• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Front Matter
 Dedication
 Foreword
 Objeto de este estudio
 Las bases ideológicas del...
 Las leyes de la evolución...
 El delito
 Determinismo y libre albedrío
 La cuestión en los textos de Allan...
 Los factores de la delincuenci...
 Caracteres anatómicos del...
 El hombre criminal
 Atavismo de los criminales
 La herencia criminal
 La escala de los espiritus
 Clases de criminales
 Los factores cósmicos
 Los factores sociales
 Epidemias delictuosas
 Substitutivos penales
 Fundamento de la responsabilid...
 Fundamento de la pena
 Los incorregibles
 La pena de muerte
 No hay penas eternas o perpetu...
 El código penal de ultratumba
 La pena del Talión
 La condena condicional
 La sentencia indeterminada
 La sentencia indeterminada
 El resarcimiento del daño...
 Lombrosianismo criminiológico y...
 Table of Contents
 Obras del mismo autor
 Back Cover














Group Title: Biblioteca juridica de autores espanoles y extranjeros, vol. LXVI
Title: La Filosofía penal de los espiritistas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00054970/00001
 Material Information
Title: La Filosofía penal de los espiritistas estudio de filsofía jurídica
Series Title: Biblioteca jurídica de autores españoles y extranjeros, vol. LXVI
Physical Description: 141, 1 l. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Ortiz, Fernando, 1881-1969
Publisher: Editorial Reus (s. a.)
Place of Publication: Madrid
Publication Date: 1924
Edition: 4. ed.
 Subjects
Subject: Crime   ( lcsh )
Criminals   ( lcsh )
Spiritualism   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: At head of title: Fernando Ortiz.
General Note: Largely a discussion of the spiritualistic theories of Hippolyte Leon Denizard Rivail.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00054970
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 07010422
lccn - 26005265

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Title Page
        Page 4
        Page 5
    Front Matter
        Page 2
        Page 3
    Dedication
        Page 6
    Foreword
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Objeto de este estudio
        Page 11
        Page 12
        Page 13
    Las bases ideológicas del espiritismo
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Las leyes de la evolución anímica
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    El delito
        Page 25
        Page 26
    Determinismo y libre albedrío
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    La cuestión en los textos de Allan Kardec
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
    Los factores de la delincuencia
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
    Caracteres anatómicos del criminal
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    El hombre criminal
        Page 52
        Page 53
    Atavismo de los criminales
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    La herencia criminal
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    La escala de los espiritus
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Clases de criminales
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    Los factores cósmicos
        Page 75
        Page 76
    Los factores sociales
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
    Epidemias delictuosas
        Page 86
        Page 87
    Substitutivos penales
        Page 88
        Page 89
    Fundamento de la responsabilidad
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
    Fundamento de la pena
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Los incorregibles
        Page 97
        Page 98
    La pena de muerte
        Page 99
        Page 100
        Page 101
    No hay penas eternas o perpetuas
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    El código penal de ultratumba
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
    La pena del Talión
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
    La condena condicional
        Page 126
        Page 127
    La sentencia indeterminada
        Page 128
    La sentencia indeterminada
        Page 129
    El resarcimiento del daño personal
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Lombrosianismo criminiológico y espiritismo penal
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
    Table of Contents
        Page 142
    Obras del mismo autor
        Page 143
        Page 144
    Back Cover
        Back Cover
Full Text






I FERNANDO ORTIZ
IPresidente de la Soeiedad Cubana de Folk-lore
y Vicepresidente de la Academia de la Historia de Cuba


LA FILOSOFiA PENAL

DE LOS ESPIRITISTAS I


STUDIO DE FILOSOFIA JURIDICA



c ARTA BPICI6N I


1-U



.





FERNANDO ORTIZ
President de la Sociedad Cubans de Folk-lore
y Vicepresidente de la Academia de la Historia de Cuba






LA FILOSOFIA PENAL


DE LOS ESPIRITISTAS



STUDIO DE FILOSOFIA JURIDICA






CUARTA EDICION


MADRID
EDITORIAL REUS (S. A.)
Impresor de las Reales Academias de la Historia
y de Jurlsprudencia y Legislaci6n
1924
















1 4-






















Talleres tipogrAficos de la *Editorial Reus (S. A.). Ronda de Atocha, 15 dup. (1.235).






BIBLIQTECA JURIDICA
DE

IAUTORES ESPANOLES Y EXTRANJEROS'


En esta important biblioteca apareceran las mas notables.obras
doctrinales de autores nacionales y extranjeros de reconocida com-
petencia.
VOLUMENES PUBLICADOS
*(EL PRIMER PRECIO ES EN MAD1ID Y EL SEGUNDO EN. PROVI1CIAS)

I y IX.-Tratado te6rico y prAetice de las pruebas en
Derecho evil y en Dereeho penal, por Eduardo BoNNIR.-
2 vols.: 24 y 25.
II y V.-Tracado de la propiedad industrial, por Agustin
RAMELLA. 2 vols.: 24 y 25.
II.-El sistema formulario. Estudio para su adaptaei6n al
Enjuiciamiento civil contemporAneo, por J. CATALA Y FLPuA: 6 y 8,50.
'IV.--Elementos de DereQho penal, por Enrique PESSINA,-
(3.a edici6n adicionada y corregida, por CU=u.p CALON).-18 y 18,50.
VI.-La sentenela indeterminada, por Luis JmAwtaz o
ASOA: 6 y 6,50.
VII.-La mejor*, por Jorge de LACOSTE. 6 y 6,50.
VII.--Notas flios6fleas de nn criminalist, por Bernar-
dino ALMENA. 6 y 6,50.
X.- -ndividualizaci6n, de la pena, por R. SALELLES.-8
y 8,50.
XI, XXVI y XXVII.-Tratado de Derecho penal, por Franz
von LisrT. Anotado con importantisimos ap6ndicesaic cionales referen--
tes a la Historia del Derecho penalen EspaWa, por QuintillanoSAwhSA.
3 vols.: 42 y 48,50.
XII, XXIV, XXV, XXXIII y XXXIV.- LegilacIln y Junars-.
prudencla eanunica novfsima y Diciplna particular
de Espafa, por Jos6 M.' CAMPos v PULMO.- 5 vols.: 60 y 62,50.
XIII.-Procedimiento eeon6mieeadministrativq, por
F. MARTNEZ OROzcO.-8 y 8,50.
XIV.-T'at4do de la pra.eba en materla er.iminal, por
C. J. A. MrrTERMAER-(7.1 edici6n, corregida).-10 y 10,50.
XV.-Pilosoffs del Dereoho: 121 derecho natural y el
.poiltivo, por Victor CATHRElM (S. J.), traducida por Alberto JAR~ON y
SCsar'BARJ.-Un volnmen en 4. de 300 pAginas: 6 y 6,50.
XVI y XVItI.Trttado de Deeeche Interacieonal, pd-
blUeo por Sim6n PLnwan SuAREz, Ministra Plenipotericiaad de Vene-
.zuela.-2 vols. en 4. de viu-500 y 480 p6gs.: 10 y 10,50 cada uno.
XVII.-Tratado elemental de Dereche politiee com-
parado, por T. ELORRIETA v ARTAZA. Teoria general del Estado mo-
derio y su derecho constitucional.-7 y 7,50.





















BIBLIOTECA JUR(DICA

DE

AUTORES ESPAROLES Y EXTRANJEROS



VOLUMEN LXVI





















d LA Tf2EMORIA
D f

C[SAR LOMBROSO


DEVOTO DEDICO















AL LECTO R


Hace ya unos cuatro lustros, cuando en las aulas de mi muy
querida Universidad de la Habana cursaba los studios de Dere-
cho Penal y el program del Profesor Gonzdlez Lanuza -enton-
ces el des cientifico en los dominios espanoles- me iniciaba en
las ideas del positivismo criminoldgico, simultaneaba yo esas lec-
turas escolares con obras muy ajenas a la Universidad, que el
acaso ponia a mi alcance o que mi curiosidad investigadora bus-
,caba con fervor.
Entre estas iltimas estaban las lectures religiosas, que ain
ahora me produce especial deleite y despiertan en mi dnimo
singular interns. Por aquel entonces conoci los libros fundamen-
tales del espiritismo, escritos por Le6n Hipdlito Denizart Rivail,
o sea -Allan Kardec>, como dl gust6 de Ilamarse, reviviendo el
nombre con que, segin l4, fue conocido en el mundo cuando una
.encarnacidn anterior, en los tiempos druidicos.
Y quiso la simultaneidad de los studios universitarios sobre
criminologia con los accidentales studios filos6ficos sobre la doc-
trina espiritista, que el entusiasmo que en mi despertaran las
teorias lombrosianas y ferrianas sobre la criminalidad me llevase
a investigar especialmente c6mo pensaba acerca de los mismos
problems penales aquel interesante flldsofo frances, que osaba
presentarse como un druida redivivo.
A poco que mi mente tom6 esa direccidn hube de percatarme,
no sin cierta sorpresa, que el materialismo lombrosiano y el espi-







8 LA FILOSOFPA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS
ritualismo de Allan Kardec coincidian notablemente en no pocos-
extremos, y que a unas mismas teorias criminol6gicas se podria
ir partiendo.de premises materialistas y conducido por el positi-
vismo mds franco, o bien arrancando de juicios espiritualistas yq
Ilevado por el idealismo mds sutil.
Algunas apuntaciones hube de hacer entonces y no pocas notas
marginales deje en los libros que lei en aquellos dias, ya lejanos;
pero mi trabajo mental no pas6 de ahi. Otros studios y otras
necesidades, acaddmicas primero y despuds profesionales, me
distrajeron de ese interesante tema, aunque no hube de olvidarlo.
Anos despuds, en 1905, pude en Italia hablarle incidentalmente
a Lombroso de esa curiosa coincidencia de susprincipales teorias&
penales con las de los espiritistas, y 4l me hizo prometerle que le
redactaria un trabajo para su Archivio di Psichiatria, sobre
ese argument; pero mi alejamiento de Italia, los vaivenes de mi
vida y la muerte del Maestro de la criminologia contemp6rdnea,
me hicieron retrasar, descuidar, olvidar casi aquel compromise
mio, hasta que, siendo Profesor de la.Facultad de Derecho de la
Universidad de la Habana, fui designado en 1911 para pronun-
ciar el discurso reglamentario con que anualmente se inaugural
la academia te6rico-prdctica de la Facultad.
Entonces aborde el tema, ddndole forma de discurso, que lei
en aquella sesi6n inaugural; pero la prisa con que fud preparado
y mi natural deseo de retocar algdu tanto mi trabajo, impidieron
su publicaci6n.
Hoy ve la luz, al fin, documentado con sendas pdginas de los.
libros originates de Allan Kardec, este tema nuevo y virgen toda-
via, que yo sepa, de todo trato ptblico con los estudiosos de Ia
filosofia del Derecho, merced a la generosa insistencia del Profe-
sor J. A. Gonzalez Lanuza, (1) el insigne decano de la Facultad
habanera y del Profesor A. S. de Bustamante, el sapiente Cate-


(1) Muerto en 1717 en lo mejor de su vida y e su gloriosa carrera. Nuestra cultural
juridica nunca lamentard bastante la inerte premature del maestro.






AL LECTOR 9
drdtico de la misma, director de la Revista Juridica, a los que
deben al fin su vida estas cuartillas, evocadoras para mi de mis
lejanos dias de estudiante.
A aqudllos vaya la expresidn de mi gratitud, y al lector mi
demand de indulgencia, de serenidad de juicio y de seriedad en
su intenci6n, que en estos dias que vivimos por estas tierras de
recientes pasados coloniales, nada mds frecuente que la critical
despiadada, que la condenaci6n aprioristica y que la falta de
atencidn cuando se nos present cualquier tema filos6fico, que
direct o indirectamente nos plantee el problema mds trascen-
dental de la filosofia de la vida, el problema de la filosofia de la
muerte.
FERNANDO ORTIZ-
















I


OBJBTO DB ESTE STUDIO



Yo no soy espiritista.
No soy tampoco de los que opinan, por ejemplo, como
aquel bi61ogo ilustre que declaraba a Williams James que
eaun en el caso de que las pruebas cientificas de la telepatia
y demAs fen6menos animicos fueran concluyentes y demos-
trativas, los hombres de ciencia deberian ponerse de acuerdo
para hacerles desaparecer, porque tales fen6menos trastor-
narian las leyes de la naturaleza, de las cuales no pueden
prescindir los sabios para continuar sus investigaciones.
No creo, pues, en la intangibilidad de los dogmatismos,
aun cuando se llamen cientificos, pero hasta hoy creo que,
por fortune, la raz6n que me ha apartado de otros credos
religiosos que atemorizaron mi infancia ha impedido que me
abandon al de los espiritistas, a pesar de la dulzura de su
mistica y del sugestivo progress de su concepci6n religiosa.
Aqui ni admito, ni rechazo, ni discuto siquiera los principios
de la filosofia espiritista, ni menos analizo y critic esos
fen6menos supranormales, que los espiritistas llaman de
mediumnidad y que Richet llam6 metapsiquicos, pues pres-
cindo de ellos en lo absolute. Limitome a recorder las ideas
en las cuales los espiritistas, especialmente Allan Kardec,
su ap6stol, cristalizan sus creencias acerca de la criminolo-
gia que podriamos llamar c6smica o universal y a compa-






12 LA FILOSOPIA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS
rarlas con otras cristalizaciones filos6ficas de la criminologia
humana de nuestro mundo.
Pero valga de todos modos esta negaci6n rotunda hecha
al encabezar este trabajo, para que en 61 no se vea la obra
de un sectario, ni la de un propagandista, Ai la de un impug-
nador fanatizado, sino la tarea serena y fria de quien trata
de reflejar objetivamente observaciones y conclusions obte-
nidas analizando, desde el punto de mira de la criminologia
o de la filosofia penal, una de las filosofias religiosas moder-
nas mLs sugestivas y divulgadas.
Creo que hasta ahora tal studio no se ha hecho y que no
ha de ser initial conocer la criminologia espiritista, porque
acaso el studio de sus principios no sea sino un capitulo de
otro studio de filosofia criminol6gica mas amplio y mas
fructifero, y todavia virgen de toda roturaci6n cientifica,
que quizAs abordemos algin dia, cual es el studio de la cri-
minologia de Dios, es decir, de los principios criminol6gicos
que la historic de las religiones va descubriendo a traves de
la evoluci6n de la idea religiosa, en los cuales se reflejan las
creencias acerca del principio del mal, del delito del hom-
bre, del castigo divino, de las penas en ultratumba, del pur-
gatorio correccionalista, del clAsico inferno perpetuo y de
todos los sistemas teol6gicos con que eii el transcurso de las
edades se ha querido explicar el derecho de castigar que
tienen los dioses y el fin de sus pen as y m6todos penitencia-
rios. Y, sin duda, la criminologia teoldgica es una mina rica
de filones para el studio de la filosofia penal a trav6s de los
siglos, tan fecunda acaso como el examen de las institucio-
nes de los pueblos y de los C6digos penales.
Por otra parte, el eatudio de la criminologia del espiri-
tismo, de esa creencia que pretendi6 ser un nuevo advance
de la evoluci6n religiosa modern, una religion que quiso
presentarse como una religion razonada y experimental,
negadora del materialismo imperante, pero usufructuaria de
toda su tecnologia, ha producido en mi Animo impresiones
inesperadas que he de intentar reproducir, de las cuales no
son las menos curiosas las que se derivan de observer c6mo







OBJETO DE ES1E STUDIO 13
muchos de los principios que parecen orientar la ciencia cri-
minol6gica contemporAnea estaban comprendidos en libros
anteriores-de la filosofia espiritista, y c6mo el positivismo
criminol6gico de nuestros dias, que bien pudi6ramos llamar
casi el materialism penal, llega a afirmaciones basicas de
sus teorias perfectamente explicables y mantenidas asi-
mismo por el antit6tico espiritualismo, por el mas radical,
que acaso est6 representado en el estadio de las ideas moder-
nas, en parte al menos, por el espiritismo de Allan Kardec
y de sus discipulos y continuadores.
Los extremes se tocan, pudiera decirse, y ciertamente es
asi en nuestro studio.
6No ha de merecer, pues, la atenci6n del estudioso esta
curiosa convergencia del materialismo cientifico y del espi-
ritualismo idealista en el campo de la criminologia? 6Y acaso
demostrada esa convergencia, la filosofia no podria descu-
brir coincidencias mis trascendentales? 4Acaso discutir el
fundamento del castigo no es discutir el fundamento del bien
y del mal, no es .discutir la base angular de toda filosofia?
Sea de esto lo que fuese, el aspect criminol6gico del espiri-
tismd es suficientemente curioso para ameritar un esfuerzo.
Otras consideraciones que no fuesen 6sta serian impropias
de este lugar y fuera por complete de la finalidad modest
de este trabajo.















II


LAS BASES IDBOL6GICAS DEL BSPIRITISMO



La filosofia espiritista arranca de la existencia de un Ser
supremo, Dios, creador de todas las cosas y de la existencia
inmortal de los espiritus.
Pero el espiritismo se distingue de otros credos religiosos
porque viene a ser una teoria evolucionista del alma, teoria
ciertamente antigua (1), pero chya revivencia modern se
debe al espiritismo y a la teosofia. En efecto, los espiritus
son creados imperfectos, y su existencia se desenvuelve a lo
largo de una series infinita de pruebas dolorosas que los des-
piertan, les fortalecen sus facultades y los elevan hacia los
estratos superiores de la evoluci6n psiquica, de la misma
manera que, segdn los bi6logos materialistas -Sergi, por
ejemplo-, los series que entran dentro del campo de su
visualidad, desde la ameba a los grandes mamiferos, progre-
san y se transforman y se hacen inteligentes por el dolor
que experimentan en la series infinite de pruebas que supone
el contact constant con el medio ambiente.
El fin del espiritu es progresar, ascender, elevarse siem-
pre y acercarse a Dios. En la historic natural de los espiri-
tus no hay regresiones; puede haber estancamientos, situa-
ciones de quietud, pero nunca de retroceso.

(1) Brahmanistas, budhistas, pitag6ricos, etc., podiran citarse como antiguos -
partidarios de esta teoria, nacida en la India.






LAS BASES IDEOL6GICAS DEL ESPIRITISMO 15
Para alcanzar ese progress, el espiritu puede aprovechar
todos los instantes, cualquiera que sea su estado, lo mismo
en una situaci6n de erraticidad o de inmaterializaci6n, fuera
de los mundos estelares, o bien en un estado de encarnaci6n,
de trAnsito en uno cualquiera de la pluralidad de los mun-
dos que se suponen habitados.
La vida del espiritu presupone, pues, una series de avata-
res en uno o en varies mundos, segin el estado de progress
de estos mismos, a cuyas transmigraciones el espiritu aporta
su personalidad eterna vaciAndola en una forma tangible y
material, imponiendo a esta su caricter propio, pero al
mismo tiempo sufriendo -y he ahi la prueba, el dolor crea-
dor de la conciencia, acicate de la experiencia, impulsor
del mejoramiento- el peso de la material en que engrana
su periespiritu y contra cuya inercia 6tica ha de luchar y
veneer.
Esa metempsicosis, que ha sido dogma de varias religiones
antiguas, es tan infinita, seg6n los espiritistas, que no sola-
mente acerca al espiritu por infinitos pasos mis y mas hasta
Dies, sin jams confundirlo con 61, sine que en el extreme
opuesto esa evoluci6n del espiritu comienza para los evolu-
cionistas del alma desde las formas mas rudimentarias y pri-
mitivas del espiritu, casi me atreveria a decir desde los espi-
Sritus infinitamente imperfectos, desde los microspiritus, siguien-
do despuds la escala ascendente hasta las formas mas eleva-
das de los espiritus angelicos, hasta los grandes espiritus,
hasta los macrospiritus, si asi puede decirse.
No seria, por tanto, un absurdo para la filosofia del espi-
ritismo suponer en nuestro planet -haciendo caso omiso de
los demas mundos que no conocemos- dos escalas paralelas
evolucionistas, la material y la spiritual, una y otra per-
fecta y constantemente enlazables centre, si a trav6s de las
seculares y milenarias genealogias de las species y de sus
transformaciones evolutivas. Si el bi6logo hall en los pro-
tozoarios, por ejemplo, el germen que ha de convertirse en
el homo sapiens, no habria de ser dificil sostener c6mo el
espiritismo admite que tambi6n en cada uno de esos pro-







16 LA FILOSOFIA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS
tozoarios se encarna un espiritu primitive cuyo progress,
humanamente incomensurable, ha de convertirlo en un mAs
superior ser permanent y sapiente, en un espiritus humans,
que diria un Linneo de los espiritus.
Dicho estA, por tanto, que lo que nosotros Ilamamos vida
humana no es sino una de tantas dpocas de estratificaci6n,
de prueba, de encarnaci6n al traves de las cuales los espiri-
tus van refinando sus facultades y acercindose mis y mAs a
las perfecciones absolutas. Por esto el espiritu al encarnar
en un cuerpo human trae.de ultraterra y'de sus vidas pasa-
das una personalidad ya plasmada con propios caracteres;
y este es principio o ley -si asi se quiere decir- que no hay
que olvidar, porque habrA de ser base mas adelante para
nosotros de curiosas dedubciones.
Este evolucionismo de los espiritus es tan fatal como el
de los bi6logos. Hay que recorrer la escala evolutiva pel-
daifo por peldaio. Si los naturalistas dicen que natural non
fecit saltum, los espiritistas podrAn decir, anilogamente, espi-
ritus non fecit saltum; el espiritu ha de subir, pausada o rapi-
damente, segin su esfuerzo, pero grado a grade, hasta la
superioridad de los angeles. Asi lo expone-Allan Kardec en
el pArrafo 271 de su Libro de los Espiritus:

271. Estudiando el Espiritu; en estado errante, las diversas con-
diciones con que podrA progresar, gc6mo cree poderlo hacer naciendo,.
por ejemplo, entire canibales?
misma naturaleza que 6stos, o que les son inferiores.>
Sabemos que nuestros antrop6fagos no estAn en el.grado mAs bajo
de la escala, y que hay mundos donde el embrutecimiento y la feroci-
dad no tienen anAlogos en la tierra. Semejantes Espiritus son, pues, in-
feriores a los mAs inferiores de este mundo, y al nacer entire nuestros
salvajes es un progress para ellos, como lo seria para nuestros antro-
p6fagos al desempefiar aquellos oficios qu@consisten en derramar san-
gre. Si no. tienen mAs altas miras es por su inferioridad moral que no
les permit comprender mAs complete progress. S61o graduabmente pue-
de avanzar el Espiritu, y no puede salvar de un salto la distancia que
va de la barbarie a la civilizaci6n, lo cual nos manifiesta una nece-
sidad de la reencarnaci6n, que estA verdaderamente conform con la
justicia de Dios, pues de no ser asi, gqu6 seria de esos miles de series







LAS BASES IDEOL6GICAS DEL ESPIRITISMO 17
que cada dia mueren en el Altimo grado de la degradaci6n, si no tu-
viesen medios de lograr el extreme superior? gPor qud habria de des-
heredArseles de los beneficios concedidos a los otros hombres?


Con mayor claridad se ve este paralelismo evolucionista
en los siguientes pArrafos de El GInesis, de Allan Kardec:

En vista de la semejanza de las formas exteriores que se advierte
entire el cuerpo del hombre y el del mono, han deducido clertos fisiologos
que el primero era una transformacibn del segundo. Esto no es absolu-
tamente impossible, sin que por haber sido asi tenga que perder nada la
dignidad de la especie humana. Cuerpos de mono han podido muy bien
servir de envoltura a los primeros Espiritus humans, necesariamente
poco adelantados, que han venido a encarnarse en la tierra; porque
esos vestidos eran los mAs apropiados a sus necesidades y mAs propios
para el ejercicio de sus facultades, que el cuerpo de ningin otro ani-
mal. En vez de que un vestido especial fuera hecho exprofeso para el
Esplritu, lo habria 6ste encontrado ya hecho. Ha podido, pues, vestirse
con la piel de un mono, sin dejar de ser Espiritu human, como el hom-
bre a veces se reviste con la piel de ciertos animals, sin dejar de ser
hombre.
Advibrtase que aqui vamos discurriendo sobre una hip6tesis, de
ningdn modo admitida como principio, sin otro objeto que el de demos-
trar que el origen del cuerpo no perjudica al Espiritu, que es el ser
principal, y que la semejanza entire los cuerpos del hombre y del mono,
no supone ni la semejanza, ni much menos la paridad, entire el Espi-
ritu del hombre y el del mono.
Admitiendo esta hip6tesis, puede decirse que bajo la influencia y
por efecto de la actividad intellectual de su nuevo habitante, la envol-
tura se ha modificado y hermoseado en sus pormenores, conservando la
forma general del conjunto. Los cuerpos mejorados, al procrearse, se
han reproducido en las mismas condiciones, como sucede a los Arboles
injertos: han dado nacimiento a una nueva 'especie, que se ha ido ale-
jando poco a poco del tipo primitive a media que el Espiritu ha pro-
gresado. El Espiritu mono que no ha sido aniquilado, ha continuado
procreando cuerpos de mono para su uso, como el fruto del patron sil-
vestre reproduce plants silvestres, y el Espiritu human ha procreado
cuerpos de hombres, variantes del molde primitive en que so ha esta-
blecido. El tronco se ha bifurcado: ha producido un brazo, y este brazo
se ha transformado en tronco.
Como no hay transiciones bruscas en la naturaleza, es probable que
los primeros hombres que aparecieron en la tierra se diferenciaran poco
del mono en la forma exterior, y quizAs no much tampoco en su inte-
La Filosofia penal. 2








18 LA FILOSOFFA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS

ligencia respective. Existen aui hoy salvajes, que por ,lo largo de sus
brazos y sus pies, y por la configuraci6n de la cabeza, tienen de tal
modo el porte y aires de los monos, que no les falta mAs que el pelo
para completar la semejanza.
Pero, a media que el Espiritu al encarnarse recobra la conciencia
de si mismo, pierde la memorial de su pasado sin perder las facultades,
las cualidades y las aptitudes adquiridas anteriormente, aptitudes que
estaban momentAneamente en estado latente, y que al recobrar su ac-
tividad, van a servirle para hacer mis y mejor que lo que antes hizo:
renace en 61 1o que adquiri6 por un trabajo anterior, y la present
existencia es un nuevo punto de partida, un nuevo escal6n que hay
que subir..Aqul tambi6n se ostenta visiblemente la bondad del Crea-
dor, porque el recuerdo de un pasado, tal vez penoso y humillante,
unido a las penalidades de una nueya existencia, podria serle embara-
zoso y desanimarle; vuelve, pues, s6lo con lo que adquiri6 y puede
serle dtil, representado por las aptitudes o facultades espirituales. Si
alguna vez conserve una vaga intuici6n de lo pasado, es como la me-
moria de un suceso fugaz e indefinido. Es, pues, un hombre nuevo, por
antiguo que sea su Espiritu y march por nuevos ensayos y pruebas,
ayudado con sus adquisiciones anteriores, eso que el vulgo llama dis-
posiciones naturales. Cuando vuelve a la vida spiritual, lo pasado se
reproduce ante su vista y juzga si ha invertido bien o .mal su tiempo.
Considerando a la humanidad en el grado mAs intimo de la escala
intellectual, como, por ejemplo, los salvajes mAs est6lidos, uno se pre-
gunta si es 6ste el punto de partida del alma humana.
Segun la opinion de algunos fil6sofos espiritualistas, el principio
inteligente, distinto del principio material, so individualiza y se elabo-
ra pasando par los diversos grades de la animalidad; ahi es donde el
alma se ensaya a la vida y desarrolla sus primeras facultades por el
ejercicio; ese seria, por decirlo asi, su period de incubaci6n.
Llegada al punto del desarrollo mAximo que tal estado permit, re-
cibe las facultades especiales que constituyen el alma humana; de este
modo habria filiaci6n spiritual como la hay corporal.
El sistema, basado en la gran ley de unidad que preside a la crea-
ci6n, es precise convenir que estA conforme con la justicia y la bondad
del Creador; asi da una salida, un objeto y un destiny a los animals;
6stos dejan de ser'criaturas desheredadas, encontrando en el porvenir
que les estA reservado una compensaci6n a sus sufrimientos. Lo que
constitute el hombre spiritual, no es su origen, sino los atributos es-
peciales de que estA dotado a su entrada en la humanidad: atributos
que le-transforman y hacen de l1 un ser distinto, asi como el fruto sa-
broso es distinto de la raiz amarga de donde ha salido. Por haber pasa-
do por la hilera de la animalidad, el hombre no dejaria de sor hombre;
no seria animal, asi como el fruto no es raiz, como el sabio no es








LAS BASES IDEOL6GICAS DEL ESPIRITISMO 19

tampoco el feto informed por el cual comenz6 su vida en el claustro
materno.
La verdadera vida del animal, lo mismo que la del hombre, no estA.
en su envoltura corporal, que no es sino una vestidura: reside en el
principio inteligente, que precede y sobrevive al cuerpo. Este princi-
pio tiene necesidad del cuerpo, para desarrollarse por el trabajo que
debe haber sobre la material bruta: el cuerpo se gasta y deshace en ese
trabajo; mas el Espiritu no se gasta, antes por el contrario, sale cada
vez mAs robust, mas lucido, mAs capaz. gQuB import, pues, que el
Espiritu cambie con mAs o menos frecuencia 4le envoltura? Por eso no
deja de ser Espiritu, como el hombre no deja de ser hombre pQrque en
el afio cambie cien veces de traje.
En los series inferiores de la creaci6n, en los que no existe el sentido
moral y en que la inteligencia no ha reemplazado al instinto, la lucha
no puedetener otro m6vil que la satisfacci6n de una necesidad material.
Una de las necesidades materials mAs imperiosas ea Ia de la alimnnta-
ci6n: luchan, pues, finicamente para vivir, es decir, para coger o defen-
der una presa, porque no pueden ser estimulados por QUo m6vil mfs
elevado. En este period de la existencia es cuando el Espiritu se va for-
mando y se ensaya en los afanes de la vida, hasta que aleawando el
grado de desarrollo necesario para su transformaci6n, recibe de Dios
nuevas facultades: el libre albedrio y el sentido moral, la centelladivi-
na, en una palabra, da nuevo sesgo a sus ideas y le dota de nuevas
proporciones.
Pero las nuevas facultades de que estA dotado se desarrollan gra-
dualmente, porque nada es brusco en la naturaleza. Hay un period
de transici6n en que el hombre apenas se diferencia del bruto en las
primeras edades: el instinto animal predomina y la lucha tiene todavia
por m6vil la satisfacci6n de las necesidades materials. MAs tarde el ins-
tinto y el sentido moral se contrabalancean, y entonces lucha el hom-
bre, no ya por su sustento, sino por satisfacer su ambici6n, su orgullo,
el afAn de dominar; y para eso es precise todavia destruir. A media
que el sentido moral va predominando, se desarrolla la sensibilidad: la
necesidad de destruir va desapareciendo hasta extinguirse y hacerse
odiosa. El hombre en ese estado tiene horror a la Violencia y al derra-
mamiento de sangre.
La lucha, sin embargo, es siempre necesaria para los progress del
Espiritu, porque, aun Ilegado a ese punto que nos parece culminante,
estA muy lejos de la perfecei6n. Sl6o a fuerza de aplicaci6n y de acti-
vidad puede adquirir conocimientos y experience, y despojarse de los
i!ltimos vestigios de la animalidad. Mas en ese grado de elevaci6n, la
lucha en vez de ser sangrienta y brutal, se hace puramente intellectual:
lucha contra las dificultades y no contra sus semejantes.







'20 LA FILOSOFIA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS

Aftos despues G. Delanne, armado con todo el arsenal de
,datos que le suministraron los bi6logos y naturalistas del
aiglo pasado, da una mayor precision a esta teoria de la
evoluci6n del espiritu en conexi6n con la evoluci6n fisica,
.en su muy interesante libro La Evoluci6n Animica (1895), del
cual son estos pArrafos sint6ticos:

Sea desde el punto de vista del instinto, sea desde el de la inteligen-
tia o el del sentimiento, no existed otra diferencia entire el alma de los
animals y la del hombre que la del grado. El mismo prirncipio minor-
tal anima a todas las criaturas vivas. Al principio no se manifiesta sino
de un modo elemental en las mAs infimas gradaciones de la existencia;
poco a poco se va perfeccionando en su larga evoluci6n, desenvuelve
las facultades que tenia en si en germen y las manifiesta de una manera
mAs o menos analogas a la nuestra a media que se aproxima a la
humanidad.
No podemos concebir, en efecto, por qu6 Dios crearia series sensi-
ples al sufrimiento sin otorgarles al propio tiempo la facultad de bene-
fciar de los esfuerzos que hacen por mejorarse. Si el principio inteli-
gente que los anima estuviera condenado a ocupar eternamente la
misma posici6n inferior, Dios no seria just favoreciendo al hombre a
expenses de las otras criaturas. Pero la raz6n nos dice que no es posi-
blq sea asi, y la observaci6n demuestra que hay identidad substantial
en ie el alma de los brutos y la nuestra, que todo se armoniza y enca-
4dena estrechamente en el Universo, desde el infimo Atomo al gigan-
tesco sol perdido en la noche del espacio y desde la m6nera hasta el
espiritu superior que se cierne eh las regions serenas de la erraticidad.
Si suponemos que el alma se ha individualizado lentamente por una
elaboraci6n en las formas inferiores de la naturaleza hasta llegar por
grado a la humanidad, ,qui6n no se asombrara de la maravillosa gran-
*deza de semejante ascension?
A travys de millares de formas inferiores, en los zig-zags de una
ascensi6n no interrumpida, mediante modalidades raras y bajo la pre-
si6n de los instintos y de la magulladura de las formas mas inverosimi-
les, la psiquis ciega se dirige hacia la luz, hacia la conciencia eselare-
cida, hacia la libertad. Los avatares sin nmmero en millares de orga-
nismos diferentes, deben dotarla de todas. las fuerzas que le servirAn
mAs tarde, y ademAs, tiene por objeto desenvolver la plasticidad de su
envoltura fluidica, fljar en ella las leyes de mAs en mAs complicadas
que actdan en las formas vivas y crearle un tesoro por medio del cual
IlegarA, en la sucesi6n del tiempo, a manipular la material de una
manera inconsciente para que los trabajos del espiritu puedan remon-
tar su vuelo sin supeditarse a las exigencias del caparaz6n terrestre.


















LAS LBYBS DB LA BVOLUCION ANIMICA



Asi como la evoluci6n de los series orgAnicos que son en
este mundo se determine, segln los bi61ogos, por la acci6n
compleja de multitud de leyes, desde las elementales fisicas
de la gravedad y de la inercia de los tuerpos, por ejemplo,
hasta las todavia poco definidas de la herencia y del ata-
vismo, asi la evoluci6n espirita se desenvuelve merced a
leyes de diferente indole, que a veces vienen fijadas por los
espiritistas con rotundidad dogmAtica y que otras veces
resultan borrosas, pero no menos necesarias dentro de tal
sistema filos6fico. Asi Allan Kardec, en su Libro de los Espi-
ritus, define las leyes de la adoraci6n, del progress, de la
libertad, etc., ni mas ni menos como lo hacen ciertos dog-
mAticos de la sociologia.
Por lo que a nuestro studio interest, digamos que los
espiritistas admiten entire las eyes de la evoluci6n de los
espiritus, como fundamental, la que llaman ley divina o natu-
ral, que no es otra cosa que un derecho natural aplicado a
toda la vida c6smica y tambien, como es 16gico deducir, a la
vida de los hombres.
Esta ley natural es ley eterna e inmutable, y la define
Kardec diciendo que es la ley de Dios; pero a pesar de eso no
es facil comprenderla y explicarla, y, sobre todo, no obs-
tante su concept absolute como un dogma, tan absolute






22 LA FILOSOFIA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS

como fu6 el derecho natural para ciertos fil6sofos juristas, esa
ley divina o natural eterna e inmutable, de que nos hablan
los espiritistas, se nos present tan relative y movediza en
la experiencia de las sociedades humans y de las concep-
ciones te6ricas de sus aplicaciones terrenales, como rela-
tivo e inestable y poco seguro se mostr6 el famoso derecho
natural.
S6pase, empero, que los espiritistas asi lo confiesan clara-
mente y, lo que es mAs, armonizan lo absolute de la ley con
la relatividad de su apariencia en este mundo. Asi describe
Allan Kardec:

617. jEs dable al hombre profundizar las leyes morales?
6Qu6 son, en efecto, algunos afos para adquirir todo lo que consti-
tuye al ser perfect, si no se consider mAs que la distancia que separa
al salvaje del hombre civilizado? La mas larga existencia possible es
insuficiente, y con mayor raz6n afin cuando es abreviada, como sucede
en un gran numero de casos.


Y no solamente el espiritismo deriva esa relatividad de
la de nuestros conocimientos y facultades, sino que la explica
tambi6n con criterio evolucionista compaginable con el
mAs riguroso evolucionismo sociol6gico de nuestros dias,
diciendo asi:

618. Las leyes divinas, dson unas mismas para todos los mundos?
(La raz6n dice que deben ser apropiadas a la naturaleza de cada
mundo, y proporcionadas al grado de adelanto de los series que los
habitan.>


Pero aun dentro de esta relatividad existe una ley de
Dios y el progress se alcanza por su cumplimiento. En cum-
plirla estA el bien, en negarla esta el mal.
Y el bien Ileva consigo el mejoramiento del ser, la adqui-
sici6n de mas poderosas facultades, de una actividad de mas
amplio radio, de un advance en el sendero que conduce a la
dicha angelica que acerca a Dios. Y el mal, en cambio,






LAS LEYES DE LA EVOLUCI6N ANIMICA 20
acarrea la paralizaci6n de ese movimiento ascensional, el
embotamiento de las fuerzas del espiritu hasta tanto que
6ste por el dolor adquiere la conciencia de su error y triunfa
de nuevas pruebas, vence el obstdculo y reanuda su march
infinita (1). Hay, por tanto, una sanci6n a la infracci6n de la
ley natural.
Pero, claro esta, que ambos concepts del bien y del mal
seran tambien relatives desde el punt de vista de nuestro
planet, por la relatividad de nuestrbs conocimientos y por
la relative imperfecci6n de nuestra conciencia que es donde
estA escrita la ley de Dios-, o sea la definici6n del bien; pero
de todos modos ambos concepts se imponen: el bien y el
mal, lo que aprueba y lo que repugna la conciencia.
Pero, se dira, siendo la conciencia individual la defini-
dora del bien y del mal, y dependiendo aqu6lla del adelanto
o atraso de las facultades del espiritu, y habiendo espiritus
de muy diverse graduaci6n en ese sentido, 6el bien y el mal
podrAn ser los mismos para todos los hombres?, (podrAn
aquellos tener para todos ellos el mismo valor 6tico? A lo
cual contest Kardec:

636. ,El bien y el mal son absolutos para todos los hombres?
cialmente de la voluntad de hacerlo. El bien es siempre bien y el mal
es siempre mal, cualquiera que sea la posici6n del hombre. La diferen-
cia estA en el grado de responsabilidad.,


Y afiade, por via de ejemplo:

637. 6El salvaje que, cediendo a su instinto, se alimenta de came
humana, es culpable?
S< es mas culpable cuanto mejor sabe lo que hace.>
Las circunstancias dan al bien y al mal una gravedad relative. El


(1) Los espiritistas podrian admitir las modernas teorias evolucionistas acerca
del origen de los fen6menos psiquicos, la de Sergi, por ejemplo.







24 LA FILOSOFPA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS
hombre compete a veces faltas, que no por ser consecuencia de la posi-
ci6n en que le ha colocado la sociedad dejan de ser reprensibles; pero
la responsabilidad estA en proporci6n de Ids medios que tiene de com-
prender el bien y el mal. Asi es que el hombre ilustrado que compete
una simple injusticia, es mAs culpable ante Dios que el salvaje igno-
rante que se entrega a sus instintos.



















BL DELITO




aQue sera, por tanto, el delito para los espiritistas? Si
queremos definir un delito absolute, por decirlo asi, situAn-
donos en un punto de vista que' abarque la totalidad de la
vida de los espiritus, el delito sera la violaci6n de la ley de
Dios; pero confesemos que no habremos hecho una defini-
ci6n, sino una sustituci6n de palabras. Mas si restringimos
el concept al campo visual de la humanidad a que perte-
necemos y teniendo en cuenta la relatividad de concepts
que entonces consiente el espiritismo, como se ha dicho ya,
y el sentido evolucionista que informed toda esta doctrine,
entonces el delito human, segin los espiritistas, podrA defi-
nirse como sin ser espiritista, que yo sepa, lo definia ele-
gantemente el Dr. M. C. Piepers en un rapport al V Con-
greso Internacional de Antropologia Criminal de Amster-
dam (1), al -decir: El delito es la lesi6n social producida por el
estado egoista de la psiquis humana (lase espiritu), en la cual
la evoluci6n altruista no estd suficientemente avanzada para do-
minar sus tendencies egoistas dentro del limited que exige deter-
minado estado social.
De modo que, fuera de un delito absolute que nadie puede
concebir sino como mera abstracci6n dogmAtica, el delito


(1) La notion du crime au point de vue evolution iste.






26 LA FILOSOFIA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS
para los espiritistas es un concept relative, que finicamente
puede concretarse cuando se relaciona con ese limited exigido
por determinado estado social. No otra cosa ha significado la
criminologia cientifica desde el famoso antiguo principio
nullum crime sine lege, que resisted victorioso toda tentative
de definici6n del delito como concept absolute per se, o como
concept de fen6meno natural, segin pretendi6 Garofalo.
El delito, por tanto, no es sino un fen6meno de atraso en
la evoluci6n espiritista en relaci6n con un ambiente mis
avanzado, de donde deducen los espiritistas, como los soci6-
logos actuales, que el hecho que es un delito en determinado
ambiente (en tal mundo o en tal pais) deja de serlo en otro,
Ilegando en este a ser tenido por plausible, aun cuando real
y efectivamente sea malo o antisocial, por mas que su maldad
o antisocialidad sea desconocida por sus autores y contempo-
rAneIs.
Y para que se vea hasta d6nde llega el espiritismo en su
criterio evolucionista y relative del delito, lease en Allan
Kardec lo que describe refiriendose a una de las formas mis
salvajes de la maldad:

670. Los sacrificios humans llevados a cabo con intenci6n piadosa,
.han podido ser a veces agradables a Dios?
No, nunca; pero Dios juzga la intenci6n. Siendo ignorantes los
hombres podian career que hacian un acto laudable inmolando a uno de
sus semejantes, y en este caso Dios no se fijaba mds que en el pensa-
miento y no en el hecho. Mejorandose los hombres, debian reconocer su
error y reprobar esos sacrificios que no habian de former parte de las
ideas de las inteligencias ilustradas.

Confesemos, pues, que el espiritismo en este concept del
delito se aparta de los dogmatismos de las religiones ante-
riores, absolutos y cerrados, que no admitian esa relatividad
en la idea del pecado y del delito, y se acerca, por tanto, a
las conclusions cientificas de la raz6n.



















DETERMINISMO Y LIBRE ALBEDRIO


Para los positivistas, el criminal, como todo hombre, es
un ser cuyos actos son determinados por complejisimos fac-
tores, que lo impulsan fatal y ciegamente en tal o cual
direcci6n; para los.llamados cldsicos, el criminal y el hombre
tienen su propio y absolute control, su libertad de hacer el
bien o el mal, segin se les antoje.
Deterministas y liberoarbitristas se han acometido con
saai por el imperio de su principio cardinal en la ciencia
criminol6gica; pero acaso no sea fundamental la importan-
cia de esta cuesti6n en el campo de la criminologia cuando
para nada se hace necesaria al tratar de exponer el derecho
de.castigar.
En efecto; por una parte los liberoarbitristas, los clAsieos
de la filosofia penal (Carrara, por ejemplo), apenas par-
tiendo del principio del libre albedrio, se ven forzados a
admitir restricciones de hecho a esa absolute libertad al
tratar del grado en la fuerza del delito. El delincuente ve
mermado su.libro albedrio, en relaci6n a su edad, inteligen-
cia, locura, idiotez, embriaguez y a una porci6n de causes
que alteran su equilibrio absolute para discernir la absolute
distinci6n entire el bien y el mal, y que le hacen a veces
concebir como bueno el delito o que, aun sabidndolo malo,
lo arrastran hacia 61 a su pesar. De modo que por absolute






28 LA FILOSOFIA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS
que sea el principio, dificil habria de ser en cuanto al grado
en la fuerza de cada acci6n no descubrir en. cada individuo
una porci6n de motives o circunstancias alteradores de esa
supuesta libertad absolute. 6D6nde estd, pues, ese libre albe-
drio absolute que algunos quieren concebir, por el cual el
hombre puede resistir, solo, inconmovible y victorioso, una
catarata de solicitaciones externas?
Pero por otra parte se observa que los deterministas, por
radicales que sean, aun cuando analicen y desplieguen la
inmensa complejidad de factors que influyen en las deter-
minaciones del hombre, siempre habran de admitir que
entire ese sinnimero de factors codeterminantes estAn los
factors intimos de la individualidad psicol6gica del ser, que
suman su fuerza a la de todos los demAs factors para deter-
minar el acto human. De donde resultara que ante iguales
factors externos, el hombre se determinarA de distinta
manera segun sea el coeficiente que a la suma de energlas
aporten los factors intrinsecos de su ser, de 'su yo. DD6nde
estA, pues, se dicen algunos, ese determinismo absolute que
algunos quieren imponer, por el cual el ser hamano es un
grano de arena, juguete del oleaje, sin personalidad, sin
individualidad, sin carActer?
Y a esto bien se argument, como hace Ferri contestando
a Van Calker, defendiendo el determinism mAs absolute,
al decir que esa individualidad, ese caracter, ese yo, no pasa
de ser otra cosa que el reconocimiento implicito del deter-
minismo fundamental de la originaria constituci6n orgAnica
y psiquica temperamento y carActer) de todo individuo,
determinismo que el hombre tiene de comin con todos los
series vivientes.
Pero si ese caracter o ese yo, es fruto de un determinismo
en la originaria constituci6n orgAnica y psiquica, conven-
gamos, porque no es menos cierto, en queiese determinismo,
creador de una constituci6n individual, aun desde su inicio
ha tenido que actuar sobre algo, sobre una c6lula protoplAs-
mica llena de vida, y que ese algo con vida, que en su prin-
cipio muy poco significaba en la causaci6n de los fen6menos






DETERMINISMO Y LIBRE ALBEDRfO 29
naturales que le interesaban, ha ido evolucionando, adqui-
riendo facultades y fuerzas para despues de un transcurso
de edades incalculables llegar a ser el hombre, ser que sigue
siendo grandemente influenciable en todos los moments de
su vida, pero que a su vez ha Ilegado a tener un caricter
formado por el poderoso nicleo de energies acumuladas en
su ser, que le permiten reaccionar, a veces hasta con con-
ciencia, contra solicitaciones .del ambiente externo y de su
propio organismo, que en edades anteriores y para estados
y series menos evolucionados serian fatales en lo absolute.
Pues bien; en esta mayor acumulaci6n de facultades y en
esa mayor concentraci6n de fuerzas determinantes cons-
cientes, que se llama hombre, pareceme encontrar el con-
cepto que muchos toman por libertad moral. Eso viene a ser,
a mi juicio, el concept espiritista de la libertad moral del
hombre, concept relative, porque por muchas que sean las
energies concentradas en el mismo nicleo human (llmese
espiritu), muchas son las energies que lo rodean; pero con-
cepto que se aparta tanto de un determinismo absolute, por
algunos concebido como abstracci6n metafisica negadora de
la individualidad y del ser, como de un libre albedrio abso-
luto que equivale a la metafisiea concepci6n de una divi-
nidad.
En este terreno, repito, par6ceme poder encontrar al
espiritismo. Para 6ste, el libre albedrio es 'una facultad que
va adquiriendo el espiritu merced a larga evoluci6n, a media
que va despertAndose y saliendo de la primitividad y de las
encarnaciones groseras y prehumanas.
Pero 6por qu6 el espiritu progress en esas primeras y
largas edades cuando no demuestra libre albedrio ni con-
ciencia de su ser y de su progress? Pues por la experiencia
que adquiere realizando actos que le resultan dafiosos y
actos que le produce felicidad; y asi, poco a poco, el espi-
ritu se va dando cuenta de su vida, adquiriendo ciencia y
conciencia y llegando a esa fase de su evoluei6n en la cual
el espiritu despliega fuerza propia consciente y alcanza el
pleno libre albedrio.






30 LA FILOSOFIA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS
De todo lo cual result un libre albedrio, hijo del deter-
minismo.
,SerA esto un absurdo? 6SerA acaso una mera cuesti6n de
palabras?
Pues en.este terreno de la relatividad de ambos concep-
tos discutidos (libre albedrio y determinismo, al que se
puede llegar siguiendo a Allan Kardec, la cuesti6n que veni-
mos tratando desaparece.
En efecto, ino sera igual decir individuo libre moral-
mente en su albedrio, pero cuya libertad moral viene res-
tringida por sus especiales condiciones subjetivas, organicas
y de civilizaci6n y por la acci6n del ambiente, a decir indi-
viduo constant y fatalmente determinado en sus actos
morales por el influjo del ambiente y de su propio orga-
nismo, pero cuya acci6n viene influenciada consciente e in-
conscientemente por ciertas condiciones personales que ca-
racterizan la individualidad influenciada, haciendola obrar
de manera distinta a como obrarian los demas semejantes
en igualdad de casos?
AAcaso no es igual un liberoarbitrismo relative que un
determinismo no absolute? 6Acaso no es lo mismo imaginary
un ser cuya individualidad caracteristica tiene que incli-
narse mas o mrenos a los embates del ambiente segin la
fuerza de 6stos y el temple de su caracter, que suponer una
avalanche de elements concomitantes arrastrando a un
ser, pero torciendo el rumbo aca o aculla segfn las resis-
tencias de la individualidad combatida? iQub importancia
tiene entonces 1a cuesti6n del libre albedrio y del determi-
nismo, si se le priva a ambos concepts de su caricter de
absolutos? En resume: el hombre no puede resistir incon-
movible el flujo y el reflujo del mar de la vida, por sola
virtud de su.albedrio, como las divinidades que caminan
sobre las olas sin hundirse por el imperio de su voluntad
sobrenatural; pero tampoco el hombre es un grano de arena
perdido en el oceano e impotente en su inmensidad.. El
hombre ni es un dios, ni es un atomo; el hombre es hombre, y
el hombre nada en el mar de la vida y llegard o no a la






DETERMlINISMO Y LIBRE ALBEDR(O 31
playa nadando, segin sean sus facultades natatorias, la dis-
tancia de la ribera, la fuerza de las olas y, sobre todo su
voluntad de nadar.
El acto human, y por tanto, el delito, habri, pues, que
concebirlo como una resultante de las fuerzas combinadas,
subjetivas y objetivas, del individuo y del ambiente. Asi lo
entiende la criminologia modern y asi lo explica el espiri-
tismo, aunque, repito, concept de una y otra acerca del
libre albedrio sea bien divers, en sus formulas al menos.
Y no deja de ser curioso observer c6mo la 6tica espiri-
tista, que es la antitesis del materialismo penal y que pre-
supone como principio bAsico del evolucionismo de los espi-
ritus el propio libre albedrio de 6stos, puede romper con los
antiguos dogmas religiosos y metafisicos partidarios del albe-
drio absolute de los hombres, con premios y penas eternas
al final de la vida, para explicar un libre albedrio relative,
influenciado grandemente por circunstancias extrafias a la
voluntad del propio espiritu.
Y es, aun a trueque de repetirme, que el espiritismod por
su m6rito evolucionista supone una infinita gradaci6n de los
espiritus, cuyo progress, si bien debido a sus propios esfuer-
zos, es lento y pesado en su inicio, porque las facultades psi-
quicas estAn todavia en embri6n y poco desarrolladas; pro-
greso que va creciendo y dependiendo cada vez mas del
esfuerzo consciente o del albedrio del espiritu y menos sujeto
a los requerimientos extraflos; porque con el crecimiento de
sus facultades aumenta su independencia subjetiva, su poder
propio, y con el aumento de 6ste se agiganta la eficacia de
su self direction. Y si al principio el espiritu es torpe, primero
con torpeza mas alli de la bestialidad mas primitive, y des-
pues como un nitio, y es incapaz de dirigirse a si mismo,
reaccionando contra el ambiente, con el transcurso de sus
encarnaciones progress y se gobierna a si propio como un
sabio o un hombre de fuerte inteligencia y voluntad.
No otro, segiin parece, era el concept de Gabriel Tarde
cuando en un articulo referente al II Congreso de Antropo-
logia Criminal impugnaba la clasificaci6n tripartita de los






32 LA FILOSOFfA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS
factors de la delincuencia, seglin Ferri, negando la influen-
cia independiente de los llamados fisicos y c6smicos,, y
diciendo: acuando mAs se eleva un organismo mas escapa a
la servidumbre de las excitaciones fisico-quimicas, y si bien
41 obtenga de dstas toda la energia que tiene almacenada,
cuanto mAs aqu1l se las apropia, mAs dispone de ellas y mas
las dirige libremente hacia sus propios fines*.
De modo que hay espiritus atrasados cuyo libre albedrio
estA como en crisAlida, sin crecimiento ni desarrollo y caen
fAcilmente impulsados por los espiritus malos o por concau-
sas externas de diferente indole; y otros espiritus hay mAs
adelantados, con mayor libertad, que se dirigen y se defien-
den de la tentaci6n y la resisten victoriosos.
Es, pues, un libre albedrio relative o un determinismo
relative, como se quiera, la base criminol6gica del espiri-
tismo tocante al problema de la responsabilidad.





















LA QUESTION BN LOS TEXTOS
DB ALLAN KARDBC




V6ase ahora c6mo se pueden documentary las observacio-
nes y razonamientos del anterior capitulo, con textos de
Allan Kardec, sobre el libre albedrio, segin el espiritismo:

120. ITodos los Espiritus pasan por la series del mal para legar al
bien?
,No por la series del mal, sino por la de la ignorancia.,
121. APor qu6 ciertos Espiritus han seguido el camino del bien y
otros el del mal? 4No tienen libre albedrio?
Dios no cre6 Espiritus malos, sino sencillos e ignorantes, es.decir,
igualmente aptos para el bien que para el mal. Los que llegan a ser
malos, lo son por su voluntad.,
122. No teniendo, en su origen conciencia de si mismos, Ac6mo
pneden los Espiritus ser libres de elegir entire el bien y el mal? jExiste
en ello un principio, una tendencia cualquiera que los incline mas al.
uno que al otro?
El libre albedrio se desarrolla a media que el Espiritu adquiere
conciencia de si mismo. Si la elecci6n se debiese a una causa indepen,
diente de la voluntad del Espiritu, no existiria libertad. La causa no
reside en 61, sino fuera, en las influencias a que cede en virtud de su
voluntad libre, y esto significa la gran figure de la caida del hombre y
del pecado original. Unos cedieron a la tentaci6n; otros resistiero;
a ella.
-jDe d6nde proceden las influencias que obran sobre el Espiritu?
De los Espiritus imperfectos que procuran apoderarse de 41 y domi-

La Filosoffa penal. 3







34 LA FILOSOFIA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS

narle, y que se consideran felices cuando le hacen sucumbir. Esto es lo
que se ha querido representar con la figure de Satanas.
-gNo sufre esta influencia el Espiritu mAs que en su origen?
LLe persigue en su vida de Espiritu, hasta que consigue dominarse
de tal modo, que los malos renuncian a obsesarle.,
127. eLos Espiritus son creados iguales en facultades intelectuales?
<(Lo son; pero no sabiendo de d6nde provienen, es precise que fun-
clone el libre albedrio, y progresen con mAs o menos rapidez asi inte-
lectual, como moralmente.o
Los Espiritus, que, desde el principio siguen el camino del bien, no
son por ello Espiritus perfectos, puesto que si no tienen malas tenden-
cias, han de adquirir, sin embargo, experiencia y los conocimientos
necesarios para llegar a la perfecci6n. Podemos compararlos a los nifios
que, cualquiera que sea la bondad de sus naturales instintos, tienen
necesidad de desarrollarse, de ilustrarse, y que no legan sin transici6n
de la infancia a la madurez. Asi como tenemos hombres buenos y malos
desde la infancia, asi tambi6n hay Espiritus buenos y malos desde el
principio con la diferencia capital, de que el niiio tiene instintos com-
pletamente formados, al paso que el Espiritu, al ser formado, no es ni
bueno ni malo, sin6 que tiene todas las tendencies, y en virtud de su
libre albedrio, toma una u otra direcci6n.
189. Desde el principio de'su formaci6n, agoza el Espiritu de la
plenitud-de sus facultades?
aNo; porque el Espiritu, como el hombre, tiene tambi6n su infancia.
En su origen, no tienen los Espiritus mAs que una existencia instintiva,
y apenas tienen conciencia de si mismos y de sus actos. S6lo poco a
ppco se desarrolla la inteligencia.
190. jCuAl es el estado del alma en su primer encarnaci6n?
,El estado de infancia en la vida corporal, y apenas se desarrolla su
inteligencia: se ensaya en la vida.o
368. Despubs de su uni6n con el cuerpo, eel Espiritu ejeree con
toda su libertad sus facultades?
4La existencia de las facultades depend de los 6rganos que les sir-
yen'de instrumento y estAn debilitadas por la rudeza de la material >
-Segin esto, la envoltura material, ges un obstAculo a la libre ma-
nifestaci6n de las facultades del Espiritu, como un vidrio opaco se
opone a la libre emisi6n de la luz?
(Si, y muy opaco.*
Puede compararse tambien la acci6n de la material grosera del cuer-
po sobre el Espiritu, a la de un agua cenagosa que priva de libertad
en los movimientos al cuerpo, que on ella estA sumergido.
369. El libre ejercicio de las facultades del alma, aestA subordinado
al desarrollo de los 6rganos?
(Los 6rganos son los instruments de manifestaci6n de las faculta-







LA CUESTION EN LOSITEXTOS DE ALLAN KARDEC 35
des del alma, y la manifestaci6n estA subordinada al desarrollo y al
grado de perfecci6n de los mismos 6rganos, como la excelencia de un
*trabajo, a la de la herramienta.
564. gEntre los Espiritus, los hay ociosos o que no se ocupan de nin-
guna cosa'ttil?
Si; pero este estado es temporal y esti subordinado al desarrollo de
su inteligencia. Ciertamente que los hay, como entire los hombres, que.
s6lo viven para si mismos; pero esta ociosidad les pesa y, tarde o tem-
prano, el deseo de progresar les hace sentir la necesidad de la activi-
dad, y son felices pudiendo ser fitiles. Hablamos de los Espiritus que
han Ilegado al punto de tener conciencia de si mismos y libre albedrio,
porque en su origen son como nifios que acaban de nacer, y que obran;
mds por instinto que por voluntad deliberada.
843. jTiene el hombre el libre albedrio de sus actos?
albedrio, el hombre seria una mAquina.>
844. jDisfruta el hombre de libre albedrio desde su nacimiento?
( primeros tiempos de la vida, la libertad es casi nula; se desarrolla y
cambia de objeto con las facultades. Teniendo el nifio pensamientos en
relaci6n con las necesidades de su edad, aplica su libre albedrio a las
cosas que le son necesarias.
845. Las predisposiciones instintivas que trae el hombre, al nacer,
4no son obstAculos al ejerecico de su libre albedrio?
(Las predisposiciones instintivas son las que tenia el Espiritu antes
de su encarnaci6n. Segiin que sea mis o menos adelantado, pueden so-
licitarle a actos reprensibles, en lo cual serA secundado por los Espiri-
tus que simpatizan con aquellas disposiciones; pero no existed solicita-
ci6n irresistible, cuando se tiene voluntad de resistir. Recorded que
querer es powder >
846. aNo tiene influencia la organizaci6n en los actos de la vida, y
si alguna tiene no se ejerce a expenses del libre albedrio?
tEl Espiritu sufre ciertamente la influencia de la material, que pue-
de entorpecerle en sus manifestaciones. He aqui por que, en los mundos
menos materials que la tierra, las facultades se desarrollan con mAs,
libertad; pero el instrument no da la facultad. Por lo demAs deben
diktinguirse aqui las facultades morales de las intelectuales. Si un hom-
bre tiene el instinto de asesinato, seguramente es su propio Espiritu
quien lo posee y quien se lo da; pero no sus 6rganos. El que anonada
su pensamiento para no ocuparse mAs que de la material, se hace seme-
jante al bruto y peor aimn; porque no piensa en prevenirse contra el
mal, y en esto es en lo que falta, puesto que obra asi voluntariamente...
847. -La aberraci6A de las facultades qquita al hombre el libre
albedrio?







36 LA FILOSOFfA PENAL DE'LOS ESPIRITISTAS

Aquel cuya inteligencia esta turbada por una causa cualquiera,
no es duefio de su pensamiento, y por lo tanto, carece de libertad. Esta
aberraci6n es a menudo un castigo para el Espiritu que, en otra exis-
tencia, puede haber sido vano y orgulloso, y hecho mal use de sus fa-
eultades. Puede renacer en el cuerpo de un idiota, como el aespota en
elde un esolavo y el mal rico en el de un pordiosero; pero.el Espiritu
sufre con esta violencia, de la cual tiene perfect conocimiento. Tal es
la acci6n de la material.
849. jCnA es la facultad dominant en el hombre salvaje, el ins-
Ointo o el libre albedrio?
El instinto, 1o cual no le priva de obrar con enter libertad respect
de eiertas cosas; pero, como el nifio, aplica esa libertad a sus necesidades
y se desarrolla con la inteligencia. Por consiguiente, tui que eros mAs
ilustrado que un salvaje, eres mAs responsible de lo que haces que 61.o
851. Existe fatalidad en los acontecimientos de la vida, segin el
sentido dado a aquellas palabras, es decir, todos los sucesos estAn deter-
minados anticipadamente, y si es asi Iqu6 se hace el libre albedrio?
cLa fatalidad existed s6lo en virtud de la elecci6n que ha hecho el
Espirtiu, al encarnarse, de sufrir'tal o cual prueba. EligiBndola se cons-
tituye una especie de destine, consecuencia de la misma position on
que se encuentra colocado. Hablo de las pruebas fisicas, porque en
cuanto a lasImorales y a la tentaci6n, conservando el Espiritu su libre
albedrio etal bieni'eni el mal, es sienp~re duefio de ceder o de resistir.
Un Espiritu bueno, vi6ndole flaquear, puede venir en su. ayuda; pore
no influir en 61 hasta el punto de dominar su'voluntad. Un Espiritu
malo, esto es, inferior, ensefiandol6 y exagetAndole un peligro fisico,
puede conmoverle y espantarle, pero no dejard por ello de quedar libre
de toda traba la voluntad del Espiritu encarnado.*
852. Hay personas a quienes parece perseguir la fatalidad, inde-
pendiente de su manera de obrar, 4no forma parte de su destine la
desgracia?
aAcaso son pruebas quo deben sufrir y que han elegido; pero, os lo
repito, vosotros achacAis al destiny lo que, a menudo, no es mas que
consicuenoia de vuestrA propia falta. Cuando te aflijan males, procura
que tu conciencia esth pura y estarAs medio consolado.)
Las ideas falsas o exactas que nos formamos de las cosas, nos hacen
triunfar o sucumbir, segin nuestre carActer y posici6n social. Encon-
tramos mAs sencillo y menos humillante para nuestro amor propio atri-
buir nuestros descalabros a la suerte o al destiny que a nuestra propia
falta. Si a veces contribute a ello la iifluencia de los Espiritus, pode-
mos siempre substraernos a esa influencia, rechazando las ideas que
nos sugieren, cuando son malas.
861. El hombre que compete un asesinato, 4sabe, al escoger su exis-
tencia, que llegara a ser asesino?







LA CUESTI6N EN LOS TEXTOS DE ALLAN KARDEC 37

cNo; sabe que, eligiendo una vida de lucha, corre riesgo de matar a
uno de sus semejantes, pero ignora si lo harA, porque casi siempre de-
libera antes de cometer el crime, y aquel que delibera sobre algo es
siempre libre de hacerlo o no hacerlo. Si el Espiritu supiese de ante-
mano que, como hombre, debe'cometer un asesinato, seria porque es-
taba predestinado para ello. Sabed, pues, que nadie estA predestinado
para un crime, y que todo crime o cualquiera otro acto es siempre
resultado de la voluntad y del libre albedrio.
cPor lo demAs, vosotros confundis siempre dos cosas muy diferen-'
tes: los acontecimientos materials de la vida y los actos de la vida
moral. Si fatalidad existed, a veces, es respect de aquellos aconteci-
mientos materials cuya causa estA fuera de vosotros y que son inde-
pendientes de vuestra vhluntad. En cuanto a los actos de la vida moral,
dimanan siempre del hombre, quien tiene siempre, por lo tanto, la li-
bertad de elegir. Respecto de estos actos, no existed, nunca, fatalidad.*
872. La question del libre albedrio puede resumirse de este modo:
El hombre no es fatalmente arrastrado al mal, los actos que realize no
estAn escritos de antemano; los crimenes que compete no son resultado
de un fallo del destino. Como prueba y como expiaci6n, puede elegir
una existencia en la que sentirA las solicitaciones del crime, ya a con-
secuencia del medio en que este colocado, ya en virtud de las circuns-
tancias que sobrevengan; pero siempre es libre de obrar o de no obrar.
Asi, pues, el libre albedrio existed en el estado de Espiritu para la elec-
,ci6n de la existencia y de las pruebas, y en estado corporal en la facul-
tad de ceder o de resistir a las solicitaciones a que voluntariamente nos
hemos sometido. A la educaci6n toca combatir esas malas tendencies,
y lo hara provechosamente cuando est6 basada en el studio profundo
de la naturaleza moral del hombre. Mediante el conocimiento de las
leyes que rigen esa naturaleza moral, se llegari a modificarla, como la
inteligencia por medio de la instrucci6n, y el temperament por medio
de la higiene.
El Espiritu desprendido de ]a material y en estado errante, elige sus
futuras exigencias corporales segin el grado de perfecci6n a que ha
llegado, y en esto, como tenemos dicho, consiste especialmente su libre
-albedrio. Semejante libertad no queda anulada por la reencarnaci6n;
si cede a la influencia de la material, es porque sucumbe a las pruebas
que 61 mismo ha elegido, y para que le ayuden a dominarlas, puede in-
vocar la asistencia de Dios y de los Espiritus buenos.
Sin libre albedrio, el hombre no tiene culpa del mal, ni merito por
el bien, lo cual estA de tal modo reconocido, que en el mundo se pro-
porciona siempre la censura o el elogio a la intenci6n, es decir, a la
voluntad, y quien dice voluntad dice libertad. El hombre no puede,
pues, buscar excusa a sus faltas en su organizaci6n, sin abdicar de su
raz6n y de su condici6n de ser human, para asimilarse al bruto. Si de'







38 LA FILOSOFIA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS

tal manera aconteciese respect del mal, igualmente sucederia respect
del bien; pero cuando el hombre realize 6ste, se da buen cuidado en
hacerse un m6rito de ello sin atribuirlo a sus 6rganos, lo cual prueba
que instintivamente no renuncia, a pesar de la opinion de algunos sis-
temAticos al mAs bello privilegio de su especie, la libartad de pensar.
La fatalidad, tal como vulgarmente se la comprende, supone la de-
cisi6n anticipada e irrevocable de todos los sucesos de la vida, cual-
quiera que sea su importancia. Si 6ste fuese el orden de las cosas, el
hombre seria una mAquina sin voluntad. gDe que le serviria su inteli-
gencia, puesto que estaria invariablemente dominado en todos sus actos
por la fuerza del destino? Si semajante doctrine fuese verdadera, seria
la destrucci6n de toda libertad moral; no existiria responsabilidad para
el hombre, y por consiguiente, ni bien, ni mal, ni crimenes, ni virtu-
des. Dios, soberanamente just, no podria castigar a su criatura por
faltas que no dependia de ella dejar de cometer, ni recompensarla por
virtudes cuyo m6rito no le corresponderia. Semejante ley seria, ademAs,
la negaci6n de la del progress; por que el hombre que todo lo esperase
de la suerte, nada intentaria para mejorar su posici6n, puesto que no
seria ni de mejor ni de peor condici6n.
La fatalidad no es, sin embargo, una palabra hueca, existed en la
posici6n que el hombre ocupa en la tierra; y en las funciones que des-
empefia, a conseduencia de la clase de existencia que su Espiritu ha
elegido como prueba, expiacidn o misidn. Sufre fatalmente todas las
vicisitudes de esas existencias y todas las tendencies buenas o malas,
que le son inherentes; pero hasta aqui llega la fatalidad, porque de-
pende de su voluntad, el ceder o no a aquellas tendencies. Los detalles
de los acontecimientos estdn subordinados a las circunstancias que el
hombre provoca por si mismo con sus actos, y en los cuales pueden in-
fluir los Espiritus por medio de los pensamientos que le sugieren.
La fatalidad consist, pues, en los sucesos que se presentan, puesto
que son consecuencia de la eleeci6n de la existencia, hecha por el' Es-
piritu. No puede consistir en el resultado de aquellos- sucesos, puesto
que puede defender del hombre el modificar su curso con su prudencia,
y no consiste nunca en los hechos de la vida moral.
Respecto de la muerte, si quo estA el hombre sometido de un modo
absolute a la inexorable ley de la 'fatalidad, porque no puede subs-
traerse al fallo que fija el t6rmino de su existencia, ni al g6nero de
muerte que debe interrumpir su curso.
Segin la doctrine vulgar, el hombre toma en si mismo todos sus
instintos; 6stos provienen, ora de su organizaci6n fisica, de la que no
puede ser responsible, ora de su propia naturaleza en la cual puede
buscar una excuse dici6ndose que no es culpa suya el ser como es. Evi-
dentemente es mas moral la doctrine espiritista: admit en el hombre
el libre albedrio en toda su plenitud, y al decirle que, si hace mal, cede







LA CUEST16N EN LOS TEXTOS DE ALLAN KARDEC 39
a una mala sugesti6n extrafia, le abandon toda la responsabilidad,
puesto que le reconoce fuerza para resistirla, lo que es evidentemente
mAs facil que si tuviese que luchar con su propia naturaleza. Asi, se-
gin la doctrine espiritista, no existe solicitaci6n irresistible; el hombre
puede negar siempre oldos a la voz oculta que en su foro interno le
solicit al mal, como puede negarlos a la voz material del que le habla,
y lo puede en virtud de su voluntad, pidiendo a Dios la fuerza nece-
saria y reclamando a este efecto la asistencia de los Espiritus buenos.
Esto es lo que nos ensefia Jesfis en la sublime slplica de la Oracidn
dominical, cuando nos hace decir: cY no nos deje caer en la tentaci6n,
mAs libranos del mal>.
Esta teoria de la causa excitante de nuestros actos se desprende
evidentemente de toda la ensefanza dada por los Espiritus. No s6lo
es sublime por su moralidad, sino que aiadimos que ensalza al hombre;
lo present libre de sacudir un yugo obsesor, como libre es de cerrar
su casa a los importunos; no es ya una maquina que obra por un impul-
so independiente de su voluntad, sino un ser, dotadp de raz6n que es-
cucha, que juzga y escoge libremente entire dos consejos. Afiadamos
que, a pesar de esto, el hombre no queda privado de iniciativa, y no
deja.de obrar por movimiento propio, puesto que en definitive no es mAs
que un Espiritu encarnado que conserve, bajo la envoltura corporal,
las cualidades buenas o malas que poseia como Espiritu. Las faltas que
cometemos tienen, pues, su primer origen en la imperfecci6n de nues-
tro Espiritu, que no ha conseguido aun la superioridad moral que ten-
drA algin dia, pero que no carece por ello de libre albedrio. La vida
corporal le es dada para que se purgue de sus imperfecciones por medio
de las pruebas que sufre, y precisamente las mismas imperfecciones son
las que le hacen mis debil y accessible a las sugestiones de otros Espi-
ritus imperfectos, que de ellas se aprovechan para procurar que su-
cumba en la lucha que ha emprendido. Si de ella sale victorioso, se
eleva; si sucumbe, se queda como era, ni peor, ni mejor. HabrA de em-
pezar una nueva prueba, lo que puede prolongarse durante much
tiempo. Mientras mas se purifica, mas disminuyen sus lados vulnera-
bles, y menos pie da a los que le solicitan el mal. Su fuerza moral crece
en proporci6n de su elevaci6n, y los malos Espiritus se alejan de 61.


N6tese c6mb Allan Kardec, a pesar de hablar algunas
veces de un libre albedrlo en toda su plenitud (lo cual no signi-
flea ciertamente absolute), restringe esa plenitud por la infe-
rioridad o imperfecci6n del espiritu, por lo cual se viene a
esa relatividad del concept, ya expuesta.















VII


LOS FACTORS DB LA DBLINCUBNCIA



Ya con los principios que anteceden se comprendera c6mo
el espiritismo admite la teoria positivista de los factors de
la delincuencia.
Si en todos los actos del hombre, y, por tanto, del crimi-
nal, hay que descubrir la conjunci6n causal de elements
diversos que embotan el libre albedrio del espiritu y tuercen
en mAs o en menos su direcci6n, y si estos elements radican
en el propio individuo y en el ambiepte que lo envuelve, no
habra dificultad en admitir la division tripartita famosa de
Ferri, que distingue factors antropoldgicos, cdsmicos y socia-
les de la delincuencia; o lo que es lo mismo, los factors que
impiden al espiritu el absQluto imperio sobre su albedrio y
que lo atraen al delito son derivados de su propia constitu-
ci6n individual, psiquica y fisiol6gica, de la naturaleza del
ambient fisico en que vive y de los caracteres del ambient
social en que se agita. o
Una determinaci6n de cuAles son esos factors segun el
positivismo penal (aunque nos limitAsemos a los principles)
y de c6mo son admitidos y aplicados por el espiritismo,
habria de llevarnos al complete donvencimiento de la reali-
dad de 6stos desde el punto de vista de la filosofia de Allan
Kardec; y ya a partir de este anAlisis las coincidencias te6-
ricas van hacidndose concretas y mis sorprendentes.






LOS FACTORS DE LA DELINCUENCIA 41

Factors antropol6gicos.-En el hombre hay que distin-
guir, seg6n los espiritistas, dos elements bien distintos: el
cuerpo y el espiritu, unidos por un tercer element que sirve
de vinculo de relaci6n entire ambos, el periespiritu.
El espiritu es la esencia, el cuerpo la forma; el primero
es el actor, el segundo el instrument. Y uno y otro se influ-
yen reciprocamente en proporci6n de sus respectivas fuer-
zas, segin sea mayor o mentor el adelanto de su espiritu, o
sea su fuerza consciente.
Asi lo entiende Allan Kardec al escribir en su Libro de
los Espiritus un capitulo destinado a explicar la influencia
del organismo sobre el espiritu, del cual son los siguientes
parrafos:


367, EEl Espiritu, uniendose al cuerpo, gse identifica con la material?
tido lo es del cuerpo. El Espiritu, uni6ndose al cuerpo, conserve los
atributos de la naturaleza spirituall,
368. Despubs de su union con el cuerpo, ~.el Espiritu ejerce con
toda su libertad sus facultades?
((La existencia de las facultades depend de los,6rganos que les sir-
ven de instrument, y estAn debilitadas por la rudeza de la material >
-Segdn 6sto, la envoltura material, &es un obstAculo a la libre
manifestaci6n de las facultades del Espiritu, como un vidrio opaco se
opone a la libre emisi6n de la luz?
Puede compararse tambi6n la acci6n de la material grosera del
cuerpo sobre el Espiritu a la de un agua cenagosa que priva de liber-
tad en los movimientos al cuerpo que en ella estA sumergido.
369. El libre ejercicio de las facultades del alma, .estA subordinado
al desarrollo de los 6rgahos?
cLos 6rganos son los instruments de manifestaci6n de las faculta-
des del alma, y la manifestaci6n estA subordinada al desarrollo y al
grado de perfecci6n de los mismos 6rganos, como la excelencia de un
trabajo a la de la herramienta.>
370. 4De la influencia de los 6rganos puede inducirse una analogia
entire el desarrollo de los 6rganos cerebrales y el de las facultades mora-
les e intelectuales?
facultades que le son propias, y no son los 6rganos los que produce las
facultades, sino que 6stas determinan el desarrollo de los 6rganos.







42 LA FILOSOFiA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS
-Segin 6sto, la diversidad de aptitudes en el hombre, gdepende
unicamente del estado del Espiritu?
puede ser mas o menos adelantado, constituyen el principio; pero es
precise tener en cuenta la influencia de la material que dificulta, mAs o
menos, el ejercicio de las facultades.>
Al encarnarse, el Espiritu trae consigo ciertas predisposiciones, y si
para cada una de ellas se admite un 6rgano correspondiente en el cere-
bro, el desarrollo de los 6rganos sera un efecto y no una causa. Si las
facultades tuviesen su principio en los 6rganos, el hombre seria una
mAquina sin libre albedrio e irresponsible de sus actos. Seria precise
admitir que los mas grandes genios, los sabios, poetas, artists, no son
tales genios sino porque la casualidad les ha dado 6rganos especiales;
de donde se sigue que, sin ellos, no hubieran sido genios, y que el
mayor de los imbeciles hubiera podido ser un Newton, un Virgilio 6 un
Rafael si hubiese estado dotado de ciertos 6rganos, suposici6n mAs
absurd ain cuando se aplica a las cualidades morales. Segin este sis-
tema, San Vicente de Paul, dotado por la naturaleza de tal o cual
6rgano, hubiera podido ser un malvado, y al mayor de los facinerosos
no le faltaria mis que un 6rgano para ser un San Vicente de Paul.
Admitid, por el contrario, que los 6rganos especiales, si existen, son
consecutivos, que se desarrollan con el ejercicio de la facultad, como
los misculos con el movimiento, y nada irracional encontrar6is. Tome-
mos una comparaci6n trivial a fuerza de ser exacta. Por ciertas sefiales
fision6micas se conoce el hombre dado a la bebida; pero, ason aquellas
las que le caracterizan de borracho, o la borrachera la que original tales
seaales? Puede decirse que los 6rganos reciben el sello de las facultades.
86. dPodria dejar de existir o no haber existido nunca el mundo
corporal, sin que se alterase la esencia del mundo espiritista?
Si, pues son independientes, aunque su correlaci6n. es, empero,
incesante; porque el uno reacciona perennemente en el otro.>

Asi, pues, en la determinacidn o causaci6n del delito
encontramos dos classes de factors en el propio individuo
delincuente: las facultades del espiritu y las influencias con
que la material dificulta el ejercicio de aqu6llas; o lo que es
lo mismo, caracteres del espiritu y caracteres del cuerpo, o, para
decirlo en terminos gratos a los crimin6logos contempori-
neos, factors o caracteres psiquicos y factors o caracteres ana-
t6micos.
Veamos c6mo se explican unos y otros por los espiritistas.
Caracteres psiquicos del criminal.-Son los mAs importan-






LOS FACTORS DE LA DELINCUENCIA 43
tes y se significant todos ellos por el atraso del espiritu. El
hombre criminal es un individuo en el cual ha encarnado un
espiritu atrasado.
No hay para qu6 repasar aqui toda la series de caracteres
psiquicos puestos de relieve por Lombroso, Marro, Ferri,
Lacassagne, etc. Todos ellos pueden reducirse a una sintesis:
inferioridad o atraso moral.
Atraso moral, que no siempre significa atraso intellectual.
Pero el espiritismo, al Ilevar su evolucionismo a otras
vidas o encarnaciones, admite un nuevo factor psiquico.
A veces el espiritu descarnado, intelectualmente progre-
sista, lamenta una caida en el mal, y, naturalmente, desea
expiar su culpa, veneer las sugestiones que a 61 lo vencieron
en 14 encarnaci6n pasada, y voluntat iamente acude a la lucha
por el progreeo moral, a combatir en el propio ambiente en
que fue vencido para veneer 61 ahora a su vez armado por
la experienciiy por su deseo de progresar con rapidez.















VIII


CARACTBRBS ANATOMICOS DBL CRIMINAL



El espiritismo no ha descendido al anAlisis de los carac-
teres anat6micos del criminal, ni puede dentro de sus prin-
cipios sostenerse, por ejemplo, la criminalidad de los hom-
bres con orejas asininas o de los platicefalos, porque este
studio se sale completamente en sus problems eoncretos
del campo de la filosofia espiritistA. Sin embargo, ef espiri-
tismo no rechaza la realidad de esos earacteres somAticos
del criminal y hasta permit su explicaci6n.
Claro estA que.el espirifismo, como por otro lado los apa-
sionados de la antropologia ecminal, no pueden sostener que
todo hombre que tenga tal o cual carActer fision6micq sea
un criminal. No, porque a menudo se ven hombres con fisioo
repulsive que no son criminals, y viceversa; y si bien se
dirA que hQ s61o son criminals los declarados tales por la
ley,, sino que hay muchos que escapan a su imperio y muchos
que lo son en edtado latente, no es menos cierto que el delito
es el resultado de un sin fin de factors heterog6neos y que
la coincidencia de unos cuantos no basta para determinar
la caracterizaci6n criminosa de un individuo, la que s61o-
puede obtenerse por la concomitancia de un'poderoso haz de
caracteres.
Pero el espiritismo dice que el espiritu es el que moldea
por lo general el cuerpo adecuado a su estado de progress,






CARACTERES ANAT6MICOS DEL CRIMINAL
o bien que el espiritu viene influenciado por el 6rgano con
que ha de manifestarse, aunque al encarnarse no lo haya
escogido el propio espiritu, y le sirve eso de expiaci6n. De
mode que el organismo anormalmente defectuoso y cuyos
caracteres demuestran, segin la antropologia criminal, un
salto strAs hacia el salvaje y el animal en relaci6n con el
estado de progress fisico de la raza, bien puede ser para los
espiritistas la forma atrasada de cuerpo, propia para un
espiritu atrasado tahlbi6n y cuyo escaso adelanto es contem-
porAneo a las edades primitivas a que corresponde el cuerpo
anacr6nico. Espiritu y eierpo se compenetrarian asi perfec-
tamente, y de la misma glanera que los ancianos no suelen
gustar en sus vestidos ide lucir las exigencias de la moda
actual, sino que se counplacen en conservar adornos de los
afios de su juventud lejana, asi los espiritus que no han lle-
gado a adaptarse alprogreso actual de su ambiente de encar-
nados parece que gozan vistiendo antiguos ropajes corpora-
les, los que fueron propios de sus encarnaciones pasadas. Y
si asi no fuera, si en cuerpo de calacteres casi simiescos se
observa una personalidad honrada, sera porque su crimina-
lidad estA latente o porque se trata de un espiritu encarnado
asi para expiar faltas pasadas y para resistir triunfante el
peligro constant de las tentaedones somAticas. Y si, al con-
trario, vemos en un cuerpo normalmente conformado la indi-
vidualidad de un asesino, serb porque se trata de un espiritu
de la edad de piedra, asi encarnado para cumplir el man-
date de finalidad misteriosa de los espiritus superiores cer-
canos a la divinidad.
Pero, en resume, los caracteres corporales de los delin-
cuentes indicados por la antropologia, no desdicen de los
principios del espiritismo, pudiendo por la virtualidad evo-
lucionista de 6ste ser explicados y entendidos.
V6ase, en prueba de lo cual, c6mo Allan Kardec explica
la correspondencia entire caracteres psiquicos y anat6micos:

369. El libre ejeraicio de las facultades del alma, .estA subordinado
al desarrollo de los 6rganos?






4t4 LA FILOSOFIA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS

Los organos son los instruments de manifestaci6n de las faculta-
des del alma, y la manifestaci6n estA subordinada al desarrollo y al
grado de perfecci6n de los mismos 6rganos, como la excelencia de un
trabajo a la de la herramienta.v
370. /,De la influencia de los 6rganos puede inducirse una analogia
entire el desarrollo de los 6rganos cerebrates yel de las facultades mora-
les e intelectuales?
< facultades que le son propias, y no son los 6rganos los que produce las
facultades, sino que 6stas determinan el desarrollo de'los 6rganos.
371. aEs fundada la opinion, segin la cual los cretinos e idiotas
tienen un alma de naturaleza inferior?
< que cre6is, y que sufre por la insuficiencia de los medios que tiene para
comunicarse, como sufre el mudo porque no puede hablar.
372. .Qub objeto tiene la Providencia creando series desgraciados,
como los cretinos e Idiotas?
(Los Espiritus que.viven en los cuerpos de los idiotas sufren un cas-
tigo. Esos Espiritus padecen a consecuencia de la contrariedad que
experimental y por su impotencia en manifestarse por medio de 6rga-
nos no desarrollados e imperfectos.,
--.No es, pues, exacto decir que los 6rganos no influyen en las
facultades?
,JamAs hemos dicho que los 6rganos no influyen; influyen y much
en la manifestaci6n de las facultades; pero no las original. He aqui la
diferehcia. Un buen misico con un instrument malo no ejecutira,
bien; lo cual, sin embargo, no le privara de ser un buen misico.>
Es precise distinguir el estado normal del patol6gico. En estado nor-
mal, la parte moral se sobrepone al obstAculo que le opone la material;
pero hay casos en que la material ofrece tal resistencia, que las manifes-
taciones se ven estorbadas o desnaturalizadas, como en el idiotismo y
la locura. Estos son casos patol6gicos, y disfrutando en este estado de
toda su libertad el alma, hasta la ley humana releva al hombre de la
responsabilidad de sus actos.
375. .CuAl es la situaci6n del Espiritu en la locura?
El Espiritu en estado de libertad recibe directamente sus impresio-
nes y directamente ejerce su.accidn en la material; pero encarnado se
encuentra en condiciones muy diferentes y en la necesidad de hacerlo
siempre con ayuda de los 6rganbs especiales. Si una parte o el conjunto
de esos 6rganos estAn alterados, su acci6n o sus impiesiones respdcto
de aquellos 6rganos estAn interrumpidas. Si pierde los ojos, se queda
ciego, si el oido; sordo, etc. Imagina ahora que el 6rgano que preside
los efectos de la inteligencia y de la voluntad estA parcial o completa-
mente atacado o modificado y te serA facil el comprender que, no tenien-







CARACTERES ANATOMICOS DEL CRIMINAL 47

do a su disposici6n el Espiritu mas que 6rganos incompletos o desnatu-
ralizados, debe resultar una perturbaci6n de la que el Espiritu por si
mismo, y en su fuero interno, tiene conciencia perfect; pero cuyo curso
no puede por si mismo detener.,
-Entonces el que estA desorganizado, 4es siempre el cuerpo y no el
Espiritu?
Si; pero es precise no perder de vista que, del mismo modo que el
Espiritu obra en la material, esta reacciona sobre aqu6l hasta cierto
punto, y que el Espiritu puede encontrarse impresionado, momenta-
neamente, por la alteraci6n de los 6rganos por cuyo medio se manifiesta
y recibe sus impresiones. Puede suceder que a la larga, cuando ha
durado much la locura, la repetici6n de los mismos actos concluya por
tener en el Espiritu una influencia, de la que no se libra hasta su com-
pleta separaci6n de toda impresi6n material.,


Todavia con mayor amplitud Allan Kardec, al explanar
su teoria de la belleza sienta esos principios de correlaci6n
entire caracteres psiquicos y anat6micos. Asi, despuds de
copiar elocuentes parrafos de Ch. Richard, tomados de su
libro Las revoluciones inevitable en el globo y en la humanidad,
comenta como sigue (1):

Resulta de estas juiciosas observaciones que el cuerpo se ha modifi-
cado en un sentido determinado y siguiendo una ley, a media que el
ser moral se ha desarrollado; que la forma exterior se hall en relaci6n
constant con el instinto y los apetitos del ser moral; que mientras mas
se aproximan 6stos a la animalidad, mAs se le aproxima igualmente la
forma, y, en fin, que a media que se purifican los instintos materials
y hacen lugar a los sentimientos morales, la envoltura externa, que no
estA ya destinada a la satisfacci6n de las necesidades groseras, reviste
formas menos pesadas, mas delicadas en armonia con la elevaci6n y la
delicadeza de los pensamientos. La perfecci6n de la forma es de este
modo consecuencia de la del Espiritu; de donde puede concluirse que
el ideal de la forma debe ser la que revisten los Espiritus en estado de
pureza, la que imagiuan los poetas y los verdaderos artists, porque
penetran, por medio del pensamiento, en los mundos superiores,
Desde hace much tiempo se dice que el rostro es el espejo del alma.
Esta verdad, que ha llegado a ser axiomAtica, explica el hecho vulgar
de que ciertas fealdades desaparecen al reflejo de las cualidades mora-
les del Espiritu, y que con much frecuencia se prefiere a una persona


(1) Obras pdstumas. Edici6n espafiola, 1905; plginas 175 y 176.






48 LA FILOSOPA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS

fea, dotada de eminentes oualidades, a la que no tiene mAs que la
belleza plAstica. Y es que aquella fealdad s61o consist en las irregula-
ridades de la forma; pero no excluye la finura de los rasgos necesarios
a la expresi6n de los sentimientos delicados.
De lo que precede puede deducirse que la belleza real consiste en
la forma que se aleja mAs de la animalidad y refleja mejor la superio-
ridad intellectual y moral del Espiritu, que es el ser principal. Influ-
yendo lo moral en lo fisico, que apropia a sus necesidades fisicas y
morales, se sigue: 1., que el tipo de la belleza consist en la forma mAs
propia para la expresi6n de las mAs altas cualidades morales e intelec-
tuales; 2.0, que a media que el hombre se eleve moralmente, su envol-
tura se aproximara al ideal de la belleza, que es la angelica.
El negro puede ser bello para el negro, como lo es un gato para
otro; pero no es bello en el sentido absolute, porque sus rasgos bastos
y sus labios gruesos acusan la materialidad.de los instintos; pueden
muy bien expresar pasiones violentas, pero no podrian acomodarse a
los matices delicados del sentimiento y a las modulaciones de un Espi-
ritu distinguido.
He aqut por que podemos, sin ser fatuos, me parece, llamarnos mAs
bellos que los negros y los hotentotes; pero quiza tambien seremos para
las generaciones futuras perfeccionadas lo que los hotentotes para nos-
otros; y quizA cuando encuentren aquellas nuestros f6siles los tomen
por los de alguna variedad de animals.


V6ase, en fin, lo que el propio Kardec dice en otro estu-
dio titulado La came es ddbil (1):

Hay pensamientos viciosos que evidentemente son inherentes al
Espiritu, porque tienden mAs a lo moral que a lo fisico; otros mAs bien
parecen la consecuencia del organismo, y por esta raz6n se cree que
en ellos hay menos responsabilidad. Tales son las predisposiciones a la
c6lera, a la molicie, a la sensualidad, etc.
EstA perfectamente reconocido hoy por los fil6sofos espiritualistas
que los 6rganos cerebrales, correspondiendo a las diversas aptitudes,
deben su desarrollo a la actividad del Espiritu; que este desorrollo es,
pues, un efecto y no una causa. Un hombre no es misico porque tiene
la bosse de la musica, sino que tiene la bosse de la misica. porque su
Espiritu es mtsico.
Si la actividad del Espiritu obra sobre el cerebro, debe obrar igual-
mente sobre las demAs parties del organismo. El Espiritu es asi el artist
de su propio cuerpo, que amolda, por decirlo asi, con objeto de apro-


(1) Ibidem, piginas 172 y siguientes.







CARACTERES ANAT6MICOS DEL CRIMINAL 49

piarlo a sus necesidades y a la manifestaci6n de sup tendencias. Dado
esto, la perfecci6n deLcuerpo en las razas adelantadas serta el resul-
tado del trabajo del Espiritu, que perfecciona su organismo a media
que aumenta sus facultades. (El Gdnesis seg-t el Espiritismo, capi-
tulo II; Gdnesis spirituall)
Por una consecuencia natural de este principio, las disposiciones
morales del Espiritu deben modificar las cualidades de la sangre, darle
mis o menos actividad, provocar una secreci6n mAs o menos abundante
de bills o de otros fliidos. Asi es, por ejemplo, como el glot6n se siente
venir la saliva,-o, comb vulgarmente se dice, el agua a la boca, al ver
un manjar apetitoso. No es el manjar quien puede sobreexcitar el
6rgano del gusto, puesto que no hay contact; es, pues, el Espiritu,
cuya sensualidad se ha despertado, quien obra por el pensamiento
sobre este 6rgano, mientras que la vista de este manjar no produce
efecto alguno en otro Espiritu. Lo mismo sucede con todos los apetitos,
con todos los deseos provocados por la vista.
-Con el ser spiritual independiente, preexistente y sobreviviendo al
cuerpo, la responsabilidad es absolute, pues para la mayoria el pri-
mero, el principal m6vil de la creencia en la nada, es el espanto que
causa esta responsabilidad, fuera de la ley humana, y a la cual screen
escapar cerrando los ojos. Hasta hoy ninguna buena definiciOn tenia
esta responsabilidad; no era mAs que un temor vago; fundado, es pre-
ciso reconocerlo, en creencias no- siempre admisibles por la raz6n; el
Espiritismo la demuestra como una realidad patent, efectiya, sin res-
tricci6n, como una consecuencia natural de la espiritualidad del ser;
por eso ciertas gentes tienen miedo al Espiritismo, que les turbaria en
su inquietud, colocando frente a ellos el terrible tribunal del porvenir.
Probar que el hombre es responsible de todos sus actos es probar su
libertad de acci6n, y probar su libertad es elevar su dignidad. La pers-
pectiva de la responsabilidad fuera de la ley humana es el element
moralizador mAs poderoso; a este fin conduce el Espiritismo por la
fuerza de las cosas.
Segin las precedents observaciones fisiol6gicas, puede, pues, admi-
tirse que el temperament es, en part al menos, determinado por la
naturaleza del Espiritu, que es causa y no es efecto. Declmos en parte
porque hay casos en que el fisico influye evidentemente sobre lo moral;
por ejemplo, cuando un estado m6rbido o normal est& determinado
por una causa externa accidental, independiente del Espiritu, como la
temperature, el clima, los vicios hereditarios de constituci6n, un mal
pasajero, etc. La moral del Espiritu puede entonces estar afectada en
sus manifestaciones per el estado patol6gico, sin que su haturaleza in-
trinseca sea modificada.
Exeusarse de las malas acciones por la debilidad de la came, no es,
pues, mAs que un pretexto para escapar a la responsabilidad. La came
La PFlosofia penal. 4






50 LA PILOSOFIA PENAL DE LOS E8PIRITISTAS
*o es d~il 4ino porque el sspiritu es' dbil, lo que cambia la cuesti6n,
y deja al Espiritu la responsabilidad de todos sus actos. La oarne,. que
no tifee pensamiento ni voluntad, no prevalence aunea sobre el ser pen-
dador y que quidre; el Espirite es aien da a la came las cualidades
correspondientes a sus instintos, como un artist imprime a su obra
material el eelle de su ge~po. El Espirita, libre de los instiatos de la
bestialidad, se amolda un euerpo que ya no es un tirano para sus aspi-
raciones hacia la espiritualidad de su ser: entonces es cuando el hombre
come para vivir, porque vivir es una necesidad, pero no vive ya para
comer.
La responsabilidad moral de los actos de la vida, queda, pues, in-
tegra; pero la raz6n dice que las consecusncias de esta responsabilidad
deben sei proporcionadas al desarrollo Intelectual del Espiritu; cuanto
mAs ilustrado, le es menos excusable, porque con la inteligencia y el
sentido moral nacen las noiones del bien y del mal, de lo just y de le
injusto. El salvaje, muy pr6ximo todavia a la animalidad, que cede al
instinto delbruto comifn4ose a su semejante, es, sin deda, menos cul-
pable que el hombre 'ivilizado que compete simplemente una injusti ia.

Pero ain mas. Allan Kardec extiende esta teoria del
paralelismo entire earacteres del espiritu y caracteres del
cuerpo a afirmar que el espiritu desencarnado, en sus apari-
ciones a los habitantes de la Tierra, adopt forms que obe-
decen tambibn a ese principio.
No otra cosa se-deducm de estos pArrafos (1):

Pudiendo tomar todas las apariencias, el Espiritu se present bajo
aquella que mejor puede darle a conocer, si tal es su deseo. Asi es que,
aunque como Espiritu no tenga ningin defecto corporal, se preqenta
defectuoso, cojo, herido, con cicatrices, si-esto es menester para paten-
tizar su identidad. Otro tanto sucede con el vestido. El de los Espiritus,
que nada han conservado de los apetitos terrenales, se compone ordi-
nariamente de un ropaje de largos pliegues flotantes, y su cabellera es
ondulante y graciosa.
Los Espiritus se presentan a menudo con los atributos caracteristi-
cos de su elevaci6n, como una aureola, alaslos que pueden considerarse
como Angeles, un aspect luminoso y resplandeciente, mientras otros
tienen, los que recuerdan sus ocupaciones terrestres. Asi un guerrero
podrA aparecer con su armadura, un sabio con un libro, un asesino
con un puRal, etc. Los Espiritus superiors tienen una figure hermosa,


(1) Oba" psatumag, ptg. 22.







CARACTERES ANAT6MICOS DEL CRIMINAL 51
noble y tranquil; los mAs inferiores tienen algo de feros y bestial, y
en ciertas ocasiones conservan las huellas de los crimenes que han co-
metido o de los suplicios que han sufrido. Esta apariencia es real para
ellos, es decir, que se creen ser lo que parecen, lo cual es un castigo.


AMn se sutiliza mas, si cabe, esa correlatividad entire la
caracteristica moral del espiritu y su caracterizaci6n exter-
na, por asi decirlo, cuando dice Allan Kardec, hablando de
la impresi6n que producian los espiritus en ciertos mediums:

Mediums sensible o impresionables.-Se design asi a las personas
susceptibles de sentir la presencia de los Espiritus por una vaga impre-
si6n, por una especie de roce en todos sus miembros, sin que puedan
explicArselo. Esta fasultad puede adquirir una sutileza tal, que el que
de ella estB dotado, reconoce por la impresi6n que experiment, no so-
laments la naturaleza buena o mala del Ehpiritu, si que tambidn su
individualidad, como el ciego reconoce, instintivamente, la aproxima-
ci6n de tal o cual persona. Un buen Espiritu produce siempre una im-
presi6n dulce y agradable; la de uno malo siempre es penosa y des-
agradable; parece como si se sinttera nr ambiente impuro.



















EL HOMBRB CRIMINAL




De todo lo cual se reduce ya facilmente que el delito no
es para el espiritismo una abstracci6n que tiene su existen-
cia solamente en la ley, como entendian ciertos penalistas,
sino al contrario, como ya hoy piensan los modernos crimi-
n6logos, que el delito es el sintoma de una anomalia anti-
social, o lo.que es lo mismo, que el delito desaparece como
entidad de vida propia para abrir paso al hombre criminal,
en el cual hay que estudiar el m6vil del delito, su terap6u-
tica y su profilaxis.
Si; para los espiritistas, como para los positivistas de la
criminologia, existe el hombre criminal, el hombre que rea-
liza delitos porqpe estA en su naturaleza realizarlos, porque
a las solicitaciones del ambiente social en que se agita res-
ponde aqu6l o por hAbito, o por pasi6n, o por accident del
acaso como responderia un espiritu atrasado en su evoluci6n
moral.
Bien pueden decir los espiritistas desde su punto de vista
lo que decia el author del notable studio ya citado La notion
du crime au point de vue evetdioniste (1): aNormalmente el
estado criminal es innato; sin embargo, entonces esa ten-
dencia no es ni patol6gica ni un efecto de degeneraci6n, es


(1) Rapportal V Congreso de Antropologia Criminal.






EL HOMBRE CRIMINAL
simplemente una detenci6n parcial de desarrollo de la evo-
luci6n altruista en un individuo que se encuentra en retraso
en relaci6n al medio normal de la sociedad de que forma
parte.
No hay que confundir esta naturaleza criminal del hom-
bre, admisible. para los espiritistas, con la fatalidad de sus
crimenes, en el sentido absolute de la palabra. No todo delin-
cuente delinque, aunque esto parezca parad6gico.
De la misma manera que para los positivistas un hombre
puede ser criminal, predispuesto por sus caracteres perso-
nales para el delito, sin llegar a caer en las mallas del C6digo
penal gracias a una acci6n favorable del ambiente que neu-
traliza y amortigua la espontaneidad de sus impulsiones
antisociales, asi puede un espiritu, para los kardecianos,
estar preparado para la delincuencia y, sin embargo, no
caer a sus tentaciones malsaras por la bo.ndad confortante
de un puro ambiente active de moral.



















ATAVIMOQ DB LOS CRIMINALS




El hombre criminal, seglin los espiritistas, no es mas que
un atrasado, un espiritu que, en relaci6n con su estado
determinado de evoluci6n moral, significa un rezagado, el
cual todavia permanece estacionario y sin moverse en el
estado moral que era corriente en edades-pasadas; es, segin
aqu6llos, un espiritu para el cual han sido vanas reiteradas
encarnaciones en nuestro mundo o en otro analogo y todavia
persiste aferrado a la conduct que le fu6 grata en sus encar-
naciones remotas.
Y si esto es asi, y asi es en efecto, porque esta explicaci6n
de la delincuencia es rotunda y franca.en los espiritistas,
. observese c6mo en su filosofia la base de la interpretaci6n
criminol6gica es la teoria del atavismo, tan cara a Lombroso
y a sus discipulos.
Los criminals para log espiritistas son, pues, series ata-
vicos que saltan moralmente hacia atrAs,-no en relaci6n a
su propio progress, porque el espiritu no retrocede nunca
segin Allan Kardec, sino en relaci6n a los demAs espiritus
encarnados en la sociedad en que todos viven juntos, cuya
mayoria ya ha logrado un mAs alto nivel moral.
Hay, pues, un atavismo spiritual, como cierto es que
hay un atavismo corporal, y si en el crAneo de los crimina-
les se encuentra con frecuencia la foseta occipital median,






ATAVISMO DE LOS CRIMINALES 00
propia de razas extintas, tambi6n podrian hallarse espiritus
con caracteres propios de los de la edad de las cavernas,
Pero claro estA que estos atavismos no han de entenderse
en el sentido absolute de la palabra, de modo que el crimi-
nal empedernido de nuestros dias reproduzca con fldelidad
exacta en su cuerpo y en su espiritu tipos propios de la
paleontologia, sino que el atavismo criminal de los espiritus
debe explicarse como el lombrosiano, segdn la f6rmula
genial de Ferrero, como un atavismo por equivalentes, de
modo que la delincuencia de nuestros dias no serA la repro-
ducci6n fiel de actos prehist6ricos, sino la resultancia de la
relaci6n centre el ambiente actual y los espiritus primitives.
En este sentido, una vez mAs armonizan perfectamente el
materialism positivista de Lombroso y el espiritualismo
religioso de Allan Kardec.
Y hasta puede el espiritismo llegar mAs all de ese ata-
vismo paleontol6gico, como tambi6n Sergi, por ejemplo,
quiere llegar mas allA del atavismo de Lombroso en su
teoria del atavismo prehumano; porque el espiritismo es
francamente evolucionista y enlaza la escala evolutiva
humana a la escala enter de la zoologia, asi que no habia
de serle impossible admitir un atavismo spiritual prehu-
mano, como bien claramente lo sostiene un espiritista de
clara cultural cientifica como Gabriel Delanne en su curiosa
obra L'Evolution animique.
Dentro de este sistema evolucionista, naturalmente, tie-
nen tambi6n explicaci6n espiritista las teorias de la equiva-
S lencia psiquica del delincuente con el salvaje y con el nifio,
tan gratas a ciertos antrop6logos, porque todos rMflejan esta-
dos de involuci6n espirita: el primero, en relaci6n con el
ambiente en que vive; el segundo, en relaci6n con la mayo-
ria de los semejantes que habitan este planet, y el tercero,
en relaci6n con los hombres de pleno desarrollo de su propia
raza y sociedad.
Y el espiritismo puede llegar, en la magnitude de su con-
cepci6n evolucionista, a un atavismo mis radical, y con el
cual no sofl6, ciertamente, el genio de Lombroso, al atavismo







Z6 LA FILOSOFfA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS
interplanetario. Porque admitida la pluralidad de mundos
habitados por los espiritus, y admitiendo el diferente grado
de progress moral e intellectual que segin los espiritistas
existed en esos infinitos mundos, y admitiendo, asimismo, la
posibilidad de la encarnaci6n del esplritu en uno oaen otro
mundo negin las neceMidades de su transmigraci6n, Gno
serA possible admitir que ciertos monstruos de criminalidad
entire nosotros sean la encarnaci6n de espiritus procedentes
de un mundb peor sumido totalmente en el atraso moral?
Si se nos dice, por ejemplo, que Marte estA menos adelan-
tado que la Tierra y que.6sta lo estA menos que Venus, 6no
cabe concebir que la enearnaci6n de un espiritu exmartiano
en la Tierra ha de ocasionar, por ejemplo, el nacimiento de
un nuevo Jack, el destripador? Y la encarnaci6n de uno de
nuestros espiritus normales de hombre de mundo en el suelo
de Venus, 6no habria de resultarles, acaso, a los venusinos lo
que para nosotros signiicaria la aparici6n atAvica de un
sAtiro cornudo y cabrio en nuestros populosos paseos?
Bien claramente expone Allan Kardec su teoria atavis-
tica del criminal en el pArrafo 272 de su Libro de los Espiri-
tus, cuando describe:

272. 4Podrian nacer en nuestros pueblos civilizados espiritus que
procediesen de. un mundo inferior a la Tierra o de un pueblo muy
atrasado, como los canibales, por ejemplo?
,Si; los hay que se extravian queriendo subir muy alto; pero enton-
ces se encuentran fuera de su centro, porque tienen costumbres e ins-
tintos contrapuestos a los vuestros?
Esos series nos ofrecen el triste ejemplo de la ferocidad en medio de
la civilizaci6n, y volviendo a renacer entire canibales no retrocede-
rAn, sino que volverAn a ocupar su verdadero puesto, y acaso ganen
hacd ndolo.



















LA HBRBNCIA CRIMINAL




Ya se comprenderi c6mo el evolucionismo espiritista
puede explicar tambi6n la herencia moral, comprobada cien-
tificamente hasta cierto punto por la antropologia. Hasta
cierto punto digo, pues si es cierto que la ciencia ha descu-
bierto que la herencia psicol6gica existe, demostrando la
persistencia' de caracteres en unas mismas families y hasta
en unos mismos pueblos a traves del tiempo y de las gehera-
ciones, es cierto tambi6n que las leyes de la herencia no
estAn descubiertas como lo estA el fen6meno.
AnAlogamente sueede a los espiritistas que tratan la
herencia spiritual, pues si bien admiten esa persistencia de
caracteres espirituales en los individuos que integran las
families y los pueblos, no admiten, en cambio, que esa suce-
si6n de caracteres sea fatal y sometida a regularidad cono-
cida.
Lo que determine la encarnaci6n de various caracteres
parecidos, si no iguales, en una familiar o en un pueblo es lo
que pudiera llamarse la ley espiritista de las afinidades o
simpatias, pues los espiritus que pueden encarnar libremente
buscan a sus semejantes en adelanto y en carActer, acaso
reencarnan en la misma familiar humana de que formaron
parte, pasando a animar quizAs el cuerpo de sus propios nie-
tos o de otros parientes menos cercanos. Y asi se explica que







58 LA PILOSOPIA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS
haya families donde hacen presa todas las degeneraciones o
todas las virtudes; bien entendido que esa herencia psicol6-
gica criminal, como la demuestran los antrop61ogos y aun la
admiten los espiritistas, no es una herencia fatal y rigurosa-
mente equivalent en el sentido de que de un patriarch ase-
sino tenga que ramiflcarse toda una familiar de asesinos, ni
siquiera de criminals, sino cuando mAs una herencia que
pudiera decirae por equivalents, adoptando la expresi6n
feliz de Ferrero sore el atavismo, de modo que de un pa-
dre afligido por una degeneraci6n cualquiera o por atraso
moral surge con freeuencia unna descendencia en la que
hacen presa las diferentes formal de la degeneraci6n psico-
16gica (delitos, prostituciones, epilepsias, locuras, vagancia,'
etcetera).
Y no es absolute tampoco esa herencia psiquica porque,
repito, sus leyes, si las tiene, son desconoeidas y permiten
grandes sorpresas y decepciones, haciendo nacer de hogares
honrados a grandes criminals y de families corrompidas a
models de virtuosos. Los espiritistas explican eso de varies
modos; por ejemplo, la encarnaoi6n del delincuente en fami-
lia honrada, como encarnaci6n asi querida pensando apro-
vechar en la vida terrena la tutela de la virtud, o como
encarnaci6n asi impuesta para prueba y dolor de los fami-
liares honrados, o per ambas cosas a Ja vez, y La encarna-
ci6n del honrado entire los viciosos per cualquiera de otros
tantos viceversas.
VYase a Allan Kardec en corroboraci6n de lo expuesto:

207. Con frecuencia los padres transmiten a los hijos la semejanza
fisica. ALes transmiten tambi6n la moral?
.No; porque tienen almas o Espiritus diferentes. El cuerpo procede
del cuerpo; pero el Espiritu no precede del Espiritu. Entre los deseen
dientes de una raza no existe mi que consanguinidad.
-6De d6nde proceden las semejanzas morales que existen a veces
entire padres e hijos?
ciones.
209. gPor que padres buenos y virtuosos tienen hijos de naturaleza
perverse? o de otro modQ, dpor que las buenas cualidades de .los pa-







LA tURENCIA CRIMINAL 69
dres no atrain 2aopre, en virtud de la simpatia, a un buen Espiritu
que anime al&fat
;Un Espirita valo puede pedir buenos padres con la esperanzs de
que sus consejs le UlievrAn por mejor eamino, y a meaudo Dioa se lo
concede.*
211. gDe d6nde proceden la semejanza de character que existed on
frecuencia entire los bermanos, sobre todo si son gemelos?
cSon Eapiritus siap&ticos quo se atraen per la samejanjs de sus
sentimientos y que son felces estando juntos..
260. C6poo puege lt E1pirttu querer nacer entire gentes de m3al
vivir?
cPreciso gs que eas enviado a an centro en que pueda sufrir Ia
prueba que hays pedio. Pues bien, es necesario la analog, y para
luchar con el instito hei bandoleriamo, es prcis"o que encutren per-
sonas de esta calaia.

Esta misma serA tambi6n la explicaci6n del carActer
mantenido por pueblos y por razas, por la ley de las -simpa-
tias de los espiritus. Si, pues, Lombroso, explica como ciertas
ciudades por motives especiales &taicos son hist6ricamente
foco de crimenes u oasis de honradez, igualmente pueden
explicarlo los espiritistas sin abandonar su creencia.
Asi describe Allan Kardec:

215. 4De d6nde procede el character distintivo que en cada pueblo
se observa?
(Los Espiritus forman tambi6n famillas por la semejanza do sus
tendencies mis o menos puras, segin su elevaci6n. Pues bien, un pue-
blo es una gran familiar donde se reunen Espiritus simpAticos. La ten-
dencia a unirse que tienen los miembros de esas families, es el origen
de la semejanza que existe en el carActer distintivo de cada pueblo,
aCrees ti que los Espiritus buenos y humanitarios acudiran a un pue
blo duro y grosero? No, losEspiritus simpatizan con las masas, como
con los individuos, y aqu6llas les proporcionan la esfera que desean.'

Y afiade en otro studio: (1)

A menudo se renace, pues, en la misma familiar, o cuando menos,
los miembros de una misma familiar renacen juntos para constituir otra
nueva en diferente posici6n social, con el fin de estrechar los laaos de

(1) Obras Pdstumas.-PAgisiTh 187-188.







60 LA FILOSOFIA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS

afecto o reparar culpas reciprocas. Por consideraciones de orden mAs
general, se renace a menudo en el mismo centro, en la misma naci6n,
en la misma raza, ya por simpatia, ya para continuar, con los elemen-
tos que se han elaborado, los studios hechos, para perfeccionarse y
proseguir trabajos empezados y que la brevedad de la vida o las cir-
cunstancias no permitieron concluir. Esta reencarnaci6n en el mismo
centro es la causa del carActer distintivo de los pueblos y de las razas;
pues, mejorAndose progresivamente, los individuos, conservan, sin em-
bargo, el matiz primitive, hasta que el progress los transform com.
pletamente.
Los franceses do hoy, son, pues, los del siglo Altimo, los de la Edad
Media, los de los tiempos druidicos; son los exactores y las victims del
feudalismo, los que esclavizaron a los pueblos y han luchado por eman-
ciparse, los cuales se hallan en la Francia transformada, donde los unos
expian en la humillaci6n el orgullo de raza, y los otros disfrutan del
product de su trabajo. Cuando se piensa en todos los crimenes de
aquellos tiempos en que ningfin respoto se tenia a la vida de los hom-
bres y al honor de las families, en que el fanatismo levantaba hogueras
en honor de la divinidad; cuando se piensa en todos los abusos del po-
der, en todas las injusticias que se comettan con mengua de los mAs
sagrados derechos naturales, .qui6n puede estar cierto de no haber sido
mAs o menos participe, y quien debe admirarse de ver grandes y te-
rribles expikciones colectivas?
Pero de semajantes convulsions sociales result siempre un mejo-
ramiento; los Espiritus se adoctrinan con la experiencia; la desgracia
es el estimulo que los conduce a buscar remedio al mal; reflexionan en
la erracticidad, toman nuevas resoluciones, y cuando se reencarnan,
proceden con mAs acierto de generaci6n en generaci6n.
No puede dudarse que hay families, ciudades, naciones y razas cul-
pables; porque, dominadas por el orgullo, el egoismo, la ambici6n y la
codicia, van por el mal camino, y hacen colectivamente lo que aislada-
mente un individuo. Asi se ve que una familiar se enriquece a expenses
de otra, que un pueblo subyuga a otro pueblo, Ilevando la desolaci6n
y la ruina, y que una raza quiere anonadar a otra.


Explica, en fin, mAs correctamente, el origen spiritual
de las razas eomo sigue: (1)

A~n cuando los primeros que vinieron aqui debiesen ser Espiritus
poco adelantados, por lo mismo que tuvieron que endArnarse en cuerpos
muy imperfectos, debia haber entire ellos diferencias muy notables en


(1) El Gdnesis.-P &ginas 212 y 213.







LA HERENCIA CRIMINAL 61
caracteres y aptitudes, segiin el grado de su desarrollo moral e intelec-
tual, y los Espiritus similares se agruparon naturalmente por analogia
y simpatias. La tierra, pues, se encontr6 poblada por diferentes catego-
rias de Espiritus mAs o menos aptos o refractarios al progress. Los cuer-
pos adquieren naturalmente los aires y formas correspondientes al ca-
rActer del Espiritu que los anima, y de estos cuerpos, reproduciendose
segin el tipo respective, han resultado diferentes razas de caracteres
fisicos y morales. Los Espiritus similares que continuaron encarnAndose
con preferencia entire sus fines, perpetuaron el carActer distintivo
fisico y moral, de las razas y de los pueblos, cuyo carActer no se pierde
con el transcurso del tiempo, sino por su fusion y los progress de los
Espiritus. (Revue Spirite, Julio 1860, pag. 198: Frenologia y fisiog-
nomia).
Podrian compararse los Espiritus que vinieron a poblar la tierra a
esas expediciones de emigrantes de diversos paises que van a estable-
cerse a un pals virgen. Encuentran maderas, piedras y otros materials
para construir sus habitaciones, pero cada cual da a la suya un aire
y distribuci6n diferentes, seglin su saber y costumbres; se agrupan por
analogia de origenes y los grupos acaban por former tribus, y luego
pueblos con su carActer y costumbres peculiares.
El progress no ha sido, pues, uniform en la especie humana; las
razas mAs inteligentes han dejado atrAs a las otras, sin contar con que
Espiritus recibn nacidos a la vida spiritual, han venido a encarnarse
en la tierra, despues de sus primeros pobladores, los cuales hacen la
diferencia del progress mis sensible. En efecto, no se puede suponer
racionalmente igual antigiiedad en la creaci6n a los'salvajes, los cuales
apenas se distinguen de los monos, que a los chinos, y menos afin a los
europeos civilizados.
No obstante, estos Espiritus de salvajes pertenecen evidentemente
a la humanidad; 6stos llegarAn un dia al nivel de los que les precedie-
ron aunque no en los cuerpos de la misma raza fisica, impropios para
cierto desarrollo intellectual y moral.
Cuando el instrument no est6 en relaci6n con su desarrollo,-emi-
grarAn de este centro para encarnarse en un grado superior, y asi en lo
sucesivo hasta que hayan conquistado todos los grades terrestres, des-
pu6s de lo cual dejarAn la tierra para pasar a mundos mAs y mAs ade-
lantados. (Revue Spirite, Abril 1862, pAg. 97: Perfectibilidad de la ra-
za negra).



















XIII


LA ESCALA DE LOS ESPIRITUS




El evolucionismo espiritista exige una escala de grades,
y en efecto, Allan Kardec nos present diez grades de
espiritus.
SigAmosle en su explicaci6n:
Observaciones preliminares.-La clasificacion de los Espiritus estA
basada en su grado de progress, en las cualidades que han adquirido y
en las imperfecciones de que han de despojarse ain. Esta clasifiaci6n,
ademAs, no es absolute; cada categoria no ofrece en su conjunto mAs
que un carActer saliente; pero la transici6n es insensible de un grado a
otro, y en los limits desaparece el matiz, como en los reinos de la na-
turaleza, en los'colores del arco iris y tambien como en los diferentes
periods de la vida del hombre. Se puede, pues, former un numero
mayor o menor de classes, seofin el aspect que se elija para considerar
esta cuestion. Sucede en esto como en los sistemas de clasificaciones
cientificas, que pueden ser mAs o menos completes, mAs o menos racio-
nales y c6modos para la inteligencia, sin que, cualesquiera que sean,
cambien en nada el fondo de la ciencia.
Los Espiritus admiten, generalmente, tres categories principles o
tres grandes divisions. En la ftltima, que estA al principio de la escala,
vienen comprendidos los Espiritus imperfetos, caracterizados por el
predominio de la material sobre el Espiritu y la propensi6n al mal. Los
de la segunda estan caracterizados por el predominio del Espiritu sobre
la material y por el deseo del bien, y comprende los Espiritus puros, que
ban alcanzado el grado mAximo de perfecci6n.
Esta division nos parece que es perfectamente rational y que pre-








70 LA FILOSOPFA PENAL DF LOS ESPIRITISTAS

senta caracteres bien distintos, y no nos tocaba a nosotros mAs que
hacer visible, por medio de un nimero suficiente de subdivisiones, los
principles matices del conjunto, y es lo que hemos hecho con el con-
curso de los Espiritus, cuyas benevolas instrucciones nunca nos han
faltado.

VWase ahora la definici6n de los Espiritus imperfectos.

Caracteres generales.-Predominio de la material sobre el Espiritu,
propensi6n al mal, ignorancia, orgullo, egoismo y todas las malas pa-
siones que de 61 derivan.
Tienen intaici6n de Dios; pero no lo comprenden.
Todos no son esencialmente malos, y en algunas abundan mAs la
ligereza, la inconsecuencia y la malicia que la verdadera perversidad:
Unos no hacen bien ni mal; pero por lo mismo que no practican el bien,
demuestran su inferioridad. Otros, por lo contrario, se complacen en el
mal, y estAn satisfechos cuando hallan ocasi6n de hacerlo.
Pueden reunir la inteligencia a la perversidad y a la malicia; pero,
cualquiera que sea su desarrollo intellectual, sus ideas son poco eleva-
das y sus sentimientos mAs o menos abyectos.
Semejantes Espiritus ven la dicha de los buenos, si6ndoles este es-
pectAculo un tormento incesante, puesto que experimentan todas las
angustias que pueden producer la envidia y los celos.
Puede dividirse en cinco classes principles.
D ima clase. EspRITUS iPuRos,-Son propensos al mal y lo ha-
cen objeto de sus maquinaciones.. Como Espiritus dan consejos perfidos,
promueven la discordia y la desconfianza y, para engafar mejor, to-
man todas las apariencias. Se apoderan de los caracteres bastante dB-
biles para seguir sus excitaciones, a fin de arrastrarlos a su perdici6n,
y estAn satisfechos cuando consiguen retardar su progress, haci6ndo-
les sucumbir en las pruebas que sufren.
Ciertos pueblos los han considerado como divinidades mal6ficas, y
otros los designan con los nombres de demonios, genios malos y Espiri-
tus del mal.
Los series vivientes a quienes animan durante la encarnaci6n, son
dados a todos los vicios que engendran las pasiones viles y degradan-
tes, tales como: el sensualismo, la crueldad, la mauleria, la hipocresia,
la codicia y la s6rdida avaricia. Hacen el mal por el placer de hacerlo,
sin motive la mayor patte de las veces, y por aversi6n al bien escogen
casi siempre sus victims entire las personas honradas. Cualquiera que
sea el rango social que ocupen, son azote de la humanidad, y el barniz
de la civilizaci6n no los libra del oprobio y de la ignominia.

Creo que estamos en presencia dd delincuentes natos.

r







LA ESCALA DE LOS ESPfRITUS


Sigue Allan Kardec:

Novena case EsPiRITUS LIGEROS.-Son ignorantes, malignos, in-
conscientes y-burlones, y en todo se entrometen, y responded a todo
sin cuidarse de la verdad. Se complacen en ocasionar pequenos pesares
y alegrias, en chismear, en inducir maliciosamente a error por medio
de mixtificaciones y en hacer travesurillas. A esta clause pertenecen los
Espiritus Ilamados vulgarmente duendes, trasgos, gtomos y diablillos,
todos los cuales dependent de los Espiritus superiores que frecuente-
mente los ocupan, como nosotros a nuestros criados.
En las comunicaciones con los hombres, su lenguaje es a veces in-
genioso, y chistoso, pero casi siempre superficial, y aprovechan las ex-
travagancias y las ridiculeces, que exponen en frases mordaces y sati-
ricas. Cuando usurpan algfin nombre, lo hacen mAs por malicia que
por perversidad.


(No serAn dstos, cuando encarnados, delincuentes habi-
tuales?
SVase la clase octava:

Octava clase. EsPiRrrus DR FALSA iNSTRUCCI6N. (Falsos sabios).
Tienen conocimientos bastante vastos; pero creen saber mAs de lo
que realmente saben. Habiendo progresado algo en diversos sentidos,
su lenguaje tiene cierto carActer grave que puede engafiar acerca de
las preocupaciones y de las ideaisistemAticas de la vida terrestre, una
mezela de verdades y errors absurdos, a cuyo trav6s se descubren la
presunci6n, el orgullo, los celos y la terquedad de que no han podido
-emanciparse.


Esta categoria es intellectual y no moral, al menos en la
intensidad delictuosa.
Ahora la clase septima:

Sdptima clase. EsPiRITUS NHUTROS.-NO son ni bastante buenos
para practicar el bien, ni bastante malos para hacer el mal; se inclinan
igualmente al uno y al otro, y no se sobreponen a la condici6n vulgar
Ade la humanidad ni moral ni intelectualmente. Tienen apego a las
cosas de este mundo, cuyas alegrias groseras echan de menos.


Son delincuentes ocasionales y hasta habituales en ciertas
classes de inmoralidades que no sean muy antisociales. En







72 LA FILOSOPIA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS

esta clase, que es moralmente ddbil, habra que colocar tam-_
bien a los delineRentes locos-poseidos y a los pasiorales.
La clase sexta tampoco nos interest.

Sexta clase. EspIRITUs GOLPIADORnS Y PERTBUBADORES..-Propia-
mente hablando, no forman una clase distinta, si se toman en conside-
raci6n sus cualidades personales, y pueden pertenecer a todas las classes.
del tercer orden. A menudo anuiaian su presencia por efectos sensibles.
y fisicos, como golpes, movimiento y desarreglo normal de los cuerpos
s6lidos, agitaci6n del aire, etc. Parece que estAn mAs apegados a la.
material que los otros y que son los principales agents de las vicisitu-
des de los elements del globo, ya obren en el aire, en el agua, en el
fuego, ya en los cuerpos duros, ya en las entrafias de la tierra. Cuando
estos fenomenos tienen un carActer intentional e inteligente, se conoce
que no son debidos a una causa fortuita y fisica. Todos los Espiritus.
pueden producirlos; pero los elevados los confian por punto general a
los Espiritus subalternos, mAs aptos para las cosas materials que para
las inteligentes, y cuando los primeros creen oportunas las manifesta-
ciones de este g6nero, se sirven de 1ps segundos como de auxiliares.


El segundo orden eg de los espiritus buenos, y el tercero, el
de los espiritus puros. Ya aqui no encontramos delincuentes.
No obstante, vease su explicaci6n para apreciar mas y
mas el evolucionismo espiritista:

Segundo orden.
107. Caracteres generales.- Predominio del espiritu sobre la mate-
ria y deseo de hacer el bien. Sus cualidades y poder para practicarlo
estAn en proporci6n del grado a que han llegado, poseyendo unos la
ciencia, otros la prudencia y la bondad, y reuniendo los mAs adelanta-
dos el saber y las cualidades morales. No estando ain completamente
desmaterializados, conservan mAs o menos, segun su rango, los vesti-
gios de la existencia corporal, ora en la forma del lenguaje, ora en sus
costumbres, en las que se llega a deseubrir algunas de sus manias, y a
no ser asi, sorian Espiritus perfectos.
Comprende a Dios y el infinito, y gozan ya de la felicidad de los
buenos; son dichosos cuando hacen el bien e impiden el mal, y el amor
que los une es para ellos origen de una dieha inefable no alterada por
la envidia, por los remordimientos ni por ninguna de Jas malas pasio.
nes, que atormentan a los Espiritus imperfectos; pero todos han de
sufrir pruebas hasta que aleancen la perfeceibn absolute.
Como Esplritia saseitan buenos pensamientos, alejan a los hombresr







LA ESCALA DE LOS ESPIRITUS 73

del camino del mal protegen, durante la vida, a los que se hacen mere-
cedoresde proteeci6n y neutralizan la influencia de los Espiritus imper-
fectos en aquellos individuos que no se complacen en tolerarla.
Las personas en quienes se encarnan son buenas y ben6volas para
con sus semejantes, no ceden al orgullo, al egoismo y a la ambici6n, y
no sienten el odio, rencor, envidia ni celos, practicando el bien porque
es el bien.
A este orden pertenecen los Espiritus conocidos en las ereencias vul-
gares con los nombres de genios buenos, genios protectores y Espiritus
del bien. En tiempo de superstici6n y de ignorancia se les ha elevado a
la categoria de divinidades bienhechoras.
Se les puede dividir en cuatro grupos principals:
108. Quinta clase. ESPfRITUS BENAVOLOS.-Su cualidad dominan-
te es la bondad; se complacen en prestar servicios a los hombres y pro-
tegerlos; pero su saber es limitado, pues han progresado mAs moral que
intelectualmente.
109. Cuarta clase. EsPIRITUS SABIOs.-Lo que principalmente los
distingue es la extension de sus conocimientos. Se ocupan menos en las
cuestiones morales que en las cientificas, para las cuales tienen mis
aptitud; pero s6lo consideran la ciencia utilitariamente y no obedecen,
al hacerlo, a ninguna de las pasiones propias de los Espiritus imper-
fectos.
110. Tercera clase. EsPiRITUS PRUDENTES.- Las mAs elevadas
cualidades morales son su character distintivo. Sin que sus conocimientos
sean limitados, estAn dotados de aquella capacidad que proporciona un
juicio recto de los hombres y de las cosas.
111. Segunda clase. ESPRITUS. SUPERIORES.-Reunen la ciencia,
la prudencia y la bondad. Su lenguaje, que s6lo benevolencia respira,
es constantemente digno, elevado y a menudo sublime. Esa superiori-
dad los hace mAs aptos que los otros para darnos las nociones mas
exactas acerca de las cosas del mundo incorporal, dentro de los limits
de aquello que es licito saber al hembre. Se comunican voluntaria-
mente con los que de buena fe buscan la verdad y cuya alma esta
bastante emancipada de los lazos terrestres para comprenderla; pero se
separan de los que s6lo obran por curiosidad, o a quienes la influencia
de la material distrae de la prActica del bien.
Cuando, por excepci6n, se encarnan en la tierra, es para realizar
una misi6n de progress, y nos ofrecen el tipo de perfecci6n a que puede
aspirar la humanidad en este mundo.
Tercer orden.
112. Caracteres generales.-Influencia de la material, nula; supe-
rioridadintelectual y moral, absolute con respect a los Espiritus de los
otros 6rdenes.
113. Primera y inica cladse.-Han recorrido todos los grades de la







LA FILOSOFIA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS


escala y se han despojado de todas las impurezas de la nateria. Ha-
biendo alcanzado la suma de perfecci6n de que es susceptible la criatu-
ra, no han de sifrir pruebas ni expiaciones, y no estando obligados a
I' reencarnaci6n en cuerpos perecederos viven la vida eterna en el
seno de Dios.
Gozan de una-dicha inalterable, porque no sienten las necesidades
ni estAn expuestos a las vicisitudes de la vida material; pero aquella
dicha no consiste en la ociosidad monotona de una contemplaci6n per-
petua. Son mensajeros y ministros de Dios, cuyas 6rdenes, acerca de
la conservacl6n de la armonia universal, ejecutan; mandan a tddos los
Espiritus que les son inferiores, les ayudan a perfeccionarse y les sefia-
lan su misi6n. Para ellos, es ocupaci6n agradable la de asistir a los
hombres en sus apuros y excitarlos al bien o a la expiaci6n de las fal-
tas, que les alejan de la felicidad supreme. Se les design a yeces con
los nombres de Angeles, arcangeles'o serafines.
Los hombres pueden comunicarse con ellos; pero seria muy presun-
tuoso el que pretendiese tenerlo constantemente a sus 6rdenes.

Del andlisis de los caracteres de los espiritus impuros,
dentro de cuyas categories hay que comprender los espiri-
tus que encarnados entire nosotros resultan delincuentes, se
deduce que segdn los espiritistas no estaba muy desencami-
nado Garofalo cuando decia que no es la ocasi6n la que hace
al ladr6n, segin reza un viejo proverbio, sino que la ocasi6n
hace s61o possible que robe el que es ladr6n latente por natu-
raleza. Pues, en efecto, para que un hombre robe o delinca
es necesario, dentro del especial evolucionismo moral de
Allan Kardec, que el espiritu de ese hombre, ya que no
pnede retroeeder jams, segdn dice, traiga a su'encarnaci6n
ese morbo delictuoso en estado latente, para cuya curaci6n
acaso le haya sido impuesta precisamente la nueva vida
terrenal.















,XII


CLASSES DB CRIMINALS




Ya se comprendera, por tanto, c6mo es possible otra ines-
perada coincidencia entire el positivismo penal y el Espiri-
tismo criminol6gico, la que se observa en la clasificaci6n de
delincuentes: No es, al menos que yo sepa, que los espiritis-
tas se hayan ocupado nunca de hacerla notar, pero eviden-
temente dentro del espiritismo pueden admitirse las diversas
clasificaciones de criminals propios de la ciencia materia-
liAta, especialmente la famosa de Ferri, en cinco grupos, a
saber, natos, locos, habituales, ocasionales y pasionales.
Si a los creyentes de las religiones mis en boga se les
dice que hay hombres que nacen criminals y que fatalmente
ban de serlo durante toda su vida, creerAn oir una blasfemia;
en cambio los espiritistas cuya concepci6n de la divinidad y
de los hombres estA muchisimo mAs sutilizada que en aqu6-
llas, os dirAn que bien puede ser. No creerAn en ESPiRITUS
criminals natos, pero en HOMBRES delincuentes natos, si.
Cabe efectivamente en la filosofia religiosa espiritista la
idea del hombre criminal nato, como no cabe en las religio-
nes de nuestro ambiente. Estas, que no admiten la pluralidad
de las encarnaciones sucesivas, conciben el nacimiento del
hombre como el nacimiento tambi6n del Espiritu, y, jclaro!
6ste segin ellas, viene al mundo como un libro en blanco, en







CLASSES DE CRIMINALS 63
el cual el alma escribira lo que su lib6rrima voluntad le
dicte y segdn sea la obra, asi sera su censura definitive e
irremisible el dia del juicio final. En cambio los espiritistas-
separan el nacimiento del hombre del nacimiento del Espi-
ritu y sostienen que en los cuerpos nuevos encarnan Espiri-
tus ya antiguos y viejos de centenares de encarnaciones pro-
gresivas hasta mercer. el honor de una encarnaci6n en este
pobre mundo. Pero admitiendo tambien como principio esen-
cial de su teoria el evolucionismo de los Espiritus, fAcilmen-
te se puede explicar entonces la posibilidad:y hasta la fre-
cuencia de que muchos hombres sean criminals natos, por-
que al nacer ellos:en este mundo traen a la vida encarnada
un Espiritu atrasado y todavia sumido en el error moral de
la delincuencia, tan profunda y hondamente, que con proba-
bilidades casi decisivas puede decirse que atravesarA por
esta vida siguiendo criminal, pues dsta habra de ser harto
breve para la regeneraci6n complete de quien se mantiene
en una degenerac!6n tan atroz.
Los siguientes pArrafqs de Allan Kardec documentan la
teoria espiritista del hombre criminal nato:

Por otra part, no es racional considerar la infancia como un estado
normal de inocencia. gNo vemos nifios dotados de los peores instintos
en edad en que no ha podido la educaci6n ejercer aun su influencia?
iNo los vemos que parece haber traido, al nacer, la astucia, la falsedad,
la perfidia y hasta los instintos del robo y del asesinato, no obstante los
buenos ejemplos que les rodean? La ley civil absuelve sus crimenes;
porque, segin dice, obran sin discernimiento, y tiene raz6n porque, en
efecto, obran mAs por instinto que deliberadamente. gPero de d6nde
pueden provenir esos tan diferentes instintos de nilos, de una misma
edad, ediicados con las mismas condiciones y sometidos a las mismas
inifuencias? ,De d6nde sino de la inferioridad del Espiritu, procede esa
perversidad precoz, puesto que ninguna parte toma en ella la educa-
ci6n? Los que son viciosos, lo son porque sus Espiritus han progresado
menos, y sufren entonces las consecuencias, no de sus actos de nifio, Oino
de sus existencias anteriores, y asi una misma es la ley para todos y a
todos alcanza la justicia de Dios.
228. Los Espiritus gconservan algunas de las pasiones humans?
*.Los Espiritus elevados, al dejar su envoltura, dejan las malas pa-
siones y no conservan mAs que las buenas; pero los Espiritus inferiores








64 LA FILOSOFIA PENAL DE LOS ESPIRTISTA8
no se desprenden de aquellas, pues de otre:modo pertenecetla4ialpri
mer orden.
229. jPor qu6 los Espiritus, al dejttJa tierra, no abandonan todas
sus malas pasiones, puesto que yen sus inconvenientes?
SEn ese mundo hay personas excesivamente celosas, jcrees que al
abandonarlo, se desprenden de ese defecto? Despu6s de salir de la tie-
rra, les queda, sobre todo a los que han tenido pasiones dominantes,
una especie de atm6sfera que les rodea y les cokserva todas esas cosas
malas; porque el Espiritu no estA completamente desprendido de ellas,
y s6lo en ciertos moments eitrev6 la verdad, como para enseftlrle el
buen camino.
861. DDe d6nde vienen al hombre las buenas o malas cualidades
morales?
4Son las del Espiritu que en 61 estA encarnado. Mientras mAs puro
es, mAs dado al bien es el hombre.>
--Parecde que reiulta de esto que el hombre de bien es la encarna-
ci6n de un Espiritu bueno, y la de uno malo el hombre vicloso?
Si; pero di mejor un Espiritu imperfect, pues de otro modo podria
creerse on Espiritus que son siempre malos, a los que vosotros IlamAis
demonios.
362. jCuAl es el carActer de los individuos en los cuales se encarnan
los Espiritus duendes y ligeros?
365. ZPor qu6 los hombres muy inteligentes, los que revelan tener
un Espiritu superior, a veces son al mismo tiempo los mAs radicalmente
viciosos?
.Depende de que el Espiritu enearnado no es bastante puro, y el
hombre cede a la influencia de otros Espiritus mAs malos adn. El Espi7
ritu progress ascendiendo insensiblemente; pero el progress no tiene
lugar simultAneamente en todos sentidos, y on un period puede ade-
-lantar cientificamente, y en otro moralmente.o
845. Las predisposiciones instintivas que trae el hombre, al nacer,
Zno son obstAculos al ejercicio de su libre albedrio?
Las predisposiciones instintivas son las que tenia el Espiritu antes
de su encarnaci6n, Segin que sea mAs o menos adelantado, pueden so-
licitarle a actos reprensibles, en lo cual serA secundado -por los Esoiri-
tus que simpatizaa con aquellas disposiciones; pero no existed solicita-
ci6n irresistible, cuando se tiene voluntad de resistir.- Recordad que
querer es poder.
993. jNo hay hombres que s61o tienen el instinto del mal y son
inaccesibles al arrepentimiento?
TTe he dicho que se ha de progresar incesantemente. El que, en
esta vida, s6lo tiene el instinto del mal, tendrA el del bien en. otra, y
por esto renace muchas veces, porque es preciso que todos progresen y







CLAUSES DE CRIMINALS


alcancen el objeto, los unosen mAs tiempo, los otros en menos, segiin
su deseo. El que s6lo tiene el instinto del bien estA ya purificado, por-
que ha podido tener el del mal en una existencia anterior.*


VBase ademAs este parrafo de su otro libro aEl G6nesis>:

Pero a media que el Espiritu al encarnar recobra la conciencia de
si mismo pierde la memorial de su pasado sin perder las facultades, las
cualidades y las aptitudes adquiridas anteriormente, aptitudes que es-
taban momentaneamente en estado latente y que al recobrar su activi-
dad, van a servirle para hacer m~s y mejor lue lo que antes hizo:
renace en l1 lo que adquiri6 por un trabajo anterior, .y la present
existencia es un nuevo punto de partida, un nuevo escal6n que hay
que subir. Aqul tambi6n se ostenta visiblemente la bondad del Creador,
porque el recuerdo de un pasado, tal vez penoso y humillante, unido a
las penalidades de una nueva existencia, podria serle emlarazoso y
desanimarle, vuelve, pues, s6lo con lo que adquiri6 y puede :serle Atil,
representado por las aptitudes o facultades espirituales. Si alguna vez
conserve una vaga intuici6n de lo pasado, es come la memorial de un
suefio fugaz e indefinido. Es, pues, un hombre nuevo, por antiguo que
sea su Esplritu y march por nuevos ensayos y pruebas, ayudado con
sus adquisicior es anteriores, eso que el vulgo llama'disposiciones natu-
rales. Cuando vuelve a la vida spiritual, lo pasado se reproduce ante
su vista y juzga si ha invertido bien o mal su tiempo.


Si en todos los mundos hay delitos y los espiritus han de
pasar forzosamente en su depuraci6n moral por el filtro de
los mundos, no habri un solo Espiritu que no haya sido cri-
minal nato en alguna encarnaci6n.
Allan Kardec se contest el problema claramente como
sigue:

755. ,A que se debe que en el seno de la mAs adelantada civiliza-
ci6n, se encuentren series tan crueles a veces como los salvajes?
Esos tales son, si asi lo quieres, salvajes con sl6o la capa de la civiliza-
ci6n, lobos extraviados en medio de los corderos. Espiritus de un orden
inferior y muy atrasados pueden encarnarse entire hombres adelanta-
dos con la esperanza de progresar; pero, si la prueba es muy pesada, la
indole primitive predomina.

Explicada esta categoria de criminals, la mas discutida
La Filosofa penal. 5


65






66 LA FILOSOFIA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS
y saliente, y la que a mi pareci6me mAs dificiLde incluir en
uria concepei6n, espiritista, las demias no ofrecen obsticulo,
porque no puede serlo el de sus mial definidos limits, que at
fin y al cabo pasa con esta clasificaci6n lo que con todas las
que irivente la ciencia para sus necesidades, que las clasifi-
caciones tienen siempre un punto, conventional mientras los
sujetos clasificados no se acomodan nunca a las categories
absolutas que la inteligencia abstrae.
Asi habria criminals locos: aquBilos cuyo espiritu llega-
do cierto moment dela vida de prueba sienten perturbadas
sus facultade por una perturbaci6n causal en el organism
corporal o por un desfallecimiento psiquico que priva al es-
piritu de los impulses progresistas con que encarn6 y vualve
de nuevoal atraso de otra vida perdiendo la prueba de 6sta.
Y todavia el delincuente loco o como mUchos dicen, ena-
genado, hecho otro, tiene otra explicaci6n para el espiritismo,
el de la posepi6n del espiritu encarnado por otro impuro sin
encarnar. Si esta sucediese, el espiritu del hombre se desdo-
blaria en su personalidad a partir de la posesi6n, dejaria de
ser el de antes para ser otro 'no seria el mismo--como diria
Griesinger-su antiguo yo habria cambiado y se habria he-
cho extrafio a si mismo; se estaria en el caso de ser un ver-
dadero alienado en el sentido mAs literal de la palabra. Y
que esto puede suceder, segiin los espiritistas, lo demuestran
.estos pArrafos de Allan Kardec:

474. Si no hay posesion pfopiamente dicha, es decir, cohabitaci6n
de dos Espiritus en un mismo cuerpo, Ipuede el alma estar bajo la de-
pendencia de otro Espiritu, de modo, que est6 subyugada u obsesada
hasta el punto de hallarse su voluntad hasta paralizada en cierto modo?
(Si, y esos son los verdaderos poseidos; pero entiende que semejante
dominaci6n nunca tiene lugar sin participaci6n del que la sufre, yapo-
su debilidad, ya por' su deseo. A menudo se han tornado por poseidos a
epilepticos o a locos que mas necesitaban remedies que exorcismos.;
La palabra posetdo, en su acepci6n vulgar, supone la existencia de
de demonios, es decir, de una categoria de series, de mala naturaleza,
y la cohabitaci6n de uno de ellos con el alma en el cuerpo del indivi-
duo. Puesto que, en aquel sentido, no hay tales demonios y puesto que
dos Espiritus no pueden habitar simult&neamente en el mismo cuerpo,






CLASSES DE CRIMINALS 67
no existen poseidos en el sentido rplgar de la palabra. La voz poseido
debe s6lo entenderse en el sentido de la dependencia absolute en que
puede encontrarse el alma respect de Espiritus imperfectos, que la
subyugan.

El delincuente habitual sera para los espiritistas aquel
cuyo espiritu, si bien adaptado intelectualmente al ambiente
medio de nuestra sociedad, todavia esta algo atrasado mo-
ralmente, en relaci6n a ese medio, pero no tanto que su cri-
minalidad no puede ser disfrazada a menudo en nuestro pla-
neta por prejuicios sociales y hasta merecer los honors y
los aplausos. Y es caracteristica suya precisamente la adap-
taci6n y la normalidad subjetiva aunque no objetiva de sus
acciones delictuosas en relaci6n al medio.
El delincuente occasional, sera el que no sepa resistir la
tentaci6n que se present a su vista y que cosquillea su es-
piritu, en el cual los estratos de moralidad son todavia poco
densos y permiten esas desgarraduras accidentales al rozar
con la ocasi6n.
SY delincuente pasional sera aquel cuyo espiritu despu6s
de la lucha consciente o inconsciente con el mal, acicateado
por el estimulo violent e incesante, no puede resistir mis
-la prueba de la vida y en un moment rompe su altruismo
y cae en el delito, despubs del cual resurge nuevamente la
naturaleza honrada del espiritu por el arrepentimiento, la
confesi6n, llegando hasta la equivocada espiaci6n por un
suicidio, que para el espiritu viene a ser la liquidaci6n en
quiebra de la vida present y la necesidad de una nueva
Sreencarnaci6n.
Sin duda, tambien se explicarian por el espiritismo otras
clasificaciones de delincuentes, especialmente si basadas en
puntos de vista psicol6gicos,-como la de Ingenieros, por
ejemplo,-pero no creo necesario descender a un tal analisis.
En cambio no creo initial proceder ahora a la inversa, es
decir, en vez de fijar una clasificaci6n positivista y referirla
.despuds al credo espiritista, analizar cuAl es la clasific4ci6n
de los espiritistas y reflejarla sobre la criminologia mate-
rialista.







68 LA FILOSOPIA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS
No es que Allan Kardec se-haya detenido en ese studio
criminol6gico, sino que de su clasificaci6n general de los es-
piritus podemos extraer las categories correspondientes a
los espiritus malos, a los delincuentes, y referirlas a los tipos
analizados por los criminalistas contemporAneos.
















XIV


LOS FACTORS COSMICOS



EEstan demostrados? 4Es cierto -como dicen los positi-
vistas- que en la causaci6n de la delincuencia intervienen
no solamente los factores-personales y los sociales, aino tam-
bien los que se encuentran en todo el resto de la.naturaleza
c6smica?
Pues tambien es cierto para los espiritistas.
Claro esta que 6stos no se han ocupado de hacer studios
espeeiales y concretos acerca de este tema, como los han
beeho Ferri, Corre, Lombroso y otros; pero no por esto el
ambient fisico deja de ser para ellos un codeterminante de
los actos humans y, por tanto, de la delincuencia.
6Que el calor nueve las pasiones y exalta los Animos,
dicen los positivistas, demostrando el fen6meno fisiol6gico
de la influencia existente o deprimente de la temperature
sobre nuestro organismo y sobre el desarrollo u oscilaciones
de la inteligencia? Pues los espiritistas afiaden: siendo esto,
cierto, el calor al influir sobre el 6rgano corporal vendra a
influir tambi6n sobre el espiritu en el sentido de que 6ste
para exteriorizarse se encontrara con un instrument (el
cuerpo) cuyo temple normal habrA sido alterado favorable o
desfavorablemente para las serenas manifestabiones terre-
nales del espiritu.
Allan Rardec describe lo siguiente:







'b LA FILOSOFIA PENAL-DE LOS ESPIRITISTAS
Segin las precedentes observaciones fisiol6gicas, puede, pues, admi-
tirse que el temperament es, en parte al menos, determinado por la
naturaleza del Espiritu, que es causa y no es efecto. Decimos en parte,
porque hay cases en que el fisico influye evidentemente sobre lo moral;
por ejemplo, cuando un estado m6rbido o normal estA determinado
por una causa externa accidental, independiente del Espiritu, como la
temperature, el clima, los vicios hereditarios de constituci6n, un mal
pasajero, etc. La moral del Espiritu puede entonces estar afectada en
sus manifestaciones por el estado patol6gico, sin que su naturaleza
*intrinseca sea modificada.

Y lo mismo dirAn al referirse al frio glacial que fustiga a
los pobree, a las malas o buenas cosechas, a la topografia
montaraz o liana, etc. El delincuente para el espiritista es
tan universalmente influenciado eomo para el materialista,
aun teniendo en cuenta que Allan Kardec no gust6 de pene-
trar en el laberinto de la astrologia, tan grata a otros espi-
ritualistas.
-Naturalmente, ningfin factor c6smico por si solo bastard
para causar un delito; pero esto no puede conducir a su
negaci6n porque lo mismo sucede con los sociales y con los
antropol6gicos; y materialistas y espiritistas convienen en
que no es-precisamente tal o cual fen6meno el determinante
de la delincuencia, sine la conjunci6n de infinitos fen6menos
la que precipita al ser human hacia tal o cual abismo
moral.




















LOS FACTORS SOCIALES



El caldo de cultivo del morbo criminoso, como diria Lacas-
sagne, es francamente admitido por los espiritistas. la vida entera de nuestro mundo y la encarnaci6n del espi-
ritu no es precisamente un caldo de cultivo para que :ste
desarrolle en 61, merced a larga series de depuraciones psico-
16gicas, todas sus facultades buenas? gPara qu6 venimos
todos a este mundo sino para someternos a una prueba, a la
de resistir las solicitaciones malignas del ambiente?
El espiritu encarnado en este mundo es, pues -como
todo otro'ser-, un punt de convergencia de infinitas in-
fluencias de todas classes, entire las cuales estan las sociales,
derivadas de la relapi6n con los demis espiritus encarnados
en este planet.
Asi, pues, la riqueza, la miseria, la educaci6n social, el
alcoholism, la economic pdblica, la legislaci6n, etc., etc.,
influirdn en la determinaci6n de los actos de los espiritus-
hombres, bien para su adelanto o bien para su estancamiento
en el bajo nivel moral de los animals, segdn el temple de
los espiritus y la potencia del factor o factors actuantes.
Podria aducir paginas enteras de Allan Kardec para demos-
trar su relative determinismo sociol6gico.
Valgan por todas las siguientes:

Todos los Espiritus tienden a la perfecci6n, y Dios les proporciona








78 LA FILOSOFIA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS

medios de conseguirla por las pruebas de la vida corporal: pero, en stt
justicia, les permit que cumplan en nuevas existencias lo que no pu-
dieron hacer o terminal en la prueba anterior.
No estaria conform ni con la equidad, ni con la bondad. de Dios 1e"
castigar eternamente a oIs que han podido encontrar obstAculos aje
nos a su voluntad, y en el mismo medio en que viven, que retarden su
perfeccionamiento. Si la suerte del hombre quedase irrevocablemente
decidida despu6s de la muerte, Dios no habria posado las acciones de
todos con la misma balanza, ni los habria tratado con imparcialidad.
639. El mal que hacemos 4no es a menudo resultado de la posici6n
que nos han creado los otros hombres, y quienos son en este caso los
mis culpables?
mnal por la posici6n que le han creado sus semejantes, es menos culpa-
ble que los que lo han causado,-porque, cada uno sufrirA la pena no
s6lo del mal que haya hecho, si que tambien del que haya provocado.
644. El Centro en que se encuentran ciertos hombres 'no es para
S ellos el primitive origen de muchos vicios y crimenes?
Si; pero tambi6n ista es una prueba escogida por el Espiritu en
e-tlado dr liiherta;l, qlrien ha querido exponerse a la tentaci6n para ad-
,lnirir merito re(itienlola.'>
645. Cuando el hombre estA de cierto modo sumergido en la at-
m6sfera del vicio, 4,no viene a ser el mal para A1 una atracci6n casi
irresistible?
SAtracci6n, si; irresistible, no; porque eri medio de esa atm6sfera
de vicio encuentras a veces grandes virtudes. Estos son Espiritus que
no han tenido fuerzas para resistir, y que.al mismo tiempo hari tenido
la misi6n de ejercer una buena influencia en sus semejantes.>
813. Hay gentes que caen en la infelicidad y en la miseria por
culpa suya. 4No puede ser responsible de ello la sociedad?
Si; ya lo hemos dicho, ella es con frecuencia la primera responsa-
ble de esas faltas. eAcaso no debe velar por su educaci6n moral? A me-
/ nudo la mala educaci6n es la que ha falseado el juicio, en vez de aho-
gar las tendencias perniciosas.>
815. .CuAl de las dos pruebas es mAs improba para el hombre, la
de la desgracia o la de la fortune?
ci6n contra la Providencia, la riqueza excita a todos los excesss,
816. Sial rico le rodean mAs tentaciones, 4no tiene tambi6n mis
medios de haeer bien?
orgulloso e insaciable; sus necesidades aumentan con su fortune, -y
nunca cree tener bastante para si solo.,
La elevaci6n en este mundo y la autoridad sobre sus semejantes,







LOS FACTORS SOCIALES 79

son pruebas tan peligrosas y grandes como la desgracia; porque mien-
tras mAs rico y poderoso es un hombre mds obligaciones tiene que cum-
plir, y mayores son los medios de hacer bien y mal. Dios prueba al po-
bre por medio de la resignaci6n, y al rico por el uso que hace de sus
bienes y poderio.
La riqueza y el poder engondran todas las pasiones que nos apegan
a la material y nos alejan de la perfecci6n spiritual, y por esto dijo
Jesfis: "En verdad os digo, que es mAs fAcil el pasar un camello por el
ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios,
W08. aNo tiene influencia el Espiritu de los padres en el del hijo,
despues de haber nacido este?
wLa tiene y muy grande, pues, como dejamns dicho, los Espiritus
deben contribuir a su progress reciproco. Pues bien, el Espiritu de los
padres tiene la misi6n de desarrollar, por medio de la educaci6n, el de
sus hijos, lo que les impone urla tarea. Si falta en ella, se hace cul-
pable., 1 A
850: La posici6n social 4no es a veces un obstAculo a la eintra
libertad en los actos? ..
toma en cuenta; pero os hace responsables de vuestros escasos esfuer-
zos para veneer los obstAculos.
685. ITiene el hombre derecho al descanso en la vejez?
,Si; pues s6lo estA obligado segin sus fuerzas.r
-Pero Iqu~ recurso tiene el anciano que ha de trabajar para vivir
y no puede hacerlo?
cEl fuerte ha de trabajar por el debil, y a falta de familiar, la socio-
dad ha de hacer sus veces. Esta es la ley de caridad.>
Hay un element con el cual no se ha contado bastante y sin 61, la
ciencia no pasa de ser una teoria. Este element es la educaci6n, no la
intellectual, sino la moral, y tampoco la educaci6n moral que ensefian
los libros, sino la que consist en el arte de formal el cardcter, la edu-
caci6n que da costumbres; porque la educacidn es el conjunto de cos-
tumbres adquiridas. Cuando se piensa en la maea de individuos lanza-
dos diariamente al torreete de la poblaci6n, sin freno y sin principios
y entregados a sus propios instintos, 4hay que admirarse de sus desas-
trosas consecuencias? Cuando se conozca, comprenda y practique aquel
arte, el-hombre IlevarA a la sociedad costumbres de .rden y deprevisi6n
para si y los suyos, de respeto hacia lo respectable, costumbres que le
permitirAn pasar menos penosamente los malos dias inevitable. El des-
orden y la imprevisi6n son dos cdnceres que s6lo una educaci6n bien
entendida puede curar; este es el punto de partida, el element real del
bienestar, la prenda de seguridad para todos.

Hasta aqui, perfect coincidencia entire espiritismo cri-







80' LA FILOSOFfA MtNAL DE LOS ESPIRITISTAS
minol6gico y positivismo penal. Pero aqu6l, en cuanto a la
cuesti6n de los factors sociales, se daracteriza por dos par-
ticularidades,- que jclaro esti! no admite el materialismo
criminalista.
En efecto, no solamente existen para los espiritistas los
factors sociales en toda su inextricable trama, sino que esa
realidad de la concurrencia de los factors sociales en la
causaci6n o determinaci6n de los actos del espiritu, llega a
ser en algunos solicitada de Dios, pedida o escogidapor los
espiritus, que sabiend6 la certeza de ese element determi-
nista qnieren, precisamente porque lo conocen, arrostrarlo,
resistirlo y vencerlo para su progress moral.
Espiritus que han sido ladrones, pdr ejemplo, en una en-
carnaci6n, en su estado de erraticidad llegan a comprender
el mal de esa conduct y quieren-y a veoes se les otorga-
encarnar de nuevo en ambiente inmoral de bandidaje para
ponerse a prueba y tratar de vencerse asi en el transcurso
de aqu6lla.
De modo que, seg6n el espiritismo, no s61o existen facto-
res sociales que influyen en la orientaci6n buena o malvada
de los hombres, sino que la existencia de los mismos llega a
ser perfectamente conocida por los espiritus de eierto des-
arrollo intellectual.
Por esto puede escribir Allan Kardec lo que sigue:
258. En estado errante y antes de tomar una nueva existencia
corporal, gtiene el Espiritu conciencia y previsi6n de lo que le sucederA
durante la vida?
c esto consiste su libre albedrio.,
-iNo es, pues, Dios quien le impone como castigo las tribulaciones
de 4a vida?
tNada sucede sin el permiso de Dios; porque El estableci6 todas las
leyes que rigen el Universe. iPreguntad, pues, por qu6 ha hecho tal
ley y no la otra! Dejando al Espiritu la libertad de elegir, le abandon
toda la responsabilidad de sus actos y consecuencias; nada estorba. su
porvenir, y pertencele' asi el camino del bien, como el del mal. Pero
le queda, si sucumbe, el consuelo de que no todo ha concluido para 61
y de que Dios, en su.bondad, Ie deja en libertad de volver a empezar
lo que ha hecho mal. Es precise, por otra parte, distinguir lo que es







LOS FACTORS SOCIALES l.
obra de la voluntad de Dios y lo que- procede de la del hombre. Si os
aienaaa un pllgro, .no sois vosotros, sino Dios, quien lo ha eteado;
pero vosotres- ais libres de exponeros a l1, porque lo consideAis:un,
medio de progts,, yiDipos lo bapermitidob;
259. Si el Espiritu elige el g6nero de pruebas que quiere sufrir,
;ssiguese de elip que hemos previsto y elegido todas las tribulaciones
que con la vida experimentamos?
STodas.no es la palabra; porque no puede decirse que haytIs pre-
visto hasta lap cosas mAs insignificantes de todo lo que os pasa en el
mundo. Hab6is elegido el g6nero de prueba, y los heckoe secundaxios
son consecuencia de la posici6n y a menudo de vuestras propias acoio-
nes. Si el Espiritu ha querido nacer entire malhechores, por ejemplo,
sabia a qu6 peligros se exponia; pero no cada uno de los actos que rea-
lizaria, pues estos son efecto de la voluntad y del libre albedrio. El
Espiritu sabe que eligiendo tal casino habrd de arrostrai, tal g6pero
de lucha; conoce, pues, la naturalea de la vicisitades que eaWntrarA;
pero no sabe si antes tendra lugar este aconteeimiento quo aquel otro.
Los sucesos de detalle nacen delas eircunstaacias y.de la ftkrsa de las
cosas. S6lo estbaprevistos los grades eenteeimieotos, ls quo infiuyen
en el destino. Si eliges un camino Ileno de atolladeros, sabeq que has
de tomar grande precauciones, pwque corres peligro de caer; pero no
sabes en qu6 lugar caeras, y acaso lo evites si eres prudent. Si pacando
por la cale to cae una teja en la caeeza, no creas que estaba escrito,
como vulgarmente se dice.>
264. 4Qu6 es lo que dirige al Espiritu en la election de las pr ebas
que quiere sufrir?
aLas que son para e1 una expiaci6n, dada la naturaleza de wus fal-
tas, y que pueden hacerles progresar mAs pronto. Los uno. puedbn,
pues, imponerse una vida de miserlas y de privakiones para probar de
sopotarlas con-valor; otros pueden qterer probare con las tentaolones .
de la fortune y el poderio, much mAs poligrosos por el abuso y mal
uso que puede hacerse y porlas malas pasiones que engendran, y otros,
en fin, quiere. pmebarse con las luehas que han de sosteney eon el con-
tacto del vicio..
260. ~Cfmo puede el Espiritu querer nacer entire gentes de mal
vivir?
Preciso es que sea enviado a un centro en que pueda sufrir la
prueba que haya pedido. Pues bien; es necesaria la analogia, y para
luchar con el instinto del bandelerismo es precise que enEtentren per-
sonas de esa calafia.w
265. Si hay Espiritus que eligencomo prueba el contact del vicio,
jlos hay tambi6n .que lo eligen por simpatia y deseosos de vivir en un
centro eonforme con sun gustos o para poder entregarse libremente a
sus inclinaciones materials?
La Filosoffa penal. 6








82 LA FILOSOFIA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS

poco desarrollado adn, y entonces viene por sf misma la prueba y la
sufrenlor mds largo tempo. Tarde o temprano comprenden que la
saciedad de las pasiones brutales les reports deplorables consecuencias,
que sufrirAn durante un.tiempo que les parecerA eterno, y que Dios
puede dejarles en este estado hasta que comprenden su falta y solicitan
por si mismos redimirla con pruebas provechosas.D
266: gNo parece natural la elecci6n de las pruebas menos penosas?
iA vesotros, si; pero no al Espiritu. Cuando estA desprendido de la
material, cesa la ilusi6n y piensa de distinto modo.*

Y aflade Allan Kardec:

El hombre en la tierra, y bajo la influencia de las ideas carnales,
s61o ve el aspect penoso de las pruebas, y por esto parecele natural
elegir aquellas que, a su modo de ver, pueden aliarse con los goces
matevales; perWen la vida spiritual compare estos goces fugitives y
groseros con la inalterable felicidad que entrev6, y entonces, gqu6 le
son algunos sufrimientos pasajeros? El Espiritu puede, pues, elegir la
mAs ruda prueba y, por lo tanto, la existencia mAs penosa, con la espe-
ranza de Ilegar mAs pronto a mejor estado, como el enfermo escoge con
frecuencia el remedio mAs desagradable para curarse mAs pronto. El
que desea unir su nombre al descubrimiento de un pats desconocido,
no escoge un camino sembrado de flores; sabe los peligros que corre:
pero tambi6n la gloria que le espera, si tiene buen 6xito.
La.doctrina de la libertad en la elecci6n de nuestras existencias y
de las pruebas que hemos de sufrir, deja de parecer extraordinaria si
se coisidera que los Espiritus, desprendidos de la material, aprecian las
cosas de muy distinto modo que nosotros. Advierten el fin, much mas
grave para ellos que los goces fugitives del mundo; despu6s de cada
existencia, ven el paso'que han dado y comprenden lo que les falta
purificarse auin para conseguirlo, y he aqui por qu6 se someten volun-
tariamente a todas las vicisitudes de la vida corporal, pidiendo por si
mismos las que pueden hacerlos llegar mas pronto. Sin raz6n, pues, se
admiran algunos de que el Espiritu no de la preferencia a la existencia
mas placentera. En su estado de imperfecci6n no puedeogozar de-la
vida exenta de amarguras; la entrev6, y para conseguirla procura
mejorarse.
IAcaso no se ofrecen todos los dias a nuestros ojos ejemplos de lec-
ciones semejantes? El hombre que trabaja una part del dia sin tregua
ni descansp, para procurarse el bienestar, 1no se impone una tarea con
la mira de buscar mejor porvenir? El military que se ofrece para una
misi6n peligrosa y el viajero que desafia peligros no menotes, en inte-
res de la ciencia o de su fortune, aquB hacen.sino aceptar pruebas








LOS PACTORES SOCIALES 83

voluntarias que han de redundarles en honra y provecho, si de ellas
salen salvos? 4A que no se somete y expone el hombre por interns o
gloria? Todos los certamenes, gno son acaso pruebas voluntarias a que
nos sometemos con la mira de elevarnos en la profesi6n que hemos
elegido? No se Ilega a una posici6n social trascendental cualquiera en
las ciencias, en las artes y en la industrial sino pasando por la series de
posiciones inferiores que son otras tantas pruebas. La vida humana
estA calcada sobre.la spiritual, pues encontramos en aquella, aunque
en pequefio, las mismas vicisitudes de 6sta. Luego, si en la vida elegi-
mos con frecuencia las mAs rudas pruebas con la mira de lograr un fin
mAs elevado, 1por qu6 el Espiritu que ve ms que el cuerpo, y para
quien la vida corporal'no es mAs que un incidente fugitive, no ha de
elegir una existencia penosa y laboriosa, si le conduce a una felicidad
eterna? Los que dicen que si el hombre elige la existencia pedirAn ser
'-rincipes a millonarios, son como los miopes que s6lo ven lo que tocan,
o como aquellos nifios glotones que, al ser preguntados acerca de la
~rofesi6n que mAs les gusta, responded: pastelero o confitero.
Un viajero que'se encuentra en medio de un valle obscurecido por
la bruma no ve ni la anchura, ni los extremes del camino, pero llega a
la cumbre del monte, descubre el que ha recorrido y el que ain le .lta
recorrer, distingue el fin y los obstAculos que todavia le restan' por
veneer y puede combinar con mAs seguridad entonces los medios de
legar al fin. El Espiritu encarnado estA como el viajero que se encuen-
tra al pie del monte; pero desprendido de los lazos terrestres, domina
las cosas como el que ha llegado a la cima. El fin del viajero es el des-
canso despu6s del cansancio, el del Espiritu la dicha supreme despubs.
de las tribulaciones y pruebas.
Todos los Espiritus dicen que en estado errant inquieren, estu-
dian y observan'para elegir. gTo tenemos ejemplo de este hecho en la
vida material? jNo buscamos a menudo durante muchos afios la carrera
que libremente elegimos, porque la creemos mAs propicia a nuestro
prop6sito? Si salimos mal en una, buscamos otra, y cada carrera)que
abrazamos es una fase, Un period de la vida. jNo empleamos el dia en
buscar lo que haremos mafiana? gY qu6 son las diferentes existencias
corporales para el Espiritu sino fases, periods, dias'de su vida espiri-
tista que, como ya sabemos, es la normal, no siendo la corporal mis que
transmisora y pasajera?

Pero todavia el espiritismo llega a mis, llega a ensan-
char la esfera de los factors sociales a un radio ciertamente
no admitido ni sofiado por los positivistas.
Para dstos la sociedad, o sea el ambiente social donde
esos factors surgeon, se reduce.a la sociedad formada por los







4 LA FILOSOFIA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS
hombres que conviven en este mundo, y, en cambio, los espi-
ritistas admiten una sociedad inmensamente mayor -aun
no refiridndose mis que a la sociedad de este, ambient
himano-, cual es la sociedad que forman Jos espiritus en-
etarnados .en este planet y los -espiitu errantes que estAn
-en comunicaci6n constant con aqu6llos.
Lo cual, decade el punto de vista de los factors sociales
criminolgicos, equivale a decir que no solamente seran
factors sociales los que brotan de la sociedad de nuestros.
semejantes, sino tambi6n los que se derivan de nuestras
constantes y a veces extraordinHriamente intimas relacio-
nes.con los espiritus no encarnados.
Es la antigua teoria -todavia sostenida por las religio-
nes mAs en boga- de los Angeles buenos y malos, que siem-
pre acompafian al hombre -para su guard o su pecado. Son
las tentaciones del. diablo y la agistencia celestial de los
dioses.
La literature espiritista acerea de las relaciones entire
espiritus encarnados y desenarnados es tan numerosa, que
seria prolijo en demasia tratar siquiera de ofrecer un resu-
men de ella para documentaci6n do estas ideas acerca de la
sociedad, no solamente humana o interhlumana, sino tanbien
interespirita, dela sociedad entire los espiritus qup viven en
la Tierra y los que hacen una vida metaetrea.,
Acaso no agrade a algfnos la inclusi6n de la influencia
de los espiritus entire los factores'soeiales- acaso, en efecto,
deiti-o de la filosofia de Allan Kardec seria preferible admi-
tir, ademls de factors antropol6gicos, c6smidos y sociales,
una cuatta categoria: la de los factors espiritas; pero la,
bondad e imperfeeci6n de una clasificaci6n y; la propiedad o
impropiedad de unas palabras, no puede contradecir la afir-
macida de que para los espiritistas, entire los factors deter-
mninm es de la delincuencia, estAn los espiritus errantes.
Mefist6feles es para el espiritista el siinbolo de una realidad,
no una simple concepci6n genial de un-poeta.,
Acaso cuando los espiritistas se dediquen a eotudiar con
mayor y mas intense especializaci6n el appeeto crimino-






LOS FACTORS SOCIALES 85
16gico de su filosofia, podran explicar c6mo esas relaciones
delictuosas del hombre con los espiritus buenos o males
pueden tener lugar, bien. en suefios, bien por revelaci6n,
bien por sugestiones inconscientes, bien por comunicaciones
materializadas (movimiento de mesas, ruidos, fantasmas,
etctera) o por otros medios; pues el principio de la comuni-
caci6n con las almas de los muertos les es casi peculiar (1) a
los espiritistas, y 6stos se complacen en tratar con frecuen-
cia, con numerosa bibliografia y densa erudici6n ese aspect
de su teoria, que les es tan propio. Yo no me atrevo a escri-
bir mAs en ese sentido; me seria necesaria para ello la luz
de una fe que no tengo.


(1) Digo casi peculiar, porque, aunque en sentido mis restringido, la admiten
otras creencias, hasta las religiones oflciales de nuestrosdias.
















xvI


EPIDEMIAS DBLICTUOSAS




Por lo que se relaciona el problema de- las grandes su-
gestiones colectivas con los factors sociales de la crimina-
lidad, digamos aqui que tambi6n el espiritismo reconoce ese
fen6meno y lo admite.
No otra cosa se deduce de este pArrafo de Allan Kardec:

482. gComo puede desarrollarse sibitamente en toda una pobla-
,ci6n el estado normal de los convulsionarios y crisiacos?
fAcilmente en ciertos casos. No eres tan extraio a los efectos magneti-
cos para no comprender esto, y la part que ciertos Espiritus deben
tomar en ello por simpatia hacia los que, los provocan.,

Pero el espiritismo va mAs allA.
El positivismo criminol6gico al admitir las epidemias cri-
minnales no ha llegado a pensar en responsabilidades colec-
tivas, como eran propias de otras edades pasadas en que al
pueblo o a la ciudad se les hacia responsible de los delitos
de uno o de algunos de sus habitantes.
El espiritisitfo si adtnite las grande responsabilidades
colectivas, no en el sentido de que una colectividad deba
responder pbr la culpa de cualquiera de sus miembros, sino
en el sentido de que habiendo sociedades caracterizadas por
su atraso nioral colectivo, colectivamente sufren tambien la.







EPIDEMIAS DELICTUOSAS 0o

penalidad que les imponen fatalmente las leyes eternas de
la evoluci6n espiritista. VWase a ese respeto lo que dice
Allan Kardec, extendiendo el radio de la por los positivistas
llamada solidaridad social.

He aqui por que hay families, pueblos y razas sebre las que pesa la
pena del Tali6n.
Quien mate con espada morirA pbr espadaD, dijo Cristo; y estas
palabras pueden traducirse asi: El que ha derramado sangre verA derra-
mada la suya; el que ha llevado la tea incendiaria a la casa ajena, la
vera aplicada a la suya; el que ha despojado lo sera tambinn; el qu ha
esclavizado y maltratado al debil, serA debil, esclavizado y maltratAdo,
ya sea un individuo, una naci6n o una raza, porque los miembros de
una individualidad colectiva son solidarios ast del mal como del bien
que se haga en comin.
Mientras que el Espiritismo dilata el campo de la solidaridad, el
materialismo la reduce a las mezquinas proporciones de la existencia
efimera de un hombre. La trueca en un deber social sin races, sin mas
sanci6n que la buena voluntad y el interns personal del moment; la
convierte en una mAxima filos6fica, cuya prActica por nadie es im-
puesta. Para el Espiritismo, la solidaridad es un hecho que deseansa
en una ley universal de la naturaleza, que enlaza a todos los series del
pasado, del present y del porvenir, a cuyas consecuencias nadie puede
esquivarse.















Xr I


SUISTITUTlVOS RBNALBS,



Admitido el determinismg de djversos factors, especial-
mente de los sociales, en la capsaci6n de la delincuendia, la
que Ferri llama ley de satuac'i6n criminal, la otta teoria fe-
rriana de loot *usttutive.pewawe, surge neeesaca.
St1 hawy auas remofvibes de la criminalidad, aua es-
ap rici6n o atenuaoi4n estA en nuestras manos 6pOr qu4 no
las suprimimos o reducimos -para que disminuya o dsa-pa
remao tal o cual formra correlativa de delinenencia?
tie aqui, sin duda, la base segura de la modern political
criminal.
La legiglaci6n comparada contemporAnea nos va mos-
trando c6mnesa idea cientifica se va abriendo paso en los
paises civilisados, c6mo la politiea preveniva de la crimina-
lidad va siendo la preferente, restringiendose el campo de
la represidn.
Esto es lo que se propone Ferri, encauzando la actividad
del future legislator hacia las reforms progresivas, que no
chocando con los naturales impulses humans, los dirijan
por vias no criminosas, disminuyendo las tentaoiones y las
ocasiones de definquir.
-No se limited como hasta ahora-dice Ferri (1)-a decre-


(1) Sodiologia crimnfiml..-Toriao, 1900, pag. 399.







SUBSTITUTIVOS PENALES 89
tar nuevas penas o a agravar las ya existentes; prociirese la
investigaci6n de las causes de aquellos fen6menos crimino
sos, eliminandolas, canalizandolas o atenuwndolas, para in-
fluir eficazmente en sus efectos.
Allan Kardec dicq cop raz6n, pensando seguramente en
el problema que tiempo despu6s habia de plantear cientifca-
mente Perri, que por desgracia las leyes penales sedtigen mods
a castigar el mal hecho ya, que a cegar la feoete del mismo
mal (1).
Y en various apartados de sus obras trata aspects various
de esa idea fundamental, que excusamos reproduoir

(1) NSeoro 796 del Libro de los Espir lts.
















XVIII


FUNlAMBNTO DE LA RBSPONSABILIDAD



La responsabilidad del hombre delincuente, segfin el es-
piritismo, es de dos classes, que pudibramos llamar humana o
social y spiritual; social, la que el hombre arrostra al chocar
con las reglas variables relatives de la convivencia en de-
terminada sociedad; spiritual la que el hombre siente por
sus actos en la evoluci6n de su espiritu inmortal sometida a
leyes absolutas e inmutables. La una es eludible, prescripti-
ble, acomodable a exigencias del lugar y tieinpo, esti en
manos de la sociedad ofendida; la otra es Ineludible, impres-
criptible, absolUta, impuesta por Dios.
Y de ahi se deduce que los fundamentos de una y otra
han de ser diversos.
La responsabilidad spiritual, que es subjetiva se funda
en la necesidad de cumplir la ley divina que impone el pror
greso a los espiritus, y dstos experimentan fatal e ineludi-
blemente las consecuencias dolorosas de sus faltas, hasta
tanto que el dolor produce la conciencia del mal y la firme-
za de la voluntad de no reincidir, y, por tanto, un nuevo
estrato de progress 6tnico.
La responsabilidad humana, que es objetiva, se fund en
la necesidad que tiene la sociedad de defenderse contra los
que realizan actos regresivos y opuestos al orden de vida
existente. La ley de conservaci6n impone a la sociedad-






FUNDAMENTO DE LA RESPONSABILIDAD Y1
dentro y fuera de la filosofia espiritista-la necesidad de
luchar por si y por su integridad, y de esta necesidad los
espiritistas como los positivistas hacen derivar la raz6n del
castigo o mejor dicho de la reacci6n social.
Ahora bien, si ambas responsabilidades, son diferentes
no por eso son antag6nicas, antes al eontrario el progress
cada dia mas acentuado de la civilizaci6n humana, aproxi-
ma mis y mas los concepts de ambas responsabilidades y,
sobre todo, las formas y procedimientos de su sanci6n.
No hay por que reflejar aqui toda la evoluci6n de la pena
y de la responsabilidad que los espiritistas Ilaman humana,
desde las primitivas venganzas desenfrenadas hasta los
reformatorios contemporAneos, para poder afirmar el pro-
greso de la reaeci6n social a trav6s de los siglos.
La socied'ad-cualquiera que haya sido la filosofia que la
haya movido-ha ieaccionado siempre en sentido defensive
contra el delincuente y solamente en nuestro tiempo el pro-
greso intellectual y moral ha hecho compaginable el derecho
de conservaci6n y el hecho defensive de la sociedad con el
derecho de conservaci6n del delincuente y con el hecho de
su mejoramiento progresivo. Anites, la sociedad se defendia
ciegamente sifi importarle nada la persona del reo, las reac-
clones selectivas eran las mis frecuentes; hoy la sociedad se
defilnde conscientemente y ayuda al criminal a alcanzar su
nivel medio o subjetivamente superior de moral y de inteli-
gencia, adaptAndose al ambiente; antes lo restaba, hoy pro-
cura sumarlo.
Y siendo asi naturalmente se deduce que la responsabi-
lidad humana va acercandose a la responsabilidad espiri-
tual, y que las formas de reacci6n social contra el delito
colaboran en el mismo sentido con la labor misteriosa de la
divinidad en este planet y en ultratumba, tendentes ambas
a corregir al culpable ha hacerlo subir en su evoluci6n
moral.
El progress del hombre, es decir, el progress del espiritu,
he aqui la finalidad psicol6gica y subjetiva de la pena asi en
este munde ems en el universe infinite; el progress de los






LA FILOSOFIA PENAL.DE LOS ESPIRITSTAS
series, he ahiLla finalidad psicol6gicay subjetiva del dolor eh
la ihmensidad de la vida. c6smica. La conser.vaci6n de los
series seg6n las leyes de la naturaleza.y de la socieda'd; he
ahiAa finalidad pstdol6giea y subjetiva del castigo y de las
respectivas reacoionei dolorosas contra los que desconocen
y menosprecian aqu6lls..
Y asi el espiritisino se enlaza nuevamente con la moder-
na filosbffi~penal, libre de las exageraciones poco reflexivas
de los. pimaerost etuiQiasmos de la.uova seuola.
Los espiritus supeaiores encarnados o errantes ,olaboran
en la obra de edoperaici6n universal por la evoluci6n progre-
siva de todes tlo serm, y, en el terreno peiial de eoste mun-
do, las conrientesy- doetrixas. positivatnente correoeionalis,
tas de nuestros dias, considerando at criminal conio in ata-
vico, o como un atiraado, Ilevan a sustituir 'lo sistemas
penitenciarios pori sistemias reformatories .y eorreeci6 ales,
en los cunes los espiritus moralmente inrferior6s adqiieran
ayuda, eonsejbs,i tutelas.y patron.tos de 19s espiritiu gape-
riores en moraiidad para :alanzar en la tierai e -progreso
que si no sin el .auxilio de. los aid civildades, tah. s6lo
podrian adquirir despues de una desenoamaai6m '
Aunque esta teoria espiritista de la responsabilidad hiay
que estudiarla en la integridad de las obras de sus, patldit-
rios, ya que puede decirse que today la filosofia espidrIiia se
basa sobre la creencia. de la responsabilidad, eterna del
esptritu coneo manifestaci6n de su evolueion ii inita;.no obs-
tante, puede esa teoria ser documentada con aigan pArra-
fos sint6ticos de Allan Kardec, ya: irecorddoe otra vez,
a saber:

Con el ser individual independiente, preexisteite y sobreviviendo al
cuerpo, la responsabilidad es absoltta; .pues, paraa la mayoria, el pii-
mero, V1 principal m6vil de la creencia en la nada, es el espanto que
causa esta responsabilidad, fuera e la ey humana, y a la cual creen
escapar cerrando los ojos. Hasta hoy ninguna buena definici6n tenia
esta responsabilidad; no ea inms qub un te i' fulado, es pre-
ciso reconocerlo, en 'creenias no siempre n ;at l rranrnvel
Espiritismo la demuestta como una realidad ls







FUNDAMENTO DE LA RESPONSABILIDAD 93

tricci6n, conio una consecuencia natural de la espiritualidad del ser;
por eso ciertas gentes tiemen miedo al Espiritisrso, que les turbarla en
su inquietud, colocando frente a elloe el terrible tribunal del porvenir.
Probar que el hombre es responsible de todos sus actos es probar su
libertad de acci6n, y probar su libertad es elevar su dignidad. La pers-
pectiva de la responsabilidad fuera de la ley humana es el element
moralizador mAs poderoso; a este fin conduce el Espiritismo por la
fuerza de las cosas.
La responsabilidad moral de los actos de la vida queda, pues, inte-
gra; pero la raz6n dice que las consecuencias de esta responsabilidad
deben ser proporcionadas al desarrollo intellectual del Espiritu; cuanto
naos lustrado le es menos excusable, porque con la inteligencia y el
sentido moral nacen lasnociones del bien y del mal, de lo just y de lo
iajusto. A salvaje, muy pr6ximo todavia a la animalidad, que cede al
instinto del bruto comibndose a su semejante, es, sin 6a,, menos cul-
pable que el hombre civilizado que compete simplemente una injusticia.
Hasta que los Espiritus alcanzan cierto grado de perfecci6n, estAn
sujetos a faltar, tanto en la erraticidad como en estado de encarnaci6n.
Faltar es infringir la Ily de Dios, y aun cuando esta ley estd inscripta
en el cora6bn de todos los.hombres a fin de que no tengan necesidad de
la revelaeijn para conocer Bus deberes, el Espiritu no la comprende
sino gradualmente y a media que. su inteligencia se desarrolla. Quien
infringe esta ley por ignorancia y falta de experiencia, la cual no se
adquiere sino con el tiempo, sOlo incurre en responsabilidad relative;
mas la fatta de aquel euys intelligence es t desawrollada, del que tiene
oI medlos necesarios para lluntrarse e infringe la ley voluntariamente
haciendo el mal con conocimiento de causa, esa falta es un verdadero
acto de rebeli6n oontwtaei aaitb de la ley.
El destino del Espiritu es la vida spiritual; pero en las primeras
fases de su existencia corporal s6lo tiene necesidades materials que
satsfatery para.esto, la acc6n de las pasiones es una necesidadpara la
conservaci6n de los individuos y de la especie, materialmente hablando.
Pero fuera de este period, tiene ya otras necesidades semalmorales.
Entonces e cuando.el Espiritu domina a la mnateria, sacud s su yugo,
avanza en su camino providepcial y se acerca a su verdadero destiny.
Si, por el contrario, se deja dominar por ella, se rezaga, asimilAudose
al brato. En esta situaci6n, lo que at principio era un bien, porque era
una nece$dad de su natursida a, se convierte en mal, no sdlo porque ya
no ee una necesidad, ino porque es un obstdculo a la espiitualisaiin,
deser. Er mal, por tanto, es relative, y Il respomabAlldad proporcio-
nal al grado de adelantamiento.


/ '
















XIX


PUNDAMENTO DE LA PBNA.




Dios es un neoroederiano, segin la filosofia espiritista;
no es un penalista medioeval conforme con las ideas cat61i-
cas o tomistas, por mas que 6stas gusten de reivindicar para
ellas la prioridad correccionalista.
Si vamos a clasificar la teoria espiritista de la penalidad
entire las conocidas teorias de la ciencia criminol6gica, ha-
bremos de incluir la penologia espiritista en la escuela neo-
correcionalista de filosofia penal, lo cual no quiere decir,
como yase ha visto, que el espiritismo no admit la pena
como necesaria reacci6n social y humana contra el delito,
como una defense. Pero la defense social humana es para el.
espiritismo un fundamento inmediato dela penalidad entire los
hombres; su fundamento mediate y supremo es la tutela, la
correcci6n del deiincuente, su. mejoxamiento tmorai, su
prgraso;.
La expiacidn que, como se dirf, Allan Kardec exige enosu
penologia junto con el arrepentimiento y la reparaci6n, es
mas bien un procedimiento, un modus corrigendi que una
finalidad de la pena, como lo fu6 en las teorias retribucio-
nistas, ya desacreditadas, por mAs que a menudo revivan
en la filosofia y sigan viviendo en las legislaciones.
Es precise abandonar la concepci6n penal retributiva y






FUNDAMENTO DE LA PENA 90
causalista, y partir de otra concepci6n tutelar, preventive,
finalista, teleol6gica., (1)
La penalidad deja de ser un mal para convertirse en un
bien, en un tratamiento de medicine social, al cual tienen
derecho los delincuentes, como los otros enfermos tienen ya
hoy derecho en los pueblos civilizados a la asistencia mdi-
ca. La medicine social podrA inferir males o penas, las
cuales, sin embargo, como las amputaciones del cirujano,
llevaran en si una finalidad de bien, de curaci6n, de readap-
taci6n, de correcci6n.
Esta doctrine de Kardec viene, pues, a refundirse en la
que inspire Carlos David a Augusto Roeder, en la primera
mitad del siglo XIX, el gran penalisia alemAn, acuya escue-
la, al decir de Dorado, ha ido labrando, aun cuando muy
calladamente, en el espiritu de muchisimas personas, de tal
manera, que hoy podria decirse que cuantos cultivan te6ri-
camente el derecho penal o lo aplican en la prActica, son
mts o menos correccionalistas,.
aPor otra parte, sigue diciendo el gran penalista espafiol,
los anhelos de reform penal y penitenciaria que manifies-
tan todas las escuelas que en el dia de hoy existen (positi-
vistas o no, amigas o enemigas de la lombrosiana), todas las
sociedades constituidas para estudiar, promover y lograr
aquella reform (las principles de ellas quedan ya mencio-
nadas) y la generalidad de los estudiosos y publicists, per-
tenezcan o no a las escuelas y sociedades de referencia,
demuestran de un modo suficientemente notorio y expresivo,
que la idea directriz de sus esfuerzos es la de curar, tender
y auxiliar a los delincuentes presents y efectivos, mejorAn-
dolos, o intentando mejorarlos, a la vez que poner en acci6n
una series orgAnicamente combinada de medios profilActicos,
que prevengan la comisi6n de futures delitos y la formaci6n
de futures delincuentes.,

(1) P. DoRADn.-De criminologia y penologia.-Madrid, 1906; pAg. 51. L6ase esta
obra del genial professor de Salamanca; pero, especialmente, su otro libro Bases
para un nuevo derecho penal, para conocer en sus lines generates esta interesante
teoria criminol6gica preventivista.






96 LA PILOSOFA PENAL DE LOS ESPIRITISTA8
El espiritismoa kwrdecista estA, pues, en esa gran corrien-
te de opinion cientifica criminol6gic~, y de acuerdo con ella,
expliea la penologia de su Dios.
Y coiB obuta Qorreceionalleta, ese Dieo h establecido en
ultratiumbay ou en estsa encarnaei6n terrenal u a sistema
de jeniW4sd d d rkitamieto Ve,4l, do areerdo eon la idfasd
dbl correeeienallamo oontemporAneo, libre de ciertos liris-
mos delgen-ial perialista aleman, pero robustecido por las
*aportacionies del positivismb.:ev olucionista .


















XX


LOS INCORREGIBLBS




Pero, se dird, 6no nos dice la filosofia penal contempo-
rAnea, por lo menos, la escuela llamada antropol6gica, que
hay delincuentes incorregibles? Si; pero segdn la filosofia
espiritista, no hay espiritus incorregibles, todos son capaces
de enmendarse y progresar. Entonces Gaqui chocaran ambas
filoscfias la espiritista y la materialista lombrosiana? No,
ambas armonizan tambi6n.
El incorregible de los hombres de ciencia es un termino
casi absolute para ellos, que no admiten otra vida o mejor
dicho, una inmortalidad, y descubren hombres incorregi-
bles, porque hasta la muerte, es decir, mientras el hombre
es, no conciben en ciertos casos la correcci6n, y estan en lo
cierto. Pero el espiritismo sigue en su idealismo mis alla de
donde paran los cientificos, mas allA de la muerte del hom-
bre, admite la incorregibilidad terrena de ciertos espiritus
muy atrasados; pero, en cambio, en su evolucionismo ani-
mico, no puede menos de afirmar el progress de los espiritus,
y, por tanto, su corregibilidad pronta o tardia, y no s6lo
possible sino cierta y fatal. Segmn los espiritistas, hay, pues,
hombres incorregibles en su delincuencia; pero no hay espiritus
incorregiblemente malos.
Asi dice Allan Kardec:
La Pilosofia penal;- 7








98 LA FILOSOFiA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS
zHay Espiritus que nunca so arrepiefiten?
eLos hay cuyo arrepentimiento es muy tardio; pero pretender que
nunca se mejorarAn equivaldria a negar la ley del progreso y a decir
que el nifio no llegarA a ser adulto.>

Se trata, pues, simplemente, de una cuesti6n de puntos
de vista. El pensador de ciencia positivista que encierra sus
ideas en el campo de visualidad restringido de la observa-
ci6n positive de los fen6menos de la vida, y no ve mas que
lo que-esta vida humana le ofrece; cuando analiza el atraso
moral de ciertos semejantes, aun admitiendo la corregibili-
dad, el progress evolutivo etico de todos los hombres, tiene
Sque admitir la incorregibilidad positive de algunos,--por
cuanto la duraci6n de la vida no permit el tiempo necesa-
rio para que el atdvico suba peldafio a peldafio la escala
moral, desde las profundidades donde se ha estacionado
hasta el escal6n donde estA la humanidad present.
Los espiritistas, por su evolucionismo animico, se sitdiah
como todos los reencarnacionistas, en un punto de vista mAs
elevado, que les presta la metafisica, o sea el de la me-
tempsicosis; y desde 61 pueden ver, o creen ver, un campo
mucho mas dilatado, bastante para que en su larga y penosa
march a travis del mismo y de sus muiltiples avatares, pue-
da el mts rezagado de los espiritus, apresurar el paso e
incorporarse al grueso de la espiritualidad progresiva.
Si la corregibilidad es un problema de duraci6n en. la
acci6n insistence de los factors evolutivos, los positivistas
fracasan en ella a veces, porque el tiempo de -que disponen
para sus diagn6sticos 6ticos es escaso, dura solamente. lo
que dtira una vida; los espiritistas pueden creerse victorio-
sos, porque su metafisica les alarga indefinidamente el
tiempo para su acci6n correccional, les empata varias vidas,
mejor dicho, les da el infinite.
















XXI


LA PENA DE MUERTE




Ahora.bien, si es cierto que hay hombres delincuentes
incorregibles y en ello convienen los espiritistas Gaceptaran
6stos la pena de muerte impuesta por los hombres?
Sabido es que algunos, pocos ya sin duda, aun entire los
mismos radicales positivistas de la criminologia, pretenden
fundar la pena de muerte entire otras razones en la ley natu-
ral de selecci6n, que contra los criminals incorregibles
seria consciente al inspirarse en ella la sociedad. Otros la
rechazan por multitud de razonamientos y, entire ellos, por
la dificultad extremada, cuando no es la imposibilidad, de
diagnosticar la incorregibilidad de un delincuente, y por el
resabio de las antiguas penas vengativas que la pena de
muerte resucita al matarse un delincuente incorregible por
defense social. En efecto, apenas desaparece la imputabili-
dad clAsica, para dar paso al determinismo, desaparece en
vez de vigorizarse, la raz6n de la pena de muerte. Hoy,
antes no era asi, a nadie se le ocurre por el mismo prin-
cipio de defense social matar a un leproso incurable, y, sin
embargo, a menos que se tenga en cuenta motives de ven-
ganza en la reacci6n social, contra el delito, no hay raz6n
cientifica para reaccionar de un modo contra el delincuente
y de otro contra el enfermo incurable y contagioso.
Pudo la muerte de ambos ser disculpable en edades bar-







100 LA FILOSOFfA PENAL DE LOS ESPIRITISTAS.

baras cuando se ignoraban otros medios de defense y de
Shumana solidaridad, hoy son inexplicables. Asi lo entiende-
la ciencia contemporAnea y asi lo entiende tambidn el espi-
ritismo, negando expresamente la necesidad y la justicia de
la pena de muerte. Es pieciso que el hombre no cierre la
puerta al arrepentimiento en esta vida, dice Allan Kardec, o
lo que es lomismo, el hombre no debe con el homicidio ni con
la pena de muerte tronchar la prueba de una encarnaci6n
humana, antes al contrario, debe cooperar con los espiritus
superiores a la obra pedag6gica de hacer progresar al espi-
ritu atrasado, que siendo buena la labor, aun cuando el
sujeto criminal no la. aproveche integramente en lo que le
queda de vida, no por eso la perderA del todo, pues tendrA
mis preparado y fAcil el progress en la erracticidad de
ultratumba o en otra encarnaci6n.
Lease el siguientq capitulo de Allan Kardec:

760. ILa pena de muerte desaparecere algin dia de l llegislaei6n
humana?
'La pena de muerte desaparecerd incontestablemente, y sa supre-
si6n marcarA un progress en la humanidad. Cuando los hombres esten
-ms ilustrados, la pena de muerte sera completamente abolida en la
tierra, y los.hombree no.tendr4n necesidad de ser juzgados por los hom-
bres. Hablo de up tigeppa que ain es hbastante lejano de vosotroso.
El prgresp s.oial-djao, sin dudca, nucho que, desear. aft; peraseria
uno injusto respect de la sociedadmmoderna si no viese un progress en.
las restricciones puestas a la pena de muerte en los pueblos mAs ade-
lantados, y en la naturaleza de los crimenes a los cuales se' limit su
aplicaci6n. Si se comparan las garantias de que, en esos mismos pue-
blos, se esfuerza la justicia. en rodear al acusado, la humanidad con
que le trata, aun cuando le consider culpable, con lo que se practi-
caba en tiempos que todavia no estan muy lejos, no puede desconocerse
el caminoprogresivo porque march la humanidad.
761. 4La ley de conservaci6n da al hombre derecho de preservar
su propia vida, y no-usa de l1 cuando quita de la sociedad un miembro
peligroso?
((Hay otros medios de preserver del peligro sin matarle. Es precise,
ademAs, abrir al criminal la puerta del arrepentimiento y no cerrAr-
sela.>
762. Si la pena de muerte puede ser desterrada de las sociedades
civilizadas, 4no ha sido necesaria en tiempos menos adelantados?




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs