• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Dedication
 Introduction
 Legislacion vigente
 Bibliography
 Proposiciones






Group Title: Condicion juridica de los extranjeros en Guatemala
Title: Condición jurídica de los extranjeros en Guatemala
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00054951/00001
 Material Information
Title: Condición jurídica de los extranjeros en Guatemala
Physical Description: 35 p. : ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Camey Herrera, Julio
Publisher: Tip. Sánchez y de Guise
Place of Publication: Guatemala
Publication Date: 1935
 Subjects
Subject: Aliens -- Guatemala   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00054951
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 23172275

Table of Contents
    Half Title
        Half Title
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Dedication
        Page 3
        Page 4
    Introduction
        Page 5
        Antecedentes historicos
            Page 6
            Page 7
            Page 8
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
            Page 15
    Legislacion vigente
        Page 16
        Nociones generales
            Page 16
            Page 17
        Admision del extranjero
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
        Derechos y obligaciones
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
    Bibliography
        Page 34
    Proposiciones
        Page 35
        Page 36
Full Text
) Ot-, -OA


JULIO CAME


HERRERA


CONDITION JURiDICA
DE LOS EXTRANJEROS
EN GUATEMALA


k 3to1 -


1 hPA~p~~--









UNIVERSIDAD NATIONAL

FACULTAD DE CIENCIAS
JURIDICAS Y SOCIALES


CONDITION JURIDICA DE LOS

EXTRANJEROS EN GUATEMALA






TESIS PRESENTADA A LA JUNTA
DIRECTIVE DE LA FACULTAD POR
JULIO CAMEY HERRERA
EN EL ACTO DE SU INVESTIDURA
DE ABOGADO Y NOTARIO









MARZO DE 1935.


GUATEMALA, C. A.
TIPOGRAFfA SANCHEZ & DE GUISE


, I )

















JUNTA DIRECTIVE


DE LA


FACULTAD DE CIENCIAS JURIDICAS Y SOCIALES

DE LA UNIVERSIDAD NATIONAL


PROPIETARIOS:


DECANO. . .
VOCAL 1 . .
VOCAL 2 . .
VOCAL 3. . ...
SECRETARY. . .


. . Lie. don
,,
. . ., ,,
.7 1,
? ;


Jos6 A. Medrano
Luis Barrutia
Julio Urrutia
Ricardo Peralta H.
Francisco Rend6n C.


SUPLENTES:


I)ECANO. . . Lic. don Carlos Castellanos R.
VOCAL 19 . .... ... ,, ,, Juan C6rdova Cerna
VOCAL 29 . ...... ,, Joaquin Flores Barrios
VOCAL 39 ...... .. ..... ,, ,, Carlos Gir6n Ziri6n
SECRETARIO. .. . ..,, ,, Alberto Argueta S.

Tribunal que practice el examen general privado:

DECANO. . . ... .Lie. don Jos6 A. Medrano
VOCAL 1. ... .. .. ,, Juan C6rdova Cerna
VOCAL 3. . . .... Luis Beltranena S.
EXAMINADOR.. . . ,, Ricardo Quifi6nez L.
SECRETARIO. .. .... . .... Francisco Rend6n C.


Articulo 19 de la Ley Orginica de la Universidad Nacional de Guatemala
(Dto. Leg. 1,826).... Por las ideas y doctrinas desarrolladas en la tesis, s610
el candidate sera responsible, pero la desaprobaci6n del Tribunal acerca de
4stas filtimas, no sera parte en la calificacidn del examen, ni motivo para
negar el tftulo.


47o0

L~n


LATIN
At(EICA





VtI 4AknAOC\AAOS^c AAA*AOIXCa


t


.O ^ A^.\4 AA- .-


0 .AAAt J %A~


A mis padres,
Licenciado Alberto C. Camey
Raquel Herrera de Camey.


\ &-0


V\A)h,


I(O


-Lee -2 I \.













CONDITION JURIDICA DE LOS EXTRANJEROS

EN GUATEMALA


La emigraci6n, como fen6meno human, puede ser tratado desde diver-
sos puntos de vista: sociol6gicamente, como hecho que es peculiar
de ciertos tipos sociales o de ciertas agrupaciones, produciendo
efectos que interesan especialmente a la Demografia; econ6mica-
mente, como hecho derivado de la limitaci6n de territorios-vale
decir de sus recursos-de la ley del rendimiento no proporcional,
del rapido crecimiento de la poblaci6n en relaci6n con los satis-
factores; politicamente, tomando una forma especial del impe-
rialismo, la colonizaci6n; juridicamente, engendrando relaciones
de derecho que se modifican en el espacio. Todos estos aspects,
sin embargo, mantienen relaciones intimas, puesto que se refieren
al mismo fen6meno.
La condici6n juridica de los extranjeros, es uno de esos aspects y
con su studio s precisan, ante el Derecho local, los derechos y
los deberes o .limitaciones de los que abandonan su pais para
encaminarse o radicarse en otro, independientemente de las rela-
ciones juridicas a que dan origen por encontrarse sometidos a
legislaciones de d versos Estados. Ambas partes-condici6n de los
extrainjeros y co flicto de leyes-pertenecen al dominio de uha
rama muy important del Derecho, el Derecho Internacional
Privado, que es, segdn la feliz concreci6n hecha por Sanchez de
Bustamante, "el conjunto de principios que determinan los limits
en el espacio de la competencia legislative de los Estados, cuando
ha de aplicarse a! relaciones juridicas que pueden estar sometidas
a mls de una le isladi6n."
En este trabajo, nos proponemos hacer un somero studio de la situa-
ci6n de los extranjeros que habitan en Guatemala, ante nuestro
sistema legislative, individualmente considerados, sin tratar de las
personas o entidades juridicas extranjeras, ya que 6stas pueden
ser material de olra monografia, por la enorme importancia que
han alcanzado en los uiltimos tiempos.
Para lograr nuestro jbjeto, tocaremos puntos de sumo inter6s-tales
como la Nacionalidad, la Admisi6n del Extranjero, el Amparo
DiplomAtico, el Asilo, la Expulsi6n, la Extradici6n, la Cauci6n
judicatum solvi, etc.-que merece cada uno ser tratado especial-
mente, pero nosotros casi s6lo los mencionaremos, sin detenernos
en su studio, para no restarle generalidad a nuestra exposici6n,
que es el carActer que hemos querido darle.
Principiaremos por hacer una breve relaci6n de la condici6n juridica
de los 'extranjeros durante la Colonia y en el primer period de
nuestra vida independiente, antecedente hist6rico que nos servirA
de introducci6n al studio de la legislaci6n posterior, explicndonos
mejor algunas instituciones actuales.









ANTECEDENTES HISTORICOS


I. Derecho Espafiol.-II. Legislaci6n Colonial.-III. La Independencia.

I. Derecho Espaiol. Como antecedente hist6rico
muy important, debemos recorder que durante la Edad
Media, en Espafia, la condici6n del extranjero se rigi6 por
normas menos estrechas que en los demas estados europeos,
debido a que, por factors 6tnicos y sociales, el feudalismo
no adquiri6 en aquella, la misma importancia que alcanz6
en 6stos.
En las Leyes de Partidas se equiparaba el extranjero
al national, por diez medios diferentes, a saber: el vasallaje,
-sujeci6n de la personalidad humana como caracteristica
feudal-la crianza,-alimentaci6n, abrigo y educaci6n en
Espafia--() la protecci6n por un senior feudal,-con caric-
ter de beneficio, a diferencia del vasallaje que era obliga-
gatorio-heredamiento de tierras, (2) conversion al catoli-
cismo, entrada a las 6rdenes de caballeria, redenci6n de
cautivos, matrimonio con espanola, privilegio acordado por
servicios al pais y domicilio durante diez afos consecutivos
en el Reino. Las leyes de la Nueva Recopilaci6n modifi-
caron un tanto el sistema de las Partidas y acordaron la
igualdad por la conversion al catolicismo, matrimonio, ad-
quisici6n de inmuebles, establecimiento de industries ex-
tranjeras, aceptaci6n de empleos puiblicos, el llamado bene-
ficio de pastos y domicilio por diez afios. En terminos gene-
rales, podemos afirmar que, en Espafia, se consider a los
extranjeros domiciliados y transeuntes con cierta liberali-
dad sobre todo si se trataba de cat6licos o amigos de la
Corona.
II. Legislaci6n colonial. (Siglos XVI, XVII y
XVIII). En cambio, la Colonia recibi6 para su gobierno
leyes especiales, que, en cuanto se refiere a la condici6n
juridica del extranjero, restringieron notablemente sus fa-
cultades y prerrogativas, de acuerdo con la political colonial
imperante en la 6poca y atendiendo, principalmente, a razo-
nes econ6micas y political. No s61o Espafia, sino las demas

(1) Lejano antecedente de la nueva teoria expuesta por Lapradelle, del
jus educationis, para atenuar los extremes de los sistemas del jus soli y el
jus sanguinis, en material de nacionalidad.
(2) En Espafia no existi6 el derecho de aubana, albania o maiaaneria, en
sentido estricto, segin el cual el extranjero no podia trasmitir sus bienes por
herencia, y al morir pasaban todos sus bienes al senior feudal; en cambio, para
la Colonia si se establecid, expresamente, durante el reinado de Felipe IV.
(Ley 44, Tit. 32, Lib. 2 R.)









naciones colonizadoras de los siglos XVI y XVII, Portugal,
Francia, Gran Bretafia y Paises Bajos, adoptaron una
political de hostilidad reciproca.
Las Leyes de Indias, son las primeras en manifestar,
severamente, la tendencia restrictive que apuntamos. Por
solicited de diez y seis de las Cortes de Valladolid del afio
1523, confirmada por Felipe III, en las de Madrid de 1607,
se previno que "no se haga merced de Indias a persona
alguna, y que ningin extrangero de estos Reynos trate en
las Indias." (Ley 12, Tit. 10, Lib. 5, R.) Se prohibit el
acceso de extranjeros a estas tierras: "Ningin extrangero
ni persona prohibida, pueda tratar en las Indias, ni pasar
a ellas, bajo pena de la vida y perdimiento de bienes",
ordenaban las Leyes I y VII, Tit. XXVII, Lib. IX. Las
autoridades debian procurar la limpieza de la tierra de
extranjeros (Ley IX, Tit. XXVII, Lib. IX). La viola-
ci6n de las disposiciones prohibitivas era penada con la con-
fiscaci6n y la muerte.
Esta tendencia se mantuvo durante todo el period
colonial, pero con algunas atenuaciones, emanadas de la
misma ley, de los tratados internacionles (3) y de la doc-
trina de la cortesia international, comitas gentium, soste-
nida en el siglo XVIII, por los estatutarios holandeses.
Tambidn se concedieron los permisos reales, de cardcter
individual, con alguna frecuencia. Las franquicias perso-
nales se concedian mediante un permiso especial, cuya
obtenci6n requeria un largo expediente, teniendo como con-
dici6n indispensable, la adquisici6n de la nacionalidad por
parte del extranjero que deseaba radicarse en America.
Ante el Consejo de Indias, debia acreditarse los siguientes
extremes: a) Domicilio en Espafia o en Indias, durante
veinte afios, sin interrupci6n; b) Posesi6n de bienes races
durante diez afios; c) Matrimonio con natural de Espafia
o de las Indias; (4) y d) Para poder tratar y contratar,
debia tenerse, como minimo, cuatro mil ducados, lo cual se
probaba con documents y no con testigos. Extendida la

(3) Los principles tratados son el de Munster, 1648, entire Espafia y los
Pafses Bajos, Espafia y Portugal, 1681, y el celebrado entire Espafia y Gran
Bretafia, por la misma 6poca.
(4) La Ley dice: "Estando casado con natural o hija de extranjeros, nacida
en estos Reinos o en las Indias", pero el texto literal induce a error, porque
parece que natural es cosa distinta de hija de extranjeros, y, en realidad, no
existia tal diferencia, porque para la nacionalidad se aplicaba estrictamente el
principio del jus soli, tanto en Espafia como en Indias.









carta de naturalizaci6n, especial para Indias, se comparecia
ante la justicia local, treinta dias antes de empezar su
comercio, presentando un inventario de todos sus bienes.
(Leyes XXXI y XXXII, Tit. XXVII, Lib. IX).
Otra atenuaci6n la encontramos en el lamado derecho
de composicion, autorizado desde el siglo XVI, por las leyes
de Indias. En virtud de este derecho, ciertos extranjeros
que se encontraban en las Colonias, sin haberse valido del
procedimiento legal expuesto, podian convalidar su situa-
ci6n, mediante una indemnizaci6n al Tesoro, llamada com-
posicion, o mediante una concesi6n real, por haber proce-
dido con beneficio para Espafia. Generalmente, se reservaba
esta gracia para premier a los extranjeros distinguidos en
el servicio military de Espafia o en la colonizaci6n de las
nuevas tierras. Acordado el derecho, los extranjeros com-
puestos, quedaban exentos de las prohibiciones que les
podian afectar gravemente, pero siempre sujetos a las con-
diciones impuestas en la respective licencia. Podian ges-
tionar la autorizaci6n para adquirir cierta extension de
tierras con o sin encomiendas. (5) Y, en todo caso, debian
residir, tierra adentro, fuera de los puertos. (Varias leyes,
Tit. XXVII, Lib. IX).
La tendencia restrictive que estamos esbozando, obede-
cia, principalmente, a razones political y econ6micas, como
insinuamos al principio. La exclusion del extranjero, por
motives politicos, se explica facilmente-a la luz de las ideas
de la 6poca-recordando las guerras coloniales de las po-
tencias europeas y sus rivalidades con Espafia. Por este
motive se orden6 que el comerciante que quisiera llevar
esclavos que lo auxiliaran en sus labores, debfa obtener el
correspondiente permiso, por el temor de que pudieran ser
enviados por naciones rivals y el peligro de que retorna-
ran con informaciones y noticias. (Leyes VIII y XXV,
Tit. XXVII, Lib. IX). Una ley, que demuestra que el
gobierno espafiol consideraba al extranjero como un ele-
mento al que debia darse estabilidad, asegurando su per-
manencia en la Colonia, es la que le imponia la obligaci6n
de casarse, so pena de expulsion; y aquilla que los fijaba
tierra adentro, tendia a evitar el espionaje y la f6cil
emigraci6n.

(5) Llamdbase encomienda, el repartimiento de indios con sus tierras.









Por causes puramente econ6micas, se prohibia al ex-
tranjero el comercio de metales preciosos. Sabido es que,
durante la 4poca colonial, la explotaci6n de minas de oro
y plata especialmente, fue considerable, y se dictaron medi-
das conducentes a garantizar el privilegio de tan preciadas
explotaciones a los sfibditos espafioles. (Ley VI, Tit. y
Lib. citados). Se obligaba al extranjero a someterse a la
fiscalizaci6n de la Casa de Contrataci6n de Sevilla, a la que
debia aportar sus products, y se le impedia vender mer-
caderias al credito, en Europa, para ser pagadas en Amr-
rica, o recibir frutos en consignaci6n de las Colonias.
(Leyes IV, Tit. XXVII, Lib. IX y XXX, Tit. XXVIII,
Lib. IV). Los navios de los comerciantes extranjeros nece-
sitaban un permiso especial para obtener acceso en las
Colonias y la falta de tal requisite daba lugar a la confis-
caci6n de la nave que violaba el precepto.
El factor religioso es, para muchos comentaristas, el
que determine directamente el caracter restrictive de la
legislaci6n colonial, en cuanto a la condici6n de los extran-
jeros. Seria il6gico negar la influencia de este factor, ya
que la unidad religiosa preocupaba constantemente al go-
bierno espailol; pero nosotros opinamos que, si unicamente
el deseo de conservar esa unidad hubiera sido el m6vil de
impedir la influencia de extranjeros a la Colonia, s61o se
habria evitado el ingreso de los disidentes, y la prohibici6n
se extendia, en principio, a los hombres de todas las razas,
de todas las naciones y de todas las creencias. (6)
Sin negar las razones religiosas, insistimos en que las
de caracter politico y econ6mico, principalmente, sirven de
base al fen6meno que estudiamos, sin pretender su exclu-
sividad, lo que equivaldria a desconocer el complejo de
causes que original todo hecho social.
III.-La Independencia (de 1821 d 1871).-Pasamos
ahora a estudiar someramente la condici6n juridica del
extranjero, durante los primeros afios de nuestra vida
aut6noma. Desde luego, notamos un vivo contrast entire
la hostilidad que caracteriza al period anterior y la am-
plitud que domina en el sistema surgido con la indepen-

(6) Jos6 Manuel Estrada. "Curso de Derecho Constitucional."









dencia. El mismo criterio, liberal y humanitario, priv6 en
todas las constituciones americanas, inspiradas en el indi-
vidualismo del siglo XVIII.
Con miraje mAs amplio que ninguna, la primera Cons-
tituci6n Federal de Centro Am6rica, decretada por la
Asamblea Nacional Constituyente el 22 de Noviembre de
1824, consign el siguiente principio: "La Reptfblica es
un asilo sagrado para todo extranjero, y la patria de todo
el que quiera residir en su territorio." Y este otro, no
menos generoso: "Todo hombre es libre en la Repfiblica.
No puede ser esclavo el que se acoja a sus leyes, ni ciuda-
dano el que traficare con esclavos." (7)
Los extranjeros quedaron incorporados a la nueva
Repfiblica, integrada por los pueblos que comprendian lo
que se llam6 Reino de Guatemala, con la totalidad de los
derechos inherentes a la personalidad humana, como se
deduce de las disposiciones que vamos a extractar.
Relacionados con nuestra material, dos interesantes de-
cretos fueron dictados por la Asamblea Nacional Consti-
tuyente de las Provincias Unidas del Centro de Am6rica.
El primero,-22 de Enero de 1824-sobre inmigraci6n y co-
lonizaci6n, invita a todos los extranjeros que quieran venir
a radicarse a nuestro suelo, para que puedan hacerlo en la
forma que mejor les convenga, ofreciendoles toda clase de
libertades y asegurandoles el ejercicio de cualquier profe,
si6n, oficio o industrial, sin excepci6n de la minera, "pues
por la present se derogan todas las leyes que prohiben el
laboreo de las minas a los extranjeros"; se les brinda la
oportunidad de adquirir terrenos baldios, en las mismas
condiciones que los naturales, y de constituir poblaciones
nuevas, por el sistema de capitulaciones, cedi6ndoseles tie-
rras suficientes y reconoci6ndoseles ciertas franquicias.
Todo nuevo poblador puede disponer de sus bienes, libre-
nente, inclusive los terrenos cedidos, y trasmitirlos por
herencia, ya sea testamentaria o ab-intestato, asi como vol-
ver a su pais o emigrar a otro, en cualquier tiempo, llevando

(7) La misma Asamblea habia emitido anteriormente la celebre ley de
libertad de esclavos, a propuesta del venerable Jos6 Sime6n Cafias, reglamen-
tando la manumisidn de esclavos, y orden6 que "no se admitird en estos estados
a ningfin extraijero que .se emplee en el enunciado trdfico."
10









consigo todos sus intereses, sin impuesto alguno. (8) El
segundo decreto,-23 de Abril de 1824-relativo a la ciu-
dadania, establece que las cartas de naturaleza se concedian
a los extranjeros en los siguientes casos: a) Por servicios
relevantes prestados a la naci6n; b) Por el ejercicio de
alguna ciencia, arte u oficio, no establecidos en el pais;
c) Por residencia de cinco afios; y d) Por la de tres afios,
a los que vinieren a radicarse con sus families, o adqui-
rieren bienes inmuebles. En todos los casos, es necesario
que tengan el deseo de radicarse, el animus manendi, mani-
festado a la autoridad correspondiente. Se consider como
naturalizados, a los espafioles, europeos y cualesquiera ex-
tranjeros que, siendo.vecinos de algin punto de la Uni6n, al
proclamar su independencia, la hubieren jurado; y todo
americano, que viniere a la Repfblica, por el simple hecho
de manifestar su voluntad ante un magistrado. :()
Ademds, la primera Constituci6n Federal garantiza
ampliamente a todos los habitantes de la Repfblica la liber-
tad de pensamiento, el derecho de propiedad, el derecho de
petici6n, la inviolabilidad de la persona, del domicilio, de
la correspondencia, y prohibe las penas infamantes, la pros-
cripci6n, los privilegios de todas classes; todo individuo tiene
facultad para emigrar, sin que las autoridades se lo impidan,
salvo el caso de responsabilidad penal; todos los ciudadanos
y habitantes, sin distinci6n alguna, estdn sometidos al mis-
mo orden de procedimientos y juicios que determinan
las leyes.
La fnica limitaci6n que encontramos, en medio de tan
amplias disposiciones, es la que se contrae a la libertad
religiosa. La Constituci6n Federal, de acuerdo con el Acta
de Independencia de 1821 y con el Decreto de 15 de Julio
d.e 1823, estableci6 que la religion cat6lica era la de la Re-

(8) En lo que se refiere al Estado de Guatemala, hay various decretos rela-
tivos a la colonizaci6n de distintas regions de nuestro territorio, siendo los
principles el de 29 de Abril de 1834, que se refiere a Verapaz, Livingston y Santo
Tomas, el de 9 de Mayo de 1842, ratificando el contrato de colonizaci6n de Santo
Tomas, celebrado con una compafiia de Bruselas. Este ensayo de colonizaci6n,
aunque no di6 todos los resultados deseables, trajo a nuestro pafs un regular
nfimero de families, de origen belga, cuyos descendientes son ahora miembros
estimables de la familiar guatemalteca.
(9) Los americanos por nacimiento podfan ser Ministros de Estado y des-
empefiar otros cargos pfiblicos de importancia. Para ser Presidente, Vice-pre-
sidente o Senadqr, se necesitaba la calidad de centroamericano de origen.









piblica, con exclusion del ejercicio puiblico de cualquiera
otra. (10) La libertad absolute de conciencia fue decretada
por el Congreso Federal, el 10 de Abril de 1833, atendiendo,
segfin indica el texto legal, a que faltaba en Centro America
una instituci6n "caracteristica de la civilizaci6n y produc-
tora de la poblaci6n y riqueza, que se dirige a atraer a terri-
torios incultos los brazos que necesitan para el cultivo y la
industrial "
La primera Constituci6n del Estado de Guatemala,
emitida el 11 de Octubre de 1825, como era natural, estaba
calcada en los mismos principios igualitarios y humans.
Reprodujo, en cuanto eran aplicables'al Estado, las dispo-
siciones de la Constituci6n Federal. Relacionados con nues-
tro studio, consign6 estos dos articulos: "Todo habitante
libre de responsabilidad, puede trasladarse a un pais ex-
tranjero, y volver al Estado cuando le convenga." "Todos
los habitantes del Estado, estdn obligados a obedecer y
respetar la ley, que es igual para todos, ya premie, ya cas-
tigue: a servir a la patria, a defenderla con las armas y a
contribuir proporcionalmente a los gastos puiblicos sin exen-
ci6n ni privilegio alguno." En cuanto a esta filtima parte,
creemos que era lo menos que se podia pedir, a cambio de
tanta generosidad.
La primera disposici6n relative a pasaportes, la encon-
tramos en el Decreto de 4 de Mayo de 1826. Previene que
los extranjeros al entrar o salir de los departamentos del
Estado de Guatemala, deben presentarse a los Jefes Poli-
ticos, manifestando el pasaporte que traigan, el objeto y
fines de su entrada o salida y el punto a donde se dirigen;
ninguna persona debe ser molestada con motivo del cum-
plimiento de este requisite y, por el contrario, las autori-
dades les deben dar los informes y auxilios que necesiten.
En cuanto a sucesi6n, la Asamblea Legislativa del
Estado de Guatemala, declar6 en Marzo de 1834, que si
muriere algin extranjero en el pais, sus parientes tendrian

(10) El articulo 11 de la Constituci6n Federal que contenia tal principio,
fu6 literalmente reproducido por el 45 de la Constitucidn del Estado de Guate-
mala de 1825.
12









derecho de heredarlo, auhque fueran tambien extranjeros,
segin el orden establecido por las leyes locales; y si qui-
sieren levarse los bienes o dinero de la herencia, no debe-
rian satisfacer mAs derechos que los que generalmente se
pagaban por toda extracci6n.
La misma Asamblea Legislativa, en la "Declaraci6n de
los derechos del Estado y de garantias de los habitantes",
emitida en Septiembre de 1837, reconoci6 que "todos los
hombres nacen igualmente libres e independientes", con
ciertos derechos inherentes a su personalidad, inenajenables
e imprescriptibles, tales como el de propiedad, de trabajo,
de defense, etc. Todo habitante, sin distinci6n de raza, na-
cionalidad, o clase-estableci6-tiene libertad absolute de
conciencia, en sus dos aspects fundamentals: libertad
religiosa y libertad de pensamiento; y puede transitar libre-
mente por el Estado, entrar y salir de 61 en tiempo de paz,
sin necesidad de permiso ni pasaporte. Nadie puede ser
expatriado o puesto fuera de las leyes. En cambio, todos
los que ejerzan industrial en el pals, estin obligados a con-
tribuir en just proporci6n a sus facultades, a los gastos
piblicos.
Rota la federaci6n centroamericana, por las causes
political y sociol6gicas que son conocidas, la Asamblea
Nacional Constituyente de Guatemala, dict6 la c6lebre Ley
de Garantias de 1839, en donde con la mayor amplitud, se
garantiza a todos los habitantes la suma de los derechos
indispensables para el desarrollo integral de sus actividades,
estahdo a cargo del gobierno la obligaci6n de asegurar el
goce de los mismos. Reafirma que la esclavitud est6 abolida
y, aunque la religion cat6lica es la del Estado, ordena que
nadie sea molestado por profesar otras creencias. La emi-
graci6n e inmigraci6n son absolutamente libres. Son gua-
temaltecos todos los que nacen en el territorio de Guatemala:
se establece el principio del jus soli, sin excepciones.
El Acta Constitutiva de la Reptiblica, decretada en
1851, contiene preceptos de importancia, en lo que respect
a nacionalidad y naturalizaci6n. Adopta en primer t6rmino
]a doctrine del jus soli, diciendo que "son guatemaltecos
13









todos los que hayan nacido en la Repfiblica, o que se halla-
ban en ella al tiempo de hacerse su independencia de la
Espafia." Luego, adoptando la doctrine contraria, del
jus sanguinis, expresa que tambien son guatemaltecos, "los
hijos de padres guatemaltecos, aunque hayan nacido en
pais extrangero." Por vinculos de todo genero, consider
como guatemaltecos a los originarios de los otros estados
de Centro Am6rica, avecinados en la Repfiblica; y por mo-
tivos raciales, acepta a los espafioles e hispanoamericanos,
para el desempefio de cargos piblicos, quedando por el hecho
de su aceptaci6n, naturalizados.. A todos los anteriormente
enumerados les otorga derechos politicos. El gobierno, en
ciertos casos, puede emplear en el servicio pibblico, a los
demds extranjeros, quedando naturalizados al aceptar.
Para terminar el resume de este period, recordamos
que tambien desde el punto de vista del Derecho Interna-
cional Puiblico, es interesante su studio, porque durante 61,
celebr6 Guatemala una series de tratados con diversos paises.
En tales tratados, de amistad, comercio y navegaci6n,
encontramos disposiciones tendientes a asegurar la igual-
dad entire hacionales y extranjeros, que se refieren a nues-
tra material. Se proscriben el jus aubana, el jus detrac-
tus, gabella hereditaria y el census imigrationis, los cuales
en nuestra legislaci6n ya habian desaparecido desde los
dias de la independencia. De manera que qued6 recipro-
camente garantizada la libertad de comercio y navegaci6n,
pudiendo los nacionales de la parties contratantes, hacer el
trifico en la otra, entrar, salir, permanecer en ella; se esta-
bleci6 el libre acceso a los tribunales, en identicas condi-
ciones que los naturales, la exenci6n del servicio military y
de las contribuciones o impuestos que no fueran ordinarios,
la libre disposici6n de los bienes, por cualquier titulo,
pudiendo, en caso de sucesi6n, entrar los herederos en plena
posesi6n de la herencia. Se precisaron algunas limitacio-
nes, tales como las relatives a la observancia de los regla-
mentos de policia, leyes de orden piblico international o
absolute; la reserve del comercio de cabotage para los na-
cionales de los respectivos paises y la adquisici6n de bienes











races. Para este filtimo caso, se daba un termino mis o
menos largo a los que por ser extranjeros, no podian entrar
en posesi6n de la herencia, para que dispusieran de ella
como creyeran convenient, pudiendo extraer el product,
libre de impuestos. (1)
La revoluci6n political de 1871, determine un cambio
en el sistema legislative de Guatemala, con base en la
Constituci6n emitida el 11 de Diciembre de 1877. El de-
recho positive actual arranca de esa Ley Fundamental, con
algunas reforms. Relacionada con nuestro studio, encon-
tramos, adem6s, la Ley de Extranjeria de 1894 y otras dis-
posiciones posteriores, cuya glosa haremos brevemente en
el capitulo siguiente.







(11) En una explicaci6n dada por el Ministerio de Relaciones Exteriores
de Guatemala, a cargo de Jos6 Maria Saravia, al encargado de negocios de
Francia en aquella 6poca, para verificar el canje de ratificaciones del Tratado
celebrado en 1848, se nanifiesta que los franceses pueden hacer el comercio de
cabotage, en iguales condiciones que otros extranjeros, en tanto que el Gobierno
no reglamnente y declare la exclusividad para los nacionales, haciendo efectiva
la prohibici6n para todas las naciones; y, que la limitaci6n relative a la adqui-
sicidn de bienes inmuebles, en nada afecta a las demds disposiciones del con-
venio que facultan a los ciudadanos de los estados contratantes para poseer
inmuebles en el otro.
Los tratados a que nos referimos en este parrafo son: el celebrado el 15 de
Marzo de 1825, en Bogota, entire la Federaci6n de Centro America y la Repfiblica
de Colombia (unidn, liga y confederacidn perpetua), que contiene, desde el punto
de vista de nuestro studio, disposiciones muy importantes en su Articulo 109;
el de la misnma Federaci6n y los Estados Unidos de America, de Washington,
5 de Diciembre de 1825, cuyos Articulos 3, 6', 11, 12 y 13, nos interesan espb.
cialmente. Los celebrados por Guatemala, (amistad, comercio y navegaci6n)
con los siguientes pauses: B61gica, 19 de Julio de 1843 y 12 de Abril de 1849,
adicionado por la convenci6n de 10 de Noviembre de 1858; ciudades libres An-
seAticas de Lubeck, Bremen y Hamburgo, 25 de Junio de 1847, al cual adhiri6
el Gran Ducado de Meklemburgo Schiwerin en 1852; Francia, 8 de Marzo de 1848,
al cual hicimos una referencia; Gran Bretafia, 20 de Febrero de 1849; Estados
Unidos de America, 3 de Marzo de 1849; Prusia, 29 de Julio de 1852; Perfl,
20 de Abril de 1857; Cerdefia, 12 de Junio de 1858; Espafia, 29 de Mayo de 1863;
y Austria-Hungrfa, 29 de Mayo de 1870, cuya ratificaci6n no lleg6 a canjearse.
Agreguemos que, por el Concordato celebrado el 7 de Octubre de 1852 en
Roma, entire la Santa Sede y la Repfiblica de Guatemala, qued6 vinculado el
Estado con la Iglesia, suprimiendose practicamente, la libertad religiosa.









LEGISLATION VIGENTE


NOCIONES GENERALS
I. QuiMnes son extranjeros.-II. Clasificaci6n.-III. Nacionalidad y natu-
ralizaci6n.

I.-Quidnes son extranjeros.-En general, podemos de-
cir que es extranjero todo individuo que se encuentra en un
Estado distinto de aquel de donde es national. (1) Segin
la Ley de Extranjeria, son extranjeros: a) Las personas
nacidas fuera del territorio guatemalteco, de padres que no
son guatemaltecos; b) Los hijos legitimos nacidos fuera de
Guatemala, de padre extranjero y madre guatemalteca;
c) Los guatemaltecos que hayan perdido su nacionalidad;
d) Los nacidos fuera de Guatemala, de padres que hayan
perdido la nacionalidad guatemalteca; e) La mujer guate-
malteca casada con extranjero y domiciliada fuera de Gua-
temala; y f) Los hijos de Ministros Diplomdticos, aunque
hayan nacido en territorio guatemalteco. Respecto al in-
ciso (e) hacemos notar que la filtima reform al C6digo Ci-
vil, contenida en el Decreto Legislativo 2010, -establece que
la mujer conserve su nacionalidad al casarse, a menos que
expresamente manifieste su voluntad de adoptar la del es-
poso y, por consiguiente, la Ley de Extranjeria debe armo-
nizarse con esta nueva doctrine. La enumeraci6n anterior es
congruente con el sistema de la nacionalidad seguido por
nuestra Constituci6n.
II.-Clasificaci6n.-Los extranjeros, segfin la misma
Ley de Extranjeria, pueden ser: domiciliados, transeuntes
y emigrados. En cuanto a la primera clase, recordemos que
el C6digo Civil vigente define el domicilio por la residencia
habitual con el animo de permanencia, y, en defecto de es-
tos elements, por el lugar en que la persona tiene el prin-
cipal asiento de sus negocios; a falta de uno y otro, reputa
domicilio de una persona el lugar en que se encuentre. Es
transeunte, el que esta de paso en la Repuiblica, sin el animo
de radicarse; la permanencia continue durante un afio, es
una presunci6n juris tantum del knimo de residir. Final-
mente, se consider emigrado al extranjero no domiciliado,
cuya personalidad y permanencia en el pais no se justifi-

(1) Matos. Curso de Derecho Internaclonal Privado, pdg. 156. Valery. Ma-
nuel de Droit International Privw, pag. 338.









LEGISLATION VIGENTE


NOCIONES GENERALS
I. QuiMnes son extranjeros.-II. Clasificaci6n.-III. Nacionalidad y natu-
ralizaci6n.

I.-Quidnes son extranjeros.-En general, podemos de-
cir que es extranjero todo individuo que se encuentra en un
Estado distinto de aquel de donde es national. (1) Segin
la Ley de Extranjeria, son extranjeros: a) Las personas
nacidas fuera del territorio guatemalteco, de padres que no
son guatemaltecos; b) Los hijos legitimos nacidos fuera de
Guatemala, de padre extranjero y madre guatemalteca;
c) Los guatemaltecos que hayan perdido su nacionalidad;
d) Los nacidos fuera de Guatemala, de padres que hayan
perdido la nacionalidad guatemalteca; e) La mujer guate-
malteca casada con extranjero y domiciliada fuera de Gua-
temala; y f) Los hijos de Ministros Diplomdticos, aunque
hayan nacido en territorio guatemalteco. Respecto al in-
ciso (e) hacemos notar que la filtima reform al C6digo Ci-
vil, contenida en el Decreto Legislativo 2010, -establece que
la mujer conserve su nacionalidad al casarse, a menos que
expresamente manifieste su voluntad de adoptar la del es-
poso y, por consiguiente, la Ley de Extranjeria debe armo-
nizarse con esta nueva doctrine. La enumeraci6n anterior es
congruente con el sistema de la nacionalidad seguido por
nuestra Constituci6n.
II.-Clasificaci6n.-Los extranjeros, segfin la misma
Ley de Extranjeria, pueden ser: domiciliados, transeuntes
y emigrados. En cuanto a la primera clase, recordemos que
el C6digo Civil vigente define el domicilio por la residencia
habitual con el animo de permanencia, y, en defecto de es-
tos elements, por el lugar en que la persona tiene el prin-
cipal asiento de sus negocios; a falta de uno y otro, reputa
domicilio de una persona el lugar en que se encuentre. Es
transeunte, el que esta de paso en la Repuiblica, sin el animo
de radicarse; la permanencia continue durante un afio, es
una presunci6n juris tantum del knimo de residir. Final-
mente, se consider emigrado al extranjero no domiciliado,
cuya personalidad y permanencia en el pais no se justifi-

(1) Matos. Curso de Derecho Internaclonal Privado, pdg. 156. Valery. Ma-
nuel de Droit International Privw, pag. 338.









que en el plazo de tres meses. La Ley de Pasaportes clasi-
fica a los extranjeros en inmigrantes y transeuntes, atendien-
do al prop6sito que tengan de radicarse o no en la Repfiblica
y sefiala el termino de seis meses para la permanencia ma-
xima de los segundos.
III.-Nacionalidad y Naturalizacidn.-De acuerdo con
el plan que nos hemos trazado, no vamos a estudiar esta ma-
teria desde -el punto de vista te6rico, lo cual seria objeto de
various capitulos para resumir siquiera los aspects funda-
mentales. Sobre nacionalidad y naturalizaci6n se han es-
crito numerosisimos volimenes, de las mas variadas tenden-
cias, y podemos afirmar que estdn aim por resolverse los
m6s interesantes problems que de ellas derivan.
Nos concretaremos a exponer el sistema adoptado por
Guatemala, advirtiendo que nuestra Constituci6n, como ca-
si todas las constituciones americanas, se ocupa de fijar
quienes son nacionales y c6mo se adquiere y pierde la na-
cionalidad, dando a :estas disposiciones el cardcter de reglas
de orden pTiblico international, principio que tambien con-
signa el C6digo Bustamante, ley de la Repfiblica.
Hist6ricamente, segfin vimos en la primer parte de es-
te studio, en cuanto a nacionalidad de origen, la legislaci6n
guatemalteca ha seguido -el principio del jus soli, conform
a la tendencia continental, combin6ndolo algunas veces con
el jus sanguinis; y ha marcado una corriente favorable pa-
ra considerar como nacionales a los originarios de los demds
paises de America, especialmente a los del centro, desde que
dejaron de former una sola Repuiblica con el nuestro.
En la actualidad, despu&s de las reforms a la Consti-
tuci6n de 1879, (') 6sta divide a los guatemaltecos en natu-
rales y naturalizados. El t6rmino naturales de nuestra
Ley Fundamental corresponde, tecnicamente, a naciona-
lidad de origen. Son naturales: 1.o Todas las personas na-
cidas o que nazcan en el territorio de la Repfiblica, cual-
quiera que sea la nacionalidad del padre, con excepci6n de
los hijos de los Agentes Diplom6ticos; 2. Los hijos de padre
guatemalteco o hijos ilegitimos de madre guatemalteca,
nacidos en pais extranjero, desde el moment en que residan
en la Repuiblica; y ain sin esta condici6n, cuando conforme
a las leyes del lugar del nacimiento les correspond la na-
cionalidad de Guatemala, o tuvieren derecho a elegir y op-
taren por la guatemalteca. (Articulos 4 y 5). Se consider

(2) La Constituci6n del 79 ha sido reformada en los aflos 1887, 1897 y 1927.
17










tambiSn como guatemaltecos naturales a los originarios de
las demds Reptiblicas de Centro America que manifiesten
ante la autoridad el deseo de ser guatemaltecos y lenen los
requisitos legales, siempre que exist reciprocidad en el
pais de su origen y hasta donde 6sta se extienda. (Articulo 6).
En cuanto a la parte final de este articulo, reproducimos el
concept que nos merece el principio de reciprocidad en
Derecho Internacional, y creemos que, tratdndose de nues-
tros paises centroamericanos, result m6s absurdo todavia;
y, por convicci6n personal, deseamos que desaparezca ese
apendice. Son naturalizados los extranjeros que, habien-
do residido en el pais dos afos, obtengan carta de naturaleza,
de acuerdo con la ley; los extranjeros que acepten cargos
pfiblicos para los cuales se exija la calidad de guatemalteco,
quedan naturalizados por el hecho de la aceptaci6n. (Ar-
ticulos 7 y 10). (3)

ADMISSION DEL EXTRANJERO
I. Teorias.-II. Preceptos legales, restricciones.-III. Reglamentacidn:
pasaportes y tasas.

I.-Teorias.-En el campo cientifico, dos teorias opues-
tas se han debatido en cuanto a la admisi6n o exclusion de
los extranjeros. La primera, funddndose en el concept
de soberania absolute del Estado, afirma que este tiene un
derecho ilimitado para impedir la admisi6n de extranjeros
en su territorio o de imponer las condiciones de su entrada,
reglamentando su situaci6n. La segunda, basdndose en la
solidaridad e interdependencia de los Estados, sostiene que
6stos deben reconocer ampliamente el derecho de libre acce-
so a los extranjeros. Tomadas en sus extremes, podemos
decir que la teoria de la soberania absolute del Estado, ne-
garia la existencia del Derecho Internacional y conduciria
al mas absurd aislamiento; la de la solidaridad de los Es-
tados, constitute el principio fundamental de nuestra cien-

(3) Para adquirir la naturalizaci6n conforme al articulo 79 de la Constitu-
ci6n, se procede de la siguiente manera: ante la Jefatura Politica del Departa-
mento, el solicitante debe probar su residencia de dos afios en la Repiblica, su
buena conduct, y que tiene medios decorosos de vida. La prueba puede ser
documental o testimonial, con informed de la Direccifn General de la Policia.
Concluido el expediente es remitido a la Secretaria de Relaciones Exteriores y,
examinada la solicitud, si se han llenado las condiciones exigidas, el Presidente
de la Repiblica expide un Acuerdo concediendo o denegando la naturalizaci6n.
(Decreto Gubernativo 1,145).









cia y represent un ideal de la humanidad. Desde luego,
debemos advertir que los distintos autores admiten, para
una y otra tendencia, ciertas atenuaciones. Asi, con rela-
ci6n a la primer, se reconocen excepciones, derivadas de la
voluntad soberana del Estado, pues 6ste no podria excluir a
todos los extranjeros sin violar el espiritu del Derecho In-
ternacional; su derecho esta condicionado por el mutuo de-
recho de comercio y pasaje inofensivo (Rolin Jaequemyns,
Oppenheim, Rivier); no podria tomar medidas especiales
contra los individuos de un pais determinado, sino con un
fin de autopreservaci6n (De Louter, Isay). En cuanto a
la segunda, se dice que el derecho de libre admisi6n no debe
ser absolute; el Estado puede hacer excepciones, resultan-
tes de circunstancias graves, que debe siempre justificar.
(Von Liszt, Thomas).
Nosotros nos inclinamos por la teoria de la libre admi-
si6n y opinamos que, excepcionalmente, por graves motives
de orden social, puede hacerse prohibiciones, siempre que
no sean de caricter general y permanent. Sin embargo,
reconocemos lo dificil de establecer las excepciones, sin que
el principio de solidaridad humana se resienta; y, siendo
partidarios de esta teoria, abogamos por la supresi6n de las
restricciones de caracter general, especialmente, las de or-
den 6tnico. La indeseabilidad de ciertos individuos por
razones 6tnicas que talvez podria justificarse en paises don-
de se hace alarde de singular pureza racial, es insostenible
en Estados como Guatemala, con un inmenso porcentaje de
poblaci6n indigena, correspondiente a razas que ain con
su ancestro hist6rico valioso y despojdndolas de los matices
que les presta la literature y el arte vernAculos, son -en rea-
lidad el resultado de una lenta degeneraci6n a trav6s de los
siglos, aumentada por el alcoholism y por su condici6n de
parias, tanto en la colonia como en la rep-iblica. Podemos
afirmar que el mestizaje es una ley constant de la humani-
dad y no creemos en el misticismo racial profesado por Go-
bineau, Ammon, Lapouge y sus adeptos, porque, como dice
Gaston Richard, la historic "desmiente radicalmente el cri-
terio de razas superiores, comfin a los gobinistas y darwinis-
tas sociales." (4) En cambio, nos parece que deben subsistir
las restricciones de caricter individual, con base en el prin-
cipio de defense social, en su mds amplia acepci6n.

(4) Richard. La Sociologie g6n6rale et les lois sociologiques.










II.-Preceptos legales, restricciones.-La Constituci6n
de Guatemala establece que "toda persona es libre para en-
trar, permanecer en el territorio de la Repuiblica y salir de
l1; salvo los casos que la ley determine." Los casos de
excepci6n, estan enumerados por el Decreto Legislativo
1745 en estos t6rminos: "se prohibe la entrada al pais de
los extranjeros siguientes: a) Por razones etnicas: 1.0 De
los individuos de raza amarilla o mong6lica; 2.0 De los indi-
viduos de raza negra, salvo las estipulaciones de las leyes
en vigor. En ambos casos, cualquiera que sea la nacionali-
dad de la persona (5) b) Por ser indeseables a perpetuidad:
1.o Los fugos de presidio; 2. Los condenados por delitos
infamantes; 3.* Los que se dedican a la trata de blancas;
4. Los que comercian con drogas her6icas; 5.' Los expulsa-
dos de otros paises por hacer propaganda disociadora o que
la hagan ya estando en el pais; 6.0 Los que hagan del con-
trabando su ocupaci6n habitual, o se dediquen a comercios
fraudulentos o ilicitos; 7. Los incapacitados; 8. Los que
pretendan entrar al pais con documentaci6n falsa; 9. Los
dem6s excluidos por leyes anteriores. (6) c) Por ser inde-

(5) "Los extranjeros de razas amarilla y negra que actualmente resident
en el pafs de conformidad con las leyes vigentes, podrdn permanecer ei Gua-
temala, pero si abandonaren voluntaria o forzosamente el territorio national ya
no podran ingresar a 61. Sin embargo, bajo garantia especial y con absolute
certeza de que se mantendrA la identidad de la persona, el Poder Ejecutivo per-
mitira el regreso al pafs de los extranjeros comprendidos en este articulo que,
por causa grave legalmente comprobada, se vean en el caso de abandonar tem-
poralmente la Repiblica; y el permiso que se otorgue para regresar, nunca
excederA de dos afios." Articulo 59 del Decreto Legislativo 1,745. Los indivi-
duos de raza mong6lica estAn sujetos a un reglamento especial, que entr6 en
vigor el 19 de Septiembre de 1932.
(6) Anteriormente, la Ley de Pasaportes, emitida el 8 de Diciembre de 1930,
nos da una lista de las personas cuyo ingreso a Guatemala esta vedado. Copia-
mos del articulo correspondiente, los incisos que no estn comprendidos en la
enumeraci6n del Decreto 1,745; a) Los que no posean en efectivo para pre-
sentarlo en la frontera, por lo menos, una suma equivalent a cien quetzales,
mAs los gastos indispensables para trasladarse al interior del pals, salvo los
casos que determine el acuerdo de fecha 29 de Noviembre de 1930. (Se refiere
a los menores que viajan con sus padres y a las mujeres que viajan con sus
esposos); c) Artistas de teatro, circos o cualquier otro espectaculo pfiblico;
d) Exploradores o andarines, salvo que vengan por cuenta de alguna sociedad
o instituci6n; g) Las mujeres que se dediquen a la prostituci6n; m) Los
mayors de sesenta afios de edad, a menos que sean ascendientes de familia que
venga a establecerse o se encuentre establecida en Guatemala o que acrediten
tener un capital no menor de cinco mil quetzales; n) Los individuos de raza
turca, siria, libanesa, arabe, griega, palestina, armenia, egipcia, polaca, afgana,
hindf, bfilgara y los de razas nativas del litoral Norte de Africa. Estos indi-
viduos para ingresar al pals necesitan un permiso especial.... f) Los gitanos,
cualquiera que sea la nacionalidad que tengan, por nacimiento o por naturall-










seables temporalmente: 1. Los que padecieren de enferme-
dades contagiosas; 2." Los nacionales de un pais que se en-
cuentre en guerra, con la Repfiblica; 3. Los que por cual-
quier motivo puedan agravar las condiciones dificiles en
que se encuentre el pais. (7)
III.-Reglamentaci6n.-Para reglamentar la adinisi6n
existen varias medidas, adoptadas por la mayor parte de
los estados, entire las que merecen especial menci6n los pa-
saportes y las tasas.
El decreto 1745, antes citado, dice que "toda persona
guatemalteca o extranjera que entire o salga del territorio
de la Repiiblica, esta obligada a tener y exhibir un pasa-
porte que debe ser expedido o visado de conformidad con
las prescripciones del Reglamento, que para el efecto emi-
tird el Ejecutivo." El pasaporte se expide llenando pre-
viamente una hoja de identidad, cuyo requisite no se exige
a los Agentes Diplom6ticos y Consulares, a los turistas,
siempre que est6n provistos de una tarjeta especial, y a los
extranjeros que ya se encuentren inscritos en el Ministerio
de Relaciones Exteriores.
Las tasas de ingreso, adoptadas por algunos paises, no
existen en Guatemala.

zaciln. Por acuerdo de 19 de Mayo de 1931, se incluyd en estas restricciones
a los rusos y persas. Todas estas disposiciones, deberian estar refundidas en
una sola, para facilitar su studio y consult.
Merece especial .comentario la prohibici6n relative a los artists de teatro,
la cual descansa en razones econ6micas. Hay la idea de que las compafilas
dramAticas llevan regulars cantidades de numerario despubs de una tem-
porada. Sin embargo, no son de consideracidn esas sumas, pues los actors
invierten por lo regular sus entradas en el pals y, a cambio de lo poco que
pudieran ilevarse, dejan un buen saldo en favor de la cultural general. A nuestro
juicio, bastarfa con reglamentar la llegada de compafifas, seleccionAndose los
espectAculos. Por otra parte, no se restringe el cinemat6grafo que tan poco
nos deja desde el punto de vista cultural y que retira fuertes cantidades de
Guatemala.
(7) El Decreto Gubernativo 1,131, dictado el 5 de Marzo de 1931, con el
caricter de Ley de Emergencia, prdhibe temporalmente el ingreso al pals de
trabajadores de taller o fAbrica que vengan a ejercer su oficio a la Repfblica,
con excepci6n de los tdcnicos que vengan contratados por el Gobierno o por
compafiias industriales autorizadas para ello, o los quq esten comprendidos en
algfin tratado celebrado con Guatemala.
Esta ley no podia extenderse a los trabajadores del campo, puesto que
Guatemala necesita atraer brazos y capitals que hagan productivas sus enormes
reserves naturales, especialmente en la agriculture. De lo contrario estaria en
pugna con el fin que se tuvo en mira al dictar tal disposici6n. Impresionados
por el espectAculo de un pals pobre, en medio de grandes riquezas, opinamos
que debe iniciarse una inteligente y met6dica labor de colonizacidn e inmigra-
ciln, para poblar nuestras regions desiertas.









DERECHOS Y OBLIGACIONES


I. Disposiciones generales.-II. Clasificacidn.-III. Derechos Politicos:
a) derechos civicos. b) derechos pfiblicos.-IV. Derechos Privados: a) dere-
chos de familiar. b) derechos patrimoniales. c) derechos obligacionales.-
V. Derechos de Extranjerfa.-VI. Limitaciones: a) Expulsi6n. b) Extradi-
ciln. c)' Derechos de propiedad. d) Ejercicio de profesiones. e) Cautio judi-
catum solvi.-VII. Convenciones.

I.-Disposiciones generales.-Entramos ahora a exa-
minar cuiles son los derechos y las obligaciones de los ex-
tranjeros que se encuentran -en Guatemala, es decir, vamos
a fijar precisamente su posici6n ante el derecho vigente. En
primer t6rmino, expondremos los principios generals y,
en seguida, analizaremos las distintas classes de derechos.
La Constituci6n consigna que las autoridades de la Re-
pfiblica estin instituidas para mantener a todos sus habi-
tantes en el goce de los derechos fundamentals, que son:
la libertad, la igualdad y la seguridad de la persona, de la
honra y de los bienes. El Estado tiene, como funci6n pri-
mordial, la de conservar y mejorar las condiciones genera-
les de la existencia y del bienestar de la Naci6n, procurando
el incremento de la riqueza puiblica y privada, creando o
fomentando instituciones de credito y de previsi6n social;
y proveyendo adecuadamente a la soluci6n de los conflicts
entire el capital y -el trabajo (Articulo 16). El texto cons-
titucional trata de armonizar el libre desenvolvimiento de
la personalidad humana con el adecuado funcionamiento del
Estado, cuyas fuerzas deben conjugarse para un mismo fin:
el bienestar social. Los extranjeros, desde que leguen a
Guatemala, estdn obligados a respetar a, las autoridades y
observer las leyes, y adquieren derecho a ser protegidos por
ellas (Articulo 13). El articilo se refiere a las leyes de
orden pfblico international o absolute y, para evitar tor-
cidas interpretaciones, deberia especificarlo. La Ley de
Extranjeria, especificando, dice que las eyes penales, de
policia y seguridad pfiblica, obligan a todos los'habitantes
en el territorio guatemalteco, sin excepci6n (Articulo 110).
Los extranjeros deben pagar los impuestos locales estable-
cidos por raz6n de comercio, industrial, profesi6n, propiedad
o posesi6n de bienes (Articulo 15 de la Constituci6n).
Ademis, tienen obligaci6n de inscribirse en el Registro
Civil y en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Todo
extranjero domiciliado debe inscribirse en el Registro -Civil,
haciendo constar su nacionalidad, estado civil, profesi6n,










lugar de la fltima residencia y tiempo que tenga de estar
en la Repliblica, identificandose con documents aut6nticos;
sin este requisite, no puede demostrar su calidad. En el
Ministerio de Relaciones Exteriores, deben ser inscritos to-
dos los extranjeros domiciliados y los transeuntes cuya
permanencia dure mas de dos meses, previa identificaci6n
y comprobaci6n de la nacionalidad. Esta inscripci6n tiene
por objeto hacer efectivas las medidas que restringen la
inmigraci6n. (")
II.-Clasificaci6n.-Para el andlisis de los derechos en
particular, recordaremos que el insigne Sanchez de Busta-
mante nos dice que el hombre tiene, dentro del Estado, dos
classes de derechos: los politicos y los sociales. Los prime-
ros presuponen la existencia de la organizaci6n estatal y
surgeon para regular el cumplimiento de los fines colectivos
del Estado. Los segundos se refieren al grupo de personas
que integran la sociedad civil y a las necesidades indivi-
duales o econ6micas que derivan de las relaciones de orden
privado. (') Los politicos los subdividimos en civicos y pfi-
blicos; los sociales, o privados propiamente dichos, en de-
rechos de familiar, patrimoniales y obligacionales. Estu-
diaremos cada una de estas classes de derechos, con relaci6n
a los extranjeros y, despues, trataremos de los derechos
exclusivos de los mismos.

(8) La identificaci6n puede hacerse con cualquiera de los documents
siguientes: certificado del agent diplomatico o consular acreditado en la Re-
piblica, siempre que se exprese en el, que el interesado es national del pais
representado; el pasaporte con que se haya entrado a Guatemala, debidamente
legalizado o la carta de naturalizaci6n, legalizada asimismo. Las personas ori-
ginarias de las Secciones centroamericanas pueden inscribirse, sin que sea
obligatorio; los hijos legitimos de ciudadano alemdn, nacidos en Guatemala,
durante el Tratado celebrado con Alemania en 1887, que caduc6 el 15 de Marzo
de 1916, deben presentar para su inscripci6n documents expedidos en Alema-
nia, por las autoridades correspondientes, en los que conste que han prestado
el servicio military en su pais, de conformidad con el artfculo 10 de dicho
Tratado. Ademds, presentaran certificaci6n de la partida de nacimiento. Los
extranjeros inscritos cuya ausencia del pais dure mds de dos afios, sin interrup-
ci6n, deberan inscribirse nuevamente cuando regresen.
La inscripci6n causa dos quetzales (ddlares) de derechos y la f alta de
cumplimiento de esta obligaci6n se castiga con multa de veinte a doscientos
quetzales, sin perjuicio de la expulsion en caso de que la permanencia del infrac-
tor este prohibida, restringida o sea indeseable, a juicio del Ejecutivo. (Articulo
36 de la Ley de Extranjeria, reformado por los Decretos Gubernativos 969 y
1,146).
(9) Antonio Sanchez de Bustamante. Derecho Internacional Privado, pagi-
nas 168 y 169, Tomo I.









III. Derechos Politicos. Presuponen la existencia
del Estado como organizaci6n legal: a) Derechos civicos.
Se comprende bajo esta denominaci6n al sufragio active y
pasivo, los cuales por lo general se concede solamente a los
nacionales, en funci6n del principio de soberania. Este
criterio, comfin a casi todas las legislaciones, priva en la
Constituci6n de Guatemala (Articulos 8 y 9). La Ley de
Extranjeria, desenvolviendo los preceptos constitucionales,
dice que ningfin extranjero podrd ser elector ni eligible
para los cargos de elecci6n popular, por ser atributo pro-
pio del caricter de nacionalidad (Articulo 44). De acuer-
do con la Ley de Municipalidades, creemos que los extran-
jeros vecinos de una jurisdicci6n municipal si pueden ser
electores para los cargos municipa'les y, con un afio de resi-
dencia, tambien pueden ser electos (Articulos 7, 10, 35, 36).
Para el ejercicio de las funciones puiblicas mds elevadas,
como las de Diputado, Presidente de la Reptiblica, Desig-
nado a la Presidencia, Secretario de Estado, Representante
Diplom6tico, C6nsul General, Consul de Carrera, Conse-
jero de Estado, Presidente del Poder Judicial, Magistrado,
Fiscal, Juez de Primera Instancia, se require la calidad
de guatemalteco de origen (Articulos 5, 49, 65, 69, 72, 74,
80 y 86 de la Constituci6n). En cambio los extranjeros no
tienen obligaci6n de servir y defender a Guatemala (Ar-
ticulo 12); pero para determinar sus obligaciones en cuan-
to al servicio military, se tendri present que se someten
implicitamente a dicho servicio aquellos que teniendo de-
recho a optar por una nacionalidad extranjera, al llegar a
la mayoria de edad, no demuestren ante las autoridades de
la Repfiblica que han satisfecho dicha obligaci6n. (Ar-
ticulo 46 L. de Extranjeria).
b) Derechos pziblicos.-Son los que el Estado reco-
noce, limitando sus poderes, para el integral desarrollo de
la vida individual. Son los derechos autopersonales en la
clasificaci6n de derechos subjetivos de Bunge, que se ori-
ginan de la calidad de hombre, sin tomar en cuenta la na-
cionalidad. (10) Nuestra Ley Fundamental, reconociendo
en toda su extension estos derechos, a nacionales y extran-
jeros, consigna las siguientes garantias: responsabilidad de
los funcionarios y empleados pfiblicos; libertad de ense-
(10) Carlos Octavio Bunge. El Derecho. PAginas 439 y 440.










fianza, de locomoci6n, de industrial, trabajo y comercio (1),
de conciencia en sus dos aspectos-religidn y pensamien-
to-; derecho de disponer de sus bienes, de dirigir sus peti-
ciones a la autoridad, de acceso a los tribunales de justicia,
de asociaci6n y reuni6n; inviolabilidad de la propiedad (12),
de la defense en juicio, de la correspondencia, papeles y li-
bros privados y del domicilio; y la seguridad personal, en
todas sus formas. Nadie puede ser juzgado por Tribuna-
les especiales. La Ley de Extranjeria, resumiendo todos
estos principios en un solo articulo, los aplica a los extran-
jeros residents en Guatemala. (Articulo 43).
IV. Derechos Privados. Los derechos sociales-en
la clasificaci6n de Bustamante-privados o civiles propia-
mente dichos, son los que se refieren a los individuos que
componen la sociedad civil y nacen de sus relaciones pri-
vadas o econ6micas, independientemente de la noci6n de
Estado. Todas las legislaciones garantizan al extranjero
el goce de estos derechos que, unidos a los que llamamos
pfiblicos, constituyen el minimum de las facultades recono-
cidas actualmente a aquel en virtud de la comunidad juri-
dica international.

(11) La industrial es libre. El autor o inventor goza de la propiedad exclu-
siva de su obra o invent, por ,un tiempo no mayor de quince afios. La pro-
piedad literaria o artistic es perpetua. Todo extranjero domiciliado que invented
o perfeccione alguna mdquina, instrument o aparato, puede obtener patente
que le asegure la propiedad de su invento por el tiempo indicado. Las invent
clones hechas en el extranjero, podrAn patentarse en la Repfblica, cuando s61o
por ese medio pueda establecerse la industrial nueva, por ser secret el proce-
dimiento y, en todo caso, cuando haya convenios internacionales que asi lo esta-
blezcan. Guatemala se ha 'adherido a la Unidn de Berna; tha asistido a las
conferencias Panamericanas, en las que se ha tratado especialmente esta material
(Washington-1890, M6xico-1901, Buenos Aires-1910 y Santiago de Chile-
1923). La convenci6n celebrada en esta fltima fue ratificada por Guatemala,
pero no se deposit la ratificaci6n; ha celebrado tratados con Francia, 1895, con
Espafia, 1925 (Patentes y Marcas), con Alemania, 1930 (Patentes y Modelos).
(Articulo 20, Constitucidn).
El expediente para la concesidn de patentes se sigue ante la Oficina de
Patentes y Marcas del Ministerio de Fomento. Se exige la originalidad del
Invento y el procedimiento es bastante sencillo. Los derechos son: quince quet-
zales (ddlares), al principio, y diez quetzales al afio. (Ley de Patentes).
Los extranjeros domiciliados, pueden obtener tambien el registro de sus
marcas, industriales, comerciales o agricolas, asi como de sus n'mbres y avisos
comerciales, cumpliendo ciertos requisitos exigidos por la ley. Guatemala rati-
fic6 la convenci6n celebrada en Washington (1929) sobre protecci6n de marcas.
(Ley de Marcas y Avisos).
(12) S61o en caso de utilidad y necesidad pfiblicas, legalmente establecidas,
procede la expropiacidn forzosa; pero el duefio recibird su just valor en moneda
efectiva, antes de que la propiedad sea ocupada. En estado de guerra, la indem,
nizacidn puede no ser previa. (Articulo 28 de la Constituci6n).









Sin 'embargo, como nos dice el ilustre Doctor Matos,
siguiendo a Fiore, hay que distinguir respect a derechos
civiles, el reconocimiento de la personalidad del extranjero
para poseerlos y adquirirlos, y el ejercicio de los mismos.
"Su ejercicio debe ser regulado por principios de Derecho
International Privado que determinan la aplicabilidad de
las leyes, que -en muchas ocasiones produce el efecto de
modificar en la persona del extranjero, la modalidad de la
instituci6n juridica que se le brind6 al concederle el reco-
nocimiento de esos derechos igual que al national." "De
donde se deduce-condluye-que, bien considerado, la igual-
dad civil es m6s aparente que real, porque de lo contrario,
esa igualdad se convertiria en una sujeci6n del extranjero
a las leyes dictadas en beneficio del national, volviendo a caer
asi en el principio de la territorialidad de las leyes, del
que la civilizaci6n despu6s de muchos esfuerzos logr6 library
al individuo, para hacer efectiva su personalidad juri-
dica. (13)
Tanto el C6digo Civil emitido en 1877 como el de 1926,
establecian categ6ricamente la igualdad entire -el guatemal-
teco y el extranjero, en cuanto al reconocimiento de la per-
sonalidad juridica en la esfera de los derechos privados.
El C6digo Civil vigente desde 1933, nada dice al respect;
pero la Ley de Extranjeria consigna que no hay diferencia
alguna entire el national y el extranjero para la adquisici6n
y goce de los derechos civiles (Articulo 12). Por consi-
guiente, los extranjeros gozan en Guatemala: a) De los dere-
chos de familiar: matrimonio, paternidad y filiaci6n, patria
potestad, tutela, alimentos; se admit el divorcio por mu-
tuo consentimiento y por causa determinada; el matrimo-
nio civil es previo al religioso, pudiendo celebrarse 6ste
ante cualquier culto; la adopci6n no esti admitida. b) De
los derechos patrimoniales: pueden adquirir la propiedad
de toda clase de bienes (jura in re), tener derechos reales
sobre la propiedad ajena (jura in re aliena), como servi-
dumbres reales y personales, hipoteca, etc., con las limita-
ciones que adelante indicaremos; goza de los derechos inte-
lectuales o de invenci6n monopoliess de derecho privado que
llama Roguin) y puede disponer de todos ellos en cualquier

(13) PAginas 157 y 158. Obra citada.









forma. (14) c) De los derechos obligacionales, pudiendo
contratar y contraer toda clase de obligaciones, o ser acree-
dores a ellas. Es entendido que el ejercicio de todos esos
derechos se sujeta a los principios de Derecho Internacional
Privado aceptados para la soluci6n del conflict de leyes,
cuyo studio no nos corresponde en este trabajo.
V.-Derechos de Extranjeria.-Los extranjeros gozan
de ciertos derechos inherentes a su misma condici6n y que
derivan de principios que pertenecen al dominio del De-
recho Internacional Piblico. La Ley de Extranjeria esta-
blece que estos derechos son: I.-El de invocar los tratados
y convenciones existentes entire Guatemala y su Estado res-
pectivo; II.-El de recurrir a la protecci6n de su pais por
la via diplomdtica, conforme a los preceptos establecidos
por esta Ley; y III.-El beneficio de reciprocidad. (Ar-
ticulo 42).
El primero no necesita explicaci6n alguna, ya que los
Estados deben siempre cumplir sus tratados internaciona-
les-fuente fecunda de nuestra ciencia-aplicando sus pre-
ceptos a los extranjeros, cuando a ellos se refieran, aunque
estos no los invoquen. De lo contrario, quedarian al margen
de la justicia y del derecho que son, y deben ser, el funda-
mento de la sociedad international.
El segundo, esti basado en el deber que tienen los Es-
tados de proteger a sus sTibditos donde .quiera que se en-
cuentren, cuando hubiesen sido arbitrariamente perjudica-
dos o no alcanzaren justicia de parte del gobierno local. El
amparo diplomdtico debe ser ejercido con la mayor pru-
dencia, tomAndose en consideraci6n que si -este recurso se
generalizara, el extranjero quedaria en condici6n privile-
giada con respect al national. "Desgraciadamente, dice
el Doctor Matos, no se ha podido conseguir siempre el res-
peto de ese criterio, por lo que en muchos casos los extran-
jeros y sus respectivos gobiernos se han servido de los mds

(14) Reciegtemente, con el carActer de ley de emergencia, se dict6 el
Decreto Gubernativo 1,562, adicionado por el 1,590, estableciendo un impuesto
adicional del 60 % en las asignaciones y donaciones hechas a personas o enti-
dades no domiclliadas en la Repfiblica, por lo menos un afio antes del falleci-
miento del causante o del acto de la donacidn entire vivos. No quedan afectas
las personas que, teniendo domicilio en Guatemala, se hallaren residiendo even-
tualmente en el extranjero; y las que, a satisfacci6n de la Secretaria de Hacienda
y Cr6dito Pfiblico, garanticen invertir el monto de su respective asignaci6n en
bienes inmuebles del pafs, inicamente quedarAn afectos a un impuesto adicional
del 10 %.









insignificantes pretextos y ain de cuestiones de simple po-
licia, para entablar, contra paises debiles, reclamaciones a
todas luces improcedentes, amparadas s61o por la fuerza,
con notorio atropello de la justicia y la -equidad." ("5)
Los paises hispano-americanas marcan una tendencia a res-
tringir y reglamentar el ejercicio de este derecho, como
consecuencia de los indebidos procedimientos en que se ban
visto enrolados. Nuestra constituci6n ha establecido dos
normas fundamentals: a) Los habitantes de la Repiblica
tienen libre acceso ante los tribunales locales, para ejerci-
tar sus acciones en la forma que prescriben las leyes. Los
extranjeros no podran ocurrir a la via diplom6tica, sino en
los casos de denegaci6n de justicia. Para este efecto, no
se entiende por denegaci6n de justicia, el que un fallo eje-
cutoriado no sea favorable al reclamante. b) Ni los guate-
maltecos ni los extranjeros podrAn en ningun caso reclamar
al gobierno indemnizaci6n alguna, por dafos y perjuicios
que a sus personas o a sus bienes causaren las facciones.
(Articulos 23 y 14). La Ley de extranjeria en quince
articulos reglamenta el ejercicio del derecho que nos ocupa,
los cuales extractamos a continuaci6n: Se acepta la inter-
venci6n de un gobierno extranjero en caso de denegaci6n
de justicia o de retardo voluntario en su administraci6n,
despu6s de haberse agotado initilmente los recursos comu-
nes establecidos por las leyes. Cuando se formalice ante
el gobierno una reclamaci6n por estas causes, debe probar-
se plenamente que esos agravios son reales, con notoria
violaci6n de las leyes del pais y que se han agotado todas
las gestiones e interpuesto todos los recursos, para obtener
en el orden juridico la enmienda de aquellos agravios, sin
lograrse. El extranjero que intentare reclamaci6n civil
contra la Reptiblica, por dafios, perjuicios, expropiaciones
o por actos de empleados pfiblicos, debera presentar su de-
manda ante el tribunal respective, para que se tramite y
fenezca conforme a las leyes. La demand se publicara
en el diario official y en el juicio serdn parte el Ministerio
Piiblico y el empleado a quien se imputen los hechos que
dieren lugar a la reclamaci6n, sustanciandose este con la
mayor amplitud. El litigante calificado temerario queda-
ra incurso en una multa equivalent al 25 %o de la cantidad
demandada, a favor del Tesoro Pfblico, sin perjuicio de la
responsabilidad civil o criminal que resultare del process.

(15) Obra citada. Paginas 161 y 162.









El tercero, result un concept arc6ico y estrecho ante
los nuevos derroteros del Derecho Internacional. No con-
cebimos que un estado haga concesiones a otro o a sfibditos
extranjeros, con el fin de obtener iguales para si o sus na-
cionales, o que las consiga bajo promesa de otorgarlas. Como
dice un conocido tratadista americano, la formula do ut
des debe desaparecer de las relaciones internacionales.
VI.-Limitaciones.-Ya hemos sefialado en capitulos
anteriores algunas de las limitaciones a que estan sujetos
los extranjeros, conforme a las 'eyes de la Reptiblica, como
las relatives a su admisi6n, pasaportes, inscripcion, ejer-
cicio de los derechos civicos y sucesi6n. Completaremos
ahora este aspect de nuestro studio, exponiendo en esta
iltima parte las restricciones mds importantes, relatives a
expulsion, extradici6n, derechos de propiedad, ejercicio de
profesiones y prestaci6n en juicio de la cauci6n judicatum
solvi.
a) Expulsi6n.-La Ley de Extranjeria establece, por
una parte, que el territorio guatemalteco es un asilo para
todos los extranjeros, salvo las excepciones que hemos apun-
tado, y que el Gobierno ejerce sobre ellos los derechos de
inspecci6n y vigilancia que son consecuencia de su elevada
misi6n, teniendo el deber de cuidar de los extranjeros in-
digentes, enfermos o necesitados, adoptando en cada caso,
de acuerdo con los Agentes Consulares respectivos, las
medidas tendientes a que aquellos sean reintegrados al pais
de su procedencia. (Articulos 95, 96, 101, 102, 103). Por
otra parte, dispone la expulsion de los que, abusando del
asilo, conspiren contra Guatemala o trabajen en cualquier
forma para destruir o modificar sus instituciones, alterar
la tranquilidad p-iblica y la paz con otras naciones; de los
que ingresen al pais contraviniendo las disposiciones que
restringen la inmigraci6n; y de los emigrados que come-
tieren falsedad al identificarse. (Articulos 97, 98, 99, 100).
Los extranjeros casados con guatemalteca y establecidos en
Guatemala por un tiempo mayor de cinco afios y los que
se hallen en el plazo de opci6n de nacionalidad, s61o podrin
ser expulsados en casos excepcionales, relacionados con la
conservaciin del orden pfiblico. En todo caso, el procedi-
miento es simplemente gubernativo y la orden debe notifi-
carse con veinticuatro horas de anticipaci6n. (Articulos
105, 106).
Seguin el criterio casi uninime de los autores, la expul-
si6n, como limitacion a la libertad individual, se original del










deber que tienen los estados de asegurar su conservaci6n
y orden interior. La expulsion, en principio y normalmen-
te, no puede aplicarse a los nacionales, sino solamente a
los extranjeros. Siendo legitimo este derecho, los estados
deben usarlo por causes justificadas, y no arbitrariamente,
para no dar origen a reclamaciones diplomiticas. En
cuanto al procedimiento empleado hasta ahora, o sea la
simple disposici6n administrative, nosotros somos de los
que opinan que deberia conferirse a los tribunales de jus-
ticia, debidamente reglamentado, para que se probara ple-
namente la necesidad de la media y dar al extranjero, en
este caso, recursos de defense.
b) Extradicion.-La doctrine ha definido corriente-
mente la extradici6n como la remisi6n de un individuo acu-
sado o declarado culpable de una infracci6n penal, por par-
te de un Estado, a otro que reclama su entrega y que 'es
competent para juzgarlo y castigarlo. Se comprende, por
la definici6n, que es material que corresponde a la compe-
tencia international y esta, por consiguiente, fuera de nues-
tro studio. Solamente la enumeramos, no sin advertir
que es punto sobre el que han girado las mas vivas contro-
versias y que esta lejos de haber producido un acuerdo entire
los tratadistas, respect a su naturaleza, fundamento, ex-
tensi6n y procedimiento.
Guatemala no cuenta con una ley especial de extradi-
ci6n. Como norma general, la Constituci6n establece que
"ningiin guatemalteco puede ser entregado a gobierno ex-
tranjero para su juzgamiento o castigo" y prohibe de ma-
nera absolute la extradici6n por delitos politicos y comunes
conexos. (Articulo 30). (1")

(16) Estan vigentes los siguientes tratados que ha celebrado Guatemala,
sobre extradici6n: con Italia, suscrito en 1869 y adicionado en 1872; con Ingla-
terra, 1885, 1914; con M6xico 1894; con Espafia, 1895, 1897; con Bl1gica, 1897;
con Estados Unidos, 1903; con Colombia, 1928. AdemAs de estos tratados bilate-
rales, Guatemala suscribi6 y ratific6 la Convenci6n de Derecho Internacional
Privado (C6digo de Bustamante) celebrada en la VI Conferencia Panamericana,
Habana, 1928, que contiene un titulo relative a extradici6n y que ha sido ratifi-
cado por los siguientes pauses: Bolivia, Brasil, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador,
El Salvador, Guatemala, Haitf, Honduras, Nicaragua, PanamA, Perfi, Rep6blica
Dominicana y Venezuela (hasta el 15 de Enero de 1935, segfn dato de la Union
Panamericana). Con las demAs Repfblicas de Centro Amdrica, celebr6 una
convenci6n de extradici6n, en Abril de 1934, en cuyo articulo final se declara
la vigencia de la convenci6n de Washington, 1923, mientras no se ratifique esta
nueva (hasta la fecha no se ha ratificado, Marzo de 1935). Pero, estando
ratificado el Cddigo de Bustamante por los cinco Estados centroamericanos, no
vemos el objeto de haber celebrado otra convenci6n o de que siga en vigor la
de Washington. Ademds, en la VII Conferencia Panamericana, Montevideo, 1934,
se celebr6 otra convenci6n sobre extradici6n, la cual no ha sido ratificada.









c). Derechos de Propiedad.-Hemos visto que la legis-
laci6n guatemalteca garantiza la inviolabilidad de la pro-
piedad y permit a los extranjeros la adquisici6n y goce de
bienes, en las mismas condiciones que los nacionales, salvo
las siguientes limitaciones: no pueden ser propietarios de
inmuebles o tener derechos reales sobre ellos, en una zona
de quince kil6metros a lo largo de las fronteras (Articulo
28, Constituci6n); tampoco pueden adquirir los beneficios
del asilo de familiar, conforme al C6digo Civil. (Articulo 8,
Decreto Legislativo 2010).
d) Ejercicio de profesiones.-Para lasi profesiones
que necesitan un titulo universitario, los extranjeros deben
incorporarse a la Facultad correspondiente de nuestra Uni-
versidad Nacional, para lo cual se tramita un expediente
sobre antecedentes y calidades del solicitante, sometiendolo
a un examen de aptitud. (Articulo 20, L. Organica de la
Universidad Nacional). Los extranjeros no pueden ejer-
cer las funciones de Notario, a menos que demuestren que
en su pais de origen y aquel en que obtuvieron -el titulo, se
permit a los guatemaltecos ejercerlas; los originarios de
las demis Repiblicas de Centro America que hubieren ad-
quirido la nacionalidad guatemalteca y tengan diez afios de
residencia en Guatemala, quedan excluidos de la prohibi-
ci6n. (Articulos 2, 92, 93. L. de Notariado). Tampoco pue-
den los extranjeros ser empresarios, gerentes, directors o
jefes de redacci6n de peri6dicos que traten de la political del
pais. (Articulo 2, Decreto 793).
e) Cautio judicatum solvi.-Finalmente, el extranje-
ro actor en juicio civil esta obligado a prestar la garantia
ticnicamente denominada cauci6n judicatum solvi o fianza
de arraigo, cuando el demandado guatemalteco se la exija
con el cardcter de excepci6n procesal dilatoria.
Esta excepci6n ha subsistido en nuestra legislaci6n a
trav6s del C6digo de Procedimientos Civiles promulgado en
1877, la Ley de Extranjeria de 1894 y el C6digo de Enjui-
ciamiento Civil y Mercantil emitido en 1934, notdndose en
el studio comparative de estas leyes una evoluci6n, con
tendencia a la supresi6n, pues en la primera no se hacian
excepciones y en la iltima se precisan tres: 1." Si el deman-
dante prueba que en el pais de su nacionalidad no se exige
esta fianza a los guatemaltecos; 2.0 En los asuntos mercan-
tiles; y 3. Si el demandado fuere tambien extranjero. (Ar-
ticulo 240, L. de Enjuiciamiento Civil y Mercantil).









A pesar de existir en la mayoria de los paises, con
ciertas diferencias mas de forma que de fondo, se marca
ya una corriente favorable a .eliminar este obstAculo, por
considerarlo contrario al concept fundamental de justicia,
que implica su aplicaci6n universal sin distinciones perso-
nales. Esta tendencia, sostenida por los mas eminentes tra-
tadistas, es corroborada por los convenios internacionales,
entire los que nos interest especialmente el que adopt el
C6digo de Bustamante, en cuyo articulo 383 dice que no
hay distinci6n entire nacionales y extranjeros en los Esta-
dos contratantes en cuanto a la prestaci6n de la fianza para
comparecer en juicio.
VII.-Convenciones.-Presentan especial interns para
nuestro studio las convenciones celebradas en la VI Con-
ferencia Panamericana (Habana-1928), sobre concesi6n del
Asilo y condici6n de los extranjeros en el territorio de los
Estados contratantes. Han sido ratificadas, hasta el 15 de
Enero del corriente afio (dato de la Uni6n Panamericana),
la primera, por Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Gua-
temala, M6xico, Nicaragua, Panama, Repfiblica Dominicana
y Uruguay; la segunda, por Brasil, Colombia, Costa Rica,
Chile, Estados Unidos, Guatemala, Haiti, Mexico, Nicara-
gua, Panama, Repfiblica Dominicana y Uruguay. A con-
tinuaci6n compendiamos sus principles disposiciones.
Convencion que fijd ilas reglas que deben observarse pa-
ra la concesidn del Asilo.-No -es licito a los Estados dar
asilo en Legaciones, navios de guerra, campamentos o aero-
naves militares, a los acusados o condenados por delitos co-
munes ni a los desertores, debiendo entregar a los que se
refugiaren en alguno de los lugares sefialados, tan pronto
como el gobierno local lo requiera; pero si se refugiaren en
territorio extranjero, la entrega se efectuarA mediante ex-
tradici6n, conforme a los tratados o a la Constituci6n y le-
yes del pais de refugio. El asilo de delincuentes politicos,
en los mismos lugares, sera respetado en la media en que,
como un derecho o por humanitarian tolerancia, lo admitan
el uso, las convenciones o las leyes del pais de refugio.
Convenci6n sobre condicidn de los extranjeros en el te-
rritorio de las parties contratantes.-Los Estados tienen el
derecho de establecer por medio de leyes las condiciones de
entrada y residencia de los extranjeros en sus territories;
y, por motive de orden o seguridad pfiblica, pueden expul-
sarlos, permitiendo el paso de los que se dirigen a su Estado.









Los extranjeros estan sujetos, tanto como los nacionales, a
la jurisdicci6n y leyes locales, observando las limitaciones
estipuladas en las convenciones y tratados; no est6n obli-
gados al servicio military, pero los domiciliados pueden ser
compelidos, en iguales condiciones que los nacionales, al
servicio de policia, bombers o milicia, para la protecci6n de
la localidad de sus domicilios contra cat6strofes o peligros
que no provengan de la guerra; est6n obligados a los impues-
tos ordinarios y extraordinarios y a los emprestitos forzo-
sos, al igual que los nacionales; gozan de las garantias indi-
viduales que se reconoce a los nacionales y de los derechos
civiles esenciales, salvo las prescripciones relatives a ex-
tensi6n y modalidades del ejercicio de los mismos, y no
deben mezclarse en actividades political que son privativas
de los ciudadanos.














BIBLIOGRAFIA


Alvarez, Jos Maria.-Instituciones de Derecho Real de
Castilla y de Indias.
Bunge, Carlos Octavio.-El Derecho.
Bustamante, Antonio Sdnchez de.-Derecho Internacional
Privado.
Carbone Oyarzum, Carlos F.-Sistema Constitucional Ar-
gentino de Derecho Internacional.
Cruchaga Tocornal, Miguel.-Nociones de Derecho Inter-
nacional.
Estrada, Jose Manuel.-Curso de Derecho Constitucional.
Lapradelle, A. de & J. P. Niboyet.-R@pertoire de Droit In-
ternational.
Marure, Alejandro.-Bosquejo Hist6rico de las Revolu-
ciones de Centro Am6rica desde 1811 hasta 1834.
Matos, Josi.--Curso de Derecho Internacional Privado.
Pigeonniere, Paul Lerebours.-Precis de Droit Interna-
tional Priv6.
Pillet, Antoine.-Trait6 Pratique de Droit International
Prive.
Richard, Gaston.-La Sociologie g6nerale et les lois socio-
logiques.
Valery, Jules.-Manuel de Droit International Prive.
Weiss, Andre.-Manual de Derecho Internacional Priva-
do, traducido y anotado por Estanislao S. Zeballos.












PROPOSICIONES


Filosofia del Derecho .

Derecho Constitucional. .


Derecho Civil Primer Curso.
Derecho Civil Segundo Curso

Sociologia. . . .
Derecho Mercantil. . .

Derecho Romano y Espaiiol. .
Derecho Internacional Piblico
Literature Espaiola y Ame-
ricana . . .
Economic Politica . .

Medicine Legal . .
Derecho Penal Primer Curso.

Derecho Penal Segundo Curso.
Procedimientos Judiciales Pri-
mer Curso . . .
Procedimientos Judiciales Se-
gundo Curso . .

Derecho Internacional Pri-
vado . . .

Fi,iin :,s y Estadistica .
Derecho Administrativo .

Prdctica del Notariado .


Derecho en el tiempo y en
el espacio.
La Nacionalidad en la
Constituci6n de Gua-
temala.
La Personalidad.
Obligaciones. Concepto y
clasificaci6n.
Antroposociologia.
Caracteres de los actos de
comercio.
Status Civitatis.
El Amparo Diplomitico.

Jos6 Santos Chocano.
Ventajas del cambio inter-
nacional.
Psicosis Esquizofrenicas.
La Ley Penal con relaci6n
al territorio.
El Infanticidio.

Cauci6n judicatum solvi.

La Extradici6n en el
C6digo de Bustamante.

Condici6n juridica de los
extranjeros.
Tarifas de Aduana.
PIatentes de Invenci6n o
Perfeccionamiento.
Critical del Articulo 92 de la
Nueva Ley de Notariado.































































0"




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs