• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Prelude
 Preface
 Siglas
 Table of Contents
 Capitulo I: Introduccion
 Capitulo II: Ninez en Peligro
 Capitulo III: Ninos que Viven con...
 Capitulo IV: Mano de Obra Infantil,...
 Capitulo V: Los Haitianos en la...
 Capitulo VI: Ninos Haitianos en...
 Capitulo VII: Canaverales...
 Capitulo VIII: Otros Sectores que...
 Capitulo IX: Resumen de Conclusiones...
 Bibliography
 Anexo 1: Itinerario de Glenn R....
 Anexo II: Itinerario de Gerald...
 Anexo III: Los proverbios haitianos...
 Anexo IV: Ideas y reflexiones para...
 Anexo V: Comentarios hechos durante...






Group Title: Niñez en peligro : un estudio sobre la trata de niños haitianos
Title: La niñez en peligro
CITATION PDF VIEWER THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00050453/00001
 Material Information
Title: La niñez en peligro un estudio sobre la trata de niños haitianos
Uniform Title: Uses of children
Alternate Title: Estudio sobre la trata de niños haitianos
Physical Description: v, 179 leaves : ; 28 cm.
Language: Spanish
Creator: Smucker, Glenn R
Murray, Gerald F
Alvarez, Maria D
Publisher: USAID/Haiti Mission
Place of Publication: Port-au-Prince Haiti
Publication Date: [2004]
 Subjects
Subject: Children -- Social conditions -- Haiti   ( lcsh )
Children -- Economic conditions -- Haiti   ( lcsh )
Child labor -- Haiti   ( lcsh )
Child abuse -- Haiti   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references (leaves 146-152).
Statement of Responsibility: por Glenn R. Smucker & Gerald F. Murray ; traducido del inglés por María D. Alvarez y Gerald F. Murray.
General Note: Translation of: The uses of children : a study of trafficking in Haitian children
General Note: "Diciembre de 2004"
 Record Information
Bibliographic ID: UF00050453
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 003459844
oclc - 63120769

Downloads

This item has the following downloads:

UF00050453_VID00001 ( PDF )


Table of Contents
    Title Page
        Title Page
    Prelude
        Page i
    Preface
        Page ii
    Siglas
        Page iii
    Table of Contents
        Page iv
        Page v
    Capitulo I: Introduccion
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
    Capitulo II: Ninez en Peligro
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    Capitulo III: Ninos que Viven con Otras Personas
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    Capitulo IV: Mano de Obra Infantil, La Frontera, y la Trata de Ninos
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    Capitulo V: Los Haitianos en la Republica Dominicana
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Capitulo VI: Ninos Haitianos en Hogares Dominicanos
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Capitulo VII: Canaverales y Bateyes
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Capitulo VIII: Otros Sectores que Emplean Mano de Obra haitiana
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    Capitulo IX: Resumen de Conclusiones y Recomendaciones
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
    Bibliography
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Anexo 1: Itinerario de Glenn R. Smucker
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Anexo II: Itinerario de Gerald F. Murray
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
    Anexo III: Los proverbios haitianos sobre los ninos
        Page 166
    Anexo IV: Ideas y reflexiones para el diseno de programas
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
    Anexo V: Comentarios hechos durante presentaciones de resultados
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
Full Text









LA NINEZ EN PELIGRO:

UN STUDIO SOBRE LA TRATA DE NINOS HAITIANOS

Por

Glenn R. Smucker & Gerald F. Murray


Diciembre de 2004


USAID/Haiti Mission
Port-au-Prince, Haiti


Titulo original:

"The Uses of Children: A Study of Trafficking in Haitian Children"


Traducido del ingles por


Maria D. Alvarez y Gerald F. Murray










PROLOGO DE LOS TRADUCTORES
La present traducci6n fue financiada por la Fundaci6n Panamericana para el
Desarrollo (PADF/FUPAD) en la Rep0blica Dominicana, en el marco de su program de
"Fwontyd Nou-Nuestra Frontera", financiado por la Oficina de PVC/DCHA de la
Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Agradecemos
a su director local, el Sr. Daniel O'Neil, por haber tomado la iniciativa de hacer traducir
al ingl6s un document que seguramente sera de interns para los dominicanos. Le
agradecemos tambi6n por haber permitido que uno de los autores del document, en
colaboraci6n con una professional dominicana, realizaran juntos esta traducci6n. El
peligro del traductor traditor, el traductor traicionero, se reduce un poco cuando el que
traduce es el mismo que desea que lo que se dijo se represent de manera fidedigna.
Por supuesto, una traducci6n "palabra por palabra" hubiera constituido un crime
ling0istico. Fuimos mas bien oraci6n por oraci6n, intentando restructurar cada una de
manera que saliera en castellano y no en espanglish. El lector linguisticamente
entrenado detecterA fraseologia angl6fona que se col6 a pesar de nuestros esfuerzos.
Por tales fallas ofrecemos aqui un humilde nostra culpa. Uno de los traductores, 61 que
fue tambien autor, cedi6 en dos o tres p6rrafos a la tentaci6n de agregar una oraci6n
que quisiera que se hubiera escrito en el ingles original. Tales inserciones constituyen,
no distorsiones, sino amplificaciones del intent original. Pero 99.9% del document
queda libre de tales amplificaciones irresistible.

El titulo original "The Uses of Children" pudo haberse traducido "Los usos de los nitos."
Como eso choca en castellano, escogimos otra frase que aparece en el document ("La
niiez en peligro") y la pusimos de titulo. Debatimos much la traducci6n de "smugglers"
y "traffickers". El primero es un tipo que cobra para guiar gente de manera illegal a
traves de una frontera. Los clients por regla general no se Ilevan por coercion. Al
contrario. Le pagan al guia. A ese tipo, que se llama "human smuggler" en ingl6s, los
dominicanos lo Ilaman busc6n (y los haitianos boukong). Es el contraparte antillano del
bien conocido coyote de la frontera mejicana / estadounidense. A ese tipo le pusimos el
nombre generico de "traficante" y a su actividad la palabra "tr6fico de personas." Es el
termino que aparece con cada vez mayor frecuencia en las leyes y los informes
internacionales. Al principio usamos "contrabandista" y "contrabando". En lenguaje
dominicano "trafico" se asocia, o con un policia que dirige el transito, o con la venta de
drogas. Pero cedimos ante la cada vez mayor tendencia a usar la palabra "trafico" en
documents legales e informes internacionales como equivalent al concept de
"smuggling" y "smuggler" en ingles. Descartamos "contrabandista" a favor de
"traficante".

Desdichada y parad6jicamente, sin embargo, "trafico" viene de la misma palabra en latin
como las palabras trafficc" y "trafficker" en ingl6s lo que quiere decir algo
completamente diferente. A diferencia del "smuggler", el "trafficker" utiliza la coerci6n o
por lo menos el enganio. A la actividad de ese tipo le pusimos el nombre de "trata", y a 61
mismo la etiqueta de "tratante". Como se ver6 en el informed, la mayor parte de la
presencia haitiana en la Rep6blica Dominicana, incluyendo la de los niios haitianos, es
product del "trafico" trans-fronterizo, muy raras veces de la "trata". El busc6n es un
traficante. Se convierte en tratante s6lo si emplea la coerci6n, la violencia, o por lo
menos el engato. De todas maneras el lector no debe confundir la palabra "trafico" con
la palabra trafficc" en ingles. El "smuggler / traficante" cobra un servicio. El "trafficker /
tratante" esclaviza, coacciona, engaia. Los dos son criminals. Pero aquel les brinda
un servicio a sus clients. Este abusa a sus victims. En el mundo real, por supuesto, la
linea divisoria entire los dos puede resultar dificil de trazar. MDA / GFM










PREFACIO DE LOS AUTORES


El present informed es product de investigaciones de campo realizadas directamente
por los autores, quienes entrevistaron a cientos de haitianos y de dominicanos en
ambos lados de la frontera. A Glenn Smucker le correspondi6 la parte haitiana del
studio, que incluye las entrevistas y los capitulos basados en la situaci6n de Haiti,
incluyendo zonas fronterizas. A Gerald Murray le correspondi6 la parte dominicana del
studio, que incluye las entrevistas y los capitulos relacionados con la RepOblica
Dominicana. Smucker tambi6n asumi6 responsabilidad por la implementaci6n del
contrato y realize la labor de editar y producer la version final del report.

Los autores agradecen la asistencia recibida por parte de Philippe Cantave y Sharon
Bean, miembros del equipo Democracia y Gobierno de la misi6n de la Agencia
International de Desarrollo en Haiti (USAID/Haiti). Agradecen tambi6n la cooperaci6n e
ideas de los cientos de personas entrevistadas a lo largo de este studio. En los anexos
se detallan los nombres de las personas de mas incidencia en el report. A pesar de la
ayuda tan generosa que recibimos de esas personas, debemos aclarar que tanto las
opinions como los puntos de vista expresados en este report, son product de los
autores y no representan las opinions de los entrevistados o de la misi6n de
USAID/Haiti. Los autores asumen toda responsabilidad por errors relacionados a
hechos o interpretaciones.

Los autores presentaron sus datos ante la AID/Washington en julio de 2004 y ante
USAID/Haiti y sus colaboradores en septiembre y diciembre de 2004. Debido a los
huracanes que azotaron el estado de La Florida en el otofio de 2004, Gerald Murray no
pudo asistir a la presentaci6n de septiembre. De alli que, Marcial Bailey, director del
program de Trata de Personas (Trafficking-in-Persons) de la Fundaci6n Panamericana
de Desarrollo (PADF), y Philippe Cantave (USAID) organizaron otra reunion enfocada
en los hallazgos pertinentes a la Rep6blica Dominicana. A esta reunion celebrada en
Puerto Principe le sigui6 otra similar en Santo Domingo, donde asistieron miembros de
PADF y de otras instituciones colaboradoras. Los autores agradecen las preguntas y
comentarios de los que participaron en esas reuniones y los han tomado en cuenta en
la realizaci6n de la version final del report.

Para un resume de los hallazgos de este report, el lector debe dirigirse al Capitulo IX,
donde se exponen las Conclusiones y Recomendaciones. Para otras consideraciones,
los interesados pueden ponerse en contact con los autores, cuyas sefas aparecen a
continuaci6n:

Glenn R. Smucker Gerald F. Murray
Smucker Consulting Dept. of Anthropology
127 Santamaria Drive University of Florida
Torrington, CT 06790 Gainesville, FL 32611
tel. (860) 482-4031 tel. (352) 392-3830 x302
email: qrsmucker@aol.com email: murravy(anthro.ufl.edu
website: http://web.clas.ufl.edu/users/murray/











SIGLAS


ADRA
BARA
CEDEC
CIFD
COHADDE
DR
EMMUS
FAFO
GARR
GRET
HRW
HSI
ID
IFSI
IHRLC
IHSI
ILO
IMF
IOM
IPEC
IPSOFA
KADRET
MAST
MENJS
HAVE
MLIHRC
NCHR
OIM
OIT
PADF
PV
TIP
RAMAK
UNICEF
SAID
VDH


Adventist Development and Relief Agency
Bureau of Applied Research in Anthropology
Centre de D6veloppement Communautaire
Comit6 Inter-Agences Femmes et D6veloppement
Coalition Haitienne pour la Defense des Droits de I'Enfant
Dominican Republic
Enquete Mortalit6, Morbidit6, et Utilisation des Services
Institute des Etudes Internationales AppliquBes de Norvege
Groupe d'Appui aux Rapatri6s et R6fugi6s
Groupe de recherche et d'6changes technologiques
Human Rights Watch
Haiti Solidarit6 Internationale
Identity card or paper
Interim Food Security Information System
International Human Rights Law Clinic
Institute Haitien de Statistique et d'lnformatique
International Labour Organization
International Monetary Fund
International Organization for Migration
International Program on the Elimination of Child Labor (ILO)
Institute Psycho-Social de la Famille
Komite pou akeyi ak defann rapatriye ak refijye nan Tyot
Ministere des Affaires Sociales et du Travail
Ministere de I'Education Nationale de la Jeunesse et des Sports, Haiti
Minist6re des Haitiens Vivant 6 I'ltranger
Minnesota Lawyers International Human Rights Committee
National Coalition for haitian Rights
Organisation Internationale pour les Migrations
Organisation Internationale de Travail
Pan American Development Foundation
Plataforma Vida
Trafficking in persons
Rasambleman Medya pou Aksyon Kominot6 (Creative Associates)
United Nations Children's Fund
United States Agency for International Development
Volontariat pour le D6veloppement d'Haiti










INDICE

Pr6logo de los traductores ............................................................................................... i
Prefacio de los autores ............................................................................................... ii
Siglas ................................................................................................................................iii
Capitulo I: Introducci6n ............................................................................................... 1
Prop6sito ....................................................................................................................... 1
El concept de la trata de personas............................................. ... ................ 1
Areas de investigaci6n ............................................................................................2
La literatura.............................................................................................................. 3
Tr fico y trata............................................................................................................ 5
Metodologia de investigaci6n........................................................................................ 6
Preguntas claves...................................................................................................... 7
Lugares donde se Ilevaron a cabo los Trabajos de campo..........................................8
El informed ............................................................................................................... 10
Capitulo II: Ni~ez en Peligro ................................................................................... 12
Consideraciones hist6ricas.......................................................... ......................... 12
Actitudes hacia la nifez............................................................................................. 12
La crisis del sector rural............................................................................................. 15
Entrega y aceptaci6n de nifios ........................................................... ................. 16
,Cuantos niios viven fuera de sus hogares de origen? ............................................. 17
Em igraci6n trans-fronteriza de niios.................................................................. 19
Los haitianos en la RepOblica Dominicana...................................................................... 21
Capitulo III: Niros que Viven con Otras Personas...................... .... .................. 22
El lenguaje de la reubicaci6n infantil..................................... .............................22
Opiniones sobre los niios que se envian a vivir con otras personas.................... 25
Arreglos entire hogares ........................................................................................ 27
Din mica de classes .....................................................................................................29
Otras categories de reubicaci6n de niiios................................................ ..........31
Creciendo y madurando ........................................................................................ 34
Categories de niios que viven con otras familias............................................ ........... 36
Trata de personas .................................................................................................... 37
Indicadores de niios en peligro................................... ..................... ....................39
Capitulo IV: Mano de Obra Infantil, La Frontera, y la Trata de Nifos............................. 41
El trabajo infantil en Haiti........................................................................................41
La frontera ...................................................................................................................43
Localidades cercanas a la frontera......................................................... .............. 47
Em igrantes y traficantes.............................................................................................. 53
Trata de niios y abuso ........................................................................................ 65
Capitulo V: Los Haitianos en la Repiblica Dominicana.............................................. 69
Panorama general.................................................................................................... 69
Los haitianos en la economy ia dom inicana ....................................................... ....... 72
C6mo cruzan los haitianos la frontera?...................................................................... 73
Haitianos en manos de soldados dominicanos........................................... ...... 74
Nifos haitianos y el estado: Las leyes de los paises ........................................ ...75
Capitulo VI: Nifios Haitianos en Hogares Dominicanos......................................... ..... 83
El sistema dominicano de reubicaci6n de los niios......................................... .....83
Comparando los niios restav6k haitianos con los hijos de crianza dominicanos.......87
Semejanzas entire los dos paises en la reubicaci6n infantil ......................... 87
Diferencias entire los dos paises en la reubicaci6n infantil......................... 89










La reubicaci6n de los nifos haitianos en hogares dominicanos ................................90
Capitulo VII: Ca iaverales y Bateyes ................................... ........................................95
El lazo entire el azicar y el trafico de personas............................................ ............ 95
Los inm igrantes ..................................................................................................... 95
Los traficantes ....................................................................................................... 97
Los tipos de abuso mas frecuentes en los bateyes................................................. 101
P problem as con el pago........................................................................................ 101
Condiciones de vida inferiores ......................................................................... 101
Explotaci6n sexual de las mujeres y las niias haitianas............................... 102
Problems engendrados por el caracter illegal del sistema entero.......................... 103
La cuesti6n de la trata de personas ........................................................ 103
Capitulo VIII: Otros Sectores que Emplean Mano de Obra haitiana........................... 105
Los haitianos en las fincas de los agricultores dominicanos................................... 105
Hombres haitianos en la industrial de la construcci6n dominicana............................ 107
Mujeres haitianas en el comercio sexual dominicano............................................... 109
Los niios haitianos en las calls dominicanas..........................................................113
Lim piabotas haitianos .......................................................................................... 113
Mendigos haitianos en calls dominicanas................................................. 114
Capitulo IX: Resumen de Conclusiones y Recomendaciones.................................... 119
Resumen: Los niiios restavek en Haiti.................................................................... 119
Opciones program6ticas: Los niios restavek de Haiti.............................................. 123
Resumen: Otras formas de labor de niios haitianos .............................................. 130
Resumen: Los nirios y la frontera ............................................................................ 131
Implicaciones programaticas: Los nifos y la frontera.............................................. 135
Las sensibilidades dominicanas y los dilemas de los haitianos................................138
Las expulsiones colectivas........................................................................................ 140
Los haitianos en la industrial de la construcci6n........................................................ 144
Los distintos tipos de trata de personas en la Repiblica Dominicana.................... 144
B ibliografia ........................................................................................................... 146
Anexo I: Itinerario de Glenn R. Smucker....................................................................... 153
Anexo II: Itinerario de Gerald F. Murray........................................................................ 159
Anexo III: Los proverbios haitianos sobre los nifios.................................................... 166
Anexo IV: Ideas y reflexiones para el disefo de programas....................................... 167
Campaias publicitarias para la comunidad internacional....................................... 167
Campafas publicitarias de los medios de comunicaci6n para Haiti .......................168
Programs especificos en los barrios. ........................................ 170
Anexo V: Comentarios hechos durante presentaciones de resultados ........................ 176











CAPiTULO I: INTRODUCCION
PROPOSITO

El present studio document las varias formas de abuso infantil a que se someten los
niros haitianos tanto en su pais natal como en la vecina Repiblica Dominicana. El
prop6sito primordial del studio es recopilar la evidencia que existe con relaci6n a la
trata de niios tanto en Haiti como al otro lado de la frontera. Presentaremos evidencia
pertinente a los sistemas, las redes y los actors involucrados en las modalidades mas
graves de la trata de niios.

La trata de niios es abusiva por definici6n. Empero, no fue esa la Onica forma de
maltrato que encontramos durante la investigaci6n. Es por eso que en este studio
tambi6n exploramos los usos y abuses a que se someten los niios haitianos, el
context social y cultural en que se desenvuelve la mano de obra infantil, y los
diferentes arreglos y condiciones bajo las cuales se desemperan los niios que habitan
fuera de su hogar. En particular haremos referencia a dos tipos de arreglos: (1) la
colocaci6n de niios haitianos como sirvientes de otras families haitianas, fen6meno que
com6nmente se conoce por el nombre de restavdk (literalmente, "viviendo con"), y (2) el
movimiento de nifios haitianos a trav6s de la frontera para trabajar en la Repiblica
Dominicana.

El studio pretend clarificar e ilustrar los patrons de reubicaci6n y trata de niios, el
origen y destinaci6n de estos nifios, los antecedentes culturales relacionados con dar y
recibir nifios, a la vez que hace hincapi6 en las caracteristicas sociales de las families
que presentan un alto riesgo de victimizar a los niios que reciben. El studio tambi6n
identifica los sistemas existentes en el reclutamiento de niios haitianos destinados a la
Rep6blica Dominicana, las rutas mediante las cuales se transportan los nifos de un
pais a otro, y las condiciones en que viven los niios haitianos en el vecino pais. La
investigaci6n tambi6n se ocupa de identificar los factors que incident en la reubicaci6n
de nifios fuera de su hogar o en que sean victims de la trata de niios. Estos factors
incluyen pobreza, muerte de uno o de los dos padres naturales, niios que huyen de sus
hogares, y proximidad de puntos focales donde hay demand de mano de obra infantil,
tales como pueblos, centros urbanos, mercados fronterizos, y demand/ disponibilidad
de mano de obra barata en la Rep6blica Dominicana.

El prop6sito de este studio es el de diseminar informaci6n de utilidad para aquellas
agencies y grupos a qui6nes corresponde aliviar los problems de abuso y trata de
ninos haitianos. Por tanto, el report identifica puntos de relevancia program6tica,
propone actividades y ofrece recomendaciones practices.

EL CONCEPT DE LA TRATA DE PERSONAS

El concept fundamental de este studio es la trata de personas. En su forma mas
gen6rica, la trata de personas puede incluir los siguientes elements:

(a) Un trabajador,
(b) Una persona que pueda utilizar un trabajador,
(c) Una transacci6n financiera que asegure que el que necesite mano de obra tenga
acceso a ella,
(d) Una transacci6n financiera que asegure al trabajador acceso a un empleo,










(e) La presencia de un intermediario o de un corredor en la cadena oferta/demanda
de la mano de obra,
(f) Uso de coacci6n, abuso, o engaiio en la transacci6n.

El impetu que sustenta esta investigaci6n cae dentro de la categoria de "formas graves
de trata" de niios, tal y como se define en el Acto de Protecci6n a Victimas de Trata de
Personas (Trafficking Victims Protection Act. )1 En esa legislaci6n la condici6n de grave
se aplica a situaciones donde hay intimidaci6n, violencia, o amenazas:

a. Trata de personas con fines sexuales, en que actos sexuales con fines
comerciales se inducen por fuerza, fraude, o coercion, y en el que se involucran
a menores de 18 alos; o
b. Reclutamiento, albergue, transport, u obtenci6n de una persona para fines
laborales, mediante fuerza, fraude, o coercion para someter a esa persona a
trabajos involuntarios, peonaje, servidumbre, o esclavitud.

La legislaci6n define a los menores de 18 afos como niios. Especifica ademas, que la
determinaci6n de la condici6n de servidumbre involuntaria debe incluir amenazas,
coerci6n fisica, o abuses al process legal. La esclavitud se define como "una persona
sobre la cual se imponen los derechos de propiedad." Entre las pr6cticas afines a la
esclavitud se incluye "la distribuci6n de nifos con fines de explotaci6n." 2

El Departamento de Estado de los Estados Unidos realize studios anuales sobre la
incidencia de la trata de personas en diferentes paises y sobre la respuesta de los
respectivos gobiernos a cada situaci6n. Cien victims se consider un n6mero
representative. De acuerdo a estos est6ndares, Haiti present niveles graves de trata
de personas. En junio de 2003 la Oficina para Supervisar y Combatir la Trata de
Personas del Departamento de Estado (Office to Monitor and Combat Trafficking in
Persons) identific6 a Haiti como un pais de "Nivel 3" la categoria mas grave que
confiere el departamento. El fen6meno que amerit6 esa categorizaci6n fue mayormente
la condici6n de explotaci6n a que se someten los niios "restav6k" en ese pais,
particularmente aquellos niios que se usan como sirvientes dom6sticos, prActica 6sta
que cae dentro de la categoria de trata para explotaci6n laboral. El report sobre la
Trata de Personas tambi6n hizo hincapi6 en los ninios haitianos que se Ilevan a la
RepQblica Dominicana con fines similares. 3

AREAS DE INVESTIGATION

Tanto en Haiti como en Rep6blica Dominicana, las redes de oferta y demand para
niios haitianos son mas complejas que las definiciones de trata de personas a que
hemos aludido anteriormente. Empero, la demand de niios va mas all de reclutar
nifios restavek para servicio dom6stico. Cabe entonces preguntarnos, ,en que consiste
la trata de nifios en este tipo de circunstancias?



' State (6/11/03, p. 5), Trafficking in Persons Report, basado en el Trafficking Victims Protection Act
(Division A of Public law 106-386), promulgado en octubre de 2000.
2 US Department of State, Model Law to Combat Trafficking in Persons, producido por The Office to
Monitor and Combat Trafficking in Persons, 12 de marzo, 2003.
3 Ver Trafficking in Persons Report, Office to Monitor and Combat Trafficking in Persons, June 11, 2003.










Para clarificar el concept de trata de personas, este studio examine una variedad de
arreglos laborales que utilizan mano de obra infantil al igual que otros arreglos mediante
los cuales los niios se reubican fuera de su casa. No todos los arreglos constituyen
trata. No todos los niios que habitan fuera de su hogar natal se consideran sirvientes
infantiles restavek. Iniciamos nuestra investigaci6n de forma neutral, investigando los
concepts de reclutamiento infantil y movilizacion de la mano de obra infantil. Acto
seguido, se identificaron diferentes categories de demand para niios y diferentes
redes de trata de nifos. Las pautas que guiaron el trabajo de campo fueron las
siguientes:

La movilizaci6n de la mano de obra infantil fuera del hogar natal, un fen6meno
mediante el cual los niios haitianos (a) trabajan para otros, y (b) viven lejos de
sus padres naturales o de sus guardianes.
Los patrons usados en el reclutamiento de nifos haitianos y trabajadores
infantiles tanto en la Republica Dominicana como en Haiti.
Los patrons de abuso infantil que caen dentro de la categoria grave trata de
personas, incluyendo servidumbre involuntaria, esclavitud, y distribuci6n de
nifos con fines de explotaci6n.

Para investigar la problem&tica del abuso infantil y la trata de niios, se hizo un esfuerzo
especial para documentary los diferentes tipos de reclutamiento de mano de obra infantil
existentes que Ilenaran uno o mas de los criterios siguientes:

Pago de dinero a intermediaries que conectan a qui6nes suplen mano de obra
con qui6nes la consume,
Aplicar a los niios medidas de coerci6n tales como (a) Ilevarlos al lugar de
trabajo, (b) forzarlos a trabajar una vez est6n alli, ylo (c) impedirles que se
vayan,
Usar violencia fisica, sexual, o verbal, o someterles a condiciones de vida
infrahumanas en cuanto a comida, ropa, vivienda, escolaridad, y cuidado
m6dico.

Los escritos y algunas voces dentro de la comunidad international califican de abusive
cualquier forma de arreglo extradom6stico que involucre el intercambio de mano de
obra infantil a cambio de cuido y escolaridad. Algunos haitianos y dominicanos tambi6n
lo perciben de esa forma. Sin embargo, muchos otros rehOsan aceptar que el
intercambio de trabajo por escolaridad es inherentemente abusive y lo perciben en
forma mas positive. En vista de este dilema, a continuaci6n presentaremos un analisis
antropol6gico donde se intentar6 esclarecer ambas posiciones.

LA LITERATURE

Durante las dos Iltimas d6cadas se ha despertado much interns con relaci6n a los
sirvientes infantiles restavek de Haiti; sin embargo, se ha publicado poco sobre la trata
de personas y aun menos sobre la trata de niios. Aun mas, los grupos interesados en el
respeto de los derechos humans en Haiti no han demostrado gran inter6s ni en los
niios restavek ni en la trata de nifios. Dos notables excepciones son la Coalici6n
haitiana pro Defensa de los Derechos del NifSo (Coalition Haitienne pour la Defense des
Droits de I'Enfant, COHADDE) y la Coalici6n Nacional pro Derechos haitianos (National
Coalition for Haitian Rights, NCHR). El Grupo de Apoyo a Repatriados y Refugiados
(Groupe d'Appui aux Repatri6s et R6fugi6s, GARR) desempefia una buena labor con










respect a la trata de personas hacia la Rep0blica Dominicana y al problema de la
repatriaci6n forzada, pero no trata directamente con los derechos de menores. Las
organizaciones internacionales interesadas en los nifios restavdk incluyen el Fondo
International de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Organizaci6n
International del Trabajo (ILO) y el Programa Internacional para la Eliminaci6n del
Trabajo Infantil (IPEC), la International Organization for Migration (IOM), al igual que
organizaciones internacionales no gubernamentales (ONGs) tales como Save the
Children y World Vision cuya misi6n primaria son los servicios a la infancia.

El studio reciente mas pertinente a la trata de nifos est6 basado en investigaciones
realizadas en dos comunidades del norte de Haiti, Plaisance y Pilate, y en varias
localidades de la Rep6blica Dominicana (Tejeda et al., OIM, 2002). Ese studio
encontr6 evidencia de reclutamiento de niiios haitianos por parte de traficantes que
operan en esas comunidades nortefias e identific6 various formas de trabajo infantil a
que se someten los nifios haitianos en la Repiblica Dominicana. El report incluye
informaci6n sobre diversas formas de cruzar la frontera e informaci6n general sobre las
condiciones de vida de los nifios que trabajan en la Rep6blica Dominicana. El report
estim6 que alrededor de 2,000 nifios o mas cruzan la frontera anualmente procedentes
de tres departamentos ubicados en la parte norte de Haiti.

El present studio tambi6n se ha beneficiado de reports recientes sobre temas tales
como la inmigraci6n fronteriza, el dilema de los haitianos indocumentados en la
Rep6blica Dominicana, y la repatriaci6n forzada (ver Ferguson 2003, IHRLC 2002, y
GARR 2001). Americas Watch y NCHR tambi6n han demostrado interns en la condici6n
de los trabajadores haitianos en la Republica Dominicana, especialmente en la industrial
azucarera, incluyendo reports de testigos oculares sobre prActicas coercitivas de
trabajo, reclutamiento forzado, mano de obra infantil, trata de personas, y el uso de
buscones el t6rmino con que los dominicanos denotan los agents e intermediaries
que desempefan un sinnumero de servicios.4 Entrevistas realizadas en el context de
este studio indican que muchas de esas condiciones siguen vigentes, incluyendo la
trata de personas para la zafra, a pesar de que ese sector se ha privatizado bastante en
los 6ltimos aios.

Defensores de los nifios restavdk han generado reports de much utilidad sobre los
origenes hist6ricos y la actual explotaci6n de nifos como sirvientes dom6sticos sin paga
pero esos reports incluyen poca informaci6n sobre la trata de nifos. El lector deber6
consultar HSI (2002), McCalla y Archer (NCHR 2002), e IPSOFA (1998). Para reports
mas recientes se sugiere consultar Raymond (2003) y Mildred Aristide (2003).

La mayor parte de lo que se ha escrito sobre los restavek aparece en reports de ONGs
locales e internacionales. Una excepci6n important se encuentra en la autobiografia,
escrita en ingles, de un antiguo restav6k haitiano (Cadet 1998), trabajo que ha generado
much concientizaci6n entire los norteamericanos. En Haiti, la voz mas elocuente que
han tenido los niios restavek ha sido la historic de Ti Sentaniz de Maurice Sixto (ver
Sixto, Volumen 3, 2001, disco compacto. El nombre de este personaje popularizado por
Sixto ha pasado a former parte del lenguaje local y es hoy sin6nimo del pequeiio
sirviente restavek.

4 Ver Americas Watch, NCHR, y Caribbean Rights Publications por Canejo (1991), Canejo, Garro, &
Zeisler (1992), Canejo & Wilentz (1990), Mariner & Strumpen-Darrie, 2002.











Otros temas relacionados con el trabajo y trata de menores incluyen los niios de la calle
(Bernier y Ponticq 1999, Pierre 2003a&b), los derechos del nifio (COHADDE 2002a&b,
Trouillot 2001), los hu6rfanos (IMPACT, sin fecha) y los trabajadores dom6sticos
(Vernet 1935).

TRAFICO Y TRATA

Los dilemas de Haiti conllevan a la emotividad en el lenguaje. Aon entire los
investigadores, la condici6n de Haiti como el pais mas pobre del hemisferio provoca
lenguaje empapado tanto de emoci6n como de acusaci6n. El tratamiento discriminatorio
a un gran nOmero de nifios haitianos que viven separados de sus padres biol6gicos, ha
levantado acusaciones de esclavitud. Asimismo, el trifico de nifios haitianos a trav6s de
la frontera dominico-haitiana ha conllevado a acusaciones de trata de nifios y ha
resucitado el fantasma de la trata de esclavos, ahora enfocada hacia los nifos
haitianos.

Necesidad de precision en el lenguaje. El lenguaje que se utiliza para abogar a favor
de los nifios haitianos con frecuencia carece de precision. Sin embargo, cuando se
realizan investigaciones de campo, urge ser precise. Tal como sefal6bamos
anteriormente, el Departamento de Estado de los Estados Unidos utiliza varias
categories para referirse a la trata de personas, categories bien definidas en sus
reports. En el present informed, el t6rmino tr6fico se define como el movimiento illegal
de personas o de mercancia a trav6s de fronteras internacionales. El termino abuso, en
terminos generals, se refiere al tratamiento cruel que implica la explotaci6n de
personas.

TrAfico versus trata. En el curso de las entrevistas de campo, los investigadores
encontraron numerosos casos de tr6fico que no implicaban trata, por ejemplo, menores
que voluntariamente pagaban a traficantes para que les Ilevaran a la Rep0blica
Dominicana a cortar caia. En las investigaciones de campo tambi6n se pudo
documentary casos de trata sin trifico, por ejemplo, intermediaries en ambos paises que
engafiaron a padres haitianos en el process de reclutar nifios para Ilevarlos a sitios
distantes, ya fuera en Puerto Principe o en Santo Domingo.

PrActicas similares a la esclavitud. Los casos en esta categoria se asemejan al tr6fico
pero no Ilenan la definici6n t6cnica de esclavitud porque los nifios no han sido ni
vendidos ni comprados, y aOn en principio, los padres biol6gicos hubieran podido
rescatar sus hijos en cualquier moment. En un caso bastante contundente de trafico,
un intermediario convenci6 a una madre en un batey5 de Barahona a enviar a su hija de
12 afos a trabajar para una familiar dominicana en Santo Domingo, donde
supuestamente asistiria a la escuela. En vez, el traficante entreg6 la nifia al dueio de
un prostibulo a cambio de dinero. El dueno del prostibulo la encerr6 y vendi6 los favors
sexuales de la nifia a sus clients. En este caso, el traficante recurri6 al engafio y a la
coercion para someter la nifia a una situaci6n de explotaci6n, pero no hubo trafico.
Aunque el caso no cae dentro de la categoria esclavitud, represent sin embargo, una
forma grave de trata de nifios parecida a la esclavitud ya que implic6 "la explotaci6n de
un menor."

s El t6rmino batey se refiere a la concentraci6n de viviendas donde viven los trabajadores de campos
azucareros en la Repfiblica Dominicana.











Trafico mis trata. Finalmente, los investigadores confrontaron situaciones que
involucraban tanto trata de personas como trafico, tales como casos de nifos haitianos
entregados a families que les forzaban a mendigar. En otros casos, los traficantes
reclutaron bachilleres para trabajos de oficina supuestamenite bien remunerados, pero
en vez los Ilevaron a bateyes donde les dieron machetes y los pusieron a cortar caria. A
estos j6venes no se les impusieron restricciones fisicas, pero como habian invertido
todo su dinero en la operaci6n, no tenian forma de regresar a Haiti. Estos casos
involucran trafico y fraude en las practices de reclutamiento, lo que les convierte en
prototipos de trafico superpuesto a la trata.

METODOLOGiA DE INVESTIGATION

Por razones de tiempo, la present investigaci6n no incluy6 la obtenci6n de datos
cuantitativos del tipo que se obtiene cuando se utilizan encuestas. De hecho, la
b(squeda de nOmeros y de cuantificaci6n tiene mas sentido cuando primero se
identifican las variables que vale la pena cuantificar. Esta investigaci6n no trata de
poner a prueba una hip6tesis especifica sino que trata de analizar un sistema. Bajo este
prisma, se asume que hay uno o various sistemas sociales vigentes cuya funci6n es
reclutar la mano de obra de nifios haitianos. La tarea del investigator es descubrir y
describir esos sistemas. Cuando se trata de sistemas de comportamiento human que
incluyen multiples actors y nexos, el analisis de sistema empieza con la descripci6n
etnogrAfica. La investigaci6n tiene por objeto investigar los actors humans, los
components materials, y las conexiones entire los numerosos circuitos que
constituyen el sistema.

En la mayoria de los casos, a trav6s del trabajo etnografico se investigan aspects de la
vida social bien conocidos por muchos. En otros casos, sin embargo, el studio de
campo se enfoca en temas mas controversiales, tales como la trata de personas, el
trafico, o el uso de mano de obra infantil. Dichos temas requieren que se extraiga
informaci6n sobre conductas que los informants pueden considerar illegal, sensitiva,
abusiva, o vergonzosa. Tanto victims como beneficiaries de la mano de obra infantil
pueden poner resistencia a contestar preguntas por miedo a que les arrested, les
castiguen, o simplemente les rechacen. Del mismo modo, las entrevistas con nifios
pueden resultar sensitivas, ain en las mejores circunstancias.

En realidad, la mayoria de las entrevistas sobre las que se basa este studio,
involucraron t6picos sobre los que la gente podia hablar con esparcimiento. Pero
tambi6n se exploraron t6picos Ilenos de secret, ofuscaci6n o ilegalidad. Estas
limitaciones, al igual que los limits de tiempo, requirieron que los investigadores se
enfocaran en entrevistar informants claves e informants secundarios :

Informantes claves, i.e., actors primaries: aquellos directamente involucrados
con las redes de procurar mano de obra infantil, incluyendo (a) los padres que
envian sus hijos, (b) intermediaries o traficantes laborales, (c) empleadores de
nifios haitianos (casas de familiar, agricultores, otros), y (d) los niiios mismos.
Informante secundario: un individuo o grupo de individuos con informaci6n
direct sobre dichas redes. Estos individuos proven informaci6n direct sobre
los circuitos y prActicas imperantes a la vez que sirven de lazo entire los
investigadores y los informants claves.










Las categories de informaci6n etnografica utilizadas en esta investigaci6n incluyeron
acceso director a fuentes originales y observaciones de primera mano al igual que
observaciones indirectas o basadas en fuentes secundarias. Las t6cnicas utilizadas en
la recopilaci6n de datos incluyeron (a) entrevistas estructuradas, (b) conversaciones
informales, y (c) observaciones programadas. Se entrevistaron tanto fuentes primaries
como secundarias, y las entrevistas fueron realizadas en forma individual o colectiva.
Las observaciones programadas a veces fueron acompaiadas de conversaciones
informales, tales como cuando los investigadores observaron los diferentes roles
desempefados por niios en mercados de la zona fronteriza.

La mayoria de las entrevistas fueron grabadas para captar en palabras textuales las
opinions y puntos de vista de los entrevistados. Este m6todo tambi6n evita que se
distorsionen o se tergiversen las palabras y/o experiencias expresadas por los
entrevistados. A todos los entrevistados se les pidi6 autorizaci6n para ser entrevistados
y para grabar las entrevistas. Debemos hacer constar que al analisis de las grabaciones
y de las transcripciones fue uno de los aspects que mas tiempo tom6.

El instrument primario de investigaci6n fue la entrevista estructurada, una series de
preguntas usadas por los investigadores para Ilevar a cabo sus entrevistas. El
instrument difiere de los cuestionarios usados en encuestas en que es mas flexible y
las preguntas son mas abiertas, ya que se pretend producer tantos comentarios como
sea possible. A diferencia de los cuestionarios usados en encuestas, los cuales siguen
un orden pre-establecido, el formulario de entrevista constitute mas bien una guia de
los t6picos a cubrir pero los t6picos se pueden explorer en cualquier orden o se pueden
aiadir nuevos t6picos segin vayan surgiendo durante la entrevista. La flexibilidad de
este m6todo permiti6 que surgieran ideas e intuiciones que tal vez hubieran sido
opacadas de haberse seguido un sistema mas rigido.

Los directors de programs y los que est6n en posiciones claves para proveer fondos
necesitan cuantificar con precision ciertas variables importantes. Sin embargo, solo
pueden obtenerse estadisticas nacionales s6lidas cuando se hacen encuestas bien
calibradas con muestras representatives de la poblaci6n. Este studio no se basa en
ese tipo de investigaci6n cuantitativa. Por el contrario, utiliza un enfoque basado en
"consenso triangulado" mediante el cual se obtiene informaci6n de individuos y grupos
que tengan conocimiento sobre los t6picos investigados. Cada una de estas
metodologias tiene sus ventajas. Por limitaciones de tiempo optamos por la metodologia
cualitativa. Investigaciones futuras podrian incorporar ambos m6todos.

PREGUNTAS CLAVES

La pregunta clave de esta investigaci6n fue la siguiente: ,Cuales son los usos a que se
someten los nitos haitianos que viven fuera de sus hogares de origen? Para contestar
esta pregunta se recurri6 al concept de cadena de mano de obra infantil, es decir, la
trayectoria, decisions, y actors involucrados en reubicar un nifio desde el seno de su
hogar a otros lugares u hogares interesados en el trabajo de ese ni'o. Otras preguntas
claves:

1. LQui6nes son estos niios?
2. &Son mas vulnerable los hu6rfanos, los desamparados, los que huyen de sus
hogares y los que no viven con sus padres a caer dentro de la cadena laboral
infantil?










3. ,Qui6n suple y qui6n utiliza la mano de obra de menores?
4. ,Cu6les son los mecanismos mediante los cuales se reclutan y se movilizan los
nifios?
5. LCuNl es el rol de los intermediarios-remunerados o no-en la cadena de
trabajo infantil?
6. iQu6 trabajos desemperian los nifios que se colocan fuera de sus hogares?
7. Si viven con otras families, 6qu6 rol desempefian en esas families?
8. ,Son todos los nifios restav6k considerados como sirvientes ?
9. LD6nde viven los nifios que trabajan y cuales son sus condiciones de vida?
10. Cuales son las actitudes y perspectives de las families que envian y de las
families que reciben nifios, de los guardianes, o de cualquiera que utilice los
trabajos de un niio?

Estas preguntas establecieron los par6metros basicos para hurgar en otras esferas de
informaci6n, tales como las que listamos a continuaci6n:

Tradiciones relacionadas con enviar o recibir nifios
Categories de trabajo infantil y movimientos laborales
Factores que afectan el reclutamiento de mano de obra infantil
Families y nifios mas vulnerable a tratas internal y externas
Incentives para mano de obra infantil extra-dom6stica de parte de las families
que envian nifios
"* Est6n los nifios de acuerdo con tales arreglos? ,lnician los niios mismos tales
arreglos?
Aspectos relacionados con el g6nero dentro de la problem6tica de la mano de
obra infantil y la trata de ninios
Areas de gran trafico illegal, incluyendo areas del centro, del sur, y del norte, a lo
largo de los 380-kil6metros de frontera
Condiciones que confrontan los nifios haitianos al cruzar la frontera en ruta hacia
la Republica Dominicana o en plan de repatriaci6n forzada
6Regresan alguna vez los nifios que han sido victims de trata de nifios?
6Regresan acaso con algun dinero?
Evidencia de fuerza, fraude, coacci6n, o abuso fisico en el process de
reclutamiento y en los usos y condiciones de vida a que se someten los nifios
Evidencia de reclutamiento de nifios con fines de trabajo sexual

LUGARES DONDE SE LLEVARON A CABO LOS TRABAJOS DE CAMPO

Las entrevistas y observaciones sobre las que se basa esta investigaci6n estuvieron a
cargo de dos antrop6logos culturales con vasta experiencia tanto en la Republica
Dominicana como en Haiti. Los dos investigadores abarcaron lugares de la zona
fronteriza, pueblos pequefios, distritos rurales, y las dos ciudades capitales-Puerto
Principe y Santo Domingo. Smucker llev6 a cabo su trabajo de campo durante
noviembre y diciembre de 2003, y se concentr6 mayormente en Haiti; en los meses de
enero y febrero de 2004 realize otra series de entrevistas. A Gerald Murray le
correspondi6 el component dominicano del studio. Murray realize investigaciones de
campo en la Rep6blica Dominicana desde diciembre 2003 hasta principios de enero de
2004. A mediados de diciembre 2003, Murray y Smucker trabajaron juntos en
comunidades de la zona fronteriza dominicana, entrevistandose con families
dominicanas donde residian haitianos, o con families conformadas por parejas o










individuos dominico-haitianos. A veces las entrevistas se realizaban en conjunto; otras
veces cada investigator trabajaba por si solo.

Los investigadores utilizaron parAmetros funcionales y geograficos para seleccionar los
lugares donde habrian de tener lugar las entrevistas. Entre los lugares funcionales se
contaban los siguientes:

Sitios desde donde se original la mano de obra de menores,
Sitios donde se utiliza mano de obra de menores.
Parajes de la frontera por donde atraviesan los nifios

La expansion geografica de los lugares donde se realizaron las entrevistas no permiti6
un analisis profundo de ningun sitio en particular, pero si hizo possible que se
documentary una gran variedad de circuitos y situaciones de trabajo. Los parametros
geograficos de la investigaci6n de campo incluyeron zonas rurales y urbanas de los dos
paises ademas de sus respectivas ciudades capitals. Los investigadores tambi6n
trabajaron en ciudades paralelas de la frontera, cuyos nombres aparecen en la Tabla 1.

Tabla 1. Lugares fronterizos done se llev6 a cabo parte del trabajo de campo
Haiti Rep6blica Parajes a lo largo de la frontera Dominico-Haitiana
Dominicana
Ouanaminthe Dajab6n Regi6n norte de la frontera norte-sur
Ti-Lori Villa Anacaona Contiguo a la Carretera Internacional la carretera
Restauraci6n fronteriza que cruza por la parte este bordeando el
Macizo Central de Haiti
Belladere Elias Pifia Regi6n fronteriza central, aledania a la parte inferior
(Comendador) de la Meseta Central de Haiti
Savanette La Colonia, Zona montafiosa sur entire Belladere y Cornillon;
Hondo Valle entire Hondo Valle y La Descubierta en la RD.
Malpasse Jimani, La Hacia el lado sur de la frontera, pr6ximo a la planicie
Fond Parisien Descubierta del Cul-de-Sac y Puerto Principe
Point-a-Pitre Pedernales Limite sur de la frontera binacional


Murray y Smucker tambi6n trabajaron juntos en zonas mas distantes de la frontera tales
como Santiago y El Cercado. Otras Areas de la frontera donde tambi6n colaboraron y
que no fueron mencionadas en la Tabla 1 incluyeron las siguientes:

La Vigia (comunidad rural aledafia a Dajab6n),
Loma de Cabrera y Santiago de la Cruz,
Cruce de Mariano (un distrito rural),
La Restauraci6n y el distrito rural aledafio de Trinitaria,
Angel Felix, un distrito rural en las montafias en lo alto de La Descubierta y
enfrente de Grand Bois (St. Pierre/Cornillon, Haiti).

Ademas de las comunidades antes mencionadas Smucker tambi6n trabaj6 en las
comunidades fronterizas haitianas que se mencionan a continuaci6n:

Fond Verettes, al otro lado de la frontera con Lim6n
Boucan Chat, mercado rural fronterizo y lugar de cruce en el Bosque de Pinos










Savane Zombi, una vieja colonia agricola establecida despu6s de la massacre de
1937
Thiotte, important punto de transito para los haitianos repatriados por las
autoridades Dominicanas
Bananne, al otro lado de la frontera con Bananno, punto important de transito
para trabajadores haitianos indocumentados y para traficantes de personas

Smucker realize entrevistas con informants claves en las zonas de St. Marc y Petite
Riviere de I'Artibonite, Cerca Carvajal centroo), Belle Anse (sureste) y Les Anglais (sur).
TambiBn realize entrevistas en otras parties de Haiti, incluyendo localidades bastante
distantes de la frontera:

Puerto Principe,
Cap-Haitien,
Minan localidad rural de la tercera secci6n comunal del municipio de
Plaisance,
Mirebalais y la zona rural de Desvarieux,
Las Cahobas,
Layay una localidad rural en el municipio de Savanette.

Murray efectu6 su trabajo de campo en Santo Domingo y otras zonas de la Republica
Dominicana bastante distantes de la frontera. Realize entrevistas en la Embajada de
Haiti en Santo Domingo, en las oficinas de la Agencia de Desarrollo de las Zonas
Fronterizas del gobierno dominicano, en la Embajada Americana, en las oficinas de la
USAID, y con various ONGs incluyendo Alianza, MUDHE, y FUDECO. Convers6 con
emigrantes haitianos en Neiba, Tamayo, Polo, Palmarito, y en various de los bateyes
asociados con la industrial azucarera de la zona de Barahona. Acompaii6 al Padre
Pedro Ruquoy, sacerdote activamente involucrado en actividades en contra de la trata
de personas, en various viajes a los bateyes y a las comunidades donde se albergaban
provisionalmente haitianos que acababan de ser introducidos al pais, en espera de ser
trasladados a otros lugares del pais. Tambien entrevisto a trabajadoras sexuales tanto
dominicanas como haitianas en Boca Chica y en Santo Domingo, a haitianos
involucrados en el ramo de la construcci6n y del turismo, y a otros que se ganan la vida
como limpiabotas o mendigos. Sus entrevistas alcanzaron un total de 60 horas de
grabaciones, y la mayoria fueron transcritas.

EL INFORMED

El resto de este informed se distribuye en cuatro secciones:

un narrative basado en las entrevistas e investigaciones que Smucker llev6 a
cabo en Haiti y en zonas fronterizas dominicanas (Capitulos II a IV),

un narrative basado en las entrevistas e investigaciones realizadas por Murray
en la Rep6blica Dominicana (Capitulos V a VIII),

una sintesis de los hallazgos y recomendaciones mas importantes (Capitulo IX),

una series de cinco anexos:

> (I y II) listas de lugares visitados y personas entrevistadas,










> (111) proverbios y adagios haitianos relatives a la infancia,
> (IV) un texto donde se ventilan ideas y se consideran en mas amplio detalle algunas
recomendaciones y opciones programaticas
> (V) reacciones y comentarios de participants en cada una de las cuatro
presentaciones informales de resultados realizadas por los investigadores.

Este informed es product del trabajo de dos autores. La division de labor basicamente
se organize por naci6n, un autor (Smucker) enfocandose sobre Haiti y otro (Murray)
sobre la Repiblica Dominicana. Ambos investigadores trabajaron independientemente
con los mismos t6picos, incluyendo reclutamiento laboral, trafico, ubicaci6n de nihios
fuera de sus hogares natales. A primera vista, esto podria parecer redundante. Pero en
efecto, este enfoque bifocal no solo se ha retenido sino que ha contribuido a enriquecer
el report ya que capta los diferentes contextos sociales y los usos a que se someten
los menores en dos paises vecinos pero con diferentes problem6ticas.











CAPiTULO II: NINEZ EN PELIGRO


Para poder captar los patrons que caracterizan el abuso infantil y la trata de ninios a la
vez que identificar las posibilidades de intervenir en el sistema, es Otil empezar con un
analisis del medio social y cultural en el que se desarrolla la nifiez. Mas aOn, queriamos
identificar las reglas generals que gobiernan el trabajo de menores en las sociedades
bajo studio, al igual que las reglas mas especificas concernientes a dar y recibir nifios.
Tambi6n nos interesaba conocer las condiciones sociales que motivan tales
transacciones. Cabe entonces preguntar, 6cuales son las normas sociales o culturales
que sustentan el trabajo de menores, incluyendo el trabajo dentro de sus propios
hogares? LQui6nes son los nifios mas propensos al abus o a la trata? Estas son
algunas de las preguntas generals que exploramos, preguntas 6stas que sirvieron de
plataforma para entender la problem6tica mas especifica del abuso de menores y la
trata de nifios.

CONSIDERACIONES HISTORICAL

La sociedad haitiana muestra una estratificaci6n de classes bastante marcada. Del
mismo modo, los arreglos politicos tienden a serjerarquicos y autoritarios. Ambas
caracteristicas se remontan al tiempo de la esclavitud y de la vida en las plantaciones.
Los nifios restavek que encontramos en el Haiti de hoy no son realmente esclavos.
Empero, la forma en que se tratan los nifios restavek corresponde a antiguos patrons
de jerarquia, dominancia, y arreglos laborales autoritarios. Tales arreglos laborales
pueden incluir arreglos oportunistas de explotaci6n mediante los cuales se extrae
trabajo pero divorciados de toda compasi6n, particularmente cuando los arreglos de
trabajo no se mitigan por lazos familiares, otros lazos, u obligaciones.

ACTITUDES HACIA LA NINEZ

Valor econ6mico. Para que a una persona se la tome en serio en Haiti rural, es
important tener hijos. Como en otras sociedades agrarias, los campesinos haitianos
valorizan las families grandes. Tradicionalmente, los ninios se aprecian y se consideran
un regalo de Dios. Desde temprana edad, los nifios contribuyen a la economic del
hogar. Los beneficios econ6micos aportados por los niios se reflejan en various adagios
populares algunos de los cuales presentamos a continuaci6n (ver ademas el Anexo 111)6:

Los nifos son la riqueza de los pobres.
Los nifos son dinero ahorrado.
El burro procrea para poder descansar su lomo.

Valor de los niflos en la vejez. Los nifios que resident en sus hogares ayudan en una
variedad de tareas dom6sticas y de campo. Tambi6n se consideran una inversion para
el future. Una campesina que entrevistamos en Minan (Plaisance) suplementa los
modestos ingresos que obtiene de su parcela con pequefias actividades comerciales

6 A menos que no se indique lo contrario, las palabras textuales que ofrecemos en esta secci6n son
traducciones de proverbios haitianos. Los proverbios aparecen en el Anexo II. Los proverbios son parte
del language diario de la mayoria de los haitianos, especialmente los de zonas rurales. Ellos expresan
valores y tradiciones haitianas, y sirven de marco de referencia cuando se exploran actitudes de una
sociedad hacia sus nifios.










que realize en un punto de la carretera, a dos horas de distancia de su hogar. A nuestra
pregunta, 6por qu6 quieres enviar tu hijo de 10 afios a la Rep0blica Dominicana? nos
contest lo siguiente,

Depi yon moun ranje yon kivdt Desde que una gente Ilena su macuto
ale nan mache, y se va al mercado,
ou g'on ti moun deye ou, con su nifio atras,
ou gen lespwa demen tiene la esperanza que en el dia de mafana
yap pote yon ti bagay pou ou. Ese mismo nino algo le traerA.

Respondiendo con una metafora sobre el Mercado, esta mujer campesina decidi6
enviar su hijo al otro lado de la frontera con la esperanza de mejorar sus condiciones de
vida y-eventualmente--su capacidad de ayudar a sus padres.

Al igual que en otras sociedades agrarias, se espera que los nifios rurales haitianos se
conviertan no solo en personas que puedan valerse por si mismas sino que puedan
tambi6n ayudar a sus padres, especialmente cuando 6stos Ileguen a la vejez. Un viejo
proverbio haitiano ilustra el concept: Los ninos son el bast6n de los ancianos.

Es interesante notar que en la Repiblica Dominicana encontramos una variante del
mismo tema. El cuidado durante la vejez es una motivaci6n bien important cuando se
reclutan nifias haitianas como hijas de crianza en families campesinas dominicanas,
especialmente families de la zona fronteriza. Estas families dominicanas cuentan con
los hijos de crianza haitianos para ayudarles en su vejez.

Respeto y jerarquia. Las entrevistas con haitianos pusieron de manifesto una gran
variedad y riqueza en cuanto a proverbios relatives a la infancia. Pero tambi6n revelaron
contradicciones: Algunos adagios sugieren cierta crueldad hacia los ninios y otros
reflejan compasi6n. Los mas crueles enfatizan la importancia de entrenar a los nifios, de
ensefiarles respeto hacia los adults, y hacen hincapi6 en la conveniencia-o mas bien
necesidad-de utilizar el castigo corporal como m6todo de discipline:

Los niFios son como animalitos.
A los niios hay que pegarles.
El mejor remedio para un ni~o insolente es el Iltigo.
Ninios insolentes sus barbas crecen en el cementerio.

En principio, referirse a los nifos como animalse" puede usarse afectuosamente, para
denotar que los nifios pequefios viven en un mundo de juego, pero tambi6n dice much
de su condici6n social dentro de la jerarquia familiar y del process de socializaci6n. Los
nifios carecen de entrenamiento, debe ensefibrseles c6mo comportarse, necesitan
discipline, necesitan aprender a respetar a los mayores. Los padres se esmeran por
imponer est6ndares rigurosos de obediencia y respeto a la autoridad, incluyendo
respeto a los hermanos mayores y a otros adults.

Tradicionalmente, este process incluye inculcar a los ninios miedo hacia la autoridad y el
poderio de los adults: Los adults no se pueden poner tu ropa, pero si se pueden
comer tu comida. M6traux (1952) estableci6 una conexi6n entire los patrons de crianza
autoritarios y los sistemas politicos autoritarios predominantes en esta sociedad tan
marcada por la jerarquia y la estratificaci6n de classes.










Otros proverbios enfatizan la protecci6n que se debe a los menores. El castigo corporal
es aceptado pero tambi6n tiene sus limits. Por ejemplo, hay un adagio que dice, Los
adults no son Dios, los niios no son perros. Ya que se espera que los niios est6n a
disposici6n de los adults, debemos traer a colaci6n otro adagio similar, La gente puede
estar a tu servicio, pero eso no quiere decir que sean perros. Ambos pensares reflejan
simpatia por los de abajo, pero tambi6n evocan el potential de abuso y las distinciones
entire servidores y servidos.

Valores. Otros valores que salieron a relucir a trav6s del lenguaje vivido de nuestros
informants reflejan otros aspects de la crianza infantil. Los niios deben aprender
generosidad y deben responder a las necesidades de su familiar. Los padres deben
estar dispuestos a sacrificarse por sus hijos, lo que incluye proveerles escolaridad y -en
el caso de families cat6licas-enviarles a classes de catecismo y primera comuni6n
...para que no mueran como si fuesen caballos (i.e., para que sean completamente
humanss. Los padres generalmente expresan un deseo ferviente de que sus hijos se
eduquen y se sienten orgullosos de enviar sus hijos a la escuela, aon cuando esto
represent enviarles a vivir con otros a temprana edad.

Lazos de parentesco y obligaciones. Los haitianos tienden a tener una fuerte
orientaci6n hacia los lazos de parentesco y las obligaciones familiares, incluyendo la
familiar extendida, el parentesco ritual (compadrazgo), y el parentesco ficticio. Un
corolario de este concept son las distinciones entire familiares y desconocidos,
distinciones 6stas que tambi6n se aplican a la familiar political: "Tu suegra no es tu
madre, tu suegro no es tu padre." Tambi6n se aplica a los hijos de otras personas:
Cuando babies al hijo de otro, Iivale un lado y d6jale el otro lado sin lavar. Es decir, los
hijos de otros son leales a sus propios padres, de forma que no cuentes con su lealtad
hacia ti. Esta noci6n deja ya entrever algunos de los hallazgos de nuestro studio con
relaci6n al tratamiento diferencial que reciben los niios que se mandan a vivir con otros.

El trabajo infantil. Ya para los 6 afos de edad, se espera que los ninios sirvan a los
adults, hagan pequeios quehaceres dom6sticos, y gradualmente empiecen a
desempefiar labores de campo y trabajos de mercado, de acuerdo a las divisions de
labor correspondientes a su sexo. Bastien (1985, 82) encuentra que hay una clara
demarcaci6n en las relaciones padre-hijos cuando los niios Ilegan a la edad en que
pueden trabajar en la casa. En este moment, la severidad y el castigo corporal son
suplantados por la tolerancia y consentimiento mas caracteristicamente asociado con la
primera infancia. Bastien denota que esto represent un cambio abrupto y
potencialmente traum6tico.

Las observaciones de campo de Bastien datan de la d6cada de los 50; sin embargo,
nuestro trabajo de campo sugiere que, a pesar de algunos cambios, estos patrons
basicos siguen vigentes. Todavia hoy se observe un cambio notable en las expectativas
hacia los niios al Ilegar 6stos a los 6 afios, moment 6ste en que se espera que los
niios asuman mayor responsabilidad en el trabajo dom6stico. Y tal como era la usanza
en tiempos de Bastien, el castigo corporal sigue siendo la norma.

En estos tiempos, la evidencia es contundente, de que entire las edades de 6 y 10 afos
a los ninios se les recluta activamente para colocarlos fuera de sus hogares. Estas
edades son precisamente las edades en que los nifios se envian a la escuela, cosa
dificil en un sector rural caracterizado por pobreza acuciante y pocas escuelas. Hemos
establecido que un element important en la reubicaci6n de niios fuera de sus










hogares es el deseo de los padres de educar sus hijos. De forma que, las families que
no envian los nifios restavek a la escuela est&n violando el pacto que hicieron con los
padres biol6gicos del nifios.

Nifiez interrumpida. Las entrevistas de campo tambi6n sugieren cambios en las
edades en que a los ninios se les consider "independientes." Tal parece que ya para
los 10 afios y a veces hasta menos, a los nifios se les separa de su familiar y manejan
sus vidas, en diverse media, practicamente solos. Invariablemente, esto refleja
hogares en crisis y conlleva a la interrupci6n del ciclo normal en el desarrollo y
socializaci6n del nifio. Entre los casos que encontramos en el curso de la investigaci6n,
especialmente en pueblos de provincia y zonas fronterizas, esta independencia parecia
former parte de los siguientes escenarios:

nifios que no estaban siendo enviados a la escuela y abandonaron sus hogares
por voluntad propia en busca de comida, empleo, o vivienda con otras families,
nifios huyendo de situaciones donde eran objeto de abuso fisico, incluyendo
reubicaci6n en situaciones de restav6k,
nifios que, segin informaron, les habian secuestrado para colocarlos como
restav6k,
niiios forzosamente repatriados por las autoridades dominicanas, separados de
sus padres o guardianes en el process, y dejados en los puntos de paso de la
frontera.

Casos como estos, indudablemente constituyen un porcentaje pequefio de niios y
situaciones; sin embargo, tales casos sirven para ilustrar un problema social que se da
con mas y mas frecuencia a ambos lados de la frontera. Tambi6n son sintom6ticos de la
profunda crisis que afecta al sector rural haitiano.

LA CRISIS DEL SECTOR RURAL

Pobreza. En t6rminos macro-econ6micos, la nivel de pobreza del Haiti rural es sumamente
alto afectando sobre el 80 por ciento de las families rurales haitianas de acuerdo a los
estandares de la FAO sobre consume de calories e ingresos per capital. Ademas, a pesar de
la alta demand para escolaridad en las zonas rurales, solo una minoria asiste a la escuela.
La mitad de los que asisten sobrepasan la edad correspondiente al grado a que asisten.
Datos de la d6cada de los 1990 indican que solo un 20 por ciento del dinero designado a la
educaci6n piblica en Haiti Ilega a las zonas rurales, a pesar de que es en las areas rurales
donde vive la mayoria de los ninios de edad escolar.

Emigraci6n. No debe a nadie sorprender, que los datos de este period tambi6n revelan
una alta tasa de emigraci6n de las areas rurales. En una encuesta national el 29 por ciento
de los hogares reportaron emigraci6n de uno o mas de sus miembros. En la d6cada de
1990, la tasa promedio de crecimiento en el area metropolitan de Puerto Principe fue de 4.4
por ciento el double de la tasa national de crecimiento de la poblaci6n en general. Esta
rapida urbanizaci6n ha tenido dramaticas consecuencias sociales y political, incluyendo
aumentos sustanciales en la poblaci6n de los barrios urbanos y ha impactado grandemente



7 Para datos sobre educaci6n ver (MENJS 1997, 7) y Salmi (1998, 8). Sobre tasas de pobreza ver Wiens y
Sobrado (1998, 3-4).










la actual crisis political por la que atraviesa Haiti. El crecimiento urban acelerado se ha
debido principalmente a la emigraci6n de las areas rurales hacia las ciudades. 8

Toda la evidencia de que disponemos sugiere que la poblaci6n rural haitiana desde hace
much tiempo sobrepas6 la capacidad de sustento que la tierra le podia ofrecer. Las zonas
rurales contin0an teniendo tasas de fertilidad mas altas que las areas urbanas pero solo
represent un tercio de la tasa de crecimiento de la poblaci6n urbana-disparidad que se
debe primordialmente a la proporci6n de emigraci6n del campo a la ciudad. Posiblemente, la
poblaci6n rural haitiana constitute hoy menos del 60 por ciento de la poblaci6n del pais. A
los niveles de crecimiento urban de hoy en dia dos-tercios de los cuales viven en la zona
metropolitan de Puerto Principe- en el transcurso de esta d6cada, la mayoria de la
poblaci6n haitiana pasar6 a vivir a las zonas urbanas. Se estima que 70 por ciento de los
emigrantes que van del campo a la ciudad tienen de 10 a 29 afios. La partida de nifios-con
o sin sus padres-es sencillamente un component dentro del 6xodo de mayor dimension
por el que atraviesan las areas rurales de Haiti.

ENTREGA YACEPTACION DE NIROS

Los nimeros que documentan patrons y cambios macro sist6micos se traducen en
amargas realidades micro sist6micas, a juzgar por las decisions y realidades que confront
la gente de dia en dia, y que pudimos captar a trav6s de nuestras entrevistas. Va incluido
aqui el vasto complejo de maniobras que acompaiian la pr6ctica de entregar y aceptar nifios.
En Haiti tanto el entregar como el aceptar un niio se debe a diversas razones, y el
reclutamiento de sirvientes infantiles restavdk tal como se practice hoy en dia, es solo una
manifestaci6n dentro de la problematica global de los ninios que viven fuera de sus hogares.
Por ejemplo, es bastante comOn, y socialmente aceptado, que los niios haitianos pasen
parte de su nifiez viviendo con otros familiares. De alli que, dentro de la perspective del
andlisis cultural, no debe asumirse a prior que tales nifos son abusados, tratados como
sirvientes o sometidos a la trata de personas.

En general, la pr6ctica de que los ninios se vayan a vivir con personas fuera de su familiar no
es un fen6meno aislado en Haiti ni se da Onicamente en Haiti. Es un fen6meno socio-cultural
antillano que se observa tambi6n en otras regions de las Antillas. Antrop6logos que se han
dedicado al studio de las Antillas distinguen entire la familiar y el hogar como unidad
residential, denotando que no son lo mismo y que los miembros de una familiar nuclear no
siempre viven juntos. 9 Estudios antropol6gicos de la familiar antillana han identificado
unions extralegales, unions fr6giles, y reubicaci6n de nifios como elements centrales de
las estrategias para sobrevivir adoptadas por las sociedades post-coloniales, particularmente
segments sociales de la poblaci6n afro-caribefia.

Un hallazgo important del present studio es que tanto en la RepOblica Dominicana como
en Haiti existen pr6cticas culturalmente sancionadas con relaci6n a entregar y a aceptar
ninios, particularmente nitos pequefios. En ambos paises, al niio que entra a un hogar -
sea dominicano o sea haitiano-se le valoriza por su compafiia y/o por su contribuci6n a las
tareas dom6sticas o de campo. Sin embargo, existen diferencias importantes entire los dos
paises, algo que consideraremos m&s adelante.

8 Ver Smucker (2001, 326-328), Wiens y Sobrado (1998, 7), la base de datos national generada por BARA
(1997-1998) en la Universidad de Arizona, y EMMUS-II (1995, 1).
9 Ver Solien (1971), qui6n estudi6 los negros Carib, y Clarke (1957) quidn estudi6 la vida familiar en
Jamaica.











Un giro interesante observado en d6cadas recientes es la presencia de una modalidad bi-
6tnica en el lado dominicano de la frontera mediante la cual hogares culturalmente
dominicanos acogen niios haitianos como hijos de crianza. Algunos de estos nifos son
nacidos en la Rep6blica Dominicana. En otros casos, los dominicanos localizan niios de
sitios aledafos a la frontera haitiana para colocarlos en hogares dominicanos. En el curso de
nuestra investigaci6n pudimos observer que el fen6meno de ubicar nifios haitianos con
families dominicanas va en aumento. Las investigaciones de campo tambi6n revelaron que
el fen6meno de reclutar nifos haitianos tambi6n se observa en families culturalmente
haitianas que viven en Repiblica Dominicana, especialmente families que viven en zonas
urbanas lejos de la zona fronteriza.

i CUANTOS NINFOS VIVEN FUERA DE SUS HOGARES DE ORIGEN?

En su gran mayoria, los reports sobre nifos que viven fuera de sus hogares natales se
enfocan en los niiios restavek a qui6nes se explotan como sirvientes sin salario. Por un
sinn6mero de razones, estos constituyen un subgrupo dentro del grupo total de nifios que
viven fuera de sus hogares; sin embargo, existe muy poca o casi ninguna informaci6n s6lida
con respect a la incidencia de sirvientes infantiles restav6k. Los estimados fluctoan
considerablemente de un report a otro. Y la mayoria de los reports no se basan en
encuestas que tengan en cuenta la composici6n de cada hogar.

Dado que solo un segment de todos los nifos haitianos ubicados fuera de su hogar son
sometidos a explotaci6n como dom6sticos sin salario o sin escolaridad, este aspect no se
toma en cuenta adecuadamente cuando se hacen los estimados de restavek. Ademas,
cuando se utilizan datos censales, se hacen extrapolaciones del censo de 1982, ya obsolete.
La Tabla 2 present un sumario de los estimados de nifios restavek para el period 1982-
2002. La figure de 300,000 (IPSOFA 1998) asume que casi el 10 por ciento de nifios
haitianos son sirvientes restavek. La verdadera cifra se desconoce.

Aunque se cuenta con pocos datos con TABLA 2. ESTIMADOS DE NIOS RESTAVEK1
respect a los sirvientes infantiles N6mero Afo Fuente
restavek, existe mas y mas confiable 109,000 1982 IHSI/IBESR
informaci6n sobre los niios haitianos que 240,000 1984 Clesca
viven fuera de sus hogares. Los datos 109,000 1990 Dorelien
nacionales se basan mayormente en 200,000 1993 UNICEF
encuestas demograficas y de salud 130,000 1993 IPSOFA
300,000 1998 IPSOFA
financiadas por donantes intemacionales. 87,000 2000 EMMUS-III
173,000 2002 FAFO
Tambi6n existen algunos studios locales 400,000 2002 citado por M. Aristide
sobre composici6n familiar, que datan de
tiempos atras, incluyendo uno en las montafias encima de Grande Riviere du Nord
(Chateau-Noir) y otro en el Artibonito. Estos studios documentaron que 18 y 21 por ciento,
respectivamente, de nifios en dos comunidades rurales no vivian con ninguno de sus
padres. Para Chateau-Noir, la cifra incluy6 nifios identificados como "dom6sticos" o niios
"adoptados" informalmente. 10

10 Ver Smucker (1984, 195) para informaci6n sobre una localidad campesina de las montafias del norte, y
Rawson y Berggren (1973, 292) en el Artibonito. En la muestra de Smucker, la gente a veces us6 el
tdrmino "pitit adoptif' (niflo adoptado) pero esto se referia a adopciones "informales" mas bien que a
adopciones formales o legales.











Los hallazgos de estos studios locales coinciden bastante con cifras demograficas
nacionales y con las encuestas de salud de 1995 y de 2000 donde se reportaron cifras
bastante altas de incidencia de niios viviendo fuera de su hogar.11 La encuesta EMMUS-III
(2001) encontr6 que 20 por ciento de todos los nifos residents en zonas urbanas no
residian con ninguno de sus padres, comparado con 17 por ciento de niios (menores de 15
afios) en las zonas rurales. Ademas, un porcentaje mas alto de nifias (19 por ciento) que de
varones (17 por ciento) vivian separados de sus dos padres. Visto desde el punto de vista de
los hogares, el studio EMMUS-III encontr6 que 29 por ciento de hogares urbanos fuera del
area metropolitan de Puerto Principe incluian uno o mas ninios que vivian lejos de sus
padres, una proporci6n significativamente mas alta que la identificada entire los hogares
entrevistados tanto en zonas rurales como en Puerto Principe. En total, 22 por ciento de
hogares, o sea unos 377,000 hogares, incluian nifios viviendo separados de sus padres.12

Dado los indicadores de alto-riesgo en nifos, result de gran interns que 12 por ciento
(178,000) de niios haitianos entire los 10 y los 14 afios, edades cruciales para los nirios
domesticos restav6k, habian perdido por lo menos uno de sus padres. Solo 40 por
ciento de niios de esas edades vivian con sus dos padres, y 25 por ciento no vivia con
ninguno de los dos. Las families mas numerosos corren mas alto riesgo de tener que
reubicar nifios fuera del seno familiar, y mAs del 22 por ciento de families haitianas
incluia 7 personas o mas, con las families rurales mostrando promedios por hogar mas
altos que las urbanas.

Demograficamente, Haiti es una sociedad joven con 42 por ciento de la poblaci6n
general menor de 15 afios, y con una proporci6n mas alta de menores en las zonas
rurales (45 por ciento) que en las urbanas (38 por ciento).13 Por tanto, la poblaci6n de la
que se reclutan los sirvientes infantiles restavek (nifios entire los 5 y los 14 afos) es mas
o menos de 2,200,000 nifios con relaci6n a una poblaci6n total de ocho millones de
personas. En la actualidad, el n0mero de niios haitianos que viven separados de sus
dos padres probablemente excede los 650,000.

En suma, los datos de encuestas verifican una incidencia sumamente alta de reubicaci6n de
niios en otros hogares. Aproximadamente un quinto de todos los niios haitianos viven
separados de sus padres biol6gicos, y mas de un quinto de los hogares reportan tener uno
de estos nifos viviendo con ellos. AMn mas, estas figures subestiman el impact social que
tiene tal fen6meno sobre la sociedad haitiana ya que por cada hogar que recibe un niflo, hay
otro hogar que le entrega, a pesar de que algunos hogares pueden entregar o recibir mas de
un nifio, y algunos ninios pueden ser hu6rfanos.

Este perfil estadistico general es compatible con las practices bien conocidas de enviar nifios
rurales a vivir en areas urbanas para trabajar o para asistir a la escuela, cosa que ocurre en
escala masiva. La gran cantidad de nifos hu6rfanos a que hemos aludido anteriormente


" EMMUS-II (1995, 11-12) se bas6 en una muestra de 5,000 mujeres de edad f6rtil, 1,600 hombres entire
los 15-59, y un total de 4,818 hogares. EMMUS-III (2001, 11-14) se bas6 en una muestra de 9,595
families, incluyendo 44,573 personas. Ambas muestras se consideraron representatives tanto a nivel
national como a nivel de las zonas residenciales (area metropolitan de Puerto Principe, otras ciudaddes, y
areas rurales).
12 El censo national de 2003 (IHSI 2003, 7) estim6 la poblaci6n general del pais en 7,929,048 en el afio
2003, dividido entire 1,712,120 hogares con un promedio de 4.6 personas per hogar.
13 EMMUS-III (2001, 11).










corre un alto riesgo de ser colocados como criados de servicio dom6stico. Como se puso en
evidencia durante la investigaci6n de campo, tanto Puerto Principe como las otras areas
urbanas, general una gran demand para niios de servicio dom6stico. El area
metropolitan de Puerto Principe es tambi6n la destinaci6n mas important para niios que
salen fuera de sus hogares, especialmente para asistir a la escuela. Sin embargo, la
reubicaci6n de ninos fuera de sus hogares no es simplemente un fen6meno rural-a-urbano o
provincia-a-capital. Las entrevistas de campo realizadas en el context de este studio
encontraron que muchos niios rurales que viven lejos de sus padres en efecto viven con
otras families rurales en Haiti a la vez que con families dominicanas del campo o de la
ciudad.

Dado que un gran n6mero de niios vive lejos de-o no tienen- padres, nos preguntamos:
,cuantos de entire estos 650,000 6 mAs ninos (tal vez 750,000 en 2005) son en efecto nifios
restavek usados en servicio dom6stico a diferencia de nifios que viven fuera de su hogar por
otras razones? Los datos mas recientes que presentamos en la Tabla 2 parecen indicar que
al menos 13 por ciento y tal vez tanto como un 60 por ciento de niiios que viven fuera de su
hogar son niios de servicio dom6stico. En realidad, no hay respuestas claras para contestar
esta pregunta. Para obtener estadisticas mas precisas y confiables sobre los nifios restavek
involucrados en servicio domestico se necesitarian encuestas sobre composici6n familiar en
areas representatives de la poblaci6n rural y urbana.

La encuesta EMMUS-III del aio 2000 pregunt6 a los jefes de familiar si niios no relacionados
con la familiar que residian en sus hogares eran restavek.14 El studio report que 4 por
ciento de los niios del grupo de 5 a 14 arios fueron identificados como restavek, las nifias
siendo dos veces mas probable de ser restav6k que los varones, los varones entire las
edades 12-14 tuvieron las tasas mas altas, las areas urbanas tuvieron dos veces la tasa de
las areas rurales, y las areas urbanas fuera de Puerto Principe con tasas mas altas que el
area metropolitan. Es possible que la incidencia de niios restav6k se subestimara en este
studio debido al estigma social, y el studio no incluy6 mecanismos para verificar la
informaci6n obtenida. Las entrevistas de campo al igual que otros datos de que disponemos
sugieren que en este process puede haber cientos de miles de niios involucrados. En todo
caso, el uso y abuso de nifios como sirvientes sin paga es un problema social de enormes
dimensions.

EMIGRACION TRANS-FRONTERIZA DE NIROS

El otro enigma estadistico es la poca informaci6n que existe sobre arreglos extra-familiares
relacionados con la emigraci6n infantil trans-fronteriza. Se hace dificil obtener dicha
informaci6n debido al caracter informal, ilicito, y no regulado de la mayoria de las actividades
trans-fronterizas. El studio sobre trata trans-fronteriza de personas realizado por Tejeda et
al (2002) estima la emigraci6n annual entire los 2,000 y los 2,300 nifios procedentes de la
region norte de Haiti. Estos datos son significativos pero no necesariamente precisos. Son
adembs dificiles de verificar y no son generalizables a otras regions o puntos de cruce.
Tampoco van ligados estadisticamente a tipos especificos de trabajos infantiles o a
reubicaci6n con families dominicanas. Tampoco parecen tener en cuenta las diferentes
modalidades de cruce en areas aledafias al borde, y tampoco distinguen los que cruzan por
primera vez de los que van y vienen varias veces en el curso del mes o del aio.


4 Ibid., 14.










Se dispone de alguna informaci6n cuantitativa basada en la asistencia que otorgan los
ONGs a haitianos repatriados de la Rep6blica Dominicana. La informaci6n se basa en datos
num6ricos pero no represent una media estadisticamente valida del volume de
movimiento trans-fronterizo. En 1999 y 2000, el Grupo de Apoyo a los Repatriados y
Refugiados (Groupe d'Appui aux Repatri6s et Refugi6s, GARR) llev6 a cabo entrevistas de
servicio social con haitianos deportados de la Republica Dominicana en varias areas de la
frontera sur. Durante el mismo period, la Oficina Nacional de Migraci6n de Haiti (Office
National de Migration, ONM) recolect6 informaci6n sobre los deportados que Ilegaban a
Ouanaminthe en la parte norte de la frontera. AdemBs, durante ese mismo aio (1999), el
gobiemo dominicano report que 17,000 haitianos habian sido oficialmente deportados de la
Rep6blica Dominicana. 15 Es dificil establecer una imagen clara de la tasa actual de
deportaci6n. Algunos estiman que la tasa de deportaci6n oscila entire los diez mil y treinta mil
haitianos anualmente, incluyendo muchos nifios.16

Analisis de la informaci6n obtenida por GARR durante este period encontr6 que 19 por
ciento de los deportados asistidos por GARR eran menores de 15 afos, y 8 por ciento eran
nacidos en la Rep6blica Dominicana y dijeron nunca haber estado en Haiti. Alrededor de 25
por ciento de los adults haitianos repatriados en la muestra de GARR acabaron separados
de sus c6nyuges o de sus hijos en el process de deportaci6n.

Durante el trabajo de campo realizado en el context de este studio, el Komite pou Akeyi ak
Defann Repatri6 ak Refijye nan Tyot (KADRET), o sea el Comit6 para Acoger y Defender a
los Repatriados y a los Refugiados, un comit6 local en Thiotte afiliado a GARR, comparti6
informaci6n sobre deportados haitianos que solicitaron asistencia cuando pasaron por
Thiotte. Los datos mas completes disponibles en sus archives cubren un period de dos
semanas entire el 10 y el 25 de noviembre de 1999. Durante ese lapso de tiempo, mas de
600 deportados pasaron por Thiotte y recibieron asistencia del comit6 local de refugiados.

Los deportados eran oriundos de los nueve departamentos del pais, aunque la mitad (aon
excluyendo los procedentes de Thiotte) eran del Departamento del Sur-Este. Dos-tercios de
los que recibieron asistencia de GARR eran nifios. Muchos de los nifios recogidos por las
autoridades dominicanas se separaron de sus padres o guardianes cuando les recogieron, o
no les fue possible localizar sus padres o guardianes cuando les depositaron en la frontera.
Los adults deportados eran mayormente hombres j6venes. Poco mas de la mitad de los
adults deportados dijeron haber residido en la Rep0blica Dominicana desde su nifiez.
Muchos de los deportados, incluyendo nifios, habian sido encarcelados por un breve period
antes de ser repatriados a Haiti. Muchos reportaron que las autoridades dominicanas les
desposeyeron de su dinero cuando los depositaron en la frontera. Los formularios de registro
de KADRET confirman que los deportados pasan por Thiotte durante todo el afio, pero los
periods pico son los meses de noviembre y diciembre.



15 Ver IHRLC (2002, 64, 67, 72) especialmente el Ap6ndice B donde se analizan datos sobre haitianos
deportados de la Repuiblica Dominicana entire agosto 1999 y July 2000, y que se registraron con GARR,
una ONG haitiana, o con la Oficina Nacional de Migraci6n en Ouanaminthe. El report de IHRLC tambi6n
incluye algunos datos de la Direcci6n General de Migraci6n de la Repuiblica Dominicana.
16 HRW 2002, 7: "Ademis de las olas de expulsiones colectivas, deportaciones de rutina ocurren a diario.
Es dificil, sin embargo, establecer un promedio de cuintos son deportados diariamente, dado que los
estimados fluctuan, y las mismas tasas de deportaci6n tambien varian. Lo mas que se puede afirmar con
algin grado de certeza es que mas de 10,000 deportaciones ocurren cada afio, con la cifra real
remontindose a los treinta mil."










Los HAITIANOS EN LA REPOBLICA DOMINICANA


Aparte de los niios, no existen datos confiables sobre el nOmero de haitianos que vive en la
Rep0blica Dominicana ni se sabe tampoco cuantas personas en la Republica Dominicana
son de extracci6n haitiana. Los estimados publicados varian desde 300,000 a 1,500,000
haitianos.17 Ferguson (2003) cita un estimado de la Embajada de Haiti de 280,000
"dominico-haitianos" en la RepOblica Dominicana en 2001, y tambi6n una aseveraci6n del
gobierno dominicano de que en 1999 habia en el pais 4,000 haitianos con papeles legales
validos.

Los haitianos en la RepOblica Dominicana -incluyendo nifios y adultos-pueden clasificarse
en las cuatro categories que ofrecemos a continuaci6n:

Inmigrantes legales y documentados
Haitianos que Ilevan muchos afios residiendo en la Rep0blica Dominicana
Inmigrantes transitorios, i.e., trabajadores de estaci6n o transeintes
Dominico-haitianos, i.e., personas nacidas en la Rep6blica Dominicana de padre o
madre haitiano/a.

En principio, la Constituci6n de la Repiblica Dominicana otorga la ciudadania dominicana a
cualquier persona que nazca en el pais; empero, a los hijos de haitianos indocumentados se
les excluye de la ciudadania dado que a sus padres se les consider personas "en transito" -
a6n cuando hayan vivido alli por afios. Por supuesto, tales nifios son t6cnicamente
reconocidos como ciudadanos haitianos bajo los estatutos de la constituci6n haitiana, ya que
son hijos de haitianos. Para el gobiemo dominicano, el objetivo probablemente sea evitar
mayor haitianizaci6n de la poblaci6n dominicana a la vez que retener los beneficios de la
mano de obra barata que proporcionan los haitianos. La conjetura parece ser que si se bajan
las barreras que bloquean la ciudadania se abririan las compuertas a un torrente de
inmigraci6n descontrolada-situaci6n 6sta que conllevaria a consecuencias econ6micas y
political no solo dram6ticas sino indeseables.

Esta situaci6n genera un status legal bastante an6malo para los niios dominico-haitianos -
invariablemente clasificados como haitianos a6n cuando uno de sus progenitores
(generalmente el padre) sea dominicano. El mismo problema se le present a los niios
haitianos criados por families dominicanas, i.e., nifos adoptados informalmente y conocidos
como hijos de crianza, y hasta cierto punto tambi6n a los niios nacidos en Haiti pero criados
por padres haitianos indocumentados que han vivido muchos afos en la Rep0blica
Dominicana. Esta situaci6n legal an6mala, al modo de ver de los defensores de derechos
humans, relega a los haitianos a un estado permanent de ilegalidad y les convierte, en
efecto, en personas apatridas.

Ferguson ibidd., 22) resume el problema de la ilegalidad, aun para los haitianos que han
vivido muchos afos en la Rep6blica Dominicana, de esta forma:

No solo son ellos permanentemente ilegales, sus hijos tambi6n confrontan una
situaci6n de no-ciudadania. Sin prueba de identidad, confrontan acceso limitado a
servicios educativos y de salud, no pueden participar en actividades organizadas
sean political o de otro tipo, carecen de derechos civiles, y mas important a6n,
pueden ser repatriados arbitrariamente y sin apelaci6n a un pais que nunca han visto

17 Ver Furguson (2003, 8-10, 21-22), OIM (2002, 19), y Alexandre (2001).











CAPiTULO III: NINOS QUE VIVEN CON OTRAS PERSONAS


"La nifiez existe en Haiti solo por su ausencia."

Los informes sobre reubicaci6n de ninios en Haiti se enfocan mayormente en la
condici6n de los ninios restavek definidos como sirvientes infantiles sin salario que
viven y trabajan fuera de su hogar. Los defensores de los derechos del nirio en Haiti
usualmente ven la practice de restavek casi como esclavitud infantil y hacen un Ilamado
para la reinstauraci6n de la nifiez. La palabra restavek tal como la usan los
intelectuales, los donantes, y los defensores de derechos civiles, da la voz de alerta
hacia un problema social de gran envergadura los numerosos nifios haitianos a
qui6nes se les ha robado su nifiez.18

El investigaci6n de campo revela que existe gran variedad de arreglos y condiciones
con relaci6n a los nifios que viven o trabajan fuera del seno familiar. Cabe preguntar,
Lhay diferentes arreglos mediante los cuales los ninios viven con otros? LEs correct
caracterizar a todos los nifos que viven con otros como sirvientes infantiles restav6k?
LExiste trata de niiios para reubicarlos como sirvientes infantiles sin paga? LCuales son
las circunstancias que ponen a los niios en peligro de abuso o de ser victims de la
trata de nifios?

El lenguaje de la reubicaci6n infantil

Restavek. En su significado mas basico, la palabra creol restavek se deriva de palabras
francesas que significant "quedarse con" o "vivir con" pero el t6rmino tal vez corresponde
mejor al concept "alguien que vive con otro." Esto puede que sea un eufemismo. El
restavek no solo vive con otros sino que les sirve, en su rol de trabajador dom6stico no
remunerado. Y tal como nos explic6 un senior en Belle-Anse, el concept se aplica tanto a
niiios como a adults:

Gran moun vin chita Una persona mayor puede venir a tu casa,
pou fi rann ou yon s6vis a hacerte un favor
san li pa reklame lajan. Sin pedirte dinero.
A mwayen si sitiyasyon li pa bon, Si no esta en buena situaci6n,
depi ou ka reponn y tW puedes ayudarle
pou bal manje bal kote pou domi, dandole techo y comida,
li ka vin rann ou s6vis net ale. quizas te siga ayudando todo el tiempo.

En el lenguaje popular, la palabra restavek es un vocablo despectivo que denota
dependencia servil, similar al t6rmino tchoul (lacayo o tambi6n, alcahuete). Puede usarse
metaf6ricamente para describir o critical a personas de cualquier edad, a politicos, y a veces
conlleva la connotaci6n de oportunismo o de corrupci6n. Tal como se usa en el lenguaje
diario, restavek es un epiteto degradante. En el habla popular, casi nunca se usa
neutralmente para denotar una categoria social especifica. Tildar a alguien de restavk tiene


"1 Trouillot (2001) denomina su Ilamado, Restituer l'Enfance (restaurar la nifiez). La palabras textuales que
encabezan esta pigina se ha traducido del francs (Trouillot, 10), "...l'enfance n'existe en Haiti que par sa
negation." Una influyente publicaci6n de NCHR (2002) se titula, Restavek No More: Eliminating Child
Slavery in Haiti (Restavek No Mis: Eliminando la Esclavitud de Nifios en Haiti).










el efecto de degradar la persona, de relegarla al nivel mas bajo de servidumbre, en un
sistema social basado primordialmente en la jerarquia y la autoridad.

Extrayendo informaci6n sobre los sirvientes infantiles. El 16xico usado para referirse a
menores distingue entire varias categories de nifos. Cuando se hacen trabajos de campo, es
de mal gusto preguntarle a alguien si es o no un restavek. Por ejemplo, es socialmente mas
acceptable, preguntar sobre "nifios que viven con otros" (ti moun ki rete kay moun) o "niiios
que prestan servicios" (timoun rann s6vis).

El t6rmino pitit (niio) hace referencia a los hijos propios; denota parentesco. A veces la gente
se refiere a un ninio como pitit adoptif (niio adoptado); sin embargo, en todos los casos de
ese tipo que pudimos observer en el cursor de la investigaci6n de campo, las adopciones de
este tipo eran informales y no-legales. A pesar de eso, el uso del t6rmino pitit adoptif sugiere
que dichos nifos se tratan como si fuesen hijos legitimos de los padres adoptivos. El t6rmino
timoun (niio) se usa para referirse gen6ricamente a los nifios. Como regla general, cuando
los padres haitianos hablan de sus niios usan la palabra pitit, tal como en la expresi6n "el
hijo de Jacques" ("pitit Jak"). Pero cuando se refieren gen6ricamente a los nifios, se usa el
t6rmino timoun.

Solicitando nifios. Hoy por hoy, cuando se negocia la reubicaci6n de un nifio las palabras
que se usan siguen siendo timoun (nifio) y rann s6vis (proveer servicios), i.e., servicios
dom6sticos no remunerados. Una madre que envi6 algunos de sus hijos a vivir con otros
utilize la expresi6n prete ti moun (prestar los nifios). Cuando alguien necesita los servicios de
un niiio, puede decir que lo quiere pedir prestado. Cuando se recluta un nifio, no se hace
referencia a la palabra restavek, sino que se utiliza la expresi6n mas gen6rica y menos
peyorativa de timoun.'9 Tal como lo explic6 uno de nuestros informants:

Yo pa di restav6k. Ellos no dicen restavek.
Yo di ti moun rete lakay Ii Dicen, "es un nifio que vive con ellos,"
Pou'l pa imilye. Para que no se sienta humillado.
Yo pa di restavkk Ellos no dicen restavek
moun kap joure ki di sa. Lo dicen solo qui6nes quieren insultarte.
Paran gen dwa di En vez, los padres pueden decir,
"li ret kay yon moun." "Esta viviendo en casa de otros."

Reubicaci6n provisional. Muchas veces los padres efect0an arreglos para que sus
hijos vivan en otros hogares de forma provisional o transitoria. Esto hace possible que los
ninios asistan a escuelas distantes del hogar (pagada por sus propios padres), o que se
ausenten en tiempos de crisis familiares tales como enfermedad, muerte, o durante
"tiempos de hambre." La gente no consider este tipo de arreglo transitorio como
restavek. Mas bien, podrian decir que "se queda en casa de tal y tal" (f& desann lakay
tbl moun). Se espera que estos niios contribuyan con los quehaceres de la casa donde
se hospedan, y aunque el arreglo sea transitorio, la estada puede prolongarse; sin
embargo, a estos nilios no se les tildaria de sirvientes.

Por el contrario, en la reubicaci6n de un niio restav6k la familiar que recibe al ninio
asume responsabilidad primaria para "ocuparse del nifio" o para criarlo, a cambio de
que desempefie funciones de servicio dom6stico. Como norma general se espera

19 Esta referencia ha estado en uso desde hace tiempo. Por ejemplo, Simpson (1941) coment6 que los niflos
("ti-moune") del campo muchas veces vivian con families adineradas.










tambi6n que la familiar que recibe un niio restav6k lo envie a la escuela y cubra los
gastos de escolaridad.

Vivienda con familiar extendida como pitit kay. Entre las families haitianas, no es
descomunal que un niiio viva con un miembro de su familiar extendida. Existe much
apertura entire los concepts familiar y hogar en Haiti. El fen6meno de que tanta gente vive
con familiares ilustra que el concept de familiar en Haiti es much mas amplio que el
concept de hogar. En estos casos, los nifios viven con una tia, un tio, abuelos, madrina o
padrino, o tal vez un familiar mas distant (ti fanmi).

En principio, un ninio que vive con miembros de su familiar extendida no se le clasifica de
sirviente dom6stico. Por ejemplo, un nifo puede vivir o dormir en la casa aledafia de un tio o
una abuela que viva sola para "acompafiarle" (kenbe konpanyi) y ayudarle un poco con los
quehaceres de la casa. Tal nifio puede mantener contact frecuente con sus padres y hasta
contact diario incluyendo algunas comidas en su casa. A este nifio se le consideraria un
pitit kay (hijo de la casa) y no un sirviente. Estos arreglos reflejan costumbres tradicionales
que no solo se practican en Haiti sino tambi6n en otras parties de las Antillas, de enviar niios
a vivir con otros, generalmente con familiares. Aunque no se aplique a todos los nifios, estas
practices forman parte integrante del menO cultural y se consideran aceptables.

En Haiti rural la gente suele usar ciertos t6rminos ficticios de parentesco, tales como
"hermano," "hermana" o "mi hijo." El t6rmino pitit kay retiene el sentido de parentesco y de
aceptaci6n ain cuando el nirio no viva con ninguno de sus padres. Pitit kay tambi6n se usa
metaf6ricamente para hacer que alguien se sienta como en su casa o para lograr que un
reci6n venido se sienta integrado al grupo familiar.

Contrario a los t6rminos pitit o pitit kay, la palabra restavek tiene la connotaci6n de que se
trata de un extrafio, alguien que vive en la casa sin el beneficio de lazos u obligaciones de
parentesco, alguien dependiente y servil a la vez. Un sefor de Petite Riviere nos dijo, "A los
nifios restavek se les trata como perros." Luego explic6 que la sobrina de su esposa, una
joven de 16 alios, vivia con 61 desde que era niia. ZPor qu6? Porque su esposa era
comerciante y necesitaba ayuda para cuidar su propio hijo-ahora de 10 afios-cuando
6ste era pequefio. El hombre envi6 a la sobrina de su esposa a la escuela y dijo haberia
tratado como a su propia hija, como pitit kay. En suma, la sobrina vivia con ellos-y
trabajaba para ellos-pero no era considerada una sirvienta infantil restavek.

Compra y venta de niflos. Existen rumors persistentes de que los nifos se compran y se
venden, por ejemplo, vann timoun (vendiendo niios). La investigaci6n puso de manifiesto
transacciones e intercambios de regalos pero no encontr6 casos de niiios que habian sido
vendidos en el sentido literal de la palabra; sin embargo, la expresi6n "comprar un niiio"
(achte timoun) se usa a veces para describir la adquisici6n de un timoun para servicio,
process 6ste que puede involucrar pago de gastos a un intermediario. No encontramos
ning6n caso donde los padres biol6gicos recibieran paga por un ninio sobre el que habian
renunciado a sus derechos de paternidad, i.e., casos de venta de nifios en sentido literal.

Si encontramos el uso de expresiones tales como vann ch6 (vendiendo carme), vann t6t
(vendiendo su cabeza o vendi6ndose a uno mismo), y achte tet (comprar una cabeza) que
parecen aludir a la venta de series humans. Estas son mas bien expresiones populares que
se prestan a ser tergiversadas cuando se traducen de un idioma a otro pero que se usan
cominmente en el context laboral para denotar ciertas maniobras del flujo de trabajadores.
Por ejemplo, un intermediario a qui6n se le paga una tarifa por proveer 20 braceros haitianos










a un colono azucarero dominicano puede usar la expresi6n creol de que "vendi6" 20
hombres. Pero esto no quiere decir que el ingenio es ahora dueio de esos 20 hombres. El
colono azucarero no diria, "compr6 20 haitianos." Tal como se usa en creol, la expresi6n tal
vez se remonta al tiempo de la esclavitud, peor no implica que los personas asi "vendidas"
sean ahora propiedad del que las "compr6." Vale aclarar que algunas de estas transacciones
pueden involucrar engaio, en cuyo caso pasarian a ser casos de trata de personas, pero el
uso de los t6rminos creol vann venderr) y achte (comprar) no pueden equipararse a la
compra y venta de personas en una trata de esclavos.

En sentido t6cnico, no encontramos evidencia de esclavitud infantil, definida en t6rminos de
comprar y vender niios como propiedad privada; sin embargo, si hay evidencia de abuso
infantil sistematico en el reclutamiento y uso de los niios restavek como sirvientes
dom6sticos. Algunos informes se refieren a estos arreglos como esclavitud. Los que tildan a
los niios restav6k de esclavos ciertamente demuestran su preocupaci6n por el bienestar de
estos niios; sin embargo, estos niios no son esclavos en el sentido literal de la palabra. El
niio haitiano restavek puede escaparse legalmente o puede ser recogido por sus padres sin
pagar un precio de rescate. El t6rmino esclavitud tal vez result Otil como metafora
inflamatoria para prop6sito de defender o abogar por la causa de estos niios, pero no capta
el sentido haitiano de la palabra, a6n cuando se use como epiteto. Cuando los haitianos se
refieren al niio restavek como ti esklav, est6n usando la palabra esclavo en el sentido
metaf6rico de la palabra, un uso similar a cuando en ingl6s se tilda a un supervisor exigente
de "slave driver." El niio restav6k es un niio abusado pero no esclavizado. El concept de
"sirviente dom6stico sin paga" es menos dram6tico pero es tal vez mas fidedigno.

Opiniones sobre los niiios que se envian a vivir con otras personas

Cuando se les pidi6 que demarcaran la situaci6n de un timoun a qui6n se envia a vivir con
otras personas, nuestros informants mencionaron caracteristicas tales como diversidad en
las circunstancias (clase econ6mica, diferencias urbanas / rurales), el tratamiento ideal
versus el tratamiento real que se da a los niios reubicados, y otros temas recurrentes.
Algunos de esos temas se pueden captar en las palabras textuales que ofrecemos a
continuaci6n:
Okipe ti moun tankou se pitit pa'l, Cuida del niio como si fuera suyo,
voye ti moun lekol, I'ale legliz av/'l, lo manda a la escuela, lo Ileva a la iglesia,
ii ba'l manje pran swen ti moun nan le da de comer, se ocupa de 61
tankou se pitit pa'l. como si fuera su propio hijo.
Gen de fwa timoun pa gen A veces un niio no tiene ni
papa manman yo mouri, padre ni madre estan muertos.
rete lakay lot moun, Por eso el ninio vive con otros.
Konn pa ale lekol A veces no se les manda a la escuela
men yo rann yo s6vis. Pero los nifos les sirven.
Gen de ka ou we Hay casos en que uno ve
se plis s6vis li w6. Que lo Onico que quieren es que les sirvan.
Lipa ede'ljan pou'l ta ede'l. No les ayudan de la forma como deberian.


- campesino de la zona de Desvarieux


Yo toujou trete pitit pa yo pi byen
pase ti moun rete lakay.


Siempre tratan mejor a sus propios hijos
Que a los niios que viven con ellos.


- maestra de escuela de Mont-Organis6










Se yon ti moun ke yo plase
sou lakay yon moun.
Moun yo pran'n
pou fd travay de mezon.
Ti moun sa preske koupe de kontak
avdk paran'l.
Donk ti moun sa generalman la
pou sevi pitit lot moun nan,
e pa gen kontak ak lakay li.


Es un niio a qui6n colocan
En casa de otros.
Lo utilizan
Para quehaceres dom6sticos.
El niio esta fuera de contact
con sus familiares.
El niio esta ahi generalmente
para servir los otros nihios de la casa
Y no tiene contact con su propia casa.


- resident de Cerca Carvajal


LB timoun yo al rete kay moun,
moun yo maltrete yo anpil,
bay yo kou,
fe yo pote anpil chay,
fose yo fe travay,


Cuando los niiios van a vivir a casa de
otra gente, son muy maltratados
les dan golpes,
les hacen cargar pesado,
les fuerzan a trabajar.


- nifio de la calle que ha vivido con otros en Mirebalais


Af6 bat moun bastone moun
bastone ti moun...
pou de ryen yo bat ti moun,
Menm si li gran lakay li,
yo bat li.
Manman ti moun nan konn di
Depi'l fe dezod bat li,
depi li f enp6tinan,
moun nan vin g'on dwa
pou'l kale ti moun san'l pa bezwen.


Cuando se trata de darle golpes a otros
de darle golpes a un nifio,
por la mAs minima cosa se golpea un nifio
AMn los que han crecido,
Se les golpea.
La misma mama del nifo puede decir,
si se porta mal, dale golpes.
Si se pone de impertinente
la gente se siente con derecho a darle
Aunque no lo merezca.


- resident de un barrio y ex-campesino, zona rural de Belle-Anse


Men ti moun nan yo pran ni
epi Ii sevi a tout bagay nan kay la.


Reciben a la nifia,
Y luego ella se ocupa de servir todas las
necesidades de la casa [inclusive las sexuales


- Director de Hogar de Grupo L'Escale para restavdk que han huido--


Le couronnement de carridre
malerdz sa
se 16 finalman yo soti
ansent pou yon pitit nan kay la.


El moment culminante en la carrera
de esas nifias desafortunadas
es cuando finalmente se van
Preiadas por uno de los hijos de la casa


- mujer burguesa de Puerto Principe


Ti moun restavdk
se ti moun ki ale lakay yon moun
ki fe sa yo vie avV'l.
Li sou konmandman absoli,
pa manmp fanmi, san salad.


Una nifia restavek
es nifia que va a vivir a casa de alguien
que hacen lo que quieran con ella.
Esta bajo comando absolute,
no es familiar, no le pagan.










Ti moun pa gen le chwa. El niio no tiene otra alternative.
Restavek pat achte, Al niio restavek no se le compra,
men li preske ba ou pero casi te dB
dwa de vi e de mo. derecho de vida y de muerte.

hombre burgu6s de Puerto Principe

ARREGLOS ENTIRE HOGARES

Las relaciones entire personas en Haiti muchas veces son transaccionales, lo que
incluye las negociaciones que tienen lugar con respect a reubicar y recibir niios. Las
decisions concernientes a la reubicaci6n de
nifios se basan en calculos donde se toma en Transacciones
cuenta costs, beneficios, y necesidades del Entregar un Hijo Preservar un Empleo
hogar donde el nifio va destinado.
Foufounn, de 7 afios, fui entregada por su
Los hogares que reciben. Normalmente, de madre a una madansara (comerciante
cada niio que se reubica fuera de su hogar viajante).
se espera que se haga cargo de por lo menos El padre de Foufounn habia muerto. Su
algunas tareas dom6sticas en igual media madre, una pobre mujer campesina, habia
en que lo haria en su propio hogar. En la entablado relaciones comerciales con la
pr6ctica, sin embargo, los hogares donde se madansara. Le ayudaba a recopilar cafe y
reubican los sirvientes infantiles esperan que otros products a precious favorables. A su
6stos trabajar6n mas que los hijos de la casa. vez, la madansara le daba crddito a la
Otros hogares tambi6n reclutan nifos para madre de Foufoun para comprar pequeiias
desempenar otros trabajos tales como cantidades de az6car, harina, aceite, y jab6n
comercio o agriculture. para revenderlos localmente.

Al reclutar un timoun para el servicio dom6stico La madre consolid6 su posici6n decliente al
darle la nifia a la madansara. Foufoun
la familiar deriva los beneficios de recibir ayudaba la madansara en sus actividades
servicios sin ninguna paga. Esto transpira comerciales, y desempefiaba tambi6n la
dentro de un marco social amplio y labor de Ilevar consigo el capital de venta,
caracterizado por el uso de sirvientes para despistar los potenciales ladrones.
dom6sticos, especialmente en pueblos y Foufounn no asistia a la escuela.
ciudades. La demand de sirvientes para
servicio dom6stico, una practica anteriormente Cuando la madansara se retir6, pas6 la nifia
identificada con la burguesia, ahora se expand a su hijo adult, qui6n la retuvo como
a trav6s de la linea de classes para incluir tanto timoun de servicio hasta que creci6, y luego
ricos como pobres Los sirvientes adults empez6 a pagarle un pequefio salario como
cos com press. L irvientes adult sirvienta resident. Foufounn tiene ahora 23
pueden no estar bien pagos pero-a diferencia afios y todavia trabaja en casa del hijo de la
de los nifios-generalmente se les remunera. madansara. El hijo le paga US$12 al mes
"para que no se decepcione" (pou'lpa
Obligaciones de los que reciben. A cambio dekouraje), la envia a escuela noctuma para
del trabajo gratis que desempefia un nifio, las aprender a leer y escribir, y dice que ella es
families que reciben deben proveer -al como de la familiar.
menos en principio--comida, ropa, techo y
escolaridad. Existen presiones sociales y de
parte de los padres por que se manden los sirvientes infantiles a la escuela, sobretodo
en los pueblos y ciudades donde se cuenta con escuelas que se adaptan a las
necesidades de los nifios restavek. En la realidad, los sirvientes infantiles no siempre
van a la escuela, y si van, las escuelas son por lo general inferiores, por ejemplo,










sesiones nocturnas o por la tarde, mas cortas en duraci6n que la escuela regular. A las
niias se las manda a la escuela con mas facilidad que a los varones, sobretodo varones
a qui6nes se asignan tareas agricolas.

Al aceptar sirvientes timoun, qui6nes reciben tacitamente asumen responsabilidad por
criarlos, lo que se presta a abuso psicol6gico. Los sirvientes infantiles entran a la fuerza
de trabajo a temprana edad y pierden su infancia. Esto es una interrupci6n
potencialmente nociva del ciclo normal de desarrollo y socializaci6n.

Tradicionalmente, se espera que a los nifios se les permitir6 visitar sus padres de vez
en cuando, tal vez una vez al afo. En tales ocasiones, la familiar donde vive el niio le da
ropa nueva o envia dinero o provisions a la familiar de origen. En opinion de los
informants, la familiar intent crear una imagen positive sobre el cuidado y bienestar
que proporcionan al niio y hasta pueden tomar medidas para que padres e hijos nunca
puedan conversar a solas. Las entrevistas de campo evidencian que ha habido una
merma en los esfuerzos por mantener los sirvientes infantiles en contact con sus
families de origen, especialmente para niios reubicados en Puerto Principe.

Usos extra-dom6sticos de los nilios restavek. En las zonas rurales, los campesinos
a veces reclutan niios varones como ayuda extra en los trabajos de campo. Los
campesinos no sienten inclinaci6n para enviar niios reclutados para fines agricolas a la
escuela ya que muchas veces tienen responsabilidades en que ocuparse y a veces se
les asigna hasta su propio pedazo de tierra para trabajar. Las families que reciben tales
niios puede retenerlos hasta que crezcan y se hagan adults pero generalmente no les
tratan igual que a sus propios hijos.

Las marchantas madansara muchas veces reclutan nifas para que les acompaien en
sus viajes. El cuadro que hemos presentado en la pagina anterior recuenta el caso de
una campesina de escasos recursos que regal6 su hija de 7 aios para consolidar una
relaci6n de client (pratik) con una marchanta con la que hacia negocio. El caso ilustra
la presencia de elements transaccionales en el process de reubicar y recibir niios
aunque la transacci6n en si no involucre directamente ni compra o ni venta.

Families que entregan ninios. Muchos de los padres que reubican hijos perciben el process
como un paso adelante para sus hijos, una inversi6n positive con respect al future de sus
hijos, algo que les proporcionar5 acceso a educaci6n, mejor nutrici6n, fwAtman (literalmente
"frotarse," o sea, codearse con personas de una clase o condici6n social superior), o gran
relasyon (relaciones influyentes). La oportunidad de mobilidad social es un factor important
en la sociedad haitiana, un sistema social caracterizado por tremenda estratificaci6n de
classes. Las families que proven sus timoun se aferran a la esperanza de que dejar el niio al
cuidado de otra familiar, especialmente una familiar urbana major educada y con mas
posibilidades que la de ellos, puede tener un impact positive en la vida de los ninios, y aun
en la de su familiar: "L'a vin leve tbt nou" (levantara nuestras cabezas).

Families en crisis. Las entrevistas de campo con niios reubicados y con los padres de
estos niios, dejan entrever que entire families de escasos recursos, cualquier crisis
dom6stica adicional a la que ya sobrelleva la familiar puede precipitar la reubicaci6n de uno
de los hijos fuera del seno familiar. En la mayoria de los casos documentados en este
studio, las families que reubican hijos generalmente tienen de cinco a diez hijos, y ha
habido una muerte en la familiar durante los doce meses precedentes a la reubicaci6n,
generalmente la muerte de uno de los padres. La ubicaci6n de un niio fuera del hogar










resuelve problems familiares tales como la escasez de alimentos o la falta de recursos para
mandar los ninos a la escuela. En tiempos de carestia de comida, se trata mayormente de
sobrevivencia-tanto para el niio que se reubica como para su familiar, que cuenta con una
boca menos que alimentar.

Hay bastante evidencia con respect a que las families que envian hijos lo perciben como
una oportunidad o como una ventaja; sin embargo, la decision responded a la necesidad. De
no verse forzados a tomar este paso preferirian quedarse con su hijo. En entrevistas de
campo, algunos padres insisted en que nunca tomarian la decision de reubicar un hijo. Un
hombre que reclut6 un timoun para ayudar en la crianza de su propio hijo coment6:

Yo konn krentifbay timoun. La gente a veces teme entregar sus hijos.
Yo konn f6 timoun pase anpil mize. A veces a los niios se les hace pasar por
muchas desgracias.

Cuando les preguntamos si ella u otros de los presents habian oido alguna vez hablar de
gente que "vende" niios (vann timoun), una marchanta de Boucan Chat replica con
vehemencia:
Nou vannjounen. Vendemos jornadas.
Nou pa vann timoun! No vendemos niios!
Nou sansib pou pitit nou. Protegemos a nuestros hijos.
Si boukong nan pase la Si un busc6n pasara por aqui
pou I vann ti moun Sendomeng buscando niios para vender en RD,
nap touye'l! le matariamos!

Un campesino haitiano de la zona fronteriza rehus6 en varias ocasiones las proposiciones
de una familiar dominicana mas afluente que 61 de que les diera uno de sus hijos. En este
caso, el padre tenia miedo de perder todo contact con su hijo si se lo entregaba a una
familiar dominicana. El tema de "el ninio perdido" y el miedo de perder un hijo surgi6 repetidas
veces en el curso de las entrevistas.

DinAmica de classes De Rural a Urbano-De Pobre a Menos Pobre
Marie-Michelle es una nifia sirvienta de 13 afios
A principios de la d6cada de 1940 que vive en un vecindario bien poblado sobre
Simpson defini6 el arreglo del timoun Croix des Pres. Vino desde Pilate a vivir con
"...un niiio campesino que va a vivir con Antonine a los 4 afios. Antonine misma era
una familiar de la lite y que realize various hudrfana y habia sido criada por los padres de la
tipos de trabajo a cambio de nifia. Antonine asisti6 a escuela secondaria y
tiene un pequefio trabajo con el gobiemrno.
alimentaci6n, ropa, y un sitio donde trabajo:conel goierno
alimentaci6n, ropa, y un sitio done Marie-Michelle nunca ha ido a la escuela.
dormir." El movimiento tipico de esos Duerme sobre un pedazo de alfombra en la
nifios iba de rural a urban y de families cocina. Carga unas 24 latas de agua al dia. No
campesinas a families urbanas come la misma comida que los otros, y a veces
adineradas. Tales arreglos se definian se le pega con el puflo o con las sandalias. Ha
por diferencias de clase fuertes y se ido a su casa dos veces en nueve afios, pero
sobreentendia que el niio prestaria nunca ha hablado a solas con sus padres desde
servicios de algin tipo. Basado en las que la llevaron a vivir con Antonine.
entrevistas puede decirse que ese patron
original ha cambiado notablemente.


20 Simpson (1941) en un articulo sobre la estructuras sociales en Haiti.










De rural a urban. Los ninios de zonas rurales viven fuera de su casa por un sinnimero
de rezones, especialmente cuando viven con parientes tambi6n rurales tales como
abuelos, tias, y tios. En tales casos, los hogares que reciben tal vez no tienen ya hijos
en casa o los hijos son todavia pequeios para asumir quehaceres dom6sticos. 0, las
families que envian pueden tener problems de carestia o fallecimiento de uno de los
padres. Casos similares a estos se dan tambi6n entire families urbanas, qui6nes a su
vez suplen niiios a otras families urbanas.

Indudablemente cuando se trata de suplir nirios la tendencia mas fuerte es rural-a-
urbano, incluyendo el reclutamiento de timoun de zonas rurales cercanas a pueblos y
ciudades de la costa. Aun mas, tanto los datos de encuesta como las entrevistas de
campo sefalan la presencia de un cambio important en este sistema: la frecuencia con
que a los niFos rurales se les recluta para vivir en hogares de Puerto Principe. Esta
tendencia va ligada al rapido crecimiento que ha experimentado Puerto Principe como
zona metropolitan hiper-urbana y con el 6xodo inexorable de las zonas rurales.

De pobre a menos pobre. Otro cambio significativo tiene que ver con la clase social
involucrada en los arreglos de reubicaci6n de menores, cambio que esta posiblemente
ligado al gran cambio demografico que esta experimentando el pais. En vez de
campesino-a-burgu6s como era la tradici6n, el movimiento de nifios ahora va de families
campesinas pobres a families urbanas de clase media o de clase baja. Muchos de los
nifios admitidos a L'Escale, hogar para nifios restavek que han huido, vienen de Cite
Soleil, uno de los barrios pobres mas conocidos del pais. Las entrevistas de campo
sugieren que las families rurales estan enviando gran cantidad de nifios a vivir con
families de condiciones solo un poco mejores que la de ellos. De modo que, lo que mas
llama la atenci6n de este movimiento es que los ninfos van de un hogarpobre a otro
menos pobre, situaci6n esta que pone los sirvientes infantiles en grave peligro.

Aunque en ambos casos est6n relegados a ser ciudadanos de segunda clase, las
condiciones de un sirviente timoun varian de acuerdo al situaci6n econ6mica del hogar
que les recibe, i.e., comparten la miseria o el bienestar de los hogares donde les ubican.

L6'I lakay yon moun ki pi byen, Cuando esta en casa de alguien mas
li trete pi byen, acomodado, le tratan mejor,
men nan yon klas, pero dentro de cierta clase,
e souvan se klas moun sa yo y muchas veces es ese tipo de gente
ki bezwen ti moun tou, qui6n necesita los servicios de un nifio
souvan yo maltrete. muchas veces son maltratados.

Tanto en Puerto Principe como en otras zonas urbanas las families pobres que cuentan con
algOn tipo de empleo han creado gran demand para sirvientes infantiles sin paga como
altemativa a gastar el poco dinero de que disponen en un sirviente asalariado. Al moment
de realizar la investigaci6n, a los sirvientes asalariados de los vecindarios pobres de Puerto
Principe se les pagaba unos 25 d6lares al mes, un costo prohibitive para estas families.

La necesidad de tener gente para desempefiar trabajo dom6stico no es una necesidad
frivola entire los pobres. Menos de 30 por ciento de families del Brea metropolitan de Puerto
Principe cuentan con agua de tuberia.21 En los barrios de la ciudad, el agua se vende por
cubetas, y el costo de agua por unidad es mayor en los barrios pobres que en los afluentes.

21 Ver EMMUS-II (1995, 12) para datos relacionados con el acceso a agua en zonas rurales y urbanas.










En todo Haiti el agua la cargan tradicionalmente las mujeres y los niiios, especialmente
6stos 61timos. En los barrios urbanos haitianos el agua de las fuentes pOblicas y de las
tuberias rotas la transportan, literalmente, un batall6n de niios pequefos, incluyendo gran
cantidad de sirvientes infantiles timoun.

Merma en la reubicaci6n con families burguesas. En contrast con la alta demand
para sirvientes infantiles entire los pobres, desde mediados del siglo veinte, entire las
families acomodadas de Puerto Principe se ha experimentado una merma en el nOmero
de niios restavdk que reciben. Miembros de la burguesia expresan su desaprobaci6n
hacia la practice y critical a los hogares de classes mas bajas que mantienen la practice
en vigencia. Miembros de la burguesia urbana nos hicieron los siguientes comentarios:

S'ou frekante fanmi Ayisyen w'a wb Si visits families haitianas, vas a ver
ke klas privilejye yo si otrefwa que las classes privilegiadas que antes
yo te konn gen ti moun rete ave yo, tenian sirvientes nifios viviendo con ellos,
ya dezane ke an prensip desde hace afos, al menos en principio,
fami'k respekte t6t yo families que se respetaban
pa gen sa ou rele'l restavek anko. ya no tienen restavdks en sus casas
Ti moun restavek pa byen vu El uso de sirvientes infantiles no se ve bien.
chez les bourgeois. En los hogares burgueses.
Preske yon konpoteman enfenal. Casi se consider un mal comportamiento.
Ou pa ladan! No quieres meterte en eso!

Otras categories de reubicaci6n de niiios

El trabajo de campo puso de manifiesto gran variedad de arreglos utilizados por los
padres para reubicar hijos fuera del hogar. Las categories mas importantes a que
hemos aludido anteriormente son:
(1) La ubicaci6n de nifios con desconocidos (no-familiares) como sirvientes
infantiles ti moun,
(2) Reubicaci6n a corto y largo plazo con miembros de la familiar extendida.
Aunque no invariablemente, estas dos categories a veces se superponen una con otra.

Sirvientes infantiles "disfrazados" por el parentesco. A los lazos y obligaciones de
parentesco se les otorga gran valor en la cultural haitiana. Sin embargo, las entrevistas de
campo claramente indican que los nifos que viven con familiares son vulnerable a que se
les use como sirvientes dom6sticos, algo conocido por algunos como domesticity6 informelle"
(servicio dom6stico informal). 22 Este arreglo de sirviente infantil "disfrazado" contrast con el
arreglo mas abierto del timoun mediante el cual a un niio se le ubica con familiares o con
extrafos con el prop6sito explicit de servir las necesidades dom6sticas.

En un caso dado, una mujer trabajaba como criada con una familiar burguesa de Puerto
Principe. Su cufiado se puso furioso cuando la mujer rehus6 darle uno de sus hijos. La mujer
temia que ello reduciria las oportunidades de su pequefia y que a la nifia no recibiria buen
trato en casa de su tio. Temia que su hija tendria que trabajar como sirvienta infantil ain
cuando viviera con un familiar cercano.



22 Ver HSI (2002, 54, 73) sobre el uso del t6rmino domesticity6 informelle" que se refiere
especificamente a nifos reubicados como sirvientes con familiar extendida o con sus padrinos.














Alrededor de un-cuarto de los clients de L'Escale, hogar para ninos restav6k que han huido,
habian sido maltratados por los mismos familiares a donde se les habia ubicado.23 A los
padres rurales se les hace muy dificil Ilevar cuenta de la situaci6n de sus hijos reubicados en
hogares urbanos distantes de ellos. La familiar que envia, cuenta con la buena voluntad de
los familiares o parientes urbanos que a todas luces parecen desenvolverse mejor que ellos,
o son mas educados y hablan francs. Cuando el contact peri6dico con los padres reina
por su ausencia, las posibilidades de abuso aumentan. El Juez Prevost de Cabo-Haitiano
mencion6 un caso legal de una niiia que vivia con su tia y qui6n fue victim de abuso fisico:

Li te gen lyen parante ki fe Ii pitit kay Tenia lazos familiares asi que era pitit kay
tandiske restav6k pa paran ditou. un restavek no tiene ninguna relaci6n.
Ka sa ak matant sete pitit kay En este caso vivia con su tia como pitit kay
men te gen profile restav6k. Pero la trataban como una nifa restav6k.
Matant abize pitit la La tia abus6 de la nifia
plis Ii te fe travay ademas hacia trabajos que
pitit matant Ii menm pat fe. Los mismos hijos de la tia no hacian.

Escolares rurales viviendo con familiares urbanos. Los pueblos y ciudades de Haiti
son centros donde se educan ninos rurales, especialmente para asistir a escuelas
secundarias. La descapitalizaci6n del Nifios Escolares y Nifios Sirvientes
sector rural se debe en parte a la Viviendo con Otros
necesidad de enviar los nitos a la Los padres de Sergo eran campesinos pr6speros que
escuela. Un cost important de la vivian en el pueblo de Mirebalais. Cuando Sergo
educaci6n de un niio lo represent todavia vivia en su casa, .dormian alli 15 personas
tener que pagar por manutenci6n y incluyendo 4 categories de nifos: 9 hermanos, al
techo. Comonmente, se envian los menos 1 sirviente infantil timoun, un bracero (en
niios a vivir con gente del pueblo- tiempo de cosecha), y 4 6 5 estudiantes de zonas
preferiblemente familiares o allegados rurales que necesitaban un sitio donde hospedarse en el
r t e e c c pueblo. Todos los nifos trabajaban. Los estudiantes
rurales hacian la mayor parte del trabajo dom6stico de
la casa. Los sirvientes infantiles timoun hacian trabajos
Cuando los j6venes se hospedan con de campo, cuidaban animals, y ayudaban a la madre
families con fines de asistir a la de Sergo en labores de mercado. El trabajo mas arduo
escuela, la familiar donde se hospedan se le asignaba a los sirvientes infantiles.
no asumen responsabilidad primaria
por ocuparse de ellos y atenderlos. En Sobre el period de 20 afios, 6 sirvientes infantiles
muchos casos los padres biol6gicos timoun 4 niflos y 2 nifias trabajaron para los padres
mantienen contact director tanto con de Sergo uno o dos a la vez. Ninguno fu6 a la
sus hijos como con la familiar done escuela. Todos venian de families rurales. Dos eran
familiares lejanos y dos eran ahijados del padre de
se hospedan. El contact puede Sergo. Tenian 9 a 11 afios cuando legaron y pasaron
ocurrir semanalmente usualmente en de 5 a 7 afios hasta que decidieron irse. Todos se
dias de mercado. Los escolares fueron para ganar dinero. Cuando se fueron, dos
regresan a sus hogares en regresaron a su casa y de alli se mudaron a Puerto
vacaciones, especialmente las de Principe. Uno fu6 a trabajar a otra casa por paga. Tres
verano, que son mas largas. En estos regresaron a su campo a trabajar incluuendo uno que
casos, el vivir con otros es un arreglo vendia tickets de la bolt (loteria privada).
transitorio, aun cuando persista
durante bastante tiempo.

23 Dr. Nadine Burdet, Directora de L'Escale, coment6 que algunos de los peores casos de abuso en su
program involucraban nifios reubicados con familiares, generalmente en ciudades lejos de sus hogares
rurales.











La premisa sobre la que se basan tales arreglos es la ayuda mutua, mediante la cual los
hospedarios proven techo y comida y los estudiantes residents desempeian algunas
tareas dom6sticas. Tambi6n se acostumbra a que los padres de los estudiantes de vez
en cuando envien algunos products agricolas. Los estudiantes que resident con otros
muchas veces dedican much tiempo a las tareas dom6sticas. En algunos casos, estos
arreglos apenas se diferencian de los arreglos de timoun.

Arreglos hibridos. Las entrevistas de campo pusieron de manifiesto arreglos de
vivienda y servicio que parecen ser una combinaci6n de various tipos e ilustran la
naturaleza flexible de los multiples y diversos arreglos de vivienda para niios en Haiti.
Ilustraremos este concept con el caso de Sonsonn, un adolescent y antiguo canillita
de Mirebalais, que vive ahora vive con un primo. Sonsonn especifica que su arreglo de
vivienda no es del tipo restav6k; sino que su primo le proporciona "un sitio donde
dormir" (yo banm ti adomi) y 61 se las busca para la comida, ropa, lavado de ropa, etc. A
cambio de sitio donde dormir, el hace mandados y algin trabajo de casa pero de
ninguna forma se consider el sirviente de su primo.

Marie-Rose, una campesina de Desvarieux, report una forma local de reubicaci6n
infantil en la que el niio duerme en su casa pero diariamente provee servicios
dom6sticos en una casa vecina. A cambio, al niio se le da comida y se le envia a la
escuela. Este arreglo reduce la presi6n econ6mica de la familiar que envia al tiempo que
les permit mantener su hijo en casa. Este no es un caso aislado. Es solo una variante
de la practice de enviar niios a vivir con otra gente.

Otros informants reportaron que a los niios se les envia muchas veces a vivir con
otras personas, generalmente familiares, por un period transitorio, debido a crisis
familiar o carestia de alimentos. A cambio, los niios ayudan con tareas dom6sticas.
Dichos arreglos "transitorios" pueden durar unos dias, una temporada, o algunos aios.

Nifas en unions maritales que transcienden las barreras de clase. AdemBs del
caso de sirvientes infantiles, las families tambi6n negocian unions conyugales de nifias
adolescents. En una variant de esta practice, las j6venes pueden ser solicitadas u
ofrecidas por sus padres, en unions consensuales (plase) con hombres adinerados o
poderosos. Este investigator personalmente ha observado arreglos de este tipo para
jovencitas de 13 y 14 aios. Un hombre mayor plase con una jovencita hizo el siguiente
comentario:

Le yon ayisyen di ou pran yon Cuando un haitiano te dice que te Ileves
jenn fi menen al lakay ou, una chica joven a tu casa,
li la pou tout koz. EstA disponible para todo.

Los padres pueden activamente negociar las unions plase de sus hijas j6venes. Asi
como se ve en otras esferas de la vida, estas negociaciones tienen el carActer de una
transacci6n. En un caso, el padre de una nifia de 13 aios necesitaba un techo para su
casa y ofreci6 a su hija como esposa plase a cambio de un regalo de 500 d6lares
haitianos y 30 planchas de aluminio. El hombre con quien hizo los acuerdos era un
hombre de dinero y la uni6n se consideraba iba a tener beneficios a largo plazo para la
familiar de la joven, una familiar campesina de escasos recursos.










En otro caso, un hombre adinerado mostr6 interns por una nifia de 14 afios para hacer
de ella su esposa plase. El cuiiado de la nifia comunic6 su interns a los padres de la
joven y se acord6 una reuni6n con el padre. El padre estuvo de acuerdo con el arreglo
pero aleg6 que cuando una joven dejaba su hogar para mudarse con un hombre,
necesitaba ropa, muebles, y un techo donde vivir. Esta petici6n se percibi6 casi como
un seguro, en caso de fracasar la uni6n. El pretendiente pag6 350 gurdas haitianas y se
llev6 a cabo la uni6n.

En ambos casos, las negociaciones relatives a las unions plase la hicieron los dos
hombres el padre de la chica y el marido y no los c6nyuges. En ambos casos, las
unions crearon nexos entire families divididas por barreras de clase.

Orfanatos y adopciones internacionales. La investigaci6n de los orfanatos haitianos
no form parte del present studio; sin embargo, cabe notar que muchos nifios
residents en orfanatos no son realmente hu6rfanos, por lo que estas instituciones
pueden considerarse una alternative mas en el process de reubicaci6n de ninios.
Ademas, en Haiti opera un circuit de adopci6n de nivel international por lo que los
orfelinatos sirven de lugar para concentrar los nifos disponibles para adopci6n.24

Dada la relative afluencia de los padres extranjeros que buscan nifos para adoptar, la
situaci6n se presta a corrupci6n y maniobras que no necesariamente tienen en cuenta
lo que a los ninios mas les convenga. Entrevistamos una mujer norteamericana
interesada en adoptar un niio menor de 12 meses. El niio en cuesti6n estaba en el
orfanato cerca de Delmas 31. La mayoria de los nifios en este orfelinato tenian todavia
uno de sus padres vivos. De orfelinato solo tenia el nombre. La mujer estimaba que
alrededor de 70 families adoptivas se habian registrado con este orfanato, habian
pagado tarifas, y solo esperaban la conclusion del process.

La potential madre adoptive report haber pagado una tarifa inicial de 4,000 d6lares al
orfanato para procesar su caso, mas 600 d6lares por mes para el cuidado y
manutenci6n del nifio en el orfanato durante seis meses. Una vez se completara la
adopci6n, pagaria una suma final de 3,500 d6lares. El antiguo director del orfanato, un
ciudadano norteamericano, se habia ido del pais unos meses despu6s de que la madre
adoptive habia acordado los arreglos. El nuevo director le exigi6 una suma adicional de
3,000 d6lares para continuar procesando su solicitud de adopci6n, solicit mas tiempo
debido a dilaciones en el procesamiento del caso impuestas por IBESR, y ademas le
habia cobrado various meses adicionales de gastos de cuidado y manutenci6n del nifio
en el orfelinato. Claramente, ni el orfanato ni aparentemente IBESR tenian incentives
financieros para acelerar el process de adopci6n. La madre adoptive esperaba pagar
unos 15,000 d6lares por la adopci6n ademas de los gastos de hotel y de viaje ya que
habia viajado desde la region noroeste de los EEUU. Ir6nicamente, la mujer no
consideraba los gastos exorbitantes en vista de una previa experiencia adoptando un
nifio ruso por el que pag6 20,000 d6lares mas 5,000 de gastos de viaje.

Creciendo y madurando

Por lo general, sobre los 15 aios, ya los j6venes rurales se consideran mayores de
edad; sin embargo, para prop6sitos de este informed y de acuerdo a la ley, la mayoria de

24 Segfin algunos informes, las adopciones intemacionales en los Estados Unidos se triplicaron a 20,000
nifios entire 1990 y 2002 (Kruger 2004).










edad no se obtiene hasta la edad de 18, de forma que definimos como nifios a los
menores de 18 afos. Esta definici6n difiere de la realidad cotidiana haitiana, donde
muchos niios fungen de adults desde temprana edad, haciendo decisions y tomando
determinaciones de vida caracteristicas de la condici6n de adulto. De hecho, las
entrevistas sugieren que este process se realize sobre los 10 afios.

Adultos en miniature. El mundo de los nifios haitianos incluye todo un segment cada
vez en mayor aumento, de nifios que mejor podrian describirse como adults en
miniature, que viven fuera de su casa, manejan dinero, se abren paso en el mundo.
Muchos de estos niios han huido de previas situaciones, especialmente los niios
restav6k. Otros nifos dejan su casa si no pueden asistir a la escuela. Algunos toman la
iniciativa de vivir donde otras families lejos de sus hogares o al otro lado de la frontera.
Algunos viven solos, en la calle. Otros merodean las calls a ver qu6 se les pega (algin
trabajito, una limosna, lo que encuentren), hacen trabajos sexuales, o de mensajeros,
de vendedores, o de jornaleros agricolas.

Nifios callejeros. Encontramos nifios callejeros literalmente en cada pueblo haitiano
que visitamos durante la investigaci6n que sustenta este document. Informes recientes
sobre nifios callejeros en Puerto Principe indican que desde el 1991 no ha habido
aumento en el nOmero de nifios que recorre las calls, un estimado de 2,000 ninios en el
area metropolitana.5 En contrast, entrevistas recientes y observaciones sugieren que
ha habido un aumento considerable en el n6mero de niios callejeros en pueblos de
provincia, especialmente en la zona fronteriza.

Muchos niios callejeros son nifios restavek. Otros nilios de la calle se han escapado o
han tomado la iniciativa de dejar sus hogares y de vivir en la calle. En ambos casos, la
opci6n de vivir en la calle es, hasta cierto punto, una alternative a vivir con otros como
sirviente infantil. Los factors que precipitan ambas alternatives son bastante similares.

Para ilustrar, Sonsonn, un nifio de la calle en Mirebalais, se fue de su hogar rural a los
10 aios, luego de morir su madre. Su padre no podia mandarlo a la escuela y la comida
escaseaba. De su propio acuerdo, se fue a pi6 al pueblo de Mirebalais y se mantuvo a
base de diversas actividades en la calle. Durmi6 afuera en el suelo por 6 afios. Durante
los pasados tres afios ha dormido en casas de otros a cambio de algon trabajo
dom6stico. Ahora como joven adulto vive de lavar carros, transportar carga, y de vender
refrescos y otras bebidas en la calle. Ha tomado la iniciativa de inscribirse en la escuela
y 61 mismo cubre los gastos de escolaridad. Peri6dicamente visit a su padre en el
paraje rural donde vive y, de lo poco que gana, saca para Ilevarle pequefas sumas de
dinero.

Otros ninos de la calle cuentan las histories de su vidas, y en muchas de ellas, resurgen
los mismos elements una y otra vez:

irse de su casa por su propia voluntad,
huir del lugar donde vivian como restav6k,
irse de su casa luego de perder uno de sus padres,
visits peri6dicas al hogar natal,
y otras veces, alguno que otro hace referencia a su preferencia de vivir
independientemente, lejos de la autoridad familiar o de las exigencias de otros.

25 Pierre (2003, 73).











Un tema que recurre con frecuencia en las entrevistas con los niios de la calle, con los
trabajadores sexuales, o con adolescents que trabajan, es el de visitar sus padres y
traerles algin obsequio. Esto refleja que en cierta media continian manteniendo
vinculos con sus hogares de origen. Hasta los niios del pueblo sin hogar reportan
visits ocasionales a sus padres en el campo y obsequios de dinero.

Reubicaci6n acordada por los mismos nifios. Los niios que quieren escapar de su
condici6n tambi6n toman iniciativa de encontrar families que quieran acogerles cuando
tienen problems en sus propios hogares. Un hombre explic6 dos estrategias
principles que usan los niios para ubicarse como restavek en el pueblo de Thiotte.

Malere bay lot fanmi. Los pobres dan sus hijos a otras families
ki pi miyo. Que estan en mejor situaci6n.
Ti moun f6 vis Un niio hace algo malo,
kouri ale lakay lot moun, se escapa y corre a casa de alguien,
sove kay paran, huye de sus padres,
lal direkteman lakay moun. Va directamente a casa de alguien.

Este es otro tema que reaparece en la cuesti6n de reubicaci6n de menores---el niio
escapade que va a la casa de un allegado, muchas veces un pariente. Este patron se
report tanto en las zonas rurales como en las urbanas. Tales desviaciones muchas
veces se deben a conflicts en el hogar y pueden incluir riiias y abuso fisico. En las
zonas urbanas, muchos niios huyen de situaciones abusivas relacionadas con su
condici6n de restavek y no de sus propios hogares.

En otros casos, un nifo puede tomar la iniciativa de irse de su casa debido a la pobreza
o carestia que alli experiment, especialmente si no est6 yendo a la escuela. Este
investigator encontr6 una y otra vez a ninios y j6venes que habian dejado sus hogares
siendo niios y de su propia iniciativa. Invariablemente, estos niios no asistian a la
escuela y procedian de families numerosas.

En un caso del que nos hablaron en Las Cahobas, un joven de 12 aios se fue de su
hogar en el campo en busca de trabajo y de un sitio donde alojarse. Sus padres
ignoraban su paradero. Otra familiar le ofreci6 albergue bajo condici6n de que solicitara
permiso de sus padres. Vivi6 con esta familiar por 10 aios, ayudando en labores
agricolas y en cuidado de animals. La familiar que le recibi6 le dio alimento, techo,
ropa, y algo de escolaridad, y coordinaron visits anuales a donde la familiar de origen,
IlevAndoles obsequios de products agricolas. Ahora que es adulto, trabaja como
empleado asalariado en el negocio de uno de los hijos de la casa.

Categories de nifos que viven con otras families

De las observaciones de campo y de las entrevistas emerge un continue en el trato que se
da a los niios que viven con otros. Son esencialmente niios de trabajo. La mano de obra
infantil se valoriza, aunque generalmente no se paga. Los niios viven con otros por un
sinnimero de razones. No todos los niios que viven con otros son sirvientes infantiles
"restav6k."

En algunos casos, a los niios de fuera se les trata como si fueran hijos adoptivos. Pero al
otro extreme del espectro, hay qui6nes les tratan como si fuesen pequeios esclavos. Hay










un grupo grande y cada vez mayor de sirvientes infantiles separados de sus padres y
viviendo con otros fuera de sus hogares natales. En medio de esta cadena de otorgar y
recibir niios, existen muchos tipos de arreglos y patrons de trato que reflejan diferentes
circunstancias, temperamentos, lazos familiares, y arreglos mediados por la cultural.

Algunos de estos arreglos reflejan la generosidad de las families hospedantes y protegen los
niios de circunstancias acuciantes de pobreza o de crisis en sus hogares natales. Otros
niios escapan situaciones abusivas o de extrema carestia al irse a vivir con otros. Otros
arreglos se disfrazan de eufemismos de parentesco, parentesco ritual, o del deseo de ir a la
escuela, para esconder el uso y abuso de niios. Todos los arreglos observados produce
beneficios tangibles para las families hospedantes.

En general, sin tener en cuenta los arreglos que se efectien, los niios que viven fuera de su
hogar corren mas alto riesgo de que se les trate como ciudadanos de segunda clase o de
que se les someta a abuso fisico o sexual-aunque ninguno es inevitable. Seg6n las
entrevistas de campo, las condiciones de vida de los sirvientes infantiles son diferentes de la
de los hijos de la casa. Duermen en los lugares mas indeseables, por ejemplo, en un pedazo
de alfombra en la cocina exterior, o en el piso al pi6 de una cama. Comen comida diferente.
Trabajan significativamente mas que otros niios en la casa. De hecho, facilmente Ilevan una
carga de trabajo similar a la de sirvientes adults sino mas. De acuerdo a observaciones
directs realizadas por los informants, a estos niios se les somete a humillaci6n pOblica y
castigo corporal, incluyendo pelas y palizas con enseres de cocina, zapatos, 1tigos, o
puiios. Posiblemente ni van a la escuela, y si lo hacen, les mandan a escuelas inferiores y
diferentes de las que van los hijos de la casa. Estan sujetos a abuso sexual de parte de los
hijos de la casa, a veces de parte de los mismo adults, pero seguramente no les dejarian
casarse con los hijos o hijas de la casa.

Trata de personas

Hay evidencia de trata de personas en los various arreglos de reubicaci6n de niios fuera
de su hogar natal?

Hay vasta evidencia de negociaci6n, obsequios, y arreglos transaccionales.
Basada en esta investigaci6n no hay evidencia de que las families que reubican
sus hijos dan o reciben dinero a cambio de que sus hijos pasen a vivir como
sirvientes infantiles en casas de otros.
Se acumula cada vez mas evidencia de que en el process de reclutamiento hay
trata de niios.

Rol cada vez mis prominent de los intermediaries en el process de
reclutamiento. Hasta ahora, el reclutamiento habia sido un arreglo consensual entire
adults representando a los que envian y a los que reciben. Tradicionalmente ambos
hogares se conocian de antemano, o tenian lazos de parentesco. En muchos casos,
este sistema sigue siendo la norma, especialmente pueblos provinciales y zonas
rurales. Sin embargo, ha habido cambios fuertes en el caricter que ha tomado la
reubicaci6n de ninios. Entre estos cambios se cuentan los siguientes:

(1) Un aumento dram6tico en reubicar nifios de areas rurales distantes en
circunstancias en que mantienen poco o ningOn contact con sus padres.
(2) Evidencia fuerte de que los niios estan siendo reubicados en casa de
desconocidos.










(3) La reubicaci6n infantil facilitada por intermediaries y pago de honorarios.

El contact con un intermediario se puede hacer de boca, a trav6s de un sirviente, tal
vez una lavandera que comunica el mensaje de que alguien est6 buscando un timoun.
O, los hogares pueden pagar dinero para que alguien les reclute un sirviente infantil en
el campo.

Gen de moun ki depeche moun Hay quienes despachan a otros
al an provens hacia las provincias,
peye frt transpo pou li les pagan los gastos de transport
poul ale nan z6n kote li soti a para que regrese a la zona de donde sali6
pou'l vin avek yon ti moun pou li. Y que le traiga un ti moun.

Klas kap chache ti moun La clase de gente que hoy en dia procura
kounyea un ti moun
pa gen mwayen peye yon bonn. No puede pagar una criada.
Achte yon ti moun epi yo trankil. Compran un timoun y quedan satisfechos.

El uso de la palabra "comprar" sugiere que la gente est6 dispuesta a cubrir los gastos
de reclutar un niio ya que al final saldr6 mas barato que pagar una sirvienta. Sin
embargo, uso de la palabra no implica que a los niios se les vende o se les compra
como si fuesen esclavos.

Informantes de Savanette reportan sobre una vendedora de mercado (madansara) que
va a Puerto Principe cada shbado con un niio atr6s. Cada semana Ileva un nifio
diferente destinado a reubicaci6n en esa ciudad. La marchanta parece comerciar con
nifios ademas de los otros efectos que vende. La gente la ha apodado Manman Zanfan
(madre de nifios). Otra mujer de Savanette se especializa en reclutar adolescents
como de 16 afos para trabajar en casas de ciudades grandes, con gente interesada en
contratar dom6sticas por poca paga. A esta mujer se le ha dado el apodo de lajans
(agencia). En efecto, ambas mujeres son vendedoras de mercado que operan como
reclutadoras de mano de obra o koutchye (intermediarios), y las families que reciben est6n
dispuestas a pagar una tarifa por sus servicios.

Existe evidencia de que los nirios haitianos son reclutados en forma similar para
reubicaci6n como sirvientes infantiles con families haitianas en la Republica
Dominicana. Informantes tanto en Mirebalais como en Plaisance reportan ver
marchantas de mercado dirigi6ndose hacia la Rep6blica Dominicana acompafiadas de
cuatro o cinco nifios. La investigaci6n de campo claramente indica que a las families
haitianas residents en Repiblica Dominicana y a las families dominicanas de la zona
fronteriza, les interest reclutar nirios haitianos. Sin embargo, aunque no hay evidencia
de que las families dominicanas pagan por tener acceso a estos nilios adoptivos, si
existe evidencia de que las families haitianas pagan tarifas para cubrir gastos de viaje o
gastos involucrados en reclutar y traer nifios haitianos a la Rep6blica Dominicana.

Secuestrando. El tema de el nifo perdido recurre persistentemente en las entrevistas de
campo sobre la inmigraci6n infantil-tanto en Haiti como al otro lado de la frontera. Algunos
de entire estos ninios perdidos han sido secuestrados. La director del hogar L'Escale estima
que al menos 50 nifios restavbk de los admitidos a L'Escale en aios recientes fueron
secuestrados de sus hogares en zonas rurales y reubicados con desconocidos en Puerto
Principe. Esto constitute una octava parte de los niios que han pasado por L'Escale.










Esta informaci6n se basa en datos obtenidos de padres e hijos a qui6nes L'Escale pudo
localizar. Muchos padres reportaron que habian perdido sus hijos y los creian muertos o
desaparecidos, o reportaron que "me quitaron mi hijo." A su vez, a los niios se les habia
reubicado con families en ciudades grandes-aparentemente por una tarifa, y sin ning6n tipo
de contact con su familiar. A los nirios de L'Escale que presentaban historical de secuestro y
de reubicaci6n con desconocidos se les habia tratado peor que a otros nifios restavek,
seg6n la director del hogar colectivo.

Independientemente de Io reportado por L'Escale, este investigator encontr6 padres que
reportaron tener "hijos perdidos." En algunos casos los niios se habian "perdido" en la
Rep6blica Dominicana. Hay evidencia de que algunos nifios se escaparon en vez de ser
tomados a la fuerza, o de que algun familiar o allegado les incit6 a que huyeran y luego les
reubic6 como nifios restavek.

Indicadores de nifios en peligro

Los niiios reubicados fuera de su hogar generalmente proceden de families con cinco a diez
nifios. Alguna crisis familiar, particularmente la muerte o enfermedad grave de uno de los
padres, tiende a precipitar la reubicaci6n de nifios fuera de su hogar natal. El acceso a
educaci6n es tambi6n una motivaci6n fuerte para ubicar niios rurales en hogares urbanos.
Cuando la familiar no puede pagar una escuela, el enviar los nifios al otro lado de la frontera
se percibe como una altemativa a enviar el niiio a la escuela. Los hu6rfanos, especialmente
los hijos de padres que han muerto victims del SIDA, presentan alto riesgo. Algunos
reports estiman el nOmero de hu6rfanos de SIDA entire 163,000 y 235,000 entire haitianos
menores de 15 afios.26

En suma, los nifios que reflejan algunas o todas las caracteristicas o circunstancias que
aparecen a continuaci6n est6n en peligro de ser reclutados para ser incorporados a trata de
nifios o para ser sirvientes infantiles:

Nifos de hogares rurales caracterizados por extrema pobreza
Nifios de hogares donde el agua es de dificil acceso, por ejemplo, una hora o mas a
pi6.
Niiios cuyas families confrontan grandes crisis, especialmente muerte o seria
enfermedad de uno de los padres.
Hogares con temporadas de hambre o escasez de comida.
Families con cinco a diez nifios.
Nifios donde solo uno de los padres contribute a la manutenci6n del hogar
Nifios entire los 6 y 12 afios.
Las nifias son mas vulnerable a ser reubicadas que los varones, especialmente en
hogares urbanos.
Nifios nacidos fuera de unions conyugales estables, por ejemplo, pitit deyo (nifios
de fuera) o nifos de unions pasajeras.
Nifios de edad escolar que no estan asistiendo a la escuela o cuyas families no
pueden afrontar los gastos escolares.
Nifios escapados buscando un sitio donde quedarse.
Hu6rfanos de personas que han muerto de SIDA


26 FHI/Impact, ND, La Situation des orphelins et des enfants vulnerable en Haiti, Resume de I'evaluation,
p. 16.










*Niios que presentan oportunidad o acceso, i.e., hogares que tienen contacts con
hogares o con sus representantes, done potencialmente se podria reubicar al niio,
como por ejemplo,

> Familiares o padrinos residents en zonas urbanas,
> Comerciantes de mercado que viajan constantemente, de areas rurales a
urbanas, y viceversa,
Sintermediarios (traficantes), incluyendo secuestradores, que reclutan niios
activamente,
> juventud del Brea que ya se han mudado a otros sitios y que pueden estimular a
los niios a que se vayan de sus hogares sin permiso de sus padres.











CAPITULO IV: MANO DE OBRA INFANTIL, LA FRONTERA, Y LA TRATA DE NIROS

EL TRABAJO INFANTIL EN HAITi

Hay muchas indicaciones de que el sector que mas utiliza la mano de obra infantil es el
de servicio domestico sin paga. Cabe preguntar, ,hay otras formas de trabajo infantil no
remunerado, y hasta qu6 punto trabajan los nifios por dinero? Con relaci6n al tema
presentamos tres puntos salientes:

(1) Ademas del servicio dom6stico, los otros sectors donde se utiliza trabajo infantil sin
paga es el sector de comercio en pequefia escala y el sector agricola.
(2) Si los nifios no asisten a la escuela y no se necesitan para realizar trabajos en el
hogar, tienden a Ilegar a la madurez en la adolescencia, sobre los 15 afios o menos.
Muchos buscan trabajo remunerado fuera del hogar-sea localmente o en otras
areas.
(3) Tanto ninios como adolescents cruzan la frontera con el prop6sito de trabajar por
dinero-ya sea voluntariamente o bajo la autoridad de algin adulto, caso que se da
con particular frecuencia en zonas haitianas aledafas a la frontera.

De ninguna paga a poquita. Un tema que se oye con frecuencia es el cambio que se
observe en niios restavek sobre la edad de 15 aios, cuando intentan pasar de trabajo
dom6stico no pagado a trabajo asalariado. Por
ejemplo, algunas de las nifias restav6k en Puerto De Nada a Poco
Principe huyen o hacen arreglos para irse, M s m
Marie-Rose se mud6 a Puerto Principe.
especialmente si encuentran trabajo como Era unajoven soltera de Mawouj un area
Era una joven soltera de Mawouj; un area
sirvientas asalariadas (ver cuadro anexo). rural en la carretera a Hinche. Marie-Rose
encontr6 trabajo en una factoria y vivia
En muchas areas rurales hay gran demand para sola en un cuarto alquilado.
jornaleros agricolas. Debido al ciclo agricola, la
demand es intermitente. Muchos agricultores se Sylvanie, 12 afios, fu6 enviada desde el
encuentran cortos de capital tal vez cuando mas area rural de Mawouj a vivir con su
necesitan de la mano de obra. De forma que madrina Marie-Rose en Puerto Principe.
algunos reclutan niios restav6k como ayudantes Los padres de Sylvanie no vivianjuntos y
agricolas en vez de contratar jornaleros. Dichos ninguno queria quedarse con la nifia.
niios son usualmente varones y dificilmente se Sylvanie vivi con Marie-Rose 6 aos.
Cargaba agua, limpiaba, preparaba la
les manda a la escuela. comida, mientras Marie-Rose trabajaba en
la factoria. Marie-Rose envi6 a Sylvanie a
En la parte baja de la Meseta Central las escuela noctuma de 5:00 a 7:00 PM.
entrevistas de campo produjeron various casos de
varones restav6k sobre los 9 6 10 afios, ubicados At los 18 afios, luego de vivir y servir a
en hogares campesinos con fines de rendir Marie-Rose por 6 afios, Sylvanie huy6.
labores agricolas. Sobre los 15 afios, muchos de Estaba encinta y habia encontrado trabajo
estos j6venes decide irse, tomando asi un rol de de sirvienta con paga en otro sitio.
adults j6venes y dispuestos a encontrar
alternatives de trabajo que les ofrezcan un salario
en vez de permanecer como restav6ks sin paga. En otra variante, el restavek agricola
que se queda a trav6s de la adolescencia, puede recibir un poco de tierra para cultivar,
a cambio de que continue realizando labores agricolas en la finca.










Los restavek agricolas que en la adolescencia se van, a veces regresan a trabajar al
mismo sitio como jornaleros-esta vez con paga. Bajo estas circunstancias pasan a ser
trabajadores itinerantes a qui6nes se les presta un techo y se les da comida. Bajo estos
arreglos, se les paga como la mitad de la tarifa acostumbrada.

Trabajos agricolas. Una fuente important de trabajo extra-familiar en Haiti rural son
las eskwad-un arreglo de trabajo que no debemos confundir con los mejor conocidos
grupos de trabajo kounbit. Existen varias diferencias entire los dos grupos; sin embargo,
la regla de que el trabajo debe ser reciproco, rotativo, y sin paga es una caracteristica
de los grupos tipo eskwad. Aunque entire sus miembros el trabajo ni se compra ni se
vende, el grupo si puede vender su trabajo a personas ajenas al grupo. Hay miles de
grupos de trabajo como estos en Haiti y muchas veces los grupos incluyen j6venes
adolescents y adults j6venes.

Los varones adolescents, tambi6n trabajan por dia o por ajuste en actividades
agricolas. En algunas zonas rurales haitianas existe gran demand de jornaleros
agricolas. Dichas zonas incluyen areas irrigadas del Valle del Artibonito, de gran
atracci6n laboral para j6venes trabajadores de regions aledafas.

Comercio en pequefia escala. Tanto las nifias como los varones son apreciados como
vendedores callejeros, mensajeros, asistentes de marchantes viajantes tipo madansara
y vendedores en tienditas dom6sticas o en mercados de calle. Sin embargo, en estas
esferas de trabajo, hay mas demand para ninias que para varones. Los nifios que
trabajan en los mercados pueden ser restav6ks sin salario o pueden trabajar por paga.
Algunos compran y venden sus propios products agricolas. En dias de mercado, los
varones buscan clients a qui6nes les puedan ayudar a cargar o descargar en la
estaci6n de autobuses. Este fen6meno se ve en cualquier mercado urban, y en los
mercados de la frontera se v6 especialmente en dias de mercado.

Trabajadores sexuales. SegOn las entrevistas de campo, la actividad sexual empieza
mas temprano para las nifias que para los varones. Puede ocurrir a la corta edad de
diez afios, pero mas comOnmente sobre los doce o los trece, especialmente si se trata
de nifias sirvientas restavek. Informantes, entire los que se incluyen trabajadores
sexuales entrevistados en el curso del present studio, dijeron tener conocimiento
personal de nifias de 10 a 14 afios que venden servicios sexuales. Hay evidencia de las
entrevistas de campo, que entire las j6venes dedicadas al trabajo sexual hay nifias que
otrora fueron restavek y que escaparon huyendo de situaciones abusivas, incluyendo el
abuso sexual.

Los informants tambi6n resaltan que las nifias tienen algo que vender que no lo tienen
los varones. El comentario se refiere a diversos trabajos normalmente desempefiado
por nifias, pero tambi6n se refiere a la actividad sexual. Aqui viene a la mente un
proverbio rural que toma nota del caracter transaccional de las relaciones entire los
sexos:

Tout fanm g'on kawo t6. Todas las mujeres tienen un pedazo de tierra,
i.e., algo de valor.

Los trabajos de campo no revelaron casos de trata de trabajadores sexuales dentro de
Haiti, aunque tal trafico bien puede existir. En entrevistas realizadas en Ti Lori y Anse a
Pitre se adujo a casos especificos basados en conocimiento personal, de nifias










haitianas menores de edad que habian sido reclutadas por traficantes (boukong)
especificamente para vivir con hombres dominicanos como compaieras sexuales o
conyugales. A cambio, los boukong habian recibido una gratificaci6n.

LA FRONTERA

Miles de haitianos cruzan de un lado al otro de la frontera. Entre los que cruzan hay
menores y nifos que lo hacen por iniciativa propia. En principio, los haitianos que
cruzan hacia la Rep6blica Dominicana deben decidir si lo van a hacer legal o
ilegalmente. En la pr6ctica, muy pocos haitianos del sector rural tienen acceso a
documents de viaje. Lo que quiere decir que, con alta probabilidad, la gran mayoria de
trabajadores haitianos inmigrantes cruza sin documents. De alli que, en cualquier
moment pueden ser sujetos a deportaci6n.

La zona fronteriza. La frontera es un mundo aparte. Las zonas fronterizas tanto en la
Repiblica Dominicana como en Haiti difieren de otras zonas distantes de la frontera en
los respectivos paises. En los alrededores inmediatos a la frontera hay much contact
entire haitianos y dominicanos y bastante movimiento trans-fronterizo entire localidades
aledaias al borde.

En notable contrast a los cruces que tienen lugar a nivel local, la frontera tambi6n atrae
trabajadores de todas las regions de Haiti, aunque principalmente de las zonas rurales.
Estos trabajadores pueden ser hombres, mujeres, o niios, pero el grupo mas nutrido lo
constituyen hombres j6venes en busca de trabajo en la Rep6blica Dominicana. A
diferencia de la gente de la frontera, estos trabajadores inmigrantes desconocen la
frontera y generalmente requieren de los servicios de guias o traficantes.

Un borde ilegalmente abierto. La frontera dominico-haitiana no es t6cnicamente una
frontera abierta; sin embargo, se caracteriza por un ir y venir constant tanto de gente
como de mercancia. Las autoridades fronterizas regulan el movimiento en ciertos
puntos oficiales de cruce, pero la mayoria de la gente y de la mercancia cruza la
frontera de formal informal, i.e., illegal. El cruce de la frontera puede facilitarse mediante
pago de pequeias sumas de dinero a los guardias dominicanos o puede hacerse
clandestinamente-al margen de los sistemas de control o de las regulaciones.

Las entrevistas de campo ponen en evidencia que la mayoria de los haitianos que
cruzan la frontera lo hace de forma ilicita y no regulada, o sin documentaci6n, i.e., anba
fil (por debajo del alambre). Estas condiciones se prestan a transacciones corruptas,
especialmente por parte de los guardias dominicanos, cuando las irregularidades se
detectan en los puestos militares o puntos de chequeo de la frontera.

En areas poco pobladas, el riesgo de actividades ilegales aumenta, incluyendo robos a
mano armada, trata de animals robados y paso de inmigrantes indocumentados.
Cuando se cruza la frontera en areas remotas, tanto los traficantes como los
inmigrantes pueden ser victims de robo o violaci6n por parte de malhechores.

Negocios trans-fronterizos. Brunet (2001) estima que el volume de comercio ilicito
que atraviesa por la frontera es 4 6 5 veces mayor que el licito. El porcentaje es aon
mayor en algunas de las areas visitadas en el curso de este studio tales como
Savanette, comunidad montaiosa de la Planicie Baja y Boucan Chat, mercado rural
animado pero remote, situado en las montaias altas del Bosque de Pinos en la zona










fronteriza. En Savanette, virtualmente todo el excedente agricola se comercializa a
trav6s de la frontera, especialmente caf6, frijoles, gandules y aguacates. Seg6n
entrevistas con comerciantes del mercado en Boucan Chat, las marchantas madansara
viajan largas distancias tanto en Haiti como en la RepOblica Dominicana para ejercer su
oficio. Cruzan la frontera con facilidad y establecen arreglos especiales con los guardias
de la frontera dominicana y con los militares de los puntos de chequeo distantes de la
frontera.

Cruces de frontera oficiales. El gobierno dominicano sustenta una red elaborada de
puestos de guardia y puntos de cruce esparcidos a trav6s de los 380 kil6metros de
frontera. Por contrast, el gobierno haitiano tiene puestos de policia, aduanas, e
inmigraci6n solo en los cruces mbs importantes tales como Ouanaminthe (frente a
Dajab6n), Bellad6re (Elias Pifia), MalpasselGanthier (Jimani), y Anse & Pitres
(Pedernales).

De todos los cruces oficiales, Malpasse es el mas important. Malpasse control la
carretera m&s important que conecta a Puerto Principe con Santo Domingo. Th6odat
(2003) asevera que en el afio 2000, por Malpasse pasaba la mitad de todo el comercio
entire los dos paises. Ouanaminthe, pueblo del norte, tambi6n maneja un gran volume
-precedido solo por Malpasse desde la d6cada de 1990. Por Ouanaminthe pas6 un-
tercio de toda la mercancia que atraves6 la frontera en el afo 2000 (ibid.).

La poblaci6n de los 14 municipios fronterizos que colindan con la frontera de 380
kil6metros (ver Tabla 3) excede el medio mill6n de personas. Brunet ibidd.) report que
la densidad poblacional en el lado haitiano de la frontera es mas alta que la densidad
poblacional en el lado dominicano-casi cinco veces mas alta (250 personas/km2 versus
50 personas/km2) aunque las cifras varian de un area a otra.

Tabla 3. Jurisdicciones y Poblaci6n en Municipios Fronterizos Haitianas
Comunas Poblaci6n Haiti Rep. Dominicana
Haitianas de la DMpartements Provincias
Zona Fronteriza
Ferrier 13,096 Nordeste Montecristi
Ouanaminthe 77,319 Dajab6n
Capotille 15,086
Mont Organis6 17,189
Carice 10,180
Mombin Crochu 25,113
Cerca la Source 40,270 Centro Elias Piia
Thomassique 42,557
Thomonde 32,993
Belladere 60,239
Savanette 29,717
Cornillon 48,934 Oeste Independencia
Ganthier 71,261
Fonds-Verettes 40,227
Anse 6 Pitre 21,846 Sudeste Pedernales










Total 546,024
NOTA: Las jurisdicciones est6n listadas siguiendo un axis norte-sur. La lista de
provincias dominicanas siguen un orden de proximidad geografica con los departments
haitianos. Los datos estan tornados del censo de 2003 (IHSI, 2003).

Zona de cruce ilicitas. CEDEC ha identificado varias zonas de cruce populares entire
los trabajadores haitianos indocumentados, entire las cuales se citan (ver S6ide 2003):

Ouanaminthe Cachiman y Miguel (Savanette)
Mont Organis6 Cornillon
Tilori (Cerca la Source) Fonds-Verettes (vecino a Limin)
Castilleur (Saltadere) Ganthier (pr6ximo a Jimani)
B6k Banik (Thomassique) Anse a Pitre
Thomonde (pr6ximo a Tierra
Muscady)

Estas areas correspondent bastante fielmente a la lista de municipios fronterizos
presentada en la Tabla 3. Informaci6n de campo sugiere lo siguiente:

La gente cruza la frontera por un sinnumero de razones y literalmente en los 14
municipios fronterizos.
No se limitan a los cruces principles, sefialados anteriormente.
Gran parte del cruce diario es local-trafico diario entire comunidades vecinas.
Algunos sitios se caracterizan por mas volume de trafico, incluyendo
emigrantes trans-fronterizos ajenos al area.

Caracteristicas de los sitios preferidos para trinsito ilicito. Las recientes entrevistas
de campo confirman el listado de CEDEC; sin embargo, los informants locales
identificaron otras localidades mas especificas donde los haitianos acostumbran a
cruzar en grandes numeros, especialmente cuando se trata de gente que viene de otras
areas del pais y que cruzan con guias o traficantes de mano de obra. Dichos puntos de
cruce ofrecen ciertas ventajas entire las que podemos citar las siguientes:

Oportunidad de evadir los puntos de chequeo, o,
Cruzar sin que los guardias dominicanos se den cuenta;
Acceso inmediato a carreteras con transport piblico a ambos lados de la
frontera;
Sitios haitianos que ofrecen areas donde la gente pueda esperar o pernoctar en
lo que los grupos esperan para cruzar, por ejemplo, mercados fronterizos,
Sitios dominicanos que ofrecen puntos de asamblea asequibles al transport
piblico en el lado dominicano pero fuera de vista de los guardias de la frontera o
de los puntos de chequeo.
Ubicaciones geograficas aledafias a ciudades dominicanas o a lugares donde
hay potential de trabajo, por ejemplo, la zafra annual de caria de azOcar (sur), u
otros cultivos tales como el cafe (area media de la frontera), producci6n a gran
escala de pimientos y de arroz (norte), o construcci6n (Santo Domingo).

Zonas de alto volume de movimiento trans-fronterizo. En el curso de este studio no
fue possible visitar todas los municipios fronterizos; no obstante, las entrevistas de campo
sefialan que las siguientes regions fronterizas son bastante frecuentadas por los traficantes










laborales y por los guias de cruce, ademas que por miles de haitianos que Ilegan de
regions de Haiti lejanas a la frontera :

1. Noreste: Ouanaminthe, con nexos econ6micos fuertes a su contraparte dominicana
Dajab6n, es un punto de cruce de gran volume. Las relaciones comerciales entire
Ouanaminthe y Dajab6n se consolidan por los mercados que tienen lugar en
Dajab6n los lunes y los viernes. Este es un borde regulado por el gobierno; pero en
dias de mercado, literalmente miles de personas cruzan de un sitio a otro libremente
desde tempranas horas de la madrugada hasta las 4:00 PM. La mayoria son gente
local que van al mercado como comerciantes o como clients; sin embargo, el alto
volume de tr6nsito peatonal permit a los traficantes laborales cruzar a trabajadores
indocumentados. El area de Capotillo al sur de Ouanaminthe es un punto de cruce
important. El Rio Masacre sirve de borde local. Los traficantes cruzan el rio durante
la noche, fuera de la vista de los puestos de guardia.

2. Meseta Central: Esta region maneja un alto volume del transito de la frontera. Hay
mercados fronterizos importantes en Ti Lori (conocido por los dominicanos como
Tiroli) en el lado haitiano de la Carretera Internacional cerca de Villa Anacaona (RD),
Biassou en Haiti opuesto a Banica (RD), y en Elias Pifia (RD) enfrente de Belladere.
La gente de Savanette y Baptiste van a los mercados dominicanos en Hondo Valle y
Cafada Miguel. Ti Lori (Cerca la Source) y B6k Banik (Thomassique) son paradas
bien conocidas por los traficantes laborales y sus clients. La gente se congrega en
estos sitios desde comunas distantes incluyendo Puerto Principe, para hacer
contact con los traficantes laborales locales y para negociar el viaje a pi6 a trav6s
de la frontera. Los traficantes que operan en la zona de Ti Lori cruzan la frontera
durante la noche por La Cruz, cerca de Mario.

3. Reqi6n Bosque de Pinos: Fonds-Verettes est6 situado en terreno escarpado, a unos
kil6metros del pueblo dominicano de El Lim6n. Para Ilegar a El Lim6n o a Jimani, la
gente cruza por Twa Ma o Te Fwad. Boucan Chat es un mercado en la frontera
haitiana localizado en un Brea remota de el Bosque de Pinos. Este mercado es un
punto de reuni6n para traficantes laborales y sus clients, especialmente durante el
reclutamiento para la zafra dominicana. Se dice que unosl5 camiones Ilenos de
trabajadores Ilegan a diario durante los periods de mayor reclutamiento, desde fines
de noviembre hasta enero. Trabajadores y traficantes cruzan en Tbt Sous no lejos de
El Aguacate. La gente tambi6n cruza por Lospin y Nan Paul.

4. Sur-Este: Existen lazos estrechos entire Anse & Pitre y Pedemales, incluyendo
much movimiento diario entire los dos puntos. Ademas, literalmente miles de
trabajadores haitianos indocumentados supuestamente pasan por Anse & Pitre en
ruta hacia Mangit (Avila), un punto de reuni6n bastante remote en el bosque encima
de Pedernales, para la contrataci6n annual de trabajadores haitianos para la zafra
azucarera dominicana. Muchos vienen a Anse a Pitre por mar desde Marigot. Otros
van por tierra hacia zonas rurales de la frontera localizadas entire Anse A Pitre y
Thiotte. Thiotte, un pueblito de montafia, no esta en la frontera, pero esta ubicado en
la ruta mas important entire Anse A Pitre y el Bosque de Pinos. Tanto trabajadores
inmigrantes como traficantes pasan por Thiotte en ruta a puntos de cruce rurales
mas cerca de Anse A Pitre.

Entre los puntos de cruce importantes se incluyen Bwa D6m (frente a Senom), Nan
Banann y Nan Bony (frente a Banano), y Te Fw6t Mayin (secci6n del municipio de










Anse A Pitre), tambi6n est& Nan Cashiman, Bwa Kodenn, y Mensi. Docenas de
vehiculos de transport dominicanos se benefician de las tarifas que cobran a los
haitianos indocumentados que requieren transport piblico luego de cruzar desde
Bwa D6m a Senom. Bwa D6m est6 estrat6gicamente ubicado en la frontera en un
area rural remota. Como punto de cruce, provee f6cil acceso a carreteras y
transport piblico a ambos lados de la frontera. Aunque se trata de una localidad
rural pequefia, Bwa D6m es bien conocida como centro de acceso tanto por los
trabajadores como por los traficantes.

LOCALIDADES CERCANAS A LA FRONTERA

Contacto intimo. En muchos casos, los dominicanos y los haitianos de las localidades
rurales de la zona fronteriza mantienen contact diario y frecuente. En tales areas las
tazas de bilingUismo (Creol/Espariol) entire dominicanos y haitianos son altas, y tambien
se observan muchas unions dominico-haitianas, particularmente en el lado dominicano
de la frontera. Los haitianos que viven en localidades fronterizas no requieren los
servicios de guias o traficantes ya que est&n en su propio terruhio.

En dias de mercado el movimiento trans-fronterizo aumenta notablemente. El transito
local tambi6n incluye gran cantidad de jornaleros haitianos de areas fronterizas que
cruzan a trabajar en pequefias fincas dominicanas, y aun a trabajar tierra que alquilan o
trabajan a medias. Los servicios medicos gratis de la frontera dominicana tambi6n
atraen muchos clients del otro lado de la frontera. En zonas aledafias al borde, los
haitianos se inclinan a cruzar la frontera para obtener servicios medicos en la RepGblica
Dominicana, pues los prefieren a los haitianos, que consideran menos equipados, mas
cars, y mas distantes.

En su mayoria, los encuentros trans-fronterizos entire la gente de la zona son
amigables, al menos en apariencia. En ambos paises, los investigadores confrontaron
cliches o estereotipos negatives acerca de los de la otra naci6n; sin embargo, estos
estereotipos surgieron con mas frecuencia en entrevistas con personas ajenas a la zona
fronteriza. Las entrevistas realizadas con personas de la zona fronteriza aludieron a
vinculos entire los dos grupos y resaltaron los beneficios de la mutua interacci6n.

Del status vulnerable. A pesar de los vinculos que unen a la gente de la zona
fronteriza, los haitianos indocumentados que viven en territorio dominicano-incluyendo
los que Ilevan much tiempo residiendo en esas localidades- mantienen un status
social ambiguo con pocos o ning0nos derechos legales. En principio, pueden ser
sujetos a deportaci6n, incluyendo las mujeres haitianas en unions conyugales con
hombres dominicanos. Los nifios haitianos, incluyendo niios de padre dominicano, son
generalmente excluidos de los canales legales para adquirir actas de nacimiento o
nacionalidad dominicana.

Acceso a tierra. Debido a restricciones legales en cuanto a tenencia de tierra, los
haitianos no compran tierra en la Republica Dominicana; sin embargo, un numero cada
vez mayor de haitianos cruza la frontera para trabajar tierra en plan de alquiler o de
aparceria. Los derechos de cosecha son tenues. Los entrevistados reportaron casos
donde families haitianas trabajando tierra de dominicanos en condiciones de alquiler o
aparceria, fueron destituidos de la tierra por autoridades o duefios casi al moment de
cosecha, perdiendo asi todos sus beneficios de cosecha.










Cambios en la Poblaci6n. A pesar del condici6n legal tenue que caracteriza a la
mayoria de los haitianos residents en la Repiblica Dominicana las investigaciones de
campo encontraron evidencia bastante contundente de que muchos haitianos se han
establecido en comunidades fronterizas dominicanas. Por ejemplo, la comunidad rural
fronteriza de Cruce de Mariano al sur de Santiago de la Cruz cuenta con una alta
proporci6n de haitianos. En una escuela rural fronteriza en Trinitaria, no lejos de La
Restauraci6n, 30 por ciento de los estudiantes son haitianos y la mayoria de los
hogares en la vecindad a la escuela son, segOn se nos informo, haitianos. En este caso,
el predominio local de los haitianos es un cambio demografico que, segun se dice, se ha
producido en los Oltimos cinco afios. Los maestros de Trinitaria tambi6n aludieron a una
escuela rural dominicana cerca de Villa Anacaona donde literalmente todos los
estudiantes son haitianos.

Jornaleros que cruzan la frontera diariamente. En general, los jornaleros agricolas
haitianos desempeian un papel important en actividades agricolas de pequefia escala
que tienen lugar en el lado dominicano de la frontera, aOn cuando continuen residiendo
en Haiti. Por ejemplo, en el norte, La Vigia es una comunidad agricola de campesinos
dominicanos no lejos de Dajab6n; sin embargo, la fuente primaria de mano de obra
agricola para esta comunidad son jornaleros haitianos de sectors rurales de
Ouanaminthe y de Ferrier. Este patron sali6 a relucir en investigaciones de campo a los
dos lados de la frontera y hasta en investigaciones en sectors lejos de la zona norte.
Algunas de las areas visitadas donde se nos report este patron fueron las siguientes:

Caiada Miguel y La Colonia cerca de Hondo Valle frente a Savanette;
Angel F6lix frente a Grand Bois (St. Pierre/Cornillon);
Altagracia y 6reas vecinas a Savane Zombi y al Bosque de Pinos;
Banano y otras localidades Dominicanas frente a distritos rurales de Anse a
Pitre.

Un hombre de Anse & Pitre enfatiz6 los vinculos entire campesinos haitianos y dominicanos a
trav6s de la frontera, incluyendo trabajo de jornaleros agricolas y aparceria:

Katreven pousan Ayisyen Ansapit Un 80% de haitianos de Anse A Pitre
se Pedenal yo travay, trabajan en Pedernales
Ayisyen ki fe tout lot bo, Los haitianos hacen alli de todo,
jaden demwatye. Aparceran conucos.
Travdse maten 66 Cruzan a las seis de la maiana
retounen apremidi 46. y regresan en la tarde a las cuatro.
Tre bon relasyon ant de peyi. Excelentes relaciones entire los dos paises.

Arrenglos de trabajo. Tal como es el caso en Haiti, los arreglos de trabajo al otro lado de la
frontera incluyen trabajos que se pagan por dia y aquellos que se pagan por ajuste (djob en
Creol), el uso de contratistas-capataces, y el uso de grupos de trabajo. Los campesinos
dominicanos de La Vigia y otras zonas fronterizas pueden hacer arreglos con uno de estos
capataces (jeran en creol) a fin de reclutar y de supervisor a otros jomaleros haitianos. El
campesino dominicano solo trata con el capataz para arreglos laborales y pagos. Al final de
la semana, el capataz haitiano hace su report, recibe el pago, y paga a sus trabajadores. El
capataz recibe un pago adicional por los servicios que desempefia. Algunos de estos
arreglos incluyen uso de grupos de trabajo rotativo (eskwad) qui6nes regularmente trabajan
juntos en Haiti, y ocasionalmente, tal vez determinado por el ciclo agricola, cruzan la frontera
como grupo para trabajar como jomaleros para agricultores dominicanos.











Los agricultores dominicanos dicen que los jornaleros haitianos estan dispuestos a trabajar
por menos dinero que los dominicanos-segOn se dice, hasta 50 por ciento menos en sitios
alejados de la frontera (por ejemplo, El Cercado) 6 20 por ciento menos en sitios cercanos al
borde (por ejemplo, Cruce de Marino o Colonia/Hondo Valle). Estos precious bajos
constituyen un gran incentive para que los agricultores dominicanos contraten jomaleros
haitianos. No debe sorprender, que las tarifas para labor agricola en Haiti son generalmente
mas bajas que las tarifas vigentes en la Republica Dominicana

Mano de obra agricola infantil en la zona fronteriza. En estas comunidades los
trabajadores infantiles que viven en Haiti tambi6n desempefian un papel important en la
agriculture dominicana de la zona fronteriza. Los arreglos de trabajo a que hemos aludido
anteriormente tambi6n incluyen nifios, algunos hasta de 10 afios, pero generalmente a partir
de los 14. Informantes de Savanette, incluyendo antiguos trabajadores infantiles, reportaron
que hay nifios haitianos empleados en agriculture de pequefia escala en la zona de Caiiada
Miguel. Un comerciante del mercado fronterizo de Boucan Chat report que nifios de
Savane Zombi, su comunidad de origen, regularmente cruzan la frontera para trabajar como
jornaleros en Altagracia donde encuentran trabajo desyerbando yautia (mazonb6l) y
habichuelas. Un agricultor de Nan Banann report que los trabajadores agricolas trans-
fronterizos de esa zona incluyen tanto mujeres como nifos. Por ejemplo, nifios de Nan
Banann entire los 8 y 10 afios, especialmente aquellos que no asisten a la escuela, en
tiempo de cosecha cruzan la frontera diariamente a desenterrar papas para agricultores
dominicanos:

Yon semenn ap travay, 6jou, Pueden trabajar una semana, seis dias,
150 peso. por 150 pesos (a la semana).
Pa evalye tan No Ilevan cuenta del tiempo
ti moun ponko ka travay anpil, ya que los ninios no pueden trabajar tanto.
Chakjou vini ak ti pomdetd Cada dia el nifio trae a casa
pote lakay manman la an Ayiti. Unas cuantas papas a su madre en Haiti.

Mercados fronterizos. Los mercados fronterizos juegan un papel econ6mico y social
important como puntos organizados de intercambio entire los dos paises. Los mercados
estAn situados a ambos lados de la frontera aunque los mas importantes estan en el lado
dominicano de la frontera, por ejemplo, Dajab6n, Elias Pifia, Hondo Valle, y Pedernales.
Algunos estan situados en el lado haitiano de la frontera tales como Ti Lori, una localidad
rural en la Carretera Intemacional que marca la frontera en la region de Cerca la Source
(Haiti) y Villa Anacaona y La Restauraci6n (RD), o Boucan Chat, una remota localidad del
Bosque de Pinos. Muchos haitianos frecuentan los mercados de la frontera dominicana, pero
pocos dominicanos frecuentan los haitianos. Sin embargo, el mercado de Ti Lori esta situado
literalmente en la carretera de la frontera e incluye dominicanos y un nomero ain mayor de
haitianos.

La gente local usa los mercados fronterizos para suplir necesidades diarias, especialmente
los mercados urbanos; pero los mercados son, adem6s, puntos de intercambio para
intermediaries viajantes que vienen de sitios distantes. Hay algunos intermediaries
dominicanos que se adentran en Haiti a comprar products que luego revenden en la
Rep6blica Dominicana. Las investigaciones de campo documentaron este patr6n en areas
de la Planicie Baja incluyendo Bellad6re, Las Cahobas, Baptiste, Savanette, y Mirebalais.
Las marchantas madansara que encontramos en el mercado rural de Boucan Chat viajan
extensamente en ambos paises. El mercado de Elias Pifia atrae intermediaries haitianos de











Puerto Principe, St. Marc, y Mirebalais debido a las excelentes carreteras que conectan las
ciudades gemelas de Elias Pifa y Belladere con Pont Sond6 (Artibonito) via La Chapelle.
Como resultado, la mercancia dominicana se importa por camionadas desde Elias Pifia al
Artibonito. Los investigadores tambi6n encontraron marchantas haitianas dedicadas a la
venta de ropa en todos los mercados visitados en el curso de este studio. El grupo incluia
madansaras de Puerto Principe que viajan regularmente a Elias Pifa a vender ropa usada o
ropa de remate (pbp)) importada de los EEUU.

Mercados fronterizos y mercados laborales. Los mercados fronterizos se definen por la
compra y venta de products agricolas, ropa, y variedad de products similar a los
mercados p6blicos de muchos otros sitios. AdemBs, y muy important para esta
investigaci6n, los mercados fronterizos sirven como puntos de contact para otros tipos de
intercambios incluyendo,
(a) Empleo intermitente de ninios, Reclutando en Mercados Fronterizos
(b) Reclutamiento de jornaleros agricolas, Cuando Fransiko tenia 7 afios conoci6
(c) Reubicaci6n de nifios haitianos con families un hombre dominicano en el mercado
dominicanas. fronterizo de Ti Lori. El dominicano, un
corredor de mercado, le invite a vivir


Mano de obra infantil en mercados fronterizos.
Hay literalmente cientos de nifios haitianos en los
mercados fronterizos. Un ejemplo contundente es el
mercado de Dajab6n. Los nifios se usan en un
sinnimero de tareas: para cargar mercancia de los
que vienen a vender, para cargar y descargar
camiones u otros vehiculos, para ayudar a los
marchantes en la venta, para vender por las calls,
para ayudar a los comerciantes de las tiendas, como
int6rpretes. La mayor parte de este trabajo tiene
lugar durante horas escolares por lo que se valen de
niios que no asisten a la escuela. Los ninios
entrevistados eran niios locales, nifios haitianos del
otro lado de la frontera, o niios de la calle, algunos
de los cuales les habian recogido las autoridades
dominicanas y les habian dejado en la frontera.

Mercados fronterizos y contrataci6n de mano de
obra agricola. Los mercados fronterizos sirven de
punto de reclutamiento y contrataci6n para
agricultores dominicanos en busca de jomaleros
haitianos, especialmente para agricultores que viven
a distancia de la frontera. Un ejemplo vivo es el caso
del Sefior Encamaci6n, un pequefio agricultor
entrevistado en las cercanias del pueblo de El
Cercado. El Cercado esta situado a unas 20 millas
de la frontera, entire los pueblos que le siguen a los
que estan mas pr6ximos. A diferencia de las zonas
mas pr6ximas a la frontera, que se caracterizan por
nutrida presencia de haitianos, los investigadores no
encontraron haitianos viviendo en El Cercado. Pero,
durante las estaciones agricolas mas activas,
Encamaci6n y otros agricultores locales viajan a


con 61. Fransiko dijo que necesitaba
pedir permiso a su padre. El padre vivia
cerca y vino a conocer al dominicano.
Asinti6 a condici6n de que el nifio
viniera a visitar la familiar regularmente.

Durante los pr6ximos tres aflos Fransiko
vivi6 con el senior y su familiar y le
ayudaba a vender y comprar products.
El dominicano tenia dos hijos propios.
A Fransiko se le daba ropa, comida, y
techo, pero no se le pagaba ni se le
enviaba a la escuela. No habia tiempo
para ir a la escuela pues Fransiko
trabajaba para el corredor. Veia a su
familiar en dias de mercado e iba a visitar
su hogar natal de vez en cuando. .
Al cabo de tres afios, cuando ya tenia 10
afios, Fransiko regres6 a vivir con sus
padres. Dice que le hacia falta su familiar
y decidi6 regresarse a su casa, pero
mantuvo buenas relaciones con el
corredor dominicano y continue
comprando products para 61.

Fransiko dice que el senior dominicano le
trataba bien, como un hijo de crianza, y
pudo aprender comercio y a hablar
espafiol, destrezas que hoy utiliza.

A los 15 afios, Fransiko estableci6 un
negocito. Ahora cuenta con 21 afios y se
desempefia como intermediario trans-
fronterizo, traficante, guia y contratista
laboral.










Hondo Valle a reclutarjomaleros haitianos en el mercado que se reune los domingos, sito
cerca de la frontera.

Reclutando hijos de crianza en los mercados fronterizos. Los dominicanos tambi6n
utilizan los mercados fronterizos para localizar hijos de crianza. No hay evidencia de que los
niios se compren o se vendan; sin embargo, el lugar de mercado ofrece amplia oportunidad
para procurar niios disponibles para reubicaci6n. En la pagina precedent presentamos la
historic de Fransiko, un niio haitiano de Ti Lori reclutado en dia de mercado y reubicado en
un hogar dominicano:


Isi a nou rankontre nan teras,
Wout Entenasyonal la, jou mache.
Sa fet souvan.


Nos conocimos aqui en la carretera, la
Carretera Internacional, en dia de mercado.
Esto pasa much.


Las entrevistas realizadas en Ti Lori incluyeron los siguientes comentarios con relaci6n
al mercado y al reclutamiento de niios:


Konn gen ti moun vin nan mache
k'ale ak Dominiken.
Dominiken konn pran yo.
Pafwa yo konn ofri yo
bay Dominiken.
Paran konn pa kapab

epi bay Dominiken.

Ti moun kon vin ofri tet yo
bay Dominiken.
Dominiken konn antre Ti Lori
made ti moun.

Dominiken konn w6 ti moun,
mande'l vin rete ave yo.
Si ti moun gen disiplin,
li konn al chache paran
vin pale ak Dominiken.
Siparan vie,
li vin rem6t Dominiken.

Ti moun ki ale Panyol
se ti moun ki soti pi Iwen yo.
Se pa sitou moun Ti Lori.
Pou ane mete a 40 ti moun ki ale,
ki vin nan mache a
tou pran chans pou pati.
Vin kanpe devan Panyol yo,
pou si Dominiken
ta ofri yo al ave yo.
De 7-15 an konn gen nan mache.


Los niios a veces vienen al mercado
Y se van con dominicanos.
Los dominicanos los llevan a sus casas.
Algunas veces sus padres los ofrecen
A los Dominicanos.
Puede que sus padres no puedan ocuparse
de ellos
Y se los d6n a los dominicanos.

Algunas veces los mismos niios se
Ofrecen a los dominicanos.
Los dominicanos vienen a Ti Lori
Y preguntan por los niios.

A veces los dominicanos ven una nifia
Y le piden que venga a vivir con ellos.
Si la ninia es responsible,
va a buscar sus padres
Que vengan a hablar con los dominicanos.
Si los padres consienten,
Se la dan a los dominicanos.

Los niios que van a la Rep. Dominicana
Son los que mas lejos viven.
No son de Ti Lori.
En un afo, tal vez 40 nitos se van,
de los que vienen al mercado
Buscando la oportunidad de irse.
Se paran en frente de los dominicanos
esperando que un dominicano
Les ofrezca Ilevarlos con ellos.
Son nifos de 7 a 15 los del mercado.










Los vendedores ambulantes haitianos que recorren las calls de pueblos y caserios
fronterizos tambi6n sirven de canales mediante los cuales se reclutan hijos de crianza.
La historic de Sonia ilustra este concept. La madre biol6gica de Sonia, una vendedora
ambulante de la zona rural de Ouanaminthe, se gana la vida vendiendo ropa de casa en
casa en los vecindarios dominicanos cerca de la frontera:

Hace cuatro arios, una ama de casa de La Vigia, client de la madre de Sonia, le
pregunt6 si conocia alguna nifia haitiana que pudiera venir a vivir con ella. La madre de
Sonia le dijo que le podria traer a su propia hija, de once afios, una de sus siete hijos. El
padre de Sonia habia muerto desde hacia menos de un afio. Cuando la entrevistamos
en diciembre de 2003, Sonia Ilevaba ya cuatro afios viviendo con la familiar y tenia ya 15
afios. Nos explic6 c6mo habia Ilegado a La Vigia:


Manman'm te mande'm
si m te vie rete nan Panyol,
yon Panyol bezwen yon ti moun.
M te di wi.
Ayiti gen trop dezod,
si'm vin isit la,
m kwe isit la,
demen m ka rive fd yon moun.
Epi m vin rete isit la.
M manje chakjou.
Lakay a'm
m'pa tap manje chakjou.
Papa'm te mouri.
Manman'm pat gen lajan.
Isit la yo mete'm lekol.
Yo achte rad,
tout bagay m bezwen yo ba mwen.


Mi madre me pregunt6
si queria ir a vivir a la RD
Ya que una dominicana queria una nifia.
Yo le dije que si,
Haiti estaba Ileno de des6rden,
asi que me vine para acA,
pens6 que tal vez aqui,
En el dia de maiana seria alguien.
Asi que me vine a vivir aqui.
Aqui puedo comer cada dia.
En mi casa
No comia diariamente.
Mi padre habia muerto.
Mi madre no tenia dinero.
Aqui me mandan a la escuela.
Me compran ropa.
Todo lo que necesito me lo dan.


Los padres adoptivos dominicanos de Sonia no le permiten visitar su hogar natal porque
temen que no regresar6; sin embargo, Sonia se ve con su madre haitiana varias veces
a la semana cuando esta desempefia sus funciones de vendedora ambulante de ropa
(pepe, lotes de ropa importados de los EEUU). Su madre haitiana de vez en cuando le
trae ropa u otros regalitos. Los padres adoptivos ya no tienen hijos propios viviendo en
la casa. Antes tuvieron otra nifia adoptive haitiana que regres6 donde su familiar haitiana
debido a conflicts con su madre adoptive.

Reclutando hijos adoptivos a traves de jornaleros. Los jornaleros del Area de la
frontera son otra fuente de contact para reclutar nitios de adopci6n. Sonson, un
capataz haitiano de una localidad haitiana cerca de la frontera, trabajaba para
agricultores dominicanos. Explic6 c6mo su hermano ubic6 una nitia con una familiar
agricola dominicana de La Vigia:


M gen fwv mwen
ki konn travay ak yon Dominiken.
Men nan travay li travay Dominiken
li bay yon ti moun pou rete avdk li.
Nan fason li bay li a,
s'on fason ki bon pou lakay nou...


Tengo un hermano
Que a veces trabaja para un dominicano.
Mientras trabajaba para el dominicano
Le di6 un nitio para que viviera con 1l.
La forma en que le di6 el niio
fu6 beneficioso para nuestra propia casa










SOt ti moun nan men ou. Estas a cargo de siete niios.
Fo wap chache manje Tienes que buscarles comida
maten apr6midi pou bay yo. Mafiana y tarde.
Ld gon Dominiken ki di ou, Asi que cuando un dominicano te dice,
bon lap ede ou ak yon ti moun, bien, te voy a ayudar con uno de tus hijos,
ou tou bay li pou I ede ou. Te desprendes de l6 para ayudar los otros.
Li mete ti moun nan lekol. La manda a la escuela.
Li ede ou ansanm avek li. Te ayuda a cuidar tu propia hija.
Pa ba ou 5 kob No te d6 ni un c6ntimo
men lap bon pou ou pero ain asi te conviene a ti
avek ti moun nan. Y a la nifia.
Se konsa. Asi son las cosas.

Reubicaci6n de nifios con families dominicanas. Hay un tema que emerge una y
otra vez en las entrevistas de campo: la alta demand de hijos adoptivos haitianos por
parte de families dominicanas de las zonas fronterizas. En comparaci6n con areas mas
distantes de la frontera, en las zonas fronterizas hay una incidencia mas alta de niios
haitianos viviendo con families dominicanas. El reclutamiento de hijos adoptivos se
facility por el contact frecuente entire families dominicanas y trabajadores y
comerciantes haitianos, y por los mercados fronterizos frecuentados por gente de
ambos paises.

La demand de nifias es mayor que la de varones. La iniciativa para buscar y conseguir
nifias viene principalmente de las mujeres, especialmente amas de casa de median
edad que ya no tienen hijos en casa. Tambi6n hay cierta demand para varones, pero la
iniciativa de reclutar varones viene generalmente de parte de hombres dominicanos que
necesitan ayuda en trabajos agricolas. En general, tanto los varones como las nifias
parecen recibir buen trato, pero los varones se envian a la escuela con menor
frecuencia que las niiias. Las entrevistas de campo no pusieron de manifiesto evidencia
de trata de nifios o de "compra" de niios por parte de families dominicanas en busca de
hijos adoptivos haitianos.

EMIGRANTES Y TRAFICANTES

Muchos emigrantes trans-fronterizos vienen de lejos y desconocen completamente la
frontera y el pais vecino. A diferencia de personas de la zona fronteriza, los que no son
del area crean demand para guias y para traficantes. Las personas de la zona
fronteriza no necesitan guias; al contrario, ellos son los guias y los traficantes. Este
aspect del cruce es ruta de una sola via-los haitianos que viajan a la Republica
Dominicana guiados por traficantes.

Los haitianos tambi6n regresan a Haiti en grandes numeros, voluntariamente, o por
repatriaci6n forzosa. El reingreso de los haitianos se hace generalmente a trav6s de las
puestos de frontera establecidos y donde hay servicio de transport publico,
especialmente para personas que vienen de lejos de la frontera.

Evaluando los riesgos. Los trabajadores que cruzan por primera vez muchas veces
desconocen los riesgos de la ilegalidad cuando los intermediaries laborales les
contratan o cuando decide cruzar la frontera en busca de trabajo. Por otro lado,
muchos estan conscientes de los riesgos pero decide que cruzar ilegalmente amerita
el riesgo dado la posibilidad de poder trabajar con paga y dada la dificultad de obtener










papeles legales. Algunos se arriesgan porque est&n huy6ndole a algo en Haiti una
dispute personal, conflicts politicos, o algin acto criminal. Algunos son nifios que se
escapan, huyendo de situaciones abusivas en las casas donde resident como restavdk.

Los nifos a qui6nes se les recluta para trabajar al otro lado de la frontera,
especialmente nifos pequefios de otras parties del pais, muchas veces no tienen ni idea
de estos riesgos. Empero, sus propios padres tambi6n desconocen los riesgos y
pormenores de reubicar nifos con dominicanos o-ain peor-con families haitianas
residents en la Republica Dominicana. El riesgo de deportaci6n es mayor cuando los
nifos haitianos se reubican con families haitianas indocumentadas, comparado a los
que se ubican con families dominicanas.

El lexico de la inmigraci6n trans-fronteriza. La inmigraci6n laboral dispone de su
propio 16xico y dice much de la condici6n social ambigua de los haitianos como
inmigrantes ilegales y residents al margen en la Repiblica Dominicana.27 La palabra
creol vyewo tiene sus raices en el vocablo castellano "viejo" y se refiere a haitianos que
hablan espaiiol y que se han adaptado al estilo de vida de la Republica Dominicana:


Moun fo nan lang.
Moun abitye lontan Dominikany.


Una persona que habla el idioma.
Alguien que ha vivido much tiempo en la
RepOblica Dominicana


La palabra creol kongo es el ant6nimo de vyewo. Kongo viene de Congoo," una
referencia dominicana al origen africano de los haitianos. Tal y como se usa entire las
personas de habla creol, kongo quiere decir un haitiano recien Ilegado a la Repiblica
Dominicana:


Moun ki pa pale py6s lang nan,
pa konn anyen,
yo rele'l "kongo."

Depi moun nan pa legal,
anba fil.

Ayisyen Sendomeng
se chyen ak chat...
pa regade Ayisyen pare li.
Pran poz Dominiken
devan kongo
komsi yo pa rekondt ii.


Alguien que no habla el idioma,
que no sabe nada,
Le Ilaman "kongo."

Alguien que no es legal,
Que cruz6 clandestinamente.

Los haitianos de Santo Domingo (vyewo)
son como gatos y perros (antagonistico)...
No tienen consideraci6n de otros haitianos.
Simulan ser dominicanos
Cuando estan cerca de un recien Ilegado
Tal y como si no lo reconocieran.


La palabra kongo tambi6n connota ignorancia, atraso, o torpeza, como en la expresi6n
creol neg mdn (hombre de monte adentro). Un informant haitiano lo express asi:


Panyol soti nan m6n
al capital la


Un dominicano de monte adentro
que va a la ciudad capital,


27 Las palabras tales como se definen y se usan aqui surgeon de entrevistas con haitianos en Haiti. Palabras
como boukong o bya son tambidn usadas por los haitianos en la Repiblica Dominicana, pero ademas
ofrecen otros significados y matices dentro de los circuitos laborales dominicanos (see Chapter VII).










Tambi6n le pueden Ilamar kongo.


Los haitianos que han vivido en la Repiblica Dominicana dicen que les result facil
detectar los kongo por la forma en que visten y por lo que cargan con ellos. Mientras
este investigator estaba entrevistando haitianos en la frontera, informants con
conocimiento, incluyendo un traficante trans-fronterizo (boukong), sefialaron a varias
personas que identificaron como kongos en ruta a la Repiblica Dominicana.

El termino creol boukong se refiere a los guias o traficantes laborales y se deriva del
t6rmino castellano busc6n, que significa alguien que busca. Como sin6nimo de
boukong, la gente del norte de Haiti muchas veces usa el t6rmino paseo, para referirse a
alguien que sabe donde cruzar, por ejemplo, donde cruzar el rio. Al boukong tambien se
le puede Ilamar chef bya (lider de grupo para inmigrantes que viajan).

Yo konn wout la. Ellos conocen la ruta.
Pran mezi lajan. Cogen una buena porci6n de dinero.
Konn kote pou moun pase, Saben donde se puede cruzar,
koupe wout kote gen pos. donde evitar los puestos de guardia.
Se yon travay koutye. Tambi6n sirven de intermediaries.

La palabra boukong se traduce principalmente como "guia" alguien que conoce el
camino. El boukong puede proveer servicios de larga distancia tanto dentro de Haiti
como dentro de la RepOblica Dominicana. El acto de guiar personas ilegales a trav6s de
un borde international transform al guia en un traficante. El boukong haitiano es
tambi6n un vyewo (con experiencia, bilingie), pero vyewo no es sin6nimo de boukong.

Otra definici6n important de boukong es la de alguien que desempefia el rol de koutye
o corredor, un intermediario que conecta al suplidor de un product con el consumidor.
Este sentido es similar al uso que en Rep6blica Dominicana se le da a la palabra
busc6n. Para t6rminos relacionados con la contrataci6n y reclutamiento en la industrial
azucarera, el lector debe consultar el Capitulo VII donde se distingue entire el boukong
que se dedica a "contrataci6n laboral" y el boukong "traficante."

El vocablo creol bya viene del castellano "viaje." Se refiere a un grupo de personas
viajando con un boukong o paseo.

Bya se yon vwayaj, chajman moun. Bya es un viaje, una carga de gente.

Tales viajeros pueden pasar de trafico al otro lado de la frontera con ayuda de un
boukong. Sin embargo, como se trata de gente indocumentada y que desconocen el
terreno, si desean viajar a mayor distancia dentro de la Repiblica Dominicana,
necesitarian los servicios de otro tipo de boukong, o de un chofer establecido en la
Rep0blica Dominicana, que no es el mismo boukong con qui6nes cruzaron.

El trabajo del boukong Fransiko, un boukong que entrevistamos en Ti Lori, acababa
de regresar de un bya a Santo Domingo tres dias antes.28 Ninguno de los miembros de
su bya eran haitianos kongo. Los 15 miembros del grupo del bya 8 hombres, 6
mujeres, y un joven de 15 afios eran todos residents indocumentados de la

28 Ver el cuadro anterior para la historic de Fransiko qui6n fu6 reclutado como nifio adoptive en el mercado
de Ti Lori a los 7 afios, y que ahora con 21, trabaja a tiempo complete como boukong (traficante).


yo gen dwa relel kongo tou.











Rep0blica Dominicana que regresaban alli de nuevo ilegalmente. Las autoridades
dominicanas habian bloqueado el punto de cruce que usualmente atravesaban en
Thomassique (Banik). De forma que necesitaban los servicios de un guia y traficante
experimentado que les ayudara a buscar una ruta alternative a la capital. En este caso
en particular, el boukong les llev6 a trav6s de la frontera y les acompai6 hasta Santo
Domingo tomando una ruta mas al norte. Sabia c6mo evadir los puntos de chequeo
militares y donde coger el transport pOblico sin miedo a ser descubiertos.


Viajeros que van y vienen una y otra
vez. Las entrevistas pusieron en
evidencia el ir y venir de uno al otro lado
de la frontera por miles de personas que
no son de la zona fronteriza. Dichas
personas viajan a ciudades y otras areas
dominicanas de importancia por un
sinnOmero de razones. Los que cruzan la
frontera como parte de un bya no son
necesariamente picadores de caiia o
trabajadores inexpertos (kongo) en
busca de trabajo. A veces se trata de
gente que cruza la frontera para fines de
comercio o de trabajo en otros sectors,
o en busca de asistencia m6dica. O
pueden ser personas que regresan a la
Republica Dominicana luego de una
visit a su hogar en Haiti, o a qui6nes las
autoridades dominicanas habian
repatriado anteriormente.

Trabajadores de la caria. En parte, el
movimiento de trabajadores corresponde
al ciclo de trabajo agricola. El mas
important de todos estos ciclos en
cuanto a la contrataci6n ciclica de
trabajadores es la zafra azucarera
dominicana (ver Capitulo VII). Al
moment que realizabamos esta
investigaci6n, miles de trabajadores
haitianos estaban cruzando por la part
sur de la frontera entire Fonds-Verettes y
Anse a Pitre. Los boukong haitianos
juegan un papel determinante en este
movimiento, reclutando trabajadores a
trav6s de Haiti a cambio de que cada
trabajador les pague dinero.

El boukong haitiano promete trabajo y
Ileva los trabajadores a puntos de
asamblea en la Republica Dominicana;
sin embargo, no hay garantia de que los
trabajadores van a encontrar empleo. De


La Formaci6n de un Boukong

Joseph, joven de 18 afios, es natural de Minan, una
remota localidad rural entire Plaisance y Limb6. A
los 8 afios asisti6 a la escuela pero luego lo dej6. Su
padre muri6. A los 10 afios, decidi6 irse a vivir a la
RD con unpast (traficante) que estaba reclutando
viajeros. Su madre asinti6 con renuencia y pag6 la
tarifa. Joseph se fu6 en un bya con 28 personas,
incluyendo 12 nifios. Fueron en autobus hasta
Ouanaminthe y cruzaron la frontera a pi cerca de
Capotille.

En Santiago, Joseph vivi6 como restavek con una
prima lejana. Trabaj6 como limpiabotas e hizo
trabajo dom6stico para su prima, a qui6n Ilamaba
matant (tia). Entregaba sus ganancias a la tia para
que se las guardara. Ella usaba las ganancias como
capital de trabajo para viajar a Cabo Haitiano a
comprar ropa para revender en las calls de Santiago.
Cuando su tia estaba de viaje, Joseph depositaba sus
ganancias con un pulpero dominicano. Joseph
tambien enviaba dinero a su madre pero 6sta nunca lo
recibi6.

A los 12 afios Joseph hizo una visit a su casa, luego
de dos afios fuera. Trajo como 600 gourdas para su
madre. Se qued6 varias semanas y luego regres6 a la
RepAblica Dominicana en un bya guiado por un
traficante. A los 14 afios Joseph hizo otra visit al
hogar natal y luego regres6 varias veces pero nunca
mis con un traficante. En vez, a los 14 afios,
estableci6 sus propios bya y sirvi6 de guia a otros
para atravesar la frontera.

Cuando se hizo la investigaci6n para este informed,
Joseph contaba 18 afios y era asistente de chofer en
Puerto Principe, trabajo que consideraba una
alternative al que habia hecho en la Repiblica
Dominicana. Tenia la ventaja de poder trabajar sin
miedo a ser deportado o a perder sus ahorros; pero
ganaba menos. Asi que de nuevo decidi6 dedicarse a
concertar bya y regresarse a la Rep. Dominicana.










hecho, segOn entrevistas realizadas en Boucan Chat, Thiotte, y Anse a Pitre algunos
regresan a su casa sin dinero y sin siquiera haber recibido una oferta de trabajo. Ain
mas, existen rumors de que algunos boukong Ilevan sus bya a trav6s de zonas
remotas de la frontera para luego irse y dejarlos alli a su propia suerte, a veces con
consecuencias desastrosas.29 Esto represent engafio y cae en una categoria several
de tr6fico de personas.

Otros trabajadores temporeros. La investigaci6n tambi6n incluy6 entrevistas con
various j6venes campesinos cuyo prop6sito principal de cruzar la frontera era el de
general modestos ingresos y ahorros mediante trabajo jornalero y luego regresarse a su
casa. Tales inmigrantes pueden encontrar trabajo como obreros no especializados en el
ramo de la construcci6n en Santo Domingo o como jornaleros agricolas en areas
distantes al borde. Permanecen en el pais un tiempo limitado antes de regresarse a
Haiti. Estos trabajadores, que generalmente son hombres j6venes, no vienen con
intenci6n de quedarse a vivir en la Republica Dominicana. Van a la Rep0blica
Dominicana tal vez una vez al afio en tiempo bajo para la agriculture en su propio pais
(por ejemplo, noviembre a febrero). A su regreso, siembran conucos, compran
animals, o tal vez construyen una casa y entran en una uni6n consensual
generalmente conocida como plasaj en Haiti.

Algunos de estos trabajadores provisionales usan los servicios de un boukong. En la
zona de Layay (Savanette), la tarifa vigente para pagar un guardia fronterizo es de 20
pesos para alguien identificado como jornalero inmigrante y de 5-10 pesos para una
marchanta que Ileve products al mercado. Una vez que cruzan a la Republica
Dominicana los trabajadores dicen pagar la suma de 1,000 pesos a un ch6fer
dominicano interesado en reunir un bya de viajeros ilegales desde la frontera hasta
Santo Domingo. Se dice que los ch6feres en esta area le pagan a los guardias en los
tres puntos de chequeo para asegurarse que no les van a detener, a un costo de 5
pesos por pasajero.

Otros intermediaries Algunos agricultores dominicanos le avanzan fondos a un jeran
(capataz) para la contrataci6n de trabajadores haitianos durante periods claves del
ciclo agricola. Esta persona sirve de intermediario laboral; sin embargo no se le llama
boukong aunque cruzan personas a trav6s de la frontera ilegalmente y tambi6n
reclutan mano de obra para un empleador.

En otra variante, este investigator entrevist6 una eskwad conformada por seis
trabajadores agricolas de Ma Briyol (Belle-Anse). Este grupo de trabajo rotativo-que a
veces tambi6n incluye menores-- habia cruzado la frontera cada afio durante diez afios
para trabajar para el mismo agricultor dominicano- localizado a cierta distancia de la
frontera. El lider de la 6skwad condujo al grupo a trav6s de la frontera ilegalmente-un
viaje de dos dias principalmente a pi6, hizo los arreglos de transport publico en el lado
dominicano, y negoci6 las condiciones de empleo para el grupo-pero no era ni un
boukong ni un jeran y no se le avanz6 fondos para reclutar al grupo.

Traficantes a tiempo parcial. Los boukong son generalmente hombre j6venes y a
veces hasta varones adolescents que han vivido en la Republica Dominicana por

29 Ver C. Lespinasse, Le Nouvelliste, Septiembre 8-9, 2003, para reportajes sobre cuatro cadaveres de
haitianos encontrados del lado dominicano de la frontera, que segin se dice, fueron abandonados por un
boukong.










various afos. Algunos boukong tambi6n desemperan trabajo de trafico. Pueden trabajar
en la Rep6blica Dominicana y regresar peri6dicamente a sus hogares a visitar su familiar
o a invertir sus ahorros en tierra o animals. Pueden quedarse en casa varias semanas
o aun meses antes de regresar a la Republica Dominicana. Cuando regresan, reclutan
varias personas para ayudar a pagar los gastos de viaje.

Tales boukong no se mantienen a base de trafico a trav6s de la frontera, sino que lo
hacen solo como una actividad suplementaria. Otros boukong viven en Haiti -
especialmente pero no solo en areas fronterizas. Para ellos, el trafico es una tarea
provisional y relacionada con la contrataci6n de braceros para la zafra azucarera
dominicana.

La estructura del costo para los traficantes. Joseph, el traficante occasional de qui6n
se habl6 en el cuadro anterior, report los costs de tres de sus viajes de trafico desde
la zona rural de Plaisance hasta Santiago. En su primer bya llev6 8 pasajeros y les
cobr6 900 gourdes a cada uno. Gast6 1,300 gourdes en protecciones magicas que
evitasen arrests en mano de los guardias, comida y transport publico del grupo.

En el segundo viaje llev6 18 personas a 1,100 gourdes cada una; y para un tercer viaje,
llev6 21 personas y tambi6n cobr6 1,100 gourdes por persona. En comida y transport
gast6 un promedio de 100 gourdes por viajero.

Boukong a tiempo complete. Algunos boukong se ganan la vida principalmente
Ilevando gente de trafico a trav6s de la frontera. Pero un boukong experimentado y
professional no es un traficante cualquiera y tampoco se define por el reclutamiento de
braceros para la zafra. Puede proveer una variedad de servicios a sus clients
dependiendo de las necesidades guia, informaci6n, albergue provisional, pr6stamos,
contratos de trabajo, intermediario de trabajo-ademas de ayudar gente a cruzar la
frontera clandestinamente.

Fransiko de Ti Lori puede servir de ejemplo. Fransiko se cri6 con un intermediario
dominicano por lo que aprendi6 no solo las rutas de viaje sino tambi6n a hablar bien el
esparol. Fransiko empez6 su labor de tr6fico de gente a los 15 aios. Hoy en dia,
Fransiko Ileva haitianos a trav6s de la frontera, incluyendo niios, y los entrega a un
chofer dominicano. Rehusa Ilevar nihos que no esten acompaiados por adults:

Anpil bya... Muchos bya...
Dominiken f6m fd moun pou li Un dominicano hace que le traiga gente.
Dominiken al ak moun yo. El dominicano entonces se los Ileva.
L6'm rive lakay Dominiken, Cuando Ilego a casa del dominicano,
moun yo antre machine la gente se mete en el vehiculo.
M we yo rive Santiago Veo que Ilegan hasta Santiago,
M retounen. Y me regreso a mi casa.

Del pago por servicios efectuados. El mercado de Ti Lori es el punto de partida de
Fransiko hacia Santiago. La tarifa basica de Fransiko es de 800 pesos por persona lo
que incluye el transport piblico en la RepTblica Dominicana. Si los clients no tienen
dinero para el transport pOblico, Fransiko les Ileva a pi6. El chofer dominicano se
queda con 600 pesos dejando 200 por persona para Fransiko. Si el client necesita
ayuda encontrando trabajo, Fransiko cobra 1,200 pesos. Si los clients no tienen dinero










suficiente para estos gastos, Fransiko les presta el dinero, cobrando entonces un total
de 1,400 pesos (17% de interns) pagadero en dos semanas.

Contrataci6n de trabajo. Si es necesario, Fransiko ayuda a la gente a encontrar
trabajo por una suma adicional por encima de los costs de viaje:


Sou pa konn kote ou pwale,
ou peye m kob,
M menen ou nan travay.


Si no sabes donde vas,
pagame dinero,
Y te encuentro trabajo.


Fransiko utiliza contacts personales con amigos y relacionados para encontrarle a los
trabajadores sitios donde pernoctar provisionalmente y donde trabajar. Les encuentra
trabajo como jornaleros, principalmente en los ramos de la construcci6n o del comercio.
Fransiko conoce various albaiiles incluyendo algunos con qui6nes 61 mismo trabaj6, y
utiliza ese engranaje de gente para localizar trabajos. Sus zonas de acci6n se limitan a
Santiago, Santo Domingo, y Puerto Plata/Sosua. Para Fransiko, la carcel y la
deportaci6n son riesgos del diario vivir.


Le'm al ak Ayisyen li peye kob li.
M'al av6'l pou ch6f pa konen.
Nou mete yo anba yon prela.
Le sak pa gen kob yo kont,
nou mache av6 yo apye fe 3-4 jou.

Chef konn arete'm,
M bay yo kob.
Gen de fwa yo konn arete moun,
fouye yo pran kob.
Gen de fwa m'arete
pran konbyen mwa prizon,
3 mwa, 1 mwa, 8jou, 6jou.
Si Ayisyen di ou boukong,
ou f6 plizye jou.


Cuando voy con un haitiano, 61 paga.
Voy con 61 para que los guardias no sepan.
Los encerramos en algin sitio.
Cuando no tienen suficiente dinero,
Viajamos a pi6 por 3 6 4 dias.

Los guardias a veces me meten preso.
Asi que les doy dinero.
A veces meten press a otros,
Les registran y les quitan su dinero.
A veces me meten preso a mi
y paso various meses en la carcel,
3 meses, un mes, una semana, 6 dias.
Si un haitiano les dice que eres boukong,
Pasas mas tiempo preso.


Reclutando para el mercado sexual. Los duefos de discotecas en Puerto Plata
tambi6n le han avanzado dinero a Fransiko para que reclute muchachas jovenes. El
trabajo de estas chicas consiste en entretener a los clients, sentandose, tomando
tragos, o bailando con ellos, o, por una suma adicional-pagadera solo al duefio de la
discoteca-acost&ndose con ellos. Fransiko dice que los duefios de discotecas le pagan
una suma mensual a estas jovenes, un arreglo que se conoce como achte ch6 (comprar
came) o vann t6t (venderse a uno mismo). Fransiko report haber recibido de manos de
los duefios de discoteca sumas de 1,500 a 2,000 pesos por persona para reclutar
muchachas para estos fines.


Y'achte ch6 yo a pa mwa.
Met disko achte fi a.
Le fi a kouche ak gason,
fi a pa touche,
met disko ki touche.
K6 fi a se konm si li pa pou li.
Se pou m6t disko a.


Compran sus carnes por mes.
El jefe de la disco compra las muchachas.
Cuando la joven se acuesta con un var6n,
la joven no recibe ning6n dinero.
El duefio de la disco recibe el dinero.
Casi como si su cuerpo no fuera de ella.
Le pertenece al dueiio de la disco.










Gen met disko konn made ou
chache jenn fi yo pou li.
tounen an Ayiti chache fi.


Algunos dueiios de disco te piden
Que les busques muchachas,
Que regreses a Haiti a buscar muchachas.


Fransiko dice que hay mujeres haitianas trabajando en discotecas de Puerto Plata, y
para estos fines 61 personalmente ha reclutado muchachas j6venes en Haiti. Niega
haber engafado a ninguna joven sobre el tipo de trabajo para el que se contrata. No
conoce tampoco de niios pequenos que se recluten o empleen para este tipo de
trabajo, aunque algunas de las j6venes tienen 15 6 16 afos. Ya que se trata de
menores, estos representan casos contundentes de trata de personas. Fransiko
tambi6n hizo notar que muchas de las mujeres que 61 ha reclutado ya han tenido
experiencia como trabajadoras sexuales en Haiti.

Buscando compaiieras conyugales. Otros informants dicen tener conocimiento
personal de boukong "comprando" mujeres j6venes, incluyendo adolescents de 14 6
15 afos, como c6nyuges para hombres dominicanos, generalmente de areas rurales.
Se trata de unions consensuales pero los arreglos involucran menores. En los casos
reportados los arreglos eran transitorios, a veces solo durando lo que dura la cosecha.
En tales casos, el boukong fungi6 de koutye (intermediario), extrayendo sumas de
dinero de ambos lados.


Se pa ti moun, se jenn fi.
Boukong kon al ave I.
Dominiken s6vi ave I konm fanm.
Boukong fe lajan,
bel fi, ii vann ni, Laj 14-15 an.
Fi yo konprenn sa.
Pafwa se sa yap tann.
Se yon travay koutye.
Yo konn pran kob nan fly,
300 peso menen moun ale.


No es una nifia; es una joven.
El boukong se la Ileva con 61
El dominicano la usa como a una esposa.
El boukong hace dinero
Vendiendo la linda joven, de 14-15 afos.
Las j6venes entienden el arreglo.
A veces es just lo que esperan.
A veces es un trabajo (para el boukong).
Las jovenes le pagan
300 pesos para que las Ileve.


Reclutamiento de nifios haitianos para hogares dominicanos. Un tema que surgi6
una y otra vez durante las entrevistas de campo es el del reclutamiento de niios rurales
haitianos para reubicaci6n con families dominicanas en la Republica Dominicana. Esto
incluye la reubicaci6n de ninios como sirvientes infantiles restavdk un patron similar al
que describimos en el Capitulo III, i.e., niios rurales ubicados en hogares urbanos que
son solo marginalmente menos pobres que los de las families de origen. En ambos
casos, los nifios pueden ir desde zonas rurales remotas a barrios hiper-urbanos, por
ejemplo, Santiago y Santo Domingo en vez de Cabo haitiano y Puerto Principe.

La diferencia es que la reubicaci6n en la Rep6blica Dominicana, comparada con Puerto
Principe, reduce a6n mas la posibilidad de que las families biol6gicas mantendr&n
contact con los nifios y podr6n velar por su bienestar. Entrevistas con nifios
repatriados de families pobres en el norte de Haiti sugieren que los nifios comen mejor
en la RepOblica Dominicana y tambi6n tienen mas oportunidad de ganar dinero; sin
embargo, posiblemente no asistan a la escuela y sean mas vulnerable a nuevas
formas de explotaci6n laboral. Aun m6s, todo el process de reubicaci6n de niios con
families haitianas marginales en la Republica Dominicana aumenta considerablemente
el riesgo de que a tierna edad se les expongan a situaciones peligrosas o
atemorizantes.











Riesgos en el process de inmigraci6n infantil. El mayor riesgo de la inmigraci6n
infantil son las circunstancias a veces traumbticas y dificiles de cruzar la frontera
ilicitamente para llegar a la Repiblica Dominicana. En segundo t6rmino, los ninios
haitianos corren el riesgo de que se les reina a todos en un grupo y sean repatriados
forzosamente. Esto puede conllevar a periods cortos de encarcelamiento, separaci6n
de sus padres o guardianes, y a que las autoridades les depositen en la frontera,
abandonados a su propia suerte.

Algunos nifios no saben c6mo encontrar sus hogares y viven merodeando por las
calls. Bajo tales circunstancias, las nifias se hacen muy vulnerable a ser violadas o a
caer victims de prostituci6n infantil. A muchos nifios sus padres les consideran
perdidos. Por ejemplo, un nifo de Minan fue enviado a vivir como nifio restavek en un
hogar haitiano en la Republica Dominicana pero desapareci6.


Yon jou li leve, ii soti,
li pa vini.
Se anpil ti moun ki pedi lot bo.


Un dia se levant, sali6,
Y nunca regres6.
Muchos niflos se pierden del otro lado.


La historic de dos hermanos, Navo, 11 afos, y Junior, 13, ilustra los riesgos de viajar
ilicitamente y de repatriaci6n forzada. Navo y Junior viajaron a la Repiblica Dominicana
cuando contaban 9 y 11 anios. Su madre tenia seis hijos. Viajaron a la Repiblica
Dominicana con su madre y tres hermanos:


Nou pa't gen kob, nou ale.
Nou te ale ak yon paket moun.
Nou pase nan bwa.
Nou kouche anba yon bwa nan raje,
Rivyd Masak.
Yon ti ravin nou ta pwaljanbe.
Yo twa,
vole ki gen zanm, yo gen koulin.
Zinki ki di se zenglendo.
Yo tire yon bal anro ttt ay.
Yo te kase pye yon paseo Anefe.
Deye kob pran mont a moun.
Pat ba nou kou.
Yo di si nou pa bay yo kob,
y'ap chache yon bout baton.
Sak gen kob yo plime yo.
Sak pa gen kob y'al taye.
Yo pran 3 fi,
ou konn se 3 gason.
Le yo fin sdvi,
yo lage yo.


No teniamos dinero asi que nos fuimos.
Nos fuimos con muchas otras gentes.
Pasamos por los bosques.
Descansamos bajo un arbol en el monte
Cerca del Rio Masacre.
Estabamos a punto de cruzar una caiada.
cuando se presentaron tres,
Ladrones con pistolas y machetes.
Zinki dijo que eran ladrones.
Le dispararon por arriba de su cabeza.
Al paseo Anef6 le dispararon en el pi6.
Querian el dinero y los relojes.
No nos golpearon.
Dijeron que si no les dabamos dinero,
Buscarian un palo y nos golperian.
A las que tenian dinero las desplumaron.
A los que no tenian las violaron.
Tomaron tres nifias,
Sabes ya que ellos eran tres hombres.
Cuando terminaron de usarlas,
Las dejaron ir.


El regreso de Navo y Junior a Haiti tambi6n fue traum6tico. Los guardias dominicanos
los recogieron a todos y los enviaron a la frontera. En el process, a Navo, 10 afios, lo
dejaron en otro lado de la frontera, separado de su madre. Encontr6 la forma de
regresarse a Minan junto con otros del area rural de Plaisance, que tambi6n fueron










recogidos y repatriados. A Junior y su madre los recogieron y los detuvieron por unos
dias en la c6rcel:


Chef la ramase nou
mete nou nan prizon...
Yo mete nou nan kay kaka,
nan twalet, la nou te domi


Los jefes guardsa) nos recogieron a todos
nos metieron en la carcel.
Nos pusieron en una casa de mierda,
En un baio, ahi dormimos.


Uso de ninios restavek como trabajadores asalariados. Los haitianos en la Rep0blica
Dominicana activamente procuran niios rurales haitianos por un sinnOmero de razones,
incluyendo su uso como sirvientes dom6sticos. Algunos reclutan niios con miras a
enviarlos a la calle como mendigos o como limpiabotas, o para que se empleen en
cosechas intensivas como la de pimientos. En breve, un hallazgo important de este
studio es el uso de niios como fuente de ingresos de parte de las families haitianas
radicadas en la Repiblica Dominicana, y el reclutamiento de niios restavek
especificamente con ese prop6sito.

Los padres de families pobres pueden tambi6n aumentar sus ingresos usando sus
propios hijos de esta manera. Dado los beneficios econ6micos, esta es una estrategia
de supervivencia bastante efectiva para las families empobrecidas, una oportunidad que
los pobres dificilmente pueden pasar por algo. Pedir prestado niiios o tomarlos como
restavek es entonces una extension del concept de usar los hijos propios en dichas
actividades. Consecuentemente, se piden nifios "prestados" por el dia o por periods
mAs largos, patron al que alude Rezi, una campesina de Minan:


Ld yo pa genyen timoun pa yo,
yo prete ti moun.
Ak kob timoun bay gran moun
yo achte b6t,
Yo fet pou voye kob
bay paran timoun prete.


Cuando no tienen hijos propios,
Piden nilios prestados.
usan el dinero ganado por los niios
para comprar animals,
pero estan supuestos a enviar dinero
A los padres que se los prestan.












Trabajando desde Nifio

Rezi ubic6 a su hijo Alfares como nifio restavek a los tres afios sabiendo bien que el adulto con qui6n lo habia
ubicado, un familiar que vivia en la Repiblica Dominicana, lo iba a usar como niiio mendigo. Se sinti6 traicionada
cuando el guardian del nifio, en desaflo a lo previamente acordado, no comparti6 las ganancias con ella. A los
cinco afios, Alfares y su guardian, regresaron al hogar natal. Alfares, entrevistado a los 16 afios, dijo que luego de
esta visit al hogar no quiso regresar a la Repfiblica Dominicana.

Mp'ap pral tounen. Yo no me quiero regresar
Mp'ap pral made anko. Yo no quiero seguir pidiendo mas lismosna.
P'at vlefe lajan pou lot moun anko. Yo no quiero seguir haciendo dinero para otros.

Regres6 a la Repiblica Dominicana a los 10 afios. Esta vez se fu6 con el prop6sito de ganar dinero para 61 y para
su familiar como limpiabotas. Ahorr6 dinero de la tarifa a pagarle al traficante porque convenci6 a tres de sus
primos de ir en el bya que el traficante estaba organizando. Mis adelante regres6 a su casa de visit y le trajo a su
madre 300 gourdes. Se regres6 a la Repuiblica Dominicana y a los pocos meses las autoridades lo recogieron y lo,
dejaron en la frontera sin conocer a nadie. Su madre, inesperadamente, le encontr6 en el camino a su casa en la
carretera cerca de Puilboreau. Esta vez no traia nada de dinero. Su madre lo express asi,

L 'el te vini lakay Cuando vino a casa
li te di li te voye kob dijo que habia mandado dinero a casa
achte kochon... para combrar un cerdo
Ldfini li made kote kochon, Entonces pregunt6, "D6nde esti el cerdo?"
Mdi kote kob ou te voye...? Yo dije, "D6nde esta el dinero que mandaste?"
Le 'y al kote moun nan Cuando fu6 a ver a la persona
ki tepati ave con quien lo habia mandado,
moun nan tap bat li. La persona amenaz6 con caerle a golpes.
Depi l a m dimp 'ap voye l anko. Desde entonces dije, nunca mAs lo enviar6.
Mmete 'y lekol, m mete 'y katechis. Lo puse en la escuela, lo envi6 a classes de catecismo.
Kounyea liponko ka ale. Por el moment, no se puede ir.

Alfarbs confirm lo dicho por su madre en una entrevista aparte:

Mpa sou ale Sendomeng ditou. Yo no quiero ir a la RD para nada
Sim antre Sendomeng, Si yo voy a la Repuiblica Dominicana,
m p 'ap pral lekol anko. No podria ir mas a la escuela.



De pedir limosna. Mendigar es una actividad que genera ingresos. La gente lo percibe
como una forma de comercio o de trabajo. Es trabajo arduo. Nifios y a veces families
completes viajan desde Haiti a las ciudades de la Replblica Dominicana
especificamente para pedir limosna. El acceso a beb6s y nifios pequefios es bien
deseado ya que aumenta significativamente los ingresos que se obtienen.

Panyol yo bay ti moun lajan. Los dominicanos d6n dinero a los ninios.
Se sa fe depi yojwenn ti moun Si la gente tiene acceso a nifos,
yo made ti moun ale le piden a los nifios que vayan
pou yo fe kob. Para que puedan hacer dinero.

Ingresos que genera el pedir limosna. En un buen dia, los beb6s y ninios pequefios
pueden general m6s dinero que niiios mayores limpiando zapatos. El ingreso obtenido
de limosnas tambi6n compare favorablemente con el ingreso de una jornada agricola en











muchas areas del Haiti rural. Pierre, un nifo de 10 afos a qui6n se le habia deportado a
Haiti unos tres meses antes de que lo entrevistaramos en Minan, report que muchas
veces hacia entire 50 y 250 pesos al dia como limosnero en Santiago, mas obsequios
de comida que le daban en la calle. Otros nifos con experiencia como mendigos en la
Rep6blica Dominicana reportaron ingresos similares. Como punto de comparaci6n, en
el moment de la investigaci6n, la tarifa para trabajo agricola en la comunidad natal de
Pierre (Minan-Plaisance) era de aproximadamente 60 gourdes por medio dia de trabajo,
sin incluir comida.30 El mendigar tambi6n acarrea gastos. Estos incluyen costs de
transport publico para poder colocarse en los mejores sitios por ejemplo,
intersecciones con much movimiento de zonas comerciales importantes, estaciones de
autobuses, o el costo de pedir prestado un nifio pequefio, mas el costo de la inmigraci6n
ilicita a la RepOblica Dominicana.

Mendigos controlados. Algunos hogares haitianos en la Republica Dominicana viven
de las ganancias generadas por various nifios restav6k que se dedican a pedir limosna.
Este investigator encontr6 casos, reiterados una y otra vez, de haitianos en la
Republica Dominicana que reclutan nilios de families rurales pobres en Haiti, y les
pagan los gastos de viaje mas los costs del traficante. La investigaci6n no descubri6
casos de traficantes que se especializan en traer grupos de nifios de tr6fico, como se ha
dicho. En vez, las entrevistas de campo indican que ciertos individuos reclutan ninios
restavek para su propio uso en la RepOblica Dominicana. A veces se puede tratar de
various nifios a la vez, y pueden usar los servicios de un traficante para cruzar la frontera
de un pais a otro.

Un caso que ilustra esta practice, es una mujer de Tib6 cerca de Marmelade, no lejos de
Minan, que vive en Santiago. Tiene tres nifios propios pero solo el mas joven vive con
ella en Santiago. La mujer se construy6 una casa en Haiti donde viven sus dos hijos
mayores, qui6nes asisten a la escuela en Plaisance. Pierre, el nifo mendigo deportado,
se habia ubicado con ella en su casa de la RepOblica Dominicana como restavek.
Cuando a Pierre lo deportaron, era uno de cuatro nifios restavek viviendo en la casa de
Santiago, todos entire las edades de 8 y 13 aios. Pierre conocia de otros tres niios
restav6k que habian vivido alli y que habian huido. Los cinco nifios de la casa
trabajaban las calls como mendigos o limpiabotas, o como los dos-pidiendo limosna
cuando eran mas pequefios y limpiando zapatos a media que iban creciendo. Cuando
se le pregunt6 sobre c6mo se ganaban la vida los adults de la casa, Pierre dijo que un
hombre vendia helados en la calle, pero en su opinion, la mujer vivia de lo que traian los
niios restavek cada dia:

Li chita lakay. Ella se sienta en su casa.
L'ap f6 lajan pote bay. Hace dinero de lo que le traen.

Nifios limpiabotas. Tanto el pedir limosna como el limpiar zapatos son fuentes de
ingreso para los nifios que trabajan las calls. Nifios haitianos de 10 6 mas afios al igual
que j6venes adults en sus 20, comunmente trabajan como limpiabotas en las ciudades
dominicanas, especialmente pueblos fronterizos y ciudades grandes. Tambi6n hay

30 En Minan, al moment de la investigaci6n, el trabajo agricola se pagaba mayormente al destajo o bout,
equivalent a una hora de trabajo 6 15 gourdes por bout. En un dia bien rendido, trabajando mafiana y
tarde, un trabajador robusto podia hacer 7 u 8 bouts. El trabajo no incluia comida, lo que es usual cuando
se trabaja por dia (jounen) en vez de por ajuste. En Desvarieux, el precio de unajounen (unas 4 horas de
trabajo) era de 25 gourdes mis comida, lo que redobla el precio de contratar unjomalero.










limpiabotas dominicanos. No surgi6 ninguna evidencia en el curso de las
investigaciones de que los nifios trabajen en grupos organizados, except en el caso de
nifios restavdk cuyos ingresos estan controlados por los adults del hogar en que viven.
Hay buena evidencia que los ninios limpiabotas haitianos tienden a trabajar en grupos
pequefios o con otros compaferos, lo que incluye caminar juntos en la calle, ayudarse
mutuamente, ayudarse a adquirir los materials de trabajo, hacerse pequefios
pr6stamos, y compartir comida y techo. El trabajo de limpiabotas en ocasiones se
combine con el de pedir limosna. La gente muchas veces le obsequia comida a los
limpiabotas, incluyendo sobras de comida.

TRATA DE NIIOS YABUSO

,&Hay evidencia de trata de nifios en los patrons de mano de obra infantil y de
inmigraci6n que hemos ventilado en este capitulo? En general, muchos de estos
patrons no caen dentro de la definici6n t6cnica de trata de niios, pero representan
otras formas de abuso infantil.

Repatriaci6n. El process de repatriaci6n de los haitianos por parte de los dominicanos
es sumamente abusive, especialmente en lo que a los nifios se refiere. De rutina, a los
haitianos se les reOne y se les deposit en la frontera. La deportaci6n annual Ilega sin
duda a los miles de personas (ver Capitulo II). Estimados conservadores lo remontan a
diez mil y posiblemente el numero sea aun mas alto. Los niiios deportados
probablemente constituyen un quinto o mas del total de haitianos deportados
anualmente de la Rep6blica Dominicana. Es realista concluir que miles de nifos
haitianos son deportados anualmente de la Republica Dominicana.

A los haitianos se les recoge donde quiera que est6n sin darles oportunidad a que
recojan sus posesiones, sus objetos de valor, o a que busquen sus hijos.

Malfini pran li, "Se lo llev6 el halc6n,"
Bizango pran ou, "La sociedad de brujos te cogi6,"
ki vie di Imigrasyon pran ou, es decir, "La immigraci6n te cogi6."
rad sal sou ou, Puede que andes con tu ropa sucia.
jan ou wd ou ye a, No importa en qu6 condici6n est6s,
yo voye ou tounen lakay ou. Te envian a que regreses a tu casa.
Setadi ou pap gen tan Es decir, no tienes tiempo
pran anyen menm. De empacar o Ilevarte nada.
S'ou pye a td, ou vin Ayiti pye a td. Si estas descalzo, regresas a Haiti
descalzo

Los sindicos de las comunas fronterizas algunas veces proven a los deportados con
comida, un sitio donde pasar la noche, y dinero para el autobis. Algunos son
trabajadores que han sido abandonados por los traficantes o que no han podido
encontrar trabajo en los puntos de asamblea de la zafra azucarera. Durante el curso de
esta investigaci6n en diciembre del 2003, el sindico de Thiotte recibia diariamente
peticiones de asistencia por parte de families haitianas regresando a su pais sin un
centavo desde la RepOblica Dominicana. Comit6s locales afiliados a GARR tambi6n han
dado asistencia en la parte sur de la frontera incluyendo Anse & Pitre, Thiotte, Fonds-
Verettes, y Fond Parisien. Ciudadanos de la zona tambi6n proven comida a los
deportados o a los inmigrantes abandonados, por ejemplo, vendedores de alimentos del
mercado de Boucan Chat o pulperos en Thiotte.











Robo official. haitianos repatriados y otros testigos oculares reportan que los guardias
dominicanos rutinariamente le quitan dinero a los deportados cuando Ilegan a la
frontera. Esto parece ser una forma deliberada y tolerada de sacarle dinero a
inmigrantes ilegales, pobres, e indefensos.31 Se pudiera pensar que los procedimientos
arbitrarios de repatriaci6n y otras practices corruptas que se usan en la frontera
dominicana servirian para desincentivar la inmigraci6n illegal haitiana. En realidad, la
recopilaci6n y repatriaci6n de haitianos por parte de los dominicanos es como una
puerta giratoria para muchos inmigrantes trans-fronterizos. Los haitianos repatriados
con qui6nes tuvimos contact en el curso de este studio, habian viajado a la Rep6blica
Dominicana, habian sido deportados, y habian regresado a la Republica Dominicana
varias veces, en un ciclo varias veces repetido de inmigraci6n y repatriaci6n.

La repatriaci6n no represent trata de personas; sin embargo, el process de repatriaci6n
tiene ciertas similitudes con various elements de la trata de personas, casi como el
reverse de la trata. La repatriaci6n generalmente incluye emigraci6n a la fuerza,
separaci6n abrupta de nifios de sus progenitores o guardianes, detenci6n y
encarcelamiento arbitrarios basados en el color de la piel, robo de los ingresos que
trabajadores marginales incluyendo nifios, han logrado ganar. Un n6mero considerable
de los deportados son nifios, incluyendo algunos ciudadanos dominicanos y otros nifios
que nunca han ido a Haiti o que no saben a d6nde ir una vez Ileguen alli. Sin embargo,
muchos de los haitianos entrevistados en el curso del studio tenian muchas cosas
positivas que decir sobre sus relaciones con los dominicanos en general-en contrast
con el tratamiento abusive que normalmente reciben de parte de los guardias
dominicanos y de las autoridades fronterizas.

El pago de la mano de obra infantil en Haiti. Aparte de abuses en el reclutamiento y
en el trato de los sirvientes infantiles restavek, tema ventilado en el Capitulo III, la
investigaci6n de campo no encontr6 ninguna evidencia de trata de nifios en otras
categories de trabajo infantil dentro de Haiti. Hay trabajadores sexuales infantiles en
Haiti, y tambi6n hay evidencia de que se reclutan menores haitianos para trabajo sexual
en la Republica Dominicana. Esto claramente represent trata de nilios. Puede que
haya trata de trabajadores sexuales en Haiti; sin embargo, las investigaciones de
campo no descubrieron casos verificables.

Nifios rurales haitianos reclutados como restavek por families haitianas en la
Rep6blica Dominicana. Los haitianos que resident en la Rep6blica Dominicana reclutan
niflos rurales haitianos como sirvientes infantiles. Mucho de esto se basa en arreglos
consensuales entire los padres que envian y las families que reciben; sin embargo, existe
evidencia de que muchas veces, los padres que envian sus hijos no tienen pleno
conocimiento de c6mo o con qui6n viven sus hijos.

Tanto los padres como los hijos pueden no tener pleno conocimiento de los riesgos que
conlleva cruzar la frontera ilicitamente, incluyendo el riesgo de experiencias traum6ticas que
pueden confrontar tanto en el viaje de ida como en el de regreso. Tales experiencias pueden
incluir latrocinio, violaci6n sexual, separaci6n de sus padres o de sus guardianes. La gente
se da cuenta del caracter illegal de los viajes trans-fronterizos pero no tienen conocimiento
pleno de que son vulnerable a ser encarcelados brevemente antes de ser deportados y de

31 Existe much evidencia de las pricticas corruptas de la frontera. Los guardias dominicanos, segin se
dice, pagan dinero para ser asignados al borde y asi suplementan sus salaries.










que los niios tambi6n pueden ser encarcelados. Padres e hijos, especialmente aquellos que
nunca han viajado a la Rep6blica Dominicana, parecen ignorar el riesgo de que sus hijos
tengan que defenders solos en la calle, o que tengan que regresar solos a su remote hogar
situado a gran distancia de la frontera.

Riesgo de trata de niiios entire nilios restavek. Hay alguna evidencia de intermediaries
que reclutan niios para ser reubicados como restavek con families haitianas en la Rep6blica
Dominicana, incluyendo con personas no conocidas por los padres del nifo. En vista de la
coacci6n que muchas veces acompaia el reclutamiento de niios para vivir como restavek
en Haiti, como minimo, se calcula que debe haber tambi6n irregularidades en el
reclutamiento de sirvientes infantiles restavek destinados a vivir con families haitianas en la
Rep6blica Dominicana.

Niios restavek como fuentes de ingreso. Hay evidencia de campo direct de que niios
rurales haitianos se reclutan como niios restavek especificamente con miras a usarlos para
general ingresos para los adults que cuidan de ellos. Muchas veces este arreglo forma
parte del entendimiento a que han Ilegado los adults, pero no siempre es asi. Se espera
que el dinero ganado por un niio restavek bien sea mendigando, limpiando zapatos, o
haciendo trabajos en el campo, debe guard6rsele y former parte de sus ahorros.

Las entrevistas de campo sugieren que los niios, especialmente los pequeios,
probablemente nunca recibiran esos fondos, ni los llevaran a su casa algin dia, ni les ser6n
enviados a sus padres. Hay un aire novelesco de Dickens en estos arreglos bajo los cuales
los adults reclutan various nifos haitianos como restav&k en una sola familiar con el
prop6sito especifico de general ganancias para los adults residents de la casa. Estos
arreglos caen dentro de la categoria de several trata de niros.

Comisiones recibidas de contrataciones laborales. Las entrevistas de campo sugieren
que a los inmigrantes ilegales, incluyendo menores, a veces se les require que paguen una
comisi6n a cambio de que les den acceso a trabajos no especializados en el ramo de la
construcci6n en las ciudades dominicanas.

Traficantes. El tema del boukong en que no se puede confiar, sale repetidamente a relucir
en las entrevistas de campo. Los traficantes cobran por una gama de servicios que ofrecen a
sus clients. Hay muchos traficantes que quieren cumplir con los compromises que han
pactado con los trabajadores ilegales. Pero por otro lado, muchos traficantes utilizan
practices abusivas tales como depositar los indocumentados haitianos, incluyendo nifos, en
areas remotas sin asegurarse de arreglos de viaje o servicios de guia para que puedan
continuar su viaje dentro de la Republica Dominicana. Aun mas, los traficantes pueden haber
prometido trabajo que no tienen forma de garantizar, especialmente durante el tiempo de fin
de aio cuando cientos de braceros de dirigen hacia la Rep6blica Dominicana para participar
en la zafra azucarera. Finalmente, los traficantes no explican completamente los peligros
inherentes en los viajes ilegales a trav6s de la frontera incluyendo riesgos de latrocinio,
violaci6n sexual, arrest, encarcelamiento, y deportaci6n. El trafico perse no Ilena todos los
criterios para caer dentro de la categoria de several trata de personas; sin embargo, reclutar
viajeros bajo pretensiones falsas, o someter a esos viajeros deliberadamente a daios,
perjuicios o muerte, sin advertencia previa, si parece Ilenar el criteria.

Trafico sexual. Las entrevistas de campo verificaron la existencia de boukong a qui6nes los
duefos de discotecas les avanzan fondos en la Republica Dominicana para que recluten
trabajadoras sexuales en Haiti. En principio, el process de reclutamiento parece ser un












arreglo entire adults en pleno conocimiento y con pleno consentimiento de la situaci6n; sin
embargo, la situaci6n claramente se presta a pr6cticas abusivas y a reclutamiento en base a
informaci6n parcial o falsa. En todo caso, el sistema incluye reclutamiento de menores como
trabajadores sexuales, lo que implica trata de nifios. A dichos menores se les recluta sin
pleno conocimiento de los riesgos que conlleva el viajar ilegalmente, o de su vulnerabilidad
como trabajadores sexuales ilegales viviendo y trabajando en un pais extranjero donde
tienen pocos o ninginos derechos civiles.

Abuso sexual. Aparte del trafico sexual, las entrevistas de campo indican que las ni'ias
adolescents y las j6venes mujeres que viajan con boukong son vulnerable a abuso sexual
o violaci6n aOn durante el viaje hacia la Rep0blica Dominicana










CAPiTULO V: LOS HAITIANOS EN LA REPUBLICAN DOMINICANA


Los capitulos anteriores de este informed se enfocaron mayormente en la problem6tica y
el trato que se da a los niios haitianos en Haiti. En los capitulos siguientes (V a VIII),
examinamos la problem6tica y el trato de los nitos haitianos en la Repiblica
Dominicana. La informaci6n se basa mayormente en entrevistas de campo con
haitianos y con dominicanos del lado dominicano de la frontera. Esto incluye arreglos de
mano de obra infantil de niios haitianos en los siguientes sectors:

Nifos haitianos en hogares dominicanos.
Campos de cafa y bateyes.
La economic agraria.
La industrial de la construcci6n
Niios haitianos en calls dominicanas
> Niios sin hogar
> Varones limpiabotas
> Mendigos.

PANORAMA GENERAL

Presencia haitiana en la Rep6blica Dominicana. No existen' al moment estadisticas
confiables sobre el nimero de haitianos que actualmente reside en la Repiblica
Dominicana. La mayoria son indocumentados. El estimado minimo parece ser de
500,000 aunque algunos estimados elevan la cifra mas cerca del mill6n. Dado una
poblaci6n de 8 millones de ciudadanos dominicanos, casi puede decirse que una de
cada diez personas en la RepOblica Dominicana es haitiana.

Los haitianos constituyen una minoria bastante notable dentro de la sociedad
dominicana. En general, solo un porcentaje pequefio de haitianos son inmigrantes
legales. Una proporci6n mas grande de ellos son nacidos en Haiti pero han vivido
muchos afos en la Republica Dominicana. Tambi6n hay un nOmero considerable de
haitianos que han nacido en la Rep0blica Dominicana pero continuan
indocumentados-posiblemente unos 280,000 de acuerdo a algunos estimados.32
Finalmente, hay una poblaci6n haitiana transitoria compuesta por inmigrantes que
vienen y van-muchos de los cuales fueron entrevistados tanto en la Rep0blica
Dominicana como en Haiti. Este grupo incluye haitianos que viven en zonas fronterizas
y que cruzan de un pais a otro por varias razones, a veces diariamente. Tambi6n
incluye haitianos que resident principalmente en Haiti pero cruzan a pasar temporadas
de trabajo jornalero en zonas mas distantes al borde. Los investigadores tambi6n
encontraron haitianos indocumentados que mantienen residencia en ambos paises.

Niifos haitianos en la Rep6blica Dominicana. Los subgrupos mas grandes de niios
en la Rep6blica Dominicana incluyen los siguientes:

1. Niiios inmigrantes. Algunos niios nacieron en Haiti y atraviesan la frontera con
por lo menos uno de sus padres o padres sustitutos. Otros niios cruzan por su
propia voluntad junto a otros menores o junto a j6venes adults. Algunos nifios
inmigrantes son transitorios ya que vienen y van, regresando a sus hogares para
realizar visits voluntarias o como resultado de repatriaci6n.


32 Ferguson (2003, 21).










2. Nifios nacidos a inmigrantes haitianos. Existen muchos niios haitianos
nacidos en la Rep6blica Dominicana cuyos padres nacieron en Haiti. Una
pequefia proporci6n esta compuesta por niios dominico-haitianos, casos en que
uno de los progenitores es haitiano y otro dominicano, caso que se da
especialmente en las zonas fronterizas. A los nifios de hogares mixtos
generalmente se les consider haitianos.
3. Niflos de haitianos nacidos en la Republica Dominicana. Los haitianos de
tercera y cuarta generaci6n en la Republica Dominicana todavia se les consider
como haitianos, particularmente aquellos que viven en bateyes y comunidades
azucareras. Tanto a ellos como a sus hijos se les consider haitianos a6n
cuando hablen perfect espahiol y nunca hayan estado en Haiti. Algunos tienen
certificados de nacimiento y c6dulas de identificaci6n dominicanas. Como
resultado, su condici6n legal y sus prospects de trabajo son mayores que el de
otros haitianos que viven en la Repiblica Dominicana.
4. Niflos haitianos nacidos en hospitals dominicanos que regresan a Haiti.
Los hospitals p6blicos dominicanos admiten haitianos que cruzan la frontera
especificamente para obtener cuidado medico gratis, especialmente mujeres
encinta que vienen a dar a luz en hospitals dominicanos. Un pequefio
porcentaje de estos nitios son abandonados por sus madres; sin embargo, la
mayoria de esos niiios regresan a Haiti con sus madres.

Separaci6n de la pareja madrelhijo. La mayoria de los niiios haitianos en la Rep6blica
Dominicana probablemente nacieron en la Repiblica Dominicana. Pocos haitianos
entrevistados en la Rep6blica Dominicana dijeron haber traido sus hijos con ellos. Una
historic mas corriente es la de la madre que dej6 sus hijos con familiares y a qui6n se le
est6 haciendo dificil ganar suficiente dinero para enviarles. Algunos de los j6venes
varones entrevistados en este studio dijeron haber cruzado la frontera solos, dejando
esposas e hijos en Haiti.

Asimetria en el perfil demogrifico. El factor de la inmigraci6n trae cierta asimetria al
perfil demografico de los haitianos en la Repiblica Dominicana en cuanto a edad y
sexo. La inmigraci6n masiva de adults reduce la proporci6n de menores haitianos con
relacion a adults haitianos, en particular, si se compare con el perfil poblacional en
Haiti donde los menores tienen gran prominencia. Debido a la ausencia de encuestas
confiables, se hace dificil estimar el nOmero de niiios haitianos que actualmente vive en
la Republica Dominicana. Se cree, sin embargo, que el n6mero de nifios puede alcanzar
los 200,000.

La condici6n legal de los nifios haitianos en la Repiblica Dominicana. Aparte de
las redadas militares y deportaciones masivas, la gran mayoria de los nifios haitianos en
la RepOblica Dominicana probablemente no regresaria a Haiti de su propia voluntad. Sin
embargo, su movilidad social se ve comprometida por el limbo legal en que viven. La
regla general de las autoridades civiles dominicanas es que ning6n nifio nacido de dos
padres haitianos puede recibir un acta de nacimiento dominicana atn cuando haya
nacido en la RepOblica Dominicana. Los hospitals pOblicos pueden admitir mujeres
para dar a luz, pero no emiten documents que certifiquen el nacimiento de un niio
haitiano.

La ley dominicana ordena que cada nifio nacido en el territorio national se consider un
ciudadano y se le otorgar6 un certificado de nacimiento, incluyendo nifios nacidos de
padres extranjeros. Los hijos de haitianos son una excepci6n. La justificaci6n mas










frecuente de esta political discriminatoria tiene que ver con el "respeto a las leyes
haitianas." De acuerdo a esta teoria muchas veces repetida, hay una estipulaci6n en la
constituci6n haitiana que confiere la nacionalidad haitiana a los hijos de haitianos, sin
importar su lugar de nacimiento. Por lo tanto, de acuerdo a este argument, los hijos de
haitianos nacidos en la Repiblica Dominicana no pueden ser dominicanos.33

En la practice, se hacen algunas excepciones para hijos de unions mixtas (dominicano
con haitiana o viceversa), caso que se da con frecuencia en las zonas fronterizas. El
hijo de padre haitiano y madre dominicana se declara como dominicano; sin embargo, el
hijo de padre dominicano y madre haitiana categ6ricamente retiene la nacionalidad
haitiana de la madre. Los dominico-haitianos que entrevistamos en las zonas fronterizas
mencionaron ciertas maniobras que se usan para obviar las restricciones legales sobre
el reconocimiento de ninos de unions mixtas. Entre dichas maniobras se incluye, por
ejemplo, el comprar o pedir prestado el acta de nacimiento de un nifio dominicano
fallecido, o el encontrar un ciudadano dominicano, generalmente un familiar, dispuesto a
declarar al nifio/a como suyo/a en vez del padre o madre biol6gico del nifio, segon sea
el caso.

Niiios haitianos indocumentados admitidos a escuelas primaries. Hay varias
treguas en la political anti-haitiana de la Rep6blica Dominicana. A los nifos haitianos se
les permit asistir a la escuela en la Repiblica Dominicana hasta el octavo grado. Se
dan tres tipos de circunstancias bajo las cuales se puede bloquear el acceso de nifios
haitianos a educaci6n primaria.

Falta de espacio o "no hay cupo". Tanto en la capital como en las ciudades
grandes, la falta de aulas a veces fuerza a las autoridades a rechazar nifios.
Bajo tales condiciones se predice que a un nifio haitiano indocumentado no se le
va a dar preferencia sobre un nifio dominicano con certificado de nacimiento.

Discriminaci6n hacia los residents de bateyes. Tambi6n encontramos una
situaci6n particular en los bateyes de Barahona en que los residents de una
comunidad dominicana rehusaron educar sus hijos en la misma escuela que los
niios haitianos de los bateyes. La discriminaci6n era particularmente detestable
en vista de que la escuela se construy6 con fondos donados por una
organizaci6n privada precisamente para que sirviera a los residents de los
bateyes haitianos. En un esfuerzo para promover la integraci6n, el sacerdote
cat6lico que administr6 los fondos dispuso que la nueva escuela se construyera
a mitad de camino entire el pueblo y el batey, esperando que los nitios haitianos
y los dominicanos irian a la misma escuela. Los dominicanos estaban
encantados con la nueva escuela pero rehusaron admitir nifios haitianos del
batey para qui6nes la escuela se habia originalmente construido. La situaci6n
social de los bateyes, sin embargo, es sui generis y no se aplica al pais en
general.

Colegios privados. Hay unos 2,500 colegios privados en la Rep6blica
Dominicana que cobran de 8 a various cientos de d6lares al mes. Los niiios


33 Ferguson (Ibid) hace notar que la Constituci6n Dominicana tambidn incluye una excepci6n para nifios
considerados "en trinsito," una clausula de escape en la ley interpretada por las autoridades para permitir la
exclusion de niflos haitianos nacidos en la Repifblica Dominicana.










haitianos indocumentados no se les priva de asistir a dichas escuelas, pero
pocos haitianos pueden pagar ain los colegios mas baratos.

Admisi6n a los hospitals p6blicos. Los haitianos, sean residents o no, son
admitidos a los hospitals dominicanos. En entrevistas de campo, mujeres campesinas
haitianas que habian dado a luz en hospitals dominicanos, indicaron que el trato
recibido de parte del personal del hospital fue bbsicamente el mismo recibido por las
pacientes dominicanas.

El trato de los dominicanos hacia los haitianos. Los haitianos entrevistados a ambos
lados de la frontera se quejaron con rencor de la conduct de la policia y de los
soldados dominicanos; sin embargo, estos entrevistados claramente distinguen, por un
lado, entire el trato recibido de parte del personal n6dico o escolar, y por otro lado, del
trato recibido por parte de la policia, los militares, y ciertas autoridades municipales.
Entrevistas con haitianos comunes y corrientes revelan una perspective balanceada del
tratamiento que reciben de los dominicanos, en contrast con los alegatos por parte de
defensores de los haitianos que muchas veces presentan el trato que dan los
dominicanos a los haitianos como uniformemente negative y abusive.

Un informed reciente titulado "Necesitados pero no Deseados" (Wooding y Moseley-
Williams, 2004) proporciona una excelente perspective global de la condici6n de los
haitianos en la RepOblica Dominicana. El report ofrece una discusi6n balanceada
sobre t6picos relacionados con los derechos humans y describe abuses perpetrados
en contra de los inmigrantes haitianos, pero lo hace de forma balanceada y toma
tambi6n en cuenta el punto de vista dominicano.

Los HAITIANOS EN LA ECONOMIC DOMINICANA

Hombres haitianos. Los hombres haitianos han Ilegado a tener casi un monopolio en
tres sectors importantes de la economic dominicana y han hecho incursiones en otros
dos sectors.

Los hombres haitianos mantienen su traditional monopolio dentro de la industrial
azucarera como cortadores de carfa, trabajo arduo y de poca rentabilidad
econ6mica que los dominicanos sencillamente rehusan hacer.
Mas recientemente, los haitianos han establecido un monopolio urban en
trabajos no especializados del ramo de la construcci6n, un sector en que aun los
peor pagados pueden ganar el double de lo que gana un cortador de caria.
En muchas parties del pais los haitianos han reemplazado a los dominicanos
como jornaleros agricolas en las fincas de campesinos dominicanos y en el
sector agro-industrial.
Los hombres haitianos tambi6n estan haciendo incursiones bastante decididas
en el sector de vigilantes nocturnos.

Mujeres haitianas. El Onico sector en que las mujeres haitianas han establecido una
presencia dominant es el de pedir limosna en las calls, generalmente en compafia de
nifios. En realidad, no invadieron, sino que crearon ese sector. Tambi6n se han
adentrado en el sector de servicio dom6stico incluyendo cuidado de nifios,
especialmente en las zonas fronterizas. Los dominicanos de Santo Domingo contratan
haitianas para la cocina o el lavado pero son mas renuentes a contratarlas para el
cuidado de nifios pequefios. La renuencia se debe al menos en parte a la percepci6n de










que los haitianos practican brujeria. A media que ha ido disminuyendo el n6mero de
mujeres dominicanas dispuestas a trabajar como domesticas, los dominicanos de la
capital han empezado a aceptar mujeres haitianas en esos roles. El encontrar trabajo en
el area de servicio dom6stico es un objetivo important de las mujeres entrevistadas en
los bateyes.

COMO CRUZAN LOS HAITIANOS LA FRONTERA?

Ilegalidad del movimiento actual. Por varias d6cadas comenzando en los mediados
de la d6cada de los 1950, los gobiernos dominicano y haitiano organizaron campaias
anuales de reclutamiento de braceros haitianos para la zafra azucarera dominicana.
Estos esfuerzos terminaron hace mas de una d6cada. El cese de dicha actividad ha
dado paso a un mercado de trafico de personas que ha pasado a ser casi una industrial.
Probablemente menos del uno por ciento de los haitianos que han entrado a la
Rep6blica Dominicana en estos iltimos aios lo han hecho con pasaporte haitiano y visa
dominicana. La mayoria han entrado ilegalmente al pais. Algunos toman el riesgo y
hacen el viaje solos, pero muchos pagan los servicios de traficantes.

Traficantes de personas. Las entrevistas de campo en el lado dominicano de la
frontera generalmente corroboran los datos descritos en el Capitulo IV relatives a los
traficantes de personas y los pequeios grupos de inmigrantes ilicitos. Los inmigrantes
son clients que de su propia voluntad pagan a alguien para que les ayude a cruzar la
frontera. El traficante es responsible de los gastos de transport en que se incurran, de
lo que haya que pagarle a los militares, y de al menos una comida dentro de la frontera
dominicana.

Los peligros del viaje. Se dice que hay traficantes que abandonan las personas a su
cuidado a mitad de viaje y de personas que han muerto durante la travesia. Hasta cierto
punto, las fuerzas del mercado limitan los incidents de este tipo, particularmente
cuando los boukong reclutan viajeros de su localidad de origen o de zonas donde son
bien conocidos.

Circuitos en evoluci6n. El volume de tr6fico mas denso y los circuitos mas
organizados atraviesan la frontera sur en sintonia con la economic azucarera. El trafico
en el lado sur de la frontera incluye inmigrantes que cruzan para otros fines, pero el
volume mas grande de trabajadores inmigrantes esta relacionado con el reclutamiento
annual de picadores para la zafra azucarera. Algunos inmigrantes utilizan los campos de
caria como punto de partida hacia trabajos mas suaves y mejor pagados en el sector
urban de la construcci6n.

Tal como se ventil6 en el Capitulo IV, otro circuitos se han desarrollado en zonas
norteias que van directamente a Ilenar necesidades de trabajo agricola en la zonas de
Santiago y el Cibao, y son totalmente independientes del sector azucarero. Las mujeres
y los niios haitianos tambi6n cruzan la frontera. Algunos evaden las travesias dificiles y
nocturnas a trav6s de las montaias y entran a la Rep6blica Dominicana a trav6s de los
mercados fronterizos donde se permit a los pequefios comerciantes de mercado
haitianos entrar a vender en dias de mercado. En principio, su movimiento se restringe
a areas especificas dentro del mercado y se require que regresen a Haiti a una cierta
hora; sin embargo, los traficantes tambi6n organizan travesias desde los mercados de
la frontera dominicana.










Inconveniencias de usar mercados como puntos de entrada. Los haitianos que
entran a los mercados fronterizos en dias de mercado ya estan en territorio dominicano.
Cabe preguntar, Apor qu6 no se escabullen, o se hacen pasar por dominicanos, o se
dirigen hacia Santo Domingo o Santiago? La maniobra conlleva riesgos y el inmigrante
puede ser rechazado por el ch6fer del autobis o vehiculo en el que desea viajar. Las
barreras principles son los puntos de chequeo militares establecidos en la parte oeste
del pais para detectar haitianos indocumentados. A los vehiculos se les manda a parar.
A los pasajeros de piel oscura se les pide que presented identificaci6n. Los haitianos
indocumentados son arrestados y los ch6feres que los acarrean son sujetos a
sanciones. Por esta raz6n, los haitianos que entran por los mercados requieren
asistencia de traficantes, para que les hagan Ilegar por vehiculo pero a trav6s de
carreteras secundarias, a destinaciones importantes del pais.

Segin se dice, los haitianos pagan altas sumas de dinero a duefios de taxi dominicanos
o a duefios de motocicleta para que les Ileven desde la frontera hasta Santiago u otros
pueblos a trav6s de carreteras secundarias. Hay descripciones de ch6feres
dominicanos que abandonan sus pasajeros a mitad del camino luego de colectar su
tarifa. Los haitianos que utilizan esta modalidad individualizada de viaje al coraz6n de la
Repiblica Dominicana son muchas veces aquellos que regresan luego de realizar una
visit a Haiti, o que hablan algo de espafiol y conocen algo del entorno, o que tienen
contacts esperandoles en las destinaciones urbanas a que se dirigen. El inmigrante
novato, sin embargo, generalmente depend de los servicios de un boukong (guia,
traficante).

HAITIANOS EN MANOS DE SOLDADOS DOMINICANOS

Tanto los dominicanos como los haitianos expresaron la opinion de que los soldados
dominicanos cometen muchos abuses en contra de los haitianos en la Republica
Dominicana, incluyendo abusos contra nifios y adults. En cuanto al abuso pueden
identificarse tres tipos de situaciones:

1. Extorsiones y confiscaciones en la frontera. Los haitianos a qui6nes se
capture entrando ilegalmente o haitianos en process de ser expulsados, corren
el riesgo de que su dinero y sus bienes sean confiscados por los soldados en la
frontera. Esto incluye haitianos nacidos en la Rep0blica Dominicana que nunca
han estado en Haiti. Hay alegatos de que las posibilidades de lucro en los
puestos de la frontera Ileva a muchos militares a pagar dinero para ser
designados a estos puestos.34
2. Expulsiones colectivas subitas. En los pueblos mas grandes peri6dicamente
se organizan redadas en las que personas que se sospechen de ser haitianas
son apresadas en la calle por los militares dominicanos, montadas en camiones,
y enviadas a la frontera, donde se les quita el dinero que Ilevan encima y se les
tira del lado haitiano de la frontera. Ain aquellos que Ilevan c6dulas de identidad
no estan fuera de peligro, ya que sus cedulas pueden ser declaradas falsas y
pueden ser destruidas. Los que asi se apresan no tienen forma de notificar a sus
familiares. Padres y madres deportados son separados de sus hijos y nifios
deportados son separados de sus padres. Estas redadas pueden incluir

34 No nos fu6 possible confirmar esto directamente; sin embargo, soldados con qui6nes hablamos admiten la
confabulaci6n military en los movimientos trans-fronterizos, a la vez que lamentan los bajos salaries que les
fuerzan, muy renuentemente, segfin dicen, a tales actos impatriotas de general ingresos suplementarios.










haitianos nacidos en la Republica Dominicana que nunca han estado en Haiti y
que ni siquiera hablan creol. Los que de esa forma se recogen muchas veces
pasan various dias en carceles locales o en otros sitios antes de que les Ileven al
borde en masse. Aun mas, hay qui6n ha dicho que, los recogidos en redadas a
veces se les envia a los campos de carla en vez de a la frontera.
3. Paradas frecuentes en los puntos de chequeo militares. A6n los haitianos
nacidos en la Repiblica Dominicana que disponen de documents dominicanos
y que usan transport publico o privado para ir a la capital u otros puntos, se ven
precisados a ensefar sus tarjetas de identificaci6n. A los dominicanos de piel
mas clara en el mismo vehiculo no se les pide. La discriminaci6n en base al
color de la piel irrita no solo a los dominico-haitianos sino tambi6n a los
dominicanos de piel oscura que no tienen siquiera ascendencia haitiana, una
indignidad impuesta por soldados cuyo mismo fenotipo invitaria a la inspecci6n.
Cuando los puestos de chequeo militares fueron instituidos en tiempos de
Trujillo y durante la Guerra Fria para capturar instigadores comunistas, se
buscaban barbas largas y ropa roja. Los puntos de chequeo han sobrevivido
pero su misi6n ha cambiado. Hoy en dia, su funci6n principal es detectar
haitianos indocumentados y el rasgo que pone la maquinaria en acci6n es la piel
oscura.

NIROS HAITIANOS Y EL ESTADO: LAS LEYES DE LOS PAiSES

Atender a tales abuses es de incumbencia para los sistemas legales de los dos paises.
En vista de la crisis econ6mica y energ6tica que aflige a la Repiblica Dominicana, y las
quejas sobre corrupci6n, es improbable que el gobierno dominicano se tome la iniciativa
de intervenir en cuestiones de abuso a nifios haitianos. En Haiti, las preguntas son
todavia mas inquietantes debido a la crisis political sin tregua y la inhabilidad del
gobierno haitiano de rendir ningin servicio publico. De forma que, las intervenciones
gubernamentales a uno y otro lado de la frontera son muy poco factibles en estos
moments de la historic dominicana y haitiana.

La mayor oportunidad de acci6n sostenida dentro del sector gubernamental tal vez sea
el nivel legislative. Si la trata de personas, la mano de obra de menores, y el abuso a
menores no son ilegales segin las leyes de una naci6n, no hay ninguna base para
poder intervenir. Las leyes no garantizan la acci6n pero sin ellas no hay base para la
acci6n. Son una pre-condici6n necesaria, aunque no suficiente, para desarrollar
intervenciones efectivas.

Legislaci6n haitiana en cuanto a la trata de personas. Como una contribuci6n al
studio Tras las Huellas de los Braceros, dos abogados haitianos, el Dr. Samuel
Madistin y el Dr. Jean Simon Saint-Hubert, sacaron a la luz dos decretos presidenciales
haitianos promulgados bajo Jean-Claude Duvalier en la d6cada de 1980. Los decretos
se promulgaron en un period en que los convenios acordados por los dos gobiernos
relatives al reclutamiento organizado de braceros haitianos para la zafra dominicana
todavia estaban en efecto. El gobierno haitiano quiso criminalizar aquellos que
pretendian pasar por alto los canales oficiales para proveer picadores de caria por
canales independientes de los oficiales.

El primero se trata de un decreto de fecha 17 de noviembre de 1980, amenazando con
seis meses a tres afios de prisi6n a aquellos que organizasen viajes ilegales a traves de
la frontera sin que pasasen por los procedimientos impuestos por la policia o las










autoridades de migraci6n. El Articulo 5 de este decreto establece castigos especiales
para aquellos que sean encontrados culpables de fraude, y parece tambi6n demarcar
sanciones al c6digo penal en contra de los que compran esos servicios. Un Segundo
decreto de fecha 6 de abril de 1983 (Articulo 62) tilda de illegal cualquier intent de irse
del pais sin pasaporte. Estos decretos criminalizan la inmigraci6n illegal hacia Haiti y
tambi6n la emigraci6n illegal desde Haiti.

Legislaci6n dominicana. La Rep0blica Dominicana ha torado medidas recientes que
van mas all de la legislaci6n actual haitiana, incluyendo las siguientes:

1. El C6digo de Trabajo Dominicano: El C6digo de Trabajo de la Republica
Dominicana tiene varias estipulaciones que se relacionan con los problems que
hemos tratado en el present informed. La ley prohibe contratar nifios menores de
14 aios, prohibe abarrotar una industrial con trabajadores no-dominicanos, y
exige un dia de ocho horas (10 horas en casos de trabajadores agricolas) y una
semana de trabajo de cinco dias y medio. Las regulaciones de salario minimo
vigentes hoy en dia exigen un salario minimo de 80 pesos por dia. ($1.60
d6lares por dia al cambio actual) por un dia de ocho horas.
2. Legislaci6n anti-traficante. El torrente de haitianos ilegales que se desat6
luego de la caida de Duvalier en 1986 llev6 al desarrollo de un proyecto de ley
explicitamente anti-traficante en 1998 que tom6 forma final en la Ley 344-98. La
ley estipula un t6rmino de 3 a 5 afios de c6rcel para los traficantes de personas,
sea que haya trata de personas o no. Los traficantes cuyos clients vienen de
voluntad propia se definen tambi6n como criminals. La ley tiene como objetivo
a los buscones trans-fronterizos que organizan la entrada illegal de haitianos, a
los organizadores de viajes clandestinos de dominicanos a Puerto Rico, y a los
falsificadores de pasaportes y visas para dominicanos que viajan en avi6n a
Nueva York u a otros destinos fuera del pais.
3. Legislaci6n anti-trata de personas. En Julio del 2003 se aprob6 una ley en
contra de la trata de personas: Ley No. 137-03, Sobre el Trafico Ilicito de
Migrantes y Trata de Personas.35 La ley fue redactada como resultado de dos
iniciativas auspiciadas por las Naciones Unidas, una iniciativa adoptada en
Viena en 1998 mediante la cual se cre6 una comisi6n international sobre crime
international organizado y una segunda iniciativa adoptada en el ano 2000 en el
Congress de Palermo, donde se aprob6 un tratado international al respect. La
ley incluye protocolos en contra del Trafico de Personas, especialmente Mujeres
y Ninos, y en contra del Trafico Ilegal de Emigrantes por Aire, Mar, o Tierra.
4. Legislaci6n contra el abuso infantil. A principios del 2004 se pas6 un C6digo
del Menor relacionado con abuses a menores (Ley 14-94). El Articulo 127 de
esta ley require que casos de abuso infantil se reported a las autoridades.

El aspect positive de todo esto es que la legislaci6n existe. El aspect negative es que
en el caso de los trabajadores indocumentados haitianos la ley no se hace cumplir; sin
embargo, las leyes proven la base para una intervenci6n eventual, incluyendo lo
siguiente.36



35 Trdfico aqui significa "trifico," lo que es diferente de trata..
36 Este andlisis se basa en un capitulo escrito por el Dr. Esteban Sanchez en el studio Tras las Huellas de
los Braceros.










Prohibiciones en contra de la mano de obra infantil. El articulo 245 del
C6digo de Trabajo prohibe la contrataci6n de personas menores de 14 anos.
SegOn se dice, a algunos agricultores se les ha multado por emplear niios como
trabajadores en sus fincas. En principio, los ingenios de azicar evitan emplear
nifios; sin embargo, parecen hacerse la vista corta cuando se trata de ninios
haitianos. El studio Tras las Huellas de los Braceros entrevist6 27 picadores de
caia menores de 14 afos. Nadie les habia forzado a venir a los cafiaverales,
pero fueron contratados illegal e impunemente.

Prohibici6n en contra de la mano de obra extranjera. El C6digo de Trabajo
dominicano criminaliza la actual situaci6n de los caniaverales y tambi6n la de
sitios de construcci6n no especializada-los empleos mbs cominmente
desempeiados por haitianos. El Articulo 135 del C6digo estipula que 80 por
ciento de los empleados de una compaifa deben ser dominicanos. La situaci6n
actual viola lo establecido por el c6digo.

Horarios de trabajo y descanso. Los articulos 146 y 147 especifican un horario
de trabajo diario de ocho horas (10 horas en el caso de trabajadores agricolas) y
un mbximo de cinco y medio dias de trabajo por semana. Cualquier trabajo que
se haga por encima de lo estipulado debe recibir double paga. La semana de 15 a
17 horas que, segOn se report, trabajan los haitianos esta en violaci6n a lo
estipulado por la ley, aunque la naturaleza agraria del trabajo y la condici6n de
indocumentados de los haitianos obstaculiza la imposici6n de la ley. Al
trabajador le correspondent 36 horas semanales de descanso, empezando el
sabado al mediodia, o cualquier moment que se acuerde, segon la
circunstancia. El ramo de la construcci6n urbana se adhiere a esa norma. La
industrial azucarera por rutina ignora estas directives durante el intense period
de trabajo de la zafra.

Salario minimo. Las estipulaciones con respect al salario minimo ordenan un
salario de al menos 80 pesos por dia (1.60 d6lares al dia basado en la tasa de
cambio actual) por un dia de ocho horas. Los cortadores de cania haitianos
trabajan el double de ese tiempo por unos 40 pesos.

Relevancia de la ley de anti-trata de personas para el caso haitiano. Aunque la ley
anti-trata de personas se pas6 para proteger a las mujeres dominicanas contra trata
fuera del pais, muchas de sus estipulaciones, de cumplirse, tendrian gran impact sobre
la entrada illegal de haitianos a la Rep6blica Dominicana.

El trafico illegal de personas a trav6s de la frontera es un crime que conlleva de
10 a 15 aios de encarcelamiento para el traficante (no para el inmigrante illegal .
En efecto, la aprobaci6n de la ley en el 2003 convirti6 al busc6n/boukong que
cruza la frontera en un criminal.
Las trata de personas se define como un crime aun mas serio y conlleva un
castigo de 15 a 20 aios de c6rcel.
La ley criminaliza la colaboraci6n o cooperaci6n en cruces ilegales a trav6s de la
frontera. La ley explicitamente dice que la colaboraci6n por parte de la policia o
los militares constitute una ofensa grave sujeta a sanciones a6n mas several,
especificamente, cinco afios mas de prisi6n. El cumplimiento de la ley Ilevaria al
encarcelamiento de un nOmero no especificado pero sin duda sustancioso, de










soldados dominicanos de qui6nes se dice general dinero de los cruces ilegales
a trav6s de la frontera.
Se le aiaden cinco aFos de carcel a cualquier perpetrador o c6mplice cuando se
trata del trafico o trata de un menor que tenga relaci6n sanguinea o political con
el traficante. Este aspect de la ley acarrea consecuencias para cualquier
familiar de un nifio que colabore en su trafico o abuso.
Si una persona que voluntariamente ha pagado para ser pasada de trafico cae
presa, puede evitar cualquier sanci6n si identifica y asiste, mediante informaci6n,
a la capture del traficante que le ayud6 a cruzar la frontera.


En breve, la ley firmada por el Presidente Hip6lito Mejia en agosto del 2003 sienta las
bases legales para reducir el trafico, aunque la ley no se pas6 para lidiar con la
situaci6n haitiana. Que nosotros sepamos, esta ley todavia no ha resultado en ninguna
condena, ain en el dominio para el que originalmente fue promulgada, el trafico de
mujeres dominicanas hacia Europa y otros continents. Ain asi, es de notar que la ley
dominicana actualmente provee las bases legales para combatir el abuso y la
explotaci6n de nifos haitianos.

La Rep~blica Dominicana como fuente de victims de trata. La Repiblica
Dominicana ha sido identificada como uno de tres paises latinoamericanos afectados
por la trata international de personas, particularmente la trata sexual. La situaci6n que
conllev6 a esa clasificaci6n y legislaci6n subsiguiente fue la trata de mujeres
dominicanas desde la Republica Dominicana a otros paises-no la trata de mujeres
extranjeras, de Haiti o de otros paises, hacia la Repiblica Dominicana. La destinaci6n
principal de las mujeres dominicanas es el mercado sexual en Europa. En el texto de
introducci6n de la IOM con relaci6n a la legislaci6n, se estima que una de tres
prostitutes dominicanas en Europa son victims de trata de personas.

Las mujeres dominicanas tambi6n han tenido prominencia como prostitutes en otros
paises de America Latina y del Caribe, incluyendo Haiti donde la frase fanm panyol
('mujer dominicana") tradicionalmente es equivalent de la palabra prostitute. Hasta
cierto punto, la imagen estereotipica de la mujer dominicana en Haiti ha ido cambiando
de proveedora de servicios sexuales a duefa de sal6n de belleza. En la Republica
Dominicana, la emigraci6n de mujeres dominicanas para comercio sexual continue
siendo un tema que domina el dialogo sobre la trata de personas.

Resentimiento national hacia la atenci6n international que acapara la
problematica haitiana. La legislaci6n dominicana en contra de la trata de personas
surgi6 para prevenir que mujeres dominicanas fuesen enviadas a situaciones abusivas
fuera de su pais-no para proteger a los haitianos de trata u otras formas de abuso en
la Repiblica Dominicana. Encontramos much rencor entire los dominicanos en
respuesta a las acusaciones internacionales de que los haitianos son victims de abuso
en la Rep6blica Dominicana. Es bastante improbable que vayan a haber iniciativas
legislativas o apoyo popular por parte de los dominicanos para medidas que atribuyan
condici6n de victim a los haitianos en la Repiblica Dominicana. Las instituciones
extranjeras o grupos que promueven medidas pro-haitianas en la Repiblica Dominicana
generalmente despiertan resentimiento. La imagen publica predominante de los
haitianos es de invasores ilegales que deben ser deportados, no de victims
involuntarias cuyas mujeres y nifios requieren protecci6n.










Nifios haitianos y canales no-gubernamentales de intervenci6n. Aunque la
Rep6blica Dominicana tiene mas legislaci6n y sus instituciones p6blicas son mbs
fuertes que las de Haiti, el sector p0blico de ninguno de los dos paises se involucra
activamente en actividades en contra del tr6fico de personas, trata de personas, o
abuso infantil. La acci6n mbs decidida la estA tomando el sector religioso
(particularmente en ciertas di6cesis catblicas y 6rdenes religiosas) y el sector ONG.

Expectativas de apoyo por parte del sector piblico haitiano para los programs
de trata de personas. En vista de la historic political de Haiti, los reducidos servicios
p6blicos, y la crisis political prolongada por la que atraviesa, los donantes interesados en
trabajar con los series problems que afectan la nifiez en Haiti, no pueden defender de
las agencies gubernamentales haitianas o de la reform a las political publicas. De alli
que, el enfoque primordial de las intervenciones programaticas debe contar con
intervenciones no-gubernamentales. Al mismo tiempo, tambi6n es important continuar
abogando por reforms al sector p6blico y por la creaci6n de un marco legislative
adecuado; sin embargo, a corto plazo, tanto la entrega de los servicios como el manejo
de los fondos para financial tales servicios, debe defender de iniciativas no-
gubernamentales.

Iniciativas del sector p6blico dominicano contra la trata de personas. La historic
del gobierno dominicano difiere profundamente de la del gobierno haitiano. El gobierno
dominicano bajo Trujillo suministraba servicios p0blicos bajo una filosofia political de
paternalismo autoritario. Hoy por hoy el gobierno dominicano est6 mejor organizado
que su contraparte haitiano. Su congress ha dictado leyes sobre el trafico, la trata, y el
abuso infantil, leyes que brillan por su ausencia en Haiti. Sin embargo los sistemas
politico y econ6mico dominicanos Ilevan d6cadas en crisis. El tema de la corrupci6n
pOblica domina los medios de comunicaci6n y provoca rencor popular, como causa de
la inflaci6n, la crisis energ6tica, y la devaluaci6n de la moneda national.

La crisis national que afecta actualmente la poblaci6n dominicana entera suscita dudas
en cuanto a la capacidad del sector pOblico de comprometerse de manera active con la
problematica del abuso infantil o el trafico de personas. Como barrera principal la
participaci6n fuerte y lucrative de los militares dominicanos en el trafico de haitianos
reduce la probabilidad de iniciativas estatales eficaces al respect, por lo elocuentes
que sean las reci6n dictadas leyes. Es mas, la opinion publica dominicana por el
moment se inclina mas a ver a los haitianos como invasores que merecen ser
expulsados mas bien que victims cuyos nifios y mujeres merecen protecci6n. En breve
habria poco apoyo politico por cualquier intervenci6n publica a favor de los haitianos.
Por lo tanto seria recomendable contar mis con iniciativas no-gubernamentales para
lidiar con los dilemas de los nifios haitianos en la Repiblica Dominicana.

Una organizaci6n coordinadora para la protecci6n de la mujer. En el 1997 una
preocupaci6n national con la situaci6n de las mujeres dominicanas en los mercados
sexuales internacionales provoc6 la creaci6n de CIPROM, el Comit6 Interinstitucional de
Protecci6n a la Mujer Migrante.37 Las tres metas formales de CIPROM demuestran su
enfoque sobre la emigraci6n de las mujeres dominicanas.




37 V6ase la introducci6n a la Ley Sobre el Trafico Ilicito de Migrantes y Trata de Personas (p. 14).










1. Impedir que las mujeres se engaien por falta de informaci6n y se presten a la
trata. La educaci6n es el vehiculo principal, aunque tambi6n se visualiza ayuda
en encontrar empleo.
2. Apoyar las mujeres dominicanas ultramar.
3. Establecer mecanismos de apoyo para las mujeres rescatadas de la trata
international que regresaron a su pais.

La formaci6n de CIPROM. CIPROM sirve de lazo entire las ONGs, las instancias
estatales, y las instituciones internacionales financieras. Son dos organizaciones las que
encabezaron la formaci6n de CIPROM, una international y la otra dominicana. La OIM
(Oficina Internacional de la Migraci6n) de la ONU colabor6 con la DGPM (Direcci6n
General de Promoci6n de la Mujer) en la formaci6n de CIPROM. Tambi6n participan
cuatro ministerios y agencies gubernamentales: la Secretaria de Estado de la Mujer, la
Secretaria de Estado de Relaciones Exteriores, la Secretaria de Estado de Trabajo y la
Direcci6n General de Migraci6n. Un lazo international se mantiene mediante la OIM, los
Fondos Europeos para el Desarrollo (la agencia de desarrollo de la Uni6n Europea),
UNFPA, y la Cooperaci6n Espaiola (la agencia de desarrollo del gobierno espaiol).
Entre otras organizaciones que participan cuentan el Centro de Investigaci6n y
Orientaci6n Integral, varias instituciones de la Iglesia Cat6lica, y varias ONGs, entire
ellos el Movimiento de Mujeres Dominico-Haitianas, una instituci6n orientada
especificamente hacia las mujeres dominicanas de origen haitiano.

Modus operandi de CIPROM. CIPROM encabeza campaias de concientizaci6n
pOblica a trav6s de radio, cartelones, y panfletos. Ha organizado docenas de talleres
para mujeres, lideres comunitarios, y maestros de liceo. CIPROM ha organizado talleres
para los funcionarios consulares en tres paises donde ha habido trata de mujeres
dominicanas destinadas al comercio sexual: Espafa, Haiti, y Argentina. Los talleres se
Ilevaron a cabo en cada pais. Como aporte reciente se ha establecido una Casa de
Acogida para aquellas victims de trata sexual que vuelven a su pais.

Los ONGs que participan en iniciativas con los refugiados. Hace tiempo que las
instituciones bilaterales y multilaterales empezaron a canalizar su apoyo a trav6s de las
ONGs. Hay muchas ONGs genuinas en las zonas fronterizas que trabajan con
haitianos. Pero solo un subgrupo pequefio se involucra en la problem6tica de las
expulsiones colectivas por los militares dominicanos. Incumbe distinguir entres tres
g6neros de ONGs: (a) ONGs de desarrollo econ6mico y social, (b) ONGs que abogan
en los medios de comunicaci6n por los derechos humans, y (c) ONGs que estan
"guayando la yuca" mediante incentives concretos entire los inmigrantes.

Los tres juegan un papel positive y una misma ONG puede cubrir mas de un rubro. Hay
ONGs tradicionales de desarrollo en los bateyes. Apoyan la construcci6n de escuelas,
los servicios m6dicos, y otros asuntos. Pero por regla general no se involucran en la
lucha contra las expulsions colectivas. Tambi6n hay ONGs que promocionan en los
medios de comunicaci6n la causa de los haitianos en la Repiblica Dominicana. El
Movimiento de Mujeres Dominico-Haitianas (MUDHE) constitute tal organizaci6n. Como
actividad principal document los abuses en contra de las mujeres y los niios haitianos
en la Repiblica Dominicana y hace aboga por el diseiio de political mas eficaces.

Iniciativas por parte de las ONGs con respect a los militares dominicanos.
Reconociendo el caracter parcial de nuestra informaci6n, identificamos cuatro
organizaciones muy particulares que van mas all de las ya aludidas y que entran en










contact director con los militares dominicanos y los repatriados haitianos. A veces hay
contact cordial y mutuamente respetuoso entire ellos y los militares; a veces se
registran confrontaciones.

(1) Solidaridad Fronteriza es un movimiento trans-fronterizo, organizado por los padres
jesuitas, con sede en Dajab6n y Ouanaminthe. Su meta es la de brindar apoyo a
los haitianos expulsados sin recursos de la Rep0blica Dominicana. La organizaci6n
se identifica con el nombre del P. Reginio Martinez, un jesuita dominicano.

(2) Radio Enriquillo es una emisora cat6lica de Tamayo. Su personal, como el
periodista Obispo Figuereo, han sabido agarrar sus grabadoras y sus c6maras para
correr detras de autobuses cargados de haitianos press en vias de ser enviados a
la frontera.

(3) Groupe d'Appui aux Repatri6s et Refugies (GARR) es el Grupo de Apoyo para los
Repatriados y los Refugiados. Es una red de organizaciones haitianas y
dominicanas que apoya los refugiados haitianos mediante una cadena de casas de
refugio del lado haitiano de la frontera, desde Ouanaminthe en el norte hasta Anse
A Pitre en el sur. Su meta es Ilegar a tener ocho casas de refugio.

(4) Plataforma Vida es una organizaci6n comunitaria ubicada en los bateyes de
Barahona. Fue fundada por P. Pedro Ruquoy, un sacerdote belga de la
congregaci6n Sceuth quien vive en uno de los bateyes. El P. Ruquoy se conoce
como uno de los protagonistas mas activos, en terminos de iniciativas concretas a
nivel de batey, en la defense de los derechos humans de los haitianos en la
Repiblica Dominicana.

Las iniciativas de Plataforma Vida. Plataforma Vida es una ONG vigorosa y activist
que lucha tanto en contra del trafico de personas y la trata de personas que rodea la
entrada de haitianos en la Rep6blica Dominicana, como en contra de las expulsiones
colectivas que los dejan desamparados del lado haitiano de la frontera. Sus actividades
incluyen las denuncias piblicas. Pero van mas all de las palabras y facilitan tambien
apoyo concrete. Entre sus actividades se cuentan las siguientes:

(1) Identificar y dar a conocer los nombres y las actividades de los buscones trans-
fronterizos.
(2) Suministrarles apoyo material a los congoses (aquellos inmigrantes que Ilegan
por primera vez a la Rep6blica Dominicana) e intentar integrarlos en la vida de la
comunidad dominico-haitiana que ya reside en los bateyes.
(3) Ayudar a aquellos inmigrantes desilusionados pero sin dinero que desean
regresar a Haiti.
(4) Rescatar los dominico-haitianos incorrectamente detenidos por los militares con
fines de su eventual expulsion del pais.
(5) Devolver a la Rep6blica Dominicana aquellos dominico-haitianos que fueron
incorrectamente expulsados.
(6) Establecer casas de refugio interinas en colaboraci6n con GARR, para aquellos
haitianos expulsados que no tienen derecho legal de volver a la Republica
Dominicana, pero que fueron deportados sin tener la oportunidad de avisarles a
sus families o de recoger sus bienes. Muchas veces el dinero con que andaban
fue confiscado en la frontera antes de su expulsion.
(7) La construcci6n de casas y de escuelas en los bateyes de Barahona.










(8) Llevar a cabo investigaciones empiricas sobre la situaci6n en los bateyes de
Barahona. El studio por Plataforma Vida GARR En las Huellas de los
Braceros, que citamos en varias parties del present informed, es una fuente
excelente de informaci6n sobre los bateyes de Barahona. El studio present
datos no s6lo sobre los braceros sino tambi6n entrevistas con soldados,
gerentes de ingenio, y buscones. Estos individuos, al igual que sus puntos de
vista, reciben trato fidedigno, just, y respetuoso en el aludido studio.

En muchos sentidos Plataforma Vida constitute un modelo excelente del
funcionamiento de una ONG en la lucha en contra de la trata de personas. Hay otras
ONGs activas en la zona, como Visi6n Mundial, FUDECO, y FUNDEPRODE en San
Juan de la Maguana, que realizan iniciativas interesantes de desarrollo a lo largo de la
frontera, algunas de las cuales afectan a los haitianos. Las actividades de estas otras
organizaciones, sin embargo, raras veces incluyen confrontaciones o contact con las
autoridades dominicanas sobre el trato de los deportados.

En breve, hay un numero pequeno de ONGs que participa de manera active en luchas
en contra de la trata de gente a trav6s de la frontera y cuyas iniciativas a favor de los
derechos humans van mas allay de los studios y las denuncias para abarcar apoyo
material real. En nuestra opinion grupos como los aludidos merecen el apoyo de
instituciones cuya misi6n es la de combatir la trata de personas.

Desdichadamente existen tambi6n "ONGs" sospechosas que han levantado fondos de
manera questionable para apoyar proyectos fantasmas en los bateyes. Una auto-
titulada ONG, por ejemplo, recibi6 financiamiento de una organizaci6n europea para
establecer una red "colmados comunitarios en los bateyes." Utilizaron los vehiculos y
los fondos para sus propios negocios privados, y sobornaron a los colmaderos de los
bateyes para que se presentaran a los visitantes europeos como gerentes de colmados
comunitarios. Otro fundador de una "ONG" solicita fondos para actividades en los
bateyes. Este fundador nos dio los nombres de sus supuestos colaboradores en la
frontera, y lo que encontramos fueron individuos que se nos quejaron de las promesas
no cumplidas por el supuesto benefactor. Recomendamos por lo tanto que las
instituciones financieras ex6genas ejerzan cautela frente a cualquier ONG que se
present como portavoz de los haitianos en la Repiblica Dominicana. Hay que verificar
el caracter real de sus objetivos e iniciativas.












CAPITULO VI: NIfOS HAITIANOS EN HOGARES DOMINICANOS


EL SISTEMA DOMINICANO DE REUBICACION DE LOS NIROS

Al igual que en Haiti, en la Repiblica Dominicana tambi6n existe un sistema traditional
de reubicar nifos de su hogar natal a otros hogares. Si queremos captar la situaci6n de
los nifios haitianos en hogares dominicanos, necesitamos una estrategia analitica de
comparaci6n-y-contraste de las distintas reglas de base que gobiernan la reubicaci6n de
los nifios de los dos lados de la frontera.

Hay ciertas semejanzas fundamentals entire los dos sistemas. Pero tambi6n hay
diferencias importantes. En sus modalidades tradicionales cada sistema es "mono-
6tnico". El sistema haitiano reubica ninios haitianos con adults haitianos. El sistema
dominicano reubica niios dominicanos con families dominicanas.

La aparici6n de un sistema "bi6tnico" mediante el cual se ubican nifios o menores
haitianos con families dominicanas es reciente. El flujo de este sistema bi6tnico es
unidireccional, es decir, no encontramos casos de nitios dominicanos adoptados por
haitianos. La reubicaci6n bi-6tnica de nifios haitianos en hogares dominicanos es much
mas reciente que la practice ya bien arraigada de utilizar mano de obra de jornaleros
haitianos en caiaverales o cafetales dominicanos. Tambi6n es mas reciente que la
practice cada vez mas comOn de emplear nitos y mujeres haitianas como domesticos
en hogares dominicanos.

Antes de examiner esta situaci6n bi-6tnica, sin embargo, incumbe primero comparar los
sistemas de cada pais. Los dos sistemas se parecen en algunos aspects. Sin embargo
los distintos contextos econ6micos y sociales de los dos paises han impulsado los dos
sistemas de reubicaci6n infantil por diferentes rumbos.

El rasgo central de los dos sistemas: trabajo dombstico a cambio de educaci6n.
El sistema dominicano de reubicaci6n infantil naci6 y evolucion6 bajo el impact de dos
factors hist6ricos globales. En primer lugar la disminuci6n de la agriculture como modo
de vida viable y atractivo sabote6 un antiguo sistema familiar rural, mediante el cual el
patrimonio mas important que se le dejaba a los hijos era la tierra. Hoy en dia lo mas
important que se les deja es una preparaci6n para empleo o carrera en zona urbana.
Para ello se require educaci6n. La educaci6n ha Ilegado a ser la obligaci6n paterna
principal.

El impulse educativo ya se sentia aun antes que las zonas rurales empezaran a
despoblarse. En una situaci6n prototipica de reubicaci6n infantil, una familiar rural que
vivia en una comunidad sin escuela entregaria uno o mas de sus hijos a familiares,
compadres, o conocidos urbanos. El contrato implicito era que el nifio recibiria
alimentos, ropa, y sobretodo escolaridad. A cambio el nito haria trabajos dom6sticos En
este sentido el sistema dominicano no difiere gran cosa del sistema del lado haitiano










de la frontera3.


Cuidado en la vejez: Una meta de igual importancia en el sistema dominicano.
Cuando se analizan los calculos paternales en cuanto al valor de los nifos, conviene
evitar un enfoque estrecho y exagerado sobre las ventajas a corto plazo de la mano de
obra infantil. Repetidas veces oimos los calculos a largo plazo que tambi6n hacen los
padres de crianza dominicanos: aquella ventaja enorme de tener nifios adicionales con
los cuales uno puede contar para el amor y el cuidado cuando uno est6 enfermo o ya
viejo. Recogimos por lo menos diez histories de conclusionn feliz" en las cuales un hijo o
una hija de crianza logr6 el 6xito professional o econ6mico gracias al apoyo educativo de
los padres que los criaron. En la version mas frecuente aquellos hijos de crianza luego
les dan a los padres que los criaron mAs apoyo material y cariflo en moments de
enfermedad y ejez de lo que les dan a sus propios padres biol6gicos. La esperanza de
tal resultado surgi6 como tema y calculo constant en las entrevistas dominicanas sobre
la decision de aceptar o de no aceptar un hijo de crianza.

Para lograr este objetivo la estrategia mas sensata y frecuente es la de ser modesto en
cuanto a las exigencias laborales y generoso con alimentos, ropa, y educaci6n. En
breve las madres dominicanas tienden a tratar a una hija de crianza de manera parecida
a sus propios hijos biol6gicos con la esperanza de que la nifia resultar6 ser una persona
agradecida que se acuerda de lo que hizo para ella aunque no fuera su madre biol6gica.
Es igual con los hijos de crianza varones. Por cierto se sabe que algunas personas
tratan los hijos de crianza con mas severidad que sus propios hijos. Pero los padres de
crianza que se comportan asi sabotean uno de los resultados pragmaticos mbs
codiciados: el carifio y el apoyo material en la enfermedad y la vejez.

Modalidad extralegal. En solo una pequefia minoria de casos se incorpora al niiio de
manera legal como hijo adoptive legal da la familiar de crianza. Cuando se hace con
papeles legales, se llama "criar con apellido". Tambi6n se dice que los padres
biol6gicos "regalaron el niio con papeles". Si un nifio reci6n nacido se reubica, los
padres que lo reciben pueden evitar el costo de los abogados y de los jueces
simplemente declarando en la oficina local que el nifo es de ellos. El niio adquiere asi
el apellido y todos los derechos legales, incluyendo los mismos derechos de heredar
que tienen los hijos biol6gicos. Tales casos, sin embargo, parecen ser la excepci6n. En
la mayoria de los casos el hijo de crianza se cria "sin apellido" de los padres que lo
crian. La relaci6n en tales casos no se legaliza de manera explicit.

La ideologia del parentesco. En el sistema dominicano de reubicaci6n infantil los hijos
adoptados sin apellido se consideran en la mayoria de los casos como hijos de crianza.
La relaci6n entera se describe no s6lo en el lenguaje del parentesco, sino mas
especificamente en el lenguaje de lazos paternales. En la mayoria de los casos el niio
tildara de "mama" o "papb" a los adults que lo crian, y estos a su vez lo llamarAn "mi
hijo" o "mi hija". El hijo de crianza tambi6n tildara de "hermanos" a los hijos biol6gicos



38 Aparentemente hay excepciones a esta regla en cuanto a la educaci6n de los hijos de crianza en la RD. La
mayoria de los reubicados son nifias. Las families rurales tambien reclutan varones para tareas agricolas.
Estrevistamos hombres que habian sido hijos de crianza en hogares rurales, y a muchachos que actualmente
lo son. Estos nifios rurales dijeron recibir buen trato pero no igual que 61 de los nifios biol6gicos. Y es mas
probable que tales varones se manden menos a la escuela que las nifias (vWase capitulo IV). Hay evidencia
de un patron semejante con los varones restavek en los campos de Haiti.










de la familiar. Hemos visto que estas mismas practicas prevalecen tambi6n en casos en
que el hijo de crianza es un ni~o haitiano.

Esta relaci6n contrast radicalmente con la modalidad de trabajadora dom6stica o de
sereno o dejardinero, relaciones en las cuales la familiar desembolsa dinero pero no
asume responsabilidad por la educaci6n de la persona ni por la comida y alojamiento, a
menos que no se haya acordado de manera explicit.

En nuestras entrevistas y observaciones no encontramos ninguna categoria cultural en
la Rep6blica Dominicana por lo menos en zonas urbanas donde vive un 70% de la
poblaci6n de un trabajador dom6stico no-pagado, de edad pre-adolescente, que
reside en la casa pero que no se reconoce como hijo de crianza39.

En la mayoria de los casos dominicanos hay lazos de parentesco entra la nifia y la
familiar que la cria. En tales situaciones es la abuela materna que muchas veces cria a
la nifia, aunque hay muchos casos en que la nifia se reubica con una tia materna. Sin
embargo hay tambi6n un gran n6mero de casos, quizes un tercio de nifios dominicanos
reubicados, donde no existe ningin lazo de parentesco consanguineo entire el nifio
reubicado y los adults que lo crian. Aun en tales casos, sobretodo cuando el nifio entra
a la familiar a temprana edad, el lenguaje de familiar nuclear se utilizar6.

La cuesti6n de los intermediaries que cobran dinero. No encontramos
absolutamente ninguna evidencia de que operen intermediaries que cobran dinero para
la reubicaci6n de hijos de crianza en la Rep0blica Dominicana. Esto contrast con Haiti,
donde vimos evidencia de que, por lo menos en algunos casos entran intermediaries
que cobran dinero por suministrar mano de obra infantil no-pagada a los hogares
urbanos.

La cuesti6n de intercambios monetarios entire la familiar que entrega y la familiar
que recibe un nifio. Ni en los casos dominicanos ni en los casos haitianos
encontramos evidencia de que sucedan transferencias monetarias entire la familiar que
entrega y la familiar que recibe un niio en el moment en que se entrega y recibe el
nifio. En algunos casos en Haiti, sobretodo en afios recientes, el hogar que recibe el
nifio posiblemente pague una tarifa a un intermediario.

Obligaciones econ6micas recurrentes. En ninguno de los dos paises existe una
obligaci6n por parte de los padres biol6gicos a mandar remesas mensuales para
mantener el nifio. Tanto en Haiti como en la Rep6blica Dominicana, si los padres
biol6gicos viven en zona rural, se acostumbra que Ileven obsequios de alimentos a los
padres que cuidan el nifio cuando vienen a visitar al nifio. En los dos sistemas estos son
regalos voluntarios, no pagos obligatorios o remesas. La pr&ctica predominante en los
dos paises es que el hogar que recibe el nifio asuma la responsabilidad complete de su
mantenimiento.

Tanto en Haiti como en la Repiblica Dominicana, existe un subtipo de reubicaci6n
infantil donde hay flexibilidad en ese respect. Una pareja o una madre soltera que deja

39 Unas cuantas personas discreparon. Durante una presentaci6n preliminary de resultados en diciembre
2004 (vWase Anexo V), miembros del pfiblico que conocian el t6pico reportaron casas en que nifos llegan
de afuera para hacer trabajos dom6sticos gratuitos y se les manda a la escuela, pero que no reciben los
mismos privilegios que los hijos de crianza.










el campo para buscar trabajo en la ciudad puede dejar un niio con los abuelos, por
regla general los abuelos maternos. Si la madre carece de recursos no se espera que
made remesas constantes. Pero si encuentra trabajo que pague bien, se espera que
made ayuda econ6mica para ayudar con el niio que dej6 en el campo. La misma
regla vale, mutatis mutandis, si el niio est6 con abuelos paternos o con otros familiares.

En la Repiblica Dominicana esta forma de reubicaci6n infantil es algo nuevo, product
de las nuevas oportunidades para el empleo femenino urban. En el sistema
dominicano mAs traditional, es el niio que va a la ciudad, y son los padres biol6gicos
que se quedan en el campo.

,Los hijos de crianza reciben trato distinto? Podemos hacer una pregunta algo
cinica: 6Hasta qu6 punto esta ret6rica de parentesco constitute una simple mascara
para camuflajear el reclutamiento de mano de obra infantil? Si nos enfocamos en el
trato que reciben los hijos de crianza en comparaci6n con los hijos biol6gicos, existe
una gama de tres modos de trato distintos que aparecieron en el curso de nuestras
entrevistas.

1. Igual trato con los hijos biol6gicos.
2. Trato diferente pero acceptable. Por ejemplo, los hijos de crianza se mandan a la
escuela piblica mas bien que a colegio privado. O se espera que hagan m&s
mandados, que cuiden mas a los niios, que hagan mas trabajo de cocina u
otras formas de mano de obra dom6stica. Llevan ropa usada, etc. En esta
segunda modalidad, se espera mas del hijo de crianza que de los hijos
biol6gicos del hogar. Sin embargo el niio puede estar mejor que con su propia
familiar biol6gica, por lo menos desde un punto de vista econ6mico.
Consideramos que tales diferencias no constituyen abuso infantil.
3. Trato abusive. Por ejemplo, golpes constantes, abuso sexual, alimentaci6n
inferior con lo que sobra, no mandarlo a la escuela, etc. Las normas
dominicanas vigentes considerarian que el no mandar el nifo a la escuela
constitute trato abusive.

La mayoria de los dominicanos que entrevistamos sobre el tema aseveraron que por
regla general el trato igual entire hijos biol6gicos e hijos de crianza era la norma
empirica. Ello no sorprende, visto que un porcentaje alto de niios dominicanos
reubicados viven con familiares cercanos, incluyendo abuelas que crian los hijos de sus
propias hijas que trabajan en una ciudad lejana.

Pero los entrevistados dominicanos tambi6n admiten que hay muchos casos donde se
da la opci6n 2 es decir, trato diferente pero decent. Con mayor probabilidad se darA
un trato educativo distinto en hogares clase media o alta que mandan sus propios hijos
a estudiar en colegio elite caro pero que mandarin los hijos de crianza a un colegio
menos caro.

En hogares pobres cuyos niios estudian en escuela p6blica el trato educativo
diferencial entire hijos biol6gicos e hijos de crianza quizAs no se d6 con tanta frecuencia.
En hogares pobres, cuando se trae un hijo de crianza de edad mas avanzada (por
ejemplo, de siete o de ocho afios) con el prop6sito explicit de mano de obra dom6stica,
como cuidar niios mas pequeios, aquel hijo de crianza puede tener mas trabajo que
los hijos biol6gicos. Existen, sin embargo, fuertes normas culturales de minimizar tal
trato diferencial. (Hablamos aqui de la Repiblica Dominicana, no de Haiti.)











La tercera situaci6n, tratar de manera abusiva a un hijo de crianza, o impedir que vaya a
la escuela, sucede. Pero es muy poco usual. En este sentido lo que oimos en
entrevistas dominicanas sobre el trato de niios reubicados era muy distinto de lo que
afirmaron los entrevistados haitianos, que hablaron con elocuencia del trato
infrahumano que los sirvientes infantiles restavek de Haiti suelen recibir como patr6n
normal.

El tema del abuso sexual. Algunos entrevistados dominicanos mencionaron que las
nifias adolescents corren mayor riesgo de abuso sexual si son hijas de crianza y no
parientes consanguineos del que perpetra el abuso. El tema cultural de la trabajadora
dom6stica que es victim de abuso sexual es muy frecuente en la sociedad dominicana,
como en otras sociedades. La hija de crianza que no mantiene contact frecuente con
su familiar est6 mas expuesta a este peligro que la trabajadora dom6stica pagada,
muchas de las cuales vienen y se van cada dia y mas facilmente dejan la casa en caso
de trato abusive.

COMPARANDO LOS NIIOS RESTAVEK HAITIANOS CON LOS HIJOS DE CRIANZA DOMINICANOS.

Semejanzas entire los dos paises en la reubicaci6n infantil.

Reubicaci6n fuera de la casa. En los dos paises los nifios se reubican fuera de la casa
en hogares donde no vive ningin padre biol6gico del niio. Esto constitute el rasgo
central de los dos sistemas.

Costumbres mas bien que leyes. En los dos paises la reubicaci6n infantil se realize
en base informal. El arreglo no viola las leyes de ninguno de los dos paises, pero tiene
caracter extralegal. Por regla general tiende a ser el equivalent traditional de
reubicaci6n en hogares interinos mas bien que la adopci6n legal.

Reglas financieras. No hay intercambio monetario entire la familiar que entrega el nilo
y la que lo recibe en ninguno de los dos paises. En los dos paises la idea de vender el
hijo de uno como mulo o cabra se percibe como conduct aberrante o criminal.

En los dos paises por regla general el niio se reubica en un ambiente urban. La
movilidad social por regla general consiste en mudarse de zona rural a zona urbana.

Preferencia por las niias. Como la necesidad de mano de obra dom6stica juega un
papel en la reubicaci6n infantil, sobretodo en los hogares urbanos, existe mayor
demand para las nifias. En las zonas rurales existe cierta demand para nifios varones
para ayudar en las areas agricolas.

Los niios mas maduros se codician mas que los reci6n nacidos. Como son las
necesidades de mano de obra dom6stica que juegan un papel en la reubicaci6n infantil,
la edad preferida en los dos paises es de 7 a 8 aios. Los adults del "nido vacio,"
personas mas maduras cuyos hijos ya se fueron, pueden sentir la necesidad de
compaiia o de ayuda en las labores dom6sticas. Los hogares que aceptan niiios por
regla general prefieren un niio con edad suficiente para hacer trabajos tiles, pero no
tan maduro que corre el riesgo de tener problems de conduct o de ser demasiado
independiente.










En los dos paises por regla general los nifios reubicados van a hogares de
condiciones econ6micas mis altas que la de los hogares que entregan el nifio. En
los dos paises el concept cultural traditional insisted que la reubicaci6n de un nifo debe
aportarle algun beneficio al niiio reubicado. Ello presupone que el nifio vaya a un hogar
de mayores recursos. Hay excepciones importantes de los dos lados de la frontera. Por
ejemplo, las madres que trabajan de manera itinerante y que colocan sus nifios con sus
abuelos estan dejando los niiios en una casa de status econ6mico comparable. O un
niio haitiano puede vivir con una tia o una abuela vieja no lejos de su propia casa para
que 6sta est6 acompafiada. Sin embargo los nifios por regla general se reubican en
hogares donde gozaran de ventajas materials, de movilidad social, y de la oportunidad
de asistir a la escuela.

En los dos paises por regla general se mantiene contact con los padres
biol6gicos. Se espera que el niiio reubicado mantendr6 algOn contact con sus padres
biol6gicos. O el nitio visitara a sus padres, o los padres visitarin la casa donde vive.

En ninguno de los dos paises se espera que los padres biol6gicos manden dinero
para ayudar a mantener el niiio. Una vez que el niio se haya reubicado, la familiar que
lo cria se hace responsible del mantenimiento econ6mico del nifio. A veces los padres
biol6gicos de zonas rurales traen products agricolas como regalos. Pero son regalos
voluntarios mas bien que pagos para el mantenimiento del nifio.

En los dos paises los padres biol6gicos tienen derecho de terminar el arreglo. La
raz6n mas frecuente que motiva esto probablemente sea el abuso infantil. Pero tambien
hay casos en que los padres biol6gicos sencillamente cambian de idea y desean
recuperar su hijo. O puede ser que de repente necesiten el nifio en su propia casa. O
quizas su situaci6n econ6mica haya mejorado y pueden mantener el niiio en su propia
casa.

En los dos paises se espera que el nifio haga trabajo dom6stico. La expectativa del
trabajo dom6stico incumbe tanto a los hijos biol6gicos como a los hijos reubicados. Se
alega que los ninios reubicados hacen mas trabajo dom6stico que los hijos biol6gicos,
aunque tal caso no se da siempre.

En los dos paises se hace hincapi6 sobre la obligaci6n del hogar que recibe el
niio de mandarlo a la escuela. En los dos paises la reubicaci6n de nifios campesinos
en hogares urbanos se percibe como estrategia educativa por parte de los padres
campesinos de pocos recursos, y tambi6n como estrategia de movilidad social.

Mantenimiento del nifio. Aparte de la educaci6n, tambi6n se espera que los hogares
que reciben el nilio den comida, alojamiento, ropa, y cuidado m6dico es decir, que los
adults que reciben el nifio asuman la responsabilidad de criarlo.

Tendencias paralelas. Aparte de las reglas tradicionales de reubicaci6n infantil en los
dos paises, hay otras tendencies sociales mas amplias que estan ejerciendo un impact
obvio sobre los dos sistemas de reubicaci6n infantil. La primera tendencia es la
urbanizaci6n. Con su tasa cada vez mayor y ya irreversible, la urbanizaci6n ejerce un
impact fuerte tanto sobre la oferta como sobre la demand de nitios rurales, y sobre la
magnitude de la demand urbana por ninios reubicados. La segunda tendencia es la cada
vez mayor dificultad que enfrentan los hogares menos pudientes de los dos paises de










poder pagar sirvientas, una tendencia que los inclina a considerar la opci6n de niios
reubicados para sus necesidades de mano de obra dom6stica.

Diferencias entire los dos paises en la reubicaci6n infantil.

Como vimos los dos paises comparten practices culturales asociadas con la reubicaci6n
de los nifos. Estas semejanzas constituyen un punto de partida conceptual para luego
observer las diferencias que han surgido entire los dos sistemas. Hemos visto en el
curso de nuestra investigaci6n que los dos sistemas de reubicaci6n infantil han cogido
distintos rumbos evolutivos.

El sistema dominicano de reubicaci6n infantil utiliza lenguaje familiar. Como ya
vimos los hijos de crianza dominicanos por regla general Ilaman los adults que los
crian "mama" y "papa", aun cuando no hay una relaci6n biol6gica. El sistema haitiano
tambi6n utiliza lenguaje de parentesco, pero utiliza la terminologia mas distant de
parentesco colateral, matant ("tia"), o de parentesco ritual, marenn ("madrina") en vez
de "mama". Hasta cierto punto esto refleja la practice de reubicar niios haitianos con
miembros mas distantes de la familiar extendida y con madrinas. Sin embargo es possible
que estas diferencias terminol6gicas tambien reflejen diferencias reales en el trato,
sobretodo cuando los niios se reubican con parientes mas distantes o con
desconocidos.

La educaci6n de los niios reubicados. Existe evidencia de que la obligaci6n de
mandar los ninios reubicados a la escuela se respeta mas en la Rep6blica Dominicana
que en Haiti. Aun en la RepOblica Dominicana sucede a veces el fen6meno de hijos de
crianza que no asisten a la escuela, sobretodo con ninios campesinos varones. Sin
embargo la gran mayoria de niios reubicados en hogares dominicanos si asisten a la
escuela, y existe gran presi6n social para mandar los hijos de crianza a la escuela.
Existe presi6n social tambi6n sobre las families haitianas de mandar los niios restavek
a la escuela, sobretodo en zonas urbanas. Sin embargo muchisimos niios restavek en
Haiti no asisten a la escuela, y si asisten, casi siempre van a escuelas inferiores o a
tandas por la tarde o la noche que duran poco.

El hecho de que un mayor porcentaje de hijos de crianza dominicanos asisten a la
escuela se debe en parte a la disponibilidad mayor de escuelas poblicas gratuitas en la
RepOblica Dominicana. La mitad de los niios haitianos de edad escolar no asisten a la
escuela, y de los que asisten a las escuelas primaries, menos de un 10% asisten a las
escuelas pOblicas. En cambio un 70% de los niios dominicanos que asisten a la
escuela van a escuelas p6blicas. En vista de tal diferencia entire los dos paises en
cuanto a la disponibilidad de escuelas publicas, no debe sorprender que los pobres
urbanos de Haiti se inclinan menos que las families dominicanas a mandar los niios
reubicados a la escuela.

Visiones distintas: explotaci6n infantil vs. compasi6n hacia el nitio. Las
explicaciones dominicanas de la reubicaci6n infantil hacen hincapi6 sobre las ventajas
que reciben los niios. Este sistema criollo de hijos de crianza se describe como
element benigno en su cultural, una respuesta positive a los problems de la pobreza o
del acceso limitado a la educaci6n. Tal version benigna del sistema tambi6n se
promulgaba en Haiti, sobretodo con niios reubicados con familiares cercanos o con
families urbanas de confianza. Formas humanitarias de reubicaci6n infantil
definitivamente existen en Haiti hasta hoy en dia.











Como vimos, sin embargo, ya existe un subgrupo de nifios haitianos reubicados que se
tratan de manera abierta como sirvientes infantiles no-pagados mas bien que como
hijos de crianza. A diferencia de las explicaciones dominicanas sobre la reubicaci6n
infantil, el tema del nifo abusado domina las explicaciones haitianas hasta el punto de
que el niio abusado ya goza (o sufre) de una etiqueta especial: restavek. A veces hasta
se les llama en creol ti sklav, esclavitos. No encontramos ningOn t6rmino negative
parecido en lenguaje dominicano. El "abusado nifio reubicado" no constitute una
reconocida categoria cultural del lado dominicano de la frontera, a diferencia de los
haitianos, que autom6ticamente asocian el nifio restavek con pobreza por parte de la
familiar que lo envia y explotaci6n humillante de nifios por parte de la familiar que lo
recibe.

Otra diferencia se detecta en la distinci6n entire calculos a corto plazo vs. calculos a
largo plazo. Las families dominicanas nos hablaban de las ventajas a largo plazo del
hijo de crianza: apoyo en la enfermedad o la vejez. En cambio, la explotaci6n de los
niiios que se da en el sistema haitiano de restavek da indicios de un calculo cultural que
enfoca las ventajas a corto plazo de la mano de obra infantil mas bien que una relaci6n
a largo plazo con el nifio.

LPor qu6 los dos sistemas cogieron por rumbos tan distintos? Los distintos niveles de
pobreza entire los dos paises juegan un papel, al igual que las diferencias en sus
sistemas de clase. A diferencia de la Rep6blica Dominicana, la situaci6n econ6mica de
Haiti ha ido solo loma abajo, sobretodo desde los inicios de los afios 1990, y sobretodo
en zonas rurales. Ademas, Haiti sigue dividido en classes cerradas, con muy poca clase
media, a diferencia de la Republica Dominicana. Y los barrios urbanos pobres que han
florecido desde hace unos 20 afios han quedado mayormente sin servicios o
infraestructura p6blicos.

Los nifios de casas pobres, sobretodo en zonas rurales, no tienen acceso a una
educaci6n formal. Es decir hay fuerzas econ6micas que general tensions series tanto
en los campos como en las ciudades de Haiti. Son estas fuerzas las que han
engendrado una forma de reubicaci6n infantil en que el ninio pierde contact con sus
padres y por ende pierde las protecciones que siguen vigentes en el sistema
dominicano. Hace tiempo que desaparecieron aquellas costumbres de entregar nifios a
families urbanas pudientes de confianza. Ya muchos nifios haitianos se reubican con
desconocidos, con hogares pobres urbanos dentro de barrios urbanos turbulentos. En
cambio, vimos que en la zona fronteriza los niios haitianos que se reubican con families
dominicanas por regla general van a casas clase media. Se trata de families much mas
pudientes que las families de Cite Soleil, Carrefour, o Belaire.


LA REUBICACION DE LOS NItOS HAITIANOS EN HOGARES DOMINICANOS.

Hasta ahora hemos enfocado la reubicaci6n infantil dentro de cada pais. Pero el
present studio tambien toc6 el tema de un nuevo sistema bi-6tnico mediante el cual
se reubican nifios haitianos con hogares dominicanos.

La reubicaci6n de nifios haitianos con dominicanos constitute un subsistema.
Hoy por hoy hay menos nifios dominicanos disponibles para la reubicaci6n en hogares
dominicanos, pero hay mbs niios haitianos disponibles. Los hogares dominicanos ya










empezaron a reclutar niios haitianos como hijos de crianza. Tal reubicaci6n de niios
haitianos los integra dentro del pre-existente sistema dominicano.

Cada grupo national sigue sus propias reglas. Los dominicanos tienen sus propias
reglas tradicionales en cuanto a la reubicaci6n infantil. Y son aquellas reglas,
costumbres, y tradiciones dominicanas que gobiernan el trato de niios haitianos, m6s
bien que las reglas haitianas. De hecho, la mayoria de los dominicanos ni saben de las
practices haitianas. Los haitianos que entregan sus niios para reubicaci6n en hogares
dominicanos vienen de una cultural ajena. Son las reglas del juego dominicanas que se
hacen cumplir.

LPor que comenzaron los dominicanos a adoptar hijos de crianza haitianos? Por
regla general los haitianos dicen que preferirian colocar sus niios en hogares haitianos
mas bien que en hogares dominicanos. Aunque los dominicanos sean mas pudientes,
hay factors desconocidos, y los haitianos temen perder contact con los niios
reubicados. Por su lado los dominicanos aseveran que es mas f6cil integrar un hijo de
crianza dominicano dentro del hogar; hay diferencias de lenguaje y cultural en el caso de
un niio haitiano.

Oferta reducida. LPor qu6, entonces, comenzaron los dominicanos a interesarse por
los nifios haitianos? En d6cadas recientes la disponibilidad de nilios dominicanos ha
disminuido. La proliferaci6n de las escuelas publicas gratuitas en zonas rurales
dominicanas acaba con un motive principal de reubicaci6n infantil. Es mas, la poblaci6n
rural dominicana ha disminuido de manera significativa. A diferencia de Haiti, menos de
un tercio de la poblaci6n dominicana vive en zonas rurales. Estas dos tendencies -
escuelas rurales y el 6xodo rural han disminuido el fen6meno otrora frecuente de
reubicaci6n de los niios rurales en hogares urbanos para fines educativos.

Demand aumentada. Por otro lado la demand por los hijos de crianza o se mantiene
constant o aumenta. La urbanizaci6n cambia el caracter de la mano de obra domestica
por la cual se valorizan los niios. Todavia hay nifias rurales que buscan agua o lefia, y
muchachos rurales que trabajan en los campos o que cambian de un potrero a otro el
ganado de la familiar, o lo Ilevan a tomar agua. En cambio, en zonas urbanas hay una
demand creciente por la mano de obra dom6stica. Barrer, trapear, lavar ropa, trabajar
en la cocina, cuidar los niios, e ir al colmado de la esquina siguen siendo tareas que se
espera de los niios de edad escolar. Algunas tareas son solo para las niias. Hay por lo
tanto mayor demand por nifias que por varones para necesidades laborales urbanas.

En breve, la oferta de niios dominicanos ha disminuido mientras la demand por hijos
de crianza es constant o en vias de aumento. Una oferta nueva de niios ya se ha
abierto: hay centenares de miles de haitianos que viven en la Repoblica Dominicana.
Ademas, hay muchos niios haitianos disponibles en las zonas fronterizas y hasta en los
mercados (v6ase Capitulo IV).

Disminuci6n de la oferta de sirvientas dom6sticas dominicanas. La trabajadora
dom6stica, aquella sirvienta que cocina, lava y plancha, cuida los niios, y hace otras
tareas dom6sticas, sigue siendo una figure visible en zonas urbanas de la Repiblica
Dominicana. La mayoria de los hogares clase media tienen una trabajadora dom6stica.
Para los arquitectos dominicanos el "cuarto de servicio" sigue siendo un element tan
esencial como un cuarto de lavar ropa en cualquier apartamento o condominio nuevo.
Sin embargo hay cada vez menos muchachas dominicanas dispuestas a trabajar por los










sueldos bajos que por regla general se les paga a las trabajadoras dom6sticas. Con la
proliferaci6n de las zonas francas las mujeres encuentran empleo mas lucrative.

Esta disminuci6n de la trabajadora dom6stica ha provocado dos respuestas. Por un lado
hay la muchacha haitiana dispuesta a hacer trabajo dom6stico. Por otro es la hija de
crianza que hace trabajo domestico a cambio de educaci6n. Esta iltima es la opci6n
preferida por hogares mas pobres incapaces de satisfacer las necesidades econ6micas
de la trabajadora dom6stica.

La trabajadora dom6stica haitiana ya viene reemplazando la dominicana en algunos
lugares. Se nota un cambio parecido tambi6n en la oferta y la demand de hijos de
crianza, aunque todavia la trabajadora dom6stica haitiana se ve mas que la hija de
crianza haitiana. Pero en t6rminos generals algunos dominicanos de zona urbana ya
cuentan con hijos de crianza para el trabajo dom6stico, sobretodo por causa de la
merma en la disponibilidad de trabajadoras dom6sticas.

Diferencias regionales. No se nota todavia una presencia fuerte de niios haitianos
reubicados como hijos de crianza en hogares dominicanos. Se ve mas en zonas
fronterizas, menos en otras regions. Por ejemplo, se nos dijo que la mayoria de los
hogares en el pueblo fronterizo de Restauraci6n ya tienen niias haitianas trabajando
como sirvientas dom6sticas pagadas, y que muchos hogares ya tienen hijos de crianza
haitianos.

LPor qu6 escoger un hijo de crianza haitiano mas bien que una trabajadora
dom6stica haitiana? En zonas fronterizas la opci6n del hijo de crianza haitiano cuesta
menos que pagar una trabajadora dom6stica mbs madura. La zona fronteriza de la
RepOblica Dominicana es de las mas pobres del pais. Son pocas las families que
pueden pagar el sueldo de una trabajadora dom6stica dominicana. La trabajadora
dom6stica haitiana est6 dispuesta a trabajar por la mitad del precio. Y aquellos que no
pueden pagar ni esa suma pueden considerar la opci6n de una hija de crianza haitiana.
Hay muchos nifos haitianos disponibles en zonas fronterizas.

A diferencia de las zonas fronterizas, en Santo Domingo o Santiago hay mbs renuencia
en cuanto a la opci6n de un hijo de crianza haitiano. En zonas fronterizas la transici6n
de niio dominicano a niio haitiano result mas fAcil por varias razones. Por causa de la
fuerte presencia haitiana, hay mas roce entire dominicano y haitiano en la zona
fronteriza. AIIa los haitianos no constituyen aquella turba extranjera tan misteriosa y
peligrosa que se teme en los bateyes o en los barrios de la capital. Es mas, el fen6meno
de parejas inter6tnicas en zonas fronterizas engendra un ambiente social mas abierto
que en Santo Domingo a la opci6n de hijos de crianza haitianos.

La desventaja principal del niio haitiano. La desventaja principal del niio haitiano
se observa en su condici6n legal ambivalente. Por regla general no tiene acceso a un
acta de nacimiento dominicana, aunque haya nacido en la Rep6blica Dominicana. Sin
acta de nacimiento dominicana, el niio haitiano no tiene acceso a oportunidades
educativas mas avanzadas. Tampoco pueden conseguir una c6dula, el document de
identificaci6n que se da a los 18 aios de edad y que constitute la base de derechos
civiles y econ6micos en la Repiblica Dominicana. Se nos dijo que muchos hogares
dominicanos prefieren un hijo de crianza dominicano especificamente por causa de
tales problems legales. A pesar de tales problems, la cada vez mayor escasez de
nifos dominicanos motiva la adopci6n de nifios haitianos.











,Por qu6 un haitiano reubicaria su hijo con dominicanos mas bien que con
haitianos? Ya dijimos que los padres haitianos prefieren reubicar sus niios en hogares
haitianos. Sin embargo, en vista de la pobreza, la reubicaci6n de un nifo en un hogar
dominicano ofrece mayores oportunidades de ascenso socioecon6mico.

Por ejemplo, segun entrevistados dominicanos, entregar tu hija a alguien fuera de la
familiar aumenta el peligro de abuso sexual. En cambio, una mujer haitiana en Elias Pifia
sefial6 que la reubicaci6n de una niiia haitiana en una casa dominicana podria disminuir
el peligro de abuso sexual, mayormente por razones econ6micas. Indic6 que una niia
haitiana de familiar pobre corre el riesgo de recurrer al trabajo sexual, mientras su
reubicaci6n con una familiar dominicana clase media podria reducir la probabilidad de tal
opci6n. De la misma manera, segun esta sefora, un nifio haitiano en casa dominicana
dificilmente recurriria al robo como manera de ganarse la vida.

,CuBl juego de reglas utilizan los dominicanos con ninios haitianos? Los dominicanos
que aceptan un nifio haitiano dentro de su familiar lo hacen a base de sus propias reglas
culturales. Nuestras entrevistas y observaciones nos permiten plantear que los
dominicanos por lo general siguen las mismas reglas con un hijo de crianza haitiano que
con un hijo de crianza dominicano.

Acusaciones falsas en cuanto a la conduct dominicana. Una persona capitalefia
involucrada en la defense de los derechos humans haitianos en la Republica
Dominicana asever6 que en las zonas fronterizas cantidades grandes de nifias haitianas
viven como press en hogares dominicanos, que las utilizan como esclavas dom6sticas
y sexuales. Nuestras entrevistas y observaciones, tanto en zonas fronterizas como en
otros lugares, nos obligan a poner en duda tales acusaciones. Por cierto, ya admitimos
que los hijos de crianza en la Repiblica Dominicana pueden recibir trato un poco
diferente que los hijos biol6gicos, y que existe abuso infantil en el pais Pero eso vale
tanto para un hijo de crianza dominicano como para un hijo de crianza haitiano. A falta
de evidencia al contrario, concluimos que los dominicanos tratan sus hijos de crianza
haitianos igual que sus hijos de crianza dominicanos.

,Existe una trata commercial de nifios o menores de edad haitianos en la Repoblica
Dominicana? No se hace ningOn pago cuando un niiio entra como hijo de crianza en un
hogar dominicano. Se nos dijo repetidas veces: Nadie, ni dominicano ni haitiano,
"vende" su hijo a un hogar dominicano. La mera idea caus6 asombro cuando hicimos la
pregunta en entrevistas con dominicanos. Tampoco existe un sistema explicit de trata
de nifios que procure nifios haitianos para hogares dominicanos. El sistema mas
important de trbfico y trata de personas es 61 que ya describimos: aquel sistema que
canaliza mano de obra haitiana a los cafiaverales dominicanos. Es un sistema orientado
hacia adults, no nifos. Y es un sistema mayormente de trbfico voluntario, no de trata
bajo coercion.

La trata de nifios haitianos entire la poblaci6n haitiana que reside en la Republica
Dominicana. Como se ventil6 en p6ginas anteriores (v6ase Capitulo IV sobre la trata y
el abuso de nifios), descubrimos evidencia de que existen patrons de reclutar niios
haitianos desde Haiti para reubicaci6n en hogares haitianos en la Repiblica
Dominicana como sirvientes infantiles restavek. Tambien descubrimos evidencia de que
se reclutan nifios restav6k desde Haiti para que vengan a general dinero para adults
haitianos, como mendigos, limpiabotas, o trabajadores agricolas. Entran a veces










intermediaries en este negocio. Estas maniobras econ6micas atraen traficantes y
tratantes, al igual que lo que ya se observa en el reclutamiento de nifos para hogares
en Puerto Principe. Sin embargo no encontramos evidencia de que buscones o
tratantes dominicanos participen en estas maniobras, las cuales siguen siendo mas bien
maniobras internal a la comunidad haitiana. Los pocos dominicanos que entran en el
sistema son mayormente ch6feres de carro que transportan los inmigrantes de manera
illegal dentro de la Republica Dominicana, y los militares que exigen o aceptan dinero
para dejar que sigan su ruta.


Las adopciones internaciones en la Repiblica Dominicana. Tenemos que corregir y
suavizar una aseveraci6n anterior en cuanto a la supuesta ausencia de "ventas de
niios" en la Rep6blica Dominicana. Algunas personas entrevistadas hicieron menci6n
de una "venta de niios" que consideraban una barbaridad. Una seiora dominicana hizo
alusi6n al dinero que se paga en las adopciones internacionales.

"Yo lo he oido mencionar. Y dominicano' lo han hecho tambi6n. No lo he visto pero me
lo han dicho. En el dominicano se ha visto poco eso. Pero tambi6n se oye mencionar.
Lo' padre que compran el niiio se lo Ilevan p' afuera. Y uno no lo ve ma. Porque si esa
gente e' mala no se lo enseia. Y maximamente si fue que dio su dinero, porque ese
niio asi no lo van a poner que su gente lo vean. Una gente buena siempre se lo Ileva a
su mama."

Por supuesto, la pr&ctica barbara a la cual se hace alusi6n es la de las parejas
extranjeras que le pagan dinero a una agencia para adoptar a un nino dominicano y
Ilevarlo a su propio pais es decir, el sistema de adopciones internacionales. La seiora
lo menciona como si fuera una costumbre salvaje que trata al niio como un objeto
commercial y lo separa de manera permanent de sus padres. Si la "trata de ninios"
consiste en el intercambio de dinero entire el que recibe un niio y el que lo da, entonces
los profesionales preocupados con esta trata de niios deben dirigir su atenci6n a los
circuitos internacionales de adopci6n mas bien que a las tradiciones de reubicaci6n
infantil de las families dominicanas o haitianas.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs