• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Front Matter
 Title Page
 Continuación del libro quinto
 Índice de los capítulos
 Back Cover






Title: Historia de la conquista de Méjico, poblacion y progresos de la America septentrional, conocida por el nombre de Nueva España
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00028283/00001
 Material Information
Title: Historia de la conquista de Méjico, poblacion y progresos de la America septentrional, conocida por el nombre de Nueva España
Physical Description: Book
Creator: Solís, Antonio de, 1610-1686
Publisher: Paris : Libreria de Cormon y Blanc
 Subjects
Subject: Caribbean   ( lcsh )
Mexico   ( lcsh )
Spatial Coverage: Caribbean
 Record Information
Bibliographic ID: UF00028283
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 9523204

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Half Title
        Page i
    Front Matter
        Page ii
    Title Page
        Page iii
    Continuación del libro quinto
        Page 1
        Capitulo XI: Alojado el ejercito en Tezcuco vienen los nobles a tomar servicio en el. Restituye Cortes aquel reino al legitimo suceso, dejando al tirano sin esperanza de restablecerse
            Page 1
            Page 2
            Page 3
            Page 4
            Page 5
            Page 6
            Page 7
        Capitulo XII: Bautizase con publica solemnidad el nuevo rey de Tezcuco; y sale con parte de su ejército Hernan Cortes á ocupar la ciudad de Iztacpalapa, donde necesitó de toda su advertencia para no caer en una celada que le teman prevenida los Mejicanos
            Page 8
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
        Capitulo XIII: Piden socorro á Cortes las provincias de Chalco y Otumba contra los Mejicanos; encarga esta faccion á Gonzalo de Sandoval y á Francisco de Lugo, los cuales rompen al enemigo, trayendo algunos prisioneros de cuenta, por cuyo medio requiere con la paz al emperador Mejicano
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
        Capitulo XIV: Conduce los bergantines á Tezcuco Gonzalo de Sandoval, y entretanto que se dispone su apresto y última formación, sale Cortes á reconocer con parte del ejército las riberas de la laguna
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
        Capitulo XV: Marcha Hernan Cortes á Yaltocan, donde halla resistencia; y vencida esta dificultad pasa con su ejercito á Tacuba; despues de romperá los Mejicanos en diferentes combates, resuelve y ejecuta su retirada
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
        Capitulo XVI: Viene á Tezcuco nuevo socorro de españoles, Sale Gonzalo de Sandoval al socorro de Chalco : rompe dos veces a los Mejicanos en campana, y gana por fuerza de armas a Guastepeque y a Capistlan
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
        Capitulo XVII: Hace nueva salida Hernan Cortes para reconocer la laguna por la parte de Suchimilco; y en el camino tiene dos combates peligrosos con los enemigos que hallo fortificados en las sierras de Guastepeque
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
        Capitulo XVIII: Pasa el ejército á Cuatlabaca, donde se rompió de nuevo á los Mejicanos, y despues á Suchimilco, donde se venció mayor dificultad, y se vió Hernan Cortes en contingencia de perderse
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
        Capitulo XIX: Remédiase con el castigo de un soldado español la conjuracion de algunos españoles que intentáron matar á Hernan Cortes; y con la muerte de Xicotencal un movimiento sedicioso de algunos Tlascaltecas
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
        Capitulo XX: Échanse al agua los bergantines, y dividido el ejército de tierra en tres partes para que al mismo tiempo se acometiese por Tacuba, lztacpalapa y Cuyoacan, avanza Hernan Cortes por la laguna, y rompe una gran flota de canoas Mejicanas
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
        Capitulo XXI: Pasa Hernan Cortes á reconocer los trozos de sn ejército en las tres calzadas de Cuyoacan, Iztacpalapa y Tacuba, y en todas fué necesario el socorro de los bergantines; deja cuatro á gonzalo de Sandoval, cuatro á pedro de Alvarado; y él se recoge á Cuyoacan con los cinco restantes
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
        Capitulo XXII: Sírvanse de varios ardides los Mejicanos para su defensa : emboscan sus canoas contra los bergantines; y Hernan Cortes padeció una rota de consideración, volviendo cargado á Cuyoacan
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
        Capitulo XXIII: Celebran los Mejicanos su victoria con el sacrificio de los Españoles : atemoriza Guatimozin á los confederados, y consigue que desamparen muchos á Cortes; pero vuelven al ejército en mayor número, y se resuelve tomar puestos dentro de la ciudad
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
        Capitulo XXIV: Hácense las tres entradas á un tiempo, y en pocos días se incorpora todo el ejército en el Tlatelulco. Retírase Guatimozin al barrio mas distante de la ciudad, y los Mejicanos se valen de algunos esfuerzos y cautelas para divertir á los Españoles
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
        Capitulo XXV: Intentan los Mejicanos retirarse por la laguna: pelean sus canoas con los bergantines para facilitar el escape de Guatimozin; y finalmente, se consigue su prision y se rinde la ciudad
            Page 158
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
            Page 169
    Índice de los capítulos
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
    Back Cover
        Back Cover
Full Text


S.ECT..S...sHEL F..<



HISTORIA DE LA CONQUISTA
DE MJICO.
TOMO QUINTO.



..
















Se vende en la Librera de CORMO y BLAN
En LYON, calle Sala, no 3o.
En PARIS, calle Montmartre, no 167.




HISTORIA DE LA CONQUISTA

DE MJICO,
POBLACION Y PROGRESOS
DE LA AMRICA SEPTENTRIONAL,
CONOCIDA POR EL NOMBRE

DE NUEVA ESPANA.

ESCRIBALA
DON ANTONIO DE SOLIS,
Secretario de S. M. y su cronista mayor
de las Indias.

TOMO V.






PARIS,
LIBRERA DE CORMON y BLANC.

S1827.




HI: iSTORIA DE LACONQUISTA,

POBLACION Y PBOGRESOS

DE

LA NUEVA ESPAA.



CONTINUACION
DEL LIBRO QUINTO.

CAPITULO XI.
Alojado el ejrcito en Tezcuco vienen los no-
bles tomar servicio en l. Restituye Cortes
aquel reino al legtimo sucesor, dejando al
tirano sin esperanza de restablecerse.

Puso hernan Cortes su principal cui-
dado en que perdiesen el miedo los pai-
sanos. Mand los suyos que les hiciesen
todobuenpasage, tratando solo de ganar
aquellos nimos que ya se debian mirar
como rendidos; y pas6 esta rden coi
mayor aprieto las naciones confedera-
das por medio de sus cabos, cuya obe-
TOMO V, 1




HI: iSTORIA DE LACONQUISTA,

POBLACION Y PBOGRESOS

DE

LA NUEVA ESPAA.



CONTINUACION
DEL LIBRO QUINTO.

CAPITULO XI.
Alojado el ejrcito en Tezcuco vienen los no-
bles tomar servicio en l. Restituye Cortes
aquel reino al legtimo sucesor, dejando al
tirano sin esperanza de restablecerse.

Puso hernan Cortes su principal cui-
dado en que perdiesen el miedo los pai-
sanos. Mand los suyos que les hiciesen
todobuenpasage, tratando solo de ganar
aquellos nimos que ya se debian mirar
como rendidos; y pas6 esta rden coi
mayor aprieto las naciones confedera-
das por medio de sus cabos, cuya obe-
TOMO V, 1





.. COTNQTISTA
diencia fue mas reparable, porque se ha-
liaban en ieri enemigaense nados las
violencias desu milicia, y no sin alguna
presuncion de vencedores. Pero respeta-
ban tanto Cortes, que no contentos con
reprimir su ferocidad y su costumbre,
trataban de familiarizarse con todos, pu-
blicando la paz con la voz y con las de-
nostraciones. Qucd. aquella noche el
ejrcito en los palacios del roy fuigitivo;
y eran tan capaces,que hallr-on bastante
alojamiento en ellos los espai oles,conal-
gunaparte delosTlascaltecas; ylos demas
se acomodron en las calles cercanas,
fuera de cubierto, por evitar la extorsion
de los vecinos.
Por la mafana viniron algunos minis-
tros de los dolos solicitar el buen pa-
sage de sus feligreses, agradeciendo el
que hasta entonces habian experimen-
tIdo; y propusiron Cortes, quela no-
bleza de aquella ciudad esperaba su por-
mision para venir ofrecerle su obedien-
cia y su amistad; cuya dernanda satft-
fizo, concediendo en uno y otro cuanto le
pedian, sin necesitar mucho de afectarel
agrado, porque deseaba lo que concedia.
X' poco depues llegaron aquellos nobles
en el r;ge de que solian usar para sus ac-

.^__________




BJE M1JICO. 5
tos pblicos y acaudillados al parecer por
un mozo depoca edad y gentil disposicion
que habl por todos,presentando Cor-
tes aquella tropa de soldados que venian
servir en su ejrcito, deseando merecer
con sus hazaas la sombra de sus bande-
ras. A que aadi pocas palabras, dichas
con cierta energa ygravedad que solici-
taban la atencion sin desazonar el rendi-
miento. Escuchle, no sin admiracion,
hernan Cortes, y se pag tanto de su elo-
cuencia y despejo, sobre lo bien que le
bonaba la misma oferta, que se arroj
sus brazos sin poderse reprimir; pero
atribuyendo su discrecion los excesos
del gusto,volvi componer el semblante
para responder menos alborozado su
proposicion.
Furon llegando los demas, y despues
de cumplir con las ceremonias del primer
obsequio, se qued heruan Cortes con
el que vino por su adalid, y con algunos
de los que parecian mas principales: y
lamando sus intrpretes, averigu,
pocas instancias de su cuidado, todo lo
que tenia dispuesto el cacique por com-
placer los Mejicanos, el artificio con
que ofreci el alojamiento de aquella
ciudad los espaoles: la falta de valor




4 CONQUISTA
con que volvi las espaldas al primer
rumor de su peligro; y ltimamente,
diron entender que haria poca falta
donde se aborrecia su persona, y se cele-
braba su ausencia como felicidad de sus
vasallos: punto en que los apur hernan
Cortes, porque le importaba servirse de
aquella mala voluntad para establecer su
plaza de armas; y hall en la respuesta
cuanto pudiera fingir su deseo, porque
no sin algun conocimiento del fin que
se iban encaminando sus preguntas, le
refiri el mas anciano de aquellos nobles:
que Cacumatzin, Seor de Tezcuco, no
era dueo propietario de quella tierra,
sino un tirano el mas horrible que lleg
dproducir entre sus monstruos la na-
turaleza,porque habia muerto violenta-
mente, y por sus manos d Nezabal, su
hermano mayor, para ectarle de la si-
lla,y arrancar de sus sienes la corona':
que aquel principe, d quien habia to--
cado el hablar por todos, como el pri-
mero de los nobles, era hijo legitinmo
del rey difunto; pero que su corta edad
negocid el perdon, mereci el des-
precio del tirano; y l, conociendo el
peligro que le amenazaba, supo es -
conder su queja con tanta sagacidad,





DE MJICO. 5
que ya pasaba por falta de espritu su
disimulacion: que toda esta maldad se
haba fraguado y dispuesto con no-
ticia y asistencias del emperador meji-
cano que reinaba entonces, procurando
servirse desu alevosiapara destruir d los
espaoles. Pero que la nobleza de Tez-
cuco aborrecia mortalmente las violen-
cias de Cacumatzin, y todos sus pueblos
tenianporinsufrible su dominio, porque
solo trataba de oprimirlos, errando el
camino de sugetarlos.
En este sentir se hizo entender aquel
anciano, y apenas lo acab de percibir
hernan Cortes cuando le ocurri en un
instante lo que debia ejecutar. Acercse
al prncipe desposeido con algo de mayor
reverencia, y ponindole su lado con-
voc los demas nobles que aguardaban su
resolucion, y les dijo, mandando levan-
tar la voz sus intrpretes: aqu teneis,
amigos, al hijo legtimo de vuestro le-
gitimo rey. Ese injusto dueo, que tiene
mal usurpada vuestra obediencia, empu-
el cetro de Tezcuco, recien teido en la
sangre de su hermano mayor .ycomo no
es dada la ciencia de conservar los tira-
nos, rein como se hizo rey, despreciando
,*.





6 CONQUISTA
el aborrecimiento por conseguir el temor
de sus vasallos, y tratando comio esclavos
los que habian de tolerar sru delito :y
ltimamente, con la vileza de abandona-
ros en el riesgo, desestimando vuestra de-
fensa os ha descubierto su falta de va-
lor, y puesto en las manos el remedio de
vuestra infelicidad. Pudiera yo, si no
fueran otras mis obligaciones, servirme
de vuestro desamparo, y recurrir al de
la guerra, sujetando esta ciudad, que
tengo como veis, al arbitrio de misar-
mas; pero los espaioles nos inclinamos
dificultosamente d la sinrazon; y no
siendo en la substancia vuestro rey el
quenos hizo laofensa,ni voso tros debeis
padecer como vasallos suyos, ni este
prncipe quedar sin l reino que le did la
naturaleza: recibidle de mi mano,como
le recibisteis del cielo: dadle por m la
obediencia que le debeispor la sucesion
de su padre: suba en vuestroshombros d
la silla de sus mayores: que yo, menas
atento d mi conveniencia que dla equi-
dad y d la justicia, quiero mas su
amistad que su reino, y mas vuestro
agradecimiento que vuestra sujecion.
Tuvo grande aplauso esta proposicion




DE MJICO. 7
de Cortes entre aquellos nobles. Oyron
lo que deseaban, sehallaron sin lo que
temian; porque unos se arrojron sus
pies, agradeciendo su benignidad; y
otros, acudiendo primero la obligacion
natural, se adelantron besar la mano
su prncipe. Divulgse luego esta noti-
cia en la ciudad, y empezron las voces
manifestar el alborozo del pueblo, que
tard poco en significar su aceptacion
con los gritos, bailes y juegos de que usa-
ban en sus fiestas, sin perdonar demos-
tracion alguna de aquellas con que suele
adornar sus locuras el contento popular.
Reservse para el dia siguiente la co-
ronacion del nuevo rey, que se celebr
con toda lasolemnidad y ceremonias que
ordenaban sus leyes municipales, asis-
tiendo al acto hernan Cortes, como dis-
pensador donatorio de la corona; con
que tuvo su participacion del aura popu-
lar, y qued mas dueo de aquella gente,
que si la hubiera conquistado: siendo este
uyo delos primeros que le dironnombre
de advertido capitan; porque le impor-
taba en todo caso tener por suya esta
ciudad para la empresa de Mjico, y ha-
116 camino de obligar al nuevo rey con
il mayor de los beneficios temporales:




8 CONQUISTA
de interesar la nobleza eti su restitu-
cion, dejndola irreconciliable con el ti-
rano : de ganar al pueblo con su desin-
teres y justificacion : y ltirnamente de
conseguirla seguridad de su cuartel, que
por otro medio fuera dudosa mas aven-
turada quedando sobre todo con mayor
satisfaccion de haber hecho, en el desa-
gravio de aquel principe, lo que pedia la
razon : porque vista de lo que importa-
banlas demas conveniencias, daba el pri-
'mer lugar esta resolucion por ser mal
de su genio, y porque siempre suponian
algo menos en su estimacion las opera-
ciones de la prudencia, que los aciertos
de la generosidad.

CAPITULO XII.
I Bautizase con pblica solemnidad el nuevo rey
de Tezcuco;y sale con parte de su ejrcito
HernanCortes ocupar la ciudad de Iztac-
palapa, donde necesitd de toda su advertencia
_para no caer en una celada que le tenian pre-
venida los Mejicanos.

QUED Hernan Cortes aplaudido yvene-
rado entre aquella gente : la nobleza se
declar su parcial, y.enemiga de los Meji-
canos : volvise a poblar la ciudad, resti-




DE MJICO. 9
tuyndose sus casas las familias que se
habian retirado los montes : y aquel
principe vivia tan dependiente y tan ren-
dido Cortes, que no solamente le ofreci
sus milicias, y servir su lado en la em-
presa de Mjico, pero le consultaba cuan-
to disponia; y aunque mandaba entre los
suyos como rey, en llegando su presen-
cia, tomaba la persona de sbdito, y le
respetaba como superior. Seria de hasta
diez y nueve veinte aos, y tenia capa-
cidad de hombre nacido en tierra menos
brbara, de cuya buena disposicion se
sirvi Hernan Cortes para introducirle
algunas veces en la pltica de la religion,
y hall en su modo de atender y discurrir
un gnero de propension lo mas seguro,
que le puso en esperanzas de reducirle,
porque se desagradaba de los sacrificios
violentos de su nacion :tenia por vicio la
crueldad, y confesaba que no podian ser
amigos del gnero humano los dioses que
se aplacaban con la sangre del hombre.
Entr6 en estas conversaciones fray barto-
lom de Olmedo, y hallndole tan dudoso
en el error, como inclinado la verdad,
le tuvo en pocos dias capaz de recibir el
bautismo, cuya funcion se hizo pblica-
mente, y con gran solemnidad, tomando




CONQUISTA
por su eleccion el nombre de don her-
nando Cortes en obsequio de su padrino.
Trabajaban ya en la obra de los ca-
nales, por donde se comunicaba la la-
guna con las acequias de la ciudad y
este principe di seis 6 siete mil indios,
vasallos suyos, para que los hiciesen de
mayor latitud y profundidad; segun las
medidas que se habian dado los ber-
gantines, Y porque deseaba Hernan Cor-
tes caminar al mismo tiempo en algunas
operaciones que parecian necesarias para
facilitar la empresa de Mjico, determin
pasar con parte de sus fuerzas la ciu-
dad de Iztacpalapa puesto avanzado
seis leguas adelante para quitar aquel
abrigo las canoas mejicanas que se
acercaban algunas veces impedir el
trabajo de los gastadores, cuya reso-
lucion le oblig, tambien la c onveniencia
de traer en algun ejercicio los indios
confederados que se mantenian quietos
en la ociosidad fuerza de respeto, y
no sin alguna fatiga del cuidado.
Estaba situada, como dijimos, la ciu-
dad de Iztacpalapa en la misma oalzada
eor donde hiciron su primera entrada
os espaoles, y en tal disposicion, que
ocupando alguna parte de la tierra,




DE MJICO. II
quedaba el mayor nmero de sus edi-
ficios que pasarian de diez mil casas ,
dentro de la misma laguna, cuyas ver-
tientes se introducian por acequias en
la poblacion terrestre, al arbitrio de unas
compuertas que dispensaban el agua se-
gun la necesidad. Tom Hernan Cortes
su cargo esta faccion, y llev6 consigo
los capitanes pedro de Alvarado y cris-
tbval de Olid con trescientos espaoles,
y hasta diez mil tlascaltecas; y aunque
intent seguirle con sus milicias el
nuevo rey de Tezcuco, no se lo per-
miti, dndole entender que seria mas
til su persona en la ciudad, cuyo go-
bierno militar dej encargado gonzalo
de Sandoval; y los dos, con todas las
instrucciones que pareciron necesarias
para la seguridad del cuartel, y los
emas accidentes que se podian ofrecer
en su ausencia.
Ejecutse la marcha por el camino
de la tierra, con intento de ocupar la
ciudad por aquella parte y desalojar
despues los vecinos de la otra banda
con la artillera y bocas de fuego, se-
gun lo dictase la ocasion. Pero no falt.-
ron noticias de este movimiento al ene-
migo; porque apenas di vista el ejr-




12 CONQUISTA
cito la plaza, cuando se reconoci
poca distancia de sus muros un grueso
de hasta ocho mil hombres que habian
salido intentar su defensa en la cam-
paa, con tanta resolucion que halln-
dose inferiores en nmero, aguardaron
hasta medir las armas y pelearon va-
lerosamente lo que bast, al parecer ,
para retirarse con alguna reputacion,
porque breve rato se furon reco-
giendo la ciudad, y sin guarnecer la
entrada, ni cerrar las puertas desapare-
ciron arrojndose al lago desordena-
damente; pero conservando en la mis-
ma fuga los brios y las amenazas del
combate.
Conoci Hernan Cortes que aquel g-
nero de retirada tenia seias di llamarle
mayor riesgo y trat de introducir
su eircito en la ciudad, con todo el
cuidado que pedian aquellos indicios;
pero se hallron totalmente abandonados
los edificios de la tierra ; y aunque du-
raba el rumor de los enemigos en la
parte del agua-, resolvi, con el parecer
de sus cabos mantener aquel puesto y
alojarse dentro de los muros, sin pasar
mayor empefo, porque iba faltando
el dia para entrar en nueva operacion.





DE MJICO. i5
Pero apenas tomron cuerpo las primeras
sombras de la noche, cuando se repar
en que rebosaban por todas partes las
acequias, corriendo el agua impetuo-
samente lo mas bajo; y Hernan Cortes
conoci la primera vista, que los ene-
migos trataban de inundar aquella parte
de la ciudad, y quelevantando las com-
puertas del lago mayor, lo podrian
conseguir sin dificultad: riesgo inevi-
table que le oblig6 dar apresurada-
mente las rdenes para la retirada, en
cuya ejecucion se ganron los instantes,
y todavia escap la gente con el agua
sobre las rodillas.
Sali lHernan Cortes asaz mortificado ,
y mal satisfecho de no haber prevenido
aquel engao de los indios, como si cu-
piera todo en su vigilancia, no tuviera
sus limites la humana providencia. Sac
su ejrcito la campaa por el camino
de Tezcuco, donde pensaba retirarse ,
dejando para mejor ocasion la empresa
de Iztacpalapa, que ya no era posible
sin aplicar mayores fuerzas por la parte
*de la laguna, y traer embarcaciones con
que desviar de aquel parage los Mejica-
nos. Alojse como pudo en una mon-
tauela segurade la inundacion, donde
TOMO y. 2





14 .CONQUISTA
se padeci grande incomodidad,mojada
la gente, sin defensa contra el frio de
la noche; pero tan animosa, que no se
oy una desazon entre los soldados; y
Hernan Cortes que andaba por los ran-
chos infundiendo paciencia con su ejem-
plo, hacia sus esfuerzos para esconder
en las amenazas del enemigo el desaire
de su engao, el escrpulo de su ad-
vertencia.
Prosiguise la retirada, como estaba
resuelta, con los primeros indicios de
la maana y se alarg el paso, mas
porque necesitaba la gente del ejercicio
para entrar en calor, que porque se re-
zelase nueva invasion; pero declarado
el dia, se descubri un grueso de innu-
merables enemigos que venian siguiendo
la huella del ejrcito. No se dej la mar-
cha por este accidente; pero se camin
paso lento para cansar el enemigo con
la dilacion del alcance, aunque los sol-
dados se moviap con dificultad, cla-
mando por detenerse tomar satisfac-
cion, unos de la ofensa, y otros de la
incomodidad padecida cada cual se-
gun el dolor que mandaba en el nimo,
y todos con la venganza en el corazon.
Hizo alto el ejrcito, y se volviron




DE MJICO. I5
las caras cuando pareci conveniente;
y los enemigos acometiron con la mis-
ma precipitacion que seguian; pero las
ballestas de los espaoles, que por ve-
nir mojada la plvora no sirviron las
bocas de fuego, y los arcos de los Tlas-
caltecas detuviron el primer mnpetu de
su ferocidad; y al mismo tiempo cerr-
ron los caballos, haciendo lugar las
deinas tropas amigas que rompiron
todas partes por aquella muchedumbre
desordenada, yla obligron brevemente
ceder la campaa con prdida con-
siderable.
Volvi Hernan Cortes su marcha,
sin detenerse desbacer enteramente
los fugitivos, porque necesitaba de todo
el dia para llegar su cuartel antes de
la noche. Pero los enemigos, tan dili-
gentes en retirarse como en rehacerse,
le volviron embestir segunda y ter-
cera vez sin escarmentar con el estra-
go que padecian, hasta que temiendo
el peligro de acercarse Tezcuco, don-
de tenian su fuerza principal los espao-
les, se volviron Izta'palapa, que-
dando con bastante castigo de su atre-
vitniento, pues muriron en esta repe-
ticion de combates mas de seis mil in-




*i CONQUISTA
dios; y aunque hubo en el ejrcito de
Cortes algunos heridos, faltron solo
dos Tlascaltecas y un caballo, que cu-
bierto de flechas y cuchilladas conser-
v la respiracion hasta retirar su duefo.
Celebr Hernan Cortes y todo su ejr-
cito este principio de venganza, como
enmienda satisfaccion de lo que se ha-
bia padecido; y poco antes de anochecer
se hizo la entrada en la ciudad con tres
6 cuatro victorias de paso, que diron
garbo la faccion, quitron el horror
la retirada.
Pero no se puede negar que los Meji-
canos tenian bien dispuesto su estrata-
gema: hiciron salida para llamar al
enemigo: dejronse cargar para empe-
arle : fingiron que se retiraban para
introducirle dentro delriesgo : dejron
abandonadas las habitaciones que inten-
taban inundar, y tenian mayor ejrcito
prevenido, para no aventurar el suceso.
Vean los que desacreditan esta guerra
de los indios, si eran, como dicen, re-
baos de bestias sus ejrcitos : y si te-
nian cabeza para disponer, puesto que
les dejan la ferocidad para las ejecucio-
nes. Necesit Hernan Cortes de toda su
diligencia para escapar de sus asechan-




DE MEJICO. 17
zas, y qued con admiracion, poco
menos que envidia de lo bien que ha-
bian dispuesto su estratagema, por ser
estos ardides 6 engaos quw se hacen
al enemigo uno de los primores milita,
res de que se precian mucho los solda
dos, tenindoles, no solo por razonables,
sino por justos particularmente cuando
es justa la guerra en que se practican;
pero en nuestro sentir les basta el atri-
buto de lcitos, aunque alguna vez pue-
dan llamarse justos, por la parte que
tienen de castigar inadvertencias y des-
cuidos, que son las mayores culpas de
la guerra.

CAPITULO XIII.
Piden socorro Cortes las provincias de Chalco
y Otumba contra los Mejicanos; encarga esta
faccion gonzalo de Sandoval y francisco
de Lugo, los cuales rompen al enemigo,
trayendo algunos prisioneros de cuenta, por
cuyo medio requiere con la paz al empera-
dor Mejicano.
T
ENIA Hernan Cortes en Tezcuco fre-
cuentes visitas de los caciques y pue-
blos comarcanos que venian dar la
obediencia y ofrecer sus milicias : sb-
2t




I8 CONQUISTA
ditos mal tratadosy quejosos del empera-
dor mejicano, cuya gente de guerra los
oprimia y desfrutaba con igual despreoio
que inhumanidad. Entre los cuales lle-
gron esta sazon unos mensageros con
diligencia de las provincias de Chalco
y Otumba, con noticia de que se halla-
ba cerca de sus trminos un ejrcito
poderoso del enemigo, que traia comi-
sion de castigarlos ydestruirlos, porque
se habian ajustado con los espaoles.
Mostraban determinacion de oponerse
sus intentos, y pedian socorro de gente
con que asegurar su defensa : instancia
que pareci, no solo puesta en razon,
sino de propia convenieircia, porque im-
portaba mucho que no hiciesen pie los
Mejicanos en aquel parage, cortando la
comunicacion de Tlascala que se debia
mantener entodo caso. Partiron luego
este socorro los capitanes gonzalo de
Sandoval y francisco de Lugo con dos-
cientos espaoles, quince caballos y bas-
tante nmero de Tlascaltecas; entre los
cualesfuron, con tolerancia de Cortes,
algunos de esta nacion, que porfiron
sobre retirar su tierra los despojos
que habian adquirido: permision en
que se sonsider que aguardndose




DE MJICO. 19
nuevas tropas de la repblica, impor-
taria llamar aquella gente con el cebo
del interes: y con esta especie de li-
bertad.
Iban estos miserables trocado el nom-
bre de soldados en el de indios de car-
ga, con el bagage del ejrcito; y como
regul6 el peso la codicia sin atender
la paciencia de los hombros, no po-
dian seguir continuadamente la marcha,
y se detenian algunas veces para tomar
aliento de lo cual advertidos los Meji-
canos, que tenian emboscado en los
maizales el ejrcito d la laguna los
acometironen tina de estas mansiones;
no solo al parecer para despojarlos,
porque hiciron el salto con grandes
voces, y tratron al mismo tiempo de
formar sus escuadrones, con senas de
provocar la batalla. Volviron al so-
corro Sandoval y Lugo, y acelerando
el paso, diron con todo el grueso de su
gente sobre las tropas enemigas, tan
oportuna y esforzadamente, que apenas
hubo tiempo entre recibir el choque y
volver las espaldas.
Dejaron muertos seis 6 siete Tlascal-
tecas de los que hallron impedidos y
desarmados; pero se cobr la presa,




20 CONQUISTA
mejorada con algunos despojos del ene-
migo ; y se volvi la marcha poniendo
mayor cuidado en que no se quedasen
atras aquellos intiles, cuyo desahri-
miento dur, hasta que penetrando el
ejrcito los trminos de Chalco, reco-
nociron poco distantes los de Tlascala,
y se apartaron poner en salvo lo que
llevaban, dejando Sandoval sin el em-
barazo de asistir su defensa.
Haban convocado los enemigos todas
las milicias de aquellos contornos para
castigar la rebeldia de C halco y Otumba;
y sabiendo que venian los espaoles al
socorro de ambas naciones se refor-
ziron con parte de las tropas que an-
daban cerca de la laguna; y formando
un ejrcito de bulto formidable tenian
ocupado el camino con nimo de me-
dir las fuerzas en campaa. Avisados
tiempo Lugo y Sandoval, y dadas las
rdenes que pareciron necesarias, se
furon acercando, puesta en batalla la
gente, sin alterar el paso de la marcha.
Pero se detuviron vista del enemigo
los espaoles con sosegada resolucion ,
y los Tlascaltecas con mal reprimida
inquietud para examinar desde mas cer-
ca el intento de aquella gente. Hall-




DE MEJICO. ?l
banse los Mejicanos superiores en el
nmero: y con ambicion de ser los pri-
meros en acometer, se adelantaron atro-
pelladamente como solian, dando sin
alcance la primera carga de sus armas
arrojadizas. Pero mejorindose al mis-
mo liempo los dos capitanes, despues
de lograr con mayor efecto el golpe de
los arcabuces y ballestas, echaron de-
lante los caballos, cuyo choque, hor-
rible siempre los indios, abri camino
para que los espaoles y los Tlascaltecas
entrasen rompiendo aquella multitud
desordenada, primero con la turbacion,
y despues con el estrago. Tard poco
en declararse por todas partes la fuga
del enemigo; y llegando este tiempo
las tropas de Chalco y Otumba, que
saliron de la vecina ciudad al rumor
de la batalla fu tan sangriento el al-
cance, que breve rato qued total-
mente deshecho el ejrcito de los Me-
jicanos, y socorridas aquellas dos pro-
vincias aliadas, con poca ninguna
prdida.
Reservronse para tomar noticias
ocho prisioneros que parecian hombres
de cuenta; y aquella noche pas el
ejrcito la ciudad, cuyo cacique,




22 CONQUISTA
despues de haber cumplido con su obli-
gacion en el obsequio de los espaoles,
se adelant prevenir el alojamiento,
y tuvo abundante provision de vveres y
regalos para toda la gente, sin olvidar
el aplauso de la victoria, reducido se-
gun su costumbre al ordinario descon-
cierto de los regocijos populares. Eran
los Chalqueses enemigos de los Tlascal-
tecas como sbditos del emperador
mejicano, y con particular oposicion
sobre dependencias de confines; pero
aquella noche quedron reconciliadas
estas dos naciones, instancia y solici-
tud de los Cbalqueses, que se hallaron
obligados los Tlascaltecas por lo que
habian cooperado en su defensa; cono-
ciendo al mismo tiempo que para durar
en la confederacion de Cortes necesi-
taban de ser amigos de sus aliados. Me-
diron los espaoles en el tratado; y
juntos los cabos y personas principales
de ambas naciones, se ajust la paz con
aquellas solemnidades y requisitos, de
que usaban en este gnero de contratos:
obligndose gonzalo de Sandoval y fran-
cisco de Lugo recabar el beneplcito
de Cortes, y los Tlascaltecas traer la
ratificacion de su rcpblica.




DE MEJTCO. 23
Hecho este socorro con tanta reputa-
cion y brevedad, se volviron Sandoval
y Lugo con su ejrcito Tezcuco: lle-
vando consigo al cacique de Chalco ,
y algunos de los indios principales, que
quisiron rendir personalmente Cortes
las gracias de aquel beneficio, poniendo
su disposicion las tropas militares de
ambas provincias. Tuvo grande aplauso
en Tezcuco esta faccion; y Hernan Cor-
tes honr gonzalo de Sandoval y
francisco de Lugo con particulares de-
mostraciones, sin olvidar a los cabos de
Tlascala; y recibi con el mismo agasajo
los Chalqueses admitiendo sus ofertas,
y reservando el cumplimiento de ellas
para su primer aviso. Mand6 luego traer
; sa presencia los ocho prisioneros me-
jicanos y los esper enmedio de sus
capitanes revistindose para recibirlos
de alguna severidad. Llegron ellos con-
fusos y temeroos, con seas de nimo
abatido, y mal dispuesto recibir el
castigo que segun'su costumbre tenian
por irremisible. Mandlos desatar; y
deseando lograr aquella ocasion de jus-
tificar entre los suyos la. guerra que in-
tentaba, con otra diligencia de la paz,
y hacerse mas considerable al enemigo




24 CONQUISTA
con sii generosidad les hahbl por
medio de sus intrpretes en esta subs-
tancia.
Pudiera, segun elestilo devuestrana-
cion ,y segun aquella especie de justicia ,
en que hallan su razon las leyes de la
guerra, tomar satisfaccion de vuestra
iniquidad, sirvindome del cuchillo y el
fuego para usar con vosotros de la-misma
inhumanidad que usais con vuestrospri-
sioneros; pero los espaoles no hallamos
culpa digna de castigo en los que se pier-
den sirviendo su Rey, porque sabemos
diferenciar d los infelices de los delin-
cuentes: y para que veais lo que va de
vuestra crueldad nuestra clemencia,
os hago donacion un tiempo de la vida
y de la libertad. Partid luego buscar
las banderas de vuestro prncipe ,y de-
cidle de miparte pues sois nobles y de-
beis observar la ley con que recibis el
beneficio, que vengo tomar satisfaccion
de la mala guerra que se me hizo en mi
retirada, rompiendo alevosamente los
pactos con que me dispuse ejecutarla;
y sobre todo, 4 vengar la muerte del
gran Motezuma, principal notivo de mi




DE MJICO. 25
enojo. Que me hallo con un ejrcito en
que no solo viene multiplicado el nmero
de los espaoles invencibles, sino alista-
das cuantas naciones aborrecen el nom-
bre mejicano ; y que brevemente le
pienso buscar en su corte con todos los
rigores de una guerra, que tiene al cielo
de su parte, resuelto no lesistir de tan
justa indignacion, hasta dejar reducidos
polvo y ceniza todos sus dominios, y
ahogada en la sangre de sus vasallos la
memoria de su nombre. Pero que si to-
davia, par excusar la propria ruina y
la desolacion de suspueblos,se inclinara
d la paz, estoy pronto concedrsela con
aquellos partidos quefueren razonables ;
porque las armas de mi rey, imitando
hasta en esto los rayos celestiales, hie-
ren solo donde hallan resistencia, mas
obligadas siempre los dictmenes de
la piedad, que los impulsos de la
venganza.
Di fin su razonamiento, y sealando
escolta de soldados espaoles los ocho
prisioneros orden que se les diese
luego embarcacion para que se retira-
sen por la laguna; y ellos, arrojndose
sus pies, mal persuadidos la dife-
TOMO Y, 5




26 CONQUT.STA
rencia de su fortuna, ofrecieron poner
esta proposicion en la noticia de su prn-
cipe facilitando la paz con oficiosa pron-
titud; pero no volviron con la respuesta;
ni Hernan Cortes hizo esta diligencia ,
porque le pareciese posible reducir en-
tonces los Mejicanos, sino por dar otro
paso en la justificacion de sus armas y
acreditar con aquellos birbaros su cle-
mencia: virtud que suele aprovechar
los conquistadores, porque dispone los
nimos de los que se han de sujetar, y
amable siempre hasta en los enemigos ,
6 parece bien los que tienen uso de
razon 6 se hace por lo menos respetar
de los que no la conocen.

CAPITULO XIV.
Conduce los bergantines Tezcuco gonzalo de
Sandoval, y entretanto que se dispone su
apresto y ltima formacion, sale Cortes
reconocer con parte del ejrcito las riberas
de la laguna.

LLEG en esta sazon la noticia de qui
se habian acabado los bergantines, y
martin Lopez avis Cortes que trataria
luego de su conduccion; porque la re-
pblica de Tlascala tenia prontos diez





DE MEJICO. 27
mil tamenes indios de carga; los echo
mil que parecian necesarios para llevar
la tablazon, jarcias, herrage y demas
adherentes, y los dos mil que irian de.
respeto, para que se fuesen alternando
y sucediendo en el trabajo, sin compre-
hender en este nmero los que se
habian de ocupar en el transporto de
los vveres para el sustento de esta gente ,
y de quince veinte mil hombres de
guerra, con sus cabos, que aguardaban
esta ocasion para marchar al ejrcito ,
con los cuales partiria de aquella ciudad
el dia siguiente, resuelto esperar en
la ltima poblacion de Tlascala el con-
voy de los espaoles que habia de salir
al camino; porque ne se atreveria sin
mayores fuerzas intentar el trnsito
peligroso de la tierra mejicana. Eran
aquellos bergantines la nica prevencion
que faltaba para estrechar el sitio de
Mjico, y Hornan Cortes celebr esta
noticia con tal demostracion que la
hizo plausible todo el ejrcito. En-
carg luego el convoy gonzalo de
Sandoval con doscientos espaioles ,
quince caballos y algunas compaas de
Tlascaltecas, para que unidos con el
socorro de la repblica, pudiesen ro-




28 CONQUISTA
sistir cualquiera invasion de los me-
jicanos.
Antonio deHerrera dice que saliron
de Tlascala con el maderamen de los ber-
gantines ciento y ochenta mil hombres
de guerra : nmero que de muy inveris-
mil se pudiera buscar entre las erratas de
la impresion. Quince mil dice bernal
Diaz del Castillo: mas fcil es de creer,
sobre los que asistian al ejrcito. En-
carg la repblica el gobierno de esta
gente uno de los seores caciques de
los barrios, que llamaba Chechimecal,
mozo de veinte y tres aos; pero de tan
elevado espritu, que se tenia por uno
de los primeros capitanes de su nacion.
Sali martin Lopez de Tlascala, con
ninto de aguardar el socorro de los Es-
paoles en Gualipar, poblacion poco
distante de los confines Mejicanos. Di-
son mucho Chechimecal esta detn-
cion, persuadido que bastaba su valor
y el de su gente para defender aquella
conducta de todo el poder Mejicano;
pero ltimamente se redujo observar
las rdenes de Cortes, ponderando como
hazaa la obediencia. Dispuso martin
Lopez la marcha empezando llevar
cuidadosa y ordenada la gente desde que





DE MJICO. 29
sali de la ciudad. Iban delante los arcos
y las hondas, con algunas lanzas de
guarnicion, en cuyo seguimiento mar-
chaban los tamenes y el bagage, y des-
pues el resto de la gente cubriendo la
retaguardia: con que lleg el caso de
verse puesta en ejecucion la rara nove-
dad de conducir bajeles por tierra; los
cuales, si nos fuera lcito incurrir en
alguna de las metforas, que tal vez se
hallan en la historia, se pudiera decir
que iban como empezando navegar
sobre hombros humanos, entre aque-
llas ondas, que al parecer se formaban
de los peascos y eminencias del cami-
no: admirable invencion de Cortes, que
se vi entonces practicada, y al referirse
como sucedi, parece soada la verdad,
o que toman los ojos el oficio de lafan-
tasa.
Caminaba entretanto gonzalo deSan-
doval la vuelta de Tlascala, y se detuvo
un dia en Zelepeque, lugarpoco distante
del camino, que andaba fuera de la obe-
dienoia, sobre ser el mismo donde suce-
di la muerte insidiosa de aquellos pobres
Espaoles de la Vera-Cruz que pasaban
Mjico. Llevaba rden para castigar
reducir de paso esta poblacion; pero
5*





So CONQUISTA
apenas volvi el ejrcito la frente para
torcer la marcha, cuando los vecinos
desampariron el lugar, huyendo los
montes. Envi gonzalo de Sandoval tres
cuatro compaas de Tlascaltecas,
con algunos espaoles en alcance de los
fugitivos, y entrando en el pueblo, cre-
ci su irritacion y su impaciencia con
algunas seas lastimosas de la pasada
iniquidad. Hall6se un rtulo escrito en
la pared con letras de carbon que decia:
en esta casa estuvo preso el sin ventura
juan.Yuste, con otros muchos de su com-
paa. Y se viron poco despues en el
adoratorio mayor las cabezas de los mis-
inos espaoles maceradas al fuegopara
defenderlas de la corrupcion: pavoroso
espectculo que conservando los horro-
res de la muerte, daba nueva fealdad
los horribles simulacros del demonio.
Excit entonces la piedad los espritus
de la ira: y gonzalo de Sandoval resolvi
salir con toda su gente castigar aquella
execrable atrocidad con el 51timo rigor,
pero apenas se dispuso ejecutarlo,
cuando volviron las compaas que
avanzaron de su Orden, con grande nl-
mero de prisioneros, hombres, mugeres
y nios, dejando muertos en el monte





DE MJICO. S3
cuantos quisiron escapar, tardron
en rendirse. Venian maniatados y teme-
rosos, significando con lgrimas y ala-
ridos su arrepentimiento. Arrojronse
todos los pies de los espaoles, y tar-
daron poco en merecer su compasion.
Ilizose rogar de los suyos gonzalo de
Sandoval para encarecer cl perdon; y
ltimamente los mand desatar, y los
dej en la obediencia del rey, que se
obligron con el cacique los mas prin-
cipales por toda la poblacion, como lo
cumnpliron despues,'hiciselo el temor
el agradecimiento.
Mand luego recoger aquellos despo-
jos miserables de los espaoles muertos
para darles sepultura, y pas adelante
con su ejrcito, llegando los trminos
de Tlascala, sin accidente de conside-
racion. Saliron a recibirle martin Lo-
pez, y Chechimecal con sus Tlascaltecas
puestos en escuadron. Saludronse los
dos ejrcitos, primero con el regocijo
de la salva y de las voces, y despues
con los brazos y cortesas particulares.
Dironse al descanso de los recien ve-
nidos las horas que pareciron necesa-
rias, y cuando lleg el tiempo de
caminar, dispuso la marcha gonzalo do




52 cONQUISTA
Sandoval, dando alos espaoles y Tlas-
caltecas de su cargo la vanguardia, y
el cuerpo del ejrcito los tamenes con
alguna guarnicion por los costados, de-
jando Chechimecal con la gente de
su cargo en la retaguardia. Pero l se
agravi de no ir en el puesto mas avan-
zado, con tanta destemplanza que se
temi su retirada, y fu necesario que
pasase gonzalo de Sandoval sosegarle.
Quiso darle entender que aquel lugar
que le habia sealado, era el mejor del
ejrcito, por ser el mas aventurado, res-
pecto de lo que se debia rezelar, que los
Mejicanos acometieran por las espaldas;
pero l no se di por convencido, antes
le respondi, que asi como en el asalto
de Mjico habia de ser el primero que
pusiese los pies dentro de sus muros,
queria ir siempre delante para dar ejem-
plo los demas ; y se hall Sandoval
obligado quedarse con l para dar
estimacion la retaguardia : notable
punto de vanidad, y uno de aquellos
que suelen producir graves inconve-
nientes en los ejrcitos; porque la pri-
mera obligacion del soldado es la obe-
diencia : y bien entendido el valor
tiene sus lmites razonables, que indu-




DE MJICO. 35
cen siempre A dejarse hallar de la oca-
sion; pero nunca obligan pretender
el peligro.
March el ejrcito en su primera or-
denanza por la tierra enemiga; y aunque
los Mejicanos se dejaron ver algunas
veces en las eminencias distantes, no
se atreviron intentar faccion, 6 tu-
viron por bastante hazaa el ofender
con las voces.
Ilzose alto poco antes de llegar
Tezcuco por complacer Chechimecal,
que pidi algun tiempo gonzalo de
Sandoval para componerse y adornarse
de plumas y joyas; y orden lo mismo
sus Cabos, diciendo, que aquel acto
de acercarse 4 la ocasion, se debia tra-
lar como fiesta entre los soldados : ex-
terioridad hazaera propia de aquel
orgullo y de aquellos aos. Esper Her-
nan Cortes fuera de la ciudad con el
rey de Tezcuco y todos sus capitanes
este socorro tan deseado, y despues de
cumplir con los primeros agasajos, y
dar algun tiempo las aclamaciones de
los soldados, se hizo la entrada con toda
solemnidad, marchando en hileras los
tamenes como los soldados. Ibanse aco-
modando la tablazon, el herrage y de-





54 CONQ UISTA
mas gneros con distincion en un
grande astillero que se habia prevenido
cerca de los canales.
Alegrse todo el ejrcito de ver puesta
ea salvamento aquella prevencion, tan
necesaria para tomar de veras la empresa
deMjico, que igualmente se deseaba: y
liernan Cortes volvi su corazon al cielo,
que premiaba su piedad y su intencion ,
con esperanzas poco menos que certi-
dumbre de la victoria.
Trat luego martin Lopez de la segun-
da formacion d los bergantines, y se le
diron nuevos oficiales para las fraguas,
ligazon de las maderas y demas oficios
de la marinera. Pero reconociendo Her-
nan Cortes, que segun el informe de los
maestros, serian menester mas de veinte
dias para que pudiesen estar de servicio
estas embarcaciones, tom resolucion
de gastar aquel tiempo en reconocer
personalmente las poblaciones de la ri-
bera, observando los puestos que debia
ocupar para impedir los socorros de M-
jico, y hacer de paso el dao que pu-
diese los enemigos. Comuniclo sus
capitanes; y pareciendo todos digna
de su cuidado esta diligencia, se dispuso
ejecutarla ,encargando gonzalo de




DE IYFJCO, 3
Sandoval el gobierno de Tezeucou y
particularmente la obra de los bergan-
tines. Hallbale siempre su eleccion
propsito para todo, y en lo mucho cqu,
le ocupabase conoce la estimacion que
hacia de su valor y capacidad.
Pero al tiempo que discurria en nom-
brar los capitanes, y en sefialar agcen!
que le habia de seguir en esta jornada!,
e pidi audiencia Chechimecal : y s:'
haber sabido que se trataba de salir c:
campaa, le propuso que los hombrie
como l, nacidos para la guerra, .s
hallaban mal en el ocio de los cuar,:-
les particularmente cuando se habia.'i
pasado cinco diassin ocasion de sac::
la espada, y que su gente venia dle ,' -
fresco, y deseaba dejarse ver de
enemigos; d cuya instancia y la :
su propio ardimiento, le suplicaba. --
carecidamente, que le sealase :
alguna faccion en que pudiese m.. -
festar sus brios y entretenerse con i,
Mejicanos, mientras llegaba e! ,. ,
de acabar con ellos en el asalto de .
ciudad. Pensaba Hernan Cortes lev::.,
consigo, pero no le agrad aquella i:-
tancia intempestiva; y poco satisfeich li
los reparos que hizo ew el camino, c.'





56 CONQUISTA
noticia le di, Sandoval, le respondi
con algun gnero de irona, que no so-
lamente le tenia prevenida faccion de
importancia, en que pudiese dar algun
alivio su bizarra, pero estaba en
dnimo de acompaarle para ser testigo
de sus hazaas. Cansbase natural-
mente de los hombres arrogantes, por-
que se halla pocas veces el valor donde
falta la modestia; pero no dej de cono-
cer que aquellos arrojamientos del esp-
ritu eran ardores juveniles, propios de
su edad, y vicio frecuente de solda-
dos visoos, que saliron bien de las
primeras ocasiones y pocas expe-
riencias de su nimo quieren tratar el
valor como valenta, y la valenta como
profesion.
CAPITULO XV.
Marcha Hernan Cortes Yaltocan, donde ha-
lla resistencia; y vencida esta dificultad pasa
con su ejrcito Tacuba; despues de romper
los mejicanos en diferentes combates, re-
suelve y ejecuta su retirada.

P"BJ cI conveniente darprincipio esta
jornada por Yaltocan, lugar situado
cinco leguas de Tezcuco en una de las





DE MJICO, 7.
lagunas menores que desaguaban en el
lago mayor. Era importante castigar sus
moradores; porque habindolesofrecido
la paz, llamndolos la obediencia pocos
das antes, respondiron con gran desa-
cato, hiriendo y maltratando los men-
sageros: escarmiento en que iba conside-
rada la consecuencia para las demas po-
blaciones de la ribera. Parti HernanCor-
tes esta expedicion, despues de oir misa
con todos los espaoles, dando su parti-
cular instruccion gonzalo de Sandoval,
y sus amigables advertencias al rey de
Tezcuco, Xicolencal y los demas ca-
bos de las naciones que dejaba en la ciu-
dad. Llev consigo los capitanes pedro
de Alvarado ycristval de Olid con dos-
cientos y cincuenta espaoles y veinte ca-
ballos: una compaa que se formo lucida
ynumerosa de los nobles de Tezcuco y
Chechimecal con sus quince mil Tlas-
caltecas. que se agregron otros cinco
mil de los que gobernaba Xicotencal; y
habiendo caminado poco mas de cuairo
leguas, se descubri un ercito de Meji-
canos, puesto en batalla, y dividido en
grandes escuadrones, con resolucion, al
parecer, de intentar en oampaa la de-
fensa del lugar amenazado. Pero l4a pri-
TOMO V. 4


1 _




58 CONQUISTA
mera carga de las bocas de fuego y ba-
llestas, que sucedi el choque de los ca-
ballos, se consigui su desrden, y se
di lugar para que cerrando el ejrcito,
fuesen rotos y deshechos los enemigos,
con tanta brevedad, que apenas se pudo
conocer su resistencia.Escapron los mas
la montaa, otros la laguna, y algunos
al mismo pueblo de Yaltocan, dejando
considerable nmero de muertos y heri-
dos en la campaa, con algunos prisione-
ros que se remiliron luego Tezcuco.
Reservse para otro dia el asalto de
aquel pueblo, y march el ejrcito ocu-
par unas caseras cercanas, dondesepas
la noche sin novedad; y la maana se
hall mayor que se creia la dificultad de
la empresa. Estaba este lugar dentro de
la misma laguna, y se comunicaba con
la tierra por una calzada puente de pie-
dra, quedando el agua por aquella parte
fcil para el esguazo; pero los Mejicanos
que asistian la defensa de aquel puesto,
rompiron la calzada, y profundando la
tierra para dar corriente alas aguas, for-
mron un foso tan caudaloso, que vino
quedar el paso poco menos que impo-
sible, posible solo los nadadores.
Avanzaba Hernan Cortes con nimo de




DE MJICO. 59
llevarse aquella poblacion del primer
abordo, y cuando tropez con este nuevo
embarazo, qued por un rato entre con-
fuso y pesaroso; pero las irrisiones con
que celebraban los enemigos su seguri-
dad, le redujron A que no era posible
dejar el empefo sin desaire conocido.
Trataba ya de facilitar el paso con tierra
y fagina, cuando uno de los indios que
viniron de Tezcuco le dijo, que poco
mas adelante habia una eminencia donde
apenasalcanzaria el agua del foso cubrir
la superficie de la tierra. Mandle que
guiase, y movi su gente hasta el parage
sealado.Hzose luego la experiencia, y
se hall mas agua que suponia el aviso;
pero no tanta que pudiese impedir el
esguazo. Cometi esta faccion dos com-
paas de hasta cincuenta sesenta espa-
foles, con el nmero de indios amigos
que pareci necesario segun la oposicion
que se habia descubierto; y se qued
a lengua del agua con el ejrcito puesto
en batalla, para fr enviando los socorros
que le pidiesen, y asegurar la campafa
contra las invasiones de los Mejicanos.
Reconociron los enemigos que seiba
penetrando el camino que habian procu-
rado encubrir y se acercron defender




40 CONQUISTA
el paso con el repetido manejo de los
arcos y las hondas, hiriendo algunos, y
dando que hacer, y que resistir los que
peleaban dentro del agua,que por algunas
partes pasaba de la cintura. Habiacerca
del pueblo un llano de bastante capacidad
que dej5 descubierto la inundacion; y
apenas saliron tierra lasbocas de fuego
que iban delante, cuando se retirron los
enemigos al lugar; y en el breve tiempo
que tard6 en afirmar los pies el resto de
la gente, le desamparron, arrojndose
al lago en sus canoas tan apresurada-
mente, que se consigui la entrada sin
gnero de resistencia. Fu corto el pilla-
ge, aunque se permiti como parte del
castigo, porque solo se hall en las casas
lo que no pudiron retirar; pero todava
se transportron al ejrcito algunas car.
gas demaiz ydesal, cantidad de mantas y
algunas joyuelas de oro, que no mere-
ciron la memoria, 6 merecerian el des-
precio de sus dueos. No llevaban los
capitanes rden para ocupar el pueblo,
sino para castigar sus moradores; y asi,
esperando lo que pareci bastante para
mantener la faccion, repasron el foso
por el mismo parage, dejando entregados
al fuego los adoratorios, con algunos edi-





DE MEJICO. 41
ficios de los mas principales: resolucion
que aprob Hernan Cortes, suponiendo
quelas llamas de aquel pueblo servirian
al temor de los fugitivos, y alumbrarian
de su peligro los demas lugares.
Prosiguise la marcha, y aquella no-
che se aloj el ejrcito cerca de Colba-
titlan, villa considerable, que se hall el
dia siguiente despoblada, en cuyo tr-
mino se dejron ver los Mejicanos; pero
en parte que no trataban de ofender, ni
podian ser ofendidos. Sucedi lo mismo
en Tenavuca, y despues en Escapuzalco,
lugares de la ribera yde gran poblacion,
que se hallron tambien desamparados.
En ambossehizo noche, y Hernan Cortes
iba tanteando las distancias, y tomando
las medidaspara su empresa, sin permi-
tir que se hiciese dao en los edificios,
para dar entenderque solo era riguroso
donde hallaba oposicion. Distaba de alli
poco mas de media legua la ciudad de
Tacuba, mula de Tezcuco en la gran-
deza y en la vecindad, situada en los ex-
tremos de la calzada principal, donde
padeciron tanto los espaoles; y puesto
de mucha consideracion, por ser el mas
vecino Mjico entre los lugares de la
laguna, y llave del camino que necesaria-
4*





42 CONQUISTA
mente se habia de penetrar para el sitio
de aquella corte. Pero no se iba entonces
con nimo de ocuparle, por quedar algo
distante para recibir loi socorros de Tez-
cuco, sino reconocerle y considerar
desdemas cerca lo que se debia prevenir
6 rezelar, castigando en el cacique la
ofensa pasada, cuyo escarmiento seria
tambien de consecuencia para quebran-
tar su osada,y facilitar despues la suje-
cion de aquella ciudad.
Fuese acercando el ejrcito, preve-
nido con las rdenes para empresa de
mayor dificultad; y poco antes de llegar
se descubri en la campala un grueso de
innumerables tropas, compuesto de los
Mejicanos que andaban observando la
marcha, y de los que asistian la guar-
nicion de la misma ciudad : los cuales,
no cabiendo en ella, querian reducir una
batalla la defensa de sus muros. Adelan-
tronse los enemigos, movindose un
tiempo sus escuadrones, y acometiron,
con tanta ferocidad y tantos alaridos, que
pudieran ocasionar algun cuidado, si no
estuviera ya tan conocida la falencia de
sus primeros impetus; pero tropezando
en la carga de los arcabuces, que siempre
los espantaban mas que los ofendian,ydes-





DE MJICO. 45
pues en el segundo terror de los caballos,
se descompusiron con facilidad, dando
lugar al resto del ejrcito para que rota
la vanguardia penetrase lo interior de
la multitud, obligndolos resistir como
podian, desunidosy turbados, cuya obs-
tinacion dilat considerable tiempo la
victoria; pero ltimamente volviron
por todas partes las espaldas, retirndose
los mas la misma ciudad; y otros por
diferentes sendas buscar sin eleccion
la distancia del peligro.
Qued libre la campaa, y se gast lo
que restaba del dia en eligir puesto coa
algunas ventajas donde pasar la noche;
pero al declararse la maana, se dej ver
el ejrcito enemigo en el mismo parage,
con nimo de volver 4 las armas para en-
mendar el desaire padecido : y Hernan
Corles, dando las mismas rdenes, y
siguiendo la misma direccion de la tarde
antecedente, los volvi romper con
mayor facilidad; porque los hall con la
fuga en la ima;ginacion, y con el escar-
miento en la memoria.
Encerrlos cuchilladas en la ciudad,
y entrando en su alcance con los espa-
oles, y alguna parte de los indios ami-
gos, se mantuvo peleando en lo interior





44 CONQrISTA
de la ciudad, hasta que acercndose la
noche retir su gente al mismo parage,
donde tuvo antes su alojamiento; conce-
diendo los soldados que llev consigo,
el saco de las casas que se habian ocu-
pado, y dejndolas entregadas al fuego,
parte por mostrar en algo su indignacion,
y parte por ocupar al enemigo, y ejecu-
tar su retirada sin oposicion.
Cinco dias se detuvo Hernan Cortes
vista de Tacuba, manteniendo aquel
puesto donde le buscaba el enemigo todos
los dias, volviendo siempre rechazado
la ciudad. Era el intento de Cortes ir gas-
tando en estas salidas la guarnicion de la
plaza; y conociendoyaen su flojedad la
falta de gente, lleg el caso de mover el
ejrcito para el asalto. Pero al tomar los
puestos y repartir las rdenes para los
ataques, se reconoci que venia mar-
chando por la calzada un grueso consi-
derablede Mejicanos; y siendo necesario
rompereste socorro para volver la em-
presa deTacuba, resolvi Hernan Cortes
aguardarlealgo distante dela misma cal-
zada, para cerrar con ellos cuando aca-
basen de salir tierra, y hacerles mayor
dao en el camino estrecho de la fuga.
Pero aquellos Mejicanos traian rden, y





DE MEJICO. 4
dicen que fu arbitrio de su mismo em-
perador Guatimozin, para echar delante
alguna gente, que dejandose cargar ce-
base los espaiioles enel alcance, y los
procurase introducir en la calzada, lo
cual ejecutaron con notable destreza,
saliendo algunos perezosamente la tier-
ra, y doblndose con tanta negligencia,
que se persuadi Hernan Cortes que
nacia del temor lo que afectaba la indus-
tria. Dej parte de su ejrcito para que
le guardase las espaldas contra la gente
de Tacuba, y march la calzada, supo-
niendo que podria fcilmente desemba-
r.azarse de aquellos enemigos para volver
sobre la ciudad. Pero los que habian sa-
lido tierra, sin aguardar la carga, hu-
yron incorporarse con los denas, y
todos se furon retirando, al parecer,
temerosos, y cediendo poco poco la
calzada para que la ocupasen los espao-
les. Siguilos Hernan Cortes, dej4indose
llevar de las apariencias favorables, no
sin alguna falta de consideracion; porque
no estaba lejos el suceso de Izlacpalapa,
ni podia ignorar que aquellos indios te-
nan sus fugas artificiosas, con que solian
llamar sus celadas; pero la repeticion
de sus victorias, peligro algunas veces de




46 GONQUISTA
los vencedores, no le dej6 distinguir
entonces aquellas circunstancias, en que
suelen diferenciarse los medios fingidos
y los verdaderos.
Repar. ronse los enemigos yempezron
pelear, cuando tuvieron Cortes y
los que le seguian dentro de la calzada;
y entretanto que los procuraban divertir
con su resistencia, saliron de Mjico
innumerables canoas, que ziron por
ambas partes la calzada, con que se ha-
llron brevemente los espaoles combati-
dos por la vanguardia y por los dos cos-.
tados; y conociendo, aunque tarde, su
inadvertencia, fu.necesario que se reti-
rasen, deteniendo los que peleaban en
lo estrecho, y haciendo frente las canoas
de una y otra banda. Traian los enemigos
unas picas de grande alcance, y en algu-
nas de ellas formada la punta de lasespa-
das espaolas, que adquiriron la noche
de la primera retirada. Hubo muchos he-
ridos entre los nuestros, y estuvo cerca
de perderse una bandera, porque al
tiempo que duraba mas encendido el
combate, cay en el lago de un bote de
pica el alferez Juan Volante, y abatin-
dose la presa los indios que se hallaron
mas cerca, le recogiron en una de las ca-
L------





DE MEIJCO. 47
noas para llevarle de presente su rey.
Dejse conducir fingindose rendido; y
al verse algo distante de las otras embar-
caciones, cobr sus armas, ydesembara-
zndose de los que le guardaban, con,
muerte de algunos, se arroj al agua,
escap nado su bandera, con igual di-
cha que valor.
Hernan Cortes anduvo en los mayores
peligros con la espada en la mano, y sac
tierra su gente con poca prdida, de-
jando bastantemente vengado el ardid
con que le Ilamron la calzada, porque
muriron en ella y en el lago tantos ene-
migos, que se pudo tener faccion deli-
berada el engao padecido. Pero halln-
dose ya en conocimiento de que seria te-
meridad volver al empeo de Tacuba con
aquella nueva oposicion de los Mejicanos,
que todavia se conservaban la vista,
trat de retirarse, Tezcuco; y con pa-
recer de sus capilanes, lo puso luego en
ejecucion, sin que los enemigos se atre-
viesen salir de la calzada, ni desam-
parar sus canoas, hasta que la distancia
del ejrcito los anim seguir desde le-
jos, contentndose con dar al viento
grandes alaridos, cuya intil fatiga se
redujo toda su venganza. Import mucho





48 CONQUISTA
esta salida, tanto por el daio que se
hizo los Mejicanos, como por las noti-
cias que se adquiriron de aquel parage,
que despues se habia de ocupar. Y por
masque la procure deslucir nuestro his-
toriador, fu de tanta consecuencia para
el intento principal, que apenas lleg
Hernan Cortes Tezcuco, cuando vini-
ron rendidos dar la obediencia y ofre-
cer sus tropas militares los caciques de
Tucapan, Mascalzingo, Autlan y otros
pueblos dela ribera septentrional : bas-
tante sea de que se volvi con reputa-
cion : ganancia de grande utilidad en la
guerra, que suele conseguir sin las ma-
nos, lo que se concediera dificultosa-
mente las fuerzas.

CAPITULO XVI.
Viene Tezcuco nuevo socorro de espanoles,
Sale Gonzalo de Sandoval al socorro de
Chalco : rompe dos veces los Mejicanos
en campaa, y gana por fuerza de armas
Guastepeque y Capistlan.

LA prosperidad de tantos sucesos repe-
tidos era una seal casi evidente de que
corria por cuenta del cielo esta conquis-
ta; pero algunos que se logrron sin hu-




DE MJICO. 49
tmana diligencia, no parece posible que
viniesen de otra mano tan medidos con
la necesidad y tan fuera de la esperanza.
Lleg por este tiempo la Vera-Cruz un
navo de mas que mediano porte que ve-
nia dirigido Hernan Cortes, y en l ju-
lian de Alderete, natural de Tordesillas,
con el cargo de tesorero por el rey: fray
pedro Malgarejo de Urrea, religioso de
la rden de san Francisco, natural de Se-
villa : antonio de Caravajal, Gernimo
Ruiz de la Mota, alonso Diaz de la Re-
guera y otros soldados, gente de cuenta,
con un socorro muy considerable de ar-
mas y pertrechos. Pasron luego Tlas-
cala con las municiones sobre hombros
de indios Zempoales, y all se les di
convoy que los encaminase Tezcuco,
donde se recibi un tiempo el socorro
y la noticia de su arribada.
BernalDiaz del Castillo dice, que vino
de Castilla este bajel; y antonio deHer-
rera, que hace mencion de l, no dice
quien le remiti,quiz por huir la incer-
tidumbre con la omision. Parece imprac-
ticable que viniese de Castilla, encami-
nado Cortes, sin traer cartas de su pa-
dre y de sus procuradores, particular-
mente cuando podian avisarle de los bue-
TOMO V. 5


.- ^ j_______-- ---




5o CONQUISTA
nos efectos que iban produciendo su
diligencias; cuya noticia, segun estos
autores recibi mucho despues. Con
menos repugnancia nos inclinamos
creer que vino de la isla de Santo Do-
mingo; cuyos gobernadores, como se
dijo en su lugar, se di noticia del em-
peo en que se hallaba Cortes; y no
es argumento, de que se induce lo con-
trario, el venir tesorero del rey : pues
era de su jurisdiccion el nombrar per-
sonas que recogiesen los quintos de su
magestad, y tenian su cargo todas las
dependencias de aquellas conquistas. Co-
mo quiera que sucediese, no pudo el so-
corro llegar mejor tiempo, si Hernan
Cortes dej de acertar con el origen de
aquellas asistencias, atribuyendo Dios,
no solamente la felicidad con que se
aumentaban sus fuerzas, sino el mismo
vigor de su nimo, y aquella maravi-
llosa constancia que no siendo impro-
pia en su valor natural, la extraaba
como efecto de influencia superior.
Llegron esta sazon unos mensage-
ros en diligencia despachados Cortes
por los caciques de Chalco y Tamanal-
co, pidindole socorro contra un ejr-
cito del enemigo, que se quedaba pre-





)E MJICO. 5l
viniendo en Mjico para sujetar los lu-
gares de su distrito, que se conservaban
en la devocion de los espaoles. Tenia
Guatimozin ingenio militar, y como se
ha visto en otras acciones suyas nota-
ble aplicacion las artes de la guerra.
Desvelbase continuamente su cuidado
en los medios por donde podria conse-
guir la victoria de sus enemigos; y ha-
bia discurrido en ocupar aquella fron-
tera; para cerrar la comunicacion de
Tlascala y cortar los socorros de la
Vera-Cruz : punto de tanta consecuen-
cia, que puso Hernan Cortes en obli-
gacion precisa de socorrer aquellos alia-
dos, sobre cuya fe se mantenia libre de
Mejicanos el paso de que mas necesi-
taba. Despach luego con este socorro
gonzalo de Sandoval con trescientos
espaoles, veinte caballos, y algunas
compaas de Tlascala y Tezcuco, en
el nmero que pareci suficiente res-
pecto de hallarse aquellas provincias con
las armas en las manos.
Ejecutse la salida sin dilacion, y la
marcha con particular diligencia con
que lleg tiempo el socorro; y los ca-
ciques amenazados tenian prevenida
su gente, que incorporada con la que





52 CONQUISTA
llev Sandoval formaba un grueso muy
considerable. Hallbase cerca el enemi-
go, que se aloj la noche antes en Guas-
tepeque, y se tom resolucion desalir
buscarle primero que llegase penetrar
los trminos de Chalco. Pero los Meji-
canos con bastante satisfaccion de sus
fuerzas, y con noticia de que habian lle-
gado espaoles en defensa de los Chal-
queses ocupnron anticipadamente unas
barrancas quiebras del camino, para
esperar en parage donde no los pudie-
sen ofender los caballos. Reconocise la
dificultad al tiempo casi de acometer,
y fu necesaria toda la resolucion de
gonzalo de Sandoval, y todo el valor
de su gente para desalojarlos de aque-
llos pasos dificultosos : faccion que se
consigui fuerza de brazos, y no sin
alguna prdida ,porque muri peleando
valerosamente un soldado espaol, que
se llamaba juan Dominguez, sugeto que
merecia la estimacion del ejrcito por
su particular aplicacion al manejo y en-
senanza de los caballos. Perdiron gente
los Mejicanos en esta disputa ;pero que-
dron con bastante pujanza para vol-
verse formar en lo llano : y gonzalo de
Sandval, vencido con poca detencion




DE MJICO. 5
el impedimento del camino, volvi
cerrar con ellos tan ejecutivamente,
que los tuvo rotos y deshechos antes que
acabasen de rehacerse. Pele up rato
la vanguardia del enemigo con deses-
peracion; y pudiera llamarse blatalla
este combate, si durara un poco mas su
resistencia; pero desvanecibrevemente
aquella multitud desconcertada, per-
diendo en el alcance que se mand se-
guir con toda ejecucion, la mayor parte
de sus tropas. Qued gonzalo de Sando-
val seor de la campaa y eligi puesto
donde hacer alto, para dar algun tiempo
al descanso del ejrcito, con nimo de
pasar antes de la noche Guastepeque,
donde se habia retirado la mayor parte
de los fugitivos.
Pero apenas se pudiron lograr la
quietud y el refresco de la gente de que
ya necesitaba para restaurar las fuer-
zas, cuando los batidores que se habian
adelantado reconocer las avenidas, vol-
viron tocando arma tan vivamente,
que fu necesario apresurar la formacion
del ejrcito. Venia marchando en ba-
talla un grueso de hasta catorce quin-
ce mil Mejicanos, y tan cerca, que tar-
dron poco en dejarse percibir sus tinm-
5*




54 CONQTTTsTA
bales y bocinas. Tuvironse por tropas
que venian de socorro los que saliron
delante, porque no era posible que se
hubiesen ordenado con tanta brevedad
los que se acabaron de romper; ni ca-
bia el venir tan orgullosos con el escar-
miento las espaldas. Pero los espao-
les se adelantron recibirlos, y diron
su carga tan tiempo, que desconcer-
tadas las primeras tropas pudiron cer-
rar sin riesgo los caballos y acometer
los demas, como solian ejecutando
los enemigos con tanto rigor que se ha-
llaron brevemente reducidos volver
las espaldas : recogindose de tropel
Guastepeque, donde se daban por se-
guros. Pero avanzando al mismo tiempo
los espaoles siguiron y ensangrent-
ron el alcance con tanta resolucion, que
cebados en l, se hallron dentro de la
poblacion, cuya entrada mantuviron,
hasta que llegando el ejrcito, se reparti
la gente por las calles, y se gan cu-
chilladas el lugar, echando los enemi-
gos por la parte contrapuesta. Muriron
muchos, porque fu porfiada su resis-
tencia, y saliron tan atemorizados,
que se hall breve rato despejada toda
la tierra del contorno.




'DE MJICO. 55
Era tan capaz este pueblo que resol-
viendo gonzalo de Sandoval pasar en l
la nochetuviron cubierto los espaoles,
y mucha parte de los aliados : hzose
mas festiva la victoria con la permision
del pillage concedida solamente para
las cosas de precio que no fuesen carga
ni embarazasen el manejo de las armas.
Lleg poco despues el cacique, y al-
gunos de los vecinos mas principales,
que diron la obediencia disculpndose
con la opresion de los Mejicanos y
trayendo en abono de su intencion la
misma sinceridad con que venian en-
tregarse desarmados y rendidos. Halla-
ron agasajo y seguridad en los espao-
les; y poco despues de amanecer reco-
nocida la campana que se hall sin
rumor de guerra por todas partes, es-
tuvo resuelta por Sandoval, con acuerdo
de sus capitanes la retirada. Pero los
Chalqueses, que tenian mas adelantada
la diligencia de sus espas, recibiron
aviso de que se iban juntando en Capis-
tlan todos los Mejicanos de las rotas an-
tecedentes, y le protestron que seria el
retirarse lo mismo que dejar pendiente
su peligro. Sobre cuya noticia pareci
conveniente deshacer esta junta de fugi-




56 CONQUISTA
tivos, antes que se rehiciesen con nuevas
tropas.
Distaba Capistlan dos leguas de Guas-
tepeque, hicia la parte de Mjico, y
era lugar fuerte por naturaleza, fundado
en lo mas eminente de una sierra, dif
cil de penetrar, con un rio de la otra
banda, que bajando rpidamente de los
montes vecinos baaba los mayores pre-
cipios de la misma eminencia. Hallse
cuando lleg el ejrcito, puesto en de-
fensa; porque los Mejicanos que le ha-
bian ocupado, tenian coronada la cum-
bre; y celebrando con los gritos la segu-
ridaden que se consideraban, disparron
algunas flechas, menos para herir que
para irritar. Iba resuelto gonzalo de Sen-
doval echarlos de aquel puesto, para
dejar sin rezelo de nueva invasion las
provincias de la vecindad; y viendo que
solo se descubrian tres caminos igual-
mente dificultosos para el ataque, or-
den los de Chalco y Tlascala que
pasasen la vanguardia, y empezasen
subir la cuesta como gente mas ha-
bituada en semejantes asperezas.Pero no
le obedeciron con la prontitud que so-
lian, confesando, con lo mal que se





DE MJICO. 57
disponian, que rezelaban la dificultad
como superior sus fuerzas, tanto que
gonzalo de Sandoval, no sin alguna im-
paciencia de su detencion, se arroj al
peligro con sus espaoles, cuya resolu-
cion di tanto aliento los Tlascaltecas
y Chalqueses que conociendo vista
del ejemplo la disonancia de su temor,
cerrron por lo mas agrio de la cuesta,
subiendo mejor que los espaoles y
peleando como ellos. Era tan pendiente
por algunas partes el camino que no
se podian servir de las manos sin peligro
de los pies : y las piedras que dejaban
caer de lo alto, herian mas que los dar-
dos y las flechas, pero las bocas de fue-
go y las ballestas iban haciendo lugar
las picas y las espadas, y durando
en los agresores el valor despecho de
la oposicion y del cansancio, llegaron
la cumbre casi al mismo tiempo que
los enemigos se acabaron de retraer la
poblacion tan descaecidos, que apenas se
dispusiron defenderla, 6 ladefendi-
ron con tanta flojedad que furon car-
gados hasta los precipicios de la sierra,
donde muriron pasados cuchillo to-
dos los que no se despeaaron; y fue





58 CONQUrsTA
tanto el estrago de los enemigos en esta
ocasion, que, segun lo hallamos refe-
rido afirmativamente corriron al rio
por un rato arroyos de sangre mejicana,
tan abundantes, que bajando sedientos
los espaoles buscar su corriente,
fu necesario que aguardase la sed ,
se compusiese con el horror del refri-
gerio.
Sali gonzalo de Sandoval con dos
golpes de piedra, que lleg4ron falsear
la resistencia de las armas, y heridos con-
siderablemente algunos espaoles: entre
los cuales furon de mas nombre mere-
ciron ser nombrados andres de Tapia y
hernando de Osma. Las naciones amigas
padeciron mas, porque tuvo gran difi-
cultadel asalto de la sierra, y entrron
con mayor precipitacion en el peligro.
Pero hallndose ya gonzalo de San-
doval con tres cuatro victorias conse-
guidas en tan breve tiempo, deshechos
los Meicanos que infestaban aquella
tierra, y aseguradas las provincias que
necesitaban de sus armas, se puso en
marcha el dia siguiente la vuelta de Tez-
cuco, donde lleg por los mismos trn-
sitos sin contradiccion que le obligase
desnudar la espada.




DE MJICO. 5g
Apenas se tuvo en Mjico noticia desu
retirada, cuando aquel emperador envi
nuevo ejrcito contra la provincia de
Chalco; bastante sea de la resolucion
con que deseaba ocupar el paso de Tlas-
cala. Supieron los Chalqueses la nueva
invasion de los Mejicanos, en tiempo que
no podian esperar otro socorro queel de
sus armas; y juntando apresuradamente
las tropas con que se hallaban, y las que
pudiron adquirir de su confederacion,
saliron a campaa, mejorados en el so-
sieg. del nimo, y en la disposicion de
gente. Buscronse los dos ejrcitos, y
acometindose con igual resolucion, fu
reida y sangrienta la batalla; pero la ga-
nron con grandes ventajaslos deChalco,
y aunque perdiron mucha gente, hici-
ron mayor dao al enemigo, y qued por
ellos la campaa, cuya noticia tuvo gran-
de aplauso de Tezcuco, yHernan Cortes
particular complacencia de que sus alia-
dos supiesen obrar por s, entrando en
presuncion de que bastaban para su de-
fensa. Debise principalmente su valor
el suceso, y obr mucho en l la mejor
disciplina con que peleron, siendo en
aquellos nimos de gran consecuencia el
haberse hallado en otras victorias, per-




6o CONQUISTA
dido el miedo la nacion dominante, y
descubierto por los espaoles el secreto
de que sabian huir los Mejicanos.

CAPITULO XVII.
Hace nueva salida Hernan Cortes para reco-
nocer la laguna por la parte de Suchimilco;
y en el camino tiene dos combates peligro-
sos con los enemigos que hall fortificados
en las sierras de Guastepeque.

QUISIERA Hernan Cortes que gonzalo
de Sandoval no se hubiera retirade sin
penetrar por la parte de Suchimilco la
laguna, que distaba pocas leguas de Guas-
tepeque; porque importaba mucho reco-
nocer aquella ciudad, respecto de haber
en ella una calzada bastantemente capaz,
que se daba la mano con las principales
de Mjico. Y como el estado en que se
hallaban los bergantines, daba lugar para
que se hiciese nueva salida, se tuvo por
conveniente aprovechar aquel tiempo en
adquirir esta noticia: resolucion en que
se consider tambien la conveniencia de
cubrir elpaso de Tlascala, dando calor
los Chalqueses que al parecer no estaban
seguros de nuevas invasiones. Ejecutse
luego esta jornada, y la tom Hcrnau





DE MJICO. 61
Cortes su cargo, tenindola por digna
de su cuidado. Llev consigo cristval
de Olid, pedro de Alvarado, andres de
Tapia y julian de Alderete con trescientos
espaoles cuyo nmero se agregron las
tropas de Tezcucoy Tlascala, que pare-
ciron bastantes, con el presupuesto de
que hallaban con las armas en las manos
al cacique de Chalco, y las demasna-
ciones amigas de aquel parage.
Dej el gobierno militar de la plaza
de armas gonzalo de Sandoval, y el
poltico al cacique don Hernando en
quien duraban sin menoscabo el afecto y
la dependencia; y aunque le llamaban
siempre su edad y su espritu mas briosa
ocupacion, tenia entendimiento para co-
nocer que merecia mas obedeciendo.
Eran los cinco de abril de mil y qui-
nientos y veinte y uno, cuando sali
Hernan Cortes de Tezcuco, y hallando el
camino sin rumor de Mejicanos, march
en tanta diligencia, quese alojen Chalco
la noche siguiente. Hall juntos y sobre-
saltados en aquella ciudad los caciques
amigos, porque no esperaban el socorro
de los espaoles, y se habia descubierto
la parte de Suchimilco nuevo ejrcito
de los Mejicanos, que venian con mayo
TOMO v. 6


_________________________ -, _____ -- o




(42 tONQUISTA
res fuerzas destruir y ocupar aquella
tierra. Furon las demostraciones de su
contento iguales al conflicto en que se
hallaban: arrojarse los pies de los espa-
oles, y volver los ojos al cielo, atri-
buyendo sudisposicion, como laenten-
dian, aquella sbita mudanza de su for-
tuna. Pensaba Hernan Cortes servirse de
sus armas, y dejndolos en la inteligencia
de que venia solo socorrerlos, hizo lo
que pudo para que se cobrasen del temor
que habian concebido; y pas despues
empearlos en la presuncion de valientes,
con los aplausos de su victoria,
Tenian estos caciques adelantadas sus
centinelas, y dentro del pais enemigo
algunas espas, que pasando la palabra
de unas otras, daban por instantes las
noticias del ejrcito enemigo; y por este
medio se averigu que los Mejicanos,
con noticia ya de que iban espaoles al
socorro de Chalco, habian hecho alto en
las montaas del camino, dividiendo sus
tropas en las guarniciones de unos lugares
fuertes que ocupaban las cumbres de
mayor aspereza. Podia mirar dos fines
esta detencion: tener su gente oculta y
desunida en aquellas eminencias, hasta
que se retirase Cortes, para lograr el





DE MJICO. 63
golpe cntra sus aliados, lo que parecia
mas probable, aguardar el ejrcito donde
militaban desu partelas ventajas del sitio;
y en uno y otro caso pareci conveniente
buscarlos en sus fortificaciones, por no
perder tiempo en el viage de Suchimilco.
March con esta resolucion el ejrcito
aquella misma tarde un lugar despo-
blado cerca de la montafa,donde se aca-
bron de juntar las milicias de Chalco y
su contorno : gente numerosa y de buena
calidad, que di cuerpo al ejrcito, y
aliento las demas nacionesque se acer-
eaban al paso estrecho algo imaginativas.
EmpezSse penetrar la sierra con la
primera luz de la imaiana, entrando en
una senda que se deiaba seguircon algu-
na dificultad entre dos cordilleras de
montes que comunicaban al camino parte
de su aspereza. Dejironse ver en una y
otra cumbre algunos Mejicanos que ve-
nian provocar desde lejos, y seprosigui6
paso lento la marcha, desfilada la gente
segun el terreno, hasta desembocar en
un llano de bastante capacidad, que se
formaba en el desvio de las sierras, para
volverse estrechar poco despues, donde
se dobl el ejrcito lo mejor que pudo,
por haberse descubierto en lo mas eei-




64 CONQUISTA
nente una gran fortaleza, cuyo parage
tenian ocupado los enemigos con tanto
nmero de gente, que pudiera dar cui-
dado en puesto menos ventajoso. Era su
intento irritar los espaoles para traer
los al asalto de aquellos precipicios,donde
necesariamente habian de peligrar en su
resistencia y en la resistencia del camino.
Hiriron dentro del nimo Cortes las
voces con que se burlaban de su deten-
cion; no pudo componerse con la pa-
ciencia de sus oidos para sufrir las inju-
rias con que acusaban de cobardes los
espaoles: y dejndosellevar dela clera,
que pocas veces aconseja lo mejor, acer-
c el ejrcito al pie de la sierra, y sin
detenerse elegir la senda menos difi-
cultosa, mand que avanzasen al ataque
dos compaas de arcabuces y ballestas,
cargo del capitan pedro de Barba, en
cuya compaa subiron algunos solda-
dos particulares que se ofreciron la
faccion; y nuestro bernal Diaz del Cas-
tillo, que teniendo asentado el crdito
de su valor, era continuo pretendiente
de las dificultades.
Retirronse los Mejicanos cuando em-
pezron subir los espaoles, fingiendo
alguna turbacion, para dejarlos empear





)E MJICO. 65-
en lo mas agrio de la cuesta; y cuando
lleg ei caso, volviron salir con mayo-
res gritos, dejando caer de lo alto una
lluvia espantosa de grandes piedras y pe-
nascos enteros que barrian el camino,
llevndose tras s cuanto encontraban.
Hizo gran dao esta primera carga; y
fuera mayor, si el alferez cristval del
Corral y bernal Diaz del Castillo, que se
habian adelantado todos, recogindose
al cncavo de una ,pea, no avisaran a
los demas que hiciesen alto y se apartasen
de la senda, porque ya no era posible
pasar adelante sin tropezar en mayores
asperezas. Conoci al mismo tiempo Her-
nan Cortes que no era posible caminar
por aquella parte al asalto; y no sin
temor de que hubiesen perecido todos,
envi la 6rden para que se retirasen,
como lo ejecutron, con el mismo riesgo.
Quedron muertos en esta faccion cuatro
espaoles: baj maltratado el capitan
pedro de Barba, y furon muchos los
heridos, cuya desgracia sinti Hernan
Cortes en lo interior como inadvertencia
suya : y para los otros como accidente
de la guerra, escondiendo en las amena-
zas contra el enemigo, la tibieza de sus
disculpas.
6*





66 CONQUISTA
Trat luego de adelantarse con algunos
de sus capitanes buscar senda menos
dificultosa para subir la cumbre : reso-
lucion en que le tiraban con igual fuerza
el deseo de vengar su prdida, y la con -
veniencia de no proseguir su viage de-
jando aquellos enemigos las espaldas.
Pero no se puso en ejecucion esta dili-
gencia, porque se descubri al misma
tiempo una emboscada, que le puso mas
cerca la ocasion de venir las manos.
Bajaron los enemigos que andaban por
la sierra de la otra banda; y ocupando
un bosque poco distante del camino, es-
peraban la ocasion de acometer por la
retaguardia, cuando viesen el ejrcito
mas empeado en lo pendiente de la
cuesta, y tenian avisados los de arriba,
para que saliesen al mismo tiempo
pelear con la vanguardia : notable ad-
vertencia en aquellos brbaros, de que
se conoce cuanto ensea la milicia y el
odio con estosmagisterios de la guerra.
Movi su ejrcito Hernan Cortes, con
apariencias de seguir su marcha, y dan-
do el costado la emboscada, volvi
sobre los enemigos, cuando suparecer
los tuvo asegurados; pero escapron con
tanta celeridad al favor de la maleza ,





E -nMJICO. 67
que fui poco el dao que recibiron : y
reconocindose al mismo tiempo, que
algo mas adelante salian huyendo al ca-
mino de Guastepeque, avanz la ca-
ballera en su alcance, y camin algunos
pasos la infantera: de cuyo movimiento
result el conocerse que los Mejicanos
de la cumbrehabian abandonado su for-
taleza, y veniansiguiendo la marcha por
lo alto de la sierra; con que ces el in-
conveniente que se habia considerado
en dejarlos alas espaldas, y se prosigui
el camino sin mas ofensa que la impor-
tunacion de las voces, hasta que sehall,
cosa de legua y media mas adelante,
otra fortaleza como la pasada, que tenian
ya guarnecida los enemigos, habindose
adelantado para ocuparla; y aunque sus
gritos y amenazas irritaron bastante-
mente Cortes, estaba cerca la noche
y cerca el escarmiento, para entrar en
nuevas disputas sin mayor exmen.'
Aloj su ejrcito cerca de un lugar-
cillo algo eminente, que se hall despo-
blado y descubria las sierras del con-
torno, donde se padeci6 grande inco-
modidad, porque falt el agua, y era
otro enemigo la sed bastante sobre-
saltar las horas del sosiego. Remedi6se




68 CONQUISTA
por la maana esta necesidad en unos
manantiales que se hallron- poca dis-
tancia; y Hernan Cortes ordenando que
le siguiese, puesto en rden el ejrcito,
se adelant reconocer aquella fortaleza
que ocupaban los Mejicanos, y la hall
mas inaccesible que la pasada, porque
la subida era en forma de caracol, des-
cubierto las ofensas de la cumbre ;
pero reparando en que tiro de arcabuz
s levantaba otra eminencia que tenian
sin guarnicion, mand los capitanes
francisco Verdugo y pedro de Barba,
y al tesorero julian de Alderete, que
subiesen ocuparla con las bocas de
fuego para embarazar las defensas de la
otra cumbre : lo cual se puso luego en
ejecucion por camino encubierto los
enemigos; que las primeras cargas se
atemorizron de ver la gente que per-
dian, y tratAron solo de retirarse apre-
suradamente un lugar de considerable
poblacion, que se daba la mano con la
misma fortaleza; cuya novedad se co-
noci abajo en la intermision de las vo-
ces; y al mismo tiempo que se daban
las rdenes para el ataque, avisron de
la montaa vecina, que los Mejicanos
abandonaban su fortaleza, y se iban des-





DE MJICO. 69
viando lo interior de la tierra : con que
se tu vo por ocioso reconocer aquel puesto,
que no se habiade conservar, ni era de
consecuencia faltando el enemigo que
le defendia.
Pero antes de volver la marcha, so
descubriron en lo alto algunas mugeres
que clamaban por la paz, tremolando y
abatiendo unos paos blancos, y acom-
pafiando esta demostracioq con otras
seales de rendimiento que 'oMigron
que se hiciese llamada: en-duya res-
puesta baj6 luego el cacique de aquella
poblacion, y di la obediencia, no so.
lamente por la fortaleza en que resida,
sino por la otra que se dejaba en el ca-
mino, la cual era tambien de su juris-
diccion. Hizo su razonamiento con des-
pejo de hombre que tenia de su parto
la verdad, atribuyendola resistencia de
aquellos montes al predominio de los
Mejicanos; y IHernan Cortes admiti sus
disculpas, porque le pareciron veri-
similes porque no era tiempo de
apurar los escrpulos de la razon. Sentia
el cacique como disfavor que pasase por
su distrito el ejrcito, sin admitir el
obsequio de sus vasallos; y por compla-
cerle, fu necesarioque subiesen con l





70 CONQUISTA
dos compaias de espaole s tomar por-
el rey aquel gnero de posesion que se
practicaba entonces.
Hecha con poca detencion esta dili-
gencia, pas el ejrcito Gunstepeque,
lugar populoso, que dej6 pacificado gon-
zalode Sandoval; ysehall6 tan poblado
y bastecido, como'si estuviera en tiempo,
de paz, no hubiera padecido la opre-
sion de plo Mejicanos.
Sali,6cacique al camino con los prin-
cipales ile su pueblo convidar con su
obediencia, y con el alojamiento que
tenia prevenido en su palacio para los
espaoles, y dentro de la poblacion para
los cabos de la gente confederada ofre-
ciendo asistir los demas con los vive-
res que hubiesen menester-, y de todo se
desempe con igual providencia y li-
beralidad.
Era el palacio un edificio tan suntuoso,
que pudiera competir con los de Mote-
zuma; y de tanta capacidad, que se
alojron dentro de l todos los espaoles
con bastante desahogo. Por la maana
los llev ver una huerta que tenian
para su divertimiento, nada inferior
la que se hall en Iztacpalapa; cuya
grandeza y fertilidad, mereci admira-




I-----.- .n^u-..lr--- i.,,..,.,,,,^.,...,,.i,,--- -^---.,. ,... ... ,,^
DE MJICO. 71
'cin entonces, porque no esperaban
tanto los ojos; y despues se halla re-
ferida entrelas maravillas de aquel nue-
vo mundo. Corria su longitud mas de
media legua, y poco menos su latitud,
cuyo plano, igualpor todas partes, lle-
naban con regular distribucion cuantos
gneros de frutales y pl ntas produce
aqueHa tierra con varios estanques ,
donde se recogianlas aguas de los mon-
tes vecinos, y algunos espacios manera
de jardines que ocupaban las flores y
yerbas medicinales puestas en diferen-
-tes cuadros de mejor cultura y propor-
cion; obra de hombre poderoso, con
genio de agricultor, que ponia todo su
estudio en aliar, con los adornos del
arte la hermosura de la naturaleza.
Procur Hernan Cortes empearle
con algunas d:'divas en su amistad ; y
porque recibi al entrar en la huerta
aviso de que le aguardaban los enemigos
en Cuatlabaca, lugar del camino que se
iba siguiendo, estuvo mal hallado en
aquella recreacion, y se puso luego en
marcha, no sin alguna desazon ddeha-
berse detenido mas que debiera: propia
condicion del cuidado, divertirse con
dificultad, y volver con mayor fuerza,
si alguna vez se divierte,




2 CONQUISTA

CAPiTULO XVIII.
Pasa el ejrcito Cuatlabaca, donde se rom-
pi de nuevo os Mejicanos, y despues
Suchimilco donde se venci mayor dificul-
tad, y se vi Hernan Cortes en contingencia
de perderse.

ERA Cuatlaba ea lugar populoso y fuerte
por naturaleza ; situado entre unas bar-
rancas quiebras del terreno, cuya pro-
fundidad pasaria de ocho estados y
servia de foso la poblacion, yde trn-
sito los arroyos quebajaban dela sierra.
Lleg el ejrcito este parage, suje-
tando con poca dificultad las poblaciones
intermedias; ya tenian los Mejicanos
cortadas las puentes de la entrada y
guarnecida su ribera con tanto nmero
de gente, que parecia imposible pasar
de la otra banda. Pero Hernan Cortes
form su ejrcito en distancia conve-
niente: y entre tanto que los espaoles,
con sus bocas de fuego, y los confede-
rados con susflechas, procuraban entre-
tener al enemigo con frecuentes escara-
muzas se apart reconocer la quiebra,
y hallndola, poco mas abajo, consi-
derablemente mas estrecha, discurri





DE MJICO.
y dispuso, casi un mismo tiempo., que
se formasen dos 6 tres puente) de a:
boles enteros, certados por el pie, los
cuales se dejiron caer la otra orilla,
y unidos lo .ejor que fu posible, di-
ron bastante aunque peligroso canino
la infantera. Pasiron luego los es-
paoles de la vanguardia, quedando !os
Tlascalteas continuar la diversion del
enemigo, y se form6 un escuadren del
foso adentro, que se iba engrosando por
instantes con la gente de las otras na-
ciones. Pero tardron poco los Mejica-
nos en conocer su descuido, y cargroxi
de tropel sobrelos que habian entrado,
con tanta determinacion que no se
hizo poco en conservar lo adquirido; y
;se pudiera dudar el suceso de aquelil
resistencia desigual, si no llegaran al
mismo tiempo llernan Cqrtes, cristval
de Olid pedro de Alvarado y andres de
Tapia, que habindose alargado, mien-
traspasaba elejrcito, buscar entrada
para los caballos, la encontrron poco
segura y dificultosa, pero de grande opor-
tunidad para el conflicto en que se ha-
llaban los espaoles.
Tomron la vuelta con nimo deoco-
meter por las espaldas, y lo consigui,
WoQn0 v. 7





74 CONQUISTA
ron, asistidos ya de alguna infanteria,
cuyo socorro se debi Bernal Diaz del
Castillo, que aconsejpndose con su va-
lor, penetr el foso por dos 6 tres r-
boles, que pendientes de sus raices ,
descansaban de su mismo peso en la
orilla contrapuesta. Siguironle algunos
espaoles de los que asistian la diver-
sion, y nmero considerable de indios,
llegando unos y otros incorporarse con
los caballos, al mismo tiempo que se
disponian para embestir.
Pero los Mejicanos reconociendo el
golpe que los amenazaba por la parte
interior de sus fortificaciones se di6-
ron por perdidos; yJerramndose va-
rias partes, tratron solo de buscar las
sendas que sabian para escapar la mon-
taa. Perdiron alguna gente, asi en la
defensa del foso, como en la turbacion
de la fuga, y los demas se pusiron en
salvo, sin recibir mayor dao, porque
los precipicios, y asperezas del terreno
frustrron la ejecucion del alcance. Ha-
ll,'se la villa totalmente despoblada,
pero con bastante provision de basti-
mentos y algun despojo, en cuya ocu-
pacion se permiti lo manual los sol-
"dados. Y poco despues llamiron desde la




DE MEJICO. 75
campaa el cacique, y los principales
4de la poblacion que venian rendirse,
pidiendo, con el foso delante, seguridad
y salvaguardia para entrar disponer
el alojamiento; cuya permision se les
di por medio de los intrpretes: y fu-
ron de servicio mas para tomar noticias
del enemigo y de la tierra, que porque
se necesitase ya de sus ofertas, ni se
hiciese mucho caso de sus disculpas;
porque la cercania de Mjico los tenia
en necesaria sujecion.
El dia siguiente por la maana mar-
.ch el ejrcito la vuelta de Suchimilco :
poblacion de aquellas que merecian nom-
re de ciudad, sobre la ribera de una
laguna dulce que se comunicaba coa
el lago mayor, cuyos edificiosocupaban
parte de la tierra, dilatndose algo mas
dentro del agua donde servian las canoas
la continuacion de las calles. Impor-
taba mucho reconocer aquel puesto por
estar cuatro leguas de Mjico; pero fu
trabajosa la marcha, porque despues de
pasar un puerto de tres leguas, se ca-
min por tierra estril y seca donde
lleg6 fatigar la sed, fomentada con el
ejercicio y con el calor del sol, cuya
fuerza creci al entrar en unos pinares




76 CONQUISTA
que duraron largo trecho; y al sentir
de aquella gente desalentada, echaban
perder la sombra que hacian.
Halironse cerca del caminf, algunas
estancias caseras ya en la jurisdiccion
de Suchimilco, edificadas la gran-
geria la recreacion de sus vecinos,
donde se aloj el ejrcito, logrando en
ellas por aquella noche la quietud y el
refrigerio de q'e tantonecesitala. Dej-
Slas el enemigo abandonadas para esperar
los espaoles en puesto de mayor se-
guridad; y Hernan Cortes march al
amanecer, puesta en 'rden" su gente,
llevando entendido, que no seria f.cil
la empresa de aquel dia, ni creible que
los Me icanos dejasen de tener cuidadosa
guarnicion en Suchimilco, lugar de tanta
consecuencia y tan avanzado, particular-
mente cuando iban cargados hcia el
mismo parage todos los fugitivos de los
reencuentros pasados: lo cual se verifich
brevemente, porque losenemigos, cuyo
nmero pudo ser" verdadero, pero se
omite por inverismil, tenian formados
sus escuadrones en un llano algo dis-
tante de la ciudad, y la frente un rio
caudaloso que bajaba rpidamente
descansar en la laguna; cuya ribera es-




DE rMEJJCO, 77
taba guarnecida con duplicadas tropas,
y el grueso.principal aplicado la de-
fensa de una puente de madera que de-
jron de cortar, porque la tenian atajada
con reparos sucesivos de tabla y fagina ,
suponiendo que si la perdiesen, que-
darian con el paso estrecho de su parte,
para ir deshaciendo poco poco sus
enemigos.
Reconoci Hernan Cortes la dificultad,
y esforzndose desentender su cuida-
do, tendi las naciones por la ribera,
y entretanto que se peleaba, con poco
electo de una parte y otra, mand que
avanzasen los espafioles ganar el puen-
te, donde hallran tan porfiada resis-
tencia que fueron rechazados primera
y segunda vez; pero acometiendo la
tercera con mayor esfuerzo, y usando
contra ellos de sus mismas trincheras
como se iban ganando, se detuviron
poco en tener el paso su disposicion,
cuya prdida desalent los enemigos ,
y se declar por todas partes la fuga
solicitada ya por los capitanes con los
toques de la retirada, porque no pare-
ciese desrden porque iban con nimo
de volverse formar.
Pas nuestra gente con toda la dili-
7*


1




78 CONQUISTA
gencia posible ocupar la tierra quede-
samparaban, y al mismo tiempo, desean-
do lograr el desabrigo dela otra ribera,
searroj ron al agua diferentes compaias
de Tlascala, y Tezcuco ; y rompiendo
en nado la corriente, se anticiparon
unirse con el ejrcito. Esperaban ya los
enemigos, puestos en rden, cerca de
la muralla; pero al primer avance de lob
espaoles, empezron retroceder
provocando siempre con las voces, y
con algunas flechas sin alcance, para
dar entender que se retiraban con elec-
cion. Pero Hernan Cortes los acometi
tan ejecutivamente, que al primer cho-
que se reconoci cuan cerca estaban
del miedo las afectaciones del valor.
Furonse retirando la ciudad, en cuya
entrada perdiron mucha gente; y am-
parndose de los reparos con que tenian
atajadas las calles, volviron las armas
y las provocaciones.
Dej Hernan Cortes parte de su ejr-
cito en la campaa para cubrir la reti-
rada y embarazarlas invasiones.de afuera,
y entr con el resto proseguir el al-
cance, para cuyo efecto sealando; al-
guuas compaias que apartasen la oposi-
cion de las calles inmediatas, acometi



... *




DE MEJICO, 79
por la principal, donde tenian los ene-
migos su mayor fuerza. Rompi con
alguna dificultad la trinchera que defen-
dian, y reincidi en la culpa de olvidar
su persona en sacando la espada, por-
que se arrojA entre la muchedumbre con
mas ardimiento que advertencia, y so
hall6 solo con el enemigo por todas par-
tes, cuando quizo volver al socorro de
los suyos. Mantvose peleando, valerosa-
mente, hasta que se le rindi el caballo ,
y dejndose caer en tierra, le puso en
evidente peligro de perderse, porque se
abalanrron; l los que se halliron mas
cerca, y antes que se pudiese desemba-
razar para servirse de sus armas, le
tuviron poco menos querendido, siendo
entonces su mayor defensa lo que intere-
saban aquellos Mejicanos en llevarle vivo
su prncipe. Hallbase la sazon poco
distante un soldado conocido por su
valor, que se llamaba cristval de Olea,
natural de Medina del Campo, y hacien-
do reparo en el conflicto de su general,
convoc algunos Tlascaltecas de los que
peleaban su lado,y embisti6 por aque-
lla parte con tanto denuedo y tan bien
asistido de los que leseguian quedando
la muerte por sus manos los que ma&




8o CONQUiTSTA
inmediatamente oprimian Cortes, tuvo
la fortuna de restituirle su libertad :
con que se volvi seguir el alcance; y
escapand.o los enemigos 1 la parte del
agua, quedron por los espaoles todas
las calles de la tierra,
Sali Hernan Cortes de este combate
con dos heridas leves y cristval de
Olea con tres cuchilladas considerables,
cuyas cicatrices decorAiron 'despues la
memoria desu hazaa. Dice antonio de
Herrera, que se debi el socorro de
Cortes un Tlascalteca de quien ni
antes se tenia conocimiento, ni despues
se tuvo noticia, y deja el suceso en re-
putacion de miagro : pero bernal Diaz
del Castillo, que lleg, de los primeros
al mismo socorro le atribuye crist-
val de Olea; y los de su linage, dejando
Dios el que le toca, tendrn alguna
disculpa si dieren mas crdito lo
que fu que lo que se presumi.
No estuvo, entretanto que se peleaba
en la ciudad, sin ejercicio el trozo que
se dej' en la campaa, cuyo gobierno
qued6 encargado cristval de Olid,
pedro de Alvarado y andres de Tapia ,
pjr quelos nobles de Mjico hicieron ,un
esfucrzo extraordinario para reforzar




DE MJTCO. 8r
la guarnicion de Suchimilco, cuya de-
fensa tenia cuidadoso su prncipe
Guatimozin; y embarcndose con hasta
diez mil hombres de buena calidad, sa-
liron toirra por diferente parage, con
noticia de que los espaoles andaban
ocupados en la disputa de las calles, y
con intento de acometer por las espaldas;
pero furon descubiertos y cargados con
toda resolucion, hasta que ltimamente
volviron buscar sus embarcaciones,
dejando en la campaa parte de sus fuer-
zas, aunque se conoci en su resisten-
cia que traian capitanes de reputacin/;
y fiu tan estrecho el combate que sa-
liron heridos os tres cabos, y nmero
considerable de soldados espaoles y
tlascaltecas.
Qued con este suceso Hernan Cortes
dueo de la campaa, y de todas las
calles y edificios que salian la tierra ,
y poniendo suficiente guardia en los
surgideros por donde se comunicaban
los barrios, trat de alojar su ejrcito en
unos grandes patios, cercanos al adora-
torio principal, que por tener algun
gnero de muralla, bastante resistir
las armas de los Mejicanos; pareci
sitio propsito para ocurrir con mayor



m




82 CONQUISTA
seguridad al descanso de la gente, y
la cura de los heridos.
Orden al mismo tiempo que subiese5
algunas compaiias reconocer lo alto
del adoratorio, y hallndole totalmente
desamparado, mand que se alojasen
veinte treinta espaoles en el atrio su-
perior para registrar las avenidas, asi-
del agua como de latierra, con un cabo
que atendiese mudar las centinelas,
y cuidase de su vigilancia : prevencion
necesaria cuya utilidad se conoci
brevemente, porque al caer de la tarde
baj noticia de que se habian descu-
bierto la parte de Mjico mas dedos mil
canoas reforzadas, que se venian acer-
cando todo remo,con que hubo lugar de
prevenir los riesgos de la noche, do-
blando las guarniciones de los surgi-
deros, y la maana se reconocis tam-
bien el desembarco de los enemigos, que
fu largo trecho de la ciudad, cuyo
grueso pareci de hasta catorce 6 quince
mil hombres.
Sali Hernan Cortes recibirlos fuera
de los muros, eligiendo sitio donde pu-
diesen obrar los caballos ; y dejando
buena parte de su ejrcito la defensa
del alojamiento. Dironse vista los dos
L---------





DE MJICO. 85
ejrcitos, y fu de los Mejicanos el pri-
mner acometimiento; pero recibidos coa
las bocas de fuego, retrocediron lo bas-
tante para que cerrasen los demas con
la espada en la mano, y se fuesen abre-
viando los trminos de su resistencia, con
tanto rigor, que tardron poco en des-
cubrir las espaldas, y toda la faccion
tdvo mas de alcance que de victoria.
Cuatro dias se detuvo Hernan Cortes
en Suchimilco, para dar algun tiempo
la mejora de los heridos, siempre
con las armas en las manos, porque la
vecindad facilitaba los socorros de M-
jico; y el rato que faltaban las invasio-
nes bastaba el rezelo para fatigar la
gente.
Lleg6 el caso de la retirada, que se
puso en ejecucion como estaba resuelta,
sin que cesase la persecucion de los ene-
migos : porque se adelantaron algunas
veces ocupar los pasos dificultosos para
inquietar la marcha; cuya molestia se
vencid con pocadificultad, y no sin con-
siderable ganancia, volviendo Hernan
Cortes su plaza de armas con bastante
satisfaccion de haber conseguido los dos
intentos que le obligron esta salida,
reconocer Sucbimilco, puesto de coa-





84 CONQUISTA
secuencia para su entrada; y quebrantar
al enemigo para enflaquecer las defensas
de Mjico. Pero en lo interior venia de-
sazonado y melanclico de haber perdido
en esta jornada nueve diez espaioles:
porque sobre los que murieron en el
primer asalto de la montaa, lellevron
tres cuatro en Suchimilco, que se
alargiron saquear una casa de las que
tenia esta pohlacion dentro del agua,
y dos criados suyos que diron en una
emboscada, por haberse apartado inad-
vertidamente del ejrcito : creciendo
su dolor en la circunstancia de haberlos
llevado vivos para sacrificarlos sus
doles; cuya infelicidad le acordaba la
contingencia en que se vi cuando le
tuviron los enemigos mi su poder, de
morir en semejante abominacion.; pero
siempre conocia tarde lo que importaba
su vida y en llegando la ocasion, tra-
taba solo de prevenir las quejas del va-
lor dejando para despues los remor-
dimientos de la prudencia.

*i.





DE MJICO. 8

CAPTULO XIX.
Remdiase con el castigo de un soldado es-
paol la conjuracion de algunos espaioles
que intentron matar Hernan Cortes; y
con la muerte de Xicotencal un movi-
miento sedicioso de algunos Tlascaltecas.

ESTABAN ya los bergantines en total
disposicion para que se pudiese tratar
de botarlos al agua; y el canal con el
fondo y capacidad que habia menester
para recibirlos. Ibanse adelantando las
demas prevenciones que parecian ne-
cesarias. Hizose abundante provision
de armas para los indios : registrronse
los almacenes de las municiones : re-
quirise la artillera : dise aviso los
caciques amigos, sefialndoles el diaen
que se debian presentar con sus tropas:
y se puso particular cuidado en los v-
veres que se conducian continuamente
la plaza de armas, parte por el interes
de los rescates, y parte por obligacion
de los mismos confederados. Asistia Her-
nan Cortes personalmente los meno-
res pices de que se compone aquel
todo, que debe ir la mano en las fac-
ciones militares, cuyo peligro procede
to0O v. 8





86 CONQUISTA
muchas veces de faltas ligeras, y pide
prolijidades la providencia.
Pero al mismo tiempo que traia la
imaginacion ocupada en estas depen-
dencias, se le ofreci nuevo accidente
de mayor cuidado, que puso en ejerci-
cio su valor, y dej desagraviada su
cordura. Djole un Espaol de los anti-
guos en el ejroito, con turbada ponde-
racion de lo que importaba el secreto,
que necesitaba de hablarle reservada-
mente; y conseguida su audiencia, como
la pedia, le descubri una conjuracion
que se habia dispuesto en el tiempo da
su ausencia contra su vida y la de todos
sus amigos. Movi esta pltica, segua
su relacion, un soldado particular que
debia de suponer poco en esta profesion,
pues su nombre se oye la primera vez en
el delito. Llambase antonio de Villa-
fafa, y fu su primer intento retirarse
de aquella empresa, cuya dificultad le
parecia insuperable. Empez la inquie-
tud en murmuracion, y pas brevemente
resoluciones de grande amenaza. Cul-
paban l y los de su opinion Hernan
Cortes de obstinado en aquella con-
quista, repitiendo, que no querian per-
dere por su temeridad; y hablando qn




De nMrJIco. 87
escapar la isla de Cuba, como en ne-
gocio de ficil ejecucion, segun el dic-
tinen de sus cortas obligaciones. Jun-
tronse discurrir en este punto, con
mayor recato; y aunque no hallaban
mucha dificultad en el desamparo de la
plaza de armas, ni en facilitar el paso
de Tlascala con alguna rden supuesta
de su general, tropezaban luego en el
inconveniente de tocar enla Vera-Cruz,
como era preciso para fletar alguna em-
barcacion, donde no podian fingir co-
mision 6 licencia de Cortes, sin llevar
pasaporte suyo, ni excusar el riesgo de
caer en una prision digna de severo cas-
tigo. Hallbanse atajados, y volvian al
tema de su retirada, sin elegir el ca-
mino de conseguirla, firmes en la reso-
lucion, y poco atentos al desabrigo de
los medios.
Pero antonio de Villafaa, en cuyo
alojamiento eran las juntas, propuso fi-
nalmente, que se podria ocurrir todo,
matando Cortes y sus principales
consejeros, para elegir otro general
su modo, menos empeado en la em-
presa de ljico, y mas fcil de reducir:
cuya sombra.se podrian retirar sin la
nota de fugitivos, y alegar este servicio




88 CONQUISTA
diego Velazquez, de cuyos informes
se poda esperar que se recibiese tam-
bien el delito en Espaa cono servicio
del rey. Aprobron todos el arbitrio, y
abrazaFido Villafaia, empez el tu-
multo en el aplauso de la sedicion. For-
mse luego un papel, en que firmron'
los que se hallaban presentes obli-
gndose seguir su partido en este
horrible atentado ; y se manej el ne-
gocio con tanta destreza, que fuiron
creciendo las firmas nmero conside-
rable; y se pudo temer que llegase
tomarcuerpo de nial irremediable aque-
lla oculta y maliciosa contagion de lo9
nimos.
Tenian dispuesto fingir un pliego de
la Vera-Cruz, con cartas de Castilla, y
drsele Cortes cuando estuviese la
mesa con sus camaradas, entrando to-
dos con pretexto de la novedad, y
cuando se pusiese leer la primera carta,
servirse del natural divertimiento de su
atencion para matarle pufaladas y
ejecutar lo mismo en los que se hallasen
con l, juntndose despues para salir
correr las calles apellidando libertad :
movimiento, su parecers, bastante para
qu e declarase por ellos todo el ejr-





DE MJICO. 8)
cito, y para que se pudiese hacer el
mismo estrago en los demas que tenian
por sospechosos. Habian de morir, segun
la cuenta que hacian con su misma ce-
guedad, cristval de Olid, gonzalo de
Sandoval, pedro de Alvarado y sus her-
manos, y andres de Tapia, los dos al-
caldes ordinarios, luis Marin y pedro
de Ircio, bernal diaz del Castillo y otros
soldados confidentes de Cortes. Pensa-
ban elegir por capitan general del ejr-
cito francisco Verdugo, que por estar
casado con hermana de diego Velaz-
quez les parecia el mas fcil de re-
ducir, y el mejor para mantener y au-
torizar su partido; pero temiendo su
condicion pundonorosa y enemiga de
la. sinrazon, no se atreviron comu-
nicarle sus intentos, hasta que una vez
ejecutado el delito, se hallase necesi-
tado mirar como remedio la nueva
ocupacion.
.De esta substancia fudron las noticias
que di el soldado, pidiendo la vidaen
recompensa de su fidelidad, por hallarse
comprehendido en la sedicion; y Hernan
Cortes resolvi asistir personalmente
la prision de Villafaa, y las primeras
ldiligencias que se debian hacer para
s8*




90 CONQUTSTA
convencerle de su culpa, en cuya di-
reccion suele consistir el aclararse el
obscurecerse la verdad. No pedia menos
cuidado la importancia del negocio, ni
era tiempo de aguardar la madura in-
quisicion de los trminos judiciales. Par-
ti luego ejecutar la prision de Villa-
faa, llevando consigo los alcaldes
ordinarios, con algunos de sus capitanes,
y le hall en su posada con tres cuatro
de sus parciales. Adelantse 'deponer
contra l su misma turbacion, y despues
de mandarle aprisionar hizo sea para
que se retirasen todos, con pretexto de
hacer algun exmen secreto; y sirvin-
dose de las noticias que llevaba, le sac
del pecho el papel del tratado con las
firmas de los conjurados. Leyle, y
hall en l algunas personas cuya n-
fidelidad le puso en mayor cuidado;
pero recatndole de los suyos, mand
poner en otra prision los que se ha-
laron con el reo, y se retir, dejando
su instruccion los ministros de justicia,
para que se fulminase la caus a con toda
la brevedad que fuese posible sin hacer
diligencia que tocase los c6plices, en
que hubo pocos lances; por-que Villa-
faa, convencido con la aprehension del





DE MlJICO. 9
papel, y creyendo que le habian entre-
gado sus amigos, confes luego el delito;
con que se furon estrechando los tr-
minos segun el estilo militar; y se pro-
nuci contra l sentencia de muerte;
la cual se ejecut aquella misma noche:
dndole lugar para que cumpliese con
las obligaciones de cristiano; y el dia
siguiente amaneci colgado en una ven-
tana de su mismo alojamiento; con que
sevi el castigo al mismo tiempo que se
public la causa; y se logr en los cul-
pados el temor; y en los demas el abor-
recimiento de la culpa.
Qued Hernan Cortes igualmente
irritado, y cuidadoso de lo que habia
crecido el nmero de las firmas; pero
no se hallaba en tiempo de satisfacer
la justicia perdiendo tantos soldados
espaoles en el principio' de su em-
presa ; y para excusar el castigo de los
culpados sin desaire del sufrimiento,
ech voz de que se habia tragado anto-
nio deVillafaa un papel hecho pedazos,
en que, su parecer, tendria los nom-
bres 6 las firmas de los conjurados. Y
poco despues llam sus capitanes y
_soldados, y les di noticia por mayor
de las horribles novedades que traia en




9". CO"r TTTTA
el pensamiento antonio de Vi llaif'ia, y
de la conjuracion que iba forjando con-
tra su vida, y contra otros mnachos de
los que se hallaban presentes; y aadi
que tenia por felicidad suya el ignorar
si haba tomado cuerpo el delito con la
inclusion de algunos cmplices; aunque
la diligencia que logr Fillafaa para
ocultar un papel que train en el pecho ,
no le dejaba dudar que los habia; pero
que no quera conocerlos; y solo pedia.
encarecidamente sus amigos, que pro-
curasen inquirir si corra entre los Es-
paoles alguna queja de su proceder
que necesitase de su enmiendla: porque
deseaba en todo la mayor satisfaccion
de los soldados, y estaba pronto cor-
regir sus defectos, asi como sabria vol-
ver al rigor la justicia, si la mode-
racion del castigo se hiciese tibiesa del.
escarmiento.
Mand luego que fuesen puestos en
libertad los soldados que asistian
Villafaa; y con esta declaracion de su
nimo, revalidada con no torcer el sem-
blante los que le habian ofendido, so
diron por seguros de que se ignoraba
su delito; y sirviron despues con mayor





DE MVLco. 93
cuidado, porque necesitaban de la pun-
tualidad, para desmentir los indicios de
la culpa.
Fu importante advertencia, la de
ocultar el papel de las firmas para no
perder aquellos espaoles de que tanto
necesitaba; y mayor hazaa la de ocul-
tar su irritacion para no desconfiarlos:
primoroso desempeo de su razon, y
notable predominio sobre sus pasiones !
pero teniendo :i menos cordura el exce-
der en pl confianza que suele adormecer
el cuidado, fin de provocar el peligro,
nombr entonces compaa de su guar-
dia, para que asistiesen doce soldados
con un cabo cerca de su persona; si ya
no se vali de esta ocasion, como do
pretexto para introducir sin extraeza
lo que ya echaba menos su autoridad.
Ofrecidsele poco despues embarazo
nuevo, que aunque de otro gnero tuvo
sus circunstancias de motin; porque
Xicolencal, cuyo cargo estaban las pri-
meras tropas que viniron de Tlascala,
por alguna desazon, fcil de presumir
en su altivez natural, 6 porque durahan
todava en su corazon algunas reliquias.
de la pasada enemistad, se determin
desamparar el ejrcito, convocando al-





94 CONQUISTA
gunas compaias, que fuerza de sus
instancias ofreciron asistirle. Valise de
la noche para ejecutar su retirada; y
Hernan Cortes que la supo luego de los
mismos Tlascal:ecas, sinti vivamente
una demostracin de tan dalosas con-
secuencias en cabo tan principal de aque-
llas naciones, cuando se estaba ya con
las armas casi en las manos para dar
principio la empresa. Despach en su
alcance algunos indios nobles de Tez-
cuco para que le procurasen reducir
que por lo menos se detuviese hasta pro-
poner su razon; pero la respuesta de
este mensage, que fu no solamente
resuelta, sino descortes, con algo de me-
nosprecio, le pusoen mayor irritacion, y
enviluego en su alcance dos tres com-
paas de espaoles, con suficiente n-,
mero de indios Tezcucanos y Chlalqueses
para que le prendiesen; y en caso de
no reducirse, le matasen. Ejecutse lo
segundo, porque se hall en l porfiada
resistencia, y alguna flojedad en los
que le seguian contra su dictamen; los
cuales se volviron lueg, al ejrcito,
quedando el cadver pendiente de un
rbhol.
Asi lo refiere bernal diaz del Gasti-





DE MrJCO. 95
1lo; aunqueantonio de Herrera dice que
le llevaron Teicuco, y que usando
lHernan Cortes de una permision que le
habia dado la repblica, le hizo ahor-
car pblicamente dentro de la misma
ciudad: lectura que parece menos se-
mejante la verdad, porque aventu-
raba mucho en resolverse tan vio-
lenta ejecucion con tanto nmero de
Tlascaltecas la vista, que precisamente
habian de sentir aquel afrentoso castigo
en uno de los primeros hombres de su
nacion.
Algunos dicen que le mat.iron con
rden secreta de Cortes los mismos es-
paoles que saliron al camino, en que
hallamos algo menos aventurada la reso-
lucion. Y como quiera que fuese, no se
puede negar que andaba su providencia
tan adelantada y tan sobre lo posible
de los sucesos, que tenia prevenido este
lance de suerte, que ni los Tlascaltecas
del ejrcito, ni la repblica de Tlascala,
ni su mismo padre hiciron queja de su
muerte; porque sahiendo algunos dias
antes que se desmandaba este mozo en
hablar mal de sus acciones; y en desa-
creditar la empresa de Mjico entre los
do su nacion, particip Tlaseala esta




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs