• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Frontispiece
 Dedication
 Cuento-prologo y prologo de mis...
 La limosna
 La inocencia
 El billete de Arcadio
 El buen sendero
 Cara al peligro
 La madre de la buena ventura
 Rufino
 Las plumas del pollo
 Los pobres de la parroquia
 Los pleitos de divorcio
 Venga el recibo
 El buen decir
 La peseta y el sombrero
 Pleitos de familia
 Bien por mal
 El rey de los inquilinos
 El caracter
 El mal sendero
 La prosperidad
 Narciso
 Epilogo
 Index
 Errata






Group Title: Cuentos mios (confidencias profesionales)
Title: Cuentos míos (confidencias profesionales)
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00025492/00001
 Material Information
Title: Cuentos míos (confidencias profesionales)
Physical Description: 240 p., 2 l. : front. (port.) illus. ; 17 cm.
Language: Spanish
Creator: Cabrera, Raimundo, 1852-1923
Publisher: Biblioteca de la revista ilustrada Cuba y América
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1904
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Ilustraciones de la srita Emma Campuzano.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00025492
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002825400
oclc - 13591096
notis - ANV3947
lccn - 04034423

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Title Page
        Page 2
        Page 3
    Frontispiece
        Page 4
    Dedication
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Cuento-prologo y prologo de mis cuentos
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    La limosna
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    La inocencia
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    El billete de Arcadio
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    El buen sendero
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Cara al peligro
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    La madre de la buena ventura
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    Rufino
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Las plumas del pollo
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    Los pobres de la parroquia
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    Los pleitos de divorcio
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    Venga el recibo
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    El buen decir
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    La peseta y el sombrero
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Pleitos de familia
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Bien por mal
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
    El rey de los inquilinos
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
    El caracter
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
    El mal sendero
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
    La prosperidad
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
    Narciso
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
    Epilogo
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
    Index
        Page 241
    Errata
        Page 242
Full Text



CUEMTQO MIQO
CONFIDENCIAS PROFESIONALES.











POR
RAIMUNO CABRERA.
HABANA
1904.

/-
~Ellgi








Raim-undo Cabreria / /




1ue1los-mios
(Confidencias Profesionales)
Ilustraciones de la Srita Emma Campuzano















HABANA
Biblioteca de la Revista Ilustrada
CUBA Y AMERICA
190 4
\ ;<
r-^-' V"





























Es propiedad





















Imprenta de la Revista Ilustrada
CUBA Y AMERICA

















































IAIMUNDO CABRERA















A mi hijo Ramiro Cabrera



















Este es un libro paternal y
sencillo.
Lo he escrito sin propsitos
literarios.
1,o publico, cediendo suges-
tiones ajenas y propias, para
los padres que crean como yo
en la eficacia de las lecciones y
observaciones que impresionen
la inteligencia y el corazn de
sus hijos, y lo dedico especial-
mente losj venes que trabajan
y aspiran.
El Autor.
























Cuento-prlogo y prlogo
de mis cuentos


A QUEL CHIQUITN de cabellos ru-
bios y de tez rosada que con
sus saltos y sus gritos llenaba de
ruido y de alegria toda la casa,
quien ense las letras y las pro-







10 CUENXTOs aios

nunciaba media lengua; que ms
tarde, con ms cuerpo y ms
afos, me dijo adis sollozando al
dejarle en el colegio, profundamente
apenado por separarse cortos das
de:su padre, y que luego, bachiller
pedante, pase su persona bien ata-
viada por las aulas universitarias,
y recorri paseos y salones, se me
apareci un da contento y ufano,
con un diploma de Doctor y con
sendos bigotes en la cara.
El capullo se haba convertido en
mariposa, el nio en hombre, y yo
que de otra manera que l haba
cruzado todas esas etapas, no
experiment tristezas por hallarme
viejo.

Haba elegido la misma profesin
que yo, por espritu de imitacin,
por no ser menos que lo que yo era,
por vocacin acaso.
Y vido de trabajar, de ayudarme
y de abrirse camino, despus de las

































primeras semanas de efusin y de
descanso, sent plaza en las filas de
mis pasantes.
Situse con gravedad en su pro-
pio despacho, en medio del montn
de libros y papeles de la biblioteca,
11








12 CUENTOS MiOS

y clav su vista y su idea en el pri-
mer proceso.
Debi pasarle lo que todos los
hombres al comenzar la vida de los
negocios, y pasar del mundo de las
bellas teoras al rido terreno de la
prctica; que no vi claro, que no se
sinti firme; que no hall en aquel
frrago de prosa mala en el que
dos partes discutian disputaban,
altos conceptos de moral y dejusti-
cia abstracta, sino intereses raqu-
ticos y humanas mezquindades.
En tallaberinto, donde el ideal no
apareca con lmpida aureola; novi-
cio, saliendo del bello templo de los
sueos de pureza, de los campos cu-
biertos de flores y de los espacios
llenos de luz; oyendo an el ruido
sonoro de las palabras que hasta
entonces le hablaron de bien y de
verdad; no hallaba el camino de las
speras y feas y desconsoladoras
realidades.
Volvise m, como la nave al








CUENTOS MOS 13

puerto, a buscar juicio seguro y
exacto, lleno el suyo de'dudas, de
vacilaciones y temores; me comuni-
c su opinin, disert; me hizo ver
todo lo que saba, me expuso mu-
chas ideas nuevas; me cit autores
y cosas que yo haba olvidado
que ignoraba... pero no di en el
clavo.
Una sola palabra ma le descifr
el enigma.
Aquel problema, aquella disputa
era un caso de pura experiencia,
muy sencillo: lo resolva un solo re-
sorte que daba conocer la prc-
tica.
El nuevo doctor me oy con
asombro y otra vez apareci en su
conciencia, omnisciente y todo po-
dleroso, el padre que le ense las
letras y que le llev la escuela.

Otro da, travs de la mampara
S que separaba su despacho del mo,
le o empeado en un debate con








14 CUENTOS lfOS

cierto personaje. El hombre le en-
volva con su mirada y con su pa-
labra; la frase dulce y melosa lo
fascinaba; algo le peda y algo se
inclinaba el doctor concederle.
March por un plano inclinado,
de concesin en concesin, de cuatro
diez: hubiera llegado hasta dr-
selo todo.
El hombre se march y yo, que
haba seguido atentamente aquel
pugilato depalabras, me acerqu al
novicio y le dije:
-Te has dejado correr! Ese hom-
bre te engaa.
No lo crey, era un individuo for-
mal y sincero, atento, escrupuloso:
injusta prevencin ma.
Pocos das despus se me acerc
un tanto cariacontecido. Yo haba
tenido razn. El individuo de ma-
rras lo haba engaado.

No corrieron muchas semanas
cuando travs de la mampara o






CUENTOS MOS 15

la voz de mi seor aclito aferrado
una negativa para un sujeto que
peda con frase temerosa y vaci-
lante. El recuerdo del caso ante-
rior palpitaba en su memoria.
















Estuvo casi violento en sus pala-
bras: un borbotn: razones para
arriba, razones para abajo: su de-
recho! su indiscutible derecho! El
contrincante insista, pero deca me-
nos de lo que callaba... y se retir








16 CUENTOS MOS

sin obtener la solucin que tmida-
mente haba pretendido.
Fui tambin esa vez al lado del
pasante y le dije:
-Has sido duro; transije. Ese
hombre es formal y honrado'.
Fu buscarle, sigui mi consejo
y ms tarde me inform de que no
me haba equivocado.
El hombre que o por la primera
vez y quin no conoca, no le dej
duda luego sobre la formalidad que
yo haba previsto.

--,Cmo se aprende todo eso?...
Cmo saber distinguir moment-
neamente al bueno y al malo? C-
mo tocar de pronto el resorte
humano que dirime y resuelve las
cuestiones y ver claro de una sola
ojeada en el ddalo y confusin que
crean las contiendas de los hom-
bres? Cmo vencer, para subir la es
cala, tantasytantas dificultades?...
-me pregunt un da el impetuoso







CUENTOS MJOS 17

doctor mirndome siempre con la
admiracin filial que inspira un
buen hijo un buen padre.
-Los libros -le contest-te da-
rn mucha sabidura si sabes leerlos
y aprovecharlos; tu inteligencia y tu
voluntad, si las cultivas, te harn
explotarla; pero, el conocimiento, de
los hombres, te lo dar la lucha, el
encuentro con los mismos y el tra-
bajo perseverante.
Sigue tu labor y no desmayes; tr-
zate una ruta, derecha, larga, que
ha de atravesar por muchas pen-
dientes y por muchos obstculos.
Cada jornada te dar una expe-
riencia: cada caminante que en-
cuentres tu paso te proporciona-
r un bien una pena. Ya irs co-
nocindolos.
Cura el dolor si te punza y man-
tn y fomenta las alegras del alma.
S tenaz en tu defensa y modera-
do en el ataque, pero firme siempre.
El gran libro de los hombres de







18 CUENTOS MOS

provecho es el trabajo. Y en l no
son palabras intiles Deber, mto-
do, sobriedad, llaneza y aprecio de
s mismo.

Y ahora, que soy ya viejo y tu
comienzas la lucha de la vida y eres
para m siempre, no obstante tus
diplomas, tus nfulas y tus sendos
bigotes, el nio aquel de cabellos
rubios y mejillas rosadas quien
ense las letras y llev al colegio,
djame que entretenga mis ocios y
cumpla tu deseo de darte ensean-
zas prcticas hacindote, en forma
sencilla, tal como me vengan en
mientes y revivan en mi memoria,
relatos de mis experiencias propias.
Sern para t provechosas como
creolo sern para todos los jvenes.
Haz t que no mueran en el olvi-
do estos pobres Cuentos mos.






















































































-r:








;I--

















LA LIMOSNA


fAnIA terminado felizmente mis
exmenes de asignaturas iba
hacer los ejercicios de grado. Un
pjaro en la selva no tena ms mo-
vilidad que yo, ni habra sr huma-
no, soldado vencedor, avaro enri-
quecido, poeta'laureado nio con
juguetes, que sintiese en aquel mo-
mento mayor alegra y satisfaccin
de la vida. Tena veintin aos;
haba sufrido y luchado desvalido
y pobre por llegar aquel objeto y
tras largos aos de privaciones y
trabajos tocaba el punto desea-
do. No ms cursos, no ms ma-
trculas, no ms programas ni
21








22 CUENTOS MOS

proposiciones, no ms desvelos ni
temores de no poder llegar al puer-
to falto de dinero, de proteccin y
de los ms indispensables recursos.
Entrevea en mis manos el diploma,
impreso en grueso pergamino, con
grandes caracteres negros, sellado
y con firmas ininteligibles. Y des-
pus, el porvenir ancho, inmenso,
esplendoroso, fiado m mismo.
Lejos, de la patria distante, evoca-
ba el recuerdo de mi madre que se
sentira ms orgullosa que yo mis-
mo al verme dueo de un ttulo
slo reservado los ricos; el de mis
amigos, que comentaran mistriun-
fos, y el de la enamorada predilecta
que llena siempre en tales instantes
los corazones juveniles.
Y pensando as y an sin pensar
en nada, en la confusin de mis
emociones y alegras, marchaba ca-
.si saltos calle arriba, en direccin
la casa de uno de los catedrticos
*del tribunal de grado, el ltimo

































quien deba la visita reglamentaria.
de presentacin y cortesa.
Al acercarme la iglesia de San
Luis (lo que refiero pasaba en Sevi-
lla, la simptica y siempre por m
23







24 CUENTOS MIos

querida capital de Andaluca), al-
canc ver sentado en la ltima
grada de la escalera del atrio, un
miserable mendigo. El aspecto del
pobre hombre no indicaba otro es-
tado. Sus ropas anchas, descuida-
das y sucias cubran un cuerpo flaco
y desfallecido. Un sombrero de cas-
tor negro, arrugado, polvoriento
manchado por el uso, caa sobre su
Sluenga y blanca cabellera, menos
cana que su espesa barba. Tena
ambas manos sobre las rodillas, el
cuerpo inclinado, la cabeza baja mi-
rando al suelo en actitud triste,
silenciosa y reflexiva.
Al pasar por delante de aquel
hombre me sent conmovido y tu-
vieron un corto receso mis alegras.
La miseria tiene el triste privilegio
de hacer sombra los felices.
Pero segu mi camino, olvid
aquel tropiezo y realic mi visita.
La afabilidad del maestro para un
discpulo de aplicacin notoria au-


































ment la satisfaccin que senta.
Pocos minutos despus regres por
la misma calle y me acerqu la
iglesia de San Lus. No era hora de
25








26 CUENTOS MfoS

misa ni entraba sala gente del
templo. Pero mi mendigo estaba
an all, con sus ropas radas, la
cabeza doblada, el cuerpo endeble
inclinado, las facciones melancli-
cas y la barba blanca volteada so-
bre el pecho; sin cambiar de posi-
cin siquiera, con la inercia y la
inmovilidad de los tristes.
Mi compasin lleg la piedad, y
yo... misero estudiante de la escasez
y pobreza ms nfimas, met mano
al bolsillo, jugu los dedos entre el
pobre caudal de monedas de plata
y cobre que posea y saqu triunfan-
te y decidido tres de dos cuartos.
Acerqume resuelto mi mendigo
contento como estaba de mis glo-
rias y contento la parde hacer un
bien; estir la mano y le dije dulce-
mente:
-Tenga usted, amigo.
El hombre macilento irgui su
cabeza de enfermo, mir las mone-
das, observ mi ademn, me clav






























su mirada hmeda en el rostro y
contest con voz llena de un acento
la vez ceremonioso y altivo.
-Gracias, yo no pido limosna!
Retir mi mano de sbito; hice un
mohn de excusa y me alej contra-
riado por aquel error, que me inspi-
27






28 CUENTOS MOS

r un sentimiento de caridad can-
dorosa.
Desde entonces slo una vez le
dejado de practicar en la vida esta
mxima sentencia exclusivamente
ma: "No dar quien no pida."













ii~~~~~













II


LA INOCENCIA


pU UN PROCESO en el que empe
toda mi elocuencia,mi habilidad
y, mi presuncin de sabidura. Hice
por aquel acusado de robo con vio-
lencia, todo lo que un abogado
novel puede hacer con ahinco y fer-
vor y hasta con cario por el pri-
mer cliente.
El da en que su mujer se present
en mi oficina suplicndome que lo
defendiera y le o el relato del suce-
so, y sus quejas y sus comentarios,
y me penetr de sus angustias y
tristezas por la prisin de su com-
paero, qued convencido de la ino-
cencia de ste. Su marido deba ser








30 CUExTOS Mfos

absuelto: lostribunales no tendran
ms remedio que poner en la calle,
limpio de toda mancha, aquel
preso desgraciado injustamente
perseguido.
Visit al reo en la crcel una y
dos y tres veces: o su relato y sus
excusas. Las hall claras, compro-
badas y las sospechas contra l ab-
solutamente desvanecidas.
No slo porque era un cliente que
defender, esto es, un negocio qe
despachar, sino porque me ofreci
que al salir de la crcel, con el pro-
ducto de unas prendas y de no s
qu otra cosa, habra de pagarme
los honorarios, puse el talento y la
retrica y el alma en aquel escrito
razonado y contundente con que
tritur la acusacin del fiscal.
Y por un tanto de ambicin por
la paga prometida y por ms gran-
de deseo de triunfo y de gloria, asis-
ti la vista pblica y reclam
Demstenes y Cicern y hasta































las musas del Parnaso sus tesoros
de oratoria y de lgica para per-
suadir y de imgenes brillantes pa-
ra conmover los jueces que haban
de dictar el fallo.
De qu se acusaba mi defendi-
31







32 CUENTOS MOS

do inocente, inmaculado, virgen de
todo delito?
Se haba horadado una pared y
escalado un muro en altas horas de
la noche; se haba allanado un do-
micilio, descerrajado una puerta,
roto un cofre y extrado una grue-
sa cantidad de dinero. El propieta-
rio sospechaba de un menestral que
estuvo durante el da haciendo
unas reparaciones de albailera
en el interior de la casa y que sin
duda se penetr de la existencia del
tesoro desaparecido. Los indicios
se acumulaban por el fiscal: uno
que vi pasar al hombre tal
hora; otro que le vi regresar pol-
voriento y cargado deshora......
una barrena olvidada que se presu-
ma ser suya y que se pareca
todas las dems barrenas de los
menestrales... y un montn de aos
de presidio por secuela.
Aquel jornalero era el mo, mi
cliente, mi enfermo, mi lbaro en la






LA INOCENCIA 33

lucha porqu no expresarlo mejor?
hasta el objeto de mi ternura.

























Con qu denuedo arremet contra
el fiscal encastillado en dbiles pre-








34 CUENTOS MIOS

sunciones y flojos razonamientos!
La sospecha! el indicio! ilaspresun-
ciones banales!... eso no es cimiento
miliar para la justicia. Absolver, no
condenar sin pruebas! eso es la cosa
santa del Rey Sabio. El error judi-
cial, oh! qu horrible consecuencia
es el error judicial! Mittermayer,
Beccaria, Justiniano, Soln, Moiss
-y Abraham... todo un repertorio de
citas pedantescas y de nombres re-
tumbantes estaban en abono del
acusado.
El Promotor, lvido de despecho
porque su elocuencia no haba pe-
sado tantos quilates, ni el caso era
para tanto, vi contrariado como
la muchedumbre ociosa que acude
esos actos montonos excitantes
me llenaba de felicitaciones que yo
oa jadeante y sudoroso.
Sucedi... lo que tena que suce-
der. Que el tribunal reconoci la
inocencia del albail desventurado
y ese mismo da el escribano de la
























Sala me entregaba por trofeo la
orden para su inmediata excarcela-
cin.
Ganar la libertad de un reo es
siempre grato, es tal vez el xito
ms moral y satisfactorio de la pro-
fesin de la abogaca.
Pero, recojer el fruto del trabajo
es gratsimo tambin. Libre mi al-
bail, esper una semana, dos, tres,
el cumplimiento de su promesa de la
paga y como no la vi cumplida fui
35








36 CUENTOS MOS

en su busca. Le hall d emanos bo-
ca; se lo record sin nfasis ya que
haba hecho triunfar y resplandecer
su inocencia de la que fu yo el ms
ntimamente convencido.
El hombre me mir un poco torvo
y como si le diera explicaciones un
cmplice encubridor, me dijo:
-Seor abogado.... no he podido
pagarle...... porque aquel dinero......
sabe usted?...... el del cofre, era en
billetes; lo enterr en el campo an-
tes de que me prendieran y cuando
he ido buscarlo estaba podrido!










/'^w r















1


EL BILLETE DE ARCADIO


CL NOVICIADO para los profesores
que aspiran al xito tiene siem-
pre pruebas dificiles: los que vencen
se recrean luego recordando los pa-
sajes ridculos dramticos de ese
prlogo inevitable de la carrera; y
si el noviciado, como lo fu el mo,
es el de un hombre pobre, sin crdi-
to y relaciones, aquellos recuerdos
reproducen infinidad de episodios a
veces cmicos, siempre conmove-
dores.
Entr en el cuerpo de la aboga-
ca cuando empezaba apuntarme
la barba. Tena muchas necesida-
des que cubrir, una madre anciana
37








38 CUENTOS MOS

y viuda y tres hermanas hurfanas.
que sostener. Empec por donde
otros acaban, ya vencida la etapa
de los nefitos; por montar casa.
Siquiera sta fuese modesta, deba
ser limpia y decente para hacerme
respetable y atractivo la soada
clientela.
Las angustias para adquirir el
mobiliario; para recojer puntual-
mente el recibo del casero; para no
dejar de cubrir su trmino cada
una de esas diarias y pequeiasobli-
gaciones contradas en el manteni-
miento de un hogar que se quiere
hacer aparecer acomodado y que
encubre muchas estrecheces, eso es
para sabido bulto, pero no apre-
ciado en detalle por los que no han
probado en la vida tal estado.
El mercader que monta una pe-
quea tienda, abre sus pitertas y es-
pera ansioso que entre el primer
marchante y le deje el pan del da
por ganancia; el jornalero aguarda








EL BILLETE UE ARCADIO 39

que la obra abunde para emplearse:
pero uno y otro comen y visten co-
mo mercaderes y obreros,sin que su
cuello y su levitay su saln afecten
su industria. El mdico, el aboga-
do, no son tales si su traje no es de
la clase de la gente literata y rica:
si su despacho no tiene la limpieza
y comfort de la gente acomodada.
Llenar todo eso con muchas teo-
ras cientficas en la cabeza y mu-
cha literatura en los labios,es prc-
tica que no se ensea en los libros.
Pero, se pasa y se aprende.
De mi memoria de aquellos das
tengo una que me hace reir siempre
con ingenuidad cuando por acaso
me asalta la refiero. Su sencillez no
impide que constituya una de mis
ms grficas lecciones de mundo.
Ya con mi bufetito montado, con
alguno que otro negocillo entre ma-
nos y aparentando serms Licurgo
y hombre de negocios de lo que era,
cre de rigor tener un escudero, esto







40 CUENTOS MOS

es, un agente escribiente que diese
complemento mi oficina y sirviese
para el recado, para poner los so-
bres y echar las cartas al correo,
para oir mis rdenes si tena que
darlas, para recibir al que viniese,
si yo no estaba presente (aunque yo
lo estaba siempre) para mirarnos
la cara, que es en todas ocasiones
hacer algo.
Quin haba de figurarse que pa-
ra empleo de tan corta jerarqua,
labory retribucin, me sobraran los
pretendientes y que me llegase la
hora de considerar las candidatu-
ras y desecharlas todas, con auto-
ridad pretoriana negativa razo-
nada de fraile, para favorecer slo
una?
El favorecido fu Arcadio, perso-
naje querido y singular de mi histo-
ria, cuya compaa y colaboracin,
si no me dieron alivio ni ganancias,
me hicieron conocer un corazn sen-
cillo y fiel, de presuncinbondadosa







EL BILLETE DE ARCADIO -1

en sus facultades, de desconocimien-
to completo de los hombres y de la
























vida, perfectamente inactivo y re-
dondamente intil.
Buen Arcadio! Perdona si en tu







42 CUENTOS MOS

vejez y en tu actual retiro llegan
t estas lneas efusivas que no te
ofenden, puesto que proclaman tu
generosa y fiel devocin mi perso-
na aunque pinten la inocencia y
puerilidad de tu carcter.
Eleg Arcadio para ser mi San-
cho Panza en mi caballera andante
de la abogaca, porque nacimos y
crecimos juntos en el mismopueblo,
porque nuestras familias estaban
ntimamente ligadas, porque le que-
ra y, sobre todo, porque no me pe-
da sueldo sino slo un pedazo de
pan y un rincn en mi casa. Ya se
v que as me era fcil dispensarle
proteccin, ofrecerle nsulasbarata-
rias y permitirle que fuese tirando
de su burro la zaga de mi Roci-
nante.
Pues seor! en aquellos primeros
pero eternos meses de lucha y de es-
peranzas, cuando no entraban ni sa-
lan en el modesto despacho mas que
pedidores de limosnas amigos ocio-






EL BILLETE DE ARCADIO 43

sos y raramente un cliente produc-
tivo, asom una hermo-
sa maana en que yo ni
ninguno de mis familia-
res tena. un solo centa-
yo. Menos mal en
que pasara as l
santo da; pero
porla tarde, alre-
tirarse el cocinero
hurao tendra
que drsele el di-
nero para el mer-
cado, el terrible
diario para el pla-
to del da siguien-
te que haba de
llegar sin espera
posible en el tiem-
po y en el espacio.
Todos los re-
cursos estaban
agotados; los procedimientos del
crdito consumidos; todas las pren-
decillas de estimacin empeadas.






44 CUENTOS MIOS

Slo podra salvar tan tremenda si-
tuacin la Justicia Suprema man-
dando el vellocino aquel joven,
entusiasta y pobrisimo abogado en
forma de cliente pagano.
Yo contemplaba la faz bigotuda
de Arcadio con verdadero enterne-
cimiento, temeroso de no poderle
dar pan al da siguiente, y l, su
vez, me miraba con la suprema con-
fianza que se tiene en el valor y ha-
bilidad del superior, seguro de que
yo habra de ganar de todos modos
su racin: la misma seguridad que
tena el celebrrimo Panza en su ca-
ballero de la Mancha.
Agitbame nervioso en mi silla,
buscando un recurso de que asirme,
cuando entr en el despacho un
hombre de aspecto vulgar, que con
palabras tardas y confuso solicita-
ba hablar con el abogado. Arcadio
me mir triunfante y soriente. Yo
me puse de pie con la gravedad de
un hombre que tiene las arcas re-






EL BILLETE DE ARCADIO 45

pletas y hasta me mostr displicen-
te al oir las primeras explicaciones
del caso, que era una simple cues-
tin de polica urbana.
Despus fu mostrndome viva-
mente interesado en el relato y aca-
b por apoyar al cliente en su pre-
tensin con el mayor entusiasmo.
Lo que haba
que hacer era
preciso hacerlo
en seguida, sin
desperdiciar un
instante. Aque-
llo era una tre-
menda injusti-
cia contra l v
un dao pron-
tamente repa-
rable.
Un escrito al
Gobernador,
enrgico, razo-
nado contun-
dente!







46 CUENTOS MfOS

Tanto dije, que el hombre me su-
plic se lo redactase en el acto. Co-
mo la mano de Arcadio era torpe y
su ortografa dudosa, yo mismo es-
crib el alegato.
Llen el pliego de prrafos redon-
dos, hermosos, de una sonoridad
que me inspiraba el ansia de ganar
el diario de la plaza.
Luego le di lectura y el hombre
qued satisfecho: no tanto como
Arcadio que me oa con fraternal or-
gullo.
-Cunto vale? -me pregunt el
cliente metiendo mano al bolsillo.
-Cinco pesos! -contest con la
gravedad de un escribano.
Mi hombre me estir un billete de
cincuenta pesos para que me cobra-
ra. Abr el cajn para ver si tena
menudo; fu las habitaciones in-
teriores para saber si por ventura
lo tena la familia y regres al des-
pacho.
-Arcadio!-ledijedndole la mo-






EL BILLETE DE ARCADIO -4

neda. -Ve cam-
biar este billete.
Arcadio sali :
entretuve al pa-
gano con nuevas
disertaciones y
comentarios d el
asunto mientras
me rebosaba 1 a
alegra por haber
ganado 6 vencido
aquella pobre jor-
nada, cuando vol-
vi mi simple es-
cudero con el mis-
mo billete que no
le habian podido
cambiar en las dos bodegas de las
dos respectivas esquinas.
Sent un vuelco en el corazn.
El hombre, con gran finura, dijo
recogiendo el billete:
-No le hace, licenciado, yo le
traer su honorario ms tarde......
Y se despidi ...... y le vi salir con su







4S CUENTOS MIOS

billete y con mi escrito en la mano...
presa de un presentimiento!......
Anonad Arcadio con mis recri-
minaciones. Y l y yo y mi familia,
todos, esperamos al hombre aquel
con ansiedad hasta por la noche.
Hace ya treinta aos y todava
no ha vuelto traerme los cinco
pesos!

























IV


EL BUEN SENDERO


ENTADO en la ancha y cmoda
butaca donde sola descansar
en actitud meditativa despus de
sus serias labores y en cuyo sitio me
haba alentad o tantas ocasiones, du-
rante mis das de prueba estudian-
4.9







50 CUENTOS MOS

tiles, con dulces y sabios consejos y
con palabras que encendieron mi
vigor desmayado, me oy esta vez
con profunda atencin sin cambiar
de postura, pero reflejando en sus
miradas su benevolencia y su ca-
rio.
Fu aquel anciano uno de mis me-
jores amigos: un mentorbondadoso
quien inspiraron aprecio y simpa-
ta mis juveniles esfuerzos y mis
ambiciones por hacerme un hombre.
Ya que presuma estaba en ca-
mino de serlo, en ejercicio de la
profesin que haba logrado, nece-
sitaba ms que nunca oir su opinin
y con ella fijar mi derrotero. No
pude conciliar el sueo en toda la
noche anterior; mi cabeza era un
torbellino; el problema que se me
presentaba muy arduo: de su resolu-
cin dependa el porvenir.
Hallbame corriendo ese perodo
difcil del noviciado que ofrece tan-
tas contrariedades y escaseces; bus-




































cando toda, hora la ocasin de
ejercer mis facultades para obtener
brillo y lucro y el xito, que nunca es
51






52 CUENTOS iMOS

tempranero ni sbito, no vena. El
desaliento, que es ms rpido, pues
la necesidad no satisfecha no tiene
intermitencias y con su duracin
trae desfallecimientos, empezaba
invadirme, cuando se present en
mi casa en una hermosa maana,
un hombre de aspecto simptico y
fastuoso, recomendado por yo no
s quin, ofrecerme con frases in-
sinuaciones locuaces y tentadoras
el vellocino de oro.
Haba tenido ocasin de oirme en
unos estrados donde estuve vigo-
roso y elocuente; haba ledo tra-
bajos mos; conoca mis anteceden-
tes y mi posicin; saba que era un
luchador pobre, diligente y activo y
un asociado de mis condiciones le
convena.
El era un hombre de muchos y
grandes negocios en una poblacin
distante de la capital, dondecorran
ros de oro. Para explotar aquella
mina necesitaba de un letrado listo






EL BUEN SENDERO 53

y laborioso, supuesto que l no te-
na ese ttulo: l aportaba las repre-
sentaciones que tena; el letrado su
actividad y su saber. Correra de
su cuenta el gasto de mi traslacin,
va solo con mi familia, y para mi
sostenimiento all mientras llegaba
la hora de dividir las brillantes uti-
lidades en perspectiva me anticipa-
ra trescientos pesos cada mes.
Trescientos pesos al mes! Dios
mo! Qu caudal paraaquel pobre
muchacho que haba hecho sus es-
tudios con cincuenta centavos dia-
rios, con menos, y quepara montar
su modesta oficina y su casa haba
hecho un emprstito no mayor que
aquella opulenta suma!
En cuanto otras promesas, las
esperanzas de seguros beneficios, ha-
ba que or aquel hombre con va-
rita de virtud que se meti por mis
puertas......
As y todo ped tiempo para pen-
sarlo. Me concedi un cortsimo







54 CUENTOS MfOS

plazo, pues en caso negativo necesi-
taba llevar la oferta otro.
Mi buena madre fu la primera en
asesorarme.
-Lo que tu decidas-me contest,
-ser lo que hagamos. Y donde
tu vayas iremos contigo.
El presente, estrecho; el porvenir,
dudoso.... y una posibilidad de con-
tar con la abundancia al da
siguiente: este era el dilema.
All en mis sueos de joven, cuan-
do luchaba tenazmente en mi po-
breza para hacerme de un ttulo
profesional, no haba esperado ni
pensado jams en la fortuna. Mi
anhelo, lo confieso con ingenuidad,
fu siempre elevarme en mi nivel so-
cial; no quedar oscurecido: subir,
ganar un nombre; ser algo. Hubie-
ra dedicado ms tiempo obtener
un aplauso que un puado de di-
nero.
Y con esas ansias, pensaba como
todos los jvenes de alientos y no-







EL BUEN SENDERO 55

bles ambiciones que mi medio de ac-
cin era la capital, donde bullan y
bullen los que luchan y
trabajan con ensueos
de gloria.
Vivir entre los que
saben y ensean y
brillan y llegar bri-
llar con ellos...... que
hermosa aspira-
cini1
Dejar el centro
luminoso ir lu-
char en un medio
lejano, sin compa-
ia adecuada, sin
resonancias, c o-
mo un desterrado que busca slo el
pan del momento, qu mezquina
labor y qu situacin ms oscura!
Pero, estas vacilaciones tenian un
punto fijo que me deslumbraba. La
certeza de contar desde el mismo
momento con aquel anticipo tenta-
dorque vendria en un instante re-







Z56 CUENTOS MOS

mediar y cubrir las pobrezas de mi
casa y de mi propia familia.
Deba aceptar por el bien de los
mos aquella seguridad de ingresos
permanentes que traan la albun-
dancia 6 deba sacrificarlos conmi-
go mis propsitos y anhelos, en-
vueltos aun en la duda y en las
incertidumbres y sobre todo en la
prolongacin ciert'de las esca-
seces?......
Esto fu todo lo que en prrafos.
-corridos y nervioso, expuse al buen
amigo que no perdi ni por un se-
gundo el hilo de mi discurso.
-Bien! -me dijo, cuando hube
-concluido Se v las claras
que te tienta la oferta de ese nego-
cio por sus apariencias positivas y
que sientes el deseo de quedarte
aqu. En cuanto las primeras, tal
vez no resulten tan brillantes como
te las pintan. Por el plato de len-
tejas irs hacerte un campesino;
-como los curas y mdicos de aldeas:
















n- aa
"=

i






1


4





































~rao.







58 CUENTOS MOS

que sern lumbreras, pero slo
brillan en el cortijo. Y luego vas
de asociado: confundir tu persona
en una entidad distinta: alumbrar
para que otro medre y brille. Te
dar un anticipo: pues l ser el jefe
y tu el empleadito. Las utilidades?
estarn por liquidar: aunque tu seas
ladino, acurdate de la fbula del
len.-Vale ms ser dueo en casa
pobre que mayordomo en casa rica.
Sigue tu propio impulso, hijo mo.
Has batallado mucho por tener un
ttulo. Pues sufre y batalla por ha-
certe famoso y rico. Tienes veinti-
ds aos. No seas impaciente. Has-
ta los treinta an te quedan ocho
por delante para trabajar el xito.
No lo dudes: ser tuyo si perseve-
ras. Eres laborioso, eres inteligente:
vencers si fueres constante: Priva-
ciones?...... mejor! Ser ms dulce
y reparadora la abundancia cuan-
do la ganes. Para los imbciles
los hombres del montn cualquier








EL BUEN SENDERO 5S

tajada es buena. Para los que so-
bresalen el manjarque se gane debe
ser fino.
En todas partes los hombres lu-
chadores se reunen en su gran me-
dio: los de Normandia y Bretaa
van Pars; los de Valenciay Cata-
lua, Madrid. Slo he visto que
los estpidos salgan de la Corte pa-
ra los villorrios. Aqu, entre nos-
otros, la Habana es tambin el
gran centro y tu puesto de combate
est aqu.
No creas que la victoria se alcan-
za en un da. Hay que sufrir y la-
borar mucho tiempo, pero con un
tesn y una constancia sin intermi-
tencias ni lmites.
Despus de lo que te he dicho vuel-
ve reflexionar y haz lo que quie-
ras.
-Pero, debo advertirte otra cosa.
Ests en el momento crtico de tu vi-
da; el que pasan todos los hombres
cuando deciden el camino que han








60 CUENTOS AMOS

de seguir. Los que aciertan son los
que escojen uno y lo acometen sin
vacilar con entera resolucin y ener-
ga. Esos la larga, y la mayor
parte de las veces, triunfan. Los
que se equivocan son los vacilantes,
los que hoy toman un sendero y
mafiana otro y retroceden y se dan
por fatigados y vencidos cada
paso.
Ya tu ests en el tuyo: adelante y
confia en t mismo.


Al volver mi casa despus de
aquella entrevista, mi madre se en-
ter complaciente y llorosa de mi
resolucin.
Dejar plantada nuestra modesta
tienda y yo luchar en ella para en-
sancharla y embellecerla.
Y la maana siguiente, cuando
di como ultimatum mi negativa al
hombre aquel que insista en darme
el vellocino, o sin pena y con cierta








EL BUEN SENDERO 61

confianza en mi mismo estas pala-
bras que dijo al retirarse:
-Lo siento por usted: acaso lle-
gar arrepentirse.

Algunos aos despues, tal vez an-
tes de haber cumplido mis treinta,
cuando la prosperidad me sonrea y
esa hermosa recompensa de los que
trabajan que se llama reputacin,
crdito 6 fama, segn los mritos
relativos, comenzaba iluminar
mi pobre nombre; haciendo comen-
tarios sobre mi pasado y regocijn-
dose de mis xitos, me deca quel
viejo mentor cuya dulce memoria,
porque ya no existe, llevo siempre
conmigo:
-La victoria de losj venes que em-
piezan la lucha de la vida, depende
siempre del acierto y firmeza en su
primera resolucin. No olvides nun-
ca que me debes los honorarios de
la consulta y consejo que tedi este
buen amigo.
















CARA AL PELIGRO


5EBASTIN no caba por una puer-
ta. Los que pintan Goliath
podan haberle tomado por mode-
lo. Su estatura era gigantesca; su
pecho fornido; sus piernas dos tron-
cos de rbol, su puo una maza.
Agrguese este enorme conjunto
un rostro sin expresin de inteligen-
cia y se tendr una bestia humana
perfecta. Cualquier hombre de cin-
co pies de talla se sentira un nio
,allado de aquel monumento de hue-
sos y msculos.
No por su grandeza fsica dejaba
Sebastin de ser un hombre vulgar,
trabajador y amigo de tener bienes
63,







64 CUENTOS MOS

y crdito. Metido en comercio y
negocios hubo de no andar muy
prspero, al extremo de contraer
deudas y quedar la merced de un
coterrneo,que trajo un da su ttu-
lo ejecutivo mi despacho, ansioso
de recabar el dinero enmohecido
por las prrrogas y esperas.
Aqu de mi conocimiento con el
bueno de Sebastin.
El Hrcules me result tan dimi-
nuto como cualquiera otro mortal
que tuviese como l un plazo venci-
do y una finca hipotecada.
Splica hoy, splica maana, con-
descendencia ma y del acreedor por
cierto tiempo y al cabo la demanda
en regla y el mandamiento de ejecu-
cin inevitable.
De la ltima entrevista el deudor
coloso result litigante temible. Ya
no fu el ruego su recurso: fu la
bravata y el anuncio de la personal
revancha.
Pero, alguacil y escribano esta-







CARA AL PELIGRO 65

ban habilitados: el cliente ansioso
de trabar su embargo y mi deber
profesional empeado en el cobro.
El embargo se hizo con todos sus
trmites.
El bruto enfurecido se present
all por la tardecita las puertas
de mi casa. Me hallaba fuera en
esos momentos: el criado se lo hizo











: W







66 CUENTOS MOS

saber y le indic que volviera el da
siguiente.
-,A qu hora regresa?-inquiri
con insistencia.
-No s,-dijo el domstico.
-Pues le esperar-repuso deci-
dido,-y se sent junto la puerta,
con la paciencia rabiosa y constan-
te del que tiene que cumplir una
resolucin firme.
Era yo entonces bastante joven y
como ahora bastante dbil de fuer-
zas corporales.
Mi esposa, que tena conocimiento
del temible gigante por su aspecto,
sus entradas y salidas y por las
conversaciones sobre el asunto en-
tre los familiares, se sinti presa de
gran temor ante aquel centinela que
vigilaba mi regreso la puerta. Su
primer impulso fu mandarme un
aviso de que no viniese casa co-
mer para librarme de las garras del
bruto. Un chicuelo sirvi el mensaje.
Cuando lo recib me hallaba en el



































club gimnstico y acababa de dar-
me una ducha fra. La idea de que
Sebastin quisiese darme un golpe
no dej de ser otra ducha caliente
67







68 CUENTOS MlOS

que me produjo cierto escalofro:
debo confesarlo.
Pero mientras me vesta y anuda-
ba la corbata, silbando modo de
entretener el miedo,hice una serie de
reflexiones.
No ir casa era aparecer cobarde
ante mi propia mujer y eso me re-
sultaba ridculo. Huir el bulto i
Sebastin era quedar merced del
litigante contrario y exponerme
su constante y presuntuosa amena-
za; ceder como abogado abogar
luego muy mal, abatido por el te-
mnor.
Ir acompaado era exponerme i
la risa y chacota del que me sirvie-
se de padrino y de los que luego lo
supieran; llamar un polica cosa im-
prudente y sin motivo.
Tom el camino de casa indeciso
y temeroso, pero sin detenerme un
instante.
A mitad del trayecto encontr de
nuevo al chicuelo con otro recado






CARA AL PELIGRO 69

femenil ms alarmante para que
fuese comer otra parte y ver si
el gigante, cansado de esperar, se
retiraba de su atalaya. No por
eso me detuve: sin pensar en lo

















que hara ni de qu manera repele-
ra un ataque brutal, con algo de
nudo en la garganta, pero con las
piernas firmes, vi desde la esquina al
enemigo que no se apercibi de mi








70 CUENTOS Mios

llegada-. Ya en el portal y con tono
altivo iracundo me dirig l, sin
darle tiempo para ponerse en pie,
lanzndole al rostro uno tras otro
un montn de frases ahuecadas:
-Qu hace usted aqu? Con qu
derecho est usted aqu? No es hora
de esperar aqu!
Y dejndole anonadado pas por
delante de l, cruc el umbral y me
encontr en mi fortaleza, en mi casa,
sano y salvo.
Entonces, aquella fiera temida,
quitndose el sombrero, con aspec-
to humilde, vencido, me dijo desde
fuera, con tono suplicante:
-Pero, le he molestado? En qu
le he ofendido? Perdone, yo vena
suplicarle...
Ces en el tono altanero: sent
una corriente de orgullo casi papo-
lenico invadirme todo el cuerpo;
mir con aire de triunfo mi mujer
atnita ante aquel combate sin bo-
fetadas ni disparos y con aire mez-








CARA AL PELIGRO 71

clado de altanera y proteccin,con-
test al coloso:
-Est bien, venga usted maana
hora de despacho y ver qu pue-
da hacer.
Nunca he comido con ms alegra
y satisfaccin entre mis familiares
que aquella tarde en que gan esa
descomunal batalla de Sebastin.
Al da siguiente vino con la man-
sedumbre de un corderito de un
deudor que pide esperas.
Desde entonces flijo el valiente en
situaciones idnticas; lo valiente
que es preciso ser para que la debi-
lidad fsica, sosteniendo la razn,
no sea acorralada por la amenaza
brutal de la fuerza.













VI


LA MADRE DE

LA BUENA VENTURA


0o TENDRN muchos negocios no
los conservarn mucho tiempo
los que fen su xito la suerte.
La suerte es la esperanza de los
holgazanes; la excusa de los fraca-
sados y el desahogo pueril de los
envidiosos.
Lo que se llama suerte es tan
vago que no pasa de ser una su-
persticin: ni siquiera alcanza los
honores de la fe religiosa.
En la prctica de la vida, regular-
mente he visto que han prosperado
los laboriosos, los hbiles y los
73







74 CUENTOS MfOS

prudentes. Y los que despus de
obtener el xito por su propio es-
fuerzo han retrocedido y menguado
llegado la bancarrota, han sido
los que no apreciando bastante sus
propias cualidades y debilitndose
en su ejercicio, han credo tambin
que la Fortuna los acompaaba
como una enamorada, los protega
con su varita mgica y les asegura-
ba con su benfica influencia el bien-
estar presente y el futuro.
"Fa en la suerte y acustate
dormir" es un precepto estpido.
Fa en tu propia diligencia y lucha
y vence: qu mxima tan sabia y
exacta! Practcala durante toda
tu vida. Y si la sabidura y el ta-
lento y lahabilidad son las cualida-
des de tus adversarios: y no las tu-
yas, procura sobreponerte ellas 6
equipararlas con tu tesn en el tra-
bajo y la diligencia ms eficaz en tu
tarea.
Aunque sea siempre inmodesto







LA MADRE DE LA BUENA VENTURA 75

hablar de s mismo, para dar lec-
ciones quien quiero darlas nada
me es ms fcil y prctico que sa-
carlas de mis propias experiencias.
Estas me han enseado que all
donde trabaj
con vigor y a si-
duidad siempre
alcanc prove-
cho; y que en
las ocasiones en
que descuid la
obra encomen-
dada mi dili-
gencia, tuve la
derrota por re-
sultado y cas-
tigo.
Ahorame vie-
ne las mientes
uno de los ca-
sos profesiona-
les con que msgrficamente puedo
demostrar esta afirmacin.
Disputaban dos litigantes ante








76 CUENTOS MfOS

los tribunales la posesin de una
finca valiossima cuya tenencia de-
finitiva haba de constituir la rique-
za del vencedor la ruina del ven-
cido.
Tocbame m, joven inexper-
to an, defender la peor parte, al
desposedo. Y frente m, ampa-
rando con ciencia y superior saga-
cidad al adversario, encontraba
uno (le los letrados de ms influen-
cia y fama de la poca. l tena
su favor el hecho de la posesin, que
era una situacin formidable. Yo
un documento privado suscrito por
el detentador impertrrito, cuya
firma, si llegaba .ser reconocida
por ste, sera de influencia decisiva
y notoria; la llave del problema; el
ssamo brete de la cuestin.
En aquella contienda, ms que los
intereses de dos litigantes la ru-
na el porvenir de dos familias y el
triunfo del derecho y de la justicia,
estaban empeadas mi reputacin








LA MADRE DE LA BUENAVENTURA 77

naciente, mi fama, mi xito defini-
tivo, comprometidos ante un colo-
so que ya haba conquistado todo
eso y para quien era cosa balad
vencer al nefito, sepultar al juris-
perito casi nio en la sombra de su
gloria y aniquilarlo con su omnis-
ciencia. No una comarca entera,
sino el foro todo tena su vista fija
en el resultado de aquel debate de
gran trascendencia en el que ms
de uno vaticinaba al desgraciado
que me haba encomendado su cau-
sa, tan complicada y tan espinosa,
el descalabro cierto por no haber
escogido mejor defensor, de ms
talla, de menos juventud y de ma-
yor experiencia.
En ese litigio al que consagr mis
vigilias, mi afn, mi amor propio y
mi vida toda, deba salir vencido
y oscurecido para siempre triun-
fante y rico de aplausosy de ganan-
cias para el maana.
Se lleg al trmite decisivo; al









78 CUENTOS MIOS

momento sumario de la prueba.
Celebrbase el acto verbal en un
juzgado cuarenta millas dela Ha-
bana; el documento que tena en
mis manos como clave del proble-
ma deba ser reconocido en el da,
porque slo en veinticuatro horas
habra trmino habil para ello
y ese trmino, terrible trmino
judicial! al vencer cerrara toda
puerta la reivindicacin y la es-
peranza.
El famoso abogado compareci
all con sus poderes en regla; con su
plan bien urdido, con certificaciones
de facultativos complacientes que
acreditaban que su patrocinado re-
sidente en la capital estaba enfermo
y no poda comparecer; tom la pa-
labra: habl, habl mucho, disert
ms de una hora: rectific por tres
cuartos de hora ms: promovi
veinte debates, neg mis razones,
redact los extremos de su defensa
y de sus contrapruebas para hacer

































durar el acto hasta la cada de la
tarde y para hacer imposible que
por el nico tren de la lnea frrea,
que en el da habra para la capi-
tal, se condujese un pliego, que yo
ped, como recurso supremo, para.
79








80 CUENTOS MtOS

que otro juez delegado se constitu-
vera en la morada delenfermo en la
Habana, dentro de aquellas morta-
les veinticuatro horas, le presentase
el papel privado que justificaba mi
derecho, y obtuviese en el acto su
negativa su reconocimiento.
Mientras debatay peroraba dn-
dome perfecta cuenta de los artifi-
cios oratorios empleados en mi da-
o, oyendo las protestas ardorosas
de mi cliente que ya predeca su de-
rrota, sintiendo en mi rostro las
miradas casi compasivas de los cu-
riales presentes y de los curiosos,
senta como un pual en el pecho la
sonrisa de presuncin, de seguridad
y de triunfo que mi viejo colega lan-
zaba sobre mi rostro juvenil y con-
tra mis impetuosas alegaciones,con
-todas las alevosas de un sentimien-
to altivo y desdeoso.
Cuando hubo pasado la hora del
tren, acab elabogado sus alegatos
y all la cada de la tarde, casi de







LA MADRE DE LA BUENA VENTURA 81

noche, firm conmigo el acta; vi
en mis manos el pliego que llegara
al mismo tiempo que l, las diez
de la maana del da siguiente, dn-
dole tiempo bastante para sacar de
su casa al enfermo mentiroso y evi-
tar todo trance aquel reconoci-
miento de firma que habra de deci-
dir de mi triunfo su derrota.
-Vamos descansar, compaero,
-me dijo con cortesa casi pater-
nal,- maana ser otro da.
Y hasta me convid comer. No
acept, pero le ofrec acompaarle
en la velada y hacrsela menos in-
grata en una poblacin de campo.
Se alegr de mi oferta iyme hizo rei-
terarla.
El se fu al hotel casa de al-
gn amigo oir las frases halaga-
doras de plcemes por su indudable
victoria de esos que forman en to-
das partes la corte de adulacin de
los favorecidos por el xito y la glo-
ria...... y yo.... cariacontecido, pero








82 CUENTOS Mos

no vencido; pidindo reserva y fe
y confianza mi desmayado cliente,
sin cambiar de traje, sin tomar un
refrigerio, contrariado, sin buscar
reposo, me fu un establo de ca-
rruajes, alquile un coche y una bue-
na pareja de caballos, ofrecuna ex-
celente propina un buen cochero
y echndome sobre los cojines del
vehiculo, escudado por las sombras
de la noche, sin hablar con nadie, to-
m el camino de la Habana y atra-
ves nervioso y agitado con hambre
y con fro las cuarenta millas, lle-
vando entre mis manos ardorosas
el pliego para la prueba decisiva,
fundamento y nica posibilidad de
la victoria.
El alba me salud en la ciudad y
el cochero propinado me dej con-
tento en la puerta del escribano que
deba dar cumplimiento mi exhor-
to, y quien la promesa de una re-
compensa generosa al interrumpir
su sueo alegr el espritu, excit







LA MADRE DE LA BUENA VENTURA 83

la actividad y le hizo vencer todas
las dificultades.
Juez, delegado y escribano des-
pertaron su vez al enfermo fingi-
do en las primeras
horasde la ma-

lecho s sin
aviso alguno
del abogado
famoso,-que
a aquellas
horas esta-
ra descan-
sado to-
mando en la
estacin ru-
ral el tren de
1 a maana
sin darse
cuenta de mi ausencia,- reconoci
la firma propia, indudable, que de-
nunciaba su sinrazn, que probaba
la razn ma y Lle expona ya para
siempre sin mas artificios al fallo








84- CUENTOS MOS

castigador de su injusticia.
Ese mismo da regres dentro del
trmino fatal de la prueba, pre-
sentar aquel exhorto cumplido en
todas sus partes por mi tesn y cu-
yo resultado devolvi mi cliente el
dominio de que estuvo desposedo,
levant mi crdito, inici tal vez mi
prosperidad y mi fortuna con con-
siderables ganancias y me permiti
recordar siempre con el placer de la
victoria la ineficacia de aquella son-
risa de superioridad y desdn con-
que el sabio y famoso abgado sa-
lud como vencido su jver
inexperto..... pero, diligente compa-
iiero.

















RUFINO


SNA GUERRILLA espafola bati-
cerca de Cartagena, el espeso
bosque que acababa de abandonar
en desordenada fuga una partida de
insurrectos cubanos. La espesura
solitaria no guardaba ningn botn
los perseguidores: frascos vasi-
jas rotas, carbonesy cenizas del ho-
gar encendido las noches anteriores;
algn boho de vara en tierra, cu-
bierto con ramas y pencas de gua-
no, miserables restos defrugales co-
midas, jquimas de rstico bejuco-
que sirvieron para amarrar las ca-
balleras en el limpio... lo sumo,
la hamaca que no hubo tiempo en
S5








86 CUENTOS MOS

la festinacin de la fugade envolver
y amarrar la grupa, la hoja de
un cuchillo, que sirvi para la coci-
na del rancho!...... eso fu y nopudo
ser ms lo que aquella fraccin del
heroico ejrcito revolucionario dej
esta vez la pesquisa del invasor.
Un soldado, sin embargo, percibi
distancia entre el ramaje, una for-
ma viviente, algo as como un cer-
vatillo blanco que se ocultaba entre
las maniguas, y se dirigi aquel
lugar llamando la atencin de sus
companeros.
Al aproximarse vieron surgir y
correr por entre los troncos con la
precipitacin del conejo perseguido,
un nio de poco ms de ocho aos
casi desnudo, cubierto con los jiro-
nes de una camisa ennegrecida. El
soldado lo alcanz en breve y le to-
m en sus brazosmientras elchiqui-
llo atronaba el espacio con sus gri-
tos clamando por sus padres.
Pobre nio! Criado en las profun-







RUFINO S7T

das soledades del bosque, en la vidat
nmade del guerrillero mamb, ha-
ba aprendido conocer al enemigo
y por ese instinto de conservacin
que es propio de todos los seres vi-



















vientes y que la inteligencia y la ne-
cesidad aguzan, haba sabido, vin-
dose abandonado de los suyos,
callar y ocultarse para librarse de







88 CUENTOS MOS

la persecucin hasta el instante en
que descubierto,brotaron de sus ojos
y de sus labios las nicas y podero-
sas armas de la inocencia: las lgri-
mas y los sollozos. La guerrilla de
este modo pudo regresar sus cuar-
teles con la demostracin palmaria
de un hecho de armas positivo......
Haba cogido un prisionero!
De todas las preguntas que se le
hicieron no pudo sacarse en claro
otra cosa, sino que sus padres se
llamaban pap y mam y l se lla-
maba Rufino.
No haca memoria mas que de su
vida en los bosques; llevado de un
lugar otro, atravesando potreros
y caminos de noche, cuando se acer-
caba la tropa.......
La guerra es una madre sin en-
traas y sidevora ejrcitos y pue-
blos cmo aa de preocuparsede un
nio?
El jefe de la guerrilla entreg el
muchacho al capitn del Partido


















d
~lt

:i'




























-t

i ,u










s\,







90 IcBnOS afltos

inmediato. Acaso para ste sera
pesado compromiso el cuidado de
un chico y como presente valioso
lo di otro compaero capitn
de un Partido distante, situado
en territorio donde no haban
llegado los horrores de la guerra...
pero en el que predominaban como
en todos los rincones de la isla,
las iras, prevenciones y odios
implacables de aquel perodo luc-
Stuoso.
Rufino vino ser en casa de su
adoptante la eterna reproduccin
del hurfano prohijado, alimentado
y vestido aparantemente en cum-
plimiento de un deber caritativo;
pero quien se cobran esos dispen-
dios en infinita serie de servicios ma-
nuales domsticos.
El barrido de la casa, traer y lle-
var la cama en las horas de reco-
gerse, de levantarse y de la siesta
los adminculos necesarios para ase-
gurar el descanso y comodidad de






RUFNO 91

los tutores; el mandado las tien-
das; la limpieza del calzado; la de
los muebles y de las vasijas; encen-
der las luces; sustituir al cocinero
en las enfermedades y las ausencias;
acudir todo reclamo del amo, de
la seora, de loschicuelos dela casa
y hasta de los dems criados, y res-
ponder pronto y sumiso alcapricho
de todo el mundo so pena de recibir
en el acto un pal-
metazo 6 un pun-
tapi despiadado.
Comer su pan en
un rincn con la
voracidad del pe-
rro y acostarse en
su camaranchn
rendido de fatiga
sin que nadie acu.
da cerrar sus
ojos con beso cari
oso, ni arran- ___
car de sus labios -
con palabras






92 CUENTOS MIOS

Pero estas penalidades se exacer-
baban para Rufino, por su orijen
personal y sus antecedentes. Quin
era l? El hijo de un mamb, criado
en los bosques, en la misma mani-
gua; engendrado por padres insu-
rrectos al calor de los odios contra
la patria de sus actuales seores!
Al mojicn, al pellizco, se una siem-
pre la frase despreciativa; el amar-
go dicterio que hiere profundamen-
te el corazn del nio.
-Ingrato! mal nacido!.... como
tu padre, bandido!-Todo esto abre
grietas profundas en el alma, como
si sta fuera un campo inmenso;
grietas que se ahondan hasta for-
mar el abismo y que no se llenan
nunca.
Y lo que en la casa de sus seores
era una persecucin tenaz, en la ca-
lle se reproduca de mil diversos
modos.-"Perro mambi,"-le grita-
ba el mancebo de la tienda cuando






RUFINO 93

rea con l por consecuencia del re-
cado que iba comprar.-"Perro
mamb," el ordenanza de la Capi-
tana, quien no haba servido
oportunamente su plato..... "Perro
mamb" los chicuelos de la calle hi-
jos de celosos y ardientespatriotas,
en quienes la orfandad y las mise-
rias de aquel Cosetto desventurado
no haban despertado ningn senti-
miento compasivo.
Si sus padres se haban lanzado
la guerra para conquistar fuerza
de heroismo la libertad y para sus-
traerse al rigor del despotismo,
.;qu sino tan desgraciado haba he-
cho que el resultado de tantos sa-
crificios fuese entregar aquel pobre
nio, fruto de sus amores, todas
las iras y menosprecio de sus ene-
migos?
Rufino, sin embargo, creca vigo-
roso, sano y con un carcter ind-
mito y altivo. A los chicuelos que
le ofendan saba castigarlos con







94 CUEN'OS Mll)US

fuertes pescozones y en estas rias
sali ms de una vez vencedor
trueque de arrostrar las reprensio-
nes y castigos que le infligan luego
sus patronos.
Tendra ya unos doce trece
aos. El ms tenaz de sus contrin-
cantes callejeros, era un zagaletn
de ms edad, hijo de cierto vecino
acomodado que se esmeraba en
adornar el sombrero de su nio con
la escarapela militar y en atizar en
su corazn infantil los blicos ardo-
res de un patriotismo prematuro.
Los dos chicos rean con frecuen-
cia; pero ocurra que en estas luchas
sala siempre ganancioso el militar-
cito, quien por amistad, paisanaje
adulacin al padre, alentaban los
tenderosy vecinos, azuzndolopara
que pegara al mambisillo y saliendo
veces su defensa y ayuda cuan-
do este ltimo se sobrepona con su
natural vigor y valeroso arranque,
La ltima vez que rieron en la.





RUFiNO 1O

calle con gran contentamiento de
aquellos ociosos y mal entretenidos,
el pobre Rufino sali humillado y























1maltrecho. Los golpes que recib.i
impunemente no fueron tan doloro-







9(6 CUENTOS MOS

sos como los dicterios.-"Duro, du-
ro ese perro!......"
Oh! nubes tormentosas de odio
concentradas en el alma del nio!
Cmo estallarn y qu rayo des-
tructor escapar de ellos rompien-
do el frgil vaso que las envuelve y
sumiendo para siempre en la noche
y en las tristezas del crimen la po-
bre vctima de tantas iniquidades y
miserias?
Pocos das despus, Rufino acudi
su tarea cuotidiana de cortar
hierbas en un prado distante del po-
blado y traer los haces las caba-
llerizas de sus seores.
La casualidad condujo aquel lu-
gar al zagaletn de la escarapela y
los dos rivales se encontraron so-
los... solos con su odio de adoles-
centes.
El sitio se prestaba para una
lucha ardorosa. Dos altas colinas
cubiertas de yerba, separadas por
un ro seco, en cuyas orillas crecan








RUFIkO 97

espesas y entrelazadas caas bra-
vas, y en medio la caada, nues-
tros dos adalides mirndose aira-
dos y sin testigos.
-Pgame ahora!-le dijo Rufino,
-y se empearon en un pugilato
furioso que no poda tener otra so-
lucin que la victoria del ms
fuerte.
Rufino blandi la hoz con que ha-
ba estado segando las hierbas del
prado hiri sin conmiseracin
su adversario.
Todos los instintos fieros de
aquella naturaleza selvtica, naci-
da en los bosques, criada entre las
persecuciones, las asechanzas y los
peligros de la guerra; todos los
agravios de su orfandad desvalida
y menesterosa; las humillaciones y
los odios aglomerados durante su
penosa esclavitud; los malos senti-
mientos que pueden fomentar en el
corazn humano el desconocimien-
to de toda nocin noble; la falta








98 CUiNTOS MOS

absoluta de una educacin morali-
zadora y de las influencias que el
amor de la familia y el sentimiento
del bien ejercen en el individuo, se
manifestaron y tuvieron salida en
aquella hora.
El odio se pag con saa; el dic-
terio con sangre. El nio se convir-
ti en un mnstruo y los golpes
implacables del acero, qued tendi-
do en el campo, cubierto de heridas,
completamente mutilado, yerto, el
pobre adolescente en quien refundi
todos sus agravios aqul msero
hurfano falto de amor y de protec-
cin sobre la tierra.
Rufino regres al poblado lleno
de temores, pero satisfecho.
En aquella almita de mrtir no
haba an conciencia: fu lo que te-
na que ser; la tempestad haba
estallado, el vaso se haba roto y el
rayo del odio produjo al homicida.

Acababa de recibirme de abogado








100 CUENTOS MfuS

cuando mi estrella me depar, entre
mis primeros trabajos, la defensa
de Rufino.
Durante la instruccin del pro-
ceso fu visitarle varias veces en la
crcel; sus antecedentes, su conmo-
vedora historia personal, su menor
edad, su completa ignorancia, los
detalles del crimen, todo, no slo
dieron ancho campo mis estudios
jurdicos y excitaron mis juveniles
entusiasmos por lI xito de su cau-
sa, sino que me inspiraron la ms
profunda compasin y hasta amor
fraternal hacia aquelpobre nio de-
lincuente.
Quines seran sus padres?.... ,en
qu lugar estaran recordando an
las caricias de su nio perdido? Y
si murieron en la guerra suspirando
por l, pudieron preveer el grado
de degradacin y de miseria que
lo haban de llevar su desgracia y
su abandono?
Pude vencer en los debates judi-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs