• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Front Matter
 Senor Juez 5o. de 1a. Instanci...
 Sentencia de 1a. Instancia
 Sala 3a. de Apelaciones
 Sentencia de la Sala Tercera
 Sentencia de la Corte Suprema de...
 Alegatos
 Alegato de Primera Instancia
 Alegato de Segunda Instancia
 Alegato de Casacion














Title: Lily Aguirre de Brewer
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00025497/00001
 Material Information
Title: Lily Aguirre de Brewer su defensa frente al delito que se le imputa, de contrabando de aduanas
Physical Description: 117 p. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Aguirre de Brewer, Lily
Publisher: Centro Editorial
Place of Publication: Guatemala
Publication Date: [1934?]
 Subjects
Subject: Smuggling -- Guatemala   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00025497
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002814408
oclc - 19795383
notis - ANU2912

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Front Matter
        Page 1
        Page 2
    Senor Juez 5o. de 1a. Instancia
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Sentencia de 1a. Instancia
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Sala 3a. de Apelaciones
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Sentencia de la Sala Tercera
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Sentencia de la Corte Suprema de Justicia
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Alegatos
        Page 71
        Page 72
    Alegato de Primera Instancia
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    Alegato de Segunda Instancia
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Alegato de Casacion
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
Full Text






T fsy


LILY AGUIRRE DE BREWER


SU DEFENSE


FRENTE AL DELITO QUE SE LE IMPUTA,.
DE CONTRABANDO DE ADUANAS


U


' I.


r


_ I


J- "**




IF7


*''


Utf

6 6 .5


JSSa .. :;


* .


A-


..r




i


/ ;r-i5
I -L.
I
J


k:
d


















r.













c-
F'


Tribunales de Justicia, en el
mi, por "Contrabando en el


No obstante, consider que errors en la apreciaci6n de
mi defense, determinaron la declaratoria de responsabilldad.

Ante esta situaci6n, recurro al juicio sereno de la so-
ciedad en que vivo, y le present mi defense, asi como los
alegatos de la parte acusadora, a fin de que ella d.lgs el
he sido culpable, o si soy inocente.

Aprovecho esta oportunidad para significar mi profun-
da gratitud a todos mis amigos y amigas que, en una y --
otra forma, me significaron su cariflo y su simpatia, durante
los ocho meses ~ltimos, que los reputo como los mis dolo-
rosos de mi vida.


Lily Aguirre de Brewer.


He sido condenada, por los
process que se instruy6 contra
Ramo de Aduanas".






































,-







i i"


P r



w.k ts
'~I*.
f-. *A~


"~~'; ''


I


























":4










ISeior Juez 50. de la. Instancia:

RE: Contrabando: J
'b


rAly Agfurre do Brewer


Carlos Salazar hiJo, de generals conocidas en esta causa, de
la manera mAs atenta vengo, en concept de defensor de la se-
flora de Brewer, a presentar a usted el alegato que me correspon-
de, cumpliendo asi con lo que previene el Articulo 638 del C6digo
Sde Procedimientos Penales.
La cult y distinguida dama guatemalteca, seflora Dona Lily
:Aguirre de Brewer, no ha cometido ni efectuado ningun hecho
que sea constitutivo del delito de contrabando, sino que, sencilla-
mente, ha sido victim de una lamentable interpretaci6n de la
ley, por parte de los vistas de aduanas; o, quiza, tambi6n, de la
drasticidad de una ley que, creo, de impossible aplicaci6n en ca-
ses generals, porque, tal y cual estA concebida, no responded a
la realldad de las cosas.
S La seflora de Brewer traia consigo, procedente de los Bx
Ulnidos, su equipaje, conslstente en once traces, un par de pem-
tuflas, ropa interior, y demAs menesteres de uso diario; pero, ya
tfere por mala voluntad, o por ignorancia y falta de sentido C
men, de las autoridades menores y vistas de aduana de Puerto B a-
rrios, le fue incautado su equipaje; se le someti6 a molestlas y
privaciones por falta de la necesaria ropa; y, posteriormente, se
le priv6 de su libertad, internAndola en la Prisi6n de Mujeres, por
Sestimarse que, esa ropa, de su uso, que trala en su valija, consti-
tula un contrabando.
SLa mala interpretaci6n de la ley o, su defectuosa redaccl6n,
fu6 causa y tud base, para que se abriera un proceso escandaloso,
y para que se estropeara a una apreciabilisima dama que, debido
Sa.u, poslci6n desahogada de anteriores dias, ha acostumbrado
trasponer las fronteras y las aduanas de Europa y de Estados Uni-
dos, y ain las de su propia patria, con un valioso bagaje de efec-
tos personales, sin que, JamAs, se le hubiera causado molestia.
Pero, como la Ley de Aduanas vigente, al sefialar y determi-
lo que constitute el "equipaje de Is viaAeros", express que
Sli&prendas de vestir y demas menesteres de uso, deben reputar-
-J le'"siempre que presented senales 'de udb bien manifesto"
an en cantidades proporcionada a su clause, profesi6n y cir-

fe -;:"*







cunstancia,
traron suci
rre de Brer
y la reputa
Respec
pareci6 ex(
nal, y no 1
que el traj
bail, y unt
iamente m
tas les par
gras y sin


4 -

", los sefiores vistas de Puerto Barrios, que no encon-
%, desgarrada y bien sudada, la ropa de la sefiora Agui-
rer, no encontraron tampoco, el "uso bien manifestoo,
ron ropa nueva, que no podia constituir "equipaje".
;o de la cantidad de los trajes, a los sefiores vistas les
esivo, el nuimero de once trajes, como equipaje perso-
* permitieron a la sefiora Brewer, retirar y llevar, mds
3 que llevaba puesto, la ropa interior que contenia su
,almohada. El par de pantuflas, aunque estaban lige-
%nchadas por la cera de los pisos del barco, a los vis-
,cieron nuevas y flamantes, porque ain estaban inte-
iesgarraduras.


La ignorancia y la vulgaridad, se alzaban, para aplastar a la
cultural y a la distinci6n social. La eterna lucha de classes, en-
traba en cdmbate, con las caracteristicas que le son propias.


El Corm
de falsa al
caso y se li
y pareceres
Brewer; y,
asunto el i
Asi, hq
plorable y!
seflora de ]
su sensato
tencia absc


isario de Policia de Puerto Barrios, di6 la campanada
arma. La Aduana Central de la Capital, conoci6 del
Lv6 las manos, entregando al juez de paz, los informes
del comisario del puerto. Se encarcel6 a la sefiora de
finalmnete, por exigencias legales, tom6 cartas en el
[inisterio Piblico.
Y estA, ante la consideraci6n del Sefior Juez, este de-
penoso caso, quien, como lo espera fundadamente la
brewer, sabra, con su ilustraci6n, con su cultural, y con
criterio, reparar la ofensa inferida, profiriendo la sen-
lutoria que demand la raz6n y la justicia.
*


Las diierentes probanzas, ofrecidas por la defense y por la
acusaci6n, las analizare brevemente.


PRUEBAS DE DESCARGO


a) Testimonio prestado por las sefioras Elisa Iall de Astu-
rias, Marga rita Lainfiesta de Cadavid, y sefiorita Carmen Llerena.


Estas I
ly Aguirre
gancia; y(
trajes.


ersonas, declararon constarles de vista, que dofia Li-
de Brewer, ha acostumbrado siempre, vestir con ele-
ue, siempre, se ha distinguido por la variedad de sus


Preguntadas, a efecto que describieran algunos de los trajes,'
que recordaran haberle visto a dofia Lily, pudieron hacerlo asi:
Dofia Elisa Hall de Asturias express conocerle, los siguientes: 1. Un
vestido rojo con mangas largas hasta el codo; 2. De terciopelo






-5-


gris, adornado con algo que brillaba; 3. Color cafe de creppe, ador-
nado con terciopelo; 4. Un negro con corbata roja; 5. Otro negro
que se compone de sweater, falda y saquito; 6. Gris, de lana; 7.
Verde, de lana; 8. Negro, de terciopelo.
Estos trajes, que la testigo, seflora Hall de Asturias, conoci6
a dofia Lily, antes de su viaje a los Estados Unidos, son de los
que hoy se reputan como cuerpo del delito de contrabando; y,
correspondent a la identificaci6n que, de los mismos, se hizo en
el acta levantada por usted en la Administraci6n de la Aduana
Central, el once de Diciembre u1timo.
El primero de los trajes descritos por la sefiora de Asturias,
(color rojo) corresponde al tercero del acta; el segundo de los
descritos, (terciopelo gris) corresponde al s6ptimo del acta; el
tercero de los descritos, (color cafe) corresponde al sexto del ac-
ta; el.cuarto de los descritos, (negro con corbata roja) corres-
ponde al noveno del acta; el quinto de los descritos, (negro de
tres piezas) corresponde al octavo del acta; el sexto de los descri-
tos, (gris, de lana) corresponde al decimo-primero del acta; el
s6ptimo de los descritos, (verde de lana) no aparece en el acta,
pero es el traje presentado por mi al Juzgado, a gesti6n del Minis-
terio Pdblico, para que sirviera a los experts como patr6n, a efec-
to de obtener las medidas que necesitaban; y, el octavo de los des-
critos, es al que se refiere el punto cuarto del acta.
Dofla Margarita Lainfiesta de Cadavid, manifesto que ha co-
nocido a dofla Lily, various trajes negros y grises, sin entrar en el
detalle de cada uno de estos.
La testigo, sefiorita Carmen Llerena Ziri6n, describi6 algunos
de los trajes, que dijo conocerle a dofia Lily, asl: 1. Un traje rojo
con alforcitas pequeflas, que tiene un cord6n por la parte inte-
rior; 2. Otro de terciopelo gris, con un gal6n de canutillo en el
escote; 3. Un gris de sport, de dos piezas; 4. Varios trajes negros,
cuyos detales no recuerda; y 5. Uno celeste, de piqud de seda.
Repreguntadas las tres testigos, por el Representante del Mi-
nisterio Ptblico, para que reconocieran e identificaran los trajes
que decian conocerle a la procesada, sefialandolos entire los once
trajes incautados y varies otros suministrados en ese moment
por la parte acusadora, se obtuvo el resultado siguiente:
SLa sefiora Elisa Hall de Asturias, reconoci6 los que siguen:
1. Negro adornado con verde, que es el primero a que se refiere el
acta levantada en la Administraci6n de la Aduana Central, el dia
oi e de Diciembre pr6ximo pasado; 2. TafetAn color paja, con
'apeo, que es el segundo de dicha acta; 3. Color tinto, que cories-








ponde al t
timo del a
6. Negro, c
7. Gris, de
La sefU
siguen: 1.
es el que o
pelo, color
timo del a
4. Negro, c
aa; y 5. Gr


6 *-
-6-

rcero del acta; 4. Terciopelo, color topo, que es el s6pr,.
ta; 5. Negro, de tres piezas, que es el octavo del acta;
n corbata color escarlata, que es el noveno del acta; y:-
los piezas, que es el undecimo del acta.
)ra Margarita Lainfiesta de Cadavid, reconoci6 los que ,r!
Negro, adornado con verde y botones de celuloide, que t
:upa el primer lugar en la mencidnada acta; 2. Tercio-
topo, adornado con canutillo, que corresponde al s6p-t
ta; 3. Negro, de tres piezas, que es el octavo del acta;
m cuello escarlata, que corresponde al noveno del ac-
Is, de dos piezas, que corresponde al undecimo del acta. .


La sefi rita Carmen Llerena Ziri6n, reconoci6 los que siguen:
1. Negro, cn adorno verde, que es el primero de la ya mencionada
acta, de one de Diciembre tltimo; 2. Color tinto, que correspon-
de al nim ro tres del acta; 3. Terciopelo, color topo, con adorno
de canutillb, que corresponde al septitno del acta; 4. Negro, de
tres piezas, que corresponde al octavo del acta; 5. Negro, con cue-
llo escarlata, que corresponde al nimero nueve del acta; y 6. Gris,
dp dos pie as, que corresponde al decimoprimero del acta.


S pe est
consta hat
trafes que,
bre de 193:
I las mismaz
nfumero 3;
corerspond
La prn
ros 1, 3, 7,
ro 2.
Y, esa
en juicio,
como de Is
trajes sum
la diligence
sefiora.
El hec
los trajes d
no puede s
cia, porque
yan tenido
duzca a pe
sefiora.


, diligencia se desprende que, a las tres testigos, les
;r visto a la sefiora de Brewer, lUevando y usando, los
en 'el acta de ldentificaci6n, de fecha once de Diciem-
les correspbnden los'nilmeros 1, 7, 8, 9 y 11. A dos de
les consta haberle visto el traje que le corresponde el
y, a una de ellas, le consta haberle visto el que le
Sel numero 2.
aba es plena, por lo que hace a los seis trajes nmme-
3, 9 y 11; y, semi-plena, por lo que hace al traje ntme-


prueba plena, es tanto mayor su m6rito de convicci6n
on virtud de que, ninguna de las tres testigos, seial6,
pertenencia de la seflora de Brewer, uno solo, de los
nistrados por el Ministerio Pdblico que, para practical
i, fueron coloCados entire los que se incautaron a dicha

1o de que estas testigos, no hayan identificado todos
la valija, recogida e incautada a la sefiora de Brewer,
gnificar que, todos esos trajes, no sean de su pertenen-
es obvio y es razonable que, el que los testigos no ha-
oportunidad de v6rselos, o no los hayan recordado, con-
isar que no fueren de la pertenencia y uso de aquella


rl;


::


I


3
3





-7-


Esas declaraciones, de las testigos Sefioras Hall de Asturias,
Lainfiesta de Dadavid y seflorita Llerena Ziri6n, aportan la ver-
dad legal en el juicio, de que, los trajes nAmeros I, 3, 7, 8, 9 y 11,
a que se refiere el acta del once de Diciembre anterior, son de la
exclusive propiedad y uso de dofia Lily Aguirre de Brewer; y, por
lo tanto, forman parte de su equipaje que, de conformidad con
la Ley de Aduanas, es de libre introducci6n, sin pago de derechos
aduanales.


b) Prueba Perical a cargo de don Juan Tarrag6 y don Otto
Tischler.
Esta diligencia, la practicaron unidos los experts; y, tuvo lu-
gar en el mismo moment en que Ud., seflor Juez, se constituy6
en la Administraci6n de la Aduana Central, para el reconocimien-
to de los objetos que se dicen "cuerpo del delito".
El sefior don Juan Tarrag6, es expert, y se dedica al lava-
do en seco, (dry cleaning) de traces de sefioras y de caballeros;
el seflor Tischler, es el dueflo del almacen "Femina", cuyo negocqo
es el de importaci6n y venta de articulos para sefloras. Ambas
personas, pues, son competentes y verdaderos peritos, en el cargo
para el que fueron designados; es decir, para dictaminar acerca
de si, esos traces y pantuflas, incautados a la seflora Brewer, acu-
saban haber sido ya usados, o si, por el contrario, denotaban es-
tar absolutamente nuevos y sin uso.
La diligencia, di6 el resultado siguiente:
Los dos experts dictaminaron que, ya estaban usados, los tra-
jes que se detallan en la misma acta, con los numerous 1, 2, 3, 4,
6, 7 y 9, mas las pantuflas, que tenian seflales inequivocas, de ha-
ber sido usadas.
Los trajes que los experts no les encontraron sefiales de uso,
son los expresados con los n6mreos 5, 8, 10 y 11.
Si esos experts, peritos en la cuesti6n de que se trata, ex-
presaron que siete, de los once traces que contiene la valija incau-
tada, tenian sefiales manifiestas de uso; y, Ud., sefior Juez, que es-
tuvo present en la diligencia, y examin6 personalmente cada
traje, e hizo las preguntas y objeciones que tuvo por convenient,
estuvo de acuerdo, con su asentimiento y sefales de aprobacl6n, a
lo dictaminado, es obvio que habri de calificar de acertado, el
dictamen pericial, en cuanto se refiere a los siete trajes que pre-
sentan seflales de haber sido usados; y, si esos traces son usados
es procedente catalogarlos entire los "articulos de viaje", libres de






-8-


derechos a anales, segin lo estatuye el Inciso 79 del Articulo 227
del C6digo te Aduanas.


La fe,
bern recono
dichas y po
nes, estudis
dimientos F
Ahora 1
experts en
determinaci
o estuvierer
cho el extri
Asturias, d(
mente,, la d
trado sefialb
much, mec
sonas cult
De esos
mo 5, 8, 10
les de uso,
los que les
jes, fueron,
que lds con
en diferentt
La pru
cias de ley;
causa. Ent
experts n(
tanto, no
aduana, sin
ticulo 573
Los otr<
vos que, coi
ci6n indaga
Estos d
mar parte
puede exist
blecer. lo co
Sobre
Sefores Tar
se haya no4
do ninguna


ues, que arroja en la causa, el dictamenr pericial, de-
ersela usted plenamente, por las circunstancias antes
las presunclones que la fortalecen; cuyas presuncio-
r6 y analizar6 mAs adelante. Articulo 608 de Proce-
enales.
ien; respect de los cuatro trajes restantes, que los
ontrardn sin sefiales de uso, no puede constituir esa
n, una evidencia de que tales trajes fueren nuevos
sin ningin uso, porque, no solamente est6 contradi-
mo, con las declaraciones de las testigos, sefioras de
. Cadavid y sefiorita Llerena, cuanto porque, 16gica-
eterminaci6n de los experts, de "no haberles encon-
s de uso", no excluye que hayan sido usados, poco o
iante un trato o cuidado, inherente y propio de per-

trajes, en nAmero de cuatro, sefialados en el acta, co-
y 11, en los cuales, los experts no encontraron sefia-
abe separar, como ya usados por la sefiora de Brewer,
orresponden los nfimeros 8 y 11, porque, esos dos tra-
especialmente sefialados por las testigos, expresando
clan perfectamente bien, por hab6rselos visto puestos,
s ocasiones, a la sefiora Brewer.
ba testimonial, estA rendida y ajustada a las exigen-
y, como ya qued6 estudiado, hace plena prueba en la
nnces, pues, esos dos trajes, nfmeros 8 y 11, en que los
encontraron sefiales de uso, si son usados y, por lo
,be catalogarlos como afectos al pago de derechos de
como parte del equipaje de la sefiora de Brewer. Ar-
SP.
is dos trajes, numerados 5 y 10, son efectivamente nue-
no ya lo express la sefiora de Brewer,, en su declara-
boria, los traia como un obsequio a familiares suyos.
)s trajes son los que, en rigor de ley, no podrian for-
el equipaje de la sefiora de Brewer; y, asi, no existe, ni
ir en la causa, probanza alguna que tienda a esta-
itrario.
ste particular, de la prueba pericial, a cargo de los se-
rag6 y Tischler, no veo el motive ni la raz6n, para que
abrado "tercero en discordia", puesto que no ha habi-
"discordia" entire los dos experts que, juntos, practi-





-9-


caron la diligencia. Respecto de algunos de los trajes, el expert
4 seflor Tischler express que "eran usados"; mientras que el expert
sefior Tarrag6, afirm6, solamente, que "ya habian sido sometidos
; a dry cleaning". Y, esa diferente manera de expresi6n, no puede
S conducir, 16gicamente, a presumir "discordia" entire los experts,
sino que unidad de criterio, puesto que, un traje, que se ha some-
tido al lavado, (dry cleaning) es porque, dado su uso, requeria tal
diligencia. Un traje nuevo, no se va a lavar, por el capricho de
lavarlo.
S Entonces, pues, no habiendo habido ninguna discordia o dis-
8 paridad de criterios entire los experts, no procede el que un ex-
perto mAs, entire a tratar esta cuesti6n. La ley, no reconoce el pe-
ritaje de peritaje; y, si el peritaje ya rendido, no tiene tachas le-
gales, no puede volverse a practicar la misma diligencia, con el
pretexto de una disparidad que no existe, que se desea fundar en
la mera redacci6n de las respuestas dadas.
Espero que, si el seflor Juez ha de proferir un "auto para me-
jor fallar", no ha de Ilamar al tercero nombrado para esta diligen-
cia, porque, tal cosa, seria fuera de derecho. Articulo 385 Proce-
dimientos Penales.



c) Presunciones:

Existe la presuncion necesaria e indefectible, de que, de los
once trajes que contiene la valija incautada a la sefiora de Bre-
wer, nueve de los msimos, son los que constituyen su equipaje,
siendo los de su uso diario; y, digo que nueve, de los once incauta-
dos, ban de reputarse como equipaje, porque los otros dos, ha que-
dado establecido que son nuevos, en virtud de la propia confesi6n
de la seflora Brewer, quien manifesto que los tria para ser obse-
quiados.
Y, esa presunci6n, de que los nueve traces y el par de pantu-
flas, constituyen el equipaje de la sefiora de Brewer, existed de ma-
nera indubitable, dado que, su existencia, estA fundamentada en
el hecho 16gico, obvio y human, de que, esta seflora, no iba a em-
prender un largo viaje, de New York a Guatemala, haciendo es-
cala en New Orleans, sin un solo traje que renovara el que Ile-
vaba puesto.
Y, si esos nueve trajes, que contiene la valija incautada, no
son los de uso de la seflora Brewer, cuales trajes se pretenders que
constituyen su equipaje?








Las tesj
brado sieml
sidad de sus
para su usc
ya que no 0
Para qi
un contrabi
si tres test
manifested<
Brewer? S
de los traj e
damento y
riamente qi
viaje de cei
La prei
la valija ini
Brewer, es i
asi, es una
ticulos 589,


d) Co)


La con
de Brewer,
miti6 que,
ticulos per
personas ai
Entonc
causa, la pi
sea que, el
der de la
PrueU
na, excepcl
dos de la
est6ril y si
Entone
rer de Brel
valija, son


igos explicaron que, la sefiora de Brewer, ha acostum-
ire vestir con elegancia, distinguiendose por la diver-
trajes; y, si la 16gica aconseja, que dicha sefhora traia,
,durante el viaje, los vestidos que contiene su valija,
onsta que ella hubiere traido otra valija con mAs trajes.
e, pues, pretender suponer que esos trajes constituyen
.ndo de aduanas, reputandolos como nuevos y sin uso,
gos, contests y uniforms en sus declaraciones, han
.al Tribunal, hab6rselos visto puestos a la seflora de
experts eficientes, han expresado que la mayor parte
tienen set les de uso; y, si en fin, Se presume con fun-
raz6n que la seflora Aguirre de Brewer, tenla necesa-
e haber traido trajes various, para ser usados durante su
ca de veinte dias?
unci6n, pues, de .que esos nueve trajes que contiene
:autada, constituyen articulos de viaje de la sefiora de
ligna de ser aceptada por personas de buen criteria; y,
prueba plena a su favor, de conformidad con los Ar-
595 y 596 del C6dlgo de Pr. Penales.
*


f/esion:


esi6n prestada ante el Juez Instructor, por la seflora
)s una confesi6n "calificada", porque, ella misma, ad-
los de los trajes que traia consigo, no constituian ar-
males de viaje, sino que, eran un obsequio, para dos
dgas.
is, pues, es procedente admitir como verdad, 'en la
.rte de esa confesi6n que favorece a quien la prest6, o
resto de los trajes que contiene la valija-hoy en po-
duana-son de los de uso de la sefiora de Brewer.
is en contra de la confesi6n prestada, no existe ningu-
in hecha de la testimonial producida por los emplea-
duana, la cual prueba, como se verd mAs adelante, es
ningiln valor en el juicio.
,s, pues, debe aceptarse la confesi6n de la sefiora Agui-
rer, en cuanto a que, los rueve trajes que contiene su
Ifectos personales suyos. Articulo 614 de Pr. Penales.


w *





- 11 -


OTRAS PRUEBAS QUE NO SON DE CARGO

a) Experts en medidas de los traces:
A solicitud del Ministerio Pfblico, fu6 practicada esta diligen-
cia, entire la modista, seflorita Margarita Barraza, y la vendedora
de traces de sefloras, seflorita Maximiliana Chua.
Be me pidi6, como defensor, que presentara un traje de la se-
flora Brewer; y, accediendo a lo pedido, presented dos trajes; uno,
negro, de calle, y, otro, verde, estilo sastre, compuesto de saco, ena-
gua y blusa de punto de sweater.
Las experts, tomaron das medidas de esos dos trajes presen-
tados por mi; y tomaron tambien las medidas de los once trajes
que contiene la valija depositada en la Aduana; y, con estos da-
tos, ambas experts, dictaminaron por separado, acerca del cues-
tionario propuesto por la acusaci6n.
Como se puede apreciar, por el acta levantada, al tomar las
experts las medidas de los trajes, se notaron pequeflas diteren-
cias de medidas, entire unos y otros; asi como tambi6n se nota-
ron, esas pequefas diferencias, entire los dos trajes presentados
por mi.

La seflorita Margarita Barraza, manifiesta en su dictamen
que, esas pequeflas diferencias que se aprecian en las medidas, no
conducen a establecer, ni a poder asegurar, que los trajes que di-
fieren unos de otros en sus medidas, no pertenezcan, o puedan ser
usados por una misma persona, porque, esa diferencia, es necesa-
ria, entire trajes de diferentes estilos y telas; y, asi, la seflorita Ba-
rraza afirma que, todos los trajes medidos, pueden ser usados por
una misma persona, a excepci6n de uW solo: el de color verde, de
bale, cuyas medidas acusan ser parapersona mas pequefla de la
que pudiera usar los demAs. Indica tambien la misma expert
que, no siendo obstAculo, para la coincidencia que se le pregun-
ta, la pequefla diferencia de medidas de los trajes, puede afirmar
que, los traces de la valija, con excepci6n del que ya dijo, coinci-
ciden en sus medidas con los dos traces sumlnistrados por mi al
Tribunal.
Y, ese traje verde, de baile, a que se refiere la expert, que
no coincide en sus medidas con los demAs, es el traje numero
cinco, del acta de identificaci6n, de fecha once de Diciembre tl-
timo, que segun confesi6n de la sefiora de Brewer, lo trala para
ser obsequiado.
La otra expert, seflorita Maximiliana Chda, difiere de crite-
rio, respect de la cuesti6n, con la seflorita Barraza, porque, ex-





- 12 -


presa que,
otros traje
por una mi
El diet
que, delibel
clusiones q
El diet;
gado o legi
meninos; s
cios de 16g
a menos de


Un ligqro analisis de esa pieza juridica, conduce a justificar
antericres asertos.


ia la sefiorita Chfa, por expresar que, no le pueden
su studio, las medidas del sweater presentado por ml,
a la calidad de la material prima, que es lana, es sucep-
irarse; y, por consiguiente, es adaptable a cuerpos que
for o menor tamafio. Indica tambien que, no puede
las medidas del traje sastre-que tambien present--
)ecto del mismo, no se pudieron establecer las tres me-
asto, cintura y caderas; y, advierte que, no se tomaron
: del largo de los trajes, porque ello es muy variable, se-
lo del traje; pudiendo decir que, various vestidos, per-
a la misma persona, tienen diferencias considerable,
de sport, de calle, o de noche.
;a pues, la expert, sefiorita Chia que, un traje de la-
to de sweater, es susceptible de estirarse y, por consi-
adaptable a cu.rpos que tengan mayor o menor ta-
.n embargo de eta consideraci6n-que es muy 16gica-
1 traje negro, compuesto de tres piezas, que se catalog
de reconocimiento, con el nimero ocho, pueda ser usa-
ersona duefia de uno de los trajes que presented, a pesar
traje negr,o es de lana, con punto de sweater.
traje negro, de tres piezas, de punto de sweater, es de
3lidad y caracteristicas, de la blusa de sweater que pre-
nces, pues, por qu6 la expert lo consider, lo estudia y
si, como ella dice, es impossible sentar bases respect
se de trajes?
xr 16gica, la seflorita Chfia deberia de haberse absteni-
.car ese traje, aduciendo las mismas razones en que se
evitar servirse de las medidas de la blusa sweater;
;or de verdad, la dificultad que ella apunta, no existe;


en su sentir, la diferencia de medidas, entire unos y
, induce a career que no son destinados para ser usados
;ma persona.
.men de la expert, seforita Chfa, da la impresi6n de
ada y preconcebidamente, se deseaba llegar a las con-
le contiene.
men, da el sabor de un alegato redactado por un abo-
leyo, antes que por una mujer vendedora de trajes fe-
Srecurre a la dialectica, al sofisma y se incurre en vi-
ca, que no tienen justificaci6n aparente o necesaria,
salvar la t6sis que, a priori, se deseaba sustentar.


Princilp
servir, pars
porque, dac
tible de esl
tengan ma
servirse de
porque, reg
didas del b
las medidaw
g6n el esti
tenecientes
segun sean
Confie,
na, de pur
guiente, es
mafio; y, s
niega que i
en el acta
do por la p
de que, tal
Y, ese
la misma c
sent. Entc
lo catalog
de esta cla
Para si
do de call
fund parI
pero, en ri






- 13 -


y fu6 esa, una argumentaci6n a base de dialectica y de premises
falsas, para no servirse de las medidas de tal blusa sweater por-
que, con base de estas medidas, ya no hubiera podido establecer
los dos grupos "A" y "B", en que catalog tales o cuales trajes, ni
hubiera podido tampoco, legar a las atrevidas conclusions de que,
los trajes de la valija, no pueden ser usados por la misma persona,
duefla de uno de los trajes presentados por mi.
Lo mismo sucede, respect del traje verde, estilo sastre, que
presented al Tribunal, cuyas medidas, tambien las desecha la .ex-
perta. iQue raz6n puede haber para no servirse de las medidas
de caderas y de cintura, acusadas por ese traje? 6Podri ser ra-
z6n 16gica, la aducida por la expert, de que desecha las medidas
de cintura y de caderas de ese traje, en virtud de que no cuenta
con las medidas del busto?
La expert, seflorita Chfia, no quiso servirse de las medidas de
este traje sastre, porque, esas medidas, la conducirian, necesaria-
mente, a admitir que, todos los trajes de la valija, podian ser usa-
dos por la misma persona que usara tal traje sastre.
Y, si se admitian las medidas de ese traje sastre, se palparia
que, entire este, y el otro traje presentado tambin por mi, exis-
ten diferencias en sus respectivas medidas, lo cual conduciria
a estimar como lo estima y afirma la otra expert seflorita
Barraza--que tales diferencias de medidas, no acusan, ni signifi-
ca que los trajes sean para ser usados por diferentes personas, sino
que, esps diferencias de medidas, son debidas a la clase de tela, y
a la estructura particular de cada traje.
La impresi6n que dA el dictamen de la seflorita Chda, es el
de la preconcebida determinaci6n de afirmar que, los trajes in-
cautados a dofia Lily, no eran los de su uso personal, a efecto de
poder cooperar asi, no a la investigaci6n de la verdad, sino a los pro-
p6sitos de la parte acusadora.
Sin embargo de todo esto, a qu6 puede conducir esa diligencia
de medidas de los trajes, ante las pruebas 16gicas y juridicas de
descargo, que he dejado estudiadas anteriormente.
Si tres testigos declaran, que le vieron puestos esos trajes a
la sefiora de Brewer; si existe la confesi6n calificada de esta se-
flora, que le favorece en cuanto a la afirmaci6n que hace de que
nueve, de los once trajes de la valija son suyos y de su uso; si ex-
pertos competentes han dictaminado que siete, de los once trajes
de la valija tienen sefiales de haber sido usados; y si, en fin, la
prueba de presunclones impone la certeza legal, de que los trajes
incautados constituyen efectos personales de viaje, por las razo-








nes ya expi
paje y traj
de medidas
expuesto pi
Brewer ha3
e impecabli
rita ChMa?
La prui
nos elasticc
oportunidai
puede estal
tarse tal p
hchos posit
gos, que ex]
jes en cues
Estimo
alsladamen
la verdad i
cargo, resp|
tos de viaj(


14 -

estas, de que la sefiora Brewer ha de haber traido equi-
is de renuevo, a que digo conduce esta "prueba"
de trajes que, aunque se tomara como una verdad lo
r la expert sefiorita Chda, no excluye que la sefiora
a, usado esos trajes, aunque con agravio a las clAsicas
s lines de la moda, que exije y que require la sefio-

ba es, sobre hechos negatives; con factors mAs o me-
s, como elAstico es el tejido del sweater,-que en una
acepta y en la otra rechaza, la sefiorita Chia-no
lecerse la verdad del hecho negative; y, menos, acep-
etendida verdad, en contraposici6n a otra prueba de
vos, como lo es la que se refiere al dicho de las testi-
iresan haber visto que, la sefiora Brewer, usaba los tra-
i6n.
que, en rigor de derecho, esta prueba, aunque en si y
e, haya de reputarse de definitive, no puede alterar
stablecida en la causa con las otras pruebas de des-
cto a que, los trajes que contiene la valija, son efec-
y de uso personal de la sefiora Brewer.
*


d) Ex ~rtos valuadores:


El dict
jetos incau
es un elemi
que, el valid
inocencia;
de poder ca
Los ex
valor de lI
ti6n porqu,
biere pena
templarla
espiritu de
tales y cua
porciones,
se ha prete
fia Lily Ag
A este
traia junta
cos que en


men presentado por los experts valuadores, de los ob-
ados, sefiores Guillermo Torufio y Bruno Matzdorff, no
ento que pueda servir de cargo o de descargo, puesto
r atribuido a los objetos, no determine culpabilidad o
leligencia es 6sa, que se necesita en la causa, a efecto
lificar la pena, en caso que tal pena fuere procedente.
ertos valuadores, difieren en sus criterios, respect del
s objetos; y, no cabe detenerme, a estudiar esta cues-
!, como digo, su importancia es, en cuanto a que hu-
qu6 imponer y qu6 purgar; cuYa premisa, no puedo con-
ii preverla, dada la fe y la seguridad que tengo, en el
justicia del sefior Juez, que habra de palpar las cosas
les son, y no habra de permitir que tome cuerpo y pro-
la sombra de un acto constitutivo de delito fiscal, que
ndido ver en derredor de la apreciabilisima seflora do-
irre de Brewer.
respect, y por lo que hace a los dos trajes nuevos, que
mente con su equipaje, que, efectivamente, son los ini-
la causa aparecen como separables de los objetos de


- a~



'I
'



1

-*'i





-- 15 -


viaje de la sefiora de Brewer, voy a tomar el valfo del expert se-
flor Matzdorff-que es el mas alto y desfavorable a dicha sefiora--
para constatar que, atn dentro de la ley, la sefiora de Brewer no es-
acreedora a pena corporal
Los trajes nuevos son, segun constancias de la causa, los mar-
cados con los ntmeros "5" y "10" del acta de identificaci6n, de
fecha once de Diciembre fltimo; y, tambien, por determinaci6n
express de la Ley de Aduanas, no constituyen efectos personales,
los cubiertos incautados.
Sobre estos objetos, pues, ha de consultarse el avalto, a efec-
to de regular la pena.
Dicho avalio, respect de los mismos, dice asi:
No. 5 Vestido verde, de balle, de tafetAn....... Q 5.00
No. 10. Vestido de algod6n y lana mezclados, aplo-
mado, compuesto de falda y chaqueta..... 3.00
No. 13. 4 tenedores, 4 cuchillos, 4 cucharas gran-
des y 4 cucharas pequefias, a Q1.25 doc... 1.66
No. 14. 1 cuchillo pequeflo para cortar frutas.... 0.05
Suma.......... Q9.71

Quiere decir, pues, que esos objetos, que no forman part del
equipaje de la seflora de Brewer, y cuyo valor no l1ega a dies quet-
zales, determinan, a cargo de ella, una multa equivalent al double
del valor de la mercaderia, sin que proceda pena corporal de nin-
guna clase, de conformidad con el Inciso lo. del Articulo 295 de la
Ley de Aduanas.


PRUEBAS DE CARGO

a) Testimonial rendida por los empleados de la Aduana, se-
flores Jos6 Luis Flores, Carlos Saravia y Rafael Monge.
La pregunta No. 2 del interrogatorio, sobre el cual fueron exa-
minados estos sefiores, dice asi:
"Declare Ud. si es cierto que usted intervino en
el registro de un batl y de una valija de la pro-
cesada, cuyo contenido se Cecla-6. par ella mis-
ma, como efectos de uso personal".
Los tres testigos declararon ser cierto el contenido de la pre-
gunta. Y, esa pregunta, formulada por la parte contraria, es una
confesi6n de su parte, del hecho interrogado, cual es el de que, los








tres testigo
de la seflor
tunidad, tu
Dejand
de legal, es
mo interroI
las respues


- 16 -


, estuvieron juntos, en el acto del registry del equipaje
i de Brewer; y que, lo que ella manifest en esa opor-
o necesariamente, que'ser oido por las tres personas.
) constancia de este hecho indubitable y.16gico, adembs
tudiemos los cuestionarios nfimeros "5" y "6" del mis-
:atorio-que son los que tienen importancia-asi como
;as dadas.


La pre unta nfimero "5" dice asi:


Los tes-
cierto el coi
expresa "qi
lo que hizoi
amarillo y
porque erai
alusi6n algi


"Declare Ud. si es cierto, como lo es, que la se-
flora Aguirre de Brewer, en el moment de prac-
ticar el registry, dijo a usted y a las personas que
lo acompaflaban, que todos los trajes que se ha-
bian separado y trasladado a la valija, son nue-
vos, a excepci6n de tres de ellos".
;igos Rafael Monge y Jose Luis Flores, declaran que es
itenido de la pregunta; pero, el testigo Carlos Saravia
e no oy6 tal cosa, pues dofia Lily Aguirre de Brewer
Eue decir solamente, al separar el declarante un vestido
aegro, que por esos vestidos no pagaba ella derechos,
L usados, pero que, con respect a los demas, no hizo
ina".


La pregunta nfimero "6" dice asi:


Esta cu
negativame:
saber si la
que "ante el
Flores, mal


"Declare Ud. si es cierto, que en la ocasi6n a
que se refiere la pregunta anterior, la sefiora de
Brewer dijo a presencia de Ud. que dichos vesti-
dos los trajo por encargo de parientes y amigas,
con el bien entendido de entrarlos sin pago de de-
rechos".
)sti6n fu6 resuelta por el testigo Monge y por Saravia,
ite, pues el primero dijo "no haber oido tal cosa" y "no
efiora Brewer lo hubiere dicho"; y el segundo, express
declarante, no dijo tales palabras". El testigo Jose Luis
ifest6 ser exact el contenido de la pregunta.


ZQuien s faltan a la verdad, entire este grupo de testigos?


Suponii
to el conte:
puestas cor
juntos prac
que, deben
gencia?


ndo el absurdo que no lo admit que fuere cier-
iddo de las preguntas quinta y sexta, por qu6 las res-
tradictorias de esos tres empleados de la Aduana, que
;icaron el registry del equipaje de la sefiora Brewer, y
laber oido todo lo que se dijo y se coment6 en tal dili-





- 17 -


La sefiora de Brewer, manifest a los vistas del puerto que,
con su equipaje, traia dos trajes nuevos; e, id6ntica manifestaci6n
se la hizo a los empleados de la Aduana Central y, afn al prople
Director General de Aduanas, senior Manuel Tejada Llerena, en
ocasi6n que este se dirigi6 a ella, telef6nicamente, invitAndola pa-
ra que legara a sus oficinas a abrir su valija; y, esa misma ma-
nifestaci6n, fud hecha al Juez, como consta en su declaraci6n in-
dagatoria. Entonces, pues, c6mo pretender siquiera, que la sefiora
de Brewer haya hecho tan absurda y falsa declaraci6n, ante esos
tres seflores?
La manifiesta contradicci6n en que incurren los testigos, in-
valida, de derecho, sus declaraciones, de conformidad con el Ar-
ticulo 583 de Pr. Penales, porque, tales declaraciones, varias y
contradictorias, carecen de verdad legal.
Pero, arn suponiendo lo contrario que admito solamente
para la discusi6n que no tuvieren vicio alguno esas declaracio-
nes y que, los tres testigos hubieren declarado de entero acuerdo
con el interrogatorio, ni aun asi, constituirian tales declaraciones,
un element de convicci6n en el juicio, porque la ley, expresamen-
te, lo determine asi.
IQue hecho, envuelven las preguntas quinta y sexta del inte-
rrogatorio formulado por el Ministerio PIblico? -Pues, envuel-
-ven, no un hecho apreciado por los testigos, cual es el de la ca-
lidad y destino de los trajes que traia dofia Lily, sino la absurd
manifestaci6n que se pretend haber sido vertida por ella.
Y, esa manifestaci6n, y ese hecho, sobre que declaran los testigos,
4qu6 signfica en derecho? -Pues sencillamente significa, una
"confesi6n extrajudicial" de la enjuiciada; y, como confesi6n ex-
trajudicial, ante simples particulades, no tiene valor ni merito de
ninguna especie.
Si fuere cierto, el hecho, que dofia Lily Aguirre de Brewer,
hubiere declarado tal especie, ante un juez incompetent, y tal
declaraci6n hubiere sido rodeada de las solemnidades de ley, co-
mo lo son el juramento previo, la firma de la enjuiciada, o, en su
defect la manifestaci6n de que no quiso firmar, etc., etc., que la
ley exige, ni ain entonces, seria tal confesi6n, una prueba plena,
ni semiplena, de que los trajes eran nuevos, y que los traia su due-
fla para obseqularlos, o para cumplir encargos de amigas, sino que,
tal confesi6n, prestada en esa forma, induciria a "sospecha", en
contra del confesante. Articulo 615 de Pros. Penales.
Pero, tratandose de que los tres empleados, vistas de la Adua-
na, no son jueces de ninguna clase, la manifestaci6n, que dicen,
que les hizo la sefiora de Brewer, no constitute ni afn sospecha,
de que aquello fuere verdad.








Enton
lo afirmad
de cargo i
dad de ta
el hecho d
dad aport,
deducci6n
species q
y sexta de



Fuera
cen en la
responsabi
certeza, de
S to fiscal q
solutoria,
La se
radez prof
rar, funda
la expresid
de aquella
por aquel
dictarse, d
interpretac
molestias
pals.
Esa sea
viajeros, el
de los Est
limpios y
esa limpie
sarlo de P
Cumpl
que me co
va dictar


18 -

cs, pues, ni aun bajo el supuesto de que fuera cierto
Sport los testigos, podria constituir su dicho, una prueba
p ra la sefiora de Brewer; y, si a esto se agrega, la null-
l s declaraciones, por ser varias y contradictorias, mas
l que las supuestas afirmaciones se estrellan ante la ver-
a con las pruebas de descargo, hay que concluir, con
6gica, que dofia Lily Aguirre de Brewer, no profiri6 las
ie se le atribuyen, contenidas en las preguntas quinta
Sinterrogatorio.



e las pruebas que he dejado examinadas, no apare-
c usa mas indicios que pudieran inducir a pensar en una
dad; todo lo contrario. La causa d la impresi6n y la
la inocencia de. la sefiora de Brewer, respect del deli-
e se le imputa, y reclama la inmediata sentencia ab-
ue require la justicia y la equidad.
ra de Brewer y yo, confiamos plenamente en la hon-
slonal y en el claro criteria del sefior Juez, para espe-
amente que, la sentencia que se ha de dictar, siendo
de la justicia, habra de reparar el estado de derecho
sefiora, ofendido y lastimado por la sindicaci6n hecha
omisario del puerto; y, habra tambidn, la sentencia por
garantizar a la sociedad en general, contra la mala
6n de una ley, que puede ser causa de cArcel y de
in cuento, para todos cuantos est6n para ingresar al

tencia, habrA de garantizar que, no es necesario a los
no dar a lavar su ropa en los talleres.de dry cleaning
dos Unidos, y que, bien pueden traer trajes decentes,
n buen estado, sin el peligro de purgar con la carcel,
a, a la falta del olor a sudor, que reclamaba el Comi-
erto Barrios.
, en los anteriores terminos, con presentar el alegato
responded, terminando con pedir al Tribunal, que se sir-
entencia.


Guateg*ala, 22 de Enero de 1934.


'1r



Id


I9




V


(f ) C. Salazar h.










Senor Juez 50. de la. Instancia:


Re: contrabando: Lily Aguirre de Brewer.


Carlos Salazar hijo, en concept de defensor de la sefiora de
Brewer, atentamente vengo a ampliar mi alegato, de fecha vein-
tid6s de Enero iltimo, con los elements de prueba que arrojan
las diligencias practicadas despuds, en virtud del "auto para me-
jor fallar" acordado por el Tribunal.
Esas diligencias, son dos: dictimenes del expert tercero en
discordia, sobre las medidas de los traces; y, dictamen del expert
tercero en discordia, valuador de los objetos incautados.

-I-

PRUEBA RELATIVE A LAS MEDIDAS DE LOS TRAJES

La sefiora Julia Quifl6nez, estaba nombrada expert tercero
en discordia; y, apesar de que ya habia aceptado el cargo, legada
la oportunidad del studio, lo resign, excusAndose con el hecho
de ser empleado publico y no tener tiempo para estudiar la cues-
ti6n.
Me resigno a aceptar los motives de excusa de dofia Julia...
En sustituci6n de la sefiora Quifl6nez, fue nombrada dofia
Hortensia GuzmAn de Serra, quien es duefla del almacen de ar-
ticulos de sefloras "La Rosa de.Francia", y quien es verdadero ex-
perto en la cuesti6n que se trata de estudiar; y, previas medidas y
examen de los trajes, la expert afirm6 que, TODOS LOS TRAJES
QUE CONTENIA LA VALIJA, podlan ser usados por la misma per-
sona duefia de los trajes presentados por mi al Tribunal.
Las razones expuestas por la seflora Serra, descansan en los
mismos argumenfos 16gicos, aducidos por la sefiorita Margarita
Barraza, expert nombrada en virtud de designaci6n que yo hice.
En mi alegato de defense, estudi esta cuesti6n que, aunque
hubiera dado el resultado perseguido por la acusaci6n, es decir,
quo el dictamen pericial hubiera sido en el sentido de que no po-
dian ser usados los traces de la valija, por la duefia de los sumi-
nistrados por mi, no por eso se hubiera podido reputar tales tra-







jes, como
sobre hect
mas fire
ciados por
vando tale
examine,
discordia,
dos los tra
Esta p
la presunc
de la valija
El terc
Barraza, al
sona duefii
contiene la
nes sostien
da a tal
tonces, la f
obvia, por
El ale
divida la c
no puede
hechos 16g
Ruego
se sirva de
discordia,
Penales; y,
clones que i





El sefio
Max Garci
cero en di;
Brewer.
Conozc
miento que
viera tan I
doctoral, el


20 -

ajenos a la sefiora Brewer, porque, esa diligencia, es
os negatives, que han quedado destruidos con pruebas
Sy mas 16gicas, rendidas sobre hechos positives, apre-
testigos oculares, que vieron a dofia Lily, usando y lle-
s trajes; pero, el resultado de la prueba pericial que
16 el resultado contrario porque, el expert tercero en
!xpres6 clara, y categ6ricamente, que si pueden ser usa-
es de la valija, por la misma persona duefia de los otros.
*ueba, pues, rendida en la forma en que esta, refuerza
i6n que ya analic6 en mi alegato que los trajes
, incautados a la sefiora Brewer, son de su uso personal.
ero, sefiora Guzman de Serra, y la expert, seflorita
irman de manera categ6rica, que si puede usar la per-
Sde los trajes presentados por mi, todos los trajes que
valija; son dos personas, con arguments 16gicos, quie-
n ese hecho, que ya es una verdad en el juicio, eleva-
itegoria, con valiosos elements de prueba; luego en-
, que el juicio pericial habrA de merecer al Tribunal, es
6gica y verosimil.
ato juridico presentado por la sefiorita Chfia, aunque
testi6n en grupos, y los sefiale con las letras "A" y "B",
erecer f6 y confianza de veracidad, porque pugna con
aos y con pruebas de mayor valor.
al Tribunal que, en la sentencia que esta para dictar,
Sdictamen pericial, aceptando el juicio del tercero en
e conformidad con el Articulo 608 del C6digo de Pros.
con este element mas, reforzar la prueba de presun-
irroja la causa.

II -

DICTAMEN IEL TERCERO VALUADOR

SMiguel Angel Mir6n Fivera, es la persona que el Licdo.
Santecesor de Ud. se sirvi6 designer como expert ter-
ordia, para valuar los objetos incautados a la sefiora

Sal senior Mir6n, por referencias; pero, de ese conoci-
tengo de su persona, jams habia sabido yo, que tu-
Drofundos conocimientos en la material que, con tono
ttr6 a estudiar,


Sabia To, que el sefior 1Mir6n era "oficinista"; pero, no sabia,
que hubier* tenido negocios de iniportaci6n de mercaderfas y que,






- 21 -


asi, fuera tan ducho o expert, en la valorizaci6n de traces de se-
floras, en el cAlculo de fletes y demas cargos sobre mercaderias,
para legar a establecer los precious de los objetos.
Sin embargo de ser "oficinista" el sefior Mir6n, y de ser pre-
sumible en 61, el ser poseedor de los elements necesarios de su
oficio, veo que ni aTn dispone de una mAquina de escribir....
Me imagine que el expert para hacer su trabajo, debe de haber
pedido prestada, al escriblente del Ministerio Publico, una de fas
maquinas que estAn al servicio de dicha oficina, porque, el tipo
de letra, la decoloraci6n de la tinta, y hasta un pequeflo defecto
mecanico, que se nota en el acento, puesto sobre el punto de las
les, aparece, tanto en el dictamen de dicho expert, como en los
escritos dirigidos por esa Oficina acusadora. En el memorial del
Ministerio Plblico, de fecha treinta de Enero anterior, me he de-
tenido a considerar esa lamentable carencia de ttiles de escritorio
y de oficina, del "oficinista" senior Mir6n.
Pero, dejando a un lado estas nimiedades, entro a estudiar el
dictamen presentado.
El expert Mir6n, que apesar de los datos y cuadros que pre-
senta, parece entender de esas cuestiones de derechos de adua-
nas, fletes de ferrocarril y de mar, etc., etc., no entendi6 ni se di6
cuenta,. de su misi6n como expert.
Parece un alegato de buena prueba su dictamen.
Sienta bases absurdas, como es la de que, para valuar los ob-
jetos, materia de su studio, le es necesario saber previamente, la
cuantia de los derechos de importaci6n, asi como tambi6n, el im-
porte de las cantidades correspondientes a fletes de ferrocarril y
maritimos; y se sorprende, al conocer los dictAmenes de los otros
dos experts, expresando que, los avallos asignados por dstos, no
cubren los derechos ni los fletes.
El sefior Miron se imagine, que se le habia mandado hacer
un cAlculo de esos objetos, a efecto de obtener su valor commercial,
en la plaza de la capital de la Repbblica; pero, para ser complete
ese studio, y eficiente ese trabajo, le falt6 al senior Mir6n calcu-
lar tambi6n, la ganancia del comerciante.
La misi6n encomendada a los experts, para el caso de que
se trata, se reduce a estimar el "valor principal" de las mercan-
cias, porque, a ese "valor", se refiere la Ley de Aduanas.
El delito de "contrabando de aduanas", se consuma a la ori-
Ua del mar; en el moment mismo en que los objetos son deposi-
tados en la aduana del puerto, o tocado el territorio de la Repl-
blica, porque, nada tiene que ver, frente al hecho que constitute
el contrabando, el que las mercaderias vayan a ser transportadas
a la Capital, a Ayutla, o hayan de permanecer en el puerto. Nada
tiene, pues, que hacer el flete de ferrocarril, para determinar "e!








valor de Iq
tanpoco, i
chos consi
lor" de las
Es esti
cuenta, es
mas alta, (
currido a t
var mas, 1
el equipaje
La Ley
rias", se re
que 6stos,
etc., etc., 1I
tienen que
i' El mis
presentado
res" y de 1l
que la tit


- 22 --


s objetos", a que se refiere la Ley de Aduanas; y, nada
.enen que hacer los derechos de importaci6n, los dere-
lares, ni los fletes maritimos, para determinar "el va-
mercaderias.
una cuesti6n elemental y obvia que, si se ha traido a
para hacer aparecer elevada una cifra que, mientras
La una esperanza mAs, de una mayor pena; y, se ha re-
,ste "procedimiento", dado que se hacia impossible, ele-
>s valores de unos pocos trajes usados, que constituyen
de la sefiora de Brewer.

de Adianas, al referirse a los "valores de las mercade-'
fiere a los valores principles, porque, 6stos, y nada mas
*onstituyen los "valores". Lo demas, derechos, fletes,
, misma ley los denomina "cargos"; y, los cargos, nada
hacer con respect al peritaje de que-se trata.
no senior Mir6n, en la fltima column de su cuadro,
anexo al dictAmen, en que hace la'suma de los "valo-
is "cargos", no la encabeza ni la titula: "valores", sino
[a: "precio".


Y, nad e ha comisionado al sefior Mir6n, para que haga cAlcu-
lo de "preeios", sino que de 'valores".


Sobre
sario para
fo de la m
a analizar
saltar que,
cis", se ref
Articul
que deberA
lor de las i
los derechv
la ley, que
incluyan tU
Articul
exportaci6r
de las mer
no constiti
Articul
ticarse el r4
crepancias
p6liza, y se


,1 particular, y como un studio que consider innece-
el criteria del juez, pero si muy necesario, para el due-
Aquina de escribir de que se sirvi6 el senior Mir6n, voy
ciertos articulos de la Ley de Aduanas, que hacen re-
la ley misma, al referirse a los "valores de las mercan-
lere a los valores principles de las mismas.
) 182, Inc. 49.-Ley de Aduanas: Se refiere a los datos
1 contener las p6lizas de aduanas; y, entire 6stos, el va-
aercaderias. Y claro, que en la p6liza, no se incluyen,
s de importaci6n, porque, ain no se han calculado; y,
no se refiere a fletes, no express que en el "valor", se
les fletes.
) 204, Ley de Aduanas.- Expresa que los derechos de
se calculadan sobre el peso, cantidad, media, o valor
:aderias, al tiempo de su registry. Los derechos, pues,
yen el valor de las mercaicias al tempo de su registro.
) 242, Ley de Aduanas.-Expresa que, cuando al prac-
gistro de mercaderias de importaci6n, se encuentre dis-
con respect a la naturaleza o valor declarado en la
compruebe que lor derechos que corresponden a ellas






-23 -


son distintos de los que le serian aplicables si la declaraci6n de
su naturaleza o valor hubiera sido correcta.... La ley se refiere,
pues, al valor consignado en la p6liza, cuyo valor, es antes de cal-
cular y pagar los derechos de importacl6n; y, ese valor consigna-
do en la p6liza, es el valor principal de las mercaderias, porque no
puede ser otro.
Articulo 276, C6digo de Aduanas. Se refiere a las facturas
consulares, y a la forma en que deben ser detalladas las merca-
derlas. En el inciso octavo de este articulo, se express la obli-
gaci6n de consignar "el valor de cada clase de mercaderia". Y,
,cuAl es ese valor? -Pues el valor principal, porque las facturas
consulates se hacen ante el C6nsul de Guatemala, en el pals de don-
de se trata de importar a Guatemala, las mercaderias; y, cuando
esas facturas se practican, no se ban pagado derechos de impor-
taci6n, ni se ha causado flete de mar ni de ferrocarril.
La Ley de Aduanas, pues, no registra otro valor que el valor
principal.
Y, si esto es asi, como lo es, el dogmatismo del seflor Mir6n,
al impugnar de deficientes, y de faltos de 16gica y de sentido co-
mln, los dictAmenes de los experts Matzdorff y Toruflo, se vuelve
contra si, y hace patente la inutilidad del cuadro presentado, sino
es para tomar, fnicamente, lo que consigna en la primer colum-
na, o sean "los valores principless.
Ya con esta base, entro a cotejar los valores que el expert
tercero en discordia, atribuy6 a los dos trajes nuevos y a los cu-
biertos de metal que, segun lo probado y lo establecido en la cau-
sa, es lo que, legalmente, no forma parte del equipaje de la sefiora
Brewer.
Traje N0 5: (color verde) ....... Q3.50
Traje N9 10: (color plomo) ....... 4.00
Cubiertos de metal: .............. 1.80

Suma.................. Q 9.30
Seg6n, pues, el dictamen del expert valuador, tercero en dis-
cordia, esos objetos, que no constituyen ni forman parte del equi-
paje de la sefiora Brewer, no representan un valor de mAs de
DIEZ QUETZALES.
Con esta base, la seflora Brewer, procesada por contrabando
de aduanas, no es acreedora a pena corporal, de conformidad con
el Articulo 295, Inciso 1. del C6digo de Aduanas.
Con el studio que dejo hecho en este alegato, amplIo mi me-
morial de defense, presentado anteriormente, terminando por pe-
dir a usted que se sirva dictar la sentencia absolutoria que es pro-
cedente de conformidad con las leyes invocadas.
Guatemala, 13 de Febrero de 1934.
(f) C. Salazar h.













SENTENCIA DE la. INSTANCIA



Juzgado Quinto de Primera Instancia: Guatemala, diez y nue-
ve de Febrero de mil novecientos treinta y cuatro.
Se tiene a la vista para dictar sentencia, el process que por
el delito de contrabando a la Hacienda Pblica en el ramo de Adua-
nas se instruye contra Lily Aguirre de Brewer, quien es de este ve-
cindario, casada, comerciante, originaria de esta ciudad, sin apn-
do conocido, nunca ha estado procesada, es hija de Juan Francis-
co Aguirre y de Elisa Matheu de Aguirre, y del studio de los autos:
WIESULTA: Que el Administrador de la Aduana Central did
parte al Juzgado Segundo de Paz que en el equipaje de la seflora
Lily Aguirre' de Brewer habian encontrado algunas mercaderias
nuevas, lo que constitula delito y ponia a la seflora Brewer a dis-
posici6n del Juez, quien mand6 instruir la averiguaci6n corres-
pondiente.
RESULTA: Que examinado Antonio Reyes Zamora, Adminis-
trador de Aduanas, dijo: que Lily Aguirre de Brewer al venir de
los Estados Unidos, declare algunas mercaderias como equipaje y
al practicar el registro de una valija declarada como efectos per-
sonales, el vista Luis Flores y el revisor Rafael Monge encontra-
ron algunos vestidos nuevos, entregandolos, los que aparecieron
usados; que la valija qued6 cerrada y posteriormente al ser abler-
ta por los vistas que practicaron contra-registro a presencia de la
sefiora Brewer, aparecieron algunos vestidos nuevos, los que cons-
tituian delito, agregando que extraoficialmente habia sabido que
en la Aduana de Puerto Barrios la sefiora de Brewer sin duda por
alg6n olvido de los empleados del muelle, habia llevado el ba11 y
la valija que decian contener efectos personales al Hotel donde
residia; en su declaraci6n indica los nlmeros de las respectivas p6-
lizas bajo las cuales venlan amparados los objetos que trala la se-
flora Aguirre de Brewer. Examinado el vista Jose Luis Flores, di-
jo: que el dia seis de Noviembre como vista habla revisado unas
cajas de mercaderia que trala dofla Lily Aguirre de Brewer ampa-
xadas con una p6liza de a bordo y encontr6 lnicamente que un
vestido que venia en vez de ser de seda pura era seda artificial;
al registrar una valija y un batl en que venlan efectos de uso per-
sonal de la sefiora Aguirre de Brewer encontr6 como quince ves-





- 26 -


tidos nuevo unas pantuflas y unos cubiertos, los que dej6 todos
en la misma valija y di6 cuenta a la superioridad.


RESULT'
Rafael Mon
Flores y Es
Lily Aguirri
lija, que en
cubiertos di
estos objetd
ter Contrer
do el equip:
del primer
unas pantu;
comisaron c
que fu6 eni
present el,
* un registry
giun el decii
nistrador d
eran nuevot
RESULT
supone est
vestidos sor
su equipaje
usados.
RESULT
continuara
bertad con
tificada de
Central.
RESULT1
gado, se mi
de Paz por
ser los Jue
solver sobri
de delitos
RESULT'
acta levant
facturas co
causa fu6 e
al Licencia
continue el
Pfblico y a
prueba por


PA: Que examinado el quinto revisor de la Aduana,
'e, dijo que tuvo que intervenir en uni6n de Jos6 Luls
er Contreras en la revision del equipaje de la sefiora
de Brewer y el cual consistia en un baOl y una va-
ontraron various vestidos nuevos, unas pantuflas y unos
metal que tenian que pagar el aforo y decomisaron
s dando cuenta a donde correspondia. La seflora Es-
ts dijo que el dia seis de ese mismo mes habia revisa-
je de una sefiora cuyo nombre no record, en uni6n
revisor, habiendo encontrado various vestidos nuevos,
las y unos cubiertos de metal blanco, todo lo cual de-
epositAndolo en la valija y dejando el resto en un bail
regado. Don Eduardo L6pez dijo: que habia estado
tree de Noviembre en ocasi6n que habian practicado
en una mercaderia contenida en una valija y que se-
de los que estuvieron presents, que fueron el Admi-
la Aduana, su Secretario y unos vistas, los objetos

WA: Que indagada Lily Aguirre de Brewer dijo: que
Sdetenida por una mercaderia que trajo y que unos
poco mAs o menos nuevos, y hace constar que entire
traia dos vestidos nuevos para regular, los demos eran

A: Que el Juez de Paz no encontr6 m6rito para que
n la prisi6n Lily Aguirre de Brewer y la puso en li-
ujeci6n a results. Obra en el juicio una copia cer-
n acta levantada por el Administrador de la Aduana

A: Que las diligencias fueron recibidas en este Juz-
nd6 continuar la investigaci6n y se apercibi6 al Juez
haber puesto en libertad a la procesada en virtud de
ses de Primera Instancia los fnicos que pueden re-
la prisi6n o libertad de los enjuiciados por la clase
mmo el que se ve en esta causa.
'A: Que obran en el juicio una certificaci6n de una
kda por el Administrador de la Aduana Central; unas
merciales y consulares y p6lizas de importaci6n; la
Levada a Plenario y se nombr6 defensor de la ausente
Io don Carlos Salazar h., con 'cuya intervenci6n se
procedimiento corri6ndose los traslados al Ministerio
i defensor, despu6s de lo cual el process fu6 abierto a
el termino de veinte dias.





- 27 -


RESULTA: Que durante el termino probatorio, los experts Srs.
Juan Tarrag6 y Otto Tischler revisaron la mercaderia incautada a
dofia Lily Aguirre de Brewer a presencia del Procurador General
de la Naci6n y del Licenciado Calos Salazar h., habiendo identifi-
cado los vestidos por sus colors y clase de telas resultando ser
once vestidos, unas pantuflas y unos cubiertos, de estos vestidos
los experts fueron indicando que vestidos encontraban ya usados
y cuAles encontraban nuevos, habiendo uno de los experts en al-
gunas oportunidades, dicho que no podia mAs que decir que el
vestido habia sido tratado al "dry cleaning" o sea un lavado especial.
RESULTA: Que se recibieron las declaraciones de Elisa Hall
de Asturias, Carmen Llarena Ziri6n y Margot Lainfiesta, declara-
ron sobre interrogatorio propuesto por la defense del juicio y quie-
nes reconocieron como de la propiedad de Lily Aguirre de Brewer,
por hab6rselos visto puestos en algunas ocasiones, unos vestidos de
los que contenia la valija que fue decomisada a la sefiora Aguirre
de Brewer.
RESULTA: Que Margarita Barraza y Maximiliana Chda, ex-
pertas nombradas para practicar unas medidas y comparar estas
medidas con las de los trajes de uso de dofia Lily Aguirre de Bre-
wer y presentados por su defensor a solicitud del Ministerio Pl-
blico con las medidas que arrojaran los vestidos incautados; die-
ron las experts su opinion habiendo medido los vestidos uno por
uno y por la identificaci6n hecha por los anteriores experts; estas
mismas contestaron a un interrogatorio propuesto por el Ministe-
S rio Plblico con respect a estas mismas medidas.
RESULTA: Que lo experts Bruno Matzdorff y Guillermo To-
ruflo, nombrados para valorar las mercaderias incautadas, les die-
S ron el valor que cada quien estim6 convenient, habiendo diferido
sus informes en cuanto a las cantidades de valorizaci6n.
RESULTA: Que Rafael Monge, quinto Revisor de la Aduana
Central; Jose Luis Flores, primer vista de la Aduana Central, y
Carlos Saravia M., segundo vista de la Aduana Central contesta-
ron a un interrogatorio propuesto al efecto, obra en el juicio una
p6liza acompafiada por el Ministerio Publico, la que Ileva el nl-
mero dos mil cuatrocientos ochentinueve.

RESULTA: Que vencido el termino probatorio se corrieron los
traslados finales principiando con el Ministerio Publico y luego
con la defense del juicio despues de lo cual se Uamaron autos a
la vista para dictar sentencia y posteriormente para mejor fallar
se mandaron practicar unas diligencias.
RESULTA: Que el expert Bruno Matzdorff ratific6 un infor-





- 28 -


me rendid(
nombrado
emiti6 un
en cuyo in
otros exper
cautada el
porte mari
el valor de
puesta en
chos de in
de coste d(
principal,
o precio de
RESULT
cordia a la
rencias hal
sefiora Gui
efecto se s
los respect
por la con)
y los de uj
tados por
RESUI
mandaron
esa misma
contra Lily
bi6ndosele
Hacienda
se orden6
la Recepto
CONSI
quedado es
ministrado
del afio pr
de la cause
y demos e
Zamora, J
do L6pez y
CONSI
trador de
segundo V
declaracio
flora Lily i


en que valora las mercaderias incautadas; el expert
ercero en discordia, sefor don Miguel Angel Mir6n,
nforme de valorizaci6n de la mercaderia incautada iy
orme hace ver irregularidades en que incurrieron los
os y al emitir el suyo lo hace dando a la mercaderia in-
valor principal, peso en kilogramos, valor del trans-
;imo, los derechos consulares, valor puesto en Barrios,
Stransporte del Ferrocarril, el valor de la mercaderia
.a Aduana Central, el aforo correspondiente, los dere-
portaci6n que tiene que cubrir y por iltimo el precio
la mercaderia, habiendo arrojado su informed en valor
uarenta quetzales cincuenticinco centavos y el valor
coste, cien quetzales cuarentisiete centavos de quetzal.
TA: Que habi6ndose nombrado expert tercero en dis-
sefiora dofia Hortensia Guzmdn de Serra por las dife-
idas entire Maximiliana Chfia y Margarita Barraza, la
mAn de Serra emiti6 su informed en audiencia que al
fial6, habiendo practicado ella misma las medidas de
vos vestidos y habiendo contestado al interrogatorio
paraci6n de las medidas entire los vestidos incautados
o de dofia Lily Aguirre de Brewer que fueron presen-
u defensor Licenciado Carlos Salazar h.

TA: Que en fecha doce de Febrero del afio en curso se
;raer los autos a la vista para dictar sentencia, y con
fecha en virtud de haber orden de capture librada
Aguirre de Brewer fu6 aprehendida por la policia, ha-
reducido a prisi6n por el delito de contrabando a la
fiblica en el ramo de Aduanas y en esa misma fecha
u libertad bajo fianza de novecientos quetzales que en
'ia de Fondos Judiciales deposit don Antonio Peyre.

,ERUANDO: Que la preexistencia del hecho punible, ha
tablecida p'enamente con el acta suscrita ante el Ad-
' de la Aduana Central con fecha trece de noviembre
>ximo pasado, que obra certificada a folios diez y once
, con .las declaraciones prestadas por el Administrador
ipleados de la Aduana Central, sefiores Antonio Reyes
s Luis Flores, Rafael Monge, Ester Contreras y Eduar-
la confesi6n de la procesada. Artos. 259 y 570 P. P.
)ERANDO: Que con el acta levantada por el Adminis-
a Aduana Central con asistencia del Primer Vista, el
sta de Fardos Postales y el Primer R)evisor, y con las
es de 6stos se ha establecido plenamente que la se-
kguirre Matheu de Brewer con fecha cuatro de noviem-






.- 29 -


bre del afto pr6ximo pasado present la declaraci6n de su equipa-
je y al proceder a su registro en la Aduana Central, dentro de un
ball y una valija, cuyo contenido declar6 como "efectos persona-
les" se encontraron various vestidos y otros articulos nuevos, que
no estAn comprendidos entire las exenciones, para considerarlos
libres de derechos arancelarios, por lo que previo un contra-regis-
tro practicado por el Primer Vista y Segundo Vista, seftores Jose
Luis Flores y Carlos Saravia y el revisor Eduardo L6pez, se dispu-
so decomisar a la sindicada: once trajes de sefiora al parecer nue-
vos, diez y siete cubiertos de metal plateado y un par de pantuflas
de lana. Artos. 227, 338. C6d. de Aduanas y 573 P. P.
CONSIDEIIANDO: que aunque el dictamen de los experts
nombrados para el efecto, sefores Otto Tischler y Juan Tarrag6
que obra en el acta suscrita el once de Diciembre del aflo pr6ximo
pasado y corre a folios cuarenta y siete y cuarenta y ocho de la
causa, aparece que de los trajes incautados a la sindicada, cuatro
no presentan sefiales de uso y son los marcados con los nimeros
cinco, ocho, diez y once de la citada acta; pero habiendo estable-
cido la defense, con el testimonio de las sefloras Elisa Hall de As-
turias, Carmen Llerena iri6n y Margarita Lainfiesta de Cadavid,
que reconocieron los trajes marcados con los nunmeros ocho y on-
ce de la citada acta, en forma que no deja lugar a duda, como ya
usados por la encausada y formando estas declaraciones plena
prueba al tenor del Arto. 573 P. P., el dictamen de los experts
seflores Tischler y Tarrag6, queda en todo su valor en cuanto a
los otros trajes o sean los marcados con los numeros cinco y diez
de la mencionada acta. Arto. 608 P. P.
CONSIDERANDO: Que aunque el dictamen del expert ter-
cero en discordia, sefiora Hortensia GuzmAn de Serra, aparece que
hay algunas diferencias en las medidas de los trajes incautados a
la sindicada, con los que present el Licenciado Salazar como de
la propieded de 6sta, no puede aceptarse el dictamen para dedu-
cir que todos los trajes son nuevos porque, como lo hizo constar
dicho expert, no obstante esa diferencia de medidas, pueden ser-
vir para la misma persona, en atenci6n a la clase de tela y usos
a que se destine el traje y por otra parte estA el dictamen de los
peritos en la material, seftores Tischler y Tarrag6, que corroboran
esta apreciacl6n. Arto. 608 Procedimientos Penales.
CONSIDERANDO: que aunque de las declaraciones prestadas
por los seflores Rafael Monge, Jose Luis Flores y Carlos Saravia
aparece que la procesada manifest ante ellos que todos o la ma-
yor parte de los trajes decomisados eran nuevos, tal confesi6n tie-
ne el carActer de extrajudicial, por cuya raz6n no forma una prue-
ba complete sino Anicamente induce una gran sospecha contra la








confesante,
banzas de
CONSI1
sabilidad d
dos con los
citada vari
teado, y h
senior Migu
de quetzal;
les cuarent
un total de
zal, por ter
rece de su
delito de c
por la ley
Aduanas. 6
Portal
dispuesto e
33, 65, 66,
227 y 232
Brewer es
Hacienda
gal, en atei
impone sei
prisi6n de 1
z6n de tre
mercaderia
se encontr
do en la c
sabilidades;


- 30 -


cuya sospecha ha sido desvanecida con las demAs pro-
a causa. Arto. 615 P. P.
YERANDO: Que con vista de lo consignado la respon-
Sla procesada, queda reducida a los dos traces marca-
nfimeros cinco y diez del acta de once de Diciembre
is veces, y a los dies y siete cubiertos de metal pla-
bi6ndoles dado a 6stos el expert tercero en discordia,
I1 Angel Mir6n el valor de diez quetzales doce centavos
siete quetzales y un centavo de quetzal, cinco quetza-
cinco centavos de quetzal, respectivamente, que hacen
veintid6s quetzales cincuenta y ocho centavos de quet-
er la calidad de comerciante la procesada como apa-
propia confesi6n debe considerdrsele como autora del
mntrabando e impon6rsele las sanciones determinadas
Le la material. Artos. 294, Inc. 26 y 295 Inc. 20, C6d. de
13 P. P., Dto. Gub. 1314.
to: Este Juzgado con apoyo en las leyes citadas y lo
a los Artos. 296, 309, 310, C6d. de Aduanas, 11, 12, 27,
6, 95, C6d. Penal, 568, 571, 726, 728, 729, 735 736 P. P.,
)to. 1928 DECLARA: 19.-Que Lily Aguirre Matheu de
esponsable como autora del delito de contrabando a la
dblica en el ramo de Aduanas por cuya infracci6n le-
Lci6n al valor de las mercaderias material del delito, le
meses de arrest mayor, que deberb extinguir en la
lujeres, permiti6ndole conmutarla en su totallidad a ra-
quetzales por dia. 29-Decreta el comiso de dichas
y de todas las demds contenidas en la valija donde
ron, y 39-La obliga a la reposici6n del papel emplea-
usa, al sello de ley y 49-La deja afecta a las respon-
civiles provenientes del delito. Notifiquese.


(f) Cregorio Aguilar Fuentes.


Ante mi: L. Coronado Lira.










Sala 3a. de Apelaciones:

RE: CONTRABANDO: Lily Aguirre de Brewer.


Carlos Salazar hijo, en mi carActer de defensor de la seflora
dofla Lily Aguirre de Brewer, en el process que se le instruye por
"Contrabando en el Ramo de Aduanas", muy atentamente vengo
a alegar los derechos de dicha sefiora, lesionados gravemente con
la sentencia de primer instancia, y con la primer parte del "au-
to para mejor fallar" que pronuncl6 ese Tribunal.
Me ocupare primeramente, de lo relative al "auto para mejor
fallar" de la Sala.
Tal providencia, dice literalmente asi:
"Sala 38 de Apelaciones: Guatemala, 5 de Abril de
1934. Para mejor fallar, y dentro de cinco dias, que
se practiquen las diligencias siguientes: a) que el terce-
ro en discordia nombrado, Juan Elias Morales, previo el
discernimiento que corresponde, emita su dictamen con
respect a los puntos 1, 5, 7 y 8 del que respectivamente
emitieron los experts Tischler y Tarrag6, en los cuales,
visiblemente, discienten, siendo ademAs ambiguos en tal
dictAmen".
Ya me ocupe de este asunto, en mi alegato presentado a esa
Superioridad, el dia ocho de Marzo reci6n pasado, en el que crel
haber demostrado que no existe tal ambigiiedad ni discentimiento,
entire los experts Tischler y Tarrag6, y que, de consiguiente, no
procedia legalmente, lUamar al tercero dirimente; sin embargo,
frente a la resoluci6n de la Sala, deseo estudiar nuevamente la
cuesti6n, concretandola a los puntos, 1, 5, 7 y 8, que el Tribunal
estima ambiguos.
PUNTO NUMERO UNO, o sea el traje estudiado y catalogado
en primer lugar por los experts.
Ya diJe, en ml alegato de fecha ocho de Marzo anterior, que
no encontraba disparidad de criterios entire los dos experts, res-
pecto de la calificaci6n del traje, porque ambos manifestaron que
el traje era ya usado. Sin embargo, como el expert Tarrag6, para
expresar tal cosp, manifest que el traje en cuesti6n, habia sido
sometido a "dry cleaning", el Representante del Ministerio Plbli-








co dese6 e
to que el e
rio; y aSl,
.experto.
ble "disceni
los expert
ciendo asi,

Respect
oportunida)
discordia,
dos expert

PUNT
respective,
expresaron
dijo que el
mos, pues, i
' de contract
sefiora Brer
truy6 las p
nuevo.
PUNTi
en el acta
Tarrag6, in
acta, se cor
vestido de
consecuence
ler; pero ea
puede asegi

Si uno
otro manifi
tender, obli
tido de que
el perito d
casa contig
se practice
ciales cono
taminar si
con los coi
que no ha
el senior Ti
para poder
ta dada po:
conocimien


- 32 -


icontrar una "ambigiiedad" en los dictAmenes, a efec-
xperto tercero 4n discordia pudiera afirmar lo contra-
pidi6 al Tribunal que se llamara a dictaminar a dicho
,a Sala, que segfn su providencia, encuentra un "visi-
nimiento" y "ambigiledad", entire las respuestas dadas por
s Tischler y Tarrag6, llam6 al tercer expert, compla-
los deseos del Representante del Ministerio Pfiblico.

o de este punto primero, no me ocupo mas, en esta
1, en virtud de que, lo dictaminado por el tercero en
s en el sentido de ratificar lo expresado por los otros
s. El traje nfimero uno, es ya usado. '

QUINTO: Se refiere al traje identificado en el acta
con el nfimero cinco. Los experts Tischler y Tarrag6,
que el traje, "parece no ser usado afin"; y, el tercero,
traje en cuesti6n, "es completamente nuevo". Queda-
)n que el traje es nuevo, lo cual no ha habido intenci6n
cir, o de demostrar lo contrario, puesto que la propia
ver expres6, desde un principio, ante el juez que ins-
imeras diligencias, que ese traje verde, de tafetan, era

NUMERO SIETE: Traje que ocupa el s6ptimo lugar,
e identificaci6n. Los dos experts, sefiores Tischler y
dicaron que se trataba de un vestido ya usado. En el
signan tales respuestas, literalmente asi: "S6ptimo: un
erciopelo, color topo, que tiene sefiales de uso y, como
a, esta usado, segfin manifest6 el expert Otto Tisch-
sefior expert Tarrag6, manifiesta que este vestido,
rar, finicamente, que esta tratado al "dry cleaning".

de los experts expresa, que el traje es ya usado y, el
esta que ha sido tratado a dry cleaning, hay que en-
gadamente, que ambos experts dictaminan en el sen-
,el traje, es usado. El expert don Juan Tarrag6, es
rector, del taller de Dry Cleaning, establecido en la
ia a la Empresa E16ctrica; y, asi, en la diligencia que
)a con su intervenci6n, era para servirse de sus espe-
.imientos. El senior Tarrag6, no es expert para dic-
un traje ha tenido uso, o no lo ha tenido, sin contar
ocimientos que le da su arte o profesi6n, porque 61,
enido almac6n de modas o de trajes de sefioras, como
chler, no tiene la practice necesaria ni la capacidad
juzgar, como lo puede hacer este otro. Asi, la respues-
el senior Tarrag6, es honrada, y es 16gica dentro de sus
aos. Al afirmar que el traje fu6 sometido a dry clea-





- 33 -


ning, contest lo que le consta, y responded que el traje es usado,
porque a nadie, que no sea el Representante del Ministerio Pfbll-
co, se le va a ocurrir que, alguien, pueda dar a lavar sus trajes
nuevos, por el simple deseo de hacerlos lavar y gastar en el pago
de tal trabajo.
Entonces, pues, con toda la pena que me causa, el contradecir
la opinion de los seinores Magistrados, debo declarar, que no existe
el "visible discentimiento" entire las opinions de los experts y,
much menos, la "ambigiedad", que la resoluci6n de la Sala ex-
presa.
La opini6n del expert tercero, ante este punto SEPTIMO, es
absolutamente baldia, irrita y sin ningun efecto legal, porque no
habiendo habido discordia entire los experts nombrados por las
parties, la ingerencia del tercero, es contra terminantes prescrip-
clones de la ley. Articulo 385 del C6digo de Pr. Penales.
PUNTO OCTAVO: Que se refiere al traje identificado en el
octavo lugar. Sobre este particular, hago las mismas considera-
clones que hice respect de los otros trajes. No procede lamar a
dictaminar al tercero; y, si se hizo, su dictamen es nulo, con nu-
lidad manifiesta, porque su dictamen versa sobre cuestiones en
las que no hubo discordia entire los dos experts nombrados por
las parties; pero, sobre este punto, la cuesti6n no me interest,
porque el tercero dictamina al igual que los otros dos experts. Los
tres experts expresan que el traje es nuevo.
La cuesti6n que me interest, es la relative al punto s6ptimo,
o sea al traje identificado con este nfmero, porque, por lo que
hace a este traje, que los dos experts Tischler y Tarrag6 dicta-
minan en el sentido de que estd usado, el tercero dice que es nuevo.
Los demas trajes que se refieren a los puntos primero, quinto
y octavo, sobre los cuales, la Sala mand6 oir al tercero, el resul-
taO2o no me interest, porque ese tercero dictamin6 al igual que los
otros dos experts.
Fuera de la nulidad de que adolece el dictamen del tercero,
dadas las razones que ya expuse, estA patente la nulidad de su
dictAmen, por los vicios de forma en que se incurri6 al practical
la dilgencia que le da intervenci6n.
El Articulo 385 del C6digo de Procedimientos Penales, dice
textualmente asi:
"Si los experts estuvieren discordes, y su nimero
fuere par, nombrarA otro el juez.
"Con intervenci6n del nuevamente nombrado se re-





- 34 -


iran, si fuere possible, las operaciones que hubieren
,cticado aqu6llos, y se ejecutarAn las demos que pa-
ieren oportunas.
"Si no fuere possible la repetici6n de las operaciones, ni
prActica de otras nuevas, la intervenci6n del expert
imamente nombrado se limitarA a deliberar, con los
nds, en vista de las diligencias de reconocimiento prac-
das, y a formular luego, con quienes estuviere con-
me, o separadamente, si no lo estuviere con ninguno,
Sconclusiones motivadas.
"El juez, facilitarA a los experts los medios materia-
necesarios para practicar la diligencia que les enco-
ndare, reclamAndolos de la administraci6n pfiblica o
igiendo a la autoridad correspondiente un aviso por
rito, si existieren preparados para tal objeto".

posici6n de la ley, es terminante; y, si estA consig-
c6digo, es para que tenga debido y exacto cumpli-

to tercero en discordia, senior J. Elias Morales, no de-
os experts Tischler y Tarrag6, ni menos, formula su
el que estuviere de acuerdo. Si hay disconformidad
tre aquellos experts, segfn lo aprecia la Sala, obvio
,rcero, que hubiere estado discorde con uno de ellos,
nforme con el otro, dada la cuesti6n de que se trata,
olamente dos extremos que llenar: "son nuevos, o son

no facility a los tres experts, los medios materials
para que practicaran la diligencia, puesto que ni ain
aque concurrieran.

an Elias Morales, con la velocidad del rayo, estudi6,
ctAmen de los experts, corri6 a la Aduana a examiner
ante" los trajes, y formul6 su dictAmen, previo discer-
1 cargo, advirtiendo que protestaba decir verdad, con-
leal saber y entender.
s, pues, si se viol6 a ley, y se pas6 sobre sus termi-
cpresas disposiciones, es obvio y evidence que, lo que
absolutamente nulo y baldio; y que, el dictamen de
lias, que segfn 61 mismo lo dice, es completeo e indis-
tra orientaci6n de los Tribunales de Justicia", es un
#zo de papel, que no merece fe ni cr6dito de ninguna
tro del process que se tramita.


Esta d:
nada en el
miento.
El exp(
liber6 con
informed col
"visible" er
es que el t
estuviere c(
donde hay
usados".
El juea
necesarios,
los cit6 pal

Don Jt
61 solo, el d
"detenidam
nimiento d
forme a su
Entone
nantes y e
se hizo, esi
don Juan I
pensable p
simple ped
especie, de:






- 35 -


Para lo que si sirve el dictamen de Elias Morales, es para con-
tribuir a la purificaci6n mayor, de la causa que se instruye con-
tra dofla Lily Aguirre de Brewer, ya que, con su deliberado pro-
p6sito de perjudicarla, su inocencia se hace mAs palpable y evi-
dente, dentro del crisol de la amplia discusi6n de su caso.
Llama much mi atenci6n, el defecto mecicco del acento
de la 1, con que estA escrito "Elias", en el encabezamiento de su
dictAmen. Es el mismo defecto que ya anote en el dictAmen del
tercero en discordia senior Mir6n y, el mismo que se aprecia en
los escritos del Ministerio Pblico.
Don Elias, con un empeflo digno de mejor causa, no se con-
tenta con Uenar su cometido, respect de los cuatro trajes que la
Sala le encarg6 circunscribirse, sino que se sale de sus atribucio-
nes y examine y califica todos los otros trajes, ya en su condicl6n
del mayor o menor uso que hayan tcnido, ya en la calidad y clase
de sus telas, ya en sus precious o valores, terminando, para mayor
honra y prestigio suyos, con revelar, a los seflores Magistrados, la
intencl6n que tuvo su duefia, al adherirles sobaqueras a algunos
de ellos. Bien hicieron, pues, los seflores Magistrados, en llamar
en su auxilio, a quien es capaz de adivinar los pensamientos y las
intenciones; y, con estas calidades, no es falta de modestia del
autor del dictAmen, al expresar que "lo emitia complete, porque
lo estimaba INDISPENSABLE, para la mejor orientaci6n de los
Tribunales de Justicia".
Para terminar, deseo transcribir el fltimo pArrafo del dictA-
men de Morales. Dice asi:
"Creo tambi6n de mi cometido, manifestar que, en
los traces nImeros tres, cuatro, cinco y seis, encontr6 al-
gunos pedazos de sobaqueras muy usadas, adheridas a
estos traces nuevos, malamente, y que en mi concept,
tales aditamentos fueron sobrepuestos con el prop6sito
de dar a vestidos completamente nuevos, la apariencia
de usados. Fundo esta opinion en el hecho de que no
puede concebirse que haya dama que use un traje de
baile, llevando pedazos de sobaquera tan usados y tan
suclos".
81 dofla Lily Aguirre de Brewer, no tiene el honor de conocer,
ni de haber oido nombrar jamAs, a don Juan Elias Morales, no es
possible concebir que naciera de 61, ese empeflo en procurar su
condena, ni, menos atn, de pretender lastimarla con frases cho-
carreras y palabras vulgares y ordinarias.
El estilo y la redacci6n, son bien conocidos y, el defecto me-
canico que notamos en los acentos puestos sobre las les, ya no






-36 -


nos sirve p4ra nada, porque el epilogo del dictamen del tercero,
supera, y cqloca mejor, los acentos y los puntos sobre las ies.


Ahora
evidencia d
sefiores Ma
de los dict9
teza de eci
Las ley
mar, como
discordia;
calificar la
lo y rechaz
En ma
verdad hec
tal verdad.
rechazar, s
Lo ant
Penales, q




La ca
nos de los
do estrecl
mar a un
del process
Si se
procedenc
timarse
dictamen
causa pue


1
I
I
;1


a, pues, de dofia Lily Aguirre de Brewer, esta en ma-
sefiores Magistrados, cuyos claros criterios no ha podi-
lr la acusaci6n, con la prueba forzada e illegal, de lla-
tercer expert, que no tenia hueco ni lugar dentro
1.
Wuiere estimar lo impossible dentro de la ley, o sea la
a del dictamen del expert tercero, puede tambi6n es-
porque hay libertad legal para' ello la parcialidad del
:endido por 6ste, y la ninguna f6 de verdad, que en la
Le merecer.


No hay ningfn molde hecho, en que la Sala, fatalmente, ten-
ga que di tar una resoluci6n.


Los sS
del tercel
dictar la

Ese
pero los i
lavarse la
conciencii


ores Magistrados pueden hacer a un lado, el dictdmen
b, despu6s de la calificaci6n que hagan del mismo, y
;entencia absolutoria que corresponde.

.ctmen, es la plebe, que pide el castigo para el just;
efiores Magistrados no son los pilatos, que habrdn de
manos y dictar la sentencia que no cabe dentro de sus
,s.


ien; ante las razones que deja expuestas, y ante la
las cosas que aparecen de manifesto en la causa, los
istrados tienen libre su criterio para escoger, dentro
efies de los tres experts, el que les inspire mayor cer-
nimidad.
s civiles, sujetan el criterio del juez, a efecto de esti-
la palabra legal, la emitida por el expert tercero en
ero, en material penal, se deja al juez la facultad de
f6 del juicio pericial y, de consiguiente, para aceptar-
trlo.
eria civil, la palabra de los experts constitute una
a, que el juez tiene necesariamente que aceptar como
En material criminal, los jueces tienen la facultad de
asi les parece, el dictamen pericial.
!rior, se express en el Articulo 608 del C6digo de Pr.
e a la letra dice asi:

"La f6 del juicio pericial, Incluso el cotejo de letras,
ra calificada por el tribunal, segfn las circunstancias".





-37 -


Tengo fe, en la libertad de criteria de los sefiores Magistra-
dos, porque son jurisconsultos y abogados distinguidos, que han
jurado por su honor defender el Derecho y la Justicia. La intriga
y la malevolencia, no podrA Uegar hasta ellos, porque su puesto
es muy alto, para que los alcancen las bajas pasiones.
Entro ahora, al studio y analisis, de la sentencia dictada en
primer instancia, por medio de la cual, el juez, previa considera-
ci6n, de que la responsabilidad de la procesada, quedaba reduci-
da a dos trajes unicamente, los dos que ella declar6 desde un
principio que trala para obseqularlos mAs los diecisiete cubier-
tos de metal, le impone la pena de seis meses de prisi6n, mas el
comiso de todos los objetos que traia en su valija.
Esa sentencia, es arbitraria e injusta porque, dado el valor de
esos dos trajes, mas el de los cubiertos de metal, cuyo valor no
Ulega a diez quetzales, segun determinaci6n de los tres experts
valuadores, la pena procedente, segun el Inciso 19 del Articulo 296
del C6digo de Aduanas, es una multa, equivalent al double del
valor de las mercaderias material del contrabando, y no la de pri-
si6n, como reza la sentencia.
El expert valuador, tercero en discordia, sefior Miguel Angel
Mir6n, atribuy6 los siguientes valores a esos objetos:
Traje N9 5 (color verde) . Q 3.50
Traje N9 10 (color plomo) . 4.00
Cubiertos de metal . ... 1.80

Suma . Q 9.30
Ahora bien; el juez, para poder complacer los deseos de la
parte acusadora, de imponer pena de prisi6n a la sefiora Brewer,
sum6 al "valor" de las mercaderias, los "cargos" que a 6stas corres-
ponden, como lo son, las sumas pagadas por fletes maritimos y
terrestres, derechos consulares, derechos de importaci6n, etc., etc.,
todos los cuales "cargos", sumados al "valor" de 6stas, no dan el
valor de las mismas, sino que su "precio de costo, como expresa-
mente lo consigna en su cuadro, anexo al dictimen, el expert
tercero en discordia.
La Ley de Aduanas, al sefialar las penas que se impondrAn a
los reos de contrabando, toma en consideraci6n, para graduar ta-
les penas, "el valor" de las mercaderias objeto del delito, y no "el
precio" de las mismas. De consiguiente, la sentencia de primer
instancia, que se funda en "el precio", y no en "el valor" de las
mercancias, que estima objeto de contrabando, es una sentencia
injusta, que pugna contra lo que clara y expresamente, establece
la ley.







Y, no V
terpretaci6i
puede cabe
"valor", y 1
Cualqul
ti6n, seria
tenida en e

no
de
fii

No cab
da en la r
sustituirse
Pero, sl
taci6n", se
bernativo 3
VIII, del 3


ri
d
p
y
c
gl




1

.c


t


38 -

lede creerse que la cuesti6n es obscura, o sujeta a in-
,porque las palabras de la ley son textuales, y no
Sinterpretaci6n ni confusion, entire lo que significa
que significa "precio".

ra interpretaci6n que se pretendiera dar a esta cues-
legal, porque iria contra la determinaci6n legal, con-
Articulo XII del Decreto 1928, que a la letra dice asi:
"Las palabras de la ley se entenderAn en su sentido
tural y obvio, de acuerdo con el Dicionario de la Aca-
nia Espafiola; pero, cuando el legislator las haya de-
ldo expresamente, se les dar. su significado legal".

pues; interpreterr", que la palabra "valor", conteni-
dacci6n del Artlculo 295 del C6digo de Aduanas, deba
entenderse por "precio".

apesar de esta prohibici6n de la ley, sobre "interpre-
Jeseare seguir "interpretando", ahi esta el Decreto Gu-
Amero 1455 (Diario de Centro America. No. 71. Tomb
de Octubre de 1933) que literalmente dice asi:

"JORGE UBICO, Presidente de la RIeplblica, Conside-
ndo: que la prActica ha venido demostrando la necesidad
determinar en el Arancel de Aduanas vigente, la base
ra la aplicaci6n de las tasas de Derechos Consulares
aforos "ad valorem", PORI TANTO: en uso de las fa-
Itades que confiere al Poder Ejecutivo, el Decreto le-
lativo N9 1819, DECRETA: Articulo 19-Se adiciona el
ancel de Aduanas con la siguiente regla general de
2licaci6n:
"REGLA VEINTIOCHO.-Cuando la base para la apli-
ici6n de los aforos "ad valorem" contenidos en esta
!y, no este determinada expresamente, 6stos se aplicarAn
ibre el valor neto de la mercancia.
"Si las autoridades aduanales lo estiman convenien-
>, podrAn exigir de los importadores, la, presentacl6n de
ztdlogos y demAs documents que comprueben la exac-
tud de los valores declarados, o bien, recurrir al dicta-
Len de experts en la forma que determine el Regla-
Lento General de Aduanas.
"Articulo 29-Se amplia, adicionAndolo en la forma
Lie en seguida se epresa, el pArrafo 19 del Articulo 59 del
ecreto Legislativo Nmuero 1588.





- 39 -


"La base para este cobro, que actualmente es de 4%
"ad valorem", conforme Decreto Gubernaivo Namero
1240, sera el valor principal neto de la mercancia, rds
el costo del embalaje, cuando no estipule lo contrario la
present ley, excluyendo los pagos de transported, comt-
siones, intereses, seguros, portes y cualquier otro gasto.
"Este decreto entrarA en vigor al dia siguiente de su
publicaci6n en el Diarlo Oficial....................."
La ley transcrita, fija el criterio para la aplicaci6n de los afo-
ros del Arancel, que dependent del "valor" de las mercanclas; y
preceptua que, tales aforos, recaen sobre el "valor neto o de ca-
tAlogo"; es decir, el costo de principal, excluyendo los gastos de
transport, comisiones, interests, seguros, portes, y cualquier otro
gasto.
En el ramo de Aduanas, no existed ninguna disposici6n que
defina el concept de "valor", por lo cual debera entenderse que,
en todo el cuerpo juridico aduanero, se emplea el t6rmino con-
sistentemente, en el mnico sentido en que lo defini6 el legislator.
La sentencia de primer instancia, pues, en que el juez con-
traria ostensiblemente, la disposici6n del Decreto Gubernativo
Numero 1455, que acabo de transcribir, afladlendo al "valor" de
las mercancias, los cargos de fletes maritimos y terrestres, segu-
ros, derechos de importaci6n, y demAs gastos, cae por su base, y
se hace insostenible al anAlisis de la raz6n y de la ley.
Pero, si apesar de lo alegado, alguna duda cupiere todavia,
esa duda queda desvanecida en lo absolute, por medio del aforismo
Juridico de que, "en caso de duda, debe estarse por lo que favorece
al reo y no por lo que le perjudica". (Art. XV Dto. 1928).
Hay afn mAs; el propio juez que dict6 la sentencia de prime-
ra instancia, fij6 la cauci6n, para la excarcelaci6n bajo fianza de
la detenida, con base del dictAmen presentado por el expert va-
luador tercero en discordia, por lo que correspondia a los "valo-
res netos" de las mercancias, y no sobre su "precio de costo".
En esta ocasi6n, la ley fue respetada; al dictarse la sentencia,
fue olvidada la ley.
Analizada esta cuesti6n, en la form que queda dicho, se pal-
pa la necesidad legal, de reformer y rectificar la sentencia del juez,
en el sentido de que, la pena que debe imponerse a dofla Lily Agui-
rre de Brewer, por el dellto de traer en su equipaje, dos trajes
para obsequio de sus famillares y unos cuantos cubiertos adquiri-
dos en las tiendas de "Five & Ten" (cinco y diez centavos) de los
Estados Unidos, es la de una multa equivalent al double del valor





- 40 -


de esos obj ;os, o sea la cantidad de Q18.60, de conformidad con
el Inciso 19 el Articulo 295 del C6digo de Aduanas.
Pero, co no despues de proferida la sentencia de primera ins-
tancia, se p acticaron otras diligencias de prueba, en virtud del
"auto para nejor fallar" que dict6 la Sala, se hace necesario es-
tudiar tales: diligencias, a efecto de observer qu6 valor tienen, y
qu6 es lo qie prueban.
Esas dil gencias, son dos: a) Dictamen del expert tercero en
discordia, s fior Juan Elias Morales, al que ya me refer al princi-
pio de este legato; y b) Ampliaci6n de la declaraci6n indagatoria
de la sefior Brewer, a efecto que determinara el color y demAs
condiciones de los trajes nuevos, que tria para obsequiar.



Respect al dictamen del expert, tercero en discordia, senior
Morales, cr o haber dejado establecido y probado, la nulidad ab-
soluta de q e adolece; y, de consiguiente, su inutilidad en la cau-
sa; pero, s oniendo aunque sin concederlo que el dictAmen
del tercero senior Morales, no adoleciere de ningfn vicio, y que,
hubiere di aminado en virtud de una maniflesta discordia entire
los otros d s experts, ni afn asi, serviria tal dictamen, para po-
der supone y fundamental una sentencia condenatoria.
En efe to: el dictamen del tercero en discordia, concretAndolo
a los cuatr puntos que le sefial6 la Sala, para emitir dictamen,
hace varia lnicamente, en lo que respect al punto SEPTIMO, o
sea el traj identificado en el s6ptimo lugar, el dictamen de los
experts T chler y Tarrag6, que ya tengo analizado en mi alegato
de primers instancia.
Y, esa' variaci6n, respect del traje nfmero siete, de tercio-
pelo color topo, se destruye con las declaraciones de los testigos
sefiora do a Elisa Hall de Asturias, sefiora dofia Margarita Lain-
fiesta de Cadavid, y sefiorita Carmen Llerena, al igual que se des-
truyeron 1 s puntos nfnieros ocho y once, que se referian a los
trajes quei les correspondent estos nfimeros, porque, esas testigos,
ceclararo4 que habian visto a dofia Lily Aguirre de Brewer, antes
de su viaj a los Estados Unidos, llevando y usando tales tres tra-
jes, inclus ve el de terciopelo color topo, que don Elias Morales di-
ce que es uevo, y que los experts Tischler y Tarrag6 habian ca-
lificado c imo usado.
La pr eba testimonial es plena, porque tres testigos, id6neos
y contest s, como lo son las tres sefioras nombradas, declararon
constarles que, dofia Lily Aguirre de Brewer, usaba y llevaba, an-





- 41 -


tes de emprender su viaje a Estados Unidos, ese traje de tercio-
pelo, color topo, que figure en el acta de identificaci6n con el nl-
mero siete; y, esas tres testigos, despues de haber declarado tal
cosa, pudieron reconocer el mismo traje, entire los doce trajes que
suministr6 el Ministerio Pablico, en el moment de prestar sus de-
claraciones. Articulo 573 de Pr. Penales.
Tenemos, pues, que, aunque de la diligencia pericial practi-
cada por los experts Tischler y Tarrag6, se desprende que, de los
trajes que traia dofia Lily, los marcados con los nlmeros 5, 8, 10
y 11 son nuevos; y que, segun el expert tercero en discordia, esos
cuatro tajes, mas el nimero 7, tienen esta calidad, tres de esos
traces son usados por dofia Lily Aguirre de Brewer, porque las
testigos declaran que se los han visto puestos en diferentes opor-
tunidades. Esos trajes, son los nfimeros 7, 8 y 11.
Y, no podrA pretenderse que la prueba pericial supere, en es-
te caso, a la testimonial, en eficacia de verdad, porque, la pericial,
versa sobre hechos negatives, y la testimonial sobre hechos po-
sitivos.
Aquella, tiende a afirmar que, tales o cuales trajes son nue-
vos, en virtud de que los experts "no les han encontrado seftales
de uso", lo cual, 16gicamente, no excluye, que los trajes hayan
podido ser usados.
La prueba testimonial, arroja mis certeza de lo que afirma,
porque expresa haber visto a la sefiora duefia de los traces, usdn-
dolos y Ilevandolos.
Ante la 16gica, pues, la prueba pericial rendida, tiene necesa-
riamente que ceder su puesto, a la prueba testimonial producida;
y, ante el Derecho, tambin se cede ese puesto, no solamente por-
que el Derecho descansa en la raz6n y en la 16gica, cuanto porque,
la prueba testimonial rendida en la forma que se produjo, es una
prueba plena, de que se ha dicho verdad; en tanto que la pericial,
no envuelve una verdad en el juicio, sino que una mera orienta-
ci6n para el juez, a quien le queda expedite el derecho porque
tiene facultad para ello de calificarla y aceptarla o no acep-
tarla. Articulos 573 y 608 del C6digo de Procedimientos Penales.
Pero, si alguna dificultad hubiere en tal selecci6n de pruebas
-que no la hay-vuelvo a recorder a la Sala, el aforismo de De-
recho, en que esta calcada nuestra legislaci6n penal, de que, "En
caso de duda, debe estarse a lo que favorece al reo, y no por lo
que le perjudica".
Analizado como queda expuesto, la novedad que pudiera ha-
ber acarreado al process, el dictamen del expert tercero en dis-






42 -

cordla, sefi Elias Morales, paso ahora a examiner el segundo
punto del uto para mejor fallar" proferido por la Sala, cual es,
la ampliaci de la declaraci6n indagatoria de ia sefiora Aguirre
de Brewer.
En tal iligencia, la sefiora de Brewer manifesto que, los tra-
jes que train consigo, para hacer obsequio a sus sobrinas, son los
trajes nmem os "5" y "10", del acta de identificaci6n, o sean: un
traje de ba e, color verde, de tafetAn, y otro de calle, compuesto
de dos piez s, color aplomado, con botones de metal blanco, de
lana y algo 6n mezclados.
Esta an pliaci6n de la declaraci6n indagatoria, ratifica la pri-
meramente prestada, y corrobora, con los demds elements de
prueba adu idos, cuales son los trajes que no constitulan los efec-
tos persona s de aquella sefiora.
Entonc pues, ni el dictamen del tercero, ni la ampliaci6n de
la declaraci n prestada al principio, por la sefiora de Brewer, alte-
ran, en na las constancias del process; y, asi, la sentencia que
ha de dict el Tribunal de Segunda Instancia, debe ser en el
sentido de ue, la sefiora Brewer, es responsible, inicamente, por
haber,intro ucido en su equipaje, dos trajes que no eran para su
uso, mas l1 cubiertos de metal, que la Ley de Aduanas excluye,
expresamen como "efectos personales"; y que, en esa virtud, y
dado el "v or", de tales objetos, que segin el expert valuador,
tercero en iscordia, monta a Q9.30, la sefiora Brewer no es acree-
dora a pe corporal, o de prisi6n, sino que, inicamente, a la
de Q18.60 multa.
Quedo sperando, de la honorabilidad y competencia, de los
sefiores M4 istrados, la sentencia just que corresponde, porque
tengo la s( uridad que, tal sentencia, ha de emanar de su recto
espiritu de usticia y de su esclarecido criterio, en los que no pe-
san las ini igas ni los recursos vedados por la 6tica professional,
que se esg imen a espaldas de la parte que pueda impugnarlos,
en inform es alegaciones "in voce".


Guate lala, 12 de Abril de 1934.


(f) C. Salazar h.










Sala 3a. de Apelaciones:


RE: CONTRABANDO: Lily Aguirre de Brewer.


Carlos Salazar hijo, defensor de la sefiora dofia Lily Aguirre de
Brewer, 3n el process que se tramita en su contra, por "Contraban-
do de Aduanas", muy atentamente vengo a referirme al "alegato
in extenso" presentado por el Representante del Ministerio Pfblico
con feeha 18 de Abril en curso.
Gran curiosidad tenia yo, de conocer el alegato "in extenso",
que habia ofrecido presentar el Representante del Ministerio Pt-
blico, despues que don Elias Morales, expert tercero en discordia,
hubiere emitido su dictamen; y, esa curiosidad, muy legitima, na-
cla del hecho, que me parecia impossible, de que pudiera demos-
trarse, con la ley en una mano, y con el process en la otra, que
dofia Lily Aguirre de Brewer, pudiere ser acreedora a pena cor-
poral.
Mi curiosidad esta colmada; y, mi juicio formado respect de
aquella imposibilidad, estA satisfecho y corroborado.
Los dos alegatos que presented en primer instancia, no mere-
cieron los honors de ser discutidos, aunque si se les otorgaron,
los de ser leidos por la Oficinaacusadora: cuyo hecho, 6ste fltimo,
lo demuestran ciertas frases consignadas entire comillas.
Al alegato presentado a esa Sala, le cupo igual suerte. Fue
presentado seis dias antes de que el Ministerio Ptblico presentara
el suyo, y no encuentro ninguna cuesti6n que se me rebata, nin-
gun punto que se me aclare, ni nada, en lo absolute, que me de
mdrgen a discutir doctrinariamente el caso; El silencio, debo re-
putarlo, como el testimonio mas fiel, de que tengo raz6n, y. de que
estoy en lo cierto, respect a todo lo que dejo analizado y estu-
diado en mis alegatos de defense.
Sin embargo, y Como en ausencia de razones juridicas, se co-
plan truncados ciertos pArrafos mios, y se me hacen decir ciertas
expresiones que jamAs he pensado, y menos proferido, me veo
obligado a referirme a esa pieza juridica del Ministerio Publico.
Las apreciaciones inexactas, asi como los pArrafos truncados
de mis alegatos, de que se vale la acusaci6n, no me van a obligar
a perder mi tiempo en hacer las obligadas rectificaciones, ya que





44 -

tengo la se uridad, de que los sefiores Magistrados habrdn leido
integros tal s pbrrafos.
Ahora ien; respect de los concepts que el Representante
del Ministe 'o PAblico expresa que oy6 de mis labios, debo declarar
que, en mi sentir, mi distinguido amigo, el Licenciado Martinez
Perales, de e de haber sufrido alguna equivocaci6n, porque tales
concepts, )o los he vertido yo.
El p6rt fo a que me refiero, dice textualmente asi:
"Sorprenden los arguments de la defense, que no
q iere que se juzgue de la misma manera a su client
q e le cubre buenos honorarios y le honra con su amis-
t porque ostenta los emblemas de la aristocracia, que
a a modest obrera que, por fuerza de las circunstancias
s pudo apropiar algin articulo sin valor en su opulen-
t residencia. Sorprenden tales concepts, porque yo he
o o en labios del defensor, palabras que manifiestan la
i tima convicci6n de culpabilidad de su patrocinada,
c ando quiso que se allanara a sufrir la pena, para evi-
t rle una prisi6n afrentosa, en la misma cArcel donde
rgan sus penas las demAs......"
Profu, da pena, me da la lectura de ese parrafo que se rema-
ta con pu tos suspensivos.
Lo de a modest obrera, no consta en mis alegatos ni en nin-
guno de s escritos; y, lo que se express haber oido de mis labios,
lo rechazo enfaticamente, por no ser exacto.
Dije que atribuia a un error, del Licdo. Martinez Perales,
el estimai que yo, le hubiera expresado algo, parecido siquiera, a
aquellos d nceptos; pero ademas de error, existe ligereza de su
parte, al onsignar tal cosa, aun en el supuesto de que 61 la con-
ceptuare erdad.


Con 11
parte, al i
mi client
y de mar
fendiendc
cuyo cas
que es el
Decli
de la se
no solam
principio,


expresado, se da la idea de una prevaricaci6n de mi
evelar, a la parte contraria, los pretendidos secrets de
, aunque esa revelaci6n fuera en el seno de la amistad
ra confidencial; y se me sefiala tambi6n, el estar de-
una causa que pugna contra mis intimas convicciones,
no entra en mi costumbre, ni en mis ideas sobre lo
deber professional.
ro que, ni un solo moment, he dudado de la inocencia
)ra Brewer, en el delito fiscal que se le imputa, porque,
inte me basta su palabra, cuando me refiri6 desde el
que en su equipaje traia solamente dos traces que no





- 45 -


eran para su uso, cuanto porque no se necesita ser expert ni pe
rito, para convencerse que, los nueve trajes restantes, son ya
usados.
Eritonces, pues, no hay tal que yo tuviera la intimaa convic-
ci6n de la culpabilidad de mi patrocinada", como atrevidamente
lo express el Representante del Ministerio Pfblico; y, si esto es
asi, no existe la raz6n ni el motive, para que yo hiciera tan ab-
surdas declaraciones.
Repito, que rechazo y contradigo esa imputaci6n que se me
hace, porque no es exacta.
Respect de "los emblemas de la aristocracia" y demAs "ar-
gumentos juridicos" de esta especie, de que se ocupa el alegato
"in extenso", solamente debo decir que, dofia Lily Aguirre de
Brewer, que honra a su patria en el extranje-o, dandola a cono-
cer, por medio de semanales articulos, en los peri6dicos y revis-
tas de importancia, sabe tambien de las aristtcracias del coraz6n,
Hevando el auxilio y el consuelo, a los hogares afligidos de sus
paisanos. Recuerdesele, si no, en tiempo de la epidemia de la
grippe, que nos azot6 hace afios, vestida de blanco, y con los emble-
mas de la Cruz Roja, en el brazo y en la frente, auxiliando en los
campamentos, por espacio de cuatro largos meses, a toda la infeliz
gente desamparada y necesitada, entire las cuales, seguramente,
se contaba la modest obrera a que se refiere el sefior Represen-
tante de los intereses fiscales.
Respect de que yo he afirmado, que mi distinguida y patrio-
ta defendida, acostumbra trasponer las fronteras de Europa y de
Estados Unidos, con un valioso bagaje de efectos personales, se
hace necesario retorcer much mis ideas, para que expresen el
concept que se les quiere dar.
Dije yo, frases parecidas, pero indicando que, tal sucedia, "en
anteriores dias", cuando la fortune de la familiar Aguirre Matheu,
le proporcionaba tales cosas; pero ahora, cuando dofa Lily Agui-
rre de Brewer se ve estrechada por la crisis, tiene que dedicarse al
traoajo, para tender, no solamente sus propias necesidades, sino
que tambien las de su marido, que enferm6 a consecuencia de
los gases asfixiantes de la guerra europea, a donde le llam6 su de-
ber de ciudadano americano.
Determinadas las anteriores cuestiones, que por su fondo
moral, no debia dejar pasar sin respuesta, debo terminar este tra-
bajo, ya que, el alegato "in extenso" a que me refiero, no me dA
]a oportunidad de una discusi6n doctrinaria o cientifica, en vis-
ta de que no plantea ninguna doctrine o punto legal discutible








Las pr
cieron la a
se pretendii
rendida; nO
tada por la
ricial, prop
media de
clones, con
La par
para la enj
rales, cuyoq
la certeza
lanza a afi


46 -

ebas de descargo, producidas en la causa, no mere-
enci6n del Rrepresentante del Ministerio Pfblico; no
siquiera, impugnar o tachar la prueba testimonial
se refiri6, para nada, a la confesi6n calificada, pres-
efiora Brewer; y, menos, hace alusi6n a la prueba pe-
esta por la misma parte acusadora, respect de las
s trajes que juntamente con la prueba de presun-
ence de la inocencia de la seiora Brewer.
e acusadora, sostlene su pretension, de pena corporal
liciada, en los dictAmenes de los experts Mir6n y Mo-
dictamenes tampoco justifican tal pretension; y, en
e su carencia de elements de convicci6n en juicio, se
mar que yo, el defensor, he acusado a mi defendida.


Ruego nuy atentamente a la Sala, que se sirva mandar agre-
gar a la ca sa, el present memorial.


Guater*ala, 25 de Abril de 1934.


(f) C. Salazarh.



















-i




!











SENTENCIA DE LA SALA TERCERA




Sala Tercera de la Corte de Apelaciones: Guatemala, siete de
Mayo de mil novecientos treinta y cuatro.
Be examine en apelaci6n y con sus respectivos antecedentes,
la sentencia de fecha dies y nueve de febrero del corriente aflo,
por la que el Juez Quinto de Primera Instancia Departamental,
declare: 19 Que Lily Aguirre de Brewer es autora del delito de
Contrabando a la Hacienda Pfblica en el Ramo de Aduanas, por
cuya infracci6n legal con base del valor dado a las mercanclas
material del delito, le impone la pena de seis meses de arrest ma-
yor, conmutable en su totalidad a raz6n de tres quetzales diaries;
29-Decreta el comiso de dichas mercaderlas y de todas las de-
. ms contenidas en la valija en donde se encontraron; asimismo
hace las declaraciones relatives al lugar del cumplimiento de la
condena, reposici6n del papel empleado en el process y responsa-
bilidades civiles provenientes del delito.
Las generals de la encausada aparecen consignadas en el
preambulo de la sentencia de merito y el hecho que origin6 el
procedimiento es el siguiente: que el dia trece de noviembre del
aflo pr6ximo pasado, el Administrador de la Aduana Central, di6
parte al Juez Segundo de Paz, que en el equipaje de dofla Lily
Aguirre de Brewer, se encontraron varias mercaderias nuevas y
que de conformidad con el Art6culo 245 del C6digo de Aduanas
y decreto niumero 1314, este hecho constitute delito, por lo que la
pone a disposici6n del mencionado funcionario, quien mand6 ins-
truir la averiguaci6n correspondiente.
Examinado don Antonio Reyes Zamora, Administrador de
Aduanas, expuso: que la sefora Aguirre de Brewer, al venir de
los Estados Unidos de Norte America, declar6 una valija de su
equipaje como de efectos personales, en la cual el vista Luis Flo-
res y el Revisor Rafael Monge, encontraron algunos vestidos nue-
vos; que posteriormente se practice nuevo registro en presencia
de la seflora de Brewer, hecho que establece la comisi6n de un de-
Uto; en su declaraci6n consigna el nimero de las p6llzas que am-
paraban los objetos traidos por la procesada, agregando que ex-
traoflcialmente habia sabido que dicha seflora, talvez por olvido





- 48 -


de los empl ados de la Aduana de Puerto Barrios, habia llevado el
bail y vali que decia contener efectos personales, al Hotel en
donde se h pedara.
Examin do el vista Jose Luls Flores, dijo: que el dia seis de
noviembre el afio pasado, en desempefio de su empleo de vista
de la adua a, revis6 unas cajas de mercaderias que traia dofia
Lily Aguirr, de Brewer amparadas en una p6liza de a bordo, en-
contr6 un i estido que en vez de ser de seda pura era de seda ar-
tificial; qui al registrar una valija y un bail, declarados como
efectos de iso personal de la sefiora de Brewer, encontr6 tomo
catorce o q since vestidos nuevos, unas pantuflas y unos cubiertos,
lo cual pus en conocimiento de sus superiores. El Revisor quinto
de la Adua a Central Rafael Monge, la sefiorita Ester Contreras y
don Eduar o L6pez, corroboraron lo expuesto en la declaraci6n
narrada an eriormente. Indagada la reo, dijo que entire su equi-
paje traia os vestidos nuevos para obsequiarlos y los dembs usa-
dos, que es a ropa consiste en unos nueve vestidos poco mas o
menos par su uso personal; que ademrs traia unas pantuflas ya
usadas, cu tro cubiertos compuestos de cucharas, tenedor, cuchi-
11o y cucha itas y un cuchillo para pelar frutas. El Juez instructor
de las pri ueras diligencias, no encontrando m6rito suficiente para .
que contain ara detenida la procesada, la mand6 poner en libertad
sujeta a re ultas, con fecha quince de noviembre del afio pr6ximo
anterior. Iecibidas las diligencias en primera instancia, se orden6
practicar odas aquellas necesarias para el esclarecimiento del
hecho y a ercibirse al Juez de Paz por haberse excedido en sus
atribucione ordenando la libertad de la rea. Obran en autos una
certificaci del acta levantada en la Aduana Central y unas
facturas c nsulares, comerciales y p6lizas de importaci6n. Eleva-
da a su es ado piblico la present causa, se tuvo como defensor
de la ause te al Licenciado Carlos Salazar hijo, a cuya solicitud
se abri6 el process a prueba por el termino de veinte dias, duran-
te el cual, los experts sefiores Juan Tarrag6 y Otto Tischler re-
visaron en presencia del Procurador de la Naci6n y del Licenciado
defensor, ]a mercaderia incautada, resultando ser once vestidos,
unas pant flas y unos cubiertos, procediendo a indicar cuales ves-
tidos se e contraban nuevos y cuales usados. Examinadas las
testigos E sa Hall de Asturias, Carmen Llerena Ziri6n y Margot
Lainfiesta declararon de conformidad con interrogatorio propues-
to por la lefensa y en ese acto reconocieron como de la propie-
dad de la rocesada various vestidos de los que contenia la valija
que le fu incautada, por haberselos visto puestos en varias oca-
siones.
Marg rita Barraza y Maximiliana Chfa, nuevos experts
nombradot emitieron un dictamen detallado que obra a folios 77





- 49 -


y 83 de los autos y contestaron a un interrogatorio propuesto por
el Ministerio Piblico, respect a las medidas seflaladas en sus in-
informes. Para valorar las mercaderias tantas veces mencionadas
se nombr6 como experts a los seftores Bruno Matzdorff y Guiller-
mo Toruflo, dAndoles el primero el valor de cincuenta y nueve quet-
zales noventa y seis centavos, y el segundo de cuarenta y ocho
quetzales noventa centavos.
Los testigos Rafael Monge, Jose Luis Flores y Carlos Saravia
M., contestaron de conformidad con el interrogatorio que obra al
folio ochenta de la causa. Vencido el termino de prueba se corrie-
ron los traslados finales con el Ministerio Piblico y el defensor,
quien present un extenso alegato en favor de su defendida. Pa
ra mejor fallar se practicaron varias diligencias, entire ellas, el ex-
perto tercero en discordia don Miguel Angel Mir6n, emiti6 su in-
forme de valorizaci6n de la mercaderia incautada, a la que le da
el valor principal, pesos en kilogramos, valor del transport ma-
ritimo y terrestre, derechos consulares, valor de la mercaderia
puesta en Barrios y valor puesta en la Aduana Central, el aforo
correspondiente, los derechos de importaci6n y por l1timo el pre-
cio cost de la mercaderia, siendo por total de valor principal cua-
renta quetzales, cincuenta y cinco centavos y el precio cost cien
quetzales, cuarenta y siete centavos. Nombrada dofa Hortensia
Guzman de Serra, expert tercero en discordia, por las diferencias
habidas entire Maximiliana Chua y Margartia Barraza, emiti6 su
dictamen que obra al folio 134 del process.
Con fecha doce de febrero del corriente aflo el Jefe de la Po-
licia de Investigaci6n, puso a dlsposici6n del Juez 5o. de la la. Ins-
tancia a la enjuiciada, quien con el mrrito de lo actuado orden6
su prisi6n y en la misma fecha se concedi6 su excarcelaci6n bajo
la fianza de novecientos quetztles que fueron depositados en la
Receptoria General. Llenados los requisitos de ley, se lamaron
nucvamente autos a la vista y se dict6 el fallo que ahora se examine.
Esta Instancia se tramit6 con audiencias al seflor Represen-
tante del Ministerio Puiblico y a los sefiores Fiscal y Procurador
de este Tribunal. El primero pidi6 se condenara a la enjuiciada a
sufrir la pena de dos afios de prisi6n correccional aumentada en
una tercera parte; el segundo no emiti6 dictamen definitive con-
cretandose a pedir que se practicara la diligencia solicitada por el
Ministerio Publico; y el Procurador pidi6 que se reformara la
sentencia aplicandole a la reo la pena sefalada por el inciso Pri-
me'ro del Articulo 295 del C6digo de Aduanas. Para mejor fallar,
este Tribunal en resoluci6n de fecha cinco de abril pr6ximo pa-
sado, orden6 la practice de las siguientes diligencias: a) Que el
expect tercero en discordia don Juan Elias Morales, resolviera las
contradicciones en que incurren los peritos Tischler y Tarrag6 en





- 50 -


los puntos 9, 59, 79 y 89 de su dictimen; y f) que la proce-
sada ampli ra su indagatoria indicando el color y demas circuns-
tancias de s trajes nuevos que traia para obsequiar. Juan Elias
Morales m' ifest6 en su dictAmen lo siguiente: que el traAe nu-
mero uno los nAmeros cinco, siete y ocho, nuevos. Ademas
asegur6 qu los demAs trajes, sobre los que no se le pidi6 dicta-
men, eran ompletamente nuevos. La encausada ampli6 su inda-
gatoria en I sentido de qle los vestidos nuevos que trajo dentro
de su equi je, son dos, uno verde y otro negro. El defensor Li-
cenciado C rlos Salazar hijo, present un alegato in-extenso.
CONSJI ERANDO: Que con las declaraciones de los sefiores
Antonio Re es Zamora, Jose Luis Flores, Rafael Monge, Ester Con-
treras y Ec ardo L6pez; con la propia y expontanea confesidn de
la enjuicia a y'el m6rito arrojado por el acta suscrita ante el Ad-
ministrado de la Aduana Central el trece de noviembre del afio
pasado, se .omprob6 plenamente la preexistencia de la infracci6n
delictuosa jue se imputa a la sefiora Aguirre de Brewer, la cual
consiste ert haber tratado de introducir al pals, llbres de dere-
chos y den ro de su equipaje, mercaderias que no estan compren-
didas dentlo de las excenciones determinadas por el Articulo 227,
del C6digo e Aduanas. Al tenor del Articulo lo., del Decreto Gu-
bernativo 314, esa infracci6n es penada con multa, exceptuan-
dose el ca de que el culpable se dedique al comercio, pues en
tal event ebe penarsele conio culpable del delito de contraban-
do, definid por el inciso 26 del Articulo 294 del C6digo de Adua-
nas. Habl ndose demostrado en autos que la procesada se de-
dica al coi ercio segan lo confess en su declaratoria indagatoria,
no ofrece inguna duda el hecho de su culpabilidad. Artos. ci-
tados y 341 C6d. de Aduanas, 259, 570. 571, 573 y 609 de P. P.
CONSI ERANDO: que para poder determinar la pena im-
ponible es reciso investigar los resultados que arrojan las prue-
bas con r pecto a los siguientes extremes: a) Cuales de los ar-
ticulos inc utados a la enjuiciada no estan comprendidos dentro
de las exc nciones del artlculo 227 del C6digo de Aduanas y b)
CuAl es el alor de tales mercancias.
Con r pecto a la primera cuesti6n, debe atenderse a los dic-
tAmenes los experts Juan Tarrag6 y Otto Tischler, a las de-
,laracione de las sefioras Elisa Hall de Asturias y Margot Lain-
fiesta de adavid y seflorita Carmen Llerena Ziri6n, y a lo mani-
festado e esta instancia por el perito tercero en discordia Juan
Elias Mor les, con relaci6n a los puntos concretos que se some-
tieron a s dictamen. Artos. 570, 573 y 574 de P. P.
Las p ebas apuntadas versan sobre si los trajes decomisados
son nuevo o usados y siguiendo el orden del acta pericial de once





- 51 -


de diclembre de mil novecientos treinta y tres, permiten deducir
las conclusions siguientes: A) Que el traje designado con el nt-
mero uno (1) es usado (dictimen del tercero en discordia y decla-
raciones de las testigos). B) Que el traje nlmero dos (2) es tam-
bi6n usado (dictimen de los experts Tischler y Tarrag6). C) El
ndmero tres (3) es igualmente usado, segun los experts citados y
declaraciones de la seflora Hall de Asturias y sefiorita Llerena Zi-
ri6n. No se toma en cuenta lo manifestado a este respect por
el tercero en discordia, porque no se someti6 ese punto a su dic-
tAmen. D) El numero cuatro (4) tambi6n es usado, segun dictA-
men pericial. E) El n1umero cinco (5) es nuevo segin el dictAmen
del tercero en discordia y seg6n la confesi6n de la procesada. El
expert valuador, tercero en discordia, Miguel Angel Mir6n, le di
los siguientes valores: Principal, Q3.50, (tres quetzales cincuenta
centavos); puesto en la Aduana Central, Q4.12 (cuatro quetza-
les, doce centavos), y precio costo con inclusion de derechos de
importaci6n, Q10.12, (diez quetzales, doce centavos). F) El nAme-
ro seis (6) es usado de acuerdo con los experts Tischler y Ta-
rrag6 G) El numero siete (7) es nuevo, segun dictAmen del ex-
perto tercero en discordia; pero usado segun las deposiciones de
las tries testigos antes nombradas. Debiendose aceptar la prueba
testimonial como mAs concluyente y satisfactoria. (Artos. 573 y
608 de P. P.) H) Con el numero ocho (8) ocurre exactamente lo
mismo que con los anteriores, aceptAndose la prueba en identica
forma. Artos 573 y 608 de P. P I) El nmuero nueve (9) es usa-
do segun manifestaci6n de las testigos y dictimen Tischler-Tarra-
g6. J) 71 numero dies (19) es nuevo segun dictamen Tischler-
Tarrag6 y la propia confesi6n de la sindicaaa, habiendosele desig-
nado los siguientes valores: Principal, Q4.00, cuatro quetzales;
puesto en la Aduana Central, Q4.49, (cuatro quetzales, cuarenta
y nueve centavos; y precio de cost con inclusion de derechos de
importaci6n Q7.01, (siete quetzales, un centavo). K) El numero
once (11) es usado segun las testigos y nuevo seg6n los peritos
Tischler y Tarrag6 y este Tribunal aprecia tal contradicci6n en
la misma form que lo hizo en los puntos G) y H). Artos 573 y
608 de P. P. L) Con relaci6n a tm servicio de cubiertos, que no
estan incluidos en las excenciones de ley, el expert valuador le
asign6 los siguientes valores: Principal, Q1.80, (un quetzal ochen-
ta centavos); puesto en la Aduana Central, Q2.57, (dos quetzales
cincuenta y slete centavos) y precio de cost, incluyendo derechos,
Q5.45 (cinco quetzales cuarenta y cinco centavos); LL) un par
pantuiflas de fieltro de algod6n con suela de tela ahulada, fueron
apreciadas como usadas por los experts Tischler y Tarrag6.
Que en consecuencia, el dictamen del Tercero en discordia,
s61o dcbe apreciarse en derecho en cuanto a los puntos 19, 59 79 y





52 -

89, que est Tribunal estim6 necesario someter a su consideraci6n,
en relaci6 al discentimiento de los experts Tischler y Tarrag6, y
en lo que esta probado de manera concluyente, pues si bien es
cierto, quell dicho dictamen fu6 extendido a todos los puntos del
acta ya re acionada, tambi6n lo es que su opinion con respect
a los dem s dictAmenes parciales que integran dicha diligencia,
no le fu6 p dida en el auto para mejor fallar, por ser innecesario,
ya que se express clara y terminantemente el objeto del infor-
me o dicta en. Artos. citados, 364 y 377 de P. P.
CONSI ERANDO: Que con respect al dictamen de la expert
seflora doi Htortensia Guzman de Serra, nada concluyente puede
apreciarse, ya que se admit la posibilidad de que aun teniendo los
trajes, obj tos del delito, diferentes medidas, pueden servir para
una mism persona, por cuanto que cuando se compran hechos,
nunca est a la media exacta de la compradora, debi6ndose .en
consecuen ia estarse a los dictamenes y testimonios ya apreciados.
Artos. cita os y 366 de P. P.
CONS PERANDO: Que por otra parte con las deposiciones de
Rafael M9 ge, Jos6 Luis Flores y Carlos Saravia, no se modific6
la prueba estimonial ya apreciada y los dictamenes periciales de
que se ha 'echo merito, por cuanto que sus afirmaciones s61o in-
ducen gra sospecha en contra de la confesante. Artos. 615 P. P.;
que estim ndose s61o lo probado plenamente, para la aplicaci6n
de la pen que en ley procede imponer a la sindicada, se deduce
en definite va que: los vestidos afectos al pago de los derechos
aduanales son los dos marcados en el acta que los clasific6 con
los nimer s cinco y diez respectivamente y un servicio de cubier-
tos, que s gln el expertaje que corresponde, hace la suma de vein-
tid6s que ales cincuenta y ocho centavos de la misma clase de
moneda, Iue en consecuencia la pena de seis meses de arrest
mayor im uesta por el Juez de la, causa, sin circunstancias que
la modifi uen, asi como las demAs penas accesorias, se encuen-
tran ajus adas a la ley. Artos. 295 y 296 C6digo de Aduanas y 76
C6digo P al.
POR 'ANTO: Esta Sala, con fundamento en las leyes citadas
y en lo q disponen los Artos. 228, 303, 304, 310, 346 C6d. de Adua-
nas; 11, 7, 29, 33, 44, 63, 65, 66 y 95 C6digo Penal; 654, 671, 726,
727, 728, 29, 735 y 736 de P. P.; 227 y 233 Dto. Leg. 1928, Confirma
en todas ;us parties la sentencia recurrida.
Notif quese y como corresponde devuelvanse los antecedentes.

(ff) afael Nuila. R. Reyes G. Teo. Diaz Medrano. Josd
P. Chdve.










Corte Suprema de Justicia.


Carlos Salazar hijo, abogado y defensor de la seflora dofia Li-
ly Aguirre de Brewer, de la manera mAs atenta vengo a sostener
y fundar el recurso de casaci6n promovido contra la sentencia
que dict6 la Sala Tercera de Apelaciones, con fecha 7 de mayo
anterior, en la causa que se instruye contra dicha seflora, por
"Contrabando en el Ramo de Aduanas".

La parte resolutiva de la sentencia, declara que, dofia Lily,
es responsible del delito de Contrabando de Aduanas, por cuya
infracci6n legal, en atenci6n al valor de las mercaderias material
del delito, le impone seis meses de arrest mayor, que debera ex-
tinguir en la Prisi6n de Mujeres, permitiendole conmutarla en su
totalidad, a raz6n de tres quetzales por dia.

Uno de los "Considerandos" de la Sala, dice que, "para poder
determinar la pena imponible, es precise investigar los resultados
que arrojan las pruebas, con respect a los siguientes extremes:
a) Cuales de los articulos incautados a la enjuiciada, no estAn
comprendidos dentro de las excenciones del Articulo 227 del C6digo
de Aduanas; y b) Cual es el valor de tales mencancias.

Expresa el mismo "Considerando" que, con las pruebas a que
hace referencia, se establece que, son usados, los trajes nmuneros
1, 2, 3, 4, 6, 7, 8, 9 y 11 del acta de identificaci6n de los mismos;
y que, son nuevos, los marcados con los nImeros 5 y 10 de la
misma acta; y que, con relaci6n al servicio de cubiertos, la ley
no los incluye dentro de los objetos excentos del pago de derechos.

Estudia el mismo "Considerando" lo dictaminado por el ex-
perto valuador, tercero en discordia, para valuar el servicio de
cubiertos y los dos trajes nuevos, y deja sentadas, como firmes,
las siguientes conclusions:

TRAJE No. 5:

Valor Principal: .......................... Q 3.50
Puesto en la Aduana Central: ............... 4.12
Precio de costo, con inclusi6n de derechos de
importaci6n .............................. 10.12





- 54 -


TRAJE No. 10:

Valor principal: ............................. Q 4.00
Puesto en la Aduana Central ................ 4.49
Precio de cost con inclusion de derechos de
importaci6n: ........... ................. 7.01

SERVICIO )E CUBIERTOS:
Valor principal: ........................... Q 1.80
Puestos en la Aduana Central: .............. 2.57
Precio de cost incluyendo derechos........... 5.45
En el ltimo "Considerando", la Sala express que, "para .la
aplicaci6n e la pena, que en ley procede imponer a la sindicada, se
deduce en efinitiva que, los vestidos afectos al pago de los dere-
chos adua les, son los dos marcados en el acta que los clasific6,
con los nw teros cinco y diez respectivamente, y un servicio de cu-
biertos que segfn el expertaje que corresponde, hace la suma de
Q22.58; y jue, en consecuencia, la pena de seis meses de arrest
mayor im lesta por el juez de la causa, sin circunstancias que
la modifiq en, asi como las dembs penas accesorias, se encuentra
ajustada a la ley.
La Sal al estudiar el asunto, y formular su sentencia, no
aplic6 las eyes que, en el escrito de interposici6n del recurso de
Casaci6n, s sefialan como violadas.
La Sal para aplicar la pena que corresponde a dofia Lily,
por haber ;raido en su equipaje esos dos trajes y ese servicio de
cubiertos, om6, como base, la cantidad de Q22.58 que es la suma
de los pre os de costo que, a tales objetos, atribuye el expert va-
luador; pe o la Ley de. Aduanas, para el efecto de regular la pena,
no stable e que esa graduaci6n se obtenga mediate el "precio"
de los obj tos, sino que, ordena, y claramente determine, que la
pena se gr dfie mediante el "valor" de los objetos.
El exp .rto valuador, sefial6 el valor principal de los objetos;
su cost e la Aduana Central, y su precio de cost; es decir, d6i
al juez, tri s elements diferentes.
Pero 1 ley, manda al juez que, de entire esos tres elements
que se le uministraron, tome, no el "precio", sino que el "valor"
de los obj ;os, para aplicar y graduar la pena Imponible.
Si la ala ,ubiera tor~ao el. "yalor" de los objetos atribuido
por el exp rto, hubiera acatado la ley.
Como m6 el "precio" atribuido a los mismos, viol6 e infrin-
g16 la ley, porque pas6 por sobre sus terminantes presbripciones,





- 55 -


Para hacer grafica esta cuestl6n, voy a plantearla, con los
elements que transcribe el "Considerando" de la Sala:

PRECIOUS DE COSTO:

Traje N9 5: ........................ Q 10.12
Traje N9 10: .......................... 7.01
Cubiertos: ............................ 5.45

8uma ............... Q 22.58

Este precio de costo, de Q22.58 fu6 el element que tom6 la
Sala, para aplicar y graduar la pena.

VALOR PRINCIPAL:

Traje N 5: ............................ Q 3.50
Traje N9 10: ........................... 4.00
Cubiertos: ............................. 1.80

Suma .................... Q 9.30

Este "valor" principal de los objetos de Q9.30 es el element
que deberia la Sala haber torado, de conformidad con la ley, pa-
ra aplicar y graduar la pena.
Como la Sala no tom6 el "valor" de los objetos, sino que tom6
el "precio" de los mismos, viol6 la ley; y, esa violaci6n de la ley,
es la base fundamental del present recurso de Casaci6n.
Con esa confusl6n, o err6nea interpretact6n que hace la Sala,
respect de lo que significa "valor", viol6 de manera flagrante, el
Articulo XII del Decreto No. 1928, que literalmente dice asi:
"Las palabras de la ley se entenderan en su sentido
natural y obvio, de acuerdo con el Diccionario de la Aca-
demia Espafiola; pero, cuando el legislator las haya de-
finido expresamente, se les darl su significado legal".
Y, esa violaci6n de la ley citada, radical, precisamente, en que,
no entiende la palabra "valor" en su sentido natural y obvio, sino
que, interpret las palabras "valor" y "precio" como sin6nimos.
Sin embargo, y puesto que la Sala se sirve del dictAmen del
expert valuador, tercero en discordia, para sentar sus conclusio-
nes, deberia, para ser consecuente consigo misma, de haber acep-
tado la diferencia que, el mismo expert, establece entire "valor"
y "precio" de los articulos.





56 -

Si el e xrto valuador; al hacer su studio, cre6 varias colum-
nas en su c adro explicativo; y, a una la titul6 "VALOR PRIN-
CIPAL", y a a otra "PRECIO DE COSTO", es evidence que la Sala,
al aplicar la ey que se refiere al "valor" y no al "precio", deberia
de haberse oncretado a tomar. Anicamente, los datos consigna-
dos en la c umna "valor principal".
Tomar 1 "precio de costo", y desechar el "valor principal",
cuando el d ctamen pericial establece expresamente la diferencia
entire "valo y "precio", ya no puede concebirse tal cosa como
interpretede 6n", sino que de "contravenci6n", violaci6n, o infrac-
ci6n de ley express.

Con es manera de interpreterr" y de aplicar la ley, la Sala
viol6 tambi n el Articulo XV del Decreto nfimero 1928, que en-
vuelve el af rismo de derecho de que: "En caso de duda, debe es-
tarse por I que favorece al reo y no por lo que le perjudica".
Duda, o habia, porque el asunto es clarisimo; pero, en caso
de haberla, eberia la Sala, acatando esta prescripci6n de ley, ha-
ber adopta las cifras consignadas en la column "VALOR PRIN-
CIPAL", y las consignadas en la column "PRECIO DE COSTO",
porque las ifras consignadas en la primer, favorecen .al reo; y,
las consig das en la segunda, le perjudican.
Como Sala no acat6 tal prescripci6n de Derecho, viol6 la
ley que dej citada; y tambi6n viol6 las terminantes prescripcio-
nes de 16gi a, respaldadas por la significaci6n de las dos palabras,
dadas por 1 Diccionario de la Lengua Castellana.
Pero, I rescindamos por un moment de esa benevolencia, que
es principi) general de Derecho, de aceptar lo que favorezca al
reo, para eterminar al grado de la pena; y prescindamos tam-
bi6n, por reves moments, solamente, para la discusi6n, que,
necesaria ente, tuvieren que interpretarse las palabras de la ley,
consigned en el C6digo de Aduanas, sobre lo que significa "va-
lor" de la mercancias; y, asi, en este terreno hipotetico, analice-
mos la si aci6n juridica planteada, frente al dictAmen del ex-
perto val dor, tercero en discordia, que, en su dictamen, que la
Sala acep a como fundamental para su fallo, pone a considera-
ci6n de lo jueces, el valor de las mercancias que se le encarg6 va-
luar, en os columns diferentes: "valor principal" y "precio de
costo", iu luyendo derechos de importaci6n.
ZPor uual de las dos columns de valores se decide los jue-
ces, o ha de decidirse para fundamental y graduar la pena que
han de i poner a la enjuiciada?






- 57 -


4Que elements legales deberAn tener en cuenta, para decidir-
se por una, o por la otra column de valores?
A pesar de que toda la legislaci6n aduanal coincide perfec-
tamente bien en lo que se reputa "precio" de las mercancias, y
lo que se reputa "valor" de las mismas, la duda podria surgir; y,
para evitar esa duda, y esa dualidad de criterio, se palp6 la nece-
sidad de hacer una categ6rica y express determinaci6n de lo que
debe entenderse por "valor" de tales efectos; y asi, el Presidente
de la Repiblica, General don Jorge Ubico, tuvo a bien emitir y
emiti6, el Decreto que habia de zanjar las dudas y aclarar la
cuesti6n, cuyo decreto, dice literalmente asi:

Decreto No. 1455

JORGE UBICO

President de la Republica,

CONSIDERANDO:

Que la prActica ha venido demostrando la necesidad
de determinar en el Arancel de Aduanas vigente, la base
para la aplicaci6n de las tasas de Derechos Consulares y
afros ad valorem,

POR TANTo:

En uso de las facultades que confiere al Poder Ejecu-
tivo el Decreto Legislativo No. 1819,

DECRETA:

Articulo No. 1.-Se adiciona el Arancel de Aduanas,
con las siguientes reglas generals de aplicaci6n:

REGLA VEINTIOHO: Cuando la base para la apli-
caci6n de los afaros ad valorem contenidos en esta ley,
noeste determinada expresamente, estos se aplicardn so-
bre el valor neto de la mercancia.
Si las autoridades aduanales lo estiman convenien-
te, podrin exigir de los importadores, la presentaci6n de
catdlogos y demAs documents que comprueben la exac-
titud de los valores declarados, o bien, recurrir al dic-











ma
50

ad
ser
del
ley
ter

sigi
se
pr6


ta
yt



El




Este ir
ala, al did
decreto, no
clas, que a
cordia; por
costo. tom
portes mar
chos de im
teg6rica, e
valorem.
Ese d
valor prin
pags .de t:
quier otro


8- -
n de experts en la forma que determine el Regla-
to General de Aduanas.
Articulo No. 2.-Se amplia, adiciondndolo, en la for-
que en segulda se expresa,, el pArrafo 19 del Articulo
el Decreto Legislativo Nfimero 1588.
La base para este cobro, que actualmente es de 4%
,alorem, conforme Decreto Gubernativo Nimero 1240,
el valor principal neto de la mercancia, mds el cost
embalaje, cuando no estibule lo contrario la present
excluyendo los pagos de transportes, comisiones, in-
ses, seguros, portes, y cualquier otro gasto.


Articulo No. 3.-Este decreto entrarA en vigor el dia
iente de su publicaci6n en el Diario Oficial, y de 61
ara cuenta a la Asamblea Nacional Legislativa eg sus
dmas sesiones ordinarias.

Dado en la Casa del Gobierno: Guatemala, a los trein-
ias del mes de septiembre de mil novecientos treinta
*es.

(f) JORGE UBICO.

Secretairo de Estado en el Despacho de
Hacienda y Cr6dito Campo.

(f) J. GONZALEZ CAMPO.

portante decreto, fu6 olvidado completamente por la
ar la sentencia, porque, si hubiera tenido present tal
hubiera torado los preciouss de costo" de las mercan-
gna a las mismas el expert valuador tercero en dis-
lue, ese expert, para calcular el referido "precio de
en cuenta. cargdndoselo a las mercancias, los trans-
timos y terrestres, derechos consulares, aforos, dere-
)ortaci6n y otros gastos. que, de manera expresa y ca-
cluye el Decreto No. 1455 uara calcular los aforos ad

ereto establece que. para estos casos, se tomar' "el
ipal neto, mds el cost del embalaje", excluyendo los
ansportes, comisiones, intereses, seguros, portes y cual-
!asto.


SEntoncas, pues, si el, Decreto Gubernativo N9 1455, fu6 "olvl-


d


t

,
n





- 59 -


dado" por la Sala, es obvio y es evidence, que sus determinaciones
fueron 'violadas".
Estimo que, sobre esta elemental cuesti6n de Derecho, y de
L6gica a la vez, me he extendido en mi studio, mAs de lo necesa-
rio, porque me estoy dirigiendo al mas alto Tribunal de Justicia
ce la Repliblica, que estA integrado por eminentes jurisconsultos
y no estoy desarrollando una conferencia dirigida a profanos en
Derecho.
Asi, pido respetuosas excuses al Honorable Tribunal, por ha-
ber entrado en detalles, sobre esta elemental cuesti6n que es muy
fAcil resolver, en el sentido que yo invoco, si, como es el caso de
la Honorable Corte, procede sin prejuicios y con todo el espiritu de
justicia, de imparcialidad y de ilustraci6n, que constitute la
prenda de garantia social, que se reconoce en sus components.
Los recursos vedados por la ttica professional, de interpreter
las leyes a gusto y sabor del abogado sin escrdpulos, que esgrime
las leyes en uno y en otro sentido, mediante argucias mAs o me-
nos hAbiles, podrian caber aqui para ser usadas por el abogado
de la acusaci6n; pero, en el present caso, que es claro y evidence,
la raz6n y la ley, saldrian maltrechas del singular combat.
Yo tengo la seguridad que, la Honorable Corte sabra esta vez,
como siempre, poner a salvo los fueros de la justicia que estAn
en sus manos.

Otros tribunales inferiores en jerarquia, pueden equivocarse;
pero al mAs Alto Tribunal de la Republica no le es permtiido ha-
cerlo, porque es la Instituci6n que tiene el sagrado dep6sito de la
vida y del honor de los ciudadanos de la republica; y por eso, la
Constituci6n Nacional la llama supremea".
Yo deseo que los seflores Magistrados, que conocen perfecta-
mente bien la parte juridica de este asunto, que pone a salvo a
dofia Lily, de futures y nuevos atropellos en su persona, conozcan
tambi6n la parte moral del mismo.
Dofla Lily Aguirre de Brewer, no es acreedora a ninguna pena
corporal o de prisi6n, no solamente porque de las actuaciones ju-
diciales no se desprende esa pena, sino porque, ella, no ha come-
tido ning6n hecho que constituya delito o falta.
Al desembarcar en el puerto, dofla Lily fue sometida a la re-
quizA de su equipaje, al igual que sus compafieros de viaje, por
parte de los Vistas de la Aduana; y, despues de la requiza, que
habia pasado sin novedad, y cuando dofia Lily se dirigia al hotel,





- 60 -


fu6 deteni en el muelle por un policia, quien la condujo direc-
tamente a Comisaria del puerto, incautAndole de hecho su equi-
paje.
El Comis rio del puerto, le abri6 su correspondencia, enterAn-
dose de ell ; examih6 sus pastas dentifricas y polvos de tocador;
y, por flti o, le registry su equipaje, decomisdndolo y notifican-
dole que lo! eclamara en la Aduana Central de la Capital.
Ese rigrismo, lo atribuye dofia Lily, a una possible denuncia
falsa de s competidores, comerciantes en articulos de sefioras,
dada a la l) licia; pero se duele que, en vez de rectificar su dureza,
las autorid des de policia y aduanales del puerto, despues de ha-
ber quedad convencidas de la falta absolute del contrabando, se
haya segui o la tramitaci6n de un process sin cuerpo de delito,
terciando el asunto la Aduana Central, el Ministerio Piblico
y los tribu ales de justicia de la Repdblica.
Dofia ily traia en su valija de viaje, solamente los trajes que
le eran ne esarios, en nfimero de nueve; y traia tambi6n, sola-
mente dos trajes mas, como un pequefio obsequio a sus familia-
res, cuyo ncho, lo manifest ella, claramente, desde el puerto, a
las autorid des que entonces intervinieron.
Esos d s trajes nuevos, traidos para obsequio de sus familia-
res, es lo iico que, legalmente puede constituir una infracci6n a
los reglam ntos aduanales; pero, esa infracci6n, minima y sin im-
portancia, n la que incurre cualquier viajero, no puede ser mo-
tivo para ecretar una prisl6n afrentosa, como la que pretend la
parte acus dora.
Bien etA que se repruebe y que se castigue econ6micamente,
como la le de Aduanas lo establece; pero, retorcer los hchos, de-
signar exp rtos ad-hoc, presentar testigos que no han visto ni oi-
do nada, 1 ra lograr obtener una pena de seis meses de prisi6n o
mas, para na dama que se dedica al trabajo honrado para aten-
der a sus n ecesidades de vida y a las de su marido imposibilitado de
trabajar, o es administrar justicia, sino ensafiarse con pasi6n'
y con Ani no preconcebido, para causar un mal y guitar una
honra.
Porqu deseo hacer constar, de manera expresa, lo que sigue:
la sentence a de la Sala, al permitirle a la sefiora de Brewer, con-
mutar en u totalidad la pena de seis meses de prisi6n a raz6n
de tres q tzales diaries, reduce su pena, a dinero; y asi, se dird
que, el as to, ha quedado reducido a una cuesti6n econ6mica, pe-
ro el con pto no es asi. Lo que interest a dofia Lily Aguirre de
Brewer, n es el dinero, sino que es su reputaci6n y su buena fama.

I






- 61 -


Ella desea que se le absuelva de un delito que se le imputa, y
que no ha cometido. Ella desea que no se le consider acreedora
a ser internada en una prisi6n, aunque esa pena pueda esquivarla
mediante una conmuta en dinero.
Y, para ello, dofia Lily no pide mas que justicia, que equivale
a una recta aplicaci6n de las leyes.
Yo tengo la absolute seguridad que, los seflores magistrado3
de la "Suprema" Corte de Justicia, estbn plenamente convencidos
de que, el traer dos trajes para ser obsequlados, no puede ser mo-
tivo racional y just, para mandar internar a una cArcel, por es-
pacio de seis meses, a ninguna persona; y, estoy tambi~n, absolu-
tamente seguro, de que, ese Alto Tribunal, tiene perfect concien-
cia de que, la cuesti6n juridica que se debate, con motive del pre-
sente recurso de casaci6n, es perfectamente clara, para poder ea-
sar y anular la sentencia de la Sala.
Si el "valor" de esos dos trajes y de ese servicio de cubiertos,
no lega a diez quetzales, segun se desprende claramente del dic-
tamen del expert valuador, tercero en discordia, los sefiores Ma-
gistrados de la Suprema Corte de Jucticia no tienen necesidad de
recurrir a su benevolencia ni a sus sentimientos de caballerosidad,
into en sus personas, para salvar del presidio a una culta y dis-
tinguida dama, que saben perfectamente bien que no ha cometi-
do ningtn hecho censurable que merezca castigo alguno.
Para salvar del presidio a esta dama, los sefiores Magistrados
no tienen otra cosa qu6 hacer, sino aplicar rectamente la ley, cum-
pliendo exactamente, con los terminos del decreto dado para es-
tos casos por el Presidente de la Repiblica, General don Jorge
Ubico.
La conciencia de los jueces y magistrados que pronunciaron la
sentencia condenatoria para dofia Lily Aguirre de Brewer, quiza
pueda descargase de remordimientos, con la idea de que, ellos,
no estaban pronunciando la fltima palabra en el asunto; y asi,
entregaban ese caso, a la consideraci6n y desici6n ultima, de la
Corte Suprema de Justicia, confiados en que este Tribunal, habria
de reparar su yerro, o su falta de valor civico, para oponerse a los
deseos del Representante del Ministerlo Piblico, tan temido por
los jueces que no tienen clara conciencia de su personalidad, ni
de su alta y sagrada misi6n.
Asi, pues, los seflores MAgistrados que integran la Suprema
Corte de Justicia de la Repfblica, que son jurisconsultos de reco-
nocido prestigio; que son ilustres abogados a quienes se respeta
por su valer personal y por sus amplios conocimientos del Dere-
cho; que tienen en sus manos,-como ya lo dije-la vida y el ho-







nor de los c
de atormen
que, por eca
do con su
Sefored
de Brewer,
tras conciei
tarla del pt
cial y el v(
deber.
Pido m
tamiento d
da, en virti
No. 1928 y
to, se sirva
gar por to
los articulo
fallo en el


62 -


dadanos, no habran de dictar una sentencia que haya
r sus conciencias, sino que habran de proferir el fallo
anime y just, les d& la satisfacci6n de haber cumpli-
%ber.
Magistrados: el honor personal de dofia Lily Aguirre
st& en vuestras manos; y su inocencia, estd en vues-
cias. Servios proferir vuestra just palabra, para apar-
sidio a donde lA quiere llevar la competencia comer-
rgonzoso temor de los que no saben cumplir con su

y atentamente a los sefiores Magistrados que, en aca-
la ley, se sirvan casar y anular la sentencia recurri-
Sde haber violado los Articulos XII y XV del Decreto
ecreto Gubernativo No. 1455; y que, al resolver el asun-
Sdeclarar que, dofia Lily Aguirre de Brewer debe pt-
Spena, la multa de Q18.60 que es double del valor de
i afectos al pago de derechos aduanales; fundando ese
nciso 1 del Articulo 295 del C6digo de Aduanas.


Guatem4ala, 27 de junior de 1934.


(f) C. Salazar h.










SENTENCIA DE LA CORTE

SUPREME DE JUSTICIA


Corte Suprema de Justicia: Guatemala, cinco de Julio de mil
novecientos treinta y cuatro.
Para resolverlos se tienen a la vista los recursos extraordina-
rios de casaci6n introducidos uno, por la seflora Lily Aguirre de
Brewer auxllada por el Abogado Carlos Salazar hijo; y el otro
por el Procurador General de la Naci6n, contra la sentencia eje-
cutoria que dict6 la Sala 3a. de la Corte de Apelaciones el siete
de Mayo del aflo en curso, en el process que se instruy6 a la sefiora
de Brewer por el dellto de contrabando a la Hacienda Pdblica en
el Ramo de Aduanas. Dicha seflora sefiala como ciolados por la
Sala sentenciadora los Articulos XII y XV del Decreto 1928 y, el
Decreto Gubernativo 1455; y el Representante del Ministerio Pl-
blico, los Articulos 227 y su inciso 7:, 294 y sus incisos 59, 24, 25.
295 inciso 49, 297 inciso 3, 298, 306 inciso 16, 309, 310 y 349; del
C6digo de Aduanas, Decreto Gubernativo 1314; Articulo 1, 4, 6,
162, 364, 385, 570, 571, 573, 603, 608, 609, 613. P. P.; 6, Inc. 19, 12 Pri-
mera Parte, 27 incisos 19, 65, 66, 77 y 82 del C6digo Penal.
Los antecedentes que se tienen a la vista demuestran que: El
trece de Noviembre del afio anterior, el Administrador de la Adua-
na Central de nunci6 al Juez 29 de Paz, que, al ser registrado el
equipaje de la sefiora Lily Aguirre de Brewer, se encontraron como .
efectos personales de dicha seflora once vestidos, unas pantuflas y
un Juego de cubiertos de metal; por estimar que de conformidad
con los Articulos 245 del C6digo de Aduanas y del Decreto Nitmero
1314, tal hecho constitula un delito.
Al iniciarse la averiguaci6n correspondiente, se lleg6 a esta-
blecer con los dichos del Administrador de Aduanas, del Vista Jo-
se Luis Flores, del Rlevisor Quinto Rafael Monge, de la seorita Es-
ther Contreras y de Eduardo L6pez, que, la sefiora Aguirre de Bre-
wer traia entire su equipaje, declarados como efectos de uso per-
sonal y amparados por una p6liza de Abordo los efectos que se in-
dicaron en el part que se diera al Puez instructor.
Durante el curso del juicio criminal, se logr6 estableder de una
manera complete, tanto con la confesl6n expontanea de la pro-
cesada, como con pruebas testificales y de peritos que, de los tra-








jes de sefioi
sin usar, pu
de Brewer,
siones. Dii
los trajo col


- 64 -


a que introducia al pals la enjuiciada, s6lo dos eran
!s el resto era del uso personal de la repetida sefiora
p por lo tanto ya se los habia puesto en otras oca-
ha sefiora confess ademAs que los dos trajes aludidos
.el prop6sito de obsequiarlos a unas sus sobrinas.


Tambi6n e evidenci6 en los autos que el par de pantuflas, era
usados no i el juego de cubiertos.

Los cu ertos relacionados, se valoraron asi: principal Q1.80,
(un quetzal ochenta centavos); puesto en la Aduana Central, dos
quetzales ci cuenta y slete centavos; y precio del costo, incluyen-
do derecho cinco quetzales cuarenta y -cinco centavos.
Uno de os trajes, nuevo y sin uso, en la forma que sigue: prin-
cipal, cuatr quetzales; puesto en la Aduana Central, cuatro quet-
sales care ta y nueve centavos; y precio de costo con inclusion
de los dere hos de importaci6n, siete quetzales y un centavo.

Y el seundo de los vestidos sin uso, asi: principal, tres quet-
zales cincu nta centavos; puesto en la Aduana Central, cuatro
quetzales ace centavos; y, precio de cost inclusive derechos de
importaci6 diez quetzales y doce centavos. Tambi6n fueron valo-
rados los (tros vestidos usados y las pantuflas; pero, por estar
incluido en las excenciones de ley, no es el caso de detallar dichos
valores.

Con b se en todo lo que se deja relacionado, y tomando en
considerac n el valor que se les di6 a los objetos que no eran del
uso person 1 de la sefiora de Brewer, avalfo que monta a la suma
de veintid s quetzales y cincuenta y ocho centavos, la Sala sen-
tenciadora dict6 el fallo ejecutorio que se tiene a la vista, en el
cual confil 6 en todas sus parties la sentencia que proflri6 el Juez
59 Depal t ental el diez y nueve de Febrero del afio en curso:
resoluci6n n la que se declara: que la sefiora Lily Aguirre Matheu
de Brewer' es responsible como autora del delito de contraband
a la Hacie da Pfiblica en el Rhmo de Aduanas; por lo que le impone
seis meses de arrest mayor conmutables en su totalidad a raz6n
de tres qu tzales diaries que, con abono del tiempo padecido debe-
ra purgar ln la Crrcel de Mujeres; decreta el comiso de las mer-
caderias, ateria del delito y de todas las demAs contenidas en
la valija nde se encontraron; y finalmente hace las otras decla-
raciones p rtinentes en derecho.

Cont la resoluci6n de segundo grado, fueron interpuestos
los recurs de que se hizo menci6n al principio; y, por haberse
efectuado la vista en la audiencia sefialada para el efecto, es el
caso de r solverlos.





-65-


CONSIDERANDO: 1. Que en el caso sub-jtdice no es proceden-
te entrar al anAlisis juridico de las doctrinas consignadas en los
Articulos XII y XV del Decreto 1928, que cit6 como vialados la
sefiora Aguirre de Brewer; porque tales situaciones no se encuen-
tran comprendidas en ninguno de los siete casos en que segin el
Artlculo 676 del C6digo de Procedimientos Penales, debe enten-
derse que ha sido infringida una ley en la sentencia definitive,
para el efecto de interponer el recurso de casaci6n por violaci6n
express de ley.
En la misma imposibilidad se encuentra el Tribunal de Casa-
co6n con respect al Decreto Gubernativo 1455 que tambien se-
fial6 como infringido per la Sala sentenciadora, la repetida sefiora
Aguirre de Brewer. En efecto, dicho Decreto esta formado por
tresarticulos que, cada uno de ellos encierra situaciones diferentes;
y no hablendo especificado con la precision debida 1a recurrente,
a cuAl de dichos articulos se refiere, es natural que esta Corte
nc pueda suponer la intenci6n de dicha sefora, v por ende, ana-
lizar la Ley a que quiso referirse.
Por las razones indicadas no se puede considerar si la Sala
3a. de ]a Corte de Apelaciones, viol6 o no las leyes seflaladas por
dofa Lily Aguirre de Brewer, como infringidas.



Desde el moment en que el hecho de que han conocido los
Tribunales de Instancia, esta reputado por la Ley como delito,
es natural que, de acuerdo con el Articulo lo. P. P., se haya se-
guido el procedimiento criminal con el objeto de preestablecerlo
y de llegar al convencirnmiento de qui6n es el delincuente para im-
ponerle la pena merecida, como lo ordena el Arteculo 4o. P. P.;
siguiendo para ello las normas establecidas por la Ley procesiva,
en acatamiento a lo que preceptua el Articulo 60. del mismo C6-
digo; y fundando debidamente su resoluci6n, como lo manda el
Articulo 162 del repetido Cuerpo legal.
Como los Jueces de Instancia han seguido el juicio criminal
contra la sefiora de Brewer, ajustAndose extrictamente a todas las
condiciones que se dejan enumeradas en el pArrafo que antecede,
es natural que la Sala 3a. de la Corte de Apelaciones, no pudo in-
fringir ninguno de los cuatro Articulos comprendidos en el aludi-
do pLrrafo, como sostiene el sefior Procurador General de la Na-
ci6n.
La prueba apreciada por el Tribunal de 2o. grado para llegar
al convencimiento de la culpabilidad de la enjuiciada, es comple-





- 66 -


ta para ese fecto, y esta formada por elements que la misma Ley
reputa comr medios justificativos y que fueron recabados con to-
das las fon alidades legales para su validez en juicio. En ese caso
es indudab] que dicha Sala tampoco pudo infringir los Articulos
364, 385, 57 571, 573, 603, 608, 609 y 613 P. P., a que tambien se
refiere el presentante del Ministerio Phblico.

Como Ua consecuencia de todo lo que se deja relacionado en
este segunq punto, la Sala 3a. de la Corte de Apelaciones, al re-
solver en I forma en que lo hizo, tampoco cometi6 violaci6n algu-
na de los tAiculos 12, 27 inciso 19 C. P., asl como d elos Articulos
65, 66, 77 y 82 del mismo Cuerpo Legal, desde luego que fue apli-
cada la pe a correspondiente, sin aumento ni disminuci6n algu-
na, de acu rdo con la Ley, como lo asevera el Representante del
Ministerio 'Iblico; quebrantamiento de ley que asimismo no hizo
la Camara aludida, del inciso 19 del Articulo 69 C. P., ya que pre-
cisamente astig6 una infracci6n legal cometida en territorio gua-
temalteco.

Const en el juicio criminal la circunstancia de que la sefiora
de Brewe dedica sus actividades -al comercio. En ese caso
no le es a cable el Decreto Gubernaivo 1314, sino lo determinado
en el incis 26 del Articulo 294 C6digo de Aduanas. En consecuen-
cia, al res Iver la Sala sentenciadora en la forma en que lo hizo,
en vez de iolar las leyes indicadas, las aplic6 rectamente; aplica-
ci6n debi que asimsimo se hizo de los incisos 59, 24, y 25 del
Articulo 2 4 y del inciso 79 del Articulo 227, ambos del C6digo de
Aduanas.

El Pr curador General de la Naci6n. cit6 como violados por
la Sala se tenciadora los Articulos 227 y 294 C. de A., en su tota-
lidad, mi es el caso que la primera de las disposiciones legales
aludidas, st& constituida de nueve incisos y la segunda de vein-
tiocho, y, al no especificarse con la precisi6n debida a cual de
esas fraci nes se referia, esta fuera de toda duda que el Tribunal
de Casaci n se halla imposibilitado de estimar si estAn violados o
no, dicho articulos, desde luego que las distintas fracciones en
que se e uentran divididos encierran situaciones diferentes.
El Tbunal sentenciador al calificar el delito en la forma en
que lo hio y penarlo con seis meses de arrest mayor en vista del
avalho d los objetos que motivaron el procedimiento criminal, se
cif6 ext ctamente a las disposiciones legales que son aplicables
al caso s b-jtudice. En consecuencia no, pudo, de ninguna manera
violar los Articulos 295 inciso 4o., 297 inciso 39, 298, 306 inciso 16,
309, 310 349 del C6digo de Aduanas, los cuales sefiala como que-






-- 67 -

brantados el Representante del Ministerio Piblico.
POR TANTO: El Tribunal de Casaci6n, con apoyo en lo que
disponen las leyes que deja citadas y en los Articulos 386 y 390
P. P., DESESTIMA los dos recursos de que se ha hecho m6rito;
e impone a la sefiora Lily Aguirre de Brewer quince dias de arres-
to conmutables a raz6n de un quetzal diario.
Notifiquese y devuelvanse los autos.

(ff) J. M.Reina Andrade. Carlos Castellanos R. Josd Se-
rrano Mufioz. Ric. Ortiz Sdnches. Francisco Mendndes B. -

Ante mi, Juan Fernndez C.































~e~W~!




























i,



i
;






- 69 -


Corte Suprema de Justicia:

RE: Lily Aguirre de Brewer
VS: Contrabando de Aduanas.

Lily Aguirre de Brewer, de generals conocidas en el process
que arriba indico, de la manera mds atenta vengo a pedir a la
Corte que se sirva ACLARAAR la sentencia proferida en mi contra,
al desestimar el recurso de Casaci6n introducido por mi, contra
la sentencia de la Sala Tercera de Apelaciones.
Expresa ese Tribunal que no puede considerar si la Sala vio-
16 o n6, el Decreto n6mero 1455, porque, ese Decreto esta formado
por tres articulos, que cada uno de ellos encierra situaciones dife-
rentes y, no se precise a cual de dichos articulos me referia.
Esta es la base para que la Corte Suprema de Justicia se haya
lavado las manos y no haya querido entrar a conocer, de la sen-
tencia dictada por la Sala Tercera de Apelaciones que, para po-
derme condenar a pena corporal, desconoci6 y olvid6 el Decreto Ni-
mero 1455 que sefiale como infringido.
Pero, estimo que, la consideraci6n que hace la Corte, para
no entrar a conocer a fondo el asunto, no es exacto, porque, en
mi memorial de fecha 14 de Mayo anterior, en que introduce el
recurso de Casaci6n, no solamente me limited a sefialar la ley in-
fringida, sino que la transcribi integramente, para mejor 11amar
la atenci6n del Tribunal, que sefialaba como infringidos, los trees
articulos de que consta tal decreto. Y, no solamente hice 6sto,
sino que analice dicha ley, articulo por articulo, con lo cual, la
Corte Suprema de Jucticia, no estaba en el terreno de "SUPONER
MI INTENTION Y ANALIZAR LA LEY A QUE QUISE REFERIRME",
sino que estaba en el terreno seguro, de saber que yo habia sefia-
lado la infracci6n de los tres Articulos de que consta el Decreto
1455.
86 que lo hecho, esta ya consumado y, asi, solamente he de
repetir las palabras del Cirsto en la cruz; pero si deseo, con el de-
recho que la ley me da para pedirlo, que el Tribunal de Casaci6n
se sirva ACLARAR, en este tereno, la sentencia proferida.
Articulo 647 de Procedimlentos Penales.
Guatemala, 6 de Julio de 1934.


Lily Aguirre de Brewer.

























f'

































'
















ALEGATOS
presentados ante los tribunales de primer y de segunda
instancia, y ante el Tribunal de Casaci6n, por la

PARTE ACUSADORA





























AC











ALEGATO DE PRIMERA INSTANCIA

Seiior Juez 50. de la. Instancia:

Lily Aguirre de Brewer.
Contrabando en Aduanas.

El Administrador de la Aduana Central puso en conocimien-
to del sefior Juez 29 de Paz, que al practicar el registro de una
valija de dofia Lily Aguirre de Brewer que se declar6 conteniendo ,
cfectos de uso personal de la procesada, se habian encontrado A
vestidcs nuevos, por lo que era el caso de abrir procedimiento
contra la seflora Aguirre. Al efecto, se levantaron las actas cu-
yas copias certificadas obran en la causa, y se practicaron las di-
ligencias de instrucci6n que el caso demandaba.
El vista Jose Luis Flores declar6 que al registrar el equipaje
de la seflora de Brewer encontr6 que los efectos personales usa-
dos, que habia hecho la procesada, pues aparecieron poco mas o
menos catorce o quince vestidos nuevos, unas pantuflas de lana
y unos cubiertos de metal, tambien nuevos.
El vista Rafael Monge declara que intervino en el registro del
equipaje de la sefora Aguirre, y que habiendo encontrado various
vestidos que no eran usados, se decomisaron lo mismo que unos
cubiertos de metal y unas pantuflas.
La sefiorita Ester Contreras declara tambien que intervino en
el registro y que encontr6 vestidos nuevos.
Al ser interrogada la procesada, dijo que los vestidos que se
habian encontrado los trala destinados para uso personal, y pa-
ra obsequiar a sus amigas; que desde hace tres afios se ha dedi-
cado al comercio de trajes y abrigos de sefiora, haciendo viajes
a los Estados Unidos y trayendo mercaderia.
Luego declara el vista de la Aduana de Puerto Barrios, sefior
Alberto Luna, en el sentido que la valija que segun declaraci6n
de la seflora de Brewer contenia efectos personales, fue registra-
da minuciosamente, y que se encontraron en ella, vestidos de se-
flora al parecer usados, pero que examinAndolos, se pudo obser-
var que eran completamente nuevos, y que para disimular tal
circunstancia, fueron arrugados intencionalmente; que permi-
tieron extraer inicamente los efectos de uso personal usados.





76 -

El Mini terio Pfblico pidi6 intervenci6n en la causa y al for-
malizar acu aci6n contra la procesada, solicit la apertura a prue-
ba del proc so, por el termino de ley.
Varias ueron las diligencias que se practicaron durante el
period pro atorio, y entire ellas, me referire Anicamente, por su
importancia a las siguientes:
Fueron ropuestos experts para determinar si la ropa con-
tenida en 1 valija de la sefiora de Brewer era nueva o usada, por
parte del 1 nisterio Pfblico, don Juan Tarrag6, y por parte de
la defense, on Otto Tischler. La diligencia se practice el once de
Diciembre, los sefiores experts despues de muchos titubeos y
sin querer etir juicios concluyentes, dictaminaron en el momen-
to de la dil encia; para mayor comodidad, se numeraron los ves-
tidos detail ndolos. Tarrg6 y Tischler estuvieron de acuerdo en
que el vest o nfmero uno parece usado y lavado en seco; que
el nmunero os, si esta usado; que el ndmero tres, si esta usado;
que el nlim ro cuatro, si ha sido usado; que el nfmero seis, esta
psado; que 1 nfmero nueve, ha sido usado; que los vestidos cin-
co, ocho, n eve, diez y once, son nuevos; y que el numero siete,
tiene sefial de uso segin el expert Tarrag6, por estar tratado
al Dry Clea ing, pero segun el expert Tischler, las sefiales que
present eso traje, son simplemente de haber servido de muestra
en algin nr niqui, y que a eso se debe que present sefiales de
uso, no hab endo sido usado por persona, sino simplemente colo-
cado en los maniquies; el nAmero ocho dijo el expert Tischler
que no estq usado, que es nuevo, pero Tarrag6 manifiesta que
tiene sefiale de estar engomado, lo que se hace en Dry Cleaning
para darle ;ono de nuevo, haciendo desaparecer con goma, las
sefiales del uerpo que lo ha usado. Al final de la .diligencia, el
expert Tis heler hizo constar que los trajes que ha dicho que en
su concept no son usados, bien puede ser que si sean usados,
pero lavado al Dry Cleaning como dice el expert Tarrag6, pero
que eso no lo puede garantizar, y ambos experts convienen en
que hay ta preparaci6n en los Estados Unidos para hacer apa-
recer los v tidos ya usados como nuevos, que es muy dificil de-
terminar co exactitud si efectivamente han sido usados o no.
De lo e puesto, el senior Juez podrA ver que no s61o hubo co-
bardia por arte de los experts, sino que hay contradicci6n. Co-
mo la ley d terminal que cuando hubiere desacuerdo entire los ex-
pertos que ictaminaren, se nombrarA un tercero, insist en tiem-
po, repetida veces, en que el Juez de oficlo, hiciera la designaci6n
de la person a que deberia resolver las diferencias como tercero
en discordi Mi solicitud fu6 tomada en cuenta y se nombr6
para el efe to al senior don Juan Elias Morales. No obstante la








gesti6n hecha sobre el particular, el senior Juez se neg6 y se ha
negado a que sea discernido el cargo y se efectie la diligencia
para mejor fallar. El Ministerio Pfblico se reserve desde luego el
derecho de gestionar en segunda Instancia la prActica de dicha
diligencia, que es legal y absolutamente necesaria.
El Ministerio Plblico pidi6 que se ordenara al abogado de-
fensor de la sefiora Aguirre, que presentara un traje usado de
su patrocinada, y habiendose cumplido, se promovi6 la prueba pe-
ricial, para determinar si los once traje encontrados en la vall-
ja coincidlan o no con las medidas del de la sefiora de Brewer,
para poder deducir si pertenecian o no a la misma persona.
Fud expert por parte del Ministerio Plblico, la modista Maxi-
miliana Chfa, y por parte de la defense, la seflorita Margarita
Barraza. El sefior Juez nombr6 tercero en discordia a la seflora de
Serra. La diligencia se Uev6 a la prActica, y las sefloritas Chua y
Barraza, tomaron con todo cuidado y escrupulosidad las medidas
de los once vestidos. Las diferencias que se encontraron fueron
enormes, porque aparecen trajes que miden de busto 88, 92, 106 y
110 centimetros, es decir una diferencia de 22 centimetros de
busto; de cadera, fluctian las medidas entire 98 y 112 centimetros,
es decir una diferencia de 14 centimetros de cadera; de cintura,
fluctuaron las medidas entire 76 y 104 centimetros, lo que signifi-
ca una diferencia de 28 centimetros. Los nimeros no mienten,
seflor Juez, y su elocuencia es manifiesta.
Las conclusions 16gicas de la sefiorita Chfa son las siguien-
tes: que no todos los vestidos tienen las mismas medidas, que
pertenecen y son destinados a diversas personas, que los trajes
que midieron difieren en much en las medidas con el traje de
la sefiora Aguirre de Brewer.

La seflorita Barraza, expert de la defense, concluye que los
once traces no tienen todos las mismas medidas: que existen di-
ferencias entire unos y otros; que no puede asegurar que los once
traces son para una misma persona o de una misma persona; y
la seflora de Berra, resultando mAs papista que el Papa, conviene
en que hay diferencias en las medidas; que si puede asegurar que
no obstante las diferencias anotadas, dichos trajes pueden servir
para una misma persona, porque cuando se compran hechos nun-
ca estAn a la verdadera media de la persona que los compra y
aunque hay diferencias en las medidas, pueden (?) pertenecer a
la misma persona.
Para los efectos de ley, se necesitaba que los objetos incauta-
dos a la seflora Aguirre de Brewer fuesen valorados por experts,
el Ministerio Pdblico design por su parte al senior don Bruno


- 77 -








Matzdorff :
las formalin
dorff hizo
y el senior
El tercero
guel Angel
clarisimo y
nucioso y e
Tom6 4
estA confec
porte maria
transport
ros, derech
sus conclus
vos, pues n
de cien qu(
de la defic
fio, pues If
cubrir los
rroviarios i
que hubier
figuran en
senior Juez
bases sobre
A solic
mino probt
ravia y dol
objetos aft
sisten en d
de metal;
deria en 1
se hace m
dichos ve
el bien en

Estas
alas dem
minante
do: acepts
tos Juan
tancia el
llega a 1
praba ves
terlos al
se cuenta


- 78 -


la defense, propuso a don Guillermo Torulio. Con
ades de rigor se verific6 el expertaje; el senior Matz-
egar el avalfo de la mercaderia, a la suma de Q59.96
orufio atribuy6 a dichos objetos, la cantidad de Q48.90.
n discordia, nombrado por el Tribunal, fu6 don Mi-
Mir6n Rivera, quien con fecha 2 del corriente, en un
bien ordenado cuadro, di6 cuenta con un trabajo mi-
Ktenso, que much honra a su autor.
n consideraci6n la calidad del traje, la tela de que
:ionado, su valor principal, pesa en kilogramos, trans-
;imo, derechos Ionsulares, valor puestos 'en Barrios,
n ferrocarril, valor puesto en la Aduana Central, afo-
s de importaci6n y despu6s de explicar el por qu6 de
ones y la forma de su studio fij6 a los vestidos nue-
) considerS el valor de los trajes usados, en la suma
tzales cuarenta y siete centavos de quetzal. Se doli6
ancia de los avalfios de los sefiores Matzdorff y Toru-
s sumas que ellos fijaron, ni siquiera alcanzan para
lerechos de importaci6n y los fletes maritimos y fe-
ue correspondent a la mercaderia, y se doli6 tambi6n
n sido valorados los finicos tres vestidos usados que
la causa con los nfmeros 1, 2 y 9. Afortunadamente,
el dictamen del senior Mir6n Rivera df a usted las
las que debe descansar su fallo.
tud del Ministerio Pfblico, declararon dentro del t6r-
torio, los sefiores don Jose Luis Flores, don Carlos Sa-
Rafael Honge. Dichas personas manifestaron que los
tables encontrados en la valija de la procesada, con-
ace vestidos, un par de pantuflas y diecisiete cubiertos
ue la sefiora Aguirre cuando se registraba su merca-
Aduana, dijo claramente que todos los trajes de que
nci6n, eran nuevos, a excepci6n de tres de ellos, y que
idos los trajo por encargo de parientes y amigas, con
ndido de entrarlos sin pago de derechos.

diligencias, que son las de mayor importancia, unidas
s que figuran en el process, nos llevan a la finica y ter-
)nclusi6n de que se ha cometido el delito de contraban-
ndo como bueno el escurridizo dictamen de los exper-
'arrag6 y don Otto Tischler, mientras en segunda Ins-
,ercero en discordia resuelve sobre su contradicci6n, se
conclusion de qua la sefiora Aguirre de Brewer com-
idos usados en los Estados Unidos y despues de some-
'perfectisimo procedimiento del Dry Cleaning" conque
en aquella naci6n, venia a vender a Guatemala como






- 79 -


nuevos, trajes usaclos, defraudando al Fisco en sus derechos y a
otras personas en su confianza.

Habiendo manifestado la procesada en su indagatoria que los
vestidos tantas veces citados, son de su uso personal, y habiendo
dictaminado las modistas que todos tienen medidas muy diferen-
tes, que no concuerdan con los del traje que present la sefora
Aguirre, se Ilega a la conclusion de que se falt6 a la verdad enm la
indagatoria, mayormente si se toma en cuenta el dictamen de la
seflora de Serra que fue la tercera en discordia, y quien nos ha
asegurado que cua:ado los trajes se compraban hechos, para que
puedan servir para una misma persona. nunca estan a la verda-
dera media de la persona que los compra. Luego, si dofia Lily
compr6 para ella los once vestidos de m6rito, aun no los habia
usado, porque 6stos no habian sido compuestos para adaptarlos
a su cuerpo. Pudo entonces muy bien haberlos vendido sin corre-
girles las medidas, en el establecimiento que tiene destinado a su
comercio: la venta de traces de sefiora.

La ley de Aduanas establece clara y categ6ricamente, que los
comerciantes no pueden introducir al pais como equipaje y obje-
tos de uso personal, efectos que sean material de su comercio. Es
no s6lo ptiblico y :.otorio el hecho de que la sefiora Aguirre de
Brewer, se dedique al comercio de vestidos de sefiora, por tener
para ello establecimiento abierto al piblico, sino que ast lo con-
fiesa ella Ilanamente en su indagatoria y lo declaran distintas per-
sonas que han comparecido al Tribunal.

Los hechos que dieron lugar al process, son constitutivos del
delito de contrabando como lo establecen los articulos 294 y 295
del C6digo de Aduanas.

La prueba de que el delito se cometi6, es abundante y plena,
de conformidad con lo establecido por el capitulo II, titulo V, 11-
bro mI del C6digo de Procedimientos Penales.

De las numercosas diligencias que se han practicado en el
process y de alguras de las cuales me ocupo anteriormente, se
llega a la conclusion legal de que la autora del delito, es la per-
sona quien se process. Dichas diligencias constituyen prueba
plena de conformidad con lo prescrito por los Artos 570, 571, 572,
573, 586, 602, 603, 605, 606, 607, 608, 609, 614 y 615 del C6digo de
Procedimientos Penales.





80 -

En vir ud de lo expuesto y de conformidad con lo preceptuado,
por el Art eulo 337 del C6digo de Aduanas, ruego a usted, sefior
Juez, sea muy servido de dictar la sentencia que en derecho pro-
cede, decl rando que al sefiora dofla Lily Aguirre de Brewer, es
autora del delito de contrabando, e imponi6ndole todas las penas
principles y accesorias que determine el C6digo de Aduanas. Ar-
ticulos 332 349 y Dto. 1618.

Guatel lala, 13 de Febrero de 1934.

(f) J. A. Mlrtinezi Perales.










SALEGATO DE SEGUNDA INSTANCIA

Sala 3a. de Apelaciones:

Lily Agutrre de Brewer,
Contrabando en Aduanas.

La defense de los intereses que me estin encomendados, y el
deber de que la justicia se administre cumplida, sin prejuicios
sociales y sin distinci6n de castas, me oblig6 a interponer el re-
curso de apelaci6n contra la sentencia pronunciada por el Jues
59 de 19 Instancia, el 19 de Febrero del afio en curso, en el pro-
ceso que por el delito de contrabando, se tramita contra una "da-
ma noble y distinguida". No han sido la ignorancia y la vulgari-
dad las que se han alzado en este proceso-como dice la defensa-
para aplastar a la cultural y a la distinci6n social, ni es la eterna
lucha de classes sociales la que entr6 en combat. Es nada mAs
que la justicia en oposici6n al transgresor de la ley, a la que no
interest el rango del delincuente, porque s61o quiere la represi6n
del delito y el restablecintiento del orden juridico perturbado. Pa-
ra la depuraci6n social y para el cumplimiento de la ley, los vie-
Jos prejuicios que alega la defense, nada significant. Muy humil-
des podrAn ser las personas del Juez y de los Magistrados que
jusguen y sentencien, y muy noble la del procesado, pero estas
circunstancias en nada modifican las caracteristicas personales
de honradez, para apllcar la ley, ni de perversidad, para infrin-
girla. Sorprenden los arguments de la defense, que no quiere
que se juzgue de la misma manera a su client que le cubre buenos
honorarios y le honra con su amistad porque ostenta los emble-
mas de la aristocracia, que a la modest obrera que por la fuer-
za de las circunstancias se pudo apropiar algtn articulo sin va-
lor en su opulenta residencia.
Sorprenden tales coneeptos, proque yo he oldo en labios del
defensor, palabras que manifiestan la intima convicci6n de cul-
pabilidad de su patrocinada, cuando quiso que se allanara a su-
frtr la pena para evitarle una prisi6n afrentosa en la misma car-
eel donde purgan sus penas las demAs.... En efecto: El dictAmen
Sdel expert tercero en discordia, sefior don Juan Elias Morales, en
vista del reconocimiento que hizo de los vestidos, cuerpo de deli-
to, Ilega a la conclusion, dirimiendo la controversial de los peri-






- 82 -


tos Tischl y Tarrag6, de que los trajes incautados son com-
pletamente nuevos, a excepci6n de tres. El dictamen pericial del
expert en aduanas,'ex-Administrador de la Aduana Central, don
Miguel An el Mir6n Rivera, dirimiendo la discordia en que incu-
rren los v luadores Matzdorff y Torufio, fija el valor de la mer-
caderia, o jeto del contrabando, en mas de cien quetzales, sin
valorar lo trajes que consider usados. Es de hacer notar la
concordan *a que existe en los meditados studios de ambos ter-
ceros en scordia sefiores Morales y Mir6n Rivera.
Sobre ste particular me permit llamar la atenci6n de los
sefiores M gistrados, para que se sirVan tomar en cuenta que los
peritos ter eros en discordia, decide, en caso de desacuerdo, cual-
quiera que sea la naturaleza de las pesquisas, sobre los puntos que
se han so etido a la consideraci6n de los experts. El Juicio
Pericial, euno, no puede aceptarse por parties, es decir, si los ex-
* pertos est vieren de acuerdo en uno de los puntos sometidos a
su studio y no en otro, el tercero en discordia al resolver, puede
hacer suy el dictamen del perito A o del perito B. y pueden tam-
bien rech arlos, en cuyo caso deberA formular sus conclusions.
Estas con lusiones inspiran una confianza tanto mayor, cuanto
mas pode sos son los motives principles y estAn mAs patente su
mutua rel ci6n; el Juez tiene en ella, el resultado de un detenido
examen de todas las circunstancias, de la madurez y solidez de las
observacio es, y es a ellas a las que debe atenerse.
El Arl culo 295 del C6digo de Aduanas, establece en el inciso
4o., que a os reos' de contraband, cuando el valor de las mercan
cias, mat( ia del delito, fuere de mAB de cden quetzales y no pa-
sare de q inientos, se les impondrA la pena de dos aflos de prisi6n
correccior 1.
El Ariculo 306 del mismo cuerpo de leyes, establece que es
circunsta cia agravante, que exceda de cien quetzales la suma
que se in ent6 defraudar, y el articulo 304, en una forma cate-
g6rica, re a que los autores son responsables criminalmente de
los delito El Articulo 77 del C6digo Penal establece que si hu-
biere circa nstancias agravantes, se aumentarA la pena hasta en
una terc Ia parte y los articulos 65 y 66 del mismo cuerpo de
leyes, ord nan a los jueces que no disminuyan ni atenfen las pe-
nas que eberAn ser las que para el delito seflalare la ley.
El Ariculo 309 del C6digo de Aduanas permit que las penas
establecic s por dicha ley, sean conmutables en todo o en parte
a raz6n d dos a cinco quetzales diaries, atendiendo a las circuns-
tancias ecuniarias del reo; pero debiendo siempre preceder el
pago o alianzamlento de las responsabilidades civiles consiguien-





- 83 -


tes. No obstante ser clarisimos los preceptos legales invocados,
el Juez de la. Instancia se apart de elos, y al condenar a la in-
culpada, le impuso la pena de seis meses de arrest mayor, per-
mitiendole conmutarla totalmente, a raz6n de tres quetzales dia-
rios. Estos son los agravios que se han causado al Erario Nacio-
nal y a la Administraci6n de Justicia con la sentencia apelada.
El Ministerio Pdblico pide a los sefiores Magistrados su reparaci6n,
a efecto de que impongan a la sefiora Aguirre, sinx tomar en cuen-
ta las sutilesas de la defense, y haciendo a un lado today compla-
cencia que redundaria en desprestigio de la corrects administra-
ci6n de Justicia y por consiguiente de los Tribunales de la Repu-
blica, la pena de dos aflos de prisi6n correctional, aumentada en
una tercera parte, y que se permit su conmutaci6n, a raz6n de
cinco quetzales diarios, tomando en cuenta, como lo declara el
abogado defensor, que tan honorable procesada ha acostumbra-
do transponer las fronteras y las aduanas de Europa y de Estados
Unidos y ain las de su patria, con un valioso bagaje de efectos
personales, y con un gran cargamento de contrabando, como
agrega la acusaci6n. Leyes citadas.

Guatemala, 18 de Abril de 1934.

J. A. Martinez Perales.
Procurador de la Naci6n.













Guatemala, 2 de Mayo de 1934


Senior Director de

El Liberal Progresista

Ciudad.


Muy seflor mio:
En la edici6n de ayer, del peri6dico que estA bajo su direc-
ci6n, aparecen dos articulos, en primer plan, que se refieren al
process que actualmente se tramita en los tribunales de justiia,
contra la seflora Dofia Lily Aguirre de Brewer, de quien soy de-
fensor; y, como tales articulos contienen expresiones que se dil
cen mias, vengo a rectificar, rogando a usted que, para tal fin, ae
sirva dar cabida a esta carta, en las columns de su peri6dico.
En el articulo intitulado "La igualdad ante la ley", se express
que, el defensor de la seflora Brewer, "ha tratado de hacer pre-
valecer ante los jueces y magistrados, el concept de que la poei-
ci6n social y econ6mica de la acusada debe tomarse ed considera-
ci6n para establecer distingos y obtener a su favor complacencias
especiales".
Se express que pretendo con diversos arguments, que no
se juzgue de la misma manera a mi client que me cubre buenos
honorarios y me honra con su amistad por ostentar los emblemas
de la aristocracia, que a la modest obrera que por la fuersa de
las circunstancias se pudo apropiar algdn articulo sin valor en su
opulent resldencia".
Absolutamente nada de lo expresado, consta en mis alegatos
de defense; ni en palabras o frases, ni en sentido o intenci6n. Esas,
son frases textuales que constituyen el alegato de la part acusa-
dora, que recurre a la dialectica en ausencia de pruebas juridicas
o arguments legales, en qu6 poder basar su pedimento de pena
corporal o de prisi6n, para la seflora de Brewer.
En el mismo articulo del peri6dico, se express que se les ha
sxministrado copia del alegato del Ministerio PAblico; y, a base
de ese alegato, se redact6 el articulo que comento.





86 -

Verdad amente deploro, que no se les haya suministrado
tambi6n, la copias de mis alegatos de defense, a efecto que hu-
bieran uste s podido constatar, que no son exactas y ciertas esas
afirmacione o expresiones que se desean poner en mis labios o
en mis esr s.
Estimo ue si el peri6dico, desea servir a sus lectores, una
informaciI autentica, de los datos que arroja la causa, es ele-
mental que para ello, se hace necesario consultar los alegatos de
las dos pa s.
Entien que, para colocarse dentro de la ecuanimidad que de-
be ser la c racteristica de un peri6dico serio, podria suministrar-
se al pibli i asi se deseare-la fiel informaci6n de las actua-
clones quei vayan sucediendose; pero nunca, proferir un juicio
official del eri6dico, condenando o absolviendo al sindicado de
algfn hec constitutivo de delito, sino hasta que los tribunales
de justicia ubieren dictado sentencia firme.
En el tro articulo del peri6dico, intitulado: "Inconformidad
del Minis to Pdblico ante una sentencia", se expresa que esta
Oficina ac sadora, "hace un acopio de circunstancias nada favo-
rables par la enjuiciada"; y, se consigna tambien que, el acusa-
dor, pide la Sala que "no se tome en cuenta las sutilezas de la
defense".
El "ac pio de circunstancias nada favorables a la enjuiciada",
que exprea el articulista, que hace el Ministerio Publico en sus
alegatos, o son mas que los pArrafos que se pretend que son
mios, que e dejado transcritos; y, "las sutilezas de la defense",
son preci mente, las pruebas juridicas de descargo, tales como
la testim ial, la pericial, la de presunciones, la confesi6n califi-
cada de 1 procesada, y otras mas, que ni siquiera las estudia, y
menos la impugna la parte acusadora.
Para ue el public imparcial, pueda formarse idea del caso
de dofia ily Aguirre de Brewer, publicaremos los alegatos de de-
fensa, cu ndo los tribunales hayan dicho la fltima palabra en el
process, efecto que, el tribunal de la opinion piblica, pueda
tambi6n ctar su fall al respect .
Por hora, solamente dire a usted que en el process que se
tramita, o existe ningin indicio de prueba, de que los trajes que
traia do a Lily en su equipaje, constituyan contrabando.
Ella declare, desde un principio, que con su equipaje, trala
solament dos trajes nuevos para obsequiarlos a sus sobrinas; y,
esa espc tAnea confesi6n, es la inica prueba que existe en la
causa, p ra reputar tales dos trajes, como objetos afectos al pago
de erec os.






- 87 -


Para concluir, deseo lamar la atenci6n de ousted acerca de
que, en mis memoriales y alegatos, JamAs he empleado yo pala-
bras como "emblemas de aristocracia", opulenta residencia" y
otras que se me atribuyen, para concertar la fabula de la "modes-
ta obrera".
He empleado sl, las de "patriota" y "culta" dama, porque esas
caracteristicas y cualidades no pueden negarse a dofia Lily Agui-
rre de Brewer.
Express que ella era una mujer patriotta, cuando record
su actuaci6n, en tiempo de la grippe que nos azot6 hace tiempo,
dedicada a prodigar sus auxilios y sus consuelos, a toda la infeliz
gente que moria en los campamentos; y, dije que era una "culta"
dama, cuando me refers a su labor de prensa, que desarrolla en
Nueva York, lugar de su residencia, escribiendo articulos en pe-
ri6dicos y semanarios, cuyos t6picos son los de dar a conocer nues-
tro pais, en sus aspects sociales y naturales.
La sefiora Aguirre de Brewer, que cultiva la literature, la pin-
tura, y que habla perfectamente bien tres idiomas, tiene necesa-
riamente que ser una mujer culta; y asi, no son vanas palabras,
ni gestiones contra la igualdad ante la ley, sino que el reconoci-
miento del merito, lo que me movi6 a emplear la palabra cultural "
al referirme a ella.

Soy de usted muy atento y seguro servidor,
Carlos Salazar h.
































































































































P










'











ALEGATO DE CASACION


Honorable Tribunal de Casaci6n:

En cumplimiento de los deberes y en uso de los derechos que
me otorgan los articulos 19 y 89, del Decreto Legislativo 1618, in-
terpuse con fecha 22 de Mayo del corriente aflo, el Recurso Ex-
traordinario de Casaci6n, en la criminal que por los delitos de
contrabando y defraudaci6n al Fisco en el Ramo de Aduanas, pro-
cede contra la sefiora dofia Lily Aguirre de Brewer.
El Anico fin que persigue el Ministerio Ptblico, es el cumpli-
miento de la ley; no le important las personas que intervienen en
la causa, pero le importa si, que el delito se reprima y que la
pena se imponga a su author inflexiblemente.
Cuando la sefiora Aguirre de Brewer lleg6 a Guatemala pro-
cedente de Nueva Orleans, a bordo del vapor "Zacapa", el 4 de
Noviembre de 1933, trajo consigo various bultos, uno de los cuales
declar6 que contenia objetos de uso personal, pero desafortuna-
damente al practicarse el registro se vi6 que la seflora Aguirre,
habia mentido, porque entire los objetos de uso personal, con se-
fiales de uso demasiado bien manifesto, se encontraron tambi6n
elegantisimos vestidos de seda completamente nuevos, y articu-
los de comedor que tampoco habian sido usados.
Esta circunstancia constitutiva de delito motiv6 la obligada
intervenci6n de los Tribunales de Justicia que conocieron de la
cuesti6n y detuvieron a la procesada. Apenas en sus comienzos
el process se vi6, no se sabe por qu6 motive, el afin de favore-
cer a la inculpada, a quien el Juez instructor de las primeras dill-
gencias, contra ley expresa, dej6 en libertad, y por esta raz6n
hubo de seguirse la tramitaci6n de la causa con un defensor de
la ausente, porque la sefiora de Aguirre. aprovechAndose de la
libertad que ilegalmente se le otorg6, hurt su presencia, lo que
fue deplorable, porque habidndola tenido a la mano en la pri-
si6n se hubiera simplificado en gran parte la pesquisa y se hu-
biera evitado un juicio pericial.
La primer instancia termin6 con sentencia de 19 de Febre-
ro de 1934 en curso, en la que el Juez 59 de 18 Instancia hizo las
consideraciones y declaraciones que los sefiores Magistrados se
servirAn leer, pero como el fall judicial no hizo justicia, el Mi-






90 -

nisterio Pibl co hubo de interponer el Recurso de Apelaci6n, pa-
ra que corri 'era los errors cometidos la Sala Tercera de la Cor-
te de Apela ones.
Nada se logr6 en Segunda Instanica, porque con fecha 7 de
Mayo reci6n pasado, la resoluci6n fue confirmada en todas sus
parties.
Esta cir unstancia llev6 al Ministerio Pfiblico a interponer
el Recurso traordinario de Casaci6nr con fecha 22 de Mayo, por-
que a su ju io, tanto el Juzgado 50 como la Sala 36, infringieron
en sus reso ciones las leyes de la repuiblica. Se interpuso el re-
curso de c aci6n por infracci6n de ley y al hacerlo asi, tuvo y
sigue tenie o esta Instituci6n, la seguridad absolute de que los
Sefiores Ma istrados del mas alto Trbiunal de Justicia, con juicio
mas sereno y mejor comprensi6n de la verdad, enmendarbn los
yerros y su liran las omisiones de los Tribunales inferiores.

Los Ar culos de la ley que se citaron como violados, son los
siguientes.
Del C6 'go de Aduanas: Artos. 227 inciso 79; 294 incisos 5, 24
y 25; 295 i ciso 49; 297 inciso 39; 298; 309; 310; 349. Decreto Gu-
bernativo 14, Arto. 19.
C6digo de Procedimientos Penales; Artos. 4, 6, 162, 364, 385,
570, 571, 5 3, 603, 608, 609, 613.
C6digo Penal: Artos. 6 inciso 19, 12, 27 inciso 19, 65, 66, 82.
A cad una de las leyes citadas me referir6 por separado, aun-
que ligera ente para no alargar demasiado esta exposici6n.
Art. 49 P.P. El procedimiento criminal tiene por objeto
aaveriguaci6n de un delito o falta; el descubrimiento
convicci6n de que lo cometid, y la imposici6n, en su
aso, de la pena merecida.

En p as lines ha definido este articulo, todo el C6digo de
Procedimi ntos Penales que da el camino a los funcionarios en-
cargados e la Administraci6n de Justicia, para averiguar si se
ha comet o el delito, y en caso afirmativo, qui6n lo cometi6 pa?
ra que se e imponga en la forma que determine el C6digo Penal,
o las de nis leyes de la Republica, la pena correspondiente.
Inici o el procedimiento, desde la Aduana de Puerto Barrios
se establ i6 que efectivamente se habia consumado un delito
y se lleg, a la convicci6n de que su autora es la inculpada. No
fueron chas pero si fueron muy claras y muy terminantes las
diligenci practicadas para llegar a tales conclusions. Faltaba





- 91 -


nicamente "La imposici6n de la pena merecida". En la senten-
cia en vez de imponer las penas que determinan las leyes, hacien-
do a un lado las terminantes prescripciones del C6digo de Adua-
nas, del C6digo de Procedimientos Penales, del C6digo Penal, se
tuvieron complacencias con la procesada, complacencias inexpli-
cables que empezaron con la benignidad con que los vistas adua-
nales de Puerto Barrios, practicaron el registro, con la condescen-
dencia del senior Juez 29 de Paz, quien antes de dar cuenta al Juez
jurisdictional con las actuaciones, contra lo dispuesto por el Arto.
334 del C6digo de Aduanas, decret6 la libertad de la sefiora Agui-
rre Matheu, y culminaron estas contemplaciones para la proce-
.sada que luego se llama ofendida, con la suavidad con que la
trataron el seftor Juez de 1a Instacnia y los sefiores Magistradcs
de la Sala Tercera, quienes apartandose de la terminante obli-
gaci6n que les impone el Art. 40 que aueda transcrito y el Art. 69
que adelante se copia, faltaron a su deber y violaron la ley.

Art. 349 C. de A.-En defecto de las disposiciones ex-
presas de esta ley, serAn aplicables las reglas de los
procedimientos comunes, militares y de la ley Organi-
ca del Poder Judicial.
El Articulo 570 del C6digo de Procedimientos Penales, que
debe aplicarse en este caso, establece como medios de prueba, los
testigos, las presunciones ,los instruments piblicos y documents
privados, la inspecci6n judicial, el juicio pericial y la confesi6n.
El Arto. 571 establece cuando es plena la prueba, el 603 que
los instruments publicos o autenticos hacen plena prueba, el 608,
se refiere a la fe del juicio pericial y el Arto. 613 a la confesi6n
del reo, aunque despues la niegue.
En la sentencia no se toman en consideraci6n las disposiciones
de los articulos citados, a los que hare referencia mAs adelante,
y que debieron haberse aplicado como reglas de procedimientos
comunes en el procedimiento de aduanas incoado contra la se-
flora Aguirre de Brewer.

Arto. 571 P. P.-La prueba es plena cuando la inica
consecuencia que de ella puede deducirse es la culpa-
bilidad del acusado y semi-plena, cuando no excluye
la posibilidad de que el acusado sea inocente o menos
culpable del delito que se le imputa.
En la sentencia recurrida se viol6 esta ley, porque aunque de-
clara que Lily Aguirre Matheu de Brewer es responsible como
* autora, del delito de contrabando a la Hacienda Publica en el
Ramo de Aduanas, no regul6 la pena de conformidad con las








constancias
man prueba
na Central
ticar el regi
los vistas L
vos; la dec
Juez que al
encontr6 co
biertos; la .
clar6 lo mil
en el sentid
tuflas y un
pez, quien d
se encontr6
sada, eran
Juez que s
por unos v,
trajo dos
Administra
consulares
experts t
y Mir6n R
nisterio P'
de la Adu
a la que 1
procesada
ce el incis
abundant
ella se de
culpable,


el process que constituyen plena prueba porque, for-
plena, la declaraci6n del Administrador de la Adua-
n Antonio Reyes Zamora, quien afirma que al prac-
Stro de una valija declarada como objetos personales
is Flores y Rafael Monge ,encontraron vestidos nue-
raci6n del vista Jos6 Luis Flores, quien asegur6 al
Registrar los efectos de uso personal de la procesada
o quince vestidos nuevos, unas pantuflas y unos cu-
claraci6n del quinto revisor Rafael Monge, quien de-
o que la sefiorita Ester Contreras y Carlos Saravia
de que encontraron various vestidos nuevos, unas pan-
s cubiertos de matal blanco; la de don Eduardo L6-
Jo que estando present cuando se practice el registro,
que los objetos contenidos en la valija de la proce-
uevos; y dofia Lily Aguirre en indagatoria le dijo al
pone estar detenida por una merca'deria qie trajo y
stidos que son poco mAs o menos nuevos, de los que
ra regular; la certificaci6n del acta levantada por el
or de la Aduana Central, las facturas comerciales y
y las p6lizas de importaci6n y los dictdmenes de los
ceros en discordia sefiora de Serra y sefiores Morales
era y las declaraciones prestadas a, solicitud del Mi-
lico, por el quinto Revisor, primero y segundo vistas
na Central y la p6liza que acompafi6 esta Instituci6n,
Scorresponde el nimero 12.489. Al no imponer a la
a pena de dos afios de prisi6n correccional que estable-
49 del Arto. 295, no se consider como plena la prueba
y complete de que se ha hecho referencia y como de
uce como consecuencia inica, que la procesada es la
viol6 el Arto. que se ha citado.


Arto. 603. P. P.-Los instruments pfblicos o auten-
icos hacer plena prueba, salvo siempre el derecho de
as parties para redargiiirlos de falsedad, y para pedir
u cotejo -con los protocolos o con los originales exis-
tentes.

Son i itrumentos piblicos, los documents expedidos por funcio-
narios pf licos en lo que se refiera al ejernicio de sus funciones,
los docun entos, libros de actas, etc., y en la sentencia no se to-
man en aonsideraci6n las certificaclones de las actas que obran
en el jui io, ni la p6liza presentada por esta Instituci6n, ni se
les recon ce todo valor probatorio legal. Por eso se viol6 el
articulo )3 con cuyo texto se encabeza este parrafo.


F V


-- 92 -





- 93 -


Arto. 609. P. P.-La confesi6n hari plena prueba en
juicio cuando reura las circunstancias siguientes:
19-Que este plenamente probada la preexistencia del
dellto;
2--Que sea hecha en juicio, por persona mayor de
21 afios o en presencia de su respective tutor, si fuere
menor de edad, en contra suya. con pleno conocimien-
to y sin apremio;
39-Que sea sobre hecho propio; y,
49-Que sea verosimil y congruente con las constan-
cias del process.
Arto. 603. P. P.-Si el reo en alguna de sus declara-
clones u otra diligencia confesase algmn hecho que le
perjudique, se estarA a esta confesi6n, si reuniere to-
das las formalidades de ley, aunque despu6s niegue ha-
ber dicho lo que le aparezca en la diligencia; pero con-
tra ella se podrA admitir prueba, y siendo 6sta plena,
destruirt la fuerza de la confesi6n.
Dofia Lily confes6 su delito; supone estar detenida por una
mercaderia que trajo y unos vestidos que son poco mas o menos
nuevos--dio-. Hizo constar que entire su equipaje traia dos ves-
tidos nuevos para regular, que los demas eran usados, y esta es
la verdad. porque su confesi6n estA plenamente establecida en la
causa, como comprobada la preexistencia del delito.
Efectivamente estuvo detenida por una mercaderla que trajo
de contrabando; los vestidos que llama mAs o menos nuevos, eran
completamente nuevos como lo aflrman testigos y experts, y si
ella al confesar les llam6 "mas o menos nuveos", indudablemente
fu6 porque debe haberse acordado que les habia cosido a la ligera
unos pedazos de sobaqueras sucios y sudados como un corset que
se le devolvi6 en la Aduana, lo que a juicio de ella convirti6 para
los fines que persegula, (el delito), los trajes nuevos, en mAs o
menos nuevos, tdrmino inadaptable a un vestido, porque si se ha
usado una vez no puede ser nuevo, aunque si venderse como
nuevo....
Los que traia para regular (?) indiscutiblemente eran nuevos,
e indiscutiblemente tambien, mAs que para regalo, iban a servir-
le para su ilicito comercio; los que confiesa que eran usados, se
le entregaron en la Aduana junto con otras prendas de vestir de
su uso personal a juzgar por su estado, a excepci6n de los que
se marcaron con los numeros 1, 2 y 9. Que los experts terceros
en discordia calificaron como usados.





94 -

La pre istencia del delito, en el present caso esta plenamen-
te probada para poder determinar la verosimllitud de la confe-
si6n, bast cotejarla con las distintas probanzas a que se ha
hecho refe ncia detalladamente, al referirse en el present alega-
to al Arto. i71 P. P.

La seg nda condici6n que se require, es que sea hecha por
persona m yor de veintifin afios, para poder establecer la cre-
dibilidad. a inculpada confes6 sobre hechos que pudo haber ob-
servado e cardcter de testigo, son hechos que ella cpnoce per-
sonalment por la evidencia de los sentidos y nadie mejor que ella
puede sab elos en una forma mAs exacta y segura. Su estado fi-
sico y mer al, parece que no dejan nada que desear, toda vez que
aunque es literate, sus memoriales han sido escritos por su de-
fensor y 'n no se ha establecido que tenga alteradas sus fa-
cultades nentales y volitivas y si bien es cierto que su dicho no
parece seiJ el fruto de una conciencia atormentada por el deli-
to, tambiL lo es que al prestarlo en la forma que lo hizo, cre-
y6 salvars de parte de la responsabilidad penal que le corresponde.
Terce : .Confes6 sobre hechos propios, que ella, mejor que
nadie pue e conocer, como son las circunstancias de introducir
vestidos ruevos y usados en una misma valija para despistar la
acci6n de la justicia. Ella hizo la selecci6n, ella arregl6 sus vali-
jas, confer 6 su delito y s61o ella debe sufrir sus consecuencias.
Cuarl : Su confesi6n es verosimil (vaya que lo es) y con-
gruente n las constancias del process. En otro lugar de este
memorial se habla de este punto, por lo que esta demds insistir
e v el.

La c nfesi6n asi prestada podria por si sola demostrar sufi-
cienteme te la existencia del delito y la culpabilidad de la pro-
cesada, al no haberle dado toda la importancia que tiene, se vio-
laron en todo los articulos anteriormente citados.

Arto. 364. P. P.-El Juez acordar, el informed pericial,
cuando para conocer o apreciar algin hecho o circuns-
tancia important en el sumario fuesen necesarios o con-
venientes conocimientos cientificos o artisticos.

Hu en el process tres puntos que fueron sometidos al juicio
de expe tos, a saber:

19 i los vestidos incautados a la sefiora Aguirre de Brewer,
comerci' nte, vendedora de vestidos, con tienda abierta al piblico
en la se ta avenida, eran nuevos o eran usados.






- 95 -


29-Si los vestidos a que se refiere el punto anterior tenian
todos las mismas medidas y 6stas coincidian con las del cuerpo
de la procesada.
30-Cudl es el valor de las mercaderias mateira del delito.

Para los efectos del primer punto fueron nombrados exper-
tos los sefiores Otto Tischler y Juan Tarrag6, quienes estuvieron
discordes en sus dichos y emitleron un juicio inconcreto y am-
biguo, raz6n por la cual hubo de Ilamarse al tercero en discordia
don Juan Elias Morales, nombrado de oficio por el Tribunal, y
quien emiti6 ante la Sala Tercera de la Corte de Apelaciones, di-
rimiendo la controversial, un dictamen claro y concrete, en el que,
el expert leg6 a la conclusion de que los trajes marcados en el
acta respective con los nImeros uno, dos y nueve, son usados,
no asi todos los demas que los calific6 de "Completamente nue-
vos", hablendo agregado que en los trajes marcados con los nf-
meros tres, cuatro, cinco y seis, encontr6 algunos pedazos de so-
baqueras muy usadas, adheridas a los trajes nuevos, manifestan-
do que en su concept, tales aditamentos fueron sobrepuestos con
el prop6sito de dar a tales traces la apariencia de usados y fun-
d6 su opinion en el hecho de que no se concibe que una dama use
un traje de baile Ilevando pedazos de sobaqueras muy usados y
sucios.
Para los efectos del punto segundo, arriba citado, se nom-
br6 experts a la sefiorita Maxi Chia y a la modista Margarita
Barraza, quienes tomaron las medidas de los trajes, Ilegando a la
conclusion de que no coinciden las de unos vestidos con las de
los demAs, ni tampoco con los de la procesada, y la tercera en dis-
cordia, estuvo de acuerdo que cuando los trajes son nuevos, no
son perfectamente adaptables al cuerpo de la persona que los
va a usar si no se ajustan previamente a sus medidas. Esta di-
ligencia hubiera sido innecesaria si la reo no hubiera estado es-
condida, porque hubiera resultado mAs fAcil que se probara los
vestidos en presencia del Juez, ya que dijo que eran de su uso
personal. Muy buena voluntad tuvo su defensor, pero esta no Ile-
g6 al extreme de que pudiera representarla en tal diligencia.

Y el tercer punto fu6 resuelto en definitive por el expert
tercero en discoadia Miguel Angel Mir6n Rivera, quien di6 en su
dictamen de lo. de Febrero, un precio de coste a los objetos
material del contrabando, de Q100.47, siendo los derechos de im-
portaci6n de Q53.24, siendo de advertir que fue tan correct el
proceder del sefior Mir6n Rivera, que no valor6 los trajes que es-
tim6 usados y que son los mismos que el expert Morales calific6
as.






96 -

Arto. 385. P. P.--Si los experts estuvieren discordes
y su numero fuere par, nombrara otro el Juez.
Con intervenci6n del nuevamente nombrado se repe-
t dn si fuere possible, las operaciones que hubieren
acti ado aquellos y se ejecutaran las demas que pa-
cieren oportunas.
Si no fuere possible la repeticidn de las operaciones
la practice de otras nuevas, la intervenci6n del ex-
rto fltimamente nombrado se limitarA a deliberar
n los demas en vista de las diligencias de reconoci-
iento practicadas, y a formular luego con quien es-
viere conforme, o separamente, si no lo estuviere con
inguno, suS conclusions motivadas.
El Juez facilitard a los experts los medios materia-
s necesarios para practicar la diligencia que les enco-
endare reclamdndolos de la Administraci6n Pfbilica,
dirigiendo a la autoridad correspondiente, un aviso
or escrito, si existieren preparados para tal objeto.
Hubo Ie llamarse a los terceros en discordia para que el
juicio per ial fuese complete, dada la contradicci6n que existi6
entire los pertos que designaron las parties. Los terceros en dis-
cordia, co o se ha dicho, fueron los sefiores Morales, Serra y Mi-
r6n River Ninguno de los terceros estuvo conforme con los dic-
tAmenes los experts y formularon separadamente sus conclu-
siones m ivadas en la forma que se ha expuesto.
Arto. 570.-Son medios de prueba.
lo.-Los testigos.
2o.-Las presunciones.
3o.-Los instruments piblicos y documents privados.
4o.-La inspecci6n judicial.
5o.-EL JUICIO PERICIAL;
Es d cir, el articulo transcrito, reconoce como medio de prue-
ba el ju io pericial complete y en la present causa ha habido
tres juice os periciales, uno para cada uno de los puntos que an-
teriorme te se han citado, juicios que dentro del principal, cons-
tituyen lena prueba y no han sido tomados en cuenta por los
Tribuna s sentenciadores.
Arto. 608. P: P.-La fd del juicio pericial, incluso el
cotejo de letras, sera calificada por el Tribunal, segin
las circunstancias.





i





~
r,


- 97 -


La sentencia recurrida desnaturaliza la prueba pericial y el
Juez y Magistrados al considerarla, se apartaron con una 16gica
singular, de los principios que dieron origen al Juicio de Expertos.
En primer lugar se cohibi6 al expert Juan Elias Morales a
que dictaminara con la amplitud que el caso demand y que el
expert se propuso, y segundo, con un criterio bastante malo y de-
masiado absurdo, se tomaron para resolver, s61o parties de los dic-
timenes y no obstante que el Juez necesit6 conocer circunstan-
cias que son base de la sentencia y sustancia del process, los Se-
flores Magistrados de la Sala la. resultaron sabiendo mAs que los
propios peritos, y o:vidaron que el Juicio pericial es uno y 6sto
se acepta o se rechaza segin las circunstancias, pero result pue-
ril o malicioso entresacar de cada dictamen la parte que pudiera
favorecer o perjudicar a alguno de los litigantes, con menospre-
cio de las demas. Este caso lo preve el Articulo 385 P. P., al es-
tablecer que si los experts estuvieren discordes, el Juez nombra-
rA el tercero quien podra formular sus conclusions con el ex-
perto que estuviere conforme, o separadamente, (como sucedi6
en los tres peritajes de la present causa), si no lo estuviere con
ninguno. Si la ley establece, como medio de prueba, el juicio pe-
ricial y la decision del tercero en discordia, es para que resuelvan
sobre los puntos en que se requieren conocimientos especiales y
para que sirva de base en la resoluci6n.
El Juez 59 y la Sala Tercera, debieron en sus sentencias to-
mar en consideraci6n o1 asentado por los experts toda vez que se
observaron y llenaron to.os los requisitos de ley y constltuyen
plena prueba, y al no hacerlo asi, se apartaron de la ley y de la
16gica juridica.

Arto. 227 C. de A.-El equipaje, que comprende los
articulos que Ileve la persona que entire o salga del pals,
estarA sujeto, en el primer caso. a los cargos, impues-
tos y derechos de importaci6n correspondiente, salvo
las siguientes excepciones:

....Inciso 79: Articulos de viaje, entendi6ndose por
tales las prendas de vestir, los objetos de aseo, ropa
de cama y mesa, instruments de misica portAtiles, ar-
ticulos electricos de tocador e instruments portAtiles
indispensables para la profesi6n, arte y oficio del pa-
sajero que los conduzca, siempre que presented sefia-
les de uso bien manifiesto, y sean en cantidad propor-
cionada a su clase, profesi6n o circunstancias. Este
inciso, no comprende mobillario de ningin 6rden, ser-
vicios de mesa, los aparatos de reproducir la voz, la mi-





- 98 -


ca o la visi6n, instalaciones para oficinas o talleres,
i artefactos electricos y sus repuestos con excepci6n
e los de tocador ya mencionados.
La se encia viol6 estas disposiciones legales, porque ha de-
clarado td itamente que no estdn sujetos a los cargos, impues-
tos y dere hos de importaci6n correspondiente, objetos que cons-
tituyen p te del equipaje de la inculpada, que los traia consigo
al entrar pais, y los que no estan comprendidos en la excepci6n
a que se efiere el inciso 79, transcrito. porque aunque son ob-
jeto de ex enci6n las prendas de vestir, es absolutamente necesa-
rio para caso, que presented sefiales de uso bien manifesto y
sean en c ntidad proporcionada a su clase. De los once trajes
que intro jo la sefiora de Brewer, ninguno presentaba sefiales
de uso bie manifesto, porque se hizo la selecci6n cuidadosamen-
te, y cua no le fueron entregados sus objetos de uso personal, se
le entreg aon tambi6n los que presentaban estas sefiales inequi-
vocas de so y se reservaron para el studio de peritos, los demds
que daba lugar a duda por la Anica y exclusive circunstancia de
que habif sido preparados de antemano en una forma dolosa,
adhiri6nd es abajo de cada manga con puntada gruesa y larga,
la mitad e algo que debe haber sido una sobaquera muy sucia,
muy usad y muy sudada, que contrast enormemente con la ni-
tidez del estido nuevo a que estaba adherida. Sometidos los tra-.
jes a la preciaci6n de experts, se lleg6 a la conclusion de que
solament tres de ellos presentan sefiales de uso, no tan manifies-
to como equiere la exigencia legal, pero si suficientes para to-
marlos no vestidos usados.
Por evada que sea la clase del pasajero no es acceptable,
porque n es 16gico, que una vendedora de trajes de sofiora, que
s61o vien a expender los que traia para regresarse al lugar de
su domic io, hubiera caminado con once vestidos de Nueva Or-
leans a uatemala, porque este viaje aunque se haga en el vapor
"Zacapa" no dura mds de tres dias, durante los cuales no se pue-
den sud y ensuciar once vestidos, mas todos los otros que se le
devolvier n como usados, a no ser que el pasajero tenga la par-
ticularidd de s61o ensuciar las sobaqueras, dejando flamante el
resto del traje.
Los efores experts apreciaron estas circunstancias y el ter-
cero en iscordia en dictamen de que se hace menci6n por sepa-
rado, lle6 a la conclusion de que solamente pueden reputarse usa-
dos los ajs marcados en el acta correspondiente con los nfme-
ros 1, 2 9 y eso no obstante, los tribunales de Primera y Segun-
da Inst cia no tomando en consideraci6n ninguna de las cir-
cunstan as apuntadas, violaron el articulo preinserto al decla-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs