Title: Coleccion de papeles cientificos, historicos, politicos y de otros ramos sobre la isla de Cuba, ya publicados, ya inéditos
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00047619/00001
 Material Information
Title: Coleccion de papeles cientificos, historicos, politicos y de otros ramos sobre la isla de Cuba, ya publicados, ya inéditos
Physical Description: 3 v. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Saco, José Antonio, 1797-1879
D'Aubusson y Kugelmann
Publisher: Impr. de d'Aubusson y Kugelmann
Place of Publication: Paris
Publication Date: 1858-1859
 Subjects
Subject: Cholera -- Cuba   ( lcsh )
Slavery -- Controversial literature -- Cuba   ( lcsh )
Cuba   ( lcsh )
Imprint -- France -- Paris -- 1858
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por Don José Antonio Saco.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00047619
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000141382
oclc - 01870326
notis - AAQ7527

Full Text





COLECCION

DE

PAPELES CIENTIFICOS, IIISTORICOS, POLITICOS

Y DE OTROS RAMOS



SOBRE LA ISLA DE CUBA


VA 'PUCLICADOS, YA INiDITOS

POR

DON JOSI ANTONIO SAGO





TOMO ni'll.i1,1i






PA i
IMP iENT'A 'L D'AUBU: .-ON / ,.U.. L ,AN
CALUL DE GUA'GICE LATELILRE .








205 -
na, fuese tan solo de las que en su concept eran honrosas; pero
como estas solamente podian dar colocacion A un corto n6mero,
necesariamente hubieron de quedar muchos escluidos. Como viles
so condenimron on Cuba los oficios dezapateros, sastres, c;irpinteros,
herreros, albaufiles, y todos los demas que son altamente apreciados
en los pueblos mas cultos de la tierra; y tan lamentable fu6 el es-
travio de la opinion, que esta mancha fatal sc estendi6 A casi todas
nuestras profesiones.
Pero es menester que seamos imparciales, y que confesemos,
que esa preocupacion de las families es hasta cierlo punto discul-
pable respect de algunas profesiones. De algunas digo, porque en
cuanto 6 otras, es impossible encontrar razon quo juslifique el do-
loroso estravio dc la opinion. Mas cu6l es esta disculpa ? Eslo,
que

LAS ARTES ESTAN EN MANOS DE LA GTNTE DE COLOR.

Entre los enormes males que esta raza infeliz ha traido A nuestro
suelo, uno de ellos es el haber alejado de las artes a nuestra pobla-
cion blanca. Destinada tan solo al trabajo mecAnico, esclusivamen-
te se le encomendaron todos los oficios, como propios de su condi-
cion ; y el amo que se acostumbr6 desde el principio A iratar con
desprccio al esclavo, muy pronto empez6 i mirar del mismo modo
sus ocupaciones, porque en la exaltacion 6 abatimiento de todas
las carreras, siempre ha de influir la buena 6 mala calidad de los
que se dedican A ellas. El trascurso de los afios fu6 acumulando
nuevos ejemplos, y la opinion pervertida, l6jos de hallar un freno
que la contuviese y enderezase A buena part, corri6 desbocada
hasta hundirnos en la sima donde hoy nos encontramos. En tan
deplorable situation, ya no era de esperar que ningun blanco cu-
bano se dedicase A las artes, pues con el hecho solo de abrazarlas,
parece que renunciaba A los fueros de su clase: asi fu6, que todas
vinieron 6 ser el patrimonio esclusivo de la gente de color, que-
dando reservadas para los blancos las carreras literarias y dos 6
tre s masque se tenian por honorificas. Levantada esta barrera,
cada una de las dGs razas se vi6 forzada A girar en un circulo re-
ducido, pues que ni los blancos podian romperla, porque una preo-
cupacion popular se lo vedaba; ni tampoco los negros y mulatos,
porque las leyes y costumbres se lo probibian.




L








206 -
Tiempo ha que so publicaron eyes prutectoras do la industrial,
ennobleciendo las artes; pero sin investigar ahora porque no es
del caso, los fectlos que hayan producido en la Peninsula, forzoso
cs decir, que si se estendieron A Cuba, no hernos reportado de ellas
ningun bien. Ni era de esperar otra cosa, porque cuando la ley
entra en lucla abiorta con las ideas de honor 6 de infainia que se
han formndo los pueblos, y no las combat con otras armas que las
de su autoridad, aqucllas por desgracia siemipre quedan triunfan-
tes. La ley en tales casos debe proceder con cautela, debe caminar
6 su lin por sendas tortuosas, y vali6ndose de medios indirectos, ir
minando la opinion, hasta que llegue el dia en que pueda descar-
gar un golpe decisive.
Para inducir la poblacion blanca 6 que se dedique 6 las artes, no
me parcce tampoco que el titulo de nobleza es buen medio de con-
seguirlo. Las at tes no necesitan para florecer do tan alta distinction;
bbstalcs no ser envilecidas, pues dej6ndolas en complete libertad,
buscarAn el puesto quo las necesidades sociales les prescriban. Las
artes son muy modestas: los artesanos no ambicionan titulos de
nobleza; buscan tan solo un pan con que alimentarse; pero pan
que no estl envenenado con el insult del rico, ni con el desprecio
del grande. La nobleza es una calidad que no depend de las le-
yes ; dAla solamente la opinion, y si le falta la herrumbre de los
siglos, no serA, ni aun a los ojos del pueblo donde se tenga en
gran estima, sine un nombre insignificant y ridicule. Yo compa-
raria la nobleza con los vinos que se sirven en las mesas de gran
tono, pues por escelentes que sean, si no se sabe que tienen cua -
renta 6 cincuenta alos, los convidados no les dan su complete apro-
bacion.
Las circunstancias en que se halla Cuba, deben contemplarse
ton ojos muy perspicaces. En los paises, donde toda la poblacion
es homog6nea, las diversas classes en que est6 dividida, solamente
se hallan aisladas por barreras que A pocos esfuerzos pueden sal-
.varse. Los individuos que pertenecen A unas, fAcilmeni pasan a
otras, pues el talent, el valor y el dinero son las grandes palancas
que incesantemente los mueven para elevarlos de una clase infe-
rior & otra superior. Pero estas consideraciones son aplicables A
Cuba ? El ilustre cuerpo patri6tico sabe muy bien que no. Mas
nada adelantamos con Ilorar nuestras desgracias, sine les aplica-
mos el remedio : remedio tanto mas urgente, cuanto nuestra po-








207 --
blacion blanca so \a aumentando ((t n riapid(z, y si no le abrimos
nuevas carreras, yo no queiro pensar cuil sera nuestro porvenir.
Creen algunos que este rial es incurable ; pero si se les pregunta
porqu6, jaim6s dan una respuesta satisfactoria. Tales hombres no
reflexionan, que muchas de las enfermedades morales son mas sus-
cepsibles de nedicina que las fisicas, y que si descubren un ca-
racter rebelde, cs porque ni se atina con cl remcdio, ni tampoco
se le salo aplicar. No es dable que en un dia, ni en un afio puedan
arrancarse las preocupaciones que nos trasmitieron nuestros ma-
yores, ni que presten su benefica influencia todos los que pudieran
y debieran; 6ntes habr6 algiunos que contribuirin A fortificarlas
con sus palabras y acciones parricidis ; pcro nada debe arredrar-
nos, porque si acometemos y seguimos la empresa con prudencia
v constancia, bien podemos con tar desde ahora con el triunfo.
Juzgan otros, que esta reform debe ser obra esclusiva del tiem-
po, pues en su concept son in tiles cuantos esfuerzos se bagan.
Apoyan su opinion con la historic de nuestros progress industria-
les, dicen que no ha muchos aflos que no se veian artesanos blan-
cos en nuestro suelo, pero que ya hoy se encuentran algunos fo-
rasteros, los cuales servir6n de ejemplo w los cubanos. Sin duda
que este es un gran paso; pero jams debe fiarse 6 solo el tiempo
la reform que buscamos, porque careciendo aquellas personas de
relaciones 6 influencia social, no pueden producer todo el hien quc
se desea.
Para acelerar esta 6poca venturosa, es menester que empece-
mos por hacer una revolution en las ideas. Los padres de familiar
deben ser los principalmente encargados de ella, pues las leccio-
nes que dan a sus hijos en la nifiez, son casi siempre la norma de
la conduct de 6stos. S6 muy bien, que el mal que nos aflige de-
pende en gran parte de la education dom6stica, y asi parecerA una
contradiction, que yo vaya A buscar el remedio A las mismas fuen-
tes de donde nace la enfermedad. Cierto es, que hay padres de fa-
milia que fomentan preocupaciones orgullosas en el corazon de sus
hijos; pero tambien lo es, que hay otros que les inspiran buenas
ideas; y si no llegan A practicarlas, es porque no encuentran una
mano generosa que les d6 el apoyo necesario. Mas cuando estos pa-
dres vean, que ya se hacen esfuerzos por sostenerlos, y que.su cau-
sa, lejos de retrogradar, diariamente gana terreno: cuando toquen
las utilidades de convertir un hijo holgazan en un hombre laborioso,









208 -
y que puede llegar A ser uno de los ciudadanos que mas honren i
su patria, ent6nces ellos serin los primeros intercsados en la re-
forma; otros se apresurarAn 6 seguir su ejemplo, y aumentandose
su nunmero, formaran en breve una masa impenetrable, que loscu-
brira de los tiros de la insolencia.
Yo no espero, quo los ricos se conviertan en artesanos: pido tan
solo que no los insulten con su necio orgullo: que no corrompan
el corazon de sus hijos, infundil6doles sentimientos barbaros y an-
tipatri6ticos, sentimientos quo quiz: algun &ia podran series muy
funestos; porque el hombre rico nutrido desde la infancia con estas
ideas orgullosas, si llega 6 caer en pobreza, como ocurre con fre-
cuencia, esti condenado 6 vivir en la desgracia, pues mira como
infarnes muchas ocupaciones con que pudiera ganar el pan. Hoy,
hoy misno, I cu6n tristes ejcmplos no presenlan A nuestros ojos las
revoluciones de Espafha y de America! i y cuantos, cuAntos de los
que ahora son victim de la miseria, no habran Ilorado amarga-
mente los estravios de su education I Unanse pues, los buenos pa-
dres ; exhorlen unos A sus hijos, para que abracen, y otros para
que rcspeten y estimen las artes; muestren este respeto y estima-
cion con palabras y con hechos ; contradigan, y si fuere necesario,
censuron a los indiscretos que en las conversaciones 6 do otro modo
se produzcan en t6rminos ofensivos A profesiones tan honrosas;
sean siempre sus valientes defensores, asi por escrito, como de pa-
labra; 6 intimidando con su conduct 6 unos, y dando aliento 6
otros, los padres de familiar tendran la gloria de contribuir A la
verdadera felicidad de Cuba.
Los preceptores que dirigen la education, son los segundos A
quienes debe encargarse esta reform. Por una desgracia harto la-
mentable, la mayor part de los maestros creen, que sus deberes
estan reducidos A dar 6 sus discipulos, algunas ideas puramente
cientfficas, 6 6 facilitarles los medios de adquirirlas; pero juzgan,
que la education moral, que es sin duda la mas important en la
primera edad, estA fuera de su institute. Es pues, necesario reco-
mendarles este ramo, como part esencial de sus funciones, para
que inspire A sus discipulos el amor al trabajo fisico 6 intellectual,
les manifiesten las inmensas ventajas que produce, y les pinten
con vivos colors los gravisimos males que pesan sobre esta isla,
por haberse considerado como degradantes, 7as ocupaciones que se
ejercen con provecho y con honor en todos los paises civilizados. A








209 -
estas saludables lecciovcs convendria anadir ejemplos sacados de
la historia, presenlando 6 los ninos un breve eatilogo de los hom-
bres que ban sobresalido en las artes, y do los que iabiendo empe-
zado por ocupaciones honrosas en si, pcro injustanente envileci-
das entire nosotros, ban merecido los aplausos de la posteridad, y
llegado a ser la gloria do los pOeblos donde nacieron. De este modo,
el hombre siempre dispuesto A imitar, y mas que nunca, en la in-
fancia, sentira d'sde sus tiernos alos el noble deseo de alcanzar
la misma celbcridad aue sus models.
El department (to nifios pobres que existed en la casa de Bene-
ficencia de esta ciudad, ofrece A la patria cl mejor plantel de don-
de saldriia laboriosos y honrados artesanos. Deslintidos (de recur-
sos, exentos muchos do ellos del contagio que pudicran comuni-
carles las preocupaciones paternales, viviendo en un estrecho re-
cinto donde no hay objetos que les inspiren las ideas de un necio
orgullo, y confiada su education A personas no nimnos iluslradas
quo virtuosas, los ninios do la casa de Benelicencia me parecen unos
Angeles bajados del Cielo prra establecer entire nosotros el imperio
de las artes, y esparcir en nuestro suelo },ls bendiciones de la in-
dustria. Las ocupaciones honrosas, que aeosadis por nuestra vani-
dad, ibu en despavoridas, ec rar lli sio, n 1e
su mansion, estenderinsu Lenigno influjo per todo el Ambito do la
isla. No estA lejos el dia en que al recorrer las calles de la Habana,
contemplemos con placer a algunos de sus hijos !.' 1. i ..;.1.. en sus
lalleres, y dando A sus compatriotas el ejemplo mas laudable de
h onradcz y despreocupacion:; tero estos hijos, y ojali que me en-
gafara, probablemente saldran primero de la casa de Beneficencia.
Quiza pensariin algunos, que el ejercicio de las artes por nuestra
gento de color, s:er' un obstaculo insuperable para domiciliarlas
entire los blancos. Estos temores son vanos, porque ilustrada que
sea la opinion, cl puc)!o sabra .*i i, ;r las arts de las personas,
y conoccra que si eslas pueden degradar a aquellas, tambien pue-
den realza'rlis y einoblecerlas. Pasando do los raciocinios A los he-
chos, Cuba nos ofrece claros ejemplos de esta verdad, pues vemos
quc los Ilancos tambien siguen ocupaciones en que se emplean los
hombres do color. La ganaderia y la agriculture est'in en manos de
unos y otros: juntos corren tras el toro y la novilla en la sabana y
en el sao, y junlos tanblen rompen los campos, y se pasean por el
surco que abren con el arado. La m6sica goza igualmente de esta
TOMOI. 14








210 -
prerogativa, pues on las orquestas de los conciertos y teatros ve-
mos confusamente mezclhdos. i los blancos, pirdos y morone:s; y si
los primcros tienen nierito, tan lejos estin do ser mc onspreciados,
quo son el adorno de las tertulias habaneras. En toda la isla sc en-
cuentran costureras blancas, que piblica y honradamente ejercen
csta profession, mientras que en las personas del sexo masculino so
lamcnto se dedican 6 ella los pardos y moronos. G, Cuii es pues la
causa de que nuestros blancos so dediquen sin repugnancia i cier
tas'ocupaciones quo tamlbien siagen a;inelllos? Esio, que on algunas
se e:..ra' i6 la opinion desde su origin; miontr:s en otras, pudo la
razon ,.; 1 r sa imperio saludable. Resti!uvanse pues, A esta, los
dercchos quo le usurparmn la prec,-upacin y el orgullo; v todas las
artels soei'rl cjercidas per los individuos do a;ibas c!;ses.
A !Is csfuerzos de la education cuvendriai afiadir el apoyo de
tlads los ayuotamientos, pues ni puedcn ni deben mirar col indife-
rencia ton objeto tan digno de sus funciones. Las Sociodades patrid-
iicas pudieran tambien nombrar una section 6 comision que eslu-
sivahioito 'ie oneargase de materia tan iniportarle; y si juzgan que
ia rtiorniIa quo dosemnlos, puedo ace!lrarse, dando una mnuostra
hourosa del aprecio con que miran A los hijos blancos de Cuia qu(i
ilracvon algun oficio, yo proponidria, que las sociedades de cdda
publoco'nicediesea patent de Proteclores de la industria cu(lbe
"i c'ierto niriiii'i. de los primeros, quoe o edli(lqun 6 cualquiera d o
iis artes. Nigo de los primeros, porqueo emo cste premio sola-
menoto ipr):c ir;i :i los principios sus .. I ,.. efoctos, no es neccsa-
rio p'l ()!n)iiui ihasta un tiiompo on que ya I descoisemos sobro (ir:a,
bases. Al proponer costa miedida, no tratode former un cuerpo do
arles;nos con priv'legies sc: br Is E 1S irin:is lqul no ohtolngan la pa-
unte, pu;s sleja.its jipr'ero'gativas sian destrucoras de la re-
lU'iora (que niccsi!:;;os. T;armpoco pido un titulo do nobleza, sino
Im estimiul holiooso, que :ncompafidpo) do los esfuerzx-s que so ha-
-wn per dslrui l;Ins pre'uciuO:ioe.iic 'cnira las arts, produzean ;
I', pa;ria i; resullado f.eliz.

;,IA F tl-I.&1).nD \ AI U;iN ,N.!.i3tU iE, l. t Ias .A ue CfiTA ?

VeId aqui ur; deo inas causes Li (qiio l;muillos atrilbuyel la vagancia
entire Iosotros; pev'1ot0eLi ni coiIce}pto Ino es mnas que una frivola dis-
'ulpa. i.Para quo, dicen eUlos, pari q(id se ha de afanar eo ho nb)re





University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs