• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Prorrumpe
 En truxillo de extremadura cierta...
 Desde la noche de los tiempos,...
 Por el honor y los maravedies aquellos...
 El sol no se ponia en las tierras...
 Y entre tanta fortuna e infortunios...
 Back Cover














Group Title: Ingeniado y alegre pormenor de los acaecimientos memorables que concurrieron a la felice fundacion de la Ciudad de los Reyes del Perâu, : en diez e ocho de enero de mil e quinientos e treinta e cinco aänos seguida de muy somera repasada a la amena y episâodica historia de la misma, compuesto por El Corregidor.
Title: Ingeniado y alegre pormenor de los acaecimientos memorables que concurrieron a la felice fundación de la Ciudad de los Reyes del Perú
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00025514/00001
 Material Information
Title: Ingeniado y alegre pormenor de los acaecimientos memorables que concurrieron a la felice fundación de la Ciudad de los Reyes del Perú en diez e ocho de enero de mil e quinientos e treinta e cinco años seguida de muy somera repasada a la amena y episódica historia de la misma, compuesto por El Corregidor
Physical Description: 111 p. : illus. ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Mejía, Adán Felipe, 1896-1948
Publisher: Faura
Place of Publication: Ciudad de los Reyes
Publication Date: 1935
 Subjects
Subject: History -- Lima (Peru)   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Con dibujos de Benavídes Gárate
 Record Information
Bibliographic ID: UF00025514
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002863924
oclc - 06499319
notis - ANZ5075

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Title Page
        Page 3
    Prorrumpe
        Page 4
    En truxillo de extremadura cierta vez
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Desde la noche de los tiempos, aquel inmenso imperio de ilimitado sesorio
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Por el honor y los maravedies aquellos aventureros temerarios
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    El sol no se ponia en las tierras de aquel rey poderoso
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Y entre tanta fortuna e infortunios tamanos, fue fundada a la postre, cabe el rimac, la ciudad increible
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
    Back Cover
        Back Cover
Full Text














































-N,








No,








lngqenlado Y 60Aleor,

ormenor _
DE LOS ACAECIMIENTOS MEMORABLES QUE
CONCURRIERON A LA FELICE FUNDACION
DE LA CIUDAD DE LOS REYES DEL PERU,
EN DIEZ E OCHO DE ENERO -DE MIL E
QUINIENTOS E TREINTA E CINCO AROS.
,SEGUIDO DE MUY SOMERA REPASADA A LA



Amena y Epis6dica
Historia
DE LA MISMA
COMPUESTO POR
EL CORREGIDOR


CIudad de los RIees.-1935




EMPRESA PERIOBISTICA HERMANOS AURA -- BEITI 337

























PRORRUMPE...





PRESTA el retifiente oido, y en avizoradura pon tus ojos de lince
tf, Joh muchacho travieso, que lees estas lines someras escritas
para tu distracci6n; y tu, muchacho adulto, que finges expe-
riencia precoz en las encrucijadas de esta vida nunca vvivda lo
bastante; y td, tambi6n, viejo nifio senil de enturbiada mirada
henchida de tristeza y que anhelas vivir mAs todavia magtier de
tus dolamas!
iAprestadme la oreja retifiente y en avizoradura ponred los linces
ojos, oh infantiles muchachos, adults infantiles e infantiles ancianos, pues os voy a na,
rrar la historic fiera de unos aventureros temerarios que, ambiciosos del oro y las rique-
zas, la fama y sus ventajas, el poder y sus goces, en una edad remote, sanguinaria y
sombria, miserable y herdica, villana y gentilesca, fuieron dejando luenga cauda viril,
negra y bermeja, enlutada y sangrienta, luminosa y oscura, canalla y heroista, vil y no,
ble, generosa y mezquina, diab61ica y cristiana, mas siempre domefiante, gigantesca, su-
:perna, soberana, impetuosa, arrolladora!

iQue su lectura os aproveche, muchachos de todas las edades que estas lines
'e6is, y que saqu6is de su noticia sabidoras recetas que os ahorren quejumbres, y os en,
sefien la ciencia de poner en un brete las paslones tremantes, y a enrutar ambiciones,
mas sin dejar, por nada, ambici6n y pasiones, al rehogar vuestra existencia en sus pro.
pios peroles!

jEllos vivieron sendas vidas violentas, troquelantes, gestoras, destrozando sus
vidas en la empresa. Vosotros, muchachos, aprended las instrucciones que del choque
feroz de sus pasiones se desprenden!


Atended:


































CAPITULO I


EN TRUXILLO DE EXTREMADURA CIERTA VEZ....


ESPIDIENDO a la noche, arranc6 del corral, rasgando el negro
manto apolillado de luceros, la fire y sostenida clarinada dei
gallo, cual saeta sonora.
Gkni6 el silencio, roto.
Cintilaron los Itstros.
La noche recogi6 su manteo apolillado, en lentitud calmosa. Y
la aurora sonri6, musical y celeste.
Los gallons del contorno, centinelas alertas, e internuricios del dia,
entrecruzaron sus avisos garridos de que la aurora era Ilegada. En lejania, cada vez mas
lontanas, las clarinadas de otros gallos alertas, agresivas, fueron perdidndose en direcci6n
al sol.... camino de la luz.
La celestia de la aurora hizose oro matinal.
Los puercos, moviendo los-rabillos ridiculous, chapoteaban el lodo del chiquero,
fetido y negro: -con reflejos de acero. Hozaban el adob6n grietoso del deleznado cerco,
o derribaban torpemente el agua sucia que bebian de un amplio callandn de botijo.
A la vera del camino real, era este corralejo, chiquero o porqueriza, a las afue,
ras de Truxillo. Su duefio, un fijodalgo, hombre de guerra, coronel en los tercios de
Italia, tipo de garra y presa que lustr6 sus blasones y rellen6 sus arcas al servicio del
rey, bajo el gran capitdn don Gonzalo de C6rdova, su tocayo y amigo, nombrdbase don
Gonzalo Pizarro.
La carretera real serpeaba como insinuando un garabato ante el corral de don
Gonzalo, lindado hacia el camino por muretes de piedra, a la altura de un hombre muy
plantado. AcA y all&, cabe el camino, otros corrales, un caser6n destartalado, una man










INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR


sl6n deshabitada, algin hortal, ora un mes6n u hospederia, ya matorrales, ya un erial.
ya tierras de secano, asomaban a 61, dejada atrAs la poblaci6n.
Pasaban por alli, desde temprano, gentes de a pie, jinetes horcajados en corce
les briosos, labriegos sentados a mujeriegas sobre la albarda de sus burros, mercaderes
con brevess carromatos ligeros, 6 gentes de farAndula en sus carretas traqueteantes, que
se desgoznan en su pesante bamboleo.
Chapoteiban los cerdos.
S jTriste y mon6tono gluglfi de aguas terrosas en la acequja cantora, pertinaz,
c6mo lenabas de nostalgia, de anhelos fugitives, de ambici6n vagabunda, al cruzar el
chiquero, veleidosas, alegres, trajineras, la cabeza seriota del mozuelo Francisco, el ma,
rranero cuidador del corral!
-iAh, oh, uh: Paco, Paquete, recoge.la pierna, dormil6n, que pari6 la chancha
y no lo barruntas! grittbale temprano, dia a dia, un enjuto vejete, detras de la tran.
quera y tirando terrones al cuartucho que guarecia al cuidador. A poco, asomaba Pa:
quete, pie descalzo, atandose las bragas. Alzaba 'la tranquera. Invariable, el vejete
deciale:
-iTlenes la pierna suelta, Paco, Paquete, Paquetillo; no medraras, e si lo hus_
mea, aina, su merced don Gpnzalo. habrAs desabrimientos, Paco, Paquete, Paquetillo,
aindamAis, romperante la tiesta!
Trafa el resto del guisado habido en el mes6n la cena de la vispera. Repollosi-
cesperdicios, sobrantes de vituallas en crudo, cAscaras, hollejos, mondaduras; todo, me-
tido en una cuba al destape, sobre la mula del propio mesonero. Era la tragantina de
la marraneria: merced del remitente y muy a honra al senior don Gonzalo, para
sus dignos puercos...
-iEres poltr6n, Paco, Paquete, Paquetillo, oh, ah, uh, no medraras de no en.
mendarte!
Vaciaba el vejesterio sus menjurjes en la artesona colectora, palm6abale en el'
hombro a Paquetillo, y canturreando se marchaba.
Francisco, el mozalbete cuidador de marranos, se decia en el pueblo, era hijo,
a hurtadillas, del senior don Gonzalo, habido en cierta moza fachendosa de la misma
ciudad: la Prancisca GonzAlez, fija de Juan Mhteos y de Maria Alonso. No era poco
abolengo en 6se entonces por aquellos lugares saberse fijo cierto del Tal y de la Cuala...
Mas, la Pancha GonzAlez, ora por despecho al desd6n de don Gonzalo, que pas6 a su
costado y dej6 eso, ora por Ilevar de tapado su desliz, bien por respetos o temores a las
iras, tan justas, del Juan y la Maria, sus dignisimos padres, personas pobres pero hon-
radas; o por no andar en lenguas, que es la peor servidumbre y el mAs desastrado acaeci;
miento, si los hay; o por guardar la honrilla, o por esto o lo otro, fue lo cierto que dofia
Paca abandon, mam6n y en pafioletas o calatas, a Panchete o Paquete, en un paque-
te, al borde de la acera, bajo un viejo portal de la dieha ciudad, que es nombrada Tru,
xillo de Extremadura en las Espafias.
Eso decian malas lenguas entonces en Truxillo,, por malquerencia a don Gon-
zalo; que; persona prestante y poderosa, traia de cotarro y a envidiosas a los malsines
del lugar, zanguangos y bellacos.
Y agregaban ain, que de retorno a la tierruca, don Gonzalo, como supiera que


- 6.-











EL OR R E G I D O R


cierto rapazuelo de las patas calatas y exp6sito sabido, era su fijo habido en la Pran,
cisca cuando pas6 a su vera, y asemajabasele en much, en vi6ndole ya dtil para vi-
Ianos menesteres, reclam61o de manos de una mujer humilde que le habia criado. ama-
mantandole con leche de marrana y, sin hacerle conocer que era su propio fijo, pisolo,
apenas parvulillo, a cuidar los cochinos y. cochinas en el corral susoexpresado.
Criticabanle much a don Gonzalo tamafio desapego, sinigual desamor con. el
vdstago cierto de sus propias entrafias, pero el magnifico senior, como tan gran senior,
pasAbase por debajo del mus!o, perniloso y trefudo, el chismorreo y las hablillas de los
villanos lenguaraces.
Y el mundo iba rodando. Y el sol ya comenzaba a no ponerse en los domefios
espafioles.
El mozalbete arreglaba el chiquero, hacia la limpieza, cambiaba por agua me-
nos sucia la enlodada agua vieja del callan6n de botijuela en que abrevaban los ma,
rranos. DAbales de tragar y, luego, terminado el quehacer cotidiano, contemplaba re-
tozar a los cerdos pequefios, sentado en un bat&n cerca a la acequia de aguas prietas,
alegre y cantatriz. Tras la tranquera contemplaba el camino, poblado de promesas:
los paises remotos, las aventuras infinitas, mundos de promisl6n y de esperanzas, y en
el alma dolida y horfandosa del pequefio Francisco, triste y solo, desamado y perdido
entire sus cerdos, inicos compafieros de su infancia, solos afectos de su vida, soltaba el
coraz6n en ardentia a los latos ensuefios migratorios, como' pjaros bobos, y su imagi.
naci6n moza y resuelta entrAbase en los caminos encantados de la dulce Utopia: con-
quistaba paises, lograba el oro a espuertas, derrotaba enemigos fantAsticos en terrible
batallas.... y sofiaba, sofiaba ipor qu6 no? y la tarde caia y la noche llegaba ten
diendo su capote apolillado de luceros guifiantes.... Francisco el porquerizo-se quedaba
dormido; en tanto, cuAntas veces, los marranos dispersos, dejados al desgaire, saltabanr
el chiquero e iban de fechoria en el corral aprovechando del descuido.


*

Todas las fazafias ier6icas, que aflos despuds practicara el sefior don Francisco
para asombro del mundo y provecho de Espafia, except el bandidaje que las circuncifie-
ra, fueron sofiadas isi, senior! por el chico Paquete, el porquerizo, ebnel corralejo-
truxillano de su padre y senior, entire sus cerdos, cabe la acequia cantatriz de aguas ale,
gres e inmundadas, sentado en su batan y contemplando entristecido el camino serpean-
te y tentador que se perdia en lontananza prometiendo imposibles isi, senior! que
nada grande puede hacerse en-el mundo, si no se sofi6 antes largamente, desaguiada,
mente, inmtilmente, maravillosamente.... isi, sefiores!




A veces, mientras sofi'ba el pequefio porquero imposibles fazafias, traspusieron
a 'cerca, violaron la tranquera y fugaron veloces por-el camino real, mas audaces que el


-7-










INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR

triste marranero que los apacentaba, los cerdos pequefiuelos, como si propusidranse exal-
tarle en sus brfos. Entonces, el muchacho, devuelto crudamente al rato malo, desde sus
reinos de prodigio, asia un palo de los duros y corria al camino, exasperado, mudo de
panico, tremante, persiguiendo a sus cerdos, uno a uno, por los atajos y recodos, muy
entrada la noche, hasta cogerlos y encerrarlos. A esta hora, rendido, anonadado, pues,
to horror en el alma todavia por la ira possible del fidalgo senior, caso de marrano extra-
vio, se tiraba al jerg6nr en su poclga, y dormia, como duermen los mozos que se asus,
tan cuando se asustan siendo mozos.... Pero, ademas, en ocasiones, y este si que era
el susto de los sustos, el muchacho Francisco sentado en su batAn escuchando el gluglfi
del acequi6n, sentia la impresi6n de una mirada que se le clavaba en el cerebro. Le-
vantaba la cara, movia la cabeza, y se quedaba patitieso, congelado, difunto, al contem.
plar una temible cabezota several, con gran nariz y barba cana en puntera, bajo un birre-
te de terciarlo, sobre su gola en cafiutillo, apareciendo tras del vallado del corral. Mil;
rFltilo, temible, con ojos filicidas, luengo rato mortal. Luego desparecia. El much
clio Francisco detenia el resuello todo el rato.... En seguida, resollaba aliviado.

*
*

Don Gonzalo se iba.
Francisquillo, asustado, temia su retorno.




--Cfiyo es hijo Francisco el porquerizo? preguntaban algunos en el mresd.
del lugarejo, mirado el abandon del mozuelo.
-Diz que de don Gonzalo.
-Non lo pensades de tal suerte.
-Empero, los marranillos y el .chiquero tienen por duefio al coronel.
.-Francisco es fijo d6l.
-El caso es de dudar.
S-Ya lo veredes.
-iVoto a bridsl....
Y los dados rodaban, del corneo cuitete, sobre ei basto -taiero, manchado con
el vino, fuerte y into, Ileno del l o de Andalucfa....
Sonaban carcajadas.




Una vez, el muchacho sof6 mAs de la cuenta. Los cerdos se fugaron. Asiendo
SU gu rot6 bu1C610S, como siempre. No los hall. La noche era ya entrada. Desaee,
radio y anlielante, compuiigido y Iloroso, el pequefio porquero exasperado, se alej6 del


- 8 -






E G I D


IzV~


Y los dados rodaban, del c6rneo cubilete, sobre el basto tablero, manchado con el
vino, fuerte y, tinto, lleno del sol de Andalucia....


_~I~


E L:


0 R


C 0 R R







INGENIADO Y ALEGRE PPORkMENOR


corral. Desalentado, se sent a meditar en su desventuranza sobre una piedra del ca-
mino.
Se decidi6 a escapar por liberarse del castigo. Empero ad6nde ir? tQu6 sen.
deros tomar? 6C6mo vivir?
Acertaron, entonces, a pasar por alli, donde el mozuelo descansaba, tropa no
parca de mercaderes ambulantes, que iban de pueblo en pueblo, trocando sus products.
Se alleg6 el mozo a ellos, que lo acogieron bien: Y, como marchaban a Sevilla, ~L mar-
ch6 para alli, feliz y alegre, libre de sus marranos y las severidades'de su amo y senior:
Sdon Gonzalo Pizarro, coronel de los tercios de Italia con el Gran CapitAn.


1

Los mercaderes ban sido, casi siempre, sujetos de medianos escrfipulos. No
,averiguaron la procedencia del muchacho y cargaron con a1 para servirse. El mozuelo
era vivo y diligent y les gan6 la voluntad. March6 de pueblo en pueblo y aprendi6 en
tan aguda compafifa finisimos recursos, adquiriendo las clencias y las artes que peimi,
ten meter gato por liebre a las gentes poblanas.
Habilucho era el mozo para tal menester. Pero, Francisco era alma ardicnte
y hombre de much monto, robust natural y grande empuje para desmenuzarse la exis-
tencia en tales enredillos. Abandon6 a los mercaderes, Y rod6 por el mundo. Andu_,
vo con los faranduleros en las ferias. Fue pinche y marmltSn en las comiderfas de
barato. Vagabunde6 a su arbitrio en excelentes o p6simas compafias. Merode6 por
los puertos. La justicia tuvo que ver con 81 y giguaciles temibles de aliento avinetado,
mAs de una .vez, trataron de envolverle entire sus papelotes. La buena estrella y el
malicioso natural, bien poco lerdo del mocet6n Pizarro ya se hacia nombrar de tal
manera le sacaron con bien de los aprietos.,
Diestro era ahora Pizarrillo en el manejo de la espada, mas siendo corto y ti-
mid6n por lo much sufrido en la nifiez, su mezquino saber, ningunas letras y el poquf,
simo aplomo natural a tan corto bagaje, siempre fue subalterno en aquellas andanzas,
golpes y correrias. Aprendfa, si, much de todo ello y adluiria sapiencia de la vida
que es muy otra sapiencia de la que se adquiere en cartapacios, libracos y centones.
1MIs de una vez daba el mejor consejo a la audaz compafia; leia de ligero la maldad
en la trapaceria de los ojos ajenos y era seguro, ftierte, firme y audaz, obediente a las
6rdenes y capaz de hacer bien, pronto y a fire cualquier encargo de la laya o comi-
si6i de vuelo bajo.... Se le apreclaba y se le requerfa.

*
*

Pero, Francisco sofiaba con la guerra, con los tercios de Flandes y de Italia,
con el mar infinite y proceloso ablerto por Col6n a la audacia sin limites.de las velas
latinas....
iAh, la riqueza impresentida de aquellos, territories emergidos del, mar para


- 10-







E L,


C O R R E G 11 D


O R


brindar espacio a la aventura y a la temeridadc de aquellos valerosos corazones, que em,
pefiaban su vida en cualquier lance sin importarles un ardite: por el honor y los mara-
vedies.....! I

*

--Hasta que edad tenedes Pancho amigo? interrog6lo cierta vez, tras de fe.
lice trapizonda, el capataz de la partida.
-ijAverigUelo Vargas! acot6 intencionado cierto hombrach6n- de la compafia.
-Vos dird lo que pienso del caso. Doy por averiguado que vine al mundo por
el setentaitantos de este final de siglo que es el quince, si mi cuenta no marra: conque
sacad la cuenta.
--Tienes mayoridad?
-iHemela yo tornado!
--iVive Dios, fablado habeis como fablan los hombres y eso basta-para que vos
aprecle como tale I
.-iBebamos capitdn!
-iSalud I
-iSalud!
-iSalud y bienandanza, suerte y maravedies! apunt6 el hombrach6n golpean-
do con el'pomr de tizona sobre la mesa rfstica de la taberna en la que estaban.
Escanci6 el capataz en los vasos de estafio vino del garraf6n que a -la mano te;
nia, y bebieron sonando los gargiieros, subiendo y bajando los gaznates por sobre las
gorgueras, las cabezas atras como jugando al bolillero, y chasqueando las lenguas fea-
mente, que no eran gentes'finas ni muy menos, los bebedores de la escena. Acabaron
el vino de una gorgorotada....
-6Grato el vinillo aloque, cierto que si, mi capitan?
-IY trepatiestas!
-iY alegretel
-iY baratuelo!
-iSi que el aloque es trepal6n y de mojano y remojano, grato, alegrete y de ba-
rato, magiler de fMcil trasegada e, por lo tanto, de much m&s beber e mas costar!
Carcajeaba la tropa.
-iAbtndanos del aloquillo bautismero aqueste garraf6n, tabernero tunante!
-iEs de lo fino,. yuesas mercedes non probaredes cosa que lo valga, para tempo
corridor!
-i Trampantojos!
-iBellaco!
-i Bautismero!
-jiAguadort
--Escalda al 1totarate!
-iEs cosa final, final, de lo bueno y mejor! gritaba el tabernero, defendien-
do su tiesta de pescozadas o golpetes dados con las espadas, por los aventureros del con,
curso, alegrados los genlos en aloque.


- 1--







INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR-


-iVenga m&s vino, e aina, que thi mal rayo te parta!
Grande algazara habia en la taberna. Juramentos y risas. Carcajadas. Co-..
que de vasos y estallar de garrafas contra el piso de tablas. Golpe de espadas. Rutdo
de dados. Carcajadas. Todo Impregnado de un fiero olor a cubas que de la cueva
se escapaba....
*


-IPues, habr6is de saber apalaiSr6, en seguida, con la mano en bocina, el
capataz que hay.mucho enganche par4 las Indias de Occidente!
-~.Va Colombo de viaje una vez mts?
-iTres navios y doce carabelas, diz que enrumban muy presto!
-6Y engancha muchos.hombres?
-IVa de sobrado ya!
-6Y en los tercios?
-iAcaso! ;.italia, Flandes, la morisma o el Turcol Y por qud no Navarra?...




El mocet6n Francisco pasa hambrunas y, cuitas. Espadachin de' oficio, es al
quil6n. Pone su brazo y su agudeza, su habilidad y su destreza en pro de quien los pa-
ga. En ocasiones lleva repleta la escarcela y paga el vino en las tabernas con fuertes
piezas Aureas, que tiefen mucha vuelta, y permiten beberse una taberna entera. En
otras, march desmantelado, paupero de traplo, sin embozo ni espada, maltraido el cha
peo desplumado, sin gorguera y chorreras. Francisco no desespera nunca aunque ven-
ga en peoria. ,Tiene paciencia, fe, serenidad. Guarda conflanza en si, en su brazo po.
tente y en su espada certera.y en su ojo avizor y en su olfato de lince.
Espera. Y, cuando a su costado acierta una ocasi6n a desfilar, Francisco estira'
el brazo lindamente y, la empufia bien presto. Mas, cuando ella retarda y rno se aso-
ma, Francisco va en su blisqueda y la suele encontrar.... ..
Empero, la 6poca decae, menguan las ocasiones, disminuyen los lances impre.
vistos que aportan aureas doblas.
Ya hubo caso fifelice en que el mozo Francisco hulbo de meters en trajines con
tizoii y embozo, calzas, chapeo y adn jub6n y, escarcela tomados de prestado.

*
*

Entretanto, arden las guerras en Navarra. Don Gonzalo Pizarro anda por esos
lodos, guerreando y mandoblando con don Hernando, su hijo.
Arden las guerras en Navarra.
Francisco march alla. Enganchase. Guerrea: Hiere y lo hieren. Mata, :nas
no lo matan, aunque si que lo intentan....


-12-







E L C OR R E G I D O R


Gana fama su brazo. Francisco es un soldado hecho y derecho. Sus soldados
le aprecian porque es fuerte y valiente y es audaz y resuelto y maneja la espada linda-
.mente, tiene ingenio, es altivo.
Ahora Francisco estA sirviendo en el tercio que capitanea don Gonzalo.
Don Gonzalo lo ignore: ivive Dios, hay tanta soltladesca en cada terciol
Francisco se destaca. A menudo ve a su padre pasar, ensu corcel de guerra, fir,
memente sentado en el apero, cintilante la espada toledana.' Pero, Francisco teme to-
davia, teme espantosamente, mAs que a la pez hirviente y los mosquetes, trabucos y tizo,
nas, a la mirada endemonlada de su padre y senior y a a ira.tremenda que guardara
en lo hondo por la extraviada marranada del corral truxillano....
Pero Francisco es hazafioso. Don Gonzalo se enter y don Hernando 16 pro-
pala. Entonces, el capit&n lo llama a su servicio, entire los que se lanzan al combat
rodeando su persona.
aC6mo, rcuAndo, por que, con qu6 motive, el capitAn Gonzalo reconoci6 a su
hijo?
iAverigtielo Sanest
Lo clerto, es que Francisco en las guerras navarras y en Italia, slendo ya renom.
brado don Gonzalo y alzado a coronel, el capitn .Francisco, guerreaba bajo el manda-
to de su padre, al ladb de su hermano, y se hacia nombrar con permiso de aquel, con su
proplo apellido.



*


Hay un ir y venir Inusitado en el extenso puerto.
Las olas humedecen suavemente la orilla y en la roqueda los copos tornasoles
de espuma burbujean.
IEl mar se abre, infinite y azul, hacia la inmensldadi
Cimbra su arco extendido el horizonte arrebolado, unlendo el mar al firm.
mento.
Cielo, azul, mar azul, gaviotas en bandadas felices que se pierden arriba. Yodo
y salitre. Olor a algas.
Se mecen las carabelas en el puerto. Alzan su pompa de tres palos los navios,
El pulm6n de la racha hincha el velamen. Crujen los palos. Tdmplanse los cordajes
sonoros. Silba el viento en las jarcias y los foques oblicuos y angulosos van soslayando
cl ventarr6n en tanto la cangreja golpea. Apuntan los baupreses....
Van y vienen las gentes en el puerto.
Ya se hacen a la mar las grande naves y las someras carabelas. Van repletas
de gente aventurera, soldados, tipos hambrientos de oro y de buena fortune, algfin gran
coraz6n, muchachada anhelosa de gloria y de riquezas, hombres de oscuras mientes y de
espiritus torvos, malvados e ignorantes, letrados y bandidos, frailes y matachines. Hay
de todo en la vasta expedici6n: gentes de valimento y temible detritus.


-U-








SINGENIADO


X ALEGRE PORMENOR


Ya se hacen a la mar las grandes naves y las someras carabelas....


Los mariners aprestan las maniobras.
La soldadesca, acodada a la borda o asomando en racimos por escotillas, .clara-
boyas y trampas, canta alegre y feliz y hace adi6s al gentfo de la playa.
El viento es favorable.
La brisa, rato en rato, trae a la playa trozos de las canciones prefiadas de espe.
ranza que entonan los Viajeros.
Ya se plerden, alli, las lines elegantes del velamen latino. Dibujan sus zig-
zags en el azul las aves mariners, y el sol se hunde a lo lejos, ince(ndiario, tras el ten_
so horizonte, y zambulle su bola ensangrentada en el azul del mar....
.El crepisculo pasa sobre el puerto, como aleta fugaz, y la noche desclende.
Brillan, encima, los luceros. La luna llena, obesa, va plateando la estela de las
naves, camino de las ridias.


wIf4


I _







E L C OR R E G I D R

En el puente, Crist6foro vigila....
Era el ltimo vlaje del divino Almirante. Ya habia sido tornado a Espafia en-
cadenado por el canalla Bobadilla. Ya una leve tristeza ensombrecia, por moments,
3a cristalina trasparencia de sus ojos celestes, ahitos de fuerza y de dulzura.
Cantaban los soldados, hacinados en las bodegas y pafioles.
Argentaba la luna.
Hacia frio....

*
*

Soldados, mariners, aventureros, trajinantes de todos los caminos de la tierra,
.picaros redomados, hampones de bajisima estofa y p6sima ralea, tirados en cublerta o
smontonados en los fondos, repletaban los barcos., tobre jergones de estamefia o pin-
gajos de lona del velamen, codo con codo, dormian sobre el suelo la mayoria de ellos.
Ateridos en las noches friolentas, tratando de abrigarse unos a otros apretandose mu-
cho. Jadeantes, sudorosos, asfixiados cuando el sol incandia en las tardes ardientes.
Alegres y esperanzados en las horas de calma y de barloventeo, navegando a bolina d
viento en popa. Ora desalentados cuando la mar se hinchaba y el cielo encapotandose
anunciaba torment y era contraria la ventisca.
Lentas, pesadas, largas, inacabables trascurrian las horas para la tropa aven_
turera. Salvo las guardias, que hacian los soldados y los servicios de la marineria, la
tropa de carguio no tenia qu6 hacer. Aliarte las horas consagradas al suefio, siempre
desapacible, y los moments del yantar, cada vez menos grato y abundoso, la tropa del
pasaje se. iba hartando de la navegaci6n, desesperada por pisar tierra fire.
Pero, la tierra era lontana por el pronto.... iy paciencia!
Tras de la nave capitana, iban las otras en ringlcra. A veces, cu&ndo la calma
chicha se hacia en torno a ellas, pesaba como plomo el aire inm6vll. Aflojaban las
jarcias y las velas chorreaban desinfladas como odres vaciados. El oc6ano infinito no
forjaba una arruga. El clelo, terso, mantenia serenas, cefiidas a su azul las nubecillas
albicantes. iHorizonte, horizonte!
Silencio y soledad. Ni un pajarraco en los cielos profundos. iHorizonte!....
Entonces, los barquichuelos, dos a dos, soltaban calabrotes y se atrincaban en
calmo barloar.
El pasaje cantaba.
Cada cual entonaba su canci6n terruiial, evocative del remote poblacho fami-
liar y soltaba la mente hacia el paisaje de la infancia felice....
Otros jugabai, cubileteando su fortuna'futura y ganando o perdlendo, al ro,
dar de los dados de madera, las doblas y el botin no conseguidos todavia.
Tornaba a soplar la racha favorable, y las jarcias crujian y las velas se infla-
'ban.
Soltadas las barloas, descefiidos, viento en popa avanzaban ahora, codiciosos, los
barcos, sefialando el bauprds a la esperanza....
El oc6ano arrugaba el entrecejo. Trajinaban las nubes albicantes en la eupu,


- 15 -








INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR


la honda azuldorada, sefialando la ruta. El clarin de la brisa daba su son triunfal.
Canturreaba la gente....

*


gOh, mariners y soldados, redomados bellacos, picaros de la laya, fralles, ham-
pones, sefiores, fijodalgos pobretes y audaciosos; hombres de aquella edad aventurera,
cuerpos trefudos, almas reclas, corazones roqueros, nervios de hierro castellano, que em,
pujabais bajeles de prodigio a pauses de ensuefio y territories de imposibles; valerosos
sefiores de alma fire que jugabais la vida al cubilete y la perdiais o ganabais en ju-
garretas desalmadas, por cuestlones de monto o baladles; caballeros violentos de esa
edad acabada, que rayaistes los mares con caminos de espumas, inventalstels un mundo
y gestalstes pauses amasados con sangre, audacia, robos, dolores y penurias a golpes de
chafarranga y de garrote; amos del mundo: isalud en nombre de nuestro raquitismo,
y que os sea liviana la tierra de la fosa y que el Dios de los Cielos os aguante!.... jPor
Belcebi, hijosdalgos!


-

Es de noche. Luna llena plate e lumina el derrote. Pestafiean luceros.
En la postrera carabela, cerca a la rueda del tim6n, que ase con mano fuerte
:el segundo piloto, mozalbete italiano hecho a la travesia del oceano, cuatro veces hen,
dido hacla occidente por el Gran Almirante, surge la alta silueta corpulenta de un su-
jeto embozado.
Clava los ojos en la noche con direcci6n a Indias. La capa, batida por el vien_
to, a sotavento, az6tale los flancos. Inm6vil, largo rato, parece que sus ojos chispean-
tes perforaran las sombras....
-IBotella?
-i CapitAn!
-IDemorar. luenga pieza de tiempo la traviesa, Botella?
-iChllosa,.capitnIl IE pu si el vento empuga como agora tutti la note e gior_
no, cuatri lunas havevomi delante!, iMa, si se turn, Cristo, chilost, capitan!'
El nominado capitan guard silenclo. Sigui6 mirando al mar embozado en
su capa.
Avanzaba la nave velozmente con tremendo balance. El mon6tono golpear de
mateleros, el silbido del viento siempre igual y el vibrar de las euerdas, monocorde, ador-
mecian al pilot, asido a su rodela.
Soledad. Cerco negro de la noche anchurosa.' Clarines de los vientos. 0Gui,
ios de las estrellas. Harina de la luna redonda, pulverizada sobre el mar. Trozos
Sde canclones perdidas, lugarefias, tristes y melanc6licas, que angustlaban el alma con
spret6n nostAlgico....
Soledad. Soledad. Oscuros horizontes sin fin.


- 16 -







E L C O R R. E G I D O R


Avanzan los bajeles viento en popa.
--Diz que diz, capitan, que la Inglaterra clava el oqui por aquende del pidla-
go? interrog6 Botella.
-iDiz que diz! respondi6 el capitAn como un eco del mar.
Y Botella agreg6:
-IDiz que diz, capitAn, que corsarios ingleses trajinan hacia allende!
-iRayos y truenos, que han de dejar los huesos si osan pisar la tierra fire,
que es partija de los domefios de Castilla!
-iEmpero, capitAn, la Inglaterra non e nesuna tarda e alunca bonna zarpa en.
tuta la ocasione!
-iHan de dejar los huesos en el mar: ya lo veredes!
Tarareaba Botella una cantata de la tierra. Se detuvo. Afiadi6:.
-iDiz que diz, capitAn, que hay un navio de tres puentes trajinando esta mar:
se aparece e se perde e se hunde en la mar, e lugo turna a salire a velamen!
-iNon fables de barato, que tus decires non son de cuerdas mientes, cuAnto me.
nos de un pilot de oceano, como lo eres, Botella!



*

43risaria en los treinta de su edad el capitAn don Francisco Pizarro, cuando
dialogara con Botella el piloto italiano, cerca al tim6n de proa, en la postrera carabela
del Almirante Crist6foro Colombo en su iltimo viaje a tierra firme?
Ni 61 lo sabla. Habria que decir como Botella:
--ChilosA, capitan, e pur qu6 non?



*

Reia don Francisco de las supersticiones de Botella, pero como la travesia se
alargara, disminuyeran las vituallas y el racionaje desmedrara; como los vientos-se tor-
naran contrarios y la mar se encrespara con frecuencia, estallaran las jarcias y las.ve.
las rasgAranse, y algunas vergas locas barrieran la cubierta y rompieran las tiestas a
mfs de uno; como various murieran y la peste grasara en el pasaje arrojandose a diaric
- cadaveres al mar; entorices, las supersticiones de Botella tomaron cuerpo entire la gen-
te, hirieron con colors sombrios asombrosos las imaginaciones, y el navio fantasma de
tres puentes, que surcaba los mares viento en popa contra todos los vientos, que se hun.
dia en las aguas para luego ascender y seguir viento en popa, sefiero del oc6ano y sem-
brador de sustos, fue de todos creido y hasta visto, escuchado, palpado.... y patatin....


S* *


- 17 -







I N'GENIADO Y ALEGRE P ORMENOR


Versiones espantables corrian sobre el buque fantasma, de navio en navio, has,
,ta el propio Alimirante.
Ri6 de muy buena gana el Almirante con las ocurrencias de Botella. Bien sa.
Sbia el cuitado que la mar era dura de correr, caminejo a las Indias y que ni la Ingla.
terra ni el Demonio l1 lo creia le disputarian el oc6ano, Y, aunque se equivoca-
ba, medio a medio, porque ya le clavaban, claro, el ojo a estas tierras de Indias todos
los pueblos medradores de la bola terrosa; como buen genov6s y viejo lobo, don Crist6,.
foro era supersticloso y creia en fantasmas y en barcos sumergidos y en sirenas doradas
de cabelleras .verdenilo que pitaban sus pifanos canoros y encantaban marines precipi-
tAndolos al fondo del tragaldabas mar cantor.... El dulce y bondadoso don Crist6foro,
delicioso Almirante, crey6 tambi6n, de cabo a cabo, en las patrafias de Botella el meque..
trefe pilotillo....

*
*

iAh, Dios de doses, aquella noche oscura y tormentesa, llena de desgarridos
espantables y ruidos tremebundos y chaparrones desmedidos y truenos y relAmpagos,
rayos y maldiciones, en que las olas, cual montafias, barrian las cubiertas desmantelan.-
do los bajeles y destrozando la obra muerta!
iAh, la noche espantable, Dios de dioses, en que todo el tropio de-gentes deal.
madas, forjadas en todas las maldades y todas las durezas y todos los dolotes; gentes
endemoniadas que dieron su alma al diablo y jugaron sus vidas en cien mil ocasiones,
Dios de dioses, gemian pavoridos en los pafioles y bodegas, desesperados de morir esa no-
che tremenda tragados por la mar!
iAh, la noche espantable!
iAmarrado al trinquete, cerca a Botella el pilotillo, que asia su tim4n, el capi,
tan Pizarro, tiritando, moiado, hecho un pingajo y chorreando por todas sus chorreras'.
agua salad de la mar y aguas dulces de lluvia, famblico, afiebrado, con los ojos sall-
dos como cocos de las 6rbitas hondas, Dios de dioses, vi6,. si, que lo vi6 bien claro a fa,_
vor de un rel&mpago, y de otros que siguieron a ese.... 6no sabeis lo que, vi6?.... vi6
venir como un rayo sobre su mustia carabela, feroz, catapultante, poderoso e inmenso,
un navfo pesado de tres puentes completes, el velamen al viento.... que se acercaba,
se acercaba.... ya podia leerse en la alta prora el nombre del navio en clras letras:
"La Pureza" pudo leer Pizarro si supiera leer, solo que el capitfn nunca lo supo!
Erizados los pelos, Pizarro y el pilot vieron venir la muerte. Botella,, enloque-
cido, se arroj6 de cabeza a la ancha mar.... y en el instant mismo desgraciado Bo.
tell inoportuno el navio desvi6se levemente y pas6 como un rayo perdidndose en las
sombra....'.Respir6 don Francisco e intent abalanzarse hacia el tim6n abandonado
pero qued6se de una pieza cu4ndo vi6 que surgia del pidlago infinite un artefacto raro
en lugar de Botella, en el propio lugar que este se hundiera, si la vista no engafia....
iEra una especie de cilindro tamafio, que terminaba en un gollete con corona
Camera! En la' barriga, una especie de escudo y su letrero.
ZQ 6 decia el letrero?


- 18 -







CO R R E G


I D. R


L/










Vid venir como un rayo, sobre su mustia carabela, feroz, catapultante, poderoso
e inenso, un navio pesado de trees pente completos....
e inmenso, un navio pesado de tres puentes; completes ....


S19 -


E L







E L C 0 R R E G I D 0


iPaciencia, ya lo sabremos a su tiempo, que el senior don Francisco es muy cor-
to de letras, ya que no tiene ni unal
Asustado, Pizarro clav6 los ojos espantados en el raro artefacto. :Exclam6 pa.
vorido:
-iDios de 'dioses, qu6 es?
El vigia de guardia, amarrado a su palo, le grit6 desde arriba:
-4C6mo qud es?
-6Qu6 es? torn6 a berrear el capitin.
-iBotella es; botella, si, botella que ha salido del mar! grit6 el vigia....
A don Pancho se le erfz6 la barba en grefias.

*
$* ,*,

Frente a Jamaica, naufragada la escuadra de Colombo, desnudos, tiritantes en-
Sre los pocos escapades a la hambruna del mar, don Francisco Pizarro y el vigia, dialo,
gaban, en tanto el sol ardia retostando sus cueros:
-4T(, viste el navio?
-iSi, lo vide
--Tfi, viste a Botella?
-i Si, lo videl
-IQud ensefiaba Botella en la barriga?
-jUn letrero mostraba!
--Qu6 decia el letrero?
--Pasteurinal
-4Y el navio, qud decia el navio, junto a la mascara de prora?
-iLa Pureza!
-IY en la bandera del navio, en la mAs alta cofa del mesana, qu6 deciaa in-
signia comandanbe?
-iSeis letras se leilf
-iDecimellasl iDecimellas, piloto, que non las entendie!
iAct las tienes: Barton!





















CAPITULO II

DESDE LA NOCHE DE LOS TIEMPOS, AQUEL INMENSO

IMPERIO DE ILIMITADO SESORIO.....


RA un inmenso imperio poderoso de ilimitado sefiorio.
S Los Incas, los sefiores, los amos, desde el Cosco inmortal, p6treo
y severe, soberanos del mundo que anchos mares rodeaban; dl,
vinos hijos de Inti, Dios de dioses, Soberano del cielo que germi-
na las siembras y da vida a los hombres y existencia a las bes.
tias, creador del mundo y de los mares: amos, duefios, sefiores,
hijos del Sol, domefian con divina sapiencia desde el Cosco im-
Sperial jcentro u ombligo! vastos rebafios diligentes de so
juzgados sfibditos, tn ese inmenso sefiorfo....
Desde los tiempos de Ayar Manco imillaradas de fludos variospintos, como las
estrellas de los cielos y las arenas de los rios y el mar, afiudaron los quipucamayocs, cada
vez que asomaba Inti a los cielos tras el poncho de Quilla, desde aquellas edades! -
desde los tiempos de Ayar Manco, sablo entire sabios, grande entire los grandes, poderoso
y magnanimo, los hombres de la Tierra comenzaron a diferenciarse de las bestias. iPor
1!
Ayar Manco el superbo y su hermana y esposa Mama Ocllo, arrancaron los homr
bres a la ignorancia y a la estupidez, a la barbarie y la rapifla, al ocio que destroza y
al miedo de los diablos, que embrutece y corrompe....
Manco les ensefi6 a sembrar, a cultivar y a cosechar las tierras labrantias antes
abandonadas; les mostr6 los provechos de vivir en concerto, orden y paz; les afe6 la
borrachera y las malas costumbres; les hizo amar a Inti, 1l Sol, su padre, que tQdo lo
creara; les ensei6 a guerrear y a'defenderse y a cuidar de lo propio. Mama Ocllo les
ensefi6 a bailar honestamente, a cantar y a soplar Ifor un cafiuto que soltaba aires dul-
ces.... y mostr6les las artes de tejer pelos de llama, saves como cachetes de las gua
guas, y a hacerse lindos trajes vistosos, pintados con los jugos de variadisimos colors
que de las plants eitraia. Antes, lban a taparrabas....
iEra el Tahuantinsuyo!

21 -







ItNGENIADO Y ALEGRE --PORMENOR


iY era paz y concerto, prosperidad y laboreo, desde esos mansos dfas felices, tan
lontanos luz en Ja umbra cuando el gran Ayar Manco ensefiaba a labrar a los cos-
quefios, con sus celestes manos, las tierras de seoano o de mojano, mientras cerca de
61, hfunedos de ternura los ojazos serranos como los de las llamas melanc6licas, Mama
Ocllo tejfa lentamente sus hilambres pintorras, o soplaba el cafiuto, sentada en un ado
be bajo el cielo de Cosco, la ciudad inmortal, nitido y 1cido!..

*
*.

Fuertes los coscos, sabidores, ahora, de todos los secrets, duefios de muchas
mafias y artimafias,, artes y habilidades, iniciaron la conquista del mundo, rodeado de
anchos mares.
Sabios, prudentes, impetuosos, anhelantes de impetrar en la tierra la grandeza
sefiera de su estitpe, los incas y sefiores, se impusieron al orbe.
Guerreadores, destrozaron los pueblos levantiscos. Gobernantes, crearon un
orden y una norma y consintieron honor y dignidades a los pueblos que se les sometie-
ron, de buen grado o de p6simo grado: iesos choloq sabian lo lue hacian!....

*
*

iEl Inca Huayna Capac va de guerra!
iVed el cortejo deslumbrante del todopoderoso soberano del mundo!
LVa de guerra el monarca?
iC6mo! ZSe atreven todavia soberanillos incipientes a provocar las iras del
poderoso hijo de Inti?
Sacerdotes, guerreros, principles de la sangre, funcionarlos, nobleza de las na,
clones sometidas, luciendo vestes claras de encendidos colores, rodean, ordenados, las ru-
tilantes andas de oro.
A su paso, los pobladores se arrodillan con grande acatamiento. Tropa de ma_
caneros abre paso.
Un cadencioso s6n solemne soplan los mfsicos marciales.
El monarca, roja pluma en el llauto que aprisiona la sien meditativa, recosta-
do en los mbs finos trapos del Imperio, muellemente, fruncido el entrecejo, y severe el
perfil, se reconcentra.... Derrepente, sus displicentes, gruesos labios resecos, frios como
dos filos, se abrefi a una larga sonrisa espantapjara que da miedo pintarla.... Es que
le lian dicho los imperiales funcionarios de sus. tierras.de aba'o, que hombres raros bar,
bados, de pelleja curiosa como la leche de huanaca, poderosos y malos,"merodean por las
tierras salvajes, allende del Imperio, hacienda fechorias.... El Monarca, de pronto, cie-
rra de un golpe, como de un macanazo, su anchurosa sonrisa dilatada, seca el gesto re.
seco de su cefio fruncido, y clava como flechas sus doS ojos de buho en la toldilla de sus
andas, a la que hace dos huecos ipso facto.
Precedelo su tropa buena pieza de tiempo. Honderos, macaneros y flecheros de







E L C O R R E G I D O, R
\ / *


;iC6mo! iSe atreven todavia soberanillos incipientes a provocar las iras del poderoso
hijo de Inti?


altos petos rellenos de algod6n, fuertes usutas, trajes leves y armas de much armar,
de ofensa. y de defense, esperan al Monarca, enfilados en orden, cerca del primer tam-
bo, camino de Abancay.
Sigue el cortejo, bajo el oro del 'sol, entire las mfisicas marciales y la detona,
-ci6n de los colors de las vestes y armas.
Sigue el cortejo.... El Inca march a Quito.
El cortejo se pierde en el camino.
Es al creptsculo. Ya se encienden las luces en los pOtreos palacios de la In
.mensa ciudad. -
Se inicia un aguacero.
El Huatanay canta su discreta canci6n de aguas pestiferas.
ilAueve a cAntarosl.,.;

*

Reina.paz y concerto en el Imperio. Los sibditos properan, .diz que diz, al abri,
go del Inca protector y de .sus funcionarios malas p6coras.

-23 -








INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR


Esta es la norma de conduct que aconsej6 Ayar Mahco:
"AMA LLULLA. AMA SUA. AMA KKELLA".
"NO SEAS LADRON. NO SEAS MENTIROSO. NO SEAS PEREZOSO".
Huayna Capac ha aumentado esta sentencia a la sentencia clasica por todos
observada en el Tahuantinsuyo:
"AMA KKELLE UNUTA HUJYAYCHU".
i"NO BEBAS AGUA SUCIA"!....
El Imperio prosper grandemente con semejantes aforismos.

*\


4Qu6 sera, a esta hora, de nuestro viejo amigo, el senior capitAn don Francisco
Pizarro; al que dejamos cuasi en cueros ante las playas de Jamaica cuando el naufragio
de Colombo en su iltimo viaje?
El senior Capitan ha sufrido muy much en, tanto tiempo y apenas si se le ha
inflado la escarcela contadisimas veces, con tanto contragolpe como lleva ganados en
la conquista de estas Indias.




Tras de Colombo, Rodrigo de Bastidas, desde el 501, viajaba por las costas de
.Cartagena y CumanA, mercando con los indios de pacifico modo, Es que Bastidas, mis
que un -conquistador era excelente mercachifle, una especie dq "turco" de esos mares,
que les trocaba por oro *y esmeraldas a los intonsos naturales, espejuelos, quincallas, ala-
mares, trapejos y toda suerte de minucias que llenaban el ojo a esos salvajes. Como
buen mercader, Bastidas no les daba de palos ni les cortaba las camuezas. Les trocaba
latuchas por oretes, y se marchaba tan campante para luego tornar. Bueno..., el que
a la postre sali6 muerto, fue el citado Bastidas, acuchillado por los suyos que deseaban
robar a los nativos, oponi6ndose el dichodon' Rodrigo.... iQud don Rodrigo!
Don Alonso de Ojeda, aventurero que acompafi6 a Colombo, tenaz, audaz y te,
merario quiso instalarse en Urab., que descubri6 Bastidas, mas no'lo pudo, saliendo
mal parade y con no pocos golpes'del intent.
Testarudo era el hombre, y sali6 con don Diego de Nicuesa; ni.... por esa, para
nueva intentona; cada cual para un sitio.
Iba por buscar el Darien, celebre' ya, por sus riquezas; pero, no le fue dado.
Fund6 San Sebastian, segundo pueblo castellano de aqueste continent.
Empero, aquella soldadesca famdlica de oro, no era para afincarse en' ning(n
sitio, ni era gentuza que labrase la tierra y cosechase con sencillona placidez los pro-
ductos del suelo. Mas les placia acogotar a los caciques, y entrar a saco en los pobla,
dos cargando con el'oro, en periquete....
Escasearon los viveres. Los indips, guerreadores, les embestian. dia y noche,
propinandoles frecuentes malos ratos.


-24-










E L C 0 R R E G I D 0 R

Martin FernAndez de Enciso, socio de don Alonso, letrado de poqulsimas pulgas
y escasisimo tacto, deberia Ilegar para acorrerlos, pero no se asomaba. AmotinAronse
los hombres obligando al de Ojed4 a que adoptara algin partido, que la cosa era fea...
iCuarenta afios tendrfa don Francisco Pizarro cuando aquella aventura?


*

Escogieron los hombres al capitAn Pizarro para hablar al de Ojeda a nombre de
la, tropa. Una mafiana ardiente, bajo el toldo del veteran de Navarra se reunieron los
hombres.
--E1 diablo ha de llevarnos si non ponemos cotos a la pachocha del de Ojeda!
-iEl yantar es dificil!
--Muertos son mAs de ciento!
--Y auri dejaremos todos nuestros huesos aquende si non abandonamos suelos
de perdici6n, que si lo son, de cierto, aquestos sitios!
--E qu6 facer?
-iMudarnos de lugar!
-10 que se vaya don Alonso a fallar al de Enciso.
-iO mal rayo los part!
Habl6 Pizarro a don Alonso. Don Alonso convino en marchar 61 y tornar con
Enciso y bastimentos.
--E si non retornades, don Alonso?
-iEntonces, si a los cincuenta dias de partir, non retorno, idos do os pareciere
a mejor os plugui~rede!"
-4E la tropa?
-iVos la encargo, capitAn don Francisco, que non ha de faltar tino, ni escasearle
recursos a hombre como vos, de tan lata experiencia y luengo ingeniol
--Es merced que me hacedes e gentileza, mi senior don Alonso!
--;lafiana partirO!
Y se fue y no vino don Alonso de Ojeda, y pasaron, veloces, los cincuenta del
cuento. Entonces, don Francisco quiso meter su tropa en los dos bergantines malpara-
dos que le dejara Ojeda. "61o que eran sesenta. Muertos, eran doscientos de los de
la partida....
Muchos eran sesenta para los bergantines. Don Francisco -esper6,- tranquila,
mente, que murieran algunos, muy maltrechos, que habia entire la soldadesca y, cuando
vi6 que el nimero era propio para no sucumbir, mand6 subir a bordo a los escasos que
restaban....




CAscaras levels eran los bergantines de Pizarro para la mar bravia. Parti6, sin
mas recursos que su entereza y su confianza, echando trapo al viehto y embistiendo re


- 25 -











INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR


suelto hacia lo hondo del curvado horizonte.- La mar, calma al principioi encresp6se de
pronto y trag6se' de un'sorbo un bergantin: el capitan iba en el otro....
Atemoriz6se don Francisco. Sf. APor qu6 no?
Rapidamente enfil6 a Cartagena, muy de ingrata memorial para ellos, por la fu,
ria peleona de los natives del lugar; pero, era.,mejor a su entender irse a cachetes con
los indios, que trompicar con el oleaje de aquel pidlago horrendo, traicionero y avieso,
en el que nunca base cierto de escaparse a sus iras.
SArribaba ya 'al puerto y se aprestaba a la trompea con aquellos nativos mala -
gracias, que emponzofiaban ,con curare sus aguzadas flechas, como en, vez anterior,
cuando un mojino que traian di6 gran grito de jfibilo, exclamando:
-iAlbricias, capitan, velas a sotaventol
Sin moverse del sitio, que don Francisco era mafiero, y aunque su coraz6n sal.
t61e, campanero, en el pecho abombado, fingi6 serenidad, gir6 el cogote, grueso y ner-
vudo como de res para los rastros, y encandil6se de placer.
Grit6 con la bocina a los del fondo, desde el pontejo en que se hallaba:
-i A mi, soldados valerosos, deponed vuestras armas, que ha llegado el socorro,
prometido y las Indias son nuestras!
Salf6 la soldadesca enjubilada. ArrodillAbanse y rezaban dando gracias a Dios
y a los reyes cristianos:
-iDe finoyos fincaos, tropa bienventurosa, que las Indias son nuestras!
-iVelas a sotavento!....
Y los rudos soldados, flacos, hambrientos, cuasi en cueros, desesperanzados hace
un rato y listos a pelear en desventaja con aquellos feroces naturales por defender sus
vidas destrozadas, relan y gritaban, o ya lloraban o cantaban reventando alborozo.


*

La nave de Pernandez de Enciso y un bergantin del mismo, ensefiaban sus ve.
las salvadoras, blancas e 'inmaculadas, recortando el azur. Los propios pajarracos ma-
rinos parecfan alegres del acaecimiento, y los endemoniados cartagenos se espiantaron
de susto...


*

AbrazAronse Enclso y don Francisco.
-i Seade bienvenida vuesa merced, mi seflor don Martin!
-dY don Alonso? '
1-ido es!
-iVive Dios, y a d6 fuede?
--En bfisqueda de vos, sefior de Enciso!
-iPlegue Dios que retorne y buenos vientos le arrempujen!
-Plegue a Dios, don Enciso!.'..

26-











E L CO RR E G I D 0 R


A bordo de la nave mayor de don Martin,'el capitan Pizarro cont( las desventu,
ras ocurridas a Ojeda, y de c6mo result derrepente capataz del partido, asi como las
grandes desazones y desastradas cuitas en que se viera entrometido con sus huestes
mermadas.
Alab6le el de Enciso su buen tino y el gran seso mostrados en todo ello, y se hizo'
investor y dar el imando y reconocer por capicfn para alli en adelante, ante.la tropa
esperanzada.
*


Torn6 a opacarse don Francisco Pizarro el capitan, cediendo el sitio principal,
de tan denodadas aventuras, a hombres mas descollantes. Ya don Francisco era madu-
ro, sabia grandes cosas de esta vida prestada, conocia a los hombres y sus mafias y. se,
gfn parecer de los demis, era poco ambicioso, acaso si afiorando una tregua en la bre-
ga, un rinc6n de descanso, algfn afecto, urf poco de ternura bajo =m techo apacible alla
en Truxillo donde sus cerdos pastorearon, moviendo sus rabillos.retozones con mas 1i
bertad que 1l, y acabar de una vez con esta vida ingrata de contrastes, penurias y ace-
chanzas, ira,'odio, venganzas, muerte y sangre.... iAcaso don Francisco, por entonces,
sofiaba en tales cosas.... SPor qu6 no?

*


Ahora, lo veredes, es Vasco Nfifiez de Balboa el que recorta su perfil soberano
sobre la soldadesca, a la que, poco o much, pas6 despercibido todo el tiempo que an,
duvo en su compafia.
Era gentil, valiente, de miente despejada, facil parla, ingenioso; muy diestro
con la espada, gran jinete; alta estatura, buen talante y de much atractivo. Sin em-
bargo, pas6 despercibido hasta aqtella ocasi6n.
Es que los hombres y ocasiones tienen su punto, igual que los almibares, y dan
fuego tan s6lo, cuando como la p6lvora que mata4 se encuentra con la chispa que ha de
harder en el mosquete que ha de herir, con el dedo que debe disparar y frente al pecho
que debe recibir.... /
Enciso orden6 dar la vela hacia Uraba, siendo grande el disgusto de la gente al
saber, tal mandado,. ya que fueron innfuneras las miserias soportadas allA.
Halagos y promesas y esperanzas de don Martin, hicidronlos ceder, aunque de
poca gana. Ciento y cincuenta hombres llevaba la expedici6n de Enciso, doce yeguas
muy finas, varies caballos, armas de lo mejor, bastante impedimenta, y bastimentos y
vituallas en abundosa provision. Con ello, los soldados, que yantaron mejor en ese dia,
se doblegaron al halago del capataz de la partida, alegraran el anima, pusieron buena
cara, y se dejaron conducir esperanzados como siempre....


*










INGENIADO Y A-LEGRE PORMENOiR

Bajo el fuego del sol en el zenit, reverberaba. allay, la playa promisora, como
sonriendo a los viajeros con sonrisa de oro....
iUrabA, Uraba!
iUraba, Uraba!
Tras feliz travesia cortos dias de calma viento en popa Traba destaco en
el horizonte.
Animosos, cantaban los viajeros, alegres de llegar.
iUrabA, UrabA!
iMas, oh, de pronto, traici6n del mar protervo, silba el viento violent, se ele
van olas arietantes, con fiereza imprevista, contra las leves naves cargadas de esperan-
zas, y un vagio traidor, de un gaznatazo, se injurgita la nao capitanar
iHorror, horror!
iUrabd, Uraba de los demonios, que mal rayo te parta y te funds de todo fun
dimento para toda la vida!
El bergantin escapa del vagio. Nadan los hombres, azorados, tragando agua
salad y escupiendo espumajos. Rien los indios en la playa, y ensayan punterias en las
cabezas de los n&ufragos. El bergantin tira ios cables. Unos, desesperados se empufian
a los cabos. Otros, semidesnudos, arriban a la orilla, trenzandose a pedradas con, los
Indios matreros....
El capitan Francisco no iba en la nao- capitana zambullida en el pielago procelo:
iba en el bergantin.... NNo es, acasa el Destino, con sus brazos inmetisos, fdrreos pufios
y mirada de halc6n?..:. iSi, claro que si: es el Destino, con sus brazos inmensos y sus
ojos de halc6n....!
iOh dolor, Uraba, UrabA! iLa fortaleza de UrabA, el caserio y las barracks del
tiempo de Bastidas, hechos cenizas, yacen escombrados!
Los indios esperan a pie firme dispuestos a defender su suelo del intruso.
;UrabA, Uraba, que mal rayo te partial
-aTornad a la.Espafiola don Enciso o vos tajamos el gargilero!
-iVed que decides, apocados sujetos; ved que decides y aontemplad el anchor
mar, tragantin de bajeles!
--iTornad a la Espafiola don Enciso o vos colgaremos de la,lengua! berrea--
ban los soldados!
-ilra de Dios, rayos y truenos, pez hirviente y demonios encendidos; ihasta
cuAndo queredes que soportemos vuestras tretas, infundia del Demonio?
-iHabedes de calmarvos, gentes de corta Anima! iVed, que vos matan por
cobardes estos indios -salvajes, y aprestad las tizonas, si con bien pretendedes, presto es.
capar de aquestas cuitas!
--iSois un mal hablantin, e pesimo marrano, bellaco don Enciso!
-iSujetaos las bragas!
-jidos en mala hora! \
-iPlegue Dios que mal rayo te fund!
Ya la tarde caia, e indios y aventureros semi en cueros, en esa playa solitaria
del nuevo continent, peleaban como fleras, chorreando de sudor y bafiados en sangre.


- 28 -











E .L C O R R E G I D 0 R


El sol .perdi6se tras del mar, sanguinolento y homicide.
Espumaban las olas....

*
*

En la mafiana, tras much meditar, dijo Enciso la ultima palabra:
-iBien! 6Lo queredes? iPues que sea; tornemos a la Espafiola y terminemos!
El desaliento cundi6 rdpido. -Iba ya a abandonarse el continent y a despun-
tarse y malograrse la hazafiosa partida, para siempre jams, cuando un mozo de tropa
de gallarda figure y buen talante dijo con fAcil fabla y admiiable decir:
-iYo me acuerdo que los afios pasados viniendo por esta costa con Rodrigo
Bastidas a descubrir, entramos en este golfo, y a la parte del occidente saltamos a tie'
rra donde encontramos un gran rio, y a su orilla opuesta vimos un pueblo asentado en
tierra fresca y abundante, y habitado por gente que no ponia yerba en sus flechasl


*

Quien era el decidor que con tales palabras exaltaba las animas caldas de los
aventureros reanimando sus brios y soplando el rescoldo de su ambici6n cuasi apagada?
Era Vasco Nfifiezde Balboa, y tal como lo dijo en Urab&, atravesado el golfo.
los bergantines encontraron la tierra prometida, fresca, apacible y promisora.


*

ZEsa poblaci6n castellana que se ve desde el mar, en lejania, con tan grata apa
riencia, es el Dari6n, acaso?
iEs el Darien!
iPues, me alegro de verlo tan campante!


*

Vasco Nfiuez gan6, desde ese rato, las desapacibles voluntades de aquella solda.
desca sacada del atrenzo tan oportunamente. Abandon el an6nimo. en que iba, y asi,
de buenas a postreras, result la figure principal de aquella tropa en descarreo capaz de
'toda hazafia y de todo prodigio, siempre que una test serena y de ver claro, un brazo
fire y una robusta voluntad dieran brios y rumbo a la partida.
El de Enciso pas6 a ser personilla de poco mis o menos, y al primer descalabro
c mal moment, de los muchos que habia, le depusieron en un tris de la capatacia, al-
zando a Vasco Nifiez, que, nada perezoso ni poltr6n, agarr6 de lo firme el timonete, apro
vechando pronto y bien, muy a lujosas, la ocurrencia que tan del caso le venia.


- 29 -










IN GENIADO Y ALEGRE PORM ENOR


La conduct de Enciso, por ahora, no era tan malillera que dijerase; pero, como
pas6 que a la auribada de los aventureros al lugarejo aquel, los natives de alli creyeron
oportuno recibirlos a malas y varapalas y a tundas y contundas, forzandolos a beliconas.
y peleonas con graves consecuencias para entreambas falanjes; com'o Cemaco, el caci-
cuelo de los contraofensores, fuera muy aguerrido y animoso, y come al cabo y postre
de la maytiscula refriega, estragaran de firme al enemigo y entraran al p6blacho con
gran contentamiento y algazara, posesionindose de 61 y hacienda buena pesca de oro
-puro probado, que en artefactos much habia, segfin parecer de ellos aunque no lo
era tanto come el botin result gordo y la codicia reprimida por las calamidades re,
boz6 la escurraja de la ambici6n aventurera agiierando malos polvos y lodos; come el
de Enciso, en p6simo moment, prohlbi6 la par.tijana del oremus y sofren6 las intent
nas de merodeo y pillastrias, negando a la falanje autorizaci6n de incursionar en te.
"rritorio de Cemaso; los troperos, irados, le tildaron de avaro y trapal6n y se pusieron
en su contra, pues les habia herido en las pasiones que sus pechos audAces mAs sefiala-
*damente cobijaban: la codicia insaciable y la esperanza ilimitada: sazonadora de los
Sdesabrimientos, verdeguera en las desilusiones, retofiosa en las agostaduras; rachas, las
dos, qUe inflaban, tales pechos, de altiveza gallarda y fiero empuje, combindolos for
nidos hacia campos triunfales, come velas gloriosas al horizonte azul que une el mar
con los cielos....
a habia dos partidas en la compafia aventurera: una, con el de Enciso; otra,
con Vasco Nfifiez.
-iEs un avaro propalaba la soldadesca descontenta es un avaro que quiere
para si'toda la utilidad de los rescates!
-iSi, todo lo quiere para 61 solo!
-iToda pitanza cree pertenecerle!
-jEs un trapizondista!
-iUn cangrejo, sapristi!
-jE precede en nuestro detriment!
-iVoto a brios, que le colgamos a una verga, tan luengo como es!
Era Irada la verba de los aventiireros contra el descaletrado'don Martin, que su-
-daba, ya, frio viendo la tremolina que se cernia a su cerviz.
-IMas nos valiera'que Vasco Nffiez comandara!
-iEs hombre de otra suerte de pasta!
-iP sobrado de ingenio e de recursos!
-iE que es de calidades, non como aqueste miserable que andase en villanias,
por oro m6s o menos, come si fu6rase a yantarlo! a
Habia entire la soldadesca cierto sujeto lanza, hbbil en ergos y distingos, un tan,
*tico letrado, leguleyo o golilla, artifici6so en menesteres de entintaduras y plumazos
fraseo y papelotes. El cual, como en misterio, dijo a la tropa descontenta:
-lOjead bien lo que hacedes, pesad lo que pensades e premeditad con tineria
los planes que abrigades!; INon vayades a dar, a trompicones e a presillas, en el gran
madej6n de legislayas, fueros, justicias y partidas!
-E bien 6qu6 aconsejades, leguleyo, para salir con bien de aquestos desatinos
,en que andamos metidos por el descaletrado don Martifi?


--30 -











E CL C O R R E G I D 0 R


-iEgo me estoy con vuestro bando; barrunto que Vasco Nfieez es ms- rico de
seso que el Enciso, e que en estas andanzas de peligro hay que elegir tiestas bien asen-
tadas e firmes corazones!
-iErgo?.... iConcluye leguleyo e non te alargues, que-el tiempo es de corrldo!
-jPienso que hay que argiiir buenas razones, e que es buena raz6n esta que-
vos dire: la tierra en que estades posando las calcetas es el Darin 'si no marramos -
que somos bien ignaros cosm6grafos en asuntos de Indias e, si es Dari6n, e: st Dari6n
se estA en el sitio en que debe de estar como quieren las cartas que traemos; pues, la.
cosa es de las licidas: somos afuera de la jurisdicci6n que sefial6 Su Majestad don Fer,
nando el Cat6lico, al. desventurado don Alonso de Ojeda e a este bellaco avaricioso de-
don Martin Fernandez, el de Enciso. ..
-iQue mal rayo lo parta!
-i.... que mal rayo lo part, bien decides; e, ppr lo tanto, non le asiste dere.
chos ni le cobija fuero alguno para mandarnos blen ni mal, e podemos tirallo tiesta
abajo o zambullillo en la procela!
Alegr6se la tropa:,
-tVa.de veras, redomado bellaco leguleyo?
-lEs a certeras aqueso que fablades, buena pieza de pendolista y ergotero?
-jPor la cruz de San Andrds, habello por jurado, compafiones: tan cierto es l]o
que fablo, como que son verdad nuestras desventuranzas!

*


Tras lo afirmado por aquel enredista de pluma y de tizona, el bando principal.
depuso a Enciso. Y como determinaran proveerse, por el pronto y memento, de unao
gobernaci6n municipal, nombraron los alcaldes, signaron regidores, fundaron un cabil,
do y entregaron las varas de justicia, de primera intenci6n a Vasco Nfiuez de Balboa y
a un tal Martin Zamudio, que algidn 'mrito habria.'..
No par6 todo alli, sin embargo de todo. Los partidarios del de Enciso, que eran
en corto nfimero y que algun interns y no otra cosa abrigarfan allegAndosele, magtier-
su escaso seso y opacado caletre, no se callaban el descontento que traiair adentro
Alegaban: -
-iHabemos menester de alguna tiesta que nos conduzca y nos gobierne, e don:
Martin deberA ser!
--E non tenemos por ventura regidores e alcaldes que velen por la comunidad?
-iEmpero ello es gobierno de otra indole: cosa de orden 'dom6stico, aliiao e
politia, e.non de fazafiaje e de empresa audaciosa
-iMas, non veo que surta contrincancia entire aquesto y aqueso: Vasco Nifilez:
Aguisa con buen ver y es de caletre claro y de tiesta felice!
-iMozo es, ento'davia!
-"E qu6 qieredes, soldados con reuma, patiestebos, curvados como arqueria de
pdntazgo, facies rugosas cual resecas cortezas de jarales, perigallo colgante y viantre
flncido, para regirnos y aliviarnos?

31 -










INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR

-iNon fablamos tal glosa.... mas, bueno, e bien, si el de Enciso os disgust, e
pues estos lugares de train entran en la jurisdiccl6n de Diego de Nicuesa, enviese a lla,
marle, e sujetdmonos a 61, que su mandate es ajustado a ley, ya que las leyes invocades!


*

Disputaban sobre eso, cuando en cierta ocasi6n atron6 el aire el estampido de
gruesa artilleria que venia del mar.
-INavios a la vista!
-iVelas al orto!
--Quidn serk?...
Lentamente, meci6ndose soberbias sobre las olas calmas, dos navios avanzaron
al golf.
Don Diego Enriquez de Colmenares era quien conducialos. Salido de la Espa.
fiola cargando sesenta hombres, armas y municiones, bastimento y caliallos, iba en so-
corro de Nicuesa. Tormentas implacables arrojAronle a las costas hostiles de Santa
Marta, donde los indios le diezmaron la tropa. Fue al golf de UrabA, de infelice me.
moria, por tomar lengua de Nicuesa para acorrerle donde fuere, y, como no encontrara
ii rastros del de Ojeda ni de su expedici6n, tom6 e. partido de disparar la artilleria con
esperanzas de respuesta. Como esper6, sali6le ib pensado, ya que la gente del Daridn
al escuchar los estampidos, antes de ver las velas, dispararon la gruesa de que estaban
provistos. Alli, en la Antigua, comono le supieran dar noticia del paradero de Nicueza,
decidi6se a partir los bastimentos y provisionss ,que traia con los que alli se estaban.
ganandose con ello bastantes voluntades para imponer a suya de traer a Nicuesa a go-
lernallos.
Asf acord6 el Cabildo. Salieron, pues, cuanto antes, en pos del extraviado:
Diego de Albitez, Diego del Corral.y el propio Enrfquez de Colmenares referido,
que no era menos Diego, por supue'to, que los otros dos Diegos.... E donde digo Diego
es Diego lo que digo. Muy Diego era Nicuesa....

$



6Y nuestro don Francisco, qu6 es de 61 por ventura, que no suena ni truena?
SNo os asusteis, que el capitan disfruta de envidiable salud y viene salvando la
pelleja maravillosamente de las flechas indianas, asechanzas y ardides de que la empre-
sa no estA libre en ninguna ocasinn!
iNo os asusteis, que el capitAn Pizarro, ya labrando la tierra o hacl6ndola la-
brar a los indios que tiene a su servicio, ya dirigiendo a los soldados en tal o cual co
misioncilla de poco mAs o menos, contra los naturales belicosos, vive modestamente, casi
a oscuras centre tanto destello de la Gloria, guardado, muy guardada por el Destino de
brazos estirados,-manos fOrreas y mirada de halc6n, para ocasiones mas sonadas!










INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR


biz, la espada, la armadura; el cerdo barrig6n y su rabo ridicule, el gallo cantarin de
gallarda apostura, las gallinas parleras con sus cacarerlas.... Tanto Molina como Pedro
de Candia, muy apuesto, que baj6 bienvestidado para el caso, trajeron noticias incredible
del buen orden, alifio y policia de aquellos naturales.... TPizarro se asombr6, y ya no tuvo
duda de que su suerte estaba hallada. Muy regalado, avanz6 para el Sur....
iPayta, Tangarala, Punta de Aguja, Puerto de Santa Cruz, Colaque, Santa!
jNueve grades de latitud austral!....
Por doquiera los indios los recibian blen, les obsequiaban y atendian: mantas
de vistosos colors, collares de huayruros....
Tan amables se portaban con ellos aquellos naturales, que desearon quedarse en
el pais, aquel Alonso de Molina, un Gin6s, marnhero que pidieron permiso para ello -
mientras que cierto Bocanegra escapara much antes, sin poder encontrdrle.

*


Cerca de Santa Cruz, una sefiora Principal,.princesa o cosa asi, la Capillana, cho,
la muy buena moza, convid6 a .don Francisco, quien accedi6 a bajar quedando sorpren-
Sdiao, como antes lo quedaran Alonso de Molina y Pedro Candia.... Regal&ndole much,
y usando de cortesia y buenos modos. Mas, como cierto sujeto Pedro Alc6n, hombre
.descabalado, se ehamorara a reventar de la tal Capillana y quisiera quedarsele, clavado,
don Francisco se opuso seriamente, pues conocia al tal sujeto y su poca mollera. Este
se molest tremendamente e insult a sus amigos, con desagrado de unos y risas de los
mas.... Retorno a Panama. Ya el capitAn tiene una pauta muy trazada. Ya sabe l1
que quiere y lo que puede.
-iVamos a Panama!
'Pines de 1527. Un afio hace de la salida de Pizarro. cuando 6ste reingresa a
XPanamA, feliz y alegre.

*


-iPrecisa asegurarse el condonrinio de esas tierras!
-iHay que ir a lasCortes!
-iIdos a ella, Almagro, yb soy corto de genio en esos campos!
-iNon, vos debedes de ir, Francisco amigo!
-iLo mejor e prudent es que vallades juntos, ambos, a dos! apunt6 padre
cura. ..
-iVos habedes mirado aquellas tierras, sus artes, e la industrial de aquesos'na,
turales: vos sabredes contallas! iE non yo!
-iBueno, si lo queredes, yo lo hard, Zqu6-queredes que pida?
-iVos, Capitan General, Goberriador de las tierras descubiertas!
-iVos, obispo de Tumbes!
-iVos, el Adelantamiento, la Tenentia, elAlcaidaje!


- 64-










INGENI.ADO Y ALEGRE PORMENOR


iNo os asusteis, que la conquista del Pert asegurada se halla, desde ya, acurru-
cada en el future, en espera del senior capitAn Pancho Pizarro!
iNo os asusteis, que Lima ha de fundarse por el propio Pizarro, cuando llegue
el moment como debe llegar, ha de llegar.... lleg6.... y se fuel


*

iMagnifica expedici6n la de Nicuesa, cuando, poco despues que la de Ojeda, par
tiera tiempo arriba desde Santo Domingo!
iOchocientos soldados y aventureros, veterans en tales caravanas del oceano;
cinco naves pesadas, dos bergantines Agiles, artilleria, caballada, impedimenta generosa!
Navegando en brulote con las naves de Ojeda, que alcanzd en Cartagena, buena
pieza, refregando en compafia contra los belicosos cartagenos, separ6se de este el de Ni-
cuesa para alcanzar los lindes de su gobernaci6n, en tanto Ojeda iba en pos de los suyos..
zDIjimos ya que eran avecinadas las dos jurisdicciones?
ANo lo dijimos? lLo dijimos?
Pues repetimos o decimos: ieran avecinadas! ....


*

iAh, la cadena de penurias eslabones sinfin luchas sangrientas, hambres,.
calamiidades y contrastes amargos, caidos como plaga infernal contra los barcos de Ni,
cuesa, la tropa de Nicuesa, la impedimenta de Nicuesa y Nicuesa en persofia!
iDesgraciado Nicuesa: sino negro y fatal te persegula por doquiera con safia
contumaz, como si todos los horrores posibles de la tierra los inventara el mismo diambo6
para tu sola perdici6n!
iPobre don Diego..,.!
A diferencia de otros hombres de temple, que sacan fuerza de flaqueza y apren-
den en los muchos contrastes e infinitos dolores a dibujar la risa en los labios triunfa.
les, .borrando con gran sabiduria de la vida, el garabato de amargura que ya amuecan
las blandas comisu'ras resentidas, ante la tropa de desgracias, Nicuesa, que era alegre,
decidor y bendvolo, torn6se desabrido, aburridizo, hombre de poquisimas pulgas e in-
fausta catadura; igrio el carActer y torpe el ademAn.
iPobre Nicuesa! .
S En Nombre-de-Dios, se las pasaba mas difunto'que vivo don Diego el malha
dado, cuando lo hhllarbn los que partieron en su busqueda.
Mas, todo fue saber la decision que trocaba de un golpe su infortunio enfilando-
su suerte, alguna vez, hacia pr6speros golfos, cuando soltando aquel veneno que corroia_
le las visceras, amenaz6, bram6, dijo tales sandeces, fizo desaguisados tan tamafios, re-
jur6 y perjury de tal manera prometiendo la cgrcel y la horca si no se sometian y le vol
vian el botin,.que hasta los Diegos de la cuentapusieransele en contra y renegaron de
la hora en que pensaron adoptarle para jefe de todos.

34 -










E L C O B R E GI D O R

Grande era el descontento, y, como por demas, el Nicuesa. era tonto o tornado se
habia otro que tale, mand6 adelante unos comisionados, nuncios de su torpeza.
S. Qu6 pas6?
Pues, pas6 lo que debia de pasar, ante tal desatino. Los del Darien se moles-
taron de muy fea manera. Unitronse los de Balbda y los de Enciso ante el nuevo pelil
gro, acogotaron a Nicuesa, y en un ruin barquichuelo, el menos itil de ellos, lo expulsa-
ron del puerto soltAndole a la mar....
iPobre Nicuesa: hasta *ahora esperamos noticias de su suerte!

*



Gran capitan, habil, politico, animoso, Vasco Nifiez es amo natural, por mg6,
nito titulo, jefe y senior de aquella colonieja castellana perdida en tierra fire con su
pufiado temerario de aventurera soldadesca.
Vasco Nfitez no quiere correrias, ni latrocinios, ni incursiones.... sino en caso
extremado. Nunca hacer danio inftil. Hace amistad con los caciques en la media
de lo dable. Y s6lo mata y acogota cuando apreta la cosa.. cuando nmatar y acogo-
tar result saludable.
Prospera la colonia. Dia a dia, descubre Vasco Nfifiez zonas dignas de ver.
Son sus amigos, los caciques. Convive con-una buenamoza, india muy principal, em,
parentada con cierto reyezuelo de aquellos andurriales, si es que son andurriales seme-
jantes lugares tan poco propios de andurriar....
El capitAn Pizarro siempre est& cerca de 61, en son de aventuraje. Un dia, le
ha encargado castigar a un cacique que desobededi6. Otro, le ha llevado consigo en
tal cual correria de cuidado. A su lado se hallaba, cuando el hijo mayor del cacique
Comogre, muy su amigo, viendo pelearse a los soldados por las piezas de oro que les
diera, dijo las frases c6lebres:
-aPor qu6 reffir dijo con asco, escupiendo en el suelo por quO refiir y dis_
'putarse esas minucias? iSi vuestra ansia de oro es de-tal suerte que dejais vuestra tie-
rra por' lograllo y venis a inquietar estos parajes, yo os mostrar, provincia donde podais
-a manos llenas aplacar tal deseol
Ojos tamafios como platos pusieron los soldados al oir al mayor de los Comoares,
quien prosigui6 de esta manera:
-iPara ello, debels ser en mas nfmero de los que habeis venido, porque ten
dreis que haberosla con reyes poderosos, que habrAn de disputaros con vigor sus domi-
nios! (Primero hallareis un cacique muy rico que reside a distancia de seis soles; luego
vereis el mar que hay a la otra parte....!
-aHay un mar a ese lado, al-Mediodia? interrog6 Balboa.
-iSi que hay: encontrareis alli gentes organizadas, que.navegan por 61 en bar_
cas amplias empujadas a brazo y a la vela poco menores que las vuestras y esta
*gente es tan rica, que yanta y bebe largo en vasijas doradas de ese mismo metal que
disputais con tanto encono!










INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR'


Todos se quedaron perplejos. Vasco Nfiiez pens6 partir acto seguido. Don
Francisco iqu6 cosa! se qued6 tfAn tranquilo.
Se descompuso el tiempo y cay6 un chaparr6n golpeando la hojarasca.
Torn6 la tropa hacia la villa. Vasco Nfiiez y el hijo de Comogre se abrazairo
palmenndose.
Arreciaba el chaparo....


*

(Notasteis ya que el hijo de Comogre dice sus cosas en fabla mas modern, atil
dada y castiza que la de los propios castellanos de retardada parli? 6Os llama la aten-
ci6n, perspicitos lectorcicos la extravagancia del suceso? Vos dird: (Son escritas, salvo,
veniales variaciones, por el sefior Quintana, el gran sefior Quintana, que es cuasi un cue,
tfneo; sonoro, campanudo, finchado oratorial, patatin patatAnico! iEs la raz6n! ZEsI
tamos?)

*
*

Corre el tiempo, veloz.
iVeloz, veloz!
i orre que corre!..




Ya Vasco Nfilez descubriera el Pacifico cierta tarde de invierno, encapotada-
Don Francisco Pizarro iba con 61. Ya el Darien prosper6 tremendamente y el fel6n
amargado del Pedrarias horrendo, fastidia la paciencia a Vasco Nffiez, hace rato de
ello. Vasco es amado, pero el viejo es temido. Viejo malo el Pedrarias. Odia a Bal-
boa, porque Balboa tiene prestancia y valimerto que I6 no puede lograr porqud es ca
muezo, obra de mala fe y odia a ia gente y le pesa la vida.... Hay una lucha sorda en:
tre los dos. No faltan treguas leves a las que son propicias las polleras de la esposa
del viejo, buena dama, y las sotanas moretonas del obispo ilustrisimo.... iHasta cas6
Balboa por poder con una hija de Pedrarias que habitaba en Espafia!
Ya eta fundada PanamA ante el Pacifico anchuroso. Ya Vasco Nfiez conven,
ciera a su suegro vinagre que le dejara descubrir la tierra de oro de que hablraiale un dia
el hijo de Comogre. Ya Vasco ha construido varias barquillas debiluchas que se han
hecho pedazos. Ya Vasco ha vuelto a construir. Ya va Vasco a embarcarse para el
pafs'del oro.... iPero, mala fortune, el horrendo Pedrarias tiene una mala digesti6n,
le cuelga un sambenito de traidor, y le corta el pescuezo.... iHorror de horrores, mise-
rablt rejete avinagrado!
SHoy domefia Pedrarias, sin rivals, como duefo y sector, en todo el istmo.

-36--











E L C 0 R R E G I D 0 R


aY el senior capitan don Francisco Pizarro, qu6 es de 1l?
iEstA al servicio del vejete, y el vejete le paga sus servicios.... y le pago muy
bien el que prest6le apresando a Balboa, aquel dia siniestro en que el cielo indign6se de
relampagos, para que le cortasen la cabeza!
iNoble cabeza altiva de Balboa, oh, capitan Pizarro, tan mal estabais de doblo.
nes que os comedisteis prestando vuestro brazo para la felonia?
iLastima y grande don Francisco, lIstima y grande!.:..


4, *

Prospera Panama.
Hay comercio, y abunda la gentuza aventurera.
Los detritus del mundo, caen enhoramala por alli.... iEnhorabuena!....
Es en el mil y quinientos veinticuatro, afio de gracia.
Las tabernas revientan de gentio. B6bese vino viejo que galeones mercantes
traen de Andalucia en barricas y odres.
Manso y azul, el mar de Vasco Ninfiez ofrece la promesa de sus aguas a los ojos
audaces.
Cerca a la playa, camino al fondeadero en que los barcos de Balboa, semi-
desmantelados, son presa del embate incansable de las olas, ora lentas y blandas; ora re,
clas, violentas y colericas, caminan, dialogando, dos sujetos. Son de madura edad.
ZHasta cincuenta inviernos no contard cada uno? Afio mas, afio menos, son de la mis-
ma edad. Pero uno es alto, fuerte, corpulento, trefudo y de dura inirada, enhiesto an.
dar y ademanes violentos; y el otro, es desgarbado, de pequefia estatura, franco rostro.
clara y blanda mirada y fea catadura. Rostros tostados, rdstros en que la vida ha mar-
cado sus huellas con las marcas de fuego que ella sabe imprimir. Se nota que la suerte
tundilos por igual, tremendamente, de implacable manera, en.forma dura....
Marchan al fondeadero por el canto dd playa.. Conversan con marcado. interns,
sin cuidarse del agua, que las olas a veces Ilegan hasta sus botas.
Ese de grande porte, es Francisco Pizarro, el capitan. El menor, el mas feo, in-
auietb y. hablantin, es don Diego de Almagro, aventurero venido con Pedrarias y que le
sirve en ocasiones en sus trapacerias, pues que le tiene a sueldo.
Ha tiempo que son socios el capitin Pizarro y don Diego de Almagro. Viven
pared por medio. Tienen tierras propincuas y hacen negocios de moment, trueques de
mercancias, o ireciben soldadas por meriesteres de aventura, violencia o tizonazos. Mas,
es gente de ley: estan con el gobierno. Pedrarias les aprecia. Cuenta con sus espadas
Es bien parca por cierto la fortune de entreambos. Pero, son hacendosos y se
ingenian e industrial para vivir conforme a usanza, y a la buena manera.
iEn qu6 negocios andan don Francisco y don Diego?
iEn el mayor de todos los que emprendieron hasta ahora! iY sabed que es Al-
magro el empefiado, pues don Francisco anda mohino y al parecer no quiere jugarse sus
doblones en aventura tan.azarosa y contingent!
Dice don Diego:


- 37 -










INGENIADO


Y ALEGRE PORMENOR


Era tanto sitio de enganche soldadesco, como campo de acci6n de los golillas, tinterillos
testigos de falsia y gentes de today condicl6n. :


--Ved capitAn que es la fortune!
-iNon la vedo de tan bellos colors, Diego amigo!
-iMayores cosas vide e acaecen a diario, capitan don Francisco!
-iCada vez' redo merios en cosas de prodigio, don Diego!
-iE muclo menos credo yo, mas la vida es azar; non otra cosa fue la nuestra
hasta agora!
-iBien lo vedes don Diego que el azar nos sali6 veleidoso en-todo tiempo, e que
es acaso mas prudent non pisalle los pieces!
-iMeditad, capitAn, en lo que vos 'tengo referido, que si vosanlmades, he de
advertivos desde agora que meters mis doblas sin recato, como en el cuerno, a la aven,
tara, y vos seredes la cabeza que, vive Dios, parezco disfrutar mas confianza en vuestro
valimento, que la que disfriitades en vos mesmo!
No contest Pizarro y sigui6 caminando, con el cefio 'fruncido. Don Diego,
complacido al parecer en el negocio que. amarraba, dej6 vagar una sonrisa placida por
su rostro arrugado, seco y feo....
Cantaba el mar su cancl6n fragorosa. Refrescaba la brisa. Y un aroma de
Syuyos inflAbales los pechos....

Es a P a Mayor de Pan La as del Cabildo. La Paroqui. Uno que

Es la Plaza Mayor de Panama. La casa del Cabildo. La Parroquia. Uno que


- 38 -


j











E!L C 0 R R E G I D 0 R


otro solar. Tendejones. Barracas de mercaderes derante las veredas. Una fontana
al centro rodeada de palmares.. Acequlas descubiertas de albafial que la cruzan. Cal-
zada de tierra endurecida. Piedras de rio pavimentando las veredas. Una taberna,
allA....
Es de mariana, en un verano t6rrido.
En la Plaza Mayor zumba el mercado del abasto.
La torre sencillona de la parroqula deja caer el s6n de su campana desgrana_
do en la plaza. Es que llaman a misa.... Hay movimiento en el mercado. Indigenas,
con sus cestos repletos puestos a la cabeza, portan verduras, frutas del tr6pico, tarto-
nas de maiz. Otros, llevan pendientes de sus varas al hombro sartas de patos y galli,
nas atados a las patas. Merca-eres hispanos, muestran sus telas de Castilla ponde-
rando el tejido ante sus barracones. Espaderos, que afilan las espadas. Armeros, que
componen mosquetes y pistolas o les truecan las piezas a viejos arcabuces. Guarniclot
neros, botoneros, paramenteros con sus variadas mercancias.... Van y vienen'las gen-
tes husmeando en las barracas.... Soldados, aventureros, vecinos de solar conocido o
forasteros, hombres de campo, picaros y tahures. GenteS'~de a caballo, jinetes en sus
mulas briosas, asnos calmados o chicaros corceles.... Mujeres de honesta condici6n o
meretrices, paisanas o espafiolas, mestizas o mulatas, deti6nense ante los vendedores de
baratijas y de adornos, telas vistosas, finos patios de' holanda, y dean ir los ojos....
Zumba la plaza. Saltan los pregones. Pasah carros, enipujados por indios o tirados
por yuntas.... Las transacciones menudean.
Todo el pueblo se vacia en la plaza a esta hora.
La misa ha terminado. Es mayor el bullicio despuds de ella, y hasta el e.ura
de la Parroquia, don Hernando de Luque, se mezcea en el gentio. A su paso menudean
saludos.
-iBuen dia vos d6 Dios, senior maestrescuela!
-iEl vos lo pague!
--Non sabedes la nueva?
--Cuya es?
-iDel senior capitin don Francisco Pizarro y don Diego de Almagro!
--Les ocurre desgracia,-por ventura....?
-iOtra que tale: parten en pos de tierras, para el sur-del Pacifico!
-iVan a descubrimientos?
-iVan al pals del oro, dicen que han agenciado el bergantin de Vasco Nifiez
el Anico que esta sin averias en el anc6n de Acla, e que piensan traer muchos doblohes
-iFacil es palabrear y darse a suefio, mas los tiempos, vecino, ya pasaron en
ifue el pro se cogia.a esportadas como se recoge en esta tierra fruta de cocoteroI
-iE non son harto pocos senior maestrescuela los que quieren seguilles o acomr
pafialles en la empresa!
--Dios les acorra, amigo, e que logren contar lo que miraren!
-iYo me dego lo mesmo, padre cura!

** ,


- 39 -










INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR


"Fonda de Tierra Firme", rezaba en letras negras la muestra de la taberna
principal, frente a la esquinada del Cabildo. Era tanto sitio de enganche soldadesco,
como campo de acci6n de los golillas, tinterillos, testigos de falsia y gentes de today
condici6n.
En un rincon, delante la ventana embarrotada que miraba a la plaza, sentad6s
ante sendos vasotes lUenos de vino viejo, frente a frente, estAn don Diego y don Fran-
cisco. .Ven lo que describe velozmente con letra tamafiaza, un sujeto letrado u escribano,
con su pluma de ganso, que moja en un tintero de gran porte suspendido del cuello en un
cord6n. Gran cartapacio de papeles muestra por bajo del que describe.
Soldadesca copiosa los circunda, bebiendo, a cuenta de ellos, vino retinto de olor
fuerte, que espitan de un botal6n costeado por entreambos y que se achata ya, apoyado
en la toneleria....
Beben con gran estr6pito.
-iVed de que firmen todos, Pedro Sancho, e cuida de las formalidades non sal
gamos con mal de esta aventural
-iPerded cuidado mi don Diego, que todo ira a media! contest el escri-
'bano, no sin guifiar el ojo a don Diego de Almagro.
Uno a uno, firmaron los soldados donde les indicaba Pedro Sancho. No sabian
leer los mas de ellos y, asi, trazaban ;garabatos, rayas u enredos con Ia pluma. Otros
ponlan algo, signos, lo que saliere, medics nombres, pedazos de apellido. Los que sa'
bian, pues firmaban entero.... Luego, echaron un trago, restos del botal6n ya cuasi fofo,
estrechaban las diestras de Almagro y de Pizarro.- alegre aqu6l, 6ste severe y se
qufedaban o se itan....
-iA la hora del alba, ya lo sabedes, non fallades, pardiez, al fondeadero de la
nao!
-iAl alba!
-iA1 alba!



*

-iOs noto en desaz6n capitan don Francisco!
-iSi he de fablaros con verdad, non deber6 negArosllo don Diego!
-iE qu6, es lo que vos acontezca que non halle remedio?
i-Fablard con franqueza, Diego amigo!
Y don Francisco, lentamente, cont6 a Diego de Almagro aquella peripecia que
le habia ocurrido cuando el iltimo viaje de Colombo viniendo al continent. Le dijo: de
un pequefio piloto de origen italiano nominado Botella, hombre supersticioso a punto tal,
que los hombres del barco apodaban 'botella" a las patrafias, mentirijillas to cosas im-
posibles en homenaje a la test fantAstica del pilotejo supradicho. Y le cont6, ademAs,
c6mo el propio Pizarro vi6 en persona un crepfsculo titrico de horrorosa torment -
cierto buque fantasma que Botella le dijo trajinaba los mares; c6mo Botella fue traga_
do en el mar, y c6mo en lugar del piloto asom6 entire las aguas .un artefacto raro con
gollete, corona y cuerlo acilindrado que lucia un letrero en la barriga....


-40-








E L C 0 R R E G I D 0 "R


-iQue decia el letrero? pregunt6le don Diego con vehemencia.
-iYo non leo como vos lo sabedes, Diego amigo, pero el vigia de servicio en la
verga mAs alta, vi6lo tambidn: l1 sabia leer!
-LQuB decia el letrero, don Francisco? repregunt6 anheloso.'
-iDecia; "Pasteurina"!
--Ira, de Dios! 6Y el navio, el navio, cuAl era el nombre del navio?
-i"La Pureza" era el nombrel
-ilra de Dios!.... iY en el tope; en el tope del mesana, que decia la insignia
comandante?
-iSeis letras se leie!
-jlra.... ira de Dios! 4Cuales, las letras eran don Francisco, por vida de Satan?
-iEran estas seis letras: BARTON!
-iIra de Dios, Pizarro, ira de Dios.... se me crispan los nervios don Francis
co.... jurallo, jurallo que es verdad lo que decides?
-iVos lo juro don Diego, vos lo jurol
-j Ira de Dios.... voto a todos los diablos: yo tambi6n, don Francisco, yo tam
bidn, capit&n, he visto, voto al chdpiro verde, una tarde en crepfsculo,'.horrible y tem_
pestuosa, aquello que contades: "La Pureza", el navio de tres puentes; la insignia coman
dante con sus seis letras BARTON y el artefacto acilindrado con gollete y corona.
que tenia un letrero en la barriga.... Ira de Dios!
--Cierto, cierto don Diego?
--Cierto que si; pero, con 6sta diferencia incredible y tremebunda: que el letrero
llevado en la barriga por el Botella o la botella, no decia lo que decia en el que vides!
--4Non, non decie "Pasteurina"?
-iNon, non decie "Pasteurina"?
-Entonces iqud decie en sulugar?
-ilra de Dios, decie: "Vita Crusch"!
Los pelos se erizaron en las tiestas de los dos amigotes.
Anocheci6 ....






















CAPITULO III


POR EL HONOR Y LOS MARAVEDIES AQUELLOS

AVENTUREROS TEMERARIOS....


ANAMA. Raya el alba.
iCelestia del mar en la mafiana de aquel dia historioso, c6mo
tenias tonos de suefios y de ensuefios bajo la infinitud!...
Los barracones, frente a la playa mansa, ante el anc6n del puer,
to, acogen ya, en hora tan temprana, muchedumbre de gente.
S Portan trastos y hatillos muchos de ellos. La indiada, condu.
i lendo a la espalda grandes bultos, entran al mar, el agua a la
cintura, hasta dejailos a-btros indios en las chatas barcazas de
carguio, cortas de cala, vastas y bastas. Ellasllevan el cargamento hasta los bergaah-
tines, que se mecen pausados sobre las ondas Insomeras de lentas plisaduiras, en el anc6n
seguro....
Vese alli grande 'copia de botecillos rfisticos,ecanoas lugarefas, balsas de tron.
cos sujetados con cuerdas resistentes de tedldas totoras arbolanas de fibrosa hojarusca
junto a las suso referidas barcazas de carguio, chatas, vastas y bastas, y nulas catas ca.
las. Y brazas mas alla de tan leves navuchas, presunmen recortando sus graclosas silue
tas en el fondo azulenco, y apuntando sus palos puntiagudos al infinite cielo, berganti,
nes de no muy latos portes, carabelas de encogida apariencia y hasta cierto gale6n y al.
gfin navio palangana, que se traen y 1vanse, en mercantes andanzas costaneras por los
poblachos litorales, castellanos o indigenas, los products del suelo traficables, toda
suerte de industriados objetos venidos de ultramar, gentes de enganche, colons euro-
peos,' negros esclavos, cotizables, indios para el servicio, y toda iuerte de utilizablea ar.
tefactos, foraneos o vernAcufos.... que ya, doquier, muestras notabase, frecuentes, tenr,.
ces y exitosas, del denodado esfuerzo castellano, por poblar, repoblar, pacificar, orde-
nar, civilizar y acristianar, aquestas tierras indias de gentiles, perdidas en los mares....
Mejor se trajinaba y se surtia las colonies hispanas o nativas de aquellos territories


-43 -







INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR


por el Pacifico oc6ano o el Oc6ano Grande como se le apodaba que por el pi6lago
infernal, proceloso. Inseguro y endiablado de la banda de all, que hacia la Europa
conducia. .
iClaro, y el territorio prosperaba!
Los barracones, ya sirven de almacenes para las mercanclas, ya de hospedaje
occasional para los mariners y viajantes, que pernoctan en puerto esperando navios ma_
drugueros. Ese, es fonda y taberna que ofrece buen yantar muy de barato a quien lo
necesita, y excelente beber mas de barato, a quien padece much sed, y sufre de gazna_
teras ardentias y secamientos de gargtiero, que es dolencia corriente por tales meridia,
nos y'entre gentes de puerto....
*


Mediaba aquel noviembre caluroso del 1524, cuando aquel navichuelo que Bal_
boa hiclera construir en el anc6n de Ada, por descubrir-tierras de maravilla, cargado ya
con bastimentos y vituallas, no muy extraordinarlos, conduciendo cuatro caballos de al.
zadura, armas y municiones y ocho decenas de hombres decididos, bajo el coniando del
seftor capitAn don Francisco Pizarro, bieri entrado de afios, ech6 al vidnto las velas y
enfil6 para el Sur, cierto dia de calma y lindo tiempo.
SDesde la playa, pisando en abstracci6n iluminada la cenefa de espuma que las
olas bordaban en la arena mdojkdole las botas, Diego de Almagro, el hombrecillo de
grande Animo, avejentado y feo, llena de alegria la faz amojamada, siguid inm6vil, eu-
forioso y feliz, hasta perderla en lejania, la vela perfilada'del barcucho mis6rrimo -
grano de arena en el oc6ano inacabable que, cobijando todo su patrimonio amasado
con penas y trabajos en medio siglo de batalla; todas sus ilusiones, todas sus esperanr
zas, today su fe robusta.... todo, todo lo que tenia por sobre el haz,ingrataq de la tierra,
como quien se la juega al cubilete, se aveftaba resuelto hacia el misterio en el pielago
inmenso, camino de dorados pauses do la fortune se enguarida y brota el oro del soterro
en chn ros fabulosos...
-iAdi6s, amigo don Francisco; que la suerte vos ayude y el mar vos sea leve y el
Destino propicio en provecho de Espafia y de sus reyes, de la doctrine de-nuestro Sal
vador.... y en valimento de nuestra gloria y mejoriaS iHasta dentro de pronto capitan
animoso, caro amigo,, compafi6n de mis bregas, que he de morir de mala muerte o mar-
char. a. volandas para acorrerte y empujarte a las tierras do llegues o en las anchu.
ras de la mar! iQue plugue a Dios llevirvos a buen puerto, e que la Gloria.rutilosa co-
mo el sol de los clelos, nos cubra de esplendia e dignidades, que nada vale en las bajezas
deste mundo, vivir cual bestezuelas ambiciosas de materialidades; mas, carentes de ho-
nor, gloria e prestigious, e fazafhosas dignidades!
Desparecido habia luengo rato el barquichuelo temerario en feliz ventolera, y
don Diego de Almagro, con el agua al juanete.... continuaba clavado como estaca a la
orilla del mar, viendo a lo hondo....


*


-44 -








Co i


R E G I D 0 R


Solt6, pues, Pedro Sancho, la sinhueso y con mucho talante y abultando todo lo que
podia el vozarr6n....

La mafiana era entrada.
El ,capitan Pizarro va en el puente. Sus ojos perforantes hienden el horizonte
barreriAndolo. Su mirada voraz y tragaleguas abs6rvese el espacio, adelantando mu,
chas mills su miserable barquiehuelo....
El senior capitan don Francisco Pizarro, que en el puente vigila, como ave en
cetreria, desamarrado el mostro, luminosa la frente, remozado el mirar, imponente el
talante, seductores los ~estos; los labios, sonrientes Les aquel don Francisco, de apellido
Pizarro, capitan como este, seco, severe, oscuro, plsimista, envejecido, duro y. aburrido
y cansado, que ambulabaen Darien y Panama con muy escasas ganas de aventuras, tras
tanto aventurar?....
iEs el mismo capital don Francisco siempre :al servicio de alguien!.... iPara
servir a ustedes ....
Decidido, de pronto, el capitan, a enfrentarse al Destino siendo cabeza de com;
pana, ha surgido de pronto en su caletre y ha.soplado dentro su coraz6n, today a cien-
cia de la vida que el Veterano rescoldaba bajo tantas penurias y tan grandes contrasts;
Icon tan parco provechol....
jNo es su gesto de abora, tan confiado y seguro, tan mundano y ameno; no es
su prestancia de hoy, agradable y sencilla y rutilante, como la que lucia el Almirante


-45 -


E L








INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR


Crist6foro Colombo, cual la de Vasco N(Ifiez y otros cabezas de partido, hechos a con.
ducir y gobernar por caminos de luz masas gregarias de hombres sin dcrrotero?
S iSf, lo es!
iEl propio capitan se ha consolado al sentir en sus venas una linfa ardorosa.
Impresentida, que las ha henchido en sangre nueva, moceril y ambiciosa!
La mafiana es(entrada. Pizarro va en el puente. Su mirada barren. perform
el horizonte, adelantando el barquichuelo....
iPacifico esta el mar y el viento hala la prora..,..!





El pasaje va alegre. Aves de variados colors acompatan al barco. Hace ca_
lor, magiier la brisa. El oc6ano es un lago en ese rato. Calma y serenidad: a un lado,,
el horizonte; al otdo, serpenteante, la costa tropical de densa fronda.
Avanza el navichuelo con soltura.
Sigue el viento a favor. El pasaje descansa.
Calma, tranquilidad, dulces augurios.
El vigia, alarrado a la cofa, que escruta lontananzas, grita, en bocina, de.
rrepente:
-iBulto a estribor!
El capittn dirige la mirada hacia el sitio que sefiala el vigia desde el alto atalaya
de la..cofa.
Si, al1i se ve flotando con cachaza, ascendiendo y bajando sobre el mar, un
bulto oscuro.
.Una barrica? iUn odre?.... iHabrA que verlo bien....!
El bulto estA cercano.
El capitn. ordena que se pesque el hallazgo. Un marinero se echa al oc6ano,
de cabeza, como un pez volador. Nada esta el piblago en calma en direcci6n al
bulto, que se mece.... se mece blandamente. iYa lo alcanz6! Lo empuja.
-iBotalle un cabo, e atalle en el extreme uria red de pescar grita Pizarro....
Se hace asi. El mariners pesca la cuba y la mete en la red sin much esfuerzo.. inran.
de abordo. Sacanla: es'una cuba de vineta, anclote o botal6n. Esta vacia, pues no
pesa mns que su propio peso...; Manda romperla don Francisco. El anclote estA em,
Sbreado. Qued sera? Curioseaba la gente del pasaje, rodeando al capitn....... Un ha,
chazo, seguido de. otro hachazo ...
iTras!
iYa estA.roto el anclote....
Todos estiran los pescuezos.
6Qu6 trae aquel anclote flotante perdido en el oceano insurcado?'
-ijUn pergamino, un pergamino! gritan various a una.
La novedad ha empujado la gente a la cubierta. Los propios mariners deja-
ron sus tareas o sus puestos, roidos de impaciencia, por poner una ojeada inquiridora en

-46 -








E L C. R R E G I D 0 R


la noveleria, y hastd el vigia, que atado a la alta cola iba de oteo, estfr6 el cogotate, lar.
ga pleza, por miralla y sabella....
Es un rollo amarillo, que va atado con un cordel de pabilo granate enroscado
en el centro hasta seis veces.
Lo desenrolla don Francisco, con pausado ademAn embozador de la impaciencia
que traia, pues no es bueno lucir a la gentuza debilidad ninguna.
En caracteres muy cuidados, una leyenda surge.
-iPresto, llamadme a Pedro Sancho, e que descifre estos enredos! ordena
don Francisco.
-iDejAmello y veredes! apunt6 el escribano, acto continue, estirando la zar.
pa entintecida, que estabase propincuo al capitan Inuestro lanza don Pedro.
Cal6se, lentamente, cabalg&ndolas en la nariz aguadafiada, las anfiparras tama-
fiotas de que jams se desprendia, prendidas a un cintajo sujeto al correaje, guarnidu.
ras o arreos, y agreg6, como hombre entendido y catador:
-iDiestra y soltada es la mano que ha pintado estos trazos melifluos! lMira.
lies y juzgallos, que son de ninliatura, embelequeros y fechos con melindre y lisonjeo!
-iVamos, vamos, leellos y dejarvos de aquese palabreo! dijo Pizarro dando
un suelazo en la cubierta.
La gentuza, indignada con la pachorra del escriba, lo acriblll6 a denuestos:
-Pedante!
-iBotarate!
-iPresumido!
-i Bellaco!
-iPJcaro de la laya!
-jTiralle a los caimanes en el primer riacho!
-iBotalle a la nemora costaneral
-iNon, norn lo tiralles, que 6ste ribaldo trapal6n es mAs caiman e mas lagarto,
e se los tragarie e yantar-ase, juntos con el riacho e sus arenas e sus cantos rodados,
mala p6coral
--E pondrialle pleito a la nemora costanera!
-iFoll6n!
-iDAsello en pabulo a los pejesi
-iCortalle la cabeza!
-iColgalle de-una antena!
-i Malandrin!
-iCagatintas!
Simurltneos, a una, irados e impacientes y en furibundo santiamdn, los tripu-
lantes acribillaron con tales bombardazos al malhadado Pedro Sancho, y hastr le pro,
-pmaron uno que otro mandoble y coscorr6n.
-iTeneos, desaforados, folloncicos, que si ley6ndovos aqueste mamotreto, vos
plugo su decir, vos habr6 de entonaros su cantata hasta que hallades nauseas y fagals
feas bascas del hartazgo!.... iValedme capitan don Francisco destos injustos malan.
drines!
Y no sin regocijo ante las cuitas y c6micos remilgos del escribano Pedro, aunque


-47-







INGENIADO Y AL-EGRE PORMENOR

mezclado, much, a su curiosidad, mfs sofrenada, pero no menos exigente que la exhibi-
da por los otros, don Francisco contrajo elI entrecejo y orden6 en tono seco al escrliano:
-1'Pedro Sancho, pardiez, empezarAs por fin el despotrique de lo alli escrltu
rido, agora mismo? dijo Pizarro, con viveza, al encogido escriba, y, agreg6, dirigi6n
dose a la tropa:
-iY tened pues, las lenguas, harto largas y en exceso briosas, que llevades, e
parad las orejas, que asina non parece que deseades oille!
Enmudeci6 la gente, de moment; y el escribano Pedro- Sancho, repuesto del
mal rato y convencido de la supremacia que la ocasl6n le regalaba sobrb la tropa de
iletrados, garraspe6 muy proslsta, pase6 en mirada barrendera sus ojillos gardufios cir-
cunferl6samente, no sin haber cerrado uno de ellos en forma imperceptible al senior ca.
pitAn, respuesta inteligente del senior escribano, al discrete golpete, aun mas inteligente,
que acaba de propinarle con la contera de la vaina, en la espinilla con bastante do
lor, por lo demas y recorri6 somero, velozmente los contados renglones antes de.al-
zar la voz, pues entendia que lo significado por la sefia del prevenido jefe, era que, -1 a
buen parecer de 61, no estimaba prudent en interns de la aventura dar de saber a la
gentuza lo que en el rollo se expresaba, quedaba autorizado para el trueque de frases y
el trastrueque de los concepts que encerraba, al arbitrio de su discernimiento.... Y
asi era, en Afecto. Ley6, torn a leer para el coleto, tan ligero que pudo, y como no en
tendiera una palabra de lo que se decia, se imagine que menos habrian de entender ta_
les palabras, tamafios ignorantes y no habia peligro, por lo mismo, en pronunciArselas;
tanto mas, cuanto que los muy desaboridos tornaban a exaltarse....
Solt6, pues, Pedro Sancho la sinhueso, y con much talante y abultando todo lo
que podia el vozarr6n, con remilgado prosodiar, y corro si presumiera de Epagador de
mfisicas oc6anidas, pronuncid estas palabras misteriosas:
-iEN.TIPUANI NUMERO 253, CON TELEFONO NUMERO 1-2-1--6-0, QUE
ES EN LIMA, PERU, "LA PUREZA" DE R. J. BARTON, QUIEN LA HABRA DE FlI-
DAR PARA 1876, OFRECERA EN EL ARO DE GRACIA DE 1935, A CUATROCIENTOS
AROS DE FUNDADA LA CIUDAD DE LOS REYES, JUNTO AL RIMAC, POR EL GRAN
CAPITAN DON FRANCISCO PIZARRO, PARA ORGULEO DE AQUELLA Y EN DE
FENSA DE LA SALUD DE SUS VECINOS Y REGOCIJO DELLOS, LAS BEBIDAS GA-
SEOSAS MAS AGRADABLES Y MAS PURAS, LABORADAS CON ACABADA TECNI-
CA MODERN DE LA HIGIENE CIENTIFICA INDUSTRIAL, UTILIZANDO FINISH
MAS ESENCIAS EXTRAIDAS DE LOS JUGOS DE FRUTAS NATURALES, Y AGUA
ESTERILIZADA MEDIANTE DESTILACION EN ALAMBIQUES, UNICA MANTRA
AUTORIZADA POR LA CIENCIA PARA ESTERILIZAR EL AGUA DE BEBIDA, QUE
NO OFRECE NINGUNA GARANTIA SI NO SE ESTERILIZA DE TAL SUERTE, Y ES
VEHICULO DE ENFERMEDADES INFECCIOSAS COMO LA TIFOIDEA Y LA DISEN.
TERIA, VA DE EJEMPLO. PASTEURINA VITA CRUSH PERU DRY TONI-
KOLA POLO WATER Y GINGER ALE DE "LA PUREZA" BARTON A CUA
TROCIENTOS AROS DE FUNDADA LA CIUDAD DE LOS REYES, DEMOSTRARAN
A TODO EL MUNDO EL GRADO DE CIVILIZACION Y DtE PROGRESS QUE LA CA
PITAL DEL PERU HABRA ALCANZADO EN 1935, PUES PRACTICAL LA HIGIENE.
Y CUIDAR SU SALUD COMO ES DEBIDO, BEBIENDO UNICAMENTE BEBTDAS







E L C O R R E G I D O R


ESTERILIZADAS COMO LAS REFERIDAS, FAVORITES DEL PUBLIC LIMERO, ES
PONER CLARAMENTE EN MANIFIESTO LA EDUCATION Y LA CULTURAL LOGRA-
DAS POP AQUEL!
Todos se miraban las caras. Nadle entendia aquello, salvo Pizarro que, xememo
raba lo que le aconteciera afios arriba y lo que don Diego le narrara, plssose muy nervio-
so cuando escuchara estas cuatro palabras ya conocidas de 61, aunque se le ocultaban
sus sentidos:
"La Pureza", nombre del navio fantasma de tres puentes;
"Pasteurina", la sombra de Botella, el infeliz piloto tragado por la mar;
"Barton", la insignia capitana elevada en la cofa del navio, y
"Vita Crusch", el letrero leido por Almagro pegado a la botella o el Botella,.
much tiempo despues....
Y don Francisco, tomando el pergamino, se meti6 en su guarique, bajo el nuen
te, y se puso a pensar....

*4 *
-iCreedes que ese anclote o cubilla y su letrero lo arrojaran ace los de Anda-
goya cuando surcaron esta mar, harA dos afios, con venia de Pedrarias?
--E por qu6 non?
-iDon Pascual avanz6 hasta el Biruquete, do corre aquel Biru de tan grande
renombre !
-iE que di6 el remoquete, apodo, nombre o lo que seade, a ese prodigioso pals.
de maravilla,,que es nombrado Peril, de Aurea leyenda, en cuya bisqueda venimos!
-iE por que non agregades, que entodavia non esta averiguado si tal tierra es
patrafia, falsia o patarata, cosa de mientes espeteras; o suelos de veracia o de mirar y
de buen ver, co oro de palpar e de guardar para bien lo gastar o pilfarrar, e non oros
pintados!
-iNunca truje al coleto safias de desaliento, e nunca me complugo parlas de tal
Jaece!
-iPor vos lo dice!
-iQu6 me encarais?
-iLo que escuchades!
-iRifias habemos?
-iNon vos peleades!
-iMaldita sea!
-iDesfunda la tizona e mide con acero la luenguza de tu palabreri$!
-iDesffndalo tambidn, alma de almeja, que nunca ful tard6n para sacalle!,
-iNon vos peleades!
-i Calma?
--Non vos peleades!
-iSilencio, que viene el capitan!
-i Tenedvos!
-iContenedvos! *
Hablaba la soldadesca de Pizarro que iba en pafiol de popa. Dejado habian ya.,


- 4 -







INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR


4dias atras, las Islas de las Perlas, avituallando el navichuelo de agua clara y reciente,
frutas lozanas del lugar, lefia secg y verduras, y toda la came que Se pudo, que era cosa
de muchlsiio aprecip para aquellas quijarras echas a triturar....
Navegaban, ahora, al ecuador: punta a puerto de Pffias, sitio postrero pisado por
hispanos ct~ando el senior Pascual llegara a 61.
-&E qu6 pensades del rollo e de la cuba?
-iNon entendie una palabra!
-INon vos parece cosa de agoreria?
-iSi que parece!
-iMas, Pascualillo non era o es, pues vive, sujeto de augurios ni patrafias, para
andarse en futures, espigando cosas de profecias voto al chApiro yo fice el viaje
hbasta las Pifias, viejo asi como estoy, que mi brazo non le va en zaga al de los mozos,
e vos juro que nadie ech6 a la mar anclote alguno ni cosa que lo valga! dijo un an-
ciano marinero, y se escupid en las palmas, refrotandoselas....

*


iSoledad y silencio de los mares del tr6pico, c6mo angustiais las almas!
iMejor, se pelearian esos hombres jugandose las vidas en cualquier trocatinta,
que vivir esa calma y aquella soledad y ese silencio Ilenos de honda tristeza sobre un
azul idWntico, bajo id6ntico azul....
Avanza el navichuelo.
iMarafia endemofiada de las costas del tr6pico, prefiada de maldades, ya te ve_
mos alla en la lontananza, y adivinamos lo que encierrast

*


-iVed esa punta oscura que penetra en el mar, cuasi en la misma linea del
bauprWs!
-iSt que la vide!
-iBien, bueno, ved.... a poco de traspuesta, tu par de horas al viento que trae,
mos, esta Puerto de Pifias; por allf estA el Bird saliendo al mar: tierra de Biruquete!
-iUn tantico a estribor y a sotavento, por do apunta mi dedo, ese, el lugarejo
mas remoto a que arribAramos con Pascualillo de Andagoya!
-LSse, Puerto de Pifias?
-iEse, ese!
Y el barquichuelo, cortando con la quilla el triste mar, denso y espeso, inalte-
-rable, de esas zonas ardientes, cual si tajara un queso, arrib6 al puerto a poco....


-0-








E L CO R E G I D 0 R

S. Lluvias tremendas, torrentosas, t6rrido ambiente, alimafias malignas; ninguiia
ralz alimenticia, ningun- fruto silvestre, ninguna caceria: densidad' y maraia inextrica
bles, cielo iostil, tierra dura, aguacero, calor.... Hace tres dias largos, como siglos, que
don Francisco march con su tropa por aquella espesura remontando la orilla del Bi,
rd..,. Penurias, amarguras, dolores, contratiempos.... El barquichuelo se mecia eni el
puerto, bien anclado, cuando asom6 la tropa, destroncada, mojada, Ullena de desgarro-
nes, malferida....
-iAdelante, adelante, dejemos estos parajes infernales, por zonas mas propicias
que adelante estaran, pues non es de pensar que Avernos tales se prolonguen muy luen
go para dafio del hombrel
*
*


Diez leguas mds al Sur, un puertecillo soledoso e inh6spito.... Carguio de agua
y lefia.... iAdelante, adelante, el Perd es por alla, con sus chorros dorados!.... Costea
el barquichuelo.... Horas, horas.... Dias interminables, dias, noches: laspereza, cris,
teza, soledades, hostilidad de la natural, selva espesa, chaparrones, calor!
Flacos, hambrientos, entecados, calatos; espantosos de feos y peludos, asust&n-
dose entire ellos al mirarse a las carantamaulas pavorantes; con muy poco maiz, nin.
guna agua y care ni por pienso, viraron en redondo hacia el puerto anterior.... Fan.
tasmas, y no de los mis buenos, parepian aquellos desgraciados....
iEsterilidad, pefias, riscos, pantanos, endemoniada hostilidadl....
Desespera la gente, quiere tornar a Panama y dejar la aventira que tan mal
se columbra:
-iDejaremos los huesos en tan feo paraje!
-iDejemos ese Pert dorado que tan bien se defiende e tan insuperables valla-
dares opone a la humana codicia!
-iVolvamos a nuestras casas ya, que hemos sufrido harto!
-iNon querramos morir como protervos perdidos en tales soledades!
iOh, don Francisco, cuanto sabias, inmenso capital, para embobar las fantasias!
iY qu6 cargado de recursos estabais, y qu6 sobrante de razones luciais, y que
buenas que estabanl....
iC6mo te desconozco, capitAn animoso, callado y taciturno, y qud fabla brillan
te y ardidosa, fAcil, rica y pintada con colors de lujo, guardabais capitan en lo rec6ndi-
to para las ocasiones!....
|Embob6se la gente con las promesas tan reales, vistas y oidas en la fabla pin
torra del senior don Francisco! Y como el capitAn era olfatoso. y sabia que tales ilusio.
nes son de poco durar, acto seguido despidi6 el barquichuelo, con el piloto Montenegro,
para las Islas de las Perlas, a fin de que trAjera cuanto pudiere y encontrare, que de
todo tentan menester.
Una lonjeta de tasajo reseco o mejor de cuero y bien de euero, y contados
maices, llev6se Montenegro. Nada mas, aparte unos repollos, troncos o palmituelos ha-

5~iw-







INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR

.llados por alli, mas amargos e ingratos de yantar que otra cosa ingerible de este
mundo.... --
iAh si no torna Montenegro, ah, si no torna, qu6 seria en este afio de los hue,
sos del senior don Francisco y de su tropa, mis queridos lectores infantiles que devorais
estos renglones? 1No estarian, de fijo, en la Basilica los de ese capitAn animoso y rom_
pirrasga! 6Y habria cuatro siglos de fundada esta urbe, si Pizarro no larga el barqui-
chuelo con el piloto Montenegro?.... iTa, ta, ta! como silabonaba pedro Sancho cuan.
do gazaparlaban los soldados....
-6E qu6 nombre pensades, oportuno, mi sefi6r don Francisco, para nombrar
este paraje?
-iEscogello vosotros!
-iEscogitallo vos, mi capitAn, que sodes el mandante!
-iPuerto del Hambre, que ninguna pasamos semejante! dijo un sujeto
acurcunchado.
--iPuerto del Hambre, que las pasamos tremebundas! corrobor6 otro tipo,
patiestebo.
-iPuerto del Hambre! iSi, si, si! iDel Hambre.... hambre!
-iSi lo queredes, bien: Puerto del Hambrel tMAs, por qud recorder los infor
itunios e non las alegrias? iQue, si inmensa fue el hambre que sufrimos en aqueste pa
raje, fue asi grande e por eso la alegria que vos nos deparades, Montenegro valien
te, tornando bien provisto e tan a pelo, e tan a inesperadas; pues, debedes saber, que
en vuestra ausencia, e s6lo ayer fue aquesto que vos narro, como viera en el cielo res_
plandores que non me parecien de los cielos e si que de artificio, encamin6me allende y
he fallado un caserio chico de salvajes que estaba inhabitado, e fallamos en 61, en los
pocos bohios que se alzaban, copia de cocos e como una fanega de malz; a nuestra vis
ta fulleron los salvajes, non sin larger sus dardos de ponrofia, que me firieron a un sol
dado; como vedes, la aventura non es mala de contar, e cuanto mAs felice su remate, buen
.Montenegro aniigo, cuando de tu retorno IlegAranme noticias!....




iNavegar, navegar, siempre adelante: acaso, con poco mAs de viento e de pa.
ciencia, surja a la vista sorprendida el Peri de Aureos reflejos y leyenda magnifica, tras
de tal o cual mueca de la costa, dentrp de cortos ratos... !
iNavegar, navegarl
iLa Candelaria, 2 de Pebrero, afio del 25, y van corridos cuasi tres meses justos!
Un puertecillo. Es bueno para desembarcar (Puerto La Candelaria! y de-
sembarcan
PBsimo sitio, como el Puerto del Hambre de infelice memorial.
Lluvias. Truenos, relampagos. Humedad, soledad, hostilidad: las ropas se pu
drian al cuerpo. Pingajosos, rasgados, harapientos, mostrando en muchos sitios a cala,
tas.el cuero; fueran de much lAstima ocasi6n esos aventureros, de poder aguaitarles...;
Magtier, como notaran cierto paraje asendereado, pensaron, con raz6n, que alguna gen-







E L C O R R E G I D 0 R


te habria. Incursionaron. Dos.leguas habrian caminado, cuando notaron cierto po.
blejo de escasos moralores, por los poc6s bohios, aunque fuera mejor decir ninguno,.pues
ninguno miraron. Hallaron si, maiz en abundancia, races comestibles y hasta came
de cerdo o parecida, lo que halag6les mucho.... asi como el orete que pescaron en las
jcyuelas de poquisimo monto unos seiscientos pesos que surgian por ac& y por alla
en los interiores....
Solo que jah, eh, oh, uh! tales contentamientos apagAronse much en los
regocijados corazones, al descubrir iah, eh, oh, uh! unas ollas macabras, espanto.
sas, que erizando sus pobladas pelambres en un tris; aparecieron a sus ojos. '&Que mi-
raron, que vieron; que hervia entire las ollas completando el guisado? iManos y pies
humans hervian en. las ollas, que barbotaban al fog6n!
iEstradivario consom6!
-iSon caribes, yantadores de humans!
-iAh, eh, oh, uh!
-iUh, oh, eh, ah!
-iHorror, horror!
-iT, t, tA, tA, t!
-iE si nos pescan estos tios, pardiez, vAlanos Dios!.
-iV6lanos Dios!
-iHorror, horror!
Y, asustados, tremantes, pavoridos, tornaron a su barco, alzaron anclas sin per.
der un instant, cual si vieran al Diablo, y partieron de alli.
Mucho tiempo corriera de ese dia asqueroso y ain soportaban'.bascas, nauseas
y vomitonas, los hombres que vieron esas ollas, naiseabundas y horrendas, con su man.
jar de manos y patotas hirvlendo: borborosas....
iFu.... Puah.... Puf.... Fo.... Ufuffif! asqueaba la gentuza.




-iEse parece un pueblo destruido por !ncendios voracesl
-iPasto de llamas!
-iPAbulo dellas!
--Pueblo Quemado llamar6moslo!
--Bueno, llam6moslo Quemado o Requemado, Tostado o Retostado!
-iNo, que sea Quemado, nada mAs....

*



Veinticinco leguas bien'medidas, a lo sumo, habrian recorrido desde Puerto de
Pifias hasta Pueblo Quemado. Poco, era en verdad, para el tiempo corrido y las penas
habidas...


-82-







INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR


Sefialesde trajines. Adelante. Una leiLpa va aidada.... Un poblacho. Dee
sierto. iMas, cudntas provisions, Dios de dioses!
-Pues, ac& nos quedamos, por agora! dijo don Francisco Pizarro con decision
que no admitia replicas, y no las hubo, porsupuesto el lugar es mas bueno que todos
hasta agora, esta cercano al mar, situado de tal suerte que desd6l se domefia gran distan.
cia, pues 'esta en' altozano; e, aindamAis, sus contornos, non son tan Aridos e hostiles
e hasta de ficil sembradura! IEl barquejo tornara a Panama que ha menester de cal_
fate e tfaer, bastimentos e refuerzos!
Mermada era la gente. Haciafalta brazos. Pizarro quiso, entonces, que Monr
tenegro y unos cuantos ojearan el contorno y apresaran algunos naturales que pr"sta,
ranle ayuda.... Vistos los indios, nada tontos, que debilittbanse las fuerzas del apechu.
gador, le embistieron con furia tan terrible y decision tan manifiesta de trocarlos aficos,
entire tales bullangas, gritos y escandaleras, que de no ser tan fuertes y aguerridos, venir
tan bien armados y mejor defendidos, y no legar a tiempo tan felice, Montenegro y el
resto, era aquella ocasi6n muy oportuna, para que aquellos indios descorteses fabricasen
papilla con los conquistadores.... IEntonces don Francisco, pensandolo mejor, dispuso
que retornaran, todos juntos, a paraje cercano de la ciudad de IPanama, y arreglarselas,
ipso, de la mejor manera....

*-


iChicani!
Ha llegado el barcucho. El tesorero, don Nicolas, parte en el barco a Panama&
'Pizarro se queda con los mAs:
-iYa lo sabedes, Nicolas de Rivera, mostralles las joyuelas, ponderalles todo
io que pudiedes los parajes que visteis, e soltalles la lengua e abrilles la esperanza, que
non serA falasia, lo veredes!
S-iNon fallades cuidado, capit&n!
-iE tornad priest, e apremiad a don Diego e sacudille, e que priest se allegue!
-iNon fallades cuidado, capitan!
-iAbur!
-iAbur!
.*


Mientras el sol alumbra, los hombres dejados en Chicame escrutan largamente.
ansiosamente, pero infructuosamente el horizonte siempre id6ntico. Todo indtil. Pa-
san 16s dias, interfninables, en sucesidn aterradora: siempre.id6nticos.... Ni una vela
aparece. Don Francisco lo escruta a su manera: de.soslayo, a hurtadillas, fingiendo
una confianza ilimitada como el azul del mar. Ante tamafta fe, seguridad como gus.
teis llamarla los soldados esperan, se conflan, aguardan.... y siguen escrutando....
Sale el sol, se pone el sol. Sale, se pone....


--54 -.







*E L C O R R E G I D 0 R


-lUna vela, una vela! gritan todos a una, arrancando a sus pechos abom,
bados grande clamor feliz.

*
*

Don Diego y don Francisco, en la cublerta de un barquichuelo nuevo, cercados
de sus hombres, cuasi Ilorosos de alegria, se palmotan los lomos con largueza.
-iRa, ra, raaaaa! branan todos a una.
-IRa, ra, riaaaal
-iChimpfn, chimpln I....


*
*


En el guarique, so del puente, narra don Diego a don Francisco, despues que 6ste
Ic dijo:
--Tuerto estades don Diego de mi Anima, tuerto estades, pardies, cfiya la vi-
llania? iCTya, cfya?...
-jA su turn sabredes, don Francisco! iTodo por orden!
-6Cruzastels a Nicols?
-iNon, non lo vide!
Y cont6le, c6mo lograra interesar a don Hernando, el padre cura, quien puso
unos realejos a interns en la nueva aventuranza; c6mo avanzara, siguiendo los despojos
de Pizarro por los parajes en que estuvo; c6mo perdiera un ojo, en cuAl refriega de tal
pueblo quemado; c6mo avanzara tras de 61 y no hallara mas huellas de su paso; e6mo
mataronle a un soldado nominado Baeza en un puerto que llamironlo asina; c6mo, mi_
raron clerto rio que llamaron Mel6n, por un mel6n que empujaban sus aguas, y otro rio
que nombraron San Juan, porque lo vieron el dia de San Juan 24 de' Jnio; y c6mo y a
la postre, desalentados y muy tristes por la suerte de aquellos, tornaban a PanamA,
cuando en las Perlas, didronle buena nueva, por las noticias de Rivera, que este de.
jara por alli, del sitio en que quedaban....
-jH6me aca don Francisco, e tornemos a incursionar esos parajes, que la Glo-
ria e la Fama nos aguardan!





Pizarro sigue al sur. Torna don Diego a-PanamA, por hombres y refuerzos.


*


Digiere mal Pedrarias, y su pesimo genio se agria mas ain: Francisco Hernan-


- 5 -







INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR


des, su teniente, h6sele alzado en Nicacaragiia, y quiere ir, 61 en persona, para darle ga_
rrote.... Necesita soldados para la expedicifn y se opone al enganche. Don Diego no
se altera. Argumenta el de Luque, y apuntala don Gaspar de Espinoza, persona prin.,
cipal, muy influyente....
-iEse Pizarro es hombre sin sesera e' poco ducho, ignorant e sin letras!
--Sefior Gobernador decia el de Espinoza tenedes juiciosharto menguado
del; vos aseguro que es hombre de valia e muy buen ver; non olvidedes que a mi lado
lo truje contra las tribus de los indios, hacia el oriented desta villa, cuando yo incursion_
bala por mandado de vos!
-iBien, e pues lo defendedes, vos, senior de Espinoza, que sodes licenciado e
persona de tino: que salga el barquichuelo 'del de Almagro, mas que lleve persona que
sujete a ese descabalado de Francisco Pizarro!
--Non vos parece senior Gobernador, que don Diego, conocido de vos, puede ser
tal persona? insinu6 habilidoso el padre cura.
--iBienseades, vos, pues, Diego de Almagro, que sodes home listo e de buen
natural; per6 sabello, que si vos demandais, vos daria garrote como de darle habre al
villano y fel6n Francisco HernAndez!
-iC6mo pensades....!

$


Pedrarias ha salido a Nicaragiia. Es en mil y 526. Pizarro ha regresado a Pa.
nama, aprovechando del suceso. Es necesario mas dinero para empujar, mejor, la co
rreria. Ajetrean los socos...





Es.de noche.
Este sal6n que veis, rico y suntuoso, es un salon cualquiera del solar que posee
en Panama el licenciado don Gaspar de Espinoza. Y ese sujeto bien trajeado con pa_
fietas de Flandes, que conversa tan vivo con aquel sacerdote, sentados frente a fren_
te en poltronas de cuero'guarnecidas de clavos-rutilantes, despedidores de centellas, a la
luz del vel6n, que arde en platero candelabro, es el propio y prestante licenciado don
Gaspar de Espinoza. ,.
;iReconoceis al otro?
iSi es el senior don Hernando de Luque, padre cura, parroco de esa ciudad de
Panama, maestrescuela y hombre de sano natural, aunque de indole animosa, que cono,
cemos ya!....
iReconocedlo, lectorcicos!...
El Licenciado dice:
-iYo vos dare, senior maestrescuela, los veinte mil que necesitan! jEse Pizarro,
yo lo s6, es hombre. de confiarse: descubrird el Peril, vos lo aseguro, y ancharemos las


- 56 -










E L C OR R


E G I- D


-;Ese Pizarro es hombre sin sesera e poco ducho, ignorante e sin letras!


tierras de Castilla, e habremos intereses no sofiados! iOfrecellos, e decilles que vos per
tenecen, padre cura, e son vuestro peculio!
--Todo sea por Dios, mi sefor don Gaspar!

57 -


0 R


1_1I-_I-I- L ~C-----










INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR

**


Es la Parioquia.
Aurora.
El padre cura, parte en tres trozos la grande hostia, y tres hombres comulgan
reverentes, rodeados por su tropa y de muchos curiosos.
Don Francisco y don Diego y don Hernando, see ban unido en contrato e pro,
meten cumplirlo....
DescubrirAn las tidrras del Peril, ricas y plenas de oro, y partirAn Traternal
mente los tesoros que logren.
Ya firmaron:
A diez dias del mes de marzo de mil y quinientos veihte y seis. Juan de Panes y
Alvaro del Quiro, lo hicieron por don Francisco y por don Diego. Don Hernando lo hizo.
de su diestra. Redact6 la escritura de compafia: Hernando del Castillo, escribano de
Su Majestad, y pfiblico y del nfimero, de la ciudad de Panama....
iMemorable suceso!




--Enojado mostraisme el rostro amigo, capitan don Francisco?
-iEs que lo merecedes, vos, don Diego!
-lYo merecello?
-6Non es injuria, acaso, e nunca la espei'ase de vos, que consintieses en que
Pedrarias me diese tutoria y vosnombrase coadjutorF rodrig6n b qu6 cosa matrera, cuyos.
deslgnios habrd de respetar, puesto que anejo estoy a 6llos?
E pensades, por Dios, e voto..a truenos, que lo fice por contra? jPreguntalle
aljde Luque, c6mo, 1l, para librallos de tutela cuando Pedrarias la imponia, propusidrame
a mi, cuinto mejor, que soy amigo vuestro e viejo socio e que nunca dud6 de vuestro
empuje e vos tuve confianza!
Unos segimdos de silencio....
-iDisculpadme don Diego, habeis raz6n!




4 Es que don Pancho.estaba resentido a la verdad y que dudaba de su amigo don-
Diego, o es que el viejo soldado suspicaz, muy avanzado, allegaba razones de moment
para enrostrarlas a don Diego cuando le cotviniese, sin echar sombras sobre si?....
(SAbelo Dios! El Diablo lo barrunte!


-* ** '


- 58 -










E L C 0 R R E G I DO R


Con dos navios, dos canoas, armas, caballos, bastimentos y cosas que lo valen,
que agora ttenen c6mo, salieron nuevamente a la mar. Bartolomd Ruiz, habil piloto, va
aquesta vez en su compafia. Siguen el mismo rumbo, hasta el rio San Juan4 reconocido
lor Almagro. Cerca de alli, acamparon. Habian asaltado un lugarejo donde encon
traron oro y comestibles y que, a primera vista, parecia mejor que ningun otro.
Torn6 don Diego a Panama para traer mas gente con el oro que habian con
seguido. Ruiz sigui6 mAs al Sur con el navio que restaba.
Ruiz avanza y descubre:
iIsla del Gallo, de future leyenda! iSan Mateo, bahia acogedora! iTierra de
Cosque! ILinea del Ecuador: Cabo Pasao!....
De pronto, ante los ojos del piloto, asombrados, aparece una balsa hecha de ca.
fias, artificiosa y grAcil.... Veintena de indios la conduce. Once, se disparan al agua,
pavoridos, cuando descubren el navio: jcosadde maravilla para los naturales!.... Ruiz
apresa a los otros y a la balsa. Los examine. Recoge los efectos, los observe. Luego,
con much seso, les deja en libertad, aunque se lleva various de ellos, para ensefiarles
castellano.
Ligeros, a volandas, se disparafi los indios a la balsa y la conducen a la playa.
Torna Bartolom6 satisfechisimo. Cuenta a su capitAn lo acontecido y este es_
talla de jibilo:.
-iE1 Pert sera nuestro, valerosos soldados!
-iRa, ra, raaaa!...

*
.

Lo que mas le halagaba a don Francisco,.era aquella balanza que los indios 11e,
vaban en la balsa para pesar el oro: iDeberfa haber mucho!.... 6Y las sartas de cuen,
tas, de cornalinas y esmeraldas? ZY las lanas tejidas con industrial? 6Y las halalas y
adornillbs labrados con muchisima gracia en plata y oro? IY el vestido y el.porte de
los indios, y lo que narraban del Imperio y del grande Sefior de aquellos reinos: el pode,
roso Huayna Capac?....
iEra el Perl, el Peru, la tierra prometida, el fin de los esfuerzos.... o el prin.
cipio de ellos! Era el Peri, el Per!..,.


*

A muy poco de Ruiz, lleg6 don Diego con el socorro que traia: cincuenta homr
bres, caballos, melecinas, armas, vituallas.... Contaba el gran cuidado que hubo de
mnenester para arribar a Panama, ya gobernada por Pedro de los Rios, nuevo Goberna.
4or, que, aunque tenia orden expresa lograda por el maestrescuela, o don Hernando el
Loco, como all le nombraban por su gran protecci6n al desatino de los conquistadores,
tuvo miedo de que, 5or el much descr6dito cobrado en'jPanamA por tal fazafa, le pu
siesei obstAculos.... Sabido ello por Almagro, en contact con Luque antes de la .arri


- 59 -










INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR


bada, tom6 su fondeadero en Panama, saliendo a recibirle el de los Rios ... Mucha pe,
na le daba que se perdieran espafioles, tan fitiles entonces, al senior de los Rios, mas
consinti6, e cumpli6 en darles permiso.... Esto y el oro y las nuevas noticias. mejo.
Sraron los Animos permiti6ndole a don Diego de Almagro llevar lo que llev6....

*
$ *

Ilsla del Gallo! !San Mateo!
Desembarco.
Tanteos. Los indios instruidos en fabla castellana, aseguran que lo de mas
allf es muy niejor.
La tierra, es ahora propicia, el maiz abundoso, hay muchas yerbas comestibles,
gratas y nutritivas.... Empero, los naturales son hostiles, como lo han sido siempre -
iy c6mo no? y les embisten y guerrean.... Deliberan. Unos quieren tornar a Pana,
m& y regresar con mayor fuerza para haeer la conquista. Eran los mis. Resistiase
Almagro.
.-ise reirAn de nosotros, si nos ven derrotados e sin plata, e dudarih de nos,
e seremos la befa de las gentes!.
6Por qud, c6mo, a qu6 santo se irrit6 don Francisco de tan fea manera? ,Era
rencor, entodavia, por el poder de vigilar dado a donDiego por Pedrarias? iC6mo sa,
berlo? iA lo mejor, era eso! iReplic6, todo montado en fiera cl6era!
-iComo vos non pasades las penas que pasamos, pensades de tal suertel
-iSi lo queredes, si suponedes que es mas c6modo viajar a Panama que viajar
al Perf, pues id, Pizarro, si vos place, e yo ir6 do deseades! resping6 el tuertezuelo.
-iSodes muy poco ducho e nada leal, para lanzarvos por tal sitio!
-iira de Dios, don Pancho, sujetadvos la lengua!
-iNunca la puse trabas!
-iIra de Dios, he de arranchrvosla
-iSaca la espada, mal amigo!
-iSacalla vos!
Rbjos de rabia, irados, .espantosos de feos y peludos, con las grefias al vientoa
gesticulando horriblemente, rechinaban los dientes, espumajeaban de odio don Francisco
y don Diego, con los ojos salidos de tal suerte, que era como si los de 6se intentaran pa-
sarse a las 6rbitas de dste, y los de ste a las de 6se....
Escandalosa escena. Todos estabari Tlos. Ruiz, Ribera, los hombies de mayor
ascendencia, intervinieron...; Calma. Disculpas. Un apret6n de diestras y un abra_
zo y el asunto acab6se.
Ahora, torne don Diego a Panama....
Reconocimientos ...
Dice el pilot Ruiz:;
-iA mi buen parecer, ningin sitio mejor para esperar que la Isla del Gallo!
-iVamos a ella!
Alli, instal6se Pizarro, y ochenta hombres. Diego de Almagro regresd a Paa_


- 60 -










E L C 0 R .R E G I D 0 R


ma con instrucciones. A poco de marchado, Pizarro despach6 el otro navio para que se
allegara al anterior y regresasen juntos....
Cundia el desaliento.
El descontento se decia en voz alta. Por eso, don Francisco disparo sus navios:-
no ha cuesti6n....

*


Ahora, si que se sufre horriblemente y que la tropa enferma, y perece y be-
rrea.... iOchentaicinco, despues de tanta gente, tantas veces traida por Almagro!
-iDiego dijo Pizarro, antes de su partida, al buen Almagro non entire
gues las cartas pues todo ira perdido!
-iYa lo hable pensado!
S6lo que1 en cierto ovillo, que un soldado mandaba a Panama para que le iejie.
sen un vestido, iba metida esta cuarteta a la Gobernadora.... para el Gobernador:

Pues, senior Gobernador,
Mirelo bien por entero,
Que alli va el recogedor
Y aqui queda el carnicero.


*

Es la Isla del Gallo, dolor, penurias, hambres.... salvo embestidas de los in-
dios, quie la isla es desierta....
Pasan los dias. Muere gente. Otros enferman de cuidado y no hay potingues,.
ni p6cimas, ni ungiuentos.... Una tarde admirable, se oye el grito sagrado del ocano:
-iUna vela, una vela!
Es el senior Tafur. Viene de PanamA. El ovillo ha obtenido el resultado. De
los Rios lo manda, en dos navios: iy que regrese todo el mundof.... Vivaban los sol:
dados al senior de los Rios. Lloraban de content, se abrazaban de gozo.... S61o Piza_
rro estaba hostile: iTodo estaba perdido!
Entonces, loh, senior don Francisco Pizarro, viejo don trancisco Pizarro, indo-
mable don Francisco Pizarro!, irado, con enorme ademAn, echando chispas por los ojos
potentes, desafiando a Tafur y. al de los Rios y-~i universe y a la tierra y el mar y a los
infiernos, traz6 la raya, la gran raya; la miserable raya soberana que separa la fabulosa
audacia, que todo 'lo conquista, del temor tan human del human, que todo lo bazuca,
pronunciando las frases eternales:
-iPor aquii se va al Peri para ser ricos; por ach a Panama para ser pobres:
escoged,,si sodes de los buenos castellanos lo que mejor vos conviniere e vos plugiere!
Y estirando la pierna, di6 gran tranco y pas6se primero en direcci6n a dondl,
sefialaba indicando el Perf.... iOh zaticajo inmortal!...


- 61 -









INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR

iGran don Francisco, qu6 sicl6ogo eras: trece valientes exaltados con la grandeza
de su jefe traspusieron la raya detrds de 61!
Los otros, se-mandaron mudar con Juan Tafur. Bien, que se larguen....
-iViva el Peri, muchachos! les acogi6 don.Pancho a los Trece admirables.
-iViva, viva, ra, ra! contestaron los Trece entusiasniados....
4Quidnes fueron los Trece valerosos, terrible, fabulosos sujetos que se jugaron
integros en aquella ocasidn y que pudiendo irse a Panama, prefirieron seguir de cuerpo
-entero con su gran jefe Pancho, hambrientos como estaban, enftfihos como estaban,
feridos como estaban, en medio del oceano, frente al pidlago inmenrso, en la isla desierta,'
triste, sola, perdida en el azul?
iOld sus nombres magnos: Bartolomd Ruiz, Crist6val de Peralta, Pedro de Can.
-dia, Domingo de Soria Luce, NicolAs de Ribera, Francisco de Cuellar, Alonso de Molina,
-Pedro Alc6n, Garcia de Jerez, Ant6n de Carri6n, Alonso Bricefio, Martin de Paz y Juai-
de la Torre!
JSalud. homes de empuje! ;Trece.... trecisimos!


*
Los Trece y don Francisco se mudan a una isla espantosa que llamaron Gorgo,
na ibien llamadal --por lo fea y hostile, temerosos de que los naturales de la Isla del
SGallo, vidndolos que eran pocos, regresasen y los hicieran cisco.....
Hambre, miserlas, penas, enfermedades....
SDon Francisco les levanta las animas. -Les construye barracas con sus manos
robustas. Los atiende. Los cuida. Los reanima. Pesca.... peces y les da de comer a sus
amigos. Si caza alguna pieza, la reparte. ,Si enferman, 61 los cura.... jUn mes. Dos
meses....- Cinco meses y el socorro no llega! iHabra don Diego fracasado; ha desistido,
theme violar las 6rdenes several de la Gobernaci6n?9... iNo, don Diego es active y es re.
suelto y es leal y es muy buen hombre y muy grande ambicioso de fortune y de brillos,
titulos y oropeles, para que deje la aventura y los pierda en la mar! piensa Pizarro..:.
Mil veces, la esperanza, hizoles ver, blancas y bellas, velas de la Uusi6n; mAs, esta tarde
mas alegre que otras, 6sta tarde felice y asoleada, laquello que se ve en la lontananaa
i'o es una vela clerta? iNo lo es?
-iS1 que lo es, amigos mios, si que lo es, y es la de Almagro! gritaba don
Prancisco, que-hasta el gran CapitAn perdi6 la compostura.... No era don Diego. Era
el piloto Ruiz, que mandara Pizarro a PanamA con el senior Tafur, para qua convenciera
al de los Rios.... Venia muy vaclado el buen Bartolom6. Cont6 que a a a llegada de
Tafur se desband6 la gente que don Diego alistaba. Que 61, tornaba s61o pal.a levarlos,
si querien; e que les daban permiso nilcamente por seis meses, tiempo en el cual el senior
capitAn podria hacer lo que quisiese, pero deberia presentarse a su termino ante el
senior Gobernador.... iAdelante, adelante!.... iPuna, isla perdida, Santa Clara, otra
isla, sin habitantes, mas como consagrada a la divinidad: un oratorio, iglesia o lo que
fuere, oro, oro....! iHa veinte dias que navegan!.... Este es el buen camino.... Ade-
lante, adelante, un dia is... Balsas con indios vestidos de colored tonantes, mantas y
,camisetas, adornados con plumas de pintados colors y avalorios de vidrio:


- 62 -










E L


C _0 R ,R E G I D 0 R


.-, -


-iPor aca se va al Per6 para ser ricos; por all, a Panama para ser .pobres: escoged si
sodes buenos castellanos Io que mejor vos conviniere e vos plugiese!


iTumbes, Tumbes, Perdt.... Miraban asombrados los hidios aquella m&quina ta
mafia que marchaba en el mar cual leve balsa.... Los indios les ensefiaron el camino....
ITierras de promisl6n, bajas, verdeantes, plenas de la alegria de la vida!
iTumbes. Tumbes, Perf, Perd!.... iEl Peri!

*
*

El curaca de Tumbes, muy curioso del caso, man16les bastimentos y regalos;
visit6los, hizo que ellos bajaran a su vez, y regal6los y pase6los..;.

Pizarro devolvi6le el halago obsequiAndole un cerdo y una chancha, un gallo
y hasta dos pares de gallinas. Regal61e al enviado, un orej6n, quieera de much seso y
buen talante, varias cuentas margaritas y calcedonias y un hacha de Toledo, que
fue de much agrado al orej6n.... Averiguabales el motivo del viaje. Ellos le darian
razohes aceptables y se qued6 tranquilo.... Pldgole much al orej6n la chicha de los
blancos, muy mejor que la de ellos, segln dijoles.... I ahd6 Pizarro a tierra a Alonso
de Molina y clerto negro que venia con ellos.... Mucho llamles la atencl6n a los na-
tivos, hombres de pelleja tan rara, una blanca, una negra; las armas de Molina. el arca


- 63 -






























































;Si vuestra nsia de oro-es de tal .suerte que deupis vuestra tierra por lograllo y vc,*
iais a inquletar estos parajes, yo os mostrar*- provincia donde pod~iis a manos Ue_
has aplacamr tal deseol.

-33-










E L C 0 R R E G I D 0 R


-iTitulos de fijosdalgos!
-iAlgo paralos Trece e para Ruiz!
-i Como gustedes!
Y parti6 para Espafia don Francisco Pizarro, el decidido capitin, cercano a los
sesenta de su edad, a contar sus andanzas y prodigios por estas tierras de Indias, una
niafiana muy alegre, muy augural y arrebolada....
Sus amigos le agitaban pafluelos.
El tambie(n....










































65 -
























CAPITULO IV


EL SOL NO SE PONIA EN LAS TIERRAS DE AQUEL

REY PODEROSO....



OLEDO1
Id arlos VI
iCorte del poderoso soberanol
Intrigas cortesanas. Interests caducos prestos a renacer. In.
trigas cortesanas por guardar intereses conseguidos. Fralles que
se aduefian del alma del Sefior. Intrigas. Cortesanos. Ambi-
ci6n. MAs ambici6n....
iOh, el palacio magnificol
Salones increibles, suntuosos., Funcionarios. Papeles.... Mas papdes, mis y
:mAs funcionarios. Ajetreos.
El Cdsar Carlos Quinfo, en su trono de oro, con su birrete de final felpa grana,
viste de seda y terciopelo con holandesa encajeria. Firma y firma el Monarca: ya no
lee. Firma y firma, con sus'plumas de gansos deliciosas que moja en tintas negras de
un tintero de oro....
Ministros. Dirigentes. Primados.
Se hace larga antesala. Nobles de much monto esperan largamente. Existen
sels, slete, ocho, cien antesalasi
--Non sabedes que Francisco Pizarro estA en Toledo?
--Qu6 Francisco Pizarro?
-iUn capitAn do tercios, valeroso y garrido, que ha descublerto grandes tierrasi
-lAht tEl capitAn don Francisco Pizarro, el truxillano descubridor del Biru,
quete, fijo del coronel don Gonzalo Pizarro de los tercios de Italia y navarrinos?
-iEl mesmo que viste e calza! iViene de Nombre-de Dios, e arribado ha, non
much, a la peninsula; empero, a instancias del bachiller Enciso, e por la ejecutoria non
caduca obtenida por 61 contra los moradores del Dari6n que primero poblaror tal paraje


-67-









INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR


con el memorable Vasco Nufiez, de final tan ififausto, handle apresado, apenas puso plan
ta en tierra sevillana, por razones de deudas e pretdritas cuentas e sanciones, e'non es
la menor dellas a mi ver, aquesa que el de Enciso no se cansa en gritar e reclamar con-
tra todos aquesos que le expulsaron de malisima traza del parade nominado Darien, e
despojaron de sus barcos e de los bastimentos que le pertenecien pues le costaron sus
dineros!
--iH&llase, pues, encarcelado en la dicha ciudad?
-iY despojado!
--Y el Monarca non ha inmiscuido en-el enredo?
-iAcaso agora mesmo estA en cadena todavia; empero, como trujera various in,
dios, naturales del susoexpresado Biruquete, do el.oro rueda poi las calzadas, e a cierto
griego, hombre de .artilleria e bien fablado e muy much despierto, que ha formado tal
ruido,-tamafia barullada, escAndalo tan grande y resonado, que se ha armado el cotarro
popular en la dicha Sevilla y hase extendido y propalado, cual reguero de,p61vora en
luminarias de artificios! -
--Y ha legado a la Corte?
-iOtro que tale! iEl populacho, con las mientes ahitas de fazafiosas aventu_
ras e leyendas doradas, nombres de tierras prodigiosas e db heroes fieros; el populacho,
que llorara la muerte de Balboa -dendstando a Pedrarias, e que acaba de recibir, no ha
much de ello, al gran conquistador Hernin Cortez domefiador del pueblo azteca, con
grande aplauso y regocijo, hase indignado de tal suerte, murmurado ha de nodo, repu-
diando tamafias injusticias contra los valerosos capitanes que amplian e dilatan los do,
mefios de la corona de Castilla, que la corte ha parade el oldo e el propio emperador a
nombre de su madre dofia Juana dispuso, que sin perder.momento le dieran libertad.
reponiendole todo lo que quitado e embargad61e habia la justicia de Su Majestad por
instancias de Enciso,' el cual, odiado y denostado del peor modo, tuvo, de huir o de
ocultarse!
-4Cosas se ve, caballero fidalgo e gentilhome, por los tiempos que corren, muy
extraiias por cierto, e nunca antes de agora el I$opulacho atrevi6se tan levantiscamente-
a dar salida al descontento; e vosjuro, caballero fidalgo e. gentilhome, que por muy ma.
la-senda nos conducen los consejeros de Su Real Majestad y la Corona de. Castilla, pa-
bulando el deseo de la plebe, apenas expresado! iDia vendrA en que dispondrAn de la
Corona e por propio designio, escogitamiento u elececi6n, tildaran .a su Rey, e mpstiaran
la tiesta que. debera lucirla, porque mAs les pluguiere o halagare dijo un Grande de
Espafia, amojamado y vejanc6n, con muy adusto cefio y ademAn indignado.
Continuaban los dialogos en el vasto sal6n-o antesal6n del palacio real. Los
cortesanos, caballeros, fidalgos, gentilhomes y personas de much pergamino, entire los.
muebles taraceados, solemnes, suntuosos cortinajes pesados de felpa granoscura, pisan_
do gruesa alfombra peluza, interminable, de flamanquina industrial; ante los grandes
cuadfbs de recargados marcos que muestran los retratos de aicestrales varones, estira.
dos en tiezas aposturas, rostros duros y oscuros, y gestos antipaticos de mandones sefi-
ies, ricostipos.... conversan los sucesos del dia, comentan, chismorrean.
.-Cierto que HernAn Cortez vino por defenders de lenguaraces y malsines,,
que indispusidronle en la corte?

68 -











E L C 0 R R E 0 I 0 R


--Es lo que se barrunta!
-iMas, diz tambien, que fizo tal efecto al Monarca su gallarda apostura, porte
noble y altivo, buendecir e sesudas razones, que tornard, con grande pompa e honors
merecidos a su Gobernaci6n de tierra firm, MTxico, o tierras aztequefias!
-AE de Pizarro qu6 se fabla?
-iQue tornara a su vez como merece, con honors e fama e granjerias dignas
de sus fazafias e de la empresa acometida, pues que tales varones impetuosos dan ruti_
lancia a la Corona, que ha menester de aquellas tierras e sus grandes riquezns! ,
-iQue le cuestan bien poco!
-jSalvo el empefiamiento tan felice del cofre de Isabel e sus alhajas. cuando las
carabelas de Colombo!
-iDesgraciado Almirante!.....


;l*

Juan de Candia, venido con Pizarro a la peninsula, ha promovido tales escan_
daleras, que Pizarro esta libre y le han devuelto su equipaje y sus cortos dineros.
Con sus indios, muestras y novedades, viaja ahora a Toledo-.
Suena su nombre en la peninsula, dorado por el fantAstico reflejo de los chorros
de oro legendarios del Perd o Biruquete.
La gloria le propala. La fama le precede.. Es popular.





Ya ha llegado a Toledo don Francisco.
Ya ha abrazado, primero, al gran Cortez, a don Hernan el capitan, su viejo
conocido desde Santo Domingo, afios lejanos.... Hanse abrazado fuertemente los dos
hombres tremendous.
Don HernAn tiene much expei'iencia de las traiciones, disgustos, trampas y en-
crucijadas que el triunfo proporciona.... Aconseja a su amigo, largamente:
--iTino, tino, capitan don Francisco, e much ojo; e non vos olvidedes de lo que
dicho tengovos: prevenide papeles, titulos, legislayas, reales 6rdenes, que si vos sale buena
vuestra empresa, vos haran concurrencia, surgira la codicia e vos disputarAn lo que, con
muchas penas e trabajos logrades conquistalles a los indios!
Ya se abrazaron fuertemente los dos soberbios capitanes....






Agora, han.lUegado desde lejos, a saludalle y abrazalle, don Hernando, su legi,
timo hermano, a cuyo lado bregara cuando mozo en las guerras navarras y en Italia, y


- 69 -











INGENIADO Y ALE)GRE PORMENOR


sus mozos nermanos naturales, Gonzalo y Juan. Pizarros ambos y a quienes vi6 de
chicos....
Aventureros de los tiempos perdidos que lucharon con 61 en las batallas del vie.
jo continent o en aventuras olvidadas por la conquista de las Indias, vienen a verle y
saludarle....
Ya le ofrecen dinero de prestado, a temible interns, comerciantes judios presta-
meros de nariz guadafiosa y luengas ufias....
Viste muy buena ropa don Francisco esta vez, y su luengo capote de amplios
pliegues es de pafieteria de lo mas acabado y lo~mAs fino, que se asienta muy bien a
los hombros robustos y a su espalda aplomada; es de un color oscuro muy de uso en la
Corte, asi como de castafia, y le entona muy agraciadamente.... .El rudo capitan; muy
cuidado y pulido, aparenta grande soltura y gentlleza y muy buenos modales, y es se,
ductor y fino y-cortesano, y muestra much gracia y seducci6n. Fabla con gran empa.
que, fAcil verba y palabras muy buenas para el caso, que lisonjan y emboban y dejan
gran placer en quien las oye....

*
*

Ya don Francisco habl6 con Carlos V.
Casi llora el Monarca, a todo moco, oyendo a don Franicisco referir sus desgra-
clas y sus grandes contrasts, penurias y fracasos; empero, casi estalla de alegria cuan.
do narr6, muy patrafioso, los triunfos conseguidos, y rio muy alegre con algdn episodio
que invent61e, y se exalt6 de orgullo cuando aludi6 a la gloria.del Monarca y a la dilata.
ci6n de sus domefios, y a caquinos reia doblando el real abdomen con tal o cual donaire,
y se exaltaba y disfrutaba con las amenas descripciones que de esas zonas le pintaba....
IY le di6 lo que quiso y mand6 le firmaran lo que pligole, y le llen6 de honors
y de titulos y de amarillos pergaminos!

*
*

Don Francisco pens6 que mejor era tomar sus predauciones desde ya, que espe-
rar contingencias....
iSe aduefi6 de los titulos, honors y poderes y si no le ech6 mano al obispado
pedido para Luque, fue porque malvinirale al soldado la morada sotana de tal cargo?
Cortez le habia dicho:
-jTino, capitan don Francisco, e non vos descoidedes de los poderes, precaucil.
nes e titulost iHabrAn de disputarvos lo que es vuestro,. e tendreis trapizondas!


*
*


-TO-











E L. C O R R E G I D O R


-;Tino; tino, capitin don Francisco,


e much ojo e non vos olvidades de lo que dicho
tengovos!


ZY para su socio, el buen tuerto don Diego, leal amigo y animoso soldado, qu&
pid6 don Francisco?
iPidi6 la te6rica Alcaidia de la no menos te6rica fortaleza de Tumbes!....

*
$

Agora, don Francisco, con dineros prestados, honors, grandes titulos, fidalgo y
caballero, gloria, fama y renombre, quiso viajar para Truxillo, el terrufio native que nun_
ca mas mirara desde aquel dia triste tan remote en que fugAranse los cerdos de su padre
y senior, coronel don Gonzalo Pizarro de los tercios de Italia con el Gran Capitan....
iQu6 felice retorno vive Dios y qu6 distinta resultaba la gente para 61,
coimparada a ese entonces!
En el mes6n de agrietadas paredes, parloteaba la gente:
-iEs Paquete Pizarro, Paquetillo, fijo de don Gonzalo, cue torna de las Indias
rebozando doblones!
-iHa conquistado el Biruquete o la tierra del oro, pues diz que andan rodando
por el suelo, las doblas, en aquellos parajes!
-iHabria que mirallo y-sopesallo!
--Viene de Adelantado, CapitAn General, Gobernador, Pidalgo e Caballero!
--iY es de la orden de Santiago!


- 71 -











INGENIADO Y ALEG RE PORMEN OR


--iPues debedes saber dijo un vejete, por lo bajo, y con grandisimo miste-
rio que, cuando mozalbete, el tal Francisco, Paco, Paquete o Paquetillo, era pastor de
cerdos de una piara que su padre tenia en este pueblo, por el lado de alla, en Id escanmL
pado, como a la media legua castellana, donde se corva la carretera real al salir de
Truxillo: e yo lo s6 porque lo vide y conocie; y debedes sabello, aindamAis, que clerta vez
se le fueron los cerdos, e por miedo u quidn sabe, se fug6 detrAs dellos: yo lo sable....
dende entonces non viene a la cibdade!
Y murmur6se much acerca de ello....


** *

La capitulaci6n firmada por el senior Adelantado don Francisco Pizarro le obli
gaba a levar en Espafia cjento y cincuenta hombres, tales y cdales condiciones, y seis
meses de plazo para tornar a Indias.... DificultAbase la cosa y el Gonsejo de Indias
sospecliaba de trapizonderlas por parte del ya eminente personaje.... Por de pronto.
don Francisco mand6 a Nombre-de-Dios, como unos veinte hombres que -contaran
los titulos logrados, a fin de que se detuviera la codicia que podria surgir por Biruque-
te.... Cierto que si: el-malignisimo 'Pedrarias, molestaba. Don Diego, con graciosa
malicia, much soearronada y grande \vista, habiale quitado por mil doblas al citado
Pedrarias, su participaci6n en la conquista, y en los provechos, granjerias y todo lo que
de la tal se derivase. Tal sucedi6, cuando Pedrarias iba a salir de Panama, sostituido
en sus funciones de esa Gobernaci6n por de los Rios.... ApenAbase ahora el tal Be_
drarias de la redada de don Diego, tan mafiero y sabido en ocasiones, y sumamente ira
do, arrepentido de su falla, quiso apresar y encarcelar a de Ribera y Ruiz, que por en_
cargo de don Diego fueron a Nicaragia en son de enganche.... Salv6les la Ilegada opor .
tuna de los comisionados por el senior Francisco.... Bueno.... El Consejo de Indias habia
dado orden de visitar las naves de Pizarro que se alistaban en nfmero de cinco, prontas a
partir de estampia en el primer disgusto, pues el dicno Consejo tenia decidido cancelar
ei convenio, si no ajustAbase a sus clausulas la remolona expedici6n.... Sdliolo don
Francisco, y en el acto, dejAndoles muy bien tramadas instrucciones a los que se queda_
ban para luego seguirle, mand6 levar las anclas del navio en que iba, y escape a espeta-
perras.-...
Estaba calmo el mar, trasparentado el cielo, maravilloso el tiempo, y propicia
y feliz la ventolera, ese dia encantado.... mas, de pronto, junto con las malas noticias
se descompuso el tiempo y torn6se col6rica la mar....
-iNon te marches Francisco que puedes remojarte! le aconsejaba don Her
nando.-. iEspdrate Francisco que se componga el mar bravio ....! iTodo se arreglara,
Francisco ermano, non te expongas a cuitas evitables....!
-iNon, hermano, non, non: evitemos trifulcas: te espero en la Gomera, en arre.
glando los papeles!
--iAbur!
-tQue Dios te acorra!
-iBuen oido te preste!


- 72 *







E L C O R R E G I D 0 R





Alguaciles, gentes de Lonja y polizona, funcionarios, corchetes y tizoneros han
venido hace un rato y registran las naves. La gente va incomplete.
-Qu6 es del Adelantado?
aDo el resto del enganche?....
-ijParti6 con el Adelantado, Capitin General, Gobernador de los reins del Pe-
ru, don Francisco Pizarro, Caballero del HAbito e orden de Santiago, mi ferniano y se.
fior, non'face much; y, a poco que apretAredes el paso, sefiores vigilantes, le hubidredes
fallado, con much gusto dl1, seguramente, tanto como es el mio; empero, hame dejado
6rdenes terminantes de prestar, a vuesas mercedes e personas que tales, la mayor acogi-
da e atenciones que me habedes merced de consentir....!
Genuflexos qued&ronse los tipos ante la galania....
Los corchetes, longistas, alguaciles, polizones, tizones, funcionarios, y gents de
olisqueos, se sientieron felices con las buenas razones del caballero don Hernando, que
era de much halago, lisonjista y de grato parleo, cuando le convenia, y se fueron
tranquilos....
Era en 27 de Enero de mil'y 530 afios. El dia 19 escapara mi senior don Francisco.
Interrogados los religiosos dominicds que en el pasaje iban, si era verdad todo
ello jotro si digol respondieron que si, judicialmente.
iBenemiritos padres dominicos y que bien se la hicisteis! iY .que valor que tuvo
vuestra aseveraci6n, y cuanto monto en la aventura!.... iEl os lo pague!
Zarparon los navios....
iLa Gomera. ved: alli estA la nave del scfor don Francisco salida del atrenzo!
iBuena suerte!....
*
*

iSanta Marta!
--Arribamos Francisco?
-iLas noticias son malas e la gente se apoca!
-GE se desgranaria, lo barruntas, verdade?
-iNon lo dubdades!
iAdelant'!* iProra a Nombre-de-Dios!..:.


4

iEndemoniado Atlntico!
iMar ockano infernal!
iDesaborido, traicionero y coldrico pielago ariscado malgenioso, como el viejo
Pedrarias cuantos navios te has tragado desde la c6lebre aventura que iniciar Co-
lombo en Palos de Moguer, va cuasi medio siglol

73 -






INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR

iPero, no importa, ante el empuje de los hombres del mar y de sus blancos tra,
pos ligeros patillos incansables sobre sus cascos levesl....
iOh, domefiadores mariners tenaces!
iAh, fieros lobos de mar de rostros rudos tostadoe por el sol quemador y las
racnas yodadast
IUh, mariners valerosos, de ojos azules pintados por los tintes del mar y las
tintas del clelo, devoradores de norizontes!
IEh, mariners, audaces corazones, brazos de acero, cabezas pajareras coio los
alcatraces!.... +
ZC6mo habeis aprendido a burlar ese monstruo que espumaja de rabia y alborota
sus barbas respetables y sus grefias canosas, impotente de ira, cuando surcals sus hondas
cantando canciones mariners de t6picos portefios, e hilvanando el gracioso recuerdo de
la mujer sonriente vista una tarde antigua en pals olvidado, dejado para siempre jamas
nunca'volver....

*

Van y vienen las velas,
Traen. Llevan.... iLlevan y traen todo lo trasportable, o 1levable y tralblel
IYa las naves no se hunden como antaflol
iNo, ya no .
Hay gran comerclo. Hay ajetreos. Hay idas y venidas y tornadas en los puer.
tos atlantidos.
Y tambidn ioh, si, clarol hay bandidos del mar: atracadores del oc6ano,
que despojan navios, acogotan y matan.... jPor qu6 no? (
Islas y vericuetos, archipdlagos h6rridos, temibles, del Atlantico mar, se infes-
tan de pirates.
iAh, los ingleses.... los ingleses, ah, oh!....
IMucho cuidado con los marines de Inglaterra comerciantes de Indias que
atravesals el piilago en pos de esos mercados much cuidado, que los sefiores marine.
ros ingleses, tan entendidos en achaques de mar, est&n resueltos, desde ya? listos al abor.
daje, a regalarle el mar integramente a milady, la Reina de Inglaterra!
a
..* *

iNombre-de-Dios
INavios a la vital
iClnco sonl
INo, son seis; cinco armados en guerra y uno de pasajerosL
Bueno lque sean selst
S


-74-








E L C O R R E. G I D O R


jPuerto
iEs el Adelantado don Francisco Pizarro!.... IHombre.... hombre!
Circula la noticia. Novedad en la costa.
SMuchas naves, al pairo, se mecen en Ia rada. Canoas y botecillos van y vienen.
Gran barullo. Gentio.
Un viejarraco tuerto, pequefiin, algo enjuto, pero muy, tieso adn, y un clsrigo de
porte, ban llegado corriendo, muy agitados y nerviosos hasta la playa espumadora.
-iEs Pizarro!
-iEs Pizarro!


*

Aplausos. Grande grita entusiasta. Abrazos y palmeas. Zumba de parloteo.
Alegria. Disparos de arcabuces. Ha pisado su plarita vencedora, don Francisco y.los
suyos, tierra firm.
-iQue viva don Francisco Pizarro!
-iVivadaa, vivaAaal

$
*

Pregunta don Hernando:
--Qui6n, 6se vejestorio malcarado y sin ;jo que te importuna tanto, hermano
don Francisco?
-iEs mi socio don Diego!
-aTal, el de Almagro?.... INon me plugo su modo de tratarvos, hermano don
Francisco, qu6 confianzudo es!


*

Ya don Diego se encela. Ya sus amigos le enemistan:
--Qu6 vos trujo, don Diego?
-ITodo fue para 1!
-IEs tin logrero e p6simo foll6nt
-iE aquese grandull6n, que su hermano se dice, mala pecora es!
-iDe cuidado andaredesl
-iCodicioso es el tunol
-iPor poco non birlara el obispado a don Hernando el curai
-IDe poderlo lucir se lo arrancara!
-Imra de Diost
-IQue mal rayo lo parta con toda su compafial
-iLo que es yo, non me parto con semejante tropal

75-






INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR


-iNin yo!
-iNin yo, que es cuerda de bergantes!
-iTened, tened las lenguas les decia don Diego non malogrades lo que
haya menester de composturas, y entodavia puede lograllas y salvallas!





Don Francisco razond tan de lujo a don Diego de Almagro, que el buen natu-
ral del magnifico tuerto se aviniera al suceso, si los hermanos del citado no empeoraran
la cosa con sus fanfarronismos y altivezas.
Ya parecia que los antiguos socios rompian la compafia. Y hasta, segin decia
se, don Francisco comenzaba a tratar con de Soto y con Ponce, ambos Hernandos, ricos
sujetos de Le6n de Nicaragiia.
Empero, don Gaspar de Espinoza y el de Luque supieron arreglar de tal modo
el entredicho, que todo se allan6,-deponiendo don Diego su hondo resentimiento.
Pizarro comprometi6se por su part a no pedir nada para si, ni para Sus her.
manos, hasta que se consiguiera en favor de don Diego una gobernaci6n que comenzase
donde acababa la de aquel, y a repartirse en igual proporci6n todo rescate o troncha....
entire los primitives asociados.
Como en tiempo anterior, Pizarro parti6, con tres navuchas, a principios del afio
31. Llevaba ciento y ochentaitres hombres de armas, caballada, armas y municiones,
vituallas y trapio. Almagro se qued6, para allegar refuerzos.

*
$' *

Hay viento favorable. Es la ruta soledosa de aptes. Pizarro va en el puente,
pensativo, clavando el horizonte con sus ojos de halc6n. JPiensa don Francisco Pizarro.
En Espafia ha intentado aprender el alfabeto. A leer y escribir. Poner su firm, cuan-
do menos.... iNo pudo: muy dura estaba la mollera del senior don Francisco, para ello!
Pensaba don Francisco en aquel pergamino misterioso que encontr6 en un an.
clote flotando en el Pacifico. iNo entendia palabra! iTrataba de aprender r leer solo
por descifrarlo!.... Lo condujera a Espafia en su viaje fecierte. Consult con un fisi.
co, hombre de gran saber. Solo sac6 en limpio que, segfi 'dicho fisico entendia, bebida
destilada quiere decir pasada en alquitara o alambique, y que ciertos sabfdores arabigos
nombrados alquimistas, DESTILABAN elixires de vida, kteres y sustancias en tales al-
quttaras y que, posiblemente, esas bebidas esterilizadas, destiadas en "LA' PUREZA",
como decia el pergamino, Ilamadas Pasteurina, Vita CruschPeri Dry, Tonikola, Jinger
Ale y Polo Water, serian elixires que en tierras del Peru se destilaba....
Don Francisco no qued6-satisfecho con esa explicaci6n y seguia pensando, mu_
cho, en ello....

.


- 76 -








E L C R R E G I D 0 R

i.Bahia de San Mateo!
Hombres y caballos marchan por las orillas. Los navios costean a la vista...
Adelante. Adelante.
4Dificulltades? iAdelante!
iEsta es la tierra de Coaque, rodeada de montafias!
,Los indios, esperan tranquilinos y en paz. .
Ya la march es hostile: el pueblo queda a saco: Sangre y fuego.... EspAntanse
los indios :pavoridos, como era natural.... iBotin!
El cacique, escondido, es encontrado. Se le acogota.... LAh, te escondias, pi.
carazo? ;M6tanle palo o que abastezca a los'soldados! Vienen los indios. Abastecen.
Coscorrones, patadas. Ya se fueron los indios. Pa no tornan.... Hasta veinte mil pe-
sos de oro y su piqu6n serian los sacaldos de'aquello, sin incluir las esmeraldas, malogra
idas por el consejo pinza de fray Reginaldo de ledraza, el ingenioso dominico:
-Las esmeraldas buenas decia fray Pedraza las que de veras valen, son
much duras de romper, mas recias que el acero; tradmellas ach y vos probarellas a
martillo....
-iNon se las des decian los soldados non se las des, que socapa de proba.
Ilas, el maldito frailete se las encasullaba: yo lo vide; non las soltades compafi6ri!


a *

4'Ya sacaron el quinto para el rey, mi sefor tesorero don Alonso Riquelme, linda
pieza?
ZYa sacaron el quinto, mi senior escribano Pedro Sancho, y vos don Juan Alon-
so y vos Domingo de la Presa, escribanos de Su Majestad, de aquellas esmeraldas y pesos
de oro quitadas a Coaque? iY de las esmeraldas que el revereidap Reginaldo se guard
en-las faltricas, se ha extraido, sefiores escribanos y senior tesorero, la'iuinta pjara el
rey?
S4efiores veedores Garcia de Salcedo y otros tales, vides'ya lo del quinto.:..?
:iBueno, bien!

i


jiAdelante, adelante!




-iNon, mis amigos, qued6monos aca! dijo Pizarro.
Dos navios fueron a Panama y el otro a Nicaragia, para mostrar lo conseguido y
.seducir nuevos aventureros. Don Francisco escribl6 u hizo escribir, pintando con colored:
maglifficos la pr6xima fortuna....

-77-








INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR

Enfermedades. Fiebres. Penas. Calamidades. Muertos y muertos..,.
iCinco.meses, seis mess, siete meses
IUn navio a la vista
Bastimentos y armas y oficiales reales salidos de Sevilla despuds que don Fran,
cisco. Precisamente, el seflor Tesorero don Alonso, suso citado e invocado, se venia con
ellos....
Se alentaron, muy much, los cuitados; y mAs, con la noticia de don Diego, que
tardaria poco.
jAdelante, adelante
Cabo Pasao y los Caraques.... An6nimas comarcas.... iPuerto Viejo, frente a
Isla Puna, propincuo a Tumbes: las puertas del Perti
Indursiones, pacificas o belicas, una tras de otra aque mas da?

*
*

jHa ilegado Sebastian BelalcAzar y treinta voluntarios!
Vienen de Nicaragtia. Confianza y regocijo....
-IPoblemos Puerto Viejo!
--iEl senior capit&n tiene su idea....
El senior capital piensa echarles los indlos de PunA, enemigos mortales de los
tadlos de Tumbes, a los indios de Tumbes.... ademds, piensa echar a los indios tumbe,
sinos contra los indios de PunA.
iC6mo saldrA todo eso?....
'Se gana la confianza del cacique. Tomala es el cacique de PunAt... Y una no-
che, le lanza a los tumbefios y le cortan el cuello a los punayos. Los punayos atacan, a
au vez.... Pdsimo rato.
-ITralgan a TumalAl
rIaen a TumalA.
-IAlevoso grades Tumala, e vate a costar carol
-INon es mia la culpal
--IImp6n la paz, o te retorceremos el pescuezol-
No quisieron los indios hacer paz con personas tan de poco confiar. Pesimo rate.
'El pescuezo de Tumala corre pellgro....




Llega Hernando de Soto. Dos navios. Infantes y caballos.
Soto es hombre sereno, ponderado, sesudo. Se le habia ofrecido en Panama,
caso de intervenir en la conquista con los elements importantes que podfa aportar, la
tenientia general, Empero, cuando junt6se a los Pizarro, ya don Hernando investia
el dicho cargo.
Soto mostr6 esa vez, como en tanta ocasi6n.,mucha templansa y recto juicio,


- 78 -









EL 0 R R E G I D O R

4que le granjearon la estima y simpatia de espafioles e indigenas en cuanta empresa in,
tervinlera, considerAndosele, de facto, el segundo de entire los jefes y cabezas.


*

Adelante.
ITumbes oh, qu6 sorpresa en esta vez Tumbes los recibe a la diablat
Beligerancia. Guerra.
jLos aliados, los servidos de ellos contra sus enemigos de Puna, se les tornaban
enemigos!
iC6mo, qiue sucedia? 4No fueron, hace aflos, tan excelentes los indios tumbe.
sinos? NNo los habian acQgido con tan gratas maneras?
IAh, la cosa ha cambiado, soldados espafioles! jEs que ahora vosotros vais de
asalto, saqueando y apaleando, robando y destruyendo! jEs por eso, soldados espafioles
que sols mal reclbidost..... .E con raz6n sobradal


*

Desembarco conflado de espafioles en Tumbes. Alevosia de los indtos, que les
sacan los.ojos a todos los que pueden.... IMiserables....!
Caballada de Pizarro y de Soto. Arremetida. Fuga de indios.
La ciudad, es muy otra a -la de antafio. Yace, destruida y quemada en grande
parte. Son consecuencias de la guerra con los islefios de Pun....
Sometimiento...
i'Pacificaci6n!....
iCristianadural



Es de noche. .Negra y errada noche, como boca de lobo.
En espera de Soto, que .ncursiona hacia el fondo por mandado del seftor capl-
tn, Adelantado don Francisco Pizarro, la tropa pernoctarM esa noche, todavia, en el po.
blacho conquistado.... Paciticado, Tumbes comienza a repoblarse. Hace dfas, los na,
turales espantados ante la arremetida, empiezan a confiarse. Muchos retornan. Nu-
merosos, reinlclan sus areas. Los campos de verdura son atendidos nuevamente por
sus cultivadores.
Es de noche. Negra y cerrada noche, como boca de lobo.
'En la plaza, en torno a las fogatas, las falanjes de guardia del invasor acampan.
Centellean las corazas y armas. Las hogueras proyectan sus voraces lengtietas incita,
das contra el metal bruflido de las sonantes armaduras guerreras, que devuelven csnde,
las cegadoras, y en la negrura densa de esa noche cerrada, los hombres asemejan incan-
didos demonios gesticulando en las tinieblas infernales sin fondo....







INGENPADO Y ALEGRE PORMENOR


Una que otra lucecilla perdida en el poblacho salpicando la inmensa cercadura
sombria, anunclan la vigilia de algunos, mientras que todos duermen.
Desde lejos, viniendo de lo alto tras larga correria inquiriente hasta las serranias,
Soto y sus tropas, alzadas las resinosas antorchas encendidas, hacen un alto al ver
alla, en la gran lejania oscura y trdgica, como el ojo de fuego del misterio, conb gota.
de sangre, roja mActila o prendido rubi, en un severe terciopelo luctuoso que todo lo
envolviera, el tach6n de la plaza de Tunbes do acampan las falanjes de guardia...



Estamos en la tienda del senior capitAn, Adelantado don Francisco Pizarro;
Prendido en alta pica, arde un tach6n. En el centro, una ristica mesa de industrial
lugarefia. Un tintero, tamafio; plumas de ave embutidas en una pendolera.
Ante la mesa, a la luz de un candil, cierto hombrote de rostro endurecido, tosco
e inagraciado, describe con premura.... En un rincon, una tarima, que luce cobertores,
de variados colors tejidos tumbesinos en revuelto desorden.... Hacia el muro del
fondo, sentado a un taburete, la cabeza barbada echada atras, recostada en la quin.
cha, aparece don Francisco Pizarro. Sobre el t6rax robusto, en torno al cuello recio, un
blanco lienzo o pafioleta, A su vera, un hombrecillo repica unas tijeras con la diestra:
en la siniestra luce un peine de insospechado porte.... es el senior. barbero, itanto gus
to!, de la empefiosa expedicl6n: gran charlatan, prolijo noticiante, chismorrero de cuen-
ta, pdjaro de la laya; y curandero temerario, magiier muy afamado entire la soldadesca,
que lo mismo les compone pelambres, o les aplica cataplasmas. les propina potingues,
jeringatorios, pocimas, pilulas, sudorantes, meatorios, polvillos, sirupazos; como los em
badurna con ungiientos o muy suelto de huesos tAjales los cogotes, porque les salga
el humor deletdreo, en copiosas sangrias, a les endilga tin vomitivo.... Es hombre que
entretiene al senior capitin, Adelantado don Francisco Pizarro, quien Se complace en
escucharle cuando esta de humorada, que no es caso corriente. Entonces don Francisco
se acuerda de sus grefias. Se acicala y hace venir a su barbero, que goza de ascended
cia y de privanza ante el Gobernador....
Ya lo sabe la tropa: -el senior capital, Adelaitado, ha mandado venir a su bar-
bero, altas las horas, a su tienda para que. lo acicale!.... iNi dudarlo: el senior capitan
anda de gozo! iMafiana, y as probado, tempranero, habrA nuevo reparto, extraidos los
quintos para Su Majestad, del p6stero botin, que es Indiviso entodavia....!
-iEn la epistola a don Diego de Almagro, decille que festine su vuelta, que non
cele de mi, e que haye present nuestra afieja'lealtade; que non eche en olvido mi dilec.
ci6n'a su persona, mi much amor por 61, e mi grande cuidado, bien seguro, en pro de
su prestaricia; mentally, asina, c6mo me ocupa e me desvela su dignidade, honra y pro_
vecho; que vuelva, como antafio;'como el antiguo compafi6n de fatigas; que lo mio es
de 61, e que nunca jams de part mia habra desabrimiento! dijo el Adelantado, dice-
tando a don Hernando, en tanto su barbero le arreglaba el pelaje.... y agrego:
-i1Pnello, poi0ello hermano mio, que sd lo que vos digo!

C *


- 80 -







E L C 0 R R


E G I D O R


Torna de Soto con su tropa y. grande impeinoenta: tradee oru! ...


A la puerta de la tienda que alberga al senior capitan, montan guardia dos sol,
dados en arenas.
Rato en rato, rompe el silencio negro de la noche dormida, un gritd miliciano

81 -







INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR


de alerta, que centinelas de la sombra repiten, cada vez mAs lejano, perdilndose, apaga,
.do, en la oscuridad, fire y espesa....
Cen-tinelas-a-lertas
-i.... tinelas-A....
-1 .... 1--eer-tas....
Oritan lechuzas.

*
*

Era a mediados del mil y quinientos treintidos: afio de gracia.
Torna de Soto con su tropa y grande impedimenta: Itrae oro!....
Don Francisco quiere recompensarle de la jugarreta que le hiclera birlAndole la
4enientia que ofrecidole habia en PanamA:
-ILa encomienda de Tumbes, tengola reservada para vos, valeroso compafiero
de Sotol
-i....I contest el ponderado don Hernando.
Narra de Soto, amenamente, las incidencias de su march:
-jAdmirable pals, mi capitan, visluimbrase diligencia, much industrial, orden e
pollcia: grande adelantamiento! iHobimos de pelearles, amenudo; empero, como vieren
,que dramos harto duchos en el beligerar, se nos rendlan e acatAbanme e me otrendaban
cuanto habie! iE vos juro, mi sefior capitAn, don Francisco Pizarro, que pasmados ha-
b6monos, cuando llegados a las cumbres heldas y riscosas de los altos parajes, en las sie,
rras, vidramos un camino, que es de Cosco hasta Quito, diz que diz, e que mejor e de
mins Injo non los falla(es en Castilla! iEs con pledra labrada, e muy cuidado, fecho por
-el rey destos reinos, el Inca Huayna, Capac, diz que diz!....


*

Ahora estAn las huestes del seftor capitAn, Adelantado don Francisco Plzarro, pi,
sando tierras de Tangarala, treinta leguas alejadas de Tumbes.
A velnticinco leguas, por camino hacia el mar, es puerto Payta, do las naves
esperan...
San Miguel, es fundada: primer asiento castellano en tierras del Pert. Mas, el
.sito no es bueno, estA probado.
Hay traslado del pueblo.
Por ahora se asienta a las orillas del sobrio riachuelo que corre por all: Piura,
diz que lo nombran.
-IE si Piura se nombra el riachuelo; Piura, bauticemos la puebla: non vos
parece?....

*
Salen los barquichuelos. Llevan a Panama los gordos quintos que tocaron al


-82-








E L


CO R R E G I D 0 R


Rey, muestras de lo bueno encontrado, y encargo de apremiar a don Diego, a quien es-
cribe don Francisco muy carifiosamente, y de traer refuerzos.
Antes, hubo reparto de botin y de tierras. Encomendaje y partijanas....

*
*

Don Francisco detilnese. Se afinca. Quiere indagar mejor las costumbres, los-
hdbitos, las fuerzas de las tierras que holla, y el poderio y resistencias de los sefiores del.
Imperio.
Sabe ya de los pleitos en que Andanse los herederos del Inca Huayna Capac,
poderoso sefior....
Diz que diz, que el Inca Huayna Capac dividiera sus tierras: Quito destin6lo a
Atahualpa, hijo bien amado de 61, habido en Pacha, la princess mds oven y agraciada
del Reino de los Sciris, hija de su uiltimo monarca; Cosco, fue heredado por Hudscar,
legalmente, pues era natural sucesor de la poderosa dinastia, segunda del Imperio, que
fundara Inca Rocca, el genial huanancusco que derrib6 a Yupanqui: constructor del.
Incario....
LEs possible semejante dislate en tan habil monarca?
iDiz que si!.... iDiz que el Monarca estaba viejo cuando Pacha era moza, muy
lozana y garrida, y que era tan graciosa y zalamera, afectuosa y tan ducha.... que el
senior Huayna Capac disfrutaba muy much en su compafia, y que plugo mejor vivir en
Quito que en sus palacios del Oynbligo....! iPor eso, am6 a su hijo, al que le di6 la rciri,
muy preferidamente, y le dej6 el dominion de las tierras quitadas a sus antepasados, los
de su hijo, sefiores de los.sciris!
iDesbarr6 Huayna Capac bcmo no como desbarran siempre, y habrAn de
desbarrar toda la vida, dice un viejo decir incanatefio, los hombres que abren el coraz6n
a la perfidia femenina, suave como la piel de las guicufias y traicionera como el puma,
y se dejan influir por sus cariclas en las cosas de Estado, que han menester de sanos.
juicios!....


*

-IConviene que partamos, hermano don Francisco, ved que si afincamos por-
aquende, los indios maliciarAn que les tememos; ademds, non aseguran que el de Alm..
gro premedita adelantarnos en la empresa, que de ello se precia e face gala, e que levan.,
ta tropa en Panama con tan ruines prop6sitos, alevoso e traidor! dijole un dia Her-
nando al capitan.
Medit6 don Francisco.... Arrug6 much el ceflo, y dando uh manotazo podero,
so contra el tablero de la mesa, derramando la tinta, y la arenilla, respondli de esta"
suerte:
-iBlen pensades, hermano don Hernando, bien pensades, que vivimos como vi.1
Ilanos temerosos, en regalado ocio e muelle emperezada!


-83-








INGENiA)O Y ALEGRE PORMENOKR


-iLancemos nuestras tropas prontamente, -hermano don Francisco, contra las
.huestes de Atahualpa que acampan por agora descansadas en el pueblo nombrado,Caxa-
malca: apres6moslle, e todo sera nuestro a lo que me imagine, e pues non somos hartos,
son muy d6biles aimas las del Inca contra las castellanas!
-iProbado es!
-iTremanr aquellos, pavoridos, hullendo a la caballeria, e tapando el oido a la
tronada de nuestros areabiuces!
-iProbado es!.... iBien, don Hernando, hermano, reune a los tententes, e que
kdispongan lo oportuno! .iMafiana iniciamos la march a Caxamalea!


I

'24 de setiembre de 1532.
iA Caxamalca!
Ciento setentaisiete hombres de guerra: sesentaisiete de a caballo y ciento diez
a pie. Alguna artilleria. Impedimenta.
Salen de Piura, a Caxamalca, caballeros y peones e indiada de carguio algana
mujeruca y various frailes.... ivan, con tan poca fuerza y tan cortos recursos a la cam,
:pafia m&s famosa que miraron los siglos!....
AAquellos hombres, locos, almas de aventureros temerarios, iban a conquistar
tranquilamente como quien sale de paseo un fabuloso imperio; a veneer podero,
Eos ejrcitos brillantes, a convertir en paparruchas una civilizaci6n vieja y maravillosa,
a saquefr un gran reino organizado, a pescar un botin sin precedentes en el pret6rito
abstoriable, a domefiar un mundo, a ensefiorearse por sobre el, orgullosos y altivos, acogo-
tando su monarca y hacienda trizas sus classes dirigentes, con tan misera tropa y tan
parcos atrenros; en menos tiempo de lo cue canta un gallo: todo en un periquete, o cosa
.asi! jQud les parece a ustedes?




i Caxamalca!
El Soberano triunfador, Atahualpa, con sus hombres de armas,'sus mujeres, su
pompa, sus cortesanos lujo, grandeza, idolatria de los sfibditos ha venido a los
baios de aguas niedicinales que la ciudad posee, y cuyo salutifero renombre corre de
Cosco a Quito.
En el recinto de la ciudad alinean las viviendas sus paredes de piedra hhbil.
mente labrada.
Por all estan los tambos imperiales: dep6sitos del Inca, que abastecen las hues,
tes. Ese el temple, do las virgenes del Sol tejen con manos Agiles finas telas policrofnas.
Ese el palacio del Tucuyricoc, el que todo lo ve, fincionario imperial, gobernador del
.ayllo....
Afuera del recinto, verdeguean los campos bientenidos, cuadriculados, bajo un


- 84--







E L -C 0 R R E G


I D O R


;Es el ehasqui qne Ileva a Caxamalea la noticia de que los hombres blancos van a ella!


cielo sereno, entrecruzados de senderos lineales y sembrados de chozas amarillas, equi
distantes, innmuneras.... aisladas.
Flota una paz extensa por los campos.
Una sencilla vida dulce se adivina bajo el cielo ben6volo, expandida en los cam
pos.
Calma, serenldad de los sembrados, humedad de la tierra, campo abierto, sol
germinero, cantos mon6tonos del agha veleidosa, incansable, en las acequias campesi.
nas; croar de ranas al crepilsculo; gritas, frenadas de sllencios, de la grillada taladrante;
melancolia de los campos serranos con sus foros de cumbres congeladas y de nubes al-
beantes, silbos dolientes de las quenas en los atardeceres trepandb de los campos, por
laderas y cuestas, a la meseta del poblacho!.... iTodo eso y algo que se me olvida!
A lo lejos, entire los campos de verdura, las tiendas de algod6n, blancas, alegran
el paisaje: son las huestes del Inca. El campamento. Esa gran tienda roja que des_
taca, mas grande y mas altiva; sefiera y empinada, cercada por la blancura derisa de las
-otras, sin cuento, es la tienda del Inca, del senior, de Atahualpa, que descansa de la fil
ttima guerra.... y se cura en salud tomando bafios de aguas medicinales....





En el camino que asciende, desde las costas del Imperio por el lado de aca, como


- 85 -







INGENIADO Y ALEGRE PORME-NOR

una cinta serpentina, hasta las serranfas, corre aquella mafiana un indio rApido, veloci-
simo, elAstico, devorando distancias......
Cerca al iltimo tambo, sopla un silbato agudo que perform el silencio, largamente.
A la puerta del tambo, asoma otro indio usutas, calz6n corto, camisa, cabellera sujeta,
media de lana, fuertes pantorrillas redondas y silba otro silbato.
Llega, jadeante el corredor, entrega, con soltura un hatadillo que conduce a la
espalda y que, a tiempo, quit6se, y el indio que esperaba se arranca en el instante, sin
perder un segundo, yelozmente, .devorando distancias, rApido, Agil, elastico.... y se pier,
de a lo lejos, hacia el ayllu....
iEs el chasqui que lleva a Caxamalca la noticia de que los hombres blancos van
a ella!

*"


Atahualpa sonrle.
El no duda lun instant en los prop6sitos aviesos de aquellos invasores. Tiene
informs precisos sobre su indole -falsa.- Sabe -los latrocinios que cometen y los nousos
que practican. Sabe que lucen armas poderosas y enormes aparatos marines que na,
vegan la mar con velas largas.
Pero.el Inca sonrie. Conoce su poder.
Vencido Hudscar, nadie puede imponersele. Los invasores? son contados. Sabe
el nfmero exacto de los que vienen hasta 1.... Podria mandar a destrozarlos cuando
aventurasen por los cabezos de la'sierra, por las gargantas y cortes angustiosos que de-
berin pasar. Pero el Inca y senior tiene curiosidad, quiere verlos de cerca, conocer esas
armas poderosas de que se hacian lenguas mas de uno de sus sfbditos timidos que en
ocasi6n las apreciaren. Quiere.borrar el mito del fabuloso poderio que se les atribuye....
iEs tan fuerte el Monarca, tan enorme su ej6rcito!....
Atahualpa sonrie....
Manda un obsequio al jefe blanco. Bienvenidas....


ap

Asciende, asciende las serranias don Francisco, y los suyos.
jAdelante, adelantel
iArriba, arribal
Don Francisco y de Soto marchan Juntos. Lado a lado las dos cabalgaduras.
Caballos andaluces, nerviosos y valientes, de crines abundosas y corveteante andar.
Caracoleros.
-iQuiero decirvos una cosa, mi Sefior capitAn, que me corroe hace gran tiempo
e me tiene en gran cuital
-iQud es ello don Hernando de Soto?
:-Pues, vos debo decir que cuando, por mandado de vos, fuide a la sierra desde


-86-;







E L C 0 R R E G ID 0 R

Tumbes, en incursion, pacificando; cuando llegu6 a lo alto de la sierra mas ;cruda, vide
*un letrero'en unas rocas: era un largo letrero; e, magtier nan Io entendie, era cosa sabl.
*da que estaba en castellano.
--Qu6 me decides?
-jLo que oidesi
-iMas, non grades primero que nenguno pisador del paraje?
-Ansi lo suponie. E yo me preguntaba: &existen espafioles aquende? jHan
,trajinado por aquestos parajes sujetos castellanos que escribieron aqueso? iE non fallE
xespuesta convenient, mi senior capitant
-ZE qu6 declen los letreros?
-iNombres muy raros, que apuntados los truje!
-ILe6melle ese apunte, don Hernando de Soto!
-iElle act: "La Pureza" de Barton, Lima, Peru, Tipuani:'Vita Crusch, Pasteuri,
-na, Tonikola, Pert Dry, Jinger Ale y Polo Water: Esterilizadas por destilaci6n"...
-lira, Ira de Dios!
-iQu6 vos pasa mi senior don Francisco, qu6 vos pasa?
-iQue va a costar muy caro, ira de Dios, aquesta broma, 'i descaletrado que la
viene tramando, Ira de Dios.... Ira de Dios....! y don Francisco se tiraba los pelos
indignado....
De pronto, crey6 Hernando de Soto que don Francisco perdia la raz6n y com-
pungi6se much del suceso, pues pareci6le muy infelice la ocasi6n, y de p6slmo augur,
jque al jefe de la tropa se le pudriese el seso cuando en tan grave empresa iban meti.
dos, con peligro palpable de sus vidas....
Ensimism6se el capitAn, Adelantado don Francisco Pizarro, quien muy sumido
en negros pensamientos al parecer estaba, y no le iba muy en zaga a seguir el propio
don Hernando por tan sombrios devaneos, cuando acert6 a escuchar que aquel monolo,
gaba desta suerte:

-ISe me antoja career que estas son marranadas de don Diego de Almagro,
quien, confldente de la much impresi6n que me causara la muerte de Botella y de aquel
artefacto nunca visto que apareci6 en la mar en vez de e1, resentido por el poco favor
que diz le obtuve en la capitulaci6n con la Corona y los menguados titulos logrados, ha
forjado estas tretas infantiles, sospechando sin duda, torpemente, que soy hombre capaz
4e amedrentarme con imaginaciones y fantasmas!.... IIra de Dios! y don Francisco
di6 tal espoleadura a su caballo, noble _y brioso en demasia, que de no sujetarlo don
Hernando, diera estamplda tan famosa, que el senior capitan midiera el suelo tan luen-
go como era, con graves resultados para sus viejos huesos y desgraciadas consecuencias,
sin duda, para aquella denodada aventura que traian tan bien aparejada....
-iCuidado, mi sefior capitAn!
-lira de Dios, amigo don Hernando, ira de Dios.... e tenello por cierto, que
non pasar, tiempo much estirado, sin que faga escarmlentos que suenen grande ruidol
lIMs, creedes que don Diego de Almagro, ande metido en el ardide?
--Por qu6 lo sospechades, vlve Cristo?
-IVos to habedes pensado en alta voce, hace poco de esto, e asi era el disgust


-87-







INGEN1ADO Y ALEGRE P ORMENOR


que mostrAbades, como que disteis tremenda espoleadura a vuestro bruto, e dierades al
suelo si yo non lo notara y sujetallode!
-iE bien, si lo barrunto, 61 forja esas patrafias, e de fijo tiene entire la gentuza
algfm soldado adicto que le sirve en sus tretas!
-iMas, vos juro don Francisco Pizarro, que nadie de los corimigo idos, pudiera:
haber pintallo ese letrero: barrunto que ninguno sabe de pendoleos, e marchando avan
zado de mis tropas nadie pudo escribille, salvo yo, mi senior capitin!
-iSodes muy digno home para tales argucias, amigo don Hernando!
--E non pueril, mi capitan!
--Cfiyas, pues esas letras?
--Non serien de aquellos castellanos que dejasteis en tierras del Perd cuando
vinisteis afios ha?
-iBien pudiera, mas, empero, me parece entender que non sabien de escritura
ni leien ninguno de los tales!
Y enfrascados en tan extrafio dialogar, avanzaban Pizarro y el de Soto, monta
dos en sus caballos.andaluces de corvetero aridar y densas crines, seguidos de sus hom-
bres....




Ya en serrania, cercanos a un poblacho humildoso, una avanzada de Pizarro
regresa conduciendo- a un enviado de Atahualpa, a quien siguen dos indios que traen
leave carga: son los obsequios del Monarca para el jefe de las tropas fordneas.
El enviado es un indio de clase superior, salta a la vista. Su indumenta es visa
tosa y refinada y usa esas Idminas de oro sujetas por carrizos interiores al pallar de la
oreja, y que enmarcan los rostros prestdndoles muclia arrogancia y distinci6n: pakus las
nombran....
Felipillo, el intdrprete, traduce. Para el oido don Francisco, al lado del de Soto.
La tropa hizo alto a la distancia....
El Inca, diz que diz, le desea arribada felice a don Francisco y a los suyos, y los
espera en Caxamalca, donde serAle placentero agasajalles y obsequialles....
Don Francisco contest muy gentil. Recibe los regalos y los retorna, remitlin.
dole ai Inca curiosidades europeas: cascabeles de lata, unas tijeras, espejillos y una pe-
quefia bota de amontillado del mas viejo....
El enviado se march.
Don Francisco y de SOTO, en la tienda de campo del primero, i'egistran muy
curiosos los dos cofres que guardian los regalos del Inca....
Son cofres de madera, labrados con artificio primoroso.
Lucen broches de oro. Graclosas cerraduras.
Don Francisco abre uno: joh maravilla: son seis vasos de oro rutilantes con la
imagen de Inti! Se sonrie ehcantado el capitAn y los muestra a de Soto., Tambi6n
sonrle Soto....
De pronto, don Hernando, que ha conseguido abrir con gran cuidado las' cerra


- 88 -










L (1


0 ~ tR, E


1 1) 0 R


;EI cofre contenia seis artefactos de cuerpo acilindrado, gollete, coronilla cimera
de lat6n, y letrero en el vientre acilindrado, ira de Dios!-...


duras similares del otro cofre, identico al primero, palidece sibitainente, ihtensamente,
al levantar la t'tpa.... iTiemblan las manos del valiente soldado que no tembl6 jams
ante el peligro y que embisti6 sereno en cien campafias en que le iba la vida!
Don Francisco contempla ensimismado los seis vasos de oro. Derrepente, levan_
ta la cerviz, dirige la mirada hacia Hernando de Soto, y enmudece. Las palabras que
pensaba decirle se il atragantan al gaznate. Es que acaba de ver lo demudado que apa-
rece su amigo, el viril don Hernando....
--Que vos sucede don Hernando, decimello por Dios; vos acaece por fatal des
ventura contrast de cuidado? LQu6 encierra aquese core: mostramelle, mi amigo, -nos
tramelle en el acto, don Hernando, que me impaciento o me inquietades?
Don Hernando de Soto, de una pieza, demudado, tremante, no se atrevia a mos-
trarle lo que la caja contenia.
Se abalanz6 el Adelantado. Don Hernando dej6 caer la tapa. Tomo el rofre
con ademin violent el senior capitn, .Adelantado don Francisco Pizarro. Alz6 la ta
pa ioh, cielos! el cofre se le escape de las manos y se estrell6 en el piso, rompiene
do el contenido: irotos cristales, liquidos burbujeantes, coronillas de lata con diminutas
letras y pequefios letreros, seis letreros, adosados al vidrio hecho pedazos! ....
Don Francisco casi se cao al suelo. Sostdvolo de Soto: estaban pAlidos y tremu-
los, frio sudor corriales copioso por los rostros, sumamente alterados....


- 89 -









INGENIADO Y ALEGRE PORMENO R

tQu6 habian visto? jQud contemplaron? zPor qu6 tal susto inesperado? 4Qu6
guardaba aquel cofre de terrible para tal consecuencia en hombres tales?.... El' cofre
conteiia, seis artefactos de cuerpo acilindrado, gollete, coronilla cimera de lat6n y le,
trero'en el vientre acilindrado.... ira de Dios!
6Y qu6 cosa, qu6 cosa tremebunda decian los letreros.... vive Dios?
Decian estos seis nombres:
iPasteurina. Tonikola. Vita Crusch. Peril Dry. Jinger Ale y Polo Water!
Amaneci6.
Las huestes prosiguieron su ascension a las sierras, y*el susto les duraba, toda,
via, al senior capitin, Adelantado don Francisco Pizarro y a su amigo y teniente don.
Hernando de Soto....
'iEl caso lo valial....


*

iCaxamalca a la vista
jA la vista el ej6rcito invasor!
Los funcionarios imperiales, por mandado del Inca, han dispuesto para el sefior
Adelantado, sus compinches y tropa, amplias viviendas con frontera a la plaza del pueblo:
vasto recinto, holgada plaza....
El Adelantado se previene. Monta guardias. Se instala-con los suyos. Hus-
mean los contornos. Acampa a sus soldados estrategicamente....
jListo todo!....
Reune a sus tenlentes. Deliberan.... Sale una comisi6n de hombres mentados.
Los mejores.jaeces en las cabalgaduras. Los hombres, bien armados, lucen sus arma.
duras centelleantes.... Llevan la misi6n de saludar al Inca en nombre de su hubspede
y agradecerle su much gentileza; pero, de manera especial, llevan encargo de sonsacarle
y enterarse de las intenciones que cobija, las fuerzas que posee y las circunstancias en
Que anda, y pescado todo lo convenient, invitarle con fina galanfa a yantar con el Ade.
lIntado, lo mos priest mejor.... Salen don Hernando de Soto y quince de a caballo.
Marchan con Felipillo el interprete lanza .... Llega en eso don Hernando Pizarro que
torna de olfatear. Dice al Adelantado:
-iSon tanta muchedumbre de indios los que acampan abajo, que non credo de,
cuerdo mandalles tropa tan reducida!
-iVed hermano y facelles espaldas con veinte de a caballol
Salen Hernando y sus jinetes a galope tendido.


*

Acercase de Soto al calrpamento.
Los indios, sorprendidos y un tanto amedrentados, admiran la apostura del ga
1lardo jinete, la fiereza y los brios del bizarre avanzar de su caballo corvetero.

-90-










E L C 0 R R E G I D 0 R

Le preguntan qu6 los trae a su real. Felipillo intervene: trae misi6n del gene,
*ral de los cristianos,. amigo y sernidor de su Monarca, al que trad amistosisima embajada
.cordial...


*

Joven, enhiesto, muy plantado y sencillo, aunque mostrando dignidad, apareci6
profusamente acompafiado de orejones, que mostrAbanle grandisimos respetos y soberano
.acatamiento, el soberano del Imperlo.
Viste sefialada indumenta.... Nariz corva, gran talla, ojos iluminados, rostro
firmemente tallado, frente clara y altiva. Inteligencia y voluntad, dice su rostro. Hay
-distinci6n en sus modales, soltura y sefiorio, y aquel aplomo principesco que ocfirreles
lucir, y que deben tener, los hombres habituados a mandar por antojo de Dios, Inti po,
tente, cuyo era Atahualpa chozno o tatarachozno....
Entre la vasta, tenderia albicante de los soldados imperiales, adelant6 de Soto,
*sin apearse. Ante el Inca, sent su bruto, airoso, propinando gran susto y terrible es-
pantada a su muchedumbre de orejones y .ulicos. Atahualpa, con much dignidad y
manejo de si, que demostraban su fibra exceptional y su domefio de los nervios, no se
.alter6 una pizca, y ain reprendi6 con suavidad a los espantadizos orejones.... Habl6 de
Soto, con la cortesania y gentileza de que sabia usar; ponder la amistad que su jefe
guardaba para e1, a quien deseaba conocer en persona, para explicarle los motives que
le trajeron al Peru.... y besarle las manos! Y le hizo el invite a nombre de 6se, quien
las esperaba a cenar en ese dia-o a comer al siguiente....
El Inca contest por intermedio de un orej6n muy principal que era muy grande
aquel Monarca para hablar a turutas, sin mediatizadores y dijo que tendria gran
gusto en visitar al general cristiano, que iria al otro dia, puesto que estaba atardecido.
Y afiadi6 el orej6n:
-iE dice el Soberano, que andar& a visitalle con sus tropas en armas, maglier,
que non se asusten nin alimenten miedol....
Era llegado ya don Hernando y los suyos, quien habia abundado en iguales ra.
zones que de Soto, mas como oyera aquello y fuera hombre de poco sofrenarse, much
a!zada, excesiva soberbia y sobrada altiveza, dijo varlas impertinencias, contra lo man,
.dado por su hermano, el senior capitan, Adelantado don Francisco Pizarro.
Alz6 el Inca la cara, pues que por darse la importancia que a su alto cargo con-
venia, bajada a pensativas la entretuvo hasta el mismo moment en que soltara don
Ilernando la viperina que apafiaba, y en sabiendo que era hermano del capitAn de la
partlda, habl6 le esta manera:
-iMayzabdlica, un capitan de mis doniefios en rio Turicara, hame anunclado
de haber muerto a tres soldados castellanos y una cabalgadura, porque los Impavidos no
se anduvieron cortos para ofender.y maltratar a los caciques del contorno, que hacen mis
veces e lucen mis poderes en ml ausencial iSin embargo de ello, anhelo ser amigo sin,
cero de vuestro General y de vosotros, e mafiana en persona ir6 a su real, a saludalle y
conocelle.


S- 91 -









INGENIADO .Y ALEG RE P OR MENOR


-iSi tal cosa dijo el capitin Mayzabelica replica mnuy arrogantemente el her
mano del senior don Francisco miente de toca mentidura, porque todos los indios de
aquel valle son como mujerzuelas, cobardes y canetos, bastando un soldado mentado pa-
ra hacerlos papilla!....
Y hubiera concllido feamente la hist6rica entrevista, si don Hernando no agre
gase en seguida:
--iEmperador: mi hermano es vuestro amigo y desea prestarvos su concurso,
peleando en vuestro pro contra vuestros contraries!
-A cuatro jornadas de distancia tengo enemigos bravos con quienes non podie
entodavia.....
-iDiez de a caballo enviarA el general, hermano mio, e los haremos pancas: los
tuyos non seran necesarios sino para buscar a los que espianten! iEmperador, yo s6 lo
que vos digo: ya lo veredes!....



Es la plaza de la ciudad de Caxamalca. Los infants, peones, jinetes y artille
ros, emplazados, esperan desde ha rato ....
Ya se mueve el cortejo del Inca. Ya repletan la plaza los soldados y siervos.
Hay mfisicas do flautas y de antaras. El Inca viene en andas de oro, rodeado de ore-
jones.... Ya se acerca Valverde, el cura t6trico. Lleva un iibrote en una mano y un hi-
sopo en la otra.
El Inca se detiene o mejor lo detienen.... Habla el cura. Le explica el
catecismo y la historla sagrada. El Inca no se interest con la parla del aburridd perso.
naje. Se aburre, porque el cura se alarga demasiado en su sermoneadura. Entonces, ya
cansado de tamafia insistencia, boceta un ademAn de desagrado y atiza un papirote en.
el libraco, que era iDios Santo! las Santas Escrituras....
Berre6 el cura, desgafiitandose fren6tico:
-iLos evangelios por los suelos, acorredme, acorredme soldados de Castilla, ape-
chugad que vos absuelvo!....
Tronaron los cafiones manejados por los hombres de Candia. Arremetieron los.
jinetes, dispararon mosquetes los infants y acuchillaron 'a su arbitrio a todo el mutndo
los tizoneros impecables. Pincharon los pincheros....
iAtroz carniceria! iEndemoniada batahola! iEscAndalo infernal!....
Don Fi'ancisco ha sacado de sus andas, con su propia manaza, al Monarca es,
pantado de la desagradable recepci6n. Le han atizado luengo tajo al senior capitAn
Adelantado, cuando estiraba la manaza.
Ya estA preso Atahualpa.
Filos6ficamente, dice a quienes quieren escucharle:
-iUsos son de la guerra veneer y ser vencidos!
Y pues queo ve, c6mo los ojos espafioles se van tras'el chispeo de las piezas de
oro, larga esta palomilla:
--iYo.vos dare, repletos hasta la altura de mi mano estirada, lieno de oro. i'ste'
cuarto!


- 92 -









E L CO R R E G D 0 R

Ojos tremendous dilataron los bravos castellanos.
-iNon lo creemos, bah, impossible!
-iE dos cuartos demas, vos llenare de plata, si me soltades!
--iListo!
--Convenido?
-iYa!
-iBien!
Y comienza a llegar oro y mds oro en chorreadura prodigiosa.... Falta much, no
obstante, para ciumplir con el rescate.
Salen Soto y IHernando, por aligerar la apechugada.
Don Hernando Pizarro jecorre los caminos del Imperio.
iPacnacamac I
Tortura y acogota. Saca oro do lo hay y do no lo hay.
Tns del Cosco tambien sacan, arrancan, apercollan.
Ya estAn casi repletos los tres citartos.
-iQue nos repartan ya! grita la soldadesca codiciosa.
Llega el reparto fabuloso reparto sacando antes que nada los quintos para
Su Majestad. Pedro Sancho, el escriba, legaliza la partuchana de 6rdago. Antes pes6se,
ensay6se, aquilat6se y resell6se....
iEl mas heroico latrocinio que los siglos miraron! iMillonada estramb6tica y
opipara!


s *

Llega Diego de Almagro con los suyos. Don Francisco, que temiera un instante.
le mand6 mensajeros, rog&ndole viniese a disfrutar de su buena fortune como si fuese
propia.... Don Diego, por su parte hizo colgar, fuera la lengua, a, su exescribano y se,.
cretarlo, un tal Rodrigo Perez, por ser el principal fabulador en contra suya, y el que, se-
grin lo supo, inventara la especie, de que el magnifico don Diego venia a traicioneras....
Hay partija niuy habil para los almagristas.
El Inca se entristece al ver que aumentan los refuerzos de sus apresadores....
Llega Hernando Pizarro y su botin: desaira al pobre tuerto, dejAndole estirada
la manopla.... Se irrita don Francisco por la temeridad y poca tiesta de su lindo henrma
nito.... Lo obliga a dar una satisfacci6n de tomo y lomo a su amigo don Diego, quien
.3a recibe-y condesciende.... Pasan los dias. Encarecen las cosas de ultramar, conmo.
ledoramente.





Don Hernando va a Espaiia con los quintos. Lleva muchos encargos. Entre
ellos el de pedir honors para el dicho don Diego, el tuerto viejarraco que tanr antipitico
le era.... iManiobra inteligente del senior don Francisco, quien, ademas, nada seguro del


- 93 -





9.



INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR


cumplimiento de su hermano en lo respect al caso, comislona en secret a otros amigos
la remachada del pedido de honras y provechos para el bueno de Almagro.....

,**
*

Muerte del Inca previo process por traici6n, mendacidad, alevosia y graves car-
gos aditivos.
Noche del sAbado 29 de agosto de 1533: iGarrote!


.-*

iAdelante, adelante!
iCosco, Cosco, la capital dorada! *
Marcha la tropa aventurera por los caminos imperiales. Don Francisco leva
consigo al joven heredero de Atahualpa: Toparpa. Pretende coronarlo en el Cosco, y
61 tirar de la piola....
Siete meses cumplidos:- han acampado en Caxamalca los soldados hispanos.

*
*


El capitan Sebastian Belalcazar igran elecci6n de don Francisco que tenia buen
ver! es entire sus teniehtes, elegido para marchar a Piura: la Have del Peril para los
>espafioles, con el fin de afincar la ciudad y asegurar el dicho asiento....




*

Paz, paz. Pasividad....
El Imperio terminal, se desmorona, finiquita....
Huamachuco. Andamarca....
Valle de Xauxa, plntoresco y poblado: sesenta leguas a Caxamalca, primer
Sresistencia.
Alla del rio, la:inctda espera embravecida, denostando a las tropas castellanas....
SIdos, idos.de.ac&, laya de picaros! y cosas del jaeu, les decian los indios berra,
-.queros mostrando grande encono.
Los espafioles se meten a las aguas, aunque ej rio es crecido y torrentoso.
Gran palizaa la indiada....

*
*


- 94 -








E L- C 0 RR RE G I D 0 R


7 ;o

.7-,ZH''i


L'A ,t iL:
*,li, l"t r.
*^~ti~r


;Noche del sibado 29 de agosto de 1533: iGarrote!....


Segunda fundacl6n espafiola.
IXauxal.... Xauxa: Preludio....
jLindo valle vistoso y blen poblado con su rio caudal y, de seguro, convenlente,
para hacer nuevo asiento de espafioles, pues no en vano tanta indiada lo habitat
iXauxa!
La comarca es alegre. De gran "temperamento".... El senior capitAn, Adelan-
tado don Francisco Pizarro, funciona su mollera precavida y decide fundar segundao
asiento. Es en octubre del 1533....
Avanzan entretando don Diego y el de Soto con fornida falanje a ganar Cosco,.
la cludad imperial, que promete botin apetitoso y es clave del Imperio.
Beligeran los indios manejados por Quizquiz, valiente general, quien pone obs_
tAculos cruentos al animoso tuerto y don Hernando.... Piensa don Francisco Pizarro,
que es muy lontana Piura, y. que se imponq otro presidio de soldado para lo que pudiere
acaecer, y conservar 16 bien ganado....
A titulo precario, funda Xauxa con cuarenta vecinos espaioles, cerca del luga,
rejo Hatunjauja.
Cabildo, regidores.... Su teniente sera el senior Riquelme, buena pieza, tesorero
real. Queda con los tesoros el amigo Rlquelme....

*
*


-95 -


B'


y










IN GENIADO Y A LIER E PORIMENOR


Achicharramiento del general autoctonista.... jAdi6s Chialiquichiama; hasta la
vi&ta general triunfador eri tantas lides!....
Ya don Francisco se ha reunido -con las falanjes delanteras....
iXaquixaguana!....
Batallan los indigenas.... Sangre y fuego. Feroz ariniceria.... Inca Manco....
*se pasa. Don Francisco lo admite con gran condescendencia: isus razones tendria!
Magtier la indiada enfurecida por la obscena traici6n del Inca Manco, descendiente im-
perial de Huayna Capac, hermano de Atahualpa, march rapidamente para Cosco, des_
truye lo que puede, arranca los tesoros famosos de templos y palacios, .oculta cuanto
ocultar es able; rompe, incendia, trucida, desbarata, poseida de furia....
Juan Pizarro y de Soto, corren como dos gamos al enterarse del desastre.... Los
j6venes, las virgenes, los tesoros, salen y son sacados del emporio imperial.
Llamas, ruinas, desolaci6n, tristeza. Incendios. Una lluvia prolija se vierte
por sobre 61, y el sucio Huatanay de aguas pestiferas, entona cachazudo su cantata ie
siglos, malolida, recepcionanao al invasor....
Arde en c6lera el senior capitAn, Adelantado don Francisco Pizarro, cuando se
entera de la gran trapizonda'.
Es en noviembre de 1533.
Chapotean los cascos de las bestias el lodo salpiquero. Co're el agua en las ca
lies.... Arrecia la lloviina.


Posesionamiento de la urbe a nombre de los reyes. Cabildo. Regimiento....
Felizmente, la riqueza de Cosco es infinita: el botin es feroz. iMayor que el
fabuloso botin de Caxamalca con sus tres cuartos plenos....
Quintos al Rey. Reparto. La alicuotada no es tan gorda como-en esa occasion
porque ahora s6n mas los partuchantes....
Corre el oro eoi finchadas linfas aureas.... Pasa de escarcela a escarcela, de fal
trica a faltrica...
iQu6 bien funcionas econ6mica ley inevitable de la oferta y demanda!.
Hay poco qu6 adquirir y muchisimo oro. Trepan los precious, espantados, hasta la tppe-
tera: un caballo, una espada, un mosquet6n, una escobilla, una camisa.... calzas, calzo_
nes, calzoncillos, valen cien veces mas de su valor....
iQu bien...,. etcetera!
























CAPITULO V


Y ENTIRE TANTA FORTUNE E INFORTUNIOS TAMAROS,

FUE FUNDADA A LA POSTRE, CABE EL RIMAC,

LA CIUDAD INCREIBLE....



IIAC!
iLimac!
Rimac el hablantin llaman los indios de la sierra a ese rio
ruidoso, que se descuelga de lo alto; desde las cimas albicadas por
las nieves eternas, rugiendo, golpeteando, estrellando sus aguas
contra las guijas y pefiascos de su lecho rocoso y soslayado....
y que corre, se avienta y se desgalga, codicioso y potente, entire
p6treos faldares, hasta llegar tranquilo, sereno, suave, manso -
harto disminuido a clerto valle dulce, muy ameno, sencillo, propincuo a calmo mar....
Animados poblachos laboriosos amenizan el valle. Verde valle....
Baten sus flecos los maizales. Alzan su talle esbelto los carrizos cimbreantes.
Vive su dulce vida campesina la densa indiada terrufial, feliz y alegre....
Los naturales son acA, suaves, pausados; les place el parlotear, les halaga el
adorno en el vestir y los colors encendidos. Empero, si, trabajan.... Las mujeres se
esguinzan cuando ambulan. Son muelles, miran hondo, hasta el fondo de los ojos os-
curos, a los hombres; se humedecen con sobrada frecuencia, los gruesos lablos, agracia.
dos, con la lengua ardorosa, y caminan tremando las carnambres perturborosamente,
pues las tienen muy gordas y turgidas.... por lo que el Inca las prefiere y las otras
"huanacas" del Imperio asi llaman los indios a las indias las odian, ienvidlosasl, de
manera muy fea y censurable....
iLindo temperament el de ese valle!
No se tirita en el invierno. No se suda en estio.
Suave sol, lluvias leaves: garuantes.


- 97 -









INGENIADO Y ALEGRE PORME NOR


Cielo de Limac maravilla policroma toldilla grislilante, perlina, acenizada -
maravilla de policromeria semit6nica en plomo, los dias autumnales. Plomo redondo en
los inviernos tristes, plomo especial, esfuminado de inconfundibles tonos plomos: plomos
rimacos. Franqueza azulceleste, finisima, de las sencillas primaveras. Paleta a todo
trapo de los estios frescos.... iCielo de Limac! iMaravilla policroma! iFinezas colo-
rantes!....

*
*

Bien.... el Rimac, despues de descolgarse con tal bulla y tales espumajos, se-
desliza tranquilo y penetra en la mar, callado, escaso, formalito....


*

Agradable es e) valle, ya lo dije, y cosa muy natural esta poblado densa
mente.
Surco. Maranga....
Limac-Tambo: la sede del cacique.

*
*

Desde que el senior don Hernando Pizarro, tan solicit, viniera a Pachacamac
desde la Caxamalca de los bafios incsicos, para acarrear el oro del rescate, dando fa_.
cilidades.... no faltan espafioles en Limac, que husmean, echan el ojo a todo, meten la
pata donde pueden....
Los frailes, por supuesto, se afincaron: luego no mis....
Los lugarefios, desde luego, no querian al Inca iqu6 demoniosl no en vano.
era el usurpador, el patr6n, el tirano, magiier las sabias eyes, diz que diz, les dictaron:
muy tolerantes, muy discretas, muy.... muyes; empero, impuestas con macanas y pin_
chos de dura chonta cosquefil....
Dieron, tambi6n, facilidades al hispano. Se sometieron ipso. iAcaso, resulta-
ran mejores los intrusos! iDespues de todo, son mas fuertes!
Se sometieron los muy pejes.

*
S**

Ya cierto fragile mercedario se apropi6 el oratorio del cacique. Hizo una ermita
alli. Un altarcico. Candeleros, un Cristo, utensilios del culto.... una tarima, por dor.
mir.... Es una choza de adobones, situada en alta huaca cerca al Rimac grit6n.
Desde alli, el mercedario con su sotana blanca, divisa el verdegueo interminable


- 98 -










SOR


R E G I D 0 R


;EI senior don Francisco y don Juan Tello, fundan Lima, sefores!...


de aquel valle proficuo.... cada fresca mafiana, cada tarde encendida. cada dulce cre,
psculo ....
Vuelan los gallinazos a la vera del Rimac.
Por alli, en lejania, el mar oceano.
Cerros azules circundantes. Ese, el mAs empinado y mAs notable que simpa,
tlco es Ileve un nombre de santo: vamos, se llame San Crist6bal!
El fraile dice misa, y explica catecismo en castellano a los indios del valle, que no
entlenden ni pizca, con sobrada raz6n, pero que escuchan muy atentos....
Cuando repica el fraile mercedario la campana alegrisima, los indios del con.
torno cesan de trabajar, ponen la oreja atenta, y parten a la carrera hacia la ermita:
ies tan nuevo y alegre aquel repiquel

*
*

Enero.
MVil e quinientos e treinta e cinco afios.


EI mar, monotono y monocromo.
Arenales y dunas. Vientos que meten la


arenilla en los ojos.


-99-


E L


_









INGENIADO Y ALEGRE PORMENOR


Ved, ved.... que asoman allA en la lejania tres jinetes hispanos.
Buenos caballos. Salta la arena botada por los cascos. Avanzan los hispanos
cerca a la playa hunmeda.
LQuienes son?
iSon Ruiz Dias, Juan Tello y Alonso Martin de Don Benito!
iSon los comisionados del senior capitAn Gobernador don Francisco Pizarro, que
acampa en Pachacamac y busca buen asiento para nueva ciudadt
iQuiere traerse hacia la mar los asientos de Xauxa y San Gallan, para ventaja
de los Indios!
--Para ventaja de los indios?
--Si, por eso!
-iNon vedo la ventaja!
--E c6mo non?.... (Asentando la cibdade en la costa del mar, los indios de los
repartimentos costaneros non habrtn menester de luengas caminadas para Ilevarles las
vituallas a los encomendantes!
-iNon me parece claro!
-LE por qud non?
-IPorque en vini6ndose, aindamais, los disfrutadores de repartimentos serrane,
ros a estas costas del mar, los indios de ese sitio habran de recorrer igual camino para
traelles las vituallas a las costas mentadas! iHabrade otras razones!.... iYo
barrunto que es miedo lo que empuja al capitAn...; miedo a perder lo conquistado; mie.,
do a las ambiciones de otros afortunados espafioles; miedo al de Guatemala!
-iEmpero, son los propios vecinos de Xauxa y San Gallan, que pidieron m,.
danza!
-iBah, don Francisco es bien mafiero, sabe facer e facer que le crean, e los vecinos
creden que desean mudanza, siendo asi que non hablen pensado en este asunto hasta que
se lo nombr6 el capit&n por terceras personas....!
*
*

Ya retornaron a Pachacamac los tres comisionados.
Don Francisco les obliga a jurar muy legalista que el sitio escogitado es
el mejor.
Juran.
SPerfectamente.
Don Pancho, atareadisimo con el asunto de Pedro de Alvarado, que el cazurro
don Diego finiquit6 tan hibilmente, cambiando por doblones hombres, barcos y armas....
estA ya tranquilino: despidlera a don Pedro, que parte a Guatemala ahito de doblones,
aunque ferido en vanidades; larga al Cosco a don Diego con su tropa y, mientras pre.
paran la partida los hombres del cortejo que trujo, monta a caballo impacientado y en-
fila para Limac acompafiado de seis hombres: Tello, Mazuelas, Garcia de Salcedo, de la
Presa, Riquelme y Diaz.... nadie mas.
Ya trafan la traza, plano o plant de la puebla a fundar. Y el sefior capitan

100 -









E L C O R R E G I D O R


abrigaba el prop6slto de que aquella ciudad fuese la mds notable y aslento principal de
los vastos domefios de su Gobernaci6n.

*
*

Morro de Surco.
Trepan.
iQu6 bonito es el mar en ese sitio!
Buscan el rio, sonador, que se escucha desde much distancia.
Siguen su curso.
Apeanse un moment, pues que escuchan voces alegres tras de unos arboles, que
alzan barrera espesa a la vera del rio.
Son risas de mujeres.
El sefior capitAn y los seis hombres, meten las tiestas por entire los ramajes.
Se han quedado mirando largo rato.
Se olvidan del objetivo que les trae.
ZQu6 ven, qu6 yen los siete aventureros tan abstraidamente?
Ven gracioso espectAculo:
iVeinte muchachas lugarefias, sin ropaje ninguno, metidas en el agua, juegan
alegremente, riendo con muchas ganas, gozosas y encantadas, en un brazo del rio....!
iChapotean. Salpican....!
Los siete aventureros sacan las tiestas, a la vez, del ramaje, y las mueven a un
lado y otro lado, mirfndose las caras....
Gran sonrisa anchurosa les parte las sandias de sus bocas perdidas en las bar,
bas.... y tornan a agualtar....
Han movido las ramas: un chillido, de veinte bocas femeninas, sale del rio do.
minando sus ruidos....
Corren, las chiquillas redondas olvidando las ropas.... Tienen miedo. iHan
raz6n!....
Cabalgan los siete aventureros.


*

aQu6 estAn hacienda don Francisco y Juan Tello con aquella. oguilla que ma-
nejan tirando de los cabos, sendamente?....
aQud hacen aquellos hombres, en cuclillas y en mangas de camisa?
aPor qu6 han clavado sus aceros en la tierra?
jPara qu6 tanta estaca o mojoncillos?
iEl senior don Francisco y don Juan Tello, fundan Lima, sefiores!... iAmojonan!
iLa acaban de fundar, al poner esa estaca en aquel sitio, pues es la estaca de
la iglesia! iEs el primer moj6n! iHist6rico moj6n!
La huaca de la ermita ha venido a quedar entire las lindes del solar conferido a


- 101 -




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs