• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Prologo
 Capitulo I: De Honda a colon
 Capitulo II: Las antillas
 Capitulo III: El brasil
 Capitulo IV: El Rio de la plata...
 Capitulo V: Portugal y Andaluc...
 Capitulo VI: Castilla
 Capitulo VII: Aragon y Catalun...
 Capitulo VIII: Norte de Italia
 Capitulo IX: Venecia
 Capitulo X: De Venecia a Roma
 Capitulo XI: Roma
 Capitulo XII: Roma
 Capitulo XIII: Napoles
 Capitulo XIV: Alejandria
 Capitulo XV: De Jaffa a Jerusa...
 Capitulo XVI: Palestina
 Capitulo XVII: Cuna y sepulcro
 Capitulo XVIII: De Jaffa a...
 Capitulo XIX: El Danubio
 Capitulo XX: Europa Central
 Capitulo XXI: Prusia
 Capitulo XXII: Norte de Europa
 Capitulo XXIII: Paises Bajos
 Capitulo XXIV: Alemania
 Capitulo XXV: Francia y Suiza
 Capitulo XXVI: Regreso
 Index
 Errata






Title: Recuerdos de viajes en America, Europa, Asia y Africa en los años de 1865 a 1867.
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE PAGE TEXT
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00054977/00001
 Material Information
Title: Recuerdos de viajes en America, Europa, Asia y Africa en los años de 1865 a 1867.
Physical Description: 268 p. 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Borrero, Filomeno.
Publisher: Imprenta de Ortiz Malo,
Publication Date: 1869.
 Subjects
Subject: Voyages and travels.
Africa   ( lcsh )
South America   ( lcsh )
Spatial Coverage: Africa
South America
 Record Information
Bibliographic ID: UF00054977
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: African Studies Collections in the Department of Special Collections and Area Studies, George A. Smathers Libraries, University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: notis - ocm0307

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Prologo
        Page 3
        Page 4
    Capitulo I: De Honda a colon
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Capitulo II: Las antillas
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    Capitulo III: El brasil
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
    Capitulo IV: El Rio de la plata - vuelta al Brasil
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Capitulo V: Portugal y Andalucia
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
    Capitulo VI: Castilla
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
    Capitulo VII: Aragon y Cataluna
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
    Capitulo VIII: Norte de Italia
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
    Capitulo IX: Venecia
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Capitulo X: De Venecia a Roma
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
    Capitulo XI: Roma
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
    Capitulo XII: Roma
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
    Capitulo XIII: Napoles
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    Capitulo XIV: Alejandria
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Capitulo XV: De Jaffa a Jerusalen
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
    Capitulo XVI: Palestina
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
    Capitulo XVII: Cuna y sepulcro
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    Capitulo XVIII: De Jaffa a Constantinopla
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
    Capitulo XIX: El Danubio
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    Capitulo XX: Europa Central
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
    Capitulo XXI: Prusia
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
    Capitulo XXII: Norte de Europa
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
    Capitulo XXIII: Paises Bajos
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
    Capitulo XXIV: Alemania
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
    Capitulo XXV: Francia y Suiza
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
    Capitulo XXVI: Regreso
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
    Index
        Page 269
    Errata
        Page 270
Full Text





RECUERDOS


DE VIAJES


EN AMERICA, EUROPA, ASIA Y AFRICA


EN LOS ANOS DE 1865 A 1867

POrI

ionoenc Borvrro


BOGOTA
IMPRENTA DE ORTIZ MALO
1869













PROLOGO.




INSTADO por vArias personas respetables doy 6 la estampa la
relacion dc uno de mis viajes, el mas largo, aunque no el unico,que
en mi vida inquieta y andariega he llevado 4 cabo. Antes y des-
pues de 61 he hccho various otros, y conocido regions y pueblos de
que no hago mencion en esta narracion. En 1851 visited el litoral
del Ecuador; en 1852 ful por primer vez 6 la Habana; en 1855
volvi 6 cmprender viaje on compafifa de un hermano y una her-
mana; vista se qued6 en Cartagena, pero mi hermano me sigui6 a
la Habana, a Puerto-Rico, donde estuve a punto de morir victim
de la fiebre amarilla, y luego A los Estados Unidos, donde visita-
mos juntos las ciudades de Nueva York, Filadelfia, Baltimore y
Washington. En Nueva York nos separamos; mi hermano regre-
s6 C la Habana y luego 6a Cartagena, y yo atraves6 el Atlintico,
llegu6 A Southampton, visit las ciudades mas comerciales y popu-
losas do Inglaterra, tales como L6ndres, Manchester, Liberpool y
Birmiilgham, y luego fufi Edimburgo y Glasgow; pas6 a Francia,
y despues de algunos dias de residencia en Paris, regres6 a Carta-
gena dondo me esperaban mis hermanos, y con ellos a mi valle
natal. En 1857 volvi 5 la Habana y conoci algunas de las Anti-
ilas menorcs, entire otras la Martinica, la Guadalupe, Granada y
la Barbada. En los ocho afios siguientes la guerra civil me impi-
di6 salir del valle de Neiva, y por eso no emprendi hasta 1865 el
viaje cuya relacion public.
En esta occasion tuve el cuidado de llevar un diario en que
apuntaba todo lo que veia y lo que me pasaba; es este diario, 6
veces muy poco minucioso, y no otra cosa, lo que doy C luz. No
soy naturalista, ni arque61ogo, ni fil6logo, ni literate, ni turista;
recorri el mundo como simple curioso, fuf a Roma y a Jerusalen
como peregrino cristiano, vi las cosas con ojos de hombre sencillo,








PROLOGO.


y como las vi las pinto. No espere, pues, el lector hallar en este
libro ni disertaciones cientificas, ni much profusion de relatos his-
t6ricos, ni aun las an~cdotas y novelitas con quo los viajeros de
imaginacion surten y amenizan sus narraciones. Tampoco hallar,
censuras absurdas y necias sobre las ideas, usos y costumbres de
los pueblos, pues si no soy ilustrado tampoco soy pedante, y por
eso he dejado que cada hijo de Adan siga sus usos tradicionales,
sin pretender amoldarlos todos 6 mi modo de ser, ni aplicarles A to-
dos el escalpelo de una critical tan pretenciosa como superficial.
En mi trabajo hallarAn los hombres de letras muchas inexacti-
tudes, muchos errors que corregir; pero si el temor de cometer
esos errors hubiera de detener 6 los escritores de viajes, no sc ve-
rian tantos libros de esta clase como andan por ahi sirviendo de
entretenimiento A las gentes. Si me equivoco, sirvanme de excusa
las equivocaciones de otros que pasan por mas ilustrados : yo al
m6nos procedo de buena fe; he podido engafiarme, pero no inten-
to engaiiar, y bajo este punto do vista mi libro sera siempre mejor
que los de tantos eruditos 6 la violeta como andan por el mundo
vi6ndolo todo superficialmente, para suplir despues con chistes de
truhan y con mentiras audaces su falta de observaciones, exponi6n-
dose al riesgo de ser desmentidos a trucque de ostentar gusto, sa-
lero y hasta talent.
Yo no pretend que mi libro sea una obra clAsica; lo dedico A
las personas que, no habiendo viajado loon por via do so'az esta
clase de libros, y me dar6 por eatisfecho con que esos lcctolss en-
cuentren en 61 una distraction inocente. No s si podr6 ensciiar al-
go A los que tengan la paciencia de lecrmo, pero si declaro una
vez mas que no pretend sorprender su buena fe ni enganiarlos con
mentiras.












RECUERDOS DE VIAJE







CAPITULO I.

DE HONDA ,A COLON.

Ionda. Compafieros de viaje. Detencion para tomar lefia. Concjo. Buena-
vista. Nare. Trasbordo. Nuevos conocimientos. El Ermitafio.-Acufia.
El Vapor Antioquia. San Licas. Yarivi. San Pablo. Vadillo. -
Puerto Nacional. La Gloria. -El Peiol. El Banco. MIornpos. San Fer-
nando. Talaigua. Calamar. Varios pueblos. Llegada a Barranquilla.-
Los Cafios.-Santamarta.-Alarma.--El Vapor Solent."- Cartagena. --Colon.


EL- 21 de Agosto de 1865, come al mediodia, varies pasajeros hacia-
mos en Honda nuestros preparativos para embarcarnos en el vapor "Ven-
codor," que nos aguardaba en Caracoli. De osos viajeros, unos regresaban 4
la tierra natal, otros emprendian un corto viaje del que habian do volver
pronto; algunos, tal vez habian dejado al partir una madre, una esposa ano-
gada en Ilanto, pero pensaban enjugarlo pronto con el abrazo de bienveni-
da. Ninguno habia dicho un adios tan triste como el mio a familiar y hogar,
porque ninguno iba como iba yo, 4 recorrer el mundo, pasar afios en-
toros dosafiando el rigor do los climas y las tempestades del mar, entire
s6res quo no tendrian do comun conmigo sino la condition de hombres, y
expuesto A cada paso a entrogar mi espiritu a Dios y mi cuerpo A las olas
de lejanos mares, sin una voz cariiiosa que me dijera las palabras do des-
pedida, sin una mano amiga que cerrara mis ojos!
A las tres de la tarde cl Vencedor se puso en movimiento y nos
llev6 rdpidamente 16jos de Honda, ciudad que parece llorar su pasado
splendor sentada sobre sus propias ruinas y A la sombra de sus palme-
ras. Mis compaineros de viaje eran doce, entire ellos tres senoras.
Despues de volar una hora en alas del vapor, siguiendo el curse tor-
tuoso del rio que arrastra pcrezosamente sus aguas amarillentas, ora cn-
tro vegas magnificas pobladas de ganado, ora centre bosques seculares ha-
bitados per millares de monos y millones de pdjaros de todos los tamaiios
y colors, nos detuvimos en Pefia Muerta quo es uno de los sitios en que
los vapores acostumbran proveerse de lefia, articulo que suministran or-
dinariamente los habitantes de casitas aisladas on medio del bosque. M&-







DE HONDA A COLON.


dia hora mas tardamos en llegar A Conejo, pequeiio caserfo agrupado al
rededor de una gran bodega, que demora 6 la orilla izquierda del rio, y
junto al cual pasamos la noche.
Al dia sig~iiente, 22, 6 las cinco y media de la mainana, el vapor di6
el silbido de marcha, detenikndose a las oecho 6 tomar lefia en Buenavis-
ta, que es otro caserio de paja, y mas tarde en Nare. Hasta este puerto
loegan los vapores mas grades que surcan ol Magdalena, y alli debiamos
trasbordarnos al Mosquera."
Nare es una poblacion pajiza, pequefia y triste, que tiene mala repu-
tacion por su clima; pero est6 situada en la confluencia del Magdalena
con el caudaloso rio Nare, que es la arteria commercial del Estado'de An-
tioquia, y esto le da bastante importancia.
Alli experiment por la primera vez esa impression del viajero que de-
bia repetirse en cada puerto con una intensidad de que no puede formar-
so idea el que no se haya visto aislado, sin un solo amigo, on medio de
pueblos desconocidos. Unos companeros nos dejaban, otros venian; ami-
gos de un dia, con quicnes habiamos vivido en familiar, se iban para no
volver, y el olvido, interponi6ndose entire ellos y nosotros, debia reempla-
zar pronto esa intimidad de un moment quo nos habia ligado. Otros
hombres que jamas habiamos visto, venian en reomplazo de los que se ale-
jaban para quedarse a su turno 6 dejarnos en el camino. jNo es esto un
compendio de lo que pasa en la vida ? Qu6 son los amigos, la esposa,
el esposo, y hasta el padre y la madre y los hijos ? Compaileros que en-
contramos ora al principio del viaje de la vida, ora al medio, ora al fin;
con quienes andamos juntos part del camino y que se quedan 6 nos de-
jan en 61. Los que se van quedan pronto olvidados, y nuevos perogrinos
casualmente encontrados vienen 6 ocupar, al lado de los que quedan, el
lugar que dejaron vacant los que partieron.
A las seis de la mailana del 24, el vapcr Mosquera solt6 sus ca-
bles y en pocos mementos perdimos de vista a Nare. Una hora nos do-
tuvimos en el desierto polion del Ermitaiio, otra on Acuila, y un poco mas
abajo encontramos el hormoso vapor Antioquia" que subia ligoro como
una garza que ap6nas roza las olas con sus alas. Dos silbidos agudos que
hicieron retemblar las selvas fueron el mutuo saludo de los vapors;
los pasajeros se saludaron con alegres gritos y agitando sombreros y
paiinelos.
A las seis y m6dia do la tarde llegamos la.isla de San Lfcas, uno
do los mil 6asis de verdura que forma el rio dividi6ndose en anchos ra-
males y extendi6ndose por inmensas playas do arena. Iasta alli retroce-
di6 el Antioquia" trayendo enfermo -6 su Capitan, que se trasbord6 6
nuestro buque; tom6 por Capitan & otro ingl6s que estaba alli cerca
abriendo una trocha para un tel6grafo, y volviy6 o emprender su vuelo rio
arriba.
El 25 a las site de la mariana nos detuvimos en Yarivi A tomar loiia; y
mas tarde en San Pablo, puebleeito pequefio y humilde'pero aeeado y pin-
toresco, al m6nos cuando so le mira de paso. La vista de las poblaciones
desde la orilla del rio present cuadros de incomparable belleza: de tre-
cho en trocho, en medio del monte y las playas, se ven algunos platanales
y yucales, y algunas veces pequefios enables de caiia; en el centre de
estos cuadros cultivados que contrastan con la naturaleza salvajo que los


6










DE HONDA A COLON. 7

envuelve, hay grupos de drboles en que hace juego el verde sombrio de
los sauces llorones, con el color de oro de los naranjos y los mangos car-
gados de fruto; por entire esos arboles se divisan las blancas paredes de
las casitas, cuyos techos do palma sobresalen ap6nas por encima de las
copas de los naranjos, y de enmedio de ese cuadro se destacan los pena-
chos do las palmas do coco y el campanario blanco de la capilla. A lo 16-
jos el bosque y las cimas azules 6 plateadas de los Andes sirven de fondo
al cuadro. Tal es San Pablo, tal Badillo situado sobre la banda oriental
y on el punto en que el rio so bifurca para former la isla de Morales
(punto por donde pasamos 6 las tres y m6dia ), tales muches otros case-
rfos que desfilaron por frente 6 nosotros y se perdieron en las revueltas
del rio.
A las cinco y m6dia llegamos al Puerto Nacional donde se nos reu-
nieron varies pasajeros procedentes de Ocafia, En este punto el rio ha
crecido considerablemente recibiendo por el lade oriental las aguas del
Carare y el Open, procedentes de la antigua provincial do Vl6ez, y cBle-
bres en la historic del descubrimiento de la Nueva Granada por haber
guiado 6 don Gonzalo Jim6nez do Quesada hdcia la sabana de BogotA,
y el Sogamozo y el Lebrija que lo llevan las aguas do la ancha hoya for-
mada per los dos ramales de la Cordillera Oriental en los dos Estados
de Boyac. y Santander; asi es quo al cerrarse la isla de Morales en fren-
te 6 la aldea de Rcgidor, es ya un rio de mil varas do anchura que corre
dividido en muchos ramales, formando primorosos islotes de esmeralda,
y cuyas orillas, sombreadas por palmas de coco y sauces babil6nicos, cs-
tan pobladas de estancitas y aldeas.
El 26 per la mailana el vapor sacudi6 sus alas do hierro y pronto cs-
tuvimos a la vista del Pefiol y el Banco, poblaciones situadas frente a
frente sobre las dos orillas y on una revuelta del rio. El Banco, situado
sobre un barranco que domina la corriente, forma un fuerto natural des-
de el cual so puede cerrar la navegacion, y es ya tristemente celebre por
la sangro que lo ha regado en nuestras luchas civilcs. Tambien es un
punto commercial por star situado 6 la desembocadura del rio Cesar, por
done bajan los efectos que vionen do ChiriguanA y cl Valle Dupar. Alli
recTbi6 el vapor nuevos pasajoros.
A la una do la tarde llogamos a MoCmpos, y on las dos horas y m6dia
quo el vapor so detuvo alli, tuve tiempo de visitar la poblacion. En sus
cercanias la vida social se siento y da animacion al cuadro grandiose pc-
ro mon6tono de las orillas del rio. A la imponento soledad y los bosques
secularcs sucede un vasto huerto do frutales salpicado do trapiches y ca-
sitas blancas; en la tierra como en cl rio, cruzado per centenares de pi-
raguas, se ven movimiento y vida; y al rededor de la ciudad se agrupain
las aldeas, come los polluelos al redeor de la madre. Mompos, vista des-
de el rio, present un panorama bellisimo: el barrio do Susua, morada
do las families de los bogas, so eleva en ]a falda de una colina come un
vasto cascrio de paja medio oculto entree un bosque de naranjos; mi6ntras
que on el Ilano yA la orilla del rio so extiende el barrio aristocrdtico, com-
puesto solo de dos largas calls, rectas aunque estrechas, flanqucadas de
bonitas casas y hermosas iglesias. Las casas estdn todas pintadas de ama-
rillo y rojo, cuyo color parece salpicado de verde por las copas de los dr-
boles que so destacan por encima de los tejados.










DE HONDA A COLON.


Mompos seria una poblacion encantadora sin el-calor de 400 que nin-
guna brisa viene A mitigar. Alli jamas se arruga la superficie del agua, ja-
mas hace caer la hoja seca el menor soplo de viento.
A las tres. y m6dia seguimos: los caserios de San Fernando, Talai-
gua, Santana y Pinto desfilaron en pocas horas delante de nosotros. En
este fltimo punto cerr6 la noche, pero el vapor, libre ya de todo peligro de
encallar 6 de estrellarse, continue su march; razon por la cual, no pudi-
mos ver ni la desembocadura del caudaloso Cauca, ni las poblaciones
que bordan las dos orillas del rio hasta Calamar, 6 donde llegamos el 27
a las tres de Ia mailana.
En Calamar salt 4 tierra por necesidad para entregar algunas en-
comiendas, pero tuve que hacerlo cargado en un negro, porque una fie-
bre contraida en el Puerto Nacional 6 consocuencia de una.mojada, se
unia a las molestias inevitable del viaje para hacer penosa mi situation.
Calamar es una poblacion nueva, de pocos habitantes, pero mejor
construida que los caserios que pueblan las orillas del rio; alli sombrean
las palmas y los plAtanos habitaciones grades y bien construidas en vez
de las raquiticas chozas de que se componen los otros caserios.
El vapor sigui6 su march 6 las cinco de la maiiana, y 4 las diez de
la misma rindi6 su viaje en Barranquilla. oemolino, Guarumo, Plato y
Tenerife, habian pasado como sombras delante nosotros, y mas a-n de-
]ante de mi, que no veia sine sombras y llamas voltijeando en el aire.
La fiebre me agobiaba de memento en memento mas, y al Ilegar tuve que
tomar la cama y hacer buscar un m6dico, que por fortune me devolvi6
pronto la salud, pues la calentura no presentaba character maligno.
Barranquilla es la Ilave del Bajo Magdalena, y hoy la mas populo-
sa y active de las ciudades de nuestro literal; poro como su acrecenta-
niento data do pocos afios, las hermosas casas de piedra y madera cons-
truidas recicntemente estan come incrustadas entire las chozas do bahare-
que y paja y las vetustas construcciones coloniales, cuy6s tejados medio
hundidos y cubiertos de musgo dcjan escapar por entire sus grietas ro-
bustas plants. Para el que ha pasado su vida en las calladas poblacio-
nes del interior, esta ciudad con su constant mnovimiento y su pobla-
cion multicolora, present un espectaculo nuevo de animation y vida.s
A las tres de la mailana del 28 de Agosto el vaporsito "Gaira,"
que habia atracado cerca del nuestro, me tom6 6 su bordo y so puso en
movimiento. Muchos de los que conmigo habian bajado el Magdalena
faltaron en este viaje, y en su reemplazo vinieron otros pasajeros proce-
dentes de Barranquilla. Cuando los primeros albores del crepfsculo
empezaron 6 disipar las tinieblas, nos hallAbamos en un canal estrecho
donde cl vapor saltaba mas bien que se deslizaba por entro los juncos y
plants marinas. Inmensos pantanos poblados de millones de pajaros for-
maban el horizonte, y solo i lo 6ljos so divisaban las faldas verdes y las
cimas lejanas de la Sierra Nevada. Asi pasamos todo el dia, atormen-
tados de los mosquitos quo en aquella travesia son mas numerosos y
crueles que en cualquiera otro punto del Magdalena. A las cinco de la
tarde Ilegamos la Barra, donde se despidi6 de nosotros un matrimonio
que nos acompaiiaba desde Honda, y a quien debt durante mi enferme-
dad cuidados y atenciones que no olvidar6 jamas.
A las diez de la noche estibamos en Santamarta, dondo un bogo-


8







DE HONDA A COLON.


tano y un frances que habian bajado conmigo desde Honda, tomaron el-
mismo alojamiento que yo, continuando asf la vida de familiar que habiael
mos llevado en el vapor. Alli permanecimos hasta el 31 ai las dos de la
tarde. Despues de pasar una semana h bordo y en el rio, de ver durante
dias enters agua y bosques virgenes en que ningun ser human habia
impreso su huella, casuchas desparramadas a largas distancias, 6 aldeas
habitadas por pescadores y bogas desnudos y medio salvajes, la perma-
nencia de algunos dias en una ciudad important hubiera debido hae~r-
some mui agradable; pero nuestras constants revueltas han hecho de
las poblaciones nidos permanentes de la inquietud y cl alarma: el ter-
rible Fuentes acababa de tomar ~ Riohacha despues de un combat
atroz y amenazaba a Santamarta, cuya poblacion encontramos presa de
un terror tal, que muchos habitantes, huyendo del pequeiio Atila, vi-
nieron 6, refugiarse en el vapor Solont en que' mis compaiieros y yo
tomamos nuestro pasaje para Cartagena.
El citado buque dej6 la rada el 31 t las dos de la tarde. Ya no
era A la corriente perezosa de un manso rio que me entregaba confiando
mi vida al poder de una mdquina y d la ciencia do un desconocido; era
A las olas delinmenso Oceano, sobre cuya superficie movediza voldbamos
ahora, pero no con la march ignal y suave del vapor que so dosliza em-
pujado por la corriente, sine sufriendo las violentas sacudidas que las
olas imprimian 6 nuestro buque, el que marchaba estremeci6ndose, ba-
lanceAndose como un ebrio que no puede ya sostenerse sobre sus pies, y
en fin, con ese movimionto irregular que produce cl mal de mar, des-
6rden espantoso en todas las funciones de la vida que hace temer al
m6nos asustadizo la proximidad de su fin, y que sinembargo no entrafia
ningun peligro.
Santamarta nos mostr6 por algun tiempo, desde el lecho de verdor
en que esta sentada, su grupo do bonitas casas, las blancas paredes del
vasto edificio de la Aduana, i sobre todo cso, come un testigo quo cuen-
ta al viajero la insania de nuestros odios y la barbaric de nuestras gue-
rras, la cipula destrozada de su hermosa cathedral.
Despues de rodar veinticuatro horas sobre las olas sin ver ias que
cielo y mar, descubrimos do nuevo la costa. En cl fondo del cuadro que
veiamos i lo 16jos, Cartagena nos mostraba sus techos de pizarra, sus
azoteas y las graciosas torros do sus iglesias, todo envuclto en las formi-
dables murallas cubiertas de musgo y azotadas per las olas. El cerro de
la Popa cuya sombra llora la her6ica ciudad su pasada grandeza, so
destacaba airoso mostrindonos en su cima la capilla do la Estrella del
mar," verdadcro faro en que el mariners en peligro ve su asilo y su es-
peranza.
Despues de haber pasado casi al pi6 do las murallas volvimos & ale-
jarnos para busear la entrada do la Bahia, colocada entire dos castillos,
de los que el de Bocachica ha tenido inas de una vez ilustres hu6spedes
en sus oscuros y h6medos calabozos. Pronto estuvimos en cl desembar-
cadero y pusimos el pi6 en la ciudad. Esta forma con sus murallas dos
porciones separadas por un brazo de mar que so llama el Canal do la
Pifia y sobre el cual hay un puente colgante. La part que queda al po-
niente, sobre la isla, cs el barrio principal, compuesto de s6lidas casas do
tres pisos y de azot6a, pintadas de colors opacos para disminuir la fuer-







DE HONDA A COLON.


za de los rayos solares, lo que unido & la estrechez de las calls y al es-
tado de ruina en que estan muchos edificios, hace que el interior de la
ciudad tenga una apariencia de tristeza que correspond bien 6 su suerte
actual. Mas alegre, aunque m6nos monumental, es el barrio de Jimani
que se extiende hicia el lado de la Popa, del otro lado del Canal, y cuyas
casas pajizas est6n habitadas en lo general por la gente de color. Las es-
pesas murallas sin centinelas ni cafiones, y el castillo de la Popa arrui-
nado, al pi6 de una capilla de la Virgen, que estd en pie, muestran cla-
ro que a Cartagena, coronada de laurel y cubierta de harapos, no le que-
da otro amparo que el de Dios. iOjalh que esos signs dieran A entender
tambien que la ciudad habia comprado con sus gloriosos hechos una paz
que hiciera initiles los baluartes y los caiiones!
Pocas horas estuve alli; a las dos de la tarde habia deseinbarcado
y a las site de la noche, despues de haber hecho algunas visits, tora-
do algunos objetos que necesitaba para continuar mi viaje y dejado
otros que me eran superfluous, me embarqu6 en una lancha con un j6ven
de la ciudad que tuvo la bondad do acompafiarme hasta el vapor.
A las siete de la maiiana del 27 dejamos la Bahia, y pronto perdimos
de vista la ciudad. Despues de dos dias de navegacion volvimos a ver
las playas queridas de Colombia que yo salud6 con tanta mas emocion
cuanto que pronto iba a dejarlas para no volver ellas en largo tiempo.
En el fondo azuloso de la costa se dibujaban algunos parches blancos:
eran las casas de Colon. A las cinco de la tarde atrac6 el vapor al mue-
lle para tomar y dejar carga, los pasajeros que iban para el Pacifico so
separaron, y en su reemplazo vinieron otros que so dirigian A MIejico, la
Habana y otros puntos.


10







LAS ANTILLAS.


CAPITULO II.


LAS ANTILLAS.


Adios A la Patra. Jamaica. San Th6mas. Despedida de Tn compatriot. -
SEl Hotel del Turco.-Viaje A la Habana.-Cindad de la Habana.- Costum-
bres. Excursion al interior de Cuba. Los ingenious. Cuevas de Bella Mar-
Matanzas.-Vuelta A San Th6mas.- Companeros.-Permanencia en San T6-
mas. Llegada del vapor de la Mala RPeal inglesa. Regreso la IIabana. -
Rifia A bordo.-Diversiones.-Teatro de Tacon.-PI'lza de armas. -Borras-
ca.-Viaje por la costa del norte.- Nuevitas.-- Jibara.- :-'i',,i -., de Cu-
ba.-Costas de Santo Domingo.-Puerto Plata.- Costas de Puerto Rico.-
Mayaguez. Aguadilla. -San Juan de Puerto Rico.- Vuelta A San T6limas -
Mascarada del afo nuevo.


EL 5 de Sotiembre A las diez y m6dia de la nocho me despedi de Co-
lon para no volver A ver en much ticmpo cse pedazo do tiorra tan infoliz,
pero tan querido, que plugo A Dies darmc por Patria. A pesar del dosco
ardiente de conocer el mundo, no pudo separarme sin pena del fltimo
puerto que cobija su pabellon, Entre tanto el vapor volaba dojando en
pos do si una aucha estela de fuego. Cuando amancci6 estibamos en alta
mar.
El 9 por la maiiana volvimos a ver ticrra y on esa tiorra una ciudad
de anchas calls y hormosas casas por encima do las cuales so elevaban
algunas torres. La tierra era Jamaica y la ciudad Kingston. en donde de-
senbarcamos A las ocho de lo m!ifiana hospcdAndonos e n un hotel espaiol.
Gran part del dia anduvimos paseando por la ciudad, done so von algunos
monuments de arte, vArias iglesias, una gran penitenciaria, y calls y
casas espaciosas, atestadas de fardos, carrctas, carros y s6ros humans dc
todas las eastas y nacionalidades, poro sobre todo ncgros, de los cuales
habia y habra diez por cada blanco, per mas que el verdugo so ha esifr-
zado en diczmarlos ahorcandolos por millares, come sucodi6 on csos mis-
mos dias.
A las 9 de la noche nos pusimos A bordo dejando on la ciudad algunos
compafieros de viajo, entire otros cuatro compatriotas A quienes no se ha-
bia permitido desembarcar on Colon por temor de quo fucran A hacor
rovolucion a Panama.
El 10 de Seticmbre a las site de la maiana volvimos A cntregarnos
6 las olas; A las doco se detuvo el vapor en Yasmol A dejar y tomar pa-
sajeros, y luego sigui6 su rumbo hicia San Th6mas A done !.o i,:.- el
12 A las dos de la tarde.
Alli tuve la pena de separarmo de un amigo quo habia side dosdo
Honda mi compainero inseparable, y A quien debia servicios que no po-
dr6 olvidar nunca. Si A esto se agrega quo era eldltimo compatriot quo
quodaba conmigo A bordo, y con quien podia pasar algunos rates en dulces


11









pliticas sobre nuestra Patria comun, se adivinarA la emotion con que dije
adios al senior Rivera, que partia al dia siguiente para Europa.
Para consolarme de mi soledad, encontr6 en el hotel del Turco"
algunos venezolanos y portoriquefios, cuya conversation siempre animada,
sembrada de chistes, y sobre todo espafiola, me sirvi6 de preservative
contra el fastidio en los dias que permaneci allf.
El 16 d las seis de la tarde me embarqu6 en el vapor "Eider," de la
line inglesa, que venia de Europa y seguia para la Habana, en cuyo
puerto solt6 sus anclas el 22 A las site de la mariana. El puerto y la
ciudad no cran nuovos para mi, pues en otras ocasiones los habia visitado.
En este viaje tuve la fbrtuna de encontrar & un compatriota y amigo,
hecho habanero, que me hizo dejar el hotel, donde siempre se vive mal y
caro, y me llev6 6 su casa.
La ciudad de la Habana, la mas rica de la Am6rica latina, tieno una
poblacion que pasa do 150,000 habitantes, y que creceria mas y mas sila
fiobre amarilla no se hubiora encargado de conservarla en una cifra
moderada; est6 situada entire vegas siempre verdes y desplega su caserio
alrededor de un gran puerto quo puedo contener milbuques. La entrada
do eso puerto esta defendida por dos castillos fuertes, y la ciudad est&
cnteramente rodeada de murallas. Su form, casi circular del un lado del
puerto, se prolonga al otro lado en barrios modernos y lindos paseos. La
part antigua ( de 2 6 3 siglos de odad) esti compuosta de calls estre-
chas y nial empedradas y de casas bajas y fcas, aunque siempre Ilenas
de aire y de luz como lo require aquol ardiento clima; y por el contra-
rio, on la part moderna, las calls son espaciosas, las casas elegantes,
las plazas magnificas y los pascos deliciosos. El mas cspl6ndido de estos
es el de Tacon, con sus verjas de hierro, sus pabellones y sus estatuas,
y la mejor de las plazas, la de Armas, que es tambien un lugar de recreo.
Los edificios mas notables son la cathedral, el palacio del Capitan gene-
ral, la aduana y cl teatro de Tacon. La Habana pose tambien un mag-
nifico arsenal.
Las costumbres son muy semojantes 6, las do nuestras poblaciones de
tierra caliente, 6 pesar do las modificaciones que los goces de la opulen-
cia y el trato con los europeos han introducido en ellas. La primera vez
quo estuve alli me llam6 la atencion oir 6 los criados y criadas de las
casas, nulatos y cselavos por lo comun, llamar 6 los individuos de la flh-
milia del amo cl nifio Fulano y la niia Sutana, cambiando al mismo tiom-
po los nombres de pila. Como ese tratamiento de el niiio y la nifia," es
el quo en nuestro pais so dan mutuamente las gentes del pueblo como
una muestra do confianza y carifio, y confianza expresa tambien la tras-
formacion do ciertos nombres, sobro todo cuando los llevan las sefioras;
csta costumbre, que al principio me choe6, me hizo reflexionar luego en
ol valor de una palabra quo disfraza asi cl oprobio de la esclavitud y la
desigualdad de las condiciones, bajo una apariencia de carifiosa intimidad.
SFelices invencionos que solo el cristianismo ha conseguido introducir en
los hibitos y en el lenguaje, como una proclamacion de fraternidad y una
protest contra la esclavitud!
En la Habana la vida es cara: se puede gozar de toda clase de como-
didades pagandolas a precio de oro; pero en cambio el trabajo de las
personas libres estd bien remunerado, y la facilidad de adquirir fortune


12


LAS ANTILLAS.







LAS ANTILLAS


ha multiplicado en poco tiempo los millonarios. Como el clima es ardien-
te, los trajes son ligeros; la gasa blanca oculta ap6nas las formas esbeltas
de las mujeres; el lino sirve do abrigo A los elegantes, y los ligeros sua-
zas y jipijapas, que llaman panamas, lucen en las cabezas de petimetres
y negociantes.
Aunque tard6 algun tiempo en arreglar los negocios que me Ilevaban
A la capital de Cuba, no permaneci constantemente en ella; el 28 de oc-
tubre sali con un compatriot y un amigo cubano, a conocer algunos in-
genios y las c6lebres cuevas do Bella-mar. Este viaje se hace on ferro-
carril pasando por Regla, Guanabacoa y otras poblaciones, hasta llegar
a Matanzas, que es la segunda ciudad de la isla. Las 22 leguas que so-
paran a Matanzas de la Habana, se recorren asi en poco rato.
Las Cuevas son temples construidos por la naturaleza en el corazon
do dos rocas que parecen scparadas por un terremoto, para dar paso A las
aguas de un manso y precioso rio. Estin formadas do inmensas naves con
sus columnas, capiteles, cornisas y b6vedas, de las formas mas variadas
y caprichosas, que so prolongan hasta perderse en las sombras; y elverdor
y la luz de afuera hacen resaltar mas el tinte sombrio que da la oscuri-
dad A las estalactitas y estalagmitas que figuran columns y b6vedas.
Hay una cueva que llaman del Eco, donde se oye repetir claramente lo
que uno dice.
Matanzas es una ciudad hermosa y rica, pero no tuve tiompo de ver
en ella nada que merezca description especial.
Al dia siguiente A las site de la noche regresamos por otra via, muy
satisfechos de lo quo habiamos conocido, pero mas todavfa de la acogida
que nos habian dado los duefios de los ingenios, entire los que recuerdo
particularmente A don Martin FernAndez, en cuya casa pasamos una no-
che y part de un dia. No necesito decir quo, en medio de la admiracion
que me causaba la perfeccion de las mInquinas y procedimientos emplea-
dos para reducir el azAcar A panes blancos como cops do algodon; en
medio del placer quo sentia al contemplar esa robusta vegetacion de los
tr6picos que, ayudada por inteligentes c4idados, parece haber agotado
en una sola cosecha la fecundidad de la tierra que cubre; on medio del
interest con que observaba el 6rden que reina en esas vastas colonies de la-
bradores; scntia el corazon oprimido y no s6 qu6 impression indefinible de
indignacion y horror, al ver en las manos del impasible -sobrestante el
ltigo con que estimula al trabajo A esos pobres negros, 6 quienes so debe
tal vez la riqueza de la isla, y A quienes se consider y trata como bestias
de carga.
El 6 de Noviembre un negocio important me oblig6 A regresar A
San Th6mas, para donde me embarqu6 en ol vapor Solent," en compa-
fija de un j6ven habanero, socio de una casa de comercio. En el mismo
vapor venia el Ilustrisimo senior Obispo de Cartagena, doctor Bernardi-
no Medina, que regresaba de su primer destierro A esperar en medio do
su grey la tempestad que habia de lanzarlo per segunda vez al mar.
El 11 del mismo mes de Noviembre volvi A instalarme en el hotel del
" Tur co," done permaneci el 12, dia feriado, en que todos los almacenes
estaban cerrados. El 13 practiqu6 las diligencias que me habian llevado
4 'Ian Th6mas, y me qued6 contando con ansiedad las horas que tardaria
el buque redentor que habia de reconducirmc A la Habana.


13








LAS ANTILLAS.


El hermoso puerto de San Th6mas, lleno siempro de buques de toda
las formas y tamaiios y nacionalidades conocidos; la pequefia ciudad que,
vista desde el puerto, se parece A uno de nuestros pesebres de Navidad;
la chusma multilingiie de comerciantes, bateleros, mozos de cordel y vi-
vanderas, que se rebulle en las estrechas calls, en el muelle, en el puer-
to y en todas parties; forman un conjunto original y pintoresco que pica
vivamente la curiosidad en los primeros moments; pero pasados esos
mementos el inter6s cesa, el especticulo se hace cada vez mas mon6tono,
y esa colmena humana, esa Torre de Babel, levantada en medio del mar,
no tiene nada que ofrecer d la atencion del viajero para matar el fastidio.
Por fin el 16, la nave esperada con tanta impaciencia entr6 majestuo-
samente en el puerto; era el vapor de la Mala Real inglesa, entire cuyos
pasajeros venian algunos colombianos, cuya conversation, dulce como el
recuerdo del hogar distant, me distrajo durante una part de la noche.
A las seis de la tarde del dia siguiente (17 de Noviembre), esos com-
patriotas y el senior Obispo de Cartagena, partieron para Colombia, y
las once de la misma noche el vapor Eider de la lines inglesa tom6
rumbo hacia la Habana, llevandonos A su bordo A mi compailero y a mi.
En esta travesia el buque llevaba en su seno cuanto podia hacer grato
un viaje por mar: una soberbia banda de mAsica, que todas las tardes
poblaba de armonias la inmensidad; una sociedad escogida, compuesta
on gran parte de lindas y alegres j6venes islefias, y un magnifico servicio;
y para que nada faltara a nuestro bienestar, una brisa fresca y ligera ju-
gaba aponas con las olas, reflejando a intervalos las nubecitas blancas
quo flotaban en el 6ter.
El 18, A las seis de la maiiana, saludamos A Puerto Rico, donde so
quedaron algunos pasajeros, y el 22 a las tres de la tarde, pusimos el pi6
en el muelle de la Habana. Despues de un viaje tan feliz, al desembar-
car estuvimos A punto de ver correr sangre sobre el puente do nuestro
buque: un espafiol que venia de tierra, y un ingl6s empleado del vapor,
trabaron una riiia; el ingles, mas fuerte que su adversario, lo lanz6 al
agua despues de haberlo herido, y el pobre vencido se hubiera ahogado
sin remedio, si un bote no lo hubiera socorrido prontamente. Pero la co-
sa no par6 en eso: los espaiioles, lastimados en su amor propio national,
se empefiaron en vengar 6 su compatriot y amigo, y si el ingl6s no se
hubiera contentado con su primer victoria, y ocultAdose bien dentro del
buquo, sin duda hubisramos tenido combat A bordo.
Mi pernanencia en la Habana fu6 poco m6nos que una mansion de deli-
cias; jamas me faltaba un espectaculo donde pasar las horas de descanso,
y en todas parties encontraba motives do content. La buena sociedad me
abri6 las puertas de sus salones, donde fui recibido con una cordialidad
verdaderamente espafiola; y si alguna noche no era bastante la tertulia
para mi apetito de diversion, encontraba con que satisfacer mi deseo en el
teatro de Tacon, el mas grande y magnifico de Am6rica, segun la opinion
general, y en el que por ent6nces daba magnificas zarzuelas una compa-
fiia espaiiola. Si no queria ir al teatro, en el circo de Charin y en el de .
ArbisA podia ver funciones de gimndstica y equitacion, bastante buenas
para divertir aun A los mas graves pensadores; si me hacia falta el ruido
y el movimiento, el baile de mascaras de Escanriza me esperaba con sus
locas alegrias; y si la brisa tibia y el cielo tachonado de una noche de


14









verano me hacian desear el aire libre, nqe iba A la plaza de armas y me
sentaba en un banco, en medio de los Arboles, 6 respirar el ambiente em-
balsamado, A esouchar la retreta que tocaban las bandas al pi6 do los bal-
cones del Gobernador, y a ver desfilar las elegantes volantas cargadas de
muchachas frescas y alegres que, con sus vestidos blancos y vaporosos,
semejaban ej6rcitos de hadas.
Solo una vez lleg6 a turbarse la serenidad de aquellos dias, come para
mostrarme que alli es tambien la vida humana lo que es en todas parties:
una trabajosa peregrinacion. El 21 de Octubre amaneci6 el dia oscuro y
lluvioso, y dur6 asi hasta la nocho; el 22 el cielo se mostr6 igualmente
nebuloso, y rAfagas de viento mas 6 m6nos violentas, preludiaron desde
temprano el huracan que estall6 por fin al anochecer. Hasta cnt6nces ha-
bia visto el mar agitado, habia sufrido marejadas; pero jamas habia sido
testigo de ese des6rden espantoso de los elements que se llama la tem-
peptad.
Cuando eran las slete de la noche reinaba una oscuridad profunda,
alumbrada A intervals por la luz rojiza de los relAmpagos; una lluvia
copiosa, con que jugaba el huracan, azotaba los edificios, mi6ntras que las
ramas de los arboles y las tejas de los techos volaban por cl aire estrellan-
dose contra los objetos que encontraban a su paso. Aturdian el fragor de
los truenos y el ruido del viento entire las olas, en las called y on las quie-
bras de los cerros, al traves de los cuales se percibian, de vez en cuando,
los caiionazos con que los ndufragos imploraban la compassion impotent
de los que en tierra ap6nas podian guarecerse contra la rabia del huracan.
El terror de las gentes, el espanto con que aguardaban el rayo que habia
de venir A calcinarlas, 6 la rAfaga que habia de arrastrar los escombros
de sus casas; todo se reunia para dar A aquella escena ldgubre un carAc-
ter do horror capaz do helar la sangre en las venas del hombre mas va-
leroso.
Per fortune el terrible cordonazo dur6 poco; pero cuando la luz del
dia vine a alumbrar el campo do esa batalla entire los hombres y los ele-
mentos, el cuadro que se ofreci6 A la vista de la poblacion consternada,
era verdaderamente lastimoso. El mar, todavia agitado, retozaba con los
restos inertes de algunos barcos destruidos, como retoza un tigre harto
con los huesos de sus victims; en la orilla yacian disperses pedazos de
lefos y cadAveres humans; las plantaciones m6nos abrigadas formaban.
vastos rogueros de plants arrancadas, marchitas y destrozadas; los Ar-
boles y las verjas de las alamedas habian ido A dar 16jos de su sitio, y las
calls estaban llenas con los despojos de las casas maltratadas por el hu-
rucan. En fin, ap6nas habia un sitio en que el viento desencadenado no
hubiera dejado huellas de su paso.
El 17 de Diciembre, despues de casi dos meses de permanencia en la
Iabana, me embarqu6 en el vapor Pajaro del Oc6ano," que seguia para
San Th6mas por la costa del Norto. A las cinco y m6dia solt6 sus anclas
el Agil PAjaro, y el 19, A las dos de la tarde, llegamos a Nuevitas, ciudad
pequefia, pero muy important, por ser el puerto de la rica provincial de
Puerto Principe, cuya capital, comunicada con ese puerto por un ferro-
carril, dista diez y echo leguas. Nuevitas no era nueva para mi, como
tampoco Jibara, A donde llegamos el 20 A las tres de la tarde, y en cuyo
puerto permanecimos hasta las siete de la noche.


LAS ANTILLAS


15








LAS ANTILLAS.


El 22 A las seis de la mailana anclamos al frente de Santiago de Cu-
ba, intes capital de today la isla y hoy ap6nas ciudad de tercer 6rden, pe-
ro important por su poblacion, por ser la residencia del Arzobispo, por
su riqueza y su comercio. Aunque m6nos opulenta que Matanzas, esta
ciudad tiene mayor poblacion y esta mejor construida; pero su position
desabrigada en una loma, la expone a calories intolerables y a la visit
frecuente del terrible v6mito negro. Santiago me pareci6 una ciudad de
clima demasiado ardiente y de apariencia poco seductora.
A las seis de la tarde del mismo dia 22 partimos de allf, y 4 las doco
del 24 divisamos, sobre las costas de la isla de Santo Domingo, la peque-
fia-y triste poblacion de Puerto Plata, a la que no pudimos acercarnos,
porque el mar estaba tan agitado, que la lancha del prsctico zozobr6, sal-
vandose la tripulacion A nado.
A las siete de la maiiana del 27 pisamos tierra en la isla de Puerto
Rico, deteni6ndonos en Mayaguez seis horas. Mayaguez es una ciudad
pequefia, pero bien construida y de bella apariencia; tiene una hermosa
cathedral y una gran fdbrica donde se refina el azdcar de casi today la isla,
y su position le promote un brillante porvenir. Despues de almorzar con
algunos compafieros en un hotel llamado Lab6zari," volvimos al vapor
A la una de la tarde, y 5 las cuatro nos detuvimos en Aguadilla, pequenia
ciudad tambien, done me Ilamaron la atencion una hermosa fuente y la
belleza de las mujeres que vi.
Solo me detuve 6 tomar cafe y volvi 5 bordo. A las nueve de la no-
che partimos, y cuando el sol del 28 dor6 con su primer rayo la superfi-
cie del mar, estabamos a la vista de San Juan de Puerto Rico que es,
sin dispute, una de las mas hermosas ciudades de las Antillas. Las calls
de San Juan son regularmente anchas, bien pavimentadas, y las casas,
por lo comun, de dos pisos; y el caserfo so extiende y mejora con tal ra-
pidez que, apesar de haber visitado la poblacion hacia muy poco tiempo,
encontr6 muchos buenos edificios enteramente nuevos para mi. Tiene v4-
rias hermosas iglesias, bellas casas, varies hospitals, cuarteles bien cons-
truidos, una casa de locos, bells teatros y una poblacion de mas de
30,000 habitantes. Es residencia de un Obispo y del Gobernador de la isla.
Puerto Rico, lo mismo que todas las Antillas, reune A un cielo siem-
pre azul y serene una fertilidad prodigiosa. En medio de los campos ver-
des cafia de azdear, y los magnificos cafetales, abundan los arboles carga-
dos de deliciosas frutas. Las costumbres se parecen bastante A las de Cu-
ba, pero en Puerto Rico hay mas gravedad castellana.
A las seis de la tarde el vapor zarp6 del anchb puerto de la tranqui-
la y feliz capital de Puerto Rico, y doce horas despues nos hallibamos
en el consabido hotel del Turco en San Th6mas, esperando el vapor ame-
ricano que debia pasar para el Brasil. Si en el viaje anterior de San Th6-
mas A la Habana, la suave brisa nos habia acariciado constantemente y
el cielo se nos habia mostrado siempre diafano; ahora tuvimos, per el
oontrario, un cielo siempre encapotado y Iluvioso y una mar gruesa que
sacudia terriblemente el lefio, haci6ndonos sufrir inconcebibles angustias.
Nueve dias tuvimos que esperar en Santhomas, durante los cuales
nos sirvieron un poco para distraer el fastidio las mascaradas del aiio
nuevo y los Reyes, que no dejaban de ser caprichosas y variadas en
aquella hoterog6nca poblacion.


10








EL BRASIL.


CAPITJLO III.


EL BRASIL.


Partida de San Th6mas. Guadalupe y Martinica. Un compafiero de viaje. -
El Amazenas.--Par. Mercado de culebras. Pernambuco. Peligros del
puerto. Division de la ciudad. Olinda. Aspecto de Pernambuco. Bahia. -
La ciudad baja y la ciudad alta. Conventos. Ramilletes hechos de plumas. -
Aspecto de la ciudad. Alrededorcs. Catedral. Contratiempo. Partida. -
La bahia de Rio Janeiro. La Bada. La Aduana. Aspecto general. Jardin
puiblico. -La plaza mayor y la estatua de Don Pedro I. El palacio imperial. -
La Catedral. Una familia brasilera. El Arsenal. El Hospital de la Mliseri-
cordia. El jardin botinico. Dificultades para obtener un pasaporte. Partida.


El 6 de Enero de 1866, 1 las cuatro de la tarde, dej6 el puerto do
San T6mas el vapor amoricano de la Habana que seguia para el Brasil,
y el 7 alcanzamos ver de 16jos las costas y ciudades de la Martinica y
la Guadalupe, que no me eran desconocidas. Hubieramos querido acer-
carnos, pero el c61era estaba baciendo estragos en una de ellas, y nues-
tro buque huy6 rApidamente de aquellas costas apestadas, donde In
muerte aguardaba, guadafia en mano, al incauto viajero quo se atrevic-
ra llegar i ellas.
Entre los pocos pasajeros del buque so encontraba un hombre on-
teramente original, que merece le consagremos algunos renglones. Era
un ingl6s, que bajo un exterior ridicule y un traje sucio y raido como el
de un mendigo, ocultaba la cabeza de un artist, los pergaminos de un
noble y la carter de un millonario. La passion de estegentelman suige-
ne'iis, era viajar, y se proponia visitar todos los puertos del mundo, sin de-
jar uno solo. Paisajista hbbil, dibujaba cuantos pedazos de costa lc lla-
maban la atencion. En sus dilatados viajes nunca llevaba consigo un pe-
nique ; en cada puerto & donde llegaba se presentaba en el primer banco
6 casa do comercio que encontraba, se daba conocer, y en el acto tenia a
su disposition todos los fondos que quisiera, en virtud de las cartas de re-
comendacion que llevaba y de los avisos que lo precedian a todas parties;
pero jamas tomaba mas de lo necesario para pagar su pasaje hasta la mas
pr6xima plaza commercial. Su figure y su traje eran tan extravagantes, que
cuando llegaba 6 alguna poblacion, de cualquier pals que fuera, servia
de diversion al populacho, y se veia siempre perseguido por los pilluelos.
El 14 de Enero 5 las ocho de la mariana vimos dibujarse A lo l6jos
las costas del Brasil; A las dos de la tarde notamos un cambio en el color
del agua y una corriente que venia a estrellarse con las olas del Oc6ano,
y empezamos : remontar esa corriente sin ver tierra por ningun lado.
Estdbamos en el Amazonas, 6 mas bien, en uno do sus brazos: el Tocan-
tins, en el que no se von A un tiempo las dos orillas, pues al acercarse .
2


17










la una se pierde la otra en el horizonte. Ambas orillas estAn cubiertas do
la vegetation mas hermosa, rica y variada que hay en el mundo.
A las site de la noche fondeamos en el puerto de la ciudad de Pa-
ri, cuya iluminacion me hizo former de ella una idea tan fantistica, que
el deseo de conocerla contribuy6 no poco A alejar de mis pirpados el sue-
iio, que me acab6 de quitar la bulla que hacian los mariners y los ne-
gros descargando un buque cerca del nuestro.
Por fin amaneci6. La visit de sanidad quo tuvimos que sufrir antes
de desembarcar, me pareci6 eterna, pero A las diez del dia puse el pi6 en
la tierra afortunada que tan ardientemente deseaba conocer, me encon-
tr6 en una ciudad realmente bella, con algunas calls anchas y bien em-
pedradas, y muchas otras extrechas y de mal piso, un magnifico arsenal,
lindas plazas, hermesas casas, vArias iglesias, cada una con sus campana-
rios y su elegant fachada, una buena cathedral, un vasto y hermoso pala-
eio de Gobierno, un palacio Arzobispal notable por su arquitectura y
un grande y s6lido colejio de Jesuitas; pero en medio de la belleza y
elegancia de los edificios y de la naturaleza, observe tal desas6o que co-
mi con repngnancia en un hotel italiano, temiendo que todo fuera tan
sucio como lo que habia visto en la poblacion. Las calls estan A toda
hora llenas de negros que venden monos y pAjaros de mil colors dife-
rentes, y como los vendedores y la mercancia gritan 6 porfia, hay cons-
tantemente una algazara infernal que molesta y aturde. Lo que mas
impression me hizo fue ver ofrecer en venta tantas y tan horribles ser-
pientes en las calls, en las tiendas y en todas parties, junto con pieles de
animals feroces y raros, y me horrorio6 tanto con este mercado de nueva
especie, que me volvi A dormir A bordo A las seis do la tarde, temiendo
amanecer envuelto como Laocon, en una red de culebras, si me quedada
en tierra. Para me pareci6 un verdadero museo de historic natural, don-
de los aficionados pueden former en la calle no mas preciosas colecciones
de bestias salvajes y reptiles venenosos; poro el que no sea naturalista y
tenga los nervios un poco delicados, no debe desembarcar alli. La pobla-
cion de la ciudad se eleva, segun los informes que tom6, a 32,000 habi-
tantes. Los alrededores son un paraiso.
Al siguiente dia lev6 sus anclas el vapor, y el 29 llcgamos a Pernam-
buco. Mucho ha costado hacer una bahia delante de esta ciudad; pero no
ha side possible cortar el arrecife que la hace eminentemente peligrosa.
El vapor fonde6 muy 16jos, y solo tres pasajeros con el Contador y el
Capitan, nos aventuramos 6 seguir A tierra en una lancha, venciendo mil
obsticulos y arrostrando positives peligros, que solo nos hizo soportables
el deseo de conocer aquella important ciudad. t
Dividida en tres parties por dos pequefios rios que se juntan en ella
para entrar al mar, y quo refrescan el ambient abrasador de aquella la-
titud, Pernambuco es una de las ciudades mas pintorescas que conozco.
Los tres barrios que separan los rios se llaman el Arrecife, San Anton
y Buenavista. El primero se prolong hasta Olinda, antigua capital de
provincial situada al Norte, on una position fresca y deliciosa, y bajo un
cielo purisimo. Ciudad antes poderosa, Olinda sirve hoy de lugar de re-
creo a los ricos de Pernambuco; en ella se encuentran la antigua cate-
dral, situada sobre una colina, y el jardin botanico.
Los dos lindisimos rios que bafian 6 Peinambuco, haci6ndola extraor-


18


EL BRASIL.









dinariamento bella y frcsca, estin cruzados por muchos hermosos puentes
de hierro, piedra y madera, tan anchos que dos 6 tres coaches pueden pa-
sar por ellos lado A lado. La ciudad cs espaciosa, alegre y bien cons-
truida, sobre todo en los barrios modernos de San Anton y Buenavista,
donde hay muy bellas iglesias, casas elegantcs y magnificos edificios p4-
blicos. En la part modern las calls son anchas y hermosas, y las casas
de tres A cuatro pisos. Solo en la part antigua, situada en el barrio del
Arrecife, hay algunas calls angostas, sucias y feas. La aduana es espa-
ciosa y comunica con el embarcadero por ferrocarriles de sangre; el co-
mercio es muy active, la griteria de los negros incesante, y ]a poblacion,
segun los informes que me dieron, de 120,000 habitantes.
A las dos de la tarde volvimos al mar, y el 25 A las ocho de la mafia-
na ]legamos 5 Bahia; la segunda ciudad del rico Imperio.
Bahia ofrece, vista dosde el mar, un cuadro singular y pintoresco: se ve
una ciudad al nivcl del agua, y sobrc una linda meseta, en medio de una
arboleda, A 600 pies do altura, otra vasta poblacion destaca sus torres y
sus tejados. La meseta en que estS construida la ciudad alta se levanta
sobre una roca escarpada, en varies puntos tan inaccesible como una
muralla.
A las diez, despues de haber entregado mis cartas de recomendacion,
me paseaba por la estrccha Rua de Praya, inica calle de la ciudad baja,
atestada do gentle y flanqueada do vastos y ricos almacenes donde brillan
los diamantes de las cercanas minas. En esta part baja estan el Arsenal,
la Aduana y la Bolsa que son dos hermosos edificios de estilo griego, los
almacenes de dep6sito y las oficinas de comercio. La Praya, aunque con-
sagrada al trafico, no carece de monumentos religiosos, y estA dividida
en dos parroquias: Nuestra Sefiora del Pilar y la Concepcion. La iglesia
de 6sta ultima es muy hermosa, y se refiere que todas las piedras de que
esta hecha fucron traidas de Europa labradas y numeradas, y que los
arquitectos del Brasil no tuvieron otro trabajo que el de colocarlas.
Despues de visitar rapidamente el barrio maritime y commercial, subf
a la ciudad alta, unida con la Praya por algunos callejoncs pendientisi-
mos, los mas con escalones formados de vigas. Para esta ascension me
ofrecian una especie de palanquin 6 silla de manos cargada por dos ne-
gros; pero este vehiculo me trajo A la memorial la manera como condu-
cen a los enfermos A los hospitals, y ademas, dospues do tantos dias de
star en el mar, sin mas espacio para moverme que la cubierta del buque,
mi mas dulce satisfaction era caminar. Por estas razones prefer subir A
pi6. Para no extraviarse es precise seguir una de las calls principles,
pues hay una multitud de callejones escalonados que no conducen a las
calls altas.
Aunque uno haya visto desde el mar esa ciudad de dos pisos, la sor-
presa que siente al terminar la subida es siempre la misma. Sobre aque-
lla roca en que solo ha visto arboles desde abajo, se encuentra una vasta
y hermosa ciudad, con magnificas plazas, calls anchas, casas de cuatro ,
seis pisos, con sus fachadas donde el blanco puro de la pared contrasts
con los colors vivos de los balcones y celosias; soberbios convontos, ricas
iglesias, un paso pfblico adornado con drboles, con funtes y un con lin-
do obelisco, y por fltimo el teatro, colocado sobre una roca saliente quo
parece pr6xima a desplomars6 sobre la ciudad baja. Por lo demas, el ex.


EL BRASIL.


19









pectAculo que teniamos A la vista no podia ser mas hermoso, ni cl con-
traste do las dos ciudades mas interesante. Al frente nos quedaba la
vasta ciudad alta, 6 los pi6s la Praya situada en una lengua de tierra es-
trecha, cerrada del un lado por el mar y del otro por el lago que llaman
el Dique; al rededor el mar cubierto de buques, y el valle verde sem-
brado de jardines, fazendas (granjas) y casas de recreo; abajo las es-
trechas calls donde hormigucaba la jente, el ruido, la griteria de los
negros, la aduana, la bolsa, los almacenes y los negocios; arriba la cal-
ma, las calls espaciosas y poco concurridas, las iglesias, los con-
ventos, los palacios dondo descansan los ricos; abajo la algazara y el
movimiento, arriba el reposo; abajo los activos comerciantes, arriba las
damas paseando on sus lujosas cadeiras, esos vehiculos que A mi me ha-
bian causado repugnancia y aun horror. La vegetacion es tan bella en
Bahia, y el nAmero de arboles tan crecido, que la ciudad enter parece
oncorrada en un parque. En sus jardines so cultivan las deliciosas naran-
jas sin seinilla, que tanta y tan just reputation tienen, y de que, por mi
parte, hice una abundante provision.
En las called me ofrecian en venta pijaros de mil classes diferentes,
hermosas pielcs y curiosisimas hamacas fabricaOdas en el Andaqul. Entro
los objetos particulars que produce la industrial brasilera, figuran en pri-
mera linea, per su originalidad y su bclleza, las floresartificiales!hechas con
plumas de pijaro, cu cuyo arto sobresalon las monjas de la Soledad de
do Bahia.
Aunque hay muchos bellisimos edificios, sobre todo en la ciudad al-
ta, solo tuve tiempo para visitar la cathedral nueva, Antes iglesia de los
jesuitas, cuya ornamentacion interior es de incredible riqueza. Los ador-
nos de madera estin incrustados de conchas do la India, y los altares
ricamente dorados. En cl altar mayor hay dos imagones de San Ignacio
do Loyola y San Francisco Javier, que pasan per las mejores pintu.
ras que hay on la ciudad. Dicen quo csta iglesia fu6 construida, como la
do la Concepcion de la Playa, con piedras labradas en Europa. Bahia es
la rosidencia del Arzobispo metropolitan del Brasil ; la ciudad alta tie-
no scis parroquias con sus magnificas iglesias, various hospitals, y muchos
conventos y capillas.
Bahia tieno mas de seis mills de cirefcito y una poblacion quo so
avalia en 180,000 habitantos.
Al bajar de la ciudad alta nos ibamos extraviando por barrancos y
callejones horribles, pero al fin conseguimos orientarnos y fuimos a des-
cansar en un hotel frances, donde comimos.
El vapor, que debia alzar sus anclas 6 las doce de la noche, no pndo
hacorlo hasta las once del dia siguiente, por haberse roto una pieza de
la miquina, que fu6 preciso hacer componer on tierra, pero, a pesar de
este contratiempo, cl 29 do Enero, a las doce del dia, entramos a la
'1:1 g.i,:, .:. rada de la capital del Brasil.
Desde muy 16jos, el mar se ve cubierto de cerritos verdes de variadas
y caprichosas formas, en algunos de los cuales hay faros y vigias que co-
munican la aproximacion de los buques. La entrada del puerto, situada
entire el precioso cerro llamado "Pan do azdcar," y el fuerte de "Santa
Cruz," es bastante estrecha, pero al pasar de ella, nos encontramos con
el cuadro mas admirablemente bello quo los ojos humanos .pueden con-


20


EL BRASIL.










templar. Ochenta y tantos cerritos, levant6ndose de en modio de las aguas,
cubiertos de casas, fortalezas, jardines, dep6sitos de carbon, mdquinas y
aldeas, figuraban delante dc nosotros una especie de Venecia rAstica,
una campifia flotante cruzada por mil canales; en el fondo se divisaba el
puerto con su bosque do minstiles, y mas 16jos aiin, al pi6 de una gran
cordillera, sentada en la playa y reclinando su cabeza en colinas de es-
meralda salpicadas de flores, estaba la bella ciudad.
El primer edificio con que so tropieza al saltar A tierra es la Aduana;
inmensa masa de granite cn cuyo seno hormigucan 500 emplcados, y
done se recaudan anualmente per dcrechos $ 14.000,000.
A las tres de la tarde un frances, con quiche me habia hecho amigo en
cl vapor, y yo, nos hallibamos instalados juntos en el Hotel do los Extran-
jeros.
Despues de tan larga navcgacion, ningun sitio podia ofrecerme mas
halagos que el jardin pdblico, donde podria moverme con libertad y
respirar a plenos pulmones cl aired pure y embalsamado quo habia de ha-
cerme olvidar el olor a brea del buque; por eso el jardin recibi6 mi pri-
mera visit. Ese paraiso brasiiero cs grande y tiene por el un lade vista
al mar, cuyas brisas refrezean el ambient. Alli, reclinado en una baranda
de mtrmol, puede gozar el que quiera de la vista do la bahia. Por los
otros lados hay verjas de hierro. Los arboles que forman las alamedas
cran cnteramente nuevos para mi, asi come muchas de las flores y los
animals que pueblan aqucl encantado sitio, donde so sitia diariamente
una banda de mfisica, para que ningun sentido deje de gozar. Entre los
mil jardines quo he visitado, no he visto ninguno situado tan ventajosa-
mcnte, ninguno tan rico en aromas y en producciones raras, como el de
Rio Janeiro.
Por la noche conoci la plaza principal, cuyo mejor adorno es la esta-
tua ecuestre del Emperador don Pedro I. El Emperador esti vestido do
hdzar, y el monument con gincte, caballo y pedestal, tiene una altura
de 14 A 16 varas. Los bajos relieves del pedestal son curiossimos per los
objetos que representan, alusiones aleg6ricas 6 los habitantes del vasto
Imperio.
El 31 solo sali por la noche 6 visitar un caf6 cantante, donde los par-
roquianos tienen g:irtis un concerto por noche, bueno 6 male, pero que
al tin es una diversion mas. Alli estuve distraido hasta las once.
El 2 de Febrero comence mis excursions en el interior de la ciu-
dad. Rio Janeiro pasa, y no sin razon, por la mas bella de Sur Am6-
rica (OjalA pudiera decirse lo mismo de sus mujeres !). Su situation, sus
calls, estrechas en la part antigua, anchas y hermosas en la parte nue-
va, pero siempre embaldosadas con granite, rectas y paralelas, sus be-
llas plazas, sus casas de cinco y seis pisos, sus edificios pAblicos y sus
deliciosos alrededores, la hacen digna de la fama de que goza.
El palacio imperial, todo de granite, es un grande y fastuoso monu-
mento, y la Bolsa, imitation do un temple griego, y la aduana, son dig-
nas de atencion.
.Las numerosas iglesias do la ciudad son en general m6nos notables
per su arquitectura, que por el lujo de su ornamentation interior; sin-
embargo, la cathedral se distingue per su sencillez : esti situada sobre una
eminencia, y aunque es poeo elevada, su mole de granite y sus dos torres


EL BRASIL.


21







EL BRASIL.


sin .ventanas, le dan un aspect imponente, y su situation la hace pare-
cer mas bella. Por dentro esta blanqueada con cal y desnuda de ador-
nos. En ella oi misa el dia 2.
Tiene tambien Rio Janeiro un soberbio acueducto, hermosas fuentes.
varies establecimientos literarios y una biblioteca de 70,000 voldmenes,
El 3 estuve dedicado enteramente a mi correspondencia, y solo por
la noche concurri 6 la casa de un estimable caballero A quien habia ido
recomendado : el senior ArAnaga, donde conoci la buena sociedad de Rio
Janeiro. Esta es casi enteramente europea, pero las sefioras se distinguen
por su amabilidad y su buen humor, y generalmente aprovechan bastante
en sus adornos los diamantes que produce su rico pais. A las diez dej6
la casa del senior Aranaga, satisfecho de la acogida bondadosa y cordial
que habia recibido de aquel caballero y de su estimable familiar, y A las
once estaba de regreso en mi alojamiento.
Al dia siguiente (4) visit el famoso arsenal, donde se estaba cons-
truyendo A ese tiempo un hermoso buque para la guerra del Paraguay.
De alli pas6 al hospital de la Misericordia, que no tiene rival en el
continent. Situado a la orilla del mar, este vasto edificio tiene per el la-
do que da al mismo mar, doscientas varas de frente, y algo mas de cien-
to por los costados; tiene tres pisos, y en su espacioso contorno encierra
dos iglesias, various claustros y jardines, y muchas enfermerias.
Para la asistencia del establecimiento hay varies m6dicos y capella-
nes, y cincuenta hermanas de la caridad. A pesar de su caritativa 6 in-
teligente solicitud, creo que las hermanas bastaran ap6nas para el cuida-
do de tantos enfermos; pues en el solo departamento de hombres cont6
mas de mil camas, todas de hierro y tan decentemente mantenidas, que no
las rechazaria per humildes una persona de comodidades. Si A este vasto
departamento se agrega el de mujeres y la sala de exp6sitos, result un
total de mas de dos mil desvalidos confiados A la caridad de las cincuen-
ta hermanas. El establecimiento cuenta ademas con un magnifico surtido
de instruments de cirugia, una gran botica, y todo lo que puede desear-
se para que sea de primer 6rden en su g6nero.
Para completar el dia visit la plaza de mercado, rodeada de bellos
edificios y provista de cuanto el sibarita'mas caprichoso pudiera apetecer.
El 5 muy temprano, un pesado 'cocho tirado per seis mulas me con-
dujo al jardin botanico. que dista dos leguas de la ciudad, y en el cual
pas6 varias horas, pues en m6nos tiempo no hubiera podido conocerlo.
A la entrada hay un bosque espeso do copudos arboles, por en medio
de los cuales salta en mil cascades un arroyo que, dividido luego en va-
rios ramales, se derrama por todo el jardin. Adentro las calls estdn
formadas por hileras de palmas do una especie para mi desconocida, tan
sim6tricameute colocadas y tan iguales, que parecen las colbinnas de un
temple. Esas palmas dan sombra con sus penachos A los arboles y flores
del jardin, entire los que se encuentran el canelo, el clavo, el pimiento, el
alcanfor y todos los Arboles de que se extraen los aromas codiciados del
Oriented, junto con mil variedades de las que se produce en America. Alli
puede estudiarse la flora universal con todas sus forms, con todos sus
colors, con todos sus perfumes. En el centro estA el jardin zool6gico
arreglado al rededor de un lindo juego de aguas.
Los encargados del jardin, no solo reciben afablemente al curioso, no







EL BASIL.


solo se prestan A enseiarle todas las particularidades que contiene, sino
que le dan las semillas que quiera levar.
Al salir busqu6 en vano un lugar en los 6mnibus que regresaban a la
ciudad; habia demasiada concurrencia y no quedaba ni un hueco dispo-
nible: fu6 precise resignarme A seguir a pi6. i Feliz contratiempo, sin el
cual no hubiera podido contemplar tan despacio las orillas del camino y los
alrededores de rio Janeiro, poblados de jardines y lindisimas quintas, y
en las puertas de esas quintas los grupos de alegres muchachas que ha-
bian salido 6 ver pasar la gente.
A las site de la noche me hallaba en el hotel, con mas deseo de des-
cansar que de conocer nuevas cosas.
El 5 estuve todo el dia ocupado en arreglar mi pasaje y obtener pasa-
porte para Montevideo. Cuentan de cierto chusco que, habiendo ido A vi-
sitar a un preso en tiempo de revolution, luego que supo por el centinela
que se podia entrar, pregunt6 con cautela si podria volver 6 salir, y al oir
la respuesta dubitativa del soldado, renunci6 6 la visit y evit6 el poligro ;
lo mismo debiera averiguar el viajero prudent que llega a Rio Janeiro.
Por lo qne a mi hace, tantos fueron los inconvenientes con que tropec6,
tantos los pasos que tuve que dar y tantas las autoridades con quienes
tuve que tocar para obtener el permiso de seguir mi viaje, que hubo mo-
mentos en que estuve resuelto a fijar mi domicilio en la ciudad, por no
molestarme mas.
Por fin 6 la tarde, vencidas ya las dificultades y obtenido el pasaporte,
tom6 un caballo y sally a dar un paseo, costumbre que es alli general, y
en ese paseo conoci algunas calls de la parte modern de la ciudad. El
caballo me pareci6 tan hermoso y tan bien ensefiado, que no pude resistir
al deseo de proponer compra por 61; y el preeio que me pidieron me sor-
prendi6 tanto por su modicidad, que hubiera querido hacerlo mio en el
acto, pero tuve que emplazar el negocio porque al dia siguiente debia
partir para las Republicas Argentinas.


23


*








24 EL RIO DE LA PLATA VUELTA AL BASIL.



CAPITULO IV.


EL RIO DE LA PLATA.-VUELTA AL BRASIL.


Partida de Rio Janeiro. Las costas del Brasil. Montevideo. El Rio de la Pla-
ta. Panorama de Montevideo. El Muelle. El, Carnaval. -Plaza principal
y cathedral. El mercado. El Campo santo. El teatro de Solis. Baile de
mascaras. Los mataderos y saladeros. Precios del ganado. Excursion al
interior del pais. Hospital de caridad. Reflexiones. Partida. Marejada
en el rio.-Buenos Aires.-Aspecto general.-Plazas de mercado.-La cathedral.
La plaza de la Victoria. Plaza del 25 de Mayo.-Plaza del Parque de Artille-
ria.- Plaza del Retiro.-El Cabildo.-El jardinrepublicano. -Paseo a caballo.
Baile de mascaras en el teatro de Colon. Aspecto general do Buenos Aires. -
El Puerto. Excursion a Barracas Lavadero de lana. Mataderos. Una
visit en Buenos Aires. -Excursion 5 Palermo. El Palacio. -Recuerdos
de don Juan Manuel de Rosas. Belgrano y otros puntos. Un encuentro.-
La quinta del senior Lezama. -Adios A Buenos Aires. Vuelta Montevideo.
La familiar del senor Zumaran. -- Vuelta a Rio Janeiro. El Campo de Santa
Ana. La Carioca.- Prision de los paraguaycs. Visita a la casa de locos. -
El ej6rcito brasilero. Partida.



EL 6 de Febrero i las tres de la tarde, el estimable frances que me ha-
bia servido de conpaiiero en Rio Janeiro y yo, nos hallabamos A bordo
del vapor ingl6s Arno que tendi6 luogo su vuelo hjcia las regions
australes, dejandonos ver su paso lindisinias costas que el velo de la no-
che nos ocult6 al fin. Cuando amaneci6 el dia 7 habiamos perdido de vis-
ta la tierra que no volvimos 6 divisar hasta que se destacaron delante de
nosotros las torres de Montevideo, que fu6 el 11 a las seis de la mariana.
Desde el dia anterior navegAbamos en las aguas del rio de la Plata, ver-
dadero mar de agua dulce que por todas parties haee horizonte.
Montevideo estA situada en la mArgen izquierda del rio de la Plata y
en la punta occidental de una colina que se prolong entire el mar y el
rio. El puerto, aunque poco profundo y expuesto a las furias del Pampe-
ro ( viento de las Pampas), es espacioso y c6modo en tiempo sereno, y
se abre entire la ciudad y el Corro, colina elevada y pintoresca que se des-
taea como un Jigante en medio de las llanuras que bafia el rio. Este ce-
rro esta coronado por un castillo y un faro. Las calls de Montevideo son
anchas, rectas y cortadas en angulos rectos, y sobre sus grupos de casas
de resplandeciente blancura, y coronadas casi todas de azoteag, so desta-
can las copas de algunos arboles. Las casas son por lo comun de uno 6
dos pisos; solo las mas modernas tienen tres 6 cuatro, y como las azoteas
estia cubiertas de tazas de flores, la ciudad enter parece coronada por
un jardin sobre el que descuellan las torres de sus murallas y los campa-
narios y efpulas vidriadas de sus iglesias. Este verdor esmaltado de flo-
res, cuyos colors vivos hacen resaltar mas el blanco de las paredes, for-
mando contrast con la aridez de las colinas bajas que sirven de fondo







EL RIO DE LA PLATA VUELTA AL BRASIL.


al cuadro, da & Montevideo, vista desde el puerto, el aspect encantador
de las ciudades orientales.
He dicho que A las once de la mafiana habia llegado nuestro vapor al
puerto; pocos moments despues mi compaiiero y yo saltamos al muelle
de madera, y seguimos al hotel de la Concordia.
Aquel dia principiaba el carnaval, cuyas alegrias fueron anunciadas
, las doce del dia por dos caiionazos, serial que para nosotros fu6 una
intimacion de ancierro; pues durante los tres dias que precedent A la cua-
resma, ninguna persona que tonga algunas consideracionos por su indivi-
dualidad, puede aventurarse en las calls de la ciudad. En esos dias no
hay persona, por elevada que sea su position, por respectable que sea su
carActer, por grave que sea su indole, que guard miramicntos con el in-
feliz que pasa por el frente de su casa. No solo Ilueven sobre el cuittado tran-
seunte millares de cascarones.de colors llenos de agua de olor, de agua
pura, y hasta de harina; sino que euando el entusiasmo crece, la lluvia arre-
cia, y desde los balcones y las azoteas le derraman oncima cAntaros enteros.
La pasta de harina mojada que se forma sobre los vestidos da al pobre la-
vado y apedreado el aspect menosfascionablc que so puede imaginary.
Como he dicho, A este retozo se entregan con furor todas las classes de
la sociedad, sin distinction de sexo ni edad, de manera que no hay calle, ni
plaza, ni rincon de la ciudad, donde pueda escapar el que sale do su apo-
sento; y ay del que tome la cosa por lo serio y trate de enfadarse : A la
primer seial d ddisgusto la granizada arrecia, y el intolerant sale de
seguro 5ien veces mas mal parade que si hubiera mostrado la paciencia
de un jumento.
No so crea por esto que las calls estan solas: numerosas cuadrillas
de disfrazados las recorren con bandas de misicos a su cabeza, y no po-
cos j6venes elegantes pasean A caballo, recibiendo con paciencia y tal vez
con gratitud, los cascarazos que les disparan las manos blancas y sedosas
de las lindas uruguayanas. Por mi parte no tuve la menor tentacion de
exponerme al peligro y elegi un puesto neutral en el balcon de mi aloja-
miento, donde algunos j6venes so habian encargado de manejar los cas-
carones.
A las site do la noehe otros dos cafionazos anunciaron el fin del com-
bate. Las vcntanas, balconies y azoteas quedaron desiertos, y en cambio
los gabinetes de tocador se llenaron de gente, pucs todos so preparaban
para el baile de mascaras.
El 12 aproveche las primeras horas de la mafiana para salir sin ries-
go A conocer la ciudad. Como he dicho ya, las calls son anchas y tira-
das 6 cordel, y las casas blanqueadas con yeso, do azotea, y en general
poco elevadas. La plaza principal, sembrada de arboles y rodeada do
bells edificios, me pareci6 bonita y alegre. Lo quo mas la hermosea es
la cathedral, no muy grande, pero elegant y s6lida, con una hermosa fa-
chada coronada por dos elevadas torres. Estas torres, lo mismo quo la
cpula estan cubiortas de vidriado blanco que las hace brillar de un mo-
do particular. El mercado de viveres es tambien digno de visitarse y so
hall provisto de todos los frutos de Europa, sin que falten los de nues-
tros climas, no obstante que en las orillas del Plata ya no se ven ni el
plitano, ni el mango, ni el chirimoyo, y la presencia exclusive del man-
zano, el durazno, el ciruelo y el granado, anuncian ya la zona templada.


25







26 EL RIO DE LA PLATA. VUELTA AL BASIL.

En estas exploraciones me sorprendieron las once, y tuve"que correr a mi
posada huy6ndole al chubasco.
El 13 conoci el Campo Santo que mereee bien ser visitado. Este ce-
menterio es de forma cuadrada y tiene algo mas de cien metros por lade.
Ci6rranlo cuatro murallas blanqueadas, de seis varas de altura y mas de
tres de espesor, coronadas por terrados que dan la vuelta entera. En esas
murallas estin construidas las b6vedas en cuatro 6rdenes de mayor 6 me-
nor, con sus puertas para el lado interior de las murallas, y cerradas en
gran part por ricas Idpidas. El area esta dividida en cuatro cuadros ce-
rrados por verjas do hierro, formando cuatro calls al frente de las mura-
llas exteriores y otras cuatro que se cortan en el centro, donde estM la ca-
pilla en forma do rotunda con cuatro puertas, una al frente de cada calle.
Dentro de los cuadros, en medio de flores y 6 la sombra de majestuosos
Arboles, estan las tumbas de mnirmol de los ricos, y al front de la porta-
da y detras de la capilla se ve una hormosa pucrta que da entrada al
pantheon de los pobres. En 6ste no se ven mArmoles, pero si muchas cru-
ces destacAndose de en medio de las flores A cuya sombra duermon el sue-
iio de su descanso los desheredados del mundo.
Estbamos en el iltimo dia del carnaval y por lo mismo la function de
los cascarazos se anunciaba mas animada que en los dias anteriores; por
fortune cuando los dos cailonazos sonaron, ya yo estaba en lugar seguro.
Per la noche fui al bailey de mascaras quo se daba en cl Teatro de
Solis. i Extrafio contrast: por la mailana en un cementerio y por la no-
che en una masoarada pero r no es de estas transiciones que se com-
pone la vida?
El teatro de Solis, aunque pequciio, esta bien adornado y alumbrado
y tiene cinco 6rdenes de palcos. La buena sociedad, (y sobro todo las
cefioras) no tomaba part en el baile; se divertia simplemente mirando
desde los palcos los curiosos disfraces y los brincos desaforados de los dan-
zantes, que ap6nas cabian en la plate. AllI me parecieron circuhspcetas
y casi adustas esas mismas j6venes que tan traviesas habia visto pocas
horas 6ntes, y haoiendo esta observacion, supe que el caracter de los habi-
tantes de Montevideo es naturalmente grave,y que solo en los dias de carna-
val, en fuerza de la costumbre, so olvida csa gravedad; trascurridos esos
dias el atolondramiento pasa come por encanto, y vuelve A reinar la cir-
cunspeccion en todos los actos de la vida social. La bolleza de las muje-
res es notable y sus modules encantadores, apesar de la aparente seque-
dad que desagrada en ellas a primer vista, y que se torn en amabilidad
para con el extranjero A quien rociben.
El dia 16, despues de presenter mis cartas de reconiendacion A don
Pedro Zumaran, caballero muy respectable de quien tendr6 occasion de
hablar mas tarde, y que me recibi6 con la mas exquisite cortesia, tomd
una lancha que me condujo a los mataderos y saladeros de ganado, don-
de so preparan la came, pieles, huesos, &. que forman el articulo mas pin-
gie de exportacion de aquellos paises. El establecimiento que visit esta,
compuesto de muchos cuerpos de edificio, con sus chimeueas, calderos,
estanques, hornillas, tubes y mil aparatos mas, y tiene en su aspect bas-
tante semejanza con los grandes ingenios de las Antillas, salvo la diferen-
cia entire los verdes caiiaverales y el olor grate de ingenio, y los campos
mustios y el olor ingratisimo del matadero. Las tasajeras en que secan







EL RIO DE LA PLATA. VUELTA AL BRASIL.


la came ocupan una grande extension de terrenos y los inmensos corra-
les estin divididos en grandes departamentos para los apartes. Para
abreviar las opcraciones, las diferentes parties del establecimiento estdn
comunicadas por ferrocarriles.
Este solo matadero ocupa constantemente 300 trabajadores que ga-
nan desde $ 3 hasta $ 10 fuertes diaries, segun el oficio que desempelian,
y en 61 se matan por dia do 500 a 1200 reses, segun me aseguraron.
La destreza y rapidez con quo se ejecutan todas las operaciones, desde la
conduccion del ganado hasta la preparation de la carnc, son extraordi-
narias, debido A que para cada operation hay cierto numero de obreros
que no ejecutan otra.
Antes de matar la res, la dcsjarretan con la mas espantosa destreza;
asi desjarretada queda en incapacidad de movers, y el matador puede
degollarla sin trabajo y sin peligro; luego la desuellan y separan con la
misma destreza las diferentes parties. La cabeza, los huesos y las patas,
despues do bien picados con una hacha, van A dar A grandes calderos
dondo so extraen la grasa, la m6dula y otros products. Los huesos asi
reblandecidos, son luego calcinados en grades hornillas; la care, corta-
da en lonjas delgadas, se sala y se deja secar al sol,,y las entrailasson
destinadas 6 uses diversos. Asi nada se desperdicia: los huesos y pesu-
flas, ya reducidos al estado de carbon animal por la calcinacion, ya en
su estado natural, los cuernos, la m6dula y el sebo, se exportan para Eu-
ropa; la care para Rio Janeiro, Puerto Rico, La Habana y otros pun-
tos dondo sirve para racionar A los esclavos. Scgun me aseguraron, solo
dos meses en el aiio dejan de funcionar estos mataderos, y on los diez me-
sos rcstantes, ni un dia suspended el trabajo. Por much cuidado quo
pongan en aprovechar todas las parties de la res, siempre hay en estos
mataderos gran cantidad do sustancias animals en putrefaccion, quo pro-
ducen una fetidez intolerable.
Cuando yo estaba visitando el matadero, lleg6 una partida de 400
yeguas compradas a 8 2'fuertes cada una y dcstinadas a la matanza.
Tan abundantes son estos animals en las inmensas llanuras del Plata,
que los matan para exporter la manteca y las pieles. Per much que so
diga sobre la incalculable riqueza que aquellas regions contienen en
toda clase de ganados, no podri llegarse a la exageracion: citar6 solo los
precios medios para quo por ellos se forme juicio de esa riqueza. Entre
otros negocios por ganado que se celebraron en mi presencia, recuerdo
uno por 500 mulas de 3 i 4 ajios, que el comprador tom6 para llevar a
Chile, 6 razon de,$ 5 fucrtes. Un caballo vale desde $ 1 hasta $ 50,
segun sus condiciones, poro por $ 10 puede obtenerse uno de arrogante
figure. La oveja es de todos los animals el, mas valioso; una de lana
final cuesta ordinariamente $ 25, y hay haciendas que contienon 500,000
ovejas. El ganado vacuno y caballar cuidado en las haciendas, que tie-
non por lo comun de una A dos leguas cuadradas de extension, se cuen-
ta por millones, y es todavia mayor el nfmero de animals salvajes que
pacen libremente en las Pampas y pertenecen al primer gaucho que con-
siga enredarlos en su lazo.
El din 15, muy temprano, sali a caballo A conocer algo del interior
del pais. Despues do caminar come dos leguas encontr6 una poblacion
pequefia, muy bonita, que llaman La Union, y desde cse punto observ6 un


27








28 EL RIO DE LA PLATA. VUELTA AL BRASIL.
cambio complete en el paisaje. A la desolacion de las costas barridas por
cl Pcampero, sucedia un campo de mieses con precicsas plantaciones,quin-
tas, huertas y jardinies, todo regado por rios majestuosos y arroyos mur-
muradores y cobijado por un cielo limpido y azul. La temperature
era deliciosa y la purcza del aire perfect. Hubiera ido muy l6jos en mi
excursion si los duros movimientes del caballo no me hubieran obligado
A renunciar a ella y 6 tomar, medio molido,cl camino de Montevideo. Juzgo
que el arte de adestrar los caballos esta muy descuidado en las regions
argentinas, pues apesar de haber tantos, robustos y hermosos, es dificil,
si no impossible, hallar uno de paso igual y suave.
Apesar del maltrato que me habia causado el duro trote do mi cabal-
gadura, visit esa tarde el hospital de Caridad, tan bien montado come
el de Rio Janeiro, aunque de m6nos vastas proporciones, pues tiene solo
cien varas por lado y dos pisos, y el nDmero de camas es much menor.
Despues conoci la aduana, edificio modern do tries pisos, y varies otros
'monumentos de la ciudad.
La ciudad de Montevideo, pequena pero hermosa, tiene algo mas de
30,000 habitantes. Su ventajosa position, su delicioso clima y la riqueza
ingente de las llanuras del Uruguay, no m6nos que ol caricter dulce de
sus habitantes, sus maneras afables y su honradez, harian de aquella ciu-
dad una mansion deliciosa para vivir, y muy 6 prop6sito para buscar for-
tuna, si las guerras civiles, peste de nuestras pobres republicans, no cam-
biasen con tanta frecuencia ese eden en inferno. Cuando yo estuve allf
aun humeaba la sangre vertida en Paisandu, y millares de uruguayanos
habian marchado ya A pagar A los brasileros con su sangre, vertida en una
lucha injusta y odiosa, el socorro que prestaron 6 don Venancio F16rez y
a su partido en la ufltima guerra domktica de la Banda Oriental.
Es much listima que un pais tan bello, situado en un clima en quo
provoca vivir, tan rico y tan poco explotado, haya side y continue siendo
victim de las pasiones infames de unos pocos energdmenos.
El 17 de Febrero a las 5 de la tarde me cmbarqu6 para Buenos Aires
en el vapor Tever6 de la line argentina, dejando en Montevideo 6 mi
compaiiero, que me ofroci6 seguirme dentro de poeos dias; y el 18 a las
seis de la mariana llegu6 6 vista de la ciudad, t6rmino de mi viaje, sin-
tiendo todos los horrors del mal de mar, pues en las aguas del rio expe-
rimentamos una marejada tan terrible come no la he sentido nunca en ple-
no Oc6ano; el Pampero reinaba con toda su fuerza, y no hubo un solo
pasajero en el Tever6 que pudiera resistirlo. Al frente de Buenos Aires,
que queda muy arriba, el rio tiene todavia algunas leguas de anchura,
aunque poco fondo.
La capital de la Repdblica Argentina cstA situada a la mArgen dere-
cha del inmenso rio, en una llanura poblada de casas de recreo. Es de
form casi cuadrada, y se extiende por cerca de una legua a lo largo de
la corriente. Sus calls son tan rectas, que desde el ui extreme se ve
perfectamente el otro, cortindose en angulos rectos a distancias iguales,
lo quo hace que las manzanas scan perfectamento cuadradas y de una
misma extension. Tal es la regularidad del piano de aquella ciudad, que
un viajoro lo ha comparado a un tablero de damas. Como en Montevideo,
las casas son generalmsnte de plant baja y do azotea, de ladrillo y
blanqueadas, y las calls, ordinariamente muy anchas, tienen 6 sus cos-







EL RIO DE LA PLATA. VUELTA AL BASIL.


tados espaciosos enlosados. Las casas de dos 6 mas pisos ticnen anchor
balcones, que estAn llenos, como las azoteas, de tazas de flores. Las fa-
chadas espaiiolas, coronadas por las bellas azoteas, estan con frecuencia
cargadas de blasones, y la disposition interior de las habitaciones se ase-
meja much a la de nuestras mejores casas de Bogota; pero el patio
principal, convertido en salon en las noches de estio, estA por lo comun
embaldosado con mArmol. Casi todas las casas tienen lindosjardines d6nde
lucen al par de las flores europeas, la ariruma, flor olorosisima de la fa-
milia de los jacintos, la diamela que es tan bonita como aromosa, y la
peregrina, roja y blanca pero inodora. Por desgracia muy pocos arboles
dan sombra A las flores.
Ap6nas instalado en el hotel del Globo, hermoso edificio de cuatro
pisos, sali A entregar las cartas de recomendacion que de la Habana, Rio
Janeiro y Montevideo llevaba, y en todas parties encontr6 una acogida
ben6vola y se me hicieron muchos ofrceimientos.
El 19 oi misa en la cathedral, vasto y hermoso temple compuesto do.
cinco naves, cuyas b6vedas descansan en s6lidas y clegantes columns.
El altar mayor es muy notable y esta colocado bajo una soberbia cApu-'
la, y en el conjunto del edificio hay much majestad y armonia.
La fachada principal, que dA A la plaza de la Victoria, es un soberbio
p6rtico, que A mi se me figure mas fachada de teatro 6 de bolsa que de
iglesia, porque no habia visto las de las iglesias de Italia.
La plaza de la Victoria esta today roieada de bellos edificios: A uno
de sus lados esta el Cabildo, palacio de estilo morisco y de s6lida cons-
truccion, coronado por una torre; cl Banco, la Casa de Moneda y el pa-
lacio del Congreso estan tambien alli, y por ultimo, en otro de los costa-
dos se extiende la Recoba, magnifica arqueria morisca, cuya part inferior
esti ocupada por tiendas done se venden bebidas frescas, y el segundo
piso coronado de vaso3 gigantescos. En el centro de la plaza hay un
obelisco del mismo estilo, monument al pi6 del cual cantan los himnos
patri6ticos.
Mas alli de la Iecoba y dando vista al rio esta el Fuerte, vasto con-
junto de edificios encerrado en un cuadrilatero de murallas, guarnecido de
caiiones, y donde estAn las oficinas pablicas.
La plaza del Veinticinoo de Mayo, rodeada de bells edificios, sem-
brada de Arboles y adornada con una estatua aleg6rica de mArmol blan-
co; la del Parque de artilleria, atravesada por el ferrocarril del Oeste,
y la hermosisima del Retiro, en cuyo centro se levanta la estatua ecues-
tre del General San Martin, me parecieron dignas de una gran capital.
En uno de los costados de la plaza del Retiro se vcian los restos de un
edificio recientemente destruido por la explosion de un dep6sito de p61-
vora.
En las plazas de mercado hay abundancia de todos los frutos de la
zona templada, pero la ausencia absolute del delicioso plitano, hace com-
prender, mas que ninguna otra cosa, que Buenos Aires ocupa ya una lati-
tud elevada. (35 lat. S.)
Por la tarde me di6 sus perfumes el Jardin Republicano." Este
jardin es el mejor paseo de la ciudad, y aunque recientemente plantado,
es ya uno de los mas bellos adornos do aquella capital, dondo los patios,
los balcones y las azoteas estAn cubiertos de lindas y olorosas flores. En


29








30 EL RIO DE LA PLATA. VUELTA AL BRASIL.

61 so conserve una temperature artificial, por medio de inverndculos en
que so cultivan las flores y arboles do los mas ardientcs climas tropicales.
En frente do este jardin, y separada de 61 por una verja do hierro y
embarandados de mirmol, esta una hermosa plaza de mercado, y que-
dando dos manzanas de por medio, la plaza del Retiro.
Despues de comer, sali con un j6ven de la Banda Oriental a pasear 6.
caballo. En Buenos Aires el uso de los caballos es muy general, en t6r-
minos quo no es raro tropezar en la calle con algun mendigo que haga
su cuestacion 6 caballo.
En la noche dol mismo dia concurrf A un bailey de mascaras en el
teatro de Colon; era el primer domingo de cuaresma y aun duraban las
diversiones del carnaval. Alli, como en Montevideo el martes anterior,
tuve occasion do conocer a las families mas notables de la populosa ciu-
dad, que habian ido, como ye, 6 ver bailar ai argentinos y portciios
(nombre que se d6 on Buenos Aires 6 los habitantes de Montevideo).
Entre los disfrazados habia dos cuadrillas de espaniolcs que se llevaron
toda la atencion, pcro la mia se fij6 mas en las lindas argentinas que ocu-
paban los palcos.
El teatro de Colon es grande, elegant y bien alumbrado, y hay ade-
mas de 61 en Buenos Aires otros dos.
Muchas iglesias, entire las que descuellan por su belleza San Fran-
cisco y la Morced, destacan sus fachadas, torres y capulas, por encima de
las azoteas do las casas. Hay un museo, un pantheon de cat6licos y otro
de protestantes, magnificos hotels, numerosos colegios y establecimien-
tos cientificos, pucs Buenos Aires goza de la reputation de ser la ciudad
mas adolantada en ilustracion y literature do la Am6rica espaniola; va-
rios hospitals, liermosos cuarteles, un comercio muy active y una pobla-
cion de 200,000 habitantes, de que forman no pequefia part los extran-
jeros quo, atraidos por la belleza del clima, las facilidades para adquirir
fortune y el caracter hospitalario y bondadaso de los habitantes, han fija-
do alli su residencia. Con algunos afios de paz, Buenos Aires llegaria A
ser rival de las capitals europeas. Hoy tiene 300 manzanas y diez pla-
zas, y de ella parten para el interior de la Ricplblica cuatro ferrocarriles
y muchos hilos telegraficos. Buenos Aires es la mas grande, hermosa y
commercial de las ciudades espauiolas de la Am6rica del Sur. En sus ca-
lies principals reina casi 6 todas horas un gran movimiento, y sus pascos
son muy frecuentados. La calle de San Benito 6 de la Victoria, que d6
6 la plaza de este nombre y atraviesa toda la ciudad, y la de la Trini-
dad, son las mas anchas y notables por la belleza de los edificios que las
cierran: son las calls aristocrAticas.
Es much lastima que una ciudad tan ventajosamentes situada carez-
ca de puerto. El fondeadero de los buques esta a mas de una legua de la
aduana, 6 la que solo pueden acercarse con trabajo pequefios botes y
canoas.
El 20 m dirigi al interior del pais-por el ferrocarril del Norte, que
cruza llanurasgleliciosas donde hay muchas casas de campo; y llegu6 hasta
la preciosa villa de Barracas, dividida en dos por el rio del mismo nom-
bre. Este rio, aunque pequeio, tiene bastante fondo, y a su puerto llegan
a cargar y descargar-los numerosos buques que no pueden arrimar A Bue-
nos Aires. Asi es que el movimiento es en 61 animadisimo, y el numero







EL RIO DE LA PLATA. VUELTA AL BRASIL.


de embarcaciones de todas class que surcan sus aguas, incalculable. Esas
embarcaciones dejan alli efectos extranjeros y del interior del pais, y so
alejan cargadas de lana y de los products de los mataderos. A poca dis-
tancia hay un establecimiento de lavar lana, que no carece de interest, y
hasta quince mataderos, en todo semejantes al que yo habia visto en los al-
rededores de Montevideo. Puede juzgarse por esto de la riqueza de esas
llanuras, done las bestias dom6sticas se cuentan por millones y el gana-
do salvaje por centenares de millones. j Y los habitantes, en vez de apro-
veehar esas riquezas, se degiellan cada rato por miserables cuestiones de
partido! ....
El 21, despues de haber pasado el din en exploraciones en quo no co-
nocinada que merezca muecion especial, estuve por la noche on casa de
un caballero a quien iba recomendado, y cuya familiar me pareci6 encan-
tadora. Los habitantes de Buenos Aires tienen por lo general buenos mo-
dales, y en las classes elevadas la cultural de las maneras realza la senci-
llez y afabilidad naturales de los caract6res. Las mujeres, per lo comun
bonitas, tienen entusiasmo por la misica y el bailey, y hasta hace pocos
arios, cantaban, tomaban su mate y tenian su tertulia en el balcony 6 la
hora de la caida del sol.
El 22 quise conocer la Cueva del Tigre argentino, que vacia y entre-
gada 6 las malezas, inspira todavia terror, y me dirigi alli por el ferroca-
rril dcl Sur. El palacio de Rosas cn Palermo estd situado en una posi-
cion pintoresca, y largos aiios de abandon absolute no han sido bastan-
tes para deteriorar su s6lida estructura. Todavia crecen algunas florcs en
los inmensos jardines que on tiempo del Dictador cuidaban trescientos jar-
dincros; los Arbolos sombrean alamedas que la yerba no ha invadido, y on
el centre de esas alamedas so ve un lago artificial donde el tirano tenia un
vaporsito para que su hija paseara. Aquella morada entregada 6 los buhos
por el horror pfblico, me daba miedo; tal se me figuraba ver la sombra
sangrienta del Sila americano, deslizarse por aquellos salons y jardi-
nes enviando 6 todas parties 6rdenes de muerte. Algunas an6cdotas que
mis compaiieros de excursion me refirieron, pusicron el colmo a mi es-
panto.
Para mitigar esta impression segui a Belgrano, lindisima poblacion quo
sirve de lugar de recreo i las families acomodadas de Buenos Aires. Hay
en olla un circo para la carreras de caballos que tienen lugar en cierta
parte del afio, y edificios mas bells y lujosos que on la capital.
Olivo, San Isidro, San Fernando y el Tigre son otras bonitas pobla-
ciones. La filtima se encuentra 6 la orilla de un rio pequefio de ricas y
hermosas riberas.
Por la noche, al regresar al hotel, tuve el gusto de estrechar la ma-
no del amigo y compailero frances que habia dejado en Montevideo, y
cuya ausencia empezaba a causarme inquietud. Habia viajado bastante
con 61, lo conocia de cerca y le tenia carifio.
El 23 conoci la afamada quinta del senior Lezama, situada'A la salida
de la ciudad. Es una especic de villa italiana; un jardin;de cuatro fa-
negadas de extension, poblado do estatuas, fuentes, figures de animals,
arboles y flores de infinite variedad, en cuyo centro, y sobre una eminen-
cia, se levanta una magnifica casa coronada por un elegant mirador, des-
de el cual se domina, por un lado la ciudad y la estacion del ferrocarril


31







32 EL RIO DE LA PLATA. VUELTA AL BRASIL.
del Sur, que cst` junto 4 la quinta; por el otro, las inmensas llanuras en
quo serpentea el camino do hierro; por el tercero, el rio.
El 24, despues de dar el iltimo vistazo a la ciudad, estrech6 entire
mis brazos al amigo frances de quien he hecho mencion, dici6ndole un
adios tal vez eterno, y con la luz del sol poniente part para el fondeade-
ro, donde me esperaba el vapor "Parana," de la linea Oriental, que par-
ti6 inmediatamente para Montevideo.
El dia 25 A las seis de la maiiana cstaba de regreso en esta ultima
ciudad, donde tom6 el mismo hotel en que me habia alojado en la otya
occasion, y cuyo servicio me habia dejado satisfecho.
Una nueva mansion de cuatro dias me sirvi6 para acabar de estudiar
la bella capital del Uruguay, y sobre todo, las costumbres de la buena
sociedad, que tuve occasion de observer en la casa del senior Zumaran, no-
tabilidad del pais A quien habia ido recomendado y que me present 6 su
familiar, y d otras vArias reunidas en su casa. La exquisite cortesania, la
amabilidad y franqueza con que fui tratado, me dejaron tan satisfecho,
que no dej6 6 Montevideo sin haber repetido la visit.
Hubiera querido hacer un studio de costumbres en ese tipo especial
de las riberas Argentinas, ese drabe de las Pampas que so llama el Gau-
cho," do cuya familiar vi algunos individuals. Estos gauchos viven en las
Pampas sin domicilio fijo; un ancho sombrero de paja, unia chaqueta de
fuerte tela, y anchas polainas constituyen su vestido. Llevan siempre un
fusil, un gran cuchillo y el temible lazo de tres cuerdas armadas con pe-
sadas balas, con el que enredan, lanzdandolo desde l6jos con admirable
destreza, lo mismo al toro 6 al caballo bravio, quo al enemigo que quie-
ren sacrificar. La robusta musculacion de estos hombres, su tez ennegre-
cida por los soles, y su aire medio salvaje, los constituyen en un tipo es-
pecial que llama la atencion desde que se le ve; y el studio de sus cos-
tumbres, uses y preocupaciones, daria material por si solo para una obra
instructive y amena.
La nocho del 28 A las once, despues de tomar el t6 en casa del senior
Zumaran, me dirigi 6a mi alojamiento 6 hacer mis preparativos de mar-
cha, y al dia siguiente, 1.0 de Marzo, 6 las site de la maiiana, part para
Rio Janeiro en el vapor Arno de lainea inglesa.
Mucho senti no poder visitar La Asuncion, capital del Paraguay, 6
donde un vapor me hubiera llevado en cinco dias; pero la guerra hacia
impossible esta excursion, y hube de resignarme 6 seguir sin haber cono-
cido el pais mas interesante, por su originalidad, que hay en Am6rica, y
que hoy llama la atencion del mundo entero per el her6ico valor de
sas hijos.
Tambien tuve que renunciar por ent6nces al deseo vehemente que te-
nia de conocer 6 Chile, el Perfi y Bolivia, pues tenia necesidad de seguir
a Europa por la via de Rio Janeiro; pero mas tarde me prometo hacer
esto viaje, si Dios no dispone lo contrario.
El 6 de Marzo, es decir, un mes complete despues de haber salido de
Rio Janeiro, A las nueve de la maiiana, volvi f entrar A la preciosa bahia
en cuyo fondo estA la capital del Brasil. El mismo hotel que me habia
dado abrigo en la visit anterior, me lo di6 ahora, no porque en 61 me
hubiera encontrado muy satisfecho, sine porque fueron indtiles las dili-
gencias que hice para hallar lugar en otro.








EL RIO DE LA PLATA. VUELTA AL BRASIL. 33
El 7 salf 5 caballo 6 conocer la parte modern de la ciudad, que es la
mas hermosa, y esta separada de la antigua pbr el:"'Oampo de Santa Ana,"
inmensa y bellisima plaza adornada con una sobeibia fuente. Tambien se
ve por aquel lado el magnifico acueducto llamado La Carioca," que se-
rmeja un riachuelo cruzado a cortas distancias por lindisimos puentes.
De la misma plaza de Santa Ana parten varies ferrocarriles.
El 8, un 6mnibus me condujo hasta Botafogo, de donde segu ien un
coche pequefio hasta la fortaleza donde estan los prisioneros paraguayos.
Oficialitos imberbes, miembros de families distinguidas, me recibieron
con much cortesia y so prestaron A servirme de guias. El edificio esta
situado en medio de dos cerros elevados, de los que se desprenden lienzos
de muralla, muy bien guardados, que rodean la prison por todas parties,
m6nos por una que da al mar; de suerte que la fuga seria impossible aun
para el hombre mas vivo y Ajil. El cartel es grande, y esta mantenido
con perfect aseo, y los prisioneros son bien tratados. Es en mi concep-
to, un establecimiento digno de visitarse.
En mi camino habia dejado la casa de locos, que insist en visitar
de regreso, apesar de las observacioncs del cochero, que me decia haber
pasado la hora en que era permitida la entrada.
En medio de la hermosa fachada de este magnifico edificio, hay una
puerta de hierro, dondo encontr6 al portero, que me introdujo hasta
un salon donde estaban reunidos algunos empleados del establecimiento.
Pronto se present una bondadosa Hermana de la caridad, la que, Antes
de ensefiarme las habitaciones interiores, me condujo a una capilla donde
hicimos juntos una corta oracion. i Hermosa manera de principiar una
visit que, i mas de no estar exenta de peligros, debia mostrarme la mas
espantosa de las miserias humans! De la capilla pasamos 6 un sa-
lon donde se encuentran dos estatuas de mrmol: una del fundador
del hospital y otra del Emperador don Pedro I. En otros dos salo-
nes se exhiben las obras de las locas; hay alli ramos de flores, canastas,
jarras, p6jaros, bordados, dibujos trabajados admirablemente y de un
gusto exquisite, en medio de otros objetos extravagantes y absurdos
que revelan el estado mental de sus infelicces artifices. Otros salones
en que es precise caminar con gran cuidado, porque el piso esta
compuesto de tablas pulimentadas y resbalosas, contienen aparatos de
cirugia, medicamentos y materials para cl trabajo de los enajenados.
Do alli pasamos al jardin que tiene como una fanegada de extension y
esti adornado con estatuas, fuentes, baiios y arboles frutales, en medio
de una infinite variedad de flores. En un extreme de este jardin habia
una pesada puerta cerrada con una fuerte cerradura; la Hermana intro-
dujo en ella una llave quo llevaba consigo, la puerta gir6 sobre sus
goznes, y el mas lastimoso espectaculo que se puede imaginar, se me ofre-
ci6. EstAbamos en el departamento de mujeres, las que tomaron al
vernos las actitudes mas variadas y caprichosas: unas se pusieron A
reir con esa carcajada espantosa de la locura, otras a llorar; unas baila-
ban, otras gritaban, algunas ( victims tal vez de la traicion de un aman-
te ), al ver un hombre en su presencia, arrugaron el entrecejo y pusieron
una eara feroz, y una por fltimo se me abraz6 del cuello. Mucho tra-
bajo cost A la IHermana arrancarme de entire los brazos desearnados de
aquella pobre mujer, cuya action estuvo a punto de volverme A mi tam-
3








34 EL RIO DE LA PLATA. VUELTA AL BASIL.
bien loco de horror. Continuamos la visit por el jardin del centro, y
sin pensar ep ver otro departamento, sali do aquel triste lugar admiran-
do la abnegacion de las Hermanas de la caridad, y tom6 el camino de
la ciudad.
El dia 9 lo pas6 todo entero en casa de un caballero A quien iba re-
comendado.
El 10 asisti A unna revista del ejrceito brasilero, cuyos cuerpos tie-
nen todos soberbias bandas de mdsica y vistosos uniforms, pero muy
poca destreza en las evoluciones, y el mismo dia 6 las cinco de la tarde
me embarqu6 en el majestuoso vapor Duoro," de la line inglesa, para
pasar al viejo continent.








PORTUGAL Y ANDALUCIA


CAPITULO V.


PORTUGAL Y ANDALUCIA.


Reflexiones. Partida. Primer muerto A bordo. Babfa. Pernambuco.- La
Isla de San Vicente. El AtlAntico. Otra muerte A bordo. Las Costas lu-
sitanas. -La Bahia de Lisboa. Terrible expectativa. Cintra. Llegada. -
El Teatro de San CArlos.- Plaza del Comercio. -Plaza de dofia Maria II. -
Jardin. Cafes. Iglesia de Belen. Aspecto general de la ciudad. Vistas.
Procesion de unos naufragos.- Partida.- Estaciones del ferrocarril.- Aspec-
to del camino. La frontera espafiola. Badajoz. M6rida. -.Su puente so-
bre el Tajo. Su aspecto.-- La diligencia. Paradas del camino. Sevilla. -
El jardin de las delicias. La Catedral.- La Giralda. Panorama. El Al-
*cAzar. Estucos moriscos. La fundicion de cafiones. La Biblioteca. El
Musio de pinturas.- La casa de Pilatos. Paseo del Guadalquivir.-- Torres
de Oro y de Plata. Bailes andaluces. Funerales de la Reyna Maria Amelia.
El barrio de Triana.- Gran fibrica do loza. Fibrica de cigarros. Interior
de Sevilla. -Palacios.--Teatro de San Fernando.--Palacio de San Telmo.
El Tablado. La Feria. Una corrida de toros. Aspecto general de
Sevilla.-La Bolsa.-Partida.-De Sevilla ( Cadiz.-Situacion de CAdiz.
Sus murallas. La Catedral Nueva. La Carraca. San Fernando. Sa-
linas. Panorama de CAdiz. Plazas. Reoueido del General Miranda. -
*Corrida do toros. -Jerez.- Sus bodegas.-E Enfermedad que allf sufrf.-
Vuelta Sevilla. De Sevilla A Cordoba.- Las Ermitas de la Sierra. Visita
Ai los cafds. La mesquita Catedral. El patio de los Naranjos. Aspecto de
C6rdoba. --Campo de la Verdad.



InZ i dejar la America. Habia recorrido en pocos meses vastas re-
!giones, y en ellas habia visto colonies floreeientes, sordamente trabajadas
por ideas de emancipacion, pero donde la gente vive tranquil y se civi-
liza y se enriqueco, mi6ntras suena en el reloj de sus destinos la hora de
esa emancipacion. i Plegue al ciolo que si llegan A obtenerla no sea para
hacerse tan infelices como nosotros!
Habia visto un imperio vasto y poderoso donde las riquezas que Dios
,sembr6 en el suelo americano se aprovechan ; donde la civilization crece;
donde las ciudades se extienden dia por dia; donde los bosques y los sal-
vajes pierden rdpidamente el terreno que ganan la cultural y la civiliza-
cion. Hace poco tiempo que el Brasil era una colonia atrasada, y hoy
los habitantes de sus ciudades rivalizan en cultural y bionestar con los
europeos; hace ap6nas treinta afios que los Tupayas pasaron a cuchillo
la poblacion de Pari, y en aquella misma dpoca nadie so aventuraba i
zsalir de las calls de Rio Janeiro sin exponerse a ser devorado por los
feroces Buticudos. Hoy el Imperio so extiende hbeia el centro del con-
tinente, y no pasarAn muchos aios sin que sus barcas vengan hasta las
faldas do nuestra Cordillera Oriental, remontando los caudalosos rios
-que de esas faldas bajan al Amazonas al traves del Andaqui.








PORTUGAL Y ANDALUCIA.


Habia visto, en fin, A las repiblicas del Plata, agitadas, perseguidas
por el azote de las revueltas, y sinembargo much m6nos arruinadas
que mi pobre patria, y esperando solo un moment de reposo para levan-
tarse A su sombra hasta el puesto A que las Hlaman su position privile-
giada y la inmensa riqueza de su suelo.
Ahora iba a dejar el Nuevo Mundo, cuya historic, corta y dolorosa,
present solo dos faces: la oscuridad de las colonies y el continue gue-
rrear de las repdblicas es decir,silencio y anarquia. Iba A visitar naciones
en cuya larga vida el period mas largo de nuestrahistoria americana es
come un dia; pueblos cuyas tradiciones y monumentos remontan milla-
res de afios atras, y donde el cristianismo ha creado trabajosamente una
civilization poderosa sobre las ruinas de otra civilization. Iba 6 conocer
los lugares en que se consumaron los hechos que decidieron de la suerte
de la humanidad on las diferentes 6pocas de su trabajosa vida; los sitios
donde han dejado sus huellas los grades hombres y los grades pueblos.
Dejaba regions donde la grandeza de la naturaleza contrast con la pe-
queiiez de los hombres y los acontecimientos, para visitar otras donde el
hombre es todo y la naturaleza una esclava puesta por Dios A sus 6rdenes.
El vapor "Duoro," que llevaba 4 su bordo mas de trescientos pasajeros,
dej6 el puerto de Rio Janeiro el 11 do Marzo a las ocho de la mafiana,
tomando rumbo hscia Lisboa, capital del reino de Portugal. El 12 A las
cinco de la tarde dobl6 el Cabo Frio, y 6 esa misma hora muri6 una se-
iiora inglesa que se habia embarcado la vispera sin sospechar probable-
mente que iba A buscar sepultura en el mar. Al dia siguiente, los pasaje-
ros alarmados presenciamos la triste escona que debiamos ver repetirse
mas de una vez en este viaje: un entierro a bordo. Un entierro es siem-
pre triste; pero en cl mar, en un lefio que flota sobre las olas como un
itomo en la inmensidad; entire un cielo sin limits y un pi61ago sin 11-
mites tambien, esa ceremonia tiene un character mil veces mas Iigubre quo
en una iglesia done el cadaver, perdido entire los crespones y las luces,
ap6nas despierta en los concurrentes una idea s6ria. Y si el viajero que
asiste a ella siento, come sentia yo, su salud quebrantada, el expect6culo
os capaz de hacerle brotar per todos los poros el sudor frio de la muerte.
Toda la oficialidad del vapor, con el Capitan 6 su cabeza y vestida
de luto, se reuni6 en el escotillon. El cadaver estaba tambien alli, ten-
dido sobre una tabla y cubierto con la bandera inglesa. El Capitan re-
cit6 el ofiio de difuntos, terminado el cual amarraron A los pi6s de la
difunta una bala de cation de dos arrobas de peso ; la tabla se inclin6,
bala y cadAver rodaron al abismo, y la tabla volvi6 6. su lugar, preparada
para volver A servir de ataud, a qui6n ? Esta era la pregunta que yo,
que habia visto ya otras veces este expectaculo, aun siendo los prota-
gonistas compatriots mios, me hacia 6 mi mismo con espanto.
El 14, A las cinco de la maifana, legamos 6 Bahia mortificados por
la lluvia que nos persoguia desde la vispera, y que no me permiti6 saltar
a tierra sino a las doce del dia, para echar la iltima ojeada sobre aque-
lla preciosa ciudad de dos pisos; para decirle mis adioses deseAndole
dias serenos que lleven su prosperidad siempre en aumento, y en fin, pa-
ra estrechar por la iltima vez la mano de los que en ella me habian
servido. Alli qued6 el cadaver de un nifo que habia muerto A bordo de
nuestro buque, y que era el segundo despojo que la muerte hacia entire







PORTUGAL Y ANDALUCIA.


los pasajeros. Tom6 algunas deliciosas frutas como ultimo recuerdo de la
interesante Bahia, y volvi 6 bordo A las tres.
A las cuatro y m6dia dejamos el puerto, y el 16 Ilegamos a Per-
nambuco, que tambien deseaba visitar una vez mas. Mucho placer me
caus6 la vista de aquella triple y pintoresca ciudad, donde tonia que ma-
nifestar mi carifio y mi gratitud, Antes de separarme de 61, probablemente
para siempre, A un j6ven que me habia servido con la mas exquisite bon-
dad durante mi primera permanencia. A las echo de la mailana habiamos
llegado; a las cinco de la tarde partimos.
El 23 a las cinco de la tarde vimos otra vez tierra; pero, i qu6 tie-
rra, Dios mio Era la isla de San Vicente, perteneciente a Portugal, y a
donde las vapores llegan fnicamente por tomar carbon. Esta isla es una
roca est6ril y desnuda, con una ciudad compuesta de casas de piedra,
que a lo lejos la hacen parecer hermosa, pero que solo abrigan mendigos.
La desolacion de aquella costa y la miseria de sus habitantes, los cuales
piden todos limosna, me produjeron tal tristeza, que me volvi pronto 6
bordo, y confieso que en todos mis viajes no he visto, ni creo pueda ver-
se, un pais mas desolado.
El 24 a las nueve de la maiiana nos lanzamos otra vez al Atlantico,
habiendo en el buque muchos mas pasajeros recogidos en los puntos in-
termedios, y con quienes poco 6 poco ibamos contrayendo las relaciones
Intimas que exige la vida de familiar que se lleva a bordo, y mas que eso
la necesidad de mutua comunicacion que engendran el aislamiento y el pe-
ligro comun, en un grupo de s6res humans perdido en la inmensidad
del Oceano. El 28 desde las cuatro de la tarde tuvimos A la vista dos ba-
llenas que retozaban en el mar arrojando A grande altura enormes chorros
do agua.
SEl dia 30 de Marzo, al medio dia, muri6 otro pasajero embarcado en
Pernambuco, a consecuencia de una inflamacion en las entraiias que see
resisti6 6 todas las aplicaciones. Era el tercer muerto en un viaje de
1,747 leguas, hecho en veinte dias. Por fortune ya Ilegabamos al termi-
no, por cuya razon hubo muchos empeinos para que se llevase el cadaver
A sepultarlo en tierra; pero el Capitan temi6 que esta circunstancia nos
costara una cuarentena, y resolvi6 darle por sepultura el OcBano. A las
dies de la noche un sacerdote frances le hizo las exdquias, terminadas
las cuales la tabla fatal se inclin6 y el cadaver cay6 al mar.
El 21 de Marzo, por la maiiana, las costas del Viejo Mundo se dibu-
jaron A lo 16jos como una faja blanquccina; pero A media que el buque
se acercaba fueron tomando formas mas distintas. So veia un campo cu-
bierto de vifias, molinos'de viento, quintas, conventos, iglesias, jardines y
palacios, y por fin entramos A una bahia en cuyo fondo se desplegaba on
anfiteatro, sentada sobre site colinas ybafiando sus pi6s en un gran rio,
una inmensa y magnifica ciudad: era Lisboa.
Lejos todavia de la ciudad, al frente del hermoso edificio y campo
del Lazareto, recibimos la visit de sanidad, y nos mandaron suspender
la march mi6ntras la autoridad resolvia si teniamos que guardar cuaren-
tena 6 n6. Imaginese cuan angustiosa seria la expectativa en que los pa-
sajeros quedamos, vi6ndonos detenidos on el termino de nuestro viaje y
teniendo en perspective algunos dias de cuarentena, cuando unos espera-
ban abrazar A sus families, otros ardiamos en deseos de conocer aquel


37







PORTUGAL Y ANDALUCIA.


bell pais, y ninguno podia sufrir ya los alimentos del buque. Uns
cuarentena despues de un viaje largo es una verdadera sentencia de pre-
sidio. Por fortune la autoridad encontr6 en regla la patented del Duo-
ro," y nos permiti6 desembarcar. No recibir6 un reo de muerte su abso-
lucion con mas placer que nosotros aquel fallo. Saludamos al pasar el
espl6ndido palacio de Cintra, situado al lade izquierdo de la bahia sobre
una loma, y cuyos vastisimos jardines nos enviaban su fragrancia, y poco
rato despues nos hallabamos en tierra.
Un italiano y dos espalioles que iban conmigo desde Buenos Aires,
me condujeron al hotel Bella Estrella, donde descansamos un rato,
despues del cual volvimos 6 la aduana por nuestros equipajes.
Esa misma noche asisti, en el magnifico teatro de san CArlos, a la re-
presentacion de una zarzuela admirablemente ejecutada por una compa-
iiMa espaliola.
Al dia siguiente, 1.o de Abril, empec6 mis exploracioues por la plaza
del Comercio, que tiene de largo 205 metros por 185 de ancho. Cierran
sus costados por tres ladies, la Aduana, la Bolsa y las oficinas pAblicas,
soberbios edificios todos, y per el cuarto el hermoso rio Tajo, que tiene
mas de m6dia legua de anchura; y en el centro de la plaza se eleva la es-
tatua ecuestre de bronce del Rey Jos6 I. No 16jos de alli estA la plaza
de dofia Maria II 6 del Rocio, rodeada por todos lades de jardines y pa-
seos, y en uno de cuyos costados so levanta la elegant fachada del tea-
tro quoe leva el nombre de la mrisma Reina. Esta plaza esta empedrada
con guijarros muy pequefios y de todos colors, que forman un primoro-
so mosaic.
El jardin que la limit per un lade tiene come trescientas varas de
largo per cincuenta de ancho, y esta adornado con surtidores que lanzan
al aire sus chorros de agua por entire grupos de lindos Arboles, y poblado
de estatuas de mArmol. Tiene ademas en uno de sus extremes una belli-
sima fuente de donde tomamos una agua deliciosa, y en el centro un mi-
rador desde el cual se domina el jardin y gran part de la ciudad.
Esa noche me dediqu6 A visitar los eaf6s que, come en todas las cin-
dades europeas, son espl6ndidos por su construction y lujo interior, y don-
de se puede hacer un studio interesantisimo de tipos y costumbres.
El dia 2 tom6 un coche para ir a conocer la iglesia de Belen, que
queda en un extreme de la ciudad y come a dos leguas de mi alojamien-
to. Es uno de los pocos momumentos que escaparon del terremoto de
1755, y el mas antiguo templo de Lisboa. El cstilo que domina en el
edificio es el g6tico, y las columns que sostienen la b6veda,, primorosa-
mente labradas, no estAn cubiertas con yeso; la piedra esta desnuda. A
cada lade de la puerta hay un altar, y otros varies se ven hasta cierta dis-
tancia, mas allA de la cual hay un espacio vacio, y en medio de 61 se desta-
ca, aislado y elegant, el altar mayor. A cada lade hay dos tumbas de
mArmol gris, sostenidas cada una por dos elefantes del mismo m6rmol:
estas tumbas guardian reales cenizas. La iglesia tiene ademas dos pAlpi-
tos primorosamente labrados, y dos magnificos 6rganos. Despues de ha-
ber visitado la sacristia, que no tiene nada de notable, pas6 al convent:
contiguo de los padres Ger6nimos, donde se educan trescientos nifios
huBrfanos.
Queria visitar el palacio del Rey Don Luis I, vasto y lu,:ai~le edi-


38







PORTUGAL Y ANDALUCIA.


ficio situado sobre una colina quo domina la ciudad, y rodeado de jardi-
nes; pero la lluvia y el frio me hicieron desistir de esa idea y volverme
d mi posada, de donde no sali sine la noche para asistir a una zarzuela
en el teatro de san Cdrlos.
El 3 y el 4 fueron consagrados A estudiar en su conjunto aquella
hermosa ciudad de seis leguas de circuit y trescientos mil habitantes,
sentada come Roma sobre site colinas, y elevada en anfiteatro 6 la ori-
lla del Tajo.
Las calls de Lisboa no son plans, pero tienen un declivo suave, buen
piso, anchas acoras y magnificas casas a sus costados. La misma desigualdad
del terreno hace que la ciudad tenga varies puntos de donde so goza de una
lindisima vista. En los edificios mas altos hay miradores, desde donde so
domina la ciudad con sus calls que suben y bajan por las colinas, sus
magnificas plazas, sus palacios, sus iglesias con lindas faohadas coronadas
por elevadas torres y elegantes c6pulas; extendi6ndose lo largo del Ta-
jo rodeada per los verdes campos del Alentejo; y on cuyos alrededo-
res se cuentan hasta cinco mil quintas, y muchos conventos, palacios
6 iglesias. Al otro lade del Tajo, manso y hermoso rio, se prolonga la
campifia hasta perderse de vista, y por el tercer lade quedan el puerto y
el mar.
Per desgracia el mal tiempo no me permiti6 visitar los mejores edifi-
cios. Sobre todo senti no haber conocido mas que de paso el espl6ndido
palacio del Cintra, y partir sin haber visto el clebre convento de Mafra
con su elevada torre; pero era precise seguir pronto y hube de resol-
vermo 6 dejar & Lisboa, casi sin haberla conocido. Pocos monumentos
hay en la capital del Portugal, notables por su antigiiedad, pues el terre-
mote de 1755 no dej6 alli piedra sobre piedra.
El dia 4 tuve occasion de presenciar una tierna y triste escena que me
conmovi6 profundamente: era la procession que, en cumplimiento de un
veto, hacian por toda la oiudad unos pobres naufragos que habian esca-
pado milagrosamente de la muerte. Cuarenta y ouatro dias habia perma-
necido el buque en que iban, medio sumergido en las olas. En aquella
angustia la tripulacion habia ofreecido a Dies hacer una romeria on el pri-
mer puerto a donde llegara. Dies oy6 su oracion y permiti6 que arribasen
sanos y salvos 6 Lisboa algunos de aquellos infelices, los que en el acto
de desembarcar cortaron un pedazo de vela, y llevindolo como trofeo
recorrieron las calls procesionalmente, con luces encendidas y cantando
en tono Iligubre los salmos penitenciales. Un libre pensador so habria
reido tal vez de aquellos desgraciados; yo, que acababa de pasar largos
dias en el mar, donde nadie puede ser desproocupado, me enterneci come
se entorneci6 el pueblo cristiano quo presenciaba el espectaoulo, y uni mis
oraciones A las suyas para dar gracias al Dies misericordioso quo los ha- i
bia salvado.
El dia 5 do Abril me despedi de mi compafiero italiano, y con los dos
espafioles tom6 asiento on el tren que partial para Espaiia. Ap6nas habia
podido ver 4 Lisboa, cuyos habitantes me pareecieron vivos y alegres, las
mujeres graciosas, y todos entusiastas por la mfsica y el baile. Los por-
tugueses tienen un baile popular que llaman la foJh, y que es para cllos
lo que el bambuco para el calentano de nuestro pais.
A las sieto y a6dia de la mariana se oy6 un silbido penetrantc; los







PORTUGAL Y ANDALUCIA.


que estabamos en los wagones sentimos un sacudimiento, y despues...
nada. Las ciudades, las quintas, las plantaciones, los montes, pasaban co-
mo sombras y huian rApidamente de nuestra vista. Solo en las estaciones
nos deteniamos algunos minutes, bastantes ap6nas para saber sus nombres
y echarles una mirada.
A las cinco y m6dia de la tarde llegamos a Badajoz; habiamos anda-
do ouarenta y siete leguas per entire campos sembrados de olivares y vi-
fiedos y cruzados por bulliciosos arroyos. Por largo trecho sigue la line
del ferrocarril paralela al curso del Tajo, el que al fin atraviesa per un
grande y s6lido puente.
Badajoz, en donde nos detuvimos poco, esta situada en la frontera
centre Espafia y Portugal, es capital de la Estremadura espaiiola y asien-
to de un Obispado; estA rodeada de fuertes y antiguas murallas, tiene bue-
nas casas, algunas calls anchas y bien empedradas, una macisa cathedral
y otras iglesias. Su origen remonta 6 los romanos, y en tiempo del Rey
Don Alonso el Sabio fu6 una ciudad grande y populosa; hoy es pobre y
reducida,pero tiene una interesante y larga historic que contar alviajero
que la visit, y un gran puente sobre el Tajo como testimonio de su pasa-
da grandeza.
Despues del infalible registro de equipajes 6 que el viajero tiene que
someterse siempre que pasa de un pais a otro, tomamos la linen espanio-
la para llegar, las ocho y m6dia de aquella misma noche, A M6rida, don-
de nos aguardaba la diligeneia para seguir 6 Madrid 6 6. Sevilla, segun
eligi6ramos.
Hubi6ramos podido seguir en el acto, pero estabamos muertos de ham-
bre, pues no habiamos comido en todo el dia, y preferimos veinticuatro
horas do permanencia en M6rida, i continuar nuesto ayuno.
M6rida fu6 bajo la domination roman una de las mas espl6ndidas
ciudades de la peninsula IbOrica, y en tiempo de los godos, capital del
Reino. Su Obispado remonta A uno de los primeros siglos del cristianis-
mo. Durante la guerra con los mores sufri6 much, pero aan conserve
magnificos vestigios de su pasada grandeza. El soberbio arco de triunfo
de Trajano se ostenta casi intaoto A la entrada de una estrecha y humilde
callejuela; un magnifico acueducto sostenido por arcos gigantescos, se
conserve tambien lo bastante para dar una idea de su pasado; pero el
monument mas hermoso que se admira alli, es el puente sobre el Gua-
diana restaurado en tiempo de Felipe II. Tiene trescientas noventa va-
ras de largo y esta construido sobre treinta y chatro arcos de piedra,
por tras de los cuales so cierne el rio para former al caer al otro lade una
preciosa cascada. Confieso que no he visto un paisaje que me haya pare-
cido mas soberanamente bell que el que ofrecen este puente y el rio, en
medio de las f6rtiles campifias que rodean 6 MBrida.
La ciudad actual, de construction morisca en su mayor part, esta
compuesta de callejuelas estrechas, y pobres y antiguas easas construidas
en parte con los restos de los suntuosos edificios de la populosa Emerita
Augusta, de la quo quedan, a mas de las ya mencionadas, las ruinas muy
bien conservadas de un circo y de una naumaquia, la fortaleza llamada
"Conventual, residencia en un tiempo de los reyes godos, una gran cis-
terna y un temple de Diana, del que hay algunas columns en pi6.
Muchos hochos importantes y gloriosos hay en la historic de Merida;


40







PORTUGAL Y ANDALUClA.


pero el que sus piadosos habitantes conservan con mas cuidado, es el de
la c6lebre martir santa Eulalia, que naci6 alli. La unica distraction que
pudo ofrecernos la antigua metr6poli del poderoso Reino de los godos,
despues de la vista de sus monumentos y de sus ruinas, fu6 un billar. M&-
rida tiene siete mil quinientos habitantes.
A las nueve de la noche me separ6 de los dos espaiioles que me acom-
pafiaban desde Buenos Aires, y con quienes conservaba las mejores rela-
clones de amistad; ellos tomaron la diligencia de Madrid,.y yo la de
Sevilla.
Es la diligencia un gran coche cerrado, tirade por nueve mulas y un
aballo que las guia. Tres hombres manejan la pesada maquina: el ma-
joral que dirige, otro que va montado en el caballo guia, y un tercero
que estimula 6 latigazos A los perezosos cuadrupedos. Tres personas van
en el pescante, seis dentro del coche y cuatro sobre cubierta con los equi-
pajes. Solo un mal caballo de alquiler puede ser mas inc6modo para via-
jar que este cajon en que va uno guardado, soportando sacudimientos ca-
paces de hacer perder el equilibrio A un saltimbAnquis; pero al m6nos el
duro trote de un rocin solo se sufre de dia, mi6ntras que en la diligencia
es precise andar dia y noche, y dormir, si se quiere hacerlo, en el poco
blando asiento, mecido A aacudidas, y arrullado por los gritos broncos
del postilion.
El 8 a las dos y m6dia de la maiiana llegamos A Sevilla, donde mipo-
bre equipaje hubo de sufrir, otro examen. Habiamos corrido mas de trein-
ta leguas, y hallado en algunos puntos tiros de mulas listos para reem-
plazar A los que venian cansados, A fin de que la diligencia anduviera dia
y noche sin detention.
El mismo dia 8, despues de dar algun descanso a mis fatigados miem-
bros, sail A dar un paseo por el Jardin de las Delicias y el paseo piiblico.
Necesitaba espacio y luz y aromas, y todo lo encontr6 alli. Despues de
vagar un rato por centre las flores, primicias de la primavera, A la sombra
de los naranjos, los granados en flor y los arrayanes, y arrullado por el
rumor de las fuentes y surtidores; despues de contemplar, entire mAr-
moles y estatuas, una casa rfstica de paja quo me hizo pensar en la patria
y me pareci6 verdaderamente pintoresea, quise ver la maravilla entire
las maravillas de la ciudad : la cathedral, que reconoce muy pocas en el
mundo que le sean superiores.
La fachada de este monument es de estilo g6tico, como lo es el res-
to del edificio; tiene cinco puertas, rodeadas y coronadas de graciosas
coIumnitas, que encuadran las ventanas ogivales y los rosetones quo estin
sobre las mismas puertas. Esas columnitas con sus capiteles y cornisas
estAn primorosamente labrados; la fachada enter es una verdadera fili-
grana de piedra, y por corona de esa fachada, cuyo frente tiene mas de
cien varas, so eleva al cielo una incredible multitud de agujas de piedra.
Las cinco puertas correspondent A otras tantas naves, cuyas b6vedas so
van elevando, desde cincuenta y tres pi6s que tienen de altura las capi-
las y naves laterales, hasta ciento cuarenta y cinco que tiene la b6veda
de la nave principal, coronada por una majestuosa cApula de ciento se-
tenta y un pies de elevacion. La longitud total de las naves es de cuatro-
cientos diez y site pi6s. El atrevimiento con que las b6vedas se levantan
sobre los capiteles de las macisas columns de granite, es verdaderamen-


41







PORTUGAL Y ANDALUGIA.


to admirable. El pavimento, compuesto de grandes losas de mIrmol
blanco y negro, cost 61 solo cien mil duros, y otros tantos, 6 mas, pue-
den valer los frescos de la cpula y los vidrios pintados al fuego que cu-
bren las ventanas. El cora, que ocupa una parte de la nave principal,
esta rodeado de una magnifica reja; sus ciento veintisiete sillas de nogal
y su gran facistol, pasan por obras maestras en su g6nero, y dos 6rganos
gigantescos completan su adorno. La cathedral contiene treinta y site
capillas y cuatro puertas laterales, cuarenta y dos riches altares, de los
que el mayor es una obra maestra, lAmparas, im6genes y verjas de plata,
soberbios cuadros, primorosos relieves, las tumbas de Don Alonso el Sa-
bio, de San Fernando, cuyo cuerpo se conserve incorrupto, y de otros
principles, y muchas reliquias insignes. En la sacristia se guardian rique-
zas increibles.
En la Somana Santa exhiben alli un monument de madera quees, en
su g6nero, el mejor que existe, y figure un vasto temple con euatro na-
ves, en cuyos adornos se hallan combinados todos los 6rdenes do arqui-
tectura conooidos. La pompa con que se celebra el culto en esta iglesia,
sobre todo en la Semana Santa, solo cede A la de las ceremonies de
Romia.
'La-catedral de Sevilla dur6 oonstruy6ndose ciento doce afios, y tra-
bajaron en ella ciento noventa y seis grades artists. Sirvele de campana-
rio la torre aislada que llaman la Giralda," compuesta de un primer
cuerpo cuadrangular de cincuenta pi6s de lado y much mas de altura,
construidoporlos mores y cubierto de arabescos admirable, y sobre el que
ban levantado despues otros varies, coronados por un pabellon. Hasta la
plataforma de la torre morisca puede subirse A caballo por treinta y cin-
co rampas sin escalones; alli empieza la region de las campanas, donde
no hay sine escaleritas de mane que suben hasta el pabellon,: de cuys
cispide so destaca la estatua gigantesca de bronco que sirve de veleta,
y que gira segun el viento, a lo cual debe su nombre la torre.
Desde esa elevation se goza de un golpe de vista tan vasto y hermosoc
come hay pocos. Al norte y i lo 16jos se ven las montalias de C6rdoba y
las poblaciones sentadas en sus faldas; al oriented las llanuras accidenta-
das y magnificas de Andalucia, por en medio de las cuales serpentea el
rio, y quo so extienden hasta la sierra de Ronda; y per el tercer lade las
Ilanuraspantanosas del bajo Guadalquivir. Contrayendola mirada,la f6rtil
y poblada llanura que rodea la ciudad se muestra con sus quintas, jardi-
nes, bosquecitos y poblaciones, envuelto todo en la capa verde gris de los
inmensos olivares. Al pid de la torre se von las mil agujas que corona
la masa imponente de la cathedral, al rededor de la cual se desarrolla la
ciudad, cuyos edificios parecen destacarse de entire un inmenso jardin.
La inica dificultad para gozar de este magnifico panorama, es que solo
la costumbro puede library de un vertigo al que so ve 4 tamafia altura,
No l6jos de la cathedral est~ el Alcizar, segunda maravilla de la metr6-
poli andaluza. La preciosa fachada llena de arabescos que da entrada a
este palacio morisco, se oncuentra A la extremidad de un largo patio ro-
deado de muros viejos. A todo el rededor del edificio hay un jardin
morisco, donde las hileras de arrayanes estan dispuestas de manera que
forman lotras ardbigas y geroglificos. Este jardin, que tiene mas de dos-
cientas varas per lado, esti rodeado de un mure cargado de azulejos y


42







PORTUGAL Y ANDALUCIA.


arabescos inimitables. El cuerpo del edificio so compone de un solo patio'
rodeado de salones dispuestos en dos pisos; pero el mirito de esta obra
que no reconoce superior en su clase, si no es la Alhambra, estA en la
gracia de las delgadas columnitas que sostienen las b6vedas; en el pre-
eioso juego de azulejos que adorna los pavimentos y la parte inferior de
las paredes, y en esos encajes do yeso que solo los moros sabian hacer,.
y que cubren paredes y b6vedas. Estos estucos moriscos son de tal manera
inimitables que, segun so refiere, la Reina Isabel II quiso en cierta
occasion reponer el de uno de los salones de la Alhambra que se habia
desprendido; habiles artists se pusieron a la obra, y d fuerza de traba-
jo, consiguieron imitar, aunque imperfectamente, la obra morisca; pero.
in metro cuadrado habia costado largos dias de labor y seis mil reales;
a Reina vi6 que su'empobrecido tesoro no daria para concluir la repa-
acion emprendida, y renunci6 A ella.
El salon de los embajadores es el mas espl6ndido del alcazar, y esth
coronado por una preciosa cipula; y en el patio do las Muieecas so admi-
ran, entire otras cosas,los bafios d que leg6 su nombre la c6lebre cortesa-
na Maria Padilla.
En aquel alcazar hecho para el placer, fu6 sinembargo en donde don
Pedro el Cruel ejecut6 los actos mas birbaros de su vida; alli muri6 el
Principle don Fadrique, cuya sangre fu6 tan pronto vengada por la mano
de otro fatricida.
Del alcazar me dirigi a la fundicion de cainones, establecimiento en
que trabajan diariamente quinientos obreros. Imposible me seria descri-
bir aquel vasto laberinto de inquinas, aparatos y hornos, donde el hierro
y el bronco se hacen blandos como la cera para former con ellos las te-
rribles bocas de fuego que van despues A llevar 6 todas parties la muerte
y el cstrago. Un amigo peruano me acompafi6 en esta visit, de la cual
seguimos A conocer la fibrica do gas.
La biblioteca de la Universidad es una de las mas ricas quo he
visto; a mas de numerosisimas obras impress, contiene millares de
manuscritos primorosamente trabajados, y c6lebres muchos de ellos por
los personajes A quienes pertenecieron. Tiene tambien esta bibloteca una
colecion de retratos de hombres ilustres, entire los que descuella cl de
Crist6bal Colon.
El dia 9 mi visit debia ser mas fecunda en profundas y gratas im-
presiones. Ese dia conoci el museo de pinturas, situado al frento de una
hermosa plaza adornada con la estitua del artist que cre6 las mas estu-
pendas de las obras que se admiran en 61, y a quien Sevilla tiene la glo-
ria de contar entire sus hijos : Bartblom6 Est6van Murillo.
El museo ha pordido muchas de sus mejores pinturas, pero con-
serva las suficientes para ser uno de los primeros de Europa. Zurba-
ran, Valdez, Polanco, Est6van Marquez y Herrera, parecen haber pues-
to sus cuadros en el salon principal para agotar la admiracion del que
los ve; pero cuando uno Ilega al salon de Murillo, la impression quo ex-
perimenta es de las que no se pueden pintar. Al ver esas obras, ap6nas
puede creerse que el genio human haya Ilcgado A elevarse tanto; alli no
gozan los ojos, es el alma la que so siente sobrecogida de un respoto re-
ligioso. Delante de esos veintitres cuadros que representan los misterios
de nuestra religion y algunos sucesos de la vida de los santos, es impo-


43'







PORTUGAL Y ANDALUCIA.


sible dejar de orar. Murillo era un pintor eminentemente piadoso; pedia
al cielo sus inspiraciones, y solo del cielo pudieron venirle. Esos tipos
no pudicron ser tornados del mundo de los sentidosl No soy artist, pero
soy cristiano, y ante los cuadros de Murillo, sent lo que ningun cristia-
no podra dejar de sentir : como una vision de lo alto, como un presenti-
miento de lo sobrenatural y lo divino.
Del alcazar a la Casa de Pilatos no es larga la distancia, y la casa
de Pilatos es otro de los objetos que tiene Sevilla para ofrecer A la Avida
curiosidad de los forasteros. Este original palacio fu6 construido por
don Fadrique Enriquez de Ribera, primer Marques de Tarifa, a su regre-
so de un viaje A Jerusalen y con un objeto puramente piadoso. Se dice
que el citado don Fadrique trajo desde Jerusalen tierra del lugar don-
de estaba el pretorio de Pilatos, y que sobre esa tierra construy6 la ca-
sa, copiando exactamente la del cobarde Presidente de la Judea; lo cual,
en cuanto al plan, puede ser exacto, pues por lo que son la arquitectura
y los adornos, tienen mas de moriscos que de griegos, romanos 6 judai-
cos. En la capilla hay una column de mirmol, imitacion de aquella A
que fu6 atado Nuestro Sciior Jesucristo cuando lo azotaron. Hay un
hermoso salon titulado El despacho de Pilatos; otro, figure del en que
Juidas hizo la venta, donde se ve una mesa redonda de marmol, repre-
sentacion de la mesa sobre que contaron las 30 monedas. Al fin de la
escalera esta la rejilla por donde San Pedro oy6 cantar el gallo; y un
gallo colocado 6 la distancia convenient represent A aquel cuyo canto
hizo recorder al amendrentado ap6stol la prediction del maestro, y caer
de rodillas bafiado en llanto. En fin, un balcon de hierro figure el en
que Pilatos mostr6 al Redentor destrozado A azotes y coronado de espi-
nas, diciendo al pueblo Ecce homo, y desde el cual oy6 la terrible sen-
tencia de la multitude: Crucificalo, y que su sangre caiga sobre nosotros
y sobre nuestros hijos," sentencia que no ha cesado de pesar como una
maldicion sobre la raza deicida. El edificio es grande y estA bien ador-
nado; cuatro estatuas de marmol decoran las esquinas del primer patio,
en cuyo centro hay una magnifica fuente. En el segundo patio hay un
jardin. Los pavimentos son de marmol negro y blanco, y de mirmol son
tambien las columnitas moriscas que sostieneu las galerias. Azulejos y
primorosos estucos adornan las paredes y b6vedas de los salones, done
so ven los bustos de todos los Emperadores romanos. De este palacio,
propiedad hoy de los Duques de Medinaceli, partisan las estaciones 6 Via
crucis, que concluian en la Cruz del campo," primorosa iglesita cons-
truida por el ya citado Marques de Tarifa.
En la tarde del mismo dia conoci el paseo del Guadalquivir y sus
bermosas perspectives. Dominado por las graciosas torres almenadas, que
llaman de Oro y de Plata, por haber servido (segun dicen) en un tiempo,
para guardar tesoros, tiene por unlado el rio, cubierto siempre de gracio-
sas embarcaciones de todos tamaTios, y A cuya orilla opuesta se extended
el barrio de Triana; y por el otro los palacios y parques de los Duques
de Montpensicr.
El barrio de Triana, con siete mil habitantes, casi todos gitanos, esta
comunicado con la ciudad por un puente de hierro, de cuatrocientas va-
ras de longitud, y por debajo del cual pasa el ferrocarril donde cargan y
descargan las embarcaciones que surcan el rio.


'44








PORTUGAL Y ANDALUCIA.


Despues de ver tantos monuments y paisajes venia bien un studio
de costumbres, que en ninguna parte puede ser mas interesante que en
Sevilla.EnEspaiia, reino formado por la reunion sucesiva de various peque-
fios principados donde predominaban diversas castas; pueblo nacido del
cruzamiento de varias razas; hay una gran variedad de tipos, trajes y
costumbres. Es verdad que las classes elevadas de las ciudades visten,
piensan y aun hablan A la dltima moda de Paris; pero el pueblo ha
conservado en cada provincial su modo de hablar y sus usos tradicionales.
En ninguna parte se ve un pueblo tan aficionado al lujo como en
Andalucia, y sobre todo en Sevilla. El vestido de un majo 6 de una ma-
nola vale con frecuencia much mas que el del caballero y la sefiorita
que visten A la parisiense, y en el garbo y el donaire, las gentes de ilus-
tre estirpe no pueden exceder A las classes inferiores. Los hombres de es-
tas classes son en Sevilla tan fanfarrones y pendencieros, como dulces
y graciosas las mujeres.
Pueblo en cuyas venas circula no poca sangre morisca, y situado bajo
un clima ardiente como todos los del mediodia, el pueblo andaluz es im-
presionable, vivo de imagination y ligero de cascos, y ama en conse-
cuencia las artes, los colors vivos, las impresiones fuertes como solo se
experimentan en los lances de amor y en la plaza de toros, pero sobre
todo el bailey; y por cierto que un bolero ejecutado por una pareja sevi-
liana, vale la pena de que se anden cien leguas por verlo En ese bailey
luce el majo su talle esbelto y su andar arrogant; su chaqueta de boto-
nes de plata, su capital do seda y su rica banda de colors vivos; mi6n-
tras la chica, morena de talla diminuta y pi6 todavia mas diminuto,
mirada ardiente y labios en que juguetea la sonrisa; maneja con una
gracia inimitable, ya el zagalejo corto de telas finas y colors vivos, ya
el pandero 6 las castaiiuelas que sacude en el aire al compas de la md-
sica, compuesta por lo general de una bandurria y vArias guitarras.
Ya he dicho vArias veces que la vida, y mas aAn la vida de un via-
jero, es una series de contrasts; despues de una noche de alegria en quo
no se me apartaron de la imaginacion la misica del bolero y los gracio-
sos movimientos de las morenas, el dia 10 asisti A los funerales de la
Reyna Maria Amelia, viuda del Rey Luis Felipe y suegra de la Infan-
ta de Espafia, que acababa de morir en Inglaterra, y 5 quien se hicieron
honras con gran solemnidad en la Catedral. Muchos altos personages
del Clero y de la nobleza, algunos mdsicos y cantores afamados y milla-
res de curiosos concurrieron con su presencia A dar solemnidad A la fd-
nebre ceremonia. La inmensa Basilica estaba cubierta de terciopelo
negro, y en el centro de la nave principal se elevaba un magestuoso ca-
tafalco. El Cardenal Arzobispo oficiaba asistido por muchos Obispos y
c6rigos; la oficialidad hacia los honors militares A la desgraciada Rey-
na muerta en el destierro, y las autoridades y nobles residents en la
ciudad estaban todos alli.
El dia 11 pas6 por primer vez el puente del Guadalquivir, atrave-
sd el barrio de Triana, en cuyas humildes calls se ven las cuevas (pues
mas bien que el do casas merecen este nombre) habltadas por los gita-
nos, y pronto llegu6 a la antigua Cartuja, hoy gran fAbrica de loza, don-
de trabajan diariamente novecientos obreros entire hombres, mujeres y
nines.


45








PORTUGAL Y ANDALUCIA.


En aquel inmenso edificio hay grades departamentos donde se di
la forma 6 las piezas; hornos de hierro y ladrillo de grandes dimensio-
:es; una vasta sala donde se pintan las piezas A pincel, y por iltimo un
:soberbio salon de marmol done se exhiben y ponen en venta los pro-
ductos de la fibrica. No 16jos de alli, y donde hoy se halla la pequefia
poblacion de Santiponce, era ItAlica, la patria de los Emperadores Tra-
jano y Adriano, tan magnificamente cantada por Rioja.
El bailey de la noche anterior me habia gustado tanto, que no vacil6 en
ir 6 disipar en otro bailey de palillos las severas impresiones que habian
dejado en mi alma los funerales de una Reina destronada. Bien es que
el gusto me sali6 caro, pues tuve que dejar bastantes duros en manes
de las encantadoras chicas para no mercer sus burlas y sus desprecios.
El dia 12 me alcanz6 ap6nas para conocer la gran fibrica de cigarros
'donde trabajan diariamente, por cuenta del Gobierno, cinco mil mujeres
y seiscientos hombres.
El 13, estando pr6ximo 6 despedirme de Sevilla, quise estudiarla en
:su conjunto. Cuenta aquella ciudad muchas suntuosas iglesias, magnifi-
cos edificios p6tblicos, palacios soberbios y casas particulares que son ver-
daderos palacios, todo como escondido en un laberinto de calls estrechas
que hacen perder A los edificios gran part de su merito. La esplendidez
y ornamentation de las casas particulares, solo. en Cadiz es igual A la que
eostenta Sevilla, y al recorrer las estrechas calls, sorprenden econ frecuen-
,cia fachadas en que el mnrmol y los azulejos brillan por todas parties.
Por lo general en los pisos bajos hay ventanas de celosia, adornadas con
lujosas cortinas, por detras de las cuales asoma de vez en cuando alguna
carita morena cuyos ojos negros y expresivos lanzan una mirada escudri-
inadora hkcia el lado por donde venir el galan A pelar la pava. Pelar la
pava, es decir, conversar largas horas al pi6 de la celosia, es deber A que
no falta ningun amante andaluz, de entire los majos porsupuesto, que en-
:tre la gente final ya no se estila lo de la pava.
Las casas tienen por lo comun, ouatro 6 cinco pisos mas coronados por una
;azotea, y en cada uno de los cuales hay elegantes balconies; pero el lujo
dde las que pertenecen A los ricos estA en el interior. Un ancho zaguan con
pavimento de mArmol, z6calo de azulejos y paredes y techo de delicados
estucos, da entrada a un gran patio cubierto con una b6veda de crystal, y
,que en el verano divide con la azotea las funciones de salon. En el cen-
,tro de ese patio hay una fuente de mirmol, cuyas brisas refrescan el aire
-on los dias ardicntes de la canicula, y al rededor reinan cuatro, cinco 6
:sois galerias 6 claustros (correspondientes a otros tantos cuerpos del edi-
ficio), de estilo morisco y ricamente adornados. En el piso bajo estAn
ordinariamente las oficinas del propietario; en los otros los salones y las
habitaciones de la familiar.
Lo mismo en los patios que en las azoteas se cultivan, en jarrones de
:marmol, flores y arbustos; los pavimentos y barandas son de anmrmol, y
,en las paredes y techos lucen por done quiera los azulejos y los estucos.
V6ase, pues, que no hay exageracion en llamar palacios 6 las casas de los
,mereaderes opulentos de Sevilla.
En la noche del mismo dia, el teatro de San Fernando, donde se can-
,taba una 6pera c6lebre, me sirvi6 para estudiar los tipos de las classes
:acomodadas,


,46








:PORTUGAL Y ANDALUCIA. .


El 14 conoci on sus pormenores el palacio de San Telmo, fundado
por uno de los hijos de Colon, para servir de colegio, y propiedad hoy
de los Duques de Montpensier. Este palacio, situado pintoroscamente 6
orillas del Guadalquivir y rodeado de parques y jardines, es un verda-
dero museo donde se ven estatuas y pinturas por todas parties, armas,
sillas de montar y alhajas antiguas de much valor; pero su mejor
adorno son los parques, los huertos y jardines que lo rodean, y que
pasan por los mas espl6ndidos de Andalucia, y las praderas donde se
crian las mas hermosas vacas y los mejores corderos del pais. El palacio
con sus parques esta rodeado do verjas de hierro doradas.
El 17 por la tarde fui en coche al Tablado, vasto campo donde los
toros que debian divertir al pueblo en la corrida del dia siguiente, pa-
cian en medio de inofensivos animals destinados 6 la feria. Dos j6venes
espaiioles que vivian conmigo en el hotel, sazonaron con su chistosa con-
versacion el viaje de ida y de regreso.
El 18 cmpez6 la feria, que dura tres dias y tiene lugar en un campo
como de una milla cuadrada, cortado por vArias alamedas y sembrado
de primorosos bosquecitos. Jamas he visto un espectcaulo mas animado
que el que ofrece aquel campo donde se mueven trabajosamente cente-
nares de miles de personas, entire centenares de miles de cuadr6pedos.
.j Y qu6 variedad en todo Alli se encuentran representadas todas las
razas que pueblan la Peninsula, con sus tipos, sus trajes, sus dialectos,
sus modales, 6 cual mas diferentes y curiosos; desde el majo ostentoso y
fanfarron que luce sus patillas, su chaqueta de panio grana con botones
de plata 6 de oro, su calzon de terciopelo, su banda de seda y los lujosos
arneses de su gallardo corcel, hasta el bumilde gallego vestido de patio
burdo, hasta el miserable gitano tiznado y haraposo; desde la elegant
manola cargala de lujosas prendas, hasta la mugrienta y flaca gitana que
vende hor6scopos a las muchachas por algunos ouartos. Y todos hablan,
y todos rien, y hasta tocan y cantan: los que compran, los que venden,
los que miran, los que (6 las que) van a que los miren.
Mas de ciento treinta mil cabezas de ganado, de todas las species y
razas conocidas, formaban el objeto de aquella fiesta. Habia caballos, va-
cas, ovejas .y hasta cerdos cuidados con todas las reglas del arte pecua-
rio; pero en medio de todos esos valiosos animals los gitanos ofrecian a
precious elevados algunos caballitos y burros viejos, artisticamente disfra-
.zados para bacerlos aparecer nuevos y arrogantes.
A lo largo de las alamedas, semejantes a un jardin animado, habia
cantinas, cafts y hasta salones de baile improvisados.
Los caballos :andaluces de raza pura son tan estimados, y se venden
4 precious tan altos, que en mi presencia se vendi6 uno en 30,000 reales.
Para completar mi studio de tipos y costumbres pas6 de la feria 6 la
plaza de toros. La multitud que llenaba las gradas y palcos de la plaza
era la misma que habia visto en la feria, pero no ya calmada y festival,
sino exaltada hasta el frencsi. En la feria, salvo alguna function de navaja
con que un amante celoso divierta un corro, todo se pasa en calma; mi6n-
tras que en la plaza de toros,Ftodos aplauden, silvan, gritan, imprecan, ges-
ticulan como locos. Alli palpitaban con violencia catorce mil corazones,
'catorce mil pares de manos golpeaban 6 cada lance de un chulo, a cada
;garrochazo de un picador, 4 cada estocada diestramente dirigida por el


47








PORTUGAL Y ANDALTUCIA.


espada al cuello de un toro medio muerto ya do rabia y de fatiga. Ellu-
jo conque los espadas y capeadores se presentaron en la plaza,lo vistoso de
sus vestidos de colors vivos y la emotion de la muchedumbreque asistia
al espectAculo, casi me hacian olvidar la desastrosa suerte de los pobres
rocines esqueletados, en quolospicaderos cabalgaban con las piernas forra-
das en laton. Estos caballos, in-itiles ya para el servicio por su edad, ha-
cen el papel de los bestiarios de la Roma pagana; es en ellos que los to-
ros han de ejercitar, Antes de morir A manos del espada, la fuerza de su
cerviz y la solidez de sus astas; y el mnrito de la corrida so mide por el
nAmero do los que en ella perecen destripados. La que yo presenci6
no vali6 nada A los ojos del pueblo sevillano, porqu6 solo murieron seis
caballos. La escena que ofrece un picador tendido debajo de su cabal-
gadura moribunda, con el toro furioso encima y sin poderse mover A cau-
sa de sus polainas de hoja de lata, me pareci6 verdaderamente horrible.
Cuando la carniceria ha concluido, entran parejas de mulas cargadas
de campanillas y cascabeles, que arrastran fuera del circo los cadiveres.
El 19 debia decir adios A la industriosa y opulenta Sevilla, y Antes
de partir quise former una idea general de la ciudad. Es 6sta una gran
poblacion de plant irregular, y cuya extension, apesar de la extrechez de
las called y elevacion de las casas, es mayor de la que corresponde i su
poblacion actual. En efecto una ciudad cuyas viejas murallas, adornadas'
con catorce hermosas puertas, miden dos leguas y m6dia, dejando fuera de
su recinto grandes arrabales, y cuyas calls estan siempre llenas de gente,
parece denunciar una poblacion de trescientos mil habitantes, en vez de
los ciento cuarentamil que cuenta. Nace estodde vArias causes: la prime-
ra, que Sevilla fu6 en un tiempo much mas poblada que hoy, razon por
la cual los habitantes actuales viven tan holgadamente en las casas quo
construyeron sus mayors, que ap6nas hay una de ellas habitada por mas
de una familiar; y la segunda, que la multitud de extranjeros quo visit
la ciudad, ya por razones de comercio, ya por motives de salud, ya por
.conocer sus monuments, da un aumento considerable de poblacion tran-
seunte que so renueva todos los dias.
Sevilla pose, fuera de los edificios que ya he mencionado, la Bolsa,
en donde estuvo la Casa de Contratacion" y se conserve el archive del
comercio con las Colonias; edificio de estilo del renacimiento, muy her-
moso y casi todo de m6rmol.
Pose6 el c6lebre acueducto llamado "Los carios de Carmona," varies
hospitals, cerca de un centenar de iglesias, muchas de ellas espl6ndidas
y casi todas adornadas con c6lebres cuadros; la casa del Ayuntamien-
to, y mil otros monuments, que hacen de la industriosa capital andalu-
za, una de las mas bellas ciudades de Espaiia y aun de Europa, pu-
diendo asegurarse que ap6nas habra una de sus cuatrocientas calls 6 de
sus cien plazas, donde el viajero no encuentre algo digno de atencion.
El 19 a las seis de la maiiana part en un 6mnibus hasta la estacion
del ferrocarril de Cadiz; A las site me install en un wagon, y A las do-
ce rendi mi viaje en Cadiz hospedandome en una casa de la calle Marzan.
Un amigo que estaba alojado en la misma casa que yo, se prest6 6
servirme de guia en la ciudad gaditana, pero ap6nas habiamos salido A
la calle, cuando un violent aguacero nos oblig6 A refugiarnos en un cafe,
donde tuvimos que permanecer largo rato jugando billar para matar el


48








PORTUGAL Y ANDALNCIA.


ticmpo, aun que no lo teniamos muy sobrado.
Per la noche, la amable familiar de mi hubsped me hizo acompafiarla
6 un circo donde se daban funciones de gimnistica, muy concurridas A
causa de los sorprendentes juegos que ejecutaba un j6ven con grandes bo-
las de hierro.
El dia 20 conoci las fortificaciones de la ciudad. Cadiz ha sido com-
parada por Alejandro Dumas a un buque anclado entire dos bahias, y en
efecto, esta situada on una peninsula que comunica con la tierra firme por
un istmo estrecho. La position de la ciudad, sus fortificaciones cicl6peas
y hasta el tipo y acento de los habitantes, le dan tal semejanza con nues-
tra Cartagena, que es impossible para uin colombiano ver 6 CAdiz sin pen-
sar on la Patria. Pero la ciudad espaiiola no esta; como la nuestra, despo-
blada y ruinosa; sus murallas, en vez de estar entregadas a las injuries
del tiempo y del mar, estan cubiertas de centinelas y caiiones y flanquea-
das por fuertes convenientemente situados y bien guarnecidos, y no solo
defienden la poblacion contra los hombres sine contra el mar, que sin ellas
la habria engullido como ongull6 las ciudades cartaginesa y roman fun-
dadas en el mismo sitio. Las murallas tienen una extension de site mil
quinientas varas.
El mismo dia visit la Catedral nueva,'vasto edificio de gusto moder-
no, con una bonita fachada y dos torres elevadas. El interior, compuesto
de tres hermosas naves sostenidas por columnas corintias, y de varias capi-
llas, es casi enteramento do mirmol do G6nova y contiene ricos adornos
y excelentes pinturas.
El 29 A las nueve de la maiiana tom6 puesto on el ferrocarril, que en
pocos minutes salvO las dos leguas que separan A Cadiz del c6lebre arse-
nal de La Carraca. Este contiene, fuera de los vastos almacenes y talle-
rcs done se fabrican y venden lonas, jarcias y otros efectos para los bu-
ques, un colegio de marina, una buena iglesia y un presidio. Casi todos
los buques de guerra y de comercio de la marina espafiola se construyen
alli, y la proximidad de las salinas donde, come en el astillero, trabajan
millares de obreros, y la vocina poblacion de San Fernando con sus ele-
gantes edificios y sus jardines, dan a la isla, rodeada de formidable mu-
ros, un aspect de lo mas hermoso y animado que puede verse.
El ferrocarril quo la uno con Cadiz, est6 construido sobre una calza-
da quo pasa el estrecho apoyindose en grandes arcos de calicanto. Las
salinas de San Fernando, situadas alli mismo, produce al Gobierno, por
cuya cuenta se explotan, una renta considerable, y ocupan'algunos milla-
res de personas. So me dijo que en aquella misma isla habia muchas cu-
riosidades pertenecientes 6 la Reina, las que no pude ver.
Cadiz, situada come he dicho, en una position muy somejante A la do
nuestra Cartagena, tiene magnificas vistas; en el mar que la rodea, hay
algunas bonitas islas, y por el lado de tierra, se extiende hasta Jerez una
llanura sembrada do bellas granjas y risuefias poblaciones. La misma
ciudad de Jerez se dibuja 6 lo 16jos en la falda azulosa de las montafias.
En su interior, CAdiz est6 compuesta de calls rectas y bien empedra-
das, tiene bellas iglesias en que el marmol brilla per todas parties, lujo-
sas casas en todo semejantes A las de Sevilla; dos plazas denominadas
de San Antonio y de Mina, bajo cuyos arboles se reune por Ias
tardes la parte culta y elegant de la sociedad gaditana; exquisitos pes-
4


49







PORTUGAL Y ANDALUC1A.


cados en sus aguas y una poblacion rica y active de 80,000 habitantes.
En tiempo de los romanos, un acueducto como los que los romanos sa-
bian construir, le traia cl agua de los arroyos m6nos distantes; hoy de
ese acueducto quedan solo ruinas, y Cadiz no tiene otra agua dulce
quo la de las lluvias, quo se recoge en cisternas,
Como plaza fuerte maritima, ha sostonido c6lebres sitios, y durante
la domination de Napoleon fu6 el iltimo baluarte de la independencia
espaiiola y el nfecleo de los patriots.
Para un colombiano Cadiz tiene tambien sus recuerdos: alli estuvie-
ron cargados de cadenas don Antonio Narifio y otros patriots; alli mu-
ri6 prisionero y abandonado Miranda; de alli salian los galeones carga-
dos con las mercancias que traficantes privilegiados vendian A los crio-
llos A peso de oro; do alli salieron los expedicionarios de Morillo; alli
naci6 don Pascual Enrile Pero la amargura de esos recuerdos no
puede sobrecoger al viajero que mira extasiado la tasita de plata, como
llaman los espafioles aquella linda ciudad.
El 22 de Abril, despues de haberme recreado en el paseo de la Pun-
ta de tierra, fui A conocer al pueblo gaditano en el teatro de sus emo-
ciones y sus goces : la plaza de toros. La corrida debia terminar con un
combat entire un elefante y un toro, y este nuevo atractivo habia lle-
vado al circo una concurrencia inmensa. Por desgracia el toro se mane-
j6 con tan indigna cobardia, que el elefante lo despreci6; la part mas
interesante de la fiesta se qued6 per esto escrita on el program, y los
andaluces, do los cuales algunos habian anticipado fuertes apuestas, so
retiraron moliinos y encolerizados, condenando a muerte afrentosa y 6
eterna infamia, al timido cuadripedo que se habia atrevido A burlar con
su miedo la expectation pAblica.
En CAdiz, come en Sevilla, el alojamiento debe buscarse on una casa
particular, mas bien que en un hotel, pues asi, A la ventaja de verse me-
jor tratado, agrega el viajero la de star on comunicacion con una de esas
familas andaluzas, cuyo humor jovial, agregado A un caracter france y
obsequioso, no contribute poco A haler agradable la mansion en aque-
llas ciudades. En Cadiz dbli A las carts do recomendacion que llevaba,
la ventaja de hallar acomodo on una casa de la calle Raveta.
SEl 23 de Abril :. las tres y m6dia de la tarde parti en el tren, quo
me dej6 on Jerez de la Frontera A las cinco.
Jerez es una ciudad bastante poblada, (pues tiche cincuenta mil ha-
bitantes), muy fortificada, bien construida, adornada con magnificas igle-
sias y bells edificios; pero su mayor importancia le viene de su inmensa
production de vinos; y come eran las c6lebres bodegas donde se guardian
esos vinos las que yo queria sobre todo conocer, ap6nas llegu6 busqu6 un
guia que me condujo 6 una de ellas. Forma este grande establecimiento
una masa colossal de mamposteria con enormes salones y s6tanos, donde
so guarda, segun me dijo cl administrator, que me acogi6 con una bondad
verdaderamente andaluza, vine hasta de ohebnta anios. Hay on uno de
aquellos s6tanos doce pipas monstruos que llaman los doce ap6stoles, ca-
da una de las cuales contiene cuatrocientas arrobas de vine. Uno de esos
doce ap6stoles fu6 regalado A la Reina per el propietario en una occasion
en que la Augusta Soberana se dign6 poner los pi6s en su bodega; se dis-
tinguia porque tenia grabada una corona, estaba cerrado con un candado


50







PORTUGAL Y ANDALUCIA.


de plata y solo so abria cuando la Reina hacia un pedido. Hoy tendri
grabado un par de chareteras y pertenecera A Prim 6 a Serrano.
Esta sola bodega encierra cuarenta mil'pipas, desde la capacidad de
diez y seis arrobas hasta la de cuatrocientas, y Jerez cuenta algo mas de
un centenar de establccimientos semejantes, que envian a much distan-
cia el grato olor de su nectar.
Por desgracia para mi, una enfermedad grave que me acometi6 aque.
lla misma noche, me impidi6 conocer en la metr6poli de Baco, otra cosa
que la ya citada bodega y la bondad de mi huesped y su familiar, que me
asistieron con el mayor esmero.
El 23 t las nueve de la mariana seguf por el ferrocarril para Sevilla,
A donde llegu6 completamente agobiado por la enfermedad. Por fortune
en la misma casa done me aloj6 habia un medico catalan, A cuya inteli-
jente asistencia debi, mediante la voluntad de Dies, el favor de recobrar
]a salud en dos dias, y el 28, ya perfactamente restablecido, seguf para
C6rdoba en el trcn que parti6 A las tres de la tarde.
El ferrocarril de Sevilla a C6rdoba sigue por largo trecho la orilla del
Guadalquivir por entire sementeras, olivares y vifiedos. Al principio se
divisan bollas quintas, pero despues no hay mas quo una llanura mon6to-
na en quo solo de vez en cuando se present algun bonito paisaje en la
falda de una colina. Dejando atras ciudades, villas y aldeas, llegu6 a C6r-
doba a las nueve de la noche, y me aloj6 en una casa de hu6spcdes de la
calle de las. Mariquitas.
Al dia siguiente (29 de Abril), intes de visitar la ciudad en sus por.
menores, me propuse gozar del double placer de verla en panorama con la
lanura que la rodea, y conocer al mismo tiempo uno do los objetos mas
curriosos quo ofreco A la atencion del viajero. Oi misa temprano en la
iglesia de san Antonio, monte caballo y tom6 el camino que conduce a
las Ermitas de la Sierra, distantes legua y m6dia del poblado, y situadas
en la part mas elevada de los months Marianos. El camino que conduce
alli sube serpentcando por enmcdio de huertos de naranjos y jardines
moriscos, y al llegar a la explanada donde estan la iglesia y el convento
de que dependent las ermitas, se domina una vista bellisima de quo por
desgracia no pude disfrutar sine A mddias, porque el dia estaba opaco y
lluvioso. Al pie queda la ciudad, formando un laberinto de callejuelas A
estilo musulman, todas las cuales desembocan en una mas ancha que va
del uno al otro extreme del caserio. Esas calles cortan en todas direc-
clones un vasto huerto do naranjos y flores, de en medio del cual so al-
zan los edificios, coronados de torrcs moriscas y azoteas. Los jardincs co-
locados en la falda del cerro figuran una guirnalda do flores en la frente
de la reina morisca, destronada y pobre, pero siempre interesanto y bella.
Al rcdedor de la ciudad se extiendo una llanura por done corre pe-
rozosamente el rio, bafiando a su paso vifias, olivares y dehesas; y unas echo
villas, mas 6 m6nos considerable, dan vida al'paisajo cciiido por una co-
rona de cerros cubiertos de encinas.
Largo rate aguardamos en un salon, mi guiayyo, al padre N., uno do
los pocos habitantes de aquella soledad, en otro tiempo morada de muchos
monjes y eremitas. Al fin so present, nos acogi6 afablemente, nos con-
dujo A una primorosa capilla adornada con bellas estatuas y magnificos
cuadros, luego al convento, y por filtimo A las ermitas que son unas


51







PORTUGAL Y ANDALUCIA.


cuantas celditas dispersas en la montaiia y en que no vi a ningun ermita-
iio. En la part mas elevada de la sierra y donde se goza de una vista
mas extensa, hay una silla de mnrmol en que se sienta el Obispo cuando
va a visitar las ermitas.
El bondadoso padre me regal6 algunos rosarios; yo le dej6 unalimos-
na, me despedi de 61 y emprendi la bajada, gozando siempre con la vista
do las easas moriscas que adornan el camino, visitando de paso algunas
huertas y saboreando las deliciosas naranjas con que C6rdoba y Palma
hacen un trifico no desprcciable.
Por la noche visit algunos caf6s, sitios de reunion donde los andalu-
ces de todas las class hacen gala de su agudeza y donaire hablando de
todo y discurriendo sobre todo. Bastante semejanza hay entire el tipo
cordobes y el sevillano, pero los cordobeses son m6nos alegres y amigos
de bromas, y sus mujeres, aunque igualmente bellas, ticnen m6nos sale-
ro y mas recato que las manolas sevillanas. El traje de los hombres, m6-
nos rico y gracioso que el de los majos do Sevilla, esta coronado por un
sombrero c6nico, especie de gorro persa do clcvadas dimensions.
El dia 30 oi misa en la cathedral. Tiene 6sta unas 150 varas de largo
por 100 de ancho, y su forma interior es de lo mas original y primoroso
que puede imaginarse. FigAirese el lector un bosque de trescientas scscn-
ta y cinco columnitas moriseas, ligeras y graciosas, de mdrmoles de todos
los colors, formando dicz y nueve naves cortadas en Angulos rectos por
veintinueve naves trasversales, y sosteniendo innumerable b6vedas y ar-
tesones cargados de primorosos arabescos, que en un tiempo fueron de ce-
dro y hoy estan en lo general cubiertos de estuco. No so encuentra alli
la elevacion y majestad del arte cristiano, pero en cambio hay una armo-
nia admirable en el conjunto de b6vedas elegantes y columnitas ligeras.
La vista se pierde en la oscuridad de las angostas y largas naves, que
ap6nas alcanza 6 alumbrar debilmente la luz vertical que entra por mil
m6dias naranjas diminutas, y al fin no sabe uno quo admirar mas, si la
riqueza y variedad del conjunto 6 la gracia y elegancia de los detalles.
Las construcciones cristianas, aunque son bellas de por si y estin tra-
bajadas en much part imitando el estilo sarraceno, se ven a primer
ojeada como parches ex6ticos. Sinembargo, las capillas llamadas del Al-
coran, de los Reyes y del Cardenal, (6sta Altima de estilo del renacimien-
to y adornada con bellos cuadros) son dignas de admiracion. Apesar de
que las construcciones modernas rompen la armonia del edificio y cortan
las perspectives, la mezquita cathedral es todavia el mejor adorno de C6r-
dhba y uno do los mas hermosos monuments de Espaia.
El exterior do este original edificio parece mas bien de una fort'lcza
que de un temple; present por todas parties el aspect de un muro con
sus almenas, y tiene trece puertas. La fachada principal, llamada del
Perdon, es del mas pure estilo Arabo, es decir, que consta de un muro
sencillo sin mas adorno que las ventanas y los arabescos que lo cubren,y
forma por lo mismo contrast con el campanario modern que la corona.
Esta fachada esta separada de la iglesia por el Patio de los Naranjos, que
es vasto y esta rodeado de galerias, lleno de naranjos centenarios, y ador-
nado con una linda fuente en cuya taza retozan millares de pescaditos
dorados. La portada de la iglesia misma, situada al frente de la puerta del
Perdon, cs tambien una obra morisca.


52








PORTUGAL Y ANDALUCIA. 53
Conocido este monument 6nico en su g6nero, y pensando en que
me quedaban pocas horas para ver las demas curiosidades que encie-
rra C6rdoba, me puse A vagar por el laberinto de estrechas callejuelas ce-
rradas por paredones cargados de gabinetes vetustos, y encontr6, perdi-
das en ese laberinto, algunas casas dignas de Sevilla, con sus azoteas y
jardines, y muchas magnificas iglesias. La ciudad estA, como Sevilla, a la
orilla del Guadalquivir, y tiene al otro lado del rio un barrio llamado
" Campo de la verdad, con el que la comunican un gran puente de pie-
dra y otro de hierro.
En las dehesas que la rodean se crian los hermosos y agiles caballos
y las robustas mulas cuya reputation ap6nas cs inferior a la de los caba-
llos Arabes, de quienes, se dice, descienden por linea recta,








54 CASTILLA.



CAPITULO VI.


CASTILLA.


De C6rdoba A Madrid.-Bailen. -Despefia Perros.- Llegada A Madrid. Fiesta
del 2 de Mayo. -Calle de AlcalA. Plaza de Oriente. Palacio real. -Museo
de pintura y escultura. Armerfa Real. -Museo de Marina. -Las Caballerizas
Reales. -Un banquero. Museo de Historia natural. Museo de Artillerfa. -
Jardines del Retiro. Viaje A Toledo. La cathedral. La sacristia y su teso-
ro. La torre y su campana.- Santa Maria la blanca y San Juan de los Reyes.
Alcazar. Puente de AlcAntara. Aspecto de Toledo. Real f;brica de ar-
mas. Aranjuez. El jardin del Principe.-La casa del Labrador. El jar-
din de la Isla.- Vuelta A Madrid. -La casa de Moneda. La fuente Castella-
na. Visita al Escorial. La Basilica. El Real sitio. Convento y palacio.
La Casita del Principe. Idea general de Madrid.



EL 1.0 de Mayo 4 las siete de la maiiana di6 el silbido de march la
locomotora del ferrocarril de Madrid, en cuyo tren habia torado yo un
asiento. La locomotora me llev6 hasta Andfjar, en cuyo trayecto vi pa-
sar como una sombra la poblacion de Santa Cecilia. En Andujar nos es-
peraba la diligencia, en la cual tom6 lugar inmediatamente. Pasa esta
diligencia por Bailen y por el campo de la c6lebre batalla que los espa-
fioles mandados por el General Castaiios ganaron a los franceses el 22 do
Julio de 1808, y no l6jos del camino y de Bailen, esta otro sitio nil veces
mas c6lebre en los fastos militares de la Nacion espaiiola : las Navas do
Tolosa.
Hasta la villa de Santa Elena, el camino va siempro por en medio de
las firtiles y pobladas llanuras de Andalucia; pero en este punto el pai-
saje cambia enteramente. Gargantas, lomas y valles est6riles, en que solo
de trecho en trecho crecen algunos olives, y poblaciones de pobrisima
apariencia, reemplazan de repente el magnifico cuadro de vida y riqueza
que ofrece el valle andaluz. Esta tierra ingrata y triste, es la Mancha;
y despues de pasar por ella, el camino atraviesa la Sierra Morena, 6 ve-
ces bajo b6vedas abiertas en las montafias de granite.
La noche empezaba a tender su velo pardo sobre la tierra, cuando
pasamos por el c6lebre sitio llamado Despefia-perros, cuartel general
en un tiempo de los famosos ladrones de aquella sierra, y sitio de esce-
nas romancescas cuyo recuerdo hace extremecer al viajero quo pasa por
alli. Dificilmente puede darse un lugar mas aparente para abrigar saltea-
dores y guerrilleros, que aquel laberinto de rocas cenicientas y escarpa-
das, de cafiadas profundas y hondonadas inaccesibles. Por poco medroso
que uno sea, le es impossible pasar por alli con el Animo perfectamente se-
reno cuando el sol acaba de hundirse, y las rocas apifiadas se destacan
como espectros proyectando sus largas aombras en medio de las gargan-
tas y los valleys,









A las ocho do la nocho llegamos A la "Venta de Cardenas" doride tu-
bimos que esperar el tron quo habia de pasar para Aranjucz ; y bien ne-
cesitibamos por cierto de una detention, para dar algun consuelo 6 nues-
tros est6magos, quo nos lo pedian con instancia.
A las nuevo lleg6 el tren quo nos llev6 hasta Aranjuez, donde aguar-
damos otras dos horas, despues de las cuales lleg6 un nuevo trcn en que
seguimos hasta la coronada villa de Madrid, a la cual llegamos el 2 & las
echo de la mafiana, despues do veinticinco horas de viaje, ya on ferroca-
rril, ya en diligencia.
En Madrid me aloj6 en cl Hotel Peninsular, situado en la calle
de AlcalA y no l6jos de la Puerta del Sol. He dicho que era cl 2 de Ma-
yo, es decir, el aniversario del c6lebre asesinato ejecutado por los solda-
dos de Murat, en 1808, y la ciudad celebraba honras solemnes por sus
hijos muertos on aquclla jornada, en el sitio mismo que regaron con su
sangre.
A las once de la mariana me fui tras de la multitud que se dirigia al
Prado, parte a pi6, part en coaches, de los que algunos ostentaban do-
rados y blasones 6 iban dirigidos por cocheros vestidos con ricas li-
breas. El obelisco rodeado de cipreses que se levanta en el mismo paseo
del Prado, y que lleva por nombre Monumento del 2 de Mayo", estaba
rodeado de altares en que so decian miss constantemente, y en las ala-
medas y en medio do los jardines oraban por sus hermanos murrtos en
1808, millares de espalioles, a los que se mezelaban no pocos extranjeros
curiosos (aun franceses).
Entre esa multitud, que se renovaba sin eesar, habia altos funciona-
rios piblicos y representantes de la nobleza y del alto clero; on fin, es-
taba todo lo que Madrid cuenta de mas distinguido. Un cuerpo de ejr-
cito come de diez mil hombres de todas armas, permanecia formado A al-
guna distancia; las bandas tocaban marches ffnebres y la tropa hacia
salvas de tiempo en tiempo. Este ej6rcito, aunque poco numeroso, brilla-
ba por el lujo do sus uniforms y la precision de sus movimicntos. So
me dijo que la guarnicion era tan escasa, por hallarse la mayor part de
la fuerza pdblica en otros puntos del reino. La function patri6tico-reli-
giosa concluy6 A las dos de la tarde.
Al volver del Prado, segu la, soberbia call sembrada do Arboles en
que estaba mi alojamiento, y que es la mas esplendida de Madrid, hasta
dar con la plaza de Oricnto 6 plaza Real, en cuyo centro se levanta la
estatua ecuestre y gigantesca de bronce del Emperador Cdrlos V. Dos
aceras de esta plaza est6n ocupadas por el teatro de la Opera y cl inmen-
so Palacio real, con cl que tanto se enorgullecen los madrileiios. Imposi-
ble me serial hablar largo de este vasto edificio, del cual solo pude ver la
extensa y elegant fachada de dos cuerpos, imitacion de la del Louvre
de Paris.
Si el palacio de la Reina me habia detenido el dia 2 ante su ves-
tibulo, el palacio de las bellas artes me abri6 sus puertas cl dia 3. El
museo de pintura y escultura estf situado en el Prado, y su fachada es tan
sencilla, come su interior que esti compuesto de vastos salones, y tieno
solo dos pisos; en el superior estAn las pinturas y en el inferior las es-
culturas.
Este museo es al mismo tiompo el panteoa donde la Espaifa ha rcu-


CASTILLA.


55









nido todas sus celebridades. D. Pelayo, el Cid, Gonzalo do C6rdova y
CArlos V se codean alli con san Vicente Ferrer y santa Teresa; Isabel
la cat6lica y el Cardenal Cisneros, con Murillo, Zurbaran y Velasquez;
Raimundo Lulio y Colon con Pizarro y Hernan Cort6s: Todos estAn pre-
sentes en retrato 6 en estatua.
Dos mil cuadros llenan los salones del piso superior, y algunos, no en-
contrando lugar en esos salones, han tenido que buscar acomodo en pie-
zas construidas para otros objetos, y donde las pinturas estan como escon-
didas, sin aire ni luz. La escuela italiana esta representada en aquella
inmensa coleccion por unas pocas de sus admirables obras; las escuelas
flamenca y holandesa han llenado con las suyas dos 6 tries salones, pero,
como era natural, el gran tesoro del museo son las pinturas espaiolas:
Murillo, Ribera, Cano, ZurbarAn, VelAsquez y Herrera, se disputan alli
la admiration 6 la envidia do los artists y la sorpresa de los que no lo
son. Cuatro horas me bastaron ap6nas para ver los salones superiores, y
despues solo me qued6 tiempo para atravesar, a paso de carrera, los del
piso bajo, entree un pueblo de estatuas y buetos de bronce y romrmol, no-
tables unos como obras de arte y otros com mionumentos hist6ricos.
En el mismo hotel que yo, estaba alojado el doctor Linardo, persona-
jo notable resident en Paris, que me dispons6 desde ent6nces las mas
bondadosas atencioncs, y a cuya amistad debi conocimientos importan-
tes que vinieron a serme eminentemente Atiles mas tarde, durante mi
permanencia en Paris. El me facility la entrada a muchos establecimien-
tos, y hasta tuvo la fineza de servirme de guia para visitarlos.
El 4 conoci la Armeria Real, que es uno de los museos hist6ricos y mi-
litares que hacen el principal adorno de Madrid y que no tienen rivals
en ninguna otra capital europea. En sus vastos salones se von formados
en line de batalla celebirrimos guerreros, montados en sus mismos caba-
llos y cubiertos con las mismas armaduras tantas veces probadas en las
mas bravas peleas. Aquellas imAgenes que parecon prontas A esgrimir las
temibles espadas enrojecidas en las batallas, inspiran respeto y hasta
miodo. En otros salones estin artisticamente colocadas muchas armas
curiosas, notables unas como obras de arte y otras por los nombres de los
valientes que las llevaron y los combates en que so esgrimieron. Hay
tambien en la Armeria muchas sillas de montar, ricamente bordadas y
cuajadas do adornos de plata y oro, muchas banderas, las literas de gue-
rra de algunos reyes, dos enormes colmillos de clefanto, que no s6 con
qu6 recuerdo hist6rico estaran relacionados, y mily mil objetos mas. La
historic de las artespuede estudiarse alli en obras de todas las6pocas; la
de las glorias de Espafia en los trofoos do todas las batallas.
SEl museo do Marina estd situado cerca, a fin de que el anticuario, el
historiador y el simple curioso, puedan continuar en 61 el studio co-
menzado en la Armeria real. En este otro museo figuran otra clase de
hombres cuya celebridad viene de los descubrimientos que hicieron y los
triuufos quo obtavieron en el mar; y hay ademas pianos en relieve de
plazas fuertes, imagenes perfectas de los buques que sirvieron en las mas
c6lebres batallas navales, models de vapores y una riquisima coleecion
do animals do mar.
Del museo, mi bondadoso amigo el doctor Linardo me condu-
jo al palacio de los caballos y mulas de la Reina, del cual hacen tam-


56


CASTILLA.








bien los madrilefios un motivo de orgullo patri6tico, y no sin razon, si so
atiende 4 la magnificencia con que estan alojados y servidos aquelloa
afortunados cuadrdpedos. Las caballerizas reales forman vastas y esplen-
didas cuadras situadas a espaldas del Palacio real y cubiertas do mdrmol
y granite, y abrigan troscientos arrogantes caballos de silla y de tiro,
tresciontas mulas y veinticinco yeguas, escogidos todos entire las razas
mas afamadas del mundo; con mas, dos mulas y una yegua liliputiences,
para el uso de los principles nifios. Todos estos aniLhales, cuyo valor as-
ciende 4 unagran suma, estan colocados en hilera y cubiertos con gual-
drapas de torciopolo bordadas, y tienen 6 su servicio un pueblo entero
de palafreneros y lacayos, cuyos ricos vestidos de librea se cncuentran
colgados en salones espl6ndidos, donde se guardian tambien los arneses
de oro y plata, las sillas de gran precio y las ciento cincuenta corazas
doradas y eseulpidas, que sirven 6 ban servido a los principles de la fami-
lia reinante. Las caballerizas so exticnden hasta el Manzanares, bellisimo
rio cuyas aguas cristalinas corren por entire flores, y que limita la ciudad
por aquel lado.
Despues do conocer museos y caballerizas, tuve la fortune de dar con
un banquero a quien iba recomendado de Rio Janeiro. Este senior no so-
lo me recibi6 afablemente y me ofreci6 el dinero que necesitara, sino quo
me di6 billets de entrada a various establecimientos.
Por la noche vi representar en uno de los principles teatros el dra-
ma titulado: Las memories del Diablo."
El dia 5 continue mis visits 4 los museos, y el de Historia natural me
parcci6 rico en objetos de todos los tres rcinos de la naturaloza. La co-
leccion de muestras minerals es abundant y contiene cosas mhravillo-
samente raras; pero lo mas interesante, 4 lo minos para el que no hace
profession do ge6logo 6 arque6logo, es la coleccion de animals. En aque-
lla area de No6 estzn reprcsentadas todas las species y razas de vivientes
conocidas en los cuatro puntos del globo ; cuadrupedos, monos, aves, pe-
cos, insects, reptiles; dcsde los mas hermosos hasta los mas deformes,
desde los mas temiblcs hasta los mas inofensivos, desde los gigantes come
el elefanto y la ballena, hasta los animalillos quo solo pueden verse con
la ayuda del microsc6pio, todos estan alli disecados y distribuidos segun
sus clasificaciones cientificas.
Del musco de IIistoria natural pas6 al do Artilleria, el segundo de los
hist6ricos y militaries de la coronada villa. Lo primcro que so ofrece a Ia
vista al penetrar en el primer salon,'es una imponente hilera'de 79 ca-
fiones tornados a los mores en la guerra de Africa, y despues, en 6sto
mismo y otros echo vastisimos salones, cafiones de todos los calibres y de
todas las 6pocas, dcsde la invencion de la p6lvora hasta nuestros dias, ar-
mas, banderas, la tienda de campafia de Carlos V, y muchos otros objetos
de gran valor intrinseco y do much mayor valor hist6rico. Entro los sa-
lones hay uno cuyo arteson de cedro clenta trescientos aiios de existencia.
El mismo dia conoci los extensos parques y jardines del Retiro, ad-
mirable 6asis de verdura y flores que contrast con la naturaleza est6ril y
triste de los alrededores do Madrid. Este sitio de recreo de los monarchs
espafioles, es innos notable por sus Arboles, florcs y adornos, que por su
inmensa extension. En medio de los jardines corre un rio artificial con
un lindo vaporcito donde pasea la Reina; y en cl mismo sitio esta la casa


CASTILLA.


57







CASTILLA.


de floras, m6nos poblada de hijos de los bosques que las do otras capita-
les do Europa y Am6rica.
Deljardin y la casa de fieras pas6 A concluir la jornada en el teatro
de zarzuelas, donde la function dur6 hasta las once de la noche.
Despucs de un dia de lluvia copiosa en que no pude moverme de mi
alojamiento, me embarqu6 el dia 7 a las sieto do la mafiana en cl ferro-
carril de Toledo. Hasta Aranjuez seguf el casino que me habia ilevado
a Madrid, tocando en las poblaciones de Getafe, Pinto, Baldemoro y
Cien-pozuelos. En Aranjuez cambi6. de tren, y siguiendo las vegas quo
baiia el Tajo, llegu6 a las diez y m6dia al pi6 de la roca donde esta sen-
tada la Imperial ciudad, la metr6poli abandonada de los reyes castella-
nos, suspirando por los dias de su grandeza y guardando sus recuerdos a.
la sombra de sus altares.
En Toledo me aloj6 en una casa de pupilaje de la Calle Nueva, y
ap6nas desmontado corri ver el objeto principal de mi peregrinacion:
la cathedral. Tiene este magnifico temple cuatro imponentes fachadas del
mas majestuoso estilo g6tico, una de las cuales esta coronada por un
campanario de mas de cien varas de elevacion. El interior esta compues-
to de cinco espaciosas naves, cuyas setenta y dos b6vedas son do un atre-
vimiento sorprendente y se apoyan en ochenta y ocho pilares gigantescos,
formado cada uno de un grupo de diez y seis columns labradas. El con-
junto de las naves es de una majestad imponente, y el claro-oscuro que
forman los rayos de luz pasando por entire los vidrios de colors do las
ojivas, cuyos preciosos dibujos van a proyectar en el pavimento, da al
interior un tinte misterioso que excita A la meditation y al recogimiento.
La longitud del edificio es de 120 varas, su anchura de 70 y la altura de
la b6veda de la nave principal de mas de 50. A cada lado hay veintiseis
capillas (total 52) adornadas con altares de marmol, ricas tumbas de
reyes y arzobispos, imAgones, lamparas, y adornos do plata y oro y cua-
dros y mosaicos de inmenso valor. El coro esta rodeado por setenta co-
lumnas de marmol, y contiene ciento veintiuna sillas de nogal, del mas
delicado trabajo, en medio'de las cuales se alza la del Arzobispo, mas
grande y bien trabajada que las otras; la silla de San Eugenio, de Loren-.
zana, do Gonzalez de Mendoza y Jim6nez de Cisn6ros! Dos 6rganos
colosales adornan tambien el core ( y mas de 6stos hay en las capillas
otros tres) y por fin, en el centro hay un grupo de marmol compuesto do
una roca y diez y seis estatuas, que represent la Transfiguracion.
El pavimento de la basilica es de marmol blanco y azul; los altares,
tumbas y adornos son tambien de marmol, y las columns, capiteles, cor-
nisas y b6vedas estan cubiertos de filigrana 6 encaje de estuco, ya blan.
co ya dorado con las primicias del oro de America. En las capillas reinan
varies 6rdenes de arquitectura y ornamentation, que contrastan A veces
con el g6tico pure, severe y majestuoso de las naves. Algunas de esas
capillas son tan grandes como iglesias.
La vasta sacristia estA poblada de cuadros y objetos preciosos, entire
los que figure en primer lugar la custodia gigantesca, en cuya construe-
cion, que dur6 cien auios, trabajaron vArias generaciones de una familiar
de artists. Por desgracia no pude ver esta nueva maravilla.
a Habia creido siempre que la fama de la campana mayor le daba di-
mensiones fabulosas, pues me parecia difioil que una construction cual-









quiera, de piedra 6 ladrillo, pudiera mantencr suspendida en el aire una
masa tan enorme; pero vi la realidad y no me qued6 duda. Aquel gigan-
to de bronce que pende do la elegant y alta torre, pesa 1.543 arrobas,
y la torre sostiene ademas otras ocho campanas de menores dimensions.
Entre los objetos curiosos quo conserve no es para mi el m6nos intere-
santo la media de la campana de Toledo que, junto con una vista de la
cathedral, compr6 alli mismo.
Tuve la fortune de encontrar en aquella ciudad un oficioso y buen
amigo en el senior don Julian Castellanos, quien se prest6 A servirme do
guia, y me hizo notar, en las diferentes visits que hicimos juntos A la
cathedral, mil bellezas mas en que yo no habia advertido. Pienso que un
artist podria estudiar aquel.monumento sublime todos los dias durante
un afio ontero, sin acabar do conocerlo y de admirarlo.
El j6ven Castellanos me ensefi6 otras dos bellas iglesias tituladas
Santa Maria la Blanca y San Juan de los Reyes. La primer fu6 on un
tiempo sinagoga, y consta de cinco naves, cuyos artesones de cedro, pri-
morosamente labrados, reposan en 32 pilares oct6gonos distribuidos en
cuatro hileras paralelas. La segunda, de 6rden g6tico y de una sola na-
ve; est contigua al convento donde hizo su noviciado el c61ebre Carde-
nal Cisn6ros.
El Alcszar, palacioy fortaleza, arruinado varias veces, no se ha le-
vantado de sus escombros despues del Oltimo incendio; pero lo que de
61 queda en pi6 revela que fu6 una maravilla.
Hay ademas en Toledo varies castillos, el soberbio puente de AlcAn-
tara cuyo arco gigantesco da paso al ancho raudal del Tajo, el puento
de San Martin, grande y hermoso tambien, aunque no tan atrevido, anti-
guas fortificaciones, muchas iglesias y espaciosos conventos, todo como
escondido entire una red de calls estrechas, torcidas 6 irregulares, y por
decirlo asi, entire montones de casas viejas y en gran part ruinosas.
Toledo es una fotografia de la Edad m6dia, un monument vivo de
esa 6poca en que todo cuanto los hombres poseian en oro y en talent era
para Dies; por eso la Imperial ciudad parece hoy un anacronismo, una
extravagancia, una protest contra la civilization modern. Nuestro si-
glo quiere que las ciudades se llenen do almacones, de fibricas y de ta-
lleres; que tengan su lonja, sus bancos, sus pasajes; pero no concibe
una ciudad llena de iglesias. Una ciudad donde esas iglesias represen-
tan millones gastados en m6rmoles, obras de arte y alhajas preciosas,
mi6ntras que los habitantes se abrigan en miserables casas que so caen
de viejas, solo es para los pensadores del dia un monument de barbaric y
fanatismo. Para qu6 sirven tantas riquezas estaneadas? ,Qui6n con-
solar6 al economist y al fildntropo cuando se pongan A calcular los nego-
cios que hubieran podido hacerse con el dinero invertido en construir
iglesias y conventos ?
Parece que el hombre, segun las ideas de nuestro siglo, no es mas
que una maquina, no tiene otro valor que el do una rueda 6 un tornillo.
Las mejoras intelectuales y morales no se estiman sine come elements
que la economfa puede hacer entrar en sus eclculos; come medios de au-
mentar la capacidad productive de hombre maquina; y si se ha conser-
vado el domingo, es solo para que los resorts de ess mdquina no se gas-
ten con el uso demasiado continue.


CASTILLA.


59









Por eso al trabajador se le dejan el teatro, el caf6 y'la taberna para
que readquiera sus fuerzas con la distraction y la alegria; pero la ora-
cion debe quedar abolida como el mas indtil de los pasatiempos.
Que el produotor de riqueza vierta las ganancias que le dejan sus
products en las areas de una bailarina, se comprende: al m6nos con esto
se estimulan las artes .; pero quo se hayan gastado tan enormes sumas
en lenar do iglesias una ciudad encarnada sobre una roca, es una extra-
vagancia que los pensadores de nuestros dias, solo pueden explicarse por
medio de su palabra favorite: fanatismo! i Que importa que cada una
de esas iglesias guard tesoros en pinturas y esculturas, que simbolice un
gran recuerdo hist6rico y una gran leccion moral, si ni ese recuerdo ni
esa leccion pueden estimarse en pesos fuertes 6 en libras esterlinas!
Toledo, que en tiempo en que tenia los honors de capital political, era
populosa, abriga hoy en sus casas de piedra Ilenas de grietas per donde
asoman las plants parAsitas, una poblacion pobre y escasa de diez y site
mil habitantes. Esta situada sobre una mesa de roca, rodeada casi ente-
ramente por el Tajo, y domina una extensa campifia fertilizada per las
aguas del rio.
Antes de partir quise conocer la c6lebre y real fabrica de armas. El
senior Castellanos me acompaii6 ent6nces tambien. La fabrica tiene salo-
nes de exhibition, donde so ven armas blancas de todas classes, antiguas
y modernas, de un gusto artistic refinado, y de ese temple que corta el
pedernal. Recientemente so ha puesto en uso en ella una poderosa ma-
quina de vapor. Para tender un recuerdo y una muestra de los products
de la fabrica, compr6 un select pufial.
A las seis de la tarde del mismo dia 9 de Mayo, volvi A tomar el
tren para Aranjuez; dos horas despues habia pasado de la ciudad de la
oracion a la ciudad del placer, y me desmontaha en la puerta del hotel
del Principe, situado en la calle mas concurrida de la Versalles espafiola.
La ciudad de Aranjuez esta compuesta de unas pocas calls anchas y
rectas, A cuyos lados hay casas espaciosas, hotels, restaurants y caf6s;
es una poblacion puramente de recreo, levantada para albergar A corte-
sanos y curiosos en modio de los inmensos jardines del Real sitio."
Eran. estos jardines, que ocupan una legua cuadrada de terreno, los que
yo doseaba conocer, y para recorrerlos necesit6 un practice.
El Tajo arrastra sus aguas perezosas al rededor del Jardin del Prfn-
cipe, rodeandolo por dos de sus costados. En los otros dos hay murallas
y hermosas puertas. Los cuadros de flores y Arboles frutales adornados
con fuentes y estatuas, estAn separados por magnificas alamedas, donde la
Reina pasea en coche y los curiosos a pie, y per bosques de Alamos, cho-
pos, pines, cedros y sauces Ilorones. En medio do este jardin esta la Ca-
sa del labrador, construida per 6rden de CArlos IV para el alojamiento
y deseanso de los cazadores en las cacerias reales. El lujo interior de es-
ta quinta hace comprender cuanto amaba la caza y el Real Sitio que de-
bia ver su abdicacion, el d6bil monarea que la mand6 construir. Son sus
barandas de bronco y oro; sus pavimentos de porcelana chinesca y mAr-
moles de colors ; los tapices que cubren las paredes do sus salones, de
ricas telas de soda con mil dibujos; las cornisas que sostienen sus precio-
sos artesones, de ore, platina y bronco, y las mesas que adornan salones
y galerias, de ricos mArmoles con pids de bronco, 6 de la estimada pie,


60


CASTILLA.









dra Ilamada malaquita. En el salon del centro hay un lujoso billar, y en
cada descanso de la escalera una araiia de cristal de roca.
Eljardin de la Reina, aunque m6nos cspacioso que el del Principe,
no es m6nos espl6ndido. En la tarde del misno dia 10 fui A buscar el
aroma de sus flores y la sombra de sus arboles. Solo al palacio no me fu6
dado penetrar; estaba en 61 la Reina y solo los Cortesanos y los Emba-
jadores podian llegar hasta la mansion de Su Majestad. Tuve que con-
formarme con conocer cl bellisimoparterre poblado de estatuas, y la
fachada del renacimiento coronada por dos lindas torres.
El mas magnifico y frocuentado de los jardines del Real Sitio, cs el
llamado de La Isla, rodeado por el Tajo que pasa lamiendo los cimien-
tos del palacio. Este jardin esti, comunicado con la ticrra firm por dos
s6lidos puentes: uno de granite y otro de hierro. El rio formajunto d 61
una cascada artificial, y un pueblo de estatuas y hermosas fuentes com-
pletan su adorno. Es alli quoe e encuentra diariamente a los habitantes
y visitadores del Real Sitio, que forman una reunion cosmopolita donde
estin representadas todas las razas y nacionalidades, respirando una at-
m6sfera tibia, cargada de aromas y de rumors, y oyondo las piezas esco-
gidas que tocan las bandas do la Guardia real. Todo el valle de Aranjuez
es sobre manera bello, y no 16jos del palacio, el cristalino Jarama junta
sus aguas A las dcl Tajo.
A las ocho do la noche me despedi del palacio, de los jardines y caf6s
de aquel lugar de delicias que, a posar de su destiny; ha visto mas de una
vez escenas de dolor y rogios infortunios, y d las diez y m6dia estaba en
Madrid.
Al dia siguiente (11 de Mayo) visit la Casa de Moneda, dotada
con un grande aparato de minquinas, que movidas por cl vapor, ejecu-
Stan ripidamente todas las opcraciones. En pocos mementos vi reducir
largas barras dd plata A lindas monedas del valor de una peseta 6 cuatro
reales de vollon.
A la tarde, el doctor Linardo me convid6 A dar una vuelta por la
Fuente Castellana, que es el paseo mas nuevo do Madrid, el mas adorna-
do y, per la misma razon, cl mas frecuentado. Ticne una milla de ex-
tension, y se compone de seis -i echo alamedas formadas por hermosos
arboles, con jardines y fuentes, entire las cuales la mas adornada, es la
que da su nombre al paseo.
El 12 A las ocho de la mafiana part on el trend en busca de la octava
maravilla. A las 10, despues de pasar por las pequcfias poblaciones lla-
madas Pozuelo, Torre Londono, Las Rosas y Villalba, aldeas pobres on
un campo desolado, se detuvo cl tren al frcnto del palacio-convento con
que Felipe II quizo inmortalizar, gastando por miles los millones, la
c6lebre carniceria de San Quintin.
Para describir el Escorial necesitaria habcrlo visto con ojos de artis-
Sta y tener para pintarlo una pluma de literate.
La basilica sola es un prodigio, una pritnorosa copia en poquefio de
San Pedro de Roma, con sus tries naves sobrccargadas de adornos, sus
magnificos frescos, su cApula gigantesca coronada, como la de Roma, per
una cruz colocada sobre un globo de bronco dorado; capillas suntuosisi-
-mas, tribunas y core espl6ndidos, altars de nairmol, y por filtimo, un
soberbio altar mayor do bronco dorado al fuego. La Reina Isabel II ha


CASTILLA.


61









regalado 6 esta basilica una custodia que vale un tesoro. Los rayos dela
custodia, cuajados de brillantes, figuran los del sol; el cuerpo, de oro ma-
ciso,tiene ocho perlas grandes y diez y seis ametistas; la cruz que corona
el viril es un mosaico de diamantes y rubies, y en el pi6 hay dibujos for-
mados por las mismas piedras; en fin, hay por todo nueve milcuatrocientos
brillantes de todos tamaiios, ocho perlas grandes, treinta y dos esmeral-
das, ciento treinta y siete rubies, sesenta ametistas y veinticuatro grana-
tes en la custodia, que tiene cuarenta y cinco centimetros de altura y
veinte de diametro en la base.
La fachada principal del Escorial es de una esplendidez incredible y
la coronan site estatuas de granite con cabezas y manos de mArmol blan.
co, querepresentan A San Lorenzo y seis reyes do JudA. El edificio todo
palacio, convent, musoo y laberinto, donde el genio y el fausto se dis.
putan la atencion, cuenta catorce puertas de entrada, nueve torres, troin
ta y siete patios, trooe oratorios, site refectorios, mil ciento diez venta.
nas exteriores y mil quinientas sesenta y dos interiors, doce mil puertas
quince claustros soberbios, ochenta y seis escaleras con seis mil setecien-'
tos escalones, y la principal adornada con frescos admirables; cuatro mil
quinientos sesenta y cinco aposentos entire celdas, salones de museo, sa-
lones con diferentes destinos, gabinetes y capillas, y algnnos de ellos
adornados como los Aposentos de la Reina, con tapicerias bordadas de
plata y oro y muebles riquisimos; trece estatuas de piedra, treinta y ocho
de bronce doradas, trescientas celdas, siete oratorios y capillas particu-
lares, nueve 6rganos, ocho galerias, noventa salons y pasajes interioreS
diez y seis mil pinturas a! oleo, quinientas cuarenta al fresco, y mil y
mil objetos mas cuya simple enumeracion ocuparia voldmenes.
Todos saben que el Escorial, construido en honor do San Lorenzo,
que era el Santo del dia en que se di6 la batalla do San Quintin, para Si-
tio real y convento de frailes ger6nimos, tiene la forma de una parrilla.
Cuatro torres colocadas en las cuatro esquinas del edificio figuran los
pids de la parrilla, en el mango estAn los aposentos reales, y los claustros
y patios figuran las barras y los espacios que las separan. Cuando yo es-
tuve alli, habia muerto ya el bondadoso cicerone del Real Sitio, el ciego
Cornelio de quien los visitadores que me han precedido hacen tan bue-
nos recuerdos.
Entre el edificio y la estacion del ferrocarril s e xtiendo un gran
bosque, en medio del cual estAn los jardines del Real Sitio adornados
con estatuas, fuentes y surtidores; y en el centro de esos jardines la Ca-
sita del Principe, palacio en miniature cuajado de adornos de oro, de pla-
ta y de platina.
A las nueve de la nocho regres6 A Madrid deslumbrado y aturdido,
y conservando un recuerdo confuse pero delicioso del soberbio laberinto
done habia pasado el dia.
El dia 13 concurri 6 las dos diversiones favorites del pueblo de Ma-
drid: una corrida de toros, donde solo cuatro fieras dieron muerte A on-
ce descarnados rocines, y un baile al cual me acompani6 el complaciente
doctor Linardo, y donde tom6 unafiebre que me mantuvo encerrado dos
dias. Por fortune ]a naturaleza 6 la ciencia del m6dico doctor Cepa, me
devolvieron pronto la salud, y a la tercora noche pude ir al Teatro real,
el primero de Madrid, donde oi cantar a c6lebres artists, con una or-


62


CASTILLA.







CA........ 63

quest de ochenta y ocho milsicos, la admirable 6pora titulada "Guiller-
mo Tell," quo concluy6 a las doce y m6dia.
El 16 df mis ultimas vueltas por la Corozada Villa, que bien mere-
ce su rango de capital. Las calls de Madrid, anchas en su mayor parte,
tienen 6 sus costados altas y elegantes casas. Cuenta la ciudad hermosos
palacios, entire los que descuellan el Real, el del Congreso de diputados
y los de algunos particulares; puertas como la de Alcala, que es una obra
maestra; un lindisimo puente depicdrasobre el Manzanares,quinientas man-
zanas con mas de ocho mil edificios, muchas ricas iglesias, de las cuales la
mas notable per el lujo de su ornamentation es la de la de las Salesasreales;
various teatros, muchos hospitals con diversos objetos, muchos estableci-
mientos cientificos y colegios, varies museos, y magnificas plazas y pa-
scos. Madrid no es un centro commercial, pero como centro politico y cien-
tifico del reino, reune una poblacion elegant y fastuosa de cortesanos,
literates, empleados, agiotistas, artesanos, menestrales, y en fin, de gen-
tes de todas las provincias, de todas las classes sociales y profesiones, que
se eleva 6 300,000 habitattes, con mas los transeuntes que no son
pocos.








ARAGON Y CATALURA.


CAPITULO VII.


ARAGON Y CATALUNA.

Camino de Zaragoza. Llegada A Zaragoza. La Seo. Recuerdos hist6ricos.--
Catedral del Pilar. -La Capilla. Puente sobre el Ebro.- Aspecto de Zara-
goza.-El Canal imperial. El Torrero. Estacion del ferrocarril. Partida
para Barcelona. -Llegada. -Paseos. Edificios. Alrededores.- Jardin del
General. -Campos Eliseos. -" La Africana en el teatro del Liceo. El cas-
tillo de Monjuich. Panorama. Aspecto general de Barcelona. La cate-
dral. -El archivo del Reino deAragon. Barceloneta. Fabricas. El teatro
principal.


EL 17 & la siete y m6dia de la mafiana parti para la her6ica y anti-
gua ciudad que en sus mejores dias fu6 capital del poderoso reino de
Aragon.
La locomotora pas6 sin detenerse por ciudades y villas; ni la impor-
tancia hist6rica y las macisas catedrales g6ticas de unas, ni los interesan-
tes establecimientos fabriles de otras, ni la situation pintoresca de las
mas, fueron bastantes para hacerla parar a las dos y m6dia de la
mailana del 18 me hallaba ya en una casa de hu6spedes de la plaza de
San Bruno en Zaragoza.
Las diez sonaban cuando puse el pi6 on el dintel de la cathedral lla-
mada La Seo," majestuoso monument del mas puro estilo g6tico, co-
ronado por una cApula en figure de tiara que hizo construir el anti-Papa
Pedro de Luna. El altar mayor de esta iglesia es de alabastro y uno do
los mas hermosos que he visto; y el pavimento, quo es de marmol, re-
produce con maravilllosa exactitud las labores del artesonado. Las capi-
las, Ilenas de mausoleos de mdrmol que guardian cenizas de santos,
principles y arzobispos, contienen alhajas de much precio y bellezas ar-
tisticas de primer 6rden. En esta cathedral pereci6 asesinado San' Pedro
de Arbuez, cuyas reliquias, con las do San Valerio, de Santo Domingui-
to del Val (nifio martirizado por unos judfos) y do otros santos, repo-
san bajo los altares. En la misma basilica se reunieron algunos Concilios,
en ella juraban antiguamente los litigantes, sobre la cabeza de San Vale-
rio, la buena fe de su proceder; y por Altimo, era alli tambien donde los
reyes de Aragon prestaban el juramento de guardar los fueros de sus
sgbditos.
En nuestros dias en que tanto se blasona de las conquistas del siglo
en favor de la libertad, conquistas quo con frecuencia vienen 6 parar en
el derecho p6blico de los barbaros, es decir, en la ley del mas fuerte; en
nuestros dias, digo, es bueno que se sepa que tambien en las edades de fe
sencilla y ardiente, habia pueblos que comprendian y practicaban el sis-
tema constitutional.
P uesto el Rey de rodillas A los pi6s del Justicia Mayor, representan-
to de la nacion aragonesa, juraba sobre una cruz de oro y piedras prccio-


64








ARAGON Y CATALUNA.


sas, guardar los fueros do sus sdbditos, y el Justicia Mayor le contestaba
desde su asiento: Nos que somos tanto como vos, e todosjuntos valemos
mas que vos, osfacemnos Rey con la condition de guardar nuestros fieros
6 privilegios, e si no non. Asi se hacian los reyes de una de las naciones
mas importantes de la cristiandad, en aquellos siglos de oscurantismo
cuya memorial horripila tanto t los charlatanes de nuestra 6poca.
La cathedral en uso actual es la del Pilar, cuya fundacion se atribu-
ye a Santiago el Mayor, y que, segun la tradition, est. construida en el
lugar mismo donde la Virgen Santisima, apareci6ndose al Ap6stol con
un pilar, le mand6 construyese un temple en su honor, prometi6ndole
que ese temple duraria hasta el fin del mundo. Consta esta suntuosa
iglesia de tres espaciosas naves coronadas por una gran cpula; pero su
mejor adorno es la capilla del Pilar. Es 6sta un precioso templete de
marmol que se destaca en medio de la nave y bajo la cupula, y continue
tres riquisimos altares, entire los cuales descuella el que esta en el lugar
mismo ocupado por la Virgen en el moment de la aparicion, que es to-
do de plata y esti cuajado de piedras preciosas. La longitud total de las
naves es de quinientos pies.
Muy cerca de esta basilica corre majestuosamente el Ebro que divide
la ciudad en dos parties, y esta cruzado por un soberbio puente de piedra.
A las tres tom6 un coche y sali d recorrer las calls, que son por lo
general estrechas y tortuosas, y estan cuajadas de torrecitas moriscas.
Con excpcion de la que llaman del Corso, que es bastante hermosa, las
demas no tienen otra cosa notable que las fachadas, mas 6 m6nos majes-
tuosas de las iglesias. El palacio arzobispal, el hospital de Nuestra Se-
flora de Gracia, el antiguo palacio dela Aljaferia convertido hoy en cuar-
tel, el Banco y los palacios de algunos particulares, son, despues de las
iglesias, los edificios mas notables de la ciudad.
No 16jos de ella so cncuentra el Canal Imperial, por donde van las
aguas del Ebro a llevar A sitios distantes la fecundidad y la riqueza, ya
regAndolos, ya conduciendo lanchones cargados de frutos. Este canal tie-
ne magnificas exclusas. Como 6 media legua de la ciudad est& el Torrero,
con una bonita iglesia y preciosos jardines, y algo mas 16jos la mas es-
pl6ndida estacion de ferrocarril que he conocido, y que consta de tres
cuerpos de edificio, encerrando entire sus fachadas una plaza de cien
varas por lade. El cuerpo principal, situado en el fondo de la plaza
y lReno de oficinas, es un verdadero palacio que tiene salones con pavi-
mentos de mArmol, ricas colgaduras de papel aterciopelado, grandes es-
pejos, mesas de mirmol y muebles de gran valor. Las barandas son tam-
bien de marmol, y el cdificio entero esta construido y adornado cono pa-
ra albergar una familiar de reyes. En los otros dos cuerpas estan las habi-
taciones de los empleados, y el duefio de la empresa ha hecho construir
un tren especial para sus viajes, que tiene salon con espejos y mesas, un
dormitorio c6modo y todas las piezas que pueden desearse en una casa
do habitacion.
La ciudad de Zaragoza, capital hoy de la provincial de su nombre,
maltratada y diezmada por los terrible sitios qne ha sostenido, y sobre
todo per los dos de 1808, en que tanto se ilustraron sus valerosos hijos,
cuenta, a pesar de sus desgracias, 44,000 habitantes, treinta y ocho plazas
y doscientas trece calls, entire las que solo es hermosa la del Corso; co-
5


65








ARAGON Y CATALUNA.


mo sesenta iglesias fuera de dos catedrales, varies buenos edificios, y al-
guna riqueza aumentada diariamente por su active comercio.
El 19 a las ocho y cuarto de la mariana part para Catalufia por el
ferrocarril, y A las nueve de la noche llegu6 A Barcelona y me install en
el Hotel de los Caballeros."
El 20, que era domingo, principi6 por oir misa en la iglesia de Belen,
y despues, tomando por guia y compafiero a un j6ven del hotel, me puse
& recorrer la magnifica Iambla, calle y paseo 6 un tiempo, de notable an-
chura y longitud, con alamedas y bancos de m6rmol, y una hermosa faen-
te. Esta calle de recreo tiene en sus costados cafes esplendidos, casinos,
teatros y salones de baile, y es la mas frecuentada, sobre todo en las ho-
ras de descanso. El paseo de la Rambla se prolong hasta la Muralla del
Mar, hermosa alameda que se extiende A lo largo de un lienzo de mura-
lla, y desemboca en la plaza del Palacio. La Bolsa, que es al mismo
tiempo museo, la Aduana, el Banco y otros edificios me llamaron la aten-
cion por su m6rito, pero por ser dia feriado solo pude conocerlos por fue-
ra, y segul recorriendo los alrededores. El jardin pfblico que llaman
"del General," aunque pequefio, es bellisimo ; pero el punto mas conou-
rrido en las horas de recreo es el paseo de los Campos Eliseos. En 61 vi
teatros improvisados, panoramas, bailes, y una inmensa multitud, en que
se distinguia perfeetamente el tipo catalan del tipo castellano.
El catalan tiene su fisonomfa, su modo de ser, sus tradiciones y cos-
tumbres aparte, su idioma y sus ideas distintos de los del pueblo caste-
llano. El traje popular de los catalanes es gracioso, y los que lo llevan son
tan vivos y alegres como laboriosos y frugales, y ostentan cierto espiritu
de independencia que los espaiioles llaman provincialismo.
La entrega de cartas de recomendacion que llevaba, y que por cierto
me fueron muy tiles, me ocup6 el resto del dia, y solo por la noche volvi
& salir para ir al teatro del Liceo, el mas grande y magnifico de Espaiia,
segun la opinion comun, A escuchar con delicia las Altimas armonfas que
concibi6 el malogrado Meyerbeer. Aquella noche se ejecutaba La Afri-
dana," y artists de primer 6rden, acompaiiados por una orquesta de
ochenta mfsicos, interpretaron debidamente al sublime compositor. La
lelleza de las decoraciones, la inmensa extension del scenario y la pla-
tea ( en la que caben 4,000 personas), el magnifico alumbrado, que solo
en los palcos consta de trescientas dos bombs de gas, y la esplendidez de
los salones de descanso, contribuyen much al buen efecto de las piezas
que se ejecutan, y me parecieron dignos de la fama de que goza el teatro.
El 21 subi al castillo de Monjuich, que domina la ciudad desde una
altura de 735 pi6s. Este castillo encicrra dentro de sus murallas, guar-
necidas dequinientos caiones,cuartoles, pabellones, almacenes, una capi-
lla, un teatro, varies billares y un tol6grafo, y el panorama que desde la
altura de sus murallas se descubre es mas hermoso de lo que puede pin-
tarse. Al pi6 se extiende la inmensa ciudad dividida en dos parties casi
iguales por su soberbia calle do la Rambla, y cereada del un lado per la
Ilanura mas poblada y bien cultivada de la Peninsula, y del otro por el
MediterrAneo.
Por la noche asistf & un bailey en los Campos Eliseos.
En los dias 22 y 28 conoci una part de la ciudad. Las calls son per
lo general estrechas y tortuosas, y las casas, altas y elegantes, son


66








ARAGON Y CATALUNA.


iguales en todo I las de las ciudades francesas, except en los colors vi-
vos con que los catalanes pintan balcones y ventanas. Barcelona es una
poblacion fabril y commercial d un tiempo, y la mas industriosa y rica de
la Peninsula; su poblacion, inteligente y laboriosa, alcanza i 200,000 ha-
bitantes, y crece de dia en dia. Al lado de los almacenes y las fibricas
se ven en ella numerosos y espl6ndidos establecimientos de beneficencia y
muchas magnificas iglesias. Entre 6stas descuella la cathedral, cuya bella fa-
chada estA coronada por dos torrecitas cuadradas. El interior se compone
de tres naves de un estilo g6tico severe y majestuoso, cuyas b6vedas se
apoyan en veintioeatro pilares gigantescos, El core tiene una hermosa si-
lleria do madera final.
El archive del reino de Aragon, que esta tambien en Barcelona, es an
tesoro do documents hist6ricos que no conoco rival en Europa.
Fuera de sus murallas, la capital de Catalufia tiene hermosos arraba-
les entire los que se distingue el de Barceloneta, qne forma un tridngulo,
con sus calls tiradas A cordel y cortadas en angulos rectos. Este arra-
bal, en que a mas de otras bellas plazas estd la de toros, cuenta 11,000
habitantes.
El 23 por la noche estuve en el teatro Principal, m6nos espl6ndido
que el del Liceo, pero magnffico tambien, rico en dorados y hermosas do-
coraciones, muy bien alumbrado, y rodeado de salones de recreo y des-
canso y de lujosos caf6s.
El 24 conoci la fabrica de tegidos de seda, el mas vasto y hermoso es-
tableoimiento de esta especie que hay en la ciudad, donde aquel dia esta-
ban tegiendo pafiuelos, paiolones y g6nero para trajes. En Barcelona se
fabrican tambien pato y otros tegidos de lana, papel florete y muchos
otros products.
Fabricante y agricultora i la vez, la Catalufia produce tambien gran
cantidad de vino, que es el mas barato que se conoce, trigo y aceite.
De todas las ciudades espaiiolas, Barcelona fu6 la que mas me intere-
s6. Su puerto es naturalmente male, pero a costa de trabajo ban conse-
guido mijorarlo.








NORTE DE ITALIA.


CAPITULO VIII.


NORTE DE ITALIA.



Partida de Barcelona. Las costas de Francia. Marsella. Compafieros do via-
je.- Arco de triunfo en honor do Luis Napoleon. Jardin zool6gico. Canto-
res del caf6 El Alcazar." Concierto en la plaza de los Capuchinos. El Pan-
teon. El Casino. Partida de Marsella. Niza. Do Niza A Genova. -Lle-
gada a G6nova. -La cathedral. -El jardin Italiano.-El teatro. -El caf6 Ita-
liano. -La ciudad y sus alrededores. Partida. Alejandria. Turin. El
palacio de Carignano. La Pinacoteca. El musco egipcio. La catodral. -
El Santo Sudario. Museos militares. La Consolata. El Panteon. Si-
tuacion, aspect y alrededores de Turin. Una loteria. El teatro de Carlos
Alberto. Partida de Turin. Milan. El arco de la Paz. El canal. La
Canobiana. -El Circo romano.- glesia do san Ambrosio. -Iglesia de san
CArlos Borromeo.- Visita al C6nsul espanol.- Biblioteca Ambrosiana. Igle-
sia de san Lorenzo. Teatro de la Scala. La cathedral. Panorama de Mi-
lan. San Chelso Breda. Aspecto de Milan.



EL 25 de Mayo 6 las tres de la tardo dije adios 5 las costas espafolas
desdo el puente del vapor -' M Ir,. il1.," de la line espaiiola, y el 26 las
dos de la tardo salud6 las de Francia. La primera apariencia quo pre-
sentan 6stas, vistas desde el Meditcrraneo, no cs por cierto risuefia: solo
so ven peiascos cenicientos y desnudos quo so dosarrollan en anfiteatro A
lo largo de la playa. Algun rato despues se destaca de una do esas coli-
nas el castillo de If, y a lo 16jos, sobre un corro mas alto quo los otros,
se divisa la graciosa capilla de nuestra Sefora de la Guarda, quc es el
santuario mas venerado de los marines provenzales. De repente aparece
un vasto puerto donde los buques anclados se cuentan por centenares, y
on medio de esos buques circulan mil graciosos faluchos cubiertos con
cortinas de colors. En el fondo esti Marsella, la mas rica y populosa
ciudad de cuantas baiian sus pi6s on las aguas del Mediterraneo; la mas
commercial, y on cuanto A poblacion, la tercera de las de Francia, pues
cuenta' cuatrocientos mil habitantes, cifra 6 que solo sobrepujan las po-
blaciones de Paris y de Lyon.
El aspecto de Marsella es hermoso, y grande y bulliciosa la multitud
que so agolpa en sus anchas calls adornadas con magnificas aceras. En-
tre esas calls descuella por su belleza y anchura La Cannebi6re, orgullo
do los marselleses. Las casas, de cineo 6 sois pisos, tionen elegantes fa-
chadas, y las plazas y calls principles estin sembradas de Arboles y ador-
nadas con bellas fuentes.
Entre los muchos espl6ndidos hotels quo se disputan la persona y los
francs del viajero, me toc6 en suorte el de "Valencia" A donde me
acompaiaron dos de los pasajeros quo habian venido conmigo. Era el uno
el doctor don Serafin del Palomar, hijo de la provincia de Estremadura


69







NORTE DE ITALIA.


en Espaiia, que hacia viaje & Italia, y que, habi6ndome conocido 6 bordo
del Marsella, me ofreoi6 scr mi compaiiero, quiza hasta Palestina. La
sincere bondad que se revelaba en las facciones de don Serafin, su fran-
queza espaiiola, y la circunstancia de ser medico, me hioieron aceptar sB
ofrecimiento con placer y con gratitud. A esto debe agregarse que, si
bien el bondadoso estremeiio no hablaba mas que el castellano y una que
otra palabra de italiano y de frances, llevaba guias y derroteros que de-
bian sacarnos de cualquier apuro. Asi cs que desde aquel punto viajamos
juntos hasta Napoles.
El otro compaiiero, que por cierto nos fu6 bien Atil, era una catalana
que habia viajado much y residido algun tiempo en la China; 6sta ha-
blaba espainol, frances 6 ingles, sabia explicarse en italiano y tenia en
Marsella relaciones a favor de las cuales nos lo facilitaba todo.
Guiados por ella el doctor Palomar y yo, conocimos en los dias 26 y
27 el interior de la ciudad. Lo primero que visitamos fu6 la plaza do
Aix en cuyo centro habian levantado un elegant arco de triunfo on ho-
nor de Luis Napoleon. De esta plaza pasamos al jardin zool6gico que so-
lo reconoce superiores en los de Paris y L6ndres, lo cual puede decirse
tamblen de la casa de fieras.
Por la noche conocimos el "AlcAizar, lujoso y concurrido caf6 do ar-
quitectura Arabe, donde algunos cantores franceses ostentaban el poder
de sus pulmones con cl mismo entusiasmo y habilidad que pudiera hacer-
lo un macho cabrio. Dcbo confesar que los berridos de aquellas pobres
gentes hacian contrast con el lujo y buen gusto del estableeimiento.
El 27 por la tarde oiaios on la plaza de Capuchinos, un concerto al
airo libre, en que so distingui6 una banda military tocando admirable-
mente vArias piezas.
Al dirigirnos o nuestro alojamiento nos llam6 la atencion una altura
desde donde se dominaban gran part de la poblacion, cl puerto y las f6r-
tiles llanuras provenzales, tan pobladas de quints y caserios, que la ciudad
parece cxtenderse hasta perderse de vista en las faldas del Ardeche y de
los Cevenas. En aqucl lugar esta el pantheon, inmenso campo de tumbas
sembrado do olivos.
Para buscar el contrast, fuimos luego al Casino, y aunque en 61 cn-
contramos mejor concurrencia y mejor canto quo en el Alcazar, volvimos
pronto a 6ste fltimo lugar. En todas estas excursions, nuestra graciosa
catalana nos servia siempre do int6rprete y de guia.
Marsella, fundada por los f6ceos seis siglos antes de nuestra era, fu6
desde sus principios una colonia rica y poderosa; los galos no pudieron
dominarla, Roma quiso tenerla mas bien por aliada que por enemiga, y
mi6ntras que Tiro, Sidon, Cartago y otras grandes ciudades del Medite-
rrineo perecicron victims de diversas catAstrofes, Massilia conserv6 una
preponderancia que no lia perdido jamas.
En sus hermosas calls hormiguea una multitud iudustriosa y active;
el mercader millonario y el banquero so rozan por todas parties con el
obrero sudoroso, con el carretero y la gritona y alegro vivandera. El ca-
rActer de los habitantes es vivo, y se les echa en cara una jactaneia ridi-
cula y una exageracion quo provoca a risa, sobre todo cuando se trata
del m6rito 6 importancia de su ciudad, que ellos consideran como la pri-
mora del mundo en civilization, belleza y poblacion, sinembargo de que


69







NORTE DE ITALIA.


son pocos los edificios de un m6rito sobresaliente que so ven en ella. En-
tre 6stos, la Bolsa y el palacio de justicia son los primeros. Entre las nu-
merosas iglesias que decoran la oiudad, no hay ninguna muy digna de
atencion; pero esta falta se estA reparando con la construction de una
gran cathedral.
El 28 nada pude conocer: mi correspondencia para various puntos y
la entrega de mis cartas de recomendacion, en cambio de las cuales reci-
bi otras para los lugares A donde me dirigia, me ocuparon todo el dia, y
por Altimo, recomend6 alli part de mi equipaje hasta mi regreso a Fran-
cia, pues no queria llevar nada quo pudiese embarazarme, sobre todo en
los numerosos encuentros que temia con los aduaneros italianos.
El 29 las ocho y tres cuartos de la mariana tomamos asiento don
Serafin Palomar y yo en el tron que partia para Italia, prefiriendo hacer
el viaje por tierra, a fin de conocer algunas ciudades mAs de esa bella
Ausonia tan poblada de recuerdos y de obras maestras. El ferrocarril,
cuyos rieles van por un camino labrado en las faldas de los Alpes, es el
mas atrevidamente construido que he visto, siendo largos los trayoctos
que recorre por socavones 6 tineles abiertos en las montafias.
Alas dos y media de la tarde llegamos A Niza, dltima poblacion fran-
cesa por aquel lado, y nos alojamos en el hotel de "Los Extranjeros." Ni-
sa estA situada en la falda de los Alpes y A la orilla del mar, y cortada
por un riesito sobre el quo hay varies puentes de piedra y uno de hierro,
en el punto donde el rio entra en el mar. Tiene bonitas calls, buenos
edificios y una poblacion de 40,000 habitantes.
El 30 A las ocho de la maiiana tomamos.la diligencia para G6nova,
prefiriendo hacer el viaje per tierra en este inc6modo vehiculo, A hacerlo
por mar, A fin de conocer, aunque fuera de paso, las poblaciones del
camino.
Va este paralelamente A la orilla del mar y siguiendo las faldas escar-
padas de los Alpes, per en medio de vifias y sementeras. El gran decli-
ve del terreno, de aluvion 6 do arenisca, ha obligado a los cultivadores A
construir, de distancia en distancia, murallas para evitar los derrumbes,
de manera que las plantaciones se elevan en anfiteatro sobre gradas, for-
mando un jardin escalonado hasta perderse en las cimas de los Alpes. El
camino por done corre la diligencia estA tajado en estas rocas y faldas,
siempre A la orilla del mar, y la diligencia misma, much menos inc6mo-
da que la de Espaiia, lo es, sinembargo, bastante para hacer impossible
el sueiio.
El mismo dia A las doce y m6dia llegamos & la frontera italiana y su-
frimos el primer registry de equipajes en la poblacion de Veintimilla, y
el 31 1 las ocho de la mailana, nos desmontamos en el hotel de Villa en
G6nova, muy fatigados por las sacudidas y el insomnio, pero dispuestos A
empezar en el acto nuestras exploraciones. Ni la fatiga, ni el temor A la
jauria de fachini 6 caravani (mozos de cordel) que nos habia perseguido
desde que entramos A la ciudad disputandose nuestras ligeras maletas, nos
impidieron volver A salir pronto ; era dia de Corpus, y G6novala soberbia
estaba de fiesta, per cuyo motive nos fuimos directamente A la cathedral.
La fachada de este rico edificio es de mirmol, forma primorosas arcadas
con lindos dibujos, y tiene sobre la puerta principal un bajorelieve que
represent el martirio de san Lorenzo. Entramos A la iglosia. Las diez


70







NORTE DE ITALIA.


y seis columns de 6rden compuesto y de mirmol de Paros que sostienen
la nave principal, estaban colgadas de damasco de seda, y el coro y los
altares, que tambien son de mirmol con ricos dorados, ostentaban ador-
nos en que la magnificencia igualaba al buen gusto. Una multitud nume-
rosa y recogida llenaba las naves de la basilica, y por esto no pudimos
examiner en sus detalles el interior, adornado con cuadros, estatuas y
otros objetos de arte, y Ileno, como en todas las iglesias de Italia, de hue-
sos de mairtires; porque en esos santuarios todas las glorias tienen cabi-
da : las de la virtud lo mismo que las del talent. Entre las reliquias que
encierra la cathedral de G6nova, se cuentan il sacro Catino" plato en
que, segun la tradition, fu6 servido el cordero que nuestro Seiior Jesu-
cristo comi6 con sus discipulos en la illtima cena ; y el plato en que pre-
sentaron a Herodias la cabeza del Bautista.
Otras muchas iglesias contiene G6nova: de ellas solo conoc. dos, ri-
cas en micrmoles, en soberbias pinturas y en reliquias insignes. Cualquie-
ra de las muchas que hay haria el orgullo de una capital.
Los palacios son en Italia verdaderos monumentos de arte por su ar-
quitectura, y esttn Ilenos, como las iglesias, de estatuas y cuadros admi-
rables, colocados en salones y galerias con pavimentos de mdrmol, muros
de estuco 6 de mirmol, cornisas y florones dorados y cielos pintados al
fresco. Las escaleras y barandas son por lo eonun de ricos marmoles.
El jardin Italiano y un paseo lleno de lindas mujeres y de extranje-
ros, ocuparon nuestra atencion por la tarde, y 6 la noche fuimos A oir al
teatro las primeras armonias de que debiamos gozar en la patria de las
armonias. El ensayo nos dej6 satisfechos: la 6pera de esa noche era nada
m6nos que Marta ", y una bailarina, cuyo nombre no juzgue necesario
conservar, corona la function ostentando su gracia y agilidad.
El dia 1. de Junio, despues de conocer algunas calls, entregu6 mis
cartas de recomendacion 6 una casa de comercio, donde fui tan bondado-
samente aeogido, que uno de les socios me visit esa misma tarde, sali6 .
pasear conmigo enseiiandome una part de la ciudad, me llev6 6 un caf6
italiano donde oimos tocar por largo rate una banda de misica, y por ll-
timo, no me dej6 sino despues de haberme aeompaiiado hasta mi aloja-
miento.
G6nova, que en la Edad M6dia fu6 una poderosa repiblica rival de
Venecia y de Florencia y vencedora de Pisa; G6nova, grande por su co-
mercio dcsde el tiempo de los romanos, G6nova, donde vieron la luz Cris-
t6bal Colon, los Doria y mil celebridades mas; Genova que llev6 sus con-
quistas hasta Oriente y posey6 los arrabales de Pera y GAlata en Bizan-
cio, es todavia una ciudad commercial, rica, espl6ndida, que cuenta de po-
blacion 130,000 habitantes. Estd tan llena do palacios de m6rmol, sobre
todo a lo largo de la "Via novisima," que so ha dicho de ella que parece
construida para un congress de Reyes. Sus called, casi todas estrechas,
cstAn embaldosadas con trozos de lava; sus iglesias son numerosas y
magnificas; sus hospitals son palacios y sus casas muy altas y bien cons-
truidas. Los alrededores estin sembrados de lindisimas villas. Por to-
das parties se ven estatuas y frescos, y en todas las calls hay madonas
incrustadas en las paredes de las casas, costumbre comun en Italia, don-
de se profesa a la Virgen Maria un carifio verdaderamente filial. Las ca-
sas son casi todas do azotea, y sobre las azoteas hay jardines, de manera


71-







NORTE DE ITALIA.


que G4nova es una poblacion de mirmol con su corona de flores, El as-
pecto exterior de la poderosa ciudad, por el lado dc tierra, no es seduc-
tor, pero el interior sorprende y deslumbra al viajero, sobre todo al que
no ha visto otra ciudad de la po6tica Ausonia. G6nova es A un tiempo
plaza commercial y ciudad fuerte, y sus robustas murallas son dignas
de verse.
El dia 2 A las tres de la tarde seguimos para Turin, a donde llega-
mos A las diez de la noche. Ibamos recomendados al propietario de Ho-
tel de Villa, por el duefio del hotel del mismo nombre en G6nova, y A
esta circunstancia debimos la fortune de vernos alojados como principles
en la ex-capital del ex-reino de Cerdefia, pues el Hotel de Villa es el
mejor de la ciudad.
Entre las ciudades que vimos de paso merecen especial mencion Ale-
jandria, poblacion considerable y en otro tiemrpo fortaleza de primer 6r-
den, situada A orillas del TAnaro y no 16jos del campo de batalla de Ma-
rengo, y Asti donde se fabric el mejor vino de Italia.
Descansamos una noche, y el 3 4 las nueve de la mailana tomamos un
cicerone que nos ensefiase las bellozas y curiosidades de la ciudad, y sali-
mos A conocerla.
Despues de recorrer algunas calls anchas y tiradas A cordel, dimes
con el palacio de Carignano, vasto edificio de ladrillo casi enteramente
rovestido de mArmol, do elegant figure y adornado con muchas pinturas.
De alli pasamos A la Pinacoteca, donde sobresale, centre centenares
de obras maestras, un san Juan Nepomuceno de Murillo.
El museo griego y romano es tan rico, que para ver todas las anti-
giiedades preciosas que continue se necesitarian meses enteros; pero lo
que hace la gloria de Turin es el museo Egipcio, el mejor surtido de
cuantos hay de su especie. Vense alli momias de reyes y sacordotes que
cuentan tres y hasta cuatro mil alios, momias de los animals que esos
reyes y sus pueblos adoraban, y centre las que se encuentran algunas
de toros que conservan la mancha caracteristica del c6lebrc buey Apis;
arms, utensilios, frescos, pinturas y relieves que representan excenas
de la vida intima de los egipcios, y por iltimo dos estatuas de basalto,
una de Osimandias y otra de Sesostris, obras maestras de los artists de
aquella antiquisima nation, que descuellan on medio de otras m6nos no-
tables que representan 6 otros reyes.
El palacio Real, hoy vacio de moradores, es de forma cuadrada con
una fachada g6tiea y otra de estilo griego, y contiene salons amuebla-
dos con fausto, en los que se ven espejos de seis varns de alto y grandes
arafias de cristal de roca, sin que escase6n on todo el edificio marmoles,
frescos, y cuadros. En nn salon se ven los retratos de todos los duques
de Saboya y reyes de Cerdieia; en otro un monetario riquisimo y por
todos lados espaciosos jardincs.
Este palacio esta comunicado con la cathedral de San Juan, que os un
vasto edifieio coronado por una gran cdpula. Muchas riquezas de arte
contiene aquella basilica, entire otias la Virgen de Alberto Dunrero, y el
altar mayor y la tribune del organo, que son de ricos marmoles; pero es
dificil fijar la atencion on ninguna de ellas cuando se tiene delante la ca-
pilla del Santo Sudario. Es 6sta una elevada rotunda situada detras del
altar mayor, y cuya b6veda descansa sobre scis arcos sostenidos por gru-


72







NORTE DE ITALIA.


pos de columns de marmol negro con capiteles dorados. La b6veda est,
compuesta do secciones de cdpula, que van formando al elevarse una gran
cpula cbronada por una estrella de mArmol dorado, que parece suspendi-
da en los aires. Bajo esta cipula estA un altar de mirmol, en el que so
ve una caja de plata enchapada de oro y enriquecida con piedras precio-
sas. Esta caja encierra el Santo Sudario, 6 sea la sabana en quo envol-
vieron cl cuerpo del Salvador para ponerlo en el sepulcro, y que fu6 trai-
da do Jerusalen en tiempo de las cruzadas por Godofredo de Charny.
Al rededor de csta caja cuatro bellas estatuas de angeles sostienen un
baldaquino que remata en una gran cruz de cristal de roca. El pavimen-
to de esta preciosa capilla es de marmol color de violeta con estrellas de
oro.
Despues de la cathedral visitamos los museos militaries, comparable 6
los de Madrid por la gran variedad de armas y armaduras que contienen.
De alli pasamos a la segunda iglesia de Turin: la Consolata, donde
se venera una imagen de la Virgen A que los'piamonteses tionen particu-
lar devocion. Esta iglesia, resplandeciente de oro y mArmol, estA carga-
da de ricos ex-votos y contiene preciosas reliquias.
El Pantoon forma dos vastas galerias con pavimento de mirmol, don-
de estan las tumbas do los nobles, unas a la vista y otras en b6vedas sub-
terraneas. En medio de esas galerias muchos pinos do forma c6nica for-
man calls, y entire los cuadros que separan esas calls, hay jardines, bajo
Scuyas flores reposan los que no ban podido hallar lugar A la sombra de
las galerias.
La ciudad de Turin, situada entire el P6 y el Dora, tiene sobre uno y
otro rio puentes do piedra, y sobre el P6 uno de hierro. El P6 es un rio
profundo y caudaloso, el Dora es ap6nas un arroyo abundante, pero lim-
pido y gracioso. Varias hermosas plazas se disputan la atencion; la de
Armas, la de San Carlos, la de Victor Manuel y la del Estatuto son mag-
nificas; pero la reina de todas es la Pazza Castcllo, on cuyo centro so
cortan en Angulos rectos cuatro anchisimas calls que van hasta los ex-
tremos de la ciudad. Estas calls tienon a uno y otro lado galerias sob're
las que descansan los pisos superiors de las casas. El Cuartel de la Cher-
nalla y la fuente de Dora son tambien dignos de atencion.
Turin esta rodeada de murallas quo dan cntrada a las calls por cna-
tro bellisimas puertas, y sentada en la falda de un cerro en cuya cima se
destaca, come un monument levantado eq los aires, elevando hasta el
cielo sus cApulas y torres, la magnifica iglesia do la Superga. La forma
de la ciudad es casi cuadrada, y las hermosas calls quo se cortan en el
centre de la Plaza Castello, la dividen en parties casi iguales. Las calls
son anchas, y las casas construidas do lndrillo, nuy clevadas y adorna-
das con estucos do colors, reposan por lo general sobre elegantes p6rti-
cos por done puede andarse c6modamcnte sin temor al sol ni a la lluvia.
La iglesia della gran madre di Dio, imitacion del Panteon de Paris,
y algunas otras de las ciento diez quo hay en Turin, ilustrarian por si so-
las una gran ciudad Tambien hay muchos palacios, algunos de los cua-
les so conservan seguramente come monuments hist6ricos, pues sus mo-
oIs pesadas y groseras contrastan singularmente con la belleza de los
otros edificios. La campifia que rodea la ciudad es f6rtil y csta poblada
do espl6ndidas villas.


73







NORTE DE ITALIA.


Entre los establecimientos de beneficencia que honran & Turin, hay
dos que merecen particular mencion; la obra de las Rosinas para la edu-
cacion de las niiias hu6rfanas, fundada en el siglo pasado por una pobre
hu6rfana de Mondovi llamada Rosa Gorona, y la casita de la Providen-
cia, fundada recientemente por el Can6nigo Cottolengo para asistir A los
pobres enfermos que no encontraran lugar en los otros hospitals. En el
hospicio creado:por la pobre muchacha de Mondovi so educan 300 ni-
fias, y el hospital que el buen can6nigo fund en 1829 con 4 camas, ha
llegado A contener 1,500 enfermos, verificindose en 61 en grande el pro-
digio que on escala mas pequefia se verifica con el hospital de San Vicen-
te de Paul de Bogott, pues la Casita de la Providencia no tiene bienes, ni
otras rentas que las limosnas quo se recogen centre los cristianos de Tu-
rin para sostenerla.
En la tarde del mismo dia, al pasar por la plaza Real, vimos un gran
gentio bullicioso y animado. En todas esas fisonomias expresivas se pin-
taban la curiosidad y el interest mas vivos; era indudable que algun es-
pectaculo interesantisimo llamaba la atencion de la multitud, 4 la que no
distraian ni las alegres tocatas de una banda de mfisica estacionada alli.
Nos acercamos con trabajo A ver de cerca el objeto de tan Avida curiosi-
dad: era simplemente una loterfa. A Pero seria, preguntara el lector, una
loteria en que el favorecido por la suerte hubiera de hacerse gran capi-
talista ? Nada de eso: el premio valia solo 5,000 francos.
Por la noche oimos cantar una vez mas la sublime "Marta" en el
Teatro de CArlos Alberto, bello y alegre aunque pequeiio y sin palcos.
El 4 4 las ocho de la maiiana salimos de la capital repudiada del Rey
Victor Manuel, para dirigirnos por el ferrocarril A Milan, 4 done llega-
mos a las doce del dia, dejando en nuestro camino lindisimas ciudades.
Despues de entrar 6 la llanura Lombarda, uno de los primeros obje-
tos que Ilaman la atencion es el soberbio puente del Tesino, pasado el
cual se encuentra Magenta, que es una poblacion grande, inmortalizada,
como cada cual sabe, por la batalla en que perdi6 el Austria el reino
Lombardo Veneto.
En este viaje, a mas del amigo estremefo que me acompaiiaba desde
Barcelona, tuve por compaiiero a un caballero con quien habiamos tra-
bado amistad en Turin, y que iba con su esposa y su hija, y todos nos
alojamos on el hotel de Paris.
Al principiar nuestras exploraciones en Milan pasamos de prisa por
delante de la cathedral: 6 y e6mo ver con gusto otra cosa, si hubi6semos
comenzado por el portentoso Duomo ? Seguimos, y mas alli de la puerta
de Venecia encontramos un jardin, y volviendo A atravesar la ciudad
dimos con el arco de la Paz. Este monument con que Napoleon embe-
lleci6 a Milan, es de mirmol y mide 74 pies de altura; en cada esquina
de la cornisa qne corona el arco so levanta una estatua ecuestre, y en el
fondo se ve, en un carro tirado por seis caballos, la figure aleg6rica de la
Paz. Una escalera de ciento doce grades conduce a la plataforma, donde
vimos de cerca los grupos gigantescos que desde abajo parecen del tama-
iio natural; los diez caballos y las cinco figures humans son todos de
bronce, de grades dimensiones y de un trabajo admirable.
Al regresar al hotel encontramos un hermoso canal surcado por cen-
tenares de lanchas. Este canal llamado Naviglio, junta las aguas del


74







NORTE DE ITALIA. 75
Olona 6 las del Adda y el Tesino, y tiene en sus orillas lindisimas vistas.
Por la noche concurrimos al teatro do la Canobiana, donde los me-
jores artists que he oido en mi vida cantaban La SonAmbula." Jamas
he oido una composicion sublime mas sublimemento interpretada! Cl1e-
bres bailarinas ejecutaron en los entreactos danzas holandesas, escocesas,
chinas, romanas, venecianas, y por iltimo una danza do negros en que
desplegaron una gracia inimitable. El teatro es hermoso y las decora-
clones verdaderas obras de arte.
El dia 5 principiamos por conocer el Circo Romano, destinado para
las corridas de caballos y hecho tambien por Napoleon. Sirve de entra-
da 6 este circo un p6rtico formado por columns de granite con entabla-
mento y b6vedas de marmol, y el circo mismo, de forma oval, esta rodea-
do por un ancho canal en cuya orilla corre una hilera de arbolos.
Despues vimos la basilica de San Ambrosio, la mas venerable de
Milan por su antigiiedad y los recuerdos hist6ricos que su presencia ovo-
ca. Para estimar el valor de este prccioso monument, en cuya arqui-
toctura no se ve ni el atrevimiento del arte g6tico, ni las gracias del rena-
cimiento, es precise remontarse a los primeros siglos de la era cristiana.
Delante de la puerta do entrada hay un portico cuadrado : quereis
saber cual era su cbjeto ? En los primeros siglos de la Iglesia la ceremo-
nia del mi6rcoles de ceniza era much mas imponente y s6ria que hoy;
los cristianos que se encontraban manchados con alguna culpa grave, so
presentaban ese dia on el temple vestidos con un saco grosero, con la
cabeza cubierta de ceniza y los piss descalzos; pasadas algunas ceremo-
nias expiatorias eran echados de 61, y no podian volver 6 pasar el din-
tel del santuario hasta el ju6ves santo, despues do haber expiado sus
culpas con lagrimas y mortificaciones. De esta terrible ceremonial no es-
taba excluido nadie, ni los patricios, ni los senadores, ni las damas de
elevada alcurnia, ni el mismo Emperador; y si el pecado era de esos que
hacian estremecer 6 la cristiandad escandalizada, la privacion de entrar
4 la iglesia duraba aiios enters. Ese p6rtico, pues, era cl lugar done
los pecadores asistian 6 los divinos oficios; ese p6rtico vi6 un dia al mas
grande y poderoso de los emperadores cristianos, detenido por un ancia-
no inermo que no le permiti6 pasar de 61, hasta haberse en las aguas de
la penitencia de .la sangre de Tesalonica; vi6 a la pdrpura, simbolo de
la fuerza, hiumillarse ante elbAculo, simbolo del derecho fundado en la
ley de Dies.
Adentro come afuera, cada objeto esta ligado con algun episodio de
la vida de San Ambrosio: en el presbiterium se conserve la silla ponti-
fical de marmol del grande Arzobispo, y frente al pflpito modern la
citedra desde donde conquist6 para Dios y para la Iglesia al mas gran-
de literate de su 6poca: San Agustin. En una de las capillas re-
posa el cuerpo de Santa Marcelina, su hermana; en el magnifico
mosaico del core ests representado el mismo San Ambrosio recibiendo
de Dios la revelation del lugar done reposaban los cuerpos de los San-
tos mArtires Gervasio y Protasio; al otro lado de la calle esta el bautis-
terio donde administr6 a San Agustin el sacramento de la regeneracion,
y donde es fama que los dos, recitando alternativamente cada uno un
versiculo, compusieron el Te Dezum; y en fin, en la cripta donde reposan
sus restos, no se celebra la misa sine con rite ambrosiano.







NORTE DE ITALIA,


* En el fondo de la nave de esta antiquisima iglesia, hay una serpiente
do bronze que algunos creen, segun me dijeron, ser la que Moises clev6
cn el desierto, pero que no se sabe 6 punto fijo qu6 origen tenga. Las
tumbas del Rey Estilicon y de su mujer Serena, y la inscription quo
denota el sitio que ocup6 la del Emperador Luis II, no dan lugar las
mismas dudas.
La iglesia de San Carlos Borromeo, digno sucesor de San Ambrosio,
contrast con la otra por la elegancia de sus forms y la frescura de sus
adornos; forma una rotunda sostenida per cuarenta y seis columns de
granite, y tiene por fachada un p6rtico griego.
La belleza de los monuments de Italia es tal, y su nimero tan gran-
do, que para conservar un recuerdo distinto do ellos, tuve que pedir 6
la fotografia imigenes que me los trajeran 4 la memorial cuando quisiera
distraer con la relacion de mis viajes los ocios de mi familia, y me pas6
toda la tarde de ese dia comprando vistas.
Mi compaiiero, come espafiol, estuvo luego 6 visitar al C6nsul de su
nation, 6 quien me present. El C6nsul nos recibi6 afablemente, nos hizo
dejar nuestras firmas en el registro de las personas que lo habian visita-
do, en el cual vimos inscritos no pocos nombres ilustres, y luego nos con-
dujo 6 su galeria, que seria notable en cualquier otro pais que no fuera
la Italia, donde el genio do las artes ha sembrado obras maestras come
Dios sembr6 estrellas en el firmamento. El bondadoso C6nsul termin6
per indicarnos los monuments que de preferencia debiamos visitar.
Per la noche recorrimos algunas calls anchas pero tortuosas, flan-
queadas de bells edificios, bien alumbradas y llenas de gente.
El 6 conocimos la famosa biblioteca Ambrosiana, colocada en un rico
palacio, y donde se ven muchos salones con ricos armarios llenos de libros
y preciosos manuscritos. Hay tambien en ella una coleccion de cuadros
digna de Italia y de Milan, done figure una de las obras mas admira-
b es de Rafael: los Desposorios de la Virgen, entire otros cuadros c6le-
bres de Guerchino, de Guido y de Bellini. Los que reduce todo valor,
hasta el del genio, a unidades monetarias, estiman en muchos miles al-
gunos cuadros do la biblioteca Ambrosiana.
Las iglesias de San Lorenzo y San Alejandro merecen atencion, la
primera per su forma y la segunda per su riqueza. La iglesia de San Lo-
renzo tiene por plano un oct6gono con cuatro lados curves y otros cuatro
rectos. En los lados circulares hay dos 6rdenes de columns formando
galerias superpuestas que rodean la iglesia; en los lados rectos, se ve un
solo 6rdcn de columns de today la altura de la b6veda, que sostienen la
ciipula. Los muros son de marmol y est-an adornados con bellisimos cua-
dros de IIercules Procaccini.
La iglesia de San Alejandro cs mas notable por su riqueza que per
su arquitectura; admirables frescos decoran su b6veda, y el core y el
altar est.in cuajados de adornos do agata,jaspcs rojos, lapizldzuli y otras
piedras preciosas.
Come todo queriamos verlo, no podiamos renunciar al deseo de cono-
cer la famosa Scala, dondelas mas c6lebres cantarinas y los mas afamados
tenors han enloquecido de entusiasmo al ardiente pueblo milanes; per
desgracia el gran teatro estaba cerrado ent6nces, pero conseguimos quo
se nos permitiese verlo, aunque de dia, ilumindndolo en part para quo


76







NOTE DE ITAL1A.


lo conoci6semos mejor. Caben en 61 cuatro mil espectadores, pues tiene
una espaciosa plat6a y doscientos palcos distribuidos en seis 6rdenes, y
cada uno con su pcquefia antesala. Del centro de la b6veda pende una
aralia con ciento sesenta bombas do gas; hay tres espl6ndidos salones de
descanso, y solo para la orquesta cien asientos.
Mucho habiamos visto ya, y era tiempo de visitar la cathedral. Este
coloso do mirmol es del mas elegant estilo g6tico,,y visto por fuera
pasma de admiration. La fachada principal tiene cinco puertas (la ma-
yor de estilo romano) separadas por bastions dejfiigrana de piedra y
coronadas por imponentes ventanas ojivales. Aunque desfigurada por al-
gunos parches modernos, esta fachada de marmol, tan ricamente labrada,
con sus ojivas cubiertas de preciosas vidrieras, sus pilares adornados con
estatuas, su corona de encaje de mirmol y las atrevidas torrecitas que la
coronan, cs por si sola un portento. Ciento doce torrecitas del mismo
calado de mirmol cubren todo el edificio y rodean la cilpula, y sobre esas
torres erizadas do agujas, cuatro mil estatuas de mirmol de santos y
santas, forman la corte de la Virgen Santisima, cuya imiAgen de bronco
dorado corona la gran cilpula quo domina el edificio. Cuatrocientos cua-
renta y nucve pies de largo y doscientos setenta y cinco de ancho, mide
el Area ocupada por la cathedral. La estatua de la Virgen que se eleva
sobre la cflpula esta A trescientos setenta pi6s de altura sobre el piso do
la calle; la b6veda de la nave principal mide ciento cuarenta y site
pi6s sobre el pavimento y ciento diez las de las naves laterales.
Tan sorprendido entra uno y tan deslumbrado, despues de haber visto
do 16jos aquella montana de mArmol cubierta de un ej6rcito de estatuas,
quo el interior de la basilica le parece m6nos magnifico y hasta mezqui-
no, sinembargo de que es una maravilla. Las b6vedas, labradas como un
encaje do FlAndes, reposan sobre cincuenta y dos columns colosales de
marmol; dos soberbias columns monoliticas de granite rojo sostienen
por el lado de adentro al arco de la puerta principal, y mil estatuas mas,
obras maestras de escultura, adornan el cinturon de nichos quc rodea las
cinco naves del temple. Los vidrios de colors de las ventanas dcjan pe-
fietrar en el interior una luz opaca, que produce alli el mismo efecto que
on todas las iglesias g6ticas; hacer resaltar las formas de todos los obje-
tos y darle al conjunto un sello de majestad several que inspira recogi-
miento y obliga aun al m6nos piadoso 6 caer de rodillas y orar. El coro
solo vale por una basilica; contiene magnificas pinturas y preciosos re-
lieves en susilleria de madera, y esta coronado por una estatua colosal
de San Bartoloim en el acto de su martirio, estatua que produce a un
tiempo admiration y horror. Sobre el altar mayor, cuyo tabernaculo de
bronce dorado es un prodigio de escultura, hay un riquisimo relicario
que encierra uno de los clavos de la verdadera cruz ( il santo chiodo)
quo San CSrlos Borromeo, vestido con el saco de la penitencia y descal-
zos los pids, sacaba diariamento en procesion duraute la peste de 1576.
Los pilpitos son de marmol jaspeado con estatuas do bronce; las ldmpa-
ras, candeleros 6 incensarios son de plata, y hay un gran candelabra do
bronce que figure un di-bol; la pila bautismal es una taza de p6rfido, en-
contrada en las terms de Maximiano H1rcules, y en el tesoro se guardian
estatuas de plata del tamaiio natural, y custodias y vasos de oro ador-
nados con piedras preciosas. Bajo el altar mayor hay una suntuosa capi-


77







NORTE DE ITALIA.


lla subterranean con un altar de plata, y en ese altar un sarc6fago de
cristal de roca que encierra el cuerpo de San CArlos Borromeo, vestido
con sus hAbitos pontificales y descausando la cabeza, adornada de una
rica mitra, en un cojin de oro.
La cathedral de Milan fu6 fundada en 1386, por Juan Galeas Viscon-
ti, en honor de la Virgen Maria y en expiacion de las usurpaciones y las
perfidias A que debi6 el acrecentamiento de su poder; y A pesar de que
so han gastado en ella enormes sumas, no estA terminada. Por eso se ven
tantos parches del renacimiento on un edificio de estilo g6tico.
Trescientos ochenta y seis escalones de mdrmol conducen A la linter-
na de la cApula, desde done so goza de una vista admirable sobre la
ciudad y la llanura Lombarda. El Duomo se ve desde alli como un grande
ej6rcito de estatuas formado y arreglado sobre las murallas del santua-
rio; al rededor se extiende la ciudad, compuesta de calls irregulares
aunque anchas, A lo largo de las cuales se alzan las fachadas de los pala-
cios y las iglesias, y por en medio de ese conjunto serpqa el Olona como
una cinta de plata en fondo de esmeralda. La vista se pasea por una lla-
nura de arrozales, salpicada de ciudades, aldeas y villas, que semejan los
jardines de recreo de un Rey, y cruzada por el Adda, el Tesino y el
Naviglio; y por limits del cuadro se desplegan en anfiteatro, por el un
lado los Alpes, on cuyas cimas lejanas brilla, la nieve sobre fondo azul;
por el otro, los Apeninos.
Aun despues de haber visto la cathedral, me pareci6 hermosa la igle-
sia de San Chelso Breda, cuyas b6vedas descansan en grandes columns
de granito.
Por fin completamos la jornada un el teatro de la Canobiana oyendo
cantar la 6pera titulada Claudia," concepcion much m6nos foliz que
"La Sonambula."
El 7 completamos el lijero studio que en tan corto tiempo podiamos
hacer de la capital lombarda. Milan estd sentada en una Ilanura f6rtil y
cxtensa casi al pi6 de los Alpes. Los dos hermosos rios que bafian la lla-
nura, le Ilevan de las cimas cubiertas de nieve de donde bajan, una agua
fresca y deliciosa, y dividi6ndose en milcanales de irrigation contribuyeil
6 embellecerla y fertilizarla. La ciudad tiene trece plazas, quince puer-
tas, diez y ocho grandes iglesias, treinta y seis palacios y establecimien-
tos piblicos de hermosisima apariencia y vastas proporciones, cuarenta
establecimientos de beneficencia, alginos de los cuales son tambien pa-
lacios, cuarenta y dos palacios particulares, muchos teatros y como cinco
mil casas. Por donde quiera lucen los ricos mArmoles de Carrara y los
cuadros de los grandes maestros. Las principles calls quo llaman cor-
si, se asemejan much A los boulevards de las grandes ciudades francesas,
y las casas de mala apariencia son rarisimas en Milan.
En el refectorio de los dominicanos esta la Cena de Leonardo de
Vinci, que por desgracia no pude ver. En fin, para que no falte algo que
haga sentir al viajoro las penas de la peregrinacion, los caf6s son detes-
tables.
Mediolanum, fundada A lo que se cre6, por Beloveso, y capital de Ia
Galia Cisalpina, lleg6 A ser bajo los romanos una importantisima ciudad.
San Bernab6 sembr6 en ella las semillas del cristianismo que muchos
mArtires regaron con su sangre, y en ella se firm el anio 313 el tratado


78







NORTE DE ITALIA. 79
centre Constantino y Licinio que di6 la paz i la Iglesia. Sitnada casi al
pi6 del Simplon, fu6 una de las primeras ciudades italianas que los Lom-
bardos y los Hunnos encontraron en su march bAcia Roma, y despues
de sufrir crueles devastaciones, qued6 reducida al rango de segunda ciu-
dad del Reino Lombardo. Cuando Carlomagno destruy6 ese reino, Mi-
lan rcadquiri6 la preminencia que le habia arrebatado Pavia. Bajo los
Visconti y los Esforcias, Milan fu6 el centro de operaciones de la liga
Giielfa, y asi, mi6ntras G6nova y Venecia se enriquecian, ella hacia fren-
to al Imperio. Los hombres que mas gloria le han dado son dos de sus
Arzobispos: San Ambrosio en el siglo IV y San Carlos Borromeo en el
siglo XVI. Cuando el Pontificado empez6 A perder su poder politico,
todos los Estados de Italia perdieron su fuerza; G6nova, Venecia y Tos-
cana decayeron, y Milan, capital Antes de un Ducado poderoso, vino i
serlo por fin del reino Lombardo Veneto, simple provincia austriaca qua
pas6 A ser provincia italiana despues de la guerra de 1859.







VENECIA.


CAPITULO IX.

VENECIA.


Partida de Milan.- La Ilanura Lombarda. -El lago de Garda. --esenzano, -
Encuentro con una avanzada.-Segunda avanzada.- Paso de la frontera aus-
triaca.- Verona. Llegada d Venecia. -Venecia en panorama. La plaza do
San Marcos. Iglesias. Fdbrica de perlas. Hospital civil. -Iglesia do los
jesuitas. Palacio del Duque de Giovanelli.- Museo de antigfiedades. Pa-
lacio delos Dux. -Los Plomos.-Iglesia de San Marcos. -Escuela de San
Roque. Teatro. -Venecia vista desde el campanario de San Mdrcos. Ojea-
da sobre la historic de Venecia. Las islas del AdriAtico,


ALGUNAS dificultades tenfamos que tocar para pasar al territorio aus-
triaco en aquellos dias; pero el deseo de conocer la maravilla del Adria-
tico nos di6 constancia para vcncerlas. La Italia y el Austria estaban A
punto de irse a las manes, y'si no nos apresurdbamos 4 pasar la frontera,
pronto estariamos entire dos campamentos. Asi es que el dia 7 hicimos
las mas activas diligencias, y el 8 A las seis de la mariana tomamos el fe-
rrocarril que debia conducirnos a Venecia. Entre las muchas ciudades
por donde pasamos, me llamaron la atencion B6rgamo y Desenzano; la
primer, muy fortificada, ostenta vdrias hermosas iglesias, y en sus pla-
zas una estatua, del general Colleoni y otra del Tasso; y la segunda, pin-
toresca en su apariencia y cllebre por sus vinos, es patria de la beat
Angola Merici, fundadora de las Ursulinas.
En Desenzano principia cl lago de Garda, cuyas orillas sembradas de
jardines, villas y poblaciones, haciendo juego con el azul de las aguas del
lago y el azul mil veces mas puro del cielo de Italia, ofrecen por done
quiera paisajes encantadores. Es lIstima que este paraiso no tonga un cli-
ma sano. Alli dejamos el ferrocarril y tomamos la diligencia. Algunos
centenares de varas mis habriamos andado cuando tropezamos con la ga-
rita de un guard que nos exigi6 las pasaportes. Grande fu6 cl embarazo
en que me vi, pues el mio tornado para Roma y no para Austria y visado
solo por el C6nsul espaiiol en Milan, no podia ser aceptado como corrien-
te, y por el contrario, en cl estado on que estaban los asuntos de las dos
naciones, me habria hecho pasar por espia. Me qued6 timidamente atras
y csper6 a que compaero presents suyo, que estaba en regla, y
que me vali6, como me lo habia prometido, el favor de que no se exami-
nase con much rigor cl mio. Pasamos, pues, y poco mas adelante encon-
tramos otro cuerpo do guards alojados en un grande edificio, done so
nos registraron escrupulosamente los equipajes, advirti6ndonos que mas
adelante nos exigirian de nuevo los pasaportes.
Esta advertncia fu6 para mi una terrible amenaza, pero a pesar do
ella avanc6 intr6pidamente, esperando qne la fortune me favoreceria co-
ao lo habia hecho hasta alli,


80









En efecto, en Tefela, sobre la line divisoria de la Italia y el Austria,
volvieron 6 exigirnos los pasaportes, manteni6ndonos per largo rato on
una angustiosa expectativa, pues no nos franquearon el paso sino despues
de largas deliberaciones. Al fin salimos del susto, seguimos A tomar la
line austriaca y pocos mementos despues estdbamos en march para Vc-
necia. Saludamos al pasar, entree muchas poblaciones ms 6 m6nos impor-
tantes, A Portanova, y sobre todo 6 Verona, hermosa hija de los galos, ro-
deada de murallas y llena de iglesias y monumentos.
Algunos preciosos rios, cntre los que descuella por su belleza y per
su caudal do agua el Arichi, quo reune las aguas del Brenta y el Bacchi-
glone, riegan la llanura de Venecia, tan preciosa y bion cultivada como
los alrededores de Milan, llanura en donde, segun la expression de un au-
tor, las estatuas de mirmol crecen como las cebollas.
Las doce de la noche sonaban en el reloj de San MArcos cuando lle-
gamos a la ultima estacion en medio do una lluvia copiosa y cobijados por
una oscuridad que no alcanzaban A disipar los farolos de gas. Pedimos un
coche y nos presentaron una g6ndola, vehiculo quo reemplaza los carrua-
jes en aquella ciudad acuatica. En esa g6ndola recorrimos algunos cana-
les en cuyas aguas destacaban su sombra los edificios que, d6bilmente
alumbrados por el gas, semejaban fantasmas levantAndose entire las tinie-
blas. Al fin saltamos a tierra en una vasta plaza donde se veia por entire
las ventanas la iluminacion de un edificio; ese edificio era el hotel de
Bellevue ( Bella vista) al cual nos dirigimos.
La imprcsion que habia dejado en mi la primer vista de Venecia,
nun entree las tinieblas de una noche de Iluvia, fu6 bastante para quitar-
me el sueiio. El sol no habia dorado con su primer rayo la supcrficie del
Adri6tico cuando yo estaba en un balcon del tercer piso del hotel, con-
templando un panorama Anico on el mundo, enteramente original y so-
beranamente bollo. Delante de mi tcnia una inmensa plaza rodeada
de soberbios edificios; la fachada do marmol de la iglesia de San Mdrcos,
con sus cinco puertas de bronco, sus arcadas, sus mosaicos, sus capricho-
sos adornos, su torre que se cleva hasta las nubes; la masa imponente
del palacio de los Dux con sus p6rticos y adornos moriscos; el soberbio
malecon que da al mar, el puente de los Suspiros y las columns de gra-
nito oriental que se levantan en medio de la plaza sosteniendo la estatua
de san Teodoro y el Leon alado de Venocia, hubieran bastaio para dejar-
me mudo de admiration; pero al rededor de esa plaza veia la ciudad,
con sus hileras de palacios griegos, bizantinos, g6ticos, del renacimiento,
todo de m6rmol y granite y de mil forms a cual mas ricas, 6 cual mas
magestuosas, 6 cual mas espl6ndidas, desplegAndose A lo largo de los ca-
nales cuya superficie, tersa y pura come un espejo, azotaban de tiempo en
tiempo, formando remolinos de espuma, los remos de alguna g6ndola ama-
rilla 6 negra. Mil puentes ligoros y graciosos proyectaban su sombra en
la superficie del agua; las torres y eipulas de las iglesias formaban so-
bre la ciudad un bosque entero de monuments; el Adriatico poblado de
islitas que parecian agruparse al rededor de la ciudad para formarle una
guirnalda de jardines y palacios, cerraba el horizonte por un lado; per
el otro, y mas all de las deliciosas campifias que bafia el Brenta, los Al-
pes de Friul destacaban sus cimas de nieve en que se reflejaban come en
un espejo los rayos del sol naciente. A vista de aquel cuadro no supe ha-
6


VENECIA.


81









cer otra cosa que balbuciar un himno al Dios que di6 la naturaleza tan-
tas gracias, A los hombres el genio y A mi ojos para ver.
Pronto vino un cicerone A quien nos entregamos mi amigo Palomar y
yo para que nos ensefiase en deal lo que en su conjunto nos habia sor-
prendido tanto. Como en Milan, quisimos dejar para lo iltimo la mara-
villa entire las maravillas: el Duomo, temiendo que si empezabamos por
61 nada nos pareceria hermoso luego.
Despues de haber admirado en la iglesia de Santa Maria dei Frari
la tumba de Canova, digna de guardar los restos del grande artist que
reposan alli como los del Ticiano, en medio de dogos y almirantes, y en-
tre estatuas, cuadros y bellezas arquitect6nicas de primer 6rden; pasa-
mos 6 la de los santos Juan y Pablo, antigua basilica donde brillan, A la
escasa luz que dejan penetrar los vidrios de colors, las sublimes pintu-
ras de Ticiano y las esculturas de Pietro Lombardo. Esta iglesia es el
pantheon de los Dux, lo que basta para saber quo estA llena de soberbios
mausoleos que gual-dan cenizas ilustres; pero el que estime en algo la
gloria y el martirio debe orar de prefcrencia junto 4 la tumba de Marco
Antonio Bragadino, el her6ico defensor de Famagusta bArbaramente sa-
crificado por MustafA PachS.
Corria el mes de Febrero de 1571 cuando la ciudad de Famagusta,
en la isla de Chipre, fu6 sitiada por todo el ej6rcito del soberbio Pacha.
Los sitiados eran solo 7,000 venecianos mandados por Bragadino; los si-
tiadores pasaban do diez. veces ese nfmero. El PachA bati6 la ciudad inu-
tilmente por tres meses, al cabo de los cuales consigui6 hacer saltar gran
parte de las murallas por medio de una mina. InAtilventaja: cinco asal-
tos intent 6 favor de ella y cinco veces fu6 rechazado. Pero al fin el ham.
bre pudo lo que no habia podido el valor de los turcos; la guarnicion
capitul6 y MustafA concedi6 A aquellos bravos los honors de la guerra.
Bragadino cedi6 creyendo tratar con un soldado generoso, pero al darse
prisionero se hall con el mas ruin de los turcos; 75,000 sarracenoa ha-
bian quedado muertos al pie de las murallas, y MustafA no quiso dejar-
los sin una venganza digna de un bdrbaro; hizo cortar A su prisionero
las narices y las orejas, y diez dias despues lo mand6 desollar vivo. Bra.
gadino, que habia peleado como un heroe, muri6 como un mArtir recitan-
do el MIiserere; su cuerpo fue descuartizado, y su piel, henchida de paja,
fu6 A dar al Bailo de Constantinopla despues de habcr servido dejuguete
al populacho de Famagusta; pero los vencoianos eonsiguieron rescatar
parte de estam reliquias preciosas, y las pusieron en un rico monument,
en el pantheon de los Dux.
Al frente de esta iglesia hay una plazoleta adornada con la estatua
ecuestre de mirmol del General Bartolom6 Colori,y cerrada por los otros
lados con un palacio y una fibrica de perlas artificiales. En esta como
en las otras fibricas de la misma especie juegan con el vidrio dAndole to-
das las formas y colors, pero lo mas curioso es la manera de hacer las
cuentas redondas quoe laman perlas. En el vidrio fundido echan el color
que quieren, y despues de tefiida toda la material vitrea, un obrero mete
su soplete y saca un pedazo de masa fundida, A la que otro obrero apli-
ca el suyo, atravesAndola asi por una corriente de aire. Luego echan los
dos A correr en opuestas direcciones, y la masa blanda se va alargando
al mismo tiempo que se enfria, conservAndose siempre atravesada por un


82


VENECIA.









agujero en toda su longitud. Ese largo 6 irregular cilindro de vidrio lo
cortan en trocitos, que despues redondean en un globo giratorio ca-
lentado y lleno do arena. Asi fabrican, con la facilidad mas grande,
esas bolitas que van 6 todo el mndo 6 adornar las gargantas de las al-
deanas, los trajes de las damas y mil otros objetos. Compramos algunas
baratijas de vidrio y seguimos.
Al lado do esta f6brica esti el hospital civil, espl6ndido como todos
los establecimientos de beneficencia que hacen la gloria mas noble de las
ciudades italianas.
De alli pasamos A la iglesia de los Jesuitus, magnifico monument cu-
yas columns, pavimento y muros son de marmol; adornado con cuadros
sublimes, mosaicos finisimos, altars y pilpito de mArmoles preciosos
trabajados con primer, un altar mayor de piedra istriaca, y b6vedas pin-
tadas al fresco per los mas celebres artists. Me llam6 la atencion en es-
te suntuoso temple la form do los confesonarios, que estAn rodeados de
tres celdillas: las dos de los costados, destinadas 6 las'mujeres, con asien-
to, y la del frente sin 61. Entre muchas tumbas ilustres, se admira en la
iglesia de los Jesuitas la de Horacio Farnesio.
De alli seguimos al palacio de Giobanelli, uno de los muchos que ador
nan a Venecia. Tiene diez salones diforentes todos per los colors y labo-
res del m6rmol de que est6n cubiortos, llenos unos de obras maestras de-
pintura, otros do inimitables frescos, y el rusto de curiosas antigiuedades
6 riquisi:os muebles valorados en muchos millones.
Para formarse una idea de la riqueza del Museo de antigiiedades, bas-
te recorder quo las naves venccianas dominaron durante nueve siglos el
MediterrAneo y el Mar Negro; quo para adornar sus palacios y sus igle-
sias la poderosa repliblica puso A contribution A todas las antiguas ciuda-
des del Oriente y del Occidente : cu6nto no le darian esas mismas ciu-
dades para sus museos ?
Despues do visitar la iglesia de Santa Maria de la casa de Nazaret,
museo de rccuerdos hist6ricos perteneciente A los Carmelitas Descalzos,
cuando a la luz del sol de Italia sucedi6 la de los reverberos, salimos a
admirar la plaza de San Marcos, llena de gente a esa hora, como que es
el sitio de reunion, por no decir el paseo de esa aristocracia tan podero-
sa en un tiempo y tan decaida hoy.
El dia 9, despues de una ligera visit 6 la iglesia do San MArcos, pa-
samos al palacio ducal. j Jamas he pisado un edificio donde el lujo, las
artes y la historic hayan reunido mas prodigies para sorprender al viaje-
ro Un soberbio patio en cuyo centro hay una fucnte de donde brota agua
que pudiera tomarse per el n6ctar de la fabula, rodeado de p6rticos de
marmol, da cntrada a los salones superiores por la escalera de los Gigan-
tes, coloso de mArmol con paredes y techo pintados de fresco.
Al coroner esta escalera se abri6 ante nosotros cl salon del Gran Con-
sejo, ofreciendo nuestros ojos casi deslumbrados ya, cl cuadro gigantes-
co del Paraiso, iltimo pero brillantisimo destello del talent del Tintore-
to, y despues toda la historic de Venecia y de la Edad M6dia, evocada por
los mas celebres pinceles. Son un Pablo Veronese, un Palma, un Do-
minico Barbaro, los que ban dejado escritas alli en cuadros y frescos su-
blimes, las glorias de la religion y de la patria. El mismo salon contie-
no la biblioteca de san MIrcos fundada por Petrarca.y enriquecida per


VENECIA.


83










l1 Cardenal Besarion, con 70,000 volamenes impresos y muchos precio-
sos manuscritos. La sala del Consejo de los Diez, la de los Escrutinios,
la de los Tres inquisidores con sus soberbias pucrtas de bronco traidas de
Constantinopla, la llamada Lateral, los aposentos del Dux con sus magni-
ficas esculturas, la sala del Escudo donde se conserva un antiguo model
de imprenta, el comedor decorado con los bustos de los Dux, y quince sa-
lones mas, son todos de matrmol, y muestran todos cuadros en sus muros
y frescos en sus b6vedas y cielos rasos. En esos cuadros y esos frescos el
sentimiento que domina es el orgullo patri6tico de los venecianos; la apo-
te6sis do la Repdblica, las glorias de sus marines, de sus sabios, do sus gue-
rreros, se encuentran alli mil veces repetidas en sublimes pinturas y ad-
mirables esculturas.
Palacio, tribunal y prison, este edificio encierra al lado do los p6rti-
cos de marmol y los espl6ndidos salones, los sombrios Plomos y los to-
midos Pozos; junto 6 los recuerdos de gloria, recuerdos de horror que los
romanceros han sabido popularizar exagerindolos. Alli en vez de luz se en-
cuentra oscuridad, en vez de pavimentos de marmol, baldosas ennegreci.
das por la humedad; en vez de cuadros y frescos, quejas y maldiciones es-
critas 6 rasguiiadas en las cenicientas paredes por los huAspcdes de aque-
llas 16bregas mansiones. Sinembargo, y apesar de todo esto, hoy se reputan
poco menos que consejas las relaciones sobre la policia secrcta del Conse-
jo de los Diez, sobre las ejecuciones misteriosas, las desapariciones subi-
tas de individuos de quienes nunca so volvia A saber, y los millares de
cadAveres arrojados al mar por el puento de los Suspiros.
Los Plomos, liamados asi por cl techo que los cubre, son los calabo-
zos superiores; los Pozos son los inferiores; todos estin colocados den-
tro del castillo y no bajo el Canal; los Pozos tienen pico y muros de pie-
dra, pero algunos estmn entarimados, y casi todos tiencn una cama de nia-
dera levantada come un pi6 sobre el piso, de manera de los prisioneros
no dormian sobre la piedra desnuda. La Riepdblica veneciana y su Conse-
jo fueron tal vcz mas temidos quo sanguinarios en sus justicias.
Mas frescas csttn las huellas de la tirania austriaca, y es impossible
ver aquellas prisiones sin acordarse del paciente Silvio Pellico, para quien
los Plomos fueron la antesala de Spielberg.
Pronto debia dqjar A Venecia y era tiempo de ver la iglesia de san
MIrcos. No puode decirse A qu6 6rden porteneco la arquitectura de este
rico temple, porque participa de todos. En el vestibulo y en los p6rticos
exteriores, como en el interior, brillan adornos de todos los mArmoles y
de todas las forms conocidas; quinientas columns do nmrmol, de alabas-
tro, de p6rfido, do verde antiguo y do serpentina adornan los altares y
sostienen las b6vedas, donde los mas ricos dorados sirven do marco A los
mas inimitables frescos. Los adornos do oro y plata alternan con los cua-
dros, ylas pinturas al fresco, y los relieves de bronco de Ticiano Minio, de
Sansovino, de Zucatto y de Pietro Lombardo. El pavimento de jaspo y
de p6rfido es un espejo en que se reflejan las b6vedas de oro, y la m6dia
luz que llega al interior al traves de las vidrieras de colors da A todo
aquel conjunto do maravillas yo no s6 qu6 color severe quo inspira reco-
gimiento. El altar mayor figure una tribune de ore y plata sostenida per
columns de p6rfido y coronada por un admirable mosaico; los pAlpitos,
las balaustradas del core, la sacristia, todo es rico en razon do la material


84


VENECIA.









y del trabajo en aquella iglesia donde la poderosa repAblica reuni6 los
despojos opimos del mundo para hacerla una morada digna de guardar
las.reliquias del santo Evangelista.
Entre los mosaicos sobresale por su riqueza la Pala doro, trabajo bi-
zantino de ore, plata y piedras preciosas. El tesoro es un museo de reli-
quias perdidas entire el oro y la pedreria. Delante de la fachada, tan ad-
mirable come el interior, hay cuatro caballos de bronce traidos de Corin-
to y una estatua de Jesucristo.
De San Marcos pasamos A la Escuela de san Roque, galeria com-
puesta de various salons do marmol y piedra istriaca, entire cuyos cuadros
descuella per su m6rito uno de la crucificcion.
Santa Maria de la Gloria, donde estuvimos luego, es un convento de
frailes que contiene tambien preciosas pinturas.
Per la noche, despues de dar un paseo por la plaza de San Marcos,
que puedo verse mil veces y siempre admira, conocimos algunos caf6s,
bien inforiorcs A los de cualquicra ciadad francesa 6 espaiiola. Los cafes,
en una ciudad dondo los monuments sobran ya para los habitantes y
bajo los ojos de la policia austriaca, no podian ser intcresantos.
El 10 conocimos cl teatro principal, llamado del Fenice, de mArmol y
oro como todo en Venecia, pero much menos vast qo e el de Milan, y
el 11 el jardin pfiblico done hay muchos Arboles y pocas flores.
Ese mismo dia, despues de proveerme de algunas fotograflas, subf A
la torro de San MArcos que esta separada de la iglesia y que vale ella
sola, con su maravilloso reloj, tanto como un monument. Una rampa sua-
ve per done puede subirse A caballo, conduce insensiblemente a la in-
mensa altura de la plataforma, dcsde donde contempl6 largo rate el mis-
mo panorama que habia visto desdc el baleen de mi alojamiento. Los ca-
nales y el mar brillaban ent6ncces A la luz del sol meridian, y desdo la
torre pude contar muchas g6ndolas que parecian retozar per todas parties
y cuatrocientos treinta puentes de hierro, de piedra y aun de marmol,
entire los que sobresalian per su atrevimiento y su belleza el de Rialto y el
de los Suspiros. A lo largo de los canales parecian salir do entire el mar
las hileras de fachadas Arabes, griegas y bizantinas, sin que se viera una
pulgada de tierra fucra de las estrechas aceras que sirven de diques A
las aguas. Cien iglesias clevaban sus domos y campanarios dorados sobre
los grupos do palacios, y a lo 16jos, en el fondo del Adriatico, las islas de
Murano, de Torchelo y otras varias, semejaban pedazos desprendidos de
la ciudad flotando en el mar.
A la vista de tantas maravillas, de tantos vestigios de una riqueza y
un poder que no existen ya, se progunta uno naturalmente qui6n levan-
t6 aquella ciudad encantada en modio de las laguna; quiCn despoj6 los
monuments de Siria, de Egipto, do Italia, de DBisanzio, para cubrir do
mdrmol aquellos islotes est6riles; qui6n llam6 alli un pueblo enter de
artists come el Ticiano, Tintoreto, Pablo Veronese, Bellini, Sansovino,
Pietro Lombardo, para que vinieran A prodigar las obras de su genio ?
Yo habia visto en las iglesias y en los palacios trofeos de victorias al-
canzadas sobre todos los pueblos; qui6n habia llevado esos trofeos A las
lagunas del AdriAtico ?
El engrandecimicnto de Venecia es uno de esos hechos en que la ma.
no de la Providencia se muestra visiblemente. En los primeros ailos del


VENEOIA.


85









siglo V algunos habitantes de Aquileya, escapados de las manosdo Atila,
salieron de entire las cenizas de su patria y se refugiaron en las laguna
del Adriatico en un lugar llamado Veneti 6 Henetis. Pobres cabanias
construidas en los islotes les sirvieron de asilo durante dos siglos, al cabo
de los cuales (en 697 ) se reunieron para former un pequefio estado que
el Imperio de Oriente tom6 bajo su protection. La primer iglesia fu6
consagrada por el Papa Z6zimo; en 709 fu6 elegido el primer Dux, y las
families de los doce tribunes que coneurrieron A esta election formaron el
nicleo de la nobleza veneciana y tomaron el nombre de apost6licas. Los
doce electores se. llamaban Contarini, Badoera, Morosini, Grad6nigo,
Ti6polo, Micheli, Sanudo, Memo, Faliero, DAndolo, Polano y Barozzi.
A 6stas es precise agregar las cuatro families llamadas evangelistas, cu-
yes apellidos son no m6nos c61ebres: se llamaban Giustiniani, Cornaro,
Bragadino y Bembo.
La repfblica vi6 crecer rApidamente, con su marina y su comercio,
su poder maritime y terrestre. En el siglo X las naves venecianas sur-
caban el Mediterraneo en todas direcciones y habian fundado colonies en
Istria y Dalmacia.
Los cruzados pidieron a la RepAblica Veneciana sus naves y sus mari-
nos, y la RepAblica les di6 uno y otro tomando buena part en sus glorias
y en sus conquistas. Cuando esos mismos cruzados, exasperados por la
perfidia de los Conmenos y de sus sucesores, resolvieron sentar A un Prin-
cipe occidental sobre el trono imperial de Bizancio, Venecia tom6 una
part no pequefia en la conquista y en los despojos. Candia, Negroponto
y otras islas fueron el precio que tom6 por sus auxilios, tray6ndose como
primas para adornar su ciudad, joyas arrancadas dcl manto de la reina
del B6sforo.
Por cinco siglos Venecia pes6 en los destinos de Europa como pesan
hoy Francia, Inglaterra 6 Prusia; el imperio Aleman pretendi6 abatirla
en el siglo XII, y la escuadra de la RepAblica destruy6 la de Federico
Barbaroja; G6nova le hacia sombra y Venecia le declar6 la guerra; todo
el siglo XIV estuvieron peleando las poderosas rivals, y G6nova qued6
vencida. La toma de Constantinapla por los turcos fu6 el primer golpe
dado por los acontecimientos al poder de la soberbia RepAblica; pero
cuando la Europa cristiana hizp el fltimo grande esfuerzo para detener
los progress de la media luna, Venecia envi6 todavia sus Almirantes y
sus naves A triunfar en Lepanto. Este fu6 el Altimo destello de gloria
que luci6 en la frente de la soberana del AdriAtico: tan poderosa era,
que cuando las otras naciones quisieron ponerla A raya, tuvieron que
coligarse todas las que se contaban mas fuertes, y no consiguieron hu-
millarla.
Pero la hora de la decadencia habia sonado on el reloj de sus des-
tinos; cl poder y el oro debian pasar A otras naciones, y mi6ntras ella se
defendia her6icamente de la liga de Cambray, las naves espaiiolas y por-
tuguesas abrian del otro lado de las columns de H6rcules vias descono-
cidas para el Oriente y para el Occidente, y las colonies de la Repablica
caian una a una en poder de sus enemigos.
Al fin lleg6 la Altima hora para todas las nacionalidades que habian
brillado en la Edad media; la revolution francesa onvi6 sus generales A
conquistarlas, y la patria de los Morosini y de los Dandolos no escape6 de


86


VENECIA.







VENECIA. 87
la suerte comun. Napoleon la tom6 en 1797, quem6 el Libro de Oro, bo-
rr6 con las espuelas de sus soldados los fastos de la Republica y los fres-
cos de sus salones, y desde ent6nces esa Venecia tan fuerte y tan temi-
da, no ha sido mas que una esclava negociada por las grades potencias
como una miserable mercancia.
Cuando yo la visit era la sierva diariamente azotada de ese mismo
imperio cuyas banderas habia colgado en otro tiempo en las b6vedas
de sus iglesias ; y si es verdad que hoy pertenece A la nacionalidad que
ella misma se ha elegido, lo debe solo A los fusiles de aguja de la Prusia
y A la munificencia del iltimo amo A quien se la regalaron y & quien le
vino en talante manumitirla. i Asi pasan las grandezas humans!
Pero Venecia en su desgracia conserve las galas con que se adorn6 en
los dias de su prosperidad, y es todavia tan originalmente bella que con-
sidero como un vcrdadero pecado contra el buen gusto el del viajero que
paseo sin conocerla. Sus ciento veinte mil habitantes, vtstagos de los no-
bles y ricos morcaderes de otros tiempos, bastan para mantener constan-
temente los canales pobiados de gondolas y los puentes cargados de tran-
seuntes; y esos habitantes son afables, hermosos 6 inteligentes para las
artes, alegres por caracter y complacientes con el viajcro que les pide
noticias.
Various magnificos establecimientos de beneficencia alivian la desgra-
cia de los numerosos pobres que arrastran su miseria, tal vez en las mis-
mas espl6ndidas mansiones donde vivieron como principles sus opulentos
abuelos; porque Venecia es hoy pobre, aunque sus fabricas de margari-
tas, sus delicados cristales, sus afamados espejos, y el comercio de made-
ras de los Alpes, mantienen todavia bastante actividad en los canales y
almacenes. Sinembargo, el ferrocarril que la pone en comunicacion con
cl Continente hara que caiga tal vez pronto en descr6dito la figure po6ti-
ca que la consider como el sepulcro de mArmol de un pueblo que fu6.
Hay una observation que salta A los ojos y on que los patriots ita-
lianos de boy no caen 6 no quieren capr en cuenta, y es quo Italia no pub-
de ser grande sino por el Pontificado. Mi6ntras 6ste fu6 el primer poder
politico de Europa, Italia fu6 una confederacion de grandes potencias, y
al decaer el poder de la Santa Sede, Italia empez6 A decaer en la misma
proportion. La revolution francesa qne encaden6 al Papa acab6 de dar
en tierra con la grandeza italiana. Hoy la Italia pretend ser una nation
compact y grande, pero quiere serlo sin el Papa en quien estAn vincu-
lados sus destinos ; quiere tener A Roma, pero sin Pedro, y Roma sin
Pedro no es mas que una ruina como At6nas 6 Babilonia. Italia divor-
ciada del Papa no ha podido ser mas que una nacion en bancarrota, siem-
pre agitada y siempre amenazada; presa y juguete de aventureros vul-
gares y demagogos oscuros. Ha conseguido-juntar 6 fuerza de injusticias
y perfidias el cetro de NApoles al de Florencia, y el de Florencia al de
Turin; pero el trono de la casa de Saboya que estaba fire en Turin,
bambolca en Florencia : los demagogos exaltados por un lado y los despc-
jados por otro, lo atacan con igual vigor, y ... nadie puede responder
de su duracion. La Italia de Garibaldi y de Mazzini puede poseer mo-
mentaneamente A Roma, pero Roma serA para ella lo que fu6 para los
amalecitas el area del temple de Jerusalen; la toma de la ciudad santa
( si al fin llega A tomarla) sera su iltima victoria y el principio de su di-
solucion.







88 VENECIA.
Las mas grandes fibricas de espejos y objetos de vidrio estin en la
isla de Murano, en la do Torchelo estAn el pantheon y la iglesia de San
Miguel, y en la de San Lorenzo hay un convento armenio, cuyos frailes,
que han arrancado elogios aun A los mas fanDticos protestantes, se ocupan
en traducir obras de las lenguas orientales A las occidentales, y de las oc-
cidentales A las orientales, imprimir esas mismas obras y entregarlas 6 la
circulacion.
En el hotel donde estAbamos, tuvimos el gusto de tratar A una griega
muy amable, viva y bonita que nos di6 un derrotero para continuar el viaje.







DE VENECIA A ROMA.


CAPITULO X,


DE VENECIA A ROMA.


Partida do Venecia.-Detencion en Lagoscuro.- Nos impiden pasar el P6. -Pa-
dua. La Universidad. 11 Prato ddlla Yale. Santa Justina. Recuerdos de
San Antonio. Iglesia de San Antonio.-Vuelta 6 Venecia. Partida. Tries-
te. Travesfa del Adriatico. Ancona. La Catedral. Aduanneros y hostele-
ros. Permanencia en Ancona. Alrededores. Los Apeninos.



EL 13 6 las ocho de la maiiana una g6ndola corriera nos condujo 6 la
estacion dcl ferrocarril done aguardamos mddia hora y partimos para
Florcncia. Dc casino, Padua nos llam6 la atencion, pcro dcsedbamos mu-
cho llegar al termino do nuestro viaje, y scguimos volando tras la locomo-
tiva hasta Rovigo donde tomamos la diligencia, que en tries horas nos con-
dujo a Santa Maria Magdalena, delanto del P6, Al otro lado so veia
Lagoscuro, primer poblacion do Italia. El P6 era por aquel lado la 11-
nea divisoria do los dos Estados que de un dia A otro iban A librarse ba-
tallas, y al llegar 6 su orilla un destacamento austriaco nos detuvo. Mi
compaiiero regres6 A Rovigo; y yo me qued6 csperando A la orilla del
hondo rio el permiso de pasar; pero en vez do ese permiso recibi al dia
siguiente a las site do la maiiana un tcldgrama invit6ndomo A contra-
marchar; una drden imperial habia corrado las comunicaciones y nues-
tra condition de extranjeros no nos exceptuaba de la prohibition do pa-
sar adelante. Fu6 precise resignarnos a volvcr hasta Venecia en busca do
otra senda por donde pudi6semos salir do los dominios de Francisco Jos6.
A las once de la mariana llegu 6 Rovigo dondo me rcuni con el doc-
tor Palomar, y A las cuatro de la tarde estibamos en Padua.
Cinco horns tuvimos ap6nas para visitar esta magnifica ciudad donde
so encuentran tantas cosas diguas de scr vistas. La Universidad, San
Antonio y el gran salon del Palacio do justicia bastarian para morecer-
le la visit del viajero.
El Palacio de justicia es un grande edificio do form eliptica situado
en la Piazza cell' Erbe y cuya construction dur6 mas de cien aios; el
edificio todo es esplndido, pero la maravilla es II Salone; no tuve el
gusto de ver este salon pero me lo pintaron, y como me lo pintaron voy
6 describirlo yo.
Tiene mas de cien varas de largo por unas cincuenta de ancho, y ape-
sar de estas dimensions no hay en el pilar ni column intermedia que ayu-
de A sostener el cielo raso; vidndose solo iccrustados en la pared ochen-
ta pilares gruesos. Muros y cielo, todo esti pintado alfresco por Giotto,
y las pinturas forman doce departamentos en que estan ropresentados los
doce Ap6stoles, los doce signs del Zodiaco y muchas alegorfas relatives
6 los mess del anio. Uno de los costados del salon tiene cxactamcnte la


89







90 DE VENECIA A ROMA.
direction del meridiano, el otro la del paralelo; de manera que el rayo
de sol que entra por una ventana sale precisamente por la del frente, y
el todo estA dispuesto con tal arte, que esos rayos dan, cada mes, en el
signo correspondiente del Zodiaco. En un Angulo de aquel salon que hoy
sirve solo para las loterias, esta la Piedra del oprobio, en que hacian
sentar en camisa a los deudores fallidos, despues de haberlos sometido A
vArias ceremonies grotescas, humillantes y vergonzosas, mediante las cua-
les se les declaraba insolventes y libres de toda persecucion por parte de
los acreedorcs.
La Universidad que en un tiempo cont6 seis mil alumnos y fu6 un se-
millero de celebridades, es todavia la mas concurrida y famosa entire las
de Italia.
Todavia frecuentan mas de mil quinientos estudiantes los espl6ndidos
claustros que ilustraron Galileo, Ferrari y Torcellini, autor del c6lebre
diocionario latino, griego 6 italiano, al que segun 61 mismo dice, puso ma-
no siendo casi niio, y se hizo viejo antes de concluirlo. Tal vez el Pe-
trarca, que fu6 can6nigo de la Catedral de Padua, frecuent6 tambien la
universidad; pero el mas c6lebre de sus doctors es Elena Cornaro, pro-
digiosa mujer que hablaba espaibol, latin, griego, hebreo y drabe, y poseia
la filosofia, la literature, la mdsica, las matematicas y la teologia, con la
misma perfection que los mas c6lebres maestros. Este Pascal del bello
seto, aunque pas6 en el mundo su corta vida, visti6 siempre el hAbito de
san Benito, y muri6 en el aio de 1684 a los treinta y ocho de su edad.
Padua, que la contaba cntre sus doctors, le erigi6 una estatua que ador-
na el vestibulo de la Universidad.
II Prato della Valle es una plaza eliptica rodeada por las aguas del
Bacchiglone, que forma una isla comunicada con la ciudad por cuatro ele-
gantes puentes; en el centro hay un grupo de hermosos Arboles, y a su som-
bra estdn lasjestatuas y bustos de todos los hombres c6lebres que ha produ-
cido Padua, 6 que la han honrado con sus obras, desde Antenor, fundador
de la ciudad, y Tito Livio, hasta Canova. El Prato es el principal paseo
de los paduanos.
En frente del Prato se levanta la iglesia de santa Justina, coronada
por ocho cipulas descubiertas, de las cuales la mas alta sirve de pedestal
a6reo A la estatua de la santa titular. En el interior el edificio es majes-
tuoso; su forma, una cruz.latina, y los pilares que sostienen la triple b6ve-
da, de 6rden compuesto y pareados. Magnificos cuadros adornan esta igle-
sia, pero centre ellos llama la atencion el martirio de santa Justina, de
Pablo Veronese, que pasa por la obra maestra de este gran pintor. Si afue-
ra en el Prato hay un pantheon de hombres ilustres segun el mundo, aden-
tro hay otro no m6nos interesante de santos y de martires. Santa Justi-
na es sin dispute uno de los monuments mas bellos de Padua y aun de
Italia.
No quise dejar d Padua sin visitar el espl6ndido santuario dedicado
al santo mas popular de la ciudad y de la Italia enter.
La tercera ddcada del siglo XIII corria para las republicans italianas
en medio de terrible agitacionea: a las querellas politieasde Giielfos y
Gibelinos se unian las querellas religiosas promovidas por los herejes co-
nocidos con los nombres de cataros y patarinos, rama de los maniqu6os.
Eccelino el feroz llevaba A todas parties el terror y el exterminio, y en







DE VENECIA A ROMA.


una palabra, la Italia y sobro todo Padua, atravesaban una de las 6pocas
mas trabajosas de su vida. En esas circunstancias se prcsent6 un fragile
franciscano, portugues de origin, j6ven, humilde, vestido con el sayal
grosero de su 6rden. Ese frailecito era un instrument destinado por la
Provideneia para grandes cosas.
Refieren las cr6nicas que al principio nadie le hizo caso; en Rimini so
puso 6 predicar y los habitantes se rieron de 61 y le volvieron la espal-
da; ent6nces se fu6 A la orilla del mar, llam6 a los peces, y los pieces vi-
nieron a oirlo. Los hombres que tan mal lo habian acogido tuvicron al fin
que ceder, en Padua como on Rimini, a la triple elocuencia do su palabra,
de sus virtudes y de los milagros con que testificaba su mission. El frail
convirti6 6 los patarinos, aterr6 y domin6 4 Eccelino, devolvi6 A Padua la
paz religiosa y la paz political, y muri6 en la fuerza de la juvontud de-
jando escritos y recuerdos que no perecerin jamas.
El pueblo y la Iglesia trocaron el nombre de Fray Aritonio con que
sus contempordneos lo habian conocido, en el de San Antonio de Padua
con que lo conoce la historic. Los paduanos lo llaman simplemente il santo.
Hay en Italia una costumbre que no he notado en otro pais: cada
ciudad tiene su santo quc le pertenece por haber nacido 6 muerto on ella,
& quien debe grades egemplos y por lo comun seiialados servicios; y pa-
ga esos ejemplos y esos servicios con una veneracion y un carino que no
alcanza 6 entibiar el paso do las gencraciones y de los siglos. A ese lo
llama el pueblo il santd y 6 veces il nostro. En Milan merece este nom-
bre san C.rlos Borromeo, en Venecia san Lorenzo Justiniano, en Padua
san Antonio, cuyas reliquias reposan en uno de los mas suntuosos tem-
plos de la Italia y del mundo.
La iglesia de San 'Antonio, construida de 1255 6 1305 segun los pla-
nos de Nicolas de Pisa, es de estilo g6tico y esta coronada por seis lindas
Scpulas de estilo bizantino. Su interior, casi todo de mnrmol, est5 lleno
de soberbias esculturas de Donatello y de pinturas de Giotto, y no es
m6nos suntuoso que el de las mejores iglesias de Venecia.
En las naves admiran la riqueza y belleza de las b6vedas, cdpulas y
columns, y los frescos de Giotto quo llaman por todas parties la atencion.
En el coro estin el candelabro mas bello del mundo segun la opinion co-
mun, obra de Andres Riccio, y seis estatuas de Donatello ; on la capilla
del Santisimo Sacramento hay un tabernAculo de mArmol con relieves de
bronco, del mas delicado trabajo, y cuatro 6njeles mis de Donatello; y
cuatro 6rganos colosales adornan bellisimas tribunal.
Pero lo mas precioso que hay es la capilla del santo titular, en que
trabajaron Sansovino y Falconetto. Esa capilla es toda do mArmol y sus
muros est6n cubiortos de bajos relieves que representan las principals
acciones del santo, asi como la b6veda lo estA de admirables estucos tra-
bajados por Ticiano Minio. El altar bajo el cual reposa el humilde fran-
ciscano es de mArmol, est: trabajado con primor y rodeado de seis grande
cstatuas de bronze que representan A san Buenaventura, san Luis, Obis-
po de Tolosa, y cuatro Angeles que sostienen candelabros; y al rededor de
todo ese grupo da vuelta una reja de bronco que es por si sola una ma-
ravilla. La iglesia y capilla de San Antonio valen la penn de hacer un
viaje por verlas.
Las ldmparas que alumbraban la capilla de San Antonio eran do oro


91








DE VENECIA A ROMA.


y fueron fundidas en 1797 para" pagar la contribution de guerra, pero
quedan todavia numerosos y valiosisimos ex-votos, sobre todo en el teso-
ro de la iglesia, done se conserve -en un riquisimo relicario la lengua
del gran taumaturgo quo san Buenaventura hall intact a los treinta y
dos aiios de mucrto san Antonio. Muchos mausol6os do santos, principles
y cardenales completan el adorno de la preciosa basilica; pero lo quo
mas se admiral en clla, en medio de tantos prodigies de arte y de rique-
za, son los frescos. Si preguntais a4 cualquier paduano qui6n los pint6, os
respondera que Giotto, pero Giotto no es mas que una contraccion de
Angiolotto, diminutive tan usado en Italia cono comun es el nombre do
Angelo de donde se deriva. Quien era, pues, ese Giotto que llen6 de pin-
turas admirable A Padua, Asis y Florencia, que construy6 las murallas
de esta altima ciudad y dej6 tambien obras maestras de escultura?
' Qui6n era ese genio poderoso, pintor, escultor y arquitecto, que llev6
el arte cristiano hasta el fltimo grado de perfection y prepare los cami-
nos que mas tarde recorrieron con tanta gloria Miguel Angel y Rafael
de Urbino ? La historic aunque corta no carece de interest. Un dia quo
el gran pintor Cimabue se pascaba por los alrededores de Florencia, vi6
a un pastorcito pintando una oveja con un tizon en una piedra. Cima-
bue se acerc6, mir6 la obra del muchacho, y en esos rasgos toscos adivi-
n6 el talent del pastor. Lo tom6 bajo su protection, lo educ6 y no se
arrepinti6 despucs de haber buscado quien oscureciera el brillo de su fa-
ma, dejindole solo el segundo lugar centre los artists de su 6poca.
Padua, que debe su fundacion a Antonor, lleg6 a ser en tiempo de
los romanos una gran ciudad, que tuvo la gloria de contar entire sus hi-
jos A Tito Livio. Aunque maltratada en tiempo de la invasion de los ldr-
baros, y mas tarde en la guerra civil de Gticlfos y Gibelinos, sobretodo
bajo la tirania de Eccelino de Romano, lleg6 a ser la capital de una re-
pliblica important que subsisti6 hasta que Venecia la destruy6. Hoy tie-
ne cincuenta mil habitantes y algun comercio, lindos puentes sobre el BA-
ceiglone, soberbias iglesias y palacios espl6ndidos. Por desgracia las ca-
lles son estrcchas y feas.
Mucho mas hubi6ramos querido ver; pero las horas volaban, y A las
ocho, rendidos do cansancio y de hambre, tuvimos que pedir cona y le-
cho hasta el dia biguiente en el hotel de Santa Maria Magdalena.
Al rededor de nosotros el genio de la guerra y de la destruction so
cernia por todas parties; por donde quiera repetian'los ecos el s6n de
clarincs y atambores; por dondo quiera se veian cruzar partidas de sol-
dados; por donde quiera se encontraban centinclas, caiiones, edificios de-
rribados y campos talados para dejar hueco donde los hombres pudieran
matarse con mas comodidad. Nos apresuramos at huir de aquellas comar-
cas quo de un moment 4 otro iban a teiiirse en sangre, y el dia 15 i las
diez de la nmaiana estdbamos en Venecia buscando con angustia un vapor
que nos sacase del imperio de Francisco Jos6. Pero en vano interpusi-
mos la mediation del bondadoso C6nsul espaiiol; en vano rogamos 6 ins-
tamos; fu6 precise resignarnos A seguir hasta Trieste dando un gran ro-
deo y haciendo enormes gastos, y nos apresuramos a tomar esta via, te-
miendo que al menor retardo, los dominios de la casa de Hapsburg, en-
vueltos en una red de bayonetas enemigas, se convirtiesen para nosotros
en una carcel sin salida.


92







DE VENECIA A ROMA.


93


La misma noche del 15 de Junio las diez y cuarto partimos por el
ferrocarril; la oscuridad nos ocult6 las poblaciones del trdnsito, y solo
s6 que al dia siguiente (16 ) A las 7 de la mariana estAbamos en Trieste,
alojados en el hotel de Belle vue. Esta poblacion, enteramente austriaca
y commercial, es muy modern; esti graciosamente situada en una monta-
fia de declive suave y a la orilla del Adriatico; tiene calls anchas, casas
regulars, un puerto hermoso y concurrido, una apariencia elegant y
una poblacion de 100,000 habitantes. Sus escasos monuments nos hu-
bieran interesado en otras circunstancias, pero veniamos de Italia y na-
da nos llam6 la atencion. La primera noche distragimos nuestro afan de
partir oyendo una banda de Inmsica que tocaba en la plaza principal las
mejores composiciones alemanas. Cinco dias esperamos en Trieste, siem-
pre temiendo que llegase la 6rden de cerrar el puerto; pero, por fin, el
20 a las dos de la tarde el vapor Elbeno de la line austriaca, nos sa-
c6 del Imperio donde habiamos comprado el placer de conocer a, Vene-
cia y A Padua, con enormes gastos y no pocos sobresaltos.
Nuestro vapor, c6modo y complete en todo, nos ofreci6 sinembargo el
ejemplode unamolestacostumbre: los alimentos no se daban por cuenta del
empresario,y era precise pagarlos separadamente. A pesar de este inconve-
niente la travesia fu6 agradable : bordo del vapor habia italianos, grie-
gos y austriacos, con quienes pronto nos relacion6 la graciosa y traviesa
griega que se habia hecho amiga nuestra en Venecia y que, poseyendo
various idiomas, so divertia en hacer pronunciar a los tudescos palabras
espafiolas, y A don Serafin y 6 mi palabras alemanas 6 italianas. Solo las
altimas podiamos comprenderlas y hacerlas sonar de manera que no pro-
dujeran en nuestro interprete una explosion de risa. Asi pasamos distrai-
dos con el buen humor de nuestra j6ven compailera las horas que tard6
el vapor en cruzar el Adriatico; al dia siguiente 6 las seis de la mafiana
saludamos A Ancona.
Ancona, la d6rica, es una ciudad vieja y pequefia, pero esta graciosa-
mente situada en la falda de una colina casi al pi6 de los Apeninos, y
vista desde el mar no carece de belleza. El puerto ha necesitado grades
obras para venir 6 ser c6modo; pero es el mejor de esta costa, y el so-
berbio arco de triunfo de mirmiol de Paros, dedicado 6 Trajano por los
anconeses agradecidos, queda en pi6 como un testimonio de los impor-
tantes trabajos que aquel Emperador acometi6 y llev6 6 cabo para me-
jorarlo.
La poblacion se compone de unos 20,000 habitantes; los judios for-
man mas de la cuarta parte de csa cifra, y es fama que alli se encuentran
los israelitas mas opulentos de Italia. El interior de la ciudad es vetusto
y triste, y las calls estrechas y pendientes.
En medio del grupo de torreones cenicientos y techos viejos se des-
taca la hermosa fachada de la cathedral, obra del c6lebre Margaritone.
La cathedral esta construida en elmismo sitio que ocupaba un temple de
Venus y adornada con los despojos de 6se y de otros monumentos paganos.
Lo mas notable que hay en ella es la cripta 6 iglesia subterrdnea, cuyas
capillas de marmol y alabastro estin adornadas con preciosos mosaicos.
En una de ellas hay dos hermosisimos bajos relieves: el uno que repre-
senta A Nuestro Sefior Jesucristo cargado con la cruz, y el otro el pese-
bre de Belen. Las tumbas de San Ciro, San Marcelino y San Liberio, y







DE.VENECIA A ROMA.


las de Pio VI y Pio VII son monumentos dignos de atencion.
Ancona estA dominada por una fuerte ciudadela que no nos permitie.
ron visitar.
SAlli, como en todas las ciudades del litoral, la perspective de la gue.
rra aumentaba los embarazos que las numerosas aduanas causan ordina-
riamente a los viajeros. En cada ciudad, 4 cada legua de camino es pre-
ciso presentar los pasaportes, y con frecuencia hacerlos registrar 6 cam-
biarlos por otros, y todo esto y el registro de los equipajes ocasiona in-
crdibles molestias. Dicen que 6stas pueden evitarse en gran parte tenien-
do lista la Iuma mancia, pero nosotros no nos atrevimos : apelar i este
arbitrio y tuvimos que sufrir todas las impertininencias de atuaneros y
soldados.
No son solo estos los enemigos con quiones tiene que hab6rselas el
viajero en Italia y Austria: son tambien los hosteleros, con quienes es
precise arreglar una cuenta larga y complicada por cada paso que se da,
por cada vaso de agua que se toma, por cada plato do macaroni que se
huele, sufriendo dilaciones hasta perder la paciencia, que es precisamen-
te lo que los vampires se proponent, puos A trueque de libertarse de ellos
paga uno el cu&druplo de lo que debe.
En Ancona tuvimos que hacer revisar por el 06nsul nuestros pasa-
portes, requisite sin el cual no habriamos podido seguir. A las mortifi-
caciones que nos esperaban en cada ciudad, se uni6 alli una mas terrible,
al m6nos para la bolsa: el c6lera acababa de hacer estragos en la pobla-
cion, y las personas do todas las condiciones sociales se consideraban en
el deber de colectar limosnas para las viudas y los hu6rfanos, limoanas
que aligcraron bastante nuestros ya empobrecidos bolsillos.
El mismo dia 16 por la tarde parti6 mi compafiero para Ascoli, que
dista de Ancona algunas leguas, a visitar como peregrine la tumba del
santo de su nombre, y yo me qued6 esperandolo en el hotel de La Paz
hasta el 22 por la noche que regres6.
El 23 a las nueve do la mailana tomamos el tren para Roma. Los
campos que rodean a Ancona y se extienden hasta las gargantasdelApe-
nino, son tan bells cual no los hay sino en Italia. Por largo trecho si-
gue el camino la orilla del mar, y luego entra en un valle sembrado de
arboles frutales y hortalizas, y donde las plantaciones estAn dispuestas
con tanta simetria, y combinadas con tal gusto, que parecen obras de un
capricho de artist. El ferrocarril cruza asi por entire faldas primorosa-
mente cultivadas, donde forman infinitas cascades los arroyos que bajan a
fecundar el valle. Para pasar al otro lado de los Apeninos la mina ha
abierto tineles al ferrocarril. Hace pocos afios estos cerros, que parecen
inaccesibles, se atravesaban en carros tirades por bueyes grises de largos
cuernos, pues el paso lento y seguro de estos animals y la fuerza de su cer-
viz, hacian que fueran las inicas bestias de tiro -itiles en esas sierras desnu-
das 6 cubiertas de espesos bosques, y formadas por un laberinto de cuestas,
hondonadas, barrancas y despefiaderos, donde el viajero marchaba siem-
pre con cautela, temiendo tropezar 6 cada revuelta del camino con el
trabuco del sgrazzatore. Hoy la mina ha horadado la cordillera abriendo
del un lado al otro un ancho camino al tren.
En cada estacion encontrAbamos un pueblo entero de lindas aldeanas
y hermosos niiios pintorescamente vestidos, que nos ofrecian frutas, dul-


94,







DE VENEGIA A ROMA. 95
ces y agua fresca, desplegando para ganar nuestra voluntad y nuestros
bayocos esa gracia inimitable que caracteriza al pueblo italiano.
Los hombres de las montafias calzan polainas de pailo atadas con
cordones, y botines de cuero las mas veces sin adobar; un calzon corto,
una camisa y un chaleco de color, un sobretodo de pailo gris y un gran
sombrero de fieltro, completan su vestido. Las mujeres adornan sus ca-
bezas con cofias caprichosas blancas 6 de color, por debajo de las cuales
les caen sobre las eapaldas gruesas trenzas de cabellos finos y por lo co-
mun negros como el azabache, entretegidas con cintas de colors. Un
jubon de terciopelo, una basquifia corta, media y zapato, y una especie
de manto de patio, completan su vestido, en que alternan el azul, el rojo,
el verde y todos las colors vivos; y todas esas piezas estin bordadas, ya
de oegro, ya de blanco, pero siempre de un color que haga contrast con
el de la tela. Sup6ngase ahora bajo ese vestido pintoresco, una cara
morena de 6valo perfect, adornada con dos grandes ojos negros y expre-
sivos, una boca de coral que sonrie con cierta expression entire suplicante
y picarezca, y digaseme luego si habra forestiero que no deje sembrado
de bayocos el camino donde lo asaltan semejantes enemigos.








IROMA.


CAPITULO XI.


R OMA.

Llegada i Roma. San Juan de Letran. Misa papal. Cortejo del Santo Padre,
La iglesia. El bautisterio. -La Scala Santa. Ruinas del Circo Miiimo.-
El Capitolio. La iglesia de Ara Cceli. Plaza del Capitolio. Museo.- Pla-
za del Pueblo. El Pincio Plaza do San Pedro. Inscripciones del obelisco.
Interior de la iglesia te San Pedro-- La clipula- El altar papal. La con-
fesion de San Pedro. -Las capillas.- Dimensiones de la iglesia. -Visita al
Vaticano. El Museo. Las capillas. El Coliseo. Su historic. Su estado
actual. Tdrmas de Caracalla.


EL 24 do Junio 6 la una de la maiiana llegamos d Roma; ese mismo
dia debiamos empezar nuestra visit A los monumentos de la ciudad eter-
na, y toniamos muy poco ticmpo disponible para permanecer en ella;
qu6 dobiamos elegir ? por dn6de habiamos de comenzar ? Perplejos
estdbamos cuando nuestro cicerone nos advirti6 que aquel dia habia misa
papal en San Juan de Letran. Ent6nces ya no vacilamos; corrimos con
una emotion que no soy capaz do pintar a conocer al Papa, al Sacro Co-
legio y una do las mas memorable basilicas do Ioma.
La inmcnsa cathedral y las calls que o ella conducen estaban llenas
de gento: ontramos. En medio de la vasta nave y entire dos grandes co-
lumnas do granite oriental, so levantaba un altar rodeado por unaba-
laustrada do mirmol y cubicrto do brocado de oro: este es el altar pa-
pal,. la misma mesa do madera tosca que siryi6 A San Pedro en las cata-
cumbas para la celebration del sacrificio. Encima del altar y bajo un
pabollon do terciopolo carmcsi bordado de oro, hay una urna de marmol
sostenida por cuatro columns de la misma piedra con capiteles de bron-
co: esa urna encierra los crAneos de San Pedro y San Pablo. La guardia
suiza formaba en cireulo en torno del altar; Pio IX estaba on su solio, y
todos los Cardenales, con capas rojas, estaban alrededor del Papa. En la
tribune do la mdsica dos coros de cantores oficiaban sin acompafiamiento
ninguno.
Es incredible la majestad de aquella ceremonial : ese senado de ancia-
nos con capas rojas y mitras blancas, presidido por Pio IX, impone ve-
neracion aun al mas despreocupado, y la voz del Pontifice, a quien oi-
mos cantar, produce en cl alma yo no sE qu6 emotion profunda y des-
conocida que no he experimentado sino en Roma y on Jerusalen. Como
es de suponerse, entire la multitud que llenaba el temple habia muchos
extranjeros.
Terminada la misa,el Santo Padre se puso do nuevo en march para
el Vaticano; la multitud obstruia las calls y'ap6nas pudimos, entire mil
angustias, ver en parte el desfile del cortejo. Una escolta de la gendar-
meria pontifical rompia la march; detras seguian las carrozas de los


9D









cardenales, y por dltimo, en una carroza dorada tirada por scis caballos
negros, iba el Papa dando su bendicion al pueblo que se la pedia. Iba
vestido con la sotana blanca, el birrete blanco, la muceta roja con forro
de armiiio y una ancha estola ricamente bordada. La guardia noble, ves-
tida de gala y con una soberbia banda de mfsica A su cabeza, escoltaba
el coche pontifical y cerraba el cortejo.
Mientras iste se alejaba, examinamos la iglesia. La nave principal es
de una arquitectura majestuosa y de vastas proporciones. Encima de las
anchas ventanas estan pintados los profetas, y en el nacimiento de la b6-
veda hay grandes bajos relieves que representan pasajes del Antiguo y
del Nuevo Testamento, dispuestos do talmanera que cada suceso biblico,
es emblema y figure del pasaje evang61ico que tiene al frente. En los
espacios quo quedan de ventana A ventana, hay doce magnificos niches
con las estatuas colosales de los doce ap6stoles, y cada nicho tiene en el
fondo una puerta entreabierta y en el pi6 una paloma. Entre las capillas
es muy notable la de San Andres Corsino; pero la mas espl6ndida, al
m6nos per su riqueza, es la del sagrario, toda de mnrmol y piedras pre-
ciosas, frente A la cual ondea la bandera de Juan Sobieski.
El tabornAculo, centellante de piedras preciosas, tiene A cada lade un
Angel de bronce dorado y dos columns de verde antiguo, y ocupa el
centre de un rico altar que estA coronado per una cornisa y un fronton de
bronce dorado, que se apoyan on cuatro grades columns salom6nicas,
del mismo metal. Estas columns, come muchos otros monumentos de
Roma, tienen una historic quo debe interesar tanto al cristiano come al
turista; son las mismas que Augusto hizo fundir con los cascos do los
navies egipcios despues de la batalla de Actium, para adornar el temple
de Jupiter Capitolino.
La capilla de San Andres Corsino y la del Sacramento forman los
dos brazos do la cruz latina: en el centro del crucero estA el altar papal.
El tesoro continue reliquias insignes y ricos vases. En 61 se encuen-
tra, detras de una reja de hierro y guardada en una caja de crist al, la
mesa del cenaculo de Jerusalen, en que fu6 instituida la Eucaristfa; en
el estAn tambien un pedazo de la capa de pfrpura que echaron sobre las
espaldas de Jesucristo para hacerlo Rey de burla, un pedazo de la es-
ponja en quo le dieron hiel y vinagre, y muchas reliquias de santos.
Pero no es solo en el tesoro donde hay reliquias y objetos preciosos: en
la iglesia cada column, cada adorno, cada piedra, tiene su valor hist6-
rico. Despojos do los temples de los idolos 6 de los monumentos erigidos
para que contasen A las generaciones futures las glorias de la Roma pa-
gana, esas piodras y esos broncos cantan hoy A su manera la gloria del
cristianismo que venci6 A los idolos y acab6 con el imperio de la fuerza.
San Juan de Letran es ademas un panteon de santos y do mArtires, pues
se cuentan por millares los bienaventurados cuyas reliquias forman, power
decirlo asi, el cortejo de las cabezas de San Pedro y San Pablo.
San Juan de Letran cs la cathedral de Roma, es decir, la cathedral del
mundo catl6ico; en el coro de los can6nigos esta la silla episcopal del
Papa, y sobre la magnifica puerta que esta en el medio de la fachada, y
que no es otra que la puerta de bronco de la antigua basilica JEmilia,
se lee en grandes earacteres la siguiente inscripcion latina: Sacrosancta
Lateranensis ecclesza, omniumn urbis et orbis ecclesiarum mater et caput,
7


RO IA.


97








08 ROMA.
Veinticuatro columns do mirmol adornan el p6rtico de la majestuosa
fachada, de cuyas tres puertas hay una que no se abre sino per el Pnpa
mismo al inaugurar el jubileo; y frente A ese mismo p6rtico esta la esta-
tua de Constantino.
La basilica Lateranense fu6 la primer que se edific6 en Roma (324)
despucs de la conversion de Constantino, quien la enriqueci6 con alhajas
de un valor fabuloso; y ha prcsenciado los acontecimientos mas intere-
sautes de la historic del catolicismo, centre otros las sesiones de cuatro
concilios ecum6nicos. En ella toman posesion los Papas del Obispado de
Roma.
Fuera de la iglesia y al otro lade de una vasta plaza estA el Bautis-
terio de Constantino, bello edificio oct6gono adornado con pinturas de
Sachi, en cuyo centro esti la pila de basalto en quo el sofior del mundo
inaugur6 una nueva 6poca recibiendo del Papa San Silvestro el sacra-
mento de la regeneracion. Al rededor de la pila reina una double galeria;
las columns inferiores son de p6rfido, las superiores de marmol, y un
grande arquitrave corona el edificio. El Bautisterio da entrada a una
soberbia capilla dedicada A San Juan Bautista, A donde no pueden entrar
las mujeres.
En un Angulo de la misma plaza y delante de la capilla dom6stica de
los papas que, como el Triclinium de San Leon, escap6 prodigiosamente
del incendio que devor6 el palacio de Letran, hay un p6rtico soberbio
construido por Fontana y que cubre la Scala Santa. Esta escalera quo
los peregrinos suben de rodillas, y que consta de veintiocho escalones de
mirmol forrados en lIminas de bronco, es la del pretorio de Pilatos que
Nuestro Seiior subi6 y baj6 el dia de su passion, y que conducia al bal-
con del Ecce homo; y hay various puntos done el bronco so halla gastado
por las rodillasde los files. Sixto V fu6 quien hizo construir el p6rtico que
cubre la Scala Santa; Sixto V fu6 tambien el que dcsentcrr6 de entire
las arenas del Circo MAximo 6 hizo levantar en el centre de la plaza de
Letran, el obelisco egipcio mas grande de los siete que hay en Roma.
Dejamos la plaza rodeada de tan santos y hermosos edificios, para
pasar del mas venerable y antiguo de los santuarios cristianos al mas
prodigioso de los monumentos paganos: el gran Circo, cuyas ruinas in-
formes, entire las cuales crecen las malezas y so enredan los sarmientos
de la vifia, dan testimonio de la grandeza del pueblo romano y del exce-
so de sus vicios.
Era el Circo un inmenso edificio cuadrilongo de 730 varas de largo
y 230 de ancho. Un p6rtico 6 galeria de columns de marmol lo rodeaba
exteriormente y sosteniauna terraza que daba vuolta al rededor dominan-
do las gras s yla arena, y donde se colocaban los espectadores que no po-
dian pagar unasiento. Seis torres dominaban el terrado y servian de palcos
a los personajes ilustres. La arena, rodeada por una verja de hierro, for-
maba en el centro un 6valo inmenso, alrededor del cual reinaban por
tres lados inuchos 6rdenes de asientos formados en anfiteatro en el cuar-
to lade estaban las carceles de donde salian los carros que sostenian la lu-
cha, y encima de las cuales ondeaba el pabellon imperial. Entre la arena y
las grades corria per todo el rededor un canal ancho y profundo, y la
arena misma estaba dividida en dos semielipses per una muralla sobre la
(1ie colocabau durante los juegos las estatuas de los dioses. En el centro so








ROMA. 99
elevaba cl magnifico obelisco quo adorna hoy la Piazza del Popolo.
En este Circo, donde pasaban dias y muchas veces noches enteras
trescientos mil expectadores, no solo so celebraban las carreras de los
coaches sino combates de gladiadores, cacerias de fieras, para lo cual se
cubria la arena de bosqucs y montafias artificiales, y hasta naumaquias.
Con la rapidez con que cambian las decoraciones de un teatro, se troca-
ba la arena de circo de carreras en montafia cerrada, donde el pueblo sa-
boreaba las ardientes emociones de lacaza, 6 en unlago donde podian ma-
niobrar buques de bastante peso. En la infinita variedad de ruidosos y
espl6ndidos espectdculos que se daban en el Circo, una sola cosa habia
que era comun A todos: la fusion de sangre humana. El pueblo roy no
sabia divertirse sino vi6ndola correr A torrentes; no sabia gozar sino
embriagdndose con el vapor de la sangro caliente, que le llegaba mezcla-
do con perfumes de nardo y de jazmin; y su embriaguez iba A veces tan
16jos, que los partidarios de las diferentes bandas de cocheros se dego-
Ilaban en el palenque con el mismo furor que los gladiadores en la arena.
Cascadas de sangre caian cnt6nces al Circo y volvian a subir trocadas en
vapor para aumentar la rabia do los combatientes.
Si el Circo era el teatro de los placeres sangrientos de Roma, el Ca-
pitolio era el temple de su soberbia. En ese monte eternamente c6lebre
estaba el temple de Jipiter Capitolino. cuyos atrios se hundian bajo el
peso de los trofeos. Eu aquel museo do los despojos del mundo se decidia
la guerra y se ofrecian los sacrificios para pedir la victoria; alli se guar-
daban bajo la protection de los dioses los archives y el tesoro del Esta-
do; alli concluia su marclia triunfal el General que venia de esclavizar
A una nation; y para que el cuadro del mundo romano se resumiera to-
do entero en ese monte, alli estaban la roca Tarpeya, la prison Mamer-
tina y la escalera de las Gemonias. En el Capitolio estaba tambien la
ciudadela de Roma, y sus fortificaciones eran las mas inexpugnables de
la antigiiedad.
Los flancos de la colina eran por todos lados escarpados, y en el bor-
de de la plataforma estaban las murallas con sus torres y sus puertas de
bronce. Al lado izquierdo, en la cima, estaba el temple de Japiter Capi-
tolino, formando un vasto paralel6gramo cuya fachada principal, situada
entire el oriented y el mediodia, ofrecia un peristilo de triple hilera de
columns do marmol, coronado de estatuas de marmol y cargado de tro-
feos. Los p6rticos laterales tenian una hilera menos de columns y esta-
ban tambien llcuno de trofos. El tejado era de bronce, y en medio se
alzaba la efpula. Una puerta de bronce daba entrada al interior, com-
puesto de tres espaciosas naves: en la del centro estaba el altar de
JApiter; Juno y Minerva ocupaban las naves laterales. El ediculo de
JApiter tenia b6veda dorada y pavimento de mosaieo, y el dios que ado-
raba Roma y ante el cual temblaba el mundo era una estatua gigantesca
de bronce, sentada, con la cara pintada de bermellon, una corona de oro
con rayos en la cabeza, un manto do pdrpura sobre las espaldas. un rayo
de oro en la mano derecha y una lanza en la izquieraa. Bajo el temple
estaba el santuario done se guardaban los libros sibilinos.
En el otro extreme do la colina quedaba la ciudadela; dentro de la
ciudadela el temple de Juno Moneta donde se guardaban los anales de
la Repdblica, y al pi6 la roca Tarpeya, espantoso precipicio que daba al










Tiber. Entre la ciudadela y el temple de JApiter, so extendia el Inter
montium, con los ediculos de los dioses de las naciones, la Curia Cala-
bra y el Tabularium 6 dep6sito de los archives plblicos, y al pi6 del
monte estaban el temple de Saturno con los archives del imperio, y el
temple de Jupiter Tonante.
Hoy todos esos monumentos de la gloria de un pueblo que sojuzg6
al mundo han desaparecido; el Capitolio no es ya un monte escarpado ni
temible, y una iglesia dedicada & Maria Santisima, la de Ara C0eli, so,
levanta sobre las ruinas del temple de J6piter y se adorna con sus des-
pojos. Esta iglesia, cuyas columns son todas diferentes entire si, parece
a primer vista hija de un capricho extravagant; pero examinindola
bien se observe cierta armonia, cierta belleza en el conjunto, y si se pien-
sa en la idea que presidi6 A su construction, en el objeto que la Roma
cristians se propuso al adornar el temple de Maria con los despojos do
todos los santuarios del paganismo, es impossible no perdonarle el pecado
de haber sacrificado a la conservation de un gran recuerdo hist6rico, A
un gran pensamiento religioso y social, la simetria do un edifiio.
Dos leones de basalto egipcio guardian el pi6 de la escalera 6 rampa
por donde se sube al capitolio actual, y en el t6rmino de ha subida, quo
es bien corta, esperan al curioso CAstor y P6lux con sus caballos. En vez
de las formidable murallas hay unabaranda de mirmol al border de la pla-
taforma, adornada con las estatuas de los hijos de Constantino y con dos
columns miliarias. Arriba, en lugar del Intcrm ontium, hay una vasta
plaza que rodean edificios construidos por pianos de Miguel Angel: esos
edificios son el palacio de los Conservadores, el del Senado y el Museo.
En el centro de la plaza esti la estatua ecuestre de Marco Aurelio, fnico
bronco antiguo de esas proporciones que se conserve intact, y obra tan
bella, tan perfects en su g6nero, que es fama que Miguel Angel no em-
prendia ningun trabajo de escultura sin estudiarla primero.
Aunque todos los edificios que rodean la plaza merecen visitarse, el
que no puede disponer de much tiempo preficre naturalmente cl Museo,
delante de cuya fachada esta el busto que pasa por la ~nica imAgen ver-
dadera de C6sar. Consta este museo de diez y ocho grandes salones, que
guardian innumerables preciosidades antiguas y modernas. Uno de ellos
contiene solo inscripciones, otro los bustos do los C.sares, y cada uno un
tesoro de curiosidades hist6ricas y arqueol6gicas, 6.un mundo de obras
maestras. Alli so enouentran la estatua del gladiador moribund, la do
Trajano, las de Homero, Ciceron, S&neca y muchos otros literatos y fi-
16sofos, la estatua de V6nus, el vaso encontrado en la tumba de Cecilia
Metella, fragments do esculturas gigantescas, y cuanto el artist y el ar-
que6logo puoden apetecer. En fin, en las paredes de la escalera principal
estan incrustados los fragments del plano do mirmol do la antigua Roma.
El contrast de las dos 6pocas y las dos Romas no puede verse en
ningun punto tan bien como en el Capitolio: al temple de Japiter, per-
sonificacion de la fuerza, ha sucedido el temple de la Virgen Maria, per-
sonificacion do la piedad y el amor; i la ciudadela, el Museo; A Ia roca
Tarpeya, oculta tras las casas, las obras de Miguel Angel.
Por la tarde conocimos la Piazza del Popolo y los jardines del Pin-
cio. La plaza del Pueblo da entrada A Roma per el camino de Civita Ve-
cchia ( via Flaminia), y la misma plaza esta separada del campo por la


ROMA.


100




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs