• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Title Page
 Dedication
 Exordio
 Main
 Appendix
 Index
 Del caso al gorro frigido
 Marti, periodista
 Back Matter
 Back Cover






Title: Versos de amor (inéditos)
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00047595/00001
 Material Information
Title: Versos de amor (inéditos)
Physical Description: x, 70 p. : ; 14 cm.
Language: Spanish
Creator: Martí, José, 1853-1895
Quesada y Miranda, Gonzalo de, b. 1900
Imprenta y Papelería de Rambla y Bouza ( printer )
Publisher: Imprenta y papelería de Rambla, Bouza y ca.
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1930
Copyright Date: 1930
 Subjects
Subject: Imprint -- Cuba -- Havana -- 1930
Genre: poetry   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Gonzalo de Quesada y Miranda, editor y recopilador.
General Note: At head of title: Martí.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00047595
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: notis - AEN7072
oclc - 16838317
alephbibnum - 000926400

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
        Front Matter 3
        Front Matter 4
    Title Page
        Page i
        Page ii
        Page iii
        Page iv
    Dedication
        Page v
        Page vi
    Exordio
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
    Main
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Appendix
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Index
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Del caso al gorro frigido
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    Marti, periodista
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Back Matter
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Back Cover
        Page 87
        Page 88
Full Text











Special CoUectioDs






\/.- c -







J. DE LA LUZ LEN


No. -or.


Achet le

pour

Provenant de








NMRTI



Versos de Amor
(Inditos)


Gonzalo de Quesada y Miranda
EDITOR Y RECOPILADOR


"V


HABANA
IMflUNTA Y -PAPI.LEfRA DI RAmrLA, BoEuA Y CA.
PI Y MARCALL Nms. 33 y 35
9 30





















ES PROPIEDAD
Copyright, 1930, by Gonzalo
de Quesada y Miranda



DE ESTE LIBRO SE HAN IMPRESO CINCUENTA
EJEMPLARES NUMERADOS EN PAPEL
ESPECIAL Y ENCUADERNADOS EN PIEL.














OBRAS DE GONZALO DE QUESADA Y MIRANDA

Publicadas:

DEL CASCO AL GORRO FRIGIO (Mis Impresiones de la
Gran Guerra). (Premiada con Medalla de Oro-
Exposicin Ibero-Americana en Sevilla-1930).
MART, PERIODISTA.
MART, VERSOS DE AMOR (Inditos). (Recopilados y
ordenados).

En preparacin:

DIBUJOS DE MART.
LGRIMAS Y SONRISAS.
MART Y EL AMOR.












A MI PADRE:

En vez de flores, sobre tu tumba, dejo este libro.
Ya me siento ms cerca de ti y tu Maestro...
Porque yo tambin he apurado el acbar de la copa
de la ingratitud y la injusticia... 1
Pero al releer, con el corazn doliente, los prlo-
gos todos a las obras que de tu Maestro publicaste, te
quiero y te admiro ms!
Siento la nobleza de tu Mart y de "su Gonzalo",
recobro fuerzas para seguir adelante, y el alma se me
estremece -apesar de todo- con "la ternura que
salva e ilumina"















EXORDIO

La nica verdad de esta vida,
y la Inica fuerza es el amor.
Jos M;ART.

Viene este libro de versos de amor -hasta hoy in-
ditos- de Marti, a confirmar plenamente su pasin
por la mujer, su "sed de belleza", reveladas por pri-
mera vez con propias confesiones del Maestro, en mi
libro "Mart, periodista".
Mi ferviente y decidido empeo de humanizar su
figure; me ha llevado a conocer la verdad de mlti-
ples facetas, desconocidas o mixtificadas, de su mara-
villosa existencia, y entire ellas, una de las ms her-







VI. GONZAWL DE QUESADA

mosas y emocionantes es su amor, cario y respeto
para con el sexo dbil.
Cmo reducir a unas cuantas pginas este aspect
de su agitada vida? Con los aos, espero poder com-
pletar la tarea ntima y delicada de presentar a este
nuevo Mart.
Tengo la conviccin complete de que este nuevo
Mart, amoroso, ha de aumentar aun ms la venera-
cin, la simpata y el culto, de Cuba y de la Amrica
toda por el Mrtir de Dos Ros.
Porque ya en. sus aos inquietos de adolescent,
supo sobreponerse con herosmo a las asechanzas del
amor impuro, fiel a su sentir que "no hay derecho de
afirmar la dicha que no se puede dar, sobre todo a
pedir un alma, que es cosa que no se puede pagar sino
con otra alma..."
En el amor, como en todo, de su existencia naza-
rena, cultiv tambin la rosa blanca, nunca tom
amarillo el lirio blanco, nunca tronch las suaves flores







IXORDIO IX

de sus tallos, convencido que de "troncharlos diran de
mi lo que las flores dicen del huracn; y las gentes al
ver el intil estrago me maldeciran, como el huracn
es maldecido"!
A nuestras mujeres, a las de nuestras tierras, que
le hicieron aorar en el fro norte, "la casta franqueza,
la sabrosa languidez, las cariosas miradas, la tierna
dulzura y suave gracia de nuestras mujeres del Sur"
dedico esta obra.
Ms que en el estate, en el estuche de costura,
sobre el tocador, espero que en el alma lleven, este
libro de versos del Maestro.
Sea este libro, como lo hubiera deseado el propio
Apstol de nuestras libertades, un homenaje a la mu-
jer cubana, siempre dulce, pero valiente; siempre ge-
nerosa, pero siempre lista a alentar las ms nobles re-
beldas, y a sacrificar su bienestar y su vida y la de
sus series ms queridos por la patria!








X GONZALO DE QUESADA

Cuando la antorcha de la libertad amenaza desplo-
marse de las manos, a veces vacilantes, de nuestros
hombres, ellas la mantienen en alto, rompiendo el azul
de nuestro cielo, buscando eternamente la estrella ful-
gurante del Maestro, justificando agradecidas, sus
palabras profticas y ciertas:
"En los Andes puede estar el pedestal de nuestra
libertad; pero el corazn de nuestra libertad est en
nuestras mujeres!"

GONZALO DE QUESADA Y MIRANDA.


Villa Elvira, Cojimar, Octubre de 1930.













MARTI


VERSOS DE AMOR
(INEDITOS)















Dormida.

Mas que en los libros amargos
El studio de la vida,
Plceme en dulces letargos,
Verla dormida:-

De sus pestafas al peso
El ancho prpado entorna,
Lirio que, al sol. que se torna,
Se cierra pidiendo un beso.
Y luego como fragante
Magnolia que desenvuelve
Sus blancas hojas, revuelve
El tnue encaje flotante:-







4 MARTf

De mi capricho al vagar
Imagnala mi Amor,
Una Vnus del pudor
Surgiendo de un nuevo mar!
Cuando la lmpara vaga
En este templo de amores,
Con sus blandos resplandores
Ms, que la alumbra, la halaga;
Cuando la ropa ligera
Sobre su ctis rosado,
Ondula como el alado
Pabelln de Primavera;
Cuando su seno desnudo,
Indefenso, a mi respeto
Pone ms valla que el peto
De bravo guerrero rudo;
Siento que puede el amor,
Dormida y desnuda la verla,







VERSOS DE AMOR 5


Dejar perla a la que es perla,
Dejar flor a la que es flor;-
Sobre sus labios podra
Los labios mos posar,
Y en su seno reclinar
La pobre cabeza ma,-
Y con mi aliento volver
Mariposa a la crislida;
Y a la clara rosa plida
Animar y enrojecer,
Pero aqu, desde la sombra
Donde amante la contemplo,
Manchar no quiero del templo
Con paso impuro la alfombra.
Al acercarme, en ligera
Procesin avergonzado,
No volara el alado
Pabelln de primavera?







6 MART

Al reflejarme el espejo,
Que la copia entire albas hojas,
Negras las tornara y rojas
De la lmpara al reflejo!
Dicen que suele volar
Por los espacios perdida
El alma, y en otra vida
Sus alas puras baar;
Dicen que vuelve a venir
A su cuerpo con la Aurora,
Para volver-la traidora!-
Con cada noche a partir,
Y si su espritu en leda
Beatitud los cielos hiende,
De esa mujer que se extiende
Bella ante m qu me queda?
Blanco cuerpo, linea fra,
Molde hueco, vaso roto,








VERSOS DE AMOR 7

Y viajera por lo ignoto
La luz que los encenda!
Y a m que tanto te quiero,
Delicada peregrina,
Turbar la march divina
De tu espritu viajero?-
i Duerme entire tus blancas galas!
i Duerme, mariposa ma!
Vuela bien:-mi mano impa
No ir a cortarte las alas!

1878.


















Es verdad...


Es verdad. Si la mscara discreta
Oculta su tormento el corazn:
Nadie sabe el abismo que el poeta
En los dinteles de la vida vi.

De verle fu, magnifico y sencillo-
A un suave amor su cuerpo sacudir,
Y tenderse, cruzado pajecillo,-
Como en un nido fresco un colibr.

De verle fu, con frvida elocuencia,
Ruiseor vocinglero, arrebatar-
Y luego, junto al libro de la ciencia,
Perdonar, sonreir, aletear!







IO MARTI

Fu la pblica fama su riqueza,
Un martirio celeste su blasn,
Y ms que oro brillaba su pureza
A la luz de aquel sol que es ms que sol.

Dicen que la malvada baila en fiestas
Y en calma escucha el sueo de Macbeth;
Dicen que rompe al son de las orquestas
Su corona primera de mujer:-

Crece a la par de la gentil doncella
El rbol puro del primer amor:
Pero, spalo al fin la infame aquella:
La pureza no da ms que una flor.

El pobre mozo, los hericos labios
Plega, tomo quien quiere sonreir-
Y en pie, volviendo a sus in-folios sabios
Adis! llorando dice al mes de Abril.













Una Virgen esplndida...


Una virgen esplndida-morada
De un sol de amor, que por sus negros ojos
Brota, pregunta, abraza y acaricia-
Versos me pide, versos de mujeres.
Arrullos de paloma,
Murmullos de sunsunes,
Suspiros de tojosas!

Yo podr, en noche ardiente,
Trovando amor al pie de su ventana,
En tal aura envolverla,
Con tal fuego besarla,
Que al nuevo amanecer,-nadie vera







12 MARTf

En su cutis la flor que lo tea.
Calla, mi amigo amor! que nadie sepa
Que yo llevo en los labios la flor roja
Que su mejilla cndida luca,
Y el candor, y la flor, y el frgil vaso,
Mo es todo, puesto que ella es ma.
Y la madre amorosa,
De sagrado temor y amor movida,
Dijrale a la plida-y la rosa
De tu mejilla fresca dnde es ida?














Noche de Baile.


i Magnficos espejos
Que vieron mozos los que copian viejos!-
Esplndidos tapices
Hechos de antao a proteger deslices!-
Doradas cornucopias-
Del saln secular al tapar propias!
i Severos sitiales
Sustento y marco ayer de pocas reales!-
Solos los dos:
-El viene
-Escucha
-Luego!
-Quema tu beso!
-Vulveme mi fuego!-







14 MaART


Y se lo vuelve!-Y el espejo sabio
No del marido reflej el agravio
Que de otra dama aspira ser cortejo
En cercano saln: iley del espejo!-

En tanto, cual de espumas
Hijo de Venus, el Amor alado
Surgiera en concha de azuladas brumas
Por invisible geniecillo alzado,
Y moviendo los plidos corales
Clamara por los senos maternales,-
Un nio se despierta
En la alcoba magnfica desierta.

Nio que sufre, me parece mo!
Labio sin leche, rosa sin roco!-
Como espuma agitada
Revuelve el lecho aquella rosa alada;
En la cortina azul, en urna afeja
Su ltima luz la lmpara refleja:-






VERSOS DE AMOR 15

All vieron los ojos
Lgubres sombras entire tonos rojos,-
Y el nio, al fin, desesperado llora,
Y all, junto al espejo, se oye: "Ahora "

28 de noviembre.


















Y te busqu....


Y te busqu por pueblos,
Y. te busqu en las nubes,
Y para hallar tu alma,
Muchos lirios abr, lirios azules.

Y los tristes llorando me dijeron:
-i Oh, qu dolor tan vivo!
Que tu alma ha much tiempo que viva
En un lirio amarillo!-

Mas dime- cmo ha sido?
Yo mi alma en mi pecho no terra?
Ayer te he conocido,
Y el alma que aqu tengo no es la ma.














La copa envenenada.


Desque toqu, seora, vuestra mano
Blanca y desnuda en la brillante fiesta,
En el fiel corazn intent en vano
Los ecos apagar de aquella orquesta!

Del vals asolador la nota impura
Que en sus brazos de llama suspendidos
Rauda os llevaba-al corazn sin cura,
Reptenla amorosos mis odos.

Y cuanto acorde vago y murmurio
Ofrece al alma audaz la tierra bella,
Fnjelos el espritu sombro-
Tenue cambiante de la nota aquella.








20 MARTi

Oigola sin cesar! Al brillo, ciego,
En mi torno la miro vagorosa
Mover con lento son alas de fuego
Y mi frente a ceir tenderse ansiosa.

Oh! mi trmula mano, bien sabra
Al aire hurtar la alada nota hirviente
Y, con arte de dulce hechicera,
Colgando adelfas a la copa ardiente,
En mis sedientos brazos desmayada
Daros, seora, matador perfume:
Mas yo apuro la copa envenenada
Y en mi acaba el amor que me consume.

4 de marzo.















Baile.


Yo miro con un triste
Placer, como en la fiesta-
Del noble Jerez plido
La copa llena guan
Las blancas manos trmulas
Al seco labio rojo:-
Y yo muevo mi mano tristemente
Al corazn vacio,-y a la frente.

Yo veo como un sueio
De gasa blanca y oro,
En que la llama se abre
Camino en tanto alado







22 MART

Traje que ha de ser ltego
Ceniza, hmeda en lgrimas
Cruzar la alegre corte de oro y gasa,
Y en llanto amargo el rostro se me abrasa.

Alma! cuando de vuelta
Dentro del cuerpo laxo,
Del frac innoble libres
O la prisin dichosa
De nveo tul,-la frvida
Fiesta recuerdes,- mira
Que debes embridar el cuerpo loco,
O que te absorbe con su sed a poco!

14 de Marzo.














Baile agitado.

En esta sala vaca
Hubo fiesta y gala anoche,
Y en la puerta, much coche,
Y en todo, grande alegra...
Qu es esto? De encajera
Fina est todo bordado:
Es un pauelo manchado
De sangre con gruesas gotas:
Cuando as a los labios brotas,
Corazn, cuan lastimado !-

Y esto? Labor.....
No era la dama sencilla:








MART


Es la olvidada varilla
De un destrozado abanico.
Aun cruje el paisaje rico:
Aun estalla la crujiente
Seda, por la mano ardiente
De una celosa oprimida,
Que la quebr, como a erguida
Caa la airada rompiente.

Y esto? Como sierpes muertas
Ac y acull se tienden,
Bajo las sillas se extienden,
Y asoman bajo las puertas:
Estos rastros, estas yertas
Muestras ya descoloridas
De miserias escondidas
Entre celajes azules,








VERSOS DE AMOR


Son restos de encaje y tules,
O son, ay!, alas cadas!-

Y esto? En mesilla apartada
De la antesala lujosa,
Descansa en fuente preciosa
La champaa evaporada:
Dos copas, de regalada
Labor, de cristaleras
Joya y espejo, all fras
Posan, y turbias, y mudas:
Qu son? Pues no caben dudas:
Ay! Son dos copas vacas!

Y esto? Perniles rodos,
Y servilletas manchadas,
Y frutas medio gustadas,
Y ramilletes perdidos.








26 MART

Rizos y bucles cados,
Broches, lazos, alfileres;
Todos los ricos enseres!
Todo el polvo de los hombros!
Todo postre, todo escombros
Del honor de las mujeres!-














Guantes azules.


I


Se me ha entrado por el alma
Una banda de palomas:
Me ha crecido y sale afuera
Un rosal lleno de rosas:
Una luna apacible se levanta
Sobre un campo poblado por las trtolas:
Un guerrero gigante resplandece
De pie, cual fuste de oro, entire las momias;
Me parece que sube por el cielo
La madreselva que Lu cuarto aroma.







28 MARTf

II
Calla, apaga la luz, deja que suba
El vapor de la tierra, y se levante
En la sombra el amor de nuestras almas:
Caern las cosas; dormir la vida;
Slo t y yo, gigantes desposados,
Nos erguiremos de la tierra al cielo:
Coronarn tu frente las estrellas:
De los astros sin luz te har un anillo.
III

Yo llevo en las desdichas aprendida
Una ciencia callada,
Que reposa, como una pualada,
En las entraas mismas de mi vida.
Yo s de la parcial sabidura
Con que el hombre se nutre y aconseja;
Pero yo no saba
Lo que sabe la rosa de la abeja.














S, mujer, para mi...


S, mujer, para m, como paloma
Sin ala negra:
Bajo tus alas mi existencia amparo:
i No la ennegrezcas!

Cuando tus pardos ojos, claros senos
De natural grandeza,
En otro que no en m sus rayos posan
i Muero de pena!

Cuando miras, envuelves, cuando miras.
Acaricias y besas:
Pues cmo he de querer que a nadie mires
Paloma de ala negra?














En un dulce estupor...


En un dulce estupor soando estaba
Con las bellezas de la tierra ma:
Fuera, el invierno lvido gema,
Y en mi cuarto sin luz el sol brillaba.

La sombra sobre mi centelleaba
Como un diamante negro, y yo senta
Que la frente soberbia me creca,
Y que un guila al cielo me encumbraba.

Iba hinchendo este gozo el alma oscura,
Cuando me vi de sbito estrechado
Contra el seno fatal de una hermosura:







32 MARTI

Y al sentirme en sus brazos apretado,
Me pareci rodar desde una altura
Y rodar por la tierra despeado.

4 de octubre.














Vino el amor mental...


Vino el amor mental: ese enfermizo
Febril, informed, falso amor primero,
Ansia de amar que se consagra a un rizo,
Como, si a tiempo pasa, al bravo acero!

Vino el amor social: ese alevoso
Pual de mango de oro oculto en flores
Que donde clava, infama: ese espantoso
Amor de azar, preado de dolores.

Vino el amor del corazn: el vago
Y perfumado amor, que al alma asoma
Como el que en bosques duerme, eterno lago,
La que el vuelo aun no alz, blanca paloma.







34 MARJf

Y la pdica lira, al beso ardiente
Blanda jams, rebosa a esta delicia,
Como entraa de flor, que al alba siente
De la luz no tocada la caricia.














All despacio...

All despacio te dir mis cuitas,
All en tu boca escribir mis versos!
Ven, que la soledad ser tu escudo!
Ven, blanca oveja
Pero, si acaso lloras, en tus manos
Esconder mi rostro, y con mis lgrimas
Borrar los extraios versos mos,
Sufrir, t a quien yo amo, y ser yo el casco
Brutal, y t, mi amada, el lirio roto?
No, mi tmida oveja, yo odio el lobo,
Ven, que la soledad ser tu escudo.

Oh! la sangre del alma, t la has visto?
Tiene manos y voz, y al que la vierte







36 gFARTI

Eternamente entire las sombras acusa.
Hay crmenes ocultos, y hay cadveres
De almas, y hay villanos matadores!
Al bosque ven: del roble ms erguido
Un piln labremos, y en el piln
Cuantos engaen a mujer pongamos!

Esa es la lidia humana: la tremenda
Batalla de los cascos y los lirios!
Pues los hombres soberbios, no son fieras?
Bestias y fieras! Mira, aqu te traigo
Mi bestia mnuerta y mi furor domado.
Ven, a callar, a murmurar, al ruido
De las hojas de Abril y los nidales.
Deja oh mi amada las paredes mudas
De esta casa ahoyada y ven conmigo
No al mar que bate y ruje sino al bosque
De rosas que hay al fondo de la selva.
All es buena la vida, porque es libre,







VERSOS DE AMOR 37

Y tu virtud, por libre, ser cierta
Por libre, mi respeto meritorio
Ni el amor, si no es libre, d ventura.

i Oh, gentes ruines, los que en calma gozan
De robados amores! Si es ajeno
El cario, el placer de respetarlo
Mayor mil veces es que el de su goce;
Del buen obrar que orgullo al pecho queda
Y como en dulces lgrimas rebosa,
Y en extraas palabras, que parecen
Aleteos, no voces! Y i qu culpa
La de fingir amor! Pues hay tormento
Como aquel, sin amar, de hablar de amores!

Ven, que all triste ir, pues yo me veo!
Ven, que la soledad ser tu escudo!


















Como me has de querer...


Como me has de querer? como el animal
Que lleva en s a sus hijos,
Como al santo en el ara envuelve las lenguas de humo,
La lengua de humo oloroso del incienso,
Como la luz del Sol baa la tierra llana.
Que no puedes? Yo lo s. De estrellas
Aorndome est la novia ,muda;
Yo en mis entraas tallar una rosa,
Y como quien engarza en plata una-
Mi corazn engarzar en su seno:
Caer a sus pies, inerme, como cae
Suelto el len a los pies de la hermosa
Y con mi cuerpo abrigar sus plants







40 MART

Como olmo fecundo, que aprieta
La raiz de un mal; mi plant humana
Mime en plata, mi mujer de estrella,
Hacia m tender las ramas pas
Y me alzar, como cadver indio,
Me tendr expuesto al Sol, y de sus brazos
Me ir perdiendo en el azul del cielo,
Pues as muero yo de ser amado!














Todo soy canas ya...


Todo soy canas ya, y aun no he sabido
Colmar mi corazn: como una copa
Sin vino, o crneo rechazo
La beldad insensata:-y el sentido.
Ay no lo es sin la beldad! El sumo
sentido es la beldad! en qu sofiadas
Crceles, nubes, rosas, joyas vive
La que me rinda el corazn y dome
Con double encanto mi ansia de hermosura?
Con su bondad me obliga la que en vano
Quiere mi mente acompaar: la astuta
Que con gil belleza y luces de oro








42 MART

Llega volando, y en mis labios secos
Bebe la ltima miel, y en mis entraas
Con el ala triunfante se abre un nido,-
Antes que el sol que me la trajo abroche
Su cinto rojo al mundo, antes que muera
El insecto que vive slo un da,
Ya me ense la mscara, y la horrenda
Desnudez y flacura de los huesos.
Como vapor, como vision, como humo,
Ya la beldad de las mujeres miro.
Velos de carne que el tablado esconden
Donde siega cabezas el verdugo
O al ms alto postor, cual bestia en cueros,
Vende el rematador la mercanca.
Feria es el mundo: aquella en blando encaje
Como un cesto de perlas recojida;
Aquella en sus cojines reclinada
Como un zafiro entire palos; aquella







VERSOS DE AMOR 43

Donde el genio sublime resplandece
En el alma inmoral, cual vaga el fuego
Fatuo entire las hediondas sepulturas,
Ni fuego son, ni encaje, ni zafiro
Sino piara de cerdos.
i Flor oscura,
A t, para morir, el alma ansiosa
Tras sus jornadas negras se encamina!
T no te pintas, flor del campo, el rostro
Ni el corazn: no sepas, ay, no sepas
Que no aplacas mi sed, pero tu seno
Honrado es slo digno de ampararme digno.
Mancha el vicio al poeta, o la locura
De amar lo vil: con la coraza entera
Ha de morir el hombre: me lastima
Ya la coraza!: endulza, novia, endulza
El dolor de dejarte: luego, luego
Ser el festn: no ves que donde muere








44 MART

El hueso nace el ala?: t de estrellas
Sabes y de la muerte: t en las ruinas
Reinas, flor de bondad, dulce seora
Del pramo candente, o el fragoso
Campo de lava en que el jardn expira!
En las luchas de amor las palmas rindo
A la virtud constant y silenciosa.














Yo ni de dioses...


Yo ni de dioses ni de filtro tengo
Fuerzas maravillosas: he vivido,
Y la divinidad est en la vida!:
Mira si no la frente de los viejos!

Estrchame la mano: no, no esperes
A que yo te la tienda: i yo saba
Antes tenderla, de mi hermoso modo
Que envolva en sombra de amor el Universo!
Hoy, ya no puedo alzarla de la piedra,
Donde me asiento: aunque el corazn en
Plumas nuevas se viste y tiende el ala.
No acaba el alma humana en este mundo!







MART


Ya cual bucles de piedra, en mi mondado
Crneo cuelgan mis ltimos cabellos;
Pero debajo no! debajo vibra
Todo el fuego magnfico y sonoro
Que mantiene la tierra!
Ven y toma
Esta mano que ha visto much pena!
Dicen que as vers lo que yo he visto.
Aprieta bien, aprieta bien mi mano!-
Es bueno ir de la mano de los jvenes!
Ah, de sombra a luz, crece la vida!
Djame divagar: la mente vaga
Como las nubes, padres de la tierra!

Mozo, ven pues: ase mi mano y mira:
Aqu estn, a tus oios, en hilera,
Fras y dormidas como estatuas, todas
Las que de amor el pecho te han movido:
Las leaves falsas, Jveno, del cielo -







VERSOS DE AMOR 47

Una no ms sencillamente lo abre
Como nuestro dominio: pero nota
Como estas barbas a la tierra llegan
Blancas y ensangrentadas, y aun no topo
Con la que me pudiera abrir el cielo.
En cambio, mira a mi redor: la tierra
Est amasada con las leaves rotas
Con que he probado a abrirlo:-y que este es todo
El mundo dicen los bellacos luego!
Viene despus un cierto olor de rosa,
Un trono en una nube, un vuelo vago,
Y un aire y una sangre hecha a besos!
Pompa de claridad la muerte miro!
Palpa cual, de pensarla, estn calientes,
Finos, como si fuesen a una boda,
Agiles como alas, y sedosos
Como la mocedad despus del bao,
Estos bucles de piedra! Grues, grues
De estas cosas de viejo...








48 MART

Ah estn todas
Las mujeres que amaste; leaves falsas
Conque en vano echa el hombre a abrir el cielo.
Por la magia stil de mi experiencia
Las miro como son: cscaras todas.
Esta de ncar, cual la Aurora brinda,
Humo como la Aurora: sta de bronce;
Marfil sta; esa bano; y aquella
De esos diestros barrillos italianos
De diversos colores... cuenta! Es fijo...
Cuantos aos cumpliste? Treinta? Es fijo
Que has amado, y es poco, a ms de ciento:
Se hacen muy fcilmente y duran poco,
Las esttuas de cieno! Grues, grues
De estas cosas de viejo...
... A ver que tienen
Las cscaras por dentro!! Abajo, abajo
Esa hermosa de ncar!! que riqueza
Viene al suelo de espalda y hombros finos!








VERSOS DE AMOR


Parece una onda de palo cuajada!
Sube un aroma que perfuma el viento,
Que me enciende la carne, que me anubla
El juicio, a tanta costa trabajado!
Pero vulvela a diestra y siniestra,
A la luna y el sol: no hay nada adentro!

Y en la de bronce? que hallas? con que modo
Loco y ardiente buscas! aun humea
Esa de bronce en restos: que has hallado
Que con espanto tal la echas en tierra:
i Ah, lo que corre el duende negro: un cerdo!

Y esa? una ua! Y esa? ay! una piedra
Mas dura que mis bucles: la ms terrible
Es esa de la piedra! Y esta moza
Toda de colorines? saca! saca!
Esta por corazn tiene un vasillo
Hueco, forrado en lminas de modas!
Esa? nada! Esa? nada! Esa? Una double







MARTf


Dentadura, y manchado cada diente
De una sangre distinta: mata, mata!
Mata con el talon a esa culebra!
Y esa? Una hamaca! Y esa pues, la ltima,
La postrer de las cien, que le has hallado
Que le besas los pies, que la rehaces
De prisa con tus manos, que la cubres
Con sus mismos cabellos, que la amparas
Con tu cuerpo, que te echas de rodillas?
Que tienes? que levantas en las manos
Lentamente como una ofrenda al cielo?
Entraias de mujer? No en vano el cielo
Con una luz tan suave se ilumina
Eso es arpa: eso es sol:...!
De cien mujeres, una con entrafas?
Abrzala! arrebtala! con ella
Vive, que sers rey, doquier que vivas:
Cruza los bosques, que los lobos mismos
Su presa te darn, y acatamiento:







VERSOS DE AMOR 51

Cruza los mares, y las olas lomo
Blando te prestarn; los hombres cruza
Que no te mordern, aunque te juro
Que lo que ven lo muerden, y si es bello
Lo muerden ms; y dondequier que muerden
Lo despedazan todo y envenenan.
Ya no eres hombre, Jveno, si hallaste
Una mujer amante!: o no-ya lo acres!














Fragmentos.


Seor, la claridad que te peda,
Que con trmulas manos imploraba,
Se entra a raudales por el alma ma!
Seor, ya no me digas la manera
Con que el mundo florece en primavera:
No me digas, Seor, como se enciende
El sol, que en el amor esto se aprende:
Ni saber quiero ya, pues lo s en ella,
Como esparce su luz la clara estrella!



Vete! bien puedes irte. Como deja
Ancho surco en la mar la nave hermosa,







MART


As tu imgen en mi extraa vida!
Vete,-y mi pena cuajar la espuma!

Tiene el cielo la va lctea:
Pues yo tengo ms:
Tengo el recuerdo de la tarde aquella
En que te vi, mirndome, a punto de llorar.


Y t, pobre mujer que sacudiste
Las cuerdas duras de mi lira,-gracias!


Oh! oh ven! t pondrs en mi vida
Una limpia blancura de alabastro
Y esa doliente claridad perdida
Que da en la noche silenciosa un astro!


Ayer, al darme al sueo, como en nube
Venir te vi, y luego hermosa y grave







VERSOS DE AMOR 55

Subir en paz, como el incienso sube
Del blanco altar a la espaciosa nave.



Ya cruza los mares,
Ya el buque la lleva
Donde nunca los ojos llorosos
Podrn ir a verla:
Oh nubes y vientos!
Oh gaviotas felices que vuelan
Y en los mstiles altos posadas
A la dama del buque contemplan
Oh gaviotas que en torno a sus plants
De pluma sin mancha
Por darles alfombra
Sus alas despueblan.

El ancla est levada:
Quereis, gente de mar, saber cual deja







56 MARPI


Rota la tierra, al levantarse, el ancla?
Bajad, oh mariners,
Al fondo de mi pecho!



Palabras, ya s, palabras
No me las puedes decir!
Pero, mirme, si puedes!
Basta para vivir.

Papel, faltarme podr:
Cielo donde escribir lo que me inspires
Nunca me faltar!



Surjo! La noche llega! a mi la rima
Retorna, v en la sombra que la encanta
Tu amor, como una torre, por encima
De la callada tierra se levanta.








VERSOS D AMOR 57

Oh! ya puedo morir: la he conocido!
Brilla, este amor, desnudo de recelos,
Como un ramo de estrellas suspendido
En la region serena de los cielos!


Dicen que Nubia es tierra de leones:
No puede ser!
La tierra de leones es un alma
Sin amor de mujer.

Como una enredadera
Ha trepado este afecto por mi vida!
Djele que de m se desasiera,
Y se entr por mi sangre adolorida
Como por el balcn la enredadera!


Qu piense? No pienso!
En ramilletes y en coronas surje
De un alma enamorada el pensamiento.








MART


Venid, que os llene de clavel y violas
Oh doncellas, los blancos delantales!
De un cabo a otro del cielo est tendido
Un toldo a cuya sombra huyen las penas.



No leas en libros ajenos,
Amores de gentes extraas!
Lee mejor los poemas que escribo
En tu frente gentil con mis miradas...
Y ve las de mirra e incienso
Torres de humo azuladas,
Que verde luz desde hoy que te he visto
De m se esparce como de urna sagrada...



Como de entire las malezas len dormido
Resurge de mi mente el pensamiento:










Pero mralo bien-vers que lleva
Tinto de sangre lo mejor del pecho.
Toma este hierro,-y a la moza infame
Que oscureci mi espritu soberbio
Para vergenza de mujeres frvolas
Mrcale bien la frente con el hierro!


Logr sus miradas:
Toqu ligeramente sus vestidos:
Ni una arruga en ellos.
Ni una arruga en tu alma!

Mis pensamientos
Pensando en ella,
Retozan, saltan,
Matizan, juegan,
Como corderos
En yerba nueva.


VERSOS DE AMOR


59







60 MART

Aparece: reluce: y cuando he puesto
La imaginacin en verso, tomo las hojas
Con temerosa uncin, como el creyente
Los paos guard con que ayuda a misa.
O si escribo de amor, tal me figure
Que alzo el manto real de una princess.
Nunca tal gozo como el verso dieron
Eros bera o Diana vigorosa!
El alma desceida, a ver el mundo
Se asoma desde el seno de una estrella,
Y se sienta en sus aspas, y las viste
De guirnaldas, de violas y de heliotropos.



Es rubia. Como el carro del esbelto
Heclas de Olimpo, flgido y sonoro,
Voy desde que la quiero, como envuelto
En una nube de centellas de oro.








VERSOS DE AMOR 61

Yo tengo en mi oficina
Un calado silln de sicmoro;
Y cuando pienso en ella
Me siento en mi silln calado, y lloro.





Je veux vous dire en vers pourquoi, chre madarne,
Des fats trouvent coulant le beau parler cubain!
C'est en vers que les homes doivent parler aux femmes:
Le genou sur la terre, le bouquet dans la main.

Des fleurs! vous faut-il plus, vraiment pour le bouheur?
Ce sont de grands rubis, les bons coquelicots:
Quand on n'a pas tout prs, pour vous l'offrir, la fleur,
Pourquoi ne pas ptrir la fleur avec des mots?












APENDICE














APENDICE
Ha sido tarea difcil ordenar estos versos inditos de
Mart por fecha, por carecer generalmente de ella, te-
niendo en la mayora de los casos que hacerlo por in-
tuicin.
Pginas
3 1878.
9 y 11 En el mismo libro de apuntes que el poema
anterior.
13 y 17 Probablemente tambin de 1878. Ambos en
otro libro de apuntes.
19 y 21 Seguramente 1881-1882. Se encuentran en
el cuaderno original del "Ismaelillo".
23 Debe ser tambin del mismo ao. En otro
libro de apuntes.
27 Parece escrito en Nueva York.
29 Escrito en Nueva York en papel con el
membrete: "Free Information Bureau of
the Argentine Republic. New York, 188."







GONZALO DE QUESADA


Pginas
31 Seguramente en Nueva York. Escrito al
dorso de un pedazo de mapa: "War de-
department weather map. Signal service,
U. S. Army."
35 Escrito en un libro de apuntes de "Voces".
60 El fragmento que comienza con "Es rubia.
Como el carro esbelto" recuerda el verso
XVII de los "Versos Sencillos" del pro-
pio Mart;

"Es rubia: el cabello suelto
Da ms luz al ojo moro:
Voy, desde entonces, envuelto
En un torbellino de oro."

Casi todos los versos de este libro deben haber sido
escritos en Nueva York. Algunos estn en papel de la
casa Lyon & Co., donde trabaj Mart.

Para facilitar el ndice, los versos sin ttulo van en-
cabezados con parte de la primera estrofa.
GONZALO DE QUESADA Y MIRANDA.












INDICE

















INDICE

Pg.

A mi padre.......... ............... . .. .. ......... v
Exordio por Gonzalo de Quesada y Miranda........... vI
Dormida.............. ....... ........... 3
Es verdad................ ... .. ........... 9
Una virgen esplndida ............................... .
Noche de baile .................... ................... I3
Y te busqu ..... ..... ........ ... ...... ... .... ... 17
La copa envenenada ............... .... ....... .... Ig
Baile....... .............. .............. ................ 21
Baile agitado ................. ............. ....... 23
Guantes azules.............. ........ ............. 27
S, mujer, para mi ............. .................. 29
En un dulce estupor.............. ................. 31
Vino el am or m ental ...................... ... . . 33








70 NDICE

Pg.

All despacio ................ ......... ........... .. 35
Como me has de querer................................ 39
Todo soy canas ya ..... ............. .. ... ...... ..... 41
Yo ni de dioses ................. ................... 45
Fragmentos ..................... ... ............... 53
A pndice...................... .... .. .. ...... .......... 65
















ALGUNOS CONCEPTS SOBRE EL LIBRO

"DEL CASCO AL GORRO FRIGIO"

(Premiado con Medalla de Oro-Exposicin Ibero-Americana
en Sevilla-p93o)

Segn mi propsito, al terminar ayer la lectura detenida de
su interesante obra sobre la Gran Guerra, me complazco en
manifestarle el vivo inters que han despertado en mi nimo
las vibrantes escenas descritas por Vd. Cuba le debe un do-
cumento fidedigno de ese magno suceso, cuyas consecuencias
dominant la poca actual; y las letras cubanas un libro palpi-
tante de emocin.
Enrique Jos Varona.


Ha logrado usted, amigo mio, algo ms que difcil: hacer
un libro sobre la guerra europea, despus de tantos, mejor que
todos desde cierto punto de vista.
Armando Leyva.












Para Gonzalo de Quesada y Miranda, distinguido escritor,
y autor del mejor libro en esta temporada. Su admirador,
Sergio Carb.
(Dedicatoria en el ejemplar de su notable libro "Un Viaje
a la Rusia Roja", que obsequi al Sr. Quesada).



El nonfire del autor-Gonzalo de Quesada y Miranda-es
una garanta de honestidad intellectual, y, por tanto, sus obser-
vaciones haban de ser muy sinceras y objetivas.
Pocas veces he "visto" la guerra desde el lado alemn con
tanta claridad como despus de haber ledo este libro, que muy
afortunadamente se titula "Del Casco al Gorro Frigio".
"Excelsior".
Manuel Aznar.



...ser, a no dudarlo, una obra ms de consult por el
dato exacto y el juicio imparcial, y sobre todo, porque dentro
de lo que cabe en el espritu human, es una obra buena y
just.
Federico Crdova.
"El Mundo".











El libro de Quesada deja en mi espiritu un surco, en el cual
germinan semillas de estmulos y reflexiones. Es libro que
hace sentir y pensar. Una nueva joya que se engarza en
nuestra literature tropical. A todos mis compatriotas, le ser
de provecho su lectura, pues, lo repito, hace pensar.

Dr. Juan Antiga.
"Cultura Fsica y Mental".




...es una de las obras ms interesantes sobre la Gran
Guerra y que mejor pueden servir para descubrir muchas de
las verdades acerca de ella, ocultas, desconocidas o desfigura-
das por el apasionamiento de los unos y de los errors o igno-
rancias de los ms.
"Social'.





...es un libro notable, que ensea al propio tiempo que
deleita y conmueve. En l, adems, palpitan las ms bellas











pasiones, el odio a la guerra, el espanto de los crmenes y el
amor a las libertades.
"Heraldo de Cuba".


The straight forwardness of the author and his fearless
manner of referring to things as they actually happened have
caused quite a flurry among the local German colony despite
the fact the book is very impartial.
"The Havana Post".



La Repblica Alemana est en pie y est firme; crecer,
florecer, sin que para esto sea menester hollar el cercado
ajeno. Esta impresin se saca de la lectura del libro del seor
Quesada y Miranda, con una sincera admiracin por el pueblo
alemn y una invencible repugnancia por las guerras.
Compatriotas intelectuales: Leed "Del Casco al Gorro
Frigio".
Juan Snchez Azcona.
"La Opinin", Los Angeles, California.
"La Prensa", San Antonio, Texas.
"Diario de Yucatn", Mjico.











...el autor nos muestra el Berln de la guerra y de la re-
volucin en pginas vibrantes en que la evocacin personal
llega a adquirir por moments la viveza y el colorido de un
cuadro.
"'La Nacin", Buenos Aires.















ALGUNOS CONIEPTOS SOBRE EL LIBRO

"MARTI, PERIODISTA"


Mart es tan grande y su obra de tanto alcance, que slo
exige de sus crticos ser comprendido. Para conseguirlo re-
sulta indispensable conocerlo, no endiosarlo. Mientras ms
luz se haga en torno suyo, ms se le realza. Un grande hom-
bre no deja de ser hombre, hay que colocarlo dentro de la
humanidad.
...deseando que prosiga V. su tarea, para honor de Mart
y provecho de Cuba, me repito su amigo affmo.,
Enrique Jos Varona.



Mart, as considerado, es un documento humano, como
esos personajes deliciosos que nos han legado los hermanos
Goncourt. No ms Marti-Jehov; sino un Jos Marti de carne
y hueso.
Federico C6rdova.











Realmente su modestia fu la que dict el titulo de la obra,
pues sta comprende, ms que la historic de las actividades
del escritor diario, una magnifica resea de la existencia del
Maestro.
Emeterio S. Santovenia.




...pocos libros me interesaron como "Mart, periodista".
Son sus pginas. atrayentes, hermosas, llenas de color y sa-
turadas de vida.
Puede sentirse satisfecho de su libro. Ni envejecer, ni
dejar de ser un aporte extraordinario a la cultural cubana.

Pastor del Rio.



...pocos esfuerzos editoriales se han hecho ltimamente que
merezcan tan ancho rdito de aplauso y simpata.
Por lo pronto Gonzalo de Quesada tiene un propsito loa-
ble: "comenzar a humanizar la figure de Mart"...

Jorge Mafiach.
"El Pas".











Vd. indudablemente ha heredado, aparte de la preparacin
necesaria, aquel amor verdaderamente grande de su padre
hacia el Redentor de nuestra nacionalidad.

S. S. Castillo Fuentes.



...est saturada de un realismo fiel, y de una documenta-
cin admirable. Gonzalo de Quesada inicia una nueva poca
en el arte de hacer conocer nuestros grandes hombres, tales
como fueron, desde un punto de vista histrico y a travs de
una tcnica modern.
"La Semana".



Puedo decir que este libro me ha llamado hacia Marti.
Nilo Picaso Cossio.
"El Pas".


Gracias a obras como sta, no se podr ya decir por el
extranjero que son los cubanos los que menos cuenta se han
dado de la grandeza del Apstol de nuestras libertades.

"Diario de la Marina".










...es uno de los mejores libros que se han escrito sobre el
Apstol en estos ltimos tiempos...
Lisandro Otero.
"Heraldo de Cuba".



El seor Gonzalo de Quesada revive todo Mart en su libro.
Hay en l del relato y de la composicin novelstica-digamos
mejor, el sketch firme de un discpulo de Michelet historiador,
preciso, humanizador del sujeto histrico, penetrando en su
psicologa y en su alma.
"El Mundo".
















NOTA EN RELACION CON MI OBRA
"MARTI, PERIODISTA"


Para que puedan dormir tranquilos aquellos crticos
bondadosos de mi libro "Mart, periodista", que como
dira el Maestro slo "tienen el ojo para los lunares,
y cuando ven cosa bella, airada de que lo sea, buscan
colricos la mancha o defecto y gozan cuando la ha-
llan..." o "creen de buena f que estn cediendo a
la justicia, cuando estn cediendo a la envidia", el lti-
mo prrafo en la pgina 165 de la citada obra queda
definitivamente como sigue:

"El prestigio que gozaba Mart en la prensa norteameri-
cana, debido en gran parte a sus relaciones con Dana y sus
trabajos en el "Sun", le ayudaron no poco en su campaa
libertadora, facilitndole las columns del peridico "The
Evening Post", de Nueva York, donde contest un ataque del
diario "The Manufacturer", de Filadelfia y del propio "Even-










ing Post" contra Cuba independiente y a favor de la anexin
con una carta abierta titulada "Vindicacin de Cuba". En su
vibrant carta combati enrgicamente la idea de la anexin de
Cuba a los Estados Unidos, demostrando la capacidad plena
de sus compatriotas de conquistar la libertad y de gobernarse
solos".
GONZALO DE QUESADA Y MIRANDA.










BEBLIC T HEiQUE

DE

LA VALETTA

No. O116




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs