• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Title Page
 Main
 Index
 Reference
 Back Cover






Title: Documentos para la historia de Haití en el Archivo Nacional
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00026143/00001
 Material Information
Title: Documentos para la historia de Haití en el Archivo Nacional
Series Title: Publicaciones del Archivo Nacional de Cuba, 37
Physical Description: 259 p. : ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Franco, José Luciano, 1891- ( ed )
Archivo Nacional de Cuba
Publisher: s.n.
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1954
 Subjects
Subject: History -- Sources -- Haiti   ( lcsh )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00026143
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000053152
oclc - 00689312
notis - AAF8061
lccn - 54038974

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
        Front Matter 3
        Front Matter 4
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Main
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
    Index
        Page 261
        Page 262
    Reference
        Page 263
        Page 264
    Back Cover
        Page 265
        Page 266
Full Text






































































*. A'~' ,
'I r; : '
:"- j.;:.. '. ; ; Y i;~

:~c!
~, dY; i"'L'' ~ a


.'. **...iiriwfw).w .




















El-u





0,~F vA#i4

~ ~ ~ -r i v r*~~ 9 ,







Q2*MA.. Ju J.


alvd pe ....:t :.
ma










w A... r
2S
,RON















Ia..:
iiw ':Ca JoIgpb













id
fltt '"r -Ai















tA.A
-r

v ~ r ..-,




N:413 ,;









16-i:. e .
d? 3;i:'L' i;i :.t~l ': ~*1
I'#rima;~~g~ai;~~;t6~~~i~~ci
I t t ;r~~X ..;~Ii



'~Jtdrrii~~ii ~ iii ,:.;ii -;:































DOCUMENTS

PARA LA


HISTORIC


DE HAITI EN EL ARCHIVO NATIONAL








































ES PROPIEDAD DEL
ARCHIVO NATIONAL DE CUBA
PRIMERA EDICION 1954.


IMPRESO EN LOS TALLERES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA, LA HABANA.



















REPUBLICAN DE CUBA
CONSEJO DIRECTOR PERMANENT
DE LOS ARCHIVES DE LA REPUBLICAN DE CUBA

ARCHIVO NATIONAL



FRANCISCO CALDERON CABRERA, Secretario del Consejo
Director Permanente de los Archivos de la Repuiblica de Cuba,

CERTIFICO:
Que en sesi6n celebrada por este Organismo en el dia de hoy,
se tom6, entire otros, el acuerdo que transcript literalmente dice
como sigue:
"La responsabilidad de las opinions, juicios, criterios y, en ge-
"neral, de toda manifestaci6n en los trabajos del present libro,
"es exclusive del autor, sin que por el hecho de publicarlos, el
"Consejo Director Permanente de los Archivos de la Repiblica
"de Cuba, se haga solidario de ellas".

Y para insertar en las publicaciones del Archivo Nacional,
expido la present Certificaci6n, en La Habana, a los diez y ocho
dias del mes de Mayo de mil novecientos cincuenta y cuatro.

Visto Bno.

Emeterio S. Santovenia Francisco Calder6n Cabrera
PRESIDENT SECRETARIO











PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA
XXXVII


OCUCIEJNT O

PAPA LA

II ITCulA UlD IlB TI

EN EL

ARCI IVC NACICNAL





COMPILADOS Y ORDENADOS POR
JOSE LUCIANO FRANCO
de la Sociedad Cubana de Estudios Hist6ricos e Intemacionales









LA HABANA


1954






972, y-


,2
LATIN
AMaiUCA














DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI
EN EL
ARCHIVO NATIONAL


L Consejo Director Permanente de los Archivos de la
Republica de Cuba, presidido con singular acierto por
el Dr. Emeterio S. Santovenia, en sesi6n celebrada el
12 de mayo de este afio adopt la siguiente resoluci6n:
4. Se autoriza al Director General del Archivo Nacional, para
que publique un volume, sobre "Documentos para la Historia de
Haiti", como homenaje a la RepAblica hermana, en el 150 aniver-
sario de su Independencia, que se conmemorarA el primero de Ene-
ro de 1954. La recopilaci6n de este material serA encomendada al
Investigador Sr. Jos6 L. Franco.
Se me confi6 la honrosa y dificil tarea de revisar centenares
de legajos y seleccionar los materials hist6ricos relatives a la
Revoluci6n Haitiana y la positive influencia que ejerci6 sobre
Cuba y demAs paises del Caribe. Cuyo encargo ha podido cum-
plirse en la fecha sefialada, gracias a la cooperaci6n generosa y
cordial del CapitAn del Ejercito Libertador Joaquin Llaverias,
meritisimo Director General del Archivo Nacional, y celoso guar-
dian de los ricos fondos confiados a su ejemplar honradez y pa-
triotismo.
Los documents que aparecen en este volume, indditos en
la parte mayor y mas important, tienen exceptional interns para
el que estudie las relaciones de Cuba con los demas pueblos del
Caribe, Estados Unidos y las potencias coloniales europeas, en
el period hist6rico americano que comprende la guerra de libe-
raci6n haitiana, la de independencia de las colonies hispanas y
la lucha feroz e implacable -que culmin6 en Cuba (1844) con el
asesinato de millares de hombres que sofiaban con la libertad- de
la esclavocracia colonial en defense de su bArbaro monopolio.
Un cuadro bastante exacto de aquella 6poca ensombrecida
por las brutales represiones de negreros y bur6cratas puede tra-








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


zarse con s6lo examiner esos viejos papeles, en los que recobran
su deslumbradora vigencia hist6rica Toussaint Louverture, Jean-
Jacques Dessalines, Henry Christophe y Alexandre Petion. A
los que presta un fondo emotional de libertad y democracia, el
firme e inquebrantable prop6sito que les anim6 de arrancar Ia
esclavitud del suelo de America, iluminados por ideales humans
en el camino de sus relaciones political con los otros pueblos ve-
cinos.
Complementa el hist6rico paisaje la presencia contrarevolu-
cionaria de Rigaud, Chanlatte, Bauvais, -haitianos- que no va-
cilaron en situarse al lado de los enemigos de la libertad. Cuyas
constantes comunicaciones al Gobernador Militar de Santiago de
Cuba demandando auxilios para combatir a Louverture, les ha-
cen aparecer junto a Blanchelande, Desombrage, Leclerc, Ro-
chambeau, Noailles, los barbaros que deshonraron la civilizaci6n
francesa con sus crimenes espeluznantes. La presencia de Son-
thonax, y, tambien, la del propio general Laveux, contrast sin-
gularmente con la de los militares citados, ya que intentaron, y,
a veces, lograron vencer la resistencia de los propietarios de es-
clavos, haciendo cumplir los principios sociales y democraticos
por los que luchaba el pueblo francs en la metr6poli lejana.
Las relaciones del Gobierno Colonial de Cuba con las auto-
ridades haitianas -uiltima decada del siglo XVIII y primera mi-
tad del XIX- estuvieron reguladas no solo por las incertidum-
bres y fracasos de la political americana e international de Espa-
fia, sino tambien por la presi6n interesada de los negreros que
imponian su voluntad indiscutida en cuantas providencias se
dictaban en el Palacio de la Plaza de Armas de La Habana. La
Revoluci6n Haitiana, con la amenaza cierta de barrer en el Ca-
ribe al odioso trafico de esclavos, se convirti6 para ellos en horri-
ble pesadilla. Funcionarios coloniales y servidores criollos del
monopolio negrero se solidarizaron con los propietarios france-
ses de Santo Domingo, y le prestaron toda clase de auxilios para
aplastar la rebeldia negra. En estos documents que ahora sa-
len a la luz, volcaron durante medio siglo su odio incontenible
y sus freneticos rencores. Todo g6nero de injuries, lanzadas so-
bre los heroicos e indomables haitianos que pagaron con sus vi-
das el derecho a ser libres en la tierra cuyas riquezas habian fo-









DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITi


mentado con sangre y sudor, aparecen en la correspondencia
cruzada con el Gobernador Militar de Santiago de Cuba. No obs-
tante esos escritos en los que trasciende la pestilente atm6sfera
del barco negrero y el barrac6n del cafetal, dictados por el impo-
tente furor de la reacci6n colonial, Ilenos de falsedades y acusacio-
nes injustas, las figures inmortales de la Revoluci6n Haitiana se
destacan vigorosamente y recobran, a trav6s del tiempo y del es-
pacio, el sefiero lugar que les corresponde en la hist6rica batalla
-adn no terminada- por la libertad y dignificaci6n del hombre.
Toussaint Louverture, dentro del marco de forzadas limita-
clones que le imponian las realidades del moment que le toc6
actuar, intent, desde el inicio de su poder, extender el movimien-
to popular y antiesclavista -cuyas esencias te6ricas tenian sus
raices en la Revoluci6n Francesa- a los demds paises americanos,
al propio tiempo que desarrollaba con extraordinaria habilidad
y prudencia las relaciones comerciales y diplomaticas con Estados
Unidos, Inglaterra y otras potencias europeas interesadas en el
Caribe.
Dessalines, el Libertador, de caracter mas impulsive, desafi6
las amenazas de los traficantes de esclavos y desparram6 los agen-
tes secrets por Cuba, Jamaica, Martinica, Guadalupe, Barbados,
Puerto Rico, Venezuela y Estados Unidos para llevar a las ma-
sas negras oprimidas el estimulo de la propaganda revolucionaria.
Ofreci6 al Precursor Miranda el apoyo moral y material del nue-
vo estado haitiano, fundado por 61 sobre las ruinas de los ejerci-
tos napole6nicos, para liberar a Venezuela de la tirania hispanica.
Henry Christophe y Alexandre Peti6n se opusieron energi-
camente al comercio de esclavos. Los buques de guerra haitianos
persiguieron, capturaron y castigaron, durante el primer tercio del
siglo XIX, a los pirates espafioles habilitados en Santiago de
Cuba, Baracoa y Trinidad, que asolaban las islas del Caribe se-
cuestrando j6venes y nifios negros para venderlos como esclavos
a los hacendados cubanos. Bolivar encontr6 en Haiti el mas
firme sost6n de sus proyectos. Peti6n no s61o impuso su autori-
dad para defender al Libertador de las acusaciones que formu-
laron algunos de sus compafieros en la hist6rica reuni6n de Aux
Cayes, sino que le facility en dos ocasiones, -muy critics por
cierto- dinero, barcos, hombres, armas y municiones para la








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NACIONAI, DE CUBA


guerra. Tambien cooper en la expedici6n que el general Fran-
cisco Javier Mina organize para ir a M6xico a luchar por la libertad.
Los haitianos -los mejores y mas bravos marines de las An-
tillas- nuclearon las tripulaciones de los barcos que, guiados
por Bolivar, partieron de Jacmel en diciembre de 1816. Figura-
ron por centenares en las escuadras de Padilla, Brion, MacGregor
y Aury que tanto contribuyeron a la independencia de las colo-
nias hispano-americanas.
Tambien participaron en la fase initial de las rebeldias
cubanas. Oficiales haitianos cuyos nombres verdaderos no co-
nocemos -se supone que uno de ellos, el principal, era Jean
Francois- ayudaron a organizer en 1812 el intent revoluciona-
rio dirigido por Jos6 Antonio Aponte (1). Sev6re-Curtois, na-
tural de Ouanaminthe, official de alta graduaci6n en la marina
colombiana, despleg6 sus mejores energies para incorporar su
tierra natal a las conspiraciones de los Soles y Rayos de Bolivar
(2).
Las gestiones de Jean-Pierre Boyer -que al morir Peti6n y
Christophe unific6 Haiti bajo su mando y a quien se ha llamado
el Maquiavelo Mulato (3)- para unirse a las nuevas repfiblicas
de America en defense de intereses comunes frente al colonia-
lismo europeo, fracasaron totalmente a causa de la propaganda
reaccionaria ligada a la political international de las grandes po-
tencias. Intent en 1824 -teniendo a su favor los precedentes
hist6ricos sentados por Dessalines y .Peti6n- establecer relacio-
nes diplomaticas con la gran Colombia y, por ese camino, lograr
la extinci6n de la esclavitud que hubo de ofrecer Bolivar a Peti6n,
y participar en el Congreso de Panama. Las proposiciones he-
chas por su representante en Bogota, Mr. Desrivieres Chanlatte,
fueron rechazadas. En el mensaje al Congreso de 2 de enero de
1825, el general Francisco de Paula Santander explic6 las razones
que habia tenido presents para no aceptar las proposiciones del
President Boyer afirmando:

(1) Jorge Quintana: Indice de extranjeros en el Ejercito Libertador de Cuba.
1895-1898, La Habana, 1953, t. I.
(2) Dr. Clemente Lanier: Cuba et la Conspiration de Aponte en 1812.
(3) John Edward Baur: Mulatto Machiavelli, Jean Pierre Boyer, and Haiti of
His Day. The Journal of Negro History, Vol. XXXII, N' 3-Washington, 1947.









DOCLMENTOS PARA LA HXSTORIA DE HAITi


"Nunca han podido ser identicos los intereses de Haiti y los de Co-
lombia, respect a sus antiguas metropolis... (4)
Boyer, habil diplomAtico, vislumbrando las contradicciones
entire las potencias por el dominio de las fuentes de materials pri-
mas de America, logr6 de Francia en 1825 el reconocimiento de
la independencia de Haiti. El hecho caus6 profunda alarma en-
tre los grandes terratenientes de Cuba, provocando un oficio re-
servado del capitAn general Vives al Gobierno de Madrid, denun-
ciando el peligro que ese reconocimiento significaba para la esta-
bilidad del regimen colonial. El Gobierno de Madrid, intran-
quilizado por la actividad de Boyer, comision6 a Felipe Fernan-
dez de Castro en su caracter de antiguo funcionario de la admi-
nistraci6n colonial de Santo Domingo para realizar sobre el terre-
no un studio de las cuesti6n y, si era possible, reclamar la parte
espafiola, que en 1822 -despues de la proclamaci6n de Inde-
pendencia efectuada bajo la direcci6n de Nufiez de CAceres-
habia sido incorporada a Haiti. En 11 de julio de 1824 di6 cuen-
ta Fernandez de Castro de su viaje a la republica negra (5).
Cinco afios mas tarde en enero de 1830, el propio Fernan-
dez de Castro, entonces Intendente de Hacienda en Santiago de
Cuba, cumplimentando la Real orden de 24 de agosto de 1829 se
traslad6 a Port-au-Prince portador de instrucciones muy reser-
vadas
"con el objeto de tratar con el Presidente de Haiti de la devoluci6n a S.M.
de la parte Espafiola de la isla de Sto. Domingo"...
Regres6 el comisionado en el mes de febrero siguiente sin haber
logrado avanzar un paso en sus nuevas actividades diplomaticas
(6).
Como al tiempo de estas gestiones los espafioles habian lan-
zado una nueva agresi6n a Mexico desde Cuba -expedici6n al
mando del general Barradas- el coronel Jose Ignacio Basadre,
en misi6n secret, solicit en nombre del Presidente de la Repi-

(4) Archivo Santander, Vol. XII.
(5) Archivo General de Indias. Estado. Audiencia de Santo Domingo. Le-
o 4 (7). Memorial acerca de la reclamaci6n de la parte espaiiola de la Isla. Ma-
rid, 1824.
(6) Jos6 L. Franco: Politica Continental Americana de Espafa en Cuba: 1812-
1830.









,PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


blica Mexicana la cooperaci6n de Haiti para expulsar a los es-
pafioles de sus iltimas colonies americanas. El Presidente Boyer,
a quien los extrafios mensajes del representante de Fernando VII
no habian logrado convencer, y, que, ademas, siempre habia hos-
tilizado la pirateria negrera y no ocultaba sus simpatias por la
causa de la liberaci6n cubana, dispuso inmediatamente la movi-
lizaci6n de todos los recursos econ6micos, militares y navales de
la Repuiblica para invadir a Cuba y Puerto Rico, expulsar a la
odiosa pandilla colonial y proclamar su independencia. Olvid6
en aquel moment hist6rico la political de aislamiento a que habian
sometido a Haiti sus hermanas de Amrica, y s61o pens6 en la
independencia de Cuba y la extinci6n de la esclavitud (7).
La oposici6n de Inglaterra, Estados Unidos y Francia, im-
pidi6 la realizaci6n de la empresa. Los capitanes generals y go-
bernadores de Cuba que sucedieron a Vives no dejaron un s61o
moment de hostilizar a Haiti, y, especialmente, a Boyer. Los
espias situados en Curazao y los c6nsules espafioles en Jamaica
lo vigilaron cuidadosamente hasta su obligado retire de Kingston.
Todavia le atribuyeron, en 1844, la direcci6n intellectual de la
Ilamada Conspiraci6n de la Escalera, estimando que habia sido
Ilevado a ese piano por los abolicionistas ingleses y franceses.
Hasta el afio 1844 alcanzan los materials referentes a Haiti.
Medio siglo de incesante batallar de los hombres mejores del Ca-
ribe frente a los regimenes coloniales que los oprimian y explota-
ban, aparece a trav6s de los legajos investigados. Documentos
excepcionales por lo que significant hist6ricamente, 6stos que pu-
blica ahora el Archivo Nacional de Cuba. Pero requieren ser
precedidos en su lectura de una breve informaci6n acerca de la
sociedad que cobijaba a los hombres que en ellos se citan, asi co-
mo de la Revoluci6n y Guerra de Independencia haitianas, cuyas
especiales caracteristicas sociales a veces no se perciben con toda
claridad en esos viejos papeles. Revoluci6n popular en la que,
a pesar de la traici6n de muchos de sus miembros mas destacados,
las masas guiadas en las fases iniciales del movimiento por un
hombre de condiciones extraordinarias, Toussaint Louverture, es-
cribieron un capitulo inolvidable de la Historia de Amirica.

(7) Jose L. Franco: Politica Continental Americana de Espaia en Cuba: 1812-1830.









DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITi


a) LA SOCIEDAD COLONIAL.
En visperas de la Revoluci6n Francesa, la colonia de Saint-
Domingue -la parte oeste de la antigua Espafiola, hoy Haiti-
era la que mejores rendimientos producia a sus amos europeos.
Explotada con la mas perfect de las organizaciones antihumanas,
sus riquezas extraordinarias facilitaron el rapido crecimiento de
la burguesia francesa y provoc6, de modo indirecto, el advenimien-
to de las condiciones hist6ricas que hicieron possible su ascenso
como clase al poder politico revolucionario.
La calidad y cantidad de la producci6n de la isla de esmeral-
da superaban con creces la de todas las demas colonies francesas,
inglesas y espafolas del inquieto Caribe. Un gran comercio, al-
macenes colmados de azficar, algod6n, caf6, indigo y cacao; tie-
rras sembradas de espl6ndidas plantaciones, con magnificas resi-
dencias albergando una poblaci6n blanca, muy rica, entregada a
una vida de placeres y cuya corrupci6n moral la hizo caer en de-
generaciones innumerables, eran el asombro y admiraci6n de los
viajeros.
La sociedad francesa de Saint-Domingue se componia de tres
classes: los blancos, los esclavos y los libertos. Los blancos se sub-
dividian en dos categories: la de los grandes blancos, integrada
por propietarios de vastos dominios agricolas y funcionarios ci-
viles y militares de elevado rango; y los pequefios blancos, a la que
pertenecian los artesanos, pescadores, vendedores ambulantes, pe-
quefios comerciantes, peluqueros, artists, empleados modestos,
gentes humildes de todo tipo que penosamente ganaban la sub-
sistencia en toda clase de trabajo; o, muchas veces, en ocupacio-
nes inconfesables en ciudades que, como el Cap, se distinguieron
en el siglo XVIII por la licencia escandalosa de sus moradores.
Los grandes blancos vivian en la opulencia, y los otros en la mas
complete miseria.
Los libertos -una clase intermedia- eran los negros y mu-
latos nacidos de padres libres. El esclavo devenia liberto por fa-
vor especial de su amo o comprando su libertad. En su mayor
parte se componian de mestizos o mulatos. Generalmente los
blancos los despreciaban y maltrataban. No podian ocupar em-
pleos putblicos ni ciertas profesiones. El mas elevado de los ofi-
cios a que tenian acceso era el de joyero u orfebre. En los bata-









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


ones donde cumplian obligaciones militares usaban uniforms
diferentes de los soldados blancos. En la iglesia, en el teatro, en
todas las reuniones puiblicas, tenian asientos separados.
Todos los negros, todos los mestizos, nacidos de padres no
emancipados, eran esclavos. Los esclavos eran distinguidos en
domesticos -cocheros, cocineros, servidores agregados a la resi-
dencia del propietario- y cultivadores, destinados a los trabajos
de la tierra y fabricaci6n industrial. Pertenecian en cuerpo y
alma a sus amos, y eran peor tratados que los bueyes y caballos
del ingenio o cafetal. Desde las cinco de la mafiana se les desper-
taba a latigazos para llevarlos a los campos y a las fabricas, don-
de trabajaban hasta muy entrada la noche.
A menudo se ha comprobado, con verdadero asombro, que
los espaioles, tan crueles con los indios, establecieron para los
negros un regimen que en su forma dulcificaba bastante los ho-
rrores del sistema, mientras que, los franceses, habitualmente mas
humans que sus vecinos peninsulares, instituyeran un tipo de
esclavitud cuya severidad, crueldad, ferocidad misma, no han
sido jams superadas. Quizas si la diferencia de conduct entire
los propietarios de esclavos, espafioles y franceses, provenia de
que la indolencia de los primeros se satisfacia con poco, en tanto
que los segundos, en su afAn de enriquecerse, no se detenian en
los medios y hacian trabajar a sus esclavos mas alla de la fuerzas
humans. Resultando que, para prevenir los efectos del descon-
tento entire los siervos, se vieran obligados a aterrorizarlos con
bArbaros castigos.
El bandidismo impiadoso de la esclavocracia francesa en
Saint-Domingue, estaba dirigido por un regimen netamente mili-
tar. Gobernadores generals, lugartenientes generals, marisca-
les de campo, jefes de escuadr6n y hasta los simples empleados de
la guerra se creyeron de esencia superior y trataron a los demas
en verdadero pueblo conquistado.
"Las ciudades de Saint Domingue
-escribe M. Castonnet des Fosses-
eran consideradas plazas de guerra. En cada una de ellas habia un tenien-
te del rey, un mayor, un ayudante-mayor, y esos oficiales estaban encarga-
dos de su administraci6n... Los oficiales no buscaban mis que enrique-









DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI


cerse arruinando a los colonos, y no cesaban de vejar sus habitantes, tanto
blancos como mulatos. A menudo impedian la acci6n de Ia justicia, atri-
buy6ndose el derecho de juzgar. En virtud de esta usurpaci6n, se les veia
frecuentemente oponerse a las demands establecidas por los acreedores
contra sus deudores, acordar a 6stos moratorias con desprecio de las con-
venciones y decidir cuestiones de nuda-propiedad, usufructo y servidum-
bre".
Pese a la vida brillante de los colonos y al interns que pare-
cian mostrar en ciertos medios a las letras, a la ciencia y a las
artes, la instrucci6n de las diferentes classes de la sociedad colonial
estaba muy abandonada. Si no habia escuelas para los mismos
blancos, como pensar en instruir a los negros y mulatos? No
encontrando medios de educaci6n en Saint-Domingue, los gran-
des propietarios enviaban sus hijos a Francia. Los libertos ricos
siguieron este ejemplo: algunos j6venes mulatos salieron asi para
Paris, y tomaron su parte en la vida tumultuosa de la gran ca-
pital (8).
Los mulatos habian logrado, antes de vencerse la Primera
mitad del siglo XVIII, acumular enormes capitals que hacia cre-
cer su arrogancia. En ciertos distritos las mis bellas propieda-
des pertenecian a los mestizos. Sus plantaciones eran el santua-
rio y asilo de los libertos sin trabajo ni profesi6n y de numerosos
esclavos fugitives. Gracias a su riqueza, se esforzaron los mula-
tos en borrar toda relaci6n con su origen. Los que fueron bas-
tante habiles para lograrlo, buscaron plazas en la magistratura.
En ese caso llegaron a unirse por la vida del matrimonio con fa-
milias distinguidas. Muchas criollas en Paris, cuyos abuelos fue-
ron esclavos traidos de Africa, llevaron su oro y ex6ticas bellezas
a participar en mas de una docena de families de la mas rancia
aristocracia francesa. En Francia se aceptaban los j6venes mu-
latos en los cuerpos reservados a los j6venes nobles y en ciertos
oficios de la magistratura; tambi6n servian de pajes en la Corte
(9).
Al regresar a Saint-Domingue esos hombres debian someter-
se a todas las reglamentaciones y brutalidades de los blancos. Y
cuando los mulatos, poseedores de mas de un tercio de las rique-

(8) Dant6s Bellegarde: La Nation Haitienne.
(9) Lebeau: De la condition des gens de couleur libres sous I'Ancien Regime.









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


zas del pais, comenzaron a ejercer una fuerte influencia en la co-
lonia, los blancos de Saint-Domingue pusieron en ejecuci6n una
series de leyes uinicas en la historic de las discriminaciones raciales.
Por el edicto de 1777 se les prohibit residir en Francia; de contraer
matrimonios con blancos en 1778; de usar los mismos trajes de
los blancos y ser Ilamados senior y sefiora en 1779. En 1755, el
Consejo de Port-au-Prince se neg6 aceptar el nombramiento de
secretario del Rey a favor de Mr. Trutib, porque se habia casado
con una mulata. Por la misma raz6n, en 1762, M. Guerin, rico
propietario de Jacmel, fu6 desposeido del cargo para el que habia
sido electo en la parroquia. Puede suponerse el odio que engen-
dr6 esta teoria interminable de injusticias en hombres ricos e
instruidos en Europa. Las ventajas de una piel blanca eran tan
evidentes que el prejuicio racial contra los negros contamin6 a los
mulatos, que sufrian amargamente el mismo prejuicio de parte
de los blancos. Los esclavos negros y los mulatos se odiaban. Es-
tos no cesaban de demostrar por la palabra, por sus triunfos en
la vida y mayor parte de sus actividades, la falsedad de la preten-
dida superioridad racial. Los que eran casi blancos despreciaban
a los hombres de color que no eran mas que la mitad blancos, y
estos a su vez a los de piel mas oscura y asi sucesivamente. Los
libertos negros eran menos numerosos, pero su piel era objeto de
tal desprecio que un esclavo mulato se consideraba superior a un
negro libre; se hubiera matado antes de ser esclavo de un negro
(10).
Pero esa horrible pesadilla estaba pr6xima a terminar. Al
mismo tiempo que se agudizaba en la Colonia la lucha terrible por
elementales derechos humans, surgia el movimiento abolicionis-
ta ingl6s con Wilberforce -apoyado por Pitt y la parte de la bur-
guesia mas liberal de aquel pais- que muy pronto repercuti6 en
Francia. Un grupo de liberals franceses, el abate Gregoire, Bris-
sot, Mirabeau, Peti6n, Condorcet, organize, en Paris, 1787, la
Society des Amis des Noirs, cuyos objetivos eran la abolici6n de
la trata negrera y la esclavitud. Entre los adversaries franceses
del odioso sistema se hallaba un hombre que por sus ideas libera-
les habia sufrido persecuciones, el abate Raynal, cuyas humani-
tarias teorias quedaron impresas en un libro c6lebre en los finales
(10) P. I. R. James: Les Jacobins Noirs Toussaint Louverture et La Revolution
de Saint Domingue.









DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI


del siglo XVIII: Histoire philosophique et historique des Etablis-
sements et du Commerce des Europ6ens dans les deux Indes. Ese
libro fue leido y releido por el esclavo mAs capacitado para servirse
de dl: Toussaint Louverture. Y el oscuro siervo de la habitaci6n
Breda, pudo te6ricamente -al menos, con las armas literarias
que la 6poca enciclopedista puso en sus manos- prepararse para
orientar y dirigir las masas esclavas en el camino de la libertad,
y destruir los cimientos de una sociedad cruel y en plena decaden-
cia. Mientras Toussaint leia y se preparaba, en Francia estall6
la gran Revoluci6n, y el 14 de Julio de 1789 la toma de la Bastilla
marc el fin de la servidumbre feudal y el advenimiento de una
nueva era para la Humanidad.
b) REVOLUCI6N.
La convocatoria de los Estados generals, hizo concebir, a
los grandes propietarios de Saint-Domingue, la esperanza de go-
bernar la colonia a su antojo, sin tener que estar sometidos a la
inepta burocracia venida de la Metr6poli. Contaban para lograr
sus objetivos con el apoyo de los propietarios absentistas, que se
habian constituido en una especie de comity colonial llamado el
Club Massiac. Estos sostenian estrechas relaciones con la ten-
dencia political de los Girondinos, que representaban en el proce-
so revolucionario de Francia los intereses de la burguesia comer-
cial y maritima cuyas riquezas se desarrollaban con el trdfico co-
lonial y la esclavitud. A fines de 1789 se fundaron en Saint-Do-
mingue las asambleas provinciales del Norte, Oeste y Sur, que
iniciaron claramente sus hostilidades hacia la burocracia colonial.
El 14 de abril de 1790, los blancos solos constituyeron en Saint-
Marc la Asamblea General de la Parte Francesa de Santo Domin-
go, con la pretension de colocarse por encima del gobernador y el
intendente.
"Fue en esta reuni6n de Saint-Marc, donde, por la primera vez, se oy6
pronunciar la palabra independencia: los propietarios amenazaban la metr6-
poli, impacientes por gobernarse a si mismos, sacudiendo una dominaci6n
sin la cual, sin embargo, sus plantaciones no podian subsistir. La conduc-
ta de la asamblea de Saint-Marc acab6 por irritar al gobernador. Emple6
la fuerza para terminar los debates, y los diputados huyeron para refugiar-
se a bordo del navio real el Leopard, que los condujo a Francia". (11).

(11) M. Wallez: Precis Historique des Nigociations entire La France et Saint Do-
mingue. Paris, 1826.









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Con el centenar de hombres y mujeres que escapan a los distur-
bios se iniciaba la emigraci6n de los colonos franceses.
En la misma 6poca, el partido de los pequehos blancos, des-
preciado por los colonos, no permanecia inactive. Para ellos, los
principios revolucionarios franceses eran sus propias reinvidica-
clones. Ademas, surgia el espiritu de revanchismo contra los gran-
des propietarios. Aspiraban a repartirse sus tierras, mantener la
esclavitud y despojar a los mulatos de sus riquezas. Y ofrecieron
su concurso al gobernador, conde de Peinier. Por su parte, los
mulatos fueron recibidos con benevolencia por las autoridades,
que buscaban defenders de los grandes colonos. Todos adopta-
ron un signo particular de reconocimiento que hizo llamarlos los
Pompons blancs. Por su lado, los partidarios de la asamblea de
Saint-Marc se distinguieron por una escarapela roja: de ahi el
nombre de Pompons rouges. El conde de Peinier era un hombre
indeciso, y fu6 reemplazado por Blanchelande, incapaz y falto de
energies. El coronel del regimiento acuartelado en Port-au-Prin-
ce, Mauduit du Plessis, military realista, al frente de un pufiado
de soldados dispers6 el Comit6 del Oeste -30 de junior de 1790-
principal apoyo de la asamblea de Saint-Marc y despues disolvi6
a esta con la ayuda moral y material de los mulatos. El 2 de mar-
zo de 1791 desembarcaron en Port-au-Prince los regimientos de
Artois y Normandia, enviados como refuerzos desde Francia;
traian justificados antecedentes de indisciplina. El gobernador
Blanchelande huy6 para refugiarse en el Cabo, dejando al coronel
Mauduit la espinosa encomienda de reprimir los disturbios.
En 1791, los blancos de Saint-Domingue no se preocupaban
de los esclavos ni de los mulatos salvo para asesinarlos y robarlos.
La debilidad del gobierno suscitaba las rivalidades entire grandes
y pequehos blancos. Escarapelas blancas y rojas luchaban por
la supremacia alrededor de palabras de orden, libertad e igual-
dad, con la violencia natural en los propietarios de esclavos. Los
pequehos blancos trataron de ganarse, a titulo de patriots, la con-
fianza de los soldados recien llegados. Los acogieron con misica
y bailes; los saturaron de alcohol y comidas; y les explicaron a
su manera el carActer contra-revolucionario del gobierno colonial.
Las tropas terminaron por desobedecer a sus oficiales, se rebela-









DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI


ron y asesinaron al coronel Mauduit, dando lugar a escenas dan-
tescas de sangre y pillaje. En algunos lugares cercanos a Port-
au-Prince, los esclavos, informados de las noticias de la Revolu-
ci6n Francesa, empufiaron las armas para reclamar su liberaci6n.
Una docena fueron aprehendidos y ahorcados. El marquis de
Caradeu, comandante de la Guardia Nacional de Port-au-Prince,
se gan6 la admiraci6n de los propietarios por la ferocidad impla-
cable que emple6 con los rebeldes adornando las avenidas de su
hermosa plantaci6n con docenas de cabezas de esclavos -culpa-
bles o inocentes- fijadas en picas.
Entre los libertos surgieron esperanzas de reforms del r6gi-
men ante el espiritu liberal, igualitario que surgia de los debates
de la Asamblea Constituyente Francesa de 1789. Pero los redac-
tores y firmantes de escritos pidiendo el cumplimiento de las re-
soluciones y decretos de aquella, fueron perseguidos. Lacombe,
autor de una petici6n a la Asamblea Provincial del Norte, fue
ahorcado. Ferrand de Baudieres, blanco y juez de Petit-Goave,
culpable del mismo delito, fu6 asesinado en las calls por los irri-
tados propietarios de esclavos. En Francia, dos mulatos distingui-
dos, Vincent Og6, de Dondon, y Julien Raymond, de Aquin, em-
prendieron, para mejorar la situaci6n political de su clase, gestio-
nes que despertaron en su favor ardientes simpatias. La Societ6
des Amis des Noirs los apoy6 abiertamente. Pero los colonos del
Club Massiac, con el concurso de un gran orador, Barnave, dipu-
tado a la Asamblea Constituyente, rindieron prActicamente in-
eficaz el decreto de 28 de marzo de 1790 que vagamente pa-
recia reconocer ciertos derechos igualitarios. Og6, desesperado,
resolvi6 regresar a su patria. Unido a Jean B. Chavannes, recla-
maron del gobernador Blanchelande y la Asamblea Provincial del
Norte el cumplimiento del decreto antes citado. Chavannes ca-
lorizaba la insurrecci6n de los esclavos negros, pero, Og6 objet6
el proyecto como peligroso a los intereses de su clase. Ambos se
pusieron al frente de cuatrocientos libertos para obligar a las au-
toridades a cumplir los decretos de la Asamblea Constituyente.
Fueron derrotados y se refugiaron en Santo Domingo. Entrega-
dos por el gobernador espafiol, Og6 y Chavannes fueron cruel-
mente ejecutados el 25 de febrero de 1791. Treinta de sus com-
pafieros fueron igualmente ajusticiados.









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Esta represi6n aterradora no produjo el resultado esperado.
Los libertos comprendieron claramente que todos los blancos de
Saint-Domingue, sin exceptuar al Gobernador y los funcionarios
que habian solicitado su apoyo contra la peligrosa Asamblea de
Saint Marc, no habian pensado jams en reconocerles el goce de
los derechos politicos. Resueltos, sin embargo, a devenir ciuda-
danos activos, se organizaron bajo otros jefes: Bauvais, Lambert,
Pinchinat, Rigaud, Doyon.
Un nfimero important de libertos se reuni6, 7 de agosto de
1791, en la iglesia del burgo Saint-Louis de Mirebalais, para con-
certar su acci6n political. Formaron un comite de direcci6n de
cuarenta miembros denominado Consejo de Representantes de
la Comuna. Pierre Pinchinat fu6 elegido president. Reclam6
la ejecuci6n de los decretos favorables a los hombres de color: uno
redactado en t6rminos vagos; el otro, -15 de mayo de 1791-
muy explicit. En sus respuesta, Blanchelande insult al Con-
sejo y le intim6 la orden de disolverse. MAs irritados que descon-
certados los libertos resolvieron recurrir, una vez mas, a la suerte
de las armas. Bauvais, que habia participado en la guerra de In-
dependencia de los Estados Unidos con esos centenares de negros
y mulatos de las colonies francesas del Caribe -Andre Rigaud,
Henry Christophe, Jean Pierre Lambert y Pierre Cang6, figura-
ron tambi6n en ella- fue nombrado comandante military de los
sublevados, teniendo a Jean Pierre Lambert, negro de Martinica,
como segundo (12).
Incorporaron a sus escasas fuerzas 300 negros cimarrones a
los cuales Ilamaron los Suizos, para burlarse de la guardia que con
ese nombre rodeaba al rey de Francia. Estos hombres, endure-
cidos en la lucha de guerrilleros montafieses, prestaron a los mu-
latos una cooperaci6n decisive en el combat de Pernier, donde
fueron derrotadas las tropas blancas de Port-au-Prince. Hanus
de Jum&court, rico plantador francs, caballero de San Luis y
comandante military de Croix des Bouquets, se sum6 a los libertos.
Los colonos blancos del Oeste aceptaron las demands de los
hombres de color libres. Representantes de ambas facciones fir-
maron, 11 de septiembre, en Croix des Bouquets, un acta preli-

(12) Dr. J. C. Dorsalnvil: Manuel D'Histoire D'Hati.









DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI


minar debida principalmente a la sagacidad de Pinchinat, confir-
mada y ampliada mas tarde por un tratado de paz formal adop-
tado en la habitaci6n Damiens, en cuyo articulo X se estipulaba
que los ciudadanos de color -mulatos y negros libres- se reuni-
rian con los blancos para former las asambleas parroquiales y se-
rian como estos electores y elegibles; y en el XIV se prohibian en
el future calificaciones tales como Negro libre, Mulato libre, Cuar-
ter6n libre o Ciudadano de color, y solo serian distinguidos por
las mismas usadas para los blancos. Entre otros derechos recono-
cidos igualmente a las mujeres, se aseguraba la ejecuci6n de los
decretos de la Asamblea Constituyente y se declaraba infame el
juicio del Consejo Superior del Cabo que habia condenado a Og6,
Chavannes y demds compafieros. Pero, no s61o dejaron inten-
cionalmente de consignar en el pacto mejoras para la servidumbre
negra -no debe olvidarse que tanto los libertos como los colonos
eran ricos propietarios- sino que, a petici6n de los blancos teme-
rosos del regreso de los Suizos a sus respectivas comarcas, los mu-
latos consintieron en deportar a los 300 negros asi llamados. Y
fueron embarcados con destiny a una region casi desierta del con-
tinente. Los capitanes de los barcos encargados de transportarlos
despues de una larga aventura a trav6s del Caribe, los condujeron
nuevamente a Saint-Domingue. Llevados a la bahia de San Ni-
colas, fueron alli vilmente asesinados, de orden de los propios li-
bertos que los habian utilizado para apoyar sus reclamaciones.
Mas tarde, Bauvais y Rigaud, en carta firmada por ambos y diri-
gida a Victor Hughes y Lebas -6 de julio de 1794- trataron de
defender a los mulatos de este crime, pero no pudieron ocultar
que habian accedido a la odiosa media para no hacer peligrar
las ventajas obtenidas para su clase.
El movimiento de equiparaci6n se extendi6 al Departamento
del Sur, donde Rigaud ejercia una positive influencia. Las pa-
rroquias de los Cayos, Petit-Goave, etc., se sumaron al mismo.
Sin embargo, la cordialidad entire blancos y libertos no dur6 mu-
cho en el Sur y Oeste. El 21 de noviembre un aventurero italia-
no, Pralotto, que habia logrado instalarse en alto sitial de la mu-
nicipalidad de Port-au-Prince, provoc6 disturbios que acabaron
en una matanza general de hombres, mujeres y nifios mulatos,
ejecutada con sin igual fiereza por los grandes y pequefios blan-









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


cos. Los libertos que resistieron en6rgicamente fueron desaloja-
dos a cafionazos de sus atrincheramientos. Y las cuatro quintas
parties de la ciudad de Port-au-Prince desapareci6 entire las lla-
mas. Furiosos los mulatos, reaccionaron violentamente ante la
inesperada agresi6n de que eran victim. Se reunieron en la lla-
nura de Cul-de-Sac y juraron vengarse. Formaron una confede-
racion y llamaron en su auxilio a los de su clase del Sur. A fines
de 1791, Bauvais y Doyon sitiaron a Port-au-Prince, de Droui-
lard al Gros-Morne; en tanto que Rigaud se fortificaba en las
lines de Bizoton.
La actitud de los colonos hacia sus aliados de la vispera, se
debi6, principalmente, al hecho de que la Asamblea en Paris,
presionada por las gentes del Club Massiac y los intereses econ6-
micos de los representantes de los grandes puertos que comercia-
ban con las Colonias, por decreto de 24 de septiembre reform el
de 15 de mayo dejando al arbitrio de los colonos blancos el arre-
glo de la cuesti6n referente a igualdad de derechos demandada
por los mulatos. Por otra parte la Asamblea Colonial elegida en
julio, y reunida en L6ogane acord6, diciembre de 1791, anular
los acuerdos y tratados celebrados entire libertos y blancos en
Croix des Bouquets. Pero, lo que les hizo tomar esa actitud fu6
sobre toda otra causa, el hecho de haberse sublevado los esclavos
del Norte en la noche del 22 de agosto, que atribuyeron a ma-
niobras de los mulatos. Sonthonax dira mas tarde que la prime-
ra causa de las desgracias de Saint-Domingue habia sido la in-
dependencia a la que aspiraban los cuerpos populares, pero que
la segunda fue a causa de la obstinaci6n con que los blancos recha-
zaron la participaci6n de los hombres de color libres en la political.
"La primer aurora,

decia Sonthonax
el 13 pluvioso ante la barra de la Convenci6n, o mis bien la primera noti-
cia que arriva a la Colonia de la toma de la Bastilla electriza todos los es-
piritus; todo el mundo quiso ser libre; pero cada uno quiso serlo a su ma-
nera; los blancos quisieron ser libres, pero quisieron rechazar de la asam-
blea a los hombres de color; los blancos quisieron sacudir el yugo de los
intendentes, de los gobernadores, de los Consejos superiores, pero rechaza-
ron a los que hablaban de libertad para otros que no fueran ellos; pero









DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITi


quisieron la esclavitud eterna en las colonies y la eterna servidumbre de
los negros" (13).


En el moment mismo que los hombres de color libres del
Oeste triunfaban en el combat de Pernier, una formidable insu-
rrecci6n de esclavos estallaba en el Norte del Pais.
Se ha acusado -dice Vaissi6re, historiador frances de ten-
dencia francamente derechista- a los filantropos, al antiguo go-
bierno, los emigrados y los mulatos, de sublevar a los negros. En
el fondo, la insurrecci6n de estos no parece haber tenido otras
causes que la agitaci6n creada en derredor de ellos en la colonia,
los espectaculos a que asistian, los discursos que escuchaban.
Desde 1789,
"las noticias de lo que ha pasado en Paris y en el Reino, escriben los sefio-
res de Peynier y Barb6 de Marbois, son conocidos aqui por una multitud
de impresos... Todo lo que se ha hecho y escrito, particularmente acerca
de la emancipaci6n de los negros, penetra en la colonia, pese a las precau-
ciones que nosotros tomamos... Pero ademis, los negros todos se hacen
la idea, que les ha impresionado de manera espontdnea, de que los blancos
esclavos mataron a sus amos y ahora libres se gobiernan a si mismo pose-
sionAndose de los bienes de la tierra"...

Cuando los colonos empezaron a usar la escarapela blanca, los
esclavos dijeron que era la serial de la emancipaci6n de los blan-
cos (14).
La noticia de la Revoluci6n Francesa fue solo la chispa que
provoc6 el incendio de la enorme carga de explosives injusticias
creadas por los propietarios de la colonia de Saint-Domingue. A
todo lo largo del amargo y doloroso martirio de su incalificable
servidumbre, los negros habian creado las condiciones hist6ricas
que los llevarian a fundirse en una naci6n y crear un estado so-
bre las ruinas de sus opresores.
Los hombres que los traficantes negreros arrancaron en los
siglos XVII y XVIII de las costas de Senegal, de Guinea, del viejo
estado de Dahomey, de la Nigeria, de lo que es hoy Africa Ecua-

(13) Pierre de Vaissi&re: Saint-Domingue. La Socletd et la Vie Criols sous
I'Ancien Regime. (1629-1789).
(14) Ibidem.








PUBLICACI0NES DEL ARCHWVO NATIONAL DE CUBA


trial francesa y de la cuenca del Congo, para explotar las rique-
zas de Saint-Domingue, representaban grupos humans diferen-
ciados tanto por el lenguaje como por la cultural. Sobre la nueva
tierra donde los lanzaban en oleadas interminables con implacable
codicia, sintieron esos hombres recien Ilegados la honda y urgen-
te necesidad de unirse en su infortunio.
Cada tribu, cada zona cultural de su pais de origen, tenia su
confesi6n, sus ritos religiosos particulares, su idioma propio. Y
tuvieron que crear en el suelo de Haiti un lenguaje comin, una
fe y aspiraciones comunes para vivir y resistir colectivamente a
tan amargo e implacable destiny. El nuevo idioma fue el creole,
sintesis de los dialectos aportados por los negros, fundidos por el
amo frances a base del normando usado por bucaneros, filibuste-
ros y tratantes de esclavos en las Antillas Menores; y surgi6 el
Vodu, fen6meno exclusivamente haitiano de sincretismo religio-
so (15).
El Vodu se asimila -segun Rigaud- mas que a una reli-
gi6n, a una realidad fisica y spiritual de tradici6n milenaria y
profundamente imbricada en la vida haitiana, y la condiciona
sobre todos los plans: magico, social, politico. La evangeliza-
ci6n cristiana en vano trat6 de extirpar sus creencias religiosas de
la organizaci6n mental y de las costumbres de estos hombres, cu-
yos ojos se volvieron siempre hacia Ife, la Meca negra del Sur
nigeriano. Para ellos, Legba es siempre el maestro supremo del
cosmos, que se les manifiesta encargando uno de sus loas de po-
sesionarse de un ser human ante los ojos de sus semejantes (16).
Y el Vodu fue factor determinante en el inicio y desarrollo de la
rebeldia de los esclavos. El creole y los tambores los medios de
comunicaci6n que utilizaron para unificar las dotaciones mas
distantes entire si de ingenios de azucar y plantaciones cafetale-
ras. Un sacerdote del culto Vodu, Boukman, negro natural de
Jamaica, que ejercia un gran ascendiente sobre todos los esclavos
que se le acercaban, convoc6 misteriosamente a un gran numero
de ellos para la noche del 14 de agosto de 1791 en un claro del
Bois-Caiman, cerca del Morne-Rouge en el Norte. Doscientos
delegados de las diversas plantaciones y talleres del departamento

(15) Jos6 L Franco: Tambores de Haiti. Revista Carteles, N9 10-1953.
(16) Milo Rigaud: La Tradition voudoo et le Voudoo haitien.









DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITi


se reunieron esa noche, a la que prestaba singular misterio la
tempestad sombria que asolaba el bosque, para prestar solemne
juramento de solidaridad en medio de una ceremonia religiosa,
despues de acordar las medidas necesarias para una sublevaci6n
general. Una vieja esclava cant6, coreada por los asistentes, ple-
garias en lenguas africanas invocando los dioses ancestrales. Y,
Boukman, en creole, se dirigi6 a los reunidos para excitarlos al
combat.
La sublevaci6n estall6 ocho dias despues de la ceremonia
del Bois-Caiman, respondiendo las masas de siervos a los roncos
sones del tambor que retumb6 de hacienda en hacienda en toda
la region nortefia. Armados de machetes, hachas, cuchillos, al
grito de ILibertad! iVenganzal, se lanzaron con irresistible furia
sobre los blancos. En cuatro dias la revuelta tom6 formidable
proporciones. Boukman era el jefe, secundado por Jean Francois,
George Biassou y Jeannot. Implacablemente arrasaron, quema-
ron y mataron a cuantos propietarios hallaron en su camino.
Solo los medicos y los sacerdotes blancos fueron respetados. La
represi6n de los colonos fu6 brutal. Desde el primer moment
los pequehos blancos plenos de furor persiguieron y asesinaron
en las calls del Cabo a los mulatos, por sospechas de ser los ins-
tigadores de la insurrecci6n. Malenfant un antiguo propietario
de esclavos, habla asi de la venganza de los colonos:

"Los blancos, en su rabia, miraban todo negro como un enemigo y aumen-
taron asi el nimero de los rebeldes, pues, a menudo, encontraban apaci-
bles esclavos trabajando en sus talleres, no hacian deferencia alguna y los
masacraban indistintamente" (17).

El general frances Pamphile de Lacroix, que combati6 a los
revolucionarios escribi6 en sus Memorias:

"La guerra no fu6 mas que una exterminaci6n en la cual los dos par-
tidos se superaron en furor; los negros sorprendidos ocultandose eran inexo-
rablemente degollados. Cuando los blancos marchaban a los combates,
destruian, en la ceguera de su venganza, todo lo que era negro; a veces el
esclavo fiel que se presentaba confiado perecia bajo los golpes del amo
irritado del cual buscaba apoyo. Esas crueldades, repetidas a menudo, re-

(17) Citado por Antoine Michel: La Mission du Gal Hidouville a Saint-Do-
mingue.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


clutaban la rebeli6n, ya que de hecho no habia mAs que los campos donde
los negros pudieran esperar alguna seguridad" (18).

La rebeli6n de los esclavos se extendi6. Mas que otra cosa,
los Ilevaba a tomar las armas el temor a los atroces castigos que
le inflingian sus amos. Querian persuadir a estos que el rey de
Francia les habia concedido tres dias de libertad casi complete
a la semana, pero, que los blancos, descontentos, se negaban a
cumplir las nuevas ordenanzas reales que dulcificaban la vida de
los siervos. Y esa propaganda cruz6 a los lugares mas remotos
de la colonia. En el Oeste, las plantaciones y talleres de Arcahie,
Cul-de Sac, Leogane, Jacmel, se sublevaron y se volcaron sobre los
Matheux, el Trou-Caiman y las montafas del Grand Fond, don-
de los insurrectos peleaban en pequefias partidas a las 6rdenes
de: Hyacinthe, Halaou, Caiman, Lamour Derance, Dieudonne
Lafortune, Pomp6e, Romaine la Proph6tese, Laplume. En el Sur,
los sublevados arrasaron las plantaciones e inquietaron la ciudad
de Cayes. Muchos negros y mulatos libres, condenados por con-
tumacia en el process de Og6 y Chavannes, y que erraban en los
bosques, se unieron a los insurgentes que comenzaban a darse
una especie de organizaci6n. Los sacerdotes ejercieron en todo
tiemplo una gran influencia sobre el espiritu de los negros; algunos
se mantuvieron en sus curatos a pesar de la presencia de los in-
surgentes; y estos encontraron en aquellos consejeros y los prime-
ros redactores de sus actas. Eran el Padre Bienvenu, cura de Mar-
melade; el Padre Suplice, capuchino, cura de Trou; el abate Bou-
cher, cura de Terrier Rouge y el abate Delahaye, cura de Don-
don. Este filtimo devino un ardiente ap6stol de la libertad gene-
ral (19).
Defendiendo heroicamente las posiciones rebeldes de Fond-
Bleu, encontr6 Boukman la muerte en el mes de noviembre. Su
cabeza fue Ilevada al Cabo como trofeo y exhibida en una plaza
p6blica. El comando de la insurrecci6n pas6 a Jean Francois,
Jeannot y Biassou. A este iltimo, que, aun cuando era bastante
inculto, no carecia de valor y audacia, se sum6 Toussaint Lou-
verture, que hacia meses participaba activamente en los prepara-

(18) Pamphile de Lacroix: Mimoires pour servir a l'Histoire de la Revolution de
Saint-Domingue. Paris, 1820.
(19) H. Paul6us Sannon: Histoire de Toussaint-Louverture.









DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITi


tivos revolucionarios. Ingres6 en calidad de secretario de Bias-
sou a fines de noviembre, despues de
"saldar con sus amos la deuda de gratitud, colockndolos a salvo en la parte
espafiola de la Isla..." (20).
Noticioso el gobierno frances de lo que ocurria en Saint-Do-
mingue, decidi6 enviar tres Comisarios para restablecer el orden
en la colonia. Llegados al Cabo en noviembre de 1791, Roume,
Mirbeck y Saint-L6ger -cuyos eran los comisarios designados-
encontraron una situaci6n extremadamente complicada. La di-
sensi6n reinaba entire los blancos. Entre blancos y mulatos con-
tinuaba la lucha violent y encarnizada. A esas graves dificulta-
des se juntaba la rebeli6n de los esclavos, la mas important de
las producidas en la colonia, y que traducia de manera terminan-
te la comuin aspiraci6n de los negros a la libertad. En sus esfuer-
zos para dominar tan peligrosa situaci6n, los Comisarios se gana-
ron la mala voluntad de las asambleas coloniales que se negaron
a renunciar a ninguno de sus privilegios.
Aceptando algunas ofertas de los Comisarios -Saint-Leger
habia entrado en relaciones con ellos- Jean Francois y Biassou
enviaron a dos negros libres, Raynal y Duplessis, a notificar a
los blancos del Cap sus disposiciones conciliadoras. Obtuvieron
del Presidente de la Asamblea Colonial por toda respuesta esta
insolente declaraci6n:
"Emisarios de los negros sublevados, vayan a decir las intenciones de
la Asamblea Colonial: la Asamblea fundada sobre la ley y por la ley no
puede tratar con gentes armadas contra la ley, contra todas las leyes. La
asamblea podrA perdonar a los culpables arrepentidos que regresen a sus
obligaciones.' No demandarA otra cosa que el reconocimiento de haber
sido arrastrados a la revuelta contra su voluntad. Ella sabe siempre medir
sus bondades y su justicia: retirense" (21).
Esta respuesta provoc6 la desesperaci6n y la c6lera entire los
rebeldes. Fu6 precise la intervenci6n energica y just de Tous-
saint-Louverture para impedir que Biassou hiciera degollar a to-
dos los blancos prisioneros. Las hostilidades se reanudaron. El
15 de enero de 1792, las guerrillas de Jean-Francois atacaron y

(20) Victor Vega Ceballos: Toussaint-Louverture.
(21) H. Paul&us Sannon: Ob. cit.









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


tomaron a Ouanaminthe; en la noche del 22 al 23, Biassou fra-
cas6 en el intent de apoderarse del Cabo por sorpresa. La gue-
rra continue con todos sus horrores. Guerra atroz, inhumana,
salvaje, donde los barbaros y los civilizados rivalizaban con sus
actos de crueldad y destrucci6n.
Una segunda comisi6n civil y military desembarc6 en el Cabo
el 18 de septiembre de 1792. Estaba compuesta la parte civil de
hombres energicos, Sonthonax, Polverel y Ailhaud. El nombre
del primero no era grato a los blancos, pues habia escrito en Pa-
ris, el aiio anterior, a prop6sito del problema colonial:
"Las tierras de Saint-Domingue deben pertenecer a los negros; ellos las
han adquiridos con el sudor de su frente".
Esta frase permiti6 a los colonos insinuar que, ademas de su mi-
si6n official, los comisarios traian otra secret: abolir la esclavi-
tud (22). La misi6n military comprendia una fuerza de seis mil
hombres a las 6rdenes del general d'Esparb6s, nombrado Gober-
nador General de Saint-Domingue, que reemplazaba a Blanche-
lande. Y tres nuevos comandantes militares para las provincias:
el general d'Hinisdal, al Norte; el general Montesquiou-Fezenzac,
al Sur; y el general De La Salle, al Oeste.
Los nuevos comisarios civiles estaban resueltos a introducir
los cambios necesarios para restablecer el orden y mejorar la suer-
te de los esclavos. Disolvieron la Asamblea Colonial e instituye-
ron una comisi6n administrative, Ilamada intermediaria, compues-
ta de doce miembros, seis designados por la extinta asamblea y
los restantes, mulatos libres, escogidos por los comisarios: Pinchi-
nat, Boisrond, Raimond, Borno, Latortue y Castaing. Esas re-
soluciones benevolentes hacia los negros y las medidas political
adoptadas por el gobierno de la metr6poli en favor de los libertos,
indignaron a los colonos blancos que planearon la entrega de
Saint-Domingue a los ingleses, en ese moment hist6rico en gue-
rra con Francia. Amenazados de ser desposeidos de sus esclavos,
organizaron una series de complots contra los comisarios. Graves
des6rdenes estallaron en Cayes, Jacmel y Port-au-Prince, que fu6
bombardeado el 12 de abril por 6rdenes de Sonthonax.
El general Galbaud, que era tambi6n gran propietario de


(22) J. C. Dorsainvil: Ob. cit.








DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI


esclavos, sustituy6 a d'Esparb6s como gobernador general. Las
intrigas de los agitadores blancos se hizo sentir en el Cabo. Dos-
cientos de ellos fueron deportados. Galbaud se puso al lado de
los subversivos duefios de esclavos. Disponia de 3.000 hombres
bien armados y equipados. En las calls del Cabo se entabl6 un
furioso combat que dur6 dos dias, 20 y 21 de junio de 1793. Los
mulatos, alineados junto a los comisarios, se batieron con valor,
pero Galbaud parecia tener el triunfo asegurado. En presencia
de ese peligro, Sonthonax tom6 una decision memorable. Llam6
a los esclavos negros rebeldes acampados en los alrededores del
Cabo, y prometi6 la libertad a todos los que ayudaran a castigar
los rebeldes. 20.000 esclavos respondieron a la apelaci6n de Son-
thonax. Se volcaron sobre la ciudad y aniquilaron a los partida-
rios de Galbaud. Este, con 2,000 de los suyos, huy6 hacia los
Estados Unidos y las colonies espafiolas.
El gobernador espafiol de Santo Domingo, don Joaquin Gar-
cia, cumpliendo las instrucciones que de Real orden le habia co-
municado el conde de Aranda, entr6 en relaciones con los jefes
de los esclavos franceses rebeldes, concedi6ndoles en nombre del
rey de Espafia socorros en armas y pertrechos de guerra y libertad,
excepciones, prerrogativas como a sus sAbditos, y tierras en San-
to Domingo. Jean Francois y Biassou aceptaron y se pasaron
con sus hombres al partido espafol. Cuando Toussaint Louver-
ture tuvo conocimiento de las proposiciones espaiiolas se encon-
traba en Port-Francois, en la banda del Norte, e inmediatamente
vino a ponerse a la disposici6n del conde de Hermonas, goberna-
dor de San Rafael. Ya no era el antiguo medico del ejercito del
rey de Francia, ni el humilde secretario de Biassou. Su figure po-
litica se agrandaba extraordinariamente. Se habia destacado co-
mo military en multiples ocasiones, notablemente por su defense
encarnizada del Morne Pel6. En el moment que entr6 en rela-
ciones con el conde de Hermorias, Toussaint Louverture Ilevaba
con 61 un pequefio ejrcito de 600 negros, mas o menos discipli-
nados, formados bajo su direcci6n. Su dependencia de Biassou
era solo nominal. "El conde Hermonas, a nombre del rey de
Espafia, le hace Lugarteniente General del Ej6rcito; celebra gran-
des fiestas en su obsequio, y la admiraci6n le hace exclamar:









PUBLCACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


"Si Dios descendiese sobre la Tierra, en ning6n coraz6n encontraria mas
imponente abrigo" (23).
En agosto de 1792 ocupaban los espafioles: Vailli6re, Trou, Fort-
Dauphin, Grande-Rivi6re, Ouanaminthe, Marmelade, Ennery Go-
naives, Limb6.
Los ingleses, por otra parte, respondiendo al Ilamado de los
grandes blancos descontentos, habian invadido ya algunas de las
principles plazas de Saint-Domingue. Pitt organize un formida-
ble ej&cito para apoderarse de la rica colonia, estimando que las
luchas revolucionarias le harian facil y rapida la ocupaci6n de la
misma. Sucesivamente los colonos blancos fueron entregando a
los ingleses Jeremie, Mole Saint-Nicolas, Saint-Marc, Arcahie y,
19 de junio de 1794, entraron en Port-au-Prince. Tambien se
apoderaron los ingleses de las otras colonies francesas en el Cari-
be: Martinica, Guadalupe y Santa Lucia. Los propietarios fran-
ceses de la colonia, olvidando patria y religion, recibieron en todas
parties a los ingleses protestantes y enemigos de Francia como sus
salvadores. Los representantes de los propietarios firmaron en
3 de septiembre de 1793 un tratado en regla con el jefe de las
fuerzas de ocupaci6n inglesas, general Adam Williamson. Tres
dias mas tarde el coronel Whitelocke, al desembarcar en Jeremie,
anunci6 en nombre del rey de Inglaterra que la esclavitud seria
mantenida. Numerosos mulatos propietarios del Sur y Oeste
tambien se sumaron a los ingleses, pero otros muchos como Pin-
chinat, Rigaud, Peti6n y Bauvais, se negaron a aceptarlos y se
colocaron al lado de los comisarios civiles de la Republica Fran-
cesa.
Sonthonax, solo, pues los otros comisarios regresaron a Fran-
cia, se encontr6 ante el angustioso problema de enfrentarse a in-
gleses y espafioles al propio tiempo que la revoluci6n domestica
arrasaba con todo. Apremiado por tan adversas circunstancias,
Sonthonax, en un acto memorable celebrado en el Cabo el 29 de
agosto de 1793, rodeado por grandiosas manifestaciones de juibilo
popular, proclam6 la libertad de los esclavos. En un discurso a
los negros a quienes habia reconocido los mas elementales derechos
humans, Sonthonax les dijo:


(23) Victor Vega Ceballos: Ob. cit.









DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI


"...La libertad os hace pasar de la nada a la existencia: mostraos dignos
de ella. Renunciad para siempre tanto a la indolencia como al bandidaje.
Tened el coraje de querer ser un pueblo, y pronto sereis iguales a las na-
ciones europeas".
Los propietarios de esclavos reaccionaron ante ese hecho his-
t6rico incrementando en todo el Caribe la propaganda injuriosa
contra la Revoluci6n Francesa y el acta de la libertad de los sier-
vos. Unidos a los funcionarios coloniales y oficiales realistas del
ej6rcito, se incorporaron a los invasores ingleses y espafioles. La
traici6n de Deneaux, comandante de la Mole, la del general Adrien
Nicolas de-la Salle, mariscal de campo de la Repiblica francesa y
gobernador interino de las islas francesas de Sotavento, determi-
naron a Sonthonax a salir del Cabo dejando a Jean-Louis Villatte,
mulato, que habia participado en la guerra de independencia de
los Estados Unidos, al mando de la ciudad y sus alrededores. En
Gonaives reemplaz6 a de la Salle con el general Etienne Laveaux,
comandante de la provincia del Norte de Saint-Domingue. En
Saint-Marc estuvo a punto de ser victim de los conspiradores. Los
comandantes militares de Verrettes, Morin, de la Petite-Riviere,
un hermano de Vincent Og6, de Saint-Marc, y Savary, formaron
un comite que Ilamaron Consejo de Paz y Uni6n y redactaron un
manifiesto para oponerse a la ejecuci6n del acta de libertad ge-
neral de los esclavos.
La Convenci6n francesa, que aboli6 el feudalismo y la aris-
tocracia, decret6 en 4 de febrero de 1794 la abolici6n de la servi-
dumbre en las colonies. El dia antes tres diputados de Saint-
Domingue se presentaron ante la Convenci6n: Bellay, un negro
esclavo que habia comprado su libertad; Mills, mulato, y Dufay,
blanco. Fueron admitidos a participar en las sesiones de la asam-
blea revolucionaria y popular. El dia 4, Bellay pronunci6 un lar-
go y vibrant discurso. Aportaba la adhesi6n de los negros a la
Revoluci6n y demandaba a la Convenci6n que proclamara la
abolici6n de la esclavitud. Es de notar que fu6 un negro, un an-
tiguo esclavo, quien pronunciara el discurso presentando uno de
los actos legislativos mas important que hayan sido jams re-
gistrado en una asamblea politica... Lacroix, que habia hablado
la vispera, propone en seguida el proyecto de decreto:
"La Convenci6n national declara la esclavitud abolida en todas las colo-









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


nias. Declara en consecuencia que todos los hombres, sin distinci6n de
color, domiciliados en las colonies, son ciudadanos franceses y gozan de to-
dos los derechos garantizados por la Constituci6n" (24).

En el mes de junio de 1793, Toussaint-Louverture, Biassou
y Jean-Francois rechazaron la demand de los comisarios civiles
de alinearse bajo la bandera republican. El primero comenz6
a sentirse enojado por los excess de los oficiales espaiioles y la
antipatia que le profesaba Leonard, el jefe espafiol que reemplaz6
al conde de Hermonas. Ademas, tanto Biassou como Jean Fran-
cois celosos de su ascendiente y poder, intrigaron contra 61 hasta
el extreme de prepararle una emboscada en la que estuvo a pun-
to de morir. Asi, en los comienzos de 1794, las relaciones de Lou-
verture con los espafioles por un lado y los otros jefes negros por
otro, eran bastante dificiles. Dessalines, Christophe, Belair, su
hermano Paul, su sobrino Moyse y Clervaux, sus mAs inmediatos
colaboradores que gozaban de toda su confianza, se mantenian
firmemente a su lado. El general Laveaux, gobernador interino
de Saint-Domingue, debidamente autorizado por Sonthonax, es-
tableci6, por intermedio de Chevalier, una correspondencia amis-
tosa con Toussaint-Louverture. Este abandon el partido espa-
fiol en mayo de 1794. En una rapida campafia de dos semanas
rechaz6 Toussaint en todas parties las partidas de Jean Francois
y Biassou, en una docena de pueblos que arranc6 de manos espa-
fiolas iz6 el pabell6n tricolor de Francia, proclam6 la libertad ge-
neral y, con los 4.000 hombres que tenia a sus 6rdenes, libr6 a
Gonaives de caer en poder de los ingleses. Laveaux nombr6 a
Toussaint comandante general de la linea del Oeste. En menos
de un afio las tropas mandadas por 61 destrozaron a las espafiolas.
En 13 de octubre de 1795 se apoder6 de Dondon. Pero, al siguien-
te dia, se recibi6 en Saint-Domingue la notificaci6n de haberse
firmado en Basilea el tratado de paz entire Francia y Espafia, ce-
diendo 6sta a aquella su colonia de Santo Domingo. Las tropas
negras auxiliares de los espafioles mandadas por Jean Francois
y Biassou, fueron licenciadas.
En 1797, en declaraci6n hecha en Paris ante el Consejo de
los Quinientos, afirm6 Laveaux:


(24) P. I. R. James: Ob. cit.









DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITi


"Toussaint ha combatido contra nosotros hasta el 6 de abril de 1794. El
no peleaba mas que por la libertad de los negros; se le habia dicho que s61o
un rey podfa conceder esta libertad general. Cuando, en esta 6poca, yo
pude probarle que la Francia republican concedia esta libertad, 61 se colo-
c6 bajo el pabell6n tricolor".

Con motivo de la paz de Basilea, fueron designados genera-
les de brigada por decreto de la Convenci6n Nacional Toussaint-
Louverture, Rigaud, Villatte y Bauvais reconociendo, ademas,
"que los defensores de Saint-Domingue habian merecido bien de
la Patria". Apenas establecido, el Directorio Ejecutivo nombr6
para representarlo en Saint Domingue una tercera Comisi6n civil
compuesta de Sonthonax, Roume, Leblanc, Giraud y Julien Ray-
mond, cuyos agents desembarcaron en el Cabo el 11 de mayo
de 1796. Roume se traslad6 a la ciudad de Santo Domingo a pre-
parar la anexi6n de la parte espaiiola; Leblanc sali6 en misi6n
commercial a Norte America; Giraud, renunci6 y Raymond, hombre
de color que se habia distinguido en Paris como ardiente defensor
de los derechos de sus hermanos, qued6 al margen de los aconte-
cimientos; las condiciones de su cardcter bondadoso y carencia de
aspiraciones personales le hicieron apartarse; Sonthonax iba a
asumir con los generals Toussaint Louverture y Laveaux la direc-
ci6n supreme de la Isla de Santo Domingo, ocupada aun en gran
parties por los ingleses.
Los generals Rigaud y Bauvais, con el ayudante general
Peti6n -mulatos libres los tres- batian en el Sur y Oeste a los
ingleses con bastante 6xito. Otro military de color, el general Vi-
llatte, mandaba en amo absolute, desde la partida del goberna-
dor general Laveaux a otros lugares del pais, en el Cabo y sus
alrededores.
En cumplimiento de la orden del Comite de Salud Publica,
en Francia, el general Laveaux dej6 Port-de Paix donde habia es-
tablecido su cuartel general en 16 de octubre de 1795, y lo fij6
nuevamente en el Cabo. La presencia del gobernador, que traia
el prop6sito de enmendar los errors y abuses de la camarilla mu-
lata agrupada alrededor de Villatte -se habian apoderado de
todos los empleos; la guardia national y la municipalidad estaban
en sus manos- produjo en estos un gran descontento. Del Sur
Ilegaron al Cabo los delegados de Bauvais y Rigaud que'eran Pin-









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


chinat, Sala y Fontaine. Habia comenzado el period de reuni6n
de las asambleas primaries para elegir diputados del Sur y Oeste
a la Convenci6n. Pinchinat, que aspiraba, complic6 afn mas
la situaci6n con sus inoportunas entrevistas. Al fin se provoc6
la crisis. La municipalidad del Cabo design gobernador a Vi-
Ilatte y notific6 por escrito de su resoluci6n al marques de Casa
Calvo, en Santo Domingo, y a los generals Toussaint Louverture,
Bauvais y Rigaud. Villatte redujo a prisi6n al gobernador La-
veaux. Toussaint, entonces en Gonaives, estaba informado dia
a dia del desarrollo de la crisis. Por mediaci6n del coronel Pierre
Michel hubo de enterarse de los iltimos acontecimientos, y lanz6
sobre el Cabo millares de soldados negros directamente bajo las
6rdenes de Dessalines, Charles Belair y Moyse, quienes al llegar
a la ciudad -30 de marzo de 1796- libertaron a Laveaux. Co-
mo prueba de gratitud, Toussaint fue nombrado segundo del
Gobernador General de Saint Domingue.
La tercera Comisi6n civil tan pronto lleg6 al Cabo, conoci6
de los manejos contrarrevolucionarios acaecidos, declar6 culpables
a Villatte, Pinchinat y veinte y dos oficiales que fueron deportados
a Francia. Laveaux regres6 a Paris como diputado de la colonia.
Sonthonax, aunque tambien habia sido electo diputado, permane-
ci6 al frente de los asuntos de Saint-Domingue, y uno de sus pri-
meros actos fu6 nombrar, a Toussaint general de division. Este
iltimo se ocupaba activamente en la instrucci6n y capacitaci6n
de su ej&rcito. March6 sobre Mirebalais, ocupado por las tropas
inglesas al mando de un francs propietario de esclavos, el conde
de Bruges, que, derrotado por Toussaint, evacu6 la plaza. Entu-
siasmado por la victoria, Sonthonax lo design Comandante en
jefe del ej6rcito francs en Saint-Domingue. Un decreto del Di-
rectorio Ejecutivo del 30 Termidor, afio 4, legado a la colonia en
noviembre de 1796, lo habia confirmado en el grado de divisiona-
rio al que precedentemente habia sido promovido. Recibi6 en
esta ocasi6n un par de pistolas y un sable de honor de la manu-
factura de Versailles con la inscripci6n siguiente:
"Donado por el Directorio Ejecutivo de Francia al general de division Tous-
saint Louverture en recompensa de su conduct en la jornada del 30 ven-
toso".
Llamado al Cabo, Toussaint fue instalado en sus nuevas funcio-









DOCUMENTOS-PARA LA HISTORIC DE HAITI


nes el 1 de mayo de 1797. Estos honors desagradaron a Rigaud,
que se encontraba de esa manera colocado bajo las 6rdenes de
un general negro y antiguo esclavo.
Los llamados hombres de color del sur, o sean los libertos,
por otra parte, habian recibido con el mas vivo descontento la no-
ticia de la deportaci6n de Villatte. Su parcialidad hacia uno de
los suyos les impidi6 llegar a correctas conclusions sobre los su-
cesos del Cabo. Era un defecto temperamental de los mulatos
ricos. Una estrecha solidaridad de clase les cegaba frecuentemen-
te sobre las faltas de los unos y de los otros. Y cuando se entera-
ron de que Pinchinat, su antiguo lider, estaba implicado en los
sucesos del Cabo, se pusieron furiosos. Sonthonax, desoyendo
las atinadas observaciones de Toussaint, envi6 al Sur una delega-
ci6n compuesta por Kerverseau, Desfourneux, Leborgne y Rey,
con instrucciones especiales contra Rigaud y los suyos. Con ex-
cepci6n del primero, los otros delegados, en escaso period de
tiempo, provocaron una teoria inacabable de conflicts que fina-
lizaron en verdaderos disturbios.
Anulando enteramente a su colega, Sonthonax reunia en su
persona la comisi6n civil. Raymond, ocupado en rehacer su des-
trozada fortune, se consagraba casi exclusivamente a la adminis-
traci6n de los Dominios y, para todo lo demds, abandonaba las
riendas del gobierno a Sonthonax. Ambicioso, inquieto y muy
habil, 6ste no habia cesado de cuidar su popularidad; tambi6n su
prestigio e influencia eran considerable en la colonia. A los ojos
de todos era el fundador de la libertad general, y, los negros, par-
ticularmente, le estaban reconocidos y eran sus partidarios. Sin
embargo, habia perdido las simpatias de los hombres de color
del Sur. En su camino para obtener mayor autoridad y potencia,
Sonthonax se esforzaba en ganar la confianza de Toussaint Lou-
verture. Por ese motivo influy6 con la Comisi6n civil para que
lo ascendieran a general de division y, despues, general en jefe
del ej6rcito. Creia poder ganarselo con tan sefialados favors.
Pero Toussaint desconfiaba, y no quiso ser instrument de las
ambiciones del comisario. Sus relaciones cesaron de ser intimas
desde el final del afio 1796, y devinieron malas a partir de mayo
de 1797 (25).

(25) H. ,Paultis Sonnon: Ob. cit.









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


En carta de 22 de agosto de 1797, que firmaron con Toussaint
los generals Moyse, Christophe, Chevalier, Clerveaux, Paparel y
Dupuis, se le pidi6 a Sonthonax que embarcara para Francia
a ocupar su cargo de diputado en el Cuerpo Legislativo. Aperci-
bi6ndose que trataba de eludir su promesa, Toussaint le oblig6
a partir antes de terminar el mes. Cuando parti6 Sonthonax,
Toussaint asumi6 enteramente el gobierno del pais y tom6 las
medidas para expulsar rapidamente los ingleses de Saint-Domin-
gue. El ej6rcito, ademAs de la excelencia del estratega que lo co-
mandaba y el valor de los brillantes oficiales y soldados a su ser-
vicio, tenia su fuerza particularmente en su caracter homog6neo,
su fuerte cohesi6n, la estrecha uni6n que reinaba entire los fana-
ticos que lo componian. Esta armonia, garante de su potencia,
nos esta confirmada por Rigaud, quien, en una carta, sefiala la
ciega obediencia de los oficiales al general en jefe (26).
Toussaint envi6 al Directorio un blanco, su amigo intimo,
el coronel Vincent, official de Ingenieros, para explicar su conduc-
ta en el caso. Y organize con Rigaud, su aliado desde la expul-
si6n del comisario, la campafia final contra los ingleses. En
enero de 1798 estaba ya en condiciones de atacar Mirebalais, mien-
tras que Bauvais, Rigaud y Laplume debian hacerlo en diferentes
puntos del Sur para prevenir la concentraci6n de las fuerzas ene-
migas. Segin afirma Fortescue -History of the British Army-
las perdidas de los ingleses en su campafia de Saint-Domingue
fueron considerable. Hacia fines de 1796 habian perdido mi-
llares de soldados y gastado cerca de 5 millones de libras esterli-
nas. En abril de 1798 el general Thomas Maitlant tom6 el man-
do en jefe de las tropas britanicas de ocupaci6n. Los ingleses
eran duefios a6n de Jer6mie, Port-au-Prince, Arcahaie, Saint-
Marc y de la Mole Saint-Nicolas. Pero el nuevo generalisimo,
que peleaba en la colonia hacia un afio, era un military doblado
en habil diplomatico. Comprendi6 bien que era impossible para
Inglaterra mantenerse pacificamente en la isla. Y juzg6 mAs
convenient obtener de Toussaint ventajas comerciales para su
pals y garantias contra los corsarios franceses que atacaban la
navegaci6n y pillaban las ciudades costeras del Caribe. Pero a
esa decision lo llevaba tambien las victorias de los generals Des-

(26) Gerard M. Laurente: Coup YDoeil Sur la Politique De Toussaint-Louverture,









DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI


salines y Mornet, que en menos de una semana tomaron por asal-
to siete campamentos fortificados de los ingleses. Estos evacua-
ron completamente los distritos del Oeste a cambio de la protec-
ci6n de las vidas y propiedades de los habitantes que se encontra-
ban bajo la dominaci6n britanica. Toussaint deseaba que los
propietarios blancos y mulatos que se encontraban en esas con-
diciones, volvieran nuevamente a sus antiguas ocupaciones. Pro-
hibi6 severamente a sus propios soldados todo pillaje y destrucci6n,
y dirigi6 a los traidores una series de proclamas, prometiendoles
el perd6n y todos los derechos ciudadanos si permanecian fieles a
la Republica francesa. Tambi6n se dirigi6 al general ingles John
White, recriminandole los actos de barbarie de que eran culpables
las tropas que 61 comandaba. Esas atrocidades indignaban al jefe
negro, que rigurosamente siempre habia ajustado su conduct
military a las reglas de la guerra civilizada. Los ingleses presen-
taron a Toussaint sus excusas habituales. En fin, se concluy6
un tratado secret entire Toussaint y Maitland para la evacuaci6n
de las Partes de Saint Domingue ocupadas por los Ejircitos de
Su Majestad Britdnica.
Algunos historiadores han Ilegado a career que en esa oca-
si6n el general Maitland ofreci6 reconocer la independencia de
Saint-Domingue y que se proclamara rey a Toussaint. Lo cierto
es que, con motive de la capitulaci6n de la Mole Saint-Nicolas,
-31 de agosto de 1798- el general britdnico tribute a Toussaint
una recepci6n casi real. Mientras las salvas de cafi6n y las cam-
panas de las iglesias atronaban el espacio, los regimientos ingle-
ses presentaban armas al paso del general negro y su estado ma-
yor. El general Maitland lo condujo inmediatamente bajo una
tienda artisticamente decorada donde se sirvi6 un suntuoso ban-
quete. Al terminarse, el representante del rey de Inglaterra, en
nombre de su Soberano, ofreci6 a su huesped la superba vajilla
de plata que adornaba la mesa (27).
En oficio de Carlos Martinez de Irujo, Ministro de Espafia
en Filadelfia, a Mariano Luis de Urquijo, Secretario de Estado
interino, fecha 6 de abril de 1799, le informa de la llegada a aque-
Ila ciudad del general ingles Maitland con otros oficiales


(2'~) Sir Spencer St. John: Haiti ou la Rep&blique Noire.









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


"de quien se dice hizo un tratado con Toussaint para la independencia de
la isla, con el apoyo de Inglaterra".
Screen muchos que su venida obedecia a esos asuntos, pero sos-
pechaba Irujo que era much mis important su viaje, y era con
objeto de tentar al gobierno norteamericano para que declarase
la guerra a Francia y realizar el plan, que debia existir, de invadir
las posesiones espafiolas lindantes con los Estados Unidos, como
medio de debilitar los triunfos de Francia en Europa (28).
En tanto Ilegaba a su fase final la campafia contra los in-
gleses, hubo de conocer Toussaint la llegada a la ciudad de Santo
Domingo -27 de marzo de 1798- del general M. Theodore Jo-
seph H6douville, nombrado por Barras Agente del Directorio
Ejecutivo en Saint-Domingue, investido de amplias facultades.
El Directorio declar6 fuera de la ley a Andr6 Rigaud, comandan-
te de las tropas del Sur -a causa de los disturbios alli produci-
do- y autoriz6 a Hedouville para detenerlo si lo creia necesario.
Hedouville, de la aristocracia francesa, habia sido jefe de estado
mayor del general Hoche durante la guerra civil francesa y paci-
ficaci6n de la Vend6e. El Directorio se proponia con este agent
destruir la influencia de Toussaint sobre las masas de la isla.
Roume, en Santo Domingo, y el general Kerverseau en Santiago
de los Caballeros, le informaron ampliamente sobre Rigaud y
Toussaint. Del primero: si bien era cierto que habia mantenido
la organizaci6n de su departamento en manos de los mulatos y
en favor de sus intereses de clase, no era menos cierto que dirigi6
en aquella zona, con dxito, la campafia contra los ingleses. Del
segundo le dijo Kerverseau:
"Las fuerzas que os faltan, las encontrareis en vuestra intima uni6n con el
general Toussaint Louverture. Es un hombre de gran sentido, cuya fir-
meza iguala la prudencia... que goza de la confianza de todos los colors,
y que tiene sobre los suyos un ascendiente que ningin contrapeso puede
balancear. Con el, lo podeis todo; sin el, vos no podeis nada" (29).

H6douville se propuso atraerse a Rigaud, enfrentarlo una
vez mas a Toussaint, e introducir elements de discordias entire
negros y mulatos, que le permitieran manejar a su antojo la si-

(28) Archivo Hist6rico Nacional, Madrid. Legajo 3.897, ntfnero 127,
(29) J. C. Dorsainvil: Ob. cit.








DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITi


tuaci6n political de la colonia. Al Ilegar al Cabo, invit6 a los dos
rivals a celebrar una conferencia con 61. Rigaud y Toussaint
se encontraron en Gonaives y arribaron juntos a la capital. H6-
douville, celoso del poder del iltimo, no tuvo atenciones sino para
el primero; y los oficiales recientemente desembarcados se rieron
del negro y de su comitiva. Toussaint, sospechando alg6n com-
plot para detenerlo y enviarlo a Francia, y probablemente muy
mortificado del tratamiento superior dado a su rival, abandon
la ciudad y volvi6 a su ej6rcito.
Los desacuerdos entire el general en jefe y el representante
del Directorio se agravaron a partir de la evacuaci6n de los ingle-
ses. H6douville no cesaba de quejarse de Toussaint a causa de
que 6ste favorecia la vuelta de los emigrados de todos los colors
y de personas que estimaba 61 no estaban comprendidas en la
amnistia. La crisis lleg6 al mAximum con motive de los sucesos de
Fort Liberte, cuando orden6 el desarme del 5 regimiento colonial
compuesto de negros exclusivamente. Toussaint se encontraba
en Gonaives. Ya estaba advertido -habia escrito a Rigaud lla-
mandole a conservar la uni6n- de los manejos divisionistas de
Hedouville. RApidamente se dirigi6 al Norte. Las tropas insu-
bordinadas lo aclamaron, y en6rgicamente emplaz6 al agent para
que abandonara la colonia. H6douville sali6 del Cabo el 23 de
octubre de 1798. Con 61 salieron del pais millares de funciona-
rios y colonos blancos. Como por decreto del Directorio Roume
era el sucesor en caso de alguna emergencia, Toussaint le escri-
bi6 invitandole a venir al Oeste.
El nuevo agent desempefi6 en otra ocasi6n las funciones
de Comisario civil en la colonia durante moments singularmente
dificiles, y todavia gozaba de la merecida reputaci6n de hombre
agradable, culto y moderado. Amigo sincere de la Revoluci6n,
partidario convencido de la libertad y la igualdad, contrajo ma-
trimonio con una mujer de color. Desgraciadamente no estaba
capacitado para dominar una situaci6n borrascosa como la que
se aunciaba, en el moment que venia a ocupar el cargo vacant
por la salida de Hedouville. Como iinico recurso trat6 de ensa-
yar una political de conciliaci6n, y provoc6 una conferencia de
jefes militares para allanar dificultades. Esas dificultades erari
la consecuencia 16gica de la autorizaci6n dejada por H6douville









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


a Rigaud de extender sus Jefatura a los limits del Departamento
del Sur, tales como fueron fijados por la ley del 4 brumario del
afio VI. Rigaud, en efecto, poco tiempo despu6s de la partida
del ex-agente habia notificado a Laplume y a Bauvais que sus
distritos militares, es decir, los de L6ogane y Jacmel, dependian
de 61 desde ese moment, y hecho ocupar inmediatamente las dos
Goaves. Pero Laplume, sostenido por el general en Jefe, rehus6
reconocer su autoridad. Roume llam6 a Toussaint Louverture,
Rigaud, Laplume y Bauvais, a una conferencia en Port-Republi-
cain. Rigaud, que vi6 con satisfacci6n el alejamiento de Sontho-
nax de la colonia, se lamentaba en secret de la de H6douville. Es
que el primero habia sido para 61 un enemigo peligroso, mientras
que el segundo lo habia protegido y colmado de atenciones hala-
gadoras. Venido a Saint-Domingue con la orden de destituirlo,
H6douville lo mantuvo en el mando. El ex-agente actu6 con tal
habilidad que logr6 ganarse la confianza del jefe del Departa-
mento del Sur. Para cumplir su misi6n que consistia en arrancar
el poder de manos de Toussaint Louverture, hizo de Rigaud el
jefe del partido francs a fin de oponerlo al general en jefe, al que
consideraba como adherido a los ingleses y aspirante a la inde-
pendencia. Pero 6ste no tard6 en adivinar los manejos secrets
de este agent y sospechar de sus relaciones con Rigaud (30).
La reunion se efectu6 al fin en Port-au-Prince -12 de enero de
1799- en la que, pese a su violent actitud, Rigaud acept6 la
proposici6n de Roume, reconoci6 a Toussaint como su superior,
y renunci6 al control de los distritos de Leogane, las dos Goaves
y Miragoane. Pareci6 que el peligro de guerra civil se alejaba,
pero el incident de Corail -13 de febrero de 1799- precipita-
ron los acontecimientos y estall6 la lucha armada entire negros y
mulatos. Estos, Ilamados por Bauvais y Rigaud, acudieron por
millares al Sur, y trataron de imponer por la fuerza el control po-
litico de su clase sobre los hombres que certeramente encamina-
ba Toussaint hacia la definitive liberaci6n.
El origen de esta guerra civil, que fue un desastre para Saint-
Domingue, no residi6 en el color de la piel de los protagonistas
como pudiera creerse, sino en la diferencia de su situaci6n social,
de sus objetivos politicos distintos, y, tambien, en las intrigas del


(30) H. Paul6us Sannon: Ob. cit.









DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITi


gobierno francs. Tanto Toussaint como Rigaud negaron vigo-
rosamente que la guerra tuviera un character racial, aun cuando
esto no puede ser facilmente aclarado. Rigaud se defendia con
emoci6n del cargo que se le hacia de no someterse a Toussaint
porque 6ste era negro. Por su parte Toussaint, pese a que acusa-
ba a los mulatos de conspirar contra el, negaba que los odiara ya
que en sus tropas figuraban muchos que combatian al lider del
Sur.
El historiador Sannon, haitiano, se daba perfect cuenta que
los mulatos representaban el papel de una clase intermedia tipica,
y manifestaban la inestabilidad political tipica de esas classes:
"Los hombres de color tenian tambi6n una mis larga tradici6n political;
por otra parte una disposici6n especial, que a ratos les acometia, los hacia
particularmente sensibles a todas las esperanzas y a todos los temores sus-
citados por los acontecimientos pitblicos. Esta disposici6n de espiritu hizo
tomar a la lucha entire los jefes militares el aspect de una guerra de co-
lores" (31).
Toussaint Louverture hubo de prepararse con tiempo para
cualquier eventualidad, adquiriendo armas para sus soldados y
ampliando el circulo de sus relaciones diplomaticas y comerciales.
Comprendi6 que para la realizaci6n de su grandiose suefio de
autonomia y de independencia -a n cuando continuaba juran-
do fidelidad a Francia- y Ilevar a cabo el proyecto secret e in-
confesado de edificar el segundo Estado de Am6rica liberado de
todo vasallaje a Europa, necesitaba del apoyo eventual de los Es-
tados Unidos. Entonces entabl6 negociaciones con John Adams,
el sucesor de George Washington, enviandole un mensaje el 6
de noviembre de 1798 asegurandole que bajo su administraci6n,
-la de Toussaint- que debia ser considerada como la mas efi-
ciente de Saint Domingue, el comercio americano estaria realmen-
te protegido, si se reanudaban los servicios de cambios y transac-
ciones maritimas perturbadas por los riesgos de la pirateria. Al
siguente mes, acredit6 en Washington un representante personal,
M. Bunel, blanco americano, recibido en una comida por el Se-
cretario de Estado Pickering y honrado con una visit a la Casa
Blanca.


(31) H. Paul6us Sannon: Ob. cit.









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO.NACIONAL DE CUBA


El 9 de febrero de 1799 el Congreso autoriz6 al Presidente a
renovar las relaciones comerciales con Saint-Domingue; en el
mes de marzo siguiente, el Secretario de Estado confia la misi6n
a Mr. Stevens de entrar en relaciones con Toussaint-Louvertu-
re... La vitalidad del comercio americano era un objetivo tan
esencial y tan inmediato a la political del Departamento de Esta-
do, que quiso asegurar el exito poni6ndose de acuerdo con el Fo-
reign Office sobre una linea de conduct similar de uno y otro
gobierno respect a los asuntos de Haiti. Ese fu6 el motivo por-
que el Secretario de Estado Pickering y Maitland discutieron lar-
gamente el proyecto de tratado que 6ste, en camino para Haiti,
traia de Londres, y en el cual estaban consignadas las directives
que los dos gobiernos debian seguir conjuntamente en sus rela-
ciones con Toussaint Louverture en lo que se referia al desarro-
llo del comercio entire los Estados Unidos, Inglaterra y Haiti...
En carta privada de 12 de marzo de 1799, Pickering escribio a
Rufus King, Ministro en Londres:
"Nosotros no debemos mezclaros en la political de la isla. Toussaint rea-
lizara lo que crea sea su interns y el de sus conciudadanos. Posiblemente
llevard su pais a la independencia. Es probable que desee asegurar el be-
neficio de nuestro comercio como uno de los medios ciertos para llegar a
ella..." (32).
Asegurado su poder y sus comunicaciones maritimas, Tous-
saint en una proclama denunci6 al pueblo los manejos contrare-
volucionarios de Rigaud, y, el 15 de junio de 1799 comenzaron
las hostilidades, favorables a los mulatos en sus inicios, pero que,
muy pronto, gracias a la energia y capacidad de los generals que
Toussaint tenia bajo sus 6rdenes, Dessalines, Christophe, Laplu-
me, el curso de las operaciones cambi6 totalmente.
Rigaud envi6 agents y emisarios en demand de auxilios
al gobernador military espafiol de Santiago de Cuba. S. Duboy,
abogado, y German Crespin, official de Marina, visitaron al capi-
tan general de Cuba marques de Someruelos, le presentaron un
memorial en nombre de Rigaud acusando a Toussaint de toda
clase de crimenes y de su alianza con ingleses y americanos, asi
como denunciando que se proponia reunir la parte espafiola de la

(32) Dr. Jean Price-Mars: Les relations diplomatiques entire les Etats-Unis et
Haiti. (1717-1804).









DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI


isla a la francesa coloc~ndola bajo su mando. Terminaron pi-
diendo que la Espafia esclavista ayudara y protegiera al general
Rigaud con socorros en dinero y municiones para reducir a los
negros de Toussaint (33).
Alexandre Peti6n se pas6 a las filas contrarevolucionarias de
Rigaud. El general Bauvais, que comandaba en Jacmel, acorra-
lado por Dessalines, huy6 con su familiar. El barco que lo llevaba
a Francia naufrag6, pereciendo asi el mas destacado de los gene-
rales mulatos. Peti6n se hizo cargo de defender a Jacmel, pero,
al fin, tuvo que abandonar la plaza. Pero el ej'rcito de los negros
avanzaba a sangre y fuego. El 1 de agosto de 1800 Toussaint
fu6 recibido solemnemente en la capital del Sur. Rigaud, Peti6n,
y los demas jefes mulatos huyeron a Francia. En Paris, junto a
Pinchinat, Villatte y los antiguos duefios de esclavos, se dedica-
ron a una campafia sin descanso contra Toussaint y la possible
independencia de Saint-Domingue. Millares de mulatos -mu-
chos de ellos encarnizados enemigos de la abolici6n de la esclavi-
tud- se refugiaron en las ciudades orientales de Cuba; donde
continuaron sus practices esclavistas y discriminatorias.


Concluida la guerra civil, Toussaint, con su extraordinaria
tenacidad y capacidad de trabajo emprendi6 la obra de recons-
trucci6n moral y material de la naci6n modelada por sus propias
directives e inspiraci6n. Las masas negras del Norte estaban
inquietas por las noticias desconcertantes transmitidas por invi-
sibles conductos de estarse preparando, una vez mas, el restableci-
miento de la esclavitud. Estall6 la revuelta. Los negros, entire
otras cosas, pidieron al agent Roume hiciera cesar la esclavitud
en la parte espafiola de la isla, anexandola a Saint-Domingue,
segfin lo estipulado en el tratado de Basilea. Roume accedi6 por
decreto de 27 de abril de 1800, y mas tarde lo dej6 sin efecto -16
de junio de 1800- cuando el gobernador espafiol, don Joaquin
Garcia, le replica que, para llevar a cabo la ocupaci6n francesa de
Santo Domingo, era necesaria la previa autorizaci6n de los dos
gobiernos metropolitanos.

(33) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 36,
nimero 3.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Roume fue internado en Dondon -seg6n Toussaint para
sustraerlo de la influencia de los intrigantes- de donde tres me-
ses despu6s -25 de noviembre de 1800- se le permiti6 retornar
a Francia. En los primeros dias de enero de 1801, orden6 Tous-
saint la ocupaci6n de la parte espafiola de la Isla. El general
Moyse, al frente de una fuerte division entr6 el 15 de enero en
Santiago de los Caballeros; otra column a las 6rdenes del pro-
pio general en jefe parti6 de Mirebalais para apoderarse de Azua
el 14. Y, el 27 de ese mes, Toussaint Louverture entr6 en la Ciu-
dad Primada de America para recibir sus Hlaves de manos del go-
bernador don Joaquin Garcia. Uno de sus primeros actos fue
el decreto aboliendo la esclavitud y la trata negrera. La colonia
espafiola tenia problems especificos que resolver. Estaba en un
estado de retraso realmente lamentable. Los espafioles y crio-
llos blancos de la region odiaban profundamente a Toussaint y
a sus generals negros. Pero este trat6 de ganarselos con una po-
litica conciliadora. Hizo reparar los viejos caminos, y ensay6
mejoras sustanciales en los retardados metodos hispanicos de cul-
tivos. Disminuy6 los impuestos y derechos de aduana. Dot6
a Santo Domingo de un tribunal de apelaciones para aplicar las
leyes civiles y penales espafiolas que dej6 en vigor. Toda la isla
fu6 dividida en una series de distritos militares: 10, en el Este: ge-
nerales Clarveaux, Paul Louverture y Pageot; 29. en el Norte; ge-
nerales Moyse, Christophe y Maurepas; 3, Sur y Oeste: genera-
les Dessalines, Laplume y Charles Belair.
Toussaint Louverture unia a su incredible sobriedad, una
asombrosa resistencia fisica. Encerrado con sus consejeros y se-
cretarios -blancos y mulatos, en su mayoria- trabajaba con
ellos hasta muy avanzada la noche. Reorganiz6 habilmente la
administraci6n en toda la isla unificada bajo sus 6rdenes. Cre6
tribunales ordinarios y dos cuerpos de apelaciones, uno en la
parte francesa y otro en la espafiola. Un tribunal supremo de
justicia tenia su sede en la capital. Sane6 la maltratada hacienda
del pais, y normaliz6 las finanzas del estado. Organize una po-
licia maritima para perseguir el contrabando. La agriculture
recuper6 el ritmo productor del period anterior a la Revoluci6n.
Hizo trabajar a los campesinos, pero se esforz6 en civilizarlos y
elevar su nivel cultural. Estableci6 todas las escuelas que pudo.
Hizo construir en el Cabo bellos edificios, asi como un monumen-









DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI


to conmemorativo de la abolici6n de la esclavitud. Este antiguo
esclavo hizo cuanto estuvo en su poder para establecer en el nue-
vo Estado la moralidad social, la educaci6n public, la tolerancia
religiosa, la industrial personal, la libertad de comercio, el orgullo
civico, la igualdad racial. Todo dentro de los principios observa-
dos con ejemplar devoci6n de la necesidad de trabajar, de respetar
la ley y el orden creados por la Revoluci6n. En mayo de 1801
hizo former una Asamblea Constituyente que aprob6 la carta fun-
damental y, tambien, una series de leyes complementarias. De
acuerdo con la misma Toussaint Louverture, asumia, en nombre
del pueblo de la isla, las funciones de Gobernador General vitali-
cio. Todo progresaba en Saint-Domingue bajo la direcci6n su-
prema de Toussaint Louverture. El gobierno habia regularizado
la administraci6n, las finanzas estaban en orden, la agriculture
recuperaba su antiguo esplendor, el comercio con Estados Unidos,
Inglaterra y las colonies hispanas del Caribe se realizaba nor-
malmente, cuando Bonaparte, habiendo asegurado la paz en Eu-
ropa, alentado por los emigrados antillanos, tom6 la resoluci6n
de recobrar el dominio absolute de la colonia de Saint-Domingue
y restablecer la trata negrera y la esclavitud. Tambien se propo-
nia el todopoderoso Bonaparte convertir la pequefia naci6n an-
tillana en plaza de armas que le sirviera de base para ocupar la
Luisiana -que utilizaria como rica fuente de abastecimientos-
y atacar la joven republica norteamericana en sus puntos mas
vulnerable.
El general J. E. Victor Collot y el hdbil ingeniero Carlos J.
Warin, enviados por el gobierno frances, reconocieron militar-
mente la Luisiana y levantaron plans de los lugares mas impor-
tantes de aquella region, segfn inform, en oficio reservado de
16 de enero de 1797, el Ministro espafiol en Filadelfia, Martinez
de Irujo, al Principe de la Paz. Al mismo tiempo anunciaba la
detenci6n de ambos por las autoridades espafiolas de Nueva Or-
leans (34).
Collot, express nitidamente las miras de su patria con esa
misi6n secret:
"Francia debe adquirir por medio de negociaciones la Luisiana y las Flori-

(34) Archivo Hist6rico Nacional. Madrid. Legajo 3896 bis, nfnmero 30.









PUBLICACIONES DEL ARCHWO NATIONAL DE CUBA


das, y el CanadA por la fuerza, pues 6ste es el inico medio de contener a
los Estados Unidos dentro de unos limits pacificos, de acabar con sus es-
trechas relaciones con Inglaterra, de conservar nuestras colonies completa-
mente nuestras, abasteciendolas de products de nuestro suelo propio, y,
por iltimo, recobrar en ambos hemisferios la preponderancia a que nos ha
dado titulos la naturaleza" (35).
Por el tratado de San Ildefonso, que se mantuvo secret por
mas de un afio, Espaiia cedi6 la Luisiana a Francia. En mayo
de 1801 algo sospech6 Jefferson de lo que tramaba la diplomacia
bonapartista, cuyo amplio contenido hubo de confirmarle la mo-
vilizaci6n de un poderoso ejercito expedicionario frances a Saint-
Domingue.
"La cesi6n de la Luisiana y ambas Floridas que Espafia le hace a Francia
-escribi6 Jefferson a Livingston, ministry norteamericano en Pa-
ris-
afecta muy gravemente a los Estados Unidos y crearA una nueva 6poca en
nuestra march politica... En el globo no hay sino un punto cuyo po-
seedor es nuestro enemigo natural y habitual. Hablo de Nueva Orleans,
por donde la producci6n de las tres octavas parties de nuestro territorio tie-
ne necesariamente que pasar para llegar a los mercados" (36).
El general Leclerc parti6 de Francia con una poderosa flota
y 21.175 soldados -que se elevaron en los meses inmediatos al
desembarque a 34.000 expedicionarios- mandados por los gene-
rales mas habiles y triunfadores en todos los campos de batalla
de su tiempo, para ejecutar los proyectos napole6nicos. En sus
instrucciones secrets a Leclerc, el Primer C6nsul Bonaparte habia
escrito:
"Llegado el moment, desembarAcese de Toussaint, Christophe y Dessalines
y de los principles bandidos. Desarme las masas negras y expida sobre el
continent todos los negros y mulatos que hayan jugado un papel durante
la guerra civil".
En otra carta, official, y redactada en diplomAntico lenguaje, fir-
mada de su mano, Bonaparte daba las gracias a Toussaint como
General en Jefe del Ejercito de Saint-Domingue, tratandolo en
terminos halagadores.

(35) S. E. Morison y H. S. Commager: Historia de los Estados Unidos de Norte-
am6rica.
(36) Charles A. y Mary R. Beard: Historia de la Civilizacin de los Estados Uni-
dos de Norteamirica.









DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITi


En enero de 1802 la escuadra francesa del almirante Villaret
Joyeuse se present en las costas de la isla, conduciendo al pode-
roso ej6rcito expedicionario. En sus filas se encontraban Rigaud,
Villatte, Peti6n, Jean Pierre Boyer y los mas destacados hombres
de color partidarios de los franceses, haitianos todos, cuyo odio a
Toussaint hubo de convertirlos en instruments d6ciles de la reac-
ci6n bonapartista. Como respuesta a la insolente intimidaci6n de
los agresores y al intent de apoderarse violentamente de la ciu-
dad, el general Christophe incendi6 a Cap. Frances comenzando
la resistencia heroica a los invasores. Contrariado el generalisi-
mo frances por el fracaso de sus primeras tentativas de fuerza, tra-
t6 de apaciguar a Toussaint. Este se condujo con gran nobleza
de caracter, y respondi6 a los portadores de los mensajes apaci-
guadores: gPor que palabras de paz, y actos de guerra?
Juzgando que no podia sorprender a sus adversaries, Leclerc
declare fuera de la ley a Toussaint, Dessalines y Christophe. El
incendio de las ciudades de Saint-Marc y Gonaives, y la retirada
de las tropas negras hacia el interior del pais para organizer la
resistencia, fu6 la respuesta a esa proscripci6n. En marzo, Le-
clerc lanz6 sus mejores regimientos al mando de los generals ven-
cedores en Italia y Alemania, contra la Crete-a-Pierrot, fortaleza
situada cerca de Petite-Riviere. Heroicamente defendida por Des-
salines auxiliado por Lamartiniere, Magny, Larose y una brava
mujer, Marie-Jeanne, los soldados negros rechazaron una y otra
vez los asaltos. Los cafiones franceses -estaban dirigidos por
Peti6n, hAbil artillero- no cesaban de vomitar metralla sobre
los defensores de la posici6n. Leclerc, en persona, al frente de
12.000 soldados se hizo cargo del sitio de la fortaleza. Sufri6 la
p&rdida de 2.000 hombres, various generals entire ellos, antes de
apoderarse de la Cr6te-a-Pierrot, de la que se retir6 Dessalines
con el resto de sus tropas abriendose paso, en hazafia incredible,
a traves de las lines francesas. La guerra continue various meses
con singular fiereza. Las p&rdidas del ejercito invasor fueron muy
graves y tambien las de Toussaint, que di6 pruebas de su valor
inigualable en numerosos combates. Convencido Leclerc de la
imposibilidad de destruir la s6lida y bien dirigida resistencia de
los negros por la fuerza de las armas, recurri6 entonces a todo g-
nero de estratagemas para dividir la unidad de los patriots, em-









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


pleando, con buen resultado, ofertas tentadoras de paz y recono-
cimiento de derechos que sembraron el derrotismo y la division
entire los jefes. La fuerza de los hechos obligaron a Toussaint
Louverture, que se hallaba en una situaci6n extremadamente
dificil, a aceptar una entrevista con el generalisimo francs.
Escoltado por su guardia de honor -400 valientes- Tous-
saint Louverture se present en el Cabo el 6 de mayo de 1802.
Su entrada fu6 triunfal: la artilleria de los fuertes y de la escuadra
le saluda, y, en la noche, hubo iluminaci6n general. Ese mismo
dia acuerda con Leclere las condiciones de su sumisi6n a Francia,
y la situaci6n que se respetaria a los generals que, como Dessali-
nes y Belair, eran sus mas fieles auxiliares. Al siguiente dia, des-
pubs de un banquet de gala donde su mutismo, su sobriedad
-solamente prob6 un pedazo de queso, y bebi6 un vaso de agua
fresca- fueron sefialadas y comentadas, Toussaint pas6 revista
a su guardia de honor y, despues de una despedida emocionante,
la licenci6. March inmediatamente a su casa de Ennery. Sus
viejos soldados, siempre fieles y devotos, se establecieron en los
alrededores como agricultores (37).
La tregua firmada no trajo a Leclerc la tranquilidad en los
campos que se prometia. Guerrilleros audaces combatian sin
descanso a las tropas francesas. Los antiguos propietarios lo
hostigaban sin cesar para que restableciera la esclavitud y, cum-
pliendo las instrucciones de Bonaparte, hiciera desaparecer a
Toussaint y los que fueron sus colaboradores. Por medio de la
traici6n y el engafio, citandole a una entrevista, el general Brunet
detuvo a Toussaint -7 de junio de 1802- y lo condujo a Go-
naives y de alli lo traslad6 por mar al Cabo. Al subir a bordo del
navio de guerra Le H6ros, que hubo de Ilevarlo al destierro y a
la muerte en un oscuro calabozo de Fort de Joux, Toussaint Lou-
verture se dirigi6 a Savary, comandante del barco frances, con
estas prof6ticas palabras: Destituy6ndome, solamente hab6is de-
rribado en Saint Domingue el tronco del drbol de la libertad. Re-
nacerd de sus raices que son profundas y numerosas.
c) GUERRA DE INDEPENDENCIA.
Cumplida la primera parte de las instrucciones del Primer


(37) J. C. Dorsainvil: Ob. cit.









DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI


C6nsul con la deportaci6n del ilustre fundador de la primera na-
ci6n del Caribe, Leclerc estableci6 un regimen de terror. Desar-
m6 a los negros. Persigui6 a los mulatos que habian cooperado
con sus tropas en la ocupaci6n military de la isla. Deport6 a Ri-
gaud. En todo el territorio llev6 a cabo ejecuciones en masa.
Sus colaboradores mas cercanos se preparaban a restablecer la
esclavitud. Antes habian robado del tesoro los millones acumu-
lados por la eficiente labor financiera de Toussaint Louverture.
Dinero que derrochaba Paulina Bonaparte --hermana del Primer
C6nsul y esposa de Leclerc- en fiestas escandalosas, haciendo
gala de una falta de moral realmente asombrosa. Su desvergon-
zada coqueteria, para poder llamar en alguna forma discreta la
conduct observada en su fastuosa residencia del Cabo, la llevaba
a conceder al general Christophe y a otros generals haitianos el
disfrute de intimidades inconfesables, con el fin, decia ella, de man-
tenerlos sometidos a Francia.
Todavia no habia llegado Toussaint Louverture al lugar de
su destierro, y ya Leclerc se veia envuelto en nuevas dificultades.
Anunciando al Ministro de Marina en carta de 11 de junior el
embarque de Toussaint, deciale que a causa de los agrupamien-
tos y reuniones provocadas por el arrest del ex-gobernador gene-
ral, habia hecho fusilar a dos caudillos insurgentes y detener a
un centenar de individuos. Los hombres a los cuales castig6 el
capitdn general eran de los que Toussaint Louverture habia le-
vantado en armas en las montafias de Valli6re, de Dondon, de
Plaisance y de Limbe durante el sitio de la Cr6te-a-Pierrot. Eran
de esos negros energicos, feroces, que e1 habia fanatizado y a los
que acostumbraba decirles mostrandole un fusil: he ahi vuestra
libertad. Por duro que hubiera sido el pufio del gran jefe y la
discipline que hizo prevalecer en las plantaciones, los negros no
dejaban de amarle y obedecerle con absolute confianza. Esta-
ban orgullosos de 61, se admiraban en 61. El brillo de su nombre,
de su gloria, se derramaba sobre todos. Advertidos por un segu-
ro instinto, comprendian que era Toussaint Louverture en alguna
forma la garantia viviente de la libertad general, y que, mientras
el poder estuviera en sus hdbiles manos, no tenian por que temer
el restablecimiento de la servidumbre que ellos suponian desde
tiempo atras que los colonos deseaban. Asi que, tan pronto su









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE- CUBA


Libertador fu6 destituido y exilado sobre una tierra lejana, no
dudaron que la libertad estaba amenazada (38).
La insurrecci6n, que estuvo localizada al principio en las mon-
tafias de Plaisance, Limb6, Borgne y Valliere, comenz6 a tener
alarmantes proporciones. Leclerc envi6 grandes fuerzas contra
Sylla, el valiente jefe de los partidarios. Al cabo de dos meses de
emboscadas y sangrientos combates, los franceses lograron des-
alojar a Sylla. Poco despu6s el general Charles Belair -sobrino
de Toussaint- y Larose, de acuerdo, se alzaron en armas en las
regions de Verrettes y Arcahaie. Vencidos por Dessalines, Be-
lair y su esposa, Sanite, fueron ajusticiados en el Cabo. Larose y
Destrade, sus tenientes, mantuvieron la insurrecci6n. Mientras
esto ocurria en un lado, Pierre Cang6 y Sanglaou sublevaban las
alturas de Le6gane y del Grand-Goave; Sans-Souci y Petit-Noel
Prieur, un moment dispersados, tomaron nuevamente las armas
en Dondon, St. Raphael y Marmelade, en tanto que el intr6pido
Sylla reaparecia en las inmediaciones de Plaisance. Sans-Souci
era un enemigo temible. Leclerc lo atac6 el 15 de septiembre con
una fuerte brigada al mando del general Boudet. Fuertemente
atrincherado, el jefe de los partidarios rechaz6 a los franceses con
grandes p6rdidas. Toda la cuenca de la Grande-Rivibre cay6 asi
en poder de los insurrectos que se encontraron dueiios, a princi-
pios de octubre de 1802, de un considerable terreno en el coraz6n
de la provincia del Norte.
La fiebre amarilla hizo su aparici6n en las filas francesas.
El capitan general Leclerc, en sus comunicaciones a Paris, pidi6
refuerzos desesperadamente, ya que empez6 a comprender el fra-
caso total de la empresa. Tambi6n pidi6 socorros al gobierno co-
lonial espafiol de Cuba, recibiendo apoyo econ6mico y viveres en
grandes cantidades. Los tratantes de esclavos del Caribe, espe-
cialmente los de Cuba, hicieron cuanto estuvo en su poder para
ayudar a Leclerc a dominar la insurrecci6n de Saint-Domingue.
Y tenian una raz6n: el gobierno de Bonaparte se propuso retro-
traer las colonies del Caribe al estado de cosas anterior a la Re-
voluci6n. El articulo 19 del Decreto de 30 floreal del afio XI -20
de mayo de 1802- dispuso:


(38) H. Paulus Sannon: Ob. dt.









DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI


"En las colonies restituidas a la Francia en ejecuci6n del Tratado de Amiens
del 6 germinal, afio X, la esclavitud sera mantenida conforme a las leyes
y reglamentos anteriores a 1789".
El gobierno ingl6s restableci6 la servidumbre durante el tiem-
po que ocup6 las colonies francesas, y, por lo tanto, Bonaparte
estim6, desoyendo airadamente las recomendaciones de Gr6goire
y del coronel Vincent, que seria facil devolverle a los antiguos
propietarios de esclavos el dominio de estos, como si la Revolu-
ci6n no hubiera realizado su humanitarian y progresiva tarea de-
jando hondos surcos en estas tierras de Am6rica. Para dar ese
paso atrds en la historic le era precise, primero que nada, destruir
la influencia moral obtenida por Toussaint Louverture en todo
el Caribe y, despues, aplastar el poder military y politico adquiri-
do por los negros y mulatos durante el regimen estatal que ellos
mismos constituyeron a fuerza de heroicos sacrificios.


La Revoluci6n de los esclavos negros de la colonia francesa
hubo de producer enorme conmoci6n en todo el Hemisferio Co-
lombino, y caus6 una gran sensaci6n en los j6venes Estados
Unidos de Am6rica. El t6pico de las conversaciones en el Norte
y en el Sur, y los comentarios de la prensa estaban ocupados por
los acontecimientos de Haiti. Centenares de esclavistas del Sur,
press de panico, huyeron de sus haciendas y se refugiaron en
Richmond, Norfolk, Charleston. Un considerable aumento tuvo
entonces el sentimiento anti-esclavista en los Estados Unidos.
CuAqueros y Metodistas alentaron la formaci6n de sociedades
abolicionistas. El kentuckiano David Rice declar6 en la Con-
venci6n Constitucional de su Estado en 1792, que los esclavos de
Saint-Domingue "estaban comprometidos en un noble conflicto.
Ideas similares express, en 1794, el prominent ciudadano de
Conneticut Theodore Dwight. En 1797, el lider negro Prince
Hall sugeria en Massachusetts que los negros americanos debian
imitar a los de las Indias Occidentales Francesas. En 1795, el
bar6n de Carondelet, gobernador de Luisiana, remiti6 press a
La Habana por active conspiraci6n para sublevar la provincia
contra la esclavitud, 37 individuos blancos y de color.
La noticia de haber decretado la Convenci6n francesa la abo-









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


lici6n de la esclavitud produjo en toda la cuenca del Caribe una
profunda emoci6n. Dirigidos por el pardo libre Jos6 Leonardo
Chirinos, que estaba en contact con los revolucionarios de Saint-
Domingue, se sublevaron en Coro, Venezuela, los esclavos negros
de la serrania en 12 de mayo de 1797. Dos aios antes -1795-
en Jamaica, los cimarrones enviaron una delegaci6n a las autori-
dades inglesas exigiendoles que abandonaran sus comarcas. Las
milicias al mando del general Palmer atemorizaron un tanto a
los rebeldes, que al fin celebraron un convenio con las autorida-
des coloniales. El arreglo final -que no era sino una perdida
de las pocas libertades que habian disfrutado- fu6 impuesto a
los negros rebeldes de Jamaica mAs que por las armas del gene-
ral Palmer, por los perros de presa que D. Luis de las Casas, Go-
bernador de la Isla de Cuba, facility al coronel Quarrel enviado
por Lord Balcarres a La Habana con ese fin, y por los experts
ranchadores, verdaderos cazadores de negros, empleados por los
esclavocracia cubana que Ilenaron de pavor los palenques jamai-
canos.
En la Martinica, los mulatos, petit blancs y comerciantes de
Saint-Pierre, abrazaron la causa de la democracia republican;
los duefios de esclavos y plantaciones, apoyados por la division
naval mandada por la Riviere, permanecieron files a la bandera
blanca del feudalismo realista. Vencidos por los republicans
de Rochambeau pasaron a la Trinidad, colonia espafiola, a bordo
de los barcos de Le Riviere, o a la isla de Dominica en el navio
de guerra ingl6s Culloden, para continuar desde aquellos lugares
conspirando contra la libertad. El 13 de abril de 1794 la escua-
dra inglesa del almirante Jerwis destruye la resistencia republi-
cana de la Martinica, se apodera de la Guadalupe, restablece en
todo su vigor el regimen anterior a 1789 y quedan abolidas todas
las mejoras que los negros habian obtenido con la Revolucion.
Oficiales de color, los generals Pelage, Delgr6s e Ignace, des-
pues de unas administraciones desastrosas que los colonos rea-
listas habian impuesto, restablecen en la Guadalupe la discreta
autoridad caracteristica del orden republican. El contra-almi-
rante Lacrose, famoso por su antipatia a los hombres de color,
subleva a los colonos blancos. Pelage, cuyas dotes de politico
liberal y de gobernante honest asombra a sus propios enemigos,









DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI


lo reduce por las armas y lo deja despu6s en libertad. La reac-
ci6n bonapartista envia una flota y un ejrcito contra la Guada-
lupe al mando de Richepanse. Ignace y Delgres, que le hacen
frente, son derrotados. El primero muere heroicamente comba-
tiendo por la libertad de los suyos; Delgr6s, a punto de ser hecho
prisionero en Matouba, se suicide haci6ndose volar con la casa
que le servia de refiguo. El 20 de mayo de 1802, Richepanse res-
tablece la esclavitud y la trata de los negros (39).
Para limpiar de rebeldes a la pequefia isla antillana, Riche-
panse vendi6 como esclavos en Cuba y otros lugares, a todos los
negros y mulatos que quiso. Un barco cargado de estos infelices
lleg6 a Saint-Domingue. Burlando la vigilancia de los guardia-
nes un grupo se lanz6 al agua, gan6 a nado la costa e inform
detalladamente de los sucesos de Guadalupe y del consiguiente
restablecimiento de la esclavitud. Esta noticia determine a mu-
chos colaboradores indigenas -asi comenzaron a llamarse los ne-
gros y mulatos de Saint-Domingue- a adoptar una franca y re-
suelta determinaci6n. Es verdad que Leclere hubo de lanzar los
batallones coloniales al mando de Dessalines, Peti6n, Maurepas,
en apoyo de las tropas francesas que perseguian a los insurrectos
montafieses, pero, desconfiaba de los jefes y, quizas, meditaba ya
deshacerse de ellos con la implacable ferocidad que ponia en to-
dos sus actos. No todos los oficiales franceses participaban en
esos planes del capitAn general. El general Dugua -muri6 en
el Cabo el 16 de octubre- jefe de estado mayor de Leclerc, era
uno de los que se manifest resueltamente contrario, como sincere
republican que era, a los proyectados asesinatos en masa que
acariciaba el gobernador francs. Se ha llegado a decir que fu6
61, Dugua, quien inform de lo que se tramaba al propio Dessa-
lines. Este, -como muy bien afirma Kleber Georges Jacob- a
despecho de las apariencias, se organizaba y preparaba la reanu-
daci6n de las operaciones (40).
Despues del asesinato del general Maurepas, que ponia en
descubierto las intenciones francesas, los antiguos ayudantes de
Toussaint-Louverture se determinaron a actuar. No iban a estar

(39) Jos6 L. Franco: Rebeldias Negras, en Boletin del Archivo General de la Naci6n.
Rep~blica Dominicana. Aiio 8, Vol6menes 42-43.
(40) Mentor Laurent; Erreurs et Veritis dans L'Histoire D'Haiti,










PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


solos. Peti6n buscaba ahora la unidad national, para conquistar
la independencia absolute. El 18 de septiembre Leclerc abruma-
do, enfermo y deseoso de abandonar la tierra que lo maldecia es-
cribia a Paris:
"Durante esta cruel enfermedad yo no me he sostenido mAs que por mi fuerza
moral, por los rumors que he esparcido sobre la llegada de tropas. Pero
la novedad del restablecimiento de la esclavitud en la Guadalupe me ha
hecho perder una gran parte de mi influencia sobre los negros, y las tro-
pas que Ilegan serAn destruidas como las otras".

Y agregaba en la de 4 vendimiario del afio XI -25 de septiem-
bre de 1802- dirigida a Napole6n Bonaparte:

"Cada dia, el partido de los Insurgentes aumenta y el mfo disminuye por
la p6rdida de blancos y la deserci6n de negros... Dessalines que hasta hace
poco no pensaba en sublevarse, lo piensa hoy; pero yo poseo su secret, y no
se me escaparA... Es un pillo, yo lo conozco. No puedo detenerlo hoy dia;
espantaria a todos los negros que estAn conmigo. Cristophe me inspira un
poco mas de confianza. Yo envi6 a Francia su hijo mayor, que 61 quiere ins-
truir (41). Morpas es un pillo, pero todavia no puedo detenerlo. Sin em-
bargo, yo podria detener primero a Morpas; pero Cristophe y Dessalines
lo serAn el mismo dia". (42).

En la primera quincena de octubre Dessalines y Peti6n, empu-
jados por los acontecimientos y presionados por las masas popula-
res que no dejaron de combatir un solo dia contra la invasion fran-
cesa, celebraron una entrevista, tambien estaba present Clerveaux,
en Haut-du-Cap y acordaron las lines generals de la lucha por ex-
pulsar a los franceses. Se convino que Dessalines --el hombre de
acero- seria el general en jefe. Y, el 16, se iniciaba la etapa final de
la guerra de independencia con el furioso ataque al Cabo por Clerve-
aux y Petix-Noel; Peti6n habia iniciado el movimiento de rebeldia
al frente de la media brigada que mandaba; el 24, Dessalines
-que por una hAbil estratagema arranc6 a Leclerc una cantidad
valiosa de implementos de guerra- y Christophe, estaban com-
batiendo al frente de su viejos soldados, el primero en Gonaives,
y el segundo en Limbe.

(41) Francisco Ferando, hijo finico de Christophe, muri6 casi de hambre y miseria
en el Hospital de Hurfanos de Paris, de 12 afios, perseguido por el Emperador Napole6n
I, que no le permiti6 regresar al lado de sus padres.
(42) H. Paul6us Sannon: Ob. cit.









DOCtJMENTOS PARA LA HISTOPJA DE HAITi


Leclerc, en los primeros moments, intent evacuar la capital
pero el almirante francs se neg6. Desde su lecho de enfermo orde-
n6 las mas barbaras represiones. Cuenta en sus Memorias el te-
niente coronel Lemonnier Delafosse, del estado mayor de Leclerc:
"En vista de esta deserci6n general, lo que quedaba de las tropas negras
estacionadas en el Cabo fu6 considerada como prisioneras; y se efectu6 su de-
sarme. Y se hizo mas: so pretexto de una expedici6n, se embarcaron batallo-
nes negros; pero tan pronto estuvieron en alta mar, el Oceano se convirti6 en
tumbal.. Las olas trajeron los cadaveres hasta la rada del Cabo. Toda la
poblaci6n se exasper6 con este espectaculo y la sublevaci6n ya comenzada se
hizo espontaneamente general; ya no era el ejrcito negro al que teniamos que
combatir; fu6 a la poblaci6n entera". (43)

A media noche del 1 de noviembre de 1802 muri6 Leclerc.
Le sucedi6 en el mando, por disposiciones dictadas minutes antes
de expirar, el general Donatien M. J. de Vimeur, vizconde de Ro-
chambeau, que se habia destacado por su crueldad con las gentes de
color en Guadalupe y en el mismo Saint-Domingue. El nuevo ca-
pitAn general perfeccion6 el regimen de terror implantado por su
antecesor en el mando. La situaci6n a la que tenia que hacer fren-
te el nuevo jefe frances no podia ser mAs grave. En el Norte, los
franceses ocupaban solamente el Cabo, la Mole Saint-Nicolas y
la Tortuga. Con la excepci6n de Saint-Marc, habian perdido to-
do el Artibonite asi como la Arcahaie. Conservaban no obstante
bajo su obediencia las provincias del Oeste y el Sur. En su in-
forme de 6 de diciembre de 1802 al ministry de Marina de Fran-
cia, reclamaba Rochambeau el envio de nuevos refuerzos:
"la posici6n actual de St. Domingue exige inmediatamente una sola expe-
dici6n de 15,000 hombres para dar todos los golpes a un tiempo. Son nece-
sarios cuerpos enteros y sobre todo de infanteria ligera... Esta primera expe-
dici6n servirA para combatir, destruir o dispersar a los bandidos. Es necesario
que sea seguida por otra de 10,000 hombres para desarmar completamente los
negros y una tercera de 10,000 por lo menos para hacer volver los negros a la
agriculture. Estas tres expediciones son indispensables... Un punto no me-
nos esencial para el triunfo de nuestras armas, es la destrucci6n o la deporta-
ci6n de los generals negros y de color, oficiales y soldados en su totalidad".
No se detuvo ahi Rochambeau; menos prudent que su prede-

(43) M. Lemonnier-Delafosse: Seconde Campagne de Saint-Domingue.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


cesor que era partidario de esperar tiempos mas favorables para res-
tablecer la esclavitud, escribi6 al ministry de Marina en 14 de enero
de 1803:
"Despues de haber reflexionado, general, sobre la situaci6n en que se ha-
Ila St. Domingue, sobre lo que seria necesario hacer para sacarla del estado de-
plorable en que estd sumergida, tengo fundamentos para decir que es necesa-
rio restablecer la esclavitud. Autoriceme pues, general, para proclamar aqui
la esclavitud. Higalo rdpidamente, estoy convencido que esta operaci6n ten-
dra pleno 6xito". (44).
Pese a los nuevos refuerzos que recibi6 de Europa, y al auxilio
econ6mico que le prest6 el Gobierno de Cuba, Rochambeau tuvo
que abandonar el interior al ej6rcito indigena, bajo el mando supre-
mo de Dessalines. Asqueados de los bdrbaros asesinatos en masa,
de las filas francesas comenzaron a desertar los batallones polacos
-decenas de hebreos entire ellos- y, tambi6n, los franceses revolu-
cionarios que se sumaron a los haitianos. Exasperado por las con-
tinuas derrotas Rochambeau, para castigar a los rebeldes, llev6 de
Cuba perros feroces para darle a comer negros, de lo que es fiel tes-
timonio un oficio firmado por el dirigida a Ramel, comandante de
la Tortuga en 6 de mayo de 1803:
"Le envio, mi querido comandante, un destacamento de cincuenta hom-
bres de la guardia national del Cabo, comandada por Mr. Bari; leva veinti-
ocho perros dogos. Esos refuerzos le permitirdn asimismo terminar enteramen-
te vuestras operaciones. No le dejar6 ignorar que no le serA abonada nin-
guna raci6n ni gasto para la alimentaci6n de esos perros. Usted debe darles
negros para comer". (45).
El genio de Dessalines era unilateral. Pero en esta crisis el
hombre necesario era el y no Toussaint. Devolvia golpe por golpe.
Cuando Rochambeau hizo matar 500 hombres y enterrarlos en las
fosas cavadas por los que esperaban su turno, Dessalines levant
otros tantos postes e hizo colgar de ellos a 500 blancos bajo los ojos
de Rochambeau y los franceses del Cabo. Pero no fueron ni el ej&r-
cito ni Dessalines los que obtuvieron la victoria, fu6 el pueblo. Y
di6 fuego a la isla con tanta precision que al finalizar la guerra
no era mas que un desierto carbonizado (46).

(44) H. Pauleus Sannon: Ob. cit.
(45) Victor Schoelcher: Vie de Toussaint-Louverture,
(46) P. I. James: Ob. cit.










DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI


Una de las mejores informaciones de primera mano, tomada
en el teatro mismo de los hechos sobre la guerra de independencia
haitiana, se debe a la pluma de D. Franciso de Arango Parrefio, el
estadista colonial cubano, que redact6 una memorial reservada al
Marques de Someruelos, Capitan general de la isla de Cuba, de gran
importancia.
La alianza entire las dos naciones pirenaicas -escribe Ponte Domin-
guez en su laureada biografia de Arango y Parrefio- hizo que Carlos IV
ordenara al capitAn general de Cuba que apoyase, con los recursos que es-
tuviesen a su alcance, a la formidable expedici6n que el general bonapartista
Leclerc trajo en 1802 para la reconquista de Santo Domingo. A virtud de
ese mandate real, Someruelos facility a Leclerc un suplemento de doscientos
mil pesos y otros auxilios importantes, (47) inicidndose asi relaciones oficia-
les en La Habana con repetidos Comisionados y Agentes franceses que, con
misi6n legitima o sin ella, no cesaban en sus peticiones al Gobernador de
la isla. Pero eso no era lo peor a juicio de 6ste, sino que venian acompafia-
dos de sirvientes de color, los cuales comunicaban las ideas liberals a un
pueblo, como el cubano, que aceptaba sin reserves el regimen absolutista
impuesto por los monarcas espafioles. Ademis, el Marques de Someruelos
habia recibido una nota que el prior del Real Consulado, Marqu6s de Ca-
sa Pefialver, le remiti6 en cumplimiento de lo acordado por la junta de go-
bierno del Cuerpo celebrada el 16 de febrero de 1803, en la que participaba
las quejas del comercio habanero por el contrabando que hacian los buques
franceses y extranjeros, y de los agricultores por la introducci6n de negros
insurgentes en el territorio cubano. En consecuencia, dicho Capitan Gene-
ral dict6 un bando tres dias despu6s, en el que fijaba penalidades de multa
y arrest a los contraventores, ora fuesen nacionales o extranjeros, que se
embarcasen sin pasaporte del Gobierno; en el que disponia que todo buque
extrajera los individuos de otros pauses que hubiesen venido a su bordo; y
en el que finalmente ordenaba que saliese de Cuba todo extranjero que no
tuviese licencia de vecindad y, en especial, los que se dedicaban al comercio,
adn facultados con otro titulo o pretexto. Como Someruelos no crey6 bas-
tante esa media, de ahi su decision de encomendar, ese mismo dia 19, a
su asesor Arango, la riesgosa comisi6n diplomAtica al vecino pais, para que
en Haiti solucionara el conflicto.
"...A mediados de marzo de 1803 parti6 Arango Parrefio en el bergantin
de guerra Begofa hacia la colonia francesa del Guarico, llevando como auxi-
liares al capitan Ignacio Caro y a Jose de Lavastida, dos emigrados de la parte
antes espafiola de la isla de Santo Domingo, reconocidos como experts en las
cuestiones locales de aquel pais. Seg6n los pliegos dados por Someruelos, en

(47) De Cartagena de Indias, de Caracas, de Puerto Rico, asi como de Jamaica le
enviaron los negreros a Leclerc y Rochambeau millones de pesos para ayudarlos a aplas-
tar la Revoluci6n Haitiana.









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


una orden general el Comisionado debia procurar un arreglo sobre admisi6n y
pago de letras de cambio, convenir las disposiciones sobre los buques que lle-
gaban a La Habana, quejarse por los excess realizados con los negros ladinos
vendidos furtivamente, pretender la devoluci6n del dinero, archivo y tropa re-
tenidos por Toussaint al posesionarse de dicha parte espafiola, informarse de
la misma en cuanto al estado politico y mercantil y orientaci6n de sus habi-
tantes, examiner el comercio con extranjeros iniciado por el General en Jefe
Rochambeau, pedir noticias exactas y fundadas de las reclamaciones que
aquel Gobiemo tuviera que hacer al de Espafia en punto a dinero, y acordar
otros particulares fitiles que pudieran surgir de las conferencias. Pero la
verdadera misi6n del viaje era hacer un studio detallado y precise del status
politico, social, econ6mico y geogrAfico-militar de la isla haitiana, puntua-
lizando ciertos extremes de enorme transcendencia para precaver la seguri-
dad de Cuba, y tambi6n inclinar la voluntad del General francs hacia las
normas prescritas en la Real Orden de 20 de mayo de 1802 dada por Carlos
IV, para el caso eventual de que 61 estuviese propicio a la entrega de la par-
te antes espaiiola de Santo Domingo". (48).
Parte de marzo, todo el mes de abril y primera quincena de ma-
yo de 1803 permaneci6 D. Francisco de Arango y Parrefio en Saint-
Domingue, en las ciudades de Port-au-Prince y el Cabo, estudiando
los problems que habian sido sometidos a su consideraci6n. Cele-
br6 entrevistas con los generals Rochambeau y Touvenot, los jefes
de brigada Saves y Nerau, y con todos los altos funcionarios civiles
franceses. Del resultado de la comisi6n diplomAtica que desempe-
fi6 a cabalidad es el informed reservado que present al CapitAn gene-
ral de Cuba en 17 de julio de ese afio (49).
Dada la postura favorable a la esclavitud y, por lo tanto, con-
traria a la Revoluci6n Haitiana, que lo colocan en destacado lugar
como te6rico del regimen colonial imperante en Cuba, ese informed
de Arango tiene una supreme importancia para la historic de ese
pais hermano. Comprob6 que Toussaint dej6 en las areas del teso-
ro espafiol de Santo Domingo las cantidades que en ellas ocup6,
y que, salvo menos de una tercera empleada en los gastos de obras
piblicas y administraci6n, la mayor parte la decomisaron los
franceses pues dice Arango:
"Y habiendome confesado el Prefecto que en las Arcas de Santo Domingo
habia encontrado con efecto el General Leclerc los citados doscientos mil y

(48) Francisco J. Ponte Dominguez: Arango Parrefio. Estadista Colonial Cubano.
(49) WVase el Apfndice. Fu6 publicado en Obras de D. Francisco Arango y Parrefo.
Tomo I, La Habana. 1888.










DOCUMENTOS PAMIA LA HISTORIC DE- HAITi


mas pesos, inste y consegui que en la part flltima del articulo 19 del Con-
venio se sentase un hecho tan esencial para fundar las reclamaciones que
nuestra corte debe hacer en esta parte".
Y refiri6ndose al estado de la agriculture y del comercio, y las medi-
das adoptadas para su fomento, afirma:
"Toussaint fue el que las tom6 tan acertadas y eficaces que despues de hacer
respetar la propiedad, puso en movimiento todas las antiguas haciendas, y con
raz6n esperaba que dentro de poco tiempo volviese a recobrar la colonia su ri-
queza y esplendor; pero las mismas manos que habian servido para reedificar
aquel suntuoso edificio, fueron las que volvieron a destruirlo a la llegada de los
franceses".
Sobre los salvajes m6todos empleados en la guerra por Leclerc y
Rochambeau, describe Arango:
"El General en jefe me dijo diferentes veces que su opinion era acabar con to-
dos (peau nouvelle, son sus palabras) e introducir nuevos negros; y en conse-
cuencia, vemos que no s61o no se da cuartel, sino que con los prisioneros se co-
meten mil barbaridades... Todos mueren, y asi sucedia desde los iltimos tiem-
pos del General Leclerc: lo mAs dulce para estos infelices es ser pasados por las
armas, y todavia no es lo peor que espalda con espalda, y de dos en dos, sean
arrojados al mar. Lo que me estremece es haber oido de la boca del Jefe de
Brigada Nerau, Comandante de la Guardia del General en Jefe, que la noche
antes habia echado a los perros una negra prisionera; y otra tarde, que en
aquella mafiana habia sorprendido un destacamento de doce insurgentes, cu-
yo Jefe fuW entregado a la tropa que lo pidi6 para sacarle, vivo, los ojos. Yo
no comprendo como puede disculparse, ni a que puede conducir tan atroz pro-
cedimiento. Creo, al contrario, que esta guerra es interminable, si se quita a
los rebeldes la esperanza de capitulaci6n o perd6n. El juicioso Touvenot pen-
saba del mismo modo..."
Refiri6ndose a la parte military en su tantas veces citado docu-
mento, afirma Arango que en poder de los blancos, en esa fecha, se
encontraban las principles ciudades y poblaciones maritimas
"a saber: Bayaja, Guarico, Puerto de Paz, la isla de la Tortuga, Puerto de San
Nicolks, isla de la Gonave, Port-au-Prince, Leogane, Jeremias, los Cayos de
San Luis y todas sus dependencias. Los negros poseen pocas calas y entire
ellas son las principles Gonaives, Arcahaye y Petit-Goave, estando quemada
la poblaci6n de esta ultima... Este ej6rcito obra sobre la defensive, guarne-
ce las villas y defiende como puede, y en los terminos anteriores explicados,
los partidos de Grand-Bois, Cul-de-Sac y Jeremias; siendo en este iltimo
punto en donde proporcionalmente es mayor la fuerza, porque tambi6n alli
es donde se nota mayor nimero de negros. Parece incredible que de cuaren-
ta y tres mil hombres que en quince meses han venido a la colonia, solo que-










PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


den trece mil; pero mis admirarA saber que de estos cuarenta y tres mil hom-
bres, han llegado trece mil despubs de la muerte del General Leclerc, y decir
que apenas quedan vivos los mismos trece mil hombres que Ilegaron en estos
iltimos siete meses. Lo mas han sido victim del clima y de la mala asis-
tencia; pero muchos han pasado por el filo de la negra espada y no pocos,
desertado. El Secretario de la Prefectura, en mi presencia y sin contradic-
ci6n, ha dicho pdblicamente en la mesa del Prefecto que pasaron de dos mil
quinientos hombres los que perecieron en la expedici6n de Crete-a-Pierrot,
y que de seiscientos que fueron a la de Petit- Goave, solo volvieron trescien-
tos en estado de servir. La deserci6n, principalmente, de los regimientos po-
loneses, es considerable. Hay quien lo haga llegar a setecientos hombres, y
ni tiene duda que habrA dos meses que de Jeremias desertaron a un tiempo dos
compaiias casi enteras, ni las hay tampoco en que los tales poloneses fue-
ron los que mejor sirvieron a los negros en la defense de Petit-Goave... No
hay mejor prueba de la buena inteligencia de los negros que el silencio de
los blancos en esta parte. El General Clausel divulg6 en el Guarico que los
congos de aquel partido hacian guerra a los criollos, y refiri6ndolo en mi pre-
sencia, le contest con sonrisa un comerciante llamado Mr. Lefebre, que
6ste era un ardid para sacarle municiones. El General call, y despu6s na-
die ha vuelto a hablar ni de congos ni de criollos, ni de division ninguna.
El negro Dessalines fu6 reconocido como sucesor de Toussaint, cuando se hizo
pflblica la 61tima insurrecci6n y dividi6 el mando de la colonia entire los demis
Generales de aqul6, por el mismo orden con que los blancos lo han hecho; es
decir sefialando un Comandante para la parte Norte, otro para la del Oeste y
otro para la del Sur, con sus respectivos subalternos y fuerzas determinadas.
Dessalines estableci6 su Cuartel General en Gonaives, y alli subsiste muy for-
talecido y con un cuerpo de tropas de tres a cuatro mil hombres. Se asegura
que ha perdido much en el concept de los negros, y que los que estAn en el
Sur, se gobieman con independencia a las 6rdenes de un mulato llamado
Petion, que fu6 Coronel de Ingenieros al servicio de la Rep6blica, y po-
see, seg6n se dice toda clase de talent, pero sea lo que fuere de esta inde-
pendencia, lo cierto es que de ella no se ha seguido hasta ahora guerra, ni
desuni6n y que los negros van donde los llama el riesgo".
...De ahi que nuestro estadista -escribe Ponte Dominguez sobre este
viaje de Arango a la colonia francesa en plena guerra- no comprendiese los
designios de Francia en Haiti vista la political desastrosa que en el orden eco-
n6mico seguia el Ministerio de Marina, en vez de llegar a un acuerdo con
Espafia o con Inglaterra. Sus profundas reflexiones lo Ilevaron a decir que
"la Republica debia abandonar una empresa que iba a costarle mAs de Io
que podia producirles, y que si bien se miraba a los que verdaderamente im-
portaba era a los Soberanos que tenian en la vecindad colonies que conser-
var".
En su concept, pues, la tranquilidad de Haiti debia interesar mas
a la naci6n espafiola que a la francesa, por lo cual no era possible que








DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITi


los cubanos viesen con indiferencia la situaci6n de la isla cercana.
Esto en lo absolute significaba inquietud por el pase a la Isla de esos
negros que se hacian respetar y aun temer de los soldados de Bona-
parte y Moreau, para transmitir a los esclavos de Cuba
"sus funestas miximas";
lo que Arango temia
"y lo que veia de cerca era que volvi6semos al tiempo de los filibustiers y
bucaniers, y que infestadas nuestras costas de tan atrevidos pirates, se aca-
base la seguridad que necesitaba el comercio de la Costa Firme, el de la
isla de Cuba y el del Seno Mexicano".
Ante tal horizonte, s6lo perceptible a sus ojos de estadista, queria
"que sin dar nada, procurisemos con mafia sostener a los franceses en la gue-
rras de Santo Domingos" con lo cual cualquier auxilio espafiol redundaria en
nuestro propio beneficio". (50).

Convocada por Dessalines y Peti6n, se reuni6 en mayo de 1803,
en Arcahaie, una asamblea de oficiales que consolid6 la autoridad
del primero, unific6 la acci6n general de la guerra y cre6 oficialmen-
te el pabell6n bicolor haitiano. Por todas parties se vigoriz6 el ataque
sobre las posiciones fortificadas ocupadas por los franceses. A estos
hubo de agravarseles la situaci6n a causa de la guerra nuevamente
iniciada entire Francia e Inglaterra. Las escuadras de esta ultima
potencia en el Caribe impedian a Rochambeau recibir refuerzos de
Europa. El 4 de agosto de 1803, Ferou capture a Jeremie. El gene-
ral Gabart tom6 a Saint-Marc el 4 de septiembre; el 9, Toussaint
Brave ocup6 a Fort-Libert6, y el 17, las tropas de Cang6 y Ma-
gloire Ambroise se apoderaron de Jacmel. El general Gerin do-
minaba toda la zona de Anse-a-Veau; y el general Geffrard apre-
taba el cerco en derredor de Aux Cayes.
Diez mil hombres al mando de Peti6n, Gabart, Vernet, Pierrot,
Marcadieu Larose, bajo la supreme direcci6n de Dessalines, invadie-
ron en 16 de septiembre la planicie de Cul-de-Sac. Reforzados con
la division al mando de Cang6, se inici6 una series de combates en
Santo, Damiens, Sarthe, Chancerelle y Bizoton, con los cuales di6
comienzo el sitio de Port-au-Prince. El general Kerverseau acudi6
en auxilio de los sitiados desde Santo Domingo, pero fue derrotado
por Dessalines en Lascahobas y abandon Lavalette a su suerte.
Despu6s de resistir los asaltos haitianos por tres semanas, se rindi6
(50) Francisco J. Ponte Dominguez: Ob. cit.








PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


el general Lavalette, comandante military francs de la region. Y,
el 10 de octubre de 1803, Dessalines, que habia dirigido la batalla
desde su cuartel general situado en Turgeau, rodeado de sus genera-
les y entire las aclamaciones populares entraba triunfalmente en
Port-au-Prince. Una semana despu6s Geffrard ocupaba los Cayos.
Despues de la toma de Port-au-Prince, Dessalines, con el grue-
so de su ejrcito se dirigi6 al Norte. Estableci6 el cuartel general en
Morne-Rouge, sobre la famosa habitaci6n Len6rmand de M6zy a
una legua del Cabo, decidido a tomar por asalto esta ciudad formi-
dablemente fortificada. Con la excepci6n de Peti6n, retenido por
enfermedad lejos del teatro de la acci6n, y de Geffrard que tenia 6r-
denes de permanecer en Port-au-Prince con las fuerzas del Sur, to-
dos los generals rodeaban a Dessalines en ese moment crucial de
la guerra de independencia: Christophe, Romain, Clerveaux, Ga-
bart, Capois, Cang6, Jean Philippe Daut, los heroes inmortales de
6picas joradas.
Rochambeau sali6 del Cabo para cerrar el camino a los invaso-
res, con la esperanza de poder resistir ventajosamente la acometida
resguardado por la linea de fortificaciones exteriores que habia le-
vantado. En la lucha por el dominio de los fuertes establecidos en
Vertieres y en Charrier, se desarroll6, el 18 de noviembre de 1803,
la batalla famosa que decidi6 los destinos de America y la Indepen-
dencia de Haiti: la batalla de Vertieres.
Incomodado por el fuego violent del enemigo que ocupa la co-
lina Charrier y domina Vertieres, Clerveaux se vi6 obligado a retro-
ceder. A las 4 de la mariana, Dessalines ordena al general de bri-
gada Francois Capois, apodado Capois la Mort por su valor ini-
gualable, ocupar la altura de Charrier. Para llegar a ella era pre-
ciso cruzar sobre un punto que Verti&res domina. A su defense
acudi6 Rochambeau en persona con su famosa Guardia de Ho-
nor. Dessalines envi6 la caballeria para sostener el movimiento.
La artilleria francesa ripostaba el fuego de los cafiones de Cler-
veaux, en tanto las baterias de Christophe, establecidas sobre el
lugar llamado d'Estaing, bombardeaba el centro de la ciudad.
Capois se lanza sobre Vertieres al frente de su brigada. Segada
por la metralla vacila, pero, a la voz de su jefe, cierra filas y avanza.
Capois, magnifico como un Dios de la mitologia clAsica, a caballo,










DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI


arrastra a sus soldados con su heroico furor; una bala de cafi6n le
arranca el sombrero, otra le mata el caballo. Blandiendo su espada
a los gritos repetidos de: iAdelantel iAdelantel, el intr6pido Capois
a la cabeza de sus hombres se lanza una vez mIs al ataque. Los
franceses, veterans de cien combates, no habian visto nunca igual
bravura. El redoble de tambores hizo cesar el fuego. Rocham-
beau, enemigo tan feroz de los negros, tuvo un gesto caballeresco.
Un official frances parlamentario avanz6 sobre el puente portando
un mensaje:
"El capitAn general envia sus cumplimientos admirativos al official que aca-
ba de cubrirse de gloria".
Y el combat se reanud6 con el mismo vigor.
Un viejo official de las tropas de Rochambeau, el teniente coro-
nel Lemonnier Delafosse, que participo en esta batalla decisive en
los destinos de la humanidad, escribi6 en sus Memorias:
"Qu6 hombres eran esos negrosl C6mo sabian luchar y morirl Es precise
haber combatido frente a ellos para conocer su valor indomable en el peli-
gro, cuando no les era possible recurrir a la astucia. He visto una s61ida co-
lumna destrozada por la metralla de cuatro cafiones continuar el advance sin
dar un paso atrAs. Cuantos mas caian, mas parecia redoblarse el coraje de
los otros. Avanzaban cantando, pues los negros cantan en toda ocasi6n y
hacen canciones de todo. Su canto era el de los valientes:
Al ataque, granaderos,
." El que muere, eso es cuenta suya.
Olvida tu madre.
Olvida tu padre.
Al ataque, granaderos
El que muere, eso es cuenta suya.
"Ese canto valia por todos nuestros cantos republicans. Tres veces
esos valientes avanzaron codo con codo, sin tirar un tiro; rechazados en ca-
da ocasi6n, no se retiran hasta que el suelo estuvo sembrado de las tres
cuartas parties de sus tropas. Esos cantos, elevados hasta el cielo por 2.000
voces al unisono, en los que el ronco estampido del cafi6n formaba la base,
producian un efecto sorprendente. S61o la valentia francesa podia resistir-
los. En cierto que anchos fosos, una artilleria excelente y soldados adies-
trados nos daban una gran ventaja. Pero esas masas profundas, marchan-
do y cantando a la muerte, iluminadas por un sol magnifico, permanecen
fijas en mi memorial; 40 afios despues ese especticulo grandiose y glorioso
estA vivo en mi imaginaci6n que cuando la presence. .." (51).


(51) J. B. Lemonnier-Delafosse: Ob. cit.









PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Perdidas las posiciones de Verti&res y Charrier, Rochambeau
tuvo que retirarse a las defenses anteriores. Las p6rdidas francesas
eran enormes. Como resultado de un consejo de guerra celebrado
esa misma noche, decidi6 capitular y evacuar el territorio haitiano.
Pidi6 una tregua, que le concedi6 Dessalines. El 19 de noviembre,
una carta del general Boyer, jefe de estado mayor del ejercito fran-
c6s, fue llevada al cuartel general situado en Haut-du-Cap. En ellas
se anunciaba al general en jefe que el ayudante comandante Duvey-
rier, provisto de plenos poderes, habia sido designado por Rocham-
beau para tratar de la evacuaci6n del Cabo. Ese mismo dia fu6,
firmada la capitulaci6n.
Dessalines hizo conocer a Rochambeau el deseo de poseer
su caballo favorite. El iltimo capitdn general francis de Saint-
Domingue no s61o accedi6 a esa demand, sino que, por una
atenci6n especial, envi6 tambi6n un hermoso caballo a Capois.
"para reemplazar al que los franceses le habian matado".
Como la rada del Cabo estaba vigilada por los ingleses, estos se
apoderaron de Rochambeau y sus soldados, que fueron envia-
dos a Jamaica.
El general Dessalines, acompafiado de sus generals, entr6
en el Cabo al frente de sus tropas victoriosas a las 9 de la mafia-
na del 27 de noviembre de 1803.
El 30 de noviembre el general Luis de Noailles abandon
la M61e Saint-NicolAs por mar, y huy6 a Baracoa. Otro gene-
ral, Lavalette, tambi6n habia buscado refugio en Cuba. Por su
parte, el general Ferrand, al replegarse de Monte Cristi, se diri-
gi6 a Santiago de los Caballeros y, despu6s a Santo Domingo.
En esta ciudad quit6 el mando al general Kerverseau y asumi6
el gobierno de lo que habia sido colonia espafiola. En los pri-
meros moments Dessalines pens6 en combatirlo. Destac6 en
su seguimiento al general Gefrard con su division. Pero aban-
don6 el proyecto para una oportunidad pr6xima.
Acompafiado de Clerveaux y Chistophe, Dessalines firm en
Fort-Dauphin el 29 una Declaraci6n preliminary de Independencia.
Dessalines y sus generals juzgaron necesario, primero: procla-
mar solemnemente la Independencia de la Naci6n Haitiana; y, se-
gundo: proceder a la organizaci6n political y administrative que re-












DOCUMENTOS PARA !.A HISTORY DE HAITi


continent, que le facilitarA mas prontas noticias, pr. si tal vez algn. inopinado accident
se las retarda pr. otro conduct; pues A aql. Gefe, como mas inmediato, son mas inte-
resantes p' su prudent precaucion, y qe. no vayan a lograr algn. efecto los recelos, qe.
apunt6 a V. E. con mi citada fha. de 11 de Enro. ult, si los sublevados refdos. intentan
apoderarse de aquellas posesiones, confiadas a su mando. = Tan desordenados princi-
pios dejan inferir y recelar fatales consecuencias. La fuerza del mal exemplo, y tan ve-
cino, me tienen sobre aviso, y no dormir6 en qt9 exijan mis deberes, qe. aspiro siempre
a llenar en todas sus parties. Mas como ahora no me concibo en disposicion de otra, qe.
de conservar, y doblar pr. mi, y por mis subalternos la debida vigilancia, y expectativa
de lo que tal vez puede sobrevenir, me cifio a la sola exposicion de lo referido p' noticia
de S. M., y de V. E., y las luces y prevenciones q. tan digno conduct se me puedan co-
municar pO el mejor cumplimt' de mi obligaci6n = Nro. Sor. gue. V. E. (3).


San Luis de Geremias 1P de Noviembre de 1.791 = Sefior Gobernador = No ha-
biendo podido salir Magloire, Aprovecho de su detencion, p* reiterar A V. S. los agrade-
cimtos. que le devo, y asegurarle de nuevo qe. me reconosca Siempre por Su Servidor, y
aun me atrevo a dezir por Su mas intimo Amigo; Suplicandole tenga A bien disponer de
mi, p" quanto guste: me seria de notable satisfaccion, Si lograra la dicha de poder darle
pruebas de los Sentimientos de estimacion, respeto, y reconocimto., que a V. S. profeso =
Se asegura qe. la calma y buen orden se restablesen en Francia que el Rey ha buelto a
uzar de Su autoridad; qe. ha hecho celebrar fiesta el dia de Sn. Luis, como A su Pral.
rey, por Constitucion del reyno, y qe. igualmte. lo ha executado, estableciendo Decretos
concerniente A el Clero, A la nobleza, y sus Colonias, reformando todas las Leyes Con-
trarias al bien del Estado, y el de sus Vasallos = Tambien se dize, ha ido Su Magd. el
pasado mes de Agosto, a tomar los Ayres A Fontaineblean, una de sus casa de recreo =
Que estas disposiciones, han dado motive a qe. las Potencias vezinas retiren las tropas
qe. tenian avanzadas sobre las Frontera de Francia, con intent de atacarla = Se afiade,
qe. en Septiembre 6 Octubre, SaldrA de Francia una Esquadra con numero de tropas
destinadas A esta colonia: las esperamos con Ancia, p* ver Si se logra poner fin A los
funestos desastres que aun oprimen la parte del Norte de esta isla. Se han distruido cerca
de 10 mil Negros de lo rebelados; pero todavia existen un gran namero de ellos. Los
S. Sres. Conde de Fontanges, y de Konway Mariscales de Campo: el Baron de C...
Coronel, el CaballP de C.., Teniente Coronel, y el Cavall? Dassas SargtQ mr., mandan
cada uno un pequefio exercito, y deben, Si no lo han hecho, atacar a los... (destruido)
parties, Se espera qe. haya tenido... Nuestro gral. se promete = Los Yngleses nos han
favorecido con navios y armas no con tropas. Los Americanos, con arinas, y otros pro-
visiones, y Sin embargo de carecer estos de tropas, ofrecen hombres p* qe. las formemos.
Yo no se si se ha admitido esta oferta = Si hubieramos logrado recivir un refuerzo de
1500 A 2000 hombres bien disciplinados, ha much tiempo habriamos acabado con los
levantados de la parte del Norte de esta Colonia, pero ha sido precise dividir nuestras
Fuerzas, p' impedirles el paso al rest de la isla lo que nos ha estorbado atacarlos con
la viveza que hubiera teniendoles juntas. Como qe. con facilidad 500 hombres de los
nuestros, hazen frente a 10 mil de los levantados = Haze V. S. mui bien de presumirse,
qe. me corazon much tiempo hA vive afligido con las desgracias qe. acavan mi Patria:
aun despues de mi ultima carta he experimentado bastantes tribulaciones, pero gracias
a Dios, qe. el cielo ha querido ponerles fin en el moment. No puedo decir a V. S.
quanto ha pasado, y aun sucede por no molestarle mas; mas si tubiese la satisfaccion de
ver en quietud toda esta Colonia ympartiria el permiso de V. S' p* personalmente pasar
a verle, y tener el honor de tratarle; Entonces le haria relacion de quanto ha pasado

(3) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 42, ni-
mero 5.












PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


de Extrafio, e incredible, y que dudo que vuestros hijos crean. = El Sr. Allian de Vauneuf
que a meses reside en esta ciudad, me ha manifestado el deseo qe. tiene de ir a estable-
cerse a esa parte del mando de V. S. y suplicado se la recomiende; como lo conozco
poco, ignore su nacimiento, sus costumbres, y talents qe. deba tener, Solo me limito a
dirigir la Carta que tiene el honor a manos... y de la que acompafio... Quedo con
todo respeto. = Sor. Governor. = De V. S. su mas umilde y obediente Servor. = Vi-
zieu de Sombrages. = Sor. Govor. D. Juan Bauta. Vaillant.


Jeremias 1P de Noviembre de 1791 = Sefior = Habiendome comunicado el Sor.
Magloire carnicero de esta ciudad, que V. S. le havia dicho qe. Su Magd. Catholica con-
cedia tierras a los artesanos Franceses qe. entendiesen con propiedad el cultivo del Cafe,
y azucar para qe. su Colonia de Cuba sea de las mas Brillantes; permitame V. S. qe. le
dirija estas letras p* suplicarle me dispense su protection = El grande trastorno qe. expe-
rimentamos en esta parte de Sto. Domingo, me empefia solicitar de V. S. el que me de
un pequefios asilo. el conocimtQ qe. tengo del cultivo de la caria, y plant del caf6, unido
A la practice del que Ygualmte. tengo para conocer las enfermedades de los Negros, y
modo de sobrellevarlos, me haze esperar qe. V. S. me admitirA favorablente. mis pocas
proporciones consistent en unos quatro mil pesos de unas tierras qe. he vendido a plazos,
que no me pagarAn, sino cuando se cumplan; Entretanto esto se verifica, deceara si
V. S. lo tiene por conbeniente, aprovechar de la primera occasion p* transportarme a esa
Ciudad, y si alguno de sus vezinos quisiesen comprehender el Cultivo del Caf6, tal vez
(examinados los terrenos mas propios) podria con ellos tomar algun partido qe. a to-
dos nos utilisase. Espero qe. V. S. mirarA esta mi petition con atencion dirigida Solo
a acomodarme, mayormente siendo recomendado pr. el Sr. Desombrage, Governor. de la
ciudad de Geremias en que bastante se interest. me prometo tener el honor de su res-
puesta, siempre que V. S. me consider util para el efecto = Quedo con Respeto = Se-
iior = De V. S. el mas umilde y obedte. Servidor = De Vaumeuf. = Estas traduccions.
estan fielmte. Hechas, y sacadas de su original. Cuba 21 de noviembre de 1.791. = Pe-
dro de la Passade. (4).


Geremias 21 de Noviembre de 1791 = Sefior Governador = Aprovecho siempre
con nuevo gusto las ocasiones qe. se presentan, para asegurar a V. S. de mi respect y re-
conocimiento por la prueva que ha dado de su afecto a mi nacion, concediendome los
socorros qe. he solicitado de V. S. p' la subsistencia de los Habitantes de mi Comandan-
cia = Nuestras Tropas han destruido todos los campos qe. los Esclavos Rebeldes de la
parte del Norte de esta Colonia havian formado en las inmediaciones del Guarico, Lim-
be, Puerto Margot, Plaisance y Limonade; la mayor part de ellos, y los mas obstinados
de sus Gefes han sido muertos, o aprehendidos: Se les ha cojido los cafiones, otras armas
y municiones qe. tenian en sus campos, y librado de su furor a muchos hombres, y mu-
jeres Blancas que essos malditos retenian como Cautivos, y a quienes han tratado a su
antojo y hecho pasar los mayores trabajos, despues de haver degollado a su vista un gran-
de numero de sus compafieros qe. cogieron en las habitaciones los dias inmediatos de su
Rebelion. = Los que nuestras tropas no pudieron matar, o prender, se determinaron
forzar, y lo rindieron, un pequefio Puerto qe. no tenian mas qe. veinte hombres de guar-
nici6n; pero viendose perseguidos por todas parties, lo abandonaron y pudieron cojer
los montes de la Jurisdicci6n de Fuerte Delfin, que incendiaron y se retiraron a Hua-
naminti Pueblo que haze frontera con la parte Espafiola. Se despacharon inmediata-
mente tropas p* impedirles qe. desde alli se esparcieran en las llanuras del Trou, Terrier
Rouge, Quartier Dauphin, y Maribazous, 6 incontnte. atacarlos a su retirada: Se espera

(4) Archivo Nacional, Asuntos Politicos, legajo 4, numero 35.












DOCUMENTOS RARA- LA. IISTOIUA DE- HAITi


esten prontamte. destruidos, si, como no se duda, las tropas Espafiolas les cortan el paso
a las tierras de Su Mag. Catholica. =- Parece qe. estos salteadores han sido favorecidos
en esta ultima tentative por 400 mulatos libres qe. se han rebelado, y unidos a ellos; pe-
ro este pequefio refuerzo no impedirA que queden aniquilados = Han legado de la isla
de la Martinica, un Navio, una Fragata y un Bergantin del Rey con 600 hombres de
tropa = Se esperan diariamente de Francia, y 'puede qe. hayan ya llegado, diez Navios,
y un Comboy con 15 mil hombres de tropas, que debian salir a principios del mes pa-
sado = Hasta aora la rebellion no ha internado las parties del Oeste y Sur de esta colo-
nia, los rebeldes han sido tan maltratados en la del Norte, qe. los Esclavos de estas no
han tenido gana de emitarlos = El Rey mi amo adopt la Constitucion del reino el dia
14 de Septre. ultimo. Tengo el honor de dirigir a V. S. la carta qe. ha escrito a la Asam-
blea Nacional, previniendoles su aceptacion = Se asegura qe. desde esa epoca el buen
orden se ha restablecido en Francia; el Rey se ha valido de toda su autoridad, y fuerzas,
p* hazer executar y obedecer las Leyes = El Rey no ha hecho uzo de su autoridad como
se habia dicho, en orden a establecer decretos concernientes al Clero, y la Nobleza.
Nada ay mudado sobre este particular; pero la prim* Asamblea Nacional se ha retirado,
y se ha formado otra Segunda compuesta de nuevos Sugetos, siendo de presumir que
dhos. Decretos se modificaran, o reformarAn, a lo menos el hltimo de ellos = Se Decret6
el 24 de Sepbre. qe. la Asamblea Nacional no tomara conocimto del gobierno interior
de las colonies. El Rey aceptarA las Leyes qe. se le presented sobre este punto, sin ne-
cesidad de consult de dha. Asamblea = Si V. S. gusta le dirijire las Constituciones
Francesas, la Proyectada p' las Colonias y otras piezas qe. en breve podre recivir: Segun
se dize la revolution estA acavada; Estoy poco instruido del nuevo orden de las cosas,
pl dezir a V. S. mi parecer sobre las ventajas o inconbenientes que hay en el particu-
lar = Quedo con Respt' Sor. Govor. = De V. S. el mas humilde y obedte. Servidor =
Vezi6u Desombrage = Esta traduccion se ha hecho a la letra de su original = Cuba
10 de Diziembre de 1791 = Pedro de la Passada. (5).


En vista de las cartas y noticias que aqui se han tenido asi de las conmociones
de las Islas y establecimientos franceses, como de la insurrecci6n de los negros en el Gua-
rico y sus dependencias; me ha mandado el Rei decir a V. S, igualmente que los Virre-
yes de Mexico y Sta. Fe, y A los Gobernadores de la Havana, Puerto Rico, Sto. Domingo,
Trinidad y Cartagena: Que deberan V. S. y los demas Gefes referidos tener por regla
e Instruccion, no mezclarse para sostener un Partido mas que otro de los que hubiere
entire los blancos y sus respectivos Gobiernos, observando en este punto una perfect
neutralidad. Pero si de results se formaran Cuerpos de Malhechores, de Piratas en
esos Mares, o de Negros contra los Blancos para destruir a estos, o cometer atrocidades
o latrocinios, procuren obrar conforme a las reglas de la Humanidad, auxiliando a los
perseguidos con viveres, armas, y municiones seg6n se pudiere, y con la demostraci6n
de fuerzas Maritimas y Terrestres que le proporcionasen, poniendo la vista en que el
contagio de la insurrecci6n no se comunique a las parties y posesiones Espafiolas; a cuyo
fin el Gobernador de Santo Domingo establecerA un cordon de Tropas sobre la frontera,
poniendo todos cuidado en que nuestros soldados y equipages de Mar y Tierra no se
incorporen, mezclen, ni comuniquen con los franceses, para evitar las results y conse-
quencias del mal exemplo, o de la seduccion y soborno = Lo aviso A V. S. de orden de
S. M. para su cumplimiento; y ruego a Dios gue. A V. S. ms. as. San Lorenzo 26 de
Nove. de 1791 = El Conde de Floridablanca = Sor. Gobernador de Cuba. (6).



(5). Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 42, nu-
mero 6.
(6) Ibidem, legajo 42, nrimero 7,












PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


(Minuta) = Cuba 29 de Dize. de 1791 = Muy Reservada = Al Exmo. Sr. Conde
de Floridablanca = Excmo. Sor. = Supuesto lo que inform a V. E. muy reservadamte.
con fecha de 13 de Octre. ult9 relative A D. Manuel GonzAlez, y la confianza que habia
con fundamento hecho en este Individuo, tengo el honor de acompaiiar ahora a V. E.
con el N9 1 la copia de carta suya qe. con fha. 13 del actual, acabo de recibir escrita en
Kingston de la Isla de Jamayca donde se halla aun entendiendo en la comision, qe.
asimismo le confie, y de que tengo dada cuenta al Excmo. Sor. Conde de Lerena, dan-
dome nots. de los funestos efectos de la insurrecci6n de la parte francesa de la Isla de
Sto. Dom*, con el 29 otra copia de lo que en 13 de septre. escrivi6 la Asamblea general
de dha. parte Francesa al Rey Christianisimo; y con el 39 otra de lo que en igual dia escri-
vio tambien la misma a la Asamblea Nacional = Deseo merezca la aceptazon. de V. E.
la comunicacion de estas noticias por lo que interesan su sublime comprehension, y que
se sirva V. E. ponerlas en la Soberana de S. M. cuya RI. aprobacion podrA ser premio
de mi zelo infatigable pr. qtQ concibo interesarme a su mejor serv- = Nro. Sor. gue. V. E.


Kingston y Diciembre 13 de 91 = Mui Sor. mio y toda mi beneracion, He regre-
sado del biaje qe. dije a V. S. en mi anterior con la desgracia de dejar toda la colonia
arruynada y en el estado mas lamentable que discurrir se puede pues se olbid6 entera-
mente la umanidad y solo reyna la barbarie esto dimanado de que los blancos abian
concedido A la jente libre del color quantos pribilegios estos abian pedido. Respecto no
tener dhos. blancos fuerza con que reprimir el orgullo de estas jentes; Con este echo
zesaron en parte las lamentaciones de la colonia tomando las armas los mulatos para
perseguir los negros, que habian echo la insurreccion del Guarico, y los demas qe. sub-
cesibamente lo yntentaron, En este tiempo escribio la Asamblea Colonial a S. M. chris-
tianisima y asimismo a la Asamblea Nacional dos cartas que acompafio. En bista de
las quales dha. asamblea national reboco el decreto qe. habia dado a fabor de la jente
de color. E ynmediatamente Ilego esta nueba disposicion a la Colonia, sin tender que
se allaban sin fuerzas para sostener el orgullo de la nominada jente de color publicaron
el contra decreto, y enfurecidos los blancos del pto. principle con el regimiento de artoa.
y normandia mataron porcion de mulatos, sus mujeres e hijos, este echo dio marjen
a que; los que pudieron huyr el acesinato se retiraron al campo a un sitio que llaman
La Cruz del Boquete, siguiendo con ellos los blancos que eran del partido del difunto
M. Moduy; sin embargo que de estos fueron sacrificados muchos. (estos) son los que
liaman aristocratas, qe. se compone de negociantes y otras jentes que solicitaban mante-
ner el anciano Gobierno hasta que la Francia les diese las Leyes correspondientes a la
Colonia y siendo Jefe de este partido fue acesinado el nominado M. Moduy siguiendole
aora algunos de aquellos de su faccion = Desamparado el pueblo por los negociantes y
otros Hombres armados que seguyan su opinion y quedandose con el los malbados; con
los soldados de artoa y normandia, jente ynsubordinada, y pusieron fuego a la billa,
dando principio por las casas y almazenes de los negociantes se quemo mas de las tres
parties de esta ynfelis billa, y robaron quanto an podido quitarle a las llamas = Los mu-
latos retirados al citio que arriba dejo expuesto comunicaron sus ordenes a sus compatrio-
tas por toda la campafia y juntos unos y otros dieron principio a la tremenda obra de
quemar quantas abitaciones existian matando quantos blancos encontraban y encuentran,
de modo que no hay bozes con que sinificar las barbaridades que se cometen = Son los
mulatos duefios de San Marcos ellos comandan y tienen en si toda la autoridad, los
blancos huyeron a la montafia. En Yacomelo se hicieron ygualmte. duefios de la forta-
leza y de todo el lugar, mataron algunos blancos y los demas se retiraron a bordo de
algunas embarcaciones que se allan en el puerto en donde no los consider mui seguros.
En Geremie: quemaron todas las abitaciones de la campaiia pero aun no han podido ren-
dir el pueblo que sus becinos lo defienden acerrimamente; En los Cayos estan sitiados.
Pero los becinos se defienden, Sin embargo de esto la campafia es un monton de cenizas,











DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI


los demas pequefios lugares de la Colonia, padesen la misma desgracia. De modo que
se puede decir que la Colonia toda esta a dispocision de mulatos y negros libres siguiendo
a estos los esclabos que ellos mismos hicieron sublebar y queman quanto enquentran; =
a esto se siguen los lamentos y lagrimas de Hombres y mujeres blancas. Unos lloran
tiernamente su desgracia, y otros pasan de la ternura a la desesperacion. O quantos
mayores dafios pueden acarrear estas consequencias = Aqui se alla un diputado de la
Asamblea Colonial que bino en solicitud de dinero prestado para las ocurrencias del
dia, este parlamento dictamin6 no darle ni un real, = En esta se public la Ley Marcial
el dia 10 del corriente, temerosos de alguna insurreccion de los negros, de modo que
todas las yslas se allan en armas = La Asamblea declare por decreto expreso el ocho
del corriente que qualquiera persona de color sea de la clase o condition que sea binien-
dose a situar a esta debera dar dos fiadores que respondan de su conduct y procedi-
miento y no dandolos salgan de la ysla ynmediatamente. El citado diputado de la
Colonia me ablo barias bezes que pensaba pasar a la Havana p* obtener algun dinero
del gobierno p* las dolencias de la Colonia = Me an detenido en la citada Colonia qua-
tro dias no permitiendome ni aun salir fuera de la billa, Por ultimo arguyendole al Jefe
que comanda el pueblo y las tropas los perjuicios que se me yrrogaban de la demora se
me permitio salir sin ejemplar alguno fue poca fortune qe. asta pense ser bictima del
encabritado furor de aquella jentes, balgan algunos amigos que existen alli, = Es quan-
to por aora por decirle a V. S. sobre los particulares de la Colonia lo que subcesiva-
mente... a lo abisase. Puntual (esto es) ynterin no llegue mi barco que lo aguardo por
moments y me tiene con bastante cuydado = Paselo V. S. bien y made en todas dis-
tancias a su ms. also. y puntual servidor qe. ruega a Dios gue. su vida muchos afios =
Como A V. S. su mas atento y seguro servidor = Manuel Gonzalez = Sor. Don Juan
Bapt* Vaillant.
***

La Asamblea General de la parte francesa de Sto. Domingo = Al Rey = Seiior:
= Vuestros fieles Vasallos de Sto. Domingo presentan al mejor de los Monarcas un
manifiesto de las aflicciones y desdichas que experimental. La Revolucion de sus Es-
clavos va A sepultar en el olvido tal vez p* siempre esta presiosa parte del Imperio; ya al
present la Provincia del Norte no es mas que un monton de cenizas; las otras dos par-
tes de la Ysla empiezan a sufrir la misma infeliz suerte, la sangre de sus cultivadores
riega esta tierra que su sudor hizo f&rtil: tales con las consequencias de unos principios
inconsiderados qe. han puesto en arma unos Esclavos. = Sin fuerzas p* resistir a la in-
numerable cantidad de nuestros enemigos, hemos implorado los socorros de la Espafia
y de otros Ynsulares vezinos, pero hasta ahora ellos se limitan a defender sus territories
6 A prevenirse de las contingencies de donde nosotros somos victims. = Con un posi-
tivo dolor profundo Vuestros Vasallos os instruien de su desventurada cituacion; pero
sera un grande consuelo para estos desdichados el career que serA sentida de su Rey, y
que rezivirA con ternura la demostracion del profundo respect qe. le conservan hasta el
iltimo aliento = Los miembros de la Asamblea gral. de la parte francesa de Sto. Domin-
go = pr. De Cadenoch = Presidente = Porsignon vicepresidente = Guarico 13 de
Sepe. de 1791.
***

La Asamblea Gral. de la parte francesa de Sto. Domingo = A la Asamblea Na-
cional = Cien mil negros se han sublevado en la parte del Norte: mas de Doscientas
haziendas de Azicar han incendiado: los Duefios son despedazados, y si alguna triste
mujer se encuentra descarriada, su captiverio es un estado peor que el de la muerte: ya
los Negros han ganado las Montafias; el hierro y el fuego esta con ellos; un nmnero in-
menso de Cafeterias es tambien material del furor de las llamas: las que restan esperan
el moment de su destrucci6n: de todas parties, viejos, mujeres, y nifios, huiendo del sa-











PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


crificio abandonan sus casas y retires, buscando en las embarcaciones el unico alivio
que les queda p' salvar la vida = Devilitadisimos y sin fuerzas p* resistir este tormen-
to, hemos pedido socorros a nros. mas vecinos Ynsulares: si Ilegan pronto p, impedir
nro. total exterminio, no recojeran en premio nuestras riquezas, pr. qe. estas son aniqui-
ladas para siempre = Nosotros no os diremos que causa ha producido nuestra infeli-
zidad, vos deveis conocerla bastante; lo qe. deveis saver de nosotros es, qe. si es necesa-
rio perezer nuestras ultimas vistas serAn a la Francia, y nrs. Altimos pensamtos. seran en
favor de ella = Los Miembros de la Asamblea Gral. de la parte francesa de Sto. Do-
mingo = pr. De Cadurch = Presidente = Poncignon = Vicepresidente = Guarico
13 de Sepe. de 1791. (7).
***
Minuta = Muy reservado = Cuba 30 de Enero de 1792: Al Excmo. Sr. Conde de
Floridablanca = Excmo. Sr: Teniendo ya informado en otras ocasiones semejantes A
V. E. acerca de la Persona, circunstancias y Comisi6n de Dn. Manuel GonzAlez, consi-
dero bastante al present, omitiendo su repetici6n innecesaria, incluir a V. E. con los
Nos. 1o y 2' copies de dos cartas suyas, que acabo de recibir escritas desde Kingston en
18 del actual, y copia traducida de un Capitulo, qe. era el interesante, de una Gazeta
Inglesa, de que habla en la Segunda, y va sefialada con el N9 3 = Comprehenden los
tres documtos. referidos las noticias, qe. conforme A mi previzon. ha adquirido en Ja-
maica, con relaci6n a los Negros, qe. manifiesta haber legado alli en dos embarcaciones,
habiendo sido primeramte. conducidos A Honduras, procedentes del Pto. del Principe
Frances en la Isla de Sto. Domingo, y que dho. Capitulo de Gazeta nomina "principa-
les instruments del dailo en que se emplearon los levantados en el Puerto del Principe"
= No siendo mAs que las expresadas, que acompafio, las noticias que ahora tengo, interim
adquiero alguna otra, no omito trasladar las presents a la Supor. de V. E. p* la digna
de S. M. pr. lo que pudiera convenir; mientras no escaseo toda la debida vigilancia para
precaver, qe. en el distrito qe. la R1. Piedad me tiene confiado, se introduzcan semejan-
tes personas, que puedan inferir aun el mas leave perjuicio al bien del Estado, y tranqui-
lidad piblica = Nro. Sor. gue. V.E.


(Anexos). 1' = Mui Sor. mio y toda mi beneracion: la adjunta noticia es positiba.
Segun ocurre aqui en el dia y la que contenga mas, se silencia asi pasaportes de los fran-
zeses como de los ingleses, sin embargo las que sucesivamente se declared las conducire
yo mismo, pues espero mi barco por moments = La orden de la Asamblea Colonial a
la Fragata Franzesa que a conducido los doscientos y ocho negros, a efeto., de que los
dejara en el Darien, parese como ydea estrafia y mas abiendolos probeydo de todas he-
rramientas de agriculture y semillas. Fortuna qe. pasaron a Onduras y que no buelban
a continuar con estas municiones al dho. Darien y a otras parties de los Dominios de
S. M. cat6lica, que pueden traernos fatales circunstancias y para precaber qualquiera de
estos asidentes darA V. S. segura quenta de todo en la primera ocacion y pararse el dafio
de otro. Su amigo a quien he visto sele remitio con esta misma fecha y la gaceta que
contiene las noticias aunque en ella se han precabido much los ingleses y es que todos
desean una ruyna (esto es) de bernos en las mismas circunstancias que se ben los fran-
zeses. Por lo que digo a V. S. que la noticia que le incluyo es positiba por haberme yn-
formado mui bien de los mismos capitanes que an conducido los memorados negros =
Me serA de suma complacensia lo pase V. S. bien, mientras consigo berle mas ynmedia-
to ruego a Dios gue. su vida ms. as., Kingston enero 18 de 92 = Emo. A V. S. su mas
atento y seguro Sor. = Manuel Gonzalez = Sor. Dn. Juan Bapt' Vaillant.


(7) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 42, nA-
mero 8.











DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITi


29 = Mui Sor. mio y toda mi beneracion: El diez y seis del corrte. anclaron en
este surgidero de Pto. Real dos embarcaciones ynglesas procedentes de la Vaya de Ondu-
ras, (en esta forma) una fragata conduciendo ciento cinquenta y cinco negros, y una
Goleta, con cinqt' y tres, que ambas partidas hazen doscientos ocho negros. = Los ci-
tados negros fueron embarcados en el Pto. Principe franzes, abordo de una fragt9 mar-
chante, a quien oblig6 la Asamblea Colonial condujera los mencionados negros a San
Bias 6 ysmo del Darien, por una casualidad ymprebista no abordaron el expresado Da-
rien y siguieron con ellos al referido Onduras, desembarcandolos sobre un callo ynme-
diato a la pocecion en que los yngleses cortan su madera, bistos que fueron alli los pro-
beyeron de biberes. Por no aberles dejado absolutamente ninguno, aunque si probeydos
de herramientas de agriculture y de toda suerte de semillas; En este estado los juezes
que se hallan en el memorado corte de maderas determinaron embarcarlos como queda
relacionado y remitirlos a este Gobierno para que determine de ellos como estime por
combeniente; mediante las fatales circunstancias que puedan acarrear sucesibamente,
este numero de negros en qualquiera parte a donde lleguen a residir. Se piensa que este
Capitan General los retornarA a la Colonia franzesa. = Esta noticia sera bastante yn-
teresante, a fin de que se tomen las medidas conducentes apreserbarnos de una ynfesta-
cion = Kingston de Jamayca y enero 18 de 92 = Cm9 A V. S. su mas atento y seguro
servor. = Manuel Gonzalez = Sor. Dn. Juan Bapt* Vaillant.


3: = Kingston y 18 de Enero de 1792 = Se asegura en esta Ciud. por algunos
Cavalleros Franceses qe. los negros que se condujeron de Honduras a este Pto. qe. ac-
tualmte. se hallan embarcados en los dos Buques en Pto. Real fueron los Principals. ins-
trumtos. del dafio en qe. se emplearon los levantados en el Pto. del Principe; qe. sus vi-
das fueron consequentemte. penadas y que el haverlos desembarcado como se ha referido
se ha conciderado ello como una humana mitigaci6n de un bien merecido castigo. La de-
terminacion de nuestro Gobierno tocante a ellos aun no se ha traslucido Los Espafioles
en Honduras a tiempo que se les hacia un requerimt9 por los acientistas ingleses se dice
que hacian abundantes suplemtos. de maiz a los Negros en el cayo y que despues rehu-
saron el recivir compensation alguna. Exemplo de desinteres tan diferente al tenor genl.
de la conduct de ellos, inclinaria a uno, si no fueran embidiosos, a career qe. la huma-
nidad no seria la qe. tenia las mas leve parte en esta transaccion y qe. era a fin de agra-
darles y ponerles en buen humor no fuese que se estableciesen en alguna parte de los
territories Espafioles = Cuba a 27 de En9 92 = Esta traducci6n esta bien y fielmente
hecha por mi Jos6 Joachim Frayde. (8).


NO 246 = El Excmo. Sor. Ministro de Grra. me comunica con fcha. de 30 de
Octubre 6ltimo la Real Orden siguiente = "Con fha. de 28 del corriente me ha comuni-
cado el Sor. Conde de Floridablanca lo qe. sigue. = Excmo. Sor. = A solicited de Dn.
Augusto de Ontuvisse hecha de orden de S. M. Cm' ha resuelto el Rey que por el Mi-
nisterio de Grra. del cargo de V. E. se made A los Governadores de las Colonias de
S. M. en America prestar quantos auxilios necesiten, no desembarcando los equipages
para evitar grandes inconvenientes, dos Navios de la R1. Armada de Francia comanda-
dos por Mr. d'Entrecastreux y otro de los negociadores Gamier y Dussant del Puerto de
L'Orient que deben salir en busca de Mr. de la Peyrouse cuyo paradero se ignora". =
La que transcrivo a V. S. para su inteligencia y cumplimiento en ese distrito. = Dios
gue. 6 V. S. muchos afios = Havana 13 de Febrero de 1792 = Luis de las Casas = Sor.
Dn. Juan Baut* Vaillant. (9).
***


(8) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 41, nu-
mero 5.
(9) Ibidem, legajo 43, n6mero 2.











PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


N' 247 = El Exmo. Senior Ministro de Estado me comunica con fcha. de 26 de
Noviembre ltimo la R1. orden siguiente -= "Habiendome pasado el Sor. Conde de
Campo de Alange las dos cartas que V. E. le escrivi6 con fha. de 15 de Septiembre pr6-
ximo pasado Ns. 257 y 258, di qilenta al Rey de su contenido, de los que enterado S. M.
aprov6 en todas sus parties la conduct de V. E. y acuerdo de la Junta de Oficiales de
mayor graduacion de esa Plaza en el grave asunto de que trata la primera, y me ha man-
dado decir A V. E. igualmente que A los Virreyes de M6xico y Santa Fe, y a los Gover-
nadores de Santiago de Cuba, Puerto Rico, Santo Domingo, Trinidad y Cartagena: Que
en vista de las cartas y noticias que se han recivido, asi de las conmociones de las Yslas
y establecimientos Franceses, como de la insurreccion de los Negros en el Guarico y sus
dependencias, deben V. E. y los demas Gefes referidos tener por reglas 6 instruction no
mesclarse para sostener un Partido mas que otro de los que hubiere entire los Blancos
y sus respectivos Goviernos, observando en este punto una perfect neutralidad. Pero
si de results se formaran Cuerpos de Malhechores, de Piratas en esos Mares, 6 de Ne-
gros contra los Blancos para destruir a estos 6 cometer atrocidades 6 latrocinios, procu-
ren obrar conforme A las reglas de la humanidad, auxiliando A los perseguidos con vi-
veres, armas y municiones segun se pudiere, y con las demostracion de fuerzas maritimas
y terrestres que se proporcionaren, poniendo la vista en que el contagio de la insurrec-
cion no se communique A las parties y posesiones Espafiolas; a cuyo fin el Governador de
Santo Domingo establecerA y reforzarA un cordon de tropas sobre la frontera, poniendo
todo cuidado en que nuestros soldados y equipages de Mar y tierra no se incorporen,
mezclen, ni comuniquen con los Franceses, para evitar las results y conseqiiencias del
mal exemplo, o de la seduccion y soborno" = Lo que transcribo A V. S. para su cum-
plimiento, por si no hubiese recivido en derechura esta Real Determinacion = Dios
guard A V. S. muchos afios. Havana 13 de Febrero de 1792 = Luis de las Casas =
Sor. Dn. Juan Baut' Vaillant. (10).
***

(Minuta = Cuba 28 de Febr' de 1792 = Muy reservado = Al Sor. Floridablanca
= Exm9 Sor. = Quedo hecho cargo de todo el contenido de la RI. Orden, qe. con fecha
26 de Novre. ult' se sirve V. E. comunicarme, con relaci6n a las conmociones de las
islas, y establecimtos., Franceses, y a la insurreccion de los Negros en el Guarico, y sus
dependencias, y no deiar6 de cefiirme A esta Sobna. resolution en todas sus parties p'
mi debida obediencia; celebrando, que hasta el present, segn. succesivamte. he ido dando
cuenta a V. E., he procedido tan conform (me parece) a la misma, como si much
antes la hubiera recibido. Continuar6 siempre con la mar. vigilancia sre. puntos tan
interesantes al Estado, y mejor Serv' del Reino, como objeto recomendable, que lleva
tras si toda mi atencion, y ruego a V. E. se sirva hacerlo asi present a S. M., como
prueba de mi rendida gratitud a su Piedad Soberana = Nro. Sor. gue. V. E.


(Minuta) = Cuba 28 de FebrQ de 1792 = Muy reservada = Al Sor. Floridablan-
ca = Exmo. Sor. = Continuando Dn. Manuel Gonzalez en el desempefio de la Comision,
que puse a su cargo, y de que tengo dado parte a V. E. con anterioridad, he recibido
suyas fechadas de Kingston dos cartas, que copiadas tengo el honor de acompafiar a V.
E. La primera del NO 1 con fecha de 24 de En9 ultimo podra ver V. E. contiene las
noticias qe. adquiri6 en aq' isla con relacion a la insurreccion de la parte Francesa de
la Ysla de Sto. Domin9; las voces esparcidas pr. los Franceses, asegurando que los Espa-
fioles la protegian; el intent de suspender los Yngleses ntro. comercio en aq* isla pr.
termino de seis meses: la oposicion, qe. pr. otra parte hizo 1 de la misma; y lo que en

(10) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 43, nd-
mero 2.











DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITi


conclusion resolvieron, como mas extensamte. manifiesta dho. document = El N' 2'
con fha. del 2 del actual, despues de contraherse a los Bergantines, qe. costeaban la
del Bayamo, cuyo examen le encargu6, noticia el arribo de Navios y Transportes con
parte de los mil y quinientos hombres de Tropa, pedidos a la Gran Bretafia pr. el Genl.
Hingham, qe. mandaba esta colonia Ynglesa esperandose en breve el resto, con mas
quinientos Dragones, qe. completan el n6mero de dos mil, que agregados a los quatro
mil, qe. antes existian, hacen seis mil hombres. Expresa despues, qe. proclamada la Ley
Marcial en dha. Ysla, se calculaban en toda su redondez catorce mil hombres de Milicias.
Significa los auxilios que esta prestando a dhos. colonos Franceses, y concluye con los
excess que estos experimentan de los Mulatos, y Negros = Dan bastante que recelar
estos antecedentes, convinados con la solicitud de los referidos Franceses, de qe. los am-
paren de la Dominaci6n BritAnica, sobre lo que particip6 a V. E. en 13 de Octubre ul-
timo las primeras noticias que tube, y de que parecen efectos las Tropas venidas recien-
temente segn. Ilevo expresado, y demas auxilios. Podrian, si lograran los Yngleses po-
sesionarse de la parte Francesa de la Ysla Espafiola ... (destruido) ... sus ideas contra
nras. posesiones en la misma, y asi le comunico con fha. de ayer estas noticias al Presi-
dente de St' Dom', p' oporna. y correspte. precauci6n; no excusando a la de V. E. co-
municarselo todo p' la Soberana comprehension de S. M., en cuyo mejor Serv' me des-
velo p* qt' pueda interesar, y tender en todas sus parte a esta de sus felices Dominios,
qe. su Rl. Piedad se dign6 confiarme = Nro. Sor. ge. V. E. &.
***

N' 1. En virtud de la comision reserbada que V. S. se sirbi6 confiarme a efecto
de que practicara en las colonies quantas dilixencias fueran posibles sobre las ocurren-
cias del dia mediante la insurreccion de la Colonia Francesa y los mobimientos de los
Yngleses, como tan inmediatos, assi por la seguridad y conserbacion de esa Plaza y Pro-
bincia de su mando por la tranquilidad del Pueblo y los progreso5 de nuestro Comercio
Nacional, que al no ser las continuadas fatigas y Tareas que se ha tomado V. E. en estos
particulars, ubiera podido mui bien haber acarreado a various de los nuestros quebrantos
considerable en consecuencia de las falsas bozes que han esparcido los Franceses, ase-
gurando en los Papeles que los Espafioles suministraban municiones a los Negros, y
Mulatos, y en vista de estas noticias, esta Asamblea de Espaniston, o Santiago de la Ve-
ga, se juntaron para determinar la suspension de nuestro Comercio en aquella Ysla, por
termino de seis meses, afin de que ningun Pavellon nuestro fuera admitido en todo este
tiempo, fue mui dilatado el debate por haber muchos opuestos a esta determination,
siendo el que mas lo apoyaba uno de los Bocales Ilamado Mr. Charle, y antes de la de-
cision assi por esto como por una nueba Ley que querian establecer en las Milicias del
Pais, levant el grito todo el Comercio en General, fijando Papeles en distintas parties,
y sefialando el dia p' una conbocaci6n General como se verific6, y determinaron de
acuerdo que al citado Mr. Charle en estatua fuese paseado por estas calls de Kingston
con todas las Cajas de Guerra, y luego fuese quemado en la Plaza de la Parada, que es-
tando para ejecutarlo di6 satisfaction al P6blico por innumerables Papeles que se repar-
tieron en la Ciudad, quedando solamente establecido que todos los barcos Extrangeros
que Ileguen a esta Ysla, (esto es) a los Puertos determinados que son solo quatro en toda
la redondez den por fianza de su conduct y procedimiento todo el tiempo de su residen-
cia, dos suxetos al Pais conocido y abonados con entera prohibici6n a excepci6n de los
Franceses, de que puedan embarcar armas, Polbora, ni otros Pertrechos de Guerra pena
de ser decomisados y castigados, y querido quanto ocurre manifestar a V. S. en cumpli-
miento de sus repetidos encargos. Ruego a Nro. Sor. Gue. su vida ms. as. Kingston de
Jamaica y Enero 24 de 1792 = Blm' a Vm. de su mas atento y sege serv. = Manuel
Gonzalez = Sor. Govemar. Dn. Juan Bapt' Vaillant.













PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


Sto. Domingo = Dios gue. A V. S. ms. as. Havana 31 de Marzo de 1792 = Luis de las
Casas = Sor. Dn. Juan Baut' Vaillant. (14).


En el Cabo A 21 de Marzo de 1792. = Sefior. = La insurreccion de los Negros
y los disturbios causados por su revuelta en esta parte de Sto. Domingo nos han obligado
para apaciguarlos, de hacer pasar A Jeremie las fuerzas de tierra y de mar que protejan
ese distrito, pero los medios de subsistencia devienen mas dificiles de dia en dia por la
devastation de los campos, y nosotros nos encontramos en la necesidad de enviar A bus-
car A Cuba los animals de que estamos desprovistos. = La persona encargada de esta
mission tiene hechas solicitudes infructuosas, pr. no tener el permiso necesario. Nosotros
esperamos que vuestra Excelencia no rehusarA prestarnos en esta occasion facilitandonos
los socorros que dependent de esa y de los cuales tenemos tan urgente necesidad; la buena
inteligencia que reina entire las Coronas de Espafia y de Francia, la union de esas dos
Casas tan felizmente aliadas, todos esos motives reunidos A la desgracia de nuestra po-
sicion nos Ileva directamente a solicitar el servicio que reclamamos en este moment. =
Rogamos pues, A Vuestra Excelencia, de querer acordar toda la protection y el apoyo
necesario al Sr. Masse, 6 A su representante en el caso que pudiera extraer de la isla de
Cuba, los animals destinados al aprovisionamiento de las tropas y Escuadra de Su Ma-
jestad, que los disturbios de Jeremie nos ponen en el caso de enviar. = Bien persuadido,
Sefior, que acogeriis la demand que hacemos, en nombre de la parte de Sto. Domingo
confiada A nuestra administration. No dejaremos de avisar al Ministro, que la aprobarA
sin duda, nuestra gestion y los efectos que le siguen, y encontrareis en nosotros un par-
ticular reconocimiento. = Tenemos el honor de ser con una alta estima y perfect con-
sideracion. = Sefior = De Vuestra Excelencia = Su muy humilde y obediente Servi-
dor = Blanchelande. = Pursy. = Don Juan Bt' Vaillant, Gobernador General en
Cuba. (15).
*

(Minuta) = Muy reservado = Cuba 15 de Mayo de 1792 = Al Exmo. Sor.
Conde de Aranda = Exmo. Sor. = En este moment ha llegado a mis manos una Carta
de dn. Manuel Gonzalez, su fha. en Kingston de Jamaica a 15 de Abril anterior, y siendo
no poco interesantes las noticias qe. contiene, a la Soberana de S.M., y a la sabia de V.
E. no escuso acompafiarsela en la adjunta copia a la letra. = Asi la angustia del tiem-
po, estando para salir en este dia el Correo, como la falta qe. tengo en este mas que en
otras de operarios, me hacen cefiir a los mas precisos. = Mediante lo que en RI. Orn.
de 29 de febrero iltimo se sirve V.E. decirme en contestzon. A otras mias, parece estar
ya V.E. impuesto de lo qe. tengo informado con relazon. al mismo Dn. Manuel Gon-
zalez, quien s6a este sugeto y los encargos qe. le tengo hechos en obsequio del mejor
servicio del Rey, de la seguridad de sus Dominios, y con la especialidad que me corres-
ponde de esta Plaza, y parte de la Ysla confiada a mi mando, que ciertamte. me lisongea
ver estampada en la indicada contestzon. de V.E. la exprezon. de que piensa en ella el
Rey, "y que espera de mi zelo, qe. continuar6 en vivir (como vivir6) cuidadoso y preve-
nido en quanto pueda". = En esta inteligencia sirvase V.E. dispensarme por ahora me-
diante la insinuada angustia del tiempo (teniendo a bien hacerlo todo present a S.M.),
estienda a mas ni me detenga a otra cosa qe. no omita, y dejar de aprovechar los momen-
tos en elevar a sus manos el mencionado adjunto Documento por lo much que pueden
interesar todas estas noticias a la Soberana comprehension de S.M., a la sabia de V.E.,
y al bien de todo el Estado... No menos que las diversas, qe. en distintos tiempos he


(14) Archive Naconal, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 43, ni-
mero 2.
(15) Ibidem.











DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI


ido comunicando en esta form muy reservadamte. asi al Excmo. Sor. Conde de Flori-
dablanca, como al Excm" Sor. Be. Fr. Dn. Antonio Vald6s, las mismas que si V.E. lo
tiene a bien puede pedir y reconocer. = Nro. Sor. guard.


Kingston de Jamaica y Abl. 15 de 1.792 = Consequente a los repetidos encargos
qe. V.S. se ha servido hacerme, para qe. con la mayor vigilancia, y exactitud observara
los movimientos de la actual insurreccion de la colonia francesa; y los fines de los Yn-
gleses en esta Ysla, con concept a las Tropas, qe. han Ilegado a ella, dir6 a V.S. quanto
a los primeros hace muchos dias corren noticias de la declaracion de Guerra, Franceses
e Yngleses unidos contra nuestra Espafia, sin embargo, qe. los hombres de talent han
tenido hasta ora esta novedad pr. de ningun balor, pero lo cierto es qe. continue y cada
dia se acalora, mas y mas. = Los mulatos y Negros, qe. componen la referida insurrec-
cion de la mencionada colonia, continuan diariamente hacienda sus correrias, azecinando
gentes, quemando las plantaciones, y quanto enquentran, pues aunque en el Guarico se
han propuesto contener en lo possible las maldades de estas gentes: no lo han podido
verificar por el corto nimero de Tropas, qe. hasta ha ora llegaron de Francia pues no
se encuentran mas que quatro mnil hombres, mediante lo qual, y que a las pocas poce-
siones de dicha colonia que han quedado exentas del fuego, y el rovo les amenaza la
misma suerte; los propietarios de estas juntos con los qe. han perdido las suyas y existen
en el Pais, se hallan unidos, y conformes en qe. se buelba a restablecer el anterior Go-
viemo; para cuyo efecto se han puesto del partido del General todos los sugetos de qe.
se trata, sin embargo de los muchos qe. se han despatriado con todas sus families para
diferentes parties de la America, y no se ha declarado enteramente esta resolution por
no tener seguridad si esta corporation podra contener la del partido opuesto, siendo la
causa no haver declarado la tropa aqual de los dos partidos se inclina, qe. si logran sea
el del General, y avitantes no dudo qe. en mui poco tiempo regresarA la tranquilidad en
la precitada colonia, y continuarA sus funciones el memorado General, y sus subalter-
nos = El Puerto del Principe capital de la mencionada colonia se halla bloqueado de
mulatos y negros, y en su compafiia porcion de Blancos qe. los dirigen, tiene el Pueblo
resguardado comun grande fozo, y sus puentes levadizos, puestas piezas de artilleria p'
su defenza en diferentes parties, y cuidando con la mayor vigilancia en el castillo de Sn.
Josef que esta cituado a la entrada del lugar defienden el Pueblo el Batallon de Artoa,
el de Normandia, y corto numero de Soldados de los ultimamente venidos de Francia,
y un numero considerable de gente del Pais; sin embargo de los muchos qe. se hallan
en esta de Jamayca, asi del referido Principe como de toda la colonial, pues aseguro a
V.S. parecerme ser igual el numero de Franceses, qe. resident aqui al de los vecinos na-
cionales. = Existen aun en esta los emisarios franceses comicionados por la Asamblea
colonial y aunque lograron que esta Asamblea de Spaniston o Santiago de la Vega les
haya facilitado quarenta y quatro mil ps. fuertes para sus precisas urgencias; como los
qe. pedian eran muchos mas, pasada la noticia del emprestamo a la citada asamblea
Colonial, les di6 las gracias a los Sefiores de esta, y nada quisieron recivir. = El dia
treze del corriente se sent esta Asamblea de Spaniston para tratar de various particula-
res; siendo el primero de qe. no se pidieran mas Tropas a Londres, mediante aque con
los seis mil hombres qe. en el dia existen en la Ysla consideran ser bastantes para defen-
derse de alguna insurreccion, y mas estando la Ley marcial declarada, y todos los avi-
tantes de la Ysla sobre las Armas; No se si esta cesion podrA tener enbuelto algo de ma-
licioso en consequencia de las noticias de la colonial francesa. En el caso qe. assi sea
no dejare de exforzar quantas medidas me sean dables a fin de saver lo cierto = La
segunda cesi6n ha sido establecer pr. Ley qe. por ningun motive se permit aninguna
embarcacion extraer intereses en especie con rigurosas penas a los contraventores de di-
cha Ley; esto dimana de hallarse el Pais enteramente exacto de dinero, de modo qe.
estos negociantes hazen venir del mismo Londres partidas conciderables, qe. actualmente
han Ilegado algunas. = Se dize qe. el actual Genl., qe. lo es interino por muerte del












PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


conde de Efinjan no consistira, y que biene a subcerle un milor no se sabe aun lo cier-
to; y quanto a los papeles y pianos echos aqui por el official D. Franc9 Miranda para
el reconocimiento del Ysmo de Panama pr. la parte de Mandinga, y otras de aquel con-
tinenti qe. con tanto anelo y afan solicita. V. S. bea modo de poderlos extraer de la
Secretaria de este Govierno, esta muy custodiado el paraje donde estan, y el Secretario
es muy cuidadoso: Ver6 si en algunas oras de divercion, que esta nacion acostumbra pue-
do sin ser sentido hacerme con ellos, y satisfacer los grandes deseos de V.S. al mejor
servicio de Nuestro Catholico Monarca, y encargos qe. tiene p, el efecto, qe. hare quan-
to pueda como fiel Vasallo de S.M.C. (que Dios Gue.) = Manuel Gonzalez = Sor.
Govor. Dn. Juan Bapt* Vayllant. (16).


Han Ilegado las cartas de V. S. dirigidas al Sor. Conde de Floridablanca, de 7 y
30 de Septiembre, 7 y 13 de Octubre del afio pasado: y las de 30 de Enero, 28 de Febre-
ro, y 12 y 14 de Marzo de este afio; y siendo todas relatives a los acaecimientos de las
Yslas Francesas, de que ha dado V.S. parte adonde ha correspondido, y sobre los quales
habrA V.S. recibido ya, y recibira segun conviniere las 6rdenes de S.M.; no tengo yo
que afiadir a V.S. A este aviso de su recibo = Dios gue. a V. S. ms. as. Aranjuez 30
de Mayo de 1792 = El Conde Aranda = Sor. Gobernador de Cuba. (17).


(Minuta) = Muy reservada = Cuba 6 de junior de 1792 = Al Sor. Conde de
Aranda = Exmo. Sor. = Ha Ilegado a este Puerto una Fragata de nacion Francesa a
cargo del Capn. de Nabio de la misma el Baron de Santo Domingo, quien del mismo
modo qe. el Vizconde de Santo Domingo su hermano Capn. de Hisares, me han presen-
tado la credencial de su General Mr. de Blanchelande, qe. lo es de la parte Francesa en
la Ysla de Santo Domingo, recomendandomelos, como comisionados por la Asamblea
Provl. del Oeste de la misma Colonia, a fin de qe. les permit comprar en esta Jurisdic-
ci6n algun ganado Bacino, del que tiene la mayor necesidad el Puerto Principe Fran-
c&s para la asistencia de sus enfermos en los hospitals, y tropas de su Guaricion, y sus
Ciudadanos. Asi lo manifiesta la copia N' 1, qe. acompafio a V.E. = En su vista, y
apoyado en las novisimas Rs. resoluciones de la material, entire ellas la qe. acabo de re-
cibir, comunicada por. V.E. con fha. de 23 de Feb' ultQ, he tratado de proporcionarles
las reses, que se puedan, A mAs de disponer, que una embarcacion nra., qe. habia salido
a cargar Ganado en esta Costa, p* conducirlo a Guarico, con igual objeto de Socorro, 6
auxilio, desista de pasar a aql. destiny, y lo verifique al Pto. del Principes Franc6s donde
me acreditan ser mayor la urgencia, como qe. se ven sitiados pr. los negros sublevados
en estos terminos, sirviendome de regla, no solo las insinuadas iltimas Rs. resoluciones,
mas tambien la de 23 de enQ de 84, comunicada a la Cap" Genl. de esta Ysla, y pr. ella
a este Govno., he admitido como me ha parecido convenient, la solicitud de dhos. ofi-
ciales extrangeros a nombre del referido General; pero para precaverse repitan estas ve-
nidas de los qe. no son de nuestra nacion, le he contextado, bajo el honroso pretexto de
desear evitarles semejantes molestia, que segun mis facultades me lo permitan, y la pre-
ferente atencion de la necesaria subsistencia de los que estan baxo mi mando, procurar6
en buques espafioles hacer las remesas de las reses, qe. me fuesen posibles, conforme los
avisos, qe. de la indigencia pueda en las mismas embarcaciones comunicarme. Mas ex-
tensamente lo acredita la copia N9 2, que examinadas pr. V.E., me prometo merecerA
la aceptacion, y pr. su ben6fico apoyo, la aprobacion tambien de S.M., que deseo en
todo. = Tratase pues, en dichos documents, y en esta exposici6n de los comisionados
oficiales, que se apellidan Sto. Domingo, y de sus Ylustres circunstancias; y no me pare-

(16) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 43, nfi-
mero 4.
(17) Ibidem.












DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI


ce ocioso informar al mismo tiempo, qe. conforme de Papeles, que me han manifestado
los mismos oficiales Franceses, se nombran oriundos de esos dominios de S.M., y con re-
lacion de parentesco a la familiar del Exmo. Sor. Duque de Medinasidonia. Han mos-
trado copia de Real Cedula expedida pr. el Sor. Dn. Carlos 5' de feliz memories a favor
de sus antepasados, y familiar con varias honrras, y privilegios entire ellos el del permiso
de uno de sus ascendientes de pasar A Francia a establecerse, con la libertad de poder en
qualquiera tiempo volver pr. si, o sus descendientes A los dominios del Rey. He presta-
do a estos papeles, que como propios conservan, una political credulidad, no hallando
motive para dudar, ni para tenerlos por irrefragables testimonies. Con todo, pr. lo que
convenga, hago a V. E. esta mera insinuacion. = Con los mismos oficiales, y con re-
comendacion del General de la nominada Colonia, de qe. es copia el N9 39 ha venido
asi mismo el Abate Colin, Presbitero, que parece era Can6nigo de la Yglesia de Toul,
y del Consejo de S.M. Christianisima, el qual deseoso de evitar, y precaverse, segn. ha
expuesto, del extravio de su nacion, solicita un asilo donde preservarse, como buen Mi-
nistro del Sefior. Su aspect, y porte no desmienten sus buenas circunstancias recomen-
dables, y segn. su exposicion me ha compadecido notablemente su suerte, y buenos deseos
insinuados. Sin embargo, como no pienso en lo mas minimo contravenir A las sobera-
nas disposiciones, ni la caridad, y compasi6n cristiana dan margen A ello, para no faltar
a mi obligacion, y por otra parte, p* procurarle algun consuelo a este eclesiAstico corres-
pondiendo al mismo tiempo a la recomendacion insinuada, le propuse primeramte., po-
dia dirijirse a la Havana, a fin de que el Capn. Gral. de la Ysla, si p' ello le asistian
facultades, se sirviere prestarle acojida, qe. Yo pr. mi le representaria esta ocurrencia. =
Se hA convenido a restituirse pr. ahora a su colonia, A ver si las cosas han torado otro
aspect, y esperar alli, si informando Y6 al mencionado Gefe gral. de esta Ysla, segn.
lo verifico en esta fha. de su solicitud de establecerse en esta Plaza; 6 Ysla, haya medio
este General de acceder a su pretension, en el concept de que en tal caso se lo avisar6
para su Goviemo pr. el conduct del que lo es de la Colonia misma qe. me lo recomen-
d6 = Lo hago todo present a V.E. en cumplimiento de mis deberes, deseoso de que,
teniendo a bien exponerlo a S.M., se digne hacer descender a mi la Soberana aproba-
cion de todo, que en medio de lo much, que semejantes ocurrencias hacen travajar mi
espiritu, para que en lo mas minimo no se desvie de lo que sea mas conforme A las
piadosas intenciones del Amo, me alienten, y sirvan de alivio a mis continues tareas,
dirijidas a su mejor servicio = Ntro. Sor. gue.
***
Traduccion = Guarico 22 de Mayo de 1792 = Sefior = Tengo el honor de re-
comendar a V.E. y de implorar con instancia sus buenos oficios a favor del Sor. Abate
Colin Presb" y Can6nigo de Toul, y Consejero en el Gran Consejo del Rey. Este se
propone pasar a Cuba con el objeto de disfrutar algunos moments de tranquilidad de
que se hallarA privado en Santo Domingo. No me extenders acerca de sus qualidades
y merito Personal de este eclesiAstico, que seguramte. no se ocultarA a V.E. Quedar6
infinitamente reconocido a quanto tenga a bien hacer por 0l mediante mi recomenda-
cion = Ruego a V.E. acepte la seguridad de la alta estimacion con que tengo el honor
de ser = de V.E. el mas humilde y obedte. servor. = Blanchelande = Exmo. Sor.
Govr. de la Ysla de Cuba.


Traduccion = Guarico = 26 de Mayo de 1792 = Sefior = Los Sres. Santo Do-
mingo, que tendrAn el honor de entregar A V.E este pliego, estan encargados pr. la Asam-
blea Provincial del Oeste de la Parte Francesa de Sto. Dom", de pasar A Santiago, p*
solicitar con V.E. el permiso de comprar animals en su Governasion, de los quales tiene
la mayor necesidad la Ciudad de Pto. del Principe, asi p' sus Hospitales, y Tropa de
Guamicion, como p" los Ciudadanos qe. ha much tiempo se hallan privados de came
fresca. = A su conseq' ruego A V.E. tenga A bien permitir A los Sres. Santo Domingo











PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NACIONAL DE CUBA


comprar legalmte. los animals que pudiesen, y exportarlos a la Parte Francesa de Sto.
Domr Quedar6 muy reconocido a este permiso, que no es el prim' de esta naturaleza
que ha tenido V.E. A bien concederme, y principalmte. para el Partido de Jeremias, de
lo qual le doy mis particulares gracias. = Tengo el honor de ser con la mas sana esti-
mazon. = Sefior = de V.E. el mas humilde y obedte. servidor = Blanchelande = Exmo.
Sr. Govor. de Santiago. (18).


Recibi las cartas de V.S. de 13 de Marzo proxmO pasado, que anima su celo para
instruirme de las ocurrencias de la Colonia vecina del Guarico en toda su extension, asi
con respect a las que requieren una prudent precauci6n en el comercio, como por lo
tocante A las mayores fuerzas que se prometen de la Europa los Colonos en sus actuales
horrores y desastres. = Quedo enterado, y decidido a manifestar a V.S. mi gratitud por
esta vigilancia, y cuidado propia de un distinguido vasallo de S.M. y de un amigo que
interest mis prevenciones, y evitar una sorpresa que pueda incomodar mi Govierno por
qualquier termino. = Dios gue. a V.S. ms. as. Santo Domingo 12 de junio de 1.792 =
Joaquin Garcia = Sor. dn. Juan Baut* Vaillant.


Enterado el Rey mui por menor de los orribles sucesos de la Colonia Francesa
inmediata y de las partidas de Blancos, Negros y Mulatos que reinan, cada uno con pre-
meditacion que no se alcanzan; y deseando que esta su Posesion se halle en la devida
defense para conservar el honor de su Corona, de sus Armas, y de su Pavellon; ha te-
nido abien autorizarme por Reales Ordenes comunicadas por los Exmos. sefiores Conde
del Campo de Alange, y Marques de Bajamar de 17 y 23 de Abril l6timo, para que en
caso de necesidad recurra a V.S. y a los demas Caballeros Governadores inmediatos por
los auxilios de tropas, Municiones de Guerra, y demas que contemple utiles para tan
importantes fines, de cuia 6rdenes habrA V.S. recivido avisos oportunos; en esta virtud
y para proceder yo con el pulso y acierto que puedan exigir las circunstancias sucesivas,
espero que en la primera y mas pronta ocasi6n, tenga V.S. la bondad de decirme que
niunero de tropas veterans escogidas, de conduct conocida, de merito y subordinaci6n
acreditada podrA V.S. remitirme 6 igualmente quanto de Milicias en quien concurran las
mismas circunstancias de honor y empefio en el mejor servicio del Rey, para con esta
noticia estar yo iluminado, y proceder con el acierto y premeditacion necesarias. = Dios
gue. a V.S. ms. as. Santo Domingo 14 de junio de 1.792 = Joaquin Garcia = Sor. Go-
verdor. de Cuba. (19).


He recibido los Duplicados de V.S. de 29 de Dicre. de 1.791; 28 de Febrero, 12,
14 y 27 de Marzo de 1.792, todos relatives A las cosas de la Parte francesa de la Ysla de
Sto. Domingo El Rey se ha enterado de quanto V.S. informa, y ha practicado, y las
resoluciones que ocurran acerca de ellas las entendera V.S. por los otros Ministerios A
que correspondan. = Dios gue. A V.S. ms. as. Aranjuez 27 de Junio de 1.792. = El
Conde de Aranda = Sr. Gobernador de Cuba. (20).


A bordo del Navio de Jupiter en la bahia de Port.-au-Prince el 1l de Julio de
1792. = He recibido las dos cartas de Vuestra Excelencia de 24 de Mayo y 3 de junio,
pr. los cuales veo con placer las buenas disposiciones de hacernos los envios de ganado

(18) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 43, ni-
mero 6.
(19) Ibidem, legajo 43, nAmero 3,
(20) Ibidem.












DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI


vacuno que nos son tan necesarios, pero que estan sometidos a las necesidades de Vuestro
Gobierno, lo que es natural. = Yo ruego A Vuestra Excelencia de recibir todos mis re-
conocimientos; y de no perder de vista el estado de devastacion en que se encuentra la
parte francesa de Sto. Domingo y que necesitamos todos los socorros de came fresca
que sean posibles, de lo que carecemos en absolute. = Tengo el honor de ser con toda
el alma. = Sefior. = De Vuestra Excelencia. = El muy humilde y obediente Servidor.
= Blanchelande. = S. Ecia. S. Vaillant. = Gobernador de Santiago. (21).


Al Sor. General = Tengo el honor de prevenir Vuestra Excelencia que he llegado
A Jeremias el 30 del mes ultimo, para asumir las funciones de Comandante por el Rey
en ese Departamento = Mr. Desombrages, al que yo reemplazo me ha entregado algunas
cartas que 61 ha recibido de Vuestra Excelencia, relatives a los socorros de subsistencias
que 61 ha solicitado y que vos le habeis concedido, yo he visto con la mas viva satisfac-
cion Sefior General, las buenas intenciones de Vuestra Excelencia, de proveer al Cuartel
de Jeremias todos los socorros que esten a vuestra disposicion, y de mantener por una
mutua asistencia, la buena inteligencia entire nuestros dos Gobiernos, de mi parte Sefior
General, yo no descuidar6 nada por concurrir de todos mis poderes a conservar esta pre-
ciosa Union, y yo estark particularmente halagado; de mantener una buena correspon-
dencia con Vuestra Excelencia, que me ha inspirado la mas alta estima por la acogida
que se ha dignado hacer a las demands y recomendaciones de Mr. Desombrages mi
predecessor y antiguo amigo. = Dignese Sefior General aceptar este primer homenaje de
mis sentimientos por Vuestra Excelencia que tendria una gran satisfaccion de convencer
de mi ardiente deseo de serle agradable en todo lo que pueda estar a mi disposicion. =
Por una carta de 16 de Marzo ultimo Vuestra Excelencia se digno conceder a Mr. Desom-
brages cien yuntas de bueyes, y le prometi6 otro socorro de ese genero si vuestro Go-
bierno se encuentra suficientemente provisto de esa especie de ganado; como yo ya tengo
aqui 120 hombres de tropas, que espero complear del segundo Batallon del Regimiento
de Berwick que yo comando, y por otra parte el distrito estA poco provisto de ganado
vacuno, yo suplico a Vuestra Excelencia me conceda el permiso de comprar cien yuntas
de bueyes y si es possible de hacerme el honor de informarme por el regreso del aviso
que le envio A Ilevar esta carta, a cuanto pudiera elevarse el socorro, que Vuestra
Excelencia tiene la intention, o la posibilidad de concederme, a fin que yo sepa sobre
los socorros que pueda contar para la subsistencia de las Tropas del Rey, y la de los
ciudadanos del Departamento de mi mando. = Yo he sido feliz por encontrar el
distrito de Jeremias en un estado de tranquilidad, y espero, que las Tropas del Rey,
que han llegado, y las que espero dentro de breves dias, mantendrAn la calma 6 impe-
dirAn A los malhechores penetren en el distrito y ponerlo en revuelta = Yo soy con
respeto. = Sefior General = de Vuestra Excelencia el muy humilde y obediente Ser-
vidor. = Richard Kraresborough Mac-Cormack, Jefe de Batallon del Regimiento Yr-
landes de Berwick y Comandante por el Rey de la Ciudad de Jeremias y Dependencias
= En Jeremias el 5 de Julio de 1792 = A su Exc' Dm. Juan Bta. Vaillant Gor. G1.
de Cuba. (22).


Pasa a esa Ciudad un Franses nombrado Muncr. Carlos que con una negra es-
pafiola y libre Rosa Maria segun lo acredita el Documt' que se me ha manifestado y se
me presentaron aqui diciendo bienen hullendo de las Colonias Francesas donde han
querido quitarle la Vida al primero y lo comprueban las sicatrices que tienen en una


(21) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 44, n6-
mero 2.
(22) Ibidem.











PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


pierna de un balaso y corte de un sable. = Este dice se desembarco en la Costa del
Sur en donde laman la Caleta de esta Jurisdiccion que lo condujo una embarcacion
de la propia nacion que hacia biaje desde el muelle de San Nicolas para el Guarico
que habiendoles dado un mal tiempo los arrastro hasta aquel parage donde pidio les
puciesen en tierra como en efecto lo verificaron siguiendo el Buque al Puerto de su
destiny. = Este sugeto es de profession Medico segun me tiene insinuado y me supli-
co lo dejase aqui establezer y usar de su facultad: He tenido a bien en cumplimtQ de
las repetidas Ordenes de V.S. en el asunto, remitirlo junto con la sitada negra a efecto
de que V.S. le de el destino que bien tuviere. = Va conduciendolo Jph. Antonio Ro-
driguez Pardo Libre y de este vecindario sugeto de confianza y quien vA encargado de
presentarlo a V.S. como corresponde: No obstante de haber llegado aqui dho. Fran-
ses el 28 del pasado hasta ahora no le he remitido por haber estado Gravemte. enfer-
mo en terminos de que no podia Marchar por tierra haziendo una Caminata como la
que dista de esta a esa Ciudad sin notable quebranto de la Salud. = Dios gue. A V.S.
ms. as. =Baracoa 14 de Julio de 1792 = Ignacio Leyte Vidal = Sor. Dn. Juan Bapt'
Vaillant. (23).


NQ 297 = Con presencia de quanto V.S. me dice en carta del dia N. 427 sobre
si debe esperar por nueva orden mia para enviar el Segundo Batallon de Cuba A Sto.
Domingo, segun se proporcionen los Buques, y acerca a lo que ultimamente ha escrito
A V.S. aquel Presidente tratando A otros socorros de tropa veteran y de Milicias, y
municiones, en cuyos particulares espera V.S. mi resoluci6n, determine. = En quanto
a lo primero qe. debe V.S. remitir el Batallon de Cuba luego que el Capn. Gral. de
Santo Domingo lo pida, y tambien qualquiera otro socorro de Artilleria, Municiones, y
demas que necesite. = Como no ignora aquel Capn. Gral. lo grave de la salida de un
Cuerpo de la Milicia qe. deja su domicilio, no puede dudarse que quando lo pida sera
con indispensable necesidad, y ain no debe V.S. detenerse en socorrerlo con esa Tro-
pa. = Siempre que p* enviar los socorros que pide aquel Presidente no hubiese sufi-
cientes embarcaciones en ese Puerto enviara V.S. sin detenerse la parte qe. cupiere, y
p* el rest darA las mas activas provds. p* proporcionar Buques del parage en qe. con
mas brevedad pueda lograrlos. = Dios gue. A V.S. ms. as. Havana 31 de Agosto de
1792 = Luis de las Casas = Sor. D. Juan Baut Vaillant. (24).


N9 301 = Con fecha de 15 de Agosto inmediato me ha representado D* Maria
Balerina natural de esa Ciudad que habiendo casado con Dn. Jose Corsi, Genoves, pas6
con su Marido A una Colonia Francesa, donde han estado hasta ahora que la inquie-
tud de aquellos Colonos la han hecho venir con toda su familiar a esa Ciudad con de-
signio de establecerse; Y que no haviendo accedido V.S. al permiso que solicita para
introducir 30 Negros sus Esclavos y trenes de quatro casas de que es duefio, ocurre A
mi A este mismo efecto. = En su contextacion le harA V.S. entender que no pueden
admitirse los Negros que tenia en Sto. Domingo, pero que puede transportar los de-
mas bienes que posea en caso de querer establecerse en esta Ysla, como transeunte 6
naturalizado, para lo qual debe dirigirme memorial de su Marido con informed de V.
S. = Dios gue. A V.S. ms. as. Havana 27 de Septiembre de 1792 = Luis de las Ca-
sas = Sor. Dn. Juan Baut* Vaillant. (25).



(23) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 43, nia.
mero 6.
(24) Ibidem, nimero 7.
(25) Ibidem, nimero 8.











DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI


Reservada = He dado cuenta al Rey de las Cartas de V.S. de 15 de Mayo y
11 de junio ultimos con varias noticias relatives al estado de las Yslas inmediatas y
queda S.M. enterado de su contenido. = Dios gue. A V.S. ms. as. Sn. Lorenzo A 25
de octubre de 1792 = El Conde de Aranda = Sr. Dn. Juan Bapt9 Vaillant.


Reservada = He dado cuenta al Rey de la Carta de V.S. de 6 de Junio y l6timo,
y S.M. aprueba la conduct que V.S. ha observado con el Sor. Baron y Vizconde de
StQ Domingo que Ilegaron A ese Puerto en busca de Viveres para Puerto Principe. Dios
gue. A V. S. ms. as. Sn. Lorenzo A 25 de Octubre de 1792 = El Conde de Aranda =
Sor. Dn. Juan Baptista Vaillant. (26).


No 1" = Reservada = Con fecha de ayer me ha comunicado el Sor. Duque de
la Alcudia la R1. Orden siguiente. = "Siendo incierto el exito, que tendran nuestras
actuales negociaciones con Francia por mas que el Rey le desee feliz, me ha mandado
S.M. encargar a V.E. (como lo hago), que sin perdida de tiempo expida las ordenes
convenientes a los Capitanes y Comandantes Generales y demas Gefes Militares, a
quienes corresponda, y con particular cuidado a los de las America, para que proce-
dan con la necesaria precaucion, de suerte que se este en todas parties con vigilancia,
y precaucion para cualquier caso, en que puedan ser acometidos" = Cuyo contenido
traslado a V.S. para su inteligencia, govierno y cumplimiento en esa Plaza de su man-
do y cualesquier otros Puestos inmediatos 6 Dependientes. Dios gue. A V.S. ms. as.
Aranjuez 26 de enero de 1793 = Alange = Sor. Governador de la Plaza de Cuba.


(Minuta) Cuba 21 de Marzo de 1793 = Al Sor. Campo de Alange = Exmo.
Sor. = Estando comiendo acabo de recibir por un correo extraordinario Pliegos del
Capn. Gral. de la Ysla, y en ellos la Real orn. reservada, qe. con fha. de 26 de En9
ultQ se sirve V.E. comunicarme, consequente a la dirijida a V.E. por el Exmo. Sor. Du-
que de la Alcudia, relative al incierto exito que puedan tener las actuales negociacio-
nes de nra. Corte con Francia. = Sin la menor dilazon. context a V.E. qe. quedo im-
puesto de todo su contenido, y no dude V.E. qe. en su debido puntual cumplimiento
no escaseark la mas minima vigilancia, y precaucion, asi en esta Plaza, cuya situation
local, y segun otras ocasiones tengo expuestas, y la escasez que varias veces he signifi-
cado tambien, padece de auxilios, la constituyen mas expuesta qe. otras, como en todo
el Distrito dependiente de esta Gobernacion = Asi ruego a V.E. se sirva ponerlo en
la Soberana comprehenzon. de S.M. con mis eficases deseos de exercitar mAs y mAs
active mi zelo por su mejor serv' y sacrificar, si es necesario, mi vida en su obsequio
y el de la Gloria de sus Rs. Armas = Nro. Sor... (27).
***
No 1 = Reservada = Por la carta de V.S. N9 4 de 28 de Sepre. ultimo quedo
enterado de la noticia que V.S. comunicaba al Sor. Conde de Aranda, tenida por Bara-
coa, de haber dado caza en las Costas de Puerto Cabello un Bergantin Franc6s a una
Embarcacion Espafiola, A quien ech6 diez hombres dentro para registrar su cargamen-
to: la hizo atracar a su costado por la noche para concluir al dia siguiente el prolixo
exAmen que intentaba; y los nuestros, rezelosos de aquellos fuesen algunos Piratas, pa-
saron A cuchillo A los diez Franceses que tenian A su bordo, y entraron en Puerto Ca-
bello dando formal noticia de lo acaecido = El Rei aprueba que V.S. lo haya parti-

(26) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 44, ni-
mero 1.
(27) Ibidem, nuimero 4.












PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


cipado al Capitan General de esa Ysla y demas Gefes de esas posesiones de S. M. para
gobiemo de los que navegan por esas parties, y para lo demas que pueda convenir: y
es quanto tengo que decir A V.S. sobre el asunto. = Dios gue. A V.S. ms. as. Aranjuez
30 de En9 de 1793 = El Duque de la Alcudia = Sor. Gobernador de Cuba. (28).


NQ 2' = Reservada = Quedo enterado de las noticias que V.S. comunicaba al
Sor. Conde de Aranda en su carta referida de 31 de Octubre l6timo; y no siendo de
despreciar, como V.S. dice bien, tales species en las circunstancias actuales, espero
que V.S. habrA procurado examiner bien, segun pensaba, el origen de la carta que se
creia escrita por el Capitan de Granaderos del Regimiento de Burgos en Puerto Prin-
cipe para hacer el uso que convenga; y que continuarA adquiriendo de Dn. Manuel
Gonzalez y otros sujetos que tenga de confianza las relatives a toda esa Parte France-
sa que puedan merecer la atencion de S.M. para comunicarmelas pronta y exactamente.
= Dios gue. A V.S. ms. as. Aranjuez 30 de Enero de 1793 = El Duque de la Alcudia
= Sor. Gobernador de Cuba. (29).


N" 39 = Reservada = Me ha llegado el duplicado de la carta muy reservada
de V.S. de 31 de Octubre ultimo que contiene various avisos de la parte Francesa de
Sto. Domingo, y de Jamayca dados por el sujeto que V.S. nombra, y cuya autenticidad
y certeza se proponia V.S. averiguar para que combinadas las species de dhos. avisos
con otras que tambien toca V.S. en la misma carta, y demas que Ilegan acA, pueda
formarse juicio de una y otras = Dios gue. A V.S. ms. as. Aranjuez 30 de Marzo de
1793 = El Duque de la Alcudia = Sor. Gobernador de Cuba.


N' 59 = De acuerdo del Consejo remito a V.S. la adjunta RI. Cedula de 30 de
este mes sobre la declaracion de la Guerra contra la Francia, sus Posesiones y Avitan-
tes, cesando toda comunicacion, trato, 6 Comercio entire ellos y los Vasallos de S.M.:
y de su recivo me dara V.S. aviso para ponerlo en noticia de este Tribunal. Dios
gue. A V.S. ms. as. Madrid 30 de Marzo de 1793 = Antonio Ventra. de Taranco =
Sor. Governador y Capitan a Guerra del Partido de Cuba. (30).


(Minuta) = Muy reservada = Cuba 16 de Abril de 1793 = Al Sor. Alcudia =
Exmo. Sor. = Con mi anterior muy reservada de 5 del corriente tengo elevados A V.E.
dos Papeles impresos procedentes de la parte francesa de Santo Domingo, en cumpli-
miento de lo que se me tiene preceptuado por RI. orden reservada de 28 de Mayo de
1791 = He logrado despues de adquirir otro, que 6s el adjunto de igual naturaleza en
todo, aunque de mAximas, 6 species mis abominables y contrarias al bien del Estado.
Por tanto h6 celebrado mis haber tenido de l1 noticia, para haberlo con sagacidad so-
licitado, conseguido y poderlo acompafiar a V.E. como lo verifico, sin embargo de estar
bastante estropeado, indecente, y aun faltarle un pedazo. Pero al fin se registra bien
claramte. en 61 el sedicioso espiritu, que ha animado, y anima a los Franceses, sobre
lo que no escaseo vigilancia, qe. no aplique, p' limpiar de semejante zizafia, today la
Governaci6n, qe. me estA confiada, pr. mAs que viva satisfecho de la lealtad de estos
buenos vasallos de S.M., como tengo insinuado = Con esto me parece cumplo exacta-
mente mi deber, y esto creo me proporcionaria la satisfacci6n de que V.E. pueda re-


(28) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 44, ni.
mero 4.
(29) Ibidem.
(30) Ibidem, nimero 6,











DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITI


conocer mis esmeros, y servirse ofrecer A. L. R. P. del Augusto Trono mis sinceros
eficaces deseos de tender constant A todo qe. corresponde al mejor servicio de S.M.,
y bien general de su feliz Dominacion en qe. tanto reconozco se interest V.E. = Nro.
Sor. gue... (31).
***
Las precauciones y medidas que se notan en los Franceses de la Colonia inme-
diata aumentan mis precauciones y me hace vigilar sobre todos los puntos, grande ex-
tensi6n de esta Ysla, y los various objetos que hoy se presentan. Para su conservation
y respeto y para los fines que el Rey mi amo ha puesto A mi cuidado espero que V.S.
en cumplimiento de sus Soberanas Reales 6rdenes de 17 y 23 de Abril del afio pasado,
de sus mas eficaces y prontas disposiciones para que el segundo Batallon del Regi-
miento de Ynfanteria de Cuba que se halla A las inmediatas 6rdenes de V.S. pase A
esta Ysla (con double provision de cartuchos) dirigiendo su rumbo al Puerto Viejo de
Azua que se halla A Sotavento del fondeadero de Oc6a, 6 el que llaman Tortuguero
en el seno de la misma bahia de Oc6a, por la proportion con que se halla para el
destiny que tengo premeditado dar a el citado Batallon que harA su primer alto en la
Villa de Azua = A los Capitanes y Pilotos de los Buques de Transporte se servirA
V.S. prevenirlos del cuidado con que deberAn navegar, dando el mayor resguardo a la
costa de la parte francesa hasta que se hallen a Barlovento del Cavo del ong6n, y
evitando todo encuentro con embarcaciones de esta nation; y la Tropa en estado de
defender si fueren insultadas las embarcaciones. = Los Caudales con que V.E. se
hallare para la subsistencia del mencionado Batallon serAn conducidos en los buques
de transport respect A que siendo el objeto de las remesas que A V.S. se le han hecho
para su entretenimiento y pago, deben los caudales seguir donde pasen los que los
hayan de percibir: no 6s esta sola la raz6n que me' asiste para pedir caudales, sino
otra mas poderosa que 6s la verme con mis crecidos gastos y falto de recursos, en ter-
minos que aun sin este motive de tropa, siempre me veria precisado a valerme de la
autoridad que la piedad de Nro. Monarca me concede para recurrir a los auxilios que
le fueran posibles franquearme = El asunto de la venida de la tropa y remisi6n de
caudales es urgent, es de la maior consideraci6n, y es uno en que V.S. hara un particu-
lar servicio al Rey con su pronto despacho: Para este fin pasa la Goleta de la Marina
Real la Magdalena al cargo de su comandante el Piloto Dn. Gregorio Jos6 Huet Afin
de que A su bordo made V.S. poner la tropa de que sea capAz, y venga en conserve
de las demis naves de que haya necesidad. = V.S. es sobradamente active: sabe quan-
to conduce la presteza, y que los puntos que noto son de honor y de interns, y por lo
mismo s6 que obrarA V.S. con tanta puntualidad que no me quedarA que desear. =
Por el pr6ximo Correo que As el 25 doy cuenta A S.M. de esta disposicion mia, con re-
mision de este oficio. = Dios gue. A V.S. ms. as. Santo Domingo 20 de Abril de
1793 = Joaquin Garcia = Sefior Governor de Cuba. (32).


(Minuta) = Muy reservada = Cuba 23 de Abril de 1793 = Al Sor. Alcudia =
Exmo. Sor. = Supuesto estar S.M. enterado, y tambien V.E. de quien es Dn. Manuel
Gonzalez, y los encargos, qe. le tengo confiados, indicare A V.E. algunas noticias, qe.
me ha comunicado desde Kingston en carta de 15 del corriente, qe. ayer tarde recibi,
y se reduce a las siguientes = Que en 28 del pr6ximo antor. lleg6 A aquella Plaza,
el Paquete, 6 correo, qe. conduxo las de haberse declarado la Guerra en Paris A 1' de
Febrero contra Ynglaterra, Alemania, Prusia, Cerdefia, Rusia, y Holanda. = Que A
su consecuencia principiaron las hostilidades, y hallandose en el mismo Puerto desde

(31) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 44, nu-
mero 7.
(32) Ibidem.











PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


donde describe cinco Embarcaciones menores Francesas, quedaron prisioneros de Gue-
rra hasta segunda ord. = Que respect A los Franceses refugiados, residents en la
misma Plaza, se habia dado una orn. por el Gobierno, pI qe. todos, sin excepci6n de
Yndividuo, se presentasen en la corte de justicia A hacer juramento de fidelidad, y
dar fianza llana y abonada de comportarse bien en la Ciudad, ordenandoles no pue-
dan alejarse de la Poblaci6n mas de cinco millas, y qe. cada quatro dias deben presen-
tarse A uno de los Magistrados. = Que el 10 de Marzo l6timo, en qe. se declar6 la
Guerra en la Colonia Francesa se hallaban en sus Puertos varias embarcaciones Yn-
glesas, y Holandesas, qe. hicieron pricioneras de Guerra, con otras qe. apresaron los
corsarios franceses, entire ellos un Holandes con doscientos cinqt' y seis mil pesos, y un
rico cargamt" de ropas. = Que del Puerto de donde describe habian salido un navio
de 54, y quatro Fragatas de Guerra, a cruzar pr. las cercanias de la Colonia, y solo
habian apresado, y remitido siete pequefias embarcaciones = Que se aseguraba haber
escrito la Convenci6n Nacional A la Asamblea Colonial se defiendan pr. si mismos
como pudieren, pues la Francia no puede embiarles fuerzas para su subsistencia; afia-
diendose, qe. mandan retirar todas las fuerzas qe. actualmte. tienen en la citada colo-
nia, y son quatro Navios de linea, y cinco Fragatas, ofreciendo 4 los Colonos seran
provehidos de viveres pr. los Norte-Americanos. Sin embargo se asegura tambn. qe.
es maxima, aun qe. no se comprehend qual sea, el hacer correr semejantes voces. =
Que los refdos. Norte-Americanos no se sabe pr. quien se declararAn, aunque opinan
algunos seran del Partido de la Francia. = Que la Colonia Francesa sigue con la in-
surrecci6n, y pronto a entregarse A los Yngleses, y vivir (si lo admitieran) baxo su pro-
tecci6n; pero acerrimos en defenders de los Espailoles, siempre qe. intentaran hacer
alguna entrada en ella. = Que pr. cosa cierta sabe, que A pedimento de algunos nues-
tros del continent de Am6rica, cuyos personeros estubieron alli como inc6gnitos, se
encargaron, y salieron de Philadelfia doce mil armas de fuego para nuestros Dominios.
La fuerza, 6 verdadero concept de este articulo no he podido comprehenderlo. = Que
las quexas del Nuevo-Orleans se reduce A que los Yngleses quieren se les permit la
libre navegacion pr. aquel Rio. = Que ultimamente acababan de Ilegar otras cinco
press hechas A los Franceses, entire ellas una pequefia Fragata de Comercio, y un Ber-
gantin. = Noticia tambien la que tenian igualmte. alli de hallarse el General Dumo-
rieux con ciento treinta mil hombres cerca de Holanda, y habia ofrecido A la Conven-
cion Nacional entrar en Amsterdam el 17 de Febrero, como lo habia executado ya
en Prusia con su Ex6rcito Dn. Franc9 Miranda = Afiade tambien por cierto, que en
Holanda hay muchos descontentos, y qe. por instantes se pasan al Partido de los Fran-
ceses, de lo qe. infiere mal 6xito A aquellas Provincias, pues las mismas, y la Espafia
juzga qe. son los principles objetos de la Francia para sus correrias, como qe. puedan
lograr algun Partido. Asi tal vez se opinarA entire los Yngleses. = Estas noticias, 6
extract de las qe. me comunica el referido Gonzalez, las concluye ofreciendose, como
fiel vasallo de S.M., A hacer en obsequio de su mejor servicio, quanto este de su part,
sacrificando sus intereses pr. conseguirlo, y aun sin embargo del riesgo qe. pueda co-
rrer, me ha embiado a decir, puede qe. pasara a la Colonia Francesa. Entonces po-
dria tal vez comunicarme otras puntuales noticias. = Deseo en las qe. anteceden ha-
ber acertado A llenar mi deber, por lo qe. puedan importar no ocultar a V.E. para no-
ticia del Amo quantas de esta naturaleza lleguen A la mia, pues me hago cargo, qe. ani
algunas, qe. puedan parecerme de corta entidad, convinadas tal vez pr. la prudent
discrecion de V.E. con otras, que acaso tenga, es facil se deduzca, yA la realidad de
unas, ya los objetos A que terminen otras, pudiendo todo interesar. = Mi vigilancia
es suma; y aun que segun en diversas ocasiones he dado A entender, y se puede regis-
trar en la Secretaria dignamte. confiada A V.E., esta Plaza, y distrito al paso que pr.
su situaci6n local en la oriental parte de la Ysla, es muy interesante A toda ella, no se
halle en aquel pie ventajoso, qe. convendria a su debida defense, sino antes bien muy
escasa de los auxilios necesarios, siempre mi honor, y debida gratitud emplearan todos
los esfuerzos, para conservarla ilesa, y cumplir con exactitud todas las demas obliga-











DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITi 87


clones, qe. me incumbent, como ruego a V.E. se sirva hacerlo present A S.M. = Ntro.
Sefior gue. etc. (33).


Cuba 30 de Abril de 1.793 = Muy reservada = Al Sr. Campo de Alange: Excmo.
Sr. = Llego ayer a este Puerto en una embarcacion Mr. Desombrage, que fu6 del Par-
tido de Jeremias en la parte Francesa de la Ysla de Santo Domingo con Pasaporte para
transferirse a la Nueva Ynglaterra = Desde al afio de 92, tengo dada cuenta para no-
ticia de S. M. de alguna correspondencia de oficio que tenia que seguir con este Oficial
Extranjero, con motive del socorro de ganado, que varias veces ha solicitado, y le he
proveido con RI. aprobaci6n, y conocido por informes y por sus cartas un character en
61 de probidad, honradez, y adhesion a su Soberano = Habiendo procurado comprobar
la indentidad de la persona sobre qe. no me ha quedado duda despues de confrontadas
su firma, baxo su palabra de honor le hice algunas preguntas relatives al estado del
insinuado partido de Jeremias, y Colonia Francesa, y me satisfizo en un t6rmino que
manifiesta el adjunto interrogatorio, que me parece convenient acompafiar a V. E.
para noticia de S. M. = Sin embargo que el Pasaporte indicado de este Oficial es co-
mo dejo dicho para la Nueva Ynglaterra, no ha dexado de indicarme celebrar perma-
necer aqui, donde podrian serme utiles para mi gobierno los conocimientos que me
facilitare de dha. Colonia, y Partido, que estubo a su cargo, y se halla situado enfrente,
y mas inmediato de esta parte oriental de esta Ysla, y cuyas noticias, segfn mAs con-
venga, trasladar6 a los Gefes nacionales a quienes puedan ser de qualq' ser de utili-
dad. = Esto no obstante, y que un official de semejante circunstancias parece corres-
ponder s6r tratado con toda discrecion, consult con esta fha. al Capitan gral. de la
Ysla, como que mientras tengo la pronta contestacion suya lograria el mismo el recupe-
rarse de su salud quebrantada: todo lo que me parece debido comunicar a V. E. para
su supor. noticia, y la Soberana de S. M. = Ntro. Sor. gue. etc. (34).


(Minuta) = Muy reservada. = Cuba 3 de Mayo de 1793 = Al Sor. Alcudia =
Excmo. Sor. = Por el corr' ordin", qe. sali6 de esta Plaza p' la Havana en 30 del in-
mediato antor. con mi muy reservada de igl. fha. acompafie a V. E. las notics., qe.
habia adquirido relatives A la Colonia Francesa de la Ysla de Sto. Domingo pr. Mr.
De Sombrage, comte. que fu6 de Jeremias en la misma pr. S. M. Cm', 6 inform acerca
de este official. = Mi zelo, y esmero pr. el mejor service' del Amo, en unas circuns-
tancias tan critics como las actuales, ha procurado examinarlo, mAs y mis, sobre el
estado de la misma parte Francesa; y sin embargo qe. dho. official me ha manifestado
sinceramte., las mas buena f6, no solo ahora, sino desde qe. empez6 A escribirme ha-
Ilandose en el partido de su mando, me ha significado, y rogado al preste. no se tras-
luzca ser 61 quien me comunica las insinuadas noticias y comprehend fundada la re-
serva. = Con arreglo, pues, a lo qe. le he ido examinando, no pudiendo por la diver-
sidad de idioma darme tan extensa las contestaciones, como conviene a la mejor ins-
truccn. se resolvi6 ponerlas pr. escrito, y son en los mismos terminos qe. traducidas
manifiesta el documt9 adjunto en el qual pr. lo dho. reserbo tambien copiar la firma
de el qe. queda estampada en el origl. qe. conserve = Me valgo de un extraord' pron-
to A salir pI la Havana, p" qe. conduzca esta, recommend9 al Capn. Genl. de la Ysla lo
correspondiente a fin de qe. en la mas pronta occasion la dirija a V. E. como qe. juzgo
pueden ser muy interesantes A la Soberana comprehenzon. de S. M. estas noticias qe.
con fundamto. estimo fidelignas. = Por lo qe. pueden interesar al gobiero del Pre-
sidte. de Sto. Domingo, voy a dirijirselas asim9 inmediatamte. A indicar lo convente.

(33) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legaio 44, ni-
mero 7.
(34) Ibidem, legajo 45, n6mero 1.











PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


tambn. al refd9 Capn. Gerl. de la Ysla, aprovechando en todos los moments, y a pesar
del corto auxilio qe. puedo lograr pr. la primera comuncazn. de estas noticias qe.
aprorsn. de lo interesante qe. son al Rey, y al estado, exigen la mayor reserve, y por
consigte. no fiarse a qualquiera pluma. Mi zelo sin embargo se esmerarA siempre
active, y vigilante en Ilenar todos mis deberes, y en comunicar pronta, y exactamte. a
V. E. segn. se sirve prevenirme pr. RI. orn. de 30 de enero ultimo estas y semejantes
noticias p la debida de S. M, a cuya Soberana comprehenzn. ruego, y espero, se sirva.
V. E. al tpo. de elevarlas hacer present mi zelo, mi amor, y mi interns pr. su mejor
servicio. = No bastando p" dar despO a todos estos asuntos lo much qe. ha trabajado
y trabaja mi sobrino el Capn. D. Ant9 Vaillant Benitez Tente. y Ayudte. Dragon del
Regto. de Cab' de la Hav', qe. pr. Rl. orn. se mantiene a mi lado durante este mi
govierno encargado de esta Secret', qe. desempefia a satisfacn. me he valido igualmte.
del Licdo. D. Felix Jph. Rodriguez, qe. siendo, como el prim9, inteligte. del ydioma
Frances, se halla, como 61, dedicado a evacuar, ya la traducn. de papeles, ya todo lo
demas conducente en el asunto, pareciendome just recomendar pr. lo mismo este par-
ticular merito de ambos a la RI. Munifianc' pr. tan digno conduct. = N. S. g. etc.


Noticias traducidas que comunica al Govor. de Santiago de Cuba Monsieur de
Sombrage que lo es puesto por S. M. Christianisima en el Partido de Geremias, costas
del Norte de la Ysla de Santo Domingo en la parte francesa.
Haviendo llegado a esta Ciudad de Cuba el dia... del inmediato pasado Abril
y no pudiendo satisfacer verbalmte. al Sor. Govr. de ella de las preguntas que me ha
hecho relatives al estado de aquella colonia por mi ignorancia en el idioma espafiol,
paso a exponerles en el mas racional para que disponiendo... (destruido) lo qe. desea
S. S' = La desgraciada cituacion de la parte francesa en la Ysla de Santo Dom9 esta
conocida desde much tpo.: y me limitar6 a decir que esta desgracia se multiplica de
dia en dia: y que todos los havitantes de ella esperan como cierta su absolute ruina,
si una presencia extrangera no viene a socorrerla. = Esta colonia existe vajo el poder
de dos comisarios nacionales Civiles, que se dice han hecho juramento primero de
destruir A todos havitantes blancos: 2 de ponerla toda vajo la dominacion de la gente
de color libre. 39 de proclamar la libertad general de los negros esclavos. = De diez
meses A esta parte cuando se hA difundido dho. proyecto: y... dicen que Ileban las
Comisarios Civiles... (destruido) execucion... Todo los hacendados temen la ocu-
rrencia de aquellos fatales sucesos: estan efectivamte. subyugados por aquellos Comi-
sarios. Estos... que han sembrado el espiritu de la discordia y divicion... de los Ciu-
dadanos en incapacidad de reunirse, p' explicar sus dictamenes y apelaron a implorar
un poder extrangero que los socorra, y tome su continuazn. = La esperanza de los co-
lonos se inclinaba a la Espafia y la Ynglaterra: proclamaban la primera con tropa de
Portorrico, Santo Domingo, Puerto de plata, etc. en donde se decia qe. havia buques
de grra.: y una fuerte escuadra en la Havana en donde se aseguraba havia Ilegado el
Govor. de la Martinica Conde de Beague con el navio la Ferme y dos Fragatas del
Rey que trahia de allf, y havian arbolado en la Hav', el pabellon espafiol. = Los co-
lonos pensaron con este motive que la Espafia iba A ocupar la colonia, y esperaba con
deseos la aparicion de la armada de S. M. Catholica: explicando con anhelos sus various
sentimientos = Seguidamte. dixo que la Espaiia no declararia la grra. a la Francia
y que en el caso que esta la declarara, la Espafia no podria emprender conquistas que
necesitasen much numero de tropas por necesitarlas p' conservar sus poseciones y el
buen orn. = Haviendo perdido los colonos sus primeras esperanza: pusieron su lasti-
mosa vista en la Ynglaterra luego que esta potencia havia declarado la grra. a los re-
boltosos que dominant la Francia = Se dixo que el Principe Guillermo Enrique tenia
grandes deseos de ampararse de la parte francesa de Santo Domingo, que habia de
venir con 13 navios 12 fragatas y cien embarcaciones de transport con tropas, viveres
y municiones, tomando primero la Martinica, Sta. Lucia, Guadalupe, y la Isla de Ta-











DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITi


bago y seguidamte. de la parte francesa de Santo Domingo. esta noticia se admiti6
con el mismo gusto que la primera. Se save que algunos particulars franceses, savien-
do qe. los Yngs. buscaban corresponds. secrets para llamar los colonos a sus intereses
hacian alixo para abreviar los proyectos de los Yngs. estas dilixs. se hicieron luego que
se dijo qe. la armada Ing' havia llegado a la Xamayca = Yo digo que la prim' de
dhas. dos potencias que se present armada serA preferida, por que el peligro es can-
dente, y que el retardo de dos mess y aun de menos tiempo, pueda traher la perdida
absolute de toda la Colonia = Se dice bien publicamte. que los negros alzados son
a la disposicion de la gente de color libre, que estos ultimos estan a la devocion de los
dos Comisarios Civiles: Polverelle y Sontonax: que estos son los que los mueben con
especiosos y falsos pretextos el primero de poner en su complete vigor la Ley de 4 de
abril de 1792, promulgada en favor de la gente de color y negros libres. = Segundo:
de conservar la Colonia bajo la dominacion de la Republica francesa, porque dicen
ellos que los colonos blancos quieren someterse a la Espaila o a la Ynglaterra porque
son enemigos de la Constitucion qe. ha hecho Repc" la Francia. = Todas estas ideas,
y tramas se encubren con proclamaciones ceducientes, pero la experiencia ha hecho
ver a los Colonos, que no deben fiarse de ellas, y que si dilatan mas su paciencia serA
segura su perdida. = Los Ciudadanos de Color de que se sirven los enemigos de la
Colonia, no conservaran la protection de estos: y los mismos los blancos sino mientras
no se opongan A los proyectos de los Cms. Civiles. = Por carta de la Xamayca se anun-
cia que los Yngleses proyectaban tomar la Colonia francesa de concerto con Espafia.
= Por otras cartas se dice que estarA en arbitrio de los Colonos llamar para su pro-
teccion a qualesquiera de aquellas dos potencias: y dhas. cartas han probocado a los
Colonos para meditar preferencia a los Yngleses. Si los tomaren de acuerdo aquellos
dos naciones. = No deve nadie hacerse cargo de estas intrigantes noticias: y es me-
nester que lo mas pronto se present armada la Espafia, y que publicase un edicto que
asegure a los Colonos los siguientes Capitulos. = Primero una proteccon. cierta y
eficaz para arruinar los negros rebeldes. = Segundo restablecer el buen orn. = Ter-
cero reintegrar a los ciudadanos en sus posesiones. = Quarto, que las propiedades mue-
bles e inmuebles se les conservarAn en el estado en que las tubieren y tubieron antes
de la rebolucion = Quinto que se mantendrA la esclavitud de los negros lo mismo
que existia antes de la dha. rebolucion con una oferta de S. M. Catholica para no in-
novar en la material, en la jurisdiccion francesa de Santo Domr que les ha dejado
poseher y usufructurar. y de qe. desean reintegrarse y este articulo serA el pral. del
tratado que se harA entire S. M. Catholica y los Colonos de Santo Domingo: que quie-
ren mas bien ser atrahidos de dha. Magestad, (mas bien por convenios favorables qe.
pr. conquista de armas. = Sexto: que todas las Leyes, y ordenanzas de S. M. christia-
nisima consernientes a la Colonia, anteriores al 1' de Hen? de 1785 continuaran en
su observancia, hasta qe. las muchas que se establecieron sean vistas examinadas y
aceptadas por un concejo o Cavildo Colonial cuyo numero y election de miem-
bro lo hara S. M. Catholica. = Septimo. Que despues del precedent articulo los
tribunales de justicia y policia seran restablecidos al Sistema que tenian el dho. dia
1 de Hen9 de 85 = Octabo que los administradores, oficiales de just* Policia rentas
grra. y marina serian restablecidos a los que tenian el mismo dia. = Noveno, que el
Govierno military y el estado mayor ha de establecerse igualmte. a los qe. eran en el
mismo dia. = Decima que los dros. en la Am6rica sobre los frutos qe. de ella salen p'
la Europa serAn los mismos qe. antes. = Undecimo qe. los dros. municipals: (esto
es concejiles) han de ser reglados por el Concejo Superior de dha. Colonia p* qe. solo
fuesen bastante a sostener los gastos de la marisose, y demas necesarios. = Duodeci-
mo qe. S. M. Catholica ha de mantener en la Colonia el numero de tropas qe. sea
o paresca necesario a la seguridad de los havitantes. = Decima tercia. Seria combe-
niente (en caso de dominacion espafiola) acordar o hacer un reglamto. particular. So-
bre el estado y Govno. a que debe ser Sujeta la gente de color libre para nada con-
tentarlos en su estado present = Los antecedentes articulos los propongo al Sor. Govor.











90 PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


de Cuba. por lo util qe. pueden ser a qualquier proyecto espafiol sobre la ocupacion
de la parte francesa de Santo Domingo: haciendolos y proponiendolos... por el cono-
cimiento qe. tengo del modo de pensar de la gente de la colonia adquirido en los siete
as. que he comandado la parte de Xeremias y veinte qe. tengo de residte. en la Co-
lonia: pareciendome que la propociciones de dhos. articulos y su oferta de ser obser-
vados grangearian las voluntades de todos los Colonos havitantes en la parte francesa
de Santo Domingo: Siendo mis dhos. conocimtos. mas pocitivos y seguros sobre el par-
tido de Geremias de mi comando con advertencia de que los Colonos en el dia estan
tan subyugados y divididos por el poder de los Comisarios que Ilevan mui poca co-
munican. entire si: teniendola interceptada: el temor que los posehe para pasar de una
A otra parte (esto es por tierra) y pr. mar los corsarios Yngleses, y por ambas vias el
desordn. y la confusion en que estan aquellas gentes por la multitud de partidos y
faccions. que los dividen: Siendo solo la desesperacion de sus males quien puede ha-
verlos conducido a desear una dominacion extrangera. = A mi salida de Geremias fui
advertido por hombres de bien havitantes de alli, que si A mi Ilegada a Cuba no hallase
la novedad de proyectar el Govierno ocupar la parte francesa de concerto con los Yn-
gleses no me aventurase A declararme con el Gov' de Cuba que nada hacia en su favor
Sin previa declaratoria de grra., y por no hacer menos accequible el Socorro que espe-
rarian hallar en los Yngs. (que ya la rompieron) los colonos no incluidos en la rebo-
lucion: Pero si los Yngs. no quisiesen obrar en su favor, y fuese la Espafia sus tropas
serian bien recividas. = Es menester admitir que hay en la colonia tres partidos de
division el primero es casi de todos los Ciudadanos blanco que desean la paz y tran-
quilidad. El segundo es una fancioncilla poco numerosa qe. desean la independ* asi
de los Comisarios Civiles (cuyo furor temen) como de toda otra potencia pero no es
atendible por el corto numero de sus faccionistas. El tercero los hombres de color li-
bres, que son devotos de los comisarios Civiles pero yo aseguro que estos haviendo de
subyugarse a alguna dominacion distinta de la francesa preferirian smpre. la espafiola
por lo que saven de su mejor parte con las gentes de su raza, y Ilaman a los Comisa-
rios Civiles los buenos padres y los bienhechores. = Todo lo qual... de buena fe y
para lo que pueda importar en esta Ciudad de Santiago de Cuba. a 1' de Mayo de
1793. = Vizieu de Sombrage.



Cuba 3 de Mayo de 1793 = Preguntas que hace a Moncieur de Sombrage el
Sor. Govor. de Cuba = Respuestas de Moncieur de Sombrage. = Primera qual es
la represenon. de los Comisarios Civiles y su reputation. = El primero de ellos que
se llama Moncieur Polverell era Abogado en el Parlamento de Bourdeus y se dice qe.
fue expelido de aql. gremio como un mal Hombre. = El segundo nombrado Mon-
cieur Santonax. Se dice que era escribiente hacedor de memoriales en la plaza de los
inocentes en Paris. = Segunda quien les encarg6 el Ministerio de tales Comisarios. =
El Rey Luis 16 despues de un decreto de la Asamblea Nacional que autoriz6 S. M. el
dia 2 6 el 4 de feb9 de 1792 = Tercera Qual ha sido la conduct de dhos. Comisarios.
= Abominable. = 4' Si los hombres honrados de la Colonia han comprehendido los
designios de los comisarios contra la misma Colonia. = Fueron temibles, estimados
como peligrosos desde el 2' dia de su Ilegada a la Colonia, que fu6 el dia 17 del Spe. del
afio pr6ximo pasado: poco despues se sospech6 que tenian proyectos sediciosos y per-
judiciales a la colonia, manifestandose como unos Jacobistas y congregando a este sis-
tema muchos sugetos de su devocion. = 59 Que progress han tenido en su empresa.
= Prendieron y pusieron abordo de algunos buques a todos los oficiales empleados
en el Govno. cuya operation hicieron por si mismos, cambiandolos todos a Francia:
igualmte. prendieron y remitieron a Francia todos los oficiales de la tropa veteran qe.
havia y servian A la orn. del Genl. y Govor. del Rey pralmente. comprehendian que
havian de oponerse a sus ideas, haciendo lo mismo con aquellos havitantes que les











DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITi


parecian hombres de energia y capaces de oponerse a sus mAximas: depusieron los
Jueces, Capitanes de los Puertos, y otros hombres de bien empleados para subrogar
sus criminals partidarios y faccionistas. hacienda los mismos en todas las Poblacio-
nes de la Colonia adonde van: enbiaron igualmte. a francia al Genl. de mar y asus
oficiales subalternos: para poner en su lugar gentes de su devocion. = 6' Si dhos.
Comisarios reciden en tierra 6 a bordo de algunos buques: la fuerza.de estos y la de
su tripulacion. = Reciden en tierra, algunas veces juntos y otras separados. Siendo
cada un Soberano despota como el biento en el lugar en qe. se halla; y existen a bordo
quando alguna expedicion. actualmte. estan a bordo del navio la America que esta
en Puerto Pre. de 74 Caiiones. Su equipaje bien numeroso pero inutil por su impericia
y tienen tambien a bordo poca tropa y algunos mulatos libres. Dho. Navio esta junto
con dos fragatas de grra. de 36 cafiones y un bergantin de 4 cafiones, con quienes se
dice qe. havian de juntarse. El otro Navio nombrado el Eolo tambien de 74 caiiones,
pero en mal estado, de modo qe. se dice que no puede usar de la bacteria baja, aunque
tiene credit de mui ligero en la navegacion. = 7' Quanta tropa francesa hay en la
Colonia. = Hay cerca de 3.500 hombres de tropa veteran, y como 3.000 hombres de
milicias disciplinadas nacionales venidas de Francia, de cuyo numero hay mas de
2.000 emfermos, de suerte qe. han disminuido algunas guardias pr. falta de gente. =
8* Qual es la opinion de las tropas y si hay divisions entire ellas. = El regimt' del
Guarico, el de Woalch, y el de Beam, eran favorables y amantes del Rey hasta que
vieron deponer sus oficiales, y los mismo sucedi6 a todas las demas tropas veterans
except los 250 dragones del Regimiento de Orleans: el Baton. de Bambich y un pi-
quete de el de Dilon. =- Despues de la deposicion de dhos. oficiales, se ha confundido
este conocimiento sobre la opinion de la tropa: los voluntarios nacionales son partida-
rios de la Asamblea. = 9' Juicio y declamacion del expte. Moncieur Sombrage. = Com-
prehendiendo por el aspect de las anteriores preguntas, el deseo qe. parece tiene Su
Ex' el Sor. Goveror. de Cuba, de aprehender los dos Criminales Comisarios que de-
solan y destruyen la desgraciada Colonia francesa: tengo el honor de anunciarle, que
si lo hiciese, seria colmado de bendiciones de todos los hombres de bien qe. havitan en
la Colonia, y que se cantaria un tedeum para dar gracias al Cielo de haber inspirado
a S. E. el deseo de desembarazar y expurgar la humanidad de la Criminalidad de aqs.
bandidos. = 10' Si esperan en Xeremias los Comisarios Civiles y se teme alli que iran
a establecer las mismas malas doctrinas y a exercer su turbulenta conduct. = De quin-
ce dias acA se teme alli que vayan los comisarios y todos los colonos, son molestados
de la mayor inquietud. Los Colonos havian pensado en no admitirlos sino a qe. vi-
niesen solos sin tropas haciendo con esos proyectos disposiciones de defense por mar
y tierra; pero luego qe. supieron que el Navio la America y las dos fragatas havian ca-
fioneado la poblacion de Pto. Pe. y que la havian subyugado desfallecieron de su va-
lor y se han propuesto no defenders: que las milicias coloniales se reunirian para la
public seguridad en los puestos escogidos p' ello en las partidos del Campo. -- Se vi6
alli una lista designando 180 personas del Quartel de Xeremias que devian ser remi-
tidas a Francia por perturbadoras para su juzgado por la Suprema Corte Nacional es-
tablecida para juzgar los delitos Ilamados de lesa nation. = Yo comprendi que estaba
mi persona escrita en la dha. lista me separe de alli para venir aqui a estimulos de
mis parientes y amigos que alli existen: y mas aceleramte. quando supe que los mula-
tos de Xeremias aprontaban alojamiento para los Comisarios = Vizieu de Sombrage.
= Esta traduccion es literal y fiel de los escritos por Moncieur de Sombrage habiendo-
melo leido para evacuarle present S.S. el Sefior Gobor. Cuba 3 de Mayo de 1793 =
Lic. Felix Joseph Rodriguez. (35).



(35) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 45, ni-
mero 1.











92 PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


N' 364. = Quedo enterado de cuanto V.S. me dice en carta de 30 de Junio in-
mediato relative al suceso ocurrido en el Guarico que ha sabido V.S. por el teniente
de Govor. de Baracoa. = Dios gue. A V.S. ms. as. Habana 15 de Julio de 1.793 =
Luis de las Casas. = Sor. Don Juan Baut' Vaillant. (36).


Muy reservado. = Cuba 14 de Agto. de 1793 = Al senior Alcudia. = Exmo. Sor.
= Habiendo sido apresada pr. un Corsario procedte. de este Pto. una Balandra qe. con
families Francesas sali6 de la Isleta en la parte de la Ysla de Sto. Dom' correspte. a
aquella Nacion, pI transferirlos a las Colonias Americanas, pas6 ayer tarde a su bordo
luego qe. entr6 a examiner pr. mi qto. fuera convenient. = Ha venido en ella un tal
Dn. Jacobo Lopez Pefia qe. dice haber nacido en Holanda, pero qe. su Padre era Sevi-
Ilano y Granadina su Madre, y los dos Primos Hermanos, qe. pr. motive corn pasaron
pasaron a aqas. Provas., como el con el mismo vino a dar a dha. Colonia Francesa
donde se avecind6 y cas6. = Le he examinado en qto. a la situation de la misma par-
te Francesa, y habiendome de su letra, y bajo su firma expuesto lo qe. dice considera-
ble, en cumplimt' de las prevenciones, qe. tengo de la Superioridad de V. E. no excu-
so copiar dho. documt' en el adjunto, p* si tiene V. E. a bien elevarlo a not* de S.
M. = N. S. ge. etc.


Yo Don Jacob Lopez Pefia y Miranda, aviendo sido condusido con my familiar
a Esta Plaza de Cuba, por un Corsario Espafiol que nos apreso aviendo salido huyendo
de la Isleta de Sn. Joseph, de la Colonia Franseza de Sto. Domingo, para buscar asilo
y salvar las vidas nos dirijiamos, a las Colonias del Norte America. Debo informal
al Sor. Governador Don Juan Baptista Vaillant, Los Siguientes en cumplimiento de
sus preseptos Protestando por my Palabra de Honor. la serteza de quanto que exponga
abaxo my firma = El General Galbau, con su Intendente y Comisario legaron a
la Colonia Franzesa el mes de abril, con ordenes expresa de destituir absolutamente
los Comisarios, que estavan, y de mandarlos a rendir cuentas de sus operaciones de-
lante la Convencion National de Francia, Los dichos Comisarios llamados Saintonax
y Polverel, que en ese tiempo estavan en el rigor de sus operaciones Embarcando y
aprisionando los Blancos, en cuyo tiempo los Mulatos y negros mataban, cortaban y
destruhian, a Jente de Cualidad, y los mejores habitantes de Puerto Principe. El Je-
neral expidio correos por toda la Colonia para llamar los Comisarios delante de El,
quienes con mas rigor continuaron en sus opinions, En poner los mulatos en los pri-
meros lugares, aziendoles Capn. General, y Comandante de Tropas, Tesorero, y en fin
todos los Lugares, los mas honorificos. = Dicen que despues de estas operaciones hizo
marchar 800 mulatos mas 6 menos y 200 soldados del regimiento de Berwik; y partie-
ron acompafiado los Comisarios para el Guarico. Ilegaron en fin y luego publicaron
que no conocian el Jeneral, ny sus Poderes, pues las Leyes no consentian ny permitian
que ninguno que tubiese bienes de habitaciones pueden ocupar la plaza de Jeneral y
que absolutamente no quieren saber ny conocen sus poderes. y que de contrario que
pretenden embarcar el Jeneral por conocerle de diferente religion que ellos, ques las de
la Convencion National. Es el punto Principal de Ygualdad y Libertad. Por cuyo
fin trabajavan. = El Jeneral viendo que las Partidas de los Comisarios eran muy mas
considerable y fuertes que de 61, hizo Patente a toda La Comun diziendo que conviene
much a la Colonia que sin replica que debe embarcarse como mandava los Comisa-
rios afin de library y salvar El Guarico del insendio que le esta amenazando. Visto
no tener El fuerzas para remediarla tormenta, y sin mas razones supuesto que los 2/3
de los Blancos estavan de su parte se embarco el Jeneral; Lo que visto por los Blancos,


(36) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legafo 45, ni-
mero 3.












DOCUMENTS PARA LA JISTORIA DE HAITI


empezaron a protester contra los Comisarios, luego mandaron pregonar por toda la
ciudad, Libertad a todos los negros esclavos de la ciudad, llamandolos a todos y dan-
doles armas para el caso de resistencia de poner El Guarico a fuego y a sangre. Los
Blancos corriendo a los Castillos y arsenales se apasaron de ella, cuando empezaron
a poner fuego por toda Ciudad, y haciendo fuego los unos contra los otros dur6 dicho
fuego y combat quatro dias. Los Comisarios mandaron llamar a todos los negros
que estavan ya revoltados en las habitaciones prometiendoles a todos Igualdad y Li-
bertad. Pretenden, y creemos que no binieron, y no quieren aceptar las proposiciones
de los Comisarios. En fin al cabo de quatro dias el Jeneral viendo la perdicion total
del dho. lugar mando llamar por un bando, a todos que le querian seguir, que se em-
barcasen y lo siguiesen. Lo que executamos cuasi todos los Blancos de Sto. Domingo
y prontamente partieron como 200 velas, con la fragata y se fueron. = Tenemos noti-
cias de sus llegadas en la nuvella Englaterra, quienes les recibieron con brazos abiertos,
y recojieron entire los Americanos una suma considerable, que regalaron a todos los po-
bres miserables que perdieron sus bienes y huyen para salvar sus vidas. El Comisario
que se llama Delpeche que estA en los Cayos Sn. Luis, continuando sus operaciones
contra los Blancos, favoreciendo los mulatos y negros juntaron en la Partida del Sud
y de West todos los negros que pudiesen para marchar contra Jeremia y de ahi pre-
tenden marchar asta El Guarico a socorrer los dos otros Comisarios que hallan blocado.
Por los negros ya dichos nos aseguraro'n de los Cayos defierentes Particulares, y de
Jeremie por cierto, que por gazetas y papeles estampados de Sto. Domingo Espagnol,
nos haze sabedor el Rey de Espafia que Dios gue. que los Franceses que reconocian a
Louis 17 por su Rey de Francia sera protejido y Considerado, Como fiel vasallo y man-
da y ordena, a la nacion espafiola de atenderlos y considerarlos como field sujeto y va-
sallo suyo, y la proposition a la Colonia franseza de reconocer a Louis por su Rey y
la Cocarda Encarnada, un Partido y otros a fin de conservar sus bienes y salvar sus
vidas. En los Cayos se alla una fragata llamada Lastr&, y otra en el Mulo Sn. Nicolas,
y bien cruzando. El Jeneral Galbau que dezian star de acuerdo con el govierno Es-
pafiol de Sto. Domingo; El instant que vieron la perdicion total sin remedio del Gua-
rico, mando a clabar toda la artilleria de los Castillos del Lugar. = Sabemos que los
Gefes de los negros del Guarico Ilamados Jean Francois y Biassou siguen las opinions
y ordenes de los espafioles de Sto. Domingo; pues que los Comisarios hizieron todos
sus posibles para atraerlos a sus opinions y no los A Podido conseguir hasta el dia
A. Stiago. de Cuba el 14 de agosto 1793 = Jacob Lopez Sefia. (37).
***

El dia 22 del corriente entr6 en este Puerto un Balandro Corsario Particular
Yngles titulado la Charlota su Capitan Mar James M. Alpini, quien ha traido la no-
ticia de que haviendo encontrado sobre Punta de Maisi una Embarcacion Americana,
qe. iba p* la Xamaica esta le entreg6 dos Pliegos cerrados y rotulados p* el Govor. de
Providencia dirijidos pr. el consul ingles en aquellos estados en que le daban noticias
de estarse preparando en Baltimore una Expedicion de Embarcaciones Franzesas con
destiny de thomar dha. Providencia, los quales pliegos inmedimte. se los remitio dho.
Capitan, y cuia noticia aunque nada segura 6 veridica, comunico a V. S. para su in-
telig* de la que podrA V. S. tener mas individualidad con el propio Capitan qe. pasa
con su Buque A este Puerto = Dios gue. a V. S. ms. as. Baracoa y Sepre. 24 de
1793 = Ignacio Leyte Vidal = Sr. D. Juan Bauptf Vaillant. (38).




(37) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 45, ni-
mero 5.
(38) Ibidem, legajo 46, n6mero 1.











PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


(Minuta) N9 29 = Cuba 19 de Octubre de1793 = Al Sr. Alcudia = Excmo.
Sr. = Anoche se me present el Capn. Forcaut, que lo es de una Goleta Ynglesa nom-
brada Nancy, procedente de Jeremias en la parte Francesa de la Ysla de Sto. Dom",
tomada, pr. los Yngleses en 20 del mes anterior, A cuyo efecto sali6 de Jamaica una
Expedizn., segn. me lo participa el Comte. de ella Mr. Whitelocke, en carta qe. me ha
remitido con fha. de 25 del pasado, cuya copia traducida acompafio A V. E. = Me
pide algun socorro de Ganado, y verb el que se le puede proporcionar, como juzgo con-
forme a la humanidad, y mutuo auxilio entire ambas Naciones; ultimate. resuelto
pr. S.M., con respect A Naves. Me incluye otra semejante p4 el Capn. Genl. de la
Ysla, A qn. voy A remitirle, contrayendose, como me dice a mi, a solicitar se abra co-
municacion entire esta misma Ysla y aquel Puerto, despues de participarle su toma. =
Por lo que hace A mi, no me exceder6 (en qto. A dha. comunicazn.) de los limits qe.
estan circunscriptas interin no haya orden superior qe. me franquee otra cosa; y si
procedere con la correspondte. buena harmonia qe. generalmte. me esta aprobada, y
prevenida pr. S. M., con respect A los Gefes Extranjeros, y lo qe. tiene conexion con
los mismos auxilios, como conceptuo serA del R1. agdo., y tendrA V. E. la bondad de
comunicarme. = Dicho Capn. me ha informado, que el dia 19 del antor. lleg6 el Ar-
mamto. Yngl6s A Jeremias, y que p* el 21 estaba resuelto por el Cuerpo de Mulatos y
Negros decididos 6 informado pr. los Comisarios de la Convenci6n, pasar A cuchillo
A todos los Blancos de Aquel Departamento: que dentro de una Semana se apoderarian
del Mulo de San NicolAs, persuadiend6se segun el Plan de Operaciones, que en menos
de un mes se harian duefios los Yngleses de la mayor parte de la Colonia Francesa, ex-
puesta A las crueles resoluciones de los Comisarios: que el Gobernor. Yngles habia pro-
mulgado un bando ofreciendo 500 portuguesas, de 8 ps. fuertes cada una, por la captu-
ra, y entrega de cada uno de dichos Comisarios viva 6 muerta su Persona. = Igual-
mente me informa que por instantes se espera un Considerable Armamento de Londres
compuesto de crecido num' de Navios de Grra. y Fragatas con 3.000 hombres de Tropa
p* asegurar la posezon. del Pais conquistado; afiadiendo que todo ha sido conforme al
amparo qe. han solicitado de much tiempo A esta parte por medio de los Diputados
embiados A la Ysla de Jamaica 6 Inglaterra; de cuyos antecedentes y ocurrencias he
dado cuenta A V. Ex' en las respectibas 6pocas. = Que nuestras Tropas de Santo Do-
mingo iban adelantando su Conquista, y que seg6n las noticias se abian apoderado
de Dondon = A conseqiiencia de todo quanto relaciono A V. Ex* para la Soberana
comprehencion de S. M., y en puntual cumplimto. de lo qe. V. Ex' se ha servido prebe-
nirme, he permitido qe. el Expresado Buque Yngles Suba A este Surgidero: Facilitarle
los auxilios que me sean posibles: adquirir quantas noticias puedan convenir en las
actuales circunstancias, y esperar las orns. del Capn. Gral. de esta Ysla para cefiir ul-
teriores procedimtos. A las prebenciones que me haga en el punto esencial que preten-
de el Gobor. Yngles, en el seguro concept de que pr. mi parte permanecere constant
en acreditar mi exactitud y ciega obediencia A los preceptos de S. M., y mantener en
quanto me sea dable la buena armonia con la Nacion Ynglesa; y facilitarle pr. ahora
el alimento de primera necesidad qe. me pide, conociendo Yo quan debastada estA
Aquella Colonia y Exausta de came fresca. = Ntro. Sefior gue. A V. Exi ms. as. etc. (39).


(Minuta) = N9 12 = Cuba 19 de Octre. de 1793 = Al Sor. Alange = Excmo.
Sor. = Conforme a lo que dije a V. E. A noche con mi antor. N9 11, despues de des-
pachado el Correo en la hora prevenido se me present el Capn. Forcaut, que lo es de
la informada Goleta Ynglesa, nombrada Nancy, procedente de Jeremias, tomado pr.
los Ingleses en 20 del mes antor. segn. en carta cuya copia traducida acompafio de 25
del mismo me lo participa su Comte. Yngles Mr. Whitelocke. = Me pide este algn.

(39) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 45, ni-
mero 1.












DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITi


socorro de Ganado, y vere el que pueda proporcionarsele, segn. hizo ver conform A
la humanidad, y mutuo auxilio entire ambas Naciones resuelto ultimate. pr. S. M.,
con respect a Naves. = Me incluye otra semejante p' el Capn. Genl. de la Ysla, a qn.
voy a remitirla, contrayendose, como me dice a mi, a solicitar se abra comunicacion
entire esta Ysla misma, y aquel Puerto, despues de comunicarle su toma = Por lo que
hace a mi, no me excedere (en quanto a dha. comunicazon.) de los limits, qe. me
estan circunscriptos, interin no haya orden superior que me franquee otra cosa; y asi
proceder& con la correspondte. buena harmonia, qe. generalmte. me esta aprobada, y
prevenida pr. S. M., con respect a los Gefes extrangeros, y lo qe. tiene comexion con
los mismos auxilios, como conceptuo serA del RI. agrado, y tendra V. E. la bondad
de comunicarme = Nro. Sr. ge., etc.

En la Ysla de Santo Domingo = Certificase por Aste, a todos que les sea con-
cerniente, como Forcaut Capn. 6 Comandte. de la Goleta nombrada Nancy, qe. navega
con nueve hombres incluso los oficiales, se destina para el Puerto de Cuba, a fin de
solicitar Ganado p' las Tropas de S. M. B. sin otra cosa en su bordo que lastre, para
lo que se le permit que salga de este Puerto de Jeremie, para el expresado de Santiago
de Cuba, sgun estA mandado por S. E. el Sor. D. Juan Whitelocke, Gobor. y Comandte.
en Gefe, de los Territorios de S. M. B. en la Ysla de Santo Domingo = Juan White-
locke. = Por mand' de S. Ex' = Jorge Bogle = Secretario = Es copia del origl.
Inls. traducida por orden del Sr. Gobor. al Ydioma Castellano: la cual hizo estar bien,
y fielmente sacada: Cuba Iro. de Octubre de 1793 = Jose Joachim Iradi. (40).


Anoche 11 del Corrte. a la prima entro en este Puerto el Corsario Particular
la Concepcion de que tengo a V. S. dado anterior aviso haber salido de este Puerto
y ha conducido a su Bordo seis Negros mas Franceses que ha apresado por aquellas
costas en Piraguas y tambien conduce un Mulato Libre como de veinte afios de los
que nombran entire ellos Briganes que significa Lebantador A este lo he mandado ase-
gurar competentemte. hasta que V. S. se sirva comunicarme lo que se debe executar con
el, y a los otros he dispuesto queden al cargo de los guantemestres en union de los
anteriores hasta que V. S. determine segun lo que tengo anteriormte. comunicado =
Dicho corsario trae las Novedads. siguientes 14 haber apresado el referido Corsario en
union de el otro Nombrado la Estrella una Goleta Americana con cargamto. de Equi-
paje y Caudales de veinte y sinco Pasajeros Franceses que llebaba y habiendola ma-
rinado los referidos corsarios sobre la costa de San Marcos se hallaron sorprendidos
de una Esquadrilla Ynglesa compuesta de una Fragata de diez y ocho cafiones pro-
cedentes de Jamaica Dos Balandras de catorce de Bermuda y el resto a ocho de corsa-
rios de Providencia los que con la fuerza les quitaron la nominada Presa = 2' La
antedicha Esquadrilla atrac6 a la Poblacion Nombrada el Guanaibo con intencion de
rendirla para cuyo efecto mandaron en tierra un Parlamentario a el que el dieron por
respuesta cortarle la cabeza con lo que no hicieron mas sino retirarse a la Mar. =
3' Dos esquifes que tenian los ya dichos corsarios se hallan detenidos en el Mulo
San Nicolas por los Yngleses que le Poseen aunque la Guamicion de Castillos y Plaza
es Francesa y solo el Gobierno Bandera que arbolan y un Navio de Linia que se halla
anclado en su Puerto es Yngles: Ayer entr6 en el referido Mulo el corsario compaiero
de este la Estrella a fin de reclamar los dichos Esquifes: Todo lo que comunico a
V. S. para su intelig" = Dios gue. a V. S. ms. as. Baracoa y octubre 12 de 1.793 =
Ignacio Leyte Vidal = Sr. Dn. Juan Bapt* Vaillant. (41).



(40) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 46, nfx-
mero 1.
(41) Ibidem.












PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


NQ 393. = Enterado de la noticia que V. S. me dA en la Carta del dia 19 N9
543 de haver torado en 20 de Septiembre pr6ximo Mr. Whitelocke Comandante de
una Expedicion Inglesa que sali6 de Jamayca, el Puerto de Jeremias en la parte Fran-
cesa de la Ysla de Sto. Domingo, de que ha dado noticia a V. S. y pedidole algun Ga-
nado, apruevo que V. S. se lo envie; y en orden A la comunicon. que desea con esta
Ysla le context que no pende de mis facultades establecerla pues solo el Rey puede
dispensar en las ordenes que tiene dadas, pero que en todo lo possible se le auxiliarA
en cualquier necesidad que puede ocurrirle = Dios gue. a V. S. ms. as. Havana 24
de Octubre de 1793 = Luis de las Casas = Sor. Dn. Juan Baut' Vaillant. (42).


Resdo. = N" 5' = He enterado al Rei sucesivamente de todas las noticias que
V. S. me ha dado en sus cartas de 5, 15, 16, 23, y 30 de Abril; 3 y 14 de Mayo; y 26
de Junio de este afio. S. M. ha visto siempre con aprecio el zelo y deligencia de V. S.
en comunicarmelas; y ha aprobado el que V. S. tratase bien al Comandante que fu6
de Jeremias Mr. Desombrage y que le diese el Pasaporte que le pidi6 para ir a las Co-
lonias Americanas del Norte. = Dios gue. a V. S. ms. as.. Sn. Lorenzo 30 de Octre.
de 1.793 = El Duque de la Alcudia = Sor. Gobernador de Cuba. (43).


(Minuta) = NQ 6 = Cuba 31 de octubre de 1793 = Al Sor. Alcudia = Exmo.
Sor. = Alas ultimas horas del Despacho del Correo teniendo cerrado el indice de esta
fha., y aun el Pliego, que remito A V. E., ha ocurrido con la llegada de una embar-
cazn. Ynglesa prosente. del Mulo de Sn. Nicolas, torado por la misma Nacion, tener
que participar A V. E. para su sabia noticia, y la Soberana de S. M., la que se me ha co-
municado por un interpreted, que trae, y son como sigue: = "Que en el Guarico han
torado los Espafioles la grande Rivera, y la montafia pelada":... Que la Tropa se
halla en Plasencia acampada: Que los Guaraibos estan atacados pr. los Espafioles:
Que los Comisarios han juntado sesenta mil hombres Negros, y Mulatos: Que han
intimado al Comandte. del Mulo, que lo atacarAn a sangre y fuego; y que en el Prin-
cipe, y el Guarico, no hay ya blancos. Son todas las noticias que hasta el moment
puedo comunicar segun se me hin referido; restando solo significar A V. E. el motive
de la venida de dha. Embarcazon. que ha sido para remitirme el Conte. Yngles de
dho. Mulo nueve Espafioles, que dice haber apresado un Corsario de Jamaica, a causa
de graduarlos de pirates, por no haberle presentado Patente, ni Comision, lo qual me
noticia para que haga y6 el examen del asunto, y puede avisarles la results. = Que-
do en formalizar dho. examen, como corresponde, y lo aviso todo a V. E. para su Supr.
noticia, y lo qe. gradue convente. elevar a la de S. M. Nro. Sr. gue. etc. (44).


(Minuta) = Muy reservada. = Cuba 23 de Dizre. de 1793 = Al Sor. Alcudia
= ExcmQ Sor. = Acabo de recibir escrita desde Kingston el 15 del corrte. una carta
de Dn. Manl. Gonzalez, de qn. anteriormente. tengo tratado a V. E., y el qe. me dA
las noticias siguientes: = "El Regimt9 13 que se hall en Jeremias que serAn en num'
quatrocientos y mas hombres en todo, no parece se hallan muy satisfechos en dho. des-
tino pr. el corto numero, y que los Franceses de dho. Jeremias cada dia se van dis-
gustando mis de las Providencias de su Govierno, y otras mil cosas de que se quejan
fondamente. y temo Ilegue el caso que algo suceda, siendo lo mismo en el Mulo de
Sn. Nicolas. Sn. Marcos sin mas motive A la present que querer mas bien ser Yngle-


(42) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 46, nil-
mero 1.
(43) Ibidem.
(44) Ibidem.












DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITi


ses, qe. Espafioles enarbolaron el Pavellon BritAnico, y subsisten esperando el auxilio
de esta Nacion contra invasiones de los Comisarios Civiles, qe. intentan volver contra
todos ellos. = Acaba de llegar aqui una Embarcacion de la Colonia, y me han dicho
various, qe. legaron en ella, qe. nuestra Esquadra se hallaba inmediata a los Cayos de
Sn. Luis, y que habia significado al Guanaibe se rindiera A las armas de S. M. C., y
los Franceses inmediatamte. ocurrieron a los Ingleses pr. un pequefio socorro a fin
de enarbolar su Pavellon, y n6 el nuestro; esto acabo de confirmar la noticia, que pas6
a V. S. antes de mi salida p* la Havana, y aseguro A V. S. que subsistirAn los France-
ses en este mismo sistema. = Los Comisarios Civiles Mr. de Santonax y Polverell
continuan su sistema de insurreccion a la cabeza de todos los Mulatos, y gran numero
de Negros, pr. manera que aunqe. se han apoderado los Yngleses de los Puertos cita-
dos, no se dA caso de internal ni una milla, y esto continuarA interin existan los pre-
notados Comisarios Civiles en la Colonia. = La Fragta. Francesa nombrada la Yn-
constante de 36 caiiones, saliendo del Puerto Principe fue apresada pr. dos Fragatas
Ynglesas y condu... A este Puerto: en el pequefio combat que tubieron, muri6 el 2
Comte., y un Subteniente, quedando su Comte. muy mal herido, qe. muri6 en esta el
12 del corrte., y de su equipaje perecieron 7 hombres y 5 heridos. = Tambien han
conducido presa un Bergn. Frances de 14 cafiones, 6 igualmte. una Fragta. Americana
armada de 16 cafiones, y 48 hombres: se le hace causa a su capn. y pienso no salga
muy bien, segn. las deposiciones hay contra el. = Se piensa aqui former una Expe-
dicion contra el Principe, pero no hay fuerza p" su execucion, y se asegura pr. cartas
particulares llegarAn prontamte. 13 Regimtos. qe. se esperan con ansia. = La esq'
Ynglesa, qe. se halla en las Yslas de Barlovento, padece una grl. epidemia, de suerte
qe. no tiene gente, ni aun p* el cuidado de las Embarcaciones: lo qe. tambien expe-
riment6 la nuestra, aunqe. no con tanto rigor. = Son innumerables las families Fran-
cesas qe. hay aqui, y en las presents circunstancias hay una orden del Govierno, p*
hacer salir A various pr. haberse comportado muy mal. = El correo que salio de aqui
p' Londres al pasar pr. la bahia de Guantanamo fue acosado pr. un Corsario Frances
de 8 cafiones y 55 hombres, y pr. ultimo traxo el correo prisionero al Frances". Por
lo que puedan interesar estas species, las traslado desde luego A V. E., que sabrA
darles el valor que les corresponda, y hacer present A S. M. lo qe. sea digno de su
RI. noticia. = N. S. gue. ms. as... (45).


N' 401 = Respecto de que la voluntad del Rey explicada en la R1. orden muy
reservada de 21 de Mayo de 1790, que comunique A V. S. en 29 de Julio del mismo
afio, es que n6 se introduzcan ni permitan permanecer en la Isla Negros comprados 6
pr6fugos de las Colonias francesas, ni otra cualquiera persona de Casta por los mo-
tivos que alli se expresan, dispondrA V. S. que los 20 Individuos de color de que me
participa en Carta de 30 de octubre l6timo N' 553 se hallan en Baracoa, salgan sin
perdida de tiempo de aquella Ciudad, y que en los sucesivo se observe lo mismo con
los que puedan llegar a qualquier parage de ese Distrito sin necesidad de consultarme
V. S. en el asunto. = Dios gue. a V. S. ms. as. Havana 28 de Diciembre de 1.793. =
Luis de las Casas = Sor. Dn. Juan Baut" Vaillant. = Al mArgen: Comunicose a Ba-
racoa, y las otras dos Tenencias de Govierno. (46).
***

El Comandante Militar de nuestro Puerto de Gonaives Dn. Raymundo de Sa-
lazar me hace present que un Corsario del Departamento de V. S. apres6 el Balah6
Ilamado el Eturdy, su capitan, Juan BossAn con los sltimos restos del caudal que le

(45) Archivo Nacional, Correspondencia de los Cavitanes Generales. leeaio 46. ni-
mero 3.
(46) Ibidem.












PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


havia quedado A Dn. Josef Raymundo Massi a la salida del citado Puerto con el Pa-
vellon Espafiol y Pasaporte del General (negro) Toussaint Louverture a quien el Cor-
sario de Cuba dijo no conocer = Este Puerto antes del apresamiento del Buque se ha-
llava bajo la domination de nuestro Catholico Monarca, que rindi6 el citado Toussaint
por cuya razon di6 el Pasaporte al Balah6. En esta virtud ruego a V. S. made ins-
peccionar los adjuntos documents sobre la material para que a su consequencia se sirva
prevenir al Corsario (cuyo nombre se ignora) restituya la presa a Gonaives mediante
a ser de un Espaiol, y no de francs como crey6 por los Documentos con que navegava
= La material que importa la pronta evaquacion, para que estos nuevos vasallos de
S. M. entiendan el honor de nuestro Govierno y el interest que tomamos por su feli-
cidad y constant bien estar = Dios gue. a V. S. ms. as. Santo Domingo 6 de Enero
de 1.794 = Joaquin Garcia = Sr. Governor. de la Plaza de Cuba. (47).
***
NQ 406 = Habiendoseme remitido con RI. orden de 10 de Septiembre 61timo,
por el Sor. Ministro de Grra., el Convenio ajustado entire nuestra Corte y la de Lon-
dres con el fin de auxiliarse mutuamente contra los Franceses, y previniendose en el
Articulo 39 que tanto los Buques de Grra. como los Mercantiles de ambas Naciones
sean admitidos y protegidos en los Puertos respectivos, facilitandoseles los socorros que
necesiten A los precious corrientes, lo comunico A V. S. para su inteligencia y cumpli-
miento, en los casos que ocurran en los Puertos de ese distrito, bien entendido que su
admission es con el unico objeto de resguardo y con total exclusion de comercio alguno,
sobre que tomarA V. S. las medidas posibles para evitar el comercio clandestine que
con este motive puedan hacer los Buques admitidos = Dios gue. A V. S. ms. as.
Havana 14 de Enero de 1.794 = Luis de las Casas. = Sor. Dn. Juan Baut4 Vaillant.
(48).
***
N' 3= He enterado al Rei de las noticias que V. S. me da en su carta N 6 de
31 de Octubre de 1.793, tenidas por el Mulo 6 Mole de Sn. Nicolas relatives A las
Tropas Espafiolas, su situation, y demas que express. = Dios gue. A V. S. ms. as.
Aranjuez 29 de Enero de 1.794 = El Duque de la Alcudia = Sor. Gobernador de
Cuba. (49).


NQ 4 = He leido al Rey su Carta de V. S. NQ 5 de 31 de octubre 6ltimo, en
que participa las noticias recibidas por el Teniente Gobernador de Baracoa, dadas por
un Corsario procedente del mismo Puerto sobre el modo de proceder de los Yngleses
y de los Americanos en la present Guerra; y enterado S. M. de todo me manda pre-
venir a V. S. que este A la mira, y comunique quanto ocurra relative A la conduct
de ambos en el particular. = Dios gue. A V. S. ms. as. Aranjuez 29 de Enero de
1.794 = El Duque de la Alcudia = Sr. Governador de Cuba. (50).

***
NQ 5 = He recibido el Triplicado de la Carta muy reservada de V. S. de 14
de Agosto de 1793 en que me include la declaration que le hizo Dn. Jacobo Lopez Peiia
acerca de la horrible situation en que se hallaba la parte Francesa de la Ysla de Sto.
Domingo, refiriendo en particular la desolacion A que los Partidos de Blancos, Ne-
gros y Mulatos habian reducidos A Puerto Principe y mas al Guarico. Entered al Rel


(47) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 46, n4-
mero 4.
(48) Ibidem.
(49) Ibidem.
(50) Ibidem.












DOCUMENTS PARA LA HISTORIC DE HAITi


A su tiempo de estas noticias, y repito ahora A V. S. muchas gracias por su cuidado
de comunicarmelas, asegurando con su repeticion el que me llegaran. = Dios gue. a
V. S. ms. as. Aranjuez 29 de Enero de 1794 = El Duque de la Alcudia = Sor. Go-
bernador de Cuba. (51).


Las nuevas Posesiones, que en la parte del N. y O. de esta Ysla se hallan bajo
la dominacion de nuestro Soberano, carecen de viveres y otros efectos, de que abunda
esa Plaza; por lo que he prevenido A los respectivos Comandantes de las Armas, per-
mitan libremente A los Embarcaciones, que salgan de esos Puertos, con Registro & los
habilitados de esta Ysla, la venta de sus cargamentos, esperando que V. S. por su par-
te contribuirA a los importantes fines que me hace obligado A tomar esta providencia,
que le recomiendo como de primera necesidad. = Dios guard A V. S. muchos afios -
Quartel General de BayajA, 15 de Abril de 1794 = Joaquin Garcia = Sr. Dn. Juan
Bautista Vaillant. (52).


N' 435. = El Excmo. Sor. Ministro de Guerra me comunica con fha. de 28 de
febrero l6timo la Real orden que sigue. = "Con fha. 28 de Enero pr6ximo me dice el
Sor. Duque de la Alcudia lo siguiente = Excmo. Sor. = He dado cuenta al Rey del
papel de V. E. de 25 del corriente y de los documents que le debuelbo del Capitan
General de la Ysla de Cuba que contienen la toma del Puerto y distrito Frances nom-
brado Geremias en la Ysla de Sto. Domingo por el Yngl6s Whitelocke, quien A demas
del socorro de Ganado que se le di6 queria tener comunicacion con la Ysla de Cuba,
y se la neg6 dicho General = Enterado S. M. de todo, ha resuelto que debe aprovar-
sele la respuesta dada, y las provisions facilitadas A los Yngleses" = Lo que trans
cribo a V. S. para su inteligencia y cumplimiento = Dios gue. a V. S. ms. as. Ha-
vana 14 de Junio de 1794 = Luis de las Casas = Sor. Dn. Juan Bautista Vaillant. (53).


El dia 7 del corrte. A las seis de la mariana, se present A Dn. Gaspar de Ca-
sasola Coronl. del Regimt' de Cantabria Comte. de la Plaza de BayajA un Vecino
de ella de la prim' distinction A asegurarle por noticia positive, que A las siete de aque-
11a misma mafiana devia asaltar la Plaza por diferentes parties el mulato Vilat Co-
mandte. Genl. de la Gente de Color y Negros del Guarico con todo el grueso de sus
fuerzas, y que A la primera serial del ataque se devian sublevar los de la Ciudad de
igual clase, pegandole fuego por diferentes parties, A fin de asegurar la accion. = Esta
noticia conbinada con las que propalaban muchos dias havia ya de semejante ataque
y conspiracion, ya A la de los blancos Franceses refugiados en la misma plaza; puso
en alarm al Comte. y despues de dadas aquellas primeras orns. que permiti6 la an-
gustia del tmpo., mand6 citar al Coronl. Dn. Franc' Montalvo, Tte. Coml. del Re-
gimt' de la Havana, encargado pr. el Capn. GI. de la Ysla, Mariscal de Campo Dn.
Joaqn. Garcia (auste. por causa de enfermedad) de la defenza de la Campafia. = Este
Xefe que havia recibido la misma noticia pr. otros conductos, se havia tambien antici-
pado por su parte A dar las sups. que le parecieron conventes. y venia A dar parte de
ellas al Comte. de la Plaza. Se juntaron por fin en casa de este los Xefes de los de-
mas Cuerpos, para tratar tan inpe. material, y tomar las disposiciones qe. dictare la
prudcia. = En la escaza guarnon. que cubria la Plaza, que no alcanzava A quinientos
Hombres sanos. En el numero considerable de Enfermos dispersos en various h6spitales

(51) Archivo Nacional, Correspondencia de los Capitanes Generales, legajo 46, nx-
mero 4.
(52) Ibidem, nimnero 6.
(53) Ibidem, nmuero 9.












PUBLICACIONES DEL ARCHIVO NATIONAL DE CUBA


pr. el Cuerpo de la Ciudad. En la separacion y dist* de Quarteles, donde havia tam-
bien muchos enfermos qe. no cabian en Hospitales, y donde se hallaban las Armas y
Equipages. En la basta extension del recinto, impossible de cubrirse como convenia
p' resistir un general ataque, como se amenazaba. En el fundadisimo recelo de la
sublevacion interior. En la incertidumbre de si esta seria de la Gente de color y Ne-
gros, de acuerdo con los Enemigos de afuera; 6 bien alguna alarma fingido por los
blancos, p* conseguir de este modo que se les armase y lograr asi su golpe contra
nosotros; Fu6 el primer cuydado disimular con los Vecinos p' no conmover sus animos
ya consternados de antemano, y por alguna resolution precipitada, realizar con una
conmocion universal el catastrofe amenazado. = Se mandaron reforzar con disimulo
los Puestos mas interesantes. Se pas6 la orden A los Quarteles paraque se pusieran
dentro de ellos sobre las armas todos los que pudiesen y estubiesen prevenidos A la
primera orn. Se mandaron desembarcar inmediatmte. cincuenta Artilleros venidos
ultimate. de Espafia y que por falta de Quartl. en que alojarlos estaban todavia, a bor-
do del Navio Sn. Ram6n. Se pas6 recado al Comte. de Marina Dn. Franc9 Montes
p9 que con dho. Buque y la Fragata la O, los 6nicos de Guerra que en la actualidad
se hallaban en el Puerto para que estubieran pronto a los socorros necesarios; y se
tomaron finalmte. todas las disposiciones que permiti6 la angustia del tmpo. y esca-
zes de medios y proporciones A que nos tenia reducido la epidemia universal de toda
la Guarnicion, la falta de Edificios competentes en que tener reunidas y aquarteladas
las pocas fuerzas y enfermos, la falta de Caballeria, y otras muchas circunstancias de
muy prolijo detalle. = En estas preparaciones pas6 la mayor parte de la mafiana,
quando despues de las onze; en lugar de los Enemigos, se present por una de las
Puertas de tierra de la Ciudad el Xefe de nros. Negros auxiliares Juan Franc" con su
segundo y demas Cabos de su Exercito con un tropel de Gentes que se consider as-
cenderia de 7 a 800 Negros Armados; y haviendo forzado las Guardias de las dos Puer-
tas, se entraron de mano armada ganando la Calle y Plaza principal donde estaba la
casa del Comandte. que cerraron, haviendo derramado al mismo tmpo. un grueso
Cuerpo A ocupar la Marina y Puerto. = Entr6 dho. Xefe de tropel con site i ocho
de sus Capitanes todos resueltos y armados hasta con los sables desnudos algunos
de ellos, en el Gavinete del Comadte. donde se hallaban ya todos nros. Xefes, y sin
guardar ningun respeto, con la mayor altaneria 6 insolencia, comenz6 a formarles car-
gos sobre las admission que se havia hecho dentro la Plaza de various franceses emigra-
dos Propietarios y antiguos vezinos de ella, todos sugetos calificados pr. buenos rea-
listas y adictos a nra. corona. Baxo el pretesto de que sabia tenian armada una cons-
piracion contra nosotros de acuerdo con Vilat y demas rebeldes, pidi6 la expulsion de
todos los blancos en aquella misma hora, 6 que de lo contrario venia resuelto & tomar
la venganza pr. su mano. = En vano se le represent en los terminos mas moderados
el desacato que cometia contra la RI. Autoridad la inumanidad y violencia de seme-
jante accion y sus fatales consecuencias, la imposibilidad de cumplir su pretencion en
tan corta termino. En vano sse le renovaron las seguridades mas solemnes de la li-
bertad y protection qe. franqueaba S. M. a el y todos los suyos; asegurandoseles que
dentro dos dias se evacuaria la Plaza de todos aquellos Sugetos que la pareciesen sos-
pechosos. En vano, por fin se tentaron todos los medios de apasiguar este Xefe y pre-
venir la ruina que amenazaba: El golpe estaba meditado y su amigo ya resuelto. =
Di6 la serial de acometer, quando en el moment reunidos ya A sus Negros todos los
de la Ciudad, comenzaron A correr la voz de matar mulatos (es el nombre qe. dan
los Negros a los Franceses blancos) y tendiendose por las calls, no dexaban franceses
a vida de quantos encontraban por ellas. = Se agolparon sobre la Carcel y pasando
6 cuchillo la guardia de la Marechaus6 (A cuya Compafiia se havia confiado pr. falta
de tropas espafiolas) y dieron libertad A toda la Gente de color que se hallaba presa,
Cayeron de intent sobre, el resto de dha. comp* de Marechaus6 sacrificando 6 sus offi,
ciales y toda la gente blanca que la servia, sin embargo de deverla considerar como




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs