• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Table of Contents
 List of Tables
 Introduction
 Adopcion de insumos modernos
 Producción
 Conclusiones
 Abreviaturas empleadas
 Bibliography






Title: Produccion de maiz en Guatemala: diferencias tecnologicas, adopcion de insumos modernos y el programa de asistencia al pequeno agricultor
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE PAGE TEXT
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00054719/00001
 Material Information
Title: Produccion de maiz en Guatemala: diferencias tecnologicas, adopcion de insumos modernos y el programa de asistencia al pequeno agricultor
Physical Description: Book
Language: Spanish
Creator: Proenza, Francisco J.
 Subjects
Subject: Caribbean   ( lcsh )
Farming   ( lcsh )
Agriculture   ( lcsh )
Farm life   ( lcsh )
Spatial Coverage: Caribbean
 Notes
Funding: Electronic resources created as part of a prototype UF Institutional Repository and Faculty Papers project by the University of Florida.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00054719
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Title Page
        Title Page
    Table of Contents
        Table of Contents 1
        Table of Contents 2
    List of Tables
        List of Tables 1
        List of Tables 2
    Introduction
        Page 1
        Participacion en bandesa y credito bandesa en maiz
            Page 2
        Asistencia técnica
            Page 3
            Page 4
            Page 5
            Page 6
        El enfoque en el maiz
            Page 7
            Page 8
            Page 9
    Adopcion de insumos modernos
        Page 10
        El impacto bandesa en la adopcion de insumos modernos
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
        Analisis multivariable de la adopcion de insumos modernos
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Interacciones entre insumos modernos
                Page 25
            Diferencias irregionales
                Page 25
                Page 26
            Participacion en bandesa y credito bandesa en maiz
                Page 27
                Page 28
                Page 29
            Asistencia tecnica en maiz
                Page 30
                Page 31
                Page 32
            Edad y educacion
                Page 33
                Page 34
            Distancia al mercado
                Page 35
            Cantidad de tierra arable en la finca e importancia relativa del maiz
                Page 35
            Ejemplos
                Page 36
                Page 37
                Page 38
                Page 39
    Producción
        Page 40
        Rendimientos
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
        Funciones de producción
            Page 47
            Page 48
            Esquema de experimentos de regresion
                Page 49
                Page 50
                Page 51
                Page 52
                Page 53
                Page 54
                Page 55
            Tamaño de la finca y diferencía en la productividad entre la mano de obra familiar y la mano de obra rentada
                Page 56
            Diferencias tecnologicas y productividad de los insumos
                Page 57
                Page 58
                Page 59
            Diferencias tecnologicas y productividad de los insumos
                Page 60
                Page 61
            Participación en bandesa
                Page 62
                Page 63
                Page 64
                Page 65
                Page 66
                Page 67
                Page 68
            Asistencia tecnica en maiz y credito bandesa en maiz
                Page 69
                Page 70
                Page 71
    Conclusiones
        Page 72
        Page 73
    Abreviaturas empleadas
        Page 74
    Bibliography
        Page 75
Full Text

". ;- ', c37'








PRODUCCION DE MAIZ EN GUATEMALA:
DIFERENCIAS TECNOLOGICAS, ADOPCION DE INSUMOS MODERNOS
Y EL PROGRAMA DE ASISTENCIA AL PEQUEO AGRICULTOR

Borrador







Francisco J. Proenza Economista, USDA/ERS




Diciembre 1975
















Sara Dziubkiewicz Mecangrafa, USDA/ERS















CONTENIDO




A. INTRODUCCION

PARTICIPACION EN BANDESA Y CREDITO BANDESA EN MAIZ
ASISTENCIA TECNICA
EL ENFOQUE EN EL MAIZ

B. ADOPCION DE INSUMOS MODERNOS

1. EL IMPACTO BANDESA EN LA ADOPCION DE INSUMOS
MODERNOS
2. ANALISIS MULTIVARIABLE DE LA ADOPCION DE
INSUMOS MODERNOS

INTERACCIONES ENTRE INSUMOS MODERNOS
DIFERENCIAS INTERREGIONALES
PARTICIPACION EN BANDESA Y CREDITO BANDESA EN MAIZ
ASISTENCIA TECNICA EN MAIZ
EDAD Y EDUCACION
DISTANCIA AL MERCADO
CANTIDAD DE TIERRA ARABLE EN LA FINCA E IMPORTANCIA
RELATIVA DEL MAIZ
EJEMPLOS

C. PRODUCCION

1. RENDIMIENTOS
2. FUNCIONES DE PRODUCCION

ESQUEMA DE EXPERIMENTOS DE REGRESION
TAMAO DE LA FINCA, Y DIFERENCIA EN LA PRODUC-
TIVIDAD ENTRE LA MANO DE OBRA FAMILIAR Y LA
MANO DE OBRA RENTADA
DIFERENCIAS TECNOLOGICAS Y PRODUCTIVIDAD DE LOS
INSUMOS
DIFERENCIAS INTERREGIONALES Y TIPO DE TIERRA
PARTICIPACION EN BANDESA
ASISTENCIA TECNICA EN MAIZ Y CREDITO BANDESA
EN MAIZ


D. CONCLUSIONES









CONTENIDO (CONT)

APENDICE ABREVIATURAS EMPLEADAS

BIBLIOGRAFIA















LISTA DE CUADROS

Nmero del Cuadro Ttulo

1 NUMERO DE PARCELAS DE MAIZ NO INTERCALADO
CATEGORIZADO POR PARTICIPACION EN BANDESA,
CREDITO BANDESA EN MAIZ Y ASISTENCIA
TECNICA

2 RANGO DE LOS CULTIVOS POR NUMERO DE FINCAS
EN LA MUESTRA QUE PRODUCEN CADA CULTIVO

3 RAZON DEL AREA DE MAIZ NO INTERCALADO AL
AREA DE TIERRA ARABLE EN LA FINCA POR
TAMAO DE FINCA

4 USO DE VARIOS INSUMOS EN PARCELAS DE MAIZ
NO INTERCALADO POR TIPO DE CREDITO

5 USO DE VARIOS INSUMOS EN PARCELAS DE MAIZ
NO INTERCALADO POR REGION

6 USO DE VARIOS INSUMOS EN PARCELAS DE MAIZ
NO INTERCALADO POR TIPO DE CREDITO Y POR
REGION

7a USO DE VARIOS INSUMOS POR TIPO DE CREDITO,
REGION, TAMAO DE FINCA FERTILIZANTE

7b USO DE VARIOS INSUMOS POR TIPO DE CREDITO,
REGION, TAMAO DE FINCA INSECTICIDAS

7c USO DE VARIOS INSUMOS POR TIPO DE CREDITO,
REGION, TAMAO DE FINCA SEMILLAS
MEJORADAS

7d USO DE VARIOS INSUMOS POR TIPO DE CREDITO,
REGION, TAMAO DE FINCA FUERZA ANIMAL

7e USO DE VARIOS INSUMOS POR TIPO DE CREDITO,
REGION, TAMAO DE FINCA MAQUINARIA

8 ANALISIS MULTIVARIABLE LOGIT DE LA ADOPCION
DE INSUMOS MODERNOS









LISTA DE CUADROS (CONT)

Nmero del Cuadro Ttulo

9 DETERMINANTES DE LOS PRECIOS DE
VARIOS INSUMOS

10 PROPORCION DE LAS FINCAS EN LA MUESTRA
QUE UTILIZARON SEMILLAS MEJORADAS, POR
TIPO DE CREDITO, CREDITO EN MAIZ,
ASISTENCIA TECNICA EN MAIZ,. Y REGION

11 PROPORCION DE LAS FINCAS EN LA MUESTRA
QUE UTILIZARON MAQUINARIA, POR REGION
Y ASISTENCIA TECNICA

12 PROBABILIDAD DE USO DE LAS POSIBLES
CONSTELACIONES DE INSUMOS MODERNOS POR
UN AGRICULTOR EN LA REGION I, QUE
POSEE EL PROMEDIO DE EDAD, EDUCACION,
DISTANCIA, TAMAO DE FINCA E IMPORTAN-
CIA RELATIVA DEL MAIZ EN LA MUESTRA,
BAJO CONDICIONES ALTERNATIVAS DE
ASISTENCIA

13 RENDIMIENTO PROMEDIO POR REGION Y
TAMAO DE FINCA MAIZ

1h RENDIMIENTO PROMEDIO POR REGION Y
TAMAO DE FINCA FRIJOL

15 RENDIMIENTO PROMEDIO POR REGION Y
TAMAO DE FINCA TRIGO

19 NUMERO ESTIMADO DE PARCELAS DE MAIZ NO
INTERCALADO POR CONSTELACION DE INSUMOS
MODERNOS UTILIZADOS

20 + 20A-C FUNCIONES DE PRODUCCION

21a-c ESTIMACION SEPARADA DE LAS FUNCIONES DE
PRODUCCION POR TECNOLOGIA

22a ELASTICIDAD DEL USO DE MANO DE OBRA POR
HECTAREA CULTIVADA DE MAIZ

22b PREDICCION DEL USO DE MANO DE OBRA POR
HECTAREA EN PARCELAS DE DISTINTOS TAMAOS,
POR TIPO DE CREDITO

23 FUNCIONES DE PRODUCCION DE VARIOS PRODUCTOS









A. INTRODUCCION

En captulos anteriores hemos podido apreciar el impacto de un

nmero de factores asociados con el programa de crdito BANDESA sobre

la conducta econmica de una muestra de fincas en Guatemala. En gran

parte este anlisis ha enfocado en medidas globales como empleo, in-

gresos y valor de la productividad por hectrea. Los impactos globales

son de hecho los ms importantes para el diseo de polticas agrcolas.

Sin embargo en el anlisis de varios aspectos del programa BANDESA

este enfoque global resulta insuficiente.

Si bien es cierto que al evaluar el efecto de una poltica de-

bemos enfocar en el impact sobre los objectivos principales de esta

poltica, tambin es cierto que en la mayora de los casos no se pueden

disear polticas que efecten los cambios en los objectivos principales

de una forma directa. Es decir el incremento en empleo, ingresos, o

valor de la productividad por hectrea no se puede lograr por medio

de un decreto. Este divorcio entre objetivos y poltica requiere un

examen de los impactos intermedios y directos efectuados por la poltica

en cuestin para lograr una evaluacin ms completa de esta.

Mucho se puede aprender sobre la efectividad de una medida agrcola

examinando el grado en que logr sus cometidos intermedios y directos

adems o en vez de objetivos principales. En el contexto presente

vale recordar que el objetivo directo del programa de asistencial al

pequeo agricultor en Guatemala es el de incrementar los rendimientos

de granos bsicos. Son las agencias BANDESA y DIGESA las encargadas de

impartir la asistencia crediticia y tcnica respectivamente. Estas

han tiatado de lograr dicho objetivo a travs del mejoramiento de las









prcticas culturales y la utilizacin de insumos modernos. En captulos

anteriores hemos podido observar como el incremento en productividad

de las fincas BANDESA atribuble a una mejora en rendimientos es mi-

nimo. Hasta que punto refleja este resultado un fracaso por parte de

BANDESA y DIGESA en lograr su cometido? En las secciones siguientes

tratamos esta pregunta en dos aspectos fundamentales: (1) adopcin

de insumos modernos y (2) produccin.

Aunque ocasionalmente diremos algo sobre otros cultivos, el en-

foque pricipal de este captulo es en el cultivo de maz. Al enfocar

en un solo cultivo evadimos una de las limitaciones ms importantes de

la metodologa elaborada en captulos anteriores, es decir el nfasis

exclusivo en relaciones agregadas. Este procedimiento nos permite en-

focar ms directamente en los mecanismos que forman la base de los

cambios efectuados por los programas BANDESA y DIGESA.

PARTICIPACION EN BANDESA Y CREDITO BANDESA EN MAIZ

Una de las distinciones que como veremos resulta empiricamente

til al enfocar en el cultivo del maz es, dentro de el mismo grupo

de agricultores BANDESA, entre aquellos que recibieron asistencia cre-

diticia para el cultivo del maz y aquellos que recibieron asistencia

crediticia por razn de otros cultivos. Esta distincin va en contra

de la nocin del crdito como un insumo fluido cuyo impacto se siente

a travs de todas las actividades de la finca. Dejando aparte lo ra-

zonable que sea esta nocin basada en la fluidez del capital como in-

sumo productivo, bien puede resultar en la prctica que el impacto del

influjo de capital obtenible por medio de agencias crediticias como

BANDESA se concentre en el cultivo designado. El encontrar que un









agricultor se ha esmerado en un cultivo especfico al cual le ha dedi-

cado recursos especiales puede simplemente reflejar el hecho de que el

tenga inters especial por el cultivo para el cual el solacit el

crdito. Por otra parte est el hecho de que la diferencia en tiempos

de siembra y cosecha de los diferentes cultivos puede limitar el margen

de fluidez del capital obtenible en un momento especfico.


ASISTENCIA TECNICA

Una de las preguntas ms interesantes que se pueden hacer sobre

el programa de asistencia al pequeo agricultor Guatemalteco es hasta

que punto fueron los cambios observables en la conducta de los agri-

cultores el resultado de la asistencia crediticia proveda por la a-

gencia BANDESA o de la asistencia tcnica por la cual es DIGESA la

agencia responsable. Sin embargo existe la impresin de que ambas

agencias trabajaron con tal coordinacin que resulta imposible distin-

guir los impactos de cada agencia por separado. Durante 1973, el ao

en que se realiz la encuesta utilizada en el presente estudio, la

regla operacional consista en atar la asistencia tcnica al crdito

de manera que se trataba de propiciar ambas formas de asistencia complementari

mente. Tambin se expresa con frequencia la opinion que el extensionis-

ta y el promotor de crdito con frequencia cambiaban papeles.



No pretendemos que se pueda separar el impacto de cada agencia

en todas sus faces. Sin embargo hay un nmero de distinciones que se

pueden realizar. El cambio en la composicin de cultivo por parte de

los agricultores BANDESA es por ejemplo ms logicamente atribuble a








un incremento en capital que a la asistencia tcnica. Esto es simple-

mente por que para cultivar productos de mayor valor por hectrea

usualmente se requiere ms mano de obra y consecuentemente ms capital.

Por otra parte, lo usual es que la asistencia tcnica est orientada

a un cultivo en especfico. No est claro en que forma inducira al

cultivo de estos productos de mayor valor una mejora en las prcticas

culturales de un cultivo en particular.

Nuetro objetivo en este captulo es el de considerar indepen-

dientemente del crdito, el nmero de visitas de asistencia tcnica

que el agricultor recibi en el cultivo de maz como un factor poten-

cialmente determinante de la adopcin de insumos modernos y de la pro-

ductividad en el cultivo de maz. Aunque resulta imposible con los

datos disponibles determinar hasta que punto los agentes de DIGESA y

BANDESA intercambiaron papeles, se debe notar que en este caso fu el

agricultor el que calific la visita como una de asistencia tcnica

en maz.

La medida de asistencia tcnica utilizada es especfica al cul-

tivo del maz. Esto permite una mayor distincin entre los agricultores

BANDESA y aquellos que recibieron asistencia tcnica en maz, pero por

otra parte complica la situacin dada la subclasificacin previa del

grupo BANDESA entre aquellos que recibieron crdito al maz en espec-

fico y aquellos que recibieron crdito en otros cultivos. La pregunta

pertinente es si los datos permiten hacer esta tercera distincin.

La evidencia positiva sobre la relacin complementaria entre

las agencias BANDESA y DIGESA se extiende hasta el nivel de un mismo

cultivo. Esto se ilustra en el Cuadro 1 para maz no intercalado.














CUADRO 1 NUMERO DE PARCELAS DE MAIZ NO INTERCALADO CATEGO-
RIZADO POR PARTICIPACION EN BANDESA, CREDITO
BANDESA EN MAIZ Y ASISTENCIA TECNICA

Ninguna Un Mnimo de
Asistencia una Visita de
Tcnica en Asistencia Tc-
Maz nica en Maz

,Crdito BANDESA en Maz 474t 1897
(64)*4 (284)
Crdito BANDESA en Otro Cultivo 1133 570
(146) (65)
Parcelas No-BANDESA 3713 674
(471) (103)

t Nmero estimado de parcelas.
SNmero de observaciones en la muestra.








Del grupo de parcelas BANDESA con crdito en maz se estima que a un

80% de ellas se le proporcion al agricultor con un mnimo de una vi-

sita que el caracteriz como asistencia tcnica. Solo a un 21% del

resto de las parcelas de maz No-BANDESA o BANDESA con crdito en

otros cultivos se les proporcion asistencia tcnica en maz. Con

respecto a la suficiencia de los datos para distinguir entre efectos

de la participacin en el programa BANDESA, efectos del crdito espe-

cfico en maz,y efectos aludibles a la asistencia tcnica en maz, el

Cuadro 1 sugiere que la falta de variabilidad entre las observaciones

de la mustra pueden presentar obstculos. El hecho es que la corres-

pondencia entre categoras no es perfecta. Pero la cercana correspon-

dencia en categoras es inquietante, sobre todo cuando se considera que

no se ha podido distinguir entre aquellas visitas de asistencia tcnica

que provienen de DIGESA y aquellas que provienen de otras agencias.

A pesar de estas dificultades no hay razn para dejar de uti-

lizar otra fuente de variabilidad aparte de la simple categorizacin

implcita en el Cuadro 1 Se trata de considerar las variables corres-

pondientes al crdito en maz y a la asistencia tcnica, en su forma

ordenal y no simplemente en su forma categrica. El potencial en

informacin obtenible de esta forma es rico ya que a pesar de la corres-

pondencia categrica ilustrada, la correlacin entre el nmero de vi-

sitas de asistencia tcnica y la cantidad de crdito en maz para

aquellas parcelas que recibieron ambas formas de asistencia es de solo

.07. Una vez establecida esta "ortogonilidad" como una fuente potencial

de informacin, la pregunta sobre si los datos son suficientes para

detectar diferencias entre los varios aspectos del program de ayuda al









pequeo agricultor se revela como .na totalmente emprica. Es decir,

una cuestin totalmente dependiente de la magnitud de los impactos de

las distintas variables, si es que estos de hecho existen.


EL ENFOQUE EN EL MAIZ

Una ventaja que acompaa el enfoque exclusivo en el cultivo de

maz es la confiabilidad y la importancia que tienen las conclusiones

derivables del anlisis de este cultivo. Esto se puede apreciar en

el Cuadro 2 donde aparece el nmero total de fincas en la muestra que

cultivaron los varios productos. El maz fue cultivado en 1118 fincas

de un total de 15h8 fincas en la muestra. En contraste el segundo

cultivo ms popular fue el frijol, que fue cultivado en solo 305 fincas.

Adems, en aquellas fincas en que el maz no intercalado fue cultivado,

se estima que la proporcin de tierra arable dedicada a su cultivo fue

alrededor de .57. Se puede observar en el Cuadro 3 como esta propor-

cin vara de una forma inversa con el tamao de la finca. Es decir,

para las fincas ms pequeas, que son con frecuencia el grupo que ms

interesa ayudar, el estimado es cerca de 68%. Finalmente no se debe

olvidar el nfasis que la poltica agrcola Guatemalteca ha relegado

a los granos bsicos y especialmente al maz. Esta importancia se

refleja en los datos utilizados en el presente estudio en la alta tata

de asistencia crediticia 58% entre las parcelas de la muestra que

cultivaron maz, y en la tala de visitas de asistencia tcnica dedi-

cadas al cultivo de maz 38%.1



1Para este ltimo dato vase [ ] p.20.









CUADRO 2 RANGO DE LOS CULTIVOS POR NUMERO DEFINCAS EN
LA MUESTRA QUE PRODUCEN CADA CULTIVO
(Nmero Total de Fincas = 1548)

Rango Cultivo # de Observaciones Rango Cultivo # de Observaciones

1 Maz 1118 31 Sandia 5
2 Frijol 305 32 Melon 5
3 Trigo 230 33 Duraznos 4
4 Ajonjol 161 34 Arveja 3
5 Maicillo 154 35 Miltomate 3

6 Tomate 143 36 Flores 3
7 Arroz 127 37 Avocado 3
8 Caf 7h 38 Achiote 3
9 Papa 53 39 Frutales 3
10 Cebolla 41 40 Fresas 2

11 Naranja 40 41 Coliflor 2
12 Pltano 40 42 Guicoy 2
13 Azcar 30 43 Peras 2
14 Habas 22 44 Cardamomo 2
15 Tabaco 22 45 Cacao 2

16 Ajo 19 46 Pimienta Gorda 2
17 Zanahoria 16 47 Pepitoria 2
18 Pastos 15 48 Lechuga 1
19 Pimiento 14 49 Rbano 1
20 Manzana 14 50 Garbanzo 1

21 Pia 13 51 Hortalizas 1
22 Coles 11 52 Lim6n 1
23 Remolacha 11 53 Copalpom 1
24 Man 10 54 Berro 1
25 Pepino 9 55 Maguey 1

26 Chile Picante 9 56 Pacaya 1
27 Guisquil 9 57 Banano 1
28 Yuca 9 58 Papaya 1
29 Mango 8 59 Coco 1
30 Arvesa 7 60 Granadilla 1














CUADRO 3 RAZON DEL AREA DE MAIZ NO INTERCALADO AL AREA
DE TIERRA ARABLE EN LA FINCA POR TAMAO DE FINCA

Tamao de Finca Razn

0 -1 0.678
1 3 0.680
3 5 0.547
5 10 0.581
10 20 0.460
20 50 0.376
50 100 0.337
> 100 0.126
Total de Fincas 0.573









B. ADOPCION DE INSUMOS MODERNOS

Una mejora en tecnologa agrcola est ntimamente relacionada

a la utilizacin de insumos modernos. En el captulo.ocho hemos notado

como el gasto en insumos modernos por hectrea vara de acuerdo a la

participacin en el programa BANDESA. Es decir la mayor participacin

es acompaada por un incremento en gastos en insumos modernos. Sin

embargo no todos los encuestados utilizaron estos insumos. Es decir

que posiblemente las cifras citadas reflejan en parte una mayor taa

de utilizacin de insumos modernos por parte de los participantes en

el program BANDESA. Esta posibilidad es de sumo inters para una

poltica agrcola en Guatemala. En cuestin est la flexibilidad del

agricultor Guatemalteco en adoptar tecnologas nuevas, al igual que la

efectividad de las instituciones encargadas de inducir esta adopcin.

En la presente seccin nuestro objetivo es el de analizar los

datos disponibles enfocando en la taza de utilizacin de insumos moder-

nos con el propsito de analizar la manera en que un nmero de factores

socioeconmicos incluyendo la participaci6n en el programa BANDESA -

evocaron la adopcin de estos insumos. Se debe tener en cuenta, sin

embargo, que los datos disponibles representan un corte transversal.

Es decir sabemos sobre cada agricultor entrevistado si utiliz o no

ciertos insumos modernos. Conocemos un nmero de caracterIsticas que

potencialmente pudieran inducir al agricultor a utilizar insumos modernos.

Es en base a diferentes tazas de utilizacin por catactersticas que

podemos inferir con mayor o menor grado de confiabilidad el grado en

que cada caracterstica influye sobre la utilizacin de estos insumos.

De lo que podemos estar menos seguros es del grado en que estas









diferencias en tazar de utilizacin constituyen en efecto tazas de

adopcin en el sentido completo de la palabra. Es decir puede ser que

observemos un agricultor BANDESA utilizando fertilizantes simplemente

por que se sienta comprometido con el promotor de crdito, pero que a

la vez planee regresar a sus practicas culturales tradicionales en

cuanto su participacin en el programa BANDESA concluya. Dado los datos

disponibles es imposible determinar en este sentido el grado en que

la utilizacin de un insumo constituye en efecto su adopcin. Sin

embargo debemos reflexionar sobre las implicaciones que acompaan esta

posicin "purista". Siempre que la utilizacin de insumos modernos se

demuestra rentable para el agricultor, el sugerir que este abandonar

el uso de estos insumos equivale a sugerir una conducta bastante pecu-

liar por parte del.agricultor Guatemalteco. En la seccin de este

captulo consideramos ms a fondo el grado en que la utilizacin de

estos insumos fue productiva para los participantes del programa BAN-

DESA. Por el momento proseguimos a considerar la utilizacin de in-

sumos modernos sin hacer ms distincin entre esta y el concepto de

adopcin.




1. EL IMPACTO BANDESA EN LA ADOPCION DE INSUMOS MODERNOS

En los Cuadros 4-5 se pueden apreciar las tazas de utilizacin

de cuatro insumos modernos fertilizantes, insecticidas, semillas me-

joradas y maquinaria y de un insumo tradicional fuerza animal.

Ntese que en la encuesta se hizo hincapi por distinguir entre flujos

al proceso productivo y los fondos de los varios tipos de capital.

Las tazas presentadas son de utilizacin y no simplemente de posesin









de estos insumos. Estas tabulaciones adems proveen un estimado del

numero de parcelas de maz no intercalado, que utilizaron cierto in-

sumo irrespecto a si este insumo fu6 rentado, prestado o propio.

Sin hacer distincin con respecto a grupo de crdito (vase el

Cuadro 4 ), la taza de utilizacin de todos los insumos estudiados es

baja. Con la excepcin de los fertilizantes que fueron utilizados en

aproximadamente un 60% de las parcelas, la taza de adopcin de cada

uno de los insumos restantes fue cerca de 32%.

No obstante, las diferencias por grupo de crdito fueron extra-

ordinarias. Mientras que algn tipo de fertilizantes fu utilizado en

un 75% de las parcelas BANDESA, la taza de utilizacin comparable fu

de 44% en las fincas No-BANDESA dando lugar a una razn de 1.70. Esta

proporcin entre la taza de adopcin BANDESA y la taza de adopcin No-

BANDESA fue estimada como 1.59, 1.42 y 1.38 para los insecticidas, las

semillas mejoradas, y la maquinaria respectivamente. Esto sugiere una

gran superioridad en la taza de adopcin de insumos modernos por parte

de los agricultores que recibieron asistencia crediticia. Solo en el

caso del nico insumo tradicional considerado, fuerza animal, es la

razn de la taza de adopcin (.89), sugestiva de alguna similitud entre

las tazas de adopcin BANDESA y No-BANDESA.

Las diferencias interregionales tambin son significativas

(vase el Cuadro 5 ). La taza del uso de fertilizantes es ms alta en

1 En contraste a los otros insumos modernos considerados, los servicios
de la maquinaria agrcola pueden ser utilizados a travs de los aos.
Esto implica que una inversin en maquinaria est solo parcialmente re-
lacionada a su utilidad esperada para un ao dado. Entonces la obser-
vacin simultanea de la participacin en BANDESA durante 1973 y el uso
de maq inaria agrcola por parte de un agricultor puede ser considera-
da poco indicativa de adopocin. Sin embargo el hecho es que de las
340 fincas en la muestra que utilizaron maquinaria, solo 29 utilizaron
su propia maquinaria, las 311 restantes rentaron la maquinaria utili-
zada.








CUADRO 4 USO DE VARIOS INSUMOS EN PARCELAS DE MAIZ NO
INTERCALADO POR TIPO DE CREDITO
Semillas Fuerza
Fertilizante Insecticida Mejoradas Animal Maquinaria

N-BANDESA 44.3t 24.6 26.9 35.6 26.6
(1944)4 (1079) (1182) (1562) (1169
BANDESA 75.1 39.3 38.2 31.9 36.8
(3058) (1603) (1557) (1298) (1498)
Ambos Tipos 59.7 31.7 32.4 33.8 31.5
de Crdito (5062) (2681) (2738) (2860) (2667)


t Tazas de utilizacin.
4 Nmero estimado de parcelas que utilizaron el insumo.
Nota: En total hubieron 4,387 parcelas No-BANDESA y 4,073 parcelas
BANDESA.




CUADRO 5 USO DE VARIOS INSUMOS EN PARCELAS DE MAIZ
NO INTERCALADO POR REGION
Semillas Fuerza
Regin .Fertilizante Insecticida Mejoradas Animal Maquinaria

I 75.5 + 10.8 8.9 16.7 9.4
(1802)* (259) (212) (398) (223)
III 32.3 51.6 12.9 19.4 46.8
(208) (332) (83) (125) (301)
IV 40.i 67.7 49.9 29.6 65.0
(737) (1244) (918) (544) (1195)
v 41.5 26.1 32.8 30.4 34.0
(632) (397) (499) (462) (517)
VI 78.4 21.7 49.6 64.3 20.8
(1623) (449) (1027) (1331 (430)


t Tazas de utilizacin.
4 Nmero estimado de parcelas que utilizaron el insumo.








las regiones I 75% y VI 78%. Estas tazas contrastan fuertemente

con las observadas en las dos regiones costeas 32 y 45 por ciento -

y en el Noreste del pas 41%.

El patrn de utilizacin de insecticidas es casi totalmente
opuesto al de los fertilizantes. Los insecticidas se utilizan con fre-

cuencia en la costa, donde se observaron tazas de utilizacin de 52 y

68 por ciento en las regiones III y IV respectivamente. Las tazas de

adopcin estimadas son relativamente bajas en la Regin V, 26%, y en

la Regin VI. Pero sobre todo los insecticidas son muy poco frequen-

tes en el altiplano donde se observaron en solo un 11% de las parcelas.

Por otra parte el patrn de utilizacin de semillas mejoradas

difiere a su vez del de los dos insumos discutidos. Por ejemplo, al

igual que el caso de los insecticidas la taza inferior de utilizacin

de semillas mejoradas se encuentra en el altiplano 9%. Pero al igual

que los fertilizantes una de las tazas ms altas de uso de semillas

mejoradas, 50%, se encuentra en la Regin VI. De nuevo al igual que

los fertilizantes, la adopcin de semillas mejoradas es baja en la

Regin III 13%. Pero opuesto al uso de los fertilizantes y de acuerdo

al de los insecticidas la utilizacin de semillas mejoradas es relati-

vamente comn en la Regin IV como sugiere una taza de adopcin de

50%. En la Regin V la taza de utilizacin es de mediana magnitud 33%.

En contraste a los insumos modernos considerados, el uso de

fuerza animal en la produccin de maz no intercalado no aparenta di-

ferir mucho con respecto a una categorizacin por grupo de crdito. Lo

mismo no se puede decir con respecto a diferencias interregionales.

Mucha de la utilizacin de la fuerza animal est concentrada en la zona

oriental (Regin VI) del pas. Se estima que en esa regin un 64% de

las parcelas utiliz este tipo de insumo. La magnitud de las diferencias

interregionales se hace evidente cuando se considera que la regin que









le sigue en trminos de la mayor tnza de utilizacin fue la V con solo

un 30%.

En lo que se refiere a las diferencias interregionales en la

utilizacin de maquinaria agrcola estas concuerdan con las de los

insecticidas. Es decir, el uso de maquinarias es ms frecuente en la

Costa Sur con una taza de adopcin en la Regin .IV de 65% y en la

Regin III de 47%. Similar a los insecticidas, la adopcin de maqui-

naria es inferior en la Regin I (9.4%) mientras que tazas de utiliza-

cin intermedias se registran en las Regiones V 34% y VI 21%.

Habiendo notado las grandes diferencias en tazas de utilizacin

entre las distintas regiones, resulta importante investigar hasta que

punto la superioridad en estas tazas por parte de las parcelas BANDESA

es vlida en las distintas regiones. En el Cuadro 6 hemos tabulado

las 25 posibles tazas de adopcin por grupo de crdito que se obtienen

al considerar 5 regiones y 5 insumos. El resultado notable es que con-

siderando las 20 posibles combinaciones de insumos modernos y las 5

regiones encontramos que en solo un caso.fu la taza de adopcin No-

BANDESA superior a la BANDESA. Este fue el caso de la adopcin de

insecticidas en la Regin I donde ambas tazas de utilizacin fueron

bajas (15.2 y 5.5 respectivamente). En las 19 comparaciones restantes,

la taza de utilizacin en las parcelas BANDESA fue mayor. En lo que

respecta al nico insumo tradicional en consideracin, la fuerza ani-

mal, lo opuesto sucede. Fue en la Regin IV donde nico se observ

una taza de adopcin de fuerza animal en las parcelas BANDESA 36% -

superior a la observada en las No-BANDESA 32%.

SFinalmente, con el propsito de ajustar por la posibilidad de













CUADRO 6 USO DE VARIOS INSUMOS EN PARCELAS DE MAIZ NO
INTERCALADO POR TIPO DE CREDITO Y POR REGION
Semillas Fuerza
Regin Fertilizante Insecticidas Mejoradas Animal Maquinaria

I No-BANDESA 64.1 t 15.2 8.5 17.4 7.8
(842) k (200) (112) (229) -(103)
BANDESA 89.6 5.5 9.3 .15.8 11.2

III No-BANDESA 2.9 35.3 11.8 29.4 35.3
(10) (125) (42) (104) (125)
BANDESA 67.9 71.4 14.3 7.1 60.7
(197) (208) (42) (21) (177)

IV No-BANDESA 21.2 52.8 32.2 .. 28.0 54.3
(184) (460) (280) (244) (473)
BANDESA 57.2 81.1 65.9 31.0 74.7
(553) (785) (638) (300) (722)

V No-BANDESA 25.7 19.3 29.5 31.4 32.1
(198) (149) (228) (242) (248)
BANDESA 57.9 33.1 36.1 29.4 35.9
(433) (248) (270) (220) (269)

VI No-BANDESA 65.9 13.5 48.3 69.0 20.4
(709) (145) (520) (743) (220)
BANDESA 92.0 30.5 51.0 59.1 21.1
(914) (303) (507) (588) (210)

t Tazas de utilizacin.
$ Nmero estimado de parcelas que utilizaron'el insumo.









que la superioridad en las tazas de adopcin de insumos modernos por

parte de las parcelas BANDESA estuviese concentrado en un cierto tamao

de fincas hemos tabulado en los Cuadros 7 las tazas de adopcin por

grupo de crdito a nivel regional y por tamao de finca. Los nmeros

en una clasificacin tan detallada no deben ser tomados como un esti-

mado confiable de las tazas de utilizacin. Sin embargo, estos "esti-

mados" considerados en conjunto, fuertemente apoyan la nocin de que el

programa BANDESA tuvo un gran impacto en inducir la utilizacin de

insumos modernos irrespectivo del tamao de la finca o la rigin en

cuestin.

La superioridad en la taza de utilizacin de fertilizantes en

las parcelas BANDESA se observ en 5 de 6, 5 de 5, 4 de 5, 7 de 7, y 4

de 6 de las clasificaciones comparables con respecto a tamao de fincas

en las Regiones I, III, IV, V y VI. (Vase el Cuadro 7a .) Con la

excepcin de los insecticidas en la Regin I y de la fuerza animal en

general, las tabulaciones enlos Cuadro 7b-7e presentan una historia

similar sobre la superioridad en adopcin de insumos modernos por parte

de las parcelas BANDESA.


2. ANALISIS MULTIVARIABLE DE LA ADOPCION DE INSUMOS MODERNOS

Bien claro est que la participacin en el programa BANDESA est

positivamente relacionada con una mayor utilizacin de insumos modernos.

Sin embargo hay un nmero de factores adicionales potencialmente deter-

minantes de dicha adopcin los cuales sera importante investigar. En

particular, una investigacin de este tipo nos podra proporcionar una

medida comparativa de la importancia del "efecto BANDESA" sobre la

adopcin. Adems, algunos de estos factores tal como lo es la asistencia









CUADRO 7a USO DE VARIOS INSUMOS POR TIPO DE CREDITO, REGION, TAMAO DE FINCA -FERTILIZANTE

Tamao de
Finca en Regin I Regin III Regin IV Regin V Regin VI
Hectrea No-BANDESA BANDESA No-BANDESA BANDESA No-BANDESA BANDESA No-BANDESA BANDESA No-BANDESA BANDESA

0 1 49.00 + 72.50 28.50 66.20 23.80 100.00
175 : 32 18 8 8 13

1 3 71.70 92.00 0 50.00 22.80 73.20 27.6 70.20 53.20 100.00
301 487 0 21 50 91 87 161 190 258

3 5 64.40 86.9 33.30 71.40 25.40 72.30 22.40 61.1 55.90 89.40
136 193 10 52 28 117 36 63 181 274

5 10 67.70 95.80 0 66.70 30.70 54.30 20.80 43.40 86.90 84.10
147 140 0 21 44 211 20 73 104 166

10 20 83.60 79.40 0 80.00 15.00 53.80 42.30 46.50 89.90 83.80
53 85 0 83 47 110 29 69 77 81

20 50 66.00 100.00 34.90 33.00 13.10 71.20 89.40 100.00
31 24 16 24 .8 40 73 118

50 00 0 100.00 0 60.60 -
0 21 0 13 -

100+ 64.30



t Tazas de utilizacin.
Nmero estimado de parcelas que utilizaron el insumo.









CUADRO 7b USO DE VARIOS INSUMOS POR TIPO DE CREDITO, REGION, TAMAO DE FINCA INSECTICIDAS

Tamao de
Finca en Regin I Regin III Regin IV Regin V Regin VI
Hectrea No-BANDESA BANDESA No-BANDESA BANDESA No-BANDESA BANDESA No-BANDESA BANDESA No-BANDESA BANDESA

0 1 4.50+ 13.80 33.30 7.20 0 0 33.40
16 4 6 10 5 0 0 4

1 3 17.90 5.30 0 75.00 42.70 62.20 22.00 46.10 4.40 31.50
75 28 0 31 93 77 69 105 16 81

3 5 13.60 4.70 0 71.40 23.80 64.10 20.00 31.70 17.40 34.40
29 10. 0 52 26 104 32 33 56 105

5 10 22.70 9.50 55.60 100.00 70.70 88.30 15.80 31.80 6.60 19.30
49 14 52 31 102 342 15 54 8 38

10 20 16.40 0 33.30 70.00 64.70 92.10 30.90 19.20 28.50 46.80
10 0 42 73 201 189 21 28 24 45

20 50 44.00 0 100.00 0 82.50 78.00 11.00 26.90 20.30 20.90
21 0 21 0 37 56 7 15 17 25

50 00 0 100.00 0 33.20 31.70 -
0 21 0 7 24 -

100+ 52.40 -



+ Tazas de utilizacin.
4 Nmero estimado de parcelas que utilizaron el insumo.










CUADRO 7c USO DE VARIOS INSUMOS POR TIPO DE CREDITO, REGION, TAMAO DE FINCA SEMILLAS IJORADAS

Tamao de
Finca en Regin I Regin III Regin IV Regin V Regin VI
Hectrea No-BANDESA BANDESA No-BANDESA BANDESA No-BANDESA BANDESA No-BANDESA BANDESA No-BANDESA BANDESA

0 1 17.90+ 11.80 30.70 0 0 33.30
_64 O 5 19 0 0 4

1 3 11.40 6.9 0 25.00 28.30 61.40 22.90 34.00 44.10 65.80
48 37 0 10 62 76 72 78 157 170

3 5 0 4.70 37.10 65.20 47.90 35.60 48.60 42.10
0 10 41 106 76 37 157 129

5 10 0 29.10 11.10 0 45.60 60.90 26.00 38.40 70.10 51.30
0 42 10 0 66 236 26 65 84 101

10 20 0 9.60 8.30 10.00 27.50 68.00 26.10 38.90 37.70 63.10
0 10 10 10 85 139 18 57 32 61

20 50 50.00 0 46.80 89.00 27.90 44.80 64.50 31.20
10 0 21 64 17 25 52 37

50 100 33.20 47.60 -
7 37 -

100+ 11.90 -
1 -


t Tazas de utilizacin.
. Nmero estimado de parcelas-que utilizaron el insumo.










CUADRO 7d USO DE VARIOS INSUMOS POR'TIPO DE CREDITO, REGION, TAMAO DE FINCA FUERZA ANIMAL

Tamao de
Finca en Regin I Regin III Regin IV Regin V Regin VI
Hectrea No-BANDESA BANDESA No-BANDESA BANDESA No-BANDESA BANDESA No-BANDESA BANDESA No-BANDESA BANDESA

0 1 7.50+ 55.10 48.50 27.90 26.20 33.30
27 4: 2- 31 3 9 4

1 3 21.40 9.20 75.00 25.00 13.30 16.70 36.90 40.30 65.10 53.20
90 49 31 10 29 21 116 92 232 138

3 5 21.10 24.40 66.70 0 29.00 34.60 12.00 39.10 75.40 68.50
57 54 21- 0 32 56 19 40 244 210

5 10 20.70 2.40 11.10 0 45.70 26.30 33.40 17.90 60.6 45.50
45 3 10 0 66 102 33 30 73 90

10 20 0 35.50 25.00 10.00 29.80 43.40 29.10 17.50 57.20 75.70
0 38 31 10 93 89 20 26 49 73

20 50 22.00 0 50.00 0 54.00 22.50 39.10' 42.10 -
10 0 10 0 24 16 24 24 -

50 00 0 21.20 -
.- 0 5- -

100+ -



tTazas de utilizacin.
*Nmero estimado de parcelas que utilizaron el insumo.










CUADRO 7e USO DE VARIOS INSUMOS POR TIPO DE CREDITO, REGION, TAMAO DE FINCA MAQUINARIA

Tamao de
Finca en Regin I Regin III Regin IV Regin V Regin VI
Hectirea No-BANDESA BANDESA No-BANDESA BANDESA No-BANDESA BANDESA No-BANDESA BANDESA No-BANDESA BANDESA

0 1 4.5t 21.6 38.3
16 0 o- 14 5 -

1 3 6.3 11.9 0 75.0 31.6 42.1 37.4 43.3 8.8 10.9
26 63 0 31 69 52 118 99 31 28

3 5 0 3.1 0 71.4 15.0 42.8 40.0 59.4 26.0 19.8
0 7 0 52 17 70 64 61 84 61

5 10 23.2 7.1 55.6 0 58.3 83.4 20.4 32.8 .19.7 18.2
50 10 52 0 84 324 20 55 24 36

10 20 0 14.9 41.7 70.0 89.8 100.0 24.2 11.5 14.3 41.6
0 16' 52 73 279 205. 17 17. 12 40

20 50 22.0 100.0 54.0 78.0 26.2 48.5 44.2 38.1
10 24 24 56 16 27 36 45

50 00- 0 21.2 -
-5 --

100+ -



t Tazas de utilizacin.
4 Nimero estimado de parcelas que utilizaron el insumo.









tcnica estn ntimamente relacionacos con el programa BANDESA. Conse-

cuentemente sera de sumo inters el poder distinguir entre el impacto

que cada uno de estos factores tuvo independientemente sobre la adop-

cin de los insumos modernos.

El Cuadro 7 pone en evidencia que el.seguir categorizando los

datos de acuerdo a los posibles factores que pueden afectar la adopcin

de insumos modernos y tratar de obtener las tazas de utilizacin co-

rrespondientes sera un ejercicio ftil dado el nmero limitado de ob-

servaciones. Con el propsito de investigar en ms detalle el proceso

de adopcin de insumos modernos adoptamos un modelo estadstico multi-

variable. La nocin fundamental de dicho modelo consiste en que la

probabilidad de que un agricultor utilice cierta constelacin de insumos

modernos est determinada por un nmero de variables independientes,a-

dems de por el tipo de contelacin de que se trate. Especificamente

se postula que para cada uno de los cuatro insumos considerados el

logaritmo de los chances condicionales de que este insumo sea adoptado

es una funcin lineal de los factores independientes y de la presencia

o ausencia de cada uno de los insumos restantes en el proceso productivo.

En el Cuadro 8 se presentan los coeficientes estimados para

cada uno de los cuatro ndices que determinan la adopcin de fertili-

zantes, insecticidas, semillas mejoradas, y maquinaria. La discusin

de estos resultados se organiza alrededor de las variables que componen

estos ndices. La seccin concluye con una discusin ilustrativa de



1
Para una discusin metodolgica detallada vase "Corn Production in
Guatemala: Technological Differences, Modern Input Adoption and the
Impact of Credit" pp.83-87.









CUADRO 8 ANALISIS MULTIVARIABLE LOGIT DE LA.ADOPCION DE INSUMOS MODERNOS

Ecuaci6n de Fertilizantes Ecuacinde Manin_ a a Ecuacin de Insecticidas Efai n de r emills Mejrada
Razn T Significancia Razn T Significancia .. *- Razn T Significancla Razn T SigniEfcanc
Coeficiente Asinttico Asint6tica Coeficiente Asinttico Asinttica Coeficiente Asinttico Asinttica Coeficiente Asinttico Asinttica

Variable
Explicativa
CONSTAITE 1.28 6.07 .13E-08 -.85 3.68 .23E-03 -1.38 5.92 .23E-08 -.60 2.60 .11E-01
REGION III-IV -1.65 11.33 .11E-27 1.18 7.63 .23E-13 1.37 9.08 .11E-18 .89 5.27 .141E-06
REGION V -1.i4 10.01 .14E-22 .81 5.50 .37E-07 .37 2.78 .54E-02 .93 5.91 .34E-08
REGION VI -.25 1.99 .47E-01 .26 1.57 .12 .19 1.35 .18 1.23 7.88 .32E-04
BANDESA .54 6.00 .19E-08 -.18 1.90 .57E-01 .58E-01 .61.. ..54 -.69E-3- .77E-02 .99
.TEC* .5E-01 4.35 .13E-04 -.71E-01 4.70 .26E-05 .20E-01 2.60 .94E-02 -.23E-01 2.26 .24E-01
EDAD -.41E-02 1.38 .17 .43E-02 1.34 .18 .36E-02 1.08 .28 -.73E-02 2.37 .18E-01
EDUCACION .19E-01 1.07 .28 .23E-01 1.32 .19 .19E-01 1.05 .29 .10E-01 .63 .53
DISTANCIA -.37E-02 1.67 .97E-01 -.39E-03 .17 .86 .53E-02 2.31 .21E-01 -.27E-02 1.18 .24
ARABLE -.77E-03 .54 .59 -.33E-03 .23 .82 -.1hE-03 .26 .79 .54E-03 .41 .68
I~P.MAIZ -.29 1.84 .66E-01 -.53 3.26 .11E-02 .14 .81 .40 -.19 3.17 .15E-02
CR.M:IZ .74E-03 2.99 .28E-02 -.41E-03 .2.06 .40E-01 .24E-03 1.15 .25 .10E-02 4.62 .39E-05

Interaccin
Bivariable
FERTILIZANTES .15 3.34 .13E-02 .50 9:1 .64E-19 .94E-01 2.15 .31E-01
MA~QUINlARIA .15 3.22 .13E-02 .23 5.19 .21E-06 .12 2.82 .48E-02
INSECTICIDAS .50 9.14 .61E-19 .23 5.40 .21E-06 .19 4.20 .27E-06
SE.;. ;J. .94 2.15 .31E-01 .12 3.95 .49E-02 .19 4.20 .27E-04


ota: Vase el Apendice para abreviaturas empleadas.









las magnitudes de los cambios de probabilidad en cuestin.


INTERACCIONES ENTRE INSUMOS MODERNOS

Se debe distinguir entre los efectos de las variables indepen-

dientes sobre la adopcin de los distintos insumos y los efectos rela-

cionados al proceso de adopcin mismo, es decir a la interaccin entre

los propios insumos. Por ejemplo, al observarse que un nmero de agri-

cultores que han recibido aistencia tcnica utilizan semillas modernas

y fertilizantes prodramos deducir que la asistencia tcnica indujo la

adopcin de ambos insumos. Pero el caso observado bien pudiera ser el

resultado de la interrelacin conocida entre los fertilizantes y las

semillas mejoradas. No debemos relegar a la asistencia tcnica el

cambio observado en su totalidad en cuanto exista por parte de los

agricultores que adoptan un insumo moderno cierta predisposicin a

adoptar otros.

La importancia emprica de estas interacciones con respecto a

la adopcin de los cuatro insumos modernos estudiados es notable (vase

el Cuadro8 ). Los seis coeficientes de interaccin poseen un alto

grado de confiabilidad estadstica. De estas interacciones las ms

significativas son aquellas pertinentes a la adopcin de insecticidas

con cada uno de los otros insumos. Esto en cierta forma forma sugiere

a los insecticidas como el ms moderno de los insumos estudiados. Es

decir su uso es en gran parte dependiente de si el agricultor utiliza

o no los otros tres insumos modernos.


DIFERENCIAS INTERREGIONALES

En vista de las diferencias interregionales observadas en las









las magnitudes de los cambios de probabilidad en cuestin.


INTERACCIONES ENTRE INSUMOS MODERNOS

Se debe distinguir entre los efectos de las variables indepen-

dientes sobre la adopcin de los distintos insumos y los efectos rela-

cionados al proceso de adopcin mismo, es decir a la interaccin entre

los propios insumos. Por ejemplo, al observarse que un nmero de agri-

cultores que han recibido aistencia tcnica utilizan semillas modernas

y fertilizantes prodramos deducir que la asistencia tcnica indujo la

adopcin de ambos insumos. Pero el caso observado bien pudiera ser el

resultado de la interrelacin conocida entre los fertilizantes y las

semillas mejoradas. No debemos relegar a la asistencia tcnica el

cambio observado en su totalidad en cuanto exista por parte de los

agricultores que adoptan un insumo moderno cierta predisposicin a

adoptar otros.

La importancia emprica de estas interacciones con respecto a

la adopcin de los cuatro insumos modernos estudiados es notable (vase

el Cuadro8 ). Los seis coeficientes de interaccin poseen un alto

grado de confiabilidad estadstica. De estas interacciones las ms

significativas son aquellas pertinentes a la adopcin de insecticidas

con cada uno de los otros insumos. Esto en cierta forma forma sugiere

a los insecticidas como el ms moderno de los insumos estudiados. Es

decir su uso es en gran parte dependiente de si el agricultor utiliza

o no los otros tres insumos modernos.


DIFERENCIAS INTERREGIONALES

En vista de las diferencias interregionales observadas en las









simples tabulaciones de los Cuadros 5-7 mantenemos la regionaliza-

cin como una clasificacin pertinente. Para nuestro anlisis multi-

variable hemos optado por agregar los datos de las dos regiones coste-

as. Esto se hace necesario dado las pocas observaciones con que se

cuentan en la Regin III. Esta agregacin no debe alterar substancial-

mente los resultados en vista de la similitud agronmica de la Costa.

Como hemos podido apreciar anteriormente solo en el caso de las semillas

mejoradas se puede sospechar que el patrn de adopcin difiera entre

estas dos regiones.

Es interesante el verficar en el Cuadro 8 que el patrn de di-

ferencias regionales anteriormente notado en las tazas de utilizacin

de los diferentes insumos persisten a pesar de haber ajustados por un

nmero de factores determinantes. Adems nuestro anlisis indica que

con la posible excepcin de la diferencia en el uso de los insecticidas

entre las Regiones I y VI, las diferencias estimadas son suficiente-

mente marcadas como para no considerrseles accidentales.

Cuales son las razones fundamentales de estas diferencias re-

gionales? No cabe duda que estas en gran parte reflejan diferencias

agronmicas entre las regiones. El uso de fertilizantes es ms fre-

cuente en las Regiones I y VI donde los suelos son ms pobres. En

contraste el uso de los insecticidas es ms frecuente en la costa donde

la humedad facilita un ambiente propicio a las malezas. Similarmente

es en la costa, cuya superficie tiende a ser ms plana que ondulada o

quebrada, donde ms abunda la maquinaria agrcola.

Aparte de estas razones agronmicas bien puede ser que el grado

de come-cializacin de las distintas regiones d lugar a una gran dis-








paridad en la informacin disponible a los agricultores y consecuente-

mente en las prcticas culturales de las distintas regiones.

Finalmente una disparidad regional en el precio pagado por un

insumo dara lugar a diferencias en la taza de utilizacin. De que

existen diferencias regionales en los precios de los insumos cabe poca

duda. En el Cuadro 9 se presentan los coeficientes de regresin es-

timados para cinco equaciones de precios. Cada uno de estos precios -

semillas de maz, ura, fertilizantes, mano de obra y fuerza animal -

se postula estar determinado por 1. la regin en que el agricultor se

encuentra, 2. una clasficacin sencilla del tamao de la finca (mayor
1
o menor de 10 has.) y 3. el grupo de crdito al que pertenece.' Para

los cinco precios considerados el esquema de regionalizacin utilizado

manifiesta diferencias estadsticamente significativas.


PARTICIPACION EN BANDESA Y CREDITO BANDESA EN MAIZ

Las regresiones del Cuadro 9 tambin son reveladoras en lo que

respecta al grupo de crdito. Ninguna diferencia por grupo de crdito

se puede percibir con respecto a los precios de las semillas, los fer-

tilizantes o la fuerza animal. Sin embargo la participacin en el pro-

grama BANDESA a veces permite a los agricultores obtener la ura a un

precio de subsidio a la vez que los requiere pagar salarios ms altos

a sus trabajadores.

Las divergenicas en precios sealadas potencialemente influyen



Adems el precio de las semillas se postula dependiente de si es
criolla o no. Como es lgico este representa uno de los factores ms
importantes y determinantes en el precio de la semilla de maiz.












CUADRO 9 DETERMINANTES DE LOS PRECIOS DE VARIOS INSUMOS

Semillas Urea Fertilizantes Salarios Fuerza Animal

BANDESA -1.51048/.420 -.00819/3.584 .02362/.235 .05080/8.007 .02718/.048
Regin III 8.45315/.591 .00009/.000 .00325/.001 .15436/11.541 -.58975/1.751
Regin IV 17.76814/6.639 .02177/13.387 -.00303/.002 .43904/235.726 1.27335/28.431
Regin V 10.14751/2.155 .00655/1.183 .09774/2.402 .006648/6.388 1.23334/32.736
Regin VI 10.98555/2.331 .0065/.013 .00830/.017 .09254/9.141 .42914/4.006
Sem.Mej. 16.50013/41.434
Tamao de
Finca -.43228/.034 .00581/1.593 -.03933/.496 .05128/6.441 -.14339/.929
Constante 13.27483 .12874 .11467 .71857 1.44246


Nota: Vase el Apendice para abreviaturas empleadas.









en la adopcin de insumos modernos por virtud de la simple participa-

cin en el programa BANDESA; es decir, irrespecto a si el crdito pro-

vedo es designado al cultivo del maz o al de otro cultivo. Esto

constituye una razof adicional para distinguir entre estos dos grupos

dentro del mismo grupo de crdito.

Ya hemos visto como la categorizacin de acuerdo a la partici-

pacin o no participacin en el program BANDESA est relacionada a la

adopcin de insumos modernos. De acuerdo a las consideraciones mencio-

nadas hemos estimado en el Cuadro 8 independientemente el impacto

generalizado que la participacin en el programa BANDESA y el impacto

que la cantidad de capital otorgada por BANDESA para el cultivo de

maz, tuvieron en la adopcin de insumos modernos.. Los resultados son

reveladores. Con respecto a los fertilizantes no cabe duda que el

efecto de ambos aspectos del programa BANDESA ha sido el de inducir su

utilizacin. Esto se percibe con gran confiabilidad estadstica. Sin

embargo lo mismo no es cierto con respecto a los insumos restantes.

Aunque el efecto de ambos aspectos es positivo con respecto al uso de

insecticidas, ninguno de los coeficientes es estimado con precisin.

Por otra parte mientras que no aparenta haber relacin alguna entre

la simple participacin en el programa BANDESA y la utilizacin' de

semillas mejoradas, el efecto de ambos aspector del programa BANDESA

es positivo con respecto a la adopcin de insecticidas. Sin embargo

ninguno de los coeficientes es estimado con gran precisin estadstica.

Por otro lado los resultados con respecto a las semillas mejoradas y a

la maquinaria ponen al descubierto diferencias dentro del grupo BANDESA

con respecto a su adopcin. En ambos casos el efecto de la simple par-









ticipacin en BANDESA es contrario al esperado. Es decir, participa-

cin en el programa BANDESA no implica un incremento con respecto a las

semillas mejoradas, y un efecto en los chances de utilizar semillas

mejoradas pero si tiene un impacto negativo en los chances de utilizar

maquinaria para el'cultivo de maz. Ambos resultados concuerdan con

la visin de que al solicitar el crdito para un cultivo, el agricul-

tor est expresando una preferencia por este cultivo, incluso al punto

de abandonar en cierta forma otras actividades de la finca. Esta

visin es paricularmente plausible en vista de que el impacto de la

cantidad del crdito BANDESA al maz sobre la adopcin de semillas me-

joradas y sobre el uso de maquinaria es positivo y altamente confiable

desde un punto de vista estadstico.


ASISTENCIA TECNICA EN MAIZ

Como es de esperarse la asistencia tcnica ha tenido un impacto

definitivo en inducir la utilizacin de insumos modernos. Lo notable

es que este impacto no siempre concuerda con el impacto de los dos

aspectos del crdito. Al igual que por el crdito agrcola, el uso

de fertilizantes fue fuertemente impulsado por la asistencia tcnica.

Pero en contraste a cada aspecto del crdito, el impulso del uso de

insecticidas fue definido y estadsticamente confiable.

La contraintuitiva influencia negativa de la asistencia tcnica

sobre la adopcin de semillas mejoradas merece una atencin especial.

Aparentemente un equipo de investigadores de la Universidad de Iowa in-

trodujo las primeras variedades de semillas mejoradas de maz durante

los aos 50. Estas variedades desempearon un papel satisfactorio y

su adnpcin fue rpida y efectiva. Estas variedades de hecho se les









considera hoy como "criollas" y en nuetros estudios figuran como "no

mejoradas." Por otro lado las variedades de semillas mejoradas ms

recientes han tenido una recepcin mixta por parte de los tcnicos

.. agricola en Guatemala. En vista de la conocida susceptabilidad de las

:mas recientes variedades a condiciones climatolgicas divergentes, existe

cierta cautela por parte de estos tcnicos a la hora de recomendar su

adopcin. Aparentemente esta cautela se transmite al campo influencien-

do negativamente los chances de adopcin de estas nuevas semillas.

Fu este impacto negativo de la assistencia tcnica sobre la

adopcin de semillas mejoradas, diferente de regi6n a regin? Hay

base para pensar que este sea el caso en el hecho de que los tcnicos

agrcolas podan haber identificado algunas regiones en las que las

circumstancias climatolgicas sean propicias a las nuevas variedades.

Sin embargo la evidencia en este sentido no es concreta. En el Cuadro

10 se pueden observar las frecuencias de adopcin de semillas mejoradas

dentro de cada regin para aquellas fincas que recibieron cero o un

-nmero positivo de visitas de asistencia tcnica. En las regiones de

la costa al igual que en las Regiones I y V la relacin negativa entre

la asistencia tcnica y el uso de semillas mejoradas prevalece. Es

solo en la Regin VI que la taza de uso de semillas mejoradas es mayor

entre aquellos que recibieron asistencia tcnica en el cultivo del maz.

Sin embargo al desglozar los datos en referencia a los dos aspectos

del crdito la evidencia en la Regin VI es esquiva ya que para el

grupo No-BANDESA las tazas de adopcin reflejan el mismo impacto

negativo percibido en las otras regiones.











CUADRO 10 PROPORCION DE LAS FINCAS EN LA MUESTRA QUE UTILIZARON
SEMILLAS MEJORADAS, POR TIPO DE CREDITO, CREDITO EN
MAIZ, ASISTENCIA TECNICA EN MAIZ, Y REGION

BANDESA
Crdito en Otro Cultivo Crdito en Maz No-BANDESA Ambos Tipos de Crdito
% Sin % Con % Sin % Con % Sin % Con % Sin % Con
Asistencia Asistencia Asistencia Asistencia Asistencia Asistencia Asistencia Asistencia
Tcnica Tcnica Tcnica Tcnica Tcnica Tcnica Tcnica Tcnica
que Usa que Usa que Usa que Usa que Usa que Usa que Usa que Usa
Semillas Semillas Semillas Semillas Semillas Semillas Semillas Semillas
Mejoradas Mejoradas Mejoradas Mejoradas Mejoradas Mejoradas Mejoradas Mejoradas

Regin I ( 3/51=).05 (0/8=)0 ( 5/ 36=).14 ( O/10=)O ( 7/111=).06 ( 0/27=)0 ( 15/198=).07 ( 0/45=)0
Regin III
o Regin IV ( 8/22=).36 (0/1=)0 (69/117=).59 ( 7/ 9=).78 (43/120=).36 ( 3/36=).08 (120/398=).30 (10/46=).21
Eegin V (18/65=).28 (2/9=).22 (52/ 89=).58 ( 5/26=).19 (37/139=).27 ( 5/36=).14 (107/293=).36 (12/71=).17
Regin VI ( 7/25=).28 (4/9=).44 (15/ 27=).55 (22/34=).66 (25/ 54=).46 (20/55=).36 ( 47/106=).44 (46/98=).47










De acuerdo al coeficiente estimado en el Cuadro 8 la asistencia

tcnica constituy6 una influencia negativa sobre la adopcin de la

maquinaria. Se debe notar que esto va totalmente en contra de la

nocin sugerida con frecuencia de que los extensionistas tienen una

predisposicin hacia tecnologas mecanizadas... Pero lo que es difcil

de entender es que el coeficiente negativo sea estimado con una alta

precisin de manera que la relacin no es fcilmente relegable al azar.

Con el propsito de examinar la sensibilidad de este efecto hemos des-

glozado los datos a nivel regiona en el Cuadro 11 De nuevo sorpren-

-de el hecho de que la relacin negativa aparezca en las cinco regiones

consideradas. La nica explicacin razonable es que las recomenda-

ciones sobre el uso de los fertilizantes y los insecticidas hayan sido

sobreenfatizadas por parte de los extensionistas en muchos casos a la

exclusin de tecnologas que utilizan maquinarias.


EDAD Y EDUCACION

La edad y la educacin del agricultor son dos factores tradi-

cionalemente considerados como determinantes de la conducta ecnamica

y en particular de la adopcin de una tecnologa moderna. La expec-

tativa lgica es que la adopcin de estos insumos est positivamente

relacionada con el nivel escolar del agricultor e inversamente rela-

cionada con su edad. La evidencia en el Cuadro 8 confirma estas ex-

pectivas aunque de una manera difusa. Los cuatro coeficientes refe-

rentes al impacto de la educacin son positivos como esperados. Sin

embargo el nivel de confiabilidad estadstica es bajo en todos los

casos. Por otra parte la direccin estimada del efecto de edad para













CUADRO 11 PROPORCION DE LAS FINCAS EN LA
MUESTRA QUE UTILIZARON MAQUINARIA,
POR REGION Y ASISTENCIA TECNICA

Nmero de Visitas de Nmero de Visistas de
Asistencia Tcnica >0 Asistencia Tcnica =0

Regin I .022 (45)t .101 (188)
Regin III-IV .543 (37) .560 (259)
Regin V .14 (71) .328 (293)
Regin VI 0 (88) .275 (116)


+Nmero de observaciones.








cada uno de los insumos considerados vara. Pero el nico efecto ver-

daderamente confiable desde un punto de vista de precisin estadistica

es el efecto negativo sobre la adopcin de semillas mejoradas.


DISTANCIA AL MERCADO

Nuestro inters en la "distancia al centro donde (el agricultor)

hace la mayora de las compras y ventas" ( p. ) es primordial-

mente uno de ajuste. Tambin es de inters el determinar hasta que

punto consiste la distancia un obstculo en la adopcin de insumos mo-

dernos. Sin embargo la evidencia no es clara. Como se aprecia en el

Cuadro 8 el nico coeficiente estimado a un nivel razonable de confia-

bilidad es el del ndice que determina el impacto sobre los insectici-

das. iPero este coeficiente se estima como positivo! No ofrecenos ex-

plicacin con respecto a este resultado. Estamos consciente de que la

medida simple de distancia utilizada est sujeta a muchas limitaciones.

En particular est limitada por el hecho de que las condiciones en las

vas de comunicacin pueden variar dramticamente las implicaciones de

un kilometraje dado.


CANTIDAD DE TIERRA ARABLE EN LA FINCA E IMPORTANCIA RELATIVA
DEL MAIZ

Las fincas de gran tamao son con frecuencia consideradas es-

pecialmente aptas para adoptar una tecnologa moderna. La correlacin

entre el tamao de la finca y la capacidad para generar capital corriente

supuestamente les facilita la compra de insumos modernos.

Un razonamiento similar es aplicable a la dependencia relativa

en granos bsicos. En el caso de Guatemala se prodra estipular que

a mayor el area de tierra cultivada dedicada al maz menor sera la








cada uno de los insumos considerados vara. Pero el nico efecto ver-

daderamente confiable desde un punto de vista de precisin estadistica

es el efecto negativo sobre la adopcin de semillas mejoradas.


DISTANCIA AL MERCADO

Nuestro inters en la "distancia al centro donde (el agricultor)

hace la mayora de las compras y ventas" ( p. ) es primordial-

mente uno de ajuste. Tambin es de inters el determinar hasta que

punto consiste la distancia un obstculo en la adopcin de insumos mo-

dernos. Sin embargo la evidencia no es clara. Como se aprecia en el

Cuadro 8 el nico coeficiente estimado a un nivel razonable de confia-

bilidad es el del ndice que determina el impacto sobre los insectici-

das. iPero este coeficiente se estima como positivo! No ofrecenos ex-

plicacin con respecto a este resultado. Estamos consciente de que la

medida simple de distancia utilizada est sujeta a muchas limitaciones.

En particular est limitada por el hecho de que las condiciones en las

vas de comunicacin pueden variar dramticamente las implicaciones de

un kilometraje dado.


CANTIDAD DE TIERRA ARABLE EN LA FINCA E IMPORTANCIA RELATIVA
DEL MAIZ

Las fincas de gran tamao son con frecuencia consideradas es-

pecialmente aptas para adoptar una tecnologa moderna. La correlacin

entre el tamao de la finca y la capacidad para generar capital corriente

supuestamente les facilita la compra de insumos modernos.

Un razonamiento similar es aplicable a la dependencia relativa

en granos bsicos. En el caso de Guatemala se prodra estipular que

a mayor el area de tierra cultivada dedicada al maz menor sera la









capacidad del agricultor en generar su propio capital corriente. A-

dems una gran dependencia en maz bien prodra reflejar un bajo nivel

de comercializacin del rea donde se encuentra el agricultor que ten-

dera a influenciar adversamente la adopcin de insumos modernos..

En vista de lo esperado los resultados presentados en el Cuadro

8 son notables. La cantidad de tierra arable en la finca no aparenta

ejercer ninguna influencia sobre la adopcin de insumos modernos. Sin

embargo, la importancia relativa del.maiz si refleja una relacin esta-

dsticamente fuerte y en la direccin esperada con respecto a la uti-

lizacin de fertilizantes, semillas mejoradas y maquinaria.



EJEMPLOS

La consideracin explcita de variables como la educacin y la

edad en el estudio de adopcin nos ocasiona una oportunidad excelente

para comparar la efectividad de estos factores "tradicionales" con la

efectividad del programa de ayuda al pequo agricultor en lograr un

objetivo intermedio de suma importancia. La evidencia de nuestro corte

transversal sugiere que para realizar un cambio en la probabilidad de

utilizar fertilizantes que sea equivalente al efectuado por la parti-

cipacin en el programa BANDESA sera necesario que el agricultor ob-

tuviese 20 aos de educacin. Este requerimiento obviamente absurdo

refleja el gran xito de BANDESA en inducir la adopcin de fertilizan-

tes.

Una comparacin entre los efectos del crdito y de la edad sobre

la adopci6n de semillas mejoradas tambin resulta interesante. Para

obtener un cambio en la probabilidad de adopcin de este insumo que









compense el efecto perpedicial de una diferencia en 14 aos de edad

sera suficiente conceder 100Q de crdito en maz.

Las diferencias en nfasis de los dos tipos de asistencia sobre

los insecticidas y los fertilizantes son significativas. Para obtener

un cambio equivalente a BANDESA en la probabilidad del uso de ferti-

lizantes se requieren unas 12 visitas de asistencia tcnica. Pero

para obtener un cambio similar en la probabilidad de usar insecticidas

solo dos visitas del extensionista son requeridas. Si la participacin

en BANDESA es acompaada por 200Q de crdito en maz, cuatro visitas

de asistencia tcnica sera el nmero necesario.

En el Cuadro 12 se pueden observar las implicaciones de diferentes

"dsis" de asistencia tcnica y crediticia sobre la probabilidad de u-

tilizacin de las distintas combinaciones de insumos modernos posibles.

Para cada constelacin de insumos (w, x, y, z) donde:

w = 1 si se utilizan fertilizantes

= O si no se utilizan fertilizantes

x = 1-si se utilizan insecticidas

= O si no se utilizan insecticidas

y = 1 si se utilizan semillas mejoradas

= O si no se utilizan semillas mejoradas

z = 1 si se utiliza maquinaria

= O si no se utiliza maquinaria

se presenta la probabilidad de su uso P(w, x, y, z) para un agricultor

en la Regin I asumiendo que los factores no variados (e.g., edad, edu-

cacin, etc.) adquieren el valor promedio de la muestra.

.l cambio ms dramtico que ocurre al aumentar la d6sis de











CUADRO 12 PROBABILIDAD DE USO DE LAS POSIBLES CONSTELACIONES DE
INSUMOS MODERNOS ESTIMADAS POR UN AGRICULTOR EN LA
REGION I, QUE POSEE EL PROMEDIO DE EDAD, EDUCACION,
DISTANCIA, TAMAO DE FINCA E IMPORTANCIA RELATIVA
DEL MAIZ EN LA MUESTRAt, BAJO CONDICIONES ALTERNATIVAS
DE ASISTENCIA
No-BANDESA BANDESA
Crdito en Maz=0 Crdito en Maz=200
Asistencia Asistencia Asistencia Asistencia Asistencia Asistencia
Tcnica=0 Tcnica=8 Tcnica=0 Tcnica=8 Tcnica=0 Tcnica=8

P(I,1,1,1) 0.0055 0.0033 0.0089 0.0044 0.0183 0.0088
P(0,1,1,1) 0.0010 0.0003 0.0006 0.0001 0.0009 0.0002
P(I,0,1,1) 0.0068 0.0030 0.0099 0.0035 0.0184 0.0064
P(0,01,1) 0.0094 0.0020 0.0020 0 6 0.0008 0.0064 0.0011
P(I,1,0,1) 0.0287 0.0254 0.0470 0.0333 0.0631 0.0442
P(0,1,0,1) 0.0078 0.0033 0.0043 0.0015 0.0043 0.0015
P(1,0,0,1) 0.0757 0.0483 0.1105 0.0564 0.1347 0.0680
P(0,0,0,1) 0.1535 0.0474 0.0756 0.0187 0.0685 0.0167
P(1,1,1,0) 0.0024 0.0046 0.0056 0.0085 0.0097 0.0146
P(0,1,1,0) 0.0008 0.0008 0.0006 0.0005 0.0008 0.0006
P(1,0,1,0) 0.0076 0.0104 0.0158 0.0174 0.0249 0.0270
P(0,0,1,0) 0.0195 0.0129 0.0137 0.0073 0.0160 0.0084
P(1,1,0,0) 0.0204 0.0563 0.0477 0.1054 0.0544 0.1187
P(0,1,0,0) 0.0102 0.0137 0.0081 0.0086 0.0068 0.0072
P(1,0,0,0) 0.1373 0.2735 0.2861 0.4557 0.2956 0.4654
P(o0,0,0,) 0.5134 0.4948 0.3609 0.2781 0.2771 0.2111


t Edad = 44.26 aos
Educacin = 1.94 aos
Distancia = 12.4
Tamao de la Finca = 11.11 has.
Importancia Relativa del Maz = .62








asistencia consiste en la reduccin absoluta en la dependencia en una

tecnologa bsica; i.e., (O, O, 0, 0). Mientras que la probabilidad

de que un agricultor No-BANDESA que no recibe asistencia tcnica y

que posee las otras caracteristicas mencionadas no utilice ninguno

de los insumos modernos es estimada cerca de .51, esta probabilidad se

reduce gradualmente a medida que el agricultor recibe asistencia tc-

nica de algn tipo. El resultado es que para un agricultor BANDESA

que recibe 200Q de crdito para el cultivo del maz y 8 visitas de

asistencia tcnica en maz, P(O, O, O, 0)=.2111. Ntese que la reduc-

cin en P(O, O, 0, 0) se observa como resultado de un incremento en los

tres tipos de asistencia. Es decir, es una consecuencia de la parti-

cipacin en BANDESA, del crdito especfico en maz y de la asistencia

tcnica.

La contrapartida de esta reduccin en la probabilidad de no u-

tilizar ningn insumo moderno es basicamente el incremento en la pro-

babilidad de utilizar solo fertilizante, P(1, 0, 0, 0), a medida que

se incrementa la asistencia. De nuevo son los tres tipos de asistencia

los que gradualmente efectan el cambio en probabilidad; de .1373 para

el caso No-BANDESA sin asistencia tcnicaa .4654 correspondiente al

caso BANDESA con 200Q de crdito en maz y 8 visitas del extensionista.









C. PRODUCCION

La leccin fundamental de la seccin anterior es el xito del

programa de asistencia al pequeo agricultor en inducir el uso de tec-

nologas modernas. En esta secci6n exploramos el grado en que estas

tecnologas fueron utilizadas efectivamente. Esto es de inters por

dos razones. Primero, por que como hemos indicado con anterioridad,

una legtima adopcin depende fundamentalmente del xito que acompae

el uso de una tecnologa moderna. Y segundo por que no es la moderni-

zacin de por si lo importante, sino el incremento en productividad a

la que esta modernizacin puede conllevar.


1. RENDIMIENTOS

El objetivo intermedio enfocado por el programa de ayuda al

pequeo agricultor es el incremento en los rendimientos de granos bsicos.

Sin embargo el anlisis del incremento en la productividad logrado por

el grupo BANDESA sugiere que la proporcin de este incremento relegable

a una mejora en rendimientos es mnima. Como compagina este resultado

con la evidencia de la seccin anterior que sugiere que los agricultores

BANDESA utilizaron una tecnologa moderna en la producci6n del maz?.

Antes que nada se debe puntualizar que la metodologa utilizada

en el captulo cinco no fue diseada con el propsito de examinar el efecto

en rendimiento de granos bsicos. El ndice del impacto atribuble al

rendimiento estimado en dicho captulo es un ndice que agrega sobre

un nmero de cultivos. Esto implica, por ejemplo, que un incremento

en los rendimientos de granos bsicos por parte de participantes en el

programa BANDESA acompaado por una baja en el rendimiento de otros









C. PRODUCCION

La leccin fundamental de la seccin anterior es el xito del

programa de asistencia al pequeo agricultor en inducir el uso de tec-

nologas modernas. En esta secci6n exploramos el grado en que estas

tecnologas fueron utilizadas efectivamente. Esto es de inters por

dos razones. Primero, por que como hemos indicado con anterioridad,

una legtima adopcin depende fundamentalmente del xito que acompae

el uso de una tecnologa moderna. Y segundo por que no es la moderni-

zacin de por si lo importante, sino el incremento en productividad a

la que esta modernizacin puede conllevar.


1. RENDIMIENTOS

El objetivo intermedio enfocado por el programa de ayuda al

pequeo agricultor es el incremento en los rendimientos de granos bsicos.

Sin embargo el anlisis del incremento en la productividad logrado por

el grupo BANDESA sugiere que la proporcin de este incremento relegable

a una mejora en rendimientos es mnima. Como compagina este resultado

con la evidencia de la seccin anterior que sugiere que los agricultores

BANDESA utilizaron una tecnologa moderna en la producci6n del maz?.

Antes que nada se debe puntualizar que la metodologa utilizada

en el captulo cinco no fue diseada con el propsito de examinar el efecto

en rendimiento de granos bsicos. El ndice del impacto atribuble al

rendimiento estimado en dicho captulo es un ndice que agrega sobre

un nmero de cultivos. Esto implica, por ejemplo, que un incremento

en los rendimientos de granos bsicos por parte de participantes en el

programa BANDESA acompaado por una baja en el rendimiento de otros









cultivos podra ser registrado por la metodologa mencionada como si

ningn cambio hubiese ocurrido.

Para analizar la conducta de los rendimientos en granos bsicos

no hay substituto a enfocar en estos rendimientos a nivel de cultivo.

En los Cuadros 13-15se presentan los rendimientos promedios de maz, frijol

y trigo para un nmero de fincas clasificadas de acuerdo a su partici-
1
pacin en el programa BANDESA, su tamao y localidad geogrfica. El

rendimiento promedio de maz estimado para el total de fincas BANDESA

en Guatemala fue de 1810 kilogramos por hectrea mientras que el pro-

medio de fincas No-BANDESA fue de 1570. Esta diferencia en promedios

no aparenta ser un dato casual. Como indica el valor del coeficiente

t, se puede afirmar que los rendimientos en las fincas BANDESA fueron

superiores con un grado de confiabilidad estadstico de un 95%. Sin

embargo estos rendimientos promedios no toman en cuenta posibles rela-

ciones sistemticas entre el tamao de la finca, la regin y la parti-

cipacin en el programa BANDESA. Desglozando los datos de esta manera

para dos tamaos de fincas mayor o menor de 10 hectreas se puede

apreciar en el Cuadro que la diferencia principal en rendimientos se

registra en el altiplano para fincas menores de 10 hectreas. Aunque

los rendimientos son mayores para varias otras clasificaciones se debe



Existe una diferencia entre la medida de rendimientos utilizada en
el captulo cinco y la medida implcita en los Cuadros Mientras
que el rendimiento de cada producto lleva un peso equivalente al rea
en produccin en la medida anterior, la medida en los Cuadros es
un simple promedio de rendimientos. Estas diferencias en definicin
concuerdan con el inters de cada captulo. En el captulo cinco esta-
mos interesados en el impacto global sobre la produccin. En este
captulo estamos interesados en cambios efectuados sobre la conducta
econmica de las fincas.













CUADRO 13 RENDIMIENTO PROMEDIO POR REGION Y TAMAO DE FINCA MAIZ

i Todos Los
<10 t >10 t Tamaos t

Regin I
BANDESA 1880 (93)* 2.26 2200 (14) .747 1810 (105) 2.0
No-BANDESA 1580 (119) 1560 (15) 1570 (128)
Regin V
BANDESA 1840 (117) 1.52 1530 (69) .028 1740 (186) 1.05
No-BANDESA 1640 (136) 1520 (38) 1610 (174)
Regin VI
BANDESA 1400 (76) -1.32 2260 (19) .237 1590 (95) -.921
No-BANDESA 1720 (77) 2120 (32) 1810 (109)
Todas Las
Regiones
BANDESA 1840 (534) 1.32
No-BANDESA 1720 (567)


t Razn t de la diferencia en promedios.
4 Nmero de observaciones.











CUADRO 14 RENDIMIENTO PROMEDIO POR REGION Y TAMAO DE FINCA FRIJOL

Todos Los
< 10 t > 10 t Tamaos t

Regin I
BANDESA 958 (12)* 1.45 711 (2) 310 928 (14) 1.45
No-BANDESA 691 (24) 114 (1) 665 (25)
Regin V
BANDESA 1210 (27) 2.64 892 (18) -1.09 1100 (45) .551
No-BANDESA 718 (34) 972 787 (49)
Regin VI
BANDESA 999 (52) .542 929 (2) -.105 984 (65) .437
No-BANDESA 886 (47) 968 (2) 910 (78)
Todas Las
Regiones
BANDESA 963 (134) .916
No-BANDESA 846 (165)


t Razn t de la diferencia en promedios.
Nmero de observaciones.











CUADRO 15 RENDIMIENTO PROMEDIO POR REGION Y TAMAO DE FINCA TRIGO

Todos Los
<10 t >10 t Tamaos t

Regin I
BANDESA 1490 (93)t -.832 1210 (12) -.210 1460 (105) -.888
No-BANDESA 1580 (90) 1250 (9) 1540 (99)
Regin VI
BANDESA 1100 (16) -2.69 1234 (4) -1120 (20) -2.47
No-BANDESA 1410 (5) 0 14i0 (5)
Todas Las
Regiones
BANDESA 1410 (.125) -2.92
No-BANDESA 1540 (104)


t Razn t de la diferencia en promedios.
t Nmero de observaciones.








notar que esta superioridad es solo confiable en el caso mencionado.

En cuanto a los rendimientos en frijol y en trigo se refiere, la nica

diferencia estadisticamente confiable aparece en la regin V en los

rendimientos de trigo. Esta tambin sugiere una superioridad por parte

de los agricultores BANDESA (vese Cuadros 14-15).

Las relaciones mencionadas revelan que aunque algo se mejor6 en
trminos de rendimientos, esta mejora no fu6 clara y definitiva. Existe

otra manera de examinar los datos que nos puede ayudar a entender los

mecanismos subyacentes. Si bien es cierto que la clasificacin de fin-

cas en trminos del rea total es intuitivamente til, tambin es cierto

que la unidad funcional en trminos de la asistencia tcnica o credi-

ticia es la parcela de tierra dedicada al cultivo en cuestin. A la

hora de determinar la cantidad de crdito que le ha de otorgar a un

agricultor, o de recomendar el tipo de tecnologa apropriada es ms

importante el tamao de la parcela que se le va a dedicar al cultivo

que el tamao de la finca de por si. A pesar de que el rea total de

tierra en una finca limita por definicin el tamao que puede tener

una parcela, se sabe que la correlacin no tiene por que ser perfecta.

De hecho la correlacin entre estas dos medidas para las fincas en la

muestra que cultivaron maz no intercalado fue de solo .36. Si agrupamos

las fincas en trminos de la unidad ecnomica relevante en este caso,

es decir la parcela, varan nuetras conclusiones con respecto a los

cambios en rendimientos? Con este propsito acudimos a unos resultados

recientemente obtenidos en "Corn Production in Guatemala: Technological

Differences, Modern Input Adoption and the Impact of Credit" (

pp. 12-15). La metodologa utilizada en ese estudio consiste en estimar









equaciones en la que se expresan los rendimientos de maz como funcin

del rea en la parcela. Esto permite ajustar por diferencias de tamao

entre las parcelas sin recurrir a agrupamientos que pueden resultar

arbritrarios. Los resultados obtenidos sugieren fuertemente que las

parcelas BANDESA en las regiones I y V obtienen un rendimiento superior

a las No-BANDESA a travs del rango de la muestra.

Lo opuesto es el caso en la. regin VI en la que los rendimientos No-

BANDESA aparentan ser superiores. Sin embargo el grado de confiabili-

dad de esta ltima relacin es muy inferior a la notada en las regiones

I y V.

Las relaciones se demuestranms favorables en trminos del im-

pacto sobre los rendimientos de maz de las fincas BANDESA a medida que

uno acude a examinar relaciones ms micro. Pero lo sorprendente es lo

poco definitivos que son los resultados en favor del grupo BANDESA.

Particularmente en vista de los resultados de la seccin anterior

sugieriendo el mayor uso de tcnicas modernas por parte de los agri-

cultores BANDESA. Existe un nivel ms micro en el cual se prodran

estudiar los rendimientos. Especificamente se tratara de descriminar

entre aquellos participantes en el programa BANDESA que recibieron

crdito para el cultivo de maz y aquellos que recibieron crdito para

asistir en la produccin de otros cultivos. Esta separacin ira en

contra de la nocin de que el capital es un insumo de gran fluidez

cuyo impacto se dispersa en todas las actividades de la finca. Sin

embargo esta subclasificacin bien podra resultar empiricamente signi-

ficativa. Particularmente en vista de la correlacin entre el recibir

asistencia tcnica en maz y el recibir crdito especfico al maz








notado en la introduccin de este rcaptulo. Y adems en vista de que

como hemos visto en la seccin anterior la asistencia tcnica, el crdito

especfico em maz, y la simple participacin en el programa BANDESA,

tienen implicaciones diferentes en trminos de la constelacin de tec-

nologa moderna utilizada. Es decir que sera valido el esperar que

los incrementos en rendimientos fueran realizados principalmente por

aquellos que reciben asistencia en el cultivo del maz. En este es-

tudio no se han examinado los rendimientos a este nivel. Las compara-

ciones anteriormente realizadas sugieren que los rendimientos BANDESA

fueron superiores hasta cierto punto y bajo ciertas condiciones. En

el resto de esta seccin se examinan los resultados de estimados de

funciones de produccin. Esta manera de analizar relaciones producti-

vas da lugar a una medida ms amplia de eficiencia que la proporcio-

nada por una comparacin de rendimientos. A la vez sugiere una expli-

cacin sobre la conducta ambigua de los rendimientos.


2. FUNCIONES DE PRODUCCION

Los rendimientos proporcionan una medida unidimensional de efi-

ciencia. La produccin obtenible de una unidad de tierra es, por su-

puesto, una medida fundamental de productividad. Sin embargo, la tierra

no es el nico insumo. Por lo general existe cierto margen de posible

substitucin entre, por ejemplo, la maquinaria agrcola y la tierra.

Esto sugiere que en vez de concentrarmos en los rendimientos a la hora

de comparar dos grupos de agricultores debemos estudiar su productivi-

dad tomando en cuenta esta posible substitucin. Tomemos por ejemplo

el caso de dos fincas, una tipo A y otra B Si observamos que en una









parcela de tierra de un mismo tamao y calidad el agricultor A obtuvo

mayor rendimiento que el B, podemos en realidad decir que el agricul-

tor A es ms eficiente? No necesariamente si es.que el agricultor A

logr el aumento en rendimientos por medio de una utilizacin ms in-

tensa de mano de obra o de otros insumos. En este caso lo importante

es preguntar cuanto hubiera obtenido el agricultor B si hubiese uti-

lizado la misma cantidad de cada uno de los recursos que el agricultor

A utiliz. Esta es la nocin de eficiencia implcita al estimar fun-

ciones de produccin.

En esta seccin utilizamos esta nocin de eficiencia para lograr

un anlisis completo de los diversos factores que determinan las di-

ferencias en productividad en el cultivo del maz no intercalado. Su

apropriabilidad para nuestros propsitos se hace evidente al recordar

las diferencias sistemticas en el uso de insumos modernos notadas en

la seccin anterior, Hasta que punto fueron las fincas BANDESA efi-

cientes al utilizar los recursos adicionales a su disposicin en el

cultivo de maz? Existe una superioridad en eficiencia dentro del

grupo BANDESA por parte de aquellos agricultores que recibieron crdito

en maz sobre aquellos que recibieron crdito designado a otros cul-

tivos? De ser afirmativa la respuesta a la pregunta anterior; se debe

dicha eficiencia: 1) al uso de una tecnologa moderna por parte de

los agricultores BANDESA que recibieron crdito en maz, 2) al hecho de

que este grupo recibi asistencia tcnica en maz o 3) a cierta eficien-

cia inherente por parte de este grupo? Logr la asistencia tcnica

en Guatemala una utilizacin ms efectiva de los insumos modernos?

Son los fertilizantes, los insecticidas, las semillas mejoradas, y la









maquinaria insumos productivos en el cultivo del maz en Guatemala?

Adems de las variables pertinentes a las interrogantes mencionadas,

incluimos en nuestro anlisis una serie de factores adicionales -

diferencias interregionales, tipo de tierra, tamao de la finca,

diferencias entre la mano de obra familiar y la mano de obra rentada -

que nos sirven de ajuste en nuestra investigacin sobre el impacto

intermedio del program de ayuda al pequeo agricultor y que a la vez

encierran hiptesis de inters propio.


ESQUEMA DE EXPERIMENTOS DE REGRESION

La situacin ideal para estudiar las funciones de produccin

sera por medio de experimentos controlados. Potencialmente se podra

obtener suficiente variabilidad y suficientes observaciones bajo las

distintas condiciones climatolgicas y tecnologcas de inters. De

ms esta decir que dichos experimentos son costosos. Nuestro propsito

es el de explorar los datos a nuestra disposicin para esclarecer las

hiptesis mencionadas. Sin embargo, la misma variabilidad en la cons-

telacin de insumos utilizados limita el nmero de observaciones dispo-

nibles para estimar una fincin de produccin por cada constelacin de

insumos utilizados (vese el Cuadro 19).

El procedimiento que adoptamos para rebasar estasdificultades

consiste en utilizar la informacin de todas las observaciones dispo-

nibles estimando en conjunto las distintas funciones de produccin bajo

suposiciones alternativas. Este procedimiento nos permite poner en

prueba la sensibilidad de los resultados y a la vez nos provee infor-

macin sobre los mecanismos subyacentes.









CUADRO 19 NUMERO ESTIMADO DE PARCELAS DE MAIZ NO INTERCALADO
POR CONSTELACION DE INSUMOS MODERNOS UTILIZADOS

BASICA
Nmero FERT FERT FERT FERT FERT FERT TOTAL DE
%Lna MAQ MAQ MAQ MAQ MAQ LINEAS
%Columna SEM.MEJ. SEM.MEJ. SEM.MEJ. SEM.MEJ.
%Total INS INS INS __INS INS INS

823 1389 309 120 186 187 276 105 229 128 4387
18.8 31.7 7.1 2.7 4.2 4.3 6.3 2.4 5.2 2.9 51.9
NO-BA-IDESA 42.4 78.6 46.3 21.5 37.2 43.3 67.7 29.2 68.5 39.4
9.7 16.4 3.7 1.4 2.2 2.2 3.3 1.2 2.7 1.5
1118 378 358 436 314 244 132 254 106 196 4073
BANDESA 27.4 9.3 8.8 10.7 7.7 6.0 3.2 6.2 2.6 4.8 48.1
57.6 21.4 53.7 78.5 62.8 56.7 32.3 70.8 31.5 60.6
13.2 4.5 4.2 5.2 3.7 2.9 1.6 3.0 1.2 2.3
TOTAL DE 1942 1767 668 556 500 431 408 359 335 334 8461
COLUM2AS 22.9 20.9 7.9 6.6 5.9 5.1 4.8 4.2 4.0 3.8 100.0


Nmero FERT FERT
Linea MAQ MAQ MAQ
%Columna SEM.MEJ. SEM.MEJ. SEM.MEJ. SEM.MEJ. TOTAL DE
%Total ____INS INS LINEAS

199 90 124 97 107 18 4387
4.5 2.1 2.8 2.2 2.4 0.4 51.9
-BA SA 64.5 31.4 47.5 70.6 85.6 33.8
2.4 1.1 1.5 1.2 1.3 0.2
110 197 137 41 18 34 4073
2.7 4.8 3.4 1.0 0.4 0.8 48.1
BANDESA
35.5 68.5 52.5 29.4 14.4 66.2.
1.3 2.3 1.6 0.5 0.2 0.4
TOTAL DE 309 287 261 138 125 52 8461
COLUMIAS 3.7 3.4 3.1 1.6 1.5 0.6 100.0

+Ninini. insumo moderno fue utilizado.








Se ha experimentado con cuatro modelos diferentes cuyos resul-

tados se presentan en el Cuadro 20. El modelo Bsico considera ex-

plicitamente la cantidad de semillas, la cantidad de mano de obra

utilizada, y la cantidad de tierra, como insumos determinantes de la

cantidad de maz producido. La nica consideracin explcita de un

insumo bsico es en trminos de un coeficiente multiplicativo que

ajusta por la posible diferencia en respuesta de acuerdo al tipo de

semilla utilizada i.e., mejorada o criolla. El modelo A considera

de forma explcita la cantidad de insumos no bsicos, es decir' los

fertilizantes, insecticidas, la maquinaria y la fuerza animal. Sin

embargo restringe los coeficientes de las funciones implcitas en el

modelo de manera que el coeficiente de la elasticidad de producci6n

de cada insumo es el mismo irrespecto a la constelacin de insumos

utilizados. Esta suposicin del modelo A se relaja de mayor a menor

grado en los modelos B y C. El modelo C permite cambios en la elas-

ticidad de produccin de los insumos bsicos de acuerdo a la constela-

cin de insumos utilizados en el proceso productivo. Pero este modelo

no considera explcitamente la posibilidad de que las variaciones en

las cantidades de los insumos no bsicos afectan la produccin de

maz. Finalmente, el modelo D constituye el menos estricto. Este

ltimo permite variaciones en la elasticidad de produccin de las

cantidades de todos los insumos de acuerdo a la constelacin de insumos

utilizados.




Para una discusion detallada de estas restricciones vase "Corn Pro-
duction in Guatemala: Technological Differences, Modern Inputs Adop-
tion a id the Impact of Credit."











CUADRO 20 FUNCIONES DE PRODUCCION MODELO BASICO
BRSICO-1 ISICO-2 Eo-SICO-3

FIS. TEC. 0.0217/ 27.6810 0.0213/ 28.8878 0.0218/ 30.2130
FiNDOESR -0.1 523/ 11.7565 0.155 1 3. 129 0.1 -0.1827 1 7. 857
C.R. IIZ 0.0003/ 9.0191 0.0002/ 8. '390 0.0003/ 9.8785
SEM. rEJ. 0.20 L'44 20. 40 9 0 106. -. 15.1962 0.1672/ 14. 67.48
REGIOirnIII 0.1246/. 1.5593 -0.0412 0.1788 -0.0240/ 0.0600
REG ilOtlI..T 0.0992/ 2.06.43 -0.033"4/ 0.2422 -0.0458/ 0.4548
REGIOMI.' -0.0479. 0.6523 -0.1043/ .3.2776 -0.1358/ 5.3793
PEGI ON0II 0.0570/ 0.7113 0.0358.-- 0.3037 0.0224./ 0.1194
TIER 0.6910/ 29.0133 0.6723 2133 ., 98.8907 0.6384/ 209.7095
L EOR 0.0850/ 7.4489 0.123 4 16.5663 0.1084/ 12.4249
SE MILLRS 0.2593/ 60.7067 0.2421/ 56.5987 0.2452/ 57.4015
QUEtBRRO -0.5397/ 64.5049 -0.532'4/ 62.5321
O~I=HLRO.I: -0.3783. 50.3587 -0.3702/ 48.180
FRFI.LE. -0.0512/ 7.. 91
IRPFLE 0.0342./ 1 .733
COHS Tr TE 3. 7792 3.9460 .3. 9'458











CUADRO 20A FUNCIONES DE PRODUCCION MODELO A
A-1 R- R-R-23

iUR I FiELC e F e / F E: F

AS. TEC:. 0. 0097/ 61. 1 68 1 7. 5072 0 0 109.' 68
BE:RrhiNDESR 2111 ./ 25.5.i407 -0.213' 9./. 27.3'462 -0 .2313..' 30.557
CR. IHIZ .00 01/ 2.3271 0.0001/ 2.299 0 .0001/ 2.852
-SEI.r'E, 0 .0935/ L4.7982 0.0827. 3.915 0.0824/ 3.892
REG I ON 0 III 0. 2662/ 7. 663 0. 1 473..- 2.369 0 .1525./ 2.5 1
RIEG IO I. 0.11 83. 2. 73 0.0 74.' 0 .449 0.0 03/. 0. 321
REGI ONi... 0.1284- 4.858 0.0 7761 1.820 0.0583 0.980
REGI ON.. 0.137 4.575 0. 1056/ 2.919 0 .09 95 2.365
QUEERD: -0.4158/- 40.814 0.195.. 41 .286
Or-iiJLRIDi-I -0 2649/ 25.582 -0 2668/ 25. 909
:';FR- .LR.. -0.0263- 2.158
IIFFLE 0.0338 :. 1.888
TIERRR 0.5639/. 203.562 0. ,5760 220.961 0 .54'96. 162.575
1..OR 0.288/ 18.270 0.1422/ 23.139 0.1326 19.207
;SEH LLRS 0.22761 53.715 0.2186/ 51.444 0.2184/ 5.5.02
FER.T 0.0723/ 69.824 0.0712/ ,70. 468 0.0706.' 69.09.3
IrSSE 0. 1158/' 23.828 0.1093/ ;22.038 O 11 .22.821
r1fQ 0 .0 987/ 43. 495 -0.0 689/ 20 146 0 0 642/. 1 7.061
F. FI I rIMRL 0 0462/ 2.759 0. 0 346/ 1, 612 0 .0311 .' .30 2
:TCOIS TAN E .3. 1 2.56 3.3 361 9..3.3789










CUADRO 20B FUNCIONES DE PRODUCCION MODELO B
1 :-2 E-3
'.)FR I FiBLC E: F I i .. F E: *' F

IS. TEC:. 0.0119/ 9.0417 0. 126 10.5952 0 .0 130 .. 1 1.122
BRNESR :0.2025/ 22.3270 0.206-3/ 2. 0273 -0.2191/ 25.909
CR.MRIz 0.0001/ 3.51 9 0 i .0001 3.7'411 0.0002/ .180
'SEr1. r IE. 01961 '4 9.931 4 i0.0889.' 4..3759 .0 889./ 4.374
FEG I Ori III 0i 1193.' 1 4637 0 0358./ 0 .1347 0 .3.0/ 0 194
REG i O ..I 0 539./ 0 5421 0.002 ;-" :.00. I -0 0 1 Ii O 0. 7' 11
REGIOH. 0.0952.. 2-.3272 0. 0675.. 1.207 0.0 523' 0 695
PREGIONU. 1 I. c0963/ ;2. 1.320 0 .0861 / 1 7669 0. 0 80 0 1 .51 6
SUEROR l: 0. 8' 2/ 36.638 -0.4124. 37.083
OHDULROF -0.2569/ 22.571 -0.2593.' 22.898
%.FI l.L.RFI. -i.021 5/ 1 .374
iRA RB:LE 0 0217/ 41
TIER F:F 0.6'4.32/ 171. 6486 0 .6362/ 17,4. 1 0434 61 65/.' 1.38.273
LBOIR 0.1514./' 12. 6746 01 653 15.6.35 0 1545 1234
SEMILL.. I -'. 1 1678'i 1 .3. 1 597 0 1 637 1 .9' 8 0.168 .3 1 607
.FETI -0. 1 477 / .2 0i 992/ 4. .529 0 .0i 941' 4. 0 48
Fl EIL 0.00 ii 0 .012 0 .21 0/ 0 .256 0.0 2701 0 1
IERS:E i. 0828./ 2.245 0.0 645 1 08 0 .0i 558., 1. 0 41
IT r..lI .i:0 27 2.062 c0.0693 1. 501 0.0663.- 1 .370
I .li FI:. 1 1 0.1117. 5. 2 1 9 0 .1 68 '4.939 0. 101.3 4.4 9
ISSE -0.1 103. 2.894 0.1053/ 2.731 -0.0975/. 2.323
I1i T I -0 .0 461 0.60 0 -0 014 0 0 61 i 0 1 21.0' i, 0 4' .3
Mr1ROL F -0. 064 3./ 1 .772 -0.0880./ 3. 18 -F0.0850. 3. 172
MRSE 0.1800, 8.290 0. 1759/ 8.210 0.1689 i 7.492
J II i O93, 0. 0 31 0.0278.- 0. 291 .0274 0.281
IRHIL -0, 0084 0.041 -0.0232/' 0.320 -0.0240/ 0 .339
Rf ISE 0: 395./ 0.526 0.0'426./ 0.633 0.04 17- 0 .6.02
CON:STRIN TE 3.53118/ 3.69693/ 3.70810/










CUADRO 20C FUNCIONES DE PRODUCCION MODELO C
C-1 C-2 C-3 C-4 C-5
RRI' BLE E :: B F- E: E **'* F 1: .3 F e F

S. TEC. ... 0096 6.1'50 0.0 05/ 7.50.48 0.0100/. 6. 9846 0.0098/ 6.6418. 0.01 01/ 7.011
ilOESR 0.2 :000/ 2:4.60 9 -0.211 4'- ;26..2- 6.37 -0.20,76.- 25.5357 -0.2066 25.327 -0.21 2. 26. 0
'. R Z 0.00 01: 3. 099 0 00, Or 1.. .3.;2184 0.0001/ ., 2.9090 0.O 0rli 1 2. :655 0.0001 .. ;2.9 .
. rEJ. 0 .0747 3.100 0.0698- 2.7924 .0809 3.757 0 0802 3.714 0 .803 3. 72.
GIONII 0 .2390/* 5.8 .59 0.1 523. 2.4121 0.1 876. .3.649 0 .1 557-, 2.494 0.1582/ 2.57
SION.. 0. 1 56 5.501 0.11 75 .3.684 0. .345/- 793 0. 1 27.3. '4. .316 0.11.32/. .3.25:
GIHiO-I 0 .1318- 4.056 0.1197. 3.450 0.12781' .3.960 0.1.309.. 4.176 0.-.12'52, 3.79:
i-E F'HIROI -0.381' 33.30 0.. 393'. 35. 69 03 93 9.389' 35. 117 -0.39.23. 35.3
SIIIIUL. L -l, 0.2.368.-- 1 9.924 0 .2'41 9. 20.91 5 0.2361/ 20.011 0. ;2382-. 20.261.
,RpL|E 0.0 166/ 0. '5'
:Pm. 1_' -0.0181 1.02
SERP-R 0.5831 ../'-0.6.5 0 4. ,5799/'.3.817 0 .5708 8-"1.39. 300 0.56,70./133. 1 59 0. 5529/113. i0 1
.lF'. ni. :-1840'0/ 19.168 0 .1951/ 22.233 0 1 886..' 20. 935 0 1 849. 20.214 0.1 756 1 7.5
- MILL ::; ,21:9/. 22.914 0.2120/ 22.15: 0 20; .'/ 2 .7:8 1928/ 1:8 381 0.1960/ 1:'90
J ri i 214-i 00, 1 4"I 1 90 38. 622 0. 1 82.3. 32.020 0 1767. .30. 149 0. 17 29.07
"--T I .- i-. 923 ./ 9 .95. -0 .0881/ 3.723 -0 0842/ 3.071 -0.0893/ 3. 471 -0.0 63/ 3.2'
SI.L -ni.12.51 7.422 -0.103'/ 5.215 -0.0 7401/ 2.554 -0.072'4. 2.462 .-0.066.3. 2.0
R E-.:- -0.0024. 0.002 -0.015"'4.- 0.079 0.0245./ 0.19.3 0.0.331/ 0.351 0.0264. 0.2
i.;SSE 0.10 11.498 0i. 1047/ 11 .020 0.267'4.' 22.095 0.29951. 26.776 0. 2990/ 26,.67.
:STI 0.0170i 0.081 0.i:0078 .. 0. 001 0.0108.' 0.03.3 0.0139/ 0.054 0..01171. 0.03
H i i 0.1 6.52 i.. 1 0.1165 6.0:78 0 ,0878/. 3.1.34 0.0852/' 2. 967 0.0 802 2.6 11
I; i0. 1486/ 5.22 -0.1412/- 5.04 -0,17.39t 7. 44 1 -0.13971. 4.661 -0.1319- 4.101
S- 0 -.0'273. 0.90 0 0. 01 89' 0 443 0 6.33 0.0'49 0 1424 1 89 0.. 0424/ 1 '
STI -10.0 '.3791-. O 38.3 -0. 0043/ 0.00 5 -0 .0083' O .019 0 .0 236 1 '8 0 .:270/ 0. 19
Ri-i 0.06 1 .-'2 0831 3.0 87 -0.0 715.1 2.292 .39 1 .834 -0. 06.12- 1. 6-.
i-E 0.1 489 5.86 0. 1 76 5.976 I. i1 0 '5. '-96 0. 1 249 4.302 0.11 93-/ 3.885
I-. rIML 0 0131 0.09 5 0.0 109. 0.068 0.00831 0.040 0.00701. 0.029 0.0076 0.03.
ST I -0.0014/ 0.001 i 0.0 .. 10 1 :1 .0 1 5./ 0.0c,7 0.016.3/ 0.096 0.0 1 h 0 0.09

S u .. .. E u : i L+ 4/ ,1 _: i .
H\TI 1-1. ri n i-i -fl0.002 -. 0121; -' 91 -0.0134.'- 0.112 0.0157' 0. 155 -0.016.5/ 0. 161.
HISE T2i.02l8/ 0. 147 0.0248'/ 0,216 0.0229'/ 0.186 0.0249./ 0.221 0.0243/ 0.20'
FrpiNS -0.214 0/ 11.73.3 -0 .2.307.- 1 3. 59'4 -0.22731 13. 11
i:F .-- 0.0 95.-/ 4.29' 0.0 522/ 4.79'
iE.:i: -.0778.1 7.750 -0.080 2 8.20
;l:'; H-" :2:'46.=,.'-. 3.0443./ 2.9504. -0.2307. 1.3.594 2.9569.-








Aparte de la experimentacin con los distintos modelos de pro-

duccin, presentamos en el Cuadro 20 los resultados de variantes de

los distintos modelos. La naturaleza de estas variaciones consisten

en la inclusin o exclusin de variables de ajuste (como las que cap-

turan diferencias en el tipo de tierra), o de variables que concluimos

en base a esta experimentacin que poco aaden al explicar la produc-

cin en maz (cantidad de tierra arable, diferencias en productividad

entre la mano de obra familiar y la mano de obra rentada).

La discusin detallada de los resultados se organiza alrededor

de las variables de inters.


TAMAO DE LA FINCA, Y DIFERENCIA EN LA PRODUCTIVIDAD ENTRE LA
MANO DE OBRA FAMILIAR Y LA MANO DE OBRA RENTADA

Nuestro propsito al incluir cada una de estas variables es doble.

Por una parte es importante mantener cierto control de manera que varios

aspectos de productividad que puedan estar asociados con alguna de

estas caractersticas no sean relegados a otros factores. Por otra parte

hay cierto inters inherente en saber si hay algunas diferencias en

eficiencias de acuerdo a esta caractersticas.

Una diferencia en productividad en la produccin de maz por

tamao de finca podra ser el resultado de diferencias en la tecnolo-

ga utilizada, o de otros factores como por ejemplo una superioridad

en la capacidad empresarial de las fincas. La evidencia con respecto

a ambas posibilidades es totalmente negativa. Por una parte estn

los resultados de la seccin B de este captulo indicando que no hay

una relacin sistemtica suficientemente fuerte como para decir que las

fincas mayores utilizan una tecnologa ms moderna. Esto se confirma









indirectamente al no poder detectar un cambio significativo en el valor

estimado para el coeficiente de "ARABLE" al comparar el modelo Bsico

con los modelos restantes. Por otra parte el hecho de que una diferen-

cia en eficiencia se puede rechazar en los modelos que explcitamente

incluyen todos los insumos, sugiere que no existe superioridad alguna

por virtud de alguna capacidad empresarial adicional en el cultivo

del maz.

A veces se sugiere que la productividad de la mano de obra

familiar es ms baja que la productividad de la mano de obra rentada.

De nuestro anlisis de produccin se puede ver que esto es cierto solo

en cuanto se ignoran las diferencias en el uso de insumos modernos.

Cada una de las comparaciones restantes entre los distintos

modelos se hacen entre aquellas ecuaciones que excluyen los coeficientes

multiplicativos asociados con la proporcin de la mano de obra consti-

tuida por la mano de obra familiar (prop.lab.fam), y el tamao de la

finca (arable). Como se aprecia al comparar Bsico-3 con A-3, B-3,

y C-5, una vez que las cantidades de insecticidas, fertilizantes, maqui-

narias y poder animal se consideran explcitamente, la baja confiabi-

lidad estadstica con que se estiman estos coeficientes multiplicativos

sugiere su insignificancia en determinar la produccin de maz.


DIFERENCIAS TECNOLOGICAS Y PRODUCTIVIDAD DE LOS INSUMOS

La sensibilidad de los estimados de las elasticidades de pro-

duccin de acuerdo con el modelo adoptado nos hace ver con escepticismo

los valores obtenidos para la productividad marginal de los varios in-

sumos. Si tuviramos datos "suficientes" prodramos determinar con

precisin la contribucin de, por ejemplo, los fertilizantes. Por lo







pronto nos conformamos con observar que con la excepcin de la fuerza

animal, todos los insumos ya sean tradicionales o modernos han contri-

budo positivamente en la produccin del maz en Guatemala. Adems el

recuento adecuado de la productividad de estos insumos nos sirve de

control en el anlisis de otros factores de inters.

Una visin totalmente distinta del proceso productivo se obtiene

al adoptar el Modelo A en vez del modelo Bsico. (Vanse las ecuaciones

A-1 y Bsico-1). Primeramente la importancia de cada insumo bsico, al

'igual que la importancia de las semillas mejoradas se minimiza al in-

troducir explcitamente las cantidades de los insumos no-bsicos. En

segundo lugar, las diferencias interregionales aparecen ms marcadas

mientras que las diferencias en productividad relegables al tipo de

tierra disminuyen en importancia. Finalmente las magnitudes relaciona-

das al impacto de "otros" factores disminuyen, Es decir, el impacto

multiplicativo asociado con las visitas de asistencia tcnica baja de

.25 a .13. El impacto positivo de la cantidad de crdito recibida en

maz disminuye en tal magnitud que su estimado en la equacin A-2 no

es estadsticamente confiable.

Una comparacin entre el Modelo B y el Modelo Bsico (equaciones

B-1 y Bsico-1 respectivamente) lleva a conclusiones similares pero

no idnticas a las previas. Al igual que en la comparacin Bsico-A

los coeficientes de la asistencia tcnica, las semillas mejoradas, y

el crdito en maz se reducen en magnitud al considerar explcitamente

la presencia o ausencia de los insumos no-bsicos. En contra a lo-

observado en el modelo A, pero al igual que en el Modelo Bsico, uno








se llevara la impresin del modelo B que las diferencias en producti-

vidad entre el altiplano (Regin I) y las regiones restantes no es

estadsticamente significativa. Sin embargo estas diferencias aparecen

de importancia en los resultados de los modelos C y A. Aparentemente para

detectar las diferencias de tipo de tierra implcitas en el esquema de

regionalizacin no solo es necesario considerar la presencia o ausen-

cia de los insumos no-bsicos sino tambin los niveles de uso.

Ntese que estas comparaciones entre el modelo Bsico y los

otros modelos concuerda totalmente con los resultados de la seccin B

de este captulo. El decremento en importancia de la asistencia tcnica,

el crdito en maz y la importancia relativa del maz al tomar en cuenta

los insumos no-bsicos no es ms que un reflejo de la correlacin entre

estas variables y la utilizacin de insumos modernos.

Este cambio en magnitudes de estos coeficientes al ir del Mode-

lo Bsico a los otros modelos tambin contiene imformacin importante.

Como hemos visto anteriormente los insumos modernos han sido muy pro-

ductivos. Sin embargo, este resultado es un resultado generalizado .

Es decir, podra ser el caso de que los fertilizantes, insecticidas, etc.

fuesen utilizados efectivamente, pero solo por parte de los agriculto-

res No-BANDESA. Pero el hecho es que al considerar explcitamente estos

insumos en los modelos A, B y C, los coeficientes relcionados a la

asistencia tcnica y el crdito, aparecen como factores menos pro-

ductivos. Consecuentemente los insumos modernos utilizados por los

grupos que recibieron asistencia tcnica y crediticia fueron utiliza-

dos productivamente.

Al movernos hacia las sunosiciones menos restringidas del Mode-

lo C (ecuacin C-l), las conclusiones principales se estabilizan. El








nmero de visitas de asistencia tenica al igual que la participacin

en el programa BANDESA se mantienen como determinantes estadstica-

mente significativas de la produccin de maz. Las diferencias inter-

regionales se mantienen estadsticamente vlidas con la mayor diferen-

cia detectable entre las regiones I y III. Y de nuevo, con la ex-

cepcin de la fuerza animal todos los otros -insumos aparentan ser

productivos ya sea esto reflejado en su propio coeficiente o a travs

del efecto que su presencia en el proceso productivo ejerce en la

productividad de los otros insumos.


DIFERENCIAS INTERREGIONALES Y TIPO DE TIERRA

Ambas variables utilizadas con el propsito de capturar diferen-

cias en la calidad de la tierra son relativamente crudas. La region-

alizacin no solo captura diferencias en la fertilidad del suelo sino

otros aspectos como por ejemplo diferencias sociolgicas que poten-

cialmente pueden afectar las prcticas culturales en el cultivo de

maz. Adems existen gran heterogeniedad en la calidad de la tierra

incluso entre una misma regin. Por otro lado la proporcin de tierra

ondulada (ondulada) en la finca, y la proporcin de tierra quebrada

(quebrada) en la finca no hacen referencia alguna al tipo de tierra en

la parcela de maiz.

A pesar de estas limitaciones el uso de estas variables nos da

un mejor entendimiento del cultivo del maz. Los coeficientes que

tratan de capturar diferencias entre la Regin I y las otras regiones

varan de modelo a modelo. Como mencionamos anteriormente las diferen-

cias estimadas son significativas al adoptar los modelos A-l y C-l,








mientras que no lo son para los modelos Bsico-1 y B-l. Pero estos

dos ltimos modelos no consideran explcitamente el nivel de uso de

insumos modernos. En vista de las diferencias interregionales en el

uso de estos insumos, el esquema de regionalizacin implcitamente

captura los efectos de estos insumos adems de diferencias en el tipo

de la tierra. Es decir, el cambio en la magnitud y relevancia esta-

dstica de este esquema de regionalizacin indica que el uso de insumos

modernos y en particular el mayor uso de fertilizantes en la Regin

I ayuda a rebasar las limitaciones naturales interregionales.

Los resultados con respecto a la proporcin de la tierra en la

finca que no es plana tambin son interesantes. Ambas variables uti-

lizadas son altamente significativas en determinar la productividad de

maz. Por ejemplo, de acuerdo con el modelo ms conservador (C-2), se

estima que un agricultor con un terreno 50% quebrado producir un

17.4% menos maz que un agricultor con recursos idnticos excepto por

tener un terreno plano. Similarmente un agricultor con 50% de su

terreno ondulado producir 11.2% menos maz que uno con terreno plano.

El comparar los modelos que excluyen el tipo de tierra con a-

quellos que incluyen estas variables Bsico-l/Bsico-2, A-l/A-2,

B-1/B-2, C-1/C-2 tambin resulta esclarecedor. En todos los casos

la consideracin explcita de las diferencias en el tipo de tierra da

lugar a un decremento en la inferioridad en productividad estimada

para la Regin I al igual que un decremento en el significado esta-

dstico del esquema de regionalizacin utilizado. Es decir que en

gran parte las diferencias interregionales detectables no son ms que

un reflejo de las diferencias en calidad de tierra que acompaan el








tipo de superficie de la tierra en que se sembr el maz.


PARTICIPACION EN BANDESA

Por razones tericas nuestra expectativa con respecto a la impor-

tancia de esta clasificaci6n fue originalmente neutral. Nuestra impre-

sin inicial fue que una vez ajustadas las diferencias en los niveles

y tazas de utilizacin de los diferentes insumos y de la asistencia

tcnica, no habra razn para esperar una diferencia bsica entre los

dos grupos de crdito. Despus de todo un agricultor BANDESA no es

nada ms que un agricultor No-BANDESA con un poco ms de capital. Y

el capital no es ms que un insumo fluido que no entra directamente en

el proceso productivo.

El hecho es que la simple participacin en el programa BANDESA

implica una diferencia en productividad significativa que es sugestiva

de una ineficiencia en la produccin de maz por parte de los agricul-

tores BANDESA. Este resultado persiste bajo los distintos supuestos

implcitos en todos los modelos. El impacto estimado usando la ecua-

ci6n B-2 indica que la simple participacin en el programa BANDESA -

i.e., recibiendo crdito en "otro" cultivo implica un decremento en

la produccin de maz en la orden de un 13%. Ntese que al ser ob-

tenido para el modelo Bsico,este estimado consitutye un promedio que

incluye indirectamente los efectos positivos asociados con el uso de

una tecnologa moderna que acompaa la participacin en BANDESA. Si

consideramos esta ineficiencia neta de estos cambios en tecnologa -

e.g., como estimado por el modelo C el decremento en la produccin

vara desde un estimado conservador obtenible de la ecuacin B-2 de

18.7% nasta un 21% estimado usando A-3.











En vista de la importancia de este resultado, hemos acudido a

la estimacin individual de cada funcin de produccin considerando

solo aquellos datos que utilizaron una misma constelacin de insumos.

Como se puede apreciar en el Cuadro 19 el nmero de observaciones no

da mucho margen para estimar todas las contelaciones posibles y

observadas ni para controlar por "otros" factores de la misma forma

exhaustiva del Cuadro 20. Pero aparte de una medida de la sensibili-

dad de este resultado, dichas regresiones individuales pueden ser su-

gestivas de causalidad.

En trminos de la generalidad del impacto negativo del grupo

BANDESA los resultados son sorprendentemente slidos (vase el Cuadro

21). La ineficiencia de los agricultores BANDESA en la produccin del

maz no aparece estar limitada a unas pocas tecnologas. De las nueve

"tecnologas" ms frecuentemente utilizadas seis revelan un coeficien-

te negativo de la productividad del grupo BANDESA. De estas seis tec-

nologas en las que un coeficiente negativo se estima, la hiptesis de

que no haya diferencia en productividad asociada con la participacin

en BANDESA puede ser rechazada en cinco de los casos. Solo para tres

de las tecnologas es el coeficiente BANDESA estimado como positivo.

Pero en estos tres casos este coeficiente no es estadsticamente signi-

ficativo.

Los resultados sobre el uso de insumos modernos indican que la

participacin en BANDESA induce la utilizacin de constelaciones que

emplean insumos modernos, particularmente aquellas que incluyen el uso

de fertilizantes. Una interpretacin posible del coeficiente negativo

asociado con la participacin en el programa BANDESA puede incluir








CUADRO 21a ESTIMACION SEPARADA DE LAS FUNCIONES DE
PRODUCCION POR TECNOLOGIA

BASICA BASICA+ BASICA+
FUERZA ANIMAL+
FERTILIZANTES FERTILIZANTES

SEMILLA .17080**/5.054 .25959***/17.024 .09975/.664
TIERRA .40018***/17.087 .52804***/45.695 .53074***/21.228
LABOR .40689***/21.928 -.02818/.113 .21512**/5.181
AS.TEC.2 -.13226/1.119 .04944/.359 -.01431/.013
BANDESA -.16428*/2.769 .01839/.051 -.37042***/10.426
SEM.MEJ. 20800/3.153 .19889**/4.034 .05379/.197
PROP.LAB.REN. -.08084/.835 .05284/.593 .20427*/3.026
REGION VI .12663/.465
REGION III .20861/.601 -
REGION IV .34020**/3.83 -
REGION V .23662*/2.727 -
CONSTANTE 2.25389 2.93013 2.73099
FERTILIZANTES .24649***/16.507 .27503***/8.810
FUERZA ANIMAL -- -.03288/.230
MAQUINARIA -
INSECTICIDAS -
F/GLN/GLD 35.71819***/11/249 57.82199***/8/175 29.32982***/9/82

R2 .61209 .72552 .76298





una combinacin de las siguientes razones:

1. El grupo de crdito utiliz6 ineficientemente

aquellas tecnologas que fueron nuevas para

ellos.

2. El grupo de crdito malgast el capital adicional

utilizando insumos bsicos como la mano de obra de










CUADRO 21b ESTIMACION SEPARADA DE LAS FUNCIONES DE
PRODUCCION POR TECNOLOGIA (CONT)

BASICA+ BASICA+ BASICA+
FUERZA ANIMAL
FERTILIZANTES+ FERTILIZANTES+
MAQUINARIA+
INSECTICIDAS INSECTICIDAS

SEMILLA .54453***/9.017 .19517**/4.079: .16634/2.469
TIERRA .38132*/3.202 .23687**/4.211 .66545***/18.182
LABOR .18725*/3.032 .34263***/12.312 .03272/.170
AS.TEC.2 .48448**/4.577 -.02542/.040
BANDESA -.39784**/4.170 -.15148/1.215 .02005/.008
SEM.MEJ. -.21349/1.752 .14086/1.156
PROP.LAB.REN. -.02059/.013 .09727/.217
REGION VI .20201/.800
REGION III .20878/.716
REGION IV .21419/1.427
REGION V .30072/2.352
CONSTANTE 2.27326 1.39457 4.09548
FERTILIZANTES .10367/1.649 .28439***/14.295 -
FUERZA ANIMAL .05545/.179
MAQUINARIA -.03765/.274 -
INSECTICIDAS .06719/.402 .08966/2.209
F/GLN/GLD 17.38981***/10/66 43.03619***/13/60 13.40795***/5/61

R2 .72488 .90314 .52359











CUADRO 21c ESTIMACION SEPARADA DE LAS FUNCIONES DE
PRODUCCION POR TECNOLOGA .(CONT)

BASICA+ BASICA+ BASICA+
FUERZA ANIMAL+
FERTILIZANTES+
MAQUINARIA MAQUINARIA+ MAQUINARIA+
INSECTICIDAS INSECTICIDAS

SEMILLA .17383/2.540 .15440/.426 -.18423/1.395
TIERRA .65781**-/30.130 0.15022/.147 .15231/.263
LABOR .14132/3.032 .51153**/5.553 .29629/3.333
AS.TEC.2 -
BANDESA .00659/.002 -.42411*/3.098 -.39974*/3.317
SEM.MEJ. -
'PROP.LAB.REN. -
REGION VI -
REGION III
REGION IV -
REGION V -
CONSTANTE 4.42924 .48089 .70114
FERTILIZANTES .59412/23.022
FUERZA ANIMAL -.08394/.299
MAQUINARIA -.09964*/3.757 .59472*/5.297 .42067**/5.883
INSECTICIDAS .19485/1.264 .08407/.753
F/GIN/GLD 23.84825***/5/53 11.63133***/6/40 11.26347***/8/37

R2 .69229 .63566 .70891











forma redundante.

La estimacin separada de las funciones de produccin proporciona una

pista sobre la importancia relativa de estas dos hiptesis. El hecho

de que entre los agricultores que utilizaron una tecnologa bsica

tambin se detecta una ineficiencia por parte de agricultores BANDESA

seala que la ineficiencia por parte de este grupo no es totalmente

relegable a la segunda explicacin sugerida anteriormente. Esto se

confirma al observar que en la tecnologa moderna ms directamente aso-

ciable con la simple participacin en el programa BANDESA, i.e., la

que incluye solo fertilizantes, no se percibe dicha ineficiencia.

Evidencia adicional sobre esta ineficiencia por parte de los

agricultores BANDESA se obtiene al estimar una equacin logartmica

doble cuya variable dependiente es la cantidad de mano de obra por

hectrea utilizada en el cultivo del maz. Los parmetros estimados

nos proporcionan medidas de: 1) La elasticidad del uso de mano de

obra con respecto al rea de maz cultivado para agricultores No-BANDESA (EN).

2) Diferencias en esta elasticidad observada para agricultores BANDESA

(B N )y 3) Diferencias en el nivel de uso de mano de obra para agri-

cultores BANDESA (kB kN). La ecuacin estimada se presenta en el

Cuadro 2a. Mientras que no se aprecia diferencia alguna en elasticidad,

la diferencia en nivel de uso es significativa. En el Cuadro 22b hemos

proyectado los resultados de la ecuacin estimada. Como se puede ob-

servar, la diferencia en uso de mano de obra por hectrea observada

coincide ccnla nocin de que un uso excesivo de la mano de obra por parte

de los agricultores BANDESA est detrs de la ineficiencia observada.








CUADRO 22 USO DE MANO DE OBRA POR TIPO DE CREDITO

CUADRO 22a ELASTICIDAD DEL USO DE MANO DE OBRA
POR HECTAREA CULTIVADA DE MAIZ

Maz

eB/F -.32957/142.843

(e -cN)/F .03899/.955

kN 4.12072

(kN-kB)/F .1467/9.616

F/GLN/GLD 83.442/3/1129

R2 .18149




CUADRO 22b PREDICCION DEL USO DE MANO DE OBRA POR
HECTAREA EN PARCELAS DE DISTINTOS
TAMAOS, POR TIPO DE CREDITO

Tamao de la Parcela .5 1 2 4 7 10 20

NO-BANDESA 77.41 61.6 49.02 30.01 32.44 28.84 22.95
BANDESA 87.25 71.33 58.32 47.68 40.52 36.53 29.87








Hasta que punto se puede generalizar esta ineficiencia del

grupo BANDESA en la produccin de otros cultivos? Hemos estimado una

ecuacin del modelo Bsico para un nmero de.cultivos para los que

haban disponible un nmero razonable de observaciones. La evidencia

presentada en el Cuadro 23 sugiere que la ineficiencia asociada con

el grupo BANDESA es vlida en otros cultivos, particularmente en el

cultivo de ajonjol y tomates.


ASISTENCIA TECNICA EN MAIZ Y CREDITO BANDESA EN MAIZ

En vista de la orientacin de DIGESA de tratar de lograr una

mejora en rendimientos de granos bsicos., es en las diferencias en la

productividad del cultivo de maz donde se debe percibir el impacto

inmediato de la asistencia tcnica. Esto se debe principalmente a que

son los extensionistas los que supuestamente saben aplicar los insumos

modernos con mayor efectividad. Adems son ellos los que estn fami-

liarizados con un nmero de prcticias bsicas que conllevan a una

mejor respuesta.

Por otro lado en vista de que la ineficiencia observada por parte

de los agricultores BANDESA es contraria a la supuesta fluidez del

capital como insumo, es de inters investigar si el recibir crdito

especificamente designado para el cultivo de maz influye en su

produccin.
La diferencia en los resultados con respecto a estos dos facto-

res se pueden apreciar en el Cuadro 20. El nivel de asistencia tc-

nica consistentemente aparece como un factor positivo en los distintos

modelos estimados. El hecho que este efecto aparezca estadsticamente

confi'ible incluso una vez que las diferencias en el uso de insumos










CUADRO 2 3 FUNCIONES DE PRODUCCION DE VARIOS PRODUCTOS

Trigo Arroz Ajonjoli Tomate Maicillo

AS.TEC.2 .15559***/9.123 .04876/.252 .60385/11.522 .14969/.710 ..34150/1.114
SEMILLA .03439/.547 .30896***/12.781 .20499/3.200 -.02562/.145 .29997/2.363
TIERRA .87387***/125.538 .70121***/40.847 .60150/17.069 .46277/7.315 .39981/1.749
LABOR .00718/.011 .10111/1.778 .49695/9.356 .63746/12.094 .32858/2.685
BANDESA -.10723/2.267 -.12308/1.248 -.79261/16.500 -.45218/4.3 -.24516/.516
SEM.MEJ. -.09762/1.008 -.00833/.005 .75733/13.728 .09951/.047 -.15144/.297
REGION III .09947/.134 -
REGION VI -.06417/.394 -.07772/.374 .03596/.010
PROP.LAB.FAM. -.04169/1.123 .05543/1.159 -.07496/.534 .00422/.004 .09297/.457
CONSTANTE 6.88942 5.77496 2.72849 4.91674
F/GLN/GLD 89.62535***/8/226 60.88118***/8/121 22.11570 11.22726/7/131 10.92246/8/50

R .76034 .80100 .67548 .37497 .63605








modernos sonexplicitamente consideradas, coincide con la visin de que

la asistencia tcnica afecta directamente las prcticas culturales.

Pero una vez que nos apartamos del Modelo Bsico,resulta inaceptable

el diferenciar en cuanto a la productividad en el cultivo del maz

entre aquellos participantes en el programa BANDESA que obtuvieron

crdito en maz y aquellos cuyo crdito fue otorgado para ser utili-

zado en otros cultivos.1



De nuevo vale recordar que la.diferenciacin entre el impacto en
productividad relegable al crdito BANDESA en maz y aquelrelegable a
la asistencia tcnica en maz, es estimable gracias a la baja corre-
lacin entre estos factores dentro del grupo que recibieron ambos ti-
pos de asistencia. En vista de que las regresiones en el Cuadro
incluyen observaciones de toda la muestra se podra aludir que es la
presencia o ausencia de la asistencia tcnica la que determina el im-
pacto positivo notado. Y existe una correlacin categorca entre la
asistencia tcnica y el crdito en maz. Como un chequeo adicional de
la sensibilidad de los resultados hemos segmentado la muestra y esti-
mado una regresin del Modelo Bsico en las 248 observaciones del
grupo BANDESA que obtuvieron ambos tipos de asistencia. La equacin
estimada es:

log(Producto)=2.58 + .59 log(Tierra) + .26 log(Semillas) +
(52.6) (18.0)
.09 log(Labor) + .16 Regin III + .12 Regin IV -
(2.7) (.81) (.79)
.03 Regin V + .12 Regin VI + .19 log (CR.Maz) +
(.05) (.925) (10.7)
.018 Sem. Mej. + .23 log(AS. Tec.) .07 log (QUEBRADA)
(.06) (21.66) (2.1)
-.07 log (ONDULADA)
(3.0)








En vista del bajo nivel de correlacin entre la asistencia tcnica y el
crdito en maz para este grupo de agricultores, no hay razn para sospe-
char colinearidad entreestas variales. El alto valor del parmetro F
indic' fuertemente que la asistencia tcnica ejerce una fuerza positiva
en la produccin de maz.








D. CONCLUSIONES

A la luz de los resultados de las secciones B y C de este ca-

ptulo, podemos adquirir una visin ms completa del impacto del programa

de ayuda al pequeo agricultor en Guatemala. Primero, el rol del capital

adicional obtenible por el programa BANDESA con respecto a la produccin

de un cultivo en especfico, ha sido el de inducir la utilizacin de

tecnologas que son modernas y que usan intensivamente la mano de

obra. Segundo, el rol de la asistencia tcnica en la produccin de

un cultivo especfico ha sido doble. Por una parte ha provocado un

mayor uso de algunos insumos modernos. Por otra parte ha contribuido

a que la nueva tecnologa utilizada como consecuencia de su propio

impacto al igual que por el crdito adicional, haya sido utilizada

eficientemente. Este ltimo aspecto de la asistencia tcnica es par-

ticularmente importante en vista de la evidencia que sugiere que la

productividad de los agricultores BANDESA es inferior a la de los

No-BANDESA cuando el crdito no es acompaado por la asistencia tc-

nica. Tercero, hay evidencia de que el crdito BANDESA designado a

un cultivo influye en la produccin de otros cultivos. En parte esto

est detrs del impulso que la participacin en el programa BANDESA le

dio a la utilizacin de fertilizantes y maquinaria agrcola. .Adems

los datos revelan cierta eneficiencia en la produccin de un cultivo

en especfico por parte del grupo BANDESA que no obtuvo crdito en ese

cultivo. Pero por otro lado el impacto del capital adicional obtenible

por medio del programa BANDESA se percibe primordialmente en el cul-

tivo para el cual el crdito ha sido otorgado. En particular, mucIode

la modernizacin en tecnologa en el cultivo del maz se debe al crdito









especfico al maz. Y este impacto adicional sobre el uso efectivo de

una tecnologa moderna cancela parcialmente la ineficiencia que acom-

paa el uso excesivo de mano de obra por parte de los agricultores

BANDESA.

Con esta nueva visin del impacto de la asistencia tcnica po-

demos entender mejor los resultados del captulo cinco de este estudio.

A pesar del xito que ambos tipos de asistencia hayan tenido en inducir

el uso de tecnologas modernas, y a pesar del uso eficiente de estas

tecnologas entre agricultores BANDESA que recibieron asistencia tc-

nica y crediticia en el cultivo para el cual el crdito fue asignado,

el hecho es que esta eficiencia es acompaada por una ineficiencia en

la produciin de otros cultivos. Consecuentemente no es sorprendente

el que el impacto sobre los rendimientos de granos bsicos no haya sido

el esperado. Tampoco es sorprendente que la superioridad del grupo

BANDESA sobre la produccin aludible a los incrementos en rendimientos

haya sido mnima.

Al sobreponer los resultados de captulos anteriores con los de

este captulo, el mensaje es claro. Una poltica diseada a incremen-

tar la produccin de granos bsicos limita intrnsicamente la capacidad

de la agricultura a generar el valor de la produccin requerida para

promover el desarrollo. Para utilizar plenamente la capacidad probada

de las instituciones Guatemaltecas en efectuar cambios en la conducta

econmica de los agricultores, es necesario reorientar los programas

de estas instituciones hacia cultivos que ofrezcan un margen de pro-

ductividad mayor.















APENDICE: ABREVIATURAS EMPLEADAS



Participacin en BANDESA BANDESA

Visitas de Asistencia Tcnica AS.TEC.

Crdito BANDESA en Maz CR.MAIZ

Semilla Mejorada SEM.MEJ.

Proporcin de Tierra Cultivada Dedicada al Maz IMP.MAIZ

Proporcin de Mano de Obra que es Familiar ROP-LAB-.FAM.

Proporcin de Mano de Obra que es Rentada PROP.LAB.REN.

Cantidad de Tierra Arable en la Finca ARABLE

Proporcin de la Tierra en la Finca que es Quebrada QUEBRADA

Proporcin de la Tierra en la Finca que es Ondulada ONDULADA

Tamao de la Parcela en Has. TIERRA

Cantidad de Mano de Obra LABOR

Cantidad de Semillas SEMILLAS


NOTA: Con la excepcin de la constante, las ltimas 19 variables -
i.e., comenzando con fertilizantes se introducen para
capturar posibles modificaciones en la funcin de produccin
de acuerdo a la presencia o ausencia en el proceso productivo
de los insumos no bsicos. El nombre es indicativo del tipo
de modificacin permitida. Por ejemplo, FERLA permite capturar
el efecto de fertilizantes en cuanto su presencia modifica la
elasticidad de produccin de la mano de obra (LABOR). Simi-
larmente, MA TI captura el cambio en la elasticidad de pro-
duccin del'factor tierra provocado por la presencia de la
maquinaria agrcola en el proceso productivo.

:; .U














BIBLIOGRAFIA



ENCUESTA DEL SECTOR PUBLICO AGRICOLA, Enero 197h Guatemala.
Washington, D.C., Form LASA-AG-1.

Proenza, Francisco J. "Corn Production in Guatemala: Technological
Differences, Modern Input Adoption and the Impact of Credit,"
Washington, D.C., 1975. (Xeroxed)

Ricardo, Jos M. "Evaluation of Technical Assistance Impacts on Small
Farmers' Performance of Guatemala Small Farm Survey." General
Working Document No. 51. USAID/LA/DR/SAD, Washington, D.C.,
June 1975.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs