Group Title: Ilustración cubana
Title: La ilustración cubana
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00029229/00034
 Material Information
Title: La ilustración cubana
Physical Description: v. : ill., ports. ; 39 cm.
Language: Spanish
Creator: Parreño, Alberto ( former owner )
Figarola-Caneda, Domingo, 1852-1926
Cajial, Federico ( inscriber )
Elosequi, Antonio D. ( former owner )
Imprenta de Luis Tasso y Serra ( publisher )
Gorgas y Ca ( bookbinder )
Publisher: Impr. de L. Tasso y Serra
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: 1885-[1888]
Frequency: three times a month
regular
 Subjects
Subject: Cuban literature -- Periodicals   ( lcsh )
Cuba -- Periodicals   ( lcsh )
Pictorial works -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Civilization -- Periodicals -- Cuba -- 19th century   ( lcsh )
Cajal -- Inscriptions (Provenance) -- 1887   ( rbprov )
Imprint -- Spain -- Barcelona -- 1885-1888
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1885-1888
Genre: Inscriptions (Provenance)   ( rbprov )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
Spain -- Barcelona
 Notes
Citation/Reference: Batista Villarreal, T. Publicaciones periódicas cubanas (1965), p. 36.
Dates or Sequential Designation: Año 1, núm. 1 (enero de 1885)-
Dates or Sequential Designation: -año 4, núm. 6 (29 de feb. de 1888)?
Numbering Peculiarities: Año 2 complete in two numbers.
General Note: Description based on: año 1, núm. 2 (enero de 1885); title from masthead.
General Note: Editor: Domingo Figarola-Caneda.
General Note: Distributed in Havana.
General Note: Indexes issued annually.
General Note: Rare Book Copy bound privately in red cloth, stamped with red, black and gold with publisher's index and supplement titled: Ultima moda; bears bookplate of former owner, Alberto Parreño; also inscribed by Federico Cajial to D. Antonio, Elosqui.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00029229
Volume ID: VID00034
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002934220
oclc - 52479416
notis - APG5848

Full Text




































































































-r;-











3=
a w
:



























































.1 ==










LA ILU STIRACIDiVIMP EHNIBA NA




HenDiccI6i GeC-- ^---- GeGeRnIn
CONSEJO DE CIENTO, 259 ESPANA ..... 4 PESETAS. PARA TODA LA ISLA DE CUBA
BARCELONA (Espana). EN L IABSO DE ANA. 2 PESOS PAPEL. TROCADERO, 28 HABANA.
EN EL RESTO DE LA ISLA. 2'25 )
----------------------------------J@ -----

Afio I iQorvIMsfl E Dne 1ss5 ldmt 33













W.-





~A A

;rM,












UNA ENCINA SECULAR EN CABRERA DE MATARO.
(Grabado director de fotografia.)

SUMARIO: UNA OJEADA zandonos la terrible majestad de que se in
TEXTO: AL VALLE DEL YUMURI. visten. Mas, la tranquil melodia deun con-
Una ojeada al valle de Yumruri conclusion) por don _cierto musical, el sosegado arrullo de la
Jose Florencio Lopez. (Jacan).-Venganza, poe- l r bre e tcho q ns cr
sia por D. Jose Socorro de Leon.-La conferencia (CONCLUSI6N.) lUVa al Cren obre el techo que nos cubro
del Dr. John Davis (conclusion), por D. R. E. los argentios rayos de una luna de enero
Maz.-A una poetisa, poesia por D. Angel Mes- y otros objetos semejantes forman el bello
tre y Tolon.-Miscelpnea.-Explicaci6n de' los A luz centellantedel relampago prisma por donde, al traves de una plA-
grabados.-Gracias! poesia por 'D. Juan Cle- que de sibito pasa por nues- cida calma,reconocemos a Dios con las cua-
"men"e Zenea.- La M ionette, novel original de jfi s- -: 4. .. .. .^.,..i .
Eeneo Mul.- Mioee oel origil de tra frente, el rujiente esta- lidades de Eterno y Conservador.
rGRABADOS: lido del trueno y el bramido El hombre que en las faldas del Chim-
Una encina secular en Cabrera de Matar6.- El con- del huracan, nos representan borazo osa elevar la vista A su atrevida y
(GrabUe ao director de fotogCEia.)










sentimiento. -Habana. Vistas de la quinta de los A la Divindad con los atrbu- nevada cresta, conoce su pequefez, mide la
Molinos.-En la puerta del corral.) tos del Omnipotente, ateori- inmensa extension que de ella le separa, y
Molinos.--En la puerta del corral. tos del Omnipotente, atemori- inmensa extensi6n que de ella le separa, y






258 LA ILUSTRACION CUBANA. N. 33


lleno de un pavoroso sentimiento equipA- deliciosas perspectives para inspirar sus sus dorados rayos A rasgar el denso manto
rase en aquellos instantes A un miserable inmortales pinceles. delosvaporesmatutinos,descubriendoentre
insect microsc6pico; mas el que, como el Despiertan los sentidos A una nuevavida, salvas de pajarillos cantores, bosques, pra-
descubridor del Pacifico, asciende a una y elkvase la fantasia en alas del ambiente dos, flores y aromas; los edificios de las
montafia, y cbn libre mirada abraza toda que bafia ese Edcn de los Tr6picos. Infla- quintas, ingenious, potreros, estancias,
la llanura, experiment un noble afecto de mase la llama del entusiasmo en el pecho sitios de labor y ganados que pueblan aquel
confianza y dominaci6n, apreciando en tan del artist que, abstraido en tan solemne inmenso verjel, del que nos apartamos
solemnes moments, toda la majestad de contemplaci6n, apura con avidez una tras Ilenos de sentimiento, volviendo A Matan-
la posicicn erecla que Dios ha concedido al otra sus delicadas impresiones: descubre zas con el ansia vivisima de renovar las
hombre. en lontananza las elevadas ceibas, palmas impresiones de tan grato paseo.
La naturaleza apacible, velada por el diA- y Arboles centenarios sumerjidos en un Josi IFLORENCIO L6PEZ.
fano cielo de la alegria, sblo sat'sfactor as pielago de perenne verdura y besando con
y serenas sensaciones arranca del alma que su ancha copa los tallos de las plants ras- (JACAN.)
recibe sus caricias, de la manera que el treras que visten con su follaje el agreste
sosegado ambiente desprende con sus ha- cerro, done entona su elejia la melanc6-
lagos suaves perfumes a la rosa. Empero, lica tojosa que perdiera su nido; mira a VENGANZA.
la naturaleza jigantesca, imponente y es- sus plants extenderse mantos de aguinal-
truendosa, s61o sentimientos de estupor y dos sobre las risuei-as, colinas, desde cuya H
profundo respeto desenvuelve en el co- cuspide se precipitan por el opuesto lado y hoy limbcil! volvi.
raz6n. raudales de eterna vejetaci6n al fondo de Anoche te dej tierna; y helada
iEl K..i,-a y el valle del Y.....'-He los valles. hoy te encuentro iinfeliz!....
ahi, virgen America, dos maravillosas pre- Observa alli la vista placentera los varia- Llamo en mi auxilio silenciosa lagrima
seas que adornan tu jigantesco talle. Como dos accidents del terreno, ora en su es- y me aparto de ti...
dos rivals herculeos, el uno con su dia- tado virginal, ora en manos del agricultor: iQuiera el cielo que sufras el torment
dema de agrestes pinos, dispute entire los cAb.enlo lindos paios teiidos de verdemar que me has hecho sufrir!
frios lagos Erie y Ontario el lauro de la y de otros colors. Oyense entire las canadas Josi SOCORRO DE LE6N.
imponente magnificencia, y el otro con su titilantes arroyuelos cuyas orillas coloran
corona de gentiles palmas proclama en la silvestres flores, matizadas mariposas, y
ardiente atm6sfera de Cuba, el triunfo de multitud de pintados insects que por to- LA CONFERENCIA
la apacible hermosura. das parties van pregonando la multiplici-
Suelta el NiAgara su encrespada cabe- dad de la vida. Entre tanto, en las laderas DEL DOCTOR JOHN DAVIS.
Hera de insondables cristales, y hace oir la de los alterosos bosques, levantase lujosos
potente voz de su torbellino a la distancia platanares, 6 mecen sus penachos altivas (CONCLUSION.)
de nueve millas (i), presentando A laat6nita palmas sobre las olas que teje la brisa entire
vista el grandiose espectAculo de una co- dulces mares de susurrantes cafias. Y aun A la hora en que el sol dibujaba sobre
losal masa de agua que se precipita desde El Valle del Yumuri es una copia de las la empapelada pared verde la figure octogonal
una formidable elevaci6n, formando cons- encantadoras formas con quelafecundaima- de la cupulilla, y Smith, con su plumero bajo
tantemente entire sus variados cuadros,una ginaci6n de los poetas ha engalanado sus el brazo y un pafio terciado al hombro, pene-
densa niebla done se reproduce el fen6- ingeniosos delirios. Su tranquil aspect, traba en el museo, aquel olor acre de plumas,
meno mete6rico del iris celestial, su impoluto cielo, sus auras deleitosas, su pieles, minerales, bAlsamo, insects, humedad,
El valle del Yumuri, situado al N. O. e prestidijitadora escenografia, trasportan al madera y momias, todo mezclado, confundido,
El d .' at N 0. &- que se le introducia por las narices, le Ilenaba
inmediaciones de la ciudad de Matanzas, hombre en espiritu A una mansion diverse e e introdu recogmento m las naris cercalenaba
circundado por las risuefias lomas, colinas dela suya, agena de terrible pasiones, don- miedo que al respeto.
y bosques de la Cumbre, y arrullado por las de (sdlo una luzi pura y apacible se difimde Sobre todo el tener que abrir las urnas donde
olas del mar, es un lago de esmeralda que, al rededor de losjuistos y en medio de cuya se hallaban encerradas las momias; el tener
acaso por una conmoci6n de la tierra, abri6 excitaci6n, recordamos dulcemente los que subirse hasta el capital de los armarios para
su boca en dia remote que se perdiera en Eliseos Campos 6 los felices climas del pla- quitar el polvo A los craneos horriblemente en-
la oscuranoche de los siglosinmemorables, neta Jipiter, sonados por Flammari6n. filados; tocar con su plumero el par de esque-
para vomitar las aguas que contenia, dando El efecto qcte este nuevo Eden produce letos que giraban y movian con agilidad las
paso por la romAntica garganta llamada desde cualquiera de las numerosas emi- falanges de los dedos como si se dispusieran A
El Abra, al rio de su nombre que corre nencias que lo dominant, es tan embelesante tocar un valz, agitando al par las piernas coma
p I si intentasen arrimar unos cuantos puntapies i
mansamente a ornar la antigua Yucavo y halagiueno, como un majico scenario al i ien oasen arlos, eran cosas que aterroriza-
con su serpentine cefidor de plata.-Su descorrerse la misteriosa cortina que lo ban al bueno de Smith.
superficie compuesta quizA de nueve le- cubre, ante los ojos del espectador, que A 61 le importaba poco limpiar y dar de co-
guas, ofrece una inmensa manta de verde apenas retira la vista del panorama que a mer A las Aguilas, tortugas, monos y Aun A
terciopelado donde campean la vigorosa su espalda le ofrece el mar, cuando se ve las culebras, porque a mis de estar todos vivos,
vegetaci6n tropical y grandiosidad del pai- sorprendido por el paraiso que con gracio- como se atreviesen A atacarlo, muy seguro es-
saje, presentando en variadas & infinitas sos contornos y risuenas tintas dibuja a sus taba de aplastarlos de una pufiada con jaula y
formas los encantos de la vision. plants una naturaleza tan lujosa como in- todo. Pero los craneos, los esqueletos, las mo-
Alli, fascinado el entendimiento, contem- marcesible. mias... iVamos, estos eran otra clase de ene-
pla en aquel admirable conjunto un in- Hasta el sol y el firmamento parecen migos, contra los cuales se decaraba impotente
menso cuadro en relieve que nuncatrazaron enamorados de aquella tranquila comarca, desatentada fua la ruborimera seal emprender
mas hello los famosos paisistas de la es- acariciandola con su lindos atractivos. Es- Ni los domingos, que 61 acostumbraba A san-
cuela flamenca: aqui el Abra trae A la me- pectAculo no menos interesante es admirar tificar cruzandose de brazos y bebi6ndose al-
moria un recuerdo de la pintoresca Suiza alli la b6veda celeste con su azulada tras- gunos litros de cerveza en las abolladas jarras
y en alas de su eco va a perderse A larga parent capa tachonada icon tantos bri- de estafio de la taberna cercana, le perdonaba
distancia la voz del estanciero 6 el mujido Ilantes mundos estelares! la luna tendiendo el maldito professor Davis que dejase de sacudir
de la vaca; div!sase alli un bosquejo de sobre la Zona T6rrida sus deslumbrantes el museo.
alguin punto de la c6lebre Escoc:a, can- raudales de luz, y en las frescas mafiaas Aquella mariana en que el professor le advir-
tado por los bardos; arrebata mas allA la de enero contemplar A la modest Diana, ti6-debia hablar sobre las tortugas, despu6s de
Scsaber Smith d6nde se hallaba la tribuna, tom6
atenci6n una parodia po6tica de algin pai- cubriendo su faz pudorosa con el velo de sna ara, midi6 la tortuga mbs grande, midi6
saje de las mArgenes del Rhin, y aculla un una densa niebla que paulatinamente se ]a tribune, se encamin6 otra vez a la jaula de
horizonte de oro y zafiro brindando al genio dilata por toda la extension del Valle, en las tortugas, examine la mAs pequefia, movio
cuya peripecia, nuevos y curiosos objetos la cabeza con aire satisfecho, tir6 la gorra al
(i) Cuando el viento y el tiempo son favorables, animan la contemplaci6n del atento obser- suelo, se sent sobre ella, encendi6 su pipa, y
se'oye A la distancia d- quince leguas. vador, hasta que el astro del dia viene con se ech6 A reir con tantas ganas, que por un mo-







N." 33 LA ILUSTRACION CUBANA. 259


mento olvidose tenia a pocos pasos y d su es- pantorrillas. Era, pues, un quejido de dolor lo de una nube el jiro vago,
palda las momias y los esqueletos. que al p6blico tanto divertia. linda joven, vas siguiendo.
Prob6 el professor de concluir rApidamente su Yo entretanto embelesado
Sp J D e a to discurso, pues se figure que el dolor de la pan- con tu amor y tu recuerdo,
El professor John Davis era admirado de todos torrilla le provenia de algn reum que le habia la clara luz de un estrella
los habitantes del pueblo de B... Y lo merecia, acometido de s6bito; pero otro segundo pellizco en la ala noche contemplo.
porque sin ser ninguna notabilidad en la cien- mis fuerte e el primero le hizo repetir trees c
cia zool6gica, nadie m.s estudioso, entusiasta s u ueid. Jime la brisa en el sauce,
y propagandista que 61. A veces se pasaba los s cos apretaban los hijares para la palma exhala un lament,
Los del p6blico se apretaban los hijares para
dias enteros echado boca abajo sobre el c6sped, no reventar e sa, y con gestos le suplicaban y no cesa tu capricho,
armado de un gran microscopic, observando tuviera la bondad de no imitar mis el vagido y no desmaya mi empefio.
la vida y costumbre de las hormigas. Otras ve- de la tortuga. De sombras se cubre el monte,
ces, sudoroso, jadeante, con el rostro arafado y Decidiose A bajar de la tribune el professor, y de luto se viste el cielo:
las ropas desgarradas por las espinas, veiasele no pudo. t& siempre en pos de la nube,
correr por las praderas, cayendo aqui en un Una tenaza de hierro parecia retenerlo en yo siempre en pos del lucero.
lodazal, levantAndose alli sobre un monticulo; ella. La image del sr que adores,
armado de una larga vara en el extreme de la Reconcentr6 sus fuerzas, di6 valerosamente el arcdngel de tus suefios,
cual se abria una red de cojer mariposas. En un tir6n d su pierna y con horror vi6 prendida d entire sus pliegues flotantes
s de una ocasin cuando los labradores del su pantorrilla una masa oscura, deforme, dura, te lo finje un devaneo;
pueblo de B ..... tiraban piedras los rboles casi redonda, y que agitaba torpemente en el Y, mientras, alli en mi estrella
para coer los frutos, haban quedado estupe- aire cinco apndices..... velada por el misterio,
factors al oir una voz col6rica que tronaba desde iEra una tortuga! velaa por el msterio
lo alto: la suave luz de tus ojos
-iNo tir6is ahora, est6pidos! embelesado contemplo.
Era el professor Davis, que trepado y oculto El piblico se iba retirando. Vuela la nube, y tu vista
entire las ramas. estudiaba el modo c6mo cons- El professor arrastr6 disimuladamente la tor- sigue su inconstante vuelo;
truia su nido tal 6 cual pijaro. tuga que no queria soltarle, y asomando su ros- late la estrella, y responded
No era esta sola la raz6n por la cual al anun- tro por entire las cortinillas azules de la puerta d sus latidos mi pecho.
ciar el doctor Davis sus conferencias, se lenaba del fondo del sal6n, que daba al museo, grit6: Y aunque de sombras el monte
el sal6n contiguo al museo de personas Avidas -iSmith, miserable Smith....! se viste, y de lto sulo,
de oirle, sin6 porque las conferencias de Davis Smith confuso acudi6 gorra en mano donde t6 siempre en pos de la nube,
estaban salpicadas de chistes, de oportunas se le llamaba. yo siempre en pos del lucero.
alusiones, de gestos, de muecas, pues al buen Era ya de noche: y los reflejos de las luces
professor no le bastaban las palabras y abusaba del sal6n iban iluminar el fondo del oscuro En la noche de mis cuitas
a menudo de la mimica. museo, dibujando la silueta de las momias y de fuiste estrella de embelesos,
Un dia al explicar como las focas tendidas en los esqueletos en la pared. que del naufragio del mundo
las orillas de los mares polares se sumergian en Aquello era insufrible para Smith; no podia me salv6 con sus reflejos.
el agua 6 la menor serial de peligro, fu6 tal la aguantar mis: tno le bastaba a aquel hereje de iAh! desde entonces soy nube,-
viveza con que pretendi6 ensefiarlo, que cay6 professor Davis que 61 estuviese en el museo que en el trasparente cielo
de cabeza desde la tribune al suelo. toda la mafiana? ipor qu6 se lo hacia atravesar de tu alma, -estt Ilorando
Y lo peor del caso fuo que nadie acudi6 a le- a tal hora? presentimientos funestos!
vantarlo, ni siquiera le preguntaron si se habia Todo esto acudi6 A la vista y i la mente de iQu6 poco viven las nubes!....
dado alg6n golpe, todos creyeron que lo habia Smith mientras corria d enterarse por qu6 lo Su pesadumbre, iqu6 presto
hecho de prop6sito. llamaba el professor. en lAgrimas las deshace
Se contentaron con aplaudirlo much para A penas lo vi6 este, que sefialando la tortuga, para que ablanden el suelo!....
ver si por este medio lograban repitiese esa exclam6:
iOh Dios! tu grandeza adoro
parte de su conferencia. --iT has puesto esto alli) ts diios gr e r
-Pues... si, senior. y tus designios respeto,
Entonces alz6 el doctor sus descarnadas ma- porque no faltaran ligrimas
Por fin lleg6 la tarde de aquella maana, es nos, se arranc6 no sin trabajo la tortga, sus que bafien mis pobres restos!
decir la hora de la conlerencia. ojos lanzaron relAmpagos de c61era; y Smith al Bella nube, bella nube,
El sal6n se hallaballno de gene. r ver en aquel lugar tal figure crey6 tener a su peregrina de los cielos,
El doctro por John Davis cortinillas su apergams adoe presencia el mismisi-no diablo, emprendi6 la mensajera de otra vida,
rostro pdelr entire delas crtinillas azulesn par de fuga, y mientras bajaba a saltos la escalera, precursora de mi invierno;
enormes anteoos del saloro y s6e ca tribune par d gritaba: cuando la muerte inflexible
Anormes anteoso l y subi6 e la tribune. se _-Y no me dijo queria hablar sobre la tor- deje exinime mi cuerpo,
Apenas puso el pi6 en ella, cuando se oyo tuga? Ilora sobre mi a raudales,
un murmullo de ahogadas risas. Era la causa tgque, I t benafico riego,
que el doctor habia dado un resbal6n. qnacer sobre mi tumba
HallAbase el professor muy inc6modo: una de A pesar de su intense dolor, no pudo menos na floor de pensamiento.
dos, 6 habian rebajado la altura de la tribune, que reir el professor de la simplicidad de su
6 61 habia crecido desde la filtima conferencia. criado.
Sin embargo, todo trascurri6 como de cos- Asomose al balc6n y alcanz6 A ver a Smith resplano de la luna,
tumbre. atravesando el invernadero corriendo tan des- A resplandor de la tona,
Pero al querer imitar el doctor el paso de la pavorido como si le persiguiesen todas las mo- all aldo confn la vida esierto,
tortuga, que, seg6n 61, ademAs de las viejas, te- mias, crdneos y esqueletos del museo. como la muerte ttrico
nia otros mas genuinos representantes en el g6- Pero de repente, qued6 muy serio; un estre- mcomo l a erte rinoche
nero human, el public aplaudi6 ruidosamente mecimiento nervioso sacudi6 su cuerpo; sinti6 sauces de un cementerio
y solt6 sonoras carcajadas. se le erizaban los cabellos, y balbuce6: en cuyo dintel espira
Era la causa que el professor habia dado un -Tambi6n podia hab6rseme ocurrido decirle en c oyo dintel espira
segundo resbal6n. Y a partir de este moment, tenia que hablar sobre las culebras de cas- b6vedas de blanco mirmol
al tratar de afirmar sus pies el professor, co- cabel..... sin orden y sin concerto,
menz6 una no interrumpida series de resbalones. Luego cerr6 el balc6n. cubren el implio recinto,
Caia de un lado de la tribune y rebotaba para Y Smith no volvi6 por alli ni para reclamar morada de los que fueron.
otra. sos salaries. morada de los que fueron.
otra. sus salaries.
Parecia hallarse en un barquichuelo en me- R. E. MAZ. El Genio de los difuntos
dio de las olas del Oc6ano agitadas por furiosa yace al umbral, y severe
tempestad. -- en la piedra de una tumba
El public se desternillaba de risa y se rom- A UNA POETSA apoyaelbrazo siniestro.
pia las manos aplaudiendo. EL libro de cien naciones
Pero la diversion lleg6 al frenesi cuando el tiene A los pids, polvoriento,
professor lanz6 un vagido prolongado y en todo (CoNTESTACI6N.) y sus terrible miradas
parecido al del reptil que explicaba. amedrentan al viajero;
Aquel rugido fu6 bien involuntario: habia Con la mirada en el cter, a la pisada mis leve
sentido un pellizco horrible en una de sus flacas y en la tierra el pensamiento, el c6ncavo pavimento








260 LA ILUSTRACION CUBANA. N. 3



-JJ






























i '- -'-
F-F
r4i












'I
ji,









































iS:


e, ,













EL CONSENTIMIENTO.






N." 33 LA ILUSTRACION CUBANA. 261



II







i~p~,,!w,-2 ,',+:
_l 1I MI I






`li 91 n-17m + .......













ii$



....-.....'' _-- -',, ----' '. "w,
x- N;

























\ANA.-ISTAS DE LA QUINT.. DL LOS -.OUN-S
M'7-1


W-2 ,.
,: ~M I,, ,.-.,,
i -+-+++m'+,+ '_+_. ... "":!: +" '7-
A +
ril H__.E.R .,.: + +,.-+
yor+ JIM .... -+
HABNA -VITA DE LA_+ .UINT -DE LO INOIO.++:..-"







262 LA ILUSTRACION CUBANA. N.0 33


retumba, y salir parecen musicos. Se ha hecho construir tres violines de colosos de la vegetaci6n que rara vez se ven.
de sus cavernas los muertos, la madera que antes existi6 en Europa, pero se Parecia que la naturaleza habia amontonado alli
cual si turbado creyeran ha agotado completamente. Van a ser curiosa- su poder, y reuniendo cuanto pudiera tender A
su descanso sempiterno. mente estudiados. manifestar exuberancia, hizo crecer y crecer,
Una tumba solitaria cual si nunca hubiera de tener termino, una en-
sin lapida ni ornamento, B....era el rey de los barberos. cina. Los afios, en vez de manifestar sobre el
se mira del campo-santo -PreguntAbanle un dia A Gondonet: ic6mo Arbol su poder destructive, dieron A conocer la
abandonada A un extreme; puede V. conversar con este animal? facultad vital hasta el extreme de que era consi-
una nube y una estrella -Para aspirar A tener deseos de estar solo. derado como un m6nstruo.
y una flor de los recuerdos, Varios aficionados de la capital pensaron
constantemente acompanan El excesivo precio a que quieren vender sus adquirir el Arbol y el terreno inmediato, cercAn-
aquel sepulcro modesto. notas los tenores, se ha convertido en la preo- dolo con una verja como muestra del respeto
cupaci6n de los empresarios. Jacovani es uno debido A todo lo sublime: cuando llegaron para
La nube Ilanto le riega, de los mas acArrimos contrarios de las preten- efectuar la compra era tarde, se habia vendido
la estrella le da reflejos, siones de los artists. Se habia jurado no dar ioh irrisi6n! en cincuenta duros, para hacer car-
y suspiros le consagra nunca 50,000 francos por temporada, y obli- b6n. I-IH aqui en lo que pard el esfuerzo de tan-
la flor de los pensamientos. gado una vez did 49,980, y afiadi6 i la con- tos afios: unos cuantos golpes de hacha y el
ANGEL MESTRE Y TOL6N. trata: (me arrojar6 al Tiber antes de dar veinte fuego hicieron su obra, y no qued6 memorial de
francos mas.) la un dia famosa encina.
Jacovani paga puntualmente A los artists,
MISCELANEA. pero no les mima: un dia llev6 un tenor que le EL CONSENTIMIENTO.
costaba caro y le daba pocas entradas A paseo
6 hizo detener el carruaje en el Janiculo. iQun bella es la escena representada por
En los talleres de Elk-Rapids, que queman -iVe V. quA hermoso panorama! dijo al ar- nuestro grabado! El joven acaba de declarar su
cada dia 50 toneladas de combustible, del cual tista. amor A la doncella, y 6sta, entire confusa y rubo-
salen 70,296 metros cifbicos de humo en 25 -iOh, si, magnifico! contest este. rosa, no se atreve a manifestar su aquiescencia.
hornos, han aprovechado este humo para sepa- -Pues mirelo V. bien, porque lo que es con No obstante, lejos de retirar la mano que el ga-
rar sus products tiles. Se hace aspirar por mi dinero no lo volvera V. A ver mis. llardo mancebo aprisiona entire las suyas, una
un collector de madera, bajo la acci6n de un La oposici6n A las exijencias de los artists ligera presi6n delata su consentimiento y el ca-
ventilador que pasa luego por aparatos de con- suele dar buenos resultados. Irritado Tamagno rifio que le tenia oculto. Hasta el field perro pa-
densaci6n y purificaci6n. Se obtienen asi 5,000 porque no le daban 4,000 francos por noche, rece conocer la gravedad de la situaci6n por la
kil6gramos de acetato de cal, 900 litros de al- tom6 el teatro Constanci por su cuenta. El ca- fijeza con que mira A la que debe ser su ama.
cohol metilico, alquitran y gas para el alum- pricho le cost mas de 50,000 francos y no le Hay moments en los cuales la lengua no
brado. Da con exceso los gastos de instalaci6n qued6 gana de repetirlo. puede expresar los sentimientos de que el cora-
y coste. z6n esti poseido, y entonces la mirada vale por
Se agita en los Estados Unidos la idea de cuanto pueda hablarse.
En el mes de setiembre se consumieron en adoptar el sistema decimal para la division del
Paris, en los mercados, 140,711 conejos; tiempo. Asi propone un professor americano al HABANA.-VISTAS DE LA QUINTA DE LOS MOLINOS.
29,r48 liebres, 82,489 perdices, 5,108 faisa- Instituto Canadiense de Toronte, que el dia se
nes, 868 ciervos, y 398,753 distintos pijaros. divida en diez parties, Ilamadas horas, cada una En el fondo del jardin botinico, en terrenos
de estas en cien minutes y el minute en segun- de la antigua estancia de Ar6stegui y cerca la
En Middlerho se han hecho experiencias con dos. La reform como cuesti6n de cAlculo seria Zanja Real y las faldas septentrionales de la
6xito satisfactorio para sustituir el empleo del beneficiosa. eminencia donde se halla el castillo del Principe,
carbon como motor en los barcos, por el aceite. en 1834 habian sustituido dos casas A los anti-
El Emanuel ha hecho un viaje en que lo ha em- En fin de diciembre de 1884 la longitud de guos edificios en que se albergaban dependien-
pleado con resultado excelente y economic. las vias frrreas era la siguiente: tes de la fAbrica que corrian con los molinos de
Alemania. 36,737 kil. tabaco arrendados por D. Martin de Ar6stegui.
El ej6rcito argentino se compone de 1,809 Francia. 3,2 6 ) El pfblico llama al sitio de los Molinos por esta
oficiales y 7,599 soldados. Los primeros se Inglaterra. 30,514 razon. Despu6s el general Tac6n resolvi6 edi-
subdividen en 97 generals, 875 jefes y 707 Rusia. 25,391 )) ficar una pequefia quinta para solaz de los
oficiales. La tropa esta compuesta de 3,663 Austria.. 22,io6 gobernadores generals y a fin de que tuvieran
soldados de infanteria, 2,838 de caballeria y Italia. 9.. 995- habitaci6n digna desde que salian del mando
i,098 artilleros. Espafia.. 8,663 ,) hasta su embarque para la peninsula. Posterior-
Suecia y Noruega. 8, 6o )> mente el general O'Donell la ampli6, por ser
El ge6logo ingl6s M. Bakewell que habia es- B6lgica. 4,39 pequena para las necesidades de la primera au-
tudiado particularmente el problema de la edad Suiza. 2,761 toridad de la isla. Desde esta 6poca ha ido mejo-
del NiAgara en 1858 calculaba, segun sus in- Holanda.. 2,654. )) rAndose progresivamente, y nuestros grabados,
formes, que la catarata habia bajado de 120 Dinamarca. ,944 tomados de fotografias, dan una escasa idea de
piAs en los 40 afios precedentes. En 1846, Rumania. 1,602 )) las bellezas que la finca encierra.
1851 y 1856 renov6 sus studios y se ha con- Portugal. ,527 EN LA PUERTA DEL CORRAL.
vencido de que disminuye de 3 pies cada ano. Turquia,BulgariayRumelia. 1,394 ))
Sir Charles Lyell por otra parte calculaba s61o Servia.. 244 ) Nuestra joven no estA muy favorecida de la
el descenso de un pi6 al afio. Asi los cAlculos Grecia. 175 ) fortune: hija de padres jornaleros, ella misma ha
recientes dan una edad de 7,000 afios. de cuidar de las faenas caseras asi como del co-
Se ha hecho un curioso experiment de luz rral muy bien provisto, verdadero recurso de la
Para el cent6simo aniversario del nacimiento el6ctrica aplicada A los globos. Los Sres. Jau- familiar, pues los dias festivos y de mercado-han
de Weber, el autor de Freischutz, M. N. Busse bert y Costrejau han verificado una ascension en de Ilevar A vender los products de sus gallinas,
ha hecho un drama de la novela de Rau Carlos el globo Luliy. El ascenso se verific6 A las seis de pas y palomos.
MAaria de Weber. Se representara en Berlin y la tarde, elevAndose hasta i,200 metros, estu- No obstante esto qui6n mAs alegre? Sus
el author cede sus derechos A la comisi6n encar- diando la puesta del sol y la formaci6n de ban- pi6s descalzos, la pierna desnuda, el pecho ape-
gada de erigir el monument al gran m6sico. das luminosas: A las ocho se hizo el experi- nas abrigado y la cabellera tendida, canta todo
Smento de la luz electrica cuando el globo estaba el dia cual pajaro libre i quien nada apena. Los
Se asegura que Mauricio Strakosch va A pu- a 800 metros de altura, y los rayos luminosos animals son de ella queridos, y apenas apa-
blicar sus memories, en las cuales no s6lo se sirvieron para seguir la march del globo y rece en la puerta del corral, todos se precipitan
tratarA de los grandes cantantes de las dos dil- alumbrar el descenso, pues se percibian perfec- hacia ella, unas veces en busca del alimento y
timas generaciones, si que tambi6n presentara tamente. otras de una frase carifiosa 6 una caricia que
curiosas an6cdotas acerca las celebridades euro- hace A aquellos series que sn su compafia.
peas y americanas con las cuales se ha rela- NUESTROS GRABADOS. Mu&strala nuestro grabado en el instant que,
cionado. despues de echada la comida A pavos y gallinas,
llama A los palomos, que revoloteando acuden
Parece que un violinista alemin, M. Schra- UNA ENCINA SECULAR EN CABRERA DE MATAR6. A su alrededor para recoger el cotidiano alimento.
dieck, ha encontrado en los Estados Unidos la
madera especial que los artists italianos em- En la provincia de Barcelona, en el pueblo de
pleaban para la confecci6n de los instruments Cabrera, existia no hA much tiempo uno de esos







N." 33 LA ILUSTRACION CUBANA. 263


i GRACIAS! presto de las delicias paternales; por esta causa Fuerte grito de horror se elev6 en las dos
rode6 de cuidados y prevenciones a esta mujer orillas, sucedi'ndole profundo silencio.
que no amaba, pero que era la madre de su Se habia distinguido A unos veinte pasos de
Si despu6s que yo muera, hijo; alli una barquilla que se alejaba de la orilla
al hogar de un amigo Juana adivin6 en seguida toda la ternura que guiada por dos hombres, con direcci6n a la isla
mi huerfana infeliz y pordiosera sentia Marcelino hacia aquel s&r que no era mas improvisada. Aquellos dos hombres, cuyo nom-
Ilega implorando protecci6n y abrigo; que una esperanza, y sabe Dios c6mo se apro- bre corri6 con extrafia admiraci6n entire la mu-
y albergue hospitalario vech6 de esta ventaja chedumbre, eran los Viboreznos, padre 6 hijo.
encuentra en sus desgracias, Marcelino lo soportaba todo con her6ica in- A fuerza de remos iban contra la formidable co-
yo saldr6 del sepulcro solitario diferencia. Acechaba los deseos, sufria los ca- rriente que jugaba con la embarcaci6n lo mismo
y al buen amigo le dar6 las gracias. prichos, evitaba la discusiones, y lo que es mas que las olas con un caracolillo. Iban vogando
JUAN CLEMENTE ZENEA. todavia bajo el peso de tan impia tirania parecia siempre y muy pronto la proa de la barquilla
menos triste. Alguna vez que otra sonreia; y, casi tocaba las ruinas de la calzada; parecia iban
si hubiesen podido descorrerse sus ensuefios, A abordar A aquellas piedras, pero no era tal
LA MIONETTE. se hubiese visto flotar una cuna, entreabiertas su intenci6n. Dejaron deslizarse entire las ruinas
las blancas cortinillas, dejando ver el rostro ri- y con un vigoroso golpe de remo entraron en
suefio de un nino y mal ocultando la silueta de el remolino que se formaba sobre la calzada.
(CONTINUACION.) mujer que se dibujaba en su trasparencia. La barquilla var6 un instant, dos hombres se
lanzaron al barquichuelo y tomaron tambi6n
-iSi, por Dios! pero no es tan s61o la prison: nuevos remos, y cuando todos estuvieron den-
mi opinion es que esa familiar debe dar gracias XXXI. tro comenz6 otra travesia mis peligrosa que la
al cielo que les quit6 la madre dejindoles la hija primera, porque pesaba much mas la bar-
mayor, porque si aquella era el Angel malo de Estabamos entonces A mediados de octubre, quilla y las orillas eran inaccesibles. Obligados
la casa esta es el bueno. y A fines de dicho mes esperaba Marcelino ser A dejarse arrastrar por la corriente evitaban con
-Nunca dejarAn de ser una familiar de ladro- padre. sus esfuerzos que la barca perdiese la proa A
nes, dijo Juana haciendo hincapi6 en la 61tima Aquel afio se sefial6 por los grandes destro- las olas que con gran ruido la levantaban en su
palabra. zos que el rio Loire, sujeto A terrible avenidas, dorso enorme. Descendian, y la multitud, cuyas
Marcelino sinti6 un estremecimiento en todo caus6 en sus orillas. iDesdichadas las ciudades miradas eran ansiosas, les seguia a lo largo de
su cuerpo. que bana, los campos que riega y los pueblos la corriente. Llegaron por fin A la orilla; ya se
-De ladrones, de ladrones, repiti6 el padre. que atraviesa! alargaban los brazos para coger las amarras
Yo estoy por esa caridad que dice hay miseri- No intentaremos describir aquellos tristes que querian echarles desde tierra, ya se les
cordia para todos los pecadores, y sobre todo dias, muy cercanos A nosotros para haber sido creia salvados, cuando una enorme ola que
cuando las buenas obras son el testimonio del olvidados. arrastraba un Arbol de poderosas ramas arran-
arrepentimiento. Por otra parte, sdlo han sido Situado en el flanco de una colina, el lugar cado de cuajo, arrolla el barquichuelo que, con
delincuentes los dos hombres, y Aun puede de- donde ocurri6 la present historic no fu6 ape- tal empuje, pierde el equilibrio y se sumerge
cirse en su disculpa que fueron mis d6biles que nas perjudicado por las avenidas, tan s61o al- entire los gritos de horror de la muchedumbre.
perversos: se doblegaron A la mala influencia gunas casas fieron inundadas. Durante un instance que pareci6 un siglo,
de su esposa y madre respectivamente; porque Cuando se hubieron retirado de sus habita- nada se vid en la superficie del rio mAs que el
esto sucede siempre, una mujer es la que ori- clones los muebles y los granos almacenados, fondo amarillo y viejo de la barquilla; luego
gina el esplendor 6 la miseria de todas las ca- nada hubo que hacer sin6 contemplar las aguas aparecieron brazos y cabezas.
sas, asi como ella es quien tiene en su mano el espumantes del rio, que se deslizaban arras- Se echaron cuerdas, se tendieron tablas; a!-
honor de la familiar. Si una desgracia sobre- trando mil despojos. gunos, entire ellos Marcelino, lograron asirse
viene, rara es la mujer que no debe reprocharse Todos los puntos de vista desde donde se de ellas, y fueron retirados del agua, pero entire
haber carecido de economic y de prudencia. descubria el curso del rio y se dominaban los los que guard en su seno el Loire, en numero
Esto es lo que sucedi6 a dos Viboreznos como espacios inundados, estaban atestados de nu- de cinco, viose pronto que debian ser contados
puede suceder A muchos otros. merosos giupos, en los cuales se discutian y los dos Viboreznos; sus cuerpos no fueron en-
Aqui se detuvo el padre Bouvr6n, y esta comentaban las horribles nuevas que de todas contrados hasta tres dias despu6s A tres leguas
pausa pareciole muy significativa A Juana; por parties iban llegando. del sitio de la catAstrofe. Como si al morir hu-
esto continuaba oyendo con desagrado al an- La baranda del puente colgante, que era el biesen intentado salvarse el uno al otro, esta-
ciano cu- prosigui6 de este modo: sitio mas A prop6sito para abrazar con los ojos ban enlazados y de este mismo modo fueron
-En cuanto A las hijas, libres estan de todo mayor extension del rio, era naturalmente el lu- depuestos por el agua en el suelo de un prado
reproche, y no creo que nadie pueda imputar- gar donde se daba cita la turba de curiosos. inundado.
les una falta para borrar la cual trabajan tanto Marcelino, como los demis, fu6 A presenciar
aquellos hombres, que fuera crueldad acha- el horrible espectaculo. Saliendo, habia persua- XXXII.
carla A las dos inocentes muchachas. Sobretodo dido A su mujer de que debia permanecer en
Mionette es digna de respeto; vestida sencilla- casa, ya que su estado la obligaba A huir de las Cuando volvi6 en si Juana Mical6n, desva-
mente y exenta de todo lujo, parece, sin em- emociones fuertes. necida A la par de Mionette por la escena que
bargo, como cubierta de cosas ricas y costosas. Mientras estaba en el estribo del puente con- sus ojos presenciaron, lo primero que hiri6 su
Marcelino aspiraba con idolatria las palabras versando con algunos hombres, percibiose de mirada fu6 Marcelino. Inclinado hacia ella, ex-
de su padre. pronto un ruido sordo, una especie de trueno hal6 un grito de placer viendole abrir de nuevo
-Trabaja, es cuidadosa y econ6mica: es una lejaro, seguido de gritos penetrantes lanzados los parpados, pero muy presto se troc6 su ale-
mujer tal como debieran ser todas las mujeres. por distintas personas que huian en direcci6n al gria en tristeza, cuando averigu6 que el nifio
Juana no pudo conte,nerse por mas tiempo. pueblo. habia muerto antes de nacer.
-Y bien, replic6 vivamente, ya que la tal El agua dando con toda su fuerza contra la Al tornar en si Mionette, no viendo A su pa-
Mionette es mujer tan perfect y extraordinaria, calzada, habia removido sus cimientos y por fin dre y A su hermano, comprendi6 en seguida su
ya que sois tan indulgente con las faltas de su habia logrado abrirse subito paso. desgracia.
familiar, iqu6 listima no la dierais a vuestro Al principio era una abertura que muchos --D6nde estAn? pregunt6 sin embargo.
hijo! pudieron salvar de un salto, pero la corriente Claudita no respondio, pero sus sollozos di-
-Algo peor podia caerle en suerte, contest se precipit6 despu6s impetuosa por este portillo, jeron demasiado.
secamente el padre levantandose de la mesa y de modo que destruy6 mAs de treinta pi6s de la -iAh! hermana, ihenos ya hu6rfanas, dijo
saliendo del comedor. calzada antes que fuese possible echar una plan- Mionette! iQue Dios haya recibido sus almas!
Para ocultar las lAgrimas que la c6lera y el cha 6 una escalera, que facilitase el paso. Quiso despu6s aparecer serena y fuerte, pero las
despecho desataron en sus ojos, Juana entr6 en Ocho 6 diez-personas, entire las cuales estaba ligrimas le hicieron traici6n desbordandose de
su habitaci6n. Marcelino, quedaron aisladas en aquel pilar de sus ojos.
Marcelino permaneci6 solo de codos en la silleria que las aguas iban destruyendo bloque La casa se llen6 de gente, curiosos en su ma-
mesa. Hasta aquel moment no habia hecho A bloque. yor parte, que A pesar de los ruegos mudos de
mis que no amar A su esposa; sus sentimientos Ya los cables del puente parecian apenas re- las hu6rfanas, no las dejaban solas con su
hacia ella no eran ni buenos ni malos; pero de tenidos en sus aguantes, y de un moment A pena.
improvise sinti6 nacer uno en su coraz6n: el otro se esperaba verlos desprenderse, arras- --Por qua hay aqui tanta gente? exclamaron
odio. trando en su caida la enorme masa de hierro de pronto con duro acento: cno os avergonzais
La causa de que Marcelino no dejase ver esta que sostenian. En su caida debian inevitable- de molestar asi a estas desgraciadas? Fuera de
aversion, fu6 que despu6s de dos afios de ma- mente aplastar 6 arrastrar A los hombres cauti- aqui, dejadlas llorar sin mirarlas.
trimorrio- Juana esttvo- en- cin-ta; p-or lo-qu'e t vos al pi6 de las columns que les servian de Era esta la voz del padre Bouvron. Levan-
falta de afecci6n conyugal, esperaba gozar muy sustentaculo. tando Mionette la cabeza, vi6 dispersarse a la








246 LA ILUSTRAC1ON CUBANA. N." 33


multitud y al anciano tenderle carifioso su mano. amistad cuando la necesite. Decid a Marcelino-
-Pobre nifia: Dios te pone a prueba hoy, que no se mueva del lado de su esposa. XXXIII.
pero no te abandonarA. Tu padre y tu hermano -Esti bien, pero aun cuando 61 no venga,
han muerto por su amor al pr6jimo. Les debo estoy yo aqui para venir todos los dias. Dos meses habian trascurrido, y el padre
la vida de mi hijo. --Contad siempre con mi agradecimiento. Bouvron que proseguia visitando a Mionette le
--Marcelino se ha salvado? exclam6 de Tom6 el anciano la mano de la muchacha, dijo un dia:
pronto gozosa. oprimiola dulcemente y sali6 de la casa viva- -Dime lo que piensas hacer y d qu6 deseas
-Si, Mionette, esti salvado, gracias a la ab- mente emocionado. dedicarte. No es esto curiosidad, sin6 interns
negaci6n de tu padre, por lo que tanto yo lo .. . .... que me tomo por tu porvenir. Confiame tus
propio que mi hijo estamos obligados a reem- Seis dias mas tarde todo el pueblo asistia al proyectos como a un amigo sincere.



















S'
1-1












4w




























EN LA PUERTA DEL CORRAL.

plazar a los que has perdido, hasta donde po- entierro de los Gervais padre 6 hijo, victims -De muy buena gana, coditestole la mucha-
damos. Disp6n de nuestra fortune y cuenta con de su abnegaci6n sin limits. Marcelino y su cha. Vos pose6is toda mi confianza y nadie me-
nuestros consejos, y no olvides nunca nuestra padre no formaron parte del cortejo porque la jor que vos puede aconsejarme. Indudablemente
profunda y sincera amistad. Marcelino no ha muerte habia pasado tambi6n por su hogar; no puedo continual cultivando las tierras que
venido porque tiene enferma a su esposa, de yacia alli en un pequeflo ataud blanco que era labraban mi padre y mi hermano, es necesario
cuidado; ahora mismo han ido en busca del al par su sepulcro y su cuna, el hijo de Marce- que busque para mi otra manera de vivir. No
m6dico, pero tan presto como pueda, vendra a lino, y Juana Mical6f. Queri6ndolo arrancar hablo de Claudita, porque, como sab6is, se casa
repetirte lo que ya te he dicho: Si quieres tener del seno de su madre, en donde habia hallado la con Claudio Vacher; esto es cosa hecha.
en nosotros la familiar que acabas de perder, muerte, apag6 para siempre la existencia de la
basta que lo manifieste tu deseo. que lo habia llevado en sus entrafias; el cad6- (Se continuarci.)
-Gracias, padre Bouvron, muchas gracias; ver de Juana estaba en si f6retro junto al de su_____________________________
ignoro qu6 sera de mi despues de tal desgracia, hijo, velados ambos por Marcelino y su padre, Barcelona:Imp. de Luis Tasso y Serra, Arco del Teatro, 21 y 23
pero pod6is career que no desdefiar6 vuestra deshechos en amargo lloro. Beservadostodaoesoderechoadepropiedadartleticayuteraria
R IT' Ill












r{-








EN LA PUERTA DEL CORRAL.

plazar ;i los que has perdido, hasta donde po- entierro de los Gervais padre 6 hijo, victimas -De muy buena gana, coftestole la mucha-
damos. Disp6n de nuestra fortune y cuenta con de su abnegaci6n sin limites. Marcelino y su cha. Vos poseais toda mi confianza y nadie me-
nuestros consejos, y no olvides nunca nuestra padre no formaron parte del cortelo porque la jor que vos puede aconsejarme. Indudablemente
profunda y sincera amistad. Marcelino no ha muerte habia pasado tambian por su hogar; no puedo eontinuar cultivando las tierras que
venido porque tiene enferma 6 su esposa, de yacia alli en un pequefio ataud blanco que era labraban mi padre y mi hermano, es necesario
cuidado; ahora mismo han ido en busca del al par su sepulcro y su tuna, el hijo de Marce- que busque para mi otra manera de vivir. No
medico, pero tan presto como pueda, vendrt A lino, y Juana Mical6n. Queriandolo arrancar hab!o de Claudita, porque, como sabais, se casa
repetirte lo que ya te he dicho: Si quieres tener del seno de su madre, en donde habia hallado la con Claudio Vacher; esto es cosa hecha.
en nosotros la familiar que acabas de perder, muerte, apag6 para siempre la existencia de la (Se continuar.)
basra que lo manifieste tu deseo, que lo habia llevado en sus entrafias; el cadA-
-Gracias, padre Bouvron, muchas gracias; vet de Juana estaba en sa fEretro junto al de su
ignore qu6 serA de mi despuas de tal desgracia, hijo, velados ambos por Marcelino y su padre, Barcelon:Imp. de Luis Tasso y Serra, Arco del reatro, 21 y 23
pero podais career que no desdefiar6 vuestra deshechos en amargo lloro. j Beservsaos todoa los derechos doero edad artfstica yliterarls





University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs