• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Prelude
 Senor presidente de la republica,...






Title: Que queremos para la post-guerra
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00054960/00001
 Material Information
Title: Que queremos para la post-guerra
Physical Description: 1 p. l., 39 p. : ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: Lombardo Toledano, Vicente, 1894-1968
Publisher: s.n.
Place of Publication: México
Publication Date: 1943
 Subjects
Subject: World War, 1939-1945 -- Mexico   ( lcsh )
Politics and government -- Mexico -- 1910-1946   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00054960
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13487675
lccn - 45013959

Table of Contents
    Title Page
        Title Page
    Prelude
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Senor presidente de la republica, senores secretarios de estado, senoras y senores, camaradas
        Page 7
        Que quiere la clase obrera para la post-guerra
            Page 8
            Page 9
        Que clase de guerra es la actual
            Page 10
        Esencia del imperialismo
            Page 11
        La primera guerra mundial
            Page 11
        Caracteristicas de la guerra acutal
            Page 12
            Page 13
        La agresion fascista
            Page 14
        El mundo de la post guerra
            Page 15
        El "nuevo orden cristiano"
            Page 16
            Page 17
        Resurreccion de la libre competencia
            Page 18
        El super-imperialismo
            Page 18
        La democracia economica
            Page 19
        La tesis Trotskisya
            Page 20
        El discurso de Wallace
            Page 21
        Wallace sinarquista
            Page 21
            Page 22
            Page 23
        Las cuatro libertades de Roosevelt
            Page 24
        La iglesia y la democracia
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
        Nuestra bandera es la carta del Atlantico
            Page 28
        La opinion del proletariado
            Page 29
            Page 30
            Page 31
        Los revolucionarios y la libertad religiosa
            Page 32
        Contra la intervencion de la iglesia en la politica
            Page 33
            Page 34
        Avila camacho y la historia de Mexico
            Page 33
        Los ideales del presidente de la republica
            Page 35
        Desilusion en las filas revolucionarias
            Page 36
        La amistad de avila camacho y cardenas
            Page 36
        Grandeza de Manuel Avila Camacho
            Page 37
            Page 38
        Los prevaricadores de la revolucion
            Page 39
        Fe en el actual presidente
            Page 39
Full Text








A& f















P R E:EA M'BU L O


La noche del 18 de marzo de 1943, el pueb!oiinexicano'
conmemor6, en un ambiente de celido recuerdo, el Decreto
de Expropiaci6n de la Industria Petrolera, promulgado por
el Gobierno de Lzzaro Cdrdenas el afio de 1938. El Presi-
dente de la Repfiblica, General Manuel Avila Camacho, sus
colaboradores, las organizaciones de obreros y campesinos,
los trabajadores del Estado, las agrupaciones de mujeres y
j6venes progresistas, los extranjeros antifascistas radicados
en el pais, las fuerzas de la democracia y el patriotism ac-
tivo, celebraron jubilosamente uno de los mas claros actos
de afirmaci6n de la soberania national de M6xico y de la
lucha de todos los pueblos contra los imperialismos opreso-
res. Con ese motive, el Gobierno y el pueblo se unieron en
la certidumbre de que la expropiaci6n es un hecho- hist6-
rico consumado y que la principal riqueza del pals, 'en ma-
nos de M6xico, avanza hacia su estabilizaci6n y su flore-
cimiento.
Sin embargo, muchas otras circunstancias hicieron de
este quinto aniversario de la expropiaci6n una oportunidad
Sextraordinaria para plantear, en sus t6rminos mns verdaderos,
los problems del mundo actual -los de la guerra y la post-
guerra- y de la nacionalidad mexicana. No otra era la exi-
Sgencia imperative del moment. La situaci6n internacionaL
cada dai mns complicada y tensa" una situaci6n en la qcue,
" d lado de la pugna mortal entire las democracies y el nad-
Sfascismo se desenvuelve la trama de las tendencies parciales
c cada naci6n, de cada clase social, de cada partido y
aun de cada corp6raci6n religiosa, teniendo todas come








objetivo el logro de la hegemonia de sus puntos de vista y
sus intereses en la sociedad del future. La lucha entire el Ejo
y las Naciones Unidas, e interfiriendo esta lucha, saturan-
dola, por asi decirlo, la controversial sobre lo que ha de ser
el mundo de mafiana, cuando Ilegue la inevitable victoria
de la coalici6n antinazifascista. El rude antagonismo en-
tre los "apaciguadores" y quienes quieren conducir una gue-
rra sin transacciones, hasta sus l6timas y 16gicas consecuen-
cias. La pol6mica, mds aguda al paso de los dias, entire los
que enarbolan la bandera del "orden cristiano", como medio
de dar- a la Iglesia Cat6lica la direcci6n supreme de los asun-
tos p6blicos y los liberals, dem6cratas y socialists que
sostieneni la Carta del Atl6ntico como una garantia del es-
tablecimiento de un orden just y una paz duradera, apoya-
dos por la voluntad de los pueblos. El espectro de una ter-
cera guerra mundial -advertido por el Vicepresidente Wa-
llace- en el caso de que la fobia antisovi6tica de ciertos
sectors del capitalisio reaccionario impida un enteridi-
miento real, profundo, honrado, de las principiales potencias
demociraticas occidentales con la Uni6n Sovidtica. Estos son
algunos de los signos de inquietud vivisima que caracteri-
7an el panorama international.
Y en este torbellino arrebatado de un mundo en proce"
so de transformaci6n radical, la Am6rica Latina y 1Mxico.
Nuestros praises, con sus destines integros en juego. Con su
existencia misma puesta en la balanza de la historic que es-
td decidi6ndose. Los problems econ6micos mas angustio-
sos, las luchas political mds violentas, las amenazas m6s
graves apuntando en el horizonte cercano. Y M6xico, con
su historic de unos cuantos siglos, con su joven tradici6n
de independencia, con su Revoluci6n ain no cumplida, con
su pueblo todo'que sigue padeciendo hambre, ignorancia,
desnudez, amargura, obligado a escoger camino, trabado
en luchas interns que implican un peligro permanent de
guerra civil y desgarramiento agotante, urgido de encontrar
soluciones a los problems inmediatos miis atenazantes,
atacado 'por violentas corrientes de disoluci6n y confusion.
Este M6xico vivaz, en6rgico, insobomable; pero presa de tine
crisis econ6mica, political y moral de las mds hondas de 's
2: '2









historic, celebraba el quin',c a:-iersario de la expropiaci61
petrolera..


En tales condiciones; el proletariado estaba llamado a
hacer escuchar su palabra fire, definida y valiente. Cuan-
do la Revoluci6n Mexicana -despuis de un tercio -de; siglo
de iniciada- es amagada desde afuera y dentro de sus
propias filas; afuera por la reacci6n y el fascismo, dentro
por los claudicantes, traidores y capituladores; cuando el
sinarquismo, armado con las armas del privilegio y de la
inquina hist6rica, se organize paciente y velozmente para
dar una batalla a sangre y fuego contra la democraciai y
la independencia de M6xico; cuando el pueblo se revuelve,
Ileno de asco, ante el espectaculo del fraude, del latrocinio
y de la ostentaci6n de bienes mal habidos que, hacen los
falsos revolucionarios; cuando se renuevan las viejas intri-
gas para distanciar a los revolucionarios honestos entire si
y desartircular la alianza de sectors populares que ha man-
tenido enhiesto y en march al regimen de la Revoluci6n;
cuando todo esto Ileva la zozobra a los dnimos mrs templa-
dos y el desaliento a los espiritus d6biles, s6lo el proletaria-
do, con su conciencia de la situaci6n, su responsabilidad,. su
experiencia, su temple combative, su independencia inque-
brantable, su devoci6n ilirnitada a la causa de la humani-
dad progresista y de la Patria, puede sefialar. rutas de lucha
eficaz, salidas justas.
Esto explica, en lo sustancial, el discurso que Vicente
Lombardo Toledano pronunci6 la noche del 18 de marzo de
1943. Este es un discurso .para hacer luz -ante los mexi-
canps- en el. panorama international y national. Consta
de' dos parties: la primera, dedicada a presentar. y analizar
los origenes y el desarrollo de la guerra actual y las princi-
pales tendencies sabre la organizaci6n del mundo dela post-
guerra; la segunda, apresentar y analizar, en relaci6n con
los problems internacionales de hoy y del future, Iqs cues-
tiones mexicanas m&s trascendentales. Es .un discurso de
esiudio y de polemica. En 41 se valorizan y refutan las tesis









antidemocrdticas del "nuevo orden cristiano", de la "vuelta
a la libre concurrencia", del "super-imperialismo" y de la
"revoluci6n mundial simultanea e inmediata", y se levanta,
frente a 6stas,, como aspiraci6n del pueblo mexicano y de
todos los pueblos amantes de la libertad, la interpretaci6n
fiel de la Carta. del Atl6ntico, de cuya aplicaci6n correct
depend la paz del porvenir.
En la part relative a los problems nacionales, el dis-
curso polemiza brillantenmente con el sinarquismo, al que
Lombardo Toledano exhibe una vez como la representaci6n
inconfundible de la "quinta column" en el pais, como el
sector mas agresivo de la Antipatria, como la fuerza de
cheque de la contrarrevoluci6n m6s feroz. En este punto
Lombardo Toledano hace una aclaraci6n fundamental, en
la que nunca sera demasiado insistir: que los revoluciona-
rios genuinos no se oponen a la religion ni a la Iglesia como
tales, sino a la intervenci6n illegal de la Iglesia en los asun-
tos politicos y a la utilizaci6n de los sentimientos religiosos
come instrument de political reaccionaria.
La Mltima part del discurso --quizd la m6s vigorosa-
esta dedicada a tratar, en los t6rminos mats sencillos y con-
tundentes, la cuesti6n, tan debatida. de las relaciones entire
las distintas fuerzas sociales que integran el bloque de la
Revoluci6n Mexicana y el de las relaciones centre el Poder
Publico, representado per el Presidente de la Repiblica. y
el movimiento obrero. No hay en la historic de las luchas
politics de M6xico muchos ejemplos que puedan equipc-
rarse al de los dram6ticos mementos que el piblico reunido
en el Palacio de las Bellas Artes la noche del 18 de marzo
de 1943 sinti6 y vivi6 intensamente. Los politicos del pais:
pero sobre todo los politicos profesionales, no acostumbran
hablar delante de un Presidente de la Repdblica, como lo
hizo Lombardo Toledano en esa ocasi6n. De pie frente al
pueblo, con la Naci6n como auditorio, Lombardo Toledano
express al Presidente los puntos de vista del proletariado so-
bre los mas agudos y escabrosos problems politicos. Su
palabra estuvo exenta de circunloquios, de ambigiiedades,
de confusiones. El Presidente pudo escuchar, al oir a Lorn-
bardo Toledano, much de lo que realmente piensa y









quiere el pueblo, de lo que dice y anhela el hombre de la
calle, de lo que la prensa suele collar, de lo que los adula-
idores o politiqueros disfrazan y ocultan. En representaci6n
de la Confederaci6n de Trabajadores de M6xico. Lombardo
iToledano habl6 como lo exigia la situaci6n international
y national del moment, con acento rudo de franqueza y
honestidad, con mnimo resuelto, con la conciencia absolutcr
Be que esa, la line del proletariado revolucionario, es la
Anica que puede library a M6xico de los peligros que le
anenazan.
Los peri6dicos y los politicos oportunistas han rehuido
comentar este capitulo del sensational discurso. Ello se de-
be, sin duda, a que la cruda luz que surge de las afirma-
ciones categ6ricas de Lombardo Toledano les ha cegado.
Habituados a pronunciar y escuchar palabras con las quo
se empefian en ocultar y deformar la realidad y mantener
al pais sumido en el pantano de las apariencias y las con-
eveniencias menores, se sobresaltaron al oir a un hombre
que, en representaci6n de una clase revolucionaria por ex-
celencia, sefialaba un camino de realidad y de verdad.

X x
Este discurso es un llamamiento ardiente al proletariado,
d pueblo, a la Naci6n, para que se levanten a la lucha por
sus destinos amenazados, por sus interests m&s sagrados.
No es exagerado afirmar que con esta intervenci6n, Lom-
bardo Toledano abri6 una nueva etapa en las luchas revo-
jucionarias del pais; una etapa en la cual las fuerzas de.l
progress deben mirar muy hondo en la realidad que laa
rodea y adoptar todas las medidas necesarias para libra
una batalla gigantesca, cruenta, dificil, de incalculable
consecuencias. En su mejor aspect, este discurso es un vi-
brante llamado a la unidad de los trabajadores y de los
revolucionarios a que subordinen todo al interns de triunfac'
'n la gran lucha hist6rica que ya ha comenzado. Para ello,
d proletariado reafinma su traditional conduct, sus postu-
lados esenciales y su posici6n independiente.
El 18 de marso de 1943, en el discurso que aqui mnisnr
5 *S









reproducimos m el m: as respetado del movimiento ob r ea
;eiial6 una ruta, Pero este indice no es sufficient. Es el.
pueblo organiz-ad: .ei que debe llevar a la prctica la r.-
comendaciones de su dirigente. Estb es el discur-s de a'
lucha d muerte contra la reacci6n y el fascisnio; de la uni-
dad de hierro de los trabajadores y revolucibnario-' de la
rposici6n resuelta ac los traficantes y mercaderer que me.-
drcii aI la sombra de la ReBvoluci6n; de Ia colaboraci6n m&s
cercana y leal entire el Poder Piblico y el movimiento obr?-
ro: del esfuerzo ininterumpido para hacer mds efectiva la
ayuda de M6xico a las N-aciones Unidas; de la preparaci6na.
incansable -del pas ,..,zcr hacer frente a los grandes'prTb- .
nas de Id postf-guera." Est- es el discurso de la '.'iz::-.
por medio de la t[ f~r sin transacciories cont:a ;:~:, 1-: esne-
migos del pusra..


6
















LBROR FEESIDENTih JE LA EEUUE.IA.
5ErORES SECRETARIOS DE ESTA$-O.
SmOBEAS Y. SEROBES, CAMARADAS:

Nos 'hmos.reunido en este dia, porc conmemorar el
quinto aniversario de la expropiaci6n de la industrial pe-
trolera en nuestro pals.- Este hecho, muchas veces discu-
tido en M6xico y fuera.de nuestra Patria,.pertenece ya a la
gloria de nuestro pueblo; pero en esta fecha debemos pre-
guntanmos si la expropiaci6n de la industrial del petr61eo
fu6 un hecho aislado en nuestro pais, si fu6 un caso ins6-
ito, si no tuvo antecedentes ni tendrd consecuentes desde
e] punto de vista, no del acto juridico de la expropiaci6n
.de bienes de particulars, sino desde el punto de vista de
!a opinion del pueblo, de la resoluci6n del Gobiemo de M&
sico para continuar el cumplimiento de los anhelos de la
atriaa Mexicana. Es 6sta una fecha propicia, por tanto,
para que analicemos cudles son los problems fundamen-
tales de la hora dram&tica que estamos viviendo, y cudles
pueden ser las soluciones para este enorme conflict que
tiene envuelta a la humanidad.
De todas parties ya han surgido opinions, de todos los
sectores sociales han brotado juicios: LQu6 es lo que que-
remos para el future? Instifuciones cientificas, partidos po-
liticos, los parlamentos de las naciones, los gobieros mis-
mos, asociaciones de particulares formadas exprofeso para
esa area, ya han empezado.a inundcr todos los pauses con
sus juicos, con sus opinions relatives al porvenir inmedira
to.del mundo enter.
Hasta hoy la Confederaci6n 'e Trabaiadores de M6xi-
tno 'hcabla exitemado su opini6r.; lnaoc hoy, tampoco la









: C onfederdai6in:'de Trabajadores de An rica Latina habia
precisado su criterio. Consideramos el camarada Fidel Ve.
d6zquez, Secretario General de la Confederaci6n de Trabc-
)adores de M6xico y yo, en mi cardcter de Presidente de la
Confederaci6n de Trabajadores de Am6rica Latina, que es
4ste un memento oportuno para expresar la opinion del mo-
rimiento obrero de M6xico y de los paises hermanos de este
'lemisferio, precisamente por la trascendencia de la fecha
que nos ha congregado, y tambi6n porque la presencia del
Primer Mandatario de nuestro pais; General Manuel Avila
.amacho, aumenta la solemnidad de 'esta asamblea. Es ya
urgente no s61o pensar en los problems concretes y aislados
hde nuestro pals, de Am6rica y del mundo, sine meditar en los
a-contecimiento. que van a venir y que pueden ocurrir mu'
cho mds pronto de lo que algunos suponen.

aQUE QUIERE IA CLASE OBRERA PARA
LA POST-GUERRA?

-Qu6 es lo que la clase trabajadora de nuestros pue"'
blos quiere para mafiana? jQu6 es lo que los pueblos nues-
tros desean? ,Cudles son las opinions de los sectors pro"
gresi.stas, democrdticos, liberals de nuestros pacses? Con-
sideramos que el'problema de la post-guerra debe ser, por
las causes ya sefialadas, motive de una definici6n. Nece-
sitamos resolver estos problems, porque el tener un cri.;
terio fijo respect de ellos ha de ayudarnos de una mane-
a important no s6lo a continuar con eficacia la lucha en
contra del fascismo sine a precipitar la soluci6n victoriosa
de esta contienda.
Hace unos dias no mds Goebbels, un mes exactamente,
6l vocero principal de Hitler, reiter6 su llamamiento no s61o
ct los pueblos que luchan al lade del Eje, sino a los pueblos
todos del mundo, urgi6ndoles para que se aprestaran a de,
fe'nderse, ya no del propio. Hitler ni de los fascists, sino de
l a amnenaza 'del comunismo. Sefialaba que la EuropaO Oc,
: dental se hallaba en peligro; que era menester la asociac
Scin de todos.los pueblos que hoy estdn luchando coritra lk
'tlemania Nazi, contra Italia y contra el Iap6n, para pelear,









unidos, contra el primer enemigo de la humanidad que es,
a su juicio, la Rusia Sovi6tica. :Este Ilamaniento de Goeb-
bels no es nuevo. se respite a cada instant en todas partes
por los agents del Eje; su prop6sito es claro: dividir a las
Naciones Unidas, e impedir la ofensiva final victoriosa en
contra de las-potencias nazifascistas.
Recientemente el Papa Pio XII, en su Mensaje de Navi*
dad record que la Iglesia es neutral en este conflict, que
no estd con ninguno de los bandos, pero hizo un llamamien"
to a todos los creyentes-del mundo para que luchen en con-
tra del bolchevismo. Dijo el Jefe de la Iglesia Cat6lical
"Siempre movida:por motives religiosos cr Iglesia ha con,
denado las varias forms del socialism marxista; y Ella la.
condena hoy, pc.r:,.:.e es su permanent derecho y deber li"
brar a los hombres de las corrientes del pensamiento y. de
las influencias que pongan en peligro su eterna salvaci6n"
Estos signos son de gran importancia y exigen que nos
preocupemos los mexicanos todos, sin excepci6n, por el
curso de la guerra y principalmente por su .desenlace.
Hay dos modes, dos m6todos para resolver el problema
que la post-guerra planted: uno; juzgando y preconizando
la paz venidera de acuerdo con los-intereses de cada clase
social, de cada grupo de hombres o de cada individuo; la
otra forma de planter el problema del future es sujetdri'.
dose a las leyes hist6riccs.
El problema; indudablemente, no se puede juzgar do
acuerdo con el punto de vista subjetivo de las personas fi"
Ssicas, de los grupos de hombres o de las closes sociales; el
porvenir no ha de ser el que quisi6ramos que fuera, por
un simple acto de volici6n; el future ha de ser lo que de
acuerdo con el proceso.hist6rico del mundo.eha de aconte-
cer en los diversos pueblos, en todos los que han combati-
do y en todos los que han participado de un modo y otro
en el conflicto-armado. Pero para que juzguemos esta cues;
ti6n de acuerdo con la evoluci6n de las leyes hist6ricas, es
menester que la ubiquemos primero, recordando de un mo-
do muy r6pido los antecedentes del conflict, la guerra
misma, lo que: ella. represent en verdad. lo que contiene,
to que encierra:en:.sui fondo. .










S'Si: no recorddsemos, .cran cuando selas,...esuemque .i~'.:o'
4. oente, las causes de z-le co.nflicto, no podrirmos tenef.Jui,
'' R istante para juzgark ni much inenos poddaijmos terier
elemnentos .para poder decr. cudles. van a .ser sus conse-
cuencias.

ZQUE CLASE. EE -G'ERRA-ES IA ACTUAL?

S,;Qu6 ha sido.este. :crniclo? ,Qu6 lugar ocupa.en re*
,aci6dn ,.congueiras anteriores, junto a ellas, ,.a lado de las
*.:grandes contiendas hiEt6zicas de la humanidod? El r.gimem
Sque ,hoyparece, derrumbarse.a consecuenicia deiJac guerrc,
SIqitu.antecedentes tiene? Esta forma, la cde.nuestro gobier"
tno,\que prevalece en casi .odas parties del mundo, es unda
itonna nueva, con contenido exclusive, sin causes que. lo
l-layanengendrado, iy no puede.producir ella misma con"
Secuencias.para el porvenir?
Recuerdo que los principles cinco. sistemas econ6micos,
.'**ociles y politicos que han caractericado la evoluci6n de
.a *t hucanidad son: el cnomunismo primitive, la esclavitud,
lelfeudclismo, el capita'l.mo y el socialismo. Vivimos en Id
etapcadel capitalism en la. mayor parte. del .mundo, y del
sooialismo en un solo pass. La naturaleza del sistema ca
pitalidta, a su vez, advierto que consiste en la existencia de
,:j apropiedad privada. En esto se, asemeja al regimen ac-
fuac. y a las formss econ6mico-sociales anteriores, la escla-
tvitfd; y el fetidalismo pero difiere' de ellas en que dentrd
eHel capitalism la producci6n tiene una' forma social; en
,tanto. que en las formas anteriores la producci6n no era co-
] lciv, c, no era social. Por ello es que el capitalism se ca-
radteriza .tmbi6n por una contradicci6n que Ileva dentrd
de su propio seno: forma sodcal de la producci6n, pero for'
"Ta todcovia individual de la apropiadi6n de la producci6r,,
.de los,bienes producidos.
-'.El,.capitalismoo es unai fuerza.nueva,..en la historica. mi*
-deria., Dos; han sido.sus perfodos, .sus etapas. ds impr-
tantes: Ila.primera es la dte la libre concurrenIa,_. que ery
'pez6 a declinar alc6 por los afios sesenta a setenta del: siglo
pasado, y la segunda es la efapa de los monopolios, surr








gida en 1900-03, y en la que-todcvia: nos encontramos. Esta
ihtima etapa, la de los monopolies, es conocida por la eta-,
pa del imperialismo.

ESENCIA DEL VELRI.I.ILISMO

,Cudles son sus caracteristicas? 7En qu6 estriba esen:
cialmente el imperialismo fruto de la concentraci6n de lai'
producci6n, la creaci6n de monopolies? La fusi6n del' ca'
pital bancario. con la producci6n industrial, da como resul-.
tado la existencia de una fuerzcrnueva, la del capital finan-
ciero; se-produce, entonces, la exportcoi6n de capitales,-por
encima de la exportaci6n de mercancias -que es la carac-
teristica del period anterior-, y se engendra, por Iltimoo,
la existencia de monopolies internacionales que, al concu-
rrir buscando lo riismo en otrrs parties que no son su pro-
pio territorio, engendran disputes tremendas y produce la'.
guerra'llegando, finalmente, a la repartici6n de territories.
ajenos a costa de praises poco desenvueltos. -Asi nace el -
imperialismo, el que, a su vez, ha tenido dos periods prin
cipales: el primero, que comprende de 1903 hasta princi'.
pios de la primer guerra mundial, en 1914; el segundo es
el que va de 1914 hasta hoy. En este 6ltimo period no se.
trata ya, sin embargo, de crisis aisladas o peri6dicas; sinb.
de la crisis general del coppit:i:rir -.

LA PRIMER GCTE?.L.-. MUNDIAL

La primer gran guerra imperiCaista, la de 1914, inau-
gura la crisis general del regimen, porque la economia es,:
por la primera vez en la' historic, una economic mundial..
Las guerras anteriores no eran crisis de la economic mun-
Hial y, por'lo tanto, eran guerras que podrian tener como'
m6vil disputes locales o interests encontrados de paises-
aislados; pero ya en 1914 la economfa es general en el mun-
9o, hay una unidad profunda entire los intereses de todos
los pcases, y la 1nica forma de resolve. los antagonismos
es tratar de repartir la.tierra enf.ter. otra vez, entire las gran-.
des potencias.
'1








gida en 1900-03, y en la que-todcvia: nos encontramos. Esta
ihtima etapa, la de los monopolies, es conocida por la eta-,
pa del imperialismo.

ESENCIA DEL VELRI.I.ILISMO

,Cudles son sus caracteristicas? 7En qu6 estriba esen:
cialmente el imperialismo fruto de la concentraci6n de lai'
producci6n, la creaci6n de monopolies? La fusi6n del' ca'
pital bancario. con la producci6n industrial, da como resul-.
tado la existencia de una fuerzcrnueva, la del capital finan-
ciero; se-produce, entonces, la exportcoi6n de capitales,-por
encima de la exportaci6n de mercancias -que es la carac-
teristica del period anterior-, y se engendra, por Iltimoo,
la existencia de monopolies internacionales que, al concu-
rrir buscando lo riismo en otrrs parties que no son su pro-
pio territorio, engendran disputes tremendas y produce la'.
guerra'llegando, finalmente, a la repartici6n de territories.
ajenos a costa de praises poco desenvueltos. -Asi nace el -
imperialismo, el que, a su vez, ha tenido dos periods prin
cipales: el primero, que comprende de 1903 hasta princi'.
pios de la primer guerra mundial, en 1914; el segundo es
el que va de 1914 hasta hoy. En este 6ltimo period no se.
trata ya, sin embargo, de crisis aisladas o peri6dicas; sinb.
de la crisis general del coppit:i:rir -.

LA PRIMER GCTE?.L.-. MUNDIAL

La primer gran guerra imperiCaista, la de 1914, inau-
gura la crisis general del regimen, porque la economia es,:
por la primera vez en la' historic, una economic mundial..
Las guerras anteriores no eran crisis de la economic mun-
Hial y, por'lo tanto, eran guerras que podrian tener como'
m6vil disputes locales o interests encontrados de paises-
aislados; pero ya en 1914 la economfa es general en el mun-
9o, hay una unidad profunda entire los intereses de todos
los pcases, y la 1nica forma de resolve. los antagonismos
es tratar de repartir la.tierra enf.ter. otra vez, entire las gran-.
des potencias.
'1









Sin embargo, la guerra produce una conmoci6n tan pro-
funda, que rompe esta unidad del :':..7:it..liimo mundial. Por
la primer vez en la historic contempordnea ya no preva-
lece en nuestro planeta un solo tipo de sistema social, un
regimen inico para todos los praises; un pafs grande, que
es un conjunto de naciones, -la sexta parte del mundo-,
]a Uni6n Sovi6tica, levanta y construye un nuevo regimen,
el regimen socialista, hecho que agrava todavia m6s las
contradicciones del capifalismo.
La guerra de 1914-1918 produce nuevas crisis hasta que
el propio imperialisno se escinde. El nimndo entonces pre-
senta el panorama de tres regimenes: el capitalism tradi-
cional con forma democr6tica, el socialist en un solo pais,
y una nueva forma del imperialismo, que es la dictadura
'inanciera, supeditando todas las instituciones sociales en
su provecho: Asi aparece el fascismo en el mundo,, porque
el fascismo es una FORMA del imperialismo, y no una FA-
SE del capitalism. De haber sido esto 6ltimo, el fascismo
habria sido inevitable, fatal; pero fu6 y es una forma nada
mds del imperialismo, raz6n por la cual el fascismo pudo
haber sido evitado. No se evit6 por causas que menciona-
r6 en seguida. Si el mundo, por la evoluci6n misma del ca-
pitalismo hubiera tenido que caer fatalmente en el fascis-
mo, es incuestionable que no valdria la -pena ganar esta
guerra, ni se justificaria el sacrificio de tantos millones de
series humans.
Se estableci6 en Italia primero, y despu6s, como se sa-
be, en Alemania y en el Jap6n, la -:i ::!ura del capital fi-
nanciero, que .consiste en la centralizaci6n del regimen de
la producci6n, en el sometimiento del Estado a los monopo-
lios, y en la transformaci6n de la industrial de paz en la in-
dustria de guerra, para agredir posteriormente a los vecinos
.y a otros paises alejados del propio lerritorio.

CARACTERISTICAS DE LA GERA.-A ACTUAL

Es por.eso que cuando estalla segunda guerra mun-
,'ial, al principio hay confusion; es indudable que no se .
entendieron-con claridad las caracgerstitkas de este nuevo








conflicid. A la Aleinania Nazi muchos gobernantes de loe
poises capitalistas democrdticos la trataron con un criteria
que. yo podria llamar de psiquiatra, de m6dico; creyeron
,ue se trataba del .advenimiento al poder de un conjunto
de locos encabezados por Adolfo Hitler, y que satisfecha
su vanidad, o su deseo, o los intereses reducidos de su gru-
po, el problema creado por ellos habria de concluir.
Sin embargo, la guerra actual fu6 distinta a la de 1914,
a pesar de que en sus inicios fuese interimperialista, porque
en los poses que constituyeron el Eje, --que firmaron el
pacto tripartita: Alemania, Jap6n e Italia-, hubo un cam-
bio radical en su regimen econ6mico: se estableci6 una dic-
tadura del capital financiero en el seno de cada uno de
estos praises que tuvo por objeto no s6lo conquistar anti-
guas situaciones, -las p6rdidas, en la guerra anterior-,
sino, si las circunstancias eran propicias, conseguir inclu-
sive el dominio del mundo.
La actual guerra mostr6 bien pronto ante los ojos de to-
dos los hombres, de todos los pueblos, su verdadera fisono-
mia: no se trataba, de ning6n modo, de una guerra como
la anterior, no era una lucha por un nuevo reparto del mun-
do. Este ya estaba distribuido y s61o a condici6n de des-
truir lo hecho, de modificarlo, de privar a las grandes po-
tencias de lo que habian arrebatddo o por lo- menos'po-
seido de cualquier manera, para hacer del mundo entero
un regimen (nico, podia proponerse la lucha armada.
Pero muchos gobiernos de los praises capitalists demo-
crcficos no se percataron de que- ste era el plan.. Cuando
Adolfo Hitler public su libro "Mi Lucha", cuando los te6-
ricos del imperialism prusiano hablaban de una conquis-
ta de la tierra enter, de una geo-politica; de un nuevo arre-
glo del mundo, por encma de intereses nacionales, no cre-
yeron- seguiramente los gobLernml democr6ticos que esto iba
a realizarse. Por ello fu6 que Id realidad los despert6 un
poco tarde: el pacto de Munich fu -el fin de esta primer
etapa, la revelaci6n d' 0o que Ia guerra significaba de ver-
ad, y el'princiFpo di ci. disposicones para'enfrentarse a
n cn nemig6 re lmtnt,, i: ::deroz.. Munich les abri6 los oi'os:
:la rclffica de apadigu--.: ento demostr6 que Hitler no iba









.azsatisfacerse con 10 que-le estaban regalando, con .lo que
estaban.-entregdndole.1 En lugar: de-marchar :haoia elaEste
Scomo -l hacbia-prometido,,mcarch6.dalOedidentte.,:El cctso.-de
Espaiia por eso ;tivo y i;ene una significaci6n stan grade
ipara el desenvolvimier.n!o.-del fascismo y-su--desetnbocadura
ten la guerra acluc:l. As1o entendi6'y-lo dijo el. proletaric-
*do de 'Mxico y:de --la:America Ldtina.

l-AA AGRESION FASCISTA

La caida de Francia tambien fu6 otro- hecho' revelkdor,
'significativo.' No se trataba-;s61oede arrebatarle sus colonies,
v- omo-eern11914; Fraicia no-era una naci6n,,era un imperio,
-y'el fascism. agredi6- la--metr6poli misma -ocupando- mi-
J._itarmente la, ciudad de'Paris. YY luego,-el ataque a Ingla-
:terra, no. era ya la- agrei6n, a--las colonies -del imperio.bri-
.tnico, sino el ataque direoto cal coraz6n, d la metr6poli
imperial.
": "De eszt- rnanera Hitler y sus asociados-consiguen con-
iloar ra Europa y se io'rar finalniente sobre 4a'Uni6n Sa-
vi4tica. Entonces ya no -hayi duda ningur a:de la intenci6n
Sreal de las rptenci.;a-del Eje: no se trata. de conseguir, un
i.nuevo reparto del mtiudo, ini de: recuperar-las .colonias-per-
'did.s, sino de dominant -*la- tierra eritera. Y- si no hubiera
, iabid.' un- argument mejor- que -los- anteriores .para com-
probar este prop6sito, el -he ho mrismo: de que Italia, pais
Tcliddo de' Alemania, *fuera- ocupado' militarmente por los
eji~citos del Terceri-Reich, estaba :demostrando -que el do-
mninio- del muido por la Alemania Nazi era inevitable, sin
,-quedar exentos en este .plan los propios ,aliados de Hitler.
-:Nos encontramos :hy en -la etapa casi final, de la con-
:'lienda. 'El muthdo estd dividido -en dos sectors: por la una
iparte estdrt las potencias del Eje, empeficdas en una gue-
'rra- imperialist; por la otra; -estdn las Naciones Unidas que
:11evan a cabo una guerra justa y que pelean por la integri-
'dad de su territorio, por 1ac existencia de sus instituciones,
por el mantenimiento de sus ideals, por gargntizar su por-
-venir.. Las Naciones Unidas, lo mismo las grandes que las
Spequefias, tienen como comAn denominador estos anhelos:







respeto a la libertad, respeto a la democracia, respeto -aa
independencia de -lo praises, y defensct resuelta y militant,
de la civilizaci6n.

EELMUNDO DELA PJ.3T.GUERRA/

.El mundo lamrado de lacpost-guerra, puede venir mana.:
na mismo, cuando se produzcca un colapso no s6lo de ccr-
r6cter military sino fundamentalmente de indole political enre
los praises del Eje; a media que las victorias militares vac
yan desarrollando la unidad de Idls pueblos- sojuzgados y
sometidos, puede aparecer sCbitamente el porvenir, y .si
*no sabemos, como expresabac al principio, qu6 es loa que
queremos para el mafiancr, pueden los acontecimientos pre-
cipitarse de tal manera que tengarmos que improvisar so-
luciones, que correr tras ellos afanosamente y sin 4xito para
proponer medidcs que amparen nuestros derechos y que
garan'ticen nuestro:progreso.
Hay algo en lo que todos est6n de acuerdo sin excep"
ei6n: el mundo de mafiana debe se distinto del actual. Y
debe ser distinto del actual para lograr dos objetivos prin-
cipales: en primer t6rmino, para fr- i.poir la posibilidad de
una nueva guerra; y en segundo lugar, para transformer
el sistema capitalista.
Las soluciones son multiples, pero las m6s importantes
son 6stas que yo deseo s6lo enunciar'y comentar en breves
palabras por el interns que tienen para la clase trabajadora,
para el pueblo de M4xico, para todos nuestros pueblos.
.Hay la soluci6n que preconiza la clase feudal, la qu.e
cfirma que el capitalism como sistema engendra las gue-
rras; que en consecuencia hay que abolir el capitalism pa,
ra substituirlo por el feudalismo.
Hay otra soluci6n: la de la clIase media, de pequefios
propietarios rurales y de pequefios industriales y comer-
ciantes, lo que Ilamamos comdnmente la pequefia burgue-
sia; afirma que los monopolies y no el capitalism son los
que engendran las guerras y que, per tanto, hay que above
lir los monopolies y no el cap.cliT.-: pcara que surja de
nuevo la libre competencia.
15








Hay otra soludi6n: la del sector reaccionario de la grari
burguesia, que afirma que la competenc4a entire los mono-
polios 'y no los monopolies -mismos ni- el. capitalismo son los
que produce la guerra; en consecuencia, hay.que abolir
la competencia entire los'monopolios, -instaurando en su
lugar la dictadura del capital finandero.
Hay otra soluci6n, mds que.es la del sector democrdtico
dael capitalismo, del gran capitalism, que afirma que la dis
tribuci6n injusta de la riqueza en el seno de cada naci6n y
entire las naciones es la que engendra la guerra; por lo tan=
to, no .hay que abolir el capitalism sino modificar la ac-
tual distribuci6n de la riqueza para powder substituirla con
un'reparto equitdfivo de los.-bienes entire los individuos.
Hay otra soluci6n, -por ultimo: la que preconizan los
dalsos ap6stoles de la clase obrera, que dicen-que hay que
abolir el capitalism para reemplazarlo por el socialism,
instaurando al concluir esta guerrd. la dictadura .del prole-
tariado en todos los pauses por i-.,:- de la revoluci6n so-
cial simultdnea en el mundo..
' Si no fuera por dtra raz6n, el cardcter demag6gico yf
SialSo de esta 'iltima tesis se demostraria-por. la f6cil solid-
taci6n-del entusiasmo de que son "-icLroa:, algunas perso-
na qoue no reflexionan en lo que -;'i;fir realmente esta
postura.
EL "NUEVO ORDEN CMS).CA O" '

Ahora veamos la posibilidad de que se cur..ol'in estoa
programs, estos planes, estas soluciones. La soluci6ri feu'
'dal la encdrna.el Ilamado "Nuevo Orden Cristiano". -El
Nuevo Orden Cristiano condena al :: i~.ci'imo y preconiza
la restauraci6n del feudalismo; ofrece, un paisaje, unr pano-
rama idilico pard los homrbres de fodo el mundo. habla de
quo es precise acabar con el capitalism, porque -ste so
basa en el hicro, lo mueve Id avaricia; que. el comercio no
existed para el fini de realizar la justicia ni el .bienestdr sino'
con el objeto de aumentar la riqueza r.7vada; c'uc'eS me
nester volver a un: etapd en la.que lo0 onibres virari de
n modo pacifico pensando en "si mismos sin tofrnentos, en
que el hombre no deatya tna nidquina como en cId acctuad
16'







lidad, sino un ser human creador; que se vuelva a la 6po,
ca en que los artesanos eran no solamente obreros sino
iartifices creadores de obras de arte, y que los campesinos,
en lugar de ser simples asalariados como ocurre en Id
actualidad, regresen otra vez a la tierra, se identifiquen con
ella, produzcan lo que hahl de consumer, y no piensen en
pelearse con sus semejantes. Preconiza asimismo la supe-
ditaci6n de la industrial a la agriculture, la desaparici6n
casi au'tomdtica del progress t6cnico, parp que vuelva a
imperar sobre la tierra, como norma fundamental del perr
samiento y del derecho, la concepci6n idilica del consume
'familiar e individual.
Desgraciadamente no es possible volver a este ideal do
la Edad Media. En primer luqar, ese regimen que nos ofre-
ce el "Nuevo Orden Cristiano", desde el punto de.vista eco
.n6mico no existi6 jamds, es simplemente espejismo buc6-
Sico. No hubo en la Colonia Espafiola campesinos o ran-
cheros, como decimos en M6xico. ni agricultoies quue viv;i'
ran para si y para sus hijos; hubo siervbs, siervos de la tie -
rra; tampoco hubo obreros que pasaran largos horas def
'dfa y de la noche creando obras de arte. I.Ientra, hubo
simples oficiales sujetos a la tirania del maestro, duefio del
taller y 6nico comprador del trabajo de sus subordinados.
Pero independientemente de esto es indudable que no po-
demos volver al pasado; no podemos ni queremos destruir
las fdbricas. las invenciones mecdnicas. Si el mundo de
mafiana ha de ser un mundo de economic consuntivca
cerrada, en el que -cada quien produzca lo que neo
cesita para vivir, no habrd posibilidad de relaciones entre
los individuos de un pals ni entire las naciones; y entonce3
tendremos que destruir-todo lo que ha producido el progre .
so: los aviones, los autom6viles, los ferrocarriles: los barcos,
todo, torque no tendria sentido unir a los hombres ni a lo
'pueblos si deben vivir bdstdndose a si mismos.-
Esta visi6n falsa, ilusoria, del pasado proyectada hacia- .'
el porvenir, que desemboca fdtalmente en el demma n'tel v'
miento tecnico del mundo, reposa en 'un error cientifico tro' -
mendo: lt historic es ptdgrdsivd, la-historia nd tien irevTer- -
Sa, la historic camina .hacia adeldnfe. -'.:







RESURECCN: DE L A BRE COMPETENCE.

En cuanhtod la l tra tesis.- 'a del;inercaddTibre6, la cii-
afirma que nio impbrta que en un moment dado se prc&
duzccan.mds mercancias que las que se iiecesitarn;ni que los
salaries disminuyan cuando haya abundacici-cde-mercan-
cias en el mercado interior; puesto que puede regulars
automnticamente la baja de salaries con la baja de precios,-
tambin- es una teoria que tiene el valor de una cosa ar-
caica, sin validez cientifica. No se puede hablar ya de la
restduraci6n de la libre competencia. No es possible, ni de-
peable, en primer lugar, porque tendriamos que suprimir,
para: lograrlo, el progress t6cnico,.o lo que es igual, las
nuevas formas de la producci6n. Ya sabemos que como
ocurre con la vision falsa y pintoresca del "Nuevo Orden
Cristiano", tampoco existi6 nunca el mercado libre en
ninguna. 6poca de la levoluci6n humana, porque los sala-
rios y los precious nunca se compensaron. No se podian
compensar porque, como se dice en t6rminos de economic
politica, la plus valia, la acumulaci6n de-la parte no re-
itribuida del trabajo fu& precisamente la que engendr6 la
concentraci6n del capital, base esencial de los monopo-
lios. No 'fu6 el monopolio product de la maldad, ni de la
avaricia, ni de la mala intenci6n de los comerciantes, de
los produdtores o de los banqueros; fu6 efecto fatal del
propio regimen de la libre concurrencia. De ahf que para
poder suprimir los monopolies habria que suprimir el car
pitalismo, y el imperialismo en suma. Pero aceptando la
hip6tesis de que esto pudiera ocurrir, que volvi6semos al
regimen de la libre concurrencia, se volverian a producer
los monopolies, y viviriamos en un circulo sin salida possible,

EL SUPER-R-IMPERIALSMO

La otra teoria es la del super-imperialismo, la que
Sostiene que la nica forma de evitar la crisis actual con-
siste en contribuir a que se desarrolle lo que la realidad
estd indicando que va a acontecer. El desarrollo de los.
rmonopolios debe ser fomedrtado, hasta que en cada pals
[18'







RESURECCN: DE L A BRE COMPETENCE.

En cuanhtod la l tra tesis.- 'a del;inercaddTibre6, la cii-
afirma que nio impbrta que en un moment dado se prc&
duzccan.mds mercancias que las que se iiecesitarn;ni que los
salaries disminuyan cuando haya abundacici-cde-mercan-
cias en el mercado interior; puesto que puede regulars
automnticamente la baja de salaries con la baja de precios,-
tambin- es una teoria que tiene el valor de una cosa ar-
caica, sin validez cientifica. No se puede hablar ya de la
restduraci6n de la libre competencia. No es possible, ni de-
peable, en primer lugar, porque tendriamos que suprimir,
para: lograrlo, el progress t6cnico,.o lo que es igual, las
nuevas formas de la producci6n. Ya sabemos que como
ocurre con la vision falsa y pintoresca del "Nuevo Orden
Cristiano", tampoco existi6 nunca el mercado libre en
ninguna. 6poca de la levoluci6n humana, porque los sala-
rios y los precious nunca se compensaron. No se podian
compensar porque, como se dice en t6rminos de economic
politica, la plus valia, la acumulaci6n de-la parte no re-
itribuida del trabajo fu& precisamente la que engendr6 la
concentraci6n del capital, base esencial de los monopo-
lios. No 'fu6 el monopolio product de la maldad, ni de la
avaricia, ni de la mala intenci6n de los comerciantes, de
los produdtores o de los banqueros; fu6 efecto fatal del
propio regimen de la libre concurrencia. De ahf que para
poder suprimir los monopolies habria que suprimir el car
pitalismo, y el imperialismo en suma. Pero aceptando la
hip6tesis de que esto pudiera ocurrir, que volvi6semos al
regimen de la libre concurrencia, se volverian a producer
los monopolies, y viviriamos en un circulo sin salida possible,

EL SUPER-R-IMPERIALSMO

La otra teoria es la del super-imperialismo, la que
Sostiene que la nica forma de evitar la crisis actual con-
siste en contribuir a que se desarrolle lo que la realidad
estd indicando que va a acontecer. El desarrollo de los.
rmonopolios debe ser fomedrtado, hasta que en cada pals
[18'








-haya un solo.monopolio, ydespubs, hasta .que internacio-
nalmente disminuya su nilmero ty. Ilegue :a la .supresi6n.de
la competenciadentre ellos, :como consecuencia, de la. exis-
tencia de un dnico y gigantesco monopolio mundial. Esta
fu6 la tan debatida tesis de;Kautsky, que si desde el punto
de vista simplemente formal es 16gica, desde el punto de
.las leyes econ6micas como afirma -Lenin,, result impossiblee
que pudiera ocurrir. No existe la posibilidad de un-super-
imperialismo -concebido a la -base de un monopolio en
:cada pals que habria de -rematar con la existencia de un
supermonopolio en todo el mundo. Esta es una construc-
ci6n artificiosa por la sencilla -raz6n de que si el capitalis-
mro fuera insuperable como regimen social, se :podria lle-
gar hasta alli; pero. ya hemos visto c6mo stelleva en. su
seno el germen de una fuerza que 61 mismo engendr6 y'
que lo transform. Por eso es frustrdneo, por eso es falsa
Ia lesis.
SLA:DEMOCRACIA ,ECONOMI'CA

-La. doctrine, de la democracia eccn6mica, ,por, altimo,
Ia que preconiza la armonia de las clases.sociales, el ca-
pitalismro organized; el capitalismo de 'Estado ao la con-
jurici6n del coapitalismo y del .socialismo,-,tiene ,como fun-
damento ,esta afirmaci6n: si el..capitalismo, puede. liquidar
su, contradicci6n --producci6n. social y ,consumo,;indivi-
dual- y.repartir, equitativamente la-riqueza,..,por. qu6.en-
tonces no hacerlo? Analicemosiesta teoria. Si esto.,aconte-:
ciera, si lleg6semos alconsumo colectivo,, social, de la.mis-
ma manera que .hemos. llegado ya a la producci6n colec-
tiva, social,. ya no hhabria capitalismm, .habria socialismo.
Y es que.no se-puede repartir la plus ,valia: si se. reparte,
deja de existir el. capitalism, del mismo modo, no se 'de planificar de verdad la economic de un .pais sacrifi-
cando los .intereses de los propietarios. en'beneficio .del
pueblo, sino, en un regimen en el que la propiedad priva-
da de los medios de producci6n no exista. Y tampoco se
puede concebir:un Estado neutral, sin partido por encima
'de Ics closes sociales, como result mposible .tambi6n,







concebir que dos fuerzas antag6nicas, como el capitalis-
mo y el socialismo, se conjuguen idilicamente con el ob-
teto de crear un nuevo tipo de humanidad.

LA TESIS TROTSK1STA
Y en cuanto a la tesis trotskista de la revoluci6n per-
manente, es tambi6n falsa. Marx fue el que habl6, el pri"
mero de la lucha constant, de la revoluci6n ininterrum-
pida; pero Trotski fu6 quien .afirm6 que s6lo podria triun-
far el socialismo en cualquier parte del mundo a condi-
ci6n de que se realizara la revoluci6n social simultdnea
en today la tierra. De alli surgi6 la tesis de la llamada re-
voluci6n permanent. Esta teoria de la revoluci6n social
en todas parties y al mismo tiempo, como la 6nica posibi-
lidad de garantizar el 6xito de un movimiento social en
un pais, no fu6 la tesis de Lenin, ni es la de Stalin. Nunca
en la Uni6n Sovi6tica ha privado la teoria trotskista de la
revoluci6n permanent, simult6nea en todo el mundo, por
la sencilla raz6n de que tanto la doctrine de Lenin come
la de Stalin han demostrado que si es possible la victoria
del socialismo en un s61o pals, y la mejor prueba de ello
es la propia Uni6n Sovi6tica. Por otra parte nadie niegca
que la victoria definitive del socialismo vendr6 cuando es-
te. rgimen prevalezca en el mundo entero, come tambien
es verdad que las amenazas sobre el pais socialist no
habrdn de desaparecer sino cuando en todas parties de la
tierra se haya consumado la revoluci6n.
En otros t6rminos: la teoria de Lenin y de Stalin difiere
'de la tesis de Trotsky en cuanto a que aquellos han afir
.mado que existe una cey llamada del crecimiento desigual.
del capitalism, en virtud de la cual no todos los pauses del
.imunxdo :pueden .-realizar al.mismo .tiempo su revoluci6n
social y que; en consecuencia, no puede ser possible la re-
S.:oluci6n simultdnea en todas parties de la tierra. Si no es
possible la revoluci6n simltdneamente en todo el mundo,
; .preconizarla es Un simple ac~o demag6gico que tiene el
. acdoqrde servirle a los que luchan- en contra del gocialismo
verdadero.
20








Estas son, seior Presidente de la Repiblica,. estas~ son,
seeioras, seiiorcs, camaradas, las teorias mds importantes
respect de la postguerra, y este es el examen breve, bre-
visimo, de ellas, del cual se desprende la,imposibilidad de
que se realicen. Antes de exponer nuestro criterio sobre
tema tan apasionante y tan transcendental, yo quiero ha-
cer un andlisis del iltimo gran document politico del Go-
bierno de los Estados Unidos de Norteam6rica, tanto per
la singular importancia que tiene para nuestros praises
.del Hemisferio Occidental, cuanto por la repercusi6n que
la obra y el empuje del Gobierno norteamericano tiene en
estos moments en todo el mundo.

EL DISCURSO DE WALLACE
El Vicepresidente de Estados Unidos, Henry A. Walla'
ce, acaba de pronunciar un discurso trascendental, que
para mi es el document politico mds valioso del uiltimo
medio afio. Ante una asamblea consti'tuida para estudiar
las soluciones cristianas para la post-guerra, Wallace ha
analizado el panorama mundial y ha expresado con una
.ran franqueza, con una gran honradez y con una gran
sinceridad -atributos siempre inherentes a su palabra y
a su conducta- opinions y juicios que nosotros los me-
xicanos, por cer americanos y por ser antifascistas tene-
mos que analizar cuidadosamente y, ademds, porque
apenas apareci6 el discurso de Wallace en los diaries de
M6xico, ya los enemigos de la democracia han tratado
de darle una interpretaci6n torcida y se han empefiado en
transformer lo negro en blanco y lo blanco en negro, con
el objeto de confundir a la opinion pfbIica y desmoralizar
asi a los que tratan de construir una unidad americana
s61ida, ademds de ganar adeptos para su causa..

.WAL ZCE, SINARQUlSTA? ;,
iLa Uni6n Nc K.-i6nal Sinarquista. que ee en ,nuestro
.pals Jla brigade. de choque de las fuerzas reaccionariav
interracidocnler yaiha juzgado pi6blicamente ete -discur-








Estas son, seior Presidente de la Repiblica,. estas~ son,
seeioras, seiiorcs, camaradas, las teorias mds importantes
respect de la postguerra, y este es el examen breve, bre-
visimo, de ellas, del cual se desprende la,imposibilidad de
que se realicen. Antes de exponer nuestro criterio sobre
tema tan apasionante y tan transcendental, yo quiero ha-
cer un andlisis del iltimo gran document politico del Go-
bierno de los Estados Unidos de Norteam6rica, tanto per
la singular importancia que tiene para nuestros praises
.del Hemisferio Occidental, cuanto por la repercusi6n que
la obra y el empuje del Gobierno norteamericano tiene en
estos moments en todo el mundo.

EL DISCURSO DE WALLACE
El Vicepresidente de Estados Unidos, Henry A. Walla'
ce, acaba de pronunciar un discurso trascendental, que
para mi es el document politico mds valioso del uiltimo
medio afio. Ante una asamblea consti'tuida para estudiar
las soluciones cristianas para la post-guerra, Wallace ha
analizado el panorama mundial y ha expresado con una
.ran franqueza, con una gran honradez y con una gran
sinceridad -atributos siempre inherentes a su palabra y
a su conducta- opinions y juicios que nosotros los me-
xicanos, por cer americanos y por ser antifascistas tene-
mos que analizar cuidadosamente y, ademds, porque
apenas apareci6 el discurso de Wallace en los diaries de
M6xico, ya los enemigos de la democracia han tratado
de darle una interpretaci6n torcida y se han empefiado en
transformer lo negro en blanco y lo blanco en negro, con
el objeto de confundir a la opinion pfbIica y desmoralizar
asi a los que tratan de construir una unidad americana
s61ida, ademds de ganar adeptos para su causa..

.WAL ZCE, SINARQUlSTA? ;,
iLa Uni6n Nc K.-i6nal Sinarquista. que ee en ,nuestro
.pals Jla brigade. de choque de las fuerzas reaccionariav
interracidocnler yaiha juzgado pi6blicamente ete -discur-








so de' Wallace:-con el-prop6sito.-avieso de sacar -ventajas
de eseexamen~.Han-dicho asi, en resume, los.sinarquis-
:tas:. "Wallace aboga por el Nuevo-Orden Cristiano; su dis-
Scurso fu .cnontra. la,sovietizaci6n- del. mundo. Lombnardo
.Toledano no. se atreve a-llamarlo. sinarquista; Lombardo
,Toledano dird en un mutin que.-Wallace no dijo lo-que la
*Uni6n IIacional Sinarquisia -cree-que dijo; ,Lombardo To-
ledano dird que el :orden:cristiano de-:los- sinarquis'tas es
la.vuelta al-.pasado, al 'Estadoigglesia y ql .imperio de los
curas; Lomibardo Taledano-dird que,. Wallace es progre-
,sista, y que -us ideas son las$ ideas de los .dem6cratcrs.del
mundo, y las de los '"dem6cratasbolcheviques", -como 61,
como Lombardo Toledanq; Wallace lucha --dicen los si-
narquistas- contra-las-.ideas de los marxistas; los marxis-
tas han escarnecido el crist;anirino y se han burlado de 61;
los marxistas, como Lombardo Toledano scrnr alto.-. mate-
rialistas y piensanr en el orden sovi6tico para la -post-
guerra.-"Estos son los principles argumentso" de los si-
nnarquistas en su interpretaci6n del discurso de Wallace".
'Hacen los sinarquistas este razonamiento -gracioso e
* ,interesante desde el punto, de- vista ,politico- ."Wallace .abo-
Sga por una democracia -cristiana; los- sinarquistas aboga-
mos -por un nuevo-orden, cristiano, luego -Wallace- aboga
tambi6n -por un nuevo -prden cristiano;, en- consecuencia
Wallace es-sinarquista'", Pero de este rciaonrmiento se
'deriva otro m6ds, que es el s-i.vriente: "Lombardo Toledano,
por ser marxista, ateo y male-i:ilit.a, es enemigo del nue-
vo -orden. cristiano; -Wallace es -partidario 'del nuevo or-
,den cristiano; Juego .Lorribardo Toledano es enemigo de
Wallace, en consecuencig, W.',lo. re, siendo sinarquista,-ya
no debe contestar los mensajes de Lombardo Taledano, ni
saludarlo, ni recibirlo.cuando vaya a aWashington".
Estos -razonamientos de los-- sinarquistas un tanto gro-
tescos y caricaturizados por mi para poner de relieve su
verdadero contenido, sin que-por -ello pierdan su esencia,
son de una falsedad visible, evidence, Wallace no declare
nunca ser p:rrtidario del 'uL-:' Orden Cristiano", sino
de la demqcracia criliana, y el "Nuevo Orden Cristiano",
es enemigo de la democracies -lo afirman ilos propios si-
22







DIarquistas-- lo mismo de la democracia cristiana que &e
c.aldquier case de deirrT:j:cia. Y Wallace no se declair
partidaTo del-"Nuevo Orden Cristiano" 'por la sencilla
raz6n de -que- Wallace- ess progresistc porqtie no I preco-
iniza, como los sinarquistas, la sumisi6n del--Estado a la
Iglesia ni posttla el imprib de'lcs curas.
Alguri dia tenian que decir la verdad los sincrrquistas:
no se -equivocaron, en efecto, cuando predijerori queo yo:
lba. a afirmar que habian desnaturalizado el discuirs de
Wallace. Acertaron, y acertaron tambien al decir que yo
lba a comentar su actittid, no por ellos sino por la signi-
ficaci6n de sus directors oculfos.' Bastaria simplemente
3nalizar c6mo 'el "Nuevo Orden Cristiano" es enemigo de
la democracia, 'c6mo si represent la vuelta al pasado, y
c6mo si quiere someter, el Estado a la Iglesia, para probar
que el "Nuevo Orden Cristiano" es enemigo de las teo-
rias democrdticas de Wallace, de las teorias democr6ti-
bas de Manuel Avila Camacho, Presidente -de Mexico, y
ke las teorias democrdticas-de todos los jefes de las Na-
piones Unidcs.

Wallace cree en la democracia; rotundamente 1o afir-
rna, cuando dice en su discurso: "Nosotros, los de las de-
nocracias occidentales, debemos demostrar el aspect
pr6ctico de nuestra religion. Debemos extender nuestra
znano para dyudar a China, a la India; debemos ser jus-
tos y firmes con Prusia, debemos tratar honrada y equita-
tivamente a Rusia y ser tolerantes .y hasta pacientes, en
kanto que resuelve sus problems econ6micos a su ma-
iera; debemos demostrar que podemos dar ejemplo, con
Inuestro modo dem6crata norteamericano, suministrando
empleo para todos, asi como una producci6n total en be.-
teficio del hombre -comnri y corriente. Al colaborar con
el res'to del mundo para hacer totalmente productivos los
t'ecursos, elevaremos nuestro modo de-vivir, y ayudaremos
a elevar el modo de vivir de los demds, sin que 'tengamos
que arrebatar el pan de la boca de nuestros propios hijos,
para alimentar a los hijos de los demds, sino mds bien
Cooperando con todo el mundo y recurriendo a las ener-
23.








gfas de todos, a fin de: colocar la buena tierrce ms com-
Spletamente al servicio de today la especie human'".
LAS CUATRO'LBERTADES DE ROOSEVT
El President Franklin Delano Roosevelt ha afirmado'
que existe un conjunto de libertades sin las cuales no so
puede concebir la existencia de hoy, ni much menos imcc.
ginar el porvenir. Estas libertades tantas veces enuncia-"
das, necesitamos repetirlas hasta el cansancio: libertad
'de expresi6n del pensamiento, libertad ei-hgiora, derecho
'de autodeterminaci6n para cada.pueblo,, garantia de aca-
bar con la miseria en el geno de cada naca6n, y garantia
de que se destruird el temor de una nuevac guerra.
LA IGLESIA Y LA DEMOCFPJE1C,
Estos principios, los de Wallace y los de .Roosevelt,
no, son los principios del Nuevo Orden Cri' tiano. La. Igle-
sia ha estado en contra de estos principios, porque cuando
.existi6 el regimen teocrd'tico en el pasado, cuando la igle-
sia era .e Estado o mds todavia, el-super Esctdo, cuando-
61 Gobierno de los praises estaba sometido al. poder de lc
Iglesia, .no. habia libertad de pensamiento. En nuestro pais
no hubo libertad de: pensamiento durante el regimen co-
lonial; no. hubo tacmpoco, ni .en M6xico ni en :los demds
paises que vivieron esta etapa, libertad religiosa. El re-
gimen teocrdtico fu6,, por excelencia y por definici6n, un
regimen, de. intolerancia, de .persecuci6n de otras creen-
cias religiosas arenass o extrafias ala ofici.; no hubo Ii-
bertad ni.:de pensar, ni de profesar una religion, .o liber- .
tad para no profpsar ninguna., Tampoco hubo derecho. de:
autodeterminaci6n, Ning6in pueblo, de los .que,.v.?rbigr'-...
cia, construyeron op inegraron el Sacro lmperio P.oano'.
Germdnico tuvieron el derecho de -ddrse el gobierno que.
les oluf iic-ra Lc, esdsi6n comenz6 justarmente porque un...
Rey se corona 0l mismq sin esperar a que. :el.- apaplo hi-.
ciera. Entonces,, el, derecho de .au'odetermindci6n. combat"
tide por Id Iglesiq,4 no es un derecho 'que3 en-Cjei dentro.,
Sel Nuevo Orden Cristiano. i ....








gfas de todos, a fin de: colocar la buena tierrce ms com-
Spletamente al servicio de today la especie human'".
LAS CUATRO'LBERTADES DE ROOSEVT
El President Franklin Delano Roosevelt ha afirmado'
que existe un conjunto de libertades sin las cuales no so
puede concebir la existencia de hoy, ni much menos imcc.
ginar el porvenir. Estas libertades tantas veces enuncia-"
das, necesitamos repetirlas hasta el cansancio: libertad
'de expresi6n del pensamiento, libertad ei-hgiora, derecho
'de autodeterminaci6n para cada.pueblo,, garantia de aca-
bar con la miseria en el geno de cada naca6n, y garantia
de que se destruird el temor de una nuevac guerra.
LA IGLESIA Y LA DEMOCFPJE1C,
Estos principios, los de Wallace y los de .Roosevelt,
no, son los principios del Nuevo Orden Cri' tiano. La. Igle-
sia ha estado en contra de estos principios, porque cuando
.existi6 el regimen teocrd'tico en el pasado, cuando la igle-
sia era .e Estado o mds todavia, el-super Esctdo, cuando-
61 Gobierno de los praises estaba sometido al. poder de lc
Iglesia, .no. habia libertad de pensamiento. En nuestro pais
no hubo libertad de: pensamiento durante el regimen co-
lonial; no. hubo tacmpoco, ni .en M6xico ni en :los demds
paises que vivieron esta etapa, libertad religiosa. El re-
gimen teocrdtico fu6,, por excelencia y por definici6n, un
regimen, de. intolerancia, de .persecuci6n de otras creen-
cias religiosas arenass o extrafias ala ofici.; no hubo Ii-
bertad ni.:de pensar, ni de profesar una religion, .o liber- .
tad para no profpsar ninguna., Tampoco hubo derecho. de:
autodeterminaci6n, Ning6in pueblo, de los .que,.v.?rbigr'-...
cia, construyeron op inegraron el Sacro lmperio P.oano'.
Germdnico tuvieron el derecho de -ddrse el gobierno que.
les oluf iic-ra Lc, esdsi6n comenz6 justarmente porque un...
Rey se corona 0l mismq sin esperar a que. :el.- apaplo hi-.
ciera. Entonces,, el, derecho de .au'odetermindci6n. combat"
tide por Id Iglesiq,4 no es un derecho 'que3 en-Cjei dentro.,
Sel Nuevo Orden Cristiano. i ....








El derecho de combatir la miseria to cntiende la Igle-.
sia s6lo como el derecho de dar caridad. Y en cuanto a la
garan'ta contra el temor, per una -nueva guerra, el Papa.
acaba de declarar que la lucha es indeclinable contra el1
bolchevismo, contrariamente a lo que 'Wallace ha dicho
del regimen sovi6tico: que hay que -tratarlo con justicia,
con respeto y con lealtad.
Por otra parte, no son pocos lo.l-'r: .c:: cat6licos que
soe esfuerzan por probar la necesidad' hist6rica de una
alianza entire la Iglesia y el fascismo.,Bast.aria citar algu-
nos documents insospechables para demostrar que esos
te6ricos afirman, de un modo claro, inequivoco, que. el'
-fascismo-debe ser considerado como el alcido mds impor-
tante de.la Iglesia, porque cuando )a Iglesia league a go-
bernar otra. vez, habrd de elegir justcrnente el r6gimert
corporativo, habrd de elegir el regimen de la sumisi6n
de los individuos a las corporaciones y de las corpora-
icones al Estado, falt6ndole solo c facrscismo .someterse a lc
actuoridad de la Iglesia:
En efecto, C6sar E. Pico, de.sacado dirigente de las ju-
ventudes cat6licas, dice en su carta dirigida a Jacques MaI'
ritain sobre la colaboraci6n do los cat61icos con los movi-
mientos de tipo fascista, fechada el 25 de junior de .1937
imptresa por la' Editorial Cat6lica ADSUM con autorizaci6n
'de Antonio Rocca, obispo-de Augus'fa y Vicario General: "Si-
entendemos por fascismo no tal o cual r6gimen instalado en
determinado lugar sino al compleio de las fuerzas que reac-
cionan, incluso con procedimientos drdsticos, contra eso
civilizaci6n modern que terminal dial6cticamente en el co-
munismo es licito y convenient coJaborar en su gesta.li-
bertadora. Colaborar no significa unai adhesl6n incondicio-
nal. Como se trata-de movimientos que.tienen una esencic
inferior y no definitive, es menester 'eservar una independent
Scia a su respect que asegure decorosamente la retirada e(n
caso de que adopten doctrinas y procedimientos francamen-
te incompatible con el dogma cat6lico y libcrtad de la Igle-
sia.: Desde un punto de vista pr6ctico, esa colaboraci6n de,.
los .crt61icos, en su calidad de ciuddancr s y no en cuanto








(dbditos de laIglesia -porque 6sta no tiene por qu6 vincu-
larse dtiec'amente en los negocios tetmporalesp -seria una
garantia eficaz para que el fascism se concilie econ lad'inor-'
pras del dereche~ traditional, respete la dighidad de. -Iaper-
onar y evile la estadolatrcr totalitaria. *De esta' mcanerc y en:
jirtud de una re-tificaci6n-- no a la doctrine y a las espe-
ranizas fundamentales de usted, pero si a su polturA prdcti-
pa frente 'alfascismo- sus deseos y los mios pzdrian acor-
adar:e: el tercer partido que used predica'.con tan, enco-
tniable celo,:no seria m6s que el fascismo cristianizaddo"..
AdimSnimo, Julio.Meinvielle,, en su obra sobre la "Con-
pepci6n Cat6lica' de la Economia", publicadcr en Buenos
Airr. por los Cursos.de Cultura Cat6lica en 1936, dedicacda
a. Jacques Mbritain e impresa con todas las licencics ecle-
sidsticas necesarias; afirma: "Respecto al trabajo de reascen-
ii6rn a la vida traditional, puede mencionarse, en cierto'
0nodo, al fascism. El fascismo, en efecto, propicia la refor-
na de la economic y de la political segun principios en un
eentido traditional. El fascism es, de hecho, una organiza-
ii6n fuerte de la vida econ6mica en ordenamienlo corpo-
rativo bajo. el control del Estado. Coincidiria esta interpre-
taci6n con la concepci6n cat6lica. Evidentemente que se,
puede aceptar esa tendencia profunda del fascismo, sin
'cceptar los medios violentos de que echa mano. Pero esto
imp!icaria una divergencia incidental.. De hecho hay ,que
reconocer que el fascismo, tanto en su fin como en sus me-
bdios es, poraahora, el dnico movimiento de realizaci6n con-
Creta que restaura los principios tradicionales de econo-
inia political. Su misma violencia de medios se justifica cuan-
io se abren los ojos a la realidad del'momento, que es un
znomento de violencia. En este sentido, la realidad estd por
encima.de- las teorias y de los deseos. Si la violencia no
Impone el orden, la violencia impondrd el desorden..." "Lo
Rue si es precise advertir al fascismo es que, si no quiere
resultar ineficaz -y funesto, ha de tener present que para
ralvar da a humanidad, no basta con remontarse franca-
pcente al hombre jerarquico colocado bajo el signo de lo
,radicional: Es tan absurd aceptar la primacia de la po-
litica como someterse a la dictadura- de Id burguesia o del








..proletarido. .; Lca. nica primacia legitima y-bienhechora-es
Jg.primacia.mansa y humilde de lo sobrenatural,-del-sacer-
doeio;-S61o con esla condici6n puede ser cri'tianizado el fas-
cismo, y ppede resultar-un-excelente colaborador.del orden
-que se elabora,-en todocaos bajo- la.acci6n del Primer Or-
...denador;,Si. hemos de career a las magistrales ,exposiciones
del profeZor Gino Arias, el fascismo no reuhuye a-ept.r e-a.l
condici6n:. Y-en verdad que el movimiento concreteo de ac-
-ci6n fascist, como se viene; desenvolviendo-en Italia, ha
ido, dia c dia,: declinando de su concepci6n panteistca del
Estado -para reconocer la universal primaciad:del siervo de
los siervos de;Dios que se sienta.enla Gdtedra de.Pedro".
El "Nuevo Orden Cristiano" preconiza-la vuelta al..pa-
sado, en tanto que Wallace nopreconiza ,la vuelta'al pasa-
do, no afirma que lo mejor es volver al'idilio.te6rico de.los
campesinos que cultivan la tierra para su consume indivi-
dual y familiar, de los obreros artifices- de .la, Edad Media,
.etcetera;. .Wallace afirma que -l democracia no ha aprove-
chado todavialos progress de laciencia y de la t6cnica y,
por tanto, estd. afirmando no la ,vuelta- al pasado sino. la
aceleraci6n del ritmo hist6rico para llegar mds pronto al
porvenir. La ,Iglesia, ,en cambio, fafirmca que la -verdadera
jerarquia, d- los valores econ6micos es idistinta, a la jerar-
iuida en que se funlda el regimenn democrdtico r,,No es posi-
ble pensaren.el desmantelamient'c de 1]., mdquina-. de las
industrias,--en. el olvido de la.ciencia y del.iprogreso para
volver a fincar la felicidad o para fincar la .vida de los
hombres yde los pueblos en unc agriculture primitiva.
SY el' "Nuevo Orden Cristiano"' -es- tambi6n. partidario de
la sumisi6n, del- Estado a.laIglesia y.de la intolerancia-reli-
giosa. Wallace : dice,; en -cambio, categ6ricamente: : "Cree-
mos en la tolerancia religiosa y en la separaci6rn de la Igle-
sia y el Estado, pero necesitamos iluminar nuevamen'te el
viejo espiritu para hacer frente :al reto de. los ,nuevos he--
chos". Esta frase no s6lo no la podrian suscribir.los te6ricos
del "Nuevo Orden Cristiano", sino que es contraria a la su-
misi6n, de todas las instituciones 'al poder eclesiastico.
La tolerancia religiosa es consecuencia.del espiritu de
libertad del r6gimen- democrdtico en tanto .que la constitu-








ci6ncricliana dei E-.t -', ;com' en cquc-lla Iamoa encicli-
ria del milagro.
ca del Papa Le6n ':11 rinmortale Dei, de noviembre de 1885,
es la anticipaci6'r -:J- 'ir E :toado Corporativo o de un Es-
jado sujeto a un poder sobre-estatal y se apoya en. la teo-
SPor fltimo, el "Nuevo Orden Cristiano" no es, en rea-
lidad, un orden cri;,ln.:., sino un orden cat6lico, del que
quedan excluidos en primer lugar, los cristianos que' no
aceptan la autoridad.de la Iglesia Cat6lica, como los pro-
testantes, y con mayor raz6n los adeptos de otras religio-
nes distintas al cristianismo y los que no profesan ninguna.
Existen multitud-deenciclicas en contra de los protestantes,
afirmando que la reform religiosa de Lutero y de Calvino
marc6 el principio de la huida de los pueblos de la felici-
dad que culmin6 primero en la Revoluci6n Francesa y des-
pu6s en la Revoluci6n Rusa. Las Cruzadas contra los maho-
metanos, calific6ndolos de infieles, y las expulsiones de ju-
dios, achac6ndoles haber dado muerte a Cristo, prueban
la inteligencia religiosa del orden cat6lico. La demuestran
tambiBn las enciclicas. tan conocidas que se han dictado
contra los masones y contra los ateos.
Hablar, pues, del establecimiento del "Nuevo Orden
Cristiano", significa la restauraci6n del feudalismo, la vuel-
ta al pasado, la sumisi6n del Estado a la Iglesia, la lucha
contra el liberalismo, contra la democracia, y el regreso a
la 6poca de las persecuciories y de la intolerancia religio-
sa. La Inquisici6n era la Gestapo de la Edad Media, que
persegula a los-heterodoxos; s61o porque pensaban de uric
nianera distinta,.y el Index de la Iglesia no fu6 sino el an-
tecedente de lo que Hitler ha hecho en Alemania al que-
mar. en: las. plazas.:piblicas las obras-mias grandes de la
cultural humana.

NUESTRA BANDERA ES LA CARTA DEL ATLANTICO

A,. hora .ien, el- proletariado ..rechaza como. forma de
Soranrizaci6n del mundo en la postguerra, la restauraci6n
S'del feudalismo, el retorno a ,la libre concurrencia, la dic-
Stadura':del capital! financiero, la fingida democracia econ6*








mica y la revoluci6n social simultdnea- en el mundo, nqu6
soluci6n propone la clase obrera international? ZQu6 so-.
luci6n proponen los pueblos del mundo? Nosotros hemos
dicho y volveremos ahora a afirmarlo, que la Carta del
Atldntico es nuestra bandera. Es nuestra bandera, no s61o
por su contenido: derecho de autodeterminaci6n, derecho
a acabar con la miseria, derecho de la .libertad de los ma-
res, derecho a las materials primas, derecho a la libertad
de los aires, la libertad del pensamiento, la libertad reli-
giosa, etc.; no s61o por eso, sino porque ademds, estd6 res"
paldada por los jefes de las Naciones Unidas, y porque
para nosotros, mexicanos, la firm .el Presidente Manuel
Avila Camacho interpretando el sentimiento verdadero del
pueblo.
No se trata de un discurso demag6gico de Roosevelt ni
-de Churchill para el fin de atraerse adeptos. No, no se tra-
ta de una promesa personal de Churchill o de Roosevelt,
los iniciadores. Se trata de un compromiso-hist6rico, y mas
que eso: se trata de una trayectoriaJ n ueva en la historic
del mundo.
LA OPINION DEL PROlEiTAIKDO

Por eso, con apoyo en el pacto de 1as iNaciones Unidas,
nosotros, los trabajadores organizados de M4xico y de la
Am6rica Latina, declaramos que nuestra opinion es la si-
guiente:
6Qu6 trato dar a los pueblos venc.do3? No destruirlos.
Los pueblos sometidos a la tirania fascista-no son fascists,
son las victims del fascismo. No debe haber, en conse-
cuencia, pueblos vencidos. Debe haber responsables de la
guerra, castigados. Pero el pueblo de- Ai:maanr':i debe ser
respetado; el pueblo de Austria, el pueblo de Italia, el pue-
blo del Jap6n, todos los pueblos sometidos al fascismo Y
obligados por el fascismo a pelear, victinas como son de
haber sufrido la propia distorsi6n de su conciencia, deben
ser liberados moral, psicol6gica, p :jti -., juridica, interna-
cionalmente. Y para que esos pueblos :eoobren su liber--
tad, ei precisQ que se destruyan lac causs:agqueproduje-
ron el fascismo:. castigar al sector reacceionario del capital
.-. 29 9








4nanciero, destruir el- c.:- .';tI financiero imperialista,- de,;
Alimania; castigar, a los instigadores- politicos, al Partido
Nazi Alemdn, a ,sus ,lideres y a quienes han contribuido a
psta espantosa massacre mundial.
En cuanto a los pueblos de los paises, ocupados por
el Eje, pedimos no s6lo su libertad. Pedimos que las Na-
ciones Unidas.luchen porque la libertad represent para:
ellos la instauraci6n o restauraci6n inmediata de los regi-'
menes republicans. Queremos libertad para el pueblo es-
pahol, pero con Rep6blica Espafiola. Queremos libertad pa-.
ra el pueblo francs, pero con Rep6blica Francesa. Que-.
remos libertad para Checoeslovaquia, pero con Rep6blica'
Checoeslovaca. Queremos libertad para Polonia, pero con:
Rep6blica aut6ntica del pueblo de Polonia.
Para los pueblos de los praises vencedores, queremos
que el porvenir no sea como el pasado. Antes de.la guerra,
todavia habia quince millones de hombres y mujeres des-,
Ocupados en los Estados Unidos. No queremos para nues-.
tros hermanos del N6rte mds cesantia, mds falta de empleo.;
No queremos para ellos esta lucha feroz en que se debdten
ain, peleando por migajas de cardcter legal para proteger
sus derechos como el de huelga, el de asociaci6n y el de
iontrato. Queremos que el standard de vida de los traba-
jadores y del pueblo de-los Estados Unidos no s6lo se man-
tenga sino que se eleve. Queremos para ellos educaci6nr po-
litica, unidad sincere con todos los pueblos del mundo.
Queremos tambi6n para el pueblo de Iriglaterra mayores"
bderechos y libertades; queremos para ellos un mundo me-
jor, como el que anhelamos para nosotros, de acuerdo cada'
pals con sus caracteristicas propips.
Para la' Uni6n -Sovi6tica queremos ante todo respeto,
respeto y alianza, para que el mundo realmente pueda vi-
[vir en paz.-No se trata de un problema de ideologia politi-
ca. Es simpleinente un problema de fuerza, de cardcter
econ6mico, politico, social y moral. No se puede concebir.
el mundo de maiana -sin la URSS como und naci6n de
primera importancia en la vidd international, como no se
puede concebir hoy la guerrcr sin la URSS, porque sin ellar
re habria perdido.









SEl .problema no es un. :rcblema de partidos, es '.t
problema de 'ailos intereses humaanos. Si no pedimos res-
peto.pgra,Ja'URSS. 6c6mo pbdriamos .pedir respeto pacx
los pueblos' debilez? Si algunos tienen la'obligaci6n de pet
dir respetop.ard aJd URSS sor precisamente 'las vicim s
Setemas. del imperialismo en el mundo, los pueblos colonia-
les y semicolonlales.
..En cuanto a las colonies, queremos libertaid para ellas,
aplicando 'eldetecho. de 'auitdelermina.i6n. St. Queremos
que si una riaci6n desea por su libre Orbitrio francamente
S expresado, tenerse dentro de la 6rbita de un imperio, er
buena horaa cue lo: hcga. Pero si-esa naci6n-no Jo quiere,
que se respete su designio. Queremos pard la India lo quo
el pueblo de la .India pida y quiera.
S. .Queremos no s61o eso,.sino ]ibertad inclusive para co-
1 nias de lecho, que no estan, sin .embargo, sujeL.s al r6-
gimen colonial, como la grande y pequefia y p-brr y mdrtir
nacicn de Puerto Rico. ]Libertad para. nuestrom hermanoa
de Puerto Rico! Libertad plena para el pueblo de Filipinas,
que ya/ha dado pasos de importancia gracias a.la political
de Roosevelt.
Y para nosotros, los praises semicoloniales, 6qu6 que-
remos? 4Qu6. queremos para el Paraguay, para el Brasil,
Spara Chile, para el Uruguay, para la Argentina, para to-
dos loa praises hermanos? .Parac' A xico, qu6 queremcs?
La.vuelta;al pasado? (EL PUEBLCO GRITA: IloI). El "I.ue-
vo Orden Cristiano? (EL PUBLICO GRITA:-INO!). 6La vuehlt
a la Colonia? (EL PUBLICO GEITA: INO!). Nosotros quere-
/mos simplemente la continuaci6n de los ideals hist6ricos
de nuestra Patria. Queremos, en el mnomento .en que el
conflict haya terminado, el desarrollo;:ascendente de lt
Revoluci6n Mexicana. Queremos vivir una etbpa mds ele.
vada, un period nuevo en el progress material, politico,
social, cultural de nuestro pueblo.
Pqrqueeseoes nuestro pensamiento, es que he querida
recorder, entire otros motives, las diversas. solciones pro-
puestas hasta hoy para la post-guerra. Cuando no. acu-san
de tratar de realizarla revoluc~rn Eccial simultdnea en AmPn
rica y en el mundo, declaramos simplemente-que no-so








pr'os' iro.L:_ui:lWL.. I>;..-;i cm.:z revolucioncrios. CLurando
r:3C acusan de' atacx a la religion, dcclaramoz que mlen-
t N-n.'No atcacm~ia -bSi .marxistas a la religion. Yo soy mar-
cista, si, lo soy. Mil veces lo he dicho y me.complazco en
afirmarlo una .vez mds, porque no: soy un oportunista':ni
un politico professional. Muchos otros de los directors de Id
Confederaci6niid TA-~ .cadcre-. de M6xico, como el cama-
rada Fidel Vl-; M. oi : tambi6n participan de nuestra opi-
ni6n, porqu'e ell. el program del proletariado organi-
zado bajo las invictas y gloriosas banderas de la C. T. M.

LOS REVOLJ',-7-;.? ?JOS Y LALIBERTAD RELIGIOSA

Pero- preciscamrnte por ello, no somos enemigos de la.
religion; Los marxistas no combatimos los dogmas religiosos,
porque es instil c Lc.'i.irir'-; porque los dogmas religiosos
no desaparecen- ,.:..:' ,li.I;I-rdolc.: Son efecto, no causa del
r 6gimen sociaL -Perseguirlos es estfpido, absurdo contrarre-
volucionario y anticientifico. No combatimos, tampoco, el
credo relicioso .,ri.I de nadie, de un cat6lico, de un-
Snotelantrte de ur, Iu-.E.'ta, de un mahometano, o de quien
c.n No c,.,mbanL,-.u ,. credo religioso personal.de nadie,
por:]a -i:-ma rcri-n ,u'J,- nosotros luchamos en favor de los
derechos .del hnmb-.. ;- uno de ellos es la libertad religio-'
sa, como lo son:tambi4n, la libertad de pensamiento, la li-
bertad de imprimir y de -publicar, escritos, la libertad de
reuni6n y-de asoaidei6n, como tantas otras libertades, sin
las cuales no po.t-.nic- ya concebir la vida.
Tampoco nosotros;- los revolucionarios, combatimos a
la Iglesia-Cattl1Ii -; r .- sus diqnatbrios cono tales. Miente
quien lo afirme; -Lad 1:il-:'a Cat6lica es, para nosotros, una
instituci6n resp- 'bl.ib como tal. .No combatimos tampoco
a los cat61icos: d -ilr.:. d la CTM hay miles y miles de ca--
tf5icos y dentro d.- 1.; CTAL hay Thiles y miles de cat6licos,
: endidos desdo M'.-:: hasta la Argentina. No los com-.:
LUatimos, porque L. t.o hic.iramos, serfamo.3 enemigos de
nuestra propicmnvicci6n, de nuestrqpropia doctrine re-
yolucionaria.-









CONTR LA 1)~1 TERVENCION DE L. IGLESIA EN LA-
TPOTICA

A lo qu -atauc la clase obrera es a la intervenci6n de
Ia Iglesia en la political de nuestro pais y en la political de
Los demds pueblos. (APLAUSOS). Lo que la clase obrera
combat es.la interpretaci6n reaccionaria de la historic de
M46xico, a los que airman que nuestro pais ha perdido cien-
to treinta afios de su historic, a los que afirman que nues.
tro pais se ha extraviado de un modo miserable desde hace
m6s de un siglo, por no haber continuado el-maravilloso
camino de la Colonia Espafiola.
Estos interpretadores "sui g6neris"' de la historic de M6-
ico no han pensrado que aplicando su misma 16gica ten-
driamos que dectr que a una interpretaci6n reaccionaria de
la historic do-M6xico corresponde una interpretaci6n- reac-
cionaria de la historic universal, segdn la cual resultaria
Cque los paisec que primero salieron de la Edad Media, hace
cuatro siglos, han-perdido nada menos que cuatrocientos
ofios de su vida. (Pobre Alemania! IPobre Inglaterra! IPo,
bre Holanda!l IPobres de todos los poises del Centro y del
Oriente de Europa que han perdido cuatro siglos de su his-.
toria! Los mezicanos debemos estar contents, porque sola-
tnente hemos perdido uno.
No. Nosotros no aceptamos esta in'terpretaci6n reac-
cionaria de la historic porque no tenemos un concept anti'
cientifico del desarrollo de la humanidad. Nosotros, en
material de interpretaci6n de la-historia; en materia de la
Vision actual de nuestro pais, en el concerto international,
en material de vision de M6xico para el porvenir, nosotros,
los trabajadores de Mexico los trabajadores de la Am6rica
Latina, suscribimos como nuestras las palabras de Manuel
I: Camacho,

S AVILA, CUMACHO Y LA HISTORIA DE MEXICO

Yo quiero recordarlas eni su presencia, para decirle
-ya -que cl ocasi6n se present de quel61 nos honrara asis -
tiendo a-este mitin cbrero- que le .agradecemos estos con.
33









peptos;'"Han transcurrido.-dice c.l Presidente Avila Cama
ho--:ciento treinta y dos ciios ddesdeaquel en que.nuesi
tro pueblo rde6. en Dolores, al hconmre de iluminada visi6ni
ipe tan merecidamente llamamos elPgadre; Hidalgo (Los
in~arquistas le llaman "el cura bcorachin de Dolores")- En
el curso de esos ciento treir.ta y dcs aoos M.1xico ha catra-
pesado experiences dificiles, guerras cruelest y movimrentos
interns muy numerosos. Iracido.s a a experiencia political en
.an.momento de crisis semejante al actual, .hubimos de de-
fender nuestras liberiades contra todas las amenazas. (Los
de la interpretaci6n reqccionaria de nuestra historia dicen
que a.rprtir de,1810 comenzamos a salirnos de la felicidad
y. ;empexamos a perder las per prec ivas para el porvenir),
Contra las amenazas de afuera, que nos impusleron confli.:-
tos capaces de reducir nuestro territorio, pero no de amen-
guar nuestra dignidad. Y contra todas lasotras, las ame-
nazas de adentro, que en vano procuraron desviar el cau-
dal de,,nuestras justas aspiraciones y que iuerc.n siempre
yencidas por la march a-cendene ,del pueblo hacia el
bien y, la redenci6n., Ninguna amargura nos fu6 evitada
'durante el.proceso que requeria la crganizaci6n aut6noma
.del.pafs. Cudntos dolores parecia augurarnos el nombre
mismo de la ciudad en que son6 por primer vez la caqmpa-
pa inmortal de la independencia, .nuestras masas los han
sufrido sin una queja, con ese he:;c.smo que hizo de bron-
cela intrepidez de Cuauht6mcc, la resoluci6n de Morelos y
la tenacidad ejemplar.de Benito Judrez. Entre los ataques
.,iel exterior y las conmociones violentas del interior, nuestra
vida fu6 construy6ndose, dia ac Jo hasta llegar a esa no-
ble etapa de reivindicaciones humans que inici6 la. Revo,
luci6n de 1910".
Sefior Presidente de la Repbliica: gracias en nombre
Se la close trabajadora por esta interpretaci6n patri6tica,
cientifica y.honesta.de Ia historic de nuestraPatria. Ahora
los .quiritacolumnistas, los murmuradores, los que simulan
seguir la corriente del Presidente. AilaCcamacho, los :que
dicen s r partidqrios suyos sin serlo de verdad, ,que.,epan
que el,Presidente, nop,;s.6.nl prec c.nlza,una teorfa falsa de
la vida de su Patria, sino que tiene una idea completamente









CONTR LA 1)~1 TERVENCION DE L. IGLESIA EN LA-
TPOTICA

A lo qu -atauc la clase obrera es a la intervenci6n de
Ia Iglesia en la political de nuestro pais y en la political de
Los demds pueblos. (APLAUSOS). Lo que la clase obrera
combat es.la interpretaci6n reaccionaria de la historic de
M46xico, a los que airman que nuestro pais ha perdido cien-
to treinta afios de su historic, a los que afirman que nues.
tro pais se ha extraviado de un modo miserable desde hace
m6s de un siglo, por no haber continuado el-maravilloso
camino de la Colonia Espafiola.
Estos interpretadores "sui g6neris"' de la historic de M6-
ico no han pensrado que aplicando su misma 16gica ten-
driamos que dectr que a una interpretaci6n reaccionaria de
la historic do-M6xico corresponde una interpretaci6n- reac-
cionaria de la historic universal, segdn la cual resultaria
Cque los paisec que primero salieron de la Edad Media, hace
cuatro siglos, han-perdido nada menos que cuatrocientos
ofios de su vida. (Pobre Alemania! IPobre Inglaterra! IPo,
bre Holanda!l IPobres de todos los poises del Centro y del
Oriente de Europa que han perdido cuatro siglos de su his-.
toria! Los mezicanos debemos estar contents, porque sola-
tnente hemos perdido uno.
No. Nosotros no aceptamos esta in'terpretaci6n reac-
cionaria de la historic porque no tenemos un concept anti'
cientifico del desarrollo de la humanidad. Nosotros, en
material de interpretaci6n de la-historia; en materia de la
Vision actual de nuestro pais, en el concerto international,
en material de vision de M6xico para el porvenir, nosotros,
los trabajadores de Mexico los trabajadores de la Am6rica
Latina, suscribimos como nuestras las palabras de Manuel
I: Camacho,

S AVILA, CUMACHO Y LA HISTORIA DE MEXICO

Yo quiero recordarlas eni su presencia, para decirle
-ya -que cl ocasi6n se present de quel61 nos honrara asis -
tiendo a-este mitin cbrero- que le .agradecemos estos con.
33








opuesta a-la de los-reacciona ios interpretadc.re- y deforma-
dores de la historic de nuestro pais. Esta interpretaci6n de
la historic de M6xico del Presidente Avila Camacho es una'
interpretaci6n just. ypor 0l tanto antisinarquista.

Dice el Primer Mandcrtct io de la Naci6n en otro discur-
so memorable hablando- de lo que queremos para el por-
yenir: "Sin los ideales que sustentamos, la paz future ca-
receria de dignidad". El Presidente Avila Camacho no pre-
coniza la vuelta al pasado, no preconiza el salto atrds; pre-
coniza la marcha-hacia adelante- aprovechando el progre-
so, la ciencia y la tecnica, y por eso recomienda desde hoy,
la lucha contra cualquier forma de imperialismo en el por-
venir.

LOS IDEALES DEL C-5.E-IDENTE DE LA REPUBLICAN

Y por iltimo, estos concepts del Presidente de la Re-
publica respect de lo que debe entenderse por libertad y
democracia: "Sin la libertad econ6mica -dice- la libertad
political acaba siempre por ser un vocablo vano. La lucha
que aflige al mundo resultaria doblemente estdril si las de-
mocracias, en el instan'te del triunfo se contentaran con res-
lablecer los procedimientos que utilizaron las dictaduras,
como pretextos; para desencadenar la contienda que hoy
padecemos; Creemos sinceramente, que semejante error no
se presentard; Las grades naciones libres han 'aprendido,
con su propio dolor lo que significa el dolor de las pequefias.
Los postulados de la Carta del Atldntico no son meras fro'
pes escritas en el papel. Tenemos fe en los estadistas que
las firmaron. Detrds de estos estadistas est6n los pueblos.
todos los pueblos que -como el nuestro- ansian un orden
tnejor y una democracia mejor en un mundo mejor.

" No el "nuevo orden cristiano" no; un orden mejor.y una
Hemocracia mejor- en un mundo mejor, Si; los trabajadores:
suscribimos jubilosamente esta declaraci6n'que no es una:'
,simple consigna sino la definici6n de una ftrayectoriac po--
Iuticr., ^..,








DESILUSION EN LAS FILAS REVOL;;,1:-.rIARIAS

Yo he visto en los iltimos tiempos a hombres y a mu-
|ires del sector revolucionario confundidos, triaeL, decepcio -
nados. Debo decirlo con la obligaci6n que tengo de hablar
con estricta franqueza y con verdad plena, como siempre
jo hago. Cudntos han afirmado: El Presidente Avila Cama-
cho ha traicionado nuestro ideal. Cu6ntos han dicho: La
Revoluci6n se ha parade en seco. Cudntos se han expresa-
do asi: entire el regimen de Cardenas y el de Avila Cama-
cho no hay ligas posibles. Cudntos han dicho: peleardn tar-
,Ue o temprano Avila Camacho y Cdrdenas; no se podrdn
entender. Cu6ntos otros han afirmado: Avila Camacho se
apoyard en las derechas en los moments ',i!,"iles para M6-
xico, y traicionard a las izquierdas. Tantas y tantas cosas
se han dicho con estas o semejantes palabras.
Podemos estar de acuerdo o no, -y el proletariado siem-
pre habla con verdad, precisamente porque es leal con el
hombre a quien eligi6- podemos estar de crcuerdo o no con
ciertos actos de algunos de sus colaboradores, pero hemos
sido invariablemente avila camachistas, lo somos, y lo se-
remos, hemos respaldado y respaldaremos a este hombre
porque 61 no s6lo por su jerarqufa sino por su calidad in-
trinseca represent fielmente al pueblo de M6xico.
Hay politicastros que quisieron pasarse de listos y que
creyeron que cuando Avila Camacho lleg6 ca Poder iba a
yariar el rumbo del Estado tomando el camino de la derecha
extrema y se apresuraron a hacer declaraciones de nueva fe
political. (GRITOS DE: "VEJAR VAZQUEZ"). Ruego no men-
cionar nombres de personas; los problems fundamentals
(le M6xico estdn por encima de los individuos.

L A AMISTAD DE AVILA CAMACHO Y CARDENAS

Creyeron que iban a halagar al nuevo Presidente ha-.
blando mal de C6rdenas; quienes eran verdaderos perros
'de las antesalas de Cdrdenas, despubs traicionaron a su jefe
Iy trataron de volverse "avilacamachistas" creyendo que de
ssa manera halagaban al Presidente Avila Cmacho. IPe-
36








DESILUSION EN LAS FILAS REVOL;;,1:-.rIARIAS

Yo he visto en los iltimos tiempos a hombres y a mu-
|ires del sector revolucionario confundidos, triaeL, decepcio -
nados. Debo decirlo con la obligaci6n que tengo de hablar
con estricta franqueza y con verdad plena, como siempre
jo hago. Cudntos han afirmado: El Presidente Avila Cama-
cho ha traicionado nuestro ideal. Cu6ntos han dicho: La
Revoluci6n se ha parade en seco. Cudntos se han expresa-
do asi: entire el regimen de Cardenas y el de Avila Cama-
cho no hay ligas posibles. Cudntos han dicho: peleardn tar-
,Ue o temprano Avila Camacho y Cdrdenas; no se podrdn
entender. Cu6ntos otros han afirmado: Avila Camacho se
apoyard en las derechas en los moments ',i!,"iles para M6-
xico, y traicionard a las izquierdas. Tantas y tantas cosas
se han dicho con estas o semejantes palabras.
Podemos estar de acuerdo o no, -y el proletariado siem-
pre habla con verdad, precisamente porque es leal con el
hombre a quien eligi6- podemos estar de crcuerdo o no con
ciertos actos de algunos de sus colaboradores, pero hemos
sido invariablemente avila camachistas, lo somos, y lo se-
remos, hemos respaldado y respaldaremos a este hombre
porque 61 no s6lo por su jerarqufa sino por su calidad in-
trinseca represent fielmente al pueblo de M6xico.
Hay politicastros que quisieron pasarse de listos y que
creyeron que cuando Avila Camacho lleg6 ca Poder iba a
yariar el rumbo del Estado tomando el camino de la derecha
extrema y se apresuraron a hacer declaraciones de nueva fe
political. (GRITOS DE: "VEJAR VAZQUEZ"). Ruego no men-
cionar nombres de personas; los problems fundamentals
(le M6xico estdn por encima de los individuos.

L A AMISTAD DE AVILA CAMACHO Y CARDENAS

Creyeron que iban a halagar al nuevo Presidente ha-.
blando mal de C6rdenas; quienes eran verdaderos perros
'de las antesalas de Cdrdenas, despubs traicionaron a su jefe
Iy trataron de volverse "avilacamachistas" creyendo que de
ssa manera halagaban al Presidente Avila Cmacho. IPe-
36









rros al fin, traidores vulgares, malos revolucionarios y peo"
res mexicanos. Yo, que conozco al Presidente Avila Camcr
cho desde toda la vida y que s6 c6mo piensa, s6 perfecta-
mente bien -6iganlo mexicanos-, que-cuando en -presen-
cia del actual Presidente de la Repiblica se aplaude a L6-
zaro Cdrdenas, a Manuel Avila Camacho le da mds gus-
to que si lo aplaudieran a 61 mismo. IEsa es la verdad!
Creen que exaltando la figura de Cdrdenas, Avila Cama-
cho se siente y se consider postergado; .Qu6 idiotas! jQu6
imbeciles! IQu6 gentes tan ciegas! Avila Camacho hd sido
el primero en exaltar la figure del gran Ldzaro Cdrdenas.
Ldzaro Cdrdenas vive y vivird eternamente en el co-
raz6n del pueblo mexicano, nadie podrd sacarlo de ahi,
como nadie puede arrancar del fervor popular el recuerdo
de Hidalgo, de Morelos, de Judrez, de Madero, de otros tan-
tos hombres ilustres de nuestro pais. iY un hombre que ha
contribuido a ello es Manuel Avila Camacho! Del mismo
modo que yo se, porque lo conozco bien, que si alguien
se alegra de que Avila Camacho sea el Presidente de M6xi-
co,'y de que a 61 le haya tocado, con sus virtudes magnifi-
cas, tomar el tim6n de la nave.de la Patria en esta hora
aciaga, ese hombre se llama L6zaro Cdrdenas.
La amistad entire Avila Camacho y C6rdenas, ha sido
amistad de la vida entera, amistad fraguada por las horas
aciagas vividas juntos, amistad hecha por los dias de gloria
compartidos funtos tambi6n, amistad nacida y vigorizada
por la comunidad de ideales. IQu6 equivocados est6n los
reaccionarios mexicanos si creen que van a separar a C6r-
denas de Avila Camacho! IY qu6 equivocados estdn si creert
que van a dividir a Avila Camacho del proletariado, o a
nosotros del Presidente de la Republica! IQu6 equivocados
estdn!

GRANDEZA DE MANUEL AVILA CAMACHO

Hoy menos que nunca, porque sabemos bien que cuando
elc fio venidero principle, muchos politicos mexicanos van a
empezar a estirar el pescuezo tratando'de avizorar el por-
venir electoral. Y murmurardn -entonces de Avila Camacho,
I 37 'M









como hoy murmuran de C6rdenas. Nosotros.permaneceremos
iguales. Cuando .un acto ,del Gobierno. del Presidente Avi-
ia Camacho no nos parezca just, se lo hemos de decir, co-
mo se lo hemos. dicho, con lealtad, con respeto con espiritu
'de responsabilidad.comin entire. el pueblo y su jefe. Pero
nosotros no traicionaremos jamds. ITraicionar a este hombre
cuyo nombre pasard, a la historica ,simplemente por haber
tenido, el sentido patri6tico y el valor de declarar la gue-
rra a las potencias del Eje seria traicionarnos a nosotros
mismos!
Todavia hay. quienes se atreven a decir. que Avila.Ca-
macho es un. traidor a la Patria porque declare la guerra
a las. potencias fascists sin motivo y s61o por servirle al
President Roosevelt. No; si son de buena fe los que ast
opinan, son ciegos; si es la miala fe Ia que los impulsa,. son
traidores a la Patria y perfidos. M6xico se negaria a.si mis-
mo, si no combatiera al fascismo. Por esa causa nosotros
seguiremos con este hombre, porque queremos seguir con
nuestros ideales, con nuestra propia bandera.
Los hombres pasamos, somos transitorios. Dentro de
unos afios Manuel Avila Camacho serd un simple ciuda-
dano; prominent, important, claro estd,, pero un ciuda-
dano.ilustre nada mas, y los que somos nada, menos sere-
mop todavia; pero el pueblo. permanecerd. El pueblo mexi-
cano ser6 el mismo.de.hoy, de a;er. de.-siempre, y no po-
drd volver la espalda a sus.ideales seculares porque seria
suicidarse y no hay ejemplo.en la historic. de. que un pue-
blo se haya, suicidado..jamas. Si la reacci6n se prepare
afqnosamente, parc la lucha; si los sinarquistas agitan al pais
y violan imp6dicamente los ao~iculos 3o, y 130.de la Cons-
tituci6n, reforcemos nosotros, los. revolucionarios, nuestras
filas; hagamos m6s firmes los lazos de nuestra amistad con
el President Avila Camacho; hagamos que la amistad pro-
funda, sincera:de Avila Camacho.y el sector revolucionario,
engendre una fuerza inconmensurable que haga possible
la ,salvaci6no.de.. Mxico,, que. logre extirpxr la, miseria de
Sla atriaa Mexicana, que no haya mns indios miserables, ni
campesinos sin tierras, ni trabaiadores con jornales de hamt-.
bre, ni maestros rurales cn un pezo diario de sueldo. Que -








remos que terminen para siempre los pueblos sin salubri-
dad y que desaparezcan tantas y tantas cosas negatives que
todavia prevalecen en nuestra vida national. Anhelamos -y
hemos de continuar luchando con mayor ahinco que nun-
ca para conseguir el advenimiento- un pueblo mexicano
nuevo, juvenile, sano, viril, animoso, alegre, que march ha-
cia el future con ilusi6n verdadera.
Para lograrlo no basta sentarse en espera de lo que
habran de hacer el Presidente Avila Camacho, el Gobierno,
o los lideres obreros y campesinos o los jefes del Ej6rcito,
La obra mejor de un pueblo no es product s6lo del Pre-
sidente, ni del Gobierno, ni de los lideres; es obra del pue-
blo mismo, de todos sus hombres, de todas sus mujeres.

LOS PREVARICADORES DE LA REVOLUTION

Y de los hombres que han hecho de la political una pro"
fesi6n o que aspiran dedicar su vida a las actividades del
Gobierno hemos de decir que necesitan, muchos de ellos,
ser reeducados. Ya estamos cansados de la prevaricaci6rn
de tantos revolucionarios que amasan fortunes cuantiosas,
contrariando cinicamente la conduct rectilinea del Presi-
dente Avila Camacho! iYa no queremos hombres que simu"
lan ideas que no tienen, que dicen desear el bienestar del
pueblo y cuya conduct es ]a negaci6n mds rotunda de sus
palabras!

FE EN EL ACTUAL PRESIDENT

Si no fuera Manuel Avila Camacho como es, un hom'
bre grande, sincere, limpio, honest, hecho del maravilloso;
barro de M6xico, yo no hablaria asi. Pero es, por ventura,
nuestro amigo, y con 61 llevaremos, orgullosos, la bandera
de la Patria, hasta entregarla a otro Presidente ilustre, Y
a otro, y a otro mds, para poder merecer, asi, el respeto, la
gratitude y el recuerdo amable de nuestros hijos, .








remos que terminen para siempre los pueblos sin salubri-
dad y que desaparezcan tantas y tantas cosas negatives que
todavia prevalecen en nuestra vida national. Anhelamos -y
hemos de continuar luchando con mayor ahinco que nun-
ca para conseguir el advenimiento- un pueblo mexicano
nuevo, juvenile, sano, viril, animoso, alegre, que march ha-
cia el future con ilusi6n verdadera.
Para lograrlo no basta sentarse en espera de lo que
habran de hacer el Presidente Avila Camacho, el Gobierno,
o los lideres obreros y campesinos o los jefes del Ej6rcito,
La obra mejor de un pueblo no es product s6lo del Pre-
sidente, ni del Gobierno, ni de los lideres; es obra del pue-
blo mismo, de todos sus hombres, de todas sus mujeres.

LOS PREVARICADORES DE LA REVOLUTION

Y de los hombres que han hecho de la political una pro"
fesi6n o que aspiran dedicar su vida a las actividades del
Gobierno hemos de decir que necesitan, muchos de ellos,
ser reeducados. Ya estamos cansados de la prevaricaci6rn
de tantos revolucionarios que amasan fortunes cuantiosas,
contrariando cinicamente la conduct rectilinea del Presi-
dente Avila Camacho! iYa no queremos hombres que simu"
lan ideas que no tienen, que dicen desear el bienestar del
pueblo y cuya conduct es ]a negaci6n mds rotunda de sus
palabras!

FE EN EL ACTUAL PRESIDENT

Si no fuera Manuel Avila Camacho como es, un hom'
bre grande, sincere, limpio, honest, hecho del maravilloso;
barro de M6xico, yo no hablaria asi. Pero es, por ventura,
nuestro amigo, y con 61 llevaremos, orgullosos, la bandera
de la Patria, hasta entregarla a otro Presidente ilustre, Y
a otro, y a otro mds, para poder merecer, asi, el respeto, la
gratitude y el recuerdo amable de nuestros hijos, .




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs