Group Title: Ilustración cubana
Title: La ilustración cubana
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00029229/00033
 Material Information
Title: La ilustración cubana
Physical Description: v. : ill., ports. ; 39 cm.
Language: Spanish
Creator: Parreño, Alberto ( former owner )
Figarola-Caneda, Domingo, 1852-1926
Cajial, Federico ( inscriber )
Elosequi, Antonio D. ( former owner )
Imprenta de Luis Tasso y Serra ( publisher )
Gorgas y Ca ( bookbinder )
Publisher: Impr. de L. Tasso y Serra
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: 1885-[1888]
Frequency: three times a month
regular
 Subjects
Subject: Cuban literature -- Periodicals   ( lcsh )
Cuba -- Periodicals   ( lcsh )
Pictorial works -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Civilization -- Periodicals -- Cuba -- 19th century   ( lcsh )
Cajal -- Inscriptions (Provenance) -- 1887   ( rbprov )
Imprint -- Spain -- Barcelona -- 1885-1888
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1885-1888
Genre: Inscriptions (Provenance)   ( rbprov )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
Spain -- Barcelona
 Notes
Citation/Reference: Batista Villarreal, T. Publicaciones periódicas cubanas (1965), p. 36.
Dates or Sequential Designation: Año 1, núm. 1 (enero de 1885)-
Dates or Sequential Designation: -año 4, núm. 6 (29 de feb. de 1888)?
Numbering Peculiarities: Año 2 complete in two numbers.
General Note: Description based on: año 1, núm. 2 (enero de 1885); title from masthead.
General Note: Editor: Domingo Figarola-Caneda.
General Note: Distributed in Havana.
General Note: Indexes issued annually.
General Note: Rare Book Copy bound privately in red cloth, stamped with red, black and gold with publisher's index and supplement titled: Ultima moda; bears bookplate of former owner, Alberto Parreño; also inscribed by Federico Cajial to D. Antonio, Elosqui.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00029229
Volume ID: VID00033
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002934220
oclc - 52479416
notis - APG5848

Full Text




































































































-r;-











3=
a w
:



























































.1 ==







LA tLIUSRTACI CUBANA

'[IA EI DECEN I A [l_[

TGDyIccioq l--E----- 1- H CIAnciH GeMnetnil
(ONSEJO DE CIENTO, 250 ESPAA. ..... 4 PESETAS. PARA TODAY LA ISLA DE CUBA
BARCELONA (Espauia). EN LA HABANA. 22 PESOS PAPEL. IROCADERO, 28 fABANA.
EN EL RESTO DE LA ISLA. 2'25
"------- ---D--.----- S U --- ------
Ano I QoviemBIe Isss885 :hum. 3s






i,























D. MANUEL SAUMELL.






250 LA .ILUSTRACION CUBANA. N.' 32

SUMARIO: jando de ella s61o vestijios leves, como los EL CIEGO.
TEXTO: que deja la afilada cuchilla del segador en
el menudo cesped.
Una ojeada al valle de Yumuri, por D. Jose Floren- Llegamos en efecto al potrero Bella vista Rog6 a Dios con acento conmovido
cio Ldoez. (Jacan).--El ciego, poesia por D. Ju- que le dejara ver, v Dios le ov6:
lia de Asensi.-La conferencia del Dr. John Da- a done se dirijia nuestra excursion, en el pobre ciego se qued6 dormido
vis, por D. R. E. Maz.-D. Manuel Saumell, por cuyo bondadoso duefio Don Sim6n L6pez, v mrs tarde con vista despert6.
D. Serafin Ramirez.-Madrid a vuela pluma, por su hospitalaria consorte y demas miembros Vi6 los campos, la luz y los colors,
D. Teodoro Jaldn.-Miscelanea.-Explicaci6n de de su familiar, hallamos esa gustosa cordia- 'el ave que cantaba en libertad,
los grabados.-En primavera, poesia por D.' C- lidad que jamis abandon al hogar cubano. los brillantes insects y las flores,
talina iRodrifguez de Morales.-La Mionette, no-
vela original de Eugenio Muller. Pasamos las horas alli en una sucesi6n del mar la soberana inmensidad.
continue de emociones gratisimas que nos Vi6 el arroyo, la choza y el palacio,
GRABADOS: hicieron saborear algunos ricos tragos de la blanca luna. el s01 abrasador,
D. Manuel Saumell.-Las joyas de la desposada.- ese misterioso y casi desconocido encanto antorcha suspendida en el espacio
Glorias de la marina espaftola.-Aduana de Ma- que la felicidad guard con mano tacana en para lanzar eterno resplandor.
tanzas. Pero hall que el amigo en quien creia
tanza. su escondida copa; por un lado la carifiosa le engaaba con perfida maldad;
acojida en una mansion campestre, por otro que la mujer que amaba, se reia
UNA OJEADA el aire balsamico, libre y puro de las pra- de su amargo infortunio sin piedad.
AL VALLE DEL YUMURI. deras; unianse A los manjares suculentos y Todo era puro, todo era belleza
bien sazonados, la paz y franqueza de una en el mundo que el ciego imagine,
familiar patriarcal, y con los trinos de las vi6 de o1 inaccesible la grandeza,
aves canoras, la limpida luz de un cielo la pequefez de los mortales vi6.
4 N la maianad del dia de los despejado, la contemplaci6n de las senci- -Oh Dios que el Universo enter pueblas,
SSantos Reves del afio de Ilas faenas agricolas y el fantastico espec- dijo, ti que reinando en ti eblas.
8 sa6 e que esta es- ticulo del Valle.....tinieblas.
1859, sanio el que esto es- pues mi unico deseo.... es no ver mas!
cribe, en uni6n de su fami- iEl Valle!.. cuadro esplendido de la na- pues mi nico des.... es no ve
lia, dirigiendose al lugar turaleza que quiso desplegar en 61 todas JULIA DE ASENSI.
que encabeza estas lines. sus galas, dando alas al human espiritu
Ciertamente no pudimos para elevarse hasta el seno del divino Ar-
haber elejido para tan agra- quitecto y tributar santo homenaje A su LA CONFERENCIA
dable paseo un dia y una hora mas oportu- magnificencia ypodero. DEL DOCTOR JOHN DAVIS.
nos, pues que salvamos nuestros oldos del Si Heredia, al contemplar las prodigio-
salvaje estruendo que, por una costumbre sas dimensions del Niagara, se abras6 en
inveterada, aturde a la poblaci6n en el dia el santo fuego de la inspiracn, nsotrs o me toca hablar sbre la tortuga.
mas clasico del aflo entire los africanos que que sentimos nuestro coraz6n arrebatado A e dijo una mai a el Dr. J
habitan en Cuba, los cuales con estrepitosos por magneticas imAgenes, demandamos Davis, professor de zoologia del pueblo
regocijos brotados de sus robustos pechos Dios la fogosa lira del ilustre cubano, para de B..., a su criado Smith, emigrado ir-
con violent fuerza, como las oprimidas la- exclamar con 1l, al contemplar el Valle del lands recien llegado A los Estados Unidos.
vas del volcan rujiente, parodian los za- Yumuri; Smith, con la cabeza descubierta y la gruesa
rambeques de sus nativos lares, convir- Templad mi lira, dadmela que siento gorra de lana en la mano escuch6 atentamente
tiendo la ciudad durante doce horas en un en mi alma estrcmccida y ajitada al professor.
pueblo de Guinea. arder la inspiraci6n....... Una vez comprendi6 habia concluido de ha-
pueo un. blar, levant6 sus pequefios ojos verdeclaros, y
El jefe y la pequefia caravan desempe- fijando una respetuosa mirada en el apergami-
fiAbamos nuestra jornada a pid, como re- Los inagotables mares que arrojan las nado rostro del doctor, se atrevio A preguntarle:
comienda Rousseau que deben viajar los roncas gargantas del Niagara y el Amazo- --Y d6nde hablard, mister)
fil6sofos; y aunque no pretendiamos pasar nas; los igneos torrentes del Vesubio tra- -iToma, donde siempre! ien la tribune del
por sabios ni imitar A Pitagoras ni a Tales, gandose A Pompeya y Herculano; el Mals- sal6n!
conocimos que, tirando y recojiendo un li- tron con su espantoso remolino; el Himalaya -iY d6nde estA la tribune del sal6n?
moncilo, se pueden atravesar grandes dis- y el Nevado de Sorata tocando con la ca- Entonces el doctor hizo una sefia A Smith v
tancias y adquirir los saludables efectos de beza al firmamento; Roma con las estupen- este sigui6 tras 61. Atravesaron un pequefo in-
la buena higiene, sin pertenecer A las tribus das bellezas que el arte sembr6 en su seno, vernadero baiado entonces por una claridad
nmadas de Arabia. y las Pirmides en fin, presentando A agradable, producida por la luz del sol que fil-
maas de Arabia y las Pirmies en fin presenando los traba A trav6s de un elevado techo de vidrio
Subiendo lomas, atravesando pedrega- siglos un testimonio elevado de la cons- pavonado. Despu6s siguieron por un gran mu-
les, saltando canjilones y pequefios agua- tancia, orgullo y actividad humans, son seo, no sin que Smith volviese dos 6 tres veces
zales, venciamos nuestra jornada, cuyas monumentos que revelan unos, la sublimi- la cabeza hacia la esquina donde estaban un
fatigas mitigaban la grata vista del follaje dad dela naturaleza bajo colosales propor- par de momias cuya piel amarillenta lanzaba,
de los espesos arboles, floridos arbustos, cones, inprimiendo en el Animo el terror entire las penumbras que envolvian por aquella
festones de aguinaldos, pintorescos edifi- que nos inspira el conocimiento intimo de parte el museo, resplandores siniestros. Cuando
cios, estancias de labor y sitios de recreo nuestra pequefiez, y otros desarrollan un Smith se convenci6 de que las momias no se
que por un lado orlan el ameno .camino de sentimiento de sorpresa ante la inteligencia molestaban siquiera en variar de posicidn, con-
la Cumbre, y por el otro un gran mar aji- e industrial de un s6r tan d6bil como el tinu6 mIs tranquilo tras el professor. Por fin, se
tad blandamente pr a brsa ma detuvieron en un espacioso sal6n de paredes
tado blandamente por la brisa matutina, hombre: aquellos son un reflejo de la Om- lujosamente empapeladas, de suelo de mnrmol
bafiando dos playas opuestas en tanto que nipotencia: estos, un pAlido destello de la negro y blanco y en el cual se veian muchas
a nuestra espalda dejabamos la hermosa supreme sabiduria refundido en el cerebro hileras de sillas de esculpido roble.
perspective que A lo lejos ofrecia la antigua de la especie humana-que A cada cual de- --Ves esa escalerilla? pregunt6 el professor a
Yucayo. bemos su respective ovacion. su criado, sefialando hacia un extreme del
Andado habiamos ya el espacio de una Empero legua, entreteniendo nuestro paseo con sa- idea pacifica, sencilla, inocente y casi inex- -Si, senior, respondi6 Smith.
brosas plAticas, cuando sobre una pinto- plicable que se asocia con el espiritu, -iVes esa especie de barril semejante al que
resca eminencia divisamos una casa de cuando el divinoArtifice cubrecon el blanco subia, los dias festivos, el sacerdote papista de
agradable aspect, y por su techo pajizo velo de la paz y de la armonia sus inimita- tu pueblo?
A Smith, religioso en extremo, no le gust6
conocimos que se aproximaba el t&rmino bles obras? mucho la comprcigo en et remsponder de mu
Sn l c d much la comparaci6n; iba a responder de muy
de nuestro viaje. Aquella casa de gratos Josr FLORENCIO L6PEZ. mala manera, pero recordando que el professor
recuerdos, no existed ya en estos moments era protestante, se content con meters la go-
en que nuestra pluma va corriendo sobre (JACAN.) rra bajo el brazo, las manos en los bolsillos, y
el papel: el terrible huracan de 1870 la hizo murmurar:
desaparecer con un soplo espantoso, de- (Se concluird.) -iBarril, eh!... pues, si senior.







N. 32 LA ILUSTRACION CUBANA. 251


El professor se retir6, y el criado qued6 muy gin pianista extranjero, por hibil y fuerte que lente que su patria podra sefialar entire sus me-
pensativo. sea, haya podido abordarla sin caer en un ba- jores artists.
Pasado un corto rato, movi6 A un lado y otro rullo irresistible. Los ojos de Pepa, La suavecita, SERAFiN RAMIREZ.
la cabza, su puso la gorra, y balbuce6: La paila, Sopla que quema, La Maria, y otras
-iY para quA diablos querra ese hombre en este mismo estilo, son y serAn siempre el ver- --
hablar sobre la tortuga? icuando digo que tiene dadero tipo de nuestra contradanza. MADRID A VUELA PLUMA
cosas de condenado! ipues bien, sea! imaldita En la segunda manera, much mAs cultivado
ocurrencia! su genio y con un raudal de conocirnientos,
Y se ech6 a reir. compuso por contradanza obras riquisimas de
arte. Ya no se limit a hacer sencillas melodies A epidemia ha quedado vencida en esta
con un simple acompafiamiento de la mano iz- capital: no ocurren ya casos y comienza
Smith era, segIn queda dicho, criado del quierda segfn su primitive forma. Saumell ha a reinar nuevamente la tranquilidad inte-
doctor; mas no debe-extrafiarse ignorase d6nde escrito preciosos trabajos mel6dicos y armoni- rrumpida por tanta desgracia, que aflu-
se hallaba la tribune, pues s61o hacia tres dias cos A la vez, trabajos en los cuales se nota una yendo al coraz6n de la naci6n, ha habido mo-
servia al doctor. Y esos tres dias habian sido melodia suave y espontanea, no rebuscada, y mentos que era impossible veneer y auxiliarlas
muy penosos para Smith; desempefiaba su ofi- una armonizaci6n sencilla, natural y conse- como se hubiera deseado. Hoy quedan s61o las
cio casi a la fuerza. iOh! tan pronto como en- cuente, y esto no porque le faltaran recursos, medidas sanitarias como recuerdo de lo pasado,
contrary otra colocaci6n, se marcharia del lado puesto que estaba muy familiarizado con la y teniendo cuidado de la desinfecci6n y de la
dcl doctor, ni siquiera un moment se deten- armonia, contrapunto, composici6n, fuga, ins- limpieza de los barrios atacados se lograra ex-
dria A pensarlo, pues bien decidido estaba. trumentaci6n, sin6 porque le gustaba ante todo tinguir los focos que pudieran quedar para dar
Miraba Smith al doctor como una especie de realzar el canto y no sofocarlo con un lujo de un dia, al volver la temporada propicia, nuevas
desalmado hereje. modulaci6n incoherente & intempestiva que s6lo victims al insaciable hu6sped del Ganges.
-iVamos A ver! .por quA tenia alli, en aquel produce en el oido una irritante vaguedad to- *
rinc6n del museo, el par de momias cuando la nal, por mas que se la quiera disfrazar con la Aqui la cuesti6n de las Carolinas ha perdido
buena religion manda dar sepultura a los muer- hueca frase (rarezas del autor.)) Asimismo fu6 gran parte de su importancia y el Papa deberi,
to,, en el campo santo? (por quA manoseaba A el primero en dar al bajo suma importancia, segfin las 6llimas noticias, decidir la cuesti6n
menudo aquellos crAneos puestos en hilera so- haciendo con. l caprichosos dibujos, felices ya verdaderamente solventada. Parece que los
bre los armarios? Cy los esqueletos con sus co- imitaciones; en fin, tuvo la habilidad de ence- cardenales encargados de dictaminar examina-
yunturas movibles y sujetos por la cabeza con rrar bellisimos pensamientos en los estrechos rAn en la Biblioteca del Vaticano los datos alli
un aparato en forma de horca? limits de treinta y dos compases. Los chismes, existentes que puedan dar luz acerca esta cues-
En esto se hilvanaba los sesos el pobre Smith Recuerdos tristes, Lamentos de amor, Soledad y ti6n verdaderamente important. En los peri6-
desde el primer dia en que por su negra fortune tantas otras que no recordamos, hicieron su dicos se ha iniciado una suscrici6n para com-
entr6 A servir al doctor. reputaci6n y le dieron un lugar preferente en prar el buque Patria destinado A perpetuar el
Para Smith las horas mas penosas del dia nuestros circulos filarm6nicos. recuerdo de patriotism de los amantes de nues-
eran las de la mafiana. Como pianist fua de poca fuerza, si bien tras glorias marinas. El ejercito comprarA el
El professor de zoologia le habia recomendado notable por la pureza de estilo y elevada inteli- torpedero Ejercito, A cuyo fin esta ya en tratos
se levantara temprano y sacudiese con much gencia en la interpretaci6n lel repertorio clA- con una casa extranjera, quien le ha presentado
tiento y cuidado, uno por uno, todos los ejem- sico que 61 llamaba mi mn1sica predilecta. La los pianos de uno que en tres meses puede star
plares del museo. Ilabana deberA recorder aun los ratos deliciosos listo. Varias distintas proposiciones se han
Pero Smith, aunque madrugaba, jams se que le proporcion6 con sus celebradas reunio- anunciado tambi6n, como la del buque Justicia,
atrevia A entrar en el museo hasta que el sol nes, en las que descollaban, entire multitud de de la magistratura, etc. El gobierno que estaba
penetraba por la elegant cupulilla abierta en el profesores y aficionados, la colosal figure de en tratos para adquirir los acorazados destina-
centro del techo y disipaba con su luz las vaga- Bottesini, primer contrabajista del mundo, y la dos al gobierno chino, por no efectuarse esta
rosas y fantAsticas formas que A los pajaros, los del no menos admirable violinist habanero compra ha pedido condiciones A otras casas.
peces, los f6siles, las urnas y a tanto objeto, Bousquet. Parece adquirira I,ooo torpedos que se repar-
en fin, de rara construcci6n, imprimian las y debe notarse en la educaci6n musical de tirAn entire los puntos mas importantes de la
sombras. Saumell, que no fu6 en sus principios ni la mas costa para tenerlos prevenidos para el desgra-
R. E. MAZ. acertada, ni la mas rigurosa y eficaz, pues ciado caso de necesidad.
(Se concluirci.) joven afn y bastante escaso de recursos, tuvo **
que hacker por si y ante si sus studios, sin un Inauglranseya los studios acad6micos excep-
guia para dirijirle, ni Aun siquiera un amigo tuando en los puntos donde aun la epidemia
D. MANUEL SAUMELL. entendido A quien consultar; sin embargo, de hace estragos, en los cuales se ha suspendido
este modo sigui6 siempre animado por su amor hasta el moment de bajar el cl6era. Asi es que
.- al arte, hasta que en 1832, cuando ya su talent se anuncian ya no s61o las catedras de asocia-
AUMtELL: Cqui6n no conoce en la Habana se habia desarrollado, pudo A la sombra del fa- cones y las fundadas por el Ayuntamiento, si
", ste nombre al cual va primorosamente moso pianist D. Juan Federico Edelmann, que que tambiAn las academias preparan sus mate-
unido tanto genio y saber? CQuian no acababa de Ilegar, y A quien tanto deben nues- riales para discutir los puntos que se sefialan
"conoci6 aquel hombre amable, modesto, tros artists y aficionados, mejorar su estilo y en cada uno en la temporada actual. Respecto A
decidor oportuno, ocurrentisimo, autor de las perfeccionar su mecanismo: mas tarde hizo sus las conclusions de la comisi6n que acompafi6
mis bellas contradanzas que hasta hoy se han studios de armonia, contrapunto 6 instrumen- al Dr. FerrAn en sus viajes y experiments so-
escrito, contradanzas models bajo cualquier taci6n con D. Mauricio Pyke, mosico muy eru- bre las inoculaciones, ha presentado su memo-
punto de vista que se las examine, y de otras dito, con lo cual qued6 terminada su carrera. ria pero no se ha hecho puiblica, si bien se dice
mil composiciones de singular merito, entire las Sin decir por otra parte que fuera una gran no son completamente favorables. Se desea luz
que pudieron sefialarse una Plegaria para so- ilustraci6n, podemos si asegurar que hablaba complete acerca este asunto siempre important
prano con acompanamiento de 6rgano, expre- en todas materials con tino y buen juicio. Sobre por tratarse de la vida de tanta gente cual su-
samente escrita a la distinguida aficionada se- todo en mfsica jams dejaba de estudiar las pone una epidemia del huAsped terrible del
fiorita Zamora; una Melopea con letra del poeta obras de FAtis, las de D. Hilari6n Eslava y la Ganges.
BlanchiA; un Concerto para violoncello y piano, Misa en fa de Cherubini, porque decia que
dedicado al author de estos renglones, un Idilio cuando estaba al lado de estos buenos conse- La temporada teatral esti en auge. El (Real)
para piano, violin y violoncello; un Ave Maria jeros, no le temia A ninguna empresa musical con una excelente compafia de 6pera, Mario y
con orquesta y una multitud de melodies del por Ardua que fuese.) la Mendoza estrenando el nuevo teatro de la
gusto mas exquisite y de una correcci6n no- Saumell naci6 en la Habana, donde tambi6n (Princesa), obra notable como gusto y lujo,
table? muri6 el 14 de agosto de 1870 A los 53 afios de pues se ha empleado cuanto el arte puede dis-
Pero su caballo de batalla, como general- edad; y muri6 pobre c(porque si jbien tuvo al- poner para hacer una sala de espectAculos lu-
mente se dice, fue sin duda alguna la contra- gunos amigos de los que la pr6spera fortune josa. En (Apolo)) la Tubau, en el (Espafiol)
danza criolla, en cuyo g6nero aventaj6 A cuantos suele traer, tuvo asimismo muchos contrarios Vico y en los demAs teatros funcionando con
compositores cubanos y no cubanos le han de los que la envidia de los bienes (y del ta- 6xito varias otras compafiias, donde, aunque
cultivado. lento) suelen criar.)) con menos importancia y no tanto precio, no
Pues bien, en este g6nero puede decirse que Fueron sus padres D. Crist6bal y D.a Merced faltan apreciables artists. Este afio ha causado
tuvo Saumell dos maneras A la cual mis nota- Robredo, buenos y honrados pero de tan es- extrafieza la Comedia): acostumbrado el pu-
ble: en la primer es todo simplicidad y gracia, casa fortune que, como ya dijimos, poco 6 nada blico a ver alli A Mario y ser el centro de la re-
pero esa gracia que pocos han sabido compren- pudieron hacer en pro de la educaci6n del hijo uni6n elegant, ahora se ha encontrado con un
der y estimar, si nos fijamos al menos en los querido. teatro por secciones y una compania bastante
muchos desafectos que tiene y aln vr que nin- 11H aqui en suma la ida de un hombre exce- alejada de los anteriores afios. Asi es que no










(-II

bP ", 2: sJ L ,,Il ,






Aw
.-
"i' ,...'.':q -'










4ii

,. ... ... .7 ., ., ...
'" ,
Aft-"- -
iII
-. .
I'''; '



~~ =












,,, _-_____.












.3. lag= _.__
LAS JOYAS DE.LA











,,-2._ __L~_ _
,i, -I .
It'










_i,
..


.-'= _--
.,- :- .
r: ;. ~- -- --














_....__ _ __ -__ :_ -__ __ ___- --_____ =___ [--z- ....._ -__ _- _-. .
,_ --1_













U -..--
I \~ U~AS DL I\ Dl -4 (I\t~








"" *



101 T T, IT
1 'I, I


,,I ., ,, *













AR.
"* r, 1
r "' ,, '<', ." i r *, ,, s ," ,
"", ,,i *,l ,, ,: i 1 !i ,' 1I ,, : 1"' l" "
.I1!JII.** : I ,, 1" 'i ,I, ,, , 7 'I ,* ,









1 i j c, "" I"


/







-,,, : I."', II ,, II 'I, I. I.j i' I. ''























(A(1IS DL I\\1NA LSPA\NOA.-Et CAlIf N II 3) VENC Y CAPTURA FL N...1. INC'IS (.ST\N H PIA.I
S' ~ .... '



















IB.O IASDE .A I.\, IA tSP: '().:\ --E. C I'ITtN 2!]C) I N K Y ,\P URA I 2 N.\ [O N ;.I:S llr .r







254 LA ILUSTRACION CUBANA. N. 32


hay el brillante abono a que estaba aquel tea- Asi se tifle permanentemente un vidrio por GLORIAS DE LA MARINA ESPANOLA.
tro habituado. pulimentado que sea y luego se borra con un
Los teatros secundarios han recibido un trapo cualquiera. El captn Lezo vece y cptura el avio ingls
golpe bastante fuerte: su p6blico era de los que Stanhope.
admiran las revistas political y van alli d ver en En B61gica se ha solicitado privilegio de in- En 1687 naci6 D. Blas de Lezo en Pasages,
caricature los personajes que a cada moment venci6n de un procedimiento para obtener alco- educandose en un colegio de Francia y de alli
vemos cruzar por las calls de la corte 6 los pe- hol del carbon de piedra. Se funda la trasfor- sali6 en 1701 guardia marina. Hallose en va-
ri6dicos nos pregonan siempre sus nombres. maci6n en alcohol del hidrocarburo, tratAndole rios combates navales contra Holanda 6 Ingla-
Pero como de todo se abusa, se ha llegado al con un icido en presencia de una mezcla de terra y en las aguas de V61ez-M6laga, en 1704
extremo de que el gobernador ha dispuesto se agua y glicerina, bajo una fuerte presi6n. Este perdi6 la pierna izquierda que le arrebat6 una
concurra por los delegados a los ensayos a fin alcohol no se diferencia del que produce la des- bala de cafi6n. De grado en grado fu6 ascen-
dc ver si tienen color politico y evitar, una vez tilaci6n del vino y result a precio inferior. diendo hasta capitan de fragata; mandando una
conocidas del p6blico, su supresion. Se anun- de las de nuestra armada, hizo sucesivamente
cian novedades teatrales para mis adelante. Los puntos negros que se observan en la cara, once press entire ellas en 171 o el navio ingl6s
*** y especialmente en la nariz, estin constituidos Stanhope, en cuya rendici6n recibi6 varias heri-
Una exposici6n se prepare en Zaragoza des- por un conjunto de sustancia grasosa, debida das. En 7 12 fu6 nombrado capitan de navio y
pu6s de haberse retardado por la mortandad a lapresencia en los foliculos adiposos del De- continue prestando importantes servicios ya
quo el c61era alli efect6a, y de la cual procura- modexfolliculorum, animal de la familiar de los custodiando los galeones con metdlico cuanto
reros dar noticias a nuestros lectores, a quienes acaros. Se recomienda para desembarazarse de persiguiendo pirates y corsarios. En 1730 fu6
deseamos tener al corriente de cuanto ocurra tales parisitos, tomar arseniales interiormente y elevado a jefe de escuadra y en I7 31 fu6 a la
dentro del carActer de la Revista. Ademas, el el licor Gowland al exterior. Lo mejor es extir- conquista de G6nova y despu6s a'la de Orin;
consejo de Filipinas ha acordado se celebren en par el animal, expulsandole por medio de una fu6 poco despu6s nombrado teniente general y
Madrid y Manila dos grandes exposiciones de presi6n del punto negro entire los dedos. defendi6 Cartagena de Indias. Falleci6 en 7 se-
productos y manufactures de aquel pais y las tiembre I741, despu6s que el re-y le nombr6
posegiones de extreme oriented, en nuestra capi- Para hacer un papel casi incombustible se marquis de Ovieco.
tal, mientras en la de Filipinas lo sean de pro- disuelve una parte de alumbre en tres de agua
ductos espafioles. La compafiia Trasatldntica ha y se sumurje dos veces el papel en aquel liquid ADUANA DE MATANZAS.
ofrecido contribuir con el porte gratuito y esme- hirviendo y se deja despu6s secar. Ocupa un vasto edificio de dos pisos en la ca-
rado de los objetos que se presented a tales lie de Ricla, al fondo del teatro Esteban. En el
concLrsos. Estos medios son siempre tiles y En un tricico M. Rounet en Francia ha lie- primer se hallan el despacho pericial y los alma-
sirven de lazo de union al par de desarrollo gado recorder 400 kil6metros en 28 horas, scenes: en el segundo el despacho del administra-
progresivo de la industrial comercio. mxima velocidad alcanzada en velocipedo. dor, contaduria, negociado de entradas, expor-
m xm *. ,,a en ,taci6n, navegaci6n, cabotaje, caja, teneduria de
El ministry de Instrucci6n pfiblica de Austria libros y oficina de los int6rpretes. La recauda-
ha invitado a las potencias extranjeras a enviar Con motive de las bodas del principle Walde- ci6n es considerable. En la plant baja esti el
delegados que asistan a ana conferencia inter- maro en Dinamarca, en el teatro Real de Co- c(Destino de San Juan), donde se encuentran
national encargada de determinar un diapas6n penhague se cantard Aida, de Verdi, no cono- establecidas las oficinas del cuerpo de resguardo.
normal. Tambi6n han Ilegado a esta noticias de cida aun en Dinamarca. Se prepare el aparato Se lleva cuenta de las lanchas que suben y ba-
que se reparte un dividend pasivo de 62'50 esc6nico con un lujo extraordinario, como co- Jan el rio, asi como de otros asuntos muy inte-
francos por acci6n del canal de Panama. Parece rresponde a los importantes personajes que resantes para el comercio.
que el principle Luis Napole6n emprende un concurren 6 la fiesta.
viaje al rededor del mundo. De Marsella saldrd
para Alejandria, Saig6n, Shanghai, Jap6n,
California, Estados Unidos, Ilegando al Havre El sultan de Turquia ha compuesto una obra EN PRIMAVERA.
en agosto de 1886. musical que ha dedicado a su favorite. Es un
TEORO JAL6N. gran dilettante y cada dia emplea varias horas
en el piano, asi como sus hijos Selem y Abdul- ANICANOR A. GONZALEZ.
Mejid, que son aventajados. La m6sica se ha Radiante y placentera
hecho una pasi6n favorite de los altos persona- asoma por los montes y Ilanura
MISCELANEA. ies turcos, que la cultivan con 6xito. cubierta de verdura,
la festival y lozana Primavera.
De su limpido sol el primer rayo
M6sica del distinguido compositor D. Lau- De los espacios dora;
reano Fuentes es la Melopeya que adjuntamos NUESTROS GRABADOS. ya los espacos enora
en este n6mero, cuya letra estd escrita por don la enviada feliz de abril y mayo.
Tomds Mendoza. La aceptaci6n de Mu/er y
Gloria nos evita esforzarnos en recomendarla LAS JOYAS DE LA DESPOADA. Salta el arroyo su presencia, y bello
a nuestros lectores: dentro pocos n6meros apa- como un hilo de plata serpentea;
recerA el retrato de su autor el Sr. Fuentes que La hermosa joven heroina de nuestro gra- y entire guijas ondea,
junto con otros de distinguidos cub.anos se es- bado va A contraer matrimonio: su elevado y dl sol abrileo la dorada
tan preparando para ir viendo sucesivamente la rango, la nobleza de sus antepasados le a he- luz, lo besa de amor enagenada.
luz. cho estar por largo tiempo rodeada de los mas Hincha el grano la tierra humedecida,
aristocrAticos y poderosos galanes de la corte. y el labrador active
La campana que toca en el Teatro Franc6s Por fin su amor se ha fijado y va a desposarse que le rinde al trabajo su tribute,
de Paris es c6lebre. Pertenecia en 1572 6 la con uno de los mas ricos y apuestos. el anhelado fruto
iglesia de San German, junto con otras dos que El novio prendado de su future y Ileno de se apresta a recover con gozo vivo.
sirvieron para dar la serial de la noche de San orgullo al conseguir lo por tantos deseado, no Cruza el cter la nube purpurina,
Bartolome. En 1793 se orden6 su venta, y el ha reparado en gastos y se ha provisto de las y en caprichoso giro,
fundidor Flauben las compr6, cediendo la mis mds ricas joyas que ha podido encontrar en los de la serena noche
pequefia a los c6micos para la primer repre- tesoros judios. No s6lo desea probable a su se pierde al fin bajo el cerrado broche
sentaci6n del drama de Duval Eduardo en Esco- amada que todo es poco para ella, sin6 hacer cual se pierde en los aires un suspiro.
cia. Desde entonces permanece en la guarda- ver a sus rivals defraudados c6mo un noble de De c6spedes se visten ya los prados,
rropia de la Comedia francesa. En la Opera su raza y cuna obsequia a su esposa. de brillante zafir el claro cielo,
estaria a prop6sito para tocar en los Hugonotes. Llega el dia de la presentaci6n de los regalos de matices y olor las flores bellas
o d A y esclavo tras esclavo llegan cargados de pesa- y de radiant brillo las estrellas.
Se ha nombrado Consejero de Administracion dos cofres donde el Oriente ha trabajado con el
de la isla de Cuba por la vacant que result gusto que le caracteriza a los artists y la orfe- iCuAnto verdor en la arboleda umbria!
del fallecimiento de D. Ram6n de Herrera a breria italiana se muestra esplendente. El novio iQu6 mursica tan dulce en los palmares!
D. Antonio Ambrosio Ecay. sereno, va enumerando los objetos y la donce- iCudn di6fano el espacio cristalino!
Ila queda admirada de tanta joya y goza en iQu6 rumor en los aires tan divino!
Para dibujar en el vidrio puede usarse la el triunfo que ocasionarA al presentarse reves- iY qu6 azul tan purisimo en los mares!
mezcla siguiente: tida de tanta riqueza. Los parientes se felicitan El c6firo apacible
Blanco de Espafia. 15 gramos. de la elecci6n y aplauden el desinter6s del que columpia enamorado
Sulfato de cobre. 15 va va a former parte de la familiar. las volubles liinas y las flores;







N." 32 LA ILUSTRACION CUBANA. 255


todo es paz y sonrisas en el prado, en mi oprimido seno agonizante; quiso reprender A su esposa. Entonces esta se
y en la frondosa selva todo amores. ial giro de los afios incesante sulfur, se puso fuera de si, pretendi6 se la
iArdiente coraz6n, c6mo palpitas todo en el mundo acaba! maltrataba y se le echaba en cara el escaso pla-
y f6rvido te agitas De otro tiempo feliz, ni las reliquias cer que procuraba darse. Repiti6 distintas ve-
temblando entire tu cArcel dolorosa! quedan al coraz6n adolorido: ces la cifra del dote por ella aportado, dote que
Es que llama i mis puertas sonriente ialegre juventud! iC6mo has volado le permitia no hilar delgado y no ser tacana... y
con niveos azahares en la frente y en tus fulgentes alas te has llevado dijo por ultimo cuanto una mujer engreida y
la gentil primavera deliciosa. las dulces ilusiones que he perdido! sin coraz6n puede decir en semejantes ocasio-
"(Ven), dice, ven, que en mi estaci6n fecunda Un moment no mis ante mis ojos nes. Y desde aquel moment la casa se convir-
todo de luz y de placer se inunda; tu bello panorama de colors ti6 en un eterno inferno.
da tregua al fin A tu mortal quebranto, mire desarrollar; y hoy icuAn sombria El padre sufria como un mArtir viendo el
levanta tu cabeza, la mano del dolor hiere mi frente! desorden del hogar y aun mas a Marcelino su-
y envuelve tu tristeza Injusto, inexorable, devorante, jeto A los caprichos de una mujer que no le
en los floridos pliegues de mi manto.> me envuelve mi destiny en sus agravios: profesaba afecto.
Se oyen al punto en la arboleda umbria ino queda una sonrisa entire mis labios Suponia, digamos la verdad, A su hijo much
laudes de celeste melodia... ni un rayo de alegria en mi semblante! mas desgraciado de' lo que realmente lo era.
la Marcelino estaba imposibilitado para querer A
y el himno sonoro Y canto en mi tristeza Juana. Hubiera sido necesario desterrar de su
que al brillante fulgor de la alborada, tu tesoro de amor, Naturaleza: coraz6n el recuerdo siempre vivo de Mionette.
le regalan en coro, al oir en el bosque a la tojosa, Pero dominado por tal obstAculo, usaba con su
el pardo ruisefior de pico de oro, que en dulce querellar el alma hiere, mujer de esa indiferencia que si no engendra
y la modest alondra enamorada. y al contemplar el sonoroso rio, los buenos matrimonios tampoco impide los
Se pierden a lo lejos lay! canta el laud mio, malos. Sin inquietarse de lo porvenir, ante el
los placidos reflejos que tambi6n canta el cisne cuando muere. cual cerraba lo ojos, vivia por complete de su
del horizonte rico de colors; Tal vez... iqui6n sabe!.... al retornar galana pasado. Algunas veces sin embargo viendo a
el carmin y la gualda, tu sien cenida de topacio y grana, various de sus amigos casados con su primera
y el 6palo, hermoseando el claro cielo, no podr6 contemplar tal vez, dormida amada, se decia: iPor qu6 no he tenido yo
y en el tendido suelo en el silent suefio de otra vida, igual fortune? Y como sus amistades no hacian
un manto de esmeralda. me prestes de tu sol un rayo puro mas que aumentar la tristeza de su posici6n,
El flamboyAn frondoso que alumbre cariftoso las evitaba, las descartaba para sumirse en
con la ardiente erytrina confundido, mi olvidado sepulcro silencioso. cierto modo en esa muerte del coraz6n que era
como arboles de fuego centellean, Una flor, una flor s61o quisiera su vida, y en la cual se le aparecian los ensue-
semejando A lo lejos roja llama; que Ilevaras, festival Primavera, fios de ayer.
las flores que gotean A mi triste morada del olvido;
sobre la verde grama de esas que simbolizan la ternura; XXX.
sirven de bella alfombra al campo ameno, esa ternura inmensa que he sentido
que encierra tantas dichas en su seno. tan ciega y anhelante Dos afos Ilevaba Marcelino de casado, y
Y se oyen exhalar sentidas quejas, prendida siempre al coraz6n amante. cuatro habian trascurrido desde que Mionette
dulces como la miel de las abejas; i0hi icuinta cruda guerra abandon el pueblo, cuando una mafiana cir-
lun himno de ternura entire congojas! hace a mi coraz6n sobre la tierra! cul6 la nueva de qhue los Aiboreznos habian re-
gresado. Se les habia visto a los cuatro emplea-
Es la sentida t6rtola angustiada, Por ella he consumido dos en arreglar la casa que habia permanecido
que entona enamorada los afios que he vivido, cerrada durante su larga ausencia.
un idilio de amor entire las hojas. en amar y sufrir. iCuanto desvelo, El padre y el hijo no tienen ya, decian las
iOh juventud del aiio, siempre bella! y cuAnto triste duelo! gentes, aquel aspect de vagabundos y mendi-
c6mo semeja el viento sosegado, Ya de tanto sentir, mi mistia frente gos. Mionette, cada dia mas bonita, va como
el roce de tu manto peregrino, se dobla tristemente, siempre muy sencilla, pero con tanto gusto y
iarpas de oro en el 6ter cristalino y pilida y sombria, tanta gracia que parece una gran dama en ne-
y melodiosas flautas en el prado! siento flaquear de mi existencia el lazo: gligd. En cuanto A Claudita era una muchacha
iAy! C6mo en otros tiempos, iquien pudiera voy a morir, tal vez en breve plazo, muy vistosa que no recordaba, ni much menos
fecunda primavera, iy joven todavia! a la pordiosera de otros tiempos; se ve, decian,
vagar con lento paso entire tus flores, iEstaci6n de las risas y las flores! que ha recibido las lecciones de su hermana y
sofiando dichas y cantando amores! tu curso sigue y la radiosa frente que se ha aprovechado de ellas. Y afiadian:
iQui6n en tus bellas tardes deliciosas coronada de mirtos y jazmines, vi6ndoles de regreso, sus vecinos han conver-
viera revolotear las mariposas mil veces placentera sado con ellos, y han contestado muy cortes-
sintiendo el coraz6n itanta alegria! volverAs A lucir, aunque yo muera. mente A todos. Han vuelto al pueblo con la
iy tanta poesia! Himnos de amor en el eterno espacio, decidida intenci6n de hacer olvidar lo pasado.
iOh! Qui6n al arpa de otros tiempos con las ondas de luz que te circundan Una obrera ha preguntado a Mionette si
una nota siquiera le arrancara iran a confundirse suavemente; pensaba volver al taller: No, habia contestado,
que de infinite goce me inundara que el poeta inspirado, mi padre y mi hermano han tomado en arren-
borrando de mi seno, de tu lujoso arreo enamorado damiento una porci6n de terrenos que estoy
de tanto padecer tanto veneno. siempre amarA tu resplandor fecundo... segura har6n valer. Yo entretanto me ocupar6
No te miro otra vez? nNo me convida, "iQue haya un cadaver mis iqu6 importa al de los cuidados de la casa.
al ansiado banquet de la vida, mundo!n Claudita ha aprendido a coser y de corte en
S. casa de una de las buenas modistas de la ciudad,
tu manto embellecido y luminoso? CATALINA RODRiGUEZ DE MORALES. con lo que no dudo que portdndose bien podr.
CNo eres la misma aquella con Io que no dudo que portandose bien podr6.
cNo eres la misma aquella
que ante seen brillo de una estrella adquirir clientele, dada su mafia y buen gusto.
que ante el sereno brillo de una estrella C ec A d h ,
Con efecto viose a los dos hombres tomar
me viera estremecer de ardiente gozo? LA MIONETTE. posesifn de los terrenos dichos y ponerse tra-
CQu6 arm6nicos acentos celestiales bajar con verdadera decision. Mionette, levan-
derraman en el monte los turpiales? ) tada desde el amanecer y acostada la filtima,
iEn los calientes nidos, cuanto arrullo! (CONTINUACI6N. conducia admirablemente la casa, lo mismo que
iEn el vacio azul, cuAnta belleza! Pero Marcelino nada'hizo, tanto temia el con- el establo done se alojaron de pronto dos car-
iC6mo brilla la lumbre del cocuyo! trariarla, y destruir la buena inteligencia que de- neros y mas tarde una vaca, y el corral poblado
iQu6 lujo en la feraz Naturaleza! pendia toda de dejar a Juana duefia complete por un ej6rcito de aves chillonas y voladoras.
iOh, si! la misma, si, las mismas flores, de sus acciones. Muy pronto Claudita adquiri6 fama de hibil
iguales armonias y rumors; Las cosas pues continuaron de igual manera costurera al corriente de las modas. Y se dis-
pero en mi, icual la suerte se ha cebado! hasta que el padre Ilevado al extreme y no putaban su trabajo en el pueblo las muchachas
iC6mo el tiempo cruel me ha marchitado! fidndose de Marcelino se decidi6 a hablarle por mAs bonitas.
Si vago en el jardin, en 61 respiro si mismo. Tanto y bueno realizaron los Viboreznos, que
la esencia de la rosa delicada; Juana tom6 muy a mal las advertencias que A pesar de conservar su apodo, se asoci6 a 61
mas no engarzo ninguna en mis cabellos; le fueron dadas con toda la discreci6n possible. reputaci6n tan buena como antes habia side
iya dignos de las flores no son ellos!.... Falt6 hasta cierto punto al respeto debido a la mala. Nadie se acordaba de su pasado y todos
La fiebre del dolor su sello graba vejez. Marcelino, sensible 6 esta inconveniencia, ensalzaban 6 coro su present.






256 LA ILUSTRACION CUBANA. N." 32


Los adoradores menudearon alrededor de brado sitio junto al fuego, se dirigia Mionette a -Si, repuso ella, echando a andar y alejan-
Mionette, porque ademas de ser bonita, buena las orillas del Loire, y no regresaba hasta muy dose calculadamente de Marcelino.
moza, ahorradora y lista, todo hacia preveer, tarde. Ninguno de su familiar sabia c6mo y de -Vamos, me alegro, continue Marcelino
dada la march de la casa, que algo de impor- qu6 manera pasaba estos instantes ni osaba algo turbado, pues notaba claramente que re-
tancia podria aportar A su marido en dote. Pero preguntArselo nadie, de tal modo la considera- husaba su conversaci6n. Por mi parte me feli-
Mionette se mantenia en su antigua conduct ban dulce y buena duenia de la casa, y tanto te- cito de ello.
con sus solicitadores. No quiero casarme, de- mian mostrar simples sospechas de lo que esta- -Gracias, Marcelino. Buenas tardes, dijo
cia. Solamente que al preguntarle por qu6, no ban convenidos plenamente era incapaz. para terminar de una vez Mionette.
respondia como otras veces: porque quiero ha- Cuando ilegaba el moment en que por azar Y levantAndose fuese hacia la parte opuesta
cerme monja. No, pero acompafiada de una tomaba el camino de los juncos, se miraban tc- del campo.
sonrisa que embellecia aun mas su rostro, dAn- dos como dici6ndose: vamos, la Mionette va A Marcelino se convenci6 de la intencion de la
dole mAs frescura y mAs gracia, decia con su su escondite. Pero ni siquiera se atrevian a se- muchacha, y prosigui6 tristemente su trabajo.
voz agradable: Soy ya demasiado vieja. Ten- guirla con los ojos. Bastaba el Blanquillo, el Pocos instantes despues fu6 estorbado por su
dria por aquel entonces poco mas de veintid6s 6nico que la seguia sin necesidad de que lo lla- esposa que vino en su busca porque le espera-
afios. mase. ban en su casa algunos para- tratar de asuntos
Esta respuesta burlona que daba riendo, Cuando Marcelino supo la vuelta de la fami- particulares.
bast6 para ir alejando A sus enamorados. Se ha- lia Gervais, sinti6 su coraz6n latir mas apresu- La misma noche, A la hora de la cena y sin




















J-























espalda, tenia los ojos en fijos y permanecia bas.





University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs