• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Front Matter
 Al publico lector
 Toros no
 El gran poeta Jose Maria Heredia...
 El gran pensafor Enrique Jose Varona...
 Las Corridas de Toros son una mancha...
 Al terminar la soberania espanola...
 Fracaso de la primera tentativa,...
 Fracaso de la segunda tentativa,...
 Fracaso del tercer intento, hecho...
 Los Veteranos de la Independencia...
 Fracaso ruidoso del cuarto intento,...
 La Prensa cubana contra las lidias...
 Opiniones de periodistas espanoles...
 Lo que opina un oficial de la Armada...
 La Sociedad Economica de Amigos...
 La Sociedad Economica de Amigos...
 Indice














Title: Contra las corridas de toros
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00025496/00001
 Material Information
Title: Contra las corridas de toros datos, antecedentes y documentos demostrativos de que el pueblo cubano ha sido contrario en todas las épocas a la celebración de este cruento espectáculo
Physical Description: 127, 1 p. : ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Bando de Piedad de Cuba
Publisher: Imp. "El Siglo XX", A. Muñiz y Hno.
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1936
 Subjects
Subject: Bullfights -- Cuba   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00025496
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002856322
oclc - 51198578
notis - ANY7419
lccn - 40024707

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Half Title
    Title Page
        Title Page
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
    Al publico lector
        Page 7
        Page 8
        Page 9
    Toros no
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    El gran poeta Jose Maria Heredia estigmatiza el atroz espectaculo de la muerte del toro
        Page 20
        Page 21
    El gran pensafor Enrique Jose Varona analiza y condena las Corridas de Toros
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Las Corridas de Toros son una mancha indeleble en nuestra embrionaria civilizacion
        Page 27
        Page 28
        Page 29
    Al terminar la soberania espanola quedaron abolidas en Cuba las Corridas de Toros
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Fracaso de la primera tentativa, realizada en 1910, en favor de las Corridas de Toros
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Fracaso de la segunda tentativa, realizada en los anos 1914 y 1915, a favor de los Toros
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    Fracaso del tercer intento, hecho en el ano 1923, para efectuar en La Habana Corridas de Toros
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Los Veteranos de la Independencia se oponen resueltamente a las Corridas de Toros
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
    Fracaso ruidoso del cuarto intento, realizado en 1934, en pro del Toreo
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    La Prensa cubana contra las lidias de toros
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
    Opiniones de periodistas espanoles contrarias a las fiestas taurinas
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
    Lo que opina un oficial de la Armada Japonesa sobre las Corridas de Toros
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
    La Sociedad Economica de Amigos del Pais opina que los Toros no son una atraccion para el turismo
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
    La Sociedad Economica de Amigos del Pais opina que los Toros no son una atraccion para el turismo
        Page 128
    Indice
        Page 129
        Page 130
Full Text



,Wei)

t =ij' j~ ';<* *' **" < -*'* .* '
AP ''!4-



{ >i 4 4 *

4 L \ ; i

b; Cotra hia


-;a


WeL


4 .


Datao, antecedentes y do nt
demostrativos de qfie el. p' blo
cubano ha sida contrarib en todaS
las pocas a la celebraci6n de ste
cruento espectaculo.


N.:


* -


4 4
Il


.4 .4C'.
e.1
*1':
1i


*


:* L


'I


LA HABANA
IMP. *EL SISLO XX'
A. MUlIZ Y mNO.
CALL MRASIL Nf. 21-2S
MCuMXXXV


I~AA



L


4


,J%~:


r- bS$

























Contra las Corridas de Toros







BANDO DE PIEDAD DE CUBA


Contra las


Corridas de Toros




Datos, antecedentes y documents
demostrativos de que el pueblo
cubano ha sido contrario en todas
las epocas a la celebraci6n de este
cruento especticulo.











LA HABANA
IMP. "EL SIGLO XX"
A. MUFIZ Y HNO.
CALLE BRASIL Nos. 21-23
MCMXXXVI


*11 d 3Q;










~Sv
11~F(



















Son las seis de la mafiana, y sale la diligencia de Gua-
temala para la Antigua. Atras quedan el castillo de San
Jose, la alli inofensiva Plaza de Toros, donde joh honor!
se ha lamado asesinos a los espadas espafioles; porque es
hermoso lo de capear, y animado lo de burlar al bruto, y
arrogante lo de retarlo, azuzarlo, llamarlo, esperarlo, y es
lujoso el despejo, y gusta siempre el valor; pero lo de herir
por herir y habituar el alma y ojos de nifios, que serAn
hombres, y mujeres que seran madres, a este instil espec-
taculo sangriento, ni arrogante, ni animado, ni hermoso es.

JOSE MARTI.
1878.


En cualquier pueblo seria funesto para la cultural pf-
blica espectAculo semejante; entire los espafioles y sus des-
cendientes infinitamente mks. Las propensiones todas de
su carActer, product de su raza y de su historic, los inclina
del lado de las pasiones violentas y homicides.

ENRIQUE JOSE VARONA.
1887.


Las corridas de toros estan tan intimamente ligadas al
recuerdo de nuestro pasado colonial, que si algin dia se
reimplantara en Cuba el sangriento espectfculo, sentiria
en mi espiritu una impresi6n semejante a la que experimen-
taria si viera arriar del mastil del Morro la bandera cubana,
para izar en 61 de nuevo el pabell6n rojo y gualda.

MANUEL SANGUILY.
1923.













Al public lector



El "Bando de Piedad de Cuba", en cumplimiento
de los fines determinants de su constituci6n como
sociedad protector de ninos y animals, e inspirado
en los mismos principios de quien lo fund en 1906, la
inolvidable benefactor Mrs. Jeannette Ryder, cons-
tante y tenaz opositora al restablecimiento en Cuba de
las incultas fiestas taurinas, ante el hecho sorprendente
y lamentable por todos concepts de haberse vuelto a
presenter en nuestro Congreso un proyecto de Ley ten-
diente a la autorizaci6n de las Corridas de Toros, ha
creido convenience lanzar a la circulaci6n este folleto,
que es una recopilaci6n o sintesis de las vibrantes pro-
testas formuladas en nuestro pais, durante los Oltimos
treinta y siete anos, contra esta clase de espectdculos,
a fin de llevar al dnimo de nuestros actuales legisla-
dores, con datos, razones y arguments indestructible,
la convicci6n de que, si llegaran a autorizar el toreo en
nuestra patria, ademds de contrariar la voluntad de la
gran mayoria del pueblo cubano, la inferirian un dqio
inmenso, quizds irreparable, dada la influencia que tal
hecho habria de tener en nuestra moral social y en lo
ataiadero al mejoramiento de las costumbres pdblicas.
Pero, al propio tiempo, juzga indispensable hacer
dos aclaraciones, tendientes a puntualizar cudl es su
actitud frente al problema que se debate, y a explicar
los medios de que ha podido disponer para Ilevar a cabo
aquel prop6sito, sin afectar en lo mds minimo los limi-








tadisimos recursos con que cuenta para su sosteni-
miento esta institution.
En cuanto a lo-primero, interest al "Bando de Pie-
dad de Cuba" dejar en estas pdginas la constancia
plena de que, si bien es cierto que se ha visto compelido
a examiner todos los aspects del problema, sin pres-
cindir de ninguno, para tratar de impedir el funesto
resurgimiento del toreo en nuestro pais, con todas sus
nefandas consecuencias, no desea que sus alegaciones,
o las transcripciones de opinions ajenas acerca del
espectdculo de los Toros, puedan estimarse en modo
alguno como hirientes, mortificantes o siquiera lesivas
de ningin sentimiento mantenido, de buena fe y dentro
del campo de las ideas-donde deben debatirse siem-
pre, serenamente y con la mayor circunspecci6n, todos
los problems que afectan a la nacionalidad cubana-
por quienes sustenten opinions contrarias, dentro del
respectable grupo de extranjeros oriundos de nuestra
antigua metrdpoli, entire los cuales cuenta esta piadosa
instituci6n a various de sus mis constantes y generosos
benefactores, sintiendose ligada a ellos por los vinculos
que mds fuertemente suelen unir en la vida a los series
verdaderamente cristianos: los de la gratitude.
Por lo contrario, si se ha hecho hincapid en cierto
modo sobre el aspect patriotico del problema y la sig-
wificaci6n que tendria, en tal sentido, el restableci-
miento en nuestro pais de las Corridas de Toros, ha
sido precisamente con el objeto de evitar que la autori-
zaci6n de este espectdculo, tan contrario al sentimiento
national, sea un motivo para que surjan querellas y
discusiones que, dando al traste con el ambiente de
cordialidad existente entire la poblacion cubana y los
distintos nilcleos de extranjeros radicados en nuestro
pais- los mayormente interesados en procurar que esa
cordialidad no se destruya ni resquebraje-, pueda ser









una causa o pretexto para desunir y distanciar a quie-
nes, por sus antecedentes histdricos y otras muchas cir-
cunstancias, deben convivir en un ambiente de sincera
cordialidad; pero siempre sobre la base del respeto a
nuestras instituciones, leyes y sentimientos-cuales-
quiera que estos sean-, sin tratar de violentarlos o
quebrantarlos en ningin sentido.
Y con respect a los gastos originados por la publi-
caci6n de este folleto, es oportuno aclarar que ellos no
afectan en lo absolute a los recursos que el "Bando de
Piedad de Cuba" destina a la protecci6n de los nilios
y de los animals, today vez que su impresi6n ha sido
costeada, en parte con el espontdneo y generoso dona-
tivo hecho, para esa finalidad exclusivamente, por "The
American Humane Association"-la gran instituci6n
humanitarian de los Estados Unidos, que preside el ilus-
tre fildntropo y benefactor Mr. Sydney H. Coleman-,
apenas se enter de que nuestra sociedad se proponia
publicar un folleto en contra de las Corridas de Toros,
espectdculo condenado y repudiado aunque otra cosa
se diga con fines interesados-por la inmensa mayoria
de los ciudadanos de Norteamerica; y en parte con la
aportaci6n, no menos generosa y voluntaria, de un
cierto nimero de distinguidas personalidades cubanas
que, conscientes de la verdadera significaci6n que ten-
dria el resurgimiento en Cuba del espectdculo de los
Toros, han querido sumarse de un modo efectivo a la
protest de nuestra instituci6n, contribuyendo con su
dbolo a la edici6n de este opisculo, cuyos objeto y
finalidad quedan asi explicados.

BAND DE PIEDAD DE CUBA.


La Habana, Octubre de 1936.












iToros no!


Aunque sea penoso reconocerlo, y tener que confe-
sarlo, es un hecho cierto y positive que actualmente ban
desaparecido del estadio de la Prensa, salvo dos o tres
excepciones, casi todos los peri6dicos cubanos que en
6pocas anteriores coadyuvaron brillantemente con el
Bando de Piedad de Cuba en la patri6tica campafia
emprendida contra las Corridas de Toros, cada vez que
se intent, por sus porfiados y contumaces partidarios,
conseguir la derogaci6n de la Orden Militar nimero
187, de 10 de Octubre de 1899, que prohibit en nuestro
pais este inculto y cruel espectAculo.
Patria, El Nuevo Pais, El Dia, El Triunfo, El Tiem-
po, de Raimundo Cabrera, el cubanisimo diario La Dis-
cusion, La Lucha, La Prensa, La Noche, El Imparcial,
La Tarde, el Heraldo de Cuba durante la 6poca en que
lo dirigi6 su ilustre fundador Manuel Marquez Ster-
ling, El Mundo en la secci6n titulada "Perfil del Dia"
que tenia a su cargo el distinguido periodista Gustavo
Rey, Ahora, El Sol, de Marianao, el Diario de Cuba,
de Santiago de Cuba, Cuba y America, El Figaro, So-
cial y la gran revista Cuba Contempordnea durante los
quince afios de su publicaci6n, fueron siempre, en lo
tocante al debate sobre la autorizacion de las fiestas
taurinas, fieles interpretes del sentimiento national,
autorizados voceros de la opinion de la inmensa mayo-
ria del pueblo cubano, ora librando ruda campafia
contra el possible restablecimiento en Cuba de la nefanda
tauromaquia espafiola, ora acogiendo en sus paginas









las palpitaciones del alma cubana, decididamente con-
traria a todo lo que representara un paso de retroceso
en el orden de las m6s bellas conquistas alcanzadas al
precio de grandes heroismos y sacrificios, y un serio
rev-s, de tristes y fatales consecuencias, en cuanto al
advance progresivo de nuestra cultural.
La situaci6n en la actualidad es, por desgracia, com-
pletamente distinta: con s61o una o dos excepciones,
los peri6dicos diaries que bajo distintos titulos publican
varias empresas afines, y que por tal circunstancia
siguen en determinados asuntos una misma orientaci6n
- empresas interesadas, por lo que se ve, en que se per-
mitan de cualquier modo las Corridas de Toros -, no
s6lo publican frecuentemente articulos en favor de este
cruento espect6culo, y acogen con fruici6n en sus co-
lumnas, sin regatearles espacio, cuantas colaboraciones,
reales o supuestas, les son enviadas en pro de los Toros,
sino que mantienen herm6ticamente cerradas sus pd-
ginas para todo trabajo, colaboraci6n o noticia que de
algin modo contrarie aquel prop6sito, o que revele el
estado de opinion existente en el pais sobre todo entire
la poblaci6n cubana que se preocupa por la educaci6n
y el porvenir de nuestro pueblo -, manifiestamente
adverse al proyecto de Ley del Senador oriental senior
Arturo Illas, por el cual se pretend derogar la Orden
Military que prohibe las Corridas de Toros, bajo el pre-
.texto de constituir dicho espectaculo una gran atrac-
ci6n para el turismo norteamericano.
Como consecuencia de esa line de conduct que se
han trazado dichos diaries taur6filos, se ignora gene-
ralmente por el pfiblico lector de sus paginas, el hecho
de haber llegado a la Presidencia del Senado, de diver-
sos lugares de la Repuiblica, numerosos telegramas y
escritos de oposici6n al citado proyecto de Ley, res-
pecto del cual han mostrado su inconformidad presti-









giosas instituciones y asociaciones cubanas, interesadas
en el saneamiento de nuestras costumbres pfblicas; sin
contar la protest asimismo formulada por la gran So-
ciedad Humanitaria Americana (The American Hu-
mane Association), federaci6n de sociedades para la
prevenci6n de la crueldad con los nifios y animals, que
cuenta con various millones de afiliados, y tambi6n por
muchos ciudadanos de los Estados Unidos, inconformes
con que. se les tome de pretexto y se les atribuya una
afici6n de la que ellos en realidad carecen, para tratar
de implantar en Cuba un espectcculo que por inculto,
degradante y perjudicial a la educaci6n del pueblo, estA
prohibido en su propio pais.
Ante la realidad de los hechos apuntados, el Bando
de Piedad de Cuba, decidido a cumplir su double misi6n
como instituci6n protector de nifios y animals, ha
estimado una necesidad ineludible e imperiosa romper
esa "conjura del silencio", habilmente tramada por los
diaries habaneros partidarios de las Corridas de Toros,
publicando este folleto, que por su pequefio volume
s6lo contiene una parte, muy pequefia por cierto, de la
copiosa literature tauromaquica que conserve en sus
archives, y cuya finalidad no es otra que la de llevar
al animo de nuestros actuales legisladores cuyos de-
beres y responsabilidades les impone la obligaci6n de
estudiar a fondo, en todos sus aspects, este grave pro-
blema de caracter social y moral, antes de emitir sus
votos en favor del proyecto de Ley del Senador Illas,
o del andlogo que tambien ha sido presentado en la
Camara de Representantes por el doctor matancero
Lucas A. Camb6 la demostraci6n plena y cabal, ba-
sada en datos incontrovertibles, documents fehacien-
tes y arguments irrefutables, de los siguientes hechos
y circunstancias, que dificilmente podrd desvirtuar la









argucia mental de todos los taur6manos existentes en
nuestra patria:
a) Que las Corridas de Toros se hallan tan indiso-
lublemente ligadas al recuerdo de nuestro pasado co-
lonial, que si, por una de esas anomalias s6lo explica-
bles en un period normal de grandes confusiones,
llegara a permitirse su celebraci6n en esta Repiblica,
Cuba habria dado un paso de retroceso de m6s de treinta
y siete afos en el orden de sus mis preciadas conquistas
y el process de nuestro advance cultural sufirira, no ya
un estancamiento, sino una verdadera regresi6n en el
orden spiritual; a tal extreme que, como dijo en cierta
ocasi6n el integ6rrimo patriota y eximio ciudadano
Manuel Sanguily, nuestro animo se conturbaria pen-
sando "que la bandera cubana habia sido arriada del
m.stil del Morro para izar de nuevo en 61 el pabell6n
rojo y gualda".
b) Que si tal cosa aconteciera, esto es, si las Co-
rridas de Toros llegaran a autorizarse, quedaria mal-
trecha, o al menos seriamente afectada por much
tiempo, la cordialidad de relaciones existente entire el
pueblo cubano y la parte de poblaci6n extranjera cons-
tituida por ciudadanos espafioles, toda vez que aqu6l,
sinti6ndose inconforme con lo que estimaria una de-
rrota moral en el terreno de la ideologia separatist y
revolucionaria, que inspire la gesta del 68 y el 95, veria
en el restablecimiento del cruel espectdculo el triunfo
de un nicleo de extranjeros, formado principalmente
por los elements representatives de nuestra antigua
metr6poli... No en vano dijo, acertada y oportuna-
mente, el actual Vicepresidente de la Repiblica, Coro-
nel Federico Laredo Bru, en escrito por 61 dirigido al
Secretario de Gobernaci6n, a nombre de la Delegaci6n
de Veteranos de la Independencia de Cienfuegos, que
las Corridas de Toros son condenadas "por cuantos








anhelamos una repfblica digna, en todos sentidos, de
los sacrificios por ella realizados" y que su autoriza-
ci6n causaria, entire otros males, "el de avivar, en esta
6poca de concordia, recuerdos de pasadas vergiienzas
que todos, por el bien de la naci6n, debemos poner em-
pefio en olvidar".
c) Que el pueblo cubano ha sido siempre, invaria-
blemente, en todas las 6pocas de su historic, decidida-
mente contrario a este inculto espect6culo, como lo
demuestran, entire otros hechos y circunstancias, su
constant oposici6n a todas las tentativas que se han
realizado durante el lapso de los iltimos treinta y siete
afios para conseguir la autorizaci6n del citado espec-
taculo; la protest reiteradamente formulada por los
Veterans de la Independencia, Emigrados Revolucio-
narios, instituciones patri6ticas, mas6nicas, teos6ficas,
culturales, profesionales, deportivas y femeninas, en
contra de tales intentos; y, sobre todo, el un6nime con-
senso de la Prensa genuinamente cubana, que siendo
fiel interprete del sentimiento national, se ha opuesto
siempre, con inquebrantable persistencia, a las Corridas
de Toros, cualesquiera que fueran los motives alegados
en favor de tal prop6sito y los fines invocados para
disculpar la nefanda pretensi6n mantenida por sus es-
casos partidarios y patrocinadores.
d) Que es completamente incierto que tal espec-
taculo sea una atracci6n para el turismo norteameri-
cano, el cual, sin necesidad de ese supuesto incentive,
acude en masas considerable a determinados lugares
del mismo territorio de los Estados Unidos o del ex-
tranjero, dejando en ellos various millones de pesos
todos los aios, cual sucede en California, la Florida,
Francia, Suiza, etc., atraido por los multiples alicien-
tes que en el orden cultural y en el de las bellezas natu-
rales, inteligentemente explotadas, le ofrecen esos pai-









ses; y tambien algunos otros mas pr6ximos, como
Mexico, donde la atracci6n no estriba precisamente,
segfin se ha pretendido hacer ver, en las Corridas de
Toros que alli se celebran, sino en los grandes incenti-
vos que le brinda dicha Repiblica, en otros muchos
aspects, por la extension de su territorio, la variedad
de sus climas, la belleza maravillosa de sus paisajes,
su arqueologia, sus riquezas, sus industries, sus cos-
tumbres tipicas, sus instituciones culturales (templos,
bibliotecas y museos) y grandes obras arquitect6nicas,
much mas atrayentes para el turista extranjero que
el b6rbaro espect6culo que tiene por scenario el ensan-
grentado redondel de las Plazas de Toros.
e) Que, aun en el supuesto de ser cierto que una
parte del pueblo norteamericano, por el morboso deseo
de experimentar una fuerte emoci6n o de satisfacer
una curiosidad, se determinara a venir a Cuba, al solo
objeto de presenciar las Corridas de Toros, no seria
desde luego ese turismo el mas digno de atracci6n, ni
el mas convenient, ni el m6s deseable para ningin pais
que no est6 dispuesto a convertirse en recepticulo de
elements depravados y viciosos, pues como fundada-
mente dijo el diario Heraldo de Cuba, de esta ciudad,
en brillante editorial escrito o inspirado por su ilustre
fundador y Director, Manuel Marquez Sterling, refi-
ri6ndose al espectaculo de los Toros, "sus beneficios
no serian nada apreciables desde el punto de vista del
turismo", pues a juzgar por la clase de turistas que
vinieron a Cuba para presenciar el match de boxeo
celebrado por aquella 6poca (1915), podia facilmente
calcularse "que personal acompafiaria a los toreros, y
qu6 extranjeros nos honrarian con su visit para pre-
senciar las corridas".
f) Que, aun en la hip6tesis, muy discutible, de que
tales espect6culos atrajeran a un nficleo de turistas








que por su niimero y solvencia econ6mica dejaran en
Cuba, o mejor dicho, en La Habana, algunos cente-
nares de miles de pesos, que nunea llegarian a integrar
millones, puesto que una vez satisfecho el deseo o la
curiosidad de presenciar una Corrida de Toros regre-
sarian a su pais por la via mas r6pida si ese motivo
fud el finico determinante de su viaje a esta Repti-
blica -, la mayor parte del dinero invertido durante
su corta estancia en La Habana, casi su totalidad, iria
a parar a manos de extranjeros (matadores, picadores,
banderilleros, propietarios de toros importados, de
Espafia o de Mexico, empresas navieras, etc.), y de
empresarios que seguramente no serian ciudadanos na-
tivos de nuestro pais, ya que 6stos son demasiado inte-
ligentes y "listos" para decidirse a arriesgar una parte
de su fortune en un negocio que, por requerir la inver-
si6n de un gran capital, por ser un espectaculo extre-
madamente costoso y por lo inseguro del 6xito, habria
de culminar seguramente en un fracaso, con la consi-
guiente p6rdida del capital invertido.
g) Que, como secuela inevitable de la celebraci6n
de las Corridas de Toros, se destruiria en no pocos indi-
viduos el hdbito del ahorro, y el de la inversion juiciosa
de sus propios recursos, pues si fuera cierta la exis-
tencia de esa gran afici6n taurina entire una gran parte
de la poblaci6n extranjera oriunda de Espafia, seguin
dicen sus voceros en la Prensa diaria, muchos hogares
carecerian sin duda de lo m6s indispensable para las
atenciones de la vida, teriiendo que sufrir incontables
privaciones, por haber dilapidado sus mantenedores,
en un espect6culo donde las localidades m6s inc6modas
y baratas se cobran a raz6n de $3.00 6 $4.00, como
minimo, los recursos que les hubieran servido para sub-
sistir, ellos y sus familiares, durante various dias; como
sucede en ciertas regions de Espafia, donde el espec-









ticulo de los Toros s6lo se da de tarde en tarde, siendo
un acontecimiento la celebraci6n de una Corrida, a la
que por regla general asisten casi todos los habitantes
de la comarca, hombres, mujeres y nifios, con la obli-
gada consecuencia de amanecer el pueblo al dia si-
guiente sin m6quinas de coser y sin implementos agri-
colas para el trabajo, por haber sido casi todos ellos
vendidos o pignorados a precious infimos, para poder
sus duefios comprar las localidades puestas a la venta
en la Plaza de Toros...
h) Que, en iltimo extreme, de ser cierto que las
Corridas habrian de ser el espect6culo preferido, tanto
de los residents en nuestro pais como de los turistas
norteamericanos, al no tener 6stos el don de ubicuidad,
necesariamente se resentirian por la falta de pfiblico
las carreras de caballos, el base-ball, el foot-ball, el bas-
ket-ball y en general todos los dem6s deportes y espec-
taculos cultos, especialmente los Cinemat6grafos, cuyos
empresarios son casi en su totalidad cubanos nativos
y en los cuales libran actualmente la subsistencia, de
un modo honrado, numerosos empleados y obreros cur
banos; pues los individuos de la clase media, y aun los
considerados como pudientes, que acudieran a presen-
ciar las Corridas de Toros, invertirian en un solo dia
- dado el elevado precio de las localidades lo que
en la actualidad gastan al asistir, con sus families, a
seis u ocho funciones de cines o teatros, durante varias
semanas o un mes.
El Bando de Piedad de Cuba, siguiendo la ruta que
le trazara su ilustre fundadora Mrs. Jeannette Ryder,
y seguro de interpreter los sentimientos de nuestro
pueblo, recoge en este folleto las m6s salientes y des-
tacadas manifestaciones consignadas durante los (ilti-
mos siete lustros en las paginas de nuestros principles
peri6dicos contra el sangriento espectaculo taurino,









lanzando el patri6tico grito de iTOROS NO! Y espera
de los actuales legisladores, cuya actuaci6n ha de estar
inspirada en el amor a la patria y el bien de la Repi-
blica, que convencidos del dafio inmenso que ocasio-
narian al pais si llegaran a permitir las execrables
Corridas de Toros procederin en igual forma que
sus antecesores de 1910, 1915, 1923 y 1930, archivando
definitivamente, sin llegar a considerarlo, el proyecto
de Ley del Senador Illas, o rechazAndolo de una vez,
para tranquilidad y satisfacci6n del pueblo cubano,
digno por su taurofobia de que se le aplique un encomio
andlogo al que hizo Marti del pueblo guatemalteco,
cuando consider como un timbre de honor suyo que
en la Plaza de Toros de la capital de aquella Repiblica,
tan amada por el Ap6stol, se llamara asesinos a los
espadas espafioles, no precisamente por ser espafioles,
sino por haberle ofrecido un espectaculo cruel, en
pugna con sus nobles y piadosos sentimientos.













El gran poeta Jose Maria Heredia
estigmatiza el atroz espectIculo
de la muerte del toro



La generaci6n cubana del primer tercio del siglo
XIX por boca del mis ilustre de sus representatives,
Jos6 Maria Heredia, considerado el primer poeta lirico
de Am6rica, consign6 su repugnancia y su protest
contra el espectaculo de la Muerte del Toro en las si-
guientes magistrales estrofas, citadas como modelo de
poesia descriptive en various libros de texto de Litera-
tura Preceptiva, entire ellos el del distinguido maestro
espafiol Narciso Campillo y Correa, CatedrAtico nume-
rario de la asignatura de Ret6rica y Podtica en el
Institute del Cardenal Cisneros, de Madrid, del cual
se copian los siguientes versos, cuya lectura es sufi-
ciente para desmeritir el elogio de los que, a titulo de
espiritus fuertes, tratan en vano de enaltecer la cruenta
fiesta taurina que el inmortal cantor del Niagara con-
ceptu6 como "espectaculo atroz, mengua de Espafia".
Al clavar de los dardos inflamados
y agitaci6n frenetica del toro,
la multitud at6nita se embebe,
como en el Circo la romana plebe
atenta reprobaba o aplaudia
el gesto, el ademdn y la mirada
con que sobre la arena ensangrentada
el moribundo gladiador caia.
Suena el clarin, y del sangriento drama
se abre el acto final, cuando a la arena










desciende el matador, y al fiero bruto
osado llama y su furor provoca.
21, arrojando espuma por la boca,
con la vista dev6rale, y el suelo
hiere con duro pie; su ardiente cola
azota los ijares, y bramando
se precipita... El matador sereno
agil se esquiva, y el agudo estoque
le esconde hasta la cruz dentro del seno.
Phrase el toro y su bramido express
dolor, profunda rabia y agonia.
En vana lucha con la muerte impia,
quiere vengarse afin; pero la fuerza
con la caliente sangre que derrama
en gruesos borbotones le abandon,
y entire el dolor frenetico y la ira,
vacila, cae y rebramando expira.
Sin honor el cadaver insultado
es en bhrbaro triunfo: yertos, flojos,
yacen los fuertes pies; turbios los ojos
en que ha un instant centellar se via
tal ardimiento y fuego y energia;
y por el polvo vil huye arrastrado
el cuello, que tal vez bajo el arado
fuera de alguna riistica familiar
fitil sostenedor... En tanto el pueblo
con tumulto alegrisimo celebra
del gladiador estfipido la hazafia.
IEspectAculo atroz, mengua de Espafia!












El gran pensador Enrique Jose Varona
analiza y condena las Corridas
de Toros



Durante la 6poca de la dominaci6n espafiola en
Cuba, al finalizar casi el iltimo tercio del siglo XIX,
el ilustre fil6sofo Enrique Jos6 Varona, una de las mIs
altas cumbres del pensamiento americano, public en
la notable Bevista Cubana, que dirigi6 desde 1885 hasta
1895, un brillantisimo studio intitulado Una afici6n
epidemica: Los Toros (nimero de Febrero de 1887,
tomo V, pdginas 178-184), que tal vez no ser6n capaces
de entender, y menos afin de apreciar, penetrando en
su profundo andlisis sobre la psicologia de las multi-
tudes, algunos de los individuos que, de buena o mala
fe, han venido abogando por conseguir el restableci-
miento en Cuba de las Corridas de Toros como un mo-
tivo de atracci6n para el turismo norteamericano, pero
cuya lectura se recomienda muy eficazmente a nues-
tros legisladores, gobernantes y autoridades, invitan-
dolos a meditar sobre la gran responsabilidad de orden
moral y social que habrian de contraer ante el pais,
todos los que, direct o indirectamente, por acci6n u
omisi6n, por complacencia, tolerancia, abulia espiri-
tual o falta de atenci6n para aquilatar la gravedad e
importancia del problema, contribuyeran a restablecer
en Cuba ese gran "disolvente de las costumbres pfi-
blicas", com o l llamara el eximio autor del mencio-
nado articulo, del cual entresacamos los siguientes










parrafos, contentivos de observaciones sutiles y afirma-
ciones medulares, todas ellas interesantisimas y dignas
de recordaci6n oportuna. Dicen asi:

El hombre esta a dos pasos del animal. Sus apetitos predo-
minantes son los mismos; y lo que verdaderamente los diferencia
es la manera de satisfacerlos. El objeto de lo que se ha llamado
cultural pudiera decirse que no es otro sino aumentar ]a distancia.
Reducir a un minimum nuestra parte de bestialidad, esto es lo que
hace la civilizaci6n. El salvaje esta a nivel del bruto; el barbaro
se ha separado un poco; el civilizado procura separarse lo mas
possible. El salvaje es canibal; el barbaro es cazador y merodea-
dor; el civilizado s61o es cannibal por necesidad, caza de afici6n, y
no merodea habitualmente; pero si la vida depredatoria ha sido
el fondo comiin de donde han surgido para desarrollarse los diver-
sos estados sociales, debe tenerse a la vista que el peligro de un
retroceso es siempre inminente. Las nuevas tendencies que nos
humanizan tienen que luchar con los viejos impetus, con la antigua
herencia, que nos llama a la brutalidad. La sociedad, resultante
de todas las energies actuales y potenciales, llegada a eierto limited
de elevaci6n, mantiene con fuerza incontrastable a su nivel a sus
individuos, considerados en conjunto; el hombre aislado esta mks
en riesgo de retroceder, por falta de tan s6lido apoyo. El gran
element de educaci6n es la sociedad. Cuanto obre, pues, sobre
la colectividad tiene para el moralista y el soci6logo importancia
decisive, si quieren penetrar hasta el fondo del individuo y conocer
los elements que conforman su carActer. La desviaci6n de un solo
hombre o de un grupo de hombres es lastimosa, pero no compro-
mete el resultado de los esfuerzos comunes; un retroceso, un acto
siquiera en el progress social arruina la obra present y puede
comprometer de un modo irreparable la obra del porvenir. Por
esto los hechos que verdaderamente interesan al que estudia la vida
de los pueblos son los que dan car6cter a toda la sociedad, las
manifestaciones de su espiritu colectivo.

El efeeto de la multitud sobre cada uno de los components
es el mas interesante de los problems de la psicologia social. Puede
decirse que todo lo que tenga el individuo de propio, casi se anula,
y todo lo que tenga de comfin con los demas se vigoriza hasta la
exacerbaci6n. A poco de estarrespirando esa particular atm6sfera,










de ver lo que los otros ven, y oir lo que los otros oyen, ya no mira
sino hacia donde todos, sefiala hacia donde todos, hace lo que todos,
dice lo que todos, piensa lo que todos y siente lo que todos. Y es
lo particular que se ve lo que hay y lo que no hay. Y un alucinado
comunica a los demis su alucinaci6n. Nada llega mas pronto al
paroxismo de la pasi6n que una multitud, ciega para el crime o
para el heroismo. Lo que se necesita es que una impresi6n bas-
tante fuerte domine las demis, y produzca la conmoci6n corres-
pondiente. Esa conmoci6n dominant, repercutida, enviada y reci-
bida como pelota elastica, cae sobre nosotros y vuelve y vuelve con
mayor fuerza hasta poseernos por complete y sacarnos de nosotros
mismos. El mas frio se llena de ardor y el mis timido se siente
un le6n, y a veces es un le6n. Circula una especie de electricidad
comfin, y el temperament mas apAtico se electriza.


Basta observer lo que pasa en las fiestas populares, que logran
atraer much concurrencia, para convencerse del influjo especial
de un agregado human sobre los individuos sus components. La
alegria que lo anima no se pareee en nada a la jovialidad personal.
El gesto mis sencillo, el acto mas trivial, el vocablo mas insigni-
ficante provocan una explosion de regocijo; la menor contrariedad,
la incongruencia mis pequefia despiertan un estallido de indigna-
ci6n y a veces de c6lera terrible. Y cada uno participa de este
alborozo o de esta ira, por una causa que a solas o en corta com-
pafiia lo hubiera dejado indiferente. Como es natural, el hombre
inculto, no acostumbrado a dominarse, se entrega mas pronto y
mfs por complete; pero no escapa al contagio el hombre educado,
el hombre hecho a refrenarse y a guardar compostura. Y la in-
fluencia de lo visto, sentido y gozado no pasa con la ocasi6n; la
huella ha sido demasiado profunda, el pliegue queda; el carfcter
al cabo se modifica. La fiesta ideal por tanto seria acuella en que
el nivel general se alzase; nunca aquella en que el nivel de los
mns elevados forzosamente desciende. De todos modos las fiestas
pfiblicas tienen suma importancia en la vida de cada pueblo y
ofrecen uno de los mis claros exponentes del grado a que se en-
cuentra en la escala de la civilizaci6n. !Son product de sus gustos
dominantes, asi como de su carkcter y su historic, y a la par con-
tribuyen a dar pibulo a los sentimientos generals, y entran como
factor en su vida actual y future.










El especticulo mis popular en much part de Espafia son las
corridas de toros. Cuando se dice el mas popular afn se dice poco;
.es la diversion, la fiesta por excelencia, la que se prefiere a cual-
quier otra, la que se espera con ansiedad, de la que se habla en
todas parties y en todos los moments; es una pasi6n comfin en que
se confunden grandes y chicos, los mimados y los perseguidos de
la suerte, los que estAn en lo mis bajo y en lo mas alto de la escala
social. Cada corrida, por mas que sean dominicales, es un acon-
tecimiento. Edmundo de Amicis no ha exagerado al decir que la
inauguraci6n de las lidias en Madrid es much mis important que
un cambio de ministerio. Hoy, no menos que en el tiempo en que
Carlos III tuvo la desgraciada ocurrencia de prohibirlas, son, como
las llam6 un cronista, una afici6n epid6mica. Esto s61o bastaria
para sefialarles lugar predominante en la apreciaei6n de los facto-
res morales de esa sociedad. Ahora bien, ,qu6 son los toros como
fiesta pfiblica, como espectaculo ofrecido no a centenares, sino a
millares de espectadores, de todas edades, sexos y condiciones?
No es nuestro prop6sito repetir lo que se ha dicho hasta la saciedad,
ni hablar del arrojo del hombre afrontando una fiera, ni de las
peripecias del drama real que hace latir o paraliza a la vez tantos
corazones, ni siquiera de la parte pintoresca de la escena, de los
trajes abigarrados y brillantes del torero, de la pfirpura de las
capas, ni de tantos otros incentives y deslumbramientos para la
vista, como sirven de preparaci6n para las sacudidas del Animo.
El puiblico es el que nos preocupa; porque en 61 esth el espect~culo
mas interesante. El pi6blico, ansioso de antemano de emociones
violentas, excitado alli por el calor, la manzanilla y sobre todo por
la multitud; el pfiblico que no va por los avalorios y relumbrones
del torero, ni por el valor y la pujanza del torero, ni por la sangre
fria y ligereza del diestro, aunque quizas asi lo crea, sino que va
a ver sangre, a complacerse en la carniceria y a deleitarse con la
muerte; el pfiblico que aplaude entusiasmado a la fiera cuando
eseonde sus agudas astas en el ijar de un pobre caballo vendado,
y que aclama fren6tico al matador que de un golpe certero rinde
al toro, que cae manando un chorro de negra sangre de una sola
herida; el piblico que a fuerza de ver matar animals y estropear
hombres, cuando ruedan unos y otros por la arena no sabe en su
delirio si desea que su semejante se levante ileso, o si le insultaria
porque lo ha privado de la emoci6n supreme de ver un hombre
muerto. Pste es en realidad el que interest; dejando a un lada
cuestiones ociosas, lo que importa es preguntar qu6 labra en el:










espiritu de un pueblo tan terrible y frecuente espectaculo, a qu6
prepare su sensibilidad y qu6 fermentos deja en su conciencia.

En un pueblo de los que hoy se llaman civilizados hay hombres
y classes enteras que se eneuentran en los diversos grades de esta
evoluci6n. La obra de la cultural social consiste en facilitar y ace-
lerar el advance de los rezagados. Pero reunidlos y mezcladlos a
todos peri6dicamente, para presenciar un espectaculo en que la
efusi6n de sangre es el acicate que despierta su sensibilidad, y la
vida de hombres y animals es el goce supremo que anhela su emo-
ci6n; dejadlos que se habitfien a apetecer la sangre, a enardecerse
con el brillo del hierro que mata, a sentirse cada cual impelido
fuera de si por el entusiasmo febril de millares de series que sienten
lo que 61, que aplauden como 61, que rugen como 61 y se enfurecen
con furor sanguinario, y ya ver6is luego si el que ha podido, sin
recatarse, ni avergonzarse, ser feroz en plena multitud, sera, lle-
gado el caso, human a solas.

En cualquier pueblo seria funesto para la cultural pfiblica es-
pectAculo semejante; centre los espafoles y sus descendientes infi-
nitamente mas. Las propensiones todas de su carActer, product
de su raza y de su historic, los inclina del lado de las pasiones
violentas y homicides.

Hay comareas de Espafia donde no han penetrado los toros;
serin muy cuerdos sus habitantes si procuran guardarse del con-
tagio... Aqui donde tenemos tantos obstAculos para el progress
continuado, donde tantas fuerzas nos llaman hacia la barbaric,
poseemos por ahora este nuevo disolvente de las costumbres pfi-
blicas. No censuramos a nadie. La censura seria tan iniitil como
fuera criminal el aplauso. S61o queremos manifestar a las perso-
nas cultas que van a los toros, sin temor de comprometer su salud
moral, que no se bafa uno impunemente en agua cenagosa... Y
hay un hecho innegable: en estas reuniones inmensas, la ola tumul-
tuosa de los apetitos feroces que se va formando en lo mas bajo,
sube, sube y gana lo mas alto, se esparce entonces y todo lo iguala
y lo sepulta. 'Se nos dirA que es una emoci6n peculiar, finica, de
intensidad y volume sin igual; quizks sea; pero a nuestra vez
afirmamos que ni un individuo ni un pueblo gustan impunemente
de semejantes emoeiones.












"Las Corridas de Toros son una
mancha indeleble en nuestra
embrionaria civilizacion"



A pesar de los esfuerzos realizados por.algunos
escritores y periodistas espafioles para ensalzar, como
especticulo de luz y alegria, de gallardia y brillantez,
de arte y valor, el de las Corridas de Toros, considerdn-
dolo como la fiesta national por excelencia, son nume-
rosos tambi6n los intelectuales que, tanto en Espafia
como en los muy contados paises donde actualmente se
permit su celebraci6n, protestan contra el citado es-
pectaculo, sefialando y censurando con acritud su nociva
influencia sobre los hMbitos y costumbres populares,
por cuanto es innegable que contribute a despertar los
instintos sanguinarios y crueles, embotando por lo con-
trario, los nobles sentimientos de la compasi6n y la
piedad.
Una prueba elocuente de ese estado de animo pre-
dominante en gran parte del pueblo hispano, en cuanto
al caracter que se ha pretendido dar al mencionado
espectaculo, es la popular copla espafiola que dice
No llamemos national
a una fiesta que es la mancha
de la naci6n donde estd.

Tambien en M6xico, una de las cinco ufnicas repfi-
blicas de America entire las 21 naciones del hemis-
ferio colombiano donde estan permitidas las Corri-









das de Toros, se han formulado fuertes censuras y
protests contra dicho cruento espectdculo, como lo
demuestran los siguientes parrafos de un articulo titu-
lado Una mancha indeleble, que public en su edici6n
correspondiente al dia 25 de Noviembre de 1898 el
important bisemanario El Continente Americano, de
Mexico, D. F., que en aquella 6poca dirigia el distin-
guido periodista Remigio Mateos y del cual eran en-
tonces asiduos colaboradores muchos de los mis ilustres
intelectuales de la vecina repfiblica azteca. Dicen asi:

La civilizaci6n no es mAs que una series ascendente de modi-
ficaciones en el estado psicol6gico y fisiol6gico de un pueblo: esas
modificaciones adquieren en el tecnicismo sociol6gico el nombre de
evoluci6n. Un hombre evolutivo, a media que avanza en cultural,
m&s y mas se aleja del hombre primitive o el salvaje. La cultural
es una de las fases esencialisimas del progress; ella dulcifica con
el lujo las crudas asperezas de la naturaleza; ella, por medio del
arte, viste e idealiza las desnudeces de la material; ella, con las
leyes y las instituciones modernas, difunde el espiritu de frater-
nidad y de justicia; ella, con las letras, contribute a eliminar del
temperament national los germenes latentes de violencia; y por
iltimo, ella, con las ciencias, ayuda poderosamente a la transfor-
maci6n colectiva.
Por eso vemos que en todo pueblo civilizado y culto, son desco-
nocidos o muy raros, los espectAculos de la fuerza bruta y animal.
Luego, mientras Mexico permit las corridas de toros, no tiene
derecho, en lo absolute del t6rmino, a llamarse pais civilizado, y
lides semejantes, por mds que se las defienda con acopio de sofis-
mas, son una mancha indeleble en nuestra embrionaria civilizaci6n.
Peor todavia, atrofian las expansiones mAs nobles de la inteligencia,
aumentando en raz6n inversa los instintos bestiales, que yacen dor-
midos en todo individuo de la especie humana. Pi y Margall, que
es un observador sutil y analitico, dice que el retraso de Espafia
es debido a esa clase de espectAculos, y como argument cita el
hecho de que los catalanes, por ser enemigos de las corridas de
toros, han adelantado mas en todos los ramos del progress que el
resto de los espafioles.










Los apologistas del redondel defienden las corridas sosteniendo
que son exhibiciones viriles, y por consiguiente, robustecen en las
masas el espiritu de bravura. Concepto tan insensato no merece
los honors de la refutaei6n: en primer lugar, el espectador no se
expone a peligro alguno, y si es asi, mal puede familiarizarse con
6ste, pues si aceptaramos ese m&todo de deducci6n, podria decirse
tambi6n que a un soldado, para llegar a veteran, le bastaria sim-
plemente el presenciar las batallas sin necesidad de entrar en ellas.
Por otra parte, el pueblo mexicano no necesita estimulantes para
mostrarse valeroso, y no serA Mazzantini quien le venga a ensefiar
c6mo hard frente a la muerte.
Otra excusa siempre a mano es &sta: "Bah! I porqu6 no habia-
mos de consentir las corridas de toros cuando vemos que los
yankees, que se llaman civilizados, glorifican las luchas del pugi-
lismo ? 1 Y puede darse cosa mis horrible que un combat a pufe-
tazos, del cual result, algunas veces, la muerte de un pilgil? Oh!,
vengan los toros, pues en esas lides hay arte, hay valor, hay ciencia
y hay m6sica y pulque!"
A nuestro juicio, y a juicio de toda gente civilizada, tan b6r-
baro es un espectkculo como el otro, aunque a decir verdad, es
menos cruel el pugilismo, pues no entra como factor del diverti-
miento el tormento de los pobres animals.

Pan y toros han sido la ruina de Espafia.
Pulque y toros serdn la ruina de Mexico.













Al terminar la soberania espaiiola
quedaron abolidas en Cuba
las Corridas de Toros



El distinguido escritor y publicista Emilio Roig de
Leuchsenring, cuya copiosa labor literaria y sociol6-
gica se ha especializado en el studio de los asuntos
hist6ricos y de nuestras costumbres piblicas y priva-
das, en un interesante trabajo titulado Las Lidias de
Toros, inserto en el Album conmemorativo que dedi-
caron a la VI Conferencia Internacional Americana
el Consejo y Gobierno de la Provincia de La Habana,
en 1928, hace un sucinto relate de lo que fueron las
Corridas de Toros en nuestro pais durante la 6poca
colonial, bastando la lectura de ese trabajo para llegar
al convencimiento de que el pueblo cubano, en su in-
mensa mayoria, no fu6 nunca aficionado a las cruentas
fiestas taurinas.
He aqui una sintesis de lo relatado por el veraz y
acucioso publicista Roig de Leuchsenring en ese ar-
ticulo, del cual se copian los siguientes parrafos, en la
imposibilidad de transcribirlo integramente, por su
gran extension:
Siendo la Isla de Cuba colonia espafiola, era natural que desde
los primeros tiempos de la 6poca colonial se introdujera y fomen-
tara en nuestra tierra esta diversion.

El ilustrado y erudito bibli6grafo Carlos M. Trelles, nos dice
que en 1538 hubo en Santiago de Cuba corrida de toros con ocasi6n










de la llegada del Adelantado Hernando de Soto, de la que hablaba
el inea Garcilaso en su obra La Florida; que en 1569 se efectu6
en La Habana la primera corrida en honor de San Crist6bal; reco-
giendo ademas, los siguientes datos sobre estas diversiones: en
1682 se prohibit lidiar toros los dias de fiesta; en 1747 se celebr6
una corrida en Matanzas, en 1759 otra en La Habana para festejar
la conmemoraci6n de Carlos III, dato este filtimo torado de Jos6
Maria de la Torre.
Los espafoles trajeron a esta tierra con todas sus costumbres
el entusiasmo por la mas cruel de sus diversiones, los toros, que,
ademis de esparcimiento y satisfacci6n a sus instintos, les permitia
adiestramiento guerrero. Miguel 'Gonzilez Ferrer en su Naturaleza
y civilizaci6n de la grandiose Isla de Cuba, hace resaltar estas par-
ticularidades, haciendo ver c6mo los peninsulares y sus soldados
conquistadores, "tenian entusiasmo por esta diversion como jefes
militares, cuanto que sobre ofrecerles un recreo en su ocupaci6n
guerrera, les servia de escuela adiestradora para manejar la lanza,
arma tan decisive por aquellos tiempos y de tanto brillo en los
teatros de la fuerza y de la hermosura a que llamaban torneos,
sostenidos por los mas nobles y los personajes mas altos de aquel
tiempo. Pizarro mismo, tan ennoblecido despubs, fue un rejonea-
dor de los mis nombrados en su tiempo."

De las plazas de toros que existieron en La Habana, nos refiere
Jos6 Maria de la Torre en su Habana Antigua y Moderna, que la
primera la construy6 en 1796 Don Mariano de Bosque, en el sitio
conocido despu6s por el Basurero, entire las Calzadas del Monte y
del Arsenal; la segunda, construida en 1781, estaba al fondo de
una posada, en la esquina de la calle Aguila; la tercera, que dur6
de 1825 a 1836, en el Campo de Marte, frente al cafe de Marte y
Belona; la cuarta, de 1842 a 1855, en la plaza mayor del pueblo
de Regla; la quinta, fabricada en 1853, en la calle de Belascoain,
entire Virtudes y' Coneordia, junto a la Casa de Beneficencia.
Respecto a la plaza levantada en Regla, en las Efemerides Re-
glanas, tomadas del archivo de Jos6 Rafael Garrucho y publicadas
en la Historia de Regla de Francisco M. Duque, aparece que fu6
en Septiembre 4 de 1835 cuando el Ayuntamiento de La Habana
concedi6 el permiso para la construcci6n de esta plaza; y en Di-
ciembre 24 de 1866 se inaugur6 una plaza de Toros, de madera,
detrAs de la Iglesia, con la cuadrilla de la que era primer espada
Juan Jiminez Reina, plaza que todavia existia en 1887, pues en









Noviembre de este afio debut la cuadrilla conocida con el nombre
de "Los niios sevillanos".
De la plaza que existia en la calle de Belascoain, junto a la
Casa de Beneficencia, el cronista Samuel Hazard, en su interesan-
tisimo libro Cuba with pen and pencil, publicado en Londres en
1871, nos da una descripci6n de la corrida que presenci6 el 29 de
Abril de 1866, en la cual figuraba como estrella el matador Jos6
Ponce y en la que se lidiaron seis toros.
La sexta plaza de toros, iltima que tuvimos en La Habana,
se encontraba en Infanta, cerca de Carlos III.
Ali tuvo lugar, a fines de 1886 y principios del 87, una de
las temporadas taurinas mas resonantes que se recuerdan en Cuba,
la del gran Luis Mazzantini, que coincidi6 con la estancia en La
Habana, en Enero del 87, de la gran tr6gica francesa Sarah Bern-
hardt, a la que aqul ofreei6 una encerrona, dando esto y las espe-
ciales atenciones que con ella tuvo, a que se corriera que ambos
habian llevado relaciones amorosas.

Al terminal la dominaci6n espafiola en Cuba fueron suprimi-
das, afortunadamente, las lidias de toros, por una Orden Militar
del Gobierno de ocupaci6n yankee.
DespuBs, en diversas oeasiones y con fftiles pretextos de fo-
mento del turismo, se ha tratado de restablecer esa diversion que,
aunque tiene indudablemente suertes llenas de colorido, audacia
y valentia, hay otras francamente antiartisticas, inhumanas, crue-
les y que para nosotros, los cubanos, represent sobre todo un pa-
sado del que hemos salido, sin odios ni rencores, pero sin deseos,
tampoco, de que vuelva, y much menos en costumbres como 6sta,
que en la propia Espafa se lucha por hacerla desaparecer.

Segfin se dice en el mismo articulo cuyos son los
pirrafos transcripts, los peri6dicos autonomistas -
que en aquella 6poca reflejaban fielmente el sentir del
alma cubana, atacaron con safia al diestro Mazzantini,
el mas conspicuo representante entonces de la tauro-
maquia, en tanto que los peri6dicos espafioles espe-
cialmente el diario integrista La Voz de Cuba, de triste
recordaci6n para nuestro pueblo se significaron por
su exaltada taurofilia hispan6fila.









La disposici6n prohibitive de las Corridas de Toros
a que hace referencia en su trabajo el Dr. Roig de
Leuchsenring, es la Orden Militar 187, dictada por el
Gobierno Interventor norteamericano en una fecha
patri6tica, la del 10 de Octubre de 1899, cuyo texto es
el siguiente:

Cuartel General, Divisi6n de Cuba.
Habana, 10 de Octubre de 1899.
El Gobernador General de Cuba ha tenido a bien disponer la
publicaci6n de la orden siguiente:
I. Quedan absolutamente prohibidas las corridas de toros en
la isla de Cuba.
II. Incurririn en la multa de quinientos pesos ($500) los con-
traventores del anterior articulo.
El Brigadier General, Jefe de Estado Mayor.
Adna R. Chaffee.

Esta prohibici6n fu6 ratificada al promulgarse
various meses despues la Orden Militar 217, de 28 de
Mayo de 1900, para la protecci6n de los animals, dic-
tada a propuesta del Secretario de Justicia y cuyos
incisos V y VI dicen asi:

V. Sera castigada con multa de diez a quinientos pesos, o con
arrest de uno a seis meses, toda persona que de cualquier modo
presence, coadyuve o cooper en la celebraci6n de corridas de toros
o lucha de otros animals, que con premeditaei6n se proponga el
duefio de Estos, o el que los tenga a su cuidado.
VI. Toda persona que infrinja las disposiciones y leyes que
se refieren a la crueldad contra los animals podrA ser detenida y
puesta a disposici6n de la Autoridad correspondiente para ser
juzgada y castigada.

Contra estas disposiciones civilizadoras y progre-
sistas no se levant6 entonces una sola voz de protest,
ni se formula una sola censura por parte de los peri6-







34

dicos espafioles, mereciendo en cambio los mis calidos
elogios de la poblaci6n cubana fuertemente imbuida
en aquellos dias inmediatos a la consecuci6n de la inde-
pendencia, de un sano sentimiento patri6tico -, la que
seguramente no pudo pensar que, muchos afios despu6s,
habia de lucharse, por un nicleo de personas, afortu-
nadamente reducido, para que Cuba diera un paso
atrds, de visible retroceso, en el camino de su mejora-
miento moral y social, abogando por el restableci-
miento de las Corridas de Toros, con el fitil pretexto
de ser una atracci6n para el turismo norteamericano,
hecho incierto cuya refutaci6n encontraran los lecto-
res en otro lugar de este mismo folleto.












Fracaso de la primera tentative,
realizada en 1910, en favor de
las Corridas de Toros



Despues de transcurridos mds de diez afios desde la
fecha en que se prohibit en nuestro pais la celebraci6n
de las lidias de toros, sin que nadie hubiera abogado
por el restablecimiento del inculto y cruel espec-
ticulo, un Representante por la Provincia de Oriente,
el Sr. Manuel Fernandez Guevara, antiguo concejal
del Ayuntamiento de Madrid, llegado a nuestra patria
despues de terminada la Guerra de Independencia, pre-
sent6 en la Camara de Representantes (12 de Marzo
de 1909), un proyecto de Ley derogando la Orden 187
de 1899, lo que di6 lugar a que se produjera y exterio-
rizara la primera protest contra el restablecimiento
de las Corridas de Toros, distingui6ndose entire los
peri6dicos cubanos que con mayor acritud censuraron
aquel prop6sito, el diario El Tiempo, que fund y diri-
gi6 con singular acierto el Dr. Raimundo Cabrera, no-
table escritor y periodista que siempre se caracteriz6
por sus campafias en pro de nuestro mejoramiento
politico y social.
Entre los documents presentados al Congreso Na-
cional en oposici6n al proyecto de Ley de referencia -
que la Camara de Representantes tuvo el buen acierto
de relegar al olvido- figure la siguiente exposici6n
que dirigieron al Senado de la Repfiblica la inolvidable
fundadora del Bando de Piedad de Cuba, Mrs. Jean-









nette Ryder, y otras distinguidas damas pertenecientes
a esta instituci6n, el cual document se public bajo
el titulo de Gesti6n Civica en el citado peri6dico El
Tiempo, edici6n correspondiente al dia 1? de Julio de
1910. Dice asi:

AL 'SENADO DE LA REPiBLICA DE CUBA.
Sefiores iSenadores: las sefioras que suscriben, que forman la
Directiva y otras asociadas del Bando de Piedad de la Isla de
Cuba, instituci6n protectora de los nifios, animals y plants, tienen
el honor de exponer a ese alto Cuerpo Colegislador lo siguiente:
Que pendiente como se encuentra de aprobaci6n el proyecto de Ley
enviado por la Ckmara de Representantes, tendiente a la autori-
zaci6n en esta Repfiblica de una Ley que autoriza, entire otros
juegos y espectfculos, las corridas de toros, no han podido per-
manecer silenciosas, porque de aprobarse esa Ley verian defrau-
dados sus constantes anhelos, acariciados desde largo tiempo, ten-
dientes a mejorar el desarrollo en esta Isla de una ensefianza moral
y material, a fin de conseguir sentimientos altruistas y generosos
que hagan de la generaci6n venidera, ciudadanos dignos de esta
hermosa Repfiblica.
Nadie ignora que las corridas de toros son espectaculos que no
toleran ninguna de las naciones que quieren figurar en el concerto
de las naciones enteramente civilizadas, porque nunca han podido,
por mAs esfuerzos que hayan realizado los empresarios de.aquellos
espectaculos, conseguir la autorizaci6n en naciones como Ingla-
terra, Francia, Alemania y los Estados Unidos, y durante las
Intervenciones de esta filtima naci6n en esta Isla se movieron in-
fluencias extremadamente grandes, que jams pudieron veneer la
natural aversi6n de ese Gobierno Interventor.
Es natural, y ficilmente se explica que no pueda considerarse
como espectdculo favorable a la educaci6n de un pueblo aquel que
consiste en un derramamiento de sangre, en un dolor cualquiera
aun cuando se trate de series irracionales, porque no es dable pro-
poreionar a los pueblos sus placeres, en el sufrimiento, ni en el
dolor, que endurecen y envilecen el alma.
Bastante desgracia es ya que, s61o por el aliciente de atraer a
esta capital turistas, se pretend entronizar, monopolizar, bajo el
amparo del Gobierno el peor de los males que pueda seriamente









afectar un pais y la sana condici6n del ciudadano de esta Repfi-
blica, siempre acostumbrado a las luchas de la vida y a conseguir
su diario sustento por medio de un trabajo honrado, a proteger,
el juego en todas sus manifestaciones, trayendo como es consi-
guiente la secuela natural a 61, los delitos, y los suicidios, como
diariamente acontece en la celebre Repfiblica de M6naco.
Nosotras, como madres y como cubanas, tenemos que levantar
muy alto la voz de "Alarma" y encarecer de ustedes, que conoce-
mos como buenos patriots, como firmes amantes de nuestras liber-
tades a costa de tantos sacrificios adquiridas, y que indudablemente
habr6is de propender a tener present la educaci6n civic y moral
de los cubanos, que no permitAis bajo concept alguno, que vuelva
a entronizarse en este pais el especticulo repugnante y retr6grado
de las "Corridas de Toros", porque no es possible que en vuestros
nobles sentimientos prevalezca con mayor intensidad el interest
mezquino de determinados especuladores, cuando en contra y en
abierta oposici6n a ellos est6n los intereses de la familiar y de la
patria.
De ustedes respetuosamente,

Jeannette Ryder.-In6s H. Sudrez.-A. S. de Warner.-
Am6rica Carol.-Consuelo C. de Jimenez Rojo.-Teresa
Herndndez.-Rosario Morales, Vda. de Pino.-Julia
Herndndez.-Brigida Cecilia Martinez.-Mercedes Bos-
que de Taveira.-La Condesa de Sagunto.-Elvira C.
de Rojas.-Josefina Ruz.-Elvira Colomer.-Matilde
Salesa.-Eloisa Salesa.-Pilar Salesa.-America E. To-
roler.-Seilora Sudrez del Villar.-Julia Corbacho.-
Eugenia S. de Garrig'.

Aunque en esta exposici6n se dice que el proyecto
de Ley del Sr. Fernandez Guevara habia sido aprobado
ya por la Camara y enviado por esta al Senado, tal
afirmaci6n es seguramente err6nea, pues habiendose
examinado, dia por dia, todos los acuerdos y resolucio-
nes tomados por la Camara de Representantes en su
Cuarto Periodo Congresional, Primera, Segunda, Ter-
cera y Cuarta Legislaturas, que comprenden las sesio-
nes celebradas desde el 13 de Enero de 1909 hasta el 20






38

de Julio de 1910, no aparece ningin acuerdo referente
a la derogaci6n de la Orden 187 de 1899.
La exposici6n antes transcript, y las protests for-
muladas por casi todos los peri6dicos cubanos que se
publicaban por aquella 6poca, fueron bastantes para
que el Congreso Nacional, interpretando los sentimien-
tos de nuestro pueblo, diera carpetazo, como vulgar-
mente se dice, a la malograda iniciativa del distinguido
ex concejal madrilefio.












Fracaso de la segunda tentative,
realizada en los afios 1914 y 1915,
a favor de los Toros



Como nunca faltan empresarios audaces y casi
siempre extranjeros que sin respeto a las leyes de
los paises donde se proponen llevar a cabo sus pro-
yectos, pretenden realizarlos de todos modos, guiados
inicamente por un espiritu mercantilista o de lucro
personal, aun a trueque de herir los sentimientos del
pueblo donde actuan con febril actividad, no es de ex-
trafiar que cinco afios despu6s de fracasada la anterior
tentative en favor de las Corridas de Toros, un senior
de apellido Bonaplata, que dijo ser periodista espafiol,
y otro senior nombrado Manuel Dur6n y Diaz, que dijo
ser propietario, sin explicar de qu6, dirigieran al "Pre-
sidente del Congreso" cubano una exposici6n solicitan-
do se permitiera celebrar en nuestro pais las fiestas
taurinas, de las cuales hacian calidos elogios, aunque
sin dejar de reconocer que en ellas "ciertamente sufren
martirio los toros".
La citada exposici6n dirigida al Congreso por los
promotores del negocio, se public integramente, a
pesar de su gran extension, en el diario El Mundo (edi-
ci6n del 5 de Marzo de 1914), y en ella se ofrecian
grandes ventajas pecuniarias al Estado cubano, para
que este pudiera aplicarlas a fines de caracter benefico,
comprometiendose el citado senior Bonaplata "a cons-
truir una plaza de toros con todos los adelantos mo-








dernos en la ornamentaci6n, y a dotarla de todas aque-
llas dependencias precisas, tales como enfermeria y
capilla, proyectandolas del material necesario, y tam-
bi6n del personal facultativo indispensable", la cual
plaza despu6s de transcurridos treinta afios desde la
fecha de la concesi6n pasaria a ser "de la exclusive
propiedad del Estado".
A pesar de lo "generoso" de la oferta, la exposi-
ci6n del senior Bonaplata qued6 archivada, sin llegar
a discutirse en nuestras CAmaras legislativas, no obs-
tante la cooperaci6n que indirectamente prest6 a aquel
proyecto el Diario de la Marina, de esta capital, al ata-
car duramente a las Sociedades Humanitarias protec-
toras de nifios y animals, esto es, al Bando de Piedad
de Cuba, justamente considerado como el obstaculo in-
;vencible interpuesto en el camino de los partidarios de
las Corridas de Toros para poder conseguir la deroga-
ci6n de la Orden 187 de 1899; llegando dicho peri6dico,
.en su inexplicable actitud de aquella 6poca, a con-
siderar "infitiles" a dichas Sociedades humanitarias,
y a sus directors y components como unos simples
"malhechores del bien", segfin frases y expresiones
consignadas en trabajos periodisticos donde se discul-
paban y atenuaban casi podria decirse que se justi-
ficaban y ensalzaban -la explotaci6n de la nifiez
desvalida y los actos de crueldad con los animals,
cometidos por quienes los tienen a su servicio y para
su beneficio exclusivo... (1)
La persistent campafia en favor de los Toros se
reinici6 con nuevos brios, por el citado diario, en el mes
de Marzo del afio siguiente (1915), calorizando una
iniciativa que, segfin la informaci6n de su Cronista
social, tuvo su origen en el Palacio Presidencial, donde

(1) V6anse el articulo editorial de la edici6n correspondiente al 16 de
Enero de 1914 y las "Acotaciones" publicadas en 11 de Abril del mismo afio.








various asiduos contertulios decidieron efectuar una
gran Corrida de Toros nada les -importaba, por lo
visto, que una Ley vigente en la Repfiblica las hubiera
prohibido de un modo absolute cuyos products se
dedicarian a los fondos del Desayuno Escolar... i Siem-
pre tratdndose de encubrir con fines ben6ficos y bajo
los ropajes de la caridad un prop6sito de car6cter re-
pulsivo a la inmensa mayoria de la poblaci6n cubanal
Por una de esas inexplicables contradicciones, tan
frecuentes en ciertos peri6dicos, cegados por Dios para
hacerles perder las malas causes por ellos.defendidas,
en la misma secci6n de la Cr6nica social donde se habia
garantizado la asistencia de la mujer cubana al cruento
especticulo cuya celebraci6n se proyectaba y en el cual
habia de verse a "las damas de nuestra sociedad lu-
ciendo la clasica mantilla espaiiola", nueve dias des-
puss y con motivo del match de boxeo concertado entire
los pugilistas Jack Johnson y Jess Willard, cuyos ejer-
cicios preliminares habian sido presenciados por nu-
merosas damas, simplemente atraidas por la curiosi-
dad, se decia que tal espectaculo no habia sido de su
agrado, como era 16gico pensar, "tratAndose de nuestra
mujer, la mujer cubana, sensitiva y delicada por natu-
raleza, por educaci6n, por temperamento. Y refirien-
dose al boxeo, afiadia el Cronista esta observaci6n, que
tambien result aplicable acaso con mayor raz6n -
a las nefandas Corridas de Toros:

No hay ni que pensarlo.
Intentar que se introduzca en nuestras costumbres el boxeo
tropezarh siempre con un obsticulo insuperable.
Obstaculo creado por la protest de la mujer cubana.

La iniciativa en favor de los Toros no qued6 dentro
del recinto palatino, donde el proyecto tuvo su incu-
baci6n, sino que se llev6 de nuevo al Congreso por el








entonces Senador oriental Manuel Fernandez Guevara,
el mismo legislator que seis afios antes habia visto fra-
casar una iniciativa suya anAloga, en la Camara de Re-
presentantes a la que antes perteneci6.
La protest contra semejante prop6sito surgi6 in-
mediatamente, unAnime, vigorosa y en6rgica, por parte
de todos los elements representatives del patriotism,
de la cultural y de la intelectualidad en nuestra patria:
Veteranos de la Independencia, escritores, periodistas,
profesionales, innumerables ciudadanos inconformes
con que la Repfiblica diera este paso de retroceso en
el orden de sus mas preciadas conquistas, y muy espe-
cialmente la juventud cubana, representada por sus
miembros mas caracterizados y conspicuous y sus valo-
res mas positives, se dirigieron al Congreso Nacional,
oponi6ndose a la aprobaci6n del proyecto de Ley del
Senador Fernandez Guevara, en un document cuya
redacci6n fu6 encomendada al Ingeniero Mario Guiral
Moreno, redactor fundador y m6s tarde Director de
Cuba Contempordnea, la inolvidable revista conside-
rada en el extranjero como el m6s alto exponente de
la intelectualidad cubana, designaci6n hecha a pro-
puesta del notabilisimo y malogrado escritor Jos6 Sixto
de Sola, autor del formidable libro Pensando en Cuba
y uno de los mas tenaces opositores que tuvo entonces
el proyecto de Ley relative a la autorizaci6n de las Co-
rridas de Toros.
Del important diario El Dia, edici6n correspon-
diente al 18 de Abril de 1915, se copia a continuaci6n
dicho valioso document, con los mismos titulos y pa-
rrafos de encabezamiento que, al insertarlo integra-
mente en sus columns, d6ndole sitio de honor, apa-
reci6 en el citado peri6dico.











VOCES CUBANAS CONTRA LAS CORRIDAS
DE TOROS

ELOCUENTE Y DECISIVE DOCUMENT

Una representaci6n valiosa de la intelectualidad cubana, en que
predomina el element joven, brioso y culto, ha dirigido al Congreso
de la Repdblica una elocuente y decisive exposici6n, oponi6ndose
a que se implanten de nuevo en Cuba las corridas de toros. Sabemos
que una vez redactado ese document fu6 leido, por various de sus
firmantes, al ilustre doctor Enrique Jos6 Varona, quien express
vivamente su aprobacion, autorizando a las referidas personas para
que asi lo manifestasen, privada o ptblicamente, en cualquier oca-
si6n o moment, ya que entiende tan insigne hombre pdblico que
es deber de patriotism y de amor a Cuba y a sus instituciones,
oponerse a que se vaya deshaciendo la obra del espiritu progresivo
y revolucionario en cuyo nombre se aboli6 en esta tierra el espec-
ticulo del toreo.
Con ese voto tan sefialado y respectable gana en importancia
y autoridad la mencionada exposici6n, concebida en los siguientes
tirminos:

AL CONGRESS NATIONAL.
Los que suscriben, ciudadanos cubanos en el pleno ejericio
de sus derechos civiles y politicos, haciendo uso del que les concede
el articulo 27 de la Constituci6n de la Repfblica, solicitan del Con-
greso Nacional que no imparta su aprobaci6n al proyecto de Ley,
recientemente presentado en la Alta Camara, por el cual se deroga
la Orden Militar nfmero 187 de fecha 10 de octubre de 1899, que
prohibe la celebraci6n de corridas de toros en el territorio cubano.
Y hacen esta petici6n fundhndose en la crueldad del especthculo;
en su aspect desmoralizador, dada la influencia que innegable-
mente ejerceria en las costumbres piblicas de nuestro pueblo, a
cuyo necesario mejoramiento debe propenderse, en vez de tolerarse
su envilecimiento, y, por l6timo, en la trascendental significaci6n
que para el pueblo de Cuba tendria, desde un punto de vista doble-
mente patri6tico y progresivo, el restablecimiento de un espec-
thculo cuyo recuerdo se halla intimamente unido al pasado colonial
de nuestro pais, cuyos libertadores no en vano sacrificaron sus










vidas, sus mhs caras afecciones y sus mis altos intereses para que
las bienandanzas de la gran obra por ellos realizada vayan desapa-
reciendo, una tras otra, bajo las influencias atAvicas de los que ain
hoy, sienten la nostalgia de la Colonia.
Son las corridas de toros un espectkculo cruel, inhumane, con-
denado universalmente y prohibido en la mayor parte de los paises
civilizados. En su contra se ha dicho y escrito por hombres emi-
nentes cuanto ha sido necesario para hacer resaltar el caricter feroz
de las mismas, no igualable- aunque otra cosa se pretend por
sus defensores -, al de ninguna otra de las fiestas que, como ella,
tienden a reerear el espiritu mediante el derramamiento de sangre.
No importa, para exculpar o atenuar siquiera la crueldad de
las fiestas taurinas, la circunstancia de ser series irracionales uni-
camente los martirizados y sacrificados en ellas.

"Es serial distintiva del character de un pueblo--dice en su
libro titulado Ofrenda a la Patria el distinguido escritor colom-
biano Adolfo Le6n G6mez, quien entire sus muchos titulos ostenta
los de ser Miembro Honorario de la Real Academia de Jurispru-
dencia y Legislaci6n de Madrid y 'Presidente de la Academia Na-
cional de Historia de Bogota--la manera que tenga de tratar a
los animals. For ella puede saberse si es valiente o cobarde,
hidalgo o villano, civilizado o salvaje.
"Y 6sto, porque en ese trato revela el hombre los intimos sen-
timientos de su alma y muestran las naciones que no son sino
agrupaciones de individuos sus instintos, sus pasiones, su digni-
dad moral o su degradaci6n y decadencia.
El hombre verdaderamente valeroso nunca abusa de su fuerza
o su poder contra series indefensos y d6biles, y siempre es generoso
y compasivo con los que sufren.
"La crueldad con los animals, caracteristica de los malos cora-
zones, es ademis el medio mis seguro de. conocer a los cobardes.

"Al ver en el sangriento circo un toro lleno de heridas recorrer
agonizante el redondel en medio de una multitud enloquecida, com-
puesta no s61o de hombres, sino de mujeres y nifios que aplauden
con furor cada estocada, no puede menos de exclamar el que logre
permanecer sereno en ese frenesi de aullidos, gritos y aplausos:
iEs un pueblo salvaje 6ste donde claman compasi6n las bestias
mientras los nifios y las damas gozan como bestias; donde no hay
espectAculo m6s inhumane que el de la humanidad ebria de sangre!''
En cuanto al caracter desmoralizador y degradante del espec-
ticulo en si, por su acci6n corruptora de los mis nobles senti-
mientos del hombre, sobre el nicleo social cuyas aficiones incita y










cuyos entusiasmos provoca, es tan evidence y palpable que seria
pueril redundancia intentar aqui su demostraci6n. Mas seria tam-
bi6n falta imperdonable no aprovechar la oportunidad de sefialar
la inconsistencia de la teoria sustentada por los defensores de las
fiestas taurinas cuando afirman que el pueblo al admirar a un
valiente el torero no esti lejos de imitarlo, y que, en conse-
cuencia, no debe proscribirse como perjudicial, perturbador y no-
civo un espectaculo que estimula en el pueblo agregan ellos -
sentimientos viriles.
Para destruir teoria tan peregrina como absurda, sostenida
recientemente desde las columns de un peri6dico de esta capital
- el Diario de la Marina no necesitan los firmantes de esta pe-
tici6n consignar sus propios arguments, sino que, por el contrario,
apelan al testimonio de un peri6dico cubano, ya desaparecido del
estadio de la prensa, que por su moderaci6n y simpatia con la
causa de Espaia, por 61 defendida en etapas anteriores de su pu-
blicaci6n, puede considerarse como un testimonio irrecusable: dicho
peri6dico es El Nuevo Pais, de esta ciudad, que en su edici6n co-
rrespondiente al dia 28 de octubre de 1899 public un brillante
articulo de fondo titulado Las lidias de gallos, aplaudiendo entu-
sidsticamente la Circular del Gobernador de la Provincia de La
Habana que las prohibia, articulo cuyo es el siguiente p6rrafo en
que se rebate la falsa teoria ahora sustentada en las columns del
citado diario, actualmente convertido en bizarre paladin del arte
taurino.

"Las corridas de toros han sido defendidas por los partidarios
de lo que en Espafia se llama "espectaculo national", entire otras
razones con la de que tales juegos contribuyen a la persistencia
de la energia espafiola; argument que un distinguido escritor
frane6s, 21. Alfred Fouill6e, en articulo notabilisimo titulado El
pueblo espaiol, publicado en el filtimo niimero de la Revue des
Deux Mondes, y en el que acaso nos ocuparemos en dia no lejano,
califica de cAndidc, porque la crueldad y la energia no son id6n-
ticas, y le sugiere la observaci6n de que no habia corridas de toros
en Numancia, ni fu6 del toro de quien aprendieron el valor los
godos de Pelayo y del Cid Campeador. Lo fnico que tales espec-
t6culos contribuyen a mantener agrega es la barbarie; y el
gusto de la sangre jams fu6 necesario para hacer heroes."

Y mds adelante, en el propio articulo, decia refiri6ndose a las
lidias de gallos lo siguiente, que es tambi6n aplicable, con mayor
raz6n afn, a las corridas de toros:










"Los revolucionarios sinceros, que son los mAs, y los dem6s
cubanos que, sin haber tomado parte en la insurrecci6n desean, con
perfectisimo derecho, que el nuevo estado de cosas conduzca a Cuba
a un porvenir de seguro bienestar y elevada dignidad social, han
de unirse, sin duda, para protestar y oponerse resueltamente al
mantenimiento de esa como de las demAs escuelas de corrupci6n
cuya existencia fu6 sefialada entire las causes de rebajamiento moral
mantenida con fines de dominaci6n."

Esta iltima circunstancia, tan elocuentemente expuesta en las
frases transcripts, constitute otro de los fundamentos en que se
basa esta petici6n y de los que dan motive y esperanza para pensar
que el Congreso Nacional, para honor y prestigio de nuestra patria,
mantendr6 en vigor la prohibici6n de celebrar corridas de toros
en esta Repfiblica.
Las fiestas taurinas forman parte y constituyen uno de los
elementos caracteristicos de la Espafia retr6grada, de la Espafia
reaccionaria, de la Espafia medioeval; no de la Espafia modern,
intellectual y progresiva, que actualmente lucha con ahinco por
desterrar de su territorio la tauromaquia, considerAndola como un
bald6n y como un estigma. En esta noble y enaltecedora campafia
que la intelectualidad espafiola realize en pro de la supresi6n de
las fiestas taurinas se ha llegado a levantar tribunas junto a las
puertas de entrada de las plazas de toros, disertandose elocuente-
mente desde ellas en contra del sangriento espectaculo, mientras
que en el interior de dichas plazas la sangre de las fieras y de los
caballos iniitilmente sacrificados encharcaba la arena.
Seria, pues, un oprobio para nuestro pais, por cuanto repre-
sentaria un fatal retroceso, que mientras en Espafia, la tierra cl-
sica del toreo, se lucha tenazmente por desterrar las fiestas tau-
rinas, en Cuba las reimplantaran los Poderes Pfiblicos a los quince
afios de haber sido suprimidas para honra de la civilizaci6n y del
progress cubano.
La tauromaquia pertenece en Cuba al pasado colonial; de 61
forma part integrante principalisima. La obra revolucionaria,
que produjo una intense sacudida en nuestro ambiente politico-
social, derrib6 las plazas de toros construidas en la 6poca de la
dominaci6n espafiola, en medio de un estruendoso aplauso general,
no interrumpido por una sola nota de inconformidad, de censura
o de protest. Deshacer lo hecho en tan singularisimas circuns-
tancias, levantando de nuevo entire nosotros las plazas de toros en-
tonces destruidas, con todas sus funestas secuelas, significaria una










incomprensible rectificaci6n de la obra revolucionaria, tan combatida
y desnaturalizada ya en tantos otros aspects de nuestra existencia
national. No es de extrafiar, pues, que el Consejo Nacional de
Veteranos haya formulado contra el audaz prop6sito de restable-
cer las corridas de toros en nuestro pais, su mas en6rgica protest
segfn lo acord6 por unanimidad de votos en la sesi6n que ce-
lebr6 el dia 26 de Marzo filtimo cumpliendo asi, con esta digna
actitud, la mas alta y noble misi6n que actualmente pueden desem-
pefiar los veterans de nuestras guerras de independencia: velar
por el prestigio de la obra de la Revoluci6n y por el firme man-
tenimiento de todas sus grandes conquistas.
Expuestas las anteriores razones, que abonan sobradamente esta
petici6n, resta finicamente desvirtuar lo que parece constituir el
argument Aquiles de los partidarios del taurismo; argument
pobre, deleznable, sofistico, que s61o tiene como base la circuns-
tancia de' haberse permitido recientemente entire nosotros la cele-
braci6n de luchas de boxeo, espectaculo hasta ahora ex6tico en este
pais y que a los taur6filos se les antoja de indole anAloga al toreo.
Tal analogia, sin embargo, no existe; entire uno y otro espectaculo
hay, aunque se pretend sostener lo contrario, grande y notoria
desemejanza.
Quien esta instancia redacta y un grupo numeroso de los que
la inspiran, mostr6ndose de absolute acuerdo con todo sn contenido,
no son partidarios ni defensores del boxeo. Dicho deported, lejos
de producirles entusiasmo, deja sus inimos completamente indife-
rentes. Es mas: dentro de un orden de consecuencia con las ideas
que sustentan, estiman que las luchas de boxeo, como las lidias de
gallos y demis especthculos sangrientos, debieran prohibirse ter-
minante y definitivamente en Cuba, como ya lo est6n en casi todos
los paises europeos y latinoamericanos y en mas de veinte estados
de la gran Repfiblica de Norteambrica. Pero es muy possible que
entire los firmantes de este document haya quienes, siendo adver-
sarios decididos del taurismo, no lo sean tambien del boxeo, dupli-
cidad de criterio que, lejos de entrafiar una inconsecuencia, tiene
la siguiente razonable y 16gica explicaci6n: En las corridas de toros
todo es innoble y todo revela un refinamiento de crueldad. A la
fiera se la engafia arteramente con un lienzo tras el eual se oculta
el acero que ha de hundirse en su cuello: antes de privarla de la
vida, se la somete durante media hora o mis, a una series de tor-
turas, elavando en su piel punzantes banderillas, que contribuyen
a aumentar los sufrimientos causados por las "picas" puestas en










su testux, cuando no son "picas corridas" que produce en todo
el cuerpo del animal profunda y dolorosa herida; a los caballos,
nobles brutos que al hombre sirven de fieles auxiliares en sus mas
rudas labores campesinas, se les conduce vendados al redondel, para
que no puedan darse cuenta de las crueles agresiones que sus pro-
pios jinetes provocan, para satisfacer, las mas de las veces, exigen-
cias imperiosas del piblico, avido de intensas y brutales emociones,
siendo el innecesario sacrificio de los caballos "uno de los plates
fuertes a que tan aficionados se muestran los publicos de Espafia",
seglfn la propia confesi6n del Senador que ha presentado el pro-
yecto de Ley para autorizar la tauromaquia en Cuba, hecha recien-
temente a un periodista y publicada en un diario de gran circu-
laci6n de esta ciudad. En el taurismo todo entrafia fiereza y cruel-
dad; sus lances mas notables hieren los sentimientos de quienes
no tienen el alma eneallecida; sus escenas que a muchos produce
singular deleite, son en el fondo grandemente repulsivas."
El boxeo es un espectaculo bhrbaro, brutal, si se quiere; pero,
cxento en lo absolute de crueldad y no careciente de nobleza. La
idea de crueldad lleva aparejada la condici6n de superioridad, de
abuso de fuerza u otra circunstaneia analoga de las que implican
el sometimiento de un ser d6bil, inferior, a otro que es mas fuerte
o superior que 61, como sucede en el nifio o. el animal respect del
hombre adulto, que por su superioridad fisica o mental abusa del
uno o del otro. Desde este punto de vista, es, pues, indiscutible
que en el boxeo no hay crueldad: la lucha es noble, frente a frente:
los que combaten son hombres de fuerzas pr6ximamente equipa-
radas; luchan por su voluntad ]ib6rrima, subyugada por un anhelo
de gloria, tanto como por un espiritu de lucro realmente tentador.
El especthculo es brutal, conviene repetirlo, pero va acompafiado
de ciertas circunstancias que, si no lo exculpan de su innegable
fiereza, lo colocan al menos al nivel de otros muchos en los que
el hombre arriesga su vida a cambio de un pufiado de monedas.
Consignadas, aunque muy someramente, las deplorabilisimas
consecuencias que el restableeimiento en Cuba de las corridas de
toros habria de producer en este pueblo, necesitado de una intense
labor educativa y no de especticulos crueles y desmoralizadores,
los que al Congreso Nacional se dirigen por este medio esperan
del Poder Legislativo de la naci6n que no apruebe el proyecto de
Ley, pendiente de discusi6n en el Senado, por el cual se pretend
autorizar la celebraci6n de corridas de toros en esta Repfiblica,
con grave dafio para su desenvolvimiento interior y prestigio en










el exterior, donde seguramente se quebrantaria el buen concept
de que nuestro pais disfruta, o debe aspirar a disfrutar, como
pueblo modern, culto y progresivo, amante de las grandes conquis-
tas por 61 realizadas tras titinicos esfuerzos y heroicas luchas, cuya
finalidad fu6, no debe nunca olvidarse, borrar el pasado colonial
con todos sus vicios y todas sus impurezas.
La Habana, 3 de Abril de 1915.

Mario Guiral Moreno.-Josg Sixto de Sola.-Carlos de Ve-
lasco.-Julio Villoldo.-Jos6 Maria Chac6n y Calvo.-
D. Figarola Caneda.-Juan Garcia Marti.-Pablo Or-
tega.-Jose Manuel Molina y Barinaga.-Leopoldo F.
de Sola.-Antonio de la Carrera.-Jorge Armando Ruz.
-Claudio G. Mendoza.-Dr. Francisco Solis.-Julio
Batista.-Jesis Maria Barraqu.--Juan B. P'ons.-Oscar
L6pez Muioz.-J. A. Fuertes Arrastia.-Mateo de Cdr-
denas.-M. Urbizu.-Gerardo Sotolongo.-F. Marrero.
-E. Machado.-Cayetano Hernindez.-Eduardo Sa-
lles.-Fernando G. Mendoza.-Fernando Martinez.-
Mario Recio.-P. Franca.-Jos6 L. Pessino.--Lorenzo
Tur.-Carlos Wolf.-Dr. Aurelio Hernindez.-Carlos
Alzugaray.-Eduardo Morales.-Casto Villoldo.-T. H.
Moeller.--Nstor G. Mendoza.-Jose M. Saqui.-Jesis
Valdes Alamo.-F. J. Argiielles.-- Sinchez Giquel.-
Miguel Navarro.-Oscar Contreras.-Enrique Cayado.
-Enrique Ib6idez.-Manuel de la Torre.-R. C. Palo-
mino.-J. Alfredo Vila.-Julio M. Marcos.-Alfredo Vi-
lloch.-Roberto L. Vila.-M. de Cardenas.-Lcdo. Vic-
tor V. de Vila.-Jorge Eugenio Sudrez.-Oscar J. de
Vila.-Juan F. Tabio.--Nicolds Villagelim.-Bernardo
G. Barros.-Eveli'o Rodriguez Lendidn.-Gustavo Sdn-
chez Galarraga.-Ram6n A. Catal6.-Salvador Salazar.
-Julidn Sanz.-Nestor Carbonell.-Josg Manuel Car-
bonell.

Quienes conozcan y sepan apreciar la calidad de
las firmas que aparecen al pie del preinserto docu-
mento, entire las cuales figuran las de muchos cubanos
ilustres y sapientes en los diversos 6rdenes de las acti-
vidades humans, especialmente en lo tocante a las








ciencias y las letras, tendran que reconocer forzosa-
mente que cualquiera de ellas, por su alta representa-
ci6n y valor positive, es suficiente para neutralizar y
destruir las opinions de quienes hoy todavia, decur-
sando ya el segundo tercio de la actual centuria, de-
fienden en la prensa diaria el cruento especticulo de
las Corridas de Toros y abogan por su autorizaci6n,
aduciendo arguments pobres, gastados y en realidad
infantiles, indignos de que se les tome en consideraci6n
y se les conceda los honors de una refutaci6n razonada.
La exposicion antes transcript, cuya lectura reco-
mienda eficazmente el Bando de Piedad de Cuba a
nuestros actuales legisladores antes de que emitan
sus votos sobre el proyecto de Ley por el cual se trata
de reimplantar en Cuba las fiestas taurinas, fu6 repro-
ducida integramente en no.ta editorial de Cuba Con-
tempordnea, de La Habana (Mayo de 1915); lo fu6
tambiin, bajo el titulo de "La intelectualidad cubana
contra las corridas de toros", por la revista Cuba en
Europa, de Barcelona (30 de Mayo de 1915); trans-
cripta en parte y comentada favorablemente por Es-
paiia, de Madrid (1915); reproducida parcialmente y
comentada con much encomio por la Gaceta Medica
del Sur, de Granada (15 de Junio de 1915); comentada
elogiosamente y reproducida en various de sus pdrrafos
por El Espectador, de Medellin, Rep-iblica de Colom-
bia (9 de Julio de 1915); comentada extensamente por
El Mercantil Valenciano, de Alicante (10 de Julio de
1915); reproducida casi integramente, precedida de un
gran elogio, por Sur America, de Bogota, Colombia
(18 de Agosto de 1915), y publicada tambi6n integra-
mente por el diario La Discusion, afios despu6s (28 de
Abril de 1923), al ponerse de nuevo sobre el tapete,
por cuarta o quinta vez, el malhadado intent de per-
mitir las Corridas de Toros en nuestro pais.








La revista EspaWa, de Madrid, al comentar el citado
document advierte a los defensores del sangriento
espectaculo que no es Cuba "el inico ni el mas vehe-
mente pais antitaurino de America", pues- agrega
- "la Argentina, que hoy figure a la cabeza de las mis
adelantadas naciones americanas, no s61o tiene abolido
este espectaculo, sino que su taurofobia lega al extreme
de haber prohibido la exhibici6n en piblico de peli-
culas cinematogrdficas de toros"; y el important dia-
rio Sur America, de Bogota, al reproducir los princi-
pales parrafos de la citada exposici6n, a la que califica
de "digno y brillantisimo memorial", atribuye su re-
dacci6n al prop6sito de "dignificar y ennoblecer al
pueblo y de evitar un paso de perniciosa regresi6n",
manifestando que al reproducir su texto lo hace con la
finalidad de que "contribuya a acabar aqui-se re-
fiere a Colombia con las corridas de toros, que des-
moralizan al pueblo, endurecen el corazdn de los niaos
y dan a las costumbres nacionales un tinte soez y vulgar
que debe evitarse".












Fracaso del tercer intent, hecho en el
afio 1923, para efectuar en La Habana
Corridas de Toros



La aplastante derrota sufrida por los taur6filos en
el afio 1915, la cual tuvo todos los caracteres de un ver-
dadero descalabro, al no poder lograr que el Congreso
prestara atenci6n al proyecto de Ley del Senador Fer-
n6ndez Guevara, derogatorio de la Orden 187 de 1899,
prdcticamente desechado ante la en6rgica protest de
la opinion pfiblica, fu6 sin duda el motive de que du-
rante un lapso de mds de ocho afios, nadie se atreviera
a tratar de revivir o galvanizar tan infortunada ini-
ciativa. Y asi vemos decursar un largo period de
tiempo sin que se hicieran nuevas gestiones por los
tenaces defensores de las Corridas de Toros, hasta que
en los comienzos del afio 1923 vuelven a dar sefiales de
vida, esta vez con impetu y acometividad superiores
a los desarrollados anteriormente; decididos, al pare-
cer, a dar una definitive batalla, que seguramente
esperaron ganar, contando con la pasividad o compli-
cidad de las autoridades que por aquella 6poca se ha-
llaban al frente de la gobernaci6n del pais. Sin em-
bargo, esta vez, como las anteriores, todos sus calculos,
proyeetos y esperanzas les resultaron fallidos.
La audacia de un empresario, dispuesto a arriesgar
su pequefio capital en una empresa como 6sta, que habia
de ocasionarle su ruina, maniobr6 hibilmente comen-
zando por celebrar unas cuantas "Charlottadas", fies-








tas taurinas de caricter c6mico y sin derramamiento
de sangre, con el prop6sito sin duda de despertar la
afici6n a esta clase de espectdculo y de ir preparando
el ambiente para cuando llegara el moment de celebrar
verdaderas corridas, para las cuales contrat6 al torero
espafiol Rafael G6mez (a) "El Gallo", quien lleg6 a
La Habana en el mes de Abril de 1923, anunciandose
en various peri6dicos, con publicaci6n de caricaturas,
retratos y fotografias, que dicho diestro iba a actuar
"brillantemente" en la pr6xima temporada taurina...
Se hizo algo mis: se trajeron de M6xico seis toros
de lidia y 6stos fueron desencajonados aparatosamente
a la vista del piblico; se abri6 un abono de tres fun-
ciones, sefialdndose la primera para el domingo 6 de
Mayo del citado afio, segfn anuncios hechos en peri6-
dicos, carteles y pasquines; y se pusieron a la venta
los boletos para la primera funci6n a los precious de
$8.00, $7.00 y $6.00 cada localidad. El plan, como se
ve, estuvo bien preparado por los promotores del
negocio, quienes invirtieron en 61 unos $14,000 de
capital, seguros como estaban de que el pueblo de Cuba
habia de tolerar con resignaci6n y mansedumbre la
violaci6n de la Ley prohibitive de las Corridas de
Toros; pero en esta ocasi6n, como en las anteriores -
segin ya se dijo se equivocaron por complete, pues
las anunciadas fiestas no pudieron celebrarse, teniendo
que embarcarse para Espafia el c6lebre "Gallo", cuya
coleta corri6 suerte parecida a la de las plumas del
famoso "Gallo" de Mor6n...
La vigorosa protest de Mrs. Jeannette Ryder,
quien a nombre del Bando de Piedad de Cuba denunci6
civicamente ante el Secretario de Justicia la violaci6n
que se tramaba de la Orden 187 de 1899; los vibrantes








articulos publicados contra las proyectadas Corridas
de Toros en los diaries cubanos La Discusi6n, La Lu-
cha, La Noche y otros; y la oposici6n hecha contra
semejante prop6sito por los Veteranos de la Indepen-
dencia, asociaciones femeninas, instituciones cultura-
les, agrupaciones de profesionales, sociedades depor-
tivas y ciudadanos conscientes, dispuestos a impedir
que la transgresi6n se consumara, dieron por resultado
que las Corridas anunciadas fueran prohibidas por el
entonces Secretario de Gobernaci6n Dr. Rafael Itu-
rralde, quien recibi6 por tal motivo innumerables feli-
citaciones de todos los lugares de la Repiblica, con-
tAndose entire ellas la del Embajador de los Estados
Unidos en La Habana, Mr. Enoch H. Crowder, que
en este caso fu6 int4rprete fiel de los sentimientos del
pueblo norteamericano, decididamente contrario al
espectaculo de los Toros.
La forma en que obtuvieron el triunfo de sus deseos
los defensores de la Ley, y los recursos de que se valie-
ron para conseguirlo, se comprendera mejor leyendo
las dos notas editoriales de Cuba Contempordnea que
a continuaci6n se transcriben, publicadas en los nime-
ros correspondientes a los meses de Mayo y Junio de
1915, respectivamente. En la primera de ellas se copia
la instancia redactada por el entonces Director de la
citada revista, Mario Guiral Moreno, y dirigida al
Alcalde Municipal de La Habana pidi6ndole que prohi-
biera el anunciado espectaculo de los Toros, instancia
que suscribieron espontdneamente, apenas se enteraron
de su existencia, una pl6yades de intelectuales cubanos,
cuyos nombres aparecen al pie del citado document.
Dichas notas editoriales, que hallaron un gran eco en
la opinion pfblica, dicen textualmente asi:











UN OPROBIO EN PERSPECTIVE: LAS CORRIDAS
DE TOROS

Con la protest, energica y vigorosa, de cuantos cubanos se
dan exacta cuenta del oprobio que seria para nuestra patria el
restablecimiento de las corridas de toros, despu6s de haber sido
prohibidas con general beneplicito hace pr6ximamente un cuarto
de siglo, audaces empresarios secundados en sus prop6sitos por
dos o tres diaries habaneros, y contando, desde luego, con la acti-
tud pasiva de complete inacci6n o abstinencia por parte de las
Autoridades llamadas a velar por el estricto cumplimiento de la
ley y la moral piblica se disponen a celebrar varias corridas de
toros en esta capital, con transgresi6n ostensible y manifiesta de
las disposiciones legales que prohiben tales espectaculos, no s6lo
por su crueldad, sino tambien por sus malsanos efectos entire las
masas populares, cuyos mds bajos instintos exaltan, contribuyendo
activamente a la perversion moral del individuo cualquiera que
sea su condici6n social-, embotando sus sentimientos mes nobles
y corrompiendo las costumbres piblicas, harto ya desmoralizadas
en nuestro pals, al cual le cabe el triste privilegio de figurar en
primer termino, sobre todos los demhs pueblos del orbe, en cuanto
a la proporcionalidad en la perpetraci6n de los delitos de sangre.
Para impedir que el hecho anunciado llegue a consumarse, con
quebranto de nuestra moral y escarnio de nuestras leyes en vigor,
ha sido presentada al Alcalde Municipal una instancia que con-
tiene la protest de muy valiosos elements, por su alta represen-
taci6n social, como se podrA apreciar examinando las firmas que
aparecen al pie del referido document, entire las cuales figuran,
en primer termino, las de Varona y Sanguily, las dos mrs altas
cumbres de la intelectualidad cubana, reliquias vivientes en quie-
nes pudiera considerarse encarnado el espiritu de la Revoluei6n
libertadora; el Dr. Fernando Ortiz, Presidente de la Junta Cu-
bana de Renovacidn Nacional, el Sr. Mario A. Macbeath, Presi-
dente del Club Rotario de la Habana, el Sr. 'Pedro P. Kohly, Pre-
sidente del Comite Permanente de las Corporaciones Economicas
de Cuba; el Sr. Lisandro Otero, Presidente de la Asociaci6n Na-
cional de Maestros de Instruccidn Primaria; el Dr. Cosme de la
Torriente, Presidente de la Comisi6n de Relaciones Exteriores del
Senado de la Repiblica; el Dr. Carlos Alzugaray, Presidente de
la Asociaci6n de Buen Gobierno; los Directores de Cuba Contem-









pordnea, Social y El Figaro; ex Secretarios del Despacho, Sena-
dores, Representantes, profesionales, escritores, periodistas, altos
funcionarios, industriales, comerciantes, etc.
Dice asi el expresado document:

"Sr. Alcalde Municipal de La Habana.
"Sefior:
"Los que suscriben, ciudadanos cubanos en posesi6n de todos
sus derechos civiles y politicos, haciendo uso del que les reconoce
el articulo 27 de la Constituci6n de la Repfblica, solicitan de usted
se sirva denegar la autorizaci6n que por algunos individuos ha de
pedirsele en estos dias, como Alcalde Municipal de La Habana,
para celebrar en esta capital varias corridas de toros, con infrac-
ci6n manifiesta y ostensible de las disposiciones legales que las
prohiben de un modo expreso y terminante, las cuales deben ser
respetadas y cumplidas por todos los residents en el territorio
national, y en particular por los extranjeros que forman parte de
nuestra poblaci6n, cualquiera que sea el criterio que en su fuero
interno mantengan acerca de la justicia, procedencia y preceptos
de moral que han inspirado aquellas disposiciones.
"Al solicitar de usted los firmantes de esta instancia que no
permit el referido especticulo, bajo ningfn concept ni con deter-
minadas restrieciones o cortapisas, alegan los siguientes fundamen-
tos y razones de orden legal y moral, que juzgan incontrovertibles:
"1P. La vigencia de la Orden Militar nim. 187, de 10 de Oc-
tubre de 1899, que tiene fuerza legal en Cuba, la cual no s61o
impide como capciosamente pretenden afirmar sus presuntos in-
fractores con el deliberado prop6sito de burlarla determinados
lances o suertes del toreo, sino que de manera clara y absolute
prohibe la celebracidn de corridas de toros en todo el territorio
national. Es decir, 'que lo que prohibe es el espectaculo en si, cua-
lesquiera que sean la denominaci6n que pretend darsele, los actos
que lo integren y las suertes que se realicen por los lidiadores.
"2?. Que, segin es pfblico y notorio, por haberlo anunciado
la prensa habanera en estos iltimos dias (v6anse el Diario de la
Marina, edici6n de la mafiana del dia 20 del actual, pagina 7, sec-
ci6n titulada Habaneras, y el Heraldo de Cuba, nimero del dia
21 de este mes, pigina 4, articulo titulado Charlottadas y Corridas),
en las corridas de toros cuya celebraci6n se proyecta, "que serAn
lidias en forma", se verificarhn "todas las suertes del toreo",
suprimi6ndose tan s6lo el sacrificio de la res; lo cual, caso de lle-
varse a efecto, constituiria un acto de refinada crueldad, repulsive
a todos los espiritus de cierto nivel moral, pues en las corridas en
forma, la muerte del toro constitute precisamente el acto que pone
t6rmino a los sufrimientos del animal que ha sido durante largo
tiempo martirizado. Suponer que pueda devolv6rsele vivo al corral,
despues de ser sometido a picas y banderillas, seria tan monstruoso










que dificilmente se concibe que pueda alguien haberlo proyectado;
y resultaria en verdad cosa inaudita, si no fuera porque el deseo
de satisfacer ciertos gustos y aficiones y, sobre todo el espiritu de
lucro que impulsa todo gran negocio como el que se intent rea-
lizar al amparo del menosprecio de las leyes cubanas, constituyen
la fnica explicaci6n de hechos que en otro caso jams la tendrian.
"3. La vigencia de la Orden Militar nimero 217, de 28 de
Mayo de 1900, que en su inciso I castiga todo acto de crueldad
con los animals, sefialando pena de arrest o multa para todos
"los que castigaren cruelmente o atormentaren a cualquier animal,
o lo dafiaren, mutilaren o mataren, bien sea el animal domesticado
o no, bien sea de su propiedad o perteneciente a otro" y que en
su inciso V seiala como penalidad una multa de $10.00 a $500.00,
o arrest de uno a seis meses, para "todo persona que de cualquier
modo presence, coadyuve o cooper en la celebraci6n de corridas
de toros o luchas de otros animals, que con premeditaci6n se pro-
ponga el duefio de 6stos, o el que los tenga a su cuidado".
"4.. Que, siendo de la competencia de los Alcaldes Municipa-
les conceder o denegar los permisos que se les pidan para la cele-
braci6n de toda clase de especthculos, deben denegarlos dichas
autoridades en todos los casos en que se presuma fundadamente
que ellos pueden dar lugar a la alteraci6n del orden piublico; como
es casi seguro que habria de ocurrir en el caso a que se contrae esta
instancia, si, contra lo que es de esperarse, llegase a concederse
por usted la autorizaci6n necesaria para la celebraci6n de las co-
rridas de toros, pues segin se afirma, hay un grupo numeroso de
ciudadanos que, celosos del cumplimiento de la Ley y de las con-
quistas de orden moral obtenidas por la Revoluci6n que al triunfar
independiz6 a Cuba de Espafia, se proponen impedir la celebraci6n
de esos espect6culos, no p)r la fuerza, sino haciendo uso de todos
los recursos legales a su alcance, impetrando la cooperaci6n de la
Policia Nacional, de las Fuerzas Armadas de la Repiblica y de las
autoridades judiciales; pero ello daria lugar, de seguro, dada la
cantidad y calidad del pfiblico que suele concurrir a esta clase de
especticulos, a que surja el conflieto, a que el orden se altere, y,
tal vez, a que se derrame sangre dentro o fuera de la plaza. Y no
es de creerse que una autoridad popular contraiga conscientemente
la grave responsabilidad legal y moral de arrostrar tales peligros.
"Bastaria recorder, para que sin vacilaci6n se negara por esa
Alcaldia el permiso que se intent obtener de ella a fin de celebrar
desde la semana pr6xima corridas de toros en el T6rmino Muni-
cipal de La Habana, el recuerdo de lo oeurrido en 1915, cuando un
Senador de la Repiblica que despues de haber sido Concejal
del Ayuntamiento de Madrid volvi6 a Cuba y lleg6 a former parte
de la Alta Cimara en nuestro Poder Legislativo present un
proyecto de Ley autorizando la fiesta taurina en nuestra patria:
la protest de los Veteranos de la Independencia fu6 tan vigorosa,
y la opinion piblica reaccion6 de tal modo, en un movimiento und-










nime y de alto civismo que encabezaron muchas de nuestras mis
distinguidas personalidades, que el citado proyecto de Ley qued6
definitivamente abandonado, y victoriosos en toda la linea los ele-
mentos que se opusieron a la reimplantaci6n de un especticulo cuyo
recuerdo se halla intimamente unido al de una 6poca que termin6
en Cuba con la soberania espafiola.
"Es ae recorder, por filtimo, que el document presentado
entonces al Senado de la Repfblica, del cual se acompafia una copia,
publicado en el diario El Dia, de esta ciudad, correspondiente al
18 de Abril de 1915, fu6 reproducido y extensamente comentado
en alguuos peri6dicos de Espafia y muchos de la America Latina,
consagrAndole con tal motive calurosos elogios a nuestro pueblo
por ese gesto de patri6tico civismo que fue considerado como un
acto de alta dignificaci6n; tan significativo seguramente como
ahora lo seria, en sentido inverso, si se supiera que ocho afios des-
pu6s el pueblo de Cuba habia retrocedido al permitir que se anulara
en la prActica una de las disposiciones que con general beneplicito
fue dictada poco despuBs de obtenida la independencia y que, acaso
por una coincidencia en cierto modo significativa, Ileva la fecha
patri6tica del 10 de Octubre.
"Los abajo firmantes hacen constar que, si fuera neeesario,
se dirigirAn al Sr. Fiscal del Tribunal Supremo de Justicia, po-
niendo en su conocimiento el deliberado prop6sito que existe de
infringir las eitadas Ordenes Militares 187, de 1899, y 217, de 1900,
a fin de que actfie en forma ripida y eficiente para impedir esta
transgresi6n hasta la fecha en grado de tentative ya que,
segin pfiblicamente se afirma, los presuntos infractores, dindose
perfect cuenta de que es impossible efectuar corridas de toros en
nuestro pais sin faltar al cumplimiento de preceptos legales en
vigor, se disponen a pagar la multa de $500.00 que la primera de
dichas Ordenes Militares sefiala a los infractores, contando con
-ue la importancia y magnitude del negocio que se proyecta, y que
e espera ha de rendir grandes utilidades, permitird dejar incum-
plida la Ley, burlAndola en la forma expuesta, y contando desde
luego con la actitud pasiva de las autoridades llamadas a velar por
su estricta observancia, no s6lo en su letra, sino tambi6n en euanto
a su espiritu, que en este easo es el espiritu de la Revoluci6n eman-
cipadora de todos los vicios, hAbitos y costumbres coloniales. (1)
"La Habana, 26 de Abril de 1923.

Enrique Jose Varona.-Manuel Sanguily.-Mario Guiral
Moreno.-Fernando Ortiz.-R. Gutierrez Lee.-Mario
A. Macbeath.-Pedro P. Kohly.-Julio Villoldo.-Fran-
cisco G. del Valle.-Lisandro Otero.-Jose Maria Cha-

(1) El ilustre pr6cer Enrique Jos6 Varona, al enterarse de que se estaba
redactando esta instancia, reclam6 para si el honor de que su firma fuera
la primera puesta al pie del citado document; y el no menos ilustre pr6cer










cdn y Calvo.-Alberto Lamar Schweyer.-D. Figarola-
Caneda.-Luciano P. de Acevedo.-Raail de Cdrdenas.-
Enrique Gay Calb6.-Jose A. Cosculluela.-Oscar Soto.
-Emilio Roig de Leuchsenring.-Jose M. Collantes.-
Cosme de la Torriente.-Laura G. de Zayas Bazdn.-
Leopoldo F. de Sola.-Jose Isaac Corral.-J. Zarrans
Sdnchez.-Enrique Berenguer.-Luis A. Baralt Z.-
Francisco J. Sierra.-Oscar Contreras.-Hubert de
Blanck.-Francisco Ferndndez Inda.-Aurelio Miran-
da.-Dr. Jos6 A. Dowling.-Ram6n A. Catald.-Luis
IMarino Perez.-Juan Clemente Zamora.-Conrado W.
Massaguer.-V. Alberni Yance.-Juan Manuel Planas.
-Felix Callejas.--Juan B. Lombard.-Enrique Caya-
do.-E. Mazquiardn.-Andres Terry.-Luis E. Rivas.-
Luis A. Dechard.-Jose Ramirez.--Rafael de Castro
Palomino.-Andres Garcia Gutigrrez.-Juan Marinello
Vidaurreta.- Andr6s Balaguer.- Francisco P'rietfo.-
Eduardo Betancourt.-Manuel J. Gonzdlez.-Armando
Marc6. Carlos Alzugaray. -- Alberto Crusellas. Luss
Machado. Eusebio L. Dardet. Jose A. Gelabert. -
Pablo Llaguno. Bernab6 Pichardo. Diego Mora. -
Emeterio S. Santovenia.-Bernardo J. Crespo.-Pedro
Cafas.-Luis Ros.-Antonio L. Valverde.-Susini 'de
Armas.-Federico Castaieda.-Julio M. Marcos.-Bue-
naventura Alemany.-J. Cabrera Milidn.-Manuel Ro-
driguez.-Laureano Guerrero.-Jose Marcial Lacorte.

Amin cuando los crecidos gastos que ban hecho los empresarios
de la cruenta fiesta taurina, el haber abierto con precious muy ele-
vados un abono a tres corridas, y la gran publicidad dada al anun-
cio del espectdculo, por medio de peri6dicos y carteles, son indicios
vehementes de que se cuenta de antemano con la impunidad para
la delicuencia y con la pasividad de nuestro pueblo, indiferente o
resignado, por su innata abulia, ante las reiteradas infracciones
de la Ley, CUBA CONTEMPORANEA tiene la esperanza todavia de
que nuestras Autoridades gubernativas rectificarAn su actual ac-

Manuel Sanguily, despues de leer detenidamente la inStaneia y mientras estam-
paba su firma junto a la de Varona, dijo estas palabras que son realmente
lapidarias: "Estoy absolutamente conform con cuanto se consigna en este
escrito, pues consider que las corridas de toros est6n tan intimamente ligadas
al recuerdo de nuestro pasado colonial, que si algfin dia se reimplantara en
Cuba el sangriento espectaculo, sentiria en mi espiritu una impresi6n seme-
jante a la que experimentaria si viera arriar del mastil del Morro la bandera
cubana, para izar en 61 de nuevo el pabell6n rojo y gualda."










titud de complete inercia ante el anuncio de una flagrante vio-
laci6n de la Ley, dictando disposiciones tendientes a exigir su mis
estricta observancia.


UN GRAN TRIUNFO: LA PROHIBITION DE LAS
CORRIDAS DE TOROS

En nuestro nimero anterior, al comentar la instancia que
en 61 insertamos integramente -, dirigida por valiosos elements,
de alta representaci6n intellectual y social, al Alcalde Municipal
de La Habana, pidiendole que no concediera, o que retirara si ya
lo habia dado, el permiso solicitado por un conocido empresario
para celebrar varias corridas de toros en esta ciudad, hicimos cons-
tar que abrigibamos la esperanza "de que nuestras Autoridades
gubernativas rectificarian la actitud de complete inercia en que
hasta entonces habian permanecido ante el anuncio de una fla-
grante violaci6n de la ley, dictando las disposiciones tendientes a
exigir su mas estricta observancia". Y no nos equivocamos en-
tonces, al pensar asi, puesto que en la misma fecha en que circu-
laba el filtimo n6mero de CUBA CONTEMPORANEA, firm el Secre-
tario de Gobernaci6n la siguiente resoluci6n, digna de las mayors
alabanzas, tanto por su parte dispositiva como por las considera-
clones de orden patri6tico y moral que se tuvieron en cuenta al
dictarla (2). Dice asi:

RESOLUTION

"Por cuanto: En el dia de ayer se person en esta Secretaria
una comisi6n de damas, con objeto de suplicar que se hicieran cum-
plir los preceptos legales vigentes que prohiben las corridas de toros
y el maltrato a los animals, y al efecto, entregaron el escrito que
consta unido al expediente nfmero 12,819, del Negoeiado de Orden
Piblico.

(2) La instancia transcript anteriormente, cuyo original fu6 entregado .
por una Comisi6n que integraban muchos de sus firmantes en la Alcaldia Mu-
nicipal de La Habana, aunque sin la esperanza de que fuera atendida por
quien entonces la desempefaba, y de la cual se entreg6 un duplicado o copia
al Secretario de Gobernaci6n Dr. Rafael Iturralde, fu6 sin duda la que se
tuvo en cuenta por 6ste al dietar su Resoluci6n de 19 de Mayo de 1923, segin
se advierte compulsando las razones aducidas en el citado document y las
consignadas en los various "Por Cuanto" de dicha Resoluci6n, que coincide
en lo absolute.










"Por 'cuanto: Es criterio de esta iSecretaria que las pantomi-
mas conocidas por el nombre de Charlottadas, lidias de toros c6-
micas, o como quiera llamarseles, serian el primer paso para ir des-
pertando en el pueblo la latente y ya casi extinguida afici6n a las
corridas de toros en la forma usual en otros paises; no habiendo
una sola raz6n de necesidad, utilidad o conveniencia, que se pueda
alegar en pro de esas fiestas, que no produce mis que la perver-
si6n del dnimo y la decadencia del buen gusto.
"Por cuanto: En las corridas simuladas que vienen efectuhn-
dose en el Parque Mundial, si bien no hay el derramamiento de
sangre, dominant si el cansancio y la fatiga que constituyen el mal-
trato causado al animal, debido a los capeos y demas suertes a que
se le somete.
"Por cuanto: Es maltrato a los animals lo que ocurre en las
otras fiestas de toros, consistentes en capeos, corridas incompletas,
encerronas y demas especticulos taurinos.
"Por cuanto: Es un hecho notorio que el solo anuncio de co-
rridas de toros mhs o menos completes, ha conmovido la opinion
pilblica, al extreme de apasionar violentamente los Animos, lo que
hace suponer 16gicamente que si llegaran a celebrarse, podrian pro-
vocar escAndalos y des6rdenes.
"Por cuanto: Aparte de otras razones de orden moral, existen
las de orden legal que se oponen a la autorizaci6n de esa clase de
diversiones.
"Por cuanto: La Orden Militar nfimero 187, de 10 de octubre
de 1899, prohibit en absolute las corridas de toros en la Isla de
Cuba, y la 217 de 28 de mayo de 1900, eastiga a los que maltrataran
a los animals, bien imponiendoles un trabajo excesivo o tratin-
dolos impropiamente.
"Por cuanto: En la referida Orden Militar nfimero 217, no se
hacen distineiones sobre clase de corridas de toros (ni si 6stas son
o no completes), y no cabe hacer distingos en donde la Ley no los
establece.
"Por tanto, y haciendo uso de las facultades que me est6n
concedidas,

RESUELVO:

"Prohibir como perjudiciales a la moral y a las buenas cos-
tumbres, por estar comprendidos en las Ordenes Militares nfmeros
187 y 217, de 10 de octubre de 1899 y 28 de mayo de 1900, respee-
tivamente, y por estimarlos perturbadores del orden, los espectA.u-
los conocidos por Charlottadas, que se celebran en la actualidad
en el Parque Mundial, asi como todos aquellos que intenten efec-
tuarse, consistentes en capeos, encerronas u otras fiestas de toros
similares.










"Comuniquese lo resuelto a los sefiores Gobernadores Provin-
ciales para que, a su vez, lo hagan a los respectivos Alcaldes Mu-
nicipales y publiquese en la Gaceta Oficial, para general cono-
cimiento.
"Habana, 1 de mayo de 1923.
RAFAEL ITURRALDE,
Secretario de Gobernaci6n.

La preinserta resoluci6n, acogida por la opinion puiblica con
muy grandes y justificados elogios, sin mis excepciones que las
constituidas por un cierto nimero de taur6filos, en su mayoria ex-
tranjeros, puso fin, afortunadamente, a la situaci6n creada en
nuestra capital desde la fecha en que el Alcalde y la Administra-
ci6n Municipal de la Habana, faltando al cumplimiento de dispo-
siciones legales cuyo texto, claro y terminante, no se presta a
dudas ni admite eapciosas interpretaciones -, autorizaron la cons-
trucci6n de una Plaza de toros, edificio hecho ad hoc para celebrar
especticulos prohibidos en nuestro pais desde hace veintitres afios,
y dieron despubs el permiso para que pudieran efectuarse fiestas
taurinas en nuestra Repiblica, cobrando, indebidamente, en con-
cepto de arbitrio municipal, los derechos correspondientes a tales
espectaculos ilicitos, los cuales fueron anunciados en forma osten-
sible, casi provocative, por el alarde que se hizo en cuanto al menos-
precio de las disposiciones prohibitivas del sangriento especticulo
cuyo recuerdo se halla indisolublemente unido al de la iltima 6poca
de la dominaci6n espafiola, de triste recordaci6n para todos los
cubanos que coadyuvaron conscientemente al triunfo de la revolu-
ci6n emancipadora.
CUBA CONTEMPORANEA aplaude entusihsticamente al actual Se-
cretario de Gobernaci6n por su resoluci6n oportuna y firme, y hace
extensivos sus plicemes al Bando de Piedad, al Club Femenino de
Cuba y a los diaries habaneros La Discusi6n, La Lucha, La Noche
y El Imparcial, que con nosotros coadyuvaron en el prop6sito de
impedir, por segunda vez en el transcurso de una decada, que en
nuestra repfiblica resurja la tauromaquia, con todas sus malsanas
consecuencias para la moral de los pueblos.












Los Veteranos de la Independencia
se oponen resueltamente a las
Corridas de Toros



Los Veteranos de la Independencia de Cuba, nues-
tros insignes libertadores, han sido siempre y siguen
siendo en la actualidad firmes opositores al resta-
blecimiento de las lidias de toros.
Cuando en el afio de 1915 el senior Manuel Fernin-
dez Guevara present en el Senado su proyecto de Ley
tendiente a la autorizaci6n de este cruento espectaculo,
surgi6 la primera protest de los Veteranos, energica
y vibrant, cual era'de esperar del temple moral de
quienes derramaron generosamente su sangre en los
campos de la Revoluci6n separatist, no s61o con el
prop6sito de independizar a Cuba de Espafia, sino tam-
bien con el anhelo de constituir una Repibblica digna,
libre, ordenada, culta y progresiva, "con todos y para
el bien de todos", como la sofiara Marti, nunca un pais
de costumbres depravadas y viciosas, dispuesto a servir
de distracci6n o diversion a los turistas extranjeros -
a costa de su rebajamiento moral ofreci6ndoles como
aliciente, no ya sus costumbres tipicas, las diversas
modalidades del caricter criollo, sus fiestas y diversio-
nes peculiares, sino un espectaculo ex6tico y execrable,
oriundo y caracteristico de un pueblo extranjero, el
de Espaia, donde actualmente es censurado y comba-
tido- por los intelectuales j6venes y gran parte de su
poblaci6n.









Con una clara vision del verdadero aspect del pro-
blema planteado por los partidarios y defensores de
las fiestas taurinas, el Consejo Nacional de Veteranos
de la Independencia, en sesi6n celebrada el dia 26 de
Marzo de 1915, a la que concurrieron muchos de nues-
tros m6s insignes libertadores ya hoy desgraciadamente
fallecidos, acord6 por unanimidad, entiree aplausos
atronadores" segfin la informaci6n publicada por el
diario La Discusi6n, protestar contra el proyecto de
Ley autorizando las corridas de toros en Cuba, presen-
tado en el Senado por aquellos dias.
En dicha memorable sesi6n, el General Fernando
Freyre de Andrade pronunci6 un elocuentisimo dis-
curso acerca de la significaci6n y trascendencia que
tenia para el pueblo cubano el espectaculo de los Toros,
diciendo que

esta fiesta tipica espafiola no podia en manera alguna hacer renacer
tradiciones ya olvidadas; que muchos cubanos desconocian lo que
era una lidia de toros, sobre todo en el element joven; que 61 no
combatia los Toros por sistema, sino porque eran un espect6culo
de sangre y poco humanitario, y debia evitarse a la juventud todo
aquello que restase sentimientos nobles.

Pero dijo algo m6s; despues de exten'derse en una
series de consideraciones referentes a los gallos y al
boxeo, pronunci6 estas frases elocuentes cuya recorda-
ci6n es de gran oportunidad en los moments actuales:

Que habia oido decir a muchos de sus amigos y hasta leido opi-
niones publicadas, que esos espectAculos atraian el turismo a Cuba,
que el extranjero dejaria chorros de oro; pero que a 61 se le anto-
jaba comparar ese argument con el de que un hombre honrado
prostituyese a su mujer y a sus hijas por tener dinero. Suiza -
dijo en un period bellisimo el general Freyre- vive sin necesi-
dad de esos espectAculos; el extranjero va alli a admirar sus be-
lezas y a disfrutar de su clima. Nosotros tenemos mayor suma de
paisajes pintorescos y hermosos, y nuestro clima es mas benigno.









Estas palabras sintetizan la opinion de cuantos
juzgan que Cuba, sin necesidad de convertirse en un
pais de inmoralidades y vicios, tiene sobrados elemen-
tos, recursos y bellezas para constituir un pueblo digno
de que a 61 acudan los turistas norteamericanos, perma-
neciendo en su territorio various dias con la consiguiente
inversion de dinero, en vez de brindarles como incentive
el bdrbaro espectdculo de las Corridas de Toros.
A- este respect, conviene recorder las palabras pro-
nunciadas por el actual Presidente de los Estados
Unidos, Flanklyn Delano Roosevelt, en la entrevista
que con 61 celebraron, en el mes de Agosto del afio
iltimo, el Presidente de la Uni6n Social Econ6mica
de Cuba, senior Jos6 Manuel Casanova, actualmente
Senador por la Provincia de Oriente, y otros distin-
guidos miembros de la citada corporaci6n, que fueron
a Washington animados del prop6sito de estrechar y
consolidar las relaciones comerciales existentes entire
Cuba y los Estados Unidos.
En aquella oportunidad, el Presidente Roosevelt
(segfin la informaci6n publicada en el Diario de la
Marina, edici6n del 13 de Agosto de 1935) manifesto
a los comisionados integrantes de la referida Delega-
ci6n "que los cubanos no debian desatender la explo-
taci6n del turismo; pero no bajo la base de carreras de
caballos y juegos, sino en forma de llevar families que
permaneciesen en la Isla, atraidas por el golf y otros
deportes, y distracciones apacibles y tranquilas como
la Playa de Varadero, el refugio donde hay aguas ter-
males, y construyendo grandes y c6modos hotelss.
A pesar de las significativas palabras del Presi-
dente Roosevelt, trazando una pauta a seguir en ma-
teria de fomento del turismo, y que en el fondo en-









vuelven implicitamente una condenaci6n del prop6sito
de atraer a los norteamericanos por medios distintos
a los que se basan en el estimulo de las mayores como-
didades y goces espirituales, la "Corporaci6n Nacional
del Turismo", desatendiendo aquellas discretas indica-
ciones, no ha encontrado otro procedimiento mejor y
mis efectivo para atraer a los turistas norteamericanos
que ofrecerles, seguramente como una distracci6n apa-
cible y tranquil, el cruento e inculto espectdculo de las
Corridas de Toros...
No en balde ha dicho recientemente el ilustre inte-
lectual espafiol Dr. Gregorio Marafi6n, en un articulo
publicado el dia 6 de Junio del corriente afio en L'Illus-
tration, de Paris, que, a su juicio, "Ie tourism est la
cocaine des peuples" ("el turismo es la cocaine de los
pueblos"). Eso es, efectivamente, lo que en la actua-
lidad se trata de dar al pueblo de Cuba para lograr la
autorizaci6n del toreo: un narc6tico bajo la forma o
apariencia de la "atracci6n del turismo", tan nocivo y
perjudicial para el agregado social como lo son para la
salud del individuo todas las drogas capaces de embotar
los sentidos.
La protest de los Veteranos no qued6 circunscripta
al acuerdo torado el 26 de Marzo de 1915, sino que
continue produci6ndose hasta que se tuvo la seguridad
de que la malhadada iniciativa del legislator oriental
habia sido definitivamente desechada. Los motives en
que aqu6llos fundaron su oposici6n a las Corridas de
Toros podrin apreciarse mejor leyendo la informaci6n
publicada en el diario El Dia, de esta ciudad, el 12 de
Abril del citado afio, de la cual se reproducen a conti-
nuaci6n various de sus p6rrafos bajo los mismos titulos
con que aparecieron en el mencionado peri6dico:











NO ES FOR HISPANOFOBIA FOR LO QUE LOS
VETERANS COMBATEN EL TOREO

En el Centro Nacional de Veteranos existe cierta excitaci6n
con motivo de las gestiones que vienen haciendose para implantar
nuevamente en Cuba el espectaculo de las corridas de toros.
Sabido es que en repetidas ocasiones los benem6ritos soldados
de la patria han hecho declaraciones en un todo condenatorias del
prop6sito que nos ocupa. Declaraciones que, indiscutiblemente,
reflejan un sentir general de la poblaci6n cubana, siempre enemiga
de cuanto signifique retroceso en las costumbres pfiblicas. Asi es
que el afin exteriorizado por algunos de revivir contra viento y
marea ese pasado que el arte de Belmonte simboliza entire nosotros,
ha producido en el element. veteranista un sentimiento profundo
de malestar que se manifiesta en todas las conversaciones que sobre
el particular sostienen.

EL PORQUE DE LA OPOSICION

A juzgar por lo que de boca de algunos veterans prominentes
hemos escuehado ayer en el circulo que el general Nifiez preside,
no es s61o la crueldad del espectaculo lo que mueve contra el toreo
a esos meritisimos cubanos. Mas bien les inclina en tal sentido
el ambiente de chulaperia, de holganza, de embrutecimiento colec-
tivo que se crea siempre alrededor de las coletas y las chaquetillas
cortas. Coinciden en esto los veterans de la independencia con
un literate espafiol de gran renombre, don Miguel Unamuno, que
en igual sentido combatia el toreo recientemente desde las colum-
nas de una de las mis populares revistas madrilefias.
Si el toreo empezase y acabase en la plaza, menos mal -nos
decia ayer un prestigioso Coronel de la Revoluci6n -; pero 'es
que entire corrida y corrida no tienen los aficionados otro tema
de conversaci6n que la faena realizada por Fulanete, la cogida de
que result victim Zutanete o los mofios que Esperencejete qui-
tari a sus rivals en cuanto tome la alternative. La mesa del taller
va siendo sustituida poco a poco por la mesa del cafe de barrio, la
atenci6n a la familiar por la atenci6n al ganado que ha de lidiarse
en la corrida pr6xima; y muchos hombres que con su trabajo
podrian ser fitiles a la sociedad en que viven, se convierten a la
sombra de "la afici6n" en unos desocupados con quienes los Jueces









Correccionales tienen despu&s trato continue. El toreo es un vicio
como el alcohol y como el juego. Autorizarlo en nuestra patria
constituiria un crimen"

UNA ENIRGICA CAMPARA

Es prop6sito de los veterans hacer uso de toda su valiosa in-
fluencia cerca de los Senadores de la Repiblica para impedir la
aprobaci6n del tauromaquico proyecto de ley que tiene en studio
la Alta Camara.
"El mismo esfuerzo-se nos dijo ayer en el Consejo Nacio-
nal que hicimos recientemente para combatir el usurario negocio
disfrazado con el pomposo nombre de "segunda paga del Ejer-
cito", lo haremos ahora tambi6n para evitarle a Cuba esta ver-
giienza de la instauraci6n del toreo."
Puede, pues, darse por seguro que nuestros flamantes defen-
sores del flamenquismo estin en visperas de sufrir un ruidoso
fracaso.
Lament6moslo por los ilustres descendientes de "Espartero"
y "Lagartijillo chico".

El fracaso pronosticado en la informaci6n cuyos
son los parrafos transcripts, se produjo efectivamente,
segun queda dicho en las pdginas precedentes; pero los
taur6manos no se dieron por vencidos, y ocho afios des-
pues, en 1923, volvi6 a agitarse el pais ante el prop6sito
inquietante de celebrar de todos modos y a cualquier
precio, en nuestra Repiblica, corridas de toros.
Fu6 entonces cuando, por segunda vez, se exterio-
ri6 la oposici6n de los Veteranos al citado espect6culo,
de un modo formal y como cuesti6n de principios, to-
mando participaci6n en la protest tambien las Dele-
gaciones que se hallan organizadas en casi todas las
localidades importantes del territorio de la Repfiblica.
Como una muestra del espiritu mantenido por nues-
tros libertadores, y para que se conozcan los motives
determinantes de la actitud por ellos asumida en este
asunto del toreo, c6piase a continuaci6n el patri6tico









escrito que, firmado por el actual Vicepresidente de la
Reptiblica, Coronel Federico Laredo Bru, dirigi6 al
Secretario de Gobernaci6n, la Delegaci6n de Vetera-
nos de Cienfuegos. Dice asi el citado document:

Cienfuegos, 30 de Abril de 1923.

Honorable Sr. Secretario de Gobernaci6n.
Sefior:

Esta Delegaci6n en sesi6n ordinaria celebrada el dia 26 del
corrientc, enterada del prop6sito de algunas personas, en desacuerdo
con los principios de la Revoluci6n Libertadora, de celebrar en Cuba,
no import en qui forma, corridas de toros, prohibidas por la Ley
y condenadas por cuantos anhelamos una Repbblica digna, en
todos sentidos, de los sacrificios por ella realizados, resolvi6 por
unanimidad elevar a usted su mis vigorosa protest contra esa
pretension que, de prosperar, traeria, entire otros males, el de avivar,
en esta ipoca de concordia, recuerdos de pasadas vergilenzas que
todos, por el bien de la naci6n, debemos poner empefio en olvidar.
Espera esta Delegaci6n que su voz, unida a la de preclaros ciuda-
danos que la han alzado en esa capital, en defense de los ideals
que con las armas defendimos, tenga eco en ousted, y anule, de
Ileno, ese primer intent con que se desconoce el sentir del alma
cubana.
Aprovechamos la oportunidad de ofrecer a usted el testimonio
de nuestra mayor consideraci6n.
F. LAREDO,
President.

Transcurren siete afios, despues de la epoca en que
sufrieron los taur6filos esta segunda derrota de sus as-
piraciones, y de nuevo vuelven aqu6llos a reanudar sus
esfuerzos en favor de los Toros, esta vez bajo la forma
de un proyecto de Ley "en pro de las Veteranos", pre-
sentado en la Camara de Representantes el dia 30 de
Junio de 1930 por el senior Angelo Calas, cuyos seis
primeros articulos se referian a la creaci6n de diversos
impuestos y contribuciones destinados "a reintegrar









por parties proporcionales, a los pensionados por servi-
cios prestados a la patria en las revoluciones de inde-
pendencia, o a sus familiares en su caso, el montante
de la pension". Siempre la invocaci6n de un fin ben6-
fico o patri6tico para encubrir el veneno que trata de
inocularse a la conciencia national! Este veneno estaba
contenido precisamente en la "cola" de aquel proyecto
de Ley, cuyo articulo VII y iltimo tenia una disposi-
ci6n que descubria el verdadero prop6sito del mismo:
la autorizaci6n de las corridas de toros en el territorio
national, cuyos empresarios habrian de abonar al Es-
tado el treinta por ciento de la entrada bruta, sin expli-
carse cudl seria su aplicaci6n.
Como comentario a este proyecto legislative, que a
semejanza de los anteriores tuvo el final obligado de
su archivo, sin llegar a ser considerado por la Camara
de Representantes, es oportuno transcribir el breve y
contundente editorial publicado por el Diario de Cuba,
de Santiago de Cuba, en 3 de Julio de 1930, cuyo texto
es el siguiente:

Como si no tuvi6ramos bastante con la Renta de Loterias, al
Representante oriental nada menos que oriental! Angelo
CalAs, se le ha ocurrido, con el pretexto de mejorar la situaci6n
de los Veteranos de la Independencia, pedir que se autoricen corri-
das de toros en Cuba.
Si malo es que se establezca un nuevo vicio, peor es todavia
que ello se haga tomando de pretexto a los Veteranos de la Inde-
pendencia.
A los Veteranos debe pagArseles de las fuentes mks limpias de
la Repliblica y no de lo que contribuya a encenagar la Repuiblica.
"'Con vuestro heroismo cuento dijo CUspedes a los eubanos -
para conquistar la libertad, y con vuestras virtudes para conso-
lidarla."
SiSon una virtud las corridas de toros ?
No tenemos moral monjil ni pedimos ni aspiramos a un pais
moldeado en la excelsa matriz spiritual de Cat6n; pero tampoco








queremos que la Repfiblica sea feria de vicios y corrupciones, hasta
el extreme de importar los que sufren otros paises.
Se argiiiri que las corridas de toros pueden ser un gran atrac-
tivo del turismo.
i Mentira!
Los turistas yanquis no son adictos a ese espectaculo.
Pero, aun en el supuesto de que lo fueran, I acaso por darle
atractivos al turismo va Cuba a venderle su alma al diablo ?
No sabemos lo que dirAn los Veteranos, pero si sabemos que
lo que debian decir es que no se les tome de carnada para intro-
ducir en Cuba un vicio que desapareci6 de Cuba al conquistar esta
tierra la libertad que, entire otros pretextos, se le negaba porque
6ramos un pueblo de vagos y corrompidos.
Eso es lo que debian decir los Veteranos.
Y podrian decir tambi6n y estarian en lo cierto que la
situaci6n econ6mica de Cuba no se mejora con nuevas timbas, sino
con las virtudes que pedia, para consolidar la libertad, el Padre
Inmortal de la Patria.

La opinion de los Veteranos acerca del citado pro-
yecto de Ley no se hizo esperar, pues ademAs de las
numerosas protests formuladas individualmente por
quienes manifestaron preferir el pago irregular de sus
pensions, antes que servir de pretexto para el resta-
blecimiento de un espectaculo que ellos mismos habian
combatido y cuyo recuerdo era ingrato al pueblo de
Cuba, el Corresponsal en La Habana del Diario de
Cuba, en telegrama dirigido al citado peri6dico en 11
de Julio de 1915 y que se public en la edici6n del dia
siguiente, hizo constar que various Veteranos se le habian
acercado para manifestarle que "considerarian deshon-
roso cobrar sus pensions a la sombra de un espectdculo
embrutecedor y bdrbaro, y que ellos fueron a la lucha
precisamente para arrancar de la Colonia todas esas
taras de degradaci6n y crueldad, incompatible con la
verdadera civilizacion y cultural .
Ante estas demostraciones tan palpables y contun-
dentes de que la actitud de los Veteranos de la Inde-








pendencia ha sido en todas las 6pocas decididamente
contraria al restablecimiento de las Corridas de Toros,
s6lo cabe formular la pregunta de si, ante el hecho de
haberse reproducido en nuestro Congreso una iniciativa
andloga a las que en anteriores ocasiones fueron sepul-
tadas bajo el peso aplastante de la opinion pliblica
adversa, y ante la posibilidad no importa que sea
problemitica y remote de que el proyecto de Ley
del Senador Arturo Illas Ilegue a ser considerado y
aprobado por la Alta Camara, han de permanecer in-
activos e impasibles los Veteranos supervivientes, per-
mitiendo que, precisamente en el afio en que nuestra
Repiblica se dispone a conmemorar dignamente el cen-
tenario del natalicio del Generalisimo Maximo G6mez,
Cuba dU un salto atrds, reviviendo algo tan estrecha-
mente unido al pasado que aqu6l combati6 con sin igual
heroism, como lo es el espectdculo cruento, inculto y
desmoralizador de las Corridas de Toros.



Escrito lo anterior y ya en prensa este folleto, se
ha recibido en las Oficinas del Bando de Piedad una
comunicaci6n del Jefe de Despacho del Consejo Na-
cional de Veteranos de la Independencia, escrita el 25
de Septiembre 6ltimo-la fecha no puede ser mis re-
ciente-dando cuenta de que el Consejo de Directores
en sesi6n celebrada el citado dia habia acordado "ex-
presar que los Veteranos de la Independencia se han
mantenido en su norma de conduct a este respect,
que ha sido, es y serd siempre contraria al estableci-
miento de las corridas de toros en' Cuba".
Esta patri6tica y gallarda actitud de nuestros liber-
tadores, hace pensar que, en el improbable caso de que
el Congress llegara a aprobar el proyecto de Ley por
el cual se pretend autorizar el resurgimiento del toreo






73

en nuestro pais, los Veteranos de la Independencia, al
igual que los Emigrados Revolucionarios Cubanos cuya
Junta Directiva tambi6n ha ratificado recientemente
un acuerdo an6logo de fecha anterior, actuardn con la
decision y el entusiasmo que los caracteriza para lograr
del Presidente de la Rep-iblica el veto a la citada Ley,
haciendo fracasar definitivamente esta nueva tentative
que se realize en favor de las lidias de toros.











Fracaso ruidoso del cuarto intent,
realizado en 1934, en pro del Toreo



El grupo de individuos taur6macos existente en
Cuba--cuyo nimero es relativamente exiguo, pero
cuya persistencia es extraordinaria, digna en verdad
de major causa -, a pesar de haberle resultado fallidas
sus aspiraciones en 1910, 1915, 1923 y 1930, al no con-
seguir que nuestro Congreso prestara atenci6n a sus
iniciativas tauromaquicas, no se desanimaron por lo
visto, y volvieron a actuar en el afio 1934, creyendo sin
duda que el regimen vigente durante el Gobierno Pro-
visional era propicio para el logro de sus deseos. Las
circunstancias podian considerarse realmente favora-
bles, pues no se necesitaba ya conquistar la voluntad
de un Poder Legislativo compuesto de dos CAmaras:
bastaba con catequizar en favor de la causa taurina a
unos cuantos individuos los integrantes del Consejo
de Secretarios en quienes residia la facultad de dictar
leyes y disposiciones, sin el inconvenient de someterse
a la prueba de un debate pfiblico. Y comenzaron a tra-
bajar de nuevo, con verdadero entusiasmo y redobladas
energias...
Se convoc6 a todos los amantes del toreo para una
reuni6n que se celebr6 en el "Club Fortuna" el 16 de
Marzo de 1934, con la asistencia de 39 personas, de las
cuales s6lo permanecieron en el local hasta el final de
la misma los 30 individuos que aparecieron retratados,
dos dias despu6s, en el Suplemento ilustrado del Diario








de la Marina, como partidarios entusiastas "del arte
de Belmonte", si es que puede calificarse de "arte" un
oficio que, por su naturaleza, es la negaci6n de toda
concepci6n artistic.
Volvieron a reunirse los taur6macos, esta vez en el
Casino Espafiol, la noche del 24 del propio mes, dejando
constituida una "Comisi6n Pro Corridas de Toros",
integrada por dieciocho miembros, con su Secci6n de
Propaganda, encargada de conquistar adeptos y de
mover la opinion en favor del citado espectaculo. Dicha
Comisi6n vari6 de nombre, ddndose a si misma el de
"Comit6 Pro Arte Taurino"-era necesario, segin
parece, hablar de "arte" en alguna forma y su cuarta
reuni6n se efectu6 en el "Centro Andaluz" el viernes
13 de Abril, habiendo asegurado el Diario de la Marina
(edici6n del dia 21) que en opinion del comercio -
del comercio espafiol, sin duda "habiendo sido abo-
lida en los Estados Unidos la Ley Seca, el turista ame-
ricano necesita algin nuevo atractivo que no haya en
su patria, y ninguna otra mejor que la fiesta taurina,
que tanto gusta a los americanos" (!), concept hasta
cierto punto ofensivo para el pueblo de la gran Repfi-
blica, pues equivale a decir que a nuestros vecinos del
Norte s6lo puede atrahrseles o por la bebida o por espec-
taculos de sangre, prohibidos y condenados en su propio
pals.
Por otra parte, y para dar la sensaci6n aparente de
que el "arte taurino" cuenta tambien entire nuestras
bellas mujeres con entusiastas partidarias, se efectu6
en el mismo '"Centro Andaluz", la noche del 11 de
Mayo del propio afio, una reuni6n a la cual asistieron
41 damas, entire sefioras, sefioritas y nifias, pues es con-
veniente destacar el hecho de que, segfin puede obser-
varse en el grupo de concurrentes que public el Diario
de la Marina (Suplemento ilustrado del dia 13), a la








citada reuni6n asistieron no s61o personas adults, sino
tambien tiernas criaturas, de pocos afios, a quienes se
hizo aparecer como partidarias y defensoras de un
espectdculo para ellas desconocido y cuya significaci6n
e influencia en el orden social y moral, no podian apre-
ciar esos lindos capullos de mujer que, por su corta
edad, ain permanecian en el feliz period de la nifiez
o en los albores de la adolescencia...
Como a pesar de la propaganda hecha por el citado
peri6dico- 6rgano en la prensa habanera de todos los
empefios taur6filos -, y de las gestiones realizadas por
el "Comit6 Pro Arte Taurino", muy poco se habia ade-
lantado en la viabilizaci6n de semejante prop6sito, y
en cambio habian empezado ya a producirse las consi-
guientes protests (las de la Orden Teos6fica de Ser-
vicio, Alumnos de Moral de la Escuela Profesional de
Comercio, Alumnos del Instituto de Segunda Ense-
iianza de La Habana, Bando de Piedad de Cuba, Esta-
ciones de Radio, revista La Mujer, diario Ahora, etc.),
se apel6 al recurso supremo de hacer venir a Cuba al
torero norteamericano Sidney Franklyn, aprovechando
su estancia en la cercana ciudad de Miami, prop6sito
que se realize, pues en los iltimos dias del mes de Julio
del citado afio desembarc6 en La Habana el "fen6me-
no", calificativo doblemente apropiado en este caso:
por ser el usado por la "afici6n" para designer a sus
m6s famosos idolos, y tambi6n por ser i oh honor! -
el finico ciudadano de un pais de mas de 125 millones
de habitantes, que se ha dedicado a lidiar toros, lo cual
demuestra cuinto gusta a los americanos el tal espec-
tdculo...
El "andaluz de Brooklyn", apenas lleg6 a Cuba,
celebr6 entrevistas con los representantes de la Prensa,
hizo declaraciones, se retrat6 en diversas posiciones,
fu6 "caricaturado" en various peri6dicos, realize perso-









nales gestiones cerca de los gobernantes cubanos para
inducirlos a la derogaci6n de la Ley prohibitive de las
Corridas de Toros y visit, acompafiado siempre de un
fot6grafo, a varias personalidades de alta significaci6n
official, political y social, para presentarse luego a la
vista del piiblico en tan honrosa compaiia, con la obli-
gada coletilla de haber recibido de dichas personas
muestras de adhesi6n a su "arte", confundiendo lasti-
mosamente la proverbial gentileza criolla, que obliga
a prodigar a los huespedes frases amables y lisonjeras,
con el apoyo franco y decidido a un prop6sito que, como
el suyo, habia ya fracasado anteriormente en varias
ocasiones, al ser repudiado por la opinion sensata del
pais.
No es de extrafiar, pues, que Sidney Franklyn -
ante el espejismo creado por la gentil acogida que tuvo
entire nosotros, al igual que todas las personas llegadas
al territorio de la Repuiblica con una ejecutoria ganada
en el extranjero afirmara rotundamente, como quien
hace una profecia desconcertante, que en el pr6ximo
invierno torearia en La Habana... (1) Han pasado
ya dos inviernos el de 1934 y el de 1935 -, y segu-
ramente pasardn otros muchos mis, sin que al simpd-
tico diestro norteamericano se le de la oportunidad de
demostrar ante el pueblo habanero si es o no merecido
el sobrenombre de "El Garboso" que le di6 el puiblico
madrilefio.
Los taur6filos, impacientes y contrariados, redo-
blaron en el mes de Agosto sus esfuerzos: visitaron a
todas las autoridades, al Alcalde Municipal, al Secre-
tario de Gobernaci6n en siete u ocho ocasiones, al Se-
cretario de la Presidencia, y no sabemos si llegaron
tambien hasta el mismo Presidente de la Repfiblica,


(1) V6ase Carteles, nfimero del 12 de Agosto de 1934.









Coronel Carlos Mendieta, en su prop6sito de conseguir
que el Gobierno Provisional dictara un Decreto-Ley
derogatorio de la Orden 187 de 1899, que prohibit en
Cuba el toreo. Pero todo fu6 infitil. Dicho proyecto
fracas una vez m6s, ruidosamente, ante la general re-
pulsa, porque como dijo el diario El Crisol en su edi-
ci6n del 7 de Agosto del citado afio, todas las Autori-
dades "rehuyeron las responsabilidades derivadas de
autorizar las corridas de toros", pues "los funcionarios
todos temieron ser los responsables de que fueran auto-
rizadas las Corridas"...
El Bando de Piedad de Cuba, ocupando entonces
como siempre su puesto de oposici6n en primera linea,
protest en6rgicamente contra semejante prop6sito,
lanz6 al puiblico un breve manifiesto explicando los fun-
damentos de su actitud y pidi6 al Gobierno que no
permitiera el resurgimiento de las lidias de toros, dero-
gando una Orden Militar que llevaba mas de siete
lustros de vigencia y que ningfin Congreso legitima-
mente constituido se habia atrevido a abrogar.
A este respect, es just consignar que tanto el
Dr. Pelayo Cuervo Navarro durante el tiempo que
desempefi6 la Secretaria de Gobernaci6n, como el
Dr. Maximiliano A. Smith, sucesor suyo en el citado
cargo y actualmente Fiscal del Tribunal Supremo de
Justicia, al igual que casi todos sus dem6s compafieros
de Gabinete, estuvieron al lado del Bando de Piedad
de Cuba, el cual conserve en sus archives, entire otros
documents interesantes y valiosos, un escrito en el que
el Dr. Smith, al contestar un telegrama de protest y
refiri6ndose a los Toros, decia con sinceridad altamente
encomiable: "Soy partidario de que no resurja jams
en Cuba la afici6n a esos espectAculos y me propongo
defender este punto con todo el calor que me carac-
teriza."










Las razones de orden patri6tico, moral, social y eco-
n6mico que llevaron al Consejo de Secretarios del Go-
bierno Provisional la convicci6n de ser improcedente
autorizar las Corridas de Toros en Cuba, fueron con-
signadas en la siguiente exposici6n que el Bando de
Piedad dirigi6 al Secretario de Gobernaci6n oponien-
dose, con razones irrefutables, al resurgimiento del
toreo en nuestro pals.

La Habana, agosto 17 de 1934.

HONORABLE SENOR SECRETARIO DE GODERNACI6N.

Senior:
De acuerdo con la promesa que le hicimos en nuestra entrevista
del pasado mi6rcoles, quince del corriente mes, tenemos el gusto
de expresarle por este medio, para que lo haga saber al Honorable
Consejo de Secretarios y al Sr. President de la Repfiblica, las
razones que alegan el Bando de Piedad de Cuba y demhs socieda-
des culturales, teos6ficas, mas6nicas, religiosas, etc., para oponerse
a la derogaci6n de la legislaci6n vigente en nuestra patria que
prohibe la implantaci6n de las corridas de toros, tanteos, encerro-
nas, "charlottadas" y demas espectkculos similares.
Conoeiendo la agobiante cantidad de asuntos que preocupa la
atenci6n de ustedes, evitaremos todo exordio dilatorio y expondre-
mos, lo mAs brevemente possible, nuestros arguments.

Argumentos a favor de las Corridas de Toros.-Los par-
tidarios de los toros invocan a favor de las corridas tres argumen-
tos principles, a saber:
DE ORDEN ECON6MICO. Desde este punto de vista, se mantiene
que la implantaci6n de las corridas de toros en Cuba atraerin el
turismo norteamericano, por tratarse de un espectAculo de valor,
de fuerza y ex6tico para aquel pueblo; en una palabra, de algo
nuevo que no encuentran en la Florida, y como en la opinion de
ellos Cuba no puede ofrecerles nada que no les ofrezca la Florida
con creces, es menester ensefiarles algo que no tengan en su pais.
DE ORDEN HIST6RICO-ARTiSTICO. En este sentido, los partidarios
de las corridas de toros dicen que son un espectaculo de "oro,
sangre, seda y sol", ya traditional en la madre patria, que gusta










much a los norteamericanos y a muchos espafioles residents en
Cuba.
DE ORDEN PISCAL. Que las corridas de toros llegarian a ser un
gran negocio, que produciria pingiies utilidades a sus promotores
y, por ende, al Municipio de La Habana, al comercio y la industrial
de esta ciudad, y al propio Estado, mediante las contribuciones
municipals, aumento de las ventas e impuestos de utilidades, supo-
niendo que se constituya una sociedad an6nima para explotarlas.

Argumentos en contra de las Corridas de Toros.--No he-
mos podido conocer otros arguments en favor de las corridas de
toros que los expuestos anteriormente. Veamos ahora cukles son
nuestras razones en contrario:
DE ORDEN ECON6MICO. Son varias las razones de este orden que
nos permitimos exponer a la consideraci6n de Ud. y de sus hono-
rables compaferos, y del ilustre Sr. President de la Rep-ibliea:
a) Financiamiento del negocio. Las corridas de toros cons-
tituyen uno de los especticulos mas costosos para implantarlo y
mantenerlo.
Construcci6n de la Plaza o Redondel. Ante todo es precise
construir una plaza, circo o redondel, que los espafioles llaman "la
arena", donde puedan verificarse las corridas con suficiente ampli-
tud y seguridad para los espectadores, pues de lo contrario no
podrian pagarse los gastos del espect6culo.
A este respect se nos informa que las plazas de toros de Madrid
y Barcelona han costado m6s de dos millones eada una. Supon-
gamos que en Cuba s61o se inviertan en la plaza quinientos mil
pesos, porque, desde luego, descartamos la idea de que el Munici-
pio de La Habana, cuidadoso del prestigio de esta ciudad y de la
estetica urbana, permit la construcci6n de un corral o bajareque
cualquiera para alojar en 61 al respectable turismo norteamericano
que venga a contemplar ese espect6culo.
Tenemos ya, por este s61o concept, una inversi6n no menor
de medio mill6n de pesos.
Adquisici6n de toros bravios o de lidia. En Cuba no hay toros
de lidia, que sepamos. Por consiguiente, hay que importarlos de
M6xico, de Espafia, o empezar a criarlos. Cualquiera de las tres
soluciones implica gastos muy considerable, y sobre todo las dos
primeras, porque como los toros no surgeon por generaci6n espon-









thnea, habrA que comprarlos en el extranjero, por lo menos al prin-
cipio, hasta que nazcan y se reproduzcan en Cuba.
Por este s6lo concept, teniendo en cuentaque en cada corrida
se sacrifican aproximadamente seis toros, saldrk de nuestro pais
para el extranjero una suma fuerte de dinero en cada corrida, y
considerando que en una temporada, por breve que sea, se dan por
lo menos diez corridas, result que serAn necesarios, fijamente,
sesenta toros de lidia, sin contar con que algunos de ellos no resul-
tan tan bravios como el piblico espera y entonces dan el grito de
jotro toro! que se traduce para la empresa en tener que sacar a la
plaza otro animal, con el gasto consiguiente.
Calculando un precio promedio bastante bajo de doscientos
pesos cada toro y que se traigan ochenta para una temporada de
diez corridas, por este s6lo concept habria que enviar al extran-
jero diez y seis mil pesos.
Si mas tarde se decide por estableeer una ganaderia de toros
de lidia, ustedes saben lo que represent la adquisiei6n de potre-
ros, de personal adecuado, etc., es decir, una inversion muy consi-
derable de dinero, aparte de lo que costarian los toros padres.
Gastos de las corridas. Una corrida de toros es un especticulo
muy caro. No hay primer espada que cobre menos de veinticinco
mil pesetas, o sea, a la par cinco mil pesos por una corrida com-
pleta, y hacemos este cdleulo porque suponemos que los promoto-
res no van a traer a Cuba mataperros que estafen el dinero de los
concurrentes con exhibiciones grotescas o de segunda categoria.
,Si a estos gastos se agregan los de banderilleros, peones, pica-
dores, capeadores, taquilleros, medico, enfermeria, etc., etc., no es
absurdo calcular el costo de cada corrida en una cantidad no menor
de quince a veinte mil pesos.
Ahora bien, cabe preguntar: ; est el pueblo de La Habana en
condiciones de gastarse veinte mil pesos en cada una de esas co-
rridas? AcudirA el turismo yanqui en tal proporci6n que pueda
sufragar los gastos de las mismas? Al llegar a este punto podemos
afirmar que segin nuestras noticias no es el turismo yanqui el que
sostiene las corridas de toros en M6xico, sino los nacionales y espa-
fioles del pais. Pero adem~s, para cubrir los gastos del espectaculo
y recobrar el capital invertido, el precio de las localidades exce-
deria tal vez ee cinco pesos por funci6n, ya que en la propia Es-
pafia es un especticulo caro, y preguntamos: hay en La Habana
pfblico suficiente, dispuesto a pagar ese precio durante diez o m6s
corridas consecutivas? Al principio, quizAs por curiosidad se lle-









naria la plaza, pero luego nos permitimos dudar del 4xito, apart
de que seria mks euerdo que ese dinero lo emplearan en satisfacer
sus propias necesidades y colaborar con el Gobierno en su labor
reconstructive de la industrial y el comercio nacionales.
Atraer el turismo norteamericano con las corridas de toros es
algo ilusorio. Para hacer esta afirmaci6n nos basamos en las razo-
nes siguientes:
a) De hwmanidad. Pocos pueblos de la tierra tienen tanta
piedad para los animals como los Estados Unidos de Am6rica.
El Honorable Sr. President tiene en su poder los originales de
mas de cuatrocientas cartas de otras tantas sociedades americanas
de protecci6n de animals, donde le piden que no autorice en Cuba
las corridas de toros. Cada una de esas sociedades tienen miles de
asociados y protectores. La protecci6n a los animals forma en los
Estados Unidos parte de la conciencia national. El torero Sidney
Franklin, que ha estado en Cuba recientemente defendiendo las
corridas de toros, lo sabe por experiencia propia. Sus propios argu-
mentos se destruyen por si mismos. 'Si 61 cree que debieran esta-
blecerse en La Habana corridas de toros para competir con la Flo-
rida por qu6 en esta iltima ciudad no se ban implantado los toros?
La raz6n es muy sencilla: porque alli no lo permiten las autorida-
des, porque saben que el pueblo es contrario a ese inhuman espee-
taculo. Y es 16gico suponer que los norteamericanos sean humans
en su patria e inhumanos en la ajena? I Suponer semejante cosa no
es inferir una injuria gratuita a ese noble pueblo? o es que pre-
tendemos convertir a Cuba en una nueva China, a donde se va
para contemplar los suplicios de que nos habla Mirbeau?
b) El caso de Mexico. Si fuera cierto que las corridas de toros
atrajeran el turismo americano en cuantia suficiente para com-
pensar los males que proporciona ese espect6culo a la cultural y a
la moral de este pais, por qu6 no ha atraido suficiente n6mero
de turistas a Mexico donde existe ese espectaculo, a tal extreme
que alli se mantiene con el concurso de los espafioles residents en
la capital y de algunos mejicanos amigos del mismo?
c) Las oorridas de toros no constituyen un espectdculo tipico
de Cuba. Algunos partidarios de las corridas de toros se esfuerzan
en probar que este espectaculo constitute algo tipico de Cuba, que
llamara la atenci6n de los turistas americanos. Digase lo que se
quiera en contrario, ese espect6culo jams ha sido algo tipico en
Cuba. Podria decirse eso de las peleas de gallos, con las cuales
tampoco esti conforme el Bando de Piedad de Cuba, y sin em-










bargo, cuAntos turistas norteamericanos vienen a Cuba atraidos
por esas peleas?
Las corridas de toros son tipicas en Espafia, y las naciones
latinoamericanas que las ban admitido en su territorio no han
hecho otra cosa que imitar a la madre patria, donde en estos mo-
mentos se esta haciendo una active campafia contra ese espectAculo,
por las juventudes espafiolas de ideas nuevas y por los maestros
de la intelectualidad de aquel pais, como Marafi6n, Fernando de
los Rios, Jimenez de Asfia, etc.; y precisamente en este moment
hist6rico, cuando en Espaia se ponen corseletes a los caballos para
impedir que se les vean las tripas colgantes cuando han sido "co-
gidos" por los toros y el gusto por el toreo va disminuyendo de
dia en dia en dicho pais, es cuando queremos introducir en Cuba
el citado espectaculo para recreo de la vista de algunos extranjeros
que se supone, err6neamente, que van a venir a contemplarlo. En
Cuba hay espectAculos much m6s tipieos que las corridas de toros,
que pueden atraer la atenci6n del turista americano sin necesidad
de recurrir a ese sangriento y bdrbaro.
El turismo en Cuba puede estimularse por muy diversos medios
y la Comisi6n designada por el Sr. President esta laborando in-
tensamente en ese sentido, haciendo resaltar las bellezas naturales
de nuestro pais, que no se encuentran en la Florida, tales como
los valleys de Vifiales, Luis Lazo, Yumuri, Trinidad y Puerto Bo-
niato; las Cuevas de Bellamar, los Balnearios de San Miguel de
los Bafios, San Diego, Amaro, Elguea, etc., de reputaci6n inter-
nacional.
Tenemos ademis la Playa de Varadero y tantos otros lugares
hermosisimos que nuestra Repiblica ofrece a la contemplaci6n de
los extranjeros visitantes, todo lo cual puede darse a conocer en
los Estados Unidos, ya mediante una hAbil propaganda de prensa,
ya mediante una acci6n direct con las Compafiias de ferrocarriles
y vapores que alli y en todas parties del mundo se dedican a esta
clase de negocios, las cuales pueden, tanto en invierno como en
verano, favorecer los viajes a nuestras playas, mediante adecuados
arreglos en las tarifas, que nuestra Comisi6n del Turismo segura-
mente propiciaria.
La situaci6n geogrAfica de Cuba es admirable para la cele-
braci6n de concursos nacionales e internacionales de caraeter de-
portivo, tales como los de golf, tennis, polo, regatas, foot ball, etc.
En Cuba puede fomentarse la vida nocturna de manera ana-
loga a como lo han heeho Paris, Viena, Niza, Biarritz, San Sebas-










tian, etc., y pueden organizarse carnavales, paseos de flores y con-
cursos artisticos tan notables como los de Niza, M6rida, Roma,
Nueva Orleans y otras.
Cuba tiene tambi6n magnificos mfisicos, pintores, escultores,
ete6tera. Estos elements artisticos bien aprovechados servirian
para organizer concursos musicales y exposiciones de orden nacio-
nal e international, que convertirian a nuestro pais en la Atenas
de Am6rica. Si, ademhs, el Gobierno de que Ud. forma parte diera
ciertas facilidades a los turistas y a las Compafilas de vapores en
relaci6n con los derechos portuarios y consulares y con el desem-
barco de los turistas, asi como en lo relative a su alojamiento, con-
servaci6n y restauraci6n de lugares hist6ricos, renacimiento de
nuestras antiguas costumbres, etc., de tal modo que se pusiera una
nota pintoresca y nueva para ellos, no dudamos de que el turismo
se desarrollaria, sin necesidad de acudir a las "charlottadas" y a
las corridas de toros que constituyen sin duda alguna un espec-
t6culo antihumanitario, puesto que llega hasta a producer la muerte
a los animals.
Creemos haber demostrado suficientemente que no es necesario
para provocar y desarrollar el turismo en Cuba acudir a las corri-
das de toros y que, por consiguiente, sus partidarios no tienen
razones bastantes para defenderlas; pero afin suponiendo que efec-
tivamente las corridas de toros produjeran una pequefia cantidad
de turismo, cabe preguntar I qu clase de turismo seria el que atra-
jeran?; porque en esta material de turismo se habla muchas veces
sin conocimiento de causa y en todos los paises del mundo se selec-
ciona el turismo y se trata de atraer a los buenos turistas, es decir,
a los mds cultos, preparados, de dinero, y no al turista malo que
apenas llega con la cantidad suficiente para permanecer a bordo
de un barco dos dias en una semana, y que no gasta en hotels ni
en el comercio, sino que se limita a gastar unos cuantos pesos en
ciertos lugares de no muy buena reputaci6n y que acudiria quizAs
a las corridas de toros para saciar sus sentimientos innobles con
algo que no encuentra en su pais porque sus conciudadanos se opo-
nen abiertamente a ello.
Cuba necesita del turismo, es cierto; pero de un turismo bueno
y convenient para el pals, no del turismo bajo de los Estados
Unidos, que s61o serviria para empequefiecer nuestra Repfiblica y
rebajar la moral.










Argumentos en contra de las corridas de toros. En contra de
los arguments expuestos a favor de las corridas de toros, tenemos
los siguientes:
En primer termino, las razones de humanidad que hemos ale-
gado y que no nos cansaremos de alegar jams, contra ese espec-
taculo indigno de un pais como este que aspira a ser y lo sera sin
duda por el esfuerzo de sus hijos y de sus gobernantes dignos, uno
de los mis cultos y respetables de toda la Am6rica, ya que la natu-
raleza nos ha hecho pequefios en extension superficial. En este
sentido reproducimos un pirrafo de la instancia dirigida al
Sr. President de la Repiblica por los alumnos de las Academias
Nocturnas de Ingles y que expresa el sentir de la juventud cubana
sobre el particular. Ese pirrafo dice asi: "Creemos que la juven-
tud cubana, que acaba de dar tan bellos ejemplos de elevaci6n
moral, y que ha ofrendado algunos de sus mas nobles representan-
tes al supremo ideal de la formaci6n de una Cuba nueva, donde
sea mas espl6ndido y mas digno vivir, merece que el ambiente que
la rodea y donde desarrollarA actividades cada vez mas amplias y
fecundas, sea purificado, clarificado, ennoblecido, y no enturbiado
por los sentimientos de crueldad, de cobardia, de indiferencia ante
la sangre y la muerte que despierta en las muchedumbres el-bir-
baro especticulo de las corridas de toros, donde el p6blico halla
diversion en el tormento del animal y en el peligro que ineesan-
temente aceeha al hombre ante la fiera. Esa juventud, Ilena de
altas aspiraciones y entusiastas prop6sitos, es digna de que todos
se afanen en prepararle una patria mejor, en que cada dia repre-
sente un paso hacia adelante, hacia mfs acendrada civilizaci6n;
nunca un paso hacia atrAs, hacia la ancestral barbaric que hace
de la torture y del peligro ajeno, innoble fiesta que en vano pre-
tende ocultar bajo oropeles su fondo trhgico y sangriento."
Cuba esth en un moment de transici6n, con ansias de mejora-
miento material y spiritual, pero fundamentalmente de esta uiltima
clase, y no creemos que facility el progress intellectual de nuestro.
pais la introducci6n de ese especticulo de sangre y sufrimientos.
La experiencia de otros paises. En los paises donde el turismo,
se explota en grande escala, como Alemania, Suiza, Canada, Italia,.
Hawai, Jap6n y otros paises del lejano Oriente, no hay corridas:
de toros, y en California, que es tambien una region de intense,
turismo, tampoco las hay. Si en todos esos paises la corriente,
turistica se ha desenvuelto de modo maravilloso y no hay corridas:
de toros, I por qu6 pensar que en Cuba no puede hacerse una labor









semejante con el mismo 6xito, sin necesidad de rebajar nuestra
cultural y de introducir un espect6culo ancestral entire nosotros?
No vale la pena, por unos cuantos pesos problem6ticos que pudie-
ran entrar en nuestro pais, de que el honorable Gobierno del que
Ud. forma part vaya a hacer lo que no ha hecho ninguno de sus
anteriores 'desde que la Repiblica existe, esto es: derogar una legis-
laci6n humanitarian y llena de bellos ejemplos para nuestro pueblo,
y principalmente para las juventudes que nos contemplan, para
introducir un especticulo que no es propio de nuestro pais y que
s6lo serviria para satisfacer los instintos de unos cuantos indivi-
duos que desean los espectaculos de sangre por lo que tienen de
excitante para el espiritu; y queremos hacer constar de manera
expresa que ni ain los espafoles cultos participan del entusiasmo
por ese especticulo que ha dado lugar a la Espafia "de pandereta"
a la fama negra que se le atribuye a aquel bello pais, deseoso como
el que m6s de demostrar al mundo el valor intellectual y moral de
sus hijos.
Precisamente forma parte de ese Gobierno a que me dirijo el
Dr. Cosme de la Torriente, eminente hombre pfblico, que en un
escrito dirigido al Sr. Alcalde Municipal de La Habana, con fecha
26 de abril de 1923, estim6 que no debia accederse jams a la res-
tauraci6n en Cuba de las corridas de toros, y queremos hacer
constar que tambi6n firmaron ese escrito cubanos de tan limpia
historic e inmaculado patriotism como Enrique Jose Varona, Ma-
nuel Sanguily, Mario Guiral Moreno, Fernando Ortiz, Jos6 Maria
Chac6n y Calvo, Domingo Figarola Caneda, Rail de Cardenas,
Enrique Gay Calb6, Luis A. Baralt, Hubert de Blanck, Ram6n A.
Catal6, Conrado W. Massaguer, Juan Manuel Planas, Felix Ca-
Ilejas, Andres Terry, Alberto Crusellas, Emeterio S. Santovenia
y otros.
De exprofeso no hemos querido acudir al argument patri6tico
porque no es nuestro objeto herir susceptibilidades ni herir a
nadie; pero los que recuerden las luchas 6picas por la indepen-
dencia recordaran tambien sin duda que los libertadores cubanos
abogaron siempre contra las corridas de toros y contra su implan-
taci6n en Cuba. I C6mo es possible que ahora, en la Repfblica, ob-
tenidas la libertad y la independencia, los cubanos insistamos en
introducir un especticulo que nuestros antepasados rechazaron por
ser contrario a su ideologia?
Cuando el Honorable Coronel Carlos Mendieta tom6 posesi6n
de la Presidencia de la Repiblica dijo de manera clara e indubi-










table que haria respetar nuestras leyes, costare lo que costare.
Sus Secretarios son dignos colaboradores de su obra. Esperamos,
pues, que mantengan en vigor las leyes vigentes, sobre todo cuando
se trata de leyes humanitarias y no existe de la otra part raz6n
de ninguna elase que aconseje su derogaci6n.
Hemos demostrado que las corridas de toros serian econ6mica-
mente un fracaso, desde el punto de vista moral un rebajamiento
de las costumbres y un mal ejemplo para las juventudes cubanas,
tan necesitadas hoy de nuevos impulses generosos y de que se ol-
viden de las tragedies vividas hace tan poco tiempo; pero ademas
acompafiamos una relaci6n de todas las iSociedades culturales, reli-
giosas, filos6ficas, etc., de Cuba, que ban venido a sumarse a nues-
tra campafia, y acompafiamos ademis various escritos dirigidos al
Sr. President de la Repfiblica por miembros de la Sociedad Teo-
s6fica de Cuba y simpatizadores, empleados del Ayuntamiento de
La Habana, Alumnos de las Academias Nocturnas de Ingl6s, Alum-
nos del Instituto de La Habana y Alumnos de la Escuela Profe-
sional de Comercio de La Habana, firmados por m6s de seteeientas
personas, entire las cuales predominan elements j6venes ansiosos
de una patria mejor, mas culta y mas feliz.
La cultural cubana inmerecidamente representada por nosotros
en esta cruzada que consideramos patri6tica, pide a Ud., a sus com-
pafieros de Gabinete y al Honorable 'Sr. President de la Repi-
blica, que mantengan en vigor la Orden Militar n-imero 217 de
1900 en todas sus parties, con lo cual prestarAn un servicio de
earidad extraordinario a nuestra patria.
JosE PNREZ CUBILLAS,
President.


En relaci6n con los escritos de protest que durante
los meses de Julio y Agosto de 1934 llegaron de los
Estados Unidos a poder del Coronel Mendieta, en aque-
lla 6poca Presidente Provisional de la Repiblica, en
oposici6n al restablecimiento de las Corridas de Toros,
y a los cuales se hace referencia en el document antes
transcript, es convenient aclarar que su numero
exacto fu6 de 768, teniendo el Bando de Piedad de
Cuba, en sus archives, una relaci6n complete con los







88

nombres y direcciones de los remitentes, asi como copias
de casi todos ellos, a la disposici6n de las personas que
deseen examinarlos; y tambi6n, que no deben estimarse
esos mensajes como simples manifestaciones de ciuda-
danos de un pais respect de los asuntos interiores de
otro, sino mas bien como justificadas protests contra la
gratuita imputaci6n hecha a un pueblo eminentemente
humanitario y culto, como lo es el de los Estados Uni-
dos, de tener afici6n al cruento especticulo de las lidias
de toros, segfin afirman sus defensores en Cuba, al sos-
tener que 61 seria un motivo de gran atracci6n para el
turismo norteamericano.













La Prensa cubana
contra las lidias de toros



En el capitulo titulado iToros no! que aparece en
sitio preferente de este opfisculo, se hizo una somera
menci6n de los peri6dicos cubanos que, lejos de aprobar
el resurgimiento de los espectaculos taurinos, se mos-
traron siempre contrarios a su autorizaci6n en nuestra
Repiblica. Dicha relaci6n es, sin embargo, segura-
mente incomplete, dada la imposibilidad de conocer
todo lo que sobre determinada material se ha publicado
en un pais de cuatro millones de habitantes, en el lapso
de varias decadas; lo cual explica y excuse las omisio-
nes inevitable y sensibles en que pudiera haberse
incurrido.
Esto no obstante, y sin incurrir en una innecesaria
repetici6n, es convenient aclarar que entire esas publi-
caciones se han incluido varias revistas Cuba y Am6-
rica, El Figaro y Social que, aun cuando por su ca-
ricter especial no podian servir de tribune para man-
tener polkmicas y combatir ardorosamente costumbres
y vicios repudiados -, sus respectivos Directores pu-
sieron siempre especial empefio en evitar que sus pa-
ginas sirvieran para cobijar articulos e informaciones
favorables al toreo, espectdculo que ellos individual-
mente combatieron con la pluma, en otras publicacio-
nes, ademAs de haber calzado con sus prestigiosas
firmas los documents presentados en diversas 6pocas
al Congress y las autoridades, en oposici6n al prop6sito.










de restablecer en nuestro pais el sangriento espect6culo
de los Toros.
En la imposibilidad de reproducir lo mis impor-
tante siquiera de esa copiosa literature antitaurina, con
la cual podrian formarse various volimenes, se trans-
criben a continuaci6n, simplemente, algunos articulos
enjundiosos dignos de recordaci6n en los actuales mo-
mentos, y parrafos o fragments de otros trabajos
igualmente interesantes, en los cuales se han suprimido
aquellos que pudieran estimarse como una repetici6n
de lo que ya se ha dicho en otros capitulos de este folleto.
Sol6cense con ellos los taur6fobos y mediten sobre su
lectura los taur6filos...

SALTO ATRAS

Con motivo de nuestro articulo Gallos, toros y boxeo hemos
recibido numerosas felicitaciones que demuestran un estado de opi-
ni6n contrario al prop6sito de revivir entire nosotros el espectdculo
taurino, evocador de costumbres poco gratas al sentimiento cubano
y condenadas, dentro de la propia Espafia, por las modernas ten-
dencias que demandan para el pueblo otra clase de diversiones mis
educadoras de la voluntad y del cardcter populares.
El trasplantamiento de las corridas de toros a un medio tan
distinto del suyo propio, no puede ser un 6xito en ninguin sentido,
ni artistic, ni pintoresco, ni spectacular. Es possible que las pri-
meras corridas, si llegasen a implantarse, diesen algfin resultado
pecuniario. Pero esta consideraci6n, que s6lo interest a los futures
empresarios, no es bastante para que admitamos esa clase de fiestas,
que lejos de su peculiar ambiente pronto degeneran en grotescas
caricaturas. Cuba evoluciona indudablemente hacia una civiliza-
ci6n mds prdctica y mas imbuida de un modernismo fecundo y
s6lido; y parece de una extremada violencia que en tales moments
y en medio de tal evoluci6n harto apresurada, restablezeamos las
corridas de toros, en las cuales, con raz6n o sin ella, se ha querido
encarnar una tendencia opuesta a la cultural y a los hibitos de
seriedad y de trabajo.
No es possible negar que la exhumaci6n del toreo lastima senti-
mientos y delicadezas hondamente cubanos, no por lo que tenga de










espafiol, sino porque revive aspects coloniales y exponentes de la
dominaci6n contra la cual luch6 el pueblo de Cuba, que no se
avienen con las actuales realidades de independencia y de repfiblica.
La Espafia representada por la "Nautilus" y por la juventud
simpatica y atrayente que aquel bareo-escuela conducia, tuvo en
Cuba, como la tendra en cualquier otra ocasi6n, acogida entusiasta
y afectuosa. La Espafia representada por Altamira encontr6 entire
nosotros cordialidad, admiraci6n y carifio. La Espafia del toreo,
que ya no es de los actuales tiempos, habrA de tropezar en esta
tierra con grandes y justificadas prevenciones.
'Por eso, sin duda, no es grato el proyecto de restablecer las
corridas de toros ni entire los veterans de la independencia ni en
las alturas del poder. Si el Senado aprobase tal innovaci6n, es
seguro que la Camara de Representantes, donde ya fracas una
vez, la rechazaria vigorosamente. Renunciemos, por ser lo mhs
acertado y cuerdo, a semejante salto atras, ya que no es conve-
niente ni oportuno el intent de aclimatar en Cuba un especticulo
condenado y rechazado, en Espafia misma, por la intelectualidad
espafiola.
El Dia, La Habana, 30 Marzo 1915.


LOS TOROS*

En el 'Senado se estAn recibiendo diariamente muchas comu-
nicaciones suseritas por ciudadanos particulares solicitando la apro-
baci6n del Proyecto de Ley estableciendo en Cuba las corridas de
toros. No censuramos la conduct de esos entusiastas de los espec-
t6culos taurinos, que al amparo de nuestra Carta Fundamental,
ejercitan el respectable derecho de petici6n. Las solicitudes son
leidas en el Senado, que dispone su pase a las Comisiones correspon-
dientes, sin que logren tener una gran influeneia en el animo de
los legisladores. Tampoco la ha tenido, a lo que parece, el propio
Proyecto de Ley, a pesar de estar apoyado por algunos Senadores

Este articulo se publie6 en el Heraldo de Cuba siendo Director del
mismo su fundador Manuel MArquez Sterling, eximio escritor y periodista,
quien siempre escribia o inspiraba los editoriales del citado diario, por lo que
puede afirmarse que los brillantes concepts vertidos y los irrefutables razo-
namientos hechos en este notable trabajo, interpretan fielmente el pensamiento
del insigne pr6cer, cuyo nombre fu6 siempre simbolo de pureza patri6tica y
mental.










que lo suseriben. DespuBs de todo no nos causa ninguna sorpresa
la actitud de la mayoria de la Alta CAmara, porque es muy pro-
bable que hasta ella hayan llegado los rumors que circulan acerca
de los origenes de esa campafa que ahora se inicia en favor de las
corridas de toros. Para nadie es ya un misterio que tan ins6lito
entusiasmo por un especticulo que rechaza casi todo el pais, no
obedece a otra causa que al interns de los ganaderos de Espafia,
por que se abra de nuevo este mercado para sus reses de lidia, las
que cada dia van adquiriendo menos valor en aquella peninsula.
Es indudable que el establecimiento de las corridas de toros en
Cuba exigiria todos los afios la importaci6n de algunos centenares
de reses bravas de las principles ganaderias extranjeras, lo que
seria un gran negocio para sus propietarios. Y he ahi, precisa-
mente, una de las causes en que fundan su oposici6n los adversa-
rios de tales espectkculos. No alcanzan a comprender que se dicte
una Ley restableciendo una costumbre que ningin beneficio posi-
tivo habria de reporter al pais, y que en cambio, contribuiria a
llenarles los bolsillos de dinero cubano a un gran nfmero de to-
reros y ganaderos que no lo emplearian por eierto en provecho de
este pais. El caso ocurrido con el match de boxeo, recientemente
celebrado en esta capital, se repetiria una o dos veces por semana
durante seis u ocho meses del afio. Ya hemos visto que el noventa
por ciento de los que presenciaron aquel espectAculo fueron cu-
banos, a los que desde luego, les haeemos la justicia de que aeu-
dieron a 1l atraidos mks bien por una natural y muy justificada
curiosidad que por una verdadera afici6n a semejante clase de
sports. Pero el product casi total de aquella funci6n de boxeo
fu6 a poder de los extranjeros que la organizaron, y que se lo
llevaron a su pais, sin dejar en 6ste mas que alguna que otra deuda
sin solventar.
Algo semejante ocurriria con las corridas de toros. Sus pro-
ductos irian a manos de los organizadores y de los que tomaran
parte en ellas, sin que de ningin modo se aprovechara el pais. Ni
siquiera servirfan para fomentar la industrial ganadera, porque
con el pretexto de que los toros cubanos no sirven para el caso, se
importarian del extranjero, lo cual no redundaria ciertamente en
provecho de nuestros ganaderos. Por estas y otras razones, es se-
guro que la Ley autorizando las corridas de toros no prosperari
en nuestro Congreso, a pesar de los esfuerzos que se hagan en
contrario. No es, por otra part, un espectdculo atrayente para
los cubanos de esta nueva generaci6n, para los que result com-










pletamente desconocido. Seguira, pues, ese espectaculo la misma
suerte que el de boxeo. Ni uno ni otro, tendran acceso jams en
nuestras costumbres, ni serhn autorizados por nuestras leyes. Reco-
nozeamos, ademAs, que sus beneficios no serian nada apreciables
desde el punto de vista del fomento del turismo. Ya hemos tenido
oeasi6n de ver qu6 clase de turistas nos trajo el famoso match de
boxeo. Calcilese qu6 personal acompafiaria a los toreros, y que
extranjeros nos "honrarian" con su visit para presenciar las
corridas.
Dejaremos los arguments sensibles contra las corridas de toros
a los miembros de los Bandos de Piedad y de las Sociedades Pro-
tectoras de Animales. No formamos parte de esas instituciones
filantr6picas, y combatimos las corridas de toros, no precisamente
porque sintamos listima por los martirizados corn6petos, sino por
un extremado sentimiento de simpatia hacia los hombres. Nos preo-
cupa much mas que el dafio que tales espeetdculos puedan causar
a los individuos de la raza bovina, los que seguramente ocasionan
a los de la especie humana. En bien y por honor de la sociedad
cubana deseariamos que no se establecieran en Cuba esos espec-
taculos. Y estamos convencidos de que nuestros legisladores opinan
en esto como nosotros.
Heraldo de Cuba, La Habana, 10 Abril 1915.


TOROS Y CHIVOS

Algunos aseguran que detrAs de las corridas de toros hay
"chivos", cosa que no es de extrafiar porque el cabriolero euadrf-
pedo anda hace tiempo mezclado en los negocios que se hacen por
cuenta de Liborio. Este pobre abilico pasa por todo con una resig-
naci6n digna de mejor suerte.

Que el espectaculo sea ex6tico, bArbaro, corruptor de los senti-
mientos humanitarios del pueblo, poco importa si ha de producer a
los contratistas y compafiia buenas monedas de oro.
En todos los paises civilizados de Europa se mira con repug-
nancia ese espectaculo y ninguna naci6n lo permit, siendo los espa-
holes duramente censurados por no abolirla.
En los Estados Unidos, no recordamos en qu6 Estado, la espe-
culaci6n de unos cuantos levant6 una plaza que apenas concluida el
pueblo la quem6; pero alli tiene 6ste conciencia de lo que dafia o le










perjudica, y gobierno y legisladores que velen por el adelanto moral
y cultural de los ciudadanos. Aqui, las energies se gastan en escar-
ceos politicos de ningfin valor y en equilibrios sobre la cuerda floja
del presupuesto; no se piensa mas que en el propio interns, y el
pueblo va sin rumbo, perdido el ideal, hacia lo desconocido.

Y si el Senado aprobase el Proyecto de Ley del senior Fernandez
de Guevara, antiguo concejal del Ayuntamiento de Madrid, y que
segfin se dice, tiene numerosos amigos en las ricas dehesas andaluzas,
habremos dado por complete el "salto atris", cayendo de lleno
dentro de la colonia, que resurge como evocada por espiritus ene-
migos de la obra redentora de Marti, G6mez y Maceo.
MAGDALENA PENARREDONDA.
El Triunfo, La Habana, 19 Abril 1915.


CONTRA LOS TOROS...

El domingo filtimo, segfin una correspondencia de Madrid, or-
ganizaron los socialists espafioles mitines en toda Espafia, comba-
tiendo rudamente las corridas de toros, que embrutecen al pueblo y
desarrollan todas las malas tendencies del individuo.
La propaganda parece encontrar eco en las masas, pues noticias
posteriores que nos llegan de la capital de Espafia, dicen que en la
plaza de Pontevedra fu6 aclamado y abrazado por el pueblo el dipu-
tado socialist Teodomiro Menendez, quien en impugnaci6n elo-
cuente retrat6 a Espafia, gastando sumas considerable en lidias de
toros, mientras los nifios carecian de escuelas, asilos y sanatorios.
'PlAcenos saber que los espafioles responsables de los destinos
de aquel pueblo, hayan entablado rifia ideal con las viejas costum-
bres, tratando de libertar a la naci6n de una tirania spiritual
funesta para la raza. Las lidias de toros constituyen en Espafia
indudablemente, factor de atraso, de ignorancia y de corrompi-
miento del sentido moral, cuando los alientos y la avidez de batalla
de la Espaina conquistador, parecen como atenuadas, debilitadas,
gastadas, en las generaciones actuales; cuando debiendo ser Espafia
inspiradora, impulsora, del progress mundial, como son actualmente
Estados Unidos, Inglaterra, Francia, y lo era hasta la cathstrofe
de 1914 la Alemania Imperial, permanece en segundo lugar, ha-
biendo republiquitas, como el Uruguay, por ejemplo, que le supe-









ran en la orientaci6n political, en la labor educational, en el esfuerzo
de la riqueza y de la ventura colectivas, en fin.
Y es que los pueblos para no declinar, para alcanzar siempre
mas elevado destiny, tienen que ahogar sus tradiciones perniciosas,
dedicar a la ensefianza pfiblica sus mejores energies, fomentar el
entusiasmo por las artes, el amor al trabajo y al ahorro, la pasi6n,
en fin, por cuanto define la personalidad humana y da caricter a
las naciones.
El juego, la efici6n a los espectdculos de sangre, el placer que
estremece los sentidos sin dejar una ensefianza ennoblecedora, es-
tancan a los pueblos, los colocan a nivel inferior, los aprisionan en
circulos viciosos... Hacen bien los socialists espaiioles condenando
las lidias de toros en su pais, donde las estadisticas son desconso-
ladoras en lo que respect a la educaci6n de la infancia.
Ninguna labor mis digna para todo el que siente los errors
y las desventuras de su patria como una desdicha propia, que con-
sagrarse a purificar el medio de los regazos ancestrales, de las tra-
diciones que impiden el desenvolvimiento progresivo de la colec-
tividad. Los espafioles conscientes deben secundar la campana ini-
ciada, que es de suma trascendencia para el future de Espafia, la
cual por su historical y por sus virtudes intrinsecas merece ser una
entire las primeras naciones del mundo.
El Sol, Marianao, 1o Agosto 1920.


LA FIESTA DE LA SANGRE: LA 'SEDA Y EL SOL

Llega hasta nuestra desordenada mesa de redacci6n una carta
an6nima escrita por finas manos de mujer. Entre la prosa de todos
los dias vienen esas lineas a poner una nota ingenua de preocu-
paci6n femenina. El poeta que hay en el fondo de todos los hom-
bres triunfa sobre el diarismo anulador y he aqui que inspirados
en las finas manos de la comunicante nos hacemos eco de su pro-
testa.
Se habla nos dice de que pronto habr6 en Cuba corridas
de toros, I sera possible ? Ustedes los periodistas agrega deben
evitar esa crueldad. i Hganlo!
Comenzaremos, pues acaso no con el espiritu ingenuo de
nuestra comunicante -, pero con mas argumentaci6n.









Creemos que todo es una falsa alarma. En Cuba no puede
haber corrida de toros, prohibidas por una Orden military que tiene
valor de ley. Esa Orden no puede ser anulada sino por una ley,
y las CAmaras de Cuba no lo harAn si tienen dignidad y respeto
para con los principios republicans. No es possible pensar que
mientras la Espafia de Ganivet, de Costa y de Noel se apresta a
prohibir las corridas, en Cuba se suefie con implantarlas.
La fiesta de toros es la uiltima manifestaci6n del circo romano.
En ella, como impulse, ante la barbarie, ve una raza hecha a la
matanza y que, ya en decadencia, incapaz de luchar, gusta de ver
el carmin de la sangre derramarse en la arena. No hay, como los
defensores del toreo pretenden, valor. S6lo es valiente el torero y
los miles de espectadores unos cobardes que se complacen en ver
matar a indefensos caballos y al propio toro que mAs que valiente
es torpe.
Espafia, Eugenio Noel lo ha demostrado, debe a los toros su
fracaso colonial y su decadencia national. Seremos capaces do
traer aqui esa fiesta?

Los Papas del siglo XVIII excomulgaron a los toreros y pese
a esa excomuni6n la Espafia cat6lica ha persistido en su error,
prueba de lo arraigada que esta la enfermedad. En Cuba no la
tenemos. 1 Seremos capaces de fomentarla?
Se habla de que los toros serian pretexto para la mantilla an-
daluza y se elogia liricamente la cautivadora belleza de nuestras
mujeres luci6ndola. Las casas de moda, cosa natural, contribuyen
a ese entusiasta renacimiento de un pasado del cual es mejor no
acordarse.
Las corridas es lo finico que falta ya para demostrar que la
revoluci6n fu6 un error. Si nos separamos de Espafia fu6 porque
no estabamos contents de ella y Ivamos ahora a demostrar lo con-
trario? Las corridas serian el uiltimo paso para la reconquista
spiritual, y eso no debe ni puede, ni queremos que sea.
SLa raza? Somos latinoamericanos.

ALBERTO LAMAR SCHWEYER.


La Discusi6n, 22 Abril 1923.











EL ESPIRITU DE LA REVOLUCI6N Y. LAS
CORRIDAS DE TOROS

La campafia iniciada hace various domingos en esta secci6n y
mAs adelante seguida no s61o por nosotros sino por el peri6dico, ha
tenido la virtud de mover la opinion en el pais, cosa que va siendo
extrafia en esta lamentable indiferencia que caracteriza nuestra
vida de hoy. Hemos tenido por nuestra campafia palabras de halago
por parte de quienes comprenden el valor patri6tico de nuestra
protest y frases de insulto por quienes, olvidando viejos princi-
pios, tratan de imponer su opinion por sobre todo.
S61o es de lamentar una cosa en todo esto, y es el que malas
interpretaciones hayan alterado nuestro prop6sito initial daindo a
las cosas un valor que no tienen y a las palabras un sentido que
no quisimos darle. Nuestra protest contra las corridas de toros
no es como han querido hacer ver algunos, product de nuestra
'.'hispanofobia". Para nada hemos mezclado a Espafia en este
asunto, puesto que nosotros por piedad hemos decidido olvidar a
la Madre Patria. Mas ya que nos dan motive para ello, hablemos
un poco de patriotism ahora cuando esa palabra acaso no tiene
sentido.

En cuanto a nuestras mujeres, esas divinas mujeres cubanas
que en el 95 tejieron escarapelas para el novio mambi, que supieron
hacer soldados abnegados, que mantuvieron en el hogar el espiritu
de la revoluci6n, esas mujeres nuestras todas sensibilidad, cuya
vision se aterra ante el martirio de los animals, sabemos, estamos
de ello convencidos, que no asistirian a las corridas. Cuando en
Cuba las habia en los tiempos de la Colonia, ellas no iban y ahora
no lo harian tampoeo.
Es incompatible la sensibilidad femenina con el espectaculo
sangriento de la plaza, cuya arena se enrojece con la sangre de
caballos indefensos que dejan sobre el redondel las entrafias san-
guinolentas. La mujer verdaderamente femenina, la mujer nuestra,
que simboliza todas las purezas y que encarna todos los idealismos,
no es capaz de complacerse ante la agonia de la bestia. Y esta obser-
vaci6n no envuelve a la mujer espafiola. Ella, educada en uhn
medio propicio y acostumbrada de nifia al espectaculo, no tiene
motive para sentir el soplo de impiedad que hay en la muerte del
animal sacrificado. La sensibilidad, puro derivado del espiritu, se









educa y la mujer espafiola, digna antecesora de la cubana de hoy,
es capaz de asistir a la plaza serenamente. Tenemos la seguridad
de que suprimidas las corridas durante el paso de una generaci6n,
las mujeres de Espafia como las mujeres de aqui, rechazarian las
fiestas de toros.
ALBERTO LAMAR SCHWEYER.
La Discusi6n, 29 Abril 1923.


HEMOS TRIUNFADO

No todo estd podrido

Las mujeres que, con la aparici6n de las corridas de toros, sen-
timos afrentados el decoro national y los m6s puros sentimientos
patri6ticos, hijos del idealismo, engendrados por el recuerdo de la
manigua redentora que afin vive y perdura en nuestras almas, no
para rencores infecundos, sino para resistencia ante bastardas con-
cupiscencias demoledoras, ihemos triunfado!
Las mujeres que el lunes no nos dimos punto de reposo, visi-
tando al senior Alcalde Municipal, al Gobernador interino y al
senior Secretario de Gobernaci6n, i hemos triunfado! Estas mujeres
represent6bamos al Club Femenino de Cuba, al Bando de Piedad,
a la Sociedad Humanitaria Cubana y al Women's Club.
De la visit al senior Alcalde salimos convencidas de que las
corridas de toros se efectuarian y de que 61 asistiria, porque no
tenian nada de malo; no se iba a matar al toro. El Club Femenino
le entreg6 un escrito en el que le recordaba que como funcionario
cubano tenia que cumplir y hacer cumplir la Ley vigente. Prome-
ti6 tratar de complacernos.
El senior Gobernador interino prometi6 estudiar el asunto.
A las cinco de la tarde visitamos una comisi6n que represen-
taba a las instituciones citadas, al sefor iSecretario de Gobernaci6n;
le pedimos que hiciese cumplir la Ley vigente, le presentamos un
breve escrito haciendo nuestra petici6n, firmando las presents, y
en su reverse escribi6 61 y firm el Decreto ordenando que se cumpla
la ley vigente que prohibe las coiridas de toros, sin excluir ninguna
de sus suertes, todas igualmente birbaras y crueles. Un document
muy pequefio, unas firmas muy modestas, pero del que nos senti-
mos tan orgullosas! Es tan inmensa la grandeza moral que en-
trafia!










Revela que no todo esti podrido, y que alguna vez pueden
triunfar del oro de los bastardos intereses y de las mis bajas pa-
siones, la moral y la justicia. Revela que hay un Secretario de
Gobernaci6n que puede traernos dias de sanas rectificaciones. Con-
firma que las mujeres saben lo que piden, porqu6 lo piden y c6mo
lo piden. Y que si hay algunas extraviadas que pensaron en ataviar
su belleza con madrofos y mantillas para con su presencia san-
cionar la crueldad y la barbaric que nos retrotraeria a un pasado
que rios de sangre y lfgrimas nos cost, la mayoria somos dignas
de llamarnos cubanas y mujeres, porque la vanidad de vestir visto-
samente y el halago de una fiesta mis, no ofusc6 nuestra mente,
no ahog6 los dulces y piadosos sentimientos que prevalecen en el
alma femenina. Nuestra protest redime a las que se extraviaron.

Por el Club Femenino de Cuba.

HORTENSIA LAMAR,
President.
La Noche, 4 Mayo 1923.


iTOROS NO!

Como un bramido salvaje que ensordece y aterra, llega hasta
nosotras el eco de voices que se alzan pidiendo la implantaci6n en
nuestro territorio nuevamente de las corridas de toros. ISus parti-
darios alegan que debe accederse a ellas por el Gobierno como
medio de atraer el turismo; no importa que el espectdculo sea re-
pugnante y que est6 unido a un pasado doloroso para Cuba: puede
producer dinero y eso basta. i Ah! pero es que se van a sancionar
todas las inmoralidades siempre que ellas represented un beneficio
econ6mico para algunos?... Se dice tambi6n que hay otros espec-
ticulos autorizados que son tan lamentables como las corridas de
toros, y glejos de procurar que 6stos desaparezcan, vamos a fomen-
tar el turismo a costa de nuevas barbaries?
No; el Gobierno cubano, que preside un noble veteran que
sacrifice su juventud por destruir un regimen gastado y que ya
en los umbrales de la vejez lucha ain por las libertades del pueblo
cubano, no puede volver a retroceder en el camino de la civilizaci6n
emprendido para restablecer la plaza de toros en vez de procurar
que el turismo venga a disfrutar de las bellezas de nuestros cam-
pos y de la bondad de nuestro clima, embelleeiendo los balnearios,










facilitando por medio de caminos adecuados el ficil ascenso a las
lomas de Trinidad, a las no menos hermosas de la provincia de
Pinar del Rio, etc. Buenos hoteles,.campos de sports, diversions
tipicas cubanas que son las que buscan los extranjeros que nos
visitan, son las que caben en'este caso, y no un especticulo que la
propia naci6n de su origen rechaza ya en aras de la.civilizaci6n y
el progress.
Por eso,' nosotras, hemos escogido este tema para solemnizar
la feeha de hoy, que nos recuerda la constituci6n de la Repfiblica
cubana, la realizaci6n del suefio de sus libertadores, rechazando
de piano la idea que no por bien'intencionada deja de ser inacep-
table, de restableeer en Cuba las corridas de toros.
El coronel Mendieta y con 61 los hombres que forman su go-
bierno saben, como nosotras, que existen mfiltiples razones que se
oponen al restablecimiento de las repetidas corridas de toros en
Cuba, y que es hasta una negaci6n de nuestro propio valer buscar
en extrafias razones los atractivos para el turismo ya que, hasta
los sefiores que piden las corridas, manifiestan que en Cuba no hay
toros bravos y por tanto 6stos tendrdn que ser importados. Enton-
ces, ya empezamos porque los ganaderos cubanos no ganaran nada
con las corridas. De sabido es que en Cuba no hay toreros, tendrAn
pues que ser importados; tampoco ganaran entonces nada los cuba-
nos con el toreo. Los espectadores serAn importados tambi6n y por
ende las empresas taurinas se harin con capitals extranjeros y,
por lo tanto, lo unico que se exportara sera el dinero que produzca
el discutido especticulo. Y los cubanos nos quedaremos, como
siempre, mirando llegar los toros desde la barrera, pues nos faltari
dinero para pagar la entrada en la plaza y sabiendo que tenemos
una sanguijuela mas que extraiga la sangre national, esto es: el
dinero que los fanAticos defensores de la fiera, nos referimos al
toro, eh?, ven ingresar como inagotable caudal en las areas
cubanas.
Muchas consideraciones acuden a nuestra mente en contra de
la possible implantaci6n del toreo en Cuba; pero s6lo una de ca-
ricter puramente sentimental. vamos a alegar. El pueblo cubano
tiene una deuda grande contraida con Mrs. Jeannette Ryder, aque-
lla exceptional mujer, noble hija de Norte Am6rica que todo lo
abandon para venir a Cuba en magnifico gesto de piedad francis-
cana a curar las llagas morales que el coloniaje nos dejara. Ella,
sublime ap6stol del bien, expuso su vida una y mil veces por redimir







101

al caido, gast6 su capital y destruy6 su preciada salud, en aras
de su ideal de redenci6n para el oprimido; pero no fueron s6lo los
series humans los que obtuvieron de su mano el bdlsamo salvador:
tambi6n los animals fueron sus hermanos, hermanos menores, como
les llamaba ella,.y fu6 algo que provoc6 en aquel espiritu seleeto
Jiecho de bondad y sacrificio, profunda repugnancia las corridas
de toros. .'. No es just, pensamos nosotras, no nos pareee digno
del pueblo que sin ser el suyo ella tanto am6, esearnecer su me-
moria permitiendo que renazca el toreo en nuestro suelo. ~Qu6
monument mds hermoso podrA el Gobierno de Cuba levantar a ]a
memorial de Mrs. Ryder, en pago de tanto bien como ella hizo,
entire nosotros, que desestimar la petici6n de los que anhelan el
resurgimiento de la plaza de toros como finico medio de salvar a
.la Hacienda cubana de'su 'ruina definitive?
i Toros, no!, repetimos. Hay muchos motives que lo impiden.

E La Mujer, La. Habana, 20 Mayo 1934.

























i- '*-- *




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs