• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Front Matter
 Main
 Primera sesion (preparatoria)
 Segunda sesion (inaugural)
 Tercera sesion
 Visita a la Escuela Nacional de...
 Cuarta sesion
 Quinta sesion
 Septima sesion
 Octava sesion
 Novena sesion
 Memorias
 Esqisse grammaticale et vocabulaire...
 Origine, progres et caracteres...
 Excursion a teotihuacan
 Appendix
 Index














Group Title: Congreso internacional de americanistas : actas de la undecima reunion. Mexico. 1985.
Title: Congreso internacional de americanistas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00025507/00001
 Material Information
Title: Congreso internacional de americanistas Actas de la undécima reunión. México.--1895
Physical Description: 3 p. l., 3-576 p. : illus., plates (partly fold.) fold. plan, fold. tables. ; 25 cm.
Language: Spanish
Conference: International Congress of Américanists, 1895
Publisher: Agencia tip. de F. Diaz de Leon
Place of Publication: México
Publication Date: 1897
 Subjects
Subject: Indians   ( lcsh )
Ethnology -- Societies, etc -- America   ( lcsh )
Antiquities -- Societies, etc -- America   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: Altamirano, F. Historia natural aplicada de los antiguos mexicanos.--Sánchez, J. Importancia de la historia natural en el estudio de la historia antigua y de la arqueología americanas.--Álvarez y Guerrero, L.G. Estudio filológico comparativo entre los idiomas náhuatl y huaxteco.--Martínez Gracida, M. Minería y su industria; páginas de la obra inédita "Los Indios oaxaqueños y sus monumentos arqueológicos."--Adam, L. Esquisse grammaticale et vocabulaire de la langue guaraouno.--Grasserie, R. de la. Langue auca; vocabulaire, fragments de grammaire, textes, inédits.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00025507
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002819024
oclc - 22578332
notis - ANU7549
lccn - 07025128

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Half Title
        Half Title
    Title Page
        Title Page
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
    Main
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Primera sesion (preparatoria)
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Segunda sesion (inaugural)
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Tercera sesion
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Visita a la Escuela Nacional de Bellas Artes
        Page 89
    Cuarta sesion
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 144a
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    Quinta sesion
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 212a
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 256a
        Page 256b
        Page 256c
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 288a
        Page 288b
        Page 288c
        Page 288d
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
    Septima sesion
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
    Octava sesion
        Page 385
        Page 386
        Page 386a
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 390a
        Page 391
        Page 392
        Page 392a
        Page 392b
        Page 392c
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
    Novena sesion
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
    Memorias
        Page 477
        Page 478
    Esqisse grammaticale et vocabulaire de la Lanuge Guaraouno
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
    Origine, progres et caracteres de la race caraibe
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
    Excursion a teotihuacan
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
    Appendix
        Page 570
    Index
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
Full Text

Tt jt tv

31" POW

'Zrmic" 'A



















XI REUNION
DEL

CONGRESS INTERNATIONAL

DE AMERICANISTAS.







CONGRESS INTERNATIONAL

DE


AMERICANISTAS


ACTAS
DE LA

UNDECIMA REUNION.


MIIXico.


189B


MEXICO
AGENCIA TIPOGRAFICA DE F. DIAZ DE LEON
Cinco de Mayo y callej6n de Santa Clara


1897





















EL D]ECIMO CONGRESS INTERNATIONAL
DE AMErICANISTAS, reunido en Estocolmo en
Agosto de 1894, acord6 que se celebrara en la
Ciudad de M4xico un period extraordinario
de sesiones en 1895.






















Aceptada por el Supremo Gobierno de la Repi-
blica la invitaci6n del Congreso de Americanistas
reunido en Estocolmo, fue nombrada la Junta Orga-
nizadora, la cual di6 principio a sus labores el mes
de Abril de 1895 en la Biblioteca Nacional.












CONGRESS INTERNATIONAL

DE AMERICANISTAS.



XI REUNION EN MEXICO, DEL 15 AL 20 DE OCTUBRE DE 1895.




PATRON,

Sr. Gral. D. Porfirio Dfaz, Presidente de los Estados Unidos
Mexicanos.

PROTECTOR,

El P. Ayuntamiento de la Ciudad de Mdxico.


JUNTA ORGANIZADORA.

PRESIDENTE, Sr. Lic. D. Joaquin Baranda, Secretario de Justicia e
Instrucci6n Pfiblica.
VICEPRESIDENTE, Sr. D. Jos6 M. Vigil.
PRIMER SECRETARIO, Sr. D. Trinidad Sanchez Santos.
SEGUNDO SECRETARIO, Sr. D. Julio Zarate.
TESORERO, Sr. D. Francisco Sosa.
VOCALES: Sr. Lic. D. Felix Romero.
Sr. Ing. D. Jos6 Maria Romero.
Sr. Lie. D. Rafael Rebollar.
Sr. Dr. D. Jesis Sanchez.
Sr. D. Jos6 Maria Agreda y Sanchez.
Sr. D. Luis Gonzalez Obreg6n.
Sr. Lic. D. Alfredo Chavero.










PRESIDENTS DE HONOR.

Sr. Lic. D. Ignacio Mariscal, Secretario de Relaciones Exteriores.
Sr. Lie. D. Manuel Romero Rubio, Secretario de GobernaciOn.
Sr. Ing. D. Manuel Fernandez Leal, Secretario de Fomento.
Sr. Lie. D. Joaquin Baranda, Secretario de Justicia 6 Instrucci6n Pd-
blica.
Sr. Gral D. Manuel G. Cosio, Secretario de Comunicaciones y Obras
Pfiblicas.
Sr. Gral. D. Pedro Hinojosa, Secretario de Guerra y Marina.
Sr. Lie. D. Jos6 Ives Limantour, Secretario de Hacienda.
Excmo. Sr. Lie. D. Francisco de la Fuente Ruiz, Ministro Plenipoten-
ciario de la Repfiblica Dominicana.
Exemo. Sr. Dr. Egmont von Winckler, Ministro Plenipotenciario de
S. M. el Emperador de Alemania.
Excmo. Sr. Vizconde Roberto de Petiteville, Enviado Extraordinario y
Ministro Plenipotenciario de la Repfiblica Francesa.
Excmo. Sr. Bachiller D. Ciro de Acevedo, Ministro Plenipotenciario de
la Repiblica del Brasil.
Exemo. Sr. Henry Nevill Dering, Ministro Plenipotenciario de S. M.
la Reina de Inglaterra.
Excmo. Sr. D. Emilio de Leon, Ministro Plenipotenciario de la Repfi-
blica de Guatemala.
Excmo. Sr. D. Jose Brunetti y Gayoso, Duque de Arcos, Ministro Ple-
nipotenciario de S. M. C. el Rey de Espaiia.
Excmo. Sr. Matt. W. Ransom, Ministro Plcnipotenciario de los Estados
Unidos de AmGrica.
Sr. Conde Dubois d'Aische, Ministro Residente de S. M. el Rey de
Bglgica.
Sr. Marqu6s Enrico Centurione, Ministro RIesidente de S. M. el Rey de
Italia.
Sr. Theodore Hansen, Encargado de Negocios ad interim de Rusia.

VICEPRESIDENTES DE HONOR.

Sr. Gral. D. Pedro Rinc6n Gallardo, Gobernador del Distrito Federal.
Sr. D. Alejandro V. del Mercado, Gobernador del Estado de Aguas-
calientes.









Sr. Coronel D. Leocadio Preve, Gobernador del Estado de Campeche.
Sr. Lic. D. Jose Maria Mfzquiz, Gobernador del Estado de Coahuila.
Sr. Coronel ). Francisco Santa Cruz, Gobernador del Estado de Co-
lima.
Sr. Lic. D. Emilio Rabasa, Gobernador del Estado de Chiapas.
Sr. Coronel D. Miguel Ahumada, Gobernador del Estado de Chihua-
hua.
Sr. General D. Juan Manuel Flores, Gobernador del Estado de Du-
rango.
Sr. Lie. D. Joaquin Obreg6n Gonzalez, Gobernador del Estado de Gua-
najuato.
Sr. Coronel 1). Antonio Mercenario, Gobernador del Estado de Gue-
rrero.
Sr. Gral. D. Rafael Cravioto, Gobernador del Estado de Hidalgo.
Sr. Gral. D. Luis del Carmen Curiel, Gobernador del Estado de Jalisco.
Sr. Lie. D. Eduardo Villada, Gobernador del Estado de Mexico.
Sr. D. Aristeo Mercado, Gobernador del Estado de Michoacan.
Sr. Coronel D. Manuel Alarc6n, Gobernador del Estado de Morelos.
Sr. Gral. D. Bernardo Reyes, Gobernador del Estado de Nuevo Leon.
Sr. Gral. D. Martin Gonzalez, Gobernador del Estado de Oaxaca.
Sr. Gral. D. Mucio P. Martinez, Gobernador del Estado de Puebla.
Sr. Ing. D. Francisco G. Cosio, Gobernador del Estado de Querataro.
Sr. Gral. D. Carlos Diez Gutidrrez, Gobernador del Estado de San Luis
Potosi.
Sr. Gral. D. Francisco Caiedo, Gobernador del Estado de Sinaloa.
Sr. D. Rafael Izabal, Gobernador del Estado de Sonora.
Sr. Gral. D. Abraham Bandala, Gobernador del Estado de Tabasco.
Sr. Ing. D. Alejandro Prieto, Gobernador del Estado de Tamaulipas.
Sr. Coronel D. Pr6spero Cahuantzi, Gobernador del Estado de Tlax-
cala.
Sr. D. Teodoro Dehesa, Gobernador del Estado de Veracruz.
Sr. Lie. D. Carlos Pe6n, Gobernador del Estado de Yucatan.
Sr. Gral. D. Jesis Arechiga, Gobernador del Estado de Zacatecas.
Sr. Coronel D. Rafael Garcia Martinez, Jefe Politico del Distrito Sur
de la Baja California.
Sr. Coronel D. A. Sangin6s, Jefe Politico del Distrito Norte de la Baja
California.









Sr. Oral. D. Leopoldo Romano, Jefo Politico del Territorio de Topic.
Sr. Lie. D Fl6ix Romero, Vicepresidente de la Sobiedad Mexicana de
(Gografia y Estadistica.
Sr. Lie. D. Luis Mendez, Presidente de la Academia Mexicana de Ju-
risprudencia y Legislaci6n, correspondiente de la Real de Madrid.
Sr. D. Jose Maria Vigil, Director de la Academia Mexicana de la Len-
gua, correspondiente de la Real de Espaina.
Sr. 1). Pedro Gorozpe, Presidente de la Sociedad Agricola Mexicana.
Sr. Dr. D. Manuel Urbina, Presidente de la Sociedad Mexicana de His-
toria Natural.
Sr. Dr. D. Maximino Rio de la Loza, Presidente de la Sociedad Far-
maceutica Mexicana.
Sr. Dr. D. Juan J. Ramirez de Arellano, Presidente de la Sociedad
"Pedro Escobedo."
Sr. Ing. D. Leandro Ferntndez, Viceprosidente de la Asociaci6n de In-
genieros y Arquitectos.
Sr. Dr. D. Francisco de P. Chac6n, Presidente de la Academia de Me-
dicina.
Sr. Paul Kosidowski, Cdnsul de Alemania.
Sr. Fernand Wodon, C6nsul General de B6lgica.
Sr. D. Jos6 de Ansoategui, C6nsul General de Colombia.
Sr. Heinrich L. Wiechers, C6nsul de Dinamarca.
Sr. D. Eduardo Ortiz de Zugasti, C6nsul de Espatia.
Sr. Thomas J. Crittenden, C6nsul General de los Estados Unidos de
America.
Sr. Lionel Edward Grosley Carden, C6nsul de la Gran Bretania.
Sr. German Rossier, C6nsul General de Grecia.
Sr. D. Manuel Leal Garduio, C6nsul de Honduras.
Sr. William J. de Gress, C6nsul General de Hawaii.
Sr. Giacinto Paoletti, Vicec6nsul de Italia.
Sr. Murota loshibumi, C6nsul General del Jap6n.
Sr. Federico Pfeiffer, C6nsul de Nicaragua.
Sr. J. Philipp, C6nsul General de Portugal.
Sr. C. M. G. von During, C6nsul General de los Paises Bajos.
Sr. D. Jos6 de Ansoategui, C6nsul del Peri.
Sr. D. Jos6 Diez de Bonilla, C6nsul del Salvador.
Sr. J. Breier, C6nsul General Interino de Suecia y Noruega.









Sr. D. Quintin Guti6rrez, C6nsul General de Santo Domingo.
Sr. Jorge Grieshaber, C6nsul General de Suiza.
Sr. D. Victor Manuel Braschi, C6nsul de Venezuela.


REPRESENTANTES

DE GOBIERNOS EXTRANJEROS.

BRASIL. Sr. Olyntho de Magalhies, E. de N. de la Reptiblica del
Brasil, en Mexico.
COLOMBIA. Sres. D. Jos6 de Ansoftegui y 1). Rafael Angel de la
Pefia.
DOMINICANA (Repdblica). Excmo. Sr. D. Francisco de la Fuente
Ruiz, M. P. y E. E. do la Reptiblica Dominicana.
ESPANA. Excmo. Sr. D. Justo Zaragoza, D. Casimiro del Collado y
D. Enrique de Olavarria y Ferrari.
ESTADOS UNIDOS DE AMERICA. Excmo. Matt. W. Ransom,
M. P. y E. E. de los Estados Unidos de America.
FRANCIA. Mr. Boulard Pouqueville, E. do N. de la Repfiblica
Francesa.
GUATEMALA. Excmo. Sr. D. Emilio de Le6n, M. P. y E. E. de la
Repfiblia de Guatemala.
HONDURAS. Sr. Dr. D. M. Leal Gardufio.
NICARAGUA. Sres. Lies. D. Rosendo Pineda y D. Agustin Arroyo
de Anda.
PER Sr. I). Jos6 de Ansoitegui.
PB USIA. Sr. Dr. E. Seler.
SALVADOR (Republica del). Sres. Dr. D. Santiago J. Barberena y
I). J. Diez de Bonilla.
VENEZUELA. Sres. Lic. D. Andres Horcasitas yD. Rosendo Pineda.


REPRESEbTANTES
DE GOBIERNOS DE LOS ESTADOS.

CAMPECHE. Sres. Lie. 1). Manuel Peniche y P. Romin S. de Las-
curain.
COAHUILA. Sres. D. Rafael R. Arizpe y Dr. D. Hilari6n Frias y Soto.'









CHIHUAHUA. Sres. D. Francisco Martinez L6pez y D. Guillermo
de Landa y Escand6n.
GUANAJUATO. Sres. D. Pedro Gonzalez y D. Ram6n Alcazar.
HIDALGO. Sres. Lic. D. Alfredo Chavero y Dr. D. Antonio Peiafiel.
JALISCO. Sres. Lies. D. Marianio Coronado y D. Luis P6rez Verdia.
M XICO. Sr. Lie. D. Manuel do Olaguibel y Dr. D. Manuel M. Vi-
llada.
MICHOA CAN. Sres. Lies. D. Rafael Reyes Spindola y D. Victoriano
Pimentel.
MORELOS. Sres. Ingeniero D. Francisco Rodriguez y D. Francisco
Martinez L6pez.
NUEVO LEON. Sres. Lie. D. Narciso Davila y Dr. D. Jos6 Pe6n
Contreras.
OAXACA. Sres. Lie. D. Emilio Pimentely Dr. D. Juan B. Castellanos.
PUEBLA. Sres. D. Miguel Serrano y D. Modesto R. Martinez.
QUERPTARO. Sres. D. Antonio Arguinzonis y D. Rafael Chousal.
SONORA. Sres. D. Jose Patricio Nicoli y D. Angel M. Dominguez.
TAMA ULIPAS. Sres. D. Juan B. Castell6 y D. Dario Balandrano.
TABASCO. Sres. Dr. D. Adolfo Castafiares y Lie. D. Joaquin D.
Casasts.
TLAXCALA. Sres. Coronel D. Pr6spero Cahuantzi y D. Ignacio Ca-
rranza.
VERA CRUZ. Sres. D. Julio Zarate y Dr. D. Gregorio Mendizabal.
ZACATECAS. Sres. Lie. D. Isidro Rojas y D. Trinidad Garcia.


REPRESENTANTES

DE SOCIEDADES CIENTIFICAS NACIONALES Y EXTRANJERAS.

Academia Mexicana de la L. uri.v, correspondiente de la Real Espa-
iola, Sr. D. Rafael Delgado.
Academia Mexicana de Legislqci6n y Jurisprudencia, correspondiente
de la Real de Madrid. Sr. Lie. D. Agustin A. de Anda.
Asociacidn de In,,, i',; ,r. y Arquitectos (MAxico). Sr. Ingeniero D. Ezc-
quiel Ord6iiez.
Asociacidn de Escritores y Artistas de Madrid. Sr. D. Justo Zaragoza.
Academia de Ciencias Naturales de Davenport. Sr. Dr. D. Federico Star.









Escuela Nacional de Agricultura. Sres. Dr. D. Nicolis Le6n 4 Inge-
niero D. Jos6 C. Segura.
1scuela Nacional Preparatoria. Sr. Lic. D. Vidal de Castaiieda y
Najora.
Inspeccidn de Monumentos Arqueologicos de la Repdblica. Sr. D. Leo-
poldo Batres.
Institute Mddico Nacional. Sr. Dr. D. Jos6 Ramirez.
Museo Nacional. Sres. D. Jesis Galindo y Villa y D. Alfonso L. Herrera.
Museo de Ndpoles. Sr. Cesare Poma.
Museo de Historia Natural de Nueva York. Sr. Marshall H. Saville.
Sociedad Mexicana de Geografia y Estadistica. Sr. Lic. D. Eustaquio
Buelna 6 Ingeniero D. Antonio Garcia Cubas.
Sociedad de Historia Natural. Sres. Dr. D. Jesfis Sanchez y Lic. D. Ri-
cardo Ramirez.
Sociedad "Pedro Escobedo." Sr. Dr. D. Ignacio Ocampo.



SERORES SOCIOS DEL CONGRESS.

ALEMANIA.
Der Verein fir Anthropologie. Leipzig.
Der Vorstand des Gewerbevereins. Karl-
sruhe. Baden.
Dierchs, Dr. Gustav. Berlin.
Eude Hermann. Berlin.
Firstemann E. Dresde.
Garcia Granados, D. Julio. Hamburgo.
Haebler, Dr. Conrad. Dresde.
Kiinne Carl. Charlottemburg.
Miiller Clemens. Commerzienrath. Dresde.
Nutall, Mrs. Zelia. Dresde.
Polakowsky, Dr. H. Berlin.
Riimker George, Directeur de 1'Observa-
toire. Hamburgo.
Scheppig, Dr. Richard. Kiel.'
Schlenher W. Bremen.
Schmidt, Dr. Emil. Leipzig.









Schmidtlein, Dr. Eduardo. Berlin.
Schonlank William, C6nsul General del
Salvador. Berlin.
Seler, Dr. Eduardo. Steglitz.
Seler, Mme. Coecilie, nee Sachs. Steglitz.
Sieber Franz. Berlin.
Strebel Hermann. Hamburgo.
Texeira de Macedo, Arthur, C6nsul,Ge-
neral del Brasil. Hamburgo.
Volmer Federico Guillermo, C6nsul Ge-
neral de Venezuela. Hamburgo.

ARGENTINA (Reptiblica).

Berg Charles, Profesor de Zoologia en
la Universidad de Buenos Aires.
Pendola, D. Agustin J., Bibliotecario del
Museo Nacional en Buenos Aires.

BaLGICA.

Nfifez, D. Ricardo, Bruselas.

COSTA RICA.

Alfaro, D. Anastasio, Director del Mu-
seo Nacional.

ESPARA.

Beltran y Rdzpide, D. Ricardo. Madrid.
Bosch y Fustegueras, Excmo. Sr. D. Al-
berto. Madrid.
Canovas del Castillo, Excmo. Sr. I). An-
tonio. Madrid.
Castillo y Soriano, D. Jos6 del. Madrid.
Conde y Luque, Illmo. Sr. D. Rafael, Di-
rector General de la Instrucci6n Pfbli-
ca, Madrid.
Fernandez Duro, Excmo. Sr. D. Cesareo.
Madrid.









Modelo de Zaragoza,-Sra. D. Candida.
Madrid.
Novo y Colson, D. Pedro de. Madrid.
Riva Palacio, Gral. D. Vicente, Ministro
de M6xico. Madrid.
Solier y Vilches, D. Leopoldo. Madrid.
Zaragoza, Excmo. Sr. D. Justo. Madrid.

ESTADOS UNIDOS
DE AMIzRICA.

Ashley Townsend Mary.
Bagley N. R. Kansas City.
Br6aux Joseph A., Representante del Go-
bierno de Luisiana. New Iberia.
Bruce Halsted George. Austin, Tex.
Burgess Percival G. Boston, Mass.
Coffey Eduardo H. San Diego, Cal.
Curtin Jeremiah. Washington.
Dent Wright Ida.
Guerra, D. Vicente. Tampa, Flor.
Hoffman, Dr. Walter J., Ethnologiste au
Bureau d'Ethnologie. Washington.
Marshal H. Saville, Representante del
Museo Americano de Historia Na-
tural.
Mason Spainhour James. North Carolina.
McGee W. J. Washington.
Melville W. G. Kansas City.
Murray G. Walter, Secty of the Ills. Museum
of Natural History. Springfield, Ills.
Pickering E. C. Cambridge (Mass.).
Putnam F. W., Professor of American
Archaeology and Ethnology Harward
University. Cambridge (Mass.).
Robinson Wright Mary.
Sardeson F. W. Minneapolis (Min.).
Slocum Charles E. Defiance (Ohio).









Stone Ormond, IUniversity of Virginia.
Charlottesville.
Tadlock A. R. White Cliff (East Tenn.)
Thornton Parker, Dr. W. Groveland (Mass.)
Townsend de Rasc6n (Mirs) Cora.
Warren Currier Charles. Baltimore.

FRANCIA.
Adam Lucien, President de Chambre &
la Cour d'Appel de Rennes.
Ayulo, D. Enrique Z. Paris.
Baz, D. Gustavo, primer Secretario de la
Legaci6n de Mexico en Francia. Paris.
Bringas, D. Miguel. Paris.
Cambefort, Pr4sident de la Socidte de
Geographie de Lyon.
Croizier, Marquis de. Paris.
Grasserie, Raoul de la, Juge au Tribunal
de Rennes.
Guill6n, Consul de Mexico en Ly6n.
Hans Albert. Paris.
Loubat, Due de, President honoraire de
la Societ6 des Americanistes de Pa-
ris. Paris.
Medina, D. Crisanto, Ministro del Sal-
vador en Francia. Paris.
Mier, D. Antonio do, Ministro de M4xi-
co en Francia y en Bglgica. Paris.
Montgolfier A. de. St. Chamond (Loire).
Pector Desir6, Consul G6neral de Nica-
ragua en France, et Secretaire de la
8e Session du CongrBs a Paris.
Peralta, D. ManuelM. de, Ministro de Cos-
ta Rica en Francia y en Espaiia. Paris.
Robin, Consul de Turquie et du P6rou.
Zerolo, D. Elias. Paris.










INGLATERRA.

Howarth Osbert. Londres.

ITALIA.

Biasoli Aldo. Faenza.
Conti Joseph. Faenza.
Direzione del Giornale II Lamone. Faenza.
Fornari Vito, Prefecto de la Biblioteca Na-
cional de Napoles.
Giacometti Augusto. Faenza.
Mergari Francesco. Faenza.
Rampi Antonio. Faenza.
Rovacari Michele. Faenza.
Ruffini Enrico, Sottoprefetto. Faenza.
Tambini Eugenio. Faenza.
Vassura Giuseppe. Faenza.
Verna Dom, Bibliotecario de la Biblioteca
Faentina. Faenza.
Vincent, Dr. Bolis. Faenza.
Werch, Dr. Carlos, C6nsul General de M&-
xico. Gnnova.
Zanelli Quarantini Charles Conte. Faenza.

MEXIco.

Abadiano, D. Eufemio. Mexico (D. F.).
Abadiano, D. Francisco. Mexico (D. F.).
Alcazar, D. Ram6n. Guanajuato.
Alvarez, D. Manuel Francisco. M6x. (D. F.)
Alvarez y Guerrero, D. Luis. M6x. (D. F.)
Argueta, Dr. D. J esfs M. Villaldama (Nue-
vo Le6n).
Bestow, Dr. W. Guadalajara (Jal.).
Batres, D. Leopoldo. Mexico (D. F.)
Baumgarten, Dr. N. M6xico (D. F.).
Benitez, Lie. D. Carlos. Guadalajara (Jal.).
Blake N. Mexico (D. F.).








Breier J. M6xico (D. F.).
Battler, D. Juan N. M6xico (D. F.).
Castellanos, D. Abraham. Oaxaca.
Coronado, Lic. D. Mariano. Guadalaj? (Jal.)
Diaz Pefiiiiuri, D. Eduardo. M6xico (D. F.).
Evans, D. Guillermo C. M6xico (D. F.).
Fernandez Villarreal, Lic. D. Manuel. M6-
xico (D. F.).
Garcia Abarca, D. Pablo. Uruapan (Mich.).
Gil y Saenz, D. Manuel. San Juan Bautista
(Tab.).
Gonzalez, D. Pedro. Guanajuato.
Green Col. George. M6xico (D. F.).
Hegewish, D. Adolfo. M6xico (D. F.).
Hegewish, D. Everardo. M6xico (D. F.).
Jacobs H. S. Mexico (D. F.).
Kaska, Dr. D. Francisco. Mexico (D. F.).
Labadie, D. Luis H. M6xico (D. F.).
Larralde, D. Joaquin. M4xico (D. F.).
Leclerc George. M6xico (D. F.).
Lizaola, Lie. D. Rafael.
L6pez, Dr. D. Ram6n. Guadalajara (Jal.).
L6pez Portillo y Rojas, Lie. D. Jose. Gua-
dalajara (Jal.).
Martel, D. Aristides. Mexico (D. F.).
Medina y Noriega, D. J. M6xico (D. F.).
Mel6ndez, Lic. D. Nicolas. Puebla.
Mendez, Lie. D. Luis. M6xico (D. F.).
Miranda, Lic. D. Pedro. Mexico (D. F.).
Olguin Galindo, Lic. D. Amando. Hua-
mustitlan (Guerr.).
Oribe, Dr. D. Gregorio. Mexico (D. F.).
Orla, D. Francisco, Secretario de la Lega-
ci6n de Guatemala. Mexico (D. F.).
Ortega Reyes, Dr. D. Manuel. M6x. (D. F.)
Parrodi, D. Eugenio. M6xico (D. F.).
Pefiafiel, Dr. D. Antonio. Mexico (D. F.).









Perez Aranda, D. Conrado. Alamos (Son.).
Pgrez Verdia, Lie. DDLuis. Guadalaj (Jal.)
Powell, D. Guillermo de. Toluca (MIx.).
Puig, D. J. M. Macuspana (Tab.),
Quintas Arroyo, Coronel D. Juan. Mexi-
co (D. F.).
Rojas, Lic. D. Isidro. Zacatecas.
Ruiz Olavarrieta, D. Alejandro. Puebla.
Sainte-Croix, Lambert de, Membre de la So-
cidtg de Gdographie de Paris. Mex. (D. F.)
Salazar, Ing. D. Luis. Mexico (D. F.).
Santos Coy, D. Alberto. Guadalajara (Jal.).
Sologuren, Dr. D. Fernando. Oaxaca.
Torres, D. Manuel. M6xico (D. F.).
Valle, Pbro. Lie. D. Ram6n. Ledn (Guanaj?).
Velazquez, Lic. D. Primo Feliciano. S. Luis
Potosi.
Villal6n, D. Juan de Dios. M6xico (D. F.).
Widman, D. Carlos. M6xico (D. F.).
Zorrilla Zepeda, D. Jos6.

PARAGUAY.

Decoud, D. Jose Segundo. Asunci6n.

PERU.
Carranza, D. Luis. Lima.
Chacaltana, D. Cesdireo. Lima.
Palma, D. Ricardo, Director de la Biblio-
teca Nacional. Lima.
Vargas, Lie. D. Manuel Nemesio. Lima.
Villar, Dr. D. Leonardo. Lima.

SALVADOR (Reptiblica del).

Barberena, D. Santiago Ignacio. San Sal-
vador.
Martinez Sudrez, D. Francisco. San Sal-
vador.









Ramirez, Lic. I. Guadalupe, Subsecretario
de Estado, Ministerio de Gobernaciin.
San Salvador.
Salazar, D. Emeterio. San Salvador.

SUECIA.

Academie Royale des Belles Lettres, d'His-
toire et des Antiquites. Estocolmo.
Bibliotheque de l'Universite d'Upsal.
Bibliotheque Royale. Estocolmo.
Bovallius, Dr. Charles, Professeur agreg6e
lPUniversitW d'Upsal.
Dahlgren E. W. Estocolmo.
Heilborn Otto, C6nsul de Mexico. Estocolmo.
Hillman Adolf. Soderhamn.
Naturhist Museiim TromsS.
Nordenskibld Baron A. E. de, Prof. Estocolmo.
Schumburg Rob., C6nsul de Portugal. Esto-
colmo.
Sjigren, Dr. H. Prof. Estocolmo.
Starck Albert, C6nsul de Blgica. Estocolmo.

SUIZA.

Saussure Henri de. Ginebra.

URUGUAY.

Soler, Excmo. Sr. D. Mariano, Obispo de
Montevideo.

VENEZUELA.

Ernst, Dr. A. Caracas.












PROGRAM.



Historia y Geografia.

1. Calculo cronol6gico y geogrtfico de los periods de la historic
de America.
2. Relaciones que existian entire los diferentes pueblos americanos
antes del descubrimiento.
3. Organizaci6n military de las naciones americanas, antes del si-
glo XVI.
4. Cartas marinas del Atlantico y del Pacifico en el siglo XVI.
5. Chicomoztoc, su ubicaci6n, tribus que salieron de esa region, ex-
tensi6n geografica que ocuparon, civilizaci6n y lengua.
6. Division geografica del antiguo territorio mexicano en tiempo
de Ahuitzotl.
7. Historia natural medica de los antiguos mexicanos.
8. Sociologia y especialmente el derecho pliblico de los mismos me-
xicanos.
9. Comercio, moneda y medios de cambio entire los antiguos pueblos
de Mexico.
* 10. Sitio de M6xico por Cortes; arte military de las fuerzas conten-
dientes.
* 11. La instrucci6n pfiblica en M6xico en los tiempos antiguos y des-
pu6s de la conquista hasta mediados del siglo XVI.
* 12. Mineria y metalurgia antes de la conquista de M6xico.
* 13. Inmigraciones a la America en general y cuales hayan 11egado
al actual territorio mexicano.
* 14. Interpretaci6n de las danzas simb6licas de los aztecas.


Antropologia y Etnografia.

15. Origen y progress de la raza caribe en Am6rica; caracteres de
esta raza.
16. Diferentes formas de flechas y su uso centre los indigenas do la
America Central.









17. ;, Qu6 se sabe de la significaci6n del arte ornamental de los indios
de la Am6rica del Sur?
18. Ultimas investigaciones concernientes a la 6poca de la primera'
aparicion del hombre en America y de sus resulcados.
19. Relaciones entire los esquimales y las otras razas indigenas do
la Am6rica del Norte.
* 20. El hombre prehist6rico en M6xico.

Arqueologia.

21. Estudio sobre las esculturas en piedra en la Am6rica Central.
22. Objetos en barro (poteries) do Nicaragua y Costa Rica.
23. gPuede hacerse una clasificaci6n cronologica de los monumentos
arquitect6nicos de Mexico y de la America Central?
24. g Las habitaciones en las grutas 6 cavernas y las practicadas en
roca, indican en el desarrollo de los indios agricultores una
fase anterior d las grande construcciones en piedra?
* 25. Habitaciones do las distintas razas que ocuparon el territorio ac-
tual do Mexico; studio comparative de su arquitectura.

Lingiistica y Paleografia.

26. Cuadros do los jeroglificos indios.
27. Nuevas investigaciones acerca de las lenguas indigenas de los
pueblos de la America Central y su afinidad con las de Mexico
y la America del Sur. Su distribuci6n :, ..'.ii. ...
28. Nombres de animals en las lenguas indigenas de ]a Am6rica
Central.
29. Idiomas de los indios de Costa Rica y Nicaragua.
* 30. Descifraci6n y comparaci6n de jeroglificos de las antiguas razas
de Mexico. Su importancia.
31. Division y clasificacidn de las lenguas y dialectos que usaron los
antiguos habitantes del actual territorio mexicano. Su estado
present.
32. Empleo de la escritura jeroglifica despuds de la conquista; im-
portancia de su studio y del de las lenguas mexicana y maya.

NOTA.-Los temas notados con asterisco, son los agregados por la Junta
Organizadora al Programa que fij6 el Congreso de Estocolmo.















PRIMERA SESI6N (PREPARATORIA).


LUNES 14 DE OCTUBRE DE 1895, A LAS ONCE DE LA MIAANA.



Con arreglo d la circular previamente publicada, los seniors repre-
sentantes, delegados y socios inscritos en la list del Congreso, se reu-
nieron en el Sal6n do actos pfiblicos de la Escuela Nacional Prepara-
toria, siendo recibidos por los seiiores Presidente y Vocales de la Junta
Organizadora. Ocup6 el sill6n presidential, como Presidente de la mis-
ma, el Sr. Lic. D. Joaquin Baranda, Secretario de Estado y del Des-
pacho dc Justicia 6 Instruccion Pfiblica, por no hallarse entire los pre-
sentes ninguno do los miembros que formaron la Mesa del Congreso
de Americanistas celebrado en Estocolmo. En los otros asientos de la
Mesa se colocaron los vocales y secretaries de la Junta Organizadora,
ocupando los sillones del estrado los delegados de los gobiernos de
los Estados, de Corporaciones y de various gobicrnos extranjeros; y los
demas del Sal6n los miembros del Congreso. Abierta la sesi6n a las
11 } do la mariana, el Sr. D. Trinidad Sanchez Santos, primer Secreta-
rio de la Junta Organizadora, suplicd d los prcsentes que so acercaran
la Mesa para tomar nota de sus nombres. Asi se hizo, y poco des-
pu6s el mismo Secretario anunci6 que se hallaban en el sal6n, aparte de
los miembros de la Junta Organizadora, los seiiores que a continua-
ci6n so expresan:
Exemo. Sr. D. Emilio de Ledn, Ministro Plenipotenciario de la Re-
pfiblica de Guatemala y Representante de su Gobierno en esto Con-
greso; el Sr. Olyntho de Magalhacs, Encargado de negocios del Brasil
y Representante de aquel Gobierno; el Sr. Boulard Pouqueville, En-
cargado de negocios de Francia y Representante de aquel Gobierno;
el Sr. Lie. D. Agustin Arroyo de Anda, Representante del Gobierno de
Nicaragua; el Sr. D. Jos( de Ansoategui, Representante de los Go-
biernos de las Repfblicas de Colombia y Perl; el Excmo. Sr. D. Justo









Zaragoza, Representanto de S. M. C. el Roy de Espaia, y ademns, de
la Sociedad de "Escritores y Artistas," de la Real Academia Espafola
de la Historia, de la Sociedad de Geografia de Madrid y de la Uni6n
Ibero-Americana; los Sres. D. Casimiro del Collado y D. Enrique de
Olavarria y Ferrari, tambidn Representantes del Gobierno de S. M. C.;
el Sr. Cesare Poma, Representante de los Museos de Napoles; el Sr. J.
A. Briaux, Representante del Gobierno de Luisiana (E. U.); el Sr.
George Bruce Halsted, Representante de la Academia de Ciencias de
Texas; el Sr. Marshal H. Saville, Representante del Museo Americano
de Historia Natural; los Sres. D. Rafael Ramos Arizpe y Dr. D. Hila-
ri6n Frias y Soto, Representantes del Estado de Coahuila; el Sr. Dr. D.
Nicolas Le6n, Representante de la Sociedad Agricola Mexicana; los
Sres. Ing. D. Francisco M. Rodriguez y D. Francisco Martinez L6pez,
Representantes del Estado de Morelos; los Sres. D. Alfonso L. Herrera
y D. Jesfs Galindo y Villa, Representantes del Museo Nacional; los
Sres. D. Guillermo de Landa y Escand6n y D. Francisco Martinez L6-
pez, Representantes del Estado de Chihuahua; los Sres. D. Narciso
Davila y Dr. D. Jos6 Pe6n y Contreras, Representantes del Estado do
Nuevo Leo6n los Sres. Dr. D. Jesfis Sanchez y Lic. D. Ricardo Rami-
rez, Representantes de la Sociedad de Historia Natural; los Sres. D.
Angel Dominguez y Lie. D. Patricio Nicoli, Representantes del Estado
de Sonora; el Sr. Dr. D. Jose Ramirez, Representante del Instituto
Medico Nacional; el Sr. Ing. D. Ezequiel Ord6fiez, en representaci6n de
various Ingenieros y Arquitectos; los Sres. Ing. D. Antonio Garcia Cu-
bas y Lic. D. Eustaquio Buelna, Representantes de la Sociedad Mexicana
de Geografia y Estadistica; los Sres. Lies. D. Miguel Serrano y D. Mo-
desto Martinez, Representantes del Estado de Puebla; los Sres. Lies.
D. Mariano Coronado y D. Luis Perez Verdia, Representantes del Es-
tado de Jalisco; los Sres. D. A. Arguinz6niz y D. Rafael Chousal,
Representantes del Estado do Queretaro; los Sres. Dr. D. Antonio
Pefiafiel y Lie. D. Alfredo Chavero, Representantes del Estado de Hi-
dalgo; los Sres. Coronel D. Pr6spero Cahuantzi y D. Ignacio Carran-
za, Representantes del Estado de Tlaxcala; el Sr. D. Francisco C. Pa-
lencia, Representanto del Estado de Colima; los Sres. D. Trinidad Gar-
cia y Lie. D. Isidro Rojas, Representantes del Estado de Zacatecas; los
Sres. Lie. D. Manuel de Olaguibel y Dr. D. Manuel Villada, Represen-
tantes del Estado de Mexico; los Sres. D. Roman S. de Lascurain y









Lie. D. Manuel Peniche, Representantes del Estado de Campeche; el
Sr. Dr. D. Adolfo Castanares, Representante del Estado de Tabasco;
los Sres. D. Julio Zarate y Dr. D. Gregorio Mendizabal, Representan-
tes del Estado de Veracruz; el Sr. Dr. D. Ignacio Ocampo, Represen-
tante de la Sociedad Pedro Escobedo; el Sr. Lic. D. Agustin Arroyo
de Anda, Representante de la Academia de Jurisprudencia; el Sr.
Howard, Representante de la Sociedad Geografica de Londres; el
Sr. Dr. D. Manuel Urbina, Representante del Museo Nacional; el Sr.
D. Leopoldo Batres, Inspector de Monumentos Arqueol6gicos de la
Repfiblica; el Sr. Lie. D. Vidal de Castaiieda y Najera, Representante
de la Escuela Nacional Preparatoria.

SOCIOS CONTRIBUYENTES.

Sres. Dr. D. Manuel Ortega y Reyes, D. Jos6 Breier, Lie. D. Luis Pgrez
Verdia, Lie. D. Primo Feliciano Velasco, D. Luis H. Labadie, D. Aris-
tides Martel, Mr. Lambert de Sainte-Croix, Mr. Howarth, Mr. George
Bruce Halsted, Mr. Br6aux, Sra. Da Candida Modelo de Zaragoza,
Sres. D. Justo Zaragoza, D. Ram6n Alcazar, D. Eufemio Abadiano,
D. Pedro Gonzalez, Dr. D. Antonio Pefiafiel, Lic. D. Jos6 L6pez Por-
tillo y Rojas, Dr. D. Francisco Kaska y D. Adolfo Hegewish.
Acto continue, el Sr. Secretario Sanchez Santos anunci6 que se iba
a proceder a la elecci6n de la Mesa del Congreso, y el Sr. Dr. D. Je-
sfis Sanchez, Vocal de la Junta Organizadora, propuso que como ha si-
do costumbre en los anteriores Congresos de Americanistas, se votase
por aclamaci6n el personal de Mesa Directiva, contenido en la lista cir-
culada previamente. Consultada la Asamblea, aprob6 esta moci6n, y
en consecuencia, la Mesa del Congreso se declare constituida en la for-
ma siguiente:
PRESIDENTE EFECTIVO: Sr. Lie. D. Joaquin Baranda, Secretario de
Estado y del Despacho de Justicia 6 Instrucci6n Pfiblica.
VICEPRESIDENTES: Sr. D. Jos6 M. Vigil, Sr. Lic. D. Alfredo Chave-
ro, Excmo. Sr. D. Justo Zaragoza y Sr. Dr. E. Seler.
SECRETARIO GENERAL: Sr. D. Trinidad Sanchez Santos.
SECRETARIOS: Sr. Ingeniero D. Jose M. Romero, Sr. Lambert de
Sainte-Croix, Sr. D. Roman S. de Lascurain, Sr. D. Julio Zarate y
Sr. J. A. Breaux.










En seguida, el Sr. President del Congroso manifesto quo al decla-
rar instalada la XI reunion del Congreso de Americanistas en la Ca-
pital do la Repfiblica, sentia verdadera complacencia al dar en la for-
ma mas cordial la bienvenida I los miembros que la constituyen, y
anadi6 que la designacidn que hizo de Mexico el Congreso do Estocol-
mo para celebrar aqui el que hoy queda instalado, serial justamente
apreciada por todos los hijos de este pais como una honra distinguida.
El Sr. Secretario Sanchez Santos di6 cuenta de los nombramientos
de Presidentes y Vicepresidentes honorarios, hechos por ]a Junta Orga-
nizadora, y los someti6 i la aprobaci6n del Congreso, quo los confirm
con su voto.
El Excmo. Sr. I). Justo Zaragoza propuso para Presidente de honor
del Congreso al Sr. Gral.. D. Porfirio Diaz, Presidente de los Estados
Unidos Mexicanos, y agreg6 que la comisi6n que nombrase la Mesa
para participar a ese alto Magistrado el nombramiento anterior (en el
caso de ser aprobado p;or el Congreso), se encargase tambien de anun-
ciarle la instalaci6n de esta Asamblea, y de manifestarle, en nombre
de la misma, los sentimientos de p6same por el reciento fallecimiento
del Sr. Lic. D. Manuel Romero Rubio, Secretario de Estado y del Des-
pacho de Gobernacidn. Tambien propuso el mismo Sr. Zaragoza que
otra comisi6n manifestara iguales sentimientos a la familiar del finado.
Aprobadas que fueron por el Congreso las proposiciones anteriores, el
senior Presidento nombr6 para desempeilar la primera comisidn al
Excmo. Sr. D. Justo Zaragoza, Sr. Lic. D. Felix Romero, Mr. Boulard
Pouqueville, Sr. Lie. D. Luis Perez Verdia y Mr. George Bruce Hal-
sted, y para la segunda a los Sres. D. Guillermo de Landa y Escand6n,
Cesare Poma y D. Jos6 M. Romero.
El Sr. Secretario Sanchez Santos anunci6 que maiana n las 6 de la
tarde se efectuaria la inauguraci6n de la XI sesidn del Congreso de
Americanistas, y que el H. Ayuntamiento de la Capital de Mexico
ofrecia a los miembros del Congreso un banquet en el Palacio Muni-
cipal, despu6s de terminada la sesi6n. La preparatoria concluy6 a las
12.40 del dia.














SEGUNDA SESSION (INAUGURAL).


MARTES 15 DE OCTUBRE.



A las 61 de la tarde se abri6 la sesi6n bajo la presidencia del Sr.
Lic. D. Ignacio Mariscal, Secretario de Estado y del Despacho de Re-
laciones Exteriores, en representaci6n del Seiior General de Division
D. Porfirio Diaz, Presidente de la Repfblica, con asistencia de los Se-
iiores Secretarios de Estado y del Despacho de Justicia 6 Instrucci6n
Priblica, de Hacienda, de Comunicaciones, de Fomento y de Guerra y
Marina, del Cuerpo Diplomatico, de los Seiiores Representantes de las
Repfiblicas Francesa, Dominicana, de Guatemala, Nicaragua, Salvador,
Colombia, Perl, Venezuela y Brasil; de los Seiores Representantes de
los Reinos de Espaiia y Prusia; de los Seiiores Representantes de las So-
ciedades cientificas nacionales y extranjeras que so han enumerado en el
acta anterior; de los Seliores Representantes de los Gobiernos de los Es-
tados que component la Federaci6n Mexicana y cuyos nombres constant
en el mismo document; de los Sres. Lies. D. Rafael Reyes Spindola y D.
Victoriano Pimentel, Representantes del Estado de Michoacan; de los
Sres. Lie. D. Ezequiel A. Chavez y 1). Camilo Gonzalez, en representa-
ci6n del deoAguascalientes; de los miembros de la Junta Organizadora;
de los socios contribuyentes cuya relaci6n queda hecha en el acta men-
cionada, teniendo que agregar a la Sra. de Seler, y a los Sres. Inge-
niero D. Manuel F. Alvarez, D. Juan de D. Villalon, Lie. D. Manuel
Fernandez Villarreal, H. S. Jacob, George Green, D. Jorge Leclerc,
Ingeniero D. Luis Salazar, Lie. D. Nicolas Melendez, D. Carlos Wid-
man, Dr. D. E. Schmidtlein, Dr. N. Baumgarten, Sra. Ashley Townsend,
Sra. Cora Townsend de Rasc6n, y las distinguidas personas que fueron
invitadas por la Junta Organizadora.
El Seiior Presidentc sent a su derecha al Sehor Secretario de Jus-
ticia, Presidente efectivo del Congreso, y a su izquierda al Sr. D.









Eduardo Seler, Representante de S. M. el Rey de Prusia; seguian en
los sillones de la derecha el Seior Secretario de Guerra, los Sefiores
Ministros de Guatemala y Espaiia, y los Sefiores Encargados de Nego-
cios del Brasil, Francia 6 Italia. En los sillones de la izquierda del
President, los Seiores Secretarios de Hacienda, Comunicaciones y
Fomento, y los Sefiores Oficiales Mayores do estas Secretarias de Es-
tado. El resto del estrado presidential lo ocuparon los miembros de la
Junta Organizadora y los demis Representantes de las naciones ex-
tranjeras.
Abierta la sesi6n, el Senor Secretario D. Julio Zarate ley6 el acta
de la sesi6n preparatoria, la cual sin discusi6n fu6 aprobada por el Con-
greso.
En seguida, el Seiior Secretario General D. Trinidad Sanchez San-
tos, particip6 al Congreso que habian presentado sus credenciales como
Representantes por la Repfiblica de Venezuela los Sres. Lies. D. Andres
Horcasitas y D. Rosendo Pineda, y como Representante de la Repfu-
blica del Salvador el Sr. D. Jos6 Diez de Bonilla, y que se habian ins-
crito como contribuyentes las personas a quienes se acaba de hacer
referencia en el lugar oportuno.
Acto continue, el mismo Sefior Secretario General ocup6 la tribune
para leer la siguiento Memoria de los trabajos ejecutados por la Junta
Organizadora del Congreso:
"En Agosto de 1894 el Congreso Intornacional de Americanistas,
reunido en Estocolmo, acord6 la celebraci6n de un period extraordi-
nario de sesiones en esta ciudad, contando con la aprobaci6n y apoyo
del Gobierno Mexicano.
"Era 6ste el primer proyecto de reuni6n official de Americanistas
en el Nuevo Mundo, y cupo a M6xico la honrosa distinci6n de ser ele-
gido para ella.
"Circunstancias internacionales que en aquellos moments absorbian
la atenci6n del Gobierno y del Pueblo Mexicano, hicieron retardar
hasta el mes de Abril del aiio present, el nombramiento de la Junta
Organizadora que, conform a los Estatutos, debia preparar lo condu-
cente a la reunion del Congreso.
"El dia siguiente de nombrada, esto es, el 8 del mes expresado,
tuvo la Junta su primer sesi6n, y desde entonces, hasta el 11 del
actual, en que se verific6 la fltima, ha celebrado 23, presididas to-










das, con excepci6n de dos, por su Presidente efectivo (l Sr. Ministro de
Justicia 6 Instruccidn Pfiblica. Cumple it mi deber dar cuenta do los
trabajos de la Junta durante las mencionadas sesiones.
"Despuds de elegir la Mesa Directiva, cuyo personal se di6d co-
nocer por modio de los respectivos programs, la primer labor requc-
rida por el buen orden consisti6 en allegar todos los antecedentes y
documents necosarios, ya para que la Junta so ilustrara acerca de sus
atribuciones, ya para dar principio A los trabajos de urgent ejecuci6n.
A ese fin se dirigieron telegramas al Senor Secretario de nuestra Le-
gacin n n Paris, pididndol el c uestionario acordado on Estocolmo para
former part del program del XI Congreso, el program del X y la
list de los Presidentes efectivos de los Congresos pasados, dato im-
portante para dar cumplimiento al art. 2? do los Estatutos Generales.
Entretanto, y a reserve de hacer las modificaciones que el studio de
los documents referidos sugiriera, se nombr6 al que habla para pre-
sentar un proyecto de trabajos de la Junta y de program del Congre-
so; asi como A los Sres. Lic D. Alfredo Chavero, Dr. D. Jesfis Sanchez,
D. Jos6 M. Vigil y D. J. M. de Agreda y Sanchez, para former el cues-
tionario con que por su parte debia contribuir la Junta Organiza-
dora, y que habiendo sido aprobado so hall inserto en el repetido pro-
grama.
"Con el objeto de aprovechar el tiempo que tardarian en Ilegar los
documents pedidos a Paris, se adquirid una coleccidn de Memorias de
los Congresos pasados, las que estudiadas por la Junta, especialmerite
por el Sr. Dr. Sanchez, cuya actividad y eficacia son dignas de aplauso,
nos dieron la suficiente luz sobre los puntos objeto de nuestras dudas.
"Tratandose de un Congreso formado en su gran mayoria por per-
sonas del Antiguo Continente, la Junta se ocup6 desde sus primeras se-
siones en discernir y ejecutar los medios de hacer mas facil la venida
de Americanistas procedentes del exterior. Asi, pues, so nombr6 una
comisidn compuesta de los Sres. D. Jos6 Maria Romero y D. Julio
Zarate para que conferenciaran con el senior Ministro de Comunica-
ciones y Obras Pfiblicas, a fin de obtener de las compainias de ferro-
carril y de navegaci6n las mayores concesiones que fuera possible en fa-
vor de los seinores Americanistas. La gesti6n de la Junta, .lfi.'..iii,-nt..
apoyada por el senior Ministro, produjo felices resultados, pues que las
empress de todas las lines del pais concedieron rebajas importantes,









y algunas exclusion total del precio de pasaje. Luego que se obtuvieron
noticias completes A ese rcspecto, fuoron comunicadas A los Mi lti'..
Mexicanos en Londres, Paris, Madrid, Roima, Berlin y Washington,
quienes las hicieron publicar en various periddicos de los respectivos
passes.
"En virtud do haberso aprobado el proyecto de program de los
trabajos de la Junta, y A fin de dar a conocer lo nmis extensamente posi-
ble el del XI Congreso, para allegar el mayor contingent do studios
y de socios, la Secretaria de mi cargo form un catalogo do 2,903 so-
ciedades y centros cientificos, y ayudada por el Sefior Secretario de la
Legaci6n Mexicana en Francia, una list de cerca de mil personas dis-
tinguidas en el mundo cientifico europeo.
"A todas ellas, asi como a las sociedades y centros referidos, se envi6
invitaci6n acompaiada del program en espailol y francs, y de las res-
pectivas convocatorias en ambos idioinas. So invite igualmente a todos
los Gobiernos de America, de Europa y al del Jap6n, asi como d los de
los Estados de la Repitblica para que acreditason representantes en el
Congress. Y para completar tan vasta propaganda, se remitieron dos
mil invitaciones y programs t los seiiores Ministros Mexicanos en los
paises referidos, con el objeto de que fueran convocados los hombres
de ciencia, cuyos nombres no constaban en las lists de la Secretaria,
y que residiesen en aqnella naciones, 6 en las de Bl36gica, Paises Bajos,
Dinamarca, etc., etc.
"4Por conduct de la Secretaria do IRelaciones, que muclho ha ayudado
6 la Junta en sus trabajos, so enviaron las tarjetas de subscripci6n y do
adhesion, conforme al modelo que proporcionO el senior (obernador
de Estocolmo.
"Finalmente, se invit6o las sociedades y personas ;. it iin .., de
nuestra Reptiblica, propuestas para ollo por una comisidn especial.
S"Los trabajos no han sido est6riles. Los seTiores Representantes de
Mexico, de quo e he echo referencia, informaron oportunamonte A esta
Junta, manifostando que debido d la ostaci6n, so hallaban fuera do los
giandes centros casi todos los hombres prominentes a quienes se invita-
ba. Las sociedades cientificas estaban clausuradas a la sazdn, y Osas y
semejantes circunstaricias dificultaban sobremanera el 6xito de la pro-
paganda.
.'"Lo mismo nos comunic6 en carta llena de afecto hacia Mexico, el










Exemo. Sr. 1). Antonio Canovas del Castillo, asegurando que el con-
tingente de Espaiia ha)ria sido considerable, A no llegar las convo- ,
catorias cuando la estaci6n calurosa estaba tan avanzada.
"A pesar de tales circunstancias, que la actividad de la Junta no
podia dominar, tiene esta la satisfacci6n de anunciar que el 6xito do
sus laborers es muy apreciable, tanto en material do trabajos reii-
tidos, ya del interior de la Naci6n, ya del exterior, cuanto en orden
al nfimero de adhesiones. Se hlan recibido de todos los paises invitados,
y contamos en nuestra list de socios a mnuchos de los hombres ilus-
tres que han llevado a grades profundidades la investigacion cientifica
de la historic, la lingiiitiica y la etnografia del Nuevo M nii.... La ma-
yor part de ellos han manifestado la imposibilidad de concurrir perso-
nalmente al Congreso, ya porque el peso do la edad impide a unos
emprender viajo tan largo, ya porque los negocios y cargos oficiales
no permiten a otros separarse por largo tiempo de los paises do su re-
sidencia, ya, finalmente, por haberse recibido la invitacidn fuera del
tiempo oportuno. Pero todos los que no pudieron asistir han hecho el
encargo de que se los tuviera como presents.
"Trece naciones han aceptado oficialmente la participaci6n en el
Congress, y once han acreditado sus representantes. Son 6stas: la Repf-
blica Francesa, los Estados Unidos de Am6rica, Espaila, el Reino de
Prusia y las Rcpfiblicas de Guatemala, Nicaragua, Brasil, Colombia,
Peru, El Salvador y Venezuela.
"No menor es la honra que result a esta Asamblea al recibir en su
seno a los representantes de diez y seis sociedades sabias y centros
cientificos del interior y del exterior, cuyas credenciales fueron presen-
tadas en la sesiOn preparatoria.
"Ademas, la Secretaria de la Junta recibi6 los avisos de otras varias
sociedades cientificas extranjeras, dispuestas a tener participaci6n en el
Congress y cuyos delegados no so presentan afii.
"Copiosa ha sido la remisidn de trabajos cientificos de notoria im-
portancia, y por lo tanto fructuoso el 6xito de este Congreso, como
aparecora en la M.-n!.. in, cuya publicaci6n quedara a cargo de una co-
misi6n especial, no siendo possible dar lecture i todos por el reducido
nfimero de las sesiones, y por ser pocos aquellos cuya extension pudiera
caber dontro de los limits sciialados por los Estatutos. Por esto la
Junta se vid precisada 4i facultar al Seiior Presidente para prorrogar el









tiempo de 20 minutes, hasta done lo juzgue prudente, segfin el inte-
res de los respectivos studios.
"Se han recibido obsequios valiosos, de los cuales enumerar6 algu-
nos, tales como el Diccionario Nahuatl de Remi iii, regalo del
Gobierno Frances; Los Chibchas, de su autor el Excmo. Sr. D. Vicente
Restrepo, Ministro de Estado de Colombia; Historia de Tabasco, por
el Sr. Pbro. D. Manuel Gil y Saenz; El Manuscrito de un Cacique, por
el sabio Henri de Saussure, etc., etc.
"Deseando la Junta Organizadora presenter por su part algfin con-
tingente de importancia en el campo de las investigaciones del Con-
greso, orden6 la traducci6n al espailol de cantares mexicanos manus-
critos que existen on la Biblioteca Nacional.
"Siendo la mfsica dato de tanta importancia para estimar la indole
y character de un pueblo, la Junta se propuso reunir una colecci6n de
aires nacionales, algunos de origen anterior i la conquista, como un
nuevo olemento para la Historia de l.::...... A ese fin solicit de los
sefores Gobernadores de los Estados la formaci6n de tales colecciones,
y hoy tenemos la satisfaccidn de mostraros las quo han sido romitidas
por los Gobiernos de Jalisco, Hidalgo y Michoacan.
"Considerando que nuestro Musco Nacional es el centro arqueol6-
gico de mayor importancia en el pais, el senior Presidento de la Junta
dict6 providencias referentes a varias importantes mejoras, ya cientifi-
cas, ya de orden, ya de embellecinmiento del Museo, donde se prepare la
exposician arqueol6gica A que el Congreso sera invitado para el dia de
maiiana. Con objeto de enriquecer sus colecciones, se comision6 a los
Sres. Coronel ID. Prdspero Cahuantzi, Gobernador del Estado de Tlax-
cala, y D. Francisco Martinez L6pez, para que recorrieran various Es-
tados y obtuvieran objetos de interns arqueol6gico. Diclos senores cum-
plieron satisfactoriamente con su encargo, y debido a su actividad y
pericia se logr6 el fin deseado por la Junta.
"Teni6ndose en cuenta que el mayor interns que a los ojos delAme-
ricanista puede encerrar esta naci6n, es desde el punto de vista de sus
monumentos, y doseando que estos sean estudiados pot los sabios, la
Junta acord6 que se hiciesen excursions & las ruinas de Teotihuacan,
en el Estado de M6xico, y i las de Mitla, on el de Oaxaca, las que se
verificarin luego que termine el period de sesiones que hoy se inau-
gura.










"Finalmente, se nombraron comisiones de recepcion en Paso del
Norte, Nuevo Laredo, Veracruz y Mexico.
La protecci6n del Supremo Gobierno ha sido ilimitada, y de la
buena acogida que os hace el i. Ayuntamiento muestra es elocuente la
obsequiosa manifestaci6n de esta noche."
Despues, el Seilor Presidente efectivo del Congreso, Lic. D. J.oaquin
Baranda, Secretario de Justicia, pronunci el siguiente discurso inau-
gural:

SENORES:
"Por inmerecida que sea la honra que me habdis dispensado al ele-
girme Presidente efectivo del Congreso, siompre trae consigo el inelu-
dible deber de corresponder i ella, deber que me esforzar6 en cumplir
confiando finicamente en lo eficaz que suele ser la buena voluntad.
"La ley del progress, sorprendiendo y dominando las fuerzas de la
naturaleza, ha ensanchado hasta lo maravilloso, la esfera de los cono-
cimientos humans; y obedeciendo it esa ley, la ciencia ha forzado los
estrechos linderos de la historic, penetrando con audaz resoluci6n en
el mias alli misterioso que envuelve en sus sombras el desconocido ori-
gen de la humanidad. Los que en descubrirlo so afanan y consagran a
tan ardua labor concienzudos studios, abandonan el explorado campo
del Antiguo Mundo, se fijan en el que les ofrece el Nuevo, virgen ain;
proyectan asociarse para vigorizar su acci6n, y nace on la Sociedad
Americana de Francia el feliz pensamiento de former un Congreso In-
ternacional do Americanistas. El germen se desarroll6 al calor de ilus-
trado entusiasmo, y el Congreso, en 1874, abri6 su primer period de
sesiones en Nancy y ha venido reuni6ndose cada dos arios, en las princi-
pales ciudades europeas, en Luxemburgo, Bruselas, Madrid, Copenha-
gue, Turin, Berlin, Paris, Huelva y Estocolmo. Los resultados obtenidos
se registran en ]as actas de las sesiones publicadas en ya numerosos
volfimones; alli se encuentran marcadas, con nombres ilustres y tra-
bajos importantes, las diversas etapas que el Congreso ha recorrido en
su gloriosa peregrinaci6n.
"Al terminarla filtima reunion on Estocolmo, el C..11 r -, ajustan-
dose i sus estatutos, tenia quo sciialar un lugar precisamente de Europa,
para que se verificara la inmediata reuni6n;.pero rompiendo por la pri-
mera vez el inexplicable y restrictive precepto que se habia impuesto,










tuvo a bien acordar, medianto plausible iniciativa, que el Congreso se
reuniera en Mexico, acuerdo que el Gobierno Mexicanio so apresur6 A
acoger con beneplhcito y gratitud.
"~No es, cn efecto, explicable que uun asociaci6n cuyo program es
coadyuvar al progress de los studios etnogrificos, lingtiisticos 6 his-
toricos references A ambas A.mAricas, especialmente on la 6poca preco-
lombina, se prohibiera a si inisma venir a esta tierra quo es objeto de
sus investigaciones, y verla, y tocarla, y descubrirse ante sus admira-
bles monuments, 6 interrogarlos direct y energicamentc con la voz
de la ciencia, l)astante poderosa para resucitar a las generaciones del
pasado y obligarlas a revelar los inexcrutables secrets do su existen-
cia. El Congreso de Estocolmo ha proclamado el inejor m6todo de en-
.*eIIi//ae el experimental, el objetivo, 6 inspirado y resnelto como Col6n,
ha abierto las puertas del Nuevo Mundo A los Americanistas. iHonor
al Congress de Estocolmo!
"La p1ererencia que se otorg6 A nuestra patria en la capital de Sue-
cia, tiene en su abono la convicci6n de que entire las naciones ameri-
canas es una de las mas ricas en monuments arqueologicos. Cual sun-
tuoso museo guard venerandas reliquias en today la vasta extension
do su territorio, desde las regions en quo sopla el B3reas, hasta las
quo baiia con sus olas espumosas el Golfo de M6xico. Tended la vista
por cualquier lado, y os encontrar6is con las ruinas de Casas Grandes
en Chihuahua; con restos antiguos y momias admirablemente conser-
vadas en Sonora; con huesos de gigantes, fragments de columns y
construcciones arruinadas en Durango; con el Cerro de los edificios en
Zacatecas, sobre el cual se ostentan las ruinas de la Quemada; con los
restos humans que forman el contingent espontAneo del lago de Cha-
pala; con las ciudades fortificadas de la Sierra Gorda en Quertaro;
con las ruinas de Xochicalco; Casa de Flores, en Morelos; con las de
Mitla en Oaxaca; con las del Palonque en Chiapas; con las de Papan-
tla en Veracruz; con las del Hoch-Ob on Campeche; con las de Ulxmal
y Chichen-ltzg en Yucatan.
"En las cercanias de esta capital, emporio del Imperio Azteca, que
centre sus titulos nobiliarios cuenta el de haber sido la primer de Ame-
rica que utilize el prodigioso invento de G ltf ii.l i.-, tennis, Seilores,
al alcance de vuestra mano, el hist6rico castillo de Chapultepec, que
entire los seculares ahuehuetes de su phlcido bosque, so cierne sobre










pefiascosa colina contemplando el espldndido valle que limit la cordi-
Hlera de AnAlhuac; tennis Ae cerro de Iztapalapan en cuya cumbre se cc-
lebraba, al fin de cada ciclo azteca, la extraordinaria ceremonia del
fuego nuevo, sacrificando un hoinbre y encendiendo sobre su cuerpo,.
palpitante amiu, lugubre hoguera, que era, sin embargo, para los .te-
morizados y supersticiosos habitantes de la comarca, como faro de sal-
vacion que anunciaba que ni para ellos, ni para el nundo habia sonado la
filtima lora; tennis en Popotla el cdlebre ahuehuete conocido con el nom-
bre de Arbol de la Noche Triste, porque la tradici6n cuenta que fui mudo
testigo de las lagrimas de Hernan CortIs cuando no so resignaba a apu-
rar el caliz de la derrota; tennis, on fin, y con esto tennis bastante, las pi-
ramides, los trimulos v la fortaleza de Teotihuacan, monumentos anti-
quisimos, quc oxistian antes de que los toltecas, predecesores de los
acolhuas y do los mexicanos, vinieran al Valle, no obstante haber dado
estos filtimos A la, ciudad el nombre que Ileva, que quiere decir lugar
de los que adoran dioses, segfin asegura, con otros etimologistas, el
notable historiador Orozco y Berra, quien agrega en el particular, que
la etimololia '.., ii,,,,r el ascrto de se) aquella ciudad tin reverenciado
santuario, comlicicdn /que p)ede explicar su existence prehistdrica y su
conservaciit dluranteO las vicisitudes subsecuentes.
"'Como un muestrario de todas esas grandezas, quo permanecen en
el abierto tonmplo do la naturaleza iluminados por el sol, y sobre las
cuales por dosgracia, vine ejerciendo el tiempo su acci6n irresistible
y destructora, tennis tambi6n, Seiiores, el Museo Nacional, con el que
esta identificado el grato 6 imperecedero recuerdo de los Virreyes D.
Antonio Bucarelli y el Conde de Revillagigedo, los primeros que pen-
saron en la creaci6n d se e establecimiento, que despuds ha meerecido
la constant y decidida proteccidn de todos los Gobiernos. El Museo
fundado en la Real y Pontificia ITniversidad, se translad6 al cabo de
muchos ailos, i la (asa de Monoda que actualmento ocupa, y en sus
salones present una abundant y variada coleccidn de antigiiedades
del pais, entree las que descuella el Calendario Azteca, que encierra,i
juiicio de persona autorizada, los conocimientos .i-itit:i-..- do los anti-
guos imexicanos, y el Tablero Central de la c6lebre Cruz del Palefique,
quo ha pi'ovocado acaloradas y eruditas discusiones sobre la predicaci6n
del Evangelio en Amdrica, antes de que fuera descubierta y conquis-
tada por los valerosos hijos de la hidalga naci6n, en cuyos dominios no









se ponia el sol. Cou los utensilios donmesticos, armas, idolos, amuletos
y objetos del culto que abundan on el Museo, llamaran especialmente
vuestra atenci6n las pinturas originals, los cdcices, algunos mapas, la
matricula de los tributes que se pagaban a los reyes mexicanos, el itine-
rario de Aztln hasta la fundacidn de Tenochtitlan, y otros objetos cu-
riosos quo seria prolijo enumerar.
"He aqui, Soiores, el grandiose libro abierto A vuestros ojos; en sus
p6ginas encontrarpis los inapreciables elements quo ofrcce I ]a paleon-
tologia y A la historic, A la arqueologia y A la etuografia, para la mi-
lagrosa reconstruccidn de lo pasado, obra complex de tardia y do dificil
ejecuci6n. En este libro han leido investigadores de nota, nacionalos
y extranjeros. Al recordarlo, vicnen a mis labios los nombros de Las
Casas, Sahagin, Molina, Gante, Landa, Cogolludo, Benavente, Sigiien-
za, Clavijero, Gama, Alcedo, Fernando Ramirez, Ignacio Ramirez,
Orozco y Berra, Pimentel, Garcia Icazbalceta; y seria infiol 6 injusta
mi memorial, si no evocara tambi6n on este acto solemn, los nombres no
menos ilustres de Robertson, Prescott, 't..plh.-ii, y Kingsborough. Pu-
dieray debiera quiza citar otros, que muchos figuran on los anales biblio-
graficos, pero me abstengo do (llo, seguro de que los tennis presents 4
todos, 6 los vivos y A los muertos. ,Y c6mo, aunque no lo citara, ha-
briais de olvidar, por ejemplo, al sabio prusiano, autor de la "Flora
Subterranea," que desde las nevadas alturas del Chimborazo divis6 ol
Nuevo Continente y lo anunci6 al mundo como la tierra prometida del
progress y de la libertad? lCdmo habiais de olvidar, repito, vosotros
Americanistas, al inmortal Bardn de Humboldt, que en sentir de elo-
cuente orador mexicano, fu6 el primero quo tuvo la gloria de decir: Esta
es la Amdrica!
"Seguid, Seiiores, la estela luminosa que esos astros dejaron A su
paso, y ella os conducirA por buen camino al esclarecimiento de los he-
chos. Har6is con Clavijero la peregrinacidn de los mexicanos del Rio
Colorado a Tula, siguiendo el itinerario de las ruinas escalonadas en el
transito; y tendr6is que volverla 4 hacer con Orozco y Berra por distin-
to derrotero, dentro del cual no estan comprendidas las ciudades arrui-
nadas, que a juicio de este mismo historiador, bajo todos sus aspects
correspondent d la e(poca prehistdrica, y son mnanifestaciones muy mar-
cadas de la civilizacidn del hombre prehist6rico en if_, ... Investigardis
si ]a 6poca de la piedra bruta se separ de la de la piedra pnlinmentada









6 se confundi6 con ella y si el hierro fun'6 no conocido, y os acercar6is en
fin, a la soluci6n del problema cientifico de la unidad de la especie hu-
mana, en el caso de que a comprobar se llegara que las civilizaciones
primitivas del Nuevo Mundo son semejantes a las del Antiguo; que las
razas que poblaron ambos tienen los mismos caracteres antropol6gicos;
quo los signos de nuestros c6dices pueden descifrarse por la clave de
los jeroglificos egipcios, y que las piramides de Cholula, de Papantla
y de Xochicalco, en las que se distinguen grades bajos relieves de hom-
bres, animals, simbolos y dibujos ejecutados con prior, son parecidas
a aquellas piramides desde las que cuarenta siglos contemplaron a los
soldados victoriosos de Napole6n el Grande,
"El Congreso abre hoy sus sesiones, que seran, sin duda, de noto-
rio interns, a juzgar por los trabajos presentados, do que acaba de dar
cuenta la Secretaria. Consagraos, Sefiores, a la fitil y noble labor que
aqui os ha congregado, y contad con que el Gobierno mexicano cdn-
tinuarg impartiendoos la decidida protecci6n que jamas ha escaseado
cuando estan de por medio el lustre y buen nombre de la patria.
"Es sensible que el Jefe Supremo del Estado, apoyo inteligente y
eficaz de today manifestaci6n de adelanto material 6 intellectual, no haya
podido honrar con su presencia esta solemnidad sin precedent en los
fastos americanos; y os much mas sensible que no haya podido por
reoiente y dolorosa causa que ha llenado de honda pena el hogar, el
carifioso santuario de la amistad y la Repfiblica enter quo dep]ora la
irreparable p6rdida de uno do sus grades ciudadanos. Empero, Seiio-
res, atenfia nuestro sentimiento la certeza de que el digno represen-
tante aqui do aquel elevado funcionario, nos trae palabras de estimulo
y do aliento, y promesas frescas do ilustrada y valiosa cooperaci6n.
"Bien vonidos sean los ap6stoles de la ciencia a la antigua Tenoch-
titlan, que se viste de gala para recibir a sus ilustres hu6spedes; bien
venidos scan los audaces exploradores de lo pasado, los paladines del
saber, que recorren el mundo no en busca de quijotescas aventuras,
sino on pos de gloriosas conquistas que rediman a ]a humanidad do sus
errors y de sus extravios; bien venidos sean a esta tierra fecunda, in-
mortalizada por Nezahualc6yotl y santificada por el martirio de Cuauh-
t6moc, dos tipos aborigenes que Plutarco no se hubiera desdeiiado en
comparar con los heroes y semidioses de Grecia y de Roma; bien ve-
nidos sean los propios y extraifos que comulgan identificados en el al-









tar de la civilizaci6n. I Quo el xito corone sus esfuerzos; que hagan
la luz, y quo algfin dia brille esplendoroso el sol de la vordad, finico
que ha debido y debo alumbrar al hombrn on todos los tiempos y en
todas las edades!"
Finalmente, el Seiior Presidente, en nombro del Primer Magistrado
de la Repfiblica, di6 la bienvenida i los Seiiores Congresistas 6 hizo
la siguiente declaraci6n: "Hoy dia 15 de Octubre do 1895, queda abiei-
to el period extraordinario de sesiones de la XI Reuni6n del Congreso
International de Americanistas."
So distribuy6 la ordon del dia 16 y se comunic6 a los Senores Repre-
sontantes y Socios, que el H. Ayuntamiento de la Ciudad de M6xico los
esperaba en el Palacio Municipal, con el fin de darles la bienvenida y
de obsequiarlos con un banquet.
A las 7j de la noche se levant la sesi6n.





Banquete dado por cl Ayuntamiento de M4xico
a los Ainericanistas.

Terminada la sesi6n inaugural del Congreso, pasaron los seiores
Americanistas al Palacio Municipal donde estaba preparado el ban-
quete con que los obsequi6 el Ayuntamiento de la Ciudad, para cuyo
objoto habian sido nombradas dos comisiones, la una compuesta de los
Sres. Regidores D. Guillermo Barron, D. Jos6 W. do Landa y Escan-
d6n, D. Manuel Buch y D. Jos6 Ignacio Icaza, con el oncargo de arre-
glar el banquet; y la otra formada de los Sres. Regidoros D. Jesfis
F. Contreras 6 Ingeniero D. Alberto Robles Gil para el adorno del
sal6n.
El lugar elegido fue el amplio patio llamado de Elecciones, lujosa-
mento aderezado 6 iluminado con profusion. En las paredes se veian
grades coronas de flores con lazos blancos, en los cuales aparecian los
siguientes nombres de los sabios mexicanos y extranjeros quo se dis-
tinguieron en el studio de la historic antigua de Mexico: Bernardino
de Sahagfin, Diego Duran, Francisco J. Clavijero, Bar6n de Humboldt,
Manuel Orozco y Berra, Lord Kinsborough, Fernando Ramirez, Bras-









seur de Bourbourg, Francisco Pimentel, Guillermo Prescott y Joaquin
Garcia Icazbalceta.
A las 8 de la noche se sentaron a la mesa los invitados, ocupando
el lugar de honor el Sr. Lie. D. Ignacio Mariscal, Ministro de Relaciones
Exteriores, en representaci6n del Presidente de la Repfiblica, teniendo a
su derecha al Sr. Lie. D. J oaquin Baranda, Ministro de Justicia 6 Ins-
trucci6n Puiblica y Presidente efectivo del Congreso de Americanistas,
y a su izquierda el Excmo. Sr. D. Justo Zaragoza, Representante de
Espaia, y el Dr. D. Eduardo Seler, Representante de Prusia. Los
asientos inmediatos fueron ocupados por los Sres. Ministros de Comu-
nicaciones y Obras Priblicas, y de Hacienda y Cr6dito Priblico, asi co-
mo por los Representantes oficiales de la Repfiblica Dominicana, de
Alemania, de Inglaterra, de Guatemala, de Espaiia, do los Estados
Unidos de Am6rica, de Francia, de Italia y del Brasil.
Entre los demas concurrentes so encontraban los miembros del Ayun-
tamiento; el General I). Pedro Rinc6n Gallardo, Gobernador del Dis-
trito Federal; el Sr. Lie. D. Luis Mindez, Presidoelte de la Academia
Mexicana de J urisprudencia y Legislaci6n; el Sr. D. Jose Maria Vigil,
Director de la Academia Mexicana de la Lengua, correspondiente de
la Real de Madrid; el Sr. D. Pedro Gorozpe, Presidente do la Sociedad
Agricola Mexicana; el Sr. Lie. D. Eustaquio Buelna, Magistrado de la
Suprema Corte de Justicia; los Sres. Senadores D. Narciso Davila,
D. Jose Pe6n y Contreras, D. Joaquin Redo, D. Antonio Arguinzonis;
los Sres. Diputados D. Manuel Sierra Mendez, D. Camilo Arriaga,
D. Modesto Martinez, D. Rafael Ramos Arizpe, I). Mariano Coronado,
D. Luis P6rez Verdia, D. Rafael Chousal, D. Alfredo Chavero, D. Ra-
m6n Alcazar, D. Rafael Reyes Espindola, D. Roman S. de Lascurain,
D. Julio Zarate, D. Gregorio Mendizabal, D. Francisco C. Palencia,
D. Fernando Vega, D. Agustin Arroyo de Anda, D. Ignacio Bejara-
no, D. Tomas Moran; los C6nsules y Vicec6nsules de Alemania, Bel-
gica, Colombia, Dinamarca, Espania, Estados Unidos de America, Ita-
lia, Gran Bretafia, Grecia, Honduras, Hawai, Jap6n, Nicaragua, Ppr-
tugal, Paises-Bajos, Salvador, Suecia y Noruega, Suiza y Venezuela;
los Representantes de ]a prensa, Lie. D. Arturo Paz, de la Patria;
Sr. Haro, de Mexican Herald; D. Agustin de J. Tovar, del Tiempo;
D. Enrique Boteta Mendez, del Universal, y D. Gabriel Villanueva,
del Municipio Libre; los Sres. Ingenieros D. Antonio Garcia Cubas,










1). Jose Maria Romero, I). Jose C. Segura, D. Ezequiel Ord6fiez, D.
Luis Salazar, D. Antonio Torres Torija; y los Sres. D. Jos6 Tornel,
Dr. D. Francisco Kaska, Dr. D. Antonio Pefiafiel, Coronel D. Pr6spero
Cahuantzi, D. Enrique do Olavarria y Ferrari, D. Leopoldo Batres,
Presb. D. Ram6n Valle, D. Carlos deVarona, Director del Banco Na-
cional; D. H. Nickerson, Presidento del Casino Aleman; D. Manuel
Iturbe, Ministro de Mexico en Inglaterra; D. Luis Gonzalez Obreg6n,
Lie. D. Manuel de Olaguibel, Dr. D. Nicoias Le6n, D. Eduardo Diaz
Peiiiunri, Dr. D. Jesfs Sanchez, D. Trinidad Sanchez Santos, Secreta-
rio general del Congrcso, y otras personas.
El banquet estuvo animadisimo. A la hora de los brindis, el Sr.
D. Sebastian Camacho, Presidente del Ayuntamiento, en extenso dis-
curso di6 la bienvenida en nombre de la Ciudad a los sefiores miem-
bros del Congreso; habl6 do los adelantos progresivos de la ciencia,
prometi6ndose los mas plausibles resultados de la undecima sesi6n del
Congress de Americanistas, y termin6 brindando per ellos, por los re-
presentantes de las naciones amigas de Mexico y por el senior Presi-
dente de la Repfiblica. Contest este brindis en breves y elocuentes
palabras el Sr. Lic. D. Joaquin Baranda, Ministro de Justicia y Presi-
dente del Congreso, dando las gracias a la Corporaci6n Municipal; y
sucesivamente brindaron el Excmo. Sr. D. Justo Zaragoza, Delegado
de Espaiia el Sr. Dr. Seler, Representante del Gobierno de Prusia; el
Sr. Lic. D. Alfredo Chavero, el Sr. Lic. D. Ricardo Ramirez, el Sr.
Presb. D. Ram6n Valle, el Sr. Dr. D. Antonio Pefiafiel, el Sr. D. En-
rique de Olavarria y Ferrari, Delegado de Espaisa; el Sr. D. Leopoldo
Batres y el Sr. Coronel D. Pr6spero Cahuantzi, Gobernador del Esta-
do de Tlaxcala, que habl6 en idioma nahuatl.
El banquet termin6 a las doce de la noche.




Visita al Museo Nacional.

El dia 16 de Octubre, como estaba anunciado previamente, los sefio-
res Americanistas visitaron el Museo Nacional. A las diez de la ma-
iiana comenz6 la visit, dirigidndose desde luego los Congresistas al
gran Sal6n destinado a los monolitos y que forma la primer secci6n










del Departamento de Arqueologia. En ese lugar so hallan cono prin-
cipales, la gran piedra llamada Calendario Aztecu 6 Piedra del Sol;
la caboza colossal de diorita que rcpresenta, en el sentir del Sr. Chave-
ro, el dios 'Totc; la gran estatua encontrada on las ruinas de Chichen-
Itza por el Dr. Le Plongeon, y quo lleva el nombre de Chac-Mool; la
colosal de la diosa Coatlicue, descubierta on la Plaza mayor de M xico
a fines del pasado sigloi la gran piedra de Tizoc; las dos cabezas co-
losales de sorpiente desenterradas en el atrio de la Catedral de M.:i -..
on 1881 por el Sr. Garcia Cubas; las grande columns toltecas, en
fragments; la estatua conocida por del Indio triste; otros muy in-
teresantes monumentos que completan el nfimero de 354, y el colosal
monolito traido de Teotihuacan por el Sr. D. Leopoldo Batres, Inspec-
tor de los monumontos de la Repfiblica. Antes de retirarse los visitan-
tes, do este gran Sal6n, el Sr. Coronel D. Prdsporo Cahuantzi, Go-
bernador del Estado de Tlaxcala, loy6 un discurso on que encomi6 la
importancia del studio de los monuments arqueoldgicos para el ma-
yor adelantamiento de la historic de los pueblos antiguos americanos,
y en particular para la de los habitantes de M6xico en las edades
antiguas.
Despu6s pasaron los Congresistas a la seccidn de coramica, que ocu-
pa toda una ala de la plant baja del edificio, visitando a continuaci6n
el Departamento de Historia de Mexico, en el que se encuentran los
retratos do los mAs eminentes misioneros los de todos los virreyes, co-
menzando con el del conquistador Hernin Cortes; varias armaduras de
soldados espaiioles del siglo XVI; el estandarte de la conquista; various
mapas muy interesantes; una coleccidn numismatica; uno de los estan-
dartes que us6 el ejdrcito acaudillado por Hidalgo en la guerra de In-
dependencia iniciada el 16 de Septiembre de 1810; terminando la vi-
sita despues de recorrer los vastos salones destinados a la Historia
Natural.
Menci6nanse en seguida los objetos que los Gobiernos de los Esta-
dos y algunas personas particulars facilitaron al Gobierno General,
para que se exhibiesen en el Museo Nacional durante las sesiones del
Congress de Americanistas.
ESTADO DE TLAXCALA.- Un estandarte antiguo. Un cuadro al 6leo
representando la predicacidn del Evangelio. Reproducciones litografi-
cas, a varias tintas, de la copia del Lienzo de Tlaxcala.









ESTADO DE M1%XIco.- Un tlapanhchuetl 6 tambor aztcca. Un es-
pejo circular de obsidiana pulimentado en ambas cars. Un vaso de
obsidiana con dos figures labradas. Un idolo dc obsidiana con su au-
tentica. Un teponaztli con ,i ....
ESTADO DE COLuIA.-Coleccidn en ceramica compuesta de figures
que representan idolos y vasos de diversos tamaTios. Forman esta co-
lecci6n ciento dos piezas y various fragments, algunos de ellos de piedra.
ESTADO DE MIClTOACAN.-La misma coleccidn exhibida en la Ex-
posicidn Colombina verificada en Madrid cl afio do 1892.
Ei- \11, DE -iM.I.i.L-.-Diez dibujos a 1piz con las reproduccio-
nes amplificadas de otras tantas fotografias del Album de Morelos que
se exhibit on la misma Exposicidn Colombina en Madrid. Seis acua-
relas references a las exploraciones verificadas por el Sr. Arquitecto
D. Francisco Rodriguez on la pirdmide del Tepoxteco, en el Municipio
de Tepoxtlan.
Coleccidn de particulares.-El Sr. Gobernador del Estado do Vera-
cruz, D. Teodoro A. D)ehesa, facility diecinueve piezas labradas en pie-
dra, de tamaTio regular, y un monolito que represent una diosa que el
propietario de esta coleccion llama La Chinola. El Sr. General I). Jos6
Maria Coutolene, cuatro caracoles grandes, doce chicos, doce fichas,
tres crdneos, ocho figures en barro, un idolo do chalchihuitl, un diente
con inerustaci6n, un fragmento de hueso petrificado, y dardos y nava-
jas de obsidiana do distintos tamaiios. Todos estos objetos han sido
extraidos de las excavaciones practicadas en las faldas del Pico de Ori-
zaba, por el Sr. D. Octaviano Coutoleno. Los Sres. Abadiano herma-
nos: manuscritos, impresos, reproducciones en yeso, ejemplares en cera-
mica, originals, y cartones con fragments de obsidiana y barro. El
Dr. D. Nicolas Le6n: colecci6n de impresos y manuscritos antiguos.
El Dr. D. Antonio Peiafiel: C6dice Fernindez Leal, original, copia en
lienzo del plano de Coixtlahuaca (Oaxaca), un idolo de piedra de ta-
mafio aproximado al natural, seis cuadros con piezas de cobre y cinco
al parecer de oro, originals, con sus respectivas referencias, diecisiete
cartones con moldeados de ornamentaci6n en cera, doce figures de or-
namentacidn en barro, tres idolos on piedra, dos mascaras tecali, ido-
los en barro, vasos de diferentes tamanios y formas en barro, moldes de
ornamentacion en barro, cartons con figures, fragmentosy piezas de ob-
sidiana, diorita y barro.









Colecci6n comprada al Sr. Martinez Gracida por el Gobierno General,
para aumentar las colecciones del Museo Nacional, compuesta de trece
acuarelas de las que se amplificaron tres que representan guerreros za-
potecas de tamaiio natural y al 6leo, y las otras diez, en tamanio mayor
que los originals, reprosentan escudos de armas y asuntos de la 4poca
de la dominaci6n espaiiola.
El Sr. Gobernador de Tabasco, General D. Abraham Bandala, en-
vi6 una caja cerrada y una bolsa de cotense, quo no se abrieron por ha-
ber llegado fuera de tiempo, y que estan en calidad de dep6sito en el
Museo Nacional.







TERCERA SESSION.


MIuRCOLES 16 DE OCTUBRE DE 1895.


A las cuatro y media de la tarde so abri6 la sesi6n bajo la presi-
dencia del Sr. D. Jos6 M. Vigil; en seguida, el Sr. Secretario D. Jos6
M. Romero ley6 el acta de la sesi6n anterior, que fu6 aprobada sin dis-
cusi6n. El Sr. Vigil ofreci6 la presidencia al Excmo. Sr. D. Justo Za-
ragoza, quien despu6s de ocupar el sill6n correspondiente, manifesto lo
que sigue: "Senoras y seiiores: braves seran las palabras que tendr6 el
honor de dirigir a tan honorable asamblea. En nombre do la Naci6n
espaiiola, cuya representaci6nl comparto con los Sres. D. Casimiro del
Collado y D. Enrique de Olavarria y Ferrari, do aquella Naci6n regida
por la mas virtuosa de las reinas, aconsejada por el mis sabio de sus
estadistas; de la Naci6n que, si fu6 madre solicita del virreinato, es hoy
hermana carinosisima de la gran Repfiblica MI. ,.; !I.i; en nombre de
aquel pueblo espaiiol, cuyos sentimientos de amor A la libertad late
al unisono con los del liberal pueblo mexicano, doy las mas expresivas
gracias al ilustre Cougreso por la honorifica distinci6n con que me ha
favorecido al elevarme a esta presidencia."









Acto continue el Sr. Secretario Lascurain ocup6 la tribune para
leer la siguiente Memoria que el Sr. D. Elias Amador remiti6 de Za-
catecas:

"Algo sobre el antiguo Chicomoztoc 6 Siete Cuevas.

"Seiores miembros del Congreso do Americanistas:
Si personas suficientemente versadas en asuntos historicos, 6 bas-
tante diestras y atrevidas para echar exploradora sonda en el profundo
abismo de los tiempos antiguos, han tropezado con escollos y barreras
insuperables para dar pasos seguros en el terreno de las investigaciones
etnog6nicas y antropol6gicas, yo, inicamente aficionado a la lecture de
la historic patria, ese interesante libro quo guard en sus paginas el
recuerdo de tantas generaciones extintas, de tantos acontecimientos no-
tables y de tantas transformaciones en la vida social, political y religiosa
de nuestros pueblos, acomoto indudablemente tarea temeraria al ocu-
parmo de una cuesti6n hist6rica que quiza merece mayor studio que
el que puedo consagrarlo en una disertaci6n de algunos minutes.
"Esa cuesti6n so refiore al misterioso Chicomoztoc, patria primitive,
estancia prolongada 6 pasajera residencia de las families llamadas na-
huatlacas, que en divorsas Gpocas vinieron a establocerse en nuestro
pais y a constituir on 61 interesantes sociedades, cuya vida 6 fisonomia
ha dado motivo a continues y laboriosos trabajos hist6ricos emprendidos
por autores nacionales y extranjoros.
"Mi objeto principal no es acomoter la espinosa tarea de sefalar ubi-
cacidn cierta 6 inequivocos jalones al territorio 6 comarca que con el
nombre de Chicomoztoc did asilo mas 6 menos dilatado a inmensas agru-
paciones de indigenas, que en busca de mejor clima y de mas hospita-
larias tierras, 6 quiza obedeciendo al pesado yugo de las supersticiones,
se dojaron conducir confiadamente por la voz de sus augures y caudillos,
para precipitarse como desbordada corriento humana sobre la ruta de
regions distantes y desconocidas.
Tampoco intent abordar la intrincada cuesti6n de razas, do len-
guas y de cultural que se relaciona intimamente con la historic del ci-
tado Chicomoztoc.
"Desco nada mas cefnirme ahora A resolve una duda, 6 si so quiore,
a rectificar un error en que han incurrido algunos historiadores, al sentar









la hip6tesis de que la localidad quo en el Estado de Zacatecas o inme-
diata a la ciudad de Villanueva existed y se conoce con los nombres de
Chicomoztoc, Ruinas do la Quemada 6 los Edificios, es 6 pnodo ser el
mismo lugar en que primitivamente y por much tiempo residieron los
ya referidos nahuatlacas.
"Ignoro cuindo comenzaria d darse d la mencionada localidad el
nombre Chicomoztoc, quo algunos dicen Chicomoztotl, y quoe n ol idio-
ma azteca significa Side Cuevas 6 en las Sieto Cuevas. Mas, sea cual
fuere esa fecha, voy a ocuparmo en aclarar, en cuanto me lo permitan
los datos que hasta hoy he podido recoger, que esa localidad no es el
Chicomoztoc de que hablan muchos historiadoros, sefialAndolo como re-
sidencia primitive 6 como patria comfin de las numerosas families na-
huatlacas; y que el nombre de la ciudad cuyas imponentes y cxtensas
ruinas se ven todavia cerca de ]a hacienda de la Quemada en el Par-
tido de Villanueva, fu6 conocida antiguamente con el nombre de Tui-
tidn y no Chicomoztoc, como despuds de la conquista la han designado
algunos historiadores y la ilaman afnmuchas personas, al paso que otras
le dan tambidn los nombres de Coatlicamac y Quemoita.
"Esta question de nombres quiza parezca pueril 6 superflua en el con-
cepto de algunas personas; pero i mi juicio deberia estudidrsela amplia
y cuidadosamente, a fin de aclarar, como antes he dicho, si las ruinas
que todavia existen en el Partido de Villanueva, son 6 no las del tan
buscado Chicomoztoc a quo aluden algunos jeroglificos y tradiciones
indigenas, y cuya ubicaci6n se ha pretendido descubrir aun en las muy
lejanas comarcas del Asia.
"Me atrevo, pues, a decir que la denominaci6n Chicomoztoc, en
cuanto a las ruinas tantas veces mencionadas, no es de aceptarse, por-
que en casi todas las histories y on algunas pinturas jeroglificas que
de las inmigraciones .aztecas hablan, no se hace referencia, en los iti-
nerarios respectivos, mass que de un solo Chicomoztoc, al cual comun-
mente colocan on la region que se extiende desde Sonora hasta ]a Alta
California; except en el Cuadro jeroglifico que bajo el nfmero 1 in-
cluye el Sr. Garcia Cubas en el Atlas hist6rico ...g,.i.... quo public
el afio de 1858, pues on ose Cuadro la estaci6ni Chicomoztoc ocupa el
vigesimo sexto lugar de los recorridos por los aztecas despu6s de su sa-
lida de Aztlan; es decir, ese Chicomoztoc deberia star centre Cuau-
tepec y Huizquilucan, muy cerca ya de Chapultepec en el Valle de










Mexico, y por lo mismo, muy distance de los Edificios de la Quemada.
"Ademis, si por Chicomoztoc debemos entender simplemente una
poblaci6n 6 una ciudad en la que residieron los aztecas, es facil demos-
trar que los Edificios referidos no pueden haber sido eso Chicomoztoc.
Si al contrario, debe tomarse como una region 6 como una localidad
susceptible do contender y proporcionar sustento por muchos aiios a nu-
merosas tribus, como indudablemente eran los nahuatlacas, tambidn es
facil probar quo ni en este sentido puedo haber perfect identidad entire
el primitive Chicomoztoc y el que se protende encontrar en los desolados
monuments do la Quemada.
"En cuanto al primer caso, es precise tener present que, ni en el ce-
rro do los Edificios, que es donde se ven las principals ruinas, ni en
ninguna do las otras alturas que las circundan en una area de algu-
nas millas, existen las Siete Cuevas caracteristicas de la antigua man-
si6n azteca.
"Hay, es verdad, dentro de esa area, una pequeia colina que lleva
todavia cl nombro de Cerrito de las Cuevas; poro Gstas, que no son pre-
cisamente site, presentan claros indicios de que no fueron obra de la
naturaleza, sino mis bien de los mismos aztecas, quienes para proveerse
del material que necesitaban en la construcci6n de los soberbios alcs-
zaros, templo, piramides, rampas, terrazas y extensos muros de su pe-
rentoria morada, hicieron on el cerro mencionado varias excavaciones,
en las que posteriormento se ha pretendido ver grutas profundas destina-
das Aglos horripilantes sacrificios ofrecidos 6 Huitzilopochtli; panteones
6 sare6fagos para la nobleza mexicana; rec6nditos altares 6 guaridas
de las divinidades aztecas, y hasta misteriosas 6 eucantadas galerias
impenetrables para el ojo del curioso investigator, pesto quo segfintra-
diciones vulgares refieren, la entrada A una grande cueva se cierra 6
se oculta inmediatamente que alguna persona se acerca con prop6sito
de penetrar en ella. Por tanto, si al llegar a esa localidad los nahuatla-
cas no encontraron en ella las Sietc Cuevas mencionadas, no es verosi-
mil quo lo hubieran dado el nombre Chicomoztoc, siendo como eran
aquellos indigenas tan apegados a la costumbre de imponer nombres
de lugares, con l6gica sujeci6n A los objetos tipicos 6 sobresalientes que
los caracterizaban.
"En el segundo caso, creo que no cabe la posibilidad de que en tan
reducido terreno como el que ocupan todos los grupos y vestigios de









habitaciones que se von en la Quemada, ihayan podido vivir c6moda-
mente y por much tiempo las numerosas familias.que alli moraron,
porque ni la extension de esas ruinas lo indica asi, ni el terreno que los
rodea podia brindar a los aztecas suficiente sustento y recursos indis-
pensables para la vida, puesto que en eso terreno aponas podia la na-
turaleza haberles proporcionado'algo de caza, algo de frutos silvestres,
y tal vez muy escasas y aventuradas cosechas de los cereals y plants
que cultivaban a merced de las esquivas lluvias de esta region, recursos
tanto mas instables, cuanto que durante la permanencia de dichos indi-
genas en la Quemada, que fu6 de veinte aiios a lo mas, vivieron siempre
en continue y desastrosa lucha con los zacatecas, los huachichiles, los
chichimecas de Guanajuato y de Jalisco, y los indomables nayaritas,
quienes los tenian casi reducidos al estrecho valle de Tuitlan; circuns-
tancia que oblig6 6 seis de lasfamilias referidas a seguir superegrinaci6n
hacia el Sur, y a los mexicanos, a abandonar finalmente una residencia
tan insostenible y molesta.
"Por estas compendiadas observaciones croo que las ruinas del valle
de Tuitlan no fueron la gran metr6poli 6 residencia de los nahuatlacas,
que los arquedlogos buscan con cl nombre Chicomoztoc.
"Ha dadose tambien a esas ruinas el nombre de Antiguo Coatlica-
matl, 6 sea boca de serpiente, como las design D. Carlos do Berghes en
el mapa que de ellas levant el aiso de 1833. Es cierto que la estacion
Coatlicamatl aparece mencionada en una de las pinturas j,.,,l1iflt,~
que existen en el Museo Nacional de M6xico, reference a la inmigracidn
de los aztecas; pero esa localidad, segin la tira respective, figure casi
despu6s 6 muy cerca del punto de partida Aztlan; por consiguiente, no
puede corresponder a las ruinas de la Quemada.
"Tampoco debe identificarsele con el Coatlicamatl de que habla Cla-
vijero, porque ese lugar fu6 en el que se detuvieron los aztecas durante
su viaje de Chicomoztoc a Tula; ni con el Coatlicamac a que se refiere
el P. Tello y que coloca en el Valle del Zichil, cerca de Durango, su-
puesto que ese autor menciona claramente on seguida do dicho lugar
el valle de Tuitlan, que es done fundaron los nahuatlacas la ciudadela
6 poblacidn que hoy conocemos con varies nombres y existed inmediata
a Villanueva.
"Mucho menos es de aceptarse el nombre Quemoita que le dan al-
gunos indios huicholes 6 colotlanes, porque indudablemente ese vocablo









nIo s mis que una incorrect pronunciaci6n de la misma palabra Que-
mada; salvo que en el dialecto de esos indigenas pueda tener alguna
significacidn propia 6 adecuada.
"Las anteriores observaciones, que pudiera ampliar y robustecer con
otras, si me fuera possible disponer de mas tiempo para este desaliiado
discurso, me autorizan, pues, d career que el supuesto Chicomoztoc de la
Quemada llev6 dedde su fundaci6n el nombre de Tuitlan; y para sos-
tener esta creencia, voy a exponer alguras breves razones.
"El P. Fray Antonio Tello, en el libro 2? de su Crdnica Misceldnec
de la Sta. Provincia dc Jalisco, hablando de la procedencia de las in-
migraciones aztecas, hace muy marcada distinci6n entro el Chicomoztoc
de donde partieron esas inmigraciones, y la ciudad que en nuestro Es-
tado les sirvi6 de temporal residencia.
"Bastard leer el segundo capitulo del citado libro para persuadirse
de que el P. Tello no da a las mencionadas ruinas otro nombre que ciu-
dad de Tuitldn, seguramente porque hasta el tiempo en que ese histo-
riador escribi6 su Cr6nica, que fue on 1650 6 1G52, no era conocida
con el nombre Chicomoztoc dicha ciudad.
"El Sr. D. Hilari6n Romero Gil la menciona tambien con el nombre
Tuitlan, segin se ve en una de las notas de la Historia de la Conquista
de Nueva Galicia, por el Lie. D. Matias de la Mota Padilla.
"En el primer tercio del present siglo (1831) el Gobernador de Za-
catecas D. Francisco Garcia orden6 so hiciera una visit i las referidas
ruinas, comisi6n que fu6 confiada a D. :i.... Esparza; pero del in-
forme respective se deduce que on ose tiempo eran mas comunmen-
te conocidas con el nombre de los Edificios; y que si entonces se
les daba ya el de Chicomoztoc, fu6 probablemente siguiendo la opi-
ni6n de Clavijero, quien crey6 que ese disputado lugar podia encon-
trarse a 20 millas "al SO de Zacatecas, error de quo tambi6n par-
ticip6 el Sr. P6roz Verdia on su Comp2endio de IHistoria de M'xico,
asentando que dicho lugar se hallaba como 20 leguas al N. de la citada
ciudad.
"Por otra part, segmn informs que se ha servido comunicarme una
persona quo me merece credit, en algunos documents concernientes
a la propiedad 6 adquisicion de los terrenos de la Quemada, se hace re-
ferencia a los Edificios, pero no con el nombre Chicomoztoc.
Finalmnnte, sera precise decir algo en cuanto a la etimologia de la









voz Tuitlan, para saber si 6sta se acomoda 6 conviene mas que el nombre
Chicomoztoc a la localidad que motiva mi disertaci6n.
"V arias son las interpretaciones que pudieran darse a la palabra Tui-
tldn, la cual, como muchas otras de la lengua nahuati, parece ahora algo
corrompida 6 desfigurada en cuanto a su genuina pronunciaci6n y orto-
grafia.
"Probablemente puede ser Tuitlan una tergiversada escritura 6 pro-
nunciaci6n de Teutlnn, pues en ningin vocabulario de la legitima lengua
azteca, en ninguno de los nombres geograficos que de ella proceden, ni
en la lista de palabras que nos ha dejado el P. Fray Juan Guerra en
su Arte de dicha lengua, tal como se hablaba en el reino de la Nueva
Galicia, he podido encontrar la raiz tui, que pudiera haber dado motivo
a la composicidn de las palabras Tuitldn, Tuixt y Tuito, finics que co-
nozco construidas con esa raiz. Asi es que admitiendo como genuina la
voz Teutlan, 6sta equivaldria a lugar del dios 6 de los dioses, de teutl,
dios y tan, silaba pospositiva con la que en muchos nombres aztecas
se express la idea de ubicaci6n, lugar, multitud 6 abundancia; y como
en la ciudad de TuitlIn fundaron dichos aztecas un gran temple consa-
grado a Huitzilopochtli y a otras de sus tutelares divinidades, no es muy
aventurado suponer que el nombre Tuitlan 6 Tiutlan, signifique lugar
6 morada de los dioses, interpretaci6n que se hermana bastante con el
sentido del verbo teutlalia, cuya traducci6n es: constituir estatuas de
dioses para adorarlas, como en efecto lo hicieron los aztecas con Huit-
zilopochtli y con otra divinidad Teotl, que di6 a un antiguo pueblo del
Partido de Tlaltenango el nombre Teul, Tuizl 6 Tuixl, segfin el ya men-
cionado historiador Fray Antonio Tello.
"Al lado de la anterior interpretaci6n encuentro otra que me parece
mas probable. Si la palabra Tuitlan no viene directamente del sus-
tantivo teutl, dios, es casi seguro que procede do teuicaltia, "llevar a
otros consigo, 6 acto de acompaniar a otros en el camino;" en cuyo
caso la ortografia propia deberia ser Teuictldn, y por extravio de pro-
nunciaci6n Teuitldn, Tuictldn 6 Tuitldn, que es como ha llegado hasta
nosotros.
Tuitlin, en el sentido indicado, equivale aproximadamente a lugar
de los peregrinos 6 lugar de los que vinieron acompan~ados. Esta inter-
pretaci6n me parece muy en armonia con el relate hist6rico que alude
& los mexicanos procedentes de Aztlan y acompaiiados de los chalcas,









tiahuicas, tlaxcaltecas, acolhuas, tecpanecas y matlazincas hasta el va-
lle de Tuitlan, donde so asentaron por algin tiempo.
"May admisible es tambi6n y quiza venga a corroborar lo anterior,
quo los chichimecas y zacatecas, cuyas posesionos limitaban las de los
nahuatlacas de Tuitlan, les hayan dado d 6stos el nombre do touilteca-
huan 6 tuitecahuan, plural do touilteca; esto es, nuestros prdjimos, alu-
diendo a la circunstancia de que dichos nahuatlacas tenian el mismo
origen nahoa 6 tlacalteca que los chichimecas y otros indigenas que vi-
nieron 6 poblar estas tierras antes que los nahuatlacas; por cuya raz6n los
reconocian conmo deudos, allegados 6 conterraneos. En este caso la pa-
labra Tuitlin no esta lejos de la fuente etimol6gica touiltecatl, pues si-
guiendo la misma line de aberraciones de pronunciaci6n, bien pudo
ser al principio Touiltlan, para convertirse despn6s en Touitlan 6 Tui-
tlgn, 6 sea l7,Ir, de nuestros parientes.
"Tales son las razones en que me fundo para career que las ruinas
de la Quemada no puodon haber sido cl asiento primitive de las families
nahuatlacas, sino una estancia temporal que desde su fundaci6n tuvo el
nombre Tuitla; sin que por esto me atreva a afirmar en un sentido ab-
soluto que no haya tenido esa estancia algfin otro nombre; quiza el
mismo de Chicomoztoc; pero en este caso, nada mras como un recuerdo
de la antigua patria de dichas families.
"Mucho hay todavia que decir acerca de este asunto; mas debo con-
cluir ya, permitiendome secundar la opinion del distinguido historiador
Sr. D. Alfredo Chavero, emitida con s6lidas razones en algunas notas
que puso en la Historia de Tiaxcala por Mu~oz Camargo, opinion refe-
rente t que el Chicomoztoc que tantas dudas y desvelos ha causado a
muchos historia.dores y arque6logos, debi6 star en la montaiiosa region
que se extiende desde la Tarahumara 6 Sierra Madre de Sonora hasta
las margenes del rio Gila, y tal vez las del Colorado.
"Quizt me sea possible remitir oportunamente al ilustrado Congreso
de Americanistas otro pequeio studio que se refiere A la descripci6n
de diversos objetos que se han encontrado en la Quemada, y que el ca-
balleroso Sr. D. Eugenio Franco, actual dueiio de esa finca, ha tenido la
amabilidad de poner a mi disposici6n para examinarlos y tomar foto-
grafias de ellos.
"Por consiguiente, espero que ese otro humilde trabajo sirva de algo
para que personas competentes en esta clase de studios, puedan colo-









car d los hoy mudos y solitarios Edificios do laPQuemada, en la line
hist6rica 6 en el rango arqueol6gico que los corresponde"

En seguida el Sr. Secretario Br6aux loy6 la siguiente Memoria, de
Mr. J. W. Bastow, sobre el comercio, moneda y cambio de los antiguos
pueblos de M6xico:
"Man must have made some progress in civilization before they
acquired the idea of property so as to be acquainted with the simple
contract of exchanging by barter one rude commodity for another, or
at least developed an advancement over those who had not yet reached
that stage. But as soon as this important right is established and every
individual feels that he has an exclusive title to possess or alienate
whatever he has acquired by his own labor and dexterity, the wants
and ingenuity of his nature suggest to him a new method of increas-
ing his acquisitions and enjoyments, by disposing of what is superfluous
in his own stores, in order to procure what is necessary or desirable in
those of other men. Thus a commercial intercourse begins and is car-
ried on among members of the same community.
"It has been asserted that none of the nations in America were
cultivated or civilized because money was not in use among them. If
by money was meant a piece of coined metal with the bust of a king,
or public seal, it is certain that the want or absence of it does not
imply a barbaric state. The Greeks were, without doubt, advanced in
culture at the time of Homer, yet coined money is not mentioned by
him, which certainly he would not have omitted in his great poem, the
Illiad; a sort of encyclopaedia of the state of civilization in that period;
he alludes to the trading of arms of gold for one hundred oxen and
those of copper for nine oxen; also the bartering of an ox for a bar of
brass three feet long and that a woman versed in useful arts was con-
sidered worth four oxen; from this comes the word pecunia derived
from the Latin p1ecu cattle.
"The Lacedoemonians were a civilized people of Greece, notwith-
standing which, they were without money. One of the fundamental laws
of Lycurgus was that commerce should be carried on only by barter.
"Horatio Hale says: (NOTE. Popular Science Monthly, Jan. 1886,
p. 296. ". i, Origin of Primitive M 1.1, ," end of note.) "The Euro-
pean Colonists who first became acquainted with the Indian tribes of









the region now composing the United States and Canada, were sur-
prised and not a little interested, when they found that these barbarous
clans had, in one respect, a marked advantage over the great semi-
civilized communities of Central and South America. The Mexicans
and Peruvians were much addicted to traffic, but like the Egyptians
and Assyrians of early ages they carried on their commerce without
the use of money. The wampum (shell beads), of the northern tribes
was a real money, and as such it was destined to play an important
part, for more than two centuries, in the intercourse between them and
their white neighbors."
"It is our duty to put in evidence whether the ancient races of Mex-
ico carried on their commerce by barter only, or did they also, as the
tribes of the north and north west, have money legitimized by an
unwritten law or duly legalized by competent authority. To make this
task more intelligent it will be necessary to first describe those monies
recognized, more or less, by almost all authors on the ancient history
of Mexico; then augment these by others, which, by comparison, will
not only justify their claim as money, but' lead to a belief that, not
only these but others which have been classed as adornments or under
the generic term, relics, were actual cash; and then prove that money
was used by tribes where barter only was supposed to exist.
"The Licentiate Manuel Orozco y Berra (NOTE. "Diccionario Uni.
de Hist. y Geo.," pp. 907-960, end of note.) says: "The Aztecs had
no coined money, nevertheless their commerce did not consist altog-
ether in exchange or barter, as many have supposed; they also used
representatives of the value of their merchandise."
"Money, in a broad sense, is some substance representing value, or
of accepted value; less bulky and perishable than ordinary merchan-
dize or commodities, used as a medium for the operations of trade, or
for the convenient adjustment of balances or differences arising in the
business of commerce. In a restricted sense, money is a piece of metal,
usually gold or silver, stamped by public authority; it is used as the
medium of commerce and known as coin; this is a product of civiliza-
tion, for as nations advanced in knowledge so art moves forward with
corresponding pace; thus, from money in its natural shape to the rud-
ely formed or more highly finished and symmetrical pieces of shell or
other material, we pass to a corresponding advancement in coined me-









tallic money to the heigth of art we find at the present day. The mo-
ney of civilization, or that known as such, has however outside of its
value or convenience, an important feature different from that of less
civilized people; it commemorates and hands down through coming
centuries, the history of nations and of men, and in-a greater or les-
ser degree reveals the state of art of the period; a history more en-
during than parchments or monumental stones. The money of less
civilized man bears no historical or biographical description; it furnishes
but a vague hint of the character, habits or customs of the race which
used it; its form is known to comparatively few, therefore as those
people become enlightened or extinguished by a higher civilization, it
is the duty of the latter to preserve the history and habits of the people
it enlightened or destroyed.
The tribute, an acknowledgment of vassalage, was paid by the Mex-
ican people to the government in the produce of the country; the of-
ficers of the government naming such productions as could be most
easily acquired from the geographical position or climatic condition of
the different regions; the tribute being exacted from each tribe or
district according to its population or wealth; cacao, used as money
among several of the tribes, and red shells used in Nicaragua as mo-
ney, are mentioned among the articles exacted as tribute.
"Lord Kingsborough mentions among the various tributes paid to
the Royal Treasury: "IForty large baskets of cacao ground with corn
flour, which was called cacaahuapinol (not chi)minoli as mentioned by
Bancroft) each basket was of the dimension to contain sixteen hundred
beans or grains of cacao; also forty baskets of chiampinoli (probably
meal of the Salviae Chian); also eight hundred loads of cloths; also
eighty pieces of armour of valuable feathers; the latter were paid once
a year an the former every eighty days. Other tribes paid in paper,
syrup of the maguey, beans, honey, saet and two or three live eagles
such as they were found. From the hot countries eight hundred sea
shells of the deepest red (NOTE. The only red shells I know of, of
value, is the red ear shell (Heliotis) of Lower California and the beauti-
ful pink conch of the Gulf of Mexico, end of note); twenty sacks of
cochineal; ten leaves of gold of four -ijg.., wide and three quarters
of a yard long and the thickness of parchment; a small dish of tor-
quises; forty tiger skins etc. Others contributed one hundred axes of










copper; twenty ear-rings of amber set in gold; twenty plates of gold
the size of an oyster shell and the thickness of the thumb; one hun-
dred jars of crystal amber. Others six neck-laces, two of the finest
emeralds and the others more common; quoits of gold; sixteen thous-
and loads of india-rubber; copper shields; reeds filled with different
aromatics etc. etc., in fact something of every thing found in the air,
earth or water, not even excepting lice (so says Torquemada), were
contributed to the Royal Exchequer. There were about three hundred
and seventy of the tributary towns in the Empire of Mexico, the col-
lections being made at various intervals of time, depending chiefly on
the amount and whether of a perishable nature."
"Money, in its broad sense, was known in Mexico in the pre-Co-
lombino period, it passed current in commerce and was accepted at
fixed values. Nearly all authors who wrote of that period, mention the
existence and' use of five different classes of money.
"One of those was gold in grains or dust enclosed in transparent duck
quills which enabled the seeing of the quantity contained and which,
depending on the size of the quill, was of the more or less value.--
Another consisted of small pieces of cotton cloth, colored and stamped,
which was called patolquachtli, and was only used in making purcha-
ses of the first necessity.-
"Pieces of tin were also used as money. Cortez appears to be the
only authority on the existence of this money. In writing to King Char-
les the first, he refers to having made culverins of copper and felt the
want of tin as an alloy for the making of ammunition, he says (NOTE.
Cartas de Don Fernando Cortes etc., etc., d Don Carlos Emperador
etc., etc., de Espaifa): "I commenced to make enquiries in every part
and at last found it by the help of the Almighty, who is ever watching
over and providing for us, among the natives of Tachco (Tazco), cer-
tain small pieces of it, a kind of money, very thin, and pursuing my
investigations in the said province and even in others, it was treated as
money; reaching near the extremity I discovered that it was taken out
in the said province of Tachco, which is twenty six leagues from this
city."
"The money which next calls our attention and probably of which
the most has been preserved, are pieces of copper, cast or hammered,
cut into the form of a chopping knife (tajadera), thus "; of which









says Torquemada (NOTE. n.di'1i. Jln., lib. XfV, cap. XIV): "They
were of the former of the letter "T"; the Tan of the Greeks and as
the T of the Egyptian or Roman alphabets, and of the width of three
or four fingers." Bancroft says (NOTE. Nat. races of the Pacific Coast.
Antiquities, p. 383): "Castafieda illustrates a cast copper implement
as follows @ one of two hundred and seventy six of the same
form, but of slightly varying dimensions, which were found in an earth-
en jar dug up in the vicinity of Monte Alban, Oaxaca. It is named
aboriginal coin. The dimensions are about eight by ten inches. Pieces
of copper of this form were used by the Nahua peoples for money and
such was doubtless the purpose of these Oaxacan relics."-Respecting
these ruins Mr. Charnay says: "Monte Alban, in our opinion, is one of
the most precious remains, and very surely the most ancient, of the
American civilizations."-Orozco y Berra says: "For purchases of
small value there were used pieces of copper cut into the form of the
instrument which we know by the name of a chopping knife (tajacl-
ra), 1 "- In Tailor's Anahuac, we find: "The bronze hatchet blades
are thin and flat, slightly thickened at the sides to give them strength,
and mostly of a very peculiar shape, something like a T, but still more
resembling the section of a mushroom cut vertically through the mid-
dle of the stock."-Bancroft sais, in referring to the above: "These
supposed hatchets, were, according to some authorities, coins. They are
extremely light to be used as hatchets."-(NOTE. Mr. Bancroft uses
here the word coin inadvertently, instead of money; these pieces of cop-
per were certainly not stamped as coins are.)-
"The fifth of these classes of money was cacao; it was probably more
extensively used as money and for larger transactions in commerce
than any of the substances mentioned; it passed current as silver or cop-
per at the present day; this was not, as some persons suppose, the cacao
called tlalcacahuatl or small.cacao with which they made their drinks
and with which our chocolate is made, but a more common specie known
as patlachte and less apt to serve as an aliment; it is seldom used ex-
cept in mercantile transactions. Of this kind of money all writers on
the history of Mexico make mention, as much to the Spaniards as nat-
ive writers. According to the numerical system of the M....i. ,n,, the
base upon which cacao was counted was the number twenty; thus four
hundred grains, twenty by twenty, makes one zontle, which means to









say in M1 .i .... four hundred; until the present day it is the custom
among some of the Indians, and even others, in the city of Mexico to
sell firewood by zontles of four hundred pieces. Twenty zontles, or eigth
thousand make one xiquipilli, arid three xiquipillis are equal to a
carga or load, the which has twenty four thousand grains of cacao. To
evade the trouble of counting so many when the merchandise was of
considerable value, sacks of certain dimensions were used.
"Cort6s in his letters to King Charles 1st of Spain, illustrates, by
five engravings, hieroglyphics representing sacks of cacao and the
names and value of their contents; they are pictured as elongated
spheres of a diagonal basket pattern; transversing the figures, at what
would be the circumference of a circle describing its width, is a twisted
cord above and below the centre; in the centre is a circle, the plane of
which is divided (in the first two of these figures) into four equal spaces
each, the other three are divided into three unequal spaces each. The
first figure has a vertical line of three millimetres high projecting from
its apex, upon this line rests a horizontal line supporting five flags
il.,.i m' to the right, above these on an unattached similar line, are five
similar flags, the staff of the second flag (counting from the observers
right) is over the vertical line; this hieroglyphic represents ten tercios
of cacao (half a carga is equal to one tercio); it is twenty millimetres
high and thirteen in width.-(NOTE. The name of this figure is not
given.)-The second :,ii,,- is similar to the last, excepting a projec-
tion from the right side having the appearance of a fancy stopper to a
bottle; above this sack is an unattached line carrying four smaller flags,
two on either side of the centre and equa- distant from it; this is twenty
two millimetres high and sixteen in width; it is called Nauchtecpan
tlcnamatli Xochicacautl, equal to four hundred cargas do cacao. This
sack has, apart from the two transverse cords above mentioned, a third
one equa-distant between the lower one, of the two referred to, and
the bottom of the sack. The third and fourth h-in.- ., are twenty seven
millimetres in height and seventeen and a half in width each; they
have five 11'.g each upon a line as the former, but the third has two
flags to the right of centre and three to the left; whereas the fourth
has three to the rigth and two to the left; they are named respectively
Macuiltecpantli mnamalli Cacauatl, equal to five fardos de cacao, and
Macuiltecpantli mamalli, which is also five fardos de cacao. (NOTE.









A fardo is a bale of goods, bundle package. The additional name Ca-
cauatl, to the former and the different positions of the flags, must have
some significance although the values are the same). The fifth figure
is forty millimetres high and twenty three brond and has only one flag
whose staff is at the apet; this is called Ccntecpac Tlamamalli Ca-
cahuatt, or one carga do cacao. The flags and staffs are from ten to
fourteen millimetres in height, the flag occupying one half the distance,
the length of the flags is from three to four fifths that of their width.
"Up to January 28th 1527, cacao was sold or exchanged by count;
after which, and until Oct. 24th 1536, it was by heaped measure, the
measure bearing the seal of the municipality; then, other opinions ap-
pear to have prevailed as it was ordered to be sold by count and not
in any other manner. By an act of the Court of Judicature, sixteen
hundred cacaos were computed as the value corresponding to one peso
in coined money in making the appraizement of the tribute from the
people of Tecpan.- In Yucatan, when there was a deficiency of coined
money, cacao circulated in lien thereof; the medio real was divided into
twenty parts of five cacao grains each; this would correspond in value
to the tribute money of Teepan.-
"Clavijero was of the opinion that, there was a bona-tide coined
money, insomuch as, that the pieces of tin and copper in use as money,
bore some sign or seal authorized by the king or some feudal lord; yet,
as no other author supports this claim and as many of the pieces of
copper have come under the observation of persons who would have
noted any such mark, it may be :1ii...l.ii that they were not stamped
authoritatively or otherwise.
"'The Licentiate Alfredo Chavero believes that small pieces of bronze
called tlachco were used as money, and from which comes the word
taco (one eighth of one real).
"'Sahagun says: the M. -,..,i King gave to his merchant soldiers
despatched on one of their politico-commercial expeditions, sixteen
hundred qua htli, or eagles, to trade with. Bustamante supposes them
to have been the copper pieces mentioned; but Brassenr believes, from
the small value of the copper and the large amount of rich fabrics
purchased with the eagles that they were of gold. This latter author-
ity is also of the opinion that the golden quoits with which tribute was
paid and with which Montezuma paid his gambling debts and which









were mentioned in the tribute paid to Cortes, also served as money.
"Among the Nahuas, cloth, cacao, gold and copper; the latter in the
form referred to, were used as a medium in trade, or money. Landa
speaks of net work purses in which the money of the natives was car-
ried. (NOTE. Have these purses any relation with the taplatiotl men-
tioned further on by Mendoza?); but these were probably the bags
or sacks which contained a fixed number of cacao grains, depending
on the size of the sack, or small ones may have been used as purses
for carrying their small change. Also in referring to the profession of
arms among the Nahuas, he says: A certain number of picked men
were appointed in each town, called holcancs, who must be ready to
take up arms whenever called upon, and that they received a small
amount of money for their services when in actual war.
"Clavijero, in his History of Mexico, says "Silver was dug ont of the
mines of Tlachco and Tzompanco. Of copper they had two sorts, one
hard which they used instead of iron, the other flexible.... They dug tin
from the mines of Tlachco and lead from the mines of Izmiquilpan, a
place in the country of the Otumies. Of tin they made money and they
sold lead in the market."
"In Nicaragua, a rabbit sold for ten grains of cacao and a tolerable
good slave could be bought for one hundred. According to Cogolludo,
copper bells and rattles of various sizes, red shells on strings, precious
stones and copper hatchets, often served as money, especially in foreign
trade. (This latter paragraph also refers to Nicaragua.)
"The first fine classes of money here described are those which have
been referred to by the majority of writers on the ancient history of
Mexico; the attention of other authors has been directed to .l-1. r, ii
materials and forms of money, from the above, which have also been
used by some of the ancient tribes; of the which [ also make mention.
"The enthusiasm of one who has adopted, for its pleasure alone,
any special study, whether he be an amateur or advanced student, would
naturally be more awakened by any thing concerning his peculiarity,
than he who treats only of generalities; as this is, to a certain extent,
my position, 1 offer the following observations in comparison to what
other authors have described of the native peoples of adjacent provin-
ces or more distant parts of this continent.
"Bancroft says (NOTE. Quoting from WVapl)i)ns ('..... u st.I., p. 144;









Norman's Rambles in Yuc., p. 87; Stephen's Yucatan, vol. 1, pp. 340-4.)
(NOTE. The Nat. races of the P'ac. States, Ant.,, pp. 2'::.--8.) This
last note should precede the first.-"At Coba,, eastward from Yallado-
lid, the curate of Chemax, in a report of his district prepared for the
government.... discovered on the hacienda of Kantunile for north-
eastward toward the coast several mounds, and in one of them three
skeletons, at whose head were two earthen vases. One of these was
filled with the relics shown in the cuts.... consisting of implements,
ornaments and two carved shells. The shell carvings are in low rel-
ief.... the other vase was filled with arrow heads, of obsidian, a mat-
erial not known to exist in Yucatan and consequently supposed to have
been brought from more northern volcanic states of Mexico.... Besides
these articles, was a horn-handled pen-knife in the same vase, a proof
that this burial deposit was made subsequently to the coming of the
Europeans."--Among these cuts are five shell disks, two of fully five
millimetres each; one of six and a half millimetres; one of nineteen
millimetres with a circular piece cut from the centre of seven mil-
limetres, this piece may have some ornamentation on its surface, al-
though it is not very legible; and one, with as calloped edge, of twenty
five millimetres, this piece has an inner concentric circle of twenty mil-
limetres, within which is another circle of seven millimetres enclosing
a rhomb or diamond shaped figure having, apparently, a perforation in
the centre, the space between the two circles, is filled with ornate
work. Numerating these disks, respectively, one, two, three, four and
five; numbers one, two and three resembles closely, in size and shape,
the shell money of Kings mill Island & the smaller shell money of
California, and although not perforated as the latter two arc, may be
attributed to an error of the draughtsman or that they were in a
transient stage and intended for money. Number four bears yet stronger
evidence of the similarity of the shell money, of the larger kind, of the
Kings mill Island, to that of California, to the shell disks from the
Illinois mounds, that from the Huron graves and the large wampum
from Onondaga. The size of the perforation being larger than that
of the shell money just mentimed, is no argument against its being
money; the Chinese copper cash has, and has had, perforations of the
same size, both round and square. Disks of tortoise shell of this size
and perforated were used as money in China over five thous and years









ago. (NOTE. Horatio Hale in Popular Sc. Monthly, Jan. I **.., p ..*-I;
Origin of Primitive .1*l",,;', quotes Mr. Alex. del Mar in his M2ono-
graph on the History of Mfoneyu in China.) Number five is undoubt-
edly one of the carved shells referred to and from the extra labor re-
quired in their manufacture, were probably an equivalent to our gold.
"In California there were two species of sea shell from which they
made their money. The most common was a thick.white shell, the
Pr,!/hd, il .im cra"satelloides, from which was formed the money known
as hdwok. "This consists, writes Mr. Powers in his "i Tribes of Califor-
nia," of circular disks or buttons, ranging from one quarter of an inch
to one inch in diameter and varying in thickness with the shell; there
are pierced in the centre and strung on strings made of the inner bark
of the wild cotton, or milkweed (Asclepias), and either all the pieces
on a string, or all in one section of it, are of the same size. This may
be called their silver and is the great medium of all transactions; while
the money answering to gold is made from varieties of the ear-shell
(Ilaliotis), and is called ullo." I will refer to this further on.
"The wampum shell money of New England was of purple and
white; the Indians cut the former from the interior purple edge of the
bi-valve, JI. rcenaria violacea; from the axis of a specie of Pyrula or
conch, and from other shells, they made their white money. (NOTE.
Aboriginal Shell Money. Overland Monthly, Oct. 1873, p. 338.)
"Mr. ('Ii,. -.. (NPTE. J1/. ,. i travde de los 8,ig.; lib. 39, cap. V,
p. 435) in referring to the ruins of Uxmal, Yucatan, speaks of relics
found there of stone and copper and whole shells pierced.. Among those
pictured as shell adornments is the following: which consists of twenty
one shell beads of a cylindrical form or as sections of a tube, on a
string; judging by comparison to two whole shells in the cuts, this
string of beads should be from sixteen to twenty inches in length, the
diameter of the beads could not well excede from on eighth to three
sixteenth of an inch, their average length, calculating from the number
on the -. lin._, would be almost seven eighths of an inch which would
make some of them one inch and one quarter long; as it would be dif-
ficult to find many shells which could produce sections of these dimen-
sions, we must infer that the illustration is not in a proportionate size
to that of the original. Mr. Chavero remarks "we should not forget
that the Indians used as adornments every thing which attracted their









attention, thus it was easy to call by another name (NOTE. Mr. Cha-
vero used the word utensilio, instead of "by another name") that which
was only meant to adorn their persons;" to which might be added,
it was also easy to call an adornment (which often they were) that
which they used as money.
"Mr. Ernest Ingersoll, in an article on Wainpum and its History"
in the "American Naturalist" for May 1883; after explaining the disk
form of shell money, says: "The other and more usual kind was of cy-
lindrical shape, resembling the segment of a clay pipe stem. These
smaller beads had a diameter of about one eighth of an inch and a
length of about twice or three times as great. Like the others they
were perforated, and usually strung upon a deer's sinew or a string
of some description. These disks, or cylinders, were of two colors,
white and dark purple, the latter generally styled black. They were
made from sea shells of several descriptions. The white beads were
usually derived from various species of periwinkles or conchs. The
purple sort were made chiefly from the large round clam, common on
the Atlantic coast and known by the Indian name of quahang, and in
science as Venus I, ,,,i,,. This mollusk has near the anterior end
of the otherwise white inside of each valve a deep purple or brownish
blue scar, indicating the point of muscular attachment.... This dark
spot was broken out by the Indians to form their "black wampum,"
which, from its greater rarity, was always rated at a higher value than
the white beads."
"It is only by comparison that we can establish the identity of the
relic of Uxmal with the wampum money used by the tribes of the
North, and although we have no more detailed data than that offered
by an illustration, which, as I have remarked, gives but very doubtful
indications of its original size, yet the resemblance is sufficient to place
beyond doubt that it can lay claim to be classed as the money used by
the tribes of that or other regions.
"I again quote Mr. Chavero (NOTE 1, Mex., etc., tom. 1, lib. 1, cap.
V, p. 129): "The Nahoa race people the Sierra Madre and their
western slope to the coast, from latitude twenty three to thirty eight
degrees (NOTE. Or from Mazatlan, Sinaloa and Cape St. Lucas, Lower
California to San Francisco, Alta California), and some say up to forty
two degrees. In respect to their commerce; as they had no money or









determined object which could serve as a unit in exchange, they had
to barter those commodities for others which necessitated the change.
The maritime tribes trade with the cities of the interior by carrying a
variety of rich fish from the Pacific Coast; also mussels, oysters etc.;
also uni-valve and bi-valve shells for necklaces and adornments, es-
pecially the famous blue shell, the Abulon (IIaliotis), or ear-shell,
from the Gulf. They also fished the pearl shell, which they used; we
do not know whether the Nahoas used or appreciated the pearls."
(NOTE 2. Mr. Chavoro uses the names conchas and caracoles, for which,
in English, we have only the generic name, shell; therefore to use the
two words, I employ uni-valves and bi-valves (reversing the names).
The necklaces and adornments, and the ear-shell, when cut, were,
without doubt, the money of the Nahoas, as verified by the following
authors.)
"Mr. Powers (NOTE. Mr. Stephen Powers in his "1Tribes of Califor-
nia"; Overland Monthly, vol. X, p. :-'), referring to the latitude south
of San Francisco, says: "Shells of different kinds, but especially the
variety known as the car shell (Haliotis), form the circulating medium,
They are polished, sometimes ground down to a certain size and ar-
ranged on strings of different lengths. The shells they broke and rub-
bed down to a circular shape to the size of a dime and strung them
on thread of sinews. Three kinds of money were employed, white shell
beads or rather buttons, pierced in the centre and strung together
were rated at five dollars a yard, periwinkles at one dollar a yard, fancy
marine shells at various prices from three to ten or fifteen dollars ac-
cording to their beauty."
"The California Farmer, June Ist 1860, says, in speaking of Alta
California south of the thirty fifthparallel: "The circulating medium
consisted of small round pieces of the white mussel shell. These were
perforated and arranged on strings, the value of which depended on
their length. The worth of a real was put on a string which fassed
twice and a half round the hand, measuring lengthways from the wrist
to over the middle finger, eight of these strings passed for the value
of a silver dollar." It is said that this money, for the most part, was
manufactured on Santa Iosa Island.
"Mr. Bancroft, in his Native Races; wild Tribes, p. 506; says that
the Mojaves (NOTE. The Mojaves are of Southern Alta California)









have a specie of currency which they call 2ook, it consists of strings of
shell beads whose value is determined by their length. Idem, p. 545.
The Papago Indians (NOTE. The Papagos are from the frontiers of
Arizona and Sonora) care but little, in general, for gold, and all their
trade which at times is considerable, is carried on by barter; a kind.
of blue stone, often called turquoise, beads, skins and blankets serving
the purpose of currency. Idem, 564. The Indians of Lower California,
who dwell on the sea coast, occasionally travel inland, carrying with
them sea shells and feathers to barter with their neigh bors forthe
production of the interior.-This probably refers more to the extreme
northern portions of the peninsula, where they no doubt travelled into
Arizona and Sonora.
"Idem, p. 583. Among the Opatas (NOTE. The Opatas were from
Central Sonora) and Yaquis; pearls, torquoises, emeralds, corals, feath-
ers and gold, were in former times part of their property, and held the
place of money, although simple barter was extensively carried on.
"Idem, p. 700. Cacao beans, which were formerly the chief currency
among the coast tribes in Salvador, are still used for that purpose to
a certain extent and make up a large item in their wealth.
"A. J. Grayson (NOTE. Overland Montly, vol. V, p. 259; Ixotle)
says: "Cotton cloths, both coarse and fine, were manufactured by the
Chapala Indians, from Lake Chapala, near Guadalajara, also various
kinds of pottery; their dressed dear skins were of a superior quality.
These kind of goods were bartered with the Tepic Indians for fish,
pearls etc."
"After describing the five species of money, first referred to, my
chief aim was to prove that the two classes of shell beads, or relics,
from Yucatan, were money, and also to show that shell money was in
use, at least, by the coast tribes of Lower and Upper California (Mr.
.Powers affirms that it was used in immense quantities), and probably
in Sinaloa, Sonora and Arizona. This task being accomplished I will
now introduce a new material to the consideration of those interested
in the matter; a material which, from its form alone, can offer unden-
iable claims to the position I assign it.
"The substance is obsidian and the pieces were found by Mr. Ci-
priano Cafiedo close to a skeleton, about six feet below the surface
and resting upon a clay subsoil; it had been exposed after the fall of









a freshet in the Cabezon river about the year 1880. The locality is
about one and a half miles from the site of an old Indian village on
the hacienda of El Cabezon, distant from Ameca, Jalisco, eight miles
East. These relics, of which forty one pieces were found, consists of
disks, oblong, long truncated cones or wedge shaped and semi-circular
or horse-shoe shaped pieces. The smaller disks are thirteen and one
half millimetres in diameter, the larger ones twenty three and one half
millimetres, each having small perforations in the centre; there were
five of each size. The oblong and wedge shaped pieces measure from
twenty five to forty five millimetres long and from five to ten broad at
the widest end and from one to two and one half millimetres thick; of
these there were twenty seven pieces, each one is perforated at one
end, those of a wedge form have the perforatioh at the broad end. Of
the horse-shoe shaped there are five, four are twenty six millimetres,
outside diameter, across the points, and the other thirty seven millime-
tres across, the points, they are six and one half millimetres wide (i. e.
the material) and in thickness from one to two and one half; these are
pierced at either end. The disks correspond to number four of the shell
money from Coba, Yucatan, yet more so to the shell money of the In-
dians of the North, to that of California, Kingsmill Island, the money,
ancient and modern, of China etc., etc. The oblong pieces, but more
so the wedge form, resembles the strips cut from the ear-shell (Ha-
liotis), of Lower California; these strips were cut from the shells with
flints, they are from one inch to two inches in length, according to the
curvature of the shell, and about a third as broad as they are long.
Two holes are drilled near the narrow end of each piece, and they are
thereby fastened to a string of the same material as on which they string
their disk shaped or round money, they hang edge to edge this money
is called ullo (already mentioned). Ton pieces generally constitute a
string and the larger pieces rate at one dollar a piece--ten dollars a
string; the smaller in proportion, or less, if they are not pretty. Being
susceptible of a high polish, this money forms a beautiful ornament,
and is worn for necklaces on gala-days. But as money it is rather too
large and cumbersone, and the Indians generally seek to exchange it
for the less brilliant and more useful hdiwok. (NOTE. This description
of the Low. Cal. money is a continuation of that by Powers on p. 14.)
Hale, in quoting Mr. del Mar and Dr. Tylor on ancient Chinese coins









of over 2,000 years B. C. (NOTE, Origin of Prim. Mo.; Pop. Sc.
Month., Jan. 1886.) says that: "These early coins are of various
shapes, some rn,.lin round with a square or round hole in the centre,
and some oblong with a hole at one end, evidently for stringing them....
And when we refer to California, whore, as has been seen, oblong pie-
ces of shell, perforated at one end, were used as a variety of their cur-
rency, we are led to suppose that the early copper coins of the Chinese,
both oblong and round, derived their shapes from imitations of the
still earlier disks and strips of tortoise -shell which they superseded."
"The semi-circular pieces of obsidian could only be strung the same
way as the ullo money, and no doubt served as jewelry as well as mo-
ney. As we know of no shell money of this form we can only judge of
its being such from its associates. There is a saying in Spanish: "Tell
me with whom thou goest and I will tell thee who thou art."- To have
shapon these pieces of obsidian to any of the forms, must have been a
tedious operation, but much more so the semi-circular pieces, which,
if ever used as money, the probability being that it was, it must have
represented a value, equal, if not superior, to our gold.-That these
pieces, equally with those made from shells, were used as ornaments is
not at all strange in either case, as we all know that in different re-
gions of the Orient coined money is extensively used as ornaments as
bangles, necklaces and many other ways; and among civilized people
of the present day are not antique and foreign coins in demand for the
making of necklaces, ear-rings, breast pins, watch-chains etc., in which
case it is called jewelry, not forgetting the countless number of silver
medios reales, reales, pesetas and gold dollars which formerly were so
extensively used and considerably to the present day, by the wealthy
Mexican hacendado or the mounted city dude, as an adornment to their
persons; two rows of either of these coins adorned the outer seam of
their pantaloons, other coins as buttons elsewhere and as profusely dis-
tributed on their jackets.
"As to this obsidian money, its rareity is not unaccounted for; it must
be remembered that little, if any, explorations for antiquities have been
made anywhere, at or near the Pacific Coast of M6xico, in this of more
northern states, and had these relics fallen into the possession of other
persons near the grounds, than Mr. Caiiedo, we would probably be yet
in ignorance of their existence.









"Bancroft (NOTE. Nat. Rac. of the Pac. St.; Ant., p. 13) says: "In
America many years must elapse before explorations equalling in extent
and thoroughness those already made in the old world can be hoped
for. The ruins from whose examinations the grandest results are to be
anticipated lie in a hot malarious climate within the tropics, enveloped
in a dense thicket of exuberant vegetation, presenting almost an im-
penetrable barrier to an exploration by foreigners of monuments in
which the natives as a rule take no interest."
"It was about seven or eight years ago, to the best of my recol-
lection, that I cut from "El Diario del Hogar," Mexico, the following,
on money, which will be found particular by interesting to many nat-
ives of Guadalajara: Origen del nombre tapatio." There is no person
in the Republic who does not designate those born in Guadalajara by
the name of tapatios; but there are few who know the origin of the
word.... I, as a tapatio, hunted with perseverance for its ety mology....
until I casually came across a book called "Ntc,,.l, :,, y virtues de
las plants de Nueva Espaia"' published in Mexico in 1615, 1 believe
by Friar Francisco Jimenez.... This friar refers to the Indians of the
Kingdom of Tonalh (distant from Guadalajara about three leagues)
having for money small purses, bolsas, three of which was called one
tapiotl. l'li.,....i.. the name comes from this, or it is the same as that
of the money used by the Indians of Jalisco.... In Guadalajara (at the
present day) the tortillas of Indian corn are sold in lots of three which
are called tapatios, and in the market they say, the tortillas are worth,
so many tapatios for medio real...." Eufenio Mendoza (NOTE. The
Licentiate Eufemio MnI,-l.,-,.. was Secretary of the Lyceum for males in
Guadalajara and known as a student of note).
"Although fractional coined money was introduced into the interior
of the country, barter was nevertheless the custom in many mercantile
transactions; Indian corn being the article in most common use. And
so it was, not only in the sixteenth century but until the nineteenth
century that the Indians brought maize to the markets to acquire what
they were most in need of.
"It is probable that there does not exist as the present day any one
market place in the world, where such a variety of commerce is carried
on as was seen in the city of Mexico previous to the Conquest. Cort6s
says that fifty thousand people visited it daily. To prevent fraud and









confusion no sales could be made, except in ordinary edibles, outside
of the market, which was an immense square surrounded by portales.
The merchant was esteemed a member of an honorable profession. Each
class of merchandize was sold on the site appointed by the judges of
commerce, nor was it permitted to sell articles in places destined for
others; voluminous articles, such as lumber, stones etc. were allowed
to occupy sites on the canal or adjacent streets.
"Clavijero sums up the traffic in the market as follows: "There
went for sale or exchange to the market all the produce of the Empire
of Mexico and that which the neighboring countries could produce or
contribute to the necessities of life, its convenience, gratification, cu-
riosity and the vanity of man; innumerable species of dead and living
animals; every class of edibles in use; all the known metals and pre-
cious stones; all the simple medicines, herbs, gums, resins and mineral
earths; all those medicines which they knew how to prepare, such as
drinks, conserves of many varieties, oils, plasters and ointments; all
kinds of manufactures and workings in the thread of the maguey and
wild palm, cotton, feathers, animal hair, woods, stones, gold, silver and
copper. Selling also slaves and boat loads of human manure for the
curing of skins of animals. Outside of the market there were no stores
or shops, except for ordinary edibles. Here came the potters and jewel-
ers from Cholula, the silversmiths from Azcapotzalco, the painters from
Texcoco, the fishermen from Cuitlahuac, the fruiterers from the warm
countries, the mat andt bench maker from Cuauhtitlan and the florist
from Xochimilco."
"Thus among these trafficants passed an extensive business in bar-
tering or buying and selling for cash. In the purchase or barter of
merchandise, it was always by count or measure; it is said that weights
were not used, or at least that the Spaniards did not come to the
knowledge of their doing so; this statement has been repeatedly made.
Gomara believes that the Mexicans did not know of the invention of
weights, while at the same time he gives credit to others of the con-
tinent, less cultivated, of using balances to weigh their gold. The Li-
centiate Luis Perez Verdia (NOTE. Comlendio de la Historia de Mix.,
2? edici6n, cap. VI, p. 54) says: "There was a public functionary whose
duty was to see to the legal standard of weights and measures, the
compliance of mercantile contracts and the good order of the assembled







64

persons." At the same time, it is only reasonable to suppose that, in
the tribute of gold paid to Montezuma, and mentioned by Kingsbo-
rough as measuring certain, rather indefinite, dimensions, would have
been paid by weight, as also the precious stones etc.; yet it seems im-
probable, although the facts may be to the contrary notwithstanding,
that the Mexicans could have been ignorant of the use ofweigthts,
when in other branches they have demonstrated a higher intelligence.
-"I commenced gathering data upon every thing pertaining to the
numismatic history of Mexico, directly or indirectly, many years ago;
and as I hold the conviction that uncoined money is a semi-direct
branch of this study, I included everything from any portion of the
continent upon the subject in my notes, in the hope that they might at
some future day be of service to myself or other person interested in
this branch of arch geology; not ignoring at the same time that the
science of numismatics treats literally of coins and medals; yet, we can-
not say that the study of uncoined money has no connection with nu-
mismatics; it is the connecting link, made possible by a stride in civil-
ization, between barter and coined money.
"I now hope that these memoranda will be the means of putting in
evidence, by comparison, that those relics of Yucatan and Jalisco were
actual money and that money was also used in other parts of the coun-
try which had not been accredited to it. Barter was undoubtedly the
custom largely adopted in commercial transactions throughout the re-
gions which at present comprise the Republic of Mexico and adjacent
countries, north and south; yet, as we have shown, money was, al-
though not universally so, used over the same region to a great extent;
probably much more so by the Coast Tribes and those contiguous
thereto, than by those who peopled the interior countries."

El Sr. Dr. Seler pide la palabra y dice, refiri6ndose al trabajo del
Sr. Amador, que es aventurado hablar de Chicomoztoc como de un lu-
gar hist6rico. Los indios de este pais tenian la creencia, lo mismo que
los del Perr, Chile y otras naciones americanas, de que sus antepasa-
dos procedian de una cueva. En seguida, refirigndose al trabajo del Sr.
Bastow, dijo que el comercio entire los indigenas se hacia por medio de
mantas y telas que servian como de moneda 6 tipo de cambio, y otros
objetos que levaban los traficantes a las costas: algunos autores afir-










man que Motecuhzoma adquiri6 de los mercaderes de Tlatelolco ciertos
objetos dandoles en cambio telas, mantas, &c., &c., lo que prueba que
esas adquisiciones se hacian por medio de cambios. En Yucatan las tran-
sacciones se hacian valiendose de esclavos, sal y otros products.
El Sr. Lie. D. Isidro Rojas, Representante del Estado de Zacatecas,
ley6 su Memoria que se insert a continuaci6n:


"Breve studio sobre la higiene de los antiguos pobladores de
la Mesa Central.

"Excelentisimo Seiior Presidente:
"Sefiores:
"Deseoso de corresponder por una part al llamamiento con que tuvo
a bien honrarme la Junta Organizadora de esto Congreso, el primero
de su indole que se realize en el Nuevo Mundo, y por otra, a la con-
fianza que deposit en mi el Gobierno del Estado de Zacatecas, nom-
brandome su Representanto en la misma sabia reunion, no he vacilado
en traeros mi contingent de studio, sin que hayan podido retraerme
de este prop6sito, ni lo extremadamente corto del plazo, ni la pequeiiez
de mis aptitudes.
"El objeto de la historic es tanto mias grave, cuanto que logra a un
tiempo mismo saciar la sed do la sabiduria y producer la utilidad prac-
tica, por medio de leyes derivadas del conjunto de los fendmenos, mer-
ced a la critical.
"Al elegir el asunto que present a vuestra ilustrada atenci6n he te-
nido en cuenta esa gran verdad, y a ella sacrifice la elecci6n de otras ma-
terias, much mas brillantes sin duda, pero que se limitan a satisfacer
la curiosidad del sabio, sin referirse a una positive utilidad pfiblica.
"La tesis en que vengo a ocuparme concilia ambos intereses, y me
prometo que sera objeto de seiialada atenci6n, no s6lo por la ilustrada
asamblea que hoy honra con su presencia a la Repfiblica Mexicana,
sino por los sabios higienistas que estudian en M1xico el transcenden-
talisimo problema de la salubridad pfiblica.
"Existen dos hechos comprobados indisputablemente por la Historia
y por la Estadistica: I. Que las razas de los tenuchca, acolhuas, te-

I Presidi6 la sesi6n ol Excmo. Sr. D. J usto Zaragoza, Representante de S. M. C. la Reina de Es-
para y do varlas sociedades cientificas.









panecas y demAs primitives pobladores de la Mesa Central, se propa-
garon, multiplicaron y perfeccionaron admirablemente en la 6poca pro-
colombina, debido a una considerable elevaci6n estadistica en la natalidad
y supervivencia, sobre la mortalidad, inclusive la sagrada, 6 sea en los
sacrificios. II. Que desde la 6poca de la conquista espanola hasta nues-
tros dias la mortalidad ha ido en aumento, la natalidad en diminuci6n
y la perfecci6n fisiol'gica en mengua, t pesar de la gran superioridad
de nuestra ciencia mgdica, sobre el arte puramente empirico de los m6-
xica.
"Sin duda, seiiores, que la caus' de fen6meno tan digno de notarse,
se hall en la superioridad de la higiene practicada por aquellos abori-
genes, cuyo studio, comprendido en la cuesti6n VIII de la primer sec-
ci6n del programa1 voy a presentaros, si bien de la manera mis sint&-
tica, para aprovechar el pequeio espacio de tiempo que los estatutos
me concede.
"Los tenuchca basaron su sistema higienico on la sobriedad en la
alimentaci6n. El m6todo europeo de nutrici6n aplicado en la Mesa Cen-
tral, es casi, dcsde el punto de vista cuantitativo, antitetico al de aquel.
El C6dice Mendocino conserve para la historic el sistema azteca de ali-
mentar a los niiios yj6venes. Guiados por el, 2 establecemos los siguien-
tes hechos, La lactancia duraba dos aiios completes. Los aztecas pro-
fesaron la doctrine de que antes de osa edad, ninguna otra substancia
que la leche, debia ocupar el est6mago. Al ontrar el ninio en los tres aios,
comenzaba la alimentaci6n con maiz. Duranto un aiio, 6sta so reducia
a la mitad de una tortilla en cada comida. A los cuatro alios, una tor-
tilla 6 tlaxcalli. A los cinco, tortilla y media. Continuaba la misma can-
tidad hasta terminados los seis aiios. No se aumentaba en cada aio,
antes bien, durante los site afios hasta los doce, es decir, un period
de seis, se daba al niiio tortilla y media on cada comida, y de los trece
en adelante, dos tortillas. Esta sobriedad, ajustada inflexiblemente i
la progresi6n que dejamos notada, constitula la base de una asimilacidn
segura y provechosa, cuanto sabiamente establocida.
"Entre los consejos que un padre daba a su hijo, se contaban 6stos.
"Lo primero os, que seas muy cuidadoso de despertar y velar, y no

1 El --..I ... ..... ......u. una raza, implica el do las divorsas fases de gu evoluci6u social. II
Spencer, El Vniverso Social, tomo II, cap. IX.
2 Partida IIT, pAg. 56.









duermas toda la noche;......seas avisado, hijo, quo no comas demasiado
I la mariana y a la noche; s6 templado en la comida y en la cena, y si
trabajares, conviene que almuerces antes quo comiences el trabajo."
Ocupaciones constantes los hacian huir de la ociosidad, contandoso entire
sus distracciones favorites, la danza, cl bailey, el juego de pelota y los
ejercicios militares.
"La vida que tenian era muy Aspera. No dormian todos juntos, sino
cada uno apartado del otro, asiduamente vigilados, sobre todo, las mu-
jeres. La ropa era muy poca, la cama dura; siendo digno do notarse
que la falta de abrigo no era s6lo centre los hijos de los pobres, sino que
practicaban lo nismo los nobles y los ricos, pues el intent era hacorlos
robustos y sanos. En suma, puede decirse, sin tomor de equivocarse,
quo la educaci6n que entonces se daba A los hijos, era verdaderamente
antitetica a la mimada que hoy reciben.
"Por lo demis, la mesa para los adults estaba bien provista de
manjares substanciosos, especialmento pavos (Meleagris mexicana 6
M. gallo-pavo), alternindose los platillos de mds substancia con frutas
y legumbres.
Cuando hacian alguna obra de trabajo, cesaban de 61 un poco an-
tes de la puesta del sol. Entonces iban a sus casas y baisibanse.
"Mas entire los proceptos higi6nico-morales de aquellas razas, mas
acreedores a nuestra admiraci6n y al studio de la ciencia modern, de-
ben contarse, ante todo, los que prohibieron la embriagnez y estable-
cieron los medios do evitarla. En efecto, es de todo punto exacto que
las bebidas embriagantes estaban prohibidas en los tres reinos, para
todapersona, exceptolos ancianos. Poderosaintuicidn, pues no me atrevd
llamarlasabiduria,dado elmediopuramente empirico dela observaci6n
azteca, hizo comprender a los legisladores, tanto lo profundamente rui-
noso de la embriaguez en esta latitude y clima, cuanto la necesidad de
procedimientos rigurosisinos para evitarla. Acaso en ninguna parte del
globo, las substancias embriagantos scan tan perniciosas como on la
Mesa Central, y acaso tambi6n, en ninguna otra, el habitante sea tan
poderosamente inclinado a ellas. Los ,l ;1...cT.i. hallaron medios de re-
primir esa inclinaci6n y de evitar el vicio, much rmas eficaces que los
europeos. Su program, verdaderamente filos6fico, fu6: gran severidad
en el castigo, ocupaci6n constant de los niios yj6venes; y sobre todo,
la educaci6n de 6stos fuera de la casa paterna, ya fuese en el Calmecac,









que llamaban la casa de penitencia y lagrimas; ya en el Telpuchcalli, ya
en esa ospecie de asilos adscritos A los templos. Entre los aztecas, te-
panecas y acolhuas, casi ningfin niio era educado en su casa. Todos pa-
saban a aquellas comunidades, donde sin las floxibilidades maternas,
sin las complicidades del amor domestico, se los educaba casi militar-
mente. Alli se obedecia g una discipline que caracteriz6 la fisonomia
moral del m6xica. So castigaban a veces ferozmente los conatos de
vicio, y so tenia d los alumnos en ocupaci6n constant, ruda, y sin mas
tregua que las horas dedicadas al suefio, durante las cuales eran efi-
cazmente vigilados.
"De esta manera, el organismo se desarrollaba on un medio vivifica-
dor de trabajo, de discipline y do salud, quo no daba lugar ni aun a la
tentaci6n misma. S61o debido a esto sistoma pudieron los legisladores
y moralistas mexicanos evitar el delot6roo vicio on la juventud, pro-
teger y lograr el prodigioso desarrollo de una raza fuerte, valiente
y laboriosa, que habria acabado por crear una civilizaci6n positive y
magnifica, a no haberla sorprendido el descubrimiento del Nuevo
Mundo.
"Antes de mencionar la legislaci6n A este respect, importa fijar s6-
lidamento las costumbres a que este capitulo se refiere, porque ellas de-
muestran la superioridad de la higiene de los antiguos pobladores, sobro
la de los modernos, y porque ellas morocen, sin duda alguna, llamar la
atenci6n de la ciencia que actualmente busca la soluci6n A nuestros mas
dificiles problems sociales.
"He aqui las noticias quo nos da el sabio y esclarecido padre de la
antigua historic de Mexico, Fray Bernardino de Sahagin, y con las cua-
les comprobar6 la verdad de mis anteriores asertos:
"En lo que toca, dice, a que eran para mas en los tiempos pasados,
"asi para el regimiento de la Repiblica, como para el servicio de los
"dioses, es la causa por que tenian el negocio de su regimiento conform
"A la necesidad de la gentle; y por eso los muchachos y muchachas los
"criaban con gran rigor hasta quo eran adults, y esto no en casa de
"sus padres, porque no eran poderosos para criarlos como convenia cada
"uno en su casa; y por esto los criaban de comunidad debajo de maes-
"tros muy solicitos y rigurosos, los hombres a su part y las mujeres
"I la suya. Alli les enseiiaban c6mo habian de honrar a sus dioses, y
"c6mo habian de acatar y obedecer a la Reptiblica, y i los regidores









"de ella. Tenian bravos castigos para castigar A los que no eran obe-
"dientes, y roverentes a sus maestros, y on especial se ponia gran di-
"ligencia on quo no se bebiese octli. La gonte que era do cincuenta afios
"abajo, ocupabanlos en muchos ejercicios de noche y de dia, y criabanlos
"en grande austeridad, de manera que los brios e inclinaciones carnales
"no tenian soiiorio en ellos, asi en los hombres como en las mujeres.
"Los que servian en los temples tenian tantos trabajos de noche y de
"dia, y eran tan abstinentes, quo no se les acordaba de las cosas sen-
"suales. Era esta manera de regir muy conform a la filosofia natural y
"moral, porque la templanza y abundancia de esta tierray las conste-
"laciones quo on ella reinan, ayudan much i la naturaleza humana
"para ser viciosa y ociosa, y muy dada a los vicios sensuales. Y la fi-
"losofia moral cnsei6 por experiencia A estos naturals, que para vivir
"moral y virtuosamente, era necesario el rigor, la austeridad y las ocu-
"paciones continues en cosas provechosas d la Repiblica."'
"La ley prohibit el uso del vino i los j6vones, y el abuso 6 embria-
guez i todos los sfbditos que no tuvieran cincuenta aflos, que era entire
los aborigenes la edad de la ancianidad. Si el que violaba esa ley era
del pueblo llano, la pena que so le aplicaba era de muerte a palos.2 Si
era noble, se le cortaba el polo en serial de afrenta, se exponia A la pi-
blica execraci6n, y se le derribaba su casa como indigno de gobernar
una familiar.
"Estaba igualmente prohibida la venta del vino llamado pulque 6
neuhtli. Un hecho notable en la historic, nos hace comprender hasta
qu6 grado eran severos aquellos pueblos en la observancia de este pre-
cepto. Cuando el principle Nezahualc6yotl recorria las ciudades y pue-
blos del reino de Acolhuacan, con el objeto de captarse las simpatias
de sus habitantes, y subir al trono que ocupaba el usurpador Tezozo-
moc, al llegar una tarde ~ un pueblecito de Chalco, vi6 a una mujer
llamada Tziltotmiauh, extrayendo pulque de la plant del maguey. Esta
infracci6n palmaria de las leyes chichimecas le ceg6 a tal extremo, que
di6 muerte con su propia mano a la transgresora.
"En las descripciones de los banquetes, conservadas por los cronis-
tas, es digno de llamar la atenci6n que para nada figure la bebida em-
briagante, si no es en tratandoso de festines quue asistian finicamente

1 Sahagdn, Historia General de las cosas de Nueva Espana, lib. X, cap. XXVII.
2 Torquemada, Monarquia Indiana, tomo II, pAg. 386.










ancianos. Habia, en efecto, banquetes, el de los comerciantes por ejem-
plo, en quo eran servidas dos mesas a horas distintas. A la primera asis-
tian today case do convidados, y on ella no so obsequiaba con mas bebida
que el cacao; a la segunda concurrian ancianos de ambos sexos, y en-
tonces, dicen los cronistas, era servido el pulque, por cierto en grande
abundancia. Todo demnostra, finalmente, que excepocin hecha de al-
guna fiesta sagrada en quo el rito autorizaba la orgia ptiblica, la higieno
y moral do aquellas razas, tonia por una do sus bases, la prohibicidn
estricta de la obriedad, y hasta d deuso dcl neuthtli, prohibici6n asegu-
rada con penas several.
M.,i :,. il1., *." Ic'es, que tal prohibici6n y tal sistemafueran relajados,
nada menos quo por los emisarios de la civilizaci6n cristiana. Lejos de
comprender y fomentar la sabiduria y eficacia de aquellos proceptos, los
relegaron al desuso con injustificable y funesto desd6n. A poco tiempo
de la conquista, las costumbres pfblicas do la raza indigena, presen-
taban aspect muy distinto. Los misioneros lo acreditan on sus escri-
tos, en las amargas lamentaciones que nos legaron. Comenz6 entonces
la degeneraci6n fisica 6 intellectual de la raza, degeneraci6n que ha lle-
gado en nuestros dias a sus mayores extremes.
"Ademas de la gran sobriodad on la comida y bebida, cultivaron
aquellos indigenas, costumbres higi6nicas de la mayor importancia.
MencionarO primeramento los baiios do agua fria aplicados A los niios
desde ol moment de nacer. Los adults usaban tambi6n el tcmazcalli
que aun conocemos; pero A los niiios no se aplicaban sino lociones fri-
gidas.
"El P. Mondieta, en sus importantes noticias, consigna el hecho de
haber presenciado los bailos de inmersi6n de los niTios en un rio delvalle
de Toluca, una de las planicies mis frias de la Mesa Central, a las pri-
meras horas de la madrugada. Buscaban los indios con este sistema, el
mismo fin quo por tal medio la ciencia porsigue actualmente: hacer im-
punes los enfriamientos sibitos, ya de la atm6sfera, ya accidentales.
Conviene moncionar literalmente cl pasaje citado de Mendieta: "El
Fil6sofo,ten el s6ptimo libro de los Politicos, en el capitulo diez y site,
pone algunos documents quo deben tomar los quo tienen a su cargo
la crianza do los ninios, asi para lo que convene A la buena disposici6t


1 Arist6teles.









y sanidad de los cuerpos, come a las buenas costumbres de las animals,
El primero document es, que 5 los niiios recien nacidos y pequefiitos
los pongan al frio, porque la naturaleza de los nifios, por el gran calor
con que nacen, es apta y lispuesta para sufrir frio, con el cual se le co-
mienzan i apretar las carnes y se hacen recios de complexion, y mas
aparejadosyfuertes para sufrir trabajos. Este document ningunas gen-
tes lo observaron mejor que los indios, siri habcr leido ni oido al Fil6-
sofo: porque es uso general entire ellos, baliar las madres, desde que na-
cen, a sus niiios chiquitos que traen i cuestas, en los arroyos 6 rios 6
fuentes, luego en amaneciendo. Y esto no s6lo en verano sino much
mejor en invierno, y en tierras frigidisimas. Una de las mas frias de la
Nueva Espaiia es la provincia 6 valle de Toluca, y en ella me acaecia
cada domingo que salia del convento, luego en amaneciendo para ir a
decir misa a algfin pueblo de la visit, hallar las indias, que entonces
madrugaban para venir a misa, por los arroyos que estaban hechos un
hielo, lavando a sus criaturas quo yo, yendo helado do frio, me espan-
taba c6mo no so morian."'
"Llevando sn higiene 6 las mais levantadas regions de la moral, re-
glamentaban el matrimonio los aborigenes, por mantra notable. Te-
nian gran concept de la castidad y la virginidad. Prccavian d las vir-
genes con cuidados severos, vigilancia constant, doctrinas sabias, ocu-
paciones permanentes; y bajo la tolerancia la prostituci6n, se extendian
condiciones muy rigidas.
"Cuando el j6ven llegaba d la edad de vcinto 6 veintidos anios, sus
padres le buscaban esposa. En cuanto a la mujer, se consideraba que
la mejor odad para casarse era la do quince d diez y ocho anios.
"Para la ilicitud del matrimonio reconocian come impedimentos
ciertos grades de afinidad y de parentesco. Asi estaba prohibido el acto
conyugal entire madre 6 hijo, entire hija y padro, centre hermano y her-
mana, y entire los afines del primer grado. El hijo 6 el padre que vio-
laba osa ley era ahorcado; asi come el padrastro quo concurria con la
entenada.
"Muy several y sabias fueron sus eyes acerca del adulterio. Para
castigarlo no bastaba la denuncia del marido, sino que eran necesarias
pruebas convincentes. Presentadas 6stas, si el adfiltero pertenecia d la

1 Fray Jer6nimo de Mendieta, Historia EIlesiastica Indiana, lib. II, cap. XX, pdg. 111.









aristocracia, era encerrado en la carcel y alli ahogado. Si era de la cla-
se del pueblo, se le condenaba d muerte por lapidaci6n pCtblica.
"Tan inflexibles fueron las leyes que penaban el incesto, que Ne-
zahualpilli, rey de Texcoco, fulmin6 sentencia de muerte contra su propio
hijo, acusado de haber seducido a una de las mujeres del rey; sentencia
que se ejecut6 a pesar de los ruegos de la corte y de la influencia del
mismo emperador de IMexico. Esta demostrado que el rey no procedi6
por celos ni veng6 un rancor en su sentencia; sino por deber de ma-
gistrado, pues la hizo ejecutar mediante inequivocas muestras de acerbo
dolor.
"El uxoricidio era castigado con pena de muerte, aunque el matador
presentara pruebas de la infidelidad de su esposa. La ley consideraba
aquel delito como una usurpacidn de las facultades del Estado.
"Es evidence que tal severidad en la reglamentaci6n del matrimonio,
fu6 poderosa ayuda para el perfeccionamiento fisiol6gico de la raza;
puesto que la ciencia ha demostrado, que la unidn entire parientes, es
causa de graves degeneraciones, de vicios constitucionales, asi como de,
defects organicos incurables, entire ellos, y mas frecuentemente, el sor-
do-mutismo.
"So ve, pues, seiiores, que todos los actos principals de la existen-
cia, aparecen favorecidos entire los aztecas, por sistema higi6nico, en
part comparable, y en parte superior al de los pueblos europeos. Mu-
cho habria que admirar, si el tiempo do que dispongo permitiera des-
cender a pormenores de aquel sistema. Pero basta lo sinteticamente
enunciado, para reconocer que la civilizaci6n reinante en el Anahuac,
cuando la voz del Viejo Mundo llam6 a sus puertas floridas, merece de
parte de la historic much mas obsequio que el concedido por algunos.
"Si es verdad quo como lo asegura el ilustre historiador Orozco y
Berra, la verdadera ciencia de los aztecas esta perdida para siempre,
no creo que los mayors esfuerzos de la erudici6n alcancen t recons-
truirla en su grandiosa integridad; pero han quedado vestigios lumi-
nosos, algo como las chispas errantes, opacas, si, pero no apagadas arn,
de un sol destrozado; ollas acreditan ante el fil6sofo las huellas de una
civilizaci6n que tuvo mucbo de respectable y de ejemplar.
"Hoy una sombra de esclavitud se extiende sobre los restos dege-
nerados de aquella raza; hoy no presentan sino dolorosas perspectives
para el soei6logo. Hundidos en el abismo de ex6tica ignorancia, sin es-










timulos, sin ideales, sin recuerdo al menos de su pasada grandeza, casi
sin la noci6n de patria, recorren silenciosa y automaticamente el sen-
dero que conduce a la nada.
"No sd si las fuerzas vivas de la libertad y do la instrucci6n, si la
influencia de la paz y de la hora feliz que ha sonado para M4xico, se-
ran capaces de regenerar a esa raza; pero si nada fuere possible hacer
por su present, toca a vuestra sabiduria reivindicar las glorias de su
esplendoroso pasado."
El Sr. Secretario D. Julio Zfrate ley6 la siguiente Memoria:


"El Hombre prehist6rico en Mexico.

"ALGUNOS DATOS OBSERVADOS l'ARTICULARMENTE POR MARIANO BARCE-
NA, PROFESSOR IIONORARIO DE PALEONTOLOGfA EN EL MUSEO NACIO-
NAL, Y DIRECTOR DEL OBSERVATORIO METEOROL6GICO CENTRAL.

"Al Sr. Lie. D. Joaquin Baranda, Secretario de Estado y del Dospacho
de J usticia 6 Instrucci6n Piblica.

"Amplisimos detalles, numerosas rectificaciones y sorprendentes des-
cubrimientos se han obtenido y podran alcanzarse en lo future, como
resultados do los Congresos de Ainmericanistas, no solamente en las
investigaciones relatives a la Historia del Nuevo Mundo, sino tambi6n
en todos los studios que necesitan la coopcraci6n y las relaciones de
los diversos pueblos del Continente, para impulsar su estadistica y sus
adelantos cientificos de todo g6nero.
"Y no solamente por la presentaci6n de datos que durante uno de
esos Congresos se comparan y discuten, sino por el studio minucioso
que de esos elements se puede hacer en los recesos intermedios de aque-
11as reuniones, pueden alcanzarse mayores resultados en las investiga-
ciones references a la Am6rica.
"Por esta consideraci6n no debe vacilarse en presentar datos que
puedan ser tiles on esos studios, aunque parezcan deficientes 6 de
poca importancia, porque del enlace y comparaci6n de todos los ele-
mentos de studio que puedan discutirse, viene el perfeccionamiento 6 la
rectificaci6n de muchos puntos que envuelven cuestiones de mas 6 menos
dificil resoluci6n.
"Con ese fin de contribuir, aunque en pequefia escala, en la presen-
taci6n de datos referentes a Mexico, me habia propuesto dedicar al Con-









greso de Americanistas un studio detallado sobre las investigaciones
y descubrimientos que en particular he logrado hacer relatives al hom-
bre prehist6rico en M6xico; pero a causa de graves atenciones que he
tenido en estos filtimos meses, no me ha sido possible desarrollar aquel
studio ni star present en las sesiones del Congreso, para las que
tuve la honra de ser invitado por el Sr. Ministro de Justicia 6 Instruc-
ci6n Piblica.
"Sin embargo, aunque por ahora no pueda analizar personalmente
los datos que poseo, me limitar6 a enumerarlos en este escrito, deseando
que de alguna manera puedan sor tiles los distinguidos miembros
del Congreso.
"Cinco son los descubrimientos que he podido hacer relatives a la
existencia del hombre prehist6rico en Mexico y de los que he tenido
la honra de dar cuenta oportuna 6 la Sociedad Mexicana do Historia
Natural. He encontrado esos vestigios on los terrenos posterciarios de
Tequixquiac y del Peii6n; entire las masas de roca de la Calera en Jalis-
co, y en las formaciones relativamente mats recientes, como son el pavi-
mento do la caverna de Cacahuamilpa, y bajo los promontorios do rocas
basglticas del Pedregal de Coyoacin 6 do San Angel.
"El hombre de Tequixquiac dej6 revelada su existencia por la obra
de sus manos, dandolo la apariencia de una cabeza de animal a un hueso
de llama. Hace, algunos aiios que al practicar las excavaciones de
Tequixquiac para dar salida a las aguas del valle de Mexico, se encon-
tr6, en el mismo yacimiento que los huesos de elefante, mastodonte y
otros animals postorciarios, un hueso sacro do llama f6sil, con corta-
duras y secciones que le dan la apariencia de una cabeza de puerco 6
de algun animal conggnere. Ese sacro fu6 entrogado por los ingenieros
del desagiie al distinguido arqu6ologo mexicano D. Alfredo Chavero,
quien lo pas6 al Sr. Orozco y Berra, y este sabio historiador lo regal6
al que suscribe, recomend6ndole estudiase ese hueso y emitiera opinion
acerca de la antigiiodad que pudiera atribuirsele.
"Para desempeniar esta comisi6n estudi6 atentamente la naturaleza y
forma de las entalladuras, y tom6 informes pormenorizados sobre el
hallazgo, siendo informado por algunas personas, y en especial por
el ingeniero D. Miguel Iglesias, que el hueso en cuesti6n habia sido en-
contrado en el mismo yacimiento que los elefantes y demas animals
fosiles. Esta declaraci6n de personas autorizadas, la clasificaci6n os-









teol6gica y la observaci6n de las entalladuras, me hicieron considerar
aquel hueso come perteneciente d una llama f6sil, con incisiones hechas
por la mane del hombre antes do quo dicho sacro hubiera sido deposi-
tado naturalmente en aquel yacimiento fosilifero. Mi studio fu6 publi-
cado hace mAs do diez aiios en la Revista Cicntifica Mexicana, on La
Naturaleza y en otras publicaciones cientificas.
"El hombre del Peii6n fue encontrado al romper por medio de explo-
sivos una formaci6n de caliza silicifera que rodea al Peii6n de los Bafios
d corta distancia de la ciudad de Mo xico. En un bloque de esa roca endu-
recida aparecioron incrustados el cranco y otros huesos del esqueleto.
Recogidos por el ingeniero D. Adolfo M. do Obreg6n, y entregados al
Ministro de Fomento, Gral. D. Carlos Pacheco, me los regal, recomen-
dandome los estudiase con cuidado. Ocurri inmodiatamento al lugar
de la excavaci6n, y todavia encontr6 algunas costillas del propio esque-
leto incrustadas en el terreno, por lo quo me fu6 fAcil hacer la identifi-
caci6n del yacimiento, y describrir el craneo y demas huesos, dando
informed preliminary y mostrando los ejemplares a la Sociedad Mexicana
de Historia Natural. Posteriormente y asociado al Sr. Profesor I).
Antonio del Castillo, publiqu6 ]a noticia del hallazgo.
"La observaci6n del terreno y su' relaci6n respect de las demas rocas
nos resolvieron a declarar que aquellos restos pertenecian A un hombre
prehist6rico, existente en el cuaternario. Los principles trozos de
roca que contenia parte del craneo y otros huesos, los regale al Museo
National do Mexico, donde se conservan: el maxilar y otras parties de
dichos huesos existen en mi colocci6n particular.
"Los vestigios del hombre de ]a Calera los encontr6 personalmente,
hace dos anios, examinando una gran cavidad rellena de marga, en un
macizo de caliza silicifera, cortado por las aguas corrientes. Entre esa
marga que llenaba la oquedad mencionada, encontr6 huesos de ciorvo,
de paquidermos, de roedores y de aves, casi todos muy mal conservados,
para poder clasificarlos con exactitud.
"En los huesos de ciervo hall dos fragments de maxilares y algu-
nas piezas de los miembros y otras parties del cuerpo, presentando en-
talladuras verticales, escalonadas y revestidas do una capa caleorea,
opaca, con la misma apariencia que se observe en los huesos tallados
con silex y encontrados en las cavernas de Europa.
"En una de las sesiones de la Sociedad Mexicana de Historia Natu-









ral, mostr6 esos huesos 6 hice la descripci6n del terreno donde los en-
contrd; reservando para mas tarde un studio detallado sobre la exis-
tencia del hombre de la Calera, que tambi6n juzgo como cuaternario,
y tal vez contemporaneo del que habit en el Pefi6n.
"El hombre del Pedregal nos ha dejado numerosas huellas de su
existencia. Bajo las enormes masas de basalto quo ocupan enuna grande
extension el pie de las mantaiias de Ajusco, se encuentran capas de
toba y de arcilla recocidas por el contact do la lava, cuando se exten.
di6 en aquellos lugares. En esa misma tierra quemada se encuentran
restos de trastos y otros trabajos ceramicos, demostrando que cuando
aquel derrame basaltico tuvo lugar ya existia el hombre en el valle do
Mexico y sabia ya elaborar sus artefactos ceramicos.
"De cuando haya tenido lugar aquella formidable erupcidn no hay
tradici6n alguna en los c6diceso y versions imas remotos. Ademas, el
aspect y posici6n de esas rocas parocen analogos A los de otras forma-
ciones basilticas que se encuentran on varias localidades del pais, y
aparecen derramadas sobre los terrenos cuaternarios fosiliferos, indi-
cando que esos fen6menos volcanicos fueron casi generals, y por este
solo hecho debia de haberse conservado su tradici6n entire la de otros
muchos acontecimientos notables y remotos que se citan en las crdnicas
de la antigiiedad, lo que hace career quo tales fen6menos tuvieron lugar
en 6poca anterior a la que alcanza la tradici6n mas lejana.
"Yo mismo he desenterrado del Pedregal algunos restos de vases
de form rara y elegant. La primera publicacidn que se hizo de ese
hallazgo fu6 la que insert en el Boletin del Ministerio de Fomento,
allS por el aiio de 1881. En las colecciones del Museo Nacional se ven
ejemplares de esas tierras calcinadas, y fragments de los trastos que
entire ellos encontr6.
"Habi6ndose ensanchado la cxplotaci6n de los basaltos del Pedre-
gal, para utilizarse como rocas de construcci6n, han seguido aparecien-
do los restos corimicos en diversos puntos, debajo de las rocas citadas,
demostrando que en aquel lugar existi6 una poblaci6n important, antes
de que hubiera tenido lugar la gran orupci6n volcanica, que invadiera
aquellos contornos, con sus devastadoras corrientes de rocas igneas.
"La existencia del hombre que-habitara en tiempos remotos la gran
caverna de Cacahuamilpa, est& demostrada por los fr'.,;'ri-:nt,:- d,:- cera-
mica tosca, que encontr6 el alo de 1879 en unas excavaciones que prac-









tiqu6 en el pavimento. Despu6s de atravesar una gruesa capa de caliza
estalactitica muy endurecida, y a mas do un metro do profundidad, apa-
recid un terrapl6n de tierra oscura conteniondo los fragments do trastos
a que hago referencia, y que tienen un aspect distinto'de los que gene-
ralmente se encuentran en los coesillos 6 tfmulos indigenas, pues aquellos
son de una arcilla mal amasada, sin adorno alguno y con espesor hasta
de treinta centimetros.
"Fuera de la gruta, y on un monticulo cercano a su entrada, desen-
terr6 las ruinas de un antiguo temple, cuyas columns estuvieron for-
madas por trozos cilindricos de poco espesor. Tal vez los trastos que
habia en el interior de la gruta, lo mismo que el temple de su entrada,
seialarian el culto que diversas generaciones vendrian tributando a las
deidades que supusieran habitando aquol antro, y de cuyos hechos se
ha perdido por complete la tradicidn, pues la gruta fud descubierta eFi
el present siglo.
"Por los datos que someramente llevo indicados, y que con mayors
detalles se encuentran en las publicaciones citadas, y dan testimonio
de ellos las colecciones a que he hecho referencia, deduzco quo esta
demostrada la presencia del hombre cuaternario de MIxico, por las
huellas que do su industrial doj6 soiialadas on los huesos encontrados
on Tequixquiac y la Calera, y por sus restos quo se hallaron incrustados
en las rocas del Poii6n. Demuestran esas deducciones, la informaci6n de
los ingenieros quo encontraron el sacro de llama on las margas fosili-
feras, y el aspect do perfocta antigiiedad que presentan las entalladuras
y que estin recubiertas por la misma marga del yacimionto. Iguales
circunstancias concurren en los huesos de ciervo hallados ontre las rocas
de la Calera.
"En cuanto al hombro del Peii6n, alli estan sus propios huesos en-
contrados en condiciones anormales, incrustados en una masa de roca
que los abrig6, en la misma 6poca en que ella se consolidara. De cuando
haya existido en estado liquido 6 pastoso la grand masa calcarea que
rodea al Pefi6n y que hayan bajado do aquel nivel al quo actualmente
tienen los lagos del valle, no hay tradici6n alguna, y como en varies
lugares del pais se encuontran calizas siliciferas y contemporaneas de
los basaltos, como las del Peii6n, y relacionadas tambi6n i las margas
cuaternarias, es de career que todas sean de igual 6poca de formaci6n.
Los restos de industrial humana, calcinados por las lavas del Ajusco,










asi como los trastos encontrados bajo el piso de la gruta de Cacahua-
milpa, fueron depositados indudablemente en tiempos que no senala la
tradici6n en sus indicaciones mas remotas, y por tanto, deben referirse
d hombres de 6pocas prehist6ricas.
"A su tiempo he publicado algunos de los datos citados, rofiri6ndome
a las cinco localidades en quo me he ocupado. Posteriormente he reu-
nido mayores detalles y verificado nuevas invostigaciones que me pro-
ponia prosentar ante el actual Congreso; pero las atenciones i que
hico referencia no me lo han permitido, y mas tarde tendr6 la honra de
mandar al Comit6 del Congreso los studios quo me propongo hacer
en ese respect.
"Basten por ahora estos apuntes para manifestar a esta ilustrada
Asamblea mis deseos do presentarle los.datos particulars que poseo
sobre la existencia del hombre prehist6rico de M6xico. Como lo he
expresado, esos datos me inducon d career quo la existencia de la espe-
cie humana, on este pais, so hall demostrada desde ol cuaternario, y
probablemente en sus pisos superiors 6 mas rocientos, y que desde
entonces, esto hombre americano manifestaba muy marcadas inclinacio-
nes a las artes, procurando imitar los models naturals que tenia a la
vista y transmitiendo esas mismas tendencies 6 las razas quo le suce-
dieron y que llegaron al porfeccionamiento del arte, como lo demuestran
sus esculturas y las construcciones quo testifican su cultural on Tula.
Tootihuacin, Xochitepec, Mitla y el Palenque."
El Sr. D. Alfonso L. Herrera, lRepresentante del Museo Nacional,
cree que es oportuno advertir que los huesos hallados bajo los pro-
montorios de rocas basalticas del Pedregal de Coyoacan, son de una
especie de jabali f6sil, extinguida, encontrindose al mismo tiempo obras
que manifiestan la existencia del hombre fdsil, por lo que el trabajo del
Sr. Barcena es de un gran valor cientifico.
El Sr. Secretario Lascurain ley6 en seguida la siguiente Memoria,
remitida de Europa por su autor el Sr. D. Francisco del Paso y Tron-
coso, Director del Museo Nacional:

"Los libros de Andhuac.
"SUMARIO.
"1. Objeto de la Memoria; Modelo complete de un libro nahua: el C6dice Vaticano nmi. 3,773,
defectuosamentepublicadopor Kingsborough.-2. Su descripci6n por Fabrega.-3,Examen del C6-
dice: sus dimensions y fragments en que se hall dividido,-4. Imprimaci6n, numero de pAginas










y encuadernacidn del original.-5. Tiono tapas 6 cubiertas poro carece de lomo: dificultad quo de
ello result para su lectura.-6. Descripci6n do las tapas, una de las cuales tieno pogadas dos ins-
cripcioues europeas.-7. Esto engafi6 al pintor Aglio, quien comenz6 su copia por la fitima pdgi-
na del C6dice.-8. Mode do leer el C6dice Vaticano sin tenet conocimientos especiales.-9. Descrip-
ci6n de la cubierta principal: relieves 6 incrustaciones quo hay 6 debio haber en ella.-10. Coloca-
ci6n del C6dice antes do abrirlo: de qu6 lado debe caer la tapa para comenzar A leerlo.-l. Orden
de sucesi6n de los signs diurnos: su inversion cuando se comienza la lecture por la pdgina del Ve-
nado, come lo hizo el pintor de Kingsborough. CuAl es elprincipio del C6dice.-12. Lectura do las
48 pAginas del anverso, comenzando de la izquierda para la derecha, y colocaci6n del C6dico como
se puso antes do abrirlo para comenzarlalectura delroverso.-13. Lectura de las 48 paginas delre-
verso en sentido contrario A las del anverso; es decir, do la dereola para la izquierda.-14. Resu-
men de las instrucciones para seguir el orden de la lecture en el original.-15. Lista do correspon-
dencias entro la edicidn de Kingsborough y el original mismo.

"TEXTO.

"1. Acorca de los libros que los indios do Anlhuac usaban anti-
guamento para la escritura figurative por ellos cmpleada, bastante se
ha escrito y much queda todavia por decir; pero on esta Memoria no
me propongo presenter un trabajo sint6tico para el cual no tengo reu-
nidos afin todos los datos necesarios. Me limitare, por lo mismo, al and-
lisis de uno de aquellos libros tomandolo por modelo, y olegir6 al efecto
el mds complete do todos los que han pasado por mis manos hasta la
fecha. Es el conocido generalmente con el nombre de RITUAL VATICANO,
conservado en la Biblioteca de los Papas y alli rcgistrado con cl ni-
mero 3,773. Public6lo Kingsborough defectuosamente, como casi todo
lo quo ha salido en su edici6n, y en esa coleccion espllndida so puede
ver al fin del Volumen tercero.
"2. El P. Fibroga, on la INTERPRETACION DEL C6DICE BORGIA
(Prefacio, nfim. 6), describe con brevedad el RITUAL VATICANO al ir ci-
tando los libros de Anahuac existentes en Europa. "El tercero (dice)
es el de la Bibliotoca Vaticana, citado por el P. Kircher sin el nfimero;
on vano buscado por mi catorce anios ha, y por mi mismo casualmente
encontrado bajo el nunmero 3,776 (sic). El es de piol de ciervo, prepa-
rada y unida cn nueve trozos (sic) de a 314 palmos de largo. Tiene
cuarenta y ocho paginas, pintadas en part; las filtimas quo deberian
former el numero de 49, estan unidas t un forro de madera, do modo
que plegandola A mantra de una pioza de paiio, de paraviento, de aba-
nico 6 de fuelle, como se explican los autores, aparece un amoxtontli
6 librito, de ocho pulgadas de largo, site do ancho y tres do alto. El
mismo contiene un calendario ritual."*

El P. Frbrega cscribi6 en italiano. Se dice quo D. Teodosio Lares hizo la traducci6n de la
part que trascribo arriba.









"3. Habi6ndolo tenido en mis manes muchas voices para su studio,
har6 aqui un examen minucioso do aquel original. Esta dispuesto so-
bre una piel adobada y cortada on diez tiras do 121 A 13 centimetros
de altura (por no star los bordes recortados con paralelismo perfec-
to) y de diferontes longitudes, unidas las tiras a diversas distancias por
simples pegamentos, tan adhesivos, que hasta hoy se mantienen casi
todos los trozos del Cddice perfectamonte ajustados entire si. La 1.- tira
terminal y so adhiere con la inmediata en la pagina 6 rectangulo 69 del
anverso (l1mina 54 de Kingsborough), la segunda en el 11? rectangulo
(K 59); la tercera tira en cl 16? (K 64), la cuarta en el rectangulo
219 (K 69); la quinta en el 269 (K 74); la sexta on el 319 (K 79); la
septima on el 369 (K 84); la octava en el 419 (K 89); la novena en
el rectangulo 469 (K 94); y la d6cima y iltima tira, mas corta que las
otras, acaba con el rectangulo terminal del Codice, quo vimos ya es el
499 (pegado A la cubierta); do modo quo si excluimos la iltima pieza, se
ve quo los indios calcularon la longitud de las tiras para quo se pudieran
dibujar on cada una cinco paginas 6 rectangulos de aquel C6dice, que
se hall, como todos los do su especie, doblado on form de bioinbo.
Cada rectangulo tiene de longitud unos quince centimetros, y serA en-
tonces la del C6dice do 7 metros 35 centimetros proximamente.
"4. Esta pintado el C6dice por anverso y reverse, sobre la impri-
maci6n 6 aderezo que se di6 i la piel con un barniz blanco: los colors
estin bastante bien conservados en lo general y son por lo comfin de
tonos algo sombrios, como todos los de los indios. Las tiras estan dobla-
das, como dije, formando rectangulos 6 paginas; y, siendo por cada lado
49 los rectangulos, debian rosultar 98 con figures; pero no hay en rea-
lidad mis que 96, pues el reverse del primero (que corresponde a la pri-
mera pagina por donde se debe comenzar a leer el C6dice, como luego
lo explicarg) y el reverse del fltimo (que corresponde a la terminacidn
de la lectura) estan al parecer sin figures, pero siempre adobados y
aderezados con la imprimaci6n blanca de que antes habl6, segfin se des-
cnbre sobre la part posterior de la primer pagina, que se ha comen-
zado a despegar per el use. Y no les pusieron figures en virtud de que
so les destinaba para quedar adheridos con las cubiertas del C6dice,
que podriamos llamar sus tapas, asimilando el nombre al que reciben
las cubiertas de un libro en la nomenclature especial de la encuader-
nacion modern, pues bien se puede afirmar que nuestros indios de Ame-









rica tenian tambi6n su sistema para encuadernar las escrituras figura-
tivas quo constitulan su literature en la edad precolombina de aquel
misterioso Continente.
"5. Son sumamente curiosas las tapas 6 cubiertas del C6dice: la
sustancia de que estan formadas es madera, y cada cubierta constitute
un rectangulo de dimensions iguales casi a las de las p6ginas. La ma-
dera es final y cortada en lamina muy delgada. Los indios, en su m6todo
para encuadernar, no conocian la parte de la cubierta que nosotros lla-
mamos lomo, lo cual habra comprendido todo lector inteligente que se
haya hecho cargo de las adherencias que seniale arriba, entire los dos
rectangulos extremes de la piel, y las tapas, pues existiendo lomo y
estando escrito el C6dice por anverso y reverse, lo natural era que no
tuviese adherencias con la cabierta el rectangalo final. Esto dificulta
el conocimiento del principio de un C6dice, sobre todo, cuando las tapas
faltan; y por esto mismo se ha reproducido tan defectuosamente por el
dibujaute de Kingsborough el original que voy describiendo.
6. La madera de las tapas es blanquizca, lo que muy bien se ve
por haberse caido en gran parte una laca 6 barniz muy fino que cubria
la superficie y que le daba un aspect hermoso y luciente. Una de las
cubiertas parece haber sido siempre lisa, y en ella so conservan pega-
das dos etiquetas: una con vifieta que se hizo a pluma, y en cuyo cam-
po rectangular queda escrito con cifras rojas el nidmero 3,773: parece
puesta en el siglo XVI, mientras que la otra etiqueta es un simple pa-
pel con el mismo nfimero, de caracteres mas moderns. En esa tapa
se ven sefiales de tres perforaciones, dispuestas sim6tricamente cerca
del perimetro del rectangulo y en uno de sus lados cortos, bastante cer-
ca de donde se hallan pegadas las etiquetas: dos quedan visible, y la
tercera medio cubierta por la etiqueta mas antigua.
t"7. La existencia de las dos inscripciones alli, engaii6 al pintor
Aglio, pagado por Kingsborough para hacer la copia que public este
filtimo, y aquel artist comenz6 a reproducir el C6dice por su lamina
tiltima, en la cual aparece un venado que tiene cuerpo de hombre, pier-
nas abiertas, brazos levantados, y que se hall circuido enteramente
por los 20 simbolos cronograficos diurnos. El rectangulo en que se ha
dibujado esta figure es, efectivamente, uno de los dos inicos cuyo re-
verso queda pegado en una de las tapas; y por 61 6 por su fine debe
comenzar la lecture. Sabiendo hacer 6sta se ve que dicho rectangulo
11









del venado es el filtimo del original, y no cl primero, pero se puede lle-
gar a la misma determinaci6n, aun sin ese conocimiento, por el examen
simple do las cubierTas.
8. La otra tapa del original, efectivamente, ofrece caracteres que
faltan en la descrita ya, y que nos indican debia comenzar por alli la
lecture de las pAginas. Asi como las tapas do nuestras encuadernacio-
nes de lujo tienen muchas veces inscripciones, iniciales 6 figures deco-
rativas en la parte que correspond al principio de la obra; las curales,
aun existiendo en la otra part, son siempre mas importantes alli donde
se debe abrir el volume para comenzar su lecture, tambign asi los in-
dios, mientras que dejaban lisa una de las tapas de nuestro C6dice, po-
nian relieves 6 incrustaciones en la otra, para que supiera quien hu-
biese de consultarlo, que alli estaba ol principio. No quiere decir esto
que lo practicaran siempre asi; pero lo han hecho en este caso y eso me
basta para la explicacion que voy dando.
"9. Los relieves 6 prominencias estan en la part c6ntrica de la tapa,
y dispuestos on fila sobre su linea media. Son cuatro, dos de cada la-
do, casi juntos, y dejan en la parte media un espacio libre. Las figu-
ras que ofrecen actualmente no se pueden estimar muy bien; pero pre-
sumo que resultarian mas aparentes por incrustaciones de otras materials
que las rodearan y que se habrin desprendido con el tiempo: tambi6n
pudiera ser que algunas de tales porciones de relieve no tuvieran otra
funci6n que la de hacer mas intimas las adherencias de las figures in-
crustadas, pues obs6rvase que las depresiones estdn revestidas de la-
ca. Una sola incrustaci6n se conserve: 6sta es redonda, formada con
esa piedra verde tan conocida en el trabajo de mosaico hecho por los
mexicanos, y su diametro es bastante reducido. Estd en uno, de los an-
gulos, que result ser el superior derecho del rectangulo formado por
la tapa: superior es el cngulo, porque debe colocarse arriba para qit
las figures queden rectas al abrir el C6dice, y es derecho por la misma
causa y por otras razones que dar6 pronto. En el otro dngulo del mis-
mo lado, quo sera el inferior derecho, ya no queda incrustaci6n; pero
si la oquedad que le correspondia, y en cuyo fondo c6nico todavia se
notan restos do la laca 6 pegamento con que debi6 estar adherida. En
los otros dos angulos de la izquierda no se ven incrustaciones, ni los mas
ligeros vestigios de las oquedades que los debieran corresponder, lo
cual prueba quo alli no las hubo nunca.










"10. Colocado nuestro libro en tal disposici6n y con tales relaciones
angulares, viene resultando el volume con la forma que llamamos apai-
sada en la encuadernaci6n de nuestros tiempos. Todavia puesto de la
manera que acabo de indicar, vacila uno para decir si la tapa se ha de
abrir dejandola caer para la derecha 6 para la izquierda, puesto que
la falta de lomo permit que se pueda manejar de cualquiera de los dos
modos. Desentendi6ndonos aun del ordtn de sucesi6n de las figures pin-
tadas en las paginas, tenemos para saber esto dos indicios. La existen-
cia de las incrustaciones 6 de sus vestigios en los angulos de la dere-
cha, induce a career que la tapa se levantaba por ose lado y so dejaba
caer para la izquierda: si nos quedaran afn asomos de duda, podria-
mos advertir que al hacer girar la cubierta del modo seialado, resultaba
como primera pigina del original un rectangulo pintado de un lado so-
lamente, por tener su reverse adherido a la tapa, condici6n sefialada
ya para conocer en esto C6dice sus paginas primer y filtima: s6lo el
rectangulo donde se halla pintado el ciervo reune la misma condici6n
en todo el C6dice; asi es que, desechando por ahora las demas indica-
ciones, vamos d ver si la lecture de los caracteres figurativos justifica,
por su orden regular do sucesi6n, el arreglo hecho por el dibujante de
Kingsborough 6 el que result de nuestro examen.
"11. Para ello import saber que los mexicanos formaban su mes
con veinte dias, al primero de los cuales llamaban Cipactli, animal fan-
tsstico, dando al vig6simo el nombre de Xochitl 6 floor, y representando
a toda la series por medio de figures propias 6 convencionales. Comen-
zando la lecture por el venado (pagina 1V de Kingsborough) y con-
tinuandola de la izquierda para la derecha, n6tase desde la 3? pagina
6 rectangulo que las figures de los dias tienen que leerse a la inversa,
comezando por Xochitl 6 floor, y acabando por Cipactli, lo cual equi-
valdria buenamente a comenzar la lecture de uno de nuestros libros por
el fin. Si al contrario, abrimos el C6dice del modo quo ya dije, pode-
inos leer las figures de los dias, siempre de la izquierda para la dere-
cha, pero en orden director, comenzando por el animal fantastic Cipactli
para terminal con Xochitl 6 flor. Esas figures cronograficas, y otras
alli contenidas, quedan dispuestas on un tablero que comprendo ocho
Ip._'ii, y en cl cual so pueden contar 364 rectAngulos, de los cuales
260 son apaisados, estan ordenados en 5 series de 52, ocupando la
part media de la tira, y son los finicos que interest observer por









ahora, para tener la confirmaci6n de la hip6tesis que antes formula.
"12. Siguiendo la lectura del modo que digo, os decir, partiendo de
la pagina 49. segiin Kingsborough como 1i del C6dice para continuar
con a 50? como segunda, y asi sucesivamente hasta la 960 de Kingsbo-
rough quo viene t ser la 48a del anverso, pasan 48 rect6ngulos del
mismo lado, representando el filtimo a un hombro desnudo que camina
para la izquierda y lleva una culebra ouroscada on el cuello. Al ter-
minar la lectura de un lado de ]a tira, ocurre la misma duda que ya
soiiale, pues para proseguirla de la izquierda para la derecha, es pre-
ciso dejar caer la tapa done so hallan las etiquetas y abrir esa tapa
de modo que gire para la izquierda, como se hizo con la otra, con lo
cual se nos vuelve a presentar el venado, quo viene ser la 1 ? limina
de Kingsborough, y ocurre la propia dificultad do leerse los caracteres
diurnos en orden inverso, por lo cual debo buscarse para proseguir la
lecture otra colocaci6n mtas natural del Codice; siendo la finica racio-
nal volver at ponerle con las incrustaciones para la parte superior, y ha-
cer girar la cubierta on sentido contrario al que primeramente so le
di6; es decir, dejandola caer para la derecha, 6 sea de la izquierda pa-
ra la derecha.
"13. La primera pagina que asi se nos present no queda pegada
contra las tapas del Cdice, lo cual, segun mi modo de considerar las
cosas (en el caso particular de nuestro libro), indica que no correspon-
de ni al principio ni al fin del original, sino a su part media, como pa-
rece comprobarse por el examen que voyhaciendo. Abierto nuevamente
nuestro libro del modo que digo, se present como 1. liamina del re-
verso de la tira la que, segfin mi cuenta, sera la 49. del C6dice. Re-
presenta el primer trecenario del period ritual 6 de 260 dias, que lleva
el nfim. 48 en la edici6n de Kingsborough, y para proseguir leyendo
con orden los demas trecenarios hay que continuar de la derecha pa-
ra la izquierda, de donde result que alterminar la lectura por ese lado
de la tira, y despues de pasar los mismos 48 rectangulos contados en
el anverso, llgase A la filtima pagina del reverse que viene A ser la
96. de todo el volume, y en la cual pagina queda dibujado el ciervo
al cual rodean los 20 simbolos de los. dias. Por lo tanto, la 2. p1j.iu;i
del reverse y 50. de todo el C6dice es la 47. en la edici6n de Kings-
borough; la 3. del reverse y 51.a del C6dice es la 46? de Kingsborough,
y asi sucesivamente; con lo cual debe leerse invertida la series desde la









pagina 48 de Kingsborough hasta la pagina 1 done so hall el ve-
nado y quo result como ya dije la 48- del reverso y 96? del C6dice,
mientras que Kingsborough la represent con cl nimero 1. Del modo
que digo so debe leer el C6dice, y cl examen dc sus figures, considera-
das en el orden indicado, confirm las ideas quo acabo de presenter.

RESUMEE.

"14. Resumiendo todo lo anterior puedo darya las instrucciones com-
prendidas para el manejo y lecture del C6dice nahua llamado Ritual Va-
ticano nfim. 3,773.
"1. Se Ie colocarA de modo quo la cubierta donde se hallan las oti-
quetas quede para abajo, y la cubierta quo tiene incrustaciones y re-
lieves, para arriba, haciendo ta.mbi6n que la incrustaci6n finica do piedra
verde que conserve esa tapa, correspond con el ngulo superior derecho
del original, con lo cual debo resultar Cste apaisado.
"II. Se levantari la tapa superior por la part derecha, donde la
incrustacion esta, dejando caer esa cubierta para la izquierda, y asi apa-
receran dos paginas 6 rectingulos del original, quedando pegado el iz-
quierdo contra el reverse de la tapa: ese mismo rectgngulo result ser
la primer pagina del C6dice.
"III. Se siguen volteando los rectangulos de la dorecha dejandolos
caer para la izquierda, de modo que se vayan presentando las paginas
de dos en dos, como las hojas apaisadas de un libro abierto, y conti-
nuard ley6ndose de la izquierda para la derecha, llegando asi hasta el
rectangulo 48 correspondiente A ese mismo lado de la tira.
"IV. Cerrando entonces el C6dice y dejandolo como al principio es-
taba (v6ase la instrucci6n I.) se levanta la tapa de los relieves por el
border izquierdo, y se deja caer para la derecha esto borde: aparecen
asi dos paginas del original, que correspondent a los dos primeros tre-
cenarios del period ritual de 260 dias; y so comienza la lecture de
ellos por el inicial, que ocupa cl rectangulo de la derecha y es la 48.
1imina en la edici6n de Kingsborough, prosiguiendo el examen do las
paginas de la derecha para la izquierda, a fin de llegar al otro rectan-
gulo pegado en la tapa de las etiquetas, el cual rectangulo tiene dibu-
j4do un ciervo con cuerpo de hombre, abierto de piernas con los brazos
levantados, y a su alrededor se ven los 20 simbolos de los dias. Ese









86


rectangulo corresponde A la filtima pagina del C6dice y es la 1 l1mina
de la edici6n de Kingsborough.


LISTA DE CORRESPONDENCIAS.

"15. La he formado para los lectores y estudiosos, no para los oyen-
tes: por lo tanto se puedd suprimir enla lectura por ser demasiado lar-


ga y enfadosa.
Edici6n
Original. Kingsborough.
PAg. I 1 anverso ........ Pg. 49
(2 id. ........ 50
,, 3 3 id. 51
4 (4 id. .......,, 52
,, 6 6 id. ....... ,, 54
,, 7 7 id. .. 55
,,8 8 id. ..... 50
9 9 id. ...... ,, 57
,,10 (10 id. ..... ,, 58
11 (11 id. ........ 59
,, 12 (12 d. ........ 60
13 13 id. .--.... ,, 61
,, 14 14 d. ..... ,, 62
,,15 15 id. ,, 63
,, 16 16 id. ........ ,, 64
17 17 id. .,, 65
,, 18 18 d. ....... 66
,19 19 id. ...... 67
,,20 20 id ........ 68
,,21 21 id. ...... 69
,,2 (z id. ........ 70
,,23 (23 id. ........ ,, 71
,,24 (24 id ........ 72
,, 25 (25 id. ......... 78
26 (26 id. ........ 74
S27 (27 id. ........ 75
,, 28 (28 id. ..... 76
,, 29 (29 d. ...... 77
,, 80 30 id. ........ 78
,,1 1 id. ........ 79
,, 32 3 id. -....... 80
3, 3 83 id. ........ 81
,,34 34 id. ........ 82
,,35 (35 i4. )........ ,, 83
36 (86 id. )....... ,, 84
,,7 37 id. )........ 85
8 (38 id. )........ ,, 86
,, 39 (9 d, ........ 87
,, 40 (40 id. ........ ,, 88
,, 41 (41 id, ........ 89
,,42 42 id. )........ 90
,43 (43 id. )........ 91
,,44 (44 id. ...... ,, 92
,45 45 id. ....... ,, 93
,,46 (46 id. ..... 94
,,47 (47' id.' )..... ,, 95
,, 48 (48 id. )......... 96


Original.
Pdg. 49 (
,, 0 (
,, 51(
,, 52(
,, 53
,, 54(
,, 55
,, 56 (
57 (
58 (1
69 ()
,, 6 (1
63 (1
,, 6 (1

,, 66 (
64 1
65 1
66 1
67
68 (
69 (
70 (
,,71 (2
73 2

,, 74
75
76
77
,, 78 (
70
,, 80
,, 81
,, 82 (3
,, 83 (
,, 84
,, 85 (
,, 86
87 (
88 (
,, 89
,, 90
,, 91
91
,, 92
93 (
S94
,, 95
,, 96


I reverse ........
2 id. ........
3 id. ........
4 id. ........
5 id.
5 id. .........
6 id. )........
8 id. )........
9 id. )........
0 id. )........
1 id. )........
2 id. )........
3 id. )........
94 id. ........
15 id ........
16 id. ....
17 id. ........









18 (d.
19 id. ........
19 id. )........
0 id. ........
iL id. ........
3 id. ........
3 id. .......
24 id ........
15 id ........
6 id ........
27 id .........
28 id ........
29 id ........
80 id. ........
S id. ........
32 id. ........
33 id ........
14 id ......
35 id ........
36 id ......
7 id. ........
38 id. ........
39 id. ........
40 id. ........
41 id. ........
42 id. ........
43 id. ........
44 id. ........
45 id. ........
t6 id. ........
47 id. ....
48 id. )........


El Sr, Dr. Seler felicit6 d la Repdblica' pr contar eitre sus hijos a
personas tan doctas como el Sr. del Paso y Troncoso, y fiadi6 que las


K


Edici6n
Kingsborough,
PAg. 48
47
,, 46
45
,, 44
,, 43
,, 42
41
,40
,39
38
,, 87
37
,, 36
35
,, 84
,, 33
,, 32
,, 31
,, 30
,, 29
,, 28
27
26
,, 25
24
,, 23
,, 22
,, 21
,, 20
,, 19
,, 18
,, 17
,, 16
15
,, 14
,, 13
,, 12
,, 11
,, 10
9
,, 8
7
6
S 5
4
3
,, 2
,, *1









observaciones do dicho senior pueden extenderse 4 otros C6dices Mexi-
canos que tratan de diferentos materials y quo presentan dificultades en
su lectura por el modo coin que estan coleccionadas sus paginas, pues
algunas veces debe comenzarse aquella de izquierda A derecha, y de
abajo arriba, ocupando las primeras paginas cl principio, el fin 6 el
centro del C6dice.
El Sr. Secretario General Sanchez Santos participa que so han ins-
crito como miembros del Congreso el Excmo. Sr. D. Antonio Canovas
del Castillo, Presidente del Consejo de Ministros de Espafia; el Excmo.
Sr. D. Alberto Bosch, Ministro de Fomento en aquella naci6n,. y el
Illmo. Sr. D. Rafael Conde y Luque, Director General de Instrucci6n
Pfiblica en Espaiia. Tambi6n se inscribieron con la misma calidad la
Sra. Mary Robinson Wright, y los Sres. Coronel D. J. Quintas Arroyo
y Jeremiah Curtin. El mismo Secretario General inform que el Excmo.
Sr. D. Justo Zaragqza ha obsequiado al Congreso con el primer tomo
de las actas de la IX reunion del Congreso, celebrada en Huelva, y
con las obras intituladas: Geografia y Descripcidn Universal de las In-
dias, recopilada por el cosm6grafo cronista Juan L6pez de Velasco, y
Piraterias y Agresioncs de los Ingleses y de otros pueblos de Europa en
la Amirica Espaiiola desde el siglo XVI al XVIII, deducidas de las
obras de D. Dionisio Alcedo y Herrera; publicalas D. Justo Zaragoza.
El Sr. Dr. Seler regal al Congreso un ejemplar de su obra intitu-
lada Wandmalereien von Mitla, y dijo que en la ejecuci6n de esta obra
se inspire en los interesantes trabajos de su excelente amigo D. Anto-
nio Pehafiel; que uno de sus compatriotas habia publicado ya un Atlas
de Mitla, y por lo mismo la obra que present no tiene mas m6rito que
la de haber sido hecha A la vista de los mismos monumentos, teniendo
grandes dificultades para sacar los dibujos quo aparecen en la obra.
En cuanto al texto, aiadi6, no es mas que un resumen de todo lo que
se ha escrito acerca de los zapotecas. Las pinturas de aquellos monu-
mentos tratan de mitologia y cronologia. Las pinturas y esculturas re-
velan un arte original, como el que aparece en los C6dices Borgiano y
Vaticano.
El Sr. D. Leopoldo Batres dice que opina de distinta manera. Los
palacios de Mitla pertenecen a la civilizaci6n tolteca y no la zapoteca.
Todo lo prueba y lo demuestra. En las sepulturas de los zapotecas se
encuentran urnas funerarias, alhajas etc.; en las de los toltecas no se









encuentran esculturas con el tipo antropol6gico zapoteca como lo tiene
esta raza. A 3 kil6metros de Mitla existen unos subterraneos de id6n-
tica decoraci6n i los palacios del mismo Mitla, done so encuentra una
mascara del tipo tolteca. No debe dudarse que Mitla pertenecia a la
civilizaci6n tolteca, porque la line recta, igual t la griega, se ve en
todas parties, y en cambio no se hall la line curva que es caracteris-
tica de las obras de la raza zapoteca. Es precise no confundir los 6r-
denes, y me permit resumir lo que he expuesto anteriormente diciendo
que las ruins de Mitla pertenecen d la raza tolteca y no 4 la zapoteca.
El Sr. Dr. D. Antonio Pefafiel opina que no debe entablarse discu-
si6n sobre una obra escrita por el Sr. Dr. Seler, que ha consagrado su
vida al studio de cuestiones tan interesantes, alcanzando por ello una
fama muy justificada. Por lo demas, esta comprobado que los monu-
mentos que se hallan en Oaxaca pertenecen a la civilizaci6n zapoteca
y no la tolteca, como lo demuestran los idolos que posee el Dr. So-
loguren. Por otra part, la expresi6n tolteca comprende muchas razas
do indios, y viene ser una denominaci6n general a semejanza de la
que se ha dado por la historic 6 la palabrapelasgo, y terminal suplican-
do al Sr. Batres que no promueva discusiones, q fin de que sea possible
la lecture de todas las Memorias presentadas, en el tiempo bien corto
de que puede disponer el Congreso.
El Sr. Batres ocupa de nuevo la tribunal para decir que es conve-
niente detenerse en el examen de puntos altamente interesantes y que
hasta ahora no so han resuelto. Es claro que como lo sostiene slSr. Pe-
iiafiel no pueden confnndirse bajo la misma denominaci6n gen6rica dos
razas tan distintas como la tolteca y la zapoteca. Los aztecas eran con-
quistadores y los toltecas sabios artifices. El Sr. Peoiafiel nos habla de
los idolos pertenecientes a la colecci6n del Dr. Sologuren como tipos
de la raza zapoteca. Es verdad quo este senior tiene idolos que repre-
sentan a esa raza; pero tambi6n es verdad que tiene idolos y piezas de
alfareria de los toltecas de la primer civilizaci6n de Cholula. La do-
coracion roja con dibujos negros y blancos en los edificios de Mitla
esta revelando la raza tolteca. Ahora mismo, en las poblaciones cer-
canas a esos edificios, domina la raza tolteea, siendo muy raro encon-
trar una muestra de la raza zapoteca, y pr6ximamente demostrar6 con
toda claridad el valor de mis aserciones.
El Sr. Secretario General Sanchez Santos anunci6 que el Sr. Dr.









Peoafiel regalaba al Congreso un ejemplar del C6dico Ferndndez Leal,
publicado por el mismo Sr. Pefiafiel.
So reparti6 entire los miembros de la asamblea la orden del dia 17
y se levant la sesi6n A las site y media de la noche.





Visita la Escuela Nacional de Bellas Artes.

(17 DE OCTUBRE DE 1895.)


Desde las diez de la maiiana comenzaron a llegar a la Escuela los
miembros del Congreso, siendo recibidos por el Director del Estable-
cimiento D. Roman S. de Lascurain, a quien acompafiaban los profeso-
res de aquel plantel, que servian de int6rpretes a muchos Americanis-
tas que ignoraban el idioma castellano. Los concurrentes fueron obse-
quiados, & su llegada, con ejemplares de la obra intitulada: "El Arte
en Mixico en la jpoca antigua y durante el Gobierno virreinal,"-escrita
por el Sr. Lie. D. Manuel G. Revilla.
Los Americanistas recorrieron los salones de pintura dedicados a los
cuadros de la antigua escuela mexicana, St los de la moderna mexicana
y 6 los de las escuelas europeas, asi como las salas de escultura, ar-
quitectura y grabado. Entre los cuadros de la antigua escuela mexi-
cana merecieron mayor atenci6n los de Baltasar de Echave, los Jugrez,
Cabrera y Villalpando. En las salas destinadas 6 la escuela modern
se fijaron con mayor detenci6n en los cuadros de Clav6, Joaquin Ra-
mirez, Rodrigo Gutidrrez, Salom6 Pina, Santiago Rebull, Jose Maria
Velasco, Jos6 Obreg6n, F1lix Parra, Rafael Flores y Juan Ortega;
y en los salones de escultura en las obras de Vilar, Calvo, Noreiia y
Guerra.
SAntes de retirarse los visitantes, escribieron sus nombres en el al-
bum del establecimiento.













CUARTA SESM6N.


JUrnsVE 17 DE OCTUI',TER DE 1895.


Abierta la sesi6n A las cuatro y media de ]a tarde, bajo la presiden-
cia del Sr. Lie. ID. Joaquin Baranda, Secrotario de Estado y del Des-
pacho de Justicia e Instruccidn Pfiblica, el Sr. Secretario Lambert de
Sainte Croix leyd el acta de la sesidn anterior, quo sin discusidn ful
aprobada. El Sr. Baranda llam6 a ocupar la prosidencia al Sr. Dr. 1).
Eduardo Seler, quien dirigid al Congroso la siguiente alocucidn: "So-
"iior Presidente, sefores y seiioras: Doy a ustedes las gracias mis ex-
"presivas por el grande honor que me hacen al Ilainarmne presidir esta
"sesidu, honor que mans quc a mi persona so tribute i mi pais. Es
"verdad que el descubrimiento eficaz del Nuevo Continente se debe A
"la valiente nacidn espaiiola; pero si no los alemanes, al menos la raza
"teutdnica puede reclamar que A ella pertenecieron los primeros euro-
"peos quc pisaron el suelo virgen de Amdrica. Leif Erikson, que en
el aiio 1.000 de la Era Cristiana, dcspues de visitar a Groenlandia, des-
"embared en territorio que hoy es de los Estados Unidos de Amdrica
"hablaba un idioma muy estrechamonte rolacionado con el aleman. En
"la conquista material y spiritual do Am6rica, no tuvieron mis com-
"patriotas gran participacian; pero puedo decir sin exagerar que to-
"maron gran part on la conquista cientifica de este Continente, bas-
"tindome citar los nombres del Bar6n de Humboldt, Martius y Von-
"den-Steinen. Estas regions del sol, de la luz y del cielo diifano; do
"las solvas virgenes y de los monumentos gigantescos encerrados en-
"tre ]a espljndida vogotacidn de los trdpicos, han tenido siempre un
"atractivo indecible para nosotros, gentes del Norte. En la reuni6h
"del Congreso de Americanistas, quo se ofectu6 en la capital situada
"mi4 s al Scptentridn que todas las de Europa; en aquellas sesiones en
"que ol idioma mas usado de los congresistas era el aleman, y en quo
"casi todas las memories presentadas se l]yeron on esta lengua, so re-
'solvid que se celebrate en esto pais una sesi6n extraordinaria; y creo









"que debo felicitar altamonte al Congreso to Estocolmo por tal deci-
"si6n, pues estoy convencido do que los trabajos de este Congroso se-
"rin do grandisimo provecho para el progress do la ciencia quo roume
"a los pueblos y naciones de diforonto origeo, on la lucha pacifica y en
"la aspiracidn al adlenbtamiento do la humanidad." (Aplausos.)
El Sr. Socretario Genoeral SAnchez Santos anuncid que so habian
inscrito como iniembros del Congroso las siguiontes personas: Mr. Fre-
derick Starr, do ('I i.g, .iRepresenta ute de la Academia do Ciencias
Naturales (d Davenport, el Sr. D. JJ. Mdina Noriega, de Veracruz,
y el Exemo. Sr. D. CesAreo FernAndez Duro, de Madrid. Dijo tambien
que so habian recibido dos colecciones do antiguos aires musicales do los
Estados de MichoacAn y de Mdxico, quo remitieron sus actuales gober-
nadores.
El Sr. Secretario 1). Julio ZArate anunci6, i su vez, quoe l Illmo.
Sr. D. Justo Zaragoza, .Represontanto del Gobierno do Espaiia on esto
Congroso, presentaba al mismo los siguientes inanuscritos: Carta (de
Gdmez de Castrillo y otros a S. M. sobre los agravios hechos por el A I-
calde Mlayor y otros varies asnmtos. M6rida, 15 de Marzo de 1 563;
Comedia para celebrar la imposicida decl palio al arzobispo Don Pedro
Moya de Contrerus; Documentos relatives 1 la iistoria de Nuevu-
ELspafca, por Fr. Bernardino de Sahagfn ; 6 .nforrmacidn hecha por Se-
bastidi Vdzquez, escribano de S. M., sobre hechos del Alcalde Mayor de
31, ,r.. El mismo Socretario anunci6 quo el Sr. Ingenioro D. Antonio
Garcia Cubas, present al Congroso un mapa de los pueblos que habita-
ban este pais en tiempo de la Conquista, y mi plano de la ciudad de Md-
xico tal como se hallaba mediados del siglo XVI, copia del original
que se conserve en la Universidad de Upsal; que el Sr. Butler rogala,
una obra do lectures que sobro Mexico antiguo di6 on los Estados Uni-
dos de Amdrica, y el Sr. s., i! cuatro opisculos sobre diversas material ,
El Sr. Dr. 1). Antonio Pefafiel ley6 la siguiento Memoria:

"Cucsti6n nnim. 31.-Divisi6n y clasificaciiln de las Icuguas y
dialectos que usarou los antiguos habitantes del actual terri-
torio mexicano.- Su estado present.
"Seiiores:
"La cuesti6n anterior ha sido propuesta por la Junta Organizadora
mexicana, agregandola 6 los temas del Congreso de Americanistas de.
Estocolmo; se compone do dos parties, la division y clasitjacion de las









lenguas del territorio mexicano antiguo, antes de Cort6s, siendo la se-
gunda su estado present. Nada se ha hecho re3pecto de 6sta; pero
en cuanto I la primera hay dos obras publicadas que dificilmente po-
dian ser reemplazadas: el "Cuadro descriptive y comparative de las len-
guas indigenas de M6xico, 6 tratado de Filologia mexicana," por D.
Francisco Pimentel, editado por vez primer en 1862 y reimpreso en
1874 y 75, y la "Geografia de las lenguas 6 Carta etnografica de M6-
xico, precedida de un ensayo de clasificaci6n de las mismas lenguas y
de apuntes para las inmigraciones de las tribes, por el Lie. D. Manuel
Orozco y Berra," impresa en 1864.
"Las lenguas en el estado presente" es la cuesti6n que queda en
pie, de alta importancia estadistica y social en una naci6n en que se
hablan actualmente mas de cincuenta idiomas indigenas, obstaculo fur-
midable para el desarrollo fisico 6 intellectual de un pueblo: tenemos
cincuenta naciones extranjeras en el tablero do una sola: el pr6ximo
censo general vendra g aclarar la relacion que esos idiomas tienen con
el habla espafiola, pudiendo por ahora considerarse como muy probable
esa proporci6n en algo mas de los dos tercios de los habitantes con los
que hablamos castellano.
"De muchas de esas lenguas no hay gramaticas ni menos vocabu-
laries; de las bien conocidas de los primeros misioneros hay algunas
que ocupan amplios territories, como el azteca 6 mexicano, el otomi,
el tarasco, el zapoteco, el mixteco, el maya y el huaxteco, el cahita y el
tarahumar.
"De asunto tan vital no ha desconocido la importancia el Gobierno
de Mexico, que para su studio ha puesto d mi disposici6n todos los ele-
mentos administrativos, secundado por la buena voluntad de los Go-
biernos de los Estados y de las Autoridades political.
"No se queria la clasificaci6n do las lenguas, ni concienzudos es-
tudios de Filologia, sino simplemente una recopilaci6n, un catalog ge-
neral comparative para aplicaciones fitiles y practices, y sin embargo
he empleado nueve ailos para reunir ese vasto, pero ya complete ma-
terial, que se esta imprimiendo y del cual tengo la honra de presenta-
ros una part. Trabajo habria sido 6sto superior para los esfuerzos do
una sola persona; por mi part no habria alcanzado el fin, si no hubie-
ra tenido elements de que antes nadie habia podido disponer con la
cooperaci6n tranquila de la administraci6n piblica.










"Con pauta igual, conforme a vocabularies comparativos para el es-
tudio de las lenguas americanas, se han i-ecopilado en las treintt di-
visiones political de la Repiblica, los idiomas como se encuentran al
present, es decir, en el espacio de 1887 a 1895.
"En todos los lugares en que se habla un idioma indigena, se han
consignado de 61 250 palabras en vocabularios comparatives con el
castellano. Este procedimiento no se habia puesto en prActica, pues so-
lamente habian servido de base 6 informed incompletos, 6 las relacio-
nes de misioneros 6 sacerdotes en sus gramaticas, para fijar la distribu-
ci6n geografica de las lenguas.
"Con aquel medio se han podido advertir las transfonnaciones 6 in-
vasiones que han sufrido las lenguas: unas desaparecen por falta de
comuuicaci6n como el zolteco; otras son invadidas y aniquiladas por el
castellano como el mexicano en Colima; otras produce nuevas, como
las que se estan formando de las relaciones de los pueblos mixtecos
con los zapotecos: la evoluci6n filol6gica camina i la par de todo el
movimiento progresivo social.
"Tambien por este medio se ha logrado consignar idiomas que no
eran conocidos, como el cahuilla de la Baja California.
"'De ese studio se han podido deducir tamibign rigurosas consecuen-
cias para la Geografia de las lenguas y para la carta actual de la Et-
nografia de la Repfblica.
"Pueblos emigrantes 6 conquistados han dejado como huella inde-
leble 6 bien el idioma, 6 los nombres de los lugaros que ocuparon; pero
lo que llama mis la atoncidn es que tenaces se conservan por tradici6n
los nombres de lugares no habitados, habiendo sido antes ocupados por
diversas tribus. En resume, puedo presentaros la relaci6n de los idio-
mas que actualmente se hablan en Mexico, y su distribution en los Es-
tados y diferentes territories, y son los cincuenta y cinco siguientes:
amuzgo, apache, cahita, cahuilla, castelefo, comiteco, cora, cucapa, cui-
cateco, cuitlateco, chiatino, chiapaneco, chichimeca 6 pame, chinanteco,
chocho, chol, chontal, have, huaxteco, huichol, ixcateco, jova, kak-
chikel, kich6 6 quicl6, kikapoo, matlatzinca 6 pirinda, maya, mayo,
mazahua, mazateco, mexicano, mixe, mixteco, 6pata 6 tegiiina, otomi,
papabuco, papago, pima, popoloco 6 popoluca, setlai, seri, solteco, ta-
rahumar ti otni, tarasco, tepehua 6 tepehuan, tlapaneco 6 yope, tojola-
bal, totonaco, trique, tzendal, tzotzil, yaqui, yuma, zapoteco y zoque.









"RELACI6N DE LOS IDIOMAS INDIGENAS QU E SE ABLAN EN LOS ESTA)OS
DE LA REPICTILICA MEXICANA.

"DIISTRITO FEDERAL.- Ell las Prefecturas do Tacubaya, Guadaln-
pe Hidalgo, Tlalpan y Xochiimilco so habla el mcxicano, y en los ba-
rrios de la ciudad de 1M.\- v., existcn algunos indigenas que hablan cl
mexicano, y otros cl otomi.
"AGUASCALIENTES.-En cl pueblo de J esris Maria pertenecientc al
Partido do Aguascalientos so habl6 el zacateco, queda solo el castcllano.
"CAMPECHIE.-Se habla castellano y maya.
"COAHUILA.-So esta extinguiendo el moxicano.
"COLIMA.-Se habla poco el mexicano.
"CIIAPAs.-En esto Estado se hablan los siguientes idiomas: el
zoque, en los pueblos de Copainald, Tecpatin y Quechula; el tzotzil en
el Departamento de la Libertad; el tzendcal, on el Departamento de
Chiln, y una pequeia tribu del desierto do Oriente, llamada Lacan-
dones habla el maya. En Ozumacinta y Suchiapa so habla el chiapla-
neco; ademis so hablan en cl Estado los siguientes: el inexicano, cl
kichd, el kakelhikel, el setlai, cl tojolabal y ol chol.
"El Pbro. Sr. D. Jos6 Maria Sanchez, de San Crist6bal las Casas,
dice: "Hay otro idiona que llaman Comiteco, que propiamente es el
zondal poro conservalndo sin misma fisonomia, lo usan los indigenas de
Comiitin y Zapaluta. Las lenguas tzotzil, zendal, maya, chol y comi-
teca, son tan hormanas, que cl que sabc una do ollas, con facilidad
habla las cinco: pudiendo set madre (de todas, la tzotzil 6 la zendal,
porque las otras parecei compuostas do. 6stas."
"CHIHUAHUA.-En Bocoyna, del Distrito de Ray6n, s hlabla cl ta-
rahumar fn otni; en cl pueblo de Yepachic del Distrito de Guerroro, so
habla pima; on cl Distrito do Mina so hablan el tarahumar y tepohuan.
El chiricagna ya no exist.
"DURANGO.-En cl Partido de la capital so habla ol tepehuan.
"GUANAJUATO.-IEn los D)istritos de Cclaya, Cortazar, Iturbide,
Chamacuero de.Comonfort, y en ol lugar Ilamado "Mision" delDistri-
to de San Luis de la Paz, se habia otomi. En Misidn de Arnedo del
Distrito de Victoria, so habla paine. En el pueblo de Piiiicuaro del Dis-
trito de Moroloen se habla tarasco, ademis se habla el chichimeca 6
pame.










GUERRERO.-Ein esto Estado so hablan los signientes: cl mexicano,
el cuitlateco, el tapaneco, el nixteco, el amuchco 6 amuzgo y cl tarasco.
"HIDALGO.-En cl Distrito de Tenango de Doria, se habla el tape-
hua; on los Distritos do Atotonilco, Metztitlgn, Actopan y Jacala, so
habla otomi; ademas se hablan el paine 6 chichimeca y mexicano.
"JALISCO.-En este Estado so habla mexicano.
"M1xico.-Se habla mexicano, otomi, matlazinca y mazahua.
"MICHOACA.N.-Se hablan los signientes: mexicano, otomi, maza-
hua, tarasco 6 jarepecha y pirinda.
"MORELOS.-Se habla cuicateco y mexicano.
"NUEVO LE6N.-Castcllano.
"OAXACA.-En este Estado se hablan los signientes: zapotoco, mix-
teco, amuzgo, have, chontal, mexicano, papabuco, solteco, cuicatcco,
chocho, popoloco, tiapaneco 6 yope, chatino, zoque, trique, ixcaecco,
mazateco y chinanteco.
"PUEBLA.-En este Estado so habla: (l mexicano, (1 totonnaco, el
popoloco, el mixteco y el chocho.
"QUERinTARO.-En este Estado sc habla el paime y el otomi.
"SAN LUis POTosi.-Se hablan on este Estado los signientes: 1e
mexicano, el paine 6 chichimeca, el huaxteco, el tarascoy el otomi. Se
ha recibidodel to ado Pastora perenciente artido d pnto laad t prt cint rti de
Rio Verde un vocabulario traducido a on idioma desconocido.
"SINALOA.-El mexicano, el cahita, el yaqni y el mayo, son los
idiomas que se habla n en est Estado.
"SONORA.-Se hablan el 6pata, eljova, elpima, el ppago, el yuma,
el mayo, el yaqui y el apache. El cahita lo hablan las tribus yaqui y ma-
yo. En el Distrito de Moctezuma, el 6pata 6 tehuimna, l apache y el seri.
"TABASCO.-En este estado so hablan: el mexicano, el zoque, el
chontal y el maya.
TAMAULIPAS.- Castellano.
"TLAXCALA.-Mexicano y otomi.
"VERACRUZ.-En el Cant6n de Papantla so labla totonaco; en cl
de Minatitlan zapoteco; en el de Cosamaloapan, mexicano, zapoteco,
mixe y chinanteco; en el de Chicontepec, mexicano, otomi y tepehua,
y en el de Acayucan, mexicano, zapoteco, popoluca, otomi, totonaco y
huaxteco.
"YUCATiN.-Maya y castellano.









ZACATECAS.- Castellano.
"TERRITORIO DE LA BAIA CALIFORNIA.-So hablan los siguientes:
el cucapd, el castelefio y el cahuilla, 6ste filtimo no habia sido conocido.
"TEPIC.-Cora y huichol.
'El Sr. Orozco y Berra, en su obra do las lenguas de M1xico, las
clasific6 en once families, treinta y cinco idiomas y sesenta y nueve
dialectos, debiendose agregar diez y seis sin clasificaci6n: en suma,
hace treinta anos se conocian ciento veinte lenguas vivas y se sabia de
sesenta y dos idiomas muertos, ciento ochenta y dos hablas diferentes
para una extension do 1.987,352 kil6metros cuadrados y once millones
de habitantes.
"Como consecuencia de esa dificilisima labor asent6 el Sr. Orozco
y Berra la inmigracidn de las tribus primitivas y la distribuci6n geo-
grafica de sus lenguas.
"Nada nos dej6 que hacer.
"Resuelta la cuesti6n qu6 resultado fitil deben conducir estos es-
tudios? Ficil es la contestaci6n.
"Para la parte puramente tecnica de la Filologia, para su studio
anat6mico, para su division y clasificaci6n hay elements suficientes en
Orozco, en Pimentel y en las numerosas obras de los primeros misio-
neros, si no se acepta el modo de considerarlas de tan distinguidos me-
xicanos.
"Elpequeio contingent que os present se encamina a conservar la
poblacion indigena y para esto no hay mss que un solo medio: instruir-
la con paternal bondad, hablarle en su idioma para que entire en la
sociedad de done esta segregada.
"Deben conservarse esos habitantes de facil inteligencia, y de sanos
organismos que se llaman indios; ejemplo nos dieron para ese fin, Mo-
lina, Mendieta, el Padre Gante y Sahagun."
El mismo Sr. Pefiafiel ley6 acto continue esta otra Memoria:

"Tema nlrn. 30. -Descifraci6n y comparaci6n de jeroglificos de
las antiguas razas de Mexico.-Su importancia.-Asunto para
disertaci6n formulado por la comisi6n mexicana organizadora
del XI Congreso de Americanistas.
"Seiores:
"Siempre se han considerado la descifraci6n y comparaci6n de los
jeroglificos de las antiguas razas de Mexico como bases de s6lidos co-









nocimientos hist6ricos; su importancia es indiscutible, honra ha sido
de las naciones su studio, y para M6xico titulos de patriotism y de-
rechos de autonomia.
"En 6poca no lejana comenz6 el Sr. D. Fernando Ramirez por la
interpretaci6n de la Emigraci6n de las Tribus Aztecas, la siguieron
despu6s el Sr. D. Manuel Orozco y Berra con el C6dice de Mendoza
y el studio general de la escritura jeroglifica y el Sr. Alfredo Chave-
ro con el Calendario azteca.
"Los documents hasta ahora conocidos son los Manuscritos Mayas,
Zapotecos y Mexicanos 6 Aztecas; nada se conoce de los tarascos ni
de los mixtecos que tenga relaci6n con la historic de estos pueblos. El
lienzo de Jucutacato del reino de Michoacin, finica reliquia conocida
de esa region, es posterior a Cort6s y s6lo conserve de la tradici6n los
nombres de lugar muy adulterados, una imperfect pintura del origen
de las tribus nahuatlacas y de los tributes pagados al monarca tarasco.
"Abundan en la obra de Lord Kingsborough los documents mix-
teco-zapotecos mitol6gicos; la Comisi6n Colombina recientemente pfi-
blic6 el C6dice de Col6n, otro publiqu6 en mi obra de los Monumentos
Mexicanos, pero ninguno se conoce de carActer netamente hist6rico:
todos son rituals, de interpretaci6n completamente desconocida.
"Los documents jeroglificos mayas han sido casi todos impresos y
bien reproducidos en Europa; en los Estados Unidos se han sacado re-
producciones fotograficas de las inscripciones del Palenque y en obra
de la Corpisi6n del Centenario de Col6n public el Sr. D. Alfredo Cha-
vero relieves de Chiapas, nuevo y rarisimo contingent para la escri-
tura maya.
"En Alemania el Sr. Dr. D. Eduardo Seler y otros compatriotas
suyos no menos competentes estudian con constancia, como en los Es-
tados Unidos, Cyrus Thomas y el Dr. Brinton, los jeroglificos mayas;
pero algo falta para decir la filtima palabra.
"A la escritura mixteca hist6rica pertenece el lienzo de Zacatepec
del Distrito de Jamiltepec, del Estado de Oaxaca, cuya copia puede
verse en el Museo Nacional; contiene vasta nomenclatura de lugares,
de facil ejecuci6n, fechas cronol6gicas, personajes 6 seiiores con sus
nombres; cuando se publique este mapa de la region mixteca de Oa-
xaca se tendra un material abundante para studios comparativos.
'Nuevo contingent se tendrM tambien en el. Cdice "Fernandez
13




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs