• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Introduction
 Propositos
 La repuesta del sr. ministro de...
 Nueva nota del Sr. Vivo sobre el...
 Repuesta del capitan general de...
 Nuevas instrucciones a Vivo, como...
 Texto de la nota de Vivo como ministro...
 Comunicacion del Sr. Vivo al consul...
 La respuesta del ministro de estado...
 La secretaria de relaciones envia...
 Santa Anna vio con aprecio las...
 El capitan general de Cuba se dirige...
 El impudor de Santa Anna,...
 Conclusion
 Ultimas palabras del comentado...






Group Title: Las Memorias de D. Buenaventura Vivo y la venta de indios yucatecos en Cuba; : apendice a la Historia de aquel infame y vergonzoso trafico, con nuevos e interesantes datos y comentarios
Title: Las Memorias de D. Buenaventura Vivó y la venta de indios yucatecos en Cuba
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00054957/00001
 Material Information
Title: Las Memorias de D. Buenaventura Vivó y la venta de indios yucatecos en Cuba apéndice a la Historia de aquel infame y vergonzoso tráfico, con nuevos e interesantes datos y comentarios
Physical Description: 108 p. : ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Vivó, Buenaventura, d. 1872
Publisher: Talleres de la Compañia tipografica yucateca, S.A.
Place of Publication: Merida Yucatan
Publication Date: 1932
Edition: 2. ed.
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por Carlos R. Menéndez.
General Note: Extract (chapter VIII) from the Memorias.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00054957
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 14952186

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Title Page
        Page 2
    Introduction
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Propositos
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    La repuesta del sr. ministro de relaciones de Mexico y la del consul vivo a este
        Page 17
        Page 18
    Nueva nota del Sr. Vivo sobre el trafico de esclavos
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Repuesta del capitan general de Cuba al consul de Mexico
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Nuevas instrucciones a Vivo, como ministro de Mexico en Espana
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Texto de la nota de Vivo como ministro plenipotenciario, al Sr. Calderon de la Barca, jefe de la cancilleria Espanola
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Comunicacion del Sr. Vivo al consul de Mexico en la Habana
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    La respuesta del ministro de estado de Espana a la primera nota de Vivo
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    La secretaria de relaciones envia a Vivo
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Santa Anna vio con aprecio las reclamaciones de su ministro en Madrid
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    El capitan general de Cuba se dirige en una nota
        Page 79
        Page 80
    El impudor de Santa Anna, de manifiesto
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Conclusion
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Ultimas palabras del comentador
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
Full Text


LAS MEMORIES OE BUENAVENTURA VIV
Y

LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA


APENDICE A LA HISTORIC DE AQUEL'
INFAME Y VERGONZOSO TRAFICO, CON
NUEVOS E INTERESANTES DATOS
Y COMENTARIOS
POR


Car os R. Menenc ez


(SEGUNDA EDICION)




MERIDA, YUCATAN, MEXICO
TALLERES DE LA COMPAAIA TIPOGRAFICA YUCATECA, S. A. 62-527
1932







LAS MEMORIES DED.BUENAVENTURAVIV
Y

LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA


APENDICE A LA HISTORIC DE AQUEL
INFAME Y VERGONZOSO TRAFICO, CON
NUEVOS E INTERESANTES DATOS
Y COMENTARIOS
POR


Carlos R. Menencez


(SEGUNDA EDICION)


II -,


,, \ ,
3t
,.~


MERIDA, YUCATAN, MEXICO
TALLERES DE LA COMPARIA TIPOGRAFICA YUCATECA, B. A. 62-527
1932



::~~~~~~~~~~~~~~~ -;: .;; .; .; .;













INTRODUCTION

Poco tiempo despu6s de haber dado a luz mi libro titulado:
Historia del infame y vergonzoso comercio de indios vendidos a
los esclavistas de Cuba por los politicos yucatecos, desde 1848
hasta 1861. Justificaci6n de la Revoluci6n indigena de 1847,
documentado a costa de grandes esfuerzos, pues! los archives ofi-
ciales de esta Peninsula son muy deficientes y los correspondien-
tes a ciertas etapas no existen o han sido sustraidos dolosamente,
un distinguido devoto de Clio, el senior don Carlos Basave y Cas-
tillo Negrete, que me favorece y honra con su amistad, me escri-
bi6 desde la ciudad de M6xico, donde reside, una alentadora car-
ta con motivo de la aparici6n de mi citada obra, expresandome,
al propio tiempo, su sentimiento, por no haber tenido yo a la vis-
ta o consultado, cuando emprendi mis trabajos previous de bus-
queda, revision y compulsa de datos y documents, las Memorias
de don Buenaventura Viv6, C6nsul de M6xico en la Habana, en
1849, y mias tarde Ministro Plenipotenciario de nuestro pais an-
te el Gobierno de Espafia, representando al de S. A. S., el General
don Antonio L6pez de Santa Anna, de ingrata memorial.
Deciame en su amable misiva el senior Basave y Castillo Ne-
grete, que la obra de Viv6 hubiera aportado al acervo de la mia
importantisimos y nuevos detalles y noticias complementarias de
la labor que me impuse, y me excitaba, al propio tiempo, bien a
publicar una segunda edici6n de mi Historia, o un nuevo Apendi-
ce de 6sta.
Dime a buscar las Memorias de Viv6 -empresa no fAcil por
lo raro de la edici6n, la que no ha de haber sido muy copiosa, por
la indole de la misma y el obscure nombre del autor en el campo
de las letras- y al fin hube de dar con ellas no hace much. Es
un tomo de cerca de 400 piginas en cuarto, impreso en Madrid en
1856 en la Imprenta y Estereotipia de M.i Rivadeneira, Sal6n del
Prado ndmero 8, con el siguiente titulo: Memorias de Buenaven-


- -L -L.-L..-L ~~L -- ~ -- --- - -- -- --





4 LAS, "TMEMORIAS" DE DON BUENAVENTURA VIVO


tura Viv6, Ministro de Mgjico en Espafia, durante los aios de
1853, 1854 y 1855.
Revis6 sus piginas con el interns del antecedente relatado, y
para los fines que me propongo -que no son otros que los de ha-
cer mis luz, si cabe, en el asunto del trifico de care triguefia yu-
cateca, que dej6 un indeleble rastro negro en la historic de las ver-
giienzas peninsulares- rumid, valga la frase, el unico capitulo
del libro dedicado a aquel comercio inicuo: el VIII, bastante ex-
tenso, pero irresistiblemente atrayente e interesante, como tendrd
ocasi6n de comprobarlo el que continuare leyendo.
El senior Viv6 dividi6 dicho capitulo en trece parties -las
mismas a las que yo dar6 la forma de breves capitulos para hacer
mis facil y amena su lectura- y en ellas pone de relive, con toda
claridad y sencillez, ademas de sus trabajos como C6nsul de M-
xico en Cuba, primero, y como Ministro en Espafia, mas tarde, en
pro de la justicia que asistia a los infelices y expoliados indios,
las brutales ofensas inferidas por los esclavistas sin conciencia, a
las mis elementales nociones del honor y de la libertad humans;
sugestivos puntos de Derecho Internacional, y el impidico -por
no darle otro calificativo mis duro, pero tal vez mis merecido-
criterio del Presidente Santa Anna para permitir el restableci-
miento del canallesco comercio, combatido vigorosamente, y mis
que combatido, anatematizado con 16xico de fuego, por los demis
gobernantes mexicanos que se sucedieron en el Poder desde 1849
basta 1861, especialmente, como ya lo demostr6 hasta la eviden-
cia en mi libro, por el inmortal repfblico Lie. don Benito Juirez,
y por sus ilustres Ministros sefiores Ocampo y Emparin.
Cuando el senior Basave y Castillo Negrete me inst6 a que hi-
ciera una segunda edici6n de mi citado libro, despu6s de haber
leido el de Viv6, dijele que las segundas ediciones de los trabajos
hist6ricos eran rara avis en nuestro pais, donde aqu6llas dormian
empolvadas, cuando no apolilladas o victims de los roedores, el
suefio de la indiferencia y del olvido en los anaqueles de las' li-
brerias, en tanto que prensas faltan para dar abasto a los pedi-
dos de menguados opisculos sicalipticos que intoxican el alma de
la juventud mexicana, en su desconsoladora mayoria ignorante
de los mis culminantes y gloriosos sucesos acaecidos en su patria;
hicele present a mi distinguido amigo, vuelvo a decir, mi descon-
suelo y mi pena por no haber ni siquiera recuperado el imported





Y LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA


del papel en que mi libro -que represent dos largos afios de
tabajo robados al reposo en medio de la dura lucha diaria por la
Vida- fuera impreso, lo que me explico por el hecho de estar de-
dicado a la memorial veneranda de un ilustre pero paup6rrimo
Obispo muerto hace cientos de afios, y a la circunstancia de que los
defendidos por mi en ese modesto, pero sincere trabajo hist6rico,
son insolventes de nacimiento; pero malgrd tout, sigo creyendo
que aunque hasta de pan vive el hombre, sobre el pan y sobre la
fria montafia de la indiferencia de la generaci6n actual hacia este
g6nero de labores, deber de los hombres que amamos la Verdad
y la Justicia y, sobre todo, la libertad humana, es no escatimar es-
fuerzos para abrile paso a estas combatidas deidades; si, comba-
tidas y con sania bien premeditada, por los redentores de cart6n
y los ap6stoles de gophir que tanto y tan hondo dafio han causa-
do con sus desmedidas ambiciones de poder y de riquezas, a costa
de los irredentos y de los humildes.
Del present nuevo Ap6ndice hare tan s6lo una corta edici6n,
pues mis limitados recursos no me permiten otra cosa.
En dicho Ap6ndice, repito, reproducir6 integro el capitulo alu-
dido de las Memorias del senior Viv6, con las anotaciones queo he
estimado pertinentes y los comentarios indispensables para la me-
jor comprensi6n de los hechos. Tambien insertar6 various docu-
mentos justificativos complementarios de los que he publicado so-
bre el mismo asunto, encontrados por mi, en la prensa de la 6po-
ca, que veia la luz en Campeche, y que pude obtener despu6s de
haber salido a luz mi libro. Esos documents, por razones que fi-
cilmente aquilatard el lector inteligente, no fueron dados a cono-
cer por los peri6dicos oficiales de Yucatin, que yo registry cui-
dadosamente.
En el trabajo del senior Viv6, veri el lector, estoy seguro de
que con profunda indignaci6n, la hazaia realizada por un indivi-
duo llamado Juan B. Anduce, duefio de un velero ingl6s, quien
atrajo a su barco, por medio del engafio y del dolo, a cierto nime-
ro de pobres indios de la bahia de la Ascensi6n, para proponerles
en venta lienzos y articulos de guerra o de caza, y despues de te-
nerlos asegurados a bordo, los estaf6 y se hizo a la mar, rumbo
a la Habana, donde los vendi6 como esclavos en connivencia con
un espafiol pirata llamado Francisco Marti y Torrens. Pero gra-
cias a la en6rgica intervenci6n de Inglaterra, el crime de lesa





6 LAS "MEMORIAS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

humanidad no qued6 impune como tantos otros anmlogos, pues An-
duce fu6 condenado en Belice a cuatro afios de prisi6n por el de-
lito de ladr6n de hombres (textual) y Marti obligado a repatriar
de su cuenta a los plagiados.
Y asi como el indice inflexible del historiador debe sefialar
y sefiala severamente a los culpables, con verdadero placer expo-
ne aqui al recuerdo de la Posteridad y al carifio y gratitud de sus
conciudadanos, el nombre del noble y generoso yucateco, natural
del entonces pueblo de Halach6, don Jos6 Antonio Mijangos, quien
encontrindose en la Habana en el mes de marzo del afio de 1849,
a la saz6n de que Ilegaba a dicho puerto antillano el vapor espa-
fiol Cetro, procedente del de Sisal, conduciendo la primera reme-
sa de indios de Yucatan exportados como esclavos y vendidos co-
mno reses, se encarg6 espontinea y gratuitamente de la defense de
aquellos desventurados compatriotas en la desgracia, y denunci6
el caso al senior Viv6, a cuyo cargo estaba entonces el Consulado
de M6xico en Cuba.
Conceptfio que con este nuevo A pndice, mi trabajo de reivin-
dicaci6n de la sufrida y benem6rita raza de bronce peninsular,
victim de los explotadores de la misma, en la memorable etapa
de 1849 a 1861, queda reforzado y complete.
Que 61 sea un paradigma para las generaciones que se levan-
tan, en el sentido de que puedan, quieran y sepan aprovechar de 61
las ensefianzas dolorosas en que abunda, es a lo finico a que as-
pira,
Carlos R. MENENDEZ
MWrida de YucatAn. Abril de 1925.













CAPITULO I

PROPOSITOS. LA FRIMERA CONTRATA DE INDIOS. LAS PEIMERAS
GESTIONES, PARA EVITAR EL TRAFICO. ILA NOBLE INTERVEN-
CION DE D. JOSE ANTONIO MIJANGOS, DE HALATCHO. DOCUMEN-
TOS JUSTIFICATIVOS.


Siendo mi prop6sito el de consignar en estas Memorias los he-
chos de mis importancia que han tenido lugar durante la honrosa
misi6n que tuvo a bien conferirme el gobierno de la Repfiblica cer-
ca de la corte de Madrid, me parece muy convenient consagrar
algunas lines a la discusi6n suscitada entire M6jico y Espafia con
motivo de la introducci6n en la isla de Cuba de un crecido nfime-
ro de indigenas de Yucatan; y al emprender esta tarea, experi-
mento tanto mis placer, cuanto que me cupo la suerte de que, ha-
llindome al frente del consulado mejicano en la Habana, fui quien
cre6, por decirlo asi, semejante cuesti6n.
1849. El c6nsul en la Habana, con fecha 14 de febrero, pu-
so en conocimiento del Excmo. Sr. Ministro de Relaciones de la
Repuiblica haber manifestado en aquella misma fecha al Sr. Go-
bernador y comandante general de Yucatan que el vapor espaiiol
Cetro debia salir al dia siguiente con destino a Sisal, llevando a
su bordo al Sr. D. Carlos Tolm6, quien, seg6n fidedignos informes,
se dirigia a aquel Estado con el objeto de contratar un gran nime-
ro de indigenas, y aplicarlos a los trabajos de la agriculture cu-
bana bajo la denominaci6n de aprendices. Que eraA varias las
versions que sobre tal proyecto corrian, dindose por muy vAlida
la de un plan que habia para proceder a la enajenaci6n de nues-
tros indios, cual si fuesen esclavos en el hecho, aunque en la for-
ma apareciesen bajo las engafiosas apariencias de un contrato.
Que con esos precedentes creia el C6nsul faltar a su deber si deja-
se de llamar la atenci6n del gobierno de Yucatan sobre un parti-
cular de tanta trascendencia, y en el cual estaba interesada la dig-
nidad de M6jico, al par que su responsabilidad moral. Que en


_ _ ____ __ _ __ ____





3 LAS "MEMORIAS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

ese concept rogaba al Sr. Gobernador de aquel Estado que, si lo
consideraba convenient, no permitiese que ningtin contratante ex-
trajese indigenas, a menos que no fuera bajo la previa inspecci6n
y direct intervenci6n del c6nsul en la Habana, para el debido
cumplimiento de sus contratas, pago de sits sueldos, buen trata-
miento, y demis que redundase en justicia y beneficio de aquellos
.ciudadanos.
Con fecha 28 de febrero volvi6 el c6nsul mejicano a manifes-
tar a su gobierno que, seglin las noticias traidas a la Habana por
el bergantin espaiiol Pepita, procedente de Sisal, estaban prepara-
dos ya en este punto seiscientos individuos para ser embarcados
con destino a Cuba. Que refiri6ndose a lo manifestado en su an-
terior comunicaci6n official del 14 de febrero, esperaba que el
Excmo. Sr. Gobernador de Yucatan hubiese torado en considera-
ci6n las razones por el C6nsul expuestas, a fin de que, si de todos
modos se tenia que hacer la extracci6n de los indios, se hiciese
con la dignidad que requeria una naci6n libre e ilustrada y en la
cual no es) licita la esclavitud (1). Que sobre aquel' asunto, y
mientras el referido agent recibia las instrucciones pedidas en su
uiltimo despacho, conociendo la posici6n excepcional en que se en-
contraban los c6nsules en Cuba, procederia en este asunto con la
mayor prudencia, a fin de no exponerse a reclamaciones infunda-
das, y por lo mismo, a sus consiguientes desaires.
Con fecha 19 de marzo el propio C6nsul puso en el superior
conocimiento de su gobierno que en la noche del 11 de aquel mes
habia regresado, al puerto de la Habana el vapor espafiol Cetro,
conduciendo a su bordo ciento treinta y cinco indios, y la respues-
ta del Gobernador de Yucatan! a su despacho del 14 de febrero,
cuya copia remitia a su gobierno bajo el nimero 1.
Que al siguiente dia de la llegada del expresado buque se pre-
sent6 en el consulado mejicano de la Habana el ciudadano Jos6

(1) Como se ve, el Sr. don ilguel Barbachano, Gobernador de Yucatan,
tuvo a tiempo quien le Ilamara la atenci6n acerca de la trascendencia y gra-
vedad inusitadas del negocio que iba a acometer; pero desgraciadamente
para los pobres indios, para el buen nombre de la Peninsula y para el de
aquel innegablemente ilustrado y por otros concepts distinguido e incan-
sable y popular mandatario yucateco, ya la disposici6n -el m&s grave error
politico por 61 cometido- estabal dictada, y finnemente resueltos el senior Bar-
bachano y sus colaboradores en el Gobierno, "a desafiar a la Historia y a la
Publicidad", como lee aconsejaba, alentandolosg en su inolvidable peri6dico
"EI PWnix", que vefa la lus en la ciudad de Campeche, el sabio jurisCpnsul-
to, literato e historiador, Dr don Justo Sierra O'Reilly.






Y LA VENTA DE INDIOS YUCATOFAOS EN CUBA


Antonio Migangos, quien tuvo por convenient hacer la declara-
ci6n que S. E. se dignaria ver por la copia nuimero 2.
Que en su vista, y reflexionando las consecuencias que de ella
podrian resultar, habia creido de su deber pasar al Excmo. Sr.
Capitan general de la Isla de Cuba la comunicaci6n sefialada con
el nfimero 3, a la cual tuvo por convenient S. E. contestar con la
anotada con el nimero 4, siendo la replica del C6nsul la que con-
tenia el nfimero 5.
Que tales documents constituian la historic del asunto, y que
por ellos el supreno gobierno de la Repfiblica veria la conduct
que habia observado el agent consular, quien aun carecia de tiem-
po para recibir las instrucciones pedidas, hallindose, por lo tanto,
cn la mas complete incertidumbre acerca las disposiciones que,
referentes a aquel asunto, habia tenido a bien dictar su gobierno.
Que en tal estado, el Excmo. Sr. Ministro de Relaciones se
dignaria notar que en la comunicaci6n dirigida al Sr. Goberna-
dor de Cuba hablaba el C6nsul por boca ajena, concretindose a
transmitir una sencilla declaraci6n, y en la parte que mis le con-
cernia se limitaba a dudas y palabras hipot6ticas, formando el
conjunto de aquel escrito una mera indicaci6n, y no una reclama-
ci6n, como habia tenido a bien interpreter el ya citado Excmo. Sr.
Gobernador.
Que muy sensible le habia sido al C6nsul el que la primer
autoridad de Yucatan no hubiese torado en consideraci6n el con-
tenido de su despacho del 14 de febrero, referente a la necesidad
que habia de su intervenci6n en todo contrato, pues en las contra-
tas de los indios traidos por el vapor Cetro, de las cuales remitia
un ejemplar, parecia haberse empleado un particular cuidado en
eludir aquella intervenci6n; falta tanto mis notable, cuanto que,
prevista, habia sido indicada con anticipaci6n de un mes; lo cual
le habia hecho replicar al Excelentisimo Sr. Gobernador de Yu-
catin con el contenido de la copia nuimero 6; porque, si bien no
era de la incumbencia del C6nsul el hacer observaci6n alguna so-
bre las disposiciones del Gobernador de aquel departamento, si
consideraba de su deber reproducir el pensamiento de que las con-
tratas tuviesen la expresada cliusula, como medio de evitar con-
testaciones, cuyas consecuencias podrian afectar a la dignidad
del buen nonibre de M6jico, sobre todo en un suelo como el de
Cuba, en que existe la esclavitud, y en el cual, seg6n se le habia
asegurado, el contratante de los indios reci6n llegados habia cedido






10 LA9 "MEMORLAS"' DE DON BUENAVENTURA VIVO


algunos de ellos a various vecinos de la Habana mediante la retri-
buci6n de diez onzas de oro por persona. (2)

Documentos anexos a la precedent comunicaci6n
"Nfimero 1. Secretaria General del Gobierno de Yucatin. -
Di cuenta al Excmo. Sr. Gobernador del Estado con la carta ofi-
cial de V., fecha 11 del que acaba, en que avisa la salida de ese
puerto, con destino a Sisal, del vapor espafiol Cetro, conduciendo
a su bordo a D. Carlos Tolm6, del comercio de esa ciudad,; con el
objeto de contratar en este Estado, segfin informes que V. tenia, un
gran nfimero de indigenas para introducirlos en esa isla, y apli-
carlos a los duros trabajos de la agriculture bajo la denominaci6n
de aprendices. (3)
"La venida del vapor Cetro a Sisal ha sido en efecto con el ob-
jeto de contratar indios que puedan trabajar en los campos de la
isla de Cuba; y aprovechando el gobierno la ocasi6n que se le
presentaba de desprenderse de los indigenas sublevados, hechos
prisioneros en la atroz guerra que han provocado y hacen contra
la raza blanca, ha consentido y debe consentir en que s61o 6stos,
y no otros salgan del pais contratados para Cuba, mas no bajo la
denominaci6n de aprendices que se indica, y menos de la de es-
clavos, sino como hombres libres, por tiempo limitado y bajo es-
tipulaciones racionales, que envuelven tambi6n la ventaja de que
puedan en dicho tiempo mejorar probablemente su condici6n so-
cial. (4)
"En este punto ha procurado el gobierno conciliar la urgente
necesidad de disminuir en cuanto sea possible el nimero de esos
(2) Et texto integro del ignominioso contrato conform al cual eran escla-
vizados los indios yucatecos remitidos a Cuba, consta en las p6ginas 101 a la
103 de ml libro Historia del infame comerclo de indios, etc. Tal dpcuknento,
redactado con refinada mala fe, lo tomd, como se express en dichas paginr*,
de, la Mascelvne instructiva y amemn publicaci6n que dirigia el ameritado
esoritor yucateco de imperecedera memorial, don Jer6nimo Castillo, Tomo I,
Afio de 1849, paginas 436 a la 441.
(3) El gobierno de YucatAn, de entonces, no public ni la nota de Viv6 a
que 6ste se contrae, ni la respuesta del senior Barbachano que insert aquQ1
y que es la que a continuaci6ln conocerA el lector. Al menos, si entonces vie-
ron la luz ambos documents, no obstante las cuidadosas bisquedas que hace
tiempo vengo hacienda, en libros, peri6dicos y otros documents similares, no
he podido dar con ellos.
(4) En mi libro ya citado, refuto a la sana luz de la critical hist6rica, OUtos
y todos los especiosos razonamientos del senior Barbachano, tendientes a jus-






Y LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA


hombres rudos, obstinados y peligrosos, con los principios de po-
litica, conveniencia y humanidad que deben guiarlo. En la alter-
nativa de tolerar que las tropas sacrifiquen sin piedad a cuantos
prisioneros hacen en la guerra, como generalmente ha sucedido
hasta aqui, acostumbrindolos a la matanza, a la barbarie, o a que
el pueblo los sacrifique en las prisiones, como se teme, y permitir
que esos prisioneros, que por decreto de 6 de noviembre del afio
pr6ximo pasado debian salir desterrados por diez afios, ahora va-
yan, sin peligro del pais y con provecho propio, a consagrar sus
brazos a otra parte en favor de la industrial y comercio del mundo,
su elecci6n no ha podido ser dudosa, por el temor de que esta
gente permanezca en Yucatan y la sacrifiquen, raz6n por qu6 has-
ta ahora, en la larga guerra que se ha hecho, s6lo se ha logrado
hacer, y conservar como por milagro, trescientos prisioneros, de
los cuales se hah contratado apenas ciento treinta y cinco, que, co-
mo V. advertiri, no es el gran nimero de que a V. se le inform.
"En la estrecha y dura necesidad en que esti el gobierno de
poner cuantos medios crea conducentes a salvar al Estado del in-
minente peligro que esta auin corriendo con la tenaz y. active guerra
que le hacen los salvajes, no consider el menos eficaz y seguro
el de lanzar fuera de su seno a sus mis crueles enemigos, yendo
en esto de acuerdo con la opinion pfiblica, que desde hace tiempo
clama sin cesar por esa media; y al tomarla, influy6 tambi6n en
el inimo de S. E. la consideraci6n de la gran escasez y carestia
de granos de primera necesidad que empieza ya a experimentarse,
la dificultad consiguierite de'mantener esa gente en el estado de
-obreza y miseria a que se halla reducido el erario pfiblico, y el no
haber hallado un lugar o pais mis seguro y ventajoso que la isla
de Cuba para llenar el objeto que se propuso el gobierno en esa
media necesarisima, de que ha dado cuenta al supremo gobier-
no de la Repfiblica, como es de su deber, y en obvio de maliciosos
e inexactos comentarios.


tificar la venta y disimulada esclavitud de los indios enviados a Cuba, que au-
toriz6; y con documents incontrastables demuestro hasta la evidencia que la
exportaci6n de aquellos miseros hermanos nuestros fu6 un negocio escanda-
loso e infame, que deshonr6 a Yucatan y a sus autores y c6mplicies, ante la
Civilizaci6n, el Derecho y la Libertad. Basta leer el contrato yan mencionado,
que aparentemente suscribian los indios, -quienes no sabfan leer ni escribir-
para darse cuenta cabal, quien quiera, de la inslnceridad, -llamni6bsle asi-
de los politicos yucatecoa de 1849






12 LAS '"MMORIAS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

"Esto es sencillamente cuanto, en respuesta, me ordena el Go-
bierno decir a V. que ha ocurrido en el asunto a que se refiere su
citada comunicaci6n.
"S. E. entire tanto da a V. por mi conduct las mis expresivas
gracias por la oportunidad y celo con que se sirvi6 comunicarle
las noticias y rumors que corrian a la salida del vapor Cetro, y
no duda que si Ilegase el caso de faltar en esa isla a las condicio-
nes que se han estipulado con los indios (segfin el ejemplar del
contrato que se le acompafia, y una relaci6n nominal de aquellos),
V., en uso de sus facultades legales y ordinarias, procederi como
mejor convenga para que se haga justicia en favor de aquellos que
la impetren."
"Nfm. 2. A los doce dias del mes de marzo de 1849 se
present a este consulado, ante mi y testigos suscritos, el ciudada-
no mejicano Antonio Migangos, natural del pueblo de Halachon
(5), en el departamento de Yucatan, mayor de 25 afios, y declar6:
Que habiendo pasado a visitar a sus paisanos, que en niimero de
mis de cien han llegado a este puerto, a bordo del vapor espafiol
Cetro, procedentes de Sisal, dichos individuos le dieron el formal
encargo de presentarse al consulado de mi cargo, y manifestar
que, siendo expulsados de Yucatan por pertenecer y haber perte-
necido a las huestes de indios sublevados, y que habiendo sido lle-
vados a bordo del expresado vapor espafiol Cetro bajo grills y
cadenas (6), para ser conducidos fuera de su pais, ignoraban cual
(5) Debe ser Halach6, villa ubicada, como es sabido, en el Partido politico
de Maxcani y filtima ppblaci6o yucateca en la frontera con el vecino Estado
de Cdmpeche, al Poniente de la Peninsula.
(6) 4C6mo se explica que hombres libres que se contrataban por tiempo
limitado y bajo estipulaciones racionales, que entrafian tambin la ventaja
de que pueden en dicho tiempo mejorar probablemente de condici6n social
-como aseguraba el senior Barbachano al senior Viv6 en su nota del once de
marzo de 1849- Ilegaron a la tierra de promisi6n elegida por ellos en virtud
de su libre albedrio, precisamente cargados de grills y de cadenas......?
jImposible! A media que transcurre el tiempo y nos aleja de aque-
llos vergonzosos sucesos, mds se arraiga en el espiritu de la generaci6n actual
el convencimiento de que se trataba y se trat6, en efecto, de una bien estudia-
da forma de vender hombres que no habtan cometido otro delito que el de
pretender ser libres y mejorar su condici6n, repellendo la agresi6n, con igual
encono; formas en las cuales se aprovechaba dolosamente la ignorancia e
invalidez de una de las parties contratantes para hacerle suscribir -por in-
terpd~ita mano, se entiende- un convenio leonino, unilateral puede decirse,
con burladeros, como en los cosos taurinos, destinados a preparar la, coartada
de los colonizadores ante los Tribunales de Justicia, ya que ante los del Ho-
nor, y de la Historia, .estaban desde luego descalificados, porque la Verda'd es
una, mnica e indivisible, y tarde o temprano se abre paso al trav6s de los mAs
densos y negros nubarrones.





Y LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA


era su destiny; pero que hallandose ya en este puerto, y teniendo
noticias de que iban a ser destinados en masa a una finca para ser
aplicados a los trabajos del campo, reclamaban el apoyo del C6n-
sul de su naci6n, a fin de que 6ste se interesase para que se les
diese la libertad, pues no han celebrado ni firmado ningin contra-
to con persona alguna que los obligue a servir contra su voluntad,
y si desean permanecer libres para acomodarse donde mejor les
convenga. Dicho declarante manifest tambi6n que los mencio-
nados quejosos querian escribir al C6nsul; pero que no sabiendo
ninguno de ellos hacerlo, le rogaban que 61 lo hiciese en su nom-
bre. En fe de lo cual, firma la present declaraci6n el expresa-
do con los testigos abajo firmados.-Jose Antonio Migangos.-Jose
de Calzado.-Ram6n Diaz."
"Nim. 3.-Excmo. Sr. CapitAn general de la Isla de Cuba.--
Tengo el honor de poner en conocimiento de V. E. que se ha pre-
sentado en la mafiana de hoy a este consulado mejicano el ciuda-
dano J. Antonio Migangos, el cual ha declarado: Que habiendo
pasado a visitar a sus paisanos, que en nidmero de mis de ciento,
etc. (Aqui se insert integra la declaraci6n que precede.)
"En virtud de esta declaraci6n, creo de mi deber dirigirme a
V. E., bajo el especial encargo de protector de extranjeros, supli-
candole se sirva nombrar la persona que guste para que, pasando
conmigo a bordo del expresado vapor Cetro, acompafiados de un
int6rprete de la lengua india, alli en nuestra presencia puedan
confirmar, modificar o refutar cuanto han expuesto los infelices
de que habla la declaraci6n de que he hecho m6rito. En cuya vir-
tud, sabida la verdad, podri proceder V. E. a lo que juzgue con-
veniente en su sabiduria y rectitud, a fin de que en ninguna ma-
nera, si fuese cierto lo que afirma la declaraci6n, sean hollados
los derechos de la humanidad respect a tantos sfbditos de mi
gobierno.
"Yo me lisonjeo de que V. E. verd en la letra y el fondo de
esta comunicaci6n una nueva y convincente prueba de la alta con-
sideraci6n que me impone con el caracter de V., E. la elevada
opinion que tengo de su notoria justificaci6n."
"Nuim. 4.-Capitania general de Cuba.-Secretaria political.
-Los individuos que, procedentes de Sisal, llegaron a esta ciudad
en el dia de ayer a bordo del vapor espafiol Cetro han traido' su
correspondiente pasaporte del gobierno de YucatAn y contratos






14 LAS "MEM1ORIAS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

particulares legalizados. No me es dable, por lo tanto, tender a
Jo que V. S. me manifiesta en su comunicacion fecha de ayer, re-
firi6ndose a la declaraci6n que le presta el sibdito mejicano J.
Antonio Migangos, pues ni la debo estimar fundada,.ni es V. S.
el conduct para reclamaciones de esta clase, que corresponderin
en su caso al gobierno de la Repfblica, pero de ningfin modo al
C6nsul, cuyas funciones y caricter se reduce estrictamente a los
negocios mercantiles. (7)
"Dios guard a V. S., etc. Habana, 13 de marzo de 1849. -
El conde de Alcoy."
"Nim. 5.--Consulado de la Repfblica mejicana en la Haba-
na.-Excelentisimo Sr.: Tengo el honor de acusar a V. E. recibo
del oficio que se ha servido dirigirme con fecha de ayer en contes-
taci6n al mio del 12, de cuyo contenido dar6 parte a mi gobier-
no.
"Con este motive, etc."
"Ndm. 6.-Consulado de M6jico en la Habana.-Excmo. Sr.
--Tengo el honor de acusar a V. E. recibo de la comunicaci6n que
con fecha 5 del corriente me ha pasado el Sr. Secretario general
de ese gobierno, concerniente al viaje del vapor Cetro a Sisal, em,
barque en 61 de ciento treinta y cinco indigenas de los prisioneros,
y demas motives que en beneficio de la humanidad e intereses po-
liticos de ese departamento han obligado al gobierno de V. E. a
adoptar semejante media y proceder de tal conformidad.
"El C6nsul que suscribe, abundando en sentimientos patri6ti-
cos, y en las vivas simpatias que V. E. no ignora profesa a ese de-
partamento, deplora amargamente la encarnizada guerra que sos-
tienen los indios insurreccionados, y desea con vehemencia la pa-

(7) Desde .el punto de vista, de las pragmaticas internacionales y de los
estrechos formulismos protocolarios, seguramente tenia raz6n el Conde de
Alcoy, CapitAn General de la Isla de Cuba; pero no cabe dudar que cuando
de evitar un crime o una conflagraci6n se trata, las leyes de la humanidad,
y por cierto las mAs elementales, deben, como lel torrente impetuoso, veneer
"todos los diques. Adem&i. es sabido que cuando asi conviene, no falta a los
Generales, a los Ministros, a los Magistrados, etc., etc., resquicios legales para
'eludir las f6rmulas, las leyes y los protocolos......
En el caso concrete de aquela autoridad espafola. en Cuba -pais enton-
ces dependiente de la Corona de Iberia en el que la esclavitud no era un de-
lito, pues los negros africanos eran vendidos como mercancia comfn y co-
rriente en los mercados pfblicos,- facilmente comprender& el lector moder-
no por qu6 se albroquelaba tras la trinchera de lo que .ella entendfa que era
la Ley, para no amparar a los desventurados e insolventes yucatecos......






Y'LA VENTA BE MNDIOS YUCATECO0S EN CUBA


cificaci6n complete de esa parte important de la Repfiblica, har-
to desdichada por las consecuencias que arrastran tan horrorosas
luchas. En este concept, nada mis natural que participe de las
ideas de V. E. tocante a la determinaci6n adoptada por ese go-
bierno en la remisi6n a esta isla de los prisioneros indigenas; em-
pero como empleado del supremo gobierno de la naci6n, como
C6nsul en esta capital, le ha sido muy sensible ver que las contra-
tas carecen de toda clausula referente a su intervenci6n en seme-
jante asunto; y si bien en el oficio de V. E. se dice que, en uso de
mis facultades legales y ordinarias, proceda como mejor conven-
ga para que se haga justicia a aquellos que la impetren, a V. E.,
no se ocultard que no teniendo las ya dichas contratas la referida
cliusula, mi apoyo en favor de aquellos desgraciados se hace nu-
lo en raz6n de las leyes excepcionales vigentes, que comprenden
a los agents consulares en las colonies de S. M. C., y de las cua-
les supongo sabedor a V. E. (8)
"A la alta consideraci6n y sabiduria de V. E. dejo las conse-
cuencias que en lo sucesivo puede ocasionar la falta que he no-
tado, y en que insist, de la expresada cliusula. Prueba de ello
son ya las infinitas reclamaciones que en nombre de los indi6s
reci6n llegados han presentado a este consulado los sibditos me-
jicanos, y a las cuales no he tenido por convenient dar curso, limi-
tindome a una nueva indicaci6n, por deferencia a las disposicio-
nes de V. E. y a su political, pero que sin duda alguna hubiera alla-
nado en el acto en pro de las disposiciones de ese gobierno y en
bien de aquellos infelices, si las contratas tuviesen aquel tan in-
dispensable requisite."
"Contrata de los indios.-Tesoreria general de Yucatain. -
Sello tercero. Tres reales. Para los afios de mil ochocientos
cuarenta y mil ochocientos cuarenta y nueve. (9)
(8) Ahora comprendemos par qu6i el altruista C6nsul senior Viv6 pedia al
CQbierno de YucatAn que se estableciera una clAusula en los contratos, er
virtud de la cual pudiem intervenir en favor de los contratados, ya que se'-
gin el senior Barbachano, era necesario e indispensable sacarlos del Estado
para el extranjero, intervenci6n que sin el conocimlento de los do6umentos
relacionados, podria interpretarse maliciosamente
Asi, pues, doy por no escrita la nota nimero 2 que insert en la pagina
118 de mi libro, por elemental principio de justicia y por el deber ineludi-
ble que tiene todo hombre honrado e historiador itiparclal, de tendir pleito
homenaje a la verdad.
(9) Aqui el texto del contrato, que ya publiqu6 integro en mi citado libro,
en las pginas 101 a a 103. Por eso juzgo pertinent omitirlo en este
Ap6ndie.













CAPITULO II

LA RESPUESTA DEL SR. MINISTRY DE RELACIONES DE MEXICO Y
LA DEL CONSUL VIVO A ESTE


El Excmo. Sr. Ministro de Relaciones de la Repfiblica, que lo
era a la saz6n el Sr. D. Luis Gonzaga Cuevas, contest con fecha
7 de marzo a la comunicaci6n del C6nsul de la Habana de 14 de
febrero, dindose por enterado, y recomendando al agent consu-
lar ejerciese la mayor vigilancia sobre la introducci6n y trato que
se diese a los indigenas, previni6ndole hacer las reclamaciones
que hubiese lugar; de todo lo cual esperaba el Gobierno avisaria
con la debida oportunidad.
A la precedent comunicaci6n contest el C6nsul, con fecha
30 de marzo, que hallindose los indios yucatecos diseminados en
varias fincas del campo, ignoraba hasta entonces el trato que se
les daba, aunque era de presumir seria el mismo, con corta dife-
rencia, que el prodigado a las dotaciones de aquellas fincas. (10)
Con fecha 29 de abril remiti6 el C6nsul de la Habana a su go-
bierno un ejemplar del reglamento expedido por la autoridad de
Cuba para el trato y penas correccionales de todos los colonos re-
sidentes en aquella isla.
No hay ninguna constancia que en aquel entonces este asunto
hubiese tenido ulterior consecuencia. (11)
(10) Puede asegurarse que de los exportados en el vapor Cetro, -la prime-
ra; remesa de indios destinada a Cuba- ni uno solo de aquellos 135 infelices
regres6 al patrio solar......
(11) En efeqto, el tr&fico se limit, al menos en grande escala, a s6lo la
primera partida que condujo el vapor espafiol Cetro, debido a las vibrantes
protests de los hombres libres de Yucat&n, de MVxico y del Exterior, y sobre
todo, a la energica y digna actitud del Gobierno Federal. Cuatro afios mas
tarde, empero, debia renovarse aquel comercio oprobioso e infame, con furia
demoniaca. como lo demuestro en mi libro plenisimamente, y como verS en
seguida el lec$or por los nuevos detalles que aportan las Memorias del senior
Viv6, hasta el afio de 1861 en que don Benito JuArez le di6 el golqe de gracia,
al consolidarse su Gobierno constitutional, despu6s de derrotar al espfirio que
presidia el General don Miguel Mlram6n.


lip lip -W

























A













CAPITULO III

NUEVA NOTA DEL SR, VIVO 'SOBRE EL TRAFICO DE ESCLAVOS. EL
SR. MINISTRY DE RELACIONES DE LA REPUBLICAN, LE PREVIE-
NE ANUNCIAR QUE EL GOBIERNO DE MEXICO JAMAS LO CONSEN-
TIRIA. UNA NOTA AL 'S. MARQUES DE LA RIBERA, MINISTER
DE ESPANA EN MEXICO, Y IA RESPUESTA DE ESTE A LA CANCI-
LLERIA MEXICANA. COMENTARIOS.

Aiio de 1853.-El Sr. Carballo, C6nsul de Mejico en la Ha-,
bana, con fecha 15 de julio, puso en conocimiento del Supremo
Gobierno que, habiendo Ilegado a su noticia que un comerciante
de aquella ciudad acababa de presentar a la real Junta de Fomen-
to una solicitud para que se le permitiese la introducci6n en la
Isla de un crecido nfmero de indios de Yucatan, bajo los propios
t6rminos o condiciones establecidos en la introducci6n de colonos
asiAticos; y habi6ndose enterado tambi6n de que por parte de dicha
corporaci6n no se habia puesto obstdculo alguno a la realizaci6n
del proyecto, juzg6 de su deber poner este incident en el superior
conocimiento de su gobierno, a quien tampoco le parecia inoportu-
no llamar su atenci6n hacia los antecedentes de este negociado,
que podrian encontrarse en la correspondencia official de su digno
antecesor en la 6poca en que se permiti6 hacer interesantes obser-
vaciones sobre el particular, con motive de las dos expediciones
realizadas por el vapor espaiiol Cetro.
Al propio tiempo comunicaba a su gobierno que, a pesar de
las disposiciones vigentes respect a la prohibici6n de la extrac-
ci6n de indios, continuaban adn importindose para aquella isla,
aunque en nimero insignificant.
El Excmo. Sr. Ministro de Relaciones, con fecha 2 de agosto,
contest al C6nsul de la Repfiblica en la Habana, previni6ndole
que, asi de oficio como por la prensa, hiciese patente, tanto a la
Junta de Fomento como al piblico en general, que el gobierno
mejicano nunca consentiria el atentado de traficar con los indige-
nas de Yucatan, y que, antes al contrario, reclamaria contra las
personas que infringiesen a este respect las leyes de la Repfibli-


_ _1 _I __I I_ ___ _ _~





20 LAS "MEMORIAS" DE' DON BUENAVENTURA VIVO

ca. (12) Que al efecto le acompafiaba borrador de la comunicaci6n
que debia dirigir al Excmo. senior Capitin general de la Isla, y el
del anuncio que debia insertar en los peri6dicos para c6nocimien-
to del piiblico.
Ambos documents decian asi:
"Excmo. Sr.: Ha llegado a noticia del gobierno mexicano que
ante la real Junta de Fomento de esta ciudad se han presentado
proposiciones para la introducci6n en esta Isla de indigenas de
Yucatan; introducci6n fundada en una contrata que, por su mis-
ma naturaleza, es una esclavitud verdadera, y aun cuando se ob-
jetara que es por tiempo fijo, esto no quita el que se halle en
abierta oposici6n con las leyes de la Repfiblica, no menos que con
algunas estipulaciones de su derecho conventional. En atenci6n
Sa lo expuesto, me veo en el caso de manifestar a V. E., de orden
expresa de mi gobierno, que en manera alguna puede consentir,
ni en la contrata, ni en la introducci6n de indigenas de YucatAn.
"V. E. conocera que el asunto de esta comunicaci6n es de aque-
llos en los cuales no hay para las autoridades mejicanas sino un
solo camino que seguir. Las leyes del pais garantizan la libertad
y seguridad individual a todos los mejicanos, y la violaci6n de
ellos, que va envuelta en estos contratos, jams podra ser, ni au-
torizada, ni tolerada siquiera por el gobierno de MWjico."
"Consulado de la replblica mejicana en la Habana.-El que
suscribe hace saber a quienes corresponda, de orden de su gobier-
no, que Aste no consiente en manera alguna en la introducci6n por
contrata en esta isla, bajo cualquier pretexto que se haga, de indi-
genas de YucatAn o de cualquiera otros nativos de la repiublica me-
jicana sujetos a sus leyes, para establecerlos' por violencia en el
cultivo de los campos o en otros oficios, sirviendo este anuncio de
formal protest para repetir los dafios y perjuicios a que haya lu-
gar contra los introductores, contratistas, compradores o arrenda-
tarios de indigenas, sean quienes fueren, por hallarse estos contra.

(12) Oonviene que el lector fije su atenci6n en la digna y ejemplar energio
asumida en 'este caso por el Ministro de Relaciones Exterlores de la Repd-
blicp, que lo era el Lie don Manuel Diez de Bonilla, porque mAs tarde, cu~an-
do servfi el mismo cargo a las 6rdenes del Presidente Santa Annai auto-des-
truy6 sus primitives formidable razonamientos y descoyunt6 implacable y
vergonsosamente la 16gicai, para justificar la vuelta del negocio de indices, au-
torizado por aquel funesto y versatil military, -que tanto dafio le hizo a Me-
xico- s6lo por .favorecer a un ahijado suyo, y posiblemente su socio. i






Y LA VENTA DE INDiOS YUCATECOS EN CUBA


tos expresamente prohibidos por las leyes mejicanas". (13)
El supremo gobierno de la Repiiblica, con fecha 2 de agosto,
ordenaba al gobernador'del estado de Yucatan que, vistas las co-
municaciones del c6nsul mejicano de la Habana, referentes a la
introducci6n en Cuba de indigenas de Yucatan, y con arreglo a las
leyes, evitase la celebraci6n de todo contrato para exportar indios
con destiny a la isla o para cualquier otro punto contra la volun-
tad de 6stos y bajo el pretexto de mejorar de condici6n, pues va-
liindose de este medio para reducirlos a una verdadera esclavi-
tud, no debia tolerarse, antes al contrario, reprimirse con la ma-
yor severidad, por las autoridades todas de la Repfblica. (14)
En igual fecha el ministry mejicano pasaba una nota al senior
marquis de la Ribera, enviado extraordinario y ministry plenipo.
tenciario de S. M. C. en M6jico, en la que, despu6s de manifestarle
todas las noticias que le habian sido comunicadas por el c6nsul de
la Habana, le hacia conocedor de que el gobierno mejicano no po-
dia menos que protestar contra semejante atentado, no obstante
abrigar ain la esperanza de que no habrian sido violados los tra-
tados ni los principios del derecho de gentes por las autoridades
de Cuba, como habia sucedido en 1849 con mis de ciento cincuen-
ta mejicanos conducidos a aqu6lla por el buque espafiol Cetro, ba-
bajo el disfraz de contratas particulares.
Que contra este hecho arguian evidentemente los actos compro-
bados de que antes del simulado contrato habian salido esos mejica-
nos de Yucatin enajenados por 25 ps. cada uno; venta anuncia-
da en los peri6dicos de Cuba, con el consentimiento de uno de sus
funcionarios, como lo era el Censor Regio; y por iltimo, indica-
ba el permiso o autorizaci6n dada por el Excmo. Sr. capitin ge-
neral de la grande Antilla para que los expresados ciudadanos
pudiesen ser reducidos a prisi6n, azotados y castigados con grills
y cadenas. (15)
(13) Como se vera mas adelante, este anuncio no quiso publicarlo la pren-
sa de la Habana, por heberle negado su autorizaci6n el Capitan General.
(14) Esta orden no fu6 acatada, como no lo fueron en 1859 y 1860 las se-
verisimas del Presidente 'Juarez enviadas por conduct de los Ministros de
Gobernaci6n sefiores Ocampo y EmparAn, a los Gobernadores Lic. don Libo-
rio Irigoyen y don Agustin Acereto.
(15) En mi libro, a piginas 107 y 109, inserted las Disposiciones Generales
del Capitan General de la Isla de Cuba, Oonde de Alcoy, de fecha 10 de abril
de 1849, por las que se castigaba con las mAs bArbaras penas las faltas co-






22 LAS "MEMOJIAS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

Que por todo lo expuesto, el gobierno de la Repfiblica espera-
ba de la cordura y filantropia del de S. M. C., y de su digno re-
presentante en Mejico, que dictaria las 6rdenes conducentes a las
autoridades de Cuba para que impidiesen la repetici6n de seme-
jantes atentados, tan contrarios a los tratados existentes entire M6-
jico y Espafia, y a 1os principios del derecho de gentes. Que en su
consecuencia, el gobierno mejicano ordenaba en aquella misma
fecha a su enviado extraordinario y ministry plenipotenciario en
Madrid que entablase la reclamaci6n correspondiente hasta con-
seguir la libertad de los indigenas mencionados, y la indemniza-
ci6n correspondiente a los perjuicios que habian sufrido.
El Excmo. Sr. marquis de la Ribera, representante espafiol en
M6jico, contest con fecha 3 del mismo mes al ministry de Estado
mejicano, acusindole recibo de la nota que este senior le habia di-
rigido el dia anterior, cuyo contenido pondria en conocimiento de
su corte y del capitin general de la isla de Cuba, conforme a los
deseos del senior Bonilla; pero que entire tanto no podia menos de
hacer observer que por el sentido de aquella comunicaci6n pare-
cia que el Excmo. Sr. ministry de Relaciones Exteriores no cono-
cia bien los antecedentes del caso ocurrido en 1849, a que se re-
feria.
Que por la copia que le acompafiaba de la nota que en 22 de
abril del expresado afio habia dirigido el Sr. D. Ram6n Lozano y
Armenta, encargado de negocios de Espafia, al Sr. D. Luis G.
Cuevas, ministry a la saz6n de Relaciones Exteriores, se enteraria
el Excmo. Sr. D. Manuel Diez de Bonilla que las autoridades de
la isla de Cuba, lejos de haber violado en aquella ocasi6n los prin-
cipios del derecho de gentes, demostraron su humanidad y filan-
tropia, entire otros servicios importantes, permitiendo se admitie-
sen como colonos los ciento cincuenta indios de Yucatan que se
enviaron a la Habana a bordo del buque espafiol llamado
Cetro. (16)
Que los indios en cuesti6n eran prisioneros de guerra, y conde-
(16) Basta leer las Disposiciones Generales a que se alude en la nota an-
terior, para poner de relieve lo deleznable.de la aseveraci6n del senior Marques
de la Ribera, relativamente a la humanidad y filantropia con que fueron tra-
tados los infelices indios enviados a Cuba.
metidas por los colonos indios; penas duras e indlgnas hasta p1ra las bestias,
que sublevan el animo menos inclinado a la piedad y a la cba!pasi6n......





Y LAL VENTA BE IND10 Y9 UCATECOS EN CUBA


nados a diez afios de presidio por el gobernador de Yucatan en la
guerra de exterminio que desolaba a aquel estado en 1849. Para
sacarlos de la miseria que les aguardaba, y aun quiza de una muer-
te segura, el gobernador consinti6 en la emigraci6n de aquellos in-
digenas, pero mediante un contrato particular celebrado con cada
uno de ellos, de que le acompafiaba copia redactada en el idioma
castellano y en maya, para que ninguno alegase jamis ignoran-
cia; por consiguiente, estos contratos fueron muy legales y legi-
timos, puesto que todos ellos fueron autorizados por tres testigos
hAbiles, y legalizados como vilidos por el mismo gobernador, ha-
biendose pagado por el enganche de cada uno de ellos hasta 25 ps.,
cuya suma ignoraba el representante espafiol en que se invirti6 ni
quien la percibi6. Que las condiciones, impresas y publicadas en
1849 en los diaries de la Habana y Veracruz, para la coloniza-
ci6n china o india, si contenian algunas cliusulas duras al pare-
cer, sobre todo para aquellos que eludiesen el trabajo y se com-
prometian o aceptaban de mala fe el servicio que les ofrecian
los agricultores cubanos, no eran exageradas, y era muy just las
hiciese efectivas el propietario, que garantizaba al colono y a su
familiar, si la tenia, durante los diez afios de su compromise, un
alimento sano y abundante, vivienda, vestidos segfin la estaci6n,
medicamentos y facultativos, dos pesos de salario mensual, y un
salario proporcionado a su mujer e hijos de cierta edad, si los te-
nia, y un dia a la semana por lo menos, para emplearlo en bene-
ficio personal, mas un trozo de tierra adecuado para la siembra,
despuns de estipular tambien las boras de trabajo forzado. jQu6
seria, decia el representante espafiol, del propietario que, viviendo
en medio de campos inmensos, lejos de la autoridad, si la ley no le
autorizase bajo condiciones dadas a castigar cierta clase de faltas?
Pero que, sin ir a buscar ejemplos a la isla de Cuba, Zqu6 se ha-
cia en las haciendas mejicanas? jNo se empleaban diariamente la
cuarta y los cepos? ISe quejaban acaso los indios labradores del
excesivo rigor con que los trataban los administradores? ZLos
contratos que se hacian en los llanos de Apan no eran por ventu-
ra de mis onerosa naturaleza que los de Cuba?
El dicho de un simple particular en la Habana, que quizA tuvo
an interns en desfigurar los hechos, bast6 en 1849 para dar la que-
ja que reproducia el Sr. ministry de Relaciones Exteriores. Que
el ministry de Espafia, en confirmaci6n de lo que su antecesor hi-





24 LAS MEMORIESS" DE DON BUENAVENTURA VIVO


zo present al Sr. Cuevas, y para reivindicar a las autorldades de
la isla de Cuba, tan gratuitamente calumniadas, afadia entonces
que todos los indios embarcados en el Cetro llevaron sus corres-
pondientes pasaportes, expedidos por la autoridad competent; y
cuando el congress mejicano se ocup6 del asunto, debi6 quedar
altamente satisfecho de las explicaciones dadas por el gobernador
de Yucatan, puesto que no se volvi6 a hablar mis de 6l, a pesar de
su much gravedad, ni a la legaci6n de Espafia en M6jico se le
pas6 comunicaci6n alguna por donde se dedujese que no habian
sido convenientes las razones alegadas en su nota de 22 de abril,
ya citada.
Pero que habia mis: los ciento y tantos indios enviados a la
Habana con grills y cadenas para ser azotados, seglin se supuso
en 1849, y se suponia todavia a la saz6i, alli habian permanecido
hasta aquella fecha cumpliendo sus contratos, y sin duda que los
grills y cadenas serian menos pesados de lo que se habia hecho
career al Sr. Ministro, y menos sensibles los azotes, cuando el Sr.
D. Buenaventura Viv6, c6nsul que era en la Habana desde aquella
6poca hasta abril de 1853, y de cuya actividad y patriotism no
podia dudar el Gobierno, que acababa de ascenderle tan oportu-
namente en su carrera, no habia dado una sola queja del mal tra-
tamiento que recibian en Cuba los colonos indios, ni 6stos se ha.
bian quejado tampoco de sus amos por ningfin otro conduct, al
menos que el representante espaiiol supiese. Que lejos de habei
ido aqu6llos contra su voluntad, el ministry que hablaba podia
asegurar al Sr. secretario de Relaciones que por una comunicaci6n
de fecha 18 de mayo de 1849,,dirigida a,la legaci6n inglesa por
el Capitin Courcy, del bergantin de guerra de S. M. B. Elena,
aparecia que, en vez de haber causado entire los indios yucatecos
el descontento y la exaltaci6n que se supuso en M6jico, la idea
adoptada por el gobernador de Yucatin;, de contratar a los pri.
sioneros como colonos para Cuba, fu6 tan bien recibida, que se
presentaron inmediatamente hasta quinientos labradores indige-
nas dispuestos a aceptar las mismas condiciones, a pesar de no
hallarse en el duro trance de los primeros.
Que este mismo sentimiento existia actualmente, y el ministry
de Espafia podia asegurar a S. E. que habia muchos indigenas que
deseaban pasar a Cuba en los terminos indicados, probando 6sto
cuin equivocados habian sido los informes dados sobre el particu.





Y LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA


Jar a los agents mejicanos; pero que el representante espafiol,
que no creia pudiese el gobierno de la Repuiblica impedir a los
ciudadanos libres trasladarse donde mejor les pareciese en busca
de su fortune, y bajo las condiciones que ellos tuviesen por con
veniente aceptar, celebraria infinite ver que el Gobierno procura,
ba informarse de una manera official y positive de si en efecto exis-
tia esa disposici6n a emigrar a la isla de Cuba, a fin de regulari-
zarla, impidiendo que especuladores osados abusasen de la igno-
rancia de los indios, y se lucrase a su costa en el pais por sus pro-
pios compatriotas, como se suponia habia sucedido hasta entonces.
Que siendo pfiblicos los contratos que se hiciesen con ellos, nin-
gin temor podia haber de que los espafioles los extrajesen enga-
fiados, como se pretendia, y desapareceria el fantasma de las ca
denas y grills, y no servirian estas desagradables cuestiones para
entorpecer o enfriar, como pudieran, las relaciones de amistad
existentes entire dos paises que por tantos motives debian ser siem-
pre buenos hermanos. (17)
El ministry de Estado de la Repfiblica contest al representante
espafiol, con fecha 25 de agosto, manifestando haber creido en.
contrary en su nota algunos hechos que debian ser considerados
bajo otro punto de vista, por lo cual pasaba a su rectificaci6n,
pues de no apreciarlos cual realmente eran resultaria'sin duda,
alguna complicaci6n en un negocio bastante claro y sencillo.
Que las leyes de M6jico y sus compromises internacionales im-
ponian por igial a sus autoridades la obligaci6n imprescindible,
no solamente de no permitir el trifico de esclavos, sino de perse-
guir con toda severidad a los que en 61 se ocupasen, y esta obli-
gaci6n era todavia mis sagrada cuando los esclavizados eran hijos
del suelo mejicano, en el cual tanto por leyes especiales cuanto
por las diversas constituciones, se hallaban garantizados a todos
los naturales de M6jico los derechos de hombres libres y los de
ciudadanos.
Que en ninguna de estas leyes o constituciones existia preven-
ci6n que enumerase entire los modos de perder la nacionalidad el
(17) Las anteriores especiosas consideraciones del senior Ministro de Es-
pafia acreditado ante el Gobierno Mexicano, estan victoriosamente refutadas
en las notas precedentes Dichos razonamientos, como con facilidad compren-
derA el lecaor, fueron hechos a mis no poder, sin verdadero e intimo conven-
cimiento de cauea y tan s61o para salir del paso, de moment, y de maier0
airosa, cuando menos en aparienqia, dentrode la diplomacia, naturalmen-
te......






26 LAS "EMORIAS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

ser reducidos a esclavitud, ni existia tampoco en ellas fundamen-
to alguno para hacer perder a un mejicano la libertad, si no era
por causa de crime o delito, y en el modo y forma de procedi-
miento judicial. Asi pues el gobierno mejicano, no solamente que-
ria, sino que debia intervenir siempre que cualquiera de sus su-
bordinados recibiese menoscabo en el ejercicio de los derechos
mencionados.
Que el ministry de Relaciones habia creido entender que el re-
presentante de S. M. C. estaba persuadido de que la conduct ob-
servada por el gobernador de Yucatan en 1849, sobre exportaci6n
de indios con destiny a la isla de Cuba, habia sido sancionada y
aprobada por la autoridad competent; y por si acaso fuese asi
en efecto, se apresuraba a desvanecer esa idea, que distaba much
de la realidad. El gobernador de Yucatan, segun era pdblico en
M6jico, fu6 acusado por causa de la exportaci6n de indigenas que
permiti6 hacer en el vapor espafiol Cetro; esa acusaci6n pas6 a la
autoridad competent en 1849, que lo era la secci6n del jurado de
la cimara de los diputados, la cual procedi6 en el caso segun sus
atribuciones, y por las constancias que obraban en el expediente
respective, aparecia que el gobernador acusado no habia sido ab-
suelto, ni su conduct aprobada ni por el jurado ni por los tribu-
nales de derecho en su caso respective.
Muy al contrario, su responsabilidad existia ain, y estaba bien
lejos este funcionario de haber alcanzado rehabilitaci6n ni excul-
paci6n alguna. Por lo demis el ministry mejicano juzgaba de todo
punto excusado hacer notar a S. E. el Sr. marquis de la Ribera
que, aun cuando en efecto hubiese sido absuelto el gobernador de
Yucatin (suposici6n que, como se veia, se hallaba bien distant
de la realidad), de ello no se podia inferir obligaci6n alguna por
parte del actual gobierno de M6jico para tolerar o permitir actos
tan inhumanos y opuestos a las leyes del suelo, cuales eran los
que habian servido de fundamento al process de D. Miguel Bar-
bachano, gobernador de YucatAn. El modo de raciocinar por pre-
cedentes, como sabia muy bien el Sr. representante de S. M. C.,
no podia tener lugar en materials criminals, y el hecho de que
un homicide o un salteador hayan quedado impunes nunca podri
autorizar para dar por licitos ni el homicidio ni el salteamien-
to. (18)
(18) En efecto, la conduct del senior Barbachano como Gobernador de
YucatAn, en el asunto de la exportact6n de los indios a Cuba, fu6 aosetida




Y LA VETAr E MINDIOS YUhCATEOS EN CUBA


Que profunda pena causaba al ministry de Relaciones de la Re-
piiblica no poder participar de la opinion de S. E. el Sr. marques
de la Ribera respect de las supuestas contratas, que se dijeron en
1849, y se decian entonces, celebradas con los indigenas de Yuca-
tin deportados a la isla de Cuba; pero se lisonjeaba de que S. E.
modificaria esta opinion tan luego como hubiese examinado las
razones en las cuales fundaba su discrepancia. Que por el tenor
de las comunicaciones del gobernador de Yucatan, y por las del
Sr. Lozano y Armenta y S. E. el Sr. marquis de la Ribera, se veia
que en todas ellas se daba por supuesto que debian ser vilidas
esas contratas, porque estaban impresas en lengua castellana y
maya, y habian sido celebradas libre y espontdneamente por to-
dos y cada uno de los indigenas deportados. La circunstancia de
estar impresas esas contratas era tan insignificant, que no creia
el senior Bonilla deber retenerse en refutarla. Que por lo que toca-
ba a la espontaneidad de ellas, una sola observaci6n bastaria para
conocer la inexactitud de este concept.
Los indigenas embarcados en el Cetro se hallaban condenados
a diez afios de trabajos forzados como reos de rebeli6n, es decir,
que no se hallaban en libertad ni eran, segin las leyes de la tierra,
personas habiles para tratar ni contratar, a lo que se agrega que,
por esas mismas leyes, no era material licita de contrato la p6rdi-
da parcial o complete de la libertad individual. (19) Que esto solo
bastaba para convencerse de que esas contratas eran de todo pun-
to nulas, aun sin tender a que muchos de los indigenas supuestos
contrayentes eran menores de edad, seguin se veia en las listas que
de ellos existia en la secretaria. Que no podia tampoco aducirse
en favor de las contratas mencionadas el ser por determinado

(19) Pero aun habia otro argument contundente que pudo haber esgrimi-
do, y no lo hizo, el senior Diez de Bonillpa, y al que he aludido antes: el de que
los indios, que no sabian leer ni escribir, ni ann en su propio idioma, no esta-
ban capacitados para comprender la magnitude de la maldad y mala fe que
encerraban los contratos, en los que ticitanente pactaban la perdida de su
libertad; pacto indigno, brutal y leonino que no puede ser sancionado por
ningan gobierno ni por ninguna legislaci6n que se precien de civilizadps y
de libes......

aa a Secci6n del Gran Jurado del Congreso Nacional; pero seguramente por
la inestabilidad de los gobiernos de la Federaci6n y de la era de revuelta4,
motines, etc., en que el pafs vivia, esa acusaci6n no corri6 por todos sus tr&-
mites legales, hasta llegar a la sentencla. Pero sl aquel Tribunal del Pueblo
no pudo o no qutsq fallar, si lo hizo ya, definitivamente. ese otrb que no pue-
de ser eludido por nada ni por nadie: el de la Historia.





28 LAS MEMORIESS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

tiempo, puesto que las leyes de M6jico no permiten que mejicano
alguno pierda su libertad, como ya quedaba dicho, ni parcial ni
totalmente, en virtud de un contrato; y sobre este punto el gobier-
no de M6jico no tenia sino un solo camino que seguir. Que el mi-
nistro mejicano no podria disimular al Sr. representante de S.
M. C. la sorpresa que le habia causado, en la nota que contestaba,
la indicaci6n que habia entendido se hacia en ella sobre que el
gobierno mejicano aprobara y dirigiera la extracci6n de indige-
nas de YucatAn. Que el gobierno de M6jico tenia la resoluci6n de
cumplir religiosamente con los deberes de su alta misi6n, y siendo
el primero de ellos cuidar y defender la libertad individual de
sus gobernados, no solamente no podia consentir en que ella fue.
se menoscabada, sino que, muy al contrar'io, estaba resuelto a
impedir por cuantos inedios estuviesen a su alcance que tal cosa
llegase a acontecer. (20) Asi, pues, si en realidad la intenci6n del
senior marquis de la Ribera ,habia sido la que creia comprender
el senior Bonilla, tenia el sentimiento de manifestar a S. E. que
solamente que el actual gobierno de M6jico se decidiese a que
brantar sus obligaciones mis solemnes, podria corresponder a esta
parte de los deseos indicados, y no dudaba que la ilustraci6n y
rectitud del gobierno de S. M. C. le harian apreciar debidamente
semejante resoluci6n. Que alli deberia el ministry mejicano po-
ner fin a su nota, si no fuera porque encontraba todavia en la de S.
E. el Sr. marquis de la Ribera dos alusiones que habian llamado su
atenci6n. La primera estaba contenida en las palabras "el fantas-
ma de las cadenas y los grillss, de las cuales se sirvi6 hacer uso
el Sr. representante de S. M. C., aludiendo al tratamiento que re-
cibian los deportados de YucatAn en Cuba. Que sumamente grato
seria para el ministry de Relaciones poder en este punto, y en con-
sonancia con la opinion del Sr. marquis de la Ribera, apellidar
fantasma esa dolorosa esclavitud; pero que no le era dable, por
desgracia, variar la opinion que habia formado de las prevencio-
nes mandadas observer por el capitin general de, la Habana, con-
de de Alcoy, y publicadas en el Diario de la marina de 13 de abril
de 1849. Que S. E. permitiria sin duda el que se hiciese menci6n
de los articulos 12 y 14 de dichas prevenciones, porque en esos
articulos se convertia el fantasma en la aplicaci6n real y verdade-

(20) Ya se vera c6mo un afio despus el senior Diez de Bonilla traqsigA6
por servir humildemente al ex-prisionero de San Jacinto......





Y LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA


ra de castigos de 16 a 25 latigazos, y de Ilevar grilletes y dormir
en el cepo por dos, cuatro y hasta seis meses. Que estas duras pe-
nas eran las designadas oficialmente en la isla de Cuba, tanto pa-
ia los colonos asiiticos como para las indios.
Que la segunda alusi6n era aquella que tenia a bien hacer el
Sr. marquis de la Ribera acerca del tratamiento que en algunas
parties de la Repfiblica mejicana sufrian los trabajadores en los
campos, equiparindolos con el tratamiento que sufrian en la isla
de Cuba. Que el ministry mejicano estaba convencido de que esta
aserci6n era emanada de informes inexactos, y se complacia en
rectificarla, asegurando al Sr. representante de S. M. C. que no
existia una sola ley dictada en M6jico desde su emancipaci6n has-
ta aquella fecha, que tuviese ni la mAs remota analogia con las pre-
venciones ya citadas del conde de Alcoy, ni dejaba de haber tri-
bunales para imponer penas a los delincuentes siempre que al-
guien se quejase con fundamento de violaci6n de sus garantias
individuals. El Sr. Bonilla no dudaba que podria haber abusos
en casos particulares, pero tambien estaba intimamente convenci-
do de que esos abusos no tenian la sanci6n de la ley, ni dejaban
de ser castigados siempre que de ellos se hiciese denuncia a la au-
toridad competent, y lo estaba no menos de que no existia meji-
cano alguno sujeto al cruel e inapelable fallo del mayoral. Que
el ministry de Relaciones abrigaba la fundada esperanza de que
el Sr. marquis de la Ribera, con sus conocidas luces y discrete
modo de pensar, sabria dar todo su desarrollo a las anteriores in-
dicaciones; y se lisonjeaba de que una recta inteligencia en cuestio-
nes como la que se trataba, evitara el que, como decia muy bien el
Sr. representante de S. M. C., "ellas ,sirvieseri para entorpecer o
enfriar, como pudieran, las relaciones de amistad existentes en-
tre dos paises que por tantos motives deber ser siempre buenos
hermanos."












CAPITULO IV
RESPUESTA DEL CAPITAL GENERAL DE CUBA AL CONSUL DE MEXI-
CO. ESTE AVISA AL GOBIERNO DE MEXICO EL INICUO ACTOR
DE PERATERIA REALIZADO FOR ANDUCE EN EA BAHIA DE LA AS-
CENSION. INSTRUCCIONES DEL MINJISTRO DE RELACIONES AL
CONSUL. NOTA DEL PRIMERO AL REPRESENTANTE DE ESPARA
EN MEXICO.

El c6nsul mejicano en la Habana ponia en conocimiento del su-
premo gobierno de la Repfiblica, con fecha 23 de setiembre, que
en vista de las disposiciones que le habia comunicado el Excmo.
Sr. ministry de Relaciones, en despacho fecha 2 de agosto, ha-
bia manifestado al Excmo. Sr. gobernador y capitin general de la
isla de Cuba las 6rdenes que se le daban respect a la introduc-
ci6n de indios de Yucatin, habiendo tenido a bien contestar la su-
perior autoridad de dicha isla del modo siguiente:
"Secretaria political. Secci6n 5a.-He recibido el oficio de
V. de 9 del actual, haci6ndome present que, segin noticias ha te-
nido, se han presentado proposiciones a la real Junta de Fomento
para introducir en esta isla, en clase de colonos, cierto nfimero de
indios yucatecos, con cuyo motivo me manifiesta V. su convicci6n
en cuanto a la desaprobaci6n de su gobierno. Aunque este nuevo
motive me pone en el imprescindible deber de reiterarle que no
me es dable reconocer en V. la facultad de dirigirme escritos so-
bre asuntos de esta naturaleza, le manifiesto en contestaci6n que
la real Junta de Fomento no tiene mis caricter que el consultivo,
y por consiguiente toca a este gobierno uinicamente deliberar en
materials de esta clase, con arreglo a las leyes del reino."
Afiadia el C6nsul que, negados los periodistas a la publicaci6n
del anuncio de que se habia servido el Sr. ministry de Relaciones
mandarle borrador, en referencia al mismo particular de extrac-
ci6n de indigenas de Yucatan; negative fundada en la falta del
superior permiso del Sr. Capitin General; como era consiguiente,
ocurri6 a demandarselo, cual lo hizo, en oficio de 9 de aquel mes,
teniendo por contestaci6n lo siguiente:
"Secretaria politica.-Secci6n 5a.--He recibido el oficio de V.


_ I L_ _~_ _





32 LAS 'MEMORIAS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

de 9 del actual, solicitando dar publicidad en los peri6dicos de
esta capital a un anuncio que me acompafian, referente a que su
gobierno no consiente la introducci6n de indios yucatecos en esta
isla por contrata, protestando contra los introductores.
"En contestaci6n debo manifestar a V. que este gobierno no
consentird tengan lugar hechos contrarios a la legislaci6n vigente,
por cuya raz6n, y por no serle dado reconocer en V. la facultad
de dirigirse en los t6rminos y con el objeto que lo ha efectuado,
consider innecesaria la publicaci6n que V. desea, por mds que su
celo se lo aconseje, sin que por este motive se entienda desmerez-
ca V. de la consideraci6n a que es acreedor.
"Dios guard, etc., Habana, 22 de setiembre de 1853.-Firma-
do, Valentin Caiiedo.-Sr. agent commercial encargado del consu-
lado de M6jico." (21)
El c6nsul de la Repiblica en la Habana, con fecha 23 de
julio de 1853, dirigia un despacho al Supremo Gobierno, en el
que participaba que, por datos fidedignos que le habian sido co-
municados, tenia noticia del arribo al puerto de la Asunci6n, cos-
ta de Yucatan, de un pequefio buque ingl6s, llamado Jenny Lind,
que del puerto de Belice, colonia inglesa, habia surcado para
aquellas aguas con un cargamento de ropas y viveres para vender-
lo a los indios sublevados. Que el buque habia sido fletado por
un individuo llamado J. B. Anduce, quien, despu6s de haber ven-
dido efectos a los indios por valor de 2,500 ps., les invit6 a que
se trasladasen a bordo, so pretexto de conducirlos a puntos mis
cercanos a sus ranchos. Que aceptaron los indigenas, y el resulta-
do de su.prestaci6n fu6 que, en vez de cumplirles el ofrecimiento,
fueron trasladados por el citado buque a otro espafiol de los que
en isla de Mujeres se ocupan en el trdfico de la pesca, despojin-
dolos de los mismos g6neros que les habia vendido, y quitdndoles
impunemente el dinero.
Que estos indios fueron transportados a la Habana en el propio
vivero, y asistia al C6nsul la mayor certeza de que se encontraban
en poder de D. Francisco Marti y Torrens, ignorando bajo quo
t6rminos. Que tenia entendido de que a su regreso a Belice habia
sido el buque delatado de su double crime; y puesto en prisi6n el
(21) MAs clara no puede estar la connivencia de las autoridades colonia-
les de Cuba can los colonizadores. Habia, pues, que sostener y defender el ne-
gocio de tstos, on trance.






Y LA VENTA DE INDIOS YUCATECOSI EN CUBA


fletador D. Juan B. Anduce, a quien se le instruia el correspon-
diente sumario. (22)
Que en vista de estos antecedentes, desearia el C6nsul que el
Supremo Gobierno se djgnase marcar la conduct que debia ob-
scrvar en el curso de dicho negocio: si.deberia reclamar o no las
personas de esos mejicanos, secuestrados de sus hogares bajo fa-
ces tan contrarias a las leyes de la raz6n, sin aguardar a que
precediese la presentaci6n de su querella en el consulado de su
cargo: si deberia o no compeler a la autoridad de Cuba a que
obligase al importador de los indios a trasladarlos a Yucatin; e
ilustrarle, por iiltimo, en cuanto a la duda que le asistia de si esos
mejicanos, en su calidad de rebelados contra el gobierno, estaban
o no en el caso de ser amparados y protegidos por el consulado.
Que aquel acontecimiento habia llegado a justificar el funda.
mento de la indicaci6n que se resolvi6 a hacer en su comunicaci6n
niimero 20 del negociado de los indios de Yucatin, y para com-
probar a la vez la necesidad de ocurrir a medidas que contuvie-
sen el abuso que se continuaba cometiendo de importar esos hom-
bres en la isla clandestinamente, y por consiguiente, sin las ga-
rantias de un contrato competentemente autorizado, que bajo su
inmediata confianza les libertase en todo tiempo de ser victims
de la mala fe y de ambiciosas especulaciones.
Con fecha 30 del mismo mes de julio contest el Excmo. Sr. se-
cretario de Estado de M6jico al c6nsul de la Habana, diciendole
que, sin necesidad de instrucci6n especial, debi6 reclamar de las
autoridades de la isla de Cuba la libertad y devoluci6n de los in-
digenas yucatecos extraidos fraudulentamente de su pais para
ser enajenados en Cuba. Que el Gobierno esperaba que sin per-
(22) Acerca de este brutal, estfipido y salvaje atentado, cometido por
Anduce en connivencia con el espafiol Marti y Torrens, con todas las agra-
vantes condenadas y castigadas por las leyes, ningdn historiador de Yuca-
tan ha dicho absolutamente nada. Las Memorias del senior Viv6 salvaron
del olvido aquel hecho infame, para presentar a sus autores tatuados en la
frente, ante el Tribunal de la Posteridad. Como ya dije en la Introduccion
de este Apendice, y como mAs adelante verA el lector, las autoridades judi-
ciales de la colonia inglesa de Belice condenaron a Anduce a cuatro afios de
presidio, por "ladr6n de hombres", y las espefiolas de la Habana, a Marti,
a repatriar a los indios plagiados por Anduce en la costa oriental de Yucatan
y vendidos a 61 como esclavos.
En los Estados Unidos, en la actualidad, por menos hubieran ido los dos
heroes de esta proeea, a la silla el6ctrica; y aquf, en la ciuddc de M6rida,
infinitamente por menos, habria hecho con ellos un valloso racimo de horca,
en cualquier roble, el General don Salvador Alvarado.






34 LAS MEMORIESS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

dida de moment diese parte del nfimero de indios extraidos fur-
tivamente, para disponer lo necesario a su regreso, y que en lo su-
cesivo cuidase de impedir la repetici6n de semejantes atentados
sin necesidad de consult.
Con fecha lo. de agosto del propio afio el Excmo. Sr. ministry
de Relaciones de la Repfblica dirigi6 una nota al representante
espafiol en Mejico, en la cual, despues de poner en su conocimien-
to las noticias anunciadas por el c6nsul en la Habana, pedia, en
nombre del gobierno mejicano, se excitase al Excmo. Sr. capitin
general de la isla de Cuba a que diese las 6rdenes correspondien-
tes para la libertad de aquellos mejicanos extraidos violentamen-
te a sus families y patria, como igualmente para que en lo venide-
ro se evitasen semejantes violencias y reprobado trifico.
El Excmo. Sr. ministry de Espafia contest con fecha 4 del mis-
mo mes, maanifestando que se apresuraba a transcribir al goberna-
dor capitin general de Cuba el contenido de la reclamaci6n que
precede. (23)
(23) Como se ve, el clasico expedienteo latino-ameriaano para ganar tiempo
y preparar coartadas mas o menos habiles, o para que la no menos clAsica
ley de la Inercia, cumpla con su misi6n: provocar el hielo diel olvido......!













CAPITULO V

NUEVAS INSTRUCCIONES A VIVO, COMO MINISTRY DE MEXICO EN
ESPANA. LO QUE SE PRETENDIA DEL GOBIERNO DE MADRID. -
EL BUEN JUIC10 DE VIVO, EVITO EL RIDICULE A LA CANCILLERIA
MEXICANA, UNA LECCION INDIRECTA DE DEREICHO INTERNA-
CIONAL.


En comunicaci6n official nimero 49, fecha 31 de agosto de
1853, el Excelentisimo Sr. ministry de Relaciones de la Repiblica
me hacia una extensa relaci6n de los hechos que le habian sido co-
municados por el c6nsul de la Habana con motivo de la proposici6n
hecha a la Junta de Fomento de Cuba para la introducci6n de indios
yucatecos en la isla, y reproduciendo lo acaecido en el afio de 1849,
me ordenaba que me dirigiese al Excmo. Sr. secretario de Estado
de S. M. C. y le diese una idea clara y exacta de cuanto habia te-
nido lugar, concluyendo por solicitar que se librasen 6rdenes ter-
minantes y express a las autoridades de la grande Antilla para
que no se permitiese la introducci6n de los indigenas de Yucatan
ni de cualquier otro punto de la Repiiblica, a no ser que fuesen con
pasaporte expedido por el ministerio de Relaciones o por el go-
bierno del estado respective. Que por este medio se evitaria el que
aquellos indigenas fuesen a Cuba en clase de colonos forzados, y
se les igualase despu6s a los asiAticos, aun en el caso de que apa-
reciesen contratas u otros documents, por los cuales ellos se com-
prometiesen a sujetarse a determinadas condiciones con su expre-
sa voluntad, porque el gobierno de MWjico habia de reclamar tales
actos siempre que legasen a su conocimiento, por los principios
que sostenia.
Que fundado en esas mismas y en otras razones, que no era ne-
cesario inculcar al ministry de M6jico en Espaiia, pidiese 6ste tam-
bien al gobierno de S. M. C. la inmediata libertad de los mejicanos
que se introdujeron en 1849 en la isla de Cuba bajo ese disfraz de
colonos voluntarios, y que aun se hallaban en esclavitud, recla-
mando, sin fijar todavia cantidad alguna, los dafios y perjuicios


~






36 LAS MEMORIAL'S DE DON BUENAVENTURA VIVO

ocasionados por la tolerancia de las autoridades de Cuba en tan
reprobado trifico, esperando que por mi parte conduciria estos ne-
gocios de una manera digna y enbrgica, pero al mismo tiempo evi-
tando que se diese lugar a contestaciones que pudieran comprome-
ter ni aun resfriar las buenas relaciones de M6jico y Espafia, que
el Excmo. Sr. President deseaba cultivar y estrechar, pudiendo
asegurarlo asi al Sr. secretario de Estado de S. M. C., quien sin
duda acogeria favorablemente tan justas reclamaciones. Que si asi
fuere, podria yo sefialar 500 ps. por cada una de los indios a ti-
tulo de la indemnizaci6n referida por los atrasos producidos, por
ia just recompensa de su trabajo y para gastos de su regreso a su
patria. Que el representante mejicano en Madrid debia procurar
con todo empefio las citadas 6rdenes para la libertad absolute de
los indios, debiendo quedar en consecuencia de ellas enteramente
anuladas las supuestas contratas bajo las cuales fueron condu-
cidos a Cuba; mas, como el Gobierno Supremo no queria coartar
la libertad que tenian para quedarse en Cuba si les conviniere, de-
beria prevenirse que los que tal deseo tuviesen se presentasen ante
el c6nsul mejicano en la Habana a declarar su volintad, y cercio-
rado que estuviese dicho agent de que no se les hacia fuerza pa-
ra ello, les expidiese el document respective, quedando los demis
bajo su inmediata inspecci6n para que fuesen embarcados y con-
ducidos a Yucatan u otro punto del territorio nacional en los tar-
minos convenientes, y segin se acordase entire el ministry de M6ji-
co en Madrid y el gobierno de S. M; C.
Con igual fecha, y en despacho nimero 50, participaba el Sr.
secretario de Estado mejicano al representante de la Repfiblica en
Espafia, los hechos que le habia transmitido el agent consular de
la Habana con motive de los indios extraidos furtivamente de la
bahia de la Asunci6n, en las costas de Yucatan, quienes, habien-
do sido levados a la isla de Cuba, existian en poder de D. Fran-
cisco Marti y Torrens.
Que el Supremo Gobierno ya habia practicado la correspondien-
te reclamaci6n por tan escandaloso hecho con los sefiores represen-
tantes de Espafia e Inglaterra, a fin de practicar las correspondien-
tes averiguaciones y proceder al castigo del sibdito de S. M. B.,
Anduce. Que tal era el estado que guardaba aquel asunto, de cuyos
resultados se dariaparte al representante mejicano en Madrid, por
si fuese necesario hacer alguna gesti6n ante el gobierno de S. M.





Y IA VENTA DE I~DIOS YUCATECOS EN CUBA


C. para la libertad de los indigenas de que se trataba, y lo demis
que hubiese lugar. (24)
En virtud de cuanto se me prevenia en las dos anteriores comu-
nicaciones, dirigi al supremo gobierno de la Repiblica el siguien-
te despacho, que llevaba la fecha 23 de octubre, y que acompafia-
ba, como se vera por su contenido, copia de la nota que juzgu6
oportuno pasar al primer secretario de Estado de S. M. C. con fecha
21 de octubre, referente al asunto de los indios introducidos en
Cuba:
"Tengo la honra de dirigir a V. E. copia de la primera nota que,
en cumplimiento de las 6rdenes que V. E. se sirvi6 transmitirme,
he pasado, con fecha 21 de octubre, al Sr. ministry de Estado,
acerca del negocio de la introducci6n de indios de YucatAn en la
isla de Cuba; y voy a dar a V. E. las explicaciones que esa nota
exige por cuanto en ella he creido deber no extenderme a todo lo
que en las instrucciones se me prevenia, suspendiendo por ahora,
el reclamar la indemnizaci6n respect a los indigenas que fueron
conducidos de Sisal a la Habana en 1849.
"Las razones que han determinado mi conduct son, Excelenti-
simo Sefior, varias y graves; pero antes de exponerlas debo asegu-
rar a V. E. que, a pesar de ellas, he tenido que hacer un verdadero
sacrificio; pues si por una parte aparecian a mis ojos claros los
intereses de la Repfblica, hasta el punto de que la lealtad no pu-
diera dejar de consagrarles el riesgo de una desaprobaci6n, dado
que pudiera equivocarme; por otra arrastribame tambi6n mi na-
tural y sincere anhelo de cumplir estrictamente las 6rdenes que ha-
bia recibido. Asi es que no hube de decidirme sino despu6s de mu-
cha meditaci6n, y contando, sobre todo, con que, reduci6ndose mi
separaci6n de las instrucciones a una nueva cuesti6n de tiempo y
forma, puntos sobre los cuales opinan las mejores autoridades

(24) Conto ver& mns adelante el lector, si este echo vergonsaoo no qued6
impune; sl Anduce fu6 ejemplarmente castigado y Iartl Torrens, su compa-
fiero, obligado a devolver de su peculio a YucatAn a los indios robados por
aqul6 en la Ascensl6n, se debl6 a la intervenci6n, en el asunto, del o de los
repreSentantes de la Gran Bretafla. Blen es,verdad -y ello sea dicho en ho-
nor de la idem- que nuestro Gobierno, ocupado en debelar revoluc~ones y
en sofocar motines y algaradas y en perseguir a los trastornadores de la paz
y orden ptiblicos en sus diversas y pintorescas denominacioneg revoluciona-
rios, mitoteros, bandidos, ladrones, traldores, "ap6stoles", etc, etc.-- carecia
de dinero y de barcos pars hacer respetar sus decisions y con ellas lo mga
noble que debe cuidar un pueblo civilizado: la libertad y el honor de sus
hijos......






38 LAS MEMORIESS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

porque el negociador se tome la libertad que exijan las circunstan-
cias y los medios mas directamente encaminados al 6xito, no podia
dejar de hallar en V. E. y en el Supremo Gobierno la considera-
ci6n de los motives poderosos que me inducian a aplazar la terce-
ra de las reclamaciones por V. E. encomendadas.
"Dadas las instrucciones que hasta ahora he recibido, y aun las
mismas que abraza la comunicaci6n de V. E. a que me refiero; da-
das las circunstancias en que se encuentran las relaciones entire
MBjico y Espaiia; dada la utilidad de los pasos con que he procu-
rado y procuro realizar el pensamiento del Supremo Gobierno,
aera convenient, era oportuno entablar al propio tiempo que dos
reclamaciones importantes, otra gravisima, que no estuviese fun-
dada en un derecho evidence, incontrovertible,'cuando ella pudiera
sugerir tal vez otra contraproducentem? He aqui, Excelentisimo
Sefior, c6mo hube de considerar mi posici6n ante los intereses de
la Repfblica para llegar a resolverme.
"En las instrucciones primitivas, como en las posteriores, se me
ha encargado muy especialmente que procure por todos los me-
dios posibles allanar cuantas dificultades y obsticulos pudieran es-
torbar en lo mis minimo el mejor acuerdo y la mas perfect in-
-teligencia entire este gobierno y el de la Repiblica, trabajando acti-
va y eficazmente para inducir al de S. M. C. a entrar en negocia-
ciones del mayor interns y trascendencia para el present y para
el porvenir de nuestro pais; y V. E. mismo, al servirse comunicar-
me sus 6rdenes en 31 de agosto, me decia que esperaba conduci-
ria estos negocios de una manera digna y energica, pero al mis-
mo tiempo evitando que se dB lugar a contestaciones que pudie-
ran comprometer ni aun resfriar las buenas relaciones de M6jico
y Espafia, que el Excmo. Sr. President desea conservar y estre-
char. De otro lado, segun vera V. E. por la comunicaci6n reserva-
da de esta propia fecha, tenia que entablar las reclamaciones al
tiempo mismo en que, a pesar de los motives de disgusto origina-
dos del asunto del convenio sobre indemnizaci6n a los sibditos es-
pafioles por la falta de pago a las libranzas pendientes de contes-
taci6n a las notas del Sr. marques de la Ribera, y en medio a co-
municaciones de 6ste poco favorables al Supremo Gobierno de la
Repiblica, encontraban la mis favorable acogida mis ideas, se
empezaba a obrar en consonancia con ellas, y aun se manifesta-
bar los mis claros deseos de dar al Excmo. Sr. President y su






Y LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA


gobierno muestras inequivocas de consideraci6n y simpatias. He
ahi las circunstancias; veamos ahora las reclamaciones.
"Es la primera, la de que el gobierno de S. M. C. prevenga a
las autoridades de Cuba no permitan introducir en la isla indige-
nas de Yucatan ni de cualquier otro punto de Ja Repiblica, si no
fuesen con pasaporte expedido por el ministry de Relaciones o por
el gobierno del Estado respective. Ahora bien: es innegable que el
gobierno de la Repfiblica es arbitro absolute de prohibir la emi-
graci6n de sus nacionales (llamo la atenci6n de V. E. sobre la
real orden que acerca de igual asunto contiene la Gaceta que acom-
pafio, y a que aludi en mi reciente nota pasada a este Sr. ministry
de Estado); pero V. E. sabe que ese derecho no se extiende en te-
sis general a exigir que las naciones extranjeras les impidan la en-
trada en sus territories; de donde se sigue que no pueda reclamar-
se de esas naciones, a menos que 6stas los hayan inducido a emi-
grar, faltando a las leyes de su pais, o que se apoderen de ellos
por la fuerza. Era pues necesario, para fundar la reclamaci6n de
que me ocupo, ver si en los hechos pasados podian encontrarse argu-
mentos de derecho para exigir en el present y future. Pero Iqu6
nos dicen esos hechos?
"Los indios extraidos de Yucatan por el vapor Cetro en 1849
fueron enajenados o entregados por el Sr. gobernador del Estado,
por quien aparecieron autorizados los supuestos contratos y pa-
saportes, que, comprobados por el vice-c6nsul de S. M. en MWrida,
se presentaron a la autoridad superior de Cuba. Y dada esta apa-
rente legalidad, y dadas esas condiciones, que exceden todavia,
respect a la autoridad extraiia, a las que para lo future establece
ahora el gobierno supremo de la Repiblica, puesto que declara
legal la emigraci6n en el solo hecho de que los emigrantes lleven
pasaportes del ministerio de Relaciones o del gobernador del esta-
do respective, dd6nde podriamos encontrar la inducci6n o la fuer-
za por parte del gobierno espafol en el suceso de que me ocupo?
ICompetia a la autoridad de Cuba, tenia esta el menor derecho a
examiner la legalidad de los actos del gobernador de Yuca-
tan? (25)

(25) Positivamente, el senior Viv6 debi6 haberse encontrado en difici-
lisima situacl6n --entre la espada y la pared, coma se dice en romance. al-
gar- paa. cumplir, por un lado, como estaba obligado, las instrucciones de
su Gobierno, y, per otro, para no poner a dste en ridicule, velando, al mismo







40 AS MEMORIESS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

"Vese, pues, que en cuanto a los sucesos de 1849 no era possible
en realidad deducir un argument de derecho del mero hecho de
]a emigraci6n de los indios, una vez cubierta 6sta con todas sus
apariencias legales. Sin embargo, V. E. se serviri observer que no
he escaseado recursos a fin de apoyar la reclamaci6n para lo fu-
luro, y que si he ido a buscarlos en lo pasado, no ha sido precisa-
mente porque de esto pudiera en realidad desprenderse un verda-
dero derecho. El reglamento publicado por el gobernador de Cuba
es sin duda contrario al derecho de gentes y a los tratados con M&-
jico; pero lo que de aqui se deduce es, que el supremo gobierno de
la Repfiblica tiene un derecho indisputable a reclamar su deroga-
ci6n, y hasta indemnizaci6n por los dafios inferidos a los ciuda-
danos que a ese reglamento fueron sometidos. Apoyada en este
reglamento la reclamaci6n en cuanto a la emigraci6n future, es
conceder, hasta cierto punto, que ese reglamento pueda subsistir,
y el gobierno mejicano no debe ni puede consentirlo respect a
sus ciudadanos. Por lo cual, desde luego hubiera yo variado tam-
bi6n en esa parte la forma de la reclamaci6n, si por otro lado no
me detuviera cierta repugnancia a apartarme de las instrucciones
de V. E., y no hubiese considerado que en la segunda reclamaci6n
va en algfin modo implicit la derogaci6n del reglamento.

tiempo, por el decoro de la Naci6a Mexicana, de la cual era representante
diplom&tico.
&Qu6 derecho, en efecto, podia invocar; qu6 pragmatica citar en su apo-
yo, para que el Goblerno espafiol prohibiera la entrada de ciudadanos me-
Xicanos que se decia eran libres, en sus dominios, territories o posesiones,
quando esos ciudadanos, coma cabalnente Io deseaba y pedia el Gobierno
Mexicano, viajaban con rumbo a Cuba, desembarcaban en el puerto de la
Habana y se interriaban en la Islam. amparados con pasaportes expedidos por
un alto funcionario mexicano como sin duda lo era el Gobernador de uno de
los Estados de la Federaci6n, y legalizados, ademAs, de conformidad con las
eyes de Espafia, por el Vicec6nsul de S. M. Catdlica en el lugar de residencia
del Gobernador .....?
Si no habia derecho ni pragmAtica que justificara o diera la mas leve
consistencia a la petici6n, Zc6mo, por qu6 y con qu6 motivo, causa o raz6n,
el Ministro senior Viv6 podria exigir, sin caer en el mas grave ridiculo, una
indemnizaci6n a favor de ciudadanos mexicanos que desembarcaban en tie-
rra espafiola en las condiciones expresadas: es decir, autorizados legalmrente
para emigrar por su propio Gobierno, y por su libre albedrio y soberana vo-
luntad ......?
Evidentemente. el senior Viv6 di6 tal vez sin pretenderlo, una lecci6n de
Derecho Internacional a la Cancilleria Mexicana a cargo del senior Diez de
Bonilla; y debido a su buen juicio, a su serenidad y a su espiritu reflexive,
evit6 el ridicule y tal vez algo mas a nuestro infortunado pals, no cumplien-
db al pie de la letra, como estaba obligado a hacerlo, las instrucciones de su
Superior jerarquico.
La Reptblica, pues, fu6 deudora de un buen servicio al sefior Viv6, tan-






Y LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA 41

"Por lo que acabo de indicar en cuanto a la primera, habri
comprendido ya V. E. lo que se me ocurria igualmente acerca de
Ja segunda reclamaci6n: esto es, en cuanto a la libertad de los in-
dios introducidos en Cuba en 1849 y aun posteriormente.
"Si por lo que expuse se ha visto que, admitidos en aquel pun-
to estos mejicanos con todas las apariencias de legalidad, no cabia
reclamaci6n alguna contra la autoridad de la isla por el hecho de
esa admisi6n, no podri dejar de reconocerse que, habiendo de
fundar la reclamaci6n de la libertad y devoluci6n en los hechos
de haber sido la emigraci6n fraudulent y forzada, y de adolecer
por consecuencia los contratos supuestos del vicio esencial de fal-
sedad suficiente para anularlos en YucatAn como en Cuba, ante
todo importaba probar esos hechos, y que el onus probandi recaia
en esa parte sobre el gobierno de la Repfiblica. V. E. seguramente
lamentara, como yo, que hayan pasado cuatro afios sin que nuestro
gobierno hubiese recogido esas pruebas en la forma bastante pa-
ra que la reclamaci6n apareciese de todo punto incontestable; mas
por lo mismo espero que comprenderi por qu6 de ese lado tuve que
limitar mis arguments a las confesiones hechas por el Sr. marques
de la Ribera, dando por sentada la notoriedad de los hechos, y
pasando luego al terreno bajo todos aspects favorable al derecho
de la Repfiblica: el de la existencia del reglamento publicado por

to mAs digno de ser estimado, cuanto que aquel diplom&tico no era mexicano
de nacimiento, sino espafiol, segin tenemos entendido y segin se desprende
con today claridad de los documents que a costa de muchos esfuerzos hemos
encontrado y reproducimos al final de este Ap6ndice, en nuestro initial afAn
de dar a conocer la biograffa. complete de Viv6, quien alguna vez estuvo en
SMrida y hasta hizo los calculos astron6micos de un calendario regional
trabajo que le vali6 una filipica del Dr. don Justo Sierra O'Reilly, por los
errors en que incurri6.
Pero volviendo al comentario principal de esta nota, lo 16gico hubiera
sido en aquellas circunstanclas, que el Gobierno de M6xico, dentro de los de-
rechos y deberes del Pacto Federal, evitara prActicamente que el de Yuca-
tan exportara no ya a los prisioneros indios hechos en la campafia contra la
raza rebelada, sino a pobres y desventurados hombres, mujeres y nifios, -pues
a ese grado de brutal inmoralidad lleg6 el negoclo-- plagiados por los mis-
mos soldados con la autorizaci6n de sus Jefes, para obtener la prima ofreci-
da, en los pueblos, en los campos y aun en las centricas calls de la ciudad
de Mdrida, capital del Estado, y residencia de los Poderes; hubiera evitado, re-
petimos, con el envio de fuerzas competentes, al mando de un military que no
se dejara sobornar por el oro corruptor de los politicos interesados en el trafi-
co de esolavos. Pero..... no pudo ser, porque faltaban los tres poderosos ele-
mentos que, segin el Gran Corso, se necesitaban para emprender todas las
campaiias y acometer todas las empresas: dinero, dinero y dinero......
Y, "ademAs" algunos adarmes de moralidad administrativa...... y de
piedad parm los desamparados......






42 LAS MEMORIESS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

elgdbierno de Cuba para el manejo de los indios. En esta parte me
lisonjeo en career que V. E. hallara convenientemente esforzadas
las razones que a todas luces nos asisten. Pero a pesar de nuestra
ventajosa posici6n, y aunque la forma en que los contratos se apli-
caron ech6 sobre 6stos, en mi concept, un vicio esencial de nuli-
dad, ano cree V. E. ser ain convenient demostrar, cual el Supre-
mo Gobierno puede hacerlo, los demas vicios originales, esto es,
los que en su origen afectan a esos contratos legales s6lo en la apa-
riencia? La reclamaci6n tercera debia dirigirse a una indemniza-
ci6n de dafios y perjuicios ocasionados por la tolerancia de las au-
Ioridades de Cuba en el reprobado trifico'hecho con los indigenas
en YucatAn; y aqui ha llegado ya el moment de exponer los mo-
tivos de haberla suspendido, no s6lo en ese concept, sino tambi6n
en el que antes indiqu6, de los dafios inferidos a los ciudadanos
de la Repdblica con la aplicaci6n del inhumane e illegal reglamen-
to publicado por el gobierno de aquella isla para el manejo de los
indios.
"Y al hablar de este asunto, debo advertir que me refiero en un
todo a lo ocurrido en 1849. Si respect a algfin suceso de que 6lti-
mamente he tenido noticia, segiin indico en la nota al Sr. ministry
de Estado, la cuesti6n cambiaria de aspect, carezco acerca de ese
suceso de los datos necesarios para proceder seriamente, por lo
cual los pido en esta fecha al c6nsul de la Repfiblica en la Haba-
na, segin V. E. podra enterarse por la comunicaci6n que en co-
pia acompaiio.
"He sentado antes que los indios extraidos de YucatAn en 1849
legaron a la isla con contratos autorizados por el gobierno de
aquel Estado y pasaportes librados por el mismo, todo comproba-
do por el vice-c6nsul de S. M. C. en M6rida, y he aiiadido que no
competia al gobernador de Cuba examiner los actos del de Yuca-
tin; cosa en todos sentidos inadmisible, siquiera no fuese mAs que
.por el decoro de las autoridades de la Repuiblica. Y en este caso,
resguardada la de Cuba con aquellos documents, c6mo podria-
mos acusarla de connivencia en los actos del trafico, ni por consi-
guiente reclamar por esa connivencia la indemnizaci6n de que me
ocupo? jEn qu6 raz6n de hecho ni de derecho podriamos fun-
darnos? Ambas razones militan ciertamente por lo que concierne
a la aplicaci6n del reglamento, a pesar de los contratos supuestos,
y por lo mismo, aqui seria el caso, segin antes he indicado, de






Y LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA


fundar la reclamaci6n de los dafios y perjuicios. Pero si esto es tan
exacto, Zno tendria inconvenientes graves esa misma reclamaci6n
hecha desde el primer moment? ZNo podria contestirsenos in-
mediatamente con otra reclamaci6n de igual ginero, acaso mis
important?
"No debemos olvidar que pedimos la libertad y devoluci6n de
los indios que fueron introducidos en Cuba con toda forma legal,
ni menos que esa forma de legalidad tiene precisamente su origen
en la autoridad mejicana de Yucatdn, la cual, y no otra, es la que
hasta ahora aparece sospechosa de haber hecho en realidad el trd-
fico. Todavia no ha sido declarada illegal la conduct de esa autori-
dad, ni menos castigada; pero ni aun se han probado los hechos
criminals del trifico de un modo que 6ste pueda aparecer evi-
dente a los ojos del gobierno espaiiol; y en tal caso, Zno se creeri
este autorizado a exigir una indemnizaci6n correspondiente a los
dafios y perjuicios que suponga por lo que Ilamari tal vez engafio
'o fraude de la autoridad de Yucatan, o por la tolerancia de 6sta en
consentir y autorizar la emigraci6n de los indios y los contratos
que, afiadird, aceptaron los sfibditos espafioles en el supuesto de
ser permitidos por las leyes de la Repfiblica? Y V. E. compren-
deri que esa reclamaci6n es tanto m6s favorable, y se encuentra
tanto mas abocada, digamoslo asi, cuanto no puede dejar de re-
cordar que los contratistas, segan se ha dicho, pagaron un premio
de enganche (26); premio que, aun recibido por la autoridad de

(26) Tal precio fu6 primeramente de veinte y cineo pesos plate mexicana.
por cabeza de indio o de borrego, que era lo mismo para los vendedores, en
tanto que dstos eran cedidos en la Habana, por aqudllos a DIEZ ONZAS DE
ORO, -negocio espl6ndidamente redondo. Despuds que la mercancia se
acredit6 mAs aun, si cabe, gracias a la apologia que de ella hizo cierta prensa
de la Habana al servicio de los ladrones de hombres,, 6stos se cotizaban en el
mercado local a $40.00, las mujeres a $25.00 y los nifios "dados" (textual). Fi-
nalmente, en 1860, eran vendidos, segun el texto de la escritura pfblica que
reproduje en mi libro, a paginas 228 y 229 del mismo, a $160.00 los varones de
16 a 50 afios; a $80 los de diez a. quince, a $120.00 las hembras de 16 a 50 afios
y a $80.00 las de diez a quince..... Ello indica claramente la prosperidad del
negocio en aquella fecha; tan pr6spero y con demand tal, que hasta enco-
petadas sefloras de VIrida, como lo he demostrado, se dedicaban a 61; los
contrabandistas hacian su agosto por el puerto de Sisal, a vista y paciencia
de las autoridades, y los Jefes de las fuerzas de la Guardia Nacional gratifi-
caban a los soldados con cinco pesos por cada prisionero plagiado en las ciu-
dades o en los campos, y en el asalto nocturno de los villorrios indefensos.....
Por mas que se descoyuntase, pues, el active Ministro senior Viv6 no po-
dia, en ninguna forma, sacar avante las reclamaciones infundadas del Go-
bierno de M6xico al de Espafia, desde el punto de vista, del Derecho Interna-






44 LAS MEMORIESS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

Yucatdn, puede sostenerse en derecho en el concept de licencia
de emigraci6n, por. ejemplo; pues V. E. sabe que el gobierno de
la repiiblica es'Arbitro de establecer en ese punto las reglas que le
parezcan convenientes; que hallindose Yucatan en una situaci6n
como la de 1849, era licito suponer resumida toda la autoridad en
el gobernador del Estado, y por consecuencia, la necesaria para
adoptar esa media, por mas que fuera extrafia y aun contraria a
las leyes de la Repfiblica.
"Habiendo pues de procurar con eficacia poner remedio a los
males del present y prevenir los de lo future, objetos ambos a que
van encaminadas las dos primeras reclamaciones, Idebia yo evi-
tar que esas cuestiones se complicasen con' las que yo acabo de
sefialar?,A V. E. y al Supremo Gobierno toca resolverlo, si se dig-
nasen tomar en cuenta las razones que he expuesto.
"Por mi parte he dejado abierto el campo a la reclamaci6n que
suspend y a cualquiera otra que V. E. tuviera a bien prevenirme;
y despubs de haber manifestado los motives de mi conduct y la
forma en que entiendo puede aspirarse al mejor y mis pronto re-
sultado en las negociaciones que se me encomendaron, habr6 de li-
mitarme a rogar a V. E. se sirva considerar que, en cumplimiento
de mis deberes, reputo por mas important e imperioso el de la
lealtad para con mi gobierno, y el evitar afn el menor riesgo de que
los negocios de la Repfblica, cuya gesti6n se me encomiende, sur-
jan dificultades que en ningfn sentido puedan embarazarle en sus
elevadas miras y asiduas tareas, encaminadas a asegurar la inde-
pendencia y el bienestar del pais.
"Con tal motive, tengo la honra de renovar a V. E., etc., etc."








cional escrito...... En el otro Derecho, en el inico que vale, en el de la Fuerza,
empleado contra nosotros por Inglaterra, por Francia, por los Estados Unidos
de Norte America y por la misma Espafia, (fuerza de la que para honra y
gloria suya no hizo uso, gracias a la caballerosidad, buena fe e hidalgula del
General Prim); en el otro Derecho, repito, no habia qu6 pensar: ya dije que
no teniamos dinero, y, naturalmente, tampoco fragatas acorazadas ni cafiones...












CAPITULO VI

TEXTO DE LA NOTA DE VIVO COMO MINISTRY PLENIPOTENCIARIO,
AL SR. CALDERON DE LA BARBOA, JEFE DE LA CANCILLERIA ES-
PANOLA. MUY INTERESANTE RELATO Y NO MENOS INTERESAN-
TES PUNTOS DE VISTA.

"El infrascrito, enviado extraordinario y ministry plenipoten-
ciario de la repiblica de M6jico, tiene la honra de Ilamar la aten-
ci6n del gobierno de S. M. C. sobre los siguientes hechos:
"En el mes de marzo de 1849 se introdujeron en el puerto de la
Habana, en el vapor espafiol Cetro, ciento treinta y cinco indios
que este buque extrajo del de Sisal, en Yucatin. Al dia siguiente
de la llegada del Cetro un ciudadano mejicano se present a decla-
rar en el consulado de la Repliblica que, habiendo ido a visitar a
sus paisanos a bordo del referido vapor, 6stos le habian dado for-
mal encargo de acudir al c6nsul y exponerle que eran expulsados
de Yucatan por haber pertenecido a las huestes sublevadas, y que
en tal concept fueron conducidos a bordo del Cetro con grillos y
cadenas, ignorando completamente su destiny; pero que, apenas
llegados al puerto de la Habana, habian sabido que se trataba de
llevarlos en masa a una finca de campo, en donde se les forzaria a
trabajar. Por lo cual, no habiendo hecho ni firmado contrato al-
guno que les impusiera semejante compromise, rogaban al decla-
rante se interesase con el c6nsul para que procurara no se les obli-
gase a servir contra su voluntad, y por el contrario, se les dejase
libres, a fin de acomodarse donde mis les conviniera.
"En virtud de esa declaraci6n, el c6nsul de la Reptblica crey6
de su deber acudir a S. E. el Sr. gobernador capitin general de la
isla, haci6ndole present esos hechos, y suplicindole que, en su
caricter de protector de extranjeros, se sirviese nombrar una per-
sona que, pasando con dicho c6nsul al vapor Cetro, acompafiada de
un int6rprete, averiguase la certeza del relate que ante testigos se
le acababa de hacer; despues de lo cual, podria S. E. proceder a
Jo que juzgase convenient en su sabiduria y rectitud.
"Esta atenta comunicaci6n del c6nsul mejicano, a que habia


_ _~1 __ 1~1_1~_ __ I I I II~~_ __~~_





46 LAS "MEMIORSAS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

estado lejos de dar el carActer de una reclamaci6n, segin se dedu-
ce de los t6rminos del fiel extract que precede, fu6 juzgada por
S. E. el Sr. gobernador, conde de Alcoy, como irregular en su ori-
gen e impropia de las funciones del c6nsul; pero contestada, sin em-
bargo, en el fondo, diciendo -que los individuos que de Sisal ha-
bian llegado en el Cetro llevaban su correspondiente pasaporte del
gobierno de Yucatan y contratos particulares legalizados,- por lo
que no era possible estimar fundada la*declaraci6n a que el c6nsul
se referia.
"Este funcionario di6 enseguida cuenta al gobierno de la Re-
pfiblica, y el ministry de Relaciones de ella pas6 inmediatamente
al Sr. D. Ram6n Lozano de Armenta, a la saz6n encargado de ne-
gocios de S. M. C., una nota, en la que, despu6s de presentar el su-
ceso en los mismos terminos de la declaraci6n hecha ante el c6n-
sul, por ser asi realmente ciertos, y agregando lo ocurido entire el
mismo c6nsul y la primera autoridad de Cuba, decia al Sr. Lozano
le habia prevenido S. E. el Presidente se dirigiese a 61, con el fin de
que se sirviera hacer la comunicaci6n que creyese oportuna a S. E.
el gobernador y capitin general de Cuba, para que, entre-
tanto se resolvia por el gobierno Supremo de la Repuiblica sobre
tan grave negocio, de que se habia dado ya conocimiento al Con-
greso general, no se buscase en las contratas que pudieran apare-
cer un pretexto para que los indios fueran tratados como esclavos.
"El Sr. Lozano contest a la nota de'S. E. el ministry de Rela-
ciones que los indios conducidos por el vapor Cetro habian sido
contratados libre y voluntariamente para servir diez afios en los
trabajos agricolas y fabriles de la isla, adonde habian ido con la
autorizaci6ri corespondiente del Sr. gobernador de Yucatan; lo
que, en su concepto,'justificaba plenamente la conduct del Excmo.
Sr. gobernador capitin general de Cuba, respect al c6n-
sul mejicano en la Habana. Agregaba el Sr. Lozano que, segfin los
contratos hechos con los indios, de que tenia en su poder copies
legalizadas, no habia motivo alguno para inferir que se tratase de
reducirles a esclavitud, en apoyo de lo cual citaba minuciosamente
las condiciones, asi como expresaba las circunstancias legales que
a su juicio determinaban la legitimidad de aquellos documents.
Pero, aunque de todo esto deducia que de ningin modo era de te-
mer que los derechos de la humanidad fuesen hollados, ansioso de
complacer al gobierno de la Repiblica, se proponia transmitir los





Y LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA


deseos de 6ste a S. E. el gobernador capitan general de Cuba, si
bien seguro anticipadamente de que esta autoridad obraria confor-
me a los principios de equidad y buiena fe, propios del gobierno
espafiol. (27)
"Pero mientras el gobierno mejicano recibia por una parte en
esta nota, fecha 22 de abril, tan consoladoras seguridades, Ilegaba
por otra a su poder un reglamento publicado por el Excmo. Sr. go-
bernador y capitin general de Cuba el 10 del propio mes, en cuyos
articulos 11, 12 y 14 se daba autorizaci6n a los mayorales de las
fincas en que trabajaban los indios para aplicarles penas tan seve-
ras y crueles como los castigos de doce hasta veinte y cinco cuera-
zos, y la sujeci6n con grillete y en el cepo durante dos meses, tiem-
po en que el reglamento, todavia vigente, fija el period de co-
rreccion. (28)
"Por otro lado, coincidia tambi6n en el Congreso general de la
Repiblica el examen de la conduct del gobernador del Estado de
Yucatin por su intervenci6n en la salida de los indios, y se estable-
cia contra 61 una acusaci6n que, pasada a la secci6n del jurado de
la cimara de diputados, no tuvo resultado ulterior, y se halla to-
davia pendiente, a consecuencia de los sucesos que sobrevinieron
en la Repfiblica e impidieron al Gobierno consagrar al asunto de
esta nota la seria atenci6n que merece.
"En tal estado las cosas, el Excmo. Sr. President recibi6 noti-

(27) MAs caballerosidad, mejor voluntad y deseo de complacer en lo possible
al Gobierno Mexicano, no podia exigirse, dadas las circunstancias ya enume-
radas, de la galante Cancilleria de la Madre Patria.

(28) Este Reglamentq, al cual he aludido ya, podr& ser, y en efecto era
verdaderamente oprobioso y salvaje; pero en mi concept, tampoco podia ser
solicitada la derogaci6n de 61 por el Gobierno Mexicano, porque habia sido
expedido por una Ehtidad absolutamente libre de nuestro dominio, y que,
por lo tanto, no estaba ni podia estar supeditada a nosotros. Esto es inconcu-
so. No debe perderse de vista, ademAs, en otro orden de ideas, que en Cuba
se ejercfa entonces la esclavitud y que esta no s61o no estaba penada por las
leyes, sino que funcionaba bajo el amparo y protecci6n de las mismas.
Asf, pues, tocaba al Gobierno de M6xico, donde si era y es un delito es-
clavizar a los hombres, evitar que sus nacionales. esclavizados en su propia
patria, fueran a ser tratados peor que las bestias en tierra extrafia y donde,
ademAs, se les sometia a un trabajo al cual no estaban habituados. jNo hoy,
en el primer tercio del siglo XX;-cuando las gentes humildes no estAn errla
misma dolorosa, y triste situacl6n de ignorancia que las de 1849 y 1861, nues-
tro Gobierno les previene que no deben engancharse para trabajar en cier-
tas regions de los Estados Unidos, porque serAn victims de explotaciones
y de explotadores insaciables y criminales......?





48 LAS "'ME1ORIAS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

cia official, en agosto iltimo, de que un comerciante de la Habaria
habia acudido a la Junta de Fomento de aquella ciudad para que
permitiera introducir en la isla otro crecido numero de indios de
Yucatin bajo las mismas condiciones establecidas para la intro-
ducci6n de asiiticos, y de que no habiendo puesto obstaculo alguno
aquella junta, continuaba verificindose la inmigraci6n. Con cuyo
motivo, enterado de lo ocurrido en 1849, que el infrascrito acaba
de referir, dispuso se transmitiesen 6rdenes al c6nsul mejicano en
la Habana para que official y extraoficialmente, aprovechando to-
dos los medios de publicidad, hiciese saber que el gobierno meji-
cano no consentird, y reclamard contra el atentado de hacer trifi-
co con los indigenas de YucatAn, para trasladarlos como esclavos,
suponiendo contratos que no son de su voluntad con el fin de ha-
cerles servir, a pesar de 6sta, en los campos u otros oficios por un
precio equivalente al de una enajenaci6n temporal, reprobada por
las leyes de la Repiblica; bien entendido que el simple anuncio
del consulado deberia considerarse como una formal protest para
repetir los dafios y perjuicios a que pudiera darse lugar. Ademis
dispuso tambien el Excmo. Sr. President de la Repiblica que por
el Ministerio de Relaciones se pasase nota al Excmo. Sr. ministry
plenipotenciario de S. M. C. en Mexico, como en efecto se hizo con
fecha 2 de agosto al Sr. marques de la Ribera, manifestindole que
el gobierno mejicano no podia menos de protestar contra la admi-
si6n de los indios extraidos de Yucatan y su introducci6n en la isla
de Cuba con asentimiento de las autoridades de 6sta, y esperando
no serian violados los tratados ni los mis cars principios del dere-
cho de gentes, cual sucedi6 en 1849 respect de los indios condu-
cidos a Cuba por el vapor Cetro bajo el pretexto de contratas parti-
culares. Por lo cual, a reserve de entablar la reclamaci6n oportu-
na por medio del infrascrito, esperaba el gobierno mejicano que el
Sr. marquis de la Ribera hiciese las comunicaciones conducentes
a que las expresadas autoridades de Cuba impidieran la repetici6n
de semejantes atentados.
"S. E. el Sr. D. Angel Calder6n de la Barca, a quien el infras-
crito tiene el honor de dirigir la present, habrn adquirido ya ca-
bal conocimiento de la contestaci6n dada por el Sr. Marqu6s de la
Ribera, asi como de la replica de S. E. el iiniistro de Relaciones,
y por esta raz6n excusa ampliar mas ya el extenso relato de los an.
tecedentes en que el gobierno de la Repiiblica se ha fundado para





Y LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA


comunicar al infrascrito la orden de dirigirse a S. E. el Sr. minis-
tro de Estado, y reclamar por ahora del gobierno de S. M. C.:
"lo.-Que se libren 6rdenes eficaces a las autoridades de la
isla de Cuba para que bajo ninguin concept permitan ni toleren la
introducci6n en la isla de ningfin indio o indigena de Yucatan ni
de cualquiera otro punto de la repfiblica mejicana, si no fuere con
pasaporte expedido por el Ministerio de Relaciones de 6sta o por el
gobierno del estado respective: y
"2o.-Que se pongan inmediatamente en libertad los mejica-
nos llevados de Yucatan a dicha isla en 1849 o posteriormente, a
pretexto de colonos voluntarios, y que fueron sometidos a una ver-
dadera esclavitud; en consecuencia de lo cual, reputindose nulas
las cortratas supuestas para su conducci6n, sean presentados al
c6nsul mejicano, ante el que puedan declarar su voluntad de per-
manecei en el pais en su calidad de ciudadanos de la Repdblica,
o de ser trasladados al territorio de 6sta en la forma convenient.
"El infrascrito abriga la lisonjera idea de que el gobierno de
S. M. C. hallari altamente plausibles los motives en que se fundan
las presentes reclamaciones, y de que, una vez conocidos los hechos
bajo su aspecto verdadero, se complacerd en hacer justicia a los
deseos del Excmo. Sr. President de la Repiblica; porque, al am-
parar a los ciudadanos de esta y procurar la guard de las leyes
de la naci6a, que aseguran a aqu6llos su condici6n de libres, no
puede sino hallar profundas simpatias en la augusta sucesora de
la gran reinm que aun en los iltimos moments de su vida mostra-
ba tan tierna solicitud en recomendar a los indios vecinos y mora-
dores de las islas y tierra firme, para que en ninguin tiempo se les
hiciera agravi en sus personas y bienes; y porque esos mismos in-
digenas fueror objeto de igual y constant recomendaci6n por part
de los monarchs de Espafia, a quienes merecieron'siempre la espe-
cial predileccion que atestiguan las leyes protectoras, en que deja-
ron consignada su firme voluntad de que no se pudiese conside-
rarlos ni tratarlos como esclavos, pero ni aun juzgarlos con el ri-
gor que las faltas y delitos exigieran en hombres libres de distin-
ta clase.
"Tiene ademis el infrascrito muy present que el gobierno de
S. M. C. acaba de levantar la prohibici6n establecida respect a
]a emigraci6n de las Canarias a la America del Sur, prohibici6n
nacida precisamente del mal trato que en esos paises recibian los
emigrados espafioles, y que aun, al abolirla por punto general en





50 LAS "M3EO.MIAS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

real orden de 16 de septiembre filtimo, se deja subsistente respec-
to de aquellos lugares en donde no existan representantes o dele-
gados del gobierno de S. M. -que puedan prestar a los emigrados
la protecci6n necesaria-. De donde el infrascrito infiere que, si
el gobierno de S. M. C., en su celo paternal por sus nacionales,
ha juzgado indispensables esas y otras precauciones tratindose de
hombres libres de la misma raza, costumbres, religion e idioma
de la predominante en los-pueblos a que se dirigen, con double ra-
z6n habri de contribuir gustoso a la realizaci6n de las miras del
Excmo. Sr. President de la Repfiblica, aun cuando esas miras no
tuvieran el indudable apoyo del derecho de gentes y de la misma
legislaci6n espafiola que rechaza la esclavitud de los indios, y cas-
tiga hoy severamente el trifico ilicito de los negros de Africa, tra-
fico al cual excede todavia en odiosidad el de los indios de Yuca-
tan, por la supercheria indigna con que los especuladores preten-
den encubrirlo, suponiendo contratos voluntariamente hechos en
quienes se encuentran privados de libertad para hacerlos, a son tal
vez arrebatados de su hogares por medios ilicitos, logrando atraer
a los infelices a playas desiertas para aprisionarlos y ccnducirlos
impunemente al mercado. De todo lo cual ofrece testimonio el
mis evidence lo acontecido en 1849, y aun algin suceso recienti-
simo todavia, de que tiene sin duda ya conocimiento el gobierno
de S. M. C.
"El mismo Excmo. Sr. ministry plenipotenciario de S. M. C. en
M6jico, contestando, en nota de 3 de agosto uiltimo, al Sr. ministry
de Relaciones de la Repfiblica, establece que -los irdios en cues-
li6n (los llevados a la Habana por el vapor Cetro) erin prisioneros
de guerra y condenados a diez afios de presidio por el gobernador
de Yucatan, en la guera de exterminio que desolaba a aquel Esta-
do en 1849;- y siendo 6sto efectivamente cierto, el infrascrito no
necesitari apelar a las reconocidas luces y recto juicio de S. E. el
Sr. Calder6n de la Barca para demostrar ,que honbres condena-
dos a presidio, ni estaban en capacidad de contratar, ni aunque lo
estuvieran, era possible lo hiciesen libremente y en la forma
que se ha querido suponer, con manifiesta injuria a los fueros de
]a raz6n, del derecho y a los sentimientos mis vulgares de huma-
nidad. El Sr. ministry plenipotenciario de S. M. C. en M6jico reco-
noce igualmente que se pagaron por el enganche de cada indio
hasta veinte y cinco pesos, ---cuya suma, afiade S. E. ignora en





Y LA VENTA DE INDIOS YUCATEOOS EN CUBA


qu6 se invirti6 ni qui6n la percibi6;- y si S. E. el Sr. Calder6n se
sirve observer que en ninguna de las condiciones del supuesto con-
trato se menciona absolutamente ese premio de enganche, el infras-
crito no duda tampoco de que habri de convenir en que esa can-
tidad fu6 cabalmente la estipulada como precio en la venta que se
hizo de los infelices indios, sin embargo de ser tan notorio como
evidence que en un pais en que se halla abolida y proscrita la es-
clavitud, a nadie podia ser dado restablecerla, contra las leyes, pa-
ra individuos determinados, ni tampoco a 6stos podia Ser nunca
permitido enajenar su condici6n de libres ni aun temporalmente.
"Y que no s6lo en la forma con que se verific6 la extracci6n de
los indios de Yucatan se ve claramente demostrado el haberlos tra-
tado como esclavos sino que tambi6n en las reglas y practices a
que en la isla de Cuba se les someti6 se encuentra una demostra-
ci6n no menos palpable, el infrascrito espera fundadamente que
habra de reconocerlo asimismo S. E. el Sr. Calder6n de la Barca.
por los nuevos e indudables hechos que pasa a referir.
"Los indios conducidos por el vapor Cetro entraron en la Ha-
bana en la noche del 11 de marzo de 1849, y no habia transcurrido
todavia un mes, cuando S. E. el Sr. conde de Alcoy, gobernador
y capitin general de la isla, se sirvi6 publicar el Reglamento para
el manejo y trato de los colonos asidticos e indios, por el cual, no
s6lo se someti6 a los indigenas de Yucatan a castigos personales,
que finicamente se infligen a los esclavos, sino que se les coloc6 en
posici6n much mis desventajosa que la de 6stos. El infrascrito no
desea entrar en el anilisis, ni menos en la calificaci6n, de ese re-
glamento, ni aun en su comparaci6n con el de esclavos, publicado
en 1841; pero se permitird acompafiar copia de los articulos mis
notables de uno y otro, y Ilamar sobre ellos la atenci6n de S. E. el
Sr. ministry de Estado.
"Por el articulo 41 del reglamento de esclavos se autoriza la
correcci6n de 6stos, segfin la calidad del defecto o exceso, con pri-
sidn, grillete o cadena, maza o cepo, donde se les pondri de pies,
y nunca de cabeza o con azotes, que no podrdn pasar del inmero
de veinte y cinco; mientras que el articulo 11 del reglamento de
indios dice que el colono que desobedezca la voz del superior, sea
resistiendose al trabajo, sea a cualquiera de sus obligaciones, po-
drd ser corregido con doce cuerazos; si persiste, con diez y ocho
mds, y si aun asi no entrase en la senda del deber, se le pondri





52 LAS N"EMORIAS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

un grillete y se le hard dormir en el cepo. Y el articulo 12 del mis-
mo reglamento afiade: -Si dos o mis se resistiesen al trabajo, no
obstante los mandates o persuasiones, se les impondra el castigo
de veinte y cinco cuerazos, llevardn grillete y dormirdn tambien en
el cepo durante dos meses.
"De modo que, cuando esta prevenido que al esclavo no se apli-
que mAs de veinte y cinco cuerazos, se permiten dar al indio has-
ta treinta; mientras para el esclavo son los cuerazos la filtinia pe-
na correccional que sefiala el reglamento, es esa la primer para
los indios; mientras se atiende a que los primeros no seari puestos
de cabeza en el cepo, se olvida esta prevenci6n en cuanto a los se-
gundos. A lo cual es todavia de agregar que, respect de los escla-
vos, s6lo puede disponer su castigo la persona que haga de jefe en
la finca, a la vez que se deja a los indios a complete merced de los
mayorales.
"Ni es eso solo todavia. Por el reglamento de'esclavos, confor-
me a la antigua legislaci6n indiana, 6stos, ademAs de contar con
la protecci6n que en general deben dispensaries las autoridades
locales, aun en su iltimo grado, tienen protectores especiales en
los procuradores sindicos de los ayutntamientos; a la par que para
los indios s6lo se establece en el modern reglamento que -el go-
bernador o teniente gobernador de la jurisdicci6n, si el dueiio o
encargado de la finca faltase a los colonos o los ,castigase con ex-
ceso, tomari de ello noticia, adoptando las disposiciones oportu-
nas con los culpables, y dando cuenta, etc., etc.-Donde se ve que
para los indios se ha olvidado completamente la humana legisla-
ci6n de los monarcas de Espafia, que con tanto celo cuidaron de
establecer defensores natos que procuraran evitarles hasta los me-
nores agravios.
"Por iiltimo, el reglamento de indios, en el segundo pirrafo del
articulo 21 se expresa en estos t6rminos:-Mientras los colonos
no terminen las contratas que les ligan a sus consignatarios no po-
dran obtener pasaporte, licencia de trinsito ni pase, a menos que
sea solicitado por dichos consignatarios o encargados, en los mis-
mos t6rminos que en la instrucci6n reglamentaria sobre la expedi-
ci6n de tales documents se prefija pata las classes de color no li-
bres; es decir, que los indios quedan complete y terminantemen-
te equiparados en ese articulo a los esclavos, que es la expresi6n






Y LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA


legal que ha tratado de evitarse, sustituy6ndola con la de no libres.
usada en el reglamento. (28A)
"'Necesitaria el infrascrito detenerse afin mis para aspirar a
que S. E. el Sefior Calder6n adquiriese una convicci6n plena de
que los indios de Yucatin introducidos en Cuba han sido y son so-
metidos a una verdadera esclavitud, y tratados por la autoridad
con mas rigor todavia que los mismos esclavos? Y en este caso,
Zhabria tampoco menester de mayor justificaci6n para poner en
evidencia el fundamento de la primera reclamaci6n que su gobier-
no le ha mandado establecer cerca de S. M. C.? Porque no se tra-
ta aqui finicamente del comercio de esclavos, condenado por la hu-
manidad y prohibido por las leyes de M6jico como por las de Es-
pafia; sino de la esclavitud de ciudadanos libres en su pais, libres
por derecho en Espaiia, y que, aunque en el territorio de esta na-
ci6n no lo fuesen, lo serian por consecuencia de los tratados que
entire Espafia y M6jico existen, y en los cuales se halla establecida
una reciprocidad complete respect a la consideraci6n personal
de los espafioles y mejicanos, que ni unos ni otros pueden perder
ni enajenar por contrato alguno. Y siendo esto cierto, es tambien
evidence que el gobierno mejicano tiene, no s6lo el derecho de
prohibir la emigraci6n a sus ciudadanos, sino tambi6n el de recla-
mar y de esperar confiadamente que las demis naciones no con-
sientan que ciudadanos libres, arrebatados de su pais con fraud,
scan Ilevados a sus territories para ser convertidos en esclavos,
"Y qte esto es lo que precisamente ha ocurrido en 1849, cree el
infrascrito haberlo demostrado de tal modo, que no quepa lugar
a la menor duda. Es un hecho notorio que los ciento treinta y cin-
co indios extraidos por el Cetro de Sisal en aquel afio se hallaban
en su pais en un estado que los incapacitaba para contratar; por
consecuencia, se cometi6 dolo, hubo fraude en suponer contratos
voluntarios en quienes, aprisionados, carecian, no s61o de capa-
cidad, sino'de libertad para contratar; y esos contratos adolecerian

(28A) Todo lo que exponia el Ministro de Mexico era verdad, como lo ten-
go demostrado en mi libro haste la evidencia; pero iacaso la Cancille-
ria Espatiola tenia el deber de velar porque los indios de Yucatan no fue-
ran esclavizados por el propio gobierno yucateco, obligado, como el que mas,
a evitarlo, por lo mismo que en M6xico eran y son nulos los pactos en virtue
de los cuales se haga abstracci6n del precloso don de Ias libertad? Pre-
tender que el Gobierno espafiol se convirtiera en algo asi qomo en gendarme
international para cuidar a los inconscientes y desventurados indios, era sen-
cillamente infantil.





54 LAS 'MEMORIAS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

de un vicio esencialisimo, que los haria nulos, asi en el pais en que
aparecen hechos como en el de su ejecuci6n, si por otra parte las
consecuencias inmediatas de 6sta no hubiesen venido luego a agre-
gar nuevas causes de nulidad. De suerte que, mirese por donde
quiera la situaci6n en que han sido colocados los ciudadanos meji-
canos de quienes se trata, no se podri dejar de reconocer que el
gobierno de la Repfiblica tiene, no ya el derecho indisputable, sino
el deber imperioso de reclamar del de S. M. C. su inmediata liber-
tad, sacandoles de la esclavitud a que ni voluntaria ni forzosamen-
ie pudieron ser sometidos.
"Asi pues, el infrascrito se promete que las reclamaciones que
deja hechas para que se prevenga a las autoridades de Cuba no
toleren la introducci6n de indios de la repiiblica de M6jico sino
con la condici6n indicada, y que se ponga inmediatamente en ii-
bertad a los introducidos en 1849 y en 6poca mis reciente bajo el
supuesto de contratas voluntarias, tendran un pronto y feliz 6xito;
como que es su firme convicci6n que, a haber conocido antes el
asunto bajo su verdadera luz, el gobierno de S. M. C., fiel a sus
antecedentes y severe guardador de la humanitarian legislaci6n de
los augustos predecesores de S. M. la Reina, se hubiera anticipado
a hacer justicia cumplida a los ciudadanos mejicanos que gimen
hoy en la esclavitud. De donde infiere legitimamente que, lejos de
servir de obsticulo esas reclamaciones, seran, por el contrario, un
nuevo y poderoso motivo para que se estrechen cada dia mas los
lazos de amistad y afecci6n, que no pueden dejar de unir nunca a
M6jico con Espafia, y al supremo gobierno de la Repiblica con el
de S. M. C.
"A este resultado contribuirin poderosamente los buenos ofi-
ciosy reconocidas luces de S. E. el Sr. Calder6n de la Barca, a
quien el infrascrito tiene el honor de renovar la seguridad de la
consideraci6n mis distinguida. Firmado, B. Viv6."












CAPITULO VII

COMUNICACION DEL SR. VIVO AL CONSUL DE MEXICO EN LA HABA-
NA. PROYECTO DE NOTA DEL MISMO AL SECBETARIO DE ES-
TADO DE ESPARA, CONSULTANDO A MEXICO. REFLEXIONES DE
VIVO A DICHA NOTA.

En el mismo mes de octubre, el representante mejicano en Ma-
drid dirigi6 una comunicaci6n al c6nsul de la Habana, en la cual le
manifestaba el interns que tenia de obtener una noticia lo mis cir-
cunstanciada possible de las introducciones de indigenas yucatecos
que se hubiesen ya verificado en Cuba, forma en que se hubiesen
hecho e incidents a que hubieran dado lugar; recomendindole,
en el desempefio de uno y otro encargo, el mayor celo y actividad
para que sin p6rdida de tiempo diese los informes pedidos, apro-
Vechando para hacerlo las vias directs e indirectas.
Con fecha 20 de noviembre el ministry de M6jico en Madrid
ponia en el superior conocimiento de su gobierno, que consideraba
oportuno, en virtud de lo que le habia manifestado el Excmo. Sr.
ministry de Relaciones de la Repfiblica, en despacho niimero 31,
de agosto, pasar la siguiente nota, con fecha 23 de noviembre, al
Excmo. Sr. secretario de Estado de S. M. C., cuyo proyecto 'le
acompafiaba:
"El infrascrito, enviado extraordinario y ministry plenipoten-
ciario de la Repfblica de M6jico, acaba de recibir 6rdenes de su
gobierno para llamar inmediatamente la atenci6n del de S. M. so-
bre un suceso que estA seguro obligard al maternal coraz6n de la
augusta heredera de los Reyes Cat6licos, y acerca del cual no hu-
biera tenido indudablemente que ocupar el gobierno de la Repfi-
blica al de S. M., a haber sido 6ste antes amplia y exactamente en-
terado. Porque se trata de un robo de indios verificado hace cinco
meses en las costas de Yucatin, en el que aparece c6mplice un ve-
cino de la Habana, en cuyo poder todavia existen aquellos indi-
genas mejicanos, violent y criminalmente arrancados de su pais.
"Apenas informado el Excmo. Sr. general Presidente de la Re-
pfiblica de la desgraciada condici6n a que se hallabanr reducidos


"P F M P P -P_





56 LAS MEMORIESS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

los indios extraidos de Sisal en 1849, y conducidos a la Habana
so color de una emigraci6n legal, y cuando se ocupaba de procu-
rar la protecci6n debida a aquellos ciudadanos y que se evitase
la repetici6n de sucesos de igual naturaleza, ordenando las recla-
maciones que el infrascrito estableci6 en la nota que con fecha 21
de octubre fltimo tuvo la honra de dirigir a S. E. el Sr. Calder6n
de la Barca, hubo de recibir la desagradable noticia de que al ci-
tado puerto de Cuba acababan de ser llevados mAs de treinta indios
procedentes de un robo verificado en la bahia.de la Asunci6n, de
Yucatin, por el suibdito britanico J. B. Anduce, patr6n de una go-
leta que traficaba entire el establecimiento ingl6s de Belice y los
puertos mejicanos de la misma costa; noticia a que se agregaba ]a
de que Anduce estaba de antemano convenido para la remesa de
dichos indios con'D. Francisco Marti y Torrens, de la Habana,
duefio de una porci6n de buques pescadores que frecuentan la Isla
de Mujeres y otras adyacentes a la propia peninsula de Yuca-
tin. (29)
"Las garantias de exactitud con que esas noticias se trasmitian
al gobierno de la Repfiblica, y las circunstancias mismas con que
en la Habana se habia verificado la introducci6n de esos indios,
sin pasaporte ni document alguno que legitimara su procedencia,

(29) En el caso Anduce-Marti en nuestro concept, si cabia y cupo im-
petrar el castigo de los culpables, pues fu6 completamente distinto, ente la
luz del Derecho Internacional, al de la exportaci6n de indios que se efec-
tuaba por Sisal, puerto mexicano habilitado para el oomercio de altura y ca-
botaje, situado a unos cuantos kll6metros de Merida, sede de los Poderes del
Estado y en el que residian autoridades y fuerzas dependientes del Gobierno
Mexicano obligadas a evitar el contrabando, y, en general, cualquier otro
hecho de naturaleza o caracter delictuoso.
Anduce y compafieros, a bordo de una goleta pirata, anclaron frente a una
costa casi deshabitada, a ejercer el contrabando; invltaron a un grupo de
confiados indios a que pasara a bordo de su nave a examiner sus g6neros, los
cuales vendieron a aqu611os, reciblendo en dinero efectivo el prealo convenido;
y prevali6ndose de que sus clients estaban inermes, los despojaron de todo
lo que habian comprado poco antes, cometiendo el delito de robo con preme-
ditaci6n, alevosif y ventaja, y, en seguida, el de plaglo, en las mismas circuns-
tancias, pues se dieron a la vela con rumbo a un puerto espalol, -la Haba-
na- en donde, en qombinacl6n con un subdito espafiol -Marti y Torrens-
desembarcaron pliblicamente y vendieron como esclavos a individuos que care-
cian de pasaportes del gobierno mexicano y que tampoco los llevaban, como
estaban obligados, de acuerdo con las ordenanzas espafiolas. de ningCm Agen-
.te consular de Espafia acreditado conform a las leyes, en alguna poblaci6n
Mnexicana.
Ya se verA --como ya lo dije- que las autoridades espaiiolas de Cuba, bien
por la justicia de las reclamaciones de Inglaterra, pues Anduce, aunque me-
xicano, (espafiol dice el diplomAtico ingl6s, porque es costumbre de los sa-
jones considerar como espafioles a todos los latinoamericanos que hablan el






Y LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA


hicieron career al Excmo. Sr. President que no bien la autoridad
superior de la isla de Cuba se apercibiese de hecho semejante,
ocurrido sin duda a su pesar y sin el menor conocimiento por sn
parte, se apresuraria a adoptar la resoluci6n que a las claras re-
clamaba, no s61o una justicia patente, sino tambi6n la misma legis-
laci6n del pais y el respeto debido a los tratados internacionales;
y en ese concept, asi como guiado del deseo de evitar reclama-
ciones siempre enojosas, por justos que sean sus fundamentos, se
limit el Excmo. Sr. President a disponer que por el ministerio
de Relaciones se diese comunicaci6n de las indicadas noticias al
representante de S. M. en la Repfiblica, con el fin de que 6ste pu-
diese Ilamar sobre ellas la atenci6n de S. E. el gobernador y capitin
general de Cuba. Sin embargo, y no obstante los buenos oficios del
Sr. marquis de la Ribera, el Excmo. Sr. President tuvo el dolor de
ver que ningiri resultado ofrecieron 6stos, si6ndole tanto mis peno-
sa la conduct de la autoridad de Cuba, cuanto es notable el con-
traste que con ella ofrece la de las de S. M. B. en Belice, a cuyo
celo se debe que habiendo sido sometido Anduce con otro c6mpli-
ce a los tribunales hayan sido condenados a cuatro y tres afios de
presidio, como consta de un document que se sirvi6 dirigir al go-

idioma de Castilla) estaba nacionalizado como sibdito de la Gran Bretafia,
o porque esta ema y es una naci6n poderosa entire las poderosas, entregaron a los
pirates para que fueran juzgados y castigados por las autoridades de Belice
y obligaron al espafiol Marti, per conduct de los mandatarios de la Isla de
Cuba, a que repatriara de su cuenta a los plagiados.
Si Espafia atendi6 la reclamaci6n inglesa e hizo poco o ningln case de la
mexicana, fu6 por lo que ya aseverb en niote precedente, a saber: porque M6-
xico, naci6n d6bil y dniquilada por una inacabable series de revueltas civiles,
no podia hacerse respetar ,y porque entonces, como ahora y como siempre,
el Derecho vale 00 cuando no estA respaldado por las bayonetas y las barras
de metal aurifero.....
Por lo demis, el propio senior Viv6, como ver& el lector, al trasladar al
Gobierno de M6xico la copia que acaba de leerse, ponia de manifesto su po-
ca o ninguna fe en el resultado de las reclamaciones, y la falta de base con-
sistente, es decir, legal, para formula la parte esencial de ellas.
En tdrmlnos mas cleros o vulgares: el sefior Viv6 sabia que estaba arando
en el agua y escribiendo en la arena, y perdiendo, por lo tanto, lastimosa-
mente el tiempo, y de ello se debl6 convencer ms aln, si por casualidad
abrigaba duda alguna, al recibir y leer la respuesta del senior Calder6n de la
Barca, Secretario de Estado espafiol, de fecha 23 de noviembre, la que tam-
bien en seguida verA el lector, a quien encarecemos fije su atenci6n en el
parrafo tercero que he hecho imprimir con letra cursiva. En 61 se pone de
relieve la falta de consistencia, la carencia de raz6n legal, como he dicho, de
la reclamaci6n nexicana.
A pesar de todo, el senior Oalder6n de la Barca tuvo la galanteria de ob-
sequiar algunos caramelos a nuestro Ministro, como puede verse en los de-
mis puntos de la comunicacin.






58 LAS MEMORIESS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

bierno de la Repilblica el representante de S. M. B. en ella, y del
cual tiene la honra de acompafiar copia el infrascrito. En tal es-
tado pues, y habiendo sido igualmente initiles las gestiones he-
chas en la Habana por el c6nsul de la Repfiblica y el de S. M. B.,
al filtimo de los cuales fu6 dado tomar la iniciativa por las comu-
nicaciones oficiales recibidas directamente de Belice, el Excmo. Sr.
President se vi6 ya en la necesidad de disponer que se comuni-
casen al infrascrito las instrucciones y 6rdenes conducentes para re-
clamar del gobierno de S. M.: primero, que los indios remitidos
por Anduce a Marti sean puestos inmediatamente en libertad y
trasladados a YucatAn indemnizindolos debidamente de los per-
juicios sufridos por ellos y sus families; y segundo, que se adopten
las medidas represivas mis convenientes para impedir en adelan-
te sucesos tan contrarios a las leyes de la humanidad como al de-
recho de gentes y a los tratados que existen entire la Repfiblica y
Espafia.
"Breves, muy breves serin las reflexiones que el infrascrito trai-
ga en apoyo de tan justas reclamaciones y excusari de prop6sito
extenderlas, porque se complace en reconocer la justificacion y
elevados sentimientos del gobierno de S. M., de que no puede de-
jar de hallarse poseido S. E. el Sr. Calder6n de la Barca.
"Pero ante todo, recordari S. E. un hecho, que la autoridad su-
perior de Cuba no debia haber olvidado ya por su reciente fecha,
y ya por su analogia con el de que se trata; refierese el infrascri-
to a lo ocurrido en mayo de 1850 en Cayo-Hueso con los esclavos
extraidos de Cardenas por los pirates que acaudillaba L6pez, cu-
yos esclavos fueron inmediatamente entregados al jefe que monta-
ba el vapor de guera espafiol Pizarro, sin que las autoridades ame-
ricanas del Cayo hubiesen esperado a que se hiciese.la menor
reclamaci6n international. Siendo de advertir que entire este su-
ceso y el de los indios, media la diferencia, muy atendible por cier-
to, de tratarse en el uno de esclavos por las leyes de ambos paises,
y en el otro de hombres libres por las leyes del pais a que perte-
necen, y libres por la misma legislaci6n espafiola, aun aparte de
serlo igualmente en el territorio de Espafia por el solo hecho de los
tratados vigentes entire esta naci6n y la. repfiblica mejicana.
"Mas prescindiendo de este y otros antecedentes S. E. el Sr.
Calder6n de la Barca convendri con el infrascrito que en- la isla
de Cuba existen reglamentos de policia, mediante los cuales no es





Y LA VE!4TA JnE INDIOS YUCATECOS EN CUBA


dable se introduzca persona alguna en el pais sin que se acredite
y legitime su procedencia, puesto que para su desembarco se exi-
ge una licencia de la autoridad. Pudo y debi6 6sta tener noticia
de la introducci6n de indios verificada por Marti? Para que esta
introducci6n se hiciese considerando a los indios como hombres
libres contratados, hubieran necesitado 6stos de los pasaportes y
contratas, siquiera legales s6lo en la apariencia, en que la autori-
dad de Cuba pretendi6 buscar una salvaguardia respect a la in-
troducci6n verificada en 1849; y para sostener la de mayo del pre-
sente afio no se apelard ciertamente a presentar aquellos indige-
nas como objeto de comercio, dado que no se concebiria un olvi-
do semejante de todos los sentimientos humanitarios de las leyes
del pais y de las internacionales; procedencia?
"Pero quiza se diga que, despubs de introducidos en la Habana
los indios, han convenido en contratarse; mas en este caso, lejos
de poderse dar a los contratos valor alguno, en ellos se encontrari
una prueba mis de complicidad en el crime infame cometido por
Anduce, crime que ni aun puede equipararse al del trafico de
negros de Africa, cuyas circunstancias no dejan de hallar atenuan-
tes a los ojos de los que alli ven preexistente la esclavitud y la tri-
te alternative entire la venta de los esclavos o la muerte de 6stos;
situaci6n que no existe afortunadamente en Yucatan, por desgra-
ciados que en los iltimos afios hayan sido los sucesos ocurridos en
ese departamente de la republican mejicana.
"El infrascrito, se complace, por tanto, en esperar que el go-
bierno de S. M. C. no hallard el menor obsticulo para acceder a lo
que tan justamente reclama la Repidblica, y sin insistir ya mis
acerca de esto, se limitari a fijar la atenci6n de S. E. el Sr. Cal-
der6n de la Barca sobre la importancia de que por parte del go-
bierno de S. M. se resuelva con la brevedad possible sobre la pre-
sente. y demis reclamaciones que con objeto andlogo le ha dirigi-
do el infrascrito con fecha 21 del pasado. S. E. comprenderi fAi-
cilmente que ese es el finico medio de poner coto a la desordenada
ambici6n de osados especuladores; y cuando al propio tiempo se
cvitj.i por ese medio al gobierno supremo de la Repfiblica el dis-
gusto de observer el mal trato de sus nacionales en paises a que le
ligan vinculos tan estrechos de sincera amistad, el infrascrito, que





60 LAS MEMORIESS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

abriga la confianza de que en el gobierno de S. M. C. existe la mis
complete reciprocidad de esos amistosos sentimientos, no duda en
esperar que sera tan feliz como pronto el 6xito de la present no-
ta y la del 21 del pasado.
"El infrascrito tiene, etc., etc."
Al comunicar al gobierno de la Repfiblica la copia de la nota
que antecede, acompafidbala el representante mejicano en Madrid
de las siguientes reflexiones:
"El gobierno de la Repfiblica ha reclamado del de S. M. C. en
nota del ministry plenipotenciario, fecha 21 de octubre:
"Primero, que no se admitan en la isla de Cuba indigenas de
YucatAn o de cualquier otro punto de la Repfiblica, si no fuesen
con pasaporte del ministerio de Relaciones o del gobernador del
estado o departamento respective.
"Segundo, que se ponga en libertad a los indios Ilevados de Si-
sal a la Habana en 1849 y que fueron sometidos a una verdadera
esclavitud; reclamaci6n 6sta que puede dividirse en dos parties:
primera, la anulaci6n de las supuestas contratas; y segunda, la
anulaci6n o derogaci6n del reglamento de indios, dictado por el
gobernador capitin general en el mismo afio de 1849.
"En nota del ministry plenipotenciario mejicano, fecha 23 de
noviembre:
"Tercero, que los indios robados de Yucatin por el sfibdito in-
gles Anduce y remitidos a Marti y Torrens de la Habana, segdin
convenio, sean puestos en libertad y devueltos a Yucatin, indem-
nizindoles.
"Cuarto, que se adopten medidas represivas para evitar iguales
atentados.
"La cuesti6n primera no parece deba ofrecer dificultad alguna.
Los reglamentos de policia de la isla exigen pasaporte a todos los
individuos que vayan a establecerse en ella, y prohiben el desem-
barco sin licencia previa. Al gobierno mejicano importari dictar
las medidas convenientes en su territorio para evitar la emigra-
ci6n illegal. El de S. M., limitindose a recomendar el cumplimien-
to de aquellos reglamentos y a disponer como media propia para
precaverse de cuestiones enojosas que no se admita a los indige-
nas mejicanos si no fuesen provistos de pasaportes de las autori-
dades de la Repfiblica, con la competent legalizaci6n, habri da-
do una prueba del espiritu humanitario que siempre anim6 a los





Y LA VENTA DE INDIOS YUCATEOOS EN CUBA


monarcas de Espafia hacia los indios, y de su deseo de mantener
con M6jico las relaciones de amistad, que esti en el interns de am-
bos gobiernos conservar y estrechar.
"WQu6 consideraciones podian oponerse a esa soluci6n? Las for-
mas decide a veces una cuesti6n en el fondo, y las propuestas no
parece deban ser obsticulo en este punto.
"La cuesti6n segunda puede dividirse, como se ha visto, en dos
parties primera, la anulaci6n de las contratas y consiguiente li-
bertad de los indios, y segunda, la anulaci6n o derogaci6n del re-
glamento de indios.
"En cuanto a la primera parte, dados los pasaportes y contra-
tos adornados de todas las apariencias legales, el gobierno de S.
M., aun moralmente convencido de la suposici6n o falsedad de los
segundos por falta de libertad en los indios, etc., puede resistirse
a convenir en la nulidad y entrega de los indios hasta que se le
presented pruebas legales de aquella falsificaci6n. Pero, respect
a la segunda parte, esto es, respect de la derogaci6n del reglamen-
to publicado por el conde de Alcoy en 1849, a todas luces contra-
rio a la legislaci6n espafiola y a los tratados, Zc6mo podria justi-
ficar su resistencia el gobierno de S. M.? Los indios son ciudada-
nos mexicanos, y el reglamento los trata peor que a los esclavos;
es pues impossible sostener este reglamento, y en prolongar su exis-
tencia nada ganaria el gobierno de S. M. mientras que perderia
gran fuerza moral y se expondria a reclamaciones de indemniza-
ci6n, igualmente que a acusaciones de inhumanidad, colocando al
gobierno de la Repiblica en la mis dura alternative para con sus
ciudadanos que podrian Ilegar a reclamar represalias.
"De todo lo cual se deduce que, si puede aplazarse la soluci6n
de la primera parte de la cuesti6n segunda, no asi la de la prime-
ra; es decir, que puede reservarse el determinar si hay o no por
parte de M6jico el derecho en que el gobierno de la Repfiblica se
funda para reclamar la inmediata devoluci6n de los indios lleva-
dos a la Habana con contratos y pasaportes en 1848; pero dero-
gando desde luego el reglamento de indios, y dejando a 6stos en
el pleno goce de su libertad como ciudadanos mejicanos, condi-
ci6n que no pudieron enajenar por ningfin contrato. Esta soluci6n
en ningtn modo se opone a que, mientras no se pruebe la nulidad
de los contratos, se obligue a los indios a cumplirlos en la forma






62 LAS MEMORIESS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

que lo establece el derecho international privado respect de los
actos legitimos y vilidos. ZA que mas podia aspirar el gobierno de
S. M.?
"La cuesti6n tercera pudiera tener consecuencias desagradables
si llegase a prolongarse, las cuales se evitan resolvi6ndose inmedia-
tamente sobre lo principal.
"Una vez que el gobierno de la Repiblica league a apoderarse
de las pruebas que demuestran la complicidad de Marti en el ro-
bo cometido por Anduce, pruebas que existen desde el moment en
que Marti ha confesado que escribi6 a Anduce orfeci6ndole cierto
precio por cada indio, cuando no podia ignorar que ni los indios
eran objeto de comercio licito, ni Anduce tenia derecho para dis-
poner de ellos; llegado el caso de que el gobierno mejicano tenga
en su poder esas pruebas legales, ficiles de adquirir, se vera forza-
do a reclamar el castigo de Marti, a quien no podrAn dejar de juz-
gar los tribunales espafioles. ZConvendri al gobierno de S. M. que
se lleven las cosas a este punto tratindose de un individuo que,
sean cualesquiera sus artecedentes, tiene al fin hoy la gradua-
ci6n de capitin de navio de la armada?
"Siendo evidence, como lo es, sin posibilidad de duda, la com-
plicidad de Marti en la forma expresada, parece que fuera much
aventurar en no resolver desde luego la cuesti6n, fiando la posibi-
lidad de un aplazamiento decoroso a la dificultad de obtener las
pruebas. Los papeles de Anduce fueron sorprendidos por las au-
toridades de Belice, y entire ellos estAn las cartas de Marti.
"ZC6mo pues, en vista de las consideraciones precedentes, y
mis que verbalmente pueden afiadirse (ya sobre la certeza de los
hechos, ya sobre la competencia de las autoridades de la Habana),
habria de preferirse el prolongar la cuesti6n, con riesgos de com-
plicaciones, cuando podria cortarse accediendo en forma conve-
niente a lo que reclama el gobierno de la Repfiblica?
S"Resueltas las cuestiones precedentes, podrian quedar reduci-
das a la de la validez de las contratas de los indios llevados a la
Habana en 1849 en el vapor Cetro, desde el moment en que el
gobierno de S. M. conviniera:
"Primero, en dictar las providencias indicadas sobre la inmi-
graci6n de indigenas mejicanos en Cuba;
"Segundo, en derogar el reglamento de indios, dejando a los
introducidos en 1849 en el goce de su ciudadania mejicana, aunque





Y LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA 63

obligados al cumplimiento de los contratos, interin no se resuelva
sobre la validez de 6stos;
"Y tercero, en disponer se devuelvan los indios robados por
Anduce y que se hallan en poder de Marti, indemnizindolos en la
forma convenient. Esta indemnizaci6n, hecha por Marti, seria en
cierto modo un castigo de su ligereza ya que a esto quisiese redu-
cirse la complicidad en que aparece con el autor del robo".












CAPITULOVIII
LA RESPUESTA DEL MINISTRY DE ESTADO DE ESPASA A LA
PRIMER NOTA DE VIVO

Al mismo tiempo, esto es, con fecha 23 de noviembre, recibi del
Excmo. Senior ministry de Estado de S. M. C. la contestaci6n a mi
Sprimera nota, que dice asi:
"El infrascrito, primer secretario del despacho de Estado, ha
tenido la honra de recibir la nota que con fecha 21 del mes iltimo
se sirvi6 dirigirle el Sefior enviado extraordinario y ministry ple-
nipotenciario de la repiblica mejicana, refiriendo various hechos
que, segiin expresa, ocurrieron en el afio de 1849, con motive de
la introducci6n en la Habana de un cierto nfimero de indios pro-
cedentes de Yucathn.
"A dos puntos se contrae principalmente la nota del Sr. minis-
tro de M6jico: a pedir que se pongan en libertad dichos indios y
cualesquiera otros que hubieran sido importados posteriormente
en la isla de Cuba bajo el concept de colonos; y a que se den 6r-
denes a las autoridades superiores de la Isla para que no permitan
en ella la importaci6n de ningfin indigena de Yucatan ni de cual-
quier otra parte de la Repiblica, sin el correspondiente pasaporte
del ministerio de Relaciones Exteriores o del gobierno del Estado
respective.
"En cuanto al primer punto, cree el infrascrito que su contesta-
ci6n se encuentra precisamente en las mismas razones en que apo-
ya el Sr. D. Buenaventura Viv6 su reclamaci6n. Porque si, como
no puede menos de colegirse de lo que expone su sefioria con una
lealtad que le honra, los indigenas de que se trata fueron ajustados
para trabajar como colonos en virtud de contratos particulares au-
torizados por el gobernador de YucatAn; y si esta superior autori-
dad les expidi6 el correspondiente pasaporte para salir libremen-
te de aquel territorio, semejante expedici6n no parece que debe
Ilamarse illegal, ni dar motivo a reclamaci6n por parte del gobier-
no mejicano. Si el gobernador de Yucatan se excedi6 de sus facul-






66 LAS MEMORIESS" DR DON BUENAVENTURA VIVO


tades, no incumbe al gobierno espafiol examiner ni calificar el gra-
do de responsabilidad en que pudo incurrir, ni los motives por que,
segtin manifiesta el Sr. Viv6, se le form causa; a menos que a
ello se le obligara, insistiendo en la anulaci6n de unos contratos
hechos con todos los requisitos legales.
"Tiene entendido, sin embargo, el gobierno espafiol que aquella
autoridad procur6 sincerarse de los cargos que entonces se le hi-
cieron, exponiendo varias razones de necesidad y conveniencia, y
que sin duda tuvo en cuenta el gobierno federal para sobreseer
en dicha causa. (30)
"Por estas razones, que somete el infrascrito a la imparcialidad
e ilustraci6n del Sr. ministry de M6jico, se lisonjea de que desis-
tiri de pedir que se dB libertad a los expresados indios. Esto seria
destruir los derechos adquiridos por los sfbditos de S. M., que ce-
lebraron unos contratos, no s6lo sancionados, sino aun promovidos
por el mismo jefe del Estado de Yucatan.
"Pero, ya que no sea licitoal gobierno anular tales contratos,
atenderi como es debido la recomendaci6n del Sr. ministry pleni-
potenciario de M6jico, tanto respect al trato y condiciones de los
indios importados en la Habana en clase de colonos, como acerca
del reglamento publicado en 1849 por el general conde de Alcoy,
a que se refiere el Sr. Viv6 en su nota. Y al efecto se dirigirin des-
de luego al capitin general de la isla de Cuba las 6rdenes condu-
centes para que investigue escrupulosamente, e informed con toda
urgencia, acerca de cuanto tenga relaci6n con el trato que reciben
los indios colonos, exponiendo al propio tiempo su dictamen sobre
las modificaciones que podrin introducirse en el citado reglamen-
to de 1849.
"El infrascrito se apresura ademis a poner en conocimiento del
Sr. Viv6 que con esta misma fecha se dan las 6rdenes oportunas al
general marquis de la Pezuela para que no permit en la isla de
su mando la introducci6n de ningfin native de Yucatin o de cual-
quier otro punto de la repfiblica mejicana, que no lleve el corres-
pondiente pasaporte del ministerio de Relaciones Exteriores o del
gobernador del Estado respective, conforme a los deseos de S. S.,

(30) Estaba mal informado el sefior Calder6n de la Barca; no se fall
en el process abierto al senior Barbachano por el Gran Jurado del Congreso
de la Uni6n, por los motives que ya expuse en una de las anteriores notas,
comentando dicha acusaci6n.





Y LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN OUBA


a los que accede gustoso el gobierno de S. M. como un testimonio
de amistosa deferencia hacia el de M6jico y hacia su representan-
te.
"Al gobierno mejicano toca el dictar por su parte las medidas
que estime convenientes en sui propio territorio para impedir la
emigraci6n de sus naturales, si la consider perjudicial, e imponer
responsabilidad a aquellas de sus autoridades que no obedezcan
sus disposiciones; pero, como ficilmente comprenderi el senior
Viv6, semejante responsabilidad no puede alcanzar al gobierno del
pais adonde se hayan dirigido o puedan dirigirse en lo sucesivo
los emigrantes, siempre que vayan a l1, ya sea en virtud de con-
tratos legales, o con los corespondientes pasaportes de la superior
autoridad del Estado de donde proceden. (31)
"El infrascrito se lisonjea de que estas francas explicaciones, y
lo que se propone hacer para complacer los deseos del Sr. ministry
de M6jico, satisfarin a S. S., a quien renueva con este motivo las
seguridades de su mis distinguida consideraci6n. Firmado,-.
Calder6n de la Barca. Sr. ministry plenipotenciario de Mejico."




















(31) Como se verd, la lecci6n fud dada con la traditional hidalga cortesia
"espafiola.











CAPITULO IX

LA SECRETARIAT DE RELACIONES ENVIA A VIVO, A MADRID, COPIAS
DE LOS DOCUMENTS QUE RECIB)I DEL MINrSTRO DE INGLATE-
REA EN MEXICO, RELATIVOS AL ASUNTO ANDUCE.

Con fecha 17 de setiembre el Excmo. Sr. ministry de Relaciones
de la Repfblica me trasmiti6 copias de los documents que le ha-
bia remitido el representante de S. M. B. en M6jico, concernientes
a los indigenas extraidos de Yucatin por Anduce. Decian asi:
"El infrascrito, ministry plenipotenciario de S. M. B., tiene el
honor de acusar recibo de la riota de S. E. el Sr. D. Manuel Diez de
Bonilla, del 29 del pr6ximo pasado, en que le incluia copia de las
declaraciones dadas por dos prisioneros, relatives al trifico que
hacia una persona llamada Juan Anduce con los indios insurrec-
cionados contra las autoridades de Yucatan, y en la que S. E. su-
plicaba al infrascrito dirigiese copia de estos documents al go-
bierno de S. M. a fin de que dictase las medidas necesarias para
impedir a los sfibditos britinicos que vendiesen p61vora y plomo
a los indios, faltando con esto a la neutralidad ofrecida por el go-
bierno de S. M.
"El infrascrito no dejarA de dirigir al gobierno de S. M. copia
de las comunicaciones arriba indicadas, asi como tambi6n al su-
perintendente de S. M. en Belice, en donde el expresado Anduce se
encuentra hoy sufriendo las penas que se le impusieron por sus
crimenes.
"Por las declaraciones dadas por los prisioneros aparece que
Anduce vendi6 en la isla de la Asunci6n, entire otras cosas, algfin
plomo a los indios, y que el official que mandaba las fuerzas meji-
canas en el puerto de la Asunci6n, habiendo cogido algunos indios
prisioneros en la mafiana temprano, los form en linea a lo largo
de la costa, y mis tarde vi6 un bote que dejaba al buque de Andu-
ce, a bordo del cual estaba el general indio Pech, los capitanes D.
Francisco Cob y D. Salvador Zie y otras personas; y habiendose
ocultado con sus tropas detris de los prisioneros, mand6 hacer


_L -L -L -L IL -L. I -L I -CI--L -L -L -- -L -L ~ ~ -- -- II





70 LAS "UEMOUAS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

una descarga general al tiempo que el bote Ilegaba a la orilla, re-
sultando muertos el general indio y otras varias personas de las
que estaban con 61, que traian consigo los articulos que habian com-
prado a Anduce, entire los cuales habia plomo. (32)
"El infrascrito pide se le permit repetir esta vez lo que ha ma-
nifestado antes; es decir, que las autoridades britAnicas de Belice,
en cumplimiento de las 6rdenes del gobierno de S. M., todas y cada
una han torado las medidas legales que han estado en su poder pa-
ra poner termino a las ventas que se reclaman, a cuyo fin se expi-
di6 a Belice un real decreto en 28 de setiembre de 1849, que tam-
biWn se public en el Boletin official del gobierno de YucatAn de
6 de noviembre del mismo aiio, y en los peri6dicos de esta capital.
"Por este decreto se hizo saber a todos. los sfibditos britanicos y
a todas las personas comprendidas en jurisdicci6n britanica las pe-
nas en que incurririan vendiendo p6lvora y plomo a los indios, y
que los duefios de todo buque que se hiciese a la vela rumbo norte
de Belice deberian firmar ante un magistrado de policia una de-
claraci6n escrita de que dicho buque no contenia p6lvora ni muni-
ciones de guerra para el uso de alguna de las parties contendientes
en Yucatan, a la vez que se nombr6 un magistrado competentemen-
te autorizado para registrar todo buque que subiese el rio Hondo,
para impedir que se hiciese este trafico; y si algfn caso seme-
jante al present ha ocurrido, el infrascrito no consider just que
se haga cargo al gobierno de S. M. o a las autoridades locales bri-
tinicas sobre la mis leve falta de energia o deseo de que no se ob-
servase la mis complete neutralidad por todas las personas resi-
dentes en su jurisdicci6n. (33)
(32) Si lo declarado por los prisioneros aludidos fu6 cierto, iqu6 poco
airoso papel result hacienda el Oficial nexicano que se parapet6 con su
gente tras los prisioneros e hizo fuego al enemigo......
(33) A pesar de las "medidas legales" dictadas o tomadas por las autori-
dades britanicas de Belice y del real decreto del Gobierno ingles, de 28 de
septiembre de 1849, el contrabando de armas y de p6lvora, y de implementos
de guerra, en general, se hacfa, y por cierto de una marrera descarada, entire
los comerciantes de Belice y los agents de los indios mayas sublevados. Nues-
tros historiadores y la prensa de la dpoca lo han demostrado hasta la eviden-
cia; pero sl ello no fuera suficiente, o si existiera alguna duda sobre el par-
ticular por tratarse de probanzas de origen mexicano, hay una, libre de toda
excepcl6n: el folleto titulado British Honduras: Its resources and development
(Discurso pronunciado ante los miembros de la Sociedad El Ateneo, de Man-
chester, el 14 de octubre de 1885, por el Teniente-coronel E. Rogers, F. R. G. S.
(miembro de la Real Socledad de Geografia) Oficial de la Plana Mayor de
Pensionistas. Es, par varies conoeptos, un interesante y raro folleto de 31 p&-







Y LA VENTA DE INDIOS YUCATEOOS EN CUBA


"S. E. el Sr. Bonilla conoce bien las dificultades con que siem-
pre se tropieza para impedir cualquier comercio de contrabando,
para no admitir la justicia de esta observaci6n, y si S. E. consultase
los archives de su departamento, encontraria alli abundantes prue-
bas de la conduct neutral observada invariablemente por el supe-
rintendente de S. M. en Belice, por la cual se ha pedido al infras-
crito d6 las gracias a nombre del gobierno mejicano.
"Tambien se permitird al infrascrito observer que, mientras que
las autoridades britinicas hacen todo lo que legalmente pueden
para poner fin a las ventas de armas y municiones de guerra, es
evidence que para hacer sus providencias positivas necesitan ser
auxiliadas eficazmente por las personas que en realidad estin mis
interesadas en el asunto, como las autoridades de Yucatin, a quie-
nes corresponde evidentemente tomar medidas para impedir que
se hagan estas ventas en la Asunci6n o en otro puerto cualquiera
del territorio de Yucatan cuando un buque se ha sustraido, como
en el caso present, a la vigilancia de las autoridades britini-
cas. (34)
"Es igualmente claro que, si se hubiese adoptado otra political
en Yucatan, el restablecimiento de la paz no dependeria de la ven-

(34) Este reproche del funcionario diplomdtico brit&nico es muy just; pe-
ro una vez mas debe decirse que el Gobierno mexicano de entonces estaba
imposibilitado absolutamente de vigilar las dilatadas costas de la Repifblica,
por falta de marina de guerra. &QuC marina podria fomentarse en aquella
etapa, en medio del caos en que se debatia el pais, victim de las ambiciones
de los politicos civiles y militares, que promovian los motines con una regula-
ridad digna de mejor causa, para satisfacer su insaciable sed de riquezas y
de poder......?
Precisamente cuatro afios mfs tarde, en 1853, el inolvidable Ministro del
senior Juarez, don Melchor Ocampo, en nota que dirigi6 al Gobierno de Yu-
catAn y, que ya publiqud integra en mi libro, a piginas 242 a 244, refiri6ndose
a la necesidad urgente de que cesara el infame y deshonroso trafico de in-
dios, decia:
"El Escmo. Sr. President reprueba, pues, el comenzado tratado con ese
tal Fust6 (el contratista espafiol a quien eran entregados oficialmente los es-
clavos) y cuantos en lo sucesivo se hagan parecidos a 6ste, y acuerda que se
prevenga a V. E. que si fiado ese Gobierno en la imposibilidad en que el Su-
premo de la repfblica estA ahora para impedir la realizaci6n de semejantes
contratos, continfian haciendolos, o siquiera tolerandolos denunciara tales
procedimientos a la Inglaterra y hara cruzar las aguas de esa Peninsula por
buques que hagan efectivo el respeto que a la humanidad se debe."

ginas que, traducido fielmente del ingl6s al espafiol, tenemos el propisito de
publicar en breve, como un document m&s, irrefutable, para la historic del
despojo de que fuimos victims del territorio naclonal situado mis allA de las
riberas del rio Hondo.






72 IAS "MEMORIAS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

ta eventual de un barril de p6lvora o plomo a los indios insurgen-
tes. El infrascrito cree deber hacer esta observaci6n, porque en
1849 tuvo el penoso deber de someter a la mis seria atenci6n del
gobierno de aquella 6poca el hecho de gran nimero de indios de
Yucatin tomados prisioneros de guerra, que fueron mandados por
las autoridades de aquel Estado a trabajar en la isla de Cuba por
algunas afios, y por los cuales recibieron las autoridades a raz6n
de 25 ps. por cabeza, y el decreto expedido por el capitin general
de aquella isla autorizando que fuesen azotados, puestos en el cepo
y tratados como los demAs esclavos de la isla. (35)
"El ejemplo tan desgraciadamente dado por las autoridades del
Estado, seguin parece, ha sido seguido por Anduce, espafiol por
nacimiento, aunque vive bajo la jurisdicci6n britinica, y sobre
cuya infame conduct tuvo el infrascrito el honor de recibir una
nota de S. E. el Sr. Bonilla, fecha PI del pr6ximo pasado, y ahora
tiene la satisfacci6n de incluir, para conocimiento de S. E. copia
de un despacho de Mr. Wodehouse, superintendent de S. M. B.
en Belice, por la que se impondri S. E. que Anduce y su compa-
fiero han sido convictos y sentenciados, uno a cuatro, y otro a tres
afios de presidio, por el crime de robar hombres (man stealing);
resultado que esti cierto el infrascrito no puede menos de ser muy
satisfactorio a S. E. el Presidente de la Repfblica, y V. E. obser-
vari tambi6n que, por la gran vigilancia guardada por las auto-
ridades britinicas se agrega una list a la comunicaci6n de Mr.
Wodehouse de, los nombres de trece de los indios que fueron ex-
traidos, la cual facilitara al gobierno mejicano el pedir su libertad.
"La conduct de este Anduce ha sido objeto de una correspon-
dencia official entire Mr. Crawford, c6nsul general de S. M., y el
capitan general de la isla de Cuba; Mr. Crawford consideraba con
justicia que un trifico de esta naturaleza era una violaci6n del tra-
tado existente entire la Gran Bretafia y Espafia sobre abolici6n del
trifico de esclavos, pues consta de los papeles encontrados a An-
duce que el nombre de su corresponsal es D. Francisco Marti y To-
(35) El funcionario britAnico no estaba, ciertamente, autorizado para di-
rigir esta observaci6n al Gobierno de Yucatan, que equivalia a un guantazo
en pleno rostro; ello distaba much de ser diplomatico; pero debemos conve-
nir en que el formidable cargo, el afrentoso reproche, lo tuvo bien merecido
la Adminlstracl6n de entonces. Era el castigo anticipado de la Historia a los
que no tuvieron no digamos un resto de carifio, pero ni siquiera de piedad pa-
ra sus desventurados hermanos en desgracia, inermes y absolutamente insol-
ventes......





Y LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA


rrens, resident en la Habana, asi como los precious a que ofrecia
pagar indios, indias y muchachos.
"Mr. Crawford ha pedido que los desgraciados indios robados
de esta manera, y vendidos como esclavos, seari mandados a su pais
debidamente indemnizados, y que las personas complicadas en es-
te infame asunto sean castigadas como corresponde.
"En esta reclamaci6n ha sido secundado y sostenido por el Sr.
c6nsul mejicano en la Habana, y el infrascrito esta tambi6n con-
vencido de los sentimientos de S. E. el Presidente y de la present
administraci6n sobre esta material, apoyados, como lo estAn, por los
bien conocidos de la naci6n toda, que no tiene la menor duda de
que se haran a las autoridades espafiolas de la isla de Cuba las
reclamaciones conducentes a obtener la libertad de esos indios des-
graciados del estado de esclavitud en que se encuentran, y su pron-
ta restituci6n a sus familias.-El infrascrito etc., Perry W. Doyle".
"El superintendent Wodehouse a Mr. Crawford, c6nsul gene-
ral de S. M. en la Habana.-Casa de Gobierno, Belice 15 de julio
de 1853.-Sefior: De conformidad con mi carta de 11 del mes ul-
timo, tengo el honor de informaros de que la persona llamada J.
B. Anduce y otro fueron juzgados iltimamente por el gran tribu-
nal por una ofensa contra la sec. 10 del acta 5" de Jorge IV, capi-
tulo 113, fueron convictos y sentenciados, uno a cuatro, y otro a
tres afios de presidio. Aparece del juicio que treinta indios fueron
mandados en esta vez a Francisco Marti y Torrens, de quien se di-
ce que tiene un establecimiento muy extenso de pesca, algo pare-
cido a monopolio, en o cerca de la Habana. Sus buques comercian
constantemente con Yucatin e islas vecinas.y casi no hay duda de
que las personas encargadas de ellos aprovechan toda oportunidad
de Ilevar a Cuba los indios que pueden haber a las manos, por los
cuales les pagan cuotas fijas los que los emplean. (36)
(36) En efecto, este espafiol Marti y Torrens tenia una verdadera flota de
barcos veleros que se dedicaban a ejercer toda clase de actos de pirateria en
el Golfo de Mexico y en el Mar Caribc o de las Antillas. En las costas de los
arrecifes de Los Alacranes, y en las de Cozumel, Isla Mujeres, Contoy, Holbox,
etc., etc., o sea en aguas territoriales mexicanas, se dedicaba aquella flota a la
pesca clandestine de toda clase de mariscos y al contrabando en general, con
detriment de la soberania y' del Erario de la Rep~iblica, y ya vimos que entire
los sucios negocios de aquel ibero, figuraba el de la compra de indios plagiados
en tierra firme por sus desalmados agentes......
Pero...... jqu6 much que en aquel entonces -hace tres cuartos de siglo-
los barcos pirates entraran a saco -valga el t6rmino- en aguas territoriales
de nuestro pals, si ahora continfan haci6ndolo al amparo de banderas de na-
clones amigas, sin que nadie ponga coto a sus desmanes?






74 LAS MEMORIESS" DE DON BUENAVEN~URA VIVO

"Acompafio una lista de los nombres de algunos de los envia-
dos, con el fin de que poddis tomar informes respect de ellos.-
Tengo el honor, etc."














CAPITULO X

SANTA ANNA VIO CON APRECIO LAS RECLAMACIONES DE SU MINIS-
TRO EN MADRID, Y ALENTABA A ESTE A NO DESMAYAKR RES-
PUESTA A VIVO DEL CONSUL DE MEXICO EN LA HABANA.


Con fecha 3 de diciembre comunic6 el Sr. secretario de Estado
de la Repfiblica al representante de Esta en Madrid que el General
President habia visto con aprecio las reclamaciones hechas en
Madrid, y observaciones contenidas en el despacho de la legaci6n,
fecha 23 de octubre.
Que en cuanto a los motivos,en que el ministry mejicano en Es-
pafia se fundaba para omitir en aquellas el punto de indemniza-
ci6n, si bien eran atendibles, no por eso debia abandonarse tal
idea, que la justicia reclamaba.
Que prescindiendo de la culpabilidad que resultase al goberna-
dor de Yucatan por las contratas en virtud de las cuales se intro-
dujeron a Cuba en marzo de 1849 ciento treinta y cinco indios ex-
traidos de Sisal, podia asegurarse que aquella autoridad jamis
pudo celebrar vilidamente esos pactos reprobados por las leyes
mejicanas, y menos para igualar la condici6n de nuestros compa-
triotas con la de los esclavos africanos. (37)
Que la responsabilidad pues de este hecho recaia en la autori-
dad principal de la isla de Cuba, quien desoyendo la representa-
ci6n que se le hizo por el c6nsul mejicano en la Habana en fa-
vor de aquellos desgraciados, no s61o no les imparti6 los auxilios
(37) Claro que no podia prescindirse de la culpabilidad del Goblerno de
Yucatan, de 1849. en el escandaloso asunto de la venta de indlos; y si el Go-
bierno Nacional, en vez de perder el tiempo lastimosa e inftilnente en re-
clamaciones hu6rfanas de fundamento legal, -como ya se ha demostrado-
a la Cancilleria de Espafia, hublera procedido engrgicamente en el cuidado de
los asuntos de su propia casa, que a 61 nada mAs competlan, el negocio de la
care triguefia habria muerto en su cuna y la memorable expedici6n del va-
por Cetro no hubiera servido, como sirvi6, de morboso estimulo para el trafico
en grande escala efectuado hasta el afio de 1861 en que el senior Jubrez ]e
puso t6rmino. Algo semejante debi6 haber hecho el Goblerno del Centro en
1849. Pero ya que dste no lo efectu6, sus sucesores no debieron haber incurrido
en el mismo error o en la misma falta de energia......


_ ~I I __ _1_ L____ ___ __ I _I _~_
e_________l____P~CIq_=___P___P__PII






76 LAS MEMORIESS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

que demandaba la humanidad y las buenas relaciones entire la Re-
piblica y Espafia, y los esfuerzos de una y otra naci6n para abo-
lir la esclavitud, sino que con su disimulo y tolerancia redujo a
los indigenas de que se trataba a que las sufrieran quizis con mis
rigor que los africanos sometidos a tan miserable condici6n en la
isla de Cuba.
Que habia hecho todavia mis el Capitin General, y fu6 promul-
gar, a poco de la introducci6n de tales indios, un reglamento, que
establecia para 6stos un regimen penal tan severe como injusto.
Que en vista de esas reflexiones, el ministry de M6jico en Ma-
drid habria de convenir que, obtenida que fuese la libertad de los
indios, no podia prescindirse de que se les indemnizase por Espa-
ha, no precisamente por el hecho de su introducci6n en Cuba, sino
por la condici6n a que les redujo la misma autoridad de la isla, a
la cual estaban todavia sujetos.
Que en su consecuencia, S. A. S. el General Presidente queria
que el representante en Madrid no desmayase en alcanzar el resul-
tado que establecia la reclamaci6n iniciada por 6ste al Excmo. Sr.
secretario de Estado de S. M. C., sin abandonar el punto de las in-
demnizaciones, que, con motives menos escandalosos, siempre re-
clamaban a M6jico los representantes de las naciones con quienes
estaba en tratos amistosos, inclusa Espafia, si bien para promover
esa.indemnizaci6n se dejaba a la discreci6n y celo del ministry me-
jicano en Madrid, a fin de que 6ste eligiese la oportunidad, en vir-
lud de las razones que alegaba para no haber creido que por en-
tonces convenia dar semejante paso, bajo el concept de que S. A.
S. deseaba que no se pospusiese demasiado hasta el logro de cuan-
to conviniere a mejorar la suerte de aquellos desgraciados mejica-
nos, y estuviese en el interns, respetabilidad y decoro del gobierno
de la Repfiblica...... (38)
El c6nsul de la Habana, con fecha 9 de diciembre, contest al
despacho que le habia pasado en el mes anterior el ministry de
M6jico en Madrid, poniendo en conocimiento de 6ste que la pri-
nera noticia que tuvo de la especulaci6n denigrante que de los in-
(38) La "raz6n" que invocaba el Gobierno de M6xico de entonces y que
sugeria a su Ministro en Madrid, no lo era, o dejaba de serlo, desde el mo-
mento en que la Reprfblica carecfa del factor Fuerza para respaldar al factor
Derecho, que crela estaba de su parte.
M6xico, pues, no estaba en aptitud de poder echar mano de aquel pode-
roso argument para hacerse pagar la indemnlzaci6n sofiada, y que podia
trocarse en pesadilla.






Y IA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA


digenas de Yucatan se estaba hacienda en aquella ciudad, fu6 por
denuncia verbal del Sr. c6nsul de S. M. B., con referencia al he-
cho escandaloso que se le comunicara a aqul6 por las autoridades
de Belice sobre la capture de un buque ingl6s, nombrado Jenny
Jfind, que bajo las 6rdenes de un tal D. Juan B. Anduce habia se-
cuestrado de sus ranchos, en el puerto de la Asunci6n, costa de Yu-
catin, cierto nimero de indios, para ser vendidos despu6s cual es-
clavos a un comisionado del Sr. D. Francisco Marti y Torrens,
conduci6ndolos en un vivero espafiol a la Habana.
Que esto provoc6, cual era debido, su primera reclamaci6n al
Excmo. Sr. capitin general y gobernador de la isla, acusando el
hecho y pidiendo la entrega de los indios, y tambi6n el condigno
castigo de los impetradores del crime; y a ella obtuvo la respues-
ta que era de esperarse de aquella celosa autoridad, de que inme-
diatamente formaria la correspondiente sumaria, para lo cual se
le pidieron los datos que sirvieran de fundamento a la acusaci6n,
y los exhibit, ocurriendo oficialmente por ellos al referido Sr.
c6nsul de S. M. B. en aquella plaza, quien se los proporcion6 de
igual modo, remiti6ndole copia legalizada del oficio que en rela-
ci6n al mismo asunto habia 61 dirigido al Excmo. Sr. gobernador
y capitin general de la isla, y copia, legalizada tambi6n, del ofi-
cio, fecha 10 de junio del corriente afio, que recibi6 de las autori-
dades de Belice en referencia al sumario que alli se actuaba con-
tra el indicado Anduce.
Que en tal estado, y pocos dias despu6s, se le proporcion6 su-
ministrar nuevos datos, bastante explicitos, en favor de su recla-
maci6n, cual fu6 la copia legalizada que oficialmente obtuvo del
Sr. c6nsul de S. M. B., de la sentencia recaida en Belice contra el
precitado Anduce, por cuyas declaraciones apareci6 comprobado
el hecho de que los indios en cuesti6n habian sido dirigidos al Sr.
D. Francisco Marti y Torfens en el vivero espafiol Alerta, de su
propiedad.
Que desde entonces se habia continuado instruyendo el corres-
pondiente sumario gubernativamente, y que hasta aquel dia, sin
duda porque no estaba sustanciado, no se le habia comunicado su
resultado, que no podia ser otro que el de poner a disposici6n del
consulado los mencionados indios, lo que a su tiempo tendria es-
pecial cuidado de ponerlo en conocimiento de la legaci6n.
Que era cierto tambi6n que habia puesto oportunamente en no-






78 IAS "MIEMORltS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

ticia del supremo gobierno de la Repiiblica la solicitud presentada
ante la real Junta de Fomento por D. Agustin de Bolivar, de aquel
comercio, pidiendo un privilegio para introducir un crecido nime-
ro de indigenas de Yucatin en la isla bajo los propios t6rminos y
condiciones con que se introduced los colonos asigticos.













CAPITULO XI

EL CAPITAN GENERAL DE CUBA SE DIRIGE EN UNA NOTA AL CONSUL
DE MEXICO EN LA HABANA.

A consecuencia de las reclamaciones practicadas por el repre-
sentante mejicano en Madrid, tanto en la esfera official, de que se
acaba de hacer un fiel y exacto relate, cuanto en la particular y
privada, de que no se hace menci6n por no parecer difuso y hasta
jactancioso al poner en evidencia consideraciones personales, el
gobierno de S. M. C. tuvo a bien dictar a sus delegados de la isla
de Cuba las 6rdenes convenientes para hacer cumplida justicia a
las referidas reclamaciones, dando por resultado el que con fecha
5 de enero de 1854, el Excmo. Sefior capitin general de la isla de
Cuba dirigiese al c6nsul de la Repuiblica en la Habana el siguien-
te oficio:
"Terminada la averiguaci6n practicada por este gobierno res-
pecto de los treinta y seis indios y mestizos yucatecos que se dice
fueron extraidos furtivamente de su pais, y conducidos a este
puerto por los buques viveros de D. Francisco Marti y Torrens y
a su consignaci6n, se inquiri6 de los veinte y cinco que de ellos
existen si querian quedar contratados en el pais o regresar al su-
yo, y como hubiesen manifestado que deseaban lo filtimo, doy con
esta fecha la orden convenient para que el citado Marti, por su
cuenta, en sus propios buques o en cualquier otro que proporcio-
ne, los envie a su patria; haciendo present a V. S., para su inte-
ligencia, que los que faltan al complete de los treinta y seis indios
expresados, fueron seis remitidos a su pais por el referido Marti,
tres se hallan contratados en clase de agricultores en el campo con
personas acomodadas, cinco fallecieron, y uno esti en la Penin-
sula, en dode pas6 en clase de sirviente asalariado, continuando,
/sin embargo, la actuaci6n de los tribunales competentes contra los
culpables.
"Dios guard a V. S., etc.-Firmado, El marques de la Pezuela.


_________q~__~_a____r_____l__DLI___






80 LAS MEMORIESS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

-Sr. agent commercial encargado del consulado de M6jico." (39)
El c6nsul de la Habana, al transcribir, con fecha 31 de enero.
la precedent comunicaci6n de la primera autoridad de Cuba al
Excmo. Sr. ministry de Relaciones, puso en su superior conoci-
miento que los expresados indios habian sido ya embarcados en
la goleta espafiola Carisima para ser restituidos a su patria.

































(39) Ya qued6 demostrado que este resultado satisfactorio para la causa
de la justicia, se debi6, no a lat reclamaci6n de Mexico, sino a la de Inglaterra,
en virtud del tratado, entonces en vigor, entire la Gran Bretafia y Espafia sobre
la abolici6n del trafico de esclavos, pues entire los papeles incautados a An-
duce por las autoridades inglesas, los habia de su corresponsal en Cuba (co-
lonia espafiola entonces) Francisco Marti y Torrens, en los que sefialaba los
precious a que ofrecia pagar indios mayores de edad y mujeres y muchachos de
la propia raza.












CAPITULO XII

EL IMPUDOR DE SANTA ANNA, DE MANIFIESTO. OTORGA UNA CON-
CESION, APARENTEMENTE, AL CONSUL DE BAVIERA EN LA HA-
BANA, PARA EXPORTER INDIOS YUCATECOS VERGONZOSOS
DETALLES.

El Sr. secretario de Estado de la Repfiblica, con fecha 30 de
enero de 1854, me manifestaba que el Sr. D. Tito Visino, c6nsul
de Baviera en la isla de Cuba y representante de' la casa de los
Sres. Goicouria hermanos, del comercio de la Habana, solicitaba
permiso para introducir en dicha isla algunos indigenas de Yuca-
tin bajo las condiciones y circunstancias que el representante me-
jicano en Madrid veria por las copias que de dicha solicitud y de-
mas se le remitian.
Que S. A. S. el General Presidente habia accedido a la conce-
si6n de tal permiso, dictando todas aquellas providencias que ha-
bian parecido oportunas para proteger y amparar a los mejicanos
de que se trataba, alejando principalmente hasta la menor aparien-
cia de esclavitud en los trabajos a que iban a ser destinados. Que
para completar esas medidas, se me daba conocimiento del asun-
to a fin de que lo trasmitiese al gobierno de S. M. C.; porque da-
do el caso, que no era de esperar, de que la conduct de los em-
presarios o de las autoridades de Cuba dieran lugar a reclamacio-
nes del gobierno de la Repfiblica, fuesen 6stas acogidas desde lue-
go y resueltas como correspondia.
Que presentase yo dicha concesi6n como una prueba de los sen-
timientos amistosos de la Repfiblica hacia Espafia, pues que, ca-
reciendo una de sus mis importantes posesiones de brazos para el
fomento de su agriculture, se abria la puerta para que Yucatan se
los proporcionase, poniendo de manifiesto ese acto del Supremo
Gobierno con la conduct observada con los indigenas que se lle-
varon a Cuba en 1849.
Que se me recomendaba el hacer present al gobierno de S. M.
la necesidad que habia de dar las correspondientes 6rdenes al ca-
pitin general de la isla de Cuba, a fin de que se atendiese en jus-





LAS "MEMOKIAS" DE DON BUENAVENTURA VIVO


ticia a los indios mejicanos que fuesen a ella en virtud de las re-
feridas contratas especialmente cuando el c6nsul de la Repiiblica
en la Habana le denunciase cualquier infracci6n de las estipula-
ciones contenidas en las contratas. (40)
Documentos que acompaifaba la anterior comunicacion
"Sermo. Sr.: D. Tito Visino, c6nsul de S. M. el rey de Baviera
en la isla de Cuba, hoy resident en esta capital, y en ella repre-
sentante de los sefiores Goicouria hermanos, del comercio de la
Habana (cuyo poder protest presentar en caso necesario), con
el mayor respeto a V. A. S. expongo: Que segiin lo sabri ya este
Supremo Gobierno, a virtud de las disposiciones del de Espafia
relatives a la abolici6n de la esclavitud y restricciones al trAfico
de negros, el Sr. gobernador y capitin general de la isla de Cuba
se ha visto en la necesidad de adoptar medidas para suplir la fal-
ta de brazos en las labores de la agriculture y en otros objetos; y
que siendo el principal arbitrio la introducci6n de indigenas de
YucatAn y chinos, se ha expedido respect de ella la ordenanza
inserta en el nimero 303 del Diario de la marina de 24 de diciem-
bre iiltimo, de que es adjunto un ejemplar impreso.
Esta ordenanza, basada sobre el sano y just motive de la es-
pontaneidad y just libertad en las contratas que los empresarios
de la introducci6n celebren en Yucatan y en China con los indi-
genas que voluntariamente quieran ir a trabajar a la isla de Cuba,
les ofrece a 6stos cuantas garantias pueden apetecer en orden a
(40) Estaba reservado al funesto General Antonio L6pez de Santa Anna,
el Sumo Pontifice de los Traidores Mexicanos desde la Independencia hasta
nuestros dias, larga y dolorosa etapa durante la cual han desfilado los infl-
dentes a granel por la film de inagotable metraje que yo titularia: Las gran-
des vergiienzas nacionales; estaba reservado, repito, a aquel insigne turifera-
rio que no teniendo contra qui6n rebelarse, lo hizo contra si mismno, restaurar
con todas sus iniquldades y con todas sus infamias el comercio de indios con
la Isla de Cuba; y al efecto, como dej6 consignado en mi libro, a plginas
135, envi6 a Yucatan, a efectuar y vigilar el negocio, a un hombre de todas
sus conflanzas, hechura suya: a su Ayudante de Canpo el Coronel don Ma-
nuel Maria Jim6nez, en complicidad con el General don R6nmulo Diaz de la
Vega, ardiente partidario suyo y conservador de abolengo, a la saz6n Gober-
nador y Cbmandante Militar de la Peninsula.
Entonces -en 1854- ya no era un. delito para Su Alteza Serenisima, el
senior General Presidente, extraer indios de yucatan con destino a Cuba; de-
lito condenado por las leyes de la humanidad y de la civilizaclin, en virtud
de las cuales se excitaba al Ministro de Mexico en Espafia a que demandara
a aquel Goblerno la indemnizaci6n debida; sino que, cantando la mAs impT-
dica y desvergonzada de las palinodias, al influjo del oro corruptor product
de la venta de infelices hermanos, recomendaba al senior Viv6 que presenta-
se la concesidn aparentemente otorgada al C6nsul de Baviera en Cuba, don
Tito Visino, "como una prueba de los sentimientos amistosos de la 1epiblica


' 82






Y LA VENTA DE INDIOS YUVATEOOS EN CUBA 83

la cantidad de sus trabajos, a sus salaries, alimentos y vestidos, a
la curaci6n de sus enfermedades, al buen trato que han de reci-
bir de sus patrons, y a todas las demAs circunstancias que eran y
son de tenerse presents en semejantes contratas; se establece en
la propia ordenanza la reciprocidad de derechos y obligaciones
entire empresarios, patrons e indigenas; y de la manera mis pre-
visora se asegura el cumplimiento de esos derechos y obligacio.
nes, tanto en favor de los patrons, como principalmente en el de
los indigenas, designados con el nombre de colonos.
"La casa por mi representada, usando de la franquicia que pa-
ra la introducci6n en la isla de dichos colonos concede la disposi-
ci6n de que queda hecho merito, se ha propuesto solicitar y contra-,
tar en Yucatan (con la intervenci6n de las autoridades locales res-
pectivas) los indigenas que libre y voluntariamente quieran pasar
a Cuba; y como para ello debe preceder el permiso del gobierno
supremo de la repfblica mejicana, desde luego lo imploro a nom-
bre de la citada casa.
"Bien conocera V. A. S. que la licencia que pretend, lejos de
ser perjudicial ni a YucatAn ni a esta Repfiblica en general, es fitil
a la una y al otro, porque se trata de disminuir en aquel departa-
mento el nfimero de indigenas, cuando 6stos, por desgracia, hace
tiempo que se hallan sublevados, si no en el todo, en la mayor par-
4te, promoviendo y sosteniendo una peligrosa y ensangrentada gue-
ira de castas y colors, que es de reprimir por cuantos medios, di-
rectos o indirectos, alcance la prudencia humana.
hacia Espafia, porque dsta carecia en una de sus mns importantes posesio-
nes, de brazos para el fomento de su agricultura......"
Luego, poco antes, cuando se hacian representaciones a Espafla por la
lntroduecl6n de indios en Cuba, (la important posesl6n necesitada de brazos)
el gobierno de Mexico daba testimonio de hostilidad a a MIadre Patria... ..
Ast debe entenderse en 16gica elemental.
Pero...... Zqu6 otra cosa podria esperarse de 'la versatilidad e impudor
del que todo lo sacrifice en aras de su insaciable sed de riquezas y de mando,
hasta el honor de la Patria por 61 desgarrado en San Jacinto, como lo comprue-
ba, entire otros cien ejemplos a cual mas elocuente, su brutal campafia con-
tra los ilustres federalistas de Zacatecas en mayo de 1835, donde, despue6 de
un fAcil triunfo facilitado por la traici6n, y a titulo de botin de guerra, sa-
que6 y rob6 descaradamente las minas de Proafio en provecho propio y en el
de sus favorites y paniaguados ......? Con tal motive, y segin reflere don
Elias Amador en su interesante obra Bosquejo hist6rico de Zacatecas, Tomo
II, pAgina 429, uno de los Generales de Santa Anna dijo en aquella poblaci6n,
a raiz de los sucesos y en presencia de varias personas itespetables; que "era
necesario venir a esta ciudad, pues sin ella y sin el Fresnillo (del mismo Eb-
tado, donde igualmente se cometieron los mAs repugnantes exoesos contra la
propledad) ya no teniamos en Mexico ni para comer......"






84 LAS MEMORIESS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

"Respecto de los indigenas yucatecos, como que su servicio en
Cuba ha de ser temporal, y que son libres para volver a su pais
concluido el corto t6rmino de sus contratos, les resultan ventajas
palpables, pues cuando regresen ya vendrin mis civilizados, mo-
rigerados, sumisos a la autoridad, hechos al trabajo, y mas que
probablemnte con algfin capital cada uno de ellos. Por cortos
que se quieran considerar los salaries de los trabajadores en la is-
la, siempre exceden con much a los jornales de YucatAn; pueden
tambien aumentar sus adquisiciones en los dias y horas que les
quedan libres para trabajar en su propio provecho; y con poca
economic que tengan, les sobrarfin arbitrios para former algiin
peculio con qu6 volver a su tierra. (41)
"Estas ventajas, cuya realidad asegura la tuici6n y protec-
ci6n del gobierno, autoridades y funcionarios piiblicos de la isla,
redundarAn, no s6lo en beneficio de los indigenas particulares,
sino en favor de todo YucatAn, y aun de la Repfiblica en general,
si el asunto se mira bajo los aspects politico y moral.
"Omito extenderme mAs sobre la material, porque la sabiduria
y penetraci6n de este Supremo Gobierno hacen innecesarias otras
explicaciones; y en virtud de todo lo expuesto,
"A V. A. S. reverentemente suplico se digne:
"1P Conceder su alto permiso para que la casa de los sefiores
Goicouria hermanos puedan solicitar indigenas de YucatAn para
conducirlos a la isla de Cuba, celebrando al efecto contratas ente-
ramente libres, sin vejaci6n alguna para dicho indigenas, y antes
bien solemnizindose los contratos con la intervenci6n y bajo la
autoridad de los jefes politicos respectivos.

(41) Despuds de estas terminantes declaraciones en las que campea el des-
honor en today su desnudez, Iqu6 responsabilidades podria exigir el Gobierno
Nacional a D. Miguel Barbachano por la inocente expedici6n del vapor Ce-
tro, today vez que este gobernante hacia descansar su defense en 1849, preci-
samente sobre las bases deleznables en que Santa Anna fundamentaba sus
razones en 1854 para permitir la pesca de los colonos yucatecos en las redes
aparentes del C6nsul de Baviera en Cuba, pero en realidad en sus propias tu-
pidas e insaclables redes......?
Por lo demAs, ninguno de los infelices indios vendidos de tal suerte como
esclavos, magtier tantas "ventajas", debia regresar a la amada tierruca de sus
mayores y de sus afioranzas......
iMaldici6n eterna a la execrable memorial de los traficantes de came hu-
mana de aquella etapa vergonzosa, y a la de sus s6rdidos y criminals c6tn-
plices de todas classes y condiciones, porque para la Historia todos fueron
criminals y a todos mide con el mismo rasero!






Y LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA 85

"2' Mandar que se comuniquen las 6rdenes del caso al gobier-
no departmental de Yucatan, con expreso encargo y prevenci6n
para que, tanto el mismo gobierno, como sus agents subalternos,
presten a la empresa de la casa mi comitente todos los auxilios
necesarios para la realizaci6n del proyecto, bajo el concept de
que- la propia casa y sus comisionados satisfarin pronta y reli-
giosamente los gastos que se ofrezcan.
"3' Disponer igualmente que a mi se me libren los documen-
tos correspondientes para los usos que me convengan.
"En todo lo cual V. A. S. dispensar~ bien y merced a la casa
que represent. M6jico, enero 16 de 1854. Serenisimo Sefior.-
Firmado, Tito Visino".
"Excelentisimo Sefior: Por la adjunta copia se impondri V. E.
de la solicitud que ha elevado a S. A. S. el General Presidente de
la Repdblica D. Tito Visino, c6nsul de S. M. el rey de Baviera
cn la isla de Cuba para que a la casa que represent de los sefio-
res Goicouria hermanos, del comercio de la Habana, se le per-
mita contratar en Yucatan indigenas que libre y voluntariamen-
te quieran ir a trabajar a la expresada isla en los terminos y ba-
jo las circunstancias que se refieren en la solicitud.
"S. A. S., no encontrando inconveniente en esa propuesta, y
antes bien, persuadi6ndose que tales contratas han de ser benefi-
cas a los indigenas de ese departamento, sirviendo de un medio
eficaz para despertar en ellos ideas saludables de orden, econo-
mia y amor al trabajo, se ha servido decretar de conformidad, y
que se comunique a V. E. para que libre sus 6rdenes a las auto-
ridades subalternas, a fin de que no pongan obstaculo a las con-
tratas que celebre la casa solicitante, con tal de que se observe
en ellas precisamente las prevenciones que siguen:
"1I Que las contratas se verifiquen sin excepci6n alguna, ante
una autoridad political, la que recibiri declaraci6n a los indige-
nas de que no se les hace coacci6n, violencia ni engafio, cuidando
aqudlla de averiguar por medios prudentes la verdad de estas
circunstancias. (42)
(42) Pues qu6, 4no en esta recomendada forma fueron contratados los In-
dios enviados en 1849, contrata cuyo texto ya conocido levant6 entonces in-
mensa polvareda y provoc6 las protests de los politicos de la 6poca, los mis-
mos que despues, en 1854, iban a hallar my licito, convenient y favorable
lo que en 1849 encontraron prohibido, criminal, vergonzoso, inhumane, inconve-
niente y cruel....? iOh el poder mAgico y misterioso del llamado oro vil....!






86 LAS MEMORIESS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

"Si fueren menores de edad, intervendrin sus tutores o cura-
dores, jurando 6stos que los contratos son fitiles a sus huerfano,.
"2k Que las contratas sean, cuando mis, por el t6rmino de
cinco afios, pues mayor duraci6n equivaldria a una encubierta
csclavitud.
"34 Que se exija fianza a la casa contratista de que cumplira
religiosamente con las estipulaciones convenidas con los indige-
nas, cuidindose con esmero y eficacia de que estas sean las mis-
mas que se expresan en la solicitud, u otras notoriamente mas
ventajosas a los indigenas, sin consentir en algunas que les pueda
perjudicar.
"4' Que las autoridades ante quienes se extiendan las contra-
tas den cuenta de ellas inmediatamente a V. E. para su aproba-
ci6n, sin la cual no tendrin fuerza ni validaci6n alguna.
"5y Que cada uno de los indigenas contratados obtenga un
pasaporte de V. E. para salir de ese departamento y entrar en ia
isla de Cuba, pues el c6nsul mejicano no protegerd a ningfin in-
dividuo que carezca de tal document, y lo hari reembarcar para
YucatAn a costa del contratista.
'"6 Que V. E. y demis autoridades a quienes correspond
cuiden de que a los indigenas contratados se les trate como co
rresponde y se les embarque con comodidad, seguridad, etc., etc.
"7T Luego que quede celebrada alguna contrata mandard V
E. copia legalizada de ella al c6nsul de la Repfiblica en la Haba
na, para que proceda a lo que le corresponda, segfin las 6rdenes
que se le comunican por este ministerio.
"8' Que el c6nsul mejicano tenga libre acceso a los indigenas,
para informarse de ellos sobre el buen trato y cumplimiento de
sus contratas, y en caso de grave falta de ellas, por el mismo he-
cho quedan rescindidas y con obligaci6n los propietarios de cos-
tearles su viaje de regreso con los alcances que tuvieren, y ade-
mis lo que se calculase por dafios y perjuicios. (43)
"9' Que por ningin caso dejari de considerarse a estos indi-
genas como mejicanos para el goce de todos los derechos que les
correspondan como tales, segin los tratados con Espafia.
"10" Que los indigenas contratados sean libres para levar con-
(43) Ya vimos, por la sincera declaraci6n del senior Viv6, que un C6nsul
mexicano en la Habana, entonces, era algo asi como un Don Nadle o poco
menos, objeto de la indiferencia, cuando no del desprecio de los arrogantes y
omnipotentes Capitanes generales....






Y LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA


sigo a sus mujeres e hijos bajo las condiciones que cada cual es-
tipule con los empresarios, quienes no podrin obligarles a que
dejen a aqu6llos en ese departamento ni algfin otro punto, ni me-
nos a que precisamente se les comprometa a trabajar tambien
como al jefe de la familiar, a menos que no convengan voluntaria
y libremente en ello.
"V. E. se serviri dar cuenta a este ministerio de todas las con-
tratas que celebre la casa empresaria, manifestando las circuns,
tancias que en aqu6llas concurran, nimero de personas contra-
tadas y cuanto convenga para que S. A. S. el Presidente est6 a.
tanto de este interesante negocio.
"Reitero a V. E., etc., etc. Enero 23 de 1854. Firmado, Bo
nilla. Excelentisimo Sr. Gobernador del departamento de Yu-
catAn."
"Palacio Nacional. M6jico, enero 23 de 1854. Hoy digo al
Excmo. Sr. gobernador del departamento de Yucatin lo que si.
gue:
"Excmo. Sr.: Por la adjunta copia, etc., etc.
"De orden de S. A. S. lo transcribo a V., incluyendole copia de
la solicitud de D. Tito Visino, para que, instruido de este asunto,
cumpla exactamente con lo que de 61 le corresponda, en concept
de que usted, como protector natural de los mejicanos en la isla de
Cuba, queda especialmente encargado de vigilar el cumplimiento
de las estipulaciones de las contratas, reclamando toda infracci6n
perjuidicial a los indigenas y dando conocimiento a este ministerio
de cuanto ocurra para que con toda oportunidad se dicten las pre-
venciones que convengan.-Firmado, Bonilla. Sr. c6nsul meji-
cano en la Habana." (44)
(44) iQu6 poco alroso papel figure desempefiando ante la Historia, impla-
cable y justiciera, el Ministro de Relaciones de Santa Anna, Lic. Diez de Bo-
nilla! En 1849 enarbol6, valientemente, la bandera de la Dignidad Humana,
en el asta de la Justicia, reprobando con today energia la extracci6n de los
indios del hogar yucateco, y condenando, con frase vibrant y candente, plena
de indignaci6n, los medios de que se vali6 el Gobernador Barbachano -a quien
se consign al Gran Jurado- para efectuar aquella extracci6n, invocando
siquiera dicho gobernante, como un paliativo, la miseria en que se hallaba
el Erario del Estado; y en 1854, Diez de Bonilla, porque asi se lo orden6 el mu-
tilado de Veracruz, por no provocar las sagradas c6leras del Cesar, o por adu-
larlo como todos los que rodeaban a aquel funesto gobernante, sanclon6 y re-
comend6 la exportaci6n de enclaves y hasta hizo la apologia del infame tr*-
fico......!
La maldicl6n, pues, de la Posteridad, debe alcanzar y alcanza a aquel
Ministro, d6bil y tornadizo, o inconsciente cuando menos en el asunto objeto
de estos comentarios.












CAPTULO XIII

CONCLUSION.-ULTIMAS DILIGENCIAS DE VIVO.-CONSUMATUM EST

En contestaci6n al despacho que me dirigi6 el Sr. secretario de
Relaciones de la Repfiblica con fecha 30 de enero, ponia en su, su-
perior conocimiento, con la de 22 de marzo, haber dirigido una
nota al Sr. ministry de Estado de S. M. C., cuya copia acompafia-
ba, manifestandole lo que S. E. me habia prevenido en su citada
comunicaci6n.
SQue crei que la referida nota mereceria el agrado de mi go-
bierno, pero que, como el Sr. Ministro se serviria advertir, en el
traslado de las copias no habia influido la de las 6rdenes que S.
E. comunicaba al c6nsul de la Habana, debi hacerle present las
consideraciones que a ello me habian movido.
Que el gobierno de S. M. C. habia cuidado siempre con parti-
cular esmero de mantener a los c6nsules admitidos en la isla de
Cuba dentro del estrechisimo circulo de las atribuciones de meros
agents comerciales, negAndoles la calidad de protectores de los
s6bditos de sus respectivas naciones, que atribuia s6lo a los re-
presentantes de 6stos cerca de S. M. C. de donde nacia el estado,
verdaderamente excepcional, en que esos c6nsules se encontraban,
que no podia dejar de aceptarse, dado que s6lo bajo tales circuns-
tancias consinti6 el gobierno de S. M. C. en admitir en sus colo-
nias el establecimiento de consulados extranjeros.
Que en tal supuesto, me habia parecido convenient no provo-
car directamente la cuesti6n en la forma que apareceria desde
luego a los ojos del gobierno espaiol por la comunicaci6n de S.
E. al c6nsul en la Habana y habia preferido prescindir de ella en
5a apariencia, con el fin de ver si por las ventajas particulares
que a Cuba resultaria de la emigraci6n de indigenas de la Repfi-
blica se podia obtener la intervenci6n consular, siquiera fuese por
los solos casos de las contratas, en la forma en que habia tenido
a bien establecer S. A. S. Pero que aun con la cautela que S. E.
advertiria en la nota cuya copia le acompafiaba, no debia ocultir-


1- -L1-~-.-4LI -C -L ~ L ~- L. -L.-C--L -Z -L -LI -L -L. -L.~ ~. -L -
I- -I--~- I-





90 LAS "MMORIAS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

sele que temia much hallar resistencia en la cliusula de que me
ocupaba, y a que quizA se objetase la raz6n de evitar precedentes
de que aspirasen aprovecharse otros gobiernos.
Copia de la nota que se cita en la precedent comunicaci6n
"Madrid, marzo 20 de 1854.-El infrascrito, enviado extraor-
dinario y ministry plenipotenciario de la repfiblica de M6jico cer-
ca de S. M. C., tiene la honra de remitir a S. E. el Sr. primer secre-
tario de Estado copias de una solicitud que fu6 presentada a su
gobierno a nombre de una casa de comercio de la Habana, impe-
trando permiso para contratar indigenas de YucatAn, y de una co-
municaci6n dirigida al gobernador de este departamento de la Re-
publica, en la que se establecen las condiciones con que se ha acce-
dido a la indicada solicitud; documents ambos sobre que le pre-
viene su gobierno Ilame la atenci6n del de S. M. C., con el intere-
sante objeto de obviar de una vez los inconvenientes que pudieran
ofrecerse de que la emigraci6n de Yucatan para la isla de Cuba
no se verificase con la mas perfect inteligencia de los dos go-
biernos.
"Los ilegales procedimientos con que en 1849 fueron introdu-
cidos en Cuba y constituidos en una verdadera esclavitud los in-
digenas de YucatAn, y la no muy lejana introducci6n en la Haba-
na de otra porci6n de indios, arrebatados por la fuerza en la cos-
ta de aquel departamento, eran hechos sin duda suficientes para
que el gobierno de la Repfblica prohibiera absolutamente la emi-
graci6n de trabajadores del territorio mejicano con destiny a la
mencionada isla, por lo menos interin no se accediera a la liber-
tad de los indigenas que el infrascrito tuvo el honor de reclamar
en el mes de octubre iltimo.
"Pero el gobierno de S. A. S., el Presidente de la Repfblica,
no obstante haber visto con sumo dolor que la autoridad superior
de Cuba no ha considerado siempre a los referidos indigenas co-
mo hombres libres, disfrutando de los derechos propios de todo
ciudadano mejicano, garantizados por los tratados existentes en-
tre M6jico, y Espafia, ha creido que los hechos injustificables a
que el infrascrito alude eran enteramente ajenos a la voluntad y
nobles sentimientos del gobierno de S. M. C., y fundado en esta
creencia, ha resuelto acceder a la solicitud del representante de
la casa de Goicouria hermanos, de la Habana, bajo las bases que
se establecen en la comunicaci6n dirigida al gobernador del de-





Y LA VENTA DE INDIOS YUCATEOOS EN CUBA 91

partamento de YucatAn, en el concept de que serin aceptadas
por el gobierno de S. M. C. eri la parte que corresponde a las au-
toridades de Cuba,
"El gobierno de la Repfiblica, al tomar en consideraci6n la
solicitud de la referida casa, ha querido consignar sus deseos de
contribuir *a que se satisfaga una necesidad urgente en favor de
una provincia tan interesante a Espafia, como lo es Cuba, sin que
por ella ningfin perjuicio pueda resultar para los ciudadanos me-
jicanos, ni menos para la Repfiblica, una vez que la emigraci6n
de trabajadores se verifique bajo condiciones compatibles con los
derechos de unos y otros, asegurindose el religioso cumplimien,
to de las contratas, asi por los interesados en ellas como por las
autoridades en'la isla.
"Bajo este concept, el gobierno mejicano cree que el de S. M.
C. sabra apreciar como una nueva muestra del espiritu de since-
ra amistad que hacia 61 le anima, la resoluci6n adoptada en este
negocio, y confia por lo mismo en que al logro del important
fin de que Cuba utilice la emigraci6n con que puede ser auxilia-
da en la conservaci6n de su riqueza por la repfiblica mejicana,
el gobierno de S. M. se serviri comunicar a las autoridades de
la isla las 6rdenes convenientes, de modo que estas contribuyan
al mis fiel y humanitario cumplimiento de las contratas verifi-
cadas en virtud de la autorizaci6n concedida por el gobierno de
M6jico. (45)
"Asi lo espera tambi6n el infrascrito, quien, al ser 6rgano de
los nobles y leales sentimientos de su gobierno para con el de S.
M. C., aprovecha la ocasi6n, etc.-Firmado, Buenaventura Viv6.
--Excmo. Sr. ministry de Estado".
A la present nota el Sr. secretario de S. M. C. contest, con
fecha 13 de mayo, manifestando que habiendo dado conocimien-
Io a la direcci6n de Ultramar de la nota que habia yo pasado con
fecha 20 de marzo, la expresada direcci6n opinaba que los indios
yucatecos que fuesen trasladados a la isla de Cuba en clase de
colonos quedarian sujetos a las disposiciones que contenia el real
t45) IQu6 ir6nica sonrisa conejil o tal vez de profundo desprecio, ha de ha-
berse dibujado en los labios del sefior Calder6n de la Barca, al enterarse, con
profunda sorpresa, de la mnestra del espiritn de sana adistad de un Gobier-
no que el dia anterior precisamente, consideraba un crime de lesa humanidad
]a contratacidn de los indios .yucatecos ,y le pedia el castigo de los contra-
tantes ......I





92 LAS MEMORIESS" DE DON BUENAVENTURA VIVO


decreto de 22 de marzo de 1854, publicado en el nimero 468 de
la Gaceta official.
Al acusar recibo de la precedent nota, decia el representante
mejicano en Madrid a S. E. el primer secretario de Estado de S.
M. que, mientras trasmitia a su gobierno el contenido de aquel
document, y esperaba sus 6rdenes, no podia menos de hacer
observer al Sr. Calder6n de la Barca que, hallindose algunas de
las condiciones estipuladas por el gobierno de la Repuiblica, en
el permiso concedido a la casa de los Sres. Goicouria hermanos,
de la Habana, para contratar indigenas de Yucatin, en contra-
dicci6n con lo que prevenia el reglamento de fecha 22 de mar-
zo, publicado en la Gaceta official del 13 de abril, concerniente
a la introducci6n y regimen de los colonos de la isla de Cuba, no
podria llevarse a debido efecto el antes expresado permiso.
Al dar cuenta al Excmo. Sr. ministry de Relaciones de la Re-
pfblica de. la precedent contestaci6n, dada al Sr. secretario de
Estado de S. M. C., le decia, con fecha 22 de mayo, me permi-
tiese Ilamar su atenci6n sobre el particular, por si acaso juzgaba
convenient anular el permiso concedido a la casa de los Sefiores
Goicouria, de la Habana, puesto que, no pudi6ndose llevar a
efecto algunas de las condiciones con que fu6 otorgado, natural-
mente y segrin derecho, habia perdido su fuerza y valor. (46)
Que le acompafiaba un ejemplar de la Gaceta official que con-
tenia el reglamento concerniente a los colonos introducidos en la
(46) iQu6 habia de anularla! iTodo, todo, hasta la ignominia, antes de
permitir que se escaparan de las manos de S. A. S., el senior General Presi-
dente, y de las de sus favorites y socios, las pelconas espafiolas con el relu-
ciente busto del Rey don Carlos III, humedecido con las lggrimas ardientes,
cuando no con la generosa sangre, de los miseros esclavos yucatecos, los que
al poner el pie en los muelles de la Habana, y traspasar la antigua muralla
para penetrar en la urbe alegre y conflada, que diJo el poeta, lean intuitiva-
mente, con los dolientes ojos de su alma de proscritos, en el dintel de la puer-
ta de entrada, la fatidica sentencia del Dante, escrita con caracteres indele-
bles de fuego y de vergtienza:
Itaseiate ogni sperenza voi che ntrate......!
El President Santa Anna, en cambio, aquel hombre cuyos errors, cuyas
flaquezas y cuyas ambiclones dejaron en la historia de Mexico un profundo
rastro mezcla de gloria, de fango, de oro y de podredumbre moral, agobiado
por el peso de su conciencia, no tenia ni siquiera el supremo recurso de diri-
girse a sus Lugartenientes con la entereza con que se dirigi6 Henry Smith, al
Ilamado Consejo general de la effmera Repitblica de Texas, al cual substituy6,
al ser nombrado Gobernador de'ese territorio robado a nuestra Patria, cuando
entr6 a former part de la Federaci6n americana, prectsamente por la cobar-
dia, torpeza y traici6n de Santa Anna, despua~ del desastre de San Jacinto:
"S6 que hay entire vosotros hombres honrados y de complete integridad





Y LA VENTA DE INDEOS YUCATECOS EN CUBA


isla de Cuba, con cuyas disposiciones S. E. se serviria observer
que el gobierno espafiol habia introducido en el regimen de aqu6-
los una reform radical, por la que se derogaban los inhumanos
reglamentos de indios y asiiticos de 1849, deduciendo que por
la nueva disposici6n quedaban completamente igualados los in-
digenas de YucatAn con los sfibditos de S. M. contratados para
los trabajos de Cuba; circunstancia que hacia variar esencial-
mente nuestra cuesti6n sobre el particular.
Que habia creido por tanto que respect al objeto principal,
considerando para todo event integros sus derechos el gobierno
de S. A. S., debia yo suspender toda gesti6n hasta recibir de S. E.
nuevas 6rdenes, en virtud del examen a que esperaba se sirviese
someter el referido reglamento.














pero tambibn existen Judas; -la corrupci6n, la baja corrupci6n se ha intro-
ducido en el Consejo- hombres que a ser possible, engafiarian a su Dios. Es-
toy ya cansado de vigilar bribones fuera y bribones dentro. Buscad entire vos-
otros, y vuestro discernimiento encontrarA inmediatamente a los picaros. Los
acusan: los ojos contraidos; la boca hendida; la vista clavada en el vacio;
la cabeza colgante; la actitud inquieta y desasogada; la mirada furtiva& y
aduladora; el rostro sin expresi6n; el descuidado encogimiento de hombros;
y el cosqulleo y contracci6n de los misculos del cuello que predicen la horca;
]a vacilacl6n y el temor de alejarse, atrevlindose, en cambio, a presenciar la
tempestad que ellos mismos han hecho surgir. Que los miembros honrados
arrojen a los lobos lejos de si. Son parricidas que destrozan a su pals, que ya
sangra por cada poro......" (Journal of the General Council. Volumen III,
pagina 290, citado en Mexico y los Estados Unidos de Am6rica, admirable libro
de verdadera trascendencia patri6tica e hist6rica, pagina 47, por su cultisimo
autor, don Alberto Maria Carrefio.)
Naturalmente, Santa Anna no estaba en aptitud de dirigir semejante vi-
gorosa admonlcl6n a sus Lugartenientes de la Repfblica, porque 61 era preci-
samente uno de los lobos, el mas sanguinario; uno de los matricidas, el mAs
culpable, que sentia o debian sentir en el cuello el cosquilleo y contraccl6n pre-
cursores de los candidates a la horca......













ULTIIAS PALABRAS DEL COMENTADOR

QUIEN FUE DON BUENAVENTURA VIVO. 4POR QUE LLEGO BASTA
A MINrSTRO DE MEXICO EN ESPARA?

Nuestros esfuerzos por conseguir los datos biogrificos del au-
tor de las Memorias que acaba de ver el lector, no fueron, desgra-
ciadamente, coronados por el 6xito, a pesar de las bfisquedas que
personalmente hemos hecho en M6rida y en la ciudad de Mexico,
en la Biblioteca Nacional, en mayo de este aiio (1925). Nada abso-
lutamente encontramos.
Registrando los peri6dicos locales de la 6poca, s6lo pudimos ha-
liar en en El Siglo XIX, peri6dico official del departamento de Yu-
catAn, niimero 636, correspondiente al jueves 21 de agosto de
1845, el siguiente comunicado o remitido que transcribimos con
su ortografia original:
"COMUNICADO. Sres. redactores del Siglo 19. Muy Sres.
mios: sirvanse Vdes. insertar en el peri6dico que tan dignamente
redactan las siguientes lines, de cuyo favor les quedara eterna-
mente agradecido su S. S. S. Q. B. S. M. Buenaventura Viv6.
"FILANTROPIA DE LOS NORTE-AMERICANOS
"El 12 del corriente fonde6 en la rada de Sisal el bergantin
espaiiol de mi mando nombrado Emilio, procedente de la Habana.
A las pocas horas de hallarse sobre el ancla, pas6 en mi bote i
tierra, y al regresar 6ste A bordo una fuerte rafaga de viento le
hizo zozobrar, comprometiendo la existencia de los tres hombres
que lo tripulaban. Dos embarcaciones mayores se encontraban i
la saz6n en las inmediaciones del lugar en el cual mi bote zozo-
br6: 6stas eran la barca norteamericana Abola, capitan Davis, y la
goleta inglesa George, capitan Wilson. Necesario es advertir que la
primera se hallaba mas pr6xima de los naufragos que la segunda,
siendo la embarcacion menor de 6sta una canoa, cuando las de


__ _ __ __ ___ _ __ __





96 LAS 'MEMOBIAS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

aquella eran dos soberbios botes. Natural pues era, y de sagrada
obligacion marinera, el que la barca americana mandase socorro
a mi gente, tanto por su inmediacion a ella, cuanto por tener sobra-
dos elements para su salvacion. Pues bien, iqui6n lo creyera! el
capitan Davis presenci6 desde el puente de su buque, el desgracia-
do acaecimiento .. El capitan Davis vi6 la terrible y desigual lu-
cha que mis tres hombres sostenian con las 61as.... El capital
Davis oy6 sus gritos de socorro, sus lamentos.... contempl6, si
se puede decir asi, su agonia.... se extasi6 en aquel cuadro fa-
tidico, y permaneci6 impivido, impasible, con la sonrisa en los li-
bios exclamando iNon fors, non fors!.... iOh! esto es horroroso,
esto es lo mis inhumane y barbaro que verse puede....!!
"El capitan Wilson al contrario, tan luego como vi6 que la bar-
ca americana no mandaba ninguno de sus botes y que nadie iba
en socorro de aquellos tres desdichados, envi6 su canoa A prestar
auxilio, operation casi imprudente atendido i su excesiva peque-
fiez y al much viento, mar, y corriente que reinaba, logrando 61
recoger A mis tres hombres casi exanimes y conducirlos a tierra.
Este rasgo verdaderamente filantr6pico del capitan Wilson, por
natural que en si sea, adquiere much mayor m6rito al comparar-
lo con la conduct incalificable, por no decir otra cosa, que ha ob-
servado el capitan Davis, y 61 por si solo me hace recurrir i la
'prensa, tanto para dar publicidad i ambos comportamientos cuan-
to para tributar al capitan de la George mis mas sinceras y expre-
sivas gracias, sintiendo no encontrar expresiones bastante fuertes
para patentizarle toda la intensidad de mi gratitud, ya como capi-
tan del Emilio, ya como hombre que siente latir bajo su pecho un
corazon noble y sensible. iLoor eterno i tan noble accion, y-A tan
distinguida conduct!
"En cuanto a V., caballero capitan Davis, si es que un hombre
de semejante conduct puede ser caballero, bastele saber que mi
resentimiento es profundo e inextinguible, y que para darle un
sencillo desahogo publicar6 el comportamiento de V. en todos los
diaries de la Habana, tan luego como llegue i aquel puerto, supli-
candole al mismo tiempo no pierda de vista de que somos arrie-
ros, y por el camino andamos, y que si algiin dia V. 6 alguno de
sus subordinados se hallan en igual caso, el capitan del Emilio se
vengara terriblemente.... sabe V. de que modo? .... Se lo dir6
desde ahora.... prodigAndole con esmero los socorros y auxilios





Y LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA


necesarios para su salvacion, ora como hombre de mar, ora como
filintropo, ora como caballero.
"Sirvale A V. de gobierno, que en la Habana me encontrard V.
a bordo de mi buque, 6 en la calle de Aguiar nim. 17, y en MW-
rida en el Hotel de diligencias cuarto nfim. 2. En ambas parties,
y en cualquiera otra, siempre el capitan del Emilio estari d su
disposicion."

De lo anterior se desprende que el senior Viv6 era espafiol, ma-
rino de profesi6n y hombre de caballerosos sentimientos.
Es seguro que en aquella epoca visit por vez primer la Pe-
ninsula; y lo suponemos asi, porque 61 mismo lo dice en un articu-
lo joco-serio-descriptivo que public en esta ciudad el 15 de no-
viembre de 1845, en el Registro Yucateco, peri6dico del inolvida-
ble Dr. don Justo Sierra y O'Reilly, a paginas 362 a 380, del Tomo
I de dicho peri6dico, titulado: Un extranjero en Merida.
En el mismo Tomo, piginas 477 a la. 479, se lee una carta de
4l a D. Josd Turrisa, (anagrama de D. Justo Sierra) fechada el 24
de diciembre del mismo afio de 1845, daindole las gracias por una
correct vapuleada que le di6 el ilustre sabio yucateco, rectifican-
do los cilcuulos astron6micos que el senior Viv6 hizo para el alma-
naque de Segui, correspondiente al afio de 1846.
En 31 de enero de este filtimo afio citado, public, -Tomo III
del Registro, pigin'as 95 a la 103- otro articulo descriptive sobre
la Farola y el Morro de la Habana, -articulo fechado en Sisal.
En el mismo Tomo III di6 a luz, a paginas 165 a 172, una produc-
ci6n literaria con el titulo de un sueifo magndtico, (febrero de
1846) y en las piginas 201 a 213, una novela corta, sin fecha, a
la que impuso el nombre de La Sondmbula.
Esto es todo lo que sabemos acerca de la vida del senor Viv6 y
de su estancia en Yucatan.
.C6mo y por qud siendo un extranjero de escasa significaci6n
pudo Ilegar al elevado y distinguido empleo de Ministro Plenipo-
tenciario de M6xico ante el Gobierno de S. M. C. la Reina Isabel,
de Espafia, cargo al cual lo exalt6 el General y Presidente don An-
tonio L6pez de Santa Anna?
Si se recuerda que Viv6 --61 mismo lo dice en sus Memorias
--fu6 uno de los comisionados para ir a buscar al destierro a aquel
iunesto military, para que asumiera nuevamente el Poder en






98 LAS "MI~EtOIAS" DE DON BUENAVENTURA VIVO

M6xico, puede Ilegarse a la conclusion de que Viv6 -hombre por
otra parte audaz y resuelto- prest6 en circunstancias dificiles o
graves algfn servicio transcendental a Santa Anna, y que ~ste, bien
porque asi lo hubiera exigido el Capitan del Emilio o por gratitude,
lo mand6 a Madrid con la represcutacion del Gobierno de la Re-
pfiblica, pasando arbitraria, injusta y dictatorialmente sobre los
meritos, la cultira y el patriotism de muy dintinguidos e ilustres
ciudadanos mexicanos.
Y para cerrar este folleto, insertamos en seguida various dociu-
mentos relatives al traifico de indios en los uiltimos dias del infa-
me negocio, que no constant en nuestro libro titulado Historia del
infame y vergonzoso comercio de indios vendidos a los esclavistas
de Cuba por los politicos yucatecos desde 1848 hasta 1861. Jus-
tificacidn de la Revoluci6n indigena de 1847, porque los obtuvi-
mos despues de haber circulado dicho libro.
Helos aqui:
NOTA DEL GOBIERNO DE YUCATAN AL DE CAMPECHE
"SE(CRETARIA GENERAL DE GOBIERNO DEL ESTADO DE CAMPECSE.
Gobierno del Estado de Yucatdn.-E. Sr.-La extraccion de indios
y mestizos de la peninsula con destino A la Habana que desgracia-
damente se ha introducido como un nuevo ramo de comercio debe
en mi concept llamar s6riamente la atencion del Gobierno del dig-
no cargo de V. E. no menos que la del de este Estado.
"La pobreza en que estan los yucatecos y la poca ilustracion de
las classes expresadas favorecen a los despiadados traficantes que
con el brillo de tres 6 cuatro onzas de oro alucinan a los infelices
y los comprometen a servir por largo tiempo en trabajos fuertes y
Ailas 6rdenes de personas indeterminadas, haciendo con el tras-
paso de las contratas en la Habana, ganancias enormes.
"Si en la referida ciudad les fuera possible rescindir sus contra.
tas y ganar lo que verdaderamente corresponde A su trabajo, 6 si
pudieran regresar A desengafiar i los que puedan ser victims como
cllos de la codicia de dichos traficantes, deberia tal vez prescindir-
se del perjuicio que 6stos causan a nuestras poblaciones, dejando
que naturalmente venga con el curso de los sucesos el remedio del
mal; pero por desgracia los interesados tienen bien tomadas sus
medidas en armonia con las leyes y contratos de la isla de Cuba,
y por tanto repito que en mi concept, es indispensable que el Go-






Y LA VENTA DE INDIOS YUCATECOS EN CUBA


bierno de Campeche y 6ste dicten alguna media que aunque no lo
corte de raiz, atenie el mal de alguna manera.
"Propongo, pues, a V. E. que no expida pasaporte alguno de que
deba hacerse uso por la via de Sisal a los indicados indigenas y
mestizos, y que prohiba la celebration de contratos para pasar a
servir a ningun punto extranjero, sino mediante un permiso formal
que se concedera despues de instruir perfectamente al que est6 (.n
disposicion de contratarse de la grande utilidad que va a reporter
su contratista por solo los cortos gastos y trabajo de conducirlo
al extranjero, utilidad que seria para 1l del todo si fuere por su
cucnta, 6 en gran parte ycndo conducido por otro, pero previo Lun
avenio rational y hecho con verdadero conocimiento de los dere-
chos de cada uno.
"Suplico, pues, A V. E. que tomando en consideration este asun-
to de no poca importancia, se sirva formular dicha media 6 ex-
cogitar la que consider mas adecuada al remedio de la necesidad
que se nos ha presentado y comunicarme el resultado para mi go-
bierno.
"Renuevo a V. E. las seguridades de mi particular aprecio y
consideration.
"Dios y libertad. MWrida, Setiembre 6'de 1859.-P. Castel!a-
nos.-Nicanor Rendon, official mayor.-E. Sr. Gobernador del Es.
tado de Campeche." (1)
EL RESCATE, EN SISAL EN 1860, POR UN GUARDA-COSTAS
DE CAMPECHE, DE 30 INDIOS YUCATECOS QUE
SERIAN CONDUCIDOS COMO ESCLAVOS A CUBA
(Gobierno de D. Agustin Acereto)
Secretaria general de Gobierno del Estado de Campeche. Ca-
noa Guarda-costa Nueva Cristina. Jefe de la seccion de barlo-
vento. Excmo. Sr. Tengo el honor de participar A V. E. que en
cumplimiento de las 6rdenes superiores 6 instrucciones que V. E.
,e sirvi6 comunicarme, redoblW la vigilancia en la costa y rada de
"isal, sin haber ocurrido novedad hasta el dia 28 que lleg6 el va-
nor espafiol "Union", procedente de Veracruz en cuyo dia y par-
(1) "El Espiritu Piblico", de Campeche, nfm. 95, correspondiente al mar-
tes 20 de septiembre de 1859. Esta nota, sin que se compTenda el motivo,
no fu6 publicada por el peri6dico official del Gobierno de YucatAn, el que fs
insert6 la respuesta del Gobernador de Campeche, Lie. D. Pablo Garcia, y que
es la misma que consta en mi libro, pAginas 176 a la 178.






100 LAS MEMORIESS" DE DON BUENAVENTURA VIVO


te del 29 hasta las tres de la tarde, en que concluy6, se ocup6 en
cargar efectos de comercio con destino a la Habana; y tanto porque
hubiese excitado mis sospechas el ver a una embarcacion de su
clase demorarse en el puerto despues de haber concluido ventajo-
samente de cargar, como porque tuve noticia por medio del patron
de una canoa pescadora, a quien interrogu6 al efecto, de que al i-
guiente dia deberian ser embarcados en el precitado vapor sobre
treinta indigenes pertenecientes a la negociacion de D. Miguel Pou
con el Gobierno de Yucatan, que deberian llegar 6 habian llegado
ya de M6rida con destino a la Isla de Cuba, me resolvi a cumplir
con mi deber, aun cuand6 tuviese que sufrir los fuegos del fuerte
de Sisal, para impedir aquel trafico abominable prohibido por to-
das las leyes divinas y humans y muy especialmente por nuestra
constitution y leyes vigentes, cuyo cumplimiento ha recomendado
tanto el Supremo Gobierno constitutional de la republica.
Di 6rden, pucs, al comandante de la canoa Gloria que se maii-
tuviese en vigilancia toda la noche a las inmediaciones del vapor
y yo con esta de mi mando practiqu6 las maniobras conducentes al
mismo fin, manteniendome de bordo y bordo entire el fondeadero
y el muelle de Sisal por si intentaban verificar el embarque du-
rante la noche.
"Pasamos 6sta sin mas novedad que la de haber caido mi em-
barcacion algo a sotavento cuyo inconvenient procure inmediata-
mente remediar.
"En la mafiana del dia 30, habiendo pasado al costado y algo
cerca del vapor, se me di6 aviso por el tope y por algunos otros in-
dividuos de la tripulacion, de que A bordo de aquel habia algunos
indigenas. En el acto pas6 con el bote a bordo con el objeto de to-
mar los informes convenientes, y reclamar A aquellos infelices en
el caso de que realmente fuesen los destinados, segun los antece-
dentes, A la esclavitud; lo que verifiqu6 en efecto. El segundo, 6
piloto de dicho buque me manifest que el capitan se hallaba en
tierra y que 61 no podia satisfacer A mi demand, por carecer de
autorizacion para ello. Resolvi continuar mi crucero en los mis-
mos t6rminos que la noche anterior.
"Como A las ocho y media de la mafiana de'aquel mismo dia se
desatrac6 del muelle de Sisal una canoa que conducia el resto de
los indigenas, custodiada al parecer por un bote del vapor en que,
venia el capitan Tizon. En el acto mand6 maniobrar conveniente-
mente para colocarme al costado y por barlovento de la primera




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs