Citation
Desarrollo rural en la Sierra, 17 y 18 de diciembre, 1976

Material Information

Title:
Desarrollo rural en la Sierra, 17 y 18 de diciembre, 1976
Publisher:
Instituto Superior de Agricultura, Centro de Investigaciones Economicas y Alimenticias
Language:
Spanish

Subjects

Subjects / Keywords:
Caribbean ( LCSH )
Farming ( LCSH )
Agriculture ( LCSH )
Farm life ( LCSH )
Spatial Coverage:
Caribbean

Notes

Funding:
Electronic resources created as part of a prototype UF Institutional Repository and Faculty Papers project by the University of Florida.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. This item may be protected by copyright but is made available here under a claim of fair use (17 U.S.C. §107) for non-profit research and educational purposes. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions requires permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.

Full Text
0c)
TALLER DE TRABAJO
Centro de Investigaciones Econ6micas y Alimenticias
INSTITUTE SUPERIOR DE AGRICULTURE
Santiago, Rep6blica Dominicana 17 y 18 de diciembre de 1976
Auspiciado por la
SECRETARIAT DE ESTADO DE AGRICULTURE




TALLER DE TRABAJO
DESARROLLO RURAL EN LA SIERRA
17 y 18 de diciembre, 1976
CENTRO DE INVESTIGATIONS ECONOMICS Y ALIMENTICIAS
INSTITUTE SUPERIOR DE AGRICULTURE Auspiciado por la
SECRETARIAT DE ESTADO DE AGRICULTURE




Catalogaci6n Instituto Superior de Agricultura
RD
309.203'097293
159d
Institute Superior de Agricultura. Centro de
Investigaciones Econo'micas y Alimenticias. (ed.)
"Desarroflo Rural en La Sierra" Santiago, 1977.
98 p. ilus.
1. Sierra Proyedo Rep6blica Dominicana. 2. Plan Sierra Repiiblica Dominicana
3. Desarrollo rural Rep6bliea Dominicana. I. Titulo.




CONTENIDO
Pfigina
1. Introducci6n
Mons. Roque Adames R.......................................... 1
2. Discurso de Bienvenida
Agr6n. Pedro Bret6n .......................................... 3
3. Situaci6n Social en La Sierra
M ons. Agripino Nifiiez........................................... 5
4. Descripci6n General de La Sierra
Ing. Agr6n. Luis Peralta ......................................... 12
5. La Sierra: Exposici6n Forestal
Ing. For. Ram6n A.Rodriguez ..................................... 19
6. Pequefias Industrias y Artesanfa de La Sierra Ing. M iguel Ifiiguez ............................................. 23
7.- Recursos de la Secretarfa de Estado de Agricultura en la region La Sierra Agr6n. Nelson Sinchez ......................................... 36
8.- Propuesta de un Mecanismo de Organizaci6n Norberto A. Quezada ........................................... 47
9. Charlas Invitadas:
Desarrollo Rural Integrado para La Sierra
Dr. Gustavo A. Antonini y Rafael E. Yunin .......................... 52
Critica del Modelo de Desarrollo Rural en los Paises subdesarrollados
Flavio M achicado ............................................... 74
10. Conclusiones
Carlos N fiiez Guillen ........................................... 91
11. Bibliograffa relacionada con La Sierra.................................... 93




I N T R 0 D U C C 10 N
SIERRA puede significar aire puro, canto de pinares, riachuelos que se clescuelgan bulliciosos entre pomos y una casa de descanso en un clima agradable.
Es la Sierra del tourist, del que viene cle fuera.
Pero hay otra Sierra.
Es la Sierra del que vive all(.
Es la Sierra amarga.
Cuatro millions de areas que siren de.prisi6n a 120,000 dominicanos, hermanos nuestros, con los-pinos como barrotes.
La Sierra es el pino como amenaza cle hambre. Es el Arbol que por necesidad national ha sido declarado sagrado, pero, que se present como un ge6fago, plantado ah(, desafiante, arropando el pedazo de tierra que reclarna el hambre de la familiar.
El pino es el vencedor. El hombre de la Sierra es el derrotaclo.
Por eso tantas veces me han dicho ellos mismos: "Para nosotros el pino es un enemigo". "Yo si veo que sube un pinto en mis tierras, ah( mismo le meto machete".
Este hombre vencido tuvo que huir o resignarse a la categorfa cle ilota.
Muchos son los que huyeron espantados por [a miseria.
EstAn en Santo Domingo. EstAn en Santiago engrosando a6n mds ese enorme y enfermizo venture que son los barrios marginados.
0 estAn en Nueva York.
Y estos son los afortunaclos. La aristocracia cle los vomitados por su misma tierra madre. Se fueron legalmente o estAn allA de contraband, escondidos y comiendo el pan amasado con zozobras. Incluso hasta perdieron lo mds propio de una persona, que es el nombre. Ahora, en vez cle jos6 Guti6rrez, se llama Napole6n Rodr(guez
Pero ellos estAn sosteniendo con el "money order", que Ilega puntualmente, a media Sierra o algo mAs.
Es el nuevo "situado" cle nuestros 6as.
Me contaba un sacerdote [a sigu iente escena que tuvo ocasi6n de presenciar.
Visitaba una familiar y en ese moment les lleg6 una carta de Nueva York. La abren y aparece el "money order".




Ile' -?La reacci6n? Como un resort comenzaron a canter el himno national de los Estaclos Uniclos. "Dios salve a Am6rica. .
Es deprimente. De acuerclo.
Pero a estos dominicanos que deben comer algo todos los d(as, Zqui6n los salva del hambre? ZEs realmente la Rep6blica Dominicana?
Los que debieron quedarse -si no viven apuntalaclos por los emigraclos a New York- padecen las mayors penurias.
Basta leer rdpidamente los documents trabajos t6cnicos que recoge esta publicaci6n para convencerse de que las concliciones objetivas actuales no dejan otro margin.
Unos pocos afortunaclos con producci6n exportable cle caf6; la mayo'ria cle la
agriculture en tierras inadecuaclas; una ganader(a degenerada y hambrienta; y aquf y all(
manchones cle artesania rutinaria o ruclimentaria. Y poco m4s.
Sin embargo, junto a su pauperismo poseen una riqueza humana superior.
Pocas comunidades en el Pai's han alcanzado como los serranos ese grado de concientizaci6n,
el sentido de organization, la experience de comunidad.
La Secretar(a cle Agricultura ha recogido el reto que plantean las necesidades de La Sierra. Con esp(ritu clecidido y nimo abierto a la cooperaci6n ha secundado los
esfuerzos cle otros y ha pesto su propio acento.
Es un grupo de inquietos con sentido de Patria y, por eso, con vision cle future,
con sensibilidad de fraterniclad y con fuerza de responsabiliclad.
No son cle los que se sientan en agraclables tertulias a lamenter y critical los
problems, pero no mueven un dedo o sacrifican el m(nimo esfuerzo personal. Todo lo dejan al Gobierno, y proclaman as( su inca0acidad o su indolencia, o su necesidad de
paternalism.
Este grupo pretend, al menos, abrir una pequefia brecha en un problema
grande. Que otros luego [a ensanchen, Gobierno, Instituciones...
Pero quedari la satisfacci6n cle que se emprendieron casinos o al menos de
que se marc6 la ruta.
ROQUE DAMES
Obibpo de
Santiago de los Caballeros




DISCURSO DE BIENVENIDA
Sean ustedes muy bienvenidos a este Taller de Trabajo sobre La Sierra donde se discutir n asuntos relacionados con una region tan necesitada de orientaci6n. Shores de la mesa directive, sefiores representatives de institutions p6blicas y privadas, shores invitados extranjeros, para mi I es un gran placer poder dirigir [as palabras de aperture de.este seminario torque es de mucha significaci6n para [a Secretar(a de Agricultura el empeho dc los organizadores de este event y su preocupaci6n por una region que dentro del context del desarrollo regional es muy important para nuestro pa(s ya que es una de las reas que tradicionalmente Ilamamos marginales. A pesar de existir en la zona muchos recursos, en realidad confront una complejidad de problems que merecen [a atenci6n de los asistentes y de todas las personas que concern la region en que nos encontramos interesados.
Este event tiene transcendental importance por los objetivos que persigue que son los de buscar una estrategia para encontrar soluci6n a los problems prioritarios, que me parece son el desempleo y la salud, que afectan a unas 120,000 personas en un drea de aproximadamente 4,000,000 de areas. Estos problems vienen desde lejos, podr(amos decir: Imaginaba anoche, pensando en La Sierra, en los dras que la Secretar(a comenzaba a incursionar por esas drea s. Recordaba nuestro cami6n deshecho por los casinos accidentados. En fin, el cami6n no podfa caminar; reflejaba una triste semejanza a la region en que estdbamos. Eran evidentes los problems de salud, nutrici6n y educaci6n. Como en el caso del veh(culo comenzamos arreglando las parties que podfamos y que nos correspondran. En ello iniciamos, en las dreas de mayor factibilidad, el Proyecto Sur, una siembra de manzanas importaclas y el proyecto de Naranjo Baj6n.
Comenzamos hacienda un pequeho esfuerzo pero eran tantos los problems que las expectativas que se formaban eran mayors que noestras posibilidades. Este event es important torque veo aquf un grupo de personas conocedoras de los problems e interesadas en colaborar en resolverlos. Este intends en esta rea pilot va a tdner 6xito y por eso tengo fe y confianza en que los resultados de este seminario conduzcan a. la soluci6n a los problems de otras dreas como La Sierra.
Al queer desarrollar un rea determined, se piensa generalmente en un enfoque integral. Esto serfa muy dif(cil abarcarlo todo en estos moments y pienso que los organizadores de este event estdn de acuerdo en que hay que comenzar reparando las parties principles, En el caso del cami6n comenzar(amos por el motor. Precisamente, hay que organizer, identificar obstdculos, programer soluciones, canalizar recursos y encontrar uso al factor mis important que es el trabajo. Dec(a que el problema principal es el desempleo; pero quiero que tengan la seguridad de que los habitantes de La Sierra son los que en nuestro pars estdn mds humanamente desarrollaclos; allA es donde hay mds asociaciones de agricultores, j6venes y amas de casa. Existed una conciencia capaz de hacer lo que se estd hacienda en el proyecto Sur, donde el fruto del esfuerzo de estas personas, con una ligera ayuda de la Secretar(a de Agricultura, del Banco Agr(cola y de otras institutions estA transformando la zona. Es decir, que el potential human de La Sierra es capaz de transformar; y hay muchas cosas que se pueden transformer.
Estas personas tienen muchas habilidades: vemos c6mo fabrican una mecedora de primer, c6mo cultivan una tierra comida por la erosion. Asf hay muchos aspects




-4
que serfa interested entencler en este Taller para comprencler cuMes son los recursos cle la region.
En meses pasaclos visitamos un proyecto cle clesarrollo en los altos cle Chiapas en M6xico. Aquello nos dio seguridad y confianza en lo que se puede hacer y queremos hacer torque ese proyecto se desarrolla en terrenos mucho mAs dridos que los cle La Sierra y cloncle existent quizzes menos posibiliclades. Ellos estgn logrando un clesarrollo integral, habiendo empezado por lo prioritario.
Para terminal quisiera pedirles que piensen sobre lo que se pueda hacer aqui, en este proyecto pilot. Es una responsabilidad cle toclos como dominicanos encontrar una estrategia para Ilevar a esa region las soluciones que sus habitantes tanto anhelan. Esas soluciones deben ubicarse cloncle esas personas estin torque en otros lugares no se van a encontrar. Y hay experience en este sentido: algunos han bajado a asentarnientos cle la Reform Agraria y han teniclo que volver por no adaptarse.
As( shores, colaborando todos juntos, aunando esfuerzos, creemos que tenemos la voluntad para salir adelante en este esfuerzo en La Sierra.
Muchas gracias.
AGRON. PEDRO BRETON
Subsecretario de Estado
Director Regional Agropecuaria
Zona Norte




SITUATION. SOCIAL EN LA SIERRA.,
Mons. Agripino N6fiez Collado
Rector, Universidad Cat6lica Madre y Maestra
Se me pidi6 el pasado fin de semana que sirviera cle emergencee" en este Encuentro. El trabajo del bateador emergencee" es menos comprometiclo cuando entra a batear
q
por el pitcher, por el octavo bate o por cualquier otro que no tenga mucho poder "chocando" [a pelota. Sin embargo, cuando se trata de sustituir al tercero o al cuarto bate, el compromise es different. El emergencee" debe estar en concliciones, incluso cle sacar la pelota del parquet. Si se poncha o se converted en "out" fAcil, [a decepci6n cle los espectaclores no es poca.
Se me solicit que en este Seminario sobre la Sierra sustituyera, precisamente, a un cuarto bate en asuntos del campo y de la Sierra. Y, ciertamente, no es tarea fAcil cuando, como en este caso, el bateador cle turno, que era Monsefior RoqueAdames, es una persona muy familiarizacla con los asuntos que aqu( se van a ventilar, y 16 es tanto por su origin serrano, como por la familiariclad que con la Sierra ha manteniclo como Pastor de esta Di6cesis cle Santiago a la cual pertenece gran parte de esa hermosa Sierra nuestra, objeto cle este Encuentro.
Es, ciertamente, una vercladera 1 stima que Monsehor Adames, por causasajenas a su voluntad, no pudiera preparer un trabajo para este Seminario. La serie cle art(culos publicada en el vespertino Ultima Hora habla por sf sola cle su profound conocimiento cle los problems del hombre serrano.
S61o torque no pod(a responder negativamente a una petici6n del Centro cle Investigaciones Econ6micas y Alimenticias accept estar aqufen esta diffciltarea cle sustituir como bateador emergencee" a un cuarto bate.
Tratar6, dentro del tempo asignado a mi participaci6n, cle exponer a1gunos conceptos que espero reflejen, al menos en lo esencial, las inquietudes cle Monsehor Adames, tal como los percibf en un breve cambio cle ideas que sostuve con 61 sobre este problema.
Descle que el problema de los campesinos ocup6 la atenci6n p6blica, la Iglesia Cat6lica comenz6 a planter, en t6rminos concertos, su posici6n frente a la penosa, injusta e inmerecida situaci6n que aflige a los h6mbres del campo. La Iglesia no se ha limitado a ejercer implemented una misi6n prof6tica, como ejercicio apost6lico cle denuncia. Ha tratado de crear conciencia cle los deberes y cle las responsabiliclacles socials cle los individuals y tambi6n ha procurado esclarecer las obligaciones frente a los dem4s, cuyos derechos hay que respetar, y con la comuniclad, cuyos reclamos razonables deben ser atencliclos.
P(o XII es el primer de los Pont(fices que con su habitual clarividencia aboard el tema campesino con gran valentia en su real crudeza.
El vibrant discurso a los agricultores italianos del 15 de noviembre de 1946, considered por algunos como un aut6ntico tratado sobre la cuesti6n campesino y que




-6
todavfa hoy mantiene toda su lozanfa y actualiclad, recoge la preocupaci6n del Papa en relaci6n con el hombre del campo. El Papa parte cle la premise de que [a econom(a cle una naci6n, de toclas las ciudades y pueblos, debe ser clesarrollada en sana armon i I a y proporci6n. Jamis hubiera Ilegado a ser tan grancle la distancia entre la ciuclad y el campo, si esta norma esencial se hubiera observado.
. Despu6s cle insistir en la formaci6n cle organizations cooperatives que le confieran al campesinado el caricter cle una comuniclad de trabajo, P(o X11 hace considerations de (ndole t6cnica y sefiala al estado su deber cle intervenor dondequiera que sea necesario para que se logre una justa distribuci6n de la tierra. y se Ileven a las zonas rurales los, servicios p6blicos imprescinclibles. "iQui6n no ve -dice el Papa- que si los campesinos abandonan las zonas rurales, no pocas veces, es precisamente, torque no encuentran ya en el campo aquellas suficientes concliciones de vida cligna y comfortable que harran amarla, como especialmente, la casa, la escuela, la asistencia sanitaria, la sana diversion y todos aquellos auxilios que le aseguran su posibiliclad cle mejora social?".
Para P(o X11 el individualism liberal y el collectivism materialist, han demostrado su incapacidad intrfnseca para resolver los problems cle los hombres del campo. La Iglesia "se ha esforzado tenazmente por conseguir que se tenga mAs en cuenta al hombre y sus atributos que las puras ventajas econ6micas y t6cnicas". Por esta raz6n, por no estar de acuerdo con la explotaci6n ego(sta del trabajo y de los valores humans, ha insistido sobre la obligaci6n cle sitar en primer plano los valores del esp(ritu, cuando se trata de reajustar [as relaciones econ6micas.
La Enc(clica "Madre y Maestra" del immortal Juan XXIII que presta mucha atenci6n al problema del campo, exhort como medio y como media para. acortar la distancia cultural y t6cn ca entre el campo y la ciudad, a que se acrecienten considerablemente las inversions en elcampo. El actual Papa Paulo V1, en la "Populorurn Progressio", insisted sobre este problema. Omito hacer citas de esta Enc(clica torque est fresca en el recuerdo de toclos.
En el aho 1967 en una Declaraci6n Conjunta, los Obispos Dominicanos ofrecieron un anAlisis claro y real de la situaci6n de los campesinos en la Rep6blica Dominicana. La sola lecture de este documents de los jerarcas de la Iglesia Dominicana invite a series reflexiones.
"La situaci6n de miseria en que viven clients de miles cle families campesinos ya no es aceptada por -ellas como algo inevitable que tiene que ser Ilevado con fati'dica o treligiosa' resignaci6n y ciertamente el plan de Dios es que el hombre someta la tierra a su dominion ... . . .. El campesino dominicano va cayendo en la cuenta de que tiene que unirse para poder mejorar su situaci6n econ6mica y para poder hacer valer p6blicamente sus derechos y aspiraciones ... . . Y rn s adelante afirma la mencionada declaraci6n: "Los Obispos de la Rep6blica Dominicana apoyan plenamente los esfuerzos del campesinado para superar la situaci6n de miseria y de ignorancia tm que muchos se encuentran a6n. Es un deber de todo hombre desarrollar [as capacidades que Dios le ha clado en todos los 6rdenes: econ6mico, cultural, moral y religioso. Reducir el aut6ntico clesarrollo human al campo moral y religioso equivaldria a mutilar el plan de Dios sobre el hombre; como lo ser(a, por supuesto, el limiter el desarrollo al solo campo econ6mico"




-7
No es mi intenci6n ni mi deseo pronunciar unas palabras que suenen & denuncia. Estoy convencido de que tenemos que hacer las cosas en t6rminos de eficacia y la sola denuncia consigue, 6nicamente indignar a unos y enojar a otros. Si s6lo nos quedamos en la denuncia, y no realizamos acciones que correspondent a attitudes honestas y a un trabajo desinteresado y realist, la situaci6n denunciada, en lugar de mejorar empeora, pues s6lo se lograr levanter una polvoreda y, el polvo s6lo sirve como element contaminador.
Estoy conscience de que no he dicho ni dir6 nada nuevo, es. decir, desconocido para cada uno de los que estAn aquf. Pero mi deber es al hablar como representative de la Iglesia, hacer un flarnamiento firme y vigorous a la conciencia national y, particularmente, a los organisms estatales que por su funci6n deben preocuparse y ocuparse de los problemas de la Sierra para que de este Taller, con el concurs del sector p6blico, del sector privado y de la Iglesia, surjan soluciones y alternatives de acci6n o, por lo menos, un prop6sito firme de encontrar soluciones viable que puedan ponerse en prActica.
El pafs, como sabemos, en los 61timos ahos, ha alcanzado niveles de desarrollo incuestionable en muchos aspects. Extranjeros surninistradores de equipo y de ciertos implements tanto de consurno como de uso diario, hablan con naturalidad del "BOOM" econ6mico de la Rep6blica Dominicana. Y, ciertamente, se ha production en los; 61timos afios un notable crecimiento en la econom(a de nuestro pa(s. Sin embargo, a pesar de que el sector p6blico ha credo una serie de departments officials para trabajar por el campo, se puede afirmar que, en sentido general, la situaci6n del hombre del campo, salvo excepciones, sigue siendo tan deprimente como hace veinte o treinta ahos. Y la condici6n del hombre serrano m9s bien parece que ha empeorado. Lo triste es que da la impresi6n de que, en expresi6n de Monsefior Adames, sus aspiraciones "han quedado en complete sordina".
Entendemos por Sierra, las alturas que se encuentran descle jarabacoa hasta Restauraci6n y, como sabemos, en toda esa vasta region la riqueza principal es el pino. Y el pino, a pesar de su serenidad, de la belleza que imprime al panorama y que deleita la vista de observador y del valor de su madera, hoy se ha convertido en un enemigo del hombre serrano. Ya ni los muertos pueden ser escondidos en el seno de la tierra protegidos por la madera de los grboles que vieron nacer y career y que han formado parte de su propia vida. En toda esa region, de jarabacoa a Restauraci6n, las Aieas cultivables son muy pocas y se reduce a los lugares donde el pino no crece torque la tierra en su pobreza no lo permite, o torque al asomar, el hombre frustra su crecimiento. Estos son los lugares que se destinan a la siembra del arroz, cultivo que esti expuesto a la grietas de la tierra y depended de las Iluvias circunstanciales.
Todos estamos consciences de la necesidad y la utilidad de la Ley Forestal. Pero esta Ley que tiene una finalidad buena y necesaria, al no prefer por instruments y medics justos y razonables de protecci6n a los serranos, los dej6 ante dos alternatives: permanence all( para morir de hambre o abandoner el suelo natal.
Se estima que, actualmente, viven en la Sierra alrededor de 120,000 dominicanos. Ef resto de la poblaci6n serrana ha emigrado. En gran n6mero lograron irse a los Estados Unidos y otros vinieron a [a ciudad de Santiago. La emigraci6n a los Estados Unidos, hasta la fecha, ha significado un beneficio para los que han tenido la species de




-8
suerte cle loterla d e obtener una visa norteamericaria. Gracias a la generosidad que todavia existed en nuestragente sencilla en la zona, por el techo, cle las casas. uno puede clisti riguir qui6nes tienen families en Nueva York y qui6nes no. Con los "frutos cle la cosecha" que Ilega cle la gran urbe, los parents han sustituido el piso cle tierra cle las casas por pisos cle cement y el techo cle tables cle pino por hojas cle zinc. Se estima, segun me dec(a Monsefior Adames, que entre jdnico y juncalito se reciben unos US$100,000.00 (CI EN M I L DOLA RES) mensuales, enviaclos por los serranos ausentes.
Ante esta realiclad algunos podrian pensar que seria convenience estimular la emigraci6n hacia los Estaclos Uniclos. Pero, como se sabe, cada d(a es mds, dif (cil la obtenci6n cle una visa cle residence, apart de las grades dificultacles que. trae a nuestros camesinos el problema -de la transculturaci5n. Y, por otra parte, los que ya han familiar en la Ciudad de los Rascacielos, tan pronto como los actuales cabeza cle familiar desaparezcan, es seguro que va a desaparecer con ellos la ayudaque envi'an a sus pariente de la Sierra.
Los nacidos en la ciudad cle Nueva York dif(cilmente van a volver a[ pa(s, y si lo hicieran, de ninguna mantra regresar(an a su lugar de origin. Pues, lo cierto es que la joven generaci6n no va a tener ning6n lazo afectivo ni obligaci6n moral para continual enviando la ayuda econ6mica que ahora sus padres clestinan a sus familiares.
justo la semana pasada, conversando con un matrimonio dominicano, en la ciudad cle Nueva York, me dijeron: "Qu6 pena que no podamos ofrecerle transported, torque los muchachos se fueron en el carro para la Universidad". Es decir, que si es cierto que actualMente la mayor. parte del "dominicano ausente" estd viviendo en una species de mundo dominicano artificial, en el senticlo cle que viven en vecinclarios cloncle forman su propia comuniclad, hablan su propio idioma y tambi6n, practicamente, comen lo que come el dominicano promedio en la Rep6blica Dominicana, la joven generaci6n, repito, se eSti capacitando por medio del studio para integrarse a la socieclad en que estd crecienclo. Sin embargo y es pen oso decirlo, hay un gran n6mero cle j6venes dominicanos que han asimilado a1gunoscle los effects negatives cle una ciuclad como Nueva York, y ya son parte cle conocidas y ternibles banclas que se cledican al asalto, al robo y al crime.
Quiz9s mucko*s cle nosotros conocemos, a trav6s cle amigos, la angustia en que estin V'iviendo estoi "dominicanos ausentes", pues [a atracci6n cle su tierfa natal vive en su mente como el deseo v6hemente cle volver a la tierra prometicla, y esta 6speranza cle regresar se hace"frOAratoria, precisamente, por la falta cle conocimientos imprescinclibles para movers en el mundo competitive de los negocios.
Otro ejemplo cle la semana pasada, en Nueva York, a este respect. Encontr6 a aiguien que fue compahero m(o cle seminario. Luego de trabajar unos diez ahos en la ciuclad cle Nueva York, ahorr6 unos US$100,000.00 Con esta suma regres6 a la Rep6blica Dominicana y puso U"n negocio en nuestra ciuclad Capital. Con angustia me dec(a que cuando se dio cuenta cle que el capital estaba reducido a RD$20,000.00, decidi6 con gran tristeza abanclonar cle nuevo el pai's y regres6 a la ciudad cle Nueva York para seguir hacienda, aunque muy a pesar suyo, lo que hab(a aprendido a hacer all(.
Qu6 suerte han seguido los que vinieron a Santiago? Aunque no dispongo cle




-9
una informaci6n complete acerca de todos los serranos que resident en Santiago, el studio y censo que realize nuestra Escuela cle Trabajo -Social, en el 1968, a raiz de las inundaciones del Rro Yaque, revela datos muy significativos acerca cle doncle estin viviendo los emigrants cle la Sierra. Aproximadamente el 60 o/o cle los que quedaron clesamparaclos proven(an cle la Cordillera. Y, el censo que se realize en la comunida-d damnificada con el fuego del "Cerro cle Papatfn", revel6 que mis del 50 o/o provenra del municipio cle San Jos6 cle [as Matas.
iQu6 se ha hecho o se estg hacienda por los que se quedaron en la Sierra? Como se sabe, la Secretar(a cle Estado cle Agricultura tiene un program denominado "Plan Sierra". Pero cle conformiclad con.las informaciones, es un plan tremenclamente limitado, no alcanza al 0.5 o/o de la poblaci6n cle la zona, lo que quiere decir, que practicamente todos los serranos estin abanclonaclos a su suerte.
- Pasemos a enumerar y cons.iderar las abras del sector p6blico. En los 61timos ahos se ha construido un camino yetinal de J nico al Payano, en una zona completamente improductiva, lo que quiere clecir que no se hizo una buena selecci6n para la inversion. Actualmente se encuentra en construction la carretera, cle J nico a Juncalito. Se ha construido una escuela en Las Placetas que, cle conformiclad con las informaciones, todavra career cle los medics cle ensefianza imprescinclibles. Y, actualmente, tambi6n se est6 aconclicionando el camino que conclude a los manzanares de Los Montones, zona muy promisoria por r6unir todas las conditions para que en los pr6ximos afios se convierta en el huerto national cle manzanas. Por la frontera se ha construido la carretera de Rro Limpio a'Loma cle Cabrera.
De jarabacoa a la frontera, 6stas son las obras construiclas por el sector p6blico, en los 61timos ahos, para esta poblaci6n, como ya sefial6, cle aproximadamente unos 120,000 habitantes.
Cabe mencionar, que no han faltaclo la iniciativa y el liderazgo de la comuniclad serrana. Como se sabe, dos de las mejores cooperatives del pars funcionan en la Sierra, una en San Jos6 cle las Matas y otra en Loma cle Cabrera. Ambas se han hecho con el concurso cle los lugarehos y con la asesori a y cooperaci6n cle la Iglesia. Estas cooperatives funcionan con toda eficacia y parece que s6lo sufrieron una considerable crisis cuando el Institute Dominicano de Cooperativas. (lDECOOP).intent6 ayuclarlos.
La Iglesia, por otra parte, adernis de la asesor(a ofreci.da a las cooperatives, estg hacienda una encomiable labor, por lo menos 'cle toma cle conciencia cle su cligniclad, cle sost6n spiritual!, de' siembra de esperanzas, a trav6s cle [a Accion Social para el Campesino que tiene su secle pr.ecisamente aclur, en La Herradura, bajo la direcci6n del padre Juan N6fiez y el trabajo de I educaci6n social real izado por el P. Guzm n y, en Loma cle Cabre-. ra, los padres jesuitas tambi6n han veniclo hacienclo-una labor similar en el seno cle los serranos.
A modo cle an6cdota triste me permit narrar algo que se me cont6 en relaci6n con un grupo cle la frontera que organize una cooperative para sembrar hortalizas. Prepararon la tierra y pidieron ayucla a la Secretar(a de Estado de Agricultura. Recibieron, efectivamente, semillas. Las sembraron y cuando nacieron y empezaron a career, la esperanza y la ilusi6n cle aquellos campesinos se esfum6 cuando comprobaron que en lugar de hortalizas




_10
nacieron flores.
Este es, en simples palabras, el panorama de [a Sierra definido por Monsehor Adames como "uno de los punts mds dolorosos del pa(s".
La cercanfa de la Navidad es muy apropiada para la celebraci6n de este Encuentro. Una nueva conmemoraci6n del advenimiento de Cristo que se autodefini6 como el "Evangelizador de los pores y Liberador de los oprimidos", es una magfi(fica oportunidad para que hagamos una reflexi6n seria que nos impulse a tomar acciones mancomunadas y eficaces.
Sabemos que hay mucha limitaci6n por parte, incluso de los organisms officials, pero tambi6n es cierto que a pesar de las dificultades econ6micas que se viven en el mundo y en nuestro pai's, se est gastando mucho dinero en Ids ciudades. Si de este Taller saliera el solo prop6sito de aunar esfuerzos de todos los sectors que estAn en conditions y en capacidad de hacer algo por el hombre serrano, me parece que los organizadores podr(an dar por bien empleadas las jornadas que ya han dedicado al problema de la Sierra y a la preparaci6n de este Encuentro, y los participants podr(an estar satisfechos de las horas que pasarin aqui.
Estoy autorizado a informer que se puede contar con el apoyo y el respaldo irrestricto de la Iglesia Cat6lica, a trav6s de la Di6cesis de Santiago, para Ilevar a cabo cualquier iniciativa que surja de este Encuentro.
Como Rector de la Universidad Cat6lica Madre y Maestra, tambi6n ofrezco toda la cooperaci6n que est6 a nuestro balance para la soluci6n d' estos problems. Estoy consciente de que no son problems de Mcil soluci6n, pero estoy convencido de que deben haber a1gunas soluciones y de que nosotros estamos en el deber de buscarlas para encontrarlas. Si aunamos los esfuerzos de la Iglesia y de las institutions educativas y de investigation, como lo son el ISA, la UCMM, el CENDA y el Centro de Investigaciones Econ6micas y Ali-, menticias y del sector privado, a trav6s de la Asociacion para el Desarrollo, Inc., y de la Secretar(a de Estado de Agricultura, a la ayuda que estoy seguro se puede obtener del Ejecutivo de la Naci6n, es mucho lo que se puede hacer para cambiar la situaci6n del hombre de la Sierra.
Una sugerencia que es de Monsehor Adames y que la dejo para que se discuta en los panels, es la posibilidad de buscar la mantra en que se puedan explotar, en forma ordenada, las zonas de pinos maderables y tambi6n que se studied la posibilidad de que en los lugares que sea possible se represent los pequehos r(os para que los serranos puedan hacer uso de esta agua en sus siembras.
Consider como un deber national no ser indiferentes a los problems que es6 confrontando el hombre de la Sierra. PropongAmonos, por lo menos, intentar hacer un ensayo de caricter pilot cuyos resultados pueden ser aplicados en otras zonas del pal's. Me permit Ilamar la atenci6n de todos los sectors nacionales que estin en conditions de hacer algo por la soluci6n del problema de los campesinos a que no esperemos que sea demasiado tarde. El que sigue los signs de nuestro tempo tiene que percatarse, tal como lo sefialan los shores Obispos en su Pastoral de fecha 21 de enero de 1973, de los "cambios




profunclos y sign if i cativos" que han ocurrido en nuestro campesinado y cito las palabras cle los Obispos: "Esos cambios se expresan y manifiestan en hechos y acontecimientos ins6litos e incomprensibles en la mentalidad traditional del campesino. Nos referimos a acontecimientos tales como ocupaciones masivas de tierras, que implican violaci6n conscience del orden legal establecido; la denuncia comprometicla y sin miedo de atropellos y la clemanda cle derechos y aspiraciones entre otros".
"Tales hechos suponen un cambio profound de actitud, que es fruto de una nueva mentaliclad en el campesinado. El campesino dominicano era una persona pac(fica, t(mida y sumisa. Se dejaba guiar y amedrentar ficilmente".
"El campesino, actor cle estos acontecimientos, dernuestra que quiere ser el propio sujeto cle su clestino. .".
"De esta mantra. el campesino ha tornado. conciencia de la necesidad y de la fuerza que da la uni6n. Y como consecuencia se ha ido creando en la poblaci6n campesino un fuerte sentimiento de solidaridad, cle tal mantra que nos atrevemos a afirmar que esti apareciendo una verdadera conciencia cle clase campesino".
El pasado mes cle junio, en una interested entrevista con el Viceministro cle Relaciones Exteriores para asuntos politicos cle TaiwAn, hablando sobre la necesiclad cle trabajar por mejorar la situaci6n del campesino en general, me dijo mis o menos lo siguiente: "Estoy convencido cle que las nuevas guerras civiles no surgirAn por los motives tradicionales, las har n los campesinos si no tenemos la sufficient generosidad y la necesaria capacidad para hacer possible que ellos, en su propio ambience, participen de los bienes imprescindibles que la civilizaci6n modern ha pesto al balance del hombre".
Al concluir mis palabras pidiendo un respaldo cle todos los sectors, particularmente, del sector official, para las conclusions que saurian cle este Encuentro, nada mds apropiado que el final cle la Exhortaci6n cle la Declaraci6n Conjunta. del Episcopaclo Dominicano del aho 1967: "A todos los dominicanos de buena voluntad les pedimos por el amor que Cristo mostr6 siempre hacia los mis pores y abandonados, que abran sus propios ojos y corazones e igualmente las mentes y los corazones de las nuevas generaciones que ellos estin formando, hacia las angustias y las esperanzas del campesinado. Que cada uno cle nosotros en la media de sus fuerzas ponga su granite de arena para ayudar a nuestro campesinos a que con su propio esfuerzo unido puedan realizer el plan cle Dios sobre ellos: el desarrollo cle todas sus capacidades en todos los 6rdenes".




DESCRIPTION GENERAL DE LA SIERRA
Ing. Agr6n. Luis Peralta H.
Subdirector, Centro de Desarroflo Agropecuario
Secretariat de Estado de Agricultura
Estamos aquf para concern aspectos relacionados con una region natural cle nuestro pa(s a la que tradicionalmente se ha designado con el nombre de "La Sierra".
Esta region no ha sido definida pol(ticamente, pero considerando que para nuestro prop6sito es deseable precisar su ubicaci6n, se han propuesto l(mites arbitrarios para encuadrarla y ha sido situada dentro de las proximidades de los r(os "Yaque del Norte" hacia el este y "Mao" hacia el oeste, limitando con la provincial de San Juan hacia el sur y llegando hasta los l(mites del valle del Cibao hacia el norte, quedando localizada dentro del sistema montahoso m9s important del pai's, la Cordillera Central.
Las principles comunidades que comprenden "La Sierra" son: San Jos6 cle las Matas, Monci6n, jdnico, el Rubio y otras.
La forma de vida de la familiar rural
"La Sierra" cuenta con una poblaci6n estimada en aproximadamente 100,000 habitantes. Es una poblaci6n muy dif(cil de precisar ya que en aigunas zonas, sobre todo las mis cercanas al valle del Cibao, el indices de crecimiento poblacional es de 0.52 % como consecuencia cle las emigraciones, mientras que en otras zonas, por ejemplo Monci6n, el (ndice es cle 3.99 % como consecuencia de las inmigraciones.
"La Sierra" con su paisaje de topografra marcadamente ondulada hace que las actividades cotidianas se clesenvuelvan con cierta lentitud, ya que en este tipo de terreno se difficult movers con rapidez; en el mejor cle los casos puede hacerse uso cle una cabalgadura, pero caminar sigue siendo uno de los sistemas normales para transportarse, a6n cuando cerca de los n6cleos urbanos los veh(culos cle motor ayudan a agilizar la comunicaclon.
La retina cle movilizarse dentro de este ambience absorbed gran parte de la activiclad diaria cle la familiar y por eso 6sta tiene que compartirse las faenas, de doncle result que el padre casi siempre ejecuta 61 solo las laborers agr(colas, mientras que la madre y los hijos deben disponerse para acarrear el agua, ir a la pulper(a, buscar la lefia, atencler los animals, etc., apart cle los menesteres propios de la casa y cle la escuela.
A todo esto debe a6adirse el hecho de que no siempre la vivienda y el conuco compare spacious pr6ximos, ademis de que la actividad agrrcola no es necesariamente el 6nico medio de vida de los habitantes rurales, ya que muchos de ellos dependent de fibras como la cana, el guano y la cabuya con las cuales confeccionan art(culos para su propio uso o para la venta. La b6squeda de estas fibras transitando a trav6s del monte, es una actividad que absorbed tambi6n mucho tempo.
Por tanto, no ser(a aventurado afirmar que probablemente del 30 al 400/6,,del tiem-




-13
po que dispose la familiar para laborer, se invierte en actividades pseudoproductivas.
Es important sefialar todo esto torque debemos tenerlo presented al moment de elaborar programs de desarrollo para [a region.
Agriculture y ganaderfa
Comencemos hacienda a1gunas observations sobre las caracteri'sticas de los suelos como recurso bisico para el desarrollo de [a agriculture y la ganader(a.
Por lo general los suelos de La Sierra" son de poca profundidad efectiva y con textures muy ligeras. Estas conditions, conjuntamente con la alta precipitaci6n y con las pendientes muy pronunciadas, propician la erosion acelerada de los mismos, except en algunas zonas aisladas en donde las conditions topogrificas son menos limitantes y es posible obtener buenas cosechas con un manejo adecuado de los suelos.
Puesto que [a alimentaci6n de los habitantes de esta region es una tarea fundamental, no se puede prescindir del manejo de los suelos, por lo cual esta actividad deberi orientarse hacia dos aspects trascendentales:
Primero. La localizaci6n de valleys intramontanos que permitan una agriculture intensive con species vegetables altamente rentables.
Segundo. Aceptar la agriculture. de montafia, aun cuando la misma haya sido rechazada por las escuelas tradicionales. A sabiendas de que la aceptaci6n de este tipo de agricultura require un esfuerzo especial, bien intencionado, tanto de parte del agricultor como de los organisms officials correspond ientes.
En lo que se refiere a la localizaci6n de valleys intramontanbs ya se han efectuado a1gunas estimaciones al respect, encontrindose que el total de estos pequefios valleys alcanza aproximadamente la superficie de 360,000 areas, distribu(das de la mantra siguiente:
Valle o Yano Ltmites de reference Super-ficie areasa)
Pedregal, Botoncillo,
La. Cafiita, Sui Rios: Inoa/Amina/Sui 89,000
Los Montones Rio Bao 49,000
Rinc6n de Piedras Rio Inoa 24,000
Las Placetas Arroyo Arenoso 32,000
Damajagua, La Vija Aff oyo La Bija 15,000
Yerba Buena Arroyo Yerba Buena 30,000
El Rubio, Caobanico Arroyo Pananao/Rio Amina 34,000
Llano Corcito Arroyo Corcito 10,000
Llanos de Bulla Rio Mao 12,000
Celestina Rio Guanajuma/Arroyo Gurabo 7,680
janico Rios: janico/Bao/Yaque Abajo 28,000
Palo Amarillo Rio Yaque del Norte 31,800
Total . . . 362,480




-14
Estos valleys cuentan con la ventaja de disponer cle un f9cil access a fuentes cle agua cle muy buena calidad..
En lo que se refiere a las species vegetables que deber(an fornentarse en estos vaIles, podr(an hacerse muchas sugerencias, pero en mi opinion deberfa comenzarse por fomentar los cultivos tradicionales, y cle 6stos, aquellos altamente rentables que demanded a la vez cle mucha mano de obra, como son: tabaco, guandul, yuca amarga, frijol, ma(z, etc. En la actualidad estas species se cultivan, pero dado que el aprovechamiento cle la tierra es ruclimentario y atrasado, los renclimientos que se logran son extraordinariamente bajos, lo cual c6nduce a la larga a producer desaliento, como en el caso del man(, cultivo que hace algunos ahos se aceptaba debido sobre todo al apoyo de la industrial manicera, pero que en raz6n a la baja producci6n obtenicla (1.0 quintal/tarea, y menos) se ha reducido considerablemente en los 61timos 6 ahos.
Para evitar que situaciones como 6sta se repitan es convenience que la explotaci6n agr(cola sea apoyada por la experimentaci6n con miras a producer resultaclos a corto plazo y cle Mcil aplicabilidad por el agriculture y, lo que tambi6n es muy important, se necesita del apoyo del Servicio cle Extensi6n para asegurar la transferencia cle las t6cnicas de cultivo que previamente hayan sido comprobadas como conveniences para la region.
Ahora bien, pensando en funci6n cle otras zonas ser(a peligroso extrapolar ese pensamiento para decidir como deberfa opera un servicio cle experimentaci6n y cle extensi6n agropecuaria en "La Sierra".
No podemos asumir, verbigraciaque pesto que un extensionista o un investigador pueden cubrir un grea de 100 kil6metros cuadraclos en el valle, lo podr(an hacer tambi6n en "La Sierra", y en adici6n a eso debemos pensar que en el valle ya existed un grado de conocimiento y de advance que a6n no existed en "La Sierra,".
Pero tambi6n es cierto que la demand actual cle experimentaci6n y extension se refiere a asuntos relativamente sencillos. Tornemos dos ejemplos:
a) Los productores de yuca arnarga han domesticado different variedades
pero muy pocos saben cuil de esas variedades les tocari sernbrar la pr6xima vez, por lo que es frecuente que ellos no sepan cuil es la distancia de siembra mis convenience para esos distintos tipos de yuca. El control de plagas a6n se hace con "ensalmo" y el ciclo de producci6n es
ex-traordinariamente largo, de 20 a 24 meses.
b) Los productores de guandul no saben qu6 variedad sernbrarin el pr6ximo afio. Esta vez le entregaron semilla de una variedad que no conocian, las plants desarrollaron poco follaje y tuvieron un florecirniento precoz; en este mornento existed la incertidurnbre de cuil seri la producci6n
probable.




-15
Como vemos, es obvio que los asuntos que ameritan soluci6n prioritaria son relativamente sencillos.
Por lo que respect a la agriculturea de montafia", se necesitarg el apoyo de especialistas en conservaci6n de suelos y aguas que puedan disefiar sistemas sencillos para la explotaci6n agr(cola en estas concliciones.
No existent muchas alternatives para la producci6n en concliciones de temporal, ya que aunque ocurre una estaci6n humeda definida, tambi6n se present una estacio'n seca determined. Pero mis que todo 6sto, los suelos de "La Sierra" presentan una particulariclad poco cleseable y es que por ser de texture muy ligera, el agua se drena de mantra excesiva de modo que 48 horas despu6s de la Iluvia, clesaparecen casi por complete los vestigios de humedad. Podemos citar un ejempio: Una Iluvia de 30mm en Moca puede hacer que los cultivos se mantengan turgentes clurante 20 a 30 d(as, mientras que la misma Iluvia de 30 mm en "La Sierra" puede hacer que la marchitez de los cultivos se presented al cabo de 10 a 12 d(as.
Tomando en cuenta las caracterl'sticas mencionaclas se conclude entonces que para la agriculture de montafia deber(a fornentarse el cultivo de species vegetables de ciclo relativamente largo que protean al suelo y conserve la humedad como por ejemplo [a yuca amarga y el guandul, sin olvidar que el establecimiento de pastors y frutales es cleseable en en estas concliciones de suelo.
El habitante de la region gusta mucho de las actividades ganaderas, siendo muy frecuente la producci6n de leche y queso. Por tanto, una parte significative de "La Sierra" deberfa cledicarse al foment de la ganader(a, la cual, como hemos dicho, goza de mucho aprecio en la region.
En este caso se necesita de investigation bien dirigicla que commence por mejorar las praderas estableciclas y en donde debe esperarse que la fertilizaci6n logre resultaclos bastante satisfactorios.
Debe considerarse tambi6n el establecimiento de nuevas praderas, utilizando pastos de amplia capacidad de adaptaci6n, as(como tambi6n estudiar la posibiliclad de producer complements alimenticios de alto valor nutrition para la alimentaci6n del ganado.
La explotaci6n del mosque y el desarrollo industrial
.Despu6s de haber comentado sobre la agriculture, la ganader(a y sus posibilidades de desarrollo, y no obstante que en otra parte de este event se hablari de la situaci6n forestal y el desarrollo industrial, quisiera referirme muy brevemente, casi a mantra de cita, sobre estos dos aspects:
Explotaci6n del mosque
Esta ha sido una de las principles actividades del habitante de la region y creo




-16
que debe considerarse como uno de los principles recursos para el desarrollo de las comuniclades, ya que utilize gran cantidad de mano de obra y foment el establecimiento cle talleres para la elaboraci6n de la madera, principalmente como ebanisteri'a. Dentro de la explotaci6n del mosque merecen tambi6n destacarse el corte de la cana, que se utilize para techar viviendas y ranchos cle tabaco; y el uso del guano, para confeccionar serones, drganas, escobas, etc. Amerita subrayarse al respect que la producci6n national de tabaco hace mucho uso de la cana y el guano, hasta tal punto que los ahos de baja producci6n tabacalera se reflejan sensiblemente en [a econom(a de la region.
Para clar una idea somera sobre el valor de la cana como rengl6n econ6mico de importance, vamos a consider solamente su relaci6n con la producci6n de tabaco.
Asumiendo que se siembran 360,000 areas de tabaco y que se require cle "un rancho" por cada 15 areas, eso significant la necesidad de 24,000 ranchos de tabaco y, considerando que dichos ranchos deben someterse a un cambio de cobija cada cinco ahos, Ilegamos a la conclusion de que cada aho debe renovarse la cobija cle 4,800 ranchos. Cada rancho require aproximadamente 70 caballos de cana a un valor de $3.00 cada caballo.
Todo esto le da a la cana un valor cle producci6n de 1,008,000.00 por aho, solamente para tabaco. Pero tambi6n deben adicionarse las miles de viviendas que utilizan este insurno cada afio.
Desarrollo industrial
La fabricaci6n del casabe es una de las actividades agroindustriales de mayor futuro para a1gunas zonas cle la region y es deseable su fornento, ya que utilize gran cantidad de mano de obra e induce a una relaci6n muy estrecha en el production de yuca y el fabricate de casabe.
La fabricaci6n de aceites esenciales es otra de las activiclades cle importance econ6mica. Se ha production trementina y esencia de oz6a, pero las leyes forestalls han anulado la elaboraci6n de estos products.
La relaci6n recursos/poblaci6n
Debo recalcar que mi ponencia ha sido concebida para poner 6nfasis en los asuntos agropecuarios. Sin embargo, despu6s de oir lo que se ha dicho a[ respect, le parecer(a a uno que no es mucho lo que puede esperarse cle "La Sierra" en ese sentido.
Es possible que haya mejores alternatives a [as que aqu ( se han planteado, pero puede demostrarse que la mayorfa de ellas podr(a conducir a una encrucijada.
Veamos. El Instituto cle Ecolog(a de la Universidad de Wisconsin ha propuesto que te6ricamente el bienestar de los individuals depended de los recursos con que cuenta su comuniclad, y ha expresado esta relaci6n con una ecuaci6n muy sencilla:




-17
Bienestar Recursos
Poblaci6n
Si los recursos de que dispose "La Sierra" se analizaran a trav6s de esta, ecjuaci6n para, determiner asi' c6mo debe distribuirse el apoyo con el que se pretencle desarrollar [a region y, si se me permitiera colocarlos en orden de importance, lo harra de la mantra, siguiente:
1. Bienesta. Explotaci6n forestal Poblaci6n
2. Bienestar Minerra Poblaci4n
3.- Bienestar Turismo Poblaci6n
4. Bienestar Ganaderfa
Poblaci6n
5. Bienestar Agricultura Poblaci6n
Ahora volvamos a la realidad.
1. La explotaci6n forestal est prohibida.
2. Se le atribuye (un supuesto) gran potential miners a la region.
3. Es possible (otro supuesto) que la region tenga gran future tur(stico.
4. y 5. Queda demostrado entonces que s6lo [as activiclades relacionadas con la agricultura y la pecuaria pueden lograr en el future inmediato cierto bienestar
a los habitantes de la region. A mantra de conclusion
Antes de la ejecuci6n de programs, sobre todo de cardcter agropecuario es aconsejable que los mismos se hagan del conocimiento de los principles l(deres de las comunidades que ser(an beneficiadas, de mantra que se le dd la debida importance al asesoramiento que podr(an prestar estas personas.




-18
Si nosotros conversamos con estas genes no tardaremos en darnos cuenta de que nadie mejor que ellos concern sus problems y nadie mejor que ellos proponent soluciones tan sencillas que para asuntos que nosotros por no estar en el ambientt" complicamos y embrollamos cle una mantra que peca de sofisticada y extravagant.
Es ficil clause cuenta que lo que falta a veces es s6lo el apoyo institutional y la orientaci6n cientffica cle "vuelos bajos".
No quisiera terminal esta ponencia sin antes urgar un poco en los procedimientos cle nuestras institutions.
Estamos viendo como algunas regions del pa(s son impulsadas hacia el clesarrollo mediate la aplicaci6n cle programs que cle una u otra mantra contribuyen sensiblemente a su progress. No obstante, esos programs y los recursos que apoyan a los mismos se dirigen con marcada insistence hacia las mismas regions, es decir, hacia aquellas que aparentemente cuentan con un mayor potential, o dicho cle otra mantra, los recursos se van hacia aquellas regions en donde el senticlo econ6mico nos sefiala con mds comodidad que se justifica [a penetraci6n cle la tecnolog(a y en cloncle el sentido politico nos anuncia que es all( donde ese impulse progresistaresultante serd mis notorio. Pero donde el senticlo social no nos puede iluminar para hacernos ver que nos hemos estado olvidando cle que toclas las regions cle nuestro pai's deben tener la misma oportunidad cle participar en el clesarrollo y que por lo tanto, todas deben ser consideraclas con el mismo grado cle importance relative para. participar en los programs que conduzcan al progress del pai's.
Es decir, debemos reconocer que hay region es en cloncle se justifica concentrar mis recursos que en otras, pero debemos tener presente-que toclas poseen el mismo derecho de integrarse al bienestar social, econ6mico y politico, sobre todo en moments en que cada d (a que pase se hard mAs dif (ci I mantener el balance poblaci6n-producci6n.
y "La Sierra" es una de las regions que todav(a no se le ha dado [a oportunidad cle clemostrar hasta donde puede contribuir al clesarrollo de nuestra naci6n.




LA SIERRA: EXPOSITION FORESTAL Ing. Ram6n A. Rodr(guez
Direcci6n General Forestal
Situaci6n General del Pafs
De acuerdo a studios conclufdos en el afio 1972, se determine la existence de 1,000,000 de hectireas de mosques en el pa(s, lo que represents, algo mis de un 20% de la superficie total; de 6stas, 335,000 hect reas es6n compuestas por mosques puros de pino y mosques de pino con latifoliadas. Los mosques de frondosas constituent 665,000 hectireas, de las cuales s6lo 340,000 pertenecen al mosque latifoliado h6medo y 325,000 son de vegetaci6n seca.
La acci6n devastadora del hombre ha sido de particular importance para, la foresta national; del total del rea boscosa s6lo 335,000 hectireas permanence intactas, perteneciendo la mayoria de estas al mosque seco. En el mosque no intact, el 65% tiene una existencia viva muy baja debido principalmente a tres factors que fueron muy preponderantes hasta hace pocos ahos, como la explotaci6n incontrolada, los incendios forestalls y la agricultura indiscriminada.
La agravante situaci6n creada por el abuso de que fueron objeto nuestros mosques, motive que el Gobierno, tomando conciencia de [a seriedad que constitute para el future del pa(s la destrucci6n de las masas boscosas, decretara en el aho 1967, el cierre de los aserraderos hasta tanto no se crearan las bases para realizer un aprovechamiento ordenado. Esta paralizaci6n, a6n qon los problems de tipo social y econ6mico-a que dio origin en aquel entonces, era necesaria y ha rendido resultados satisfactorios en lo que se refiere a la descontinuaci6n de la explotaci6n incontrolada de madras, y por otra parte, le ha dado oportunidad a[ Servicio Forestal de fortalecerse considerablemente.
Las investigations Ilevadas a cabo por el Inventario Forestal evidencian la existencia de 4.7 millions de metros c6bicos de madera disponibles para la extracci6n durante los pr6ximos 20 ahos. Un alto porcentaie de los irboles comprendidos en este estimado est constitufdo por arboles decadentes que est n retrasando el desarrollo de una regeneraci6n natural de mejor calidad, o bien por irbolesafectados por el fuego, que perderdn todo su valor debido a la pudrici6n y muerte si no son aprovechados a breve plazo.
Las Regiones Boscosas
La distHbuci6n geogr fica de los mosques del pa(s esti directamente relacionada a la calidad de los suelos, limitindose el rea boscosa a [as tierras mis pores, o sea, aquellas excesivamente secas, muy escabrosas o de dif (cil accesibilidad. Los suelos con mejores condiciones est n dedicados a la producci6n agropecuaria. Estos factors han dado origin a la formaci6n de cuatro regions boscosas de importance:




-20
Regi6n de la Cordillera Central. La region mAs important con 400,000 hectAreas de mosques.
Region de Sierra de Baboruco. En la parte meridional del pa(s con 250,000 hectAreas cle mosques.
Region de Sierra de Neyba. Con 190,000 hectAreas cle mosques.
Bosques del Este. Region esta formada por dos bloques principles: el de Boca de Yuma y el cle Saman que en total comprenclen 160,000 hectAreas cle mosques.
Distribuci6n y Condicibn de los Principales Tipos de Bosques de la Regi6n Sierra
Los Pinares y el Bosque Mixto
Se extienden sobre 62,000 hectAreas; 36,000 de pino y 27,000 cle mosque mixto, constituyenclo econ6micamente las masas forestalls mis importance. Originalmente el Area cubierta por este tipo cle mosque era mucho mayor, sin embargo gran parte de 6sta ha sido desplazada por la agricultural el pasto. Adem s, los incenclios forestalls afectaron repeticlamente casi todos los mosques cle pino causando grades p6rdidas y reduciendo drAsticamente el increments en volume, en adici6n a que la explotaci6n maderera se extendi6 a todos los mosques de pino en las elevaciones bajas y media y a parte del macizo montahoso.
Los mosques explotados se encuentran en estado de regeneraci6n y de recuperaci6n avanzados. No obstante, todas [as masas forestalls j6venes necesitan urgentemente [a realizaci6n de trabajos silvfcolas.
En los pinares maderables-el vol6men total de madera oscila entre 15 y 120m'/ha., con un promedio de 45m3/ha. En estos mosques sin embargo, la existence viva se encuentra estAtica, en lugar de aumentar, debido a [as perdidas por pudrici6n y muerte causadas por incenclios anteriores asi como por el mu6rdago. Estas masas deberfan ser aprovechadas ordenadamente y con ello se producirfan beneficios socio-economicos, se saneari I a y mejorar(a la structural del mosque.
El Bosque Latifoliado Hfimedo
Este tipo constitute el segundo en importance econ6mica con un Area cle 28,000 hectireas y alrededor de 30m3 /ha., gran parte cle la cual, sin embargo, se encuentra amenazada por los agricultores.
Programs de Reforestacibn y Conservacibn de Suelos
En Ejecuci6n




-21
En la actualiclad la Direcci6n General Forestal ejecuta dos proyectos 'dentro de la zona en cuesti6n:
Plantaci6n Proyecto FAO (Manabao)
Este Proyecto que forma parte integral del Plan Piloto cle Manejo Forestal preparado con la asistencia de FAO, fue iniciado en el afio 1969; luego cle un comienzo relativamente lento, ha ido evolucionando y en la actuaiidad se realize plantaciones anuales pr6ximas al medio mill6n cle irboles. En este Programa, adernis cle la siembra del pino native (Pinus occidentalis), se ha estado plantando (Pinus caribaea) con magn(ficos; resultaclos iniciales.
Programade Conservacio'n de Suelos (jumunucu)
La Direcci6n General Forestal ejecuta, con la cooperaci6n alimenticia cle Ciritas Dominicana, un program de conservaci6n cle suelos en coordinaci6n con los, agricultores cle la zona. Para estos fines se han agrupaclo en asociaciones unos 600 campesinos, los cuales mediate trabajos colectivos ejecutan laborers cle conservaci6n en las ireas cle cultivo, y participan en obras cle interns comunitario, como es la reconstrucci6n cle casinos, obteniendo a cambio las raciones alimenticias clonaclas por Cgritas.
Proyecto de Reforestaci6n en el Area de Restauraci6n
Adernis, y aunque fuera del irea cle "La Sierra", pero estrechamente ligado, [a Direcci6n General Forestal realize actualmente el Proyecto de Reforestaci6n de Restauraci6n. '
Este Proyecto fue inic;ado en el afio 1974 y hasta el memento se ha plantado una superficie aproximada cle 600 hectireas con alrededor cle un mill6n cle irboles.
Para Ejecuci6n Inmediata
Actualmente se gestiona financiamiento para la implementaci6n cle un proyecto cle reforestaci6n y conservaci6n cle suelos en la Cuenca de la Presa cle Tavera, como parte del PIDAGRO If.
Este proyecto contempla la reforestaci6n cle 10,000 hectireas en un plazo cle cinco afios, la construction cle 6,000 hectireas cle terrazas y obras fines, asi como la construcci6n cle 2,000 pequefias press cle piedra para la contenci6n de sediments.
La primer etapa cle dos afios se iniciarA en el afio pr6ximo con la reforestaci6n cle 4,000 hectireas en las subcuencas cle los r(os Baiguate y jimenoa. Tambi6n se prev6 la construction cle 1,500 hectireas de terrazas y unas 800 press, a un costo aproximado cle RD$2,700,000.00.




-22
Posibilidades de Aprovechamiento
El Inventario Forestal identific6 siete possible reas de producci6n de madera en todo el pai's, dos de las cuales se encuentran dentro del peri'metro cle la zona denominada como "La Sierra".
La primer, de dichas 4reas, tiene una superficie de 5,000 hectireas con un volumen estimado de 375,OOOm3. La segunda cubre un irea de 12,000 hectireas con un estimado en pie de 540,000 metros c6bicos.
Actualmente el Gobierno gestiona la contrataci6n cle consultores para la preparaci6n de los planes de ordenaci6n que deben preceded cualquier aprovecharniento future.




PEQUEFAS INDUSTRIES Y ARTESANIA DE LA SIERRA Miguel Ifliguez
Institute Superior de Agricultura
Antecedents:
Encargo: Esta investigation fue preparada con el prop6sito cle server como base para la discussion en el Taller cle Trabajo sobre La Sierra, a efectuarse en fecha 17 cle diciembre cle 1976, como resultado del interns del Instituto Superior cle Agricultura en colaborar con la Secretaria cle Estado de Agricultura, en su responsabiliclad como instituci6n rector del clesarrollo agropecuario national.
Finalidad: Conseguir informaci6n representative cle las activiclades artesanales y cle pequefia industrial n La Sierra. A trav6s de nu6stras visits a [a zona de studio nos llam6 [a atenci6n un hecho curioso: los habitantes de esta region realizan activiclacles no agr(colas que para a1gunas comuniclacles represents m s del noventa por ciento cle sus ingress y para otras una parte considerable del mismo.
Hemos podido observer tambi6n, que podr(a suceder que en [as zonas cloncle la tierra y sus possible usos se hacen m s precarias, las personas dependent en mayor escala cle las actividades no agr(colas tales como: tejidos cle guano y cana, fabricaci6n cle carbon, ebanister(a, etc.
Es un hecho real y palpable que los suelos de la region son pores en su generalidad y que existent en la misma personas que consumer o son potenciales consurniclores cle los bienes produciclos por el resto de [a econom(a. Es necesario, por encle, observer a[ habitante de esta zona con una vision integral descle el punto cle vista econ6mico, o sea de las activiclacles econ6micas y cuasi-econ6micas que realizan para subsistir, y clescle el punto cle vista human como ente moral perteneciente a una sociedad por clesarrollarse en beneficio cle todos los individuals.
Por lo tanto, present a ustedes este material fruto del esfuerzo de muchas personas para ser sometido a discussion y de 6sta extraer conclusions que sirvan como pauta en la determinaci6n de un Plan Global que tenga como objetivo fundamental el desarrollo de la zona, cle tal forma que este plan desemboque en hechos concertos que reclunden en beneficio de sus habitantes.
Agradecimiento: Debemos reconocer el esfuerzo realizado por los estudiantes cle t6rmino de la concentraci6n de Agrinegocios del Programa Agr(cola Universitario ISAUCMM, Felipe Rodr(guez, Domingo Rengifo, Adalberto Moscoso y Rub6n Darro Gonzilez, los cuales fueron los responsible, en conjunto con el autor, en este trabajo cle [a recopilaci6n de los datos primaries buscados para este studio. A mi esposa Ondina por su valiosa ayucla en la tabulaci6n de los datos.
or otra parie, dobemos n7acer ci erencia esp2ciai a, lia Secrctar(a do Estado




-24
de Agriculture por sus valiosas recommendations y por habernos dado la oportunidad de participar en este proyecto.
Esperanza: S61o nos resta, antes de pasar a la exposici6n de nuestro tema, expresar la f rase que fue el com6n denominator de los habitantes de la serran (a en nuestras visitas: ojali que el tempo y esfuerzo dedicado a este studio y a otros concluyan en un plan de acci6n que signifique aumento del bienestar para las personas de la zona.
Metodolog(a:
Esta investigation es de (ndole exploratorio en la cual se tiene como objetivo la recopilaci6n de datos que ayuden a planter problems espec(ficos para otras investigations y tiene como resultado final la presentaci6n de a1gunas hip6tesis a ser aprobadas en futures studios sobre el tema.
Se procedi6 a la determinaci6n de una muestra representative y, dado el n6mero de habitantes radicados en zona, consideramos que ciento diez entrevistas era sufficient para tener ideas claras y concretes sobre la realidad de la pequefia empress y artesan(a de la zona. Se elabor6 un cuestionario que fu6 presented a los duehos y operarios de estas actividades. Las comunidades fueron seleccionadas tomando en consideraci6n el grado de importance relative que poseyeran con respect a las otras de la zona bajo studio.
Se realizaron un total de 142 entrevistas, habiendo computado 110 de esta cifra por considerarlas mis fidedignas y completes.
Se procedi6 entonces a la tabulaci6n e interpretaci6n de los datos de mantra selective en a1gunas occasions, ya que el format general del cuestionario realizado no se adapt. fritegramente a todas las situaciones.
Anfilisis e Interpretaci6n de Datos:
Tipos de Actividades:
Dentro de las actividades no agr(colas, de la zona, encontramos que la que mayor difusi6n tiene es el tejido de guano y cana, us9ndose esta actividad principalmente como una fuente extra de ingress, proveniente de la actividad de mujeres y nifios principalmente en los moments en que no estin realizando laborers hogarefias (ver cuadro No. 1)
Dentro de esta agrupaci6n hemos separado, por razones de metodolog(a y veracidad de studio, la parte d) correspondent a Arganas y Serones como un rengl6n distinct al de rengl6n Arganas y del rengl6n Serones, debido a que tstos 61timos dos, a trav6s de acuerdos con los compradores, se dedican exclusivamente a la producci6n de estos bienes a pesar de concern el arte de tejer y muy ocasionalmente tienen la oportunidad de tejer otras obras artesanales.




-25
Cuadro No. 1
Tipos de Actividades
Respuestas
Actividad No. %
Ebanisteria .............................................. 20 18
Fabrication de Escobas . . . . . . . . . . . . 13 12
Tejido 59 54
a) Arganas 9 8
b) Serones 5 4
c) Esteras 23 22
d) Arganas y Serones . . . . . . ... . . . . . 22 20
Falbricaci6n de Casabe . . . . . . . . . . . 5 4
Otras Actividades ... 13 12
Total ---------------------------------------------------- 110 100%
La actividad siguiente mis practicada en la zona es la ebanisterfa, teniendo un 18% del n6mero total encuestado. A esta le siguen en grado de importance los fabricates de escobas y casabe. Encontramos otros tipos de actividades en la region, tales como: tejido cle espaldares y asientos cle sills y mecedoras, corno un trabajo colateral a la ebanisterfa; dulcerfa, fabricaci6n de carbon, una queserfa, panaderfas, tejido de -macutos, fabricaci6n cle effects de barro, una fabriquita cle blocks; todos estos est n agrupaclos en el acapite cle "Otras Actividades" abarcando el 12% cle las laborers no agr(colas difundiclas en la zona.
Tipos de actividad por comunidad:
Del total encuestado, y atendiendo al tipo de activiclad realizada, podemos decir que el 25% de la ebanisterfa practicado en la zona es practicada en Monci6n y sus alrecledores, siguiendo en grado de importance El Caimital e Inoa con 20% cada una, le siguen otras comunidades donde se practice este arte en pequefia escala. (Ver cuadro No. 2).
Los fabricates de escoba estin mayormente difundidos en la comunidad de El Puerto, jarabacoa, con un cuarenta y seis por ciento (46%) de los encuestados. Le sigue la comunidad del Guanal con 31% y Arroyo Blanco con 15%, ambos de la provincial de Santiago Rodr(guez.
La producci6n de drganas y crones es repartida por igual en un 27% por las comunidades de Las Caobas y Maguana en Santiago Rodr(guez; le siguen Clavijo con 23% Gurabo 14% y otros.




Cuadro No. 2
Tipo de Actividad por Comunidad*
Moncibn La Meseta Caimital Inoa jarabacoa El Puerto El Guarnal
Actividad No. % No. % No. % No. % No. % No. % No. %
Ebanisteria 5 25 3 15 4 20 4 20 2 10
Fabricaci6n de Escobas 6 46 4 31
Tejido
a) Arganas 3 33
b) Serones c) Esteras
d) Arganas y Serones
y Otros
Fabricaci6n de Casabe Total 5 5 6 8 4 4 4 4 2 2 6 6 4 4
No incluye "Otras Actividadee' del cuadro No. 1




Cuadro No. 2 (Cont.)
Tipo de Actividad por Comunidad
Arroyo Blanco El Rubio Clavijo Las Caobas Cacique Gurabo Maguana Otros Total
No. % No. % No. % No. % No. % No. % No. % No. % No. %
Ebanisterfa 20 100
Escobas 2 15 1 8 13 100
Tejido
a) Arganas 5 56 1 11 9 100
b) Serones 5 100 5 100
c) Esteras 1 4 5 22 3 13 13 57 1 4 23 100
d) Arg. y Ser. 5 23 6 27 2 9 3 14 6 27 22 100
y Otros
Casabe 5 100 5 100
Total 2 2 5 5 11 12 11 12 110 i 16 17 7 7 4 4 97 100




-28
Empleos y sub-empleos por actividad:
La aclividad de mayor importance desde el punto cle vista econ6mico, ya sea por el nivel cle empleo generado como por el valor agregado en el process de producci6n artesanal, fue [a ebanister(a. Un cincuenta y ocho por ciento (58%), cle los employs correspondent a esta activiclad y podr(amos decir que es el gran empleador de la region. (Ver cuadro No. 3)
De todos ICIS SUb-empleos generados del total encuestaclo, nos encontramos que la ebanister(a ocupa el 49% del total, siguiendo con un 33% los tejeclores, ocupaci6n esta que aunque muy difundida y practicada genera poca empleoman(a. Comercializaci6n
Rehici6n de las vents por coinpradores exteiores
El mercado cle [as pecluefias empress y artesan(a esti orientado fundamentalmente a consurniclores y usuarios extraregionales. El mercado primario de estos bienes lo consCuadro No. 3
Empleos y sub-empleos por actividad*
-Respuestas
employs sub-empleos Total
No. % No.
Actividades No. %
Banister ia 76 74 93 49 169 58
Fabricantes escobas 18 10 18 6
Tejedores 77 33 77 26
a) irganas 14 7 14 5
b) esteras 5 3 5 2
0 serones 23 12 23 8
d) arganas y serones 22 11 22 8
Fabricantes casabe 4 4 4 2 8 3
Otras actividades 23 22 9 5 32 10
TOTAL 103 100% 188 100% 291 100%
*Notes: Empleos: tuentes pi -ocipales cle ingress y con mayor car cter cle permanencia.
Sub-empleos: tuentes eSLdLionaiia de ingie ,us, apicndi(x5 y dedlLdUon a tiernpo PdrLial.
**La ebanisterfa genera mucho sub-empleo colateralmente, por ejemplo, tejeclores cle espalclares y asientos, lijaclores, no tornados en cuenta en este puntaje.




-29
tituyen los intermediaries que resident y son acopiaclores y por los que van a la zona en busca de los bienes para traslaclarlo, a los centers de consume.
Los fabricates de esteras venden la totaliclad de su producci6n a compraclores
externos. La irganas, escobas, casabe y ebanisteria son producidas principalmente para un
consumidor fuera de [a zona (ver cuadro 4.1)
Cuadro No. 4.1
Vents a Externos
RESPUESTAS
Menos 10% 11-29% 30-4?% 50-74% Mis 75% Total
No. % No. % No. % No. % No. % No. %
Ebanisterfa 5 26 1 5 1 5 3 16 9 48 19
Fab. escoba 2 15 3 23 1 8 7 54 13
Tejedores
a) irganas 2 40 3 60 5
b) esteras 5 100 5
c) serones 10 59 2 12 1 6 1 6 3 17 17
d) airganas y
serones 10 50 5 25 2 10 3 15 20
Fabricante
Casabe 2 29 5 71 7
Otras actividades 2 18 2 18 3 27 4 37 11
TOTAL 31 33% 8 9% 11 12% 8 9% 36 37% 97 100
Duraci6n de los InventaHos de Productos Te?7ninados:
El inventario de products terminaclos dura muy poco en existence, ya que el
mercado estd constitu(do por un sistema de "drdenes de Compra" informal. El 88% del total investigado vencle sus products antes de una semana despu6s de terminaclos. (Ver
cuadro No. 4.2)
Solamente en ebanisteri a encontramos una c;uraci6n mayor de un mes, pero esto
era debido a que estos products eran al mismo tempo acopiadores. Es decir, compraban la producci6n de otros productores pequehos para almacenarlos y comercializarlas en gran
gran escala.




-30
Cuadro No. 4.2
Duraci6n Inventarios products terminados menos Mis
Actividades una semana 15 dias I mes 1 Mes Total
No. % No. % No. % No. % No. %
Ebanisteria 13 65 5 25 2 10 20
Fabricantes
escobas 12 92 1 8 13
Tejedores
a) irganas 9 100 9
b) esteras 4 80 1 20 5
0 serones 23 100 23
d) irganas y
serones 22 100 22
Fab. casabe 3 60 2 40 5
Otros Fabtes. 8 67 4 33 12
T 0 T A L 94 88% 14 12% 102 100
Aspects generals:
Planes de expansion:
Del total encuestado, el setenta y ocho por ciento contest de mantra affirmative o dubitativa a esta pregunta, not ndose un vivo interns desperado por esta pregunta en el inimo de los entrevistados. (Ver cuadro No. 5.1).
Limitaciones para expansion:
Del n6mero total de respuestas dadas, dedujimos que el factor principal que limita la expansion de los niveles actuales de producci6n es el financiamiento con un sesenta y nueve por ciento del total. Le sigue en orden de importance las dificultades en [a obtenci6n cle la material prima y el tamaho del mercado. (Ver cuadro No. 5.2)
Tipo de fuerza usada en ebanisteria:
Los motors de Gas-oil, son la fuerza mis usadas en esta actividad; aumentos en el costo de este combustible podr(an poner en una situaci6n difl'cil a estos productores ya que el margin de ganancias es muy estrecho. Le sigue en grado de importance la electricidad con un 30%, ubicado en zonas favorecidas por este servicio (Ver cuadro No. 5.3)




-31
Cuadro No. 5.1
Planes de Expansi6n
RESPUESTAS
SI NO TAL VEZ TOTAL
Actividades No. % No. % No. % No. %
Ebanisteria 5 25 5 25 10 50 20
Fibrica escobas 3 23 10 77 13
Tejedores
a) irganas -2 22 7 78 9
b) esteras 3 60 2 40 5
c) serones 2 4 2 4 19 92 23
d) airganas y serones 3 14 6 27 13 59 22
Fibrica de casabe 1 20 2 40 2 40 5
Otras actividades 6 50 1 8 5 .42 12
TOT A L 17 15 24 22 68 63 110 100
Cuadro No. 5.2
Limitaciones para la Expansibn
RAZ ONE S
no posee medio Mercado Falta No sabe Mateiia
transporte Pequei'io capital cbmo prima dif. total
No. % No. % No. % No. % No. % No.
Ebanisteria 2 7 2 7 16 55 1 3 8 28 29
Fa'b. escoba 12 71 1 6 4 23 17
Tejedores
a) irganas 2 18 9 82 11
b) esteras 2 100 2
c) serones 3 10 1 3 21 70 3 10 2 7 30
d) airganas y
serones 1 14 21 75 75 11 28
Fabricantes
casabe 1 17 5 83 6
Otras actividades 2 14 9 64 1 7 4 15 14
TOTAL 7 5% 10 7% 95 69% 6 4% 21 15% 137




-32
Cuadro No. 5.3
Tipo de fuerza usada Ebanisterfa
No. %
Eletricidad 6 30
Motor Gas-Oil 10 50
Manual 4 20
T 0 T A L 20 100%
Registros contables:
Solamente seleccionamos tres renglones que ameritan este tipo de pr ctica, los debris son actividades de (ndole familiar y tan insignificant en monto de gasto e inversion que no se necesita ning6n tipo de registry (ver cuadro No. 5.4)
Cuadro No. 5.4
Registry Contables
R c s p u e s t a s
ST NO TOTAL
Actividad No. % No. % No. %
Ebanisteria 2 10 18 90 20
Fibrica dc Casabe 1 20 4 10 5
Otras actividades 3 25 9 75 12
.TOTAL, 6 16% 31 84% 37 100
El ochenta y -cuatro por ciento (84%) de los encuestaclos respondi6 de forma negativa a la pregunta sobre registers, lo que significant una falta casi total de apuntes sobre costs y gastos, y nivel de operations.
Recepci6n de Asesoramiento:
Todas las respuestas fueron negatives, ya que las actividades que realizan las aprendieron de sus antepasaclos. (Ver cuadro No. 5-5).
Financiamiento:
El financiamiento usado es nulo de fuentes bancarias para. las pecluefias empress y artesanfas en la zona, limitAnclose a un financiamiento a corto plazo que brincla el comprador a t(tulo de advance.




-33
Cuadro No. 5.5
Recepci6n de alg~n tipo de Asesoramiento Re spu s ta s
Actividades SI NO TOTAL
No % No. %No. %
Eianisterfa 20 100 20
F~brica escoba 13 100 13
Tejedores
a) irganas 9 100 9
b) esteras 5 100 5
c) serones 23 100 23
d) irganas y serones 22 100 22
Fabricantes casabe 5 100 5
Otras actividades 12 100 12
TO0T AL 110 100% 110 100%
Asociaciones y Agrupaciones:
Cuadro No. 5.6
R es p ue sta s
Actividad SI NO TOTAL
No. %No. % No. %
Ebanisteria 2 10 18 90 20
Fibrica escobas 1 8 12 92 13
Tejedores
a) irganas 9 100 2
b) esteras 5 100 5
c) serones 23 100 23
d) airganas y serones 22 100 22
Fabricante casabe 1 20 4 80 5
Otras actividades 1 8 11 92 12
TO0T AL 5 5% 100 95% 105 100%




-34
El 95% dijo no pertenecer a ning6n tipo cle asociaci6n. En su totaliclad aceptaron ser cat6licos e ir a misa cada vez que hab(a celebraci6n.
Conclusions:
-En la zona no existed ninguna empress no agr(cola cle tamafio median ni mucho menos una gran empress que signifique una fuente segura y permanent cle ingreso para sus habitantes.
-La tecnolog(a artesanal existence en la zona es tosca y traditional.
-La ebanisterfa es la actividad econ6mica rn s important del grupo cle ocupaciones no agr(colas en la region, por lo tanto 6ste por su organization y tamaho ha cle ser el punto de particle para, introducir modificaciones y mejoras a la artesan(a.
-El financiamiento bancario nunca ha existido para, las activiclacles no agr(colas.
-EI n6mero cle asociaciones que reunan a un grupo de individuals con interests communes es muy reducido, casi insignificant; siendo la Iglesia Cat6lica el principal aglutinaclor.
Podr(amos planter algunas hip6tesis a ser probaclas por investigations mis espec(ficas sobre la artesania y pequen~a industrial cle la Sierra.
Hip6tesis 1: A media que los suelos son rn s pores, las actividades artesanales son mis
importance como fuente cle ingress.
Hip6tesis 2: La tecnologfa tosca y traditional existence en la zona es capaz de ser modificada, inclusive para la producci6n en la Sierra de art(culos que sustituyan
importaciones.
Hipbtesis3: El financiamiento y la falta cle conexi6n con el mercado son los principles
limitantes para expansion de las activiclades artesanales cle la region.
Recomendaciones:
El paso principal para. resolver los problems a corto plazo de la pequefia inclustria y artesan(a de la zona, radical en la carencia cle organizations que agrupen a productores de tal forma que unidos puedan tener la fuerza cle commercialization que esto significant. Por tanto mis recomenclaciones a corto-plazo serfan:
-Que se clestinen fonclos nacionales para que las institutions interesadas en el desarrollo de La Sierra puedan cumplir con sus metas y objetivos.
-Que se incentive la formaci6n cle groups cle productores. La Iglesia Cat6lica podr(a contribuir cle forma significative y determinate en la formaci6n y 6xito de estas




-35
agrupaciones.
-Que estos groups est6n relacionados directamente con su mercado de tal forma que este conozca que en nuestra serranfa se pueden producer cosas y objets, tiles, bellows y mds baratos que los importados. La calidad de estos products mejorari a trav6s del tiempo cuando exist un mercado capaz de valorizar estos products.
-Que se destined condos nacionales al financiamiento de actividades que tienen un mercado seguro y/o potential, de tal forma que el recurso tecnol6gico de la zona se desarrolle y produzca mayor bienestar econ6mico para sus habitantes.
A largo plazo se debe pensar en la b6squeda de otras actividades no agricolas que garanticen un ingreso continued y progresivamente en aumento, de tal forma que el habitante de esta zona pueda vivir el presented y pensar en un future promisorio ligado a esta region.




RECURSOS DE LA SECRETARIAT DE ESTADO DE AGRICULTURE EN-LA.SIERRA
Agro"ri., N61son Unchez R.
Director de Zona, Santiagg
'Secretaii de Esit'ai'do' die-AgricWtura
Antroducci6n
El presented trabajo es una descripci6n de los Recursos Humanos y Equipos de la Secretarfa,,de..,E;stado .de,-A9ricu,[,tur.a, ubi.c..adose -:elfArea,,de'influencia de-li.Tian de Desa, :- e t I. I -n ,
,rrollo de, La Sierra. pres ntar e qn el,'!,Ta ler,& Trabajo sobre:el-- Desarrollo-de,, Lal$ierra?' .o ganizadg,,p,.pr..,.,IaDirecci6n.,RegionaI Ag opecuariaj -Zona Norte.yel Centro deAnv6stiga, clones Econ6micas y Alimenticias, del Instituto Superior de Agricultura. Y
Consideraciones
Bajo la orientaci6n de la polhica de regional izaci6n, emanada de la Secretar(a de Estado de Agricultura, las Regionales Agropecuarias Norte y Noroeste dispusieron la reorganizaci6n de su personal y sus recursos, de forma tal que ubicados en zonas, sub-zonas y dreas, pudieran brinclar un mejor servicio de asistencia t6cnica a la familiar rural, tanto para la transferencia de tecnolog(as como para la colocaci6n del recurso cr6dito al agricultor en el moment mis adecuado, asi' como en la canticlad necesaria para actividad o empress productive agropecuaria que clesee emprender.
Por otra parte, se han dedicado esfuerzos y capital en la capacitaci6n no s6lo del personal t6cnico, sino en especial de la familiar rural en los aspects de organization rural, conservaci6n de los recursos naturals, cr6dito agr(cola y t6cnicas de cultivos.
Datos Descritos en Este Trabajo
1 Resumen del personal ubicado en La Sierra (Santiago, La Vega, Mao); (ver pigina 37.
2- Detalles del personal por ireas, capacitaci6n, transported, oficinas de reas y sueldo promedio; pdgs. 38, 39, y 40.
3- Cursos de capacitaci6n a la familiar rural; pigs. 41 y 42.
4- Resume de las organizations rurales existences; pAg. 43.
5- Detalles sobre organizations rurales; Pigs. 44, 45 y 46.




DATOS DEL PERSONAL UBICADO EN LA SIERRA
OFICINAS ZONA NIVEL ACADEMIC CAPACITACION TRANSPORTED DE AREAS SUELDO PROMED10
M. en Cultivo 4 -T6cnicas, grupales, Safari 1 7 228.00
P. Agro'nomo 4 Programacion y evaluacio'n Proyecto Motor 7
-Programacio'n de redito
SANTIAGO -T6cnicas Pecuarias
-Tecnicas cultivo habichuela, caf6, hortalizas
-Administracio'n de Fincas
-Conservacio'n de suelos
Per. Agro'n. 7 -Programacion de jeep 1 5
re'dito
Agron 1 -T6cnicas Extensi6n Motor 9 242.00
LA VEGA Ing. Agr6n. 1 -Programaci6n y Evaluacio'n de Proyecto Bach. Agricola I -Conservaci'n Suelos
-Cultivos de, caf6, hortalizas y habichuelas
-Manejo de Fincas
M. en Cultivos 1 -Programacio'n de cre'- Camioneta 1 1
ditos
MAO Agr6n. (corresp.) 1 -Te'cnicas, cultivo Motor 2 246
caf6
Per. Agro'n. I -Te'cnicas Extensibn
-Control de Plagas
TOTAL TECNICOS 21 14 ruedas 3 1 13 238.00
2 ruedas 18




PERSONAL TECNICO ZONA SANTIAGO
SAN JOSE DE LAS MATAS Y JANICO
NOMBRES Y APELLIDOS NIVEL ACADEMIC CAPACITACION TRANSPORTED OFICINA SUELDO
S1 NO
Saturnino Valdez M. en Cultivos T6cnicas grupales y eva- Safari x $300.00
luaci6n Proyecto
Francis Rosario P. Agr6nomo T6cnicas grupales pecuarias, cr6d. supervisadc, Motor x $225.00
jos6 R. de Moya P. Agr6nomo T&nicas grupales Pecuarias. Cied. Supervisado Motor x $225.00
Alfredo jim6nez M. en Cultivos Caf6,
T6cnicas Grupales Motor x $200.00
00
F61ix Padilla P. Agr6nomo Motor x $200.00
Higinio de jes6s P. Ag6nomo T6cnicas grupales, Evaluaci6n de Proy. caf6 y
cr6ditc, Motor x $225.00
Pedro de los Santos M. en cultivos T6cnicas grupales
Caf6 Motor x $200.00
Eligio Peralta M. en Cultivos T6cnicas grupales, caf6
Crd prom. campesino Motor x $250.00
SUB-TOTAL TECNICOS 8 4 ruedas 1 7 1 1,825.00
2 ruedas 7




PERSONAL TECNICO ZONA LA VEGA
LA PRESA
NOMBRES Y APELLIDOS NIVEL ACADEMIC CAPACITACION TRANSPORTED OFICINA SUELDO
S1 NO
Demetrio Almonte Perito Agr6nomo Cr6dito progr. de proy.
conservaci6n de suelo.
T6cnicas grupales Jeep x $200.00
Luis N. Escotto Motor x $250.00
Domingo Rodrfguez Motor x $250.00
H6ctor P. P6rez Conservaci6n de Suelos Motor x $200.00
Rub6n Mufioz Motor x $200.00
SUB-TOTAL TECNICOS 5 4 ruedas 1 1 4 1,100.00
2 ruedas 4
JARABACOA
Jaime Beato Figueroa Ing. Agr6n. Control plagas y herbajes
Prog. y Eval. proyecto.
Cred. Super.
Cultivo legurninosas. Motor x $250.00
Ram6n Ant. Acevedo B. Agrfcola Prog. Cr6d. Prog. Eval.
Prov. Cult. Caf6. Motor x $300.00
Jos6 Oscar Abreu P. Agr6nomo T6cnicas de Extensi6n
Cr6d. Agrfc. Horticult.
y ganaderfa x
Leonardo Guerrero Agr6nomo Motor x $300.00
Antonio Dilon6 P. Agr6nomo Motor x $225.00
SUB-TOTAL TECNICOS 10 4 ruedas 1 4 1 1,075.00
2 ruedas 8




PERSONAL TECNICO ZONA MAO
M 0 N C 10 N
NOMBRES Y I APE I LLIDOS NIVEL ACADEMIC CAPACITACION TRANSPORTED OFICINA SUELDO
SI NO
Rafael Bernard Maestro de cultivos Cr6dito, caf6, curso Extensibn PIDAGRO, Vcnicas Carnioneta x $300.00
grupales, Eval. proyectos.
Jos6 P rez Perito por
Correspondence Motor x $200.00
Guillermo Rojas P. Agr nomo Curso Extensi6n
PIDAGRO.
Cr6dito Supervisado. Motor x $240.00
SUB-TOTAL T6cnicos 3 4 ruedas 1 3
2 ruedas 2
TOTAL GENERAL TECNICOS 21 15 $4,740.00




CAPACITACION INTENSIVE FUERA DE LA COMUNIDAD ZONA SANTIAGO: SAN JOSE DE LAS MATAS JANICO
TWO FECHA LUGAR No. Partic. TEMPO
T6cnicas Pecuarias Agosto-Sept. La Cumbre 1 3 dias
Adm. de fincas Julio La Cumbre 2 4 dias
Organize. de Asociaciones Junio La Cumbre 10 7 dfas
Sanidad Vegetal Junio La Cumbre 4 3 dias
Habichuelas octubre La Cumbre 4 2 dfas
Caf6 Junio-Julio La Cumbre 8 3 dias
CAPACITACION A GROUPS DENTRO DE LA COMUNIDAD TWO LUGAR No. DE PARTICIPANTS TEMPO
Vcnicas Grupales Sul 24 3 dias
Vcnicas Grupales Sui 24 3 dias
Tecnicas Grupales Naranjo 26 3 dias
Tecnicas Grupales Rit Rinco'n de Piedra 37 7 dias




CAPACITACION INTENSIVE FUERA DE LA
COMUNIDAD: JARABACOA
TWO AIqO LUGAR No. DE PARTICIPANTS TEMPO
Organizaci6n Rural (4) 1976 Esc. Forestal 72 Una semana
Vcnica Grupal (2) 1976 Esc. Forestal 36 Una semana
Agricola- Forestal (5) 1976 Esc. Forestal 27 Una semana
Administraci6n Fincas 1976 La Cumbre 6 Una semana
Org. de Asociaciones (2) 1976 La Cumbre 9 Cuatro dias
Conservaci6n de Suelo 1976 CEFASA 69 Una semana




ORGANIZACION RURAL
PRODUCTORES AMAS DE CASA JOVENES ASOCIADOS
ZONA En org. Org. Inc. En org. Org. Inc. En Org. Org. Inc. En Org. Org. Inc.
SANTIAGO 17 11 1 24 18 47 4 1120 950 1005
LA VEGA 19 5 5 1 753 98 18
MAO 2 5 4 154
C:3
TOTAL 38 21 10 24 18 48 4 2027 1048 1023
En Org.: En organizaci6n
Org. : Organizado
Inc. : Incorporado




ORGANIZACION RURAL
ZONA SANTIAGO
AREA PRODUCTORES AMAS DE CASA JOVENES TOTAL
En org. Org. Inc. En Org. Org. Inc. En Org. Org. Inc. P A Jov.
La Placeta 3 6 1 10 85 120 145
Rinc6n de Piedra 2 2 4 7 58 130 120
La Cuesta 2 4 3 2 5 80 105 118
Suf 1 1 30 23
Naranjo de Baj6n 4 3 3 100 90 60
El Rubio 2 3 1 5 50 120 110
Juncalito 3 3 6 14 75 180 280
Los Pilones 1 4 2 2 3 1 125 120 80
Jinico 1 1* 1 1 2 3 517 62 92
TOTAL 17 11 1 24 18 47 4 1120 950 1005
* Una cooperativa incorporada dividida en 10 distritos con 500 asociados. P: Pasivo
A: Activo
Joy. Joven




ORGANIZACION RURAL
ZONA LA VEGA
JARABACOA
AREA PRODUCTORES AMAS DE CASA JOVENES ASOCIADOS
En Org. Org. Inc. En Org. Org. Inc. En Org. Org. Inc. P A Jov.
Paso Bajito 3 1 96 17
Manabo 4 1 143 24
Piedra Blanca 2 1 1 75 27 18
Hatillo 8 1 283 14
Estancia 2 1 68 16
SUB-TOTAL 19 5 1 665 98 18
LA PRESA
AREA PRODUCTORES AMAS DE CASA JOVENES ASOCIADOS
En Org. Org. Inc. En Org. Org. Inc. En Org. Org. Inc. P A Jov
Yaque Abajo 2 39
El Caimito 1 29
La Gina 2 20
SUB-TOTAL 5 88
Total General La Vega 19 5 5 1 753 98 18




ORGANIZACION RURAL
ZONA MAO
MONCIO N
AREA PRODUCTORES ASOCIADOS
En Org. Org. Inc. P A Joy
El Cacique 1 1 26
Gurabo 1 20
Mamoncito 1 1 2
Dura'n 1 19
El Rodeo 1 1 21
La Meseta 1 21
Veladero 1 1 24
TOTAL 2 5 4 154




PROPUESTA DE UN MECHANISM DE ORGANIZATION PARA EL PLAN DE DESARROLLO
Norberto A. Quezada
Institute Superior de Agricultura
Introducci6n:
El holgado crecimiento econ6mico que ha experimental la Rep6blica Dominicana en los 61timos ahos no se ha traducido en un clesarrollo equilibrado para las different regiones agr(colas. La agriculture no ha crecido al mismo ritmo cle la econom(a en general como se evidencia por su disminuyente participaci6n en cl Producto Nacional y a6n dentro del sector, no toclas las regions han prosperado al mismo paso.
Oor qu6 se desarroll6 una region m s rApidamente que otra? En t6rminos generales dos causes parecen ser determinants. Por un lado esti la desarticulaci6n entre sectors econ6micos que impede que uno se beneficie cle la dinAmica cle clesarrollo en otro. Por otro lado encontramos ]as caracter(sticas propias cle los reg(menes de producci6n en las different regions.
La desarticulaci6n entre sectors ha afectado la agriculture negativamente por el clesigual clesarrollo tecnol6gico y la falta de dinamismo en la agroinclustria. Adernis ha propiciado el descuido cle importance zonas y recursos, poca atenci6n a m6todos cle producci6n intensivos en mano de obra y desinter6s en tecnolog(as preservacloras del.a.mbiente.
Los sistemas cle producci6n y sus cambios en el tempo tambi6n ayuclan a explicar los patrons different de prospericlad. La dotaci6n cle recursos explotables por los agricultores es un principal components del sistema productivocle una zona. Lafertilidad del suelo, la canticlad cle Iluvia y otros factors ecol6gicos conclicionan los tipos de cosechas sobre las que la siembra continued permitir(a acumular tradici6n productive.
Entre las regions mAs rezagaclas de nuestro pa(s se cuentan aquellas cle los suelos cle baja fertiliclad y pocas Iluvias. Entre ellas, las regions montahosas merecen atenci6n especial por el estado cle cleterioro en que se encuentra la base productive y el estado cle marginaliclad en que se encuentran sus habitantes. La ausencia de sistemas agropecuarios aprop iados en las comuniclacles ubicadas en suelos pores constitute una amenaza a los recursos naturals y ha clado como resultado el estancamiento con relaci6n a las demAs regiones y pobreza generalizacla entre los habitantes. La baja productiviclad y la falta cle oportuniclacles impiden la realizaci6n cle inversions p6blicas o privaclas que faciliten un ritmo de desarrollo a la par cle regions mejor favoreciclas por la naturaleza.
Las regions cle suelos pores cle nuestro pa(s han sufrido cluramente las presiones del crecimiento poblacional. La falta de tierras vi I genes para el buen clesenvolvimiento del sistema cle "tumba y quema" oblige a los agricultores a permanence en un mismo pedazo




-48
cle terreno sembrando cultivos de ciclo corto en un esfuerzo de producer los alimentos cle subsistencia, pero sin poder tomar las providencias para protege la fertilidad del suelo. Los agricultores que consiguen movers a nuevas tierras y los que se han iniciado recientemente en la agriculture constituent ya una amenaza seria a la recuperation de los recursos forestalls.
A los effects adversos de este tipo de agriculture de montafia se unfa [a operaci6n de aserraderos e industries relacionadas. Pero el manejo indiscriminado de los recursos y los effects secundarios producidos en el suelo por la erosion, hicieron necesario que, en 1967, se prohibiera el corte de madera y la operaci6n cle aserraderos.
Esta decision, evidentemente necesaria por considerations socials, sin embargo, cerr6 una important fuente de ocupaci6n a los habitantes de las montafias. De aplicarse la ley a cabalidad, se terminar(a con la agriculture de "tumba y quema", pero es necesario proveer alternatives de ocupaci6n. Es muy cludable que la regulaci6n cle 1967 se pueda sostener si el Gobierno no prove los medics para mantener producci6n permanent en las tierras afectadas.
Como la posibilidad de emigraci6n neta cle las regions montafiosas es pequena en estos moments, se impose una iniciativa official que, manteniendo a las personas en sus localizaciones actuales, introduce y desarrolle nuevos sistemas productions que protejan el suelo y, al mismo ti mpo, perfeccione nuevas activiclades para que la poblaci6n no tenga que defender cle la extracci6n sino del manejo efficient de los recursos naturals. Dejados sin atenci6n, estos agricultores intentarfan adaptarse a las circunstancias cambiantes pero esto ocurrir(a con una lentitud incompatible con la urgencia de la demand por mejoras en la region.
Esta iniciativa podr(a comenzar en la region conocida como La Sierra. AsiA se aprovecharfa la inquietud que ya existed en los habitantes de esta region y se podr(an'conseguir experiences que sirvan para aplicarse en otras regions pores del pal's.
La Sierra (ver mapa) cubre un rea cle aproximadamente 4,000,000 de areas de la cual menos del 15% es arable. En ella viven alrededor de 120,000 personas. La region se puede divider en dos parties para fines de studio: La Sierra de pinos y la Antesierra o la parte que no tiene o nunca tuvo pinos (clasificaci6n sugerida por Mons. Adames).
Los habitantes cle La Sierra de pinos han visto sus ingress reducidos por la prohibici6n del corte de madera, aunque en algunos sitios, principalmente por la fabricaci6n de muebles, todav(a se reciben ihgresos dependientes cle la explotaci6n del mosque. Aqur se observe tambi6n la transici6n a agriculture permanent.
En la Antesierra los habitantes dependent del cultivo cle tub6rculos, vegetables, tabaco, la pequefia ganaderfa, la fabricaci6n de muebles, dulces, casabe, serones, etc.
Los suelos de La Sierra son generalmente cidos y con menos de 0.10 metros de




-49
profundidad. La pluviometha var(a de 750 a 2,000 mm. por aho y a1gunas leaders tienen inclinaciones mayors de 250.
Muchos habitantes de la region han emigrado a las ciudades pero la poblaci6n local todav(a aumenta. Se presume que la poblaci6n no puede ser trasladada a otras regiones y que cualquier iniciativa debe aceptar la imposibilidad de emigraci6n neta.
Objetivos:
Los objetivos de la ini6iativa p6blica que se sugiere se basan en la naturaleza provisional del mechanism que se present mis adelante y que son:
a) Iniciar de inmediato un esfuerzo coordinator encaminado a mejorar los sistemas de
producci6n agr(cola y ganadero. Esto incluir(a la introduction y come rcial izaci6n de tipos y variedades de plants nuevas para la region, y el mejoramiento de la artesania y manufacture manteniendo el nivel de pequefia industrial y usando tecnologi'a
intermedia.
b) Formar las bases para un program de investigation que contribuya a la formulaci6n
de una estrategia de desarrollo rural a largo plazo que podr(a ser puesta en prictica
por el Gobierno.
En esta estrategia se considerarlan los tipos de organization productive seg6n el caso de actividad econ6mica y [as classes de institutions de servicios que sostengan y faciliten la producci6n y proven diversion a los habitantes. Adernis, se estudiarg lia posibilidad de captaci6n de recursos locales para asegurar el sostenimiento de las empress y
el financiamiento de los servicios que se puedan iniciar en forma subsidiada.
Procedimiento
El Centro de Investigaciones Econ6micas y Alimenticias, ClEA, ha recopilado informaci6n, studios, mapas e informed sobre la regl6n. Las charlas, que se presentan en este taller de trabajo represents ademAs una evaluaci6n preliminary de La Sierra. El conjunto de ponencias permitirin determiner lt)s recursos con que se cuenta, organization de ]as comunidades, fuentes de ingress y -experiencia con sistemas de producci6n agropecuaria. De aqu( se podrin extraer ideas en cuanto a las ireas de interns prioritario para elevar el bienestar de los habitantes.
Este conclave de miembros de la Secretarfa de Estado de Agricultura y otras institutions interesadas, pretend tambi6n recover la opinion de participants conocedores de la region en cuesti6n. S61o as( se aseguraria el 6xito del esfuerzo en que nos encontramos presentemente involucrados.
El mechanism de organization de la actividad, posterior a este taller de trabajo,




-50
que pretend sugerir, consisted en la creaci6n de una oficina ejecutiva con caricter provi.sional para iniciar un program de acci6p inmediata (ver organigrama, anexo 1) en cuatro
I
areas:
1) Investigaci6n Agropecuaria y Forestal.
2) Desarrollo y adaptaci6n de tecnolog(as intermedias por agricultores y pequehos industriaies y artesanos.
3) Comunicaciones, extension y capacitaci6n de impresarios. Se dar(a 6nfasis especial a la
posibilidad del uso de organizations grupales para la difusi6n de informaci6n.
4) Estudios socioecon6micos a largo plazo. Este element conduciri estudlos que permitan
la formulaci6n de una estrategia definitive.
Desde el principio, la oficina ejecutiva trabajari dentro de los lineamientos operacionales de la Direcci6n Regional Norte de la Secretar(a de Estado de Agricultura y en estrecha colaboraci6n con institutions interesadas como CENDA, UCMM, Direcci6n General de Forest, ISA y la Iglesia. Las experiences adquiridas en los proyectos de Suf y Naranjo Baj6n por t6cnicos de la Direcci6n Regional Norte constituirin valiosa. informaci6n para oriental las actividades. Para los prop6itos de compartir experiences con programs de inter6s similar en otras parties del Caribe, se podria establecer vinculaci6n con la Asociaci6n de Universidades e Institutos de Investigaci6n del Caribe, UNICA. Ademds, gestionar(a asesorfa t6cnica local y extranjera en las reas de forest y frutales, conservaci6n de suelos, pastors, nutrici6n animal, antropolog(a, educaci6n, tecnolog(a intermedia y sistemas agr(colas.
La oficina ejecutiva mantendrg contacts con los habitantes de La Sierra a trav6s de todo el personal del proyecto con la finalidad cleasegurar que el program respond a los deseos y necesidades resales senticlas en la zona y lograr la plena identificaci6n y cooperation de los l(deres de ]a region.
Al ampliarse el conocimiento de los components del sistema regional y las limitantes al desarrollo, se mej6rarfan las actividades iniciadas. Los resultados de los studios conducidos se agruparfan para former la strategic, ..final.
Para los studios se usaria parte del tempo de los asesores y se plantear(an trabajos espec(ficos a institutions nacionales para su consideraci6n; as(mismo se dedicaria personal a tempo complete para a1gunos de los trabajos.
Una vez se haya preparado la susodicha estrategia, la oficina ejecutiva. podr(a dejar de existir y sus actividades ser continuadas por los canales insitucionales que se juzguen conveniences.
Entendemos que este arreglo para la organization permitirfa el balance del dobte objetivo de iniciar actividades con los recursos y la informaci6n existences y la b6squeda de una estrategia detallada para resolver los complejos problems del hombre serrano y contribuir a elevar su condici6n de vida.




-51
Anexo I
Secretariat de Agricultura (Direcci6n Regional Agropecuaria)
CENDA
ucmm
UNICA Oficina Ejecutiva ISA
Forest
Iglesia
Organizaci6n y Asesorla
Contabilidad Seminarios
Investigaci6n Tecnolog! Capacitaci6n Socioe
Comunicacionesi
Agriculture Industria Capacitacio-n Estudios a
Ganaderla Artesania Agrupaciones Largo Plazo
Forest Procesamiento Formaci6n de
Herramientas Empresas
AgrIcolas




Desarrollo Rural Integrado para La Sierra, Rep6blica Dorninicana: Propuesta de una Estrategia Cooperativa entre los Sisternas Educativo y Gubernamental con las Cornunidades Agricolas de la Region
Dr. Gustavo A. Antonini
Universidad de Florida
Asociaci6n de Universidades e Institutos
de Investigaci6n del Caribe
y
Rafael Emilio Yun6n
Universidad de Florida
Introducci6n
En el Caribe de hoy, muy al igual que en [a mayorfa de los passes en vias de desarroIlo, [a utilizaci6n efficient de los recursos naturals orientados a la satisfacci6n de necesidades internal b sicas, se esO convirtiendo rdpidarnente en un imperative que exige la pronta aplicaci6n de soluciones efectivas. En la region caribefia en particular, la tarea del desarrollo de los recursos naturals se revise de cardcter especial en raz6n a su condici6n de region insular y a las restrictions que estas conditions conllevan.
En este particular vernos que el cardcter insular de los passes caribehos impose several restrictions a los prograrnas gubernarnentales ya que la extension de terrenos disponibles para aumentar la producci6n agricola es limitada. Afiadido a 6sto, las tasas de crecimiento poblacional de la region (entre las mis altas del mundo) est n contribuyendo fuertemente al increments de la dernanda local de'- Iirnentos; migraciones masivas de los carnpos a las zonas urbanas complican a6n rn s los esfuerzos por desarrollar las dreas rurales ya que 6stas se ven privadas de la mano de obra necesaria y se convierten generalmente en zonas de poco attractive para su habitaci6n.
La preocupaci6n con este tipo de problema del desarrollo y la urgent necesidad de producer soluciones factibles son precisamente los motives por los cuales este taller de trabajo ha sido convocado, auspiciado por el Centro de Investigaciones Econ6micas y Alimenticias, del Instituto Superior de Agricultura, y la Secretarfa de Estado de Agricultura del Gobierno Dorninicano. Me siento honrado de que se me haya pedido que comparta hoy con ustedes mis experiences de carnpo y mis concepts corno cientffico al respect, lo cual hago en la primer parte de este trabajo.
La obtenci6n de nuestro objetivo, esto es, una colaboraci6n en una estrategia de




-53
clesarrollo para las comuniclades ubicadas en "La Sierra" responderg a una compression cle los problems y perspectives futures que enfrenta esta region para su desarrollo. El 6xito en [a ejecuci6n de dicha estrategia, requerirA un compromise y una coordinaci6n de los recursos humans, institucionales y financiers disponibles. Esta ponencia cle hoy por la mariana pretencle tratar ambos aspects.
iPor qu6 debe una estrategia cle desarrollo rural ser aplicada a La Sierra cuando 6sta es una region largamente ignorada debido a su aislarniento y a su bajo potential de productiviclad agr(cola? La primer parte cle mi presentaci6n examine las bases cient(ficas que apoya la inversion cle recursos humans, institucionales y financiers para mejorar las condiciones socioecon6micas de la region. Por otro lado, existed informaci6n a nivel prActico recogida en La Sierra que ahora apoya tambi6n el concept de que esta region urgentemente necesita asistencia para su clesarrollo. 1
As(, en base a principios te6ricos del desarrollo y a evidencia emp(rica, la segunda parte de mi exposici6n se dirige a responder las interrogates siguientes: iQu6 tipo de estrategia se require? iQui6n clever responder? y, ZCu l es la forma de esa respuesta? La presentaci6n conclude con la discussion cle un enfoque espec(fico en relaci6n a una estrategia coordinada para el clesarrollo rural integral de La Sierra. Esto permitir a las institutions educativas responder mAs efectivamente a las necesiclades de la socieclad a trav6s cle actividades innovative que habr n de enfatizar el adiestramiento, la investigation aplicada y una labor cle servicio rural a ser realizada por professionals, t6cnicos y campesinos en general.
Esta estrategia propuesta por UNICA, refleja una opinion de consenso de planificadores, ejecutivos y specialists en desarrollo rural, cle unos ocho passes caribehos (incluyendo la Rep6blica Dominicana), que se reunieron en un taller de trabajo en Santo Domingo en septiembre pasado a debatir sobre el rol cle institutions educativas en programas de producci6n de alimentos en la region. 2
He pedido al Sr. Rafael Emilio Yun6n, quien en la actualiclad se encuentra. terminando sus studios de post-grado en Planificaci6n Regional y Geograf (a para que colabore conmigo en esta 61tima parte cle mi exposici6n, ya que hemos trabajado estrechamente en la preparaci6n de la misma.
Desarrollo de cuencas fluviales en la Rep6blica Dominicana
La Rep6blica Dominicana est tratando cle efectuar una r4pida transici6n que fleve a convertirse cle sociedad traditional a una sociedad modern, con una producci6n diversificada y con capacidad cle procesar alimentos para consurno cle una creciente poblaci6n. Para alcanzar esta transici6n, se estA dando un fuerte 6nfasis a la inversion, y a la dependencia en programs cle clesarrollo de cuencas fluviales. Valdesia en el Sur, Sabaneta y Sabana Yegua en el suroeste y Tavera y jagua-Bao en el Valle del Cibao, dernuestran un expl(cito compromise cle parte del Estado Dominicano para lievar a cabo el antedicho objetivo.




-54
La factibilidad de tales inversions depended del desarrollo total de las respectivas cuencas, que dicho de otro modo, significant la planificaci6n y coordinaci6n de un crecimiento integrado tanto para las zonas montahosas como para los valleys. A mantra de ejemplo, en un program de desarrollo de cuenca como es el de Tavera, el rio es el element unificador del proyecto; en este caso, las actividades realizadas en cualquier zona aledafia al sistema fluvial del R(o Yaque pueden traer consecuencias, positives o negatives, que se van a reflejar a todo lo largo de su caudal. La erosion de los suelos en La Sierra desestabiliza el regimen de afluencia del Yaque, aumentando el volume de las peri6dicas inundaciones, prolongando los perfodos de sequoia e incrementando la carga de sediments acarreada por la corriente. Esta sedimentaci6n contribute a su vez a una exagerada ampliaci6n del lecho de la corriente y a una subsequent acumulaci6n de sediments en el Area represada, lo cual affect seriamente las posibilidades de 6xito de proyectos de infrastructure que fundamental el desarrollo de la Unea Noroeste.
En la region jagua-Bao, el crecimiento en un 20 por ciento de la poblaci6n desde 1950, ha tenido un impact desmesurado sobre el paisaje y ha conlIevado a la proliferaci6n de superficies dedicadas a la agriculture de "tumba y quema" y reas, otrora cubiertas de pinares, se han talado y dedicado a actividades de pastoreo en una forma extensive. Estas prActicas, aunadas al cese de actividades madereras desde 1967, han trai'do como consecuencia la emigraci6n de miles de trabajadores y jornaleros, mayormente a la ciudad de Nueva York.
En la region de La Sierra entonces, se puede ver que los lazos que unen a los habitantes con el medio natural son tan director, que la prActica continued de la agriculture marginal y la tala legal de mosques, causarA un increments en la erosion de los suelos y un deterioro de la base de recursos del Valle del Cibao. El crecimiento en la demand de agua para la irrigaci6n en los Ilanos aluviales, require que ambas, la sedimentaci6n y la erosion, sean controladas. Vemos entonces que existent circunstancias conflictivas: mientras mis intense y no regulado sea el uso de la tierra en las zonas montafiosas, mayor seri el peligro resultant a causa de la erosion y la sedimentaci6n, y menos factible serA el 6xito a largo plazo de inversions de infrastructure para el control fluvial en la Unea Noroeste. En un sentido muy real, las implications que conlieva el desarrollo de La Sierra van mis alli de los I (mites geogrAf icos de esta region montahosa.
La Sierra
La Sierra no es una region de caricter y potential uniform. Su configuraci6n f fsica es heterog6nea y su poblaci6n es diverse en elements cultu rales.
El medio ambience:
La topograffa propia de la region ha resultado de structures geol6gicas provenientes de rocas voicinicas, plut6nicas y metam6rficas que han production asociaciones de paisajes muy peculiares.




-55
En Ia region se observant zonas metavolcinicas con madras incisions erosionales en el valle del R(o jagua, donde el relieve promedio del terreno es, alrededor de 220 M etros. Las divisions, de relieve indican un process de degradaci6n moderato; las aguas de superficie, causantes de deslizarnientos de Ia capa vegetal, y las ripiclas corrientes han actuado como los principles agents de denudaci6n. Por ejemplo, cerca de Las Placetas sc nota un paisaje altiplanal joven dr,:;arrollado sobre hornablenda; se puede distinguir un paisaje de carActer ondulado y de ligeros contrasts topogrificos.
El extreme Norte de La Sierra estA delimitado por un valle de orogenia inestable que descansa sobre una base de roca metasedimentaria.
Los.% suelos de La Sierra reflejan Ia accidentada topograf (a y Ia compo scion de las rocas halladas en Ia Cordillera Central. En el cuadro I se sumarizan las characteristics de los suelos en Ia region jagua-Bao. De notar son su escaso grosor, pobre fertilidad y alta vulnerabilidad a Ia erosion. Un element impli'cito en el C6digo Internacional sobre el.Potencial de Tierras N6mero VII es Ia necesidad de ejecutar prActicas de conservaci6n para pro-teger y asegurar un uso rational de los recursos naturals de esta region.
Las characteristics climiticas de La Sierra sle han indicado en ]a Figura 1 Se puede .a
observer que Ia precipitaci6n fluct6a marcadamente, pero Ia variacl6n absolute anual de temperature es pequefia. Aunque el regimen de temperature no restoring Ia duraci6n. de Ia.-, estaci6n de cultivo, sus altos promedios tienen una influence direct en Ia cantidad de.. humedad disponible a trav6s de Ia p6rdida de agua debido a.la eva p6tra nspiracion.
Notardn que el regimen climAtico es de doble modalidad, con dos per(odos de alta, precipitaci6n que current de mayo a junio y de septiembre 'a noviembre. Mss'alld de estas similaridades, notables variaci.ones tien en lugar. Por regli general Aa parte- N6ite es seca, al menos clurante seis I meses I del aflo. En el borde meridional de Ia regi6n el enfriamiento adiabitico causado por Ia presencia de elevaciones induce precipitaci6n. orogrifica,1o que trae conditions de mis alta humedad. Un examen de los grificos en Ia orci6n inferior de Ia figure I indican [as siguientes caracter(sticas: alta variabilidad en precipitaci6n,..deficiencias de agua en Ia zona piamonte septentrional y excess de agua a lo largo del peri'metro montafioso del Sur.




-56
Cuadro 1
Caracterlsticas generals de los suelos de la secci6h Jagua-Bao.
e. No. de serie. Fonnaciones. Inclinacidn. Characteristics. Drenaje. Fertilidad. Factors Riesgo de Clase de Usos rec limitations. erosidn. capacidad mendadoss de la tie para la
rra. tierra.
amas 26 Mesetas, to- 30-60 Suelos gruesos Excesivo Baja Topografla, Severo VII Foresta.
pograffa nm de textures are fertilidad,
tahosa desa- nosas de pocas profundidad.
rrollada so- profundidades y
bre tmal-ita cm capas frighornablenda. ticas
guate 29 Msetas, to- 50-70 Suelos de tex- Excesivo Media Profundidad, Severo VII Agricult
pografla a- tura arcillosa fertilidad. ra de su
bn3pta desa de poca profun- sistencl.
rrollada so didad. forest.
bre diorit5s.
do 27 Cin-as de man- 25-45 Suelos de tex- Bueno Baja Profundidad, Severo VII Ebresta,
tafias, sue- tura arcillo- rocosidad. gricultL"
los resi&i&- arenosa y om de subsi
les desarro- capas frifiti- tencia.
llados scbre cas,
rocas cufirci
cas.
-noa 31 Terreno nmtafioso, tierras altas de 15-45 Iecho de piedra Bueno Baja Topograffa, Severo Vil Foresta.
grietas madu- de poca profun- fertilidad.
ras desarro- didad; suelo de
lladas sobre texture arcillobasaltos. arenosa.




Figure I
Pi nail to -1967-70 77 Bao-Ba-o-l' Guanaiuma-'1967-70-' Tavera-1967-70
D j D j D j D ]
N F N F, -N N F
7
0 M 0 M 0 M 0
m
S. A A S A S A
m 'A m A m
Mat 0 200mm
a' Grande-1960-70 Manabao-1960-70 Jarabacoa-1951-70 1
D D D 0 20 C,
N F N F N F - Biotemperatura (QC).
Precipitaci6n.
---------- Evapotranspiraci(5n
.......... Humedad del suelo.accesible
0 M. 0 m 0 al final del nies.
s V, A S Desgaste
A S A
1. Recarga en humedad
del suelo
M A M A m
Def iciencia en
humedad del suelo
j j
Gr6ficas del': balance de agua 6n estaciones climatol6gicas (seleccionadas) eh la parte central de la Repdblica Dominicana.




-58
Caracteristicas Culturales:
Para haber descrito el paisaje natural de La Sierra cincuenta abos atrAs hubiera bastado implemented el sefialar que-era una zona montahosa casi completamente cubierta de mosques y habitada aisladamente por monteros. Al cabo de los afios, sin embargo, la superficie en mosques ha disminu (do rApidamente. La causa principal de, esta deforestaci6n se encuentra en el increme nto poblacional que ha tra(do la intensificaci6n de la agriculture de tumba y quema y el aumento de terrenos dedicados a pastors naturals.
Aunque hoy d(a la poblaci6n de La Sierra se disperse en el espacio geogrdfico en forma relativamente equilibrada, los patrons que existent reflejan la hist6rica tendencia a la concentraci6n a lo largo de casinos de penetraci6n. Sin embargo, donde los asentamientos disperses estAn presents, 6stos se han concentrado en el ext;-emo meridional de las alturas donde existent conditions muy primitives.
En la actualidad [as actividades agr(colas cubren casi la totalidad de la region. La siembra de cultivos es la forma dominate del uso de la tierra y el tabaco, caf6, frijoles y man( se estAn convirtiendo en importance fuentes de ingress. El rApido crecimiento de pueblos y ciudades en la Rep6blica Dominicana durante las 61timas dos d6cadas ha credo para el agriculture nuevos mercados para vender sus products bAsicos cuyas vents suplementan la comercializaci6n de cultivos ya mAs tradicionales. A pesar del increments en [a demand de products agr(colas, el tamafio de las fincas no ha aumentado. AdemAs, presiones poblaciones act6an para restoring el traspaso de las fincas a nuevas manos y obligan al agriculture a.cultivar tierras marginales.
El access a tierras pdra cultivar puede tomar diversas forms, pero las invasions esporAdicas, son muy communes en zonas boscosas de pinares, las cdales eran anteriormente controladas por los aserraderos.
Estas tierras controladas por compah(as fueron ocupadas despu6s de la cai'da de Trujillo en 1961. La agriculture de subsistencia y la cr(a de animals de pasto son las principles ocupaciones de estos campesinos, quienes se encuentran concentrados en el aislado sector meridional.
Las pricticas del uso de la tierra son rudimentarias, asociindose con las actividades de las fincas de caf6 y con las parcels de cultivos de ciclo corto. En un conuco de cultivos various en El Papayo observamos yuca, mah, arroz secano, irboles frutales y palma real, todos intercalados.
Las actividades pastorales represents un aspect decreciente en la vida de los agricultores del Area. Por regla general, el pastoreo ha sido una actividad suplementaria del ciclo agr(cola de la regi6n y puede considerarse solamente como fuente secundaria de alimentos e ingress. En Jagua-Bao, a1gunas actividades agr(colas que incluyen recogida y procesamiento de products dan empleo occasional a hombres, muieres y nifios para efec-




-59
tuan areas espec(ficas. Tales activiclacles forman parte de la capacidad productive de la comuniclad, y suplementan tambi6n la producci6n regular cle la familiar. Estas areas incluyen la recolecci6n, secado y venta cle hojas de cana para su uso con fines do techado de vivienclas y otras structures, la preparaci6n cle casabe, y la recogida cle lana del Arbol de balsa, la cual es utilizada localmente como relleno on la confecci6n de colchones y almohadas.
Hasta hace poco tempo, la explotaci6n del oro y de madras constitu(an una do [as activiclacles commercials principles de la region y actuaron como factors importance en el desarrollo de los actuales patrons del uso cle la tierra. Juncalito fue el centre local de explotaci6n aur(fera en la primer parte do la d6cada de los ahos cuarenta. Los ingress provenientes de la miner(a constituyeron la fuente de capital para [as inversions y mejoras que mAs tarde se Ilevaron a cabo y que convirtieron a esta comunidad en un centre regional para la producci6n, recogicla distribuci6n y comercializaci6n del caf6.
La tala do mosques con fines commercials so convirti6 tambi6n on una actividad, important on la region y en Jagua-Bao se llev6 a cabo entre los a os 1944-1967, perrodo dentro del cual dos. fases different, que indican dos tipos de explotaci6n del product, p ueden distinguirse. La tala so conclujo de una mantra selective durante el per(odo 19 441956, Ilevada a.cabo por las compah(as madereras ubicadas en la zona; s6lo en Los Limones se extendi6 esta activiclad hasta 1963. La ca(da de Trujillo en 1961 precipit6 una invasion masiva de las tierras do las compafi(as por los campesinos y se proclujo un fen6meno conocido como "La Zafra" por medio del cual extensas, reas de mosques fueron cortaclas en forma indiscriminada. Estas invasions se Ilevaron a cabb con el prop6sito cle establecer los reclamos cle la propieclad de las tierras al introducir los campesinos la prActica de "tumba y quema" producienclo los cultivos necesarios para satisfacer las necesidades del creciente n6mero cle families.
El cuadro 2 muestra cifras estimaclas cle poblaci6n y e migration para various poblaclos ubicados dentro do la region y on Jagua-Bao entre el 1948 y 1970. La p6rdida neta de poblaci6n a causa do la emigraci6n es evidence y en los datos ofrecidos on el cuadro so reflejan dos problems bisicos cle la region Sierra: escasez do oportuniclades cle empleo local y la difficult do adquisici6n do tierras cle cultivo. Para 1970, la 61timacolumna muestra mAs de 1,200 emigrants (on su mayor(a hombres) cifra equivalent a'un 6 por ciento do la poblaci6n estimada cle Jagua-Bao quo se habrA muclado a Santo Domingo o a la ciudad de' Nueva York. El impact inmediato cle dicha emigraci6n ha consisticlo por una parte, en,'una, reducci6n en laborers que requieren mano cle obra intensive y por otra parte, en un incremento en los ingress cle los families cle los emigraclos debido a la ayuda econ6mica 'quo en forma peri6dica reciben clescle Nueva York. Estimaclos cle cantidades recibidas on Jagua-Bao en el aho 1970 por este concept ponen la cifra total por encima do los RD$500,000. Estos env(os, que obviamente no guarclan relaci6n direct con el ingreso derivado de la producci6n agr(cola local, fueron equivalents a la mitad del total gastado en el mercado local para compras de suministros.




Cuadro 2
Estimados de Poblacio'n y Emigraci6n. __Secciones 19481991617090
Hombres Mujeres Emigraciifll
Las Placetas 1,432 1,999 2,209 628 94,2 170
Los imoncs B 771 1,099 1,283 500 500 63
La Guamna 1,340 1,554 1,675 1,250 1,250 S
Los Limones A 599 666 718 960 1,440 0
Guanajumna 611 676 772 1,080 1,620 25
Pinalito 668 702 804 1,500 1,500 68
Los Pilones 624 924 1,06i 840 560 32
EtIPapayo 452 480 547 266 398 41
La Quebrada 514 642 709 480 720 6
Janey 716 885 978 400 600 16
Bejucal 582 688 758 286 430 78
Lora 290 336 361 438 437 is
Franco Bid6 538 600 641 172 172 14
Juncalito Arriba 1,492 1,990 1,780 800 1,200 310
Juncalito Abajo 1,254 1,631 1,457 720 480 117
Jagua Arriba 916 1,114 1,153 1,400 2,100 40
Jagua Abajo 1,042 1,259 1,301 750 750 160
Cagueyes 397 471 526 600 400 16
Palero 105 127 141 100 75 2
La Ccita 187 235 263 125 175 6
Damajagua Adentro 630 827 962 400 600 50
Subtotal 13,695 16,349
Regional total 15,160 18,905 20,099 30,044 1,234
Las cifras de poblaci6n para 1970 son preliminares, basadas en el Censo de 1970 y distribuidas
en forina provisional por el Director, Oficina Nacional de Estadistica. Otras fuentes de la
Repuiblica Dominicana son: Direccio'n General de Estadistica, Cuarto Censo Nacional de Poblacio'n: Resumen General (Santo Domingo: Oficina Nacional de Estadistica, 1966); ibid., Poblacio'n
de la Repihblica Dominicana: Censada en 1950 (Ciudad Trujillo, Santo Domingo,: Seccio'n de
Publicaciones, 1954); ibid., Poblacib'n de la Repuiblica Dominicana: segundo censo (Ciudad
Trujillo, Santo Domingo; Seccio'n de publicaciones 1946). Los estimados de emigraci6n fueron
hechos durante las entrevistas en el campo.




-61
7! ,A LTen lencias e Implicaciones para el Desarrioilf-o-Rural
Los effects cualitativos de la emigraci6n a Nueva York, los de "La Zafra';" y los, Oe otros factors eque Jntr0dujprpn cambios en el uso de la tierra. se muestran en flos daws preparados para jagua-Bao y que cubren los ahos 1948, 1958 y 1966 como puede cibservarse en el cuadro, 3. S.e distinmen cuatro categor(as del uso de la tierra: bosclties, pasts, cultivos de ciclo corto y Areas de CW6. El cuadro present un resume de los cdmput6s de 'areas, por categor(a, para-Ios afios indicados.
Exarninand6 estos, datos s e ,, d.; Tatio
-pue en, 'preciar claramente los cambios en los nes generals del uso de la' tierra ocumdosdOrante el per(odo sefialado y tambi6ntse 6,ercibet?, los,.cam, ios;,efectua osen e, :.espa q ,&epgrafico de la region, con respect. a fas supe'(ficies dedicadas espec(ficamente a bb'squ cultivos de ciclo corto, pastors y al'Cultivo del .'6f 6.
,C V i 1) 0
Resume de C6 npltitdis, de Afeas por Categories de Us6 4& la Tier,a
Jagkivt Bao
Citegorias 1948 1966
2
ARtA 'CM
Bas ues 227
',47
P4tos 98 119 163
CWtivos de ciclo corto 60 82 69
CA6 22 34
AgEA TOTAL 407,.-"-, 7 407
La figure 2 muestra los effects cuantitativos proyectados que seguir(an a cada una 4e las possible pol(ticas sobre el future uso de la tierra en relaci6n a la acumulaci6n de sedin entos que ocurrir(a entre los ahos 1975,,,y,.2025,,eq I s a
:,.p 9 9 e.c.909, p4raAa,:PTe$
jagna-Bao. Los primers seis tipos de polfticas mostrados en dicha figure indican las tasas




Figure 2.
Polhica de uso de la tierra.
- Increments de forest a pastoreo.
- Increments de forest a minifundio o conuco.
- Foresta- no protegi4a, subpidio. 2x.
Forest no proteglaa, enigma n. Forest no protegiciz. SX.
La ley ignorada, se reanucla la tumba.
Cotitinuan las tendencies corrientes. Forest no protegida, se cuadruplica la emigraci6n.
Foresta.grotegida, se clobla la emigract n.
Focesta..protegkla, se cuadruplka la emigration.
El uso de la tierra constant.
0
a le
rq. es efectiva, la forest es prote ida.
1975 Iss egs los '15 2025
A&-is




-63
mis r pidas de acumulaci6n de sedimentosp mayors que si la tendencia registrada en 1970 continuara en el future. Por otra parte, las otras cinco polfticas que completan el cuadro, sefialan indicess de acumulaci6n rn s bajos. Estos datos y otras evidencias tomadas del reciente studio ecol6gico "Population and Energy" indican unos 30 aflos de diferencia en alcanzar un total similar de sedimentaci6n entre los dos tipos de poll'ticas que tipifican extremos opuestos. Dicho de otro modo, un increments en la conversion de mosques a pastors, result. en una reducci6n de mis de una d6cada en el tempo requerido para obtener la carga promedio de sediments. A mantra de contrast, una pol(tica que racionafice el uso de la forest, aumenta aproximadamente en 20 ahos el tempo requerido para alcanzar una carga similar de sedimentaci6n. Esta ilustraci6n en jagua-Bao, pone en evidencia los estrechos lazos que existent entre la poblaci6n y los recursos naturals, y sefiala el impact, que cambios en los patrons de uso de [a tierra puede producer en una proyectada presa fluvial.
Si al enfrentar el problema del desarrollo rural, la Rep6blica Dominicana intent poner un marcado 6nfasis en planes regionals que utilicen los recursos hidriulicos del pal's y as( diversificar su base agr(cola, entonces un compromise national con el principio de desarrollo integral de -cuencas debe hacerse.
Es material impl(cita en tal posture, el tener en cuenta el uso rational y la conservaci6n de todos los recursos importance al beneficio de la poblaci6n actual y future. Desde esta perspective, la adjudicaci6n de los recursos requeridos para ejecutar el desarrollo rural de la region Sierra no es implemented justifiable; es de una necesidad inminente.
Hacia una Estrategia de Desarrollo Rural Integrado para el Caribe
ZQu6 tipo de estrategia para el desarrollo rural se require en el Caribe de hoy? En realidad, reconocemos que la tecnolog(a necesaria para lograr un dramitico increments de la producci6n rural bisica ya esti disponible para su uso. Necesitamos, de todas maneras, un process efectivo que adapted esta tecnologia a las conditions agro-socioecon6micas y que, finalmente, permit su adopci6n por el pequefio agriculture. Este process adaptation es esencial ya que los factors ambientales que determinant la factibilidad operative de la "tecnolog(a mejorada", son a su vez influenciados por la culture local y seg6n los recu rsos espec(ficos del ambience de trabajo. Para asegurar [a cooperaci6n local de los pequen-os agricultores, es necesario que las innovaciones tecnol6gicas sean previamente probadas y refinadas, para que encajen no solamente con las conditions agroecol6gicas de una region rural determined, sino tambi6n con los sistemas econ6micos de producci6n, consurno, distribuci6n, y tambi6n con las distintas attitudes culturales que regular las pr cticas agr(colas tradicionales.
Los intents realizados en el pasado para mejorar y modernizar los pequefios sistemas rurales en Am6rica Latina han sido poco exitosos. Muchas de las fallas han resultado al




-64
adaptar la tecnolog(a a las conditions ecol6gicas favorable de las estaciones experimentales, sin tener en cuenta las limitaciones resales de las parcels de los pequefios agricultores. Adernis de esto, el concept de "finca de campesino", entendido como un medio de subsistencia que al mismo tempo efect6a con eficacia functions comerciales, ha estado notablemente ausente. El 6nfasis ha sido pesto solamente en obtener lo rn ximo del valor de la producci6n agr(cola (cultivos para. la venta) como si fuera un agrinegocio. Ha faltado la atenci6n a un asunto igualmente important como lo es la disminuci6n de los costs de consumo a trav6s de la identificaci6n de combinations productive entre las actividades propiamente agr(colas y aquellas propiamente dom6sticas. Este es el caso del pequefio agricultor quien produce cultivos de subsistencia combinados con cultivos para la venta, teniendo que suplementar el resto de su producci6n a trav6s de la compra.
El ambience social global en que se desarrollan los pequenos sistemas agr(colas ha sido mal interpreted por los planificadores del desarrollo en el Caribe. La poca atenci6n puesta a la culturea" como un factor important de dichos sistemas ha provocado un effect negative. Las mismas attitudess y costumbres folkl6ricas" han sido vistas como tradiciones arcaicas o mas bien como obsticulos que impiden el paso a una creciente y mds efficient producci6n. Lamentablemente ellas no han sido enfocaclas como adaptaciones temporales que han sido constru(das desde una posici6n de forzada debilidad econ6mica o por fuerzas que sobrepasan el control del agriculture as( como tambi6n el de las institutions; y el de Jos arreglos del ambience socioecon6mico global.
Las lecciones de estos fracases pasados han reforzado nuestra convic66n de que no solamente las transferencias tecnol6gicas especfficas a los pequefios sistemas agr(colas, en el Caribe deben ser de acuerdo a cada localidad y culturalmente determinadas, sino que dichas transferencias deben ser consideraclas dentro del mis amplio marco de reference del desarrollo rural, el cual a su vez debe ser completed de una mantra global e integrada.
El increments de la productividad rural debe tener un doble objetivo. Primero, perseguir un mejoramiento del nivel de vida rural a trav6s de una necesitada mejorja de la infrastructure social de los pequefios y medians; agricultores de la region; y segundo, server para contrarrestar el flujo de emigrants hacia [as ciudades. La obtenci6n cle estos objetivos requeriri la creaci6n de una estrategia desarrollista que enfatice cambios, tanto en forma como en fondo, en el adiestramiento y la investigation agro-socioecon6mica, as( como que tambi6n balance un mayor servicio a la comunidad agr(cola aislada. Estos cambios pueden ser efectuados en un marco de reference institutional a trav6s del cual las entidades educativas y las agencies gubernamentales puedan cooperar Ilevando a cabo proyectos de desarrollo agr(cola. Esto supone revisions de attitudes y contenido en el desarrollo de programas educations y tambi6n en las pol(ticas de las agencies gu bernamen tales.
Si las institutions de educaci6n superior en el Caribe estdn tratando de jugar un papel rn s active y justo en la provision de servicios a la sociedad rural, el 6nfasis debe pasar desde lo puramente te6rico a lo prictico, en cuanto a la transmission de habilidades y conocimientos se refiere. Con muy poca experience en [a aplicaci6n de una capacidad resolvedo-




-65
ra de problems, y con la ausencia de un model que detalle c6mo ese cambio debe hacerse, las universidades y escuelas vocacionales caribefias tienen que forzarse a implementar un adiestramiento "sobre la marcha, a aplicar investigations y a alcanzar actividades que permitan el servicio director a las comunidades rurales, elements 6stos que las revisions del curriculum y otros programs debieran incluir.
Ampliando esa idea, la experience sobre el trabajo realizado por el personal docente as( como por los estudiantes puede enriquecer el process education a trav6s de la estimulaci6n de un mis amplio intends y preocupaci6n por la resoluci6n de los, problems rurales. Cooperando con la educaci6n, el sector p6blico tiene tambi6n mucho que ganar: 61 puede reforzar su equipo de desarrollo compuesto de specialists professionals y de t6cnicos; puede server una poblaci6n rural que se encuentre mis alejada y distribufda y, finalmente, puede ampliar su base de investigation aplicada.
iQui6n debe entonces responder al l1amado de prestar asistencia para el desarrollo y en qu6 mantra? Recomendamos que se cree una estrategia de desarrollo rural integrado de La Sierra: una estrategia que respond a las necesidades agro-socioecon6micas de la poblaci6n de la region; que est6 basada en los esfuerzos cooperatives de Jos sistemas educativo y gubernamental con las comunidades agr(colas; que continue la implementaci6n del desarrollo a trav6s de 6rganos convencionales como el sistema de escuelas plblicas y los servicios de extension agrfcola; y que brusque iniciativas de universidades y de escuelas vocacionales que promuevan el adiestramiento local, la investigation aplicada y un equipo de servicio rural compuesto por professionals, t6cnicos y campesinos por igual.
La Estrategia Propuesta para la Regi6n Sierra
El program propuesto para La Sierra include el esfuerzo combinado de universidades, escuelas t6cnicas y gobierno, combinado con la Asociaci6n de Universidades e Institutos de Investigaci6n del Caribe (UNICA), dirigido a la ejecuci6n de cambios agro-socioecon6micos en actividades rurales de la region Sierra de la Rep6blica Dominicana. El foco de las actividades programadas se basara en apoyar (o crear en caso de que no existan) los esfuerzos necesarios en el adiestramiento, la investigation aplicada y el balance de las comunidades aisladas a trav6s del servicio rural.
Primeramente permitannos sugerir c6mo cada actividad puede ser definida y luego describiremos el balance de las operations; del proyecto. A continuaci6n presentamos una structural de organization preliminary. Todo esto se complete con una definici6n de las actividades propuestas y de las forms de interacci6n necesarias para coordinator dichas actividades en La Sierra con los programs actuales del sector p6blico local y con aqu6ilos de las organizations internacionales de desarrollo, a trav6s de los distintos niveles de operaci6n regional, national y local.
Adiestramiento:
Existed la urgent necesidad de transmitir habilidades pricticas al igual que cono-




-66
cimientos te6ricos y tambi6n de infundir la motivaci6n en los futures t6cnicos y agricultores para que trabajen en ireas rurales y visualicen la agriculture como una forma de vida productiva y dignificante. Para lograr estos objetivos, el Instituto Superior de Agricultura (ISA) y la Universidad Cat6lica Madre y Maestra (UCMM) pudieran colocar sus recursos educations en el adiestramiento de los niveles professional, tdcnico y campesino.
Este adiestramiento a nivel professional debe proveer a los individuals de un entrenamiento que permit una competencia t6cnica en la capacidad de resolver problems, asl como una amplia comprensl6n conceptual de los problems agro-socioecon6micos. Para alcanzar estos objetivos, se necesitan revisions de curriculum y programs educations y un mayor aprovechamiento de experiences locales, para cambiar el 6nfasis del actUal entrenamiento te6rico a Uno m9s prictico basado en las comunidades agrt'colas. Seminaries de trabajo de campo, curses de veranos y el cumplimiento de una pasantf son los m6todos sugeridos para alcanzar dicho entrenamiento pr6ctico.
El nivel t6cnico debiera concentrarse en el entrenamiento y motivaci6n de los individuals para engender ias necesidades, percepciones, costumbres y limitaciones financiers, ecol6gicas y agr(colas del pequefio agriculture. Como un t6cnico tiene que Ilenar el vacfo existence entre el campesino y el planificador y al mismo tempo debe estar directamente envuelto en la puesta en prictica de una estrategia de desarrollo rural, su entrenamiento deberfa permitir la introducci6n de nuevos concepts y pricticas. Tambi6n 61 deberg ser capaz de detector un rechazo o la adaptaci6n que el process de difusi6n de un program experiment a nivel comunitario.
Para obtener dicho entrenamiento t6cnico debe existir un reforzarniento del curr(culum de las escuelas vocacionales, con la introducci6n de nuevos curses concernientes a agri-negocios y a los aspects ecol6gicos y sociol6gicos de las comunidades rurales y de las pricticas de los pequehos agricultores. Otra mantra es a trav6s de la introducci6n de cursos bisicos y communes a nivel secundario que traten con las conditions del desarrollo rural. Aquf tambi6n este curriculum debe compartir la instrucci6n en el sal6n de classes conjuntamente con el entrenamiento sobre la march en las comunidades, rurales.
Para lograr un desarrollo rational en La Sierra, se require un esfuerzo para mejorar el adiestramiento t6cnico y eliminar los obsticulos psicol6gicos credos con reference al trabajo en actividades rurales en la poblaci6n de La Sierra. Sobre esto, un plan de acci6n de doble enfoque es propuesto. Primero, existed una necesidad de alcanzar tempranamente I agricultores potenciales, especialmente en los afios de4la escuela primaria, para as( introducir
una actitud positive, hacia los prop6sitos del trabajo rural. Estas attitudes pueden ser obtenidas por la intrbducci6n de lecciones mSs Ilarnativas y otros materials educations, ya sean implemented escritos o de forma audiovisual, y tambi6n proveyendo de direcci6n y asesoramiento, a clubs juveniles locales. En segundo lugar, para producer y softener otros niveles de prActicas agr(colas y asuntos de negocios, existed una continua necesidad de que las universidades y escuelas t6cnicas cooperen con agencies gubernamentales Ilevando a cabo curses para la educaci6n de adults. Asf, organizations agr(colas espontineas pueden proveer un efectivo papel intermediario sirviendo a grades sectors de la poblaci6n. El Ilevar a cabo las revisions de programs en las escuelas primaria o secundaria deberi'a entrever un equipo




-67
coordinado entre personal docent y estudiantes de los departments que se dedican al entrenamiento professional y tambi6n de aqu6llos que tratan con agriculture y ciencias socials.
Investigaci6n Aplicada:
La necesidad de aumentar la producci6n en zonas rurales y de mejorar la productividad de los pequehos sistemas, agrfcolas necesita un cambio de las investigations tas por otras que respondan mis a la realidad cultural y ambiental del desarrollo rural. La inquietud cle professionals en ciencias agr(colas que s6lo presentan sus conocimientos frente a las limitaciones ecol6gicas o frente al process de adaptaci6n al agro, no debe oscurecer la igualmente important inquietud de los cient(ficos socials dirigida a los obsticulos psicol6gicos, y a los factors econ6micos o a las respuestas de los campesinos frente al "desarrollo" que les, presentan.
Debe realizarse un esfuerzo unido para reorientar la direcci6n actual del pensamiento planificador. Este pensamiento afiade al concept negative de que el pequefio agricultor tiene una mentalidad que le impede desarrollarse, la idea de que dichos agricultores estAn s6lo interesados con la agriculture de subsistencia diaria y limitados por forms de conduct tradicionales (aqu6llas que forman factors que supuestamente destruyen el desarrollo), como la religion, los tables y las tradiciones. Este punto de vista desarrollista, que sale de un sistema de valores propio de una clase media urbana y occi dental izada, ha impedido intents de modernizaci6n realizados en el pasado con pequefios sistemas agrl'colas ya que consider las tradicionales pricticas agr(colas y forma de vida rural, como una conclucta irrational que oblige cambios forzados y, si no, dramiticos.
Debe ser pesto bien claro que los pequefios agricultores dominicanos usualmente mantienen sistemas econ6micos tradicionales por ( las que para ellos son ) razones, bastante rationales. El esp(ritu conservator puede ser que entre en esto, pero hay que destacar que el pequefio agriculture serrano tiene una extraordinary inquietud por su eficiencia laboral y por sus riesgos de subsistir. Aunque los intents convencionales para promoter el desarrollo agr(cola tratan cle maximizer la producci6n, cuando ellos se refieren a la modernizaci6n, se basan mucho en el uso de los derivados del petr6leo, cle los fertilizantes y de los, monocultivos, los cuales son factors que aumentan los riesgos. La mayorfa de los pequefios agricultores implemented no pueden sobrevivir esta forma conventional de "desarrollo". Testigos de esta realidad son las decenas de miles de dominicanos que hoy estgn en las zonas marginadas de las ciudade,
La investigation sobre la adaptaci6n de moderns tecnolog(as para el desarrollo, rural en La Sierra, debe ser muy sensible a los factors espcc(ficos de localizaci6n. Esta investigaci6n aplicada debe orientarse a obtener una mayor eficiencia econ6mica en las actividades rurales agr(coias, mientras enfatiza el valor de los sistemas tradicionales de uso de la tierra. Deberfa perseguir la producci6n y apoyar el consurno de alternatives locales frente a alimentos, importados. Por 61timo, deberfa buscar tecnolog(as apropiadas que ahorren energ(as y que sean biol6gicamente diversas y ecol6gicamente stables.




-68
La obtenci6n de estos objetivos requerira una reorientaci6n en el foco de lo que se persigue y una ampliaci6n de la vision de las investigations del presented. Por medio del trabajo individual, las agencies gubernamentales relacionadas al agro no pueden cumplir con todas estas prioridades de la investigation; su personal limitado y sus recursos institucionales estin ya comprometidos con el trabajo diario. Las universidades y escuelas vocacionales, sin embargo, pueden en gran mantra ayudaral sector p6blico a cumplir con estos objetivos a trav6s de la colaboraci6n en el desarrollo conjunto, y con la ejecuci6n de investigations aplicadas que sean culturalmente determinadas y espec(ficamente localizadas.
Serticio Rural:
Si las universidades y escuelas vocacionales van a Ilevar a cabo programs de desarrollo rural, entonces debe existir un mechanism interinstitucional disponible que permit la interacci6n y el aprendizaje sobre la march a nivel de comunidad rural entre el equipo education, los estudiantes y el campesinado. La creaci6n de una unidad de servicio rural est6 Ilamada para cumplir con esta necesidad y para coordinator programs especl'ficos de actividades orientadas al trabajo de campo, ya sea para el adiestramiento y/o para la investigation aplicada que resulted de un equipo proveniente de agencies del sector p6blico y organizaciones internacionales de desarrollo.
Los objetivos generals del servicio rural serfan: sensibilizar el personal education y los estudiantes unive sitarios acerca de las resales necesidades del agriculture; proveer a los estudiantes con una experiencia prictica sobre el trabajo diario; y preparer la comunidad universitaria para que ayude a las organizations agr(colas relacionadas con el desarrollo rural. Las ventajas que el servicio rural ofrece a la comunidad educative son muchas: por un lado, tendria una oportunidad para preparer y ofrecer curses mucho mis relevantes para las experiences de desarrollo local y regional, ya que los materials de clase surgeon de los estudios de campo propuestos; al mismo tempo, dicho personal puede mantenerse al tanto de los progress locales y de las necesidades de la comunidad agr(cola. Un servicio rural entendido de esta mantra traerfa entonces como consecuencia una capacidad active de revision y actualizaci6n del curr(culurn lo que contribute a la vitalidad del cisterna education. El servicio rural le ofrecerfa a las agencies del sector p6blico una via de hacer factible la puesta en prActica de descubrimientos; cient(ficos agron6micos, a trav6s de investigations aplicadas a aquellas comunidades agricolas que son atendidas por el program.
Structural Organiwtiva:
El program que se propane ha sido disefiado para asociar los recursos educations a los propo'sitos del desarrollo rural. De esta mantra, repetimos, se pretend agrupar dichos recursos con aque'llos de las organizations officials e internacionales en los distintos niveles regionals, nacionales y locales, de mantra que los esfuerzos integrados puedan dirigirse al adiestramiento, a la investigation aplicada y al servicio rural comunitario. Las relaciones institucionales especfficas y las forms de interacci6n (como ejemplo, contacts personals, reports escritos, seminaries y otros curses courts), que dan origin a las actividades programiticas propuestas, son expuestas en la figure 3.




Fgura 3
PROGR AM A DE DE SARROLLO RURAL INTEGRADO PARA LA REGION DEL CARIBE:
1.
Un Esfuer7o Coordin-ado por UNICA entrc Universidad v Sector Nblico para Implernentar Cambios Socioccon6micos
en los Pequehos v Nledianus Sistemas Agricolas
ITRI, CIAT. FORMS DE INTERACTION
RWTON De..".11. 11TA. IFPltl.
CARIBEKA les P.11fic. C., I be7m, AVRW. etc.
Reg, -CCPDC., I bA. CAKICDW, etc.
CIt6 C.-.1t.." A 9.
1 1,
.... .. rro.
RACTOICAL Nac I de d d. d
NlVtL Cursillm Mo- de P,' I-' m ..........
Agriv "d Pi- j6n
ur.1 !C.P.
Rur.1 -CKPD d:lturs ti
ACtividadee
XZVTL Pr,-,,:. Orgni ... 1-.. C-nid.d
IDCAL vm.cl les 5 A.I, 1% de Agrf olas y R- I
j*-tlgmcl6n s 1,'i
Adiestramlento S-i l. Investipet6n
Rur.1 Aplicad&
y
j16




-70
El program function a escala national a travds cle un propuesto Comit6 Consultivo National para Polfticas de Desarrollo Rural (CNPD), compuesto por administrators al servicio del sector p6blico y cle las universiclades, planificadores y agronomos, miembros del personal clocente, agro-t6cnicos y representatives cle las organizations rurales locales y del sector agr(cola empresarial. Los prop6sitos del CNPD son: definir las prioriclacles cle la investigaci6n a nivel national, establecer los linearnientos del entrenamiento a seguir y centralizar los esfuerzos cle los programs cle servicio a las comunidades a escala national y local.
El CNPD realizarA estas functions a trav6s de una serie cle talleres cle trabajo a nivel national. Cada uno cle estos talleres de trabajo se basar en un factor predominate que impida el clesarrollo rural. Los reports presentaclos en estos events serAn destinaclos a examinar detalladamente las causes y effects del impact que cada factor produce en los actuales esfuerzos para el desarrollo, descubrir n las acciones curatives actuales y propondrAn para la deliberaci6n cle cada taller cle trabajo algunas futures acciones como alternatives programadas.
El cuadro muestra que los elements que entrant A CNPD y a sus talleres cle trabajo son representatives cle la Secretar(a cle Estado cle Agricultura (SEA), otras institutions que est4n relacionadas con el agro, ONAPLAN, UCMM, ISA y tambi6n de las organizations rurales y del sector empresarial. Los resultaclos de estos events deberAn ser diseminados cle muchas maneras: a trav6s de seminaries y curses courts dirigiclos a grades groups cle administradores y t6cnicos de categoria media que trabajen para la burocracia official; y en la forma de recomenclaciones para establecer polhicas en futures programs cle acci6n en un campo especffico (por ejemplo: el sistema econ6mico del peclueno agriculture Estas 61timas ideas pueden proveer a, digamos, SEA, UCMM, ISA, el linearniento bisico para iniciar los programs de actividades espec(ficas dirigiclas a la region Sierra.
La actividad de adiestramicnto en los niveles professional, t6cnico y de agriculture, est.i esquematizada en el cuadro, ya mencionado. Puede notarse que el entrenamiento profesional es esencialmente una funci6n cle la UCMM, que el entrenamiento t6cnico envuelve una participaci6n conjunta entre la UCMM y el ISA, mientras que el entrenamiento del agriculture le corresponded a escuellas primaries y secundarias en La.Sierra conjuntamente con elements didicticos del ISA, UCMM y contributions de parte del Centro de Desarrollo Agropecuario (CENDA) y la Secretarfa de Estado de Agricultura.
CENDA tiene como objetivo adapter la tecnologia modern a concliciones agron6micas en el Valle del Cibao; por otro lado, la agenc ia de extension official es tA clestinacla para dar a las comuniclacles agricolas los frutos de las investigations tdcnicas aclaptables. El cuadro muestra c6mo este tipo cle program para La Sierra, propane, complement y construe con las investigations agr6nomicas cle ese tipo.
Como puede observers, la mayoria de los advances tecnol6gicos, como el descubrimiento de variclacles de semillas hibridas o mejoras en el uso cle los abonos son clesarrollados por centers internacionales de investigation agr(cola y luego son filtraclos por estaciones locales cle experimentaci6n para ajustarlos a las concliciones espec(ficas cle [as areas agri I colas




-71
locales. Los resultados cle estas invest igaci ones, en la forma de reports de estaciones cle campo y de apuntes t6cnicos, son afiadidos a esta actividad programftica. Otros ingredients significativos son lineamientos sobre las prioridades de la investigation a nivel national que surgeon de los talleres cle trabajo del CNPD, y de las actuales investigations, llevadas a cabo, por el personal docent cle UCMM e ISA. Al igual que en el caso, del adiestramiento, la investigaci6n aplicada seg6n el sistema propuesto deberg Ilevarse a cabo en las comunidades rurales cle La Sierra. El objetivo seri el de integral cient(ficos y tdcnicos con los habitantes rurales en la ejecuci6n de experiments en el campo cle trabajo y tambi6n en el disefio cle nuevas aclaptaciones tecnol6gicas seg6n las necesidades locales lo requieran.
Seri'a un error concebir la investigation aplicada como una enticlad separada del entrenamiento; en effect, ambos estin disefiados para opera en una mantra integrada: entrenar individuals para que busquen soluciones resales a los actuales problems rurales. Esto explica por qu6 los principles flujos que emanan del adiestramiento y de la investigation aplicada corren directamente hacia el servicio rural, el cual es considered como el prop6sito principal y la 61tima expresi6n de este program. Entonces, se puede clecir que el servicio rural coordinarfa las activiclacles cle investigation aplicada que Ilevan a cabo UCMM e ISA en las comuniclacles rurales de La Sierra, con aquellas investigations cle CENDA en las estaciones de experimentaci6n y otras provenientes de SEA. Otra responsabilidad coordinadora que el servicio rural podr(a asumir es la de unir los curses "pricticos" con el entrenamiento de verano y con el servicio de pasantfa en la investigation aplicada.
Los resultados de estas tres actividades programdticas principles deben encontrar su camino de regreso hacia los ejecutivos cle los correspond ientes ministers y agencies cle planificaci6n donde esa informaci6n puede ser usada en futures asuntos de orientaci6n pol(tica y de ejecuci6n de proyectos. Seminaries, curses breves y documentaci6n escrita sobre experiences de campo, y reports personals de profe.sionales, t6cnicos y agricultores por igual, son maneras sugeridas para la reevaluaci6n cle los proyectos y est n apropiadamente expuestas en el cuadro anexo.
Existed una tercera dimension del program propuesto, una dimension regional caribefia, que se ha indicado en la parte superior del cuadro. La expresi6n del nivel regional del program permit la diseminaci6n peri6dica cle experiences obteniclas en el proyecto Sierra a trav6s de talleres cle trabajo.
Este proyecto domi-nicano y proyectos similares en otros passes caribefios permitirdn a los participants del taller de trabajo el compartir ideas sobre problems de desarrollo communes a la region y al mismo tempo aprender cle las experiences de cada cual. Los resultaclos cle la deliberations y recomenclaciones proveerfan una perspective caribefia de valor para el clesarrollo rural a niveles regionals y locales.
Conclusions
Son evidentes los effects acumulativos cle un uso rational de la tierra, as( como de los otros recursos de la region Sierra. Estos effects trascienden los li'mites geogrAficos de




-72
la region, y justifican la puesta en prdctica de programs y pol hicas de desarrollo que ref lejen el carter dinimico del uso rational de los recursos existences y de la relaci6n entre el hombre y su medio.
Es tambi6n evidence que este taller de trabajo no pudo haber sido mAs oportuno. Nos queda todav(a tempo para formula y ejecutar el tipo de program que ha de garantizar el uso cle los recursos existences para las generaciones presents y futures. Sin embargo, si desistimos de dar este important paso ahora, estaremos dejando la planificaci6n regional en un nivel ambiguo, que en estos tempos no se justifica.
El esquema conceptual y structural organization que hemos expuesto a su considerac!6n sugiere un sistema para ampliar el aprenclizaje prAico y para aplicar dicho, aprendizaje de mantra que rinda un mejor entenclimiento y esfuerzo cle resolver los problems rurales de la region. Esta structural se edifice sobre los recursos institucionales locales cle una forma exceptional; ella permit una participaci6n razonable de toclas las parties concernientes al clesarrollo rural y facility la expresi6n cle sus necesidades, desde aqu6llas pertencien Les a la poblaci6n rural asistida, hasta aqu6ilas que surgeon de los groups de planificadores y t6cnicos. Por 61timo, esta structural tambi6n impulse y busca las distintas maneras cle aprovechar los beneficios de cada una de las experiences locales que se realicen en la region.
Si este plan cle acci6n propuesto fuese ejecutado conducir(a y/o engendrarfa relaciones cle trabajo interclisciplinarias dentro del ambience academic, entre institutions officials y educacionales y entre los mismos, agricultores, t6cnicos y administrators p6blicos. Tambien estimularfa la coordinaci6n en la ejecuci6n del adiestramiento, la investigation aplicada y el servicio rural a pecluefias comunidades rurales. Mis important todavfa, el program ayudarfa a establecer el marco cle reference que es tan urgentemente necesario, para la aplicaci6n y continuo, disefio cle technologies intermedias que resuelvan problems locales de desarrollo rural basaclas en experiences caribeflas.
La Asociacion de Universidades, e Institutos. de Investigaci6n del Caribe, LINICA, tiene un compromise con lo antes expuesto. UNICA brincla un apoyo decidido a sus instituciones miembros, entre las cuales esti la UCMM, para desarrollar programs que se relacionen estrechamente con el Caribe, los cuales pueden afladir una capacidad professional a la region, la que a su vez puede utilizarse para hallar soluciones regionales a problems locales cle desarrollo.
Nos sentimos agradeciclos, cle que se nos haya brindado esta oportuniclad cle trabajar con ustedes y esperamos ansiosos que se produzca la posibilidad de continual nuestra colaboraci6n en el future.
NOTAS:
1. Estos datos fueron reunidos del studio "Population and Energy A System
Analysis of Resource Utilization in the Dominican Republic" por G. A. Antonini,




-73
K. C. Ewel y H. M. Tupper. (Gainesville, University Presses of Florida, 1975).
2. Un resume de las discussions efectuadas sobre produccibn de afimcntos en
el Caribe, asi como tambi6n recommendations para la ejecucion de actividades specifics de desarrollo pueden consultarse en la obra "Programa de Desaff ollo Rural Integrado: Un Esfuerzo Coordinado por UNICA entre Universidades y Sector Pfiblico para implementar Cambios Socio-Econbmicos en los Pequefios y Medianos Sectores Agricolas", Gustavo A. Antonini, Editor, (Santo Domingo Asociacibn de Universidades e Institutos de Investigaci6n del Caribe UNICA,
noviembre, 1976).




CRITICAL DEL MODEL DE DESARROLLO RURAL EN LOS PASSES SUBDESARROLLADOS
Flavio Machicado
Organizaci6n para la Agricultura y la Alimentaci6n (FAO) Repfiblica Dominicana
Al aceptar la gentile invitaci6n del Centro de Investigaciones Econ6micas y Alimenticias del Instituto Superior de Agricultura, convinimos en que mi presentaci6n consistir(a en una conversaci6n e intercambio de ideas acerca de [a vigencia y consistencia del modelo de Diesarroilo Rural pesto en pr cfica en ios 61timos 20 6 30 afios en los pal'ses de Am6rica Latina. Para iniciar este dWogo, creo que nosotros debemos pensar en otras alternatives o esquemas que efectivamente provoquen ese pretendido clesarrollo rural.
El model que se ha pretendido clesarrollar en la Am6rica Latina est fuertemente influenciado por los esquemas prevalecientes en los passes desarrollados. Esto en cierto modo es asi, dbbido al effect de demostraci6n que provocan otras sociedades mis evolucionadas que las nuestras. Asf como tambi6n, a la deformaci6n professional de nuestros t6cnicos que se han educado en estos passes, pesto que tienden a transmitir mecanicamente lo que aprendieron; o implemented repiten los esquemas y conocimientos que adquirieron, sin reparar en el context real de nuestras sociedades.
En la Am6rica Latina se ha querido introducir junto con el model del "granjero familiar" norteam6rcano una tecnologia especializada y consumidora de insumos que no producimos, en circunstancias que en nuestros passes a6n prevalence t6cnicas y structures de explotaci6n agr(cola de tipo semifeudal.
Hoy d(a en los Estaclos Unidos ya se est pensando en la agriculture de los pr6ximos ahos en t6rminos del aso de la electronic. Precisamente en el Listin Diario publicado en el d(a cle ayer, se menciona una reunion de 1,800 ingenieros agr6nomos, que discut(a el tipo de tecnolog(a que el granjero norteamericanopodrA utilizar dentro de los pr6ximos 100 afios. En este conclave se planted un model en el cual la agriculture del future seri en tal grado automatizada que el agricuitor podri controlar y desarrollar su producci6n con la ayucla de una computaclora. ZSer este el nuevo modelito que sonaran implantar nuestros t6cnicos en la Am6rica Latina?
En Am6rica Latina se ha credo, y se sigue creyendo, en provocar el desarrollo agr(cola, mediate el establecimiento de unidades cle producci6n inspirladas en la granja familiar norteamericana. Sin estar expl(cito de esa mantra, ese es el enfoque dominate en los centers acad6micos, en los niveles politicos, y en general, en las capas sociales que tienen poder de decision en nuestras sociedades.
En toda decision y rn s aCin en polftica econ6mica siempre est4, impll'cito Uri modelo dentro -ual s-, lj-- !',-g!as del juego que normal', Uil determim:dri P, Gce ,J




-75
de clesarrollo.
Por esta raz6n quise iniciar esta charla relat ndoles la anterior noticia period(stira ya que me temo que, a muy corto plazo, muchos ya estardn pensando en seguir el future model cle explotaci6n norteamericano. El apego hacia el model cle explotaci6n, llam6mosle "tipo granja familiar", se encuentra impl(cito en muchas de las leyes agrarian que se han dictado en Am6rica Latina. Las Reformas Agrarias han perseguido estructurar una propieclad intermedia, que super al latifundio y el minifundio, por ser 6stas, a juicio cle los inspiradores, mAs dinimicas e incorporadoras de tecnolog(as. As( por ejemplo, en el caso cle la Reforma Agraria Chilena, la filosoffa en la que se funclamenta la formaci6n de las nuevas unidades agr(colas, esti en el establecimiento de propiedades, cuya superficie no supermen las 80 hectdreas de riego bisico. Esta unidad fue calculada en base a los suelos del Valle Central que es la zona agr(cola mis rica del pafs. Es decir, prim6 la idea cle constituir una unidad de explotaci6n intermedia, que al tener toclas las conditions ecol6gicas a su favor pueda jugar en la econom(a del mercado.
Concomitantemente con lo anterior, se perfeccion6 el mechanism cle contrataci6n salarial y se estimul6, por via de una pol(tica, arancelaria generous, la incorporaci6n cle equips agr(colas. El objetivo fundamental era el r6pido aumento de la producci6n y ]a productividad de la tierra. Un poco mAs tarde, se inici6 un process cle sindicalizaci6n agrarian, pero mis bien como element dinamizador y movilizaclor del production agr(cola.
En el caso de Bolivia, a6n cuando el fen6meno fue cle "facto", mAs bien con caracterfsticas de una revoluci6n agrarian, su legislaci6n no oculta la intenci6n de promoter la organization de la propiedad individual intermedia. En ambos casos se trat6 de estimular la propiedad collective, en particular en Bolivia, bas6ndose en la traditional explotaci6n comunitaria del campesino. Sin embargo, este model, lejos de perfeccionarse, no fue estimulado ni apoyado durante el transcurso del process.
La intenci6n cle establecer un model cle desarrollo fundamentado en la propiedad agr(cola intermedia, en la incorporaci6n de maquinaria y equipo agr(cola sofisticado, fertilizaci6n intensive y especializaci6n agricola, y con un empleo b9sicamente asalariado, contrast con la realiclad actual y con el process que se esti desarrollando en los, pai I ses subdesarrollados.
En nuestros pai'ses influyen al menos tres factors que estin intr(nsecamente inter-relacionaclos, y que en su conjunto represents la trama actual del problema. Por una parte, la pequefia propiedad, lejos de disminuir, tiencle a aumentar; por otra, el traslado de poblaci6n del campo hacia la ciudad, sea por expulsion o atracci6n,,no esti siendo adecuadamente empleada, por lo que los cordoned de miseria tienden a ensancharse. En esto tiene que ver mucho:-el process de industrial izaci6n frustrado en nuestros passes, sea por su excesivo carActer acumulador (concentra la riqueza y en consecuencia el mercado sigue siendo reducido o se 'reduce mis) o por su caricter depencliente (se desarrolla hasta donde le es; possible y permitido avanzar).




-76
Sin embargo, a6n en el caso de que fuera posibie avanzar mucho mis en el process de industrial izaci6n, en particular ahora que existent mechanisms de integraci6n, o torque las metropolis desean desarrollar process industrials con mano de obra bharata o que est6n mis cerca de la material prima, las exigencies tecnol6gicas, dada la competencia y el advance del conocimiento cient(fico actual, hacen que los process de industrial izaci6n deban ser cada vez mis intensivos de capital y por lo tanto excluyentes de mano de obra, la cual, al mismo tempo, tambi6n debe ser cada vez mis especializada. Por lo tanto ese "ej6rcito de empleo" que genera el campo, ahora tiene menos posibiliclades de ser ocupado en el area urbana.
Finalmente esti el crecimiento poblacional, que al estar vinculado con la pobreza y la inseguridad, tiende a ser explosive y por lo tanto repercute sobre los anteriores factors ahondando a6n mAs el problema.
De acuerdo a los studios sobre tenencia de la tierra realizados por el CIDA* en 1960, en pai'ses latinoamericanos importance como Argentina, Brazil, Chile, Colombia, Ecuador y Per6, se observe la presencia de una structural de propiedad francamente polarizada. En estos passes existfan en aquella 6poca, 1.2 millions de propieclades con una superficle menor de 2 hectireas.
Si tomamos casos extremes como Brazil y Ecuador, se advertira que en ese entonces la propiedad median dentro del total s6lo represents 19.3 y 1.7% respectivamente.
En cambio, la gran propiedad en el caso Brasilefio represents. un 4.7% del total de fincas con una superfitid que Ilega al-59.5% de la tierra. En el caso Ecuatoriano la situaci6n era mis grave a6n, s6lo un 0.4% del totaFeran grades, fincas, y abarcaban un 45.1% del total de la tierra.
Si tomamos el caso de la Rep6blica Dominicana la situaci6n no es distinct, el 56% de Id propiedad es pequefia y posee tan s6lo un 8.2%- de la superficie total.
Desafortunadamente, a6n no se cuenta con un studio a6tualizado y bajo la misma metodologfa que el citado. La raz6n es simple, pese a la importance que tiene este problema, el CIDA ya no existed y no veo que exist. actualmente ninguna condition socio-poll'tica para hacerlo. Sin embargo si consideramos el informed preparado por el Secretario Ejecutivo de la Reuni6n Latinoamericana CEPAL/FAO sobre alimentaci6n, celebrada en junio de 1976, podriamos inferior que la pequefia oropiedad esti aumentando. Seg6n dicho informed, en la actualidad (o sea 16 afios despu6s del studio del CIDA) existent 6 millions de propiedades con una superficie de menos de 2 hectir'eas.
Pero veamos ahora el caso de passes ma's densamente poblados y con una reducida o casi nula posibilidad de expander su frontera agr(cola. Por ejemplo en el Asia, en passes como la India, un 67% de las propiedades agr(colas tienen menos de 2 hectireas y solo un 4.5% pasan de las 10. El tamafio promedio de las propiedades en Pakistin Oriental
* Comitk Interamericano de Desarrollo Agricola.




_77
es de una hect9rea y en Pakistdn Occidental sube entre 3 y 5 hect reas. En Burma un 68% de las fincas tienen menos de 3 hect reas y en Indonesia un 70% tienen menos de media hectArea.
De acuerdo con el Banco Mundial, en la actualidad, on los passes subdesarrollados existent 80 millions de propieclacles menores de 2 hectireas.
Por toclas estas razones, asf como por los datos expuestos, consider que el interns reciente por la pequefia propieclad no es un hecho fortuito o un acto cle pura casualiclad. Lo que se estd buscando, a mi engender, es un model de explotaci6n agr(cola que sea compatible con un process industrial on el que la tecnologfa modern es cada d(a mis intensive en capital y require habiliclacles que son mucho mis exigentes en cuanto, a la calificaci6n del operario.
Ya no es possible concebir el process de clesarrollo on el que el pequefio production forma parte del ej6rcito de reserve de mano de obra, en espera de ser absorbido a media que se ensanche o expand el process industrial. Este "ej6rcito do reserve", hoy represents por el contrario una amenaza al sistema prevaleciente, ya que tiene repercussions socials tan graves como el ser el punto de partida de la formaci6n de la poblaci6n marginal. Es por ello que se tiencle a retener el aumento poblacional que se est clando tanto en el rea rural, como en ias propias poblaciones marginales y pores ya existences en nuestras socieclacles.
La incorporaci6n cle tecriologias que utilicen intensivamente insumos qufmicos, semillas mejoraclas y process culturales rationales, a6n en nuestros passes sigue siendo muy distance, La propiedad agricola que es pequefia no la puede similar, pesto que para ello requerirfa contar con recursos financiers que no estin a su balance. Los proveeclores tradicionaies no son precisamente los que venclen los fertilizantes, instruments agrfcolas, ni las semillas mejoradas.
Al mismo tempo, tampoco a nivel familiar podrfan clesarrollar obras de infraestructuras bAsicas en las cuales estarfan en mejores concliciones de producer. En ese senticlo result impresionante y una excepci6n, la construction de terrazas en los yungas de Bolivia, realizaclas con of objeto de producer hoja cle coca. Estos son trabajos do infrastructure sin los; cuales no podrfa ser possible producirla en aquellos lugares, que son cerros con penclientes muy pronunciaclas. Sin embargo, en este caso debemos consider que so trata de un trabajo comunitario, que perteneci6 a la tradici6n proveniente do un floreciente imperio como fue para su 6poca en el incaico.
Cuando el pequefio production logra financiamiento, en la mayor parte do los casos 6ste proviene del especulaclor financier, con lo cual arenas puede cubrir sus necesidades en 6pocas de la cosecha. Por lo tanto, paga un alto costo y no precisamente en la oportunidad requerida para introducir tecnologfa, que serfa al inicio y clurante el perl'odo de siembra. Casi siempre recipe cr6dito para ia cosecha cuando es presa ficil de aceptar cualquier condici6n, pesto quo lo quo require on este moment es capital de trabajo y dinero para pagar sus deudas al almacenero.




-78
En cuanto al median production, en mi concept tampoco incorpora tecnologra muy sofistidada. Por una parte cuenta con un mercado de trabajo barato y por otra sin mucha competencia que justifique una mayor eficiencia.
Los precious a nivel de production, a6n cuando casi siempre son relativamente bajos por la presencia del intermediario especulador, en general tienden a mantenerse a un nivel que no deje demasiados productores fuera de competencia. En caso de que as(fuera, es com6n que el production apele a la subvenci6n del Estado o a su intervenci6n direct como comprador. Es decir, los precious deben ser lo suficientemente altos que permitan subsistir a la mayor parte de los agricultores, por esta raz6n es que el production efficient recipe niveles extras de ganancia, product de la ineficiencia promedio, que no serl'an igual en un r6gimen de competencia. En otros t6rminos las propiedades intermedias, si bien incorporan ciertas tecnolog(as, estin limitadas por las conditions generals de ventaja que le ofrece el sistema intern. Salvo en el caso de que se trate de un rubro de exportaci6n, donde efectivamente los costs e ingress marginales juegan un papel important por la competencia. Naturalmente, este es un problema tambi6n complejo, pesto que muchas veces los precious mundiales sufren alzas por problems de abastecimiento y en consecuencia los agricultores a6n cuando no sean eficientes reciben beneficios extraordinarios.
Lo grave es que este beneficio, no Ilega completamente al production, y el que Ilega no es suficentemente capaz, ni dura el tempo necesario, como para inducir a hacer cambios en la structural internal de producci6n. Desafortunadamente para nosotros [a "racha" de buenos precious agr(colas dura demasiado poco.
Aquf no se esti hablando de las propiedades y enclaves agro-exportadores que efectivamente son incorporadores de tecnolog(a, aunque siempre aprovechindose de la mano de obra bharata.
La gran propiedad, salvo en la excepci6n del caso anterior, en mayor o menor medida se comporta igual que ia propiedad intermedia, con la diferencia esencial que en este caso la mayorfa son propietarios ausentistas y desperdician o no utilizan todos los recursos naturals de que disponen.
La famous "Revoluci6n Verde" au'n no ha Ilegado a la mayor parte de los productores, latinoamericanos.
De acuerdo a los datos existences en la FAO, la Am6rica. Latina consume fertile, zantes en una proporci6n que Ilega a 18% del nivel alcanzado por los passes desarrollados, y s6lo un 12% con respect al nivel alcanzado por los Estados Unidos. En el Africa se consume un 9% respect a los pal'ses desarrollados, y un 6% con relaci6n a los Estados Unidos, en el Asia las proporciones son de 12 y 8% respect ivame n te. 0 sea, en otros tdrminos nuestra capacidad de consurno tecnol6g!co arenas alcanza a una d6cima parte del nivel alcanzado por los passes desarrollados.
Seg6n el informed del Secretario Ejecutivo de la CEPAL, que hice menci6n ante-




-79
riormente, indica que en Am6rica Latina s6lo una tercera. parte de los agricultores se puede consider que han sido influenciados por la "Revoluci6n Verde".
En realidad la fertilizaci6n casi solamente est vinculada a rubros agr(colas de exportaci6n, y estA ampliamente desarrollado en las unidades de explotaci6n agr(cola de enclave, generalmente a cargo de empress transnacionales. En el caso de la producci6n de h bridess de alto rendimiento, 6stos han estado b sicamente relacionada con las explotaciones agr(colas de tipo empresarial y de gran escala. Su diffusion es muy escasa entre los pequehos agricultores.
Las experience exitosas con el ma(z en definitive han estado vinculadas con la producci6n de carne, [a cual estd explotada industrialmente y satisface el consurno de una poblaci6n mis bien reducida. Es decir la Revoluci6n Verde se ha extendido muy poco hacia rubros alimenticios de consume intern masivo.
Para medir la adopci6n de determined nivel tecnol6gico alcanzado, se podr(a utilizar indicadores econ6micos como la productividad, el empleo, el ingreso o el grado de intensidad en el uso del suelo, por sefialar I os mis conocidos. Podrra haber otros, en este sentido todo depended &I objetivo final que se persiga con el anilisis que se realize.
Desafortunadamente, no dispongo de todos estos indicadores como para Ilegar a una conclusion m s concrete. Sin embargo, al analizar a1gunos resultados del studio del CIDA, es posibleestableceralgunasrelacionesimportantes.
Si tomamos esta vez el caso de la Argentina y de Guatemala, la comparaci6n al igual que en el caso anterior result interested, ya que se estarra comparando una structural de producci6n mis bien empresarial con una structural de explotaci6n de tipo semi-feudal. Sin embargo, muy a pesar de esta diferencia, se notarA que en ambos parses la pequefia propiedad es la que absorbed una proporci6n elevada de la mano de obra agr(cola. En Argentina el 79% de la fuerza de trabajo est concentrada en la pequefia propiedad que posee el 49% del total de la tierra. En el caso de Guatemala, el 81 % de la mano de obra agr(cola estA concentrada en la pequefia propiedad que posee tan s6lo un 28% del total de la tierra.
En cuanto a la producci6n, el aporte que realize el pequefio production Argentino represents el 50% del total del product agr(cola, en cambio en Guatemala Ilega al 43% del total. Esto, en t6rminos de producci6n por persona ocupada implica que en Argentina cada unidad de fuerza de trabajo estar(a produciendo un 39% rn s que en Guatemala.
Si comparamos la anterior situaci6n con lo que ocurre a nivel de la median propiedad, se observant los siguientes fen6menos interesantes:
En primer lugar, cn el caso de Guatemala, donde la structural de producci6n es m s precaria, la propiedad median solamente ocupa un 12% del empleo agrfcola con un 32% de la tierra. En cambio en el caso de la Argentina si bien s6lo ocupa un 15% de ra fuerza de trabajo, la tierra disponible alcanza tambi6n a un 15%. En t6rminos de ]a productividad




-80
media, la fuerza de trabajo de la median propiedad en Guatemala, produce 5,6 veces de lo que produce el pequefio production, en cambio en el caso de la Argentina, este trabajador s6lo produce 2,3 veces de lo que produce el pequefio production agr(cola, lo cual es una demostraci6n del grado de polarizaci6n existence entre ambos tipos de explotaci6n en cada Una cle las structures de tenencia y explotaci6n analizadas. En Argentina efectivamente existed entre ambos tipos cle explotaci6n una menor disparidad que en relaci6n al caso de Guatemala, precisamente por existir en dicho pa(s un nivel general tecnol6gico mayor, al margin de otras caracterfsticas de tipo hist6rico y cultural.
Ahora bien, si tomamos en cuenta la productividad del uso del suelo, la situaci6n result distinct para el caso Guaternalteco y en cierto modo para el Argentino.
En Guatemala, la productividad media del suelo correspondent a la median propiedad es menor que el de la pequefla en 27%. Esto es as( ya que [a pequefla propiedad con un 28% del suelo agr(cola, aporta con el 43% de la producci6n total a diferencia de la median propiedad que aporta un 36% del product pero con un 32% del total de la tierra.
En Argentina la situaci6n es distinct, a pesar de que la productividad promedio de la median propiedad super al de la pequefia eri solamente un 44%.
En el caso de [a gran propiedad, desde el punto de vista de la productividad media de la fuerza de trabajo, con relaci6n a las pequeflas fincas en ambos casos es creciente. Es natural, la gran propiedad ocupa en total menos mano de obra asalariada que [a que en conjunto absorbed las pecluefias fincas,
La productiviclad media por trabajo entre grades y pecluefias fincas es de 3.3 veces mis en el caso Argentino y 5.7 veces en el Guatemalteco. Sin embargo, cuando se trata del factor suelo, veremos que en ambos passes la productividad del uso del suelo es una tercera parte de la que obtiene el pequefio production. En otros t6rminos esto significant que mientras el pequefio production utilize al miximo el suelo que posee, la gran propiedad la sub-utiliza en proporciones muy grades.
En conclusion se puede observer que la pequefia propiedad es la que concentrate mayor poblaci6n active, utilize al miximo el suelo que posee y prove alredeclor de la mitad de la producci6n agr(cola.
Estos antecedents nos deben hacer pensar, pesto que el process es dinimico, al igual que los cordoned marginales. En ambos casos existed un acelerado aumento poblacional que no tiene mis cabida. Ya se hizo menci6n al fen6meno de la poblaci6n marginal, del cual se dijo que era consecuencia del estancamiento del process de inclustrializaci6n. Sin embargo, creo que la modernizaci6n del process agr(cola, que irrumpi6 abruptamente en nuestros passes sin tomar en cuenta la poblaci6n agr(cola existence tambi6n tiene su alicuota parte cle culpa. Por ello este es un problema que merece ser analizado brevemente, ya que a todas luces result relevant.




-81
He relacionado, ai pequeho production, a la poblaci6n marginal y al crecimiento poblacional explosive, pesto que consider que estos tres elementosse influencing y estimulan recfprocamente. Mis bien, estin en un c(rculo vicioso, que se supone podrfa ser roto a trav6s de la intensificaci6n del process de industrial izaci6n.
La pregunta que cabria hacerse, es si ser possible en la mayor parte de nuestros passes, dentro del actual context individual y dependent, general dicho process.
ZQu6 implica la poblaci6n marginal?
Las respuestas no son Mciles, y hay mis de una explicaci6n o terra sobre cada aspect. En esta oportunidad intentar6 tratar este tema aunque sea s6lo para dejar en el tapete a1gunas inquietudes que consider b sicas. A mi juicio lo esencial consisted en distinguir, al pequeho prod,,ictor, pobre y dependent, y al asalariado agr(cola, del poblador marginal, la diferencia est en que mientras los primers forman parte de un sistema, cualesquiera que fuera su raz6n de ser y circunstancia en que se desarrolle, los segundos (la poblaci6n marginal) estdn fuera del sistema. Es decir, no forman parte de.ning6n sistema de producci6n, salvo de mantra muy residual (empleo transitorio o circunstancial). De este modo al haber desplazarnientos hacia el rea urbana, provenientes del conglomerado de pequehos productores y asalariados agr(colas sin empleo, lo que estA ahonclando rn s son los cordoned poblacionales marginales, los cuales a su vez tienen su propio crecimiento vegetative. Lo cual, evidentemente no puede ser un balance muy prometeclor para el median plazo, ya que de mantenerse esta situaci6n para el largo plazo sencillamente ser(a catastr6fico.
Tenemos que pensar en solucionar este problema, concebir un modelo que impida por lo pronto un 6xodo masivo del campo a la ciudad. Hecho que seguramente implicar(a de partida desarrollar un model que se traduzca en una agriculture dinimica. No creo, que ese papel pueda clesempefiar la actual median y gran propiedad, ni mucho menos creo que la tecnolog(a por s( misma produzca este milagro, en realidad una cosa va con la otra. Seguimos estando frente a un problema cle tipo structural que es necesario superarlo.
Seg6n clatos existences, entre los afios 1971 y 1975 la economic de Am6rica Latina ha crecido en un 6% anual y el production total ha Ilegado a un nivel de 220,000 millions de d6lares, o sea cuatro veces mis de lo que era hace 25 ahos. Sin embargo, en ese mismo per(odo, la agriculture s6lo ha crecido en un 3.2% en promedio, con la excepci6n de 1974, en el que creci6 a raz6n de 6.2% debido al fen6meno cle los altos precious mundiales, que para nuestra desgracia, como se dijo, duran para nosotros muy poco tempo.
En el caso cle la Rep6blica Dominicana y en base a los 61timos datos disponibles, sabemos que mientras la economic entre los ahos 1970 y 1975 ha estado crescendo a un ritmo entre 8 y 10% anual, el sector agr(cola arenas lo ha hecho entre 2 y 3%. Es decir arenas ha logrado career para satisfacer el consurno de alimentos que demand el aumento vegetative de la poblaci6n.
Esta dindmica tan lenta, junto con'la mala distribuci6n del ingreso evidentemente




-82
esti provocando otro problema tan grave como el anterior: La desnutrici6n poblacional.
En la actualidad hay en Amdrica Latina 43 millions de personas desnutridas, y 100 millions de personas con bajo nivel nutritional. Para enfrentar parcialmente este problema, en el que un contingent important esti compuesto, por los propios pequehos agricultores, de acuerdo a ia CEPAL se requeriri producer para el afio 1985 y solamente para nivelar la. situaci6n nutricional de Am6rica Latina: 6 millions de toneladas de trigoi 3 millions de toneladas de arroz, 3 millions de toneladas de leguminosasi 3 millions de toneladas de carne de res 6 millions de toneladas de carne de cerdo y 23 millions de toneladas de leche. En la Rep6blica Dominicana si queremos lograr un nivel nutritional promedio razonable, tendriamos que incremental la producci6n entre 1976 y 1986 en 3.6 millions de quintales de arroz, 2.3 millions de quintales de ma(z, 8 millions de quintales de habichuelas-, 1.1 millones de litros de leche.
No cabe la menor duda de que es indispensable lograr en el median plazo una dinAmica mAs acelerada para alcanzar estas metas, para lo cual es necesario producer un efectivo cambio tecnol6gico. El problema consisted en saber determiner el tipo de cambio tecnol6gico y con qui6nes.
En muchos passes. no es possible recurrir al relativamente ficil expedience del ensancharniento de la frontera agr(cola. De hacerlo de mantra. indiscriminada se correrfa el peligro de incorporar tierras con vocaci6n distinct y de desequilibrar con ello las conditions ecol6gicas del medio ambience. Por otra parte en ios passes que a6n cuentan con amplios mirgenes de frontera agr(cola, en la mayor parte de los casos, como se trata de extensions muy extensas, se requieren recursos financiers muy elevados, con lo que al final siempre queda muy poco dinero para desarrollar racionalm ente a la propia producci6n agr(cola. En nuestros passes hay mucho ejemplos en los cuales una vez terminada una carretera, por la
-ausencia de una planificaci6n adecuada y recursos econ6micos suficientes, se da lugar a process de producci6n francamente irracionales. Mas bien se trata de un "asalto" agricola, que terminal por destruir el escaso suelo aprovechable, Es evidence que este procedimiento para erosionar el suelo es demasiado tonto y costoso, tanto econ6mica como socialmente hablando.
Lo mismo ocurre con las obras de riego. El mal uso del agua o la ausencia de obras de arte secundarias, como drenaies por ejemplo, terminal por salinizar los suelos.
Con todo, entre 1950 y 1975, el irea cultivada en Am6rica Latina pas6 de 46 a 95 millions de hectireas.
En el model que comentamos, el capital financier para cr6dito constitute uno de sus instruments claves. Sin embargo, a6n cuando los primers bancos que se fundaron fueron financiados por agricultores-terratenientes, mAs temprano que tarde, este sistema fue absorbido por la economic mineral en unos casos, o por las grades empress agro-exportadoras, adernis del sector commercial y en proporci6n creciente, tanto en un caso como en el otro. Asimismo es conocido el hecho de que el destiny de los cr6ditos concedidos para fines




-83
agr(colas, han sido y siguen silendo usados para otros fines. Es evidence que en las econornfas semi-feudales el capital financier no jugaba un papel important, ya que el trabajo del campesino no requer(a dinero. Naturalmente, a media que aument6 el n6mero de predios de tipo empresarial y se ensancharon los mercados de consurno hasta tener significaci6n nacional. bl dinero empezo a jugar su papel intermediario. A6n as(, hoy en d(a en t6rminos relativos en vol'men financier dedicado para la producci6n agropecuaria sigue siendo proporcionalmente poco significative en la mayor parte de los passes.
En este sentido', aunque 61timamente la cooperation international y bilateral esti teniendo mayor presencia, todavia es modest y excluyente. Es verdad que se estin presentando a1gunas modificaciones en esta polftica, al menos esa es la intenci6ln, como se veri rn s adelante cuando se hable del Banco Mundialy de la experience dominicana.
En general, toda la ayuda financier external cuando consider alg6n pr6stamo en favor de un pa(s subdesarrollado, parte del presupuesto del que el usuario final del cr6dito esti en conditions de responder satisfactoriamente por 6ste. Es decir, se supone una 6ctibilidad econ6mica de evidente tasa de beneficio-costo a nivel de ias unidades de producci6n, que serfan las sujetos del cr6dito.
En mi pia(s,'luego de una reform agrarian de "facto", al cabo de unos afios de iniciado el process se estableci6 con ayuda international, un sisterna de Cr6dito Supervisado Agr(cola que ponj'a como condici6n la presentaci6n del "t(tulo treintenario", en circunstancias que el cambio en la tenencia de ]a tierra s6lo tenfa 3 6 4 aflos de vigencia' En estas condiciones, la mayor parte de los cr6ditos fueron a parar hacia una region del pars en el que la reform agrarian era tangential. Con ello se estimul6 el establecimiento de una structural Ae explotaci6n empresarial de exportaci6n y con trabajo asalariado.
Loque quiero enfatizar, es que dentro de este model desafortunadamente el sistema'crediticio no favoreci6 al process de cambio y excluy6 al pequeho production. Este hecho hizo que se me grabara en la mente una definici6n del'cr6dito, que aunque estuvo hecho con fines jocosos tiene mucho de verdad. Es evidence que aun seguimos con un sistema crediticio en el que predomina el sentido de la definici6n que hice reference. As(, dice la referida definici6n "el sujeto de cr6dito serfa aquella persona que puede demostrar que posee mis dinero del que esti solicitando".
Hoy en d(a la banca esti tendiendo mis a consider otros factored que no sean precisamente las garandas a que hace reference la definici6n anterior. En este sentido, debe rfamos recorder lo que en una oportunidad le dec(a a los miembros del Banco Central nuestro amigoaquipresente, Carlos Aquino, cuando era Secretario de Estado de Agricultura.
En ese entonces se presentaba un program de cr6dito ganadero y Carlos Aquino had'a reference a la historic de la Banca Norteamericana de la cual recogi6 un feliz concepto: "La mejor garantfa, eran las manos callosas del agriculture solicitante".




-84
Por ventura, la realidad es mis fuerte que los preconceptos, por lo cual la cooperaci6n international hoy en d (a esti reaccionando. La verdad es que en el pasado su participacio'n en favor cle la agriculture y del pequefio agriculture ha sido modest. As(por ejemplo el Banco Mundial entre el afio 1948 y 1974, de un total de 27,305 millions de d'lares en pr6stamos, es decir a un ritmo de 1,050 millions cle d'lares al afio, a la agriculture solamente le correspondi6 4,617 millions de Mares, o sea el modesto monto de 177 millions de d6lares al aho.
Desde el punto de vista de la clientele, la poll'tica del Banco Mundial estuvo orientada a favorecer al median y gran production. A este respect, recuerdo una experience personal que ocurri6 en mi pafs en los afios 1963 6 1964 (Bolivia). En esa ocasi6n me toc6 estar presented en la negociaci6n de un cr6dito ganadero muy important, en el que se opt6 por beneficiary a las propiedades de mis de 500 cabezas de ganado, las cuales en su conjunto ten ran aproximadamente el 40% de la masa ganadera del pals. Estos productores, si la memona no me falla, al cabo del octavo o noveno afio obtendr(an un ingreso neto anual de mas de 100 mil d6lares. N6tese que el propio Banco Mundial para el 1974 (diez afios despuds del referido program) estima que el product national bruto por persona en Bolivia alcanza a 280 do'lares al afio.
Y no s6lo esto, sino que tambi6n se estim6 que al cabo del d6cimo afio del proyecto, estos ganaderos iban a tener el 80% del total de una masa ganadera en sus manos. Y entonces nos preguntibamos: "ZY qu6 serfa de los demis? ". Evidentemente el Banco Mundial no pod(a resolver este problema pesto que obviamente los demis ganaderos no eran tan rentables.
Pero como dije anteriormente esta situaci6n esti cambiando. En 1976 el Banco Mundial, por segundo afio consecutive, ha destinado a la agriculture y al clesarrollo rural una proporci6n mayor que a otro sector (25%). En el curso de 1976 se aprobaron 65 proyectos por un monto de 1.627.6 millions de d6lares, de los cuales 38 estin encauzados hacia los habitantes mis pores del area rural.
A simple vista este esfuerzo pareceria muy important, de hecho lo es, lo que ocurre es que d6n se estin dando los primers pasos. Como se veri en los pr6ximos datos, a6n queda mucho camino por recorder.
Un studio realizado por el propio Banco Mundial, indica que en 1976 se espera haber beneficiado con la polftica anteriormente mencionada a 2.7 millones de families agr(colas, o sea unos 16 millions de personas, que es un monto muy semejante al logrado clurante 1975. Seg6n estimaciones preliminaries un 80% de esos 32 millions; de personas beneficiadas entre 1975 y 1976 viven en conditions de "pobreza absolute" o sea que tienen un ingreso por persona de menos de 50 d6lares al afio. Es decir un 6.6% de las personas pobres sobre las cuales el Banco Mundial desea Ilegar.
Desde el punto de vista del monto asignado para cada beneficiaries, tambi6n se es-




-85
tin produciendo cambios. As(, los; costs por familia-agrfcola beneficiada han fluctuado entre 1975 y 1976 de 1,550 a 1,400 d6lares, hecho que significant inclusive una reducci6n de un 9.7%. No hay que olvidar que a nivel mundial estamos en pleno process inflacionario.
Esta situaci6n es muy congruente con la experience dominicana, en la que su polftica crediticia estg orientada hacia el pequefio production. Lo dernuestra su polftica, de reducci6n de topes mAximos en los cr6ditos individuals y su program de cr6dito con financiamiento de la AID (P.P.A.)* En el caso del cr6dito PIDAGRO; (con financiamiento, del BID), aunque el promedio de los pr6stamos sobrepasa. los tres mil pesos por cr6dito, un 65% de los agricultores que fueron beneficiados con esta. I(nea de financiamiento recibieron cr6ditos menores de dos mil pesos.
En la experience del P.P.A. (Programa de Pequefios Agricultores) se beneficiaron a 26 mil agricultores con un monto promedio por pr6st-amos de 500 pesos.
Con todo, a6n sigue siendo reducida la proportion de agricultores beneficiados con el cr6dito institutional, pesto que a6n no se alcanza a cubrir ni a la quinta parte de los agricultores del pars.
Pasemos a examiner ahora el factor poblacional. Dentro del model de desarrollo que analizamos, se sostiene que a media que se expand el sector industrial, tambi6n lo hari el de servicios, con lo cual la poblac!6n agr(cola decreceri al punto que lo ha hecho Estaclos Unidos y otros parses desarrollados. Por lo que se sabe, ese parece constituir nuestro norte y esperanza. Sin embargo, todo indica. que la poblaci6n agr(cola, en el median plazo, no va a decrecer en t6rminos absolutes. De acuerdo a clatos del Banco Mundial, si bien [a poblaci6n agr(cola mundial entre 1965 y 1982 disminuirra de 54 a 42%, en t6rminos absolutos aumentarfa cle 1,781 millions a 2,089. Es decir habr(a un increments de 308 millones mis de poblaci6n agr(cola.
Oero qu6 pasarg en los parses desarrollados y subdesarrollados? ZSeri el mismo fen6meno?
Desafortunadamente, en nuestros parses se da el caso inverse. En los parses desarrollados la poblaci6n agr(cola seguiri disminuyendo tanto relative como absolutamente. En effect, entre 1965 y 1985, la poblaci6n agr(cola disminuirfa de 22 a 10% y en t6rminos absolutes de 232 a 130 millions de habitantes, los ual implica que A aumento de poblaci6n agr(cola en los parses subdesarrollados, serra a6n mds que los 308 millions anteriores.
Esto ser(a efectivamente as(, pesto que en los parses subdesarrollados se estima que entre 1965 y 1985 la poblaci6n agr(cola, pese a que en t6rminos relatives disminuirfa cle 69 a 54%, en cifras absolutes aumentar(a de 1,549 millions a 1,958 millions de habitantes. Es decir, la poblaci6n agr(cola aumentarfa en los pr6ximos 8 afios en 409 millions de seres humans.
Piestamo para el pequefio Agricultor




-86
Mud se estirna para Amdrica Latina?
En nuestro continent el fen6meno serfa el mismo, pesto que aunque proporcionalmente se estima que disminuirfa de 45 a 31%, en cifras absolutes la poblaci6n agr(cola subirfa de 111 millions a 135. 0 sea, posiblemente tendremos en los pr6ximos ahos una presi6n sobre la tierra agr(cola de 24 millions mis de habitantes.
Cuando hablamos de que la poblaci6n agricola, a pesar de que en t6rminos relativos, disminuirfa y que en cifras absolutes crecerfa, ZQu6 es lo que realmente queremos decir con 6sto?
En realidad la respuesta es muy sencilla, pero de honda significaci6n econ6mica y social.
Queremos decir que habri mayor presion sobre el suelo agricola por parte de los agricultores, y lo que es mis grave, mucho mis a6n, por parte de los que no produced alimentos. Estg visto que la poblaci6n no agricola creceri en una mayor proporci6n, tanto relative como absolutamente, lo cual representara' una clemanda de bienes crecientes, que s6lo serl'a atenuado si los ingress fueran bajos. Sin embargo, a6n en este caso siempre sera necesano que el sector alimenticio crezca con una dingmica mucho mis acelerada que la presented.
S61o para tener una idea de magnitudes, el Banco Mundial estima que entre 1970 y 1990 los pai'ses subdesarrollados aumentarAn su poblaci6n en 1,520 millions. Es decir, en tan s6lo 20 afios, pasarin de 2,549 millions de seres a 4,069 millions. En cambio los passes desarrollados, pasaran a tener en ese mismo lapso de tempo tan s6lo un increments de 205 millions de habitantes. (De 1,072 millones en 1970 a,1,277 millions en 1990).
La estabilidad de precious y la dinimica de producci6n, constituent otro de los aspects bisicos del sistema.
En los hechos, el supuesto de que el mechanism de los precious es un asignador 6ptimo en el uso de los; factors de la producci6n (capital, trabajo, tecnologfa y recursos naturales) es mds un mito que una realidad. Para comprobarlo, basta con tan s6lo abrir los Ojos.
La premise de que las fuerzas del mercado act6an por sl I mismos y en la direcci6n adecuada, ha hecho que la preocupaci6n acad6mica y la prixis polftica. del Estado, est6n mis bien preocupados en buscar "qu6 producer" que en regular el sistema de precious. S61o en'la media que han surgido problems, como por ejemplo que los precious est6n demasiado altos, (que no permiten su access a la mayor parte de Ia poblaci6n de menor ingreso) o que est6n demasiado bajos (que no permiten una ganancia adecuada) el Estado se ha visto obligado asumir una actitud. De ahf el papel estabilizador de precious del Estado, mediate acciones de mercado (comprando o important) o en el papel asignaclor de precious (fijando precious de modo compulsive o subvencionando). Lo que ocurre paradojalmente es que en los; hechos el Estado cuenta con una capacidad normative muy amplia para influenciar sobre el cisterna de precious, pero no dispose de una capacidad operative, con la cual pueda regular efectiva-




-87
mente el sistema de precious.
En esta material el papel que jug6 el Estado en beneficio del sector agrl'cola ha sido muy dificif y hasta contradictory. No s6lo que no logr6 otorgarle un sistema de precious estable, sino que tambi6n ha terminado por restringirlo. La raz6n es muy simple, lo que ha estado en juego en los 61timos 30 afios no ha sido precisamente el desarrollo de este sector. El model de sustituci6n de importaciones estableci6 otras prioridades en el sistema como fue el desarrollo del sector industrial y del comercio exterior. Por otra parte, el propio sistema national no podia engendrar su propio mechanism intern de precious en raz6n al carActer dependent de nuestros passes. Somos economy (as en las que el sistema international de precios ejerce una fuerza vital que terminal por dominar la asignaci6n internal de recursos. A su vez, nuestros sistemas de precious y de producci6n no tienen ninguna influence sobre el exterior como para lograr que en los rubros principles de exportaci6n haya cierta relative estabilidad. Por el contrario, cada vez que los precious internacionales de nuestros principles rubros de exportaci6n se modifica, se sufre una repercusi6n internal que escape inclusive a las esferas puramente econ6micas.
En mi concept, la presencia de factors estructurales por mucho tempo impedirin un funcionamiento adecuado de los precious, por lo que el Estado deberg seguir actuando y cada vez de modo mAs integral en este problema. No debemos perder de vista que si bien el desarrollo industrial require de un mercado cada vez mis amplio y creciente, en los hechos esta necesidad se contrast con la realidad, en la cual la mayor parte de [a poblaci6n debe destinar hasta un 80% de su ingreso para alimentarse, y todav(a inadecuadamente. Asimismo, ZC6mo lograr una reducci6n de los precious agr(colas en base a una mayor productividad de la tierra? Es decir, ZC6mo hacer que el agriculture reduzca sus precious, a la vez de ir obteniendo mayors beneficios? A6n mis, ZC6mo lograr que los recursos econ6micos disponibles sean asignados para producer alimentos de consurno masivo, que son los que incident mis en la canasta alimenticia y el ingreso? .
Como se ve, este problema no s6lo puede ser enfocado en la perspective de un sector econ6mico en particular, sino que es necesaric, un enfoque global que simplifica una polftica universal de precios;y de asignaci6n de recursos. En otros t6rminos estamos hablando de una polftica economic que est enmarcada dentro de una planificaci6n integral de desarrollo.
Consider que no conduce a mucho seguir una polftica. partial de precious, salvo de mantra transitoria. Esto puede crear trastornos muy series. Ya lo vimos en el caso del arroz en la Rep6blica Dominicana.
Si ustedes recordaran, en 1975 el precio del arroz fue el m s stable y se mantuvo con respect a los debris a un nivel muy parejo. Es decir, los precious de los vi'veres, como el plitano por ejemplo, subieron a tal nivel que econ6micamente era mejor consumer arroz, lo cual efectivamente fue as(. En cambio el abo pasado, cuando los vfveres retornan a su nivel relative, el consurno de arroz disminuy6. Es decir la poblaci6n v olvi6 a balancer su con-




-88
surno diversificando, naturalmente hasta donde su nivel de ingreso le permit.
Este fen6meno, que desde el punto de vista social fue beneficioso para la mayor parte de la poblaci6n, de mantenerse en el median plazo, pudo haber sido fatal, ya que habr(a sido m4s attractive producer plStano o tub6rculos (que tambi6n suberon de precious en 1975) que producer arroz, con lo que la asignaci6n de recursos (tierra buena y con riego) se torna6a inconvenience, ya que se tenderia a usar esas tierras, en cultivos que requieren suelos de menor calidad. Lo que interest en consecuencia, es mantener el sistema de precios stable, lo cual es muy distinct que el de un determined precio. Y 6sta efectivamente es una tarea muy dif(cil.
Lo anterior planted a mi juicio un problema de fondo, pesto que pone en tela de juicio la posibilidad de lograr por v(a del libre juego del'mercado 'n asignaci6n relative y adecuada de precious, de rentabilidad y productivid ad. La disparidad de precious, ingreso y productividad intra e intersectorial en nuestros pai'ses es grande y esti siendo estimulada en esa direcci6n precisamente por la structural econ6mica tan desarticulada y desigual que poseemos.
Es decir, la pretendida b6squeda de un sistema de precious, que a la vez de asignar adecuadamente los recursos logre niveles relativamente parejos entre los distintos sectors de la econom(a, en nuestros passes a6n es un mito. La disparidad de ingreso que existed entre un sector y otro, a6n es muy grande en nuestros passes, lo cual dernuestra que el sistema de precious esti actuando de mantra compartimentada y desarticulada. En otros t6rminos, no estA funcionando de acuerdo a los postulados bisicos que lo sustentan.
De acuerdo al studio de la OIT realizado en Santo Domingo en 1970, se observaa r lo anotado anteriormente. En effect, dicho studio muestra que mientras el valor agregado por personas ocupacla en el sector agropecuario Ilega a 506 pesos, en el sector minerla es de 19,525 pesos, en el industrial 2,646 pesos, y en el de construction 2,131, para indicar algunos ejemplos.
Esta productividad media tan dispareja no s6lo affect al nivel de ingreso y al uso de los recursos involucrados en cada sector, sino que tambi6n provoca otras distorsiones tan graves como son el traslado de excedentes en'favor de otr6 sector, con lo cual se debilita a6n mis el sector menos attractive.
En el caso de [a Rep6blica Dominicana cuando estudiamos el funcionamiento del sector agropecuario, en especial el aspect relative a la formaci6n del ingreso, Ilegamos a '1a conclusion: Si se lograra un aumento en el ingreso a trav6s de un mejoramiento en la productividad, dada la actual structural de tenencia de Ia. tierra se produciria un desplazamiento del ingreso en favor del irea urbana mis que proportional que el que quedar(a en beneficio del propio sector rural. Lo cual es un indicio obvio del traslado de recursos, hacia otros sectors miis atractivos.




-89
No desearfa dejar sin mencionar en este tema tan complejoi no: a t(tulo de critical, sino de refl6Wn, un aspecto'que tiene que ver con los precious y con el tema de la presented charla.
Todavfa en -nuestros passes se sigue pensando en las "Unidades 6ptimas". Estas a mi engender no existent, pesto que dependent del sistema de precious. As( por ejemplo, cuan do la libra de az6car esti a 60 centavos, la situaci6n es muy distinct de cuando esti a 6,,y as( sucesivamente.
Desafortunadamente lo' precious de los bienes agr(colas que se usanen la agricull,tura no estan en. nuestras manos. Por ello es clue generalmente el que terminal ",pagandQ la cuenta" es el trabajador agr(cola, pesto que es una de las variables internal misficilment e'. co niridlables y que puede a baratar el costo. Lo que import en este caso, es por cuan to, tiem p o'y si vale ]a pena para el largo plazo y para todo el sistema econ6mico national.
Debemos seguir estudiando y preguntarnos siempre: ZHasta d6nde el.sistema de, mercado puede controlar el sistema de precious relatives para una mejor asignaci6n de los recursos? Este es uno de los elements al que debemos prestar la mayor atenci6n.
La presencia de poblaci6n marginal y de crecimiento poblacional no agr(cola e5 product del subdesarrollo rural, y es este el problema que tenemos que atenuar. Deberpos preocuparnos por general un process de desarrollo en el cual haya una menor desarticulaci6n sectorial internal.
Para que rdflexioriemos un poco mis, perm(tanme dares unas cifras de Ipo p 6blacional.
La poblaci6npobre, dice el Banco Mundial, que recipe menos de 52 d6lares perFa-. pita al aho, suma un total de 560 millions de personas, de las cuales el 85% vive en el area rural. En Asia y Africa el 80% de la poblaci6n rural depended b6sicamente de su trabajo asalariado. Para 1990 la poblaci6n mundial llegar4 a 4,000 millions de personas, o sea un increments en 20 aflos de 1,520 millones.
ZQu6 hacer?
Permitanme ahora, hablar un poco sobre un tema relaciona do con el proyecto de la "Sierra'.'. Askomo tambi6n, aclarar en a1guna media, un aspect que discutimosayer.
Es evidence que en nuestras sociedades aun el problema de los conglomerados marginales esti en segundo plano, sin embargo es dif fcil pemar en el desarrollo sin tomarlo en cuenta. En las Naciones Unidas, se le ha dado mucha importance a este aspect del problema, y se est convencido de que es necesario prioritariamente actual sobre este tipo de poblaciones. Ese es el caso del proyecto de desarrollo rural integrado que deseamos apoyar en la Hoya del Lago Enriquillo. Ah( vi en 100,000 personas con las cuales creo que es possible actual, de modo de mejorar su nivel de vida y organization social. Lo important es general




_90
con ellas un process de movilizaci6n social que-las aglutinen mejor y las habiliten para usar I .
los recursos de que disponen. No hay que pensar para ello demasiado, es mas simple de lo que se supone.
Lo important es que esa comunidad sienta la necesidad de resolver esos problemas partiendo de la base de que debe hacer uso, y cada vez mejor, de los recursos de que dispose, y del aparato institricional que le ofrece o le puede ofrecer el Estado. Este a su vez debe despojarse de su caricter paternalista que tanto daho ha hecho. A veces ha ocurrido, en material desaludporejemplo, que mientras la epidemic acosaba a los habitantes de una region, en las neveras de los centers de salud se perdfan los medicamentos debido a que simplemente no se utilizaron oportunamente. Esto es una demostraci6n de que [a sociedad misma no esti organized para utilizar los recursos de que dispose. Por ello, he insistido aqu fen la necesidad de lograr antes que nada, un mechanism que act6e como un "catalizador", entre el apartado institutional del Estado y la comunidad. Este model contrast al de la simple subasta p6blica que a veces se realize en nuestros pai'ses, creyendo que es sufficient que vengan los inversionistas para hacerse cargo de la explotaci6n de los recursos.
La historic econ6mica en nuestros passes dice que el inversionista traditional cuando Ilega y se install sin mayor sacrifice explota. a los habitantes de la region en su calidad de simples asalariados. No creo que eso sea lo mis deseable. En mi concept, un aut6ntico proceso de desarrollo es aquel que tiene capacidad de dinamizar a su propia poblaci6n, sea inversionista o no, lo important es construir structures s6lidas de producci6n.
La Sierra no es un caso aislado, all( hay una comunidad que debe ser [a base del desarrollo de esa zona o region. La prosperidad de [a gente es la prosperidad de todos. Considero que el ISA puede ser buen catalizador del desarrollo. ZPor qu6 no? Lo que le queda es tan s6lo actual especialmente en beneficio de los habitantes mis pores de nuestras sociedades.




CONCLUSIONS
Ing. Agr6n. Carlos Nfifiez Guill6n
Institute Superior de Agricultura
A continuaci6n resurnimos las presentations hechas en este Taller de TrabaJo sobre La Sierra, celebrado los dias 17 y 18 de diciembre de 1976 en el Instituto Superior de Agriculture, con la idea principal de reunir informaciones e ideas que consideradas aisladamente parecen no tener un significado objetivo, pero que en conjunto ofrecen un cuadro general valioso para aquellos que tienen la delicada responsabilidad de discernir entre ideales y realidades para tomar decisions adecuadas.
La importance que revise el conjunto de presentations hechas en el Taller de Trabajo es la de ofrecer una vision global del problema de La Sierra. La diversidad de temas enfocados por los ponentes en sus presentations, junto a las fuentes bibliogrificas previamente compiladas por el CIEA, offecen un diagn6stico sobre la region que, aunque no exhaustive, puede server para definir las variables mas relevantes en cualquier tratamiento desarrollista que se intent en el future.
Los ponentes del Taller de Trabajo coincided en sefialar las conditions precarias en que vive la gran mayoria de los 120,000 habitantes de La Sierra y la convenience de fortalecer las bases de bienestar en esa region.
Los participants fueron enfiticos en indicar la penosa situation de dependencia economic del serrano; la consecuencia negative, aunque necesaria, de la prohibici6n del corte de 6xboles de 1967; las fuerzas que mueven al habitante de La Sierra a emigrar a otras zonas del pais y del extranjero; y c6mo las several limitaciones de la naturaleza ma's la acci6n desesperada del hombre pueden provocar el deterioro del sistema ecolo'gico. Tambien acertadamente sefialan la necesidad de enfrentar los problems de regions como La Sierra con un esfuerzo interinstitucional, de tal mantra que no so'lo participen las entidades pu'blicas sino que tambie'n las institutions privadas, incluyendo principalmente las educativas, para que tengan la oportunidad de concern integramente las limitaciones y potenciales locales del process de desarrollo. Por otro lado, las perspectives para mejorar ese sombrio panorama son halagilefias. Se indict' que la region tiene recursos que explotados sabiamente pueden ofrecer mayors y mejores oportunidades al hombre de La Sierra; una parte importante de las reserves forestalls deberin ser aprovechadas so pena de retarder el desarrollo de los irboles mis jo'venes; se concern sistemas agrfcolas apropiados para regions con fuertes limitaciones f(sicas y hay en la mentalidad serrana una fuerte tradici6n organization. Un factor muy favorable a los possible esfuerzos interinstitucionales en la region to constitute el




-92
respaldo a un plan clesarrollista manifestado por los representatives cle las different instituciones del sector agr(cola dominican I o invitados a[ event.
Una de las decisions ma's importance tomada por los participants en el Taller de Trabajo fue la formaci6n de un "Grupo de Trabajo" en el cual seran representadas diversasinstituciones regionals.
.La finalidad de este grupo es la elaboracio'n de un documents tecnico en el cual se define en detalles un plan de desarrollo para la region comprendida entre los, rios Yaque del Norte y Mao, la cima de la Cordillera Central y las Ifmites del Valle del Cibao, identificandose este proyecto como el "Plan Sierra". Las actividades que realize este grupo estarain auspiciadas por la Secretaria de Estado de Agricultura a travel's de la Subsecretaria T6cnica de Planificacion Sectorial Agropecuaria. El grupo qued6 constituldo por los Sen-ores:
Pedro Bret6n Secretaria de Estado de Agricultura
Fausto Grisanty Secretaria. de Estado de Agricultura
Mons. Roque Adames Obispado de Santiago
Victor Brens Univ. Cato'l. Madre y Maestra
Luis Peralta Secretaria de Estado de Agricultura
Norberto Quezada Instituto Superior de Agricultura
Carlos Niiiez Guill6n Instituto Superior de Agricultura




BIBLIOGRAFIA RELACIONADA CON LA SIERRA
Adames, Monsefior Roque, "Introducci6n al Conocimiento del Campesino Dominicano'". Eme Eme, Vol Ill, No. 16, enero-febrero, 1975, pp. 3-21.
Antonini, Gustavo A., "Processes and Patterns of Landscape Change in the Linea Noroeste, Dominican Republic". Tesis Doctoral, Universidad Columbia, 1968.
, "Form and Function ofPeasant Agricultural Activities in North-western Dominican Republic". Journal of Tropical Geography, junio, 1971 .
, "Morphology and Superficial Geology of North-western D.' R.", University of Puerto Rico, 1970.
, "Evoluci6n de la Agricultura Tradicional de Santo Domingo". Eme Eme, Vol. 11, No. 9, Nov-Dic. 1973, pp. 96-123.
, "Superficial Geology of Northwestern D. R. ", Transactions of the American Philosophical Society, Caribbean Geological Congress, Margarita, Venezuela. Julio, 1971.
, Katherine C. Ewel y Howard Tupper, "Population and Energy: A System Analysis of Resource Utilization in the Dominican Republic" University Press of Florida, Gainesville, 1975.
, Leonard Zoffer, Nicole Timofeiff,'Vatural Environmental Factors Affecting Potential Agricultural Productivity Within Selected Arable Areas of the Linea Noroeste, Dominican Republic", New York, 1967.
Baum, P., "Informe sobre los Yacimientos de la Reprblica Dominicana", Hannover: Bundesanstalt fur Bodenfarschung, 1963.
Bowin, C., "The Geology of Central Dominican Republic", Princeton University, Tesis Doctoral, 1960.
Chardon, Carlos E., "Reconocimiento de los Recursos Naturales de la RepuzblicaDominicana" Reporte al Presidente Rafael L. Trujillo Molina, Santo Domingo, 1937 Publicado por Editora de Santo Domingo, S. A., 1976.
CENDA, "Informaci6n sobre las Caracteristicas de Suelo y Clima del Area de Influencia del 'Plan Sierra", con la participaci6n de Nelson Rodr'guez Mart(nez, Jos6 Charles Alegr(a y Luis R. Peralta H., Santiago, 1975.
, "Orientaciones para la Estrategia del Desarrollo de las Comunidades Ubicadas en las Regiones de Suelos Pobres de la Republica Dominicana", Santiago, 1976.
Ciferri, R., "Studio Geobotinico dell'Isola Hispaniola" (Antille), Universidad de Pav(a, Italia, 1936.




-94
Ciferri, R., "Le malattie della Manioca (Manihot esculenta Grantz) in San Domingo.
, "Ricerche intorno alpotere rizogeno delle talee diManioca".
Ekman, D. L., "En busca del Monte Tina, Estacidn Agron6mica de Moca, Santo Domingo, Serie B-Botinica No. 15 (1930).
, "Excursi6n Bothnica al Nor-Oeste de la Rephblica Dominicana", Estaci6n Agron6mica de Moca, Santo Domingo, Serie B-Botinica No. 17, 1930 Font Tullot, I., "El Clima de la Republica Dominicana" Servicio Meteorol6gico Nacional, Secretarfa de Estado de las Fuerzas Armadas, Santo Domingo, 1958. Gabb, Wi Iliam M., "On Topography and Geology of Santo Domingo, Transactions of the American Philosophical Society XV, New Series (1881), pp. 49-260. Geffroy, John, Margaret Geffroy Vasquez, "Influencia del Sistema del Hato en la Organizaci6n Familiar del Campesino Dominicano". Eme Eme, Vol. III, No. 18 mayo-junio, 1975, pp. 107-137.
Gonzilez, N. L. "Peasants Progress: Dominicans in New York", Caribbean Studies 10, (October 1970), pp. 154-171.
, "The Socilogy ofa Dam". Human Organization 31, (winter 1972), pp. 353-60. Green, Marshall W., "Planning Models for Efficient Resource Allocation on Peaseant Farms: Some Applications in North-western Dominican Republic", Tesis Doctoral, Universidad de Florida, 1974.
Henderson Madera, Juan, "Una Soluci6n Prdctica y Humanista para los Problemas de las Comunidades alNorte de la Cordillera Central." AGRO, afio 4,No.32, septiembre 1975-. Hendricks, Glenn, "The Dominican Diaspora", Teachers College. Press, Columbia University, 1974.
INDRHI, "The Multipurpose Development of the Yaque del Norte and Yaque del Sur River Basins", SOGREAH, Grenoble, France, 1968.
, "Estudio de Area de Influencia de la Presa de Tavera", CIEPS, Mexico, D. F., 1970.
Lahmeyer International GmbH, "Proyecto Mbltiple de Tavera", Frankfurt, Alemania, 1967.
, "Proyecto M41tiple Rio Jagua/Rio Bao: estudio de pre-inversidn", Frankfurt, Alemania, 1967.
Lanz, Gregorio, "Diferencia y Cambio de Valores y Actitudes de los Habitantes de la Zona Ruralde Jdnico". Estudios Sociales, afio VII, No. 4, oct-dic. 1975, pp. 211-228.




-95
Lanz, Gregorio, "Diferencias y Cambia, de Valores y Actitudes de los Habitantes de la Zona Rural de Jdnico (continuaci6n)" Estudio Sociales, aflo Vill, No. 4, oct-dic. 1975, pp. 239-267.
Martyn, Peter F. "Reconnaissance Geological Survey of the Dominican Republic". Houston, Texas: Minera y Beneficiadora Dominicana, C. x A., 1956.
Organizaci6n de las Nacionles Unidas para la Agricultura y la Alimentaci6n, Roma, 1973: "Inventario y Fomento de los Recursos Forestales"
Informe No. 1 Patolog(a y Entomolog(a Forestales Informe No. 2 -Plan Indicativo de Fomnento y Administraci6n Forestal 1972-78. Informe No. 3 Inventario Forestal Informe No. 4 Plan Modelo de Manejo Forestal Informe No. 5 Educaci6n Forestal Tdcnica Informe Terminal Resultados, Conclusiones y Recomen dac iones. Palmer, H. C., "Geology of the Monci6n-Jarabacoa Area, Dominican Republic", Tesis Doctoral, Princeton University, 1963.
Palmer, Ernest Charles, "Land Use and Landscape Change along the Dominican Haitian Borderlands". Tesis Doctoral, Universidad de Florida, 1976.
Peralta H., Lu is, "La Sierra se Merece una Oportunidad", Agroconocimiento, Ario 1, No. 9 Nov. 1976, pp. 8-i11.
Perez, Juan B., ed."Geografla V Socieaad", Sociedad Dominicana de Geograffa, Vol. VII, Santo Domingo, 1973.
P6rez, M. J., "Contrihuci6n al Conocimiento de la Dindmica del Cina de la Isla de Santo Domingo", IICA, Turrialba, Costa Rica, 1971.
R. D., Secretar(a de Agricultura, Direcci6n Regional Agropecuaria Zona Norte, Divisi6n de Desarrollo Rural.
"Plan Sierra:- Equipo de Trahajo sobre Recursos Humanos y Situaci6n Social". Coordinadora, Giselda de Santos, Santiago, Rep~blica Dominicana.
R. D., Secretariado T~cnico de la Presidencia, Oficina Nacional de Planificaci6n, "Plataforma para el Desarrollo Econ6mico y Social de la Repzihhica Dominicana", 1968- 1985, Santo Domingo.
-, "Primer Plan Nacional de Desarrollo", Santo Domingo, 1970.
"Proyecto Integrado deDesarrolloAgropecuario', 13 vols., Santo Domingo 1971.
Rodr(guez Demorizi, Emilio, "Riqueza Mineral y Agricola de Santo Domingo", Editora del Caribe, Santo Domingo, 1965.




-96
SAnchez Valverde, Antonio, "Idea del Valor de la Isla Espafiola". Editor Montalvo, Santo Domingo, 1947.
Secretarfa General de la Organizaci6n de Estaclos Americanos, "Proyecto de Desarrollo Regional de la Linea Noroeste (DELNO)". enero 1975.
Vol. I AnAlisis Regional Vol. 11 Plan de Desarrollo. Ap6ndice A Plan Piloto de Reforestaci6n y Conservacion de Suelos. Ap6ndice B Conservaci6n cle Suelos Forestales Ap6ndice C M6todos para Estimar los Escurrimientos en R(os de Montafia en Zonas Tropicales Lluviosas.
Ap6ndice D Inventario cle Obras HidrAulicas Existentes y Propuestas. Ap6ndice E Reconocimiento Geol6gico en las Areas cle Embalses cle los R(os Maguaca,
Chacuey y Cana.
Ap6ndice F Investigaciones Socioecon6mica en las Areas MaguacaChacuey y Cana. Anexo 1 Conservaci6n cle Suelos y Aguas Anexo 2 Reforestaci6n y Manejo Forestal Anexo 3 -Fomento del Cultivo del Algod6n Anexo 4 Fornento del Cultivo de la Soya Anexo 5 Fornento del Cultivo del Sorgo Anexo 6 Tecnificaci6n del Cultivo del Mani' Anexo 7 Fornento del Cultivo del Guandul Anexo 8 Rehabilitaci6n cle Plantaciones cle Ca.f6 Anexo 9 Fornento cle la Fruticultura Anexo 10 Planta Textil Anexo 11 Planta de Almid6n cle Yuca Anexo 12 Andlisis del Mercado cle Alimento para Ganado Anexo 13 Andlisis del Mercado de Aceites Comestibles Anexo 14- Sistema de Extensi6n y Cr6dito Ganadero Anexo 15 Establecimiento cle una Estaci6n Experimental de Ganader(a. Anexo 16 Proyecto de Riego Maguaca-Chacuey Anexo 17 Proyecto de Riego Laguna Saladilla Anexo 18- Proyecto Regional de Telecom unicaci ones Radio y TV Anexo 19 Plan Regional de Caminos Vecinales Anexo 20 Plan Piloto Regional cle Educaci6n Anexo 21 Plan Piloto Regional de Salud Anexo 22 Proyecto de Fortalecimiento de Centros Urbanos Anexo 23 Bases para el Fortalecimiento cle Centros Urbanos Anexo 24- Fornento del Turismo Local.