• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Frontispiece
 Dedication
 Homenaje a la patria y al...
 Introduction
 La imprenta en Guatemala
 Uno de los primeros libros escritos...
 La imprenta de los franciscano...
 Instalacion de la imprenta
 La imprenta del bachiller...
 Imprenta de don inocente de la...
 La imprenta de Arevalo
 La imprenta de hincapie
 La imprenta de Joaquín de...
 Imprenta de Mariano Sanchez...
 El fundador de la Nueva Guatem...
 Fray Bartolomé de las Casas
 El obispo marroquín y su libro...
 Las imprentas en el llano de la...
 Historiadores
 Bernal Diaz del Castillo
 Fuentes y Guzmán
 El Cronista Ximenez
 El historiador Alejandro Marur...
 El cronista remesal
 El Cronista Vasquez
 El doctor José Mariano Padilla
 Labor intelectual de otros...
 Fray Francisco Avilés
 El Cronista Juarros
 La obra de García Peláez
 Don Jose Milla
 Agustin Gómez Carrillo
 Doctor Lorenzo Montúfar
 Documentos históricos
 La intelectualidad en los...
 Sor Juana de Maldonado
 Jurisconsultos, sacerdotes, catedráticos...
 El primer periódico en Guatema...
 La real y pontificia universidad...
 La sociedad económica de amigos...
 El grabado en Guatemala
 La intelectualidad en el siglo...
 Doctor Antonio Larrazabal
 Fray José Antonio lienda y...
 Fray Matias de Cordova
 Don Jacobo de Villa-Urrutia
 Doctor Jose Bernardo Dighero
 Jose Venancio Lopez
 La alborada de nuestra Indepen...
 Nuestra emancipación política
 Las imprentas en las colonias...
 Desarrollo lento de las imprentas...
 Talleres tipográficos establecidos...
 El "linotype""
 Back Cover














Title: Historia de la imprenta en Guatemala desde los tiempos de la colonia, hasta la epoca actural
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00054966/00001
 Material Information
Title: Historia de la imprenta en Guatemala desde los tiempos de la colonia, hasta la epoca actural
Alternate Title: La imprenta en Guatemala
Physical Description: xii, 181 p., 1 l. : illus. (incl, ports., facsims.) 2 port. ; 29 cm.
Language: English
Creator: Díaz, Víctor Miguel.
Publisher: C.A. Tipografia nacional
Place of Publication: Guatemala
Publication Date: 1930
 Subjects
Subject: Printing -- History -- Guatemala   ( lcsh )
IMPRENTA -- HISTORIA -- GUATEMALA   ( renib )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por Victor Miguel Diaz.
General Note: On cover: 1660-1930.
General Note: "El objeto de este libro es conmemorar la fecba de la inauguación del edificio destinado a la Tipografia nacional."--Introd.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00054966
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 01871461
lccn - 30011801

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
    Title Page
        Page ii
    Frontispiece
        Page iii
        Page iv
    Dedication
        Page v
        Page vi
    Homenaje a la patria y al patriotismo
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
    Introduction
        Page 1
        Page 2
    La imprenta en Guatemala
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Uno de los primeros libros escritos en Guatemala
        Page 9
    La imprenta de los franciscanos
        Page 10
    Instalacion de la imprenta
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    La imprenta del bachiller velasco
        Page 15
    Imprenta de don inocente de la vega
        Page 15
    La imprenta de Arevalo
        Page 16
    La imprenta de hincapie
        Page 16
        Page 17
    La imprenta de Joaquín de Arévalo
        Page 18
    Imprenta de Mariano Sanchez Cubillas
        Page 18
    El fundador de la Nueva Guatemala
        Page 19
    Fray Bartolomé de las Casas
        Page 20
    El obispo marroquín y su libro de gramática
        Page 21
        Page 22
        Page 23
    Las imprentas en el llano de la Ermita
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
    Historiadores
        Page 30
    Bernal Diaz del Castillo
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Fuentes y Guzmán
        Page 33
    El Cronista Ximenez
        Page 33
        Page 34
        Page 35
    El historiador Alejandro Marure
        Page 36
        Page 37
    El cronista remesal
        Page 38
    El Cronista Vasquez
        Page 38
        Page 39
    El doctor José Mariano Padilla
        Page 40
        Page 41
    Labor intelectual de otros tiempos
        Page 42
    Fray Francisco Avilés
        Page 43
    El Cronista Juarros
        Page 43
    La obra de García Peláez
        Page 44
    Don Jose Milla
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Agustin Gómez Carrillo
        Page 49
    Doctor Lorenzo Montúfar
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    Documentos históricos
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    La intelectualidad en los claustros
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Sor Juana de Maldonado
        Page 71
        Page 72
        Page 73
    Jurisconsultos, sacerdotes, catedráticos y médicos escritores
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
    El primer periódico en Guatemala
        Page 80
    La real y pontificia universidad de San Carlos de Guatemala
        Page 81
        Page 82
    La sociedad económica de amigos del pais
        Page 83
        Page 84
    El grabado en Guatemala
        Page 85
    La intelectualidad en el siglo XIX
        Page 86
    Doctor Antonio Larrazabal
        Page 86
    Fray José Antonio lienda y goicoechea
        Page 87
    Fray Matias de Cordova
        Page 87
    Don Jacobo de Villa-Urrutia
        Page 88
    Doctor Jose Bernardo Dighero
        Page 88
    Jose Venancio Lopez
        Page 88
    La alborada de nuestra Independencia
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    Nuestra emancipación política
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Las imprentas en las colonias hispanas
        Page 95
    Desarrollo lento de las imprentas en Guatemala
        Page 96
        Page 97
    Talleres tipográficos establecidos en Guatemala
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    El "linotype""
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Back Cover
        Page 181
Full Text































.. i
..j
*'
i ~ 1
'I ~

r ci
-; ~li-~~-~,:-~$ii;
~- -~ i" i ;*
r h

I
L

E
r.

i.-..
J ;*
.. ''







HISTORIA

DE LA


IMPRENTA EN GUATEMALA


DESDE LOS TIEPPO5 DE LA COLONIAL,
HASTA LA EPOCA ACTUAL

POR

VICTOR MIGUEL DIAZ


ENERO DE 1930.
TIPOORAPIA NATIONAL
QUATErIALA, C. A.





























~YL


.-










;.-:.^.


Sefior don Victor Miguel Diaz, luchador incansable y uno de los pocos y mis
documentados historiadores de nuestra 6poca, autor del present libro.























AL SEROR DON NICOLAS REYES O.,
a Ud., que ha sido decidido y entusiasta protec-
tor de la present obra, permitame dedicarsela,
ya que con su estimulo alent6 su realizaci6n.













HOMENAJE A LA PATRIA

Y AL PATRIOTISM

Este libro, debido a la acuciosa pluma de don Victor
Miguel Diaz, infatigable peregrine de nuestros archives, tenia
por objeto celebrar el notable acontecimiento de la inaugura-
cion del edificio de la Tipografia Nacional. En tal sentido,
me siento ufano de haber estimulado la redaccion de una obra
que viene a hacer el recuento de las glorias tipogrdficas patrias
en el instance de darse un paso tan avanzado en la senda del
florecimiento del arte de la imprenta en Guatemala.
Poner de manifiesto en esta ocasi6n el record triunfal
que, a traves de las pdginas de nuestra historic de cuatrocien-
tos ahos, ha venido marcando el arte de imprimir entire
nosotros, es casi una necesidad puiblica, en provecho de los
ideales de cultural.
La Imprenta fue siempre, entire nosotros, un objeto
que mereci6 la atenci6n de las autoridades y la simpatia y
apoyo de las classes directors. Un var6n ilustre, de inmortal
memorial, trajo a Guatemala el precioso invento de Gutenberg,
en edad temprana y cuando las condiciones de la vida eco-
nomica parecian las menos a prop6sito para que entire nos-
otros se aclimatara un oficio que parecia meramente de lujo.
En 1660 el Obispo, Fray Payo Enriquez de Ribera, hizo venir
la primera imprenta y al primer impresor, siendo de esta
suerte el Reyno de Goathemala la tercera Colonia de Hispa-
no-A merica que vino a estar en posesi6n de tan notable ele-
mento de progress.
Como muy bien lo hace ver un historiador, que ha
estudiado con especialidad esta material, tal circunstancia le
di6 a Guatemala, en el orden cultural, un relieve much mds
vigoroso que aquel de otras colonies much mds ricas y eco-
n6micamente mejor desarrolladas.






En -virtud de la introducci6n de la imprenta en epoca
tan temprana, la Colonia se vi6 exaltada con una series de
publicaciones que dieron a la literature de nuestro pais, honra
y renombre. Los impresores abrazaron su profesi6n con fe y
con entusiasmo jams desmentidos. Un impresor, Sebastiin
de Arevalo, fabric por si mismo, y fund los tipos de im-
prenta, cuando era impossible traerlos, siendo esta hazahia, al
decir del historiador Garcia Peldez, la primera de tal genero
que se ejecutaba en America. Otro impresor, Alejo Ma-
riano Bracamonte, por primera vez en el Continente, im-
prime pdginas a dos colors. Otro emprende la publicaci6n
de obras vastisimas que, como la Cr6nica del franciscano
Visquez, acusan un tesoro de perseverancia. Las portadas
de nuestros primeros libros pueden competir, segun describe
el historiador don Ram6n A. Salazar, con las mejores de su
epoca en Europa. En nuestra Patria forma una legi6n glo-
riosa el gremio de los grabadores. Un impresor, Jacobo
Ignacio Beteta, es tan constant en su trabajo y lo emprende
con tal lujo de felices iniciativas, que merece del Rey de
Espafia, el titulo de Impresor Real de las A mericas, primero
y unico, seguzn lo dice el Licenciado Batres Jduregui, en el
Segundo Tomo de "La America Central ante la Historia",
que se otorg6, en material de imprenta, en el Nuevo Mundo.
Al estimulo de los denodados impresores, que sopor-
taban toda clase de privaciones y auin tenian que sobrellevar
con paciencia y abnegaci6n la indiferencia con que los trataba
el puiblico, la miseria con que se remuneraba su trabajo y la
censura y el celo extremado de las autoridades y de la Inqui-
sici6n misma, florecieron en nuestro pals una pleyade bri-
llantisima de cronistas, historiadores, escritores festivos, poe-
tas satiricos, y, mcis que nada, conform al espiritu monacal
de la epoca, legiones de autores misticos que nos legaron obras
de toda clase, si bien, por desgracia, la mayor part de ellas,
perdidas por nuestra habitual incuria, en el transcurso de los
siglos.
La Imprenta de la epoca de la Independencia tenia que
hacer honor a la gloriosa tradici6n de la Colonia. Pero, por
desgracia, la political lo absorbe todo en el primer siglo de dicha
epoca y los impresores apenas pueden dar vuelo a sus entu-
siasmos e ideales, arrollados por la constant marejada de la
























p


iUii


Busto del General Jos6 Maria Reyna Barrios,
progresista ciudadano que fu6 tipografo en su juventud, fundador de la Tipografia Nacional.
(Obra en yeso ejecutada por Pedro Garcia Manzo).






revoluci6n. Ilustres y esforzados impresores hubo, como el in-
olvidable don Luciano Luna, que, despues de batallar a brazo
partido por la cultural patria, prohijando toda clase de nobles
iniciativas en bien de la difusi6n de las obras nacionales que
dormian el suenio injusto del olvido, fueron a pagar los ideales
que alimentaba su espiritu en el cadalso, levantado por la
ferocidad de nuestras intransigencias political y la barbarie
de nuestras revoluciones insaciables.
La Imprenta, como todo lo que significaba element de
despertamiento y progress, recibi6 un formidable impulse
durante la epoca de La Reforma. Comenzaron a venirnos
families inteligentisimas de impresores, que nos traian del
extranjero nuevos metodos y radicales innovaciones. El pri-
mer diario se funda en 1880. Las tipografias se multiplican
como por encanto. Toc6le al Gobierno ilustre del General
Jose Maria Reyna Barrios la gloria inmarcesible de dotar a la
Naci6n de un establecimiento tipogrdfico propio, montado
con todo el lujo de elements de una instituci6n modelo.
A partir de aquel moment, nuevos horizontes se
abren para el arte tipogrdfico patrio. El progress, unas veces
lento, otras rdpido, no decline en su march hacia la meta.
Hoy dia surge este hermoso edificio, que viene, por fin, a
reponer el insondable vacio que en el arte tipogrdfico dejara
la Tipografia Nacional, fundada por Reyna Barrios, y que los
terremotos de 1917-18 redujeron a escombros, junto con toda
nuestra adorada ciudad capital.
Al resurgir de sus cenizas la Tipografia Nacional, el
Director y empleados quieren celebrar en forma digna este
acontecimiento resonance en los anales de la cultural patria.
A ese fin, la parte exterior del edificio ha sido consagrada con
los bajorrelieves en que aparecen las figures venerandas de
cuantos, a traves de nuestra historic de cuatro centuries, han
hecho algun bien a la causa de la Imprenta y del arte tipogrd-
fico en Guatemala.
A exaltar las glorias de estos y la importancia del Esta-
blecimiento que hoy presta al Estado sus importantes servi-
cios, concurre este libro, el cual, en forma rdpida y sintfeica
dard idea al public, y muy en especial a las classes trabaja-
doras, de quienes han sido en nuestra Patria los que mds han
XI







hecho por la implantaci6n, desarrollo y progress de este ele-
mento sin rival de la civilizacion modern que "di6 alas al
pensamiento y alma de hierro a la idea".
Por final, agradeciendo publicamente a don Victor
Miguel Diaz-cuyos aportes a la difusi6n de los conocimientos
hist6ricos son ya tantos y tan importantes, y desgraciadamente
mal estimulados, su contingent valiosisimo para no dejar en
olvido ingrato, datos preciosisimos para la Historia de la Im-
prenta en Guatemala-debo dirigir el voto de reconocimiento
de las generaciones presents y venideras, a la memorial del
insigne Presidente, General Jose Maria Orellana, que con to-
das sus fuerzas y entusiasmos, patrocin6 el pensamiento de
convertir el viejo edificio en que improvisadamente se hallaba
instalada la Tipografia Nacional, en un establecimiento digno
de nuestra capital y de nuestra cultural.
NICOLAS REYES O.

Guatemala, 1P de enero de 1930.


























































































El General e Ingeniero JosS MARiA ORELLANA, Presidente de Guatemala (1921-1926), de grata recor-
daci6n para los que conocieron sus esfuerzos por levantar a la altura en que hoy se encuentra la
Tipograila Nacional.























INTRODUCTION

El objeto de este libro es conmemorar la fecha de la
inauguraci6n del edificio destinado a la Tipografia Nacional
y el de dar una idea, siquiera sucinta del desarrollo de la
Imprenta en Guatemala, desde la epoca de la Colonia hasta
nuestros dias.
Estimul6 el present trabajo don Nicolds Reyes 0.,
Director de la citada Tipografia, lo que nos obliga, como una
muestra de consideraci6n y justicia, a que aparezca su
nombre en pdgina de honor, no solo porque figure entire el
nzmero de nuestros mdcs hdbiles tip6grafos, sino por la buena
voluntad que ha manifestado enalteciendo los nombres de
los impresores que tuvo el pais antes y despues de la inde-
pendencia de Centro-A mrica.
La historic de la Imprenta an Guatemala es casi
desconocida, ignordndose muchos de sus detalles. Tuvo su
origen en la antigua capital desde 1660: las publicaciones de
libros comenzaron poco tiempo despues, y en 1729 surgi6 a
la vida la "Gazeta de Goatemala": tal es el punto de partida
de nuestra vida periodistica.







Estas pdginas presentan un trabajo bien modesto:
no abrigamos desde luego la pretension de que sea una ver-
dadera historic de la Imprenta en el pais.
Las investigaciones que se hagan en lo future de lo
que se relacione con ese arte, dardc material extenso a plumas
hdbiles para former una recopilaci6n de noticias que puedan
aacer llegar al lector al conocimiento exacto de aconteci-
mientos de importancia: los critics habrdn de hacer entonces
las rectificaciones, exclareciendo sucesos y ampliando datos.
Hemos cumplido con un encargo honroso emanado del
patri6tico empefio del senior Reyes O.
Con cuidadoso interns buscamos informacio'nes veri-
dicas consignadas en legajos cubiertos con el polvo de los
siglos.
A mcs no alcanzan nuestras fuerzas.

Victor Miguel Diaz.








A';



























LA IMPRENTA
EN GUATEMALA


EL GENERAL DON MARTIN CARLOS DE MENCOS

Los galeones del monarca espafiol llegaron a los puertos de
tierra firme a fines del afio de 1658: en ellos venia el ex General de
la Armada don Martin Carlos de Mencos, Caballero de la Orden de
Santiago, Alcaide perpetuo de los Alcizares de Tafalla del Consejo
de Guerra y Junta de Armas. Encaminibase a estas tierras con
el nombramiento de Presidente de la Audiencia, Gobernador y
Capitn General del Reino de Guatemala. ''
Entre los viajeros figuraba Fray Payo Enriquez de Rivera;
permanecieron various dias en Panama, a causa de las graves dolen-
cias que sufrian los miembros de la familiar del General Mencos, a
quien la fatalidad le arrebat6 dos de sus hijos en dicho Puerto.
El Ayuntamiento de la capital al tener noticia de la pr6xima
llegada del mandatario, se prepare con objeto de hacerle solemne
recepci6n; pero oportunamente se supo del duelo que embargaba al
ilustre funcionario y se mandaron suspender los festejos.
Entr6 el General Mencos a la ciudad el 5 de enero de 1659.
No hubo ninguna manifestaci6n piblica ni privada: los viajeros
vestian riguroso luto y casi no fu6 possible que los viera el pueblo,
agolpado en las calls, a causa de caminar ocultos en el interior de
las berlinas, a las que subieron a poca distancia de las orillas de la
ciudad.








El General Mencos fui el primer gobernante military que tuvo
Guatemala. A las pocas semanas de haberse hecho cargo del mando
del reino manifest empefio por la organizaci6n de las milicias;
reuni6 elements de guerra y supo dar estimulos a los que figura-
ban en el cuerpo military del pais, preparandose de esta manera, a
contener los desmanes de los corsarios que pudieran agredir los
puertos del Norte.
Gobern6 el General Mencos con tino y acierto, haciendose
estimar de ricos y pobres. Dej6 gratisimo recuerdo por su amor a
la ciudad y por el celo e interns que mostrara en el cumplimiento de
sus deberes, no. obstante las contrariedades que tuvo, emanadas
de la intransigencia y de la intriga que agitara el oidor Garate, indi-
viduo de origen andaluz, de dudosa conduct, como que de e1 se
dijo que era un espia oficioso que vigilaba y seguia de cerca las pasos
de los presidents, dando parte de todos sus actos, en cartas calum-
niosas dirigidas al Monarca. Se distingui6 ese hombre por su
caracter duro, por su mala indole, dejando tras de si no pocos odios
entire families espafioles y criollas.



FRAY PAYO ENRIQUEZ DE RIVERA

La historic de la imprenta, asi como la del libro y del peri6dico
en Guatemala, es casi desconocida por la generalidad. Poco se ha
publicado entire nosotros a ese respect, si se exceptfa el libro que
di6 a luz en Chile, el bibli6grafo hispano-americano don Jos6 Toribio
Medina; el notable studio que public una revista ilustrada de los
Estados Unidos de Norte-Am6rica, el literate guatemalteco- senior
Licenciado don Virgilio Rodriguez Beteta, studio que lleva el titulo
de "La Imprenta y los Impresores en Centro-America durante la
Colonia", trabajo de indiscutible mirito que sirve de introducci6n a
la "Historia del Periodismo en el Antiguo Reino de Guatemala", del
mismo autor; y el libro sobre la imprenta en Guatemala, escrito por
don Juan Enrique O'Ryan.
Hemos reunido algunos datos que puedan dar idea de lo que
ha sido la imprenta entire nosotros y el grado de adelanto que ha
alcanzado hasta el present.
Seguiremos en estas piginas cierto orden cronol6gico, aunqu-
no riguroso, y haremos al mismo tiempo relaci6n de diversos aconte-
cimientos que se sucedieron en Guatemala, recordando la brillante
labor de varones eminentes que figuraron antes y despues de nues-
tra independencia. Hemos de hacer menci6n de hombres y de suce-
sos, de los adelantos del pais, del cultivo de. las letras y de otros
acontecimientos, apoyandonos en fuentes puras.









111
1' '1 1
a
;*: ., 1,
... I; i .
;! ~a 2


FRAY PAYO ENRIQUEZ DE RIVERA,
Introductor de la primera imprenta en Guatemala el afio de 1660. Esta fotograffa fut tomada de la
galeria de Arzobispos que figure en nuestra Gatedral Metropolitana.








Al tratarse de la introducci6n de la imprenta en Guatemala,
no es possible dejar de mencionar el nombre de un Prelado de buena
voluntad a quien se debe esa itil mejora. Nos referimos a Fray
Payo Enriquez de Rivera, IX Obispo de Guatemala, var6n que
dejara en el pais gratos e imperecederos recuerdos por sus virtudes
e iniciativas.
Se sabe de Fray Payo que naci6 en Sevilla, el afio de 1612 y
que sus padres fueron don Fernando Enriquez de Rivera, Duque de
Alcala y Virrey de NApoles, y dofia Leonor Manrique de Lara, quie-
nes procuraron darle extensa instrucci6n, haciindolo concurrir a
los centros de ensefianza mas importantes de la tierra donde naciera.
Muy joven ingres6 al Convento de San Felipe de los Agusti-
nos, llegando a alcanzar puesto distinguido entire los que estudia-
ban en la Universidad de Osma, donde obtuvo despues de lucidos
eximenes el grado de Maestro en Teologia, ciencia que luego ensefi6
a sus alumnos de Burgos, Valladolid y Alcali de Henares.
Constante en el studio logr6 conquistar reputaci6n y puestos
honorificos, gracias no s6lo a sus merecimientos, sino tambien a las
consideraciones que por 61 tuviera Felipe IV. Impelido por la obe-
diencia de los superiores de su Orden, a la que no le era dable
oponerse, sin quebrantar los votos monacales, acept6 el nombra-
miento.
Nada sensible a la vanidad y modesto en extreme hubiera
deseado Fray Payo una vida apartada en su Convento, dedicado a
studios, pagando tribute a sus aficiones de escritor.
Con los anteriores precedentes, salvemos el espacio que
media desde que se di6 a conocer en su patria, hasta la fecha en
que admiti6 la mitra de Guatemala. El Pontifice Alejandro VII lo
preconiz6 Obispo; realize el viaje por Panama, donde lo consagr6
solemnemente, en septiembre de 1658 el Obispo de Caracas, Fray
Alonso Bricefio.
Al hacer su entrada a la capital del Reino de Guatemala, fue
muy bien recibido.
Pronto sus miritos personales le franquearon la estimaci6n
del pueblo. La primera visit pastoral por 61 practicada en distintos
lugares del Reino fue una series sucesiva de carifiosas manifesta-
ciones hasta en las mis apartadas aldeas: desde luego se vi6 con
agrado su bondad para con los indigenas, cultivadores de los campos
en provecho de los encomenderos, azote de los habitantes de estas
tierras.
El Obispo recorri6 su extensa di6cesis, except el dilatado
territorio del Petin.
Su principal interns consisti6, dado el puesto que se le con-
fiara y el espiritu religioso que dominaba en la 6poca, a la reparaci6n
y construcci6n de ermitas y templos, impulsando con vigor los
trabajos.









El Obispo Gonzilez Soltero habia proyectado la fundaci6n
de un Hospital que sirviera de albergue a los eclesiasticos enfermos,
logrando comprar casa y sitio a efecto de instalar las salas; el pro-
yecto no pudo realizarse por haber muerto el Prelado.
Los prebendados mandaron que la obra comenzara frente
a una plazuela y al ser terminada en noviembre de 1662, la bendijo
Fray Payo de Rivera y puso la primera piedra de la capilla contigua.
La casa hospitalaria comenz6 a admitir enfermos en mayo de 1663,
recibiendo el nombramiento de Rector el Chiantre de la Catedral
don Antonio Alvarez de la Vega y primer Ec6nomo don Salvador de
Nebrija, con el patronato del Cabildo Eclesiastico.
El Obispo de Guatemala aprob6 los Estatutos de la Congre-
gaci6n de los Belemitas y el 25 de enero de 1668, los hermanos hicie-
ron voto de obediencia y hospitalidad, en presencia del Prelado; dias
antes los Belemitas habian electo su Jefe a Fray Rodrigo de la Cruz
(don Rodrigo de Arias Maldonado). El Obispo aprob6 la forma del
hibito que debian usar los hermanos de Belen.
Fray Payo presidi6 los funerales de Pedro de Betancourt,
imponentes ceremonies que s61o pudieron compararse con las que
se hicieran en honor al Obispo Marroquin, en 1563.
El 26 de abril de 1667 por la mariana enorme muchedumbre
concurri6 a la conducci6n de los restos mortales del Hermano Pedro;
sali6 el cortejo del Hospital de Bel6n, para encaminarse por la Calle
del Oratorio o de San Miguel, a la iglesia de la Escuela de Cristo,
en la que una guardia military rode6 el cuerpo, de orden del Capitan
General don SebastiAn Alvarez Rosica de Caldas. Luego, a las
pocas horas inici6se nuevamente la march rumbo al temple de San
Francisco, por la Calle de los Pasos. Despues del f6retro caminaba
el Obispo Fray Payo, luego los miembros del Cabildo Eclesiastico;
el President de la Real Audiencia; Fray Rodrigo de la Cruz (ex
Marques de Talamanca), various belemitas; las congregaciones y
vecinos principles. Este entierro fu6 el mas solemne que se veri-
fic6 en la 6poca del preclaro Obispo.
Fray Payo era aficionado a la literature como que habia sido
autor de un libro sobre asuntos religiosos. Preparaba otro cuando
recibi6 el nombramiento de Obispo de Guatemala. Al realizar el
viaje a estas tierras se trajo consigo sus manuscritos. Entusiasta
como era Fray Payo por el cultivo de las letras y con la esperanza
de imprimir algunos de sus trabajos, tuvo la feliz idea de hacer venir
al pais una imprenta, solicitando la cooperaci6n de las principles
autoridades del Reino, y de las corporaciones e individuos que pudie-
ran ayudar a la realizaci6n del proyecto; al estar reunido el dinero
escribi6 a Fray Francisco de la Borja, franciscano resident en
Mexico, suplicindole consiguiera imprenta e impresor, lo que pudo
lograr no sin algunas dificultades.










A principios del afio de 1660 llegaba a la capital guatemalteca
el espafiol don Jos6 Pineda de Ibarra, trayendo los elements tipo-
grAficos necesarios.
Transcurridos nueve afios de hallarse Fray Payo al frente de
la silla episcopal de Guatemala, lo trasladaron al obispado de Valla-
dolid de Michoacan, partiendo de este Reino el 11 de febrero de
1668. No habia llegado a Oaxaca cuando tuvo noticia de su promo-
ci6n al Arzobispado de M6xico, cargo que recibi6 en el mismo afio
de 1668.
Como el Virrey de M6xico pidiera su relevo, sucedi6le en el
mando el 8 de diciembre de 1673, don Pedro Nufio de Col6n, Duque
de Veragua, cuya muerte se deplor6 cinco dias despues, sucedien-
dole, por anticipada disposici6n de la Corte, que habia previsto el
caso de la vacant, en "pliego de mortaja" a Fray Payo de Rivera,
Arzobispo de M6xico. Los grandes meritos del Prelado movieron
a la Corte de Madrid, a nombrarlo Virrey de Nueva Espafia, cinco
afios mAs tarde de su llegada al Arzobispado.
Los mexicanos recibieron con muestras de agrado dicho nom-
bramiento porque conocian las virtudes del Arzobispo.
Tan pronto como tom6 posesi6n de su elevado cargo, demos-
tr6 actividad en la reparaci6n de las obras de ornato; en su tiempo
y gracias al apoyo que prestara a la obra, terminaron el Palacio de
los Virreyes; inici6 y llev6 a cabo la construcc6n de puentes, mand6
reparar los principles empedrados de la capital, se esforz6 en abrir
calzadas, ampliando la que de la ciudad conduce al Santuario de
Guadalupe, e hizo llevar el agua a este, por medio de un hermoso
acueducto y di6 poderoso impulso a la magnifica obra de la Catedral.
Durante su gobierno, en 1675, en la Casa de Moneda comen-
zaron a acufiar oro.
Carlos II al salir de la menor edad escribi6 al Virrey, agrade-
ciendole su comportamiento, felicitindolo al mismo tiempo por su
excelente administraci6n, empleando en obras tiles fuertes canti-
dades de dinero de las cajas reales, asi como casi todas sus
economics.
Ajeno Fray Payo a las pompas mundanas y a los bienes de
la tierra, abrumado por las responsabilidades que sobre 61 pesaban
como gobernante y como Jefe de la Iglesia, escribi6 al Rey y al
Pontifice romano suplicindoles le retiraran los cargos.
Se le contest que hiciera un esfuerzo de voluntad y energia
a efecto de seguir en los citados puestos en bien del reino.
Fray Payo insisti6 en sus peticiones y a sus constantes ruegos
se le concedi6 el retire, nombrindolo Obispo de Cuenca y Presidente
del Consejo de Indias.
Llena su alma de gozo reparti6 a los necesitados lo que posefa,
hizo donativos a la iglesia, obsequi6 su magnifica biblioteca a los
padres del Oratorio de San Felipe Neri y se dirigi6 al Puerto de
Veracruz; lo acompafiaron en la via, unas cuantas millas el Virrey,








Hasta el afio de 1667 vi6 la luz pdblica la exposici6n dirigida
al Rey por el Presidente Alvarez, de la que nos habla el historiador
Garcia Peliez.
Luego imprimi6 Pineda Ibarra "La Tomasiada" (el Sol de
la Iglesia y su doctor Santo Thomas de Aquino) fardo de trisagios,
escrito por Fray Diego Saenz de Ovecuri.
Abundantes en extreme fueron las novenas y libros misticos
que salian de la misma imprenta; la iglesia fomentaba esa clase
de publicaciones. Los frailes ilustrados luego hicieron imprimir
libros con vocabularies, gramiticas con dialectos de indios, historic
de la vida de algunos santos, sucesos de la conquista, sermones,
panegiricos, descripci6n de fiestas de iglesia, de honras finebres
de reyes, de obispos, de arzobispos, o funcionarios piblicos notables,
tesis en latin, cartillas conteniendo consejos para curar enferme-
dades, invitaciones, diversas, libritos destinados a la ensefianza
religiosa, poesias misticas, etc., etc.
Pineda Ibarra goz6 del privilegio exclusive de imprimir y
vender cierta clase de publicaciones que se relacionaban con asuntos
religiosos, negocio que no era muy lucrative.
Esa gracia le fu6 concedida al tip6grafo por el Capitin Gene-
ral don Martin Carlos de Mencos.
La ley de imprenta, emitida en Espafia el aiio de 1480 daba
libertad a la publicaci6n de libros, lo que mis tarde fu6 restringido.
Se establecieron penas several para los que infringian las disposi-
ciones: muchisimas veces las autoridades hicieron quemar obras en
las plazas ptblicas. De esta manera desaparecieron libros de
indiscutible mirito.
La inquisici6n, en extreme several en la ipoca del titrico
Felipe II, hacia constar en listas especiales las obras cuya lectura
prohibia, extremindose las penas a los contraventores, como la
confiscaci6n de bienes y hasta la muerte afrentosa; los vendedores
de libros, los impresores que laboraban determinadas obras sin la
respective licencia, aunque fueran de indole religiosa, estaban ex-
puestos a sufrir castigos y sujetos a fuertes multas y a destierro.
Y si esto sucedia en Espafia, podri imaginarse el lector c6mo
seria en las colonies de America, con algunos de los hombres de
reducido criterio que venian a gobernar estas tierras.



UNO DE LOS PRIMEROS LIBROS

ESCRITOS EN GUATEMALA

Cansado y mon6tono seria dar cuenta en estas piginas de las
obras que imprimi6 don Jos6 de Pineda Ibarra, bastanos decir que
fueron muchisimas, como que estuvo al frente de su taller mis de
veinte afios, sin otra ayuda que la de su hijo mayor y dos aprendices.
13







Al terminar la impresi6n del poema en estilo gong6rico "La
Thomasiada" y la obra "Explicatio Apologetico", recibi6 congratu-
laciones por el buen gusto que campeaba en el format, pagando asi
tribute al estilo tipogrifico de la 6poca. Hizo imprimir "La Tho-
masiada" por su cuenta don Pedro de Sadavalles, amigo del autor de
la obra Fray Diego Sienz de 0 vecuri y del impresor Sr. Pineda Ibarra.
La muerte cerr6 un dia los ojos del ameritado tip6grafo, des-
puis de largo tiempo de labor nunca interrumpida.
El alferez don Antonio de Pineda hered6 de su padre la
imprenta, trabajando en el taller treinta y cuatro afios hasta su
muerte acaecida en 1721.


LA IMPRENTA DE

LOS FRANCISCANOS

La segunda imprenta en la 6poca de la colonia fu6 la del
Convento de San Francisco. La establecieron los frailes en amplio
sal6n al Norte de la "Sala de Canto" y de la Biblioteca, al lado de
la capilla de San Buenaventura. 1714-1773.
De esta imprenta sali6 la interesantisima Cr6nica del Padre
Vasquez impresa en 1714, obra tipogrifica en la que se empefiaron
los frailes, alcanzado en el trabajo 6xito complete.
El convento de San Francisco tenia en su seno frailes ilustres,
te6logos, oradores, matemiticos, lengiiistas, filarm6nicos, cantantes,
pintores y escultores: todo element pensante se agrupaba en el
Claustro: desaparecia un fraile ilustrado y surgia otro no menos
avanzado: la poesia sagrada comenz6 paulatinamente, llegando a
su esplendor en la epoca en que floreciera Landivar, gloria de
Guatemala.
Se conceptu6 a los frailes en los primeros tiempos de la con-
quista como los mensajeros de la civilizaci6n de los paises de America.
Los castellanos vinieron, con raras excepciones, a cometer atrocida-
des, hasta herirse de muerte entire ellos mismos; los frailes llega-
ban a evangelizar, dando ensefianza gratuita en colegios de los que
mis tarde salieron sabios y patriotitas, heroes y mArtires que legaron
sus nombres llenos de gloria a la posteridad. La imprenta de los
franciscanos estuvo administrada algunos afios antes de la ruina de
la antigua capital, por don Manuel Joseph de Quir6s y por varias
otras personas entendidas en el arte, haciendose cargo de la misma
por 1ltimo, la Orden Tercera. Los citados frailes no dejaron de
poseer su imprenta hasta los dias de la ruina de la ciudad, como
lo prueban varias publicaciones que existen, entire ellas novenas y con-
vites que hicieron imprimir las monjas claras, las rosas y las teresas.
Con la catastrofe de 1773 termin6 la imprenta de los fran-
ciscanos, taller que prest6 concurs valioso a los que escribieron en
aquella 6poca.









los individuos de la Audiencia, muchisimos funcionarios piblicos y
numeroso grupo de personas particulares de la primera sociedad
mexicana. Sali6 de la capital el 30 de junio de 1681.
Al llegar a Espafia escribi6-alJRey, agradeciendole los honors
que le habia dispensado y renunciando sus empleos encamin6se al
Monasterio de Nuestra Seiiora del Risco, retire de los agustinos
descalzos, en el Obispado de Avila.
Le asign6 para su subsistencia, el Rey, una pension annual
pagada por las cajas de Mexico.
La Santa Sede, por su parte, no quiso dejarlo sin ninguna
recompensa; expidi6 a su favor un breve, concediendole la singular
gracia de que pudiese entrar con capa arzobispal a cualquera de las
iglesias de-la Peninsula.
En el Retiro del Risco, muri6 Fray Payo Enriquez de Rivera,
el 8 de abril de 1685.



INSTALACION

DE LA IMPRENTA

Con el tip6grafo espafiol Jos6 de Pineda Ibarra vino su fami-
lia, la que hizo de Guatemala su segunda patria. Vivi6 e install la
imprenta, en la casa contigua a la del Pregonero y al Real Cabildo,
al principio del Portal, Cuarta Calle Oriente, frente a la plaza.
SEl historiador Jose Milla dice: "El afio de 1663 hace 6poca
en nuestra historic, pues entonces fu6 cuando se hizo uso por primera
vez de una imprenta traida tres afios antes."
Ibarra trajo tipo de dos classes, claro y elegant, lo que hoy
lamamos vulgarmente "lectura" y "lecturita" y que en aquel enton-
ces le daban los nombres de "grande" y "chiquita". Vinieron,
ademis, fuentes de letra de adorno fuerte, orlas anchas y vifietas
de varias classes.
La prensa, con cama y bastidores de madera, la colocaron
sobre banco de fuerte consistencia, con alma de hierro.
Para las impresiones, que se hacian muy despacio, hume-
decian el papel, con objeto de que 6ste absorviera la tinta. Habia
componedores de hierro y de madera.
Los trabajos que Pineda Ibarra hizo no pudieron ser aventa-
jados en otras imprentas que se fundaron afios mas tarde.
El estilo del format y la combinaci6n de las vifietas lo
hemos visto reproducido, tal vez sin quererlo, en la primera pagina
de algunas obras de estos iltimos tiempos, hechos en Roma, Barce-
lona, Valencia, y en otras ciudades europeas, imitando el antiguo
estilo, con la diferencia que en estos impresos se emplean varias
9







tintas de vivo color y papel satinado. Asi se ha imitado el format
de caritulas de libros publicados hace mis de dos siglos, como una
curiosidad tipogrifica no escasa de mirito.
Considerable ndmero de publicaciones hizo Pineda Ibarra.
La mayor parte de ellos tratan de asuntos religiosos, como los
hiciera Gutenberg con la primera obra que imprimiera que fue
una Biblia, dos siglos antes del descubrimiento del Nuevo Mundo.
Llegaron a ser escasas esas obras y casi no se ven en nuestros
archives, es decir, las que se hicieran en los primeros veinte afos.
Err6neamente afirma el historiador Garcia Pelaez que la pri-
mera pieza que se public en la imprenta fue una carta del Presi-
dente Alvarez al Rey de Espafia: tampoco fue un Tratado Teol6gico
como aseguran otros historiadores modernos, sino un serm6n predi-
cado en el Convento de San Francisco, por Fray Francisco Quifi6nez
y Escobedo; vinieron luego tres o cuatro publicaciones de poca im-
portancia y en seguida el "Voto de gracias" de los vecinos de la
capital a Fray Payo Enriquez de Rivera, por la mejora que a sus
esfuerzos realizara, dotando al pais de imprenta.
Despuis de esa publicaci6n hicieron diez o doce de escaso
mirito, inclusive una series de caritulas para cubierta de manuscritos,
impress el mismo afno en que vino la imprenta a la capital del Reino.
En el Archivo de la Curia Eclesiastica hay algunas de esas caritulas.
(Disposiciones del Obispado.-Libro de Visitas de los Monasterios).
El eminente escritor Manuel Serrano y Sanz, dice:
"La Imprenta en la America Central ofrece una bibliografia
bastante rica, pues aun falta que afiadir no poco al conocido libro
de D. Juan Enrique O'Ryan, con llevar fecha tan reciente (1897);
siendo muy de censurar los errors del Sr. Ram6n A. Salazar, Direc-
tor de la Biblioteca Nacional de Guatemala, quien en su "Historia
del desenvolvimiento intellectual de Guatemala, desde la fundaci6n
de su primera escuela de letras europeas, hasta la inauguraci6n del
Institute Nacional de Indigenas, efectuada en el aflo de 1896" (Tomo
I, Guatemala, 1897), describe (piginas 310 y 311): "La metr6poli
no se mostr6 solicita con sus colonies para dotarlas con aquel d6n
inapreciable (de la imprenta). Mexico no tuvo imprenta sino pocos
afios antes de 1622." Estos "pocos" afios de que habla el senior
Salazar fueron nada menos que 82, o sea desde 1540. (1537 a 1538
dicen otros autores).
Tan mal afortunado como en esto anduvo el senior Salazar al
decir que "en 1663 se imprimi6 el primer libro que vi6 la luz piblica
en Centro-Amirica, segin opinion mis autorizada, y que consistia
en un Tratado Teol6gico en 728 piginas en columns de letra clara
y uniform, muy bien cortado y encuadernado."
"Por ese mismo tiempo el Obispo D. Payo de Rivera di6 a
luz una pastoral de la que he visto un ejemplar en manos del afanoso
coleccionista don Gilberto Valenzuela. Creo que es el espicimen
mis antiguo que se conserve de nuestra prensa."







Ya que el senior Salazar no conoci6 el primer libro impreso en
Guatemala, lo resefiaremos bibliogrificamente, pues bien lo merece;
lleva por titulo:
"Sermon I predicado I en el muy religioso I convento de Nues-
tro Seraphico I Padre San Francisco, a quatro I de Octubre, este afio
de 1660. sv. propio dia, | en la Ciudad de los Cavalleros de Gua-
temala: I Assistiendo la muy noble familiar Guzmana de los Predi-
cadores:' en presencia de las dos cabezas del Govierno deste
Reyno, y los dos Cabildos. | Dedicado I al Illustrissimo, y IReveren-
dissimo Sefior Maestro Don Fray Payo de Rivera, I del Orden de
San Agustin, Obispo de Guatemala, y | Verapaz, del Consejo de su
Magestad, &c. | Predicole I el M. R. P. Fray Francisco de Quifi6-
nes, Escovedo de la Regular Observancia de N. P. S. Francisco;
Predicador, | Padre perpetuo de Provincia, ex-pro Ministro para el
Capitulo | General de Toledo I Impreso con licencia, en
Guatemala, Por loseph de Pineda Ibarra, Impressor, y mercader
de Libros, Afo de 1660.
En 4', 12 hojas foliadas, mis 7 de preliminares.-Portada.-
Licencia del Ordinario: Guatemala, 5 de Noviembre de 1660.-
Aprobaci6n del Maestro Don Pedro del Castillo Circamo Valdez:
Guatemala, 4 de Noviembre de 1660.-Licencia de la Orden: Gua-
temala, 2 de Noviembre de 1660.-Aprobaci6n del R. P. Fr. Fernan-
do Espino.-Aprobaci6n del R. P. Fray Baltasar de Salazar: Gua-
temala, 27 de Octubre de 1660.-Al serm6n que predic6.... Fray
Francisco de Quifiones, Dicima:
De aquel Seraphin alado...
Al Illustrissimo y Rev. Senior Maestro don Fray Payo de
Rivera, Fray Francisco de Quifiones y Escovedo.
El "Tratado Teol6gico" que describe el senior Salazar con
vaguedad y confusion impropias en el Director de una Biblioteca
Nacional, pues dice solamente que es un libro "en 728 piginas en
columns de letra clara y uniform, muy bien cortado y encuader-
nado", es el siguiente:
Explicatio apologetica nounvllarvm propositionvm I a theo-
logo qvodan non dextere notatarvm. | sive: | qvaestiones variae,
quarvm explicationi occassionem dedit theologi cviusdam non
satis acvrata notation. Avthore M M. D. F. Payo de Ribera, I avgusti-
niano, olim apvd supremvm ss. Inquisitionis I Tribvnal Qvalificato-
re, | nvnc | Episcopo Goatemalensi. I Regi Catholico, Magno, D. N.
Philippo IV. Dicatvm opvs Cvum privilegio Regis. Goatemalae. |
Apud losephum de Pineda & Ybarra. Typographum. Anno 1663.
710 p;ginas en folio, mis 36 hojas de preliminares y 12 al
final. Es un tratado acerca de la Inmaculada Concepci6n, contes-
tando a las afirmaciones de un te6logo an6nimo."
Hasta aqui las lines del escritor Serrano y Sanz,
Se public un folleto de cincuenta y seis paginas, en cuarto
mayor, impreso en papel espafiol, grueso, con elegant caratula,









Lleva el folleto en la primera pigina, un escudo de Espafia;
de un lado esta leyenda: (se deja la ortografia del original), "Scutum
Fidei" y del otro la siguiente: "Armatura Ecclejie". Luego sigue
esta leyenda:
"El Maestro don Fray Payo de Ribera obispo de Guatemala,


defiende lo una vez propuesto en informed suyo ante el real acuerdo
& Henero 2 de 1665."
Encabeza la leyenda de la pigina segunda una D., adornada.
Es poseedor de un ejemplar de esta publicaci6n, el bibli6grafo y es-
critor national don Gilberto Valenzuela.








LA IMPRENTA DEL
BACHILLER VELASCO

Fue establecida en el barrio de Santo Domingo la tercera
imprenta del sacerdote y bachiller don Antonio de Velasco, de 1715
a 1726. Las obras que salieron de este establecimiento no mejo-
raron a las de Pineda Ibarra y tampoco pudieron competir con las
de los franciscanos.
El Rector del Colegio Seminario de Guatemala, encarg6 al
bachiller Velasco la impresi6n de la obra intitulada "Verdad mani-
fiesta en los cargos y providencias de la supreme potestad de la
tierra."
Se debi6 al bachiller Velasco la publicaci6n de various impre-
sos en latin que se referian al Obispo Marroquin y a otros prelados.
Hacia trabajos de personas particulares, lo que no le era productive
porque la mayoria de nuestros antepasados poco o nada tenian por
imprimir, como no fueran los "convites" u hojas sueltas que circu-
laban dias antes de las fiestas de Corpus o de las del 8 y 24 de
diciembre.
Tuvo el proyecto de publicar obras ligeras, de cierto merito,
sacando del olvido algunos manuscritos, lo que no le permitieron las
autoridades eclesiisticas, concedi6ndole inicamente imprimir "El
Catecismo y Gramitica" del Obispo Marroquin, cuando ya no era
sino un libro hist6rico, por haber escrito otros muchos tratados,
gramiticas, vocabularies y hasta diccionarios no pocos frailes que
cultivaron distintos dialectos, obras superiores, desde luego, a la del
Obispo Marroquin.



IMPRENTA DE DON
INOCENTE DE LA VEGA

Cuando mandaba en Guatemala don Antonio de Echevers y
Suvisa (1724-1733), el valenciano don Inocente de la Vega estableci6
otro taller tipogrifico muy pequefo. Fu6 el cuarto de los traidos
al pais.
El senior de Echevers y Suvisa se enemist6 con los editors;
a unos los desterr6, otros se escondieron, temerosos de ser atrope-
lRados; el pueblo hizo causa comin con los perseguidos y hubo no
pocos des6rdenes en las calls.
De la Vega se vi6 precisado a marcharse del pais a causa de
una "ensalada" que imprimi6 en su taller en los dias de mis eferve-
cencia. 'En el pasquin, escrito por un chusco ingenioso, se ridiculi-
15








LA IMPRENTA DEL
BACHILLER VELASCO

Fue establecida en el barrio de Santo Domingo la tercera
imprenta del sacerdote y bachiller don Antonio de Velasco, de 1715
a 1726. Las obras que salieron de este establecimiento no mejo-
raron a las de Pineda Ibarra y tampoco pudieron competir con las
de los franciscanos.
El Rector del Colegio Seminario de Guatemala, encarg6 al
bachiller Velasco la impresi6n de la obra intitulada "Verdad mani-
fiesta en los cargos y providencias de la supreme potestad de la
tierra."
Se debi6 al bachiller Velasco la publicaci6n de various impre-
sos en latin que se referian al Obispo Marroquin y a otros prelados.
Hacia trabajos de personas particulares, lo que no le era productive
porque la mayoria de nuestros antepasados poco o nada tenian por
imprimir, como no fueran los "convites" u hojas sueltas que circu-
laban dias antes de las fiestas de Corpus o de las del 8 y 24 de
diciembre.
Tuvo el proyecto de publicar obras ligeras, de cierto merito,
sacando del olvido algunos manuscritos, lo que no le permitieron las
autoridades eclesiisticas, concedi6ndole inicamente imprimir "El
Catecismo y Gramitica" del Obispo Marroquin, cuando ya no era
sino un libro hist6rico, por haber escrito otros muchos tratados,
gramiticas, vocabularies y hasta diccionarios no pocos frailes que
cultivaron distintos dialectos, obras superiores, desde luego, a la del
Obispo Marroquin.



IMPRENTA DE DON
INOCENTE DE LA VEGA

Cuando mandaba en Guatemala don Antonio de Echevers y
Suvisa (1724-1733), el valenciano don Inocente de la Vega estableci6
otro taller tipogrifico muy pequefo. Fu6 el cuarto de los traidos
al pais.
El senior de Echevers y Suvisa se enemist6 con los editors;
a unos los desterr6, otros se escondieron, temerosos de ser atrope-
lRados; el pueblo hizo causa comin con los perseguidos y hubo no
pocos des6rdenes en las calls.
De la Vega se vi6 precisado a marcharse del pais a causa de
una "ensalada" que imprimi6 en su taller en los dias de mis eferve-
cencia. 'En el pasquin, escrito por un chusco ingenioso, se ridiculi-
15







zaba al senior de Echevers, a los oidores, a los mas salientes perso-
najes de la nobleza de Guatemala, a varias damas intrigantes y a
un familiar del Santo Oficio, al que el pasquin llamaba el Cutete.
Es innegable que el impresor senior de la Vega era hombre
audaz y de caracter, desde el moment en que se atrevi6 a imprimir
en su taller el pasquin, en aquellos tiempos en que los dueiios de
imprenta estaban expuestos a duras prisiones, deportaci6n y con-
fiscaci6n del taller y demAs bienes. Contribuy6 much a la perse-
cuci6n del senior de la Vega, el haber corrido la noticia que 61 habia
instigado a various sujetos a que tocaran somatin en las campanas
de dos templos, con objeto de sublevar el animo del pueblo contra
el senior de Echevers. Lo cierto de esto Altimo fu6 que don Inocente
ninguna participaci6n habia tomado en lo que al toque de alarma
se referia y que era "inocente" de lo que se le atribuia.



LA IMPRENTA DE AREVALO

La quinta imprenta establecida de 1727 a 1772, fu6 la de don
Sebastian de Arivalo. De su taller tipografico salieron centenares
de publicaciones.
Don SebastiAn de Arivalo fundi6 tipos especiales para la
interesante obra intitulada "Arte cachiquel", escrita por Fray Idel-
fonso Flores.



LA IMPRENTA DE HINCAPIE

Tuvo en la capital, la sexta imprenta, don Crist6bal de Hin-
capii (1731). Era el tip6grafo aficionado a la literature; revelan
ingenio various de sus trabajos en prosa, no asi sus poesias que son
pobres de mirito. Tuvo durante muchos afios el protomedicato del
reino, alcanzando en 1752, el nombramiento de protomedico extra-
ordinario. Entendia algo de medicine y farmacia, lo que no le pro-
dujo sino escasas ganancias. Su familiar hablaba de pertenecer a
personajes de campanillas residents en Espafia; pero no estaban de
acuerdo sus petulancias y humos aristocriticos con la pobreza en que
siempre viviera.
Hincapii trabaj6 much por hacer tinta de imprenta, em-
pleando procedimientos que no le dieron resultado.
Se sabe que mostr6 habilidad en la fabricaci6n de pijaros de
cera, los que vestia con plumas recortadas de vivos colors. De esta
clase de trabajos se hacian antes en varias ciudades de America,







zaba al senior de Echevers, a los oidores, a los mas salientes perso-
najes de la nobleza de Guatemala, a varias damas intrigantes y a
un familiar del Santo Oficio, al que el pasquin llamaba el Cutete.
Es innegable que el impresor senior de la Vega era hombre
audaz y de caracter, desde el moment en que se atrevi6 a imprimir
en su taller el pasquin, en aquellos tiempos en que los dueiios de
imprenta estaban expuestos a duras prisiones, deportaci6n y con-
fiscaci6n del taller y demAs bienes. Contribuy6 much a la perse-
cuci6n del senior de la Vega, el haber corrido la noticia que 61 habia
instigado a various sujetos a que tocaran somatin en las campanas
de dos templos, con objeto de sublevar el animo del pueblo contra
el senior de Echevers. Lo cierto de esto Altimo fu6 que don Inocente
ninguna participaci6n habia tomado en lo que al toque de alarma
se referia y que era "inocente" de lo que se le atribuia.



LA IMPRENTA DE AREVALO

La quinta imprenta establecida de 1727 a 1772, fu6 la de don
Sebastian de Arivalo. De su taller tipografico salieron centenares
de publicaciones.
Don SebastiAn de Arivalo fundi6 tipos especiales para la
interesante obra intitulada "Arte cachiquel", escrita por Fray Idel-
fonso Flores.



LA IMPRENTA DE HINCAPIE

Tuvo en la capital, la sexta imprenta, don Crist6bal de Hin-
capii (1731). Era el tip6grafo aficionado a la literature; revelan
ingenio various de sus trabajos en prosa, no asi sus poesias que son
pobres de mirito. Tuvo durante muchos afios el protomedicato del
reino, alcanzando en 1752, el nombramiento de protomedico extra-
ordinario. Entendia algo de medicine y farmacia, lo que no le pro-
dujo sino escasas ganancias. Su familiar hablaba de pertenecer a
personajes de campanillas residents en Espafia; pero no estaban de
acuerdo sus petulancias y humos aristocriticos con la pobreza en que
siempre viviera.
Hincapii trabaj6 much por hacer tinta de imprenta, em-
pleando procedimientos que no le dieron resultado.
Se sabe que mostr6 habilidad en la fabricaci6n de pijaros de
cera, los que vestia con plumas recortadas de vivos colors. De esta
clase de trabajos se hacian antes en varias ciudades de America,











































:~ifi4--. :
YS~k ~ftenj1:4-i








nai- di~e ics $j
~baf~iawL; iY-VAo


H. de la I.-2







siendo los de mis valor y m6rito los destinados a Albumes. En estos
no se empleaba la cera, porque las plumas las pegaban sobre las
hojas de papel, hasta aparecer la figure del ave primorosamente
arreglada.



La Imprenta de

Joaquin de Arevalo

Este tip6grafo era hermano de don SebastiAn. Tuvo la s6pti-
ma imprenta, de 1751 a 1775.



Imprenta de Mariano
Sanchez Cubillas

Esta imprenta traida de Espafia fue la octava de las estable-
cidas en la antigua capital, de 1751 a 1775.
Era Sanchez Cubillas un espafiol familiar del Santo Oficio de
Sevilla. No tuvo otro recurso en la mayor de las veces que impri-
mir novenas, convites, loas en prosa y en verso deplorablemente mal
escritas; las representaban por lo regular en las fiestas de Concep-
ci6n y de Guadalupe; contenian los "sainetones", como tambiin los
llamaba el pueblo, dialogos entire la Virgen, various Angeles y dos o
tres santos. A veces tomaba parte en la representaci6n, un sujeto
con especial disfraz, representando una serpiente y tambien solia
aparecer Satanas en el scenario.
Al sobrevenir el terremoto de Santa Marta, algunas families
huyeron a distintas poblaciones: SAnchez Cubillas traslad6 su im-
prenta al pueblo de Mixco (nuevo), donde permaneci6 algin tiempo
trasladAndose por iltimo a la Nueva Guatemala, donde vendi6 la
imprenta y libreria de su propiedad a don Ignacio Beteta, que la
posey6 hasta el afio de 1828.
Los centros tipogrAficos a que nos hemos referido siguieron
durante muchos aiios sistema rutinario, y no podia ser de otra ma-
nera: los materials tipogrificos eran escasos, costaban much
dinero y se hacia dificil traerlos. La importaci6n de tinta y papel
fu6 tambien costosa y tardia.
La Imprenta de SAnchez Cubillas public diversidad de
opisculos y unas cuantas obras pequefias.







siendo los de mis valor y m6rito los destinados a Albumes. En estos
no se empleaba la cera, porque las plumas las pegaban sobre las
hojas de papel, hasta aparecer la figure del ave primorosamente
arreglada.



La Imprenta de

Joaquin de Arevalo

Este tip6grafo era hermano de don SebastiAn. Tuvo la s6pti-
ma imprenta, de 1751 a 1775.



Imprenta de Mariano
Sanchez Cubillas

Esta imprenta traida de Espafia fue la octava de las estable-
cidas en la antigua capital, de 1751 a 1775.
Era Sanchez Cubillas un espafiol familiar del Santo Oficio de
Sevilla. No tuvo otro recurso en la mayor de las veces que impri-
mir novenas, convites, loas en prosa y en verso deplorablemente mal
escritas; las representaban por lo regular en las fiestas de Concep-
ci6n y de Guadalupe; contenian los "sainetones", como tambiin los
llamaba el pueblo, dialogos entire la Virgen, various Angeles y dos o
tres santos. A veces tomaba parte en la representaci6n, un sujeto
con especial disfraz, representando una serpiente y tambien solia
aparecer Satanas en el scenario.
Al sobrevenir el terremoto de Santa Marta, algunas families
huyeron a distintas poblaciones: SAnchez Cubillas traslad6 su im-
prenta al pueblo de Mixco (nuevo), donde permaneci6 algin tiempo
trasladAndose por iltimo a la Nueva Guatemala, donde vendi6 la
imprenta y libreria de su propiedad a don Ignacio Beteta, que la
posey6 hasta el afio de 1828.
Los centros tipogrAficos a que nos hemos referido siguieron
durante muchos aiios sistema rutinario, y no podia ser de otra ma-
nera: los materials tipogrificos eran escasos, costaban much
dinero y se hacia dificil traerlos. La importaci6n de tinta y papel
fu6 tambien costosa y tardia.
La Imprenta de SAnchez Cubillas public diversidad de
opisculos y unas cuantas obras pequefias.








El Fundador de la

Nueva Guatemala

Despues de la ruina de la capital, el aiio de 1773, muchisimas
families se dirigieron a distintas poblaciones del reino. Fu6, pues,
indispensable la traslaci6n de la ciudad al Llano de la Ermita, donde
el President don Martin de Mayorga despleg6 celo y actividad con
el prop6sito de realizar el proyecto. A sus constantes solicitudes la
deuda pendiente que tenian las Cajas Reales la perdon6 el Rey
Carlos IV, al ser trasladada la ciudad a este lugar. Esto era lo que
deseaba el partido "traslacionista" que se puso en pugna con el
partido "terronista" que tuvo por Jefe al Arzobispo senior Cortes
y Larraz.
Despues de haber fundado la Nueva Guatemala don Martin
de Mayorga fue nombrado Virrey de Mexico, desde el 23 de agosto
de 1779 a 28 de abril de 1783.
En la misma Secretaria de dicho virreinato, tuvo un enemigo
envidioso de su gloria y de su puesto que trat6 de malquistarlo con
el Rey; esa guerra solapada se prolong por algdin tiempo. Despu6s
de una vida de labor en bien del progress de M6xico, sufriendo repe-
tidos disgustos, lo removieron de su empleo.
Antes de entregar el mando elev6 al Rey una exposici6n que-
jandose de los agravios que con tanta injusticia le habian hecho hasta
rebajarle la mitad de sus sueldos, no obstante haber perdido todo
lo que tenia en Guatemala con motive de la ruina del aiio de 1773.
Al partir a Espafia llevaba el coraz6n lleno de amargura; con
la idea de ser oido por el Rey, arrib6 en la embarcaci6n, lleno de
esperanzas, frente a CAdiz.
Sus enemigos pagaron a un malvado con el prop6sito de que
derramara active veneno en uno de los alimentos: la muerte lleg6
presurosa el 29 de julio de 1783, aniversario del terremoto de Santa
Marta, catistrofe en la cual habia perdido algunos ahorros. Tal
fu6 el fin del fundador de la Nueva Guatemala. Su viuda dofia
Josefa Barcircel, obtuvo del Rey Carlos III, una indemnizaci6n de
veinte mil pesos.
Don Matias de Gilvez gobern6 en Guatemala de 1779 a 1783;
reemplaz6 tambien en M6xico a don Martin de Mayorga. Don
Matias continue la fundaci6n de la Nueva Guatemala. Muri6 el 3
de noviembre de 1784. Su cuerpo reposa en la iglesia de San
Fernando, de Mixico.








Las naves de la Catedral las decoraron de negro, para recibir
en la mafiana die 19 de abril el firetro que encerraba los restos del
ap6stol, celebrindose solemnes exequias en honor de aquella alma
que habia sido ejemplo de virtudes. El cuerpo recibi6 sepultura
bajo el altar mayor de la basilica: lo cubri6 dias despuis una lipida
con expresiva leyenda en latin, grabada por el maestro Gil GonzAlez
Davila.



Fray Bartolome

de las Casas

El primer escritor que lleg6 a Guatemala en los primeros
tiempos de la colonia fui Fray Bartolome de las Casas, Vicario del
Convento de Santo Domingo. Vino con otros religiosos a instancias


Las Casas, el noble Ap6stcl, defensor de los indios.


del Obispo Marroquin. Gustaba de escribir apuntes sobre sus
viajes, narrando las costumbres de los indios, antes y despuis de su
evangelizaci6n; tienen interns las noticias que da acerca de las
extensas comarcas de la Verapaz.









positions de Inre Naturali, Romano Hispano Atque, Defendandae
a Mariano Mindez y Cordero. Sub-disciplina Bernardi Pav6n
y Munoz.
.Rudimento fisico-c6mico morales o glosas al edicto del Ilustri-
simo senior don Cayetano Francos y Monroy, por don Pedro Jose de
Arrese. Anio de 1807.
Relacidn de las fiestas y actos literarios de la proclamaci6n
del senior don Fernando VII.
Fu6 una l1stima que teniendo Guatemala imprenta desde
1660 no se hubiesen publicado en lugar de tantos libros en latin, los
valiosos manuscritos de nuestros cronistas, documents que desapa-
recieron del pais y fueron a dar a manos de personas extrafias y que
algunos extranjeros nada escrupulosos publicaron como suyos.



El Obispo Marroquin y

su Libro de Gramatica

Tenemos que retroceder en estos apuntes, a 6pocas lejanas
con el prop6sito de referirnos a los que se distinguieron como escri-
tores, que en su mayoria eran frailes de conventos de Guatemala,
establecidos desde los tiempos del Obispo Marroquin.
Lenguaje inculto y en muchas ocasiones Aspero se habl6 y
escribi6 durante los primeros afios de la colonia; pero a media que
llegaban a este reino algunos varones que poseian ilustraci6n, fue-
ron haciendo correct la prosa, elevandola a buena altura, cuando
tratAbase de asuntos de importancia.
La primera figure que se destaca en este reino como hombre
aficionado a las letras, es indudablemente el Licenciado don Fran-
cisco Marroquin, primer Obispo de Guatemala.
Al traerlo el conquistador don Pedro de Alvarado, el 3 de
junio de 1530, lo present al Cabildo como cura parroco, sustituyendo
al padre Juan Godinez.
Se supo much aqui de la vida del senior Marroquin. Vino al
mundo en un valle frente a las montafias de Oviedo, en 1478. Logr6
coronar sus studios en la Universidad de Osma, Espaiia.
El celo que desplegara en la naciente capital del reino en
favor de todo adelanto, sus bondades e ilustraci6n le valieron la
mitra de Guatemala. Paulo III expidi6 las bulas de su nombra-
miento, el 18 de diciembre de 1534, habiendo sido consagrado en
M6xico, el 7 de abril de 1537.
El 8 de abril el prelado escribia una carta fechada en Mexico
dirigida al Ayuntamiento de Guatemala; en dicho document se lee
este parrafo:










"Magnificos sefiores: Ayer domingo de cuasimodo se hizo
mi consagraci6n con much solemnidad; quiera Dios que sea para
alcanzar el cielo y llevarlos a todas vuestras mercedes que a fe de
mayor deseo que yo tengo es este."
A ese respect dice el cronista Remesal: "Por primera vez
firm el Obispo: Episcopus sancti Jacobi Huatematensis".







































Lic. Francico Marroquin, primer Obispo de Guatemala.

Al l1egar el prelado a Guatemala, a fines de 1537 inici6 labor
", -i 'L .






















intense en beneficio de su di6cesis: su primer cuidado consisti6 en
comprar terrenos y que en ellos, sembrando milpas, vivieran tran-
quilos los indios, sin que los molestaran los implacables enco-
menderos.
menderos.








El 25 de agosto de 1538 moria el humilde sacerdote don Juan
Godinez, buen colabor'ador del Obispo, que contaba, ademis, con
frailes dominicos, franciscanos y mercedarios que catequizaban a
los indigenas con el Evangelio.
El Obspo Marroquin estudi6 various dialectos indigenas con el
prop6sito de hacer la ensefianza de sus doctrinas y luego escribi6
una obrita, la primera que probablemente se laborara aqui, en dia-
lecto quiche, dindole el nombre de "Arte para aprender los princi-
pales idiomas de Guatemala". Es ese el primer libro gramatical
que se escribi6 en el reino acerca de los dialectos de los indigenas.
A este respect dice el cronista Remesal: "El senior Marro-
quin fu6 quien primero se ocup6 en tan improba tarea; y era gusto
ver maestro de declinaciones, conjugaciones y principios de gramiti-
ca de la lengua de los naturales al nuevo Obispo de Guatemala. Mis
se debe a aquel ilustre var6n que aunque otros han aumentado aquel
arte, l1 comenz6 y suya es la industrial en que se le di6 principio a
desprenderla al modo de la latina en que era elegantisimo el Obispo".
Con ardoroso afan los frailes que hizo venir el prelado conti-
nuaban en la misi6n de predicar el Evangelio en el pais, empresa
penosa que se prolong durante muchos afios por tierras dilatadas
e incultas, con escasez de caminos, sin puentes, con el odio de los
indios contra los castellanos, el ningfin conocimiento de los dialectos
de las comarcas lejanas, lo disperse de las families por los valles y
los bosques, y sobre todo, con los obstaculos que oponian el egoismo
de los conquistadores empefiados en la monstruosa esclavitud de
los nativos.
Tan pronto como fundara el Obispo una Escuela, le sugiri6
la idea del establecimiento de una casa hospitalaria que prest6 gran-
des beneficios. Hizo visits pastorales con frecuencia, llegando a
ser rudas y fatigosas sus labores, al trasladar la ciudad al Valle de
Panchoy, despues de la catistrofe de la noche del 11 de septiembre
de 1541.
Dibese a la pluma del prelado una curiosa descripci6n de este
tristisimo suceso que le tocara presenciar. Narra con sencillo y
correct lenguaje el fin tragico de "La Sin Ventura" y el de sus
doncellas.
El 18 de abril de 1563 falleci6 el Obispo, var6n magninimo,
mil veces mas venerable que los conquistadores de estas tierras. A
los castellanos les inspiraba la sed del oro, del mando y de los hono-
res y al prelado le guiaba la tendencia de hacer el bien, invirtiendo
sus caudales en obras de piblica utilidad y aliviando las necesidades
de la desvalida raza indigena, sacrificada a constant, dura y abomi-
nable fatiga.
Al saberse su muerte, en los pueblos vecinos a la capital, los
natives, transidos de dolor, prorrumpieron en lamentaciones, harto
mAs elocuentes que cuantos panegiricos se le dedicaron.







Las Imprentas en el

Llano de la Ermita


La Nueva Guatemala desde el primero de enero de 1776 se
convirti6 en un inmenso taller de trabajo, extendiindose la ciudad
con sus casucas blancas por distintas direcciones, llegando a ser
barrio animado el de la Parroquia Vieja, que fu6 decayendo a media
que se ensanchaban los de Santo Domingo, el Calvario y San
Sebastian.
Varias de las imprentas establecidas en la antigua capital,
las instalaron aqui y a media que la ciudad crecia en habitantes, los
trabajos de imprenta aumentaban.
Don Joaquin de Ar6valo, hermano de don Sebastian, esta-
bleci6 la suya frente a lo que se llam6 Escuela de San Jos6 Calazans.
Esa imprenta competia con las otras. Don Joaquin ufanabase de
poseer el titulo honorifico de Impresor de los Tribunales Eclesias-
ticos. Imprimi6 multitud de publicaciones, varias de estas, muy
interesantes, del Arzobispo senior Cortes y Larraz.
Don Ignacio Beteta, hombre de grandes energies, ilustrado y
amante de su patria, queriendo elevar su imprenta a la categoria
de primer orden, la ensanch6 comprando los materials tipograficos
y la libreria de don Antonio SAnchez Cubillas, tip6grafo a quien lla-
maron Impresor del Superior Gobierno. Con algunas economies
que don Antonio habia logrado reunir y con el product de la venta
de su imprenta regres6 a Espafia.
Al senior Beteta se le di6 el titulo de Impresor Real, y bien
lo merecia, dado su talent, caricter progresista y su habilidad como
tip6grafo. Al frente de su taller labor con entusiasmo y dedicaci6n
dignos de ejemplo, hasta pocos afios despues de nuestra indepen-
dencia. Muchisimas obras salieron de su taller, sobresaliendo las
que siguen:
Descripci6n de las reales exequias a la memorial del senior
Carlos III Rey de Espana. Adornan las pAginas de esta publicaci6n
various fotograbados en acero por Garci-Aguirre.
Real proclamaci6n del Rey Carlos IV por la Municipalidad
de Granada, Nicaragua.
Kalendario y Guia de Forasteros de Guatemala y sus provin-
cias. Anio de 1803. Se repiti6 la impresidn de este Kalendario,
mejor que la edici6n anterior, el afio de 1806,
Guatemala por Fernando VII, con grabados debidos al buril
de Garci-Aguirre, de Casildo Espaiia, de Francisco Cabrera y de
Manuel Portillo.
La conocida obra de Juarros impresa en dos tomos, el afno
de 1809.
Las instrucciones dadas por la Municipalidad de Guatemala
a su Diputado a Cortes don Antonio Larrazibal. Afio de 1811.










Poseemos diversos folletos curiosisimos salidos de la misma
imprenta, uno de ellos es casi un padr6n. de las families principles
fundadoras de la Nueva Guatemala y otro que trata de la formaci6n
de los pueblos de indigenas de la provincia o departamento de
Guatemala.










r .-- -. _























iE'''~'v'"E l R r n Cod t Guatteula a Mla mirn alm n i ,,t or
de ru ama4F.a oberanc el S.D. CAFILOS11l. baolmuo 4 rt a odtl .Y.S. D.JoS tdei
i Istchria, consagra .tat mnvfihca pzi r !icin Anio d. 1739. ...e .

Grabado de Garci-Aguirre, del aio de 1789, trabajos que competian ventajosamente
con los que se hacian en Mexico, durante la colonia.


No dejan de ser curiosos algunos de los nombres de los im-
presos que salieron de la imprenta de don SebastiAn de Arivalo,
como 6stos: El principle mds valiente con la dama mds prendada,
sermonn), aho de 1749.
Compendio theoldgico moral, arreglado a las bulas, por Fray
Joseph L6pez Redal y Carrillo. Ano de 1753.
21















~4


'pt pl
MaNI *iaEI

2IL




























809j


V I


i1
fj


XbA







El dolor rey. Sentimiento de N. Cath6lico Monarcha, el sehor
don Fernando VI, en la sensible muerte de nuestra reina y senfora
dona Maria Barbara de Portugal, por el Padre Iturriaga. Ano de
1759.
Simb6lica oliva de paz y piedad por Fray Mro. Blas del Valle.
Ano de 1760.










EL SENOR -
D.FERNANDO VI.
SEL DOLOR RJ.STO


SDtia MARIA BARBARA

DEL SEORTUGAL
SPompa runebre que A la mcrnoria deLIa' *.j
S Heroyna, difpufo en Goathemala, '-.
El Sr Dr. D. Manxi Diaz Freyle del Con. s
TRISS ENDsECS, 9.
Qgue aEn a iaeni tan teupwana defgNracn,
o Cowpifo d 'P. ManRtn frdwito de Itarryaq de la .i6
SCompaia e ESUS., ,
,, ". Dedicado :odo a Nnefiro Efctarccido Scberao ,
SSr. DON FERNANDO VI.
Inipveffot Goateme4a Con fuemcia dc ICI Superius to L
: '(. I, lmprn, de SebaOlan do AeL 'lo. C# io de ss. p.



El pantheon real, exequias de a dI a Maria Amalia de Saxo-
nia. Aiio de 1763.
Dofia Juana Martinez Batres viuda de don Sebastin de
Arivalo, sostuvo su imprenta con no pocas dificultades, de 1775
Arevalo, sostuvo su imprenta con no pocas dificultades, de 1775







hasta 1800. De esta imprenta sali6 el folleto intitulado "Constitu-
ciones de la Real Universidad de San Carlos de Guatemala." Aiio
MDCXXXVI.
Don Alejo Mariano Bracamonte, dueiio de la "Imprenta de las
Benditas Animas", labor en su taller de 1789 a 1798. El fui el




SYMBOLIC OLIVA,
DE PAZ, Y PIEDAD.
bDSCRIECION DEL MAGNIFICO FUNERAL,
QUS EL AMOR, Y LA-LEALTAD PREVINIE.
RON A LA TIERNA, Y DULCE MSMORIA
DBL SEMOR
DON FERNANDO VI
EL Jusro, v PACIFICo:
aego fupmudo Tomulo, fe adorn. con lo Geroglificos
que figulexon efia hermnoo Symboloben varias pint..
ran que haciendo alegorica aluion a fus fingulares
prenda~ y efpecdallffmuantqde, intentaron mani..
.e.fla la dikha'que redtiad6 a toda!fpaia, do tan
feliciflimo Reynado.
-CA Direcoax del SeIor Dr. D. gEIo di Viltarlwef,
y VenMega del Cofejo Ae S. A. fa Oyder, y IcAlaldt
S del Crimean d ejli aul 4dfairfla d e CGorbmala.
'tot el B. P. Mz;. Fr. Bias del Valle del Orden
de Predicadores.
DEDICoADO
A LA C. M. DEL MU ALTO, M.P. Sr.

SDON CARLOS III.
EL SABIO,
REY DI ESPAnA, Y EMPERADOR DE tAS

Imprejb e Coaoiikula por Sedaflna de AneSalo ?on 1as
lieear eN coruffeoadiutu : ao de 1760d



primero que en Guatemala imprimi6 carictulas de libros a dos tintas.
De su imprenta salieron opfisculos, discursos y folletos del Doctor y
Dein don Antonio Garcia Redondo.
De 1800 a 1825 tuvo imprenta don Emmanuelem Arivalo.
Hizo trabajos tipogrificos en gran nimero; sobresalen istos: Pro-











EL ACI ON

SDE LAS. FIESTAS
QUE LA MUY NOBLE
Y LEAL .CUDAD1
EIGTUATFMAT.A


SBZO EN LA -
PROCLAMACION


DEL
S" D. CARLOS IV
: QUE DIOS GUARD,
La qure por encargo del Sr. Regidor IX Nicolas de'
Obregon escribid el P. Presentado FR. MARIANO
LOez RAYON Dr. en Sagrada Tcologia, Exwaminadclr [:
'Synodal del Arzobispado tz Guatcmala, Catedratico
Subjlituto de Prima de Filosnfia en la Real Universi-
dad de San Carlos de dicha Ciudad, y
Familiar del Santo Ojicio &c. I
'- ,, 11,. --, -.- ... .---"- 11" ''
Impresa coii ficencia en la ir\i-a Gu.enemala en la
!Ir.prciii de I;.3 Ecr.di's Animas quc dirir- D.e .1
Alcjo Mar-i.ri o Lr .-:.:noitc. Ao dce i, po. 19.,
Me-


~


J;









"Aquella gimnasia intellectual fortific6 el arte de pensar y
prepare el camino del progress en favor de m6todos mis adecuados".
Recordaremos a various de los varones que pusieron su contin-
gente en el desenvolvimiento intellectual de Guatemala.
En esas citas van a figurar los nombres de personajes que
profesaron diferentes ideas political y religiosas, al mismo tiempo
que los de no pocos extranjeros que hicieron de esta tierra su
segunda patria.


Historiadores

Llena el alma de melancolia, recordando el terrufio amado
y las desgracias de su raza, abatida por el infortunio, escribi6 sus
apuntes hist6ricos el primer cronista indio Francisco Garcia Colel
Xabila, descendiente de los bravios y altivos reyes del Quich6. El
nombre primitive de este indio juicioso y honrado fu6 Calel familiara
distinguida de Utatlan), que aprendi6 a leer y escribir y tuvo especial
empeiio en reunir noticias que se referian a asuntos relacionados
con los acontecimientos que se realizaron aqui, antes y despu6s de
la conquista. Por siplicas de sus parientes y amigos labor una
obra el aiio de 1544, con acopio de datos interesantisimos. Son esas
piginas un cuadro lleno de animaci6n y vida en el que se van repro-
duciendo los personajes indios y castellanos, asi como las costum-
bres, los episodios de la conquista, las iniquidades de Alvarado, todo
descrito con naturalidad. Se entiende que esa prosa esta a mil
leguas de distancia de la de Cervantes; pero no es vulgar y los
sucesos son relatados con sencillez que encanta.
Colel XabilA, es a no dudarlo, el primer cronista indio que tuvo
Guatemala, aunque esta afirmaci6n arranque sonrisas de incredu-
lidad e ironia a algunos de nuestros lectores.



Bernal Diaz del Castillo

El Capitin Bernal Diaz del Castillo naci6 a fines del siglo
XV en Medina del Campo, Castilla la Vieja. Sus padres se llamaron
Francisco Diaz y Maria Diez Rej6n. Vino a America con various
conquistadores. A 61 se debi6 el cultivo y aclimataci6n del naranjo
en el Nuevo Mundo. Con Hernin Cortes estuvo en la tercera y
iltima expedici6n a M6xico, llegando en el viejo navio "San Sebas-
tian", al mando de don Pedro de Alvarado.
Presenci6 muchos acontecimientos en M6xico, brillantemente
relatados en sus escritos, como la matanza de Cholula, el tremendo
desastre de la Noche Triste, la prisi6n de Moctezuma: vino a Centro-
31









"Aquella gimnasia intellectual fortific6 el arte de pensar y
prepare el camino del progress en favor de m6todos mis adecuados".
Recordaremos a various de los varones que pusieron su contin-
gente en el desenvolvimiento intellectual de Guatemala.
En esas citas van a figurar los nombres de personajes que
profesaron diferentes ideas political y religiosas, al mismo tiempo
que los de no pocos extranjeros que hicieron de esta tierra su
segunda patria.


Historiadores

Llena el alma de melancolia, recordando el terrufio amado
y las desgracias de su raza, abatida por el infortunio, escribi6 sus
apuntes hist6ricos el primer cronista indio Francisco Garcia Colel
Xabila, descendiente de los bravios y altivos reyes del Quich6. El
nombre primitive de este indio juicioso y honrado fu6 Calel familiara
distinguida de Utatlan), que aprendi6 a leer y escribir y tuvo especial
empeiio en reunir noticias que se referian a asuntos relacionados
con los acontecimientos que se realizaron aqui, antes y despu6s de
la conquista. Por siplicas de sus parientes y amigos labor una
obra el aiio de 1544, con acopio de datos interesantisimos. Son esas
piginas un cuadro lleno de animaci6n y vida en el que se van repro-
duciendo los personajes indios y castellanos, asi como las costum-
bres, los episodios de la conquista, las iniquidades de Alvarado, todo
descrito con naturalidad. Se entiende que esa prosa esta a mil
leguas de distancia de la de Cervantes; pero no es vulgar y los
sucesos son relatados con sencillez que encanta.
Colel XabilA, es a no dudarlo, el primer cronista indio que tuvo
Guatemala, aunque esta afirmaci6n arranque sonrisas de incredu-
lidad e ironia a algunos de nuestros lectores.



Bernal Diaz del Castillo

El Capitin Bernal Diaz del Castillo naci6 a fines del siglo
XV en Medina del Campo, Castilla la Vieja. Sus padres se llamaron
Francisco Diaz y Maria Diez Rej6n. Vino a America con various
conquistadores. A 61 se debi6 el cultivo y aclimataci6n del naranjo
en el Nuevo Mundo. Con Hernin Cortes estuvo en la tercera y
iltima expedici6n a M6xico, llegando en el viejo navio "San Sebas-
tian", al mando de don Pedro de Alvarado.
Presenci6 muchos acontecimientos en M6xico, brillantemente
relatados en sus escritos, como la matanza de Cholula, el tremendo
desastre de la Noche Triste, la prisi6n de Moctezuma: vino a Centro-
31








America con la expedici6n de Cortes a Honduras y fu6 testigo del
espantoso tormento a Cuauhtemoc; estuvo ademis, en muchisimas
acciones de guerra. Duespues del afo de 1551 vivi6 en Guatemae1
consagrado al trabajo, sirviendo en el Ayuntamiento, del que era
Regidor perpetuo; dedicandose al mismo tiempo a escribir su admi-
rable obra, rica en datos, abundante en curiosas an6cdotas y noticias,
libro que termin6 el afio de 1568; no logr6 verla impresa, lo que
habria sido para 61 de profunda satisfacci6n.
Casi olvidado vivi6 en la antigua capital, sirviendole de con-
suelo el afecto y el respeto de su numerosa y honorabilisima familiar.
La compafiera de su vida con quien se uni6 en matrimonio se llam6
dofia Teresa Becerra, hija del Conquistador don Bartolome Becerra.
Entre sus descendientes figuraron las families Fuentes y
Guzmin, Lugos, Becerras, CArdenas, el historiador y fil6sofo fran-
ciscano Fray Francisco Vasquez y el cronista Francisco A. de Fuentes
y GuzmAn, autor de la "Recordaci6n Florida".
Felipe II le concedi6 titulos nobiliarios. En 1640 todavia
destacabase en la fachada de la casa (en la calle del Tridentino), el
escudo de armas, con las figures de tn castillo, dos leones a los lados,
un sol y una luna, dos Aguilas sobre columns, y otros adornos.
Su obra principal lleva este titulo:
"Historia Verdadera I de la Conquista de la I Nueva Espafia I
Escrita por el Capitin Bernal Diaz del Castillo, uno de los con-
quistadores[ Sacada a luz Por el P. M. Fr. Alonso Remon, Pre I
dicador y Cronista General del Orden de N. S. de la Merced, Re-
denci6n de Cautivos. | A la cat6lica Magestad del I mayor Monarca
D. Felipe IV Rey de las Espafias y Nuevo Mundo. N. S. Con pri-
vilegio en Madrid, en la Emprenta del Reyno (636)".
La caratula de la obra ostenta escudos y adornos y los retratos
de cuerpo entero de Hernan Cortes y de Fray Bartolom6 de Olmedo,
h6roe de la conquista de las dilatadas tierras aztecas.
Una copia notabilisima de esa obra fue enviada a Espafia con
deplorables alteraciones; la public en Madrid el afio de 1630 el
mercedario Fray Alonso de Remon.
El notable escritor Luis Gonzilez Obreg6n, al hablar de la
obra hist6rica del insigne Bernal Diaz, dice: "A pesar de su estilo
rudo y selvAtico, todo surje y todo se contempla".
"Nada falta. Narraciones de los sucesos, pormenores mi-
nuciosos, retratos de personajes, an6cdotas, dichos celebres, juicios
acertados, critics punzantes, pero justas; descripciones de lugares,
relaciones de peligros y fatigas, todo consignado con tal sencillez con
toda sinceridad, que se resisted uno a desmentirlo cuando se hace
necesario".
La obra citada la escribi6 Diaz del Castillo con objeto de refu-
tar las inexactitudes del historiador Gomara. Ha sido traducida a
varies idiomas. Escribi6 ademas, los Capitulos de Cargos a los




















** -* a:loi l E O
'F


DEL -jSTC


S.ANVltGTR STn'i~tt ADA v nA a AGVTEMAt


. .C -I.O o

A6 a fu i bligaibdehamimtw ip-


PII LAe Corn.
a EtfPdare Aluraioweers
\4l lfr rlmingair df4k

'JsfLr, jdg it pq aor jijs
Sf. dtSr

-e fi Gmaam. f' NW elkPdrla de ANlu
As Pre utrfasl pwf'm
GooithatrdWyp Cqputa Ga-r


***SA*S, A* VJ i JI, JAT&VA Jl ,
Imjnod ... .
O, ., i


)


-r;


A dc 1 g an Ciu-
addc-Mecica, n dia
Marces, fieil dcl glo-
ritoMartyr S. Hypo-1
litot, los trea disde;
Agofto elafiodl Nal
cimio de hneftr Si!
a :dot lcla Chrifto de mil qtiientos y'
veyh y Too, doe mtesfe v tedio dcrpoes
quc fI tomcab a tdmbitirt y vn afio, nue
ua m-ey y cinco diar drjpme que Ferns
doCicrdte,CzpikI dieinmortal memorial, i
portVcntura anifad j vloriliberclidad,'
prude~leir,y ligionentc cn cll la pri-
mer1 vril air zl grand EIperadorMo-
tczama, regCndo en iouel ricorio,defle
nombre, noucnoRcy de los Mceicanor,,
en l afiodecimo odano dc h imperio.Ca
(i todos los Reycq,y re(oresque le clftau
nfulett fuerun c6 gridetSrcfenres a de'
sobediencia al C.picaz Fernando Cor-


H. de la I.-3








La ilustraci6n de Fray Francisco Vasquez, le atrajo el respeto
de sus compatriotas y lo hicieron acreedor a que se le confiaran
cargos honrosisimos. Di6 estimulos en su Convento a los j6venes
aficionados a las letras y form un archive extenso con documen-
taci6n antigua que se logr6 salvar en Almolonga (Ciudad Vieja),
despues de la inundaci6n. Entre esos legajos se hallaban algunos
debidos a la pluma de Fray Bartolom6 de las Casas, sobre la Verapaz,
antes que escribiera los suyos el Obispo Marroquin.



Fuentes y Guzman

Vino a la vida en Guatemala don Francisco Antonio de Fuentes
y Guzmin, regidor perpetuo del Ayuntamiento y cronista general.
Escribi6 voluminosa obra en la segunda mitad del siglo XVII
y de la que solamente se ha impreso la primera parte en Madrid, el
afio de 1882; lleva el titulo de "Recordaci6n Florida", obra de
capitalisima importancia.
Los otros dos tomos se conservan iniditos en el archive muni-
cipal de la ciudad de Guatemala.
Fuentes y Guzman no s61o escribi6 en prosa sino tambi6n en
verso: sus poesias son muy aceptables. Se ignora que fin tuvieron
muchas de sus obras ligeras, manuscritos de inestimable valor que
laboraba en horas que no empleaba en trabajos del Ayuntamiento,
al que sirvi6 mis de treinta y ocho aiios.


El Cronista Ximenez

Arque6logo, lenguista y escritor ficil, lleg6 a ser desde muy
joven Fray Francisco Ximenez, perteneciente a la Orden de Predica-
dores. Floreci6 en la Antigua Guatemala a fines del siglo XVII
y a principios del siglo XVIII. Una vez realize viajes repetidos por
todo el reino, estudiando el movimiento agricola y commercial y apren-
diendo various dialectos de los indios, labor con paciente dedicaci6n
tres tomos voluminosos de su Historia Natural del Reino de Gua-
temala, terminandolos el aiio de 1721. Describi6 Xim6nez, admi-
rablemente, los principles animals, minerales y vegetables de estas
tierras; luego adorn6 algunas piginas con dibujos trazados por 61
mismo. Estaban los manuscritos en el archive del Convento de
dominicos de esta capital, perdidndose de alli el afio de 1829.
Es el autor de "Las Historias del origen de los indios de esta
provincia de Guatemala, traducida de la lengua quiche al castellano
para mas comodidad de los ministros del S. Evangelio". Public
este libro, escrito el ailo de 1721, el Doctor Scherzer.








La ilustraci6n de Fray Francisco Vasquez, le atrajo el respeto
de sus compatriotas y lo hicieron acreedor a que se le confiaran
cargos honrosisimos. Di6 estimulos en su Convento a los j6venes
aficionados a las letras y form un archive extenso con documen-
taci6n antigua que se logr6 salvar en Almolonga (Ciudad Vieja),
despues de la inundaci6n. Entre esos legajos se hallaban algunos
debidos a la pluma de Fray Bartolom6 de las Casas, sobre la Verapaz,
antes que escribiera los suyos el Obispo Marroquin.



Fuentes y Guzman

Vino a la vida en Guatemala don Francisco Antonio de Fuentes
y Guzmin, regidor perpetuo del Ayuntamiento y cronista general.
Escribi6 voluminosa obra en la segunda mitad del siglo XVII
y de la que solamente se ha impreso la primera parte en Madrid, el
afio de 1882; lleva el titulo de "Recordaci6n Florida", obra de
capitalisima importancia.
Los otros dos tomos se conservan iniditos en el archive muni-
cipal de la ciudad de Guatemala.
Fuentes y Guzman no s61o escribi6 en prosa sino tambi6n en
verso: sus poesias son muy aceptables. Se ignora que fin tuvieron
muchas de sus obras ligeras, manuscritos de inestimable valor que
laboraba en horas que no empleaba en trabajos del Ayuntamiento,
al que sirvi6 mis de treinta y ocho aiios.


El Cronista Ximenez

Arque6logo, lenguista y escritor ficil, lleg6 a ser desde muy
joven Fray Francisco Ximenez, perteneciente a la Orden de Predica-
dores. Floreci6 en la Antigua Guatemala a fines del siglo XVII
y a principios del siglo XVIII. Una vez realize viajes repetidos por
todo el reino, estudiando el movimiento agricola y commercial y apren-
diendo various dialectos de los indios, labor con paciente dedicaci6n
tres tomos voluminosos de su Historia Natural del Reino de Gua-
temala, terminandolos el aiio de 1721. Describi6 Xim6nez, admi-
rablemente, los principles animals, minerales y vegetables de estas
tierras; luego adorn6 algunas piginas con dibujos trazados por 61
mismo. Estaban los manuscritos en el archive del Convento de
dominicos de esta capital, perdidndose de alli el afio de 1829.
Es el autor de "Las Historias del origen de los indios de esta
provincia de Guatemala, traducida de la lengua quiche al castellano
para mas comodidad de los ministros del S. Evangelio". Public
este libro, escrito el ailo de 1721, el Doctor Scherzer.









De Ximinez se sabe que naci6 en Ecija, Andalucia, el afio de
1666. Vino al reino de Guatemala, acompafiando al Presidente don
Jacinto Barrios Leal. Finaliz6 sus studios en el Convento de
dominicos.
Tradujo y coment6 el Popol-Vuj, libro que guardaron cuidado-
samente en sus hogares las principles families del Quich6 al tras-
ladarse a Totonicapan, Chichicastenango y otras poblaciones despues
del incendio de Utatlan, consumado por los castellanos. Los indios
sacaban copias del "Libro sagrado" para repartirlas a determinados
caciques.
El Popol-Vuj permaneci6 ignorado hasta fines del siglo XVII.
Por ese tiempo Fray Francisco Ximenez tuvo a su cargo el Curato de
Chichicastenango y estudiando la obra citada conoci6 su valor hist6-




















Interior del Convento de Santo Tomis Chichicastenango, en donde vivid el Padre Francisco Ximenez,
que tradujo el Libro Sagrado de los Quiches, en el siglo XVIII.

rico e hizo la traducci6n al castellano, muy mala por cierto, dindole
cabida en el libro primero de su Cr6nica de la Provincia de San
Vicente de Chiapa y Guatemala, obra que pudo guardarse inedita
en su Convento y luego la llevaron a la Universidad el ano de 1830.
Mis tarde se obtuvieron varias copias, haci6ndose cinco o seis edi-
ciones, la primera en Paris, en 1861; la segunda en el peri6dico de
la Sociedad Econ6mica; la tercera en el peri6dico "El Educacionista",
en 1894; la cuarta precedida de un studio preliminary del sabio gua-
temalteco Santiago I. Barberena, publicaci6n hecha en San Salvador
el afio de 1905.
Mis tarde se han hecho publicaciones del Popol-Vuj en varias
revistas.
En el seno de la Sociedad de Geografia e Historia de Gua-
temala se han venido dando detalles sobre el Popol-Vuj. A este









respect dice ilustrado escritor national que "no cesa el interns en
los circulos cientificos europeos por el mis important document
religioso del Nuevo Mundo. En la actualidad, el sabio frances,
Georges Renaud, anotador de la edici6n del abate Brasseur de Bour-
bourg, ha publicado una obra sobre el Popol-Vuj, estudidndola, des-
puis de veinte afios de trabajos, desmenuzando la traducci6n e inter-
pretaci6n del famoso abate.
A este prop6sito el Licenciado J. Antonio Villacorta C., mani-
fest6 en una conferencia pfiblica que 61 y el muy entendido qui-
cheista don Flavio Rodas, hicieron una version del C6dice, fielmente
sujeta al texto y sirviindose con especialidad del profundo conoci-
miento que el segundo tiene del alma y costumbres de nuestros
quiches, conocimiento indispensable para dar al Popol-Vuj, su inica
interpretaci6n.
Comenz6 el senior Rodas por dar al texto original su verdadera
fonetizaci6n, pues tal como lo public Brasseur para el pftblico fran-


















Habitaciones del padre Ximenez en el Convento de Santo Tomis Chichicastenango.

c6s result ininteligible en absoluto-seguin prueba concluyente que
se hizo-para un aut6ntico quiche, que no pudo entender una sola
palabra. En cambio, ley6 perfectamente el escrito por el senior Rodas.
En cuanto a las fantasias de Brasseur, ya-cilebres y deshechas
por la critical, baste decir de una: el Popol-Vuj cita un juego de
pelota, que el abate transform tranquilamente en un juego de
dados...."
La Sociedad de Geografia e Historia de Guatemala, hari un
esfuerzo publicando la verdadera version del que es acaso el mis
valioso de nuetros documents nacionales. Dicha publicaci6n sera
de gran novedad para el mundo cientifico que solamente conoce la
atroz traducci6n del falseador de nuestra historic: el abate Brasseur
de Bourbourg.








sefiores presidents que han gobernado, corregidores, alcaldias ma-
yores, principios de la Real Audiencia y circunstancias ocurridas
hasta fijarse; origen de las 6rdenes religiosas de ambos sexos, con
datos fundamentals de la Historia y afio de su entrada; los obispa-
dos y principios del Arzobispado con lista de los sujetos que han
ocupado las sillas eclesiasticas, sin olvidar las personas de su vene-
rable cabildo, censo prolijo de todos los pueblos y probable nimero
de individuos que mantiene este reino; longitudes y latitudes de los
lugares principles, con puntual descripci6n geogrifica de los linde-
ros en que se encierra, memorial de todos los santuarios, beaterios,
establecimientos de piedad y devoci6n, sin olvidar las imagenes
milagrosas expuestas a la pfiblica veneraci6n, un oportuno recuerdo
de los varones y mujeres ilustres de santidad, ejemplo y operaciones
heroicas con que han edificado este reino, sin que en este asunto se
le haya escapade alguna palabra en que falte a las reglas prescritas
por la silla apost6lica en las materials de santidad y culto. En una
palabra estos preliminares y apuntamientos son un libro indispen-
sable que necesita tener entire manos todo genero de personas Por
tanto y por que no encuentro en ellos proposici6n alguna que merezca
censura ni se oponga a las regalias de S. M., soy de parecer que
V. S. le conceda al autor la licencia que pide para su impresi6n.
Guatemala, 23 de noviembre de 1807.
"Sefior Provisor y Vicario General. 'Es de V. S. su siervo y
fiel capellan. (f.) Fr. Josd Antonio de Goicoechea".
Concedieron la licencia el Can6nigo Provisor Capitular y
Gobernador, del Arzobispado, Doctor Bernardo Pav6n; el catedratico
de la Real Universidad, el Can6nigo J. B. Dighero, el Oidor y Juez
general de imprentas, senior Villa-Urrutia y A. S. Polo, del Consejo
de S. M. oidor de la Real Audiencia.



El Historiador

Alejandro Marure

Entre los escritores que figuraron brillantemente en el pais,
a mediados del siglo anterior, descuella don Alejandro Marure, var6n
ilustrado, hijo de un guatemalteco del bando de los independientes,
martir por la independencia de Centro-Amirica.
Don Alejandro Marure se distingui6 como catedritico de
Derecho Natural y de Gentes en la Pontificia Universidad de San
Carlos de Guatemala; fu6 socio corresponsal de la Academia de
Legislaci6n y Jurisprudencia de Madrid. Dej6 trabajos hist6ricos
de gran m6rito: ademas de sus interesantisimas obras escritas en
elegant estilo y con gran acopio de datos, public el aiio de 1844,
en la imprenta "La Paz", la colecci6n de efembrides de los hechos









notables acaecidos en la Repiblica de Centro-Amirica desde el afio
de 1821 hasta 1842, seguidos de various catAlogos de presidents de
la Repfblica, Jefes de Estado, etc., etc.
Su magnifica obra intitulada "Bosquejo hist6rico de las revo-
luciones de Centro-America", que comenz6 a publicar el afio de 1837,
la suspendi6 a causa de hondos sinsabores que le produjeron mis
tarde las noticias y concepts en ella vertidas.
La continuaci6n de tan important trabajo se perdi6 desgra-
ciadamente hace pocos afios.


W.,rn


Alejandro Marure, notable historiador e ilustrado catedritico.


Marure distingui6se como elocuente orador.
Su retrato, pintado al 6leo, se destaca en el sal6n de actos de
la Escuela de Derecho, al lado de los de otros varones, honra y gloria
de Guatemala.
Don Alejandro Marure fu6 propietario de una bonita im-
prenta que, con nuevos elements, pas6 mas tarde a ser propiedad
de otras personas.







religiosos de Santo Domingo, Dos Cartas a Carlos V y otras a Felipe
II, sobre los abuses que los castellanos cometian con los indios. Se
cree que su muerte se deplor6 el afno de 1580.
El guerrero, el hombre de acci6n, el historiador fecundo, la
reliquia de un pasado glorioso, sucumbi6 ante el silencio y la tristeza
de todo un pueblo en formaci6n de honor. Lo sepultaron en una
de las b6vedas de la Catedral, frente a la portada que daba a la calle
del Tridentino.


El Cronista Remesal

Fray Antonio Remesal, naci6 en la Villa de Allariz, Galicia,
profes6 en el Convento de dominicos de Salamanca, en 1593. Vino
a Guatemala el aiio de 1613. Minuciosamente registry archives y
acumul6 datos con objeto de escribir su cr6nica en abril de 1615,
terminindola el 29 de septiembre de 1617. Las miserias y sufri-
mientos de los indios conmovieron intensamente su alma generosa
y comenz6 a defenderlos de las ingratitudes a que se veian sujetos
por la avaricia de los encomenderos, azote de los pueblos de Ameri-
ca: esa actitud despert6 contra e1 la animadversi6n de los que se
creian amos y sefiores de la raza indigena. Su cr6nica, antes de publi-
carla, la censuraron sus enemigos sin conocerla; por fin logr6 publi-
carla en Madrid, en 1619, a despecho de los que mal le querian.
Es rica fuente de informaci6n su Historia de la Provincia de
San Vicente de Chiapa y de Guatemala; es la mAs antigua con res-
pecto a los sucesos de la Am6rica Central. Escribi6 tambiin muchas
obras ligeras de indole religiosa y otras que revelan el carifio que
tuvo por este pais.


El Cronista Vasquez

Era native de Guatemala Fray Francisco Visquez, de la Orden
de Franciscanos, Lector jubilado, Calificador del Santo Oficio,
Examinador Sinodal de la Provincia de San Jorge de Nicaragua,
notario apost6lico, custodio y cronista de la Provincia del Santisimo
Nombre de Jesuis de Guatemala. Su obra intitulada "Cr6nica de
la Provincia del Santisimo Nombre de Jesus de Guatemala", esti
dividida en dos tomos muy voluminosos; el primero contiene 771
piginas y el segundo 894. Da la relaci6n de los sucesos que se des-
arrollaron desde la conversion de los indios de Utatlin, Guatemala
y Atitlin hasta los acontecimientos que se sucedieron en 1716.
Fu6 publicado el segundo tomo en ese mismo afio; los dos
libros son un arsenal de preciosos detalles hist6ricos. Tambi6n es-
cribi6 la vida admirable y virtudes heroicas del venerable Pedro de
San Jose Betancourt, del Orden de San Francisco y del hospitalario
de Belemitas de America.







religiosos de Santo Domingo, Dos Cartas a Carlos V y otras a Felipe
II, sobre los abuses que los castellanos cometian con los indios. Se
cree que su muerte se deplor6 el afno de 1580.
El guerrero, el hombre de acci6n, el historiador fecundo, la
reliquia de un pasado glorioso, sucumbi6 ante el silencio y la tristeza
de todo un pueblo en formaci6n de honor. Lo sepultaron en una
de las b6vedas de la Catedral, frente a la portada que daba a la calle
del Tridentino.


El Cronista Remesal

Fray Antonio Remesal, naci6 en la Villa de Allariz, Galicia,
profes6 en el Convento de dominicos de Salamanca, en 1593. Vino
a Guatemala el aiio de 1613. Minuciosamente registry archives y
acumul6 datos con objeto de escribir su cr6nica en abril de 1615,
terminindola el 29 de septiembre de 1617. Las miserias y sufri-
mientos de los indios conmovieron intensamente su alma generosa
y comenz6 a defenderlos de las ingratitudes a que se veian sujetos
por la avaricia de los encomenderos, azote de los pueblos de Ameri-
ca: esa actitud despert6 contra e1 la animadversi6n de los que se
creian amos y sefiores de la raza indigena. Su cr6nica, antes de publi-
carla, la censuraron sus enemigos sin conocerla; por fin logr6 publi-
carla en Madrid, en 1619, a despecho de los que mal le querian.
Es rica fuente de informaci6n su Historia de la Provincia de
San Vicente de Chiapa y de Guatemala; es la mAs antigua con res-
pecto a los sucesos de la Am6rica Central. Escribi6 tambiin muchas
obras ligeras de indole religiosa y otras que revelan el carifio que
tuvo por este pais.


El Cronista Vasquez

Era native de Guatemala Fray Francisco Visquez, de la Orden
de Franciscanos, Lector jubilado, Calificador del Santo Oficio,
Examinador Sinodal de la Provincia de San Jorge de Nicaragua,
notario apost6lico, custodio y cronista de la Provincia del Santisimo
Nombre de Jesuis de Guatemala. Su obra intitulada "Cr6nica de
la Provincia del Santisimo Nombre de Jesus de Guatemala", esti
dividida en dos tomos muy voluminosos; el primero contiene 771
piginas y el segundo 894. Da la relaci6n de los sucesos que se des-
arrollaron desde la conversion de los indios de Utatlin, Guatemala
y Atitlin hasta los acontecimientos que se sucedieron en 1716.
Fu6 publicado el segundo tomo en ese mismo afio; los dos
libros son un arsenal de preciosos detalles hist6ricos. Tambi6n es-
cribi6 la vida admirable y virtudes heroicas del venerable Pedro de
San Jose Betancourt, del Orden de San Francisco y del hospitalario
de Belemitas de America.














iL A PROVIICIA
AEL SANTISSMO is
BREDEJESVS DEQVATEMALA
ORDPEN DE N.-SERAPICO PADRI SAN-
rancifco nel Reyo fhiNuevaEfpaiia.
DWVIDIPAlEIN DOS TOMOS
STA FOR EL R. P. Fr. FRANCISCO
SVazque Lcdar Jubi!ado, Calificador del Santo
Officdo, Exaniinador Synodal de efle Obifpado, P.
'dJ .liPrvikcia de San Jorge de Nicaragua; Notario Apor.- "
tolico, Cuftodio, y Chronifta de cfta. ,
A(ALA A,V- EL M,R, P. Fr. JOSEPH GON- .
zalez PredCcador, Calificador del Santo Officio dela
-Inuiicion, Examinidor Synodal de efte Obifpado,
QyreguidaiezMiniftroProvincialdeeftaProvincia
t QVIEN LA DEDICA
t' VSTRISSIMO Y REVERENDISSIMO
kor Dodor, y Macftro dos vezes Jubi!ado, D.
.Juan Baprifia Alvarez de Toledo, del Regu- ?
e d 7c de Nurftro SerapbicaPadre San Francifco,
d ?ior Obifpo de Guatemala, y Verapaz, .
^ ejo de fu Mageftad: Hijo, y Padre
i -at.me de efta Snta Provicia. &c.


TOMO PRIME.RO
J Prwi o ra Guatemala en la Ymprenta de S. Fran4yco
.44sr *. Aio de 1714- *
s~ y *''' '^'-A ..










Il Doctor Jose

Mariano Padilla


Naci6 en Guatemala el 15 de marzo de 1810. Siendo muy
joven inici6 sus studios sobresaliendo entire muchos de sus com-
pafieros por su privilegiada inteligencia; tuvo la fortune de haber
sido uno de los discipulos predilectos del Can6nigo Castilla; concep-
tu6 ademis como a sus maestros al Doctor Pedro Molina, a P6rez,
Luna y a Lambar.
Al concluir el bachillerato comenz6 el aprendizaje de la medi-
cina, ramo de la ciencia en la que mis tarde habia de adquirir pro-
fundos conocimientos.
La Academia de Estudios fundada en los primeros afios de la
administraci6n del Jefe del Estado Doctor Mariano Galvez, le con-
cedi6 el titulo de Doctor en Medicina. En el desempefio de varias
citedras realize labor meritoria. Obra suya, en colaboraci6n con
otros de sus colegas fu6 la fundaci6n de la Sociedad de Medicina
el primero de agosto de 1847. Valiosos bajo todos concepts llega-
ron a ser sus servicios en la Sociedad Econ6mica, en la cual figure
como primer conciliario.
Conquist6 extensa clientele, llegando a adquirir popularidad
entire los desvalidos por su generoso desprendimiento; en muchas
ocasiones no s6lo recetaba a los enfermos pobres sino tambi6n les
pagaba de su peculio el valor de las medicines.
Tuvo a su cuidado enfermos del c6lera morbus en el Hospital
Provisional de San Sebastian, el afio de 1837.
En esta ciudad y en la Antigua Guatemala durante various
meses de angustias con motive de la peste, en que much gente
moria, el Doctor Padilla no falt6 un s61o moment a su puesto de
trabajo, iniciando con tino recomendable una series de medidas higi&-
nicas que permitieron a various medicos, desempefiar con 6xito su
fraternal sacerdocio. Sirvi6 a los menesterosos en la Casa de Mise-
ricordia, en 1864.
Su labor en la prensa y en el libro comenzada a la edad de
treinta afios manifest6se incesante. Escribi6 con dedicaci6n en el
"Mensual de Conocimientos Utiles" y. en el "Album de la Sociedad
Econ6mica". Debese a su pluma el Ensayo midico-hist6rico sobre el
origen de la enfermedad ven6rea o de los bubas y de interesantes
memories que contienen datos cientificos variados que consolidaron
la reputaci6n de hombre de ciencia que tuvo su autor, asi como la que
publicara con el titulo de "Las enfermedades end6micas de Gua-
temala". Su obra principal, extensa y variada es la "Historia de
Guatemala", desde los tiempos anteriores a la conquista, hasta des-
pues de su independencia del gobierno espafiol. Se ignora en poder
de quin se halla ese valioso manuscrito.
42









Su extensa ilustraci6n y honorabilidad hicieron que llegara
a figurar como Ministro de Instrucci6n Piblica y miembro promi-
nente del Congreso. Ademas, fu6 Decano de la Facultad de Medi-
cina, Catedritico de Cirugia de esta Universidad, Vive-Presidente
del Protomedicato de la Repfiblica, Individuo de las Sociedades de


fr FRAVISCO
. r~ *V-'. vf 1,
SW t.

I u .It. .'rt ** fl< I '11. .


X


" P.AUI'LA li'd.
I i-t Mi IA I*. t tj., 1

1 Bl(, i l .t ",


El Ilmo. sefiir Garcia Pelaez, historiador guatemalteco.

Geografia y Antropologia de Paris; Socio Corresponsal de la Acade-
mia Real de Medicina y Cirugia de Madrid, Miembro de la Sociedad
Americana y Oriental de Etnografia, Corresponsal de la Sociedad.
Mexicana de Geografia y Estadistica, Caballero de la Real Orden
Americana de Isabel la Cat6lica, etc., etc.


' ** 'i 31
r. -. i if~g i **









Fray Bartolom6 de las Casas era te6logo eminente, publicista
e historiador distiguido. En su "Brevisima Relaci6n" narra con
mano maestra los desmanes de los conquistadores. Muchos de los
sucesos de que nos habla fueron presenciados por 1l.
Escribi6, ademis de sus apuntes sobre la evangelizaci6n de la
Verapaz, su "Historia de las Indias", "La Apolog6tica Historia, la
Controversial con Sepilveda", las "Treinta proposiciones", los "Re-
medios para la reformaci6n de las Indias", las "Reglas para Confeso-
res", e innumerables escritos en diversos idiomas. El defensor de
los indios era un poliglota notable.


Labor Intelectual

de Otros Tiempos

Al transcurrir los afios, la prosa sagrada era labor asidua entire
ciertos religiosos de los Conventos de la capital del Reino. Otros
redactaban gramAticas y vocabularies de dialectos de indios, sin
faltar, desde luego, habiles narradores de acontecimientos notables.
El veridico historiador Remesal, refiri6ndose a los trabajos
literarios de los escritores de lejanos tiempos y de los que se dedi-
caron al studio de los dialectos de los indios, dice: "Y a estos
primeros padres se les debe much, que con gran fatiga y trabajo
y haci6ndose nifios siendo hombres perfectos y los mis viejos y
entrados en dias, revolvieron los principios de la Gramitica y las
cosas tan olvidadas como nominativos, declinaciones, verbos, conju-
gaciones y tiempos, para reducir a doctrine y ensefianza la ciencia
de las lenguas birbaras que usaban los naturales de estas tierras.
Segin el Licenciado don Virgilio Rodriguez Beteta, el mismo histo-
riador "afiade que los frailes escribian no s61o por su propia cuenta
sino que se juntaban en conferencias para dilucidar los puntos
dudosos expuestos a controversial (asi se explica la Doctrina en
lengua cachiquel escrita por tres autores conjuntamente), y en
capitulo celebrado en 1564 se mand6 que el fraile mis ilustrado
en lengua de los indios en cada Convento, escribiera una Gramitica
o vocabulario, se imprimiese y se pusiese a la venta del piblico para
que asi se le facilitara el aprendizaje al mayor nfimero de gentes
possible. En capitulos subsiguientes se repitieron anilogas 6rdenes,
y en breve fueron muchos los padres que aprendieron sin maestro,
solo por estas cartillas dadas al pfiblico. En competencia benefica,
dominicos, franciscanos y hasta mercedarios, y mas tarde jesuitas,
trataban de que su orden se llevara la palma en cuanto a mayor
nimero y mejor calidad de obras de lingiiistica, asegurando con ello
su preponderancia sobre la potestad civil y luego la de una orden
sobre las otras. No s61o escribian libros sino que fundaban citedras
de lenguas indigenas para compararlas con la Gramatica latina."-
Agrega Remesal:








Fray Francisco Aviles


Este franciscano, al rendir la jornada iltima dejaba termi-
nada su interesantisima Historia de Guatemala, desde los tiempos
de los indios hasta la fundaci6n de la provincia de los franciscanos,
habitantes de aquellas tierras, propagaci6n de los indios, sus ritos,
ceremonies, policia y gobierno. Como otras tantas obras, la de Fray
Esteban se perdi6.


El Cronista Juarros

El Br. Domingo Juarros naci6 en la Antigua Guatemala el
afio de 1752 y muri6 un afio antes de nuestra independencia.
De su obra "Compendio de la Historia de la ciudad de Gua-
temala" se publicaron dos tomos: la primera en 1809, en la Imprenta
de Beteta (edici6n muy escasa en la actualidad), y la segunda a
mediados del siglo anterior, en la Imprenta de Luna (don Luciano),
en la Calle de la Providencia, n6mero 2 (hoy 7' Calle Oriente).
Juarros se inspir6, para escribir su obra, en la de Fuentes y
Guzman. La comenz6 a laborar el afio de 1808. En 1809 envi6 los
originales a la imprenta, siendo terminada en 1818. No atinamos
los motives que tuviera la autoridad eclesiastica al retardar dema-
siado tiempo la licencia para que dicho autor publicara su obra y eso
que el sabio Goicoechea habia emitido el siguiente dictamen:
"Aprobaci6n del M. R. P. L. I. Exprovincial doctor Fr. Jose
Antonio Goicoechea.
"Sefior Provisor y Vicario General:
"Cuando U. S. mand6 pasar a mi censura los trabajos prelimi-
nares a la Historia de Guatemala, escritos por el Br. don Domingo
Juarros, Presbitero secular de este Arzobispado, ya tenia individual
raz6n de todo su contenido; el sumo aprecio que hago de la persona
del autor y el largo conocimiento que tengo de su juicio, luces y
talents, me ponen en estado de dar una gustosa pero necesaria
aprobaci6n de la obra. No necesita de mis calificaci6n de la grande
utilidad que debe resultar al piblico de su lectura que la claridad,
sencillez, verdad y laconismo conque expone muchas noticias, que
indtilmente se buscaria en otra parte. Me consta que las ha adqui-
ridos a fuerza de investigaciones prolijas, practicadas por muchos
afios a penas hay document relative a la Historia de Guatemala,
que no haya sido consultado con su eficacia. Los que leen estos
preliminares encontraran acopiadas las mis singulares noticias per-
tenecientes a todo este reino, su extension, provincias y pueblos; los
principios y fundaci6n del gobierno politico, lista individual de los
39








Fray Francisco Aviles


Este franciscano, al rendir la jornada iltima dejaba termi-
nada su interesantisima Historia de Guatemala, desde los tiempos
de los indios hasta la fundaci6n de la provincia de los franciscanos,
habitantes de aquellas tierras, propagaci6n de los indios, sus ritos,
ceremonies, policia y gobierno. Como otras tantas obras, la de Fray
Esteban se perdi6.


El Cronista Juarros

El Br. Domingo Juarros naci6 en la Antigua Guatemala el
afio de 1752 y muri6 un afio antes de nuestra independencia.
De su obra "Compendio de la Historia de la ciudad de Gua-
temala" se publicaron dos tomos: la primera en 1809, en la Imprenta
de Beteta (edici6n muy escasa en la actualidad), y la segunda a
mediados del siglo anterior, en la Imprenta de Luna (don Luciano),
en la Calle de la Providencia, n6mero 2 (hoy 7' Calle Oriente).
Juarros se inspir6, para escribir su obra, en la de Fuentes y
Guzman. La comenz6 a laborar el afio de 1808. En 1809 envi6 los
originales a la imprenta, siendo terminada en 1818. No atinamos
los motives que tuviera la autoridad eclesiastica al retardar dema-
siado tiempo la licencia para que dicho autor publicara su obra y eso
que el sabio Goicoechea habia emitido el siguiente dictamen:
"Aprobaci6n del M. R. P. L. I. Exprovincial doctor Fr. Jose
Antonio Goicoechea.
"Sefior Provisor y Vicario General:
"Cuando U. S. mand6 pasar a mi censura los trabajos prelimi-
nares a la Historia de Guatemala, escritos por el Br. don Domingo
Juarros, Presbitero secular de este Arzobispado, ya tenia individual
raz6n de todo su contenido; el sumo aprecio que hago de la persona
del autor y el largo conocimiento que tengo de su juicio, luces y
talents, me ponen en estado de dar una gustosa pero necesaria
aprobaci6n de la obra. No necesita de mis calificaci6n de la grande
utilidad que debe resultar al piblico de su lectura que la claridad,
sencillez, verdad y laconismo conque expone muchas noticias, que
indtilmente se buscaria en otra parte. Me consta que las ha adqui-
ridos a fuerza de investigaciones prolijas, practicadas por muchos
afios a penas hay document relative a la Historia de Guatemala,
que no haya sido consultado con su eficacia. Los que leen estos
preliminares encontraran acopiadas las mis singulares noticias per-
tenecientes a todo este reino, su extension, provincias y pueblos; los
principios y fundaci6n del gobierno politico, lista individual de los
39








Era un cumplido caballero y hombre de elegancia en todo;
conocia a fondo la literature clisica, escribia bien y distinguiase como
elocuente orador. Di6 alientos a varias empresas, entire ellas la
reedificaci6n del edificio de la Sociedad Econ6mica.
Hizo brillante defense del Doctor GAlvez cuando este ciuda-
dano ilustre ya no ocupaba el solio presidential. Estuvo en el Peru
y en Costa Rica.
Sus compatriotas deploraron su muerte el 17 de octubre
de 1869.


La Obra de Garcia Pelaez

Despues que Juarros escribi6 sus Memorias para la historic
de Guatemala, el Arzobispo Francisco Garcia Pelaez, obra que tiene
escogidas noticias que acusan diligente interns de parte de su author.
El senior Garcia Peliez public en su juventud, un opdsculo sobre el
sistema Federal en Centro-America y algunos otros trabajos sobre
diferentes asuntos.


Don Jose Milla

Despues del libro del Arzobispo Garcia Peliez, viene la inte-
resantisima Historia de la America Central, por don Jose Milla, que
fu6, a no dudarlo, uno de nuestros mejores literatos.
Doce meses mis tarde de nuestra emancipaci6n political, naci6
el que mis tarde iba a distinguirse en su tierra native como clisico
escritor, satirico intencionado, novelist ameno y notable escritor.
Estudi6 en el Seminario, donde form amistad intima con el
que fue mas tarde Licenciado Manuel Montfifar, guatemalteco
ilustre, autor de trabajos literarios de indiscutible mirito. Ambos
poseian libros selectos en todo ginero de materials, particularmente
en la literature, political, ciencias, artes y legislaci6n. El Licenciado
Gregorio Arbizi, salvadorefio, compafiero de Milla y de Montiufar
en el Seminario, decia de ellos que el primero manifestibase con sus
condiscipulos decidor y comunicativo, siendo muy agradable en su
conversaci6n y en su persona: el segundo era de genio vivaz, amigo
de la polimica, fogoso y de sobrado ingenio.
Ambos estudiaron muchos clisicos espafioles desde el cele-
brado autor del Poema del Cid, hasta Quintana y Moratin; leyendo
con delicia a Horacio y a Lamartine, rindiendo culto y admiraci6n
a Shakespeare, inclinandose ante Schiller, el genio po6tico levantado.
Milla sali6 del Seminario a los veinte afios, bien preparado
para las bregas del pensamiento: del afio de 1846 a 1848 escribi6
con ixito en "La Revista", peri6dico de la Sociedad Econ6mica de
44








Era un cumplido caballero y hombre de elegancia en todo;
conocia a fondo la literature clisica, escribia bien y distinguiase como
elocuente orador. Di6 alientos a varias empresas, entire ellas la
reedificaci6n del edificio de la Sociedad Econ6mica.
Hizo brillante defense del Doctor GAlvez cuando este ciuda-
dano ilustre ya no ocupaba el solio presidential. Estuvo en el Peru
y en Costa Rica.
Sus compatriotas deploraron su muerte el 17 de octubre
de 1869.


La Obra de Garcia Pelaez

Despues que Juarros escribi6 sus Memorias para la historic
de Guatemala, el Arzobispo Francisco Garcia Pelaez, obra que tiene
escogidas noticias que acusan diligente interns de parte de su author.
El senior Garcia Peliez public en su juventud, un opdsculo sobre el
sistema Federal en Centro-America y algunos otros trabajos sobre
diferentes asuntos.


Don Jose Milla

Despues del libro del Arzobispo Garcia Peliez, viene la inte-
resantisima Historia de la America Central, por don Jose Milla, que
fu6, a no dudarlo, uno de nuestros mejores literatos.
Doce meses mis tarde de nuestra emancipaci6n political, naci6
el que mis tarde iba a distinguirse en su tierra native como clisico
escritor, satirico intencionado, novelist ameno y notable escritor.
Estudi6 en el Seminario, donde form amistad intima con el
que fue mas tarde Licenciado Manuel Montfifar, guatemalteco
ilustre, autor de trabajos literarios de indiscutible mirito. Ambos
poseian libros selectos en todo ginero de materials, particularmente
en la literature, political, ciencias, artes y legislaci6n. El Licenciado
Gregorio Arbizi, salvadorefio, compafiero de Milla y de Montiufar
en el Seminario, decia de ellos que el primero manifestibase con sus
condiscipulos decidor y comunicativo, siendo muy agradable en su
conversaci6n y en su persona: el segundo era de genio vivaz, amigo
de la polimica, fogoso y de sobrado ingenio.
Ambos estudiaron muchos clisicos espafioles desde el cele-
brado autor del Poema del Cid, hasta Quintana y Moratin; leyendo
con delicia a Horacio y a Lamartine, rindiendo culto y admiraci6n
a Shakespeare, inclinandose ante Schiller, el genio po6tico levantado.
Milla sali6 del Seminario a los veinte afios, bien preparado
para las bregas del pensamiento: del afio de 1846 a 1848 escribi6
con ixito en "La Revista", peri6dico de la Sociedad Econ6mica de
44








Amigos del Pais, de cuyo cuerpo directive fui diligente Secretario.
Despuis del aiio de 1850 comenz6 a estudiar las costumbres del
pueblo que las narr6 mis tarde en sus articulos impregnados de
felices ocurrencias.
La tendencia de observador que siempre tuvo el senior Milla
en grado muy alto, unido al studio que hizo del idioma castellano,
como de various dialectos de indios, debia producer sus frutos al correr
del tiempo.
No pudo dedicarse en aquellos dias a trabajos literarios por
haberlo nombrado el Gobierno official mayor del ministerio de Rela-
ciones Exteriores, despuis de prestar importantes servicios como
Secretario de la Hermandad de Caridad del Hospital de Guatemala,
y haciendo compaiifa al Presidente de la Repfblica, de quien era
Secretario, a expediciones por los departamentos de la Repiblica.
Al recibir el nombramiento de redactor del peri6dico official
del gobierno, comenz6 su labor intellectual fecunda y llena de nove-
dad interrumpida algunas veces por los cargos que le confiaron, como
subsecretario general del Gobierno, Consejero del Estado y Diputado
a la Asamblea en various periods. Realiz6 su primer viaje a Norte-
America el aiio de 1858 llevando delicada misi6n especial.
En 1861 public el peri6dico "Hoja de Avisos" apareciendo en
6l la primera series de sus "Cuadros de Costumbres" ; hay tanta exacti-
tud en la descripci6n de sus escritos, asi como de los caracteres, tanta
lozania de ideas, tanta pureza en el lenguaje, que la sociedad gua-
temalteca poco adicta a la lectura recibi6 con agrado todo cuanto el
senior Milla escribia.
La "Hoja de Avisos" desapareci6 en 1862, y el primero de
enero de 1864 publicaba "La Semana", en la que aparecieron sucesi-
vamente la segunda series de los "Cuadros de Costumbres", sus
novelas "La Hija del Adelantado", "Los Nazarenos", "El Visitador",
el "Libro sin Nombre" y muchas poesias joco-serias.
Estas obras fueron escritas en pocos afios, sin contar con una
infinidad de cuentos, an6cdotas, asuntos hist6ricos, biografias de
hombres notables de Guatemala, todo revestido de amenidad e inte-
rs ; para escribir lo que hemos citado, entr6 a los hogares, estudiando
las diversas classes de la sociedad.
Las costumbres del pais, idioma y nuestras canciones y dicha-
rachos populares, todo lo pint6 Milla con mano maestra, en paginas
inmortales.
En sus articulos series sobre asuntos sociales puso al alcance
del pueblo la moral mis sana, como emanada de un coraz6n noble y
generoso como el suyo.
A la caida del Mariscal Vicente Cerna, don Josi Milla aban-
don6 el pais dirigiindose al exterior, adquiriendo nuevo caudal de
conocimientos en Norte-America, Inglaterra, Francia e Italia. La
fama de su talent e ilustraci6n habia salvado las fronteras patrias
y a su llegada a Paris lo invit6 a que escribiera en el "Correo de Ultra-
mar", Mr. Mourgues, miembro important de la Uni6n de la Prensa
45










Hispano-Americana y Director Gerente de dicho peri6dico. Conoci6
y cultiv6 amistad con el famoso hombre de ciencias M. Littre, que
habia redactado "El Nacional", en la capital de Francia, en 1839.
El senior Milla comenz6 a su llegada a Europa, a preparar la
obra "Un viaje al otro mundo pasando por otras parties Tres afios
permaneci6 fuera de la patria y a su regreso radic6se en la hacienda
"Quezada", en Jutiapa, dedicindose a escribir su Historia de la
America Central, desde el descubrimiento del pais por los espafioles
(1502), hasta su independencia de Espaiia, precedida por una noticia
hist6rica relative a naciones que habitaban Centro-Am&rica a la lle-
gada de los castellanos. Fu6 editado el primer tomo en 1879 en la
imprenta "El Progreso", propiedad del Licenciado Francisco Lain-
fiesta. Mis tarde apareci6 el segundo tomo, libro que no pudo
completar a causa de su muerte. La misma imprenta edit6 la mayor
parte de las obras de nuestro novelist.
Antes habia dado a luz "Las memories de un abogado".
El "Diario de Centro-America" engalan6 sus columns con
los articulos intitulados "Canasto del Sastre" y con su novela "His-
toria de un pepe".
Amigo leal de personajes politicos a quienes le toc6 en suerte
servir, lo hizo sin espiritu de medro. Desde su regreso a Europa
el senior Milla permaneci6 ajeno a la political, entregado a sus trabajos
y al amor de la familiar.
Con sus articulos sueltos publicados en diversos peri6dicos
se podrian editar unos cuantos libros de muy sabrosa y entretenida
lectura, con asuntos que han sido y sernn para todas las 6pocas, con
observaciones atinadas sobre las tendencies de la literature, con
studios del coraz6n human y variados asuntos sazonados por critical
serena.
Todos los trabajos literarios del senior Milla dejan en el
coraz6n y en la mente de quien los lee, una ensefianza determinada,
una doctrine sana, un ejemplo noble: sus obras conservan el vigor
y el aroma a trav6s de los afios, porque lo que una vez interest a las
inteligencias por su bondad, interesando despu6s aunque haya cam-
biado por complete en ideas los sentimientos y las costumbres.
No han faltado, desde luego, en los modernos tiempos, las
critics sobre las obras del senior Milla; pero ninguno de esos critics
ha podido hacer una labor mental tan extensa y hermosa como la
de nuestro ilustre maestro.
Permitasenos consignar aqui una nota intima: llegibamos
constantemente a la casa de la imprenta del "Diario de Centro-
America" en la 6' Avenida Sur, casa vieja donde hoy se alza el edifi-
cio del Banco Internacional; trabajaban en el taller tipografico el
mexicano Francisco Samayoa, Maximiliano Mazariegos y otros. El
senior Milla necesit6 un dia enviar una carta a don Julio Rossignon
y no habiendo quien lo hiciera, le ofrecimos nuestros servicios, que
fueron aceptados con aquella bondad que siempre lo distingui6,
llamandole la atenci6n la prontitud con que cumplimos el encargo.

































ir




.- st .,.






Q t~'''~~1 S 3

4 ,.. .1-
A .1;tt':..tg*gt, ~s:i
*1 'I CI\ *S'Ir "'V '




rEVt ''''A i*"~''.

t/s'U *'j



i's'' .

I., "






RC ;t71:.4

JOS MIL Y,:~ VIDAURRE
...,:,Histnado y**** novelist








Don Jose llam6 a Samayoa para indicarle que nosotros podiamos
hacer el servicio constant de llevar las "pruebas" a la casa de los
colaboradores del Diario: en este trabajo nos conocieron y nos guar-
daron consideraciones, no obstante que iramos muy nifios, Marco J.
Kelly, Valero Pujol, Antonio Machado, Domingo Estrada, Leonardo,
Ismael Cerna, Fernando Cruz, Justo Milla, Eugenio Dussasay, Magin
Llaven, Enrique Martinez Sobral (padre), Domingo Arroyo, Enrique
Pezado y Seguro, el insigne Ricardo Casanova y Estrada y otros
muchos hombres ilustres que ya pagaron su tribute a la tierra.
Desde entonces don Jos6 nos profes6 especial afecto que no
se extingi6 sino hasta la noche fatal y triste del 30 de septiembre
de 1882.
El autor de "Los Nazarenos" tendria cuando lo conocimos,
de 57 a 58 afios, poco mis o menos. Era bajo de cuerpo, de robusta
complexion, de fisonomia agradable, reveladora de una bondad
exquisite: frente despejada, cabello lacio y bigote bien cuidado;
usaba trajes sencillos al par que elegantes; acostumbraba llevar saco
o levita ribeteada con cinta fina de seda negra; tuvo siempre espe-
cial cuidado de llevar cuello limpio y elegant corbata negra y el
calzado esmeradamente lustrado.
Gustaba de fumar "puro" y al sentarse a escribir lo colocaba
sobre un pequefio platillo de metal,
Nunca se nos olvidara que en cierta ocasi6n lo acompafiamos
a hacer la compra de un sombrero en el almac6n de Castanet. La
casualidad quiso que a esa misma tienda llegara moments antes el
Doctor Lorenzo Montifar; el saludo fu6 cordial entire los dos hom-
bres eminentes, no obstante estar distanciados por los ideas political
y religiosas; se inici6 entire ellos acto continue una conversaci6n
franca, agradabilisima y culta: abundaron en esos-instantes recuerdos
de 6pocas lejanas, se oyeron rasgos de ingenio y de peregrinas obser-
vaciones, demostrando los dos exquisite afabilidad. i Qui hombres
y que tiempos aquellos!
Un dia enferm6 nuestro ilustre literate. Vivia el maestro
en la 14 Calle Poniente, ni6mero 3, frente al llamado "Cantarill6n".
Asi, sufriendo penosamente, se ocupaba de corregir las pruebas del
indice de su obra "Historia de la America Central".
Al llegar la noche del 30 de septiembre de 1882 el caso de la
enfermedad era considerado perdido. El paciente presentaba al-
gunas manifestaciones de enegia. A las doce su voz se iba apagando,
haci6ndose dificultosa la palabra.
De pronto llam6 a su esposa e hijos: "que se acerquen todos",
decia con voz d6bil y reposada.
Un profundo sentimiento de dolor embargo el inimo de los
presents, haciendose la escena triste y conmovedora.
Las personas que se hallaban en la habitaci6n, presenciaban
profundamente emocionadas c6mo se iba extinguiendo la vida del
ilustre ciudadano, cuyo desaparecimiento afectaria a Guatemala
entera.








En esos instantes sostenia el cuerpo del inoribundo el Doctor
Pedro Molina Flores.
A las doce y quince minutes el paciente hizo un esfuerzo
supremo; envolvi6 en una mirada a los series queridos que rodeaban
su lecho y luego, como si fuera esa la expresi6n de su postrer des-
pedida, despuis de brevisima conmoci6n se dormia en brazos de la
muerte!
Guatemala intellectual quiso rendir el liltimo homenaje de
carifio y de admiraci6n al insigne literate que durante largos afios
cautiv6 la atenci6n piblica con las concepciones de su talent excep-
cional: los hombres mas notables, la flor de los escritores guatemal-
tecos acompafi6 su firetro al Cementerio, donde con sentidas frases
despidieron al escritor national, el orador parlamentario Licenciado
don Antonio Machado y el tribune popular salvadorefio, Doctor
Francisco E. Galindo. La oraci6h fuinebre de este uiltimo atrajo
tremenda tempestad sobre el "Diario de Centro-America".
La desaparici6n del eminente literate enlut6 el alma national
y oprimi6 con el peso de los grandes dolores una familiar cuyo hogar
quedaba pobre y desolado.
Tal fue el novelist cuya existencia llevada por la senda del
deber, iluminada por el intelecto prodigioso, adquiere a trav6s de
los afios el tinte inconfundible de la gloria!


Agustin G6mez Carrillo

Continue la obra hist6rica del ilustre Jose Milla, el Licenciado
Agustin G6mez Carrillo, notable guatemalteco que prest6 diversos
servicios a su patria.
Los padres de don Agustin fueron el jurisconsulto y literate
don Ignacio G6mez y dofia Carmen Carrillo y Nijera. Naci6 en esta
capital en febrero de 1842. En el Colegio Seminario estudi6 huma-
nidades y filosofia, obteni ndo el titulo de letrado. Desempefi6
muchos empleos ptiblicos desde muy joven figurando como Dipu-
tado a la Asamblea Naciona Legislativa en dos periods y tuvo a su
cargo la redacci6n de "El Guatemalteco", Diario Oficial, y de otras
publicaciones series. Sirvi6 catedras en various centros de ensefianza
en esta capital.
Viaj6 por Centro-Amirica, Cuba, Inglaterra, Francia y Espafia.
Product de las observaciones que hiciera en esa gira fue el libro
por 61 publicado con el titulp de "Un viaje por Espaiia".
Por comisi6n del Gobierno de Guatemala continue la obra de
la Historia de Centro-America, que empezara con tan brillante 6xito
el.sefior Milla.
Public, ademas, varies obras elementales sobre moral e his-
toria patria. Fu6 miembro de la Academia Espafiola y de varias
agrupaciones cientificas y literarias del pais. Se distingui6 como
literate ilustrado, campeando en sus escritos estilo correct y elegant.
49 H. de la I -4









Doctor Lorenzo Montufar

Son apreciabilisimas las obras de este prominent ciudadano,
Perteneci6 a aquella generaci6n de hombres integros, de hom-
bres convencidos y patriots, que al valor moral unieron la probidad
mas absolute y que a la fe en las finalidades de su causa, unieron
el mis intense bregar en pro de una victoria cuya enseia habia de
tremolar por sobre los accidents del tiempo y de las cosas.
F


DR. LORENZO MONTUFAR,
hibil politico, historiador, literate, economist, jurisconsulto, orador y diplomitico.

Naci6 en la ciudad de Guatemala, el 11 de marzo de 1823.
Debe ser estudiado como politico, historiador, literate, econo-
mista, diplomitico, estadista, jurisconsulto, orador, periodista, pole-
mista y professor.








Pocas personalidades de la America Central ofrecen vida
piblica tan notable en sus diferentes manifestaciones. Era muy
joven el senior Montifar cuando se di6 a conocer por sus ideas avan-
zadas y su ilustraci6n, la que robustecida por el constant studio
de las obras que con dificultad llegaban al pais, por conceptuirseles
nocivas aumentaban su interns por las modernas doctrinas.
En la Universidad de San Carlos se le neg6 el derecho de
obtener el titulo de Bachiller en Teologia despuis de haber obtenido
los bachilleratos en los Derechos Civil y Can6nico, por haber hecho
el curso respective, al mismo tiempo que concurria a las classes de
la asignatura civil. Se pens6 que tantos bachilleratos eran dema-
siados para un joven. Sus conocimientos en la material lo hicieron
escribir un folleto refutando los errors de la obra sobre Derecho
Civil del Doctor Doroteo Jose Arriola. No se le contest por consi-
derarse deprimente discutir con un joven. Public un segundo
folleto que obtuvo el resultado de suspender la obra del Doctor
Arriola.
En aquella ipoca el joven Montifar se hizo cargo de dirigir
el hist6rico negocio de la Retes, que tanta reputaci6n le diera por la
habilidad y conocimientos que demostr6, asi como por el valor civico
que requeria; tuvo que hab6rselas con el orador del partido domi-
nente, el Doctor y Maestro don Andris Andreu, Director de la con-
traparte y persona de poderosa influencia en los circulos oficiales.
Con motive de los rosamientos desagradables que la discusi6n
de aquel negocio origin, el senior Montffar sufri6 la antipatia de
las personas que se consideraban heridas por la brillante destreza
de su pluma y de su palabra y se vi6 privado en la citedra que habia
estado desempefiando por encargo del senior Marure; pero muy poco
despues el jurisconsulto don Venancio L6pez lo recomend6 para que
lo sustituyera en la de Derecho Civil.
Entonces el senior Montifar public un trabajo titulado Apun-
tamientos sobre graduaci6n de acreedores que sirvi6 para consultas,
tanto de los estudiantes de Derecho, como de los estudiantes que se
dedicaban al Foro. Escribi6 en seguida un opisculo sobre C6digos
que habia formado en El Salvador el Doctor don Isidro Menindez;
una disertaci6n sobre Los Privilegios de los menores, la cual com-
prendia los diferentes derechos del hombre desde la concepci6n
hasta la muerte producida por la vejez. Tambi6n escribi6 otros
opdsculos sobre la ineficacia e ilegalidad de las menorias testamen-
tarias, entonces en uso; explic6 c6mo debian entenderse algunos
pasajes de las Leyes de Partida; hizo un trabajo minucioso acerca de
las Concordancias entire las leyes de Toro y las de la Nueva y Novi-
sima Recopilaci6n; y otro sobre las dudas que presentan los Comen.
tarios a las leyes de Toro.
El nombre que el senior Montiufar habia adquirido a los veinte
y cuatro afios de edad, como catedritico, polemista, comentador juri-
dico y abogado, sin haber obtenido anm su investidura, se extendi6 a








lo politico cuando comenz6 a manifestar su amor por la justicia y la
libertad, haciendo publicaciones contra los abuses, publicaciones que
le ocasionaron tenaz persecuci6n, obligindole a permanecer oculto;
logr6, gracias a la creencia que muchos de los funcionarios tenian en
una pr6xima caida del partido dominant, hacer con todo sigilo los
exmenes para obtener su titulo de abogado y abandonar el pais,
iniciando el destierro en que permaneceria largo tiempo.
Dirigi6se a la capital salvadorefia donde era ventajosamente
conocido por la publicaci6n que en "La Gaceta" habia hecho de algu-
nos de sus trabajos juridicos y recibi6 satisfactoria acogida. A poco,
a solicitud de varies j6venes, abri6 sin aceptar remuneraci6n alguna
una clase de leyes a la cual llegaron todos los estudiantes de Derecho
de San Salvador.
Mientras tanto, en Guatemala se verificaban sucesos de im-
portancia que hacian dificil la situaci6n del Gobierno; iste, para
disminuir los peligros que lo amenazaban, dispuso convocar una
Constituyente de conformidad con los deseos de algunos liberals.
El senior Montilfar fu6 propuesto como candidate para Diputado por
el departamento de Guatemala y despues de elecciones refiidas
triunf6. Al tener noticia de su nombramiento regres6 a Guatemala
y lo hizo en el mes de septiembre, cuando el General Carrera se
encontraba fuera del poder y tom6 posesi6n de su cargo.
Aquella Asamblea nombr6 al senior Montffar uno de sus
Secretaries y miembros de la Comisi6n de Gobernaci6n, causindole
poco despues dolorosas decepciones political, las primeras de las
innumerables que experimentara en el curso de su agitada existencia.
La proposici6n que tuvo por objeto legalizar la creaci6n de la
Repfblica de Guatemala, decretada por el General Rafael Carrera,
fue oida por la mayoria de los unionistas con una sorpresa ofuscadora
que no les permiti6 reflexionar por el moment, debido al respeto
que les inspiraba el prestigio y honorabilidad del ilustre patritoa
Jose Francisco Barrundia, quien habia caido con la ingenuidad
proverbial que lo caracterizaba en una celada cuidadosamente pre-
parada; pero muy pronto el senior Montuifar comprendi6 las conse-
cuencias desastrosas del paso que se acababa de dar y sinti6 una
pena atormentadora, reconociendo que se habia inferido una herida
mortal a la patria por e1 tan amada y que jams dej6 de existir en
sus afectos, por que no se borr6 de su coraz6n, pues siempre fu6
partidario incondicional de la unidad centroamericana.
En la discusi6n que en la Asamblea se tuvo de los asuntos que
dispusieron de la suerte de Guatemala, y de Centro-America toda,
el senior Montffar mostr6 el mismo ardor con que siempre defendi6
la causa del derecho y de la libertad, y entr6 en choque franco con
los recalcitrantes, quienes lo atacaron vigorosamente y aquel choque,
segtin sus propias palabras, le acarre6 una situaci6n insoportable
que lo hizo abandonar su pais natal.








Al regreso del General Carrera, a quien entreg6 el mando
don Mariano Paredes, el senior Montifar, que habia combatido ese
regreso emigr6 de nuevo a El Salvador, acompafiado de Jose Fran-
cisco Barrundia y de don Manuel Irungaray. Se incorpor6 de abo-
gado; pero poco despues parti6 a Costa Rica por desavenencias con
el President Doroteo Vasconcelos.
En Costa Rica pas6 gran parte de su vida. Form6 su hogar,
fu6 Magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Ministro de Rela-
ciones, de Instrucci6n Pfblica, de Culto y Beneficencia, de Guerra,
de Gobernaci6n, Rector de la Universidad, Profesor, etc. Con su
profesi6n form una fortune. Hizo entonces su primer viaje a los
Estados Unidos. Sus enemigos por motives litigiosos lo arruinaron
econ6micamente y pas6 a El Salvador, donde gobernaba su amigo
el General Gerardo Barrios, quien le confi6 la plenipotencia en
Washington.
En la capital americana descubri6 un plan para la creaci6n de
un imperio, como en 1822 y 6sto le vali6 tremenda tempestad, la mis
formidable que sufriera el ap6stol en su vida. Irisarri lo atac6
violentamente. Entonces ayud6 en todo lo que pudo a la causa repu-
blicana que defendia Juirez en Mixico.
Al volver al Salvador el Gobierno le confi6 una misi6n diplo-
mitica en Europa; desempefiindola estaba cuando cay6 el General
Gerardo Barrios. El senior Montiufar regres6 a Costa Rica; pero
por sus escritos politicos se vi6 obligado a salir del pais yendose a pie
por entire las montafias, hasta la costa del Atlintico, pues tal orden
se le habia dado, y embarcindose en un pequefio cayuco, sigui6
rumbo a El Salvador pasando por Nicaragua.
Pero no convenia su presencia al Gobierno salvadorefio, que
lo envi6 de Ministro al Peru, por intervenci6n de su amigo el Doctor
Arbizii, Ministro de Relaciones, quien evit6 que lo expulsaran vio-
lentamente. En el Peru hizo brillantes exAmenes de incorporaci6n,
que le merecieron uninimes elogios de la prensa. Llamado por sus
amigos, regres6 a Costa Rica.
El President don Bruno Carranza le confi6 la carter de
Relaciones Exteriores, Instrucci6n Pfiblica, Culto y Beneficencia.
En este period de su vida triunf6 la revoluci6n del 71 habi6n-
dole llamado desde luego, el General Garcia Granados. No se vino
el senior Montufar inmediatamente, por desconfiar del liberalism
de various miembros del Gabinete; pero como Costa Rica se convir-
tiera en refugio de reaccionarios centroamericanos, el Presidente
Guardia, bajo su influencia, cambi6 de program contra la opinion
del senior Montufar que s61o pudo lograr que se impidiera la entrada
al pais de los jesuitas expulsados de Guatemala y El Salvador y
disgustado resolvi6 regresar a Guatemala.
El General Justo Rufino Barrios lo nombr6 Rector de la Uni-
versidad Nacional y luego march a Espafia con la misi6n de arreglar
la dificultad diplomitica surgida por el reconocimiento de la belige-








rancia de Cuba hecha por nuestro Gobierno. El senior Montifar
triunf6 haciendo que el Gabinete de Madrid diera un voto de censura
al Conde de Balmaceda, Capitin General de Cuba. En la Real
Academia Espafiola, mereci6 por sus brillantes participaciones en
algunas discusiones acadimicas, el elogio de hombres como Campo-
amor y Castelar.
Al volver ocup6 un sill6n de Magistrado en la Corte Suprema
y recibi6 el encargo de redactar los C6digos Civil y de Procedimien-
tos Civiles. Ocup6 despuis el Ministerio de Instrucci6n encargin-
dosele ademis, el de Relaciones y en el primero especialmente dej6
profunda y luminosa huella por su intense amor apost6lico por la
juventud, reformando la ensefianza y hablando, 61 primero, de
manera elocuentisima en pro de la libertad del pensamiento. Tam-
bien los artesanos merecieron su celo incansable. Inaugur6 la bri-
llante sociedad literaria "El Porvenir", que cont6 con el decidido
apoyo del Ministro de Instrucci6n.
No seria possible echar en olvido el period mis brillante de
nuestra vida parlamentaria, dejando de mencionar los discursos que
se pronunciaron en la Asamblea Constituyente del aiio de 1879 al
discutir la Constituci6n vigente, a la cual di6 el senior Montifar el
colorido liberal que le sirve de adorno y de prestigio. Como miembro
de la Comisi6n que redact6 el proyecto, el senior Montuifar fui el
iniciador de las grandes doctrinas liberals que contiene, y el que
con su palabra arrebatadora y elocuente, las sostuvo, defendiendolas
de los ataques de los oradores mis notables del partido conservador,
a quienes resistia con brio y apareci6 como la luz que guiaba aquel
famoso cuerpo de inteligentes patriots, de tal modo, que, sin el
Doctor Montifar nuestra Ley Fundamental careceria de sus tras-
cendentales principios. Los puntos que trat6 con mayor lucimiento
fueron los que se refieren a la nacionalidad de los centroamericanos,
al sistema unicamarista, a la prohibici6n de asociaciones monisticas
y religiosas y la libertad de cultos.
Tambiin corresponde recorder el discurso que pronunci6 en
la sesi6n del 6 de abril de 1881, cuando el Ministro de Gobernaci6n
concurri6 a la Asamblea para sostener su iniciativa sobre la obliga-
ci6n de celebrar el matrimonio civil antes que el matrimonio religio-
so, y el Doctor Montdfar accediendo a especial invitaci6n concurri6
tambi6n; pero no crey6 oportuno ocuparse del asunto desde el punto
de vista formal que correspondia al iniciador, sino en lo relative a
la parte hist6rico-filos6fica.
Muchos detalles administrativos que no es del caso mencio-
nar habia hecho que el Doctor Montifar intentara ausentarse de la
Repiblica para trasladarse a otra de las de la America Central; pero
el General Barrios no lo consinti6 en consideraci6n a lo que podria
deducirse de aquel paso; y lo nombr6 Ministro en Washington en
enero de 1882 y entonces ocurri6 su conocido choque con el General
Barrios por la cuesti6n de limits con Mexico. Tuvo que irse a









Costa Rica y al decretarse en Guatemala la Uni6n Centroamericana
olvid6 con grandeza de alma sus resentimientos, y escribi6 en favor
de aquel paso hacia la nacionalidad. Por sus convicciones unionis-
tas se retir6 a PanamA.
Al volver al pais, despuis de la catistrofe de Chalchuapa,
sigui6 luchando por sus ideales de toda la vida con mAs ardor
que nunca, al frente del Club Liberal en 1885. Favorecido por ese
Club en las elecciones para la Constituyente, el Gobierno expuls6
del pais al Doctor Montfifar, obligindolo a levantarse de la mesa
donde comia, para conducirlo al tren, no permitiindole llevar mis
que su sombrero y una cajita de puros. Fue a M6xico; pero se
reembarc6 para El Salvador de donde tambien fue expulsado a
solicitud de una legaci6n ad hoc que habia acreditado el Gobierno
del General Manuel Lisandro Barillas. Lleg6 a Costa Rica y volvi6
a Guatemala por el cambio de political de 1887, a ocupar la Cancille-
ria por pocos meses. Se le nombr6 para Madrid, desempefi6 su
misi6n y regres6 a Guatemala, pasando por Estados Unidos y Costa
Rica.
Proclamando candidate a la Presidencia en las postrimerias
del gobernante General Barillas, triunf6 el General Reyna Barrios y
la misma Asamblea que hizo la proclamaci6n presidential, declar6
Benemerito de la patria al Doctor Montifar.
Hizo un viaje por motives de salud a California y en la travesia
fue victim de un ataque congestive, del que ya no pudo reponerse.
Varias son los obras que el Doctor Montifar dej6 escritas:
Los siete tomos de la Resefia Hist6rica de Centro-Amirica.
En esa obra el autor present con la sinceridad de sus convic-
ciones, nuestra vida, abundante en luchas y desgracias.
La Economia Potitica que para obra de texto escribi6 el
Doctor Montiufar, ha sido calificada en los tirminos mas honrosos
por ser un tratado que reune las condiciones mas completes de la
didactica y por 6sto ha sido adoptada para la ensefianza de muchos
establecimientos dentro y fuera de Centro-Amirica y muy especial-
mente en los de la Repuiblica mexicana.
El Dualismo Imposible, es la monografia mas complete que
se ha descrito sobre la trascendental cuesti6n de la independencia
entire la Iglesia y el Estado.
El Derecho Internacional que era una de las materials que 61
conocia con mas profundidad, le di6 tema par escribir el compendio
titulado: "Derecho de Gentes y Leyes de la Guerra".
Muchos trabajos hist6ricos de concienzudo analisis, demues-
tran el conocimiento que el Doctor Montffar tenia en la march de
la humanidad; y una series de escritos gramaticales ponen en eviden-
cia los que poseia de nuestro idioma.
Su estilo es sencillo, muy agradable, claro y conciso, de tal
modo que nadie deja de comprender lo que salia de su pluma.









Recibi6 muchas distinciones academicas. Entre otras, ade-
mis del titulo de correspondiente de la Lengua en cuyo diccionario,
duod6cima edici6n colabor6, tenia las de acad6mico de las Reales
Academias de la Historia y Jurisprudencia de Madrid, el de la
Academia de Bellas Artes de Santiago de Chile, el de la Sociedad
de Geografia de Paris y otras muchas.
Recordaremos para concluir que fu6 partidario incondicional
de la uni6n centroamericana, que al hablar de su nacimiento dice:
"Que naci6 cuando Centro-America era una; cuando no habia sufrido
mis desmembraci6n que la de Chiapas: cuando formaba una sola
nacionalidad cuyos limits eran la Repdblica mexicana, Colombia y
ambos oc6anos y esta extension territorial sin desmembraciones
cuando vi6 la luz, la consider siempre como su patria".
El Doctor Montifar fue un hombre en sus uiltimos tiempos
de quien se pudo decir que vivi6 sufriendo y sufri6 en silencio, alar-
mado siempre ante la idea de que los suyos, a quienes profesaba
carifio entrafiable, se afligiesen del estado alarmante de las dolencias
que lo agobiaban.
Parece impossible que se pueda sufrir mis en menos tiempo,
y sin embargo durante los uiltimos meses de su enfermedad conserve
entera la raz6n y claro el juicio aunque ya dificultosa la palabra en
sus labios, aquella palabra que habia sido arrebatadora y elocuente
y que entusiasmara al auditorio en el augusto recinto de la Asamblea
el afio de 1879.
Su muerte fu6 tranquila y apasible: un instant fij6 sus ojos
velados por una sombra de tristeza en un solo lugar para cerrarlos
para siempre a las doce y media de la noche del 21 de mayo de 1898.
Nunca se borrari de nuestra imaginaci6n el severe aspect de
aquel cadiver: aparecia vestido de negro, la cabeza venerable, tan
artisticamente configurada, posindose sobre blanca almohada, la
expresi6n del samblante era serena; al rededor del cuerpo veianse
hermosas coronas de flores.
Desde las ocho de la mariana del dia 22, concurrencia nume-
rosisima desfilaba frente al catafalco del patricio, de aquel eminente
ciudadano que por sus propios merecimientos lleg6 a tanta altura
y que despediase de la vida volviendo a la tierra y arrancando ligri-
mas de hondo pesar a sus amigos y allegados; alli, en el chalet hist6-
rico estaban nuestros hombres mis notables, nuestros artists, la
flor de los literatos y escritores guatemaltecos, muchos personajes
de la political, la banca y el comercio, multitud de j6venes, que tanto
lo admiraron en vida y las personas de su amistad y de su cariiio.
Parecia un sueiio tan irreparable pirdida.
Horas despuis el cuerpo del ap6stol era llevado por numeroso
concurso de personas a la Necr6polis. A este lugar conducian brazos
amigos al que fue la acci6n en moments dificiles para la patria:
al que tuvo la prudencia y la calma del politico envejecido en las
lides del pensamiento y al que se distinguiera entire sus conciuda-
danos por su energia, voluntad y patriotism.









Documentos Hist6ricos


Respecto a documents hist6ricos que posee Guatemala,
debemos mencionar entire otros muchos, el Libro de Actas del Ayun-
tamiento de Guatemala, que paleografi6 el inteligente y acucioso don
Rafael Arivalo y que se interest en publicarla el afio de 1856 don
Luciano Luna.
Ign6rase quin sea el autor de la obra Isagoge Hist6rica Apolo-
getica General de Indias, que estuvo guardada en uno de nuestros
archives durante much tiempo. La mand6 imprimir a Espafia el
gobierno que presidia el General Josi Maria Reyna Barrios.
En ella se defiende a Fray Bartolom6 de las Casas y resenia
diversos e importantes acontecimientos que hubo en estas tierras
desde la conquista de UtatlAn, hasta la llegada de los dominicos a
Mexico. Se cree que la citada obra la escribi6 un miembro de la
Orden de Predicadores.
Ese libro dice un eminente escritor, "es soporifero cual pocos,
lleno de ideas anticuadas y absurdas, como es el de afirmar que los
indios proceden de los hebreos, tesis defendida por el ya c6lebre
Rocha. Fuera de la descripci6n de las ruinas de Copin y de Ahai-
cab, que parece original, si bien hecha con bastante extravagancia,
las demas noticias hist6ricas son de segunda mano, tomadas de
Fuentes y Guzmin y del P. Remesal.
Quien edit6 dicho libro no se cuid6 de averiguar su autor, ni
el tiempo en que fu6 redactado, ni siquiera dice de que manuscrito
lo copi6. Por ventura jno pudo echar mano el Gobierno de Gua-
temala, de libros o documents ineditos de mayor interns y novedad,
siendo los fltimos abundantisimos en el Archivo General de Indias,
de Sevilla?"
Y no s6lo del Archivo de Indias, de Sevilla, senior escritor,
aqui en Guatemala, los tenemos de indisputable merito y novedad,
sin que recurramos a mas alia de los mares!
En cuanto a la elecci6n del libro para publicarlo con motive
del cuarto centenario del descubrimiento de America, el citado escri-
tor tiene raz6n: no pudo ser mis deplorable la idea!
En el Archivo de la Municipalidad se hallan los documents
siguientes: Actas del Cabildo de la ciudad de Guatemala, desde
1776 hasta 1812 (treinta y nueve tomos). En el tomo del afno de
1776 esti el acta mis antigua del Ayuntamiento de esta ciudad, acta
levantada en un rancho de la Ermita.
Cuatro libros de Reales Cedulas en el marcado c6n el nimero
5, de 1686 constant entire otros documents importantes, los siguien-
tes: 1 Real C6dula en que se pide informed al Ayuntamiento de esta
ciudad sobre la conveniencia de conceder permiso a la Compafia
de Jesus de M6xico, para fundar un Colegio en Chiapas, en una
hacienda de cacao que regal6 para el objeto el Licenciado don Juan








de Figueroa (pigina 46); 2 Real Cidula sobre la fundaci6n de la
Casa de Recogidas, a iniciativa del Obispo de esta metr6poli, en
1686, (pigina 215).
Libros 1, 2 y 6 de las Reales Cidulas. El 2 contiene, entire
otros, los documents siguientes: 1 Cedula Real para que los menores
que poseian indios de encomienda en la jurisdicci6n de Santiago de
Guatemala, pudiese tener escuderos con armas y caballos. (Pigina
121); 2 Real Cedula, ordenando que los vecinos de Guatemala, con-
quistadores y pobladores y otras cualesquieras personas que tuviesen
indios, hiciesen que las casas de estos fueran de ladrillo y piedra,
para evitar los incendios a que estaban sujetas las casas pajizas.
(Pigina 138).
Libros 3, 8 y 9 de Reales Cedulas. Real C6dula, en lo que el
Rey mand6 que las personas que dejaron mujeres en Espaia, envia-
sen por ellas, so pena de perder la encomienda de indios que tenian.
Constituci6n political de la monarquia espafiola, promulgada
en Cidiz el 19 de marzo de 1812. Once cuadernos (contenidos en
un volumen, sobre asuntos de recusaci6n en comin y en parti-
cular a la Real Audiencia y dos voldmenes impresos de la political
de Bobadilla.
En el primero, sobre recusaci6n, entire otros documents im-
portantes, se encuentran intercaladas varias cartas del Arzobispo
de Guatemala, Francisco Jos6 de Palencia, suscritas en 1755, y diri-
gidas a don Manuel de Plazaola, Alcalde mayor de esta ciudad. En
una de ellas, en la pigina 363, se hace mirito del establecimiento
de escuelas para indigenas por el Alcalde mayor Palazaola, y se dice
que dicho Alcalde fu6 el primero de este reino que "por solo el cum-
plimiento de su obligaci6n, trat6 de plantar dichas escuelas a costa
de no pocos afanes".
Recordaci6n Florida o Hist6rica de Guatemala, en dos tomos,
escrita por Fuentes y Guzmin. Los dos primeros tomos fueron
publicados en Madrid, en 1882, los otros dos estin iniditos, escritos
de pufio y letra del citado historiador.
Los dos tomos estin abiertos y se exhiben a la vista del
piblico; el 1, un dibujo que represent el tempualzochil, plant
medicinal de que el autor habla en la primera parte de la obra, libro
18, capitulo 4, folio 126 vuelto; y el 2, un mapa o descripci6n de Toto-
nicapin y Quezaltenango.
Informes del Ayuntamiento, instrucciones y cartas, cirtas de
agents, cartas de ciudades y villas, cartas de personas ilustres y
cartas antiguas de particulares. Entre las cartas de personas ilus-
tres, se necuentran varias del Adelantado don Pedro de Alvarado y
de Fray Bar'tolom6 de las Casas.
Un volume de "La Revista Municipal", desde el 12 de marzo
de 1893, hasta el 15 de marzo de 1897, redactado por Rafael Spinola,
Carlos Arellano Torres y Victor Manuel Prieto, en diferentes 6pocas.
Un volume del reino de Guatemala, que comienza desde el 22 de
marzo de 1805 y concluye en 14 de julio de 1817.








Formaban la Junta General de Vacuna el Arzobispo de Gua-
temala, don Luis Pefialver y Cardenas, como Presidente, el Regente
de la Real Audiencia, don Manuel del Castillo Negrete, el Licenciado
don Manuel de Merlo, en subrogaci6n del protomedico interino, don
Jose de C6rdova, el Doctor, dignidad, don Antonio Garcia Redondo,
el Regidor alguacil mayor don Luis Barrutia, el professor de Medicina
y Cirugia, Doctor don Narciso Esparragosa y don Manuel Vela, como
Secretario. Dos volhmenes que contienen la estadistica del c6lera
morbo, del afio de 1837. Un volume, libro de elecciones de alcal-
des, de 1671 a 1745. Un volume de varias cartas antiguas. Un
volume de consultas a Su Majestad, que comienza el 26 de febrero
de 1726.
Un volume Constituci6n de la Repfblica Federal de Centro-
America, dada por la Asamblea Nacional Constituyente, el 22 de
noviembre de 1824. Un volume, cargo y data de la hermandad de
cofradia del Santo Entierro y de Nuestra Sefiora de la Soledad,
fundada en el Convento de Santo Domingo, correspondiente a los
afios de 1780 a 1825.
Un volume de leyes y decretos de la Asamblea Constitu-
yente del Estado, emitidas en 1824.
Un volume manuscrito de las Ordenanzas de la Audiencia,
emitidas en 23 de febrero de 1626 y firmadas por don Fernando Ruiz
de Contreras, en representaci6n del Rey. Dos volfmenes, conte-
niendo documents sobre la manumisi6n de esclavos en 1824. Un
volume ceremonial de las procesiones y demis oficios religiosos
en 1719. Un volume, arancel general interino e instrucci6n para
el gobierno de las aduanas maritimas en el comercio libre del imperio
mexicano, impreso en M6xico en 1821 y reimpreso en Guatemala
Sen 1822, por don Ignacio Beteta.
Testamento del Hermano Pedro de Betancourt.
Titulo de muy noble y muy leal, concedido a la ciudad de
Guatemala, en el Escorial, por el Rey don Felipe III a 10 de marzo
de 1566. Un ejemplar en pergamino.
Real C6dula en pergamino, creando el escudo de armas nacio-
nal de Guatemala, por el Rey don Carlos I de Espafia y V de Ale-
mania, expedido en la Villa de Medina del Campo, el 28 de julio
de 1532.
Contiene en el centro una muestra del escudo de armas en
referencia.
Acta de la fundaci6n de Santiago de los Caballeros de Gua-
temala, por don Pedro de Alvarado, y demis documents sobre la
misma fundaci6n en 1524.
Expedientes sobre la ruina de la ciudad de Santiago de los
Caballeros de Guatemala, su traslaci6n al valle de "La Ermita", dota-
ci6n de ejidos, etc., del afio de 1773 a 1791.
59








Original de la Historia de la Conquista de Mexico y Gua-
temala, escrita por Bernal Diaz del Castillo, contemporineo de esos
acontecimientos y conquistador. (Un volumen.
Libro en el que constant originales las firmas de los principles
pr6ceres de la Independencia Patria.




Las guerras intestines arrasaron con lo que teniamos y si
alguna documentaci6n pudo salvarse despues de nuestra indepen-
dencia, se debi6 al interns de personas particulares que empefia-
ronse en la Nueva Guatemala por former bibliotecas y archives y a
cuyo patri6tico interns se debe la conservaci6n de legajos que no
fueron a dar a las despiadadas manos de los duefios de tiendas de
comestibles para emplearlos en envolver species.
Las obras coleccionadas en las bibliotecas pfiblicas, en archi-
vos pertenecientes a Municipalidades, en la Curia Eclesiistica, en el
archiyo del Gobierno, en la Biblioteca colonial, en las casas conven-
tuales, no se libraron de la rapacidad de los hombres; de 1822 a esta
parte han sido extraidos de nuestros archives los mejores y mis
valiosos legajos, asi como infinidad de obras de mirito. En esta
labor ingrata han torado parte, afortunadamente pocos guatemalte-
cos; merecen el estigma de saqueadores de nuestros archives sujetoa
nada escrupulosos que arribaron al pais de diferentes parties.
Guatemala es poseedora de un gran tesoro en su "Archivo
Colonial" en el mismo edificio del Ministerio de Gobernaci6n y
Justicia. Ninguna persona puede visitarlo sin previo permiso de
la autoridad respective.
Hay documents antiguos de importancia en el Archivo Nacio-
nal del Gobierno, ademis de diversidad de obras y peri6dicos
antiguos.
La Curia Eclesiastica tambiin tiene su archive: guardian las
estanterias legajos de inestimable valor.
La Biblioteca Nacional ha sido reforzada con obras cientificas
traidas del exterior por cuenta del Gobierno del Presidente General
Jose Maria Orellana. En pasados aflos se lament en la Biblioteca
la pirdida de algunos libros valiosos de la colecci6n del ilustre
Doctor Mariano Padilla, comprada el siglo pasado por el Gobierno.
Son muy apreciables las bibliotecas de don Gilberto Valen-
zuela, del Doctor Pedro Molina Flores, la de don Francisco Aycinena,
de grato e imperecedero recuerdo para el autor de estas lines; la
que perteneci6 al sabio Jose Cecilio del Valle, pr6cer de nuestra
independencia; la del finado jurisconsulto Manuel Joaquin Dard6n,
la del Licenciado Antonio Batres Jauregui y las de otras personas.
60








La Intelectualidad

en los Claustros

LOS DOMINICOS

Se distinguieron entire los dominicos, como escritores, Fray
Agustin Cano, de quien se ha dicho haber sido un te6logo profundo
que dedic6 muchos afios al studio, dejando diversidad de manus-
critos en latin.
Su mejor obra es, a juicio de autorizados critics, la Historia
de la Provincia de San Vicente de Chiapas y Guatemala, del orden
de Santo Domingo.
Fray Jacinto Garrido floreci6 en la literature sagrada y pro-
fana, como fil6sofo y te61ogo, poeta, matematico y perito en la historic
antigua del pais.
Escribi6 las Poesias Castellanas para uso eclesiistico del
pueblo de Zayutitlan, various opisculos astron6micos, los Comentarios
de los libros de Arist6teles y Comentarios a las Sagradas Escrituras,
todo en mas de diez volfimenes.
En el capitulo X del Libro I del libro "Isagoge Hist6rica Apolo-
gitica de todas las Indias, y en especial de Guatemala", correspon-
diente al siglo XVII, impreso en Madrid el afio de 1892, se hacen
encomios muy merecidos de este hombre esclarecido, al que lHaman
"escritor grande y var6n eminentisimo de todas letras".
La Biblioteca de los dominicos poseia las obras de este lite-
rato: desgraciadamente se perdieron el afio de 1829.
Fray Jacinto estudi6 las ruinas de Ocozingo, en la provincia
de Chiapas, deduciendo de esos studios, la hip6tesis de que dichas
ruinas eran debidas a espafioles, fenicios y cartagineses que desde
antes de Jesucristo vinieron a estos paises, estableci6ndose en ellos,
teoria que muchos escritores de nuestros dias han repetido.
Escribi6 algunos opfsculos Fray Ambrosio de la Madre de
Dios. La mayor parte de sus mejores producciones las imprimieron
en Madrid, a donde se fu6 de edad de treinta y nueve afios. Naci6
en la antigua capital de Guatemala, en 1565, recibiendo en la pila
bautismal el nombre de Ambrosio Martinez Pirez. Muri6 en 1627.
Distinguiase como escritor ficil y profundo latinista Fray Luis Meza,
asi como Fray Paz Quifi6nez y el te6logo Fray Juan Quiroz.
Son dignas de mencionarse las obras literarias de Fray Dioni-
sio Zfiiiga, conocedor de various dialectos de indios y autor de una
Gramatica de la lengua quiche y del "Tratado de los deberes de la
Justicia para gobiernos de alcaldes mayores", traducido tambi6n a
la lengua quiche.
Como en los otros Conventos, hubo muchos frailes que escri-
bieron obras diversas, principalmente sobre asuntos misticos, casi
61








todos en latin. La mayor parte de los autores de aquella 6poca,
seguian la Escuela de G6ngora, estilo que domin6 hasta muchos
afios despues de haber muerto este escritor.
Fray Salvador San Cipriano, consagr6 gran parte de su tiempo
al studio de los dialectos de indios y de sus costumbres; dej6 tres
diferentes obras escritas, siendo muy interesante la que se refiere
a los trabajos evangelicos entire las masas indigenas, por various misio-
neros, como Fray Bartolom6 de las Casas, Fray Luis Cincer y Fray
Pedro Angulo. Es curioso su librito sobre los Idolos de la Provincia
de Sacapulas, en lengua de aquellas comarcas: la tradujo al caste-
llano Fray Juan Aillon.
No pocos legajos escribi6 Juan Diaz, sobresaliendo la obra
intitulada "Vida y virtudes del V. P. Fray Andr6s del Valle".
Debemos hacer menci6n de los dominicos Fray Antonio
Molina, que escribi6 amenos trabajos hist6ricos, como la Cronologia
de los sucesos de la provincia de San Vicente de Chiapas y la bio-
grafia de dominicos notables: este iltimo es un folleto de 123 pagi-
nas deplorablemente mal impresas; pero rico en noticias antiguas:
Fray Nicolas Paniagua, autor de sencillas publicaciones religiosas.
No carece de interns el folleto que este dominico public en M6xico,
el afio de 1747, intitulado "Oraci6n gratulatoria a nombre de la pro-
vincia de San Vicente, del orden de predicadores, en las solemnes
fiestas con que se celebr6 la erecci6n de la Catedral de Guatemala
en metropolitana. Se recuerda a Fray Nicolas como un orador
elocuente.
Fray Juan Ramirez de Arellano, cuarto Obispo de Guatemala,
escribi6 varias obras, entire ellas las intituladas "Campo florido o
altar de las virtudes" y la "Cr6nica de los varones ilustres de la
Orden de Santo Domingo". Este Prelado fu6 segin veridicos auto-
res, causa de diversos disturbios en Guatemala, por sus terquedades
e impertinencias hasta malquistarse con la sociedad y con las auto-
ridades civiles y eclesiasticas.
Fray Benito Vilcafias era muy aficionado a la literature sagra-
da; redact6 diversas obras y un diccionario de la lengua cachiquel.
Desempefi6 curatos de varias poblaciones del reino de Guatemala,
principalmente en el de Sacapulas. Hizo fabricar sobre el rio de
este nombre un puente de cal y canto diseiiado y dirigido por l1.
Introdujo el cultivo del trigo en los extensos terrenos de Totonicapin,
cultivo que lleg6 a propagarse en various departamentos occidentales
del pais. Fray Benito muri6 en la capital del reino el afio de 1609.
Escribi6 una obra voluminosa en latin Fray Pedro Zapian,
dedicindola al Cabildo de Guatemala.
Entre los trabajos literarios del te6logo Fray Carlos Cadena,
se distingue el que lleva por titulo "Descripci6n de las solemnes
exequias que se hicieron en la M. L. y L., ciudad de Guatemala a la
tierna memorial de Carlos III".








Fray Raymundo Leal, escribi6 la noticia de los Prelados que
gobernaron la iglesia de Guatemala hasta la ipoca del Ilustrisimo
Pedro Pardo de Figueroa. Tuvo especial carifio por Guatemala, a
la que consagr6 siempre frases de profundo afecto.
Superior a su hermano Carlos fui Fray Felipe Cadena, autor
de obras hist6ricas cuidadosamente escritas, varias de las cuales
vieron la luz ptblica en la Nueva Guatemala desde 1778. Escribi6
multitud de poesias misticas que han sido muy encomiadas por lite-
ratos modernos.

LOS FRANCISCANOS

En el Convento de franciscanos, famoso por su grandiosa
construcci6n, florecieron en 6pocas distintas, frailes que se dedicaron
a escribir gramAticas y vocabularies, notas hist6ricas y cientificas sin
las duales pocos sabriamos de sucesos durante la conquista y despues
de ella.
De lo que dejara escrito Fray Antonio Arochena muchos escri-
tores extranjeros se han aprovechado sin mencionar su nombre y
menos dedicar frases a su memorial. Era originario de Guatemala
y perteneci6 por su origen a familiar acomodada y honorable que des-
cendia de castellanos. Unia a su cultural y bondad, talent natural;
su figure era simpitica, su caracter comunicativo y su alma generosa.
Tom6 el habito de franciscano a la edad de treinta y seis afios, dedi-
cindose con interns a los studios, gan6se el afecto de sus hermanos
los franciscanos, que lo conceptuaron como un var6n de provecho.
Dedic6 largo tiempo a escribir su interesantisimo libro intitulado
"Catalogo y noticia de los escritores de la Orden de San Francisco
de la provincia de Guatemala", con dos indices, uno de los que escri-
bieron en latin y otro de los que escribieron en lengua de los indios
(manuscritos). Tiene much interns su opisculo impreso en la
imprenta de su Convento haciendo la resefia del temple y Convento
de San Francisco, detalla primorosamente las obras de arte que
encerraban la basilica y el monasterio: se ocupa de los cuadros de
Villalpando, de las esculturas de Juan de Aguirre y de otros artists:
da noticias del Fraile peruano Pedro el Donado que muri6 a la edad
de ciento trece afios en el coro del temple: narra algunas de las
fiestas que se celebraban en la iglesia de San Francisco y public al
indice de los frailes sepultados en las b6vedas de la iglesia.
El curioso e inteligentsimo buscador de noticias nos da a
conocer los nombres y particularidades de varones distinguidos que
nacieron y laboraron bajo este hermoso e incomparable cielo.
El Ilustrisimo Doctor Juan Bautista Alvarez de Toledo, gua-
temalteco, hizo imprimir una obra suya en Espafia, la que lleva por
titulo "Questiones Quodliberales", various opfsculos y panegiricos
publicados en M6xico y en Guatemala, y una obrita a la que di6 el
nombre de "El Prelado Querubin, modelo de un perfect provincial".
63








El senior Alvarez de Toledo di6 cuanto apoyo pudo a la Univer-
sidad, contribuy6 a la obra del Convento de franciscanos, donando
much dinero de su peculio y estimulando con patri6tico interns
diversas obras materials que hacen perdurable su memorial.
Sobresali6 el magninimo Prelado por su cultural y bondad y
por su espiritu progresista e innovador.
Dibese a la pluma de Fray Francisco Andrade, te6logo y fil6-
sofo, el Elogio ffinebre de V. P. Fray Antonio Margil. Dej6 diver-
sidad de manuscritos con los que pudieron former various libros.
Buen nimero de cartas de este franciscano fueron extraidas por
personas particulares de la rica Boblioteca de recoletos de la Nueva
Guatemala, al ser extinguidas en la Repiblica las comunidades
religiosas, el 7 de junio de 1872.
El fraile asturiano Jose Fernandez Ardizana, que figure en
catalogos como escritor, solamente public sus sermones en la im-
prenta de Velasco. Su inventive contra el juego, es un trabajo deplo-
rablemente mal escrito.
Tres libros sobre asuntos religiosos se deben a la pluma de
Fray Bartolom6 Anteo, guatemalteco que aprendi6 various dialectos
de indios. Poca fortune tuvo con sus obras hist6ricas -este francis-
cano, como tantas otras que se perdieron sin haber logrado los bene-
ficios de la impresi6n: en cambio frailes que vinieron de lejanas
tierras lograron imprimir sus sermones y panegiricos disparatados,
llenos de prosa detestable. El franciscano Fray Esteban Avilis,
describi6 las fiestas que hubo en Guatemala por la bula de Ale-
jandro VII.
El te61ogo y matematico guatemalteco Fray Joaquin de la
Barca tom6 el hibito de franciscano en 1700. Uno de sus bi6grafos
dice que estuvo encargado desde el afio de 1715 hasta 1743 de formal
los almanaques y pron6sticos del reino de Guatemala y de los direc-
torios de oficio divino de su provincia: todo lo anterior forma un
grueso volume.
Entre las muchas obras de merito que dej6 en la Biblioteca de
su Convento el ameritado Fraile franciscano, sobresale el Dicciona-
rio alfabitico de materials morales y Astronomia prictica o Compendio
de ochenta y cuatro tablas astron6micas del P. Tosta y de otros
astr6nomos, acomodados al meridiano de Guatemala. Pocos frailes
hubo entire los franciscanos tan inteligentes como de la Barca.
Fray Francisco Becerra, ademis de ser un buen pintor escribi6
obras ligeras, religiosas.
La imprenta franciscana di6 a luz various opisculos de Fray
Rodrigo de Jesus Betancourt, modesto religioso nacido en el Valle
de Las Vacas. Es apreciable el tratado que escribiera de las supers-
ticiones de los indios de Matagalpa, Xinotega y varias obras de
asuntos diversos.
Merece consignarse con cariflo el nombre de Fray Tomis
Coto, guatemalteco autor de la obrita "Frases y elegancias de la
lengua de Guatemala".








Betancourt al hablar de muchas etimologias dice que es de-
plorable llamar a los pueblos con nombres cuyo significado se
ignora.
No obstante las frases empalagosas y lo mon6tono de los
sermones de Fray Antonio Davila, pronunci6 uno al que dieron el
calificativo de "admirable y lleno de elocuencia" las siete palabras
de Cristo en la cruz.
Escribieron much en latin Fray Domingo Garcia y Fray
Fernando Duran; de este autor hay todavia arrinconados unos cuan-
tos libros en latin en la Biblioteca Nacional.
El tip6grafo Br. Velasco imprimi6 en su taller, el afio de 1723
la obra intitulada "El Abraham de la Grecia", de Fray Jose Fuentes.
Pocos autores han mencionado el nombre de un festive escri-
tor franciscano, muy querido entire sus hermanos, Fray Jose Iriondo,
autor de la obra "Manojito de hermosas flores", y de algunas otras
obras pequefias, muy aceptadas en pasados tiempos.
En el coro de franciscanos se oy6 durante mis de veinte afios
la robusta voz de bajo absolute de Fray Jos6 Iriondo.
Sobresali6 Fray Martin Lobo entire sus hermanos los francis-
canos por su extensa ilustraci6n: sus obras y proyectos cientificos
le dieron fama y no pocos cronistas le dedicaron elogios; escribi6 lo
siguiente: Arbitros para que en el reino de Guatemala se cojan todos
los frutos, yerbas y plants de Europa y de todo el mundo.
Medios y modo de juntar el mar del Norte con el del Sur,
para el paso de los galeones de Espafia hasta el Callao en Lima, sin
necesidad de buscar el Estrecho de Magallanes. No esti demis
decir que la lectura de dichos escritos caus6 much novedad en aque-
llos tiempos.
Otro franciscano inteligentisimo fu6 Fray Francisco Maldo-
nado: se distingui6 como te6logo y conoci6 various dialectos de indios,
formando-dice un autor-una complete teologia indiana. Dej6 al
morir varias obras en la Biblioteca de su Convento.
Laboraron escritos sobre diversas materials, Fray Pedro
MeliAn, Fray Antonio Mendoza, var6n de espiritu profitico, Fray
Juan Cuadrado y Fray Juan Jose Quifiinez, los que depositaron sus
legajos en la Biblioteca de su Convento: Fray Antonio Ramirez
Utrilla escribi6 panegiricos, asi como Fray Jos6 Salazar y Fray Fran-
cisco Salcedo; Fray Alfonso Flores escribi6 el "Arte para aprender el
dialecto cachiquel" y la obrita intitulada "Teologia de los indios".
Floreci6 Fray Alfonso el afio de 1765 como elocuente orador sagrado.
Alcanz6 fama como te6logo y cronista Fray Blis Morales.
Dej6 muchos opisculos.
Tuvo prodigiosa memorial el cronista Fray Jose Morera, escri-
tor que muri6 el afio de 1666. Escribi6 gramiticas y vocabularios
Fray Antonio Vico.
Fray Paz Alvarado entr6 muy joven al Convento de San
Francisco y a la edad de veintiocho afios entendia en various ramos
de la ciencia; domin6 algunos dialectos de indios y lo conceptuaron
65 H. de la I -5









como de los mejores oradores de su tiempo. Dicese de 61 que predi-
caba tres o cuatro veces en el aflo y al hacerlo, acudia a oirlo pfblico
enorme. Apartibase en sus discursos religiosos de la forma gon-
g6rica, muy en boga en aquel entonces. Falleci6 en Momostenango,
el afio de 1610 a la edad de setenta afios.
El Doctor en Canones Fray Francisco Satelices dedic6se a
escribir en latin: dej6 various manuscritos. Fray Diego Zas, predi-
cador de fama, que falleci6 a mediados del siglo XVII tenia recopi-
lados en siete tomos manuscritos todos sus sermones.


Hay un trabajo esmeradamente laborado: nos referimos a la
Cr6nica de los varones ilustres de la Orden de San Francisco del
reino de Guatemala: es esta la mejor obra de Fray Pedro Soto Mayor.
Es rica en. detalles sobre distinguidas personalidades de lejanas
6pocas.
El cronista Vasquez llam6 a Fray Pedro Tovilla "El Dem6s-
tenes guatemalteco en la elocuencia del pulpito". La palabra de
este: franciscano era arrebatadora: en la citedra revelaba estilo
robusto y 11eno de animaci6n. Se distingui6 como.amigo y partida-








rio de los criollos por los que trabaj6 con entusiasmo a efecto de que
alternacen en los empleos pdblicos los natives con los espafioles.
Fu~ Juan de Dios del Cid poeta de agudo ingenio, muy cele-
brado; public un tomo de poesias, quiso cantar los grandes hechos
de la conquista; desgraciadamente al dar principio a su labor le
sorprendi6 la muerte: no era Fray Juan de Dios un literate de pri-
mera; pero su inspiraci6n y su talent portico le merecieron alaban-
zas: puede decirse que era un versificador fecundo.
Imprimi6 un folleto con rudimentarios elements tipogri-
ficos inventados por el: se entiende que el tipo era tosco: lleva el
titulo de El puntero apuntado con apuntes breves; instrucciones para
elaborar tinta affil. Hace constar la anterior curiosidad el historia-
dor Juarros. Se cree que el ingenioso Fraile fabric las matrices en
madera fina, de fuerte consistencia, con su correspondiente mango,
e iba imprimiendo con la mano, letra por letra, impregnadas con
tinta, formando las palabras y los renglones tal como lo hacen los
chicuelos, con letras de hule de cajitas que venden en las librerias.
Fray Andris Visquez naci6 en Guatemala. Escribi6 algunos
trabajos sobre la vida de various religiosos.
Distingui6se como prosista Fray Agustin Zeballos.
Hubo en Guatemala un religioso muy inteligente llamado
Manuel Taracena: hizo imprimir opisculos que andaban de mano
en mano y que eran comentados favorablemente por las ensefianzas
que contenia: su estilo, castizo, al par que sencillo gustaba a los
lectures. Fue el franciscano de constituci6io endeble, suave en su
trato y bondadoso de caricter. Muri6 trigicamente a causa de los
golpes que le infiriera un preso en el interior de la carcel pdblica.
Hubo otros muchos escritores misticos, te6logos, fil6sofos,
moralistas y jurisconsultos, a la manera que en aquella 6poca se
entendian la Filosofia y la Ciencia del Derecho: se comprende que
tratamos de los varones que rebasaron del nivel comun y que escri-
bieron obras de aliento.
Labor meritoria en las letras hicieron, ademis, no pocos frailes
extranjeros, como Torres, Floresis, Brut6n, Torresano, Moran y
otros muchos, cuyo afecto por Guatemala no fui muy intense que
digamos.
LOS MERCEDARIOS
Salientes figures como escritores en la Orden de los Merceda-
rios fueron Fray Juan Cordero, cantante, Fray Antonio Figueroa,
te6logo y fil6sofo; Fray Ignacio Llana, lengiista; Fray Josi Monroy,
te6logo y cronista; Fray Roque Mufioz, narrador de fiestas religio-
sas; este autor di6 titulos raros a sus trabajos literarios, siguiendo
desde luego el estilo gong6rico; Fray Diego Ricas Castelin, author
de valiosa Gramitica de las lenguas de varias tribus en la extensa
region de los lacandones; Fray Jacinto Sinchez, autor de buen nd-
mero de opisculos y Fray Juan Vasquez Molina, que escribi6 algunos
folletos.








La iltima obra sobre diversas materials, impresa en la capital
guatemalteca (Panchoy), en febrero de 1773, en la imprenta de
SAnchez Cubillas, fu6 la del Arzobispo Doctor don Pedro Cortes y
Larraz.

LOS JESUITAS

En estos apuntes solamente nos ocuparemos de la brillante
cooperaci6n de los jesuitas en el campo de las letras, en el que es
indudable figuraron ventajosamente hasta 1767, afio de su expulsion
del reino de Guatemala.
Algo se ha escrito del padre Juan Ugarte, nacido en Guatemala
en 1662. Se fue de aqui muy joven, rumbo a Mexico, tomando parte
en la conquista evang6lica de la California, con el padre Juan de
Salvatierra, Dej6 manuscritos diversos que se referian a sus viajes,
documentaci6n de la que se aprovech6 el padre Miguel Venegas para
escribir su historic de las Californias.
Naci6 el padre Jos6 Zepeda en este pais y contaba a sus con-
temporaneos que descendia de familiar noble en la que habia figurado
Santa Teresa de Jesus. Viaj6 por M6xico, Espafia e Italia. Era
fil6sofo profundo, maestro de latinidad y ret6rica, Rector del Colegio
de Guatemala de donde salio expatriado en 1767. Muri6 de una
afecci6n al coraz6n en la Habana, Cuba, en el mismo afio, en el Con-
vento de los Belemitas. Dej6 manuscritos y poesias notablemente
bien escritas a juzgar por lo que de esos trabajos literarios dice un
cronista.
Otro jesuita ilustrado fu6 el padre Ignacio Zeballos Villa-
gutierrez, guatemalteco a quien se honr6 con various nombramientos
en Sevilla, de cuyo Arzobispado fu6 Gobernador. Sus bi6grafos le
llaman "el sabio maestro Zeballos".
Entre los jesuitas escritores deben figurar los padres Juan
Zer6n, orador ilustre, autor de various tratados; Antonio Arias, maes-
tro de Ret6rica; el te6logo y fil6sofo Alonso Arrivillaga, nacido en
Guatemala, a mediados del siglo XVII y Bartolomi Cafias, expatriado
en 1767.
El padre Manuel Lobo, escribi6 entire otras obras ligeras, la
vida de Pedro de Betancourt, folleto que publicara en Guatemala y
luego en Sevilla.
Escribi6 seis opisculos el padre Antonio de Siria. Han sido
objeto de encomios los trabajos literarios del padre Manuel Mariano
Iturriaga, compafiero de studios de esa gloria de Guatemala que se
llam6 Rafael Landivar. Los versos latinos de Iturriaga, dice un
autor, revelan verdadero ingenio. Se comentaban favorablemente
sus sonetos, octavas, epigramas y letrillas.
Al ocuparse Menindez y Pelayo de nuestra literature criolla,
dice en el primer tomo de su Antologia de Poetas Hispano-america-
nos, lo que sigue:








"Si es cierto, como lo es sin duda, que en materials literarias
importa la calidad de los products much mis que el ntimero, con
Landivar y Josi Batres tiene bastante Guatemala, para levantar muy
alta la frente entire las regions americanas".




RAPHAELIS JLANDIVAR k

RU STICATIO

S MEXICAN A

DITIO ALTBRA AUCTIOR, "i
ET AMENDATIiR.



Secret tacita capior dulcedlne ruris
Quod fpeitare juvat, placult deducere verfu.
SVasi










$periorurm permi. 1
I ONONiaR MDCCLXXXTrf. X

Ex Typographia S. Tho*ir Aquinatis X




Portada de la edici6n del ano de 1782.

En efecto, Landivar es una de las glorias de nuestra patria;
various literatos se han ocupado con lujo de detalles de la vida y obras
del sabio jesuita que fui expatriado del reino de Guatemala a fines
del siglo XVIII y que despubs de haber viajado por Europa, fij6 su
residencia en Bolonia, donde muri6.









De pocos afios a esta parte es suficientemente conocida su
obra Rusticatio Mexicana, la que fu6 a juicio de eminentes eruditos
y critics, escrita en el mis puro latin.
El afio de 1790, escribi6 en Bolonia, el padre Josi Angel
Toledo, el trabajo literario intitulado "El dia feliz". Ese guatemal-
teco tenia una hermana, monja profesa en el Convento de Capuchi-
nas a quien dedic6 la obra, que no obstante ser mistica, es modelo
de brillante literature: se apart el inteligente jesuita del estilo gon-
g6rico en boga en las postrimerias del siglo XVIII. La obra citada
la reimprimieron en la Nueva Guatemala, en 1816 y en Madrid,
en 1846.
El padre Rafael Perez era un mistico escritor de los que
salieron desterrados de Guatemala, despuis del triunfo de la revo-
luci6n de 1871.
En uno de los apendices de la obra del citado autor hace la
relaci6n de la muerte trigica del padre Villafafia, por tres negros
condenados a muerte en una de las circeles de la antigua capital,
diez meses antes de que fueran expulsados los jesuitas por la prag-
mitica de Carlos III.
La obra del padre Perez la editaron el an~o de 1895 en Bilbao.
Domina en varias de sus piginas la pasi6n political y religiosa.
Complete, ademis, la Gramitica Latina del padre Cerda,
Gramitica de la que hicieron tres ediciones, habiendo sido aceptada
como texto en algunos Colegios de Espafia.
El padre Rafael Ciceres, guatemalteco, pariente de Larrazi-
bal escribi6 la Historia Latina de la Misi6n de Guatemala (inedita),
y en la America del Sur (Quito, Ecuador), en libro intitulado Apuntes
de viajes. Pudo haber escrito much mis, puesto que manej6 el
Archivo de la Misi6n de Centro-America, arsenal extenso de curiosas
noticias.
A mediados del siglo pasado volvieron los jesuitas a Gua-
temala. Distinguianse por su ilustraci6n los padres Francisco de
Roman, de quien se decia era de familiar acomodada de Espafia;
Telisforo Paul, orador sagrado que lleg6 a ser Obispo de Panama
y Arzobispo de Bogota: Parranondo, el mis ilustrado de sus com-
paiieros: Lizarzaburn, mis tarde Obispo de Guayaquil: Jungito, de
PanamA, Posadas, Superior de la Compafiia en Quezaltenango;
Rafael Urdaneta, hijo del General Urdaneta, Oficial de Sim6n Boli-
var, en la gran guerra de la independencia de la America del Sur;
Luis Javier Espafia, guatemalteco notable que muri6 ejerciendo su
ministerio en un combat librado en Colombia: Canudas, Posadas,
Koninck y otros, muy aventajados en diversos ramos del saber.
Estos jesuitas en su mayor parte eran colombianos que poseian el
don de la ensefianza.








Se sabe que en la Biblioteca de Bolonia se halla un libro del
padre Vallejo en el que colabor6 Landivar. La obra lleva el titulo
que sigue: "Vida de la Madre de Dios y Siempre Virgen Maria",
escrita por Josef Ignacio Vallejo, Presbitero, publicada en Italia, en
el afio de 1759.

RECOLETOS Y AGUSTINOS

Entre los recoletos y agustinos hubo algunos que escribieron
en distintas 6pocas: el merito de esos trabajos es acceptable. Los
primeros llegaron a adquirir extenso archivo y rica Biblioteca, con
obras diversas en distintos idiomas: ufanibanse de poseer legajos
escritos del Padre Antonio de Jesis Margil, documents que fueron
extraidos del citado Convento al realizarse la traslaci6n de la capital
al Valle de la Ermita. Se perdieron, ademis, los apuntes sobre la
vida del mismo misionero, cuya memorial casi se ha extinguido en
Guatemala, a donde lleg6 el 21 de septiembre de 1685. En agosto
de 1726 deplorabase su muerte en la capital de Mixico.
Toda la documentaci6n antigua de los recoletos se extravi6 en
1829, Al transcurrii los afios los mismos religiosos lograron reunir
algunas obras y manuscritos que dejaron en el pais al salir expatria-
dos en 1872. Entre los citados frailes llegaron a ser muy populares
Fray Felipe de Jesus Moraga y Fray de Jesis Urrutia. El primero
naci6 en la hacienda de Barillas, el 17 de junio de 1833; sus padres
se llamaron Manuel de Jesus Moraga y Rosenda Chinchilla, Visti6
el habito en la Orden de Recoletos y con el tiempo lleg6 a ser Supe-
rior de la Comunidad. Al salir del pais busc6 asilo en El Salvador,
radicandose en Santa Ana, a donde llegara el 17 de junio de 1872,
precisamente cuando habia cumplido treinta y nueve afios de edad.
Fu6 el padre de los pobres, de los desheredados de la fortune; se
empeii6 en la realizaci6n de meritisimas obras que harin perdurable
su memorial: tuvo una alma limpia, grandes virtudes e ilustraci6n.
Muri6 en Santa Ana, en 26 de abril de 1905.
Fray de Jesus Urrutia muri6 muy anciano, el 1Q de junio de
1898. Era hermano del Can6nigo don Jos6 Antonio Urrutia. Al
salir los frailes del pais se le permiti6 residir en esta capital, como
Capellin del temple de la Recolecci6n.


Sor Juana de Maldonado

POETISA GUATEMALTECA

Rodeada de los atractivos de la leyenda ha llegado hasta
nosotros el nombre de Sor Juana de Maldonado, la mas antigua
poetisa criolla. Era esta joven de rostro agraciado, de caracter vivaz
e inteligente. Su padre, don Juan de Maldonado de Paz, Oidor de
71








la Audiencia, tuvo especial interns en darle esmerada educaci6n; a
la edad de diet y nueve afios lleg6 a tener marcada tendencia por la
literature.
Una tempestad del alma la hizo renunciar al mundo y entr6
al Convento de la Concepci6n el aiio de 1625.
Su padre, que era bastante rico, mand6 construir en el Monas-
terio habitaciones especiales a efecto de que en ellas pasara el novi-
ciado, dotindolas de instruments de misica y haciendo adornar los
muros con cuadros de pintura representando pasajes de la vida de
los santos; tenia tambiin, la novicia, su oratorio y al frente un jardin,
Acompafiaban a Sor Juana dos esclavas negras.
Es inexacto que haya gastado lujo en sus aposentos, ni rique-
zas en el oratorio, lo que era prohibido por los reglamentos de los
Monasterios.
El cronista franciscano Fray Antonio Arochena, nos da amplias
noticias de la vida de Sor Juana, en su catilogo de monjas notables
de los Conventos de Guatemala.
Cuando Sor Juana habia profesado, sus confesores notaron
el grado de su inteligencia desarrollada en el aislamiento y le acon-
sejaron que escribiera sus impresiones; acept6 el consejo y dias mis
tarde ponia en manos de aquellos la obra intitulada "El Angel de los
forasteros".
Habia leido pocos autores; pero supli6 al cultivo de su inteli-
gencia su ardiente inspiraci6n y su natural talent.
Fray Antonio Arochena algo dice de varias de las producciones
literarias de la monja y nada de lo que se le atribuye como entendida
en los ramos de la misica y de la pintura.
Un dia la muerte de la madre Abadesa del Convento di6
origen a grave escindalo: algunas personas de alta posici6n social
empefiibanse en que Sor Juana saliera nombrada Superiora, con
beneplacito del element joven del Monasterio.
Las monjas de mayor edad se opusieron desde luego al nom-
bramiento, alegando que no podian ser gobernadas por una joven que
no tenia experiencia, seriedad y energia necesarias para dirigir un
Monasterio que contaba con multitud de monjas novicias, profesas
y externado que asistia a pricticas religiosas.
Las distintas opinions produjeron la formaci6n de dos bandos
contrarios: uno en favor de Sor Juana y otro apoyaba a las monjas
ancianas.
Las discusiones tomaron caricter grave, trascendiendo a la
sociedad hasta llegar el descontento al Monasterio de Santa Catarina,
que estaba de parte de las monjas ancianas de la Concepci6n.
Los dimes y diretes subieron de punto; cuando mas excitados
estaban los inimos una de las allegadas a Sor Juana imprudente-
mente se entendi6 con el campanero Sacristan, a efecto de que tocara
a arrebato los bronces del temple: la multitud arm6se de palos y
72








piedras, encaminAndose al Convento de la Concepci6n, l1egando ade-
mis muchos caballeros armados, temerosos de que sucedieran des-
gracias a sus hijas o hermanas, recluidas en el Monasterio.
Preguntado el campanero Sacristan el motive de aquella
alarma, no pudo dar satisfactoria explicaci6n, y algunos j6venes albo-
rotadores encontraron propicio el moment para hacer de las suyas;
lo sacaron de la Sacristia a viva fuerza, obligindolo a empellones a
salir a la calle.
Verlo la muchedumbre y caer sobre 61 un diluvio de piedras,
fu6 todo uno.
El escindalo habria tomado proporciones alarmantes a causa
de la fogosidad de muchos j6venes de capa y espada pertenecientes
a los dos bandos que estaban dispuestos a atacarse, si no llega a
tiempo el Presidente, Doctor don Diego de Acufia, luego el Obispo
Fray Juan Zapata y Sandoval, various miembros del Ayuntamiento y
una compaffia de arcabuceros.
Asustada Sor Juana con la magnitude que habia alcanzado el
tumulto provocado por la imprudencia de una de sus compafieras
manifest que no deseaba ni aceptaba el cargo de Superiora, nom-
brAndose en el acto a una de las mis antiguas monjas del Convento.
Esto y la intervenci6n del Presidente, del Obispo y de las
personas mis caracterizadas y honorables apaciguaron a la multitud,
que se fue dispersando en todas direcciones, hasta restablecerse el
orden frente al convento y la calma en el vecindario.
Esta es la verdad de los acontecimientos que se sucedieron en
aquellos tiempos y que dieron lugar a dimes y diretes entire los alle-
gados a las monjas de laConcepci6n con las de Santa Catarina. Asi
lo relatan cronistas antiguos.
Gage cuenta el episodio anterior, a su manera, y mezcla en la
intriga al Obispo Zapata y Sandoval, dando a comprender que Sor
Juana era su protegida y que se mostraba dadivoso con ella, y refiere
otras falsedades impropias de un escritor que se preciaba de im-
parcial.
Tomis Gage incurre en sus obras en repetidas inexactitudes.
Este viajero era irlandis: muy joven pas6 a Espafia; profes6 en la
religion de Santo Domingo, viniendo luego a America con la idea,
dijo, de convertir a los indiosj pero su verdadero objetivo fue buscar
oro para sus bolsillos, sirviendo curatos en Guatemala. En 1637
regres6 a Inglaterra con algfin dinero. Alli arrincon6 el habito in-
corporindose en las filas luteranas. Sirvi6 al Rey para traicionarlo,
uniindose al partido de Cromwell.
Sor Juana de Maldonado, al morir el autor de sus dias y al
despedirse de su juventud, lloraba en el silencio de la noche y en la
paz del Convento su pasado de ilusiones desvanecidas: alcanz6 la
edad de cuarenta afios y su fisico, antes lleno de belleza, torn6se en
marchito a causa de la honda melancolia que desgarr6 su coraz6n en
la primavera de su existencia.










Jurisconsultos, Sacerdotes,

Catedraticos y Medicos Escritores

El aflo de 1742 apareci6 un folleto intitulado "Eximenes mer-
catorios para el aumento del comercio de Guatemala por medio de
una compaiiia de sus frutos, en que interesan el bien puiblico, el real
'erario y los diezmos de la iglesia". El autor de esta publicaci6n fu6
el escritor guatemalteco don Fernando de Echevers.
De la imprenta de Joseph de Pineda Ibarra sali6 en 16.72 un
impreso de indole mistica de Fray Fernando de Espino, intitulada
"Historia de la reducci6n y conversion de la provincia de Teguci-
galpa, con la vida, virtudes y prodigios de tres mirtires". La part
hist6rica de la obra es muy acceptable.
El Can6nigo Doctor y Catedritico don Miguel Velasco, dej6
various impresos y manuscritos.
Floreci6 el afio de 1604, el Doctor don Felipe Ruiz del Corral,
Dein de la Catedral. Distingui6se como Catedritico y fue el primero
que se gradu6 en el Colegio de Santo Tomis. Escribi6 algunas obras.
Don Agustin Cagica y Rada, originario de Guatemala, Doctor
en Cinones, Tesorero, Dignidad y Maestre-Escuela de la Metropo-
litana, Examinador Sinodal, Juez de testamentos, Provisor y Vicario
General del Arzobispado, Comisario Sub-delegado del Papa, para
la causa de la beatificaci6n del V. P. Fray Antonio Margil.
Entre sus obras ligeras figuran la descripci6n de los estragos
que sufri6 la ciudad de Guatemala con los terremotos de 1751. A
juzgar por lo que escribiera el Doctor Cagica y Rada, se saca en
limpio que sus obras son deficientes, mal escritas y sin interns en el
relate; traz6 una literature inculta, ruda e insoportable; no tiene la
novedad de los datos hist6ricos que en esa clase de obras son tan
necesarios.
En cambio, es digna de encomio la interesante labor de don
Antonio Rodriguez y Campa, erudito guatemalteco que floreci6 el
afio de 1750. A 61 d6bese el "Diario Hist6rico de Guatemala".
Se hacen elogios de los escritos de don Alonso Enriquez, Can6-
nigo de la Catedral y Examinador Sirnodal de su Di6cesis. En 1673
imprimi6 un opuisculo.
Hizo varias publicaciones en verso, con algin 6xito, don
Joseph Alejandro Mencos.
Figura simpitica y Ilena de merecimientos fue la de don
Antonio de Paz y Salgado. A este notable escritor d6bense obras que
han sido muy apreciadas dentro y fuera del pais. Llam6 la atenci6n
de hombres de saber la intitulada "Las luces del cielo difundidas
sobre el hemisferio de Guatemala", impresa el afio de 1741. Escribi6
tambi6n su aplaudido trabajo literario intitulado: "El mosqueador













,, .INSTRVCC ION N
"': DE -
I LITIGANTE& S
0 Q9UIA PAR4CEGUIR PLEITOS
CON, MAt' VUIDDAD y
)DE LOS INTERESADOS EN ELLOS O
ya menos colla de la paciencia de losjueces, Aboga.
Sdos, Pocuradores, y demas Minif os que tirven
en cl Fueto.
m:IDIDA EN DOS PARTIES
SrLa "6T cp ontitne algunas reglas.de prudencia, '
r :.: i tes ala ,tejor dieccion -de los ncgocios.
( Y nda,'que ofece vza beyed itlruccior del ,
::ecia\gue debo:qbfervazte en todas las caufas
,)C( f. Civiles tofao Ci ei.al X.
SCOMPV4STA.
::: EL Lit. D. AMi 0 .N 1./lAz N
tC y Salgado, *Aogalo deaflaiiT;. id_ G.e uCar. (X5
::: ~OrIEN LA DEOICA. : .
?A los L' jges .pretetls', ei y (fi1os :O
)X PON FNjA 4b3 LA PRIM RA PtAR '
".2 nxo o t' lfogerfcro i oie n6mbre derodoslos :0'
o0 A ados, coefe iallidd pnl;i''yo, .dael que )
e re e-ffa trictof, fIuplica por amioi de Did, 9:D&<
Sque aunuo fp ora oacodfa lesa'ea ~ptlo quee XI
&.. g' n uj -iinpgi tar cada pIfo ";
S::: Con.hcencia en QCat'lhmala, et la Impa ritacd S'e- :::w
)( .. .bpian de Arebalo: aflode 1742; )
...7 __ ^ ........ .v ..7... ., .








afiadido o abanico con visos de espejo, para ahuyentar y represen-
tar todo genero de tontos, moledores y majaderos". Paz y Salgado
se distingui6 de manera brillante como poeta satirico.
Don Bias Pineda y Polanco-el conocido y campechano don
Bias como le llama un autor lleg6 a ser muy estimado de sus
compatriots. Escribi6 y adorn6 con liminas dibujadas por e1, una
obra que constaba de veintisiete tomos sobre Historia Natural, asi
como un libro de costumbres indigenas. Floreci6 Pineda y Polanco
en 1700. Alcanz6 edad avanzada. Sus obras se perdieron.
Escribieron diversos trabajos, don Francisco Rend6n, don
Jose Victoria Retes y el erudito don Jer6nimo Barahona y Loaiza.
Don Miguel Mariano Iturbide figure en la Nueva Guatemala,
como Ministro del Tribunal de la Contaduria Mayor de la E. N. Sus
bi6grafos lo consideran como avanzado literate. Entendia, ademis,
algunos ramos de la ciencia. Realiz6 un viaje a M6xico y alli muri6
el afio de 1811. Dej6 manuscritos sobre asuntos administrativos.
El padre Manuel Letona sirvi6 varias catedras en el Triden-
tino. Escribi6 much en latin. Durante algunos ailos tuvo a su
cargo el curato del teinplo de Nuestra Sefiora de los Remedios.
Escribi6 un opfisculo en dialecto quiche, don Juan Luque
Butr6n, Presbitero, muy adicto a los indios.
Tambi6n escribieron opiusculos y trabajos diversos de merito,
don Francisco Mirquez Zamora, Abogado de la Audiencia; don
Salvador Mel6n, el Can6nigo don Carlos Mencos y Coronado; don
F. Antonio Montalvo, hizo un trabajo que no carece de interns, sobre
la vida de Pedro de Betancourt.
El docto jurisconsulto guatemalteco, don Juan Antonio
Carracedo distingui6se como escritor ficil, autor de notables y bien
meditados dictimenes: no menos ilustrado fui el trujillano don
Francisco Carrasco, del que un eminente pensador dice que era
"escritor 6ptimo y curioso disertador".
Public don Antonio Velasco un libro bien argumentado contra
los dominicos, franciscanos y mercedarios, probindoles que tenian
obligaci6n de contribuir al mantenimiento del Seminario de la
Asunci6n.
Fama bien conquistada y muy bien merecida dej6 entire sus
compatriots el Presbitero y Br. don Juan Joseph de Padilla. Figur6
como Maestro de Ceremonias de la Catedral. Sobresalia en muchos
ramos de la ciencia y tuvo el d6n admirable de la inventive; persigui6
con interns marcado various descubrimientos con feliz 6xito. Te6logo,
pensador profundo, literate, historiador ilustrado y correctisimo: a
61 se debe la "Cartilla eclesiistica perpetual para Guatemala", las
"Resoluciones de las cosas dificiles de la Liturgia y la Moral", el
"Tratado de la ortografia latina y castellana", "La Rueda de la for-
tuna", un libro de "Historia de Guatemala" y otro de "Centro-Am6-
rica"; el "Arte de la perspective", el "Arte de la m6sica convinatoria,
con que los menos diestros pueden componer ficilmente".
76















VDE

-TODAS LAS REGLAS MAS PRINo
CIPALES DE LA
:..f*-MTHMETICA PRACTICE .
r s4fsfp rdJ.de~faar, nofe;
* lo laa demaidas ordinarias, fino o.
t0b. maurh def ultofar, cl
de qroftrife Yrt efolo or IsAlgt-
t*vtiff rejsonfsran. Y;
D. Juan Jofeph 4 Padila M
SPf ytcro. Aio deC 2;
dl osSuperiwres in Grodifs.- vf
tcqnAdminifira Tgnacio Jay
c to: A cuya cof afe imprimne.





77








Como matemitico sobresali6 entire todos sus contemporineos,
demostrindolo asi sus obras de aritmetica y algebra, impresas en la
Antigua Guatemala, por don Ignacio Jacobo de Beteta; escribi6,
ademis, el "Arte de hacer pron6sticos", las "Tablas astron6micas",
el "Arte para saber las lunaciones y eclipses con s6lo el uso de la
Aritmitica", la "Miscelinea de experiments fisicos y de miquinas"
y un "Tratado de hacer y componer relojes". Concibi6 la idea de
iluminar la ciudad "con una luz como la de la luna", colocada en la
cispide del Volcin de Agua, idea que no pudo llevarse a cabo por
causes que se ignoran. Nunca se supo de qu6 medios iba a valerse el
sabio para realizar la idea.
Naci6 el Padre Padilla en Guatemala, el afio de 1684 y muri6
en 1749.
Un extranjero se apropi6 de varias de sus obras, las que
public bajo el nombre de P. Fosea.
Don Luis Navarro, public la "Relaci6n sobre el Reino de
Guatemala".
Nuestro compatriota don Bonifacio Tosta, public su obra
intitulada "Tel6grafo maritime para el uso de los buques de la
armada espaiiola". La ilustraci6n y honradez de este var6n lo hicie-
ron acreedor a honrosos titulos. Tosta, en los mejores afios de su
vida, tom6 parte en acciones de guerra, entire ellas, la de Aculco,
Guanajuato y Calder6n.
En 1741 public don Fernando de Echevers el opisculo inti-
tulado "Breve muestra de las muchas utilidades que puede producer
a este reino de Guatemala, el comercio de sus frutos", y el ailo de
1742 aparecieron publicados los "Ensayos mercantiles para adelantar
por medio del establecimiento de una compafiia de comercio de los
frutos del reino de Guatemala, a beneficio del piblico, real y haber
y diezmos eclesiasticos", por el mismo autor.
Don Juan Sinchez de Le6n, escribi6 los "Apuntamientos geo-
graficos e hist6ricos del reino de Guatemala", trabajo que se public
primero en la "Gazeta de Goathemala" y mas tarde en folleto con
anotaciones del histori6grafo senior Gavarrete.
Perteneci6 a honorable familiar de esta ciudad el Presbitero
Pedro Jose Terrasa; tuvo el cargo de promoter fiscal; desempefi6,
ademas, el puesto de Secretario del Arzobispado de los Prelados
Francos y Monroy y Juan Felix de Villegas. Public el libro "Rudi-
mentos fisico-c6mico-morales" (operaci6n cesarea y fetos).
Fray Juan Terrasa, notable gramitico. Escribi6 un curso de
Filosofia. Fray Miguel de Dighuero, es el autor de la obrita "Afio
santificado": Fray Andr6s Rodas public calebrados dialogos, pasto-
relas y entremeses. Otro escritor muy conocido fui el Doctor Anto-
nio Garcia Redondo, autor de opisculos diversos, entire ellos uno de
79 piginas sobre las Instrucciones del Ayuntamiento de Guatemala
a sus Diputados a Cortes, y la Memoria sobre el cultivo del cacao.
78








El Doctor Garcia Redondo, se manifest el afno de 1821,
ardiente partidario de la independencia de Centro-America. El
belemita Fray Victor Castrillo public su folleto "Reminiscencias",
trabajo poco conocido; pero que a juicio de algunos escritores es
modelo de literature clisica; don Jose Antonio Cardoza y don Manuel
Merlo, escribieron en 1787 un trabajo cientifico de mirito, con el
titulo "La influenza espafiola"; de la imprenta de Beteta sali6 el afio
de 1744 la "Instrucci6n sobre el modo de practicar la inoculaci6n de
las viruelas y m6todos de curar esta enfermedad, acomodado a la
naturaleza y modo de vivir de los indios del reino de Guatemala", por
el Doctor Flores; en la imprenta del Gobierno apareci6 en 1804 la
"Cartilla que ensefia a vacunar y distingue la verdadera de la falsa
vacuna", por el Protomedico Doctor Jose Antonio C6rdova.
El 10 de febrero de 1806 muri6 en la Nueva Guatemala, el
Licenciado don Manuel Zelaya. Cultiv6 con esmero la prosa y la
poesia. La mayor parte de sus producciones tratan de asuntos reli-
giosos, muchos de ellos los public "La Gaceta de Guatemala."
El Doctor Narciso Esparragosa y Gallardo, que tantas pruebas
diera de su amor a Guatemala, public en 1815 el folleto "Metodo
sencillo y ficil para el conocimiento y curaci6n de las viruelas" y el
"M1todo sobre el modo de extraer las criaturas del vientre mater-
no"; don Mateo Antonio Marure, discipulo de Goicoechea, fogoso
criollo, del partido independiente, perseguido y encarcelado por sus
ideas en favor de la independencia, escribi6 sus "Apuntes intimos";
este mirtir injustamente olvidado, lo deportaron y al pasar por Cuba,
enferm6 y muri6 en 1814. Fu6 Marure una de tantas victims de
ciertos Gobernadores peninsulares que tantas ligrimas hicieron
derramar a families en America.
En 1818 apareci6 la obra en cuatro tomos con 1,367 piginas
en octavo, con el titulo de "Instituciones de Derecho Real de Castilla
y de Indias", por el Doctor Jose Maria Alvarez, libro de texto en los
centros de ensefianza de Guatemala, que fu6 favorablemente comen-
tado por algunos escritores.
El Doctor Alvarez fu6 Catedritico de la Universidad y Maestro
de los notables jurisconsultos don Venancio L6pez y don Jose Ignacio
Gonzilez.
Don Jos6 Maria Peinado, Regidor perpetuo del Ayuntamiento
de Guatemala, escribi6 las famosas "Instrucciones para la Consti-
tuci6n Fundamental de la monarquia espaiiola y su gobierno".
El Presbitero Jos6 Gregorio Rosales, nacido en la Nueva
Guatemala, el 9 de mayo de 1789, socio benemerito de la Sociedad
Econ6mica, escribi6 un prontuario de Apicultura. Tuvo un archive
y una Biblioteca que le compraron los jesuitas.
Mucho se habl6 alli por el afio de 1818, de la p6rdida de siete
obras debidas a la pluma del Dean don Felipe Ruiz del Corral.
79




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs