• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 El ateneo
 La independencia y la nacional...
 Alegoria a la America
 Discurso pronunciado por el socio...
 La patria
 Discurso pronunciado por el socio...
 A Centro-America - Discurso pronunciado...
 En el LXVII aniversario de la independencia...
 Rendicion - Cronica














Group Title: Ateneo Centroamericano
Title: El Ateneo Centroamericano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00026077/00003
 Material Information
Title: El Ateneo Centroamericano
Physical Description: v. : ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Ateneo Centroamericano
Publisher: s.n.
Place of Publication: Guatemala
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Subject: Central American literature -- Periodicals   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
Issuing Body: "Organo de la Sociedad Literaria del mismo nombre."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00026077
Volume ID: VID00003
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000310800
oclc - 07562916
notis - ABT7495

Table of Contents
    El ateneo
        Page 145
    La independencia y la nacionalidad
        Page 146
        Page 147
    Alegoria a la America
        Page 148
    Discurso pronunciado por el socio Fabian A. Perez
        Page 149
        Page 150
    La patria
        Page 151
        Page 152
    Discurso pronunciado por el socio Carlos A. Garcia
        Page 153
    A Centro-America - Discurso pronunciado por el socio Jesus Rivas
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
    En el LXVII aniversario de la independencia nacional
        Page 158
        Page 159
    Rendicion - Cronica
        Page 160
Full Text


Tomo I. Guatemala, 15 de setiembre de 1888. Nfim. 10.



EL ATENO CENTRO-AMERICAN.,

PUBLICACION QUINCENAL.
ORGANO DE LA SOGIEDAD LITERARIA DEL l.11Si i1'.lLE.

EL ATEEO. Como represent : _-J.J
ho sexo guatemalteI, tu~timi6S.
el gusto de ver 6 la distT-hirfda
poetisa Adelaida Cheves, a la
Como oportunamente se anun- .donairosa y.cautivadora Natalia
ci6, el Ateneo di6 una velada el Gorris, A la chispeante Maria
13 del mes en curso, en conme- Marquez, A la tierna cantora Eli-
moraci6n del LXVII aniversa- sa Monge, y A otras muchas da-
rio de la independencia de Cen- mas que, ademfs de tener luz.
tro-Am6rica. refulgente en el alma, arrebatan
Hicieron uso de la palabra los con sus corporals gracias.
Socios Fabian A. P6rez, Felix El Ateneo Centro-americano
A. Tejeda, Carlos A. Garcia, crey6 unjusto deber felicitar
Daniel Hueso y Paredes, Lucas la Patria en su memorable dia,
T. Cojulan, Jesa s C. Rivas y y al efecto envi6 una comisi6n
Manuel Paz. de su seno pata que se acercase
La simpAtica sefiora Sara. M al senior Presidente, con el obje-
G. S. de Moreno, di6 esplendor to de manifestarle el intenso re-
A la veleda, recitando una bella gocijo que todo coraz6n republi-
poesia, digna hija de su clara in cano experiment en el grandio-
teligencia. Por demas esta agre- so dia de la independencia Na-
gar que la composici6n de la Se- cional.
flora Garcia Salas, fu6 acogida El s 7ior General Barillas rin-
con una salva de nutridos aplau- di6 las gracias A la comisi6n, y
sos, just recompensa al merito y ofreci6, ademas, proteger y apo-
al talent. yar de una manera decidida el
Concurrieron al acto el senior desarrollo y progress de este
President de la Repfblica, los Centro literario.
sefiores Secretarios de Estado Los miembros de la asocia-
Dr. Anguiano, General Barru- ci6n agradecen en alto grado las
tia, Ldo. Martinez Sobral, don muestras de simpatia que, a ca-
Mauricio Rodriguez, y various da paso, reciben de parte del
otros apreciables caballeros. Gobierno.


Cca Sto
y\86-






146 EL ATENEO CENTRO-AMERICANO.


LA INDEPENDENCIA Y LA NACIONALIDAD.


Gran significaci6n para los pue-
blos, mayor significaci6n para
nosotros, tiene el acontecimiento
que por misteriosa manera, ha sa-
bido reunir en instantes solemnes
buena parte de la juventud para
que, como la historic, ensalce lo
grande, lo bueno, lo just, lo ver-
dadero, perdone los errors de una
6poca y arroje sobre la memorial
de los tiranos las. manchas de sus
vicious y de sus deshonras. Acon-
tecimiento magnifico que ha veni-
do celebrindose por los pueblos
Centro-Americanos ims de seis.
dtcadas corridas ya, y por la ju-
ventud que abandonada a los ge-
nerosos impulses del patriotism,
viene como mensajera del progre-
so, A quemar su alma y su cora-
z6n en el altar de la Patria, el dia
mis luminoso que se destaca en
los fastos de su historic. Patria
tan hermosa como desgraciada
desde que olvidando su destino,
rompi6 con sus tradiciones y con
sus virtudes en una noche de su-
frimiento infinite "para los que,
verdaderos hijos de ella, lloraron
sobre sus ruinas el criminal desa-
fuero perpetrado en odio inaudi-
to A la libertad y el porvenir.
Nada tan significativo y nada
tan doloroso como esa fecha in-
mortal i15 de Setiembre de 1821!
Esta fecha divide dos 6pocas, se-
para dos generaciones. Un mo-
mento antes, y encontrar6is a
Centro-Am6rica con sus recuer-
dos, sus tristezas y servidumbres,
un moment despu6s y hallairis
a Centro-Am6rica con sus espe-
ranzas, sus delirios y sus 4xtasis.
Ayer no mis, las sombras y en
medio de las sombras siluetas de
series que suspiran, espectros de
verdugos que aterran, ruidos de
cadenas que se arrastran! y des-


pues.... ? despu6s las brmas que
huyen, ligrimas que mueren, cie
los que se abren. horizontes que
palpitan, zenzontles que cantan,
almas que despiertan, la divina y
suave barahunda de millares de
conciencias que nacen y el con-
cierto de un mundo que amanece.
Y entonces el Le6n de la con-
quista, mohino y amojamado, re-
coje sus horrendas garras y hu-
ye despavorido A los abismos de
la noche....!
No es mi Animo recriminar i
los conquistadores de otros tiem-
pos, que "culpas de reyes y erro-
res de siglos no son odio de pue-
blos." Pero si he de expresar al-
guna idea, yo declare que con to-
do, no hemos podido ser libres.
Cuando yo contemplo todo un
pueblo temblando, como fragil
barquilla en mar tempestuoso, en
el centro de ese remolino confu-
so y horrible que forma el hura-
can de las pasiones humans, y
miro que crece la tempestad, y
se agiganta el torbellino hasta' el
punto de que, por un fen6me-
no maravilloso, se convierte en
tromba devastadora y arrebata
como juguete de su furia, al pue-
blo, al pueblo que apesar de sus
errors, siempre es inocente: cuan-
do ese mismo pueblo, como una
m6quina d6bil, se rompe en mil
pedazos, porque contra el interns
mezquino y miserable no ha
opuesto las virtudes de Aristides,
una mano formidable que levante
i los enemigos de la Patria del se-
no de las sociedades para arrojar-
los en brazos de sus crimenes, alli
donde Dante coloc6 a los r6pro-
bos y a los traidores; entonces di-
go que los hijos de ese pueblo
nunca han sido verdaderos libe-
rales, porque no es libre aquel
que no tiene Patria, no es libre
aquel que sacrifice en aras de sus
intereses, ese poema'sublime de
amor que se forma al contact de







EL ATENEO CENTRO-AMERICANO. 147


los besos de la brisa, de las -flore-
cillas que porunaingratitud de ni-
Fo, hemos arrancado en nuestros
juveniles juegos, florecillas que
han nacido con nosotros y con no
sotros crecen y muchas veces con
nosotros mueren, poema de amor
que se aumenta con las manes de
los grandes hombres de nuestra
Patria, y que no se extingue del
coraz6n, sino cuando viene a nos-
otros ese espectro aterrador que
Wallin hace decir:
En los brazos del vertigo lanzados
Ebrios girais en bulliciosa danza,
Cifen las flores la encendida frente
Y resuena la miisica en el pecho....
Mis vedme en el umbral jc6mo de subito
Cesa el rumor y se detiene el baile
Y la pAlida novia desfallece
Y temblais ante nm mudos de espanto'

Centro-America repito no ha
sabido ser libre, Pues qua! iPre-
sentamos acaso el estandarte que
nuestros mayores presentaban a
las otras naciones de la tierra co-
mo ensefia de libertad y de uni6n?
Ah! no recordemos el pasado de
nuestra historic sino para apro-
vecharnos de nuestros errors y
tomar saludable ensefianza para
lo porvenir: no contemplemos mas
el cuadro fatidico de las guerras
civiles en que por desgracia ha
vivido Centro-AmBrica en su cor-
ta vida political; y cuando los su-
cesos se precipiten & la memorial
para atormentar nuestro coraz6n
de jovenes, digamos con el poeta
(Pasad, pasad
Recuerdos de aquella edad..)

Los Estados Unidos, ese pue-
blo inmenso, ese pueblo colosal
para la industrial, pueblo de los
grandes inventos y que, como el
rey de los astros, parece ser el sol
que alumbra los anchurosos cam-
pos de la ciencia y A cuyo centro
giraran manana como pequenos
planetsa, todos los pueblos cul-


tos de la tierra, sin duda, que su
poder y grandeza lo debe en mu-
cho, al concept que sus hijos tie-
nen de su libertad y sus derechos.
Toda vez que lograron su inde-
pendencia, la primera ensenanza
que les ofreci6 el derecho fue la
Uni6n de los Estados; y la fede-
raci6n se or'ganiz6 de acuerdo con
los principios de la democracia
que son los finicos conformes A la
naturaleza humana. Pues bien:
los Estados Unidos son ahora una
naci6n respectable; y si quereis
otra palabra mis significativa,
dir6 que hasta las potencias eu-
ropeas le rinden homenajes de
admiraci6n y respeto gA qu6 es
debido esto? Es debido a que ese
pueblo se aprovech6 de su liber-
tad para engrandecerse, y para
engrandecerse, hubo de adoptar
la Uni6n que es la base de todo
progress, y que con la fuerza del
siglo, arrastra a ese gigante ha-
cia las cimas de la perfectivilidad
humana, muchas veces por entire
montalias de hielo, como ahora
justamente, que anda en los ma-
res AntArticos comprobando por
una experimentation amarga, la
redondez de la tierra, empresa
que al realizarse, pondra en cla-
ro el absurdo que consigna a este
respect nuestra santa Biblia, li-
bro que parece trasmitido de
abuelo en abuelo hasta nosotros
y que icuintos habrdn cometido
la heregia de prenderle fuego en
una de tantas travesuras de la ju-
ventud!
Lo mismo que digo de la Repfi-
blica americana, diria de todas
los naciones que cual m6s, cual
menos, figuran en el concerto
de los pueblos cultos; y es que
casi todas deben su prosperidad
y grandeza a la Uni6n que hace
fuerte, a la Union que infunde
respeto por lo grande, por lo ma-
ravilloso, la Uni6n que hizo a
Bolivar su hijo predilecto, un







148 EL ATENEO CENTRO-AMERICANO.


nuevo Reden'tor qu6, en sus idea-
les democriticos, sofiaba la con-
federaci6n de los pueblos latino-
americanos, principio luminosi-
simo consignado por la democra-
cia en los destinos de America.
Concretando mis ideas, dir6
que si desgraciadamente nues-
tros antecesores no han sido ver-
daderos liberals, nosotros para
serlo debemos contribuir a la
Uni6n de los cinco estados que
component A Centro-Am6rica.
Dicha es que los separatists
caminan de vencida; y que el Go-
bierno de hoy esta animado de
las mismas esperanzas de la ju-
ventud; 61 como ningin otro, an-
hela el restablecimiento de la
Patria.
Que la nacionalidad sea el sue-
fio mis hermoso de nuestros sue-
fios, el m6vil de nuestras' aspira-
ciones, algo asi como un sagrado
culto, algo que a su recuerdo nos
haga decir con Horacio: est Deus
in nobis; agitante calescimus illo:
"hay un Dios en nosotros; y agi-
tados por 61 nos encendemos."
iQu6 orgullo tan legitimo no
llevaria a las tranquilidades del
hogar el gobernante que hubiese
contribuido a la Union de Cen-
tro-Am6rica! .Y qu6 placer para
la juyentud cuando se congrega-
ra a tributar justos elogios por
todos nuestros mirtires, a cantar
las excelencias de la libertad y de
la Uni6n, tranquila, hermosa, sin
fijarse en que este siglo del genio,
arrastraria todas las hazaias de
nuestros heroes, todas las gran-
des cosas que hayamos hecho a
depositarlas en manos de genera-
clones mis venturosas para caer
luego como espumosa catarata
que viene de los abismos, en ese
aotro abisnr insondable y miste-
rioso del tiempo.

J. BUSTILLO RIVERA.


Alegoria a la America.


De allende el mar seiora poderosa
Bellisima unahu4rfana encontr6,
Y dAndole su nombre generosa,
Por su hija querida la adopt.

Y vidndola de joyas revt stida,
Sus riquezas inmensas comprendi6,
Y cuidar la doncella desvalida
La Sefiora A sus hijo' encarg6.

Mas algunos, ni nobles, ni clementes,
Cumplieron el encargo de su madre
Y trataron muy mal al inocente,
Aunque esto nunca A su hidalgufa etadre.

De libertad la privan, la despojan;
De sus joyas y trajes mis preciados:
La hieren, la maltratan y la aherrojan,
Lastimando sus miembros delicados.

Y los ojos le vendan al moment
Y A vivir en tinieblas la condenan,
Negandole la luz, el alimento:
iSu furor insaciable nunca llenan!

Tan pequelnay tan debil no podfa
M qs que sufrir sus intimos dolores,
Y bajo el yugo abrumador vivfa
De aquellos sus tirgnicos sefiores.

Inocente, sin fuerzas y cautiva,
Muchos anos al carro estuvo atada,
Do se alzaba ominosa y excesiva
La carga mis fatal: la que degrada.

Mas a pesar de sus cadenas duras,
Y de martirios y suplicios tantos,
Crecfa hermosa con sus desventuras
Robustecida con sus propios llantos.

La idea luminosa que en su mente
Ha surgido vendita y redentora,
Se realize: desde hoy independiente
Esclava no sera sin6 senora.

Rompiendo sus cadenas con despecho,
Se declara tan libre como el viento,
Y de su ronco, entristecido pecho,
Sale vibrant triunfador acento.

La liber,tad sus fuerzas rehabilita:
Ella misma sus formas ajiganta
Y entusiasmada y furibunda grita
Y enternecida de content, canta.
...... ............. ....... .. ... .... .......







EL ATENEO CENTRO-AMERICANO. 149


GQug coraz6n habra que no comprenda
Lo grande, lo magnffico del dfa
En que la amada patria recibfa
El bautismo de santa Libertad?
SARA M4 G. DE MORENO.
15 de setiembre de 1888.


DISCURSO

PRONUNCIADO POR EL SOCIO

FABIAN A. PEREZ.


Sr. President, seioras, sefiores:

Habia en la antigua Grecia, la
tierra clasica del ideal, un gran ora-
dor que, siempre que encontraba
en el registro de su inmortal memo-
ria, ciertos recuerdos del pasado,
lloraba lIgrima viva, no s6 que
tristes alegrias.
Volando el tiempo, lahumanidad
hizo lo mismo, en unas ocasiones
que yo no sabria explicar; pero lo
cierto es, que todos la hemos visto
en sus instantes de soberano arroba-
miento, humedecer las sonrisas que
extremecian sus ldbios con raudales
de cristalinas ligrimas.
iAh! y que bellas son esas lgri-
masque brotan de la fuente del
Placerr! iQu& amargas esas sonrisas
que salen del abismo del dolor!
Y es, sefiores, que el coraz6n de
los hombres es una arpa misteriosa
en la cual, nunca, nunca suenan las
cuerdas del placer, sin el callado
acompafiamiento de las del dolor.
Por eso, sefiores, en las grandes
pruebas de la vida, en circunstan-
cias para nosotros sagradas, sole-
mos alzar esos himnos confuses,
misterioso conjunto de hosannas y
de plegarias, que se levantan del al-
ma de la humanidad, como nubes
de sentimientos que dora el explen'
doroso luminar de la memorial.


Perdonad, pues, por esta causa
la incoherencia de mis palabras, y
permitidme a la vez, que Ileno del
sacro fuego 'de la patria, me deje
arrebatar por el raudo aquildn del
patriotism, y como aguila caudal
que el aire hiende, se remote mi
sentimiento a la excelsa altura don-
de .moran los progenitores de nues-
tra emancipaci6n polftica.
Y ahora, vosotros j6venes que,
germinasteis en la aurora inmortal
del 15 de Setiembre de 1821, como
flores que, abrirfan sus broches en el
porvenir, bendecid conmigo esa
fecha de amorosa recordaci6n. Ce-
lebradla tambien con la fiesta sen-
cilla, pero sincera y conmovedora
de vuestros corazones. Saludadla
con la voz profundamente agrade-
cida de vuestras almas de fuego.
i15 DE SETIEMBRE! Tierna ma-
ternidad de un pueblo; sepulcro'
inolvidable de la colonia; iris divi-
no de la Libertad! qui6n pudiera
cantar en inmortales acordes tu su-
blime advenimiento. jQui6n fuera
bardo inmortal.. .!
Cuando el nombre armonioso de
Libertad repercuti6 en las escar-
padas cumbres y son6 por entire los
hondos valles de nuestras umbrlas
selvas, palpitaron desde las 16bre-
gas profundidades de la servidum-
bre, millares de corazones.
Un nuevo aliento de series des-
conocidos extremeci6 las pdginas
de la historic: un nuevo mundo es-
taba rddimido.
Prometeo ha descendido al an-
tro oscuro de la Colonia Centro-A-
mericana y ha encendido en su al-
ma la chispa divina de la libertad!
iSalve! mil veces salve! oh! sacra
Libertad!
Sefiores, hay en las entrafias de
la naturaleza un laboratorio miste-
rioso, en cuyos vastos crisoles, se
preparan eterramente los anillos
de la infinita cadena de la vfda, y
en el cual tambien se incuban esos
huracanes que, con el nombre de







150 EL ATENEO CENTRO-AMERICANO.


acontecimientos, arrastran a la hu-
manidad A la isla encantada de la
perfecci6n.
Existe el sagrado nicleo d6 un
pensamiento eterno urde los hilos
'de la existeneia universal y cuyos
imperiosos mandates se graban en
la historic de los hombres; ora con
las negras cifras de la desdicha,
ora con las nacareas tintas de la
felicidad.
Ahora bien, cuando el espiritu
human, contenido en ese botamen
maravilloso de la naturaleza, se
siente hastiado y somnolente; algo
asi como con anhelos indefinibles
de vivificarse y expandirse, da esos
pasos gigantescos que desde las
crestas del Himalaya lo han lanza-
do del Parthen6n a Roma, de Ro-
ma A la Convenci6n y de 6sta, A las
aristas de los titanicos cerebros que
desde el Anahuac hasta el Chim-
borazo, hicieron fulgurar el sol de la
libertad en el nuevo mundo.
De alli, seflores, de alli surgi6 la
onda portentosa de luz que hizo
amanecer al Continente Americano.
Ese como fulgor de alba que se
llama independencia, no es sino, la
vivida expresi6n de una alta nece-
sidad del progress; la sed indoma-
ble de nuevos derroteros; el ansia
interminable de un suefio infinite.
El progress, pues, necesitaba
trasportarse A un mundo mejor. Y
vino a America. Y esta virgen le
ofrece en su regazo: aqul, una sel-
va, que serA la eterna inspiraci6n
para el artist; alli, la adusta legion
de enhiestos picachos que, darin
en sus flamigeras melenas y en sus
hirvientes entrafias, los models
inacabables del pensador y del h6-
roe: alli, los arroyuelos, cintas de
plata, borbotando como enjambre
de NAyades inquietas, murmurarAn
al oido del poeta, dulces 6 ignotas
endechas: acullA, el ronco rebramar
de los mares, recordando el himno
inextinguible de la Libertad y del
Derecho; y en fin, todp, todo ese


incesante y fren6tico burbujeo de
almas y de corazones que se lanzan
con impetu incontrastable, .y se
agarran con fuerza irresistible A la
cauda centellante de la civilizaci6n
y del progress.
Oh! si! America esti predes-
tinada A ser el lecho de flores en
que un dfa han de celebrarse las
suspiradas nupcias del porvenir con
esas rientes hijas del infinite, que
se llaman esperanzas. Si, Arnirica
es, y tiene que ser, la tierra de pro-
misi6n, el paraiso sofiado por el
Profeta en las biblicas elucubracio-
nes de su ardiente fantasia, en que
se realizarAn la comunidn de todas
las conciencias, el. himeneo de to-
dos los espiritus, la unidad moral
de las almas, y esa celeste federa-
ci6n de besos, sentimientos y cora-
Eones con que la humanidad ben-
decird el venturoso dia de su puri-
ficacidn por la Ciencia, la Libertad
y el Amor.
Sefiores: la Independencia es el
primer versiculo con que se anun-
cia esa nueva era de fraternidad.
Sus ricos jnanantiales convidando
estan para apagar en ellos, la bruma
caliginosa de las pasiones, y sus mA-
gicos efluvios preparados tambi6n
para templar esa lira descordada
que se llama Centro-America.
La Uni6n, la Libertad y e! De-
recho, renacerAn por fin en el yerto
seno de la patria agonizante.
La pddica vestal que surgi6 el 15
de Setiembre de 1821, comparecerA
ante nosotros, como la bella Phrine,
radiante y magestuosa; las sombras
de nuestros perilustres varones la
acompafarAn en su gloriosa re-
surrecci6n, como el espectro aterra-
dor de nuestros hondos remordi-
mientos.
iY ha de despertar! Atonita y ja-
deante se levantara del polvo de
nuestras miserias y la veremos tras-
figurarse otra vez, al rudo empuje
de la juventud, esa generaci6n viril
y portentosa que, exhuberante de








SEL ATENEO CENTRO-AMERICANO. 151


vida de y nobles ambiciones, se yer-
gue con la altivez del huracdn como
si quisiera en su poderoso vuelo sur-
car,la inmensidad del infinite yme-
dir en sus desenfrenados v6rtigos
la altura dc su Dios.
El supremo instant ha llegado
ioh noble juventud! Alli estin esos
escombros humeantes y ensangren-
tados; alli los girones del sacrosan-
to paladin, como un sudario de
muerte; allf las sombras de nues-
tros antepasadas sefialando con su
demacrada mano vuestras orgullo-
sas frentes; alli estin! huid avergon-
zados si no os considerais dignos de
recoger la legendaria ensefla y tem-
blad jcobardes! bajo.el horrendo pe-
so de vuestra propia ignominia....
pero n6, la patria que encontr6 in-
merecido sepulcro en 1842, va A en-
contrar su nuevo Tabor en la apoca-
liptica fragua de vuestros gencro-
sos pechos, fundidos en el crisol de
nuestras antiguas libertades.

Guatemala, 15 de sbre. de 1888.


LA PATiIA.

EL 15 DE SETIEMBRE.



Fecha inmortal! tus albores
Traen recuerdos de otra edad,
Cuando en luto y orfandad
Vivian nuestros mayors:
En tu seno los rigors
De la infanda tirania
Vi6 la hermosa patria mfa
Alejarse en .lontananza,
Llena de fe y esperanza,
.Firmando su autonomfa.

4Quien no bendice gozoso
Tu aparici6n inmortal?
,Quidn no levant triunfal
El limno del victorioso?
,Quien no mira un cielo hermoso
Para una herdica naei6n
Ouando, al mundo, su penddn
Ha mostrado soberano,


Llevando el cetro en la mano
De su feliz transici6n?

Nadie patria! nadie puede,
Respetando su honor mismo,
Provocar aquel cinismo
Que su propio honor le vede;
Hoy el pecho solo cede
Al impulse del amor;
Hoy se aplaude con ardor
Aquella hermosa jornada,
En que pudo verse izada
Tu bandera bicolor.

Corona de soberana
Lucid en tu frente divina:
El Sinaf te ilumina
Con sus rayos, espartana.
Tu frente tersa y galana
Resplandeci6 en el espacio;
Ricas nubes de topacio
Se posaron en tu cielo,
Y una estre'la de consuelo
Ilumin6 tu.palacio.

Fijaron ya las naciones
En tf su mirada amiga,
Ya nc eras ti la mendiga
De zoberanas legiones:
Grecia y Roma sus pendones
De libertad te mostraban;
A ser grande te enselaban
Con ternura y con cariTio,
Rasgando el oscuro aliio
De los siglos que pasaban.

Un apdstol (1) en tu seno
Predicaba tu doctrine,
Tu Biblia de amor divina
Con un aspect sereno:
Elocuente como ameno
Era aquel apostolado;
Alma noble, field soldado
Que da de progress el grito
Y ve con signos escrito
Tu sino predestinado.

Esperad! que la hora santa
De libertad ha sonado,
Y en el espacio ha rodado
Una voz que la levanta;
La voz de un pueblo que canta
Su primer himno de gloria;
Es la voz de la victoria
Que inunda los corazones,
El alma de las nacioneq
Que gloriflca la Historia.

(1)-J. Francisco Barrnndia,unio de loshom-
bres mis'notables de Centro-AmBrica, decidi-
do defensor de los derechos y libertades del
pueblo, eminente orador y honrado ciudadano,








152 EL ATENEO GENTRO-AMERICANO,


iOh! que hermoso es contemplar
Un pueblo nifio al nacer,
Cuando viene 6 comprender
Lo que es digno de alcanzar!
Cuando va & erigir su altar
Al fdolo de su amor,
Cuando pide con vigor
Para su espiritu ileso
Luz brillante de progress.
De libertad y de honor!

Esto haiefas madre pura,
Al salir del clos mudo,
Acariciando el escudo
Que rompi6 tu ligadura;
Cuand6olevant6se impura
La mano de la traici6n,
Y esclava de otra naci6n
Vimos tu orgnllo humillado
Pero nn destiny ignorarlo
Te daba ]a redonci6n.

Las horas de tu existencia
En revuelto paroxismo,
Te levaron al abismo
Del error y la inclemencia;
Y en estilpida demencia
La envidia con la ambicidn
Rasgaron tu corazdn,
Hirieron tu alma, seiora,
Y con su mano traidora
Desgarraron tu penddn.

iOh vergilenza! los girones
De tu banders gloriosa,
Flotando sobre una loss,
Cobijan cinco naciones;
Cinco pequelos pendones
Irrisi6n de las edades,
Cinco locas vanidades
Que formAra el retroceso,
En un siglo de progress
Y de augustas libertades.

SueTian, acaso, que siendo
Tan pequefios como estamos
Nuestra grandeza alcanzamos
A sus doctrinas signiendo?
Gocen hoy, el alma hinchendo
Y maldigan nuestro afdn.
Que mis tarde caer verin
Desquisiadas sus barreras,
Y triunfantes las banderas
De Barrios y Mo'razgn.

Llora sf, descofsolada,
Tus dolores jay! prolijos!
Pero n6! que tienes hijoo
Para tu idea sagrada!
Su pensamiento 6 su espada.
Sabrdn unir tu derecho,
Y con un abrazo estrecho,
Mariana se ligarS i


Y todos trabajarin
Por tu bien y tu proveoho.

No dudes, hoy se levanta
La juventud con vigor
Y lucharg con honor
Por una idea tan santa.
Mis tarde su fuerte plant
Secarl el verde cipres,
Pondrt el olivo a tus pies
Como ensena de victoria,
Evocando la memorial
De Cabafias y Jerez.

Ten confianza, en ella espera,
Que lleva en su seno razo
El fuego del Chimborazo
Para inauguiar tu Erni;
Y modest como austera
Sabrg esculpir en la Historia,
Esa epopeya de. gloria
Y triunfos ediiicantes,
Con caracteres brillantes
Que enaltezcan tu memorial.

iOh patria! cuinto consueloa
Bafiar nuestro semblante,
Cuando miremos triunfante
Y flotando en nuestro cielo
El pabell6n, que sin duelo,
Alzargs de gran naci6n:
CuInto goza el corazdn
Al pensar en tal ventura,
Pues ya creo que'fulgura
La bandera de la "Uni6n!"

Cuando nos anuncie Oriente-
Del dfa el primer albor,
Cada pecho con ardor
Lanzar6 un himno ferviente;
Y jugark en cada frente
La sonrisa del placer:
Entonces podremos ver
Levantar tu faz risuela
Y saludar, double ensefia
De libertad y deber.

El cancer del sufrimiento
Tu coraz6n hoy devora,
Y tu alma sensible llora
Sin esperanza, ni aliento.
Espeia! vendrg el moment -
De animar tu coraz6n,
De apagar esa pasi6n
Que tus flbras extremece,
Porque robust florece
El pensamiento de "Uni6n."'

Vamos escombros pisando,
Viendo correr tristes dias.
Y cual llor6 Jeremfas, ,.
Vamos nosotros 1lorando.
Ese Ilanto va regando '








EL ATENEO CENTRO-AMERICANO. 153


Las ruinas casi infecundas;
Pero de amor las profundas
Lfgrimas que so derraman,
Animan, mueven, inflaman
Y hacen las vidas fecundas.

Y cuando suene la fiesta
De aquella inmortal maunana,
Con nubes de nieve y grana (1)
Tu frente estarg compuesta.
La ninfas, de la floresta
Traer6n las lucientes flores,
Que con gustosos primores
A tu cendal prenderan
Y entonces entonaran
Dulces contigas de amores

Allf, hermosa juventud
Alegre estar6 g tu lado,
Compartiendo aquel honrado
Triunfo de excelsitud.
Inspirada en la virtud
Mirars tu comunidn.
Los himnos de bendici6n
Irdn al cielo radiantes
Y entire rosas y brillantes
Grabada estarg 'LA UNI6N.'

FELIX A. TEJEDA.
Guatemala, 15 de setiembre de 1888.


DISCURO0

PRONUNCIADO POR EL SOCIO

CARLOS A. GARCIA.

Sres. Presidents, Seioras, Seaores:

Desde hace algdn tiempo hice el
prop6sito de no volver d ocupar es-
ta tribune, dada mi absolute incom-
petencia y el temor que me inspira
la critical de algunos ilustrados es-
critores que, entire nosotros, se han
impuesto la honrosa tarea de im-
plantar una complete regeneraci6n
literaria. Sin embargo, hoy que "El
Ateneo" conmemora la gran fecha
de nuestra emancipaci6n political ,
natural es que sacrifique mi modes-
tia en aras del entusiasmo que me

(i)-En ntnbes de or''y grana (Gertrudis G.
de Avellaneda), '


ocasionan las gloriosas remembran-
zas del pasado.
Yo no se, sefiores, yo no compren-
do por qud, el espiritu human
en 6pocas de regocijo para la
patria, cxperimenta algo asi co-
mo el extremecimiento convulsivo
del dolor, se reviste de la langui
dez que imprimen los sufrimientos
y graba en nuestros semblantes las
huellas de la desesperaci6n. A veces
pongo en duda la existencia de es-
te fen6meno estrafio; pero cuando
en mi mismo lo siento; cuando co-
mo ahora, derramo ligrimas de pla-
cer y se agolpan en mi cerebro mil
y mil recuerdos de felicidad que
me contristan, doblego la cabeza en
presencia de aquel arcano miste-
rioso.
Yo consider, Sefores, la inde-
pendencia de Centro-Am6rica como
la resurecci6n de la patria, salvada
hace hoy 67 aflos, delos nervudos
brazos del coloniage. Pero al evo-
car a mi imaginaci6n las gratas im-
presiones de aquel.solemne dia, en
vez de exhalar gritos de juibilo
y de content, lanzo carcajadas de
despecho y en mis labios se dibuja
la ir6nica sonrisa de la burla.
Las hIgrimas del proscrito y del
cautivo; la sangre del soldado y del
mdrtir derramada en el patibulo y
en los campos de batalla, son sin
duda alguna, el rocio divino que
fertiliza el Arbol frondoso de la li-
bertad. Pero esa sangre y esas ligri-
mas que preparan el terreno para
que d6 oportunamente frutos en
uberrima reproducci6n; entire noso-
tros, Seflores, amargo es decirlo, no
ha producido otra cosa que tristes
y dolorosishnos resultados. |Y sa-
beis por que? Porque en Centro-
America, los mismos que al pid de
ese arbol buscan abrigo contra las
horrisonas tempestades del despo-
tismo y de ia tirania, son los prime-
ros en atizar la hoguera de la into-
lerancia, que corrompe y seca la vi-
vificante savia de la democracia.








154 EL ATENEO CENTRO-AMERICANO.


Me refiero, Sefiores, como lo ha-,
br6is comprondido, al partido del re-
troceso: A ese Ner6n. de las,liberta-
des piblicas, A ese Cain del adelan-
to social que, en todos los paises y
en todas las ocasiones, ha desgarra-
do con mano fratricida, las entrafias
de la patria.
P irigid, Seflores, si gustais, una'
mirada retrospective hacia el tiem-
po que pas6; registrad una A una
las pAginas de la historic de la hu-
manidad, y os convencer6is de que
esa falange de hombres sin concien-
cia, ese cardumen de hijos desnatu-
ralizados, de que por desgracia me
ocupo ahora, ha sido. es y serA la
causa de todas las calamidades que
afligen A las naciones, el fac totun
del atraso universal, el protagonista
de ,ese ridiculo sainete que se llama
political conservadora.
azulado AtlAntico, A una -virgen
candorosa, envuelta en el oscuro
manto de la servidumrbre, que al
traves de las espumosas ondas del
Oc6ano, dirige mil y mil desgarra-
dores lamentos, como para .trasmi-
tiral mundo sus quejas yhacer A la
humanidad participe de sus dolores?
Esa virgen, Seflores, es Cuba, la
infeliz cautiva americana, en cuya
frente se ve estampado el sello de-
nigrante del oprobio, cuyas sonro-
sadas manos todavla conserve ata-
das con las fuertes ligaduras de la
opresi6n y en cuyas espaldas aun
manan sangre las profundas y mor-
tales heridas que, con sus empolizo-
fiadas garras, le infiriera el Leon de
Iberia.
Pus bi6n, Seflores: no extrafitis
que yo equipare la desventurada
suerte de esa perla de, las Antillas
A la de nuestra querida Centro-Am6-
rica, si por mis tiempo continue
despedazada; si sigue como hasta
ahora, divida en fragments ridi-
culos: en cuasi-semi-ex-bosquejos
de repdblicas soberanas indepen-
dientes.


Pero n6: no es possible que Gua-
temala, la hermana mas sensible y
cariflosa, vea con impavidez estdica
el fraccionamiento de la familiar cen-
tro-americana. El actual Gobierno
trabaja con asiduidad y constancia
por la reconstrucci6n de la antigua
patria, y debemos confiar en que
muy pronto brillard en su cielo
el sol radiant de nuestra dicha
future, y en la historic, los nombres
bendecidos de sus abnegados rege-
neradores.

15 de setiembre de 1888.


A CENTO-AMERICA.

Hay. raqnfticos hombres, patria mfa,
Madre infeliz de parricidtls lena,
Que acechan co, .el ansia de la hiena,
El instant en que empiece tu agonfa.

Ellos son los que odiosr tirDnfa
iAy! te impukieron sin pieJad ni pena,
Y aiinintentan forjar otra cadena
Para ataria Sf tu pi4 con mano impia.
Mas ya ni el vil traidor ni los tiranos
Mancillargn tu solio con su plant:
Que contra esos ver lugos inhumanos,
La juventud herdica se levant;
Y mientris ella exi.-t., el patriotism
Ahogard con su peso al despotismo.
MANUEL PAZ.
Guatemala, 15 de setiembre de 1888.


DISCURSO

.PRONUNCIADO POR EL SOCIO
JESUS RIVAS.


Sefores Presidentes, Seiores Minis-
tros, Seioras, SehOres:

Comisionado para tomar part
en esta velada con que "El Ateneo"
dispuso solemnizar la fecha mas








EL AENEOCENTO-AMRICAO.155


trascendental que registra nuestra
historic en sus brillantes p~ginas,
he llegado a esta honrosa tribune,
no para agregar algo a lo much
que se ha dicho, sino unicamente
-animado por el deseo de contri-
buir con mi pequefo 6bolo a la
conmemoracion de 6ste que es
grandiose dia para todo el que
sienta correr por sus venas sangre
centro-americana; porque es gran.
dioso todo lo que da vida y enal-
tece, y, en mi concept, da vida
y enaltece, todo acontecimiento
que hace conocer al hombre los
derechos que naturalmente le co-
rresponden y de los cuales no
puede ni debe renunciar jams,
puesto que a nadie, absolutamen-
te a nadie, le es ni sera possible
oponerse a que se verifiquen las
eternas leyes naturales, a cuya
influencia nos hallamos sometidos,
y porque da vida y enaltece, cuan-
to contribute a que el hombre es-
tudie detenidamente las socieda-
des y league a convencerse de que,
6stas como 61, son duefias de de-
rechos muy sagrados. Si SeTiores,
porque no fu6 sino en este dia en
el que di6 principio la vida de
esta tan hermosa tierra como que-
rida patria mia; porque los pue-
blos, de la misma manera que to-
do lo creado, nacen y se desarro-
llan; pero para adquirir su desa-
rrollo, tienen, necesariamente, que
pasar por ese period que pode-
mos llamar su infancia; porque
entonces viven, permitaseme la
expresi6n, una vida material. Lle.
ga la 6poca en que ese period
conclude y empiezanse a sentir
violentas conmociones sociales,co-
mo signos de que un cataclismo
vendra a indicarnos, la imposibi-
lidad de continuar sujetos a tal
genero de vida y como una mani-
festaci6n de que se ha Ilegado al
conocimiento indispensable para
poder encaminarse por sl, en la
anchurosa senda de la civilizaci6n


y del progress. Es entonces cuan-
do los pueblos se resienten de es-
tar sometidos a extrafia tutela
y. procuran sn emancipacion.
Esto es, Sehiores, lo que ha pa-
sado a Centro-America y lo que
lleg6 a verificarse el 15 de Setiem-
bre de 1821, no por el simple pru-
rito de imitar' otras nacionalida-
des, sino porque comprendi6 que
ya podia gobernarse ella misma;
aprovecho si, el movimiento revo-
lucionario de los demas pueblos
de la Am6rica, porque no podia
,ver con indiferencia la sangre
gloriosamente derramada en aque-
llos campos de batalla; siendo esto
un motive mis, para que celebre-
mos.comd lo merece y con el en-
tusiasmo que debe despertarse en
el coraz6n de todo ciudadano que
se vanaglorie de poseer ese senti-
miento que ennoblece y dignifica:
el amor de la patria, el dia en
que por vez primer apareciera
Centro-Am6rica en el bello pano-
rama de las naciones libres 6 in-
dependientes.
Tal acontecimiento tenia de ejer-
cer su ben6fica influencia en todas
las classes sociales, tanto material
como moralmente; pues al poner-
se en comunicaci6n con las demas
naciones, el comercio tom6 gran,
ensanche, porque en tiempo de la
colonia es bien sabido por todos,
que no podia traficar sino con la
madre patria, habiendo retrocedi-
do en este punto, puesto que Gua-
temala, que en el siglo XVI tenia
relaciones comerciales con el Peru,
al que llevaba cacao y traia en
cambio los vinos de aquellas colo-
nias y que poseia astilleros en el
Realejo, donde fabricaban sus'bu-
ques mercantes para hacer comer-
cio de cabotaje con Acapulco, San
Bias y Panama, en el siglo XVIII
para exporter sus ,frutos le era
preciso conducirlos en acemilas
hasta Veracruz. En la parte moral
tambi6n ejerci6 su influencia, por-


EL ATENEO CENTRO-AMERI~CANO.


155







156 EL ATENEO CENTRO-AMERICANO.


que las intelijencias tomaron nue-
vo vuelo y .pudieron comunicar-
se con los hombres que se de-
dicaran al cultivo de las cien-
cias y de las letras en las demis
naciones del mundo, hacienda ve-
nir obras y consagr6ndose a su
studio; element que se hacia in-
dispensable para la'ilustraci6n de
estos pueblos, atendido el atraso
en que se encontraban, una vez
que durante la colonia se era ex-
traiho 6 la mayor parte de las cieni-
cias y si algunas se ensei'aban era
de una ,manera muy rudimenta-
ria; de ciencias exactas no se co-
nocia sino muy poco, asi como ca-
si nada se supo de ciencias natu-
rales lo mismo que de' political
y econ6micas; encpntrAndose por
consiguiente la medicine en un
estado de oscuridad propio de
esos tiempos. Si en tal estado se
hallaban las ciencias Ic6mo estaria
la literature? Preciso es confesar
que en los primeros aios de la
dominaci6n se encontraba la lite-
ratura con el sello propio de la
espaniola que tenia el de la latina,
asi como tambi6n el de la organi-
zacion social dominant, raz6n por
la cual vale por much en ella el
coro de las divinidades paganas
JJupiter, Apolo, Minerva, Diana,
Las Eumenides, pues, aunque des-
de el aio de 1660 se tuvo en Cen-
tro-Am6rica una imprenta, no se
emple6 para otra cosa sino para
imprimir obras teologicas y esco-
1asticas, siendo esto causa de que
dominase durante esa 6poca el
misticismo religioso; pero tambien
hay que confesar que, cuando es-
to sucedia se escribieron obras tan
cultas como bellas y con un fon-
do de moral tan filos6fico que di-
ficilmente han encontrado imita-
dores: tales son la "Tentativa del
Le6n," de C6rdova y los Apblo-
gos de Goyena, las cuales obras
han'merecido el elogio de las na-
ciones cultas. Estos poetas son


tanto mds notables, cuanto que
lograron adqnirir sus conoclmlen-
tos literarios por, sus propios es-
fuerzos y debido A su gran poder
intellectual; empero recibiendo re-
novadores impulses de ultramar,
la corriente literaria bajo el influ-
jo de la independencia, tom6 gran
ensanche; que, a semejanzade la
semilla que puesta a la acci6n de
la humedad y de los rayos del
Sol, da una nueva plant, asi las
inteligencias caldeadas por ese sol
divino de la libertad tomaron gran
vuel( y la literature hubo de ajus-
tarse a su nuevo molde; aunque,
poco despues del afio de 1821 ha-
bia de seguir la suerte de las di-
versas evoluciones political por
las que ha atravesado nuestra pa-
tria; y no nos ha de maravillar
que en los tiempos en que no po-
nian obst6culos A la inteligencia
adquiriera sorprendente desarro-
llo como en los gobiernos de Mo-
razdn, Gklvez y Barrundia, por
cuanto en esa Cpoca sus cultiva-
dores no encontraron las vallas
que siempre opone el fanatismo
recalcitrant. Pero pronto vino
otro orden de cosas que afect6 en
much A la literature. Durantelos
treinta afos alcanz6 un progress
que siempre estuvo en consonan-.
cia con las limitaciones de la libre
investigaci6n. En esa 6poca se le-
vantaron monuments imperece-
deros; que entonces aparecen en
la escena literaria los otros de
nuestros hombres que forman con
los ya mencionados la diadema
gloriosa de las letras de Centro-
America. Aparecieron Milla cono-
cedor profundo de nuestras socie-
dades A las que tambi6n dibuja en
sis cuadros de costumbres con un
lenguaje tan pulcro y natural,que
hace career al que los lea que seria
mny capaz de imitarlo; siendo
manejador habilisimo de la prosa
y por lo cual ha dicho uno de
nuestros literates que "es el Larra







EL ATENEO CENTRO-AMERICANO. 157


de Centro Am6rica y h6bil y gra-
ciosisimo fot6grafo de nuestras
costumbres nacionales. Ahi tene-
mos i Irisarri,el fil6logo mis emi-
nente de CentroAmerica, fil6sofo
profundo y escritor que manej6
con maestria los g6neros literarios
que toc6. Batres Montfifar con un
coraz6n dotado de exquisite sen-
sibilidad que condens6 en poemas
inmortales, que son como las sin-
fonias de las almas bien constitui-
das. Juan DiMguez cuyo nombre
tambi6n se supo imprimir en esas
estrofas que serin siempre la re-
sonancia de la mis bella mfisica
del sentimiento. De 61 tambi6n ha
dicho el mismo literate que "Di6-
guez es poeta tierno como el pri-
mer beso de amor, delicado como
los sueios de una virgen y suave
como el olor de fragantisima vio-
leta."
La literature de los afios ante-
riores a la independencia y la de
los que le precedieron, carece, a
no dudarlo, de ciertas audacias
modernas que son el fruto de otro
orden de ideas; pero en cambio
se la ve ser el product del saber
profundo y de la inspiraci6n le-
gitima como lo prueba el no haber
habido quien produzca un trabajo
igual a la "Tentativa del Leon,"
ni otro que siquiera remede a los
del inmortal Go.yena; sin que esta
consideraci6n general signifique
que algunos de nuestros literatos
de la actualidad dejen de reunir
aquellas condiciones, product de
su ingenio, porque ha pasado que
las revoluciones intelectuales de
los iltimos afios se han dirigido
esencialmente a la educaci6n del
pueblo y no han podido former
una escuela literaria como la hu-
bo en los tiempos en que la mayo-
ria social no era debidamente a-
tendida.
Es un hecho que la independen-
cia a pesar de la cadena de revo-
luciones que ha aquejado A Cen-


tro-Am6rica desde ese aconteoi-
miento ha ejercido un influjo po-
deroso dando nuevo espiritu a la
literature asi como 6 las ciencias
y artes y como puede verse f6cil-
mente comparando las obras de
antes y despu6s de 1821. Desde
entonces ha venido desarrollin-
dose el gusto por las letras, de
manera tan sorprendente, que
hoy por hoy, Centro-AmBrica se
cuenta entire las naciones cultas:
sin6 de las que, marchan 6 la van-
guardia del progress, al menos,
no es de las filtimas. Produciendo
est6n sus frutos las semillas que
en el florido campo intellectual
sembraron nuestros antepasados,
porque la juventud, acojiendo con
entusiasmo tan provechosas leccio-
nes, se encamina ,con paso firme
hacia ese brillante focc, con cuya
luz y calor, se adquiere esa vida
de la inteligencia, al sol purisimo
de la Libertad, para levarse la
gloria de haber colocado A nues-
tra patria bajo la influencia direc-
ta de sus vivificantes rayos con
el objeto de que nuestras le-
tras adquieran el desarrollo A que
han'llegado en las naciones mis
civilizadas del universe; porque
la libertad es a las letras, lo que
la savia i las plants y lo que el
oxigeno 6 los animals.
Raz6n y much tenemos al ce-
lebrar con tanto regocijo el dia
de nuestra independencia; pero
cu6nto mis grato seria para no-
sotros, celebrar este acontecimien-
to unidos a los demis hermanos
de Centro-Amnrica, y cuanto m6s
placentero que todos estuvi6ra-
mos animados por un mismo sen-
timiento 6 iluminados por la mis-
ma idea para regar nuestras flores
ante el altar de una misma patria,
de esta bendita tierra que un dia
debe ser el verdadero coraz6n del
Nuevo Mundo.
Triste seria para nosotros cele-
brar todo acontecimiento si estu-









I 58 EL ATENEO CENTRO-AMERICANO.


vieramos condenados a eterna se-
paraci6n, muy triste, Seniores, si
no guardaramos la esperanza de
la proxima unidad de nuestra An-
tigua Patria.
Hecho social y politico, sera
6ste, que acabara con nuestras pe-
qneneces lugarenas y constituirii
la patria en personalidad sobe-
rana, capaz de figurar en el
vasto mecanismo de las naciones
cultas y poderosas de la Tierra.

Guatemala, 15 de sbre. de 1888.



EN EL LXVII ANIVEESARIO

DE LA INDEPENDENCIA NATIONAL.



America del Centro:
Si en cinticos prolijos
A ti llegan las trovas
Del poeta en tu loor,
Deber es grande y just
Que cumplen hoy tus hijos
En muestra de fraterno,
De ardiente y puro amor.

Los triunfos y las glorias
De un pueblo libertado,
No pueden, no, olvidarse
Sin cruel ingratitud;
6Habr& quidn llevar quiera
La stigma del malvado,
Que olvide el amorpatrio
Y execre esta virtud?

Yo se que es muy sublime
Cantar cuando la aurora
Sus pilidos fulgores
Comienza A difundir,
Y aquf 6 iall las quejas
Del ave jemidora
0 el zefiro en la fuente
Nos embelesa oir;

Yo s4 tambien que es bello
Cantar S la Natura
Cuando Bn Abril las tardes
Convidan a gozar,
Y el pensamiento inquieto
Se inspire en la hermosura
-Que ofrece al mundo todo,
La luz'crepuscular;


Empero, es mis sublime
Y encierra mas justicia
Cantar las glorias patrias,
Cantar la Juventud,
Del pals do recibi6se
La primordial caricia,
Del suelo donde vimos
La primitive luz

He aqui porque hoy unidos'
Los Centro-americanos,
Los hijos de esta digna
Mausi6n del porvenir,
El quince de Setienbre
COlebran cual hermanos,
Y en un solo recuerdo
Confunden su existir.

6Y qui6n no evocar puede'
Con jdibilo este dia?
i dmo no recordarlo
Con vivido placer,
Si America del Centro
Goz6 de autonomia
De entonces, y sus proezas
Comienza & resolver?

i Qu grande y bello el cuadro
Que portico present,
De Independencia el grito,
La voz de Libertad,
La redencidn de un mundo
SQue su poder ostenta
Des que la antoreha viera.
De eterna claridad!

jGrandiosa perspective!
Sobre las mustias ruinas
De una colonia esclava
De misero existir,
Alzarse la Repuiblica
Con gloria y fe divinas
Y en leyes 'redentoras
Cifrar su porvenir;

SSobre tales escombros,
El temple consagrado
Al pensamiento human
Feliz se levant,
Y alli en su frontispicio
De gloria inmaculado,
El sacrosanto emblema
De Libertad brill6.

Los pueblos siempre aspirani
Bellisimos ideales
De vida perfectible,
De santa redencidn;
Les dicen: iAdelante!
Sus Manes inmortales,
El ms alld les muestra
La civilizacidn;









EL ATENEO CENTRO-AMERICANO. 159


Por esto es que la dulce
Palabra Independencia,
La Libertad entraua'
De Industrial y Comunal,
Libhrtad de Trabijo,
De Cultos 6 Creencia,
Libertad de EnseEanza,
De Imprenta, Electoral,

4Quien niega que los pueblos
Viviendo dependientes,
Son plants iuo loras
Que muertan casi estin,
Y con el negro sello
De esclavitud su- frentes,
Doquier los arrebata
Sin rumbo el huracin?

Abrid hin6 la Historia,,
Y preguntad: 4qu6 era
La America del Centro
Sujeta al espaiiol?
Morada de vasallos,
donde jam s luciera
La Luz de Democracia,
La luz de nn nuevo Sol;

Mas presto, en su heroismo,
De Independencia el grito
Debfa dar gozosa
Con estentdrea voz,
Y sus plegarias, tiernas
Cual quejas de un proscrito
Como en accion de gracias
.Llegaron hasta Dios.

Y entonces joh! qu6 dicha
Fun ver la Patria un dfa
Simpitica y ufana
Sus glorias .ostentar,
Lucir su exhuberancia,
Su encanto y su poesia,
Formando un pueblo grande,
De un mar al otro mar.

Nos duele recordarla
Con intima tristeza,
La fecha en que su pacto
De Unidn pudo romper,
Cayendo infausta en manos
Del fanatismo presa,
Y en flor sus esperanzas
Cortadas lleg6 a ver;

Mas hoy, Id qud evocar
En tan solemne instant
Recuerdos pesarosos
De Ilanto y aflicci6n?
La Historia ya su fall
Dict,. y es lo bastante,
No vengan pues las fibras
A herir del coraz6n.


Gocemos al recuerdo
De venturosa er',
Onando aguerrida k e.ste
Valient. aparecid,
Trayendo A Guatemala
Sn bicolor bandera:
Emhlema de progress,
De paz y lncdici6n.

Esa ra ,iignifica:
La ciencia y la cnltura,
Constitucion telegrafos,
Escuelas, igualdad
Ferro-carriles, cddigos.
Trabajo, agriculture
Y en suma: Democracia,s
Givismo y dignidad.

iOh Gdnio de Bolfvar
Y Washington sublime!
iDe Morazin, Barrundia,
Los Barrios y JerEz!
Mi pecho os idolatra:
Si inspiraci6n imprimes,
Prestadme vuestro aliento
Para elevar mi prez:

Que se complete la obra
De nuestra Independencia,
Luciendo C ntro-America
Un sdlo pabell6n,
Sea uno: su divisa,
Su porvenir y ciencia
Los mismos sentimientos,
La misma aspiracidn.

iOh salve! iSalve Patria!
Querida Patria mia:
Yo quiero a t( entusiasta
Mi d6bil voz alzar;
No mis sec en tus lares
La esclavitud sombria:
Tus glorias quiera osada
De nuevo arrebatar.

Que pronto el gorro frigia
Se cierna en tu cabeza
Y en son de triunfo anuncie
Qne unidos somos ya;
Pregone por doquiera
Tu explendida grandeza
Y envuelva entire sus pliegues
Al Angel de Id Paz.

Henos aqui 6 tus plants
Con fe republican,
Velando tus destinos
Con fuerza varonil,
El Himno delfuturo
Quizg os diga mainana;
Bendita unida seas
Bendita veces mil.









160 EL ATENEO CENTRO-AMERICANO.


iOh quince de Setiembre!
Cui, fMrvido tribute
De America del Centro
Recibe la expresidn:
Que nuestras glorias sean
De gratitud el fruto,
La Libertad, enmelna
De santa redenoi6n.

Los cantos de los Libres
En ovaci6n sincere
Se elevan a tf puros
Con intimo fervor,
Cual los arpegios sean
De la oraci6n primer
iCon que la luz del alba
Saluda al Hacedor;

Y 1l celebrar tu dfa
Con grata reverencia
Bajo el triunfante 14baro
De excelsa magestad,
Digamos compatriots:
iViva la Independencia!
1Honor a nuestros Heroes!
iBendita Libertad!
LvuAs T. CoJULtN.


RBDENCION.

Era eterna la noche!... No brillaban
Las luminosas Idmparas del cielo;
Los afios los aios empujaban
Y era mds denso el nebuloso velo.
Era eterna la noche!.... No se ofa
De las aves el canto en la espesura;
El silencio al silencio se segufa
Como el que reina en honda sepultura.
Era la calma del dolor eterno:
Espantosa parodia de la muerte!.
El hilito abrasante dal inferno
Sordo soplaba ~ la material inerte.
Y tres siglos negrfsimos pasaron
Y la noche eternal no conclija:
Que d Amdrica infeliz, despedazaron
Las garras de la infanda tirania.
Pdlida, triste, en languidez extrema,
Semejante a una Liosa envilecida,
Abatfa su frente un anathema
Y estaba al carro de ignominia uncida.
Y en tan crudo suplicio 6d6 se hallaba
El hombre, reydel Universo todo?
En la molicie su vigor gastaba
Y manchaba su frente con el lodo?


El augusto Derecho es nombre vano,
Ut6pica verdad que el alma suefia?
Informe fruto del delirio human
Que ]a severa.reflexi6n desdea?....
Ronco fragor como lejano trueno,
Se oy6 repercutir de monte en monte,
Y cual serpiente en el et6reo seno,
CArdena luz brilld en el horizonte.

Temblaron las entrafas de la tierra
Como si el fin universal llegara,
Y al grito aud~z de "indepenuencia 6 guerra"
Que en coro, on los espacios resonara,
La augusta Libertad tendi6 su manto,
Como el Arcingel, d Israel sn egida,
Y tras siglos de sombras y de llanto,
Amanecid la Aurora de la-vida!
La esolava vil, se proclamd seliora,
Y el Le6n Ibero su furor domaba,
Que si ardia en sus venas sangre mora,
Sangre aquf de los Incas circulaba.
La redenci6n se habia consumado
Y el pueblo-rey, al Sinai subia,
En busca de su c6digo sagrado
Que la alma Libertad formado habia.
Y td patria del Centro, te cubriste
Con la aureola tambien de eterna gloria;
El gorro frigio, altiva te pusiste
En este dfa de inmortal inemoria.
Dia grande en la Historia eternizado,
En que td, al rasgar el velo impuIro,
Rompiste las cadenas del pasado
Y selialaste el rumbo del future!
DANIEL HUEZO Y PAREDES.
1888.


C3 O 'ICA.

LAS FIESTAS DEL 15.-Espl6n-
didas y lucidashan estadd por cier-
to, y esto es una prueba palpable de
que, tanto de parte de las autorida,
des como de los particulares, no se
ha omitido gasto, para que aquellas
hayan sido dignas de un pueblo ci-
vilizado y del just motive que las
inspirara.
CON EL objeto de insertar en este
ndimero los discursos y poesias que
se leyeron' en la velada del 13, dis-
pusimos que el que debid6salirel I5,
viese la luz pdblica hasta hoy.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs