, mas empe-
dernido en la maldad, mas inmundo q.e el boticario del Dia de S. Valeniin?
Que lector habrA, q.e no haga votos p.r su muerte ? Nadie hay q.e la sienta cuan-
do lo ve ahorcar en la altura del Castillo en donde cometi6 el ultimo crime de
asesinar al heredero de la corona de Escocia. No apruebo yo sin embargo estos
horrors ingleses en las novelas; y menos la dolorosisima escena de curarle la
mano cortada a Ramorny en esta misma obra, aunque conozco q.e hombres tan
malos como este y Burney es menester q.e sepan los lectores q.e han muerto y qe
no ha sido de muerte natural.-En fin, todo es admirable en este escritor estraor-
dinario: sus obras, en mi sentir tienen la perfeccion en el dialogo de las Come-
dias de Moratin, en el plan 6 interest son iguales, quizA superiores, al Quijote, y
en la perfection y en el sostener los caract6res no tiene igual, que yo conozca.
Aun te hablar6 mas de esto en otra ocasion-Concluyo con decirte q.e esta per-
feccion desesperadora me desanima completamente p.r la empresa q.e me indicas,
pues las ocupaciones A q.e me condena mi pobreza, no me dejan tiempo p.a adqui-
rir lo q.e me falta de instruction p." desempefiarla cumplidam.te
Ya has visto 6 Mat." quiera Dios q.e no sea p.a tu desgracia 6 la suya, Do-
mingo mio, y q.e no te abandon la razon cuando mas la has menester. Yo tengo
p.r un bien de verte obligado a no vivir en la Habana a donde me dices q.e se
ha mudado ella; pero no sea q.e lo eches a perder con cartas q.e no se las lleva
el aire como las palabras, olvida p.' esta intriga tu natural franqueza y estudia
much tu conduct. i Cuanto quisiera estar a tu lado en esta occasion! (1)


XL

Madrid 10 de Oct.6 de 1829-

Queridisimo Domingo mio: despues de un silencio de cuatro meses llegaron
tus deseadas de la Habana de 25 de Julio; la mia tan mezquina q.e no obstante
la trampa de hacer la letra muy ancha no pasa de dos cars de papel chico. Si

(1) Como la anterior, esta earta an6nima es del mismo Iznardi.


55













ACADEMIA DE LA HISTORIC


de los cuatro meses dichos se rebaja uno de la carta de Abril de Filadelfia reci-
bida en fines de Set.e p.r Salustiano, todavia queda un trimestre de no escribir
A tus amigos, A tus queridos amigos de Espafia. Donde hallarA disculpa este
descuido?
Consider, amigo mio, las delicias de tu sensible corazon al llegar A tu pa-
tria. Tus parientes, tus amigos, tus muchachas, los lugares de tus hazafias in-
fantiles y amorosas, todo habrA despertado en ti aquel dulce, inesplicable placer
q.e he sentido yo en igual caso y q.e la suerte me niega... quiza p." siempre.
Quiera Dios q.e la dicha de q.e te creo rodeado se prolongue cuanto desea mi
carifio aunque sea al caro precio de no verte mas.
En la carta de Filadelfia q.e me incluiste en la de Salustiano me hablas de
tus amores aqui, con toda la emocion q.e debia causarte el recuerdo de aquellas
escenas. Yo aunque por distintos afectos, me he conmovido tambien. El funes-
to suefio de Matilde aconseja mas y mas tu prudencia en lo sucesivo: yo temo
tu impetuosidad; retenla, mi Domingo, q.e en ello se interest mas de una tran-
quilidad.
Celebro q.e hayan llegado A tu poder el Bouterweck y el Romancero: yo he
recibido el Heredia y el Gallego con el himno y los Mensageros; recibe p.r todo
mi agradecim.to
Por el conduct de Tatao he ajustado un cambio entire la Aurora (1) de Ma-
tanzas y el Correo (2) de Madrid: amen de otras ventajas, podremos leer cada
uno los articulos del otro: yo he puesto en el correo algunos sinonimillos: sefiala-
me tu lo tuyo en la Aurora. Con esta carta te remito tu soneto A Silvio q.e no he
querido alterar porque creo q.e merece una entera refundicion; es decir todas
las ideas, q.e son bellisimas, deben conservarse y mudar la espresion q.e se me
figure algo arrastrada y p.r consig.te poco clara: p." el efecto te aconsejo q.e
escojas antes nuevos consonantes prefiriendo los nombres sustantivos y entonces
si q.e saldra una cosa digna del objeto, el cual tengo entendido q.e es de impor-
tancia p.' vuestra preciosa patria.
Nuestros amigos Mesa y Laveron se han visto precisados A marchar aquel
A Talavera y este A ciudad real A ejercer su profession. Pascual ha pasado mil
desventuras y en una carta suya de 28 de Set.e me dice para ti. "He sabido
con el mayor placer de nuestros carisimos Domingos; tfi qe sabes el cariiio q.e
supieron inspirarnos estos apreciables y francos americanos, sobretodo el ins-
truidisimo Delmonte podris juzgar de cuanto placer me habrA servido la noticia
de su feliz arrive A su cara patria, la dichosa Habana. No te olvides de hablar-
les de mi cuando les escribas y de participarles q.e todavia no se ha cansado de
perseguirme mi mala suerte; pero q.e cualquiera q.e ella sea, jamas se borrara
de mi corazon ni de mi memorial la imagen de los Domingos." Despues ha escri-
to de modo q.e podemos esperar Salust.o y yo q.e podrA mantenerse en Ciudad-
real con su familiar A quien llev6 desde luego consigo.
No se q.e mas tenia que decirte... ah! Espero q.1 establecido ya en tu patria

(1) Este peri6dico, que tuvo diferentes titulos, si bien conservando siempre en ellos
la palabra Aurora, en el aflo de 1829 se titulaba La Aurora de Matanzas.
(2) El Correo Literario y Mercantil ya citado.


56












CENT6N EPISTOLARIO


me escribiras constant y largamente y yo te ofresco no quedarme corto porque
tengo much q.e departir contigo. i Quien pudiera decirtelo a la oreja!
Item. En virtud de tus insinuaciones y movido yo del buen character y bella
disposicion de Tatao le propuse y 61 acept6 q.e siguiesemos juntos un curso de
filologia espafiola en toda su extension; mas habiendo querido asistir con nosotros
el amable Manuel Puig fue menester no empesar p.r la gramatica como yo habia
pensado sino p.r el Arte de hablar de Hermosilla. Al concluir el 1.er tomo
march Puig h Italia y entonces, haciendo un parentesis en la retorica, dimos
principio a nuestra gramitica con la mayor atencion, la cual se aumentaba en
mi viendo q.e Tatao iba tan lejos en este studio como podia esperarse de su
edad, de su disposition y de su deseo: al concluir lleg6 su primo Adolfo y ambos
quicieron emprender el studio del latin: hemos vuelto a suspender el nuestro
pues tu sabes q.e los 1.s rudimentos de esta lengua ocupan much y no dejan
tiempo p.' otra cosa: A su tiempo seguiremos. H6 aqui como no he descuidado
tus eneargos y seguir6 cumpliendolos hasta q.e logre comunicar a nuestro amigo
esta aficion A la lengua castellana y al Arte de espresar los pensamientos q.e ha
sido las delicias y la ocupacion de toda mi vida: el trato contigo darA fin a una
obra q.e io es dable a mi suficiencia concluir. Te aseguro, Domingo, q.e la co-
municacion con este hermoso joven le ha grangeado el 2." lugar en mi corazon:
tu sabes quien ocupa el 1." entire mis amigos.
Se me olvidaba decirte q.e amo a una morenita de 18 afios tierna y sensible
como mi corazon y q.e nuestras relaciones han llegado al mas alto punto a q.e
pueden llegar entire dos que se quieren.
A Dios, mi querido amigo, quiere sre. much a tu afmo-
Angel (1)
Un abrazo a Andr6 y mis afectos A Valdes Landin.


XLI


IIabana 9 de enero de 1829
Rec.dA en Filadelfia 3 de feb.o y contestada el 11 del mismo-
el barco sali6 el 9 de Mz6 (2)


Sor D Domingo Delmonte

Mi queridisimo amigo y discipulo: valga esta por contestaei6n a las de V,
fechas 19 de noviembre, y cuatro de diciembre del afo proximo anterior: y val-
game de diseulpa de no haberlas contestado intes, la imposivilidad en q me
vi de proporcionar a V pronto las cartas de introduction q me pidi6.

(1) Don Angel Iznardi.
(2) N. de Domingo del Monte,


57












ACADEMIA DE LA HISTORIC


La de V de 19 de noviembre lleg6 h mis manos en vispera de pascua, y ya
sabe V q los q nos quedamos en la ciudad, como yo lo he hecho, casi no tenemos
ni con quien hablar en esta temporada, en q los amigos de todas profeciones
emigran A S Antonio, a Alquisar, S Marcos, Guines, Matanzas & &: y este afio
ademas de la costumbre, hubo embullamiento estraordinario para Guines, para
donde desde setiembre y octubre principiaron A dirigirse escuadrones de galle-
ros hasta de Trinidad, para. un desafio en q el insigne Pedro Calvo mandaba
uno de los partidos. El negocio di6 q hablar much desde q se anunci6, y ahora
darA tambien por much tiempo material A las lamentaciones de los q han com-
prometido sus fortunes A los gallos, y al monte, y i los regocijos, y despilfarros
de otros q no saben q hacerse con lo q han ganado. Gracias A lo bien criado
q estamos, un desafio de estos es mas interesante entire nosotros, q entire esos
Yanquis la election de sus precidentes.
Como yo conosco lo q somos, y eso q creo q a la Habana el contagio estran-
gero la ha pulido mas q lo estaban las otras colonies espafiolas; no estrafio las
caballadas q en tanto dafio suyo estan haciendo aquellos infelices pueblos. Los
Estados-Unidos eran el afio de setenta y cinco hijos muy bien educados, y al
salir de la patria potestad pudieron por lo mismo poner casa aparte con el arre-
glo, y la cordura q han asombrado al universe. Titulo sera siempre de gloria
inmarcecible para los ingleses, la moralidad y la ilustracion q sus colonies acre-
ditaron al separarse de la metropoli. No mas political: q yo me entristezco y me
enfermo cada vez q pienso en nosotros.
De los comerciantes conocidos mios no pude conseguir las cartas q V desea-
ba, porque sus relaciones con los de ese pais son pecuniarias: y estas no bastan
ni entire ingleses, ni entire sus hijos para introducir a un hombre A la intimidad
de una familiar: punto en q hay en esos pueblos delicadeza estremada. Pero
D Santiago Drake aliviado ap6nas de la pesadumbre q le caus6 la irrepara-
ble perdida q la Habana tubo el 17 de diciembre en la muerte de su hija Emilia,
habanera angelical; me ha dado dos cartas q acompafio: una en espafiol para
D Pedro Harmoni, sugeto de todo aprecio, y otra en ingles para la Sra Jones, q
me asegura q esta sola basta por mil: tal es el concept q A consecuencia de un
trato intimo por espacio de cuatro afos con la de Jones y su familiar form
Drake de las calidades q la adornan 6 ella, y A sus hijas, y 6 su escogida tertu-
lia. Y ya sabe V q Drake es catador perito.
Afortunadamente he conseguido tambien otra, q tambien acompafio, de
Pancho Diago para Mr John Jones, sugeto rico, instruido, amable, y afectisimo
A los habaneros, q reune A estas buenas parties la de ser hermano de la Sra
aquien describe Drake. Presentese V primero a este caballero q 61 lo llevarA a
V A casa de su hermana. Yo he garantido la conduct de V y siento q no haya
riesgo en esta garantia: pues en esponerme por V, desaogaria el cordial carifit
q le tengo.
Haga V espreciones afectuosas de mi parte al apreciable hermano de mi
tocallisimb, y abrase V en mi nombre al cura de los irlandeses: en este nunca
pienso sin enternecerme, y sin rabiar: digale V q yo soy siempre su Nicolas,
aquel mismo su Nicolas. q le deve la ilustracion, y el amor A la virtud. Inez y


58











CENTON EPISTOLARIO


Pastora, y Lola y Merced, y sus maridos, y mi madre, y mis hermanos han sen-
tido q en estas filtimas cartas no se haya acordado Vmd de ellas y de ellos, q me
encargan le manifieste q siempre le aprecian muy de veras. IY yo? venga V,
venga aprisa a darme buenos ratos, q suavicen los malisimos q me hacen sufrir
mi fastidioso ejercicio, y mi destemplada cabeza, y mi abatido corazon. Con e1
es todo de V-Nicolas Manuel de Escovedo.
P. D. Memorias A Saco: q no se duerma en mandar el mensagero: venga la
coleccion de Zequeira. (1)


XLII

A Monsieur
Monsieur Russel
pour remettre 6 Mr. Domingo del Monte

Par les paquebots
du Havre New-York

Contestada el 15 de Abril
829-
Paris el 14 de feb.ro 1829.

Rec.da el 12 Abril de ,, Filadelfia

Querido Delmonte: Recibi tus dos cartas del 15 y del 31 de Dic.bre Veo
que tu travesia ha sido larga, y lo que es peor incomodo p.r el mareo; pero me
alegro pensando que las sirenas presents A los conciertos habrhn dado a tu pen-
samiento larga material de ocupacion sabrosa,
mas que la fruta del cercado ageno.
Sin embargo de que nada dices de esto: pero s6 que eres muy reservado en
amores, y solo debo A mi sagacidad el haberte descubierto algunas inclinaciones
en la Habana, y algunas trampas en Madrid.
No hay cartas p.a ti ni p." Andre, en casa de Chauviteau.
El Baron se ha mudado, no s6 donde; y bien puede estarse en su casa, que
yo me quedare en la mia. Anacreonte, que he ido a ver p.a devolverle sus versos,
ha querido absolutam.te que le traduzea tres 6 cuatro estrofas en espafiol, lo que
he hecho encargdndole el secret. Lo que sus versos tienen de devotos y castos,
lo tiene mi traduccion de correct y buena.

(1) Una part de esta carta de Escovedo ha sido publicada en Iniciadores y primeros
ndrtires de la Revoluci6n Cubana, por el Dr. Vidal Morales y Morales, Habana, 1901, p. 18.
Y la colecei6n de Zequeira, son las: Poesias del Coronel Don Manuel de Zequeira $y Arango,
natural de la Habana. Publicadas por un paisano suyo. Nueva-York, 1829. 18, VII-193 p.
Sabido es que el editor fu6 el Padre Varela.


59











ACADEMIA DE LA HISTORIC


Cajigal estA ya bien lejos de este viejo continent. Di A Pep6 y A Pepe de
la Luz lo mismo que A su otro compafiero, que aguardo con impaciencia el mo-
mento de verlos en Paris. Diles donde vivo (VWase la postdata)
(Errata: pag. l.a lin. ilt. postdata, lease postscriptum.)
Me he ocupado de tus encargos: las obras de Byron cuestan 25 fr. (1) los
Synon del B.r Sicilia ver6n la luz dentro de un mes, y costaran 10 6 12 fr. La
revista encyclopedia se compone de 12 cuadernos al afio, uno p.r mes, formando
juntos 4 tomos; no se admite suscripeion sino es p.r seis meses, A contar del 1." de
En? 6 del 19 de Julio: 26 fr. p.r 6 meses. La Themis, 1 tomo p.r afio en 4
cuadernos 13 fr. 80.C Petit courier des dames, cada cinco dias, 8 laminas p.r mes
9 fr. p.r tres meses.
Estos encarguitos forman una pequefia suma p.a cualquiera que reciba en
Paris el dinero de otro modo que yo, porque no puedo coger todos los meses
arriba de lo que importa mi mesada, y si he de comprarte ahora los libros y ha-
cer los adelantos de seis meses p.r los diaries, me puede hacer falta esa cantidad.
Remiteme esa suma de antemano y te servir6 con el mayor gusto, tanto p." los
libros como p.r los papeles que tendr6 cuidado de mandar p.r todas las ocasiones.
Dispensa esta franqueza que es hija de la necesidad y no de corta voluntad, y
aun seria bochornosa p.a mi, si no hablara a un amigo como ti. En cuanto A las
mril y una gurruminas de los comerciantes, no hay escape, porque yo que soy
primo carnal las pago como todos, y este afio he tenido en mi cuenta unos 40.
p.r cartas y otras menudcncias
Mil cosas a Pep6 y A Dom." Andre: encargale que aproveche la occasion de
estar en el monte p.a cogerme algunas mariposas, aunq.e sean las mas feas y las
cbicas que vuelan alrededor de la luz, y que me las made con Pep6 en la cajita
que le di p.a mi hermana, 6 en otra parte.
Chuch.ta agradece tus memories y las devuelve, quiero decir que guard las
tuyas y vuelve orras.

Tu afectisimo
Ph. Poly
Quai de la Cit6 n.* 27.

XLIII

A D.n Domingo Del-Monte-

Hab.a Mzo 7. de 1829

Mi qdo Domingo: con much gusto ros la tuya fha 11. de En.*, y te perdono
las lisonjas qe en ellas me prodigas pri que se que parten de un corazon que sien-
te lo que dice y eran efecto de la tierna amistad qe profesas a ntro Clemente.

(1) El signo de franco aparece en el original de esta carta en forma de dos pequefias
rayas horizontales y paralelas cortadas por una perpendicular. No existiendo este signo en
los linotipos, nos hemos visto precisados a sustituirlo por el usual de franeo, fr.


60












CENTON EPISTOLAIRIO


Hago pr este lo que puedo, y siento qe mis facultades no alcancen a mas,
pues la rectitud de sus principios, y su escelente character son acreedores A las
mayores consideraciones.
Con much gusto he visto impresa la carta de Lista en el Mensagero: cuan-
do rvi la copia qe tuviste la bondad de remitirme de Madrid, quise hacerla publi-
car en este Diario, p." los Redactores lo resistieron, y yo que conoci el verdadero
motivo los envie donde merecian.
&Que dice ntro D. Andre? Estara hecho un Yanqui. De Varela tenemos
malisimas noticias. Di 6 Pepe Alfonso qe tengo ya reunidas las Poesias de Sil-
vestre (1) y las entregar6 6 J. Eusebio (2) 6 A Macias pa que se las remitan
p.r conduct seguro.
A dios mi qdo Domingo has pr volver cuanto antes 6 la Habana y qe tenga
el gusto de abrazarte tu am'

A Carrillo.



XLIV

Mad. 06 (sic) de Abril 1829

Queridisimo Domingo mio: te empiezo A escribir quince dias antes de salir
el correo porque quiero departir largamente contigo y cuando lo dejo p." la ulti-
ma hora, el diablo la enreda de modo q.e apenas te puedo decir lo q.e mas urge
y importa. Te hablar6 de menudencias literarias, te dire las obras q.e han sali-
do desde tu partida, si me acuerdo, te enviar6 junto con esta carta el juicio de
alguna de ellas hecho p.r un amigo tuyo, te hablar6 de los amigos de ambos y
p.' q.e no quede por tocar ningun resort de la charlataneria, te dare tu punta-
dita sobre la Junta del bureo; amen de todo lo demas q.e me ocurra, aunque no
este comprendido en lo dicho y ofrecido.
Tu te acordards de Carnevero el editor en chef del Correo literario v mer-
cantil y del otro folletin titulado Duende satirico del dia; pues bien al Correista
ocurri6 meter en una de sus balijas un maldito articulo en q.e con el delgadisimo
velo de El convite de un pabo se retrataban en la merendona ciertas personas
conocidas, las cuales no estaban tan bien tratadas como ellas quisieran. Entre
los personages alegoricos del convite habia un pedante charlatan y citador de
tests griegos; calidades q.e en el concept de todos los agraviados nemine dis-
crepante convenian al autor del papel tit.0 El duende satirico del dia; pondera-


(1) En esta 6poca proyectaba Don Jos6 Luis Alfonso publicar reunidas las obras en prosa
y verso de su tio Silvestre Luis Alfonso y Soler. Domingo del Monte, en carta de la Habana
fecha 23 Septiembre 1829, dirigida a Jos6 Luis Alfonso y publicada en la Revista de la Bi-
blioteca Nacional, Habana, 1909, t. II, p. 33, le dice: "Ya te han mandado tus tios, no s6
porqu6 conduct las obras poeticas que estaban en poder de Tatao."
(2) Don Jos6 Eusebio Alfonso y Soler, tio paterno de Don Jos6 Luis Alfonso.


61












ACADEMIA DE LA HISTORIC


ronle los otros el agravio hecho A un escritor public como 61, no se descuidaron
en recorder la edificante y acreditada resignation de Carnevero en sufrir los in-
sultos de obra y hubieron de resolver 6 mi buen Duende A q.e saliese A la demand,
vengando en la persona del Correista la ofensa de sus compafieros de enojo.
Autorizado p.r todos in solidum se dirigi6 al Cafe de Venecia, lugar q.e se tuvo
p.r el mas propio en razon de q.e concurria en 61 diariamente el blanco de sus
iras; de que era escusado buscarle en su casa porque en ella lo negaban cons-
tantemente y de q.e aguardando A encontrarlo en la calle seria dificil, casual y
sobre todo tardia la venganza: 6 quiza mas bien porque la cruel Nemesis q.e
reuni6 tan fuera de sazon A Idomenes con su hijo, lo tenia asi determinado en
mengua del 1.er dramitico espafiol (1) y p." mas complete regocijo de sus adver-
sarios. Eran las seis de la noche 6poca en q.e la retirada del paseo del prado y la
proximidad de la hora de' empezarse la function del teatro atrae A este caf6 mu-
chedumbre de personas de ambos sexos: los contrarios del Correista estaban reu-
nidos en una mesa celebrando el sacrificio y maldiciendo la tardanza de la victi-
ma: el Duende se habia separado p.a ensayar su papel y p.a q.e los otros pudiesen
hacer con mas aparente imparcialidad el de espectadores: (2) todo se presentaba
A pedir de boca de los agresores; pero Pepito tardaba y ya se empezaba & temer de
su prudencia q.e omitiese su venida sabedor de la trama, cuando se le vio llegar
con el corbatin mas almidonado q.e nunca y con un nimero de rizos mas consi-
derable q.e de ordinario. i Quien hubiera dicho A la hermosa Joaquinita cuando
empleaba en hacerlos sus delicadas manos auxiliadas del hierro y del fuego,
q.e p.a tanto mal los preparaba! Llegar, sentarse, hacerse de ojo los conjurados,
salir el miembro encargado de la venganza y lover sobre el dramaturge un
diluvio de improperios, todo fu6 obra de un moment. Fantone animis homini-
bus ird! VAlame Dios y quien seria capaz de recorder lo q.e se dijeron, ni quien
se atreveria a emporcar el papel escribiendolo! baste decir q.e los contrarios de
Carnero, que son muchos, quedaron satisfeches y que los amigos del otro partido
(q.e no son pocos) no le quedaron menos, notando solo la falta de tal cual insi-
nuacion de pufio que diese mas espresion al discurso oral del iepresentante de
los ofendidos. El Editor del Correo se quej6 despues A la autoridad.
Ha salido no hi much el 1.er tomo de la historic de la literat.' esp." escrita
por Boutterwek y traducida p.r Cortina y Hugalde: escuso decirte mi parecer
porque lo he dado escrito al correo y si se imprime te enviar6 un ejemplar con
otro de la obra q.e te tengo preparado p.a ."a occasion: entonces ira tambien el
Romancero de romances moriscos de Duran y el juicio publicado en el Correo.
Nuestro amigo Laveron ha sido purificado, unico inconvenient q.e tenia
p.a hacerse abogado; vencido... (3) justos tus temores, porque ella no los ha
merecido.

(1) Aeompafiando un dia D. Jos6 M.a Carnero A la S.a Cesari dama contralto de
la comp.a de 6pera impidi6 la entrada A aquel el Portero del vestuario del teatro: amos-
tazado el Sr. Carnero reconvino energicamente A este prorrumpiendo en esta eselamc.n
final Al ler. dramdtico espaiiol "... El Portero obstinado Uev6 a cabo su prohibicion.-
Nota del autor.
(2) Estos otros se asegura q.e eran Vega, Breton de los Herr.s Pezuela y algunos mas.
-Idem.
(3) Boto el document.


62












CENTON EPISTOLARIO


Solis (1) ha visto tus cartas y me encarga q.e'te d6 las gracias p.r tus buenos
oficios: tambien verA el Mensagero q.e hemos recibido ayer con el largo y atina-
disimo articulo del poeta sevillano. (2) i Cuanto hemos admirado en 61 tus bellas
inclinaciones, tu generosa sensibilidad y tu sin igual critical literaria! Dichosos
los q.e te tienen p.r amigo y mas yo q.e otros, q.e he visto escrito de tu mano la
predileccion con q.e me distingues entire los muchos A quienes llenas de honra y
de satisfaccion con tu carifio: nunca lo entibie la... (3) za inexacto ha... (4)

"Nunca reposense- Nunca inconstantes."

La palabra reposense y aun todo este verso me parece duro por el sonido
de las silabas y p.r su acentuacion. La relacion de los pensamientos q.e espresan
los dos, la tengo p.r oscura y no sB si diga contradictoria. Para q.e han de ser
nunca inconstantesf p.a reposarse 6 p." no rcposarse? Si p.' lo primero s porque
no se escogi6 el giro afirmativo? Hay ademas la oscuridad q.e debe resultar de
incluir dos negaciones en una sola idea: me esplicar6. La palabra inconstante
se compone de constant y de la particular in q.0 antepuesta en las voces espaiio-
las como en las latinas espresa negacion, carencia posterior de aquello q.e signi-
fica la palabra simple, de suerte q.C in-constante equivale A no-constante: si ante-
ponemos ahora el advervio nunca tendremos nunca no-constantes, espresion q.e
aunque conviene usarla en algunos casos con preferencia A la afirmativa, en este
ofusca la inteligencia del q.e lee el q.e duda, trabaja y cuando Ilega A averiguar
la mente del autor no le perdona la incertidumbre en q.e lo ha tenido. Tu sabes
mejor que yo, mi Domingo, q.e sin claridad no hay nada bueno. Enantes es voz
de la gente baja: solo hubiera podido usarse p.r ser en poesia la voz anticuada
denantes: no cabia, es verdad; pues renunciar a ella y buscar otra, mejor q.e
tomarse la licencia de quitarle la d que puede tenerse p.r vicio en el hablar

"tan rapidisimo, ay! tan negado.

Este superlative es perfectamente oportuno, terminantem.te sentido y ambos
versos en lo material y en el pensamiento q.e representan son lo q.e Hermosilla
llama delicados y dignos en mi concept del mejor poeta del mundo. I Son tan
naturales y tan obvious los demas superlativos?... No hay ninguno de ripio y
buscado p.r la circunstancia de esdrfijulo?.... La repeticion de pdlida q.e creo
hecha con cuidado, no me parece bien; porque no es de aquellas ideas cardinals
q.e deben repetirse naturalmente; por lo tanto creo yo q.e debe sustituirse otro
adjunto q.e presentando una nueva idea, d6 mas variedad y verdad al cuadro.
El final es muy propio de tu situation y esta bien espresado. Me he detenido
en esto tanto como ves y todavia te diria much mas si fuese de palabra; pero

(1) El poeta espafiol Dionisio Solfs.
(2) Literatura espafiola. Comunicado. Noticias literarias sobre el PoBta sevillano
Dionisio Solis.-D. M. (El Mensagero Semanal, Filadelfia, 7 Febrero 1829.)
(3) Roto el document.
(4) Idem.

6.


63












ACADEMIA DE LA HLSTORIA


debo concluir diciendote q.e he notado en esta muestra una estraordinaria dis-
posicion p.a llegar A hacer composiciones perfectas, admirables; lo mismo, lo
mismo cree Solis q.e la ha leido: tu sabes q.e 61 nada antepone & la verdad.
Dentro de pocos dias esperamos recibir nuevas de ti ya directamente 6 ya
p.1 la Habana.
Entonces sarA mas largo tu siempre afectisimo amigo

Angel Iznardi

Mis afectos A Andr6

P. D. Estos critics son tan melindrosos y tienen un paladar tan delicado
que hasta las natillas les pinchan. Yo no s6 como en una composicion que tanto
gustan los que tenemos alma y oido pueden hallarse tantos defeetos como los que
nota Angelito. Pero cuando 61 lo dice razon tendrh; y no creo que me falte A
mi si en cierto modo ofendido de su critical rigurosa le advierto (pues me esta
leyendo) que enantes se ha dicho por muchos siglos en Espafia y que no hay
que pedirle nada A la palabrilla.

S. Olozaga

XLV

Madrid 24 de Abril de 1829.

Sr. D. Domingo del Monte.

Queridisimo amigo mio: he recibido tu carta escrita en Nueva-Yorea el dia
1. de este afio. Le das comienzo con el hor6scopo que has formado para mi h la
entrada en el foro, como abogado de la cArcel de C6rte. Bien se deja conocer
que los datos en que funds tu favorable agiiero te los ha suministrado tu cora-
zon y no tu juicio recto y desapasionado; pero no por eso creas que tus alaban-
zas me causan pena, que siento yo menos la humillacion de no merecerlas, que lo
que gozo al contemplar que son hijas de tu carifio y que este es tan intense que
en lo que me pertenece ahoga en mi pro tu razon y hasta tu memorial. Pues
quiereme tu asi, Domingo mio y quieranme tambien los demas objetos de mi ter-
nura y mas que toda mi vida sea un bruto. Me he llegado k career que no se
necesita reunir gran caudal de conocimientos para ser feliz, y sea esto 6 no suges-
tion y triste conhorte de mi poquedad, lo cierto es que ha huido de mi la gran-
diosa idea de poder beneficiary mi entendimiento en provecho de mis semejantes.
No lo dejar6, sin embargo, baldio, que no scria mas cuerdo privarme de los goces
que me puede proporcionar, porque no baste "a procurarlos A otros, que lo fuera
el cegar un manantial de aguas muy puras porque estas no alcanzasen a fecun-
dar los campos vecinos.
Siento hablarte tanto de mi y much mas no teniendo tiempo para entrete-
nerte con otras cosuelas, porque no s6 como he esperado A escrivirte d la filtima


(;4












CENTON EPISTOLARIO


hora. Pero ya que te he dado este mal rato, creo que no debo ocultarte que cre-
cen las utilidades de mi profession con el credito que voy ganando, merced A la
ineptitud de algunos compaiieros y 6 la desaplicacion de que adolecen los mas.
Asi que vivo ahora una vida algo afanosa, porque a mis pleitos y causes de
pobres se agregan los cuidados de un buen amante; porque ya creo haberte
dicho en otras cartas que estoy enamoradisimo de aquella hermosa cuya perspi-
caz vista con tanta razon encareces. Creo que paga bien mi amor y 6 no ser
del mismo estado de Matilde, yo no s6 si me seria dado seguir 61 ese Bachelor,
que me nombras y 6 quien no conozco mas que para servirle. Al menos si le he
visto no me acuerdo; me figure, si, que sera un buen nene: para que mi fantasia
no se lo forge disparatadamente, bueno ser6 que me mandes un retratito, que tu
los haces con much gracia, mono mio. No entiendas que esto es pagarte el
chiqueo que me dices: es que quisiera darte un beso en este moment y sin yo
advertirlo se ha esplicado asi la pluma.
Laveron, proclamado cuarta vez padre sera abogado dentro de 15 dias.
Mesa tan amartelado y, como tu dices, siempre tan guapo chico. Sanz tan fes-
tivo, hermoso y retrechero con las chicas (me repugna decir coqueton). Mi pa-
dre tan tierno y tonto con su liceneiado. Mi hermano creciendo hasta hombrear
conmigo, que, segun recordar6s no soy rana en mi principal dimension. Y todos
estos y otros muchos mas, que no estarian bien representados ni con tres etcete-
ras, acordandose siempre de Delmonte, pidiendome sus cartas y rogandome sin-
ceramente que sea el organo del gran carifio que te tienen. i Que encargo tan
grato para el que quisiera que todo el mundo te amase! iY que satisfaccion
para tu amigo ver realizado sus deseos respect de cuantos te han conocido en
Madrid!
Di A Andr6 que le quiere en estremo vuestro

Salustiano.

(1) Juan Bautista Alonso. (1)

D. Eleuterio Crispin de Andorra (1) sigue pensando en imprimir sus poe-
sias sueltas.


XLVI

Madrid 24 de Abril de 1829.

Queridisimo Delmonte: parece que habia adivinado lo que V. me dice en su
ultima antes de recivirla, porque en mi anterior dige a V. sobre mis amorios
cosas que pudiendo servir de contestacion me escusan de responder ahora. Mi

(1) Por career de espacio al final de esta carta, el autor escribi6: (1) Juan Bautista
Alonso'', en el lugar en que se lee, pero indicando con el asterisco, que debe leerse como incluido
despues de la palabra Andorra.


65












A6cADE\MIA DE LA HISTORiA


maxima faborita es que en el amor son tan diferentes los caminos de llegar A la
felicidad cuanto lo son las personas y las circunstancias en cada caso dado, y
cada cual es el mejor de los juezes p." elegir el que conviene a su propia dicha...
Aqui llegaba cuando ha querido la trampa que caigan en este malaventurado
papel los dos enormes borrones que tiene V. a la vista. Yo queria rasgarle p."
comenzar de nuevo A escribir A V. por no offender la acreditada pulcritud de mi
amigo Delmonte con tan desaseado espectaculo; pero el bondadoso Tatao, en
cuya casa tengo el gusto de escribir esta, me ha concedido indulto A nombre de
V. y me obliga A proseguir en el mismo papel con la reflexion de que resta corto
tiempo. Con perdon pues de V. prosigo, pero no la misma material.
Deseo con ansia que vengan los prometidos estractos de las obras celebres
de jurisprudencia para tener el sin igual placer de admirar A un tiempo su pro-
fundidad y el juicio y el acierto de V. en la election y esposicion de las doctrinas.
Las cartas de V. son el unico consuelo que puede ofrecernos en la constant
pena que nos causa la perpetua separacion de nuestro querido Delmonte, quien
para nuestra dicha es bastante laborioso y bastante fino con sus amigos para no
cansarse de regalarnos con los sazonados frutos de su grande ingenio y de su
afectuoso y tierno corazon. No olvide V. pues A sus amigos de esta mansion que
un tiempo hizo y le fu6 grata, y escribanos siempre como hasta aqui, que por
nuestra parte no echara V. menos la gratitud. Adios querido amigo, quiera V.
much a su buen amigo

Mesa

Mil cosas A Andr6


XLVII

Madrid 26 de Mayo de 1829.

Queridisimo Delmonte: la larga distancia que nos separa ha ocasionado la
desgracia de que todabia no haya V. recivido ninguna de nuestras cartas; y esta
circunstancia penosa para todos hace doblemente meritoria la laboriosidad con-
que V. ha aprovechado hasta aqui todas las ocasiones de regalarnos con sus prt-
ciosas cartas. Antes de que V. me lo digese me habia yo tomado la libertad de
reputar y estimar por mias las que V. escribia A Salustiano, porque conociendo
la bella alma de V. no he dudado un solo instant que la amistad que le profeso
le merecia correspondencia y aprecio y lo hacia tenerme tan present al eseribir
A Madrid como yo tengo A V. A todas horas. Asi que reputando dicho p." mi
cuanto describe V. A Salustiano le dir6 algo acerca de ciertos puntos sobrado inte-
resantes p." no llamar aun mi esteril atencion.
Cosa es por cierto maravillosa y que me ha sorprendido la resistencia al plan
de codificacion que hace ese pueblo sensato y filosofo. Las instituciones poli-
ticas oueden producir por si direetamente grandes bienes, y sin duda A ellas


66












CENT6N EPISTOLARIO


son debidos los prodigies de civilization y prosperidad que con tanta razon
admira V. en ese pais afortunado; pero el mayor y mas fecundo consiste en ser-
vir de medio para la formacion de un buen cuerpo de legislation civil y penal.
Puede asegurarse que este es el fin de todo el sistema legal, porque de 41 depen-
den inmediatamente la libertad individual, la seguridad personal, la propiedad
y la igualdad del ciudadano en su unica acepcion racional. En las instituciones
political tan solo se halla la garantia de la creation, conservation y perfection
de buenas leyes civiles, pero antes de existir estas no pueden aquellas por si solas
haoer la verdadera felicidad de un pueblo. Con que no puede llamarse dichoso
el de los Estados unidos, y en vano se preciarA de serlo mientras las absurdas
maximas de la ruda edad media desluzcan por un contrast peregrine el brillan-
te cuadro de sus acabadas leyes fundamentals. Acaso sin estas pudiera ser
feliz un pueblo con buenos codigos, mientras fuera gobernado por quien los res-
petfra, mas no puede asegurarse otro tanto para el caso contrario. En este
habria mas esperanzas y mayor estabilidad p." despues de cumplidas, pero en
aquel los bienes reales presents serian much mayors.
He gozado muchisimo con la lectura de los num.8 del mensagero que V. nos
mand6. Encanta el ver hecha aplicacion a las carceles de un pais los humans
proyectos de la bienhechora filosofia. Lo que me ha desconsolado es la noticia
del mal exito del ensayo del Panoptico de Jeremias, porque para decir lo que
siento no alcanzan 6 su profundidad y 6 la extension de sus miras los autores
de los articulos del Mensagero.
D6 V. un estrecho abrazo al amigo Andr6 y quiera siempre a su buen amigo

Mesa


XLVIII

Madrid 26 de Mayo de 1829.

Queridisimo Delmonte: he recibido tu carta escrita en Filadelfia en 26 de
Enero y los Mensageros que con ella acompafiabas: tambien he visto la carta de
igual dia del mes siguiente dirigida A Tatao, a Iznardy y A mi, y leido con sumo
gusto el articulo que has publicado acerca de Dionisio Solis (1). i Qu6 me ale-
grare yo de poder hacer mis respuestas dignas de tus cartas! Y cuanto siento pa-
gar con insipidos renglones la amenidad y gracia que en ellas se encuentran!
Pero asi tiene que ser y asi lo has de tragar. Ni yo s6 decir cosas que puedan in-
teresarte, ni en este desventurado pais ocurre nada digno de tu noticia. El c6digo
mercantil, por el que me preguntas, parece que se ha concluido en estos dias y
que se promulgark en el proximo de S. Fernando. Va a principiarse A trabajar
en el penal, segun veras por el decreto cuya copia te remito. I Que mano fuera
que el pais mas atrasado de Europa utilizara los admirables progress de la
ciencia legislative antes que el mas libre y civilizado del Nuevo-Mundo! Quiza

(1) Articulo ya eitado en nota anterior.


67












ACADEMIA DE LA IISTORIA


esto solo compensara las muchas ventajas que ahora nos llevan en todos los ra-
mos de la administration pfiblica.
Por muchos enemigos y impugnadores que tenga Benthan, no le querr6 yo
menos. Con razon me recuerdas la suerte de algunos grandes hombres. No
creas sin embargo que me preocupo hasta el estremo de no escuchar las objecio-
nes que se hacen contra su sistema. Al contrario me gozo much en oirlas y
deseo que tu me estractes algunas de las mas fuertes que conoscas. Entonces si
que te escribir6 estensamente, que ahora no s6 que decirte.
Concluyo, pues, repitiendote que cada dia estraito mas tu compaiiia y que
solo la buena de Tatao que ha sucedido en la asiduidad agradable de la tuya
puede templar esta perdida. Di A Andr6 que tenga esta por suya, ponme A las
ordenes de los tuyos, recibe los afectos de mi familiar, recuerda el mio a los SS.
Landin, Lopez, Romay y Sobrado y quiere much A tu amigo

Salustiano.


XLIX

Madrid 24 de Junio de 1829.

Mi querido Delmonte: tomo la pluma mas por cumplir con una especie
de voto que me obliga A escribirte todos los correos, que porque tenga nada que
comunicarte. Hace dos meses que no tenemos carta tuya y asi me falta material
para la present, y yo no me reconozco con gracia para buscar asuntos amenos
y agradables. Si no me ocurre que decirte, vale mas que me calle que no que
te ensarte sin ton ni son unas cuantas necedades. Ademas de que las que yo
pudiera enhilar aqui serian muy superiores (si he de career A este picaro amor
propio, que, mas rebelde que los tres enemigos del alma, nadie acaba de dome-
fiar) serian muy superiores, me obliga A repetir el par6ntesis, i las que dirigio
al sapientisimo Cabildo de Toledo un novel pero valeroso mariners de aquella
nave, la primcra de los dos mundos. Que te parece del titulillo? Pues por la
muestra se conoce el pafio. Y para que no creas que ando buscando este y el
otro passage en que brillen mas de lleno el saber y buen gusto del nuevo cano-
nigo, ahi te remito copia literal de la arena que 61 mismo ha hecho imprimir
y que ademas del merito que tu descubrirAs en ella tiene el de haber sido leida
A la Academia de la Historia por el S.r D. Diego Clemencin, con el mismo mis-
misimo objeto con que yo te la dirijo. La Academia por supuesto perdi6 su
natural gravedad y pas6 A hacer tales demostraciones de alegria que yo s6 que
los Gallardos, los Mifianos y demas gente que se ocupa en el laudable aunque
delicado oficio de hacer reir con avilidad se darian por muy contents si con-
siguieran desfruncir asi el cefio de los Sefiorones, que se desternillaban de risa
cada vez que boqueaba el elocuente Villar, 6 por mejor decir, el autor del elogio
de la reina Isabel que le servia de interprete.
Se va A acabar la poca tela que he cortado, y asi concluyo diciendote que


68












CENT6N EPISTOLARIO


mi hermano se gradu6 de Br., que Laveron se hizo abogado, que Mesa lo ser6 del
Iltre Colegio cuando Dios-N. S. D. Fran.co Tadeo Calomarde disponga de 13 de
nosotros, que mi padre sigue sin novedad, que todos te quieren muchisimo y a
ti y a AndrB como siempre tu amigo

Salustiano.


L (1)


Al Sor. D. Domingo del Monte
Abogado de los Reales Consejos
Habana

Londres 8 de Julio de 1829.

Mi queridisimo Domingo:
Por L. Suarez hemos sabido que no se habian marchado Vmds. tan pronto
como pensaban: pero me congratulo de que a la hora de esta, estareis ambos A
dos comiendo plitanos y tamal de cazuela junto a los sagrados lares. No les
deseo sino que lo coman en paz y lo partan con sus hermanos, por que como
decia mi tio el clerigo: El que vuelve a su pais desconociendo los suyos, merece
que los suyos le reciban como estrangero. Y que te parece, no decia bien el
reverendo? Yo me temo q.e A mi vuelta haya gran conmocion en la familiar y
manden por el filadelfiano p. interpretarme, por que segun dice P. de la Luz (2),
cada dia estoy mas acotorrado; entendiendose la alusion a la cotorra de S.to
Domingo.
Ya he tenido el gusto de ver a Madrid (3) a quien hicimos una visit de
cinco horas: tambien hemos hablado much con Arguelles (4), Cuadra y el
Gen.' Valdes; pero el q.e nos ha gustado sobre todos ha sido Arguelles. A Ga-
leano (5), 6 Isturiz (6) les hemos visto poeo, p.r varias casualidades. Aquel
esta sirviendo la catedra de literature espaiiola en la nueva universidad de
Londres, y goza gran reputation de hablar y escribir el ingles perfectamente.
Si tuviera mas tiempo, te hablaria entire otras cosas de la celebre Universidad
de Oxford, donde nos detuvimos tres dias p. ver los mas principles de los
24 colegios que cuenta como sus miembros. Pero hijo todo lo que se quiere
no se puede, como te habra ensefiado tu mama desde chiquito; digalo sin6 mi
Mercedita Villate, by the way &quieres hacerme el favor de enamorarla? Esto

(1) V. el prefacio de la edici6n aparte del Cent6n Epistolario.
(2) Don Jos6 de la Luz y Caballero.
(3) Don Jose Pernandez de Madrid, distinguido hombre pu'blico colombiano que entonces
represehtaba como ministry plenipotenciario a su naci6n en Inglaterra, y quien ya habia
residido largo tiempo en la Habana, figurando en los mejores circulos intelectuales.
(4) Don Agustin Argiielles, politico espafiol.
(5) Don Antonio Alcald Galiano, idem.
(6) Don Javier do Isturiz, idem.


69












70 ACADEMIA DE LA HISTORIC

se lo encargaria mejor A tu compafiero el Licenciado, sino supiera que la ma-
nola de marras le hizo olvidar las pocas ideas de buen gusto que sac6 de su
tierra y q.e no lo tome A puya, p.r q.e ya sabes lo q.e decia el guajiro.
Que no se te olviden mis encargos sobre las composiciones de Silvestre, pero
te advierto q.e he encontrado q.e P. de la Luz tiene aqui la coleccion de Revisores
hasta el n 71, faltando sin embargo los n.s0 1, 16, 38, 43, 57, 61, 63, y 64. De
estos te ruego q.0 me mandes lo q.e necesito, y al mismo tiempo q.e me indiques
cuales sean las composiciones de Silvestre en los q.e tengo p.r q.e Pepe no se
acuerda.-El papel tampoco alcanza p. mas y es precise ser economicos.-A
Dios de tu afmo amigo
J. L. Alfonso


LI

D. Dom.o del Monte
Matanzas
Al cuidado
de Pep6 Macedas

Ceres (1) y Julio 20/1829.

Mi queridisimo Domo: he apreciado much el tomo 1. de los anales de
ciencias, agriculture, &., (2) q.e destinas h la Biblioteca de la Ceres; en 61 he
encontrado cosas muy buenas, p.a el adelanto de la agriculture cubana, y siento
q.e ya no se esten asiendo algun.8 ensayos, especialmen.te con respect A la era-
boracion de nuestras asucar, pues causa dolor ber los grandes desperdicios q.e
tenemos en ella, p.r la ignorancia de los mtro de asucar. Creo q.e este ing.o q.e
ha producido 15,000 panes este afio, casi todos de @ y cuarta de peso despues
de la barbara purga q.e usamos, habiendose elaborado bajo el nuebo sistema
q.e aconseja Sagra, (3) podia haber asendido a 20,000 panes, si se calcula q.e
solo en la baja q.0 tiene un pan de asucar despues de purgado llega A 4000 @.
Ahora los desperdicios en su descachase y demas q.e se padese en la casa de
carderas, puede muy bien equibaler a 5000 panes. Por el metodo del carbon
animal no hay ninguno, y aun cuando costara comprarlo, siempre resultaria
una gran bentaja afabor de los ingenieros.
Tambien es necesario q.6 entire en el calculo, la asucar mala q.e hacen,
regularm.1te principio de safra, q.e las cafias no estan bien sasonadas. Y otras
q.e p.r sus descuidos 6 ignorancia cometen cada rato, y asi puede asegurarse no
es much el aumento q.e he puesto.

(1) Ceres es el nombre de un ingenio donde se escribi6 esta carta. Bajo la fecha se
lee escrito con lipiz: Partido de Cimarrones.
(2) Este es el peri6dico Anales de Ciencias, Artes, Agricultura y Comercio, publicado
en la Habana por Don Ram6n de la Sagra.
(3) Don Ram6n de la Sagra.


~MIIYIY-












CENTON EPISTOLARIO


Que diferente prespectiba pa la isla, si en lugar de los maestros de asu-
car q.e son hombres soeses, brutos y mal criados, se pusiesen jovenes estudiosos,
ficicos & y p.r consig.te bien criados y &. A estos se les abriria una carrera
en q.e ocuparse dignam.te, no q.e en el dia solo tienen la de la medicine, los
jovenes pobres.
Los mtros de hoy se podian exercitar en labrar la tierra, en bolleros, ma-
yorales, y otras mil ocupacion.s q.e hay p.a esta clase de gente, p.0 p.a los estu-
diosos pobres no hay otra q.e la medicine, y esta desanima al mas aplicado,
al ber la infinidad q.e hay en el dia y la q.e se aumentark biendo el n.0 de con-
dicipulos 6 alumnos q.e hay.
Estas ideas me ban benido al darte las gracias p.r el lib.o q.e destinas p.a
este ing.0 y las es puesto p.r q.e aquien le escribo es ami herm.0 q.e sabra dici-
mular mis disparate.
A proposito dime este Sagre seguramente es uno q.e era amigo de Jose
MI Her? Yo no lo consideraba con tanto talent e instroccion. Pero creo
q.e tiene mal genio.
Al menos cuando no consiguieramos todo esto, se pudiera adelantar algo
en la material, y es q.e un ficico se encargara de hacer algunos ensallos v. g.
Pesar el guarapo crudo, medir las pailas, y proporcionar la cantidad de cal,
carbon' animal, y musilago de guasima q.e debe caber A cada paila de guarapo
de tantos grad.s Advirtiendo q.e este guarapo debe pesarse muy amenudo
p.r q.e baria su peso, segun baria la estacion y el terreno. Con esto y q.e nos
instruyeran en el modo de purgarlo, tendriamos much adelantado, aun q.e nos
dejen con nuestros trenes imperfectos.
Yo creo todo esto muy facil, si es cierto lo q.0 dice Sagra de lo de la asu-
car de remolacha, y mas dire q.e puede formarse una especie de cartilla q.e
este bien terminada y capas de q.e cualq.a hombre q.e sepa leer y conosca los
n.os, de hacerse cargo de hacer asucar, si se perfecciona el asucarometro q.e se
ensay6 ahora afios.
Yo quisiera tener talent e instruction p.a hacer este servicio a la agricul-
tura cubana.
Pero amigo yo consibo, mas el feto no puede criarse y es presiso que
muera antes de nacer, por la falta de quilo q.e es la instruc."
En fin dejemonos de esto y bamos A otra cosa, no me has mandado el li-
bro q.e imprimiste, (1) y si tienes otro q.e no te haga falta p.a leer yo y entre-
tenerme mandamelo q.e lo cuidare much, pues nada tengo q.e leer. Es-
prec.s A todos y A madre q.e nos eche su bendicion y tu m;anda atu herm.0 q.e
te ama

Jose (2).


(1) Se reflere a la colecci6n de poesias de Don Juan Nicasio Gallego que publie6 Del
Monte en Nueva York.
(2) Don Jos6 del Monte, hermano de Don Domingo.


71












ACADEMIA DE LA HISTORIC


LII

Al Lie."d D. Dom.o del
Monte
Habana
Ceres y Ag.to 12/1829.

Mi querido Domo: la falta de cumplim.to de los capit.s de partido A las
repetidas ornes del gob.no han detenido las remicion.9 de las asucares de este
ing.o por estar los caminos intrancitable, y como los vecinos se oponen terri-
blem.te h q.e la arria pase p.r sus terrenos ya de potrero ya de cafetales, me
tiene V. como se imposibilita el transit 6 comunicacion de estas fineas con
el deposit de los frutos. Especialm.te nuestro vesino D.n Ant.o Jimenes q."
tiene un potrero lindando con el de este ing.o y el lado q." mira al camino R.'
esta tan malo q.e los mulos se atascan y mojan todo el asucar, sin tener otro
advitrio. Este hombre inconsiderado se opone q.e entire 61 arria por dentro de
su potrero q.e esta excelente.
Yo quiciera q.e sacaras una orn del cap.1 gral 6 de algun alcalde p.a que
6 compusiera el frente de su potrero q.e mira al camino R.1 6 q.e permit la
entrada p.r su potrero interin se componga el camino p.r su propia naturaleza.
Este corresponde al partido de Lagunillas.
En el partido q.e llaman el coliceo hay unos parajes 6 malos pasos tan
malo q.e el lodo les llega a los aparejos de los caballos. Y el cap.n de dho par-
tido (me han asegurado) q.e a un carretero p.r q.e rompio la serca del cafetal
de cane lo mult6 en 4 de oro.
Esto amigo mio da horror el decirlo. Vn pais rico y culto como la Isla
de Cuba es berguenza ber los caminos, p.r la falta de policia &.
Ahora considerame aislado con mi familiar aqui, q.e si alguno de ellos en-
ferma es impossible sacarlos ni A caballo ni en bolante. Esto es muy doloroso,
y me aflige much.
En fin esto lo haras si te parece just y q.e no se oponga a los interest de
la familiar.
Magd.na y mis hijitos te hacen mil esprec.3 y yo que recibas el cincero
afecto de tu herm.0
Jose
LIII

Ceres y Ag.to 24/1829

Mi querido Dom.0 recibi tu carta del 14 de este, y en ella beo los temores
q.e tienes de q.8 tal vez la ctedra de quimica tendr6 el mismo resultado"de la
de Botanica, yo creo q.e no, si se les estimula con la direction de las casas de
calderas, q.e ganaran en 5 6 seis meses, de mil A mil y quinient.s p.s -si se llega
a establecer el nuebo orden.


72












73


CENTON EPISTOLARIO


Sentir6 much q.e dejes A la Hab.a sin visitar a Sagra y hacerte su amigo,
p.r q.e p.a mi, es un hombre de merito, aun q.e tenia sierta prebeneion en su con-
tra sin saber p.' q.e, pero desde q.e he leido sus Anales no puedo menos de
estimarlo, y confesar es el escritor mas util y q.e mas ha trabajado en el ade-
lanto de la isla de Cuba, tanto en la agrieultura q.e es lo mas atrasado, cuanto
en las demas ciencias y artes. El ha sabido proporcionar un buen establecim.to,
sin q.0 p.r esto deje de ser tan util 6 los demas, p.s instruye y guia p.a su
bien estar.
El tendrA sus defects, como hombre, p.0 es amigo del bien public &.
Ahora digo yo Icuanta mas satisfac.n no tendra este hombre, q.e no otros
q.e solo escriben bersos?
Recibi el Emilio (1) y temo no halla alg.n sentimiento p.r esto, p.' q.
creo q.e el q.e te lo encarg6 fue Man.' Pero como el no tiene, solo un hijo q.0
educar y yo tengo dos, te doy las gracias. No tengas pena p.r lo q.e te cont6
D. Maria p.r q.6 Pepito no sabe hablar, y p.a esplicarse como mas facil dice,
pupo, y nau nau, q.e no es bosal, lo 1? es p.a obrar y lo 2? al lame. Esto de
cobar es jugando y nada mas, su padre es muy sensible y human, su madre
lo mismo, no puede salir tiguere.
Mucho deseo q.e se arregle la testam.a de Padre 6 intestado p.a estar cu-
bierto con la ley; pero en cuanto a demarcac.nes 6 deslindes, es impossible en
mi concept, sin embargo deseo q.e tu lo encuentres, pero p.a mi no hay otro
advitrio q.e es luego q.e se paguen las deudas, y se saque la refeccion, el sobran-
te se reparta todos los afios 6 los herederos, p.r q.e un ing.0 es indibicible. Re-
pito, esto no es decir q.e me opongo a q.e se haga lo q.e sea mejor.
Juanico cuando me remiti6 el Emilio y los 12 n.0o de los Anales, me dice
q.e tambien me remitias una obra de botanica en frances, boy A decirle q.e no
la made, pues yo no s6 traducir.
Cada dia Ilueve mas, y los caminos intrancit." Te escribi sobre una orn
para facilitar el trancito, si te parecia just.
Deseo q.e el dia del S.to de Madre ya estes en Matanzas p.a q.e la acompa-
fiaras. Yo rara vez tengo este gusto, mas el aiio pasado lo tube.
Antonino me ha escrito una carta muy espresiba dandome las gracias,
p.r una friolera q.e le made en su enfermedad, y es la unica vez q.e he visto
hacerme una declaration de agradecim.to, con solo esta demostrac.", quedo en-
teram.te pagado a lo poco q.c he hecho p.r toda la familiar y jamas he deseado
otra, solo cuando beo lo contrario, esto es ingratitud.
No se una palabra del casam.to de Dolores, y por lo tanto siempre descon-
fio se efectue.
Deseamos saber la salud de Regla y donde viven en la Hab.a
Magd.na te hace esprec.8 y te pregunta si te mandaron un cajoncito de
dulce de leche q.e te remiti6.
Yo no deseo otra cosa tanto q.e dejarle a mis hijos una buena education,
p.a ello confieso q.e soy insufficient. Pero quien lo ser6 si Rousseau confiesa
no lo es ? En fin yo har6 lo q.e pueda, y este en mis alcance y con esto habre

(1) Una traducci6n de mile, ou de l'education, de Juan Jacobo Rousseau.












ACADEMIA DE LA HISTORIC


cumplico con mi deber. Yo espero q.e tu me ayudaras much en esta grande
empresa.
Recibe el berdadero carifio de tu hermano q.e te ama
Jose

LIV
Al S. D. Domingo
del Monte
B. 1: m.
0.
S. D. Domingo del Monte.
Mi estimado amigo y compafiero: hallandome con dos egemplares de las
obras del Mtro Leon, (1) suplico A V. tenga la bondad de aceptar uno de ellos,
que le entregarA el dador.
Quedo de V. como su mas afecto s. s. q. b. s. m.
Blas Os6s
Set.e 17/829.
LV

Al S.r D.n Domingo del Monte.
Habana.

Sor D.n Domingo del Monte.

New-York 8 de Ocbre. de 1829.

Mi querido amigo: por la goleta Amnericana Toison, dirijo para Vmd A
D.n Felix Tanco, el afio en Espafia y el ult-o num- de la Revista de Philadelphia
q.e Vmd me pidi6 en su apreciada de 21 de Agosto. El primero me ha costado
dos pesos y medio, que seguramente es muy caro por mas que se quiera disculpar
el esceso con el corto numero de ejemplares de que consta la edicion; y con otros
dos pesos y medio que he pagado por la suscripcion de un semestre de dicha re-
vista, suman cinco pS que se servira Vmd mandar entregar A mi hermano. Por
lo que toca A la encyclopedia de Paris, A la Themis, y al Petit Courrier des Dames,
A que desea Vmd tambien suscribirse, he escrito lo convenient A un amigo que
satisfara nuestros deseos si esta alli. Vea Vmd si puedo complacerle en otra
cosa, y disponga con franqueza de su adictisimo.
Thomas Gener.

P. D. En mi muger y en mi Benigno, en Varela, Stos-Suarez y Saquete, tiene
Vmd un cuerpo de querendones de reserve, sobre el que puede Vmd contar A
todo trance. Memorias al amigo Suarez. (2)

(1) Fray Luis de Le6n.
(2) La present carta, de igual modo que las catorce restantes del mismo autor que
aparecen en este tomo, fueron copiadas del original que ahora tenemos delante e insertas en
la Revista Hist6rica, Critica y Bibliogrdfica de la Literatura Cubana, Matanzas, 1916, t. I,
p. 373-401.


74













CENTON EPISTOLARIO


LVI

Madrid 10 de Octubre de 1829.

Queridismo Delmonte: por el correo filtimo he recibido dos cartas tuyas, fe-
cha la una en Filadelfia el 25 de Abril y la otra en tu amada patria en igual dia
del mes de Julio. Hacia cuatro meses que las esperaba en vano, y esto unido al
intense carifio que bien sabes que te tengo, te puede hacer conocer de euanto pla-
cer me habran servido tus bellas epistolas. Este y otros no menos honrosos dic-
tados les dan cuantos las leen; por mi parte, no acostumbro decir A nadie lo bue-
no que de 61 siento, y asi me contentar6 con repetirte que me contentan muchisi-
mo y con contestar A ellas con la concision que exige la falta de tiempo; porque
has de saber que pleitos y amores me lo consume todo.
Para evitar el cum brevem esse labor obscuras fio, tendr6 siquiera orden,
y responder6 A tus cartas por el de sus fechas. En la de Filadelfia me ha-
blabas de tu proyecto de hacer una edicion de las obras de Jove Llanos (sic),
y acerca de esto entiendo que no podias emprender en este g6nero cosa mas
util y gloriosa. (1) Tampoco puedo menos de aprobar tu idea de poner al
frente un elogio hist6rico de este eselarecido varon, acaso el mayor que pro-
dugera la Espafia; pero me interest esto demasiado para que permit que
tan grandiose objeto sea presa de mi pobre caletre. Solo el ciego afecto que
me tienes te puede disculpar de que hayas querido hacer A la memorial de
Jovellanos tan flaco servicio. Si la intention bast6ra, ya lo entiendo; pocos
podrian elogiarle mejor que yo. Pero de que sirven tales corazonadas? Si
por una de ellas emprendiera yo el elogio I no se reirian de mi todas las perso-
nas instruidas que tubieran la desgracia de leerlo? Tu mismo, mi querido
Domingo, tendrias que compadecer la suerte de tu amigo, y te lamentarias
de ver asunto tan important indignamente tratado por quien falto del s61i-
do saber que dan los buenos studios y una feliz disposition, ni aun confesar
sabe su ignorancia. Y digo que no s6 esto, porque si yo hubiera acertado A
manifestarlo como es en si, ya tu me habrias creido; que no tienes pizca de
cerdo, ni jamas te se resisted la verdad bien presentada. Y aunque no lo est6
la buscas tu y la encuentras. Por eso confio en que al fin has de conocerme
y apreciarme en lo que valgo; cosa que deseq mueho si como creo no me ha
de hacer perder nada de tu cariiio. En mi, quiere mi corazon, que es todo
tuyo, no mi cabeza que de nada te puede servir; y qu6dese esto aqui, que
aun cuando yo no sea de los que tienen mas amor propio, no deja de disgustarme


(1) Si este laudable proyecto no lo realize entonces Del Monte, no hubo por ello de
abandonarlo, pues vemos que much mis tarde, cuando ya contaba various afios de su se-
gunda residencia en Espafia, en sus investigaciones por los archives, encuentra una obra
inedita de Jovellanos, y la cual, en copia cuidadosamente hecha, la remite y es publieada
en las Memorias de la Sociedad Econdmica de la Habana (1847-1848) bajo el titulo de
Cartas hasta hoy iniditas, del Seior Don Gaspar de Jovellanos, 6 D. Antonio Pons; ahora
publicadas por primera vez. Y euyas cartas fueron recogidas despu6s en un tomo de 113 p.


75












ACADEMIA DE LA HISTORIC


el entrar en el examen de mi mismo y el descubrir mi nulidad. El elogio
de Jovellanos puede muy bien y debe hacerlo su editor americano, que puede
contar con algunos amigos que desde Madrid le remitan noticias tiles al in-
tento. Ya habris recibido la continuacion del discurso que aquel pronunci6
en la Academia de la Historia y que se imprimi6 con este titulo: "Discurso
academico pronunciado por D. Gaspar Melchor de Jovellanos en su recep-
"cion 6 la Real Academia de la Historia. Madrid y Febrero 4 de 1780." Si
acaso no ha llegado A tus manos, avisamelo, y a fin de que sepa las cartas mias
que has recibido, ten la bondad de decirme sus fechas y lo principal de su
asunto, porque recelo que se ha estraviado alguna.
Respondiendo a la tuya de la Habana tengo que darte las gracias como
lo hago sinceramente, de que te hayas acordado de mandarme el Herrera y tu
Gallego (1), que me ha gustado muchisimo, pero tehgo tambien que hacerte un
cargo que no s6 como podrds salvar. Di, fementido amigo, como has podido
estate un mes sin participarnos tu feliz llegada? Como has permitido que
agenas cartas ganen las albricias de tal nueva? Tu familiar, tus amigos de
esa, hubieran llevado a mal que to apartases un rato para dar cuenta de tu
viage a los que en Madrid hacian votos ardientes porque tuviese un t6rmino
dichoso? Pero yo no acierto a regafiarte, que ni so compadece esto con mi
genio ni much menos con el amor que te tengo. Ademas, seria pagar mal
los chiqueos que me dices y me espondria & no oir en adelante aquello de, "mi
razon ilustrada, mis conocimientos, mi corazon hermoso como mi hermosa cara
y otras cosillas que parece que no, pero siempre gustan. Es verdad, que a vuel-
tas de eso me das en rostro con eso que tu llamas despreocupacion y que dices
que me hace ver todo tan claro, tan sin prestigio engafiador..... Pues como
quieres que vea, Domingo mio? Te parecen pocas las causes de los errors,
para que tratemos de aumentar su catdlogo?-En cuanto a tus observaciones
sobre la poca utilidad de los c6digos particulares para los pueblos que care-
cen de buenas leyes fundamentals, estoy de acuerdo contigo, como creo que
tu lo est6s conmigo acerca de la ineficacia de estas por si solas. No me queda
ya mas que responder 6 lo que dices sobre muchachas. i Ay que grata mate-
ria! De esto si que escribiria yo, si fueran fitiles las teorias. Pero nada de
eso, empirismo y a ellas. Que no se vaya la fuerza por la boca, ni 6 mi tam-
poco por la pluma. Ahorita voy a ver a la mia, que cada dia nos queremos
mas. De la de Mesa sabe que ahora estA viuda, porque nuestro amigo se ha
ido a establecer a Talavera, hasta que pueda entrar en el Colegio, que sera
tarde. Le escribi lo que me decias acerca de sus raras opinions en amor y
estrafiando que asi las califiques me respondi6: "Por ventura la superficial
"coqueteria de nuestro siglo ha podido ahogar a la naturaleza entire sus las-
"civos brazos? Sera hoy un raro ejemplo de delicadeza lo que nunca se ha
"reputado mas que instinto natural de una alma sensible?" Por mi no lo s6,
VV. alli se las campaneen; que yo 6 mi practice me atengo.



(1) La colecci6n de poesias de Juan Nicasio Gallego, publicada por Domingo del Monte.


76













CENTON EPISTOLARIO


Y a Dios, Domingo mio, que es precise cerrar la carta y no tengo tiem-
po mas que para decirte que no se pasa un solo dia que no me acuerde de ti.
Di a Andr6 que tambien le tengo muy present y tu recibe el corazon de tu
amigo
Salustiano

Mil cosas de mi familiar. El proximo correo escribir6 A Andr6.


LVII

S.r Lic.do D. Domingo Del-
Monte
Habana

New York y Oct.e 17/1829.
S.r Lie.ao D. Domingo &.a

Por fin pario Catana, pero un ridiculous mus. Con q.e el Gallego (no de
de nacim.to sino de apellido) tiene poca venta? Esto equivale a una ban-
carrota complete. Veremos q.e dA de si el tiempo. Hombre, q.e sentido esta
contigo, el celebre comerciante D. Patricio Baravilbaro, por q.e no le rega-
lastes un ejemplar del Gallego. Lo vi el otro dia, y me cost trabajo el con-
solarlo. iQue llanto! q.e profundos sollozos! Mas de dos horas estuve ba-
tallando por sosegarlo, hasta qe. por ultimo me vi impulsado a mandarlo a la
AMierda. Los homb.s tipograficos como tu, saben bien lo q.e signifcan esas
tres rayas.
Para embarcarnos en la empresa de Jovellanos, es menester saber primo,
cuantas son las memories, obras &.r recogidas, y cuantos ejemplares se han
de tirar. Sin estos elem.tos me parece q.e .no se puede dar paso. Tfl, pues,
me diras, en cuanto calculas aproximadamente el costo de la impression, y con
cuantos suscriptores cuentas. Pero intended, hermano mio, q.e no sean sus-
criptores de boquilla, sino de mano en el bolsillo. Mira, q.e hay muchos q.e
dicen, apunteme, apunteme; y en llegando el caso, se quedan en punteria.
Espresion." al D.r D. AndrB; y vos, ilustre varon, recibid la bendicion
de vuestro Capellan q.e os desea salud y pesetas-

J. A. Saco

Los Yankees solamente ponen la firma, pero no rubrica; por lo menos
esta es la practice comum.te seguida.
gEs verdad q.e vais a estudiar botanica-agricola con Sagra?


77













ACADEMIA DE LA HIISTORIA


LVIII

Al S. D Domingo
del Monte
B. 1. m.
0.

S. D. Domingo del Monte.

Mi estimado amigo: acabo de ver con much gusto el bellisimo articulo
de V. sobre las poesias de Gallego, q.e se ha insertado en el diario de hoy. (1)
Yo habia farfullado el que me encarg6 acerca del Oscar, y se lo incluyo para
que enmendandolo 6 reformandolo como tenga por convenient haga de 61 el
uso que le parezca.
Mucho se hace V. desear, y eso que me ofreci6 menudear sus visits.
Quedo suyo como siempre
Bias Oses
22 de oc.te [1829]


LIX

Madrid 11 de Noviembre de 1829.

Mi querido Delmonte: aunque no te has dignado de escribirme por el 11.
timo correo, ni y en este tengo nada que decirte, te pongo estos cuatro ren-
glones para que sirvan de credencial a los Discursos Forenses de Mr. Servan,
que se dirigen a ti de mi parte, pesarosos de no haberlo hecho antes. Su m6-
rito te ser6 bien conocido; de su traduccion mejor que yo podri juzgar quien
ha puesto en castellano un trozo ingles, que se las puede apostar al original,
por bello que sea. No hay pues que hablar, sino esperar tu juicio sobre todo.
Pero ahi, que el mio se deja entrever en el mismo ejemplar que te remito. En
el Discurso 3? veris algunas enmiendas mias, porque comparandolo con el ori-
ginal vi que en algunas parties estaba mutilado y en otras mal vertido. Si tu co-
tejas lo mismo los demas discursos, hallarAs much que enmendar y sin duda
alguna tachards las inoportunas y ridiculas parodias que el traductor hace de la
historic de Francia y de las circunstancias de esa nation en el tiempo en que
Servan escribia. Pero con las reforms que tu juzgues necesarias entiendo
que seria muy util la reimpresion de esta obra, y que la elocuencia que en ella
se ha prodigado, acaso con esceso, podri atraer a los buenos principios de ju-


(I) Literatura. Versos de Juan Nicasio Gallego, recogidos y publicados por Domingo
del Monte. Filadelfia. 1829.-Iligo Lopez de Mendoza, maestro en artes. [Domingo del
Monte] (Diario de la Habana, Habana, 22 Octubre 1829.)


78
















-W


FOTOGRAFiA DE DON DOMINGO GUILLERMO DE AROZARENA


I%3L

^'^.












CENTON EPISTOLARIO


risprudencia A algunos jovenes que todavia no hayan torado el gusto A las
obras profundas de los Jurisconsultos fil6sofos. Si en tu patria no hay mu-
chachos de esta especie, me alegro much, pero me equivoco.
Pensaba no haber llenado la primera llana de esta carta, y si hubiera tiempo
te escribiria mas largo que tu a Iznardi. Asi esplicaria la envidia que en este
correo le he tenido.
En el proximo escribir6 A Andr6; por ahora dile que si no lo he hecho
antes ha sido porque no he adelantado nada en su asunto. Deseo que le vaya
mejor en su Agencia-Fiscal, que tu tengas muchos pleitos, muchas queridas,
salud y constant bien-andanza.
Mi familiar y mis amigos unen sus votos A los de tu
Salustiano

LX

Mi amigo Del Monte
Prudencio me vino a ver habrA dos noches; y me encarg6 le diera a V. su
adjunto soneto para q.e V. se lo publique en "la Moda" (1) del prox.mo sabado.
Quiere tambien que V. le remita aq.' Dialogo para echarle, como el dice, un poco
de mas mostaza.
Su eterno Valle de amistad
Man.' Gonz.z del Valle. (2)

En la muerte

del joven Ten.te Cor.' D. Rafael de la Torre, dijo otro
a cierta sefiorita mui sensible el sig.te

Soneto.

SLo ves, Malvina? El vaticinio tuyo *
lloras cumplido en tu amador: su brio
lo hundi6 volando en el sepulero frio;
iY cuantos sienten el fracaso suyo!

Llora: no temas: tu pesar no arguyo;
pero endulzarlo es ministerio mio.
iLagrimas bellas! En el reino umbrio
su causador rebozara de orgullo.


(1) La Moda 6 Becreo Bemanal del Bello Sexo, Habana, 1829-1831.
(2) Esta firma se halla escrita con l&piz y por Del Monte.
Tres dias antes Malvina predijo pesarosam.te al joven la Torre la catastrofe q. le
acaeci6 en su ind6mito caballo.
Die.e 7-829.
7.


79












ACADEMIA DE LA HISTORIC


Alza, reanima tus locuaces ojos:
roseo matiz tu palidez replace,
ni tu sonrisa nublen los enojos.

Es lei q. el llanto, como lluvia, pase:
si te punzaron, cual a Cipria, abrojos,
lay! lcuanta flor bajo tus plants nace!
P.


LXI

8. D.n Domingo del Monte (1)

Madrid 29 de Dbre de 1829.

Muy Sr. mio: todos los amantes de la literature tienen p.r serlo un dere-
eho A comunicarse sin mas pretexto q.e serlo. Mucho mas lo tiene V. conmigo
pues me recuerda unas personas cuya amistad me es tan cara como apreciable,
y yo recibir6 un favor grande de V. si hallandose en comunicae.n con D. To-
mas le asegura q.e mi cariiio p." con 61 es siempre el mismo q.0 cuando tenia el
gusto de verle todos los dias.
Yo si amigo mio q.e debo estarle agradecido p.r el tino 6 inteligencia q.e
ha mostrado en el juicio del Romancero Morisco, pues en la esencia de las cosas
tiene razon en cuanto dice; p.0 mi delicadeza no me permitia reimprimir los
Romances de Moratin q.e tenian duefio. Tampoco publiqu6 un discurso sobre
la parte Historica y critical de los cancioneros y Romanceros antiguos pues este
le reserve p.8 el de Romances Caballerescos Historicos y Mitologicos q.e estoy
trabajando.
Se ha impreso ya otro tomo de Romances Doctrinales Amorosos &c.a, y se
estA imprimiendo un Cancionero. Cuando V. los yea y medite sobre el pro-
logo q." los h6 puesto, juzgarA bien de mis inteneiones en publicarlos, las cua-
les hin sido y son el reunir una portion de docum.tos propios p.a juzgar de los
progress de la lengua, de la Poesia y de la civilizacion, en ntra Patria. Tra-
bajo incesantem.te en la Hist.a critical Filosofica de ntro Teatro la cual es-
pero presentar con alguna novedad y de modo q.e haga algun honor A mi corto
ingenio.
Con motive del matrimonio del Rey N. S. h6 compuesto las adjuntas tro-
vas q.e remito p.a q.e V. haga de ellas el uso q.e quiera.
Veo con placer existen en esa personas capaces de entender y juzgar con-
venientem.te de las materials de mi discurso sobre el Teatro: Aqui ha gusta-
do much A las personas instruidas y q.e no tienen viciado su cerebelo; p.0 al-
guno'lo ha criticado sin entenderlo y p.r consg.te su critical recae no sobre lo

(1) Un fragmento de esta carta fu6 publicado por Del Monte en El Puntero Literario,
Habana, 6 Marzo 1830.


80












CENTON EPISTOLARIO


q.e he dicho sino sobre lo q.e 61 ha querido q.e yo diga, asi es q.e ni siquiera he
contestado. En mi sistema todo cuanto agrada es p.r lo bueno q.e tiene y no p.r
lo malo. Agrada todo cuanto esta en armonia en el sentido de lo bueno y de lo
bello con el corazon human, lo desacorde y malo siempre causa movimientos
desagradables cuando se percibe. La critical consiste en predisponer al hombre
p.8 q.e perciba estos movimientos, y desasociando las primeras impresiones, q.e
recibi6 p.r lo bello aprenda h separar lo malo: en esto se funda mi Teoria. Si
faltando i las reglas de la inexorable critical se me causan placeres, q.e no pu-
diera gozar de modo alguno obedeciendolas, estoy siempre seguro de q.e las
reglas se equivocan y q.e el instinto q.e hace faltar a ellas, tiene la razon de su
parte. Si Voltaire hubiera faltado A las unidades, no hubiera hecho su insipida
Marienne, si Calderon las hubiera seguido, no compusiera el hermoso y sublime
Drama del Tetrarca.
Bastante levo escrito p.a hacerlo bostezar: deseanse V. y made a su
affmo Q. B. S. M.
A. Duran (1)


LXII

Al Lic.do D.n Domingo del
Monte
Habana.

Matanzas y Enero 15,, de 1830,,

Mi estimado Domingo: asi que me despedi de ti en la noche de la vispera
de tu vuelta a la Habana, fui con Jaime Badia al Olimpo y alli me inst6 mu-
cho Perico Alfonso para que compusiera algo en verso relative a la melcocha
con que la noche antes nos habiamos saboreado: le dije que no podia compla-
cerle porque el asunto era muy pobre. Sin embargo, luego que vine A casa
me senti inspirado y dispuesto & hacer alguna cosa en obsequio de las dei-
dades olimpicas, cuyas gracias, como tu sabes, son capaces de infundir tonos
A la lira mas destemplada. Di principio A mi obra desconflando de su buen
6esito, porque en mi sentir, el asunto no se presta muy bien a la lira; y al fin
compuse en esa misma noche los versos que te incluyo. Al siguiente dia y con
el fin de ensefartelos fui temprano A tu casa, esperanzado de que por el norte
no habia salido el vapor; pero me llev6 un chasco complete.
Bernab6 Portillo y Perico Alfonso me ban instado para que los publi-
que en la Aurora; pero yo no he querido, primero, porque como te dije, he
pensado no imprimir nada en verso, sin que antes obtenga tu aprobacion, y
segundo, porque aunque la obtuviera, nunca me decidiria a darlos aqui a luz,


(1) Don Agustin Dur&n, erudito espafiol, director de la Biblioteca Naeional de Ma-
drid y author de varias recopilaciones de poesias antiguas eastellanas.


81













ACADEMIA DE LA HISTORIC


temiendo que las demas Stas. se ofendiesen y creyeran ajado su amor propio.
.uzgu6 mas prudent que tu los leyeras y si te parecian buenos, me hicieses
el favor de insertarlos en el Puntero literario (1), 6 en la Moda remitiendome
un ejemplar para ensefiarlo a las j6venes cantadas. Asi, caso de que los
considered acreedores a ocupar una column de cualquiera de los dos papeles,
te estimar6 que los imprimas, pasandoles antes la escofina 6 tu antojo, pues al
efecto te confiero el mas amplio poder. Si te decides k publicarlos, procura
que sea luego luego.
Mi objeto al imprimirlos no es otro, sino complacer al Olimpo y contraer
m6rito: mas esto no quiero que sea a costa de mi pobre reputation literaria,
y en tal concept, si cries que los versos no deben publicarse, bien porque en
si no tengan merito, bien por la humildad del asunto, te agradecer6 muy
much que me hables francamente (2)
En tu familiar no hay novedad.
Adios: que tengas muchos y buenos negocios, y que salgas victorioso en
todas tus empresas amorosas, desea tu apasionado amigo

Jos6 Miguel (3)

Reciba V. el corazon de su afectisimo.
Garay


LXIII

Madrid 9 de Febrero de 1830.

Queridisimo Delmonte: hace muehos correos que no tengo carta tuya, y
el desplacer que esto me ha causado es mayor de lo que acaso tu creeras. Tu
amistad para mi tan querida me parece cada dia mas estimable y honrosa. Si
al tiempo que crece su importancia empiezan sus desvios, su p6rdida se hace
mas sensible y quizAs algo humillante; porque puede recelarse que el que un
dia fue admitido A tu compafiia y trato asiduo, no merece tu correspondencia
epistolar cuando, aumentados tus conocimientos y estendidas tus grandes mi-
ras, rebasas al principiar tu carrera la linea de la mediania, que tantos y tan-
tos vivimos condenados A respetar eternamente. Perdona, Domingo mio, si
te ofendo con esta sospecha, perdonamelo en gracia de la ingenuidad con que
te hablo, y de los esfuerzos que yo mismo me he hecho para desvanecerla. Casi
siempre lo consigo y me lisongea la idea de que alma tan bella como la tuya
no puede olvidar ni desestimar un afecto intense y perdurable como el que yo

(1) El Puntero Literario. Peri6dico semanal de la Habana. Habana, Oficina de
D. Jos6 Bolofia, impresor de la Real Marina por S. M., 1830.
(2) Remitida de Matanzas con el titulo de La melcocha, y firmada con el seud6nimo
de Fileno, vi6 la luz esta composici6n en El Puntero Literario, Habana, 1830.
(3) Don Jos6 Miguel Angulo y Heredia.


82




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs