• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Honorable Sr. D. Caleb Cushing,...
 Indice cronologico
 California 1541
 VII ciudades 1539-1543
 Florida 1559
 Florida 1565
 Santa Elena 1569
 Florida 1618
 Tejas 1689
 Florida oriental 1758
 Luisiana y Florida occidental...
 Luisiana y Florida occidental...
 Indios 1516-1518
 Isla Espanola 1519
 Cuba 1522
 Florida 1539-1543
 VII cuidades 1540
 Indios 1555
 Mar del Sur 1527
 Mar Oceano 1538
 Cinaloa 1533
 Corsarios Franceses 1541
 Bacallaos y Cartier 1541
 Florida y Bacallaos 1541
 Bacallaos y Cartier 1541
 Corsarios Franceses 1541
 Corsarios Franceses 1541-1542
 Nueva-Espana, Nueva-Galicia y Nuevo-Mexico...
 Florida, Cuba y Soto 1537
 Civola y Quivira 1542
 Cibola y Quivira 1542
 Mar del Sur 1533
 Mar del Sur 1542
 Florida 1549
 Cuba y Corsarios 1555














Title: Coleccion de varios documentos para la historia de la Florida y tierras adyacentes ..
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00053467/00001
 Material Information
Title: Coleccion de varios documentos para la historia de la Florida y tierras adyacentes ..
Physical Description: 4 p. l., 208 p. : front. (port.) illus. ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Smith, Buckingham, 1810-1871
Publisher: Trübner y compañi�a
Place of Publication: Tomo I. Londres
Publication Date: [1857]
 Subjects
Subject: Discovery and exploration -- Spanish -- Sources -- America   ( lcsh )
History -- Florida -- To 1565   ( lcsh )
History -- Sources -- Florida -- To 1821   ( lcsh )
HISTORIA -- FUENTES -- FLORIDA (ESTADOS UNIDOS)   ( renib )
HISTORIA -- FUENTES -- AMERICA CENTRAL -- SIGLOS 16-18   ( renib )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: No more published.
General Note: "Se han tirado 500 ejemplares por Jose� Rodriguez, Madrid, año de 1857."
General Note: The text is preceded by 4 pages of chronological index. With the exception of 5 documents all the papers belong to the period 1516-1569.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00053467
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 01475769
lccn - 01006870

Table of Contents
    Title Page
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Honorable Sr. D. Caleb Cushing, ciudadano de Massachusetts
        Page i
        Page ii
    Indice cronologico
        Index 1
        Index 2
        Index 3
        Index 4
    California 1541
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    VII ciudades 1539-1543
        Page 7
        Page 8
        Page 9
    Florida 1559
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Florida 1565
        Page 13
        Page 14
    Santa Elena 1569
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Florida 1618
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Tejas 1689
        Page 25
        Page 26
        Page 27
    Florida oriental 1758
        Page 28
        Page 29
    Luisiana y Florida occidental 1792
        Page 30
        Page 31
    Luisiana y Florida occidental 1794
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Indios 1516-1518
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
    Isla Espanola 1519
        Page 44
    Cuba 1522
        Page 45
        Page 46
    Florida 1539-1543
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    VII cuidades 1540
        Page 65
        Page 66
    Indios 1555
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
    Mar del Sur 1527
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
    Mar Oceano 1538
        Page 92
        Page 93
    Cinaloa 1533
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Corsarios Franceses 1541
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    Bacallaos y Cartier 1541
        Page 107
        Page 108
    Florida y Bacallaos 1541
        Page 109
        Page 110
        Page 111
    Bacallaos y Cartier 1541
        Page 112
        Page 113
    Corsarios Franceses 1541
        Page 114
        Page 115
    Corsarios Franceses 1541-1542
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    Nueva-Espana, Nueva-Galicia y Nuevo-Mexico 1537
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
    Florida, Cuba y Soto 1537
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
    Civola y Quivira 1542
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
    Cibola y Quivira 1542
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    Mar del Sur 1533
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
    Mar del Sur 1542
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
    Florida 1549
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
    Cuba y Corsarios 1555
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
Full Text








COLECCION


DE VARIOUS DOCUMENTS



PARA LA HISTORIC DE LA FLORIDA


Y TIERRAS


ADYACENTES.


Largos en faza~as,
6 cortos en descrebillas.




TOMO I.










EN LA CASA DE TRUBNER Y COMPARIA,
NfIM. 60, PATERNOSTER ROW,
LONDRES.


































































SE HAN TIRADO 500 EJEMPLARES
POR JOSi RODRIGUEZ,
MADRID, ANO DE 1857.
















HONORABLE SR. D. CALEB CUSHING,

CIUDADANO DE MASSACHUSETTS.






La present obra, fruto no muy sazonado quizA de mi buen deseo, es
un recuerdo que me atrevo A dedicar A V. como expression del afecto
que profeso A mis conciudadanos. Ausente de mi patria, he procurado
consagrarla hasta mis moments de ocio, viviendo para ella entire los
extraios; pues como hubiese de residir algun tiempo en la que fud por
mas de dos siglos metr6poli de la parte mas considerable del Nuevo
Mundo, desde luego me propuse dar A luz cuantos documents juzgase A
prop6sito para ilustrar la historic antigua de aquellas celebres regions.
Dando principio A la realization de mi prop6sito, incluyo en esta co-
leccion los que por el pronto he creido que ofrecerian mas inters ; y he
tomado el nombre de la Florida, considerando este estado, no segun las
actuales divisions, sino con arreglo A sus antiguos limits, que eran al
mediodia el Oc4ano, A oriented la Tierra de los Bacallaos y al poniente
las provincias de las Siete Ciudades y la de los Chichimecas, dilatAndose
en la parte septentrional por una region desconocida, y que se ignora si
mar 6 tierra. En el metodo he procedido no cronol6gica ni topografica,
sino en cierto modo arbitrariamente, y segun me lo han permitido la
occasion y las circunstancias.
Los documents antiguos que por primera vez public, estan tomados
de manuscritos que en los archives y bibliotecas de Espaiia gozan de
grande autoridad y estimacion, ya por la celebridad de las colecciones
en que se hallan, ya por la de los personajes A que han pertenecido, 6
por el m6rito de los eruditos que se dedicaron A formarlas. Y en cuan-
to A los de fecha mas reciente, solo debo advertir que estan fielmente
copiados de los originals que una y otra vez he tenido A mi disposition.
El retrato que figure al frente de este volimen es el de D. Fernando V,












esposo de Isabel la Cat6Iica. Esth sacado de un medallon antiguo, y en
punto a semejanza, es sin duda la imagen mas exacta que se conserve
de un monarca en cuyo reinado se verificaron los descubrimientos, 6
por mejor decir las exploraciones de una y otra costa de la Peninsula.
Se grab6 en Italia, y fu6 hecho despues de su muerte; pero probable-
mente con pocos afios de diferencia. Lleva esta inscripcion: p DIVVS.FER-
DINANDVS.CATHOLICVS.HISPANORVM.REX*S.RO.ECCLESIE.PROTECTOR.
Nada mas tengo que prevenir respect A la parte material de esta
publication. Lo que intrinsecamente valga, no ha de redundar en ala-
banza mia, sino en provecho de los que se dedican h este gdnero de es-
tudios; y al fin no ha de ser empeio tan infructuoso, que no allane el
camino A otros que con mas acierto 6 fortune se propongan el mismo
objeto. Yo tambien me lisonjearia de haberlo llenado mas dignamente,
si contase con medios proporcionados a la voluntad con que he acome-
tido una empresa seguramente superior a mis esfuerzos y facultades.
Dignese V., pues, aceptarla en lo que merezca, autorizando con su res-
petable nombre estas memories; benevolencia que solo puede dispensar-
les una persona de su ilustracion. Semejante solicitud no se tachara en
mi de vana oficiosidad; pues A mas de que en V., como en politico tan
distinguido y en escritor tan docto y aventajado, han de hallar favora-
ble acogida esta especie de investigaciones, yo contemplard siempre co-
mo uno de mis mas gratos deberes el de mostrarme reconocido A quien
ha secundado mis deseos de vivir en medio de la nacion que tan mara-
villosamente influy6 en los destinos de la humanidad, y leg6 tantos
recuerdos A la historic de los demas paises. Asi refluira en V. mismo la
parte de cooperation que legitimamente le cabe en mi pensamiento, y
dispensary sefalada merced A sa afectisimo, atento y agradecido sdr-
vidor

Q. B. S. M.


BUCKINGHAM SMITH.


'Madrid y Julio 15 de 1857.



















INDICE CRONOLOGICO


DE LOS DOCUMENTS DE ESTE TOMO.







ANos. PAGINAS.

1516, 'Papel sobre los abuses que se comedian en las Indias, en contraven-
1518. cion de las ordenanzas que para su gobierno hizo el Rev Cat6lico. 37
1519. Carta de los frailes Ger6nimos al Rey, manifestando haber hecho al-
gunos pueblos en donde se recogiesen los indios, dando noticia del es-
trago que habia de las viruelas en aquella Isla y en la de Puerto Rico,
y pidiendo para el remedio de la gran p6rdida de aquellas islas que
pasasen A ellas esclavos negros sin imposiciones. . . 44
1522. Declaracion de Vasco Porcallo de Figueroa, prestada en Santiago de
Cuba el 28 de Febrero de 1522, segun el interrogatorio remitido por
los licenciados Marcelo de Villalobos y Juan Ortiz de Matienzo, oidores
de la Isla Espanola ... .. .. .. .. .. .. .. 45
1527. Relacion de la derrota que hizo un bergantin que sali6 el 14 de Julio
del ano de 1527 del puerto de Zacatula en Nueva Espana, juntamente
con dos navios, a las 6rdenes de Alvaro Saavedra Ceron, A quien en-
carg6 Hernan Cortes el descubrimiento de la Especeria, hasta el 24
del mismo mes, que entr6 en el puerto de Santiago en 190 y 40' de al-
tura...................... ............. 88
1533. Relacion de lo que yo Diego de Guzman he descubierto en la costa del
Mar del Sur por S. M. y por el Ill.0 Senor Nuno de Guzman, goberna-
dor de la Nueva Galicia ................... 94
1555. Relacion de la jornada que hizo A descubrir en la Mar del Sur el Capi-
tan Hernando de Grijalva con dos navios del Marqu6s del Valle, desde
30 de Octubre de 1533 que sali6 del puerto de Jucatan, llamado la














ANos. IAGINAS.

bahia de Santiago de Buena Esperanza, donde se fabricaron los na-
vios, hasta por el mes de Febrero del ano siguiente. . ... 16
1557. Carta escrita por D. Antonio de Mendoza, virey de Nueva Espafa, al
Emperador D. Carlos V, dAndole cuenta de lo ocurrido en los territo-
rios que estaban bajo su mando. . . . ... 19
Por una equivocacion de copia se puso en el texto ((al Rey Cat61ico D. Fernando V.)
1537. Asiento y capitulacion hechas por el Capitan Hernando de Soto con el
Emperador Cirlos V para la conquista y poblacion de la Provincia de
la Florida, y encomienda de la gobernacion de la Isla de Cuba. 140
1558. Descripcion de la isla Bermuda y sus puertos, y de las islas y bajos
circunvecinos, hecha por el Capitan Carreno, que por mandado de
S. M. fu6 su reconocimiento. . . . .. 92
1559, Instruccion de D. Antonio de Mendoza, virey de Nueva Espana, A Juan
1545. de Aguilar sobre lo que debia decir a los seflores del Consejo acerca
del descubrimiento de las siete ciudades de Poniente. . . 7
1539, Relacion por Luis Hernandez de Biedma del suceso de la jornada que
1543. hizo Hernando de Soto, y de la calidad de la tierra por donde anduvo. 47
1540. Relacion de lo que Hernando de Alvarado y Fray Joan de Padilla des-
cubrieron en demand de la mar del Sur. . . .... 65
1541. Instruccion que debia observer el capitan Hernando de Alarcon en la
expedition A la California que iba a emprender de 6rden del virrey Don
Antonio de Mendoza ........................ 1
La copia, que existe en el Dep6sito hidrogaiico, sacada por el Sr. Navarrete, lle-
va esta nota manuscrita de 61 mismo:
((En la vuelta del original dice (de letra al parecer del Virrey): graduara to-
da la costa at propio echando en cada grado en un phego de papel.n
1541. Parecer del Consejo de las Indias sobre las cosas de la armada, el pro-
p6sito de los Franceses y los preparativos que en su consecuencia se
dispusieron hacer en Indias. .... . . . ..... 163
1541, Relacion de lo que dice la espia que el Consejo de las Indias embi6 A
Francia para saver lo de las armadas que se preparaban alli . 107
1541. Lo que se acuerda en el Consejo de Estado y de Indias sobre lo que
se present tocante al intent de la armada de Francia en respuesta a
Su Majestad.................. .. ........... 109
1541. Trozos de una carta que el embajador escribi6 desde Lisboa al Comep-
dador mayor sobre solicitar armamento alli para estorbar el asiento de
Franceses en la part de los Bacallaos. ....... . . .
1541. Memorial de lo que paresci6 h 10s del Consejo de las Indias sobre lo














ANOS. PAGINAS.

del armada para resistir A la de los franceses, que dicen biene A des-
cubrir y poblar en las Indias. . . . .... 114
1541, Lo que dize Francisco Sanchez, que es la persona que por mandado
1542. de S. M. embiamos en la caravela, que le pas6 en el viaje es lo si-
guiente. ................ .. ........ 116
1542. Relacion del suceso de la jornada que Francisco Vazquez de Coronado
hizo en el descubrimiento de Civola . . . 147
1542. Relacion que di6 el Capitan Joan Jaramillo de la jornada que hizo A la
tierra nueva, de la qual era General Francisco Vazquez de Coronado. 154
1542. Relacion, 6 diario, de la navegacion que hizo Juan Rodriguez Cabrillo
con dos navios, al descubrimiento del paso del Mar del Sur al norte,
desde 27 de Junio de 1542 que salio del puerto de Navidad, hasta 14
de Abril del siguiente aflo que se restituy6 61l, haviendo Ilegado has-
ta el altura de 44 grades, con la description de la costa, puertos, en-
senadas, 6 islas que reconoci6 y sus distancias, en la extension de to-
da aquella costa.................... : ..... 175
1549. Relacion de la Florida para el Ilmo. Senor Visorrei de la Nueva Espa-
na, la qual trajo Fr. Gregorio de Beteta. . . ... 190
1555. Carta de Fray Toribio Motolinia A el Emperador Carlos V, contra Fray
BartolomB de las Casas. . . . ... .. 67
1555. Relacion de lo subcedido en la Habana cerca de la entrada de los Fran-
ceses en ella.................... ...... .. 202
1559. Relacion de D. Luis de Velasco, virey de Nueva Espana, A S. M. (Fe-
lipe II) dando noticia del suceso de la armada que habia mandado A
poblar la costa y tierra de la Florida a las 6rdenes de su gobernador
D. Tristan de Arellano ...... .... ........... 10
1565. Titulo de adelantado de la Florida, expedido A favor de Pero Menen-
dez de Aviles.................... ....... 15
1569. Memoria de Joan de la Vandera, en que se hace relacion de los luga-
res y tierra de la Florida por donde el Capitan Juan Pardo entro A des-
cubrir camino para Nueva Espana por los anos de 1566, 1567. 15
1618. Testamento de Pedro Menendez de Avil6s, sobrino y heredero del ade-
lantado de la Florida del mismo nombre, otorgado en Valladolid A 18
de Diciembre de 1618.................. .......... 19
1689. Carta en que se da noticia de un viaje hecho A la bahia de Espiritu
Santo, y de la poblacion que tenian ahi los Franceses.. . .. 25
1758. Oficio de D. Lucas de Palazio, gobernador de S. Agustin, al Exmo.














ANOS. PAGINAS.

Sefior D. Julian de Arriaga, en que manifiesta el mal estado de la
guarnicion del presidio y remite un estado de la fuerza, el cual se in-
serta A continuacion.................... .. .. 28
1792. Oficio del Baron de Carondelet, gobernador de las provincias de Lui-
siana y Florida Occidental, al Excmo. Sr. Conde de Bejamar, dan-
do noticia de haber preso i enviado A Espana el capitan ingl6s Gui-
Ilermo Bowles, que se habia introducido furtivamente en la Florida,
y A su. mayor Guillermo Cunningham y Enrique Smith, sus c6m-
plices. . .... . . . ...... .. 30
1794. Oficio del Baron de Carondelet, gobernador, etc., al Duque de la
Alcudia, manifestando el estado de aquellas provincias y las dificul-
tades que A su tranquilidad suscitaban los ingleses y los de los Estados
Unidos...................... ......... 32













COLECCION

DE VAR1OS DOCUMEITOS


PARA LA HISTORIC DE LA FLORIDA


Y TIERRAS ADYACENTES.






CALIFORNIA. 151.


Instruccion que debia observer el capital Hernando de Alarcon en la ex-
pedicion c la California que iba a emprender de drden del virey D. An-
tonio de Mendoza.
El original en la Biblioteca Escurialense, estate &, plut. ij, nim. 7, f61. 395. Copia sacada por
el senor D. Jos6 Amador de los Rios.


Lo que vos el capitan Hernando de Alarcon haveys de hacer en el viage
del ancon A donde os embiamos es lo siguiente.
Primeramente aveys de ir al puerto de la Navidad de la provincia de la
Colima y alli recibireys el navio nombrado. .......... que para
vuestra jornada tenemos sefialado y una varca grande que puede navegar
que para ello tenemos hecha, y los bastimentos, artilleria y municion que
para ello os sera dada, todo lo qual hareys assentar al escrivano que lle-
varedes del navio en su libro muy' particularmente lo que lleva A cargo el
maestre y otras personas A quien lo encargaredes, para que de todo aya
buena razon y quentas asy delo que fuere en el nabio como en la dicha
varca, lo qual firmareys vos juntamente con el dicho escrivano, y A la letra
1













dareys otro tanto A Don Luis de Castilla para que quede acA razon de ello.
Iten, que el dicho libro hareys copia de la gente de la mar que a de
yr en el dicho navio y varca y del artilleria y municion que va en ellos,
la qual entregareys por inventario A los artilleros y dareys orden como la
eleven A buen recado y A punto para quando fuere necesaria, y desto ter-
neis especial cuydado, pues veys lo que en ello os va.
Iten hareys copia de la gene sobresaliente que va en la dicha armada,
y porneys la que os pareciere en la varca que serA necessario yr en ella,
y vereys las armas que cada uno lleva y hareys lo assentar todo en el libro
del dicho escrivano, firmado de vuestro nombre.
Otro si os encargo que honrreys y reverencieys A los padres fray Re-
mundo y fray Antonio de Mena, que van en vuestra compafia, y tomeys
su parecer en las cossas que conviniere conform a lo que Su Magt.
manda por sus instrucciones, porque demas de merecello por ser tales
personas es razon que asi se haga, y de lo contrario seria nuestro Senor
deservido.
Iten despues que queriendo nuestro Sefor que esteys A punto para navegar
y hazer el viage del socorro de Francisco Vazquez de Coronado y de la gente
que con 61 esta, yreys en demand de la villa de San Miguel, y alli con
la varca procurareys de saber sy ay alguna nueva del Capitan General Fran-
cisco Vazquez de Coronado, y conforme A lo que d61 supieredes asy ha-
reys en vuestro viage, porque el principal fin a que os embiamos es este,
y del herraje que esta en la dicha villa de San Miguel de Culvacan toma-
reys la mitad y entregallo eys A la persona que llevare A cargo por noso-
tros lo que estA en el puerto de la Navidad, para que haga dello lo que le
fuere mandado, y la otra mitad dexareys en la dicha villa para lo que fue-
se necesario. Y si en la dicha villa de San Miguel de Culvacan no truje-
redes nueva del dicho capital, pasareys al Puerto de los Puertos, y de
alli adelante procurareys en todos los puertos y parties que fuere possible
de tomar tierra y mirar si hallaredes alguna noticia del dicho General 6
del capital Melchor Diaz, el qual parti6 del valle de los Corazones A des-
cubrir la costa por donde vos ys, y si toparedes con 61 6 con gente suya,
dalles eys noticia como ys en su busca y en socorro del General. E yn-
formaros eys de lo que saben dl6, y si podrA aver' manera para que 61
tenga noticia de vos, y si hallaredes medio para ello, poneros eys en la
parte mas c6moda que os pareciere para podello hazer, y no pasareys de
alli hasta avello effetuado, y para esto aveys de tener todos los modos que
fueren posibles, porque nos importa much saber dellos por la mar y que
aya conversation y contratacion entire vos y ellos.













Y si en todos los puertos y tierras dese paraje no hallaredes aparejo de
saber dellos, pasareys al rio de Buena Guia, dexando en todos los puer-
tos de atras sefales y cartas en que ]es digays como soys passado aquel
rio, y que estareys en 61 todo el tiempo que pudieredes hasta tener noticia
del General, porque ys en su busca y demand por nuestro mandado, y
que quando por alli no pudieredes saber d61, sepan que embiar eys
atras por los mesmos lugares, requiriendo las sefales que ovieredes dexa-
do para saber si han topado con ellas, y que por tanto si toparen con ellas
sepan donde ys, y si no pudieren yr allA dexen escrito donde estan y po-
dran hallarlos los que vos embiaredes para poder saber por donde podrAn
tener contratacion con la mar y con vos.
Llegado que says al rio de Buena Guia, que a de ser no hallando an-
tes lengua y contratacion mas convenible con el dicho General y gente que
con 61 estA, con la varca subireys por el dicho rio y por el estero que de-
zis que va la tierra adentro, y siempre preguntareys y procurareys de
saber nuevas de los de Cibola, porque segun lo que de alli me escrive es
impossible que ellos no ayan venido al rio 6 esten muy cerca d6l, y en
tanto que no supieredes de Francisco Vazquez no os ocupareys en otra
cosa sino fuere en buscalle y juntaros con 61, porque en esto hareys muy
gran servicio A Su Magt. y A nosotros muy gran player y buena obra.
Y como con el ayuda de nuestro Senor aya yo topado con el dicho Fran-
cisco Vazquez 6 con gene suya, dalle eys 6 embialle eys A muy buen re-
cado los despachos que para 61 Ilevays, porque yo le escrivo que por aver
sido vos el descubridor de aquel rio y teneros la gente dl buena voluntad
y aver servido A Su Magt. en ello, que os encargu6 lo de alli, y por la
noticia que teneys de algunas cosas adelante, si fuere necesario, os d6
mas gente, para que con la que vos llevays procurareys de pasar adelante,
y vos terneys respetto de obedecelle y hazer lo que por 61 os fuere manda-
do y guardar la orden que os diere.
En la instruction que se di6 A Diego Lopez de Zufiga, que va por Ca-
pitan por la costa, Ileva un capitulo en que se le dize que tenga much
cuydado de saber de la gente que a ydo por tierra y de la que vos llevays
por el ancon, y si tuviere alguna noticia y fuere necesario juntarse con
ellos 6 con vos que lo haga, lo mismo aveys vos de tener, porque pues
es todo una misma cossa y tambien busca 61 para vosotros y lo mismo los
que van i las yslas, asi es razon que se haga por vuestra partte, y que
todos procureys de ayudaros y remediaros siempre que aya lugar pa-
ra ello.
A los yndios que Ilevays en vuestra compania hazelles eys buen trata-













miento para que quando esten en su tierra atraygan A los demas A tene-
ros amor.
Terneys much cuydado que no sea blasfemado el nombre de nuestro
Sefor ni de su Madre gloriosa ni de los santos, antes sean muy reveren-
ciados y la doctrine christiana en vos y en ellos se rate muy ordinaria y
vivays como catholicos, de manera que los naturales de la tierra done
estuvieredes no reciban mal exemplo, antes los atraygays con vuestras
virtudes y buenas obras A dejar vuestra amistad y conversation.
Procurareys que aquel senor de Guicama y de Coama no sean molesta-
dos ni maltratados en nada, pues de tan buena voluntad os recibieron.
Procurareys de estar mas advertido en la comunicacion y conversation
de los yndios, porque parece que era necessario star mas recatado de-
llos que lo estuvistes la vez passada.
Estareys muy advertido que la gente que vA en vuestra compania no
haga ningun agravio ni fuerza A los yndios ni les tomen nada de lo que
tuvieren contra su voluntad ni entren en sus cassas sin vuestra licencia.
Iten procurareys de averiguar bien la noticia que tuvistes de la mar y
de aquellas yslas que dezis, y saber qu6 gente es la que abita en toda
.aquella comarca, y por amor procurar de saber la que puede aver en
aquella tierra, y esto tentareys con yndios mercaderes 6 por otra qual-
quier via que mejor os pareciere, escusando de dalles guerra si no fuere
constrenidos de necesidad, y de todo lo que en ella huviere procurareys de
aver muestras.
Si os pareciere que conviene asi para requerir las senales y cartas que
dexAredes atras si no huvieredes hallado lengua y rastro del General y de
su gente, 6 para darnos nuevas de lo de aliA, que conviene embiar el
navio 6 la varca, asy para esto como para algunas provisions que con-
vengan 6 darnos algun aviso: esto hareys como vieredes que mas convie-
ne de tenello 6 embiallo.
Iten: si poblaredes en alguna part, no sea enitre los yndios, sino
apartado dellos, y mandareys que ningun espaiol ni otra persona de las
vuestras vaya al lugar ni A las cassas de los yndios sino fuere con express
licencia vuestra, y al que lo contrario hiziere castigalle eys muy aspera-
mente, y la licencia aveys de dalla las vezes que fuere necessario para
alguna cossa que convenga y A personas de quien vos esteys confiado que
no hara cossa mal hecha, y estad muy advertido en guardar esta orden,
porque es cossa que conviene mas de lo que vos podeys pensar.
Aveys de tener muy entendido que la principal cossa A que vays es a
saber del Capitan General Francisco Vazquez de Coronado y de la gente













que con 61 estA, y A que se pueda contratar con ellos por la mar, y 6
descubrir el puertto 6 puertos que para esto mas convenga; y que esto
aveys de procurar por todos los modos y vias que os fuere possible por
mar y por tierra, y que-hasta saber esto y hazello no os aveys de ocupar
en otra ninguna cossa, ni venir de allA sin avisarnos primero de lo que
ovieredes hecho y alcanzado, para que proveamos lo que nos pareciere
que conviene.
En 1o de los rescattes que embiamos mandamos A la persona que los
lleva a cargo que no huya dellos ni rescatte sino fuere en vuestra presen-
cia: aveys de tener orden en el libro que la tal persona llevare y en el
del escrivano que vos lievaredes en el arma quo va A vuestro cargo se
pongan espacificadamente los rescattes que Ileva, y en el un libro y en
el otro lo firmeys vos y el que llevare 6 cargo los rescattes y el tal es-
crivano, y la misma 6rden se tern, en lo que dello se gastare en resca-
tar y contratar, poniendo espacificadamente lo que se gasta en los dichos
rescattes y contrataciones, y lo que por ello se a en el un libro y en el
otro firmado por la misma orden para cargo y descargo del que lo llevare
A cargo: y esto terneys orden que se ponga muy claro y espacificado
porque se entienda bien.
Iten; emos procurado que Francisco Pilo, mercader, embie persona
propia con mercaderias y herraje y otras cossas de provisions, asy para
la gene que con vos va, como para la que estA con el Capitan General
Francisco Vazquez de Coronado, al qual entregareys el herraje que en
Culiacan tomaredes, para qu61 lo gaste y despache como suyo, por qu6l
A quenta de otras cossas que con el dicho Pilo tenemos y por qu61 nos
haze player en aventurar su.hazienda y conviene cobrar credit para que
otros lo aventuren, dalle eys en el navio que Ilevaredes buen lugar don-
de lleve sus mercaderias, y hazelle eys buen tratamiento, y dexalle eys
libremente disponer dellas y vendellas 6 su voluntad, y no consentireys
que le sea hecho ningun mal tratamiento ni fuerza de palabra ni de obra
por vos ni por ninguno de la gene de vuestra compafia, y quando hu-
biere de sacar las mercaderias en tierra dalle eys todo favor y ayuda, y
terneys orden como no se avenluren, porque la aventura y peligro corren
sobre nosotros, y como cossa que nos toca os la encargamos much, y
para las escrituras que fueren necesario tomar de lo que vendiere fiado,
si en el armada fuere escrivano de Su Magt., mandalle eys que las ha-
ga, y si no le huviere, criallo eys como capitan y justicia de la dicha ar-
mada, que si necesario es, en nombre de Su Magt., por ello os doy
poder cumplido.













Y porque por experiencia se ha visto quo de Ilevar vallestas y arcabu-
zes y otras armas de municion se pierden y disminuyen y dafian, porque
por ser de municion no se tiene dello particular cuydado, las vallestas, ar-
cabuzes y rodelas que fueren necesaria para la gente de guerra que lle-
vays y mariners hazerselas eys entregar por suyas en precious moderados
a los que tuvieren sueldo 6 quenta de su sueldo, y 6 los que no lo tuvie-
ren obligalles por ello, y lo que fuere de mas y por municion entregallo
cys 6 la persona que asi el dicho Pilo embiare para quenta entire Agustin
Guerrero y 61 A quien tenemos encargado de nuestras armadas, y las obli-
gaciones que hizieren 6 quien se dieren las dichas armas y lo que asi se en-
ti'egare A la persona que el dicho Pilo embia dallo cys A Don Luis de Cas-
tilla para que lo embien al dicho Agustin Guerrero.
Llevareys ciertas cossas que dona Beatriz de Strada embia para el Ca-
pitan General su marido, y mandareys que en ello y en lo que mas lleva-
redes para algunos de los soldados que con 61 estan que os ayan recomen-
dado amigos 6 parientes suyos haya buen recaudo.
Fecha en la ciudad de Mexico on postrero dia del mes de mayo de myll
y quinientos y quarenta 6 uno.


DON ANTONYO DE MENDOCA.



Por mandado de Sus Seiiorias,
'Almaguer.


















VII CIUDADES. 1559.-1545.


Instruccion de D. Antonio de Mendoza, Virey de Nueva. Espana, a Juan
de Aguilar sobre lo que debia decir d los sehores del Consejo acerca del
descubrimiento de las side ciudades de Poniente.

Archivo de Simancas, Indias 9. Copia sacada por D. Juan Baptista Muiioz, en la Real Academia de la
Historia.



Lo que D. Antonio de Mendoza, Visorey de la Nueva Espana, escrive
a Juan de Aguilar para que dello haga relacion a Su Alleza i a los senores
de su Consejo es lo siguiente.
Por cartas que he recibido de Espana he sabido que por via de portu-
gueses se tiene noticia como los navios que embie a descubrir a las islas
de poniente han aportado a una isla, i que ellos dicen estar en las que pre-
tenden tener derecho por el enpeno que S. Mag. les tiene hecho, i porque
podria sei que a S. Mag. se le hiciese esta relacion, quiero informaros de
lo que acerca de esto pasa. El Emperador, Nuestro Senor, mand6 capi-
tular con el Adelantado D: Pedro Alvarado para que descubriese con dos
galeones i un navio sutil las islas del Poniente, i que asimismo descubrie-
se por la costa de esta Nueva Espana que llaman de la mar del Sur a la par-
te del Norte, con dos navios, i en esta capitulacion que digo S. Mag. me
hizo merced que yo tuviese la meitad en tanto quel Adelantado Alvarado
venia de Espana con esta capitulacion que digo; yo havia enbiado por la
parte de la Nueva Galicia a descubrir la tierra dentro a un religioso de la
orden de S. Francisco con ciertos indios i un negro que vino de la Florida
con Cabeza de Vaca i sus conpaferos, los quales me bolvieron con la nue-
va de las site ciudades que havreis oido: con esta relacion prove en nom-
bre de S. Mag. a Francisco Vazquez de Coronado con much i muy buena
gente i bien proveida, con la nueva de la grandeza del descubrimiento de
esta tierra: el Adelantado Alvarado aderez6 doce navios como pudo con
quatrocientos hombres i sesenta caballos, i metiose en ellas, deciendo













que por la capitulacion que tenia le pertenecia esta conquista, i vino a un
puerto de esta Nueva Espata, donde 61 e yo nos concertamos i hicimos
cierta conpania en que me dio la meitad de todos sus navios, e yendo el
Adelantado a despachar el armada para las islas, sucedio el levantamiento
de los indios de la Nueva Galicia, i porque se hallo aquella parte i el te-
niente de Gobernador de aquella provincia le pidio socorro, determine de
irselo a dar en persona, i en la jornada morio como havreis sabido: desde
a pocos dias morio su muger por no menos desastre que 61, a quien ha-
via dexado por heredera, i no huvo persona que por su parte entrase en
sus bienes por temor de las deudas, ni hasta ahora ha havido heredero del
Adelantado, quedandome estos navios i los demas que yo tenia i la part
de la capitulacion que S. Mag. me havia hecho merced, determine de se-
guilla, i en cumplimiento de ella enbie tres vezes navios a descubrir esta
costa, i descubrieron hasta quarenta i quatro grades de altura a arta cos-
ta mia, i aunque por la capitulacion de S. Mag. yo no era obligado a en-
biar mas de tres navios a las islas del Poniente, teniendo noticia de las
grandezas que dicen dellas asi los antiguos escritores como los modernos,
quise engrosar mas el armada, inbiar seis navios mui bien en orden de ar-
mas i artilleria i municiones i de todo lo demas necesario para semejante
jornada, i con quatrocientos hombres mui buenos i a Ruiz Lopez de Villa-
lobos por Capitan, al qual made i di por instruction que hiciese una bue-
na fortaleza en la part que le pareciese mas comoda al servicio de S. Mag.,
i para ello llevo oficiales i herramientas i orden como havia de ser, i por-
que podria ser que su merced creyese que aquella gene se haya entrado
en lo que esta empenado al Rey de Portugal, digo que por instruction mia
llevaron que guardasen lo que S. Mag. tenia capitulado i mandado en este
caso, lo qual lo entregue, como parecera si es necesario por fee de escri-
vano, i demas de lo escrito, de palabra dixe al Capitan que no convenia
por ninguna cosa quel ni sus navios fuesen a parte donde los portugueses
estuviesen ni se tuviese noticia dellos, asi porque yo no sabia si el Enper
rador, nuestro Senor, seria deservido, como porque no era bien que se
pusiesen en aventura de que los portugueses se rebolviesen con ellos i le
desbaratasen los navios, porque sin ellos o teniendolos mal acondicionados
no podrian enbiar a esta Nueva Espana a dar noticia del suceso de su na-
vegacion, i otras muchas causes a este proposito, por las quales no se de-
ven career que esta gente esti en la demarcacion que pertenece a Portugal,
sino que quiere ocupar todo lo que pueden por qualquier manera que ten-
ga color, i echar a S. Mag. de todo lo que hai en aquellas parties, teniendo
entendido la gran riqueza i grandeza de aquellas islas i tierras, i no seria













just que S. Mag. sin que nos oya quiera perder el seiorio de tan gran
cosa por solo el dicho de sus contrarios, ni que yo sea despojado de la
posesion sin que seamos oidos i se entienda done estf aquella parte po-
blada, porque yo tengo por cierto que es muchas leguas fuera de lo del
enpeno, i si S. Mag. i los de su Real Consejo de Indias me huvieran fa-
vorecido, yo tuviera el dia de hoi otros quatrocientos hombres juntos con
los que estan alla, porque el dia que ellos navegaron, que fue en principio
del ano de quarenta i tres, tenia puestos en artilleria dos galeones los
mejores que hai en estas mares hechos al proposito, i teniendolos casi aca-
bados, vino el Visitador, i la primera cosa que en el puerto public fue
que traia todo el gobierno de la tierra, i preguntandole que sera del Vi-
rey, respondio: enbialle en un navio quando me pareciere: Ilegado aqui,
demas de tener muy poco respeto a mi persona, pregono mi residencia por
todos los lugares de la tierra, i no una vez, sino dos, como si yo fuera el
mas triste Corregidor o Alcalde que havia en ella. Con estas cosas, i con
venir en las nuevas leyes una que dice que ningund Visorey ni Gobernador
pueda entender en descubrimientos, yo perdi lo mas del credit i reputa-
cion que tenia con la gene para poder llevar adelante la empresa, i aun-
que bastava lo que digo para no seguir lo comenzado, lo que mas temi i
principalmente me impidio fue que demas de los testimonios que me ha-
vian Ilevantado afadirian que la gene i armada era para otra cosa i efeto
que servir a S. Mag. Yo tengo gastado toda mi hacienda i estoi enpenado
en gran cantidad de dineros, pensando hacer el mayor servicio a S. Mag.
que nadie le ha hecho en eslas parties, i estando seguro i cierto, como
parece por la nueva que agora se tione, S. Mag. tiene en condition de
tener acrecentado su sehorio mill i quinientas leguas adelante, con espe-
ranza de descubrirse muy riquisimas tierras e islas con aumento de gran-
des tesoros i rentas para su corona real, demas de la perpetua fama que en
sus bienaventurados tiempos se acabe descubrir lo que rest del mundo i
ponerse debajo de su senorio, e yo como su criado i hechura confieso de-
sear que no quedase nada que hacer para su hijo mas de gozallo por mu-
chos anos i que los nuestros le sirviesen en ello. No se como bastan ipro.
quesias banas, so especial de religion cristiana, para tener A S. Mag. tan
ciego que crea que los que nunca trataron los negocios los entienden, i
que sus criados i los que en estas parties le sirvimos somos tan desalmados
i sin conciencia, que pospongamos el servicio de Dios i el suyo, sin que
haya ninguno quo se pueda eceuptar de esta opinion: pluviera a Dios que
como S. Mag. tiene puestos los ojos en el Inperio de Oriente tuviera uno
en el colodrillo con quo mirara el de Ocidente, que no viera menos gran-
2













dezas ni menos dinas de su gran animo i pensamientos: i suplicareis A
S. Mag. que se me de licencia para que yo vaya o enbie uno de mis hijos,
pues tiene personas para servir, a averiguar esta diferencia con los portu-
gueses i a partir esta demarcacion, porque aunque no tengo sino una capa
i espada, con solo el favor de S. Mag. i saber que le sirvo en ello, yo me
averne con ellos i procurare que S. Mag. no pierda sus tierras i seforios,
dexando a los portugueses lo que es suyo, conforme a lo que S. Mag. man-
dare i fuere servido, i el acrecentamiento que de esto verna a toda Espana
asi en general como en particular.





FLORIDA. 1559.


Relacion de D. Luis de Velasco, Virey de Nueva Espaia, 4 S. M. (Feli-
pe 11), dando noticia del suceso de la armada que habia mandado d
poblar la costa y tierra de la Florida a las 6rdenes de su gobernador
D. Tristan de Arellano.

Archivo de Simancas, tomo Cartas de Frailes de Nueva Espanfa del afto 1550 al 1570. Copia hecha
por D. Juan Baptista Mufioz, en la Real Academia de la Historia.



S. C. R. M.=Eh otra he escrito a V. M. como a los once de Junio de
este afio se hizo a la vela el armada que por mandado de V. M. embie a
poblar la costa i tierra de la Florida, i quedava esperando por horas na-
vios que me traxese nuevas del suceso del viaje, i de que puerto tomavan
i en que tierra: lleg6 a las nueve del present un galeon que despach6 el
Governador D. Tristan de Arellano, que vino en 14 dias del puerto de
Ichuse, donde desenbarc6, al qual puso por nombre la Bahia Filipina de
S.ta Maria, porque entr6 en el dia de N." S."r de Agosto: el puerto i tier-
ra tiene las calidades que V. M. mandara ver por la relacion que va con
esta, que es sacada de la que el Governador me embia i dan dos pilots
que han venido en el galeon, i porque al tiempo que lleg6 estavan dos
navios prestos para ir en Espana, me pareci6 embiar esta relacion breve,
en el entire tanto que la embio mas particular, para que V. M. tenga noti-












11
cia del buen suceso que la jornada ha tenido: el Governador creo la darA
a V. M. en los navios que han de ir del puerto que tomb a Espana: en uno
dellos irA Juan Rodriguez, que fue por piloto mayor, i llevarA rumbados
los puertos i tierras i tomadas las alturas: dicenme los pilots que han ve-
nido aqui que esth el puerto en treinta grades algo mas: al tomarle fue
sin riesgo de indios ni de espanoles: escriveme el Governador que no huvo
resistencia, i que por la costa parescian pocos indios, i que tenia noticia
que de diez a veinte leguas del puerto hai tierra fertil i bien poblada, i
que hasta poblar i fortificar el puerto i que yo le embiase mas caballos i
algun bastimento, por no lo tomar por fuerza a los indios hasta ganarles la
voluntad, que no entraria la tierra adentro. De docientos i quarenta caba-
llos que llev6 ech6 los ciento a la mar, i los ciento i quarenta salieron en
tierra buenos i para servir, que para estar quedos i tener seguro el puerto
i doce o quince leguas en comarca del bastales: por Hebrero o Marzo les
embiar6 ciento i cinquenta caballos, i en Nobiembre de este afo iran dos
navios medianos a llebarles algun bastimento.
Parti6 el armada que fue a la poblacion de la Florida i punta de S.ta Ele-
na desde el puerto de S. Juan de Ulua a once de Junio: naveg6 con tiem-
pos bonazcibles i blandos diez i siete dias, en que se hallaron en el paraje
del rio del Spiritu Santo obra de veinte leguas al Sur del dicho rio, en
altura de 27 grades i un quarto, i desde aqui navegaron seis dias al Sues-
to i al Susueste i al Sur, hasta que se hallaron con los Alacranes, Nordes-
te Sueste en 27 grades al Sudueste dellos, i desde aqui tomaron otro bor-
do al Nordeste en busca de la costa de la Florida, i al cabo de ocho dias,
que era vispera de la Visitacion de S.1t Isabel, reconoscieron la costa de
la Florida, ocho leguas de la bahia de Meruelo, a la banda del Hueste, en
altura de 29 grades i medio, donde surgi6 el armada, i tomaron agua,
lena i yerva: aqui pasaron algun trabajo en el tiempo recio que cargo.
Desde aqui se hizo a la vela el armada a los 17 dias de Julio en busca del
puerto de Ichuse, Ilevando delante descubriendo por la coqta una fragata;
i haviendo desconocido el piloto que iva en la fragata el puerto de Ichuse,
pas6 el armada adelante i fue a surgir a la bahia Filipina, que descubri6
Guido de Lavezaris, de donde embi6 el Governador D. Tristan de Arellano
a buscar el puerto de Ichuse, por tener noticia que era el mejor puerto i
mas seguro que havia en toda aquella costa, i navegando una fragata por
la misma costa Acia el Leste, por donde havia venido el armada, hall el
puerto de Ichuse, que estA obra de veinte leguas de la bahia Filipina y 55
leguas, poco mas o menos, de la bahia de Meruelo, de manera que esti
entire las dichas dos bahias en altura de 30 grades i un tercio. Buelta la













fragata con la nueva, luego determinaron de ir alla con la armada, i por-
que pareci6 que seria mejor que los caballos fuesen por tierra, se sacaron
en la dicha bahia Filipina, i asi fueron algunas capitanias por tierra el di-
cho puerto de Ichuse, con obra de 140 caballos que havian quedado de
mas de 240 que llevavan, porque los demas se les murieron en la mar.
En esta bahia de la Filipina donde estuvo Guido, a la entrada della pas6 el
armada algunos trabajos por el poco fondo que havia a la entrada del
puerto para las naos gruesas, i asimismo por la gran corriente que hai i
por el tiempo que refresc6. Parti6 el armada desta bahia Filipina al puer-
to de Ichuse dia de N.' S.ta de Agosto, por lo qual le pusieron nom-
bre la bahia de S.ta Maria Filipina: es uno de los mejores puertos que hai
en lo descubierto de las Indias: la menos agua que tiene la entrada son
once cobdos, i entrados dentro tiene a 7 i a 8 brazas, i es mui espacioso
puerto, que tiene tres leguas de ancho de frente donde estan agora los es-
pafoles, i la entrada de la barra tiene media legua de ancho, i tiene mui
buenas senas a la entrada, que tiene una barranca vermeja a la banda del
Leste abriendo la bahia, i pueden estar las naos surtas en 4 i 5 brazas a
un tiro de vallesta de tierra, i es tan seguro el puerto, que ningun viento
les puede hacer dano ninguno: hallaronse algunos'pocos ranchos de indios
que parescian ser de pescadores: la tierra es al parecer mui buena: hai
en ella muchos nogales i ubas i otros arboles de frutales, i otra much ar-
holeda, i much caza i bolateria, i much pescado i mui bueno de muchas
maneras: tambien hallaron una sementera de maiz.
A los 25 del dicho mes de Agosto despach6 el Governador D. Tristan
de Arellano un galeon de los que llev6 en su compania para esta Nueva
Espafa con la nueva de lo sucedido hasta entonces, el qual entr6 en el
puerto de S. Juan de Ulua a 9 de Setiembre: en este gallon se proveera
con brevedad con el bastimento que de present embia a pedir'que es ne-
cesario, demas del que llev6 consigo en la flota, i en breve se esperan los
demas navios que han de bolver a esta Nueva Espana i quedaron alli hasta
ver la dispusicion de la tierra i done se hace la poblacion i fuerza prime-
ra i entender las demas particularidades i calidades que pudieren, para
dar noticia de todo: venido que sean los navios, la dar6 a V. M. por la
orden quel Governador, religiosos i oficiales de la Real Hacienda me es-
crivieren, i tern6 cuidado de socorrerlos en nombre de V. M. de las co-
sas que luvieren necesidad i que sean forzosas, para que no hagan vejacion
a los naturales i se entretengan hasta que siembren i cojan i pueblen, pues
haciendose esto se escusara adelante la costa por ser tierra tan fertil, i se
conseguird el efecto que se pretend, como Dios, N.0 Sefor, i V. M.














scan scrvidos i ensalzada nuestra santa fee. Guarde Dios, N.0 Sefor, la
S. C. R. Persona de V. M. i en mayors reinos i sefiorios acreciente.-
De Mexico a 24 de Septiembre de 1559 afos.


Sin duda es copia de carta del Virey D. Luis de Velasco. Con ella he cotejado la present. Siman-
cas 24 de Agosto de 1783.=Muroz.






FLORIDA. 1565.


Titulo de adelantado de la Florida, expedido d favor de Pero Mendez de
Aviles.

Copia sacada de la ejecutoria del pleito sobre este titulo por el cronista D. Luis Salazar y Castro,
tomo XIX de su Coleccion ms., en la Real Academia de la Historia.



Don Phelipe, por la gracia de Dios Rey de Castilla, de Leon, de Ara-
gon, etc.=Por quanto nos avemos mandado tomar cierto asiento y capi-
tulacion con vos Pero Menendez de Aviles, Cavallero de la Orden de San-
tigo, sobre que os aveis ofrecido de Ilevar a la costa y tierra de la Florida
seis chalupas y quatro zabras ligeras, con sus remos, armas y municiones
puestas a punto de guerra, y 500 hombres, los ciento labradores, y los
ciento mariners, y los demas oficiales gente de mar y guerra, y otros
oficiales canteros y carpinteros, serradores, herreros, barberos, ciruja-
nos, todos con sus armas, arcabuces y murriones y rodelas, y las demas
armas ofensibas y defensibas que os parecieren y fueren convinientes para
la jornada, y doce frailes y algunos clerigos, y cierta cantidad de ganado;
y que ansimismo Ileuareis tambien un galeon que teneis, nombrado San
Pelayo, y poblareis tres pueblos en la tierra de la dicha Florida, y hareis
otras cosas contenidas en el dicho asiento y capitulacion, todo ello a vues-
tra costa y minsion, sin que nos ni los Reies que despues de nos vinieren
seamos ni sean obligados a vos pagar ni satisfacer los gastos que en ello
hicieredes, en el qual dicho asiento ay un capitulo del thenor siguiente.=













Iten vos aremos merced de dar titulo de nuestro Adelantado de la dicha
costa y tierra para vos y para vuestros herederos y sucesores perpetua-
mente.=Por ende guardando el dicho capitulo, que desuso va incorpora-
do, y vos cumpliendo lo en la dicha capitulacion contenido; por la present
es nuestra merced y voluntad que agora y de aqui adelante perpetuamente
seais nuestro Adelantado de la dicha costa y tierra, y de los pueblos que
en ella poblaredes, y despues de vos vuestros herederos y subcesores, y
el que heredare vuestra casa; y que como tal nuestro Adelantado podais
usar y useis el dicho oficio en todos los casos y cosas a el anejas y concier-
nentes, segun y como lo usan los nuestros Adelantados de los nuestros
Reinos de Castilla, y de las dichas Indias; y que cerca del uso y egerci-
cio del dicho oficio, y en el Ilevar de los derechos a el pertenecientes,
guardeis y seais obligado vos y vuestros herederos a guardar las leyes y
prematicas destos nuestros Reinos que cerca dello disponen, y que podais
gozar y goceis y vos sean guardadas todas las honrras, gracias, merce-
des, franquezas, libertades, y exempciones, preheminencias, prerroga-
tibas, e inmunidades, y todas las otras cosas y cada una dellas, que por
razon de ser nuestro Adelantado deveis hauer y gozar y vos deben ser
guardadas, y ayais y lleveis los derechos, salaries y otras cosas al dicho
oficio de Adelantado devidas y pertenecientes. Y por esta nuestra carta
mandamos a los Concejos, Justicia, Regidores, Cauallcros, escuderos,
oficiales y homes buenos de todas las ciudades, villas y lugares de la di-
cha costa y tierra, que a vos y a vuestros herederos vos hayan, reciban
y tengan por nuestro Adelantado, y usen con vos y con ellos en el dicho
oficio, y on todos los casos y cosas a el anejas y conciernentes, y vos
garden y hagan guardar todas las honrras, gracias, mercedes, franque.
zas, y libertades, preheminencias, prerrogatibas, e inmunidades, y todas
las otras cosas y cada una dellas que por razon del dicho oficio deveis
hauer y gozar y vos deben ser guardadas, y vos recudan y hagan recudir
con todos los derechos y salaries al dicho oficio de Adelantado devidos
y pertenecientes de todo bien y cumplidamente en guisa que vos no men-
gue en de cosa alguna., segun y como 6y de la manera que sea usado y
recudido y deve usar y recudir y guardar A los otros Adelantados que an
sido y son en estos nuestros Reinos de Castilla, y en las dichas Indias;
y que en ello ni en parte dello embargo ni impedimento alguno vos no
pongan ni consientan poner, ca nos por la present vos recivimos y aue-
mos por recevido al dicho oficio, y al uso y exercicio del, y vos damos
poder y facultad para le usar y exercer, caso por ellos o por alguno de-
llos a el no seais recevido. Y por quanto nos tomamos cierto asiento con












15
Lucas Vazquez de Aillon, vecino de la ciudad de Santo Domingo de la
Isla Espafola, y en el hicimos merced de le dar titulo de nuestro Ade-
lantado de las provincias de la dicha tierra de la Florida para el, o para
un hijo o yerno suio, y porque el no cumplio lo que por el dicho asiento
era obligado a cumplir. Por la present damos por ninguno el dicho asien-
to y capitulacion, y el titulo que le mandamos dar del dicho oficio de
Adelantado, y lo revocamos y damos todo por ninguno y de ningun valor
y efecto, y solo queremos que valga esta merced que ansi hacemos a
vos el dicho Pedro Menendez y a vuestros herederos del dicho titulo de
Adelantado perpetuamente, y queremos que os sea firme y valedero en
todo tiempo del mundo; y dello os mandamos dar esta nuestra carta fir-
mada de nuestra mano y refrendada de nuestro infra escripto secretario.
Dada en Madrid a 22 de Marzo de 1565 anos.=Yo el Rey.=Yo Franci-
so de Heraso, Secretario de S. M. Real, la lice escribir por su manda-
do.=El Dr. Vazquez.=El Licenciado Dr. Gomez Zapata.=Dr. Francis-
co Hernandez de Lievana.-El Licenciado Alonso Mufioz.=El Dr. Luis
de Molina.=Registrada: Ochoa de Luyando.=Chanciller :-Martin de Ro-
main.





SANTA ELENA. 1569.


Memoria de Joan de la Vandera, en que se hace relacion de los lugares y
tierra de la Florida por donde el Capitan Juan Pardo entr6 d descubrir
camino para Nueva EspaiEa por los anos de 1566, 1567.

Archivo de Simancas, Descripciones y poblaciones 8. Copia sacada por D. Juan Baptista Muiioz.



Iemoria de los lugares i que tierra es cada lugar de las provincias de
la Florida por donde el Capitan Juan Pardo entro a descubrir camino
para Nueva Espafia desde la punta de Sancta Elena de las dichas provin-
cias los anos de 566 i 567, que todo es como se sigue.
Primeramente salio de Sancta Elena con su compania prosiguiendo el
dicho efecto, y el dia que salio fue a dormir a un lugar que se dice Us-













camacu; aqui es isla cercada de rios, tierra arenisca i de mui buen barro
para ollas i teja i otras cosas que sean nescesarias: hai en esta tierra bue-
nos pedazos de tierra para maiz i much cepa de viia.
Desde Uscamacu salio derecho a otro lugar que se llama Ahoya, a do
hizo auto i durmio: este Ahoya es isla, algunos rincones della cercados
de rios i los demas como tierra firme, i razonable tierra para maizes i tam-
bien muchas cepas de visas con muchos sarmientos.
Desde Ahoya salio derecho a otro lugar que se llama Ahoyabe, pueblo
pequeno subjeto a Ahoya i la misma tierra que es Ahoya.
Desde Ahoyabe salio derecho a otro lugar que se llama Cocao, ques un
Cacique algo grande i tiene much tierra buena como las-demas dichas, i
muchos pedazos de tierra pedrisca donde se puede cultivar el maiz, el tri-
go, la cevada, la vina, todo genero de frutas i huertas, porque hai rios
i arroyos dulces i razonable tierra para todo.
Desde Cozao salio derecho a otro lugar pequeno ques de un mandador
del mismo Cozao; la tierra deste lugar es buena, pero poca.
Desde este lugar salio derecho a otro que se dice el Enfrenado; tierra
es misera aunque hai muchos rincones de mui buena tierra como las de-
mas dichas.
SDesde el Enfrenado salio derecho a otro lugar que se llama Guiomaer,
desde done hasta la punta de Sancta Elena hai quarenta leguas; el ca-
mino por donde se fue algo trabajoso, pero tierra que se puede cultivar
todo lo que en Cozao i aun mejor; hai algunos pantanos grandes i honda-
bles, pero causalo la much llanura de la tierra.
Desde Guiomaer salio derecho a Canos, que los indios liaman Canosi,
i por otro nombre Cofetacque; hai en el termino desta tierra tres o qua-
tro rios razonables, i el uno mui caudaloso i aun los dos; hai algunos pan-
tanos pequefos que qualquier persona aunque sea muchacho los puede pa-
sar por su pie; hai en este trecho valles altos de much piedra i pena i
bajos; es tierra bermeja mui buena en efeto mui mejor que todas las di-
chas.
Canos es tierra que pasa uno de los dos rios caudalosos cabe el, i
otros arroyos; tiene mui grandes vegas i mui buenas, i aqui i desde aqui
adelante se coje much maiz i hai much uva gruesa i mui buena, i mala
gruesa i menuda i de otras muchas maneras; al fin es tierra que se puede
situar pueblo principal. Hay hasta Sancta Elena cinquenta leguas, i hasta
la mar como veinte leguas; puedese ir hasta el por el rio dicho cursando
la tierra i much mas adelante por el mismo rio, i asimismo por el otro
que pasa junto a Guiomaer.













Desde Canos salio derecho a otro lugar se llama Jagaya, mui princi-
pal tierra sin pantanos, tierra rasa, de poca arboleda, prieta i bermeja
mui buena, i de much buen agua, fuentes i arroyos.
Desde Jagaya salio derecho a otro lugar que se llama Gueza, tierra ni
monos ni mas que la de arriba, mui abundante de buena.
Desde Gueza salio derecho a otro lugar que se llama Arauchi, tambien
tierra mui buena.
Desde Aracuchi salio derecho a otro lugar que se llama Otariyatiqui,
ques Cacique i lengua de much tierra adelante, tierra mui abundante de
buena.
Desde este Otari a otro lugar que se llama Guatari hai como quinze o
diez i seis leguas, a la mano derecha mas debaxo del norte que este otro,
en este ha havido i hai dos Caciquas que son senoras i no poco en conpa-
racion de los demas Caciques, porque en su traje se sirven con pajes i da-
mas; es tierra rica; hai en todos los lugares mui buenas casas i buhios
terreros redondos i mui grandes i mui buenos; es tierra de sierra i cam-
pifia buena todo lo del mundo: este lugar le vimos i estovimos veinte dias
de buelta: junto a este lugar pasa un rio mui caudaloso que viene a dar
a Sauxpa i Usi, done se hace sal junto con la mar sesenta leguas de
Sancta Elena. Desde Sancta Elena a este Guatari hai ochenta leguas, i
por este mismo rio so puede entrar mas de veinte, segun dicen, qual-
quier navio.
Desde Otariyatiqui salio derecho a otro lugar que se llama Quinahaqui,
donde pasa otro rio mui caudaloso; es tierra mui buena i mui buena.
Desde el lugar atras declarado la mano izquierda doze leguas del hai
otro lugar que se llama Issa, que tiene mui lindas vegas i toda la tierra
mui linda i muchos rios i fuentes: en la jurisdiction deste Issa hallamos
tres minas de cristal mui bueno; estas estan registradas en feto como
si luego se oviera de sacar provecho dellas. Todo esto vimos i entendi-
mos a la buelta que bolvimos a Sancta Elena.
Desde Quinahaqui salio derecho a otro lugar que se llama Aguaquiri,
ques tierra mui acabada de buena i fertil.
Desde Aguaquiri salio derecho a otro lugar que se llama Joara, questa
junto a la sierra i es done Juan Pardo a la primer jornada que hizo
lego i quedo su sargento; se decir que es tan linda tierra como la hai
en la mejor de toda Espafa, para todos quantos generous de cosas los hom-
bres en ella quieran cultivar; hai hasta Sancta Elena cien leguas.
Desde Joara salio para la sierra adelante derecho a otro lugar que se
llama Tocax, done en la pasar tardamos tres dias: en esta sierra hai mu-
3













.cha uva, much castafia, much nuez, much cantidad de olras frutas;
es mejor que Sierra Morena, porque hai en ella muchas vegas i la tierra
muy poco fragosa. En Tocax es mui buena tierra, donde se pueden hacer
grandes labranzas de qualquier suerte.
Desde Tocax salio derecho a otro lugar que se llama Cauchi, muy prin-
cipal tierra; desde aqui adelante compare esta tierra con el Andaluzia,
porques mui rica tierra toda ella.
Desde Cauchi salio derecho a Tanasqui, que tardamos en Ilegar a el
tres dias por despoblado; es una tierra tan rica que no se como me lo en-
caresca.
Desde Tanasqui salio derecho a otro lugar que se llama Solameco, i
por otro nombre Chiaha; es tierra mui rica i anchurosa, lugar grande cer-
cado de rios mui lindos: hai en derredor deste lugar, a legua i a dos le-
guas i a tres leguas i menos i mas, muchos lugares pequefos, todos cer-
cados de rios ; hai unas vegas de vendicion, much uva i mui buena, mu-
cho nispero; en efeto es tierra de Angeles.
Desde Solameco salio derecho al Poniente a un lugar que se dice Cha-
laume, a donde tardamos en llegar tres dias por despoblado, i a donde
hallamos sierras mas asperas que la sierra que nombramos; en estos fuer-
tes por donde pasamos es tierra mui rica i agradable i fresca: al subir de
una sierra destas hallamos humo de metal, i preguntando a los alquimis-
tas dixeron con juramento que era de plata; Ilegamos a Chalaume, que
tiene tan buen sitio de tierra en comparacion como tiene la ciudad de Cor-
dova, mui grandes vegas i mui buenas: halli hallamos uvas tan buenas
como las hai en Espafa; se decir ques tierra que paresce que Spanoles
la han cultivado segun es buena.
Desde Chalahume salio derecho a otro lugar questa dos leguas de alli i
se dice Satapo, desde donde nos bolvimos: es pueblo razonable de bue-
nas casas i much maiz i muchas frutas silvestres, pero la tierra rica i
mui agradable, i todos estos lugares i los de atras situados cabe mui lin-
dos rios.
Desde Satapo haviamos de ir derechos a Cosaque: creo yo segun me
informo de indios i de un soldado que llego. alla desta compania i bolvio i
dio cuenta de lo que vido, hai cinco jornadas o seis hasta Cossa, tierra
mui poco poblada, porque no hai mas de tres lugares pequefos, el prime-
ro questa dos jornadas de Satapo que se dice Tasqui: en estas dos jorna-
das hai buena tierra i tres rios grandes, i un poco mas adelante otro lu-
gar que se dice Tasquiqui, i desde alli a otra jornada mas adelante otro
lugar destruido que se dice Olitifar, todo buena tierra llana; i desde alli











19
a otras dos jornadas del despoblado mas adelante esta un lugar pequefio,
i mas adelante deste como una legua. Cossa es pueblo grande, el mayor
que hai desde Sancta Elena por donde fuimos hasta llegar a el; tendra co-
mo hasta 150 vecinos, esto segun el grandor del pueblo; es lugar mas
rico que ninguno de los dichos; hai en el de ordinario gran cantidad de
indios; esta situado en tierra baxa a la halda de una sierra; hai en derre-
dor de la media legua i a quatro de legua i a legua mui muchos lugares
grandes; es tierra mui abundant; esta su sitio al sol de medio dia i aun
a menos de medio dia. Desde Cossa haviamos de ir derecho a Trascaluza,
ques el fin de lo poblado de la Florida: hai desde Cossa a Trascaza siete
jornadas, i creo que hai en todas ellas dos lugares o tres; todo lo demas
es despoblado. Trascaluza se dice questa al sol de medio dia, i que des-
de aqui a tierra de Nueva Spaiia hai, unos dicen que nueve jornadas,
otros que once, otros que treze, i lo mas comun nueve jornadas, todo de
despoblado; i en el medio de todo este camino hai un lugar de quatro o
cinco casas, i despues prosiguiendo en el dicho efeto la primera poblacion
que hai es de Nueva Espana, segun dicen. Ruego a Nuestro Senor lo pro-
vea como se le haga servicio amen. Fecha en la punta de Sancta Elena
veinte tres dias del mes de Enero ano de mil i quinientos i sesenta i nue-
ve anos.=JoAN DE LA VANDERA.





FLORIDA. 4648.


Testamento de Pedro Menendez de Aviles, sobrino y heredero del Adelan-
tado de la Florida del mismo nombre, otorgado en Valladolid d 48 de
Diciembre de 1618.

Copia sacada de la ejecutoria del pleito sobre el titulo de Adelantado de la Florida por el Cronista Don
Luis Salazar y Castro, tomo XIX de su coleccion, en la Real Academia de la Historia.



In Dei nominee. Amen. Sea notorio y manifiesto a todos los que la pre-
sente escriptura de testamento ultima y postrimera voluntad vieren, como
yo Pedro Menendez Abiles, Cavallero del avito de Santiago, vecino y na-











20 '
tural de la villa de Abiles en el Principado de Asturias y Regidor perpetuo
en ella, estate al present en esta ciudad de Valladolid, estando enfer-
mo del cuerpo de enfermedad que Dios Nuestro Senor fu6 servido de dar-
me, y en mi sano seso, juicio y entendimiento natural, temiendome de
la muerte que a todos es cosa natural, y creiendo como creo firmemente
en el misterio de la Santisima Trinidad, y en todo aquello que liene, cree
y confiesa la Santa Madre Iglesia de Roma, y a honor y reverencia suia y
de la gloriosa Reina de los Angeles, Madre de Nuestro Senor Jesuchristo,
a quien tengo por mi Sehora y Abogada en todos mis hechos, y a honor
y reuerencia suia y de los otros Santos y Santas de la Corte del Cielo, ha-
go y hordeno mi testament y vltima voluntad en la forma siguiente.-
Iten digo y declare que el adelantado Pero Menendez Abiles, mi sefor
y tio, cuio heredero so y por el testamento y cobdicilio que hizo y otorg6,
devajo de cuya disposicion fallcci6, mand6 se hiciese una capilla y entier-
ro en la Iglesia Parrochial de Senor San Nicolas de la dicha villa de Abi-
les, y en caso que alli no diesen lugar se hiciese en el Monesterio de Se-
flor San Francisco de la dicha villa a disposicion de su heredero, el qual
por el dicho testamento me dej6 por su vnico y vniuersal heredero en sus
bienes, estados y maiorazgo; y yo cumpliendo con lo dispuesto y hor-
denado por el dicho adelantado mi sefor y tio, tom6 la capilla maior de
la dicha Iglesia de San Nicolas, y la doct6 conform i las condiciones ex-
presadas y declaradas en el pleito que sobre la dicha doctacion trate con
la Justicia y Regimiento de la dicha villa, que pas6 ante el hordinario de
la ciudad de Oviedo, donde tube auto de interin en mi fauor, y despues
sentencia difinitivamente, y por hauerse apelado della aun no a tenido cum-
plido efecto, por cuia causa es negocio mui largo; mando quo el pleito se
siga asta sacar carta executoria para que 6 nos den la dicha capilla, 6 la
dicha Justicia y Regimiento haga otro tanto como yo hago. Y porque esto
es dudoso, digo que se rate con el Provincial de la Orden del Senor San
Francisco de la provincia de Santiago, y por el Guardian, frailes y com-
bento del dicho Monesterio de San Francisco de la dicha villa de Abiles
si quisieren que se haga en el dicho combento el dicho entierro 6 capilla,
mando que mi hijo maior y subcesor en mi maiorazgo, y su curador haga
a su costa la capilla maior desde los cimientos, y a un lado se haga vn
nicho para poner en el los bultos del dicho Adelantado mi senor y tio, y
otro del General Alvaro Sanchez de Abiles, mi aguelo, y hermano del di-
cho Adelantado, y otro de Pero Menendez de Abiles mi senor y padre,
Gouernador y Capitan general que fue de las provincias de la Florida, con
sus insignias y de rrodillas, segun y como estan los bultos en el Escurial;











21
el qual dicho nicho se a de hacer de arco grande que tome todo el lado
de la Epistola, y que puedan cauer en el todos los dichos bultos, y por
agora mando se hagan de madera dorada asia tanto que Dios nuestro Se-
nor sea servido de dar pusibilidad a algun heredero mio que los haga ha-
cer de bronce dorado o marmol fino. Y del otro lado del Evangelio man-
do se haga una tribune para que los subcesores en mi casa y maiorazgo,
y los deudos que ellos quisieren oigan los oticios divinos; y devajo del
altar mayor se haga una bobeda donde se pongan los cuerpos de los su-
cesores que murieren y sus mugeres, y los demas transbersales se entier-
ren en lo remanente de la dicha capilla, la qual se haga de boveda y muy
buena, y ansimismo se haga un retablo muy bueno; y para ello y hacer
un terno de difuntos de terciopelo negro con cenefas de tela de plata, y
un pano para el bulto, mando se situen 500 ducados de renta en cada un
afo en las rentas de alcaualas o en un juro, y que estos vayan rentando
cada ano ata que se acabe de hacer la dicha capilla y retablo y terno, y
luego lo herede y goce el heredero en el dicho mi estado y maiorazgo que
entonces le tocare. Y ansimismo mando se de al dicho combento un juro
de 18z mrs. de renta en cada vn ano sobre las salinas del Principado de
Asturias de a razon de a 50a mrs. el miller ques del dicho maiorazgo, del
qual se a de despachar y library previlegio en favor del sindico del dicho
combento, y por esto se an de obligar de decir una misa rezada cada dia
perpetuamento para siempre jamas despues de la maior con su response,
y mas un response cantado en todas las misas maiores que se digeren en
la dicha capilla maior, que sea el primero que se digere, except quando
se digere misa particular, que entonces sera el segundo, porque el pri-
mero abra de ser por quien fuere la dicha misa particular, y mas an de
hacer seis fiestas cada ano, la una dia de nuestra Senora de Agosto, y
dia de San Pedro, y dia de Santiago, y dia de San Niculas, y dia de San
Antonio de Padua, y dia de Santa Catalina, con sus visperas, a otro dia
vn aniversario por nuestros difuntos pasados, y por los que sucedieren, y
an de dejar poner mis armas ansi en la dicha capilla maior que se hiciere
como en las puertas de la iglesia, claustro y combento, con titulo de Pa-
tron, aunque sea visto y se entienda que por este titulo de Patron no e
de poder quitar de hacer capillas y obras en la dicha casa y Monesterio,
except el de la dicha capilla maior, y encargo a mi heredero procure
traer buleto y gracia de su Santidad para que conceda misa que se digere
en la dicha capilla maior se saque vna anima de las penas del purgatorio.
Y si por caso el dicho Padre Provincial, Guardian, frailes y combento del
dicho Monesterio de San Francisco de la dicha villa de Aviles no quisieren











22
aceplar lo arriua contenido, declare haber cumplido yo con lo dispuesto
por el testamento del dicho Adelantado mi senor tio; y por temerme que
no se efectuard con el dicho combento, trat6 en esta ciudad con el Pro-
vincial de los Recoletos Agustinos de hacer un combento.de cimientos pe-
gado a mis casas que tengo en la calle de la Herreria de la dicha villa de
Aviles, en las huertas y casas que fueron de Guiniga, de Arengo y Juan
de Elvira Falcon, de forma que la tribune donde se vbiere de oir misa cai-
ga hacia la casa, porque della sin salir fuera se pueda oir misa y la ca-
pilla mayor e iglesia sea como la del Monesterio de San Diego de los Fran-
ciscos descalzos desta ciudad de Valladolid; y los dichos 500 ducados que
en esta clausula mando se pongan y situen para la capilla del dicho Mo-
nesterio de San Francisco, no queriendo aceptar lo arriua dispuesto, scan
y sirvan para el dicho combento e iglesia que mando hacer asta que se
acabe, y lo necesario para el y para la sacristia para la primera vez y en-
trada, de forma que quando entren les religiosos no tengan necesidad de
comprar cosa alguna, y desta iglesia y combento el sucesor y sucesores
en la dicha mi casa, estado y maiorazgo an de tener titulo de Patron con
todos los requisitos de tales, y yo y mis herederos y sucesores la capilla
maior, que se entiende en el crucero y colaterales, y las demas capillas
ayan de quedar y queden para el dicho combento, al qual mando se le de
ansimismo el juro de 50a mrs. de renta en cada un ano de a razon de a
50a mrs. el miller que tengo situado sobre las dichas salinas, que al pre-
sente goza Dofa Maior de Arango, mi senora y madre, y me pertenece
a mi por hauer sido del dicho Adelantado mi senor, y por deberme co-
mo me debe la dicha mi madre el valor del dicho juro, como constarA
del pleito que pas6 ante Julian de la Vandera, escrivano, por el qual estA
condenada en 45900 reales; el qual dicho combento aya de ser y sea
obligado a decir vna misa rezada cada dia a las doce del medio dia en el
dicho altar maior, para cuio efecto como tengo dicho se trairA el dicho
previlegio de sacar anima con cada una dellas; y se diga con response so-
bre la sepultura, y los dias de fiestas y domingos ayan de decir y digan
dos misas, la otra al amanecer ademas de los responses de las misas ma-
iores que se an de decir, y un paternoster en prima, y al cauo de cada
ora del coro cada religioso, y las oras del dia y la noche que no se estu-
biere en los oficios divinos por oras un religioso est6 sobre mi sepultu-
ra rogando a Dies por mi anima y de mis difuntos que al present son y
adelante fueren, y en la misa maior que cada dia se digere ayan de hacer
conmemoracion del Patron con la oracion como se dice en el Monesterio
de San Pablo desta dicha ciudad por el senor Duque de Lerma; y el dicho













combento haya de enterrar de valde a todos los seiores hijos y mugeres
de los subcesores en el dicho estado y maiorazgo, y sus criados, except
si de gracia los susodichos quisieren Ilevar ofrenda, y esto se entiende
lo que tocare en quanto a los derechos del combento, el qual en serial del
patronazgo a de dar al tal subcesor en seal del patronazgo vna bela de
cera blanca todos los dias de nuestra Sefora de las Candelas de cada ano,
que a de Ileuar a la procession que se hiciere en el dicho combento, y las
dichas fiestas las han de hacer con much solemnidad y sermon en cada
vna dellas; y los dichos aniuersarios han de hacer, el vno el dia que mu-
rio el dicho Adelantado mi senor, y otro el dia que murio el dicho mi
aguelo, y otro en el que murio Pero Menendez de Aviles, mi padre, to-
mando el que pareciere poco mas o menos porque no se puede sauer pre-
ciso; y otro el dia en que yo muriere, y otro el dia que muriere Dona
Maior de Arango, mi madre, y otro el dia que muriere Dofa Isabel de
Porres, mi amada muger, con mencion de la persona por quien se di-
gere el tal aniversario, el qual se a de hacer muy solemne y con vispc-
ras; y encargo y pido a mis sucesores tengan particular quenta y cuida-
do con el regalo de los enfermos religiosos del dicho combejto, y de ha-
cerles much bien y limosna, y ansimismo an do ser y sean obligados de
hacer cada ano un aniuersario por Juan Falcon, curador que fu6 de mi
persona y bienes, el dia de Santiago que fu6 en el que muri6 o otro sub-
cesiue, y en razon de ello se an de hacer y otorgar con el dicho com-
bento y monesterio con quien se concertaren, las escripturas de capitu-
lacion y concerto al caso tocantes; y mando que luego que se acabe el
dicho combento y capilla se trasladen en ella mis huesos, y los huesos
del dicho Adelantado mi senor a el con su caja, y se pondrAn en la bo-
beda en vajo de la capilla maior.=Iten conformandome con las leies y
prematicas de estos Reinos, nombro por tutora y curadora de mis hijos a
la dicha Dofa Isabel de Porres, su madre y mi amada y querida muger,
a la qual reliebo de fianzas, y sin ellas pido y suplico a las Justicias de
estos Reinos se la disciernan, y si por caso la susodicha se casare, en tal
caso nombro por curador dellos a Don Fhelipe de Porres, Cauallero del
avito de Alcantara, su tio, a quien pido y suplico lo acepte, haga y se
cumpla todo lo contenido en este mi testamento.=Iten digo y declare que
yo tengo y sigo muchos pleitos que todos entiendo son justos, suplico a
Dona Isabel de Porres, mi muger, made se acuda a la defense dellos
porque no se pierdan. Y en quanto al pleito de las capitulaciones de la
Florida, que en poniendo en cobro las cosas de la hacienda de Asturias,
vaia en persona con su hijo maior a acauarle, y no parta de la corte asta













acauarle, atento le tengo en mui buen estado, y concluso y hechos los
memoriales y ajustados y firmados del fiscal y relator.=Iten conforman-
dome con las leies destos Reinos, mejoro en el tercio y remanente del
quinto de todos mis bienes y oficios de Regimientos de Aviles, y Concejo
de Lena y Prauia, en virtud de las facultades de las perpetuaciones de-
llos, a Alvaro Menendez de Aviles, mi hijo y de la dicha Doria Isabel de
Porres, mi amada muger, con clausula de maiorazgo y.enagenacion, y
con las condiciones y grauamenes que tiene y tubiere el maiorazgo del di-
cho Adelanlado Pero Menendez mi senor y tio, y esta mejora es mi vo-
luntad y quiero ande siempre unida y junta con el dicho maiorazgo, y en
faltando el dicho Alvaro Menendez Aviles y sus hijos, prefiriendo el ma-
yor al menor y el varon a la hembra aunque sea menor, y que sean le-
gitimos como lo dispone el dicho maiorazgo, herede el segundo hijo mio
cn la misma forma, y ansi sucesivamente para que esta mejora y maioraz-
go ande siempre en una misma persona, y con las dichas condiciones y
gravamenes.-Y para cumplir y pagar este mi testamento, mandas y le-
gados en el contenidas, dejo y nombro por mis testamentarios y cumpli-
dores del a 14 dicha Dora Isabel de Porres, mi amada muger, y a la di-
cha Dofia Maior de Arango, mi senora' y madre, y a los seaores Don Phe-
lipe de Porres, Cauallero del avito de Alcantara, y al Padre Martin de
Porres de la Compatia de Jesus, mis cufados, y para las cosas que se
ofrecieren en esta dicha ciudad para lo tocante a mi entierro, al dicho
padre Fr. Pedro de la Cruz y a Julian de la Vandera, escrivano del nu-
mero de la dicha villa de Aviles, a todos juntos y a cada uno de ellos por
si in solidum, a los quales doy todo mi poder cumplido, quan bastante
de derecho se require, para que entren y tomen todos mis bienes y ha-
cienda, y los vendan y rematen en public almoneda o fuera della, y de su
valor cumplan y paguen este mi testamento, mandas y legados en el conte-
nidos y las contenidas en la dicha memorial que quedan en poder del dicho
Fr. Pedro. Y cumplido y pagado en el remanente que quedare de todos ellos,
dejo, nombro e instituio por mis unicos y universales herederos A Alvaro Me-
nendez de Aviles, sucesor como hijo maior en mi casa, estado y maioraz-
go, y a los dichos Martin y Gabriel Menendez de Aviles, mis hijos legiti-
mos y de la dicha Dona Isabel de Porres, mi muger, los quales es mi vo-
luntad ayan y hereden todos mis bienes y hacienda con la vendicion de
Dios, nuestro Senor, y la mia, guardando en todo la dicha orden y forma
arriua declarada. Y por la present reuoco y anulo y doy por ningunos y do
ningun valor y efecto otros qualesquier testamento o testamentos, cobdi-
cilio o cobdicilios, manda o mandas, y otra qualquier disposicion que asta












25
el dia de oy aia hecho y otorgado por escrito o de palabra, que todo ello
quiero no balga ni haga fee en juicio ni fuera de el, salbo este mi testa,
mento que al present hago y otorgo, y la dicha memorial, que como dicho
es queda en poder del dicho padre Fr,. Pedro de la Cruz, firmada de mi
nombre que quiero valga por mi testamento y vltima voluntad, o por cob-
dicilio o manda en la mejor forma y manera que aya lugar de derecho. En
cuio testimonio lo otorgu6 ansi ante el escrivano que en el dia, mes y ano
yante los testigos que iran puestos en la caueza deste mi testamento que
va escripto en catorce hojas con esta en que va mi firma.==PEDRO ME-
NENDEZ DE AVILES. (Sigue el otorgamiento.)




TEJAS. 689.


Carta en que se da noticia de un viaje hecho d la bahia de Espiritu Santo,
y de la poblacion que tenian ahi los franceses.
Copiaep la Coleccion de Muiioz, tomo XXXVIII.



Ya, gracias A Dios, bolvimos de nuestro viaje, el qual hicimos en cin-
quenta dias con much felicidad, -i el dia de S. Marcos descubrimos la
bahia del Espiritu Santo i la poblacion que tenian los franceses, la qual se
componia de una casa fuerte de madera con sus pernos de fierro i el te-
cho de tablazon clavado, i una capilla pegada del de dicha madera, i otras
cinco casas de madera aforradas con barro, con muchas troneras, orilla de
un riachuelo mui hondo que entra en la bahia del Espiritu Santo: el sitio
es mui Ilano; la tierra mui amena i fertil; much abundancia de civolas i
pescado, i es cierto que causava lastima ver la ruina considerable que su-
cedio en dicha poblacion, pues haviendo una peste de viruelas, en. que
murieron mas de cien franceses, segun supimos de los pocos que havian
quedado vivos, habrA tres meses los mataron los indios, con dos.religiosos
Recoletos i un clerigo, quebrando mas de cien arcabuces, frasqueras i ca-
xas, Ilevandose ornamentos y calizes, i trecientos arcabuces, mas de do-
cientas pistolas, docientos alfanges, despedazando i rompiendo much
cattidad de libros, que hallamos desparramados por los patios, i tres cuer-














pos que hallamos de un hombre, an muchacho i una muger con sus ves-
tiduras, los quales los enterramos i se les cant6 una misa, y otra en haci-
miento de gracias A Nuestra Senora de Guadalupe por haver descubierto
dicha poblacion i bahia: hallamos ocho piezas de artilleria, las quales dexe
enterradas en parte sefalada, tres pedreros que' los dos truxe, aunque sin
recamaras: truxe dos franceses, que remito al Exc.mo S:or Conde de Galve,
los quales hall con el governador de los Texas, i otros de ellos cerca de
sus poblaciones, que es gente muy political, i siembran much mahiz, fri-
xoles, calabazas, sandias y melones: dicen tienen nueve poblaciones, di-
go pueblos, el mayor de.ellos de quince leguas dd largo i ocho 6 diez de
ancho, en que tendra dicho pueblo ochocientos vecinos, i cada uno de
ellos con una casa muy grande de madera, aforrado en barro i techada de
cal, con su simentera i puerta pegada A dicha casa, i de esta forma se van
siguiendo unas con otras. En la parte donde hallamos al indio Governador
con los dos franceses tenian un oratorio mui enramado con flores con mu-
cho aseo, i un altar con.un tabernaculo de varas, donde tenian imagines
i un Santo-Christo i un rosario sobre el altar, con algunos instruments
de music para festejar A los santos: tenia en medio del oratorio unas bra-
zas, en que echan pedazos de cebo por las mananas para sahumar el altar:
tenian un cerro grande de lefa bien apilada, i en frente de la puerta del
oratorio una luminaria de dia i noche encendida para alumbrar a los san-
tos; dos indios de edad, santeros que llaman, que cuidan solo del orato-
rio, i estos quando matan civolas 6 algun genero de caza, -hasta que ellos
le echan la bendicion no comen de ella: tienen much conocimiento que
hai un solo Dios verdadero, que esta en los cielos, i que nacio de la Vir-
gen Santissima, i hacen muchos actos de cristianos, i me pedia el indio
Governador Ministros que le ensenasen, que ha muchos afios que una se-
nfora entrava A verlos i A ensefarlos, i que esta ha muchos tiempos que no
va: que es cierto es lastima que gente de tanta razon, que siembran i tie-
nen conocimiento de que hai Dios, no tengan quien les ensefie la ley evan-
gelica, mayormente quando es una provincia la de los Texas tan grande i
tierra tan fertil i de lindo temple. Se sirven con ollas i cantaros de barro:
ponen sus ollas, i con tamales de maiz comen A uso de nosotros. Es gene
mui trabajadora, i hacen muchas curiosidades de petates,- chiquiquites,
fajas de lana de civola, i las tienen coloradas, i plumeros tambien tenidos.
Tienen muchos caballos i los estiman much, en que matan civolas. Los
franceses tienen reconocidas todas sus poblaciones, i tenian amistad con
ellos. Adelante de los Texas en.otros pueblos dicen esta uh frances, digo
un fraile de los franceses, con otros tres 6 quatro i un clerigo hermano lel












Governador frances Mons. Sale pas6 por los Texas al Canada por haber
muerto un ingles al dicho Governador Mons. Sal6 para venir con mas gente
a dicha poblacion, por haver muerto los mas de viruelas, i no haver vuel-
to un navio de la armada del Rey de Francia que truxo cien hombres pa-
gados por el.Rey, ciento i cinquenta barriles de polvora, ocho piezas de
artilleria de bronce, quatrocientos arcabuzes, docientas pistolas, docien-
tos alfanges i muchos instruments i pertrechos de guerra, como son ba-
las, palanquetas, granadas i otras municiones que todo lo dex6 al Mons.
Sale en la bahia del Espiritu Santo, i que las ocho piezas de bronce que
venian en otro navio lo hicieron varar en el puerto, sacando lo mas que
se pudo de el, i que el navichuelo pequeflo al cabo de seis meses se per-
di6 en la bahia con un Norte grande: la nao de la armada se bolvi6 a
Francia i no ha buelto: podrA ser buelva con mas gene. Estos ha cinco
anos que entraron a esta bahia en busca de la prim er poblacion que hicie-
ron havrA nueve anos, donde era el primer frances que truxe, la qual
por diligencias que hicieron, ni por mar ni por tierra han podido descu-
brir, ni tienen razon, ni de los indios, aunque en la boca del rio Mons. Sa-
16 quando fu6 6 Francia A dar quenta A el Rey, para traer mas gente, de-
x6 una cruz por seal con un escudo, i en el las armas del Rey de Fran-
cia: esta la pudieron los indios quitar, i como entran tantos riachuelos i
esteros en la mar, no han atinado con la entrada hasta llegar a la pobla-
cion, que estava rio arriba distant de la mar: puede ser haya sido per-
mision, pues siendo tan grandes mariners no hayan podido conseguir el
descubrirlo, aunque han hecho por tierra i por mar muchas diligencias.
Dice el frances primero que desde donde esta la poblacion que vimos a la
otra que .tenian, por tierra, pasando unos rios mui caudalosos a nado i A
la ligera, se ponia un indio que el embiava quando venia colando por es-
tas parties en diez dias: i que por mar A la bahia, que lo anduvo el en
dos 6 tres ocasiones, se ponia en quatro dias en un harco. El trato que
querian asentar los franceses era de pieles i lana de civolas, cebo i man-
teca i palo de Brasil, que de todo hai much abundancia: tenian ya much
cria de marranos; sembravan maiz, calabazas, sandias i melones i legum-
bres, como son escarolas i esparragos i otras cosillas, que por no cansar
6 Vm. no doi mas razon por menudo: solo si digo que es de las tierras
mas fertiles i de lindo temple que yo he visto, i hai muchisima uba, que
estando en agrases mas gruesa que la de parras, i quando madura es mui
dulce, segun dicen los franceses. Guarde Dios a Vm. muchos afos. Cuahui-
la i Mayo diez i ocho de mil seiscientos ochenta i nueve anos. Remiti ma-
pa i diario al Exc.mo S.or Conde de Galve de donde esta la bahia del Espi-












ritu Santo, con el islote en medio de su entrada, que tendrA cerca de 'un
quarto de legua en contorno: la bahia dicen tiene veinte leguas de largo i
diez f doce de ancho: estA en veinte i nueve grades i tres minutes, aun-
que el astrolabio estava algo vencido: la poblacion cae de la entrada al
Sudueste Nordeste como doce leguas de la boca, dos leguas arriba por un
riachuelo que desemboca en dicha bahia.==Cuahuila, 18 de Mayo de 1689.

SCopia de una que tiene D. Antonio Enriquez, Ministro de Marina, sacada de la que le fran-
que6 D. Baltasar Evanzeta, abogado del puerto de Santa Maria. La cotej6. Sevilla 6 de Abril de
1784.=Mufioz.





FLORIDA ORIENTAL. 4758.


Oficio de D. Lucas de Palazio, gobernador de San Agustin, al Exmo. Se-
Aor D. Julian de Arriaga, en que manifiesta el mal estado de la guarni-
cion del presidio y remite un estado de la fuerza, el cual se insert a
continuation.

Del original que posee el Sr. D. Pascual de Gayangos.



Exmo. Sefor.=Mui sefiormio El extract que incluyo harA ultimamen-
te capaz ha V. E. del numero de gente que compone la guarnicion de este
presidio, cuyo armamento ds median (aunque de tiempo cuasi inmemo-
rial), y su bestuario ninguno, por averseles dado seis anos hace, de lo que
me allo informado de los comandantes, ayudante y oficiales, y agrava mas
esta necesidad el no poder hacer algunas reclutas por no tener con que
aviarlos: tengo echa para el reparo A V. E. mi instancia, y ia repito, y
tambien a el Governador de la Havana D. Francisco Caxigal: aquien con-
tinuamente hago recursos bastantemente justos, procurando el alivio de
esta plaza y tropa. Ruego A V. E. tenga en su memorial lo que expongo,
de que espero con la mayor confiahza'resulte la mas acertada providencia,
y sera a mi entender muy conbeniente el que sea del agrado de S. M.
mandarme montar los dragones del segundo piquete, para lo que hai faci-












29
lidad en las inmediaciones de este pais, por allarse cavallos fuertes, que
no gastando erraduras viven de pastura y de una especie de hierva que lla-
man sacate, que se alla con abundancia en las orillas de los rios de marea,
canos y lagunas que forman sus derrames.
,Nuestro Senor guard A V. E. dilatados anos en much felicidad, como
deseo y he menester. San Agustin de la Florida y Noviembre 45 de 1758.
Ex."0 Senor.=B. L. M. de vuestra excelencia su mas rendido i reco-
nosido servidor.=D. Lucas de Palazio.=Exmo. Sr. D. Julian de Arriaga,
muy senor mio.
Estado de los oficiales de infanteria, artilleria y dragones, sargentos,
tambores y soldados que A la fecha sirven en este presidio, segun pare-
ce del extract de la revista executada el procsimo pasado mes, y son
i saver. **
RESUME TOTAL.
Ofiziales de infanteria. . . .... 42
Ofiziales de artilleria. . . .... 1
Ofiziales de dragons. . . .... .
Sargentos de infanteria. ... . 6
Idem de artilleria. . . . 2
Idem de dragones. ....... .... 1
Tambores de infanteria. .. ...... 6
Idem de artilleria. . . . .
Idem de dragones.. ... . .. 500
Bombardero. ........ ..... 4
Armero. .................. 1
Herrero. ................ 1
Carpintero .. . . .. .
Soldados de infanteria.. . ... .. 350
Artilleros... . . . . 58
Dragones montados. . . 48
Dichos desmontados. . . ... 47
NOTA. Que de los quatrocientos veinte y cinco soldados que compo-
nen los de infanteria y dragones deven darse por imbalidos ochenta, que
por su abanzada hedad y achaques havituales estan de ningun servicio, en
cuya atencion solo quedan de toda fatiga en dichos dos suerpos trecientos
quarenta y cinco.
San Agustin de la Florida y Noviembre 15 de 1758.=D. Lucas de Pa-
lazio.


0











30





LUISIANA Y FLORIDA OCCIDENTAL. 1792.


Oficio del Baron de Carondelet, -gobernador de dichas provincias, al Exmo.
sehor Conde de Bejamar, dando noticia de haber preso y enviado 6 Es-
paha al capitan inglds Guillermo Bowles, que se habia introducido furti-
vamenle en la Florida, y su mayor Guillermo Cunninghamy Enrique
Smith, sus cdmplices.

Del original que posee el Sr. D. Pascual de Gayangos.



IlReservado.=Exmo. Senfor.=He recibido la muy reservada de V. E. de
25 de Mayo acerca de haber el Gobernador de Panzacola dado cuenta al
Rey de haberse introducido furtivamente en la Florida el capitan -ingl6s
Guillermo Bowles, por la costa de Apalache, entire Cabo San Bias y el
Puesto de San Marcos; refiere V. E. las dos expediciones que ha hecho,
y el encargo que de orden de S. M. dA V. E. A dicho Gobernador, para
que procure atraer A Bowles A su partido en los t6rminos que expresa, si
reconoce que obra de buena fA, procurando, no siendo asi, por quantos
medios sean dables aprehender su persona, sus compaferos y c6mplices en
sus ideas, para lo que me previene V. E. de orden del Rey cooper au-
xiliando a dicho Gobernador segun exigen las circunstancias.
Desde 50 de Diciembre del aino anterior que tom6 posesion de este Go-
bierno 6 Intendencia, cerciorado ya de antemano por las noticias que ha-
bia adquirido del Capitan general A mi paso por la Havana, de los perver-
sos designios de. Guillermo Augusto Bowles, con las noticias que recibi de
Panzacola, y de San Marcos de Apalache, Gobierno y Comandancia de-
.pendientes de este, sin perdonar instances, considerando quan important
era a los intereses de S. M., A la seguridad de estas provincias y A la del
Reyno el sofocar en los principios los peligrosos intentos de este aventu-
rero, mantener la amistad de los indios Talapuches, 6 Creeks, y desim-
presionarlos de las err6neas ideas que 61 les habia sugerido, tom6 las mas
eficaces y activas providencias para conseguir el atraerlo, 6 prenderlo fun-













31
dado en el misiio concept que explica la Real 6rden A que contest:
pude lograr su apprehension, y el doce del mes de Marzo entr6 en esta ciu-
dad, de donde le envi6 A la Havana en la goleta correo de S. M. la Gal-
ga; el 22 del mismo sali6 de aquella plaza para Cadiz en la fragata el Mi-
sisipi, que conduxo A Espafa mi antecesor el brigadier D. Estevan Mir6,
quien segun noticias lleg6 al citado puerto de CAdiz A mediados de Ju-
nio: tengo tambien remitido A la Havana D. Guillermo Cunningham, mayor
de dicho aventurero, y Enrique Smith, ambos sus c6mplices en el robo
que hizo de los almacenes de la casa de D. Guillermo Panton en Apalache.
La gravedad del asunto; lo much que debia interesar al Estado el in-
tuitivo conocimiento de las intrigas y movimientos de este pernicioso aven-
turero; en el mismo tiempo en que sabia se trataba con los Estados Uni-
dos de Am6rica, me puso en el caso de dar parte de cuanto ha ido ocur-
riendo sucesivamente en estos asuntos al Exmo. Senor Ministro de Esta-
do, en derechura, sin perjuicio de haber comunicado el todo al Capitan
general de estas provincias, sin dexar de aprovechar todas las ocasiones
que se han presentado, desde el 18 de Enero en adelante.
SHe seguido constantemente mi plan, y logrado aquietar en gran part
los indios; tengo tomadas las providencias mas adequadas al parecer para
aprehender todos los companferos y c6mplices de Bowles, y no desistir6 has-
ta ver cumplidos mis deseos; pues que de ello depend no solo la quietud
de estas provincias, sino tambien la seguridad del Imperio Mexicano, de,
que son el antemural y natural barrera.
No puedo al concluir dexar de observer A V. E. que por ningun.medio
conviene la presencia de Bowles en estos parages, ni el que salga del Con-
tinente: Su M., enterado como estA de.quanto ha ocurrido, jqzgarA lo
que mejor conviniere al bien de sus Estados; dignAndose mandar se me
prescriban las 6rdenes que fueren de su Real agrado, las que executar6
siempre con la resignation, prontitud y ciega obediencia que manifestarAn
en Codas ocasiones mi zelo y amor por su Real servicio.
Dios guard A V. E. muchos anos. Nueva Orleans 15 de Septiembre
de 1792.=Exmo. Senor.=El Baron de Carondelet.==Exmo. Sr. Marques
de Bajamar.



















LUISIANA Y FLORIDA OCCIDENTAL. 1794.


Oficio del Baron de Carondelet, gobernador; etc., al Duque de la Alcudia,
manifestando el estado de aquellas provincias y las dificultades que 6 su
tranquilidad suscitaban los ingleses y los de los Estados Unidos.

Del original que posee el Sr. D. Pascual de Gayangos.



Reservado.=Exmo. Sr.=He recibido la Real 6rden que V. E. me co-
munica con fecha de 20 de Septiembre l6timo pasado, en 10 del corrien-
te, previni6ndome que no habiendo tenido efecto el informed que se me
mand6 anteriormente remitir, sin embargo de haber mediado el tiempo
necesario, sobre el estado en que se halla la fAbrica de la parroquia de
esta capital, su capacidad y dimensions, gastos que haya hecho Almno-
nester y de los que debera hacer hasta concluirla, por qu6 causes no la
continue, y si ha torado A su cargo 6 desistido de la casa curial, lo eva-
cue con la possible brevedad y con la distinction y justificacion que me estA
encargada.
Temeroso de que se atribuya A falta de puntualidad lo que no ha sido mas
que un efecto de las circunstancias y del ciumulo de asuntos much mas
urgentes que he tenido que evacuar desde entonces, hare present A V. E.
que desde dos anos que he tornado posesion de este vasto gobierno el
mas critic tal vez de toda la monarchia en las circunstancias actuales de
la Europa, todo el tiempo que se habia de dar a su administration interior
ha sido distrahido por los asuntos extraordinarios que se han succedido
unos a otros sin interrupcion.
A mi llegada me hall con una 6rden del Rey, comuriicada en 28 de
Septiembre de 1791 por el Exmo. Sr. Conde de Floridablanca, para po-
ner estas provincias en estado de defense, viviendo con recelo con los
Estados Unidos; hallAndose entonces la Luisiana sin defense alguna, y los
pocos fuertes que la cubrian en un estado deplorable de ruina; su arti-













Ileria desprovista de lo mas esencial para su servicio; el rio, cuya nave-
gacion pretendian usurpar los americanos, defendido por una sola galera
en mal estado: he fortificado desde aquella 6poca, esto es, en menos de
dos afos, esta capital de un modo respectable, poniendola en estado de
sostener un sitio formal; y previendo la sensacion que debia causar la re-
volucion de la Francia sobre estos habitantes, franceses por la mayor par-
te y muy inclinados A su patria primitive, me vali de la misma oportu-
nidad para levantar una especie de ciudadela, suficiente para abrigar la
poca guarnicion que tengo con los vecinos espanoles, y tener en respeto
A todos los demas de la ciudad, que la artilleria del mencionado fuerte
llamado de San Carlos puede arrasar 6 incendiar.
He levantado A la entrada del rio un fuerte, nombrado San Phelipe,
que impide enteramente el paso a los buques enemigos en qualquier nfi-
mero que se presentaren.
Mediante el nuevo fuerte de Nogales, levantado el territorio que por
el tratado del mismo nombre acabamos de conseguir de la nation Chacta,
he extendido las posesiones de la Espana A la orilla Este del Misisipi, al
propio tiempo que se ha cubierto contra una invasion por lo alto del rio,
como lo esta ya por abaxo mediante el fuerte de San Pielipe.
La plaza de la Movila, much mas important que la de Panzacola pa-
ra contrarestar los proyectos que tienen los estados al Ouest americanos
de extender su navegacion hasta el golfo mexicano, vali6ndose de los rios
navegables que desaguan en este, se ha recompuesto de un todo y se ha-
Ila como nueva.
Seis galeras y dos galeotas dominant el Misisipi hasta el Ohio, esto es,
en una extension de 500 leguas, no habiendo exemplar hasta ahora de ha-
ber remontado tan alto embarcacion de guerra alguna, que tremolando en
aquellos parages remotos la bandera espafola pudiese desimpresionar las
belicosas naciones indias que los habitan de las ideas poco ventajosas que
los americanos les habian influido del poder de .la Espana, con el fin de
valerse algun dia de ellas contra nosotros.
Otro tratado con la misma nacion ChactA, por el que cedi6ndonos un
terreno suficiente para levantar en la misma un fuerte se hace el Rey
duenio de la navegacion del rio Movila, sesenta leguas mas arriba del fuerte
de Tombecb6, nos asegura de la voluntad de aquellos salvages, cuya po-
blacion no baxa de diez mil hombres de armas, y cubre por la part inte-
rior de las tierras la del Este de la Luisiana hasta el rio Yasi contra las
usurpaciones de los americanos, no ha costado a S. M. mil pesos.
Al mismo tiempo que consegui apresar al aventurero Bowles, actual-
5













mente encerrado en el alcAzar de Segovia, cuyos taleritos extraordinarios
le habian grangeado el afect6 de parte de la nacion poderosa de los Criks,
con la que proyectaba echar los espanoles de la Florida, y fundar un es-
tado independiente, cuyo comercio con las islas vecinas habia de ser libre,
apoyado por el lord Dunmore y por un comerciante ingles nombrado Mi-
ller, de la isla de Providencia; V. E. no ignorando lo que ha costado el
interrumpir la comunicacion de aquellos indios con los mencionados, aun
despues de haberse hecho prisionero A Bowles, como tambien que logr6
apresar una goleta enviada por el Lord Dunmore, con papeles fidedignos
que prueban la irregularidad de sus procedures con la Espana, al propio
tiempo digo que pasaba lo que acabo de exponer, y era mas que suficien-
te para exasperar la nacion Crik, conseguia el estorbar la demarcacion de
limits de la misma con la Georgia, 6 impedir la verificacion del tratado
concluido en su nombre con los Estados Unidos en Nueva York por el fa-
moso caudillo Alexandro M.c Guillevray, que el Congreso habia ganado con
dAdivas y pensions, y que reconquist6 A nuestro partido de results de las
conferencias que tuvo conmigo en esta capital, habiendo conseguido que
pasase A ella A la propia 6poca que estaba citado por Seagrove, comisa-
rio de los Estados Unidos, para verificar la demarcacion de limits: las
results de esta negociacion han sido el inutilizar todos los proyectos de
los Estados Unidos por aquella parte, pues se han visto precisados A man-
dar al enunciado comisario Seagrove solicite los buenos oficios del comi-
sario del Rey en la misma nacion el teniente D. Pedro Olivier, para con-
seguir por su influxo el restablecimiento de la paz, que se concluird en
efecto en Abril pr6ximo.
Por ldtimo, no obstante las dificultades que nacen del genio voluble y
de los zelos que tienen entire si las naciones indias, he verificado el pro-
yecto de reunirlas en una alianza ofensiva y defensive, baxo la protection
de la Espana, de cuyos dominios en esta provincia se han hecho garantes,
anadiendo por el mismo tratado la valerosa nacion Cheroqui a las Criks,
ChactAs y ChicachAs, que componen entire todos unos veinte mil guerreros,
barrera invencible contra los americanos, siempre que la Espafa quiera
mantenerla por la moderacion, y unos 40,000 pesos anuales distribuidos
A aquellos salvages.
Interin mi tiempo se repartia entire las obras, que urgian para la de-
fensa de la provincia, las que se hicieron en esta capital sin ingeniero,
sobreestante ni empleado alguno, estando diariamente A caballo antes del
dia para visitarlas, alentar los trabajadores, repartir las faenas y las ocu-
paciones political que acabo de referir,: me halle todavia recargado por













los informes reservados y las relaciones que se me pidieron por los Minis-
tros de Guerra, Real Hazienda, Gracia, y usticia: he evacuado tres in-
formes reservados bien largos y dificiles de averiguar, sodre las desave-
nencias que mediaron entire mi antecesor el brigadier D. Estevan Mir6,
el Ilmo. Obispo auxiliary, y este contador de ex6rcito D. Joseph.de Orue:
he remitido al Ministerio de Guerra una relacion de toda la artilleria exis-
tente en esta provincial, con expression de la utilidad y empleo de cada
pieza, dotacion que consider necesaria, individualizando el costo de todo
lo perteneciente a la misma, conform me lo habian mandado.
He dirigido al mismo Ministerio una relacion de todas las plazas, fuer-
tes, edificios militares, hospitals y demas gastos concernientes al ramo
military de la provincia, detallando el valor de cada cosa, como me estaba
mandado, y remitiendo los pianos, sin haber tenido para ello socorro de
ingeniero alguno.
He enviado al Ministerio de Gracia y Justicia un informed circunstancia-
do de todo lo perteneciente A la administration spiritual de esta pro-
vincia.
Estoy concluyendo el estado que me ha pedido el Ministerio de Real
Hazienda de todas las rentas Reales en estas provincias, los ahorros que
se pueden hacer en sus gastos, etc., trabajo inmenso que abraza todos los
demas ramos de su administration, y tanto mayor quanto desde que
la Luisiana pertenece A la Espana ha tenido su extension y poblacion unos
aumentos quasi duplicados, lo que ha hecho variar continuamente sus
gastos.
A tantas faenas se han anadido las atenciones que ha exigido la con-
servacion de la paz y tranquilidad, que infinitos mal intencionados y des-
afectos al Gobierno han intentado turbar much tiempo antes que se de-
clarase la guerra A la Francia, ya por an6nimos, ya con escritos y con-
versaciones sediciosas, poniendonos en el caso de recelar una revolution
semejante a la de las islas francesas, siendo constant que si esta capital
se hubiese hallado en el mismo estado en que la encontr6, esto es, sin
defense alguna, no se hubiera evitado la misma suerte que han tenido
aquellas. A fuerza de desvelos, sujetando los unos con el temor, los otros
con el castigo 6 el destierro; echando todos los franceses recien venidos
A la colonia, que la tenian ya contaminada en gran parte con sus maximas
de igualdad; interceptando las cartas y papeles de noticias sospechosas, y
disimulando con todos, he conseguido much mas de lo que me esperaba,
pues que toda la provincia disfruta de la mayor tranquilidad desde la retirada
A Francia de la expedicion preparada en Nueva York contra esta provin-











36
cia, segun el aviso que me pasaron los Ministros del Rey cerca de los Es-
tados Unidos, y dispersa porila discordia suscitada por el capitan Bom-
pard contra el Almirante Serzey A su salida de Nueva York.
Esta exposicion de todo lo que me ha ocupado de dos anos A esta parte
persuadirA A V. E. que si no he desempefado con mas celeridad lo que
me ha sido encargado, es que mis fuerzas y el tiempo no han alcanzado A
mas, y con tanta mas evidencia que muchos de los asuntos que pertene-
cen A esta provincia, siendo referentes a sus habitantes y a la conserva-
cion de su tranquilidad, 6 A la political de la Espana con los Estados Uni-
dos, entran en la clase de reservados, y no se hallan escritos masque por
el secretario de este Gobierno D. Andres Armesto, hombre infatigable en
el trabajo, y por mi mismo, pues que no hay de quien fiarse para lo reser-
vado; a este inconvenient se agrega la necesidad de duplicar el trabajo
regular en otros gobiernos, respect que por Real 6rden tengo la obliga-
cion de transcribir al Capitan general todo quanto comunico al Ministerio
de Estado; este y otros motives no menos constantes persuadieron A di-
cho Capitan general que S. M. hallaria mas convenient la reunion de la
Capitania general A este Gobierno, y habi6ndoselo hecho present por el
Ministerio de la Guerra, no se adhiri6 A sus deseos; no obstante, puedo
en honor y conciencia asegurar que el hombre mas robusto no puede re-
sistir much tiempo A este trabajo, y que el Rey quedaria mejor servido si
el Capitan general residiese en la Luisiana.
Inmediatamente que quedare evacuado el informed sobre el arreglo de
la Real Hazienda en estas provincias, trabajar6 sin demora al que V. E.
me recuerda de 6rden del Rey; pudiendo en el interin asegurar que A esta
fecha la iglesia parroquial, que se habia de haber concluido en Agosto del
ano 6ltimo pasado, no tiene todavia mas que las quatro paredes acaba-
das con su fachada, faltAndole el texado, el piso, y todo lo interior menos
los pilares que sostienen el edificio, de suerte que si D. Andres Almones-
ter no aumenta el nfmero de sus obreros, no conceptuo que la fAbrica se
pueda concluir antes de otros dos afos.
En quanto A la casa curial parece resuelto 6 emprenderla quando con-
cluya la iglesia; con todo, puede tal vez suceder que el nuevo dignisi-
mo Obispo que la piedad de S. M. ha tenido a bien conceder consiga
de D. Andres mas celeridad en la obra, consider su venida 6 estas pro-
vincias sumamente necesaria, tanto para el aprovechamiento de nuestra
santa religion, como para que un sujeto de este carActer pueda disipar las
dudas que se han originado sobre el espiritu del informed que el zelo de la
religion, desprendido de toda passion, me ha empefnado A dar, y que se













evidence la exacta verdad en que esta fundado, como la nulidad de todo
quanto ha representado en varias ocasiones el mencionado D. Andres Al-
monester, cuyo rencor no tiene mas fundamento que el haberme opuesto
sin publicidad alguna y con la mayor moderacion y urbanidad A que prosi-
guiese en la posesion de los honors y derechos del Patronato Real, que
tenia usurpado afos antes de haber conseguido la c6dula del Consejo, que
se le despach6 y recibi6 en Agosto del ano anterior.
Dios, nuestro Senor, guard A V. E. muchos anos. Nueva Orleans 18
de Enero de 1794.=Exmo. Senor.=El Baron de Carondelet.=Exmo. Se-
nor Duque de la Alcudia.





INDIOS. 15`6.-1518.


Papel sobre los abusos que se comedian en las Indias, en contravencion de
las ordenanzas que para su gobierno hizo el Rey Catolico.

Copia en la coleccion de Munoz en la Real Academia de la Historia, tomo LXXVI.



Para la buena provision e determination de los negocios de las Indias, es
de saber, que la Reyna Dofa Isabel, nuestra Sefora, que en gloria sea,
en su testamento e postrimera boluntad dispuso una clausula, que deve ser
avida por ley, fecha en esta guisa.
Iten por quanto al tiempo que nos fueron concedidos por la Santa Se
apostolica, las Islas e tierra firme del mar oceano descubiertas, e por des-
cubrir, nuestra principal intencion fue al tiempo que suplicamos al Papa
Alejandre sesto, de buena memorial, que nos fizo la dicha concession, de
procurar de inducir e atraer los pueblos dellas, y los combertir A nuestra
santa fee catholica, y embiar a las dichas Islas, e tierra firme Perlados e Re-
ligiosos e Clerigos e otras personas dotas, e temerosas de Dios, para ins-
truir los vesinos, e moradores dellas en la fee catholica, y los ensefiar, e
dotar buenas costumbres, e poner en ello la diligencia devida, segun mas
largamente en las letras de la dicha concession se contiene, por ende su-
plico al Rey mi Senor muy afectuosamente, y encargo, y mando a la dicha












38
Princesa mi hija, e al dicho Principe su marido que asi lo hagan e cum-
plan, e que esta sea su principal fin, e que en ello pongan much dili-
gencia, e no consientan ni den lugar que los Indios, e besinos, e moradores
de las dichas Indias e tierra firme ganadas e por ganar resciban agravio
alguno en sus personas e bienes ; e mas manda que sean bien e justamente
tratados, e si algun agrabio hanl rescibido lo remedien, e probean por
manera que no se eceda en cosa alguna lo que por las letras apostolicas de
la dicha concession anos iniungido e mandado.
Consequencia de lo qual el Rey D. Fernando, nuestro Seior que Dios
d6 Santo Paraiso, hizo ordenanzas, por las quales ordeno e mando que
los Indios fuesen encomendados a buenas personas vesinos e pobladores de
las dichas Indias, que los tratasen bien de viandas, e mantenimientos e les
diesen para bistuario, y en que dormiesen que no fuese en suelo, y que les
industriasen las cosas de la fee, y los llebasen a las Iglesias los dias de do-
mingos e fiestas principals, e que a ninguno pudiesen ser dados ni en-
comendados mas de ciento e cinquenta Indios ni menos de quarenta, e
que no se arrendasen ni enagenasen de unas personas a otras, e les degen
olgar cierto tiempo del afo, y entender en sus fasiendas, y labranzas, y no
les hacen carga alguna sino lo que cada uno quisiese Ilebar por su bolun-
tad para su mantenimiento, e que no les agan trabajar demasiado, etc.
Estan prevertidaslas dichas ordenanzas en much desorden, e contrario
uso, de done ha venido que por ser mal tratados, e peor mantenidos, e
muncho trabajados se han deminuido de un quento de animals que havia en
la Espanola a que no han quedado sino quince 6 diez e seis mill, 6 fenes-
ceran todos si no son presto remediados y desagraviados.
Fue fecha relacion a su A. que cumplia a su serbicio que mandase ha-
cer grangerias con los dichos Indios para si, e fisiese muchas mercedes de
Indios a otros particulares, e que embiasen repartidores, lo qual todo ha
redundado en probecho particular de quien hizo la dicha relacion, e de los
que por su mano han tenido a cargo las dichas grangerias por su A., dan-
do a su A. mas gasto que provecho, faciendo con ellos para si otras maio-
res grangerias, e arrendando los Indios, e travajandolos demasiadamente,
6 mal mantenidos, e peor tratados, e lo mismo se ha hecho e haze de
los Indios que se han dado por mercedes contra la dispusicion de la clau-
sula del testamento de la Reyna, y en biolacion y quebrantamiento de las
dichas ordenanzas, y en dano y perjuicio de los Pobladores e agravio de
los dichos Indios en esta manera.
El secretario Lope de Conchillos firmo del Rey merced para si de tre-
sientos Indios en la Espanola, y en la Isla de Sant Juan de trecientos, y













en la Isla de Cuba de trescientos, y en la Isla de Jamaiaca de trescientos:
son mill e docientos.
Impetro por merced la Escribania maior de las minas de las Islas Espa-
nola, e de la de Sant Juan, y de Cuba, y demas del salario, y de cient
Indios que hizo dar a Balthasar de Castro, su lugar teniente en la Isla Es-
panola, le hizo dar en la Isla de Sant Juan docientos, y Ileba de cada uno
de los que ban a sacar oro a las minas tres reales, e algunos son tan po-
bres quando de'aca van, que no los tienen, e por eso se pierden, y de lo
que asi lleba por impusicion puesto por el es much la cantidad.
Otrosi lleba de encomienda de quarenta Indios un Castellano en la Espa-
iola, y en Sant Juan; y en Cuba, e si mas, o menos, a este respect.
Impetro merced de la Escribania de los Jueces de Apelacion, e demas del
salario y de cient Indios que hizo dar a su teniente, lleba so color de dere-
chos excesibos canlidades que es grand cargo de conciencia no reme-
diarlo.
Ha estendido el dicho oficio al registrar de las naos que pertenesce al
Scrivano de la Justicia, de que lleba grandes quantias so color de de-
rechos.
Otrosi lo estiende a la vecitacion de las Carceles que pertenescen a los
Scrivanos del Crimen e de las Carceles, e lleban excesibos derechos.
Impetro merced de fundidor e marcador de la Isla de Sant Juan de que
Ileba mas de seiscientos castellanos cada afio, e hizo dar a su teniente cient
Indios.
E asi mismo de senalar los Indios que vienen de otras Islas Ileba un
tomin, que es dos reales.
Iden en la Isla de Cuba otro tanto.
Y para quando se sacare oro en la isla Jamaica otro tanto.
En la tierra firm es fundidor, y marcador, y scrivano del juzgado.
El dicho Conchillos proveio de su mano por thesorero en la Espafola
a uno que se llama Pasamonte, que hera Escribiente en casa de Almazan
e iba algunas veces por correo con cartas.
Hizole dar con el dicho oficio cada afo docientas mill mrs, i otras cient
mill de aiuda de costa, e mas cinquenta mill mrs. para uno que cobra sus
deudas, y mas sesenta mill mrs. por alcaide de la Concebcion, aun que
se derribo la fortaleza.
Otr6si'le:hizo dar en la Espafola docientos Indios; y en Sant Juan do-
cientos; i en Cuba trecientos.
Reparte a quien ha gana de aprobechar con el salario que le place los
Indios para las grangerias de su A., e ha hecho e haze otras mejores para













si, asi de labores de casas como en otras haciendas, e asi mismo los ar-
rienda e maltrata contra las ordenanzas, y contra la dispusicion del tes-
tamento de la Reina.
Tiene en su casa ocho o diez mozas por mancebas publicas, y de ce-
loso no consiente que duerma ombre en su casa, aun que tiene en ella
todo el oro del Rey.
El dicho Pasamonte con fabor del dicho Conchillos hace infinitos insul-
tos e agravios asi en la casa de la fundicion del oro, donde se haze juez,
como fuera della, e da causa que los hagan los otros jueces e oficiales
del Rey.
El dicho Conchillos proveio de su mano por fator del Rey en la Isla
de Sant Juan a Balthasar de Castro, el que es su teniente de scrivano en
todas tres Islas, e hizole dar dosientos Indios en la dicha Isla de mas del
salario, e demas de los dichos cient indios que le hizo dar en la Es-
pafola.
El dicho Conchillos proveio de su mano en la Espafiola a Juan de Am-
pies por fator del Rey, con ochenta mill de salario, e docientos Indios.
En la Isla de Jumaica a uno se dize Macuelo, con cient mill mrs. de
salario e trecientos Indios.
Iten en la isla de Cuba por Veedor a uno que se dice Vega, con salario,
e mas trescientos indios.
Iten en la Isla de Sant Juan por veedor a otro que se dice Arce, con
quarenta mill de salario e cien indios.
Aunque Almazan se le hacia conciencia de tomar Indios, le fizo dar bue-
na copia dellos, los quales tiene su hijo y el oficio de fundidor e marca-
dor de la Espafola.
E a Martin Cabrero, camarero en la Espafiola, docientos Indios, e en
la de Sant Juan dosientos e cinquenta.
E asi a otros muchos.
El Lizenciado Aillon fue Alcalde maior por el Comendador maior de Al-
cantara, contra el qual se fisieron process en su residencia porque ha-
via adquirido injustamente con el dicho cargo much; con lo qual vino
en seguimiento de aquellos, e sin ser vistos le hizo probeer Conchillos de
uno de los Jueces de Apelacion, con ciento e cinquenta mill mrs. de sala-
rio e dosientos indios.
El dicho Conchillos hizo probeer al Lizeiciado .Villalobos de Juez de
Apelacion, con otro tanto salario, e Indios como al de:suso .
Otrosi hizo probeer al Lizenciado Matienzo de Juez de Apelacion, con
otro tanto salario, 6 Indios como a cada uno de lossuso dichos.













41
Demas de lo questa dicho que hace en acrescer el numero de sus Indios,
ha hecho muchos Insultos e agravios, conformandose con la boluntad del
dicho Pasamonte, y entremeterse en mas de lo que so estienden sus po-
deres en algunas cosas, y en otras no usan dellas por acebcion de per-
sonas.
Tiene contrataciones, e parte, e compania en las armadas, y toman di-
neros e otras cosas de los letigantes so color de prestados.
Compran las haciendas e ganados, e otras cosas, so color que son fiadas,
e son a nunca pagar.
El dicho Conchillos proveio de su mano por repartidor un escudero po-
bre que se decia Alburqueque, e vino se rico sin hacer residencia ni dar
cuenta de lo que hizo.
Diego Velasques fue puesto por teniente del Almirante en la Isla de Cu-
ba, e conformandose con Pasamonte e con el fabor de Conchillos ha hecho
para si grandes hasiendas, e enbiado poco ha cada seiscientos castellanos
a Conchillos e a Pasamonte, deciendo que lo que han sacado sus Indios
siendo de lo suio propio, por que lo sostengan.
A Hojeda e Nycuesa faborescio much Conchillos, haciendoles dar ar-
madas a costa del Rey, e sin dar probecho a su A. fenescieron ellos y la
gente que Ilebaron, e muchos Indios que sin proposito mataron.
Juan Ponze fue mozo despuelas de D. Pedro Nunez de Guzman, Comen-
dador maior de Calatraba, paso a las Indias por peon con Christobal Co-
lon, e alli se caso en la Espafola con una moza de un mesonero, y paso
a la Isla de Sant Juan a partido que de lo que ganase daria al Rey la mei-
tad, y aun que a su A. no dio probecho para si, obo tanto que embio a
Conchillos una cadena de seiscientos o setecientos castellanos, e otras co-
sas a el e a sus oficiales, por las quales le embiaron c6dula del Rey para
que fuese Gobernador de la dicha Isla.
En el cargo que tobo de las grangerias del Rey sacava cada fundicion
para si quatro o cinco mill castellanos, y lo de la Compafia del Rey no paso
de mill a mill e quinientos.
Pasamonte subdelego al Lizenciado Sancho Velazquez que le tomase re-
sidencia, e corrompiole con dadivas.
Sobre esto embio Conchillos para tomarle quenta a Francisco de Nicar,
al qual dio ochocientos castellanos, y quando tobo acabada la quenta ge
los torno a pedir, sobre que rinieron e se descubrieron de la dicha quenta.
El dicho Juan Ponze compro por setecientos castellanos que embio a
Obiedo, official de Conchillos, por mano de Inigo de Cufniga, el oficio de
contador de la Isla de Sant Juan para un mochacho su criado, el qual ha
6














hecho y haze con el dicho oficio muchos desconciertos, y malos recabdos
en la hacienda.
Otrosi le hizo probeer Conchillos e sus oficiales del oficio de thesorero
de la dicha Isla de Sant Juan, el qual vendio por mill ducados a un mer-
cader que se dize Juan de Aro.
El dicho Juan Ponze trajo despues desto a la corte seis o site mill cas-
tellanos, que repartio entire Conchillos e sus criados, con que le hisieron
dar quatro naos de armada a costa del Rey, en que se gastaron echo o
diez mill castellanos, donde ringund probecho ha subcedido sino perder
de la gene que Ilebo la maior part.
Pasamonte supo como un Basco Nunez quel Almirante havia imbiado a
la tierra fire avia avido buena dicha, e que se allara much oro, e por
su abiso Conchillos hizo relacion al Rey que combenia inibiar a la tierra
firm un caballero principal con mill o dos mill ombres, e que tomase re-
cia residencia al dicho Vasco Nunez, y como Pedrarias fue con las mas es-
cogida gene que de Espafa a salido, y con gasto de mas de cinquenta
mill ducados tomo la dicha residencia, el dicho Basco Nufiez se redemi6
con diez o doce esclabas e otras cosas nuebas que embio a Pasamonte, el
qual le aconsejo que embiase presents a Conchillos, y con esto y con lo
quel dicho Pasamonte escribi6 fue dada por buena su residencia, e pro-
veido de adelantado de otra parte de aquella tierra firme, con otros favo-
res y mercedes; y lo que ha aprobechado su ida de Pedrarias es perder la
maior parte de la gene que lebo, y alterar los Indios de la tierra firm
y puestos en guerra.
Determinado estaba el Rey que aia santa gloria de mandar dejar las
grangerias que por su alteza se fasian con los Indios, por que fue certifi-
cado que le davan mas costa que probecho dellas, y no se preveio por
que lo estorbo Conchillos por el interest de los que lo tienen a cargo, que
son personas a el acebtas.
Otrosi muchas exorvitancias se fallaran proveidas por information de
Conchillos, tomando la razon de sus libros, que no ay otro libro de Or-
denanzas ni de despacho sino el que tiene el dicho Conchillos y un ofi-
cial suio, que todo iva por zedulas privadas de que le han benido de lo
que se a bisto mas de quatro cuentos cada ano.
Lo qual todo es nescesario que se probe e remedie presto en lo im-
pida la determination de la interpetracion y declaracion del asiento e pre-
bilegios del Almirante de las Indias, por que require largo examen, asi
porque pertenesce la tal interpetracion e declaracion al Rey, como por
que algunos que entienden en la dicha declaracion tienen otros semejan-














tes titulos de mercedes, e previllejos contra derecho, e leyes, e orde-
nanzas destos Reinos, e de las partidas, e botando en esto votan en sus
causes propias, y por tanto S. A. debe mandar lo beran personas sin sos-
pecha, e vista por tales se allara que en la capitulacion e asiento que to-
maron con su Padre del Almirante en el afo de nobenta e dos, e en la
confirmation del que se dio el ano de nobenta e siete, solamente paso el
oficio del Almirantadgo a su hijo e herederos, e todo lo otro vaco por
su fin e muerte, e de las otras Provisiones e poderes que se le dieron
despues del asiento ve que se le dieron prebilegios, vistos los originales
se allara que no procedieron de la boluntad de sus AS. estender a mas de
la Capitulacion, e aun que sea que fuese su boluntad de le hacer nueba
merced, aquello no bale por ser contra derecho, y leies, e ordenanzas
reales, y por que son contra el curso y orden de los semejantes previle-
gios y mercedes, que estan proividas y reprobadas, y aun por aber usado
mal dellas las ha perdido y no balen; y esto no entra en el asiento sobre
que afirman ques contrato e que........
Otrosi oficios quel dicho Conchillos ha echo proveer a criados del
obispo.
A Gil Gonzales contador de la Espanola con cien mill de salario e qua-
renta mill de aiuda de costa y docientos Indios.
A Francisco de Tapia alcaide de Santo Domingo con cien mill mara-
bedis de tenencia e docientos Indios.
A otro su hermano veedor de la Espafola con sesenta mill de salario e
docientos Indios.
Todos estos y los otros oficiales sin ser casados son Regidores, e ha
acaescido ablando en los Aiuntamientos que dicen algunos A ora boto co-
mo Regidor, e otras como official de la hacienda de Su A,


Compuls6lo con el original que esta en Simancas. Patronato Real aht.0 Area de Indias, leg. 7. Iloy
30 de Julio 1781.=Mufioz.
De letra del mismo. Sin duda es del tiempo que era Governador Cisneros 6 poco des)ues, i mui
probablemente el author Fr. Bartolom6 de las Casas.


















ISLA ESPANOLA. 1519.


Carta de los frailes Ger6nimos al Rey manifestando haber hecho algunos
pueblos en donde se recogiesen los indios, dando noticia del estrago que
habia de las viruelas en aquella Isla y en la de Puerto Rico, y pidiendo
para el remedio de la gran pdrdida de aquellas islas que pasasen 4 ellas
esclavos negros sin imposiciones.

El original en Simancas, Descripciones y Poblaciones, 7. Copia en la coleccion de Muhoz, tomo LXXVI.



Muy alto i muy poderoso Catholico Rey i Sefor nueslro.=Fray Luis de
Figueroa i Fray Alonso de Santo Domingo, de la orden de Sant Jeroni-
mo, que por mandado de V. A. residimos en las Islas del mar oceano, be-
samos sus Reales manos i le hazemos saber que despues que vino en Es-
pana le hemos escripto muchas vezes sobre el remedio destas parties, i
emviamos a V. A. A nuestro companero Fray Bernardino, i fast oy no he-
mos recebido respuesta de ninguna carta ni capitulo que hayamos escrip-
to, entire los quales escrivimos a V. A. que haviamos fecho en esta Isla
Espanola treinta pueblos do se recogesen los pocos Indios que havian que-
dado, en los quales dichos pueblos se havia puesto much yuca, pan de
los Indios, mas de ochocientos mill monton.s, provision para mas do siete
mill personas en un afo, i haviamos hecho traher ornamentos para las
Iglesias de los lugares de los dichos Indios: e lo que agora ha acontecido
es, ya que estavan para salir de las minas en'el mes de Diciembre del ano
pasado e ir a sus pueblos, ha placido a Nuestro Senor de dar una pesti-
lencia de viruelas en los dichos Indios, i no cesa, en que se han muerto
i mueren hasta el present quasi la terzera parte de los dichos Indios, i
V. A. crea que se les ha fecho i faze todo el remedio possible.
No les menester a su jeneroso i real corazon amonestarle a paciencia; sino
que V. M. made remediar como a estas parties pasen esclavos negros i
negras sin imposiciones, i hazer otras muchas mercedes a los vecinos de













las Islas, que quedan muy perdidos i destruydos desta pestilencia, que le
zertificamos a V. A. que si dos meses dura la dicha pestilencia, que el
ano present no se saque oro en dicha Isla Espanola, i si algunos Indios
pocos quedaren han de sor para guardar los ganados, i sostener otras ha-
ciendas, i V. A. pierda en esta Isla mas de 35,000 castellanos, i que se
acabe de despoblar: i desto no dubde, pues nos se lo zertificamos que so-
mos testigos de vista. Y aun dicho nos ban que en la Isla de Sant Juan
han escomenzado a morir algunos Indios de las dichas viruelas.
De la dicha pestilencia de viruelas han sido heridos algunos Indios de
las dichas viruelas.
De la dicha pestilencia de viruelas han sido heridos algunos poquillos
de los nuestros Espanoles, i no han fallecido; enpero todos estamos teme-
rosos o de las dichas viruelas, o de otra pestilencia.
Nuestro Senor el muy alto i muy poderoso catolico estado i Real per-
sona guard i prosper, amen; de la Isla Espanola diez de Enero, afio
del Sefor 1519.=De V. M. Capellanes i servidores.==(No hay firmas.)





CUBA. 1522.


Declaracion de Vasco Porcallo de Figueroa prestada en Santiago de Cuba
el 28 de Febrero de 1522, segun el interrogalorio remitido por los li-
cenciados Marcelo de Villalobos y Juan Ortiz de Matienzo, oidores de
la Isla Espafola.

Copia existente en la coleccion de Muiioz, tomo LXXVI.



Que Vasco Porcallo, de 28 aflos, natural de Caceres i vecino de la vi-
lla de la Trinidad de Cuba desdel repartimiento della hecho por Velazquez,
fiue a la villa de Santi Spiritus con 18-20 de cavallo armados, juramenta-
dos para hacer lo que 61 en nombre de SS. MM. les mandase, a fin de
apaciguar la comunidad i escandalos que en ella havia, a imitacion de las
Comunidades de Espafia. Requirio al Ayuntamiento, i no content de la













respuesta embio por una vara, i Ilamados el Dr. Hojeda i los que havian
con 61 dentro el Cabildo, pidio a un Hernan Lopez que havian hecho Al-
calde para que se abrazAse con los comuneros, segun consta por escrito
de D." Mendez, Procurador de la Comunidad, que dejAse la vara por el
Emperador. Su respuesta fue sacar la espada, pero sin darle tiempo Por-
callo le dio ciertas punaladas i le tomo la vara. Luego le dio la suya al
otro Alcalde Jorje Velazquez. Ech6 Porcallo press Alcaldes y Regido-
res. Uno de estos, Ilamado Salazar, se huyo a la Iglesia, i Porcallo se en-
tr6 alli tras 61, do le recibi6 con una lanza: tubose rina entire unos y otros,
mas al cabo fue preso con los demas, a quienes Porcallo secuestr6 los bie-
nes, deposit en otros sus Indios dellos, i dende a ciertos dias los mand6
press a Santiago al Lic. Zuazo.
Preguntado si cort6 los compafones i otros miembros a ciertos Indios
dijo, que viendo el abuso de los Indios en comer tierra, tan danoso que
en las provincias de Comaguey i Guamohaya se haviah muerto dello mas
de la 213 de Indios, i seguian matandose de intent comiendo tierra, y
otros guaymaros; porque con ningun medio podia cortar tan grave dano,
hizo castigos con que lo ataj6 en gran part. Asi a tres ya moribundos hizo
cortar vergas y companones i que se los comiesen mojados en tierra, i
despues les mand6 quemar. A un muchacho que tenia igual vicio i per-
suadia a otros, mand6 que el mismo se sacAse los companones i los co-
miese, i no ha muerto. A algunos otros hizo pringar i quemar las bocas,
sin que por ello muriesen.
Entre los que ivan con Porcallo a de la Trinidad a Santi Spiritus fue-
ron Juan de Grijalva, Dr. Hojeda, Ant.0 de Sandoval, Orellana, D. de
Figueroa, P.0 de Ordaz, Al. Vazquez, J." Rodz. de Cordova, Juan Rodz.
de Quifiones, Isla, Fr.c" Bravo, D. Lopez.
Firman el dichos Oidores en 15. Marzo 522. Hizose esta provanza a
Porcallo a pedimento de algunos ofensados que demandaron en el Au-
diencia. (17)



















FLORIDA. 1559-1545.


Relacion del suceso de la jornada que hizo Hernando de Soto, y de la ca-
lidad de la tierra por donde anduvo.

Copia sacada del original existente en Simancas, Patronato Real, Indias, legajo 7, por D. Juan Bap-
tista Murioz, la cual se halla con notas del mismo en el tomo LXXXI de su coleccion.


RELACION DE LA ISLA DE LA FLORIDA.


Llegamos al puerto de Bayahonda, desembarcamos seiscientos e beinte
ombres e ducientos e beinte e tres caballos; luego como desembarcamos,
de unos Indios que se tomaron supimos que estava un Christiano alli en la
tierra, que hera de los que havian ido con Panfilo de Narvaez; fuimos en
busca del, que lo tenia un Cacique que estaria ocho leguas del puerto,
topamosle en el camino que ya el benia para nosotros: como el Cacique
supo que abiamos desembarcado alli, dixole al Christiano si queria venir
donde nosotros estavamos, i el dixo le que si e imbio nuebe Indios con el;
venia desnudo como ellos, con un arco i unas flechas en la mano, labra-
do el cuerpo como Indio: como los Christianos los toparon pensaron que
heran indios que benian a espiar la gente; fueron para ellos i ellos hu-
yeron para un montecillo questava a cerca; Ilegaron los caballos, dieron
una lanzada a un Indio i aina obieran muerto al Christiano, por quel sabia
poco nuestra lengua que ia la tenia olbidada; acordose de Ilamar a Nues-
tra Senora, por donde fue conocido ser el Christiano; traximosle con mu-
cho regocijo a donde el Gobernador estaba: avia doze aflos que estava en-
tre aquellos Indios, i sabia tambien la lengua dellos, i era tanta la conti-
nuacion que tenia hablarla, que estubo mas de quatro dias entire nosotros
que no sabia juntar una razon con otra, sino que ablando un bocablo es-
pafiol ablaba otros quatro o cinco en la lengua de los Indios, asta que se
vino arreformar en ablar nuestra lengua vien: tenia tan poca noticia de
la tierra que de beinte leguas de alli no sabia ninguna cosa ni por vista













ni por oidas; berdad es que nos dixo en biendonos que no avia punta de
oro en la tierra: partimos del puerto de Baya Onda para calar la tierra
adentro today la gente que desembarco, quitados beinte e seis de acaba-
Ilo i sesenta peones que quedaron en guard del puerto hasta quel Gober-
nador respondiese o los imbiase allamar: fuimos nuestro camino en la bia
del poniente, i tomando del norueste Ilebabamos noticia de un cacique
que nos decian los Indios que tributaban a quel todos e se Ilamaba Hur-
ripacuxi; estaria fasta beinte leguas de la costa: de aqui fuimos pasando
algunas cienagas e rios otras quince o beinte leguas de alli a un pueblo
que los Indios nos lo hacian mui grande, tanto que nos decian que la gente
del dando gritos hacian caer las abes que iban bolando; Ilegamos a este
Pueblo que se llamaba Etocale, hera pueblo pequefo, allamos alguna co-
mida de maiz, e crisoles, i perrillos, que no fue poco refrigerio para la
gene, que iba muerta de ambre: a qui nos detubimos siete u ocho dias,
en los quales se hicieron algunas entradas para tomar Indios que nos guia-
sen a la Provincia de Apalache, que abia mui gran noticia en toda la tierra
della: tomaronse tres o quatro Indios que el quemas dellos savia no sabia
dos leguas adelante de aquel Pueblo; salimos de aqui caminando todavia
hacia la Nueba Espana; iriamos desviados de la costa diez o doze leguas:
pasamos algunos Pueblos en cinco o seis dias que caminamos hasta que lle-
gamos a una poblazon razonable que se Ilamaba Aguacalecuen: fallavamos
todos los Indios alzados huidos por los montes: aqui paramos otros seis o
site dias para buscar algunos Indios que nos guiasen; iendo a buscar al-
gunos Indios se tomaron diez o doze mugeres, en que nos decian que la
una hera hija del Cacique, por lo qual vino el Cacique a nosotros de paz,
i dijo que nos daria lenguas i dias 1 para adelante i nunca nos las dio; obi-
mosle de llebar a el con nosotros, e iendo caminando, acabo de seis o site
dias que caminavamos salieron obra de trecientos e cinquenta Indios a
nosotros con arcos i flechas a proposito de quitarnos el cacique que Ileba-
bamos; matamos algunos dellos i prendimos todos los demas: entire ellos
havia algunos Indios que tenian noticia de lo demas a dentro, e dixeron
nos alli mui grandes mentiras: pasamos otro rio questava en una Probin-
cia que se llamaba Veachile i allamos algunos Pueblos de la otra banda
todos alzados, aunque no dejabamos de allar en ellos lo que aviamos me-
nester, que hera alguna comida: partimos de aqui para otro Pueblo que
se Ilamaba Aguile, queste confina con aquella Probincia de Apalachi, que
debide un rio la una Provincia de la otra; en este rio hecimos una Puente
de muchos pinos atados unos con otros, i pasamos con arto peligro por
que de la otra parte avia Indios que nos defendian el paso; como los in-













dios nos bieron pasados el rio fueronse a un pueblo mas cercano de alli,
que se llama Ivitachuco, y aguardaron alli hasta que nosotros Ilegamos a
bista del pueblo, i en biendonos asomar pusieron fuego al pueblo todo i
uyeron: en esta probincia de Apalache ai muchos pueblos i es tierra de
arta comida; llaman a toda esta otra tierra que andubimos la provincia
de Yustaga: fuimos a otro Pueblo que se llama Iniahico, i aqui nos pa-
recio que hera tiempo de saber de los que quedaban en el Puerto i quo
cllos supiesen de nosotros, por que pensabamos meternos la tierra aden-
tro tanto que no pudiesemos mas tener nueba dellos; abiamos andado ia
ciento i diez leguas dende donde los dexamos asta alli, i el Gobernador
los imbio allamar que se viniesen donde nosotros estabamos : as qui 2 fui.
mos a buscar la Mar, que estaria nuebe leguas deste pueblo, i allamos
a la orilla della donde Panfilo de Narvaez hizo las barcas, por que allamos
el asiento de la fragua e muchos huesos de los caballos, e los Indios nos
dixeron por la lengua como alli habian hecho los otros Christianos aque-
llas barcas; alli hizo Juan de Anaxco cierlas sefiales en unos arboles que
estaban a la orilla de la mar, por que le mando el Gobernador que fuese
el a llamar la gene que avia quedado en el puerto, i que los imbiase por
tierra por donde nosotros abiamos bonido, i quel se biniese por la mar en
dos bergantines i un vatel que alli estaba, i que los tragese a quella pro-
vincia de Apalache, i entire tanto nosotros nos quedamos aguardando alli:
Juan de Anasco imbio la gene por tierra i el se vino por la mar como el
Gobernador le mando, donde paso arto trabajo i peligro, por quel no allo
a quella costa dende lo que abia visto por tierra antes que alli fuese por
la mar no allaba memorial dellos, por que heran oncones 3 vaxos que con la
creciente de la mar tenian agua, i con la menguante quedaban en seco;
nosotros hecimos una piragua que cada dia salia dos leguas a la mar aber
si benian los bergantines para mostralles a donde avian de parar; plugo
a Dios que vinieron a ellos por la mar, i la otra gente por tierra: venidos
los vergantines el Gobernador les mando que fuesen la via del hueste
aber si podian allar algun puerto questubiese cerca de alli para saber
la costa si fallase algo la tierra adentro: fue en los bergantines Francis-
co Maldonado, un caballero de Salamanca; andobo costeando la costa i
ehtrando todas las caletas i ancones i rios que vido asta que Ilego a un
rio que allo buena entrada en el e buen puerto i un pueblo de Indios a
la costa de la mar, que vinieron algunos a rescatar con el, i tomo uno
de aquellos Indios e -nose para done nosotros estabamos: tardo en esta
jornada dos meses, que ya a todos senos hacian mill anos por detener-
nos alli tant, segun teniamos la noticia de lo de la tierra adentro: veni-
7














do Maldonado el Gobernador le dijo como nosotros nos ibamos en busca
de aquella tierra quo aquel Indio nos decia questaba en otra mar, quel se
biniese para la Isla de Cuba en aquellos bergantines, donde estaba Dona
Isabel de Bobadilla la.mujer del Gobernador, e que si dentro de seis me-
ses no supiese de nosotros, que viniese en aquellos bergantines e que
costease la costa asta el Rio del Expiritusanto, por que alli abiamos de tor-
.nar acudir; i los bergantines se fueron a Cuba i nosotros tomamos nues-
tro camino la buelta del norte para ir aber lo que los Indios nos decian:
caminamos cinco dias por despoblado, Ilegamos a un rio grande mui cor-
riente, no podimos hacer puente por lo recio que corria, hecimos una
piragua en que pasamos de la otra banda, hallamos una probincia que se
llama Acapachiqui, bien abundante de comida de la que los Indios co-
mian, vimos algunos Pueblos della i otros no pudimos ber por ser tierra
de mui grandes cienagas; a qui fallamos diferencia en las casas de los In-
dios, que las hallamos como cuebas debajo de tierra, i fasta aqui eran cu-
biertas de palmas i de pajas: pasamos adelante, topamos otros dos rios
que obimos de hacer puentes en ellos de pinos atados como soliamos ace-
lHas: llegamos a otra provincia que se llama Otoa, fallamos un pueblo ra-
zonable maior que fasta alli le abiamos fallado; de alli fuimos. a otros pue-
blos de otra Provincia que estaria dos dias de alli, donde tomamos alguna
gente que estaba descuidada que no habian sabido de nosotros; acorda-
ron de benir A servirnos de paz por que les bolbiesemos la gente que les
haviamos torado; el Gobernador se la bolbio que no le quitaron sino fue-
ron unas guias lenguas para A delante; tardamos en pasar esta provincia,
que se llama de Chisi, cinco o seis dias, donde fuimos bien servidos de
los Indios de la pobreza que tenian: de aqui pasamos otros tres dias sin
poblazon fasta otra provincia que se llama Altapaha; a qui fallamos un rio.
que no corria al Sur como los otros que abiamos pasado, que iba corrien-
do la buelta de Leste a la mar donde vino el Licenciado Lucas de Aillon,
por donde dimos much mas credit a lo quel Indio nos decia, i creimos
ser verdad todas las mentiras que nos havia dicho; esta provincia hera
bien poblada de Indios i todos nos bolbian a serbir; preguntandoles el Go-
bernador por aquella Provincia que nosotros ibamos en demand della, que
se decia Cofitachyque, decian nos que no hera possible poder ir alla ni abia
camino por done ni que comer en el camino, i que todos moririamos de
ambre: pasamos adelante a otros caciques que se llamaban Ocute i Cofa-
qui, i estos nos dieron de las comidas que tenian i nos digeron que si
nosotros queriamos ir a facer guerra a la Seno'ra de Cofitachique que ellos
nos darian todo lo que nosotros quisiesemos para el camino, por que nos












hacian saber que no habia camino por done ir, por que ellos no se tra-
taban por la guerra que tenian sino hera quando algunas beces se benian
hacer guerra los unos a los otros, i questo hera por parties escondidas i
ocultas por done no fuesen sentidos, i que tardaban en el camino veinte
dias ebenti e dos, i no comian sino ierbas i algun maiz tostado que lleba-
ban: vista nuestra determination dieron nos ochocientos Indios que nos
Ilebasen nuestras cargas de comidas i ropas, i otros Indios que nos guia-
sen, los quales tomaron el camino derecho i Leste, i ansi fueron cami-
nando tres dias, i el indio que nos llebaba enganados decianos que en
tres dias nos pondria el alla; en cabo de los tres dias que ia comenza-
bamos a ber la mentira del Indio, no por eso dexo el Gobernador de se-
guir el camino que llebaba comenzado, i mando que todos guardasen la
comida que pudiesen, por que sospecho lo que despues sucedio de ber-
nos en arto trabajo i necesidad; caminamos por este despoblado trece
dias, i alcabo dellos llegamos a unas cabanas; los Indios ia abian desati-
nado que no sabian por donde ir ni camino que darnos; el Gobernador
salio abuscallo i bolbiose desesperado de podello allar, e hizo que la gente
so bolbiese obra de media legua de alli a un rio.grande, i alli comenzo
a dar raciones de unos puercos que llevavamos con nosotros, a libra de
puerco a cada Christiano, i comiamoslo cocido en agua sin sal ni otra co-
sa, i dende aqui imbio el Gobernador A buscar camino por dos parties, uno
imbio el rio arriba la buelta del Norte i Nordeste, i otro imbio el rio
abajo la buelta del Sur e Sueste, e dio les termino a cada uno de diez
dias para que fuesen e biniesen aber si allaban algun camino o rastro de
her pueblo. El que fue la buelta del Sur i Sueste vino dende a quatro
dias con nueba que abia topado un poblezuelo pequeno con alguna comi-
da i trajo. tres o quatro indios del, los quales hablaron con aquel Indio
que nos llebaba engafados, i entendieronse la lengua no fue poco para
nosotros por la gran necesidad de lenguas que ay en la tierra, i torno-
nos a certificar las mentiras que nos habia.dicho, i nosotros lo creimos
por belle ablar la lengua con aquellos indios: partimos luego con toda
la gente para ir a quel poblezuelo a esperar alli los que avian ido por
otras parties h buscar caminos, i estubimos a qui quatro o cinco dias fasta
que se recojo toda la gene; fallamos obra de cinquenta fanegas de maiz
i alguna arina de Maiz tostada; hallamos muchos morales cargados de mo-
ras i algunas otras frutillas: partimos de aqui para.el pueblo de Cofitachi-
que, que estaba dos jornadas deste pequeno, estava a la ribera de un
rio que crehemos que seria el rio de Santa Elena, done estubo el Licen-
ciado Aillon: llegados a este rio, la Sefora del Pueblo nos imbio una so-












brina suia, e la trayan unos indios en unas andas con much autoridad,
e imbionos A decir que olgaba que obiesemos llegado a su tierra, i que
nos daria de lo que ella pudiese e tubiese, e imbio una sarta de perlas
de cinco o seis ilos al Gobernador; dionos canoas en que pasasemos a quel
rio i partio con nosotros la mitad del Pueblo, estubo tres o quatro dias
con nosotros i luego se alzo i se fue al monte; el Gobernador la hizo bus-
car, i como nose pudo allar abrio una mezquita que alli estaba, donde
estaban enterrados los prencipales de aquella tierra, i sacamos de alli can-
tidad de perlas, que serian asta seis arrobas media o site dellas, aun
que no heran buenas que estaban dafiadas por estar debajo de la tierra i
metidas entire el sain de los Indios; a qui allamos enterradas dos achas de
cortar lefta de las de Castilla, i un rasario de quentas de azebache y a al-
gunas margaritas de las que Ileban de aca para rescatar con los Indios,
que todo esto creimos que lo havian avido de rescate de los que fueron
con el Lizenciado Aillon: con la noticia que tuvimos de los Indios estaria
do alli la mar asta treinta leguas, supimos que la gene que fue con Ai-
lion no entro casi nada la tierra adentro, sino siempre estuvieron a la
costa de la mar fast que a dolecio i murio Aillon, i despues la gente se
mataban unos A otros cada uno sobre querer mandar, y otros murian de
hambre, de manera que nos dixo uno que se havia allado alli que de seis-
cientos ombres que Aillon havia metido en aquella tierra no havian esca-
pado mas de cinquenta e siete, i esto fue much causa dello perdersels
una nao grande que traian cargada de vastimentos: nosotros estariamos
en este Pueblo desta Sefora diez v once dias, e luego nos comvino salir
do alli en busca do tierra donde obiese comida, que aqui no la avia sino
mui tasada para lo que avian de comer los indios, i nosotros con los ca-
ballos i la gene que iva despachamoslo mui presto; tornamos a bolber la
buelta del norte i caminamos ocho dias por tierra pobre i misera de co-
mida fast que llegamos a una tierra que llaman de Xuala, i aqui allamos
poca Poblazon por ser la tierra aspera; todavia allamos algunas casas de
Indios; centre estas sierras allamos el nacimiento del rio grande por don-
de nosotros salimos, c crehemos ser rio de Espiritusanto: pasamos ade-
lante a un Pueblo que se llama Guasuli, donde nos dieron cantidad de
perros i algun maiz, que tenian poco: de aqui fuimos caminando quatro
dias i Ilegamos a un Pueblo que so llama Chiha, que es mui abundoso de
comida ; esta metido en una Isla deste rio de Espiritusanto, que desde el
nacimiento las hace mui grades; en esta Provincia comenzamos a allar los
Pueblos cercados, i aqui sacan los Indios much cantidad de azeite de
nucces; detubimonos aqui beinte i seis o beinte i site dias por dar algun












refrigerio a los caballos, que-los traiamos mui fatigados. del poco. comer
i much trabajar: partimos de aqui la ribera del rio en la mano;. Ilega-
mos a otra provincia que se llama Costehe, que estan los Pueblos ansi
mesmo en Islas del rio: de aqui fuimos a la provincia de Coca, ques una
de las mejores tierras que topamos en la Florida; salionos el cacique de-
lla a recivir en unas andas con mui gran fiesta e much gente, por que
tiene muchos Pueblos subgelos: otro dia por la manana se uio toda la
gene de los Indios; tomamos al cacique por que nos diese Indios para
que nos Ilebasen las cargas.; detubonos algunos dias fasta que nos-los dio;
fallamos en esta provincia ciruelas como las de aca de Castilla e much
cantidad de parriza, donde avia mui buenas ubas: partimos de aqui la
buelta del Hueste i Sudueste i fuimos por Pueblos deste cacique cinco o
seis dias, fasta que Ilegamos a otra Provincia que so llama Italisi: fa-
Ilamos alzada la. gene, fuimos A buscalla, vinieron algunos- Indios anos-
otros,, con quien el Gobernador imvio a llamar el cacique,. e vino a nos-
otros i trajonos de present beinte e seis o beinte e site mugeres, i
cueros de benados, i lo que ellos-tenian: de aqui partimos la buelta del
Sur, allegandonos hacia la costa de la nueba EspaIa, i pasamos algunos
pueblos asta que Ilegamos a otra provincia que se Ilamaba Taszaluza, de
que hera cacique un. Indio tan grande que al parecer de todos era gi-
gante; esperonos de paz en su pueblo, hecimosle. much fiesta quando
llegamos e jugamos caaas e corrimos much con los caballos aun quel
mostraba parsele 4 poco de todo esto; despues pedimosle que nos diese in-
dios para llebar las cargas, i respondio quel no acostumbraba servir ana-
die, que antes todos le servian A el; el Gobernador mando qu no le
dejasen ir a su casa, sino-que le detuviesen alli, demanera quel sintio
que estava detenido entire nosotros, por donde comidio la ruindad que
despues nos hizo, i por que dixo que alli no podia darnos ninguna cosa
que fuesemos A otro Pueblo suio que se decia Mavila, que alli nos daria
lo que le pediamos; caminamos para alla, Ilegamos A un rio caudal que
creemos que es el rio que va a salir a la vaya de Chuse: a qui tuvimos
nueba como avian Ilegado las barcas de Narbaez con necesidad de agua,
i que se quedo aqui entire estos Indios un Xpiano que se Ilamaba D." Teo-
doro, i un negro con el; mostraron nos un pufal quel Christiano Iraya;
estubimos aqui aciendo valsas para pasar este rio dos dias, en los quales
los Indios nos mataron un Christiano que hera de la guard del Goberna-
dor; de henojado trato mal al cacique, e dixole que lo avia de quemar
sino le dava los Indios que avian muerto al Christiano;: dixo que en aquel
pueblo suio de Mavila nos los daria: hera un Indio este cacique que traya











54
otros muchos Indios que le servian i andaba siempre con un moscador
traya un Indio detras del hecho de plumas mui grande para quitar que no
le diese el sol: llegamos a Mavila un dia i las nuebe dela manana, que
era un pueblo pequeflo i cercado mui fuerte; estaba asentado en un lla-
no, abia algunas casas de Indios por defuera de la cerca: fallamos que
ellos avian derrivado a los Indios todo por el suelo por tener mas desem-
barazado el campo: salieron algunos prencipales A nosotros en biendonos,
e digeronle al Gobernador por la lengua que si queria parar alli en aquel
llano, 6 si queria entrar dentro del Pueblo, que ala tarde nos darian los
Indios para las cargas: al Gobernador le parecio que hera mejor entrarse
en el Pueblo con ellos i mando que todos nos entrasemos alla, e asi lo he-
cimos; entrados nosotros dentro andando con los Indios parlando. como
que los teniamos de paz, por que no parecian sino trecientos o quatro-
cientos por alli i estaban vien cinco mill Indios en el Pueblo escondidos
en las casas que no los beiamos ni parecian; los Indios, como que nos ha-
cian fiesta, comenzaron a hazer sus bailes i areitos; tenian por disimu,
lar para que bailasen delante de nosotros quinze o beinte mugeres; des,
que ya obieron bailado un rato lebantose el Cacique i entrose en una de
aquellas casas; el Gobernador le imbio allamar que saliese fuera, i el
dixo que no queria; entro a sacallo el capital de la guard del Goberna-
dor, i bio tanta gente dentro i tan a punto de guerra, que obo por vien
de se salir i dexallo, i dixo al Gobernador que aquellas casas estaban Ile-
nas de Indios, todos con arcos i flechas de arte de hacer alguna vellaque-
ria: el Gobernador llamo i otro Indio que pasaba por alli, tanpoco quiso
benir; un caballero que se allo alli a par del trabole del brazo para trae-
11o, i diole un tiron que sele solto; entonces puso mano al espada i diole
una cuchillada que le corto un brazo; en hiriendo este indio comenzaron
todos a tirar nos flechas, unos por dedentro de las casas por muchas se-
teras que tenian hechas, i otros por fuera, i como nosotros estabamos
tan des apercibidos por pensar que lo teniamos do paz, con much dafo que
recibimos nos fue forzado salir huiendo del Pueblo, i quedose dentro to-
do lo que los Indios nos trayan en cargas como lo avian descargado alli;
como los Indios nos vieron fuera cerraron las puertas que tenia el Pueblo,
i comienzan A tocar sus atambores i lebantar handeras con mui grande
alarido i a desbolber nuestras petacas e lios, e mostrando de encima de.
la cerca todo lo que trayamos como nos lo tenian en su poder,: nosotros
ansi como saliamos del pueblo cabalgamos en nuestros caballos i cerca-
mos el Pueblo todo por que los Indios nosenos saliesen por alguna par-
te, y acordo el Gobernador que nos apeasemos sesenta, ochenta de nos-













otros, los que mas bien armados estabamos, i que nos hiciesemos en qua-
tro quadrillas i fuesemos a combatir por quatro parties el Pueblo, i que
el primero que entrase pusiese fuego a las casas por que de dentro no nos
hiciesen mas dano, i diesemos los caballos A otros soldados que no esta-
ban armados, para que si algunos Indios saliesen del Pueblo para uirse
que los alcanzasen; nosotros entramos dentro del pueblo i pusimos fuego,
donde sequemaron cantidad de Indios, i se quemo todo quanto nosotros
llebabamos, que ninguna cosa quedo; peleamos aquel dia asta que fue
noche sinque senos rindiese ningun Indio, sino que pelearon como bra-
bos leones; matamoslos todos, unos con el fuego, otros con las espadas,
otros con las lanzas de los que salian fuera; ia cerca de noche quedaban
solo tres Indios, i tomaban aquellas veinte mugeres que abian traido para
bailar i ponian las delante de si; las mugeres cruzaban las manos hacien-
do de senas A los christianos que las tomasen; Ilegaban los Christianos a
tomallas i ellas desviabanse, i los tres indios que venian detras dellas fle-
chaban A los christianos; matamos los dos de los Indios, i uno solo que
quedo, por no senos rendir, subiose a un arbol que estaba en la mesma
cerca, i quito la cuerda del arco i atosela al pescuezo, i a una rama del
arbol a orcose: mataron nos este dia los Indios mas de veinte ombres, i
escapamos eridos ducientos 6 cinquenta, que teniamos sietecientos e se-
senta flechazos; curamonos aquella noche con el unto de los mesmos In-
dios muertos, que no nos avia quedado otra medecina, que todo senos
abia quemado aqueldia: estuvimosnos aqui curando veinte esiete o beinte
i ocho dias; plugo a Dios que todos sanamos: las mugeres tomamos, i se
repartieron por los mas heridos para que los sirbiesen: tobimos por no-
ticia de los Indios que estariamos de la mar fasta quarenta leguas; quisie-
ran much quel Gobernador Ilegara ala mar por que nos daban nueba de
los bergantines, i el nose atrebio, que era ya mediado el mes de No-
biembre i hacia grandes frios, i le combenia ir a buscar tierra donde fa-
llase mantenimientos para poder inbernar, que en esta no los havia, que
era tierra de poca comida: tornamos A bolber la buelta del Norte i cami-
namos diez o doze jornadas con mui gran trabajo de frio, i de aguas que
pasabamos a pie, fasta que llegamos i una provincia gruesa i de much
comida, donde pudimos parar mientras pasaba la furia del imbierno, por
que alla caen mas niebes que no en Castilla: llegados A esta provincia de
Chicaza salieron nos los Indios de guerra A defender un paso'de un rio
que aviamos de pasar, i detubieron nos alli tres dias; al cabo pasamos
por una piragua que hecimos, e los Indios huyeronse al monte todos;
dende a siete fi ocho dias vinieron mensageros del Cacique al Gobernador,













diciendo que querian benir A servirnos el i toda su gente; el Gobernador
lo recibio bien i le imbi6 A decir que biniese en todo caso, i que les da-
ria muchas cosas de las que traya; el Cacique vino i trajo artos Indios con
el; trayanle puesto encima de los ombros; trujonos algunos perrillos i
cueros de benados; quedose con nosotros el cacique, i los otros Indios
bolbieronse A ir; iban i benian cada dia indios i trayan muchos conejos i
de lo que podian haber en la tierra, i tambien de noche se tomaron al-
gunos Indios, i con titulo de estar de paz venian aber de la manera quo
durmiamos i como nos guardabamos; nosotros quitados de la bellaqueria
que ellos tenian pensada, diximos al Cacique que nos queriamos partir
otro dia para ir nuestro camino, i el se fue, i aquella noche vino sobre
nosotros, i como ia ellos tenian noticia donde nosotros teniamos puestas
nuestras centinelas, entraron sin que los sintiesen, dos a dos y quatro a
quatro, mas de trecientos Indios en el pueblo, con unas ollyllas en que
trayan metido el fuego por noser sentidos ni bistos; al tiempo que los
otros Indios se benian allegando que las centinelas sintieron tropel de gen-
te que tocaron arma, ya estotros tenian a una puesto fuego en el Pueblo;
hicieron nos mui gran dafio i nos mataron esta noche cinquenta e site
caballos, i mas de trecientos puercos, i trece 6 catorze ombres, i fue
misterio grande de Dios que sin resistillos nosotros ni hacer cosa por que,
los Indios bolbieron a buir i nos dejaron, que sinos siguieran no escapa-
ba ombre de todos nosotros: mudamosnos luego de alli a una cabana que
estaria obra de una legua de alli; supimos que los Iqdios tenian acordado
de bolber aquella noche sobre nosotros, sino que plugo A Dios que llo,-
bio un poco que por el agua lo dexaron: estabamos tan mal apercibidos,
que aun que nos avian quedado algunos caballos no nos abia quedado si-
lla, ni lanza ni rodela ,que todo se abia quemado ; A qui nos dimos prie-
sa A hacker rodelas, i lanzas, i sillas como ,pudimos i supimos; dende en
cinco dias tornaron a bolber sobre nosotros los Indios, hechos sus escua-
drones.con much concerto vinieron i dar por tres parties; como estaba-
mos y amas sobre aviso, sentimos los i salimos A ellos, i desbaratamoslos
i hecimosles algun dafio, con que plugo A Dios que no tornaron mas: es-
tariamos aqui dos meses haciendo lo que abiamos menester de sillas, i
lanzas i rodelas, y luego nos partimos la via del Norueste para otra pro-
vincia que se llama Alibanio; A qui nos acontecio lo que dicen que nun-
ca ha acontecido en Indias, que.fue que en el nedio del camino por don-
de abiamos de pasar, sin tender alli comida que defender ni mugeres que
guardar, sino solamente por se probar con nosotros, hicieron una albar-
rada en el medio del camino, mui fuerte de palos, i metieronse alli obra













do trecientos Indios, con determination de morir antes que la desmampa-
rasen: como nos bieron asomar, salian de la Albarrada algunos Indios a
flecharnos i amenazarnos que no havia de quedar ombre vivo; desque
nosotros vimos a quella albarrada de nuebo i con gente que la defendia,
creimos alguna comida tenian alli 6 algo que guardaban, de la qual nos-
otros teniamos much necesidad, por que esperabamos pasar un despo-
blado de doze dias que entodo el no abia ninguna cosa que comer sino
lo que alli abiamos de Ilebar: apeamonos obra de quarenta 6 cinquenta
ombres 6 pusimonos en dos parties para que al tocar de una trompecta obie-
semos todos a una entrar en la albarrada; hecimos lo ansi i entramos aun-
que recibimos algun dafio, que nos malaron site u ocho ombres i nos
irieron veinte e cinco e beinte e seis: tomamos algunos Indios i otros ma-
tamos, i supimos dellos que aquello habian fecho 6 efecto de probarse con
nosotros, i no otra cosa: buscamos por alli comida, aunque con dificul-
tad, para entrar en nuestro despoblado; caminamos por el doce dias con
arto trabajo por amor de los heridos i enfermos que llebabamos: Ilegamos
un dia A medio dia A un Pueblo que se llama Quizquiz tan de sobresalto
que ninguna noticia tenian de nosotros; los Indios heran idos a hacer
sus labores a sus maizales; tomamos mas de trecientas mugeres que es-
taban en el pueblo, y esa miseria que tenian en sus casas de cueros i
mantas; aqui allamos las primeras nueces chiquitas de la tierra, que son
much mejores que no las de aca de Espafa; estaba este Pueblo cerca
de la ribera del rio del Expiritusanto; decian nos que tributaban este i
otros muchos pueblos que por alli abia a un senor de Pacaha', que hera
nombrado en toda la tierra; como supieron que les haviamos torado
aquellas mugeres, vinieron de paz a nosotros, i pidieron al Gobernador
que se las diese; el Gobernador se las dio i les pidio que nos diesen al-
gunas canoas para pasar aquel rio grande, i ellos digeron que nos las da-
rian, mas nunca lo hicieron, antes se juntaron para darnos guera 6 bi-
nieron a bista del Pueblo donde nosotros estabamos, y alcabo no osaron
acometernos i tornaronse A bolber; nosotros dejamos aquel Pueblo i nos
fuimos aposentar A la ribera del rio para dar orden como le haviamos de
pasar; vimos que estaba de la otra part much cantidad de gente para
defendernos el paso i tenian muchas canoas; acordamos de hacer quatro
piraguas grandes que cada una dellas pudiese llebar sesenta o setenta om-
bres i zinco o seis caballos; detubimonos en hacer estas piraguas veinte
e site 6 beinte i ocho dias; en este tiempo los Indios cada dia, A ora de
las tres despues de medio dia, se metian en ducientas e cinquenta canoas
que alli tenian mui grandes i mui enpabesadas, i Ilegaban hasta cerca de
8













esta otra orilla, donde nosotros estabamos, con mui grande alarido, he-
chaban nos todas las flechas que podian i bolbianse de la otra banda; des
que vieron que ya teniamos nuestras barcas a punto para pasar, huieron
todos i dejaron nos el paso desembarazado; pasamos con much concier-
to el rio, que tenia casi una legua de ancho i diez i nuebe 6 beinte brazas
de fondo; dela otra banda allamos algunos Pueblos buenos: subimos el
rio arriba, porque para ir aquella provincia de Pacaha aviamos de tornar
A subir: antes que llegasemos a ella llegasemos A otra provincia de otro
Senior, conquien tenia much guerra, que se llamaba Icasqui; salionos
este Cacique de paz, diciendonos que havia much tiempo que tenia noti-
cia de nosotros, e que sabia que heramos ombres del cielo i que no nos
podian hacer mal sus flechas, 6 por eso no querian guerra ninguna con
nosotros, sino serbirnos: el Gobernador los recibio mui bien, i no qui-
so que entrase ninguna gente en su Pueblo por que no le hiciesen dafo,
6 aposentamonos abista del Pueblo del Cacique en un Ilano; estubimos dos
dias: este dia que Ilegamos el Cacique pidio al Gobernador, diciendole
que sabia que hera ombre del cielo 6 pues se havia do ir adelante, que le
dexase una seal A quien el pudiese pedir aiuda para sus guerras, i a quien
su gente pudiese pedir agua para sus sembrados, que tenian much ne-
cesidad della, que se murian sus hijos de ambre: el Gobernador mando
que hiciesen una cruz de dos pinos mui alta, i le dijo que otro dia bol-
biese que el le daria la seal del cielo que le pedia, i que creiese que
ninguna cosa le faltaria si tenia en ella esperanza berdadera : otro dia bol-
bio anosotros el Cacique diciendo muchas cosas porque tanto nos tarda-
bamos en dalle la seal que nos abia pedido, pues tanta boluntad tenia
de servirnos e seguirnos, e hizo alli un llanto mui grande por que no se
la daban tan presto, tanto que nos hizo llollar A todos deber la debocion
i hainco conque lo demandaba: el Gobernador le mando que a la tarde
bolbiese el i todos sus Indios, i que nosotros hiriamos a su pueblo i le
llebariamos la seal que el havia demandado: el vino a la tarde con toda
su gente; nosotros fuimos en procesion fasta el pueblo i ellos tras nosotros;
allegados A el pueblo, acostumbran los Caciques alli tener junto a las ca-
sas donde viven unos cerros mui altos hechos amano, i otros tienen las
casas sobre los mismos cerros; en aquel alto de aquel cerro fincamos aque-
Ila cruz, i fuimos todos con much debocion incados de rodillas A besar en
el pie de la cruz; los Indios hicieron como nos bieron hacer a nosotros, ni
mas ni menos, y trageron luego much cantidad de canizos, hicieronle
un cerco en torno, i bolbimonos A nuestro asiento aquella noche : otro dia
por la mafiana caminamos la via de Pacaha, que hera el rio arriba; an-











59
duvimos dos dias 6 luego vimos el pueblo en un lano, bien zercado i con
un foso' de agua en torno hecho de mano; fuimonos Ilegando al Pueblo
quanto podimos; quando nos vimos cerca paramos, que no osamos entrar
en el, i handando rodeando A una parte y a otra, bimos que por una parte
se salia much gente uyendo; entonzes arremetimos al Pueblo i entramos
sin defense ninguna; tomose mui poca gene por que ya toda avia huido,
pero no pudieron poner en cobro esa miseria que tenian, que todo que-
do en el Pueblo: estando que estabamos nosotros a bista del pueblo para-
dos, que no osabamos entrar, vimos venir por nuestras espaldas un es-
cuadron grande de Indios, que pensamos que hera gente que benia en so-
corro del Pueblo, i fuimos A ellos y fallamos que era el Cacique detras,
donde aviamos puesto la Cruz, que benian tras nosotros para socorrernos
si lo obiesemos menester; Ilebamoslo al Pueblo, i el comenzo A dar tan-
tas gracias al Gobernador por la Cruz que le havia dejado, diciendo que
avia llobido much en su tierra el dia antes, y que toda su gente estaba
tan contents que no nos querian dejar, sino irse con nosotros: el Go-
bernador le meti6 en el Pueblo i le dio todo lo que en el fallamos, ques
much riqueza para -ellos, unas cuentas que ai de caracoles de la mar,
i unas pellejuelas de gatos, y de gamos, y algun maiz que en el Pueblo
avia, con que lo imbio mui content a su tierra: estubimos en este pue-
blo para ber si podiamos haber camino la buelta del norte para atrabe-
sar a la mar del sur veinte e site 6 beinte i ocho dias: de aqui se hi-
cieron algunas entradas para tomar Indios que nos informasen; en espe-
cial se hizo una la buelta del norueste, que nos decian que havia pobla-
zones grandes por donde podiamos ir, y caminamos ocho dias por una
tierra despoblada, de mui grandes lagunas de cienagas por donde aun
arboles no allabamos, sino unos llanos mui grandes, donde nacia una hierba
tan alta i tan recia que con los caballos no podiamos tender por ella: a
cabo deste tiempo llegamos a unos rarichos de Indios que heran cubiertos
con una enea cosida, que quando los querian ahollar arrollaban toda la
enea de la cobertura e la llebaba un Indio, e la muger llebaba el armadu-
ra de los palos sobre que se ponia, i haciase i desaciase tan facilmente
que aunque cada ora se mudasen pudian Ilebar la casa trasi: supimos des-
tos Indios que havia algunos ranchuelos de aquella manera por la tierra,
e no hacian otra cosa sino asentar aquella casa donde andaban muchos be-
nados, i que avia en una cienaga donde andaba much pescado, i des que
aqui tenian espantada la caza i el pescado no lo tomaban tan facilmente
como de primero, mudabanse de alli con las casas i todo aquestas ibanse
a otra part donde la fallaban de refresco; Ilamabanse esta provincia Ca-












luc; hera gente que se curaban poco de sembrar, por que se mantenian
de este pescado y care: bolbimos A este pueblo de Pacaha, donde que-
daba el Gohernador, donde fallamos que ya el Cacique avia venido de paz;
estaba alli en el pueblo con el y en este tiempo vino el otro Cacique de
atras donde aviamos puesto la Cruz, que fue cosa de her verlos ambos Ca-
ciques juntos, que heran enemigos: el Goberriador les mando asentar cada
uno a su lado; fue cosa maravillosa lo que cada uno trabajo por ganar al
otro la mano derecha: visto que no havia camino para poder atrabesar a
la otramar, tornamos la buelta del sur y bolbimos con el Cacique donde
abiamos puesto la Cruz, i de alli tomamos nuestro camino la buelta del
sudueste hasta otra provincia que se llama Quiguate; este fue el maior
Pueblo que fallamos en la Florida; estaba sobre un brazo del rio grande:
a qui nos detubimos ocho o nuebe dias para buscar lenguas i guias, toda-
via con intencion si pudieramos atrabesar A la otra mar, por que nos de-
cian los Indios que honze dias de alli estaba una Probincia donde mata-
ban unas bacas, i que de alli sabriamos lenguas para pasar A la otra mar:
partimos con estas guias para aquella probincia que se llama Coligua sin
ningun camino, sino que nos llebaban cada noche algunas cienagas de
agua con que bebiesemos por el tino, donde fallamos cantidad de pesca-
do; caminamos much tierra liana i otra de sierras asperas, i fuimos a
dar de punta en blanco al pueblo de Coligua como si por camino real nos
Ilebaran, viendo que en toda la vida por alli abia pasado hombre; falla-
mos much comida en esta tierra i much cantidad de colas de vaca ado-
badas i otras por adobar; preguntamos por camino para aquella bia que
Ilebabamos y poblazon alguna en aquel termino lejos u cerca, nunca nos
supieron dar razon de ninguna cosa, sino que si queriamos caminar por
6 donde obiese poblazon abiamos de bolber la via de Loeste sudueste;
tornamos a bolber por donde los Indios nos guiaron, y fuimos A unas po-
blazones derramadas que se llamaban Tatil Coya; aqui fallamos un rio
caudal que despues vimos que iba a parar al rio grande; tubimos noticia
que este rio arriba estaba una provincia grande que se Ilamaba Cayas: fui-
mos A ella i fallamos que hera toda poblazon derramada, aunque hera po-
blazon gruesa, i se hicieron algunas entradas; es la tierra mui aspera de
sierras; hizose una entrada en que se prendio el Cacique y much gente;
preguntando por nuebas de la tierra dixeron nos que yendo el rio arriba
topariamos una Provincia gruesa que se Ilamaba Tula: el Gobernador qui-
so ir abella para ver si hera cosa donde podria enbernar la gene, y fue
con beinte de caballo ; dejo toda la gene en esta otra provincia de Cayas;
pasamos antes de llegar A la provincia de Tula algunas sierras asperas, y













Ilegamos al pueblo sin que ninguna noticia tubiesen de nosotros; comen-
zamos A prender algunos Indios i ellos A pellidarse i darnos guerra; hirie-
ron nos aquel dia nuebe o diez caballos y site u-ocho espanoles, i hera-
tanta la brabeza dellos que se juntaban de ocho en ocho y de diez en diez,
y se benian a nosotros como perros danados; matamos obra de treinta o
quaren Indios: al Gobernador le parecio que no hera bien pasar alli
aquella noche por que llebaba mui poca gente, y bolbiose por el camino
que aviamos venido a un raso de una bega quel rio hacia pasado un paso
malo de la sierra, que obo temor que los indios nos tomasen aquel paso:
otro dia llego don la gente estaba, ino obo indios de los que trayamos
ni se allo en aquella Provincia Indios que los entendiese la lengua; mando
que se aparejasen todos para caminar para aquella provincia; fuimos alla
luego: otro dia que legamos amanecieron sobre nosotros por tres parties
tres mui grandes escuadrones de Indios, salimos A ellos, desbaratamoslos
y hezimosles algun dano, con que no nos hicieron mas guerra; dende A
dos o tres dias imbiaron los mensageros como de paz, aunque ninguna
cosa les entendiamos por la falta de la lengua, por senales les diximos
que nos Iragesen lenguas para los de tras, i ellos nos trugeron cinco 6
seis Indios que entendian las lenguas que trayamos; preguntaron nos que
que gene heramos y que ibamos a buscar; preguntamosles por algunas
provincias grandes donde obiese much comida, por que ya el frio del
Imbierno nos amenazaba much; digeron nos que la via que llebabamos
no sabian de poblazon grande ninguna; senalaron nos si queriamos bolber
la buelta de Leste y sueste y norueste que allariamos poblazones gran-
des: visto que no teniamos otro remedio tornamos a bolber la buelta del
Sueste, y fuimos A una Provincia que se llama Quipana, que esta al pie'
de unas sierras mui asperas, y aqui fuimos la buelta de Leste, i atrabe-
samos estas sierras y abajamos 6 unos llanos, donde fallamos una .pobla-
zon aparejada para nuestro proposito, por que avia un pueblo junto que
tenia much comida y estaba sobre un rio caudal y paraba al rio grande
por donde salimos; llamabase esta Provincia Viranque: aqui paramos a
Imbernar; hizo tan grandes niebes i frios que pensamos ser muertos: en
este Pueblo se nos murio el Christiano que abiamos allado en la tierra de
los de Marvaiz 6 que Ilebamos por lengua: salimos de aqui al principio de
Marzo, ya que nos parecio que havia amansado ]a furia de los frios, i ca-
minamos este rio abajo en la mano, donde fallamos otras Provincias vien
pobladas i de cantidad de bastimento, fasta que llegamos a una provincial
que nos parecio ser de las buenas que aviamos topado en toda la tierra
que se llama Anicoyanque; A qui nos vino de paz otro Cacique que se Ila-













maba Guachoyanque, quo tiene su poblazon sobre el rio grande, y tiene
much guerra con este otro donde estabamos; el Gobernador se partio
.luego para este otro pueblo de Guachoyanque y Ilebo el Cacique consigo;
hera el pueblo bueno, bien zercado y fuerte; tenia poca comida que la
abian alzado los Indios todo: a qui estaba ya el Gobernador en determina-
cion, si allara la mar, de hacer bergantines para dar mandado a Cuba de
como heramos vivos, para que nos proveiesen de algunos caballos y co-
sas necesarias que haviamos menester: imbio el Capitan la buelta del Sur
aber si podria descubrir algun camino para ir A buscar la mar, por que
por relacion de los Indios ninguna cosa se podia saber que hubiese, y
bolbio diciendo que no allaba camino ni pordo poder pasar las grandes
cienas quel rio grande hecha de si: el Gobernador, de berse atajado y
ber que ninguna cosa se le hacia a su proposito, adolecio de la enferme-
dad que murio; muerto el Gobernador dejonos nombrado A Luis de Mos-
coso para que le tubiesemos por Gobernador; acordamos que pues no alla-
bamos camino para la mar que tomasemos nuestro camino la via del Hues-
te, y que podria ser que pudiesemos salir por tierra A Megico cuando otra
cosa no allasemos en la tierra ni en que poder parar: caminamos diez e
site jornadas asta que Ilegamos A una provincia de Chavite, donde ha-
zian los Indios much sal, que ninguna cosas nos sabiamos del poniente;
de aqui fuimos A otra provincia que sellama Aguacay, que tardamos otras
tres jornadas en Ilegar aella, toda via derechos al poniente: de aqui nos
digeron los Indios que no podiamos allar mas poblazon sino nos bajabamos
la buelta del Sudueste y sur, por que alli allariamos poblazones i comi-
das, y que por la via que les demandabamos havia unos arenales grandes
i no poblazon ni comida ninguna; obimos de bolber por done los Indios
nos guiaron, i fuimos A una Provincia que se llama Nisione, y otra que
sellama Nandacao, y otra que se llama la Came, y por tierra cada bez
mas esteril i de menos comida; ibamos preguntando por una provincia que
nos decian que hera grande, que sellamaba Xuacatino: este Cacique de
Nondacao nos dio un Indio que nos guiase a proposito que nos metiese
donde nunca saliesemos, y ansi nos guio por tierra aspera y fuera de ca-
mino, fasta que nos dijo que ya no sabia-donde nos llebaba, que su sefor
le avia mandado que nos Ilebase dondemuriesemos de ambre: tomamos
otra guia que nos Ilebo A una provincia que se llama Hais, donde suelen
acudir A tiempos algunos bacas, y como los Indios nos vieron entrar por
su tierra comenzaron apellidar que mata sen las bacas que venian, i salie-
ronos A flechar 6 hicieron nos algun dano: partimos de aqui y llegamos A
la Provincia de Xacatin, que hera entire unos espesos montes y falta de co-













mida: de aqui nos guiaron los Indios la buelta de Leste A otros pueblos
pequefios y pobres de comida, con decir que nos Ilebaban A donde havia
otros Christianos como nosotros, y parecio despues ser mentira, y que no
podian tener noticia de otros sino de nosotros, sino que como haciamos
tantas bueltas, en alguna destas devian de tener noticia que pasabamos;
tornamos A bolber la buelta del Sur con proposito de bibir o morir 6 atra-
besar A la Nueba Espafa, y caminamos obra de seis jornadas la buelta
del Sur o Subdueste; alli paramos 6 imbiamos diez de caballos sueltos
que caminasen ocho 6 nuebe dias cuanto pudiesen aber si allaban algun
Pueblo para rehazernos de maiz para pasar nuestro camino, i andubieron
quanto pudieron i toparon con unas genes pobres que no tenian casas,
sino unos ranchuelos miserables, donde se metian, i no sembraban ni
cogian cosa ninguna, sino de solo pescado i care se mantenian; trage-
ron tres 6 quatro Indios destos; no fallamos nadie que les entendiese la
lengua: bisto que haviamos perdido la lengua y que no allabamos que co-
mer, que ya nos iba faltando el maiz que haviamos llebado A cuestas, y
que era possible 7 tanta cantidad de gente atrabesar tierra tan misera, acor-
damos de bolbernos asta el pueblo donde avia muerto el Gobernador Soto,
por que alli nos parecio que havia dispusicion para poder labrar los na-
vios que saliesemos A la tierra, y bolbimos por aquel mesmo camino que
haviamos Ilebado asta que llegamos A este pueblo donde avia muerto el
Gobernador: Ilegados aqui no allamos tan buen aparejo como pensamos,
por que no allamos comida en el pueblo, que la havian abiado los Indios;
obimos de buscar otro pueblo para poder imbernar y labrar los nabios:
plugo a Dios que descubrimos dos pueblos mui Anuestro proposito, que
estaban sobre el rio grande i tenian much cantidad de maiz y heran pue-
blos cercados, y alli paramos i labramos nuestros nabios con much tra-
bajo; hecimos site bergantines que tardariamos en acaballos seis meses;
hechamos los bergantines en el rio, y fue cosa de misterio que con ir ca-
lafateados con aquellas cortezas de morales e sin ninguna pez, nos falla-
mos estancos y mui buenos; y Ilebamos con nosotros algunas canoas el rio
abajo, en que llebabamos beinte e seis caballos a proposito que si a la
costa de la mar allaramos alguna poblazon que nos pudiera sustentar de
comida, de alli imbiaramos un par de bergantines A dar mandado al Vi-
sorrey de la nueba Espafa para que nos probeyera de nabios en que salie-
ramos de la tierra; i el segundo dia que ibamos el rio abajo salieron a nos-
otros obra de quarenta o cinquenta canoas de Indios mui grandes i mui li-
geras, en que havia canoa que traya ochenta Indios de guerra, y comen-
zaron nos A flechar 6 irnos siguiendo y flechandonos; algunos que benian














en nuestros nabios les parecio que hera poquedad no salir a ellos, y to-
maron quatro 6 cinco canoas pequenas de las que Ilebabamos y fueron a
las canoas de los Indios, i como ellos los bieron cercaron los como pudie-
ron que no los dejaron salir de entire ellos i trastornaronles las canoas en
el agua, 6 ansi nos mataron este dia doze ombres mui onrrados, que no
pudimos socorrellos por ser la corriente del rio much y nosotros traer
pocos remos en los navios: con esta vitoria los Indios nos vinieron siguien-
do el rio abajo fast que liegamos ala mar, que tardamos diez e nuebe
jornadas, haciendonos much dafo e iriendonos much gente, por que
como ellos vieron que no teniamos armas conque acelles dafio de lexos,
que no nos havia quedado arcabuz ni ballesta, sino solas algunas espadas
i rodelas, tenian nos la perdido el miedo i'llegabanse ia mui junto A fle-
charnos: salimos a la mar por la boca del rio i andovimos por una vaya
que haze el rio mui grande, tanto que nabegamos tres dias e tres noches
con tiempo razonable, que en todos ellos no vimos tierra; nos parecia que-
estabamos engolfados, y al cabo destos tres dias e tres noches cogiamos
agua tan dulce como del rio que se podia bien beber: vimos unas Isletas
pequenas hacia la banda de Lueste e fuimos a ellas, i de alli siempre ve-
nimos la costa en la mano mariscando i buscando algunas cosas que co-
mer, fasta que entramos en el rio de Panuco; ay es donde fuimos muy
bien recibidos de los christianos.












1 i dias dice: acaso Indias, o y guias, como 4 Asi estd: leo parecerle.
pasadas dos hojas. 5 Asi, por cometio.
2 Asi 6std: leo Aqui. 6 Asi, por Narvaez.
3 Oncones: leo acaso ancones. 7 Asi: deve decir impossible 6 no era possible.
Este Biedma present la antecedente relacion en el Consejo de Indias, como dice al Rei el mismo
Consejo en consult de ~544, que esti Real Palronato delndias, legajo 8, donde se dice que fue con
Hernando de Soto por Fator de S. M.
Contuli. Simancas a 30 de Agosto de 1781.
Munoz.


















VII CIUDADES.


1540.


Relacion de lo que Hernando de Alvarado y Fray Joan de Padilla descu-
brieron en demand de la mar del Sur.

El original en Simancas, Descripciones y Poblaciones, legajo 7. Copia en la coleccion de Muioz, to-
mo LXXXII.



Partimos de Granada domingo dia de S. Joan de Collacio, reynta i nue-
ve 1 de Agosto de 40, la via de Coco, i andadas dos leguas dimos en un
hedeficio antiguo como fortaleza, i una legua adelante hallamos otro, y
poco mas adelante otro, i adelante destos ballamos una ciudad antigua
harto grande toda destruida, aunque mucha parte de la muralla estava en
yesta 2, la qual ternia seis estados en alto, el muro bien labrado de buena
piedra labrada de sus puertas i alvafares como una ciudad de Castilla. Me-
dia legua adelante desta, obra de una legua, hallamos otra ciudad destrui-
da, la cerca de la qual devia ser muy buena, hasta un estado de piedras
berroquenas muy grandes, i de alli arriba de muy buena piedra de cante-
ria; aqui se apartan dos caminos, uno para Chia, i otro para Coco: to-
mamos este i allegamos al dicho lugar, el qual es una de las mas fuertes
cosas que se han visto, porque estd la ciudad en un Pefol muy alto: tie-
ne la subida tan mala que nos arrepentimos de haver subido al lugar; las
casas son de tres o quatro sobrados; la gente es de manera desa provincia
de Civola tienen abundancia de comida de mais e frisoles i gallinas de
las de la nueva Espana. De aqui fuimos a una laguna mui buena, en la
qual hay arboles como los de Castilla. De alli fuimos a un rio, el qual lla-
mamos de Nuestra Senora, porque llegamos a 6l la vispera de su dia en
el mes de Septiembre, i embiamos la cruz con una guia a los pueblos de
adelante; i otro dia vinieron de doze pueblos principles i gente en orde-
nanza, los de un pueblo tras de otro, i dieron una buelta a la tienda ta-
fendo con una flauta, i un viejo hablando; i desta manera entraron en la
9











66
tienda i me presentaron la comida i mantas i cueros que traian: e yo les
di algunas cosillas i con esto se bolvieron a sus casas.
Este rio de Nuestra Senora corre por una vega muy ancha sembrada
de maizales; hay algunas alamedas; son doze pueblos, las casas son de
tierra de dos terrados; la gente paresce buena, mas como labradores que
gente.de guerra; tienen much comida de maiz e frisoles, i melones, i
gallinas en grand abundancia; vistense de algodon i de cueros de vacas
i pellones de la pluma de las gallinas;- traen el cabello cortado. Los que
mas entire ellos mandan son los biejos; tenemoslos por echizeros porque
dizen que suben al cielo e otras cosas desta calidad. En esta provincia hay
otros siete pueblos despoblados i destraidos de aquellos Indios envizados
los ojos de quien a V. mrd. hacian relacion las guias: dizen que confina con
las vacas i que tienen casas de paja i mais.
Aqui vinieron a darme la paz los de las provincias comarcanas, que son
las que V. mrd. vera por esa memorial, en que havra ochenta pueblos de
la calidad que tengo dicho, i entire ellos uno que esta asentado entire unas
riberas: terna veinte barrios que son cosa de ver; las casas son de tres
altos de tapia, i otros tres de madera de unas tablas pequenas, i en los
tres altos de tapia por de fuera tienen tres corredores de madera, i estos
dan buelta a todo el barrio a la redonda: parescianos ya que havria en
este pueblo hasta quinze mill personas: es tierra muy fria; no se crian
gallinas ni algodon; adoran al sol i al agua: hallamos montones de tierra
fuera del lugar donde se entierran.
En las parties que se levantaron cruzes les mostravamos adorallas, i
ellos ofrescen sus polbos i plumas, i algunos dejan las mantas que Ilevan
vestidas, i con tanta agonia que subian unos enzima de otros por alcan-
zar a los brazos de las cruzes para poner plumas i rrosas, y otros tra-
yendo escaleras teniendolas otros subian a atar hilos para poner las rosas
i las plumas.
1 Asi, treinta i nueve: sera 29. 2 Asi.

Papel simple de letra del tiempo, que parece copia hecha en Secretaria. Fio mui poco desta relacion.
Contuli 16. Junio de 1782.

















INDIOS. 1555.


Carta de Fray Toribio Motolinia 4 el Emperador Carlos V, contra Fray
Bartolonm de las Casas.

El original en Simancas, Nueva Espaila; cartas de Frailes de 1550-1570. Copia en la Coleccion de Mu-
foz, tomo LXXXVII.



S. C. C. M.=Gracia i misericordia e paz a Deo patre nostro et Domino Iesu
Xpo.=Tres cosas principalmente me mueven a escrivir esta a V. M. i creo
seran parte para quitar parte de los escrupulos quel. de las Casas, Obispo
que fu6 de Chiapa, pone a V. M. i a los de vuestros Consejos, i mas con
las cosas que agora escrive i hace imprimir: la primera sera hacer saber
a V. M. como el principal seforio desta nueva Espana quando los Espa-
noles en ella entraron no havia muchos afios questava en Mexico o en los
Mexicanos, i como los mismos Mexicanos lo havian ganado o usurpado
por guerra, porque los primeros i propios moradores desta nueva Espana
era una gente que se llamava Chichimecas i Otomies, i estos vivian co-
mo salvajes, que no tenian casas sino chozas i cuevas en que moravan;
estos ni senbravan ni cultibavan la tierra, mas su comida i mantenimien-
to eran yervas i raices, i la fruta que allavan por los campos, i la caza que
con sus arcos i flechas cazavan seca al sol la comian; i tampoco tenian
idolos ni sacrificios, mas de tener por Dios al Sol, i inbocar otras criatu-
ras: despues destos vinieron otros Indios de lejos tierra que se Ilamaron
de Culhua, estos truxeron maiz i otras semillas i aves domesticas; estos
comenzaron a edificar casas, i cultibar la tierra, i a la desmontar: i co-
mo estos se fuesen multiplicando, i fuese gente de mas habilidad i de mas
capacidad que los primeros abitadores, poco a poco se fueron enseriorean-
do en esta tierra, que su propio nombre es Anavac: despues de pasados
muchos anos vinieron los Indios lamados Mexicanos, i este nombre to-
maron o les pusieron por un idolo i principal Dios que consigo truxeron,
que se Ilamava Mexitle i por otro nombre se llama Texcatlicupa, este i











68
fu6 el idolo o demonio que mas generalmente se ador6 por toda esta tier-
ra, delante el qual fueron sacrificados mui muchos hombres. Estos Mexi-
canos se enseorearon en esta nueva Espafa por guerras, pero el senorio
principal desta tierra primero estuvo por los de Culhua en un pueblo Ila-
mado Culhuacan quest dos leguas de Mexico: i despues tambien por
guerras estuvo el seforio en un seaor i pueblo que se llama Ascapuzalco,
una legua de Mexico, segund que mas largamente yo lo escrevi al Conde
de Venavente en una relacion de los ritus i antiguallas desta tierra.
Sepa V. M. que cuando el Marques del Valle entr6 en esta tierra Dios
nuestro Senor era mui ofendido, i los hombres padescian mui cruelisimas
muertes, i el demonio nuestro adversario era mui servido con las mayo-
res idolatrias, i homecidios mas crueles que jamas fueron, porque el an-
tecesor de Moteccuma, Senor de Mexico, Ilamado Avicoci, ofresci6 a los
Indios en un solo tenplo i en un sacrificio que dur6 tres o quatro dias
ochenta mill i quatrocientos hombres, los quales traian a sacrificar por
cuatro calls en quatro ileras hasta llegar delante de los idolos al sacrifi-
cadero: i quando los Cristianos entraron en esta nueva Espana, por to-
dos los pueblos i provincias della havia muchos sacrificios de hombres
muertos mas que nunca, que matavan i sacrificavan delante de los Idolos,
i cada dia i cada ora ofrecian a los demonios sangre humana por todas
parties i pueblos de toda esta tierra, sin otros muchos sacrificios i servi-
cios que a los demonios siempre i publicamente hacian, no solamente en
los templos de los demonios, que casi toda la tierra estava Ilena dellos,
mas por todos los casinos i en todas las casas, i toda la gente bacava al
servicio de los demonios i de los Idolos; pues inpedir i quitar estas i otras
muchas abominaciones i pecados i ofensas que a Dios i al proximo publi-
camente eran hechas, i plantar nuestra santa fee catholica, lebantar por
todas parties la cruz de Jesu-Cristo i la confusion de su santo nombre, i
haver Dios plantado una tan grande combersion de genes, donde tantas
almas se han salbado i cada dia se salban, i edificar tantas Iglesias i Mo-
nesterios, que de solos Frayles Menores hay mas de cinquenta Moneste-
rios habitados de Frayles sin los Monesterios de Guautemala e Yucatan,
i toda esta tierra quest en paz i en justicia, que si V. M. viese como por
toda esta nueva Espana se celebran las Pasquas i festividades, i quan de-
votamente se celebran los oficios de la semana santa, i todos los domin-
gos i fiestas, -daria mill veces alabanzas i gracias a Dios. No tiene razon
el de las Casas de decir lo que dice i escrive i enprime, i adelante, por-
que sera menester, yo dire sus celos i sus obras hasta donde allegan i
en que paran, si aca ayud6 a los Indios o los fatig6: i a V. M. omilmente












suplico por amor de Dios que agora quel Sefor ha descubierto tan cerca
de aqui la tierra de la Florida, que desde el rio de Panuco ques desta
governacion de Mexico, hasta el rio grande de la Florida, donde so pa-
se6 el capitan Soto mas de cinco afos, no hay mas de ochenta leguas,
que en estos nuestros tiempos i especialmente en esta tierra es como ocho
leguas, i los pueblos a V. M. subjetos pasan de aquella parte del rio de
Panuco, i antes del rio de la Florida hay tambien muchos pueblos, de
manera que aun la distancia es much menos: por amor de Dios V. M.
se compadezca de aquellas animals, i se conpadezca i duela de las ofen-
sas que alli se hacen a Dios, e inpida los sacrificios e idolatrias que alli
se hacen a los demonios, i made con la mas brevedad i por el mejor
medio que segund hombre i unjido de Dios i capitan de su Santa Iglesia
dar orden de manera que aquellos Indios infieles se les pedrique el santo
ebangelio, i no por la manera quel de las Casas orden6, que no se gan6
mas de echar en costa a V. M. de dos o tres mill pesos de aparejar i pro-
veer un navio, en el qual fueron unos Padres Dominicos a predicar a los
Indios de la Florida con la instruction que les di6: i en saltando en tier-
ra, sin Ilegar a pueblo, en el puerto luego mataron la mitad dellos, i los
otros bolvieron huyendo a se meter en el navio, i aca tenian que contar
como se havian escapade; i no tiene V. M. much que gastar ni much
que embiar de alla de Espafa mas de mandarlo, i confio en nuestro Se-
nor que mui en breve se siga una grande ganancia Espiritual i temporal;
i aca en esta nueba Espana hay much caudal para lo que se require,
porque hay Religiosos ya esperimentados que mandandoselo la obidencia
iran i se pornan a todo riesgo para ayudar a la salvacion de aquellas ani-
mas: asi mismo hay much gene Despanoles i ganados i cavallos, i todos
los que aca aportaron que escaparon de la compania de Soto, que no son
pocos, desean bolver alla por la bondad de la tierra: i esta salida de gente
comviene much para esta tierra, porque se le d6 una puerta para la mu-
cha gente que hay ociosa, cuyo oficio es pensar i hacer mal. I esta es la
segunda cosa que yo pobre de part de Dios a V. M. suplico.
La tercera cosa es rogar por amor de Dios a V.M. que made ver i mi-
rar a los Letrados, asi de vuestros Consejos como a los de lasUnibersidades,
si los conquistadores encomenderos i mercaderes desta nueva Espana es-
tan en estado de rescibir el sacramento de la penitencia i los otros sacra-
mentos sin hacer instrument public por Escrivano i dar caucion jurato-
ria, porque afirma el de las Casas que sin estas i otras diligencias no pue-
den ser absueltos, i a los confesores pone tantos escrupulos que no falta
sino ponellos en el inferno, i asi es menester esto se consult con el Su-












mo Pontifice, porque qu6 nos aprovecharia a algunos que hemos babtiza-
do mas de cada trecientas mill animals, i desposado i velado otras tantas,
i confesado otra grandisima multitud, si por haver confesado diez o doce
conquistadores ellos i nos nos hemos de ir al infierno; dice el de las Ca-
sas que todo lo que aca tienen los Espanoles todo es mal ganado, aunque
lo hayan havido por granjerias; i aca hay muchos labradores i oficiales, i
otros muchos que por su industrial i sudor tienen de comer. I para que
mejor se entienda como lo dice o inprime, sepa V. M. que puede haver
cinco o seis afos que por mandado de V. M. i de vuestro Consejo de In-
dias me fue mandado que recojese ciertos confisionarios quel de las Casas
dejava aca en esta nueva Espana escriptos de mano entire los Frayles, e
yo busqu6 todos los que havia entire los Frayles Menores, i los di a D." An-
tonio de Mendoza, vuestro Visorrey, i 61 los quemo, porque en ellos se
contenian dichos i sentencias falsas i escandalosas: agora en los postreros
navios que aportaron a esta nueva Espafa han venido los ya dichos con-
fisionarios inpresos, que no pequeflo alboroto i escandalo han puesto en
toda esta tierra, porque a los conquistadores i encomenderos i a los Mer-
caderes los llama muchas veces tiranos, robadores, violentadores, rapto-
res, predones; dice que siempre e cada dia estan tiranizando los Indios:
asimismo dice que todos los tributes de Indios son i han sido mal Ilebados
injusta i tiranicamente. Si asi fuese, buena estava la concencia de V. M.,
pues tiene i lleba V. M. la mitad o mas de todas las provincias i pueblos
mas principles de esta nueva Espafa, i los encomenderos i conquistado-
res no tienen mas de lo que V. M. les manda dar, i que los Indios que
tuvieren sean tasados moderadamente, i que sean muibien tratados imira-
dos, como por la bondad de Dios el dia de oy lo son casi todos, i que
les sea administrada dotrina i justicia. Asi se hace: i con todo esto el de
las Casas dice lo ya dicho i mas, de manera que la principal injuria o
injuries hace a V. M. i condena a los Letrados de vuestros consejos, lla-
mandolos muchas veces injustos i tiranos: i tambien injuria i condena a
todos los Letrados que hay i ha havido en toda esta nueva Espana, asi
Esclesiasticos como seculares, i a los Presidentes i Abdiencias de V. M.,
,porque ciertamente el Marques del Valle, i D.n Sebastian Ramirez Obis-
po, i D.n Antonio de Mendoza, i D." Luis de Velasco que agora govier-
na, con los Oidores, han regido i governado i goviernan mui bien ambas
republican de Espanoles e Indios: por cierto para con unos poquillos ca-
nones quel de las Casas oyo, 61 se atreve a much, i mui grande pare-
ce su desorden i poca su humilldad; i piensa que todos yerran, i quel solo
acierta; porque tambien dice estas palabras que se siguen a la letra: dto-











71
)dos los conquistadores han sido robadores, raptores, i los mas calificados
)en mal i crueldad que nunca jamas fueron, como es a todo el mundo ya
manifestoto) Todoslos conquistadores, dice, sin sacar ninguno: ya V. M.
sabe las instruciones i mandamientos que lleban i han llebado los que
van a nuevas conquistas, i como las trabajan de guardar, i son de tan
buena vida i conciencia como el de las Casas, i de mas reto i santo celo.
Yo me maravillo como V. M. i los de vuestros Consejos han podido sufrir
tanto tiempo a un hombre tan pesado, inquieto e inportuno, i bullicioso
i pleitista en abito de religion; tan desasosegado, tan mal criado, i tan
injuriador i perjudicial, i tan sin reposo. Yo ha que conozco al de las
Casas quince afos, primero que a esta tierra viniese; i el iva a la tierra
del Peru, i no pudiendo alla pasar estuvo en Nicaragua, i no soseg6
alli much tiempo, i de alli vino a Guatemalla, i menos paro alli, i des-
pues estuvo en la nascion de Guaxaca, i tan poco reposo tuvo alli como
en las otras parties; i despues que aport6 a Mexico estuvo en el Mones-
terio de Santo Domingo, i en el luego se hart6, i torn a vaguear i an-
dar en sus bullicios i desasosiegos, i siempre escriviendo process i vidas
agenas, buscando los males i delitos que por toda esta tierra havian co-
metido los Espanoles, para agraviar i encarecer los males i pecados que
han acontecido; i en esto parece que tomava el oficio de nuestro adver-
sario, aunquel pensava ser mas celoso i mas just que los otros Cristia-
nos i mas que los Religiosos, i el acA apenas tuvo cosa de Religion: una
vez estava el hablando con unos Frayles i deciales que era poco lo que
hacia que no havia resistido ni derramado su sangre, como quiera que
el menor de ellos era mas siervo de Dios i le servian mas i velavan mas
las animals i la Religion i virtudes que no 61 con muchos quilates, porque
todos sus negocios han sido con algunos desasosegados para que le digan
cosas que escriva conformes a su apasionado espiritu contra los Espaio-
les, mostrandose que ama much a los Indios, i quel solo los quiere de-
fender i favorescer mas que nadie, en lo qual aca mui poco tiempo se
ocup6, sino fu6 cargandolos i fatigandolos. Vino el de las Casas siendo
Fraile sinple i aport6 a la cibdad de Tascala, i traia tras de si cargados
27 o 57 Indios que aca llaman Tamemes, i en aquel tiempo estavan cier-
tos Obispos i Perlados exsaminando una bula del Papa Paulo que habla
de los matrimonios i babtismo, i en este tiempo pusieronnos silencio que
no babtizasemos a los Indios adults, i havia venido un Indio de tres o
quatro jornadas a se babtizar, i havia demandado el babtismo muchas ve-
ces, i estava mui bien aparejado, catetizado i ensenado; entonces yo con
otros Frailes rogamos much al de las Casas que babtizase aquel Indio,













porque venia de lexos: i despues de muchos ruegos demand muchas con-
diciones de aparejos para el babtismo, como si el solo supiera mas que
todos, i ciertamente aquel Indio estava bien aparejado; i ya que dijo que
lo babtizaria visti6se una sobrepelliz con su estola, i fuemos con el tres o
quatro Religiosos a la puerta de la Iglesia do el Indio estava de rrodillas,
i no s6 que achaque se tom6 que no quiso bavtizar al Indio, i dej6nos i
fuese. Yo entonces dije al de las Casas: como, padre, todos vuestros ce-
los i amor que decis que teneis a los Indios se acaba en traerlos cargados
i andar escriviendo vidas de Espanoles, i fatigando los Indios, que solo
vuestra caridad traeis cargados mas Indios que treinta Frayles; i pues un
Indio no bautizais ni dotrinais, bien seria que pagasedes a quantos traeis
cargados i fatigados. Entonces como estA dicho traia 27 o 57 cargados,
que no me recuerdo bien el numero, i todo lo mas que traia en aquellos
Indios eran process i escripturas contra Espafoles, i bujerias de nada: i
quando fue alli a Espana que bolvi6 Obispo llebava ciento i veinte Indios
cargados sin pagarles nada, i agora procura allA con V. M. i con los del
Consejo de Indias que aca ningun Espanol pueda traer Indios cargados pa-
gandolos mui bien como agora por todas parties se pagan, i los que agora
demandan no son sino tres o quatro para llebar la cama i comida, porque
por los caminos no se halla: despues desto aca siempre anduvo desasose-
gado, procurando negocios de personas principles, i lo que alli negoci6
fue venir Obispo de Chiapa, i como no complio lo que aca prometio ne-
gociar, el Padre Fray Domingo de Betancos, que lo tenia bien conosci-
do, le escrivio una carta bien larga, i fue mui public, en la qual le de-
clarava su vida i sus desasosiegos i bullicios, i los perjuicios i dafios que
con sus ynformaciones i celos indiscretos havia cabsado por do quiera que
andava, especialmente como en la tierra del Peru havia sido cabsa de mu-
chos escandalos i muertes, i agora no cesa allA do estA de hacer lo mis-
mo, mostrandose que lo hace con celo que tiene a los Indios, i por una
carta que de aca alguno le escrive, i no todas veces verdadera, mues-
trala a V. M. o a los de su Consejo, i por una cosa particular que le es-
criven procura una cedula general, i asi turba i destruye aca la governa-
cion i la republican, i en esto paran sus celos: cuando vino Obispo i Ilego a
Chiapa, cabeza de su Obispado, los de aquella cibdad le rescihieron por
envialle V. M. con much amor i con toda humilldad, i con palio le me-
tieron en su Iglesia i le prestaron dineros para pagar debdas que de Es-
pafa traia: i dende a mui pocos dias descomulgalos i poneles 45 o 16 le-
yes i las condiciones del confisionario, i dejalos, i vase adelante: a esto
le escrivia el de Betancos que las ovejas havia vuelto cabrones, i de buen











73
carretero hecho el carro delante i los vueyes detras. Entonces fue al rey-
no que Haman de la Verapaz, del qual alli ha dicho ques grandisima cosa
i de gente infinite; esta tierra es cerca de Guatemalla, e yo he andado
visitando i ensefando por alli, i Ilegue mui cerca, porquestava dos jor-
nadas della, i no es de diez parties la una de la que all han dicho i si-
nificado. Monesterio hay aca en lo de Mexico que dotrina i besita diez 1
tanta gente que la quo hay en el reyno de la Verapaz, i desto es buen
testigo el Obispo de Guatemalla: yo vi la gene, ques de pocos quilates i
menos que otra; despues el de las Casas torn a sus desasosiegos i vino a
Mexico, i pidio licencia al Visorrey para bolver alli a Espana; i aunque
no se la dio no dej6 de ir all sin ella, dejando aca mui desamparadas i
mui sin remedio las ovejas i animals a 61 encomendadas, asi Espanoles co-
mo Indios.'Fuera razon si con el bastase razon de hacerle luego dar la
vuelta para que, si quisiera, perseverara con sus ovejas dos o tres afnos,
pues como mas santo i mas sabio es este que todos quanlos Obispos hay,
i han havido, i asi los Espanoles dice que son incorrejibles, trabajara con
los Indios, i no lo dejara todo perdido i desanparado. Havra quatro aaos
que pasaron por Chiapa i su tierra dos Religiosos, i vieron como por man-
dado del de las Casas aun en el articulo de la muerte no absolvian a los
Espanoles que pedian la confusion, ni havia quien bautizase los nifnos hi-
jos de los Indios que por los pueblos buscavan el bautismo, i estos Frai-
les que digo babtizaron mui muchos. Dice en aquel su confisionario que
los encomenderos son obligados a ensefiar a los Indios que le son encar-
gados, i asi es la verdad: mas decir adelante que nunca ni por entire sue-
fos lo han hecho, en esto no tiene razon, porque muchos Espanoles por
si i por sus criados los han ensefado segun su posibilidad, i otros muchos
a do no alcanzan Frayles han puesto clerigos en sus pueblos, i casi todos
los encomenderos han procurado Frailes ansi para los Ilebar a sus pueblos
como para que los vayan a ensenar i a les administer los Santos Sacra-
mentos. Tiempo hovo que algunos Espanoles ni quisieran ver clerigo ni
Frayle por sus pueblos; mas dias ha que muchos Espanoles procuran
Frayles, i sus Indios han hecho Monesterios i los tienen en sus pueblos,
i los encomenderos proven a los Frailes de mantenimiento i vestuario i
ornamentos, i no es maravilla quel de las Casas no lo sepa, porquel no
procur6 de saber sino lo malo, i no lo bueno, ni tuvo sosiego en esta
Nueva Espafa, ni deprendio lengua de Indios, ni se humillb ni aplic6 a
les ensenar. Su oficio fue escrevir process i pecados que por todas par-
tes han hecho los Espafioles, i esto es lo que much encarece; i cierta-
mente solo este oficio no le llebarA al cielo, i lo que asi escrive no es
10













todo cierto ni mui averiguado; i si se mira i notan bien los pecados i de-
litos atroces que en sola la Cibdad de Sevilla han acontecido, i los que la
justicia ha castigado de treinta anos a esta parte, se hallaran mas delitos
i maldades i mas feas que quantas han acontecido en toda esta nueva Es-
pana despues que se conquisto, que son treinta i tres afios. Una de las
cosas ques de haver compassion en toda esta tierra es de la cibdad de Chia-
pa i su subjeto, que despues quel de las Casas alli entr6 por Obispo, que-
d6 destruida en lo temporal i en lo spiritual, que todo lo encon6; i ple-
ga a Dios no se diga d6l que dejo las animals en las manos de los lobos i
huy6, quia mercenaries est et non pastor, et non pertinet ad eum de ovi-
bus. Quando algun Obispo renuncia el Obispado para dejar una Iglesia que
por esposa recibio, tan grande obligation i mayor es el vinculo que a ella
tiene que otra profession de mas bajo estado: i asi se da con gran soleni-
dad; i para dejar i desampararla, grandisima cabsa ha de haver, i donde
no la hay la tal renunciacion mas se llama apostasia i apostatar del alto i
mui perfeto estado Obispal que no otra cosa, i si fuera por cabsa de mui
grandes enfermedades o para meters en un Monesterio mui estrecho para
nunca ver hombre ni negocios mundanos, aun entonces no sabemos si de-
lante de Dios esta mui seguro el tal Obispo; mas para hacerse Procura-
dor en Corte, i para procurar como agora procura que los Indios le de-
manden por Proptetor, quando la carta en que aquesto demandava se vio
en una Congregacion de Frailes Menores, todos se rieron della i no tu-
vieron que responder ni que hablar en tal desvario, i no mostrara 61 alla
carta de capitulo o congregacion de Frayles Menores, i tambien procura
que de acA le embien dineros i negocios. Estas cosas a quien pareceran
bien? yo creo que V. M. las aborrecera porques clara tentacion de nues-
tro adversario para desasosiego suyo i de los otros. V. M. le devia man-
dar encerrar en un Monesterio porque no sea cabsa de mayores males;
que sino, yo tengo temor que ha de ir a Roma i sera cabsa de turba-
cion en la corte Romana. A los Estancieros, Calpixques i Mineros llama-
los verdugos desalmados, inhumanos i crueles; i dado caso que algunos
haya havido codiciosos i mal mirados, ciertamente hay otros muchos bue-
nos Cristianos i piadosos e limosneros, i muchos dellos casados viven bien.
No se dira del de las Casas lo de San Lorenzo, que como diese la mitad
de su sepultura al cuerpo de San Estevan, Ilamaronle el Espafiol cortes:
dice en aquel confisionario que ningun Espaiol en esta tierra ha tenido
buena fee cerca de las guerras, ni los Mercaderes en llebarles a vender
mercaderias; i en esto juzga los corazones: asimismo dice que ninguno
tuvo buena fee en el comprar i vender esclavos; i no tuvo razon, pues











75
muchos afos se vendieron por las plazas con el yierro de V. M., i algu-
nos anos esluvieron muchos Cristianos bona fide, i en ignorancia inven-
cible. Mas dice que syempre e oy dia estan tiranizando los Indios; tam-
bien esto va contra V. M. ; i si bien me acuerdo, los afos pasados, des-
pues que V. M. embio a D. Antonio de Mendoza se ayuntaron los senores
i prencipales desta tierra, i de su voluntad solenemente dieron de nue-
vo la obediencia a V. M. por verse en nuestra santa fee libres de guer-
ras i de sacrificios, i en paz i en justicia: tambien dice que todo quanto
los Espafoles tienen, cosa ninguna hay que no fuese robada; i en esto in-
juria a V. M. i a todos los que acA pasaron, asi a los que truxeron ha-
ciendas como a otros muchos que las han comprado i adquirido justamen-
te, i el de las Casas los desonrra por escripto i por carta impresa. Pues
gcomo asi se ha de infamar por un 2 atrevido una nacion Espafiola con
su Principe, que manana lo leeran los Indios i las otras nasciones? Dice
mas que por estos muchos tiempos i anos nunca havia just conquista ni
guerra contra Indios: de las cosas questan por venir contengibles, de
Dios es la providencia i el es el sabidor dellas, i aquel a quien su divina
Magestad las quisiere revelar: i el de las Casas en lo que dice quiere ser
adevino o profeta, i sera no verdadero profeta, porque dice el Senor: se-
ra predicado este evangelio en todo el vniberso antes de la consumacion
del mundo: pues a V. M. conviene de oficio darse priesa que se predique
el S.0t ebangelio por todas estas tierras, i los que no quisieren oir de
grado el S.1t evangelio de Jesu-Cristo sea por fuerza, que aqui tiene lu-
gar aquel Probervio mas vale bueno por fuerza que malo por grado, i se-
gund la palabra del Sefor por el tesoro hallado en el campo se deven dar
i vender todas las cosas i comprar luego aquel campo, i pues sin dar mu-
cho prescio puede V. M. haver i comprar este tesoro de preciosas mar-
garitas que costaron el mui rico prescio de la sangre de Jesu-Cristo, por-
que si esto V. M. no procura, quien hay en la tierra que pueda i deva
ganar el precioso tesoro de animals que hay derramadas por estos campos
i tierras: como se determine el de las Casas a decir que todos los tribu-
tos son i han sido mal Ilebados; i vemos que preguntando al Senor si se
daria el tribute a Cesar o no, respondio que si; i el dice que son mal lle-
bados. Si miramos como sino el seforio e inperio Romano, hallamos que
primero los Bavilonicos en tiempo de Nabuc Donosor Magno tomaron por
guerra el sefiorio a los Asiricos, que segun San Geronimo duro aquel
reyno mas de mill e trecienlos anos, i este reyno de Nabuc Donosor fue
la cabecera de oro de la estatua quel mismo vio, segun la interpretation
de Daniel, cap. 2., i Nabuc Donosor fue el primero Monarca y cabeza













de inperio, despues los Persas i Medos destruyeron a los Bavilonicos en
tiempo de Ciro i Dario, i este senorio fueron los pechos i brazos de la
misma estatua: fueron dos brazos conviene a saber Ciro i Dario i Persas
i Medos. Despues los Griegos destruyeron a los Persas en tiempo de Ale-
xandre Magno, i este senorio fue el bientre i muslos de metal, i fue de
tanto sonido este metal que se oyo por todo el mundo salvo en esta tier-
ra, i salio la fama i temor del grande Alexandre questA escripto: siluit
terra in conspectu eits. I como conquistase a Asia los d'Europa i Africa
Ic enbiaron Enbajadores i le fueron a esperar con dones a Bavilonia, i alli
le dieron la ovidiencia: despues los Romanos subgetaron a los Griegos, i
estos fueron las piernas i pies de yerro que todos los metales consume i
gasta: despues la piedra cortada del monte sin manos corto i disminuyo
la estatua e idolatria, i este fue el yeyno de Chuxpo. durante el senorio
de los Enperadores Romanos, dijo el Seaor que se diese el trivuto a Ce-
sar: yo no me meto en-determinar si fueron estas guerras mas o menos
licitas que aquellas o qual es mas licito trivuto este o aquel, esto deter-
minenlo los Consejos de V. M.; mas es de notar lo que el Profeta Da-
niel dice en el mismo capitulo, que Dios muda los tiempos i hedades i pasa
los reynos de un senorio en otro, i esto por los pecados segun paresce
en el reyno de los Cananeos, que los paso Dios en los hijos de Isrrael con
grandisimos castigos, i el reyno de Judea por el pecado i muerte del hijo
de Dios lo paso a los Romanos, i los inperios aqui dichos: lo que yo a
V. M. suplico es el quinto reyno de Jesu-Cristo significado en la piedra
cortada del monte sin manos que ha de henchir i ocupar toda la tierra,
del qual reyno V. M. es el caudillo i capital, que made V. M. poner
toda la diligencia que sea possible para quest reyno se cumpla i ensanche
i se predique a estos infieles o a los mas cercanos, especialmente a los
de la Florida questan aqui a la puerta: quisiera yo ver al de las Casas
quince o veinte anos perseverar en confesar cada dia diez o doce Indios
enfermos llagados i otros tantos sanos viejos que nunca so confesaron, i en-
tender en otras cosas muchas espirituales tocantes a los Indios; i lo bue-
no es que alla a V. M. i a los demas sus Consejos, para mostrarse mui
celoso, dice fulano no es amigo de Indios, es amigo de Espafoles, no le
deis credit: plega a Dios que acierte el a ser amigo de Dios i de su pro-
pia anima, lo que alla cela es de dafios que hacen a los Indios o de tier-
ras que los Espanoles demandan aca en esta nueva Espafa, o de estan-
cias questan en perjuicio i de danos a los Indios: ya no es el tiempo que
solia, porquel que hace dafio de dos pesos paga quatro, i el que hace da-
no de cinco paga ocho: quanto al dar de las tierras podria V. M. dar de












las sobradas baldios i tierras heriales para los Espafoles avecindados que
se quieren aplicar a labrar la tierra, i otros aca nascidos que algo han
de tener, i eslo de lo questa sin perjuicio; i como de diez afos a esta
part entire los Indios a havido much mortandad i pestilencias grandes,
falta mui much gene, que donde menos gene falta de tres parties faltan
las dos, i en otros lugares de cinco parties faltan las quatro, i en otros de
ocho parties faltan las site, i a esta cabsa sobra por todas parties muchas
tierras demas de los valdios i tierras de guerra que no sembravan, i ha-
viendo de dar si V. M. mandare de los valdios i tierras de guerra, ques-
tos eran unos campos que dejavan entire provincia e provincia i entire
senor i senor a donde salian a darse guerra, que antes que entrase la fee
eran mui continues, porque casi todos los que sacrificavan a los Idolos eran
los que prendian en las guerras, i por eso en mas tenian prender uno que
matar cinco: estas tierras que digo no las labravan: en estas hay lugar,
si los Indios no tuviesen ya algunas ocupadas i cultivadas paresciendo ser
licito, i podrialas V. M. dar con menos perjuicio i sin perjuicio alguno:
quanto a las estancias de los ganados ya casi por todas parties se han sa-
cado los ganados que hacian dano, especialmente los ganados mayors, no
por falta de grandes campos, mas porque los traian sin guard, i como no
los recojen de noche a que duerman en corrales, corrian much tierra i
hacian dano; i para el agostadero les han puesto i sefalado tiempo en que
.han de entrar i salir, con sus penas, que aca por la vondad de Dios hay
quien lo remedie, ques la justicia, i quien lo cele tan bien como el de las
Casas: para ganados menores hay muchas tierras i campos por todas par-
tes, i aun mui cerca de la gran cibdad de Tenuxtitlan Mexico hay mu-
chas estancias sin perjuicio, i en el valle de Toluca que comienza a seis
o site leguas de Mexico hay muchas estancias de ganado mayor i menor:
asi mismo cerca de la cibdad de los Angeles i en la cibdad de Taxcala
i en los pueblos de Tepeyaca e Itecamachalco; i en todos estos pueblos
i en sus terminos hay mui grandes campos i dehesas donde se pueden
apacentar mui muchos ganados sin perjuicio, especialmente ganados me-
nores que en nuestra Espana los traen muchas veces cerca de los panes,
i el que hace dafo pagalo: aca hay muchos valdios i mui grandes cam-
pos donde podrian por todas parties andar muchos mas ganados de los que
hay, i quien otra cosa dice es o porque no lo sabe o porque no lo ha
visto: sola la provincia de Tascala tiene de ancho diez leguas, i a parties
.once, i de largo quince i a parties diez i seis leguas, i boja mas de qua-
renta, i poco menos tiene la de Tecamachalco; i otros muchos pueblos
tienen muchos valdios, porque de cinco parties de termino no ocupan











78
los Indios la una, i pues los ganados son tan provechosos i nescesarios i
vsan dellos amvas republican de Espafoles i Indios, asi de bueyes i ba-
cas i de cavallos como de todos los otros ganados, porque no les daran
lo que sobra i que se apacienten sin perjuicio, pues es bien para todos;
i pues que ya muchos Indios vsan de cavallos, no seria malo que V. M.
mandase que no se diese licencia para tener cavallos sino a los princi-
pales sefiores, porque si se hacen los Indios a los cavallos, muchos se
van haciendo jinetes i querranse igualar por tiempo a los Espafioles; i
esta ventaja de los cavallos i tiros de artilleria es mui nescesaria en esta
tierra, porque da fuerza i ventaja a pocos contra muchos: i sepa V. M.
que toda esta Nueva Espafa esta desierta i desamparada sin fuerza ni for-
taleza alguna, i nuestro adversario enemigo de todo bien, que siempre de-
sea i procura discordias i guerras, i de entire los pies levanta peligros, i
aunque no fuese mas de porque estamos on tierra agena, i los Negros
son tantos que algunas veces han estado concertados de se levantar i
matar a los Espanoles: i para esto la Cibdad de los Angeles esta en me-
jor medio i comedio que ningun otro pueblo de la Nueva Espana para se
hacer en ella una fortaleza, i podriase hacer a menos costa por los mu-
chos i buenos materials que tiene, i seria seguridad para toda la tierra:
a los pueblos que V. M. mas obligacion tiene en toda esta Nueva Espana
son Tezcuco i Tlacuba i Mexico; la razon es que cada senorio destos era
un reyno, i cada senior destos tenia diez provincias i muchos pueblos asi
subjetos,.i demas desto entire estos seforios se repartian trivutos de cien-
to i sesenta provincias i pueblos, i cada senor destos era un no pequeno
Rey; i estos senores, luego que los Cristianos Ilegaron i les fue reque-
rido resciviesen la fee, dieron la ovidiencia a V. M., i Tezcuco i Tlacu-
ba ayudaron a los Espanfoles en la conquista de Mexico: los otros sefnores
de la tierra tienen i poseen sus senorios i trivutan a V. M. porques su
Rey i seinor, i porque les administra V. M. dotrina i sacramentos i jus-
ticia i les tiene en paz, que mas les da V. M. que dellos rescive, aun-
quel de las Casas no lo quiere considerar: los sefores de Tezcuco i Tla-
cuba i Mexico, aun de las estancias subjetas a sus cabeceras, les quilaron
i repartieron algunas, i estos se contentaran con que V. M. made daj
un pueblo pequeno o median que sirva al senor de Tecuzco, i otro a su
pueblo o republican, i otro tanto al senor i pueblo de Tlacuba, i esto quan-
to a las cosas temporales; i quanto a las espirituales estas animals recla-
man por ministros; i porque de Espafa han salido i salen cada dia mu-
chos Religiosos para estas tierras, si V. M. mandase, en Flandes i en Ita-
lia hay muchos Frayles siervos de Dios mui dotos i mui deseosos de pa-











79
sar a estas parties i de emplear en la combersion de infieles: i destas nas-
ciones que digo han estado en esta tierra, e oy dia hay algunos siervos de
Dios que han dado mui buen exemplo i han much trabajado con estos
naturales; demas desto la Iglesia mayor de Mexico, ques la Metropolita-
na, esta mui pobre, vieja i remendada, que solamente se hizo de pres-
tado veinte e nueve afos ha: razon es que V. M. made que se comience
a edificar i la favorezca, pues de todas las Iglesias de la Nueva Espana es
cabecera, madre i senora, i asi esta Iglesia como las otras Cathedrales
las made V. M. dar sendos pueblos como antes tenian, que no havia re-
partimientos tan bien enpleados en toda la Nueva Espafa, i destos pue-
blos tienen much nescesidad para reparar, trastejar, varrer i adornar
las Iglesias i las casas de los Obispos, que todos estan pobres i adebdados,
pues aca han tenido i tienen repartimientos zapateros i herreros, much
mas nescesidad tienen las Iglesias, pues no tienen rentas o lo que tienen
es mui poco: todo esto digo con deseo de servir i informar a V. M. de lo
que desta tierra siento i he visto por espacio de treinta afos que ha que
pasamos aca por mandado de V. M., quando truximos los breves i vu-
las de Leon i Adriano que V. M. procuro, i havian de pasar aca i traer
las dichas vulas el Cardenal de Santa Cruz Fray Francisco de Quifones i
el P. Fray Juan Tlapion, que Dios tiene, i de doce que al principio de
la conversion desta gente venimos, ya no hay mas de dos vivos; i resci-
va V. M. esta carta con la intincion que la escrivo, i no valga mas de
quanto fuere conforme a razon, justicia i verdad, i quedo como minimo
capellan rogando a Dios su santa gracia siempre more en la vendita ani-
ma de V. M., para que siempre haga a su santa voluntad, amen.
Despues de lo arriva dicho vi i lei un tratado quel de las Casas conpu-
so sobre la material de los esclavos hechos en esta Nueva Espana i en las
islas, i otro sobre el parecer que dio sobre que si havria repartimiento
de Indios: el primero dice haver compuesto por comision del Consejo de
las Indias, i el segundo por mandado de V. M.; que no hay hombre hu-
mano, de qualquier nascion, ley o condition que sea, que los lea, que no
cobre avorrescimiento i odio mortal, i tenga a todos los moradores desta
Nueva Espafia por la mas cruel i mas abominable i mas infiel i destetable
gente de quantas nasciones hay debajo del cielo; i en esto paran las es-
cripturas que se escriven sin caridad i que proceden de animo ageno de
toda piedad i humanidad. Yo ya no se los tiempos que alla corren en la
vieja Espana, porque ha mas de treinta afos que della sali; mas muchas
veces e oido a Religiosos siervos de Dios i a Espafoles buenos Cristianos
temerosos de Dios que vienen de Espaaa, que hallan aca mas Cristiandad,













mas fee, mas frequentacion de los santos sacramentos, i mas caridad i
limosnas a todo genero de pobres, que no en la vieja Espaia; i Dios per-
done al de las Casas, que tan gravisimamente deshonrra i disfama, i tan
terriblemente injuria i afrenta una i muchas comunidades, i una nascion
Espanola i a su Principe i Consejos, con todos los que en nombre de
V. M. administran justicia en estos reynos; i si el de las Casas quiere con-
fesar verdad, a el quiero por testigo quantas i quan largas limosnas hallo
aca, i con quanta humilldad soportaron su recia condition, i como mu-
chas personas de calidad confiaron del muchos e importantes negocios,
i ofreciendose guardar fidilidad, dieronle much interest, i apenas en cosa
alguna guard lo que prometio, de lo qual, entire otros muchos, se que-
java el siervo de Dios Fray Domingo de Betancos en la carta ya dicha:
bastar deviera al de las Casas haver dado su voto i decir lo que sentia
cerca del encomendar los Indios a los Espafoles, i que se quedara por es-
cripto i que no lo inprimiera con tantas injuries, desonrras i vituperios:
sabido esta que pecado compete el que deshonrra i disfama a uno, i mas
el que disfama a muchos, i much mas el que disfama a una republican i
nascion: si el de las Casas llamase a los Espafoles i moradores desta nue-
va Espafia de tiranos i ladrones i rovadores i omecidas i crueles salteado-
res e cien veces pasaria, pero llamaselo cien veces ciento, demas de la
poca caridad i menos piedad que en sus palabras i escripturas tiene, i de-
mas de-las injuries i agravios i afrentas que a todos hace; por hablar en
aquella escriptura con V. M., fuera much razon que se templara i habla-
ra con alguna calor de humilldad, i que pueden aprobechar i edificar las
palabras dichas sin piedad i sin humanidad por cierto poco: yo no se por-
que razon por lo que uno hizo quiera el de las Casas condenar a ciento,
i lo que cometieron diez porque lo quiere atrivuir a mill, i disfama a
quantos aca han estado i estan, donde se hallo condenar a muchos buenos
por algunos pocos malos; si el Senor hallara diez buenos en tiempo de
Abrahan i de Lot, perdonara a mui muchos: como porque en Sevilla i en
Cordova se hallan algunos ladrones i omeciados i erejes, los de aquellas
cibdades son todos ladrones i tiranos i malos; pues no ha tenido Mexico
Tenochtitlan menos ovidiencia i lealtad a su Rey con las otras cibdades i
villas de la nueva Espana, i es much mas de agradescer quanto mas le-
jos esta de su Rey: si las cosas quel de las Casas o Casaus escrive fuesen
verdaderas, por.cierto V. M. havia de tener much queja de quantos aca
ha imbiado, i ellos serian dinos de gran pena, asi los Obispos como Per-
lados mayores i mas obligados a se opener i morir por sus ovejas i cla-
mar a Dios i a V. M. por remedio para conservar su grey; i asi vemos











81
que los Obispos desta nueva Espana los buenos perseveran en los trabajos
de sus cargos i oficios, que apenas reposan de dia ni de noche; i tan bien
ternia V. M. queja de los Oydores i de los Presidentes quo ha proveido
en las Abdiencias por todas parties con largos salaries, i en sola esta nue-
va Espana esta Abdiencia en Mexico i en la nueva Galicia i en Guatema-
lla, pues todos estos duermen i echan sobre sus conciencias tantos peca-
dos agenos como el de las Casas dice: no esta V. M. tan descuidado ni
tan dormido como lo sinifica el de las Casas, ni deja V. M. de punir i cas-
tigar a los que no le garden fidilidad: cosa es de notar la punicion que
V. M. mando hacer i castigo que dio a una Abdiencia que apenas havia
comenzado a hacer su oficio quando los Oydores fueron alla press, i el
President i Gobernador de la Nueva Espafa estuvo aca mas de un ano
preso en la carcel public, i alla fue a se acavar de pagar de sus culpas;
i tan bien a V. M. destar indinado contra los Cabildos desta nueva Espafa,
asi de las Iglesias como de las Cibdades, pues todos son proveidos por
V. M. para descargo i regimiento de vuestros vasallos i republican, si-
no hiciesen lo que deven: i la misma quexa debria V. M. tener de los Re-
ligiosos de todas las ordenes que aca V. M. imbia, no con poca costa ni
trabajo de los sacar de las provincias Despafia, i aca les manda hacer los
Monesterios i que les den calices i campanas, i algunos ban rescivido pre-
ciosos hornamentos: con razon podria V. M. decir, pues como todos son
canes mudos quo sin ladrar ni dar voces consientan que la tierra se des-
truya, no por cierto; mas antes casi todos, cada uno en su oficio, hacen
lo que deven: quando yo supe lo quescrivia el de las Casas, tenia quexa
de los del Consejo porque consentian que tal cosa se inprimiese: despues,
bien mirado, vi que la inprision era hecha en Sevilla al tiempo que los
navios se querian partir, como cosa de hurto i mal hecho; i creo ha sido
cosa permitida por Dios, i para que se sepan i respondan a las cosas del
de las Casas, aunque sera con otra templanza i caridad, i mas de los que
sus escripturas merescen, porquel se corivierta a Dios i sastisfaga a tan-
tos como ha dafado i falsamente infamado, i para quo en esta vida pueda
hacer penitencia, i tan bien para que V. M. sea informado de la verdad
i conozca el servicio quel Capitan D." Hernando Cortes i sus compaferos
le han fecho, i la mui leal fidilidad que siempre esta nueva Espafa ha
tenido a V. M., por cierto dina de remuneracion, i sepa V. M. por cierto
que los Indios desta nueva Espana estan bien tratados i tienen menos pe-
cho o tribute que los labradores de la vieja Espana, cada uno en su ma-
nera, digo casi todos los Indios porque algunos pocos pueblos hay que su
tasacion se hizo antes de la gran pestilencia, que no estan modeficados sus
11













tributes: estas tasaciones ha de mandar V. M. que se tornen a hacer de
nuevo: i el dia de oy los Indios saben i entienden mui bien su tasacion,
i no daran un tomin demas en ninguna manera, ni el encomendero les
osara pedir un cacao mas de lo que tienen en su tasacion, ni tan poco
el confesor los absolvera sino lo restituyese, i la justicia le castigaria
quando lo supiese; i no hay aquel descuido ni tiranias quel de las Ca-
sas tantas veces dice, porque, gloria sea a Dios, a aca a havido en lo
spiritual much cuidado i celo en los predicadores, i vijilancia en los
comfesores i en los que administran justicia obidiencia para executar lo
que V. M. manda cerca del buen tratamiento i defension destos naturales,
i en realidad de verdad pasa asi esto que digo. De diez anos a esta part
falta much gene destos naturales, i esto no lo han cabsado malos trata-
mientos, porque ha muchos aAos que los Indios son bien tratados, mira-
dos i defendidos, mas ha lo cabsado mui grandes enfermedades i pesti-
lencias que en esta nueva Espana ha havido, i cada dia se van much apo-
cando estos naturales; qual sea la cabsa Dios es el sabidor, porque sus
juicios son muchos i a nosotros escondidos, si la cabsan los grandes peca-
dos e idolatria que en esta tierra havia no lo se, enpero veo que la tierra de
promision que poseian aquellas site generaciones idolatras por mandado
de Dios fueron destruidas por Josue, i despues se poblo por hijos de Isrrael
en tanta manera, que quando David conto el pueblo lo hallo en los diez
tribus de solos varones fuertes de guerra ochocientos mill, i del tribu de
Juda i Venjamin quinientos mill, i despues en el tiempo del Rey Asa de
los dos tribus en la batalla que dio Zara al Rey de los Tropes se hallaron
quinientos i ochenta mill hombres de guerra, i fue tan pobladisima aque-
Ila tierra, que en sola la cibdad de Jhursalen se lee que havia mas de ciento
i cinquenta mil vecinos, i agora en todos aquellos reynos no hay tantos
vecinos como solia haver en Jerusalen ni como la mitad: la cabsa de aque-
Ila destruicion i la desta tierra e islas Dios la sabe, que quantos mas me-
dios i remedies V. M. i los Reyes Catolicos de Santa memorial humana-
mente han sido possible proveer los han proveido, i no basta ni ha bastado
consejo ni poderio human para lo remediar. Gran cosa es que se hayan
salvado muchas animals i cada dia se salvan, i se han inpedido i estorvado
muchos males e idolatrias i omecidios i grandes ofensas de Dios: lo que al
present much comviene es que V. M. made dar asiento a esta sierra,
que asi como agora esta padece much detrimento, i para esto asaz infor-
maciones tiene V. M. i mui bien entendido lo que mas comviene, i en los
Consejos de V. M. hay muchas informaciones para con brevedad poner el
asiento que Dios i V. M. sean servidos; i esto comviene much a ambas











83
republican de Espafioles i de los Indios, porque asi como en Espana para
la conservation de paz i justicia hay guarniciones, i en Italia un exercito,
i en las fronteras siempre hay gene de armas, no menos conviene en esta
tierra. Decia D." Antonio de Mendoza, Visorrey desta tierra: si a esta tier-
ra no se le da asiento no puede much durar; durara diez o doce anos i
con much detrimento, i si much priesa le diere no durara tanlo.
Toda esta tierra esta carisima y falta de bastimentos, lo qual solia mui
much avundar i mui varato todo, i ya que la genie estava pobre tenian
que comer agora los Espanoles pobres i debdados, much gene ociosa i
deseosa que hoviese en los naturales la menor occasion del mundo para los
robar, porque dicen que los Indios estan ricos i los Espanoles pobres i mu-
riendo de hambre: los Espafoles que algo tienen procuran de hacer su
pella i bolverse a Castilla: los navios que de aca parten van cargados de
oro e plata, asi de V. M. como de mercaderes i hombres ricos, i quedan los
pobres en nescesidad: ya V. M. podra ver en que puede parar una tierra
que tiene su Rey e governacion dos mill leguas de si, e ya el asiento desta
tierra mas conviene a los Indios que a los Espafoles: dejo de decir las
razones por no ser mas prolixo; i para dar asiento a esta tierra s6 que V. M.
tiene buena voluntad i ciencia i espiriencia para el como, i no faltan ora-
ciones para que Dios de su gracia, tengo confianza que se ha de acertar
i que ha de ser Dios servido con lo que V. M. determinare i esta tierra
remediada.
En el tratado que imprimio el de las Casas o Casaus entire otras cosas
principalmente yerra en tres, esto es, en el hacer de los esclavos, en el
numero i en el tratamiento: quanto al hacer de los Esclavos en esta nue-
va Espana pone alli trece maneras de hacellos que una ninguna es asi
como el escrive: bien paresce que supo poco de los ritos i costumbres de
los Indios desta nueva Espana: en aquel libro que dio, en la 4." part, en
el cap.0 22 i 25 se hallaran once maneras tde hacer esclavos, i aquellas son
las que dimos al Obispo de Mexico: tres o quatro Frailes emos escrito de
las antiguallas i costumbres questos naturales tuvieron, e yo tongo lo que
los otros escrivieron, i porque a mi me cost mas trabajo i mas tiempo no
es maravilla que lo tenga mejor recopilado i entendido que otro: asi mismo
dice de Indios esclavos que se hacian en las guerras, i gasta no poco pa-
pel en ello i en esto tan bien paresce que sabe poco de lo que pasava en las
guerras destos naturales, porque ningun esclavo se hacian en ellas ni res-
catavan ningunos de los que en las guerras prendian, mas todos los
guardavan para sacrificar, porquesta era la gene que generalmente se sa-
crificava por toda esta tierra; mui poquitos eran los otros que sacrificavan













sino los torados en guerra, por lo qual las guerras eran mui continues,
porque para cumplir con sus crueles Dioses i para solenizar sus fiestas i
honrrar sus templos, andavan por muchas parties haciendo guerra y sal-
teando hombres para sacrificar a los demonios i ofrecerles corazones i
sangre humana, por la qual cabsa padecian muchos inocentes; i no pares-
ce ser pequefa cabsa de hacer guerra a los que ansi oprimen i matan los
inocentes, i estos con gemidos i clamores demandavan a Dios i a los h om-
bres ser socorridos, pues padescian muerte tan injustamente, i esto es
una de las cabsas, cono V. M. sabe, por la qual se puede hacer guerra; i
tenian esta costumbre: que si algun senor o principal de los press en
guerra se soltava los mismos de su pueblo lo sacrificavan, i si era hombre
baxo, que se llamava Macebal, su senor le dava mantas, i esto i lo demas
que pasava en las guerras paresce en el mismo libro en la quarta part,
capitulo 14, 15, 16..
Quanto al numero de los esclavos, en una part pone que se havran fe-
cho tres cuentos desclavos i en otra dice quatro quentos. Las provincias
i part quel de las Casas dice haverse hecho los dichos esclavos son es-
las: Mexico, Quacaqualco, Panuco, Xalisco, Chiapa, Quautimala, Hon-
duras, Yucatan, Nicaragua, la costa de San Miguel, Venezuela: no fuera
malo que tan bien dixera si quiera por humilldad de la costa de Parique i
Cubava ya que fue alla i como le fue alla casi todas las parties que pone son
en esta nueva Espana. Yo tenia sumadas las provincias i parties que dice
haverse hecho esclavos, i antes mas que menos, que por no ser prolijo dejo
de particularizar, i por todos no a llegan a docientos mill: i comunicado
este numero con otros que tienen espiriencia i son mas antiguos en la tier-
ra, me certifican que no son ciento i cinquenta mill ni pasan de cien mill:
yo digo que fuesen docientos mil. Quanto al numero de tres quentos ccede
i pone demas dos cuentos i ochocientos mill, i quanto al numero de qua-
trocientos pone demas tres quentos i ochocientos mill, i asi son muchos
de sus encarescimientos, en los quales A V. M. pone en grande escru-
pulo i agravia malamante i deshonrra a sus proximos por carta inpresa, i
este numero desclavos cosa.es que se puede saber por los libros de V. M.
por los quintos que ha rescivido; i quanto al tratamiento yo de la nueva
Espafta hablo, en la qual ya casi todos estan hechos libres segun lo que
tengo entendido, en todo el mundo podrA haver mill esclavos por livertad,
i estos cada dia se van livertando, i antes de un afo apenas queda es-
clavo Indio en la tierra, porque para los livertad V. M. hizo lo que de-
via i aun mas, pues mando que los que poseian esclayos provasen como
aquellos eran verdaderos esclavos, lo qual era casi inposible i de derecho












incumbra lo contrario, i comvino lo que V. M. mando porque los menos
eran bien hechos: dice que en todas las Indias nunca hovo cabsa just
para hacer uno ni ningun esclavo tal sabe: el dice quel no ha salido de
Mexico ni de sus alderredores, que no es maravilla que sepa poco desto: el
de las Casas estuvo en esta tierra obra de site anos, i fue como dicen que
lebo cinco de calle. Frayle a havido en esta nueva Espana que fue de
Mexico hasta Nicaragua, que son 400 leguas, que no se le quedaron en
todo el camino dos pueblos que no predicase i dijese misa i ensenase i bab-
tizase nifos, a adults pocos o muchos, i los frailes aca han visto i sabido
un poco mas quel de las Casas cerca del buen tratamiento de los Escla-
vos, asi la justicia de su oficio como los frailes predicadores i confesores,
que desdel principio hovo frailes Menores, i despues vinieron los de las
otras ordenes: estos siempre tuvieron especial cuidado que los Indios es-
pecialmente los esclavos, fuesen bien tratados i enseoados en toda dotrina
i cristiandad, i Dios, ques el principal obrador de todo bien: luego los Es-
pafoles comenzaron a ensenar i a llebar a las Iglesias a sus esclavos a bab-
tizar i a que se ensenasen i a los casar, i a los questo ho hacian no los ab-
solvian, i muchos afnos ha que los esclavos i criados Despanoles estan
casados in facie eclesite, e yo he visto muy muchos, asi en lo de Mexico,
Guaxaca i Quatemalla como en otras parties, casados con sus hijos e sus ca-
sas i su peculio, buenos Cristianos i bien casados, i no es razon quel de
las Casas diga quel servicio de los Crislianos pesa mas que cien torres, i
que los Espanoles estiman en menos los Indios que las vestias i aunquel
estiercol de las plazas. Paresceme ques gran cargo de conciencia atreverse
a decir tal cosa a V. M. i hablando con grandisima temeridad dice quel
servicio que los Espanoles por fuerza toman a los Indios que en ser in-
conportable i durisimo ecede a todos los tiranos del mundo, sobrepuja e
iguala al de los demonios, aun de los vivientes sin Dios e sin ley; no se
debria decir tal cosa: Dios me libre de quien tal osa decir. El yerro que
se llama de rescate de V. M. vino a aquesta nueva Espana el ano de 1524,
mediado Mayo, luego que fue llegado a Mexico el capitan D." Hernando
Cortes, que a la sazon governava, ayunto en San Francisco con los Frai-
les los Letrados que havia en la cibdad, e yo me halle present e vi que
le peso al Governador por el yerro que venia, i lo contradijo, i desque mas
no pudo limito much la licencia que traia para herrar esclavos, i los que
se hicieron fuera de las limitaciones fue en su absencia, porque se partio
para las Higuerras, i algunos que murmuran del Marques del Valle, que
Dios tiene, i quieren en negrecer i escurecer sus obras, yo creo que de-
lante de Dios no son sus obras tan acetas como lo fueron las del Marques:












aunque como hombre fuese pecador, tenia fee i obras de buen cristiano i
mui gran deseo de emplear la vida i hacienda por ampliar i abmentar la
fee de Jesu-Cristo i morir por la combersion destos Gentiles; i en esto ha-
blava con much espiritu, como aquel a quien Dios havia dado este don i
deseo i le havia puesto por singular capitan desta tierra de Ocidente: con-
fesavase con muchas lagrimas i comulgava devotamente i ponia a su anima
i hacienda en manos del confesor, para que mandase i dispusiese della to-
do lo que comvenia a su conciencia, i asi busco en Espana mui grandes
confesores Letrados, con los quales ordeno su anima e hizo grandes resti-
tuciones i largas limosnas, i Dios le visit con grandes afliciones, trabajos
i enfermedades, para purgar sus culpas i limpiar su anima, i creo ques
hijo de salvacion i que tiene mayor corona que otros que lo menosprecian.
Desde que entro en esta nueva Espafa trabajo much de dar a entender a
los Indios el conoscimiento de un Dios verdadero i de les hacer predicar
el santo evangelio, i les decia come era mensajero de V. M. en la con-
quista de Mexico; i mientras en esta tierra anduvo cada dia trabajava de
oir misa; ayunava los ayunos de la Iglesia i otros dias por devocion. Depa-
r6le Dios en esta tierra dos Interpretes, un Espafol que se llamava Agui-
lar i una India que se llamo D." Marina: con estos predicava a los Indios
i les dava a entender quien era Dios i quien eran sus Idolos, i asi destruia
los Idolos i quanta idolatria podia: trabajo de decir verdad i de ser hom-
bre de su palabra, lo qual aprovecho much con los Indios: traia por
vandera una cruz colorada en campo negro en medio de unos fuegos azu-
les i blancos, i la letra decia: amigos, sigamos la cruz de Cristo, que si
en nos hoviere fee en esta seal venceremos. Do quiera que Ilegava lue-
go lebantava la cruz: cosa fue maravillosa del esfuerzo i animo i pruden-
cia que Dios le dio en todas las cosas que en esta tierra aprehendio, i mui
de notar es la osadia' i fuerzas que Dios le di6 para destruir i derrivar los
Idolos prencipales de Mexico, que eran unas estatuas de mas de quince
pies en alto i armado de much peso de armas: tomo una varra de yerro
i se lobantava tan alto hasta llegar a dar en los ojos i en la cabeza de los
Idolos, i estando para derrivallos embiole a decir el gran Sefor de Mexi-
co Moteczuma que no se atreviese a tocar a sus Dioses, porque a el i a
todos los Cristianos matarian luego, entonces el capitan se bolvio a sus
companeros con much espiritu, i medio llorando les dijo: hermanos, de
quanto hacemos por.nuestras vidas i intereses agora muramos aqui por la
honrra de Dios i porque los demonios no sean adorados, i respondio a los
mensajeros que deseava poner la vida i que no cesaria de lo comenzado, i
que aquellos no eran Dioses sine piedras i figures del demonio, i que vi-













niesen luego; i no siendo con el Governador sino 130 cristianos, i los In-
dios eran sin numero, asi los atemorizo Dios i el animo que vieron en su
capitan, que no se osaron menear: destruidos los Idolos, puso alli la ima-
gen de Nuestra Senora: en aquel tiempo faltava el agua i secavanse los
maizales, i trayendo los Indios muchas cafias de maiz que se secavan di-
jeron al capitan que si no llovia que todos perescerian de hambre: enton-
ces el Marques les dio confianza diciendo que ellos rogarian a Dios i a San-
ta Maria para que les diese agua, i a sus companeros rogo que todos se
aparejasen i aquella noche se confesasen a Dios i le demandasen su miseri-
cordia i gracia; i otro dia salieron en procession, i en la misa se comulgo
el capitan, i como estuviese el cielo sereno supito vino tanta agua, que
antes que allegasen a los aposentos, que no estavan mui lexos, ya ivan
todos hechos agua: esto fue grande edificacion i predicacion a los Indios,
porque desde alli adelante llovio bien i fue mui buen afo. Siempre quel
capitan tenia lugar, despues de haver dado a los Indios noticia de Dios,
les decia que le tuviesen por amigo como a mensajero de un gran Rey, i
en cuyo nombre venia, i que de su parte les prometia serian amados i
bien tratados, porque era grande amigo del Dios que les predicava, quien
asi amo i defendio los Indios en este mundo nuevo, como Cortes amones-
tava i rogava much a sus companeros que no tocasen a los Indios ni a
sus cosas, i estando toda ia tierra llena de maizales apenas havia Espafol
que osase cojer una mazorca, i porque un Espanol Ilamado Juan Polan-
co cerca del puerto entro en casa de un Indio i tomo cierta ropa, le
mando dar cien azotes, i a otro Ilamado Mora, porque tomo una gallina a
Indios de paz, le mando ahorcar, i si Pedro de Albarado no le cortara la
soga alli quedara i acavara su vida: dos Negros suyos que no tenian cosa
de mas valor, porque tomaron unos Indios dos mantas i una gallina, los
mando ahorcar: otro Espanol, porque desgajo un arvol de fruta i los In-
dios se le quexaron, le mando afrentar: no queria que nadie tocase a los
Indios ni los cargase, so pena de cada quarenta pesos; i el dia que yo
desembarque, viniendo del puerto para Medellin, cerca de a donde agora
esta la Vera-Cruz, como viniesemos por un arenal i en tierra caliente i
el sol que ardia, havia hasta el pueblo tres leguas, rogue a un Espafiol
que consigo Ilebava dos Indios, quel uno me Ilebase el manto, i no lo oso
hacer afirmando que le llebarian quarenta pesos de pena, i asi me traje
el manto acuestas todo el camino. Donde no podia escusar guerra rogava
Cortes a sus companeros que se defendiesen quanto buenamente pudie-
sen sin ofender, i que quando mas no pudiesen decia que era mejor he-
rir que matar, i que mas temor ponia ir un Indio erido que quedar dos













muertos en el campo. Siempre tuvo el Marques en esta tierra emulos c
contrarios que trabajaron escurecer los servicios que a Dios i a V. M. hizo,
i alia no faltaron, que si por estos no fuera bien se que V. M. siempre
le tuvo especial aficion i amor i a sus compaferos. Por este Capitan nos
abrio Dios la puerta para predicar su Santo Evangelio, i este puso a los
Indios que tuviesen reverencia a los santos sacramentos i a los ministros
de la Iglesia en acatamiento: por esto me he alargado, ya que es difrunto,
para defender en algo su vida. La gracia del Espiritu-Santo more siempre
en el amima de V. M. Amen. De Taxcala 2 de Enero de 1555 afos: hu-
milde siervo i minimo capellan de V. M.=Motolinia Fr. Toribio.
4 Parece que falta veces. S. 2 Falta la palabra arte, 6 otra equivalent
A esta. S.







MAR DEL SUR. 1527.


Relacion de la derrota que hizo un bergantin que sali6 el 14 de Julio del
aio 1527 del puerto de Zacatula en Nueva Espana, juntamente con dos
navios, d las 6rdenes de Alvaro Saavedra Ceron, i quien encarg6 Her-
nan Cortes el descubrimiento de la Especeria, hasta el 24 del mismo mes,
que entr6 en el puerto de Santiago en 19 y 40' de altura.

Copia del tiempo en Sevilla, sin expression de autor; legajo 1.0, Papeles tocantes a las Isles de Maluc
y Filipinas, causados desde el aio 1519 hasta el de 1547.



En el nombre de Dios y de nuestra Senora de Gracia, salimos del rio de
Zacatula domingo catorce dias del mes de Jullio, a descubrir la costa de
la mar del Sur, en nombre de Albaro de Sayabedra Zeron, Capitan gene-
ral de S. M., y por mandado del Sr. Governador D. Fernando Cort6s.
Salimos de la Barra de Zacatula al Oeste, y anduvimos diez leguas,
y vimos una punta colorada, y media legua desta punta vimos luego quatro
Isleos a la via de Leste, y luego mas adelante vimos dos Isleos chicos, y











89
luego mas adelante vimos otro Isleo que esti a media legua, y esta este di-
cho Isleo Nordeste Sudueste con el puerto de San Christoval: deste Isleo,
a la via del Hueste, quarta al Sur, vimos quatro Isleos grandes, que es-
tOn dos leguas del Puerto de San Cristoval, y entramos en el dicho Puerto
de San Cristoval lunes a medio dia, y lo sondamos y allamos a la boca veinte
brazas, y mas adentro diez brazas, y a la ensenada que haze a la banda
del Hueste ay site brazas, y mas adentro acia la banda del Este seis bra-
zas, y de alli yendo la via del Nurueste esta otra ensenada, que ay quatro
brazas: y todo este Puerto estA encubierto de todos los vientos, y es lim-
pio: y dentro deste dicho Puerto estovimos surtos dos dias, y cabr6n den-
tro cinquenta naos.
Salimos deste dicho Puerto miercoles de manana a diez y site dias del
mes de Jullio de mill quinientos veinte y siete anos, y governamos a la
via del Hueste quarta al Sudueste, y apartamonos de la tierra ocho leguas
a la mar, y de aqui nos di6 un viento Ueste Sudueste, y luego al segundo
dia venimos a reconoscer obra de seis leguas a barlovento del Rio de Za-
catula a la parte del Oeste, y vimos acia el Este estar una montana pe-
quena que cae sobre la punta del Rio de Zacatula, y 'de la punta
del dicho Rio corrimos esta costa Leste Oeste quinze leguas, y vimos unas
berrocas coloradas que estan a la lengua del agua: y esta esta costa en
diez y site grades y medio: y un quarto de media legua allamos fondo de
quinze brazas, y allamos arena negra menuda ; y andando mas adelante por
la dicha costa havia diez leguas de punta a punta, y a la punta del Este
haze una punta Ilana que cae sobre la mar, y faze una punta como Isleo;
y por csta costa haze una berroca como arriscada que devisa como comi-
nos, y es blanca y colorada, y haze luego otras: mas adelante haze unas
manchas blancas, y luego la via del Hueste esta un cabo, ques su nombre
Cabo de Motin, ques en la tierra de guerra, y tiene una punta llana
que cae sobre la mar; y luego fuera de la dicha tierra esta una punta a ma-
nera do Isla, y estA fuera de la tierra firme, y luego haze otra punta mas
a la mar que faze como Isleo: y esto vimos viernes a diez y nueve del di-
cho mes.
Sabado siguiente una legua de cabo de Motin de parte del Hueste fue-
mos a virar en una Bahia a medio dia, y Liene un Isleo de parte del Hueste,
y esta de la tierra firme un tiro de ballesta, y havia de punta a punta me
dia legua, y ay de fondo quinze brazas, y tiene de abrigo del Hueste fast
el Sudueste, y por toda esta costa es tierra alta, que en todo bate la mar:
y de cabo de Motin fasta una punta que estA a la via del Hueste havia cin-
co leguas: y desta pdnta a la mar sale un Isleo, y desta punta hacia la
12











90
vanda del Nordeste haze otro Isleo a la mar de una tierra gruesa: y toda
esta dicha costa es limpio de arena negra menuda, y esta en el altura de
diez y siete grados y tres quartos: en esta costa estA una ensenada ques
toda de arena y tiene quatro Isleos; los dos estan pegados con la tierra fir-
me, y uno dellos esta obra de un tiro de ballesta en la mar, y estos
dichos Isleos encubren del Norte fasta el Sudueste: y en estos Isleos pue-
den surgir de la parte del Hueste, y pueden estar en doze brazas, y es
limpio de arena negra y menuda; y estos dichos Isleos son grandes, y las
montanas que caen sobre el Puerto son baxas, y de la parte del Hueste
hazen una montana algo alta, y de la parte de la mar haze unas barreras
blancas, y hechan un Isleo fuera de la mar, y delante deste Isleo esta
otro chico, y dentro en este Puerto haze una playa en medio a la vanda
Hues nurueste, yen la tierra adentro haze una montana muy alta en dere-
cho del Puerto, y este Puerto ha por nombre el Puerto de la Magdalena,
por que surgimos en el su vispera, y luego el lunes fuemos a reconoscer
otra costa que se corre Norueste Sueste, y se corre por la misma costa,
y luego adelante deste dicho puerto de la Madalena estan quatro Isleos,
el uno apegado con la tierra y dos fuera en la mar y uno chico: y tienen
los dichos Isleos tres canales, y encubren los dichos Isleos del Nordeste
fasta el Sudueste, y al pie dellos a la parte del Hueste hay doze brazas,
y es arena blanca y gruesa, y es por la costa arena, y de aqui a la via del
Nurueste estan dos sierras altas sobre la mar, y entire la una sierra y la
otra haze una ensenada de dos leguas, y luego alli dimos en otra costa que
se corre Norueste Sueste, y toda la costa de la mar es arena, y es toda
la tierra baxa, y abra de la mar a las montanas dos leguas, y tiene mu-
chas montanas altas la tierra adentro, y tiene esta dicha costa de cabo-a
cabo doze leguas, y a la punta del Hueste haze delgada sobre la mar, y
mas adentro haze una montana que parece las sierras de las cabras, y lue-
go mas a la tierra adentro tiene otra montana que parece como el pico de
fayal, y de luengo de la costa tiene tres montanas muy altas de arboles,
y tiene una en el medio, y la de la parte del Hueste que paresce Bela, y
esta esta costa en diez y nueve grades. En la punta del Este de esta cos-
ta esta un Puerto en la propia punta, y haze esta punta como Isla, y den-
tro desta punta en medio del Puerto esta un Isleo blanco y otro chico ca-
be el; casi lo laba la mar, y estA de la tierra firme dos tiros de ballesta:
y en la parte deste Isleo la via del Sueste haze otra baxa que laba la mar,
y pueden entrar Navios de una parte y de otra, y junto a esta baxa ay
quinze brazas, y es limpio todo y es arena negra.
En saliendo del Isleo blanco vimos una punta que se corre al Oesnorueste












91
y otra punta que se corre al Norueste quarta al Oeste, y ay diez leguas
de punta a punta, y aqui allamos un Puerto que tiene de boca dos leguas,
y de dentro es muy ancho, y asi como entramos fuimos la via del Este, y
anduvimos media legua, y luego tiramos la via del Susueste y dimos en
una ensenada que tiene un Isleo de la part del Nordeste: y este Isleo esta
en la tierra fire y vate la mar en el, y en esta ensenada hay quatro bra-
zas; es arena menuda y negra: y luego de aqui fuimos la via del Norueste
una legua, y vimos una punta que sale de la tierra fire, y esta Nordeste
Sudueste, y al pie desta punta esta un Rio de agua dulce, que esta tres
tiros de vallesta de la mar, y tiene la dicha punta dos Isleos en la mar,
un grande y otro pequeno, y esta punta esta toda cubierta de arboleda, y
luego de aqui tiramos al Hueste, y vimos estar una montaia que bate la mar
en ella, y tiramos y entramos dentro y surgimos en quatro brazas, y es
arena negra y es limpio; y luego vimos al Norte una montafa muy alta
Norte Sur con esta ensenada: y salimos fuera desta ensenada para la mar,
y estuvimos en medio de la boca del dicho Puerto: de la parte del Hueste
estan dos Isieos, uno grande y otro pequeno, y estarAn estos Isleos media
legua de la tierra firme de la part del Norueste, y luego vimos quatro Is-
leos en la dicha parte del Norueste, y estan otros menudicos que se llaman
los Frayles, y en este dicho Puerto es todo sierras altas, y una que esta
encima del dicho Puerto es mas alta que todos, y face las puntas deste
dicho Puerto gruesas que bate la mar en ellas, y la Bahia de este Puerto
es muy fondable, e no fallamos fondo ninguno, y esta este Puerto en
diez y nueve grades y tresI tercios de altura: y por toda esta costa hay
montarias muy alas, y le pusimos nombre a este dicho Puerto el Puerto
de Santiago, por que entramos en el vispera de Santiago; y por toda esta
costa es poblada de Indios, y nos davan agua y gallinas y de lo que tenian,
y es muy buena gene.


1 Asi por equivocacion. S.


Vaase el tomo V de la coleccion de los viajes y descubrimientos de Navarrete, n6merosXXX y XXXVI


















MAR OCEAN. 1558.


Descripcion de la isla Bermuda, y sus puertos y de las islas y bajos cir-
cunvecinos, hecha por el Capitan Carreno, que por mandado de S. M.
fud 6 su reconocimiento.

Original en Sevilla; libro rotulado: Recaudos que binieron y resultaron de las Cartas de Sevilla, San
LUcar y Cadiz de los aios de 1559 hasta 1562. Copia en el Dep6sito hidrografico, sacada por Navarrete.



Viniendo dos Naos de Santo Domingo, una de Juan Rodriguez Farfan, y
otra de Pedro de Ronda, y era por el mes de Agosto 1, llegaron sobre la
dicha Isla, las quales dos Naos surgieron tres leguas de tierra con calma,
que no tenian viento, y estando surtas vieron en tierra grande fuego, y
echaron el batel de la una Nao, yendo derechamente al fuego, y antes
que llegasen pusoseles el sol, y volvieronse a las Naos para otro dia de
manana ir allA: aquella noche dioles buen viento y vinieron su viage A Es-
pafa. Venidos A esta Ciudad, dieron razon de ll1o a la Casa de la Con-
tratacion, y el Senor Francisco Tello envi6 la razon A S. M., y S. M le
mand6 que luego enviase 6 aquella Isla para saber qu6 fuegos eran aque-
llos, y era que A la sazon faltavan Naos de Santo Domingo, por que estas
tampoco nunca despues parecieron. Para ver si estavan alli perdidas lue-
go el Senor Francisco Tello procure de enviar, A la qual jornada yo fuy,
y desde la Isla de San Juan de Puertorrico tom6 la derrota y fui 6 la di-
cha Isla de la Bermuda, la qual esta docientas y ochenta leguas de la Isla
de San Juan: y en la dicha Isla hall dos Puertos tan buenos, que est6r
en 6llos 6 en este rio de Sevilla 6s todo uno, y cada uno dellos para
mas de doscientas Naos, uno de la vanda del Sueste, otro A la del No-
rueste, en cada uno dellos hay diez brazas de fondo, asi en el uno, como
en el otro; lo que la Isla tiene 6s lo siguiente.
Ella toda boja en redondo quince leguas, y aunque toda parece que estA
junta, esta partida en diez, 6 doze Islas, que A todas las cerca la mar A
cada una por si, y la mayor de todas tiene cinco leguas, todas las otras




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs