• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Prelude
 Primera parte: Sud America para...
 Segunda parte: Bajo el signo de...
 Table of Contents
 Back Cover














Group Title: La Argentina y la swastica.
Title: La Argentina y la swástica
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00025679/00001
 Material Information
Title: La Argentina y la swástica
Physical Description: 187, 5 p. : ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Mendoza, Juan C. de
Publisher: Ediciones Victoria
Place of Publication: Buenos Aires
Publication Date: 1941
 Subjects
Subject: Propaganda, German   ( lcsh )
Germans -- Argentina   ( lcsh )
National socialism   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00025679
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002751570
oclc - 00888608
notis - ANM9454
lccn - 42020207

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Half Title
        Page 2
        Page 3
    Title Page
        Page 4
        Page 5
    Prelude
        Page 6
        Page 7
    Primera parte: Sud America para la "gran" Alemania
        Page 8
        Aspiraciones historicas de Alemania
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
        Sud America para la "gran" Alemania
            Page 13
            Page 14
        Preparativos para el combate
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
        La "minoria" Alemana
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
        Un millon trescientos mil Alemanes en la Argentina?
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
        La Argentina se defiende
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
        Un documento sensacional
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
        La intervencion del jefe del estado
            Page 42
            Page 43
            Page 44
        Incidente diplomatico
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
        Habla la justicia
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
        Consecuencias inmediatas
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
    Segunda parte: Bajo el signo de la swastica
        Page 71
        Page 72
        El quiste Aleman
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
        Organizacion actual
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
        Los tentaculos del Nazismo
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
        Al margen de la ley
            Page 94
            Page 95
        Dinero Argentino contra la Argentina
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
        La gestapo en accion
            Page 106
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
        Algunos casos del espionaje Aleman
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
        Auxiliares del nazismo
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
        Contra la integridad espiritual y territorial de la Argentina
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
        Amenazan la independencia de las instituciones democraticas
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
        La propaganda Alemana opera sobre el caracter "sensual y algo vanidoso" de America Latina
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
        Un ejercito Aleman en tierra Argentina
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
            Page 169
        Preparando el asalto
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
        Por una patria libre
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
    Table of Contents
        Page 189
        Page 190
        Page 191
    Back Cover
        Page 192
        Page 193
Full Text
laARGENTINA
y la
JS ASTICA


por JVAN C


.M AEA/EDOZA












LA ARGENTINA


Y LA SWASTICA




JUAN C. de MENDOZA


LA

ARGENTINA
Y LA

SWASTICA

U^1N A?/:E;RICAN COLLECTS *;'1
U.IVER",TY OF FLOR.:~.


EDICIONES VI C TO R I A
BUENOS AIRES
1 9 4 1































Queda hecho el dep6sits
que marca la ley.





















PROLOGO

E STE libro iene en sus pdginas muy pocos rasgos personales del
autor. En cambio recoge a pretend condensar con un cierto
metodo todo Jo que se relaciona con el nazismo en la Argentina.
Una mirada al Indice basta para ofrecer un panorama de Jo
que se puede leer en estas doscienias pdginas: textos de publica-
ciones autorizadas y declaraciones de hombres puiblicos. que ban
ido adquiriendo mayor volume y trascendencia de dia en dia
por su sentido profltico o por la robustez y fundamento de sus acu-
maciones; hechos cometidos a la sombra de la ley y frente a Ia
tey de los que abusando del derecho de genes y de las normas
hospitalarias de la Constituc6n de la Repdiblica Argentina, quisie-
ron y quieren convertir a los argentinos en extranjeros y en parias
dentro de su propia patria; y finalmente unas indicaciones de los
actos que airman y consagran la voluntad de este pueblo de ser
libre y de defender su independencia frente a todos los enemigos
que dentro y fuera del suelo national pueda tener la soberania
popular, que la Constituci6n federal consagra.
La carta political de la naci6n ha sido ofendida y es ultraja-
da constantemente por quienes desean abolir sus principios gene-
rosos.
El nazismo va contra la democracia que es orgullo de nuestra
libertad amenazada, y fundamentalmente contra el articulo 14,
cuyo espiritu y cuya letra bastan para dar brios en el combat
que hoy libra la conciencia frente a la fuerza:
"Todos los habitantes de la Naci6n gozan de los siguientes de-
rechos conforme a las leyes que reglamenten su ejericio, a saber:
de trabajar y ejercer toda industrial licita; de navegar y comerciar:
de peticionar a las autoridades: de entrar, permanecer, transitar y
Nalir del territorlo argentino; de publicar sus ideas en la prensa sin
oensura previa; de usar y disponer de su propiedad; de asociarse






con fines stiles: de profesar libremente su culto; de enseioar y
aprender".
Como segun el articulo 20 del mismo C6digo fundamental los
extranjeros gozan en el territorio de la Naci6n de todos los dere.
chos civiles del ciudadano, result mas evidence la agresi6n nazi,
today vez que trabajan y ejercen industries ilicitas, comercian con
la libertad del pals que los acoge, actuan clandestinamente al
servicio de una potencia extranjera que no oculta sus apetitos de
domino e imperio sobre America del Sur y sobre la Argentina en
particular; se asocian con fines contraries al interns publico y pri-
vado de los argentinos y hasta practican m4todos que injurian y
xmenoscaban la esencia national de la patria...
Al recorder a aquellos representantes del pueblo de la Na-
ci6n Argentina que reunidos en Congreso General Constituyente
por voluntad y elecci6n de las provincias "con el objeto de cons-
tituir la uni6n national, afianzar la justicia, consolidar la paz in-
terior, proveer a la defense comin, promover el bienestar general,
y asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nues-
tra posteridad, y para todos los hombres del mundo que quierat
habitar el suelo argentino"; al recorder a los pr6ceres de la Con-
venci6n Nacional de Santa Fe, les ofrecemos este volume come
un grito de la patria herida, para que ellos manes nuestros -
nos inspiren una conduct reivindicativa y nos impulsen a limpiar
de elements ex6ticos el ambiente de paz, libertad y trabajo que
tiene uno de sus mejores exponentes en la enseiia bicolor defendida
por nuestro juramento y por el juramento de nuestros mayores.

JUAN C. DE MENDOZA.












PRIMER PARTE



SUD AMERICA PARA LA
GRANN" ALEMANIA












ASPIRACIONES HISTORICAS DE ALEMANIA




L OS ideales de expansion territorial en Sud Am6-
rica nacieron en Alemania hace cuarenta y cinco
cfios. Su leader se llam6 von Velser. Su lema era:
"La America del Norte pertenece a los Anglosajones;
pero en la America Latina debe reinar dentro de trein-
ta aiios una nueva Alemania floreciente..." (Si Ale-
mania hubiera vencido en 1918, el vaticinio se hubiera
cumplido con puntualidad absolute).
Aquel era s6lo un aspect de la political colonial
alemana, que siempre gira en torno a id6ntico af6n de
dominio econ6mico, expansion territorial y hegemonia
political. La expansion germ6nica se puso de manifies-
to primeramente a trav6s de las afirmaciones, doctri-
nas y utopias que trazaban sus pensadores m6s que
por lo hechos mismos. En el terreno de las realidades,
la political colonial de Alemania es menguada.
Los esfuerzos de Guillermo II tendieron a lo que
tienden los suefios de Adolfo Hitler. Este no hace m6s
que ensayar un procedimiento distinto para la conse-
cuci6n de id6nticos fines.
La political de expansion colonial alemana siempre
est& insatisfecha, no acaba en limits geogr6ficos; su
movimiento es infinite como en una polea sin termino.
Dice Wilhelm Sievers, professor en la Universidad
de Giessen en su libro Sudamerika und die Deutschen
aiteressen, publicado en 1903, lo que sigue: "Si el im-






period alem6n quiere recobrar su amenazada posici6n
de potencia directive en la tierra, debe adquirir in-
fluencia alli donde aun es possible procurarsela; es de-
cir en la .America del Sur. Nunca bajo forma de ane-
xi6n, como ha hecho con Kiau Tcheu lo cual nos ene-
mistaria con esos pueblos, smo bajo la forma de apo-
yo econ6mico, industrial, y hasta tambien military si
fuere necesario".
Uno de los testimonies m6s elocuentes del peligro
germcnico para Sud America lo constitute el libro Reines
Deutechtum, de Friederich Lange, que dice asi en la
pagina 208 de su obra (49 edici6n, 1904): "Una polatica
previsora deberia emplear los medics adecuados para
dirigir la emigraci6n de tal suerte que los intereses vi-
tales de los particulares estuviesen de acuerdo con los
del Estado. Esta political es la que, mediante la aplica-
ci6n resuelta de las fuerzas de que dispone, debe esti-
pular con los dem6s Estados las convenciones necesa-
rias para que nuestros emigrantes sean recibidos en
aquellas condiciones que. respcndan a las miras de
nuestro gobiIrno. Los Estados interiormente divididos,
como la Argentina, Brasil, y sobre poco m6s o menos,
todas esas repi~blicas mendigas de Sudambrica, deben
ser Ilevadas por la dulzura o per la "fuerza" a oir pa-
labras significativas".
El doctor Joseph Liidwig Riemer, por su part, agre-
ga en la p6gina 93 de su libro Einpangermanisches
Deutschland (1905): "No hay que pensar en que seria
mal recibida por los Estados sudamericanos la entrada
de la fuerza y el capital alem6n. Los m6s discretos
acogerian con regocijo este auxilio mcral y material,
porque verian en 61 un apoyo contra su natural enemi-
go, los Estados Unidcs".
Hay otros escritores alemanes, como E. von Liebert,
que accnsejan la conquista pacifica de nuestro conti-
nents por medio de la inmigraci6n. En el tomo 21 de
los archives de la, "Deutschen Kolonial und Auswander-






unstolituk", el mencionado publicista decia en 1907:
"Hay que influir sistem6ticamente en la emigraci6n ale-
mana, para que, apart6ndose de sus habituales rutas,
ae dirija a la Argentina y al Brasil. A ese fin deben
converger todos los medios de que dispone el Estado;
pero es indispensable ante todo, derogar la ley de 1870
sobre p6rdida de la nacionalidad, reemplazdndola por
disposiciones mns liberalss.
"Contamos agrega m6s adelante con 60 mi-
ilones de almas en el imperio alem6n y con cerca de
30 millones que hablan nuestra lengua en el extranje-
ro. Esta masa poderosa que nos estd unida por vinculos
de sangre y de idioma, debe estrechar aun m6s sus
lazos con nosotros, mediante interests 6ticos, literarios
y econ6micos, y asi compenetrada de una manera cada
vez m6s intima, formard el gran imperio alem6n, de
que viene hablando nuestro emperador desde 1896".
A mediados de 1911 se di6 a la publicidad en Leip-
zig, bajo el titulo de "Gross Deutschland" (La gran Ale-
mania), un libro en 80, escrito por R. Tannenberg.
Para este author la Argentina y las dem6s repiblicas
vecinas estdn condenadas a transformarse antes de
medio siglo en una vasta y pr6spera colonia alemana
que se denominard "Deutsch Sud Amerika".
R. Tannenberg-fu6 m6s previscr que von Velser.
Sin embargo Ilega a la misma conclusion. La cadena
es mds larga; pero, al fin une la political imperialist
de Alemania a sus objetivos. Cambia el plazo; puede
cambiar el m6todo-guerra o penetraci6n pacifica.-
Lo que es inalterable es la finalidad.
Y, para lcgrarla, Alemania hace todo lo necesario.
Primero crea la atm6sfera propicia a la political de ex-
pansi6n en Sud Am6rica. Luego su Parlamento recoqe
las inspiraciones de von Liebert y el 22 de julio de 1913
reemplaza la antigua ley de 1870 sobre nacionalidad
por otra que permit a los subditos alemanes obtener
carta de ciudadania en us pais extranjero sin perder





por eso su nacionalidad de origen. El articulo 25 de esa
ley establece lo siguiente: "No pierde su nacionalidad
alemana el que, antes da adquirir una nacicnalidad
extranjera, haya obtenido, mediante petici6n suya a la
autoridad competent d? su Estadc de oriqen, la autori-
zaci6n escrita de conservar su nacionalidad. Antes de
concede esa autorizaci6n deber& consultar al consul
alem6n".
En su pre6mbulo la precedent ley hace constar
que se dicta para aquellos' casos en que la petici6n de
nacionalidad extranjera, obedezca a razones de inter6s
pecuniario ("Enverbsverhaeltnisse").










SUD AMERICA PARA LA GRANN" ALEMA-
NIA



D OMINGO F. Sarmiento nos daba a conocer que la
revista "Deutsche Rundschau" publicaba en abril
y mayo de 1882 un trabajo an6nimo sobre las futures
colonies de Alemania:
"El primer articulo demostraba la necesidad para
Alemania de tensr colonies propias, adonde se diri-
gian los emigrantes que actualmente van a Ilavar
sus brazos y su industrial a praises extranjeros.
En el segundo articulo, el autor examine cu&les
son los praises dcnde convenga a la Alemania fundar
sus colonies. En primer lugar, la Etiopia; en segundo
lugar en las provincias del Sur del Brasil (Rio Grande
do Sul y Santa Catalina, ai paiafraseado), en donde
se encuentran ya grupos importantes de alemanes.
En fn, los paises al mediod-a del Brasil, Repiblica
Argentina, Uruguay y Paraguay. Estos diver-os pai-
ses no le ssr6n adquirido3 a la Alemania por la'fuer-
-za; el gobierno no se meters en ellos sino para ase-
gurar a sus nacionales los derechos garantidos por los
tratados. La iniciativa pertenecer6 a una poderosa
compafiia particular, extendiendo sus ramificaciones
per today la Alemania y disponiendo de capitals enor-
mes. El espiritu de la empresa ser& tal que en un tiem-
,po dado los paises colonizados vendr6n a ser de he-
cho provincias alemanas".
Por su parts y como si quisiera reivindicar las
hist6ricas aspiraciones germ6nicas sobre Sud Am6-
13






wca un peri6dico alem6n que se edita en Buenos:
Aires ("Deutsche La Plata Zeitung") publicaba el 5 de
marzo de 1939 una referencia y un comentario del dis-
curso prcnunciado diez dias antes en Wuerburg por
yon Epp, gobernador de Bavaria.
El orador dijo:
"...El Fuehrer ya ha dicho al mundo que Ale-
mania pide que se reconozca su derecho a participar
en la distribuci6n de las materials primas mundiales,
exigiendo la abolici6n del sistema ridicule de la fi-
deicomisaria sobre su propiedad... El pueblo alem6n.
como una de las primeras naciones culturales del
universe, pide participar en la reorganizaci6n future
del mundo, en consonancia con el porvenir de un pue-
blo de 80.000.000 de almnas de elevado desarrollo...
Existen grandes territories cuyos gobiernos no son ca-
paces de poblarlo y colocarlo al servicio 'de la hu-
manidad. Esto es un fuerte peligro para la paz..."
Y el mencicnado diario hacia esta glosa:
"No puede tolerarse por m6s tiempo que el mun-
do siga dividido en paises que tienen superabundan-
cia de lo necesario para la subsistencia y otros en que
se carece de lo principal. Los actuales limits del mun-
do no son una ley eterna". En seguida agrega: "El de-
recho de la posesi6n de It tierra ha sido establecido
por medio de la fuerza y este estado no puede ser so-
lamente mantenido hasta que Ilegue otra fuerza ma-
yor que motive el dambio del mismo". Refiribndose a
la inmigraci6n dice: "Hasta .que Hitler asumi6 el po-
der, Alemania di6, afio por afio, miles y miles de po-
bladores a los passes americanos, quienes sirvieron
como abono cultural, pero no hemos de tolerar por
mrs tiempo la inmigraci6n en esa forma. Ahora que-
remos espacio para nuestros compatriotas, territories
que, de acuerdo con la nueva division de la tierra,
pedida por el general von Epp, perteneceran a la gram
Alemania."
14











PREPARATIVOS PARA EL COMBAT




A LEMANIA no descuida la acci6n plural. A la pro-
I paganda acompafia la penetraci6n. Para la pe-
nstraci6n se vale de los alemanes residents fuera de
las fronteras de su territorio. Emplea la diplomacia. se
desliza en los medios j6venes buscando la cclabora-
ci6n de la audacia irreflexiva; recurre a la intriga; usa
de la coacci6n, aprovecha la clandestinidad y no des-
defia la violencia.
A principios del siglo actual (en 1908 ya estaba
fundada) crganiz6 una Sociedad de gente alemana de
dentro y fuera de la patria, que se titul6 V. D. A. ("Volks-
bund fiir das Deutschtum im Ausland", o sea ."Uni6n
Nacional Alemana"). Despu6s del Tratado de Versalles,
en 1921, Alemania dispuso utilizar la V. D. A. para
mantener vivo el pensamiento patrio en las escuelas
y en los grupos sociales que vivian en poises extran-
jeros y sometidos a rsgimenes distintos del nazi, con
el objeto de preservarlos de la.,asimilaci6n. Al revisar
en 1933 el gobierno nacionalsocialista los archives e
informes de la V. D. A., pudo ccmprobar que contenian
los nombres de 35.803.000 alemanes residents en el
extranjero, de los cuales un 75 % se mantenian en
contact ccnstante con Alemnnia mediante las distin-
tas publicaciones de la V. D. A., dirigidas algunas de
ellas especialmente a los j6venes.
El nazismo se extiende a todo el mundo en la me-
15






dida que le es possible. No s61o se ocupa de regir el
destino de los alemanes que habitan fuera de Alema-
nia, sino que engloba tambi6n a todas las personas de
origen alem6n, hasta la cuarta generaci6n.
El Estado nazi hace un distingo entire el "reich-
deutschen", individuo del Reich alem6n, y el "volks-
deutschen", persona de origen alern6n.
La propaganda est6 puesta al servicio de la anti-
gua idea del pangermanismo y procura ganar adeptos
para la gran Alemania. En la practice, Alemania tiende
a confundir los unos con los otros. Es asi que proclama
la existencia de 30.000.000 de alemanes del extranjero
y no de uno y medio a dos millones, que es la difra
real. Entre esos 30.000.000 de alemanes que Alemania
consider como suycs, del extranjero, est6n todos los
de habla alemana de cualquier pals; todos los hijos
y los nietos de los alemanes que resident en passes
extranjeros.
En su af6n desenfrenado de aumentar la masa de
compatriotas llegan a invitar a las mujeres pr6ximas
a dar a luz, a dar su alumbramiento en barcos ale-
manes anclados en la rada de los diversos paises.
Por decreto de 30 de enero de 1937, la organizaci6n
de los alemanes del extranjero, (N. S. D. A. P.), fue
anexada al Ministerio de Relaciones Exteriores del
Reich. Hasta ese entonces pertenecia exclusivamente
al partido nazi Este cambio convierte ciertas aspira-
ciones del partido nazi en objetivos precisos del Es-
tado.
En virtud de este decreto, el gauleiter, Ernest Wil-
helm Bohle, que desde 1933 era jefe del Departamento
de Extranjeros del Partido Nacionalsocialista, fu6 in-
corporado al Ministerio de Relaciones Exteriores del
Tercer Reich, en calidad de director ministerial. Es un
puesto creado especialmente para 61. En principio est4
sometido a la autoridad del ministry de Relaciones Ex-
teriores, pero como miembro del partido debia rendir





cuentas a Rudolf Hess, lugarteniente de Hitler en cl
direcci6n del partido nazi. Por otra parte, en el citado
decreto de enero de 1937 se establece que Bohle tiene
derecho de opinion en el Ministerio de Relaciones Ex-
teriores.
Despu6s de promulgado el referido decreto todo el
personal del Ministerio de Relaciones Exteriores del
Reich fu6 incorporado, como grupo local a la Auslands-
organisation.
De esta manera todos los jefes y directors nazis:
de los diferentes pa-ses, que hasta ese moment eran
funcionarios del partido nazi, pasaron a ser funciona-
rios del Estado al servicio de los cuerpos diplom6ticos.
Esta sintomdtica promaci6n de Bohle consagraba
la fusi6n de la political de germanizaci6n del Partido,
Nacionalsocialista con la political de conquista del Reich.
El diputado argentino senior Dickmann determinaba
asi la estructura de la organizaci6n nacionalsocialista
en el exterior de Alemania:
1 En cada pais se reclutan, en primer t6rmino,
los hombres de m6s confianza de la colonia alemana
que sean miembros del partido nazi, con los que se
forma el "grupo local" o "punto base", dirigido por
un jefe (Stiitzpunktleiter).
2 El conjunto de puntss base" est6 sometido'
a un director de distrito (Kreisleiter).
39 Las "bases de distrito" est6n regidas por un
director regional (Landkreisleiter).
49 Este director regional depend a su vez deo
la direcci6n local supreme (Landesgruppenleiter).
59 La icci6n de estos diferentes organisms es-
t& supeditada a Berlin, bajo la direcci6n del Fiihrer de-
los alemanes del extranjero, el gauleiter E. W. Bohle.
"Hay actualmente, describe un 6rgano. nacicnal-
socialista, m&s de 30.000.000 de alemanes fuera de las
ronteras del Reich. En todas parties luchan ellos. La
sangre alemana se defiende de la absorci6n por otras
17,






naciones; no quiere ser reducida a la esclavitud". (Na-
tionalseitung Essen, 10-XII-1935).
El fin de "organizaci6n de los alemanes del extraa-
jero" (N.S.D.A.P.), es justamente "hacer hablar a esa
voz ds la sangre". Todos los esfuerzos tienden a "des-
pertar el ssntimiento national alem6n", su trabajo es
"Volkstumsarbeit".
De las ccho secciones de la organizaci6n, dos se
ocupan de Am6rica: la sexta, de America del Norte y
la s6ptima, de Am6rica del Sur. Como so ha dicho, la
acci6n general de estas secciones est6 dirigida por
Berlin y el material de propaganda es proporcionado
por Stuttgart. Esta acci6n ccmienza por la introducci6n
en el pais elegido, del mayor n'mero pcsible de agen-
tes nazis, ya sea como agregados a los consuladon
alemanes, como agents comerciales bancarios o coma
representantes industriales.
Una vez en el lugar, escs agents comienzan una
ofensiva sistem6tica en la colectividad alemana, ata-
cando primeramente a Ics "Reichsdeutche", eZto es, a
los individuos del Reich alem6n. Ninguno de 6stos
"tiene el derecho de permanecer al margin de la seo-
ci6n local del partido nacionalsocialista"; por otra par-
te, s6lo los "Reichsdeutche" pueden ser inscriptos en
los puntos base.
En cuanto a los antigucs alemanes, los "Volkgenos-
sen fremder Staatsangehorigkeit" (los colonos alema-
nEs en America del Sur o en el Sur del Volga, por
ejemplo) son englobados en la "Uni6n Nacional Ale-
mana" (V. D. A.).
En 1935, la lista de los Deutsche Vereine ccupaba
ya 13 pdginas del Anuario de Stuttgart para la Argen-
tina y 26 para el Brasil.
Emisarios de la organizaci6n N. S. D. A. P. inva-
den los raises sudamericanos desde el advenimiento
del hitlerismo al poder y comienzan un sabio nuclea-
miento.
18






En el libro "Alemania y Sud America", (Leipzig,.
1938) se dedica un capitulo a la Argentina, dici6ndose
de ella que es un pais apropiado para la inmigraci6n
y que atraia a los alemanes tanto como el Brasil. Y
agrega: "Encontramos marines y soldados alemanes
en los comienzos de la historic argentina, al igual que-
en la del Brasil. S61o los labriegos vinieron a regafia-
dientes. Cerca de 230.000 alemanes est6n hoy despa-
rramados por la Rep6blica Argentina; viven juntos,
en grupos mas o menos cerrados, en las provincias de-
Santa Fe, Entre Rios y Buenos Aires y en los territo-
ries de La Pampa, Misiones, Chaco y Formosa. Colo-
nizados individualmente se los encuentra en las pro-
vincias de C6rdoba y de Mendoza y en la Patagonia.
S61o la Capital Federal alberga a unos 40.000 ale-
manes".
Habla luego el texto de la, "desoladora suerte de
los arrendatarios alemanes trashumantes de la Argen-
tina", y despu6s de minuciosos an6lisis de la coloni-
zaci6n, terminal por aseverar que confia en que defini-
tivamente se impondr6n los intereses alemanes en
este pais.
Ssgin el professor Andler el pangermanismo pide
a las rep-blicas de la Am6rica latina que escojan entire
estas dos soluciones: (primera), dejarse infiltrar de po-
blaci6n, de industrial, de capital alemanes, dejarse len-
tamente dirigir, proteger, finalmente gobernar por los
alemanes y tener el apoyo del imperio; o (seginda),
avenirse a buenas por la fuerza".
En previsi6n del iltimo extreme, el nazismo se
viene crganizando, con car6cter military de fuerza
armada dentro de la Argentina, incrustando un ele-
mento extrafio en la organizaci6n de las fuerzas co-
activas del Estado.
En Der Stosstrupp, Las Tropas de Choque, editado
por el grupo regional del Partido Nacionalsocialista en
la Argentina, de mayo de 1935, se expresa lo siguien-
19'






te: "El Partido Nacionalsocialista obrero surgi6 direc-
tamente de la vida en las trincheras de la gran guerra.
Por eso las formas de organizaci6n del partido copian
las militares. Por eso la convivencia dentro del par-
tido y la manera de ser del partido eta6n impregnadas
en el espiritu military. En todas las cuestiones dudcsas,
litigiosas, de competencia, de responsabilidad y de
mando, prevalece el estilo military .
Por su parte, el 20 dtl mismo mes y afio escrib'a
Der Tromler en su edici6n de Buenos Aires: "...Como
en este pais todo est6 an por cristalizarse, nuestro
trabajo debe ser preparatcrio. Si mantencmos nuestra
la fe, llegard el dia como ha llegado en la patria ale-
mana".
En septiembre de 1935 afirma un cuaderno de Las
Tropas de Choque: "El Partido Nacionalsocialista no
,es una asociaci6n en el antiguo sentido, sino una orga-
nizaci6n de combat para el logro de una determinada
finalidad pclitica". Y en igual fecha Hitler formulaba,
ante el Congreso del partido Nazi en Niirsmberg, este
principic: "El Partido manda al Estado".
Una organizaci6n nazi fuera de Alemania no pue-
de, pues, ser otra cosa segin paladina confesi6n
de quienes definen sus doamas que una Sociedad
de conspiradores y un ei6rcito dispuesto a practical la
-ocupaci6n del territorio donde se encuentre.











LA "MINORIA" ALEMANA




LOS primeros brotes germanicos aparecen en la Ar-
gentina a mediados del siglo XIX segin se des-
prende de la documentaci6n pressntada a la C6mara
de Diputados de la Naci6n por el Sr. Damonte Taborda
en la Sssi6n del 15 de junior de 1939.
En el texto titulado "La lucha por el terrufio" que
insert un peri6dico nazi, se lee:
"Pais apropiado para la inmigraci6n, la Argentina
atraia a los alemanes tanto como el Brasil. Ya en 1845
podia leerse en el peri6dico argentino "La Gaceta
Mercarnil" el siguiente aviso:
"La direcci6n del tsatro Chico avisa a los resi-
dentes alemanes de esta ciudad (Buenos Aires) que
una noche por semana pondrd el citado local a dispo-
sici6n de Ics aficionados que est6n dispuestos a dar
representaciones dramaticas o a interpreter numeros
de canto y misica". (Retraducido del alem6n).
Seguidamente traza un boceto de los origenes y
desenvolvimiento de la colcnizaci6n alemana en la
Argentina:
"Es debido, sobre todo, a Ics ruso-alemanes que se
han creado colonies germ6nicas cerradas en la Argen.
tina. Ellos iniciaron la lucha contra el gobierno y los
latifundistas. Vinieron en 1878 de Rusia, de dcnde los
obligaron a emigrar las malas cosechas, firmsmente
resueltcs a labrarse en la Argentina una nueva exi--
21






tencia. Aunque conservadores por temperament y
muy apegados a la tradici6n, se opusieron con ahinco.
a los terratenientes. En las provincias de Entre Rios y
Buenos Aires fundaron aldeas uniforms, separadas en-
tre si, a veces, de acuerdo a la confesi6n religiosa.
Como son muy prolificos, multiplicdronse pronto; su
nimero creci6 tambi6n, despues de 1906, gracias a la
inmigraci6n proveniente de Rusia. Las ramificaciones
de sus colonies existentes y el establecimiento de nue-
vas colonies en todo el pais, les di6 relieve e impor-
tancia. Vinieron, no s6lo de las orillas del Mar Negro,
sino tambi6n de Besarabia y del C6ucaso, o, como los
colonos de Misiones, de la Volnia. Muchos de ellos se
habian colonizado antes en el Brasil, y pasaron a la
Argentina, para ver si obtenian en ella mejor suerte.
Adem6s, cada vez Ilegaban nuevos colonos de Ale-
mania. Hasta 1890 crearon los alemanes 40 colonies,
pero muy pocas de ellas eran cerradas.
"A comienzos del siglo llegaron nuevos colonos de
Alemania y se establecieron en el Norte de Misiones:
en Bonpland, Cerro Cor6, Mecking y Yerbal Viejo. So-
bre tierras da propiedad de la firma Liebig, surgi6 cerca
de Ap6stoles, la colonia badense de Nueva Carlsruhe".
El diputado Sr. Juan Antonio Solari aporta nuevos
pormencres sobre la formaci6n de las colonies:
"La entrada del Brasil en la guerra de 1914 produ-
jo una fuerte emigraci6n de alemanes e hijos de ale-
manes (alem6n-brasilefio).
En San Alberto, Puerto Rico y Monte Carlo en 1917,
se establecieron las primeras colonies de alemanes-
brasilefios, siendo su administrator un senior Kulmey.
Las mensuras fueron hechas per aficionados y hasta
hoy los colonos sufren sus consecuencias. Los plans
dan la superficie del lote, pero no traen dimensions
de sus lados.
En 1919 en El Dorado se inicia la colonizaci6n con
gran propaganda realizada en Europa Central, en el






Brasil y provincia de Buenos Aires por el entonces pro-
pietario don Adolfo J. Schwelm, quien no queria en sus
propiedades coloncs de escasos recursos. El primero
en establecerse fu6 un grupo de dinamarqueses pro-
cedentes de Tandil, pero despu6s prim6 el element
alsm6n, actualmente gran mayoria...
"La colonia fiscal de Alem, situada en la zona cen-
tral de Misicnes era de muy poca importancia en 1928.
Hoy se encuentra densamente poblada por alemanes
y hacia Cerro Azul por polacos.
Hasta 1926 la poblaci6n de Ober& era de suecos y
alsmanes venidcs del Brasil. Si bien en esta zona hay
colonos de varias nacionalidades, en la actualidad pre-
dominan los alemanes.
Pueblan Campo Grande y camino al IguazA hasta
km. 221,600, alemanes, ukranianos, polacos y muy po-
cos argentinos".
La colonizaci6n alemana no puede equipararse a
las colonizacicnes ordinarias. Siendo mas numerosas
las colonies de otras nacicnalidadSs en el ambiente
argentino, ninguna present para el Estado las carac-
teristicas de peligrosidad que ofrecen los colonos ale-
manes.
Ya lo reconocia asi el doctor Julio A. Vanasco en
el informs que, ccmo gobernador que era de Misiones,
envi6 al Ministerio del Interior en 6 de agosto de 1937:
"El pacd obtuvo el concurso extraniero en la media
que su economic necesita, aument6 num6ricamente su
poblaci6n, pero no ha conqui-tado racial ni socialmen-
to el factor human que supone el inmigrante, y son
diversos los motives que han influido en su lenta cuan-
do no negative adaptaci6n al medio: se han apegado
demaziado al concept de colonial, y dentro de ella
conservan sus h6bitos, su religion, su idioma, sus sis-
temas y luchan per perpetuarlos a trav6s de las gene-
racicnes nacidas en el pais; la resistencia que ofrecen
a la escuela argentina es un indicio elocuente, y de
23






ahi que 6sta no pueda ejercer la influencla necesaria
para adaptarlos definitivamente. Las vias de comuni-
caci6n precarias, oblig6ndolos a permanecer alejados
de los centros de cultural argentinos, la lucha constan-
te contra el medio hostile y una natural tendencia a
desvincularse de las cosas nativas, son otros tantos
factors que obstaculizan la asimilaci6n del inmigran-
te, sin considerar la acci6n direct de los gobiernos
de sus paises de origen que tratan de mantener la-
tente el espiritu de su nacionalidad, alimentando el
concept de colonia por derecho, no de la colonia por
adaptaci6n y sometimiento".
La colonia alemana radicada en la Argentina cons-
tituye un instrument del gobierno nazi en atenci6n a
que como en otros praises de Europa -.ha sido con-
vertida en minoria. En la Argentina no hay una colo-
nia alemana; hay una minoria alemana: los sudetes
de Sud Am6rica que un dia si el nazismo supervi-
ve convertir6n una naci6n libre en un pueblo sub-
yugado. En nombre de postulados aparentemente re-
dentores reivindicar6n presuntos derechos de posesi6n
de la tierra y reclamar6n para Alemania el suelo ar-
gentino que pisan.











zUN MILLION TRESCIENTOS MIL ALEMANES
EN LA ARGENTINA?



EL Ministerio de la Informaci6n y de la Propaganda
del Tercer Reich dirigi6, en 30 de junior de 1933.
un document confidencial y secret a todos sus re-
presentantes en el exterior especificando lo que se ne-
cesita hacer en todos los praises del extranjero para
propagar las ideas y prop6sitos del nazismo alem6n,
a fin de conquistar adeptos para esta nueva ideologia
y lograr, si fuera possible, su adopci6n por los distintos
paises. Ese document, que tiene instrucciones preci-
:sas y ccncretas para todos los praises, se especializa
con los paises de Sud Am6rica, principalmente con el
Brasil y la Argentina; se refiere a la acci6n en ambas
Am6ricas, relacionada con los servicios informativos
telegrdficos y por radio; da instrucciones precisas acer-
ca de la clase de noticias y la forma de divulgarlas
por el cable y por la radio; trata de la creaci6n de una
*agencia radicada en Berlin para la redacci6n de ar-
ticulos que se distribuyen en todos 16s praises, traduci-
,dos y preparados, a fin de procurar su introducci6n en
los diaries, si fuera possible, por personas nativas y
neutrales en political; se establece el esfuerzo que se
necesita realizar sobre la prensa extranjera, c6mo hay
que publicar avisos, c6mo hay que subvencionar dia-
rios o mantenerlos, si fuera necesario y possible. Se
establece adem6s con exactitud que hay que efectuar
propaganda de turismo y cultural, ofreciendo viajes






gratuitos a Alemania, con estada paga para determi-
nados ciudadanos de ciertos pauses, para que alli re-
ciban impresiones e instrucciones. Establece c6mo hay
que proceder en la propaganda de cina y de radio-
difusi6n, c6mo hay que fijar horas en determinadas
estaciones de radio, para difundir la doctrine nazi. Y
se establece, tambi6n, c6mo hay que hacer exposicio-
nes de arte gr6fica, etc.
Pronto aparecieron (en 1934) los primeros grupos
nazis en la Argentina. En calidad de comerciantes, con-
ferencistas, poetas y artists, turistas, etc., llegaron-
numerosos y compactos nicleos de agents alemanes.
Siguiendo paso a paso los 6rganos de la prensa se
advierte la intensidad de este aflujo, particularmente
en lo referente a las giras de conferencias.
Dos ejsmplos concretes:
El poeta Karl Goetz, enviado por Stuttgart en 1936-
1937, pronunci6 200 "charlas literarias"; Joseph Panten,
pronunci6 80, y la inmigraci6n po6tica de Hans Sieg-
fried von Wegesack lo condujo a evocar delante de
sus auditors "una comunidad national de alemanes
que se extenderd per la tierra entera".
En Buenos Aires un cierto doctor Heinz Ott aparece
sobre el scenario como una especie de double de Hitler:
port, gesto, uniform de los guardias de asalto, etc. Y
la sala, previamente caldeada por los ritos, los cantos,
los gritos y los gestas sacramentales, lo aclama, el bra-
zo extendido, en un delirio fren6tico. ("El Diario", 11 de
diciembre de 1938).
Ilustra el m6todo empleado por el nazismo para
la penetraci6n en la Argentina el contenido de la re-
vista "Kammler" (Tambor), editada en Buenos Aires:
informaciones de todas las organizaciones alemanas,
direcciones, etc., y hay algunos avisos f6nebres donde
figure la cruz sw6stica, la cruz gamada; ya no ponen
la cruz cristiana, sino la swdstica en las ceremonies
zeligiosas, la cruz, que segin la grdfica expresi6n del
26






papa, no es la cruz de Cristo. En esta revista hay al-
gunos grabados y estampas muy interesantes de cam-
pamentos de nifios alemanes en la Argentina, con todo
el aspect de campamentos militares; figure una ban-
dera nazi, y todos los j6venes est6n uniformados y ha-
ciendo ejercicios que se parecen much a ejercicios
militares. En otro nimero se inserta una informaci6n
total de los grupos locales.
,Sobre qu6 masa de poblaci6n alemana opera el
Tercer Reich en la Argentina?
Segin la estadistica que el Sr. Dickmann ofreci6
a la C6mara de Diputados (sesi6n del 18 de mayo
de 1938) el n6mero exacto de residents alemanes en
el pais que alcanza a 236.756. Alemanes natives, 43.626,
El resto son argentinos que en la estadistica figuran
,como alemanes, porque la Alemania nazi consider
alemanes a los hijos y nietos y hasta la cuarta ge-
neraci6n.
Esa es afiadia el diputado socialist la dis-
cusi6n y la negaci6n del eminente derecho americano
y argentino del jus soli En Alemania se niega que los
hijos de alemanes nacidos en la Argentina sean ar-
gentinos. Para Alemania son alemanes, y el prop6sito
de dicha doctrine es crear en cada pais de Sur Am6ri-
ca, minorias alemanas, colonies alemanas, y como es-
tas minorias y estas colonies serian minisculas, si se
redujeran nada m6s que a los extranjeros, se quieren
incorporar en estas minorias o colonies a los hijos,
nietos y biznietos de alemanes que constituirian las
minorias necesarias para provocar problems y cues-
tiones en cada pais.
Otro dato. La Enciclopedia de Brockhaus da las
siguientes cifras sobre alemanes residents fuera del
Reich: en la Argentina, 1.300.000; en el Brasil, 600.000;
en Chile, 30.000; en el Paraguay, 7.000; en el Uruguay,
5.000; en Venezuela, 900; en Canad6, 300.000; en Esta-
dos Unidos, 8.000.000; en Siberia, 150.000; en la region
27






del rio Volga, 50.000; en el oriented, 16.000; en Ucrania
Carp6tica, 11.000; en Eslovaquia, 150.000. El resto esta
dispersado en el mundo, con un buen nimero repre-
sentativo en ciudades como Paris, Amberes, Londres,
Leningrado, Lisboa, Madrid, Roma.
Pero recojamos testimonios que deben ser incon-
trovertibles hasta para los mds esc6pticos. El doctor
Emil Ehrich decia textualmente (17 de enero de 1938)
en la escuela de altos studios politicos de Berlin, ante
los lideres de la juventud hitlerista en el extranjero
sobre tales organizaciones y fines de la organizaci6n
nacionalsocialista en el extsricr: "Existen en el nuevo
mundo grandes territories poblados' casi en su totali-
dad por alemanes, cuya tarea debe consistir en tomar
bajo su propio gobierno las tierras cultivadas y traba-
jadas por ellos y sus descendientes, para ponerlas bajo
la protacci6n de nuestra maravillosa y otra vez pode-
rosa patria alemana. Pero la organizaci6n en el ex-
tranjero debe y lo logrard, crear una comunidad ale-
mana que no conozca fronteras ni mares lejanos".
De acuerdo con esta doctrine, en 1937, al celebrar-
se el V Congreso de la Organizaci6n de Alemanes en
el Exterior, en Stuttgart, fu6 exhibida una pelicula so-
nora tomada en la Argentina. Trat6base del primer
film de ese caracter destinado a evidenciar la impor-
tancia de la actividad nazista en nuestro pais, el cual
se ofreci6 ante los delegados provenientes de tcdas las
parties del mundo reunidos en la citada ciudad ale-
mana. La misma pelicula fu6 pasada en privado ante
altos funcionarios y jefes del Partido Nacional-socialis-
ta Alem6n, previamente seleccionados, en la ciudad
de Buenos Aires, antes de ser enviada a Alemania.
La pelicula se titula "Lejos del pais de los ante-
pasados" y para su preparaci6n, segin consta en la
publicaci6n official del N. S. D. A. P. "Ausland Organi-
sation del N. S. D. A. P. V. Reichstagung der Aus-
landsdeutscheri. Stuttgart, 1937", "el jefe territorial de.






la organizaci6n exterior del N. S. D. A. P. en el Uru-
guay, Felix Schmidt y el director artistic de la pelicu-
la Gerhard Huttula, viajaron por la Argentina llevando
a cada hogar el prestigic de las ideas del Fiihrer. Equi-
pados con un aparato transportable para peliculas so-
noras y elements necesarios rscorriercn todos los pun-
tos del pais, transmitiendo al hombre alem6n que vive
en la gran soledad de la pampa argentina el espiritu
de la nueva Alemania, y as' los alsmanes del campo,
los colonos, t6cnicos, ingenieros, comerciantes, profe-
sionales, fuercn espont6neamente los actors natura-
les del film "Lejos del pais de los antspasados".
Lejos del pais de los antepasadcs... buscan los.
bienes ajenos y penetran en la vida de otros pai-
ses imprimiendo caracter nazi y borrando la psicolo-
gia aut6ctona de los medios m6s diverscs.
Leve idea de lo expuesto respect a la Argen-
tina pueden dar estas palabras del diputado sefidr
Dickmann:
"S6 que en el Ncrte argentino andan agents de
Krup y de Thissen en busca de minas de estafio, de
plomo y de manganeso, y que en el territorio de Los.
Andes se han encontrado minas de estafio much mas
ricas que las de Jujuy, y que militares y civiles alema-
nes est6n haciendo gestiones para adquirirlas. Se ha
hablado de una inversion, en el Norte, de $ 30 o 40
millones moneda national per la casa Krup para fa-
bricaci6n de armamentos".
Los nazis se multinlican, adquiriendo la penetra-
ci6n caracteres de alarma.
El parlamentario argentino, senior Damonte Tabor-
da present a la C6mara de Diputados (1939) un tes-
timonio que reproducimos:
En importantes reparticiones piblicas del pais
existen t6cnicos nazis, ccn cargos de responsabilidad
y elevado3 sueldos y que por las funciones que des-
empefian, poseen informaciones fundamentals para
29'






la Repiblica.
En Yacimientos Petroliferos Fiscales, los t6cnicos
alemanes e italianos, militants activos de organiza-
ciones nazistas y fascistas, tienen a su alcance cuanto
atafie a una de las principles riquezas argentinas. El
contralor del Departamento de Exploraciones Geol6gi-
cas estd en manos de un t6cnico nazi. En Salta, el doo-
tor Schlakinweit; en Mendoza, los doctors Trumpy y
Bohen; en Comodoro Rivadavia, los doctors Leisghol,
Brandsmayer y otros; en Plaza Huincul, el doctor Artu-
ro Roll y el ingeniero Bain. El doctor Roll, active mili-
tante nazista, por sus elevadas funciones en Yacimien-
tos Petroliferos Fiscales, recorre la Patagonia en auto
official y aprovecha estas jiras para su propaganda
ideol6gica; su correspondencia es abundante y es
despachada por Via area y lacrada.
En la Direcci6n de Meteorologia, Geograffa e Hi-
drologia del Ministerio de Agricultura, el senior W. Kno-
che, director de la carta del tiempo, ha dedicado espe-
*cial atenci6n a sus studios a la Patagonia y a su ae-
rologia, fundamental para la navegaci6n area. Lo
secundan en sus actividades los nazis Wolken y Maus-
tach. Pretextando enviar studios cientificos a Alema-
nia, despachan informaciones de valia. Knoche ha es-
tado en Espafia haciendo studios aerol6gicos.
El inspector de radiocomunicaciones de Correos y
Tel6grafos, senior Melchior, es agent de la Transo-
cean y de la Compaiifa Delfino; sus fuentes informati-
vas son extraordinarias. El jefe de la estaci6n Pacheco,
de radiocomunicaciones, sirve en la Transocean como
jefe de servicios radiotelegrdficos y jefe de expedici6n
de servicics grdficos de la misma.
La infiltraci6n nazi les permits obtener informa-
ciones a tiempo. El comisario Stafforini, de Comodoro
Rivadavia, estC6 vinculado a los nazis y tuvo que cum-
plir las diligencias encomendadas en la localidad par
el juez Jantus. En Rio Gallegos, el subcomisario de po-






Ylcia Neuman es nazi. En La Plata es official del cuerpo
de bombers otro nazi M. Pschunders. En la Univer-
sidad de Tucumdn, el director del Instituto de Micro-
biologia y Parasitologia, doctor Claudio Milani, escri-
be al Duce ofreci6ndcle su adhesi6n.
En Parques Nacionales, en Bariloche, actia el na-
zi Kains. En Zapala, Neuqu6n, el encargado de la usi-
na de Luz y Fuerza es el nazi Carlos Maubach, dirigen-
te tambi6n de la Legi6n Civica. El president munici-
pal de Zapala, es nazi, se llama Martin Cirilo Etcheluz.
El director de los boys scouts de Neuqu6n es nazi, Otto
Max Neumann, que dirige el peri6dico "El Territorio".
En la Casa de Moneda un active nazi, P. Mettke,
es jefe de talleres; ingres6 de la calle y con $ 700 min.
Hay m6s nazis: jefe de valores, V. Soing; jefe de gal-
vancplastia, L. Burzio; traductor official, Neumeister;
empleado de contaduria, Whtrih; igual, Ettusben; di-
bujante. Jurcchan; obreros: A. Keck, Vit Vlacil, M-
Ramp.











LA ARGENTINA SE DEFIENDE




ALEMANIA, que en ninguna 6poca de la Historia ha
Sbria de dominar las rutas maritimas, ha ejercido
un predominio evidence military de dominion del sue-
lo en no pocas etapas de su existencia. Colocada
bajo los auspicios de Marte desde sus fundamentos
politicos cuid6 algo que ha sido y es esencial para la
defense, de los praises: los secrets de su defense mi-
litar. Como Alemania hicieron los dem6s pueblos. El
descubrimiento de un secret military ha significado fre-
cuentemente la muerte de millares de series o el hundi-
miento de un pueblo.
Teniendo en cuenta estos y otros aspects, sabien-
do Alemania el valor que tiene el conocimiento de lo
que est6 rigurosamente reservado al instrument que
tiene la misi6n de defender con las arenas la indepen-
dencia de su patria, no habria de causar sorpresa sus
intentos de penetraci6ri en las esferas militares de la
Argentina.
Uno de los paladines del antitotalitarismo argentino,
el diputado senior Juan Antonio Solari llevaba en 1932
la voz previsora del grupo parlamentario socialist a
la C6mara popular de la Naci6n denunciando la exi-
tencia de unos titulados informants militares que el
Ministerio de la Guerra eleg'a siempre de nacionali-
dad alemana...
El senior Damonte Taborda inform a la Cmnara






'de Diputados (9 de junior de 1939) que el general von
Faupel actu6 en la Argentina antes de la guerra de
1914 a 1918, con el grado de mayor, como profescr de
la Escuela Superior de Guerra, regresando al pais des-
pu63 de la contienda europea, ya con el grado de ge-
neral y siendo nombrado entonces consejero de la or-
ganizaci6n military del ej6rcito argentino. Desde esa
posici6n espectabilisima ensefi6 entire otras cosas
- que la Patagonia es indefendible en caso de gue-
rra, aconsejando a los alumnos de la Escuela Superior
de Guerra argentina que la Patagonia debe ser aban-
donada absolutamente en caso de guerra para aten-
der con exclusividad a otros frentes.
De esta suerte, el ej6rcito argentino no hacia ejer-
cicio ni maniobras sobre la Patagonia... El hecho pro-
voc6 algunas incidencias, a raiz de las cuales von
Faupel tuvo que abandonar el pais...
De la Argentina agregaba el senior Damonte
Taborda vcn Faupel pas6 a Brasil, donde se radic6
pcr algun tiempo, prosiguiendo sus studios y trabajos.
Posteriormente, Peri le contrat6, siendo incorporado
como inspector general del ej6rcito por mas de un afio.
El valor de von Faupel para la organizaci6n imperia-
lista del nazismo es excepcional: por sus actividades
y funcicnes en tres repDblicas sudamericanas, conoce
los secrets de las defenses estrat6gicas de las mismas.
Von Faupel ha ocupado despu6s la embajada na-
zi ante el gcbierno de Burgos al comienzo de la guerra
*de Espafia. Es ahora president del Instituto Iberoame-
ricano con sede en Berlin, siendo sindicado como el
jefe del servicio especial de espionage en Sudam6rica.
Cuando las republicas de este continente se reu-
nieron el afio pasado en Lima para las deliberaciones
del Congreso Pananiericano, von Faupel, en una con-
ferencia pronunciada en Berl'n, atac6 vivamente la
iniciativa del president Roosevelt relative a la coordi-
naci6n defensive de estos pueblos ante eventuales ata-
ques originados en algin otro continent.
33









"EL GENERAL FAUPEL DIRIGE UNA VAS-
TA RED DE ESPIONAJE COMMERCIAL Y
MILITARY EN SUD AMERICA Y EN LA AR-
GENTINA..." "TODO ARGENTINO ES
PERSEGUIDO Y DENIGRADO EN LA ALE-
MANIA NAZI..." "CON PROSELITISMO,
DESORDENES Y ODIOS LOS DIPLOMATI-
COS ALEMANES TIENDEN A LA ABSOR-
CION POLITICAL Y COMMERCIAL Y, LUEGO,
A LA OCUPACION DE NUESTRO TERI-
TORIO..."


E L testimonio adquiere mayor volume con la do-
claraci6n que por escrito formula ante el men-
cicnado parlamentario un patriota argentino, el profe-
sor Santiago S6nchez Calvete, quien por habir residi-
do various anios en Berlin tom6 contact con von Fau-
pel, con el embajador argentino en Berlin, con las au-
toridades diplom6ticas argentinas en Alemania y con
la sefiora de von Faupel, que oficiaba ds colaborado-
-ra de este en el Institute Iberocmsricano.
Manifiesta el senior S6nchez Calvete: "En los dia-
rios he leido que en eotos dias se tratar6 en la C6mara
de Diputados la infiltraci6n nazi en nuestro pais, y es
per eso que al dirigirme a usted quisiera hacerle sa-
ber que pongo a su disposici6n y a la de cualquier co-
misi6n parlamenta:ia de invesigaci6n todos los datos
que pozeo y mi experiencia personal recogida durante
mi estada en la Alemania nacional-socialista.
"He vivido en Alemania desde noviembre do 1930
hasta fines de enero del corriente afo, con s6lo una .in-
terrupci6n de seis meses en 1932. Estuve, pues, en es.






pais desde la asunci6n del mando por el nacional-so-
cialismo y de Hitler, regimen cuyas diversas etapas he
podido apreciar muy de cerca y personalm-nte.
"Como argentino native que soy, he puesto du-
rante mi estada el mayor interns en observer el am-
biente ibsroamericano en la capital del Reich y espe-
cialmente todo lo que se relaciona con nuestro pais.
Es asi que puedo afirmar que el Institute Iberoameri-
cano de Berl'n, que preside el general Faupel, dirige
una vasta red de espicnaje commercial y military en Su-
dam6rica y en la Argentina, asi como toda la propa-
ganda ideol6gica nazi en las naciones del nuevo
mundo.
"Esa cautelosa campafia de infiltraci6n la realiza-
ban y realizan en la Argentina agents nazis, dirigidos
por entidades oficiales alemanas que tienen su asien-
to en el Tercer Reich, desde donde se les envia instruc-
-cicnes, dinero y todos los elements necesarios para
desarrollar esas actividades atentatorias a la sobera-
nia y las leyes de nuestro pals.
"Todo argentino es perseguido y denigrado en
Alemania nazi. Quisiera poner en conocimiento del
senior diputado que, al abandonar yo Alemania a fines
de enero del corriente afic, las autoridadss alemanas
s6lo me permitieron Ilevar a mi pals diez marcos en
elective, no obstante que en 1932 habia traido yo 7.000
a ese pais, y que en la frontera del Reich con Hungria
los aduaneros me robaron alhajas m'as, no obstante
mis protests y de invccar mi condici6n de argentino
native."
"En los iltimos meses he sido objeto en Alemania
de la persecuci6n y espionaje de los agents de la Ges-
tapo, quienes registraron varias veces mi domicilio en
,Berlin, me amenazaron con el compo de concentraci6n
y me hicieron vej6menss con el cbjeto de intimidarme
y obligarme a pcner mi pluma periodistica en favor de
la propaganda y espionaje que realizan los nazis en
35






mi propia patria. Es el caso que en septiembre del afio'
pasado la doctor Faupel, esposa del director del Ins-
tituto Iberoamericano de Berlin, general Faupel, me
llam6 a su despacho y me present a un sfnor Sands-
tede, jefe de la propaganda nazi que hace en esta ca-
pital la Oficina de Turismo de los Ferrocarriles Alema-
nes y a un senior Wilhelm Hammerschmidt, c6nsul ale-
man en C6rdoba. Alli la doctor Faupel, Sandstede y
Hammerzchmidt me instaron a que hiciese propaganda
nazi en la Argentina, ofreci6ndome remunerarms muy
bien. Fu6 en vista de mi negative y de la aparici6n de
un articulo mio en el semanario "El Heraldo", de esta
capital, en que relataba objetivamente lo que habia
visto durante los terrible programs del 10 de noviem-
bre, que comenzaron las persecuciones y amenazas:
contra mi para obligarme a que me pusiese al servicio
de la propaganda nazi en la Argentina.
"Apremiado por las amenazas y perrecucicnes, y
temiendo ser arrestado de un moment a otro, aban-
don6 sigilosam.nte Alemania el 31 de enero del co-
rriente afio, como lo pueden testimoniar nuestro emba-
jador en Berlin, doctor Labougle, asi ccmo los secre-
tarios de la embajada, sefiores Luti e Irigoyen, y el c6n-
sul en Berlin, senior Pons.
"Hago fervientes votos pbrque la Honorable C&-
mara de Diputados llegue a tomar alguna decision que
ponga de una vez fin a la campafia de proselitismo
politico, descrden social y odios ancestrales que reali-
zan en nuestro pais los representantes diplom6ticos y
agents de Alemania y cuya finalidad es, primero, la
absorci6n political y commercial y, luego, la ocupaci6n
de nuestro territorio.
"Reitero mi ofrecimiento y pongo a disposici6n del,
senior diputado y de cualquier comisi6n parlamentaria
investigadora, los datos que he recogido durante mi
estada en Alemania y que demuestran el tremendo pe-
ligro que para nuestra patria representan esas activi-
38






dades de extranjeros que abusan de la generosidad de
nuestras leyes y de la paciencia de los argentinos."
ADVERTENCIAS DE LA DIPLOMACIA
ARGENTINA.
LA embajada argentina en Berlin sefial6 al Minis-
terio de Relacicnes Exteriores confirmando lo
que dice el senior S6nchez Calvete en su anterior ex-
posici6n la necesidad de seguir con el mayor inte-
rds y vigilancia en nuestra Repdblica, todas las mani-
festaciones piblicas, privadas o secrets, de las orga-
nizaciones que se han preocupado,en difundir las ideas
political alemanas en Ics dem6s poises y reunir en
cuerpos y organizaciones tal cual ocurre actualmen-
te entree ncsotros a todos los alemanes y hasta los
descendientes de raza germ6nica en las naciones ex-
tranjeras.
Hace notar, asimismo, que lo m6s interesante no
es siempre lo que- publican los peri6diccs en Alemania,
sino las informaciones que traen los llamados jefes de
grupo del extranjero y las instrucciones que reciben
para continuar en sus tareas e intensificar el Deutsch-
tum mediante la organizaci6n forzcsa de todos lo3 ale-
manes y, en donde se les permit, de los descendien-
tes de los mismos en las dem6s naciones. Afiadia la
comunicaci6n official que tambi6n son de gran impor-
tancia las noticias sobre la propaganda y difusi6n de
ideas que realizan en los pueblos de donde proceden
esos llamadcs jefes de grupo, los cuales informan ge-
neralmente en forma reservada.
En febrero de 1938 la embajada en Berl'n advirti6
tambien que Bohle se habia dirigido a todos los repre-
sentantes diplomrticos del Reich inclusive al acre-
ditado entire nosotros haci6ndoles saber que los ale-
manes residents que no trabajen activamente en fa-
vor del nacional-sccialismo deben ser severamente cas-
tigados.











UN DOCUMENT SENSATIONAL




EL 30 de marzo de 1939 el diario vespertino "Noti-
cias Gr6ficas" public (con su respective tradue-
ci6n) la copia d6 un document enviado dias antes al
president de la Repiblica por un ciudadano alem6n
y que dice asf:
"Buenos Aires, enero 11 de 1937. ConfidenciaL
Por correo secreto, por intermedio de A. A. A. la Ofici-
na Political Colonial ds la Direcci6n del Reich del N. S.
D. A. P., a mano del seficr alto comisionado del Estado
Ritter von Epp. Copia para A. O. Munich. Casa Parda
Referencia A. Z. III Argentina 36. Zona: Pampa, Neu-
qu6n, Rio Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fue-
go. Sus cartas: 25-7, 18-9 y 5-12-36. Nuestras cartas 9-8,
30-9 y 22-12-36.
"Como ya hemos informado el 9-8-36 y confirmado
posteriormente, se han tornado acui todas las msdidas
conformes seg6n 6rdenes recibidas en su carta del
25-7-36, para los trabajos preliminares y destinados a
reunir la informaci6n de las zonas arriba citadas. Pero
conio al tiempo de recibir sus 6rdenes el material que
estaba a nuestro alcance era en parte anticuado y en
parte inccmpleto, se ha prescindido de utilizar el mis-
mo como fuente para el informed solicitado. Utilizando
medidas especiales, se han debido seguir distintos ca-
minos para encontraros en posesi6n de informaciones
destinadas s61o al uso interno de las autoridades civi-






les y militares locales y que por su considerable valor
son mantenidas en estricta reserve.
"Para obtsner, aprovechando las relaciones ya
existentes y los conocimientos adquiridos, un material
complete y de iultima data, se ha procedido a la si-
guiente subdivision, a los fines de un mejor informed:
"19 Embajada (con consulado en Comodoro Ri-
vadavia) y direcci6n Argentina del N. S. D. A. P.
a) Obtenci6n des datos fidedignos sobre las uni-
dades militares en las zonas citadas y las for-
tificaciones exi-tentes y las proyectadas para
un future pr6ximo;
b) Constataciones exactas sobre los pozos de ps-
tr6leo que se hallan en explotaci6n y Ics nue-
vos enccntrados por sondeo y que aun no se
les explota;
c) Constataci6n sobre forma, cantidad disponible
y posibilidad de fracci6n de minerales natu-
rales.
"20 C6mara de Comercio Alemana. Infor-
maci6n sobre la part que ccrresponde a las citadas zo-
nas en el comercio total de. importaci6n y exportaci6n
de Argentina, ccnsiderando especialmente la produc-
ci6n y exportaci6n de materials primas industriales (con
excepci6n de lana).
"30 Banco Germrnico y Ban'co Alem6n Tran-
satl6ntico:
a) Detsrminaci6n referente a los capitals extran-
jeros invertidos en esta zona;
b) Investigaci6n especial sobre la producci6n,
venta y actividad commercial de las empresas
que trabajan con capital ingl6s y francs (ex-
cepci6n de la lana).
"49 Lahusen y Cia. Ltda. Informe especial
oobre producci6n de lana en la Patagonia.
"59 Antonio M. Delfino y Cia.:
a) Informaciones sobre navegaci6n maritima y
39





fluvial, instalaciones portuarias, instalaciones
ferroviarias, aer6dromos y red caminera;
b) Infcrmes sobre las condiciones clim6ticas de
las mencionadas zonas.
"69 Uni6n Popular Alsmana y Sociedad para la
Protecci6n de la Inmigraci6n Germana:
a) Nimero y composici6n racial de la poblaci6n;
b) Determinaci6n num6rica de la fuente de pobla-
ci6n que habla alem6n, lo entiende o es de
descendencia alemana;
c) Determinaci6n de las zonas en que la pobla-
ci6n alemana es relativamente densa;
d) Investigaciones sobre futuras posibilidades de
colcnizaci6n, bajo la suposici6n te6rica de que
se anexe toda la zona (angechlossen de "Ans-
chluss", en el original), como territorio de
arraigo y de actividad econ6mica de los ale-
manes.
"79 Frente del Trabajo Alemnm:
a) Cu6ntos alemanes o personas de dicho origen
alem6n trabajan en dichas zonas, en empre-
sas del Estado y privadas, indicando los que
se encuentran en las direcciones t6cnicas o
ccmerciales;
b) Investigaci6n sobre: I. Condiciones de traba-
bajo; II. Condiciones sociales generals
(standard de vida de los trabajadores agrico-
las e industriales); III..- Capas political; IV.
Sindicatos marxistas; V. Prensa. Adjun-
to remitimos seis mapas del estado mayor,
cuatro pianos de instalaciones para artilleria
de costas, un album de fotografias areas,
quince informes individuals, como tambi6n un
informed resumido, que fueron hechos en base
al material recibido v como resultado de la co-
laboraci6n de la embajada y de la direcci6n
del partido local. El material proviene de lax






siguientes fuentes: 19 Ministerio de Guerra, Es-
tado Mayor General del Ej6rcito y la Direcci6n
General del Instituto Geogrdfico Militar; 29 Mi-
nisterio de Marina, Direcci6n General de De-
fensa de Costas; 39 Ministerio de Agricultura,
Direcci6n de Meteorologia, Geofisica e Hidro-
logia y la Direcci6n de Minas y Geclcgia; 49
Yacimientos Petroliferos Fiscales, Diadema Ar-
gentina, Sociedad An6nima y la Standard Oil
C9; 59 Banco de la Naci6n Argsntina.
"En el informed de resume (adjunto 27) se ha lle-
gado ya a la conclusion en el sentido de que hay tie-
rras con una relaci6n de un habitante por cada cinco
kil6metros cuadrados a considerarse naturalmente co-
mo tierra de nadie, si bien en el caso que nos ocupa,
por concepts juridicos anticuados, aun figure la Re-
piblica Argentina como poseedora. Pero hasta ahora
ningun gobierno argentino ha llenado las obligaciones
correspcndientes al derecho de posesi6n, de colonizar
esas zonas y de llevarlas a prestar un servicio social
que beneficia a la humanidad. Ni el gobierno actual
ni futures gobiernos de Argentina ser6n capaces ni ten-
dr6n intenci6n de cumplir con estas sus obliqaciones,
por lo que, desde el punto de vista contempor6neo no
tienen ningin derecho de hacer valer en forma funda-
da su posesi6n. !Heil Hitler! Von Schubert, consejeio
de la le'raci6n; Alfred Miiller, jefe interino del qrupo N.
S. D. A. P. en la Argentina. 27 adjuntos. Agregado
para A. O.: Gastos totales $ 47.884, a cargar en la
cuenta I.B. G.".











LA INTERVENTION DEL JEFE DEL ESTADO




P UBLICADO el dccumento, el doctor Luis A. Barbe-
ris, secretario de la presidencia de la Repi~blica
entreg6 a Ics periodistas el siguiente comunicado:
"El d'a 20 de marzo el senior presidents recibi6 co-
pia fotogr6fica de. la carta que en facsimil so public
ayer en uno de los diaries de la tarde y al dia siguien-
te dispuso que la Divisi6n de Inve-tigaciones ds la Po-
licia de la Capital realizara todas las gestiones ten-
dientes a establecer la autenlicidad del document e
iniciara una amplia investigaci6n con respect a cada
uno de los informes a que se hace referencia en el
mismo.
"Como dicha carta se ha publicado antes de quo
la investigaci6n ordenada se haya concluido, 1e senior
pr-sidente tom6 intervenci6n inmediata y direct ci-
tando en su despacho a los ministros de Relacicnes
Exteriores y Guerra, en la mafiana de hoy, para que
ecos departamentcs colaboren en la investigaci6n en
los aspects que a cada uno pusda computer. Al pro-
pio tiempo cit6 al jefe do investigaciones para que lo
tuviera al tanto del resultado de las diligencias que so
le habian encomendado y convers6 tambi6n con el se-
fior Antonio Delfino sobre la intervenci6n que se le
atribuve en el referido document.
"Por ctra parte, la embajada alemana dii ii6 al
sefior ministry de Relaciones Exteriores una nota en
la que desconoce la autenticidad del document publi-
2






cado, bas6ndose en una series de circunstancias refe-
rentes a la forma y modo en que se dirigen las comu-
nicaciones y a las caracteristicas de la propia ncta, y
solicitando tambien que se practique al respect una
amplia investigaci6n, a efecto de dejar expedite el ejer-
cicio de las acciones judiciales que puedan corres-
ponder.
"El senior president espera, pues, conocer en bre-
ve el resultado de la investigaci6n y Ilegar a conclu-
siones que esclarezcan definitivamente la verdad scbre
las informaciones que contiene el document publi-
cado."
Todos los diaries argentinos publican abundantes
comentarios sobre la sensacional denuncia.
El 10 de abril "La Naci6n" public el reportaje -
que recogemos hecho por Associated Press al jefe
del Estado:
"Buenos Aires, 9 de abril. El president de la Re-
piblica, doctor Roberto M. Ortiz, en una entrevista que
concedi6 esta noche redujo a sus justas proporciones la
significaci6n de las investigaciones iniciadas a su re-
qusrimiento el 21 de marzo acerca de las actividades
atribuidas a los alemanes ccn el presunto fin de ten-
der a la anexi6n de la Patagonia. Cuando la investiga-
ci6n est6 terminada, dijo el president, tendremos una
idea clara de cu&l debe ser nuestra actitud. Puede us-
ted estar seguro de que la investigaci6n ser6 amplia y
de que abrazar6 todos los rincones de la Naci6n y to-
das las actividades de los denunciados, pesando debi-
damente todos los elements. Nuestros tribunales tienen
facultad para realizar una cabal indagaci6n. El doc-
tor Ortiz orden6 la investigaci6n aludida despues de
recibir una copia fotost6tica de una carta aparente-
mente firmada por agents alemanes, uno de ellos
acreditado como diplom6tico en ctro tiempo, en que
se sugeria a las autoridades del Partido Nacional So-
cialista en Munich la hipot6tica anexi6n de la Patago-






nia, rica en lana y petr6leo. Sea o no aut6ntico el do-
cumento, dijo el dcctor Ortiz, el incident en si mismo
debe ser considerado como una parte, un atisbo ar-
gentino, acaso de la tit6nica lucha mundial en que
se oponen los climas pol-ticos.
"El president se habia mantenido en contact du-
rante todo el dia con las noticias sobre la invasion
italiana en Albania, etcetera.
"El mundo es teatro de un tremendo conflict, re-
flexicn6 el doctor Ortiz. El papel de la Argentina con-
siste en mantener su equilibrio, cosa lograda con mu-
cha menos dificultad en la guerra, mundial de 1914,
porque eTa guerra vino sobre tcdos norotros repsnti-
namente casi, como un rayo del cielo. El choque de
hey es una lenta y cuidadosa ponderaci6n por una
parte, contra una acci6n r6pida, cicl6nica por la otra."
Termina 6l senior presidents de la Repiblica, diciendo
que la justicia argentina intervendrd con eficacia en
este asunto.











INCIDENT DIPLOMATIC




E L doctor Erich Otto Mejnen, encargado de negocios
d. Alemania present a la cancilleria argentina
la siguiente nota:
"Por encargo de mi gobierno tengo el honor de co-
municar a vuestra excelencia lo .siguiente.
"El document publicado en algunos diarios de la
i Capital relacionado con supuestas aspiraciones de
Alemania al territorio de la Patagonia es una burda
falsificaci6n. Las investigaciones efectuadas, tantc en
la oficina political colonial de Munich como en la orga-
nizaci6n en el extranjero del Partido nacionalista ale-
m6n y en el Ministsrio de Relaciones Exteriores en Ber-
lin, y extendidas a las personas mencionadas en el do-
cumento, han permitido comprobar de manera induda-
ble Que el informed en cuesti6n nunca ha llegado a Ale-
mania y que jams la cuesti6n del territorio de la Pa-
tagonia se ha tratado por escrito o verbalmente por au-
tcridades alemanas ni oraanizaciones del partido. Esta
cuesti6n no existe para Alemania.
"Al exponer a vuestra excelencia este punto de
vista, mi aobiero abriga la esperanza de que el go-
bierno de la Repiblica Argentina tome en considera-
ci6n las indispesnables mtdidas como resultado de la
comprobaci6n de la falsificaci6n, averiguando quienes
son el falsificador y sus c6mplices para imnonerles el
castigo merecido, anulando y abandonando las me-
45


m





didas que a causa de esta falsificaci6n han sido adop-
tadas o tomadas en consideraci6n contra ciudadanos.
alemanes. En esta ocasi6n no quisiera dejar de expre-
aar la opinion de que no puede haber quejas acerca
de la actitud de la organizaci6n nacional-socialista en
este pais y me permit afiadir que con respect a los
concepts sobre ciertas medidas contra esta organiza-
ci6n, debo Sefialar que este procedimiento no s61o se-
ia injustificado sino que tampoco corresponderia a las
cordiales relaciones que existen tan felizmente entire
ambas naciones.
"Aprovecho la oportunidad para reiterar a vuestra.
excelencia las seguridades de mi alta consideraci6n."
El ministry de Relaciones Exteriores, doctor Cantilo
contest esta nota en los siguientes t6rminos:
"Tengo el honor de dirigirme a vuestra sefioria
acusando recibo de su nota de fecha 5 del corriente,
en la que por encargo de su gobiemo comunica que
el document publicado en esta Capital sobre supues-
tas actividades y prop6sitcs alemanes en el pais, es
una burda falsificaci6n, segin surgiria de las investi-
gaciones realizadas en la Oficina political colonial de
Munich y en la organizaci6n del Partido nacional-so-
cialista y Ministerio de Relaciones Exteriores en Ber-
lin. En respuesta debo manifestar a vuestra sefioria
que el gobierno argentino ha dispuesto, per su part,
la investigaci6n del caso dentro de su territorio, con
la debida intervenci6n de la justicia y por las vias la-
gales que correspondent. Puede vuestra sefioria abrigar
la seguridad de que s61o se adoptar6n aquellas medi-
das que est6n justificadas ,por los resultados de esa in-
vestigaci6n. El gcbierno argentino entiende, por lo de-
m6s, que el esclarecimiento de los hechos dsnunciados
constitute la mejor manera de servir, en el terreno de
la claridad y de la franqueza, las cordiales relaciones
que felizmente existen entire nuestros dos praises. -
Saludo a usted con mi consideraci6n distinguida."


I





El 12 de abril, los peri6dicos argentinos recogen
la reacci6n popular La Prensa, en un editorial titu-
lado "Lo que corresponde a la diplomacia y a la jus-
ticia"; La Naci6n, en un editorial titulado "La nota
calemana", y La Vanguardia en un editorial titulado
"Nota y respuesta inadmisibles", consideraron que la
respue:ta argentina no fu6 lo sufici-ntemente energica
y que la ins6lita nota del encargado de negocios de
Alemania exigia una m&s catsg6rica condenaci6n por
parte de la Cancilleria de la Argentina.
Del primero d3 los diaries citados reproducimos
el texto:
La investigaci6n judicial iniciada a ra'z de la de-
nuncia que lleg6 has!a el gobierno national referente
a la autenticidad o falsedad de una documentaci6n
que contisne concepts hirientes para la dignidad de
.nuestrc pais, sigue su curno natural. La justicia no
sdlamente trata de saber ccn certeza si los documen-
tos han sido redactados y firmados por las personas
que aparecen suscribi6ndolos en las conias presen-
tadas como fieles, sino qus. indaga tambi6n en estos
moments el cardcter y alcance de las actividades
dentro de nuestro pais de perscnas v asociaciones que
figuran en la referida documentaci6n.
Los documentos que dieron origen a la investiga-
cl6n, aparscian firmados por personas en cierto modo
vinculadas a la embajada de Alemania acreditada en
Buencs Aires y dirigidos a oficinas oficiales o semi-
oficiales establecidas en la capital de aquel pais. Este
aspect, que podria calificarle de diplom6tico en la
cuesti6n, ha sido desvirtuado por aquella embajada,
la cual ha afirmado caleg6ricamente y por escrito an-
te nuestra cancilleria que los mencionados dccumen-
tos constituyen "una burda falsificaci6n". La embaja-
da insists en asegurar que el gobierno de su Estado y
las organizaciones political que de 61 dependent, no re-
cibie.on el presunto informed.





Pero, aparte de esa frase diplom&tica del asunto,.
hay otros aspects de orden exclusivamente interno
para nuestro pais, y 6stos scn los que se relacionan
con el delito que constituiria la possible falsificaci6n
de los documents y la falsedad de la denuncia y -
en el caso contrario con la existencia de los docu-
mentos, aunque 6stos no hayan legado al destiny que
se indicaba en los mismos. Por eso la justicia national
es la cue debe decir la ultima palabra sobre la auten-
ticidad de las firmas y las actividades de las personas
relacionadas en una u otra forma, con las personas.
y las organizacicnes mencionadas en la denuncia.
Estos antecedentes, recordados en sintesis, contri-
buyen a que Ulame la atenci6n un p6rrafo de la nota
que la embajada de referencia dirigi6 recientemente a
la cancilleria y que publicamos en nuestra edici6n an-
terior. En dicho p6rrafo la embajada manifiesta: "En
esta ocasi6n no quisiera dejar de expresar la opinion
de que no se puede quejar de la actitud de la organi-
zaci6n nacional-socialista en este pais, y me permit
afiadir que con respect. a los concepts sobre ciertas:
mnedidas contra esta organizaci6n debo sefialar que
ese procedimiento no s61o seria injustificable, sino que
tampoco ccrresponderic a las cordiales relaciones quew
existen tan felizmente entire ambas naciones".
En primer t6rmino, no se armoniza con nuestra so-
berania y leyes fundamentals la existencia de una
"organizaci6n nacional-socialista" dentro del pais, la
cual, a juzgar por el mismo tenor de la nota official que
comentamos, tendria vinculaci6n direct con la "orga-
nizaci6n en el extranjero del. partido nacionalista ale-
mxn", que funciona en Berlin. Salvo las representacio-
nes diplom6ticas y consulates, un pais extranjero no
puede tener otra oficina ni organizaci6n en nuestro
pals; del mismo modo, en nuestro territorio no deben
existir filiales de partidos politicos extranjeros, ya que
aqui no tendrian raz6n alguna para actuar.
48






Aunque la nota que comentamos no determine cua-
les son esas "ciertas medidas contra la organizaci6n"
que califica de injustificadas y que sefiala como con-
trarias a las "ccrdiales relaciones", debe' decirse queo
tales medidas son judiciales y de investigaci6n, orde-
nadas de acuerdo con nuestras leyes y dentro de nues-
tro territorio, y est6n, por lo tanto, libres de la opinion
de un diplom6tico extranjero. Justamente, para "ave-
riguar el falsificador y sus c6mplices" tal como pide
la ncta de la embajada es necesario realizar am-
plia investigaci6n, sin m&s limitaciones que las que es-
tablecen nuestras leyes. Si los documents son absolu-
tamente falsos y las personas de la organizaci6n a que,
se refiere la nota diplomdtica no realizan actividades le-
gales de ninguna clase, son cuestiones que debe acla-
rar la justicia y ese esclarecimiento como lo dice
la cancilleria argentina en la respuesta a la embaja-
da es la mejcr manera de servir, en el terreno de
la claridad y la franqueza, a las cordiales relaciones;
"internacionales".














HABLA LA JUSTICIA


EL DICTAMEN DEL PROCURADOS
FISCAL DR. VICTOR J. PAOLUCC!
CORNEJO.


A L marcen de la denuncia formulada contra Alfre-
do Miiller como jefe interino del grupo N. S. D. A.
P. en la Arcrntina, .f rmants del document enviado al
jefe del Estado, por infracci6n al articulo 219 del C6-
digc Penal, la investigaci6n dispuesta por el presiden-
te de la Repblica permiti6 descubrir una series de he-
chos aue recoci6 sn su dictamen scbre el espionage
nazi el doctor, Paulucci Cornejo (9 de mayo de 1939).
Del dictamen-en cuesti6n elevada y serena ex-
presi6n de la justicia argentina reproducimos lo con-
cerniente a actividades nazis comprobadas en la re-
plblica...

AGRUPACIONES EXTRANJERAS EN NUESTRO PAIS

En el curso de la instrucci6n, la necesidad de exa-
minar gran nmisro de testigos, de allanar los locales
en que funcicnan agrupaciones de possible vinculaci6n
con Miller, ha conducido a poner de manifissto la
existencia de diversas asociaciones alemanas.






Ahora bien: segin se ha dicho reiterada y pdbli-
camente, las caracteristicas de esas asociaciones son
comunss a entidades fcrmadas por personas de otras
nacionalidades.
Crec del caso, por todas esas causes, proceder al
studio integral de las agrupaciones formadas por in-
migrantes, a los efectos de estabiecer, en forma com-
pleta, si su existencia, propaganda y acci6n son o no
compatibles con las necesidades pdblicas, si sus fina-
lidades son de conveniencia para la comunidad o si,
per el contrario, son configurativas de actos ilicitos o
delictuoscs, para terminar con el an6lisis de las acti-
vidades de Miiller dentro del llamado "Partido Nacio-
nal-Socialista".
No es, la de autos, la primera denuncia que se pro-
duce acerca de actividades discutibles de grupos, "par-
tidos" o coloniess" extranjeras.
La opinion pdblica ya se ha visto solicitada en mu-
chas ocasicnes por noticias semejantes, propaladas por
la prensa peri6dica en frecuentes columns de noticias
y de comentario.
Los altos 6rganos de los Poderes del Estado han
visto solicitada su atenci6n por id6nticos hechos.
El H. Senado ha prestado su mds decidida aten-
ci6n a esas denurcias, Ilegando a sancionar un pro-
yecto de ley de represi6n y castigo a tales activida-
des; cuyos fundamentos largamente expuestos por dis-
tintos legisladores, ponen de manifiesto la necesidad
de encarar de una vez por todas ese problema y dar
forma a una soluci6n legal que impida toda acci6n
que no est6 perfectamente ajustada a las necesidades
y conveniencias de la Naci6n (Diario de Sesiones, afio
1936, T. 30, p6g. 24 y sigts.).
Tambi6n en la H. C6mara de Diputados han reper-
cutido esos hechos. Durante la sesi6n del dia 12 de ma-
yo de 1938, se recogieron esos rumors, se concretaron
hechos de indiscutible importancia y so solicit la de-
51






.signaci6n de una Comisi6n Legizlativa, con el manda-
to de estudiar todas las faces ds esas actividades y de-
terminar su consonancia u oposici6n a las leyes y ne-
cesidades de la Repiiblica (Diario de Sesiones, p6g.
207 y sigts., punto 7).
En cuanto al Poder Ejecutivo, su acci6n en ese
problema ss ha hecho sentir reiteradamente; desde
las investigaciones que orden6 se efectuaran por de-
nuncias recibidas por intermedio de algunos goberna-
dores de territories nacionales; las efectuadas por co-
mision~is y funcionarios especialmente designados (ver
exps. del Min. de Justicia e Instrucci6n PAblica nime-
ro 17.815, afio 1937 y 69171M'1938), has a la misma
denuncia de autos que ha evidenciado una preocupa-
ci6n especial de parts del Excmo..Sefior Presidente de
la RepFblica.
La seriedad de bsos antecedentes obliga a estu-
diar atentcmcnte el problema general que se concrete
en esta causa.
LA ASCCIACION DE EXTRANJEROS EL DERECHO Y EL ABUSO
Nadie, For cierto, desconoce a los extranjeros ra-
dicados en el pais, el derecho de agruparse en c'rculos
culturales, scciales, deportivos, o a conztituir cuales-
quiera otros nucleos con miras a su felicidad personal,
a su esparcimiento o a su mutua ayuda, siempre que
se respsten las normas impueotas por la ley y que esa
uni6n nazca d la libre decision de cada uno, por na-
tural gravitaci6n de sus afinidades.
Toda asociaci6n semejante encuadra en la cl6u-
sula 14 de la Constituci6n y goza de la simpatia del
gobierno y del pueblo argentinc, pcrque, al inspirar-
se en un ideal de cordialidad y cooperaci6n, da forma
a un element de bienestar que influye en toda la co-
lectividad national.
Muy diferEnte es el juicio que sugieren las agru-
paciones de extranjeros cuando aun sin tipificar el
52






,delito especificamente calificado per ley se organi-
zan en coloniess" propiamente dichas y pugian por
conservar sus regions de origin, como si se atribuye-
ran una suerte de "extratErritorialidad".
No debe olvidarse, en etecto, que como se record
en el H. Senado durante la discusi6n del proyecto men-
cionado (Diario de Sssiones, afio 1936, tomo III, p6gs.
576 y sigts.), la inmigraci6n, dentro del concept del
articulo 25 de la Constituci6n, tiene como requisites
fundamentals que los extranjeros "traigan por cbjeto
labrar la tierra, mejorar las industries e introducir y
ensefiar las ciEncias" y que, e-a inmigraci6n s61o es
admisible cuando sus actividades se efectian en paz
y en orden, dentro del concept de convertir a cada
inmigrante en un miembro dtil y permanent de la co-
lectividad argentina.
Ese es el principio que preside el context de la
ley 817 de Inmigraci6n que, si no ccntiene cl6usulas
express represivas de actividades indeseables, es
porque en la 6poca de su sanci6n hace m6s de se-
senta afios no pudo reverse que hoy habrian de
producirse hechds que no s6lo tienden a desvirtuarlas,
sino que atentan contra su mds important finalidad:
la de que la masa inmiqrante concurra a la fcrmaci6n
de una raza national homcgenea.
Aho:a b'en: se defraudan esas finalidades cuando
el esfuerzo de esas agrupaciones se dirige a conser-
var a cada inmigrante dentro del rerimen juridico, po-
litico y social que impera en su aais de oriqen, en el
intent de reservarlo para sus luchas intestines o in-
ternocicnales, acrecsntar sus fuerzas con los hijos que
aquf nazcan y disponer, para esas luchas, de los bie-
nes y elements que adquieran en nuestro suelo.
A1n m6s: dentro de ezas mismas agrupaciones, no
se practican sistemas inspirados en la igualdad; que,
muy al contrario, su o-canizaci6n se fundamental en
fueros, grades y jerarqu'as y se consideran diferen-
53






cias de razas y de religion como indice de los derechos
y obligaciones de cada asociado.
Finalmente, se observe que muchos de esos actos
son rodeados de secrets, caracterizando una clandes-
tinidad que sugiere su ilicitud, ya que en nuestro pais
come bien lo saben ctdos sus habitantes no se
ponen trabas a ninguln acto licito, al ejercicio de nin-
g6n derecho.
Se sigue, de todas esas circunstancias, que la
reuni6n de extranjeros en coloniess" significa una r6-
mora para todos los ideales argentinos de indepen-
dencia, de libertad y progress; e introduce, ccmo un
cuerpo extrafio en el organismo national, un conjun-
to de odios, desigualdades y diferencias que carecen
de raz6n de ser porque no tienen aqui motives ni cam-
po de aplicaci6n.

DESCONOCIMIENTO DE LA SOBERANIA ARGENTINA
La acci6n de las entidades a que acabo de refe-
rirme tiende a crear dentro de la Naci6n Argentina, al-
go asi ccmo verdaderas coloniess" extranjeras que
pretenden atribuirse todas las funciones politics, ci-
viles, religiosas y sociales.
Su efecto no es otro que el de separar a los inmi-
grantes del acatamiento a nuestras leyes y autorida-
des; finalidad que se obtiene ejercitando las several
medidas propias de los regimsnes de sus praises ori-
ginales, alcanzando asi, diremos por intimidaci6n fi-
sica o moral, lo que no se conseguiria expont6nea-
mente.
Asi, inspirdndose en sistemas o gobernantes de
tendencies extremes y, por ended, faltos de ecuanimi-
dad y pcnderaci6n, se intent implantar el "jus san-
guinis" en nuestra patria y atribuir nacionalidad ex-
tranjera a nifios nacidos aqui. Y, buscando el mismo
efecto en forma m6s segura se practican, cuando ello
result possible, subterfugios que hacen materialmen-






te extranjeros a quienes debieran nacer argentinos.
Se ven, asi mujeres que, al sentirse gr6vidas, via-
jan a su pais para dar a sus h jos, a designio, una na-
cionalidad extrafia; se ven padres que inscriben en
consulados extranjsrcs nacidos en el pais; se ven je-
fes.de familiar que educan a sus descendientes segun
sus cos.umbres, que les ensefian a hablar su propia len-
gua con exclusion del idioma patrio; se observa, final-
msnte que los tribunales deben intervenir para auto-
rizar a un menor, hijo de extranjeros, a contrasr ma-
trmonio con un argentino que ha side repudiado por
su raza o por su religion.
Esa acci6n negative ha pretendido extenderse por
medio de los establecimifntos educativos de esas co-
lectividades; de los que no hace much se ha dicho
que apartan a la infancia del studio de la histcria,
de las glorias y pr6ceres argentinos; que olvidan en-
sefiar lo que fundamentalmente constitute el acervo
national, decade su idioma hasta sus instituciones; que
eliminan de las aulas nuestro. pabell6n, nuestros sim-
bolos, la figure de nuestros heroes; dedic&ndose, en
cambio a inspirar a les educandos el culto de tradicio-
nes, divisas y hombres extranjeros. Todo ello se ha
impedido en gran parts. con las medidas adoptadas
per el Gobierno de la Naci6n y el Consejo Nacional
de Educaci6n (ver fs. 13415 y fs. 145,9 del exp. 13.779
del Ministerio de Justicia e I. P~blica).
Ese prop6sito se extiende a tcdos los aspsctos y
manifestac.ones de la vida diaria, llegando al extreme
de que las empresas, comercios o entidades someti-
das'a esa tendencia, excluyen sist-md6ticamente todo
lo que sea aut6ctonc: construyen sus edificios con pro-
fesicnales connacionales y afiliados (ver denuncia de
fs. 717); adquieren instalaclones y tiles de proveedo-
res connacionales y afiliados; no admits ningun fun-
cionario de jerarquia que no sea tambi6n connacional
y afiliado, aunque se vean obligados a traerlo expre-
55






samente del exterior; y si tienen algin "criollo" es
sie:mpre en empleos donde es siempre indispensable
el uso del idioma castellano y sin concederles remune-
raciones equivalentes a las de sus colegas extranjeros.
Adn mds: siendo inconfesable el motivo de exclu-
si6n de los argentinos se intent, a menudo, justificar-
la ccn afirmaciones despectivas con respect a la in-
teligencia, cultural, dedicaci6n al trabajo y moral de
los nativos.
DESVINCULACION DE LOS INMIGRANTES
Se procura mantener a los inmigrantes en la mis-
ma situaci6n juridica, political, social y de familiar que
ocupaban en su patria, perpetuando la autoridad de
las leyes y magistrados del pais originario, aun cuan-
do sus disposiciones contrarian preceptos argentinos.
de orden pblico; actitud que, de tolerarse, dejaria al
arbitrio de tales extranjeros todas las instituciones del'
pais, adn las m6s esenciales a su desenvolvimiento.
El acatamiento al derecho pdblico extranjero se
hace efectivo ccn actos que van desde el viaje espe-
cial para cumplir servicio military hasta la recaudaci6n
de tributes o contribuciones determinadas desda el ex-
terior, cuyo destiny que no es el de proveer a ne-
cesidades locales se ignora.
Con tales acts, pareceria que se intentara hacer
revivir el viejo derecho; y que, inspir6ndose en las
prdcticas de la Edad Media, se pretendiera que cada
individuo en sus migraciones levara consigo,
como en sus valijas, su "estatuto personal", la ley der
lugar de su nacimiento que seria la Anica a que esta-
ri sometido, a trav6s del tiempo y del espacio.
Se institute la agremiaci6n obligatoria a entida-
des propias y especiales, a las cuales los afiliados de-
ben acudir con exclusividad para obtener ocu-
paci6n, la que s6lo consiguen mediante la estrecha
sumisi6n a obligaciones estatutarias minuciosas; y sin






,que les sea possible eludir una series de requisitos, for-
.malidades y exigencias que semejan un verdadero
"c6digo del trabajo" extralegal.
Llevando esas actitudes al extreme, se ejerce una
,acci6n gravisima de desvinculaci6n al excluir de esas
entidades, a todos los hijos del pais, s61o en funci6n de
esa calidad y sin considerar su afinidad per ningin
otro concept; primando, asi, un espiritu extranjsrista
y sectario, en absolute opuesto a los derechos de los
argentinos, a la esencia y espiritu de nuestra organi-
.zacion.
Esa acci6n y esa propaganda no pueden tener
otro efscto que el convencer a los inmigrantes de que
contin~an perteneciendo a su pais de origen, al que
.siempre deben dentro de esa tesis su esfuerzo, su
persona y sus bienes. Que, en consecuencia, nada los
vincula definitivamente a la Republica ni, por ello, exis-
te ningun motive para que unan su esfuerzo al de la
comunidad, en pro de su grandeza, progreso y segu-
:ridad.
INSTIGACION A LA DISCORDIA ENTIRE LOS MISMOS
EXTRANJEROS
Otro efecto grave de la acci6n de esos grupos, es
la division entire si de los extranjeros originarios
de un mismo pais, pues los "jefes" exigen la acepta-
ci6n integral de su credo sin admitir discrepancia ni
oposici6n.
Caracteriza a esos "partidos" la predica destem-
plada, la discusi6n violent acerca de los problems
de sus paises de origen.
Se produce, asi, su separaci6n en fracciones irre-
conciliables, con sus jefes, con sus sedes y locales,
con sus oradores, con sus 6rganos periodisticos, cuya
labor se endereza, nicamente al triunfo de las ideas,
m6todos o ambiciones de ccda partido politico, de ca-
da raza o de cada secta religiosa, fcrmando asi extra-
ios conglomerados "de discipline", animados exclusi-
57






vamente del prop6sito de predominio sbbre las frac-
ciones adversaries.
Para la imposici6n de esas ambiciones se apela a
todos los medics y, aparsntemente, todos los recursos
son usados, sin detsnerse a considerar que muchas ve-
ces se infrinjen elementales preceptos de 6tica y ain
normas fundamentals de nuestro derecho...
Los extranjeros residents en nuestro pais siguen
ccn 16gico interns el desarrollo de esos sucesos, y, mu-
chos de ellos, se sienten inclinados, por afinidad, hacia
determinado bando.
Ahora bien: por naturales que sean esas inclina-
ciones, no puede admitirse que se exterioricsn en for-
ma violent o destemplada, pues en ese caso se llega
al desorden o a la instigaci6n del mismo (ver exp. Gor-
dillo, Lorenzo Justiniano y otros, por intimidaci6n pi-
blica, 49 cuerpo, fs. 816).
Todo ello, al provocar la reacci6n, crea una situa-
ci6n de violencia cuyas consecuencias scn intolera-
bles porque sus origenes no se refiersn ni tienen nexo
alguno con nuestro pais, ni con sus intereses, regimen
o instituciones.
No obstante tan evidsntes razones esas extralimi-
taciones se produce exhibiendo un fen6meno suma-
mente extrafio: la Naci6n Argentina, que al constituir-
se ha adoptado los principios m6s liberals concedien-
do la igualdad m6s amplia "a todos sus habitantes"
ds modo que naturales o inmigrantes pueden as-
pirar a todas las situaciones "sin md; ccndici6n que
la idoneidad" sin m6s limits que el que result de su
propio esfuerzo, veria malogradas sus'altas finalida-
des, no ya por imperio de inconvenientes propios sino
por la falta de mesura o de respeto de los mismcs ex-
tranjeros escogidos a esas libertades.
EL "PARTIDO NACIONAL-SOCIALISTA"

La indole, organizaci6n y tendencies del llamado






"'Partido Nacional-Socialista", constant en forma au-
t6ntica por expresa manifestaci6n del propio preveni-
do Alfredo Miller que desempefia su jefatura en el
territoric argentino (indagatoria de fs. 812 a 820).
Declara Miller:
19 Que el "Jefe del Partido en la Argentina se lo
design desde Alemania, por el lefe de la organizacion
para el exterior. Y que los Jeles de las secciones son
propuestos a Alemania por el Jefe del Partido en la Ar-
ge.ntina y la designaci6n se efectria en la misma forma
que la anterior" (fs. 812 vta. in fine y 813). Las declara-
cicnes de los Jefes del Centro, Flores y Belgrano -
del mismo partido corroboran esa afirmaci6n (fs. 701,
fs. 698 y fs. 701 vta.).
29 "Que el Partido en la Repdblica Argentina no
tiene estatutos propios; que se rigen en primer lugar
por los diez mandamientos que figuran en los sobres
de los crnets de los afiliados del exterior, y en segun-
do lugar por los estatutos del Partido que rigen en Ale-
mania" (fs. 813). "Qus no existe ningin reglamento
dictado en la. Argentina para el funcionamiento del
Partido" (fs. 813 vta.). Para poder apreciar ese estatu-
to me referir6 a la Orden de Servicio para la organiza-
ci6n del partido, uno de cuyos originales obra en au-
tos; en la p6g. 38 del mismo se mencionan los referi-
dos diez mandamientos, el d6cimo de los cuales esta-
blece: "Es just aquello que es util al movimiento y
con ello a Alemania y a su pueblo". Son tambi6n dig-
nos de menci6n, entire otros articulos, los que figuran
en las p6gs. 36, 64, 82, 86, 115 y 185.
39 "Que reciben instrucciones desde Alemania,
sobre la vida del Partido... que muchas veces sobre
casos especiales consult al Partido en Alemania" (fs.
813 in fine y vuelta).
49 Los argentinos no pueden ser miembros del
"Partido Nacional-Socialiuta". Asi a fs. 508 corre una
*carta que el Jefe Alfredo Miller, remiti6 al grupo local
59






de Bahia Blanca. con fecha 10 de octubre de 1938, ea
la que dice que "Ningin national argentino puede se.
lniembro del N. S. D. A. P." "Para nosotros aqui en Ic
1rgentina..." "Hann ya no es correligionario, pues te
nemos instrucciones estrictas de no dejar ingresar a
ningfn national argentino en nuestras filas" (ver tra-
ducci6n fs. 815).
59 Tambi6n result comprcbado que los alemc
nes residents en la Argentina y afiliados al "partido"
leben optar entire su afiliaci6n y la nacionalidad ai
rentina, pues son excluidos de aqu6l si solicitan su na
turalizaci6n.
69 Que son aut6nticas las cartas de fs. 508 y si
guientes, de las que result que un destacado afiliadc
b6 separado del partido por ser ciudadano argentino,
rque se considerarcn cargoo" para su acusaci6n las
tircunstancias- de haber publ;cado (nicamente en la
prensa argentina el anuncio de su matrimonio, de ha
ber redactado las participacionss del mismo acto en
idoma castellano y habsr invitado a su boda a dos
iudios.
79 Se ha comprobado una intervenci6n active ea
I, escuelas alemanas (ver fs. 111 y fs. 139). Si bien
iMller nieca esa intervenci6n "en lo que se refisre a la
ensefianza", ha reconocido que de los fondos colecta-
dos para el "Socorro de Invierno", el partido propons
sibvencionar a esas escuelas. Declara, adem6s, que
el "partido" es el exponente de la colectividad alema
ta en el pais v que en ese car6cter, solicita a veces in-
iormes sobre la march de las escuelas. Y, finalmen-
fe, aunaue afirma aue esos informes no son reservados,
expresa que no se exrlica en forma alguna el conteni-
do de la carta de fs. 111; quo, por otra parte, esa pisza
e- del afio 1934, eroca en aue 61 no desempefiaba la
ajfatura interina del "partido".
89 Se ha acreditado, por ultimo, que el partido
intervene en los acts relacionadcs con el enrolamien-






to de servicio military o de trabajo para Alemahia. Si.
bien en su indagatoria de fL. 814 dice que no ha visto
nunca la carta que corre a fs. 99, introduce una especie
de disculpa al explicar que ese enrolamiento es exclu-
sivo a ciudadanos alemanes. Pero esa carta no puede
ser discutida, por cuanto se secuestr6 en un local del-
"Partido" y porque estd dirigida a su "jefe en la Ar-
gentina"; y muy espscialmente porque estd corrobo-
rada por la confesi6n de Miller de que conoce los nom-
bres de los m6dicos encargados ds la revision de los
enroladores, a la que, precisamente, so refiere la car-
ta que intent desvirtuar.
De tcdos esos elemsntos result que el llamado
"Partido Nacional-Socialita" no es tal sino, simole-
mente, una filial de una entidad politico-social radica-
da en Alemania; que se rige exclusivamente por dis-
posiciohes dictadas en ese pais, que no tiene estatutos
ni reglamentos argentinos; que, lejos de ser una enti-
dad "argentina", esta nacionalidad constitute un im-
pedimento insalvable para ser afiliadc; que el uso del
idioma national cons!ituye una "falta grave"; que el
partido intervene en el manejo de la colectividad, de
sus entidades y establecimientos escolares y hasta en
la vida intima de sus afiliados.
Todas estas caracteristicas llIvan a la conclusion
de cue el "Partido Nacional-Socialista" contradice prin-
cipios fundamentals de la Constituci6n y de las le-
yes argentinas.
FRENTE DEL TRABAJO ALEMAN

En cuanto al 'Frente del Trabajo Alem6n" (o
Uni6n Alemana de Gremios) tambi6n consta autenti-
camente su indole por la declaraci6n del "secretario'
Carlos Fleischer, jefe interino de la entidad (fs. 705 a
707) y por la documentaci6n agregada a los fs. 182
a 189.
Result de esas constancias:






1) Que ol nombramiento del Presidente del Fren-
te del Trabajo "Lo hace dssde Alemania el seficr ru-
berg" que viene a ser el jefe de "Las Seccionales del
Frente del Trabajo en el Exterior" (fs. 705 vuelta in fi-
ne y 106).
2-' Que el Frente del Trabajo est6 balo la fiscali-
zaci6n, vigilancia y control del "Partido Nacional-So-
cialista" (fs. 706).
3) Que las directives para el funcionamiento de
la entidad vienen de Berlin y que en casos particulares
reciben tambi6n los concepts y las instrucciones para
su aplicaci6n en el pais (fs. 706).
4) Que "en Alemania es obligatoria la afiliaci6n
al frente. Que la Repblica Argentina no sabe de ninT
guna casa que rsalice semejantes exigencias" (fs. 706).
5) Que s6lo se admit a Ics alemahes dsntro del
"Frente del Trabajo" (fs. 117).
6) Que se excluye a los israelitas (fs. 183).
7) Que los socios no tienen derecho ni se les
acu~srda ninguna intervenci6n en la direcci6n y admi-
nistraci6n de la entidad; no eligen a los dirigentes.
8' Que la contribuci6n de los afiliados es deter-
minada por el jefe general de la agrupaci6n (fs. 187).
9) Que la modificaci6n del estatuto es atribuci6n
'de la misma autoridad central.
Se repiten, asi, en cuanto al "Frente del Trabajo
Alem6n", las mismas circunstancias an6malas que ya
he destacado al hablar del "Partido Nacional-Socialis-
ta" al cual esta subordinado. Le son aplicables, enton-
ces, las consideraciones que ya he hecho en cuanto a
su oposici6n a principios b6sicos de las instituciones
argentinas.
Las actividades de la colectividad alemana, en la
que tanta influencia ejercen las dos entidades a que
me he referido, ha producido hechos que hace un afio
conmovieron a la opinion p6blica, motivando serious
editoriales de nuestros diaries m6s importantes.






Esos hechos, fueron consideradcs incompatible
con la soberania argentina, motivando una denuncia
que te radic6 ante el Juzgado de V. S., inici6ndose la
causa 262, afio 1938 sobre "denuncia por infracci6n al
articulo 219 del C. Penal".
CARENCIA DE UTILIDAD DE LOS "PARTIDOS EXTRANJEROS"
A todo lo dicho, debe agregarse que ningin ex-
tranjero necesita, en este pais, el amparo de ninguna
organizaci6n privada para la defense de sus legitimas
aspiracicnes.
He recordado que la Constituci6n Nacional conce-
de a todos los extranjeros radicados, lo3 mismos dere-
chos que gozan los propics argentinos, acorddndose-
los con una liberalidad que es ejemplar, muy especial-
mente en esta 6poca en que la legislaci6n de muchisi-
mas naciones e2t6 saturada de'doctrinas y sistsmas
conscgratorios de desigualdades.
Ninguin extranjero ignora estas circunstancias; to-
dos ellcs usan de esas franquicias y posibilidades; y,
felizmente, no exists quien pueda decir ccn ver-
dad que las autoridades argentinas le negaron na-
da que legitimamente le correspondiera.
Si ello es exacto, si son los mismos extranjeros
quienes, al repetirlo de continue, se han constituido en
provagandistas, provocando con sus comentarios y
alabanzas la inmigraci6n de sus parientes y amigos,
debe concluirse que les basta, a esos habitantes por
elecci6n, la garant'a que representan nuestras insti-
tuciones y nuestras leyes.
Si en alguna oportunidad sus necesidades perso-
nales o de familiar se traducen en trdmites, gestiones
o diligencias relacionadas con su pais d. origen, eras
necesidades ser6n llenadas por 6rganos ya instituidcs,
o sea per el alto ministerio de las Embajadas, Lega-
ciones y Consulados que todos los Estados del mundo
tienen acreditados ante nuestro Gobiemro.
Es a esos diplcm6ticos a quienes los inmigrantes






deben dirigirse; porque s61o esos funcionarios pueden
apoyarlos con el prestigio de su investidura y porque
s6lo ellos'pueden tomar intervenci6n sin desmedro de
nuestra soberania.
NECESIDAD DE LEGISLAR SOBRE LOS "PARTIDOS"
Terminado este aspect de la cuesti6n que me ocu-
pa, destacar6 una circunstancia impcrtantisima de la
que se deduce que las aludidas fracciones de extranje-
ros abusan de libertades y tolerancias aprovechando
la falta de ley especial que establezca sobre aquellas
un control severe, especificando prohibiciones y peno-
lidades.
Ese vacio del derecho piblico es aprovechado en
forma inaceptable: de continue, vemos grupos de ex-
tranjercs que dsumen las mismas actitudes que po-
drian adoptar en su pais de origen, exhibiendo en lu-
gares piblicos simbolos y pabellones extranjeros, has-
ta con prescindencia de nuestra bandera; celebrando
actos en que se corean himnos extranjeros; adoptando
formaciones al estilo de las organizaciones guerreras
de sus pauses originarios; vistiendo uniforms con sig-
nos de graduaci6n personal que los dividen en jefes y
subordinadcs, siendo los primeros impuestos desde el
-exterior a la agrupaci6n, como asimismo las normas
de ejecuci6n de sus programs.
Se observa, asimismo, una absolute prescindencia
del idioma national en todas las manifestaciones ver-
bales y escritas. Las conferencias y discursos, la pren-
sa peri6dica, la correspondencia epistolar, las actas, pu-
blicacicnes, reglamentos e instrucciones, son siempre
pronunciados o redactados en idioma extranjero, cuyo
uso exclusive aparece como obligatorio, al punto de
que ni siquiera en los sellos, timbres ni membretes se
*admita el idioma national. Basta reccrdar la enorme
importancia del lenguaje como vehiculo de uni6n, pa-
ra definir el peligro que ofrecen tales pr6cticas y la us-
gencia de suprimirlas...
.64










CONSECUENCIAS INMEDIATAS



DERIVACION ARGENTINA: EL DE-
CRETO PRESIDENTIAL.


A NTE tan categ6ricas aseveraciones, el Poder Eje-
cutivo de la Repiblica Argentina se produce con
un decreto que tiene por esencial objetivo asegurar la
integridad spiritual de la Naci6n.y salvar sus institu-
ciones y simbolos de actividades negatives para la ar-
gentinidad y su nervio democr6tico y hospitalario.
He aqui el texto integro del cuerpo legal dado a Ia
Juz pfblica en Buenos Aires, mayo 15 de 1939:
Considerando:
Que las actividades de algunos extranjeros que
Mlegan al pais y se incorporan al mismo al amparo de
las garantias de la Constituci6n national, ofrecen en la
actualidad modalidades especiales extrafias a su rit-
mo propio, que el gobiero debe contemplar con los re-
cursos legales a su alcance, a fin de asegurar la inte-
gridad spiritual de la Naci6n;
Que, en tal sentido, se ha comprobado la existen-
cia de scciedades o agrupaciones de extranjeros, cons-
tituidas para la defense y propaganda de idearios po-
liticos y sociales de sus paises de origen, cuyos proble-
mas y luchas internal vienen a reproducir indebida-
mente en la Repiblica, sin los "fines tiles" a que est&
subordinada por la Constituci6n national, la libertad
*de asociaciones;






Que en cuanto a las entidades que actuan en la-
Repiblica con fines de propaganda en representa-
ci6n de crganizaciones extranjeras que funcionan bajo
el amparo de los gobiernos respectivos conviene de-
jar definida su situaci6n, ajust6ndola al regimen co-
m n de la ley, ya que s61o pueden ser admitidos como
agents de los gobisrnos extranjeros, y en la situaci6n
propia de tal condici6n, los representantes diplcm6ti-
cos lsgalmente acreditados y reconocidos;
Que, como lo ha manifestado ya este gobierno en
declaraciones anteriores, la existencia de la Naci6n.
obedece a un principio spiritual que supone, ante to-
do, la voluntad de mantener la nacionalidad y de de-
fender el patrimonio moral y econ6mico de la Republi-
ca, contra el abuso ds. la hospitalidad que sus leyes
aseguran. Dentro del pais, ninguna clase de intereses,
de entidades o de personas, puede intentar soluciones:
ajenas al regimen cue le es propio, impuesto precisa-
mente por las inecesidades de una convivencia que,
por dictado ccnstitucional, admite "a todos los hombres-
del mundo" dispuestos a habitar en nuestro suelo;
Que, respondiendo a estcs mismos principios y ne-
cesidades manifiestas del ordsn pfblico, el articulo 14
de la Constituci6n Nacional, al asegurar a los habitan-
tes de la Naci6n el derecho de asociarse, lo condicionar
a los "fines Atiles" que debe contemplar ese prop6sito.
El articulo 33 del C6dico Civil fija, asimismo, normas
b6sicas para la admisi6n de las asociaciones como per-
sonas de derecho, estableciendo que ellas deben con-
sultar un objeto convenient al pueblo, en defecto de lo
cual el articulo 48 autoriza su disoluci6n "cuando sea
necesaria o convenient a los interests p~blicos";
Que a los efectos de la aDlicaci6n de esas dispo-
siciones, el gobierno debe adoptar de inmediato las
medidas reglamentarias del caso, haciendo uso de la
facultad que 1i confiere el inciso 29 del articulo 68 de
la Constituci6n Nacional, sin perjuicio de remitir a con-






sideraci6n del Honorable Congreso un proyecto de ley
,que comprenda aquellas msdidas que no sean suscep-
tibles de adoptar mediante decreto del Poder Ejecu-
tivo; ,
El president de la Naci6n Argentina decreta:
Articulo 19 Todas las ascciacionms, tengan o no
personeria juridica, que se constituyan en la capital
federal y territories nacionales, deber6n comunicar al
ministerio del Interior, a los jefes de policia de los res-
pectivos domicilios, la dsnominaci6n que adopten, sus
finalidades, sus reglamentos y estatutcs, y la n6mina
de sus componentes, indicando .nombre y apellido,
,edad, estado civil, profesi6n, nacionalidad y domicilio.
Deber6n llevar obligatoriamente, y ponerlo a disposi-
ci6n de la autoridad, cuando 6sta lo requiera, un libro
de actas en que consten todas sus resoluciones.
Art. 20 Las asociaciones no podr6n tener ni
utilizar otros distintivos de nacionalidad que los con-
sagrados por el Estado, ni adoptar ensefias, himnos,
uniforms o simbolos que singularicen partidos o aso-
ciaciones extranjeras.
Art. 39 Las denominaciones, los estatutos y los
reglamentos que usaren, ser6n y estardn escritos i ni-
camente en idioma castellano.
Art. 49 Ninguna ascciaci6n podrd realizar ac-
tos que importen inmiscuirse, direct o indirectamente,
en la pol'tica de los paises extranjeros; ni ejercer ac-
ci6n individual o colectiva compulsive para obtener
la adhesi6n a determinados idearios politicos bajo pro-
mesa de ventajas o amenazas de perjuicios de cual-
quier naturaleza.
Art. 59 Toda ascciaci6n, est46o no compuesta
por extranjeros, deber6 tener origen, exclusivamente
glamentos tendr6n id6ntico origen national. Deberan,
asimismc, sujetarse a los principios democr6ticos que
imponen la determinaci6n de sus actos y la' elecci6n
67







de sus autoridades se har6 siempre por medio del vote
de sus afiliados.
Art. 69 Ninguna asociaci6n podrd defender de
gobiernos ni entidades extranjeras ni recibir del exte-
rior subvenciones ni donaciones de ninguna especie,
salvo las de indole ben6fica, que podr6n aceptar pre-
vio conocimiento del Poder Ejecutivo.
Art. 79 Las asociaciones extranjeras que tengan
fines culturales, artisticas o de asistencia social, po-
dr6n desenvolver libremente sus actividades, sin m6s
obligaciones que las impuestas en el articulo 19
Art. 89 El incumplimiento de las disposiciones
que preceden, determinar6 la inmediata disoluci6n de,
la asociaci6n infractora, sin perjuicio de las penalida-
des que a sus miembros pueda corresponder, de acuer-
do con las leyes en vigor.
Art. 99 Las asociaciones existentes a la fechar
de este decreto, tendr6n un plazo de noventa dias pa-
ra someterse a sus prescripciones.
Art. 10 El present decreto ser6 refrendado por
los sefiores ministros del Interior, Relaciones Exterio-
res y Culto e Instrucci6n Piblica.
Art. 11. Comuniquese, publiquese, dese a Re-
gistro Nacional, etc..."


DERIVACION NAZI: BURLAR LA LEY.
LC6mo se manifiestan los nazis infiltrados en lcr
Argentina frente a la realidad de tener que someterse
al eterno principid de Derecho Internacional: lex soel
regit actum? ,Aceptan, como 16gico, en buena doc-
trina, acatar la ley de la Argentina donde resident?
Un document de tanta autoridad como el informed
elevado a la C6mara de Diputados de la Naci6n Ar-
gentina por la Comisi6n encargada de investigar las
actividades antinacionales y antidemocr6ticas en el
pais, da la respuesta a estas cuestiones, bajo el epi-






grafe: "El Partido Nacionalsocialista alem6n", dicien-
do asi:
"Por lo pronto la comisi6n est& en condiciones
de afirmar ante la Honorable C6mara, que el Partido
Nacionalsocialista Alemmn, cuya disoluci6n dispuso
el Poder Ejecutivo per decreto de fecha 15 de mayo
de 1939, continue funcionando en las mismas condi-
clones en que lo hacia cuando se adopt aquella me-
dida de gobierno. Dicha entidad, a fin de aparentar
que cumplia lo dispuesto por el Poder Ejecutivo, si-
mul6 su disoluci6n, pero esto fu6 s61o una maniobra,
pues el organismo sin soluci6n de continuidad -
sigui6 actuando con las mismas caracteristicas ante-
riores. Solamente se preocup6 de cambiar el nombre y
de esta suerte el Partido Nacionalsocialista Alem6n
pas6 a ser la actual Federaci6n de Circulos Alemanes
de Beneficencia y Cultura, cuya junta central y cuyas
filiales est6n gobemadas por los mismos dirigentes
que constitufan la direcci6n central y la direcci6n de
las filiales del Partido Nacionalsocialista. La entidad
ocupa los mismos locales, se sirve de los mismos em-
pleados y est6 constituida por los mismos socios o afi-
liados del Partido Nacionalsocialista..."
En realidad, las autoridades nazis no hicieron mas
que ocultarse a los efectos determinados por el de-
creto presidential, articulos 69, 79 y 89 bajo el de-
nominativo de "Federaci6n de Circulos Alemanes de
Beneficencia y Cultura". En otros t6rminos: burlar la
loy.











SEGUNDA PARTE



BAJO EL SIGNO
DE LA SWASTICA












EL QUITE ALEMAN




L A Comisi6n investigadora de las actividades an-
tiargentinas y antidemocr6ticas dice en su pri-
mer informed que en abril de 1936 se informaba desde
Berlin que el s'efior Koenig, agregado de prensa a la
embajada alemana en Buenos Aires, era el jefe dele-
gado en la Repiblica Argentina de la organizaci6n
lamada de "Los alemanes en el extranjero", cuyo jefe
supremo en el Reich, el senior Bohle, tiene a su cargo
una importantisima repartici6n que cuenta con dele-
gados en todas parties del mundo.
Dos afios m6s tarde la oficina t6cnica de la can-
cilleria argentina dictamina que "el gobierno alem6n
no puede desarrollar una acci6n political en un pais
extranjero y much menos por intermedio de sus re-
presentantes diplom6ticos, y en especial de los jefes
de misi6n, pues si esto les est6 prohibido porque afec-
ta a la soberania del pais en que resident esos diplo-
m6ticos, much m6s grave es que pretendan, por in-
termedio de los mismos, contralorear las actividades,
en este caso, de los argentinos hijos de alemanes que
viven en la Argentina".
A pesar de la reclamaci6n diplom6tica que tales
hechos demandaban, el nacionalsocialismo alem6n no
interrumpe su march en America del Sur.
George Meyer exponfa en "La Tribune des Na-
tions" abril 1938 los m6todos de expansion nazi
73







en Sud America, refiri6ndose particularmente a la Ar-
gentina. Seg6n el articulista, que se atiene a los datos
del informs' presentado por la secci6n nacionalsocia-
lista de la Argentina al congress de los alemanes en
el extranjero, reunido en Stuttgart en 1937, este pais, a
fin de facilitar la labor de propaganda y organizaci6n,
se halla dividido en site secciones. Los organisms
que colaboran en esas tareas son, segcn Meyer, los
siguientes: grupo regional del partido nacionalsccialis-
ta para la Argentina, el cual tendria su sede en la em-
bajada ahmana; secciones de asalto, a las que s61o
tienen acceso ciudadanos del Reich; Uni6n Nacional
Alemana, con cien secciones en todo el pais, bajo la
presidencia del doctor Wihelm Luetge; Frente del Tra-
bajo, que engloba a tcdos los alemanes y germano-
argentinos empleados en empresas alemanas; ctra or-
ganizaci6n con ramificaciones en todo el pais, que
engloba a alemanes y germanoargentinos y depend
de la "Fusrza por la Alegria"; organizaci6n military de
ex combatientes alemanes; uni6n nacionalsocialista de
la marina; federaci6n alemana de cultural fisica; asis-
tencia social nacicnalsocialista; uni6n de trabajo de
mujeres alemanas.
Seg6n M. Meyer, el Fuhrer nacionalsocialista
para la Argentina es el senior Fritz Kuester. El titulo
con que figure el senior Alfred Miiller es el de
Fuehrer del Frente del Trabajo para la Argentina; jefe
de secci6n de la organizaci6n es el senior Karl Ar-
nold, y por iltimo, el jefe del "estado mayor" nocio-
nalsocialista de la Argentina seria siempre segun
los datos del articulista el seficr FMlix Schmidt, ex
empleado bdncario, de 25 afios de edad, que en 1935
se traslad6 a Alemania con el objeto de seguir cursos
de instrucci6n.
Producido el decreto del Poder Ejecutivo (15 de
mayo de 1939), la justicia verifica la existencia ex-
tralegal del nacionalsocialismo en la Argentina. Al-
74






fredo Miiller declare ser el jefe de la organizaci6n, seo
fialando al propio tiempo que el senior Sandkuhl tiene
a su cargo la secci6n de beneficencia, el senior Hans-
forster encargado de la propaganda, Guillermo Wie-
land como secretario, el doctor Arnold como director
del "Der Trommler" y Godofredo Sandstede como jefe
de la propaganda radiotelef6nica, confesando no tener
m6s que 1.500 afiliados en tcdo el pais.
Confiesa Miller, que envia comunicaciones cons-
tantes y repetidas a Berl'n y que dichas comunicacio-
nes, cuyo contenido no llega a dilucidarse claramente
per la 16gica reserve del jefe del 'nacionalsocialismo,
se remiten en un original al jefe de la agrupaci6n en
el exterior por vapor, ctra comunicaci6n se remite por
avi6n al mismo jefe del nacionalsocialismo en el ex-
terior, una tercera en papel azul queda en su poder,
una cuarta de color rosa va al archivo y una quinta
va tambi6n a Berlin por cuerda separada, en barco.
Paladinamente declare este jefe alem6n cu61 es
la organizaci6n del partido en la Argentina y el ori-
gen de la designaci6n de las autoridades, manifestan-
do que el jefe del nacionalsocialismo en el mundo es
Adolfo Hitler, que luego viene su lugarteniente, Ru-
dolf Hess, m6s luego los jefes regionales, entire los cua-
les se encuentra el jefe de la organizaci6n del exterior,
senior Guillermo Bohle, que es el que, a su vez, se
encarga de designer a los jefes regionales, entire los
cuales se encuentra Alfredo Miller.
Manifiesta, asimismo, que sobre la base del grupo
local se fu6 formando con el correr de los afios, el
grupo territorial de la Argentina, que es el m6s fuerte
que existe en el extranjero y quizes, tambi6n, agrega,
el grupo cuyo trabajo m6s enorgullece a su jefe re-
gional.
Al poner en posesi6n del grupo de La Plata al
nazi Dowler y luego de explicar Miller la march as-
cendente del nazismo, creyendo de seguro que estaba
75






totalmente embotada la sensibilidad argentina, se atre-
vi6 a manifestar lo siguiente: "Pero donde este trabajo
de detalle puede reconocerse en much mayor me-
dida, es en las numerosisimas localidades pequefias,
en donde con frecuencia s6lo se encuentran pocos ale-
manes. Creo que en ninguna part podria estudiarse
mejor la geografia argentina que en el despacho del
grupo de miembros individuals, el cual ha realizado
un trabajo sobresaliente bajo la direcci6n del correli-
gionario Gluck. Apenas si habrd hoy en la Argentina,
agrega, un rinc6n en donde no haya por lo menos uno
o dos correligionarios o miembros del Anillo de Sa-
crificio en actividad para adiestrarse a si mismo en
la idea del nacionalsocialismo y servir a su pueblo".
Las actividades nazis en la Argentina se van su-
cediendo con una ccntumacia asombrosa.
En el Parlamento formula denuncias sensaciona-
les los diputados nacionales sefiores Dickmann (sesio-
nes de 7, 9 y 23 de junior de 1939) y Damonte Taborda
(sesiones de 9 y 15 de junio del mismo afio).
La prensa colabora. Las autoridades argentinas
indagan con buen celo, segin se demuestra en el in-
forme de la Comisi6n parlamentaria de actividades an-
tiargentinas. En este document se lee:
"El informed remitido el 8 de agosto de 1940 por
el jefe de policia de la Capital Federal al Ministerio
del Interior sobre "Las actividades disolventes y peli-
grosas a que se dedica el sibdito alem6n Carlos Ar-
nold, en su condici6n de'dirigente principal, establece
que han llegado informes a la Divisi6n de Investiga-
ciones, por conduct confidencial, y luego comproba-
dos por las averiguaciones de character reservado que
empleados de la misma dependencia vienen practi-
cando, de que el sibdito alem6n Carlos Arnold, de 29
afios de edad, con 8 de residencia, casado, domicilia-
do en Florida, provincia de Buenos Aires, calle Arena-
les 3245, a sueldo dil Circulo Alem6n de Beneficencia,





,que antes se denominaba Partido Nacionalsocialista
Alem6n, con sede en 25 de Mayo 145, 49 piso, con una
>asignaci6n mensual de 500 pescs, actia con la discre-
ci6n que aconsejan las circunstancias, como jefe su-
premo de la Gestapo y de las llamadas Fuerzas de
Asalto".
Manifiesta m6s adelante el informed policial que el
'citado jefe nazi recibia con frecuencia a dirigentes y
components de las entidades nacionalsocialistas, con
quienes mantenia prolongadas entrevistas y conferen-
cias que resultaban sumamente sugestivas. No eran
mencs escasas agrega las visits que le hacian
,otras personas prontuariadas en la policia per sus
.comprobadas actividades disolventes, que fueron res-
ponsables de una series de atentados cometidos en for-
ma sucesiva a fines del afio 1934 y principios de 1935,
contra muchos locales ccupados por distintos comit6s
politicos, sinagogas, teatro Comedia, que pretendieron
incendiar, etc.
El informed establece, ademas, que en esa fecha
el agent en cuesti6n acababa de realizar una amplia
jira ,de propaganda por el interior del pais con el "ex-
clusivo fin de contralorear las entidades alemanas, im-
partir instruccicnes a sus dirigentes y dem6s ccmpo-
nentes, para luego regrezar al centro de su cometido,
dejando asi sembrada la semilla de sus aviesos pro-
p6sitos en las muchas localidades, que ha visitado".
Como es sabido, el Poder Ejecutivo dict6, con fe-
cha 10 de agosto de 1940, un decreto per el cual se
,ordenaba a la policia de la Capital que procediera a
detener y expulsar del pais al sujeto Carlos Arnold
por desarrollar una actuaci6n peligrosa para la paz
y tranquilidad p6blica y respeto debido a las institu-
ciones del pais. Se sabe tambin que este decreto
no pudo cumplirse porque el referido sujeto se fug6
,del pais antes de que la policia diera cumplimiento
a lo dispuesto por el Poder Ejecutivo. Antes de fugarse,
77





Arnold estuvo refugiado en la embajada alemana, se-
gun lo afirm6 ante la comisi6n, en su declaraci6n de-
fecha 27 de junior, el entonces jefe de Investigaciones
de la capital, ccmisario Miguel A. Viancarlos.
En otro pasaje se dice:
"Un document singularmente important es, sin
duda, el informed que con fecha 5 de agosto de 1940
envi6 al secretario de .Gobierno de la Intsrvenci6n
Nacional, doctor Carlos Herrera, el entonces jefe de
polic'a de la provincia de Buencs Aires, don C6sar
E. Etcheverry, con motive de las investigaciones rea-
lizadas por esa repartici6n en la localidad de Ver6ni-
ca, partido de Magdalena, en busca de un pr6fugo
del Graf Spee, Erik Pilz. Ds tal documentaci6n re-
unida despu6s de la traducci6n y andlisis de antece-
dentes secuestrados por la policia provincial, se des-
prende que en Ver6nica y sus alrededores existe una
colonial agricola ganadera de alemanes, integrada per
unas 70 families: "En dicha cclonia dice el infor-
me actian organizaciones alemanas, tales como la
Federaci6n de los Circulos Almanes de Beneficencia
y Cultura, la Uni6n Alemana de Gremios, la Uni6n
Germano Argentina de J6venes Boys Scouts, la Fede-
raci6n de Sociedades Alemanas de Buenos Aires y al-
rededores, la Scciedad Alemana de Comercio e In-
dustria, el Instituto Alem6n del Extranjero y Uni6n
Germ6nica Argentina".
Despubs de un minucioso studio sobre cada una'
de esas orqanizaciones, el jefe de policia de la pro-
vincia establece que se trata de "una organizaci6n
f6rrea que regula los sentimientos politicos, sociales y
culturales de los alemanes en el extranjero, pcrque
si bien Ver6nica es el minimo circulo de actividades,
se transparent que debe marchar al unisono de to-
das las demds.
"Esa f6rrea crganizaci6n est6 centralizada y di-
rigida dosde Buenos Aires.
78





"El pensamiento, el regimen de vida interior y ex-
terior, los gustos, las costumbres, las lscturas, las re-
laciones comerciales, los instintos caritativcs, todo es-
td reglamentado en los primitives estatutos del Par-
tido Nacicnalsocialista organizaci6n extranjera, sec-
ci6n argentina y en el Frente Alem6n dsl Trabajo,
hoy Uni6n Alemana de Gremio3.
"Creo que las modificaciones que han sufrido las
,organizaciones locales a raiz del decre'o ya referido
del afio 1939, son una simple forma y formula de adap-
taci6n legal, pues en el espiritu y en las pr6ctioas que
se transparentan subsisten lo3 mismos principios y ac-
tividades que ,se pretenden haber mcdificado.
"Por iltimo, consider realments serio y digno de
solicitar la atenci6n superior, lo que. puede significar
una masa tal de habitantes, de preparaci6n variada,
pero con una unifcrmidad de espiritu absolute, si en
cualquier moment, o por cualquier circunstancia qui-
siera ser movida como lo puede ser por una sola
volvntad en pro o en contra des una idea a des-
arrollarse en nuestro pais y si esto se estimara peli-
grcso, hay que convenir en que para ser eficaces no
es caso de una acci6n ai:lada y local, sino cue se
.ha da. obedecer a una directive central y national".














79


m











ORGANIZATION ACTUAL




L A denominaci6n abreviada del Partido Nacional-
socialista Alem6n en la Argentina es N. S. D.
A. P.
Hoy se denomina "Federaci6n de los Circulos Ale-
manes de Beneficencia y Cultura" y tiene su domicilio
social en el cuarto piso de 25 de Mayo, 145, Buenos
Aires.
Desaparecido Alfredo Miiller -- que consigui6 re-
gresar a Alemania huyendo del process que se le in-
coara en la Argentina Wieland, resident en Lo-
mas de Zamora, es el que tiene bajo su director control
las cuatro zonas en que el nazismo tiene dividida a la
capital y las cinco de los pueblos suburbanos. Wie-
land se sirve del autom6vil que empleaba para sus
correrias Miiller: chapa nimero 123.755.
En su oficina hay un enorme piano en relieve de
la capital federal y de las localidades de los alrededo-
res. En 61 est6n indicados los principles edificios pi-
blicos y aparece el emplazamiento de las comisarias,
cuarteles, arsenales, hospitals, centrales telef6nicas,
sucursales de correos y tel6grafos, lines subterr6neas,
etc6tera... Con banderitas se indican en el mismo los;
lugares de reunion de las distintas zonas.
He aqui la nomenclature y la direcci6n de las zo-
nas en cuesti6n:
-Csntro (Alsina, 2513).






-Belgrano (Cuba 2410).
-Flores (Chivilcoy 3800).
-Villa Devoto (Chivilcoy 4508).
-Villa Ballester (Rivadavia 595).
-Avellaneda y Pifieyro (Avenida Galicia y Tuyi).-
-Quilmes (Moreno 769).
-Lomas de Zamora (Pringles 27).
-Hurlingham (Necochea 87).
La Federaci6n de los Circulos Alemanes de Be-
reficencia y Cultura es responsible ante la Gestapo,
de las actividades de los diez y ocho organismos que
conlrola.

Comentando "La Prensa" de Buenos Aires la or-
ganizaci6n diplom6tica y consular del Tercer Reich
en la Argentina, decia en uno de sus ponderados edi-
toriales:
"Pero en estos tiempos hay sistemas de organiza-
ci6n political y econ6mica que, establecidos por espon-
t6nea voluntad de las representaciones piblicas o por
gravitaci6n de fuerzas que han logrado imponerse oca-
sionalmente al desconcierto social, no se conforman
con imperar sobre naciones que las aceptan o las so-
portan, y pugnan, con fines de hegemonia, por exten-
der su aplicaci6n universalmente.
"Cuando este pensamiento domina el espiritu de
los gobernantes, suele perderse el sentido del limited
y de la media, y se encuentra hacedero much de lo
que rechaza por principio y por necesidad primordial'
el interns supremo de cada Estado por mantener intac-
tos su autoridad y dominio dentro de la jurisdicci6n
que le es propia y que le est6 reconocida por los de-
m6s Estados.
"Es lo que ocurre con las empresas de propagan-
da en el exterior, dirigidas y sostenidas por los gobier-
nos, y que no se reduce 'a la obra diplomdtica y con-
sular puramente informative, sino a la difusi6n de-






ideas y doctrinias que buscan adeptos con prop6sitos
-militantes y en procura de conquistar la opinion ajena
a favor de realizaciones que impcrten atraer al propio
radio de influencia a sociedades que se rigen por ins-
tituciones creadas segin ccncepciones distintas de la
libertad y el derecho.
"Cada embajada, legaci6n o consulado que se en-
tregue a esa susrte de ocupaciones, ap6rtase de su
funci6n esFecifica y deja de ser el encargado de culti-
var vinculos de amistad para convertirse, por acci6n
ilsgitima, en enemigo ostensible o solapado, cuya per-
:manencia en la naci6n de su destiny deja de ser una
prenda de reciproca buena voluntad y se ccnvierte en
un peligro del que se hace indispensable defenderse.


Los agents nazis mas importantes dentro del te-
rritorio argentino, son, segin su categoria en el esca-
lcf6n diplom6tico de la embajada de Alsmania en
Buenos Aires, los siguientes:
-Embajador y "Gruppen Fiihrer" de las S. S....
,Conde Edmundo von Thermann.
-Secretario de la embajada, Dr. Otto Maynon.
-Consejero, Princire de Schaumburg Lippe.
-Secretario, Dr. Gerd Weisz.
-Secretario, Von Radowitz.
-Agregado military, Gral. Gunter Niedenfuhr.
-Agregado naval, CaFitan Districh Niebuhr (es
tambi6n agregado naval a la embajada en Chile).
-Agregado cultural, Dr. Metzger.
-Agregado commercial, Dr. Richard Burmeister.
-Agregado civil, Gottfried Sandstede.
La Embajada cuenta para su uso con 10 autom6-
viles. Nueve de ellos tienen chapa d'plomdtica arqen-
tina y son los numerados 815 (usado por Von Ther-
mann), 810, 779, 796, 788, 922, 923, 949 y 806. El d6ci-
mo coche es un Mercedes Benz, con chapa de Berln,





numerada 11-69, 159, y que es usado sin la chapa bo-
naerense,
Cooperando con la funci6n "diplom6tica" existen.
los servicics "consulares" nazis que ccmo puede ver-
se actan al dictado de la Gestapo.
El consulado general en. la Argentina est6 a cargo.
de Gerd Weisz.
La misi6n fundamental del consulado es la de rea-
lizar una intense campafia de propaganda entire los ar-
gentinos. Diariamente son enviadas por correo 30.000
hojas de publicidad nazi, y los sdbados se realize el
mismo niimero de envios de un folleto que contiene,
generalmente, una diatriba contra el regimen demo-
crdtico.
El encargado de este servicio de propaganda pos-
tal es el subjefe del consulado, Hans Forster.
Anexa a esta tarea de difundir el ideario hitlerista,
el consulado tiene otra misi6n ya m6s ligada a la
Gestapo que a los residents argentinos: 'es la de vigi-
lar por intermedio de los c6nsules diseminados en el
pais, a todos los alemanes, hijos de alemanes y ex-
tranjeros de habla alemana.
Las conexiones entire el consulado y la Gestapo
fueron ampliamente comprobadas antes de la guerra.
En ese entonces todo individuo que solicitaba los per-
misos pertinentes en el ccnsulado para regresar.a Ale-
mania, caia de inmediato envuelto en la marafia de
la "G". Es dificil que hava un alem6n en el pais que
no est6 fichado por la Gestapo. Obtenida la visaci6n,
el alem6n se embarcaba para su patria, pero la "G"
lo segufa tenazmente. En una carta entregada al capi-
t6n del barco, la "G" boriaerense informaba a su si-
milar de Hamburqo sobre las caracteristicas, cualida-
des o anomalfas del viajero. Cuando el navio llegaba
a la ciudad hanse6tica, Ics subordinados de Himmler
sub'an a bordo, lean la carta y luego obraban: si el'
recien llcgado era nazi 100 %, se lo dejaba en liber-
83.






tad; en caso contrario, el campo de concentraci6n era
la meta inesperada de su largo viaje.
Por iltimo, entire las entidades oficiales alemanas
radicadas en la Argentina, al servicio del nazismo, fi-
gura en tercer t6rmino la C6nara de Comercio (Handelz
Kammer), que depend directamente de la embajada.
Bajo la presidencia de Carlos Schmidts, este organis-
nmo funciona en el segundo piso de la Casa Parda.
Tiene 200 miembros y supervise atentamente el des-
arrollo del alto comercio y la alta industrial germanos
en la Argentina. Atiende fundamentalmente el plan de
subsidies a los organisms politicos nazis en la Ar-
gentina y castiga con severos "boycots" a los indus-
triales y comerciantes que no cumplen con el rigorismo
de sus 6rdenes.
Nunca han tenido participaci6nr en la C6mara de
Comercio los comerciantes minoristas, los cuales son
vigilados directamente por los grupos del partido.











LOS TENTACULOS DEL NAZISMO




EL Estado nazi en la Argentina cuenta con una
organizaci6n que rebasa los limits oficiales
(diplom6ticos, consulares y mercantiles) y se extien-
de en compleja red sobre todo el pais, ajust6ndose
integramente a las instrucciones recibidas desde Ale-
mania.
En el ltimo congress celebrado en Stuttgart para
los alemanes en el extranjero se estableci6 que en
los carnets de identidad personal de los afiliados se
hicieron constar las recomendaciones, que constitu-
yen el decdlogo del alem6n fuera de su patria y que
son las siguientes:
"1 No olvides que eres alemcn y que ello sea
tu mayor orgullo.
29 Ayuda a tu hermano de sangre con todo lo que
te sea possible.
30 Aprecia y cuida tu idioma materno.
49 Cree y ten fe en la nueva Alemania, la cual te
necesita y te llama.
50 Brega siempre, ten present y sost6n tu nue-
va patria.
"60 Adquiere y haz circular siempre products
alemanes, asi ayudards a tu patria y la patria te ayu-
dard.
79 Olvida las viejas injusticias falsamente come-
tidas. La nueva Alemania no es culpable de ello.






89 Desvirtia todas las influencias e informacio-
nes que se propalen sobre Alemania. Son adversa-
rios calumniadores y perseguidores de la nueva Ale-
mania.
99 Adquiere las noticias sobre tu patria, pero
nunca tendencies contra Alemania. Exige peri6dicos
nolamente alemanes.
109 Cree en la grandeza del future de Alemania".


Tiende la sociedad nacional-socialista a incorpo-
rar a cada individuo en un sistema de unions, de
grupos de organizaciones, de sociedades, de manera
que cada uno sea encuadrado, vigilado, dirigido, obli-
gado a efectuar cieito numero de gestos, de reaccio-
nes, de movimientos previstos y reglamentados de
antemano.
He aqui como se present esta red en la Argen-
tina, segin el informed presentado por la gecci6n na-
zi argentina al congress de los alemanes en 'el ex-
tranjero, celebrado en Stutlcart, en el afio 1937.
19 Grupo del Partido Nacionalsocialista para
la Argentina. Su sede est6 en Buenos Aires, en la em-
bajada alemana. Es de alli que son dirigidas todas
las secciones locales.
29 Secciones de asalto, oraanizadas, seg6n las
secciones locales, formaciones militares, cuyos miem-
bros son entrenados en ejercicios, manejos de armas
y funciones policiales.
30 Uni6n national alemana, con cien secciones
en el pais. Es el doctor Wilhelm Luetge, nombrado en
1935, como especialista de propaganda en la Argen-
tina, quien en dos afios ha llevado el n6mero de sus
c4lulas de 62 a 100 y duplicado el nimero de adhe-
rentes.
49 El frente del Trabajo engloba a todcs los
alemanes y germanoalemanes, empleados en com-
86







pafifas alemanas. Tambi6n son enrolados en esta sec-
c 6n los alemanes empleados por casas de o:ras na-
cionalidades y los argentinos empleados en casas
alemanas.
b9 La Fuerza por la Alegria; organizaci6n que
engloba a alemanes y germanoalemanes, se extien-
de por todo el pais, con celulas en todos los pue:tos,
balnearios, sitios de veraneo, etcetera. Tiene su cen-
tro en Alemania; la fuerza para gozar los placeres
dirigidos.
b9 Organizaci6n military de los ex combatien-
tes alemanes.
Q7 Uni6n national socialist de la marina.
89 Federaci6n alcmana para la culiura fisica.
99 Asistencia social national socialist.
10. Cada secci6n del "Volksverband", agru-
pa numerosas unions: uni6n de los enfe-mos, coros.
de hombres, armonias, soc.edades de gimnasia, unio-
nes deportivas, hogar de la mujer alemana, etc6tera.
11. Uni6n dei trabajo de las mujeres alemanas.

Da una idea muy complete de la organizaci6n
nazi en la Argentina el informed elevado el 28 de
agosto de 1941 a la C6mara de Diputados de la Na-
ci6n por la Comisi6n encargada de investigar las ac-
tividades an iargen:inas, de cuyo document extrae-
mos los textos que siguen:
La comisi6n tiene en su poder cinco carpetas bi-
bliogr6ficas secuestradas en Florida, donde se colec-
cionan cuadernillos impresos procedentes directamen-
te de Alemania, que se agregan sucesivamente y que
contienen instrucciones, aclaraciones, sugestones e
informaciones del direclorio de propaganda del Rei-h.
del N. S. D. A. P. (Partido Nac:onalsocialista Alemrn)
y de la Oficina de Propaganda Frente del Trabajo
Alem6n.
Se aclara en dichas instrucciones que se trata
87






exclusivamente de normas para uso interno del par-
tido, estando los jefes de propaganda y cultural del
N.S.D.A.P. obligados a subscribirse a las mismas.
El bibliorato niumero 1 contiene instrucciones pa-
ra las secciones de propaganda y cultural del par-
tido nazi. Las instrucciones abarcan material que se
relaciona con el texto y misica de las canciones que de-
ben cantarse obligatoriamente antes y despu6s de ter-
minar los actos: obras teatrales de car6cter nazi para
representar en los festivales del partido; gr6ficos so-
bre disposici6n de escenarios cuando se organizan ac-
tos de propaganda y ni siquiera faltan models de
monumentos funerarios y l6pidas que deben erigirse
en las tumbas de los afiliados fallecidos. Todo est6d
previsto.
El bibliorato nimero 2 se refiere a disposiliones
de cardcter social y politico; political del trabajo; com-
paraci6n con el fascismo italiano; instrucciones sobre
organizaci6n del N. S. D. A. P., para agregar a las ya
existentes dictadas por el gobierno de Alemania y con
referencias a los decretos del mismo.
Es de hacer notar que en la hoja nimero 7, pagi-
na 101, expediente official del partido, existe ya un
capitulo de referencia a la situaci6n de los alemanes
en el exterior, en el que se dice que en febrero del
mismo afio fu6 decretada una ley sobre la obligaci6n
de los alemanes residents en el exterior de notificar
su domicilio a las autoridades del partido, para ser
remitido a Alemania.
El bibliorato nimero 4, que comienza el afio 1936,
se refiere al Frente Alem6n del Trabajo, actualmente
lamado en la Repiblica Argentina, Uni6n Alema-
na de Gremios y a los deberes de los dirigentes y so-
cios 'de dicha agrupaci6n en relaci6n con la political
del trabajo. Contiene distintas suqestiones y diversas
iniciativas sobre planes de actuaci6n del gobierno del
Reich en lo que se refiere a trabajo, economic, agri-
38






cultural, educaci6n fisica, political social, Tratado de
Versalles, plan de trabajo de cuatro afios, higiene so-
cial y elecciones en Alemania.
El bibliorato niumero 5, iniciado el afio 1937, es
una actualizaci6n y complement de las directives an-
teriores sobre Frente del Trabajo y contiene los uilti-
mos decretos referentes a political del trabajo, ali-
mentaci6n, respuestas a consultas de agrupaciones,
decretos internos, "Fuerza por la alegria", organis-
mos del N.S.D.A.P. y distintos otros asuntos internos
del partido.
Encontr6 asi mismo la Comisi6n parlamentaria:
19 Libros de contabilidad de las agrupaciones
"Ayuda de Invierno" y "Anillo de Sacrificio", cuotas de
socios;
20 Fichas de los socios de la agrupaci6n referida;
de la suborganizaci6n "Tropas de Asalto", disimula-
da en forma de subscriptores a la revista "Der Tromm-
ler";
39 Talonarios de recibos de las distintas suborga-
nizaciones;
49 Correspondencia del Circulo "Der Trommler";
solicitudes de ingreso, invitaciones para reunions, et-
cetera;
59 Folletos y libros con instrucciones.
Ademds, fueron secuestrados brazaletes e insig-
nias con la cruz sw6stica. En el mismo procedimiento
se secuestraron elements pertenecientes a la Uni6n
Alemana de Gremios, tales como fichas de socios, li-
bros de contabilidad, solicitudes de ingreso, corres-
pondencia dirigida a socios o a la sede central de la
entidad en Buenos Aires, program y material de or-
ganizaci6n para las funciones de la subagrupaci6n
"Fuerza y Alegria", peliculas y cortes de peliculas,
carnets, etc.
En otra habitaci6n, perteneciente al secretario
del Circulo Alem6n de Beneficencia y Cultura, sefor






F. Wagner, fu6 secuestrado, entire otras cosas, un fi-
chero correspondiente al Partido Nacionalsocialistar
de los Obreros Alemanes, Secci6n Argentina...
Entre las fichas secuestradas cabe mencionar es-
pecialmente las que se utilizan con toda seguridad
con fines secrets de informaci6n y que, si bien se
atribuyen por los declarantes al Partido Nacionalso-
cialista en la Argen:ina, sirven corio element de ilus-
traci6n y en la formaci6n del fichero del censo com-
pleto de la Federaci6n Alemana de Gremios. Al dor-
so de la ficha figuran impresas las siguientes inscrip-
ciones: "Freund" Amigoo), "Gleichiiltig" (indiferente),
"Gegner" (enemigo).
Fueron tambi6n secuestradas solicitudes de in-
greso de distintas personas que quieren afiliarse o
asociarse a los Circulos Alemanes de Beneficencia y
Cultura. Los aspirantes deben dar referencias de su
familiar, de sus padres, abuelos y bisabuelos. Adem6s
es indispensable que sean presentados por dos per-
sonas, que por lo menos tengan dos afios de antigiie-
dad en la Federaci6n, esto es, que hayan perteneci-
do anteriormenle al partido nazi alem6n.
Todos los datos que se mencionan en las solici-
tudes de ingreso tienen que ser documentados, debien-
do agregar cada socio cinco fotograffas tomadas de
frente y dos de perfil. Es sabido que estas fotog:afias,
una es para el carnet, una para el fichero de la di-
recci6n local, otra queda en el local principal y dos
son enviadas a Alemania: una de 6stas a disposici6n
de la Secci6n de Alemanes Radicados en el Exterior
y la otra para el fichero principal de la Gestapo, en
Berlin. El socio que solicila su ingreso a la entidad,
es citado despu6s por el president, quien lo recibe
en forma privada d6ndole las 6ltimas instrucciones
para su ingreso.
En una de las solicitudes, de fecha 3 de febrero
de 1941, figure a modo de juramento y como p6rrafo
go






final, el siguiente:
"A pesar de haber concurrido a la escuela normal
local y desarrollar mi actividad professional en cjrcu-
los locales, yo soy alemana y quiero en mi calidad de
taL pertenecer a la comunidad alemana. Yo me obli-
go a colaborar en el Circulo Alem6n de Beneficencia.
(Firmadc): Bertha Zaunmiiller".
Debe hacerse constar que esta persona curs6 par-
te de sus studios primaries en Buenos Aires, en la
escuela llamada actualmente Humboldt; que todos sus
studios secundarios los realize en un liceo del Esta-
do de Buenos Aires, gradu6ndose de bachiller, y que
curs6 parcialmente studios universitarios en la Fa-
cultad de Ciencias Exactas Fisicas y Naturales.
No puede, desde luego, sorprender el texto de la
declaraci6n o juramento precedent cuando se sabe
que el ingreso al Partido Nacionalsocialista require
Ilenar, adem6s de las formalidades antes referidas,
otras de un cardcter m6s solemne que se cumplen en
el moment mismo de la incorporaci6n del nuevo mili-
tante. Asi, es de pr6ctica, que cuando se entrega el
carnet de afiliaci6n y en presencia de los miembros
congresales ante el jefe del grupo local, despu4s de
breve alocuci6n en la cual esta explica los deberes
de correligionario y el significado del juramento que
se presta, ley6ndolo en voz alta, los nuevos miembros
formados frente a la bandera del Reich, y con el bra-
zo derecho extendido a la usanza dictatorial, repitan
frase por frase el voto solemn: "Yo juro fidelidad a
mi fiihrer, Adolfo Hitler prometi6ndole guardar a los
jefes que me design, en todo moment, respeto y obe-
diencia".
Cuando se trate de integrantes de tropas de asal-
to ya sean de las S. A., tropas de asalto de cardc-
ter military, o de las S. S., tropas de asalto de cardc-
ter policial se les pregunta. entire otras cosas:
"%Qu6 reza su juramento?"






Y los afiliados responded:
"Juramos Adolfo Hitler a ti fiihrer y canciller del
Reich, valor y lealtad. Te prometemos obediencia
hasta la muerte a ti y a los jefes que nos designed.
V&lganos Dios".
La correspondencia secuestrada est6 constituida
en general por copias de cartas enviadas a la central
en Buenos Aires, y aun cuando es evidence que faltan
piezas que han sido contestadas, sin que figure ar-
chivados los originales en los biblioratos, tratan por
lo comin de cambios de domicilios, pagos efectuados,
etc. No obstante, figure correspondencia que prueba
claramente el verdadero fin de la Federaci6n de los
Circulos Alemanes de Beneficencia y Cultura...
Los carnets de esta organizaci6n antes llamada
Frente Alemdn del Trabajo (Deutsche Arbeitsfront),
llevan la firma del doctor Ley, ministry alem6n del
Trabajo, y contiene, como en el caso anterior, el ni-
mero que le corresponde al socio en Alemania y el
que tiene registrado en la Argentina. Las cuotas que
deben abonarse varian segin una tarifa prefijada y
el pago se acredita mediante estampillas de distintos
colors que se adhieren al carnet del socio como
constancia de pago.
ObsBrvase tambi6n que en los casos en que un
socio cambia de domicilio o de pals, la organizaci6n
transfiere el carnet, demostr6ridose asi el caracter in-
,ternacional de la organizaci6n y que ella cuenta con
sedes o sucursales en distintas parties del mundo. Los
deberes de los socios, segin una inscripci6n que figu-
ra impresa en los carnets, son establecidos directa-
mente desde Alemania y responded a las normas del
Frente Alem6n del Trabajo.
A titulo infonnmativo, la comisi6n puede adelantar
que fieron secuestradas a la titulada Uni6n Alema-
na de Gremios varias listas de socios, diseminados en
lodo el pais cuyo nimero pasa de 12.000.






La "D. A. F." o Uni6n Alemana de Gremios est&
presidida por Erwing Schriffer, tiene por vicepresiden-
to a Ecart Neumann, y por gerente -verdadero jefe-
a Kurt Lange.
Tres giupos dependent de la "D. A. F.". Son:
a) La "K. D. F.", o FUERZA POR LA ALEGRIA.
Es la entidad encargada de sembrar el buen humor en-
tre los nazis. Organiza funciones sociales, bailes, ex-
cursiones turisticas a Alemania, etc., etc.
b) La "N. E. Y.", o GRUPO DE AFICIONADOS
TEATRALES. Su jefe es LUDWIG NEY y el director de
escena se llama RUDOLF FRANZ. Tiene su sede en
25 de Mayo 145, de donde se puede colegir que no
han de ser puramente artisticas sus actividades.
c) La "N. S. V.", o SOCIEDAD DE AYUDA MU-
TUA, cuyo local est& en Azopardo 816, bajo la jefa-
tira de VOLLBERG.
De la "N. S. V." dependent, a su vez, las siguien-
tes instituciones:
"D. H.", u HOSPITAL ALEMAN.
"M. U. K.", o MADRE E HIJO, con sede en Alsina-
2513. En esta instituci6n se cosen ropas para los ale-
manes nazis en la indigencia.
"D. W. E.", o SOCIEDAD DE BENEFICENCIA, con
sede en Azopardo 816 y bajo la jefatura de SCHU-
CHARD.
"M. L. K.", o ASILO DE HUERFANOS. en Puey-
rred6n 809.
"F. V." o SOCIEDAD DE MUJERES, en Agiie-
ro 1327.
"W. H. W.", o AYUDA DE INVIERNO A ALEMA-
NIA, con sede en la Casa Parda y bajo la'jefatura de
VOLLBERG.
"S. H.", u HOGAR DE MARINERS ALEMANES,
con sede en Carlos Calvo 102.












AL MARGEN DE LA LEY




D E la ilegalidad con que se produce en la Argentina
el nazismo habla la nota enviada por la Co-
misi6n Investigadora del Parlamento (con fecha 22 de
julio de 1941) al doctor Ram6n F. VWsquez, Juez de Ins-
trucci6n de Turno en la secci6n primera, para elme-
jor esclarecimiento de uno de los aspects de la in-
vestigaci6n:
"Con ese objeto, la comisi6n que preside ha re-
suelto informar a vuestra sefioria que del an6lisis de
la documentaci6n reunida surge que las actividades
de la Federaci6n de Circulos Alemanes de Beneficen-
*cia y Cultura, 25 de Mayo 145, 49 piso, escritorios
403141516!71819 y 44; Sociedad Alemana de Beneficen-
cia, Leandro N. Alem 450, piso 39, escritorio 309 y
310; Oficina del Fomento del Comercio Alem6n con la
Repiblica Argentina, 25 de Mayo 145, 40 piso, escri-
torios 445 y 44718; Uni6n Alemana de Gremios, Alsi-
na N9 1250; Der Tommler, 25 de Mayo 145, 40 piso, es-
critorio 401; Obras de Ayuda Alemana y Circulo Teu-
ionia, en la misma calle 25 de Mayo 145, no respon-
den a los fines de su creaci6n, pues fondos pertene-
cientes a las mencionadas entidades aparecen distrai-
dos, en ocasiones, sin indicaci6n de destiny y en otras
oportunidades con un destiny distinto al previs!o en
.sus estatutos sociales. Estas impresiones se fundan en
declaraciones prestadas ante la comisi6n por las per-





sonas lamadas Enrique Vollberg, Einer Korn, Wemer
Burghardt, Enrique Bechtold, Maxlmiliano Heider,
Edwin Esteban Capus y Federico Wagner, como asi-
mismo en el examen de cuentas bancarias practicado
a los fines de la investigaci6n por el Banco Central
de la Repiblica.
"Algunos de los hechos de referencia -termina
diciendo la nota- parecerian configurar el delito de
asociaci6n ilicita y esa circunstancia, robustecida por
los mo:ivos anteriormente expresados, inducen a la
comisi6n que preside a llevar la informaci6n a cono-
cimiento de vuestra sefioria a los fines que consider
conveniences".
El juez de instrucci6n inici6 inmediatamente el es-
tudio de las denuncias de la comisi6n, la que ofreci6
en todo moment su m6s amplia colaboraci6n a las
tareas del juzgado.
Como resultado de las actuaciones cumplidas, el
senior juez *de instrucci6n procedi6 luego a practicar
diversos allanamientos, de los que ha informado en
detalle la prensa diaria.
El 21 del mes en curso, el senior juez de instruc-
ci6n, seg6n es publico y notorio decret6 el procesamien-
to de Alfredo Miller, Einer Korn, Wilhelm Wieland,
Jos6 Schmaolz, Jean Ziegele, Rudolf Walter Bendelfdt,
Wilhelm Ullman, Karlheinz Sandstede, Ferdinand Ei-
fler, Wilhelm Keller, Karl Schade, Heinrich Vollverg,
Otto Brunner, Otto Arnold, George Bein, Paul Wutt-
ke, Walter Alternkemper, Joachim Uflerbaiimer, Hans
Hillebrecht, Hans Kauser, Ge man Schuchard, Fried-
rich Frohwein, Fernando Ellerhorst, Curt Appelhans,
Rudolf Obermiiller, Philip Alt, Walter Boese, Karl Klin-
genfuss, Hans Sandkuhl, H. B:ercamp, A. Schmidt, W.
Krankenhagen, El Schriefer, integrantes de las comi-
siones directives de las entidades Sociedad Alemana
de Beneficencia y Federacion de los Circulos Alema-
nes de Beneficencia y Cultura.










DINERO ARGENTINO CONTRA LA
ARGENTINA



EN la sesi6n del 9 de junior de 1939, el senior Da-
monte Taborda daba lecture en la C6mara de
:Diputados a una nota que pone en evidencia uno de
los procedimientos que el nazismo emplea en la Argen-
tina para colectar sumas de dinero que luego se in-.
vierten en finalidades antinacionales, como se vera
m6rs adelante.
He aqui una parte del document a que nos re-
Sferimos:
"El Sindicato Obrero de la Industria Metaldrgica,
en conocimiento de la resoluci6n de la Honorable
Cdmara del dia 17 del mes de mayo, referente a !a
investigaci6n de las actividades que en contra de la
soberania national desarrollan organizaciones depen-
dientes de gobiernos extranjeros, recurre a usted a fin
de solicitar que, en los puntos que deba investigarse
por esa Honorable C6mara se incluyan los referentes
a las organizaciones pseudo sindicales conocidas con
los nombres de "Frente del Trabajo y "Dopo Lavoro".
Hacemos notar al senior diputado y por su intermedio
a la comisi6n correspondiente, que hemos denunciado
ya ante el Departamento Nacional del Trabajo los des-
cuentos ilegales efectuados en los talleres de herreria
de obra de la sociedad an6nima Klckner, establecida
en la calle Empedrado 2449 y destinados, seguin todos
:nuestros informes, al Frente de Trabajo Alem&n (Ar-






beitfront) organizaci6n poliiica al servicio de los pla-
nes expansionistas de dicho pais. El Departamento
National del Trabajo, por denuncias de este sindicato
comprob6 el 5 de abril pr6ximo pasado 1.058 infrac-
ciones a la ley n6mer6 11.278, de pago de salaries
en moneda national, realizadas en forma de descuen-
tos ilegales, realizados para una presunta mutualidad
inexistente y a la cual el personal jams reconoci6
personeria. Los trabajadores de esa empresa no han
podido obtener la devoluci6n de esos descuentos ile-
gifimos que datan de much tiempo atrds y que re-
presentan una important suma de centenares de mi-
les de pesos extraidos de los salaries de dichos obre-
ros metaldrgicos..."
Todos los que caen dentro del drea nazista en la
Argentina estdn obligados a secundar las 6rdenes
-cualesquiera que fuesen- que les imparta el go-
bierno alem&n. Claro es que aparte de los factores
morales, donde m6s se acusa esa violencia nazi sa-
bre los infelices que est6n bajo su yugo es en el
terreno econ6mico, por la dreciente cuantia de las mrl-
tiples suscripciones que tienen en curso. El m6todo es
tan antiguo como la organizaci6n.
Ya en 1938, el Frente del Trabajo Alemrn obliga-
ba a sus inscriptos (empleados y obreros fscalizados)
a pagar cuotas que alcanzaban al 15 y en ocasiones
el 20 por ciento de sus salaries. En 1937 esa contri-
buci6n signific6 m6s de dos millones de pesos.
Del diputado senior Dickmann son los dates que
figuran en este phrrafo:
"Tengo en mis manos un document que demues-
tra que la ingerencia del gobierno alem6n se ejerce
en el pais argentino. Es una c6dula que recibi6 un
comerciante judio alem6n para que pagara la part
de multa que le toca de los 1.000.000.000 de multa im-
puesta a los judios alemanes en Alemania y en el
miundo enter por el asesinato del funcionario de la
97





embajada en Paris. Un comerciante en Buenos Aires
-que ha hecho desaparecer su nombre de esta c6du-
la- ha sido notificado por ello que debe pagar 2.000
Rm. a raz6n de 500 Rm. por semestre. La han recibido
muchos en Buenos Aires y como tienen negocios en
Alemania, esa multa, impuesta en Alemania, la pagan
los comerciantes residents en la Argentina.
DANZA DE MILLONES
Pero ningun festimonio tan categ6rico como el
que aporta la Comisi6n Investigadora de las Activida-
des Antiargentinas, como se ver& en los p6rrafos esen-
ciales, que transcribimos.
"Honorable C6mara: La Comisi6n Investigadora
de las Actividades Antiargentinas se ha preocupado,
como correspondfa, de deteiminar el origen del dinero
utilizado para la propaganda contraria al pais y ha
llegado a la conclusion de que esos fondos proceden
de la embajada de Alemania.
La precedent conclusion se basa en los docu-
mentos y comprobaciones que contiene este informed,
en el que se analizan las actividades de la embajada
de Alemania en el orden de la influencia corruptora
del dinero destinado a costear planes politicos y de
penetraci6n ideol6gica.
En el present informed se dedican tambi6n capitu-
los especiales al examen objetivo de otros aspects de
las actividades de la Embajada, todos los cuales sir-
ven para confirmar plenamente la impresi6n de que
dicha representaci6n extranjera es el factor principal
de la campafia de desprestigio de las instituciones de
la Rep6blica.
Antes de entrar al an6lisis de los procedimientos
mediante los cuales la embajada se provee de recur-
sos y los destina a las actividades antiargentinas, la
comisi6n consider de interns informer a la Honorable
C6mara y al pais que la misma, en el period compren-
58






dido entire el 1 de julio de 1940 y el 30 de junio de
1941, moviliz6 la cantidad de 7.722.950.70 pesos. En
igual period gast6 en el pais 5.983.100 pesos, suma
que duplica a la invertida en el mismo ejercicio de
los afios 1939-40, pues en aquel lleg6 a 3.136.400. Este
aumento extraordinario se destaca en forma impresio-
nante si se comparan dichas cifras en el gasto hecho
durante los afios 1932 y 39, de 884.500 pesos, suma
que es sin duda la real expresi6n de las necesidades
de la embajada, segln su propia declaraci6n al pedir
autorizaci6n al Ministerio de Relaciones Exteriores pa-
ra abrir la cuenta en la que se acreditaron pagos men-
suales de 50.000 reichsmarks, hasta cubrir una canti-
dad equivalent a 884.000 pesos.
Asimismo, consider de interns, la comisi6n des-
tacar un hecho que m&s adelante se expone detalla-
damente: el de la extraordinaria cantidad de cheques
al portador, por sumas elevadisimas, que libra la em-
bajada, al extreme de que en un breve period de seis
dias -los seis uiltimos dias del mes de junio pr6ximo
pasado- sobrepas6 la cifra de 550.000 pesos, pagados
por dos bancos de esta plaza, y distribuidos en diez
cheques al portador, aparte de muchos otros cheques
librados en las mismas fechas.
Como datos ilustrativos respect de los gastos que
realize la embajada, todavia podria afiadirse: que en
franqueo para la distribuci6n en el territorio argenti-
no de piezas postales con propaganda antidemocr6ti-
ca gast6 en algunos meses, como ocurri6 en enero del
coriente afio, m6s de 25.000 pesos y que en el lapso
comprendido entire el 2 de julio y el 13 de agosto
pr6ximos pasados, la embajada remiti6 desde Buenos
Aires a los dem6s paises de Am6rica, con excepci6n
de los Estados Unidos, 4.394 kilogramos de impresos
de propaganda antidemocr&tica, mientras en el mismo
tiempo la Embajada de Gran Bretafia distribuy6 tam-
1ien en los paises de Arrrica 700 kilogramos de im-
8g






press, o sea menos de la sexta parte.
El volume de las operaciones bancarias realiza-
das por la Embajada de Alemania -cuyo personal ha
crecido tambi6n en forma extraordinaria a partir de
1939- acusa en primer t6rmino un desmesurado y
significalivo aumento con relaci6n a la importancia
commercial, industrial y num6rica de la colectividad ale-
mana en la Repiblica Argentina.
En el period comprendido entire el 1 de julio de
1940 y el 30 de junior de 1941, o sea un afio, se regis-
tran para la Embajada de Alemania ingresos que as-
cienden a 6.157.400 pesos acreditados en las distintas:
cuentas existentes en ambas instituciones bancarias.
De la discriminaci6n de esa suma, resultan dep6si-
tos efectuados por los siguientes concepts:
a) Pagos provenientes de la cuenta de compen-
saci6n del convenio argentino-alem6n. (Trece pagos
a raz6n de 50.000 reichsmarks cada uno), $ 884.600.
b) Pagos efectuados por bancos alemanes en las
cuentas abiertas a nombre de la embajada en los ban-
cos locales, $ 4.645.900.
c) Pagos efectuados por otros concepts, respec-
to de los cuales no se conocen detalles, tambi6n en las
cuentas de la emhcbaardc $ 626.900.
En total, $ 6.157.400.
LA "AYUDA DE INVIERNO"
Al exponer los fines de su creaci6n, aparentemen-
te iguales a los perseguidos por las dem6s institucio-
nes del mismo car6cter que funcionan en el pais, lac
Cdmara del Comercio Alem6n, establece en el articu-
lo 20 de sus estatutos que tiene por objeto "fomentar
las relaciones econ6micas entire Alemania y la Repu-
blica Argentina y velar por los intereses comunes de
sus asociados". El articulo 30 agrega que "la entidad
se mantendr6 alejada de toda cuesti6n political .
Sin embargo, la Comisi6n Investigadora ha podi-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs