• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 En busca de monte tina
 Back Cover














Group Title: Serie B--Botanica / Republica Dominicana, Estacion Agronomica de Moca ; no. 15
Title: En busca del Monte Tina
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00054969/00001
 Material Information
Title: En busca del Monte Tina
Series Title: Serie B--Botánica República Dominicana, Estación Agronómica de Moca
Physical Description: 17 p. : folded map ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Ekman, E. L ( Erik Leonard ), 1883-1931
Publisher: Departamento de Agricultura
Place of Publication: Santo Domingo R.D
Publication Date: 1930
 Subjects
Subject: Botany -- Dominican Republic   ( lcsh )
Description and travel -- Dominican Republic   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por E.L. Ekman.
Funding: Serie B--Botánica (Estación Agronómica de Moca) ;
 Record Information
Bibliographic ID: UF00054969
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 07543458

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    En busca de monte tina
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 10a
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
    Back Cover
        Back Cover 1
        Back Cover 2
Full Text













~'L IC IS.- [ii flu
C.


':
:;r

rl~i~I
. ~
:-
''


-: :- a pA:,. f ,
N .BUSCA DEL MONT TiNA


pl)r I


Dr. Eliki L. 1:0- IN.


M4 87p

i R


a3nl'l 11.,t .l.l.. R- I.
Inriji i-nli ,. V ', i. I...i I_. -'t.i ., rL -.
l' he.


I.


,J I.j, ,:i. 'ic I ,:'


:
:',- :.?




















A'ji1 N- ) L iE' :- i liii L'IK: 1T -N T1 Ai 'NAL
\Ij i-,.1 I D ;R I- LTI1 IlE l i 'A.

I t ,i l '. I F'* it _, ,;.' ,., ,. ..
'K.B..T .I'. a t t.i. A ,'.- t'i .t
L,. N V, ii .

. ,,' ,; u .,' .l .i, .i r




"' _:', ,_ .li i *!' Ii .. ,



; :.

I ii i0.1.
.,.
:,I. I .

I -
i. i ".


i i A ; ;.. .. ,, I. m ., I-_ l. ,,-.,C i. .< .
























EN BUSCA DEL MONTE TINA
Por
E. L. Ekman.


Cualquiera que se interest por la geografia de un pals,
se preguntarA inevitablemente: "Y euAl es la montania mas
alta? qu6 altura tiene"? Recuerdo muy bien, que, cuando
* muchacho, me 1Henaba de envidia el hecho de que Noruega,
aunque mas pequefia que mi querida patria Suecia, !sin em-
bargo, tenia montafias mis altas. Ahora bien, he dirigido
a muchisimos Dominicanos, de chauffeurs hacia arriiba en
la escala social, las preguntais aquelas, y sin excepci6n re-
cibia la siguiente contestaci6n: "Monte Tina, con 3140 me-
tros"..
Una pesquiza acerca de la posici6n geogirfica de tan
famosa montafia, no di6 un resultado tan definitive. Gene-
ralmente se concedia que deberia estar en alguna parte de
'la Cordillera Central, quizAs cerca de Consta.na', pero na-
da mis se sabia.
lEn el exterior sabian tanto, o menos, que los Domini-
canos. En todos 'los libros de geografia que he visto, inclu-
yendo los mapas mis modernos, siempre figure el Monte Ti-
na como la montafia mas alta de Santo Domingo, y por con-
secuencia, ,de las Antillas. Mi confianza en la exactitud de
los textos siagrados .de geografia rhcibi6 un ligero choque,
cuando, en 1913, el Profesor Dr. Ignacio Urban public el
itinerario del Padre Miguel Fuertes, en cuanto a una exour-


I













si6n botanica en la Cordillera Central. El Prof. Urban dice
(Symb. Ant. VII, p. 483): "Er (Padre Fuertes)... erreich-
te am 6. Juli 1912 als Erster den Gipfel der Loma Rosilla bei
.2855 m., and damit die hoechste Spitze der westindischen In-
seln," lo cual quiere decir, en casteillano, que el Padre alcan-
z6 el primero la cima de la Loma Rosilla, en una altura de
2855 metros, y con eso de la montafia rnms alta de las Anti-
Ilas. Sin embargo, adn en los libros tan modernos como
"Uri reconocimiento geol6gico de la Repiblica Dominicana",
Washington, 1922, se rapite, aunque con moderaci6n, aque-
llo del Monte Tina.
Tales eran mis ideas sobre el Monte Tina, cuando en
Febrero de 1925, .desde un puntp tan ventajoso como el de
la cima de la Selle enHaiti, 2700m., vi por la primera vez des-
plegarse las montaiias grandiosas de la Cordillera Central
ante mis ojcs encantados. Muy por arrib.a de las otras se
levantaban dos gigantes. Por su posici6n muy cercana el
uno al otro, les suponia ser el Pico del Yaque y la Loma Ro-
silla. Pero d6nde estaba el Monte Tina? Delineadas como
por un artist divino, se destacaban contra el ligero viola-
ceo azul del cielo matutino las siluetas obscuras de las ci-
mas. A trav6s de la Cordillera de Neyba, seguramente mis
elevada que lo que generalmente se consider, buscaban mis
ojos la silueta. del Monte Tina, que deberia ser fkcilmente re-
conocida, por tratarse de una montafia tan alta. Pero nada
vi. Muchisimas lomas se levantaban al este de las cimas
gemelas del Pico del Yaque, .pro ninguna de altura domi-
nante. Baj6 de La Selle, bien seguro de que no habia en la
Cordillera Central montaia mas alta que la Loma Rosilla, o
sea el Pico del Yaque.
Al ser introducido, pocos aieos despubs, en Santo Do-
mingo, aq Secretario de Agricultura Sr. Don Rafael Espai-
llat, me enter con 61 de que el Monte Tina habia sido destro-
nado ya hace aoies de su posici6n dominant, y que el Pico
del Yaque ocupaba 'l primer lugar, con una altura de 2955
an. mfs o menos. .El Monte Tina no seria mAs que una loma
bajita cerca de Tiibano.
Al rey destronado se honra, sin embargo, a pesar de su
desgracia. Asi me decidi de no dejar caer al Monte Tina










-5-


sin haber averiguado algo mis acerca de su existencia.
Aunque no la montafia mas alta en las Antillas, no deja ri
de. tener una flora interesante para el botfnico, y ademis,
fu, en el monte Tina donde descubri6 el ornit6logo ameri-
cano Beck un ave -rarisjpa llamada cientificamente Loxia
megaplaga, y vulgarmente "Piquito en cruz". Mi estimado
amigo, Prof. iDr. E. Innberg, en Estocolmo, me habia es-
crito varias veces acerca de aquel ave, que se asemeja mu-
chisimo a la Loxia de Suecia.. Me estaba preparando, pues,
para una exoursi6n a la Cordillera Central, cuando recibi
una invitaci6n del Dr. R. Ciferri, Director del Colegio de
Agriculture de Moca, para acompaiiar a 61, a su hermano,
y al Dr. Balzarotti, A una excursion al mismo Monte Tina.
Se entiende que acept6, con much gusto, y fuimos a San
Juan, en el mes de Agosto de 1929. En Azua tuvimos la
mala suerte de tropezar con un agent de pdlicia; por tener
en el estribo del autom6vfl un bulto de papel secante, el
cual, segdn suponia saber el polizonte, no era de uso perso-
nal. La convicci6n de aquel amigo de la ciencia noe cost
diez pesos, aunque p6r el moment se dej6 convencei~ que
era para mi uso en las excursiones.
Una vez en San Juan, y el Monte Tina muy. lejos aden-
tro de la Cordillera, nos parecio muy a prop6sito subir pri-
meramente algunas de las montaiias al norte de San Juan,
para acostumbrarnos al aire rarificado de las alturas. Es-
cogimos aquella que en el mapa de Moya se llama Monte
Mijo, 2195 metros, pero la cual en realidad es la Loma'La
Vieja, al oeste del Rio Mijo, mientras que la montafla a es-
te de aquel rio se conoce bajo el nombre de Loma, tLaViuda.
Ambas son altas, y no muy facitles de subir, de manera que
mis compafieros, poco acostumbrados a andar a pie, y qui-
zAs un pooo exasperados por las dificultades con Is, euales
tropezamos, dejaron a La Vieja a su suerte. Al parecer, la
montafia ofrece poco de interns para el botanico, y no me
dolia much el hecho de no haber logrado subirla.
Tuve mejor isuerte en mis excunsiones siguientes. Fui
a la Loma de Jayaco (1425 m.) donde vi por Ia primera:vez
una perdiz rara, conocida cientificaimente como Oreopeleia
leucometapium, y por los monteros como "Perdiz ceniza";
despues all Picacho de los Ohicharrones, al oeste del Rio San










-6-

Juan. Esta montafia se parece mudho a la Nal'ga de Maco
(no Cul'o de Maco, que es otra), y es todavia mAs alta que
aquella, a saber, 197,5 m. Los americanos subieron a esta
loma durante la ocupaci6n, y pusieron una bandera y una
plalca de metal, siendo el pico una base para la triangulaci6n.
La flora es pobre, y muy parecida a la de Nalga de Maco.
Todo :eso era muy bueno, pero no me puso mis cerca del
Monte Tina. iEntonces oi hablar de un camino que atravie-
sa la Gran Cordillera Central, decade el Rio San Juan hasta
San Jos6 de 1as Matas. Seglin los monteros, aquel camino
deberia pasar muy cerca de una loma altisima, cuyo nombre
ignoraba, pero la cuaq habia visto desde muy cerca durante
mis excursions cerca de Monci6n, en Mayo-Junio. Conse-
gui un prActico y fuimos, a pie, con un caballo de carga. El
caimino tiene su entrada done desagua el Arroyo Lim6n en
el Rio San Juan. Recientemente mandaron gente para tra-
bajar en este camino, con el prop6sito de facilitar el trafico
entire el Cibao y San Juan. Por falta de dinero se abandon
el trabajo, y el camino qued6 como era, no muy bueno, pero
tampoco muy malo. Se va perfectamente bien a caballo....
si uno se desmonta. Pasamos la prinmera noche en el Arroyo
del Oro, y nos quedamos por various, dias en la Sabana Nueva,
donde los monteros tienen una magnifica "casa de piedra",
es decir, una piedra sobresaliente que puede dar abrigo a
media docena de personas. De aqui subi por el camino ya
mencionado hasta su cumbre, 2625 m, y a la alta montafia
cercana, la cual se llama Loma de la Mediania. Esta es la
montafia mis alta al oeste de la Loma Rosilla--Pico del Ya-
que, alcanzando una altura de 2850 metros. Aqui tienen sue
cabeceras el Rio San Juan, el Rio Mijo, y el Rio Bao. Ya
no estaban muy lejos aquellos dos gigantes que habia visto
desde Haiti. Seguramente deberian ser mucdho mis altos
que la Lcrna de la Mediania, de manera que empec6 a sos-
pechar que al fin habria montafias en Santo Domingo con
mis de 3000 metros de altura. La cima de la Mediania no
era muy rica en plants raras. Sin embargo, encontr6 aqui
una nueva Tuerelcheimociharis, y el helecho Woodsia, cuya
distribuci6n es distintamente boreal. Tanto mejor fue la
cossewha en los lugares cenagosos cerea de la Sabana Nueva.
Aqui tuve el gusto de encontrar muy bien representada la










-7-


flora andino-continental, cuya existencia en las Antillas se
ignoraba hasta que fu6 descubierta por .el Bar6n Eggers en
el Valle Nuevo. Encontre la Agrimonia, la Alchemilla, las
Carices, etc., todas pertenecientes a g6neros de mi propio
cual he dedicado al Prof. Urban, una Potentiila (desgracia-
damente esteril), una Drosera familiara nueva para Hispa-
niola) etc. Las av.s eran pocas, pero raras, e. g. Loximitris,
Brachyspiza, Microligea, todas conocidas como "Cigiitas".
Muy content del resultado cientifico de esta iltima ex-
cursi6n, volvi a .San Juan para prepararme para otra ex-
cursi6n, a'hctra para el Pico -del Yaque. Es verdad, ,que ha-
bia podido ir, y muy cnmodamente, a aquella montafia desd.
Sabana Nueva, por el camino del Macoutico, pero necesitaba
comestibles. Para no rehacer el camino, me mardhi de San
Juan rumbo a Las Cafiitas, en el camino de Constanza. Mal
aconsejado, pas6 :or Los Guanitos, Boca del Rio, Arroyo
Cano, Palomino,, para quedarme un dia en Majagiiitas.. Aqui
consegui un prc'tico, Remigio Canela, y fuimos a VaPe del
Yaque, pasando por El Tetero. Al fin habia llegado a saber
que en este camino era donda d-beria hallarse el Monte Ti-
na. El caimino pasa por :1 medio de pinares albiertos, alcan-
zando a menudo la cima de una montaiia, que fcrma la con-
tinuaci6n de La Tasajera. Remigio me aseguraba que aque-
lla era la "Lcma Tina", asi .lamada por haber u.n pozo d,
agua en su cima. For lo que yo he podido averiguar d.s-
pues, Remigio tenia raz6n. Aqui era done cazalba el Sr'.
Beck. Siento dacir, que yo no vi ningfin "piquito en cruz",
pero tampoco buscaba much, ansioso de llegar al Valle del
Yaque antes que se mojara la carga que llevdbamos. Por
donee pasa el camino, la altura de la lama no l.'g'a a 2100
metros; pero su cima tendri quizas.2200 metros. Lisga-
mos al Valle del Yaque, despues de haber escalade otra lo-
ma llamada Loma del Randhito, de la misma altura mds o
menos que la Lo-ma Tina.
El Valle del Yaque estA situado dorde se junta el Yaque
con el Arroyo de lcs Montazos. Aqui hay un rancho bueno,
siendo el lugar sitio de crianza. Pas.6 various dias recogien-
do-plantas y cazando aves. La Loma Rosilla se vr muy cerca








-8--


del Valle del Yaque, es decir, cuando no hay neblina, lo que
sucede con gran frecuencia.ePor Remigio me habia enterado
que existe otro rancho en una altura mucho mas grande, y
el cual se llarma Los Vallecitos. Me figuraba que desde alli
seria mas facil la subida al Pico del Yaque y a la Loma Ro-
silla. Fuiimos, pues, a Los Vallecitos. El camino, si se pue-
de llamar asi a una vereda no trillada, sube en la direcci6n
ide la Rosilla, hasta Ilegar a unos' 2200' metros de altura.
Despus se lanza en el abismo donde corre el Yaque, para
subir al otro lado a ,un gajo pedregoso tan estrecho y es-
carpado que uno apenas puede mantenerse en pi6. Al fin
Ilegamos a pinares mas -llanos, y en la tardecita estuvimos
en Los Vallecitos, a una altura de 2500 metros.

Puede imaginarse mi estupefacci6n ,al encontrar alli,
no un ranchito pobre, sino un caserio de cinco. ranchos, to-
dos bastante bien heohos. Remigio me esclareci6 acerca de
este hecho extraiio. Habia en los dias de la ocupaci6n ame-
rioana un tal "Liborio", al parecer un visionario religioso,
que se proclamaba santo, y ensefiaba que el fin del mundo se
acercaba. Por conseouencia sus compafieros debian apro-
veedhar del poco tiempo que les quedaba de vida para beber,
,bailar, etc. Perseguido por las autoridades, Lilborio se es-
condi6 con sus compafieros en los montes virgenes detrAs de
la Vieja.y de la Viuda, lo cual no impidi6.que los America-
nos. lo alcanzaran y lo mataran. Sin embargo, la .fama de
aquel Liborio era tan grande, que debia encontrar imitado-
res. Un individuo, que egfin se dice se llama Jos- Vargas,
anunciibase como el "Segundo Liborio", buscando sus pro-
hlitos,,principalmente.entre el sexo d~hil. Las consecuen-
cias de sus hazafias fueron las mismas, y tan inevitable, co-
op en el caso de su maestro. Jose se refugi6, 61 tambin, en
las montafias, con 'la, diferencia que escogi6 como paradero
el lugar menos.accessible en toda la Repiblica, a saber, Los
Vallecitos. Alli se qued6 hasta que se le present una opor-
tunidad para seguir la fuga hasta Haiti.
Los Vallecit6s, admirablemente situados para un hom-
bre con los fines misticcs de un Segundo Liborio, no lo eran
menos para mi. Estin en el estribo entire aquellas lomas gi-
gantes' que habia visto dessde Haiti. Solamente, no eran el
Pico del Yaque y la Loma Rosilla como creia yo, sin6 el Pi-









-9-


co del Yaque y La Pelona, que asi se llama la montafia al
suroeste del Pico del Yaque. Al parecer, los dos picos tienen
Imas o manos la misma altura. Para liegar a saber cual de
ellos era el mis alto, no habia otro remedio que subir a los
dos y comparar los datos obtenidos por medio del altimetro.
Fui primeramente a La Pelona, solo, porque al amigo Re-
migio no le gustalban muclho las subidas innecesarias. La
subida a la Pelona desde Los Vallecitos no ofrac dificultad
alguna. Despues de unas horas de camino estuve ya en la
sabana extensa que hay en la cima, y a cuya existencia se
debe el nombre de la montafia. Dos picos secundarios se le-
vantan todavia algo 'mis, uno occidental cubierto de pinos,
con manchas de piedras rojas perfectamente libres de ve-
getaci6n, y otro oriental, muy escarpado, de rocas agudas,
negras. Subi primeramente el picacho de los pinos. Lle-
gado, lo primero que hice fu6 mirar el altimetro (aner6ide).
Indicaba 2870 metros (53.80 en la escala fij.a) y 2890 me-
tros, despues de haberlo calentado un poco al aire. Ahora
bien, muy pocos altimetros hay que indiquen altura exacta.
El mio, por ejemplo, tiene la desvent3ja de indicarla dema-
siadj baja. Llegu6 a saber eso, al observarlo en lugares cu-
ya alltura se sabia por el inico m6todo exacto, es decir, por
nivelaci6n. Siempre habia que aumentar la altura cbserva-
da con un 10 :, para llegar a ia verdadera. Amigos. minos,
aviadores, han sulbido con mi altimetro a una altura de 3000
metros, comparandolo con los instruments perf'ctoa de los
aeroplanos, y confirmaron el error proporcional del 10%.
Aumentando, pues, el prcmedio de las dos observaciones en
La Pelona con un 10%, se ilega a una altura probable del
picaaho occidental en 3168 mtros. No habia sefias en ese
picacho de que hubiera pasado gente por alli. Sin embargo,
se sabe muy bien que los monteros pasan con frecuencia per
La Pelona rumbo al Macoutico, cazando el puerco cimar6n.
La vegetaci6n es poco interesante, por ,ser de una mon-
tafia tan alta. He aqui la lista de las plants apuntadas en
la cima occidental de La Pelona, en 6rden de su frecuen-
cia: Pinus occidentalis (con el parasite D.edropemnon pycno-
phyllus), JDanthonia domingensis, Agrostis perennans, Bac-
charis myrsinites, Senecio Fuertesii, Micromeria alpestris,
Gaultheria domingensis, Hieracium Gronovii, Hypericum








-10-


pycnophyllum, Lyonia heptamera, Tuerckheimocharis densi-
folia, Gnaphalium Eggersii, Erigeron araneosus, Polypodium
moniliforme, Elaphoglossum leptophydlum, Linaria canaden-
sis, Chaptalia Eggersii, Hydrocotyle pusilla. En un lugar un
poco mis abajo habia tambien Polypodiuni otites, P. lori-
ceum, Viola domingensis, Siphocamphylus igneus, Woodsia
sp. cfr. W. ilvensis, Pilea caespitosa, Pilea pelonae, Polypo-
dium angustifolium. Ademis habia una especie de ,Salvia,
que olvidk recoger, pero que no dejaria de ser la S. uncinata,
conocida del Pico del Valle Nuevo.

iComo se v6, las plants recogidas aqui son en su mayo-
ria ya conocidas por Jos viajes de Eggers, .Tuerckheim y
Padre Fuertes. Nuevas son la Tuerckheimocharis, la Pi-
lea y la Woodsia, y de esas la Pilea solamente es caracteristi-
ca de La Pelona. Esto, junto con mis experiencias de otras
montafias, demuestratque la oportunidad de encontrar nue-
vas faner6gamas en las montafias altisimas de Santo Domin-
go ya paso.
La avifauna es sumamente pobre. La inica ave algo
abundante es la Dendroica pinus. Vi tambi6n la Brachy-
spiza, la Riccordia, la ICoereba, y un par de cotorras.
Despu6s de haber apuntado las phantas del pico, baj6 a
la sabana, para luego subir al piohadho oriental. Cerca de
la cima se encuentran unas rocas tremendas, y cuando con
alguna dificultad logr6 escalarlas, vi que estaba en otro pun-
to de triangulaci6n de los Americanos. Afli estaban los res-
tos de una bandera, y en -una piedra estaba la placa metA-
lica ya familiar.
Observaciones del altimetro dieron por resultado que
este picaoho era unos diez metros mis alto que el otro. El
promedio del altimetro no corregido era 2890 metros, lo que
con 10% de aumento -da una altura probable de 3179 metros,
digamos 3175, para redondear. Es precise afiadir que aque-
llas places metAlicas dejaias por los Americanos en los pun-
tos de triangulaci6n nunca lleian la altura puesta, aunque
en ellas haya lugar designado para eso.
ILa flora de este picacho es casi la misma que la del otro.
Vi algunas -especies aqui que no habia apuntado afli, e. g.
Cestrum Tuerckheimii (algo dudoso, quizas nueva especie),





K .- 1i6
r.


CROqUIS DE LA PELOCNA Y
DEL PJOIO_DEL_ YAQ E.


O.~-+-t~ E


..... ....... I... -...
." .. Pico del Yaq"e
S \ "- --(.its m')


*.......-* "' ', ..
.""x "' ". .. .. ..*
.*Los .a. i citos *" /


... Loma Rosila
.' ':'" (p8'0o me.)


S r".. ... *
*..La Pelona
(317-5n..
-.. -... .. ... .-" .:: ..: ..: ..... .


o200


*' .


Yaque


''""`


'''
''
'









-11-


Erigeron coeruleus, Sphacele Urbani, Lycopodium clavatum,
L. complanatum, Dichondra repens sericea, Botrychium
Underwoodianum, Euphorbia Eggersii, Bulbostylis alpes-
tris.

Apenas acabadas mis observaciones en ese picacho vi
S levantarse de las cafiadas hondas del Rio Bao una neblina
densa, que pronto escondia todo por debajo de su manto
gris. Homtbre cauto, habia dejado yo unas marcas en los
pinos para asegurar la vuelta, y este junto con la direcci6n
del viento me permiti6 volver, sin much dificultad, a Los
Vallecitos, donde me esperaiba Remigio ya muy preocupa-
S do por mi suerte.
Pasamos una noche fria, sin duda, pero gracias al rancho
bien hecaho de "Papa Liborip" no sufrimos. Bien temprano
empezamos la subida del Pico del Yaque. Me alegr4 mucho
al encontrar muy pronto el heleeho raro.Dryopteris rigi-
S dissima, en Santo Domingo conocida solamente en el Pico
del Yaque. Ya a las nueve estabamos arriba. Tenia espe-
ranzas de visualizar un magnifico panorama del iCibao, pe-
ro vi con adguna preocupaci6n mezclada con admiraci6n que
toda la cuenca de Cibao estaba escondida por debajo de un
SmarOde neblinas que vistas desde arriba brillaban como nie-
ve.
La cima del Pico dal Yaque es, a mi parecer, el lugar.
S.ms desolado en toda la Repfiblica Dominicana. Una saba-'
na, con una vegetaci6n infinitamente pobre, y unas piedras
negras, desnudas cmno la muerte. Habia unas pirAmides
de piedras, dobras de otros exploradores, pero ninguna placa
de trianguilaci6n. El altimetro indicada 2840 metros (54.00
d, e la escala fija), lo cual con el aumento del 10% nos da.co-'
mo alltura probable del Pico del Yaque 3125 metro, en nid-
S mero redondo. Asi se ha llegado a saber con seguridad,
cual es la montafia mAs alta de la Repfblica Dominicana, y
con eso en todas las Antillas, a saber: LaPelona. Puesto que
el hecho es de alguna impoatancia geogrAfica, me he ente-
rado por medio del Sr. A. Ortori cuial era en aquellos dias (3
Sy 4 de Octubre de 1929) la presi6n atmosferica sobre Hispa-
niola. Me contestaron del Servicio Meteorol6gico de la Ca-
pital:"








-12-


Dia 3 de Oct. a 11 a.m. pres. atm. 761.8 m m
4 10 762.3 "
5 10 764.0 "
La del dia 5 de Octuibre fu6 la maxima del mes".
Lo cual indica que las alturas obtenidas por medio del
altimetro, lejos da ser exageradas, deberian aumantarse to-
darvia de algunos metros, y que la del Pico del Yaque tan-
dria unos site metros en exceso de lo que habia calculado
yo. Dada, sin embargo, la poca exactitud de un instrument
tal como ol altimetro aner6ide, creo que haremos bien en fi-
jar las alturas del Pico del Yaque y de La Pelona a 3125 me-
tros, y a 3175 metros respectivamante. De toda manera,
sean las alturas absolutas como sean, la relaci6n entire La
Pelona y el Pico del Yaque quedara la misma.
La vegetaci6n de la cima es, como ya he indicado, muy
pobre. Apunt6 solamente las siguientes plants: aislados y
raquiticos eje-mplares de Pinus occidentalis, Baccharis myr-
sinites, Senecio Fuertesii, Lycopodium clavatum y L. com-
planatum, Bulbostylis alpestris, Hieraium Gronovii, Gna-
ph-alium E.ggersii, Erigeron- araneosus, en la sabana. Entre
las rocas de la cima misma habia: Lyonia heptamara., Hy-
pericum pycnophylium, Polyppodium moniliforrme, Carex sp.
(probablemente nueva), Paepalanthus domingensis.
Nos dirigimos al Valle del Yaque. "En passant" subi a
Loma Rosilla. No cabe duda que el noimbre de esta loma de-
be escribirse Rosilla, y no Rucilla, por ser derivado del color
rosillo (aunque los monteros lo pronuncian "rucillo"), re-
firi6ndose al color de los pajonales de su cumbre. No form
mas que la parte oriental del Pico del Yaque. Su altura es
como ya indic6 el Padre Fuertes solamente de 28.55 metros
S(2860m. por el altimetro mio corragido,).y su vegetaci6n mis
o menos la misma ,que la del Pico del Yaque. El padre Fuertes
encontr6 aqui, sin embargo, varias plants que no vi y6, por
ejemplo: Gymnogramme flexuosa, Histiopteris incisa, Hy-
polepis Urbani, Laestadia domingensis, pero estas plants
no crecen en la cima misma sino an el rinar himedo de la
v4rtiente septentrional.
Muy satisfecho dl3 resultado gsogrAfico de mi. excur-
si6n, paro no tanto del resultado botAnico, volvi al Tetero,
donde me despedi de Remigio. Ya habia formado resoluci6n









-13-


de ir a Constanza para luego subir a la loma llamada por los
constanceros Sabana Alta, y por otros considerada como el
verdadero Monte Tina. Junto con mi nuevo practice, Evan-
gelio Soto,, baj6 al Rio del Medio. El rio estaba un poco
hondo y como los vados son peligrosos, ain en estado nor-
mal del rio, escogimos el deseoho por el Rio Yaquecillo. Si
por el camino del rio habiamos corrido el peligro de ahogar-
nos, el del Yaquecillo podia facilmente haber resultado ,de-
sastroso por ser sumamente escarpado. Tuvimos suerte,
sin embargo, y Ilegamos a Constanza con carga y vida.
El camino de Constanza al Valle Nuevo (o Valle de los
Robles) ha sido descrito en detalle por el Profesor Urban en
su trabaj.o, "Zur Hochgebingsflora von Sto. Domingo"
(Symb. Ant. VI, 1909, p. 280-288).

Para los que no saben leer el aleman, convi-ene quizAs
decir, que se trata del camino antiquisimo entire Constanza
y Maniel de Ocoa. Se cruza el Rio del Medio (aqui lltamado
Rio Grande) y el Arroyo del Pinar Bonito, despu6s se sube
por medio de pinares abiertos hasta Ilegar a una altura de
1700 metros mas o menos. Aqui hay unas manchas .de mon-
tes de sierra alta, llamadas por los monteros "La Matica",
"La Mata Larga", "Los Montazos", con una vegetaci6n bas-
tante variada e interesant2. Eil Arbol que mas Hamia la a-
tenci6n aqui es una Magnolia, qu.e puede ser una especie
nueva. A 2100 metros mas o menos se encuentran de.nue-
vo los pinares. Ya estoa son del tipo alpine,, es decir, la
Danthonia. ("el paj6n") ya aparece junto con otras plants
del mismo grupo fito-geogrifico. A una altura de .2300
metros se llega al primer vallecito, y poco despues al Ran-
cho de lois *Robles, en el Valle Nuevo, a una altura aproxi-
mada de 2400 metros. Ya al acercarme al Valle Nuevo ha-
bia visto una Cyperacea desconocida, y mis primeras ex-
cursiones cerca del Valle Nuevo me proporcionaron un go-
ce dificil de ser percibido por un no-botinico. Encontr6 en su
integridad las plants recogidas aqui por Eggers y Tuerck-
heim junto con otras no observadas por ellos, por ejem-
plo: una Tillaea (?), una Veronica nueva, una Sagina (?),
plants todas de clima frio, cuya existencia en Santo Do-
mingo permanecera en el misterio, desde el punto de visto
fito-geografieo,










-14-


Ya el segundo dia, subi al Pico del Valle Nuevo. Aqui
estaban las piramides y los restos de bandera que al pare-
cer se encuentran ya en todas las lomas altas de la Repfbli-
ca. Ademas habia una placa de m-tal, puesta aqui, no por
los Americanos sino por Dominicanus, a saber: por los Doc-
tores Vasquez y Raymond, V. Ureia R., y Miguel Canela L.
Aquellos sailores habian tonido la precauci6n de afiadir al-
tura y facha como sigue:
Presi6n 557 m.m. 22.33 (pulg)
Altura 8440 pies. 2573 metros.
Hips6metro 91.54 557.5
Fecha 28-12-23.
Eso de la altura mrnerce algunas pa'labras. El altime-
tro mio indic6 2490 m., y corragido 2739 m; Eggers la regis-
tra en 2630 metros. Como se ve, los resultados obtenid.os
por los distintos instruments difieren es:tre si de unos cion
metros. Puesto quo el altimetro mio ha sido repatidamen-
te comparado con otros instrurnntos creo que el resultado
mio es el que mas s2 aproxima a la verdadera altura.
Urban describe la vista que se ofrece desde el Pico del
Ya:le Nuevo. Sin ccmentar acerca de los nombras dados a
las iomas cercanas ("Hoehen der Cayetanos" =Loma de los
Cas.tilics Morados", "Kegel des Vanilejo"= Sabana Alta?)
voy a citar solaments: "Im.Stiden zeigte sich in einiger Ent-
fernung die von Schomburkg auf 3140m. geschaetzte Loma
Tina." Esto quiere decir, en castellano, que en el sur se vi6
a cierta distancia la Loma Tina, cuya altura ha sido indi-
cada por Schomburg en 3140 metros. iCudl sera aquella
loma que vi6 Eggers desde el Pico dal Valle Nuevo, y la cual
en aquellos dias se consideraba como La Tina? La unica
loma que correspond a !a direcei6n dada por Eggrs, y la
cual vista desde la altura del Pico del Valle Nuevo toma pro-
porciones gigantes, es cl Tetero de Mejia, al sur del Rij de
las Cuevas, y perteneciente al grupo de la Sierra de Ocoa.
Aquclla montafia fue visitada por mi en Febrero de 1929,
y su altura es dD 2600 metros (altimetro correggido; lo. ame-
ricanos la Ilaman "Monte Occa", con una altura de 2625 me-
tros).
Ya el Profesor Urban indicaba que cerca del Pico del










-15-


Valle Nuevo hay lomas cuya altura se asemeja a la del Pico
del Valle. Tiene raz6n, puesto que la Sabana Ailta dista del
Pico dal Valle Nuevo unos pocos kil6metros, nada mas. Ya
el dia siguiente subi a aquelli loma, que casi seguramente
puede considerarse cnLmo la miis alta de la Republica al Es-
te de La Pelona-Pico del Yaque. La subida es c6moda y la
vegetaci6n much mejor desarrollada que en las demas mon-
tafias altas. La altura (corregida) de esta loma es 2935
metros. S6 que el Dr. Perez y Miguel Canela estuviaron
aqui no hace much, aunque no dejaron placa metalica al-
guna como recuerdo de su visit.
La vegetaci6n de la Sabana Alta es muy distinta a la
del Pico del Valle Nuevo, o del Pico del Yaque, debido a la
humEdad del pinar que cubre la cima. El pino es, como se
entiende, el unico arbo.1 que se ve aqui, pero hay arbustos
tales como: Ilex Tuerckhaimii, Garrya Fad'yeni, Biaccharis
myrsinites. Micromeria alpestris ya se acerca a las plants
perennes. Entre las hierbas es muy ,bien representada la fa-
milia de las Compuestas, con Laestadia domingensis, Gna-
phalium Eggersii, G. spicatum, G. domingensis, Hieracium
Gronovii, Erigeron araneosus, Sonchus oleraceus. Las Grami-
neas tienen tres representantes: Danthonia domingensis;
Agrostis perennans y la todavia no publicada Deschamps-
ia domingensis Ekman; y las Cyperaceas dos, ambas del
genero Carex, a saber: Carex albolutescens y Carex sp. (la
misma que se encuentra en el Pico del Yaque) .Tambi6n los
helechos son bastantes numerosos, con Hypolepis Urbani,
Histiopteris incisa, Dryopteris paleacea, Pteridium aquili-
num, Plagiogyria semicordata. Las Scrophulariaceas son
representadas por Tuerckheimoeharis domingensis y Lina-
ria canadensis, las Campanulaceas por Siphocampylus ig-
neus y Specularia perfoliata. Las demas plants de la cima
son: Dendropemon pycnophyllus, Stellaria antillana, Eu-
phorbia Eggersii, Viola domingensis, Solanum nigrum y Rel-
bunium hypocarpium.
Al este de la Sabana Alta s2 destacan unas lomas, mais
bajas, pero de forma grotesca. Carecen al parecer completa-
mente de vegetaci6n. La mas extrafia es aquella que se lla-
ma "Tres Cerros'" por ser formada de tres picos que se al-
zan hacia el cielo como tres torres negras. Es impossible es-










-16-


calarlos puesto que tienen la superficie tan lisa como la de
un obelisco. Siento no haber tenido tiempo para explotar
aquellas moles maravillosa's. No dejard .de haber algunas
plants capaces de agarrarse hasta en aquellos monolitos.
Desde la cima de la Sabana Alta obtuve una buena idea
de la topografia de la Regi6n de los Valles. Con la palabra
"valle" los monteros de Constanza entienden una sabana
hfimeda en medio de pinares altos. El pino aborrece el te-
rreno cenagoso, lo que explica la existencia de 'los values.
Son de interns muy particular para el botanico, puesto que
en ellos se encuentra la mayoria de las plants andino-con-
tinentales ya mencionadas. Vi que existen cinco grande
valles sin contar el Valle Nuevo, todos al sur del Rio Nizao,
que tiene su cabecera entire el Pico del Valle y la Sabana Al-
ta. Los nombres de aquellos valles son: .Sabana de la Vuel-
ta, Sabana de la Cruz, Los Val:lecitos, Lds Flacos y Valle de
la Zanja. Esta iltima se encuentra ya al pik de La Ohorrio-
sa, la montaiia magnifica que forma el limited oriental de la
Region de los Valles, y que quizas rivaliza en altura con la
Sabana Alta. No faltan los que en La Chorriosa, o Los
Tramojos, como la llaman los constanceros, han querido ver
el verdadero Monte Tina.
Junto con el buen Evangelio exploraba durante los dias
siguientes los contornos del Valle Nuevo. El Profesor Ur-
ban ya public una lista de las plants encontradas cerca de
aquel lugar clasico (Symb. Ant. IX, p. 21-22, 1923) y aun-
que yo haya encontrado muchas otras de igual interns no
quiero cansar a mis lectores con otra enumeraci6i de nom-
bres latinos. Hecho evidence es que esas plants no tienen
nombres vulgares, puesto que no son conocidas ni por los
monteros mas inteligentes.
, La ultimna excursion que hice desde el Valle Nuevo co-
mo base fu6 al Rio Nizao. Salimos para explorer los va-
lles en la direcci6n de La Chorriosa. A poco rato, despu6s
de haber dejado la:Sabana de Vuelta, vi s-erpentear entire los
fpinares a un rio ya considerable, con pozos, que parecian
lagunas. Y eso a una altura de 2300 metros! Aquello era
irresistible. Habia que ver aquellos pozos de cerca aunque
nunca legaria a Los Flacos, lo que era mi idea original. Los
pozos eran hondos, de agua purisima y muy fria. Abundan










-17-

alli ciertas species del g6nero Potamogeion, por ejemplo, P.
pusillus, P. malainus (?) y otras plants de clima frio. Unos
amigos, monteros, me habian asegurado, que en estos pozos
se encuentra muy a menudo rnpa clase de patos que no cono-
cian. Yo no los vi, por mala suerte, pero si vi una garza de
color azul-claro, grande, "coip la Ardea herodias. No me
atrevo a decii a cual g6nero pertenezca aquella garza.
Estaba ya de vuelta en Constanza, muy content con
mis colecciones, y siempre encontrando nuevas plantss.
cuando un dia oi pronunciar espont.ieamente la palabra':
"Loma Tina". "Alh", pensaba, "ya veremos". Y efectiva-
amente logr6 saber, que existe todavia otra Loma Tinaj pero
que estA uiltima es el mismo '"Culo de 1MLaco", una montafia
bien conocida, que se levanta eitre Rio del Medio y Rio dei
las Cuevas. Padre Fuertes lleg6 hasta sut cima, y dice jue
tiene una altura de 2225 metros, solamente, De manera que
mis pesquizas acerca del misterioso Monte Tina ya podian
considenarse como bien cumplidas.


FIN.






























































































































y




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs